• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Cover
 Half Title
 Title Page
 Index
 Foreword
 Introduction
 Sobre la naturaleza actual de la...
 La implicaciones de la crisis del...
 El nuevo terreno de la lucha de...
 Back Matter














Group Title: Crisis imperialista y clase obrera en America Latina
Title: Crisis imperialista y clase obrera en América Latina
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00087328/00001
 Material Information
Title: Crisis imperialista y clase obrera en América Latina
Series Title: Crisis imperialista y clase obrera en America Latina
Physical Description: 117 p. : ; 18 cm.
Language: Spanish
Creator: Quijano, Aníbal
Publisher: Quijano
Place of Publication: Lima
Publication Date: 1974
 Subjects
Subject: Capitalism   ( lcsh )
Foreign economic relations -- Latin America   ( lcsh )
Social conditions -- Latin America -- 1945-1982   ( lcsh )
Genre: bibliography   ( marcgt )
non-fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage: Peru
 Notes
Bibliography: Includes bibliographical references.
Statement of Responsibility: Aníbal Quijano.
General Note: "Conferencias ofrecidas durante un ciclo que la Facultad de Ciencias Políticas de la Universidad Autónoma de México organizó en el pasado mes de mayo."
 Record Information
Bibliographic ID: UF00087328
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 01722025
lccn - 75590643

Table of Contents
    Cover
        Cover
    Half Title
        Page 1
        Page 2
    Title Page
        Page 3
        Page 4
    Index
        Page 5
        Page 6
    Foreword
        Page 7
        Page 8
    Introduction
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
    Sobre la naturaleza actual de la crisis del capitalismo
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
    La implicaciones de la crisis del imperialismo para America Latina
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81-86
    El nuevo terreno de la lucha de clases y los problemas de la revolucion en America Latina
        Page 87-96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
    Back Matter
        Page 117
Full Text







CRISIS IMPERIALISTA
Y CLASE OBRERA
EN AMERICA LATINA







7






ANIBAL QUIJANO


crisis imperialist
clase obrera en
america latina


LIMA PERU



















































Edici6n del autor
LIMA PERU








INDICE


A d v erte n cia ...... ........................................................ 7

PRIMERA CONFERENCIA
Introduccion ............ .. .......... .............- 9
Sobre la naturaleza actual de la crisis del
capitalism o ......................... .... .......... 13
SEGUNDA CONFERENCIA

Las implicaciones de la crisis del imperialis-
mo para America Latina .............................. 49
TERCERA CONFERENCIA

El nuevo terreno de la lucha de classes y los
problems de la revolucidn en Amdrica
Latina .......................................... ............ 87







ADVERTENCIA


Los textos que integran este pequehto volume,
son tres conferencias ofrecidas durante un ciclo
que la Facultad de Ciencias Politicas de la Uni-
versidad Nacional Aut6noma de Mdxico organize
en el pasado mes de mayo, con la participaci6n
de Rossana Rosanda, Lucio Magri, K.S. Karol,
Fernando Claudin y este autor.
Sobre la version mecanografiada de las graba-
ciones respectivas, he introducido algunas preci-
siones y correcciones de forma indispensables,
respetando el tono coloquial de las conferencias.
El propio cardcter de Ostas, hechas para un pd-
blico amplio y vario, explica que los temas toca-
dos tengan un tratamiento general y esquemdtico.
Las hip6tesis que adelanto en estos textos, son
parte del estado actual de mis investigaciones y
reflexiones sobre esos problems y en modo al-
guno son un resultado acabado. He de volver a
ellas constantemente, conforme advance no sola-
mente mi propio trabajo, sino tambidn el con-
junto de las investigaciones actuales en diferen-
tes praises y ncleos de studio. Especialmente
acerca de los problems tocados en la primera







conferencia, tengo plena conciencia del cardcter
tentative y en retlidad arriesgado de las hip6te-
sis centrales; pero tambidn de la necesidad de
reclamar la atenci6n de la investigaci6n revolu-
cionaria sobre estas cuestiones cruciales. El lec-
tor, pues, tener en cuenta estas consideraciones.
Creo que nadie en el movimiento socialist re-
volucionario peruano puede desconocer la impor-
tancia de los problems que se tocan en estas
conferencias, ni la urgencia de un esfuerzo colec-
tivo de investigaci6n y de reflexi6n sobre ellos,
para el desarrollo de las alternatives revolucio-
narias aut6nomas de los trabajadores. Estos tex-
tos son una contribuci6n a ese esfuerzo.

Lima, 12 de Noviembre de 1974
Anibal Quijano








INTRODUCTION

(Primera Conferencia)











Todos nos damos cuenta, aunque de manera
todavia poco precisa, que todo un period hist6rico
esta llegando a su t6rmino, que ha entrado en cri-
sis. Como este period fue el del dominio del capi-
lismo, la crisis present es ante todo la crisis de
este sistema. Como modo de producci6n y como
modelo de existencia social, 6ste parece estar ini-
ciando el final de su existencia hist6rica. Sin em-
bargo, no es solamente el capitalism el que esta
en crisis. Aunque de modo diferente y con proyec-
ciones muy distintas, lo esta tambi6n el socialismo
tanto en la realidad de su construcci6n como en
su teoria.
La extraordinaria vitalidad con que resurgi6 el
capitalism despues de la Segunda Guerra Mun-
dial, parece haber sido la antesala de la madura-
ci6n definitive de sus formas de producci6n es-
pecificas y en consecuencia de la iniciaci6n de su
crisis. Pero todo eso no ha afectado solamente al
propio sistema, sino tambi6n a todo el proceso de
construcci6n del, socialismo y al desarrollo del
pensamiento y la prActica revolucionarios, parti-
cularmente en Occidente.







Creo que no es dudoso que esa notable vitalidad
del capitalism durante el period que terminal, es
uno de los mas importantes factors asociados al
curso de deformaci6n y estancamiento del progre-
so socialist de los paises de Europa del Este, asi
como del pensamiento y la practice political de la
mayor parte del movimiento comunista interna-
cional, especialmente del que esta ligado a la line
political de aquellos paises.
Por cerca de cuarenta afios, la teoria, la practice
political y la cultural political cotidiana del movi-
miento marxista occidental, han sido sometidos
a los efectos cruzados del process de burocratiza-
ci6n y tecnocratizaci6n del poder y del razona-
miento politico en los paises de Europa del Esfe
asi como a las ilusiones y las practices sociales
enajenantes secretadas por la lozania del capita-
lismo en process de maduraci6n.
Fu6 en medio de ese process que la mayor parte
del movimiento comunista international lleg6 casi
a confundir la idea de revoluci6n con la del desa-
rrollo, a reinterpretar de manera reificatoria los
elements centrales de la teoria marxista, y a casi
convertirse en una oposici6n internal del sistema
mas bien que en una alternative revolucionaria
contra 6l.
De las consecuencias de ese process no han sa-
lido indemnes quizds ninguno de los sectors del
movimiento revolucionario contemporneo, en
ningfn pais sometido a la dominaciOn capitalist.
No hemos sido capaces de evitar, plenamente, que
el capitalism en el period en que su maduraci6n
final le prestaba una aura de lozania, no solamen-
te comprometiera el desarrollo de la teoria revo-
lucionaria, sino tambi6n pervirtiese nuestras
vidas a pesar de nuestras intenciones.
Inevitablemente, bajo estas determinaciones, in-
gresamos en este period de crisis con una notable
debilidad te6rica, que produce hoy dia una situa-







-ci6n pantanosa para el desarrollo del movimiento
revolucionario actual, y que nos hace recorder
con angustia el reclamo leninista de que sin teo-
ria revolucionaria no hay acci6n revolucionaria.
Gran parte de nuestro andamiaje de conocimien-
tos y de ideas de hoy provienen y estan atados
a las condiciones y a las caracteristicas del perio-
do que ahora se resuelve en crisis, y es en cambio
muy d6bil nuestra capacidad de comprender la
naturaleza de la crisis actual, de las tendencies
centrales de cambio que estan implicadas alli.
Esa debilidad hace que, con desoladora frecuen-
cia, nos rindamos a interpreter las situaciones
nuevas como si fueran las pasadas, a usar formas
de acci6n que acaso hubieran sido aptas para si-
tuaciones anteriores como fitiles para nuestros
problems actuales.
Hard falta un esfuerzo colectivo encarnizado
para romper con esta pesada herencia, organizer
nuestros conocimientos y nuestras formas de ac-
ci6n a la media de nuestras necesidades actuales,
si es que de esta crisis es la revoluci6n socialist
la que debe salir, y no una lenta y ag6nica des-
composici6n e irracionalidad creciente de la socie-
dad contempordnea.
Esta vez yo no puedo traer aqui otra cosa que
una reflexi6n en voz alta sobre algunos de los pro-
blemas que parecen mas urgentes de investigar;
es decir mis perplejidades que afirmaciones posi-
bles, a lo sumo el intent de acufiar algunos inte-
rrogantes que pudieran tener significaci6n para
orientar las bflsquedas.







Sobre la naturaleza actual


de la crisis del capitalism









Especialmente a partir de las perturbaciones
monetarias de fines de la decada pasada, se han
venido acumulando los sintomas y las sospechas
de que el capitalism ingresaba en un period de
crisis. Sin embargo, no me parece que seria muy
fructifera la busqueda de studios y de esfuerzos
te6ricos que nos dieran cuenta de su caracter con-
creto. iSe trata de una crisis ciclica del tipo clasico
y que, como ellas, permitird todavia a este modo
de producci6n una vitalidad renovada?. ,Una cor-
ta crisis de coyuntura?. O4 es una crisis que afec-
ta a las bases mismas del capitalism y que asi
anuncia el comienzo del fin del sistema?.
Lo mas important de la literature especializa-
da, que proviene-de los ultimos afios de renovaci6n
de la investigaci6n y reflexi6n marxista, nos ha
ensefiado que el capitalism ha cristalizado su
fase monopolistica; que como su expresi6n emergen
ahora los gigantescos conglomerados llamados
multinacionales o transnacionales y se desarrolla
el sector estatal de capital monop6lico; que hay un
curso de internacionalizaci6n auin mas pronuncia-
do del capital, aunque el control esta anclado prin-
cipalmente en los Estados Unidos, el Mercado Co-
mfin Europeo y el Jap6n; que se abre una relative






separaci6n entire las political inmediatas de estas
grandes corporaciones y las de los principles Es-
tados Imperialistas, sin que esto signifique que
estos hayan dejado de ser el instrument politico
de su dominaci6n. Que las operaciones de estas
corporaciones transnacionales entrafian una ten-
dencia creciente a la inflaci6n, y en consecuencia
de mayor empobrecimiento de las masas explota-
das de todo el mundo; que los desequilibrios mo-
netarios y comerciales entire los principles cen-
tros de acumulaci6n tienden a ser mayores, y se
agudizan por los efectos de las guerras imperialis-
tas en el sudeste asidtico y en el cercano oriented.
Que la mayor concentraci6n de capital se desarro-
lla en las ramas de medios de producci6n, mas
bien que en las de bienes de consume; que las prac-
ticas especulativas en la acu-mulaci6n de capital
se extienden cada dia mas, originando sectors
de economic ficticia y despilfarro de recursos cre-
cientes; que, en fin, el desarrollo de las fuerzas
productivas se hace mas y mas erratico y desigual
y que se pervierte el uso de las mas potentes con-
virti6ndolas en fuerzas destructivas.
Ninguna duda cabe de que todo este arsenal de
conocimientos establecidos, describe con propiedad
y aufn con refinamiento el conjunto de cambios
mas importantes que ocurren en el sistema, como
adaptaci6n constant a sus potencialidades y ne-
cesidades. No obstante, me atrevo a decir que con
toda su importancia, todo esto es insuficiente para
ensenarnos por qud ocurren esos cambios y sobre
todo que sucede en medio de esos cambios con el
problema mismo de la produccidn de valor y de
plusvalia, con las relaciones de producci6n como
tales, y con las relaciones entire estas y el grado
de desarrollo de las fuerzas productivas. Es decir
qud pasa en la matriz misma del modo de produc-
cidn y cudles serian las consecuencias de ello.







Y este es, a mi juicio, el vacio central de la in-
vestigacion marxista actual de la economic politi-
ca del imperialismo. Creo, ademds, que mientras
este problema capital no sea atacado a fondo en
la investigaci6n, nuestra capacidad de previsi6n
hist6rica concrete sigue siendo limitada, y en esas
condiciones la construcci6n de una alternative re-
volucionaria eficaz es ciertamente muy dificil.
Para decirlo en los propios t6rminos de Marx
en el pr6logo a la primera edici6n del Capital: "Lo
que de por si nos interest aqui -escribio alli-
no es precisamente el grado mas o menos alto de
las contradicciones que brotan de las leyes natu-
rales de la producci6n capitalist. Nos interesan
mas bien estas leyes de por si, estas tendencies,
que actfian y se imponen con f6rrea necesidad". (')
Marx pudo prever la inevitabilidad de la con-
centraci6n del capital. Pero no tuvo el tiempo de
analizarla en concrete. Los te6ricos de la Segunda
International y con ellos Lenin, asistieron a la lle-
gada de ese process, analizaron en vivo la inicia-
ci6n del capitalism monopolista y con 61 de la
era del imperialismo. Lenin pudo prever que como
consecuencia de la agudizaci6n de las contradic-
ciones del sistema en este period, el capitalism
ingresaba en su fase final.
Creo, sin embargo, que el genio politico de Le-
nin contaba mas con los limits politicos del capi-
talismo, con la probabilidad del desarrollo del
movimiento revolucionario international, y euro-
peo en particular, para el fin del capitalism. Por-
que es ahora un resultado hist6rico, que desde el
punto de vista de sus limits t6cnicos, el capitalis-
mo del period de Lenin distaba afin de su fase
de maduraci6n definitive. Y despu6s de Lenin, la
revoluci6n socialist en Europa, varias veces po-
sible, fue una y otra vez derrotada y en su lugar
fue en la periferia del capitalism donde esa re-
voluci6n pudo triunfar, y ante todo en China. Es







decir, no precisamente en el centro de la madu-
raci6n del modo de producci6n capitalist. Y asi
como en Rusia de 1917, en esos lugares la revolu-
ci6n pudo triunfar ante todo por factors hist6ri-
co-politicos y menos por la maduraci6n de las for-
mas especificas de la producci6n capitalist.
Sabemos, ciertamente, que el capitalism tiene
un limited politico: la revolucion socialist. Pero
ahora tambien sabemos que esta no tiene que ser,
necesariamente, el resultado del agotamiento to-
tal de las bases del modo de producci6n. Es el re-
suitado de la eficiencia con que es capaz de actuar
la fuerza revolucionaria de los trabajadores, en
una coyuntura hist6rica determinada. Y, notable-
mente, eso ha ocurrido hasta hoy fuera de los cen-
tros de mayor desarrollo del sistema capitalist.
Sabemos, igualmente, que la revoluci6n socia-
lista surge como una necesidad historic de las
propias tendencies inherentes al desarrollo del
capitalism; pero que no es de ningun modo una
fatalidad hist6rica, ni un desarrollo automatico
de las contradicciones de ese sistema, porque es
una empresa consciente y deliberada como ningu-
na otra. Y, por eso mismo, esta sujeta a la capa-
cidad de acierto o error del agent historic revo-
lucionario.
De alli no se desprende, sin embargo, que si no
hay revoluci6n socialist el capitalism puede
continuar indefinidamente en la historic, aunque
mocaIicandose, adaptAndose permanentemente a
sus contradicciones. Lejos de eso, como todos los
otros sistemas hist6ricos, no puede dejar de llegar
a un limited tecnico, te6ricamente previsible.
Marx descubri6 que el capitalism tiene dos
niveles de contradicciones, diferentes pero inter-
dependientes. Un primer nivel, cotidiano, es la
contradicci6n entire la forma cada vez mds social
de la producci6n y la forma privada, cada vez mas
concentrada, de la apropiaci6n de los products






y de los recursos de producci6n. Esta contradicci6n
alimenta la diaria lucha de classes. Y es privativa
del capitalism.
El segundo nivel, consiste en la contradicci6n
entire el desarrollo de las fuerzas productivas y las
relaciones de producci6n dentro de los cuales ope-
ran y de desenvuelven. Esta contradicci6n es co-
min a todos los modos de producci6n, pero actia
dentro del capitalism de manera especifica, a
traves del desarrollo de los medios t6cnicos de
producci6n, de origen basicamente cientifico-tec-
nol6gico.
El desarrollo del primer nivel de contradiccio-
nes depend, en iultimo andlisis, del grado de ma-
duraci6n del segundo nivel. Es decir, del creci-
miento que las fuerzas productivas van alcanzan-
do. Cuando 6stas entran en contradicci6n abierta
e insostenible con las relaciones sociales de pro-
ducci6n dentro de las cuales han madurado, las
contradicciones del primer nivel ingresan tambien
en su fase de agudizaci6n definitive.
De esa manera, la crisis definitive del sistema
como tal s6lo emerge cuando al entrar en contra-
dicci6n definida las relaciones sociales de produc-
ci6n con el grado de desarrollo de las fuerzas pro-
ductivas, las contradicciones entire la forma social
de la producci6n y la forma privada de la apropia-
ci6n se agudizan tanto que el sistema no es mas
capaz de estabilizarlas y, en consecuencia, se ex-
presan en la maxima virulencia de las luchas de
clase.
Para Marx, pues, es en ese segundo nivel de
contradicciones en donde reside en definitive, el
limited ticnico del capitalism. Y eso debe expre-
sarse politicamente en el primer nivel.
Como se sabe, la teoria general acerca de este
problema, por lo que toca a cualquier modo de
production, se encuentra en el celebre texto del
Prefacio a la Contribuci6n a la Critica de la Eco-







nomia Politica. (2) Pero la teoria especifica respec-
to del modo de producci6n capitalist, se encuen-
tra esbozada en _los Grundrisse (3). Alli Marx pro-
yect6 su genio de previsi6n teorica, para dejarnos
el unico texto conocido en la literature marxista
en que se establece con precision, a partir de qu6
moment se puede afirmar, teoricamente, que el
modo de producci6n capitalist, en tanto que sis-
tema de producci6n y de apropiaci6n de plusvalia,
ha entrado en el comienzo del fin.
El nucleo de las thesis de Marx, se refiere a los
cambios en la composici6n organic y tecnica del
capital. El desarrollo de las fuerzas productivas,
que en el capitalism son fundamentalmente de
origen cientifico-tecnologico, hace que tienda a
aumentar constantemente la cantidad y la calidad
de los medios tecnicos de production, que de ese
modo van dejando de ser solamente eso y asu-
miendo simultaneamente el papel de agents pro-
ductivos cada vez mas, reduciendo correlativa-
mente el papel del trabajo vivo es decir, del
obrero como agent productor, intermediador
entire los medios tecnicos y las materials primas,
hasta que llega un moment en que los obreros
son apenas "accesorios conscientes" de los medios
tecnicos de producci6n. De esa manera, "el process
de producci6n cesa de ser un process de trabajo,
en el sentido en que el trabajo constituiria la uni-
dad dominante". A partir de ese moment "el
valor objetivado en la maquinaria se present alli
como la condici6n previa: frente a ella, la fuerza
valorizante del obrero individual se borra, ha-
biendo devenido infinitamente pequefia" 5
Para que se moment pueda llegar, es necesario
que los medios tecnicos de producci6n hayan ad-
quirido una condici6n tal que su capacidad pro-
ductiva sea equiparable a la de una fuerza de la
naturaleza, muy por encima de su valor de pro-
ducci6n, y que por lo tanto su valor no puede ser







mas medido segun el tiempo de trabajo social-
mente necesario invertido en su producci6n, no
obstante ser trabajo acumulado, porque ese trabajo
acumulado es, en la practice, el resultado del
desarrollo de toda la ciencia y la tecnologia de
ese moment. Segun Marx, ese seria el resultado
necesario del desarrollo de maquinas y de sistemas
de maquinas automatizadas, servidas por meca-
nismos de autodireccidn. En el lenguaje actual se
hablaria de la cibernetica y de su combinaci6n
con la energia nuclear .
Un grado tal de desarrollo de las fuerzas pro-
ductivas, supone que el capital se ha desarrollado
completamente en sus fqrmas de production espe-
cificas. Y en la media en que aqui el tiempo de
trabajo cesa de ser el principio determinante de la
production, tambien el capital, en tanto fuerza
dominant de la production, deja de tener funcion.
0 sea "se abre el mismo a su disoluci6n"7
En el modo de producci6n capitalist, la media
del valor depend de la cantidad de tiempo social-
mente necesario invertido en su production. Y el
process de valorizaci6n se funda en la interven-
cion del trabajo vivo, que simultaneamente con-
serva y transfiere el valor del trabajo acumulado
- medios tecnicos y materials primas y crea un
nuevo valor, al intermediar entire los medios tec-
nicos de produccidn y el objeto de producci6n.
A partir del moment en que el process de
producci6n deja de ser un intercambio entire el
trabajo vivo y el trabajo acumulado u objetivado,
puesto que los medios tecnicos han asumido el
papel de medios de producci6n y de agents de pro-
ducci6n, al mismo tiempo, y la fuerza valorizante
del obrero ha devenido infinitamente pequefia, la
production no consiste mas en la creaci6n de valor
sino, basicamente, en la transferencia de valor. Los
medios t6cnicos, nuevos agents de producci6n, no
crean nuevo valor. S6lo pueden transferir al pro-







ducto, parte del trabajo acumulado o de valor que
condensan. En este moment, por lo tanto, deja
de producirse plusvalia.
De otro lado, en la media en que los poderosos
medios tecnicos y agents de producci6n al mismo
tiempo, tienen una capacidad productive que ya
no guard relaci6n con el tiempo de trabajo inme-
diato que se invirti6 en su producci6n, la media
del valor de sus products deja tambi6n de corres-
ponder al cAlculo del tiempo socialmente necesa-
rio. Asi, la ley del valor cesa de actuar en la
producci6n. En otros terminos, las relaciones de
producci6n capitalistas dejan de tener lugar.
Si ello es asi, el capitalism en tanto que sistema
de producci6n y acumulaci6n de plusvalia y fun-
dado en la ley del valor, ha llegado al limited de
sus posibilidades hist6ricas de existencia y se
"abre 61 mismo a su disoluci6n". A partir de ese
moment, o las revoluciones socialists produce
la eliminaci6n delibarada del capitalism, o se
ingresa en un period en que el sistema es cada
vez mas prisionero de sus contradicciones, cada vez
mas irracional. Las relaciones sociales de produc-
ci6n y su expresi6n juridica como relaciones de
propiedad, son ya inftiles, hist6ricamente, para
el uso eficaz de las fuerzas productivas y para su
desarrollo. Asi, la contradicci6n entire el desarrollo
de las fuerzas productivas y las relaciones sociales
de producci6n capitalistas, alcanzan un moment
de enfrentamiento abierto y explicit. Y "se abre
un period de revoluci6n social".
A nadie se le ocurriria Boy que la situaci6n pre-
vista por Marx es la caracteristica del actual sis-
tema capitalist, visto en conjunto. Pero sabemos
desde Lenin que el capitalism como sistema se
desarrolla desigualmente. Y desde Trotzky sabe-
mos tambi6n que ese desarrollo es desigual y com-
binado. Esto es, que el capitalism se desarrolla
en niveles distintos pero orgAnicamente articulados






dentro del conjunto, interpenetrandose y condicio-
nAndose entire ellos y con el conjunto.
Es, por lo tanto, legitima la pregunta acerca
de ,hasta que punto y en qu6 lugar del sistema
capitalist actual, pudiera estar ingresando el
moment te6ricamente previsto por Marx? Y si
acaso fuera asi, ,cuales podrian ser las consecuen-
cias te6rica y concretamente discernibles para el
resto del sistema, para sus relaciones con los sis-
temas postcapitalistas ya existentes? Y, ,para las
necesidades de la revoluci6n socialist, qu6 se
desprenderia de todo eso?
Imposible encontrar, en este moment, alguna
respuesta solvente a la primera de esas preguntas.
Por lo menos hasta donde conozco, no existen
resultados de investigaciones encaminadas a ex-
plorar este problema. A pesar de la recurrencia
de la palabra crisis en nuestro lenguaje politico de
las filtimas decadas, esta pregunta no parece haber
sido formulada con la urgencia necesaria. Y creo,
ademds, que para esta carencia no ha sido ajena
la gran vitalidad del capitalism hasta este mo-
mento. Pero creo tambi6n que ahora es indispen-
sable la atenci6n de la investigaci6n marxista
acerca de esta crucial cuesti6n.
La aparici6n de maquinas y de sistemas de ma-
quinas automatizadas y dotadas de mecanismos
de autodirecci6n y de autoregulaci6n, que Marx
habia previsto como requisite para el comienzo
del moment en que el trabajo, bajo su forma
inmediata, deja de ser la fuente principal de la
produccidn, es ya indiscutible en la actualidad.
Eso ha llevado a la complete automatizacion de la
producci6n en no pocos centros de producci6n,
especialmente en aquellas ramas de producci6n de
medios tecnicos de producci6n, que son las que hoy
dia comandan como puntas avanzadas el modo de
producci6n capitalist.






,Cual es el significado de este hecho para el
problema de las contradicciones entire el grado
de desarrollo de las fuerzas productivas mate-
riales y las relaciones sociales de producci6n, o,
su forma juridica, las relaciones de propiedad, en
el capitalism actual? LQue ocurre en los nucleos
totalmente automatizados de producci6n con el
problema de la production de valor y de plus-
valia?
No pretend aqui ofrecer una respuesta acabada
a estos problems. No conozco investigaciones rea-
lizadas y las mias estan apenas iniciadas. Por el
moment, mis reflexiones estan, ante todo, ende-
rezadas a reclamar la atenci6n de los investiga-
dores.
No obstante, arriesgo una sospecha. Si se admite
que, segun las t6sis de Marx, la presencia de siste-
ma de maquinas automaticas dotadas de autore-
gulaci6n y autodirecci6n, implica que los medios
tecnicos de production asumen, a la vez, la funcion
de agents de producci6n y que, en consecuencia,
el trabajo individual pasa a ser en la practice un
"accesorio consciente" de esos medios tecnicos, y
su capacidad de valorizaci6n deviene infinita-
mente pequefia, ello implicaria que en aquellos
nucleos productivos del capitalism donde la pro-
ducci6n se automatiza totalmente, esta cesando la
production de nuevo valor y por lo tanto de plus-
valia. Y conforme a las propias tesis de Marx,
el tiempo de trabajo esta dejando de ser la media
de la producci6n. En sus propios terminos: "desde
el moment en que el trabajo, bajo su forma inme-
diata, ha dejado de ser la fuente principal de la
riqueza, el tiempo de trabajo debe dejar y deja de
ser su media. Y el valor de cambio deja, por tanto,
tambien de ser la media del valor de uso".
Sin embargo, en tanto que el process de auto-
malizaci6n de la production esta todavia restrin-
gido a nicleos reducidos del aparato productive






del capitalism, y con toda certeza actualmente
su expansion estA limitAndose deliberadamente
cada vez m&s. Y en tanto que el capitalism existe
en un vasto sistema, una de cuyas caracteristi-
cas centrales es la desigualdad y la combinaci6n
entire diferentes niveles de desarrollo de las formas
especificas de producci6n, el capitalist duefio de
aquellos nucleos automatizados de producci6n,
tiene ain la posibilidad de realizar el product que
ya no contiene nuevo valor, y, por ende, plusvalia
en el resto del sistema donde la automatizaci6n
no ha llegado aun, y valorizar despues lo realiza-
do en dicho segment del circuit de acumula-
cion.
Si eso puede ocurrir asi, se debe, ciertamente,
a que no.obstante el hecho de que el capital ha
dejado de ser en aquellos nucleos automatizados,
un element necesario para la producci6n, puesto
que ya no se valoriza alli, el capitalist sigue
siendo el dueno de los recursos de producci6n que
estan dejando de ser capital y puede auin usarlos
como si fueran capital sirviendose del resto del
sistema. Esto es, debido a la persistencia de las
relaciones sociales de producci6n, bajo la forma
juridica de relaciones de propiedad, y de la es-
tructura political que las mantiene. La forma so-
cial de la producci6n, en su grado mas avanzado
dentro del capitalism, se contradice abiertamen-
te con la apropiaci6n privada, porque el grado
de desarrollo de las fuerzas productivas materia-
les choca abiertamente con las relaciones de pro-
piedad capitalistas, como Marx habia previsto.
Deciamos que la expansion de la automatiza-
ci6n de la production y su generalizaci6n en las
diversas ramas dentro del capitalism, son hoy
tecnicamente posibles, pero que esta difusi6n es
lenta y errAtica, y deliberadamente trabada por
los capitalistas. Por ejemplo, la producci6n de las
llamadas mdquinas de control num6rico esta






practicamente detenida y restringida su aplica-
ci6n a pocos nucleos del sistema, inclusive en sus
centros de acumulacion. Es decir, el capitalism
esta trabando el desarrollo y la expansion de sus
medios mas poderosos de producci6n, precisamen-
te porque ese desarrollo choca ahora abiertamen-
te con las actuales relaciones de producci6n, que
son la base esencial de este sistema, ya que el
continuado desarrollo dq esos medios productivos
va necesariamente, como acabamos de verlo, re-
cortando los limits de la producci6n de valor, 1l-
timo fundamento del capitalism.
Si todo eso tiene sentido, arriesgo otra sospecha:
torado en su calidad de modo de producci6n, el
capitalism estaria ingresando en un period de
limitaciones crecientes a la producci6n de valor
y de apropiaci6n de plusvalia, lo que no por estar
aun referido a algunos nicleos avanzados del
sistema deja de ser menos fundamentalmente
significativo para el destiny ulterior de este modo
de producci6n. En consecuencia, esta situaci6n
esta pasando a ser el basamiento fltimo de la
crisis actual del capitalism. De ser asi, deberia
ser possible establecer las vinculaciones entire esa
situaci6n y las mas visible y mejor descritas ten-
dencias actuales del sistema, como intentaremos
mostrarlo mas adelante.
Un primer problema debe ser despejado en la
partida. Admitir que el modo de producci6n capi-
talista como tal podria estar comenzando a ser
corroido por el choque abierto entire las fuerzas
productivas que ha desarrollado y las relaciones
sociales de producci6n que las cobijan, no implica
que el capitalism como sistema concrete de exis-
tencia social este amenazado de un sibito de-
rrumbe.
Lo que sucede, como tendencia, es que el siste-
ma comienza a ser cada vez mas prisionero de
sus contradicciones en todos sus niveles, porque






estas contradicciones tienden a ser cada vez mas
agudas y explicitas. El sistema es crecientemente
-incapaz de estabilizarlas o de encontrar mecanis-
mos para amortiguarlas. En consecuencia se va
tornando mas y mas irracional, y es sentido por
eso como cada vez mAs absardo.
Creo que esa tendencia tiene manifestaciones
ya muy visible hoy dia, particularmente si se
piensa en lo que ocurre en las sociedades capita-
listas mas desarrolladas, y principalmente en los
Estados Unidos; donde probablemente tienen lu-
gar mas que en otras parties del sistema, los pro-
cesos previstos por Marx.
Probablemente no es por accident, que a pesar
de que el capital dominante en el imperialismo
contemporaneo proviene de ese pais, la economic
national como tal aparece en los Estados Unidos
con dificultades cada vez mas graves. Asi, la li-
teratura especializada sefiala la tendencia a la
expansion de capital ficticio, en una vasta gama
de actividades que no tienen relevancia alguna
para la producci6n, pero que hacen parte crecien-
te de la acumulaci6n de capital, en desmedro de
la inversion productive; la tendencia a la repro-
ducci6n creciente de medios tecnicos de produc-
ci6n en lugar de la de bienes de uso y de consu-
mo; los problems de la absorci6n de mano de
obra y la ampliaci6n del desempleo y del sub-
empleo; una escalada inflacionaria mayor que en
otros periods, con su secuencia de baja de los
salaries reales de los trabajadores; la cada vez
mas corta alternancia entire los ciclos de expasi6n
y de recesi6n; las dificultades de la balanza co-
mercial y de la balanza de pagos; en 1970 no au-
mento el product bruto national. Todo un cuadro
de agudos problems en el principal centro de
acumulaci6n capitalist contemporaneo, que dan
cuenta de la agudizaci6n de las contradicciones
internal de la economic capitalist de ese pais.






En otro terreno, en ning(in otro centro capita-
lista avanzado es, como en los Estados Unidos,
tan patente el desarrollo de la crisis political y cul-
tural, que expresan en esas dimensions lo que
ocurre en la matriz productive. La quiebra de la
lealtad de capas crecientes de la poblaci6n a los
mas entrafiables contenidos valoricos del capita-
lismo, la perdida de sentido de la cultural del
consumismo y de toda la etica social que sostenia
la adhesion de la poblaci6n a las necesidades del
capital, especialmente entire los j6venes; la irre-
mediable corrosion de la eficiencia de la organi-
zaci6n social, traducida tan expresivamente en
la frase acufiada por la prensa de ese pais como
"el deterioro de la calidad de la vida cotidiana",
muestran bien a las claras un process de agudi-
zaci6n de las contradicciones sociales, que va
arrastrando a la mas poderosa sociedad capitalis-
ta a una creciente inconsistencia, tan bien pre-
sentada en "Growing up Absurd" de Paul Good-
man .
En media todavia menor, process similares
se van desarrollando en todos los principles
centros del sistema, en Europa Occidental y Ja-
p6n. Y sus extremes se difunden tambien en todo
el resto del mismo.
Un segundo problema te6rico, a partir de aqui,
es que en el supuesto de que efectivamente todo
aquello est6 ocurriendo al interior de las puntas
avanzadas de la producci6n y del regimen social
capitalist, en terminos de la agudizaci6n de las
contradicciones entire el grado de desarrollo de
los medios tecnicos de producci6n y las relaciones
sociales de producci6n, eso debe necesariamente
expresarse en la agudizaci6n de las contradiccio-
nes entire la forma social de la producci6n y la
forma privada de la apropiaci6n. ,Cuales serian,
en ese sentido, sus manifestaciones?.






En el discurso te6rico marxista, la maduraci6n
de las contradicciones derivadas del grado de de-
sarrollo de las fuerzas productivas, en el capita-
lismo, implica su agudizaci6n entire la forma so-
cial de la producci6n y la forma privada de la
apropiaci6n. Es el desarrollo de las fuerzas pro-
ductivas que empuja la cada vez mayor sociali-
zaci6n de la producci6n y como contrapartida, la
16gica de la acumulaci6n capitalist empuja hacia
la creciente concentraci6n de la apropiaci6n pri-
vala de los recursos de producci6n y de sus pro-
ductos.
En los limits de esta conferencia, por obvias
razones, no se podra explorer los problems aqui
implicados sino en sus terminos generals y de
manera mas bien alusiva.
En primer lugar, creo que la manifestaci6n
mas definida de la agudizaci6n de las contradic-
ciones entire la forma social de la producci6n y
la forma privada de la apropiaci6n, es el tremen-
do desarrollo de las nuevas formas empresariales
llamadas "empresas multinacionales o transna-
cionales" y de la internacionalizacion del capital
que eso significa.
Ciertamente, el capital fue siempre internacio-
nal desde el comienzo, en el sentido de que sus
intereses sobrepasan las fronteras nacionales y
son para ellos mas importantes que los intereses
nacionales. Sin embargo, es en un sentido mas
profundo que la internacionalizacion del capital
se desarrolla: la estructura international del ca-
pital y de la producci6n capitalist.
Desde este punto de vista, no es dificil concor-
dar en que el grado de internacionalizaci6n del
capital es hoy dia inmensamente mas desarro-
Ilado que antes. De una parte, a traves de la in-
ternacionalizaci6n de la propiedad del capital y
de la internacionalizaci6n de la estructura mono-
polista antes relativamente restringida a muy po-






cos centros de acumulaci6n. De ofra parte, a tra-
v6s de la acelerada expansion del circuit inter-
nacional de la reproducci6n ampliada y de las
bases generals de la acumulaci6n direct de ca-
pital, en una escala antes desconocida.
Ese process de maduraci6n o de culminaci6n de
la internacionalizaci6n del capital y de la estruc-
tura capitalist de la producci6n, es la expresi6n
mas clara de la maduraci6n de la forma social de
la producci6n derivada del grado de desarrollo de
los medios tecnicos de producci6n que hasta aqui
ha permitido el capitalism. Y en primer termino,
eso se refleja en el grado de socializaci6n de la
forma de la producci6n cientifica-tecnol6gica a es-
cala international, que funda el hecho de que los
medios t6cnicos tengan en las puntas avanzadas
del sistema la capacidad creciente de limitar la
participaci6n valorizante del obrero individual, y
de limitar correlativamente la producci6n de nue-
vo valor y de plusvalia en esos nucleos.
La inherente tendencia a la concentraci6n de
capital que este modo de producci6n conlleva,
se ha venido desarrollando parejamente a este
grado de socializaci6n de la forma de la produc-
ci6n, imponiendo la necesidad de la reorganiza-
ci6n empresarial para mantener y utilizar el con-
trol de tan gigantesco grado de desarrollo de las
fuerzas productivas y de la forma social de la
producci6n a escala international. Ese process
iniciado desde la terminaci6n de la segunda gue-
rra mundial, principalmente para el reflotamien-
to del capitalism de Europa Occidental, asume
hoy dia la forma de las "empresas multinacio-
nales o transnacionales", como expresi6n de la
forma cada vez mas concentrada de la apropia-
ci6n privada de la producci6n.
Diversos fen6menos econ6micos bien estableci-
dos, y cuyas tendencies de agravamiento consti-
tuyen hoy dia los problems que dan lugar a las







preocupaciones oficiales sobre la crisis del capi-
talismo, dan cuenta de la agudizaci6n de las con-
tradicciones entire el grado de desarrollo de la
forma social de la producci6n y de la forma pri-
vada, cada vez mas concentrada, de la apropia-
ci6n. Mencionare aqui solamente los mas resal-
tantes.
1.- La agudizaci6n de la tendencia a la des-
proporci6n en la distribuci6n de capital dentro
del aparato international de producci6n y su se-
cuela la agudizaci6n de la inflaci6n.
Sabemos que el capitalism se ha desarrollado
siempre de manera desigual, constituyendo nive-
les de diferente grado de desarrollo, que se ar-
ticulan organicamente en una economic inter-
nacional, condicionandose mutuamente. Pero esta
tendencia se acentua tanto mas, conforme avan-
za el process de maduraci6n de la forma social
de la producci6n a escala international, mientras
de otro lado se concentra y se monopoliza mas
y mas el capital.
Esa desigualdad no se establece solamente en-
tre formaciones sociales concretas de diferente ni-
vel de desarrollo capitalist, sino tambi6n den-
tro de cada una de aquellas, entire las diversas
ramas de la producci6n, y dentro de 6stas, en
diversos niveles de desarrollo.
Y esta tendencia al desarrollo desigual se de-
riva, como se sabe, de la desigual distribuci6n
del capital entire cada parte del aparato de pro-
ducci6n international del capitalism. Tanto mas
se desarrolla la concentraci6n monopolistica de
capital, esa desproporci6n en la distribuci6n de
capital tiende a acentuarse. La estructura impe-
rialista del capitalism tiene aqui su asiento y su
regulaci6n.
En el centro de este problema se coloca, por eso
mismo, el problema de la acumulaci6n rentable
del capital. Por su naturaleza, este corre precisa-







mente hacia donde son mejores y mas firmes las
posibilidades de hacer mas rentable la acumula-
ci6n, como base para la ampliaci6n de la escala
de la reproducci6n de capital.
La rentabilidad de la acumulaci6n no estd ne-
cesariamente condicionada a las necesidades pro-
ductivas de la sociedad, y por lo mismo la dis-
tribucion de capital entire las diversas areas y
niveles de desarrollo de la economic capitalist
international, se lleva a cabo en funci6n de las
propias exigencias del capital y del curso de
la lucha de classes international.
Asi, por ejemplo, despues de la Segunda Gue-
rra Mundial, fueron las necesidades de la recons-
trucci6n del capitalism europeo occidental y ja-
pones, y mas tarde las necesidades de las guerras
en el Sudeste Asiatico y en el Medio Oriente,
que generaron la incontrolada -no planificada-
expansi6n creciente del credito international, ori-
ginando en todos los principles centros de acu-
mulaci6n, desequilibrios productivos, que engen-
draron desequilibrios comerciales y de pagos in-
ternacionales, que desde fines de la pasada de-
cada se traducen crecientemente en desequili-
brios financiers y monetarios. Esto es, en in-
flaci6n.
Estos desequilibrios en la distribuci6n de capi-
tal en el circuit total de acumulaci6n capitalist,
se agudizan cada vez mas conforme la acumula-
ci6n se concentra en la producci6n de medios
tecnicos de producci6n en lugar de bienes de
consume para la masa de la poblaci6n, y en la
producci6n de medios belicos y de exploraci6n
espacial. De esa manera, la realizacion de la
plusvalia se produce crecientemente al interior de
esos mismos circuits de acumulaci6n, originando
un desequilibrio productive global y en la es-
tructura del empleo, por la expansion de la so-







brepoblaci6n relative en todos los principles cen-
tros de acumulaci6n monopolista de capital.
Y conforme esa tendencia avanza, paralela-
mente se van ampliando los circuitos de acumu-
laci6n ficticia de capital, esto es no productive, ni
vinculada a la produccti6n ni ain indirectamente,
desarrollando mecanismos ficticios de capital.
Como las grandes corporaciones monopolistas,
"multinacionales o transnacionales" van concen-
trando la masa mayor de capital financiero, en
relaci6n a las instituciones estatales e interes-
tatales de financiamiento, y mas todavia esas
mismas instituciones son. indirectamente contro-
ladas por las corporaciones privadas, es final-
mente cada vez mas dificil toda possible progra-
maci6n racional de la distribuci6n de capital, pues
aquellas corporaciones no solamente escapan a
todo control pfiblico, sino que ademas, dada la
magnitude de sus recursos, tienden a separar de
modo creciente sus operaciones y sus political
respect inclusive de la political econ6mica inter-
nacional de los propios Estados imperialitas prin-
cipales, sin que eso signifique que no utilicen
a tales Estados, para los fines de su interest pri-
vado monopolistico.
Todo eso va adquiriendo ahora las caracte-
risticas de un engranaje circular. Conforme los
efectos de estos fen6menos se agravan, es mas
necesario para el capital monopolistico interna-
cional tender a concentrarse en operaciones de
mas corta y facil rentabilidad. Y en consecuen-
cia, los desequilibrios en la estructura productive,
en la estructura commercial, financiera y moneta-
ria seran mas y mas profundos. Esta en la esen-
cia misma del grado de desarrollo de la monopo-
lizaci6n de capital, que las "empresas multina-
cionales" expresan, la tendencia a la agudizaci6n
de la inflacion international, porque son sus ne-
cesidades de acumulaci6n rentable creciente que







empujan la cada mas desigual y desproporcio-
nada distribuci6n de capital en la economic inter-
nacional. Veremos mas adelante, que significa eso
desde el punto de vista de la lucha de classes.
2.- Un segundo problema, vinculado con el
anterior, es que el desarrollo creciente de la can-
tidad y calidad de los medios t6cnicos de produc-
cion en los centros principles de acumulaci6n del
sistema, imponen necesariamente la obsolescencia
tanto de los propios medios tecnicos de produc-
cion como de gran parte de la producci6n. Y, al
mismo tiempo, una creciente capacidad ociosa
de esa inmensa capacidad productive.
El capital desarrolla sus fuerzas productivas,
simultaneamente como respuesta a las luchas
reivindicativas del proletariado, como por sus
propias necesidades de acumulaci6n. Inclusive
ahora y en adelante, cuando parece que en sus
mas avanzados nucleos productivos, el capital co-
mienza a tropezar con los primeros limits a su
valorizaci6n por el propio efecto del grado de
desarrollo de sus medios de producci6n, no puede
dejar de producer e innovar esos recursos, ain
cuando tender& a hacerlo cada vez mas erratica y
andrquicamente, mas lentamente y pervirtiendo
los m&s potentes al convertirlos en recursos de
destrucci6n belica.
El resultado inevitable de esa renovaci6n de la
masa de medios de producci6n y de su innova-
ci6n cualitativa, es la obsolescencia de una parte
de los previamente producidos, que no se pue-
den simplemente abandonar en masa. Porque,
iqu6 ocurriria si una parte important de la masa
de medios tecnicos obsoletos de production se
abandonara o se tirara?. Eso significaria el hun-
dimiento, la bancarrota de capas importantes de
la burguesia, .asociadas precisamente al control
y al uso de tales recursos. Cientos de miles de
pequefios y medianos empresarios quedarian en






bancarrota, fuera de la clase. Y eso, aunque fuera
econ6micamente deseable, para el sistema capita-
nista no lo es ni political ni socialmente en cual-
quier moment.
Es como consecuencia de eso, que a su turn
se traba la innovaci6n tecnologica, como en el
caso que hemos sefialado antes de las maquinas
de control numerico. Pero, como al mismo tiempo,
se sigue produciendo nuevos medios t6cnicos, una
parte creciente de los obsoletos en la misma rama
tiende a entrar en desuso o los nuevos medios
no pueden ser usados en toda su capacidad pro-
ductiva, especialmente si se tiene en cuenta que a
asi debe afiadirse el problema de la desigual dis-
tribuci6n de capitals. Si, por ejemplo, no se ex-
pande a la velocidad possible la producci6n ma-
siva de medios de producci6n tan poderosos como
las mdquinas de control nfmerico, eso quiere de-
cir que los medics de producci6n de ese tipo de
maquinas no se estan usando en toda su capa-
cidad productive.
Todo ello, por supuesto, refuerza las tenden-
cias a los desequilibrios crecientes en la estruc-
tura productive, y sus efectos inflacionarios, y de
limits crecientes a la rentabilidad de la acumu-
laci6n en los principles centros del sistema, pro-
blemas que no se pueden solucionar solamente al
interior del circuit de acumulaci6n de esos cen-
tros. Luego veremos las consecuencias que de alli
se derivan para las relaciones con los otros ni-
veles de desarrollo del sistema capitalist inter-
nacional en su conjunto.
Marx habia previsto que en un determinado
moment del grado de desarrollo de los medios
tecnicos de producci6n, las fuerzas productivas
basicas del capitalism, la forma social de la pro-
ducci6n se desarrollaria en un sentido precise: el
trabajo individual pasaba a ser cada vez menos
important, y el trabajo social global pasaba a ser






el decisive, a traves de su objetivacion en el ca-
pital. La necesidad de acumulaci6n creciente del
capital, de otro lado, empuja la tendencia a la
cada vez mayor concentraci6n de la forma privada
de la apropiaci6n. Y las contradicciones entire es-
tos dos terminos de la producci6n capitalist pa-
sarian, por lo tanto, a dominar la vida diaria del
sistema. Es esta situaci6n, me parece,, la que mues-
tran precisamente los fen6menos que acabamos
de sefialar.
Es decir, a pesar de que la maduraci6n de la
forma social de la producci6n exige y permit la
planificaci6n racional del uso de los recursos a
escala international, la tendencia a la concen-
traci6n monop6lica del capital, llevada a su mas
grande desarrollo en las empresas multinacio-
nales conglomeradas, por sus propias caracteris-
ticas, imponen una cada vez mayor agudizaci6n
de las tendencies de inconsistencia y de irraciona-
lizaci6n en la distribuci6n de los recursos produc-
tivos. Y sus consecuencias estan ya muy visible-
mente haciendose presents en la revitalizaci6n de
las luchas de clase.
En conjunto, pues, los limits y dificultades cre-
cientes que el capital monopolista encuentra aho-
ra, para su valorizaci6n y rentabilidad en los pun-
tos mas avanzados de la estructura de producci6n,
estan agravando las contradicciones diarias del
capitalism en todos los principles centros de
acumulaci6n del sistema, y se expresan en proble-
mas de obsolescencia tecnol6gica, en el aumento
de la capacidad ociosa de parte de los medios tec-
nicos de producci6n, en desequilibrios de la distri-
buci6n de capital, en inflaci6n y en limits a la
rentabilidad de la acumulacion para una part
important del capital monopolista.
3.- De aqui se deriva una de las mis visible
tendencies del capitalism contempordneo, como
sistema global: la necesidad de ampliaci6n acele-






rada del circuit international de reproducci6n
ampliada, y de expansion general de las bases de
acumulaci6n international de capital.
Para compensar los limits a la valorizaci6n y
a la rentabilidad de la acumulaci6n en los princi-
pales centros del sistema, el capital monopolista
international es arrastrado imperiosamente a la
necesidad de ampliar su circuit international de
reproduccion ampliada. Y para que eso sea facti-
ble, es igualmente indispensable la expansion de
las bases de la acumulaci6n en todos los otros ni-
veles del circuit international de reproduccion
de capital.
El modo de production capitalist contempora-
neo existe dentro de un vasto sistema international
de producci6n y de poder, caracterizado por la
desigualdad y la combinaci6n de los various niveles
de desarrollo de las formas especificas de produc-
ci6n. Eso significa que cuando en las puntas del
sistema esas formas especificas ya han madurado
plenamente, en otros de sus niveles se encuentran
en un grado de maduraci6n intermedia, y en otros
estan apenas en curso de expansion y de implan-
taci6n. Y como todos estos niveles de desarrollo
no existen separadamente, sino estructuralmente
articulados entire si, las consecuencias de lo que
ocurre en el nivel mas avanzado, no pueden dejar
de repercutir en todos los otros niveles, a traves
de piocesos particulares referidos a las condiciones
hist6ricas concretas de las formaciones sociales en
que esos otros niveles se desenvuelven.
En este caso, los problems de valorizaci6n y,
en consecuencia, de rentabilidad de la acumula-
ci6n de una parte important del capital monopo-
lista international, en los principles centros de
esa acumulaci6n, repercuten en los otros niveles
como tendencies a la ampliaci6n del circuit inter-
nacional de reproduccion ampliada en donde eso
es ya possible segfin el grado de desarrollo de las






fuerzas productivas, o de expansion de las bases
generals de la acumulaci6n de capital, alli donde
ese grado de desarrollo de las fuerzas productivas
no faculta ain la incorporaci6n a la reproduc-
ci6n ampliada.
Y esta tendencia necesaria del capital monopo-
lista international, se expresa actualmente con
toda visibilidad en una rdpida modificaci6n de lo
que Lenin llam6 la "cadena imperialista", concept
que a mi juicio hay que rescatar y utilizar mas
sistematicamente 9.
Desde este punto de vista, es necesario recorder
que hasta antes de la Segunda Guerra Mundial, el
sistema capitalist estaba constituido, grosso mo-
do, en dos grandes niveles que en el lenguaje de la
economic latinoamericana se denomin6 centroo"
y "periferia",, o metropoliss" y "satelites". Sin
much precision, con esos terminos se aludia al
hecho de que desde la iniciaci6n del desarrollo
del capital monopolista international y de la era
imperialista, ese capital operaba invirtiendose en
practicamente todos los paises y regions, pero
manteniendo sus. centros de acumulaci6n y de rea-
lizaci6n de plusvalia en s61o unos pocos paises.
Estos se constituyeron asi como los "centros" del
sistema y los paises restantes en la "periferia".
Durante todo se period, el centroo" eran los
Estados Unidos, Europa Occidental y Jap6n, como
sedes basicas del circuit de reproducci6n ampliada
y de control del capital monopolista international.
En practicamente todos los demas paises, el capital
monopolista operaba sobre la base de un sistema
de acumulaci6n semicolonial, en la media en que
simultaneamente, usaba a aquellos paises como
bases de generacion de plusvalia a ser en su ma-
yor parte realizada y acumulada en los "centros",
trabando por consecuencia el desarrollo de un cir-
cuito interno de acumulaci6n en la "periferia",
mientras al mismo tiempo se articulaba de diver-






sas maneras, pero sobre todo a traves de la deter-
minaci6n del valor de.la fuerza de trabajo, con la
matriz econ6mica de origen precapitalista dentro
de la cual se injertaba el capital monopolista en
esos paises.
A esa situaci6n correspondia la conocida division
international del trabajo, entire paises productores
de products industriales y paises productores de
materials primas.
Despues de la Segunda Guerra Mundial y prin-
cipalmente despues de fines de la d6cada de los
aihos 50, aquella estructura del sistema imperia-
lista, se ha modificado profundamente y las ac-
tuales tendencies a la ampliaci6n del circuit inter-
nacional de reproducci6n ampliada, la modificardn
amin mAs rdpidamente.
Actualmente ya ha aparecido una segunda
franja de paises, en los cuales el previo desarrollo
del capitalism y de sus fuerzas productivas, ha
permitido su incorporaci6n sectorial -no homo-
genea- al circuit international de reproducci6n
ampliada o esta empujando hacia ello. En America
Latina, sin duda es Brasil el mas precise ejemplo,
pero tambi6n Mexico y en menor media Argen-
tina, estan dentro de esta tendencia. India e Indo-
nesia, en el Asia; Iran e Israel en el Medio Oriente,
y Sudafrica en el Africa, podrian ser los otros
paises considerados ya, sectorialmente, como in-
corporados o incorporandose a ese circuit inter-
nacional de reproducci6n ampliada. En tal condi-
ci6n, constituyen subsedes o subcentros de acu-
mulaci6n.
Una tercera franja de paises, por otro lado, es-
tan atravezando activamente process que consis-
ten en la reducci6n del ambito de existencia de re-
laciones de producci6n de origen precapitalista, y
en el surgimiento o consolidaci6n de las bases de
circuitos interns de acumulaci6n, sobre la base
del desarrollo de la actividad industrial-urbana de






nivel intermedio, por consecuencia de erradicaci6n
de las bases de la acumulaci6n semicolonial. En
esos paises, sin embargo, el desarrollo previo de
las fuerzas productivas urbano-industriales, no ha
alcanzado todavia el grado suficiente como para
permitir la incorporaci6n, ni siquiera de manera
sectorial, de esas economies al circuit internacio-
nal de reproducci6n ampliada. No obstante eso, es
completamente claro que alli estan en pleno curso
de expansion las bases de la acumulaci6n internal
de capital, pero bajo el dominion del capital mono-
polista international y en funci6n de las necesida-
des de las sedes centrales de la reproducci6n am-
pliada. En America Latina, este es el caso de pai-
ses como Colombia, Chile, Peru, Venezuela, Uru-
guay, y en un nivel mas retrasado, de Ecuador.
Y finalmente, una cuarta franja de paises en los
cuales las bases de la acumulacion semicolonial
siguen vigentes, aunque con tendencies en la ma-
yor parte de ellos a integrarse en el nivel inmedia-
tamente superior, esto es en la tercera franja de
la estructura international de acumulaci6n. En
America Latina, paises como Haiti, Paraguay, Bo-
livia, y la mayor parte de los paises centroameri-
canos, probablemente correspondent aun a este ni-
vel de desarrollo capitalist, asi como la mayor
parte de los paises africanos recientemente desco-
lonizados. En todos ellos sin embargo, con mayor
o menor amplitud, actuan process de expansion
de las bases de la acumulacion.
El sistema capitalist international, en tanto que
cadena imperialista, es pues hoy dia algo muy dis-
tinto de lo que era hasta los afios finales de la
Segunda Guerra Mundial y auin hasta el comienzo
de la decade pasada. Es este process de ampliacion
del circuit international de reproduccion amplia-
da, ante todo, asi como la expansion en general de
las bases internacionales de acumulaci6n en todos
los niveles, lo que va modificando la estructura de







la division international de la producci6n, fen6-
meno ya tantas veces sefialado en la literature re-
ciente sobre el imperialismo. Todo ello en conjun-
to, permit afirmar que estamos ya ingresados en
el period del tercer imperialismo capitalist.
No es dificil darse cuenta que todo este process
de reajustes en la estructura de la cadena impe-
rialista, no puede llevarse a cabo sino por medio
de energicos reajustes en la estructura productive,
social y political de las formaciones sociales con-
cretas sometidas a la dominaci6n imperialista.
Y estos process no pueden sino engendrar la
agudizacion de todas las contradicciones estruc-
turales y conflicts sociales y politicos entrafiados
tanto dentro de los propios paises sometidos a la
dominaci6n imperialista, como entre'los various ni-
veles que ahora componen el sistema en su con-
junto. No es possible, en los limits de esta confe-
rencia, intentar el despliegue de esta problematica.
Caracteristicamente, por ejemplo, en los paises
que, como el Peru, actualmente atraviesan un pro-
ceso en que se erradican las bases de la acumula-
cion semicolonial en favor del desarrollo de un
circuit intern de acumulaci6n, a traves de una
asociacidn entire el capital estatal y el capital mo-
nopolista international, son ya muy visible las
contradicciones entire las necesidades de la conso-
lidacion y la ampliacion de ese circuit interno de
acumulaci6n con las necesidades del capital mo-
nopolista international, ya que el debil desarrollo
previo de la actividad industrial urbana y la pre-
caria articulaci6n entire los diversos sectors pro-
ductivos, restringen inevitablemente el campo prin-
cipal de la acumulaci6n monopolista international
a los sectors extractivos de materials primas y
energeticas. El mercado interno no puede expan-
dirse a la velocidad necesaria para la acumula-
ci6n industrial, porque para eso habria sido ne-
cesario que las relaciones capitalistas de produc-







ci6n se hubieran ya expandido y consolidado en
sus niveles intermedios de desarrollo, abarcando
a la masa mayor de la poblaci6n trabajadora.
Y, por otra parte, la erradicaci6n de las bases
de la acumulaci6n semicolonial, por lo tanto de
los "enclaves" extractivos, de los restos de rela-
ciones de producci6n de origen precapitalista, y
de las formas primitivas de la propia acumulaci6n
capitalist, no pueden ser realizadas sino a tra-
v6s de process politicos que conducen a la ines-
tabilidad de las bases del poder politico burgues.
Simultaneamente, las expectativas que en es-
tos paises se desarrollan en torno de esos reajus-
tes en la estructura productive, tropiezan drama-
ticamente con la agravaci6n de la inflaci6n in-
ternacional, con los problems de la desocupa-
ci6n y la subocupacion crecientes, con la recon-
centraci6n del ingreso y las luchas reivindicati-
vas de los trabajadores de la ciudad y del campo,
tanto mas imperiosas cuanto mayor es la agrava-
ci6n de estos problems.
De hecho, por esas causes, no parecen ser tam-
poco muy amplias ni muy firmes las posibilidades
de la continuaci6n de este process de ampliaci6n
del circuit international de reproducci6n amplia-
da y de expansion de las bases generals de la
acumulaci6n capitalist international.
Si bien, desde el punto de vista de los paises
sometidos a la dominaci6n del capital monopolis-
ta international, esos limites son principalmente
vinculados a los efectos de la agravaci6n de la
inflaci6n international y a las posibilidades de
control politico suficiente para no arriesgar la
estabilidad y la permanencia del propio sistema,
esos limits estan en los paises sedes centrales
de la acumulaci6n, vinculadas a las posibilidades
mismas del desarrollo ain mas amplio de los me-
dios t6cnicos de producci6n. Pues, en efecto, para
que este desplazamiento de recursos de produc-






ci6n hacia las franjas nuevas de la cadena impe-
rialista pudiera hacerse plenamente y producer
una efectiva ampliaci6n del circuit internacio-
nal de reproducci6n ampliada, seria tambi6n in-
dispensable que en los paises centrales se diera
un gran salto tecnol6gico, que permitiera despla-
zar una parte sustantiva de los medios t6cnicos
actuales de producci6n, sin p6rdida para esas se-
des centrales de la acumulaci6n monopl6ica de
su condici6n de tal. Esto es, sin arriesgar el ca-
racter imperialist de la acumulaci6n internacio-
nal de capital. Y ya hemos sefialado cuAles son
las consecuencias ya en curso, del desarrollo de
esas fuerzas productivas en esas puntas avanza-
das de la producci6n capitalist.
Si bien, por lo tanto, estos reajustes en la ca-
dena imperialist tienden a profundizarse, de
otro lado son tambi6n muy pronunciadas las con-
tradicciones que limitan estos process, asi como
aquellas a cuya agravaci6n dan lugar. Sin em-
bargo, creo que este es uno de los nudos decisivos
del problema de la sobrevivencia del imperialis-
mo contemporaneo, y el studio de sus perspec-
tivas debiera ser uno de los focos principles de
la investigaci6n revolucionaria.
Finalmente, quisiera terminar esta exposici6n,
con algunas reflexiones acerca del significado de
todo esto para la lucha de clase international.
Primero que nada, me parece important sefia-
lar que se estan constituyendo nuevas bases es-
tructurales, objetivas, para las necesidades y el
reclamo revolucionarios de solidaridad interna-
cional de los trabajadoreg. El process de interna-
cionalizaci6n creciente de las formas especificas
de la producci6n capitalist, la maduraci6n de la
forma social de la producci6n que eso conlleva,
la final internacionalizacion de la estructura del
capital, contienen ahora bases objetivas para esa
solidaridad structural y no solamente ideol6gico-






political del proletariado international, porque 6s-
te es ahora cada vez mas, precisamente eso: in-
ternacional en el pleno sentido de la palabra.
En periods anteriores, esa calidad del proleta-
riado estaba ciertamente ya contenida como ten-
dencia incipiente, tanto como era aiun no defini-
damente madurada la propia internacionalizaci6n
del capital. Asi mientras el sistemna imperialista
dividia a unos pocos centros de acumulaci6n de
una vasta "periferia", en la division internacio-
nal del trabajo, y en la media en que esa "peri-
feria" las formas especificas de producci6n capi-
talista estaban aimn en curso de expansion y de
consolidaci6n, los trabajadores de ambos niveles
del sistema estaban separados por una distancia
muy grande de intereses especificos, a pesar de
la comunidad en abstract de sus intereses gene-
rales.
En la actualidad, por el contrario, es en la -pro-
pia nueva estructura del capital y de la cadena
imperialista, que el proletariado se internaciona-
liza de modo concrete y es a trav6s de sus inte-
reses concretos o especificos, que va desarrolln-
dose su solidaridad international possible, aunque
la desigualdad del desarrollo de la conciencia po-
litica dentro de ese proletariado international, no
solamente traba hoy dia la materializaci6n orga-
nica de su solidaridad, sino que inclusive algunos
sectors importantes de trabajadores en ciertos
pauses centrales del sistema podrian tender a ac-
tuar en sentido contrario.
En segundo lugar, la agudizaci6n de las con-
tradicciones entire la forma social de la produc-
ci6n y la forma privada, cada vez mAs concen-
trada de la apropiaci6n, especialmente en los cen-
tros de acumulaci6n del sistema, no pueden de-
jar de expresarse, necesariamente, en la revitali-
zaci6n de las luchas de clase en esos paises. En
este period asistiremos probablemente, ya esta-






mos comenzando a hacerlo, a esa revitalizaci6n
y quizas al desplazamiento del lugar central de
esas luchas de clase desde la "periferia" domina-
da a los "centros" del sistema.
Dos process, principalmente, alimentan hoy dia
la agudizaci6n de la lucha de classes internacio-
nal, y en particular en las sociedades mas desa-
rrolladas del capitalism.
Uno es el process de inflaci6n, una de cuyas
caras inevitable es la pauperizaci6n de amplios
sectors de trabajadores, por la baja continuada
de los salaries reales. Me permit recorder a Uds.
que en el curso del aflo 1973, el salario real pro-
medio del proletariado norteamericano baj6 en
mas del tres por ciento. Y fen6menos similares
estan ocurriendo en todos los otros principles
centros del sistema, en Europa y Jap6n, y la im-
portaci6n de la inflaci6n international esta aho-
ra agravando la inflaci6n internal de la mayor
parte de los otros paises de la 6rbita del impe-
rialismo. Este process de inflaci6n, estd en com-
binaci6n con las tendencies de desocupaci6n cre-
ciente, que va alcanzando proporciones muy gran-
de en todos los paises centrales.
Esta situaci6n esta ya planteando presiones rei-
vindicativas desusadas, por empleo y salaries, en-
tre el proletariado de los paises centrales y la bur-
guesia monopolista international. La lucha por el
nivel de participaci6n de los trabajadores en el
product de la sociedad, esta hacienda su ingreso
en el scenario de manera decisive, precisamente
como consecuencia de la agudizaci6n de las con-
tradicciones entire la forma cada vez mas social
de la producci6n y la forma privada, cada vez
mAs concentrada, de la apropiaci6n.
Una sociedad como la de los Estados Unidos,
podria probablemente ya estar en condiciones,
tecnicamente, de liberar, esto, es, de socializar, el
consume de una proporci6n muy significativa de






la masa de su producci6n. Pero, como es obvio,
esta posibilidad choca contra las necesidades de
aumentar los beneficios y la acumulaci6n por
parte de la burguesia. Sin embargo, la burguesia
puede trabar aquella posibilidad tecnica, por su
condici6n de propietaria de los recursos de pro
ducci6n, y por su dominio del poder politico.
Un segundo process vinculado a esta revitali-
zacion de las luchas de clase, es la continuada
perdida de fuerza de toda la 6tica social que com-
prometia a la masa mayor de la poblaci6n traba-
jadora a la lealtad al capitalism y a sus necesi-
dades caracteristicas. Este fenomeno, cuyas pri-
meras manifestaciones mas ruidosas fueron ob-
servadas en la rebeli6n juvenile norteamericana
contra las guerras imperialistas, contra la cultu-
ra del consumismo, en la rebeli6n juvenile y obre-
ra del mayo frances de 1968, en el "otoflo calien-
te" de Italia del 69, no ha hecho sino expandirse
y acentuarse desde entonces.
Es parte de ese mismo process, la aparici6n de
una nueva reivindicaci6n en el proletariado de
los paises centrales, y en particular en Europa: la
necesidad del control de la producci6n y de los
recursos de producci6n. Eso da cuenta de que los
elements que tienden a configurar la conciencia
social de ese proletariado, no son ya solamente
derivados de la ideologia political explicit, sino
tambien de las condiciones cotidianas de lo pro-
pia existencia social, a su vez derivadas de la
maduraci6n definitive de las formas especificas
de la producci6n capitalist, y sus implicaciones
sefialadas en la creciente anarquizaci6n e incon-
gruencia de una sociedad cada vez mas prisione-
ra de sus contradicciones.
Es, por eso, en ese precise sentido que se po-
dria decir que las bases t6cnicas del socialismo
estan ya presents en la situaci6n actual del ca-
pitalismo, en los paises centrales.







Por cierto, creo que ni en Estados Unidos, ni
en Europa, el grueso del proletariado ha recogido
ya en t6rminos politicos explicitos, su necesidad
de poder sobre los recursos de producci6n y so-
bre la organizaci6n de la producci6n. Y ese pro-
blema no es solamente el resultado de los efec-
tos de la lozania del capitalism en el period que
terminal, sino tambien del process de estancamien-
to y deformaci6n del process de construcci6n del
socialism en los paises de Europa del Este, y de
sus consecuencias sobre el estancamiento y la de-
formaci6n de la investigaciPn, la organizaci6n y
la practice revolucionarias en el movimiento so-
cialista international, durante varias decades.
Debido a esos problems, a pesar de la visible
maduraci6n de la conciencia social del proleta-
riado, el retraso de su conciencia political y de
sus organizaciones political de clase es una situa-
ci6n que no puede ser sobrepasada sino por un
en6rgico esfuerzo colectivo de revitalizacion de
la teoria revolucionaria. La maduracion de las
bases tecnicas del socialismo en el capitalism
contemporaneo, no madura automaticamente las
bases political de su construcci6n efectiva. Creo
tambi6n, no obstante, que ahora estan surgiendo
aunque dispersamente, las bases renovadas de
un possible desarrollo te6rico y politico concrete
de la revoluci6n socialist.
Esta revitalizaci6n de las luchas de clase en
todos sus niveles, dentro y fuera de los centros
de acumulaci6n principles, el deterioro de las
bases sociales concretas de la gran estabilidad po-
litica en los paises centrales despues de la Segun-
da Guerra Mundial, esta empujando a la burgue-
sia a la construction de regimenes politicos de
tipo autoritario-tecnocratico en esos paises, asi
como en los paises de los otros niveles de la ca-
dena imperialista, utilizando simultaneamente en-
sayos de dominaci6n political de tipo corporati-







vista combinada con t6cnicos de manipulaci6n de
origen "populista", y regimenes abiertamente fas-
cistas, segtln el nivel alcanzado por las luchas po-
liticas de clase en cada pais.
En este nuevo scenario, signado por la inicia-
ci6n de la fase abierta de las contradicciones en-
tre las fuerzas productivas y las relaciones socia-
les de producci6n del capitalism, la burguesia y
el proletariado internacionales estan, pues, pre-
parandose a luchas definitivas a un plazo quizas
no demasiado largo. SerAn los resultados de esas
luchas, las que decidiran, en uiltimo t6rmino, si
es el socialismo o una suerte de barbarie t6cnica,
lo que podra surgir de la agravaci6n de la crisis
final del capitalism.
El socialismo, sin embargo, no es ya s6lo una
posibilidad te6rica. Ha iniciado ya su historic
real en areas decisivas del mundo, y a pesar de
sus dificultades, de su estancamiento y deforma-
ci6n en unos lugares, o de la incertidumbre de
su desarrollo en otros, es su presencia efectiva
lo que, tambi6n, contard decisivamente en el des-
tino final de la crisis del capitalism.
Lo que de todo esto concierne a la America La-
tina, lo intentaremos ver en nuestra pr6xima con-
versaci6n.









NOTAS




1. Karl Marx, El Capital. Fondo de Cultura Econ6mica,
4a. ed., 1946. Mexico. T. I, pg. XIV.
2. Karl Marx, Pr6logo a Contribuci6n a la Critica de la
Economia Politica. "Al legar a una determinada etapa
de su desarrollo, las fuerzas productivas materials de
la sociedad, chocan con las relaciones de producci6n
existentes, o, lo que no es mAs que la expresi6n juri-
dica de esto, con las relaciones de propiedad dentro
de las cuales se han desenvuelto hasta alli. De formas
de desarrollo de las fuerzas productivas, estas relacio-
nes se convierten en trabas suyas. Se abre asi una
6poca de revoluci6n social".
3. Karl Marx, Fondements de la Critique de l'Economie
Politique (tr. francesa de Grundisse der Kritik der Po-
litischen Oekonomie). Ed. Anthropos, 1967. Paris.
4. Marx, op. cit., T. II, p. 212.
5. Marx, op. cit., T. II, p. 213.
6. Marx, op. cit., T. II, p. 221.
7. Marx, op. cit., T. II, p. 215.
8. Paul Goodman, Growing Up Absurd Unitage Books.
New York. 1961.
9. He adelantado algunas ideas acerca de los cambios
en la cadena imperialista, en Imperialismo y Relacio-
nes Internacionales en America Latina, trabajo presen-
tado al Symposium sobre las Relaciones Internaciona-
les entire America Latina y Estados Unidos, Lima 1973.








LAS IMPLICACIONES DE LA
CRISIS DEL IMPERIALISM
PARA AMERICA LATINA

(Segunda Conferencia)






En nuestra conversaci6n pasada, sefiale que
como consecuencia de sus dificultades de valori-
zaci6n y de rentabilidad en las puntas avanzadas
de sus principles centros de acumulaci6n, ac-
tualmente el capital es imperiosamente arrastra"
do a la expansion de sus bases de acumulaci6n
international y, principalmente, del circuit in-
ternacional de reproducci6n ampliada.
Eso significa que el enfrentamiento con los li-
mites para la producci6n de valor y de plusvalia
en las puntas avanzadas del sistema, repercute
en los otros niveles de 6ste como una tendencia
a la ampliaci6n de las bases de esa producci6n.
Como resultado de ello. se esta modificando la
estructura de la cadena imperialista y las moda-
lidades de la dominaci6n respective. Y en ese
sentido, se puede decir que estamos ingresando
en el tercer imperialismo o tercera fase del im-
perialismo capitalist.
Lo que todo eso implica para la America Latina
en particular, me parece que puede ser observa-
do por lo que ya esta en curso en nuestros paises,
principalmente desde mediados de la decada pa-
sada.







En general, se verifica una expansion del do-
minio del capital monopolista international, con
sus nuevas caracteristicas. Este process iniciado
desde comienzos de la d6cada de los cincuenta,
fue desarrollandose paralelamente al desplaza-
miento de la acumulaci6n semicolonial, en favor
de otra estructura de acumulaci6n fundada en
tres rasgos generals:
1.- La actividad industrial-urbana como la nue-
va base principal de acumulaci6n y eje de un
circuit interno de acumulaci6n.
2.- La ampliaci6n del mercado interno y su
internacionalizaci6n en la media que la pro-
ducci6n realizada en ese mercado provenia prin-
cipalmente de la acumulaci6n controlada por el
capital monopolista international, tanto en los
nficleos de producci6n extractiva, como en la
nueva producci6n industrial urbana.
Ambos rasgos correspondent al surgimiento o
a la consolidaci6n, segun los paises, de las bases
de un circuit interno de acumulaci6n y de rea-
lizaci6n de plusvalia, las cuales en el period
previo eran en general muy reducidas, pues el
grueso de la producci6n consistia en products
agroextractivos destinados casi lnicamente al
mercado externo y cuyos beneficios resultantes se
acumulaban tambi6n en su mayor parte en los
centros externos. Aunque en algunos pocos pai-
ses, este circuit interno de acumulaci6n se ha-
bia generado bajo el control del capital national,
su expansion y consolidaci6n, asi como su surgi-
miento mismo en los paises restantes durante
este period, se llev6 a cabo principalmente en
base a la expansion del capital monopolista in-
ternacional.
3.- El desarrollo de un sector de capital estatal,
directamente asociado al capital monopolista in-
ternacional, junto con la intervenci6n estatal en






la fiscalizaci6n y en el ordenamiento de la eco-
nomia sometida a la dominaci6n imperialista.
Estos rasgos generals no se desarrollan, sin
embargo, en un nivel homogeneo ni al mismo
ritmo en nuestros paises, porque 6estos emergen
de la previa historic de la dominaci6n imperia-
lista, en condiciones muy diversas y por lo tanto
con muy desiguales posibilidades de incorpora-
ci6n a las tendencies y a las contradicciones del
capitalism en el actual period.
En efecto, para un muy reducido grupo de pai-
ses, en los cuales la actividad industrial-urbana
pudo alcanzar previamente un grado relativa-
mente important de desarrollo, ha resultado po-
sible la incorporaci6n, aunque ciertamente sec-
torial, al circuit international de reproducci6n
ampliada. El caso mas avanzado en esta direc-
ci6n es, sin duda, el de Brasil. Pero dentro de
la misma tendencia pueden tambi6n ser ubicados
Mexico y, en menor media atn, Argentina.
Este grupo de paises se incorporan, de esa ma-
nera, a la segunda franja de la actual cadena
imperialista, como centros secundarios de la acu-
mulaci6n international bajo el control del capital
monopolista international, pero con una presen-
cia important del capital monopolista depen-
diente en calidad de asociado subordinado.
Otro grupo de paises, en donde el previo des-
arrollo de las fuerzas productivas fu6 menor, sea
porque en algunos casos la producci6n industrial
urbana es muy reciente, o porque en otros a
pesar de ser mas temprano el crecimiento indus-
trial fu6 limitado, no tienen auin la posibilidad
efectiva de insertarse en el circuit international
de reproducci6n ampliada. En estos paises lo
que estd ocurriendo, en cambio, es la expansion
y la consolidaci6n de un circuit interno de acu-
mulaci6n, sobre la base del fortalecimiento de la
producci6n industrial-urbana, y de realizaci6n







local de una parte important de la plusvalia ge-
nerada. En la mayoria de estos paises era pre-
dominante, hasta hace poco, la acumulaci6n se-
micolonial y por eso era muy amplia la presencia
de relaciones de producci6n de origen precapita-
lista, aunque articuladas a las necesidades del
capital monopolista que dominaba ese modelo de
acumulaci6n. Debido a lo cual, el process actual
conlleva la reducci6n mas o menos rdpida de la
presencia de aquellas relaciones productivas de
origen precapitalista 1.
No obstante todas sus diferenciaciones especi-
ficas, dentro de este grupo caben Colombia, Chile,
Venezuela, Peruf, Uruguay y Ecuador.
Finalmente, un tercer grupo de paises en que
comienza tambien a apuntar la misma tendencia
que en el anterior, pero que siguen atados toda-
via, en lo fundamental, a las caracteristicas de
la acumulaci6n semicolonial. Tal' el caso de los
paises centroamericanos y antillanos (Cuba apar-
te), Paraguay y Bolivia, en los cuales son aun
muy debiles las bases emergentes de un circuit
interno de acumulacion.
Asi, los cambios en la estructura de la cadena
imperialista, sefialados en la conferencia anterior,
tienen tambi6n sus propias manifestaciones en
America Latina, sobre las bases especificas de
la historic de las formaciones sociales de esta
region del capitalism imperialista.
Estos cambios en la posici6n relative de cada
uno de los paises latinoamericanos en la cadena
Imperialista, implican tambi6n la profundizaci6n
del character desigual-combinado del desarrollo
capitalist en la region en su conjunto, asi como
tambi6n en el interior de cada una de las eco-
nomias nacional-dependientes.
En primer termino, porque la erradicacion de
las relaciones de producci6n de origen precapita-
lista, no ocurre homogeneamente en todos los






paises en su conjunto, ni dentro de cada uno de
ellos se hace de manera complete. Alin en un
pais como Argentina, que puede ser considerado
como el mas homogeneamente capitalist de la
region, recientes investigaciones dan cuenta de
pequefios bolsones locales, en las 'zonas mas atra-
sadas, donde persisten relaciones de producci6n
de ese character. Y esa persistencia se puede
registrar, igualmente, en Mexico y por cierto
Brasil donde esta situaci6n es afun mas extendida.
Es important detenerse a considerar que
estos tres paises son, precisamente, los que estan
incorporandose e incorporados, sectorialmente, al
circuit international de reproducci6n ampliada.
Esto es, que en ellos el desarrollo capitalist es
ahora afn mas desigual que antes.
Esa configuraci6n es aun much mas clara en
los paises de los dos otros grupos. En cada uno
de ellos, se articulan todavia relaciones de pro-
ducci6n de origen precapitalista con las formas
especificas de la producci6n capitalist, en diver-
sas proporciones segun el grado de desarrollo de
sus circuitos internos de acumulaci6n.
Esa no es, sin embargo, la unica fuente de la
desigualdad y la combinaci6n del desarrollo ca-
pitalista en estos paises. Y para los que corres
ponden a los dos primeros grupos, no es ya segu-
ramente la principal.
Es en el seno mismo de las propias formas
especificas de la producci6n capitalist, que se
profundiza en estos paises esta condicion del de-
sarrollo desigual- combinado. Como el process del
capitalism ha ocurrido en estos paises, no prin-
cipalmente como la maduraci6n desde dentro de
una etapa y su transformaci6n en otra, con la
consiguiente eliminaci6n de las caracteristicas de
la anterior, sino ante todo como un process de
injertaci6n de modos de acumulaci6n desarrolla-
dos previamente fuera, que han ido por eso mismo






superponi6ndose, pues no podian reproducir aqui
los process de cambio de los cuales fueron el
resultado. Como consecuencia, en estos paises se
puede encontrar coexistiendo, articuldndose, com-
bindndose y contradici6ndose, practicamente to-
das y cada una de las etapas o modalidades de
acumulaci6n surgidas en la historic del desarrollo
general del modo de producci6n capitalist.
Es possible, asi, encontrar en America Latina la
presencia de las formas especificas de operaci6n
del capital monop6lico international de la fase
reciente, la del capital monop6lico correspondiente
a la acumulaci6n semicolonial, el capital compe"
titivo, y todavia formas de acumulaci6n equiva-
lentes a las que Marx denomin6 "acumulaci6n
primitive". Todos estos estratos de capital se ar"
ticulan, sin embargo, bajo la hegemonia de la
forma mas avanzada, segfn el nivel de incorpo-
raci6n del capitalism de cada pais a las ten-
dencias y a las contradicciones actuales del sis-
tema.
Si bien, por lo tanto, en lo que se refiere a
las relaciones entire capitalism y no capitalism,
la tendencia se oriental en general a la erradi"
caci6n o por lo menos a la reducci6n de lo se-
gundo, en un sentido de capitalistizaci6n genera]
de la economic, eso no significa que asi se haga
de manera complete ni en la misma escala en
todos los paises. Y sobre todo, en el curso de esta
tendencia de homogenizaci6n relative del carac'
ter capitalist de la economic latinoamericana,
se acentia el character desigual-combinado de las
propias formas especificas del capitalism.
La conclusion obligada que de alli se desprende,
es que el process capitalist en America Latina
es cada vez mas contradictorio y, por lo menos
en una perspective previsible, tiende a ser presa
de la agudizaci6n de esas contradicciones, pues






es incapaz de resolverlas por su naturaleza im-
perialista.
En otros t6rminos, tambi6n en America Latina
tiene lugar el process de expansion de las bases
de la acumulaci6n capitalist, sea a trav&z de la
incorporaci6n sectorial de unos paises al circuit
international de reproducci6n ampliada, sea por
la ampliaci6n y la consolidaci6n de circuitos in-
ternos de acumulaci6n de nivel intermedio en
otros,, o por la reducci6n del ambito de operaci6n
de relaciones de producci6n de origen precapita-
lista en todas parties. Pero como este process se
lleva a cabo sobre la base de las propias condi-
ciones especificas de cada pais, ya previamente
prefiadas de contradicciones, esa expansion de las
bases generals de la acumulaci6n capitalist s61o
puede realizarse aqui a trav6z de la profundiza-
ci6n de las contradicciones resultantes de la pre-
via historic y de la injertaci6n de las que son pro-
pias de la etapa actual del capitalism en
su conjunto.
El destiny de estas tendencies en el future,
no puede desprenderse solamente del character
de las contradicciones en la estructuta econ6mi-
ca, sino tambi6n en muy alto grado, de las for-
mas en que 6stas se asocien a conflicts politico-
sociales. Y es este problema el que trataremos
de explorer en adelante.

El Desplazamiento de las Bases de los Intereses
y de los Conflictos de Clase

Sabemos bien que la forma en que se presentan
las relaciones de clase en una sociedad en un
moment dado, no puede ser totalmente explicada
solamente por la forma en que se configuran
sus relaciones de producci6n especificas en ese
moment. En realidad, es la historic entera de
esa sociedad, incluida la de sus relaciones con






el resto del mundo, la que da cuenta de ese pro-
blema. No obstante, sabemos tambi6n que son los
intereses concretos, radicados en la matriz pro-
ductiva, que constituyen el campo hist6rico so-
bre el cual todos los otros elements confluyen,
que enmarca, delimita y condiciona las relaciones
entire las classes, y el character de estas.
La profunda alteraci6n que estamos registran"
do en la constituci6n de las relaciones de produc-
ci6n en America Latina, no puede dejar de im-
plicar modificaciones igualmente profundas en
la configuraci6n de los intereses concretos de las
classes, esto es, en su caracter concrete, y en las
alternatives y en los limits de sus convergencias
o de sus conflicts.
No tendria cabida en el marco de esta breve
exposici6n, una exploraci6n profunda de las con-
secuencias de este reajuste de la dominaci6n im-
perialista en nuestros paises, para el problema
bajo examen. Pero me parece necesario discutir
aqui algunas cuestiones que pueden ser decisivas
para el destino de la revolucidn socialist.
En primer lugar me parece fundamental consi-
derar el problema de lo que sucede dentro de
estos cambios, en las relaciones entire la burguesia
imperialista y la burguesia dependiente y en las
relaciones entire ambas y el proletariado. Este es,
a mi juicio, una cuesti6n central para la discu-
si6n de las bases de una estrategia revolucionaria
en America Latina.
Comenzar6 por sefialar que, en funci6n de to-
do lo que he venido sosteniendo, las contradiccio-
nes existentes en el period previo entire el capi-
tal dependiente y el capital monop6lico interna-
cional tienden a ser en lo fundamental contradic-
ciones del propio capital monop6lico internacio-
nal. O, en otros terminos, los conflicts entire







la burguesia dependiente y la burguesia impe-
rialista, estan cediendo el lugar a una creciente
asociaci6n de sus intereses y a su solidaridad
dentro de las contradicciones del capital mono-
p61ico.
Recalco: estan cediendo el lugar, es decir se
est& transitando en esa direcc16n. Es decir, aque-
llos conflicts no estan ain totalmente agotados
ni cancelados. Pero estan en lo fundamental sub-
ordinados a la tendencia mayor de asociaci6n y
de solidaridad.
En efecto, al paso en que el capitalism se
fu6 expandiendo en estos paises y la presencia
del capital monopolista international, sobre todo
en sus nuevas formas, se fu6 acentuando, los
grupos dominantes de la burguesia dependiente
fueron tambi6n accediendo al control de una por-
ci6n minoritaria de capital monopolico. En los
paises del primer grupo, creo que fu6 precisa-
mente por sus necesidades de ampliaci6n de la
acumulaci6n, que esos grupos burgueses depen-
dientes buscaron y fueron conducidos a una in-
tegraci6n mas profunda de sus intereses con los
de la burguesia imperialista international.
En los paises del segundo grupo, a pesar del
nivel intermedio del desarrollo de sus fuerzas
productivas, la parte del capital monop6lico en
poder de los grupos dominantes de la burguesia
dependiente fu6, tambi6n integrada dentro del
capital monop6lico que control la burguesia im-
perialista, principalmente por la propia acci6n
de esta. De ese modo, los grupos dominantes de
la burguesia dependiente se convirtieron en so-
cios minoritarios y subordinados de la burgue-
sia imperialista, en las empresas que 6sta control.
En los restantes paises, la permanencia de la
acumulaci6n semicolonial, bajo el control de la
burguesia imperialista, se funda desde el co-
mienzo en la subordinaci6n de la incipiente y






raquitica burguesia dependiente; y las precarias
bases de un circuit interno de acumulaci6n que
estdn surgiendo en la incipiente producci6n in-
dustrial, nacen desde la partida bajo la acci6n
direct del capital monopolista international.
Los grupos o estratos dominantes de la burgue-
sia dependiente, son ahora socios minoritarios y
subordinados de la burguesia imperialista inter-
nacional, variando seglin los grupos de paises la
proporci6n de la participaci6n de la burguesia
dependiente dentro de esa asociaci6n. En tal ca-
lidad, esos grupos burgueses dependientes no
pueden ya tener intereses que se puedan consi-
derar nacionales, pues sus intereses concretos
consistent en la expansion de la acumulaci6n y de
los beneficios del capital monopolista como tal, y
eso no se puede llevar a cabo sino en asociaci6n
estrecha con la burguesia imperialista.
Eso no quiere decir que no queden en America
Latina, estratos de burguesia dependiente no 'en-
teramente absorbidos a la asociaci6n direct con
la burguesia imperialista. Pero tales estratos no
son los dominantes, y el capital que controlan
es de tipo competitive y np monop6lico. Debido
a eso, esos grupos existen enteramente enfeuda-
dos al dominio de la burguesia monopolista, por-
que su producci6n esta destinada a servir de in.
sumo a la producci6n monopolista; o aquellos
grupos con pretension independiente y con pro-
ducci6n competitive con la del capital monop6-
lico, estan en curso de absorci6n por este o aplas-
tados en el process de concentraci6n de capital
que, en la mayoria de paises se process ahora
con la participaci6n del capital estatal y su aso-
ciaci6n con el capital monopolista international.
Asi esos grupos de burguesia dependiente que
controlan median o pequefio capital, estan cada
vez mds colocados en lo que podria llamasse
una "posici6n de sandwich". Por encima de ellos,







la concentraci6n y monopolizaci6n de capital,
que recorta incesantemente su acceso a este re-
curso. De otro lado, la presi6n reivindicativa de
los trabajadores, que repercute en estos estratos
burgueses con mas impact que sobre los grupos
monopolistas, precisamente porque aquellos tie-
nen menor capacidad de concesi6n y la pierden
cada vez mas.
Bajo esas condiciones, estos grupos subalternos
de la burguesia dependiente, lejos de tender ha-
cia posiciones nacionalistas, son arrastrados ha-
cia posiciones cada vez mas extremamente reac-
cionarios, pues su reivindicaci6n principal no es
limitar la expansion de la monopolizaci6n de ca-
pital, sino la accion reivindicativa de los traba-
jadores, frente a la cual son obligados a apo-
yarse en la burguesia imperialista como escudo
defensive, huerfanos de fuerza propia.
Considerada, pues, la burguesia dependiente
latinoamericana como clase en su conjunto, sus
nucleos hegem6nicos en cada pais tienen ahora
un interest concrete plenamente convergente con
el de la burguesia imperialista. Y sus estratos
menores, por razones distintas pero igualmente
efectivas, son arrastrados tambien a coludirse
con la burguesia imperialista, para enfrentar el
embate reivindicativo y politico de los trabaja-
dores. De esta consideraci6n s6lo pueden ser se-
parados los grupos de pequefia burguesia pobre,
cuyos recursos y cuyas formas de actividad con-
cretos los colocan en la practice en las mismas
condiciones sociales de existencia que las de los
proletarios de menores ingresos.
Todo esto es un cambio profundo y decisive
en la situaci6n y la conduct de un sector im-
portante de la burguesia dependiente latinoame-
ricana. Hasta mediados de la decada de los se-
senta, era todavia possible encontrar aunque en
declinaci6n, nicleos relativamente importantes







de burguesia en los paises con mayor desarrollo,
que al propio tiempo de disputar el lugar hege-
m6nico dentro de su clase forcejeaban con la
burguesia imperialista, presionando por una ma-
yor autonomia relative en el control de sus re-
cursos y una mayor proporci6n en la distribuci6n
de beneficios.
En diferentes moments, ese fue el caso de
Brasil, de Mexico, de Argentina, principalmente,
y de algunos pocos paises mas cuyo desarrollo
industrial tuvo un temprano comienzo. En los
demas, como por ejemplo en el Peru, antes de
la decada pasada, la burguesia era tan extrema-
damente debil y raquitica puesto que la burgue-
sia imperialista se habia apropiado, desde la ini-
ciaci6n misma de la inversion imperialista, de
la practice totalidad de los recursos productivos;
y estuvo, ademas, tan permanentemente asedia-
da por movimientos populares, que en esas con-
diciones no tuvo nunca ni interest ni posibilida-
des de ningin enfrentamiento significativo con
la burguesia imperialista dominant. En este uil-
timo tipo de paises, la bandera del desarrollo
capitalist national estuvo siempre en manos de
sectors medios, tecnicos, profesionales, intelec-
tuales, y de reducidos grupos de pequefia bur-
guesia.
Esta nueva configuraci6n de las relaciones en-
tre la burguesia dependiente y la burguesia im-
perialista, que obedece al process de creciente
internacionalizaci6n del capital monopolista, tie-
ne una implicaci6n, a mi juicio, decisive para el
problema de la revoluci6n en America Latina:
en t6rminos estrategicos, ha terminado o estd ter-
minando definitivamente la posibilidad, que en
estos paises fu6 siempre precaria, de contar con
la burguesia dependiente para toda empresa po-
litica antimperialista, inclusive dentro del marco
propio del desarrollo capitalist national.
60






Un ciclo hist6rico terminal de cerrase asi en
America Latina. Y desde este punto de vista, s6lo
desprendiendose radicalmente de todos los rema-
nentes que en el pensamiento politico de los tra-
bajadores y de los movimientos revolucionarios
provienen del pasado, se puede avanzar real-
mente en la construcci6n de una alternative re-
volucionaria eficaz para nuestros pueblos.
Creo que fu6 como resultado de la adhesion de
la mayor parte de los movimientos revoluciona-
rios de America Latina, a la idea de una alianza
entire los trabajadores y la burguesia nationall"
para enfrentar a la burguesia imperialista, ad-
hesion mantenida inclusive cuando todo el pro-
ceso de cambio de las ultimas decadas vaciaba
rapidamente de toda base objetiva a esa concep-
ci6n, que ha sido hasta ahora siempre muy di-
ficil encontrar un camino revolucionario condu-
cente. Me parece, inclusive, que la derrota re-
ciente del movimiento revolucionario chileno, no
es del todo ajena a ese hecho.
Las modificaciones en las relaciones entire la
burguesia imperialista y la dependiente, estan
determinadas tambien por los cambios de la
composici6n internal de esta ultima, el desplaza-
miento de los previous nfucleos hegem6nicos en
favor de otros nuevos, y las transformaciones de
sus relaciones con las otras classes.
Quisiera ilustrar ese process con el caso del
del Perli, pais que por obvias razones conozco
un poco mas de cerca. Alli, a partir de los afios
cincuenta y mas pronunciadamente desde fines
de esa decade, la burguesia dependiente era co-
rroida cada vez mas agudamente por conflicts
entire la vieja burguesia terrateniente, y los nue-
vos grupos burgueses que surgian con el des-
arrollo de la actividad industrial-urbana. La pri-
mera estaba asociada political y socialmente, de
un lado con la burguesia imperialista duefia de







los "enclaves", que eran la precisa expresi6n de
la acumulaci6n semicolonial, y del otro con los
grupos de terratenientes sefloriales, esto es, los
que explotaban el trabajo servil o semi-servil, en
cuya existencia se fundaba tambien en parte la
acumulaci6n semicolonial.
Los nuevos grupos burgueses industrial-urba-
nos, aunque surgidos en gran parte desde los pro-
pios grupos de burguesia terrateniente y comer-
cial, venian especificando sus intereses en rela-
ci6n a aquellos, y aparecian asociandose con las
nuevas formas de acumulaci6n monopolista inter-
nacional.
Conforme se fue expandiendo el circuit inter-
no de acumulaci6n que la producci6n industrial-
urbana implicaba, a pesar de su debilidad y de
la precariedad de su articulaci6n con los otros
sectors de la economic, las relaciones de origen
precapitalista entraban por todas parties en desin-
tegracion y al mismo tiempo, iniciaban tambien
su declinaci6n las bases de la acumulaci6n semi-
colonial, esto es, los enclaves "tradicionales" y la
producci6n agricola de exportaci6n que contro-
laba parcialmente la vieja burguesia terrate-
niente.
Las reforms iniciadas a partir del golpe military
de 1968, han significado la culminaci6n de ese
process, es decir, la erradicacion final de las ba-
ses de la acumulaci6n semicolonial que estaban
en plena retirada. En ese process, se liquidan las
bases econ6micas y political de los grupos de bur-
guesia terrateniente y de los grupos de terrate-
nientes sefioriales, aunque en'este iltimo caso de
modo mas lento y erratico. Era esa alianza entire
ambos grupos de terratenientes lo que sostenia,
principalmente, el modelo oligarquico de domina-
ci6n political en el Perui. Asi mismo, mas lenta-
mente y con otras modalidades, son erradicados
los restos de los "enclaves".







A partir de entonces, los restos de los grupos
terratenientes sefioriales, constituyen los rema-
nentes de una clase en extinci6n. Los grupos de
gran burguesia agraria, antes hegem6nicos dentro
de la clase, han sido totalmente eliminados, y sola-
mente se mantienen los grupos de median y pe-
quefia burguesia agraria. Mientras por otro lado,
son las nuevas formas de acumulaci6n, vincula-
dos al circuit interno de acumulaci6n, las que
reemplazan en el lugar dominant a la acumula-
ci6n semicolonial. En consecuencia, la burguesia
dependiente en ese pals, aparece ahora depura-
da en su composici6n, sin ataduras a los restos
de los grupos de terratenientes sefioriales, y con
la plena hegemonia indisputada de los nicleos
industriales-urbanos, asociados a la burguesia im-
peiialista, sea a trav6s le mecanismos privados di-
recto o a trav6s de la asociaci6n entire capital
estatal y capital monopolista international, que
es la forma dominant de la organizaci6n del ca-
pital que ahora emerge en el Peri.
La burguesfa dependiente peruana sigue siendo
una burguesfa. Pero no es en concrete la misma
burguesia que en el period previo. Sus compo-
nentes ya no son todos los mismos de antes. Sus
nicleos hegem6nicos son distintos. Sus intereses
concretos ya no son totalmente id6nticos. Ha ha-
bido, pues, un muy claro process de depuraci6n
de la clase burguesa dependiente en el Perf.
A trav6s de process especificos diferentes, con
ritmo y amplitud diferente, y ain con formula-
clones ideol6gicas y agents concretos diferentes,
esta tendencia de depuraci6n internal del character
y de los intereses concretos de la burguesia de-
pendiente, se ha llevado a cabo ya en la mayor
parte de los pauses de mayor desarrollo relative,
como dice la jerga del desarrollismo latinoameri-
cano. Y estd en curso de abrirse paso en todos
los restantes.






La expansion del capitalism en America La-
tina, es decir, de sus formas especificas de produc-
ci6n, es pues el resultado de la conjugaci6n de
los process internos de cambio en estos paises,
con el advance de las nuevas modalidades de do-
minaci6n del capital monopolista international.
No es mi prop6sito aqui reseiar las convulsio-
nes politico-sociales, que han sido a la vez resul-
tado y causa de esos cambios. Baste, esta vez,
sefialar que las pugnas interburguesas han sido,
en todas parties, agudizadas y condicionadas por
la presion reivindicativa y political de los trabaja-
dores de la ciudad y del campo, y que ese double
nivel de los conflicts politicos es el signo que de-
fine la crisis del Estado burgu6s en America La-
tina, en las dos filtimas d6cadas 2
Los regimenes llamados "populistas" que sur-
gieron en diversos paises, con mayor o menor vi-
gor, fueron el resultado caracteristico de ese tipo
de situaciones en la d6cada pasada, y abrieron
las puertas a crisis political que permitieron a
regimenes militar-tecnocrdticos represivos culmi-
nar ese process de depuraci6n econ6mica y poli-
tica, en favor de las nuevas necesidades del ca-
pital, en todos aquellos paises en los cuales los
movimientos populares eran ya suficientemente
fuertes para ejercer presi6n abierta por sus rei-
vindicaciones, pero no afin para disputar el po-
der efectivamente. Mientras que en muy pocos
paises, Bolivia y Chile, el desarrollo politico del
movimiento popular permiti6 la iniciaci6n de pro-
cesos revolucionarios que han terminado derrota-
dos por golpes militares que instauran regimenes
con tendencies fascistas.
Estas nuevas formas de intervencion de los tra-
bajadores en el process politico latinoamericano,
constituyendo los sectors determinantes de su ca-
racter y desenvolvimiento, muestran tambi6n que
se han producido modificaciones profundas en la







situaci6n y alternatives de las classes dominadas
y ante todo en el proletariado.
En primer lugar, la expansion y la reorganiza-
ci6n de las bases del capitalism, han implicado
la expansion del proletariado, porque la desinte-
graci6n de las relaciones de producci6n de origen
precapitalista por la difusi6n de las formas espe-
cificas de la producci6n capitalist, incorporan
constantemente capas crecientes de trabajadores
a la 6rbita de este modo de producci6n.
Sin embargo, en este problema de la proletari-
zaci6n de la masa trabajadora hay que proceder
con algunas precisiones indispensables. Hemos
visto que la expansion del capitalism no se pro-
duce ni con la misma velocidad ni con la misma
amplitud en todos los paises, y que tampoco se
produce en un mismo nivel, homog6neamente den-
tro de cada pais, sino combinando muy desiguales
niveles de desarrollo.
Por eso, cuando nos referimos a un process de
expansion de la proletarizaci6n de los trabajado-
res, estamos implicando tambi6n que este process
asume un caracter asimismo desigual, porque los
trabajadores se incorporan a muy diferentes ni-
veles de la producci6n capitalist y en propor-
ciones muy diferentes a cada uno de ellos.
Vamos a encontrar, por eso, un proletariado,
probablemente minoritario, que pertenece a la
franja mas alta del aparato productive, bajo el do-
minio del capital monop6lico y sus formas mas
avanzadas de acumulaci6n. Otro sector de prole-
tariado, mas numeroso, que corresponde a las
formas de acumulaci6n monop6lica de tipo tran-
sicional entire la acumulaci6n semicolonial y la
mas reciente ligada a los circuitos interns de
acumulaci6n. Un sector de proletariado incorpo-
rado a la explotaci6n del capital de tipo competi-
tivo, en una franja numericamente muy extendi-
da. Y, finalmente, lo que en quizas la totalidad de







los paises latinoamericanos es el sector mas nu-
meroso de trabajadores, una capa en curso de pro-
letarizaci6n pero en cuya situaci6n actual se com-
binan todavia elements que proceden de su par-
ticipaci6n en las relaciones de origen precapitalis-
ta en desintegraci6n. Es decir, lo que podrfamos
denominar un semiproletariado, radicado princi-
palmente en el campo.
Este es, por ejemplo, el caso caracteristico de
ese process de proletarizaci6n en el Peri. Al ca-
racter desigual-combinada de la expansion del
capitalism, corresponde esta estructura igual-
mente desigual-combinada del proletariado y del
entero process de proletarizaci6n.
Lo que significa tambien que cuando conside-
ramos la poblacion de trabajadores campesinos,
es indispensable ahora establecer un deslinde cui-
dadoso entire el hecho de la residencia en el cam-
po que es el element afun generalmente usado
en estos paises para referirse al "campesinado -
y las condiciones concretas en las que cada sector
de trabajadores que viven en el campo estan in-
corporados a modos especificos de producci6n.
En un sentido estricto, el campesinado en tanto
que trabajador servil o semiservil, minifundiario
de producci6n de autosubsistencia o de produc-
ci6n mercantil simple, independiente o agrupado
en los restos de las comunidades campesinas tra-
dicionales, va probablemente reduci6ndose en ni-
mero por la incorporaci6n de sus miembros a la
6rbita de la proletarizaci6n o de la semiproleta-
rizaci6n. Y, junto con eso, su lugar en la estruc-
tura de la poblaci6n trabajadora de la sociedad,
se estd modificando, pues deja de ser demogr&-
fica y ain socialmente predominante.
Notablemente, mientras por un lado se homo-
geniza la burguesia, en su composici6n, sus inte-
reses concretos, sus nicleos hegem6nicos, se pro-






fundiza la heterogeneidad de la composici6n es-
tructural del proletariado en expansion.
Sin embargo, eso no nos debe hacer perder de
vista que en la actual situaci6n del proletariado,
hay otro element que contraresta esa heteroge-
neidad de sus formas de incorporaci6n a la explo-
tacion del capital.
Mientras el modelo de acumulaci6n semicolo-
nial era dominant, el proletariado era basica-
mente agricola y minero-petrolero,y s6lo en muy
secundaria media era industrial-urbano. Ademas,
por la falta de un circuit interno de acumula-
cion que integrara en torno de ese eje a los di-
versos sectors econ6micos, que se articulaban
separadamente a los circuitos externos de acumu-
laci6n, la propia articulacidn internal del proleta-
riado era precaria y debil.
En cambio, al surgir y desarrollarse la produc-
cion urbano-industrial y convertirse en el nuevo
eje de articulacion entire los various sectors pro-
ductivos, constituyendo un circuit interno de
acumulacion, el proletariado va cada vez mas con-
virtiendose en industrial-urbano principalmente, y
la articulacion structural entire sus various secto-
res se va fortaleciendo y expresandose en movi-
mientos obreros organizados. En este marco se
produce tambien un desplazamiento de los nucleos
hegem6nicos dentro de la clase, pues de modo
cada vez mas visible son las fracciones correspon-
dientes a las mas avanzadas ramas de produc-
ci6n y en consecuencia a las mas modernas for-
mas de acumulaci6n, las que van asumiendo el
liderazgo sindical y politico del movimiento
obrero.
Estos cambios en la composici6n internal del pro-
letariado, son ahora acompafiados y consolidados
por las alteraciones de sus relaciones de clase con
la burguesia y con las capas dominantes de los
sectors medios, no solamente en la matriz eco-






n6mica, sino tambi6n y sobre todo en la estructura
political.
Otra vez, quisiera ilustrar estos cambios recu-
rriendo al ejemplo del Peril. Alli, la forma semi-
colonial de la acumulaci6n estaba aparejada a
un modelo oligarquico de dominaci6n political. Pe-
ro la naturaleza social del Estado Oligarquico era
profundamente contradictoria.
De una parte, la funci6n central de ese Estado
era garantizar la compleja y contradictoria es-
tructura en que se fundaba la acumulaci6n semi-
colonial, cuyo dominion era ejercido por el capital
monopolista. En ese sentido era un Estado bur-
gues. De otra parte, sin embargo, en tanto que
una de las bases de la acumulaci6n semicolonial
era la extendida madeja de relaciones de produc-
ci6n de origen precapitalista, cuyo dominion co-
rrespondia a una clase de terratenientes sefioria-
les, 6stos aparecian coparticipando en el dominion
del Estado junto con los raquiticos nicleos de
burguesia capitalist, cuyas fracciones hegem6ni-
cas eran los terratenientes capitalistas. En este
precise sentido, ese Estado era al mismo tiempo
burgues y sefiorial.
En tal context, el proletariado formado en las
explotaciones extractivas y en la incipiente indus-
tria urbana, se enfrentaba en el terreno econ6-
mico con la burguesia imperialista y con la bur-
guesia dependiente. Pero en el orden politico, se
enfrentaba a una coalici6n de poder en que se
asociaban burgueses y terratenientes sefioriales.
De esa manera, ese proletariado no podia ser
politicamente antiburgu6s de manera depurada.
Tenia que ser antioligarquico y s6lo a trav6z de
ello, es lecir, por implicaci6n, antiburgu6s. Esa si-
tuaci6n del proletariado era, ademas, reforzada
por sus propias caracteristicas en ese period: bd-
sicamente agrario-minero y s6lo secundariamen-
te industrial-urbano, con todo lo que cultural e







ideol6gicamente esta alli implicado. En eso se fun-
daba tambi6n la larga subordinaci6n political de
la mayoria de ese proTetariado, a la ideologia y a
las organizaciones antioligarquicas lideradas por
grupos de los sectors medios, cuya mas impor-
tante expresi6n fu6 el APRA.
Cuando el process de reorganizaci6n de las ba-
ses del capitalism se va abriendo paso empujando
la tendencia hacia la depuraci6n relative de la
estructura de producci6n, sus consecuencias so-
ciales y political se manifestardn en el hecho de
que los elements contradictorios articulados en
la base del Estado tenderan a entrar en conflict
cada vez mas. Los nuevos contingentes obreros
que se van constituyendo con la expansion de las
actividades industrial-urbanas, comenzaron tam-
bien a independizarse aunque dificultosamente del
dominio politico de los sectors medios, en la mis-
ma media en que estos reacomodaban sus inte-
reses y sus expectativas al nuevo orden de cosas
que se establecia, incorporandose como interme-
diadores t6cnicos o administrativos de la explota-
ci6n capitalist sobre el proletariado.
Actualmente, como lo sefiale antes, este process
de depuraci6n de las bases sociales de ese Estado
ya ha culminado. El actual Estado peruano es ple-
namente burgues; aunque est6 conducido por los
intermediadores tecnoburocraticos, por su estruc-
tura y por el orden econ6mico-social sobre el
cual rige, su naturaleza social es esa.
En este context, el nuevo proletariado peruano
ya no puede ser antioligarquico en el mismo sen-
tido que antes. A pesar de que muchos de sus
components puedan tener ain en su ideologia
las huellas de laprevia influencia, la nueva situa--
ci6n objetiva enfrenta a esta clase contra el do-
minio politico de la burguesia. De eso dan cuenta
la orientaci6n y las luchas recientes del proleta-
riado peruano y sobre todo, la de los grupos que






correspondent a las formas mas avanzadas de la
acumulaci6n de capital en el pais.
Finalmente, en la media en que los trabaja-
dores campesinos, en sentido estricto, se van in-
corporando al process de proletarizaci6n, sea di-
rectamente o en condici6n de semiproletarios. Y
en tanto que el grueso de los sectors medios ex-
pandidos en este process de cambios, ha venido
perdiendo interns y capacidad para mantener su
previa predominancia political sobre los trabaja-
dores, porque se han venido incorporando a fun-
ciones de intermediaci6n en el orden de domina-
ci6n renovado, tanto en la estructura econ6mica
como en la political, el nuevo proletariado se va
constituyendo en la clase central dentro del con-
junto de los dominados de esa sociedad, con las
condiciones objetivas potenciales para establecer
su hegemonia political entire aquellos. Y a eso co-
rresponden las caracteristicas que va cobrando,
aunque todavia incipiente y difusamente, el nuevo
movimiento popular en formaci6n.
Es, pues, a este conjunto de process y de ten-
dencias, que he tratado de ejemplificar de modo
simplificado con el caso peruano, y que ha ocu-
rrido o estA activamente desarrollandose en los
pauses restantes, que me parece apropiado deno-
minar como un curso de depuraci6n relative de
las relaciones de clase, que emerge y acompafia
a la expansion y reorganizaci6n de las bases del
capitalism en Am6rica Latina.

La Modificaci6n de las Bases Sociales del Estado
y de sus Funciones Concretas
Como acabamos de ver, las bases sociales con-
cretas del Estado estan activamente depurAndose
en nuestros paises, aunque produciendo nuevas
contradicciones mientras las previas no pueden
ser plenamente canceladas. Veremos despues lo
que eso significa.







La hegemonia burguesa en el Estado tiende a
afirmarse, despojandose de sus aliados seftoriales
y aiin de los grupos mas retardatarios de la pro-
pia clase, sea erradicando las bases de poder de
esos grupos o cortando sus posibilidades de par-
ticipaci6n en el control del aparato central del
Estado.
Esa hegemonia burguesa en el Estado, procede
a traves de la hegemonia de los grupos detenta-
dores de capital monop61ico, dentro de la clase,
asociados a la burguesia monopolist internacio-
nal o imperialista. En algunos pafses,- donde las
bases sociales concretas del Estado eran profun-
damente contradictorias, el process que ha con-
ducido a la nueva situaci6n ha sido tan particu-
larmente perfilado, que sus protagonistas han
podido presentarla como toda una revoluci6n, co-
mo en el caso peruano, o como en el caso brasi-
leflo sus consecuencias son tan profundas para
el desarrollo del capitalism, que algunos analis-
tas han arriesgado el calificativo de revoluci6n
para ese resultado 3.
Sin embargo, esta afirmaci6n de ra hegemonia
burguesa en el Estado, que busca resolver la pro-
funda crisis political desatada sobre todo desde los
fines de la Segunda Guerra Mundial, no alcanza
sino a eliminar uno de los elements de esa crisis,
que era en realidad cada vez mas el secundario,
y, ademas, no logra hacerlo del todo.
Como he sefialado antes aqui y en trabajos pre-
vios, la crisis political latinoamericana comenz6
siendo una crisis del Estado Oligarquico. Es decir,
desarrollando conflicts cada vez mas abiertos
entire las fracciones de la propia burguesia depen-
diente y sus asociados internos y externos. Pero
muy rapidamente la crisis del Estado Oligarquico,
fue combinandose con la crisis del Estado Burgues
como tal, al paso en que los conflicts intrabur-
gueses fueron combin&ndose con los conflicts







entire el conjunto de la clase dominant y los tra-
bajadores. Y es este filtimo que se ha ido convir-
tiendo en el element central de la crisis political
de la mayor parte de los paises latinoamericanos,
como lo demuestran los acontecimientos recientes
en todo el llamado Cono Sur.
La combinacion de estos dos niveles de conflic-
to politico, fue lo que condujo al fracaso a los re-
gimenes llamados "populistas" e impidi6 por lo
tanto la transici6n pacifica y legal a la nueva si-
tuaci6n. En todos los casos en que el process ha
culminado, tuvo que hacerse por la mediaci6n de
golpes militares que pusieron en escena regime-
nes tecnoburocrdticos, derrotando movimientos
populares en ascenso, para poder eliminar, en una
situaci6n politicamente controlada, a las fraccio-
nes y aliados mas retardatarios de la burguesia
dependiente.
Por eso, la consolidaci6n actual de la hegemo-
nia burguesa, con el comando de sus grupos mo-
nopolistas, s61o ha podido eliminar a las fraccio-
nes oligarquicas de la clase y a sus asociados, cu-
yo poder estaba ya en declinaci6n. Es decir, ha
eliminado el element que ya era secundario en
el desarrollo de la crisis, mientras que ha depu-
rado y fortalecido las bases del conflict entire la
burguesia y el proletariado, que ya se habia prac-
ticamente constituido como el element determi-
nante de la crisis political.
Eso significa que lejos de ser resuelta, la crisis
political latinoamericana se ha profundizado en
su contenido de clase. Y es el despliegue crecien-
te de la nueva y cada vez mas depurada natura-
leza de esta crisis, lo que ahora marca el actual
period de nuestra historic.
Como esta crisis political, con su nuevo character,
se funda y se enmarca en un process de agudiza-
ci6n de las contradicciones econ6micas y de los
conflitos sociales, la forma actual de la hegemo-






nia burguesa no puede ser consolidada sino por
la derrota total de los movimientos revoluciona-
rios del proletariado y de sus aliados. Y no po-
dria ser mantenida, inclusive inestablemente, sino
por medio de modificaciones muy profundas en
la estructura concrete y en las funciones del Es-
tado.
De hecho, ya en el curso del process de cam-
bios que ahora va culminando con la depuraci6n
de la hegemonia burguesa, las funciones y la
estructura del Estado han venido diversifican-
dose y ampliAndose. De un lado, imponiendo su
autoridad y el Ambito de su acci6n sobre todo el
conjunto de la poblaci6n national, y en esa me-
dida liquidando o reduciendo las estructuras loca-
les de poder, relativamente aut6nomas frente al
aparato central del Estado, con las cuales estaba
simultdneamente tramado y en conflict cre-
ciente.
De otro lado, conforme las necesidades de ex-
pansi6n del capital lo fueron imponiendo, y las
presiones reivindicativas y political de trabaja-
dores y de las nuevas capas medias de t6cnicos y
profesionales fueron creciendo, el Estado ha veni-
do ampliando su esfera de intervenci6n en el or-
denamiento econ6mico global y en las relaciones
entire la burguesia y los trabajadores.
En ambos sentidos, la estructura administrative
y political del Estado se ampli6 y se diversific6, ad-
mitiendo de modo creciente un curso de fortale-
cimiento de la presencia de sectors medios tec-
noburocrdticos en el manejo director de las funcio-
nes estatales, que de ese modo han venido tam-
bi6n asumiendo una posici6n de intermediaci6n
econ6mica y political entire el capital y el trabajo,
y ampliando sus m&rgenes de relative autonomia
frente a ambos, conforme la crisis political intra-
burguesa se fu6 combinando con los conflicts







entire el conjunto de la clase dominant y los tra-
bajadores.
De esa manera se fue perfilando una posici6n
nueva del Estado en nuestra sociedad. Durante el
predominio pleno de la acumulaci6n semicolonial
y de la dominaci6n political oligarquica, el Estado
cumplia ante todo el papel de garante politico-
administrativo de las relaciones directs entire la
burguesfa imperialista y la dependiente, y de la
explotaci6n y la dominaci6n de ambas sobre los
trabajadores. Al declinar las bases de aquella for-
ma de dominaci6n, cada vez mas el Estado ha
venido asumiendo funciones de intermediaci6n
administrative y political en las relaciones entire
ambos sectors de la burguesia y entire esta y los
trabajadores, ademas de sus previas funciones.
Esto es, el Estado va interviniendo mas amplia
y profundamente en la decision del modo en que
se configuran tanto las bases de la estructura
econ6mica y los modos de operaci6n del capital,
como de las relaciones de producci6n y politico-
sociales entire las classes.
Al ir culminando la depuracion de la hegemo-
nia burguesa en el Estado, por mediaci6n de re-
gimenes tecnoburocraticos originados en la inter-
venci6n military, en la mayoria de los casos en que
tal process ha culminado efectivamente, el Esta-
do tiende ahora a consolidar y a ampliar esta
nueva posici6n.
El principal resultado de esta tendencia, es el
desarrollo de formas de Capitalismo de Estado en
algunos sectors importantes de la producci6n, co-
mo socio y como intermediador, al mismo tiempo,
de la dominaci6n del capital monopolista interna-
cional y nativo. Ese desarrollo es mas pronuncia-
do y mas avanzado, tanto mas debil es la bur-
guesia dependiente en cada pais.
Debido a eso, en paises como Brasil, Argentina
o Mexico, en donde existen nfcleos muy podero-






sos de burguesia dependiente, asociada a la inter-
nacional, el Capital Estatal se concentra princi-
palmente en actividades de infraestructura (tras-
portes, irrigaci6n, servicios pfiblicos, administra-
ci6n, part del sistema financiero, producci6n ex-
tractiva en part) y tiene una menor participaci6n
en la industrial dominant de transformaci6n. En
cambio en el Perui, el capital estatal tiende a ab-
sorber tambi6n una parte important de la propia
industrial de transformaci6n, porque en ese pais
la cong6nita debilidad de la burguesia depen-
diente obliga al Estado, manejado actualmente por
intermediadores tecnoburocrAticos, a hacerse car-
go de la gesti6n direct de areas decisivas de la
actividad econOmica, para buscar.la consolidaci6n
del circuit interno de acumulaci6n ya estable-
cido.
En todos los casos, sin embargo, el capital esta-
tal se articula organicamente con el capital mo-
nopolista international y native, sea directamente
a traves de empresas mixtas, de contratos de ex-
plotaci6n, de financiamiento imperialista de los
proyectos de infraestructura del Estado, que a su
vez amplian las bases de la acumulaci6n monopo-
lista, o socializando las p6rdidas del capital mo-
nopolista a traves de la estatizaci6n de los "en-
\claves" por medio de compensaciones y pagos in-
mediatos.
Asi el capitalism de Estado surge como una
de las mAs visible tendencies del reajuste de la
dominaci6n imperialist en Am6rica Latina, y a
trav6s de ello el Estado modifica su papel con-
creto dentro de esta dominaci6n.
Es claro, por lo tanto, que la tendencia de am-
pliaci6n del capitalism de Estado en America
Latina, es el resultado de las necesidades econ6-
micas de la expansion y de la reorganizaci6n de
las bases del capitalism y, al mismo tiempo, de
las necesidades de control politico de un process







cuyas contradicciones agudizadas podrian arries-
gar no solo la estabilidad sino la propia existencia
del capitalism basado en la hegemonia del ca-
pital monop61ico international.
Por esas mismos determinaciones, se puede afir-
mar que el Capitalismo de Estado se convierte en
America Latina, en una condici6n insustituible de
ese process de expansion y reajuste del capitalis-
mo. Si eso es cierto, el desarrollo de esta tenden-
cia sera ya es una de las marcas caracteris-
ticas del period en curso, y en torno de ella ten-
deran tambien a confluir en gran parte los con-
flictos politicos de nuestros paises.
Porque esto ultimo?. Por dos razones funda-
mentales:
1.- Como creo que puede observarse en el mas
avanzado ejemplo, el Peri, el desarrollo del Ca-
pitalismo de Estado, result de la convergencia
entire las exigencias del nivel alcanzado por las
fuerzas productivas internal del capitalism en el
pais, para cancelar algunas de las contradicciones
mds acusadas de la previa estructura de produc-
ci6n, y, de otro lado, de las necesidades de la am-
pliaci6n de las bases de la acumulaci6n del capi-
tal monop61ico international.
En algunos casos, los process politicos que con-
dujeron a ello se originaron como movilizaciones
revolucionarias de los trabajadores, principalmen-
te campesinos, como en Mexico y Bolivia; pero
culminaron con la derrota parcial de esas movili-
zaciones, y la entronizaci6n de intermediadores
tecnoburocraticos en el manejo del Estado. En
otros, el acceso al manejo de la administraci6n
estatal de esta capa social fu6 una expansion gra-
dual, como en Chile antes de la Unidad Popular,
o violent a traves de intervenciones militares
como en Brasil y Perfi.
Debido a ese origen double en las necesidades
de la estructura productive. el Capitalismo de Es-






tado aparece tambi6n como expresi6n, al mismo
tiempo, de las exigencias internal de la economic
del pafs y por lo tanto. de sus contradicciones con
las necesidades del capital monopolista interna-
cional, y, de otra parte, de los requerimientos pro-
pios de la expansion de este iltimo. El Capitalis-
mo de Estado es, pues, en America Latina, un fe-
n6meno en si mismo contradictorio, manifestaci6n
de c6mo, sobre las bases especificas del desarrollo
hist6rico del capitalism en estos paises, aqui se
agudizan y se revelan las contradicciones actuales
del conjunto del sistema..
Asi, por ejemplo, en el caso peruano se puede
observer ahora que las exigencias de consolidaci6n
del circuit interno de acumulaci6n y las del ca-
pital monopolistic international no son total-
mente sim6tricas. Y sin embargo, ambos proble-
mas estan incorporados al desarrollo y a las nece-
sidades del capital estatal.
Para que el circuit interno de acumulaci6n pu-
diera ser ampliado y consolidado, seria indispen-
sable que el capital monopolista fuera principal-
mente acumulado en la producci6n industrial-
urbana. Pero para que eso fuera inmediatamente
possible, seria igualmente indispensable que el mer-
cado interno se hubiera previamente expandido
en gran escala, y que la articulaci6n entire el sec-
tor industrial y los otros estuviera ya tambi6n
consolidada. Y ninguno de estos factors tienen
todavia el suficiente desarrollo, precisamente co-
mo resultado de la historic anterior de la domi-
naci6n imperialista en ese pais.
En esas condiciones, el capital international
tiende a concentrarse, principalmente, en la pro-
ducci6n minera y petrolera destinada en su ma-
yor parte al mercado externo. Y solamente se acu-
mula en el sector industrial en much menor es-
cala, en condiciones excepcionalmente ventajosas
y en las muy pocas ramas industriales que cuen-






tan ya con un mercado interno de la escala com-
patible con las necesidades de rentabilidad de la
inversion, o que son virtualmente monop6licas en
el mercado del Pacto Andino. Mientras tanto, fi-
nancia los proyectos de infraestructura del Es-
tado, destinadas a ampliar para el future las ba-
ses de la acumulaci6n industrial del capital in-
ternacional.
El capital estatal, en ese context, emerge como
un mecanismo de articulaci6n entire ambas exi-
gencias. De una parte, su propio desarrollo estA
ligado desde el comienzo a su asociaci6n con el
capital monop6lico international, que se concentra
en la producci6n extractiva ante todo, y, de otra
parte, se oriental a la expansion y consolidaci6n
del circuit interno de acumulaci6n.
Aunque desde luego esas contradicciones son
secundarias, y pueden ser disminuidas en el largo
plazo, en la media en que se vayan consolidando
las bases del circuit interno de acumulaci6n, eso
no impide que sometido a las presiones de esas
contradicciones y a los conflicts sociales que las
expresan, la propia conduct del Estado muestre
el asedio de esas contrapuestas exigencias.
En el seno de la tecnoburocracia que ahora ad-
ministra el Estado burgues en el Periu, con la he-
gemonia de las Fuerzas Armadas, esa situaci6n
repercute en diferenciaciones internal entire ten-
dencias que pugnarian por acelerar el desarrollo
del circuit interno de acumulaci6n y las que se
orientan a favorecer un ritmo mas moderado pa-
ra ello. Ambas, sin embargo, confluyen en la ne-
cesidad de no arriesgar la solidaridad entire el
capital estatal y el capital monopolista interna-
cional, porque dentro del capitalism peruano,
cualquiera de esas alternatives se fund necesa-
riamente en la presencia del capital monopolis-
tico international.







El Capitalismo de Estado aparece, pues, como
un mecanismo simultaneamente originado en las
necesidades de absorber y controlar las contradic-
ciones entire las exigencias del grado de desarrollo
interno de las fuerzas productivas y las que se
derivan de la expansion de las nuevas formas de
acumulaci6n international del capital monop6lico
actual, asi como entire las necesidades de corto
y de largo plazo de 6ste filtimo. Pero, por eso mis-
mo, como expresi6n de esas contradicciones, des-
tinadas a agudizarse en el marco de la crisis ge-
neral del sistema.
Por eso, al paso de la agudizacion de esas con-
tradicciones, no pueden dejar de surgir y expre-
sarse conflicts parciales entire el capital estatal
en su conjunto y ciertos sectors del capital inter-
nacional y dependiente, asi como dentro del pro-
pio capital estatal entire sus sectors ligados mas
estrechamente a una u otra fuente de esas con-
tradicciones.
Estos problems me parecen ya en curso de ini-
ciacion, en los paises donde el Capitalismo de
Estado tiene un desarrollo relativamente impor-
tante, si se atiende a lo que esta actualmente ocu-
rriendo en la escena political mexicana, argentina,
brasilefia y peruana.
2.- El problema anterior esta ligado intima-
mente a otro igualmente decisive: como lo vimos
antes, el Capitalismo de Estado ha ido surgiendo,
tambien, como parte de las necesidades political
de control de los conflicts entire el capital y el
trabajo, o, mejor dicho, de control politico sobre
los trabajadores, necesidades que surgieron por
la agudizaci6n de esos conflicts en el period
mismo en que se procesaba la depuraci6n de las
nuevas formas de hegemonia burguesa en el Es-
tado.
Al convertirse el Estado en gestor director de
una parte important de la acumulaci6n de capi-







tal, ya no es solamente un intermediador politico
en las relaciones de dominaci6n con los trabaja-
dores, sino que asume tambi6n las funciones di-
rectas de la explotaci6n, como patron capitalist
de un sector important del proletariado. Esto es,
las relaciones de clase del proletariado resultan
modificadas profundamente.
En esa condici6n nueva del Estado, concurren
ahora dos nuevos elements contradictorios: de
un lado, su calidad de patr6n capitalist; del otro
lado, su calidad de poder regulador de los con-
flictos politicos entire las classes, entire el capital
y el trabajo. Por lo tanto, tambien entire el mismo
(el Estado) y los trabajadores.
Las alternatives de desenvolvimiento de este
problema dependent, much mds profundamente
que las del anterior, del nivel que en cada caso
hayan alcanzado las luchas de clase.
En algunos paises, estos process de cambio de
las funciones del Estado, se llevaron a cabo per-
mitiendo un margen relativamente grande de au-
tonomia relative de los grupos tecnoburocrdticos
en el manejo del Estado, y por lo tanto de este
como tal, en el moment de la consolidaci6n de
la hegemonia de los nuevos intereses del capital.
En unos casos, porque process revolucionarios
frustrados en sus posibilidades iltimas, desalojaron
del poder a las fracciones oligarquicas y permi-
tieron la entronizaci6n de nuevas fracciones bur-
guesas, cuyos intereses eran, inicialmente, reali-
zados principalmente por la mediaci6n de agents
tecnoburocraticos procedentes de sectors medios,
como en M6xico y Bolivia. En otros, porque la
crisis de hegemonia muy avanzada no desemboc6
en process revolucionarios, pero permitio el ac-
ceso al manejo director del Estado de capas tecno-
burocraticas militares y civiles, bajo el comando
de las primeras, como en el Peri. En todos los
casos, cuando no era ain muy desarrollada la ca-





Pages
81-86
Missing
From
Original





Pages
87-96


M


ss


ng


From
Original






nes political que conciben el process revoluciona-
rio orientado al socialismo, como dividido en dos
etapas, una democratico-nacionalista primero y
otra socialist despu6s, no tiene mAs asideros his-
t6ricos objetivos.
Como hemos visto una y otra vez, el proce-
so de expansion y de reorganizaci6n de las bases
del capitalism en America Latina, de depuraci6n
de la estructura de classes y de las bases sociales
concretas y de las funciones del Estado, no han
cancelado ni pueden cancelar, bajo el reino del
capital monop6lico, el conjunto de problems y
de tareas emanadas de la persistencia de relacio-
nes de producci6n de origen precapitalista, de for-
mas oligarquicas de dominaci6n political y social.
El problema que de alli se desprende no es, sin
embargo, que sea necesario primero liquidar to-
do aquello, como condici6n para la lucha contra
el dominio del capital. Antes como ahora, pero
sobre todo ahora, aquello se mantiene por el do-
minio del capital, en primer t6rmino, porque 6ste
es en America Latina ante todo el dominion del
capital monopolista international.
En consecuencia, la tarea central de la revolu-
ci6n en America Latina es la destrucci6n del
dominion del capital monop6lico international y de
sus bases political y sociales, como condici6n pa-
ra la erradicaci6n de todas las formas de domi-
naci6n que aquel mantiene. Esta es, por eso, una
tarea al mismo tiempo national o antimperialista
y anticapitalista. Esto es, socialist.
De eso no se desprende, no obstante, que esa
sea la unica tarea, es decir, no todo en esta re-
voluci6n por hacer comprende el socialismo. De lo
que se trata aqui es de una combinaci6n y de una
superposici6n entire las necesidades de una re-
voluci6n democrdtico-nacionalista y de una revo-
luci6n socialist, de la liberaci6n national y de
la liberaci6n de clase. Pero es la iniciaci6n de la






ultima que se coloca como condici6n de la otra,
por obra de las condiciones especificas en que se
produjo en nuestros paises la dominaci6n del ca-
pital bajo la forma de la dominaci6n imperialist.
La formula que algunas tendencies revolucio-
narias utilizan recientemente, de una revoluci6n
por etapas pero ininterrumpida, puede ,ser una
formulaci6n logica pero no me parece que recu-
pere las necesidades reales de la historic. Ambas
revoluciones se combinan, sobre la base de la ini-
ciaci6n de la mas avanzada. La destrucci6n del
dominio del capital monopolista international, no
implica automaticamente la destruccion del domi-
nio del capital en general; pero es la condici6n de
la realizaci6n de las tareas democratico-nacionales,
y a largo plazo, de la destrucci6n del enter do-
minio del capital.
Creo que es litil recorder aqui que cuando Lenin
en las famosas T6sis de Abril, sostenia que la re-
voluci6n democratic burguesa se habia agotado
y era entonces indispensable enrumbarse en la
via de la revoluci6n socialist, no estaba diciendo
que las tareas propias de la revoluci6n democrd-
tico-burguesa se habian efectivamente realizado
en la Rusia de abril de 1917, cuando la reform
agraria no estaba ni. siquiera iniciada. Lo que
estaba obviamente diciendo, es que por esa via,
la de la revoluci6n democratico-burguesa, era ya
impossible avanzar en la revoluci6n y que para
poder cumplir inclusive esas tareas era necesario
poner en march las tareas iniciales propias de
la revoluci6n socialist.
En ese mismo sentido, creo que la experiencia
hist6rica concrete de Am6rica Latina, muestra
desde hace bastante tiempo, que todos los pro-
cesos revolucionarios que se limitaron a las tareas
propias del nacionalismo-antioligArquico, no pu-
dieron consolidarse realmente en esa direcci6n.
Y que solamente esas tareas pudieron ser lleva-







das a cabo plenamente, a trav6s de la iniciaci6n
de las tareas propias de la destrucci6n del domi-
nio del capital, como en Cuba.
Eso implica, naturalmente, la conquista del po-
der politico por los trabajadores, como condici6n
sine qua non. Pero esa conquista del poder poli-
tico, no puede ser lograda, a su vez, sino a trav6s
de una estrategia de lucha despejada de todas
las confusiones te6ricas procedentes del ciclo an-
terior.

Teoria de Clase y Conciencia de Clase

Aqui, por eso, se plantea un problema de fon-
do: el de las relacion entire la teoria de clase y
la conciencia de clase. Pues si la teoria revolu-
cionaria sobre el capital que hoy se desarrolla
en Am6rica Latina, no llega a ser parte integrante
de la conciencia political de los trabajadores, y no
solamente patrimonio de sectors intelectuales,
profesionales, o de grupos igualmente restrictos
de trabajadores, esa teoria no llegard a ser con-
cretamente eficaz para las luchas revolucionarias
de las masas de trabajadores.
La conciencia de clase es, por cierto, una con-
ciencia concrete. Como dijo Fernando Claudin en
una reunion pasada, "la conciencia de clase es
un fen6meno hist6rico". Es decir, se forma y se
transform en el curso concrete de los- cambios
en la estructura de relaciones de clase y de las
luchas de clase. Pero la historic del capitalism
es, tambien, la historic de sus desigualdades y
de sus combinaciones. En. ese sentido, cuando
hablamos de la conciencia de clase del proleta-
riado y, por lo tanto, de la madurez political de
esta clase, estamos tambi6n necesariamente ha-
blando de varies niveles posibles de conciencia
de clase, simultaneamente presents en el mismo
horizonte hist6rico.







Una es, por consecuencia, la conciencia y la
madurez political posibles en el proletariado de los
centros de desarrollo del capitalism, y otra po-
sible en el proletariado latinoamericano. Alla, a
pesar de que es visible que una parte muy im-
portante del proletariado no ha recuperado ain
sus problems en el mas alto nivel politico, la
propia cultural y la vida cotidiana estan generando
una nueva subjetividad en el seno de la clase.
Aqui, en cambio, no estamos todavia asistiendo
en concrete a la maduraci6n del capitalism en
ese limited, que fund la madurez de las posibili-
dades de una sociedad socialist en el seno mismo
de su antagonista.
Por eso, cuando hablamos de la conciencia de
clase del proletariado latinoamericano, estamos
aludiendo a algo muy precise: la conciencia de
cual es el scenario en que se mueve, de cuales
son las tendencies fundamentals que mueven
este scenario, cuales son sus enemigos concretos,
sus formas especificas de acci6n y de poder, sus
limits y sus debilidades, y por lo tanto cuales
son las propias potencialidades del proletariado y
por lo tanto sus alternatives concrelas.
El hecho de que el proletariado se haya cons-
tituido o est6 ya en trance .de constituirse, como
clase objetivamente central dentro del conjunto
de los dominados y ya no solamente como vir-
tualidad para el future, en la generalidad de los
paises latinoamericanos; el hecho de que sus re-
laciones de clase esten depurandose, profundizan-
dose, en todas sus dimensions; todo ello implica,
tambien, que estamos en presencia de una nueva
potencialidad political del proletariado, para con-
vertirse en la clase politicamente hegem6nica de
manera concrete, en el seno de las masas domi-
nadas, para disputar el poder en la sociedad.
Sin embargo, como nos lo recuerda toda la ex-
periencia hist6rica, todo eso no es suficiente para


100






que de alli se derive una madura conciencia po-
litico-revolucionaria en la clase. El problema a
partir de aqui, es tratar de ver con qu6 dificul-
tades se enfrentan los trabajadores latinoameri-
canos, para lograr que esta situaci6n objetiva se
convierta tambi6n en la situaci6n subjetiva de la
clase, y eso pase, a su vez, a convertirse en una
condici6n objetiva de la realidad.
En America Latina, con la excepcion de dos
paises, el proletariado no ha logrado aun inde-
pendizarse plenamente de la influencia de las se-
creciones ideol6gicas de origen burgues y peque-
io burgues, y en particular de la herencia de la
ideologia del populismo nacionalista y antioligar-
quico. Los dos finicos paises donde, a mi juicio,
el proletariado gan6 la emancipaci6n de su con-
ciencia respect de la ideologia burguesa o de sus
intermediaries pequefio-burgueses, son Chile y
Bolivia. Eso no impide, por supuesto, reconocer
en various otros paises la presencia de importantes
nucleos de proletariado que se han desarrollado
en la misma direcci6n.
Para los problems que estamos considerando,
es important hacer, aunque de paso, algunas re-
flexiones acerca de las condiciones que permitie-
ron al proletariado de esos dos paises tan dife-
rentes entire si, la emancipaci6n de su conciencia
de clase. Debe ser claro para Uds. que en ausencia
de investigaciones especificas, s6lo podemos apun-
tar aqui algunas hip6tesis.
En el caso de Chile, me parece que el proleta-
riado, en tanto que una parte significativa de la
poblaci6n trabajadora, apareci6 mas temprano
que en ningun otro pais de Am6rica Latina en
esa magnitude, debido a las caracteristicas de la
explotaci6n capitalist del salitre, que iniciada en
territories ajenos desde mediados del siglo pasa-
do, termin6 dentro del pais chileno.







La explotaci6n salitrera requeria desde el co-
mienzo una masa muy grande de trabajadores,
tanto por las caracteristicas de la dispersa ubica-
cion de ese fertilizante en las inmensas llanuras
des6rticas, como por las propias caracteristicas
del nivel tecnoldgico empleado por el capital. Se
form de esa manera una masa proletarizada nu-
merosa y relativamente segregada del contact
cotidiano con el resto de la poblaci6n, sometida
a una forma particularmente dura de explotaci6n,
primero bajo capitalistas nacionales chilenos y
posteriormente bajo el capital ingles.
Las luchas proletarias se iniciaron, por eso mis-
mo, en Chile antes que en los demAs paises, dan-
do paso al surgimiento de un movimiento de or-
ganizaci6n sindical y political que, inclusive, ten-
di6 desde sus inicios hacia una orientaci6n socia-
lizante antes de la revoluci6n rusa de 1917. Y
despu6s de 6sta, sus repercusiones political en
Am6rica Latina, encontraron ya a ese proletaria-
do chileno en condiciones de hacer el trAnsito
efec-tivo a una orientaci6n socialist definida; de
todo lo cual emergieron los mAs importantes par-
tidos de !a clase obrera que havan existido hasta
aqui en America Latina. Nada de lo que sucedi6
en ese pais hasta hoy dia ha sido desde entonces
ajeno a esta presencia organizada del proletaria-
do, desde la ampliaci6n y la profundizaci6n de las
formas propias de la democracia burguesa, hasta
la reciente dispute por el poder y la entronizaci6n
de un fascism militarista.
En Bolivia, el process se di6 de modo muy di-
ferente en su conjunto, pero tambi6n sobre la
base de algunas importantes similaridades. Cuan-
do se produce en gran escala la explotaci6n del
estaiio, los capitals surgidos en esa explotaci6n
se integrarAn en la masa global del capital mo-
nopolista international, a despecho del origen bo-
liviano de los duehios de ese capital. La inexis-


102






tencia de otros sectors de producci6n, en los
cuales el capitalism tuviera algun desarrollo sig-.
nificativo, hizo que ese capital monopolista que
controlaba las minas, se aliara politicamente con
los terratenientes sefioriales y comerciantes, para
controlar el poder del Estado, Es decir, aparte
del reducido nicleo de burguesia monopolista
duefia de las minas, en Bolivia no era possible en-
contrar existiendo como clase, hasta hace no mu-
cho tiempo, una burguesia internal capaz de in-
tentar y de lograr el dominio ideol6gico sobre el
proletariado minero, enfrentado en una relaci6n
de explotaci6n sin atenuantes de g6nero alguno,
al capital imperialista y, ademas, como en el caso
chileno, en una situaci6n de relative segregaci6n
del contact cotidiano respect del resto de la so-
ciedad.
Eso permiti6 que los reducidos nucleos de sec-
tores sociales medios, que despu6s de la Guerra
del Chaco fueron orientdndose hacia posiciones
nacionalistas y antioligarquicas radicales, no pu-
dieran tampoco lograr en la misma media que
en otros paises, una influencia totalmente domi-
nante sobre ese proletariado minero, mientras que
los nficleos intelectuales de orientaci6n definida-
mente socialist pudieron, en cambio, contribuir
a la educaci6n socialist de ese proletariado, pre-
cisamente sobre la base de la especial situaci6n
de clase de esos trabajadores. Desde entonces, 6s-
tos se fueron desarrollando como una de las mds
avanzadas fracciones del proletariado latinoame-
ricano, a pesar de que la brutalidad represiva
desatada permanentemente sobre ellos, traba aln
por medio de sucesivas masacres de cuadros de
vanguardia, la consolidaci6n de organizaciones
political acordes con el grado de desarrollo de la
conciencia political de esos trabajadores.
La profundidad de los logros de la revoluci6n
popular del 52, fu6 ante todo el resultado de la


103






acci6n political de ese proletariado, y a pesar de
su reciente derrota, esa clase junto con la de
Chile, son las que han protagonizado los dos hasta
ahora unicos process en America Latina, de
dispute abierta por el poder con una orientaci6n
explicitamente socialist, bajo el comando con-
creto del proletariado.
Estos dos casos ilustran, en mi opinion, un he-
cho significativo. El proletariado pudo emancipar
su conciencia political, por la ausencia de capas
burguesas y pequeiio burguesas, con la capacidad
de determinar los limits del desarrollo ideol6gico
de los trabajadores, en el caso boliviano; o, por-
que el proletariado se desarroll6 como clase, en
una situaci6n relativamente aislada al comienzo,
respect de las posibilidades de influencia direct
de la burguesia y de las capas medias, en Chile.
En cambio en todos los otros paises, los nucleos
centrales del proletariado estuvieron desde la
partida, colocados en una situaci6n que permitia
la influencia de ideologias de origen burgues o
pequefio-burgues. Y en todos esos paises, esa he-
rencia pesa aun de manera important como una
de las dificultades principles para la emancipa-
ci6n political del proletariado.
Como consecuencia, los movimientos populares
mas importantes en todos estos paises, se desarro-
laron bajo el comando ideol6gico y politico de
sectors medios y de fracciones de la propia bur-
guesia en conflict con la burguesia imperialist.
Actualmente, sin embargo, el process de ex-
pansi6n del capitalism y de depuraci6n relative
de las relaciones de classes, lleva al deterioro in-
cesante de las bases del predominio ideol6gico de
los sectors medios sobre el proletariado. A pesar
de que en este process, esas capas medias se han
expandido y se expanden cada vez mas, los in-
tereses concretos de estas capas han ido acomo-
dandose a la nueva confgiuraci6n de la matriz






productive y social, asimilandose como interme-
diadores burocrAticos de la explotaci6n del capital
sobre el trabajo y desembocando su orientaci6n
nacionalista en el sostenimiento de las actuales
tendencies hacia el Capitalismo de Estado, dentro
de cuyo desarrollo pueden encontrar ahora un
papel decisive y una ampliaci6n de sus oportuni-
dades political.
Como consecuencia, esas capas medias de cre-
ciente character tecnoburocratico, han venido per-
diendo interns y capacidad para liderar movi-
mientos populares en contra de las formas con-
cretas de dominaci6n, y buscando en cambio
mantener su predominio politico sobre los traba-
jadores para una finalidad opuesta: subordinarlos
a ideologies de conciliaci6n de clase, integrarlos
politicamente a las necesidades e intereses de la
asociacion entire capital estatal y capital mono-
polista international, a la acci6n propia del capital
estatal y a las formas de dominio politico corpo-
rativo que aquel require sobre las masas.
Todo eso significa para el proletariado y para
los militants revolucionarios, la necesidad de erra-
dicar y destruir la influencia ideol6gica y political
de esas capas medias, intermediadoras de los in-
tereses de la burguesia. Y esa tarea no puede
ser cumplida sin la destrucci6n de las bases te6-
ricas de critical y de interpretaci6n de la sociedad
en America Latina, que proceden del campo bur-
gues grande o pequefio. Porque si bien se pue-
de observer en various paises de America Latina,
un continuado e irreversible debilitamiento del
control politico concrete de esas capas medias
sobre los trabajadores y sus organizaciones sin-
dicales y political, se puede tambien observer que
la presencia de sus construciones ideol6gicas pre-
vias, el nacionalismo antioligArquico, sigue afin
muy extendida en el seno de las masas trabaja-
doras.







La emancipaci6n de la conciencia del proleta-
riado, solo puede ganarse en lucha total contra
la herencia de las ideologias de tipo populista y
contra la imposici6n del dominio corporativista
que, apoyado aun en esa ideologia, amenaza ahora
con impedir el desarrollo de la autonomia de
las organizaciones de clase de los trabajadores, y
oscurecer aun mas su conciencia.
El militarismo fascista que aparece ahora como
una las formas de la dominaci6n burguesa, es
ideol6gicamente un problema diferente. Hoy los
trabajadores lo conocen y lo visualizan como un
enemigo frontal. Sus secreciones ideol6gicas s6lo
podrian ain afectar a algunas de las politica-
mente mas atrasadas capas de trabajadores, y no
por much tiempo dadas las condiciones mate-
riales concretas a que esas masas son sometidas.
El corporativismo no fascista en cambio, es un
fendmeno mas complejo. Se funda en reforms
parciales, en una ideologia de conciliaci6n de
clase, en la herencia populista. tanto desdo el
punto de vista ideol6gico, como en el uso del ar-
senal de tecnicas de manipulaci6n political, y se
apoya, ademas, en la simpatia de las corrientes
de reformismo obrero-burocratico.
Denomino reformismo obrero-burocratico, a una
tendencia hoy bastante extendida dentro del mo-
vimiento politico de los trabajadores, que junto
con proclamar explicitamente el socialismo como
su meta, fund su acci6n political concrete en un
tipo de razonamiento en que se hibridan, de un
lado, la version burocrdtica del marxismo y, del
otro, formulaciones mas o menos radicalizadas
-por ser fraseadas en marxismo- de esquemas
de andlisis social que provienen en gran parte del
arsenal ideol6gico de las capas medias democrd-
tico-nacionalistas.
Dependiendo de su grado real de vinculaci6n
organica con las masas trabajadoran, muy dife,







rente entire los paises de America Latina, esta
tendencia varia tambi6n en su grado de radica-
lidad y coherencia. En determinados paises de
reciente industrializaci6n, las organizaciones po-
liticas que contienen esta tendencia han sido ge-
neralmente much mas reformistas y burocraticas
que las de otros paises, en donde su arraigo en
las masas signific6 siempre un corrective persis-
tente a una linea igualmente persistent de re-
formismo obrero-burocrdtico.
Debido a la hibridez de sus bases te6ricas y a
su vinculaci6n estrecha a la orientaci6n de las
necesidades political internacionales de los pai-
ses de Europa del Este, especialmente en los paises
marcados por la presencia de fuertes corrientes
political de conducci6n e ideologia pequefiobur-
guesa, el reformismo obrero-burocratico ha tra-
tado y auin trata de ordenar su acci6n political en
funci6n de alianzas con sectors medios o burgue-
ses "progresistas" y en subordinaci6n a ellos, sin
intentar siquiera la formulaci6n de alternatives
propias de los trabajadores.
Mas que en ninguna otrd, y sobre todo por mas
tiempo, es en esta corriente political en donde se
encarnan y enraizan hasta hoy dia, los presupues-
tos te6ricos provenientes, al mismo tiempo, de la
version radical de los movimientos populistas de
los afios treinta y de algunas de las hip6tesis mar-
xistas ligadas especificamente a las condiciones
hist6ricas del ciclo pasado del capital y de la do-
minaci6n imperialista, y que se reifican ahora y
se convierten en manos de esa corriente, en un
puente entire ella y los grupos tecnoburocrdticos
y burgueses que encabezan el process de reajuste
de la dominaci6n del capital.
En ese particular sentido, la lucha contra las
bases de la influencia ideol6gica del populismo en
el proletariado, no puede llevarse a cabo plena-
mente sino tambi6n luchando por la erradicaci6n







de la influencia del reformismo obrero burocrd-
tico. Porque si bien, considerado en general, 6ste
es un paso adelante en la conciencia proletaria
respect del populismo, es tambien cierto actual-
mente que este se prolonga todavia en la influen-
cia del reformismo obrero-burocrdtico.
Y, desde luego, las bases te6ricas del reformis-
mo en los movimientos populares de America
Latina, no pueden ser combatidas y erradicadas,
sino tambi6n a travs de la lucha contra la influen-
cia del reformismo obrero-burocrdtico.
El problema de la emancipaci6n de la concien-
cia political del proletariado, en America Latina,
require ser pues planteado como una lucha si-
multanea en tres frentes: contra la herencia ideo-
16gica del populismo antioligarquico, contra los
intentos de control corporativista de los trabaja-
-dores bajo el Capitalismo del Estado su ideologia
de conciliaci6n de classes, y contra la influencia
del reformismo obrero-burocratico.
Aqui, sin embargo, es indispensable establecer
una distinci6n necesaria. Cada cual a su manera
y en su moment, tramandose hoy dia parcial-
mente, el populismo y el corporativismo, provie-
nen totalmente de las secreciones ideol6gicas de
la clase enemiga del proletariado, y sus represen-
tantes y portavoces en el seno de los movimientos
de los trabajadores son agents del enemigo. De-
ben ser, pues enfrentados sin cuartel.
El reformismo obrero-burocrdtico, en cambio,
sobre todo proviene y se desarrolla desde el inte-
rior mismo del proletariado, aunque recogiendo
elements ideol6gicos de origen pequefio burgues
o burocratico. Representa un estadio atrasado en
el desarrollo de la conciencia political de los tra-
bajadores, y en determinadas condiciones las or-
ganizaciones que lo expresan, pueden aparecer
como aliados de determinadas fracciones del ene-
migo de clase y al servicio de sus alternatives.







Pero, por su propia naturaleza y origen, por su
pertenencia al proletariado, el reformismo obre-
ro-burocratico no puede ser tratado como el ene-
migo de clase, sino como un fen6meno de desvia-
ci6n contradictoria en el desarollo politico de la
clase. La lucha contra el, implica pues en concre-
to modalidades y problems diferentes que en el
caso de los anteriores. Depende, en lo fundamen-
ttal, de las condiciones especificas en que se de-
sarrolla la lucha political del proletariado y de las
conductas especificas de las organizaciones por"
tadoras del reformismo obrero-burocrAtico.

LA FORMACION DE UN NUEVO MOVIMIENTO
POPULAR REVOLUCIONARIO

Desde los afios veinte de este siglo, en America
Latina se desarrollaron movimientos populares
que, con grades diversos de radicalidad, estuvie-
ron bajo la conducci6n ideol6gica y programitica
de capas sociales medias.
Hemos visto que las bases estructurales de este
tipo de movimientos politicos, estan agotAndose.
Eso no significa, sin embargo, que se hayan can-
celado totalmente, ni que la influencia ideol6gica
y la presencia organica de tales movimientos ha-
yan sido liquidados. Aunque en pauses como Bo-
livia y Chile, en los lltimos afios el proletariado
pas6 claramente a encabezar la movilizaci6n po-
pular, en los restantes paises s6lo muy dificulto-
samente van abri6ndose las posibilidades de un
desplazamiento efectivo de la hegemonia politi-
ca dentro del movimiento popular.
Es claro tambien, no obstante, que dentro de
nuestro esquema de anAlisis, solamente a trav6s
del desarrollo de movimientos populares ideol6-
gica y programaticamente conducidos por el pro-
letariado, puede viabilizarse realmente la pers-
pectiva de !a revoluci6n latinoamericana, porque







las bases para ese desarrollo estan ya madurando
en el process de cambios que estamos registrando.
Se trata, pues, de la formaci6n de un nuevo mo-
vimiento popular que para desarrollarse en una
direcci6n real y consecuentemente revolucionaria,
require estar centrada en la hegemonia political
del proletariado. Pero, a su turno, para que eso
pueda ocurrir, es tambien indispensable que el
proletariado se constituya como una clase revo-
lucionaria, de manera concrete.
Acabamos de ver c6mo, para que el proletaria-
do se constituya efectivamente como una clase
revolucionaria, la emancipaci6n de la conciencia
political de esta clase es una de las condiciones ne-
cesarias, y que para ello es indispensable la lu-
cha por la erradicaci6n de los restos de la influen-
cia ideol6gica de las capas sociales medias, del
reformismo obrero burocratico y contra los in-
tentos o las cristalizaciones de un sistemco de do-
minaci6n political burguesa con rasgos corpora-
tivistas.
Esa lucha no puede -para constituir la base
del desarrollo revolucionario de la clase- reali-
zarse solamente como desmontaje critic y des-
trucci6n te6rica de los fundamentos ideol6gicos,
intereses y perspectives de acci6n political concre-
ta de aquellas tendencies, ni solamente tratando
de llevar a la conciencia de la clase los nuevos
factors en que se fundan ahora sus potenciali-
dades political propias. Todo ello es indispensable,
pero no es suficiente.
Hasta que no se haya desarrollado la capacidad
de la classes para ordenar programaticamente sus
alternatives de acci6n, tanto para la lucha por el
poder como para sus realizaciones posteriores, la
presencia de la influencia political de sus enemigos
o de las tendencies reformistas surgidas de su
propio seno, condicionara y limitara el process
de autonomizaci6n political de los trabajadores.


110







En este sentido, debemos decir que actualmente,
en la mayor part de nuestros paises, no hemos
todavia superado realmente la etapa de la critical
de las alternatives burguesas, pequefio-burguesas
u obreras reformistas. Mas todavia, que determi-
nadas corrientes revolucionarias que luchan en
el seno de movimientos populares bajo conducci6n
burguesa respaldada por capas de burocracia sin-
dical reformista, traducen hoy dia como "realismo
politico" su "apoyo critic" a esa conducci6n, so-
bre la base de esa deficiencia.
Dentro de la brevedad del tiempo, aqui quiero
apuntar de paso solamente dos cuestiones, sobre
este problema. Primero, algo que quizas por obvio
se nos pasa con frecuencia de largo. Yo he visto
muchos programs en America Latina, todos he-
mos visto muchos programs, mas o menos inte-
resantes. Pero program es un concept cientifico
-politico. Y para los marxistas, traduce la base
cientifica del socialismo. Es, por lo tanto, un pro-
blema de investigaci6n de la realidad. Implica sa-
car a luz los problems, explorer las alternatives
de su soluci6n y ordenarlas en un program de
acci6n. Es, pues, la debilidad de nuestra capaci-
dad de investigaci6n revolucionaria de nuestra
realidad, lo que esta detrds de la dificultad del
proletariado de ordenar programaticamente sus
propias alternatives political..
En segundo lugar, cuando hablamos de la con-
ducci6n political del proletariado en un nuevo mo-
vimiento popular, que por esa raz6n central es
un movimiento popular revolucionario, aludimos
por supuesto a una alianza political de classes do-
minadas que se orienta por el program del pro-
letariado. Quiere decir esto, que se trata de un
program que no se refiere solamente a los pro-
blemas propios del proletariado, sino tambi6n a
los de las classes o capas sociales aliadas a 61, pero
con la particularidad de que las alternatives de







soluci6n de los problems de 6stas classes o capas
sociales, son planteadas en funci6n de los intereses
de clase del proletariado, en el largo plazo.
Creo que aqui reside la esencial diferencia en-
tre los movimientos populares conducidos por
capas sociales medias y los que son dirigidos por
el proletariado. Mientras que en el primer caso
se trata de un program policlasista, en que se
articulan soluciones para los intereses del corto
plazo de las classes dominadas, en el segundo caso
se trata de que los problems de las classes domi-
nadas puedan enfrentarse a trav6s de alternati-
vas que se vinculen a las necesidades de desarro-
llo y profundizaci6n del process revolucionario en
una direcci6n socialist, aunque las formulacio-
nes y procedimientos concretes puedan defender
de la correlaci6n de fuerzas political de cada mo-
mento en cada pais determinado.
Ademas, sobre esta cuesti6n, me parece todavia
convenient insistir en que -tal como lo he se-
fialado reiteradamente en las reuniones pasadas-
el propio concept de proletariado require ser
ligurosamente alejado de toda connoteci6n me-
tafisica. Las profundas desigualdades y combine.
ciones del desarrollo capitalist en America La-
tina, por la desigualdad de la expansion del capi-
tal en cada una de los sectors productivos, y por
la superposici6n de diversas modalidades de acu-
mulaci6n en cada una de ellos, han originado una
no menos profunda heterogeneidad en la compo-
sicion structural del proletariado, y por eso entire
los intereses especificos de sus varias fracciones.
La integraci6n political del proletariado, desde
el punto de vista de sus alternatives programati-
cas, implica por eso mismo la necesidad de in-
vestigar y establecer de manera concrete, en Ca-
da momento-concreto, c6mo pueden ser articula-
dos esos various intereses especificos con los inte"
reses generals de la clase.


112






Por lo general, tanto en el terreno sindical,
como en el terreno politico, las organizaciones
del proletariado radican principalmente en las
capas y fracciones mas concentradas, de mayo-
res ingresos, de mayor nivel de educaci6n tanto
escolar como informal, y tienden por eso mismo
a orientarse sobre todo en funci6n de los intere-
ses de estos grupos de la clase y no siempre en
sus potencialidades de desarrollo ideol6gico-po-
litico. Algunas de las recientes experiencias re-
volucionarias, como la chilena, han mostrado la
dificultad de encontrar formas de articular tanto
organica como programaticamente, a esas capas
del proletariado con las que correspondent a los
otros niveles y modalidades del capital y del
process de proletarizaci6n de los trabajadores.
Desde este punto de vista, es en el seno mismo
de ese proletariado concrete, con todas sus dife-
rencias internal de interest especifico, que se
plantea tambien el problema de la alianza politi-
ca, a veces y para determinados paises, en un ni"
vel acaso tan decisive como respect de las alian-
zas entire el conjunto del proletariado y las otras
classes y capas sociales dominadas. Y ese proble-
ma tiene que ser, tambien, expresado en el propio
program del proletariado.
Finalmente, todos sabemos que la constituci6n
del proletariado como una clase efectivamente
revolucionaria, no puede desarrollarse ni con-
solidarse sino a traves del desarrollo de su capa-
cidad de organizaci6n y movilizacion political in-
dependiente. Y que hay una dialectica permanen-
te entire ello y el process de emancipaci6n de la
conciencia political y de desarrollo de la capacidad
political de la classes. Es decir, que asi como la orga-
nizaci6n poltica de la clase se desarrolla en rela
ci6n a las lineas estrat6gicas de sus alternatives
political y a isus programs concretos de acci6n,




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs