• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Title Page
 Ediciones carpesa
 Foreword
 Isabel Chimpuc Ocllo
 Rosa de Santa Maria
 Micaela Bastidas
 Maria Parado de Bellido
 Rosa Merino
 Flora Tristan
 Teresa Gonzales de Fanning
 Juana Alarco de Dammert
 Mercedes Cabello de Carbonera
 Clorinda Matto de Turner
 Brigida Silva de Ochoa
 Maria L. Molinari de Reategui
 Zoila Aurora Caceres
 Angelica Palma Roman
 Sor Rosa Larrabure
 Elvira Garcia y Garcia
 Josefa Carrillo y Albornoz
 Julia Isabel Smith de Carrillo
 Sra. Luisa Sologuren de Saboga...
 Dora Mayer
 Edelmira del Pando
 Mercedes Indacochea
 Antonia Moreno de Caceres
 Ermelinda Carrera del Valle
 Index
 Back Matter
 Back Cover














Group Title: Mujeres ilustres del Peru
Title: Mujeres ilustres del Perú
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00087240/00001
 Material Information
Title: Mujeres ilustres del Perú para la educación nacional
Series Title: Mujeres ilustres del Peru
Physical Description: 113 p. : ports. ; 20 cm.
Language: Spanish
Creator: Camacho, Diego
Publisher: Ediciones Carpesa :
Distribuidor exclusivo Atlas
Place of Publication: Lima
Publication Date: 1969?
 Subjects
Subject: Women -- Biography -- Peru   ( lcsh )
Women -- Education -- Peru   ( lcsh )
Genre: collective biography   ( marcgt )
non-fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage: Peru
 Notes
Statement of Responsibility: por Diego Camacho ; ilus. : Raúl Viscarra ; diagramado: Carlos Pérez.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00087240
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 02016385

Table of Contents
    Front Cover
        Front Cover
    Title Page
        Page 3
    Ediciones carpesa
        Page 4
    Foreword
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
    Isabel Chimpuc Ocllo
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
    Rosa de Santa Maria
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
    Micaela Bastidas
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
    Maria Parado de Bellido
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
    Rosa Merino
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
    Flora Tristan
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
    Teresa Gonzales de Fanning
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
    Juana Alarco de Dammert
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
    Mercedes Cabello de Carbonera
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
    Clorinda Matto de Turner
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
    Brigida Silva de Ochoa
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
    Maria L. Molinari de Reategui
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
    Zoila Aurora Caceres
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
    Angelica Palma Roman
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
    Sor Rosa Larrabure
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
    Elvira Garcia y Garcia
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
    Josefa Carrillo y Albornoz
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
    Julia Isabel Smith de Carrillo
        Page 88
        Page 89
        Page 90
    Sra. Luisa Sologuren de Sabogal
        Page 91
        Page 92
        Page 93
    Dora Mayer
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
    Edelmira del Pando
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
    Mercedes Indacochea
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
    Antonia Moreno de Caceres
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
    Ermelinda Carrera del Valle
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
    Index
        Page 114
    Back Matter
        Page 115
        Page 116
    Back Cover
        Page 117
Full Text
':"* Ai|4


Pp


bEYA I,


2IEGO CAMACHO








MUJERE


ILUSTRES DEL PERU


Para


La Educaci6n


National


Camacho


Por:


Diego










EDICIONES


CARPESA


Distribuidor Exclusive
LIBRERIA "ATLAS"

Jr. Azingaro 892 Telef. 270672

Apartado 5329


ILUSTRACION :

DIAGRAMADO :


RAUL VISCARRA

CARLOS PEREZ


LIMA PERU















ESTE LIBRO...


Se dice que Perut es un pais superdotado. Lo es
indudablemente, si repasamos a Humboldt y a Rai-
mondi. En su territorio y en su mar y en su cielo
se encuentran todos los elements de la Naturaleza,
capaces de colmar ansias y satisfacer anhelos.
La material en sus mis diversas manifestaciones.
En el suelo y en el mar, fauna y flora de excep-
cional fecundided. En el aire el reino de la eterna pri-
mavera, en la entrafia minerales de ins6lita riqueza y
variedad.
Mas tambien Peru contiene una riqueza sin pa-
ralelo, que la aportan sus innimeros varones ilus-
tres por los m6ritos hechos en el cultivo de las
Ciencias, de las Artes, del Pensamiento y de la ac-
ci6n mAscula que los elev6 a la cumbre de la heroi-
cidad.
Y no menos honrado esta Peru por sus mujeres.
Donde la luz mas pura brilla; donde el seno del
mar es mis pr6digo; donde el aura mitiga ardores y
entibia los aires del nevado Ande; donde los vergeles
de las pr6digas quebradas son viviente poesia; aun
mas, donde al lado de una Monja Alfdrez y una Flo-
ra Tristan floreci6 la admirable Rosa de Santa Ma-
ria, s61o podia esperarse la existencia de mujeres de
valia exceptional.
No se llame hiperbole el decir que cada capitulo
de la rica Historia del Peru esta animado por la
presencia de la Mujer.
Si ella es consustancial de la Vida, es imprescin-
dible en cada manifestaci6n de la misma,






Calificados acontecimientos, episodios memora-
bles, sucesos cruciales, cuando no fueron protagoni-
zados por la mujer peruana, recibieron su influen-
cia, su inspiraci6n.
Por tal, apunta aun en hechos de tremendo dra-
ma, el halito de la mujer como esposa, como madre,
como maestra, como heroina, poniendo la poesia de
su alma en cada acci6n.
No a todas las mujeres que han participado en
el devenir de la historic patria llegamos a conocer
en su plenitud. Como la fragante violeta, han pre-
ferido "la gloria sosegada del que con Idgrimas bor-
d6 su lira y entire tinieblas engendr6 la Iliada", co-
mo dice un viejo poeta peruano.
En pocas manifestaciones de la actividad hu-
mana dieja de verse a la mujer peruana.
Prefirieron ellas, en gran mayoria, dedicar sus
esfuerzos y su inteligencia a las nobles disciplines
de la mente, del espiritu, de proyectarse en el cam-
po del bien comun por medio de la lecci6n y del
ejemplo.
Otras discurrieron aligeras en los ambitos de
la producci6n literaria, imponiendo el sello caracte-
ristico ce una inspiraci6n abundosa y facil, sutil y
elegant y otras, de hondura en el pensamiento y dia-
fanidad en la doctrine.
Las imposiciones del Destino, Ilevaron a no po-
cas de las mujeres peruanas al fragor de los cam-
pos de batalla y al menester de la organizaci6n cas-
trense como insospechada ayuda del soldado. Mi-
nerva estuvo en el Peru, desde la active emperatriz
del Tahuantinsuyo, hasta la pr6diga escritora y la
errabunda Flora Tristan.
Hacer de la mujer peruana tema de un trabajo,
es prop6sito de encomiable dignificaci6n.
Como tambidn es un riesgo.
Porque menester sin excusa possible es tener,
primero, libre la mente de prejuicios, ahito el baga-
je de conocimientos y el alma muy limpia, de modo
que nada pueda empafiar la transparencia de la per-
sonalidad de nuestras mujeres sefieras.







El Maestro y Poeta Diego Camacho, contando
con la cooperaci6n de "Ediciones Carpesa" ha elabo-
rado cuidados esquemas de biografia con el titulo
sencillo pero insinuante de "MUJERES ILUSTRES",
pero dandole la forma de lecciones, porque induci-
do por su noble vocaci6n de educador, tom6 el ca-
mino que conduce al nifio que debe, justamente en
la edad de captaci6n, saber de la esencia vital de las
mujeres peruanas que decoraron nuestra Historia
con las luces de su mente y los efluvios de su co-
raz6n.
Es innegable y no puede disimularse, que se ha
descuidado el menester didictico destinado al co-
nocimiento de los valores humans de nuestra na-
cionalidad. Apenas unas referencias no bastantes pa-
ra conocer la totalidad del temperament, de la ac-
ci6n de nuestros personajes, que influyeron en la
composici6n del alma national.
No son escasos los percances sufridos por mu-
chos de los peruanos que fueron sorprendidos por
gente de fuera con la pregunta sobre determinados
personajes compatriotas, de quienes aquellos sabian
mas que nosotros. Es que nos hemos abandonado
por el estimulo absurdo de saber mas de lo ajeno y
exterior, que de aquello que nos correspondle, que
es lo nuestro y objeto just de orgullo.
Reflexionamos que la calidad de trabajos como
el que present el Maestro Diego Camacho, viene a
redimir el grave pecado de olvido en que hemos in-
currido. Mas grave aun, por el desentendimiento
respect de la valia de las Mujeres que florecieron
en el suelo patrio, enriqueciendo el acervo cultural
y poniendo la sutil poesia de sus vidas en el historical
del Peru.
En este libro manuable y cordial, hemos de dar-
nos con la tradicionista Clorinda Matto de Turner,
que en la antologia espafiola tiene lugar de prestan-
cia; a Zoila Aurora CAceres, ensayista e historiado-
ra; a la que debe calificarse de genuine patrona del
pueblo, la precursora Flora Tristan; a las mujeres
pr6ceres Micaela Bastidas, Maria Parado de Bellido,








Brigida Silva de Ochoa; la atildada prosista Angeli-
ca Palma, heredera del Patriarca de las Letras Pe-
ruanas; a las admirable mujeres que en el campo
de la ensefianza culminaron una vida de intense la-
bor y brillante docencia, como que gracias a ellas
nos honramos con generaciones de mujeres que des.
cuellan en todos los niveles de la sociedad peruana.
Y con inmarcesible gloria, con calico resplan-
dor, nuestra Santa Rosa de Lima, cuyo solo nombre
Ileva consigo el del Peru, que de tal modo se en-
cuentra en la anchurosidad del mundo.
Un acierto ha sido de Diego Camacho haber da-
do este noble motive a esta nueva expresi6n de su
fecunda producci6n literaria. Su estro se ha expre-
sado en celebrados poemas insertos de diversidad de
publicaciones del pais y el extranjero y en la reco-
pilaci6n de exquisitos versos en "Lamparas de ba-
rro". La abundosa producci6n de lecciones en sus
muchos afios de Maestro y la solera de su estilo y
pensamiento, adquirida en el transcurso de los anios,
ameritan y dan debido credito a esta exposici6n de
semblanzas, cada una bien lograda por la tersura de
los periods y el arte de simplificar el perfil de los
personajes, hacidndolos claramente reconocibles.
Camacho ha salvado con bien el riesgo de escri-
bir sobre la mujer, valido de la patina de poesia que
ha puesto en la composici6n de- las biografias y sin
abusar con el ditirambo que parece salvador v en
verdad desluce la obra.
"Mujeres Ilustres" viene a enriquecer el caudal
de las obras especializadas y esta destinada a cons-
tituir un vademecum para los escolares, que indu-
dablemente han de mostrar su afan de que la obra
de reconocimiento de personas sefieras del Peru se
amplie y esto constituya el acicate para que Diego Ca-
macho vaya por la obligada ampliaci6n.

Roman Hernandez Matos


Lima, Junio de 1969.





MUJERES ILUSTRES


OCLLO


ISABEL CHIMPUC OCLLO
Princesa Incaica







DIEGO CAMACHO


Dama descendiente, en linea direct, de los em-
peradores Incas, fuc hija predilecta del Auqui, Hual-
ca-T6pac; ademas nieta de Tupac-Inca-Yupanqui,
und6cimo gobernante del Tahuantinsuyo, y una de
las mas bellas princess incas que encontraron los
conquistadores espafioles a la caida del imperio en
1535.
Cuando lleg6 al Cuzco el capitan espafiol, Se-
bastian Garcilaso de la Vega Vargas, descendiente
de una ilustre familiar extremefia, se prend6 de la
belleza y dulzura de esta noble princess incaica; la
hizo su esposa y de esa uni6n naci6 en la capital ar-
queol6gica, el afio 1539, uno de los primeros mes-
tizos de la tierra peruana, bautizado con el nom-
bre de G6mez SuArez de Figueroa, el que, andando
los afios, fue el gran, historiador Garcilaso Inca de
la Vega.
Nuestra heroina vivi6 aquellos afios, en medio
de las guerras civilQs, crueles y despiadadas, que
ensangrentaron las tierras del ya sojuzgado impe-
rio incaico; pero disfrutando como duefia y sefiora
en su respectable hogar, en festejos y ceremonies, en
las que era principal figure, su esposo el capital
Garcilaso, "hombre rico y distinguido, amante de la
esplendidez v del boato".
Cuid6 de la infancia y de los primeros afios de
la juventud de su amado hijo, el future gran histo-
riador del Imperio; qui6n acudia a los colegios que
se iban formando y asistia a las ceremonies oficia-
les, como en aquella oportunidad de la jura del nue-
vo monarca espafiol Don Felipe II, en que luci6 be-
lla cabalgadura y, vestido de terciopelo, llam6 la
atenci6n poi ser uno de los mas distinguidos mes-
tizos asistentes a la solemne procesion official
ecuestre.
Esta admirable princess incaica conserve y avi-
v6 en su hijo todos los recuerdos de sus antepasa-
dos; le referia, sin faltar a la verdad, sin exagera-
ci6n alguna, todo lo que ella habia oido de los la-







MUJERES ILUSTRES


bios de sus mayores y lo que habia visto con sus
propios ojos, desde que fue nifia, tanto en su casa,
cuanto en las de sus parientes, y, principalmente
en la familiar real a la que frecuentaba percatandose
de 1o que alli ocurria.
Gracias a esta educaci6n especial que recibio
de su ilustre madre, Garcilaso se interest, desde jo-
ven, vivamente, por lo que habia ocurrido entire sus
antepasados y prest6 atenci6n a lo que acontecia en
su alrededor. Nunca olvid6 estas impresiones y re-
cuerdos; los conserve, con profundo interns, en su
m-eemoria y en los apuntes y notas que llev6 con-
sigo; y cuando comenz6 a escribir la Historia, va
en Espafia, con el titulo de "Comentarios Reales de
los Incas", consultando sus notas y recuerdos, siem-
pre tuvo en cuenta la autorizada palabra de su ma-
dre. A este respect, dice uno de sus bi6grafos:
"La memorial del niiio no podia haberse remontado
a un mis alla, muy lejano, por lo tanto, lo que se
consigna en esas memories, no es sino la obra cx-
clusiva de la erudici6n de la princess Isabel Chim-
pu Ocllo, que supo inculcar a su hijo el amor a
la tradici6n".
Pero un dia el hogar donde creci6 nuestro his-
toriador Garcilaso, y donde su madre reinaba co-
mo duefia y sefiora, se vi6 de pronto, ensombreci-
do por la fatalidad. Y nuestra heroina sufri6 la
mas dura prueba que el destiny pudo depararle:
todos los encomendadores recibieron orden termi-
nante y conminatoria de la corona, de contraer ma-
trimonio, y no vivir en amancebamiento, bajo pena
de perder sus posesiones. El capitin Garcilaso de
la Vega Vargas, prefiri6 casarse con mujer espaiio-
la, dofia Luisa Martel, quin pas6 a ocupar, en la
regia mansion cuzquefia que hoy es monument
hist6rico, el puesto de Isabel Chimpuc Ocllo y 6sta
princesa incaica, nieta de Emperador Inca, tuvo quc
salir de la mansi6n, injustamente humillada; su-
friendo este dolor, con la mayor dignidad y virtud.







DIEGO CAMACHO


Cas6 despu6s legitimamente con otro conquis
tador, con Don Juan de Pedroche, pero de muy me-
nor condici6n social y econ6mica de su primer espo-
so. Con estos acontecimientos adversos comenz6 el
martirologio de nuestro Garcilaso Inca que quedc.
sin hogar y de aquella amante madre que habia
preparado a su hijo para un destiny glorioso y tras
cendental.
Al fallecer el Capitan Sebastian Garcilaso y des-
cubrirse su testamento, en el que disponia que su
hijo mestizo fuese a estudiar a Espaiia, nuestra
heroina sufre este nuevo dolor: v6 alejarse lejos,
muy lejos, a remotas tierras de ultramar, al hijo de
sus entrafias; pero en vez de desalentarlo con sus
lagrimas, lo anima y encamina a su destiny glo-
rioso, a culminar en la madre patria su prepara-
ci6n para emprender su gran obra en la que salva
deI olvido la gloria de nuestros Incas y eterniza
para los siglos venideros, la grandeza de una civi
iizaci6n justiciera y humana en donde todos tra-
:aiaban y no habia miseria y pobreza, en dondc
todos tenian lo necesario para la vida.

De esta patri6tica empresa es artifice indiscu-
tible, la princess incaica Isabel Chimpuc Ocllo y su
gloria la compare con su ilustre hijo. Resulta, pues,
su vida de madre abnegada y su amor a su raza, a
su pueblo y a su tradici6n, ejemplo para las gene-
raciones venideras.
Supo inculcar a su hijo los mas hondos senti-
mientos de amor a su raza incaica; por eso en tiem-
po que los libros eran dedicados a reyes y empera-
dores. "Los Comentarios Reales" estan dedicados,
por su autor, "a indios criollos y mestizos".





MtJJERES iLUSTRES


ROSA D
SANTA
MARIA


ROSA DE SANTA MARIA
1586 1617


Flor de Modestia y Castidad


Sanra a







blEGO CAMACHO


Siendo Virrey del Perui Don Jos6 Antonio Manso
Velasco, naci6 esta admirable limefia, del matrimo-
nio de Don Gaspar Flores y de dofia Maria de Oliva.
La tradici6n sefiala como la casa en que naci6 esta
mujer predestinada para la santidad, la que se halla
en la calle de Santo Domingo, en lo que fue la
Capilla del Espiritu Santo, hoy el Santuario de Santa
Rosa, donde los fieles devotos hacen su romeria
annual a los sardines donde la santa limefia oraba
y hacia penitencia.
Recibi6 el bautismo el dia de la Pascua de Pe-
tecostes, con el nombre de Isabel Flores Oliva, nom-
bre que le fue cambiado con el de Rosa por haber
visto su madre el prodigio de que el hermoso sem-
blante de la pequefia se transformaba en una linda
rosa. El nombre de Rosa de Santa Maria se debe
a que el Arzobispo de Lima, Toribio de Mogrovejo,
elevado tambien por la Iglesia Cristiana a la cate-
goria de Santo, en el moment que le administraba
el sacramento de la confirmaci6n, la llam6 ROSA
DE SANTA MARIA. Ella era tan modest que se
avergonzaba de que la llamaran rosa y pensaba
que quizas esto era una vanidad; ademas, la abuela
queria que la llamaran con su nombre de pila: Isabel.
Y cuenta algunos de sus bi6grafos que en este tran-
ce, Ilena de cuitas y zozobras, fue a consultar a la
imagen de la Virgen del Rosario que se venera en
el temple de Santo Domingo. Postrada la pequefia
nifia delante de la sagrada Imagen, llor6 de humil-
dad- y le pidi6 consejo. Sali6 consolada, recibiendo
la inspiraci6n de llamarse "Rosa de Santa Maria",
nombre con el que mas tarde habria de inscribirla
la Iglesia Catl6ica en los libros de los santos.
Desde su tierna infancia buscaba la soledad y
el retire para encontrar a Dios. Form6 una peque-
fia gruta, en el lugar mas oculto del jardin, con
un pequefio altar, con una cruz de carton, adorna-







MUJERES ILUSTRES


da con estampas. Esta gruta era "el paraiso de sus
delicias; el asilo de su inocencia; el crisol donde
se calde6 su coraz6n al fuego de la caridad infi-
nita", dice un autor.
El dolor prob6 su paciencia. Desconocida en-
fermedad y accidents acribillaron su infancia y
su primera juventud, con crueles sufrimientos y se
admiraban los m6dicos y sus parientes de su fuer-
za para resistir el dolor y de su gran espiritu de
sacrificio. Acudia a la misa de Santo Domingo y
todos los ojos se volvian para mirarla, arrobados
de su galana hermosura. iQuien era aquella joven
tan bella, de rostro de reyna, de talle gentil, de ma-
nos de angel, que con su hermanito inseparable y a
lado de su madre, pasaba como una vision de en-
suefio?
Llego la 6poca para 6lla de las tremendas lu-
chas con el mundo que queria atraerla para los
placeres efimeros; mientras ella s6lo anhelaba el
placer eterno del espiritu; epoca de las amargas
reprimendas y denuestos que le prodigaban, sin pie-
dad, los que no alcanzaban a comprender su en-
suefio de gloria y de pureza. Le querian obligar a
lucir galas mundanalas para levarla a la frivola
vida social; querian que pensara en lo que pensaban
las mujeres de su clase, de su edad y de su tiem-
po: en lo human, en lo que parecia logico y natu-
ral: el matrimonio; tanto mis necesario, cuanto se
consideraba el estado econ6mico de su pobre fa-
milia. Pero Rosa de Santa Maria, pensaba de otra
manera; otros eran sus suefios, aspiraba otros idea-
les, mis altos, mas eternos. Ella estaba enamorada
de la belleza, de la bondad, de la justicia, de la mi-
sericordia de Dios. Su coraz6n estaba inflamado de
amor eterno; se di6 a ese amor, toda integra.
El afio 1606, a los 20 afios de edad, el dia de
San Lorenzo, realize una de las aspiraciones mds
ardientes de su vida. Viste el habito de Terciaria
Dominica, de mano de su Confesor, el Padre Alonso







DIEGO CAMACHO


Veldsquez. Asi se ve mas cerca de su maestra ideal:
Santa Catalina de Sena. Mas le asaltan escripulos
infinitos de no merecer tal librea; pero una mari-
posa blanca con pintas negras que se le aparece en
su jardin y se posa en su pecho, dejando dibujado
un coraz6n, en sutil polvo de oro, es un mensaje
que ella interpreta como un mensaje de la volun-
tad de Dios.
Oraci6n, penitencia, caridades, la convirtieron en
la flor apetecida de los jardines conventuales. To-
dos los monasteries de Lima reclamaron su ingre-
so, la llamaban. Estuvo a punto de ingresar al mo-
nasterio de la Encarnaci6n. A 61 se dirigia ya, acom-
pafiada de su hermanito; pero entr6 a despedirse de
la Virgen de la Iglesia de Santo Domingo y suce-
di6 alli una portentosa manifestaci6n para que sus
virtudes brillaran en medio del combat de la vida
y sirvieran de ejemplo a las generaciones venideras.
Los esposos de la Maza Uzategui, maravillados
de la santidad de aquella rara flor y de las cosas
extraordinarias que de ella se contaban, le brinda-
ron su mansion lo que hoy es Monasterio de
Santa Rosa -que se prestaba para hacer vida de
oraci6n; asi que Rosa de Santa Maria fue a former
part de aquella familiar.
No habia descuidado su cultural. Leia a Fray
Luis de Granada y a los clasicos misticos de su 6po-
ca; componiendo canticos que ella sola cantaba
atrayendo a los pajarillos que revoloteaban en aque-
lla mansion de paz y de meditaci6n.
El 1 de Agosto de 1617, enferma gravemente.
Sufre con resignaci6n y paciencia todos los dolores.
Se diria que ni repara en ellos. Y el dia 24 de Agosto,
a la edad de 31 afios, dando ejemplo de piedad y en
brazos de la Iglesia, su espiritu vo16 a la Gloria.
Su sepelio se efectu6 en la iglesia de Santo Do-
mingo, asistiendo la ciudad entera, el Arzobispo, la
Real Audiencia, el Cabildo Metropolitano, el Ayunta-
miento, todas las comunidades religiosas. Su beati-








MUJERES ILUSTRES 17

ficaci6n se hizo el afio 1668 y la canonizaci6n so-
lemne fue en 1671. Sus reliquias se veneran en la
iglesia de Santo Domingo. El Papa Clemente IX la
declare Patrona de America, Filipinas y la India.
Por 6lla es conocida y querida la ciudad que la
vio nacer. Su nombre se ha esparcido por el az de
la tierra. Ella es simbolo de la mujer peruana y su
imagen y su recuerdo es venerado en el mundo en-
tero.
El Ministerio de Educaci6n Piblica ha nomi-
nado "Rosa de Santa Maria" a una de las Unidades
Escolares para mujeres de nuestra capital. Esa uni-
dad Escolar es la lImpara votiva siempre encendida
de amor ante la gloria de Isabel Flores de Oliva;
las generaciones que alli se educan, estudian con la
mirada en alto y nobles ideales siguiendo el ejem-
plo de espiritualidad de la admirable santa limefia,
erigida por sus virtudes en Patrona de todos los
pueblos de Am6rica.







DIEGO CAMACHO


MICAELA BASTIDAS

Heroina de la Independencia
1745-1780







MUJEkES ILUSTRES


Dofia Micaela Bastidas y Puyucagua, naci6 en
Abancay el afio de 1745. A los 35 afios contrajo ma-
trimonio con don Jos6 Gabriel Condorcanqui, des-
cendiente, en linea direct, del primer Tipac Ama-
ru e hijo del Cacique de Tungasuca, Suramana y
Pampamarca, y que tenia tambi6n ascendencia his-
pana.
El matrimonio de dofia Micaela con Tiipac
Amaru II, determine su raro destiny. Aquella uni6n
que parecia iniciaci6n de ventures; mas bien se
convierte a la postre, en causa de infortunio. El
vinculo matrimonial, promisor, da oportunidad a
convertirla en victim propiciatoria, en mirtir, en
heroin de la Independencia.
Fue heroina de la Independencia porque el mo-
yimiento rebelde que encabez6 su esposo, significo
el mas serio y trascendental intent de liberaci6n
national de aquellos dias. Y, en ese movimiento, ella
fue secretaria, animadora, gran colaboradora.
En efecto, no s6lo mantuvo a su cargo la se-
cretaria de la campafia, sino que tambi6n atendi6,
desde Tungasuca a los suministros y excit6 el es-
piritu combative de los indios.
Que el movimiento revolucionario que comen-
z6 el 4 de noviembre de 1780, encabezado por Jose
Gabriel Condorcanqui, Tfpac Amaru II, fue un movi-
miento emancipador, estd ya fuera de duda, por
las conclusions de la Historia. La causa inmediata,
determinante fue, sin duda, los abuses de Antonio
Arriaga, Corregidor de Tinta y las extorsiones del
Visitador Areche: pero mas alli de estos aconteci-
mientos epis6dicos estin las causes profundas de
las injusticias, de las exacciones, de todo el cumru-
lo de irrgularidades que sufrian los indios y que
T6pac Amaru II capt6 en su mente, en su coraz6n y
en su conciencia; abuses y exacciones que se pro-
puso poner t6rmino, reviviendo las glorias de sus
antecesores los Incas.







DIEGO CAMACHO


Cuando prendi6 la chispa de la revoluci6n el 4
de noviembre de 1780, el Corregidor Arriaga fue
apresado y ajusticiado el 10 del mismo mes en Tun-
gasuca. Tlpac Amaru II di6 a conocer los motives
del movimiento en vigorosa proclama. Desde ese
mismo moment, Micaela Bastidas prest6 a la re-
voluci6n todo su concurso, reuniendo contingentes,
arengandolos, enviando provisions y pertrechos,
poni6ndose, a veces, al frente de las tropas.
En el Archivo Hist6rico de Sevilla se conservan
numerosas proclamas, edictos y bands, redactados
por ella; en cuyos documents se puede apreciar su
ardoroso espiritu revolucionario, su patriotism y
su profunda f6 cristiana.
En esos edictos se lee: "Que nuestra f6 se guar-
de con el mayor acatamiento y veneraci6n".
"Que Dios nos ayude en nuestros cristianos fi-
nes"
"Que en nuestra tropa brille la insignia de la
Santa Cruz en monteras y en sombreros".
"Que este bando despuds de publicado se fije
en la puerta de mi casa de Tungasuca".
Tal era esta extraordinaria mujer que integro
el "Consejo de los Cinco". Su talent se patentiza
en la numerosa correspondencia que mantuvo, en
el medio afio de la campafia, con su esposo, el cau-
dillo. En esa correspondencia se manifiesta sus pro-
fundos sentimientos hogarefios, su ternura fami-
liar, y hasta su criterio estrategico, cuando insta a
su esposo a la toma del Cuzco, despu6s de la victo-
ria de Sangarara. El no oir este consejo cambi6, co-
mo es sabido, el rumbo de los acontecimientos y
precipit6 el sacrificio de los rebeldes.
Vencido por una infidencia mas que por los die-
cis6is mil hombres que lo combatian, Tupac Ama-
ru II logr6 replegarse a Langui con su familiar, don-
de, traicionado nuevamente, fue apresado por los
monArquicos. El rebelde grandiose ingresa a la ciu-
dad sagrada y junto a l1 y sus hijos, la heroin Mi-







MUJERES ILUSTRES


caela Bastidas, el 14 de abril de 1781.
Sometida a suplicios, nuestra heroina supo re-
sistirlos con entereza admirable.
La tremenda sentencia que dict6 el feroz Are-
che, produce horror a trav6s de los siglos.
Fue ejecutada a la vista de su esposo, el gran
caudillo, en la plaza de Armas del Cuzco. Le corta-
ron la lengua. Le anudaron al cuello una cuerda que
los verdugos tiraron desde opuestos lados, y mien-
tras agonizaba, la patearon en el vientre y el pecho.
Era el 18 de mayo de 1781.
Tan inicua y brutal venganza de las fuerzas
del mal, no lograron amedrentar, sino por corto
tiempo, el descontento indiano.
La sangre criminalmente derramada en este fa-
tidico cadalso, fue semilla de nuevas revoluciones.
El sacrificio, el martirologio, de Micaela Basti-
das, la han encumbrado en los altares de la Patria
Peruana.
Su gesto de mujer her6ica, su patriotism, su
fe cristiara, su talent, agigantan su figure, a tra-
ves de los siglos.






DIEGO CAMACHO


fgawa Parado d, /llido


MARIA PARADO DE BELLIDO
Heroina Ejemplar







MUJERES ILUSTRES


Uno de los episodios mas resaltantes y emo-
tivos de la resistencia de los patriots que lucha-
ron por la Independencia, fue el que protagoniz6
una mujer admirable, no luchando en los campos
de batalla, si no consumando, el mas cruento sacri-
ficio en los altares de la Patria, el sacrificio de su
propia vida. Tal fue el gesto her6ico de Dofia Maria
Parado de Bellido, paradigma de sentimientos cris-
tianos, ejemplo de amor patrio, de valor y abnega-
ci6n.
Nacio en la Ciudad de Huamanga, hoy Ayacu-
cho en 1777, segun Miranda o en 1761 segun Larra-
burre y Unanue. Se ha buscado pr6lijamente su
partida en la parroquia del Sagrario de Ayacucho y
en todas las iglesias de Huamanga, sin resultado.
A los quince afios contrajo matrimonio con
Don Mariano Bellido, de cuyo matrimonio tuvo
siete hijos. Uno de ellos, Tomas, se enroll en las
filas de los patriots que operaban en la Sierra de!
Centro. El joven Bellido engros6 un pequefio ejdr-
cito a las 6rdenes de Cayetano Quiroz.
Dofia Maria Parado de Bellido, dechado de
amor maternal, viendo que su hijo habia ya servi-
do un afio en las filas de los patriots, lo quizc
library de la muerte y don6 a la causa libertaria
500 pesos. El joven Bellido, siguiendo la educaci61i
que habia recibido en el hogar, no fue indiferente
ante el desenfreno de los realistas que incendiaban
los pueblos por donde pasaban, y a los ruegos de
su familiar ante Quiroz, se interpuso expresando:
"Hay que recibir este donativo, pero junto con mi
juramento de no volver a mi casa antes de ver
triunfante la bandera de la libertad". Esto ocurria
en el afio 1822. Por ese mismo afio un grueso ej&r
cito de los realistas, al mando del general Carrata-
ld, feroz y sanguinario jefe espafiol, famoso por sus
exacciones y abuses, ocup6 la ciudad de Huamanga.
El esposo de dofia Maria Parado, estaba tam-
biWn en las filas de los patriots. Dofia Maria no


23







DIEGO CAMACHO


sabia escribir, y s6lo firmaba las cartas a su esposo
que las dictaba a un senior Madrid -que s6lo poi
eso ha pasado a la Historia-.
Una de esas misivas en que comunicaba a su
esposo los movimientos de los realistas, cay6 eyc
manos de los enemigos de nuestra Independencia; en
manos de dos fanaticos realistas: de apellidos La-
z6n y Jaime que la entregaron al general Carratai6.
Realizadas las averiguaciones y pesquisas res-
pectivas, result que se trataba de una carta que
Dofia Maria Parado de Bellido, remitia a su esposo,
don Mariano Bellido.
Encolerizado Carratala, redujo a cruel prison
a nuestra heroina; la someti6 a terrible amenazas
y a agotadores interrogatorios para que declarara
qui6n habia escrito la misiva; puesto que solo la
firma correspondia a la her6ina prisionera en
manos de la furia realista. La carta interceptada
que despert6 la cholera del general espafiol, "firma-
da" por dofia Maria Parado de Bellido informaba
a los patriots sobre los movimientos realistas en
Huamanga.
Incendiada su casa para amedrentarla, some-
tida a exhautivos interrogatorios sin que delatara
al verdadero autor del mensaje, resisti6 las mas du-
ras pruebas, con estoicismo admirable, dando ejem-
plo de valor, de dignidad, de amor patrio, de ardien-
te pasi6n por la libertad.
Condenada a la pena capital, el general Carra-
tala desoyo a cuantos intervinieron para que la per-
donara. Fue conducida con gran aparato hasta la
plaza del Arco, de la ciudad de Ayacucho. Sin per-
der su serenidad, su grandeza de peruana y de ma-
dre ejemplar, manteni6ndose siempre erguida, con
impenetrabilidad de esfinge, con la mirada en la
sublime vision de un Perui grande, pr6spero y libre.
Hasta el iltimo instant se le pidi6 a6n vali6n-
dose de su confesor, a que delatara al autor del
mensaje. "Su actitud (dice un historiador) Cue in-







MUJERES ILUSTRES


conmovible como las cumbres de los andes inmen-
sos y diafana como las aguas purisimas que por
las montafias descienden".
"Yo fui"; y como esta breve frase necesitaba
una confirmaci6n, exclam6: "No estoy aqui para
informar sino para sacrificaime por la causa de la
iibertad".
Ante tanta heroicidad se produjo el holocaust
de esta mujer admirable. Cuatro tiradores acallaron
a las tres de la tarde del treinta de marzo de 1822
el coraz6n rebozante de valor y patriotism de esta
admirable mujer peruana, que al exclamar: "Viva
el Peri" entr6 a la inmortalidad y a la gloria.
Acisclo Villaran dijo de ella: "Fue cual la mu-
jer fuerte del Evangelio" y don Ricardo Palma es-
cribi6: "El general Carratala manch6 sus lauros de
guerrero mandando ejecutar a tan admirable mu-
jer valerosa".
Dice un escritor: "Maria Parado de Bellido, se-
fiala, con naturalidad extraordinaria, el grado de
heroismo hasta el que puede Ilegar una mujer pe-
ruana, cuando las circunstancias lo demandan".
Ella es much mas que un simbolo her6ico de
la mujer peruana, es la mujer sublimizada por su
gesto, sefialando el camino de su sacrificio a las
mujeres de ambos hemisferios, como diciendo a las
generaciones del future: Nada importa la muerte,
si con ella vamos a darle vida a nuestra patria...
Aquella insigne ayacuchana, que es honra nues-
tra y de la humanidad, super a las mujeres espar-
tanas, al enfrentarse altanera y silenciosa al pelo-
t6n que debia ejecutarla, sin delatar al esposo, a
los hijos, a los insurgentes, que luchaban por la
emancipacion.
El Dr. Juan Jose del Pino, estudioso, historia-
dor, present en el primer Congreso Nacional de
Historia del Peri, un interesante trabajo sobre
nuestra heroin, del que extractamos lo siguiente:







DIEGO CAMACHO


"Maria Parado naci6, seguin Miranda por el afio
1777 y segdn Larrabure y Unanue el afio 1761".
Hasta el afio 1847 nada se sabia sobre la Be-
llido. Fue el Dr. Gervasio Alvarez, quidn en su "Guia
Hist6rica del Departamento de Ayacucho se ocup6
de la heroina en forma ligerisima.
Sin embargo de que hay tres versions distin-
tas, 6stas estan de acuerdo en tres puntos que son
capitals: el relative al afio de la ejecuci6n, que fue
el afio 1822; el del descubrimiento de una carta es
crita o mandada escribir por la Bellido, que dio
margen a su prisi6n y fusilamiento; y el empefio
de los realistas en arrancar a la Bellido algunos
secrets que no revelaba la carta interceptada.
"El bosquejo que present -concluye el Dr.
Del Pino- demuestra que el heroismo de Maria
Parado de Bellido pertenece todavia a la categoria
de los hechos contaminados de leyenda que empa-
fia el cristal de la historic. Pero no por eso pierde
un Apice su gloria inmarcesible. Ni deja de consti-
tuir su nombre el mds hermoso simbolo de abnega-
ci6n y voluntad femenina. Maria de Bellido no s61o
entrega su cuerpo a las balas que la ultiman; tam-
bi6n sacrifice su afecto maternal por su patriotis-
mo; Ilega un moment en que desaparece la madre
y se ve la silueta de la mujer patriota que desoye
las stiplicas de los suyos y amenazas de sus ver-
dugos. Pero esto es una apariencia; ella no padece
s6lo el tormento fisico; subsiste el instinto mater-
nal, la lucha entire el amor de la madre y el amol
a la patria".
Leyendo estas frases del estudioso historiador,
conmueve la vision maravillosa del gesto de nues-
tra heroina en que triunfa plenamente en su gran
coraz6n el amor a la patria.





MUJERES ILUSTRES


1/[Afin o


I,


ROSA MERINO
1794 1868


QSdi







DIEGO CAMACHO


El nombre de esta dama limefia qued6 eterni-
zado en los anales de la peruanidad; porque, ador
nada de las mejores prendas de virtud y de belleza
y dotada por la naturaleza de una privilegiada voz,
fue qui6n enton6, por primera vez, el Himno Nacio-
nal del Peru; tanto ante el jurado calificador, pre-
sidido por el General Dn. Jose de San Martin, en el
sal6n del Convento de Santo Domingo, donde se
verific6 el concurso promovido por el Libertador,
para que la Naci6n, ya libre y soberana, tuviese su
himno propio; cuanto en el estreno de nuestra
canci6n Patria, ante numerosa y select concurren-
cia, en el teatro principal de Lima.
Rosa Merino se destaco en el ambiente social
y artistic limefio, desde 1812, en cuya fecha co-
menz6 a brillar como estrella de la Compafiia Li-
rica que form y dirigi6 entonces don Andres Bo-
lognesi, precisamente en el Teatro Principal, hoy
Segura.
Aunque ya desde nifia se distingui6 por su sim-
patia y la dulce melodia de su voz, fue en la inol-
vidable temporada lirica que hemos mencionado,
donde se consagr6 como una cantante de extraor-
dinarios recursos y una verdadera estrella.
Desde antes del afio 1821; las ideas de Pa-
tria y de libertad se habian enraizado, tan hondo,
en el coraz6n de los peruanos que, hombres, muie-
res y nifios, cl6rigos y seglares, participaban de esta
eclosi6n uninime; algunos expresando sus senti-
mientos, arrostrando los peligros de la represalia
virreynal; otros trabajando en silencio, preparando
las "Auroras que no habian nacido"...
Despues de la proclamaci6n de la Independen-
cia, estas ideas y sentimientos, embargaban el co-
raz6n de la Naci6n Peruana con todo entusiasmo
y optimism; porque se comprendia que habia lle-
gado el moment de la liberaci6n definitive, de
romper las cadenas que nos unian a la monarquia
espafiola.







MUJERES ILUSTRES


En aquellos dias se preparaban festejos para
celebrar la capitulaci6n de las fuerzas del Callao,
ajustada por el General La Mar, quien al servicio
del ej6rcito espaiol, como buen sudamericano, se
contagi6 de las ideas libertarias y consider just
romper sus compromises con los espafoles. Ese
magno acontecimiento, favorable a la causa de la
independencia, debia celebrarse dignamente, para
la cual se constituy6 un interesante program a
cumplirse en el Teatro Principal de Lima.
Dos acontecimientos se celebraban en la misma
fecha: la capitulaci6n de las fortalezas del Callao,
ajustada por el General La Mar y el estreno, en
puiblico, del Himno Nacional que el maestro Jose
Bernardo Alcedo, habia concebido, en un moment
de patri6tica inspiraci6n y cuyas armoniosas notas
conmovieron todos los corazones, como siguen hoy
mismo conmoviendonos cuando lo escuchamos, por-
que en nuestro himno, lleno de marcialidad, de
grandeza, vibra toda nuestra gloriosa Historia y
augura el esplendoroso porvenir de la Patria Pe-
ruana.
Fue la noche del 24 de Setiembre de 1821, cuan-
do Rosa Merino, la bella diva limefia, que era en-
lonces el encanto y la delicia de los aristocriticos
salones, se present en el scenario del Teatro
Principal y, ante la mis profunda emoci6n y reli-
gioso silencio, dej6 sentir su melodiosa voz, cantan-
do las estrofas de nuestro Himno, para ser premia-
da, en seguida, con la mas calurosa ovaci6n, por par-
te de la numerosa y select concurrencia, for-
madas por distinguidas families de la capital, al-
tos jefes y oficiales del Ejercito Patriota y, en el
Palco Presidencial, el General Jose de San Martin
con todo su sdquito Oficial.
Mientras Rosa Merino se hacia aplaudir hasta
el frenesi, toda la multitud que lenaba el Teatro,
aquella noche inolvidable, se asociaba en el coro
que interpretaba, a maravilla, los anhelos de quie-







DIEGO CAMACHO


nes habian esperado una musica digna de la letra
escrita por el poeta Jose de la Torre Ugarte, que
expresaba el grito eterno de libertad de la Patria
Peruana; "iSomos libres, sedmoslo siempre!".
En el concurso que promovi6 el protector, para
nuestro Himno, se presentaron various otros con-
cursantes, aparte del maestro Alcedo. La reuni6n
del Jurado calificador tuvo lugar en el gran sal6n
del General del Convento de Santo Domingo.
Se presentaron al concurso, various autores na-
cionales, inclusive sacerdotes de reconocido presti-
gio como autores y compositores; entire ellos el di-
rector de la Escuela o Academia de M6sica, donde
Alcedo, habia hecho sus studios. Al ejecutarse en
el piano, por sus propios autores, las partituras
concursantes, fueron aplaudidas; pero cuando el
maestro Jos6 Bernardo Alcedo ejecut6 los acordes
del armonioso y bello himno, todos los del jurado,
como electrizados, prorumpieron en la aprobaci6n
y Don Jose de San Martin, de pie, pronunci6 el fa-
1lo definitive, con estas hist6ricas palabras: "He
aqui el Himno Nacional del Peri".
Ese mismo moment, como ya la letra estaba
preparada y se ajustaba a la simetria y ritmo de la
partitura de Alcedo, Rosa Merino, enton6 el Coro y
la Estrofa ante la emocionada admiraci6n y apro-
bacion del jurado y de las personalidades presents.
Por estos motives, el nombre y la fama de la
dama limefia, gran actriz, voz armoniosa, muler
adornada de virtud y belleza, ha pasado a la his-
toria, asociada a las gestas de nuestra Independen-
cia y al nacimiento de la libertad de la Patria Pe-
ruana.
El plantel que leva su nombre sabra guardar
inc6lume su gloria inmarcesible.
Rosa Merino vivi6 muchos afios; lleg6 a una
ancianidad gloriosa, rodeada de la admiraci6n po-
pular, guardando como trofeo la distinci6n de pa-
triota que le otorg6 el Libertador San Martin.






MUJERES ILUSTRt8


FLORA
TRISTAN


FLORA TRISTAN
1803-1844
Precursora de la organizaci6n de los trabajadores,
defensora de los derechos de la miujer.







DiEGO CAMACHO


La Historia ha reivindicado la memorial de esta
ilustre luchadora, nacida en Paris el 7 de abril de
1803, pero peruana por su propia determinaci6n, por
su origen y por su obra en la que fulgura su amor y
su interns por todo lo nuestro.
Su nacionalidad peruana constitute un caso ana-
logo al de Ventura Garcia Calder6n y al de Jorge
Chavez que, habiendo nacido ambos en Paris no s6o
adoptaron nuestra nacionalidad, sino que dieron lus-
tre al Perl con sus obras y su heroismo. La gloria de
Flora Tristan es tan peruana como lo es la de Jorge
Chavez Dartnell y la de Ventura Garcia Calder6n.
Un raro destiny trigico preside la existencia de
ciertos series elegidos; por eso el poeta Jos6 GAlvez
dijo en su "Oda Pindarica": "Duro el Destino, cas-
tiga y premia a los que son mejores; los castiga en la
care y en el tiempo fugaz; y los premia en la gloria
y en la eternidad".
Asi a nuestra heroina, el destiny la fustig6 du-
rante toda su vida. Hija ilegitima de don Mariano
Tristan, caballero arequipefio de rancio abolengo,
emparentado con los Goyeneche y con otras families
de la nobleza virreynal; su madre fue una humilde
francesa, Teresa Leisney, emigrada a Espafa por los
acontecimientos de la Revoluci6n y cuyo matrimonio
con don Mariano Tristan se efectu6 en Madrid, en la
casa de la misma Teresa Laisne, sin la licencia nece-
saria, bendecida por un saeexdote francs tambien
emigrado. Esta ilegitimidad artarg6 mas tarde sus
dias y determine, en gran parte, su peregrinaje y su
apostolado.
En muy temprana edad qued6 hudrfana de pa-
dre, Ilevando una existencia llena de privaciones y
zozobras; escuchando las noticias que le daba su po-
bre madre de los titulos y fortune de los parientes de
su progenitor, residents en el Peri. Mas propiamen-
te en Arequipa; donde vivia su tio carnal, el acauda-
lado don Pio TristAn. Creci6 con esta idea, con esta







MUJERES ILUSTRES


lejana vision de una fortune a la que por la sangre
tenia derecho.
Dice una de sus bi6grafas: "En el hogar roman-
tico de los exilados, se code con los mas interesan-
tes personajes que el azar reunia entonces, en la pe-
ninsula. Ella misma cuenta las frecuentes visits de
un joven "silencioso triste y apasionado" que busca-
ba consuelo por la premature muerte de su bella es-
posa". Ese joven era nada menos que Bolivar.
Los retratos y sus bi6grafos la pintan duefia de
un raro tipo de hermosura que ejercia una especial
fascinaci6n.
Dice la gran escritora Catalina Recavarren: "El
fino lapiz del pintor Laure la ha retratado a maravi-
Ila en una imagen que se reproduce en el libro de
Puch; su mis complete bi6grafo; y hay tal encanto
en su porte y en su expresi6n, que bien se comprende
que los salones de la "elite" francesa se la disputaran
y que afios mas tarde, revistas como "Les Belles Fe-
mmes de Paris", "La Galerie de la Presse", etc. exhi-
bleran su deslumbrante figure".
Y la misma poetisa Catalina Recavarren trans-
cribe una frase de Junin: "Se sentia, quizas, desgra-
ciada de no ser reina de alguna parte; mas bien de
no serlo de todas parties Y esta bella Flora Tristan,
a los dieciocho afios, acosada por la miseria, a ins-
tan ias de su madre, contrae nupcias con Andre
Chazal, oscuro jefe de Talleres, donde Flora trabaja-
ba para ayudar a la autora de sus dias. Matrimonio
desigual, pues su "jefe" o "patr6n" era much mayor
que ella y de distinto valor intellectual, un grabador.
Esa uni6n desigual no pudo durar much; fatalmen-
te sobrevino la separaci6n por incompatibilidad de
caracteres, cuando habia de por medio entire esos
c6nyuges, hijos y sobre todo, su preferida, Alina,
future madre de Gauguin -el revolucionario del
pircel.
Al separarse de Chazal, pens6 en encontrar au-
xil.o en sus parientes lejanos de America; recordan-






DIEGO CAMAC140


do que.antes de fallecer su padre les habia tratado de
consolar haciendo referencia a ellos, como segura es-
peranza.
Arrastrando todos los peligros que en esos tiem-
pos corria una mujer joven y hermosa, que se atrevia
a emprender largos viajes, sin mas auxilio que su
gran carActer, tom6 pasaje en barco con destiny al
Peri, la patria de sus ensuefios. Nueva desventuras
la sorprendieron en el viaje: la pasi6n que despert6
su hermosura en el Capitan del buque, Gustavo Cha-
brier y en la mayor parte de los pasajeros. Triunf6
de todas esas asechanzas y supo defenders y salvar
su honor, hasta llegar a la anhelada tierra peruana
donde le esperaba el mas grande y tremendo desen-
gafio.
No s6lo fue denegado su derecho hereditario, co-
mo nieta legitima de don Pio TristAn, por su tio del
mismo nombre; sino que todas las puertas se le ce-
rraron, a ella, que era duefia de una cultural superior
y de una rara belleza, que apenas hablaba el caste-
llano y que se encontr6 sola en un ambiente retr6-
grado e incomprensivo. Se le exigia la partida o do-
cumento que atestiguara la legitimidad del matrimo-
nio de su padre.
Herida en lo mas intimo de su ser, ese desenga-
rio tremendo, ese golpe que para un espiritu apocado
hubiera sido fatal, para ella fue el bautismo que re-
cibi6 para consagrarse a un apostolado sublime; a
luchar contra las injusticias, a abogar por la refor-
ma de la sociedad, a defender a los pobres, a los hu-
mildes, a los obreros y trabajadores de todo el mun-
do. Y dej6 el Peru, elogiando a Lima, y pidiendo a
los peruanos estimulo a la educaci6n y al trabajo, pa-
ra reparar las injusticias sociales y revivir las viejas
glorias de la Historia.
En Europa se convierte en la verdadera precur-
sora del Socialismo.
Sus desengafios, todo el torrent de dolores que
habia sufrido, se desbordaron en sublime energia







MUJERES ILUSTRES


para condenar los privilegios de la burguesia enri-
quecida, a costa del dolor human, de obreros inde-
fensos. Su labor fue incansable; escribiendo libros y
epistolas; presidiendo mitines; colaborando en peri6-
dicos y reuniones con Feurier, Considerant y Enfan-
tin, con Luisa Michel, con Clemence Roger y George
Eliot; con actividad admirable de radical impetuosa y
decidida a afrontar todos los peligros, pero con f6 de
vidente en "las auroras futuras" de la Humanidad.
Realiza una gira por todos los pueblos impor-
tantes de Francia, "como predicadora laica de una
nueva fe"; y fue aclamada con respeto y carifio de
las multitudes que veian en ella una visionaria augu-
ral de sofiadas reivindicaciones humans.
Una existencia tan golpeada por el infortunio, tan
agitada por la pasi6n de la justicia, se apag6 en 1844.
El pueblo de Francia supo llorar su muerte y honrar
sus restos; y despu6s de la revoluci6n del 48 que ella
contribuy6 a preparar con sus campafias, le erigi6 un
monument en el Cementerio de Chartrenx, por es-
pontanea subscripci6n popular.
Acto de justicia hizo el recientemente fallecido
maestro doctor Carlos Cueto Fernandini; como Mi-
nistro de Educaci6n Piblica, a nominar el Colegio Na-
cional de Mujeres, con el ilustre nombre de Flora
Tristan. Las nuevas generaciones se inspiraran en su
ejemplo de amar el progress, la justicia y trabajar
por el bien de la Humanidad.
Las principles obras que dej6 nuestra ilustre
compatriota, fueron la siguientes:
"Peregrinaciones de una Paria", memories de su
viaje al Peri, a donde vino a conocer a sus parientes
y a reclamar la herencia que le fue denegada y que
en justicia le correspondia.
"Paseos en Londres", observaciones de la miseria
del bajo pueblo ingles y recuerdos de O'Connell.
"Menphis", interesante novela de protest contra
las injusticias sociales.







36 DIEGO CAMACHO

"Uni6n Obrera" folleto que la consagr6 como es-
critora y socialist, publicada en Paris con los auspi-
cios de Geoge Sand, Eugene Su6, Chalenbriand, Saint
Beuve, Martinez de la Rosa, y otros intelectuales.
Y entire otras, ademds:
"Paris y sus miserias", "De la Emancipaci6n de
la Muier", "Las Hijas de Lima", "Mariquita la Espa-
fiola", "Florita, la peruana".







MUJERES ILUSTRES


TERESA GONZALES DE FANNING

Escritora y Maestra
1836 1918







DIEGO CAMACHO


Nacio en la provincia de Santa, en 1836, y se
cduc6 en los mejores colegios de la capital de la
Repdblica.
Desde muy nifia se dedic6 a la lectura de be-
llos libros y de los cldsicos y eclosion6 en ella la afi-
ci6n a la literature. Joven a6n comenz6 a escribir y
publicar en los peri6dicos de la 6poca, timidamen-
te al principio, firmando sus escritos con el pseud6-
nimo de "Clara", y asi como era su nombre lite-
rario era su estilo, didfano y puro como el agua.
A los 23 afios de edad contrajo matrimonio
con el marino peruano, Capitin de Navio Juan Fan-
ning; formando ambos contrayentes un hogar fe-
liz. La joven pareja fue la atracci6n de los salones
limefos, en aquellos dias de bonanza y de paz, de
los afios 1853 al 1870.
La guerra de 1879, destruy6 el encanto y la fe-
licidad de su hogar; porque su esposo el Capitan de
navio Juan Fanning muri6 gloriosamente en Mira-
flores y la ilustre escritora fue una de las victims
del incendio que provocaron en Chorrillos, las tro-
pas invasoras. Incendiada su casa, muerto su espo-
so, se encontr6 sola frente a la vida; ella que ha-
bria sido hija engreida y esposa mimada.
La guerra despiadada, la dej6 pobre y viuda.
Pero supo enfrentarse a la dura realidad, con una
gran voluntad y tenaz energia. Y dio ejemplo de
valor, de sacrificio y de esfuerzo. Fue el simbolo
de la Patria enlutada que se sobrepone al dolor, a
la pobreza, al infortunio; extrayendo fuerzas de su
propio coraz6n, se propuso vencer al destino y
triunfar. Y lo consigui6.
Fund6 un Colegio para sefioritas, que muy
pronto se acredit6, hasta el punto que fue el pre-
ferido de las mas distinguidas families, que esco-
gian para sus hijas aquel liceo donde el lema pe-
dag6gico era: "La educaci6n sobre la instrucci6n".
Asi esta ilustre maestra se adelant6 a su tiem-








MUJERES ILUSTRES


po, pregon6 la necesidad de la educaci6n integral
de la mujer peruana, para preparar el porvenir. La
educaci6n de los sentimientos, el pulimento de la
personalidad, fueron los nortes y las metas de una
novedosa pedagogia de la que ella se convirti6 en la
abanderada. De esa manera form a sus alumnas
que fueron despu6s matronas distinguidas, damas
ejemplares, orgullo de la sociedad peruana de
aquel entonces. Devolvi6 asi esta mujer admirable
en horas de deber y de sacrificio, en obra y frutos
de educacion, lo que la sociedad le di6 en halagos y
distinciones, en horas de paz.
Y nunca interrumpi6 su labor literaria. Casi
despuds de su matrimonio con el pundonoroso y pa-
triota marino, dej6 de firmar sus escritos con el
pseud6nimo de "Clara" y rubrico su obra con su
ilustre nombre. Las revistas literarias de aquella
epoca, como "El Lucero", los peri6dicos como "El
Comercio", se ufanaron de sus colaboraciones.
Particip6 en las veladas literarias de Juana Ma-
nuela Gorriti desde 1876-1877.
Este Club Literario en el que actuaban Teobaldo
Elias Corpancho, Clorinda Matto de Turner, Merce-
des Cabello de Carbonera, Carlos Am6zaga, le abrio
sus puertas y fue ella, con dofia Amalia Puga, una
de las principles figures de aquel memorable ce-
naculo cultural de gloriosa memorial que, transfoi-
mado despu6s en el Ateneo de Lima, fue, por la ca-
lidad de sus miembros, por la seria y, proficua la-
bor que realize, Centro Cultural que no ha sido ja-
mis superado.
El Ateneo de Lima premi6 su primera novel
titulada "Regina" por su m6rito literario y su in-
dole patri6tica y moral. En ceremonia solemne e
inolvidable para el mundo literario de aquellos dias,
se le impuso la medalla de oro y se le entreg6 el di-
ploma de honor. Ella agradeci6 con un discurso be-
11o, saturado de su modestia y virtud.







DIEGO CAMACHO


En 1893, public su segundo libro que llev6 ei
titulo de: "Lucecitas" y, al afio siguiente, apareci6
su iltima obra con el sugestivo titulo de "Ind6mi-
ta", en cuyas piginas, al decir de Am6zaga, se re-
trata ella misma, en cuanto a su voluntad de vencer
las duras pruebas del destino.
En el tiempo en que fue la maxima autoridad
en "Educaci6n femenina" public con este nombre
un interesante libro pedag6gico; reuniendo en 61 los
articulos que sobre educaci6n habia publicado en
el diario "El Comercio" de Lima. "En esta obra -
dice dofia Elvira Garcia y Garcia- la gran educa-
dora se adelant6 a su medio y a su 6poca".
La ancianidad de' dofia Teresa Gonzales de Fan-
ning fue una ancianidad gloriosa. Retirada de toda
actividad, en la tranquilidad de su hogar, vivi6 ro-
deada de sus exalumnas y admiradoras, que reme-
moraban sus ensefianzas de maestra incomparable y
sus triunfos literarios. Siempre afloraba a sus la-
bios el sabio consejo y el decir castizo y sen-
tencioso.







MUJERES ILUSTRES


JUANA ALARCO DE DAMMERT

Benefactora de la Infancia
1842 1932







DIEGO CAMACHO


Naci6 en Lima, el afio 1842, la sefiora Juana
Alarco de Dammert, dama de nobles sentimientos y
esmerada educaci6n que lleg6 a ser la mis grande
benefactora de la Infancia y dej6 una obra piadosa
perdurable.
A la edad de veintid6s afios cas6 con el caba-
llero aleman Juan Luis Dammert y viaj6 a Francia.
En la ciudad luz vivi6 muchos alios y alli forj6 su
poderosa personalidad.
Sus lectures, el ambiente y su ingenita piedad,
hicieron que se interesara por la atenci6n mddica
y social de la madre y el nifio, lo que andando los
afios la convirti6 en la fildntropa sin igual de nues-
tra patria.
Al regresar al Peru en 1885, despues de mas
de veinte afios de permanencia en Francia, tuvo
que enfrentarse a la restauraci6n de sus bienes fa-
miliares, desvastados por la ocupaci6n chilena en
la guerra de 1879.
La hiri6 profundamente la muerte premature
de uno de sus amados hijos !o que ocurri6 en 1886
y fue el amor a la Humanidad lo que, sino cur6,
por lo menos mitig6 su dolor maternal.
Promovi6 un movimiento social de solidaridad
hacia la infancia desvalida y en favor de las madres
pobres. Luch6 denodadamente, hasta que consigui6
se estableciera la Sociedad "AUXILIADORA DE LA
INFANCIA" que, al principio en local provisional,
sostuvo la Escuela Maternal, donde alrededor de
cincuenta nifias de families pobres recibian alli edu-
caci6n, alimentos y vestidos. Qued6 asi consagrada
la sefiora Alarco de Dammert a tan humanitarian
misi6n social, convirti6ndose en la madre de los
nifios pobres de Lima, extendiendo su acci6n bienhe-
chora hasta los modestos hogares de esos nifios.
Cuando estall6 la revoluci6n de 1895, contra el
gobierno de Caceres, entr6 Pidrola por Cocharcas y
acamp6 su cuartel general en los portales de San
Agustin. Las calls de Lima se convirtieron en cam-







MUJERES ILUSTRES


po de batalla. En esos moments terrible, fue
cuando se destac6 valiente y noble el espiritu de
Juana Alarco de Dammert; pues, presidiendo un
grupo de damas, organiz6 un Hospital de Sangre,
en el local de una de las Bombas, ubicado en los
mencionados e hist6ricos portales.
Encontraron atenci6n a sus dolores fisicos y
suaves atenciones, los luchadores de ambos ban-
dos, porque para ese grupo de nobles damas, prc-
sididas por Juana Alarco de Dammert, no habia
enemigos, todos eran peruanos. "ALLI QUEDO DE-
LINEADA LA GRAN FIGURE DE ESA NOBLE
MATRONA QUE HONRO AL SUELO EN QUE NA-
CIO" dice una de sus bi6grafas.
Cuando pas6 el conflict de pierolistas y cace-
ristas, y vinieron dias de paz, la sefiora Alarco de
Dammert, pens6 entonces en los nifios pobres que
habian quedado hudrfanos en esa jornada. Fue en-
tonces que estableci6 una Escuela Maternal para
niflos menores de siete aflos. Alli se formaron nu-
merosas maestras. Ademis se abri6 un consultoric
m6dico gratuito para atenci6n de los nifios.
Se hicieron gestiones a la Beneficencia Publica
de Lima que proporcion6 el terreno solamente; pero
la sefiora Alarco de Dammert, con erogaciones, fies-
tas de caridad, y parte hasta con su propio di-
nero, levant el local actual de la Cuna Maternal.
Como no se lograban suficientes fondos para
esta magnifica obra; organiz6 la Primera KERMESSE
ben6fica que tuvo lugar el 21 de octubre de 1900.
La Cuna Maternal comenz6, pues a tender du-
rante el dia a los hijos de las madres trabajadoras
desde 1902. Ademis inici6 la distribuci6n de leche
en las escuelas fiscales y promovi6 el envio de los
nifios pobres a las playas y a lugares propicios a
la recreaci6n y al aire libre; y no se cans6 de recla-
mar la erecci6n de un hospital destinado a la aten-
ci6n y curaci6n de los nifios pobres. Debido a las
campafias de la sefiora Alarco de Dammert, el Go-







DIEGO CAMACHO


bierno Peruano, organize la Junta de Defensa de
la Infancia, para sostener y ampliar la obra que du-
rante afios de afios, con tes6n y constancia admira-
bles, llev6 a cabo esta mujer extraordinaria.
La gran educadora Elvira Garcia y Garcia, es-
cribi6 sobre la obra bienhechora de la sefiora Alarco
de Dammert: "En la Cuna Maternal se asilan cen-
tenares de criaturas que perecerian de hambre y de
miseria, sino encontraran abiertas las puertas de
esta mansi6n altruista. Nada falta en esa casa de
caridad, en la que la previsi6n de su ilustre Presi-
denta se ha adelantado a todo: esterilizadoras mo-
dernas, estufas de desinfecci6n, sanatorio, escuela,
jardin, bafios, alegria, todo encuentra alli el nifio
pobre, compensando con creces, el sello con que el
infortunio le marc al nacer".
"Apenas encontraremos en nuestras damas, una
que haya vertido el bien en mayor suma, como la
sefiora Juana Alarco de Dammert, llevando el con-
suelo a tantas casas y salvando de la muerte segura
a un buen numero de nifios, los que sin la inter-
venci6n inmediata de tan noble filantropa habrian
perecido. Ha devuelto a la sociedad peruana mu-
chas vidas y ha llevado el consuelo de la caridad a
multitud de hogares".
Al celebrarse las Bodas de Plata de la Cuna
Maternal, la sociedad de Lima, los poderes plbli-
cos y el pueblo agradecido, le rindieron el mis ca-
lido homenaje.
Despu6s de una larga vida fecunda en obras de
bien patrio y social, se eclipse su ancianidad
gloriosa de noventa afios, en junio de 1932, produ-
ciendo su sensible fallecimiento profundo dolor en
la Naci6n entera.
La Municipalidad de Lima le ha levantado un
monument en una de sus mis c6ntricas plazas. Alli
el bronce de la insigne benefactora, eternizando su
noble gesto de simpatia y amor a los nifios, rodeado
ese bronce de flores y de juegos infantiles, hara







MUJERES ILUSTRES 45~

recorder a las generaciones el magnainimo coraz6n
de una mujer admirable, transida de amor al por-
venir de la Patria, que ofrend6 al Peru sus mejores
horas, dedicando su vida a ser la "abuelita de los
nifos peruanos".






DIEGO CAMACHO


MERCEDES
CABELLO
DE
CARBONERA


MERCEDES CABELLO DE CARBONERA
Eximia Novelista
1845 1909






MUJERES ILUSTRES


Una muy notable mujer de talent fue dofia
Mercedes Cabello de Carbonera, que brill6 a fines
del siglo pasado, iluminando las letras peruanas
con sus obras.
Naci6 en la ciudad surefia de Moquegua el
afio de 1845, en un hogar distinguido e ilustre. Su
padre fue el hacendado don Gregorio Cabello, muy
conocido y estimado en todo el sur del Per6 y en
la capital de la Repiblica.
Desde muy j6ven manifest Mercedes Cabello
un gran amor por los libros y al mismo tiempo, do-
tes excepcionales para la Literatura, dotes que fue-
ron alentados por sus progenitores. Leia much,
desde nifia y esas lectures ejercieron profunda in-
fluencia en su espiritu, proporcionandole precio-
sos materials para su obra primigenia, la critical,
y dandole ademas, la orientaci6n y los moldes de
su obra posterior definitive: la Novela.
Su pasi6n por la cultural y su vocacion por las
letras, la trajeron a Lima, donde ingreso de lleno al
mundo literario, trabando amistad con los valo-
res consagrados en aquella epoca del ochocientos.
Ingres6 a los circulos literarios y fue figure desta-
cada en las tertulias de la escritora argentina Juana
Manuela Gorriti y de don Teobaldo Elias Corpancho.
A los veinte afios y en medio de los pasos ini-
ciales de su carrera literaria, contrajo matrimonio,
en 1865, con el doctor Urbano Carbonera, uno de los
m6dicos mis connotados de su tiempo. Desde ya,
comenzaron a aparecer en publicaciones del Peri y
Espafia sus articulos critics que fueron studios
profundos de las obras maestras de la literature
de su epoca. En tales studios critics se patentizo
su talent, se manifesto su ingenio fecundo, su cri-
tcrio just y exacto para apreciar y juzgar a libros
y autores. Nadie pudo disputarle, en aquel entonces.
en el Peri, el pontificado de la Critica Literaria.
Aun hasta nuestros dias pueden estar vigentes sus
juicios y apreciaciones sobre Le6n Tolstoi y sobre







DIEGO CAMACHO


sus orientaciones y directives respect a la novela
modern.
En cuanto a sus juicios critics sobre la novel,
6lla fue, quizis no s6lo en el Perd, sino en Am6rica,
una de las primeras en abogar por el advenimiento
del realismo literario, reaccionando contra las exa-
geraciones de lo romintico.
Sus studios profundos sobre el genero de la
novela le di6 oportunidad para llevar a cabo una
vasta obra de m6rito indiscutible.
Fue, pues, una gran novelist. Adquiri6 en este
camino un brillo singular y obtuvo un exito nota-
ble. La podemos considerar como la creadora de la
novela national.
Disefio, con acierto, tipos de nuestro ambiente
social; y sus creaciones fueron verdaderos logros
geniales; retratos fidedignos de nuestra realidad, de
nuestro autdntico panorama national. Y esos tipos
fueron presentados en sus obras, con la sal del in-
genio y la mordacidad de su satira; porque no en
balde se habia orientado con sus lectures en lo que
debe ser la novela; no un mero entretenimiento, si-
no que debe aspirar a ser retrato social y correcci6n
y mejora de leaves y costumbres.
En este sentido llam6 la atenci6n sus observa-
ciones sobre los rezagos nacionales de la organiza-
ci6n econ6mica y social que hoy se llama oligarquia,
sobre todo en su novela "El Conspirador" que apa-
reci6 publicada en el afio 1892.
En su 6poca, llam6 la atenci6n que esta dama,
nacida en provincias, Ilegara a la capital con ojo
avisor y captara tantas cosas que antes pasaron
desapercibidas para otras plumas, mis admirable
aun, para las plumas limefias.
Renov6, pues, en el Peru, las orientaciones de
la novela, apartandose del romanticismo y del idea-
lismo y orientAndola al realismo de lo propio perua-
no. A las novelas de capa y espada que ella declare
pasadas de moda, a las novelas de aventuras inwe-







MUJERES 1LUSTRES


rosimiles, enfrent6 la novela popular genuina, si-
guiendo a Peres Escrich, a Hernin Caballero, do-
fia Emilia de Pardo Bazan a quien el Rey Alfonso
XIII la honr6 con el titulo de Condesa.
El genero en que brillaron Balzac, Zola, Di-
ckens, D'Anunzio y Amicis, impresion6 a dofia Ca-
bello de Carbonera. Dice un autor respect a nues-
tra eximia novelist: "CON LA LECTURA DE LAS
OBRAS DE ESOS GRANDES NOVELISTAS ELLA
FUE LA ABEJA LITERARIA QUE DESPUES DE
ABSORBER EL PERFUME DE LAS FLORES PRO-
DUJO EXCELENTE MIEL".
Y en verdad que ese genero de la novela fue
poco cultivado en el Peri. He ahi el mayor merito
de dofia Mercedes Cabello de Carbonera; no seguir
camino trillado, sino abrir trocha, promover algo
nuevo. Despuds de las obras de don Felipe Pardo y
Aliaga y de dofia Clorinda Matto de Turner, s61o
aparecieron novelas con character politico q perso-
nal que no rebasaron lo intrascendente; y s6lo con
(lla, con sus novelas como "Eleodora" aparecida en
1887, "Sacrificio y Recompensa" en 1886, trae la
pintura de tipos veridicos, tomados de la realidad
social, dejando de lado el idealismo puro que ins-
pir6 las obras del pasado, pero que ella -pens6-
ya no interesaron en 6pocas de positivismo.
La relaci6n complete de las obras publicadas
por dofia Mercedes Cabello de Carbonera, aparte de
sus numerosos escritos de indole critic que apare-
cieron en revistas nacionales y extranjeras, es la si-
guiente: "SACRIFICIO Y RECOMPENSA" (1886),
"LOS AMORES DE HORTENSIA" (1887), "ELEO-
DORA" (1887), "BLANCA SOL" (1888), "LAS CON-
SECUENCIAS" (1890), "EL CONSPIRADOR" (1898)
y sus ensayos "EL CONDE LEON TOLSTOl" y "LA
NOVELA MODERNA" (1892). Esta illtima obra ob-
tuvo el Primer Premio en el Concurso Hispanoame-
ricano de la Academia de Buenos Aires, a donde via-
j6 a recibir dicho premio que repercuti6 en el am-







DIEGO CAMACHO


biente international. En Mexico se public "El Cons-
pirador" con comentarios elogiosos y peri6dicos de
Espafia divulgaron su obra y su polemica con Sal-
merin y Clarin, sobre la poesia. Obtuvo premios y
distinciones, como Medalla de Oro en la Exposici6n
de Chicago, medalla de oro por la Municipalidad de
Lima, aparte de la "Rosa de Oro" en la Reptiblica
Argentina.
Despues de algunos aiios de matrimonio enviu-
d6; desde entonces su excesiva sensibilidad que-
brant6 su salud; no se pudo conseguir que los viajes
y los triunfos obtenidos eviten que su mal advance.
Quizas el excesivo trabajo y los desvelos de sus
incansables horas de lectura; lo cierto es que nues-
tra eximia novelist se enferm6 del sistema nervio-
so. Tuvo que ser internada y su enfermedad eclipse
su talent; pero qued6 su obra bella y maestra y el
ejemplo de su vida dedicada al trabajo y al studio
y a la producci6n de obras de indole profundamente
peruanas; he ahi el profundo significado de su glo-
ria. Su ensayo sobre la "Novela Moderna" terminal
en esta visionaria admonici6n: "La novela del por-
venir se formara con los principios morales del ro-
manticismo, apropiAndose los elements sanos y
tiles aportados por la escuela naturalista y lleva-
dos por el 6inico ideal de verdad pura, filos6fica,
analitica, democratic y progresista. De hoy en
adelante, el Arte como la Ciencia, tiene horizontes
ilimitados e infinitos".
Falleci6 el 12 de Octubre de 1909, dia hist6rico,
en cuya fecha, en aiios anteriores, 611a obtuvo lauros
cuando exaltaba los valores de la raza hispana, en-
tre cuyos literatos ella tuvo tan buenos amigos.
En su sepelio, la Naci6n express su dolor. Un
escritor de "El Comercio" de Lima, al dar cuenta
de tan sensible p6rdida, ponderando su obra litera-
ria, decia de su aspect fisico: "Sin ser hermosa,
tenia una fisonomia simpatica. Sus ojos negros ex-
presivos, revelaban su talent, su trato era amable.








MUJERES ILUSTRES


Fue amiga de don Ricardo Palma, de don Pedro
Paz Soldan y Uninue, de Clorinda Matto de Turner,
de dofia Amalia Puga de Lozada y de la Baronesa de
Wilson, quien, en su viaje al Peru, en 1908, estuvo
a visitarla en el Sanatorio y escribi6: "Ni siquiera
tuve la satisfacci6n de que me reconociera yo que
fui amiga suya y admiradora".
El Ministerio de Educaci6n Publica, ha hecho
justicia a sus meritos; ha nominado con su ilustre
nombre una Unidad Escolar para mujeres. Ese es el
monument viviente a su vida fecunda y a su vigoro-
sa y eminentemente obra peruanista.
El eclipse de su talent en sus 6ltimos afios, no
mengua en lo mis minimo, el merito inmenso de su
obra nacionalista y renovadora, profundamente nues-
tra; he ahi lo grande y eterno de su mensaje que sa-
bran recoger las modernas generaciones.
El Ateneo de Lima, en 1886, premi6 su obra "Sa-
crificio y Recompensa", la Naci6n peruana ha recom-
pensado sus sacrificios, honrando, con justicia, su
memorial.






DIEGO CAMACHO


CLORINDA
MATfO DE
TURNER


CLORINDA MATTO DE TURNER
Escritora, Periodisia
1854 1909







MUJERES ILUSTRES


Esta notable mujer cuzquefia, fue no solamen-
te amena escritora que con sus novelas proporcio-
n6 horas de solaz a sus lectores, periodista valerosa
que, desde las columns de diaries y revistas, de-
fendi6 los fueros de la patria y de la cultural; sino
dechado de esfuerzo y de trabajo. Cuando lo exigie-
ron las circunstancias de su vida, dej6 momenta-
neamente la pluma y salv6 sus negocios de la ruina.
Nacio en Paullu, provincia de Calca, en 1854. Hizo
sus primeros studios en el Colegio de Educandas
del Cuzco y .como este plantel se encontraba toda-
via en tiempos de atraso, continue su educaci6n en
su propio domicilio, bajo la direcci6n de inteligen-
tes profesores e intelectuales. Muy joven contraj6
matrimonio con el caballero ingl6s Jos6 Turner,
quedando viuda a los pocos afios despuds. Espiritu
select, la sefiora Turner, mitig6 su dolor dedican-
dose al studio y al trabajo. Observ6, analiz6 y se
prepare para realizar despu6s una obra national
perdurable.
Recogi6 las leyendas y tradiciones cuzquefias;
revis6 los archives particulares y de los conventos
y escribi6 sus tradiciones que public separadamen-
te, para reunirlas, afios mas tarde, en un tomo que
fue muy celebrado por la critical. Cuando enviud6,
tuvo que trasladarse al pueblo de Tinta para aten-
der personalmente sus intereses materials que ame-
nazaban zozobrar. La literate se transform en Ca-
jera y Tenedora de Libros y se desempefi6 con tal
idoneidad, que sus negocios progresaron y comen-
z6 a pagar sus deudas y salvar su heredad. En esta
epoca se vi6 envuelta en enredos judiciales y citas
notariales, de las que sali6 triunfante; para dedicarse,
de Ileno, a su ocupaci6n favorite: La Literatura.
A la muerte de su hijo, se traslad6 a Arequipa,
donde ocup6 la Jefatura de Redacci6n del diario
"La Bolsa" y desde cuyas columns y en las tribunas
que ocup6, mantuvo el fervor patri6tico, frente a
los desmanes de Chile durante la Guerra del Paci-






DIEGO CAMACHO


fico. Cuando el general Iglesias, consigui6 evacuar
las fuerzas de ocupaci6n, y firm la paz, la sefiora
Turner vino a establecerse a Lima.
Todos los circulos literarios de la capital, le
abrieron sus puertas. Fue una de las mas brillantcs
figures de aquellos ceniculos literarios, presididos
por don Teobaldo Elias Corpancho y la escritora
argentina sefiora Juana Manuela Gorriti y que eran
frecuentadas por Amalia Puga de Lozada, Mercedes
Cabello de Carbonera, Carlos Am6zaga, Teresa Gon-
zalez de Fanning, Ricardo Rossel y otros; y sus co-
laboraciones fueron acogidas por las mejores publi-
caciones.
Ejerci6 la direcci6n del "Peri Ilustrado", des-
de 1889 hasta 1892. Cuando el fervor dem6crata. del
afio 1895, en que Don Nicolas de Pi6rola triunf6 de
manera extraordinaria, la sefiora de Turner cay6 en
desgracia political por defender en el diario politico
"Los Andes" los pretendidos derechos del cacerismo.
Desterrada pas6 a la Reptiblica Argentina, radican-
dose en Buenos Aires donde edit6 "El bWicaro Ame-
ricano" publicaci6n literaria que subsisti6 desde 1896
hasta 1901.
De Buenos Aires fue comisioriada por el gobier-
no de esa naci6n, para hacer un recorrido por Euro-
pa. Visit Espafia, Francia, Inglaterra, Italia, Sui-
za y Alemania; cuyas impresiones describi6 despues
en su interesante libro "Impresiones de Viaje".
En Espafa alcanz6 los mas grandes honors,
culminando con una recepci6n official en el Ateneo
de Madrid, en la que la rodearon distinguidas per-
sonalidades. Ofreci6 una conferencia en La Uni6n
Ibero-Americana y fue despedida brillantemente en
el Hotel de Embajadores. Dos afios despu6s de ha-
ber regresado a Buenos Aires, dej6 de existir la ad-
mirable escritora, en plena labor intellectual, cuan-
do aun se esperaba much de su pluma. Su falleci-
miento ocurri6 en 1909,






MUJERES ILUSTRES


En merito a las cualidades morales e intelec-
tuales de esta ilustre escritora, el Gobierno Peruano,
repatri6 sus restos, el afio 1924. La ceremonia de
entrega en Buenos Aires por las autoridades, fue
imponente, habiendose adherido educadoras y es
critores que expresaron su simpatia y recuerdo ha-
cia la talentosa literate y periodista peruana. En
Lima se recibieron sus despojos en ceremonial lleno
de grandeza y sencillez, por instituciones femeninas
y autoridades de la Naci6n.
El cuadro indigno de injusticias y abuses irri-
tantes que habia contemplado en su terrufio, le ob-
sesionaba vivamente y lo hizo conocer de manera
magistral en su c6lebre noVela "Aves sin Nido", obra
que fue acogida y celebrada con singulares relieves,
que por su estilo fluido, por su indole nacionalista,
por el problema indigena que plantea, por su rea-
lismo, represent un hito precursor de la novela na-
cional contemporinea, que culmin6 despu6s con
Ciro Alegria.
De sus tres novelas, "Aves sin Nido" es quizis
la mas important y la mas lograda. Apareci6 si-
multineamente en ediciones de Lima y Buenos
Aires, en el afio 1889. Fue traducida y publicada en
ingl6s. Y en este idioma aparecieron hasta dos edi-
clones.
Las otras novelas son "Indole", publicada en
1891 y "Herencia", en 1893.
Sus "Tradiciones Cuzqueias" y sus "Leyendas",
conocidas ya por su difusi6n en peri6dicos y revis-
tas del Pert y del Extranjero, formaron dos tomos
que salieron a circulaci6n en ediciones de los afios
1883 1886 1917 y 1955. Tambi6n public "Boce-
tos al lapiz de Americanos Celebres" 1889; "Ymac
Sumac", 1892. drama; "Leyendas y recortes", 1893;
"Boreales, Miniaturas y Porcelanas", 1900; "Viajes
de Recreo", 1908", y "Cuatro Conferencias sobre
Am6rica del Sur", 1909,







56 DIEGO CAMACHO

El Ministerio de Educaci6n Publica, ha hecho
justicia a sus meritos, nominando una de las prin-
cipales Unidades Escolares para Mujeres con su ilus-
tre nombre.





MUJERES ILUSTRES


Brigida
silva o
OCHOO


BRIGIDA SILVA DE OCHOA


Gran Patriota
1776 1840







DIEGO CAMACHO


Contra lo que alguna vez se ha escrito de que
nuestro pais se independiz6 s6lo por la acci6n de
otros pueblos hermanos de Am6rica; la verdad his-
t6rica demuestra que el sentimiento de libertad y el
anhelo de independencia estaba tan profundamente
arraigado en el coraz6n de la patria, que no s6lo
los hombres lucharon contra el sojuzgamiento co-
lonial sino que las mujeres tuvieron id6nticos an-
helos de independencia y dieron ejemplo de valot
y de espiritu de sacrificio en aras de una patria
libre.
Una de estas mujeres admirables fue Brigida
Silva de Ochoa, mujer superior ante cuyo recuerdo
se inclinan las generaciones modernas, cautivadas
por sus virtudes. Dotada de un caracter valeroso v
en6rgico que al decir de una de sus biografias "hacia
recorder a las mujeres espartanas que todo lo sa-
crificaban, cuando tenia la mirada fija en aquello
que habia de contribuir al engrandecimiento de la pa-
tria.
Pertenecia a una generaci6n de valientes y a
una familiar que se sacrifice por labrar para su pa-
tria libertad e independencia. Su hermano el Coro
nel Remigio Silva, implicado en la conspiraci6n de
1809 promovida por su hermano Mateo, sufri6 pri-
si6n y aunque se le absolvi6 fue obligado a pagar
las costas del juicio, y consagr6 su vida a trabajar
por la independencia.
Su otro hermano menor, Mateo, era abogado,
con studio en el Portal de Escribanos, junto al ca-
bildo o Municipalidad. Fue el promoter de la for-
macion de una junta de Gobierno en 1809, un afio
antes de la constituci6n de las juntas de 1810 en
Amdrica. Denunciado por un tal Verdugo, fue apre-
sado y sometido a juicio y condenado a 10 afios de
prisi6n en distintas cArceles hasta que de las Casas-
Mata del Real Felipe, fue trasladado al hospital de
Bellavista donde falleci6 en 1813.






MUJERES ILUSTRES


Dofia Brigida Silva compartia el probado patrio-
tismo de toda su familiar. En 1785, a los 18 afios
cas6 con el caballero cuzquefio Francisco Ochoa
Camargo a quien imbuy6 su amor patrio; de tal
manera que alento los auxilios que su esposa brin-
daba a cuantos cayeron en prisi6n durante ]a lu-
cha por la libertad.
Prest6 especial protecci6n a los patriots quc
fueron enviados press a Espafia, por su complici-
dad en el frustrado levantamiento de Aguilar y Ubai-
de en el Cuzco.
Cuando fracasaron los planes de su hermano
Mateo para former una junta de Gobierno, preteri-
diendo anular la autoridad de Abascal, dlla fue quien
sirvi6 de intermedio para levar y traer las comu-
nicaciones entire los patriots, situados en las inme-
diaciones de la capital, para que estuvieran al tan-
to de los movimientos de los realistas que se apre5-
taban para el combat.
Esta labor patri6tica era tanto mas dificil en
aquellos dias, cuanto que, como es sabido, el virrey
Abascal imprimi6 several vigilancia en su ya tam-
baleante dominio virreynal y se daba mafia para
descubrir la mas minima labor libertaria.
Pero nuestra heroin tenia entrada en todas
parties, porque nadie se atrevia a sospechar de ella,
por lo mismo que, el mayor de sus hijos, Manuel
Ochoa, prestaba sus servicios como official del cuer-
po de Artilleria, acuartelado en Santa Catalina, al
servicio del Rey. Esta circunstancia la hacia insos-
pechable y se le permitia la entrada franca al cuar-
tel donde estaba prisionero su hermano, el Coro-
nel don Remigio Silva. Fue asi como los patriots
tenian una noticia diaria de cuanto se disponia para
sofocar el anhelo de libertad. Ello contribuy6 a
que los jefes de la escuadra optaran por un mo-
vimiento rApido que contribuy6 a la victoria de
Maipu.







DIEGO CAMACHO


Ella solo fue el enlace entire los patriots y el
coronel Torres en 1807; ella fue la que facility la
evasi6n del pArroco de Sica, Jos6 Medina, despues
del fracaso de los sucesos del Alto Peri, por lo quc
fue conducido a prisi6n su hijo menor, Jos6 Ochoa,
que, de la misma calidad espartana de su madre,
no declar6 el lugar donde ocultaba su hermano
Jose Maria Ochoa y los hermanos de dofia Brigida;
y en 1810, ella trasmiti6 la palabra de orden a An-
choris y al cura Tagle. Este uiltimo refiri6ndose a]
patriotism de dofia Brigida decia:
"Ojald todas las de su sexo, hubieran coadyu-
vado como ella, a former la opinion public, el pa-
triotismo ascendrado y el odio profundo a la tira-
nia".
Ofrendo a su patria los rnms eficaces servicios,
sirviendo a aquellos que encerrados en oscuras pri-
siones e inmundos calabozos, esperaban que alum-
bre el sol de la libertad para que se abrieran las re-
jas que los guardaban. Sacrific6 el tiltimo centavo
de su fortune en proporcionar viveres y vestidos a
los prisioneros.
Declarada la Independencia, la junta de Purifi-
caci6n, declare que dofia Brigida Silva de Ochoa,
habia prestado grandes servicios a la- causa de la
Patria. Y por decreto del 11 de diciembre de 1822,
firmado por el General Jose de San Martin, fue de-
clarada patriot, concedidndole el Diploma consi-
guiente y la divisa del Patriotismo.
Falleci6 en Lima a los 83 afios despues de una
ancianidad gloriosa, pero dolida por su situaci6n
econ6mica; pues se le habian concedido una pen-
si6n de 30 pesos que nunca fueron pagados con
puntualidad.
El Ministerio de Educaci6n ha hecho justicia a
su memorial. El Colegio Nacional de Mujeres de
Chorrillos que lleva su ilustre nombre es el monu-
mento perdurable de su gloria.






MUJERES ILUSTRES


alzia C~ moltnaires


MARIA L. MOLINARI DE REATEGUI
Maestra y Fundadora
1869 1955







DIEGO CAMACHO


Naci6 la Sra. Maria L. Molinari en la ciudad de
Lima, en el mes de Agosto de 1869. Se educ6 en los
mejores colegios de nifias que habia en aquella
6poca.
El afio 1891, fund en la ciudad de Lima, un
plantel de ensefianza particular para sefioritas, al
que denomin6 "Instituto Molinares". El referido
centro funcion6 hasta el afio 1955, fecha de su de-
ceso. Es decir que dedic6 64 aios de su existencia
a impartir educaci6n e instrucci6n a la juventud fe-
menina de su Patria.
Fund6 la "Liga de Bondad y Cultura" con ex-
alumnas de su institute educational, bajo su direc-
ci6n y presidencia. A este respect, escribi6 la Sra.
Elvira Garcia y Garcia en la obra: "La Mujer Perua-
na a traves de los Siglos" lo siguiente: En la "Liga
de Bondad y Cultura", alumnas y exalumnas del
Institute Molinares, se reunen con frecuencia y cam-
bian ideas sobre las medidas a emplearse para aten-
der al que sufre, sea visitando a los hospitals; pre-
parando ropa para nifos pobres; propaganda la ins-
trucci6n en los hogares desamparados y aquellas ni-
fias que por su situaci6n no pueden concurrir a la es-
cuela; pero que asisten a las classes nocturnas que
voluntaria y desinteresadamente ofrece la Liga que
ademris fomenta la formaci6n de Bibliotecas y la
realizaci6n de conferencias culturales".
Guiada por su espiritu altruista y desinteresado,
don6 tres becas por cada Compafiia de Bomberos de
Lima, para hijas de los miembros de esa humanita-
ria instituci6n, gesto que le vali6 ser premiada por
el cuerpo General de Bomberos Voluntarios de Li-
ma, con diploma y medalla de oro, el afio 1925.
Igual gesto tuvo con los obreros, habiendo de-
dicado becas para sus hijas, por lo que la Confede-
raci6n General de Trabajadores del Peri, la premi6
con medalla y diploma.
Los consejos Municipales de Lima, La Victoria
y del Rimac, premiaron su dedicaci6n pedag6gica,







MUJERES ILUSTRES


con diplomas y medallas de oro.
En el terreno Cultural fund varias institucio-
nes como la "Uni6n Patri6tica Femenina", "La Li-
ga de Bondad y Cultura" y la "Asociaci6n de Ex-
alumnas del Instituto Molinares"; habiendo pertc-
necido al Consejo Nacional de Mujeres del Peri'
"Feminismo Peruano", "Asociaci6n de Enfermeras
del Peri", "Liga de Higiene y Profilaxia Social",
"Sindicato Nacional de Enfermeras' 'Sociedad En-
tre Nous", "Mesa Redonda Panamericana de Mu-
jeres" y otras instituciones femeninas donde desa-
rroll6 labor proficua en bien de la mujer, los desva-
lidos y nifios.
En 1923, fue una de las gestoras de la implan-
taci6n del Dia de la Madre en el Peru, colaborando
con el Centro Universitario Ariel en las primeras ac-
tuaciones para dar a conocer el significado de tan
magna fecha. Desde la Liga de Bondad y Cultura
desarroll6 proficua labor humanitarian, acudiendo el
Dia de la Madre, a los hospitals, Asilo de Ancianos
Desamparados, Carceles, etc. Ilevando consuelo es-
piritual y presents.
STal es en sintesis la obra de esta educadora
national, que fue una de las primeras mujeres que
ingres6 a la Universidad Mayor de San Marcos, pa-
ra lo cual fue precise que obtuviera autorizaci6n
del Senado de la Reptiblica.
Falleci6 el 21 de.Mayo de 1955, en esta Capital,
habiendo solicitado el Senador Gambetta, en su Ca-
mara que se dirigiese oficio al Ministro de Educa-
ci6n Pdblica de ese entonces, para que en atencion
a la labor de esta abnegada maestra, uno de los co-
legios Nacionales de Mujeres, por fundarse, levara
su nombre.
Aun esta en pie el pedido del eminente patrio-
ta Coronel Ndstor Gambetta. La patria esta en deu-
'n con la eminente maestra y laboriosa feminist
Sra. Maria Molinari de Reitegui. En las aulas que
eleven su nombre acudirin las nuevas generaciones







64 DIEGO CAMACHO

a inspirarse en sus virtudes y sus exalumnas a re-
cordar sus sabias y patri6ticas ensefianzas.
Asi lo augur6 en su sentida oraci6n finebre la
Srta. Maria Moreno Secretaria del Circulo Amen-
canista, en nombre de cuya instituci6n despidi6 sus
venerables restos en 1955.





MUJERES ILUSTRES


Zoila
Qurora
Caceres


ZOILA AURORA CACERES
Escritora, Conferencista, Poliglota
1877 1958







DIEGO CAMACHO


Naci6 en Lima en el afio de 1877, fue alumna
del Colegio SS. CC. de Bel6n y complete su
cultural en sus viajes, por Europa y America. Con
su padre viaj6 a la Argentina en 1895, donde perma-
neci6 hasta 1899. Pas6 despues a Francia, Italia y
Alemania. Cas6 con el gran escritor guatemalteco
Enrique G6mez Carrillo, matrimonio que dur6 poco
por las veleidades del gran cronista.

Volvi6 al Perui, permaneciendo hasta 1923, en
cuyo afio parti6 nuevamente a Europa, regresando
al comienzo de la Guerra Mundial. Represent al
Peril en la Comisi6n Internacional de Mujeres, con
sede en Washington, de 1940 a 1943.

Viaj6 nuevamnete a Europa y falleci6 en Ma-
drid el afio 1958.

Muy conocida en el mundo intellectual de su
tiempo, tanto en el Peri, cuanto en el extranjero,
Zoila Aurora Caceres que populariz6 el seud6nimo
de "Evangelina" fue una atildada escritora, cuya cul-
tura adquirida en various afios de permanencia en
Europa, di6 a su labor una base s6lida y polifac6-
tica.

Autora de articulos periodisticos difundidos en
el Peru y en el extranjero, ofreci6 conferencia en Ma-
drid y Paris, hacienda conocer la historic y la lite-
ratura de su patria, destacAndose tambidn como
critical de arte.

Hija del ex-presidente del Peri y h6roe de La
Brefia, Mariscal Andr6s Avelino Caceres, vivio mu-
chos afios en Francia y Espafia. La Cultura Francesa
ejerci6 muy grande influencia en su espiritu; tanto
que es notoria esa influencia gala en la obra lite-
raria de esta ilustre escritora peruana, a juzgar por
la "abundancia de galicismos de buen tono" que la







MUJERES ILUSTRES


critical de su tiempo encontr6 en su culto y bello
estilo.

Y esa permanencia en Paris que determine que
su cultural est6 vaciada en el molde francs, le dio
tambien oportunidad para enriquecer sus conoci-
mientos en material de arte y ejerci6 la critical de
pintura y dibujo con un acierto singular y demos-
trando un profundo conocimiento de las distintas
escuelas pict6ricas;. de modo que sus juicios y opi-
niones sobre estas bellas artes tuvieron los aciertos de
una autoridad en la material.

Fue conferencista elegant y patriota, porque
sus temas preferidos fueron la Historia y la Litera-
tura del Peril. Tal fue el tema que trat6 en su c1lebre
presentaci6n en la tribune de la Sorbona en Paris.
Posteriormente se present en el Ateneo de Madrid,
en cuya oportunidad, hizo conocer los valores de
la Literature Peruana, en hermoso y delicados con-
ceptos, plenos de conocimiento y documentaci6n.
Con este nuevo triunfo dej6 perfectamente cimen-
tada su reputaci6n de conferencista.

En Lima, Arequipa, Cuzco y Puno dio conferen-
cias que despertaron interns y que fueron aplau-
didas, porque los principios que sustentaba los ex-
ponia con gracia y belleza.

Era tambien notable poliglota expresandose en
ingles, frances, italiano y aleman con la misma fa-
cilidad que si se tratara de la lengua materna. Dice
una contemporanea suya: "Al oirle discurrir en otro
idioma que no era el castellano, no se notaba es-
fuerzo alguno en 6lla, ni cuanto pasaba de un idio-
ma a otro".

Su devoci6n filial, le sefial6 un nuevo sendero:
la cr6nica hist6rica. Y emprendi6 con emoci6n pa-







68 DIEGO CAMACHO

tri6tica su obra: "La Campafia de la Brefia", en la
que pone de manifiesto aquella tenaz y her6ica re-
sistencia al invasor; con documents y con los datos
de la relaci6n verbal que escuchara de su ilustre
padre, el propio h6roe de esa campafia. Las nuevas
generaciones tienen, pues, en la figure de Zoila Au-
rora Caceres, un paradigma de mujer admirable.
Su bibliograffa es la siguiente: "Mujeres de
Ayer y de Hoy", 1909 "La Rosa Muerta", novela
1929 "La Princesa Sumac Tica", 1929 "Oasis
de Arte y la Ciudad del Sol", 1927. "La Campafia de
La Brefia", 1921.






MUJERES 1LUSTRES


ansdiea
IPabmil


ANGELICA PALMA ROMAN
Escritora, Novelista Notable
1878 1935






DIEGO CAMACHO


Nacio en la ciudad de Lima, en 1878. Creci6 en
un ambiente cultural, rodeada de intelectuales y pe-
riodistas, escuchando temas literarios que sostenia
su padre, el ilustre tradicionista Don Ricardo Pal-
ma, con el circulo de hombres de letras que siem-
pre lo rodeaba. Sus primeros afios de Instrucci6n
los hizo en el Colegio fundado y dirigido por la
egregia maestra dofia Teresa Gonzalez de Fanning;
terminados los cuales en el afio 1890, nunca se des-
vincul6 de su querida maestra, formando el cenAcu-
lo que rodeo hasta los iltimos dias a esa educado-
ra y acompafiandola hasta su muerte.
Complete su cultural en los silenciosos salones
y anaqueles de la Biblioteca Nacional, de la que era
Director su ilustre padre, del que Ang6lica Palma
fue secretaria inseparable y cuya ancianidad cuid6,
con amor y solicitud, sacrificando sus afios prima-
verales.
Pero ella no perdia el tiempo: estudiaba y es-
cribia, escondi6ndose siempre en seud6nimos, con
gran modestia; siendo notable sus escritos por la
calidad de su estilo y por las reflexiones Ilenas de
juicio que contenian. Uno de los seud6nimos que
mis us6 fue el de "Aracelli", otro que fue "Maria-
nela".
Cuando en 1892, nuestro tradicionista fue invi-
tado a Espafia, a las fiestas del IV Centenario del
Descubrimiento de Am6rica, Angelica Palma viajo
con 61 a Madrid, en cuya oportunidad se relacion6
con la intelectualidad espafola y visit bibliotecas,
universidades y museos, enriqueciendo sus conoci-
mientos y su cultural. Volvi6 a Lima, siempre al lado
de Don Ricardo, a quien acompaii6 como secreta-
ria hasta sus ultimos dias. Sus primeros cuentos
"Socialismo Infantil" y "L6gica" se publicaron en
la revista norteamericana "Am6rica" editada en es-
pafiol. "Arequipa Ilustrada", la amena revista li-
teraria que fund la sefiora Lastenia Larriva de Llo-
na, public una series de articulos de Angelica Pal-







MUJERES ILUSTRES


ma, en forma epistolar, con el titulo de "Por Co-
rreo", asi como poesias traducidas del frances y del
italiano". La maledicencia lugarefia achac6 la ori-
ginalidad de sus escritos a la paternidad de perso-
nas de su familiar, porque preferia firmar sus pro-
ducciones con seud6nimo; pero la verdad y el md-
rito de su talent se impusieron al fin. Ang1lica Pal-
ma escribi6 tambi6n poesias, siendo notables su so-
neto "De Saya y Manto" y sus inspirados versos ti-
tulados "Plegaria" que aparecieron en "El Mercu-
rio" de Nueva Orleans y "El Grdfico" de New York.
En "Hojas Selectas" de Barcelona aparecieron
various cuentos de su pluma, siendo los mas nota-
bles los siguientes: "Lo que no vuelve", "El Mensa-
jero del Viento", y "La Tia de Paquito". Su cuento
"Desolaci6n" triunf6 en un concurso convocado
por el grupo literario "Pictorial". Con el seud6nimo
de "Marianela" public su novela "Vencida", el afio
1918, notable obra del g6nero narrative, de fondo
profundamente psicol6gico, en que traz6, con ma-
no maestra, los sentimientos femeninos que se de-
sarrollan en el alma de una mujer, azotada por las
mil vicisitudes de la existencia.
La gloria literaria de Angdlica Palma, no se pue-
de decir que ha sido p6stuma, sino tardia, debido a
que firm, casi siempre, sus obras con seud6nimo;
por ello Lima no se hizo cargo inmediatamente de
su labor literaria. Ademas su mayor producci6n
apareci6 en peri6dicos y revistas extranjeras, muy
poco en publicaciones locales.
Dijo de ella dofia Elvira Garcia y Garcia: "An-
gelica Palma fue modelo muy edificante de piedad
filial y fraternal; y gran escritora, por la forma ni-
tida de su estilo y la profundidad de sus juicios".
Su segundo viaje a Espafia lo realize el afio de
1921, con dos finalidades: ampliar su cultural y vi-
gilar personalmente la edici6n definitive de "Las
Tradiciones Peruanas" del ilustre tradicionista.







DIEGO CAMACHO


Su actuaci6n en Madrid fue fecunda en studio
y producci6n. Ofreci6 algunas conferencias sobrc
temas peruanos y envi6 al Peru correspondencias
de sus viajes a diversos paises de Europa. Una comi-
si6n de mujeres intelectuales espaholas, presididas
por Blanca de los Rios Lamp6rez, en la que figura-
ba la famosa escritora Concha Espina y otras, pidi6
al Rey de Espafia, gobernante entonces, la conde-
coraci6n de la "Encomienda de Alfonso XII", que
le fue otorgada, en fiesta, en que estuvo rodeada do
grandes personalidades. Regres6 al Peru en 1925,
detenidndose algunos meses en Panama. Su tercer
viaje a Espafia lo hizo en 1929, con el objeto de
concurrir a la Exposici6n Internacional de Sevilla,
permaneciendo en la madre patria hasta 1931.

Fue invitada por el Gobierno de la Republica
Argentina y viaj6 a Buenos Aires. Efectuando una
gira por el pais del Plata, ofreciendo conferencias
en las principles ciudades de aquel pais hermano,
le sorprendi6 la muerte en la ciudad de Rosario en
1935. La relaci6n de sus obras, sin incluir numero-
sos articulos dispersos en revistas y peri6dicos es
la siguiente: "Vencida", 1918; "El Palma de la Ju-
ventud", 1921; "Por senda, propia", 1921; "Colonia-
je Romantico", 1923; "Tiempos de la Patria Vieja",
1926; "Uno de Tantos", 1926; "Al azar", 1926; "Con-
tando Cuentos", 1930; "Fernan Caballero la novelis-
ta notable", 1937; "Ricardo Palma", 1933.
Fue, pues, Ang6lica Palma, paradigma de mo-
destia, de amor filial y de una vida dedicada at
trabajo, al bien y a la belleza.






MUJERES ILUSTRES


SOR ROSA LARRABURE

1880 1961
Fundadora, gran Benefactora







DIEGO CAMACHO


Nacio el 6 de Enero de 1880, dia de la Epifa-
nia; predestinada a ser sierva de Cristo, para ofren-
dar el oro, el incienso y la mirra en los altares de
Cristo.
Brill6 en el ambiente social limefio con su nom-
bre aristocratico de Elvira Larrabure Correa; muy
querida y aplaudida en los salones mas distingui-
dos, por sus dotes intelectuales y artisticos. Nadie
pens6 que esta ilustre dama renunciaria a todo el
esplendor social, para ingresar a la Congregaci6n
de las Hijas de San Vicente de Pail y brillar con el
nombre simb6lico de Rosa, como Hermana de aI
Caridad.
Hija del notable hombre public Dr. Don Eugc-
nio Larrabure y Unanue y de la virtuosa dama Ma-
ria Rosa Correa de Larrabure; tenia sangre de pro-
ceres y habia heredado, junto con una fortune ma-
ternal, la mis sublime fortune: talents, inspiraci6n,
gran capacidad de Sacrificio y un profundo amor
cristiano a la Humanidad entera, mas propiamente
a la Humanidad doliente.
Desde sus primeros pasos en la orden de San
Vicente, se destacan sus extraordinarios m6ritos,
cuando hizo el noviciado en el Hospital de Lactan-
tes, donde demostr6 su paciencia, ante mis de
ochenta nifios que quedaban bajo su vigilancia,
atendi6ndolos con su inmenso coraz6n como madre
de todos ellos.
Posteriormente en el antiguo Hospital de San-
ta Ana, a donde fue trasladada por sus superiores,
fue el angel de consuelo para todas aquellas muje-
res postradas en el lecho del dolor.
Cuando el viejo Hospital de Mujeres, fue tras-
ladado a su nuevo local, completamente reorganiza-
do, merced al genial entusiasmo del Dr. P6rez Ara-
nibar, y se transform en lo que hoy es el "Arzo-
bispo Loayza", la Madre Rosa Larrabure, se con-
virti6 en la verdadera column basica de esa obra
social y humana. Su discipline, su espiritu de orga-







MUJERES ILUSTRES


nizaci6n, su enorme prestigio, su talent, fueron
factors decisivos que convirtieron ese nosocomio
en un establecimiento modelo de su g6nero en Sud-
America.
Como era natural, la Madre Rosa Larrabure fue
la insustituible Superiora del dicho Hospital. M6di-
cos, empleados, enfermos, visitantes, todos tenian
que recurrir a ella, para solucionar algun problem
que se presentaba. Y 6lla con talent, seriedad y
bondad, solucionaba todos los conflicts por mas
insolubles que parecieran. Era la representaci6n
misma de la Beneficencia, en cuanto esta institu-
ci6n ha realizado los nobles postulados que le die-
ron origen y en los que se inspiraron para su crea
ci6n los vieios patricios peruanos, cuyo mensaje de
caridad cristiana y de justicia social, concrecionados
en obras pias, ha de perennizarse a trav6s de los
siglos.
Espiritu alerta al progress social y a los ade-
lantos de la Ciencia M6dica, fue la Madre Larrabure,
la fundadora de la Escuela de Enfermeras.
Se constataba en afios pasados que era defi-
ciente la atenci6n y el cuidado de los enfermos,
cuando no hay personas *preparadas para cumplir
esa misi6n. Por estas razones la Beneficencia Pdbli-
ca de Lima, resolvi6 establecer una Escuela de En-
fermeras, en la que se prepararan cientifica y prnc-
ticamente; lo que se llev6 a cabo en el viejo Hospi-
tal de Santa Ana, trasladindose una secci6n al Hos-
pital Dos de Mayo. Para corregir irregularidades
que se presentaron, funcion6 la Escuela en un local
aparte, con internado de alumnas, bajo la vigilancia
de Nurses traidas de los Estados Unidos. No di6 re-
sultado este ensayo, entonces se procedio a la reor-
ganizaci6n de la referida escuela, con nueva sede en
el Hospital Arzobispo Loayza, con matricula para
cincuenta sefioritas, plenas de vocaci6n y buena
voluntad. La Madre Rosa Larrabure fue el alma de
esa reorganizaci6n que ha dado tan 6ptimos resul-







DIEGO CAMACHO


tados, elevando la categoria de tan noble profesi6n,
hasta convertirla en verdadera auxiliar del m6dico.
Educaci6n. moral e intellectual, cultural cientifi-
ca y practice diaria, son las bases fundamentals de
esa Escuela de utilidad social; que cada dia progre-
sa m~s, pero sobre las bases fundamentals que lc
supo imprimir la Madre Larrabure, que se encari-
fi6 con esta obra, a la que dedic6 los mejores afos
de su laboriosa existencia, y en la que seguramente,
su recuerdo seri imborrable.
En sus iltimos afios, coron6 su obra pia y so-
cial, con una fundaci6n admirable, llevada a cabo
con su propio peculio que provino de la herencia
que recibi6 de sus antepasados. En la avenida Militar
se levanta el modern edificio de cuatro plants, de
esa fundaci6n: Pensionado "El' Hogar", o casa de
Retiro y Pensionado para la mujer. Se inaugur6 el
22 de Diciembre de 1960.
A pesar de sus multiples ocupaciones en su ins-
tituci6n mondstica y en los hospitals donde labora-
ba, nunca olvid6 su don social y supo cultivar amis-
tades y atraer simpatias y respeto generates, no
olvid6 sus dotes de cultural y su vocaci6n literaria.
A su pluma se debe una bella biografia de Rosa Pra-
do que terminal con sus hermosos versos, escritos
por la propia Madre Larrabure, que bien merecen
ser aplicados a ella tambi6n. Y si los tres cuartetos
queden en homenaje a Rosa Prado, como lo quiso
su autora, el fltimo cuarteto debe ser grabado so-
bre la tumba de la Madre Larrabure.
"Su Santidad fue tanta que cantada
por ingeles, Dios quiso que lo fuera;
al retornar al cielo, terminada
su celica misi6n sobre la tierra".
En vida recibi6 la Madre Larrabure, los mis
grandes homenajes, en reconocimiento a su obra
multiple y ejemplar; entire otros, merece mencionar
"La Medalla Florencia Nightingale" instituida por
la Cruz Roia Internacional y que le fuera entregada







MUJERES ILUSTRES


en memorable y solemne acto por el Presidente
Constitucional de la Repflblica Dr. Manuel Prado y
el homenaje que le rindi6 la Beneficencia P6blica
de Lima, colocando su retrato en el hall central del
"Arzobispo Loayza" con motivo de las Bodas de Pla-
ta de esa instituci6n donde la Madre Larrabure
efectu6 una obra inolvidable.

Tambi6n la Beneficencia Publica de Lima, hizo
justicia a los m6ritos de Sor Rosa Larrabure, cele-
brando las Bodas de Oro de la vida Religiosa de
tan abnegada Hermana de la Caridad, en solemne
ceremonia en su local Central y ofrendandole Meda-
Ila de Oro y diploma en medio de una emocionante
y brillante actuaci6n.

Con motive de sus Bodas de Oro religiosas el
Papa le envi6 su bendici6n apost6lica, y la Munici-
palidad de Lima le impuso el distintivo del Emble-
ma de Oro.

Su sentida muerte ocurrida el 18 de Agosto de
1961, produjo consternaci6n no s6lo en Lima sino
en toda la Republica. La prensa de la capital y pro-
vincias, las autoridades, las instituciones, la Uni-
versidad, las Hermandades Cat6licas, el clero le rin-
dieron su p6stumo homenaje. Su recuerdo y ejem-
plo sera eterno en todos los corazones peruanos.






DIEGO CAMACHO

ELVIRA2.
GARCIA>
6ARCIA


ELVIRA GARCIA Y GARCIA
Escritora, Eximia Eduradora v Maestra
1862-1951







MUWERES ILUSTRES


La eximia educadora y escritora, dofia Elvira
Garcia y Garcia naci6 en la ciudad de Lambayeque,
en 1862; en un hogar cristiano, en el que recibi6
una esmerada educaci6n.
Hizo sus primeros studios en el Coiegio de
Educandas de Trujillo y los termin6 en la capital de
la Repiiblica. Desde muy joven sinti6 los llamados
de la vocaci6n de la ensefianza y se inici6 en el
magisterio el aiio de 1880, como Profesora del Cole-
gio de Santa Isabel.
Con el deseo de expandir su acci6n pedag6gica,
en un campo propio, sin las trabas de ajenas in-
fluencias empiricas, fund, en el Callao, el "Liceo
Peruano", en 1883, donde aplic6 sus conocimientos,
adquiridos por el studio y la experiencia.
Obtiene despu6s, en 1884, el titulo de profesora
de Instrucci6n Primaria, conforme a la ley de aquel
entonces y se le confi6 la Direcci6n de la Escuela
Municipal de nuestro primer puerto; donde revelo
con mayor lucimiento, sus grandes dotes de maes-
tra y, en cuya direcci6n labor por diez afos con-
secutivos, 1884-1894.
Paso a fundar despu6s en Lima el famoso "Li-
ceo Fanning" que dirigi6 durante veinte afios, des-
de 1894 hasta 1914, en el que adquiri6 su consagra-
cion de gran educadora. Desde entonces se mani-
fiesta la sefiorita Elvira Garcia y Garcia, como el
caso mis asombroso de los grandes valores nacio-
nales autodidactas; porque supo darse tiempo, pa-
ra estudiar, con absolute consagraci6n a su carrera,
los m6todos de la Pedagogia y las bases cienti-
ficas de la tecnica de la Educaci6n. Asi por la lec-
tura y c! studio constant, adquiri6 una gran cul-
tura que supo demostrar en su labor de maestra y en
su obra de escritora y conferencista.
En m6rito a su demostrada cultural y a su prac-
tica professional, la Comisi6n de Instrucci6n le re-
frend6 su titulo de Preceptora y posteriormente, el







DIEG' CAMACHO


afio de 1906, le otorg6 el grado de Profesora de Se-
gunda Ensefianza.
Fue director del colegio de Educandas del
Cuzco desde 1915 a 1916.
Despuds de la primera guerra mundial, preci-
samente por esta 6poca el Metodo Montessoriano
logr6 una gran difusi6n international.
La sefiorita Elvira Garcia y Garcia se
convirti6 en la primera avanzada de este nuevo md-
todo que se basaba en la modern evoluci6n peda-
g6gica. Demostr6 en escritos periodisticos, en con-
ferencias y en su pupitre magisterial que el metodo
de Maria Montessori simbolizaba el esfuerzo feme-
nino mas notable de las tareas humans, de base
modica y pedag6gica.
Despu6s de 1916 viaj6 a la Republica Argentina,
Uruguay y Brasil, paises en los que permaneci6
hasta 1918 estudiando los adelantos t6cnicos peda-
g6gicos en aquellas naciones.
A su regreso al pais, fund una Academia de
Ensefianza Superior para mujeres que funcion6 do-
ce afios de 1920-1932.
En 1928 fue nombrada Profesora del Colegio
Nacional de Mujeres "Rosa de Santa Maria", ascen-
diendo a Directora del mismo plantel superior, en
1931, realizando una extraordinaria labor pedag6gi-
ca hasta 1941. Esta d6cada de su fecunda existen-
cia se caracteriza por una proficua labor de difu-
si6n pedag6gica y literaria que realize nuestra bio-
grafiada en la prensa local y en sus libros.
Pero si bien es cierto que esta d6cada a la que
acabamos de aludir es rica en su colaboraci6n a dia-
rios y revistas, no menos fecunda es en la contri-
buci6n que prest6 a la cultural national con sus li-
bros. Aparte de numerosos textos escolares y de
las "Memorias" en las que di6 cuenta de su labor
de "Directora", public los siguientes libros:
"Educaci6n fementna correspondiente a la mi-
sion social que debe llenar la mujer en America"






MUJERES ILUSTRI2S


(1908), "El Ahna del Nifo" (1924), "La Mujer Perua-
na a traves de los siglos" (2 vols., 1924-25), "Cruza-
da a favor del Nifio" (1938), "Historia de los Jardi-
nes de la Infancia en Lima" (1939), "El Problema
Educacional" (1939), "Frente a la Humanidad"
(1942), "Uni6n de Fuerzas Espirituales" (1943,)
"Modelando el Porvenir" (1944), "Voces Lejanas"
(1944), "Fraternidad America" (1946), "Espiritu de
Cooperaci6n" (1947), "La Mujer y el Hogar" (1947)
y "Caminos de la Vida" (1948).
Laboriosa, infatigable, hasta pocos dias antes
de su sensible fallecimiento, colabor6 en el perio-
dismo comin y ticnico. El iltimo articulo que es-
cribi6, a los 89 afios de edad, apareci6 en el N 3
de la "Revista de las Escuelas Normales" corres-
pondiente a setiembre de 1951, pero que comenz6 a
circular dicha revista en diciembre de aquel afio, ya
cuando la ilustre maestra habia fallecido. Consti-
tuye, pues, ese articulo uno como testamento espi-
ritual. que dej6 la gran educadora a todos los maes-
tros y maestras del Peri.
Dicho articulo se titula "TODO MAESTRO DE-
BE SER UN PSICOLOGO CONVENCIDO", del que
extractamos lo siguiente:
"Es impossible conducir a un niiio, si previa-
mente no se le conoce espiritualmente, para adivi-
nar lo que piensa, lo que siente, y de lo que es ca-
paz, en todo moment. La mejor ensefianza, que el
maestro puede adquirir a este respect, es el cua-
dro mismo de los nifios que maneja, cada uno de los
cuales, se convierten en verdadera ensefianza, si sq
le observa con detenci6n, y no se pasa sobre 61, co-
mo por algo que no le merece interns alguno. Ade-
mis ,hemos dicho, que el educador debe hacer sus
studios te6ricos de Psicologia, y en 6sta, plena de
interns, por cualquier parte que se la tome, se ad-
quiriran las nociones fundamentals, de lo que la
intuici6n, y la observaci6n y experiencia, ya han de-
lineado en el alma del maestro.






82 DIEGO CAMACHO

"Todo es dificil y al mismo tiempo facil, cuan-
do se trata de educar al nifio, resultando lo prime-
ro, cuando se inicia la profesi6n, sin amor; y trans-
formandose, en un valle cubierto de flores, que sor-
prende con su belleza y caprichosas formas, cuan-
do media el amor al educando, que es el balsamo,
que transform la modalidad escolar, y convierte al
Maestro, en ocasiones, en verdadero h6roe, que
amontona los experiments para que sean aprove-
chados, por quien no tuvo bastante fuerza de ob-
servaci6n, para seguir descubriendo lo que encierra
esa almita en formaci6n. Citaremos el ejemplo de
Ma. Montessori, quien ha ilustrado sus ensefianzas,
en forma ejemplar, que se imparte en todos los
pueblos, como adquiridas en la experiencia, en el
manejo inmediato del niiio".
"No hay nifio que conducido con carifio, con
perseverancia, con interns y sin aburrimiento, no
ceda a lo que se le quiere ensefiar, o lo que se le
ha de obligar que cumpla, no como un mandate de
persona extrafia, sino como una orden que se da 61
mismo, obedeciendo a los dictados de su persona-
lidad, que se va perfilando desde los primeros afios.
hasta alcanzar la conquista de convertir a ese nifio
que fue ind6cil y rebelde, en obediente, respetuoso
del derecho ajenos, y capaz de conocer sus deberes".
Tal el l1timo mensaje de la eximia educadora.
El 23 de octubre de 1951, casi repentinamente
falleci6 la sefiorita Elvira Garcia y Garcia; un afio
antes que Maria Montesori.
Su sentida muerte, enlut6 a la Naci6n.
Maestras y maestros hicieron guardia de honor
en su catafalco.
Colegios de ambos sexos de la capital con sus
estandartes enlutados formaron en su sepelio y, en
nombre del magisterio national, la sefiorita Victo-
ria Zarate Cortez, entire otras cosas, dijo:
"En el Colegio, en las classes, en el hogar, tu
vida ejemplar fue la antena que lanz6 hacia el mis-







MUJERES TLUSTRES 83

terioso espacio de nuestras almas las vibraciones
de tu select espiritu".
"Siempre fuiste para las maestras sublime mo-
delo y altisima ensefianza; y ahora que tu alma.
naturalmente hermosa, habra sido aureolada por
aquel que es la Belleza Infinita, puedas con mayor
raz6n, enviarnos los efluvios de tu genio y tu bon-
dad".





DIEGO CAMACHO


JOSEFA CARRILLO.ALBORnOZ


Dofia JOSEFA CARRILLO Y ALBORNOZ
Pr6cer de la Independencia







MUJERES ILUSTRES


Esta ilustre dama fue una de las mujeres pa-
triotas que mas se distinguieron en los albores de
la Independencia, por su active y valiosa contribu-
ci6n a la causa de la libertad y de la democracia;
no obstante de pertenecer a un aristocratico abo-
lengo hispano.

Descendia, por linea direct, de Don Juan
Berrio, primer MarquCs de Castell6n, marques que
tambi6n fue entroncado con los condes de Monte
Blanco y de San Juan de Lurigancho.

Esta aristocracia de sangre, se patentiz6 en Do-
fia Josefa Carrillo y Albornoz en la forma de aris-
tocracia de espiritu; y sirvi6 para aumentar su no-
bleza y prepararla para la practice de altas cuali-
dades y virtudes excepcionales. Aprovech6 su gran
posici6n social para prestar a la Patria los mis
grandes servicios. En todo movimiento que realiza-
ron las principles damas limefias, para precipitar
el advenimiento de la libertad, figuraba dofia Jose-
fa Carrillo, entire las primeras.

Despleg6 gran actividad, para favorecer la en-
trada del ej6rcito del Libertador San Martin; redac-
tando cartas que la podian comprometer gravemen-
te, ante las autoridades virreynales; cartas que era
precise que ellas las firmara, para que tuvieran va-
lor y adquirieran cr6dito y produjeran efecto.
Y no se arredr6 ante estos peligros; antes bien,
los afront6 serena y resueltamente. Segfin ella lo
manifest siempre, estaba resuelta hasta llegar al
sacrificio, en caso necesario.

Fue tan decidida y tan important su interven-
cion en el ambiente revolucionario, que culmin6 con
la Independencia, que el general San Martin, al ejer-
cer el gobierno como Protector, y, en vista de los
informes de la Junta Patri6tica de Purificaci6n, de-







DIEGO CAMACHO


claro a Dofia Josefa Carrillo y Albornoz, Pr6cer de
la Independencia.

El propio Libertador, en solemne ceremonia,
le entreg6 el Diploma que la acreditaba en tan hon-
roso como merecido titulo de Pr6cer de la Inde-
pendencia Nacional.

Y fue ella una de las damas peruanas que mas
brill6, en las suntuosas y elegantes fiestas con que
se celebro el advenimiento de la Libertad; bajo el
Protectorado del General San Martin.

Ella ocupo el puesto de honor en aquellas ce
remonias y veladas, haciendo las atenciones, caus6
la mis profunda admiraci6n, en el animo de los je-
res exicanjcros, que quizas no se imaginaron nun-
ca que, en este rincon del planet, se podria hallar
una dama en quien se habian juntado la belleza, el
talent, la distinci6n y demas cualidades, para
competir con la mas ilustres mujeres de las Cortes
del Viejo Mundo.

A quienes le interrogaban respect de los pe-
ligros que habia arrostrado en las horas de lucha y
los sobresaltos que le causaron las campafias sigilo-
sas de las damas limefias patriots, que cual mu-
jeres espartanas, lucharon por la Patria, ella contes-
taba: "Era necesario aquellos sacrificios, para go-
zar ahora de Libertad; esta es la dulce recompen-
sa, a las horas amargas". Y agregaba: "Ya ven us-
tedes que el tiempo de gozar de la libertad que nos
queda, es mAs dilatado del que necesitamos para
destruir la opresi6n".

Cuando esta ilustre y noble dama, proclamada
ya la Independencia, recorria los grandes salones li-
mefios, en las .fiestas celebratorias de la libertad,
apoyada en el brazo del Protector, duefia de rara







MUJERES ILUSTRES


belleza, y de una infinita bondad y dulzura, sencilla
a la vez y elegant, nadie habria reconocido en ella
a ia terrible revolucionaria, de los uiltimos dias vi-
rreynales y mas bien parecia, al decir de sus con-
temporaneos, la imagen viva de la Patria Peruana,
al lado del Libcrtador.

El nombre de Josefa Carrillo y Albornoz figure
en primera linea, pues, en la historic junto a Brigida
Silva, a Manuela Estacio, a Petronila Ferreyros, a
Melchora Balandra, a Rosa Merino, a Andrea Parado
de Bellido, a Angelica Zevallos, a Josefa Castafieda
de Bonifaz, a Carmen Noriega de Paredes y otras
ilustres damas que seria largo enumerar a quienes
Don Jose de San Martin, desde Pisco, al desembai-
car en la Expedici6n Libertadora, las distingui6 con
su hist6rica proclama: "Al bello sexo peruano" para
que siguiera trabajando por la causa de la Patria.
Posteriormente, afianzado ya su gobierno, orden6
que se estableciera la "Junta de Purificacion" que
las declar6 PATRICIAS y merecedoras de la gratitud
national.

Despu6s, el Congreso de 1825 por ley del 12 de
Febrero de ese afio, cre6 la medalla de honor de Bo-
livar para recompensar los servicios prestados en la
lucha por la Independencia.

Y el Consejo de Gobierno hizo extensive a las
sefioras el uso de esa medalla como premio a su
valor y abnegaci6n.

La nominaci6n de un colegio national de Muje-
res, con su nombre, es un acto de justicia de la pos-
teridad, a una dama limeia admirable que supo
ofrendar posici6n social, sacrificios y esfuerzos a
la causa sagrada de la Patria.





DIEGO CAMACHO


I /0./doil /
CA hIq61-A


JULIA ISABEL SMITH DE CARRILLO


Maestra Fundadora


~c9~






MUJERES ILUSTRES


La distinguida dama Sra. Julia Isabel Smith
de Carrillo, de una ilustre familiar de la sociedad del
Callao, educada en los mejores planteles de la capi-
tal, sinti6 desde sus primeros afios profunda voca-
ci6n por el magisterio de la ensefianza.
Se inici6 como Directora de la escuela Muni-
cipal del Callao, en el afio de 1900, pequefio centre
educational que ha pasado a la historic del pueblo
chalaco, con el nombre de la escuelita "El Doce"
,orque asi la llamaron sus antiguos alumnos que
hoy son profesionales y hombres dirigentes del ve-
cino puerto.

Esa escuelita Municipal donde se forj6 la ilus-
tre maestra, fue al decir de un cronista chalaco
"el crisol en donde se fundieron los mAs nobles sen-
timientos de una falanje de nifios de brillante por-
venir". "AIR formaron las s6lidas bases de su cora-
z6n y de su espfritu, muchos chalacos encumbrados
en altas situaciones que dieron muchas glorias des-
nues a la patria". All modelaron su alma para la
belleza, bondad y justicia, millares de nifios que hoy
convertidos en hombres, recuerdan con gratitud a la
ilustre forjadora, a la virtuosa y abnegada maestra".

Otro escritor chalaco dice: "Su obra fue de luz
y de amor v su vida fue una vida de sacrificios, de
ejemplo y de esperanza".

Cuando el ilustre historiador y maestro Dr
Jorge Basadre ejercfa el Ministerio de Educaci6n
Piblica, se dict6 la resoluci6n Ministerial, dando el
nombre de Ia abnegada maestra dofia Julia Isabel
Smith de Carrillo a la escuela de segundo grado de
Mujeres N 487, acto de profunda justicia y de acer-
tado honor al m6rito de la distinguida maestra que
durante 42 afios ininterrumpidos al frente de la es-
cuela fiscal N? 4702, ofrend6 sus servicios a la patria.







DIEGO CAMACHO


El Callao no ha olvidado a esta ilustre maes-
tra. Con motive de la inauguraci6n de la biblioteca
del colegio "Santa Maria" de nuestro primer puer-
to, elements oficiales y maestros chalacos rindie-
ron un sentido y devoto homenaje a la gloriosa me-
moria de la Srta. Julia Isabel Smith de Carrillo. En
tan solemne oportunidad, al agradecer el homenaje,
en nombre de la familiar Carrillo Smith, la Srta.
Raquel Carrillo dijo entire otras cosas lo siguiente:
"Nos parece contemplar en estos moments subli-
mes de tan grata recordaci6n, la figure alta, esbe!-
ta, gallarda de dofia Julia Isabel "clavandonos sus
grandes ojos azules, para guiarnos por el sendero
del bien y la verdad, el amor y la justicia, la activi-
dad y la vida, el trabajo y la cooperaci6n: "Nos pare-
ce oir su entonada y dulce voz, ensefiandonos las
canciones patri6ticas inculcandonos diariamente el
amor a la patria. Nos parece estar en el scenario
del teatro municipal del Callao reviviendo la gloria
preterita de nuestro arte".

Todos estos sentimientos y recuerdos de sus
alumnos, hablan elocuentemente de lo que fue para
la juventud chalaca, Ia ilustre y recordada maestra.

Su obra ha sido perdurable y duradera; su vida
un dechado de abnegaci6n y virtud. Y asi como se
desenvolvi6 su labor de pedagoga, casi escondida
como la flor de la violeta, en la escuelita "Del Do-
ce" asi las nifias del Callao alumnas de la escuela
N 487 abririn los ojos del alma ante el luminoso
ejemplo de virtud y patriotism de la insigne edu-
cadora que el 1 de Octubre de 1955 dej6 de existir
en la capital de la Repuiblica para volar a la inmor-
talidad y a la gloria.






MtJERES ILUSTREs


LUISA SOLOGU1M ai


SRA. LUISA SOLOGUREN DE SABOGAL
Gran organizadora y maestra.






DIEGO CAMACHO


Merece especial recuerdo, entire las mujeres
ilustres del Peru que se distinguieron trabajando en
el magisterio de la ensefianza, la gran maestra y
educadora, Sra. Luisa Sologuren de, Sabogal que
dej6 grato recuerdo en sus numerosos alumnos v
honda huella en la obra patri6tica de la educaci6n
de la juventud chalaca.
El Institute Sabogal, plantel donde se educa-
ba la flor y nata de la juventud de nuestro primer
puerto, fue fundado el 15 de Marzo de 1905, por el
eminente pedagogo y abogado del foro chalaco, Dr.
Patricio Sabogal, que asi como fue su nombre, fue-
ron sus virtudes, por lo cual podemos decir que
fue, efectivamente, un Patricio.

A la muerte del Dr. Sabogal, la ,Sra. Luisa So-
loguren de Sabogal que como Directbra de la Sec-
ci6n Primaria, habia laborado al lado de su esposo,
desde que 6ste fundara el institute, se puso al fren-
te del plantel y dirigi6 este centro educativo, con tal
tino, con tal dedicaci6n y con sus admirabes condi-
ciones de bondad y energia, que mereci6 el aplauso
de las autoridades de educaci6n, la confianza del
public, el apoyo de los padres de familiar y meda-
lla y diploma del Concejo Provincial del Callao.

El institute Sabogal bajo la hdbil direcci6n de
la Sra. Sabogal cont6 con las siguientes secciones:
Primaria, Media y Comercial. En los largos afios de
existencia de este plantel ,se educaron en sus aulas
numerosas promociones de alumnos que al t6rmi-
no de sus studios no olvidaron a su insigne maes-
tra ni a sus queridos y recordados maestros.

Por ello el recuerdo y la gloria de la Sra.
Luisa Sologuren de Sabogal se mantiene perenne,
concrecionados en ina plazuela que Ileva su noam-
bre y en la que se levanta su efigie, recordando a







MUJERES ILUSTRES 93

las generaciones chalacas la vida de dedicaci6n y
patriotism y la obra educativa de la insigne maes-
tra, dechado y paradigma de la mujer peruana,
pues aparte de ser una distinguida pedagoga, fue
abnegada esposa y amantisima Madre de hijos que
en el foro, el magisterio y la medicine, son los fru-
tos simb6licos de la admirable maestra.






DIEGO CAMACHO


oler z.


DORA MAYER
Escritora, Publicista, Notable Indigenista







MUJERES ILUSTRES


"Nacida en Alemania y de padres alemanes, su
vida entera la pas6 en el Peri, por lo cual, ella mis-
ma, de manera voluntaria, adopt la nacionalidad
peruana" describe una de sus bi6grafas.

Su nombre comenz6 a ser conocido a raiz de
un articulo publicado en "El Comercio" de Lima,
con el titulo "El Genesis Cientifico", en el afio 1900.

Dedicada al principio a especulaciones pura-
mente filos6ficas, a cuya vocaci6n influia segura-
mente su raza alemana, devino despues hacia estu-
dios de Derecho Internacional y de Sociologia. La
ciencia sociol6gica la llevo a la contemplaci6n del
problema indigena peruano.

Clamo en articulos periodisticos, charlas y con-
ferencias porque se borren las injusticias y los pri-
vilegios. Fue un clamor que nacia de su coraz6n y
de su profunda convicci6n mental. Por sus cam-
pafas en favor del indigena peruano y por su labor
benofica en pro de las classes sociales desheredadas,
ia Municipalidad del Callao, le otorg6 un premio
de estimulo, consistent en un hermoso Album con
las firmas de las mas grandes intelectualidades pe-
ruanas.

En el Cuarto Congreso Latino Americano o sea
el Primer Certamen Panamericano que se celebro
en Santiago de Chile, present dos ponencias que
merecieron ser aprobadas, aparte de recibir los me-
jores aplausos por sus intervenciones.

Prestigiada por estos exitos, la escritora Dora
Mayer fue delegada en el Primer Congreso Femeni-
no International de Buenos Aires.

Fund6 y dirigi6 el peri6dico "El Deber" de ten
dencia pro-indigena, desde 1912 hasta 1917.







DIEGO CAMACH14


Colabor6 en el Primer Congreso del Nifio, reu-
nido en la capital Argentina, y fue una de las se-
cretarias del Comit6 Peruano del Tercer Congreso
de Educaci6n Moral, de Ginebra en el que le toc6
desempefiar un lucido rol.
Se habia radicado a vivir en el Callao y amaba
a nuestro primer puerto como si fuera su tierra na-
tal. No se separ6 de 61 sino por moments cuando
venia a Lima o cuando sus labores intelectuales o
su don de organizadora de Certdmenes y Conferen-
cias, la llevaba, por poco tiempo, a otros horizontes,
Era poliglota; circunstancia que le permiti6 ad-
quirir una gran cultural, pues su pasi6n por los li-
bros y por beber los conocimientos en su propia
fuente idiomitica, la convirtieron en una autodi-
data magistral. Pero ella misma reconocia como
su gran maestra, como su educadora aut6ntica a su
propia madre, la dama alemana dofia Anatol Mayer,
mujer de un "carncter extraordinario, de esclarecido
talent, especial cultural y dotada de una austera
moralidad".
Ademas, "la personalidad fuerte" de su padre
y la tradici6n de su hogar ejercieron en esta admi-
rable escritora, una notable influencia que ella mis-
ma reconocia y pregonaba.
Durante su larga carrera de escritora, ha reci-
bido honors y distinciones perteneciendo a varias
instituciones a las que aport6 su espiritu de trabajo
v sus conocimientos.
Fue socia del Ateneo de Lima, de la Sociedad
Geografica y a otras instituciones, algunas femeni-
nas, otras de obreros, otras cientificas del Peru y
del Extranjero.
Fue Corresponsal en Sudamerica de la Liga Pro-
Paz y Libertad de Ginebra. Tan honrosa designaci6n
la recibi6 por intermedio del gran escritor perua-
no Doctor Francisco Garcia Calder6n.







MUJVRES TLtSTh1-S


Las municipalidades de Lima y Callao propiciaron
la publicaci6n de su variada y numerosa produc-
cion. Asi aparecieron de esta autora las siguientes
obra: "Estudios Sociol6gicos", 1909; "El objeto de
la legislaci6n", 1912; "El indigena peruano a los
cien afios de Republica libre e independiente", 1921;
despues apareci6 "La China silenciosa y elocuente",
1924. Tambien public una recopilaci6n de sus ar-
ticulos periodisticos con el titulo: "Dos lustros de
Vida Internacional", 1929.
Tambien incursion en el teatro y escribio los
siguientes dramas: "El Drama de la Selva", "Risa v
Llanto", "TrAnsito", "Por la Mujer" y "The Mysery".
Una gran amistad y compafierismo ideol6gico
la vincul6 en sus 6ltimos afios al intellectual perua-
no Dr. Pedro Zulen que fue bibliotecario de la Uni-
versidad Mayor de San Marcos y ademas un estu-
dioso investigator de la filosofia contemporanea y
un entusiasta indigenista, defensor de la raza abo-
rigen. President de la Sociedad Pro-Indigena la
sefiora Dora Mayer fue del Comite Ejecutivo de la
Segunda Conferencia Pan Americana de Mujeres,
reunida en Lima, donde prest6 su valioso con-
curso.
Su amor al Callao, su interest por la causa del
indio y por los problems relacionados con nues-
tra naci6n, hacen de esta noble escritora, no sola-
mente una peruanista notable, sino una verdadera
v autentica mujer peruana. No en vano adquirio
nuestra nacionalidad y afinco en el primer puerto
peruano, "lleno de tradici6n, de Historia y de le-
yenda", como ella decia.
Ha procedido con justicia el Ministerio de Edu-
caci6n Piblica al nominar con su glorioso nombre
el Colegio Nacional del Callao para mujeres. Esas
aulas seran su monument perenne y las genera-
ciones que alli preparan su porvenir y el future de la
patria, sabrin inspirarse en su ejemplo.







DIEGO CAMACHO


EDELMIRA DEL PANDO

Educadora, Fundadora
1876 -- 1938







MUJERRS A LISTREs


La provincia de Concepci6n, del hist6rico De-
partamento de Junin, fu6 la cuna de esta admira-
ble mujer peruana, hibil maestra, de innata y pro-
funda vocaci6n pedag6gica, de f6rrea voluntad y de
clara vision renovadora.
Naci6 el 22 de Mayo, mes en que los verdes
campos de su tierra natal se cubren de flores; ella
fue una flor mas en los jardines de la Patria.
Fueron sus padres el Sefior Don Juan del Pan-
do, y la Sefiora R. Edelmira Mendizabal, quienes
cuidaron de la educaci6n de su hija predilecta que,
desde muy nifia manifest una decidida vocaci6n
para el magisterio; hasta el punto que, contando
apenas quince afios fund un Colegio en Concep-
ci6n que funcion6 por espacio de un lustro. Antes
habia obtenido su diploma de maestra de Primer
Grado y posteriormente el de Segundo Grado.
En 1912 se traslad6 a la ciudad de Tarma don-
de fund y dirigi6 un nuevo plantel en el que sc
educaron, durante tres afios, las hijas de las me-
jores families de esa bella y pintoresca ciudad.
En el afio 1915 dej6 la ciudad de Tarma y se,
install en la capital de la Repdblica. Su vocaci6n
pedag6gica y su experiencia de maestra plenamente
formada, las ofrend6 nuevamente a su patria, edu-
cando a varias generaciones de la juventud feme-
nina limeia, durante, veintitr6s afios. Su espiritu
abierto a todas las nuevas innovaciones pedag6gi-
cas, acrecentaron su prestigio de gran maestra, for-
mada con la lectura de libros y revistas especializa-
das que alentaron las iniciativas de su infatigabic
labor docente.
En Lima fund el "Colegio Peruano de los Sa-
grados Corazones". Ya este plantel habia funciona-
do en la ciudad de Tarma desde 1898; trasladado a
Huancayo en 1910, reapareci6 en 1915, en la propia
capital de la Replblica.






DIEGO 'CAMAC1O


En Tarma su matricula annual habia ascendido
a 150 alumnas; en Huancayo a 180; en la Capital
desde los primeros afios de su funcionamiento su-
per6 el miller, contribuyendo a la Educaci6n Na-
cional con la formaci6n de maestras diplomadas
para el magisterio de ensefianza primaria que salie-
ron a desempefiar sus puestos en las escuelas ofi-
ciales. Sus m6todos pedag6gicos se fueron perfeccio-
nando cada afio, colocindose a la altura de las nue-
vas conquistas y adelantos de la tecnica de la Peda-
gogia. Se distingui6 este plantel por su material de
ensefianza, especificamente su colecci6n de mapas
en alto relieve, especialmente los referentes a nues-
tros departamentos y provincias.
Fue este colegio uno de los primeros planteles
femeninos de la Capital que propugnaron el m6to-
do objetivo efectuando excursions frecuentes a fa-
bricas y lugares hist6ricos.
Su Biblioteca Escolar para uso de profesoras y
alumnas; las conferencias, y charlas semanales que
propugn6 siempre, su peri6dico en el que colabora-
ban las maestras y se entrenaban las alumnas en
las faenas del periodismo sentaron las firmes bases
del gran Colegio que subsiste ahora con el ilustre
nombre de su fundadora y en el que las nuevas
maestras que hoy lo dirigen y enrumban, se ins-
piran en el mcnsaje elocuente que dej6 la maestra
insigne, con su vida y con su obra.
Y algo digno de subrayar, al recorder a la gran
educadora Edelmira del Pando, es la preferencia
que otorg6 a la vida deportiva, para procurar la
cultural integral de sus alumnas, haciendo brillar su
Colegio en Campeonatos Escolares en el Stadium
Nacional y creando un curso Vocacional para ]a es-
pecializaci6n en las artes manuales.
Las alumnas del Colegio que dirigiera esta ilus-
tre educadora ganaron en 1923 el Primer Campeona-
to Femenino de Volley Ball. Y la insigne maestra
auguraba: "Dia vendra en que el Estadio Nacional







MUJERES ILUSTRES 101

se vera repleto de muchachas en traje de Deporte".
En 1938 quince afios despues se cumplieron estas
hermosas palabras; en el mes de Setiembre del re-
ferido afio tenia lugar la Primera Presentaci6n Gim-
nastica Escolar Colectiva. Dice una de sus bi6gra-
fas: "Sus ojos mortales no pudieron contemplar tan
fausto acontecimiento; la insigne maestra se habia
ausentado para siempre".
El 17 de Mayo de 1938 en la Clinica del Hospi-
tal Arzobispo Loayza, rodeada de fieles ex alumnas
que la veneraban, se durmi6 para siempre. Entre
esas ex-alumnas estaban las ahora distinguidas
maestras, Aurora Tejada Barba y Violeta Merck
Gonzalez.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs