• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Main














Group Title: trabajadora doméstica en el Perú (el caso Lima)
Title: La trabajadora doméstica en el Perú (el caso Lima)
ALL VOLUMES CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00087301/00001
 Material Information
Title: La trabajadora doméstica en el Perú (el caso Lima)
Series Title: Mujer
Physical Description: 13 p. : ; 30 cm.
Language: Spanish
Creator: Figueroa Galup, Blanca
Publisher: C.I.I.D.D.
Place of Publication: Lima
Publication Date: 1975?
 Subjects
Subject: Domestics -- Peru -- Lima   ( lcsh )
Women -- Employment -- Peru -- Lima   ( lcsh )
Genre: bibliography   ( marcgt )
non-fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage: Peru
 Notes
Bibliography: Includes bibliographical references.
Statement of Responsibility: por Blanca Figueroa Galup.
General Note: Cover title.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00087301
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 06639807

Table of Contents
    Front Cover
        Front Cover 1
        Front Cover 2
    Main
        Page 1
        Page 2
        Page 3
        Page 4
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
Full Text
SERIE:


n 27


la
traba adora
dor estica
en el pe ru
(-Ce caso lima
|Por: Blanca Figueroa G


CREATIVI-DAD Y CAMi RO
JrF Cllao 573
i rno






LA TRADAJADORA DOMES1ICA EN EL PERU

( tL caso 0 im .).

Si se consider a las mujeres por categories ocupacionales(, encontramos que .en
Latinoamerica dos de cada cinco trabajadoras son domesticas.. (i).
En el Peri es la actividad a la que se dedican principalmente las mujeres pro-
venientes de las zonas rurales andinas cuando migran a los grandes centros urba -
nos: para un 30% de mujeres migrants a Lima, durante los afos de 1956 a 1965 ,
su primer empleo en Ic. capital fue el de domesticas (2).
En el Censo Nacional de 1972, encontramos que un 25% de la P.E.A. femenina del
departamento de Lima son domesticas, contra tan s6lo un 1% de la P.E.A. masculina
para el mismo departamento (3). Son 77,071 domesticas las que consider dicho cen
so para el departamento de Lima, numero muy inferior al real, dado que la ley pe-
ruana no consider como tales a las personas que sean familiares del empleador o
su conyuge hasta el 4Q grado de consanguinidad inclusive, y dado que es costumbre
comun el usar a menores como "ahijados" sin sueldo para el cumplimiento de los
trabajos hogarefos.
Si bien parece que luego de un afio de residencia en Lima sl6o un 52% continuan
ejerciendo de domesticos, y luego de dos a nueve afos s61o el 20% (4), no puede -
dejarse de lado la gran importancia que tiene dicha ocupaci6n como via de socia-
lizaci6n para las migrants. Su vida posterior, como pobladora de los pueblos j6-
venes, tendrg como models a alcanzar los vislumbrados en su etapa como servidora
domestica. Esas pautas internalizadas en la labor diaria, en el contact estrecho
con la patrona, constituirfn una de las mayores barreras para un process de cam-
bios.
Y no puede esperarse que ni siquiera a median plazo sea possible erradicar di-
cha ocupaci6n del pais, pues no.existen otros trabajos para darles cabida y porque
la presi6n migratoria de quienes buscan mejor fortune en las zonas urbanas seguirA
proveyendo el mercado de servicio domestic.





- 2 -


La circunstancia de que el contar con la domestica permit a otras mujeres de-
dicarse a mejores ocupaciones, no hace tampoco a las patrons sensibles siquiera
a percibir dicha situaci6n, la que se da como natural. Esto es explicable en nues
tro context hist6rico-social. Con los incas (yanaconaje),la colonia (cierta for-
ma de mita y pongaje), y la republican (servicio domestico), la servidumbre ha si-
do una instituci6n m.s de la vida peruana, lhupuestamente ejercida no s61o por de-
privacion econ6mica, sino por aquellos que son"inferiores" cultural y racialmen -
te (entiendase raza social).
Es por dicha raz6n que en el Peru no puede darse como en otros paises el que
j6venes estudiantes trabajen ppr horas en el cuidado de los nifos, pues el nivel
de prestigio en que el concenso social coloca a las domesticas es.unicamente su-
perior al de las prostitutes. El actual gobiernot a fin de dignificat su labor -
decreto el cambio de nombre de Pdom'sticas" a "trabajadoras del hogar", y promul-
go en 1970 el reconocimiento de'algunos derechos laboraless Creemos necesario. ex
poner el alcance de los mismos' pues son indice de como son consideradas no s6lo
como trabajadoras sino hasta como seres humanost
Se :eglaementa $ horas de desQanso noc.turno, No se especifica e. horario de
tr&bajoi,el mupe'in ,conse~puencia podria ser hasta de 16 horas.
Se lesi on'ede 24 horas de descanso semanal ( no necesariamente en domingo)
adem sa os dias 1' de Mayo, 28 de Julio (fiesta Nacional peruana) y 25 de Diciem-
bre. En estas tres fechas indicadas, si el empleador requiriese de sus servicios
deber6 abonar un salario extra.
SObtienen derecho al Seguro Social siempre y cuando su jornada no sea menor
de ocho horas diarias.
"- Vacaciones anuales de 15 dias; los demas trabajadores gozan de un mes.
Es e- unico t'rcbajcdor que en caso de retiharse voluntariamente recibira com
pensaci6n por tiempo de servicios y dozavos,





- 3 -


Los menores no necesitan permiso para ejercer esta ocupaci6n.
Son las nicas trabajadoras que no tienen derecho a descanso por .maternidad.
Creemos.que el mantener a las domesticas en una situaci6n laboral de inferio-
ridad no es un hecho al azar. Darles una categoria real de trabajadoras trastocaria
profundamente la vida peruana, pues implicaria la destrucci6n de la mAs importan-
via de satisfacci6n de la necesidad de dominion a nivel individual.
Mucho se ha hablado en los Altimos afos en el Peru de la dependencia, refirign
dose especificamente a la dominaci6n norteamericana. Pero el binomio dominaci6n-
dependencia no s6lo se d. en referencia a lo econ6mico y cultural extranjero, sino
que pareciera constituir una pauta b6sica de la personalidad peruana.
En la familiar, la escuela y el trabajo, el reconocimiento de la autoridad se -
interioriza no por los motives racionales, sino a traves de la posici6n que el su
jeto ocupe.
Las pautas de discipline impuestas por los padres generalmente obedecen a los
estados de humnr de los mismos y/o a explicaciones no racionales de los hechos.
Es comun intimidar a los ninos con "el negro, el policia, el diablo", etc.
El orden escolar es mantenido por el temor. No es raro que los alumnos mas ro-
bustos actuen como responsables de sus compaheros, a veces auxiliados por elemen-
tos tales como.reglas o correas.
En el trabajo se reafirma constantemente el autoritarismo, ya que se respeta a
quien de esta forma"sabe mandar". Simbolos exteriores de status (ej. corbata.etc.)
forman parte de las cualid,.des para la jefatura. Puede decicse que desde la cuna
el peruano se ve presionado constantemente a "ocupar su lugar", un lugar que se le
trata de hacer aceptar como connatural. Esta forma de asegurarse el poder para quiet
nes no ejercen es sumamente angustiosa para los oprimidos.
La preocupaci6n por definir el propio status en el medio ambiente inmediato a
leja de la participaci6n political, pues el identificarse con las mayorias naciona




4-

les pondria en peligro el nivel alcanzado. Incluso cuando se is politizadoi a na.
die extrafa la presencia de una dicotomia entire la postura en las ideas y el ac
tuar, o entire el actuar "politico" y el de la"vida privada ; la poltica en el -
Perd Q no ha borrado nunca la barrera d,:-lases.
En general, la posici6n preferida es la de la dritida amplia y no comprometida
sobre el ejercicio que "los otros" hacen del podert Pero eso no suprime la necesi
dad de detentar algo de poder real, pues debe de reasegurar la propia identidad :-
en terminos de cuantos inferiores tenga debajo de si. Por eso los peruanos se au-
t.odefinen y definen a los demAs en terminos de "decencia" y choleraia. Y aunque
no se trata de entidades-fijas pues de hecho si es possible la movilizaci6n social
se usan como si fueran tales.
Para todas las classes sociales, las domesticas responded por-excelencia a la de-
nominaci6n de Vcholas", en su sentido despectivo. La presencia de la cholaa" rea
firm palpablemente el mayor status de sus patroness sirve de element .cataliza
dor de la impotencia frcnte a la toma de decisiones. Por eso son las mujeres, y
especialemente los nihos, ios mas crueles con la servidumbre. Por eso lasa lasea
alta muestran hacia-ellas amabilidad y benevolencia en su trato, mientras en las
classes hajas se recurre aun al maltrato fisico,
Como se debe demostrar cue para ser domestico hay que ser.natur&lmbnte inferior
circulan innumerables cuuntos en que se las present como ignorantes, sucias, la
dronas, etc., A todo nivel so escuchan quejas de su irresponsabilidad, olvidando
que es dificil actuar responsablemente en un trabajo que no deslinda claramente
los li ites del empleador y del empleado, donde la emotividad juega un rol import
ta-nte, no s6lo espontaneamente, sino aun para lograr un manejo elaborado de las
situaci6neso
C6mo sea la vida laboral de la domestica dependent de la voluntad casi omnipo
tente de la patrona, la cue arbitrariamente decidira.salidas; vacaciones, salariQ
sanciones, incluso su inclusion en el Seguro Social. Ningun mecanismo vigila efec
tivamente el cumplimiento de la.reglamentaci6n para el servicio domestic. La -





-5-

"buena patrona, no necesariamente la mas just, sera la consejera de la domestic
ca en sus problems sentimentales, actuarA de "madrina" de sus hijos, la apoyara
en sus conflicts econ6micos y conyugales. En suma, se conformara una relaci6n -
de compadrazgo, la que en todos nuestros estratos sociales, es la vi4 mis impor--
tante par la movilizaci6n social ascendente* '
Existe al present, propaganda dirigida a mostrar a los sectors altos como los
grandes explotadores de-los domesticos, como si en el Peru se tratara de un pro-
blema exclusivamente econ6mico o entrq classes contrastantes. En la realidad, e--
xisten domesticas en todas las capas sociales aunque con las condiciones de tra
bajo diferentes:
En las classes altas se ofrecen mejores condiciones materials (habitaci6n,
comida). El trabajo es mIs especializado y sencillo. Existen mas posibilidad de
trabajar con hijos. Se permit un menor acceso a la escolaridad. Se obtiene una
mayor estabilidad laboral, la que significa una despersonalizaci6n en favor de
los intereses del empleador, Se obtiene una cuantiosa plusvalia de su trabajo(x)
En la clase media patrona y domestica comparten la ambici6n por aluanzar me
jores metas en la vida. Se estimula el deseo de aprender en la escuela. Se le e-
xige mas resppnsabilidad e independencia en el ejercicio de sus funciones cuan-
do se trata de una patrona que trabaja fuera. (x)
En la clase baja se exige un trabajo mas duro, aunque la patron compare la
ejecuci6n del mismo..La escolaridad que se permit parece ser domo una recompensa
a deficiencies salariales. Son las inicas domesticas que todavia pueden conversar
en Quechua o aymara con las patrons. PrActicamente ninguna goza del Seguro Social.
Respecto al salario, no es un factor important en esta ocupaci6n, ya que la
posibilidad de un aumento salarial no suele ser estimulo suficiente para cambiar
de trabajo, si es que se ha establecido una relaci6n afectiva entire patron y do




-.6 -
mestica. Las variaciones entre"patrbna y domestica. Las variaciones en el cos
to de vida tampoco afectan los salaries., los que son mas o menos arbitrarios. La
domestica ve su bcupaci& come transitoria, esperando tan s61l que le permit el
, uso del sasl.rio el vest:irse a la'usanza urbana, ayudar un poco a su familiar y si
tiene interge ,pagarse sus:estudios; Como no busca hacer carrera ascender den-
.ro de la misma ocupaci6n e antes que ventajas salariales desea encontrar una pa-
trona de "buen character clue mas*que perfeccionarla en la ejecucion de tareas
domesticas, le ensefie a comportarse en el trato social.
-Es qq'ui donde se suaviza la relaci6n entire ambas mujeres. Donde la superior
.ridad de la patron se tiie de "emotivo paternalismo", Como la domestic es una
Sjoven de albededor de 20 r.ios. con ansias .de ser provinciana, se hace atractivo
riostrar la propia superioridad y condescendientemente introducir a la "pobre -
chica ignorante" en la vida.urbana. Por lo queda, el mundo de ambas mujeres es
.muy parecido .
S Las diforencias de .escolaridadno .son demasiados pronunciados.-..
pues mts de la mitad de: las patrons nd pasan de la escuela se
cuhdaria y muchas domestics tieneri'-lgin nivel de la primariae
Sus entretenimientos son' shmilares: se emocionan con 'as mismas
telenovyelas que suelen expectar.'juntas:-leen las revist.as produ
cidas por Hearst, simplemente que las patrons 1 .hacen en tex-
tos. corridor y las domesticas::en fotonovelas.
Viven los. mismos prbblemnas emocionales, porque la domestica con
vieite cmao. propios los eventos del centro de:trabajo, con el es
:"' Wrtimulo de la. patr~na qu.e:,quiere asegurarse asi un trabajo mas e
ficie,,e. La patron pbr'su parte es comprensiva frente a'la vi
S: da personal de la domestica, element indispensable para contar
on su lealtad. Asu vez, las demostraciones atectivas de la do
mesticas le granjearan la simpatia y benevolencia de la patrona4




7- -


Cuando al dia de su salida la'domestica visit a sus parientes y/o sale con
sus amigos, no se liberal de las metas de vida propuestas por los patrons,
pues los bienes qtie observe en el centro laboral, o que los patrons ansian en
caso de no tenerlos (casa propia, auto, lustradora, etc) son los que los medios
de comunipaci6n, a todo nivel, le seguiran presentando. De su lugar de origen-
aunque el gobierno actual revaloriza las imagenes de los campesinos- recorda-
r& las comodidades que le faltaban. Es que su familiar o sus paisanos, aunque re-
viven fiestas y costumbres andinas, dirigiran su actuar a "colocarse" en la ciu
dad, no a regresar,al terrufio. Y si los patrones estan mas cerca o ya en la meta
a alcanzar ? no hay que ser como ellos?. Es sintomatico que los nombres de bau-
tizo que hace unos ai:os so escogian en la clase alta, ahora se encuentren en los
Pueblos j6venes,
La domestica piensa entonces que la educaci6n es el camino mas usado para ayu
dar a olvidar la desocupaci6n y el sub-empleo la conducira a alguna profesi6n --
tecnico professional (30%), de preferencia enfermera u oficinista, o le proporcio
nara un oficio (26%) respectable e independiente como-costurera.
Sin embargo, a mayor escolaridad sera mas permeable para percibir que a per-
Ksonas de su extracci6n socio-econ6mica les es permitida tan s6lo un cierto margen
limitado en la movilizaci6n sociai'scendente a traves de la ocupaci6n, pues s61o
-- podran .adquirir una limitada capacit-ci6n. Parad6jicamente, la educaci6n no le -
proporciona lo que se propone : capacitaci6n para el trabajo acorde al nivel de
sus aspiraciones; ma's si, le da algo que no se propone: desengafarla'de que la e-
ducaci6n sea la via de movilizacion social ascendente de los marginadosa
S:. En resume, la domestica es una mujer soltera_,joen -satisfecha dehabr~ e-
jado_ atris las trenzas y las_ olleras campesinas yun trabao_ que consider mu -
cho mas duro que el present. Consider haber logrado mas experiencia de vida que
sus padres, por su contact urban. No desea regresar porque seria dificil read
tarse'no s6lo a las costumbres sino a la perspeetiva de un marido menos urbaniza-
do. Se siente independiente, con dinero que puede gastar en asimisma, y tal vez
hasta est6 estudiahdo para labrarse mejor porvenir. Si descubre que su ocupaci6n
no goza de prestigio, procurara a sus amistades que es obrera o estudiante de una




- 8 -


academia. Obtendra su documentaci6n personal(libreta electoral) con-una declara -
ci6n falsa rqspecto a su ocupaci6n,.y no tendra interns en el.Seguro Social dado
que el'carnet de identidad confirm su categpria ocupacional.
?c6mo propiciar, entonces, su'participacion en un process de cmbios?. .reemos
*que .tres son lo~ r i;O_.ncor -ms nosibilidades _la sindicalizaci6nf la escuela%

A-1- La organiza ,i6n de.las domesticas en un sindicato podria ser la via de su
identification como trcbajadoras. Seria el medio de exigir condiciones.. laborales
similares a las otras ocupaciones0 Como inconvenient podria presentarse el que
las domesticas no suelen tener-conciencia.clara de. sus obligaciones y podrian ten
der a.confundir los debores del trabajo con explotacion. Tambiin seria dif-cil de
decidir como considerar la vivienda y la alimentaci6n que perciben, aunque si se
les acordade el sueJdo minimo vital y esos beneficios les fueran descontados domo
un porcentaje obtendrian aun ventaja econ6mica.
Al presente ya se han realizado intentos de former un sindicato de.Trabajadoras
,del Hogar, los que han sido constantemente frustrados. No existen razones suficien
tes que justifiquem tal negative, pues.otros sub-empleados como los vendedores de
periodicos y lustradores de zapatos tienen sus -sindicatos; 'mhs ain ellos4 ni si-
quiera cuentan con una patronala
Las campanfas periodisticas a ser.ca d!l'servicio dom6stico luego de la expropia
ci6n de los per6dicos en Julio de 1974 tratan s6lo de atacr- a~.las patroron .de -
las classes altas sin efectuar ningun acercamiehto seri :0` profundo al-problem..
A6n as!, creemos que dichas'informaciones tienden a fortaleeer la conciencia gre-"
mial -
.Tri:_biEn entire las diferentes agrupaciones catolicas, entire su extensa gama que
va desde escuelas donde se forman domesticas con entrenimicnto para el refinado
servicio que exigen los ricos, encontramos grupos'que decididamente apoyan la sin'
dicalizaci6n, y que e preocupan m-s por la percepcin de su problematic como tra
bajadoras en el tercer mundo que. por su catequizaci6n.





-9-
Sin embargo, la gran masa de domesticas o ignoran que es un sindicato o no se
interesan, porque no consideran que se convertiran en trabajadoras estables. Por
ultimo, carecen e los mecanismos para interesar a otros que luchen por su causa
tal pareciera que cada cual temiese perder el dominion de su propia domestica, Quie
nes podrian ayudar a promover un cambio efectivo en su situaci6n permanecen en Su
situaci6n permanecen en silencio: la prensa, los grupos femeninos, y los organis-
mos creados por el gobierno para ocuparse de la problematica femenina.
2,- La nueva ley de la Reforma de la Educaci6n favorece en la educaci6n de los
adults la capacitaci6n para el trabajo. Esta podria constituir un nuevo camino -
para las domesticas al ofrecerles otras posibilidades ocupacionales. Sin embargo
la excelente fundamentacion te6rica de la reform educativa tiene series dificul
tades em su implementaci6n, propias de un pals sub-desarrollado.
Las domesticas tampoco tienen mayor interest en integrarse a la industrial No
les result atractivo convertirse en obreras, ya que, o conocen poco de este ti-
po de trabajo, o pe ciben que sus condiciones son por lo menos tan duras como las
de su trabajo actual, o porque es una imagen laboral que sea prestigiada ni por
sus patrons ni en la figure de las heroinas de las historietas romanticas a su
alcance.
La escuela podria actuar como propiciadora de una nueva actitud critical social
Esto tendra mas posibilidades cuamdo se logre el retire o el cambio de actitudes
de los maestros conservadores para quienes les es dificil a veces comprender las
hasta en un nivel de series humans. Y sera tambien mas factible cuando quienes -
concuerdan con las bases ideol6gicas del gobierno, no rehuyan el responder a sus
alumnos cuando el hacerlo signifique poner al descubierto las contradicciones en-
tre la teoria y la practice
35- La television, especialmente en sus programs de telenovelas, es uno de los
medios m&s eficaces en la formaci6n de valores y altitudes. Este canal es, a dife




- 10 -


rencia de los dos arriba nombrados, completamente aceptado por las patrons. Es el
unico'que podria garantizar un alcance al binomio dom6stica-patrona, y que podria
despertar en ambas conciencia de su situaci6n, la que no se limita a la explota -
ci6n de la una sobre la otra, sino a la de una ceguera compartida acerca de la rea
lidad.
Hasta ahora las telenovelas han recibido solamente pedidos de extinci6n, olvi-
dando que en la conservaci6n de su forma sencilla, coloquial, repetitive, podrian
presentarse contenidos liberadores.
La despreocupaci6n por este tipo de programs, pareciera devenir del desprecio
que a todo.nivel se siente por aquello que atafa a quienes realizan las labores -
domesticas, en este caso, a las distracciones del ama de casa y la dom6stica.
Podria resultar fructifero que aprovechando esos moments de relajaci6n y com-
panMa mut.ua, se resqu1brajara su aislamiento y se sembraran siquiera las-bases..de
una nueva percepciSn de si misma y del mundo en que vlven y en el que ambas- son
dominadas, explotadas y despreciadas.


(1) Organization of American States, Inter -American Comisi6n of Women, The Econo
mic Activity of Women in Latin America, By Murray Gendell and Guillermo Rosell.
(2) Encuesta de Inmigraci6n de Lima Metropolitana. incuesta I. 1965.Col 65.
(3) Censo Nacional 1972. Cuadros 21 y 23.
(4) Martinez, Hector; Prado, William: Quintanilla, Jorge. El exodo rural en el
Peru. Centro de Estudios de Poblaci6n y Desarrollo. Lima 1973.
(x) Esta informaci6n forma parte de los resultados de un trabajo de investigacion
sobre dom6sticas limefas, llevado a cabo en 1974 por Hilda Araujo, Blanca Figue -
roa y un equipo de trabajo, en el Instituto Nacional de Investigaci6n y Desarro-
llo de la Educaci6n (INIDE) y con auspicio de la FundaciSn Ford- Los datos present
tados han sido obtenidos de 170 entrevistados (domesticas) que trabajah para tries
estratos econ6micos diferenciados,




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs