• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 El mir y las tareas de la revolucion...
 Contradicciones de la dictadura...
 La politica del garrote
 El pueblo de Chile tiene hambre,...
 Un 1 de Mayo de lucha
 A los trabajadores, a los revolucionarios,...
 Entrevista a Miguel Enriquez
 Declaracion conjunta
 Sobre la tactica y estrategia del...
 Manifesto de Marzo
 Que hacer: Tareas de la resist...
 Cuando la dignidad se convierte...
 Back Cover














Group Title: Chile en la resistencia
Title: Habla El MIR
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00087237/00001
 Material Information
Title: Habla El MIR Documentos del Movimiento de Izquierda Revolucionaria de Chile
Series Title: Chile en la resistencia
Alternate Title: Documentos del Movimiento de Izquierda Revolucionaria de Chile
Physical Description: 62 p. : ill. ; 22 cm.
Language: Spanish
Creator: Movimiento de Izquierda Revolucionaria de Chile
Publisher: MIR
Place of Publication: Santiago de Chile
Publication Date: 1974
 Subjects
Subject: Politics and government -- Chile -- 1970-   ( lcsh )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage: Chile
 Notes
General Note: Cover title.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00087237
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 04623467

Table of Contents
    Front Cover
        Front Cover
    El mir y las tareas de la revolucion Chilena
        Page 1
        Page 2
        Page 3
        Page 4
    Contradicciones de la dictadura gorila
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
    La politica del garrote
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
    El pueblo de Chile tiene hambre, tiene sed de libertad
        Page 15
    Un 1 de Mayo de lucha
        Page 16
        Page 17
        Page 18
    A los trabajadores, a los revolucionarios, y a los pueblos del mudo
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
    Entrevista a Miguel Enriquez
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
    Declaracion conjunta
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
    Sobre la tactica y estrategia del MIR
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
    Manifesto de Marzo
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
    Que hacer: Tareas de la resistencia
        Page 61
        Page 62
    Cuando la dignidad se convierte en costumbre
        Page 63
    Back Cover
        Page 64
Full Text
CHILE
EN LA
RESISTENCIA


HABLA


I


EL


Documentos del Movimiento
de Izquierda


Revolucionaria


de Chile


1974


Cuadernos eta/ ediciones tierra


I


americana / Bogota; Colombia





EDITORIAL

EL MIR

YLAS TAREAS DE

LA REVOLUTION

CHILENA
Una inmensa ola de solidaridad Se ha desarrollado en todo el mundo para con
el pueblo de Chile, ante la brutal agresi6n de que fue objeto el 11 de sep-.
tiembre pasado por parte de los militares golpistas, que actuaron en defen-
sa de los intereses de la gran burguesia criolla y del imperialism. Es mu-
cho lo que deben las masas trabajadoras chilenas y sus partidos a esa soli-
daridad international. Pero es necesario, para que 6sta sea cada vez mis
active y combatiente, evaluar correctamente los acontecimientos que se
han desarrollado en Chile despubs del golpe y las perspectives que alli se
han abierto para una contraofensiva revolucionaria y popular.
LOS ERRORS DEL REFORMISMO
La dificultad mayor para esto reside, seguramente, en la manera equivoca-
da como los reformistas y centristas de izquierda consideran I., po"ibilida-
des de acci6n contra la Junta military. Como no podria dejar -r, .nflu-
yen alli sus viejos errors economicistas y conciliadores.
Conscientes del repudio que provoca en capas cada vez mis amplias de
la poblaci6n la political represiva puesta en prActica por los gorilas, asi
como su political econ6mica, que golpea al conjunto de los trabaiadores y
a amplios sectors de la median y de la pequefia burguesia, esos sectors
tienden a confiar en que la march de las contradicciones que engendran
esas political derribarA por si sola a la Junta. Se retoma, en cierta media,
la tActica de la "pera madura", puesta en prActica por la oposicibn burgue-
sa a la Unidad Popular, que consistia en confiar que los problems econ6-
micos que el gobierno de Allende'tendria que enfrentar le facilitaria su
ofensiva reaccionaria.


LIBROSUR LTDA.
Avda. Jim6nez No. 4-88
Tel6fono: 436760
Bogota, D. E. 1





EDITORIAL

Sin embargo, la political de Ia reacci6n chilena no era de simple expecta-
tiva. Ella consistia tambien en acelerar la maduraci6n de la "pera", a tra-
v6s del boicot a la produccibn. Ia especulaci6n y el mercado negro de bie-
nes esenciales, dla acciones de injsas lanzadas en torno a temas como el
desabastecimiento de .d:,ductos. I,t Escuela Nacional Unificada, el desarop-
1o de los 6rganc. de poi'er pir,ular. No era una political pasiva. sino que
interferia permannentemenre so'r . he.:hos de la vida diaria que la mis-
ma reacci6n contribua a creir

OPC1YNIZAR l.irCAR

La situaci6n se present.i hoy -i I'iminlns similares para el movimiento po-
SptJlj Es un error crer' 11; rni.sia : Ia pF itica de la Junta military no
c. condu ncl.e.' : J I ':i' es tin error que tiene con-
'secii lcas politl1 s. urna %,z .. n.In . la pasividad, a la espera, al
1111mo tempo que pone den-.. 'ii.r .i en las divergencias internal en
el swno de la burgue,,. a .itri ;. '. p.qu..' a burguesia.
La political de I .in .-ml ..l.. : .ible. i cuenta con dos condiciones
bislic:as para aplicii~c c. LI)L' ap' i !ftltu' I ect.ol imo y military) y la pasivi-
dad del nmorimento d. *nasas rlriiculjrncnie de Ii clase obrera. La rece-
sion actual no es un < r' ..io de enores de la Junta: es una etapa
iiindspensable, que puedL. JiJir .' Ires arios. para concentrar el capital
en empresas de ma.or producii~. d. d.iinentar el ejercito de reserve y con
ello bajar los salaries hinalnh: i,. 'c.tructurar el consume en favor de las
cups de allos ingresos y del me.i Ado extemo
La pnmera e\gencl por t.lit', que se present hoy en Chile para frus-
tar los intentos de la Junta dc ..-..ir una economia al gusto del gran capital
national y extranjero es organi/r un torimiiento amplio de resistencle,
con base en la cljse obrera .t -alados. Las viga. maestras de ese pro-
ceso de reorganizaci6n e-tiln djdaj por la political misma de la Junta: la
delensa del nivel de vida de las maIas, que incluye la lucha contra la rebaja'
salaral, los despidos y el aumento de horas impagas de trabajo, en lo fun-
damental, y la lucha por las Ihirtadcs democrdticas b6sicas. principalmente
la de asociaci6n y de expression Para ello. la izquierda no puede limitarse.a
garantizar la supervivencia de ~suw aparatos centrales: tiene que desarrollar.'y
conducir al movimiento de mauas. esforzandose por hacer funcionar o:pEi-
ner de nuevo en pie a los organismos tradicionales como los sindicatos. las
juntas de vecinos. y otros. pero. sobre todo. creando una estructura cl .-'
deslina de masas, cuyo eje son los Comit s de Resistencia. la cual estfi, i'
condiciones de resistir a la intensilicacion de la represion policiaco-mititat"
., ,.*. '




"* ,. -, .
= A1 ,*f' I





EDITORIAL

LA SOLIDARIDAD INTERNATIONAL

La creaci6n de ese movimiento amplio de resistencia represent hoy dia la
area ineludible del conjunto de las fuerzas de izquierda y de los sectores
progresistas que se oponen a la Junta. Por la unidad de la izquierda, a
trav6s de un frente politico, y el desarrollo por la base de la resistencia
popular, se ha jugado el MIR con todas sus fuerzas. No nos hacemos ilu-
siones: sabemos que el camino de la unidad es angosto y lleno de obs-
ticulos; sabemos tambi6n que la reorganizaci6n del movimiento de masas
por la base nos tomari tiempo, hasta que este movimiento se encuentre en
condiciones de derribar a la dictadura gorila, en el terreno que 6sta ha eli-
gido para imponerse y reforzarse: el de la violencia armada.
En el curso de ese process, es grande el papel que cabe jugar a la solida-
ridad international. En primer lugar, la solidaridad orginica con las organi--
zaciones revolucionarias de Am6rica Latina. de las cuiles las mns destaca-
das han dado ya pasos significativos en el sentido de aunar sus fuerzas y
library su lucha en el marco que ha trazado la misma reacci6n internal de sus
pauses y la reacci6n international: es decir, el marco de la revoluci6n con-
tinental. Es asi como el ERP de Argentina, el ELN de Bolivia, el MIR de
Chile y el MLN-Tupamaros de Uruguay han constituido una Junta de Co-
ordinaci6n Revolucionaria (JCR), resultado de afios de trabajo y expe-
riencia conjuntos. El apoyo resuelto que han prestado al MIR y a la JCR
las organizaciones revolucionarias de otros paises latinoamericanos, asi
como de Europa y Estados Unidos, abre amplias perspectives para el desa-
rrollo de una solidaridad international militant y combatiente.

De la mayor importancia es tambi6n la solidaridad prestada por el cam-
po socialist, particularmente Cuba revolucionaria. Alli donde Ia izquierda
ha conquistado ya el poder reside, en filtima instancia, la reserve de apoyo
estrat6gico definitive para la lucha revolucionaria en America Latina. Junto
a 61la deberan estar las fuerzas progresistas de todo el mundo, que no pue-
den ver con indiferencia la imposici6n a los pueblos latinoamericanos de
regimenes basades en la superexplotaci6n de los trabajadores y en el terror
politico. que hacen recorder los peores tiempos del fascismo europeo.

POR QUE EL MIR
La resistencia a la dictadura gorila chilena es una tarea de todo el pueblo y
de todas las fuerzas de izquierda y progresistas del pais. El hecho de que






EDITORIAL

el MIR haya asumido alli un papel destacado, impulsindola a todos los
niveles, se debe, en una amplia media, a las condiciones mas favorable
que tuvo para pasar4el period de legalidad burguesa al de la contrarrevolu-
ci6n actualmente en curso. Esto no ha sido accidental. Es el resultado de
una political revolucionaria que no aliment6 ilusiones sobre el process re-
formista iniciado por la Unidad Popular en 1970; de la experiencia de la
organizaci6n, adquirida durante el gobiemo represivo de Frei, respect a la
lucha clandestine; de las medidas de seguridad, tomadas muchas semans an-
tes del golpe, cuando, simultAneamente a la intensificaci6n de su trabajo
de masas y de propaganda, los aparatos centrales del MIR pasaron a la clan-
destinidad.
Pero hay un element que destacar en la explicaci6n de la mayor capa-
cidad que ha tenido el MIR para resistir y enfrentar a la dictadura gorila:
la cali lad de sus militants. Junto a medidas orgdnicas, como la comparti-
mentaci,- principalmente, esto es lo que explica que la estructura parti-
daria haya resistido a las bajas que inevitablemente se sufren en una gue-
rra abierta de classes, como la que se libra en Chile.
Ninguna detenci6n ha provocado la caida en cadena de militants, el
desmembramiento de una red o la destrucci6n de algon sector partidario.
iPor qu6? Porque los militants del MIR no hablan, aun sometidos a las.
torturas mas crueles. Ejemplar en este sentido ha sido la conduct de Bau-
tista Van Schowen; sin su silencio, el Partido habria sido profundamente
golpeado. Innumerables ejemplos podrian ser afiadidos al de Van Schowen.

EL MIR COMO VANGUARDIA

Un partido vale lo que valen sus militants y el militant del MIR se
destaca sobre todo por su conciencia revolucionaria. Es 6sta la que explica
el comportamiento heroico de esos camaradas, que saben que luchan por
algo mas important que su propia vida: la revoluci6n proletaria, y el he-
cho de que lo hacen en el seno de un partido que responded a los interests
de los obreros y el pueblo de Chile. Cuando son sometidos a las torturas
salvajes y al fusilamiento, para ellos esta primero la convicci6n de que la
defense de los compafieros y de su partido vale mas que su propia vida.
A nuestros camaradas, que arriesgan a diario su vida y que la entrega
sin reserves cuando las circunstancias lo exigen, el homenaje de quienes,
desde el exterior, siguen cada paso de su lucha y ven en el MIR una van-
guardia revolucionaria capaz de abrir el camino a la victoria de las masas
explotadas de Am6rica Latina sobre la reacci6n cavernaria desatada por la
reacci6n national e imperialista en nuestros paises.







sITUANTClON PL[[RD


EL AGUDIZAMIENTO
OE LA UCHA
INTERBURGUESA
AUGURA DECISIVAS
COYUNTURAS


A casi nueve meses del golpe gorila del 11
de septiembre pasado, el cuadro en que
se mueve la dictadura military muestra con cla-
Midad el agudizamiento de la lucha interbur-
guesa y seilala a los revolucionarios la proximi-
dad de decisivas coyunturas. En los iltimos
treinta dias, las contradicciones se habiah agu-
dizado notoriamente en las Fuerzas Armadas. a
la vcz que surgi6 una trizadura considerable en
las relaciones de la Iglesia con la Junta Militar.
Por otro lado, el vinculo estrecho que ha-
bia enlazado al Poder Judicial y los militares,
y que comeoz6 a aflojarse por las duras dispo-
siciones con que la escala fnica de sueldos cas-
tig6 a los jucces y al personal secundario de
tribunales y juzgados, ahora estaba a punto de
romperse a raiz de la farsa juridica en que se
ban convertido los Conscjos de Gucrra que es-
tin fundonando en casi todo Chile. El divor-
cio total se aceleraba con la expulsion del Po-
der Judicial de todos los magistrados que sim-
patizaron alguna vez con la izquierda chilena.


Por la misma mra6n del fucimamiento
asbitadio de los Consejos de Guna, el Cole-
gio de Abogados esti prictkame=ie diriddo
Hay letrados que repugnan los procedoientos
seguidos en tomo a la defense de los detni-
dos y al destiny que enfrentan los wacnos de
amparo. La vista que un gmpo de abogdos,
en epresentaci6n del Colgio de la Osden iea-
liz6 al ex-Cancille Almeyda es van pmeba de
la existencia de oimoentes coatmauias ent easu
profesionales. El document quo se hizo p6-
lico despu6s de a inspeeci6da e apobWado
por un solo voto de mayoria. El que so meca-
z6 criticaba abiemtaente a la dntaldua pmw la
toltura y apremios que se estaban ejeciokdo
en contra del ex-ministro de Alende.
Pero donde, sin duda, la licha intadbr-
guesa se hace mis notable so el plao eco-
n6mico, donde la pequeia y median bugue-
sia, afectadas gmannemte p pditica goi-
la ven como con lla s6to se benefida an gn*-
po reducido de empresario cas como eant
los partidos que tradicionaimente han Iepre-
sentado los intereses de la buiguesia chilena
Lo sobresaliente de la situaci6n es el grand
aumento que ha experimentado la oposicidn a
la dictadura gorila y en la que se ha colocado la
gran mayaria de la poblaci6n. La respuesta mil-
tar a esta actitud mayaritaria ha sido la do *-
tensificar la repesi6n y multiplicar la pencea-
ci6n contra la izquierda, antque con eBo los ia-
litares estin pagando, en la forma de on desgas-
to visible y cronico, su consecuencia eacciona-
ria En las paginas siguientes se analzan por se-
parado los hechos mas signiicativos de Mlncha
interburguesa, asi como los resultados dela y-
litica economic quo la dictadma aplica por
consojo de sus asesores civies


LEIGH, HOMBRE FUERTE
CREA PROBLEMS
ENTIRE LOS MILITARES







SITUATION POLITICAL


C onsolidadas en el poder a fines de sep-
tiembre pasado, las Fuerzas Armadasno
tuvieron, sin embargo, una cara regular y uni-
forme. Las primeras declaraciones de los jefes
de la Junta mostraron visiblemente dos ten-
dencias: una de derecha-fascistoide, con el ge-
neral Gustavo Leigh a la cabeza, y otra, que
bien podria llamarse de centro, al mando del
general Pinochet que, sin una ideologia con-
creta, levant la bandera del nacionalismo y
de la unidad military para mantenerse en el po-
der.
A comienzos de octubre, empez6 a deli-
nearse un sector populista con tres generals
maniobrando desde otros tantos sectors: el
general Rolando Gonzalez, a cargo del Minis-
terio de Economia; el general Raul Brady, de-
signado jefe de la Segunda Divisi6n de Santia-
go, y el general Oscar Bonilla, vocero del gru-
po, desde su cargo de Ministro del Interior.
Los tres bloques mantuvieron disidencias
mis o menos intensas en torno a problems
relacionados con "la manera en que se va a
reaccionar ante la presi6n international",
"c6mo continuar la represi6n", "c6mo enfren-
tai la situaci6n econ6mica", sin mis incidencia
notable que el desplazamierito del general Gon-
zalet del Ministerio de Economia, remplazado
por Fernando LUniz, una cabeza de puente
que install en la Junta laburguesia.


EL CONCLAVE
DE DICIEMBRE

E n dicicmbre, las.contradiccioncs existen-
tes se habian accntuado lo suficiente
como para citar a un conclave de los altos
mandos para resolver una situaci6n que se tor-
naba cada vez mas grave. No hubo decision en
esta reuni6n, si biecr la carricnte centrista se


fortaleci6 con el ingreso del general Bonilla,
quien arrastr6 consigo a los generals Arelano
(el "Chacal del Norte") y Augusto Lutz, hasta
entonces jefe del Servicio de Inteligencia Mili-
tar. Descapitalizados de Bonilla, los "populis-
tas" perdieron terreno y enfrentaron en muy
mal pie la batalla que se desarroll6 a continua-
ci6n, y que culmin6 violentamente a fines de
febrero.
En ese lapso, se produjo el temporal des-
aparecimiento de la escena political del general
Leigh, a raiz del atentado de que fuera obje-
to por parte de un teniente de la FACH, que
fue acribillado ahi misito por su escolta. Esta
ausencia fue aprovechada por los "centristas"
y Pinochet actu6 con bastante decision en
contra de sus adversaries de las otras dos co-
rrientes.
Primero se afirm6 conio president indiscu-
tido de la Junta, luego apunt6 hacia la co-
rriente "populista" y se desembaraz6 del gene-
ral Rolando GonzAlez, designindolo embajador
en Paraguay, y del general Raul Brady, al que
desplaz6 de la jefatura de la Segunda Divisi6n,
nombrando en su lugar al general Sergio Are-
llano. Los mandos "blandos" de provincia fue-
ron sustituidos y, entire otros, se cambi6 al ge-
neral Bravo, de Valdivia, y al general Carrasco,
de Concepci6n, a quien se le envi6 de jefe de
la Misi6n Militar en Washington. Conformada
csta maniobra, Pinochet se volvi6 contra el
sector de Leigh y Ilam6 a retire a uno de sus
.adalides mas fuertes: el general Manuel Torres
de la Cruz, jefe de la 5a. Division de PuntB
Arenas y quien acababa de ser designado Ins-
pector General del Ej&rcito, de acuerdo a su
segunda antigiicdad en la instituci6n.
Para el desplazamiento de Torres de la
Cruz (que coincidi6 con la vuelta al servicio
del general Leigh) hubo dos versions. Una, la
de ser responsible del incendio del Cuaktel
Schneider 'de Punta Arenas, a raiz de un ata-
que de la Rcsistcncia, y otra -la mis fidedig-
na- la de habcr encabezado un abortado le-
vantamiento ultradcrechista de las unidades
del extreme sui. En todo caso, Leigh actu6 ri-
pidamente para recuperar prestigio y terreno
perdidos. Si bien acept6 la destituci6n de To-
rres de la Cruz, la condicion6 a la salida del
iltimo de los generals sospechosos de "cons-
titucionalistas", el general Orlando Urbina. Pi-
nochet acept6 la demand, pero con la ayuda
de otro miembro de la Junta, el general de
carabineros, Cesar Mendoza, desplazo a Leigh






SITUATION POLITICAL


de la line de sucesi6n de la Junta al tercer
lugar, cuando dej6 a cargo de 61a, a raiz de su
viaje a Brasil, al almirante Jos6 Toribio Me-
rino. Con esta maniobra, ademis de alejar a
Leigh, se gan6 para sus filas a la Marina, en
donde el agradecido almirante Merino realize
los cambios pertinentes para neutralizar a algu-
nos jefes que formaban en el grupo derechista
fascistoide de Leigh.


EL REFORZAMIENTO
DE LEIGH

Sin embargo, las posiciones perdidas, que
aparentemente desfavorecian al jefe de
la Aviaci6n, fueron recuperadas ripidamente
por 6ste. En la marea de cambios, Leigh habia
conservado intacto el manejo de los aparatos
represivos, centralizados por disposici6n del
c6nclave de diciembre en un solo aparato: la
DINA (Direcci6n de Investigaciones Nacio-
nal). La DINA -bajo la asesoria de la CIA
y de especialistas brasilefios, que apoyan la
posici6n de Leigh- termin6 con las disiden-
cias entire las distintas ramas policiales,
disminuy6 la represi6n masiva, pero fortaleci6
la selective, creando un centro especializado
de torturas "cientificas", lejos de curiosos y
periodistas extranjeros, en "Tejas Verdes".
Fue a trav6s de los consejeros de la CIA
que Leigh capitalize los objetivos mis impor-
tantes que la Junta express el 11 de marzo,
cuando dio a conocer su "declaraci6n de prin-
cipios". Mientras Pinochet viajaba a Brasil y el
almirante Merino -su remplazante- vivia inge-
nuamente en corta presidencia de la Junta,
Leigh se convirti6 en Presidente del Consejo
de Desarrollo Social. Este organismo es el que
deberai estructurar algin tipo de organizacion
social que le ofrezca a la Junta las bases de
sustentaci6n y capacidad de pcnetraci6n en los


sectors populares. En el hecho, es el instru-
mento para concretar el "movimiento civico-
militar" que la Declaraci6n de Principios anun-
cia como el future gran partido de Chile.
El Consejo de Desarrollo Social se mueve
entire los cabildos, la comuna aut6noma, el
sindicalismo laboral y el gremialismo. Control
ademis los importantes ministerios de Educa-
ci6n y Trabajo. No es raro, entonces, que la
cabeza de 61, el general Leigh, ahora participe
activamente en la polltica y su acci6n sea pu-
blica. Es este miembro de la Junta quien se
reine con los alcaldes y asume la direcci6n del
program. Es 61 quien da lines de acci6n al
poner en march el Consejo Nacional de Ali-
mentaci6n y Nutrici6n; quien inaugura el con-
greso de los Comerciantes Detallistas, junto
con Cumsille; y, por iltimo, quien pronuncia
el discurso de inauguraci6n del ailo acad6mico
de la Universidad Cat61ica de Chile. Entre tan-
*to se prodiga para aparecer en sucesivas confe-
rencias de la prensa extranjera y es quien, a
nombre de la Junta, descalifica la Declaraci6n
Episcopal de la Iglesia chilena, defmiiendo a
los obispos como "vehiculos transportadores
del marxismo intemacional".
Leigh compare, pues, el poder, y tambi6n
es 61 quien pone en march el plan represivo
disefiado en el c6nclave de diciembre. Bajo su
mando esti el control masivo de la gente de
izquierda, de los ex-detenidos, de sus familia-
res, que se desarroll6 hasta el quince de mar-
zo. Ahora esti supervigilando la otra fase del
plan: la represi6n masiva e implacable, con
rastrillos en las poblaciones, controls calleje
ros masivos, allanamientos, refinaci6n cienti-
fica de la tortura, etc.

MALESTAR
ENTIRE LOS MILITARES

Pero esta aparente omnipotencia en una
sola mano comienza a provocar proble-
mas de todo tipo en las Fuerzas Armadas. El
Ej6rcito y la Marina ven con malos ojos la in-
fluencia de Leigh y sus propios subordinados
de la Aviaci6n critical la inestabilidad que
produce en los mandos medios militares la
odiosa vigilancia y clima de delaci6n que man-
tiene la DINA.
En este sentido, es particularmente discu
tida la abritrariedad con que esti actuando la
"justicia" military contla oficiales, suboficiales,








SITUATION POLITICAL


closes y soldados de la Fuerza A6rea, compro-
mctidos en el process rotulado "Bachelet y
otros". Cincuenta y cuatro uniformados y
once citles reciben condenas que van desde la
. pena de muerte hasta tires afios y un dia de
prisib6 Los condenados a muerte son un co-
iman dnte de escuadrilla, dos capitanes e ban-
dada, un sargento primero y un sargento se-
gundo. Penas de 30, 25, 20, 15, 10, 5 y 3
alos afectan indistintamente a un general (Ser-
gio Poblete), various coroneles y otros militares.
Tres de los acusados faltaron al Conrjo de
Guerra: el general Bachelet, quien murio en la
Carcel Piblica, y dos suboficiales: Pedro Zu-
nini, quien se volvio loco despues de un inte-
rrogatorio, y otro que muri6 en el curse de las
torturas a que fue sometido.
i-lay temor en Pinochet por la influencia
ca,'a vez mayor que acumula el aviador y, si
bicn en la Mr-'a todavia hay almirantes que
apoyan a Leigh, el jefe de 6lla, Jose Toribio
Mtrino, no es adversario despreciable a pesar
de su limitada capacidad. Por iltimo, ei ;enc-
ral du Carabineros, Cesar Mendoza, csta rescn-
tidio por la maniobra del jefe de las FACH que
irs.i:,ior6 su instituci6n a las Fue:zas Arma-
d Los Carabineros tenfan bastante aulono-
ni i cuando dependian del Ministro del Interior.
H : y, sacramentado su ingreso a las Fuerzas
Armadas y con una dependencia estric.a del
M;iisctrio de Defensa, ha pasado a scr un cs-
ciw:; ,A n mis del Eij6rcito y desde cs. punto de
vi-:.t el general Mendoza casi no tiK'n r z.6n
de ,cr como miembro de la Junta. Su desplaza-
mi:n to definitive s61oescuesti6nde tiempo.

..a lucha en el seno de la Junta toca ya a
7'iltancho. s, un enfrcntamiento (conde los
p i ;agonistas no buscan sino la victoria, pero
suCia una ingenuidad costosa pensar quo. en la
batalia la Junta pueda cac', por si sola, como
consecuencia de 611a.

OB ISPOS
DE IZQUIERDA
EN EL VIRAJE DE
LA IGLESIA

Sa colnscuencia m s directly .c !a .a:udi-
l zaci6n de la lucha interburgucsa on el
.. di la Iglisia Cat6lica chilena 'ue la decla-
i. del episcopado chileno ('O obispos).
6-. *ii: de la reunion national 'a en


Punta de Tralca. En 6lla, triunf6 la corriente
anti-junta, que encabeza el Obispo de Talca,
Monsefior Carios Gonzalez, sobre la que apoya
incondicionalmente a la dictadura military y
que tiene como lider al Obispo de Valparaiso,
Monscfior Emilio Tagle Covarrubias.
El Cardenal Raill Silva Henrfquez mantuvo
su position vacilante, a pesar del apoyo que el
Papa Paulo VI ha dado a los obispos anti-jun-
tistas desde cl mismo dia del golpe. Sm em-
bargo, cl purpurado chileno ha tenido cambios
en su actitud, la cual, en octubre pasado, fue
casi de apoyo irrestricto a la dictadura, a pesar
de que 6sta en su furia represiva no habia res-
pctado credo alguno, como to atestigua la pri-
si6n de numelosos sacerdotes, el fusilamiento
de una docena de cllos y la tortura de otros
que viviarn ct pohlaciones.
FI 'iale que ei Cardenal Silva realize en
oclubre a l',ropa ciertamente influy6 en esos
cambios. El orelado se dio cuenta que su
posici6n estaba much mis a la derecha que a la
del Vaticano, el que a esa altura habia con-
denado en6rgicamente el atropello military a los
derechos hunmanos. Pero hubo otro viaje que
cambin ias .o'-as. Fue el del Obispo Carlos
Gonvi, ,
N -i ; ..foi -o :,zilez estuvo, en febrero. en
I mi i'n i: malcta, llev6 important docu-
mentat.'in, qw le fue proporcionada por la
Resistiac'ia n por el Comitt de Coopcraci6n
para l. Paz, a organization de iglesias en la
cual el Obispf auxiliar de Santiago, Fernando
Ariztia, desarni lla una gran actividad. Los do-
cumnlclius inolaron al Papa la dimension real
de ia ipresi6n gorila y le informaron que slta
no te,.fa solamente una expresi6n ffsica,
sino q ni camnios dc concentraci6n, amenaza con la
olimiin;.i6n I .ca del pueblo chileno.







SITUATION POLITICAL


LA REUNION
DEL EPISCOPADO


A provechando la entrega de las cartas
credenciales del embajador de la Junta
ante el Vaticano, el Pontifice conden6 a la
dictadura, negindose a otorgarle la bendici6n
que le habia solicitado el diplomitico para los
generals. Fue la apertura abierta de hostili-
dades. Con ese respaldo, el sibado de Semana
Santa, el Cardenal en una homilia critic la
violencia de la Junta y puso en duda la
advertencia que vista le habia hecho en el
sentido de que seria objeto de un atentado,
cuando explic6 que la version era s6lo un
pretexto para colocarle vigilancia policial.
Una semana despuds se realize la reunion
de Punta de Tralca. Antes del c6nclave epis-
copal, el Papa envi6 un cable a los obispos,
animandolos a adoptar una actitud firme. Bas-
t6 esa insinuaci6n para que el sector centrista
de los obispos se volcara en favor de la
tendencia antijunta y apoyara, en un texto
muy conservador, un punto lleno de several
critics al regimen military y que marc un
cambio cualitativo en las relaciones entire la
Iglesia y la Junta.
El relative equilibrio de fuerzas en el seno
de la Iglesia chilena, si bien volcado en esta
ocasi6n en la oposici6n a la dictaduga, no es
determinante. La minoria circunstancial .que
fue derrotada sigue actuando en favor de la
Junta. El Obispo Tagle, una de las expresiones
fascistas mis acentuadas del episcopado chile-
no, ha aclarado en varias ocasiones el signifi-
cado de la declaraci6n de la Iglesia, insistiendo
que ella "er, ning6n caso condena al gobierno
de la reconstrucci6n national sino que critical
algunos de sus procedimientos", que a su
juicio son justificados.


En todo caso, para la imagen que trata de
mostrar la Dictadura, la declaraci6n es un
inconvenient. Cbmo tal, se afiade al deterio-
ro que la sigue afectando particularmente en
la burguesia y en la pequefia burguesfa.

PARTIDO NATIONAL:
HEGEMONICO EN
LA BURGUESIA.

PARTIDO DEMOCRAT
CRISTIANO: EN
PLENA DESCOMPOSICION

l PN y el PDC, los dos partidos que
representan a la burguesia chilena, han
agudizado su lucha en la media que el bloque
social que apoy6 a la Junta en septiembre ha
comenzado a disgregarse. Tanto el Partido
Nacional como el Dem6crata Cristiano, si bien
tienen un interns de clase coming con la Junta
Military, difieren, en lo politico y en lo econ6-
mico, a partir del Cxito de la contrarrevolu-
ci6n.

JARPA VERSUS BULNES
os nacionales no han tenido problems
graves con la dictadura, ya que la reco-
nocen como un 6rgano suyo, como cosa pro-
pia. Sin embargo, a fines de diciembre, volvi6
a repetirse en la colectividad la vieja lucha
entire el sector "nacionalista", que dirigen Jar-
pa y Amello, y el "constitucionalista", del
que es lider el ex-senador Francisco Bulnes. El
primero se mantiene como un bloque incondi-
cional de la Junta, mientras el de Bulnes, si
bien apoya a la dictadura, impulsa la vuelta a
la normalidad constitutional.
La primera escaramuza se produjo a raiz del
decreto military que orden6 la recesi6n de los
partidos no marxistas. Mientras, para Bulnes,
el hecho motiv6 declaraciones discordantes
con la political de la Junta, para Jarpa y
Arnello, que dirigen la fracci6n, mayoritaria y
por tanto hegem6nica de la burguesia, no
hubo interns en discutir la media. Ambas
actitudes son consecuentes. Para Bulnes, su
oxigeno politico esti en el partido mismo; sin
6ste, el se asfixia. En cambio para Jarpa y
Amello la colectividad ahora esta practicamen-







SITUATION POLITICAL


te de mis, desde el moment que sus miem-
bros controlari los elements esenciales del
Estado a trav6s de la Junta y su aparato
econ6mico.

TRES SECTO R ES
DE LA DC


En la Democracia Cristiana, por su parte,
la descomposici6n empez6 cuando la
Junta decret6 ja "libertad econ6mica", que
afect6 directamente a la pequefia burguesia.
Empleados, profesionales, pequefios y media-
nos productores y comerciantes, asi como los
pequefios burgueses asalariados se resintieron
con el alza extraordinaria-de los precious, mien-
tras otros gremios, como los camioneros y los
autobuseros, experimentaban tambi6n crecien-
teo dificultades.
Todos ellos, que se habian refugiado bajo
el paraguas de la DC para capear la amenaza
marxista, se desilusionaron y en mayor o
menor media comenzaron a abandonar la
nave. Por un lado, vino la protest de un cada
vez mas fuerte sector progresista, que, encabe-
zado por los que en el pasado se opusieron a
la dictadura gorila (Leighton), buscaba ahora
asumir la representaci6n de los sectors popu-
lares y la pequefia burguesia, desertores de la
Junta.
Otro sector centrista sigue sin pronunciarse
abiertamente contra los militares, aunque ani-
ma timidas luchas contra la dictadura, espe-
cialmente en el terreno de la jurisprudencia o
en la defense de los ingresos de las capas
medias y pobres. Alli estin los actuales diri-
gentes del PDC: Aylwin, Castillo, Olguin, etc.

Por iltimo, queda el freismo, colaborando
con la Junta en base al comnin interns de clase
en la represi6n de la izquierda y del movi-
miento de masa. Su debilitamiento es progresi-
vo: ya perdi6 el control del partido y se le
esfuma el apoyo de los cuadros que logr6 in-
corporar al gobierno de la dictadura. Busca to-
davia asumir el liderazgo de los sectors de la
burguesia y de las classes medias altas, pero el
mas duro de los golpes que ha recibido fue el
decreto de receso de los partidos politicos.
Sus roces, por eso, con la Junta son cada vez
mayores, aunque dificilmente Ilegari frente a
ella a una situaci6n de ruptura.


HACIA
LA SUPRESION
DE LOS PARTIDOS
BURGUESES



L a lucha interburgoesa entire el PN y el
PDC tiene ya un vencedor, que es el
primero, beneficiado por el decreto de receso.
A nadie mIs que al PDC pejudicaba esa dis-
posicin. Ahora, el PN y la Junta buscan ana
lizar a la pequefia burguesfa y a los rectos DC
que se Ie escaparon de la mano, a trav6s de
ese "movimiento civico military" definido en la
declaraci6n de principios de la dictadura. Ha-
cia ellos va dirigida la perspective de esa sali-
da, que en el fondo no es mis que la inten-
ci6n fascistizante de crear el "partido inico
nacionalista".


La crisis burguesa es evidence, sin duda,
pero -tal como las otras contradicciones que
aquejan al regimen militar- no significa en ca-
so alguno el fin de la dictadura. Es cierto que
hay contingentes apreciables de trabajadores
democratacristianos y de pequefios burgueses
democraticos a los que la represi6n econ6mica
ha liberado de su tendencia juntista. Pero ellos
s6lo se unirin a la lucha revolucionaria a
media que la clase obrera los redna en tomno
a 6lla en el movimiento de resistencia pop.lar.
Lo otro, seria volver a postular la despres-
tigiada tictica del "diglogo" y ahogar los
"prodigios de organizaci6n proletaria" de que
hablaba Lenin en 1914 y que ahora se estin
repitiendo en la creciente vanguardia que ani-
ma la Resistencia chilena.





ECONOMIC


l apoyo econ6mico de
la reacci6n internacio-
nal .s esti realizando, actual-
mienie -a trav6s de pr6stamos
destinados a compensr los
desequilibrios dt la balanza
de pagos y cr6dltos gubema-
mentales y de agendas inter-
nacionales- con un prop6sito
especifico: crear la infraes-
tructura necesaria para atraer
las inversiones privadas ex-
tranjeras y desarrollar la agri-
cultura, con el objeto de ase-
gurar la baja remuneraci6n de
los trabajadores. En resume:
el apoyo extemo se destina a
crear las bases de un "mila-
gro" chileno, fundado en el
capital extranjero y en la
superexplotaci6n de los traba-
jadores, y no podria rendir
frutos antes de un period de
dos o tres aiios.
Por esto, la Junta debe ser
capaz de asegurar la subordi-
naci6n de las inasas trabajado-
ras a su "modelo", echando
mano de la represi6n sobre
611as y destruyendo a sus van-
guardias. En pocas palabras:
la political econ6mica de la
Junta depend enteramente
de su capacidad para imponer
al pais, mediante el terror,
Scondiciones capaces de ofre-
cer altas ganancias al gran ca-
pital national y extranjero y,
por tanto, de impedir cual-
quier intent de resistencia
popular.

INFLATION
Y CESANTIA

M ientras no se afianzan
los mecanismos econ6-
lnicos en que espera basar su
"milagro", l~ Junta echa ma-
no de medidas autoritarias en
el campo econ6mico, mani-
pula cifras y miente. Asi es
como publicity haber contro-


LA PLTC


DEL


GART


lado Ja inflaci6n en los meses
de noviembre y diciembre. En
ci fras oficiales, aun manipula
das, debi6 reconocer haber
desatado un alza de precious
de 87.6% en octubre, para
luego afirmar que, en noviem-
bre, esa cifra se redujo a un
5,7% y en diciembre a un
4.7% Sin embargo, en el mes
de enero, se vio forzada a ad-
mitir un alza de 16 4%, que
en nada se diferencia de los
indices de aumento del cost
de la vida mis altos alcanza-
dos durante el gobierno de


Allende (1973: junior 15.694
julio 15.3%, agosto 17.1% y
septiembre 16.9%).
Sabemos que los indices
del cost de la vida compren-
den una series de articulos que
no entran en el consume de
las masas trabajadoras y las
capas pobres de la poblaci6n.
Veamos, por tanto, algunos
indices de aumento en los
precious de bienes esenciales,
para comprender mejor el ca-
ricter brutal que, en el piano
del consume, adquiere la po-
litica de la Junta:


PRECIOUS DE ALGUNOS PRODUCTS EN EL GOBIER-
NO DE ALLENDE Y DESPUES DEL GOLPE MILITARY
(en escudos)


Product
Pan (kg)
Azicar (kg)
Leche (It)
Aceite (It)
Parafina (It)
Bus (1 viaje)


Periodo Allende.
precio hasta el
11 de septiembre
11.0
5.0
7.0
36.0
1.5
4.0


Se puede afirmar, con un
minimo margen de error, que,
para las capas populares, el
cost de la vida subib en mis
de un 1000%, mientras sus in-
gresos lo han hecho en cerca
de un 5009'% Recordemos que
s6lo la bencina experiment,
entire septiembre de 1973 y
enero de 1974, un alza de
3.160%


Periodo Junta: %de
predo actual aumento


134.0
280.0
60.0
600.0
65.0
30.0


1 200%
1 100%
860%
1 600%
4300%
750%


Todo esto se ve agravado
por la cesantia, a que se ha
arrojado a centenares de miles
de trabajadores en las indus-
trias y en el campo, con el
fin de abaratax los costs de
producci6n, asi como en la
administraci6n pdblica, los li-
ceos y las universidades, para
reducir el gasto fiscal.






ECONOMIC


EL GOBIERNO
DE LA MISERIA

L a political econ6mica
de la Junta afecta asi
tanto a los trabajadores y ca-
pas pobres del pueblo, como
a la pequefia burguesia pro-
pietaria y funcionaria. La es-
cala 6nica de remuneraciones,
que decret6 la Junta, mis que
regularizar los ingresos de tra-
bajadores de distintos niveles,
ha significado, a pesar de los
reajustes y bonificaciones,
una disminuci6n de los ingre-
sos de un amplio contingent
4- empleados de la adminis-
traci6n pGblica, del magiste-
rio, del Servicio Nacional de
Salud, etc. Poa otra parte,
mientras se mantienen mis de
mil exenciones tributaries


a las grandes empresas, se
aument6 el impuesto patrimo-
nial, que afecta fundamental-
mente a la median y pe-
quefia burguesias.
Todo elo ha contribuido
a reducir el consunfo popular.
El descenso de las ventas y
las alzas peri6dicas de los pre-
cios, aunados a una baja de la
producci6n (como lo recono-
ci6 p6blicamente Fernando
L6niz, ministry de Econo-
mia), han desatado otra vez
el acaparamiento y provocan
el desabastecimiento de bie-
nes de todo tipo. Si bien no
hay un racionamiento official,
si hay un dramitico raciona-
miento impuesto por los pre-
cios y el mercado negro.
El hambre, la miseria y la
cesantia aplastan a la inmensa
mayoria de la clase obrera y
el pueblo, mientras la gran
burguesia recupera sus anti-


guas propiedades y eleva el
margen de sus ganancias. La
gran mayoria de la poblaci6n
sufre los efectos de la political
econ6mica gorila, e identifica
la Junta como el gobierno de
la, miseria. El descontento es
masivo entire las capas trabaja-
doras y tambi6n entire la pe-
quefia burguesia.
Las perspectives de un me-
joramiento de la situacibn
econ6mica para las granrdes
mayorias no se presentan du-
rante todo este aio (el mismo
Pinochet anuncia "tiempos di-
ficiles" y pide "sacrificios") y
dificilmente, en magnitude sig-
nificativa, para el pr6ximo. Es
sobre esta base que crece
amenazadoramente el descon-
tento popular y que se abren
amplias posibilidades de orga-
nizar al pueblo para enfren-
tarse. al garrote econ6mico
que se le ha impuesto.


su transito al powder. La resistencia sc
organize a partir del mismo 11 de septiembre
y cientos de combates, en los que participaron
los sectors mas conscientes del movimiento
de masas, prueban que las acciones militares
enfrentaron heroica respuesta a lo largo de to-


do el pais. En fibricas, poblaciones, universi-
dades, liceos, oficinas piblicas, funds, asenta-
mientos, etc., trabajadores, campesinos y estu-
diantes devolvieron tiro a tiro la agresi6n de la
dictadura y resistieron duramente los primero
cinco dias despu6s del golpe. En las ciudades
la derrota popular se consume s6lo tras ese
plazo, pero en algunas poblaciones y zonas
campesinas la resistencia volvi6 a reorganizarse.
y hubo sectors donde la lucha armada se pro-
long6 hasta enero pasado.
Fueron duros los golpes despues de la de-
rrota. Fusilamientos, detenciones, encarcela-






RESISTENCIA


miento de dirigentes, disoluci6n de
zaciones sindicales, despidos masivos
la revancha cruel de los gorilas. El m
de masas -era la consigna de la d
debia ser aniquilado. No ocurri6 asi
el primer fracaso de los militares.

Si i


-. -
LOS TRABAJADORE
SE REORGANIZAN

Con una facultad de recuperaci6
hizo superar el amedrentamier
rror y la desarticulaci6n de los prin
mentos, los trabajadores y campesino
ganizaron ripidamente, y, ya en n
comenzaron a expresarse las primera
tas a la represi6n gorila. La huelga en
de Santiago, otra en las minas de
Lota y luego movimientos en el salitr
bre constituyeron las avanzadas de 1
tas por los despidos masivos y en ap
vindicaciones salariales. Todas estas r
clones fueron brutalmente reprimidas
Pero nada detuvo la acci6n de la
cia, limitada si, por las condiciones
desarrollaba, pero constant. En ni
los obreros de Chilectra de Santiago
su primer triunfo cuando la dictadu
pagar bonificaciones que estaba reten
bitrariamente. La acci6n de los tra
fue apoyada por los empleados y, a
mor de que la capital quedara sin luz
dura cedi6. Por ese entonccs, ya el r
bia disminuido y comenzaron a gen
protests a nivel masivo, acicateada
por el descontento que producia dia
political de prbcios y salaries. En las
ios autobus.s, en los estadios, en lc
ros cn cualquier parte donde se.
aglomeraci6n obligada surgi6 la
ptlblica, del repudio a los gorilas.


las organi- A fines de novienibre, la dictadura movili-
marcaron z6 a la zona de Panguipulli un contingent mi-
ovimiento litar de mil hombres escogidos que, con apoyo
lictadura- de aviones y helic6pteros, realize una opera-
y ese fue ci6n sin 6xito en la zona. Los madereros de la
region resistian alli, con las armas en la mano,
la presi6n military. El jefe de la tropa, el gene-
ral Nilo Floody, debi6 ser trasladado de regre-
so a Santiago despu6s de ese infmctuoso in-
tento.
En diciembre, se desencadenaron los sabo-
tajes. Voladura de postes de alta tension, aten-
tados ferroviarios, incendios en fibricas y de-
p6sitos de repuestos, bodegas dinamitadas,
conformaron un penodo de acciones, que cul-
minaron con el incendio del muelle Baron en
el puerto de Valparaiso y la voladura del cuar-
tel Schneider, sede de la 5a. Division, en Pun-
ta Arenas.
Las consecuencias de estas formas de resis-
S tencia, a pesar del caricter muchas veces es-
pontineo y discoordinado de los paros y huel-
gas, obligaron a la Junta a decretar bonifica-
n que los clones de cualquier tipo, a pagar las mayors
ito, el te- horas de trabajo, a decretar la ley antimono-
oeros mo- polios, a aceptar la mantenci6n de sindicatos y
os se reor- a estructurar una Confederaci6n Nacional de
oviembre, Trabajadores y una Confederaci6n Nacional
s respues- Campesina. Cierto que las directives de estas
el Metro dltimas organizaciones son designadas por la
carb6n de Junta, pero, presionadas por sus bases, en al-
e y el co- guna forma presionan a su vez a la junta y
as protes- abren el camino para el funcionamiento de al-
oyo a rei- gunas federaciones.
nanifesta-
OBREROS
resisten-
en que se partir de enero, las huelgas se han suce-
oviembre, dido alternativamente. De ellas, cabe
lograron mencionar el movimiento de los miners de
ra acept6 Algarrobo, el de los obreros de Calzado Royle
liendo ar- y el del mineral de cobre de "El Teniente",
bajadores que oblig6 a visitar esa explotacion al propio
nte el te- general Pinochet para resolver el conflict, que
la dicta- ganaron los mineros.
niedo ha- En todo case, el cuadro general no favore-
cralizarse ce a los trabajadores El movimiento obrcro ha
s adcmis sido el mas golpeado, tanto por la represion
a dia la como por los despidos. Asi han quedado eli-
calles, en minados gran parte de los sectors de vanguar-
is parade- dia de la clase obrera en los frentes mismus.
produjera Pcro, eso si, este sector es el que mis conserve
expresi6n su organicidad y donde mejor se expresan for-
mas de resistencia.






RESISTENCIA


CAMPESINOS

El movimiento campesino, por su part,
fue desigualmente golpeado. Los sec-
tores que mis sufrieron han sido los que mis
habian avanzado-en conciencia y organizaci6n,
pero la devoluci6n de funds, la represi6n y la
disminuci6n de los niveles de vida enardecen
cada vez mis a extensos grupos. En general, el
movimiento evidencia claros sintomas de des-
contento masivo, intentos de reorganizaci6n e
indicios de reanimaci6n.

POB ADORES

F inalmente, hay que considerar el movi-
miento de pobladores que, por su caric-
ter, aparece como el menos golpeado en sus
sectors de vanguardia, a pesar de los "rastri-
i;os" y bombardeos. En cambio si ha sido dra-
miticamente afectado en sus niveles de vida,
especialmente ahora que sigue engrosando, da-
da la cantidad de cesantes provenientes del
sector obrero. Alli es donde mis se ha exten-
dido el descontento y donde con mayor rapi-
dez se desarrollan nuevos niveles de reorgani-
zaci6n y reanimacoin.

CUfMA a


LOS COMITES
DE RESISTENCIA
CLANDESTINOS


F rente a esta situaci6n general y dadas
las condiciones que alli se mantienen,
es que ya esti en march la organizaci6n de
todas estas fuerzas sociales, la organizaci6n
por abajo del movimiento de masas en forma


clandestine, para incorporarlo a la lucha con-
tra la dictadura. Asi han surgido los Comit6s
de Resistencia en cada sector social, a niveles
de fibrica, fundo, universidad, poblaci6n, los
cuales tienden a extenderse a nivel local y de
comuna, a nivel provincial y a nivel national.
Son ellos los que estan impulsando la lucha a
travys de las organizacioaes legales que adn
subsisten, como sindicatot, federaciones, jun-
tas de vecinos, centres de padres, etc. Allf en-
cuentra cauce la disposicitia de combat de los
trabajadores, incluso de quBllos que no mill-
tan en partidos politicos. En la media que
crece su funcionamiento se estan empleando
nuevas formas de lucha. Has golpeado a indus-
trias del gran capital y a grandes comerciantes,
reduciendo por medios mny variados la explo-
taci6n y las ganancias. Han levantado la con-
fianza de las masas al realizar distintas forms
de enfrentamiento y ridiogizaci6n de los mili-
tares.

La gente habla. Recupera su
voz. Habla del hambre. Apaga
la radio cuando hay cadena
national de la Junta. Aparece
en un micro con mala letra:
"milicos reculiados:
la resistencia venceri".

Aparecen hojitas en el centro:
"Trabajador: el estado de
guerra significa matar,
represi6n y dictadura,
acallar toda clase de
libertad.
Las conquistas pasadas no se
pueden perder Hay que seguir.
Pero ahora mis unidos y con
mis fuerza que antes. No
detenerse ante nada; ni con
la pdrdida de los nuestros.
La victoria sera de nosotros
Sacaremos a los asesinos
del poder.





RESISTENCIA


Llamado de un Comit6 de Resistencia clandestine:


EL PUEBLO DE CHILE


TIENE HAMBRE, TIENE


SED DE LIBERTAD


1. Los militares de la Junta y
los grandes patrons naciona-
les y extranjeros nos han arre-
batado por medio de la fuer-
za y la violencia nuestras con-
quistas y derechos. Con fusi-
les, metralletas, aviones, tor-
turas y balas asesinas nos han
quitado lo que conquistamos
en largos afios de lucha.
El gobiemo gorila que se
ha instalado, es el gobiemo
de los grandes explotadores
nacionales y extranjeros. Ofi-
ciales y duefos de grandes fi-
bricas y funds se lenan los
bolsillos a costa de la miseria
de millones de chilenos. Hoy
ya casi no se puede vivir. La
plata no alcanza para nada.
Se acaba a principios de mes.
Hay que comer al fiado, lle-
nindose de deudas. Persiguen


y despiden a los obreros de
las fibricas. Provocan la ce-
santia en todos los niveles de
la administraci6n piblica. La
prepotencia y la cesantia han
vuelto a los funds. Nos nie-
gan el derecho al trabajo en
todas parts. Gorilas y empre-
sarios nos han lanzado al
hambre y a la cesantia.
Hambre dcspuds del 11 de
septiembre. Asesinados con
balas y asesinados por ham-
bre.
Las alzas y el hambre pro-
vocadas por la dictadura se-.
guirin hasta que la hagamos
caer. Seguirin porque a los
gorilas no les interest la vida
de los obreros, de los campe-
sinos, de los hijos y mujeres
del pueblo. A ellos sblo les
interest' cxplotar hasta el


limited a los trabajadores, para
asegurarles enormes ganancias
a los capitalistas. No les inte-
resa el sufrimieito del pueblo
porque se creen muy seguros
con el poder de las armas.

2. El general de la menti-
ra y los generates de la mala
junta, los grandes explotado-
res ductos de fibricas y fun-
dos, apoyados por la bayone-
ta, se enriquecen y engordan
cada dia a costa del sufri-
miento del pueblo. Los oficia-
les gorilas y los duefos de fi-
bricas y funds se han confa-
bulado para robarnos mis de
la mitad de nuestros salaries.
Nos roban el valor real de
nuestro trabajo, nos roban el
derecho a vivir. Gorilas y ca-
pitalistas se han unido.
Nos dan sueldos y reajus-
tes de hambre. Nos asaltan y
destruyen el cst6mago y la
mente de nuestros hijos, con
el alza de la leche, con la ne-
gativa a seguirnos entrcgando
el alimento nccesario. Nos
quitan el derecho a comer el
pan de cada dia. El pan esti
caro, escaso y amargo. Alzan
todos los mcses el azfcar, el
arroz, el aceite, los tallarines,
los porotos, la sal la parafina,
la locomoci6n. Alzan los
arriendos, no construyen nue-
vas casas y no nos podemos
tomar sitios. Nos niegan el
derecho a un techo donde-
cobijames.
Todo ha subido. Las alzas
de los 6ltimo< scis meses son
superiores a la suma de todas
las alzas de los 6ltimos 30
afios. Las cosas subcn todos
los dias, todos los dias puras
alzas. (Acaso nos quieren ma-
tar a todos por hambre o
quieren ahorrarse las balas?
Las alzas y el hambre son los
hornos crematorios de los
nazi-gorilas criollos.







3. Pero no hemos cscrito
estas letras para contarnos y
Ilorar nuestras penas comu-
nes. Las hemos escrito para
rebelarnos contra la dictadura
gorila y la sanguinaria explo-
taci6n que hoy nos aplasta..
Solo la lucha nos devolveri
nuestros derechos y conquis-
tas. Para terminal con el ham-
bre y la opresi6n hay que ter-
minar con la dictadura gorila
de los grandes capitalistas.
Organic6monos todos uni-
dos para luchar hasta derrocar
a la dictadura. Organicemos la
resistencia popular contra la
dictadura. Fonmemos en cada
flbrjca, ci cada Iundo en ca-
da escuela, en cafa cuartel ~n
Comit6 de Resistencia Popu-
lar Clandestino. D6mosle a
cada comit6 ia area inmedia-
ta de unix y organizer la lu-
cha contra cl hambre y las al-
zas. La dictadura no es inven-
cible. S61o ta fuerza do pue-
blo, de sus obretos, emplea-
dos. campcslnos, aMtadoTes V
estudiantcs es investcible.
Luchemos contra el ham-
bre y las alzas, por la vida y
la libertad. Exijamos el fin de
la libertad de precious. Exija-
mos el t6rmino de las alzas.
Ixijamos el derecho de los ni-
ios a tomar ledhe gratuita.
Exijamos locomoci6n gratuita
para .los escolares. lxijamos
salaries justos y reaiuste ex-
traordinario para abril Exija-
mos el congclamiento de los
precious del pan, leche, azucar,
accite, porotos, parafina, lo-
comoci6n, vestuario y todos
los productot esenciales. Exi-
amos, organicemonos y lu-
chemos. EInfrcntemos a la dic-
tadura. No hay alternative: es
preferible morir luchando a
morir de hambre e injusticia.

.M L marzo de 1974


UN 1-DE


on volantes lanzados
en acciones relim-
pago que Ilenaron las ca-
lies de S9ntiagoi indcso el
centro; con IrabajO lento
en las fibricas, distribu-
ci6n de estampillas en las
poblaciones y oficinas p6-
blicas y con rojos rayados
murales en todos los ba-
rrios, el MIR le dio conte-
nido de lucha a la celebra-
ci6n del Primero de Mayo
en la capital chilena. Los
muros de la Panamericana
amanecieron bombardea-
das con pintura roja, sin
consignas, s6lo mancho-
ches de color de sangre


Fue la partida de una
campafia masiva national,
en la que tienen participa-
cimn relevant 19s Comitb s
de Resistencia Clandesti-
nos, y a la que la dictadu-
ra respondi6 con un au-
mento de la represi6n,
aunque sin resultados.
La agitaci6n y propa-
ganda cobr6 de este modo
una dimension nueva que
ha sido acogida con entu-
siasmo por las masas, que
muestran dia a dia mayo-
res deseos de participar en
ella como expresi6n de su
repudio creciente a la dic-
tadura.


&R fEUSFErNCIR~n~

ASES" 1 IL DIIRftIN7 voUeRs
DEL lURUso


gitie
.. rru


ELU porirn















MAYO DE LUCHA
El vespertino "La Segunda" (de la cade-
na "El Mcrcurio") public el siguiente pi-
rrafo en su edicion del 30 de abril. (Manifiesto)
o1 DE MAYO DIA DE LOS TRABAJADORiS
Hagamos de este dia un homenaje a sus.luchas.
A los niles de compaheros presoa,
torturados, asesinados.
Para ellos no habri marchas, banderas
ni discursoss
Hoy solo pueden hablar los asesinos
con uniform
Que este Primero de Mayo se los advierta:
OSha Nsi SEL PUEBLO NO MENDIGARA POR LO QUE NOS
SEn div* ctor s HAN ROBADO: LO TOMAREMOS LUCIANDO
*ap rcig n iapgo esta
P com ad"'l."' Pe Reorganicemos la CUT, los sindicatoe,
J_ XLl m""pilo, o oque las federacionea; a pesar de la dictadura
IB Aslai de. t F y contra ella.
do$ p"po les on Organicemos los Comites de Resistencia
var n* puedego Im en cada fAbrica, fundo, poblaci6n y
mano y Palma do is escuela.
gar facilm aPpooden p,-
broncos y po-- Nd aceptaremos la limosna ni el salario
i nque noadi',Y mlra. de hambre.
are 'aorn Impress, LA UNION NOS DARA LA FUERZA PARA HACER
parec o n un a#. t
90 mg9on 0 ti""mbr RESPETAR lUESTROS DERECHOS
aseraEn E abricacion
o 1 papeles0 sequ.* Llamamos a los soldados a luchar
Safirma junto a su pueblo:
a, ue ,o a en q0 om ^ a organizer la resistencia en los
Poccuarteles.
be queO Parse so sos
a'teigencia ''ervi's de Que los fascistas civiles y militares
a Ias Fet I no canten victoria entes de tiempot
0idact, ad ectaron
de : xtremisas LA CLASE OBREIA, EL PUEBLO
do .emor rb,' efb ,'. Y SU VANGUARDIA 10 HAN MUERTO.
qLuda. oa del to'qu LOS TRABAJADORLS DE TODO EL MUNDO
NOS APOYAN.
LA RESISTENCIA POPULAR
CONTRA LA DICTADURA GORILA TRIUNFARA.
MIR
Este es uno de los volantes que fueron lanzados
el lo. td( mayo en Santiago de Chile.





la lucha contra
la dictadura gorilla
sera larga y dificil

los trabajadores
y revolucionarios
chilenos estanos
dispuestos a pagar
un alto precio
por emprender el
camino definititivo
de la revolution
proletaria
y establecer el
socialism en chile




DECLARACION DE ENERO


A LOS TRABAJADORES

A LOS REVOLUCIONARIOS
YA LOS PUEBLOS

DEL MUNDO

La criminal alianza del cuerpo de oficiales de las Fuerzas
Armadas, el gran capital criollo y el imperialismo norteameri-
cano, derrocaron por la puerza de las armaS al Gobierno de la
Unidad Popular y establecieron en Chile una'sangrienta Dicta-
dura Gorila.
Las fuerzas mis retr6gradas de la historic national, en nombre
de la "democracia", "abolieron las libertades democraticas" y pisotearon
los derechos humans. En nombre del nacionalismo, han abierto nuestra
economia al capital extranjero y la han hecho mis dependiente del
imperialismo yanqui y de su cabeza de playa, el subimperialismo brasilefio;
en nombre de la Reconstrucci6n Nacional, reconstruyen el capitalism
sobre una explotaci6n cada vez mayor devolviendo fibricas y funds y
sometiendo al trabajo asalariado a una brutal superexplotaci6n, mediante la
dristica caida de los ingresos.
Miles de trabajadores, obreros, estudiantes, campesinos, mujeres,
perdieron la vida en los combates de la resistencia o han sido asesinados
por la dictadura. Suman ya mis de 30 000 los mirtires del pueblo. Mis de
40,000 personas permanecen recluidas en las circeles y campos de
concentraci6n que la dictadura ha establecido a lo largo del pais,
sometidas a condiciones inhumanas, a torturas y a vejamenes. La tortura
masiva a todos los detenidos es la norma de trabajo aplicada por los
cuerpos represivos de las Fuerzas Armadas, Carabineros y la Policia.
Prosiguen los fusilamientos sumarios, los asesinatos premeditados aplicando
la ley-fuga; pasan ya de 400 las condenas a pena de muerte dadas por los
Consejos de Guerra. Continuan desarrollandose las operaciones rastrillo en
las ciudades, los allanamientos y las barricades de control de calls,
operaciones rastrillo y las toruturas a los obreros agricolas y campesinos.
Miles de trabajadores y families son perseguidos por el unico
hecho de profesar ideas de izquierda. Miles de obreros han sido despedidos
de las fabricas; miles de empleados pfblicos han quedado sin trabajo;
centenares y miles de obreros agrfcolas fueron lanzados al desempleo





DECLARACION DE ENERO

forzoso, mlentras a miles de estudiantes universitarios les fueron canceladas
sus matrfculas y a centenares de profesores se les separ6 de sus citedras.
La junta military ha torado la administraci6n pfiblica como
botin de guerra, a pesar de sus declaraciones y ha invadido los cargos
pibblicos con- militares en servicio active o en retire que no tienen mis
m6rito que el uniform y el seguidismo a los afanes ultrarreaccionarios y
represivos de la Junta y sus asesores. La corrupci6n y el aprovechamiento
de la alta oficialidad del control del gobierno se ha producido desde el
primer instant. Su imagen de austeridad y de probidad que tratan de
proyectar no es mas que una gran mascarada para esconder los pr: legios,
prebendas y dinero que estdn consiguiendo.

2 En septiembre de este afio la clase obrera y el pueblo'sufrieron
una derrota frente a la contrarrevoluci6n burguesa. Esa derrota
fue expresi6n del error hist6rico de la political reformista, que
tras la bisqueda persistent de una alianza con una fracci6n
burguesa, en un period de ascenso del movimiento obrero y de extrema
polarizaci6n social, termin6 por debilitar y desarmar el campo de los
trabaiadores y transferir fuerza e iniciativa a la contrarrevoluci6n burguesa.
Tambi6n la derrota del pueblo chileno frente a la reacci6n muestra
dramiticamente el costo que tiene para las masas las vacilaciones e
inconsecuencias del centrismo de izquierda.
Si bien muchos personeros y dirigentes de esas corrientes
enfrentaron valientemente a] gorilaje y muchos cayeron combatiendo
heroicamente junto a los trabajadores, no es menos cierto que las
consecuencias de las political que impulsaron, las pagan hoy fundamen-
talmente los trabajadores y el pueblo.

La Dictadura, actuando en una sociedad como la chilena -en
que se ha agudizado la crisis de acumulaci6n capitalist y las
consecuencias inmediatas de estancamiento y crisis-, puso en
march una political antipopular y represiva para tratar de
conjurarla. Aboli6 las libertades democriticas, cerrando el Parlamento, ilega-
iizando los partidos de izquierda, declarando en receso los partidos burgue-
ses, suprimiendo la libertad de opinion, reunion y asociaci6n, cancelando los
derechos sindicales, el derecho a petici6n y huelga, etc. Al mismo tiempo
dccret6 una alza spectacular de los precious para estimular la producci6n,
aumentando las ganancias de las classes propietarias; mientras deprimi6 los
sueldos y salaries, disminuyendo drasticamente los ingresos y el nivel de vida
de los trabajadores y la pequefia burguesia.
Con esta political la burguesia agudiz6 premature y precipitada-





DECLARACION DE ENERO
















mente las contradicciones interburguesas y alej6 de ella a extensas capas de
la pequefia burguesia, a la vez que golpe6 fuertemente a los trabajadores.
De esta forma la Dictadura quebr6 el bloque social que la llev6 a! poder,
perdi6 el apoyo de amplias capas pequefioburguesas, a la vez que active al
conjunto de la clase obrera y las capas mis pobres de la ciudad y del
campo.

4 El movimiento obrero popular chileno fue fuertemente golpeado.
Puesto en repliegue por el golpe gorila, desconcertado, temeroso
y desarticulado en un comienzo, empLz6 a reorganizarse lenta-
mente, a ganar confianza nuevamente en su fuerza y hoy se
observan ya en los sectors organizados y de vanguardia los primeros
sintomas de una reactivaci6n, expresados en algunos paros en importantes
industries, que han sido masivamente reprimidos; en la organizaci6n de los
cesantes; en una creciente presi6n por .las reinvindicaciones salariales; en
diversas formas de resistencia en el interior de las fabricas y en una mayor
disposici6n a organizarse para combatir a la Dictadura.
La Unidad Popular y sus partidos, primero golpeados y desar-
ticulados por la represi6n, ya estan recomponi6ndose y funcionando. El
pr6ximo paso es la unificaci6n de esas fuerzas en torno a una political
revolucionaria que les permit movilizarse y golpear a la Dictadura.
El MIR con alguna experiencia anterior en la lucha clandestine y
semiclandestina ha logrado sortear con menor costo-la represi6n gorila.
Nuestro Partido esti recompuesto y ha cumplido la primera fase de
reorganizaci6n y clandestinizaci6n a lo largo del pais. Nuestro Partido,
nuestros cuadros de direcci6n, nuestros militants estin en pie de guerra
p.-






DECLARACION DE ENERO

en la lucha a lo largo del pais. El MIR se construy6 como Partido y form
a sus cuadros para luchar en 'todos los avatares y coyunturas de la lucha de
classes. El militant debe estar dispuesto a entregar la vida por la causa de
la revoluci6n proletaria. Por eso el MIR ha establecido como .norma que
ning6n dirigente ni militant debe asilarse. Nuestro deber es permanecer
aqui, afrontando, junto con la clase obrera y las masas explotadas, la
represi6n y conduci6ndolas en la lucha contra la Dictadura Gorila, hacia la
Revoluci6n.
El MIR no fue parte del Gobierno de la Unidad Popular, tiene
una limpia trayectoria de lucha, la Dictadura no puede implicarlo en las
denuncias de corrupci6n que hace hoy a los partidos y personeros del
Gobierno de la UP, queriendo asi justificar sus crimenes; combatimos y
enfrentamos a los gorilas y por todo ello contamos con una enorme
autoridad moral y political ante las masas y estamos impulsando con ellas
la resistencia popular al gorilaje cavernario.

5 La lucha para poner fin a la Dictadura Gorila y su regimen de
oprobio y miseria serai larga y dificil. Pero los trabajadores y
revolucionarios chilenos estamos dispuestos a pagar un alto
precio por restablecer el imperio de la libertad y la justicia, pero
por encima de todo- por emprender el camino definitive de la revolu-
ci6n proletaria y establecer el socialismo en Chile.
Nuestra primera tarea es impulsar la reorganizaci6n de la clase
obrera y del movimiento de masas; reagrupar paralelamente a la izquierda
tras una political que permit combatir'efectivamente a la Dictadura hasta
derribarla, abriendo camino a la lucha independiente de los trabajadores.
La situaci6n international, la political de la Dictadura, la agudiza-
ci6n de la lucha interburguesa, las tradiciones institucionales chilenas y la
tradici6n del movimiento obrero, como tambi6n la fuerza potential del
movimiento de masas y de los revolucionarios, abren la posibilidad
hist6rica de general un ancho bloque- social, que bajo la direcci6n de la
clase obrera incorpore al conjunto de las classes y capas explotadas y oprimi-
das por la Dictadura Gorila y principalmente a amplios sectors de la pe
quefia burguesia, e impulse la lucha contra la Dictadura hasta derribarla.

Las distintas formas de la lucha ilegales y armadas cobran
enorme importancia en las condiciones actuales de Chile. Ellas jugarin un
papel' destacado en la reanimaci6n y elevaci6n de las luchas del movimien-
to de masas. Lo fundamental sera acrecentar la capacidad de la alianza de
classes -que encabeza la clase obrera- para ir desarrollando progresiva-
mente distintas formas de resistencia y lucha armada contra la Dictadura.

22






DECLARACION DE ENERO

Esto es, incorporar efectivamente a las masas a la. lucha armada y general
las condiciones para el desarrollo de la lucha armada.
La lucha armada no seri una lucha de vanguardias. Su caricter
no estari dado por unas pocas y espectaculares acciones en que las masas
son espectadoras. La lucha armada deberi considerar el estado de animo
de-las masas y su conciencia, su capacidad y disposici6n para desarrollar
formas de lucha armada y sobre todo para construir los movimientos de
resistencia clandestine a la Dictadura y el ej6rcito del pueblo, que enfrente
eh multiples combates y en una guerra prolongada a la Junta Gorila, hasta
crear la correlaci6n de fuerzas que permit la ofensiva final, el derriba-
miento de la Dictadura y la conquista del poder por los trabajadores.
LOS OBJETIVOS INMEDIATOS DE LA RESISTENCIA POPULAR
CONTRA LA DICTADURA

a) Impulsar la lucha por una plataforma minima exigiendo el
restablecimiento de las libertades democriticas y levantando el nivel de
vida de las masas, mediante la lucha por un reajuste igual al 100% del alza
del costo de la vida;
b) construir el frente politico de la resistencia anti-gorila incor-
poando a todas las fuerzas de izquierda y a un sector del Partido
Dem6crata Cristiano (la pequefia burguesia democritica);
c) abrir cauce a los extensos sectors de la clase obrera y al
pueblo sin partido, al movimiento de masas en su conjunto y como tal, a
la lucha contra la Dictadura, construyendo. el movimiento de resistencia




DECLARACION DE ENERO

popular en la base social, en cada fibrica, fundo, poblaci6n, escuela,
universidad o cuarteL
A partir de estas condiciones sera possible iniciar la construcci6n del
ej6rcito del pueblo e ir incorporando efectivamente a las masas al campo
de la lucha y resistencia armada.
S En el desarrollo y fortalecimiento de la resistencia popular a la
Dictadura, ha tenido y tendra cada vez mis importancia la
solidaridad international de los mds amplios sectors y principal-
mente de los trabajadores del mundo. El internacionalismo
proletario seri fundamental para segurar el future de la resistencia popular
chilena.
Por eso Ilamamos a los trabajadores, a los revolucionarios de
..:todos los sectors progresistas del mundo a impulsar con mas fuerza afn la
lucha intemacional de apoyo al pueblo y a la resistencia popular chilena.
El no reconocimiento de la Junta Militar por numerosos Gobier-
nos, la ruptura de relaciones, las diversas formas de presi6n y lucha
diplomdtica, la actitud de algunos organismos internacionales, el condicio-
namiento y limitaci6n de la ayuda financiera y military como tambi6n los
paros de protest, la no descarga de barcos chilenos en puertos extranjeros,
el sabotaje a los envies de armamentos, los mitines, concentraciones y
movilizaciones contra la dictadura en diferentes ciudades del mundo, las
presiones sobre los Gobiernos exigiendo tomar una actitud de oposici6n a
la Junta Militar, al mismo tiempo que todas las formas de propaganda
realizadas en el exterior, denunciando los crimenes de la Dictadura, la
violaci6n sistematica de los Derechos Humanos, el regimen de terror y
miseria que ha impuesto el Cuerpo de Oficiales de las Fuerzas Armadas en
Chile; todo 'esto ha contribuido a la lucha de la resistencia y ha logrado
debilitar la estabilidad y perspective de la Dictadura Gorila.
Especial importancia en la lucha que libran los trabajadores, el
pueblo de Chile y los revolucionarios, tiene la actitud de los pauses
socialists, la Revoluci6n Cubana y el internacionalismo proletario y la
solidaridad combatiente y fundamental de los movimientos revolucionarios
de America Latina, del "IP, de los Tupamaros y del ELN boliviano.

7 Hoy se hace necesario constituir en los distintos pauses y
ciudades comit6s de apoyo a la resistencia chilena, creando una
red de comit6s de base en fAbricas, barrios, universidades,
escuelas, etc.; constituir un comit6 international de defense de
los derechos humans de los press politicos chilenos, con comit6s de base
y un comit6 permanent en Chile. Este comit6 debe presionar para que los







DECLARACION DE ENERO

juicios politicos sean pfiblicos, que exista efectivo derecho a la defense,
,reclutar y organizer grupos de abogados- que est6n dispuestos a venir a
defender a los press politicos en Chile, etc.
Las tareas de apoyo a la resistencia y de lucha contra la
Dictadura a nivel international son muchas. Lo fundamental es no dar
tregua a la Dictadura, aumentar dia a dia su aislamiento y fortalecer el
apoyo de los trabajadores y pueblos del mundo ai pueblo chileno y su
heroica resistencia.
8 Hay que redoblar la propaganda contra la Dictadura, continuar
con la denuncia de sus crimenes y atropellos; editar boletines
informativos, peri6dicos y revistas. Enviar cartas a Chile alentan-
do la resistencia, haci6ndolas Ilegar a todos los sectors. Es
necesario redoblar la lucha exigiendo a los gobiernos el rompimiento de
relaciones diplomiticas con la Dictadura, el cese de la ayuda financiera y.
military. Hay que presionar a los organismos internacionales, a las universi-
dades y otras instituciones para que pongan fitl a sus programs de ayuda
o convenios con la Junta Militar. Es precise continuar con el boicot a los
barcos chilenos en los distintos puertos del mundo y con el sabotaje a los
embarques de armamentos. Mas que nunca es precise redoblar las manifes-
taciones y mitines de apoyo a la resistencia chilena, las contramanifes-
taciones permanentes en todas las embajadas y consulados chilenos y
desplegar una gran campafia international exigiendo a la Dictadura el
t6rmino del estado de sitio, de los consejos de guerra, de los fusilamientos
sumarios y los asesinatos premeditados, de la represi6n y las torturas y a
presionar a los gobiernos, a los parlamentos, a la ONU y a otros organismos
internacionales para que actfien sobre la Junta Militar chilena en el mismo
sentido.
Hay que esperar con contramanifestaciones y actos masivos de
repudio, exigiendo la expulsion de los distintos paises, a las delegaciones
de falsarios y plumarios a sueldo que la Dictadura esta enviando al
exterior, verdaderos heraldos de la mentira y el crime.
La resistencia, la lucha clandestinal Ja propaganda en las condi-
ciones actuales; de Chile, la reorganiaci6nh .del- mrvimiento de.resistencia y
el desarrollo del ej6rcito del pueblo- demand: cantidades enormes de
dinero. Por eso la recolecci6n de dincro, y it', cnampaflas de financiamiento
de la resistencia cobran una importancia de'primer orden.
La solidaridad interacional y la lucha international contra la
Dictadura cobrard mayor importancia en estas semanas, precisa-
mente cuando la Dictadura esta comprando en Inglaterra algunos
Sbarcos y aviones de caza Hawker Hunter, los mismos que la






DECLARACION DE ENERO

ultrarreacci6n chilena y su cuerpo de oficiales utilizaron en septiembre
para bombardear el Palacio Presidencial, algunas poblaciones y campamen-
tos, industries y zonas campesinas. En Francia estin comprando tanques,
helic6pteros y carros policiales para aumentar su poderio represivo contra
los trabajadores chilenos y asegurar la permanencia de la Dictadura por el
unico camino que tienen: la represi6n policiacomilitar. En estas semanas
tambi6n la Dictadura renegociard la deuda externa con EE.UU., Jap6n y
los pauses europeos, tratando de conseguir condiciones favorables para
desarrollar su political econ6mica que significa miseria y super-explotaci6n
para las masas. La Dictadura, consciente de su creciente aislamiento
international, organize una contraofensiva de propaganda a nivel mundial,
mediante distintas embajadas y delegaciones y a trav6s de los nombramien-
tos como encargados de prensa de las distintas embajadas de connotados
personeros de la reacci6n criolla, periodistas venales al servicio del capital
y del Dios Dinero que, a traves de la prensa y radio, ambientaron e
impulsaron el golpe de estado, el derrocamiento del Gobierno de Allende y
la represi6n a los trabajadores. Son los mismos que despu6s justificaron los
asesinatos, los fusilamientos y las torturas de trabajadords y revolucio-
narios, y que hoy pretenden justificar ante el mundo los crimenes de la
dictadura, mediante la mentira y el engafio, presentando al cavernarismo
gorila como adalid de la democracia y la libertad, como salvador del
pueblo. Los trabajadores y el mundo entero deben repudiarlos y combatir-
los.
Trabajadores del mundo, la Resistencia Popular chilena crecera y
se fortalecerA. Nuestra lucha es parte de la lucha de todos los pueblos del
mundo contra el imperialismo, la reacci6n y la barbaric; es parte de la
lucha del proletariado y de los pueblos por su liberaci6n.
Los trabajadores y los revolucionarios chilenos hemos jurado
ante la memorial de nuestros mirtires combatir hasta derribar la dictadura.
Nuestra lucha no terminari sino cuando el proletariado, en
armas conquiste el poder. Los que han muerto y los que mueran no
moriran en vano.
La solidaridad international, el interacionalismo proletario y la
lucha sin cuartel en las ciudades y en los campos de Chile haran
irreversible nuestra lucha, fortalecerin la Resistencia y transformarAn su
vocaci6n de victoria final contra el capital y la dictadura.
La Resisteneia Popular venceri.

Secretariado Nacional del Movimiento de Izquierda Revolucionaria MIR.
Enero de 1974.










NTREVISTA A

WMGUEL ENRIOUEZ
SECRETARIO GENERAL DEL MIR

Esta entrevista fue realizada clandestinamente en Santiago de Chile y pu-
blicada en el Boletin Nilm. I del MIR al exterior.

Cutil es la reacci6n del MIR fren-
te a las acusaciones -principalmen-
te del Partido Comunista- en
cuanto a su responsabilidad en la
caida de la Unidad Popular? Esta
acusaci6n fue tambi6n utilizada
por la prensa burguesa "democriti-
ca" en Europa.'
ME: En realidad, estas acusaciones
vienen fundamentalmente de dos
sectors: el reformismo de izquier-
da y los burgueses. Nosotros sabe-
mos que algunas personalidades de
otros tantos partidos comunistas
europeos se han dedicado a expan-
dir la afirmaci6n de que la caida
del gobierno de la Unidad Popular
se debib a la "impaciencia", al "ul-
traizquierdismo" y a la "preciplta-
ci6n" del MIR. De esta manera
traton de salvar hist6ricamente al
reformismo y a su political, del fra-
caso en Chile, 7on el fin de el. -
var Io mismo .: otros paises. La&,
acusaciones tio en com, fuida-
?-eri las frustraciones d. a Uni-
,: ~i popular, a ,no habui oodido
!ograr una alianza con -. do







ENTREVISTA


"Nunca el desastre

provocado por la political
reformista ha sido

tan evidente."


Dem6crata Cristiano chileno. No-
sotros vamos a responder lo mis
brevemente possible dada la magni-
tud del tema.
El gobierno de la Unidad Popu-
lar fue un gobierno pequefio bur-
gu6s de izquierda, cuyo eje se for-
m6 en la alianza del reformismo
obrero con el reformismo pequefio
burgues.
La political que desarroll6 en el
curso de sus tres afios fue refox-
mista y se caracteriz6 por su sumi-
si6n al orden burgu6s y por su ten-
tativa de concretar un proyecto de
colaboraci6n de classes.
El reformismo no apreci6 el ca-
ricter que asumi6 el period de su
gobierno, lo que hizo impossible
que desarrollara con 6xito su pro-
yecto de colaboraci6n de classes. El
sistema de dominaci6n capitalist
entro en crisis. El movimiento de
masas cuyas movilizaciones y acti-
vidad iban aumentando despu6s de
1967, habia entrado en ebullici6n
con la Ilegada de la UP al gobier-
no. En el curso de estos tres afios
habia multiplicado sus moviliza-
28


clones, desarrollando sus niveles de
organizaci6n y de conciencia, mu-
cho mis alli de todo lo que antes
se habia visto en Chile.
En ese mismo moment, y en
parte como consecuencia de ello,
la crisis inter-burguesa continue
profundizindose. Fue eso lo que
confundi6 al reformismo que, per-
cibiendo que la lueha interburgue-
sa se hacia cada vez mas aguda,
pretendi6 sellar una alianza con
una de las fracciones en lucha. No
comprendi6 que, si bien la lucha
interburguesa aumentaba, las frac-
ciones burguesas se daban cuenta,
desde el comienzo, que el aumento
del movimiento de masas, por su
caricter, iba much mis lejos que
las timidas reforms que la UP se
proponia y que amenazaban el
sistema de dominaci6n capitalist
vigente. El conjunto de la clase do-
minante asumi6 desde el principio
la defense de dicho sistema y la lu-
cha dirigida a derrocar el gobierno
de la Unidad Popular. El aumento
y la polarizaci6n de la lucha de
classes cerr6 hist6ricamente toda







tNTREVISTA


posibilidad de 6xito para su pro-
yecto de colaboraci6n de classes.
Siempre detris de este ilusorio
proyecto de colaboraci6n de cla-
ses, la UP, bajo la ilusi6n de haber
conquistado el poder, impuls6 una
political econ6mica que funcion6
fundamentalmente sobre el consu-
mo y no sobre la propiedad de los
medios de producci6n. La redistri-
buci6n drastica del ingreso hizo
aumentar el consume, a partir del
cual aument6 la producci6n sobre
la base de la utilizaci6n de la capa-
cidad instalada, la que se agot6 a
mediados del 72.
La Unidad Popular tambi6n tra-
baj6 sobre los medios de produc-
ci6n pero de una manera limitada:
nacionaliz6 la gran mineria del co-
bre y- la banca y se propuso inte-
grar al area social solamente 91
grandes empresas industriales -que
eran en realidad entire 500 y 800-
olvidando explicitamente todas las
grandes empresas de construcci6n
y de distribuci6n. En el campo, a
lo largo de 1971, se limit a la ex-
propiaci6n de un poco mas de
1 000 funds, que aumentaron
mas tarde a 1 300, pero s6lo fue-
ron funds que tenian una super-
ficie superior a 80 hectireas de rie-
go basico, y sobre las cuales los
latifundistas tenian un derecho a
reserve de 40 hectareas, que po-
dian ser escogidas entire las mejo-
res tierras. Por otra parte, esto les
permiti6 olvidar explicitamente las
grandes empresas agricolas, cuya
extension era entire 40 y 80 hecta-


reas, que producian en 1973 cerca
del 50% de toda la producci6n
agricola de Chile. De 4 500 que
habia en 1970, subieron a 9 000
en 1973.
Sobre el piano politico, su pro-
yecto de colaboraci6n de classes se
expres6 no s61o en su subordina-
ci6n a la institucionalidad burguesa
sino tambi6n a su legalidad, en los
moments en que la clase domi-
nante controlaba poderosas institu-
ciones del aparato del Estado: el
parlamento, el poder judicial, la
contraloria, la mayoria de los
cuerpos, de oficiales de las Fuerzas
Armadas, etc, a partir de las cua-
les, en los hechos, gobern6 a Chile.
Todas estas concesiones y vacila-
ciones no fueron gratuitas ni indi-
ferentes al movimiento de masas,
inica fuente possible de fuerza real
del gobierno.
Todas estas concesiones -olvi-
dar las grandes empresas, promoter
a los norteamericanos el pago de la
deuda extema, legitimar a la alta
oficialidad de las Fuerzas Armadas,
etc,- fortificaron a la clase domi-
nante, que apoyada por el bloqueo
del cr6dito norteamericano logr6
mantener en sus manos -gracias a
estas concesiones- enormes canti-
dades de poder y de riqueza, que
no dud6 en descargar con furor
empresarial sobre el gobiero, la
clase obrera y el pueblo; sabotean-
do la producci6n a partir de las
empresas que ella conservaba en
sus manos, acaparando, especu-
lando, creando el mercado negro y
29





ENTREVISTA


favoreciendo la inflaci6n, acen-
tuando la presi6n military, etc.
Ademis, todas estas concesiones
fueron hechas hiriendo y golpean-
do los intereses de los sectors po-
pulares. Mientras, dejaba intactas
las grandes empresss industriales,
agricolas, de construcci6n, de dis-
tribuci6n, etc, cerraba el paso. a la
lucha de los trabajadores; no apo-
yando las movilizaciones directs
de la clase obrera, combati6ndolas
e incluso haciendo acciones repre-
sivas contra ella; atacando todo
trabajo politico en el seno de las
Fuerzas Armadas. A la vez que 6s-
to fragment a la izquierda, divi-
di6 y confundi6 a los trabajadores
que vefan al gobierno como un
instrument para sus luchas.
En el terreno politico, el refor-
mismo favoreci6 a la via parlamen-
taria y los ensayos frustrados de
alianza con el Partido Dem6crata
Cristiano. Ademas cada vez que
esta alianza se frustraba, el refor-
mismo no se apoyaba en las masas,
sino que se refugiaba en el aparato
del Estado constituyendo gabinetes
civico-militares, aumentando asi, al
interior del Estado, el peso de la
institucionalidad y, en particular,
de la alta oficialidad reaccionaria
de las Fuerzas Armadas.
Pero empecinado en sus vacila-
ciones, el reformismo debi6 ceder
frente a las presiones del movi-
miento de masas. Su amplia base
de apoyo popular, el carActer masi-
vo y decidido de las movilizaciones
directs del pueblo, obligaron al


gobierno a poner bajo su control
mis de 300 grandes empresas, de-
rribaron la fortaleza de la burgue-
sia agraria con las tomas de funds
de 40 a 60 hectireas, y motivaron
la ocupaci6n de numerosas empre-
sas de construcci6n, de vifias y de al-
gunas firmas distribuidoras. Pero
est~yconeesiones del reformismo a
los trabajadores, que primero fue-
ron combatidas y luego reprimidas,
expulsionn de campesinos de los
funds, desalojos de obreros de las
fibricas, etc,) fueron limitadas y
desordenadas. De esta manera, el
gobierno primero cedi6 frente a la
presi6n del movimiento de masas,
para luego negarle su apoyo y
abandonarlo, lo que fragment,
disperse y confundi6 a las masas.
A pesar de todo, la legitimaci6n
del gobierno de estas conquistas
del movimiento de masas despert6
la c6lera de la clase dominant.
Fue asi como el gobierno se some-
ti6 al orden burgu6s; y buscando
sellar una alianza con una fracci6n
burguesa, hizo todo tipo de conce-
siones a la institucionalidad y a la
clase dominant, e hiri6 de esta
manera los intereses de la clase
obrera y el pueblo, creando en 61
la confusion.
La clase dominant jams perdi6
de vista el caricter revolucionario
y anticapitalista que asumi6 el mo-
vimiento de masas. Arremeti6 con-
tra el gobierno desde el principio a
pesar de las promesas y limitacio-
nes que el proyecto reformista les
ofrecia.


30




ENTREVISTA


De esta 'manera, el gobiemo de
la Unidad Popular no tuvo la fuer-
za que le habria dado una alianza
con una fracci6n burguesa, reforz6
a la clase dominant y debilit6 y
disperse su verdadera fuente de
poder: el movimiento de masas.
Estos problems se vieron multi-
plicados despu6s de la tentative
fracasada del golpe de Estado del
29 de junio, y la amenaza subse-
cuente del nuevo golpe. El gobier-


no no tom6 medidas contra los
verdaderos conspiradores, no cam-
bi6 a los oficiales superiores, s6lo
detuvo a quienes estaban directa-
mente implicados.
El movimiento de masas, dirigi-
do por la clase obrera, desarroll6
altos niveles de organizaci6n y
concieitia. Ocup6 cientos de fabri-
cas, se organize en cordones indus-
triales (semejantes a los consejos
obreros) y en comandos comuna-
les, que reagrupaban a obreros,
campesinos, pobladores y estudian-
tes; logrando, incluso, desarrollar
masivamente formas materials y
orginicas de autodefensa.
La clase dominant utilize una
double tactica: por una parte, refor-
z6 su ofensiva a trav6s del paro de
los camioneros, de atentados, de
acusaciones a los ministros en el
parlamento, del bloqueo de la con-
traloria y de las declaraciones de
los presidents del Senado y la ca-
mara de Diputados; y por la otra,
permit que una minoria del PDC
-bien intencionada, pero sin fuer-
za- abriera un dialogo con el go-
bierno, exigi6ndole primero conce-
siones, luego un consenso, mas tar-
de la capitulaci6n y finalmente la
renuncia.
Bajo la ilusi6n de este dialogo,
el gobierno comenz6 su capitula-
ci6n, comprometiendo asi su suer-
te en el curso de la semana: cons-
tituy6 el gabinete del didlogo, en-
seguida un gabinete civico-militar.
Golpe6 al movimiento obrero, de-
volviendo a los patrons decenas





ENTREVISTA.


de industries que habian sido to-
madas recientemente por los traba-
jadores. Combati6 el poder popu-
lar (los cordoned y los comandos),
aio curso a acciones represivas,
aqui y alli, desalojando a los obre-
ros de las industries ocupadas, dete-
niendo en las calls a los obreros'
de algunos cordones y poblaciones.
Combati6 furiosamente a la iz-
quierda revolucionaria, acusandola
de subversive y permiti6 decenas
de allanamientos militares en fibri-
cas y funds en busqueda de ar-
mas. En algunos de estos allana-
mientos se torture salvajeinente a
obreros y campesinos, como fue el
caso de Nehuentfe, en la provincia
de Cautfri, y en la Industria Sumar
en Santiago. Se tomaron medidas
legales contra los mariners de la
Escuadra que preparaban medidas
de autodefensa en caso de un gol-
pe military, con lo que el gobierno
apoy6 las torituras brutales que los
oficiales de la Marina ejercieron
sobre los mariners, permitiendo, a
su vez, la persecuci6n legal del
procurador de la Marina contra los
secretaries generals del PS, del
MIR y del MAPU.
Con estas acciones, el gobierno
reforz6 la ofensiva de la clase do-
minante y de la alta oficialidad re-
accionaria; frustr6, confundi6 y
desarticul6 la tropa antigolpista de
las Fuerzas Armadas y dividi6 a la
izquierda, abriendo el camino al
golpe de estado.
Aqui est la responsabilidad de
la political reformista. Y este es un


hecho que muchos han tratado de
esconder o de oscurecer. Muchos
de estos cuadros y militants refor-
mistas, afrontaron mis tarde he-
roicamente a la dictadura; otros se
asilaron y el resto hoy estd en Chi-
le, haciendo frente a la represi6n
gorila.
Durante los tres filtimos afios,
nosotros hemos alertado a los tra-
bajadores y a la izquierda de la ca-
tistrofe hacia la cual la political
reformista los arrastraba; y hemos
hecho, frente a las masas y como
partido, todo lo que nosotros po-
diamos hacer para evitarla.
Las masas no fueron "ultraiz-
quierdistas" cuando multiplicaron
sus movilizaciones en defense de
sus intereses. Continuaron su mar-
cha -despu6s de Ilevar a la UP al
gobierno- por el anico camino
que la historic les ofrecia. No fue-
ron las masas las que impidieron la
alianza entire la Unidad Popular y
la Democracia Cristiana, sino la lu-
cha de classes en un pais sub-
desarrollado y dependiente como
Chile.


La clase obrera y el pueblo s6lo
pueden constituirse en fuerza so-
cial -como lo fueron al Ilevar a la
UP al gobierno- en la media que
como clase realicen sus intereses.
Y esto, objetivamente, en Chile ca-
pitalista, no puede ni podri obte-
nerse sino atacando los intereses
de clase dominant, una de cuyas
fracciones -con el PDC como re-




ENTREVISTA



"Lo que ha ocurrido

en Chile es una leccion

para todos los pueblos
del mundo.."


presentante politico- lo compren-
di6 tambi6n.
La clase dominant asumi6 des-
de el comienzo la defense del siste-
ma capitalist, la lucha contra los
avances de los trabajadores y la
destrucci6n de lo que ellos habian
creado: el gobierno de la Unidad
Popular.
Las masas no se equivocaron
avanzando, como la historic no se
equivoca. Ni el PDC -partido bur-
gu6s- fue alejado por la extrema
izquierda. Lo que arrastr6 a Chile
hacia la catastrofe gorila que vivi-
mos hoy dia, fue la political refor-
mista, que sistematicamente gol-
pe6, frustr6 y finalmente destruy6
la fuerza social que la habia lleva-
do al gobierno y su fuente funda-
mental de fuerza: la clase obrera y
el pueblo.
Nosotros no hemos sido "impa-
cientes" ni "ultraizquierdistas".
Nosotros dirigimos, en la media de
nuestras fuerzas, la march hist6-
rica de los trabajadores contra la
clase dominant y el sistema capi-
talista, en las fibricas, en los fun-


dos, en los liceos y universidades,
y en los cuarteles. Pero no fuimos
capaces de arrebatarle al reformis-
mo la conducci6n del movimiento
de masas. Esa fue nuestra debili-
dad y nuestra falla, ninguna otra.
Hoy dia nos quedamos en Chile
para reorganizar el movimiento de
masas, buscando la unidad de toda
la izquierda y de todos los sectors
dispuestos a combatir la dictadura
gorila, preparando una larga guerra
revolucionaria, a trav6s de la cual
la dictadura gorila sera derrotada,
para luego conquistar el poder pa-
ra los trabajadores e instaurar un
gobierno de obreros y campesinos.
No es esta la pol6mica central
hoy en Chile. Nuestro objetivo es
obtener la unidad de toda la iz-
quierda. Pero lo que ha ocurrido
en Chile, es una lecci6n para todos
los pueblos del mundo. Raras ve-
ces el desastre provocado. por la
political reformist ha sido tan evi-
dente. Los ataques que algunos
personajes y partidos europeos nos
lanzan, nos obligan a responder y
hacer que la verdad se imponga
-^a




ENTREVISTA


pdr encima de la desfiguraci6n de
los hechos.

LEstas acusaciones significant la vo-
luntad, el deseo de aislar al MIR
del resto de la izquierda?
4Cuil es la posici6n del MIR en
cuanto al acercamiento, a nivel de
direcciones, con el PS, el PC, el
MAPU, la IC, etc...?

ME: Creo que ya lo hemos expli-
cado. Fundamentalmente, el sen-
tido de estas acusaciones es ocultar
la responsabilidad hist6rica del re-
formismo, borrar su derrota en
Chile y tratar de nuevo de aplicar
su political en otras parties. Noso-.
tros respondemos aclarando la rea-
lidad de los hechos, ya que tergi-
versando lo que ha ocurrido, impi-
den a los pueblos del mundo la
posibilidad de extraer las lecciones
que la experiencia chilena ofrece,
para evitar los errores cometidos
en Chile.
No es el socialismo ni la political
revolucionaria lo que ha fracasado
en Chile, sino una d6bil e ilusoria
tentative reformista.
Es necesario que el reformismo
asuma su responsabilidad hist6rica
y no busque mis disculpas entire
los revblucionarios. Al mismo
tiempo, la experiencia y condicio-
nes exigen hoy en Chile la unidad
de todas las fuerzas de izquierda y
de todos los sectors dispuestos a
luchar contra la dictadura, en el
seno de un frente politico de la
resistencia.


Estamos pn contact con todas
las fuerzas de izquierda y otras en
Chile. El paso que hemos dado al
lanzar al exterior un llamado con-
junto de toda la izquierda es un
advance important en la unidad de
todas las fuerzas de la izquierda y
ha sido bastante Atil aqui eh Chile.

iCul es la posici6n del MIR fren-
te a la alianza tactica con todos
los dem6cratas, alianza denomina-
da "frente amplio", en tanto que
significa un peligro inminente de
una restauraci6n del sistema hur-
gu6s?

ME: Nosotros impulsarros la unidad
de tpdas las fuerzas dispuestas, en la
practice, a luchar contra la dicta-
dura, en el seno de un frente
politico de la resistencia, como ya
hemos mencionado. En este frente,
nosotros creemos que deben entrar
todas las organizaciones de izquier-
da de la ex-UP, nosotros, y tam-
biWn una parte del PDC, la "pro-
gresista" o "pequefo burguesa
democritica" que antes y despu6s
del golpe, se pronunci6 abierta-
mente contra 61.
La base fundamental de la lucha
contra la dictadura sera la clase.
obrera y el pueblo. Como conse-
cuencia de su experiencia reciente,
una experiencia trA ca de dicta-
dura burguesa, segfin la forma de
democracia representative, es muy
dificil career que los trabajadores la
acepten otra vez.
El otro sector del PDC, Ilamado








"democritico" por algunos, fue
dirigido por Frei, y apoy6 sin con-
diciones las agresiones de la clase
donlinante contra los trabajadores
y el gobierno, incit. ; prepare las
condiciones del gc pe military. Hay
que recorder las declaraciones de
Frei exigiendo los allarfamientos
para buscar armas, la declaraci6n
del congress sobre la ilegitimidad
del gobierno, etc.
Reconoci6 y aplaudi6 el golpe
military, inmediatamente despu6s y
tambi6n posteriormente. Asimismo
participa en la dictadura gorila,
aportando t6cnicos, un ministry y
algunos subsecretarios de Estado.
A pesar de que a trav6s de la
prensa y algunos grupos de presi6n
reclama timidamente la modera-
ci6n de la junta en su political
represiva y econ6mica. Lo hace
cuidadosamente a fin de acumular
fuerza en su lucha contra la frac-
ci6n burguesa hegem6nica, para
participar en la mayor media po-
sible de la riqueza y el poder que
el Estado control en Chile, como
es la renta del cobre, las exencio-
nes fiscales, cr6ditos del Estado,
etc. ..
Trata, como los anteriores movi-
mientos populistas, de colocar de-
tris de 61 al grueso de la poblaci6n
golpeada por la political de la jun-
ta, buscando sumar tambi6n el
apoyo popular del reformismo,
para caerle encima cuando haya
tornado el poder.
Con ese sector ni la clase obre-


ra, ni el pueblo, ni los revoluciona-
rios pueden hacer una alianza que
decapite su program y sus m6to-
dos de lucha, pero si pueden apro-
vechar las grietas abiertas por la
lucha interbutrguesa intensificada.

LEn caso de que haya un vacio a
nivel directive en el PC y el PS,
c6mo analiza el MIR el acerca-
miento revolucionario a las bases y
c6mo piensa asumir la direcci6n
del movimiento revolucionario?

ME: La conducci6n de la lucha con-
tra la dictadura gorila no se gana por
decreto o por declaraciones. Ella
seri conquistada en la lucha mis-
ma. La lucha contra la dictadura
gorila no es, fundamentalmente,
una lucha de partidos politicos
contra la dictadura,,es la lucha de
la clase obrera y de todo el pueblo
contra un sector del cuerpo de
oficiales de las Fuerzas Armadas.
Es por esto, que a fin de organizer
a todos los sectors del pueblo
dispuestos a combatir la dictadura,
sean o no militants de partido,
impulsamos en la base -y con
cierto 6xito- la constituci6n de un
movimiento de resistencia popular
contra la dictadura gorila, median-
te la formaci6n de comit6s en cada
fibrica, fundo, poblaci6n, liceo.
universidad, repartici6n pilblica,
etc.
iC6mo concilia tacticamente el
acercamiento con los sectors de-
mocriticos y el desarrollo de la
lucha armada en el Sur?







ENTREVISTA


iCuail esPel grado de organizaci6n
del movimiento armado en este
moment? iEn qu6 plazo piensa
que se puede desarrollar paralela-
mentela: reorganizaci6n de los sin-
dicatos y de los frentes de masa?

ME.:S6Ib sernn parte de la resisten-
cia, evidentemente, los sectors dis-
puestos a impulsar o apoyar en la
pric.jca la lucha en todos los te-
rrenos contra la dictadura. En con-
secuenhcia los problems de conci-
liaci6n de ticticas no dcherian ser
fundamentals. La reorganizaci6n
del movimiento de masas se desa-
rrolla progresivamente desde hace
algunos meses. Lo que dirigird l1
lucha armada en Chile serd funda-
mentalmente aquello que evite el
aislamiento de las vanguardias de
la masa, aquello que incorpore
progresivamente a la clase obrera y
al pueblo a formas de lucha arma-
da. A partir del movimiento de
resistencia popular, surgira el Ej6r-
cito Revolucionario del Pueblo,
6nica fuerza capaz de enfrentar al
ejercito gorila y derrocar la dicta-
dura.
LEl fracaso del process chileno
podria ser, a su juicio, el fin de los
partidos tradicionales?

ME: El fracaso en Chile de un pro-
yecto reformista deberia tener como
consecuencia, al menos en nuestro
pais, el fin del predominio de las
ilusiones reformistas en el seno de
la clase obrera y el pueblo. Pero el
reformismo, como proyecto poli-


tico, no desaparece como conse-
cuencia de una derrota. Sera la
experiencia adquirida por los tra-
bajadores y los militants de iz-
quierda -y la que venga de la
lucha misma- orientada por una
tictica y una estrategia revolucio-
narias, la que debera desterrar al
reformismo de la conducci6n de
las masas.
LUn nuevo sistema de comunica-
ciones, podrfa poner fin al aisla-
miento de la izquierda chilena y
permitirfa crear un frente comin
contra el imperialism?

ME: Pienso que desde el punto de
vista de su aislamiento del resto del
mundo, es la dictadura gorila la
que esti mis aislada. La clase
obrera el pueblo y la izquierda
chilena han recibido y reciben un
apoyo enorme de los pauses socia-
listas, de Cuba revolucionaria y de
los sectors revolucionarios y
progresistas del mundo.
Los revolucioinarios del Cono
Sur de Am6rica Latina, han consti-
tuido una junta coordinadora en-
tre el ERP de Argentina, el
MLN-Tupamaros de Uruguay, el
ELN de Bolivia y el MIR de Chile
que, no solamente quiebra todo
aislamiento possible, sino que signi-
fica un enorme progress para la lu-
cha revolucionaria. En todo -caso,
cualquier iniciativa que contribuya
a unir y a reforzar la lucha contra
el imperialismo y por la revolu-
ci6n, sera siempre considerada co-
mo positive por nosotros.








DECLARATION


CONJUNTA


El Movimiento de Liberaci6n NaciQnal
(Tupamaros) de Uruguay, el Movimiento
de Izquierda Revolucionaria de Chile, el
Ejercito de Liberaci6n Nacional de Bolivia
y el Ej6rcito Revolucionario del Pueblo
de Argentina, firman la- present declara-
ci6n para hacer conocer a los obreros, a
los campesinos pores, a los pobres de la
ciudad, a los estudiantes e intelectuales,
. los aborigenes, a los millones de traba-
jadores explotados de nuestra sufrida pa-
tria latinoamericana, su decision de unir-
se en una Junta de Coordinaci6n Revolu-
cionaria.
Este important paso es producL .
una sentida necesidad, de la necesidad
de cohesionar a nuestros pueblos n. el
terreno de la organizaci6n, de unificar
las fuerzas revolucionarias frente al end-


migo imperialista, de library con mayor
eficacia la lucha political e ideol6gica
contra el nacionalismo burguds y el re-
formismo.
Este important paso es la concreci6n
de una de las principles ideas estratdgicas
del Comandante ChM Guevara, hdroe, sitn-
bolo y precursor de la revoluci6n socia-
lista continental. Es tambidn significativo
paso, que tiende a retomar la tradici6n
fraternal de nuestros pueblos que supie-
ron hermanarse y luchar como un solo
hombre contra los opresores del siglo
pasado,-los coronialistas espafioles.

NUESTRA LUCHA
ES ANTIMPERIALISTA
L'bs pueblos del mundo viven la amepaza
permanent del imperialism nis agre-
sivo y rapaz que jams haya existido
antes. Han presenciado, no con indife-
rencia, el genocidio organizado y dirigi-
do por el imperialismo yanki contra el
heroic pueblo vietnamita. En esta gue-.
r, desigual cuyas llamas ,ain no se
cxtinguen, se ha mostrado de cuerpo
enter el caricter guerrerista y alevoso
del imperialismo del norte. Pero, enesta
guerra, una vez mis y por contrapartida,
se ha demostrado la debflidad de su
sistema y, a6n de todo su poderio mili-
tar frente a un pueblo dispuesto a luchar
y decidido a ser libre a cualquier precio.
Los pueblos latinoamericaios, desde
el siglo pasado hasta nuestros dias, so-








DECLARACION CONJUNTA


portan el pesado yugo colonial o neoco-
lonial de los imperialistas; han sufrido
consecutivamente intervenciones milita-
res y guerras injustas ejecutadas o fo-
mentadas, bien. por el ej6rcito norteame-
ricano, bien por los monopolies suprana-
cionales.
Y ahi esta el despojo de Mexico, la
ocupaci6n de Puerto Rico, la interven-
ci6n en Santo Domingo, y esti Playa
Gir6n y muchos hechos belicos que
nuestra America no olvida y no perdona-
ra jamas.
Y esti ia Shell, la Esso o la Standard
Oil, la United Fruit, la ITT, los dineros
de mister Rockefeller y mister Ford. Y
esti la CIA que con Papy Shelton, Mi-
trione, Siracusi, dej6 huellas indelebles
de la political avasalladora y prepotente
de los EE.UU. contra el movimiento
popular en Latinoamerica.

LATINOAMERICA MARCH
HACIA EL SOCIALISM

El lo. de enero de 1959, con el triunfo
de la Revoluci6n Cubana, se inicia la
march final de los pueblos latinoameri-
canos hacia el el socialismo, hacia la
verdadera independencia national, hacia
la felicidad colectiva de los pueblos.
Es la just y abierta rebeli6n de los
explotados de America Latina contra un
birbaro sistema neocolonial capitalist
impuesto desde fines del siglo pasado
por el imperialismo yanki y europeo,
que con la fuerza, el engafio y la corrup-
ci6n se aduefiaron de nuestro continen-
te. Las cobardes burguesias criollas y sus
ejercitos, no supieron hacer honor al
legado revolucionario liberacionista de la
gloriosa lucha anticolonial de nuestros
pueblos, que conducidos por heroes co-
mo Bolivar, San Martin, Artigas y tantos


otros, conquistaron la independencia, la
igualdad y la libertad.
Las classes dirigentes, defendiendo
mezquin~ intereses de grupo, se rieren
a los imperialistas, colaboraron con ellos,
facilitaron su penetraci6n econ6mica, en-
tregando progresivamente el control de
nuestra economic a la voracidad insacia-
ble del capital extranjero. La domina-
ci6n econ6mica engendr6 el control y
la subordinaci6n political y cultural. Asi


se fund el sistema capitalist neocolo-
nial que viene explotando, oprimiendo y
deformando desde hace cien afios, a las
classes trabajadoras de nuestro continent.

Desde principios de siglo la clase
obrera comenz6 a alzarse contra ese
sistema, 'desplegando la entonces poco
conocida bandera del socialismo, unida
indisolublemente a la bandera de la inde-
pendencia national, promoviendo el des-
pertar de. los campesinos, de los estu-
diantes, de todo lo sano y revolucionario
de nuestros pueblos. El Anarquismo, el
Socialismo y el Comunismo como movi-
mientos organizados de la clase obrera
vanguardizaron con energia y heroismo
la movilizaci6n de amplias masas, jalones
imborrables de lucha revolucionaria. El
legendario lider nicaragiiense, Augusto
C6sar Sandino, obrero metalirgico, diri-





DECLARACION CONJUNTA


gi6 en su pequeno pafs una de las mais
heroicas de esas batallas, cuando su ejer-
cito guerrillero tuvo en jaque y derrot6
a las tropas intervencionistas norteameri-
canas en 1932. Fue en esa d6cada del 30
cuando nuestros pueblos desarrollaron
en todo el continent .un formidable
auge de masas que puso en jaque la
dominaci6n neocolonial hegemonizada
por el imperialismo yanki, enemigo nu-
mero uno de todos los pueblos del
mundo.


ron las classes dirigentes para prolongar
con el engaho la vigencia del sistema
capitalist neocolonial.
A partir del formidable triunfo del
pueblo. cubano, que bajo la habil y
.clarivideute conducci6n de Fidel Castro
y un grupo de dirigentes marxistas-lcni-,
nistas logr6 derrotar al ej6rcito batistia-
no y establecer en la isla de Ciuba, en las
mismas barbas del imperialisnio, el Pri-
mer Estado Socialista Latinoamericano,


-F"


Pero esa formidable movilizaci6n re-
.volucionaria de masas no fue coronada
por la victoria. La acliva intervenci6n
contrarrevolucionaria political y military,
direct e indirecta del imperialismo yan-
ki, unida a las deficiencies del anarquis-
mo, de las corrientes socialists y los
Partidos Comunistas, fueron las causes
de una derrota temporal. La mayorfa de
los Partidos Comunistas, los mis cons-
cientes, consecuentes y organizados de
ese period, cayeron en el reformismo.
Algunos de ellos como el heroico y ague-
rrido Partido Comunista Salvadorefio su-
frieron crueles derrotas con decenas y
miles de mirtires. Por ello; el impetuoso
auge de las masas se desvi6 de su camino
revolucionario y cay6 bajo la influencia
y direcci6n del nacionalismo burgues,
via muerta de la revoluci6n. recurso
inteligente y demagogico que encontra-


los pueblos del continent vieron fortale-
cida su fe revolucionaria e iniciaron una
nueva y profound: mnovilizaci6n de con-
junto.
Con aciertos y errors nuestrn pue-
blos y sus vanguardias se lanzaron con
decision a la lucha antimperialista por el
socialismo. La decada del 60 vio suce-
derse en forma ininterrumpida grandes
luchas populares, violentos combates
guerrilleros, poderosas insurrecciones de
masas. La guerra de Abril, insurrecci6n
general del pueblo dominicano, oblige a
la intervenci6n direct del imperialismo
yanki que debi6 enviar 30.000 soldados
para sofocar con la massacre ese magnf-
fico levantamiento.
La legendaria figure del Comandante
Ernesto Guevara personific6, simboliz6
todo ese period de lucha y su muerte
heroica asi como su vida ejemplar y su







DECLARACION CONJUNTA


clara concepci6n estrat6gica marxista-le-
ninista, abre e ilumina el nuevo auge
revolucionario de nuestros pueblos que
crece dia a dia en poderfo y consisten-
cia, parte de las fAbricas, de los pueblos,
del campo y de las ciudades y se desplie.
ga incontenible por todo el continente.
Es el definitive despertar de nuestros
pueblos que pone en pie millones y
millbnes de trabajadores y que se enca-
mina inexorablemente hacia la Segunda
.Independencia, hacia la definitive libera-
ci6n national y social, hacia la definitive
Seliminaci6n del irijusto sistema capitalis-
ta y el establecimierito del socialismo
revolucionario.'

LA LUCHA
POR LA DIRECTION
DEL MOVIMIENTO DE MASAS

Pero el camino revolucionario no es facil
ni sencillo. No solamente debemos en-
frentar la birbara fuerza econ6mica y
military del imperialismo: Enemigos y pe-
ligros mis sutiles acechan a cada mo-
mento a las fuerzas revolucionarias, a sus
esfuerzos por library con efectividad, vic-
toriosamente, la lucha antimperialista y
anticapitalista.
Hoy dia, dada la particular situaci6n
del process revolucionario continental,
debemos referirnos especificamente a
dos corrientes de pensamiento y acci6n,
que conspiran poderosamente contra los
esfuerzos evyolucionarios de los latino-
americanos. Ellos son, un enemigo: el
nacionalismo,burguis -y una concepci6n
err6nea en el campo. popular: el refor-.
mismo.
Ambos, a veces estrechamente unidos,
intentan encaramarse en el auge revolu-
cionario de nuestros pueblos, lograr su
direcci6n e imponer sus concepciones


err6neas e interesadas, que indefectible-
mente terminarin por detener y castrar
el impulse revolucionario. Por ello ad-
quiere una dimension estrat6gica la in-
transigente lucha ideological y political
lue los revolucionarios debemos library
contra esas corrientes, imponemos a
ellas, ganar asi la direcci6n de las mis
amplias masas, para dotar a nuestros
pueblos de una consecuente direcci6n
revolucionaria que nos conduzca con
constancia, inteligencia y efectividad ha-
cia la victoria final.
El nacionalismo burgu6s es una co-
rriente apadrinada por el imperialismo
que se apoya en ella como variante
demag6gica para distraer y desviar la
lucha de los pueblos cuando la violencia
contrarrevolucionaria pierde eficacia. Su
n6cleo social esti constituido por la
burguesia proimperialista o un embri6n
de ella, que pretend enriquecerse sin
media, disputando con la oligarquia y
burguesia traditional los favors del im-
perialismo mediante el truco de presen-
tarse como bombers del ince..idio revo-
lucionario, con influencia popular y
capacidad de negociaci6n ante la movili-
zaci6n de las masas. En su political del
engafio esgrimen un antimperialismo
verbal e intentan confundir a las masas
con su tesis nacionalista preferida: la
tercera posici6n. Pero en realidad no son
-antimperialistas sino que se allanan in-
-cluso' a nuevas y mis sutiles formas de-
-"penetraci6n econ6mica extranjera.
.* El reformismo es en oambio una co-
rriente que anida en el propio sena del
.pueblo trabajador, reflejando el temor al
enfrentamiento de sectors pequefiobur-
gueses y de la aristocracia obrera. Se
Scaracteriza pot rechazar cerradamente en
los hechos la just y necesaria violencia
revolucionaria como m6todo fundamen-






DECLARACION CONJUNTA


tal de lucha por el poder, abandonando
asi la concepci6n marxista de la lucha
de classes. El reformismo difunde entire
las masas nocivas ideas pacifistas y libe-
rales, embellece a la burguesia national y
a los ej6rcitos contrarrevolucionarios con
quienes constantemente busca aliarse,
exagera la importancia de la legalidad y
del parlamentarismo. Uno de sus argu-
mentos preferidos, de que es necesario
evitar la violencia y relacionarse con la
burguesia y los "militares patriotas" en
busca de una via pacifica que ahorre
derramamientos de sangre a las masas en
su camino hacia el socialismo, es rotun-
da y dolorosamente refutado por los
hechos. Alli donde el reformismo impu-
so su political conciliadora y pacifista las
classes enemigas y sus ej6rcitos ejecutaron
las mis grandes masacres contra el pue-
blo. La cercania de la experiencia chile-
na con mis de 20 000 hombres y mu-
jeres trabajadores asesinados nos exime
de mayores comentarios.
Frente al nacionalismo burgues, el
reformismo y otras co--ientes de menor
importancia, en constant lucha ideol6-
gica y political con ellas, se alza el polo
armado, el polo revolucionario que dia a
dia se consolida en el seno de las masas,
aumentando su influencia, mejorando su
capacidad political y military, convirti6n-
dose cada vez mis en una opci6n real
hacia la independencia national y el
socialismo.
Precisamente para contribuir al forta-
lecimiento de ese polo revolucionario a
escala continental, las cuatro organiza-
ciones firmantes de esta declaraci6n,
hemos decidido constituir la present
Junta de Coordinaci6n Revolucionaria en
torno a la cual y a cada una de sus orga-
nizaciones nacionales, Ilamamos a organi-
zarse y a combatir juntos, a toda la van-


guardia revolucionaria obrera y popular
de Latinoamerica.
Esto significa naturalmente que las
puertas de esta Junta de Coordinaci6n
est~n abiertas para las organizaciones re-
volucionarias en los distintos paises la-
tinoamericanos.


LA EXPERIENCIA DE
NUESTRAS ORGANIZACIONES

El MLN Tupamaros, el Movimiento de
Izquierda Revolucionaria (MIR); el Ej6r-
cito de Liberacion Nacional (ELN), el
Eijrcito Revolucionario del aeblo
(ERP), en el curso de su lucha patri6-
tica y revolucionaria, han ido compren-
diendo la necesidad de unirse, han ido
afirmando por propia experiencia su con-
cepci6n intemacionalista, comprendien-
do que al enemigo imperialista y capita-
lista que esti unido y organizado debe-
mos oponerle la mas f6rrea y estrechaw
unidad de nuestros pueblos.
Vinculados por la similitud de nues-
tras luchas y nuestra linea, las cuatro
organizaciones hemos establecido prime-
ro vinculos fraternales, y en un process
hemos pisado de un intercambio de
experiencias, a la mutua colaboraci6n
cada vez mis active, hasta dar hoy este
paso decisive que acelera la coordinaci6n





DECLARATION CONJUNTA


y colaboraci6n que sin ninguna duda
redundard en una mayor efectividad
practice en la encarnizada lucha que
nuestros pueblos libran contra el feroz
enemigo comiln.
El mayor desarrollo de nuestras orga-
niizaciones, el fortalecimiento de su con-
cepci6n y pr6ctica internacionalista, per-
mitiri un mayor aprovechamiento de las
potencialidades de nuestros pueblos has-
ta erigir una poderosa fuerza revolucio-
naria capaz de derrotar definitivamente a
la reacci6n imperialista-capitalista, ani-
quilar a los ejercitos contrarrevoluciona-
rfos, expulsar al imperialismo yanki y
europeo del suelo latinoamericano, pafs
por pais, e iniciar la construcci6n del
socialismo en cada uno de nuestros pai-
ses para legar el dia de mailana a la mis
complete unidad latinoamericana.
Lograr ese sagrado objetivo no sera
facil, la crueldad y fuerza del imperialis-
mo hard necesario, como lo vislumbrara
el Comandante Guevara, desarrollar una
cruenta y prolongada guerra revoluciona-
ria qiie hard del continent latinoameri-
cano el segundo o tercer Vietnam del
mundo. Mas, siguiendo el glorioso ejem-
plo del heroico pueblo vietnamita, los
trabajadores latinoamericanos sabremos
combatir sin desmayos, con creciente
eficacia, desplegando en toda su intensi-
dad, las imbatibles energies de las masas
y aplastar al imperialismo yanki y sus
-agentes, conquistando asi nuestra felici-
dad y-contribuyendo poderosamente a la
destrucci6n definitive del enemigo prin-
cipal de la clase obrera intemacional, del
socialismo, de todos los pueblos del mun-
do.

NUESTRO PROGRAM

Nos une la comprensi6n de que no hay
otra estrategia viable en America Latina


que la estrategia de guerra revoliiciona-
ria. Que esa guerra revolucionaria es un
complejo process de lucha de masas,
armado y no armado, pacifico y violen-
to, donde todas las formas de lucha se
desarrollan arm6nicamente convergiendo
en torno al eje de la lucha armada. Que
para el desarrollo victorioso de todo el
process de guerra revolucionaria es nece-
sario movilizar a todo el pueblo bajo la
direcci6n del proletariado revolucionario.
Que la direcci6n proletaria de la guerra
se ejerza por un partido de combat mar-
xista-leninista, de caricter proletario,
capaz de centralizar y dirigir, uniendo en
un solo, potente haz, todos los aspects
de la lucha popular, garantizando una
direcci6n estrategica just. Que bajo la
direcci6n del Partido Proletario es nece-
sario estructurar un poderoso ejrecito
popular, ndcleo de acero de las fierzas
revolucionarias, que desarrollindose de
lo pequefio a lo grande, intimamente
unido a las masas y alimentado por ellas,
se erija en impenetrable muro donde se
estrellen todos los intentos militares de
los reaccionarios, y est6 en condiciones
materials de asegurar el ariquilamiento
total de los ejercitos contrarrevoluciona-
rios. Que es necesario construir asimisino
un amplio frente obrero y popular de
masas que movilice a todo el pueblo
progresista y revolucionario, a los distin-
tos partidos populares, a los sindicatos y
demais organizaciones similares, en una
palabra a las mas amplias masas cuya
lucha corre paralela, convergiendo a cada
moment y estrategicamente con el-ac-
cionar military del ejrrcito popular y el
accionar politico clandestine del Partido
Proletario.
La respuesta debe ser clara, y no otra
que la lucha armada como el-principal
factor de polarizaci6n, agitaci6n y, en






DECLARACION CONJUNTA


fin, de la derrota del enemigo, la uinica
posibilidad de triunfo. Esto no quiere
decir que no se utilicen todas las forms
de organizaci6n y lucha posibles: la legal
y clandestine, la pacific y violent,
econ6mica y political, c mvergiendo to-
das ellas con mayor efic.,cia en la LU-
CHA ARMADA, de acueido a las parti-
cularidades de cada region y pais.
El caricter continental de la lucha
esti signado, en lo fundamental por la
presencia de un enemigo com6n. El im-
perialismo norteamericano desarrolla una
estrategia international para detener la
Revoluci6n Socialista en Latinoam6rica.
No es casual la imposici6n de regimenes
fascistas en los paises donde el movi-
miento de masas en ascenso amenaza la
estabilidad del poder de las oligarqufas.
A la estrategia international del imperia-
lismo corresponde la estrategia continen-
tal de los revolucionarios.
El camino por transitar en esta lucha
no es corto. La burguesia international
esta dispuesta a impedir, por cualquier
medio la Revoluci6n, asi se planteara en
un s6lo pais. Ella posee todos los me-
dios oficiales y oficiosos, b6licos o de
difusi6n,, para utilizarlos contra el pue-
blo. Por eso nuestra guerra revoluciona-
ria es de desgaste del enemigo en sus
primeras fases, hasta former un ej6rcito
popular que supere en fuerza a los del
enemigo. Este process es paulatino pero,
es parad6jicamente, la senda mis corta
y menos costosa para alcanzar los objeti-
vos estrat6gicos de las classes postergadas.


PUEBLO LATINOAMERICANO:
A LAS ARMAS
Vivimos moments decisivos de nuestra
historic. En esa conciencia, el MLN Tu-
pamaros, el Movimiento de Izquierda
Revolucionaria, MIR, el Ejercito de Li-
beraci6n Nacional, ELN, y el Ejeicito.
Revolucionario del Pueblo, ERP, llaman
a los trabajadores explotados latinoame-
ricanos, a la clase obrera, los campesinos
pobres, los pobres de la ciudad, los
estudiantes e intelectuales, los cristianos
revolucionarios y a todos aquellos elem--
tnos provenientes de las classes explota-
doras, dispuestos a colaborar con la just
causa popular, a tomar con decision las
armas, a incorporarse activamente a la
lucha revolucionaria antimperialista y
por el socialismo que ya se esti librando
en nuestro continent bajo la bandera y
el ejemplo del Comandante Guevara.

LIBERTAD O MUERTE
(MLN TUPAMAROS)
PATRIA O MUERTE
VENCEREMOS (MIR)
VICTORIA O MUERTE
(ELN)
A VENCER O MORIR
OR LA ARGENTINA (ERP)


UNO DOS TRES


MUCHOS VIETNAM
43




FRANKFURT


SOBRE

LA TACTIC

Y ESTRATEGIA
DL El ascenso de la Unidad Popular
al gobiemo, en 1970, se dio en
el marco de una crisis del siste-
ma de dominaci6n en Chile, provocada
CONTRIBUCION fundamentalmente por la movilizaci6n y
A LOS TRABAJOS la radicalizaci6n del movimiento de ma-
DE LA CONFERENCIA sas, que se observaba desde 1967, y por
EUROPEA la agudizaci6n de la lucha interburguesa.
EUR EA Dos estrategias se perfilaron para ha-
DE SOLIDARIDAD cer frente a esta situaci6n. La primera
CON CHILE pretendi6, sobre la base de la moviliza-
Luis Cerda ci6n del movimiento de masas y aprove-
s Cera chando las contradicciones interbur-
Representante *
Rdel Movmentae guesas, sellar una alianza con una frac-
del Movimiento ci6n de la burguesia, para poner fin a la
de Izquierda
de vlzquierda crisis del sistema de dominaci6n median-
Revoluceionaria te reforms econ6mico-sciales y la demo-
de Chile en Europa cratizaci6n del Estado burgu6s; esa fue
Frankfurt la estrategia del reformismo obrero y
Abril, 1974 pequefioburgus, que hegemonizaba la
Unidad Popular.
La segunda se propuso desarrollar y profundizar la movilizaci6n de masas, con el fin
de agravar la lucha interburguesa y permitir a la clase obrera concertar alianzas con
sectors del pueblo (campesinado, capas pobres de la ciudad, pequefia burguesia
empobrecida), para constituir un poder alternative, al Estado burgues, que llevara a la
crisis del sistema de dominaci6n a su limited extreme y permitiera abrir paso a la
formaci6n de un nuevo Estado, revolucionario y popular. Esta fue la estrategia del
MIR, que logr6 polarizar algunos sectores de la UP.
Llevando a la pr4ctica sus concepciones estrat6gicas, reformistas y revolucio-
narios --aunque haciendo frente comin cuando se trataba de frenar las
embestidas de la reacci6n- se enfrentaron permanentemente en todos los
terrenos.
Respecto al imperialism, los revolucionarios exigieron la expropiaci6n sin indemniza-
ci6n de las propiedades extranjeras, incluso en la mineria del cobre, y la suspension




FRANKFURT

del pago de la deuda externa.
Los reformistas se batieron por la renegociacibn de la deuda externa y al
nacionalizar el cobre, aunque buscaron recursos legales para no pagar la indemnizaci6n,
recurrieron al Congreso Nacional, permitiendo que los partidos burgueses se asociaran
a esa conquista del movimiento popular.
Respecto a la burguesia, los revolucionarios plantearon la expropiaci6n de todas las
grandes empresas productoras y distribuidoras, asi como una nueva Reforma Agraria
que entregara a los campesinos los funds en manos de la burguesia agraria (con mas
de 40 hectireas de riego bisico).
Los reformistas limitaron a 91 el nuimero de empresas que debian ser expropiadas y
dejaron en manos de la burguesia incluso las grandes distribuidoras de alimentos y
otros bienes esenciales. Por otra parte, se
limitaron a aplicar la ley de Reforma
Agraria legada por el gobierno, democra-
SOLO l L L A tacristiano de Eddardo Frei, la cual he-
Si rfa tan s6lo a la fracci6n latifundista,
a aunque abri6ndole la posibilidad de con-
vertirse en una verdadera burguesia agra-
ria (derecho a reserve de 80 hectireas de
riego bisico).
Respect al movimiento de masas, los
Grevolucionarios impulsaron las moviliza-
s rciones campesinas y de las capas mis.
IM atrasadas del proletariado y del semipro-
0tE |T]enGO eletariado, con el prop6sito de integrarlas
Sal bloque de classes dirigido por la clase
DEsLpe CA A obrera. No retrocedieron ante la area de
encauzar y organizer las formas de lucha
espontineas que el pueblo ponia en
plictica, tales como las ocupaciones de
tierras en el campo, las tomas de terre-
nos en las ciudades, la toma de fibricas.
Los reformistas, en cambio, se jugaron siempre contra la movilizaci6n independiente
de las masas y contra sus formas de lucha. Y no vacilaron incluso, en situaciones
puntuales, en recurrir a la represi6n policial.
Respecto a las medidas que se debian adoptar ante la ofensiva econ6mica de la
burguesia, que tomaba la forma de la no reinvwrsi6n de utilidades, del acaparamiento
de mercancias y la especulaci6n, los revolucionarios exigieron medidas para expropiar
las ganancias no reinvertidas (ademis de la expropiaci6n de las grandes empresas) y
para aplicar el control de masas sobre 'ia distribuci6n y el control obrero sobre la
producci6n.
Los reformistaS se negaron a adoptar esas medidas y prefirieron, en lo fundamental,
mantenerse en el aparato burocritico y policial del Estado burgu6s para combatir el
acaparamiento y la especulaci6n.
Respecto a las Fuerzas Armadas, los revolucionarios exigieron el derecho al voto y





FRANKFURT

otras medidas democriticas para los suboficiales y soldados, asi como su incorpoiaci6n
a los organismos populares que tenian por objetivo controlar la distribuci6n de bienes,
,,con el prop6sito de facilitar su inserci6n en la vida political y abrir la instituci6n mjlitar
a los embates de la lucha de classes.
Los retormistas prefirieton buscar allanzas en el cuerpo de generals, dejando en sus
manos el control de la instituci6n military y proclamando la neutralidad de ista respect
a las luchas political y sociales.
Respecto, en fin, a la political de poder, los revolucionarios impulsaron la organiza-
ci6n de la clase obrera en los cordones industriales, asi como la creaci6n de los
comandos comunales, como 6rganos de lucha y g6rmenes embrionarios de poder. en el
seno de los cuales la clase obrera podia concretar su alianza cop -otros sectors del
pueblo y darles conducci6n.
Los reformists, por el contrario, se
opusieron a esos 6rganos de powder popu-
lar y se mantuvieron amarrados en la
legislidad burguesa, en las maniobras par- I IL
lamentarias y en el respeto a las institu- [ L O IL I
ciones del Estado controladas por la A O
burguesia, sofiando con la posibilidad de T A A
aumentar su propio peso en el Estado a I i e FR se
trav6s de las elecciones presidenciales de
1976.
3 Fue sobre la base de las concesiones otorgadas por los reformists, files a su
estrategia; y de las vacilaciones de los sectors de la Unidad Popular que,
aunque sensibilizados por la estrategia del MIR, no se atrevieron a cerrar filas
con 6ste para enfrentar al enemigo de clase; y fue sobre la base de estas concesiones y
vacilaciones que la reacci6n national y extranjera pudo retomar la ofensiva, reunir en
torno suyo una base social, cambiar en su favor la correlaci6n de fuerzas en el seno de
la instituci6n military y desatar la contrarrevoluci6n el 11 de septiembre de 1973.
Como lo declar6 el secretario general
del MIR, Miguel Enriquez, lo que fraca- A A
s6 en Chile no fue el socialismo ni la
revoluci6n proletaria, sino el reformis-
mo, que arrastr6 en su caida al centris-
mo de izquierda, es decir, a aquel sector
incapaz de hacer opciones claras en los
moments critics de la lucha de classes.
El precio de esa derrota lo paga hoy
today la izquierda y las masas trabaja- HILE E LI.
doras de la ci4dad y del campo.
Su pet tica represiva ha representado para la clase obrera y el pueblo miles de
Imuertos y detenidos, la supresi6n de las libertades mis elementales y un
regimen de terror. Se ha aumentado la jornada de trabajo, al mismo tiempo
que sc rebajaban los salaries reales, con el prop6sito de abrir paso a la superexplotaci6n
desenfrenada de los trabajadores.
46





FRANKFURT

Los precious han sido multiplicados por diez, por veinte y hasta por treinta,
excluyendo a las amplias masas del mercado de bienes esenciales, restableciendo los
privilegios de las capas altas y conformando una estructura de consume destinada a
apuntalar un desarrollo industrial vuelto hacia los grupos de altos ingresos y hacia la
exportaci6n.
Las fibricas y los funds han sido devueltos a los antiguos patrons, se han abierto
las puertas de la economic al capital imperialista y se ha puesto en prictica una
political externa de subordinaci6n al subimperialismo brasileflo y al impe-rialismo
norteamericano.
5 Todo ello ha abierto un profundo abismo entire el gran capital y su biazo
armado, por.un lado, y la clase obrera y el pueblo, por el otro. Aln mils: se
han generado conflicts en la base social misma de la dictadura military, en la
media en que la political descarnada del gran capital hiere tambi6n interests de las
capas pequefioburguesas y de la median
burguesia que apoyaron el golpe. Se
r observe ya un process de desintegracion
DIE UN F LO de esa base social, que tiende a aislar
DE ilS I iE ante los ojos de todo el pueblo a los
qel n ES cenemigos principles de la clase obrera:
O I Ael gran capital national y extranjero y
sus gendarmes.
E* nII Ue A lA EA Da dSe abre asi la posibilidad de ampliar
VmIAL I aVla c A EN las alianzas de clase del proletariado, de,
A iatraer hacia su campo a la mayoria del
pueblo y de contar con su apoyo en la
lucha contra la dictadura military.
Para que esta area pueda ser cumplida con Cxito es necesario evitar las
formulaciones engafiosas y las ilusiones que el reformi'smo esti siemrpre list
alimentar.
Para los reformistas, el problema se present de una manera sencilla: la junta military
pierde base social dicen con lo que ella se debilita y el movimiento popular so
refuerza... Pero, si bien es cierto que la dictadura pierde base social. no necesaria-
meate significa que ella se debilite y que la clase obrera y el pueblo se refucrcen.
7 4Por qu6 no es cierto que la clase obrera y el pueblo se refuerzan a media que
se disgrega la base social de la dictadura?
En primer lugar, porque la tendencia normal de esos sectors no es la de unirse
mmediatamente a la clase obrera, sino mAs bien de buscar sus propias soluciones, que jue-
gan de preferencia en favor de eventuales movimientos de oposici6n burguesa y pequefio-
burguesa.
En segundo lugar, porque, para que el proletariado pueda traer a su campo esos secto-
res y ponerlos bajo su conducci6n, es necesario que se encuentre organizado y que se
constituya en una autintica altemativa polftica a la dictadura del gran capital.
Algunos elements de la izquierda tienden a aceptar el desarrollo de una
eventual oposici6n burguesa, como un mal menor respect a la situaci6n
actual, ya que permitirfa, a su juicio, una cierta redemocratizaci6n favorable






FRANKFURT

la lucha del proletariado.
-El MIR no incurre en ese error, El golpe military ha tenido, como objetivo explicit,
desarticular el movimiento de masas'y liquidar a sus vanguardias, como lo demuestra la
salvaje represi6n que se ejerce contra el MIR, asf como sobre las demas organizaciones
de izquierda.
Sin embargo, la capacidad misma del MIR para resistir a la represi6n, por un lado,
asf como en menor grado otras fuerzas (dada su menor preparaci6n para circunstancias
de este tipo); y la presencia amenazadora de un movimiento de masas que, golpeado y
malherido, conserve fresca la memorial de sus conquistas y sus luchas y que da muestras
ya de su disposici6n de resistencia a la dictadura, por el otro, cierran al gran capital la
posibilidad de una redemocratizaci6n, aunque sea parcial.
La condici6n para 6sta, seria la liquidaci6n de la vanguardia y la pasividad del
movimiento de masas.

9 La tarea principal que los revolucionarios se dan en este moment es
precisamente la de reorganizar el movimiento de masas, y en particular la clase
obrera, sobre la base de la defense de su nivel de vida y de la lucha por las
libertades democriticas, con el prop6sito de constituir un amplio frente social,
encabezado por la clase obrera y destinado a desarrollar la mds inflexible resistencia
contra la dictadura.
En estos t6rminos, los revolucionarios llamamos a todos los sectors dispuestos a
sumarse a la lucha de la clase obrera, a unirse al frente.
En estos t6rminos, los revolucionarios no descartamos el trabajo de masas en ningin
tipo de organizaci6n en que las masas est6n presents.
En estos t6rminos, destacamos la importancia de organizaciones de masas como las
juntas de vecinos y otras, pero particularmente la importancia de los sindicatos.

10 Las luchas del pasado, y particularmente las que se han librado recientemente
en Chile a principios de este afo, nos han ensefado, sin embargo, que las
organizaciones de masas tradicionales son muy vulvnerables ante la represi6n.
Cuando una huelga en una empresa, por ejemplo, cuesta a.la clase obrera y a los
revolucionarios 140 trabajadores despedidos. . es necesario tener la flexibilidad
suficiente para saber recurrir a otras formas de lucha, que, por ser menos espec-
taculares, no por ello dejan de abrir cauce a la disposici6n de combat de los
trabajadores. Mas que esto: cuando las formas tradicionales de lucha tienen un margen
demasiado estrecho para ser desarrolladas, es necesario pensar en la preparaci6n de
forms de lucha de otro tipo, que tienden a desembocar necesariamente a la lucha
armada, entendida 6sta como forma general de la lucha de classes.
Entonces, es indispensable preparar orginicamente a la clase obrera y al pueblo para
sr capaces de llevar con 6xito su lucha en esas condiciones.
Esa preparaci6n significa para nosotros, hoy dia, la creaci6n por la base de los
Cmiit6s de Resistencia clandestinos, column vertebla del movimiento de resistencia
ia que se desplegari mafiana en todo Chile, y que desembocara en el Ej6rcito
volucionario del Pueblo.





FRANKFURT


*1 No alimentar ilusiones sobre las
posibilidades -de democrat-
zaci6n en Chile (sin rechazar la L iA
posibilidad de fluctuaciones limitadas yA I U I S
precarias en los niveles de represi6n alli o oiaq S
existentes) nos conduce, pues, necesaria- 1 it l iI
mente a enfocar nuestro trabajo desde el l F I I d
punto de vista de la resistencia armada I AI
en el pais. rbl l ISI
Pero hay otras razones para que L I
adoptemos esta perspective estrat6gica. l l rel
Esas razones se derivan del anilisis que L1 L I
hacemos del caricter del actual Estado
military chileno y sus relaciones con a
costrarrW oluci6n latinoameraacaa, y

b Is Hiow dich6 que Is perdlda de base ocd l Mno deblilta neoesariamente a Ila
a ctdura. Esto es asi, precisamente porque vista ao "epresents an verdadeio
x6jimen fascist, sino nis bien an Ogimen military con raegos fascistoides.
No fue ta base social de Ia contrarrevoluci6n la que permiti6 a hsta la victoria del 1
de septienbre: fueron tas Fuerzas Armadas. lo es sobre esa base social que se basa el
fouler del gain capitaLino en sus relaciones i on el capta l amEU ialista y su integracibn 6n
oans b sitateals mlbttmhpedwasta "nar Anxdfe ptina'

l0i4 im aig )s: 1o diueustran sufioentemerte it pjl ins tedibidos de las orjaniza-
dones f lonteras ntemrnacionales y gobiernos, ast coio'r renegoclaci6n de la deuda :
extema obtesida en la teuni6n del Club de Parfs. Es apoyo international se express s
boy en el impulse a Ia creaci6n de condiciones favorablesen Chile para las inversiones
de las compaflias multinacionales, condiciones que van de~de la represi6n salarial hasta
as ,dbras de infraestructura.
S61o la lucha de Ia clase obrera dhilena y el apoyo solidario de las fuerzas
revolucionarias y progresistas del exterior pueden impedir que tengan 6xito los
prop6sitos del granr capital nacionda y extranjero. Pero, justamente por esto, el gran
capital necesita reprimir con fuerza cada vez mis grande los esfuerzos de la clase obrera
y los revolucionarios para desarrollar un amplio movimiento de resistencia; y tiene que
buscar para isto el apoyo military que le pueden brindar el imperialismo yanqui y el
subimperialismo brasileilo.
La presencia actuante de la CIA en Chile, a trav6s incluso del embajador
norteamericano; la acci6n de los agents brasilefios que se encargan, entire otras cosas,
de crear la agencia de inteligencia de la Junta, DINA, Departamente de Inteligencia
Nacional, asi como la central de torturas de Tejas Verdes, esti demostrando el interns
solicito de la reacci6n imperialista y latinoamericana hacia la dictadura military chilena.
Ello presagia tambi6n grades crecientes de intervenci6n extema, a media que crezca
y fortalezca el movimiento de resistencia obrera y popular.




FRANKFURT

13 En esta lucha, la dase obrera y el pueblo no pueden estar solos. Ellos
necesitan de la solidaridad active de las fuerzas revolucionarias y progresistas
que actaan en los pafses capitalists, asi como el apoyo del campo socialist,
en particular de Cuba revolucionaria.
Pero necesitan por sobre todo extrechar sus lazos de relaci6n comdn con el
proletariado y las capas populares de Amdrica Latina, principalmente en el Cono Sur.
Asumiendo su papel de vanguardia revolucionaria, el MIR ha constituido con,
organizaciones hermanas del Cono Sur una Junta de Coordinaci6n Revolucionaria, que
culmina un trabajo solidario de various afios y abre nuevas perspectives de lucha unitaria.
Hombro a hombro marchan juntos con el MIR el Ejercito Revolucionario del Pueblo
(ERP) de Argentina, El Ejdrcito de Liberaci6n Nacional (ELN) de Bolivia y el
Movimiento de Liberaci6n Nacional (MLN Tupamaros) de Uruguay.
Otras fuerzas revolucionarias de America Latina se sumarin mafiana a la JCR,
haciendo sonar en todo el continent el grito de guerra de Che: iUno, dos, tres,
muchds Vietnams!
a4 Las experiencias de los comba-
tientes de la d6cada del 60, las L- y7
ensefianzas sacadas de los fraca- Mse
sos del reformismo en Brasil, en Chile y
otros paises, lo ha hecho mis fuerte y A A C
mis maduro.
Es avanzando en el camino que nos
hemos trazado que estaremos contribu- lA C C
yendo al movimiento revolucionario en
Europa y en los demis continents. Es
avanzando por ese camino como podre-
mos pesar mafiana en la correlaci6n de
fuerzas, de manera much mis pondera-
ble que hoy, y que podremos reclamar legitimamente la solidaridad active de las
fuerzas revolucionarias y progresistas de todo el mundo.
Estamos seguros que esa solidaridad no nos faltard y agradecemos a aquellas fuerzas
que ya nos la han dado y la estin dando desde ahora.
El MIR desea 6xito a la Conferencia Europea de Frankfurt y expresa su satisfacci6n
por la contribuci6n que, a trav6s de las luchas pasadas y presented, pueda aportar a los
trabajos de la misma. Nuestros saludos a los organizadores y participants, nuestros
votos para que la Conferencia sea un paso mis en la definici6n de la estrategia y la
tictica de lucha de la clase obrera europea por su liberaci6n.


VENIA R NIUE.AROST


%VON, ~iab~~







MANIFIESTO DE

MARZO

A LOS OBREROS. CAMPESINOS
POBLADORES, MUJERES
Y SOLDADOS
AL PUEBLO DE CHILE


A. '-'a*


Los trabajadores y el pueblo de
chile vivimos hoy bajo un regimen
de opresi6n, miseria, hambre, bar-
barie e injusticia; pero la clase
obrera y el pueblo no darin larga-
vida a la dictadura gorilla.
Las ilusiones sembradas por la
"via chilena al socialismo", que
predic6 la ingenua creencia de que
los explotadores nacionales y ex-
tranjeros entregarian sin resistencia


sus riquezas y privilegios, fuerpn ,
echadas salvajemente por tierra por
el goipe gorila del 1 de septiem-
bre.
El camino esta ahora claro, pe-
ro es la vez mas aspero y dificil.
Nunca mas la clase obrera debe
volver a escuchar a los que Ilamen
al pueblo a confiar en supuestos
sectors democrdticos de la bur-
guesia y en el Cuerpo de oficiales
de las Fuerzas Armadas y Carabi-
neros. Por este camino s61o se lle-
ga a la derrota y a la barbarie.
El proletariado debe confiar s6-
lo en sus propias fuerzas y desarro-
liar una political que le permit
arrastrar al campo de la revoluci6n
a otras classes, capas y fuerzas.
DEBEMOS SACAR
LAS LECCIONES DE LA
DERROTA DE SEPTIEMBRE
Hoy es necesario que la clase obre-
ra, los trabajadores y el pueblo de





MANIFESTO


Chile saquemos las lecciones nece-
sarias, por duras y amargas que 6s-
tas sean, de nuestra experiencia y
derrota reciente. Hay que estable-
cer las causes de la derrota y las
responsabilidades political de cada
cual. Debemos hacerlo con hones-
tidad v frarqueza revolucionarias.
Abiertamente y de cara a las ma-
sas. porque la verdad hist6rica es
revolucionaria y nos ayudard a re-
emprender la lucha por el camino
correct.
Este andlisis critic debemos
realizarlo sobre la base de que hoy
es mis necesaria que nunca la uni-
dad de la clase obrera y el pueblo,
la unidad de todos los revoluciona-
rios y la unidad de toda la izquier-
da. Pero esta unidad real no es po-
sible sin critics y sin una profun-
da lucha ideol6gica, lo otro seria
una unidad para persistir en los
mismos errors y conducir al pue-
blo a una nueva derrota.

LOS RESPONSABLES
POLITICOS DE LA DERROTA

Los trabajadores y el pueblo de
Chile conquistamos el 4 de sep-
tiembre de 1970 un important
triunfo tactico, el control del go-
bierno. El ascenso del movimiento
popular al gobierno, permiti6 la
toma de importantes posiciones en
el aparato del Estado, para llevar
adelante, en mejores condiciones,
la lucha de la clase obrera y las
masas populares hacia la revolu-
ci6n y el socialismo.


En el seno del movimiento po-
pular, hubo entonces los que le-
vantaron la tesis de que lo mis
important era la defense y el man-
tenimiento del gobierno popular.
Para ello sostuvieron que la acci6n
del gobierno y las fuerzas obreras
y populares debia limitarse a una
reform de estructuras que afecta-
ra s6lo a un sector de. la burguesia
y al Estado national burgues, em-
pleando s6lo una mayor democra-
tizaci6n de 6ste. Para ello buscaron
permanentemente Ilegar a alianzas
o acuerdos con el Cuerpo de ofi-
ciales de los aparatos armados del
Estado y la burguesia.
Algimos sostuvimos, en aquel
entonces, que esa linea llevaba al
pueblo a un callej6n sin salida, que
terminarfa en la capitulaci6n fren-
te a los patrons o en el derroca-
miento violent del gobierno y la
derrota del pueblo en manos de la
contrarrevoluci6n burguesa vistien-
do el uniform de gorila.
Nosotros, el MIR, sostuvimos
que habia que utilizar el gobierno
popular, como un instrument po-
deroso, que facilitara el amplio
process de movilizaci6n, unifica-
.ci6n y organizaci6n de los trabaja-
dores y el pueblo, a trav6s de una
lucha constant contra sus enemi-
gos de clase y contra el. Estado
burgu6s. Esta era la inica forma
de general una correlaci6n de fuer-
zas favorable al campo de la revo-
luci6n. La movilizaci6n y organiza-
ci6n de la clase obrera y el pueblo
en un poder propio e independien-




MANIFESTO


te, que permitiera enfrentar y de-
safiar al poder de la burguesia, de
su Estado y de sus Fuerzas Arma-
das, que permitiera opener el po-
der proletario al poder burgu6s en
el moment del enfrentamiento
que vendria tarde o temprano: 6s-
ta era, como lo demostr6 la histo-
ria, la inica estrategia correct. No
se pueden hacer revoluciones con
el permiso o el consenso de la bur-
guesia; en Chile, ni siquiera se pu-
do hacer una reform de estruccu-
ras y una democratizaci6n restrin-
gida del Estado.
En el seno del gobierno y de la
Unidad Popular se impuso la linea
political del reformismo. Este im-
puls6 e impuso una political y una
tdctica que limitaban los objetivos
de la lucha, la organizaci6n y mo-
vilizaci6n independiente de la clase
obrera y el pueblo; que pretendia
impedir el desarrollo del poder po-
pular, para no asustar a sus te6ri-
cos aliados burgueses de la Demo-
cracia Cristiana y del Cuerpo de


ir:"*js~i
Ig_? L~e~-4ee,


oficiales. Asf, el reformismo, en
aras de una ut6pica alianza con
una fracci6n burguesa, puso una
camisa de fuerza a la movilizaci6n
de las masas, les impidi6 a 6stas
desarrollar todas sus fuerzas y las
condujo, atadas de manos, a la de-
rrota de septiembre. El. reformismo
tiene la principal responsabilidad
political de esa derrota. Los revolu-
cionarios somos responsables de no
haber logrado, en los 3 afios de go-
biero de la UP, ganar la conduc-
ci6n de la clase obrera y las masas
populares.

EL ESPIRITU CAPITULADOR
DEL REFORMISMO
FACILITY LA OFENSIVA
CONTRARREVOLUCIONARIA
Y EL GOLPE DE ESTADO

Los fitiimos meses del gobierno de
la UP estuvieron caracterizados por
sus vacilaciones y continues conce-
siones frente a la burguesia y los
patrons. Estos, despu6s de las




MANIFESTO


elecciones de marzo, desataron una
ofensiva contrarrevolucionaria que
desemboc6 en el golpe gorila del
11 de septiembre. Frente a una
contrarrevoluci6n, burguesa cada
vez mis agresiva y violent, que ra-
dicalizaba cada vez mis sus exigen-
cias hasta culminar en la destitu-
ci6n de Allende por renuncia o
derrocamiento, los reformistas y el
gobierno respondieron buscando
un acuerdo con un sector de la
burguesia, el PDC, y abrieron un
didlogo piblico y privado con
ellos, que signific6 concesiones y
mas concesiones, un creciente con-
trol de las Fuerzas Armadas sobre
el gobierno y la poblaci6n, la des-
movilizaci6n y desmoralizacion de
la clase obrera y el pueblo. Final-
mente, el gobierno y el reformis-
mo se lanzaron abiertament- por
el camino de la capitulaci6n frente
a la burguesia. Es asi como Allen-
de decidi6 pronunciar el 12 de de
septiembre un discurso, ofreciendo
a la burguesia y a las Fuerzas Ar-
madas el camino de un plebiscite
y su renuncia. Se elegia asi el ca-
mino de la capitulaci6n total fren-
te a la burguesia, inico camino
que quedaba en ese mornoenio al
reformismo y a Allende, dc pu6s
de que habian renunciado .a la
contraofensiva popular y revo;. cio-
naria, y estaban sin fuerzas ner-
ced del enemigo. Pero ya er tar-
de. Esto no bastaba pa- acar a
una burguesfa, a un 0C de ofi-
ciales y a un impcri que sa-
Oian que a la cla' chilena


no era possible derrotarla y sumirla
en una superexplotaci6n despiada-
da a travds de un plebiscite o una
renuncia presidential. Se necesi-
taba la represi6n violent de un
Estado policiaco y de una dictadu-
ra gorila. Se necesitaba el golpe de
Estado para poner fin a las ilusio-
nes y desvarios de la "via chilena.
al socialismo".
Las condiciones del golpe fue-
ron largamente preparadas, los pre-
parativos del golpe fueron denun-
ciados por los marines y soldados
antigolpistas. El MIR denunci6 el
golpe, su gestaci6n y preparativos.
Llamamos entonces a desarticular-
lo, desarrollando una contraofen-
siva revolucionaria y popular que
cambiara la correlaci6n de fuerzas
y permitiera ganar tiempo a la re-
voluci6n.
El reformismo y el gobierno
prefirieron ponerse de rodillas fren-
te a la burguesia, los Pinochet, To-
rres de la Cruz, Merino, Leigh, etc.
antes que poner en pie de lucha al
pueblo y prepararlo para enfrentar
la contrarrevoluci6n burguesa.
El establecimiento de la dicta-
dura gorila ha significado la can'ce-
laci6n de las libertades democriti-
cas, el cese violent de la libertad
de palabra, de reuni6n, de petici6n
y huelga, de la libertad de prensa
y del derecho de organizaci6n. Se
a proscrito y declarado fuera de la
ley a toda la izquierda, al marxis-
mo y por lo tanto a mis de la mi-
tad de la poblaci6n chilena.
La dictadura ha asesinado a mis






MANIFESTO'


de 30000 trabajadores y revolu-
cionarios. Muchos soldados y mari-
nos que desobedecieron y enfren-
taron a la oficialidad golpista fue-
ron asesinados. Mas de 40 000 tra-
bajadores, hombres, mujeres, j6-
venes y soldados permanecen re-
cluidos en los campos de concen-
traci6n, en las carceles y lugares de
tortura que la Junta ha establecido
en todo el pais: Pisagua, Chacabu-
co, Dawson, Tejas Verdes, etc.
La dictadura gorila se mantiene
s6lo a traves de la represi6n. Por
eso ha dejado la mayor parte del
presupuesto national para la com-
pra de armamento, pagar soplones
y torturadores que le permitan
controlar la creciente rebeli6n del
pueblo.
La dictadura s6lo se puede
mantener si el pueblo permanece
dispersos y callado en su resisten-
cia. La lucha organizada de la clase
obrera y el pueblo puede y debe
derrocar a la dictadura.

EL CHARACTER DE CLASE
DE LA DICTADURA GORILA

El gorila Pinochet ha dicho que la
Junta no es de izquierda ni de de-
recha, y es efectivo: es de ultrade-
recha. Expresa los intereses de los
grandes capitalistas de la ciudad y
del campo y del capital extranjero,
represent la vuelta del imperialis-
mo, los Yarur, los Edwards, los Su-
mar, los grandes empresarios y ex-
plotadores nacionales.
Los militares no pasan de ser


un instrument del gran capital. A
pesar de sus arrests de gobernan-
tes, no pasan de ser marionetas y
payasos con fusil al servicio del ca-.
pital y de los grandes empresarios.
ICuil es el papel que les toca
cumplir a los milicos?.
Crear y mantener las condicio-
nes political (abolici6n de las li-
bertades democrdticas, estableci-
miento de un Estado policiaco-re-
presivo) para que los grandes capi-
tales nacionales y extranjeros pue-
dan construir el d6bil capitalism
chileno a costa de una mayor ex-
plotaci6n del trabajo asalariado.

EL MODELO ECONOMIC
DE LA DICTADURA


La dictadura gorila tiene comr
modelo un desarrollo capitalistU
que impulsa una drAstica moderni-
zaci6n del capitalism chileno en la
producci6n industrial, agraria y mi-
ner,;, mediante un process de cr.--
ciente monopolizaci6n de la ec--
nomia, de concentraci6n de la pro-
piedad y del ingreso en manos de
los irandes capitalistas nacionales






MANIFESTO


y extranjeros. Quieren una indus-
tria y una agriculture competitivas,
capaces de producer a precious que
puedan competir en el mercado
externo. Quieren una economic
volcada hacia el mercado externo,
para poder aumentar indefinida-
mente el grado de superexplota-
ci6n del trabajo asalariado, porque
de esta forma la producci6n no de-
pende de la capacidad de consume
de las masas populares en el mer-
cado interno.
LComo piensan Ilevar adelante su
proyecto cavemario?
Abriendo la economic a la pene-
traci6n extranjera y abri6ndole a
6sta posibilidades ilimitadas de ga-
nancia, mediante la violent y per-
manente depresi6n de los salaries
reales, ofreci6ndole fuerza de tra-
bajo barata, pagada por debajo de
su valor, sin amenaza de detenci6n
de la producci6n por huelga. Con-
diciones que peinsan asegurar
mediante el uso de las bayonetas
y una creciente represi6n sobre
los trabajadores, a los cuales les
estin negados todos sus derechos.
Los salaries perdieron, entire ene-
ro de 1'973 y enero de 1974 el
50% de su capacidad adquisitiva,
es decir, los precious subieron diez
veces el valor de enero de 1973
(1000%) en tanto que los salaries
se subieron s6lo 5 veces (500%).
Es decir, la dictadura y la gran
burguesia se han confabulado para
robar mensualmente a los trabaja-
dores la mitad de su salario.


iSobre qui6nes recaen las conse-
cuencias de la dictadura?
En primer lugar sobre la clase
obrera urbana y rural que esta
condenada a tasas crecientes de
desempleo y a padecer la caida de
sus salaries a la mitad de su valor;
sobre los pobres de la ciudad y del
campo, sobre el campesinado po-
bre, que han visto disminuir sus in-
gresos y posibilidades econ6micas
en forma creciente.
Sobre los empleados y la peque-
fia burguesia funcionaria, que se
ven afectados por el creciente de-
terioro de su nivel de vida, el des-
empleo, la inflaci6n galopante, la
caida de los sueldos y salaries, la
escala inica o escala de hambre.
Sobre los estudiantes, que han
perdido las conquistas de largos
anos de lucha.
Sobre la pequeia burguesia pro-
pietaria, la median burguesia y
6apas de la propia burguesia, que
se ven afectadas por la regresi6n
de la economic y que no pueden
resistir la competencia de los gran-
des monopolies.
La political econ6mica de la dic-
tadura beneficia'y beneficiary ha-
cia adelante y cada vez mAs a una
reducida porci6n de la poblaci6n,
a los grandes capitalistas nacionales
y extranjeros, a las capas de la me-
diana y pequefia burguesia ligadas
a los sectors productivos que esta-
ran en expansion, a la alta burgue-
sia civil y military del aparato esta-
tal. El crecimiento econ6mico que





MANIFESTO


propicia la dictadura y la gran bur-
guesia. es el mismo que padece
hoy el pueblo brasilelio y que ha
significado la concentraci6n del in-
greso en unas pocas manos y la
pauperizaci6n y miseria para la
mayoria de los trabajadores y el
pueblo.

LPODRA SUPERAR LA CRISIS
DEL C PITALISMO CHILENO
LA POL FICA
DE LA OICTADURA?


La polikia de la grar burguesia y
la dicta; :.ra'no ha superado ni ini-
ciado l .,peraci6ti de la crisis dei
capitali' chilen', Por el contra.
rio, la agudizado los gorilas >
asesore. e estan enredados en la
marafia .- a crisis, sin powder supe-
rarla c -enerla. El Imperialismo
y el ;alismo muidi-ii sufren
una dt cnx is r-rioic:- agudi
zadas I- poi la ris,; energetic
de i;) ,;na que el imp rialismtn
no i asegural 1 volume dec
pr.st,.. y ayuda que require la
dictadut chilena para funcionar.
De tod:: ormas lq dictadura men-


diga ayuda de todas parties del
mundo, da toda clase de garantias,
pago de indeminizaciones a las
compafias extranjeras, devoluci6n
de empresas, subordinaci6p a la
polftica econ6mica que impone el
Fondo Monetario Internacional,
aceptaci6n de prestamos condicio-
nidos y lesivos para la soberania
national, estatuto al capital extran-
jero que le asegura grades ganan-
cias, subordinaci6n a la political
exterior norteamericana, etc.
La depresi6n de los salaries rea-
les, ha contraido el mercado inter-
no y ha deteriorado el inicio de un
pyoceso de receSi6n en una series
d( sectors industriales, principal-
mcnte los ligados a la industrial
que produce para e0 consume po-
i Ir. S61o habrn expansion de los
s:: tores industriales iue produzcan
p;-ra los grupos de altos ingresos y
para el mercado externo.
Las peespectivas de la produ.-
cion agricola no sori mejores para
el afio 1974. S61o ;0 traves de la
inmoortacienes podrfu resolverse u,'
an cuado abastecimninto de p?-
di-. to- alimenticios La dictead
n- esta dispuesta a cllo, pucs
d.i costa quiern equili'brar la ii.:
a' corner ial, so lio 'xige el
pi.' lo que optura por el ra.
nvm -ilt :, raves de i, elevacii .:-
lo pt-cios de l(io. oroducto ih-
rm- ntirios. come v ;. ', sta lJi. ein-
dc con el pan i)jiqa a'ca v
accite
La inflaci6n durante el primer
trrnestrc del afio eigari 0 50%

57





MAN IFIESTO


con respect a diciembre de 1973,
y continuard a ese ritmo o a un
ritmo aun mns violent en el resto
del aflo. Por eso la dictadura afir-
ma que el control de la inflaci6n
no es tan important.
La dictadura continuard aplican-
do, sin embargo, su political de
contenci6n salarial y desempleo
creciente, aumentando la miseria y
penuria de las masas trabajadoras
de la ciudad y del campo.
En los pr6ximos meses la infla-
ci6n seguirA a un ritmo galopante.
Al racionan ent deiscriminatorio
y clasista producido a trav6s del
alza de los precious, se agrega el
crecicnte de. bastecimiento y aca-
paramiento ,. los products y la
reaparici6n d -nercado negro.
En marzo-ai 'I subirdn las tasas
de desempleo co consecuencia
de la political de ieducci6n de ma-
no de obra de los empresanos y b
political de reducci6n del deficit
fiscal, mediante la restricci6n del
empleo public de la dictadura, de
ahi que los fiscales nombrados en
distintas reparticiones piiblicas y
universe idA-' para juzgar presuntas
irregulanrida. s, no son mns que
una marcara ia para dar apariencia
legal al cesanteo de mas de 30 000
funcionaric"' iblicos, .acordado
por la JI-nta .i el objeto de dis-
minuir el deficit fiscal.
En medio de la continuidad de
las crisis, el descontento creciente
y las primeras r tifestaciones de
repudio abiertas y de carncter ma-
sivo la dictE, ra no po, rd mante-


nerse sino a costa de mayor repre-
si6n sobre el pueblo, a costa de
enormes campafias publicitarias, de
*las toneladas de mentiras que a
diario la prensa, la radio y televi-
si6n. Solo se podrd mantener a
costa de gastar months crecientes
del ingreso national en el control
de la subversi6n internal, en la
creaci6n de un enorme aparato bu-
rocritico, represivo y policial.
Por otra parte, el robo, el sa-
queo, el chantaje, el aprovecha-
miento que hacen los militares del
control que ejercen sobre el go-
bierno y el Estado, se acentuarin
concitandc un mayor repudio de
las masas al regimen de corrupci6n
y oprobio de la dictadura gorila.


ZQUE HA DICHO EL PUEBLO
SOBRE LA DICTADUPA
Y EL HAMBRE?

El pueblo no ha aceptado pasiva-
mente el establecimiento de la dic-
tadura gorila y el regimen de te-
rror y de hambre.
Desde el mismo 11 de septiem-
bre, la clase obrera y e! pueblo






I MANIFIESTO


han desarrollado la resistencia po-
pular a la dictadura.
Durante los dias 11, 12, 13, 14.
y 15, la clase obrera y las masas
populares desplegaron una heroica
resistencia contra la ,dictadura a lo
largo de todo el pais, en fibricas,
poblaciones, universidades, liceos
oficinas pfiblicas, funds, asenta-
mientos, obras, etc. .
Posteriormente la resistencia se
repleg6 para reorganizarse a algu-
nas poblaciones y 'onas campesi-
nas. En varias zonas campesinas se
libraron, hasta enero, combates ar-
mados contra las fuerzas de la dic-
tadura.
En las ciudades, la clase obrera
inici6, durante los meses de no-
viembre, diciembre y enero, una
series de acciones de resistencia
contra la dictadura y los patrons.
Paros, huelgas por reinvindicacio-
nes salariales, manifestaciones de
solidaridad con los despedidos y
cesantes se han desarrollado en la
gran mineria del cobre, en el car-
b6n, en el salitre, en las grandes
industrial estatizadas (ahora de-
vueltas), en numerosas industries
del sector privado. Igualmente han
habido protests campesinas en di-
versas zonas, contra la prepotencia
patronal y los bajos salaries. El re-
pudio y ia resistencia de los obre-
ros y trabajadores a la political de
-hambre de la dictadura se extien-
den cada vez mds y los sindicatos
empiezan a reivindicar sus dere-
chos mis abiertamente.
Despu6s de un repliegue deso-


rientado y el amedrentamiento ini-
cial, la clase obrera y las masas po-
pulares han comenzado a reorgani-
zarse y reanimarse, a perder el
miedo a la dictadura y a liberar
sus primeros combates y luchas
bajo las nuevas condiciones del go-
bierno gorila.
Hoy dia, la gran mayoria del
pueblo esta contra la dictadura y
su political de represi6n y hambre.
Hoy, mis del 70% de la poblaci6n
chilena esti contra la dictadura go-
rila, contra la miseria del gran ca-
pital. Los gorilas le temen a la opi-
ni6n del pueblo y de las masas.
Por eso han abclido todas las liber-
tades, por eso no quieren estable-
cer la libertad !': opinion, de pala-
bra, de reuni6n, etc. Ahora que los
militares le han tornado gusto al
poder y que obtienen toda clase
de privilegios y prebendas ahora
que saben que sus crimenes no les
serdn perdonados, tratan y trataran
de perpetuarse en el poder. Por
eso no hay que hacerse ilu-iones,
los militares no se irin por mera
presi6n ni porque el 80% dcl pue-
blo est6 contra clos; s6lo se irin
por la fuerza. Pol eso hay que or-
ganizarse para derrocarlos, hacieri-
do uso del legitimo derecho de los
pueblos a la rebeli6n contra la i;ra-
nias y dictaduras gorilas.
jCual es la situaci6n de Ia izquier-
da?
La izquierda ha sido duramente
golpeada por la represi6n, muchos
militants y dirigentes de la iz-






MANIFESTO


quierda murieron her6icamente en
los combates de la resistencia;
otros, han sido asesinados por los
gorilas, mientras muchos permane-
cen recluidos en los campos de
concentraci6n, presidios y cArceles
de la dictadura. Muchos dirigentes
y cuadros de la Unidad Popular se
asilaron.
Algunos sectors demoran en
rec$onocer sus errors y empren-
der sobre nuevas bases una political
y una lucha unitaria contra la dic-
tadura. Pero laizquierda estA reor-
ganizada y dispuesta a luchar.
,Cul! es la situacl6n del MIR?
Et MIR se prepare y se construy6
como partido para luchar a la ca-
beza de la clase obrera y las masas
9opulares, en los perfodos de am-
pliaci6n de las libertades democra-
ticas o en los periods de repre-
si6n y contrarrevoluci6n burguesa.
Por ello el MIR consider que
es political incorrect el asilo, la sa-
lida de los militants y ctiadros al
extranjero. El deber de todo revo-
lucionario es permanecer en el pais
e ingresar a la lucha clandestine.
Asi lo han hecho todos los mili-
tantesy dirigentes del MIR y todos
los revolucionarios que, en cumpli-
miento de las tareas revoluciona-
rias, han caido convertidos en mar-
tires de la revoluci6n. Fernando
Krausse, Secretario del MIR en
Valdivia, Gregorio Liendo (el
Comandante Pepe) y muchos
otros. El 13 de diciernbre, cayo en
manos de la dictadura Bautista


Van Schowen, miembro de nuestra
Comisi6n Politica, siendo tortura-
do salvijemente.
El MIR esti reorganizado y lu-
chando en fa clandestinidad junto
a los abreros de vanguardia en la
organizaci6n del movimiento de re-
sistencia popular y en el impulse a
las primeras luchas de los trabaja-
dores contra la dictadura y los pa-
trones.
.EL REPUDIO MUNDIAL
A LA DICTADURA Y EL
APOYO A LA RESISTENCIA

El repudio mundial a la dictadura se
ha centralizado. La solidaridad
y el apoyo international que la re-
sistencia popular chilena ha desper-
tado es enorme y masivo en todo
el mundo.
Miles de trabajadores, estudian-
tes, intelectuales se movilizan en
todo el mundo en apoyo a los que
luchan en Chile.
Los pauses socialists, y los mo-1
vimientos y organizaciones revolu-
cionarias entregan una solidaridad
efectiva, amplia y combatiente.





MANIFIESTO


La tarea mis urgente, es canalizar
el inmenso descontento popular
contra la dictadura gorila, organi-
zando y fortaleciendo el movi-
miento de resistencia popular que
ya agrupa a miles y miles de traba-
jadores y que ya ha librado sus
primeras luchas.
Hay que sefialar al conjunto de
la clase obrera y el pueblo, una es-
trategia, una tactica, un instrumen-
to organic, y las formas de lucha
para combatir a la dictadura y uni-
ficarlos en torno a ellas.
Hay que crear el fren'te politico
de la resistencia popular, incorpo-
rando a todos los partidos de la
UP, al MIR y a todos los sectors
politicos que est6n dispuestos aa
unirse tras el objetivo de derrocar
a la dictaruda, restablecer las liber-
tades democriticas y defender el
nivel de vida de las masas popula-
res.
Hay que organizer un frente a
nivel de base local, provincial y na-
cionalmente.
Pero no hay que organizer s6lo
a las fuerzas political. Es necesario
organizer a las fuerzas sociales, or-
ganizar por abajo el movimiento
de masas en forma clandestine,
para incorporarlo a la lucha contra
la dictadura. Es precise por tanto,


organizer el movimiento de resisten-
cia popular a !a dictadura en todos
los frentes sociales. En el seno del
movimiento obrero, en el seno del
movimiento campesino, en el seno
del movimiento de pobladores, en
el seno del movimiento estudiantil
y en seno de las propias Fuerzas
Armadas y Carabineros.
Este movimiento debe organi-
zarse en cada sector social,. a nive-
"les de fibrica, fundo, universidad,
poblaci6n, a nivel local y de comu-
na, a nivel provincial y a nivel na-
cional. A 61 deben integrarse las
amplias masas dispuestas a luchar
contra la dictadura, por el restable-
cimiento de las libertades democri-
ticas y por la defense del nivel de
vida de las masas.
Los comites de resistencia de-
ben organizarse en pequefios gru-
pos que funcionen clandestinamen-
te en cada fabrica, secci6n, pobla-
ci6n etc. y se vayan conectando y
articulando con el nivel superior.
Al mismo tiempo, es necesario
impulsar la lucha a traves de las
organizaciones legales que aun sub-
sisten, sindicatos, federaciones,
juntas de vecinos, centros de ma-
dres, etc, desarrollando la resisten-
cia contra la dictadura en todos
los niveles.


QUE HACER:

AREAS DE LA RESISTENCIA





MANIFIESTO


Paralelamente, la clase obrera y
el pueblo deben ir creando desde
abajo, mediante la incorporaci6n
active de las masas, el ej6rcito del
pueblo como instrument que per-
mitira mas adelante llevar a cabo
la lucha armada contra la dictadu-
ra.
En lo inmediato, todos los sec-
tc -es dc la clase obrera y el pue-
blo, de la izquierda, y de los orga-
nismos y movimientcs de resisten-
cia deben impulsar la lucha para
poner fin al estado de sitio y de
guerra interior, al toque de queda,
a los fusilamientos y torturas.
Es precise impulsar la lucha in-
mediata por la defense del nivel de
vida de las masas, exigiendo que
cesen las alzas, asi como el conge-
lamiento de los precious de los ar-
ticulos de primera necesidad y un
reajuste extraordinario, para el
primero de abril, igual al 100% del
alza del costo de la vida en los tres
primero meses del afo.
Exijamos el restablecimiento de
las libertades democriticas, el res-
tablecimiento del derecho a reu-
ni6n, asociaci6n, opinion y pala-
bra, la restituci6n de la libertad de
prensa. el derecho a petici6n y
huclga.


OBRERO, TRABAJADOR,
ESTUDIANTE, CHILENO:

INCORPORATE A LA RESISTENCIA
CLANDESTINE

A ORGANIZER, AMPLIAR
Y FORTALECER EL MOVIMIENTO
DE RESISTENCIA POPULAR

A ORGANIZER EL FRENTE
POLITICO DE LA RESISTENCIA

A EXIGIR REAJUSTES
EXTRAORDINARIOS PARA EL
PRIMERO DE ABRIL
A LUCHAR
POR EL DERROCAMIENTO
DE LA DICTADURA
Y EL RESTABLECIMIENTO DE LAS
LIBERTADES DEMOCRATICAS


Santiago de Chile, marzo 1974


LA RESISTENCIA


VENCERA









cuando la dignidad se convierte en costumbre

Silencioso,
con silencio de piedra submarina,
con la conciencia sometida al hierro,
con la muerte trenzando sus cuchillos,
sinti6 que se quedaba desvestido
de sangre,
de cabellos y de ufias,
de ojos y de piel, como si fueran
un violent equipaje,
el inico equipaje.
0 un dosel,
un visillo, una
terca ventana
que atajaran el ojo a los verdugos
de Bautista Van Schowen,
companeros,
tan callado.


Quien hubiera pensado
que pudiera coronar
con silencio su conduct,
recorder a la especie
la decencia,
y juntar sobre el cuerpo
luminoso los golpes
propinados a su pueblo, la espina
y la cadena.

Ha crecido Bautista
Van Schowen para siempre
elevado a semilla fmtal
que desde ahora
nos da la dignidad para hacerla costumbre,
para escribirla en todos los presidios
del mundo.


Secando la memorial,
clausurando la boca,
no dijo una palabra,
ni una fecha,
ni un nombre,
ni un pais,
ni un rio,
ni una flor,
ni un bosque,
ni una abcja
que sirvieran de mapa
a los
verdugos
de su
pueblo

Eso es todo


Asi es todo de simple, compafieros.
En el duro moment de los hechos
cs tajante
como agua de cascada
y declara invencible su silencio,
se doctor en metal enfurecido,
se gradfa de
bosque indescifrable,
se viste de eficacia.
se acoraza en conciencia:
ha humillado las garras que
araban en su piel,
y asi es que su tormento se convierte
en un surco
y al golpearlo en la tierra
lo dejaron
semilla. Patricio Manns


compafieros:
Una vez rnis les ruego paciencia, igual que antes, acA, cuando discutiamos.
Las cosas van a ir mejorando. Tengan la misma enorme confianza que
nosotros tenemos. No se desesperen nunca. No se amarguen por la lejania
o por la falta de nuevas ni much menos por las malas nuevas. Desde alli
pueden verse peor de lo que son.
Nosotros aquf ya estamos curtidos, madurando aceleradamente. Enten-
diendo a golpes, a sangre y a 1igrimas contenidas, lecciones que son
indelebles, construyendo en nuestra vida diaria la historic que un dia
nuestros hijos y nietos aprenderAn. Aportando los heroes de nuestra
liberaci6n. Construyendo un partido que sera indestructible. Comprendien-
do que la lucha sera larga y muy dura, pero sabiendo, viendo todcs los
dias, que el triunfo sera nuestro.


(Carta de un compafiero, Junjo. 1974) H.L.V.S.


(Carta de un compahero, Junio. 1974)


H.L.V.S.











































































3.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs