• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Title Page
 Presentacion
 Las mujeres frente a la crisis...
 Proposiciones para un futuro de...
 Back Cover






Group Title: mujeres frente a la crisis de América Latina y el Caribe
Title: Las mujeres frente a la crisis de América Latina y el Caribe
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00087313/00001
 Material Information
Title: Las mujeres frente a la crisis de América Latina y el Caribe
Physical Description: 19 p. : ; 19 cm.
Language: Spanish
Creator: Society for International Development
Asociación Colombiana para el Estudio de la Población -- Programa de Investigación-Acción sobre la Mujer
Colegio de México -- Programa Interdisciplinario de Estudios de la Mujer
Publisher: Sociedad Internacional para el Desarrollo :
Programa de Investigación-Acción sobre la Mujer, Asociación Colombiana para el Estudio de la Población :
Programa Interdisciplinario de Estudios de la Mujer, Colegio de México
Place of Publication: S.l
Publication Date: 1985
 Subjects
Subject: Women -- Social conditions -- Latin America   ( lcsh )
Women -- Economic conditions -- Latin America   ( lcsh )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage: Colombia
 Notes
General Note: "Junio, 1985."
 Record Information
Bibliographic ID: UF00087313
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 39481663

Table of Contents
    Front Cover
        Page 1
        Page 2
    Title Page
        Page 3
        Page 4
    Presentacion
        Page 5
        Page 6
    Las mujeres frente a la crisis de America Latina y el Caribe
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
    Proposiciones para un futuro de igualdad
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
    Back Cover
        Page 20
Full Text



















Las~~ auee arn alaCis


ae Am rc aain a el ai








C 0 E










- -S ..ida Snencoa par el. I*. *i
-dS. g ** InAnsgn0i~ bla dl Aso-
* n Sa 60ra 0.. .o de la AC
Colombia.
- 0Piograma Bteriscp linario de Estudios .a Ulje S P0E0 0)
del Solegio dSe0 ^ -^xico, 0 0

*UIO 198















Las Mujeres frente a la Crisis
de America Latina y el Caribe






PRESENTATION


El document LAS MUJERES FRENTE A LA CRISIS DE
AMERICA LATINA Y EL CARIBE, es el resultado del trabajo
colectivo de las participants a la Reuni6n "El Impacto de la
Crisis sobre la Situaci6n de las Mujeres y las Polfticas de Desa-
rrollo en America Latina y el Caribe", convocada por la Socie-
dad Internacional para el Desarrollo y el Programa Interdiscipli-
nario de Estudios de la Mujer (PIEM) del Colegio de Mexico.
Esta reuni6n se celebr6 en la ciudad de Mexico del 10 al 13 de
Mayo de 1.985.

Con ocasi6n de la celebraci6n de la Conferencia Mundial para
evaluar el Decenio de la Mujer, se efectuaron varias reuniones
preparatorias entire ellas la de M6xico. La Conferencia Mundial
es convocada por las Naciones Unidas y tendrA lugar con repre-
sentaci6n gubernamental y no-gubernamental, del 10 al 25 de
Julio.en Nairobi, Kenya.

La reuni6n de M6xico consider indispensable tener una vision
de conjunto sobre los logros y obst6culos en el desarrollo de los
objetivos propuestos en el Decenio de las Naciones Unidas para
la Mujer. Tambidn esta reuni6n estableci6, que el marco de la
actual crisis por la que atraviesa la region, era el mas adecuado
para analizar el impact del Decenio en la condici6n de las mu-
jeres de diversos grupos sociales.

Las reflexiones de la reuni6n, se sintetizan en el document ela-
borado y aprobado por el grupo de participants, el cual se di-
vulga en 6sta publicaci6n. Este document represent una toma
de posici6n de mujeres latinoamericanas y del Caribe, en cuanto
hace un diagn6stico y propone estrategias para el future. Como
tal sera presentado a la conferencia no-gubernamental de las Na-
ciones Unidas en Nairobi.

En la reuni6n participaron:

LUCILLE MAIR, Ex-Secretaria general de la Conferencia Mun-
dial de las Naciones Unidas para la Evaluaci6n de la Primera Mi-
tad del Decenio para la Mujer, en Copenhague.






MAGDALENA LEON, Investigadora de la Asociaci6n Colom-
biana para el Estudio de la Poblaci6n, ACEP, Bogota, Colombia.
MAGALY PINEDA, Coordinadora del Centro de Investigaci6n
para la Acci6n Femenina en Santo Domingo, Repiblica Domi-
nicana.
CARMEN NARANJO, Escritora de la Universidad de Costa
Rica.
SUZANA PRATTES, Investigadora del Grupo de Estudios de la
Mujer en Montevideo, Uruguay.
YOLANDA FERRER, Directora del Centro de Investigaciones
y Documentaci6n de la Federaci6n de Mujeres Cubanas.
IRINA TRAPOTE, Miembro de la Federaci6n de Mujeres Cuba-
nas.
IFIGENIA MARTINEZ, Economista, Consultora de la Comi-
si6n Econ6mica de la Secretarfa de Relaciones Exteriores, M6-
xico.
ORLANDINA DE OLIVEIRA, Investigadora del Colegiode M6-
xico del Centro de Estudios Sociol6gicos y miembro del Progra-
ma Interdisciplinario de Estudios de la Mujer del Colegio de
M6xico.
ELENA URRUTIA, Coordinadora del Programa Interdiscipli-
nario de Estudios de la Mujer del Colegio de M6xico.
TERESITA DE BARBIERI, Investigadora del Instituto de In-
vestigaciones Sociales de la Universidad Nacional de M6xico.
LOURDES ARIZPE, Investigadora del Colegio de M6xico y Di-
rectora Interina del Museo de Culturas Populares, SEP, Mexico.
MERCEDES PEDRERO, Subdirectora de Empleo, Secretaria
de Programaci6n y Presupuesto de M4xico.
MARGARITA VELASQUEZ, Miembro del Programa Interdisci-
plinario de Estudios de la Mujer, del Colegio de M6xico.
Documento realizado por un grupo de mujeres y aprobado en
la reunion convocada por la Sociedad Interacional para el De-
sarrollo, sobre el impact de la crisis sobre la situacibn de las
Mujeres y las Poh'ticas de Desarrollo de A mdrica Latina y el Ca-
ribe, celebrado en Mdxico del 1 al 13 de Mayo de 1.985.
Presentado al V Congreso de Sociologia por: MAGDALENA
LEON.






LAS MUJERES FRENTE A LA CRISIS DE
AMERICA LATINA Y EL CARIBE

Hoy como nunca, constatamos las mujeres de America Latina y
el Caribe, que no podrin lograrse los objetivos propuestos en el
Decenio de las Naciones Unidas para la Mujer, si no se erradican
las causes que Ilevan al mundo actual hacia el armamentismo, la
desigualdad social y la violencia. En el transcurso de esta deca-
da, un buen n6mero de mujeres logr6 cambios irreversibles en
su conciencia al iniciar process de organizaci6n, de studios y
de discusi6n sobre su situaci6n y alcanzar cambios importantes
en la legislaci6n y, sobre todo, en haber creado mayor concien-
cia acerca de la necesidad de lograr cambios en la condici6n de
la mujer. Tambi6n hubo avances en la ampliaci6n de las accio-
nes de las Naciones Unidas y de algunos gobiernos en favor de
las mujeres.

Sin embargo, la mayor(a de las proposiciones plasmadas en la
Declaraci6n de Mexico y en el Plan Mundial de Acci6n no se
han cumplido, y en afios recientes, algunas incluso se han rever-
tido, en la media en que se ha agravado el clima de tension
political y enfrentamiento econ6mico en todo el mundo. Esta
situaci6n, en la que se anuncia un future incierto en los pr6xi-
mos aRos para los pauses en desarrollo, a las mujeres nos ataie
no 6nicamente seialar los efectos que esta teniendo la crisis so-
bre la condici6n de las mujeres sino que nos Ileva asimismo, a
participar en forma active en la b6squeda de polfticas que pro-
picien un verdadero desarrollo para America Latina y el Caribe,
porque nuestra causa es la causa de nuestros pueblos. Por ello,
hoy las mujeres afirmamos que no s61o debemos participar en el
desarrollo, lo que por to demos siempre hemos hecho, sino tam-
bi6n estar presents en la toma de decisions y en la conducci6n
de los process sociales.

Al iniciarse el Decenio, las resoluciones adoptadas se enmarca-
ban en el optimism generado por la posibilidad de negociacio-
nes que permitirfan a los pauses subordinados impulsar su desa-
rrollo al lograr mejores condiciones de intercambio con los paf-
ses industrializados. Como parte de ese process se obtuvo una






mayor participaci6n en el empleo, en las organizaciones polfti-
cas y sindicales, en el acceso a la educaci6n, adembs de cambios
paulatinos en las pautas de relaciones familiares y conyugales
orientadas hacia una mayor igualdad para las mujeres en la vida
dom6stica.

Sin embargo, en los 6ltimoscinco aios, en los pauses en desarro-
Ilo, muchos de estos process se han detenido o han tenido re-
sultados ambivalentes, es decir que por una parte benefician a la
mujer y por otra la perjudican o perjudican en su conjunto a la
sociedad. Esto se ha debido, primordialmente, al deterioro de
las condiciones de vida y del poder adquisitivo de los grupos de
poblaci6n mayoritaria, no s6lo en America Latina y el Caribe,
sino en Asia y, en especial, en Africa.

En la region de Latinoamerica y el Caribe, con algunas excepcio-
nes, esta crisis se gener6 a rafz de los desequilibrios producidos
por el tipo de crecimiento econ6mico logrado en las ultimas d6-
cadas, que se caracteriza por process que profundizan la de-
pendencia externa, por la falta de integraci6n industrial, y por
la concentraci6n en la distribuci6n del ingreso.

Los crecientes desequilibrios de las econom(as industrializadas,
expresados en la contradicci6n fundamental del capitalism en-
tre capital y trabajo, han Ilevado a las potencias capitalistas a
impulsar polfticas econ6micas que generalizan la crisis, golpean-
do sobre todo a los pauses dependientes mAs vulnerable, y en
ellos a los grupos sociales mas pobres. A su vez, en estos n6-
cleos, al empeorar las condiciones de vida de sus families, recaen
sobre las mujeres los trabajos adicionales, arduos, mal remune-
rados y ffsicamente desgastantes, que intentan zanjar la brecha
entire la sobrevivencia y el hambre.

Las tendencies ya mencionadas que Ilevan hacia un desarrollo
desigual, tanto entire naciones como al interior de ellas, se han
agudizado notablemente en los 61timos cinco aios como resul-
tado de la carrera armamentista. Esta industrial military consume
recursos humans, materials y financieros vitales, que tensio-
nan los mercados y podrian dedicarse a solucionar los acucian-
tes problems de subdesarrollo de los pauses del Tercer Mundo.
8






Ademas, el intento por mantener una hegemonia military -caren-
te de sentido en un context nuclear-, al provocar un enorme
deficit en el gasto publico de los Estados Unidos, provoc6 el al-
za de las tasas de interns que, aunadas al sobreendeudamiento,
hacen pr6cticamente impagable la deuda de los pauses en desa-
rrollo.

Al tener que destinar mayores porcentajes de sus ingresos por
exportaciones para tender al servicio de la deuda externa, se
cancelan las posibilidades de un desarrollo equilibrado y ascen-
dente. Resulta, ademds, injusto que se haga recaer el pago de la
deuda en mayor media en los sectors populares, que pagan
con el descenso de su poder adquisitivo los costs del aumento
de las tasas de interns. Asf, cuando las mujeres de estos sectors
se incorporan al trabajo asalariado o al sector informal para
compensar el descenso del ingreso familiar, estin pagando con
su trabajo los excedentes y los capitals que los pauses pobres
estin transfiriendo a los pauses ricos. Con ello se desvian estos
recursos escasos, product del trabajo mal pagado de las mayo-
r(as y, en parte tambi6n, del trabajo no remunerado de las mu-
jeres, hacia fines de opresi6n y de muerte.

No menos grave es, el que se est6 generalizando la militariza-
ci6n pasando los gobiernos nacionales a destinar a ello gran par-
te del gasto publico. No hay duda de que el logro de la igualdad
en la condici6n de las mujeres, en cualquier region del mundo
de que se trate, sera impossible de conseguir en situaciones de
guerra real o potential. Ninguna estrategia de desarrollo ten-
dr, vigencia si continue la tendencia actual international a diri-
mir los conflicts por la fuerza. Es, por tanto, una condici6n
indispensable para hacer avanzar a las mujeres, el que pueda
preservarse un 6mbito de negociaci6n y racionalidad en las rela-
ciones internacionales, que evite las guerras y el inconcebible
desperdicio de recursos y de vidas que conlleva. Como mujeres,
no podemos mis que defender la vida y con ella, tambi6n, la
autonomfa, que significa para los pueblos la autodeterminaci6n
y el respeto a las soberanfas nacionales.

Como parte del mismo process de militarizaci6n, al debilitarse
la economfa civil, se debilita la demand de los products pri-
9






marios de exportaci6n de nuestros pauses. A esto se ahiade el
creciente proteccionismo de algunos pauses industriales occiden-
tales. Su efecto sobre los pauses subordinados es que, al reducir-
se las inversiones, no se obtienen aumentos de la productividad
y se frena el desarrollo. As( los desequilibrios fiscales internos
y de balanza de pagos de la economia de los Estados Unidos, se
transfieren a los pauses dependientes.

Es en este marco de gran desigualdad de intercambio, que cobra
su verdadera dimensi6n la creciente incorporaci6n de las muje-
res al empleo en pauses de America Latina y el Caribe. En los
pauses capitalist industrializados, la salida de capitals a otros
pauses en busca de mano de obra mis barata, crea altas tasas de
desempleo, sobre todo de mujeres y minor(as raciales y ktnicas,
que se utiliza para imponer condiciones de mecanizaci6n, robo-
tizaci6n y productividad a los trabajadores. A su vez, este capi-
tal transnacional en alianza con sus contrapartesnacionales en
pauses en desarrollo, pueden imponer condiciones de bajos sala-
rios y prestaciones a la nueva mano de obra, formada principal-
mente por mujeres que se emplean en las zonas de libre comer-
cio, en las agroindustrias y en ramas afines.

Estas ventajas para las empresas transnacionales conforman la
16gica de la nueva division international del trabajo, que busca
Ilevar a America Latina y el Caribe a convertirse en zona de em-
presas de ensamblaje o plataformas exportadoras de manufac-
turas. La tecnificaci6n de los process de producci6n hace po-
sible que puedan realizarse con mano de obra femenina no ca-
pacitada, que puede ser renovada constantemente. Se trata de
las nuevas "obreras desechables" mujeres j6venes, muy frecuen-
temente campesinas, cuya fuerza de trabajo se usa hasta que
baja su productividad o empiezan a exigir mejores condiciones
de trabajo, y, al quedar despedidas, sin haber adquirido ni ca-
pacitaci6n ni opciones de sindicalizaci6n, muchas de ellas aca-
ban ingresando al servicio dombstico "informal", cuando no a la
"prostituci6n", fen6meno de creciente incidencia.

Esta utilizaci6n de mano de obra femenina, se facility a las gm-
presas debido a la posici6n de subordinaci6n que tienen las mu-






jeres por la estructura patriarcal de la sociedad. El desarrollo
orientado exclusivamente al lucro aprovecha esta subordinaci6n
genbrica.

Asimismo, la presi6n del pago de la deuda, Ileva a los gobiernos
Sa dar prioridad a las industries de exportaci6n, muchas de las
cuales crean empleo femenino. Aunque es deseable que las mu-
jeres puedan acceder a empleos remunerados, result desventa-
joso para ellas si no se les otorga niveles de salario con poder
adquisitivo real, las prestaciones a que tienen derecho y, ade-
mrs, apoyos por parte del Estado para sus labores dom6sticas y
familiares. Sin estos apoyos, el ingreso de las mujeres campesi-
nas y obreras al trabajo asalariado, se convierte en una double
jornada que subsidia la formaci6n del excedente, tanto por la
via direct de su salario, como por la del salario del c6nyuge.

Lo mismo puede decirse del trabajo asalariado a domicilio de
las mujeres, que estan impulsando los empresarios privados para
bajar sus costs de operaci6n y producci6n. Esta forma de tra-
bajo por lo general incluye, ademas, el trabajo no remunerado
de otros miembros de la familiar, niios, adolescents y ancianos.

Aunque proporciona soluciones inmediatas al problema del em-
pleo, la microindustria familiar tampoco ofrece perspectives
amplias de desarrollo a largo plazo. No contribute a los siste-
mas de seguridad social, fragmenta la organizaci6n y solidari-
dad de la clase obrera y de las mujeres, establece muchas veces
cadenas de sub-explotaci6n entire clase y g6nero.

Se present tambidn, como opci6n para la obtenci6n inmediata
de divisas, la industrial del turismo, que se encuentra en pleno
per(odo de auge, sobre todo en algunos pauses de la region del
Caribe, en los cuales aunque tambien tiende a crear un alto por-
centaje de empleos para mujeres, introduce nuevos patrons de
consume de products importados, y trae aparejada la expan-
si6n de casinos y el trafico ilicito de mujeres.

Cabe mencionar tambiBn, que se ha ampliado el cultivo y el tri-
fico de drogas en diversos paises latinoamericanos y caribeios.






Fluyen hacia esta actividad los capitales, porque existe una alta
demand intei national que produce giandes ganancias. No s6-
lo Ileva esto a que desaparezcan los cultivos tradicionales de los
campesinos, sino que, mAs preocupante todavia, hace que proli-
fere el cultivo, procesamiento y uso de drogas, en detrimento
de la vida de los j6venes, de la familiar, de la sociedad, e inevita-
blemente, de las mujeres.

Las tendencies del desarrollo tecnol6gico en las condiciones de
las economfas de mercado tampoco favorecen la posici6n de las
mujeres en el empleo. Por una parte, la introducci6n de nuevas
tecnologfas en industries tradicionales, como por ejemplo los
textiles, o en sector de servicios como por ejemplo el linanciero.
tienden a desplazar mano de obra femenina, como ha sido am-
pliamente demostrado en los process hist6ricos de industriali-
zaci6n de la region. Por otra parte, la nueva tecnolog(a tiende a
hacer obsoleta la capacitaci6n y habilidades de los obreros en
qeneial, incluyendo a las mujeres obreras.

En el momenio actual de crisis, sin embargo, se present simul-
taneamente una corriente contraria de expulsion de la mano de
obra femenina del empleo. Al restringirse el gasto p6blico por
el pago de la deuda debido a las exigencias de ajuste del F.M.I.,
y al reorientarse hacia gastos militares, se reduce los empleos
en el sector de servicios estatales, que en su mayoria ocupan
mujeres. Ademis, al mantenerse rfgida la division sexual del
trabajo en el hogar, recae sobre las mujeres el compensar la per-
dida de estos servicios sociales, ampliando sus labores familiares
y el tiempo que deben dedicai a solicitar serviciosm6dicos de
abasto, de credito, entre otros.

Aun en estas condiciones diffciles, las mujeres de los sectors
mayoritarios no cesan en su busqueda de formas para mejorar
sus condiciones de vida y las de sus families. Por ello, para en-
frentar altos niveles de desempleo, proliferan las actividades por
cuenta propia. La venta ambulante, el pequeiio comercio, eltra-
bajo domestico eventual remunerado y tantas otras actividades,
son ejemplo de este afan de vida de las mujeres. Sin embargo,
atn estas actividades aportan cada vez menos soluciones a la si-
tuaci6n de pauperizaci6n de las families trabajadoras, por la ca(-
12






da general del poder adquisitivo de los sectors que constituyen
una fuente de demand para sus products y servicios.

Todo lo anterior demuestra, que para las mujeres de los grupos
mayoritarios en la casi totalidad de los pauses, las tendencies ac-
tuales acentuan su empobrecimiento aunque haya otros grupos
que se beneficien concentrando a6n mas el ingreso. En este
context, los programs de ajuste impuestos por el Fondo Mo-
netario dan prioridad al pago de la deuda a costa de las perspec-
tivas de desarrollo de los pauses subordinados, lo que restringe la
participaci6n del Estado en la economla y propicia la ca(da del
salario real de los trabajadores. En estas condiciones, no habr6
acceso a empleos remunerados ni a servicios socializados. Una
de sus consecuencias es que las tensions y la desesperaci6n que
afectan a los hombres, provocados por esta situaci6n de desem-
pleo y miseria, y exacerbados por la ideologia machista, aumen-
ta los riesgos de violencia contra las mujeres, no s61o en las ca-
lies, los sitios de trabajo y los lugares publicos, sino asimismo
en el 6mbito dom6stico.

La violencia tambi6n se generaliza por otras vfas. Sujetos a un
margen cada vez mas estrecho de decisions econ6micas por el
peso de la situaci6n econ6mica international, los gobiernos de
pauses subordinados, tienden a un endurecimiento politico. En
consecuencia, aumenta la represi6n contra la sindicalizaci6n y
los movimientos politicos, y las violaciones contra los derechos
humans, Con particular brutalidad, se present esta represi6n
en el caso de regfmenes dictatoriales militares. Y en esto es muy
important destacar que s( bien a las mujeres se les excluye en
otros ambitos, ciertamente no se les excluye de la tortura, la
persecusi6n political y el encarcelamiento. En todo caso, por su
vulnerabilidad sexual, Ilegan a recibir un trato mas inhumane, y
frecuentemente son violadas, debiendo vivir la situaci6n sicol6-
gicamente traumatica de tener hijos de sus torturadores.

Hoy nos preocupa, en particular, la crisis, agudizada por la ca-
rrera armamentista, y el hecho de que no existan perspectives
de desarrollo a largo plazo, de seguirse las tendencies actuales.
No es sostenible, hacia el future, una 16gica econ6mica de mer-
cado que cada vez excluye mas al trabajo y privilegia la maqui-
13






na; que favorece la acumulaci6n para beneficio de unos cuantos
-tanto a nivel international como nacional-, que orienta la cien-
cia y la tecnologia hacia armas de destrucci6n y no de construc-
ci6n. Tampoco lo es una 16gica pol tica que, para sostener una
economia hegem6nica de guerra, reprime a los pobres y a los
desempleados, excluye a la ciudadania de las decisions polfti-
cas y se rehusa a controlar al capital, en particular al transna-
cional, convirtiendolo en una instancia de decision superior a
la de los gobiernos y debilitando de esta manera la soberania de
las naciones. Sobra decir que este process de exclusion afecta
directamente a las mujeres, puesto que habiendo accedido a la
ciudadania polftica no ha alcanzado ain, en el present, la ciu-
dadan(a social, es decir la plena participaci6n no s6lo en el desa-
rrollo sino en recibir los beneficios de 6ste en igualdad de condi-
ciones.

PROPOSICIONES PARA UN FUTURE DE
IGUALDAD

Frente a las tendencies arriba descritas que agudizan la situaci6n
subordinada de la casi totalidad de los pauses latinoamericanos
y cariberfos y en su interior, de las mujeres, en especial las de las
grandes mayor(as, es necesario hacer propuestas que inicien la
construcci6n de una via de desarrollo, que garantice la igualdad
en participaci6n de los sectors populares y especialmente de las
mujeres en los resultados de ese esfuerzo.

Aun cuando las condiciones especificas que enfrentan las muje-
res en distintos pauses y grupos sociales requieran de estrategias
particulares, se pueden seialar ciertas estrategias generals que
converjan en favor de la mayoria.

Es demasiado tarde para pensar que el mismo regimen injusto y
orientado a favorecer a las naciones capitalistas industrializadas a
nivel international y a las classes privilegiadas a nivel interno,
pueda modificarse con simples ajustes o reforms menores.
Consideramos en cambio, que se require proponer cambios so-
ciales profundos capaces de redefinir la 16gica del sistema eco-
n6mico. Esta debe orientarse hacia un desarrollo que utilice,
14






como via y objetivos de dste, la igualdad, el trabajo y la demo-
cratizaci6n; esto significa tambi6n en lo referente a la mujer,
cambiar el papel subordinado que la ideolog(a patriarcal y las
prhcticas discriminatorias le asignan, en el ambito conservador
de nuestras sociedades, mediante una organizaci6n efectiva de
las mujeres hacia ese fin a nivel national y regional.

1. LA BUSQUEDA DE LA PAZ

En estos moments, ante la gravedad de la amenaza de interven-
ci6n en Nicaragua por parte de fuerzas mercenaries apoyadas
por el gobierno actual de los Estados Unidos, las mujeres debe-
mos movilizarnos en apoyo al derecho de autodeterminaci6n y
soberanfa de las naciones y a la soluci6n pacffica de las contro-
versias. Para conseguir ese objetivo, merece todo nuestro apoyo
la iniciativa del grupo de Contadora que busca el cese de todas
las acciones armadas y de agresi6n econ6mica, tales como el em-
bargo, contra el pueblo de Nicaragua. De Ilegar a producirse un
conflict b6lico en Centro America o el Caribe, el continent en-
tero se encontraria involucrado, con una alta participaci6n de
las mujeres de todos los pauses y grupos sociales.

2 SOLUTION AL ENDEUDAMIENTO

El desarrollo interno de nuestros pauses no podr6 darse a menos
que cambien lasduras presiones a las que estin sometidos actual-
mente por el sistema international. El context econ6mico en
que se contrataron los terminos de la deuda latinoamericana y
del Carbie hace unos aios, se encuentra hoy muy deteriorado
para los pauses deudores. Por tanto, es inmoral que se exija el
cumplimiento de esos terminos hacienda recaer exclusivamente
el cost del endeudamiento en estos 61timos, mientras los pauses
acreedores se siguen enriqueciendo.

La democratizaci6n econ6mica y social internal de los pauses, de-
be ser la condici6n a partir de la cual la sociedad civil establezca
el control necesario para que los gobiernos se comprometan a
buscar soluciones en el orden international que no signifiquen,
en el piano national, la suspension del desarrollo, la desocupa-
ci6n y la reducci6n de los gastos sociales del Estado.






El camino a seguir debe plantearse de manera colectiva por par-
te de los pauses de America Latina y el Caribe frente a los acree-
dores, para buscar una soluci6n, ya sea mediante la cancela-
ci6n del pago u otras formas de acuerdo con las condiciones
existentes. El Consenso de Cartagena, que agrup6 uno pocos
pauses de la region, inici6 esta discusi6n. Todos lo pauses de
America Latina y el Caribe deberfan integrarlo y fortalecer su
dinamica, o de lo contrario crear vfas alternatives que garanti-
cen la busqueda de una soluci6n efectiva.

En lo inmediato, golpea particularmente a las mujeres el que el
pago de la deuda est4 recayendo en los sectors populares, por
lo que es necesario luchar para que este cost social de la deuda
se reparta en la totalidad de la sociedad. Esto significa, tambien,
romper la rigidez de la division sexual del trabajo entire hombres
y mujeres, pues al otorgarle la responsabilidad exclusive de las
tareas de reproducci6n social a 6stas Gltimas, las condena al au-
mento de la carga de trabajo domestico no reconocido, confor-
me empeoran las condiciones de vida de sus families.

3. BUSQUEDA DE UN NUEVO ORDEN
ECONOMIC

Una vez avanzada la soluci6n sobre el problema prioritario de
la deuda, las mujeres debemos luchar por lograr que se adopten
medidas tendientes a revertir la crisis, es decir que se eliminen el
intercambio desigual, el proteccionismo, y la carrera armamen-
tista, y que se transform el actual sistema monetario financiero
international, con el fin de estrechar la brecha econ6mica exis-
tente entire los pauses industrializados y los que se desarrollan.
Este cambio hard possible instaurar un Nuevo Orden Econ6mico
International.

Sin embargo, no se puede esperar que la resoluci6n de los pro-
blemas macroestructurales Ileve, en forma mecAnica, a una pro-
moci6n integral de las mujeres. Por ello es necesario establecer
estrategias que les permit luchar contra su opresi6n especifica,
con el convencimiento, ademis, de que su advance hacia la igual-
dad constitute una via de transformaci6n social profunda.
16





4. APOYO A LA PRODUCTION DE
ALIMENTOS

Parte de la crisis implica el deterioro de las condiciones de vida
de las families campesinas y, en relaci6n con ello, la insuficien-
cia en la producci6n alimentaria para nuestros pauses. En los a-
poyos a la economfa campesina por parte del Estado, es indis-
pensable incluir el acceso de las mujeres a la tierra, cr6ditos, tec-
nologfa e insumos en condiciones justas de intercambio de sus
products agropecuarios. Ello contribuir6 a alcanzar la autosu-
ficiencia alimentaria.

5. CONCIENTIZAR Y ORGANIZER A LAS
MUJERES

El lograr que las mujeres latinoamericanas y caribefas de distin-
tas classes sociales y etnias, y, en particular, las j6venes, asuman
una conciencia creciente acerca de los process sociales y de g6-
nero que las afectan, constitute uno de los objetivos centrales
de nuestra lucha. Ello harA possible former un frente comin
con base en la identificaci6n y negaci6n de la discriminaci6n
que se ejerce contra las mujeres, y la bisqueda de vias que ase-
guren un desarrollo tendiente a la igualdad para nuestras socie-
dades.

Estos dos aspects exigen acciones a diferentes niveles. Asf,
proponemos:
- organizer a las mujeres en torno a agrupaciones de barrio,
sindicales, pol(ticas, femeninas, feministas, universitarias y otras,
que hagan possible una red de alianzas concertadas con instan-
cias pol (ticas para hacer avanzar nuestras causes.

- profundizar y mantener actualizado el conocimiento acer-
ca de la situaci6n de las mujeres de diversos grupos sociales, me-
diante la investigaci6n emp(rica y la reflexi6n te6rica en progra-
mas de studio sobre la mujer.

- difundir los resultados de las discusiones y studios a trav6s
de los medios masivos de comunicaci6n, y de vfas alternativasde
comunicaci6n entire las organizaciones y grupos de mujeres.





- promover que se estructuren espacios de concertaci6n social
entire mujeres de distintos grupos sociales, con el fin de lograr
acuerdos y estructurar demands, que puedieran ser canaliza-
dos hacia la esfera polltica institutional.

Se cosolida lo anterior como una expresi6n organizada de la so-
ciedad civil para incidir en la toma de decisions de los gobier-
nos, en particular en lo referente al control de: las polfticas del
gasto pdblico que racionalicen el uso del excedente y alienten
la reinversi6n productive y de las polfticas fiscales presionando
hacia la eliminaci6n de impuestos indirectos que gravan el con-
sumo de bienes b6sicos. Asimismo, presionar para que el sector
empresarial otorgue un trato y un salario just y equitativo a las
mujeres trabajadoras, incluyendo condiciones de recapacitaci6n
para el trabajo.

- articular distintos tipos de movimientos de mujeres, politi-
cas y sociales, y estimular y apoyar que las mujeres comprome-
tidas con nuestras causes y con los principios de igualdad, desa-
rrollo y paz, puedan lograr posiciones polfticas y partidarias a
niveles de representaci6n y decision. Hoy, al final del decenio,
entendemos que la bisqueda de un nuevo orden social exige,
entire otros instruments, de nuestra participaci6n en los canales
de poder existentes, ademis de que las propias mujeres creen, en
su organizaci6n desde las bases, nuevos ambitos de poder polf-
tico.

- exigir que el Estado y la sociedad compartan crecientemente
la responsabilidad y el cost de la reproducci6n de la fuerza de
trabajo. Para ello el Estado debera auspiciar estructuras, a nivel
de barrios y de comunidades, que absorban parties crecientesde
las actividades reproductivas. Estas actividades deberAn ser
administradas bajo el principio de la auto o cogesti6n.

6. GESTION DE LAS MUJERES EN LOS
PROCESS DE POBLACION

La ampliaci6n del acceso a los anticonceptivos en las 6ltimas
d6cadas ha permitido que las mujeres, sobre todo las de las cla-
ses medias, logren un mayor control de sus niveles de fecundi-
18






dad y, por tanto, mayor autonomia en regir sus vidas. Sin em-
bargo, hay que exigir el cese total de practices coercitivas que
convierten a la mujer en receptor inerte de los programs de
planificaci6n familiar. Para lograr, una gesti6n consciente de las
mujeres en estos process, que Ilevarfa al fortalecimiento de la
.sociedad civil, es necesario elevar la concientizaci6n y la co-
rresponsabilidad de los hombres en las practicas de regulaci6n
del crecimiento de la poblaci6n.

En suma, consideramos indispensable que se reinviertan las
tendencies actuales, agudizadas por la crisis, como base para que
advance la igualdad para las mujeres. MBs urgente result hacerlo
hoy, si se observa que las estrategias de sobrevivencia de los sec-
tores populares de la mayoria de pauses de la region, entire los
que se destaca el trabajo ampliado y extenuante de las mujeres,
estan agotando sus posibilidades. Para hacer frente a esta depri-
vaci6n y crear un future para las mujeres y para los pueblos de
America Latina y el Caribe, necesitamos convicci6n, organiza-
ci6n y una vision totalizadora que integre los afanes de la vida
cotidiana con las political globales econ6micas y sociales.

































































IMPRESO EN: BETA IMPRESORES LTDA.
TELEFONO: 24J 0523-2680021




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs