• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Cover
 Half Title
 Presentacion
 El nuevo caracter de la dependencia,...
 Cultura, ideologia, dependencia...
 Estado, dependencia externa y desarrollo...
 Causas del subdesarrollo latin...
 Index
 Biblioteca de sociologia
 Otros titulos de esta editoria...














Group Title: Biblioteca de sociología Serie América Latina
Title: La Crisis del desarrollismo y la nueva dependencia
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00087339/00001
 Material Information
Title: La Crisis del desarrollismo y la nueva dependencia
Series Title: Biblioteca de sociología Serie América Latina
Physical Description: 189 p. : ; 20 cm.
Language: Spanish
Creator: Matos Mar, José
Instituto de Estudios Peruanos
Publisher: Amorrortu editores
Place of Publication: Buenos Aires
Publication Date: 1972
 Subjects
Subject: Investments, Foreign -- Latin America   ( lcsh )
Dependency   ( lcsh )
Imperialismo
Inversiones americanas -- Hispanoamérica
Foreign economic relations -- Latin America   ( lcsh )
Politics and government -- Latin America -- 1948-   ( lcsh )
Dependency on foreign countries -- Latin America   ( lcsh )
Condiciones sociales -- Hispanoamérica
Genre: bibliography   ( marcgt )
non-fiction   ( marcgt )
 Notes
Bibliography: Includes bibliographical references.
Statement of Responsibility: José Matos Mar, compilador.
General Note: On t.p.: Instituto de Estudios Peruanos.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00087339
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 06709860
lccn - 80117279

Table of Contents
    Cover
        Page 1
    Half Title
        Page 2
        Page 3
        Pages 4-6
    Presentacion
        Pages 7-10
    El nuevo caracter de la dependencia, Theontonio Dos Santos
        Pages 11-24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
    Cultura, ideologia, dependencia y alienacion
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
    Estado, dependencia externa y desarrollo en America latina
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
    Causas del subdesarrollo latinoamericano
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
    Index
        Page 189
    Biblioteca de sociologia
        Page 190
        Page 191
        Page 192
    Otros titulos de esta editorial
        Page 193
        Page 194
Full Text
La crisis del
desarrollismo y la
nueva dependencia
Dos Santos, Vasconi,
Kaplan, Jaguaribe
Amorrortu editors











La crisis del desarrollismo
y la nueva dependencia





Pages
4-6
Missing
From
Original





Pag


es


7-10


M


ss


ing


From


Origina





Pages
11-24


M


ss


ng


From


Original






La imposibilidad de la burguesia industrial para resolver a corto
plazo esta situaci6n leva a una acentuaci6n de las political de
fuerza. Estas tienen dos fundamentos: sustituir las formas po-
pulistas de control del movimiento popular y garantizar una po-
litica de ampliaci6n de la tasa de ganancia para permitir la for-
maci6n de los capitals capaces de crear la gran industrial pesa-
da. Creemos encontrar alli el origen de los recientes golpes mi-
litares en Am6rica latina, que se presentan como un desaffo a
la interpretaci6n de la ciencia social.
Estos factors politicos y la concentraci6n e integraci6n econ6-
mica que analizamos, indican las tendencies de la actual estruc.
tura de poder de America latina:

1. La concentraci6n del poder en manos de los grupos mono-
p6licos.
2. La tendencia al fortalecimiento del Ejecutivo o de regf-
menes de fuerza como expresi6n mas organica de ese poder.
3. La integraci6n todavia mis orginica de la polftica externa
de esos pauses con los intereses de la political norteamericana.
4. La tendencia a la integraci6n military auin mis organica.

Dentro de estas tendencies, existen contradicciones muy pode-
rosas que conducen a enfrentamientos y profundas crisis. A pe-
sar de que este trabajo se dirige esencialmente a la descripci6n
de las tendencies que resultan de las transformaciones descrip-
tas, resultarfa excesivamente unilateral si no se mencionasen los
lfmites a la realizaci6n de tales tendencies.
Los limits fundamentals son tres:

En primer lugar, la contradicci6n entire la tendencia a la crea-
ci6n de una industrial pesada y los intereses del capital extran-
jero. Vimos que la integraci6n internal de la industrial de esos
pafses, por la creaci6n de la industrial pesada, original una situa-
ci6n en la cual el capital extranjero pierde su funci6n econ6mi-
ca y se encuentra hist6ricamente superado. De ello puede con-
cluirse que a este capital no le interest dar tal paso. Gendrase
asi una contradicci6n muy aguda entire las necesidades de desa-
rrollo y el capital extranjero.
En segundo termino, la burocracia y la tecnocracia ligadas al
capitalism de Estado, tienen intereses propios en el process de
desarrollo. Segun sus puntos de vista el Estado serfa el gran
conductor en la creaci6n de la industrial pesada bajo la forma
de inversi6n estatal. Por definici6n, a este sector le interest ele-
var al mAximo la participaci6n direct del Estado en la econo-






mfa, lo cual le proporcionarfa mayor participaci6n en el poder
y en la riqueza; evidentemente, sin sobrepasar los ifmites de la
conservaci6n del regimen capitalist.
El desarrollo estatista tendrfa predominantes consecuencias na-
cionalistas porque apoyaria el desarrollo en fuerzas centrifugas
nacionales y no en la empresa multinational. Hay una contra-
dicci6n entire esos dos intereses, cuya soluci6n darA el caracter
del desarrollo future de America latina.
En tercer lugar, la creciente importancia material y political de
las classes trabajadoras se convierte en una peligrosa amenaza de
reacci6n a las politicas de fuerza cada vez mss radicales. Dentro
del cuadro de crisis y tensions revolucionarias de America lati-
na, las classes dominantes procuran mantenerse dentro de mar-
cos no muy violentos. Ello hace ineficaz y vacilante aquella po-
litica, al tiempo que solo logra contener por ahora y aplazar
para el future los enfrentamientos de clase.


Origenes externos: el capital monop6lico

Descriptos ya, en terminos generals, los efectos del process
de la industrializaci6n integrada en el capital monop6lico inter-
nacional sobre las economias y las sociedades latinoamericanas,
debemos buscar los origenes de esas transformaciones en el seno
de la economfa imperialista, en la propia potencia integradora.
Para explicar dichos cambios en la division international del
trabajo, no podemos analizar solamente su cara subdesarrollada.
Tenemos que detectar aquellos que ocurrieron en la economfa
norteamericana y que permitieron e impulsaron los fen6menos
expuestos.
Si, en parte, el nuevo caracter de las inversiones extranjeras
tuvo origen en los avances industriales que se produjeron en
America latina durante las d&cadas del treinta y del cuarenta,
estas inversiones, por otro lado y por causa de su propia din6-
mica internal, conducfan a estas situaciones.
Paul Sweezy y Paul Baran sistematizaron, en trabajos recientes,
los importantes cambios estructurales que han ocurrido y ocu-
rren auin en la economfa norteamericana.4
En lo que se refiere a los aspects que interesan a nuestro ana-
lisis, pueden resumirse en los puntos que siguen.
4 Monopoly Capital, Nueva York: Monthly Review Press, 1966, y
en castellano, n? 31, 1966.






1. La unidad tfpica en la economfa capitalist modern ya no
es, principalmente, la pequefia o median empresa enfrentada
a un mercado an6nimo, sino < que realize una parte significativa del product de una indus-
tria o de varias industries, y que es capaz de controlar sus pre-
cios, el volume de su producci6n y los tipos y months de sus
inversiones>.
De esta manera, la propia unidad econ6mica adquiere los atri-
butos del monopolio, el cual se convierte en el element esen-
cial del funcionamiento del sistema, sin destruir, sin embargo,
las leyes de la producci6n de la plusvalfa como fundamento del
mismo.
A la vez, los dirigentes de las empresas monopolistas ocupan
el puesto de sector integrador de la clase dominant, en sustitu-
ci6n de los capitalistas financieros de fines del siglo pasado y co-
mienzos del actual.
2. El sector de las grandes empresas norteamericanas ligado a
la inversi6n en el exterior deja de ser un element complemen-
tario y se constitute en fuerte integrante de esas empresas, dis-
poniendo de una participacion important en el total de sus in-
versiones y ganancias.

Las sociedades an6nimas multinacionales que disponen de am-
plias ramas productivas en el interior (no solamente para inte-
grar un trust con producci6n de materials primas, sino como
extension a nuevos centros econ6micos de sus actividades pro-
ductivas) son hoy la forma mis avanzada de la empresa norte-
americana.
Los datos obtenidos por Baran y Sweezy al estudiar una gran
empresa tfpica -la Standard Oil de Nueva Jersey- confir-
man ampliamente esta segunda caracterfstica.5 Esto es asi, tanto
en !o que respect a la extension de los bienes producidos en
el exterior -que suben en el porcentaje interno de toda la
producci6n de la empresa-, cuanto en lo referido a la expan-
si6n de subsidiaries en el mundo (cuadro 4). Al finalizar el
afio 1962, la empresa poseia el 50 % o mis de las acciones de
275 subsidiaries en 52 pauses. Finalmente, tambidn se ve confir-
mada en relaci6n con las ganancias en el exterior respect del
conjunto de las mismas, en funci6n del total de las obtenidas
por la empresa (cuadro 5) y del conjunto de los beneficios per-
cibidos por los accionistas (cuadro 6).
5 Paul Baran y Paul Sweezy, oNotas sobre la teoria del imperialismo,,
op. cit.






Un andlisis de la relaci6n entire las inversiones directs de ca-
pital en el exterior realizadas por capitals estadounidenses y los
beneficios obtenidos muestra la importancia que aquellas tienen
en la economfa norteamericana, asi como sus efectos descapita-
lizadores sobre las economfas subdesarrolladas (cuadro 7).

Cuadro 4. Ntimero de subsidiaries de la Standard Oil por
regions, 1962.
Estados Unidos 77 114
Canad 37
America latina 43
Europa 77
Asia 14
Africa 9
Otras regions 18

Que significado tienen esos datos para nosotros?
En primer lugar, muestran que las empresas monop6licas de
los centros dominantes irradian hacia los pauses subdesarrolla-
dos en forma de subsidiaries, que lBevan sus estilos de organi-
zaci6n monop6lica hacia economfas much mas fragiles, produ-
ciendo los efectos sefialados. Muestran, tambien, que esas subsi-
diarias forman parte de un organismo international muy com-
plejo a cuyos intereses tienen que ajustarse.

Cuadro 5. Distribucion de bienes y ganancias de la Standard
Oil por regions, 1958.
Bienes Ganancias

Estados Unidos y Canadi 67 % 34 %
America latina 20 % 39 %
Hemisferio oriental 13 % 27 %
100 % 100 %

Fuente: Standard Oil, resefia de la reuni6n especial de accionistas, Nue-
va Jersey, 7 de octubre de 1959.

El process de integraci6n revela, asf, tres aspects muy impor-
tantes: primero el ajuste de las dimensions de las empresas en
los pauses subdesarrollados a patrons que les son extrafios; en
segundo lugar, el ajuste de la political de esas empresas a inte-
reses que tambi6n les son ajenos y muchas veces contrarios, co-
mo demuestran Baran y Sweezy en el articulo citado. Por fin, el






process de integraci6n implica un process de descapitalizaci6n,
por las remesas de ganancias y otros beneficios muy superiores
a las inversiones realizadas.

Cuadro 6. Tasa de beneficio de los accionistas de la Standard
Oil por regions, 1962.


Estados Unidos
Resto del Hemisferio occidental
Hemisferio oriental


7,4 %
17,6 %
15,0 %


Fuente: Standard Oil, informed annual, Nueva Jersey, 1962.

Los datos y el analisis de Baran y Sweezy nos permiten com-
prender el character del crecimiento de nuestros pauses en las
condiciones de la integraci6n capitalist international y destacar
importantes consecuencias de ese crecimiento.

Cuadro 7.

Volumen neto de las
inversiones directs Beneficio de las in-
de capital en el ex- versions directs en
terior (en millones el exterior (en mi-
Afio de d61ares) Ilones de d61ares)

1950 621 1.294
1951 628 1.492
1952 850 1.419
1953 722 1.442
1954 664 1.725
1955 799 1.975
1956 1.859 2.120
1957 1.058 3.313
1958 1.094 2.198
1959 1.372 2.206
1960 1.694 2.348
1961 1.467 2.672
Total 13.708 23.204

Fuentes: Departamento de Comercio de Estados Unidos, Survey of Current
Business; P. Sweezy y P. Baran, Monopoly Capital.






El caso brasilefio como modelo


El caso brasilefio es, sin duda, un excelente modelo de esas
transformaciones.
En primer lugar, porque fue el pafs de Latinoambrica que reci-
bi6 el mayor monto de inversiones norteamericanas en los iilti-
mos afios (excluida Venezuela, que tiene como principal fuente
el petr6leo y que define otra forma de relaciones).
Entre 1951 y 1962, las inversiones norteamericanas en Brasil
alcanzaron la suma de 1.012 millones de d6lares. En otros pai-
ses: Venezuela, 1.754; Argentina, 577; M6xico, 552; Panama,
490 (por motives fiscales, segin parece); Cuba, 371, hasta
1958; Perd, 293; Chile, 281, en un total de 5.765. Cerca del
20 % de las inversiones destinadas a America latina se aplica-
ron en Brasil y estuvieron esencialmente destinadas al sector
manufacturer.
En segundo lugar, porque fue el pafs donde se produjo la mas
grande integraci6n industrial en estos afios.
El studio de la CEPAL sobre la fabricaci6n de equipos basicos
en Brasil e concluye que la industrial brasilefia es capaz de pro-
ducir el 86 % del equipo electr6nico necesario para el period
1961-71; el 90 % del equipo para el papel y celulosa; el 64 %
del equipo para refinaci6n del petr61eo, oleoductos e industries
petroquimicas; el 77 % de las necesidades de equipo para la
industrial del acero previstas para 1966-70; el 62 % para ce-
mento (80 % en caso de que las empresas internacionales acep-
tasen ceder el derecho de usar sus patentes) y preven que, en
1971, Brasil podria fabricar el 70 % de las miquinas-herra-
mientas que necesite. Todo ello, si ocurrieran importantes actos
econ6micos para superar las trabas actuales al desarrollo de la
industrial pesada.
Estos factors permiten estudiar el caso brasilefio como un pa-
radigma del desarrollo de las normas de integraci6n econ6mica
en el capital international, en las nuevas condiciones de la di-
visi6n international del trabajo y del capital imperialist. Todo
indica que en este pafs encontraremos tales condiciones en su
forma mis avanzada, lo que permitiri apreciar las tendencies
generals que dirigen el process. El present trabajo pretend
comprobar, en el caso brasilefio, las hip6tesis generals que
planteamos para America latina, dejando la apertura para estu-
dios semejantes en otros pauses.

6 Naciones Unidas, CEPAL, La fabricacidn de maquinaris y equipos
industriales en America latina. 1. Los equipos basicos en el Brasil, 1962.






Primera parte. Gran empresa y capital extranjero


I. El predominio de la gran empresa

Podemos resumir las hip6tesis fundamentals de nuestro tra-
bajo planteandonos que los cambios en la division international
del trabajo, en la etapa del capitalism monop61ico, conducen
a los pauses dominados:

1. Al predominio de la gran empresa.
2. A la concentraci6n econ6mica bajo el dominio de la gran
industrial (sobre todo international).
3. Al dominio monop6lico del mercado.
4. Al surgimiento de una capa gerencial que represent los in-
tereses del gran capital.
5. A la organizaci6n gremial y political de los intereses del gran
capital.
6. Al control, por parte del gran capital, de la vida political y
del Estado mediante la adaptaci6n a sus intereses.
En esta parte queremos comprobar las hip6tesis 1, 2 y 3 refe-
ridas a la realidad brasilefia, tomada como representative de las
tendencies generals de la nueva fase de la dependencia.


Concentracidn industrial

La gran empresa es de origen reciente en Brasil. En las d6cadas
del treinta y del cuarenta no existfa todavia una industrial sufi-
cientemente desarrollada para general la gran empresa, que
aparece solamente a partir de la terminaci6n de la Segunda
Guerra Mundial.
Los datos por cantidad de obreros ocupados referidos a la in-
dustria de transformacidn, en el estado de Sio Paulo, donde
se concentr6 el desarrollo industrial del pals y que represent
cerca del 55 % del valor de la producci6n del sector industrial,
son ejemplificadores acerca del process de concentraci6n de em-
presas (cuadro 8).
Desde 1949 hasta 1959, la distribuci6n del n6mero de plants
por cantidad de obreros no ha cambiado. Sin embargo, e! por-
centaje del valor de la producci6n de las empresas con mis
de 100 obreros ha crecido desde el 63,2 % hasta el 69,9 96.





Al mismo tiempo, el valor relative de las empresas con mis
de 500 obreros ha crecido desde el 28,7 % hasta el 40,2 o%.
Ello muestra que, en solo 10 afios, las empresas con mas de
500 obreros pasaron de una situaci6n de inferioridad a un ni-
tido predominio en la producci6n del sector industrial.
La importancia relative de la gran empresa en el centro indus-
trial del pafs se manifiesta en forma todavia mis acentuada si
examinamos la distribuci6n de las empresas con mayor o me-
nor nmmero de trabajadores ocupados.
Segin el Censo Industrial de 1960 (cuadro 9), las empresas
con mis de 100 obreros en el estado de Sao Paulo ocupaban,
en ese afio, el 60 % de los obreros y las que tenfan mis de
500, cerca del 28 %. Ello revela el predominio de la gran
empresa en el conjunto de la ocupaci6n de mano de obra.
El cuadro 9 nos muestra tambidn que las 195 plants con mis
de 500 obreros inclufan el 35 % de la fuerza motriz utilizada,
el 31,4 % de los salaries y el 32,8 % del valor de la produc-
ci6n. Si tomamos las plants con mis de 100 obreros, tendre-
mos: el 69,3 % de la fuerza motriz, el 64,6 % de los salaries
y el 63,7 % de la producci6n.
La realidad que acabamos de describir prevalece en todo el pafs,
por influencia de la economic paulista en el conjunto national.
En un articulo de Heitor Ferreira Lima pueden encontrarse
los datos siguientes, que confirman, en escala national, los an-
teriores: las empresas con 4 y hasta 49 trabajadores represen-
taban, en 1958, el 87,41 % del total de las plants del pals
con mas de cuatro obreros y el 27,41 % del valor de la pro-
ducci6n. Aquellas con 50 y hasta 249 trabajadores representa-
ban el 10,11 % de las plants y el 30,75 % del valor de la
producci6n. Las empresas con 350 y mis empleados represen-
taban el 2,48 % de las plants y el 41,84 % del valor de la
producci6n.
De esta manera, los datos de todo el pais confirman, en menor
grado, las tendencies del centro industrial de Brasil.


La industrial en el ingreso national

Pero, eque importancia tiene el sector industrial en el conjunto
de la actividad econ6mica del pals? SerA aquel predominio
un element poco destacado en la realidad brasilefia?
7 #Amparo a pequena e m&lia empresaw, Revista Brasiliense, na 32,
So Paulo, pig. 23.










Cuadro 8. Industria de transformacidn en el estado de Sao Paulo.


Cantidad de plants


Valor de la producci6n (en
millones de cruzeiros)


1949 1959 Aumento 1949 1959 Aumento
Cantidad de de 1949 de 1949
obreros ocupa- Valor Porcen- Valor Porcen- a 1959 Valor Porcen- Valor Porcen- a 1959
dos por plant absolute taje absolute taje (porcentaje) absolute taje absolute taje (porcentaje)

6-100 7.940 91,0 14.589 91,0 83,53 16.936 36,8 188.468 30,1 1.012,8
100-500 655 7,5 1.178 7,4 79,84 15.849 34,5 186.390 29,7 1.076,0
Mis de 500 128 1,5 260 1,6 103,12 13.186 28,7 251.025 40,2 1.811,3

Total 8.723 100,0 16.027 100,0 83,51 45.971 100,0 626.883 100,0 1.236,6

Fuentes: Censos industriales.


~


~


~









Cuadro 9. Aspectos generates de la actividad industrial en Sdo Paulo por nrmero de obreros ocupados.

Valor de la pro-
Salarios ducci6n
Cantidad total de Fuerza motriz (en millones de (en millones de
Cantidad de plants obreros ocupados (en c.v.) cruzeiros) cruzeiros)
Cantidad de --- -- ______ _____ ______
obreros ocupa- Porcen- Porcen- Porcen- Porcen- Porcen-
dos por plant Ndmero taje Ndmero tale Nilmero taje Valor taje Valor taje

1 a 4 22.876 63,6 32.824 5,0 146.579 5,6 2.032 3,8 35.226 5,4
5 a 100 11.839 32,9 218.202 33,7 657.148 25,1 16.718 31,5 200.492 30,8
100 a 500 1.038 2,9 210.736 32,6 898.795 34,3 17.724 33,3 200.986 30,9
500 y mas 195 0,6 185.477 28,7 917.334 35,0 16.696 31,4 213.358 32,8

Total* 35.948 100,0 647.244 100,0 2.621.109 100,0 53.175 100,0 650.751 100,0

* Induye a las empresas que no respondieron a los cuestionarios.
Fuentes: IBGE, Censo industrial de 1960.






Por lo contrario, los datos demuestran que la participaci6n del
sector industrial no solo ha crecido frente a los otros sectors,
sino que ha 1egado a tener un peso fundamental para la eco-
nomia del pals.
Entre 1939 y 1963, el sector industrial ha cambiado desde el
18,9 hasta el 35,3 % de la renta internal en precious corrientes
de 1939. En este mismo periodo, el ingreso de la agriculture
baj6 desde el 33,3 hasta el 21 % del total.
Los datos sobre la composici6n de la mano de obra presentan
menos diferencias. Esto se explica por el caracter de la indus-
trializaci6n, que ha utilizado tecnologfa modern sustentada en
el ahorro de mano de obra. De tal manera, el porcentaje de la
poblaci6n industrial manufacturer se acrecent6 desde el 7,7
asta el 9,1 %, entire 1940 y 1960.
Si agregamos el sector de las industries de construcci6n y los
sectors de transport, comunicaciones y almacenaje, que com-
plementan el sector de manufactures, tendremos una evoluci6n
de estos sectors industriales y paralelos desde el 12,9 % en
1940 hasta el 17,3 % en 1960.
Durante este perfodo, el sector terciario ha crecido, en su con-
junto, desde el 25,6 hasta el 36,7 %, lo que muestra la impor-
tancia de la concentraci6n de mano de obra en las zonas ur-
banas, puesto que el sector agricola decreci6 desde el 66,7 hasta
el 54,2 %.8
Los datos permiten comprobar que el sector industrial y las
regions urbanas determinan cada vez mis el conjunto de la
economfa, a pesar de la importancia persistent del sector agra-
rio. Por causa de su atraso, la agriculture tiene, sin embargo,
una productividad muy baja. A pesar de que el 54 % de la
mano de obra trabaja en el campo, solo represent el 21 %
del ingreso national. Pierde asi las condiciones que le permiti-
rfan determinar la realidad econ6mica national. Con el desarro-
1lo de la industrializaci6n, la agriculture es paulatinamente su-
perada y se convierte en una de las ramas de la industrial; hecho
que ocurre hoy en las regions con mayor desarrollo capitalist
del pals.




8 Datos de los censos demogrificos de 1940, 1950 y 1960 de Brasil
extrafdos del Anuario Estadfstico de 1965 del Instituto Brasileiro de
Geographia e Estatistica (IBGE).






Importancia de las industries de base


A lo dicho cabe agregar otra pregunta: dado que sabemos que
el sector industrial basico tiende hacia una mayor concentraci6n
de empresas y represent el principal papel estratigico en la
economfa, ucuil es su lugar en la economfa industrial del pafs?
(Se trata de una industrial de consume, no integrada y, en con-
secuencia, sin condiciones para servir de centro de articulaci6n
de la economfa del pais?
En la Introducci6n anticipamos la respuesta a esta pregunta,
pero es interesante estudiar los datos globales de que dispo-
nemos.
Los cAlculos realizados con los datos censales permiten notar la
evoluci6n de las relaciones entire el sector de bienes de produc-
ci6n y el de bienes de consume. Los bienes de producci6n re-
presentaban el 28,9, el 38,1, el 41,5 y el 56,5 % del valor
agregado por la industrial en los afios 1920, 1940, 1950 y 1960,
respectivamente.9 El crecimiento del valor de la producci6n de
bienes de producci6n fue del 508 % entire 1940 y 1960, mien-
tras el valor de la producci6n de bienes de consume creci6 en
un 248,8 %.
Los datos muestran que la concentraci6n es much mas inten-
sa en los sectors de base que, como vimos, se instalaron en
los ultimos afios, sobre todo entire 1950 y 1960.
Un studio comparative entire un sector traditional, como es
la industrial textil, y un sector modern, la industrial qufmica,10
puede confirmar nuestra afirmaci6n referida a la concentraci6n
en los sectors de base.
El sector textil, a pesar de su alta concentraci6n de mano de
obra, es de baja productividad; relativamente estancado, pierde
su liderazgo en la economfa como efecto de las transformaciones
descriptas.
En 1960, en este sector habia un 220 % mas de empresas y
un 420 % mas de empleados que en la industrial qufmica. A
pesar de esto, la industrial textil producia un valor de solo un
25 % mas alto que el de los products de la industrial qufmica.
9 Datos obtenidos de la revista Desenvolvimento & Conjuntura, febrero
de 1966, pigs. 118-19.
10 En el studio de Jose Carlos Pereira, <4A estrutura do sistema in-
dustrial em SIo Paulo (Revista Brasileira de Cidncias Sociais, vol. IV,
n 1, junio de 1966), que utiliz6 investigaciones del Centro de Socio-
logfa Industrial de Sao Paulo (CESIT), se constata que entire los sec-
tores con equipamiento mas modern esta el de la industrial quimica,
y entire los mas obsoletos, el de la industrial textil.






Sin embargo, el valor producido en 1950 por el sector textil
era un 270 % superior al de la industrial quimica. Las indus-
trias mecinicas, metaldrgicas, de materials electricos, de comu-
nicaciones y quimicas abarcaban en 1950 un 28 % del valor
de la producci6n textil de Sgo Paulo. En 1960, Ilegaron al
200 % del valor de la producci6n de ese sector.
Estos cambios ocurridos en el lapso de diez afios muestran la
profunda concentraci6n operada en los sectors de base de la
industrial.

La monopolizacidn del mercado

Al lado de la concentraci6n de empresas, tiene lugar un process
de monopolizaci6n del mercado.
En una reciente investigaci6n del Instituto de Ciencias Sociales
de la Universidad Federal de Rfo de Janeiro, que seri amplia-
mente utilizada en este trabajo,"1 se contaron 276 grupos eco-
n6micos con capital superior a 900 millones de cruzeiros. Se-
paradamente se estudi6 a los 55 grupos de mas de 4.000 mi-
Ilones de cruzeiros de capital, a los que se denomin6 < millonarios; estos grupos son lideres indiscutibles primeross
o unicos productores) de los sectors principles en que actuian;
dominant una de bienes>>.
Entre los < (cuyo capital va de los 900 a los 4.000
millones de cruzeiros) se extrajo una muestra de 83 grupos,
en un universe estimado en 221 unidades. De estos 83 grupos,
todos los extranjeros y dos nacionales son lideres en la ac-
tividad principal a la cual se dedican. Un anmlisis mas dete-
nido de los grupos extranjeros pudo mostrar que 14 de los 29
grupos extranjeros millonarios operan en un mercado oligop6-
lico; cuatro grupos, todos norteamericanos, act6an en condi-
ciones de monopolio, muy precarias, sin embargo; nueve actdan
en mercado de competencia imperfecta.
No se hizo un studio mas profundo de los grupos millonarios
11 Maurice Vinhas de Queiroz, Martins, Queiroz, de Ciencias Socials, Rfo de Janeiro, n? 2, 1965. [En portugues, 1 bill6n
represent 1.000 millones. Por esto, el studio ha establecido la dife-
rencia entire grupos billonarios y multibillonarios. En espafiol adopta-
remos los terminos grupos millonarios (de capital de 900 a 4.000 mi-
llones de cruzeiros antiguos) y grupos multimillonarios (de capital igual
o superior a 4.000 millones de cruzeiros antiguos). (N. del E.)]






nacionales, pero todo indica que actiian en un mercado oligop6-
lico o de concurrencia imperfect a pesar de no tener posiciones
de liderazgo como los extranjeros.
Si retomamos los datos del comienzo de este capitulo, que de-
muestran que las grandes empresas tienen un papel determi-
nante en la economfa, podemos l1egar a la conclusion de que
existe un mercado predominante oligop6lico. Refuerzan esta
conclusion, tal vez, los datos del cuadro 10.

Cuadro 10. Monopolizacidn en el sector metaltrgico de S&o
Paulo.
Parte de la producci6n
correspondiente a las
Ndmero de tres empresas mds grandes
Ramas de actividad empresas (porcentaje)

Estructuras metdlicas 8 76
Herramientas agrfcolas 9 97
Arados 17 76
Motores el&tricos 9 86
Refrigeradoras 8 91
Maquinas de lavar 6 82
Balanzas 19 74
Ascensores 6 99

Fuentes: Dirigente Industrial, julio de 1963, con datos de CEPAL, Auge
y declinacidn del process de sustituci6n de importaciones en el Brasil.


Concentracidn financiera

El process de monopolizaci6n del mercado no es el linico as-
pecto de este process general de concentraci6n econ6mica. La
misma se opera tambien en el nivel financiero, y se realize me-
diante el process de integraci6n de empresas o por el dominion
de un grupo sobre varias de ellas y ramas distintas.
El process de integraci6n de empresas tiene lugar, en especial,
a traves de las sociedades de carter (holdings), organizaciones
financieras que coordinan el control accionario de un cierto gru-
po de empresas. La investigaci6n pudo determinar que en
Brasil este sistema tiene en general las caracteristicas de una
organizaci6n interfamiliar bajo el liderazgo de un jefe familiar.
De los grupos multimillonarios, 28 (50,9 %) poseen socieda-
des de carter perfectas. La gran mayoria son grupos de origen
local (no inmigrantes).






Los grupos extranjeros prefieren el control accionario director
de sus empresas, que, como veremos, estan mejor integradas y
actdan de manera mas intense en sectors mis restringidos.
Ello les permit un monopolio mayor del mercado. Por lo ge-
neral, la matriz en el exterior domina, con muy pocas excepcio-
nes, el 90 % de las acciones.
Si observamos que estos forman parte de los grupos interna-
cionales mas poderosos, podemos comprender el grado de con-
centraci6n a que lleg6 la economfa industrial de Brasil en manos
de grupos cada vez mas poderosos.
Entre los grupos millonarios que dominant la economfa brasi-
lefia, once (84,6 %) de los norteamericanos incluidos en la
muestra se encuentran entire los 500 mayores de Estados Uni-
dos; 6 grupos de la muestra (46 %) estan entire los 200 mas
importantes de ese pais, y entire ellos estin los cuatro mayores
productores de sus ramas en el mismo. Entre los no estadouni-
denses que componen la muestra de los millonarios, el 41,6 96
esta entire los 500 grupos mayores fuera de Estados Unidos."
De esta manera, el control financiero de la economia brasilefia
esta, en -iltimo andlisis, en manos de parte de los mil grupos
econ6micos principles del mundo occidental.
El process de concentraci6n industrial se desarrolla a traves de
una profunda concentraci6n de la propiedad de la tierra.
El sistema latifundio-minifundio (que se apoya en la produc-
ci6n de los latifundios para el mercado, mediante la utilizaci6n
de mano de obra de la agriculture de subsistencia, fundada en
el minifundio) se ampli6 en los filtimos afios. Ocurre asf por-
que el process de penetraci6n del capitalism industrial en el
campo tiene lugar sin destruir la estructura de propiedad de la
tierra ni los medios tradicionales de explotaci6n de la mano de
obra.
Los datos de los Censos Agrfcolas de 1950 y 1960 muestran
que el n6mero de grandes establecimientos baj6 desde un 2,38
hasta un 0,98 %o del total. La superficie dominada por estos
establecimientos disminuy6 en menor proporci6n, desde un
50,98 hasta un 47,29 %0, lo que indica un aumento de la con-
centraci6n.
Los establecimientos medios y grandes entiree 10 y 1.000 hec-
tireas) se mantuvieron aproximadamente en la misma relaci6n.
Al mismo tiempo, tuvo lugar la extension de los minifundios
(menos de 10 hectareas) desde un 34,43 % de los estableci-
mientos hasta un 44,77 %. Ellos ocupaban una superficie to-
12 Seg6n los datos de Fortune en el afio de la investigaci6n, 1962.






tal de un 1,30 % en 1950 y de un 2,23 % en 1960 (cua-
dro 11).
En resume, estos datos muestran el fortalecimiento de los
polos complementarios: latifundio-minifundio, concentraci6n-
dispersi6n de la propiedad territorial.
El control de la propiedad de la tierra es completado mediante
el control de la comercializaci6n agricola. Esto se obtiene a tra-
v6s de los <, quienes dominant con facilidad la
compra de products agricolas, gracias a su disponibilidad de
credito.
La investigaci6n del Instituto de Ciencias Sociales pudo deter-
minar que, en general, los grupos que tienen actividad expor-
tadora-importadora se complementan con empresas bancarias
que les dan apoyo financiero. El studio de Heitor Ferreira
Lima acerca de los bancos brasilefios y sus ligazones muestra que
gran parte de la estructura bancaria esti vinculada estrechamen-
te a la comercializaci6n agricola.
La actividad agricola especifica exige poco financiamiento por
el carActer atrasado de su tecnologia. Da prueba de esto el and-
lisis de los financiamientos concedidos por el departamento
agricola del Banco de Brasil.
En 1964, el 78 % de sus creditos se destinaron al financiamien-
to del plantio y a la comercializaci6n, y solo el 13 % a inver-
siones productivas. A ello deben afiadirse los empr6stitos del
departamento de credito general que se destinan a la comerciali-
zaci6n de products agricolas y que correspondent a casi el 30 %
del valor de la carter agricola.
Desgraciadamente, los datos del Censo Comercial de 1960 no
permiten obtener conclusions sobre la tendencia a la concen-
traci6n en tal sector, donde existe un considerable nimero de
pequefios comerciantes, cuya actividad represent de hecho de-
sempleo disfrazado, al lado de los grandes grupos manipuladores
de los financiamientos.


Otros aspects de la concentracidn

En el sector bancario se puede medir, de una manera general,
este process de concentraci6n por la relaci6n entire el nimero
de bancos y agencies bancarias y el nfimero de matrices.
Entre 1950 y 1964, seg6n el Anuario Estadistico de Brasil, el
nimero de bancos y agencies creci6 desde 2.596 hasta 6.878,
mientras el nimero de matrices baj6 desde 413 hasta 328. El











Cuadro 11. Propiedad agricola en el Brasil en 1950 y 1960. Establecimientos clasificados por cantidad de
hectdreas, superficie total y superficie cultivada (porcentajes).

1950 1960

Menos De 10 De 100 De 1.000 De 10.000 Menos De 10 De 100 De 1.000 De 10.000
Especificaci6n de 10 a 100 a 1.000 a 10.000 y mis de 10 a 100 a 1.000 a 10.000 y ms

Establecimientos 34,43 50,98 12,99 1,50 0,08 44,77 44,62 9,41 0,93 0,05
Superficie total 1,30 15,31 32,53 31,48 19,38 2,23 17,97 32,51 27,42 19,97

Superficie cultivada 8,92 45,39 33,25 10,81 1,63 13,31 44,70 30,50 9,95 1,54

Fuentes: Censos agricolas de 1950 y 1960.






studio de Heitor Ferreira Lima l muestra las ligazones de los
principles grupos bancarios con la industrial, el comercio y la
agriculture.
La Investigaci6n del ICS hace resaltar este aspect al mostrar
que un mismo grupo econ6mico posee empresas en various sec-
tores.
De los 29 grupos extranjeros millonarios de la muestra, 14 ejer-
cen otras actividades ademis de la principal. De los 55 grupos
multimillonarios extranjeros y nacionales, 35 ejercen activida-
des ajenas a la principal. De los 54 grupos millonarios naciona-
les de la muestra, 31 ejercen otras actividades. En los grupos
nacionales se comprob6 un gran ndmero de actividades secunda-
rias, en general no relacionadas tecnol6gicamente.
Pddose asf concluir que se trataba de un process compensato-
rio de las pdrdidas de un sector por otro. Pero su efecto es una
profunda integraci6n de los intereses del gran capital de los mis
diversos sectors.
Por l6timo, corresponde estudiar los efectos de esta concentra-
ci6n, los que se perciben desde el sector productive (concentra-
ci6n de la empresa industrial, de la propiedad de la tierra),
hasta la concentraci6n financiera capitalss en holdings, con-
centraci6n bancaria, etc.), pasando por la de los medios de
circulaci6n (comercio, servicios, etc.) y la distribuci6n del
ingreso.
Era de prever una alta concentraci6n del ingreso. La declara-
ci6n del impuesto sobre la renta de 1960, a pesar del gran nui-
mero de fraudes que implica, expresa la situaci6n desde el pun-
to de vista relative. Mientras el 92,8 % de las personas jurf-
dicas declarantes obtenfan una ganancia de 18.000 millones de
cruzeiros, el 0,03 % de esas personas jurldicas declaraban una
ganancia de 41.600 millones.
De las personas presents de diez afios y m6s segin el rendi-
miento median mensual (Censo Demografico de 1960), el
30 % ganaba por debajo del sueldo minimo mas bajo del
pals 14 y el 73 % de la poblaci6n active ganaba hasta el sueldo
minimo correspondiente mas alto del pafs.
13 Heitor Ferreira Lima, < Revista Brasiliense, n? 8, pig. 147 y sigs.
14 En Brasil la legislaci6n del sueldo mfnimo, aplicada solo en las
dudades, se diferencia por regions. En el afio 1960, variaba entire
CR$ 5.900 en Sgo Paulo y CR$ 2.500 en Teresina (capital del estado
de Piauf). Ciertamente, los sueldos por debajo del sueldo mlnimo co-
rresoonden al ingreso de los trabajadores agrfcolas, nifios, empleadas do-
misticas, etcetera.






El papel de la empresa estatal


El Estado tiene una apreciable participaci6n en las actividades
productivas de Brasil. Una parte considerable de la gran em-
presa esta controlada por el.
Segun investigaciones de Desenvolvimento & Conjuntura, dc
las 34 empresas del pafs con capital superior a 1.000 millones
de cruzeiros, 19 eran estatales en 1960. De estas 19, tres esta-
ban entire los primeros cuatro lugares.
En un studio de la revista Visao (7 de setiembre de 1967) re-
ferido a las mayores empresas brasilefias en 1967, las empresas
estatales ocupaban los cinco primeros lugares entire las veinte
mayores empresas por su capital mas las reserves. De esas vein-
te, una empresa estatal ocupaba el septimo lugar y las restan-
tes se dividian entire cinco empresas nacionales y nueve empre-
sas extranjeras.
Si tomamos los sectors econ6micos principles de servicios e
las estatales suben a ocho al mismo tiempo que las nacionales
privadas bajan a tres y las extranjeras siguen siendo nueve).
Este dato es muy important, pues parece mostrar que el poder
de inversi6n de las empresas estatales es creciente, ademAs de
exponer que estas empresas presentan un buen indice de lucra-
tividad, lo cual supone una buena base de administraci6n y di-
recci6n.
Si tomamos los sectors econ6micos principles de servicios e
industrial, segin el mismo studio, vemos que las empresas es-
tatales poseen el liderazgo de las siguientes ramas en una sub-
divisi6n de 50:

1. El Banco de Brasil dirige el sistema bancario national.
2. La compafifa Vale do Rio Doce, el sector minero.
3. La Petrobras, todo el sector de petr6leo, incluyendo el mo-
nopolio de la prospecci6n y producci6n del petr6leo bruto.
4. La Compafifa Siderdrgica Nacional ocupa el segundo lugar
en el sector correspondiente, a muy poca distancia de la em-
presa mas fuerte (la Siderdrgica Belgo-Mineira, extranjera).
5. La Compafifa Nacional de Alcalis se ubica en tercer lugar
en el sector de la industrial qufmica y petroqufmica, sector en
que el papel del Estado es de poca importancia y el capital
extranjero ostenta un tranquilo dominio.
6. Las Centrales Electricas de Sao Paulo y las Centrales ElIc-
tricas Brasilefias (holding estatal de la electricidad ElectrobrAs)
controlan el sector de energia electrica, en el cual el Estado tie-
ne claro predominio.






7. La Red Ferroviaria Federal (muy deficitaria) mas dos em-
presas estatales monopolizan el transport ferroviario en Brasil.
8. La Compafifa Municipal de Transportes Colectivos de la Mu-
nicipalidad de Sao Paulo y la Compafifa de Transporte Colec-
tivo del Estado de Guanabara, que la sigue, son las dos mayores
empresas en el sector del transport urban de pasajeros, en el
cual las corporaciones edilicias dominant frecuentemente los sis-
temas de transportes municipales.
9. La Compafifa Telef6nica Brasilefia, finalmente, domina el
sector de servicios de telecomunicaciones, gas y agua, en el cual
el Estado posee un alto control.

Puede apreciarse la acci6n monopolizadora y de concentraci6n
y racionalizaci6n ejercida por el Estado en la economfa. Este
process es todavia reciente: todas las empresas estatales cita-
das se formaron despues de 1950.
La principal consecuencia de lo anterior es la importancia del
papel representado por la burocracia estatal en la economia bra-
silefia, que domina sectors fundamentals y gana una cierta
independencia de acci6n frente a los grupos sociales. Por otra
parte, este hecho permit mayor concentraci6n econ6mica y mo-
nopolizaci6n y establece patrons de direcci6n racionales en sec-
tores que irradian sobre el conjunto de la economfa.
El papel del Estado en la constituci6n de la gran empresa y
en la organizaci6n de un mercado monop6lico y de una economic
concentrada y programada merece un tratamiento ajeno al obje-
tivo de este trabajo. Mas adelante se discutirAn tres aspects
del problema: por una parte, la importancia, para las classes
dominantes, del control politico del Estado; por otra, la vision
del Estado como principal centro organizado para la resistencia
al capital extranjero; finalmente, la importancia de las decisio-
nes estatales en la organizaci6n de la actividad capitalist pri-
vada, importancia que no proviene solo de su actividad econ6-
mica productive, sino tambidn de su control financier y de
su soberanfa juridico-legal, pero tanto mayor cuanto de mis
medios materials efectivos dispone el Estado para su acci6n.

Conclusiones

Los datos han permitido comprobar las tesis fundamentals:

1. Que existe una tendencia creciente a la concentraci6n de em-
presas en el sector industrial.






2. Que el sector industrial, en particular el sector de base, se
convierte en predominante en el pais.
3. Que este process lleva a una monopolizaci6n del mercado.
4. Que esta concentraci6n se complete en el nivel financiero,
commercial de servicios y agrario.
5. Que esta concentraci6n se torna cada vez mas aguda con el
dominio del sector clave de la economfa (la gran empresa) por
los grupos internacionales, ain mas concentrados.

La importancia del ultimo punto, solamente anotada hasta ahora,
nos Ileva a dedicarle la pr6xima secci6n del present trabajo.


II. La dominaci6n del capital fordneo

En la secci6n anterior vimos que el process de concentraci6n
industrial fue seguido de cerca por el process de monopoliza-
ci6n y de concentraci6n financiera y por el capital forineo.
Es valioso tener una vision de la magnitude general de este il-
timo, a fin de destacar la importancia de los mecanismos de
control sobre la economfa que vamos a describir posteriormente.

Entrada y salida del capital extranjero

La entrada de capital extranjero en Brasil, en la posguerra, si-
gue las mismas tendencies descriptas para America latina en la
Introducci6n: se acentu6 en los afios 1956-60 y experiment una
cafda a partir de 1961.
Por la influencia de este aumento, el balance entire la entrada
y los ingresos del capital extranjero se hizo positive entire los
afios 1956 y 1963, por lo cual el balance general fue positive
para Brasil en los afios 1946-63 -aunque no para Am6rica la-
tina- (cuadro 12).
Sin embargo, al analizar los datos de 1964, el balance de capital
en los ultimos afios empieza a presentar un deficit, mostrando
que la tendencia a una mejoria de relaciones se debi6 al auge
de 1955-61, cuando gran parte de las ganancias del capital ex-
tranjero fueron reinvertidas.
Por una parte, hay que tomar en cuenta que la mayorfa de las
inversiones en Brasil se hicieron apoyadas en la instrucci6n
113 de la SUMOC (Superintendencia de Moneda y Cr&dito)
que permitia la entrada de maquinas y equipamientos extranje-






ros sin gravimenes arancelarios y que, en realidad, estableci6
subsidies y excelentes condiciones para la inversi6n extranjera.
M~s grave, sin embargo, para dar por cierto un balance favora-
ble a la entrada de capital extranjero, es el hecho de que entire
las < dad, estas representan una capitalizaci6n de recursos nacionales.

Cuadro 12. Brasil. Comparacion entire la entrada neta no com-
pensatoria de capital extranjero y el ingreso de las inversiones
(en millones de ddlares).
Entrada total
Afios (neta) Ingreso total Diferencia
1946-50 5,3 -398,9 -393,5
1951-55 478,0 -717,0 -239,0
1956-60 1.469,0 -758,0 711,0
1961 424,0 -187,0 237,0
1962 458,0 -202,0 256,0
1963 220,0 -147,0 73,0

Fuentes: El financiamiento externo de America latina, cuadros 150, 151,
152, 153, y Anuario Estatistico do Brasil, para los afios 1962-1964.

Por otra parte, las salidas del capital extranjero no se agotan en
los puntos tomados por la investigaci6n de la CEPAL. Los pa-
gos de regalfas y servicios tecnicos se contabilizan en el rubro
4servicios diversos> de la balanza de pagos, que siempre es
negative. Si tomamos los datos de que se dispone referidos a
los afios 1960-1964 tendremos las siguientes cifras: 1960,
-159; 1961, -86; 1962, -61; 1963, -37, y 1964, -32.

Cuadro 13. Brasil: Saldo entire la entrada de capitals y las
remesas de ganancias, regalias y servicios tecnicos (en millones
de ddlares).
Afios 1948 1952 1954 1956 1958 1960

Saldo (entrada remesa) -70 -60 -128 -21 -9 -227

Fuente: Caio Prado, h., Historia econdmica do Brasil, Sio Paulo: Ed.
Brasiliense, 1962.

Estos ejemplos muestran que los saldos positives del balance
de capitals se reduce significativamente si se toma el balance
de servicios, donde se incluyen regalias y servicios tecnicos. Un





calculo realizado a partir de estos datos completes present otto
resultado para la decada de 1950.
Se ve, en este caso y en todos los afios estudiados, un deficit, que
demuestra la importancia de las formas indirectas de las remesas
de ganancias. Asf, se incluye a Brasil en la situaci6n descapita-
lizadora tfpica de la mayorfa de los paises latinoamericanos.

Destinacidn sectorial de las inversiones

Las cifras sobre el destiny dado a las inversiones en los ultimos
afios confirman la tendencia apuntada en la Introducci6n hacia
una concentraci6n en el sector industrial manufacturer.

Cuadro 14. Brasil: Valor de las inversiones de Estados Unidos
en varias actividades econdmicas (en millones de ddlares).
Minas
y fun- Manu- Servicios Comer.
Afio total dici6n Petr61eo facturas piiblicos cios Otros
1963 1.132 30 60 664 193 148 38
1964 994 34 51 673 41 153 42
Fuente: OEA, America en cifras.

Segin puede verse en el cuadro 14, cerca del 50 % de las in-
versiones del capital norteamericano se concentran en la indus-
tria y, dentro del sector industrial -segin los datos del depar-
tamento de Comercio Exterior del Banco de Brasil (CACEX)-,
aparecen como privilegiadas las industries de base, con 80-90 %
de las inversiones del capital extranjero, except en 1964. Em-
pero, el grueso de la inversi6n en industries livianas tuvo lugar
dicho afio en las industries mecanica y el6ctrica (cuadro 15).

Importancia en la economic national

Debemos interrogarnos acerca del papel que representan estas
inversiones en la economfa del pafs y del porcentaje de la eco-
nomfa global a que alcanzan. Se trata de investigar la signifi-
caci6n del sector extranjero en el conjunto de la economfa.
El calculo general para toda America latina hecho por la CEPAL
nos revela que el total de pagos por el servicio del capital ex-
tranjero en America latina subi6 desde el 2,5 % del product






national bruto en 1951 hasta el 3,4 % en 1957, para luego
bajar hasta el 3 % en 1960. Si relacionamos el pago de ser-
vicios con el ahorro interno bruto tendremos, seg6n el mismo
studio, una evoluci6n desde el 16 % en 1951 hasta el 20,5 %
en 1959 en toda America latina.

Cuadro 15. Brasil: Valor de las inversiones de capital extran-
jero segin industrial de aplicaci6n (en millones de ddlares).
Industries 1960 1961 1962 1963 1964

Industria de base 70.802,8 24.742,5 10.255 7.240 2.664
Industria liviana 14.467,1 4.640,0 3.753 1.179 7.078

Fuentes: CACEX y Anuario Estatistico del Instituto Brasileiro de Geo-
graphia e Estatistica, Sgo Paulo, 1965.

Desgraciadamente, no disponemos de datos sobre la importan-
cia relative del capital extranjero integrado en la economfa, de
manera que nos satisfaremos con la relaci6n entire le ganancia
y otros servicios de este capital y otros aspects de la economic.

Cuadro 16. Brasil: Comparaci6n entire los pagos por servicio
del capital extranjero a largo plazo y los ingresos de divisas en
cuenta corriente, 1946-1962 (porcentajes).
Servicio de la deu- Servicio del total
Ingreso de la in- da externa a largo del capital extran-
Afios version direct plazo jero a largo plazo

1946-50 5,0 10,1 15,1
1951-55 6,2 9,5 15,7
1956-60 4,0 26,5 30,5
1961 4,0 28,7 32,7
1962 6,3 33,1 39,4

Datos provisionales.
Fuente: El financiamiento externo en Amirica latina, cuadros 163 y 164.

El cuadro 16 establece la relaci6n entire los pagos por el servicio
del capital extranjero y los ingresos de divisas del pafs. Se pue-
de estimar asi la parte de los ingresos obtenidos por el pais
en la exportaci6n de bienes y servicios que este ha de destinar
al pago de los dividends del capital extranjero.
Los datos revelan que este porcentaje aumenta en la iltima de-
cada como efecto del crecimiento de tales ingresos asi como del






decrecimiento del valor de las exportaciones. El porcentaje de
los servicios del capital extranjero sobre el total de los ingresos
obtenidos por las exportaciones subi6 desde el 15,1 % en el pe-
rfodo de 1946-50 hasta el 39,4 % enr 1962. Ello significa que
es necesario mAs de un tercio de las divisas del pals para pagar
los servicios del capital externo.
Considerando este cuadro puede percibirse la importancia del
endeudamiento externo del pafs (y de toda la America latina,
donde privan iguales tendencies, que creci6 desde el 10,1 %
hasta el 33,1 % en relaci6n con el ingreso de divisas. Como con-
secuencia del conjunto de factors negatives originado por la
relaci6n entire el capital extranjero y las economias subdesarro-
lladas, la deuda externa, su reflejo, tiende a un aumento signi-
ficativo.
En el caso de Brasil, los datos muestran un crecimiento que va
desde 423,7 millones de d6lares en 1945 hasta 2.224,6 en 1962
(cuadro 166 de Financiamiento Externo de America latina). La
relaci6n entire el servicio de la deuda p6blica externa a largo
plazo y los ingresos en divisas en cuenta corriente creci6 desde
el 17,1 % en 1959-1961 hasta el 20,3 % en 1962-1965. En
otras palabras, el pals paga una cuarta parte de sus divisas por
servicio de su deuda p6blica externa a largo plazo.
Mis grave es, sin embargo, la situaci6n si sumamos todos los
pagos por servicios, que incluyen utilidades (14,3 %), servicio
de deuda (14,9 %), transportes y seguros (9,9 %), viajes al
exterior (5,9 %), servicios diversos (5,5 %), donaciones al
exterior (1,6 %), errors y omisiones o servicios invisibles
(3,1 %), fondos transferidos al exterior (6,3 %), lo que re-
presentaba el 61,5 % de los egresos de divisas en America
latina en 1962. Estos datos, calculados por Andre C. Frank en
su trabajo rServicios extranjeros o desarrollo nacional?,15 mues-
tran que es much mayor la descapitalizaci6n provocada por el
sector extranjero en nuestras economfas, si se incluye el total de
los gastos en servicios.


La estrategia del capital foraneo

El resultado de este examen preliminary es bien claro: el capital
extranjero ha intensificado su penetraci6n en la iltima decada.
Fundamentalmente, se dirigi6 al sector manufacturer y en par-
ticular a la industrial de base. Su penetraci6n cobra, en contra-
15 Comercio Exterior, Mexico, vol. VI, n? 2, febrero de 1962.






partida, un alto servicio en forma de ganancia, intereses, rega-
Ifas, servicios tecnicos, etc., y Uleva la economic a un endeuda-
miento progresivo.
Debemos estudiar ahora los efectos internos de esta penetra-
ci6n: qu6 tipo de relaciones establece en la economfa internal?
En primer lugar, cabe determinar !a importancia relative del
capital foraneo frente al capital national y descubrir las forms
de penetraci6n que utiliza.
Podemos describir como sigue la estrategia del capital extranjero
para obtener el dominio interno de la economfa (ya sea cons-
ciente o depend de su propio caracter structurall.

1. La alta integraci6n tecnol6gica de sus empresas les permit
restringirse a sectors especializados de actuaci6n, en los cuales
dominant el mercado, en competencia con grupos econ6micos
nacionales que se hallan dispersos en various sectors de actua-
ci6n y sin condiciones monop6licas fuertes.
2. El capital foraneo busca penetrar en sectors donde puede
obtener el dominio del mercado, instalando condiciones de com-
petencia monop6lica.
3. Busca mantener con seguridad el dominio financiero de sus
empresas recurriendo, secundariamente, a formas nacionales de
capitalizaci6n direct. Ello se deriva del caricter de sus inver-
siones, realizadas en gran parte en forma de transferencia de
maquinas (muchas veces obsoletas en el pais de origen) que
no implican reales desembolsos de capital fijo.
4. El control externo sobre la polftica de las empresas es ase-
gurado mediante la utilizaci6n de una avanzada tecnica de di-
recci6n, apoyada politicamente por la utilizaci6n de empresarios
nacionales de prestigio en puestos honorfficos. Esta tecnica con-
cede al capital forineo condiciones superiores de competencia
ante las empresas nacionales basadas en la direcci6n personal
del propietario.

Trataremos de demostrar dichas hip6tesis.


Los grupos economicos extranjeros

La principal fuente de datos de que disponemos para compro-
bar las hip6tesis enunciadas es la ya citada investigaci6n del
Institute de Ciencias Sociales (ICS) de la Universidad de Rio
de Janeiro.
Del conjunto de los 55 grupos multimillonarios (mAs de 4.000






millones de cruzeiros) encontrados en el pafs, 31 (56,4 %)
son extranjeros y 24 (43,6 %) nacionales.'1 Ello significa que
el capital extranjero predomina entire los grupos mis importan-
tes de la economic brasilefia.
Tal predominio se hace ain mis intense si comparamos las di-
ferencias entire extranjeros y nacionales por monto de capital.
Diecinueve grupos nacionales (79 % del total) estin entire
4.000 y 10.000 millones en monto de capital; dieciocho extran-
jeros (58 % del total) estan en este rango. En un escal6n inter-
medio, entire 10.000 y 20.000 millones, encontramos tres nacio-
nales (14 %) y diez extranjeros (32 %). En el rango superior,
de mis de 20.000 millones, tenemos dos nacionales (10,8 %)
y tres extranjeros (10 %). Lo dicho muestra una tendencia al
aumento del predominio de los grupos extranjeros en los nive-
les de mis alta concentraci6n.
De los veinticuatro grupos nacionales multimillonarios encon-
trados, inicamente nueve carecen de vinculos accionarios con
grupos o empresas extranjeras. Debemos anotar que dos presen-
tan entrecruzamientos a nivel directive con grupos extranjeros.
Otra forma de uni6n radica en que figures relevantes del grupo
national aparecen como directors de determinadas firmas ex-
tranjeras.
Por l6timo, hay otras formas de ligaz6n, a traves de regalias
o de ayuda t&cnica, que la investigaci6n no consider.
La conclusion es por demAs evidence, sobre todo cuando ya fue
confirmada por otros datos: la gran empresa national y los
grandes grupos que la controlan son eminentemente extranje-
ros, o estin dominados por grupos extranjeros o vinculados con
los mismos.
La comparaci6n en el sector de los millonarios entiree 900 y
4.000 millones) muestra una integraci6n menos intense. En
este caso se trabaj6 sobre una muestra de 83 grupos en un to-
tal de 221 unidades. El grado de generalizaci6n no es perfect
pero tiene una buena base estadfstica. Pueden considerarse vi-
lidas las conclusions ofrecidas por el andlisis en grandes rasgos.
De los 83 grupos de la muestra, 54 (65 %) son nacionales y
29 (34,5 %) extranjeros."7 De los 54 nacionales, 25 (46 %)
tienen unions accionarias con grupos extranjeros. Tales porcen-
16 El informed del ICS clasifica a dos grupos como mixtos por no haber
podido identificar d6nde residia el control del capital, si en Brasil o en
el exterior. A titulo de simplificaci6n, en nuestro trabajo serin con-
siderados extranjeros.
17 Nuevamente hay tres grupos de dificil dasificaci6n. En este caso
los autores de la investigaci6n los incluyen entire los extranjeros.






tajes pueden considerarse generalizables al universe de los mi-
Ilonarios. Ello harfa suponer, en un total de 221 grupos, 144
nacionales (65,1 %) y 77 extranjeros (34,9 %), de los cuales
34 (44,8 %) serian estadounidenses y 43 (55,2 %) de otras
nacionalidades.18
El cuadro 17 da una idea del conjunto de esas relaciones. Los
grupos extranjeros de todo el universe (millonarios y multimi-
Ilonarios) sumados a los nacionales con vinculaciones acciona-
rias con otros del exterior, representan el 68,4 % de los grupos
econ6micos con un capital de mis de 900 millones de cruzeiros,
y, por ende, de los que controlan la economic national. En los
multimillonarios, esta relaci6n sube al 83,7 % y, en cambio, es
mis baja entire los millonarios (64,8 %).
En el caso de los grupos millonarios, la clasificaci6n por valor
del capital no revela un predominio de los extranjeros, pues
ellos estan concentrados en los escalones mas bajos.
Diecinueve grupos extranjeros (65,5 %) estan entire 900 mi-
llones y 1.500 millones, mientras, en este mismo nivel, encon-
tramos 15 nacionales (27,7 %). Los extranjeros ocupan un
34,5 % entire los de 1.500 y 3.000 millones, mientras hay 34
nacionales (62,9 %) con estas caracteristicas. En el sector que
va desde 3.000 hasta 4.000 millones no hay ning6n extranjero
en la muestra y hay un 9,2 % nacionales.
Sin embargo, otros datos van a desmentir esta apariencia de
superioridad de! sector national entire los millonarios. Veremos
que disfrutan de menor capacidad de competencia.
La comparaci6n entire los grupos estadounidenses y los de otros
pauses es de interest, ya que muestra el predominio de los pri-
meros.
De los treinta y un grupos extranjeros multimillonarios, quince
son estadounidenses (dos de ellos mixtos; cf. nota 16), cua-
tro alemanes, tres ingleses, dos franceses, uno italiano, uno
suizo, uno holandes, uno argentino, uno canadiense, uno anglo-
holandes y uno anglo-belga-norteamericano. Son estadouniden-
ses el 45 % de los extranjeros multimillonarios y el 25 % del
total de grupos multimillonarios nacionales y extranjeros.
Este predominio ocurre tambidn entire los millonarios, donde
los no estadounidenses representan 13 grupos (48 %) y los
estadounidenses 16 (52 %) del total de los extranjeros. Los
estadounidenses representan, en total, el 48 % de los extran-
18 En un studio de la revista Desenvolvimento & Conjuntura de 1960
se encontraron 66 sociedades an6nimas de mas de CR$ 1.000 millones de
capital: 32 eran extranjeras y 34 nacionales; de estas iltimas, 19 eran
estatales. Esto confirm las tendencies halladas en el studio del ICS.








Cuadro 17. Composici6n probable del universe de los grupos econ6micos.

Origen
Grupos nacionales con
vinculaciones accionarias
Grupos extranjeros con el exterior Otros grupos
(I) (II) nacionales
Porcentaje de I + II
Capital Ndmero Porcentaje Ndmero Porcentaje Ndmero Porcentaje Total sobre el total

Millonarios 77 34,9 66 29,9 78 35,2 221 64,8
(900-4.000 millones)
Multimillonarios 31 56,4 15 27,3 9 16,3 55 83,7
(mis de 4.000 millo-
nes)
Total 108 39,1 81 29,3 87 31,6 276 68,4

Fuente: ICS, investigaci6n sobre los grupos econ6micos.
Nota: Los datos sobre multimillonarios correspondent a todo el universe; los referentes a los millonarios, asi como el cilculo
global, son proyecciones de la muestra tomada.






jeros, asf como el 15,6 % del total de los grupos millonarios
y extranjeros.
Eventualmente vamos a destacar, en el transcurso del anAlisis,
otros aspects del predominio de los grupos estadounidenses.


Preferencia por el sector industrial

Despu6s de estos datos preliminares que muestran la hegemo-
nia global del capital extranjero entire los grandes grupos econ6-
micos nacionales, estudiaremos la estrategia utilizada por este
capital, sea consciente o no, para obtener el dominion de la
economfa.
Es clara la preferencia que demuestra el capital extranjero, par-
ticularmente norteamericano, por el sector industrial. Entre
los 54 grupos multimillonarios y 83 millonarios, encontramos
la siguiente division por sectors basicos.

Cuadro 18. Grupos econ6micos por sectors de actividad prin-
cipal.
Grupos millonarios Grupos multimillonarios
Sectores Extranjeros Nacionales Extranjeros Nacionales
NG- Por- Nd- Por- Ni- Por- Ni- Por-
mero centaje mero centaje mero centaje mero centaje
Industriales 25 86,2 40 74,1 26 83,9 17 70,8
Comerciales 2 6,9 10 18,5 4 12,9 3 12,5
Bancarios 2 6,9 4 7,4 1 3,2 4 16,7
Total 29 100,0 54 100,0 31 100,0 24 100,0

Fuente: ICS, investigaci6n sobre grupos econ6micos.

Asi como en los multimillonarios tenemos el 83,9 % de los
grupos extranjeros en el sector industrial, en los millonarios
tenemos el 86,2 %. En los nacionales, el porcentaje baja hasta
74,1 y 70,8 %, al mismo tiempo que aumentan significativa-
mente los grupos que tienen como actividades principles la
banca (7,4 y 16,7 %) y el comercio (18,5 y 12,5 %). Se
confirm una vez mAs la tesis del predominio del sector indus-
trial en la actividad principal de los grupos econ6micos extran-
jeros.
La investigaci6n pudo constatar indirectamente que esta prefe-






rencia por el sector industrial es de origen reciente, tesis que
habfamos desarrollado en el comienzo de este capftulo al estu-
diar los datos globales. En general, los grupos extranjeros se
instalaron en el pais en el periodo de posguerra, mientras los
nacionales, sobre todo los multimillonarios, se formaron en el
perfodo de la Primera Guerra Mundial.


Integraci6n tecnoldgica

Los datos de la investigaci6n realizada comprueban tambi6n lo
hip6tesis de una alta integraci6n tecnol6gica de los grupos ex-
tranjeros. Esto puede descubrirse por dos factors.
El primero es: la producci6n de varias empresas extranjeras
tiende a concentrarse en sectors tecnoldgicamente integrados
llevando a la especializaci6n de la produccion.
De los grupos extranjeros multimillonarios, podemos conside-
rar cinco estrictamente especializados (once de los millonarios
extranjeros; ninguno de los nacionales multimillonarios y mi-
Ilonarios). Entre los relativamente especializados -actividades
distintas relacionadas horizontalmente-,19 podemos encontrar
veinte extranjeros multimillonarios y nueve millonarios; once
nacionales multimillonarios y dos millonarios. Entre los poco di-
versificados -actividades relacionadas verticalmente-, cinco
extranjeros multimillonarios y cuatro millonarios; cinco naciona-
les multimillonarios y ningon millonario. Entre los diversifica-
dos, uno extranjero multimillonario y cinco millonarios mas
cinco nacionales multimillonarios. En esta categoria y en aquella
de los muy diversificados esta la gran mayorfa de los nacionales
millonarios y ning6n extranjero.
Otro indicador de la integraci6n tecnol6gica de los grupos ex-
tranieros frente a la no integraci6n de los nacionales es la re-
lacion entire el nimero de empresas por grupos econ6micos y
el volume de capital.
Entre los multimillonarios, los grupos nacionales tienen en pro-
medio veintiuna empresas y ocho los extranjeros. En total, los
veinticuatro grupos nacionales poseen 506 empresas, pero su ca-
pital total represent 219.000 millones de cruzeiros. Por otra
parte, los 31 grupos extranjeros poseen 234 empresas y tienen
19 Los autores de la investigaci6n establecieron una escala que va desde
estrictamente especializado hasta muy diversificado, para el caso de los
multimillonarios, sin dar los criterios por ellos utilizados. Como en los
studios de los millonarios no la establecieron, lo hacemos nosotros
seg6n el criterio que, a nuestro juicio, ellos emplearon.






en conjunto un monto de 306.000 millones de cruzeiros de ca-
pital. El promedio por empresa es en el primer caso de 432 mi-
lones y en el segundo de 1.307 millones.
Entre los grupos millonarios se encuentra una proporci6n seme-
jante entire nacionales (en promedio, 7,5 empresas por grupo)
y extranjeros (en promedio, 7 empresas por grupo). Esto debe
relacionarse con los limits que el volume de capital represen-
ta para la expansion de las empresas.
La hip6tesis adoptada para explicar la diferenciaci6n anArquica
de la actividad de los grupos nacionales, fue que ellos intentan
defenders de las oscilaciones de cada sector particular buscando
un equilibrio o compensaci6n en los otros sectors en los que
actian. Esto se hace necesario dadas las dificultades de finan-
ciamiento y las pocas reserves de que disponen. No ocurre asi,
en cambio, con los grupos extranjeros que disponen de reserves
nacionales e internacionales muy grandes.

Dominio monopolico del mercado

El resultado de esta especializaci6n y concentraci6n del capital
extranjero es el dominion monop61ico del mercado, que ya sub-
rayamos anteriormente.
Vimos que los grupos multimillonarios tienen en general el con-
trol del mercado en los sectors principles en los cuales actuan.
Entre los millonarios, encontramos diez grupos extranjeros y
dos nacionales que son lideres en el sector en el cual ejercen
actividad principal. Vamos a estudiar, sobre la base del cuadro
17, el grado de monopolio de los grupos extranjeros millonarios.
Antes es necesario destacar que los investigadores consignieron
ubicar, entire los millonarios nacionales, solamente dos grupos
que posefan empresas con el comando del mercado en ramas im-
portantes; dos grupos con empresas que ocupaban el segundo
lugar en su rama de actividad principal; tres grupos que tenian
empresas entire las principles en el control del mercado en que
actuaban y un grupo con monopolio efectivo de su sector
principal.
Para establecer el cuadro 19 los investigadores buscaron fijar la
naturaleza national o extranjera de los grupos que controlaban
el mercado de determinados products. Pidose marcar una gra-
daci6n que se extendia desde la no participaci6n de otros ex-
tranjeros en el mercado en que actia el grupo extranjero hasta
el control complete (90 %) de este mercado por parte de gru-
pos extranjeros.






Cabe notar que el 65,5 % de los grupos extranjeros millonarios
de la muestra actian en campos bajo control grande o total
(90 %) de grupos extranjeros. Entre los extranjeros, los norte-
americanos actian en sectors donde tienen desde un complete
o gran control (92,4 % de los grupos norteamericanos) hasta
un control medio (7,6 % de los grupos norteamericanos) y nin-
guno de ellos actia en sectors con pequefio control extranjero.
Los datos sobre el grado de monopolizaci6n del mercado en que
actian los grupos extranjeros y su posici6n en el mercado son
muy interesantes.

Cuadro 19. Grado de control del mercado por ios grupos extran-
jeros millonarios.
Grupos
Grado de extran- Por- Norteame- Por- No norte- Por-
control jeros centaje ricanos centaje americanos centaje
90 % extranjero 10 34,5 6 46,2 4 25,0
Grande 9 31,0 6 46,2 3 18,8
Medio 4 13,8 1 7,6 3 18,8
Pequefio 6 20,7 6 37,4
Total 29 100,0 13 100,0 16 100,0
Fuente: ICS, investigaci6n sobre grupos econ6micos.

Cuatro grupos (todos norteamericanos) actdan en mercado mo-
nop6lico o casi monop6lico; catorce en mercado oligop6lico (de-
finido como aquel en el cual actda un mdximo de 30 grupos);
nueve en mercado de competencia monop6lica, de los cuales
cinco actian en mercados de competencia monop6lica concen-
trada (donde un grupo dado de empresas control mAs del
50 % del mercado) y cuatro en competencia monop6lica sin
concentration.
Si comparamos la posici6n en el mercado de esos grupos con las
posiciones ocupadas por los millonarios nacionales, que antes
resumimos, tendremos una vision clara de la estrategia utilizada
para ocupar posiciones monop6licas por parte de los grupos ex-
tranjeros, particularmente los norteamericanos.
Vimos que el 58,6 % de los grupos extranjeros ocupa el ni-
cleo predominate del mercado y solamente el 41,6 % esta fue-
ra de este. Otra es la situaci6n de los millonarios nacionales
donde solamente el 14,8 % posee una posici6n de control en el
mercado en el cual actdan.
Los anilisis de este tema confirman, pues, la siguiente tendencia:






el capital extranjero tiende a ser mas especializado, actuando
en sectors tecnoldgicamente integrados. Ello le permit:

1. Obtener alta concentraci6n empresaria y financiera.
2. Controlar el mercado en que act6a, no solamente ocupando
importantes funciones de liderazgo, sino que tambien llega ai
control de todo el sector de producci6n.

La alta integraci6n tecnol6gica del capital extranjero y su poli-
tica monop6lica son un indicador de que se trasladan a las eco-
nomfas subdesarrolladas los cambios que han estado ocurriendo
en los pauses capitalistas desarrollados.
La fase del capitalism monop6lico en la cual ingresa hoy el ca-
pitalismo se caracteriza por el dominio de los gerentes de las
grandes empresas sobre los otros sectors capitalists. El capital
financiero, particularmente important en el comienzo del siglo
xx, pierde su importancia integradora del sistema en la media
en que las empresas gigantescas y multinacionales disponen de
medios de autofinanciamiento. La producci6n de la modern
gran empresa monop6lica pasa a ser el eje y centro estrategico
del sistema econ6mico.
Las caracteristicas de gran integraci6n tecnol6gica y del carActer
monop6lico que tiene el capital extranjero en Brasil parecen in-
dicar que estos mecanismos econ6micos del capitalism mono-
polista se estnn introduciendo en los pauses en desarrollo.
Sin embargo, ello acaece en un cuadro econ6mico-social com-
pletamente distinto y produce consecuencias diferentes. En estos
pauses, gran parte de la poblaci6n no esta totalmente integrada
en el mercado capitalist. Existe tambien un gran desplazamien-
to demografico en process: las poblaciones del campo van hacia
la ciudad en busca de empleos. Por iltimo, la tasa de crecimien-
to demogrnfico es muy alta.
La alta integraci6n tecnol6gica es un limited a la expansion de
empleos y, por otra parte, el dominio monop6lico del mercado
limit la necesidad de ampliaci6n del mismo por parte de las
empresas, que pueden obtener altos lucros por la intensifica-
ci6n de la explotaci6n del mercado copado por ellas.


Dominio financier

La tercera hip6tesis que cabe verificar es aquella acerca del ca-
pital extranjero que busca mantener con seguridad el dominion
financiero de sus empresas, recurriendo secundariamente a for-








Cuadro 20. Posici6n de los grupos millonarios en el mercado.

Posici6n en el Extran- Por- Norteame- Por- No norte- Por- Nacio- Por-
mercado jeros centaje ricanos centaje americanos centaje nales centaje

Ndcleo predominan-
te, primer productor
o dnico 17 58,6 11 84,6 6 37,5 8 14,8
Fuera del ndcleo do-
minante 12 41,4 2 15,4 10 62,5 46 85,2
Total 29 100,0 13 100,0 16 100,0 45 100,0

Pequefia participaci6n
en el mercado 3 10,4 1 7,7 2 12,5 **
Primer productor o
inico 10 34,5 8 61,5 2 12,5 3

* Una profundizaci6n de la investigaci6n podria cambiar esta cifra, pero no en media important.
** No suministraron datos.
Fuente: ICS, investigaci6n sobre grupos econ6micos.






mas de capitalizaci6n national. Se dijo que esto derivaba del ca-
rActer de sus inversiones, en gran parte con forma de transfe-
rencia de miquinas, que no implican reales desembolsos de ca-
pital fijo.
La primera parte de la hip6tesis puede ser confirmada por los
datos de la investigaci6n del ICS. La segunda no pucde serlo
por ausencia de datos, pero se refuerza con la comprobaci6n de
la primera parte y con la literature hist6rica, que muestra la
importancia de la no tributaci6n cambiaria, de las subvenciones
y de los financiamientos estatales en la penetraci6n del capital
extranjero.
En el caso de los grupos multimillonarios extranjeros, solo se
encontraron tres con controls minoritarios de las acciones. En
general, se encuentra el control del 90 % y, en algunos casos,
del 80 %. Cuando se trata de un conjunto de grupos extranje-
ros asociados se mantiene esta tendencia para el conjunto de los
mismos. Entre los nacionales, el control de las empresas se hace
a traves de una minoria de acciones, metodo usado en general
por las sociedades an6nimas.
Entre los grupos millonarios extranjeros encontramos la misma
tendencia de los multimillonarios.
De una clasificaci6n en cinco classes (A: con cerca del 100 %
del capital venido del exterior; B: con alg6n capital national;
C: con parte minoritaria pero sustancial del capital pertene-
ciente a nacionales; D: con mayoria del capital perteneciente a
nacionales pero controlado desde el exterior; E: existen dudas
sobre la localizaci6n del centro de decisions) tenemos los si-
guientes resultados: doce grupos, es decir, el 41,4 % estan en
la clase A; siete, en la clase B, mas el 24,2 % (que sumado al
anterior significant el 65,6 %); seis est6n en la clase C, es decir,
mas del 20,7 %.
Demu6strase, asi, que el 86,3 % de los grupos extranjeros tie-
nen capital mayoritario de origen externo; y solamente un
13,9 % estan en las classes D (3,45 %) y E (10,4 %).
eA qu6 puede atribuirse tal tendencia que entra en contradic-
ci6n con la existente en las metropolis capitalistas, donde es
comdn el dominio del capital de las sociedades an6nimas, por
un grupo que posee un sector minoritario de las acciones?
La respuesta solo se puede dar si se admite que esto refleja
ciertas condiciones especificas de aplicaci6n de este capital en
nuestros pafses; ya sea por la ausencia de un mercado de ca-
pital organizado que lo Ilevarfa a asociarse con grupos consti-
tuidos, ya por la causa propuesta, de que no existe interns en
capitalizar en el pafs puesto que trae el capital fijo en forma de







miquinas obsoletas, amortizadas en el pals de origen, y cuenta
con subvenciones y financiamientos estatales.
Por otra parte, hay que destacar que la venta de acciones en
el mercado national no cambiarfa la situaci6n. Los grupos eco-
n6micos extranjeros tendrfan el control de las empresas de iden-
tica manera. La llamada < del capital s61o hace
que un reducido grupo organizado tenga el control del capital
de millones de accionistas dispersos e incapacitados para influir
en la political de la empresa.


La gerencia racional

Finalmente podemos verificar que el capital extranjero utiliza
tecnicas de direcci6n mas avanzadas, en contrast con la estruc-
tura del capital national donde predominan las formas de pro-
piedad-control ejercidas por jefes familiares y sus grupos de
parentesco.
Los grupos extranjeros son, por definici6n, dirigidos por ge-
rentes encargados de la ejecuci6n racional de la political de los
intereses del grupo, en la que se entrecruzan sus intereses in-
ternacionales y nacionales.20
Los grupos nacionales estAn controlados por grupos familiares
que se distribuyen las acciones y los cargos de direcci6n. De
los multimillonarios nacionales solamente tres no siguen estruc-
tura familiar. De los grupos millonarios nacionales, cuarenta
siguen estructura familiar, siete grupos son formados por la
reuni6n de empresarios aislados y solamente dos grupos podrlan
ser considerados como dirigidos por gerentes.
La investigaci6n sobre los grupos millonarios intent caracte-
rizar los tipos de directors como: a) profesionales que parti-

20 La racionalidad de esta political es mas acceptable cuando se trata de
las cuestiones administrativas. Sin embargo, la cuesti6n es mis compleja
en lo que se refiere a la polftica de inversiones y conquista del mer-
cado. En este caso, los intereses de la corporacidn multinacional pueden
contraponerse a los intereses de las empresas nacionales, lo cual ocurre,
en general. Ello es asf cuando se remiten las ganancias al exterior en
vez de reinvertirlas y se prefiere, por motives econ6micos o politicos,
ampliar las ventas de las empresas de ciertos pafses en detrimento de
otros. Por uiltimo, la elevada descapitalizaci6n a que somete alas em-
presas de los pauses subdesarrollados, bajo la forma de aumento del
precio de los products de sus propias matrices consumidos por ellas,
hace que su polftica sea muy poco racional para las economfas de los
passes subdesarrollados. Estos y otros aspects del problema son tra-
tados pot Baran y Sweezy en el articulo citado.






cipan como accionistas y directors de varias empresas del gru-
po; b) de confianza de los accionistas extranjeros, y c) tecnicos
encargados de la combinaci6n de los factors segin las normas
establecidas por los otros directors en el pafs o en el exterior.
Directores del tipo a fueron encontrados en diecisiete grupos
de la muestra (58,8 % del total). En cuanto al grado de re-
clutamiento de directors nacionales (en general del tipo c)
por parte de los grupos extranjeros, se constat6 que 60 % de los grupos reclutan sus gerentes principles en los paf-
ses de origen de los capitals que controlan el grupo>>, siendo
mayor la proporci6n de grupos norteamericanos que conffan la
administraci6n de sus intereses en Brasil a gerentes locales. La
investigaci6n no pudo determinar en qu6 media esto se debe
al menor poder de decision de los gerentes de empresas esta-
dounidenses.
La investigaci6n no penetr6 en los problems ligados a la poli-
tica y acci6n en el nivel de gerencia, campo muy fertil para com-
prender el grado de racionalizaci6n de la political empresarial.
De su studio podrian surgir importantes revelaciones sobre la
contradicci6n entire los intereses econ6micos de la empresa en
el pafs, por una parte, y aquellos de los grupos econ6micos en
el exterior, por la otra.
Tal anAlisis tambien serfa de gran provecho para la caracteriza-
ci6n de los intereses econ6micos y politicos de este grupo de
gerentes que represent el capital extranjero en el pais, pero que
no deja de tener sus maneras e intereses especificos. Se abre
aqui una series de indagaciones que nos remiten a un pr6ximo
studio.

Conclusiones

La presentaci6n y discusi6n de los datos permiti6 comprobar
los siguientes puntos:

1. La importancia del capital extranjero en nuestras economies.
2. La creciente intensidad de la penetraci6n de este capital en
los iltimos afios.
3. Las grandes ganancias obtenidas por este capital e intensi-
ficadas por otras formas de remuneraci6n (servicios tecnicos,
regalfas, inflaci6n de costs de insumos importados, etcetera).
4. Su orientaci6n creciente en direcci6n a los sectors indus-
triales.
5. Su tendencia a la organizaci6n de grandes empresas en los






pauses , que se integran con las grandes sas multinacionales.
6. Condiciones de competencia superior.

Estas conclusions sugieren algunos razonamientos mas gene-
rales. Es impossible contrarrestar la tendencia a la integraci6n
de las economfas subdesarrolladas en el capital monopolista in-
ternacional, dentro del marco de una economfa de competencia,
donde este capital dispone de visible superioridad.
En consecuencia, las burguesfas nacionales no disponen de ca-
pacidad hist6rica para sustentar la lucha antiimperialista en
nuestros paises.
Por otra parte, el process de integraci6n descripto tiene una
profunda contradicci6n internal: al introducir formas de produc-
ci6n muy avanzadas en el cuadro de economias en las cuales
subsisten, en buena media, formas y relaciones de producci6n
muy atrasadas, no genera estimulos para el rompimiento de esas
formas en escala suficiente. No solo crea un ndmero insatisfac-
torio de empleos frente al crecimiento demogrifico, sino que
no conduce a la ampliaci6n del mercado ni, en consecuencia,
a una reform agraria que alcance el mismo nivel de su impact
econ6mico. Por 61timo, produce la descapitalizaci6n de econo-
mfas con gran pobreza de capitals y tiende a controlar el Estado
y la economfa para consagrar una forma socioecon6mica caracte-
rizada por el estancamiento y la explotaci6n.
La forma en que se realize el desarrollo econ6mico integrado
en la economfa del capitalism monop6lico se convierte en un
poderoso ifmite al desarrollo autentico y ahonda el subdesarrollo
de nuestros pauses.



Segunda parte. Capital extranjero
y estructura del poder


I. Gran capital y estructura del poder

En la primera parte de este studio qued6 planteado el papel
estrategico que asumi6 el gran capital para la economic de
Brasil y de los pauses en desarrollo. Tambidn pudo determinar-
se el caricter monop6lico del desarrollo para tales pauses y el
dominio del capital extranjero sobre los sectors mas dinimicos






de su economfa, con la consecuente integraci6n en el capital
monop6lico international, constituido por empresas multina-
cionales.
El analisis de estas tendencies generals sugiere importantes
cambios en la estructura de la sociedad.
En primer lugar, manifiesta la existencia de un sector clave en
la clase dominant brasilefia, formado por los representantes
de ese gran capital. Segundo, indica la ocurrencia de transfor-
maciones en la estructura del poder, determinadas por la apa-
rici6n y desarrollo de esta nueva realidad econ6mica.
En esta parte pretendemos investigar las orientaciones orinci-
pales de estos cambios en la estructura social. Desgraciadamen-
te, adolecemos de un gran vacio en este sector. Ello nos obliga
a desarrollar nuestro trabajo en forma de hip6tesis generals
cuyas verificaciones sobrepasan los datos sobre la realidad so-
cioecon6mica que les sirven de fundamento. Sin embargo, siem-
pre que sea possible, tomaremos datos empfricos que sirvan de
indicadores de la realizaci6n practice de estas tendencies, dedu-
cidas en forma direct del analisis anterior.

La gran burguesia

Al estudiar las caracteristicas de la sociedad brasilefia en fun-
ci6n de los cambios ocurridos en la infraestructura de esta so-
ciedad, debemos destacar la evoluci6n de las contradiciones fun-
damentales que son los parametros de su desarrollo hist6rico.
Entre los afios 1930 y 1950, tuvimos, como centro de la lucha
social, la contradicci6n entire el capital industrial en desarrollo
y los sectors sociales de la antigua sociedad agrario-exporta-
dora. Contradicci6n que no desemboc6 en un enfrentamiento de
classes, porque el capital industrial en crecimiento dependfa fun-
damentalmente de la estructura agrario-exportadora.
Ello se explica, a su vez, por el carActer colonial-exportador de
nuestras economias. Al basarse en la exportaci6n de materials
primas como principal actividad productora, las economfas de-
pendientes enajenan el principal ingreso national al mercado
exterior. El resultado es que no se crea un mercado interno
suficiente de products industriales y, en consecuencia, no se
genera una estructura industrial capaz de original un process
de desarrollo national.
Cuando surge la oportunidad para la industrializaci6n, esta se
caracteriza por el rompimiento de dicha situaci6n. Esto se da
cuando por alg6n motivo (en general ligado a la economfa in-






ternacional -guerras, crisis, etc.-) el ingreso obtenido con la
exportaci6n no puede ser utilizado en la compra de products
manufacturados y se crea una demand insatisfactoria.
Pero esta demand se crea en forma incidental y esta deter-
minada por el nivel tecnico y por los precious del mercado inter-
nacional. Esto obliga a constituir un process de industrializa-
ci6n rapido basado fundamentalmente en la importaci6n de
mAquinas y materials primas elaboradas en el exterior. Para
comprar estos insumos se utilizan las mismas divisas obtenidas
de la exportaci6n.
La interdependencia entire el nuevo sector industrial y la vieja
estructura colonial-exportadora se caracteriz6 por dos fen6me-
nos: 1) la demand de los products industriales procedi6 fun-
damentalmente del sector exportador; 2) los insumos de la
industrializaci6n fueron comprados en el exterior con los ingre-
sos obtenidos de la exportaci6n. La industrializaci6n asumi6 asi
un caricter especifico en nuestros pauses en forma de sustitu-
ci6n de importaciones. De alli el cardcter poco revolucionario
y poco radical del process.
La contradicci6n tom6 el caricter de una lucha por el control
de las divisas, en la cual el Estado sigui6 como instrument
del capital industrial, y al mismo tiempo como su misma base,
al crear, por ejemplo en el caso de Brasil, el monopolio del
cambio y la confiscaci6n cambiaria (pago en moneda national
a los exportadores de caf6).
Dentro de estas condiciones, los capitals que dieron base fi-
nanciera a la expansion industrial provinieron directamente de
latifundistas que se integraron a la actividad industrial o, mis
frecuentemente, tuvieron origen en los ahorros rurales capitali-
zados por la estructura bancaria.
Una tercera fuente de capitals fue la subvenci6n estatal, ade-
mas, naturalmente, de las ganancias obtenidas en la propia ac-
tividad industrial. Por estos motives, la burguesia industrial no
se constituy6 como una capa independiente, con intereses cla-
ramente definidos, dentro del cuadro de las classes dominantes,
sino que se fusion con ellas, en una amorfa realidad.
Con el desarrollo del gran capital, que tiene por base a la gran
empresa monop6lica modern, podemos observer la aparici6n
de cambios importantes.
En primer lugar, la gran empresa industrial se transform en
element clave de la economic y, en consecuencia, el sector de
la clase que personifica sus intereses pasa a ser el element
integrador del conjunto de la clase dominant.
Segundo, los intereses de este sector de clase son much mas






claros, en la media en que se identifican con una nueva forma
de producci6n de industrial modern (cuyas exigencias son mu-
cho m~s org6nicas y cuya dependencia de una economic de mer-
cado de consume de masas es manifiesta).
En tercer lugar, este sector de clase dispone de un poder eco-
n6mico much mayor que aquel que posefa la burguesa iindus-
trial antigua, puesto que dispone de capitals mis integrados y
mis voluminosos, los cuales representan intereses much mis
concentrados y organizados.
Podemos concluir, entonces, que el gran capital se diferencia
profundamente del capital industrial y financiero anterior en
lo que se refiere a los intereses econ6mico-sociales. Su dominio
genera nuevas contradicciones econ6micas y sociales.
En primer lugar, en el gran capital se borran las distinciones
entire capitals nacionales y extranjeros. Estos pasan a iser as-
pectos secundarios de la contradicci6n entire el gran capital y
el conjunto de la sociedad.
En segundo lugar, el gran capital se aduefia de los sectors eco-
n6micos mas diversos y realize la uni6n de la gran burguesia
en el nivel del gran capital industrial, bancario, agricola, co-
mercial, etc. La contradicci6n entire sectors se transform en
una contradicci6n secundaria frente a aquella que se plantea en-
tre el grande y el median o pequefio capital.
Si queremos comprender la economic y la sociedad de nuestros
pauses en la etapa actual, tenemos que estudiarlas dentro del
movimiento general de diferenciaci6n de los intereses del gran
capital y de su imposici6n sobre la realidad en la cual se desa-
rrolla; imposici6n sobre el conjunto de la clase dominant e
imposici6n de nuevas formas de sociedad.

Las diferenciaciones en la clase dominant

Pero este process de diferenciaci6n de los intereses del gran
capital encuentra limitaciones muy profundas que escapan ai
andlisis anterior.
El gran capital no domina sino un sector estrategico de la eco-
nomia, sector que se desarrolla combinado con poderosos inte-
reses de estructuras mis arcaicas. Unifica una clase dominant
que tiene grandes diferenciaciones internal.
El gran capital, al imponerse, se enfrenta con la estructura colo-
nial-exportadora que sobrevivi6 al process de industrializaci6n
y que es visible en los sectors exportadores, en el latifundio
arcaico y en los sectors comerciales acaparadores. Tambidn lo






hace con los intereses financiero-industriales nacionales, forma-
dos durante la industrializaci6n de las decadas de 1930 y 1940.
En sentido te6rico, estos sectors representan un limited a su
dominio en la media que ocupan una parte important del po-
der econ6mico y politico national. Sin embargo, no se puede
acentuar su importancia puesto que no representan otra cosa
que fuerzas decadentes aliadas, en realidad, a la penetraci6n del
gran capital international. La lucha de estos sectors se orienta
a garantizar una mejor situaci6n bajo las nuevas condiciones ge-
nerales de dependencia en la etapa del dominio del capital mo-
nop6lico international.
Estudiemos, pues, tales intereses diferenciados de la clase do-
minante.
1. El sector agrario-exportador perdi6 su influencia determi-
nante en la economic al disminuir la importancia del comercio
exterior en el conjunto de la renta national. Segin cAlculo del
Consejo Nacional de Economfa de Brasil, en 1939, las expor-
taciones representaban el 19,7 % del product territorial (pro-
ducto national, menos el sector externo). En 1957 este porcen-
taje baj6 al 6,9 %. Las importaciones se mantuvieron en un
porcentaje constant en este period (11,8 %) en 1930 y
(12,5 %) en 1957, pero su composici6n internal cambi6 pro-
fundamente, como efecto de sustitucion de las importaciones
de bienes de consume, de algunos bienes intermedios y del mis-
mo capital, por la producci6n national.
Disminuida de esta forma la hegemonia de la clase agrario-ex-
portadora sobre la vida national, sigue constituyendo, sin em-
bargo, un poderoso grupo econ6mico. La exportaci6n del cafe
es dominada por cinco grupos extranjeros perfectamente orga-
nizados; los grandes caficultores forman con ellos un poderoso
grupo de presi6n sobre el Instituto Brasilefio del CafU, que
dirige toda la political del ramo. De allf que se mantengan
hasta hoy los inflacionarios y dispendiosos subsidies estatales a
los excedentes del cafe, que garantizan la supervivencia de pe-
quefios productores atrasados, a fin de mantener el cost me-
dio del product.
El grupo agrario-exportador es tambi6n capaz de movilizar am-
plios sectors de la opinion pdblica en su favor, ademAs de que
dispone de influencia decisive sobre las asociaciones rurales, las
cuales agrupan a todos los propietarios agrarios.
Este sector de la clase dominant ya no aspira a conducir la
vida national en funci6n de sus intereses, lo que econ6mica-
mente serfa absurdo. Pero puede garantizar, y lo hace, una in-
fluencia preponderante en las decisions nacionales y en la super.






vivencia de una estructura de producci6n decadente. Entre ellos
los productores de azdcar del nordeste y los hacendados del
cacao en Bahfa mantienen su fuerza regional, aunque en escala
national su posici6n es much mis debil.
La preservaci6n de la fuerza econ6mica y political de este sector
en el conjunto de la clase dominant, reduce el poder del gran
capital industrial para realizar una political de modernizaci6n
capitalist y establece una red de vinculos dentro de la clase
dominant que restringe el poder de decision aut6noma del gran
capital.
2. El sector latiftundista traditional hsllase ligado a la produc-
ci6n para el mercado interno. En conjunto, tiene mis peso nu-
merico y produce un alto porcentaje del product national. Su
fuerza political posee, sin embargo, un contenido mas local. Lo
constituyen <> del interior del pais que dominant la
vida de los municipios a traves de una competencia estrecha
entire los diversos grupos. La actividad productive de este sec-
tor esti basada en la aparceria y en la mano de obra flotante
empleada en el plantio y la cosecha por sueldos irrisorios. Es el
sector mas traditional de la economic.
Su fuerza political deriva del dominio que los latifundistas ejer-
cen sobre la vida del interior del pafs, a traves del control elec-
toral sobre sus trabajadores y sus families. Tal control se apo-
ya en un dominio absolute de la principal fuente de trabajo
(la tierra), de los medios de represi6n, de los medios de asis-
tencia m6dica, de la compra de los products de los pequefios
propietarios, de los almacenes de venta de los products de con-
sumo y tambien, de la vida escolar, de la mAquina burocritica
municipal y de los exiguos empleos que esta ofrece a la men-
guada clase media de las ciudades pequefias. La uinica oposici6n
regional que encuentran proviene de los otros <> de
la region y de una pequefia y median burguesia de las ciu-
dades pequefias, que todavia son muy d6biles para oponerse
por sus propios medios al poder de los tcoroneles.
Los latifundistas trafican su poder politico a cambio de las
prebendas de los gobiernos provinciales y ejercen su influen-
cia por medio de los parlamentarios que dependent de ellos elec-
toralmente y, a veces, hasta econ6mica y familiarmente. Ejer-
cen una poderosa influencia en el mantenimiento de un esquema
institutional arcaico, aliados a los exportadores comerciantes y
aun a sectors de las classes medias urbanas, las cuales estin li-
gadas a la vieja estructura colonial exportadora (puesto que el
Estado les servia de apoyo financiero a traves de los empleos
que les ofrecia, y las aspiraciones de ascension social se expre-






saban en la lucha para relacionarse como dientela electoral y
personal de los jefes politicos).
3. El sector commercial acaparador. Este sector es otra supervi-
vencia de las estructuras mis atrasadas. Ligado al capital finan-
ciero urban, no es mas que un prolongamiento suyo. Tiene el
dominio sobre la oferta de los bienes agricolas internos. Sirve
de intermediario entire la producci6n agricola y el consumidor
urban, donde eleva exageradamente el costo de los products.
Su fuerza econ6mica es muy grande en la vida urbana, sobre
todo en los grandes centros. En el plano national, se encuentra
vinculado a los intereses que tratan de conservar la estructura
traditional agrario-exportadora. Este sector represent un If-
mite al capital industrial y al gran capital, en particular, en la
media en que su posici6n especuladora aumenta los precious de
las materials primas y de los products consumidos por la fuerza
de trabajo urbana, y tambien en la media en que se apropia
de una parte important de la plusvalia que podria ser domi-
nada por el gran capital de nuevo tipo.
Se ha exagerado much la fuerza de estos sectors tradicionales
en las determinaciones de la political national. Su condici6n de
classes decadentes, que sobreviven, sin embargo, al advance de
la industrializaci6n y del gran capital dentro de un acuerdo de
caballeros, les restringe su capacidad political. No pueden pro-
ponerse dominar la vida national y aceptan progresivamente el
liderazgo del gran capital, inico capaz de ofrecer una perspective
general al conjunto de la clase dominant.
Sin embargo, son una poderosa fuerza de limitaci6n a la liber-
tad econ6mica y polftica del gran capital, el cual se ve profun-
damente presionado por el conjunto de esas fuerzas. El aparato
institutional de la political national refleja este conjunto de
intereses contradictorios.
Pero si se observa el movimiento hist6rico se vera que, a travys
de sucesivas crisis, lo que se impone es el dominio del gran
capital monop6lico y el ajuste de los otros sectors a las condi-
clones impuestas por 1l.
Como se vio, el dominio del gran capital monop6lico interna-
cional se enfrenta tambi6n a un capital national industrial y
financiero ya constituido. Estos intereses tienen un contenido
propio en el conjunto del sistema y buscan imponerse dentro de
1e. Solo en este sentido se puede hablar de una contradicci6n
entire el gran capital de nuevo tipo y los intereses nacionales que
le han preparado el camino. Estas fuerzas han creado un mer-
cado national de mercancias, de mano de obra y de capitals.
Han preparado el aparato estatal para crear una infraestructura






a la gran industrial, han elevado las fuerzas productivas hasta un
nivel capaz de soportar la gran empresa modern. Han dado la
formacidn ticnica a la mano de obra. Han concentrado el ca-
pital financiero en los bancos. Finalmente, han preparado las
condiciones para el dominio del gran capital. Pero, de hecho,
los beneficiaries de su labor fueron los capitals extranjeros.
Tambi6n desde el punto de vista social y politico el capital in-
dustrial y financiero ha preparado el camino al dominio del
gran capital de nuevo tipo: al debilitar el poder de los latifun-
distas y exportadores tradicionales; al debilitar el mo~ (o <>) y las forms de poder tradicionales; al
crear los grandes centros urbanos, y al modernizar la sociedad
en general.
No hay un rompimiento entire el dominio del capital industrial
y financiero y el dominion del gran capital monop6lico integrado
internacionalmente. Este se establece a travis de una superposi-
ci6n con el viejo capital agrario-exportador y el capital finan-
ciero-industrial. Y en ello reside exactamente lo que tiene de
especifico y lo que hace que inaugure una nueva legalidad eco-
n6mica y political en el pais. Son estas nuevas condiciones que
general las contradicciones entire el gran capital y el conjunto
del pais, el gran capital y los medianos y pequefios capitalistas,
las que se constituyen en contradicciones fundamentals de la
sociedad brasilefia.
Esta es, pues, la dialectica general del movimiento de dominion
y diferenciacidn de los intereses del gran capital: este se dife-
rencia de los sectors tradicionales e industriales-financieros de
la clase dominant y choca con ellos; pero, al mismo tiempo,
los subyuga y los incorpora en su seno, formando un nuevo blo-
que de classes que entra en contradicci6n con el resto de la clase
dominant y de la sociedad. Mirado el process en su conjunto,
podemos decir que las contradicciones internal de la clase do-
minante quedan sometidas a la contradicci6n que existe entire
ella y el conjunto del sistema y a la que existe entire ella y los
sectors pequefios y medianos del capital.


El gran capital y los otros sectors sociales

Al mismo tiempo, junto a la gran industrial y al gran capital,
toman cuerpo sectors mis modernos en las classes dominantes
cuyo dinamismo los alinea junto con las tendencies contradic-
torias desarrolladas por el gran capital. Entre estos debemos
destacar los modernos grupos industriales, comerciales y agra-






rios medianos que aparecen con la introducci6n de nuevos sec-
tores econ6micos y que progresan con ellos. Es sabido que el
sistema capitalist destruye la pequefia propiedad y concentra
la economia en ciclos sucesivos. Pero, cada vez que ocurre un
ciclo ascendente, surgeon nuevos sectors medianos que crecen
en conexi6n con las nuevas inversiones de los grandes capitals.
Son su subproducto y a ellos estin vinculados estructuralmente,
a pesar de su inseguridad y de sus reacciones especificas frente
a los fen6menos provocados por el desarrollo que les aparece
como una fuerza ciega y extrafia. En lo fundamental, son domi-
nados ideol6gica y politicamente por los 6rganos de opinion
p6blica y forman parte de la sociedad de masas, sin gran poder
de influencia political, puesto que disponen de una limitada orga-
nizaci6n de sus intereses.
La dinimica de tales grupos es esencialmente contradictoria.
Por un lado, dependent del desarrollo capitalist y lo apoyan;
por otro son aplastados por el caracter monop6lico de este de-
sarrollo. De alli su conduct indefinida e inestable.
Los nuevos sectors tcnicos e intelectuales forman la intelli-
gentsia al servicio de la nueva sociedad, y sus aspiraciones de
carrera se identifican con la clase media alta o con el gran ca-
pital que les ofrece los empleos. De ellos dependent no solo el
desarrollo y la aplicaci6n de los descubrimientos cientificos y
tecnicos, sino tambi6n la formaci6n de la opinion pdblica me-
diante la formulaci6n y aplicaci6n de las political nacionales.
Como los sectors y capas anteriores, tienen un movimiento
contradictorio. Si por un lado apoyan el desarollo capitalist y
dependent del desarrollo en general para lograr la realizaci6n de
sus expectativas de empleo y ascenso social, por otro entran en
conflict con este desarrollo bajo su forma dependiente, como
consecuencia de las trabas que este represent para el desenvol-
vimiento de una ciencia, una tecnologia y una cultural naciona-
les. Un desenvolvimiento asi es la condicion o premisa para su
realizaci6n professional y personal. De allf su actitud radical-
mente desarrollista que, en muchos casos, llega a poner en
cuesti6n el mismo caracter capitalist del desarrollo. Esta situa-
ci6n se refleja particularmente en el movimiento estudiantil la-
tinoamericano con su creciente radicalizaci6n.
Como anotamos anteriormente, el Estado represent un podei
econ6mico muy grande en el pais. Lo es en la actividad pro-
ductiva direct, asi como en el ejercicio del poder legislative,
financiero y de arbitro entire los intereses de los diversos grupos
econ6micos. Lo es, tambi6n, por los subsidies que ofrece al
sector privado, por su dominio sobre el credito, por el gran






nilmero de empleos que ofrece y, finalmente, por su papel de
gran comprador. La alta burocracia estatal, que tuvo much
continuidad en los iltimos afios, alcanz6 un elevado nivel de
conciencia sobre su poder de negociaci6n dentro de la econo-
mfa, frente a una burguesfa frsgil, cuyos intereses busc6 repre-
sentar a traves de la political desarrollista.
En muchos casos, estos sectors de la alta burocracia tuvieron
una vision much mas clara de los intereses del regimen exis-
tente que las propias classes econ6micamente dominantes. Con
el desarrollo del gran capital, ellos se colocan a la vanguardia
de sus intereses y organizan y sistematizan esos intereses a ni-
vel national. Pero como el Estado sufre la presi6n de los di-
versos grupos y en ciertas esferas entra en conflict con los par-
ticularismos del gran capital, este, por otro lado, limit tambien,
en cierta media, su plena libertad de acci6n.
No existe duda, sin embargo, de que el control del Estado y,
a travys de el, de los otros sectors de las classes dominantes y
de las classes dominadas de la sociedad, es la forma mas perfect
de hacer avanzar los intereses del gran capital. El aparato re-
presivo, burocratico, juridico y legislative de que dispone el Es-
tado es el dnico instrument capaz de garantizar y promover las
transformaciones que sostienen el control del gran capital sobre
la sociedad.
Como veremos, la capacidad de ejercer el control social legiti-
mado se hace todavia mis necesaria con el desarrollo de la ra-
dicalizaci6n political provocada por la elevada concentraci6n
econ6mica y de poder que result del dominion del gran capital.
Atenci6n especial merecen las relaciones entire el gran capital
y los sectors obreros y campesinos. Sabemos que el actual mo-
vimiento obrero latinoamericano ha sido formado ideol6gica-
mente por el nacionalismo. En muy pocos pauses y en sectors
muy limitados el movimiento obrero se ha constituido como
fuerza independiente, ideol6gica y politicamente, del capital na-
cional desarrollista.21

21 Sobre la clase obrera en Latinoamerica se han publicado muchos
trabajos, entire los cuales destacamos el niimero especial de la revista
Sociologie du travail dedicado a Ouvriers et syndicats d'Amerique Latine,
Paris, abril de 1961, y los trabajos recientes de A. Currieri y Francisco
Zapata, Sectores obreros y desarrollo en Chile. Algunas hipdtesis de
trabajo, Santiago de Chile, ILPES, 1967 (mimeogr.) y Enzo Faletto,
Incorporaci6n de los sectors obreros al process de desarrollo, Santiago
de Chile, ILPES, 1965 (mimeogr.). En Brasil se han publicado recien-
temente dos libros sobre problems de la clase obrera: Conflito indis-
trias e sindicalismo no Brasil, de Leoncio Martins, y Trabalho e desen-
volvimento no Brasil, de Luis Pereira, ambos editados por Difusio Eu-






Dentro de este marco tiene que hacerse el studio de las con-
tradicciones entire el movimiento obrero y el gran capital. En la
media en que la burguesfa industrial nacionalista y desarro-
llista se asocia al gran capital international, la clase obrera que-
da sin liderazgo externo y se general las condiciones para la
formaci6n de un proletariado con independencia polftica e ideo-
16gica.
Sin embargo, el desarrollo del process admite la posibilidad de
un intent de recuperaci6n del liderazgo del proletariado por el
gran capital, el cual dispone, para este fin, de various recursos:
crear una ideologfa empresarial y < que trata
de incluir al movimiento obrero en el nuevo sistema institu-
cional; tambi6n tiende a crear una elite obrera en las grandes
empresas mediante los sueldos elevados, posibles por las altas
ganancias que obtiene el gran capital. Los limits de esta poli-
tica son dos: el marco general de radicalizaci6n political en que
se manifiesta la p6rdida del liderazgo burgu6s sobre el movi-
miento obrero, y las dificultades econ6micas creadas por el
reciente desarrollo capitalist y por el mantenimiento de las
viejas estructuras agrario-exportadoras. Estas dificultades eco-
n6micas obligan a una political de estabilizaci6n monetaria apo-
yada fundamentalmente en la contenci6n salarial.22
Podemos concluir, entonces, que las relaciones entire el gran ca-
pital y la clase obrera adquieren el siguiente movimiento gene-
ral: el desarrollo del gran capital international -como interns
opuesto al trabajo en general y a los intereses nacionales en
particular- del que participa la clase obrera educada por las
burguesias desarrollistas, conduce a un enfrentamiento entire
esos dos sectors. En este process, la clase obrera tiende a
independizarse del liderazgo burgues y a constituirse como fuer-
za independiente, hecho que acentia el enfrentamiento con el
orden social monop6lico integrado internacionalmente.
Mucho mAs compleja es la situaci6n del campesinado. Sabemos
que esta clase ha surgido a la historic political de Brasil y de los
paises latinoamericanos en general (a excepci6n de Bolivia,
Guatemala y Mexico) a partir de los iltimos afios.23 En los pe-
rop6ia do Livro. Pueden verse ademis: Theotonio Junior, 0 O movimento
operdrio no Brasil>, Revista Brasiliense, no 39, Sao Paulo, enero-febrero
de 1962; Octavio lanni, < politico operarion, Revista Brasiliense, n? 36, SIo Paulo, julio-agosto
de 1961; Fernando Cardoso, <, Sociologia,
vol. XXII, n. 1, Sao Paulo, 1960.
22 Sobre esta tesis, cons6ltese nuestro ensayo, Crisis econdmica y crisis
political en Brasil, CESO, 1966 (mimeogr.).
23 Cf. Anfbal Quijano, El movimiento campesino en Latinoamfrica.






riodos anteriores, los movimientos campesinos no legaron a
poner en cuesti6n la sociedad global, puesto que desperdigaban
sus fuerzas en movimientos regionales; en general, movimientos
de tipo religioso o mesi6nico, mis que politico.
Lo que caracteriz6 al movimiento campesino de los iltimos afios
ha sido su car~cter definidamente politico y de lucha por la
reform agraria. Para comprender esta situaci6n debemos re-
plantear la naturaleza del process de industrializaci6n que, como
hemos visto, se ha distinguido por la preservaci6n, desde el
punto de vista legal, de la vieja estructura agraria. Sin embargo,
en forma subterrnnea, el process de industrializaci6n capitalist
ha saboteado las bases de la vieja estructura agraria a traves del
6xodo rural, por la introducci6n de products manufacturados
en el campo, la presi6n sobre la producci6n agricola al exigir
su modernizaci6n y la destrucci6n paulatina, en escalas regio-
nal y national, del poder politico de los liderazgos rurales.
Este process acentia la contradicci6n entire las exigencias de
la nueva sociedad capitalist industrial y la vieja estructura
agraria. Contradicci6n que, en los iltimos afios, aparece bajo la
forma de una explosion campesina.
(Que papel desempefia el gran capital en estas nuevas condi-
ciones?
En primer lugar, al desarrollar en forma gigantesca las fuerzas
productivas de la sociedad y al crear nuevas exigencias a la es-
tructura agraria, el gran capital agudiza la crisis agraria hasta un
nivel casi insoportable. Por otro lado, al establecer una alianza
sociopolitica con los sectors tradicionales de la clase dominant
disminuye la posibilidad political de resolver esta crisis dentro
del orden social traditional. Esta inmovilidad del gran capital,
presionado entire las exigencias del desarrollo de las fuerzas
productivas y los compromises de clase que lo constituyen como
clase dominant, se acentia adn m6s por el papel de mono-
polizaci6n que represent. El gran capital, en cuanto impulsa el
desarrollo tecnico-productivo generado por la concentraci6n de
la producci6n, exige la reform rdpida de la estructura agraria.
Empero, si se consider que es el representante de una eco-
nomia monop6lica que puede aumentar sus ganancias al aumen-
tar los precious; que puede aumentar el mercado de sus produc-
tos al acentuar la explotaci6n del mercado existente, y que puede
resolver de inmediato sus necesidades de acumulaci6n al mono-
polizar nuevas ramas de producci6n u otros sectors de su mis-
ma rama -posibilidades todas que destacan su caricter mo-
nop6lico-, es obvio que no tiene necesidad de una reform
agraria inmediata.






Prisionero de estas contradicciones, el gran capital se vuelve
incapaz de resolver, en forma radical, este problema esencial
para el desarrollo general de la sociedad latinoamericana.
Finalmente, queda la cuesti6n de los crecientes agrupamientos
de marginados en Latinoamerica, problema que esti desafiando
a la intelectualidad de nuestros pafses.
La marginalidad se explica por la acentuaci6n del subempleo
urban y suburban. Como planteamos en la primera parte de
este studio, el mismo es resultado de la contradicci6n crecien-
te entire las nuevas inversiones de alto nivel tecnol6gico (y, por
tanto, baja utilizaci6n del trabajo en relaci6n con el capital)
introducidas por una tecnologfa ajena a la estructura national
y el aumento vegetative de la poblaci6n, ademas del aumento
de la emigraci6n campo-ciudad acentuadas por la crisis agraria.
La misma explicaci6n del fen6meno muestra que el process de
marginalizaci6n creciente es un subproducto director del desarro-
11o sostenido en el gran capital integrado internacionalmente.
Queda por estudiar el comportamiento possible de esta masa ur-
bana, sobre la cual tenemos muy poco conocimiento. Creo que
este comportamiento va a ser determinado, sobre todo, por la
capacidad de las distintas classes sociales para ganar la hegemonfa
ideol6gica y political sobre aquella. Su papel, en principio, pa-
rece ser completamente reflejo o dependiente del comporta-
miento de las otras capas sociales.


La organizaci6n gremial de sus intereses

El gran capital dispone de poderosos medios de acci6n social y
political que organize y pone en ejecuci6n para realizar sus
objetivos.
Por una parte, el capital extranjero tiene en general el apoyo
de los gobieros de sus pafses dispuestos a presionar sobre los
relativamente frigiles gobiernos de los pauses subdesarrollados.
A travys de este poderoso medio de presi6n sobre economfas
endeudadas y dependientes del financiamiento externo, impo-
nen polfticas nacionales de acuerdo con sus intereses.
Por otra parte, en lo interno, al asumir el liderazgo sobre los
principles sectors de la economfa, este capital forineo orga-
niza sus intereses en poderosos grupos de presi6n. Desgraciada-
mente, el studio sobre estos es casi inexistente en nuestros
pauses. Debido a esto hemos de echar mano a datos dispersos,
no siempre seguros y de caricter periodfstico, unidos a elemen-
tos indirectos, con el fin de delinear las caracterfsticas generals






de la reorganizaci6n de los mecanismos de presi6n en el pafs.
Estudios de various investigadores 24 nos permiten concluir que
las formas tradicionales de presi6n del sector industrial brasi-
lefio se mueven en torno de algunos diputados y personeros ad-
ministrativos que forman parte de una especie de grupo de pre-
si6n informal. M6todos como estos siguen siendo empleados
ain hoy por los sectors mAs avanzados, como supervivencia de
la estructura traditional de poder.
Los intereses comunes de la clase dominant encuentran, sin
embargo, otras formas de manifestaci6n. Los industriales y co-
merciantes estAn organizados por ley en gremios correspondien-
tes a sectors de actividad (en escalas municipal, provincial y
national), en federaciones por agrupamiento de sectors y con-
federaciones nacionales de la industrial, comercio, etc. Ademas,
se form un organismo superior de las classes productoras, sin
gran representatividad, la CONCLAP (Confederaci6n de las
Clases Productoras), de tendencies muy conservadoras, que pre-
tende reunir al conjunto de los patrons del pais. Los propie-
tarios rurales se rednen en torno de asociaciones rurales, a su
vez agrupadas en federaciones provinciales y en una confede-
raci6n national.
Estos organismos no son muy representatives, disponen de po-
cos socios y ejercen una actividad gremial muy restringida, pero
su actividad political es intense. La Confederaci6n Nacional man-
tiene desde hace 10 afios una revista de alto nivel, Desenvol-
vimento & Conjuntura, y cuenta con una asesoria econ6mica
muy active. Lo mismo ocurre con ciertas federaciones estatales.
Ademas, la Confederaci6n Nacional de la Industria dispone de
un Consejo Econ6mico cuyas opinions orientan a la clase sobre
los principles proyectos legislativos referidos a la industrial. Los
industriales disponen de gran representatividad en 6rganos de
elaboraci6n de la political econ6mica del gobierno, como el Con-
sejo Nacional de la Economia, y dirigen reparticiones estatales

24 A. Leeds hizo una interesante descripci6n de estos grupos informa-
les, que llam6 panelinhas, donde se unifican intereses en uno de ellos.
Paulo Singer subraya la importancia de los diputados que representan a
ciertos grupos industriales. Fernando Cardoso ha encontrado referencias
directs de empresarios a sus diputados. Ademis, pueden encontrarse
otros mecanismos informales y director de influencia political, como los
cabos electorales que controlan sectors del electorado a cambio de di-
nero y cargos. Son conocidos tambien los casos de industriales que, a
semejanza de los coroneles del interior, imponen a sus trabajadores que
voten por sus candidates. Ademis, llama la atenci6n el gran nimero de
industriales y grandes capitalistas que pasan de sus actividades empre-
sariales a la vida political active.






encargadas de ia political de formaci6n professional, como el Ser-
vicio Nacional de la Industria y el Servicio Social de la Indus-
tria. Lo mismo ocurre con los comerciantes en el Servicio Na-
cional del Comercio y el Servicio Social del Comercio.
Muy important es la actuaci6n de los gremios patronales de
sectors industriales organizados en federaciones nacionales. Las
federaciones de los industriales metaldrgicos, de la industrial
qufmica, de los textiles, etc., tienen influencia direct en la ela-
boraci6n de leyes y political que afectan sus intereses.
Por supuesto, toda esta actividad esta restringida a algunos
grupos de industriales mas activos. Los studios sobre los em-
presarios revelan en general un gran ausentismo frente a sus
organizaciones de clase.2 Pero esto no impide que se benefi-
cien de la actuaci6n constant de tales instituciones, ni tampoco
que ellas defiendan sistemdticamente los intereses de los em-
presarios en su conjunto o de sus sectors mas dinamicos.


La organizaci6n de la presi6n political

Esta situaci6n ausentista cambi6 much en Brasil con la radica-
lizaci6n political de los afios 1961-1964. En ese moment hubo
una constant movilizaci6n de las classes productoras, sobre todo
de los sectors agrarios, amenazados por la campafia de la re-
forma agraria.
Interesa especialmente analizar los mecanismos de presi6n or-
ganizada que paulatinamente sustituyeron a las presiones in-
formales. En nuestra opinion, estos mecanismos estarfan orga-
nizandose primordialmente bajo el control del gran capital, par-
ticularmente del extranjero. Algunos ejemplos fueron de domi-
nio piblico con ocasi6n de la radicalizaci6n polftica acaecida
entire 1961 y 1964. Por el carActer extreme que tuvieron, su
studio puede arrojar luz sobre los nuevos mecanismos de
presion.
El IPES (Instituto de Pesquisas Econ6micas e Sociais) es un
6rgano de formaci6n y orientaci6n ideol6gica que fue fundado
en 1956 y que adquiri6 gran fuerza a partir de 1961. Su acti-
vidad fue intensificada en 1964 y consistfa en cursos, publica-
25 La CEPAL ha publicado un conjunto de trabajos sobre los empre-
sarios industriales en America latina de Guillermo Briones (Chile), Aaron
Lipman (Colombia) y E. A. Zalduendo (Argentina). Sobre Brasil, el
principal trabajo es el de Fernando H. Cardoso, Empresdrio industrial
e desenvolvimento econdmico, Sio Paulo: Difusao Europdia do Livro,
1964.






ci6n de folletos, libros, revistas y cuadernos de divulgaci6n gra-
tuita, pago de viajes y publicaci6n en la prensa de manifiestos,
etc. Su financiamiento venia de 398 compafiias comerciales e in-
dustriales de Rio de Janeiro y Sgo Paulo. De ellas, 297 eran
norteamericanas. A partir de 1963 esta instituci6n pas6 a actuar
en el sector paramilitary de preparaci6n de la cafda de Goulart
v en el financiamiento de dirigentes politicos. Despues del golpe
de abril de 1964, sus hombres ocupan posiciones claves en la
political econ6mica del pais.
Otros datos fueron establecidos por la Comisi6n de Investiga-
ci6n de la CQmara de Diputados sobre el IBAD (Instituto
Brasilefio de Acci6n Democritica). Sus fondos venian funda-
mentalmente de tres bancos: The National City Bank of New
York, The First National Bank of Boston, The Royal Bank of
Canada. Ese organismo era dirigido por una persona de ante-
cedentes todavia no perfectamente identificados, de nombre
Ivan Haselocher, que posela el derecho al manejo de fondos.
La acci6n de este poderoso 6rgano de presi6n fue descubierta
en gran parte por dicha Comisi6n de Investigaci6n, constitu-
y6ndose en un gran escindalo. El IBAD tenia sus ramificaciones
en el Congreso Nacional por intermedio de ADEP (Acci6n De-
mocrdtica Parlamentaria); habfa financiado la campafia electo-
ral, en 1963, de aproximadamente 1.000 candidates. Se com-
prob6 su acci6n de presi6n sobre los 6rganos de opinion piblica:
la mas chocante fue el arriendo del editorial del diario A Noite
por noventa dias. Ademis, tenia ramificaciones en los 6rganos
sindicales y estudiantiles, donde financiaba diversas organizacio-
nes, y, por fin, en el sector military, al cual inundaba de publi-
caciones.
Ya en 1957 se realiz6 una amplia campafia contra el monopolio
estatal del petr6leo, financiada por las compafifas extranjeras
del petr6leo. Esta campafia, que se concentr6 en once diaries de
gran importancia en el pais, fue objeto de investigaci6n por el
Congress Nacional.
El aspect mAs important de estos grupos de presi6n y de
acci6n political que se constituyeron en esta 6poca fue el revelar
su aspect organizativo vinculado directamente con los intereses
26 Las comisiones de investigaci6n nombradas por el Congreso en Brasil
para estudiar problems especfficos ban acumulado una gran cantidad
de datos sobre procedimientos que, en general, no se pueden conocer
sino en circunstancias como estas. Sus informes constituyen una impor-
tante fuente de studio de los mecanismos de presi6n y del comporta-
miento de sectors destacados de nuestra socedad que no han sido
estudiados por las dencias sociales.






empresariales y financieros. Ademis, hicieron patente una ac-
ci6n colectiva en defense de intereses generals de clase. Por
fin, manifestaron el papel predominante de los capitals extran-
jeros en su organizaci6n y financiamiento.
Todo esto nos indica un important cambio en las formas de
presi6n, que seria possible ampliar si dispusi6ramos de datos so.
bre otros sectors de la administraci6n pdblica y sobre otros
tipos de organizaci6n.


El control de la opinion pu'blica

El control de la opinion piblica es el mejor instrument para
garantizar el buen funcionamiento de la presi6n political y para
asegurar el apoyo a los movimientos politicos aliados a los in-
tereses de los grupos de presi6n. Con el desarrollo de la indus-
trializaci6n y de la urbanizaci6n la opinion pdblica es plasmada
por los medios de comunicaci6n de masas (prensa, radio, tele-
visi6n). Estos medios sustituyen las formas directs de mode-
lar a la opinion pdblica traditional. De muy poco peso resul-
tan los mitines, conferencias, etc., frente al poderio de la comu-
nicaci6n de masas. De allf que los grupos de intereses econ6-
micos y politicos organizados busquen dominar estos medios de
comunicaci6n para consolidar su influencia sobre los 6rganos
de poder.
En Brasil, como en casi toda America, la publicidad es la prin-
cipal fuente de recaudaci6n de la prensa, la radio y la television.
Se puede calcular 2 que casi el 80 % del gasto de los diaries
es pagado por ]a publicidad. De ahf que el control de la publi-
cidad sea la forma mas concrete de poseer el de los medios de
comunicaci6n.
Se organizaron en Brasil dos comisiones parlamentarias de in-
vestigaci6n (CPI) sobre la penetraci6n del capital extranjero
en los medios de comunicaci6n; una en 1963 y otra en 1966.
El document gufa del diputado Jogo D6ria, president de la
Comisi6n Parlamentaria de Investigaci6n sobre las Revistas Nor-
teamericanas, en 1963, apunta los siguientes hechos.
De las 300 agencies de publicidad establecidas en el pais, ocho
empresas -todas extranjeras- facturaban 35.000 millones de
cruzeiros sobre un total de 120.000 millones. En estos datos
27 Genibal Rabelo, O capital estrangeiro na imprensa brasileira, Rfo de
Janeiro: Editora Civilizalo Brasileira, 1966. Los datos sobre este punto
fueron extrafdos fundamentalmente de este libro.






no se incluyen los llamados blicas, cabildeos, etc.). En 1960 los gastos de publicidad suma-
ban 110,8 millones de d6lares, lo que significaba cerca del
1,4 % del ingreso national. Estos eran destinados en un 37 %
a la television, un 35 % a la radio, y un 28 % a los otros
vehiculos de publicidad.
Tan gran poder econ6mico esta concentrado en manos de las
agencies de publicidad dominadas, a su vez, por las ocho com-
pafifas extranjeras. EstAn reunidas en la Asociaci6n Brasilefia
de Agencies de Propaganda, ABAP, controlada por las mayores
agencies, que tambien controlan la Asociaci6n Brasilefia de Pu-
blicitarios, dirigida por ejecutivos de esas empresas o elements
ligados a ellas. En 1959, los once principles anunciantes del
pais formaron la Asociaci6n Brasilefia de Anunciantes, ABA,
que incorpor6 a otros diecinueve anunciantes. De estos treinta
anunciantes, casi todos eran grupos extranjeros.
dC6mo se distribuyen los avisos en los medios y qu6 poder de
presi6n tienen estos grupos?
Es muy facil comprenderlo cuando se estudia la importancia de
la publicidad para la supervivencia de los diaries. Una amenaza
ligera de corte de publicidad por parte de una gran agencia ya
es una ocasi6n important. La amenaza de una de estas asocia-
clones, ABA o ABAP, es decisive para la existencia de cualquier
6rgano de comunicaci6n. La distribuci6n de los avisos tiene un
caracter politico. Denuncias hechas con ocasi6n del funciona-
miento de la Comisi6n Parlamentaria de Investigaci6n, mostra-
ron que 6rganos de gran circulaci6n fueron marginados en pro-
vecho de otros nuevos grupos adictos a los intereses de los
anunciantes.
Este conjunto de datos confirm que la publicidad tiene un
caricter eminentemente politico y que solo se destina a los me-
dios de difusi6n que defienden las posiciones political sosteni
das por el grupo de grandes empresas (particularmente las
extranjeras).28
Un gran nilmero de revistas y diaries de posici6n nacionalista
se vieron obligados a suspender su edici6n por ausencia de pu-

28 Su poder le garantiza no solo el control editorial de los diaries,
sino el de las noticias y hasta el de su vida internal. En los iltimos
afios se denunciaron casos que afectaron por lo menos a dos jefes de
redacci6n, despedidos por la presi6n de estos grupos (Antonio Callado
y Jose Bahia, del Correio da Manba) hecho que, por lo demas, acon-
teci6 a muchas otras victims de similar presi6n political. Otras veces
la coacci6n se ejerce sobre el material publicado, como en el caso de
la series de reportajes de Justino Martins sobre la URSS en Manchete, de
la cual solo apareci6 la primera parte.






blicidad, a pesar de gozar de mas altos indices de venta que
otros 6rganos que recibian porcentajes gigantescos de publicidad.
Lo mas grave es, sin embargo, que este poder sobre los 6rganos
de comunicaci6n se complement con la organizaci6n de la pene-
traci6n direct de la prensa extranjera en el pais, mediante la
constituci6n de empresas nacionales subsidiaries. La Comisi6n
Parlamentaria de Investigaci6n que se form en 1966, pudo
detectar la base real de denuncias en este sentido. Contravinien-
do una prohibici6n constitutional (articulo 160),29 se organi-
zaron en Brasil varias empresas periodisticas subsidiaries de em-
presas norteamericanas.30
Estas no se presentan como empresas extranjeras y sus publi-
caciones son dirigidas y escritas por periodistas brasilefios. En
la actualidad controlan las publicaciones mensuales y semanales
de mayor penetraci6n en las capas dirigentes y de elite del pals.
Ademis dominant las revistas de historietas, se proyectan hacia
el piano de las revistas de amplio piblico y comienzan a ma-
nejar directamente el principal canal de television del pafs, a lo
que debe afiadirse el control de una de las mayores redes de
emisoras de radio.
De esta forma, el control de la opinion publica se hace cada
vez mas director y la integraci6n econ6mica del capital national
al extranjero se complement en el nivel de los medios de
comunicaci6n.
Las empresas nacionales de comunicaci6n carecen de bases fi-
nancieras y tecnicas para contrarrestar esta penetraci6n, y de
libertad de acci6n para actuar contra estas tendencies, pues
dependent de los anunciantes de las empresas de capital ex-
tranjero asociados en poderosas organizaciones.
El 6nico punto de apoyo de las revistas, diaries, emisoras de
radio y television, fuera de este sector, radica en el Estado y

29 Tratase de la Constituci6n de 1946, que ha sido sustituida por una
nueva.
30 En 1948 se organize la publicaci6n brasilefia de Selecciones del
Reader's Digest, que edita 500.000 ejemplares mensuales.
En 1950 el grupo Vision Inc., organize en Brasil una empresa que
public el semanario Visao. Ademas, directamente destinada a la for-
maci6n de la mentalidad empresarial, se crearon las revistas Dirigente
Industrial, Dirigente Rural y Dirigente Constructor, de distribuci6n con-
trolada (es decir, gratuita) a personas elegidas por la publicaci6n. En
1964, este grupo compr6 la revista Direqao del grupo McGraw-Hill, que
es distribuida a veinte mil lectores seleccionados, segfn publicidad del
grupo Vision Inc.
En 1951, el senior Victor Civita, que trabaj6 para Time-Life, inici6 la
organizaci6n de un imperio grifico en Brasil: la Editora Abril (su her-






en algunos grupos nacionales. Pero la fuerza political v econ6-
mica de los intereses del gran capital incluso ha reformulado
la organizaci6n estatal y la polftica imperante con el objeto de
adecuarlas mas directamente a sus intereses.


El control ideol6gico

Es conocida la afirmaci6n de Marx de que las ideas de la clase
dominant son las ideas dominantes de la sociedad. Hoy dia la
elaboraci6n de esas ideas se vuelve cada vez mas compleja, de-
bido al desarrollo y la progresiva complejidad de la vida social.
Por eso la elaboraci6n consciente de los intereses de las classes
sociales se institucionaliza en torno de centros de cultural e ins-
tituciones que forman la superestructura del sistema.
La formaci6n de la opini6n puiblica constituira la operaciona-
lizaci6n de las elaboraciones de los pensadores, su expresi6n de
masa. Por ello es important localizar los centros de elabora-
ci6n de pensamiento, sobre todo social, para identificar un po-
deroso instrument de dominio de la opinion piblica y de la
sociedad. En Brasil podemos localizar algunos de ellos.
El ISEB (Instituto Superior de Estudos Brasileiros) fue, inne-
gablemente, uno de los mis influyentes. El ISEB tiene su origen
en el IBESP (Instituto Brasileiro de Estudos Sociais e Politi-
cos) que editaba los Cadernos de nosso tempo. Su genesis es
confusa. En su gran mayorfa, hall~banse comprometidos ex in-
tegralistas (movimiento fascista en ]a d6cada del treinta). Las
coordenadas fundamentals de su pensamiento, muy influido
por la CEPAL, pueden traducirse en los siguientes puntos:
mano organize una empresa semejante en la Argentina). La Editora
Abril, con solo 15 afios de funcionamiento, posee 28 publicaciones con
una tirada global de 4,5 millones de ejemplares mensuales. En 1966,
este grupo empez6 la preparaci6n de la edici6n de una nueva revista
que se lamarfa Panorama, como sus anilogas italiana y argentina, sin
disimular sus ligazones con el grupo Time-Life. En 1966, vio la luz el
primer ndmero de esta revista (muy lujosa) con el nombre de Realidade,
dado que el propietario del nombre Panorama para el Brasil exigi6 un
pago muy alto por la venta del titulo.
Una poderosa red de radio y television de Sao Paulo (Rede Piratininga)
fue comprada por la secta de los mormones, que pas6 a dominar un
vasto imperio de los medios de comunicaci6n del pals.
En 1966 fueron denunciados (y de alli la creaci6n de la Comisi6n Par-
lamentaria de Investigaci6n) los acuerdos entire el grupo Time-Life v
la TV Globo que darfan a este grupo el control director de la mis
modern red de television del pafs.






1. El Brasil era catalogado como un pals subdesarrollado, con
una economfa colonial-exportadora, donde un process de indus-
trializaci6n comenzado en la decada del treinta rompia la eco-
nomfa traditional.
2. Las classes sociales que se enfrentaban en esta lucha eran, por
una parte, las burguesias agraria y mercantil, con apoyo de las
classes medias tradicionales y el apoyo del imperialismo; por la
otra, la burguesia industrial y el proletariado urban, con el
apoyo de la intelectualidad, los tcnicos y la nueva clase media
urbana, donde se inclufa un sector apreciable de las fuerzas
armadas.
3. La ideologia de los sectors coloniales era el <,
y el pensamiento brasilefio (y subdesarrollado en general) apa-
recfa como un pensamiento enajenado al colonizador, es decir,
un pensamiento que vefa su propia realidad con los valores y
models de la realidad de los pauses desarrollados. Ademis,
rompiendo esta alienaci6n y creando una teorfa social brasilefia
(o, en general, de los pauses subdesarrollados), estaria el
nacionalismo.

El interns te6rico de este grupo se deriva del hecho de que
llev6 hasta las uiltimas consecuencias su posici6n initial. Del
analisis de la crisis brasilefia en su conjunto 3 pas6 al analisis
econ6mico,32 hasta llegar a la proposici6n de un plan de gobier-
no.83 Al mismo tiempo, se desarroll6 un analisis hist6rico,a4
sociol6gico,3 politico e incluso filos6fico.37 Se trataba de

31 Hello Jaguaribe, aA crise brasileira,, Cadernos de Nosso Tempo, n? 1.
32 Gilberto Paim, Industrializaqao e economic natural, Rfo de Janeiro:
ISEB, 1957; Ignacio Rangel, Dualidade basica da economic brasileira,
ISEB. Con algunas salvedades, se puede incluir el trabajo de Celso Fur-
tado, A economic brasileira, Rio de Janeiro: Editora A Noite, 1953.
Desarrollo y subdesarrollo, Buenos Aires: Eudeba, 1964.
33 Cadernos de Nosso Tempo, n? 5, fue dedicado a una propuesta de
plan de gobierno. En cierta manera, se puede incluir el Piano Trienal
de Desenvolvimento Econ6mico e Social de Celso Furtado, 1962.
34 Nelson Werneck Sodre, Introduco e revolu(So brasileira, Ideologia
do colonialismo, Histdria da burguesia brasileira. Aquf se debe induir
tambidn la obra de Celso Furtado, Formacidn econdmica del Brasil,
Mexico: Fondo de Cultura Econ6mica, s.f.
35 Guerreiro Ramos, A reducao socioldgica, Rio de Janeiro: ISEB, 1958.
36 Guerreiro Ramos, A crise political brasileira; Helio Jaguaribe, Des-
arrollo econ6mico y desarrollo politico, Buenos Aires: Eudeba, 1964 y
el trabajo publicado en Cadernos de Nosso Tempo, op. cit., y Paulo de
Castro, A terceira f6rca.
37 Roland Corbusier, Formaqao e problema da cultural brasileira, ISEB,
y el extenso libro de Alvaro Vieira Pinto, Consciencia e realidade nacio.
nal, Rfo de Janeiro: ISEB.






desalienar todos los campos del pensamiento brasilefio, en la
lucha contra el complejo colonial exportador.
La importancia practico-politica de ese grupo se original en el
hecho de que obtuvo una alta penetraci6n en todos los sectors
de vanguardia del pafs. El ISEB promovia cursos de un aio que
se destinaban a graduados, estudiantes, lideres sindicales, fun-
cionarios p6blicos y militares, becados por sus entidades. Ade-
mis, el ISEB promovi6 cursos en todo el pais y en various or-
ganismos universitarios, gremiales, etc. Entre los afios 1958 y
1962 el ISEB era un centro de pensamiento e ideologfa con
influencia en todos los sectors de la vida national.
La fuerza del pensamiento isebiano> se impuso sobre la iz-
quierda brasilefia, que, poco a poco, pas6 a adoptar las mismas
tesis. En el Partido Comunista se form una corriente nacio-
nalista en 1954, dirigida por Agildo Barata. Esta corriente fue
expulsada del partido, pero en 1958 las tesis political del PCB
coincidian con el pensamiento del ISEB, con un lenguaje mas
especifico. Para el PCB la contradicci6n fundamental de la so-
ciedad brasilefia se planteaba entire la naci6n y el imperialismo,
lo que imponfa la necesidad de un frente 6nico que unificara
todas las fuerzas antiimperialistas. Asi, el sector mis radical del
pensamiento dominant lleg6 a orientar ideol6gicamente incluso
a la izquierda.
Dentro de este marco general de pensamiento nacionalista se
puede incluir al grupo de la revista Desenvolvimento & Con-
juntura, de la Confederaci6n Nacional de la Industria. Pero, en
este caso, la diferencia estriba en el lenguaje no claramente anti-
imperialista, en una actitud de aceptaci6n much mas amplia
del capital extranjero y en una acentuaci6n mis grande del de-
sarrollismo sobre el nacionalismo.
Como centros de pensamientos opuestos al nacionalismo biano> dentro de las classes dominantes, tenemos la Fundaci6n
Getulio Vargas, 6rgano encargado del anAlisis del ingreso na-
cional (Revista Brasileira de Economia), de la ensefianza de
la administraci6n p6blica y de la edici6n de la revista Conjun-
tura Econ6mica, que hace un balance mensual de la economic.
A pesar de ser un 6rgano gubernamental, la Fundaci6n Getulio
Vargas fue una de las principals defensoras de la political de
estabilizaci6n monetaria y del apoyo al capital extranjero. Los
defensores de esa polftica tenfan su principal punto de apoyo
universitario en la Facultad Nacional de Economia en Rio de
Janeiro.
Su posici6n te6rica era monetarista, oponi6ndose a los efectos
de desequilibrio provocados por la inflaci6n y el desarrollo no






controlado. Valorizaron el comercio externo en la economfa na-
cional y, en consecuencia, la political de fortalecer el complejo
agrario-exportador. En esta linea se incluyeron gobiernos pro-
vinciales conservadores, pero nunca fue aceptada en forma es-
tricta. Sus matices se destacaban sobre todo en los te6ricos mis
nuevos del grupo, como Roberto Campos, cuya importancia fue
muy grande en el gobierno de Kubistchek y en su polftica desa-
rrollista con la ayuda del capital extranjero.
En el campo de la sociologia, el pensamiento antiisebiano asu-
mfa otro carActer. ApoyAndose en una sociologfa pura, muy in-
fluida por la sociologia norteamericana de la d6cada del cuaren-
ta, se aislaba de los problems econ6micos del pais. Los ataques
isebianos> se dirigfan contra la alienaci6n de la sociologia de-
dicada a los studios de comunidades. Al mismo tiempo, el
ISEB atacaba la antropologfa dedicada a los studios de los
indfgenas, sin importancia national, al culturalismo de esa cien-
cia y a una ciencia political aislada de las realidades de la lucha
por el poder en el pafs. La acusaci6n que este grupo (que tenfa
y tiene en la Escuela de Sociologfa de Sgo Paulo su principal
apoyo) hacia al ISEB era de ser ideologizante, no empfrico, y
de manifestar desprecio por la universalidad de la ciencia al
proponer una ciencia social brasilefia (o subdesarrollada, como
se decia). Se desarrollaron tambi6n otros centros de studios
ideol6gicos, cada vez mss combativos y militants contra el
ISEB. Un centro meramente propagandfstico lo constitufa el
IPES, ya tratado. Otro, financiero, era el CONSULTEC, liga-
do a Roberto Campos, organizaci6n privada de studios econ6-
micos y que lleg6 a ser un poderoso grupo econ6mico y de
presi6n.
Cabe tambien anotar que se desarroll6 una critical de izquierda
al ISEB. Esta critical procuraba sefialar los limits de la political
nacionalista y sus contradicciones internal. El crecimiento de
esta posici6n critical en los cuadros de la vida universitaria era
una expresi6n de la radicalizaci6n social que se extendfa en to-
dos los niveles de la sociedad. Lo mismo ocurri6 en la Iglesia
Cat6lica, donde surgi6 un sector socialist muy avanzado, en las
fuerzas armadas, en los medios artisticos y literarios y en todos
los sectors del pensamiento y de la vida national.
La lucha ideol6gica no dej6 de sufrir las consecuencias del pro-
ceso de integraci6n al capital monop6lico international, que he-
mos descripto. La universidad brasilefia se hizo cada dia mis
dependiente de la ayuda de los programs americanos y, en
particular, de las fundaciones.
En la ciencia social esta political fue mas profunda. Se firmaron






contratos de asistencia con fundaciones: en la Universidad de
Minas Gerais, por ejemplo, donde se cre6 un Departamento de
Ciencias Politicas que absorbi6 todos los departamentos de Po-
litica de la Universidad bajo el auspicio de la Fundaci6n Ford,
con un contrato por cinco afios. Ademas, son incontables las
investigaciones y convenios con fundaciones. Todas las Escuelas
de Administraci6n tienen programs conjuntos con el Punto IV.
El mismo Punto IV tiene programs de formaci6n de profeso-
res primaries.38 Nadie puede objetar la colaboraci6n intellectual
entire universidades, el auxilio ticnico, etc. Pero, en el cuadro
de una economfa y sociedad dependiente, esta colaboraci6n se
transform, de manera inevitable, en un instrument de esa
dependencia.
Esta interligaz6n se hard m6s estrecha con el convenio entire el
Ministerio de Educaci6n, el Sindicato Nacional de los Libreros
y la Agencia para el Desarrollo Internacional (USAID) para
la impresi6n de los libros didacticos en el pais. En una entre-
vista, el director del convenio 9 declara que su objetivo es co-
locar 51 millones de libros tecnicos y didacticos a disposici6n
de los estudiantes, gratuitamente, en los tres afios siguientes.
La comisi6n designada por el convenio tiene las atribuciones
siguientes: compra y distribuci6n de libros ya publicados, selec-
cion de los que todavia estan en process de publicaci6n y pro-
gramaci6n de nuevos tftulos para todos los niveles de ensefianza
(primaria, secundaria y universitaria). En el program se in-
cluye la traducci6n de libros especializados. La otra parte del
convenio establece la organizaci6n de una Comisi6n Paritaria
(5 y 5) de norteamericanos y brasilefios para reformular la
ensefianza universitaria en el pals.
Este convenio s6lo puede ser comprendido dentro del cuadro
global de integraci6n que estamos bosquejando. Solo en una
estructura de poder desnacionalizada, dominada por el gran ca-
pital de origen extranjero, se puede pensar en la entrega total
del instrument fundamental de la ensefianza a un gobierno ex-
tranjero. Esta bien claro que ningin libro didActico del pals
podri estar en desacuerdo con el principal financiador de la
industrial del libro, es decir, la USAID, o mis claramente, el
gobierno norteamericano. Si se suma a esto la intenci6n de la
editorial estadounidense McGraw-Hill de comprar la principal
editorial de libros didActicos del pafs, se puede evaluar el grado
38 Adem6s, en una mezcla aparentemente extrafia, este Punto IV esta
encargado de la formaci6n de las policfas del pafs, organizando sus fi-
cheros y ensefiando t&cnicas de represi6n callejera.
39 Estado de Sao Paulo, 15 de enero de 1967.






de dependencia a que se llegara en este sector fundamental de
formaci6n ideol6gica que es la ensefianza.
El process de la dependencia econ6mica de los centros de en-
sefianza, particularmente los centros ligados a las ciencias socia-
les, al gobierno y a 6rganos norteamericanos es al mismo tiempo
el process de su dependencia ideol6gica y, en consecuencia, de
una forma much mas profunda de control de la opinion p6bli-
ca como es la introducci6n de las concepciones ideol6gicas de
la sociedad norteamericana.
Esto crea las condiciones subjetivas para la aceptaci6n de la
tendencia objetiva a la dependencia. Por otra parte, al crear
esta adhesi6n del pensamiento official a un process cuyos efec-
tos sobre la mayoria del pafs son excluyentes, se abre tambi6n
una alternative radical a esta adhesi6n. Esta alternative se mues-
tra cada vez mas critical en cuanto a las posibilidades de contra-
rrestar esas tendencies objetivas en el cuadro del sistema social
existent. El subproducto del control ideol6gico cada vez mis
rigido ejercido por el gran capital es la radicalizaci6n de la lu-
cha ideol6gica en el pafs.


La ofensiva ideoldgica del
Un important ejemplo de esta aceptaci6n subjetiva de una
concepci6n ideol6gica de la ciencia adecuada a las nuevas con-
diciones de dependencia lo encontramos en las ciencias sociales.
La gran divulgaci6n del formalismo empirista en estas ciencias
ha hallado importantes centros de divulgaci6n en America la-
tina, financiados por las fundaciones y organismos afines.
El formalismo cientffico se present como una alternative nue-
va en las ciencias sociales. En primer lugar, ha formulado sus
concepts con miras a incorporar el studio del cambio social
y a disimular ante la critical nacionalista y marxista su caracter
estAtico. Asf, los funcionalistas buscan reformular sus models
adapt~ndolos al studio del cambio y del desarrollo. Sin embar-
go, esta readaptaci6n es meramente formal. Por cambio se en-
tiende el process de ajuste de las sociedades subdesarrolladas
a las condiciones de funcionamiento de lo que, segin ellos su-
ponen, serfa una modern sociedad industrial y de masas.
Todo el esfuerzo del anAlisis se concentra en estudiar las con-
diciones que permitan adecuar nuestras sociedades lladas>> a los modos de funcionamiento de lo que se entiende
por sociedad desarrollada, con el fin de atenuar los efectos con-
flictivos de la condici6n de subdesarrollo. En Gino Germani y






Peter Heintz, y en sus discfpulos brasilefios, tenemos ejemplos
de este modo ideol6gico de hacer ciencia para mantener el orden
actual cambiando sus puntos criticss.0
En segundo lugar, los formalistas empfricos estiman como pro-
pio de la ciencia y del cientifico el rigor 16gico y el rigor de
observaci6n, subestimando completamente el rigor de concep-
tualizaci6n. Conceptualizar es establecer supuestos, es elegir as-
pectos determinantes de la realidad, es distinguir lo esencial
de lo aparente.
En este nivel, los formalistas son de una flexibilidad que Ilega
a la irresponsabilidad. es la frase mis
comfin. Su concepci6n de la ciencia no les obliga al minimo ri-
gor de explicaci6n de por qu6 se supone esto (siempre lo irre-
levante) y no aquello (lo fundamental).
A quien sirve esta pretendida explicativo por el rigor aparente del aparato formal y de las
tecnicas de observaci6n?
Sirve solamente a aquellos interesados en no explicar a la so-
ciedad. A los que se interesan en analizar los mecanismos de
una sociedad dada (y de ahi viene su valorizaci6n ideol6gica
del <>), a los que se interesan en transformar a los cienti-
ficos en tecn6cratas que elaboran models pragmAticos destina-
dos a actuar sobre los aspects restricts y localizados de una
sociedad dada a fin de ajustarla. Que se estudie el cambio dentro
de esta perspective no es ningin problema. De lo que se trata
es de adecuar el aparato conceptual ideol6gico-cientifico a las
nuevas condiciones de America latina.
Pero esa forma de pensamiento tan antigua aparece todavfa re-
novada y bajo las caracteristicas de una ofensiva ideol6gica y
prActica. Se dirige en las direcciones siguientes:

1. ensayistas>>. Esta inversi6n de la realidad tiene un fundamento
en la apariencia no ideol6gica de esta forma de pensamiento.
Como ella no tiene que critical a la sociedad existente, puede
partir de los < de esta realidad como si estuviera adop-
tando una actitud objetiva y no ideol6gica. Puede, asi, dejar de
plantear los problems subyacentes a esta apariencia inmediata
de la realidad, pues exactamente de este modo ella impide la po-
sibilidad de critical esta sociedad y, por ende, de superarla.
40 VWase Peter Heintz, Sociologia del desarrollo; Gino Germani, Politica
y sociedad en una epoca de transicidn, y los articulos de Antonio Octa-
vio Cintra y Fabio Wanderley en Revista Brasileira de Ciencias Socials,
vol. IV, ne 1.






2. <. Asi, hay
que ensefiar a los estudiantes la metodologia y los concepts
fundamentals de la . Otra interesante inversi6n de la
realidad: los ide6logos de las classes dominantes son rApidamente
empleados por ella e incorporados a su aparato professional y,
entonces, considerados . Dentro de la perspec-
tiva de la clase dominant, todos aquellos que se pongan en
contra de esta ideologia dominant son, por lo tanto, gos> por definici6n. AdemAs, como la clase dominant no
financial investigaci6n ni studios que esten en contra de sus
intereses, las posibilidades de disponer de los recursos t&cnicos
masivos de investigaci6n estan dadas a aquellos que se profe-
sionalicen, es decir, que se adecuen a las reglas de la ideologia
empirista y formalista de la clase dominante.1 Profesionales y
tecnicos, pues, del orden existente, ide6logos disfrazados de
cientificos.
3. nicas de investigaci6n y andlisis y se ponen en contra del avan-
ce de la ciencia>. Las lamadas junto de tecnicas especificas de nivel muy empirico, por un
lado, o muy formal por otro, cuya utilidad es demasiado restrin-
gida para un anilisis de los aspects fundamentals de la so-
ciedad. Estas tcnicas tienen un valor relative y sirven, sobre
todo, para objetivos inmediatos de control de la opinion pil-
blica, para establecer ciertas correlaciones limitadas o ciertas
tipologfas abstractas y ahist6ricas. Los investigadores preocu-
pados con temas que consideran mas sustanciales buscan desa-
rrollar otras tecnicas de analisis y observaci6n, adecuadas a sus
necesidades te6ricas y pricticas.
Ideol6gico es, pues, querer someter la actividad cientifica al
conjunto de instruments de observaci6n y analisis que sirven
a los objetivos de quienes estan en la perspective del orden
existente y que buscan actuar sobre la sociedad sin poner en
cuesti6n sus fundamentos. En la ciencia, lo mas nuevo, lo mis
reciente, no tiene estatuto cientifico privilegiado. Es la propia
ciencia quien dice lo que es mas important entire lo nuevo y
lo viejo. La necesidad de conocimiento es la que establece lo
que urge desarrollar en el mundo instrumental y no toca a los
instruments definir lo que hay que conocer.
Sin embargo, esta ideologfa asume la forma de la antiideologia,
41 Existe en todo caso la posibilidad de investigaci6n en centros uni-
versitario de algunos pauses latinoamericanos, de lo cual es ejemplo el
present studio.






de la inica ciencia, y prepare a los ticnicos para recoger y or-
ganizar la informaci6n dentro de las definiciones conceptuales
que.interesan al centro hegem6nico. Se forma asi un conjunto
de trabajadores para organizer la base <(factual>, como les gusta
decir, para los analisis del pensamiento dominant.
La dependencia cultural asume entonces una forma adaptada a
las nuevas condiciones. Ya no se trata de que nuestros cienti-
ficos miren nuestra realidad desde el punto de vista de los pauses
desarrollados. Tritase de sociales con el fin de recoger los datos para los cientificos de
las classes dominantes de los palses desarrollados, necesidad es-
tablecida por las relaciones mis estrechas entire colonia y me-
tr6poli. La metr6poli tiene ahora que incorporar las colonies a
su universe interno; para lograrlo, ha de disponer de una mano
de obra colonial que le conceda esta base
Conclusiones

Del analisis anterior podemos extraer algunas conclusions
generals.
Primero, el process de dominaci6n de la economic por el gran
capital monop6lico integrado internacionalmente enfr6ntase con
las supervivencias del regimen agrario-exportador y con las for-
mas todavia s61idas del capitalism industrial national. En este
enfrentamiento, el gran capital monop6lico tiende a someter a
las otras formaciones sociales a sus intereses. De esa manera, el
gran capital monop6lico se convierte en el centro dinamico de
la clase dominant. Por ser parte de una economic central, do-
minante y articulado mundialmente, el gran capital integra la
economfa, la sociedad y la political del pafs a sus intereses.
En segundo lugar, el process de afirmaci6n del gran capital se
enfrenta a la resistencia de los sectors populares que sostienen
las banderas del nacionalismo, del desarrollo y de la justicia
social abandonadas poco a poco por la burguesia industrial, el
sector de la clase dominant que mantenia el control del movi-
miento popular. Tambi6n en el aspect ideol6gico, la antigua
burguesfa industrial pierde su papel de liderazgo y abandon
sus aspiraciones propias e independientes en la media en que
es absorbida por el capital monop6lico international y pierde
su capacidad para proponer una perspective propia del desarollo.
Por fin, el gran capital monop6lico domina progresivamente los
medios de comunicaci6n, de educaci6n y de producci6n intelec-
tual y somete tambien al Estado y a la burocracia estatal (in-






cluyendo los militates). Crea una estructura de poder nueva
bajo el control del capital monop61ico integrado internacional-
mente. Pero, en respuesta a este process de dominion del gran
capital monop6lico, se desarrollan tendencies radicales en el
movimiento popular y en la vision del process social.
El double resultado es la radicalizaci6n political que se configura,
por una parte, en la formaci6n de un gobierno y un Estado
fuerte y, por la otra, en formas de actuaci6n, organizaci6n y
pensamiento politico progresivamente may's radicales en el mo-
vimiento popular.
El pr6ximo capitulo se propone estudiar, con los datos dispo-
nibles, este process de radicalizaci6n.


II. De la conciliaci6n al radicalismo

Los cambios de la estructura social, causados por el predominio
del gran capital monop61ico integrado en la economia mundial,
han creado y crean profundas modificaciones en las relaciones
sociales, en el comportamiento politico y en las formas de do-
minaci6n y movilizaci6n political.
Fundamentalmente, debemos destacar tres efectos de la crisis
de las formas tradicionales de dominaci6n.

1. La decadencia de la forma traditional de control politico
agrario, que era el , reemplazado por el control
econ6mico de la burguesfa sobre los < o por la mo-
vilizaci6n campesina en torno de luchas por sus propios intereses.
2. La superaci6n del populismo por un process de reorgani-
zaci6n political tendiente a la centralizaci6n y el fortalecimiento
del poder bajo el control del gran capital international.
3. La superaci6n de un largo perfodo hist6rico de conciliaci6n
ideol6gica y political por un process de radicalizaci6n y enfren-
tamiento abierto.

Analizaremos estos puntos en lineas muy generals.

Decadencia del
El analisis de las iltimas elecciones en Brasil podria mostraros
c6mo la fidelidad political de los *coroneles> del interior (en
process de decadencia econ6mica) se traslada de las formas
tradicionales de un sistema de relaciones directs entire correli-






gionarios a un acuerdo politico donde el dinero represent un
papel fundamental.
Aiiidase a esto que el sistema bancario y otras formas de pre-
si6n econ6mica cobran gran influencia sobre la ascendente pe-
quefia burguesia del interior endeudada por sus inversiones ba-
sadas en el clima inflacionario. Todo esto reduce apreciablemente
la fuerza de los coroneles, su poder de presi6n political y la
fidelidad de sus protegidos.
Ademas, se destruyen los lazos de fidelidad que ligaban al cam-
pesino con su senior, ora a traves de la asistencia direct que este
le daba y hoy le quita, ora mediante relaciones personales en
decadencia o, tambien, por el carActer cada vez mAs explotador
de las relaciones de (dominantes en los sectors
atrasados del pais), sometidas progresivamente a las exigencias
de un mercado en ascenso y a las aspiraciones de ganancia de
los familiares de los antiguos latifundistas, quienes, a diferencia
de sus padres, viven hoy en la ciudad.
A su vez, el campesino, en contact con las ciudades en desa-
rrollo, directamente o a travis de sus familiares emigrados, re-
cibe otras influencias, y mediante el radiorreceptor de pila entra
en contact con el mundo urban national.
Por todos estos motives, el dominio traditional del latifundista
sobre los campesinos solo sobrevive en tanto recibe apoyo ur-
bano. Es, pues, una relaci6n de dominaci6n decadente que, aun-
'que sea auxiliada desde el exterior, es puesta en cuesti6n por
los campesinos en efervescencia. Esto pudo apreciarse clara-
mente con ocasi6n de la expansion del movimiento de las Ligas
Campesinas y, posteriormente, de la sindicalizaci6n rural.


La superaci6n del populismo

El populismo fue la forma predominante de participaci6n po-
Iftica popular en Latinoam6rica durante los iltimos treinta afios.
Su caracteristica fundamental fue una alianza de classes, todavia
no bien definida, en torno a la lucha por el desarrollo industrial
y la modernizaci6n de la sociedad. Bajo la hegemonfa de los in-
dustriales, de los t6cnicos y de los bur6cratas estatales, atrajo
la confianza de la clase obrera organizada en sindicatos y de
sectors tanto de las classes medias como de la pequefia burguesfa.
En cuanto al liderazgo politico, el populismo se caracteriz6 por
la preeminencia personal de un jefe y de sus jerarcas de median
nivel. El lider populist se presentaba como defensor del pue-
blo, de los oprimidos, de los humildes (y otros concepts co-






rrelativos, propios del amorfismo social que caracterizaba a su
corriente).
Constituyeron la base social del populismo, en primer lugar,
la necesidad experimentada por la burguesia industrial ascen-
dente de disponer de un amplio apoyo popular para enfrentarse
a las oligarquias rurales exportadoras y a sus aliados internacio-
nales; en segundo lugar, la ausencia de conciencia de clase del
nuevo proletariado recien venido del campo y todavia prisionero
de sus origenes. Finalmente, fundAbase tambien en la insufi-
ciente preparaci6n ideol6gica y te6rica de los partidos obreros
que no supieron comprender los cambios que ocurrian y preparar
este nuevo proletariado en su nuevo medio.
Esta amorfa situaci6n social tenfa una division fundamental:
por una parte, la oligarqufa y sus aliados; por otra, los sectors
modernos de la sociedad.
Obviamente, la ideologfa del populismo estuvo determinada por
esta situaci6n. TratAbase de un amorfismo ideol6gico, caracteri-
zado por el eclecticismo y leno de terminos vagos. Sus bande-
ras, expresadas con imprecisi6n, eran el industrialismo, el nacio-
nalismo m6s o menos antiimperialista, el reformismo social (pre-
visi6n social, sueldo mfnimo, legislaci6n social). Generalmente
se present en contradicci6n con el liberalism, puesto que re-
presentaba la expresi6n de una political de fuerza no solo contra
las supervivencias oligirquicas (centralismo versus federalismo),
sino tambien contra cualquier frente de agitaci6n internal, sobre
todo en relaci6n con el viejo liderazgo proletario (anarquistas
y comunistas) que se busc6 destruir, logr6ndolo en muchos
casos.
En el caso brasilefio, el populismo fue dirigido de arriba abajo
adn mas fuertemente que en otras parties porque se form y
organize en torno a una dictadura. El liderazgo populista fue
ejercido por Vargas desde un gobierno investido con poderes
dictatoriales. Esto hizo muy invertebrado al populismo brasi-
lefio, a diferencia del peronismo, que, aunque tambien dictato-
rial, tuvo mas arraigo proletario y estuvo mejor organizado en
las bases.
Las condiciones sociales que generaron el populismo se hallan
en franca descomposici6n. De allf que este process de partici-
paci6n polftica est6 en decadencia, como podemos ver por los
hechos que consignaremos.
La burguesia industrial, primero, ya no es una clase ascendente
en lucha contra el dominio oligsrquico. Por el contrario, es una
clase en el poder que domina el sector dinamico y mas fuerte
de la economia. AdemAs, es una clase much mis homog6nea






y concentrada, formada fundamentalmente por el gran capital
international representado pot sus gerentes en el pafs y que
domina fuertemente el aparato estatal, la mayoria de la opinion
pdblica y la vida political del pais. En estas condiciones, no cabe
ya interns alguno en un movimiento popular progresista que
lucha por el industrialismo (ya victorioso), por el nacionalismo
antiimperialista (sustituido por la integraci6n econ6mico-social
institutional con el imperialismo) y antioligdrquico (dado que
la oligarqufa rural-exportadora se ajust6 a las reglas del juego
del gran capital y lucha por sobrevivir en cuanto le es possible .
Segundo, la clase obrera ya no es una clase en formaci6n, recien
venida del campo. Sus sectors de base estdn constituidos por
una poblaci6n urbana con casi treinta afios de tradici6n obrera,
sindical y reformista,42 A pesar de que todavia mantiene la nos-
talgia de las antiguas formas de liderazgo politico, se ve impul-
sada a evolucionar political e ideol6gicamente. Esto se hace adn
mas necesario debido al desarrollo de la situaci6n socio-econ6-
mica global que acentda la dependencia del imperialismo y que
ha alcanzado un estancamiento econ6mico mis o menos pro-
fundo en los diversos pauses de Amdrica latina.
Los soci6logos latinoamericanos en general y gran parte del li-
derazgo de izquierda, sin mencionar a los partidos conservado-
res y reaccionarios, tienen muy poca sensibilidad para la situa-
ci6n de la clase obrera en nuestros pauses.
Ello ha permitido desarrollar la concepci6n de que es una clase
obrera exclusivista que lucha primordialmente por mantener sus
derechos adquiridos frente a la mayorfa de la poblaci6n no in-
tegrada en el sistema. Esa imagen es falsa y crea una enorme
barrera para la comprensi6n de las tendencies de desarrollo de
nuestra realidad. Nadie puede negar que la clase obrera de los
pauses subdesarrollados se encuentra, en general, en una situa-
ci6n privilegiada frente a los sectors campesinos y marginados
que forman el grueso de la poblaci6n. Nadie puede negar, tam-
poco, que los sectors sociales que han hecho conquistas impor-
tantes combaten violentamente para conservarlas. Pero de tales
datos no es legitimo concluir un exclusivismo que la realidad
siempre ha negado.i
Los obreros tradicionales siempre mantuvieron sus vinculos con
42 En general, el mqvimiento obrero surge como fuerza national en
America latina alrededor de comienzos del siglo. Sm embargo, las nuevas
masas obreras formadas por sectors rurales emigrados hacia la ciudad
en las decadas del treinta y cuarenta no fueron asimiladas directamente
a esta tradici6n anterior. Se cre6 un hiato en la d&cada del treinta que
crea una nueva tradici6n obrera en el cuadro del populismo.






la realidad rural de donde vinieron y sobre la cual irradiaron
au influencia, mostrandose siempre sensibles a los problems de
los campesinos. Ademas, la poblaci6n obrera, todavia muy des-
conocida por los studios sociol6gicos, se compone no solo de
los obreros empleados, sino tambien de sus hijos en edad de em-
plearse y de los desempleados. Para este sector -que se hall
en interacci6n con los obreros empleados- es mas funda-
mental todavia la continuaci6n del desarrollo y de la indus-
trializaci6n.
Por otra parte, el movimiento obrero latinoamericano no solo
ha sido sindical sino eminentemente politico. El populismo es
una expresi6n de esto. La clase obrera ha tenido un papel muy
important en todas las luchas nacionalistas y antiimperialistas
del continent.
Ademss, las direcciones sindicales o 4re-
formistas, conforme son Ilamadas en los distintos pauses, no
pueden ser acusadas de < ellas fueron poderosos instruments de politizaci6n de la clase
obrera, en el sentido de vincularla a los lideres y partidos bur-
gueses y a las luchas por el desarrollo industrial y la political
nacionalista. Que esta politizaci6n haya sido dominada por una
ideologfa burguesa no es suficiente para alejar a la clase obrera
de la arena political cuando la burguesia retrocede de sus posi-
clones anteriores.
Los cambios provocados por el process de integraci6n en el ca-
pitalismo monop6lico son muy profundos. La situaci6n global
ya no permit esta vinculaci6n estrecha del movimiento obrero
con la political official, y las fuerzas sociales buscan conducir a
su independencia como clase.
Esta tendencia a la autonomfa tiene, sin embargo, dos direccio-
nes. Una direcci6n econ6mico-sindical, por la cual el movimien-
to sindical se vuelve mas directamente hacia la complejidad de
los sectors profesionales que represent y sus diversas particu-
laridades. Esto exige el desarrollo de la burocracia sindical y la
racionalizaci6n de la actividad sindical. Igualmente conduce a la
organizaci6n empresarial de los trabajadores vinculada con sus
direcciones sindicales.
La otra direcci6n de este process es la independencia political.
El movimiento obrero tiende a crear una organizaci6n political,
un liderazgo y una ideologla propia. Tratase del process de for-
maci6n de un proletariado para si, vale decir, de una conciencia
de clase proletaria. Desde el punto de vista politico se plantean
otras dos alternatives: pueden acentuarse los aspects sindicales
y economists de la tendencia, por omisi6n de las directives pro-





letarias, o tener lugar el dominion ideol6gico del nuevo proleta-
riado por sectors sociales burgueses o pequefio-burgueses.

La radicalizaci6n political
El esquema de conciliaci6n social, political e ideol6gica represen-
tado por el populism esta en process de superaci6n, con dos
direcciones. El sector de la clase dominant que componia su
ala dirigente se vuelve cada vez mas indeciso y terminal por
adherir a una political de fuerza y antipopular. El sector del
movimiento popular sufre profundas divisions internal que pro-
gresivamente se agudizan exigiendo una reestructuraci6n po-
Iftica.

A. Organizaciones political
En el aspect politico, la izquierda traditional se ve frente a una
oposici6n revolucionaria que mina poco a poco las bases de la
political de conciliaci6o de classes. Surgen organizaciones political
nuevas que, al tiempd que polarizan fuerzas, fraccionan las or-
ganizaciones existentes. Dentro de los organisms partidarios
legales surgeon facciones nacionalistas cada vez mas inclinadas
a la izquierda y otros grupos se inclinan hacia la derecha. En la
Camara de Diputadosi se borran las diferenciaciones partidarias
y surgeon dos grandes frentes que polarizan la lucha political, in-
cluyendo integrantes de various partidos: en Brasil, antes del
golpe de 1964, el Frente Parlamentario Nacionalista (izquier-
da) y la Acci6n Democritica (derecha).
Podemos delinear, de manera general, ese process de radica-
lizaci6n political en Brasil en el esquema siguiente.
La Uni6n Democratica Nacional (partido de centro derecha) se
divide en una fracci6n minoritaria nacionalista (Bossa Nova) y
una amplia fracci6n de derecha que va a former la principal
fuerza de la Acci6n Democritica.
En el Partido Social-Dem6crata (centrista, aliado al laboris-
mo) surge una fracci6n minoritaria nacionalista (ala joven) y
gran parte de sus cuadros participarAn de la Acci6n Democratica.
El Partido Laborista (de centro izquierda) forma en su mayoria
los cuadros del Frente Parlamentario Nacionalista. Surge una
fracci6n bastante a la izquierda del laborismo, el Grupo Compac-
to, que tenfa entire sus dirigentes al lider del Partido Laborista en
la Cdmara y future Ministro del Trabajo de Goulart (Almino






Affonso). Al mismo tiempo, dentro del Partido Laborista surge
el brizolismo (del caudillo Leonel Brizola, cufiado de Goulart),
cuyas tesis political se radicalizan progresivamente hasta el in-
tento de former una organizaci6n political nueva (los Grupos
de 11), de cartcter insurreccional y tendiente a constituirse en
organizaci6n paramilitary.
En el Partido Socialista Brasilefio, de origen social-dem6crata,
f6rmanse fracciones de izquierda revolucionaria. Unidas con
miembros de la juventud laborista, sectors del Partido Comu-
nista y varias organizaciones marxistas independientes, darin
origen a la organizaci6n revolucionaria marxista Politica Ope-
raria (POLOP) en 1961. En el Partido Socialista surge la figu-
ra de Francisco Juligo, lider de las Ligas Campesinas, quien
tiende a former una organizaci6n propia, el Movimiento Radical
Tiradentes (1962), que se divide antes de tomar forma.
En el Partido Comunista Brasilefio (PCB, illegal desde 1947)
surge una fracci6n pro-china en 1961 que se constitute como
Partido Comunista de Brasil (PC do B); empiezan tambien a
formarse otras fracciones que son llamadas <, pero que
no tienen ligazones con el Partido Comunista de Brasil. Estas
fracciones se fortalecieron despues del golpe de abril de 1964,
formando una oposici6n internal muy fuerte, que critical violen-
tamente lo que llaman el oportunismo de la Uni6n Sovidtica
y del PCB.
El movimiento de Acci6n Cat6lica sufre, asimismo, los efectos
de esa radicalizaci6n y surge un grupo independiente de la je-
rarqufa religiosa, la Acci6n Popular, que gana influencia sobre
sectors del Partido Dem6crata Cristiano y particularmente en
el movimiento estudiantil. Despu6s del golpe de abril de 1964,
la Acci6n Popular hace autocritica de sus posiciones anteriores
que consider conciliadoras y toma posiciones socialists e in-
surreccionales.
Asf, en apenas cuatro afios, la izquierda brasilefia se ha diver-
sificado en fracciones cada vez mas izquierdistas con creciente
influencia political.
En la derecha, el process sigue el mismo camino. Ademas del
Frente de Acci6n DemocrAtica, surgeon nuevas organizaciones
derechistas con las mas diversas denominaciones (Patrulla Anti-
comunista, LIDER, CAMDE, IPES, etc.). La historic de estos
movimientos es todavia muy poco conocida, a pesar de que en
los primeros dias posteriores al golpe de abril de 1964 se dieron
a conocer publicamente.






B. Movimiento sindical


En los afios del gobierno de Dutra (1946-1950) se crearon pro-
fundas restricciones al movimiento sindical. La ley de Seguridad
Nacional y el Decreto 9070 prohibieron la colaboraci6n entire
sindicatos de sectors distintos, la huelga political y de funcio-
narios piblicos y la organizaci6n de una central sindical. Sin
embargo, despues de sucesivos choques parciales, tuvo lugar en
1951 una primera huelga national de los bancarios que termi-
n6 restringida a las provincias de Minas Gerais (19 dias, y de
Slo Paulo (69 dias, victoriosa al final).
En 1953, dentro del movimiento general contra el aumento de
los precious, surgi6 una inesperada e incontrolada huelga general
de la ciudad de Sao Paulo que la paraliz6 por una semana, con
choques sucesivos con la policia. En consecuencia, se forma el
primer pacto intersindical: el Pacto de Acci6n Comin (PAC)
de la provincia de Sao Paulo, que reine, al principio, a los sec-
tores metalurgicos, textiles, vidrieros, mueblistas y de la cons-
trucci6n civil.
En 1954, el PAC dirigi6 una huelga general de la provincia de
Sao Paulo de 4 dias, que result victoriosa y dio origen al Pacto
de Unidad Intersindical (PUI) vigente desde 1955 hasta 1960.
En 1957, el PUI dirigi6 una huelga general de la misma pro-
vincia con la participaci6n de cerca de 500.000 obreros y con
una duraci6n de 17 dfas. La exitosa movilizaci6n de masas del
PUI lo transform en un 6rgano politico y sindical de sorpren-
dente vigor.
El testimonio escrito que nos fue dado por el president del
PUI en aquellos afios, Salvador Lossaco, es muy expresivo:

Victoriosa la huelga, todos empezaron a participar del Pacto
de Unidad. Estudiantes, elements de la izquierda independien-
te de Sao Paulo, el Partido Comunista Brasilefio, federaciones
de mujeres, asociaciones de comunas y barrios, parlamentarios
de izquierda. Todos exigfan tambien el derecho de voto. El Pac-
to se dividi6 en dos camaras, si se pueden Ilamar asi. Una de
character sindical y otra general. Todo el Brasil adhiri6 al Pacto,
por carta, telegrama o personalmente. Diariamente se realizaban
reuniones nocturnas desde las veinte hasta las dos o tres de la
madrugada. El plenario sindical era constantemente interrum-
pido por delegaciones, comunicaciones, solicitudes de solidari-
dad, necesidades angustiosas de dinero, de vehiculos, etc. Cuan-
do no eran las huelgas de bombers, de los servicios puiblicos
municipales y de la provincia de Sio Paulo las que urgian, tra-






tdbase de los problems de los funcionarios piblicos federales,
provinciales y municipales; de aquellos de los jubilados, de los
exiliados espafioles, portugueses, paraguayos. La cuesti6n de la
matanza de mas de cien trabajadores de Brasilia (candangos),
ametrallados y asesinados en una plant de la Constructora Pa-
checo, mientras dormian, y un mill6n de asuntos mas, como la
candidatura al gobierno de la provincia de Sao Paulo, a la mu-
nicipalidad de Sao Paulo, de San Andres, apremiaban al PUI.
Tambien la creaci6n de sindicatos rurales, la invasion de tierras,
el problema de los ocupantes de tierras agricolas del interior de
las provincias de Sao Paulo, Paranai y Goias, el problema de los
trabajadores portuarios no sindicalizados (bagrinhos). Nadie
recurria a los gobiernos. Todo venia a desembocar en el Pacto
y este se hipertrofiaba. Era un verdadero soviet con acci6n na-
cional, que tambien actuaba a la distancia y que obligaba al
gobierno federal y a los de las provincias a negociar con no-
sotros ..>>

Este testimonio explica tambien la disoluci6n del Pacto. A estas
alturas, muchos habian percibido que el mismo era inc6modo.
El PCB, Janio Quadros, Goulart, Juscelino Kubistchek, el Mi-
nisterio del Trabajo (a traves de Gilberto Croockat de Sa), Sa-
muel Wainer, etc. Pero quien se encarniz6 contra el Pacto fue
el Partido Comunista Brasilefio, que, estando en su interior, te-
nfa la mejor opci6n para ello.
Seg6n Lossaco, el Pacto era inc6modo para el PCB porque:

1. Era una organizaci6n de masas basada en los sindicatos, que
funcionaba de abajo para arriba (no permitia aplicar el centra-
lismo democrAtico) y cuyas asambleas dominicales en el Cine
Universe reunfan cinco, ocho, diez y hasta doce mil obreros
delegados de empresas, mis numerosas delegaciones del interior
y de otras provincias.
Esas asambleas eran pricticamente incontrolables por cualquier
organizaci6n extrafia y se realizaban semanalmente con una du-
raci6n de 9 a 12 horas. Solo el respeto a la mesa directive, que
contaba con la presencia de innumerables coministas y su auto-
ridad, era capaz de conducirlas, usando para ello una conduct
verdaderamente democritica.
2. No habia manera de hacer aprobar las propuestas y consig-
nas elaboradas por la Uni6n General de Trabajadores (dirigida
por comunistas) sobre los asuntos sindicales especificos. El ple-
nario las examinaba a fondo y las modificaba mejor~ndolas.
En cuanto a las demis propuestas (de caricter politico, como






la campafia por la paz, movimientos pro amnistia de exiliados
politicos, solidaridad para la liberaci6n de militants politicos y
sindicales apresados en diversas parties del mundo), el Pacto
las aprobaba todas.

De acuerdo con el testimonio, los obreros y alrededor de la
mitad de los dirigentes sindicales, algunos comunistas entire ellos,
no querian aceptar la tutela partidaria en el terreno de las reivin-
dicaciones y del mejoramiento de las condiciones de trabajo.
Finalmente el Pacto fue sustituido por el Consejo Sindical de
los Trabajadores (CST), con el beneplhcito de los comunistas,
quienes mantuvieron estrechos contacts con los pelegos (di-
rigentes amarillos).
El Pacto contaba entonces con cerca de 200 sindicatos afiliados
en la provincia de Sao Paulo y otras. El CST se integr6 con 22
federaciones, de las cuales 19 estaban en manos de los pelegos.
El testimonio terminal la descripci6n de este process con el
ascenso de los pelegos, la marginaci6n de las tres federaciones,
de los sindicatos libres y del propio PCB. Este busca, entonces,
debilitar al CST y transfiere la direcci6n del movimiento a
Rio de Janeiro, al crearse el Comando General de Trabajadores
cuyas caracterfsticas burocraticas critical el testimonio.43

Esta vasta digresi6n busca concretar la descripci6n muy gene-
ral que hacemos del process de radicalizaci6n de las luchas
sindicales, cuyo caricter de masas ha sido olvidado por casi
todos los analistas del periodo.
En 1960 se realize el III Congreso Sindical de Trabajadores,
con representaci6n direct de casi todos los sindicatos del pais.
En este se decidi6 former la Central Sindical de Trabajadores,
cuyo primer paso es la organizaci6n de una Comisi6n Nacio-
nal que da origen al Comando General de Trabajadores (CGT).
En 1961, el movimiento sindical represent un papel fundamen-
tal en la Campafia de la Legalidad que derrota el golpe de Esta-
do que pretendia impedir que Goulart asumiera la presidencia.
A fines de ese afio, la huelga national por el aguinaldo annual
de Navidad es comandada desde Brasilia y tiene choques par-
ticularmente violentos con la policia.
En los afios siguientes el movimiento sindical crea una coor-
dinaci6n national cada vez mss perfect y realize dos encuen-
43 El testimonio debe ser tomado como una descripci6n aproximada de
la realidad, puesto que present solamente la vision de uno de sus diri-
gentes. Las opinions political en 1l expresadas son de responsabilidad
de su autor.






tros nacionaies de iideres sindicaies con representantes de todas
las provincias. En esta 6poca el pafs se conmueve con una su-
cesi6n de huelgas nacionales de various sectors sindicales (ban-
carios, a6reos, metalirgicos, etc.) y pasa a vivir la experiencia
de las huelgas polfticas nacionales.
El 5 de junio de 1962, la huelga general en apoyo del gabi-
nete de Dantas, considerado un gabinete nacionalista y democra-
tico a pesar de los origenes derechistas y las ligazones interna-
cionales de su primer ministry, fue dirigida por Goulart, pero
luego derrotada por la oposici6n del Parlamento. El 14 de
setiembre de 1962, otra huelga general, pidiendo un plebiscito
(que devolveria los poderes presidenciales a Goulart) y diez
reivindicaciones obreras, fue paralizada bruscamente al con-
seguirse el primer objetivo. En esta oportunidad, Goulart
tuvo que usar toda su autoridad para obligar a los dirigentes
sindicales a detener la huelga sin ninguna victoria especifica de
clase. La desconfianza generada por esta situaci6n fue decisive
en la crisis del estado de sitio, cuando Goulart ya disponfa
de todos los poderes presidenciales.
En 1963, y por primera vez, Goulart tuvo en su contra, en un
moment decisive en que pedfa el estado de sitio al Parla-
mento, una huelga obrera de los ferroviarios de la Leopoldina
(Ferrocarril del Estado) y la oposici6n del CGT, del Frente
Parlamentario Nacionalista, de la UNEB y de otros sectors de
masas reunidos entonces en el Frente de Movilizaci6n Popular.
En este moment el su poder de cohesi6n, y su esquema de fuerzas se muestra di-
vidido bajo la presi6n de la situaci6n general del pafs. La pri.
mera fase del process de radicalizaci6n llega a una situaci6n
extrema en ese perfodo.

C. Otros sectors populares

Con menos detalle se puede tambidn mostrar un process de ra-
dicalizaci6n creciente del movimiento campesino.
A pesar del levantamiento de los poseros (campesinos que
trabajan en tierras abandonadas) acaecido en Formosa en 1953,
que garantiz6 su dominaci6n sobre una vasta regi6n del estado
de GoiAs, la formaci6n de la primera liga campesina en la
central azucarera de Galileia, en Pernambuco, en 1955 y el le-
vantamiento de poseros en Santa Fe do Sul, en el estado de
Sio Paulo en 1957, puede estimarse que el movimiento campe-
sino era ain muy incipiente.






Sin embargo, entire los afios 1960 y 1961 este movimiento gana
una gran fuerza en el nordeste, en Parand, en Rio Grande do
Sul y en el estado de Rio. En 1961, despues de la victoria del
movimiento pot la legalidad que garantiz6 la posesi6n del cargo
de president a Joao Goulart, se realize el primer Congreso
Campesino Nacional. Este congress contaba con la presencia
de delegaciones campesinas de todo el pafs y se pronunci6 taxa-
tivamente por la Reforma Agraria inmediata.
Despues del mismo se intensificaron las tomas de tierras en todo
el pais y el movimiento campesino gan6 las primeras piginas
de los diaries casi todos los dias. Las ligas campesinas empe-
zaron a coordinarse nacionalmente e intentaron former un mo-
vimiento politico, el Movimiento Radical Tiradentes, inspirado
en el movimiento <<26 de Julio>, que dirigi6 la primera etapa
de la revoluci6n cubana.
En 1963, el entonces ministry de Trabajo Almino Affonso re-
gula la ley de sindicalizaci6n rural y ello permit la creaci6n de
various sindicatos rurales. De 60 sindicatos existentes, se pasa,
en seis meses, a 120 sindicatos. En el afio 1964, a traves de las
comisiones de sindicalizaci6n rural creadas por la Superinten-
dencia de la Reforma Agraria (SUPRA) y el Ministerio del
Trabajo, se habian constituido cerca de 1.300 sindicatos ru-
rales.
En el movimiento estudiantil se puede observer una situaci6n
semejante.
En 1955, la izquierda triunfa en las elecciones nacionales de la
Uni6n Nacional de Estudiantes Brasilefios (UNEB). El mismo
afio se realize un movimiento violent en Guanabara contra
el aumento de las tarifas del transport urban. En 1958,
con ocasi6n de otro movimiento semejante, el president de
la UNEB es apaleado y se realize la primera huelga national
estudiantil bajo el liderazgo de la izquierda. Desde esta fecha,
el movimiento estudiantil entra en un process de radicalizaci6n
creciente. Pueden recordarse movimientos callejeros y huelgas
que Ilegaron al apice en 1963, con la que se llev6 a cabo pot la
participaci6n de los estudiantes en la direcci6n de las universi-
dades en proporci6n de uno a tres.
Seria muy largo describir aqui este process de radicalizaci6n,
cuyas caracteristicas ideol6gicas fundamentals fueron la lucha
por una universidad popular y por la participaci6n de los estu-
diantes en la direcci6n de la universidad (campafia por la Re-
forma Universitaria), la lucha pot la alianza obrero-estudiantil-
campesina, la formaci6n del movimiento de cultural popular y
la campafia para la alfabetizaci6n de adults, las luchas por po-






siciones political nacionalistas y, en los iltimos afios, los corn-
bates abiertamente declarados por el socialismo en Brasil.
Por otra parte, otros tipos de movimientos populares ganaban
gran vigor. Movimientos de los favelador (habitqntes de las
favelas) que luchaban por la reform urbana; grandes choques
callejeros por las mas diversas campafias political; movimien-
tos de barrio; movimientos de mujeres, de intelectuales, etc.,
formaban un ambiente de agitaci6n social creciente.
El resultado de esta agitaci6n general fue la creaci6n de un
6rgano coordinator de todo el movimiento popular. Este fue
el Frente de Movilizaci6n Popular organizado por ciudades y
provincias y con una directive national donde tenfan represen-
taci6n los 6rganos del CGT, de la UNEB, de la Uni6n Brasi-
lefia de Estudiantes Secundarios, del Congreso Nacional de las
Ligas Campesinas, de la Uni6n de Labradores y Trabajadores
Agricolas, del Frente Parlamentario Nacionalista, del Comando
Nacional de los Sargentos, de los Oficiales Nacionalistas y de
las diversas organizaciones de izquierda. La figure mas promi-
nente de este Frente era Leonel Brizola, que disponia de una
emisora de radio muy escuchada como vocero del Frente.
Innegablemente, la expresi6n mis alta de esta radicalizaci6n
fue el movimiento military. Los primeros grupos nacionalistas
de las fuerzas armadas se componfan de oficiales. En el contra-
golpe, dirigido por el general Henrique Teixeira Lott para garan-
tizar la asunci6n del cargo de Kubistchek el 11 de agosto de
1955, tuvo su hora el movimiento de los sargentos. Estos cons-
tituyeron entonces sus primeros grupos y asociaciones. En la
crisis de la renuncia de Janio Quadros, en 1961, los sargentos
surgieron como fuerza organizada, exigiendo a los oficiales que
garantizaran la asunci6n de Goulart. Despu6s se opusieron vio-
lentamente al dispositivo constitutional que impedia la candi-
datura de sargentos y militares no graduados.
Llegaron las elecciones de 1962, en las cuales el sargento Gar-
cia fue elegido diputado federal por Guanabara por mayorfa
abrumadora, y el sargento Aymor6 diputado por la provincia de
Rio Grande do Sul. El movimiento se agiganta en torno de la
posesi6n de los candidates elegidos y, al mismo tiempo, empie-
za a pronunciarse sobre los problems del pafs.
En 1963, el sargento Prestes dirige un levantamiento en Bra-
silia que dura cerca de 12 horas. Los fusileros navales de Gua-
nabara y otros cuerpos militares se pronuncian directamente
sobre la vida political del pafs. En 1963 y 1964, el movimiento
se extiende a los sectors mis bajos de la jerarqufa y empiezan
a formarse asociaciones de cabos y soldados, especialmente






mariners. Alrededor de la Asociaci6n de los Marineros de Gua-
nabara, cuya sesi6n inaugural tuvo lugar en el sindicato de los
metalirgicos, se inicia la crisis political que da origen al golpe
de abril de 1964.


D. Elecciones y crisis political

La simple enumeraci6n de las crisis institucionales en el pais
desde 1953, confirm la tesis de una radicalizaci6n creciente.
En agosto de 1954, suicidio de Vargas. El 11 de noviembre de
1955, golpe de Estado de Henrique Teixeira Lott. En 1958,
grave crisis political con la denuncia de las negociaciones del
gobierno Kubistchek con el Fondo Monetario Internacional.
Agosto de 1961, dimisi6n de Janio Quadros y movimiento por
la asunci6n del cargo de Goulart. En 1962-63, crisis de los
gabinetes San Thiago Dantas y Brochado da Rocha. En 1963,
realizaci6n del plebiscito que devuelve los poderes presidencia-
les a Goulart. El mismo afio levantamiento de sargentos en
Brasilia, crisis a rafz del pedido de estado de sitio por el presi-
dente Goulart. En 1964 se produce choques entire izquierdis-
tas y derechistas en las calls de Belo Horizonte y Sao Paulo;
se organize la Marcha de la Familia con Dios y por la Libertad;
el president convoca a un gran mitin el 13 de marzo de 1964,
en Guanabara, bajo la protecci6n de las fuerzas armadas, y anun-
cia nuevas manifestaciones en otras provincias. A fines de mar-
zo surge la crisis de los mariners y, en seguida, el golpe, que
comienza el 31 de marzo y se concrete en abril de 1964.
La creaci6n de un gobierno fuerte no elimin6 las crisis polfticas
que se sucedieron, en los tres afios siguientes, con frecuencia
todavia mayor.
Paralelamente, entire los afios 1953 y 1964, hubo un process
evidence de radicalizaci6n electoral, que se manifest, no solo
en el aumento de los votos de los partidos de la izquierda,"
sino tambien en la radicalizaci6n de las campafias electorales
y la polarizaci6n cada vez mas marcada entire tendencies de iz-
quierda y derecha.

44 VWase el trabajo de Glauco Ary Dillon Soares, Desenvolvimento
econ6mico e radicalismo politico>, Boletim Centro Latinoamericano de
Pesquisas em Ciencias Socials, Rfo de Janeiro, afio IV, n? 2, mayo de
1961. Los studios sobre radicalizaci6n electoral fueron iniciados en el
pals por Orlando de Carvalho, Sociologia eleitoral do Brasil, ediciones
de la Revista Brasileira de Estudos Politicos.






Sentido del process


Si dispusi6ramos de elements cuantitativos mas rigurosos que
nos permitieran organizer un fndice de radicalizaci6n political
(n6mero de huelgas y huelguistas, de ocupaci6n de tierras,
movimientos callejeros, choques politicos, votos, etc.), podrfa-
mos mostrar con gran claridad un process de radicalizaci6n
creciente, que lega a la cima entire los afios 1961 y 1964, en
particular en los meses previous al golpe de abril de 1964.
La presentaci6n de los datos anteriores es suficiente, sin em-
bargo, para indicar la falsedad de ciertas ideas que se convir-
tieron en lugar comin y que no disponen de evidencia empi-
rica. Podemos poner en relieve algunas de ellas.

1. La radicalizaci6n political de los tiltimos aios del gobierno
de Goulart fue provocada de arriba hacia abajo para servir a
sus intereses politicos. Es una verdad a medias. Los hechos
muestran que este process tenia origen muy remote. Sin em-
bargo, puede notarse un process de vinculaci6n estrecha de un
movimiento, antes espontaneo, con el Estado y el gobierno.
La radicalizaci6n sindical deriva en la creaci6n del CGT, rela-
cionado con el Ministerio del Trabajo. La radicalizaci6n campe-
sina es aceptada por el Estado mediante el decreto de sindicali-
zaci6n rural y la creaci6n de la SUPRA. La radicalizaci6n es-
tudiantil se une al Estado en la organizaci6n del movimiento
de alfabetizaci6n y de cultural popular, a traves del Ministerio
de Educaci6n, etc. Sin embargo, este process de burocratizaci6n
del movimiento tenia profundas tensions internal, que se han
expresado en la crisis del estado de sitio, cuando se rompe la
unidad entire el gobierno y el movimiento popular, y en otras
ocasiones, que no cabe estudiar en esta oportunidad.
2. El movimiento de radicalizaci6n del pais vino del campo a
la ciudad. Contrariamente, se ha visto que el movimiento de
radicalizaci6n parti6 de la ciudad hacia el campo. Mis especf-
ficamente, del movimiento obrero hacia el movimiento estu-
diantil y otros sectors, para despues incorporar el movimiento
campesino. Este fue, entonces, el uiltimo en incorporarse a la
radicalizaci6n general; pero corresponde hacer notar la gran
importancia de su definici6n cada vez mas direct y mas clara
por el poder.
3. Asi se destruye al mismo tiempo la idea tan difundida de
una clase obrera acomodada. Por el contrario, se ha visto el
papel de liderazgo incontestable del movimiento obrero sobre
los otros sectors sociales, no solamente como iniciador de la






lucha political y econ6mica, sino tambi6n como dirigente real
del conjunto del movimiento, a pesar de estar dominado por
una direcci6n quista despuds y por directives comunistas y reformistas pro-
gobierno en una tercera etapa.

La presentaci6n de estos datos ha permitido mostrar que la ra-
dicalizaci6n political inherente al process socioecon6mico des-
cripto en los analisis anteriores ha sido una realidad efectiva y
viva que no puede explicarse por factors aleatorios.
Pero, qu6 cambios provoc6 en esta situaci6n el golpe de abril
de 1964?


Cambio cualitativo de la radicalizacidn a partir del golpe de
1964

El golpe de abril de 1964 represent la detenci6n temporal de
ese process de radicalizaci6n.
La victoria fulminante del golpe desarticul6 al movimiento po-
pular. Los sindicatos fueron intervenidos; las entidades esru-
diantiles en parte intervenidas y sometidas en general a una
ley de organizaci6n del movimiento estudiantil que intent tras-
formarlo en 6rgano administrative colaborador de las congre-
gaciones y de las autoridades universitarias. Las organizaciones
campesinas, todavia d6biles en 1964, fueron simplemente des-
truidas. Las asociaciones de oficiales nacionalistas, sargentos y
cabos fueron eliminadas. Los dirigentes politicos nacionalistas
y de izquierda perdieron sus derechos politicos y, en gran par-
te, debieron exiliarse.
Este golpe military se explica por el process de superaci6n de
las formas tradicionales de dominaci6n political provocada por
el desarrollo del gran capital.
La crisis del cfclica del sector capitalist de la economic y a la radicalizaci6n
polftica general del pals, no dej6 a la clase dominant otra al-
alternativa que un gobierno de fuerza. Pero al instituir ese
gobierno de fuerza, en vez de resolver la situaci6n, ha profun-
dizado la crisis .45 Por que razones?

45 Un studio mis detenido del golpe de abril y de la crisis econ6mica
y political del pafs se encuentra en nuestro trabajo Crisis political y
crisis econ6mica en Brasil, Centro de Estudos Socio-econ6micos (mi-
meogr.).






1. El golpe fue el resultado de la unificaci6n de toda la clase
dominant contra el movimiento popular. Aquella impuso un
acuerdo ticito en favor del mantenimiento de la situaci6n exis-
tente. De allf que se retarden los choques internos de la clase
dominant y se vean aplazados hasta un future pr6ximo. Sin
embargo, todos los sectors de esa clase han asumido la respon-
sabilidad del estancamiento del pafs en este periodo, resultante
de la imposibilidad de continuar el desarrollo sin cambios pro-
fundos en las bases de la economic y de la sociedad.
2. El golpe ha deshecho los medios tradicionales de dominion
de la clase dominant sobre el movimiento popular. Ha permi-
tido asf que en este period de transici6n el movimiento popu-
lar se reorganice de abajo hacia arriba y se independice como
fuerza political. De allf que, superadas las condiciones que per-
miten el regimen de fuerza, el movimiento popular habra de
resurgir como fuerza independiente y con objetivos politicos
claramente propios.
3. Al someter al movimiento popular a una represi6n generali-
zada, ha generado un process de organizaci6n clandestine y de
autodefensa, que se manifest en los movimientos estudiantiles
de junio y julio de 1965. Por otra parte, provoc6 manifesta-
ciones insurreccionales todavia aisladas, como el movimiento de
campesinos en el nordeste dirigido por Chapeu de Coro (Som-
brero de Coro); el levantamiento del general Jefferson Cardin;
las manifestaciones de terrorism politico (atentado en el Es-
tado de Sao Paulo, diario de derecha; atentado en el aeropuerto
de Recife en ocasi6n de la llegada del entonces candidate Cos-
ta e Silva; atentados en el Ministerio de Guerra y otras repar-
ticiones militares). Noticias no confirmadas hablaron de la exis-
tencia de guerrillas en el sur del pafs, y en abril de 1967 fueron
arrestados catorce guerrilleros en la Sierra de Capara6, en Minas
Gerais.

La conclusion possible es que el pals tiende a un process de ra-
dicalizaci6n political todavia mas fuerte que el vivido en el pe-
rfodo anterior. Y, como es 16gico, a enfrentamientos mis radi-
cales deberan seguir alternatives polfticas tambien mas radi-
cales.


Conclusiones

Si la hip6tesis rectora de este trabajo es verdadera, ese process
de radicalizaci6n es consecuencia de la concentraci6n econ6mica





provocada por el nuevo sector industrial, integrado en el capi-
tal monop6lico international. Sus causes son, entonces, mas
profundas que sus apariencias political.
Si estudiaramos detenidamente este fen6meno en toda America
latina, tal vez podriamos detectar, en grado mas o menos inten-
so, este process general en cada uno de los pafses que la in-
tegran.
La observaci6n empirica, todavia insuficiente, nos conduce a
una confirmaci6n de dicha hip6tesis general.
En todas parties observamos un process de crisis constant y
manifestaciones de radicalizaci6n de los process de lucha polf-
tica. El golpe military en la Argentina ha repetido alli muchos
de los process descriptos en este capitulo. El intent de ex-
plicar la situaci6n por causes puramente political se ha demos-
trado insuficiente.
Por otra parte, el intent de explicar este process de radicali-
zaci6n como product de las supervivencias oligArquicas tradl-
cionales se ha mostrado tambien limitado.
Los datos revelan que America latina ha vivido un process de
acelerada industrializaci6n y crecimiento econ6mico en los fil-
timos treinta afios. Las causes de la crisis del continent tienen,
pues, que ser buscadas, por lo menos en los pauses mis indus-
trializados, en las contradicciones en las cuales se realize el pro-
ceso de industrializaci6n. Es este process el que explica la cri-
sis, incluso de los sectors mis atrasados.



Tercera part. Cuestiones de metodo


I. Notas para una revision critical

El studio que hemos hecho hasta el moment nos ha revelado
la debilidad de la visi6n predominante sobre los cambios so-
ciales que estin ocuriendo en nuestros pafses.
A pesar de haber centrado el andlisis en el caso brasilefio, pu-
dimos demostrar que era plenamente possible tomarlo como mo-
delo, en muchos sentidos mis avanzados, de un process que es-
tarfa realizandose en toda America latina.
Si ese supuesto es verdadero, podemos esbozar rapidamente y
en forma exploratoria las consecuencias de esta revision en el
modelo de desarrollo latinoamericano y eventualmente en las






categories de anAlisis cientifico utilizadas para la elaboraci6n del
mismo.
El primer equivoco de este modelo de desarrollo estaria en su
idealizaci6n del process de industrializaci6n y modernizaci6n.
Al aislarlo de las condiciones hist6ricas en que se realize, la
ciencia social dominant en Latinoam6rica ha pensado este pro-
ceso como una repetici6n de algunas caracteristicas que ha te-
nido en Europa y Estados Unidos.46
Se habia idealizado el process de industrializaci6n como:

1. Generador de una economfa y de una sociedad national,
como resultado del process de diferenciaci6n social que produ-
cirfa nuevas estructuras de comportamiento social.
2. Creador de un centro de decision politico y econ6mico na-
cional, como resultado del establecimiento de una economfa
dirigida al mercado interno e independiente de la economfa de
los pauses desarrollados.
3. Creador de un process de democratizaci6n political caracte-
rizado fundamentalmente por:

a. La destrucci6n del poder politico de las oligarqufas tradi-
cionales y de la forma de dominaci6n de elite establecida por
ellas.
b. La incorporaci6n de los sectors populares a la vida national
y democratizaci6n de la vida polftica.
c. Una democratizaci6n del consume, al crearse una sociedad de
masas.

La realidad es, sin embargo, distinta:

1. La creaci6n de una sociedad modern no ha eliminado la
formaci6n de un vasto sector social urban, no integrado en
esta sociedad, que componen los lamados <>. Asi
tambien la crisis de la economfa rural no ha sido suficiente para
disminuir significativamente la poblaci6n rural. El resultado ha
sido la creaci6n, junto a un sector modernrno, de un sector
semejante al traditional, generado, sin embargo, por el process
de industrializaci6n.
2. La decision political y social, a pesar de la generaci6n de una
estructura productive para el mercado interno, no ha sido trans-
ferida al interior de estos pafses. Al contrario, crece su depen-
46 Es necesario destacar que estas caracteristicas no tienen el carActet
explicativo y dominant que en general se ha pretendido darles.






dencia econ6mica, social y military de un centro inico, y este no
es otro que Estados Unidos.
3. En vez de un process de democratizaci6n y participaci6n po-
pular, se asiste a un process de centralizaci6n administrative y
de organizaci6n de poderes fuertes no representatives, junto a
una radicalizaci6n de sectors del movimiento popular hacia
posiciones tActicas y estrategicas insurreccionales.
cA qu6 causes atribuir esos errors de vision? Dos aspects
deben ser estudiados. En primer lugar, los elements de la
realidad que negaron este modelo de desarrollo. En segundo
tdrmino, los errors metodol6gicos y te6ricos que condujeron
a este modelo equivocado.


Causas de los equivocos

La esencia del desarrollo econ6mico latinoamericano de los il-
timos afios ha sido el desarrollo de una industrializacidn en los
cuadros de una economfa international monop6lica.
(Que significa esto?

1. Que la industrializaci6n se ha realizado superpuesta a la
vieja division international del trabajo entire productores de ma-
nufacturas y exportadores de materials primas y products agri-
colas. El process de sustituci6n de importaciones fue el pro-
ceso de la dependencia de la industrializaci6n del esquema co-
lonial-exportador. Esto equivale a decir que el process de la
modernizaci6n social y econ6mica hubo de conciliarse con la
supervivencia de la vieja sociedad. Y ain mas, el poder politico
tambi6n debi6 ser compartido con las viejas oligarqufas que se
infiltraron en sectors de la clase dominant.
2. La industrializaci6n se encauza, de esta manera, dentro del
process de integraci6n international realizado por el gran ca-
pital. Es decir, que las expectativas de que resultara una libe-
raci6n econ6mica national fueron sustituidas por la realidad de
una dependencia todavia mas estrecha de la economia de los
pauses subdesarrollados a la economic central integradora. Esta
dependencia se hace cada vez mas absurda cuanto mis integrada
tecnol6gicamente sea la economfa national, y se cree una indus-
tria pesada y una tecnologia nacionales. Sin embargo, la com-
plementaci6n de la economfa national por la industrial pesada es
un process que represent un cambio cualitativo y exige pro-
fundas transformaciones econ6micas y sociales que diffcilmente






pueden darse en el cuadro de los actuales esquemas de fuerzas
nacionales e internacionales.
3. La industrializaci6n se hace tambi6n en las condiciones de
una economfa international muy avanzada tecnol6gicamente.
Esto provoca dos efectos. Por una parte, la dependencia tecno-
16gica que profundiza la dependencia econ6mica: la tecnologfa
se caracteriza hoy por su alta necesidad de inversiones en acti-
vidad cientifica y de investigaci6n que solo las grandes empresas
o el Estado pueden realizar. Las empresas de los pauses subde-
sarrollados simplemente reproducen la tecnologia creada en los
centros econ6micos mundiales.
Por otra parte, la tecnologfa modern se caracteriza por la dis-
minuci6n de la relaci6n hombre-producto. Es decir, que para
producer una misma cantidad se exige cada vez menos hombres
y mAs grandes inversiones en mAquinas y en materials primas.
Los efectos de esta situaci6n en la economfa de los pauses subde-
sarrollados consistent en que la inversi6n exige una gigantesca
concentraci6n de capital que solo podr6 ser realizada por la gran
empresa international o por el Estado national. En esta opci6n
desaparece la posibilidad de constituci6n de una economfa capi-
talista national e independiente.
4. Al exigir una pequefia cantidad de mano de obra, la tecno-
logia modern, que sirve de base para la industrializaci6n en los
pauses subdesarrollados, result incapaz de absorber la mano de
obra liberada del sector agrario en crisis y la mano de obra ge-
nerada por el crecimiento demogrAfico. De esta manera, el de-
sarrollo industrial y la penetraci6n del capitalism y de la tec-
nologia modern en el campo solo aumentan el sector de la po-
blaci6n sin trabajo productive y amplfan la poblaci6n subem-
pleada, que constitute el llamado sector marginal.
5. Al realizarse el desarrollo dentro del cuadro de una econo-
mia monop6lica, disminuyen los estimulos para la expansion del
mercado interno y, en consecuencia, los incentives para una
political agresiva de reform agraria y reforms sociales y econ6-
micas ligadas a la destrucci6n de la economfa colonial-exporta-
dora y agraria. El esfuerzo fundamental se concentra en la
intensificaci6n de la explotaci6n del mercado existente, ya sea
national o intercontinental. El Mercado Comdn Latinoameri-
cano, antes entendido como instrument para fortalecer las eco-
nomias latinoamericanas, pasa a ser objetivo de las empresas
monop6licas internacionales integradas en las economias latino-
americanas y que pretenden distribuirse el mercado continental
mediante acuerdos comerciales.
6. La idea de una participaci6n popular en el poder, amenazada






por la tasa de ganancia obtenida por estas grandes empresas,
la participaci6n del capital extranjero y el regimen de propiedad
privada conducen a polfticas econ6micas antipopulares, las cua-
les, a su vez, necesitan gobiernos fuertes. Por otra parte, la impo-
sibilidad de ofrecer una soluci6n rapida a la crisis agraria, a las
poblaciones liberadas de los sectors atrasados y al crecimiento
demografico, crea un vasto movimiento popular cada vez mis
radical. Esta situaci6n l1eva a la intensificaci6n de la represi6n
y a una ruptura de las posibilidades de equilibrio social que per-
mitieran formas political de tipo democrAtico.
7. La creaci6n de una estructura econ6mica profundamente do-
minada por el capital fundamentalmente extranjero, se proyecta
sobre la estructura del poder y somete el Estado al dominion del
mismo, destruyendo uno de los principles centros de resis-
tencia que el capital national posey6 en la decada del cuarenta
y principios de la del cincuenta. El dominion de la publicidad
y de los medios de comunicaci6n, de la educaci6n y de amplios
sectors de la intelectualidad, da al gran capital international y
al gobierno de sus raises un dominion politico cada vez mayor
de las sociedades latinoamericanas. Pero genera, simultanea-
mente, un process de radicalizaci6n de la intelectualidad y de
revision de muchas de sus aspiraciones inmediatas.

Todos estos factors han destruido la utopia de las economics
capitalistas nacionales e independientes en el cuadro de una
economfa capitalist international integrada y basada en la de-
pendencia.

Cuestiones de metodo

eQu6 errors de metodo han permitido esta proyecci6n equivoca-
da del future de nuestras sociedades, es decir, del verdadero sen-
tido de las tendencies que se realizan en ellas?
Una investigaci6n de este tipo exigirfa otro trabajo. Lo que va-
mos a apuntar aqui son solamente algunas ideas generals que
serAn objeto de un desarrollo future.
En primer lugar, se pondra en discusi6n la posibilidad de esta-
blecer un esquema de desarrollo ideal aislado de las condiciones
hist6ricas especificas en que se realize. Es decir, la forma concre-
ta de analizar el process de desarrollo no es por medio de mo-
delos de funcionamiento de sectors econ6micos y de las reper-
cusiones sociales de este funcionamiento. Al contrario, hay que
arbitrar categorfas de anMlisis capaces de describir el process de






desarrollo como movimiento hist6rico concrete, en condiciones
dadas.
En nuestro caso, tratAbase de estudiar el desarrollo de nuestros
pauses dentro del cuadro de una economia international deter-
minada, con sus leyes especificas, es decir, con su tendencia his-
t6rica al dominio e integraci6n del mercado mundial. AdemAs, la
tecnologfa y el desarrollo de las fuerzas productivas debian estar
integradas directamente en el esquema de andlisis y no como ele-
mento externo y complementario.
Pero lo mas important es que hay que estudiar en su caracter
dialectico las tendencies que revela cada moment hist6rico, es
decir, en sus contradicciones internal. El process social se realize
a traves de un amplio process de contradicciones que el and-
lisis empfrico no puede revelar directamente. De allf la necesidad
de utilizar la abstracci6n para superar las apariencias inmediatas
de la realidad. Al hacer esta superaci6n, integrando las tendencies
descubiertas empfricamente en el process total de la realidad, se
descubren las contradicciones internal de estas tendencies y el
caracter dial6ctico de su movimiento.
Nada mas peligroso que una ciencia social empirica. Ella solo
hace cristalizar moments de la realidad, aislAndolos de la tota-
lidad en que se encadenan. La eficacia inmediata que muchas
veces revela este m6todo no hace mis que mostrar su caracter
irracional. Es decir, manifiesta su tendencia a someter a los hom-
bres a las fuerzas ciegas del moment hist6rico y, en consecuen-
cia, a un determinismo muchas veces no expresado, que niega
al hombre las grandes visions hist6ricas donde se realize su li-
bertad.
El aparente caracter cientffico de estas generalizaciones empfri-
cas se ve violentamente desenmascarado por la prdctica hist6rica.
El pragmatismo de esta posici6n te6rica no hace sino poner al
descubierto el caracter birbaro de una ciencia que no se inscribe
en el cuadro de la libertad humana.






2. Cultura, ideologia, dependencia y
alienacin *

TomAs Amadeo Vasconi

I. Los concepts basicos

Con estas notas queremos Ilamar la atenci6n sobre un campo de
studio y el estado actual de su tratamiento, y comenzaremos
con una afirmaci6n que quizi result polemica: el tema de las
ideologias en America latina ha sido tratado, en general, ideol6-
gicamente.
Si prestamos atenci6n a las principles interpretaciones acerca del
papel de las ideas en el process de emancipaci6n de America la-
tina del dominion ib6rico y durante la posterior constituci6n de
los Estados nacionales, hallaremos dos lines principles.
Por un lado el pensamiento que, a grandes rasgos, podriamos
denominar liberal ha tendido a sefialar el important papel < dernizador> que tuvieron sus ideas, complaciendose en destacar
que los pauses mas tAneamente -seg6n diversos indicadores- el mayor nivel de
desarrollo.
Por otro, el pensamiento que ahora denominaremos lista ha hecho hincapi6 en los aspects negatives de las ideolo-
glas sustentadas por los grupos dirigentes de nuestros pauses,
sefialando que esas ideas fueron un factor basico de la situacidn
de subordinaci6n al capitalism europeo primero, y norteameri-
cano despues, en que cay6 America latina luego de romper sus
lazos de dependencia con Espafia y Portugal.
En ambas proposiciones tiende a sobrestimarse hasta tal punto
el papel de las ideologias en los process hist6ricos de la region,
que las relaciones entire estructura y superestructura aparecen
practicamente invertidas.
Nuestra proposici6n basica y punto de partida consiste en afir-
mar que mal podemos Ilegar a una interpretaci6n correct del
surgimiento como del papel de las ideologfas en America latina
-y por extension en cualquier regi6n subdesarrollada y depen-
* Este texto resume la participaci6n del author en los seminarios del
equipo de investigaci6n sobre Relaciones de Dependencia en America
latina. Resume proposiciones, problems e hip6tesis para el studio de
las ideas y de las cultures dominantes en el process de desarrollo de esta
region.






diente- si solo tomamos en consideraci6n el desarrollo de la
sociedad national o regional, aunque agreguemos al anAlisis un
< compuesto por las naciones industrializadas
dominantes.
Antes de intentar una profundizaci6n mayor de esta proposi-
ci6n -que retomaremos mis adelante- trataremos de precisar
mas a6n, por medio de citas de algunos autores actuales, cier-
tos aspects problemiticos en la interpretaci6n del papel de las
ideologfas en Latinoam6rica.
La aparici6n de ciertas ideologias -el liberalism, por ejem-
plo- result explicable en el context del process hist6rico
de las naciones hoy industrializadas; parecerfa que no ocurre
lo mismo cuando se trata de nuestra regi6n. Asi, observa Me-
dina Echavarria la existencia de una situaci6n que ha calificado
como <
no de la libertad, y por eso el liberalism se confunde desde los
primeros instantes con la sustancia y raz6n de ser de los nuevos
Estados. Se esgrimen ante todo las ideas libertarias y constitu-
cionales que legan en particular de Francia y Norteambrica y
toman cuerpo de ese manera formulas tan extrafias -dada la
realidad y los origenes de los nuevos cuerpos hist6ricos-
como las concepciones federales que tanto habian de pesar, a
veces trigicamente, en afios posteriores.
Ahora bien, el hecho de que la libertad -la aspiraci6n demo-
crAtica y constitucional- sea uno de los elements esenciales
de la constelaci6n originaria de America latina, arrastra tam-
bidn consigo la primera gran paradoja de su historic: haber
mantenido por much tiempo en pleno desacuerdo las fdrmu-
las de una ideologia con las "creencias" y conductas efectivas
de la existencia cotidiana. Sobre un cuerpo de estructura agra-
ria y vida traditional se extendi6 la ddbil capa de una doctrine
predominantemente liberal y urbana>.x

Se destaca asi el desfasaje que se verificaria en America latina
entire estructura y superestructura con relaci6n al modelo hist6-
rico clAsico del desarrollo europeo. Por otra parte, la aparici6n
de estas ideologias < re) a una realidad con la cual no parecian tener direct corres-
pondencia -seg6n el modelo de evaluaci6n, insistimos- se
1 J. Medina Echavarria, Consideraciones socioldgicas sobre el desarro-
lo econ6mico de America latina, Buenos Aires: Solar-Hachette, 1964,
pags. 43-44. (Las bastardillas son nuestras.)






explica por la difusi6n de la cultural europea, que acompafi6 a
Ia expansion del sistema capitalist, por una parte, y por el
comportamiento mimetico de las classes dirigentes latinoameri-
canas, por otra. Asf, sefiala Beyhaut:

<(La europeizaci6n de Iberoamerica, y en particular de sus 6li-
tes, intensificada en la segunda mitad del siglo xIx, puede ser
apreciada como un aspect de la expansion imperialista de Oc-
cidente, de su influencia civilizadora. Tipico fen6meno de con-
tacto de cultures, o de interdependencia de civilizaciones, al
decir de Balandier, se vio acentuado por la revoluci6n tecnol6d
gica de la ppoca>.2

Las consecuencias de esa expansion sobre las sociedades latinoa-
mericanas -como apuntamos r4pidamente al principio- han
sido evaluadas de diversas maneras. El mismo Beyhaut describe:

ci6n apresurada:
1. Se aprendi6 mas rapidamente a consumer que a produ-
dr (...).
2. El hibito de seguir los moldes europeos llev6 a muchos a
un verdadero colonialismo cultural>.3

Por su parte, J. Lambert, en America latina: estructuras socia-
les e instituciones political, apunta:

privilegio de algunos miles, o de algunas decenas de miles de
individuos, ha seguido siendo una cultural colonial. Los que la
compartian eran demasiado pocos para ser independientes...
A causa del hecho mismo del elevado nivel de su cultural, en
medio de masas incultas, la elite intellectual latinoamericana
ha constituido durante largo tiempo una aristocracia cosmopo-
lita y alienada, mas apta para interesarse en los problems de
Europa que para resolver los de su propio pafs>>.4

Los temas son recurrentes. Con mas o menos coherencia apa-
recen en los autores mds diversos la falta de correspondencia
2 G. Beyhaut, Raices contempordneas de Amirica Latina, Buenos Aires:
Eudeba, 1965, pig. 24.
3 Ibid., pig. 72.
4 J. Lambert, America Latina: estructuras sociales e instituciones poll-
ticas, Barcelona: Ariel, pig. 180. (Las bastardillas son nuestras.)






entire la realidad social y las ideas, la y la naci6n> de las elites dirigentes, entendida esta iltima como un
aislamiento, una separaci6n de la realidad inmediata.
Estamos convencidos de que la aceptaci6n mis o menos genera-
lizada de estas interpretaciones no conducirA jams a una ex-
plicaci6n del papel de las ideas en la historic de la sociedad
latinoamericana. De donde nuestra segunda proposici6n.

Es necesario, fuera de todo model comparative de desarrollo,
recuperar la racionalidad intrinseca del process histdrico latino-
americano. Para que ello sea possible, sin embargo, es necesario
contar con categories de analisis mis adecuadas que las utilia-
das hasta ahora.

A discutir estas categorfas de manera preliminary apunta la sec-
ci6n siguiente.



II. Ideologia, alienaci6n y dependencia
(Un intent de conceptualizaci6n)

Tomemos como punto de partida el concept de ideologfa.
El pensamiento positivista ha tendido en general a definir ideologfa>, por oposici6n a <, como un conocimiento
err6neo, que se enfrenta y es, o puede ser, desplazado por el
conocimiento verdadero que se obtiene mediante el metodo
cientifico. Lamentablemente, esta interpretaci6n puede encon-
trar apoyo aun en ciertas expresiones mal interpretadas de au-
tores marxistas clasicos; por ejemplo en Engels, cuando en una
carta a Franz Mehring sostiene:

La ideologia es un process que se opera por el lamado pen-
sador conscientemente, en efecto, pero con una conciencia fal-
sa. Las verdaderas fuerzas propulsoras que lo mueven perma-
necen ignoradas por 61; de otro modo no serfa tal process
ideol6gico. Se imagine, pues, fuerzas propulsoras falsas o apa-
rentes. Como se trata de un process discursivo, deduce su con-
tenido y su forma del pensar puro, sea el suyo propio o el de sus
predecesores. Trabaja exclusivamente con material discursivo,
que acepta sin mirarlo, como creaci6n del pensamiento, sin so-
meterlo a otro process de investigaci6n, sin buscar otra fuente
mas alejada del pensamiento; para 61, esto es la evidencia mis-






ma, puesto que para todos los actos, en cuanto le sirve de
mediador el pensamiento, tiene tambien en este su fundamento
iltimo>>.5

El tema de la < y de la ideologia como cono-
cimiento deformado de la realidad corre a traves de diversos
autores marxistas y se difunde a otras corrientes del pensa.
miento social.6 Es en este sentido que se ha opuesto la ideolo-
gfa como conocimiento err6neo de la realidad a la ciencia como
conocimiento verdadero. Creemos que esta distinci6n es tan
initial como perniciosa en nuestro caso, si volvemos nuestro
interns hacia una interpretaci6n comprensiva del papel de las
ideologias en la vida social. Por ello preferimos, al respect,
la formulaci6n de Althusser cuando dice que la ideologia

<... es un sistema (que posee su 16gica y su vigor propios) de
representaciones (imAgenes, mitos, ideas y concepts, segin los
casos), dotado de una existencia y de un papel hist6rico en el
seno de una sociedad dada. Sin entrar en el problema de las
relaciones de una ciencia con su pasado (ideol6gico) podemos
decir que la ideologia como sistema de representaciones se dis-
tingue de la ciencia en que la funcion prdctico-social es mis
important que la funci6n te6rica>.7

Y el mismo autor sostiene en otra part:

La ideologfa (en una sociedad de classes) esta, pues, destinada
ante todo a asegurar la dominaci6n de una clase sobre las otras
y la explotaci6n econ6mica que le asegura su procedencia, ha-
ciendo a los explotados aceptar como fundada en la voluntad
de Dios, en la naturaleza o en el bien moral, etc., su propia
condici6n de explotados. Pero la ideologia no es solamente un
"bello engafio" inventado por los explotadores, para mantener
a raya a los explotados y engafiarlos; es 6til tambien a los in-
dividuos de la clase dominant, para aceptar como deseada por
Dios, como fijada por la < o incluso como asignada
por un xdeber> moral la dominaci6n que ellos ejercen sobre los
explotados; les es 6til, pues, al mismo tiempo, y a ellos tambi6n,
5 F. Engels, <, en Karl Marx y Friedrich Engels,
Obras escogidas, Mosci: Ed. Progreso, 1966, t. II, pig. 502.
6 VWase Georg Lukics, Historia y conciencia de clase, Mexico: Gfi-
ialbo, 1968.
7 Louis Althusser, La revoluci6n tedrica de Marx, Mexico: Siglo XXI,
1967, pigs. 191-92.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs