• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Front Matter
 Title Page
 Table of Contents
 Tarjeta de identidad
 Chile, pais de la America...
 Nuestra cultura
 Nuestra economia
 Como somos
 Panorama politico
 Un nuevo mundo llamado Chile
 Back Cover














Group Title: Hoy Contamos
Title: Quién es Chile
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00087230/00001
 Material Information
Title: Quién es Chile
Series Title: Hoy Contamos
Physical Description: 129 p. : ill. ; 14 x 19 cm.
Language: Spanish
Publisher: Empresa Editora Nacional Quimantu
Empresa Editora Nacional Quimantú
Place of Publication: Santiago de Chile
Publication Date: 1971
Edition: 1. ed.
 Subjects
Subject: Economic conditions -- Chile -- 1918-   ( lcsh )
Civilization -- Chile   ( lcsh )
Politics and government -- Chile -- 1920-   ( lcsh )
CHILE   ( renib )
DESCRIPCIONES Y VIAJES -- CHILE   ( renib )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage: Chile
 Record Information
Bibliographic ID: UF00087230
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 01157627
lccn - 73220183

Table of Contents
    Front Cover
        Page 1
        Page 2
    Front Matter
        Page 3
        Page 4
    Title Page
        Page 5
        Page 6
    Table of Contents
        Page 7
    Tarjeta de identidad
        Page 8
        Page 9
    Chile, pais de la America andina
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
    Nuestra cultura
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
    Nuestra economia
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
    Como somos
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
    Panorama politico
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
    Un nuevo mundo llamado Chile
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
    Back Cover
        Page 131
        Page 132
Full Text






























I~


-rrrn
--
:' r:*~~*
'''






r 11~2








Com lec "NSTO LO CIENO








Libr: Quin es Chile.
EMPRESA EDITOR NATIONAL
QUIMANTU LTDA.,
Avenida Santa Mara N. 076,
Casilla N.o 10155, Stgo. de Chile.
Inscripcin N.O 39380.
Primera Edicin, 1971.
Arte y Diagramacin: ROSARIO
TORRES PEREIRA.
Fotos: CARLOS TAPIA, LUIS LA-
DRON DE GUEVARA, PATRICIO
GUZMAN, ARCHIVO Y POOL FO-
TOGRAFICO DE QUIMANTU, FIL-
MOTECA DE LA UNIVERSIDAD DE
CHILE Y ARCHIVO FOTOGRAFICO
DEL CANAL 7 DE TELEVISION NA-
CIONAL.
Este libro se termin de imprimir
en los talleres de la EMPRESA
EDITOR NATIONAL QUIMANTU
LTDA., Bel-lavista N.O 0153, en el
mes de octubre de 1971.
Edicin de 50.000 ejemplares.
Director de la Divisin Editorial:
JOAQUIN GUTIERREZ.
Jefe del Departamento:
ALEJANDRO CHELEN.
Director de la Coleccin:
ALFONSO ALCALDE.








sI'i l


Tarjeta de identidad
Chile, pas de la Art .
S Nuestra dult


-i r


::
















* TARJETA DE IDENTIDAD


Superficie continental incluyendo islas 757.548 Km2.
Territorio Antrtico Chileno 1.250.000 "
Division administrative:
25 provincias, 94 departamentos, 304 comunas-subdelegaciones, 439
oficinas de Registro Civil.


Poblacin al 30 de junior de 1970
Estimada para 1980
Calculada para el ao 2000


9.725.800 habitantes
12.640.000
20.684.000





















Densidad continental: 12,9 personas por Kma.
Poblacin urbana: 74,2%.
Carreteras pavimentadas (1971): 7.530 Km.
Transporte areo (1970): 48.000.000.
(interno: 24.000.000; externo: 24.000.000).

Flota mercante (1970): 68 unidades con 539.842 TRB.
Telfonos: 312.042.
Horas en relacin con GMT: menos 5 horas (desde octubre).












f A.TAi


'ii IIHI


1i 11 i111


HilllI


'ji













Chile es un pas de montaas. Por el este lo recorre el macizo andino, con cum-
bres de 5.000 metros, y al oeste, el ocano Pacfico baa sus costas.
La cordillera de los Andes le sirve primero de lmite natural con Bolivia v
luego, a lo largo de gran part del. pas, con Argentina; en la part sur divide al
territorio en dos: una al este, de llanuras, y una al oeste, de archipilagos.
En el ocano Pacfico, el pas se prolonga en una series de islas y tambin
le sirve de unin con los pases de la Oceana y con los del Asia; adems lo concec-
ta a travs del ocano Glacial Antrtico con la parte chilena de la Antrtida. El
Chile continental, por sus lmites, se interrelaciona directamente por el norte
con el Per y por el este con Bolivia y Argentina. Su superficie es de 757.170
Km2, ocupando el sptimo lugar entire los pases sudamericanos. La superficie
del Chile antrtico es de 1.250.000 Km', y la del Chile insular, de 378,5 Km2.
Por sus caractersticas naturales, Chile es un pas de marcados contrastes f-
sicos. Su marginalidad proviene de la exagerada extension en el sentido longi-
tudinal: ms de 4.200 Km., y por su marcado desnivel en el sentido transversal:
5.000 metros como promedio en una distancia de slo 200 Km., junto con pre-
sentar en los Andes algunas de las ms altas cumbres de la Tierra (Ojos del Sa-
lado, con 6.908 metros). En el ocano frente a sus costas present profundas fo-
sas (la de Taltal, con 7.635 metros).
En la parte sur la tierra se divide espectacularmente, ofreciendo centenares
de bahas, canales, fiordos, islas.
Chile present todas las gamas de climas, a excepcin del tropical hmedo,
con una pluviosidad que slo alcanza a 10 milmetros en medio siglo. En cam-
bio, en el Sur, a la salida occidental del estrecho de Magallanes, se han llegado
a medir hasta 8 metros de pluviosidad annual.










































CENTRO


NORTE








O CHILE Y SUS REGIONS NATURALES


Los contrastes que ofrece el pas en su extensa longitud y escaso ancho;
las diferencias de altitude de este a oeste; las variadas formas de relieve; las mar-
cadas diferencias en los recursos hidrogrficos y las multiples oscilaciones vege-
tacionales permiten, en sntesis, que en el Norte encontremos el desierto ms
rido del mundo, el cual hacia el altiplano, gracias a la altura y a las lluvias es-
tivales, se transform en una estepa de altura, y hacia el sur, con el aumento de
las lluvias invernales, en una estepa clida. En el Centro se empieza con un ma-
torral mediterrneo. que luego se transform en una selva mixta, ocupando no
slo la part ms austral del Centro, sino tambin toda el rea lluviosa de la
region sur, en la cual, ya fuera de la influencia moderadora del mar, se ubican
los hielos continentales, las estepas y las turberas fras.
.El Norte ocupa administrativamente las provincias de Tarapac, Antofagas-
ta, Atacama y Coquimbo. Sus caractersticas fsicas ms relevantes estn dadas
por la orientacin de su relieve, que en Tarapac y Antofagasta se ordena en
sentido longitudinal, distinguindose la cordillera de los Andes, la depresin
intermedia y la cordillera de la Costa.
Toda la region norte se encuentra bajo el dominio de los climas ridos:
desierto y estepa clida.
Ms al sur, y especialmente en la provincia de Coquimbo, encontramos
un clima de estepa clida, debido al aumento paulatino de las lluvias.
La vegetacin se concentra en los oasis alargados que original los cursos
de agua de la region. La depresin intermedia del Norte, con excepcin de los
oasis y de la Pampa del Tamarugal, no tiene vegetacin alguna.















































~~1T



















































C.Ir.
2 qi
.4r.








El Centro comprende desde las provincias de Aconcagua, Valparaso, San-
tiago, O'Higgins, Colchagua, Curic, Talca, Linares, Maule, Nuble, Concepcin,
Arauco, Bio-Bio, Malleco, Cautin, Valdivia, Osorno y Llanquihue.
Los rasgos ms sobresalientes del relieve son la cordillera de los Andes, la
depresin intermedia y la cordillera de la Costa, todos los cuales se ordenan en
el sentido longitudinal. La cordillera de los Andes se present en forma conti-
nua y maciza, sobresaliendo en ella numerosos conos volcnicos centree otros,
el Peteroa, Descabezado, Antuco, Llaima, Villarrica, Osomo). Adems de su
volcanismo muestra, en la media que se avanza hacia el sur, una series de se-
rranas ricas en bosques, que rodean a numerosas cuencas lacustres (destacn-
dose los lagos Laja, Villarrica, Ranco, Puyehue, Llanquihue).
La region se sita bajo el dominion de los climas templados, predominando
en la parte norte el tipo de clima mediterrneo, y al sur, el templado clido
lluvioso.
La vegetacin sufre cambios tanto de norte a sur, como de este a oeste,
pues las lluvias no slo aumentan con la latitud, sino tambin con la altitude.
El Sur se divide en las provincial de Chilo, Aysn y Magallanes, ocupan-
do una superficie total de 263.630 Km'.
Las Islas. Las costas del Chile continental, con ms de 4.000 Km. de ex-
tensin, le dan al pas una posicin preponderante en todo el Pacifico Sur. Po-
sicin que se ve reforzada por una series de islas que forman parte de l.
El archipilago de Juan Fernndez est constituido por las islas Robinson
Crusoe (92 Km2. de superficie), Marino Alejandro Selkirk (85 Km'.) y Santa
Clara.








Su relieve en general es montaftoso, presentando cumbrea hasta de 914
metros (Cerro Yunque, en la isla Robinson Crusoe). El clima de las islas es tem-
plado, con una vegetacin de helechos arbreos. Las condiciones climticas fa-
vorecen los cultivos semitropicales, la crianza de caprinos y la pesca de langos-
tas.

La isla de Pascua dista 3.760 Km. de la costa de Chile continental. Su for-
ma es ligeramente triangular y su superficie alcanza a 180 Km'. En cada vr-
tice de este tringulo se sitan tres volcanes: el Aroi, el Kao y el Raralkg, de los
volcanes, el ms important es el Kao, cuyo crter tiene un dimetro' de 1.000
metros y una profundidad de 250 metros.
La Antrtida Chilena tiene como lmites los meridianos 53 y 90 de lon-
gitud oeste de Greenwich, en el cuadrante sudamericano de la Antrtida. Su forma,
dada por los dos meridianos limtrofes, es de un gran ngulo hacia el Chile
continental, con sus vrtices en el polo mismo.
Su relieve se compone de cadenas montaflosas paralelas, separadas por me-
setas y grandes depresiones; numerosos volcanes coronan sus montaas. La pe-
nnsula de O'Higgins present costas con bahas profundas que los hielos ocu-
pan en gran extension.
Chile es un pas mgico, de violentos y suaves contrastes a la vez, donde
el paisaje aumenta el ritmo a media que se extiende hacia el sur. Nuestro
pas es una puerta abierta a todas las curiosidades, un misterio creciente y reno-
vado, la antesala de grandes sorpresas geogrficas.


















!2.


;IrgclI~lp~S~'














El volcon Villarrico
verq-e
solitario en Ic
provino d e
Osono ~ n
smbolo d- le
grandeza del
paisaje chileno.












...... ... ...





z.








las coletas de pescodo- Puerto de BaquItos,
res abundant en todo lo
entre Tocopillo y
costa chileno. Su, en, Ch,t,aral, ol orte
barcaciones y viviencias de
desto~ en el paisuje
'.y
por su ,,lorido y vive,
cidad













* EL PREMIO NATIONAL DE LITERATURE


LISTA DE AUTORES PREMIADOS

1942 Augusto d'Halmar
1943 Joaqun Edwards Bello

1944 Mariano Latorre
1945- Pablo Neruda

1946 Eduardo Barrios
1947 Samuel Lillo

1948 Angel Cruchaga Santa
Maria .

1949 Pedro Prado
1950 Jos Santos Gonzlez Vera

1951 Gabriela Mistral

1952 Fernando Santivn
1953 Daniel de la Vega
1954 Victor Domingo Silva

1955 Francisco Antonio Encina


1956
1957

1958
1959

1960
1961

1962
1963

1964

1965.

1966
1967
1968

1969
1970
1971


Max Jara
Manuel Rojas

Diego Dubl Urrutia
Hernn Daz Arrieta (Alone)

Julio Barrenechea
Marta Brunet

Juan Guzmn Cruchaga
Benjamn ,Subercaseaux
Francisco Coloane

Pablo de Rokha

Juvencio Valle
Salvador Reyes
Hernn del Solar

Nicanor Parra

Carlos Droguett
Humberto Daz Casanueva









* PREMIOS DE ARTE NACIONALES


PABLO BURCHARD-Pinturo

PEDRO REZKA-Pintura

CAMILO MORI-Pintura

JOSE PEROTTI.Pintura

JOSE CARACCI.Pintura


1959 BENITO REBOLLEDO-Pintura

1964 SAMUEL ROMAN-Escultura

1967 LAUREANO GUEVARA-Pin
tura

1970 MARTA COLVIN-Escultura


1944

1947

1950

1953

1956








9 LA CONQUISTA


La formacin cultural de Chile
parte con los conquistadores. Yd
las cartas de Pedro de Valdivia
son un antecedente para .la com-
prensin de la poca (segunda mi-
tad del siglo XVI) y para tener
una idea ms o menos clara de los
objetivos y propsitos que perse-
guan quienes se adueaban del
patrimonio national. Durante today
esa primera etapa destacan las des-
cripciones que hacen los mismos
conquistadores sobre el paisaje y su
gente, lo que a la vez tiene una
cierta continuidad en Espaa mis-
ma, en donde caracterizados poe-
tas y dramaturgos se entregan a
la narracin de lo que significa-
ba la conquista de la Capitana
General de Chile y, en especial,.la
guerra contra los nativos.
Toda esa situacin es enfocada
desde el punto de.vista de quienes
tienen la pretensin de. darle un
carcter evangelizador a la Con-
quista.







A diferencia de otras naciones latinoamericanas, la tradicin de los indge-
nas que habitaban Chile fue de escasa proyeccin, pudindose afirmar que es
mnima la influencia araucana en la formacin cultural del pas. El pueblo in-
dgena despleg todas sus energas en la ms porfiada, heroica e inmolada re-
sistencia contra la dominacin espaola. La Araucana, 37 cantos en octavas rea-
les, publicados en tres parties por Alonso de Ercilla, entire 1569 y 1589, es la
ms plena testificacin del indomable espritu de los primitivos habitantes chi-
lenos.
La rebelda native encuentra en Pedro de Oa, Diego de Santisteban, Her-
nando Alvarez de Toledo, y, fundamentalmente, en Lope de Vega, recreadores
parciales de la pica de Ercilla.
Gran parte del siglo XVI es una continue batalla que refleja la pre-
cariedad de la existencia de conquistadores y resistentes. Esa misma lucha do-
mina vesnicamente la escena national en los siglos siguientes. Y fuera de toda
duda se puede concluir que el pueblo araucano no fue jams doblegado, a pe-
sar de que territorialmente los cologizadores lograron hacerse fuertes.
Desde ese context histrico, bajo el peso de circunstancias tan difciles, era
casi impossible que se cimentara una cultural national. La vida se haba fundado
sobre bases muy provisionales; los colonizadores, adems, eran gentes que te-
nan como propsito inmediato la bsqueda de riquezas -y Chile no era pr-
digo en minas aurferas- y, vicariamente, la evangelizacin de los indgenas.
Pero tal evangelizacin slo se cumpla en trminos de explotar la mano de obra
indgena, como en el resto de Amrica.' No es casual que el misionero domini-
co Bartolom de las Casas, en su Brevsima relacin de la destruccin de las
Indias, pusiera a la orden del da la polmica sobre la inexorable extermina-
cin de todo vestigio de cultural indgena y, a la vez, sobre la desmedida co-
dicia de los conquistadores.
Durante todo el perodo que va desde la Conquista a la Independencia,
la actividad cultural de Chile est supeditada al desarrollo del Virreinato de Li-
ma, en donde primero se establece, la imprenta. Sede tambin de las principa-







cls universidades. Jos Toribio Medina en su Historia de la literature colonial
'en Chile (1878), estudia en forma erudita y minuciosa la poesa y la prosa que
se escribi en Chile entire 1541 -ao de la fundacin de Santiago- y 1810.
La rigurosidad del trabajo demuestra que durante la poca colonial la actividad
literaria no estuvo del todo desconectada del acontecer poltico-social de la aus-
tral capitana espaflola. Una de las obras ms perdurables de la poca es Cau-
tiverio Feliz (1629), en la cual el military Francisco Nez de Pineda y Bascu-
fin relata en forma pormenorizada su estancia forzada entire los araucanos du-
rante site meses.
Alonso de Ovalle, un sacerdote jesuita, public en 1646 su Histrica rela-
cin del reino de Chile, libro que Toribio Medina reeditara en 1888 por cuenta
propia, rico en anotaciones y descripciones de las primeras dcadas del siglo
XVII. Mucho ms important es el Compendio de la historic geogrfica, na-
tural y civil del reino de Chile (1776), del tambin jesuita Juan Ignacio Molina,
verdadero precursor de la investigacin cientfica en el pas, tanto por el aco-
pio de datos como por la sagacidad de su observacin.


LA CULTURAL COLONIAL

Los siglos XVI y XVII no tienen una proyeccin muy notoria en la forma-
cin cultural chilena, a pesar de que se han rastreado abundantes escritos. Tam-
poco .otras manifestaciones del arte alcanzan una preponderancia significativa.
La arquitectura colonial chilena es rudimentaria y no tiene la importancia de las
edificaciones que se intentan en otros passes de Amrica, en donde a la vez
aparece una mezcla de las formas espaolas con resabios de construccin indgena.
Los colonizadores no aparecen muy interesados en difundir la cultural pro-
pia; menos, desde luego, en rescatar los vestigios de la primaria cultural native,
que en la prctica desaparece con la llegada de los primeros conquistadores. Es







evidence, sin embargo, que los testimonios que quedan son todos de orden in-
formativo y estn hechos al tenor de las circunstancias de aquella poca.
Dice Pedro Henrquez Urefa en su Historia de la cultural en Amrica his-
pana que "la lista de obras remitidas de Europa a los libreros de las colonies
abarcan la mayor variedad concebible de ttulos y asuntos; las cantidades eran
extraordinarias: as, en 1785, una sola remesa de libros recibida en El Callao,
el puerto de Lima, sumaba 37.612 volmenes. En el siglo XVIII rotaban mu-
chos libros de circulacin modern: la Encyclopdie, obras de Bacon, Descar-
tes, Copmico, Gassendi, Boyle, Leibniz, Locke, Condillac, Buffon, Voltaire,
Montesquieu, Rosseau, Lavoisier, Laplace; se mantuvieron en circulacin se-
creta todava cuando se les consider peligrosos y se prohibit su lectura". Fue-
ron, desde luego, las obras que influyeron incontestablemente en los primeros
fermentos revolucionarios de los que ansiaban cortar las ataduras con el yugo
colonialista. Se comprende, entonces, que con posterioridad la censura espaola
haya impuesto todo tipo de restricciones a la libre circulacin de algunos tex-
tos declarados subversivos.
A pesar de que a El Callao llegaban tan preciados cargamentos, la cul-
tura latinoamericana reposaba en la iniciativa clerical. Chile, al margen de su
insularidad, no escapaba a esa regla general. A la clase dominant, formada por
comerciantes enriquecidos y por encomenderos que haban usurpado tierras a
los indios, poco o nada le interesaba el acontecer cultural. No es extrao que
la imprenta llegue hacia fines del siglo XVIII a Santiago (1780), mientras
que en Mxico la primera imprenta data de 1640. "Chile es un pas en donde
falta todo", sealaba todava en 1812 fray Camilo Henrquez .en su Aurora de
Chile.
Consolidada la independencia, las estructuras de Chile no cambiaron fun-
damentalmente; las grandes extensions de tierra siguieron en manos de rqui-
simos terratenientes y en las ciudades principles (Santiago, Valparaso, Con-
cepcin), pese a las costumbres provincianas, se expandi de modo considerable







el comercio. Valparaso, que lleg a tener 35.000 habitantes hacia la mitad del
siglo XIX, fue plaza fuerte para comerciantes ingleses y norteamericanos. La
colonia anglosajona lleg a editar un peridico, el Neighbor, cuyo director era
un tal Mr. Trumbull, capelln de los marines.
Al margen de las classes altas y adineradas, cuyos hijos eran instruidos en
colegios exclusivos o en Europa, el pueblo era iletrado y sus components slo
podian postular a ser peones de hacienda o realizar labores en las casas de las
grandes families. Los ms afortunados trabajaban en pequeos talleres artesa-
nales y vivan en chozas y tugurios que se hacinaban en los suburbios.
La vida estaba dominada por la Iglesia y los oficios religiosos ocupaban el
mayor tiempo de las mujeres. "Ahora es cuaresma y aqu es muy triste, la gente
va todo el tiempo a la iglesia", deca Samuel Greene Amold en su diario de
viaje de 1848, refirindose a la existencia santiaguina. Y aada: "Esta noche
las calls y las iglesias estn llenas de gente que reza en alta voz Santa Mara
Pursima, etc., etc., mientras marchan, en especial las mujeres. No se hacen vi-
sitas y, en realidad, a la vista son ahora ms piadosos que el Papa". El mismo
viajero, refirindose a la Biblioteca Pblica de Santiago, sealaba que "es muy
grande y muy rica en teologa".


LOS ESCRITORES LIBERALS

La reaccin contra esa sociedad provinciana y clerical aparece, en cierta
forma, simbolizada por la generacin del 42, cuyo adalid es Jos Victorino Las-
tarria. Pero los escritores apenas si tienen audiencia y son escasas las personas
que los toman en cuenta. Hacia 1860 Manuel Blanco Cuartn daba una vi-
sin bastante desoladora de la repercusin de los creadores chilenos y se pre-
guntaba: "A Lillo, uno de los hombres ms interesantes por su carcter y por
su imaginacin, le han valido por ventura sus dotes la menor consideracin, el
ms pequeo lucro como deba esperarse de una sociedad que se dice y tienc







los aires de culta?" Eusebio Lillo era el autor de los versos del Himno Nacio-
nal y poeta de fina sensibilidad para su poca. Debi contentarse con ser un
oscuro supernumerario de la Oficina de Estadstica, en donde perciba 50 pe-
sos mensuales. Vale la pena seguir citando a Blanco Cuartn, que desgranaba
estos desastres: "Diego Barros Arana' no ha escrito su Historia para sus ami-
gos. sabiendo que si no regalaba sus libros de nadie sera ledo? Blest Gana,
Torres y hasta los mismos Lastarria y Sanfuentes, ;han ganado un solo real
con sus obras. con su talent literario, con su laboriosidad? Pero al paso de es-
to -agregaba el libelista- el peluquero Dumirail. el sastre Puyo y tantos otros
hombres de oficios se han vuelto a sus hogares llevando bien atestadas de oro
sus gavetas y proclamando, sin duda. que vale much ms ser en Chile sastre,
peluquero, zapatero, a vivir cabalgando en el pegaso o perdiendo tiempo y buen
humor en compaginar ideas para el pblico". Aunque los ndices de valoracin
de Blanco Cuartn son eminentemente utilitarios, reflejan la poca significacin
que la sociedad de ese entonces les conceda a los escritores y la escasa fuerza
de amplificacin que tuvo su pensamiento.
Para la generacin del 42 la estructura bsica del pas no era ms que
una prolongacin de los postulados de la Colonia. Haba. entonces, que en-
marcar en una nueva dinmica las ideas surgidas de la Indenendencia y adver-
ta que era necesario "hacer de la poltica una ciencia familiarizando al ma-
yor nmero possible de espritus con sus cuestiones primordiales, necesidad cada
da ms urgente para la prctica de la libertad". Lastarria no es slo un teri-
co; es tambin hombre de accin, un escritor que no acierta a definirse como
tal, pero que entrega en sus primeras obras narrativas las bases para la forma-
cin de una literature national, fincada en la realidad ms inmediata.
Aunque vivi escasamente en Chile, uno de los grandes precursores del
pensamiento social fue Francisc) Bilbao, un neohegeliano de izquierda, que en
todos su: libros defendi con fervor los ideales libertarios propuestos por los
pensadores ms radicalizados de Europa en la primera dcada del siglo XIX.
n su Evangelio americano, aparecido en Buenos Aires en 1864, un ao antes








de su imucrtc, escriba: "En la separacin absolute de la Iglesia y del Estado
hav un grandioso progress a la justicia, a la economa y a la libertad. No ms
enredo de potronatos, concordatos, recursos de fuerza, pase de bulas, obispa-
dos, fucros edlesisticos, diezmos y primicias. Disminucin de los dias festivos
y fcriados. No ms prohibicin de libros. No ms censuras eclesisticas". El an-
ticlericalismo de Bilbao debe ponderarse en el exacto context en que proyec-
taba su accin, aos en que la Iglesia no slo controlaba toda la vida civil
y las instituciones estatales, sino las ideas y todas las formas superiors de exis-
tencia.


BL1ST GANA

Pero quien aparece como la figure ms important de las letras chilenas
es cl novelist Alberto Blest Gana, autor de una extensa obra narrative, verda-
dero creador de la novel histrica. Sus libros no tuvieron un xito deslum-
brante en la poca. A los 23 aos, siendo entonces military de carrera, Blest
Gana da a conocer su primera obra. Pero el gran xito lo. obtiene en 1860,
con ocasin de un concurso literario patrocinado por la Universidad de Chile.
Los jurados, Jos Victorino Lastarria y Miguel Luis Amuntegui, premian La
aritmitica del amor. Con Martn Rivas (1862) y con Durante la Reconquista
(1897) el autor alcanza ms tarde su verdadera grandeza narrative. Vicente Grez
y Luis Orrego Luco (Casa Grande) son tambin mencionados en la narrative
chilcna de la interseccin de los dos siglos.
A pesar de que su obra exceda con largueza el periodismo, Jos Joa-
qun Vallejo (1811-1858) se puede considerar como uno de los grandes cro-
nistas del siglo XIX; sus artculos muestran a un costumbrista sagaz. Es el cro-
nista literario por excelencia, el ms significativo de su poca. Aunque en ve-
na muy distinta, sc lo puede considerar junto a Sarmiento, Vicente Fidel Lpez,
los hermanos Alemparte, el mismo Lastarria, como el precursor del gran perio-








dismo chileno, que encontrara desde la primera dcada del siglo XX en Joa-
qun Edwards Bello a su ms inslito e insuperable cronista.


* BEELl Y SU TIEMPO

Al examiner el pasado sigl no se puede obviar la figure de Andrs Bello,
redactor del Cdigo Civil, formador de generaciones, gramtico ilustre, poeta,
traductor de jerarqua de la mejor literature europea. de su poca. Venezolano
de origen, vivi en Chile ms de 20 aos, prodigando su sabiduna y su pen-
samiento voluntarioso. Domingo Faustino Sarmiento, que fue un infatigable
polemista en la prensa chilena, critic con cierta dureza el preceptivis'mo de
Bello, sealando que en ms de algn sentido* tl lenguaje era una creacin
popular en perpetua renovacin.
Las graves convulsiones polticas que haban sacudido a Chile desde los
albores de su independencia tendran un desenlace dramtico en 1891, cuando
las fuerzas conservadoras, aliadas del capital monopolista ingls, se alzaron en
armas contra el gobierno de Jos Manuel Balmaceda. El 91 represent tambin
una quiebra en la cultural del pas. El mismo Jos Toribio Medina -hombre.
prescindente en poltica, como lo ha demostrado Felif Cruz- sufri los emba-
tes de la fracture que se produce entire las fuerzas sociales en pugna. Tras la
derrota de Balmaceda, que culmina con su suicidio en la Legacin Argentina,
Medina debe emigrar, pues se lo consideraba partidario del Presidente depues-
to. Medina, uno de los ms grandes polgrafos de Amrica, no slo haba in-
ventariado todas-las depredaciones de los Tribunales de. Inquisicin en -el con-
tinente, sino que haba realizado un apreciable rastreo de la historic de la im-
prenta desde la llegada de los espaoles -hasta la gestacin de-las luchas eman-
cipadoras hispanoamericanas.








* EL 91

A propsito del 91, hay que sealar que una de las narraciones mas vivas
que se hicieron de los acontecimientos fue obra de Ren Brikles, escritor total-
mente olvidado, y de quien Domingo Melfi en El viaje literario (Nascimen-
to, 1945) da estos antecedentes: "Haba escrito Los ltimos proyectos de Eduar-
do Castro, narracin de la guerra civil de 1891, con pginas de positive valor.
Son especialmente dignas de ser recordadas las que consagr a las batallas de
Concn y Placilla, en las cuales hizo pasar un soplo caliente de realidad a tra-
vs de los episodios brutales de esas acciones decisivas".


* LAS ARTES PLASTICAS

Dentro de lo que represent culturalmente el siglo XIX, aos de explora-
cin, de bsqueda, de definiciones, las artes plsticas aparecen en una situacin
desmedrada. Recin en 1849 el napolitano Alejandro Cicarelli funda la Acade-
mia de Pintura. Antes Rugendgs y Monvoisin haban dejada en maduracin el
peso de su influencia, pero la notoria opacidad del medio hace quizs estriles
los esfuerzos desplegados. El Mulato Gil, Ortiz de Zrate, Miguel Antonio
Caro, entire otros, representan el surgimiento de formas pictricas que pugnan
por hacerse eficaces. Pero ser a travs de Valenzuela Llanos, Pedro Lira, Va-
lenzuela Puelma, Juan Francisco Gonzlez y Ezequiel Plaza, que la pintura
chilena encontrar un cauce expresivo 'que la haga vigente, en especial entire
el perodo finisecular y los comienzos del present siglo.
Si bien en 1852 Santiago Arcos -en carta dirigida a Bilbao- haba sos-
tenido que la lucha de classes es poco menos que la clave, para entender, profun-
dizar v condicionar el devenir poltico-social, es claramente advertible que esa
lucidez de exposicin no fue compartida y/o. publicada por sus coetneos.








la sociedad chilena se mantena lo bastante estratificada como para permitir
esas audacias y, por el contrario, las luchas intestines que se libraban slo fa-
vorecan intereses de grupos de la oligarqua dominant. El Manifiesto Comu-
nista, publicado por Marx y Engels en 1848, no slo fue rechazado por Las-
tarria, sino que fue casi desconocido por quienes se atribuan calidades de men-
torcs ideolgicos de la patria. Difcil, en consecuencia, que el artist -es decir,
el hombre que no produca bienes materiales- .encontrara alguna justificacin
en esc .pramo. El mismo Domingo Melfi seala que Rubn Daro sufra por-
que sc burlaban de l por la indumentaria que usaba. "Era alto y desgarbado
y su mirada brotaba de unos ojos tristes y ensimismados", anota el crtico.
Esto que puede parecer una ancd.ota algo balad refleja en cierto modo el am-
biente que exista en el pas casi al final del siglo XIX. Ambiente que, desde
luego, no iba a c,m.biar por arte de magia con el advenimiento del nuevo si-
glo. Para la clase dominant, desligada de todo contact con dl pensamiento
avanzado europeo, los artists eran apenas ornamentales: justificaban, de alguna
manera, sus pretensiones de falso refinamiento.
En 1895 el ndice de analfabetos alcanzaba a un 72 por ciento del total
de la poblacin y ese mismo ao un proyecto de educacin obligatoria fue re-
chazado por el Parlamento a pretexto de que la instruccin era "un agent de
la criminalidad".


LOS HISTORIADORES

La historiografa chilena en el siglo XIX alcanz una notoria evolucin
gracias a la labor infatigable no slo de Jos Toribio Medina y Barros Arana,
sino tambin de los hermanos Amuntegui y, en especial, de Benjamn Vicua
Mackenna. Sus studios y monografas, algunas de las cuales tienen carcter
apologtico, conforman una coleccin de textos de indudable valor documen-
tal. Vicua Mackenna (1831-1886) tambin fue periodista destacado que dej








en diarios y revistas de su poca incontables testimonios de su pcnsaiiicnto y
de su accin. Fue un liberal progresista, continuador -en cierto sentido- de
las teorizaciones de Bilbao v Lastarria, pero "los aos fueron curando las in-
temperancias de Vicua Mackenna en su carrera de diarista. De El Liberal y
de La Asamblea, ambos peridicos de combat y agitacin poltica, pasa a El
Ferrocarril de Juan Pablo Urza, a El Mercurio, fundado por' su padre, dia-
rios estos donde su papel de redactor nos permit seguirlo para ahondar en cl
panorama de su obra", ha dicho Guillermo Feli Cruz en su opsculo Vicua
Mackenna, un historiador del siglo XIX.
Dentro de la frondosa bibliografa de Vicua Mackenna destacan su bio-
grafa sobre O'Higgins y su Historia de Valparaso, libro que cont con la en-
tusiasta adhesin de Bartolom Mitre.


CULTURAL PROLETARIA

Junto con lo que puede llamarse una cultural official, hacia comienzos del
siglo XX va surgiendo una destacable cultural proletaria, que primero se mani-
fiesta en peridicos de agitacin, en representaciones teatrales y en conjuntos
de aficionados, los que realizan una incansable labor en el Norte salitrero. La
aparicin, por lo dems, de artists y escritores que reflejan en sus obras las
luchas y sufrimientos de los trabajadores permit dar una imagen ms artstica,
enriquecida, de esa cultural.
Lo cierto es que las grandes correas de transmisin de las ideas progre-
sistas y de los escritores y artists que interpretan a obreros y campesinos son
los peridicos y revistas de los trabajadores, que no slo empiezan a organi-
zarse en confederaciones y partidos polticos, sino que elevan considerablemen-
te su nivel de conciencia social. Sin que se llegue a una proletarizacin de
la cultural -imposible, por lo dems, en un medio burgus y dependiente del








capital extranjero-, al menos los trabajadores dan a conocer sus propias inquie-
tudes, su manera de ver y enfocar el mundo, a la luz de las ideas que propagara
Marx.
En noviembre de 1908, y ante la cercana del Centenario, el Gobierno de
Montt crey convenient crear la Biblioteca de Escritores de Chile, puesto que
"esta produccin no es suficientemente conocida y apreciada en el pas, y aun
menos en el extranjero, por cuanto se.halla esparcida en ediciones o publica-
ciones de difcil adquisicin". El tercer volimen de dicha coleccin estuvo
dedicado a Recuerdos del pasado, de Vicente Prez Rosales, uno de los libros
de mayor perduracin del siglo XIX. Prez Rosales fue un aventurero en el
mejor sentido de la palabra y sus memoraciones, ,que tenan sus fronteras entire
los aos 1814 y 1860, estuvieron despojadas de todo aditamento retrico.
Tambin en 1908 mora -cuando slo tena 29 aos- Carlos Pezoa Vb-
liz, uno de los poetas nacionales que ms profundo arraigo tuvieron en el ni-
mo popular. Se le consider el creador de la poesa social, abanderado de la
izquierda literaria, que encontr en una posicin opuesta a figuress de la poca,
como Pedro Prado y Manuel Magallanes Moure. Sin embargo se puede afir-
mar que la importancia verdadera de la poesa chilena slo se establece en las
dos primeras dcadas de este siglo. La autntica dinmica potica se dimen-
siona en la interseccin de los dos siglos, dinmica de la cual Diego Dubl
Urrutia (1878-1967) sera uno de sus ms dignos representantes.


LA ACTIVIDAD TEATRAL

La actividad teatral durante el siglo XIX haba estado, reducida en las l-
timas dcadas a las representaciones que realizaban algunas compaas espa-
olas. Se puede considerar a Daniel Barros Grez -el conocido autor de Cuatro
Remos- como el "dramaturgo" ms representative de esa poca. Su obra Co-
mo en Santiago -que en cierta forma fue redescubierta por lo que hoy se co-








noce como Departamento de Teatro de la Universidad de Chile- puede cata-
logarse como un trazo de observacin atenta de las costumbres de su tiempo.
Pero sera Armando Moock (1894-1942) quien de manera ms professional y cons-
tante encarara la creacin teatrail, alcanzando con Del brazo y por la calle, fa-
mosa en los escenarios bonaerenses, su xito ms prolongado, no obstante las
pesadas connotaciones melodramticas de la obra, que refleja la sensibilidad po-
pular de los aos 30. Por esa misma poca (1928) se estrena La viuda de Apa-
laza, de Germn Luco Cruchaga, estimado el mejor exponente del natu-
ralismo criollista que campeaba en la poca.
La figure de Antonio Acevedo Hernndez, el autor de Chaarcillo y Ar-
bol viejo, se yergue como el ms slido representante de un teatro de avan-
zada social, que si no tiene una gran repercusin en los ambientes oficiales
al menos encuentra ec entire obreros, artesanos y grupos de vanguardia.
Es innegable, por otra parte, que en la cultural chilena se advierte la ausen-
cia de grupos rectores: todo aparece librado a la impronta creadora de algunos
arresgados, de los que desafan la ohatura del medio.
Para la clase dominant, el artist es un bohemio sin destino, un hombre
que difcilmente es til a la sociedad en general; sus condiciones de existencia,
por lo mismo, son problemticas, errtiles. En tales circunstancias, cada poe-
ma, cada cuadro, cada escultura, cada novela, es una hazaa de la individua-
lidad, un desafo consciente. Puestos en esa perspective, los de ms fuerte voca-
cin eligen el camino del exilio voluntario, como Gabriela Mistral, Vicente
Huidobro, como el mismo Pablo Neruda, que se aferra a inestables cargos con-
sulares.


LA, NOVEL NOKRTINA

A media de que se avanzaba iban surgiendo artists ms fieles con su
tiempo, con la realidad que los acuciaba desde muchos ngulos y con la cual,








a pesar de todo, tenan que comprometerse. Yerko Moretic, el crtico y en-
sayista fallecido en junio de 1971, seala en su libro El relato de la pampa
salitrera que ya en 1907 se advierten los primeros brotes de una literature del
Norte del pas. "El libro Leyendas pampinas -dice Moretic- contiene cuatro
relatos escritos por T. D. Monio con el fin de despertar lstima e indignacin
por la existencia subhumana que arrastran los trabajadores de la salitrera." Los
resultados de esas narraciones nortinas son muy desiguales y slo en 1932 con
la novela Carnalavaca, de Jorge Garafulic, se alcanza a llegar a un plano de real
estimacin artstica y de denuncia olarificada.
Sin embargo, es Baldomero Lillo, notoriamente influido por Zola, quien
de una manera ms radical y definitive sienta las bases de la literature social
en Chile a travs de relatos muy bien estructurados que tienen como scenario
la zona carbonfera. Lillo (1867-1923) "en los relatos de Sub-terra (1906) mos-
tr con vigoroso realismo -escribe Enrique Anderson-Imbert- los sufrimien-
tos del trabajador de las minas de carbon. Hay protest en sus cuentos; pero
la protest no se queda en grito, sino se hace literature. Del mismo lugar del
alma de donde le suba la protest le suba tambin su comprensin para el
roto, el huaso, el indio; fue esta comprensin, ms que la protest, lo que hizo
de Lillo uno de los ms efectivos escritores de su tiempo".


S EL A t '.:;J- Er F-OETICO

Parece una curiosa coincidencia, pero 1922 represent un increble salto
cualitativo en la poesa chilena. Ese ao Gabriela Mistral public Tala; Pablo
de Rokha, Los gemidos; Angel Cruchaga Santa Mara, Job, y Juan Guzmn
Cruchaga, La fiesta del corazn; los cuatro llegaran a ser, con posterioridad,
premios nacionales de literature y autores de notoria influencia en el devenir
potico chileno. Tan slo un ao despus Pablo Neruda da a conocer Crepus-
culario, obra de extrema juventud, en la cual se advierte la prodigalidad meta-







frica del poeta, que llegara a convertirle en uno de los mximos creadores de
la poesa en idioma castellano.
Antes Vicente Huidobro (1893-1948) haba desplegado con largueza toda
su clarividencia potica, y sus doce libros, escritos entire 1911 y 1921, son un
claro testimonio de una incontenible vocacin, de una predisposicin categ-
rica para llevar adelante su notable calidad expresiva.
La potencialidad potica, que se expanda como crculos concntricos, no
encontraba la misma correspondencia o la misma aptitud en otros campos del
arte. El teatro oscilaba entire el costumbrismo dulzn, y un agobiante melo-
dramatismo; entire esos dos polos se colocaban Carlos Cariola y Daniel de la
Vega, autores que se repartan las preferencias de actors y pblico. La cine-
matografa, que a partir de 1917 empieza a entregar films argumentales, tiene
su mximo punto de referencia en El hsar de la muerte (1925), que .es consi-
derado como la obra ms representative y perdurable del cine mudo chileno.
Esta pelcula de Pedro Sienna, poeta y tambin author de teatro, es el nico
film national que ha logrado figurar en algunas histories dedicadas al cine uni-
versal.


LA NOVEL

La novela de las tres primeras dcadas, como casi en todo el resto de Am-
rica Latina, .es generalmente ampulosa, no acierta en los matices, ni se plantea
en un estilo claro. Augusto d'Halmar, Vctor Domingo Silva, Eduardo Barrios,
Mariano Latorre, Fernando. Santivn, Marta Brunet, Joaqun Edwards Bello
v Luis Durand aparecen como los autores ms destacados, pero sus produccio-
ncs oscilan entire cl criollismo fotogrfico, el exotismo (caso de d'Halmar) o el
sicologismo de trazos gruesos. La chica del Crilln, de Edwards Bello, es uno
de los mejores logros de la novelstica de la poca. A diferencia de la poesa,








la narrative chilena del moment -con la excepcin de algunos cuentistas de
anticipacin, como Federico Gana- dio escaso margen para al aplauso.
Vicente Huidobro haba escrito en el No 5 de la revista Musa Joven que
"el reinado de la literature termin. El siglo XX -deca el poeta en 1912-
ver nacer el reinado de la poesa en el verdadero sentido de la palabra, es de-
cir, en el de la creacin, como la llamaron los griegos, aunque jams lograron
realizar su definicin."


0 EL SURREALISM

As como Sarmiento fue un tenaz defensor del romanticismo durante su
permanencia en Chile, as tambin como Daro trajo el modernismo y como
Huidobro introdujo el vanguardismo potico, las corrientes nacidas en Europa
al promediar el cuarto de siglo tuvieron su tarda rplica en Chile. El surrea-
lismo cont con seguidores entusiastas que se sintieron tocados por los manes
de Breton. Los poetas Braulio Arenas, Tefilo Cid y Enrique Gmez Correa
fueron los principles animadores de los postulados del surrealismo que ipor
esos aos iniciaba en Francia su etapa de dispersin y decadencia, inclinandc sus
banderas en favor de posiciones ms revolucionarias.
Es la poesa nerudiana, que empieza a dominar sin contrapeso en la d-
cada del 30, la que rompe el fiel de la balanza. Desde El hondero entusiasta
hasta la primera y segunda Residencia en la tierra se advertir el fulgor de un
poemario que casi no admit equivalencia en la ya desarrollada poesa chilena.
"Neruda es un gran escritor, casi el nico poeta de hoy -dice el crtico ingls
J. M. Cohen-, para quien todo el mundo material, del mineral al hombre y
desde su patria native hasta la China comunista, constitute un tema y una ins-
piracin."








0 EL FRENTE POPULAR


SEl triunfo del Frente Popular tiene implicancias decisivas, en el campo de
la cultural, no slo por la movilizacin de grandes masas que trae aparejada, si-
no por los cambios que se operan en el campo de lo que podra llamarse la
cultural official. En 1940 se funda el Teatro Experimental, ms tarde asimilado
por la Universidad de Chile. Este paso significa iniciar un nuevo camino en
las posibilidades expresivas del arte escnico, que hasta ese moment reposaba
en conjuntos profesionales de muy precaria preparacin y cuyos repertorios no
entraaban cualidades que tuvieran alguna significacin manifiestamente cul-
tural. La creacin del Teatro Experimental representaba una superacin de las
limitaciones que arrastraban las compaas profesionales, en las cuales era posi-
ble encontrar actors de muy buena calidad (Alejandro Flores, Rafael Frontaura,
Enrique Barrenechea), pero que tenan que someterse a los dictados de los cm-
presanos.
El reformismo que proyect el Frente Popular tambin alcanz a otras ac-
tividades de la cultural. En 1941 se cre el Premio Nacional de Literatura, ob-
tenido la primer vez por Augusto d'Halmar. En la misma poca se produjo
la visit dc David Alfaro Siqueiros, uno de los ms grandes muralistas contem-
porneos, que dej slidas expresiones de su arte en los murales que realize en
Chillan, ciudad que estaba siendo reconstruida despus del devastador terremo-
to que la asol en enero de 1939.
Otro de los sucesos que conmovieron a los chilenos en el terreno cultural
fue la obtencin del Premio Nobel de Literatura por Gabriela Mistral en 1945.
La novel de corte social, que haba tenido en la dcada del 30 en Carlos
Seplvcda Leyton a un expresivo representante, se acrecienta con las aportacio-
nes de Nicomedes Guzmn (La sangre y la esperanza), Alberto Romero (La
viuda del conventillo), Reinaldo Lomboy (Ranquil), Volodia Teitelboin (Hijo
del salitre). A los citados se les puede similar a la generacin llamada del 38,
aunque sus obras; cronolgicamente, no respondan de manera especfica a esa
fecha de arranque.







Pablo Neruda, poeta chileno y
universal, actual embajador de
nuestro pas en Francia, sal-
t a la fama mundial con
"Veinte poemas de amor y
iInM fanniAn dlfn radm4"


Pablo de Rokha,
trgicamente fa-
llecido en 1968,
cant en vibran-
tes poemas la
gran d e z a del
pueblo chileno y
de su sufrida
existencia.












Nicomedes Guman.


Jorge Edwards, cuentisia y no-
velista, es una de las figures
ms solventes de la nueva na-
rrativa chilena.


La poetisa chilena Gabriela Mis-
tral fue la primer latinoame-


!l1'fII 1


F B V1 ,,'r, n; ;
ricana en recibir, el ao 1945,
el Premio Nobel de Literatura.








* RENOVACION LITERARIA


La tarea renovadora dentro de la narrative chilena se iniciar con la apa-
ricin de Hijo de Ladrn, de Manuel Rojas, novela que ensaya con xito nuevas
tcnicas de relato, que introduce models actualizados de lo que se ha llamado
"la corriente de la conciencia" en la narracin. Esa renovacin se ve reforza-
da con el surgimiento de la generacin del 50, que si bien sus integrantes no
se define a partir de objetivos comunes, al menos tienen el propsito de arre-
meter contra las formas caducas que se siguen manifestando en la narrative na-
cional. Desde 1953 Carlos Droguett va acrecentando su presencia en las letras
chilenas y con Eloy alcanza ya su verdadera dimension creadora, la que sc ver
confirmada con Patas de perro. Jos Donoso (El obsceno pjaro de la noche),
Jorge Edwards (El peso de la noche), Hernn Valds (Cuerpo creciente), han
categorizado la novela chilena. Ms prximo a la prosa potica, Jos Santos
Gonzlez Vera (Alhu) represent una isla de creacin de esta misma poca.
El fluir potico ha seguido derramando sus constancias en un pas que tie-
ne su ms clara cadencia expresiva en ese campo de la creacin. Tras cl adve-
nimiento de los cuatro grandes (Neruda, Mistral, Huidobro, De Rokha) sc des-
granan otros nombres relevantes: Rosamel del Valle, Eduardo Anguita, Hum-
berto Daz Casanueva, Juvencio Valle, Oscar Castro, Gonzalo Rojas.
A partir de 1954, fecha de aparicin de Poemas y antipoemas, ha sido Ni-
canor Parra quien ha concentrado la atencin de crticos y gustadores de poesa,
aunque la nueva promocin tiene otros valores de parecida importancia, como
Enrique Lihn (La pieza oscura, Poesa de paso), Alfonso Alcalde (El panorama
ante nosotros, un torrentoso poemario de ms de 350 pginas), Efran Barquero
(La compaera), Jorge Teillier (El rbol de la memorial Waldo Rojas (Prin-
cipe de naipes).








* EL CINE Y EL TEATRO


Si bien cl cine chileno padeci de una anemia que lo mantuvo siempre al
borde del colapso, en los ltimos cuatro aos ha experimentado algunos signos
de recuperacin, en especial a travs de la realizacin de algunos films que pro-
yectan una imagen de autenticidad de la realidad chilena. Dentro de esa tarea
renovradora hay que destacar a Ral Ruiz (Tres tristes tigres), Miguel Littin (El
chacal de Nahueltoro) y Helvio Soto (Caliche sangriento, Voto ms fusil), ade-
ms de Nelsn Villagra, entire los autores.
Lo mismo puede decirse del movimiento teatral, sobre todo en lo que se
refiere a la parte autoral. Egon Wolff (Los invasores), Alejandro Sieveking (Ani-
mas de dia claro), Sergio Vodanovic (Nos tomamos la universidad), Jorge Daz
(El cepillo de dientes), Isidora Aguirre (La prgola de las flores), son algunos
de los ms representatives escritores teatrales que han vitalizado la escena nacio-
nal, junto con la labor incesante que han desplegado los elencos universitarios
y vocacionales por dignificar la labor teatral.


* LAS OTRAS ARTES

El desigual desarrollo econmico y social de Chile se vio reflejado en va-
riados aspects de su cultural. Se advierte, en primer lugar, una falta de homo-
geneidad que tipifique process armnicos; esto es, que permitiera impulsar la
cultural en su conjunto y no parcialmente. Esto se evidencia de manera muy pal-
pable en la arquitectura, ya es fcil percibir desde la poca de Toesca una
repeticin fatigosa de models europeos, de preferencia espaoles y franceses,
en Santiago, y algunos atisbos de arquitectura victoriana en Valparaso. Por
otro lado, el llamado art nouveau casi no deja huellas, al paso que el barroco
espaol se puede apreciar en varias construcciones que se yerguen hacia fines








del siglo XIX. Pero el carcter abiertamente provinciano de la oligarqua la hace
desechar todo refinamiento arquitectnico.
En lo que se refiere a la msica, la actividad en Chile slo comienza a ma-
nifestarse de manera continuada y con valores propios en la primera parte de
este siglo. El desarrollo musical alcanzara alguna preponderancia con la crea-
cin de la Orquesta Sinfnica y el Instituto de Extensin Musical. La univer-
salidad de algunos intrpretes entiree ellos, Claudio Arrau, Rosita Renard, ade-
ms de Sergio Montecino, Mario Miranda, y otros) fue el primer signo de los
cambios que se haban producido en la actividad musical, despus acrecentado
con la aparicin de compositores que buscaron formas expresivas que de alguna
manera interpretaran no slo las nuevas corrientes musicales, sino el espritu
national. Ren Amengual, Alfonso Leng, Humberto Allende, Acario Cotapos,
Enrique Soro y Domingo Santa Cruz constituyeron desde los aos 30 los ms
tenaces difusores musicales. La mejor etapa musical chilena es la que se ha vi-
vido en los ltimos diez aos, con el surgimiento o madurez de algunos com-
positores de real jerarqua, entire ellos Roberto Falabella, Gustavo Becerra,
Juan Pablo Izquierdo y Fernando Garca. La creacin del Mozarteum de San-
tiago tambin ha significado un notorio advance en la difusin musical, as como
la formacin de la Orquesta Filarmnica.
Lo mismo ha ocurrido con el folklore en los ltimos cinco aos, en los
que se ha apreciado una notable proliferacin de cantantes y conjuntos que
han perfeccionado las ms avanzadas formas de interpretacin a la vez que han
recuperado las piezas ms perdurables del pasado. Creadores como Violeta Pa-
rra, recopiladores e intrpretes como Margot Loyola difundieron composiciones
de las ms diversas zonas del pas.


O HACIA UNA NUEVA CULTURAL

El triunfo alcanzado por el pueblo chileno en septiembre de 1970 est








abriendo inmensas perspectives para que en el pas se opere una profunda revo-
lucin cultural, que permit el surgimiento de una autntica transformacin en
todos los rdenes de lo que ha sido hasta hoy la cultural official, es decir, una
cultural de lite, opuesta a una alienante cultural de masas (que vendra a ser
algo as como una cultural de segunda). De lo que se trata ahora es de derro-
tar el analfabetismo, de darles las mismas posibilidades a obreros y campesinos.
para que no slo tengan acceso a la cultural, sino para que ellos mismos se trans-
formen en creadores.
Esa es la tarea que se ha planteado con ms urgencia y es la lnea cultural
que deber, en adelante, proyectar el Gobierno. Ser la manera ms tajante y
definitive de ir hacia una nueva cultural, ms plena, ms libre, despojada de
toda frustrante caracterizacin clasista.
La divulgacin de la pintura y la escultura no ha alcanzado las mismas
dimensions. A pesar de que en los ltimos 20 aos han surgido pintores de
cualidades muy valiosas, no han tenido ms alternative que presentar sus obras
en exposiciones individuals o colectivas, en salones oficiales o en ferias pls-
ticas.
Aunque no vive en Chile desde hace ya various aos, se puede decir que
Roberto Matta es uno de los plsticos ms representatives entire los que se ini-
ciaron a comienzos de la dcada del 40, pese a que toda su fama la consigui
en Europa, en donde es apreciado como uno de los grandes valores contempo-
rneos. Nemesio Antnez, Mario Toral, Julio Escmez, Guillermo, Nez, Jos
Balmes, Gracia Barrios aparecen como los ms destacados plsticos chilenos, los
que expresan evidentemente diversas tendencies y concepcioncs pictricas mo-
dernas.

































"Los que van quedando en el camino", de
Isidora Aguirre; "El Evangelio segn San
Jaime", de Jaime Silva; "La viuda de Apa-
blaza", de Germn Luco Cruchaga, y "Fulgor
y muerte de Joaqun Murieta", de Pablo Ne-
ruda, algunas de cuyas escenas exhiben estas
fotos, son obras claves del teatro national a
lo largo de su historic hoy en pleno desarro-
llo que interpretan acontecimientos significa-
tivos de la gesta del pueblo chileno.



























* LA PINTURA
La pintura de fuerte acento social se ha visto enriquecida en Chile por la
labor constant y matizada de. un grupo de plsticos que han entregado lo me-
jor de s en esa area; entire ellos Jos Venturelli, Pedro Lobos, Julio Escamez,
Carmen Cereceda y el grabador Carlos Hermosilla Alvarez, lo que ha permitido
el surgimiento de una escuela revolucionaria pictrica que ha dado excelentes
obras de arte.

52










A la izquierda. Frag-
mento de 'Tresencia de
Amrica latina% muro
de cirtista mexicono
Jorge Gonz6lez Cama-
renci, pintado en !a Co-
so del Arte de Concep-
cin. Represent los
contornos picos de lo
lucha por su liberacin
de los pueblos de nues-
tro continent.




Muro de Julio Escmez eh
la %ella de sessions de la
Municipalidad do Chilln.
Uno serie de smbolos re
presentan la brutalidad de
la guerra chacando con las
nuevos fuerzas renovadoras
de lo paz y la justicia o-
cial.


J*pln'-


~"I'-"~EIIPLIE1. r~
















AL












Un economist defini a Chile como "un caso de desarrollo frustrado" y
sta fue sin duda una de las caractersticas de la situacin chilena desde sus ini-
cios como repblica independiente en 1810. El pas, con sus enormes riquezas
naturales, qued inserto en un esquema de capitalism dependiente, caracters-
tico de Amrica Latina, lo que fatalmente termin por agudizar un subdesarrollo
general en su process productive.
El pas creci al comps de la demand externa y al influjo de decisions
que se adoptaron en el exterior y que muchas veces conspiraron contra sus po-
sibilidades reales.
La gran demand de trigo en California y Australia provoc, al comen-
zar el ao 1840, un crecimiento vigoroso de la agriculture chilena, gracias l
auge de las ventas de trigo y sebo. Pero la misma competencia extranjera y las-
normas de liberalism econmico que campeaban como filosofa en el mundo,'
precipitaron ms tarde el derrumbe de esa actividad.
A partir de 1879 la posesin del nitrato natural (salitre) le signific a Chile
contar con una riqueza extraordinaria que pudo asegurar su desarrollo econmi-
co. Pero nuevamente su situacin de dependencia y el dominio extranjero sobre
esa riqueza, que pas a ser controlada por el capital britnico, frustraron esa posi-
bilidad.
El auge del desarrollo "hacia afuera", es decir, basado en la demand ex-
tema, se quebr el ao 1929. El descubrimiento y divulgacin del nitrato ar-
tificial -producto que surgi en Alemania durante la Primera Guerra Mundial-
y la gran crisis econmica presentada en Wall Street a fines del mismo ao 29
abrieron un difcil perodo para Chile, el que perdi en un ao el 60 por ciento
de su capacidad de exportacin, reducindose en forma brusca los bienes dis-
ponibles de toda la comunidad.
La aparicin de la riqueza cuprera en el primer plano de la economa chi-
lena al comenzar 1900, y la llegada de los pnmeros consorcios norteamericanos
interesados en explotar esa actividad no lograron llenar el hueco dejado por el
colapso del salitre, al menos en'la tensa dcada del 30, convulsionada por fuertes
terremotos sociales.








Ello radicaliz el process poltico dcl pas, culminando esa evolucin con
el triunfo, el ao 1938, del Frente Popular, experience poltica tambin in-
dita en Amrica Latina. Esta coalicin, en la que participaron los partidos co-
munista y socialist, de inspiracin marxista, y el radical de centro-izquierda,
ech las bases, con la fundacin de la Corfo, del primer esfuerzo industrializador
de Chile.


*O fMANDA INTERNAL

El motor del desarrollo se volvi hacia la demand internal, crendose los
grandes complejos productivos, como el del acero, el energtico y, posteriormen-
te, el de los combustibles. El Estado pas a ser el agent decisive del desarrollo
chileno, crendose organismos de planificacin y anlisis y volcndose en el
sector fiscal las inversiones ms importantes. El inversionista privado, que conti-
nuaba mostrando una gran debilidad para responder a los nuevos desafos que
surgan en la sociedad chilena, qued desplazado del primer plano y comenz
a perder terreno paulatinamente.
La quiebra del comercio mundial provocada por la Segunda Guerra Mun-
dial oblig al pas a volcar su esfuerzo en la produccin de bienes de consu-
mo, que hasta ese moment se introducan desde el exterior. La industrializa-
cin tuvo un notable efecto en la economa y en la sociedad chilenas. Advinie-
ron los grandes conglomerados industriales, y la izquierda cont con una base
de sustentacin proletaria de innegable consistencia. El pas comenz a encon-
itrar un model de desarrollo que le permita tasas de crecimiento de impor-
tancia.
Pero tal como ocurri en otras naciones latinoamericanas, el impulso de
la industrializacin perdi fuerzas en la misma media que el process de susti-
tucion se hizo mas complejo y se quedaron sin resolver problems estructurales








dc gran significado, tales como el atraso agrcola, la desigual distribucin del
ingreso y el control extranjero de las principles reas productivas.
Al iniciarse la dcada de los aos 60, Chile de nuevo se encontraba sumi-
do en series dificultades, ya que ninguna de las formulas que se estaban apli-
cando permita asegurar un desarrollo sostenido y just del nivel de vida. El
panorama poda resumirse en los siguientes puntos:
1. Un process econmico que marchaba con una tendencia catica y que
no aseguraba una tasa de desarrollo adecuada para las aspiraciones chilenas.
2. Una inflacin que en promedio superaba la tasa del 25 por ciento annual,
lo que haca ms crtica la situacin de los sectors dbiles de la sociedad.
3. Un endeudamiento creciente, como resultado de la falta de capitaliza-
cin del sector privado y de la incapacidad del sector pblico para aumentar
sus ingresos internos.
4. Una acentuada desnacionalizacin de todos los sectors productivos de-
bido a la falta de recursos internos, lo que obligaba a aceptar la entrada de capi-
tales forneos, que, en lugar de instalarse en sectors nuevos, se destinaban a
comprar industries o empresas ya constituidas.
5. Una dependencia cada vez mayor de las exportaciones de cobre, pro-
ducto que aportaba (y sigue aportando) el 75 por ciento de las divisas del pas
y cuya produccin y comercializacin se encontraban en manos del capital extran-
jero.
6. Un estancamiento agrcola que obliga, en estos moments, a gastar 200
millones de dlares al ao en products agropecuaros; es decir, la quinta parte
de todas las divisas que el pas obtiene a travs de sus exportaciones. El atraso
agrcola, como resultado de la existencia de enormes latifundios improductivos
y otros factors, fue uno de los fenmenos que ms entrabaron el normal des-
envolvimiento de la economa chilena.

























* ENSAYO REFORMIST

Al comenzar la dcada del 60, y luego del triunfo de la Revolucin Cuba-
na, empezaron a soplar en Amrica Latina los vientos reformistas. La Alianza
para el Progreso, iniciada durante la administracin Kennedy, puso el acento
en las reforms estructurales con el objeto de salvar al enfermo -es decir, el
capitalism dependiente de Amrica Latina- de su colapso fatal.
El sexenio 1964-1970 fue copado en Chile por la experiencia democrata-
cristiana. Un ensayo reformista destinado a.resolver las contradicciones econ-
micas del pas, que recibi 'la denominacin de "Revolucin en Libertad".
Ese program tuvo el mrito de despertar las grandes aspiraciones popula-
res, pero no tvo xito para resolver el problema del bajo nivel de crecimiento.
Un primer intent de redistribucin de la renta -palanca indispensable en
la coyuntura chilena, que mostraba un porcentaje apreciable de capacidad ociosa
en el sector manufacturero- permiti una expansion prometedora en los aos
1965 y 66, cuando el crecimiento global de la economa fue de 5 y 7 por ciento


Desde 1880
hasta 1929,
aproxim a da-
mente, el sa-
litre constitu-
y6 el pilar
econnico de
Chle, creando
enorm s ri-
quezas y un
period de
prop e ri dad
national

























annual, respectivamente. Pero la derechizacin del Gobierno del ex Presidente
Frei permiti en los aos siguientes a los empresarios recuperar el terreno per-
dido en material de ingresos. Como resultado de ello la tasa de crecimiento se
derrumb. Durante los aos 1967 a 1970, el incremento de produccin cubri
apenas el aumento de poblacin, lo que signific un receso doloroso de la eco-
noma chilena. Este fenmeno explica la brevedad de la experiencia democrata-
cristiana en Ohile.
El ao 1970 fue especialmente crtico. En el primer semestre los ndices
de produccin mostraron una cierta recuperacin, en relacin con los tres aos
anteriores. Sin embargo, la histrica reaccin de la derecha ante la victoria de la
Unidad Popular el 4 de septiembre de ese ao, provoc un deterioro en todo
el aprato econmico del pas.
Este es un captulo de gran importancia para comprender la estrategia eco-
nmica seguida por el Gobierno Popular en su primer ao.
E( triunfo del doctor Salvador Allende desat dos reacciones paralelas por


En la des.r-
tica zona de
Chonchl, *An.
tofagasta, la
construct i 6 n
de un mbal-
se exigi re-
mover gran-
des cantida-
des de mate.
rial ptreo.


V57 11-F -












































aw





P.-
d, 1 .
kist ,c n -7 lib, tod










A;
































que Te "I,



es q.e
Po, cie,,to
de sus ingeo,
ext mo;
del



de chij', h.



SM-11.
Ali-lo








parte de la derecha: 1) una reaccin poltica de corte sedicioso que culmin con
el asesinato del general constitucionalista Ren Schneider, Jefe del Ejrcito chi-
leno, y que tuvo por objetivo bloquear la subida al poder de la izquierda, y 2)
una reaccin econmica, desatada irmediatamente despus de la eleccin, des-
tinada a provocar un caos en el pas.
De acuerdo con las normas constitucionales, el doctor Allende deba es-
perar la ratificacin del Congreso Nacional, luego de su triunfo y, una vez
conseguida esa ratificacin, esperar el 4 de noviembre para tomar el mando de
la nacin.
Fueron, por lo tanto, ocho semanas de espera que conmovieron profunda-
mente al pas. En el plano econmico se produjeron acciones de boicot de enor-
me envergadura. Se registraron corridass" de depsitos bancarios con el evidence
propsito de secar financieramente el process econ6mico interno. La construc-
cin privada paraliz sus obras y numerosas industries redujeron su personal. Co-
mo resultado de esas acciones, la produccin descendi a niveles muy bajos y la
cesanta alcanz tasas altsimas, duplicando las cifras ya bastante contundentes
que existan tradicionalmente en Ohile. (Aunque no hay clculos oficiales, se
estima que en el perodo de la "Camwaia del Terror Econmico" la desocupa-
cin alcanz en la capital -centro productive del pas- a ms del 12 por
ciento de la fuerza de trabajo.)


* LA ESTRATEGIA DE ALLENDE

Dos eran los grandes objetivos econmicos de la Unidad Popular cuando
el President Allende asumi la Primera Magistratura. El primero, solucionar
los problems ms urgentes, reactivando el process econmico y rectituyendo la
confianza a un pas que haba quedado hondamente conmovido por los tensos








das de la "Campaa del Terror". El segundo, pasar a la ofensiva, mediante el
cumplimiento del Programa de Gobierno, el que implicaba profundas transfor-
maciones de estructura. Ambos objetivos comenzaron a cumplirse en forma si-
multnea. Con gran agilidad y en menos de cinco meses la situacin haba ex-
perimentado un vuelco de 180 grados. En efecto, a partir de marzo de 1971 el
impact de algunas disposiciones oficiales, en especial la de redistribucin del
ingreso national, provoc un auge productive que asegur el desarrollo posterior
del Programa.
La estrategia de fondo de la Unidad Popular en material econmica estaba
destinada a robustecer el aparato estatal, que en Chile se halla do, y crear las bases de una sociedad socialist. Para ello, el objetivo principal
consist en pasar a control del Estado el excedente econmico de Chile, que.
en el pasado estaba en manos de los monopolios y de empresas extranjeras, para
invertirlo de una manera ms eficiente, quebrando el poder de los grupos finan-
cistas que controlaban virtualmente el desenvolvimiento de la nacin.
El plan de accin contempla la existencia de tres reas productivas en la
economa chilena. Un rea estataly un rea mixta y una privada. La estructu-
racin de esos tres sectors es una de las palancas bsicas del Programa de Go-
bierno.

*AREA ESTATAL: El Estado pasa a .controlar todas las empresas mono-
plicas o aquellas que tengan una influencia decisive en el desarrollo de la pro-
duccin. En esta rea quedan incluidas las grandes empresas mineras; la produc-
cin de acero; los textiles; los bancos; la industrial del cement; el comercio
exterior; algunas empresas claves, como la industrial del papel, que paulatinamen-
te sern integradas al sector fiscal. Esta rea de produccin ser decisive en el
desenvolvimiento interno. El control estatal sobre esas empresas asegura al pas
el cumplimiento de las metas fijadas por los organismos de Planificacin y per-








r


























mite al Estado tomar el control de las utilidades que ese sector genera para i-
vertirlas en obras de beneficio colectivo.
*AREA MIXTA: En ella participarn el sector pblico y los empresarios
privados tanto nacionales como extranjeros. En este sector se incluirn aquellas
industries que el Estado tiene especial inters en desarrollar, pero que, por sus
caractersticas y dimensions, no necesariamente deben quedar incluidas en el
rea estatal. Se combinarn aqu aportes del Estado y de los particulares. Un

67








jieiillo ci;iacristico es la industria automotriz, donde el pas require de la
1 c iloio(gia uxtranjcra para su desarrollo. El Gobierno abri una propuesta inter-
n!i;onil para instalar una o varias industries armadoras de vehculos motorizados.
I.ii .ei propucsta podan participar las firmas ya instaladas en Chile, o bien
* lcilquicr empresa automotriz international que aceptara ceirse a las condicio-
ni( de la licitacin. La propucsta plantea la.formacin de empresas mixtas, bajo
control del Estado, las que producirn automviles, camionetas, "maquinaria
airicoli industrial.
\ARIA PRIVADA: El Programa contempla la mantencin de un rea
lpri\ida. que contar con el apoyo crediticio y la asistencia tcnica del Estado.
Ninguna de estas reas funcionar en forma absolutamente rgida, y en la
piaclica ello ha quedado demostrado. Empresas que por sus dimensions e in-
fliincii deban permanecer en el rea privada, han sido estatizadas, luego que
sus propietarios iniciaron el boicot a la produccin o cerraron arbitrariamente.
,iin esos casos, el Gobierno intervino con energa tomando el control de las
mipr.esas, actuando a travs de disposiciones legales dictadas durante gobiernos
.t, i':iorNps, pero que hasta ahora no haban sido aplicadas. Fl caso ms especta-
nli u que incluso provoc reacciones internacionales, surgi a raz de la parali-
/aci;m lce la Planta Armadora de vehculos de la Ford Motors. Esta empresa
international paraliz sus actividades, sin consult previa a las autoridades del
Gobierno, chileno. El Ministerio de Economa requis las modernas instalaciones
qui lc'(rd tena en la localidad de Casablanca y las puso a funcionar bajo el
control rde la Corporacin de Fomento. En la actualidad, la Planta de Casablan-
ce' esta trabajando a todo vapor, armando tres mil camiones Fiat, con la asistencia
te('cicia la cooperacin del consorcio italiano.
I'; Gobierno ha reiterado que no es contrario a las inversiones extranjeras,
pero insisted en que esos aportes deben venir acompaados de un aporte tec-
nolgico que realmente interest al pas. En tal sentido, ello implica un brusco








viraje a la poltica de desnacionalizacin creciente, que estaiba afectando a la
economa chilena.
En material de crditos externos, tampoco el Gobierno es contrario a su
utilizacin, y as lo ha sealado en todas las reuniones internacionales en que ha
estado present. Pero no acepta que esos prstamos se concedan bajo condicio-
nes que lesionan la soberana national. Por tal razn, aunque Chile sigue per-
teneciendo al Fondo Monetario Internacional, se han desahuciado las "cartas in-
tenciones" y otros documents caractersticos de ese organismo en los cuales sc
dictaban las normas de funcionamiento del sistema financiero de nuestro pas.
Asimismo, al comenzar la actual administracin, se impugn con vigor un cr-
dito norteamericano que condicionaba su otorgamiento a un alza en las tarifas
elctricas internal de Chile. Esa imposicin fue rechazada y se advirti de inme-
diato, a todos los organismos crediticios internacionales, que la poltica econmi-
ca que Chile est aplicando es de responsabilidad estricta dal pas.


LAS NACIONALIZACIONES

Para fortailecer el aparato estatal se planted desde un comienzo un progra-
ma de estatizaciones realizado con gran celeridad. En pocos meses se estatiz
la Compaa de Acero del Pacfico, que produce la casi totalidad del acero que
consume Chile. Tambin pasaron a poder del Estado los principles bancos par-
ticulares del pas, a travs de un process de compra de acciones que fue dura--
mente criticado por los sectors de oposicin.
En forma paralela se nacionalizaron el salitre, hierro y cobre, las tres grande
riquezas miners del pas. De singular importancia fue la nacionalizacin del co-
bre, process que culmin el domingo 11 de julio de 1971, llamado el da de la
Segunda Independencia de Chile. El cobre era explotado por empresas mixtas
constituidas durante el Gobierno de Frci, en las que el dominio nortcamerica-


















































Un tren sale de la mina de cobre "Man
tos Blancos", en Antofagasta, con un car-
gamento de lingotes de cobre refinado;
mientras otro acarrea azufre.


"~:~: ls~r









no era evidence. Dos grandes consorcios tenan el control del cobre chileno: la
Anaconda y la Kennecott, y en los ltimos aos haba comenzado a operar en
l pas aa Cerro Corporation. Es decir, los tres ms grandes agents cupreros
de Estados Unidos.
La nacionalizacin del cobre se logr mediante una reform constitutional,
que entreg al Estado los grandes yacimientos cuprferos del pas. Esta reform
fue, finalmente, aprobada en el Parlamento por todos los sectors polticos,
incluso los 'que sustentan una posicin de extrema derecha.
En torno a la nacionalizacin surgieron las dificultades ms importantes
con el Gobierno de Estados Unidos, luego que el Presidente Nixon rompi el
status existente entire los dos pases, cortando unilateralmente cualquier opera-
cin crediticia con Chile. La decision norteamericana -de acuerdo al anuncio-
se mantendr hasta que Chile "no comeense adecuadamente los intereses nortea-
mericanos que fueron nacionalizados".
De acuerdo con la Reforma Constitucional. aprobada por el Parlamento
chileno, no es el Gobierno del Presidente Allende el que fija el monto de la
indemnizacin, sino la Contralora, un organismo legal autnomo, frente al cual
las empresas norteamericanas podrn designer sus abogados y representantes. La
Reforma Constitucional sobre el cobre estableci algunas normas bsicas que
no pueden vulnerarse. Por esa razn, la decision del Gobierno norteamericano
de presionar econmicamente por una "indemnizacin adecuada" fue repudiada
en Chile, incluso por los sectors ms pronorteamericanos.
En material agrcola, el Gobierno aceler en forma extraordinaria la Refor-
ma Agraria, completando en menos de diez meses la expropiacin de 1.200.000
hectreas de tierra y propinando un golpe mortal al latifundio.
Pero la situacin econmica heredada, luego del duro estancamiento de
Frei y los daos causados por la "Campaa del Terror", obligaron a realizar
un program llamado de "reactivacin econmica".
Para ello, la poltica econmica del ao 1971 se caracteriz por algunos ras-
gos muy particulares:


En Valdivia
provincia si-
tuada al sur
de Chi e y
enm a rca d a
por un paisa-
e exuberant,
hay bosques
que alimentan
la important
pd u cci6 n
maderera del
pas.








1. Se reajustaron los sueldos y salaries en porcentajes superiors ;l 25 por
ciento, que haba sido el monto de inflacin registrado en el ltimni aui del
gobierno de Frei.
2. Se congelaron los precious de los principles artculos de consume \ los
que fue necesario subir se aumentaron en un porcentajc muy inferior al aumen-
to general de los .costos.
3. Ello oblig a los empresarios a reducir en parte sus utilidades y mejor
la posicin del sector laboral, el que cont con mayors recursos para haccr fren-
te a sus gastos habituales.
4. La redistribucin del ingreso gener, como es lgico, una demand extra
que inevitablemente active la industrial national, provocando a partir (d marzo
de 1971 un auge productive de importancia.
En marzo de 1971 la produccin fabril aument un 42 por ciento y de
ah en adelante las cifras se han mantenido en un alto nivel. Ello asegura un
incremento de produccin industrial del orden del 10 por ciento para 1971, cifra
muy alta para los niveles tradicionales de la economa chilena.
5. El plan econmico tambin postul la congelacin en el valor del dlar,
en contrast con las alzas quincenales que se producan con anterioridad. La
congelacin oblig al aparato fiscal a realizar un severo esfuerzo financier, pero
tuvo el mrito de reducir considerablemente las tensions inflacionarias, en un
moment en que la opinion pblica tena una spiral inflacionaria, debido a
los problems heredados de la "Campaa del 'error" y al desfinanciamicnto
fiscal. Ello no ocurri y el ndice de precious registry en los diez primeros meses
del Gobierno de Allende un crecimiento que fue un 50 por ciento inferior a la
tendencia alcista en el ltimo ao del ex Presidente Frci.
Poco a poco, el aparato econmico comenz a desenvolverse a un ritmo de
crecimiento apreciablemente ms dinmico que en el pasado. El auge de la de-








manda internal provoc problems de abastecimiento, en especial en el sector
alimenticio, done la produccin experiment dificultades propias de un proce-
so de transformaciones. En todo caso se trata de problems superables que se
irn solucionando a media quc las cuantiosas inversions pblicas vayan resol
viendo los cuellos de botella que siguen dificultando la expansion generalizada
del aparato productive.
El plan contempla una inversin pblica superior a los 1.500 millones de
dlares, lo que represent una expansion important en relacin con los niveles
anteriores. Esa cifra se financiar a travs de los excedentes que se estn logran-
do en las empresas estatizadas mediante un aumento tributario, product prin-
cipalmente de una mejor fiscalizacin de las grandes fortunes, y gracias a la ayu-
da externa, tanto de los organismos financieros tradicionales como del mundo
socialist. El pas tiene ahora una formula de desarrollo que le asegura una
tasa de crecimiento sostenida y que le permit edificar una sociedad socialist.
base del Programa de Gobierno de la Unidad Popular.
















.... -
.
7_..










i *


evu*e t su tos inflacionario.,

































;C:.







Esta ierra de se





qua terrmoto








El deficit de viviendas populares es encarado con un vasto pro
grama de construccin en todo el pais.


El intent derechista de
provocar un caos fi-
nanciero que impidiera
llegar al gobierno al
President Allende, si
bien caus trastornos
pasajeros, fue neutrali-
zado por la responsabi-
lidad de los trabajado-
res. El incremento Indus-
trial para 1971 se cal-
cula en un 10 por cien-
to.


En la parte sur del
pas abundan lagos na-
vegables que deparan
al turista y al propio
habitante de Chile pla-
ceres de todo orden:
bellezas naturales in-
comparables, hospitali-
dad, deleites culinarios
y excelente pesca.





























_ -




1


tV m,-. -







mi
ii







* Calar hondo en nuestra manera de ser es tambin uno de los deportes favor-
tos de psiclogos, socilogos, escritores y otros especialistas. Jams nos hemos
puesto de acuerdo y todo nos permit asegurar que an esta muy distant el
da en que llegaremos a algunas conclusions definitivas. Estas crnicas confir-
man la regla. Son tres variaciones sobre un mismo tema: los chilenos, admirados,
atacados, glorificados y universalizados desde distintos ngulos, todos opuestos,
pero unidos por el afn de saber cmo diablos somos realmente.



por Jos Miguel Varas

Hablando con un grupo de periodistas, Fidel Castro dijo: "Cada chileno
es un Personaje". As, con mayscula. El Primer Ministro cubano tiene la im-
presin, a travs de los muchos chilenos que ha conocido, de que stos son
diferentes entire s, diferentes en un grado much mayor que los habitantes de
cualquier otro pas que l haya conocido..
Si aceptamos esta opinion, concluiremos que el individualism sera caracte-
rstica esencial de los chilenos. Pero otros observadores extranjeros discrepan. Les
llama la atencin, y lo consideran signo de una fuerte tendencia a lo colectivo,
la proliferacin increble de asociaciones polticas, sindicales, gremiales, mutualis-
tas, deportivas, vecinales, esotricas, juveniles, femeninas, culturales, etc. Esta-
dsticamente cada chileno pertenece a unas tres agrupaciones diferer)tes, por
lo menos, lo que determine que ninguno queda en el desamparo... cuando mue-
re. Porque todas estas colectividades aseguran, como mnimo, una cuota mortuo-
ria y una racin adecuada de discursos fnebres en el cementerio para cada ciu-
dadano del pas.
Tal vez las dos apreciaciones son exactas. Los chilenos tendemos a conside-
ramos demasiado diferentes y nicos, pero colectivamente, cuando la conversa-



























cin se encamina iacia la comparacin con otros pueblos -y es uno le los te-
mas de conversacin prefcridos, despus de las comidas, la poltica v los tcrrc-
motos-, transferimos esta excelsa singularidad a la nacin entera, que, segn
la expresin generalmentc accptada, .es "homognea".
Busquemos en sa supuesta homogeneidad los rasgos que podran contri-
buir a definir la "chilenidad". Advertimos de antemano que esta ser en todo
caso una abstraccin; porquc entire dos chilenos de los extremes del espectro so-
cial -digamos, un rico empresario "momio" y un cesante "marginal"- hay un
abivmo insondable, mientras que abundant los caracteres semejantes o idnticos
entire ese mismo empresario chileno y sus congeneres de Brasil, Italia o Pakistn.

80



























Los chilenos somos modestos. A modestos'no nos gana nadie en el iundo.
iY qu fue! Esta modestia nos ha llevado a la conclusion de que Dios cs chileno.
Un poeta national, de los principles, nos informa que en el camino del GClgota
sudaba Cristo, sudaba con un sudor violent y cHILENO.
Modestamente exhibimos ante los extranjeros cicrtos ttulos que nos han
otorgado la naturaleza y la historic. Por ejemplo:
-Tenemos el mejor clima del mundo, gracias a la corriente fra de Hum-
boldt, la que adems determine el hecho de que

81


























-tenemos el mejor marisco y el mejor pescado del mundo, los que slo es
possible degustar a la perfeccin en Chile, gracias a que
-tenemos el mejor vino del mundo, factor que ha contribuido decisivamente
a la circunstancia de que
-tenemos los mejores poetas del mundo, aparte de que
-tenemos el mejor pianist, del mundo,
-la legislacin social ms avanzada del mundo,
-los terremotos ms grandes del mundo,
-la bandera ms hermosa del mundo (vencedora en el concurso intema-



























cional de banderas efectuado en Europa en fecha ignota, el mismo concurso en
que nuestra Cancin Nacional remat segunda, despus de La MIsellesa) y, en
fin,
-tenemos la MUJER CHILENA.
Los chilenos somos tmidos. Esto se manifiesta en nuestra tendencia a comer
y tomar en lugares recoletos y sombros. No es significativo que, con el clima
de que gozamos (el mejor del mundo, ya est dicho), nunca hayan tenido xito
los escasos intentos de introducir entire nosotros los cafs con mesas en la calle,

84.

























tan populares en Pars o Buenos Aires? (Otros avanzan la teoria de que esta
tendencia se debe al lugar supremo que damos en nuestra escala de valores a la
comida y a la bebida. No es que seamos golosos y bebedores: somos "fusticos"
Si en la caleta El Membrillo, por ejemplo, el mejor restaurant es aquel que
carece por complete de "vista al mar", incluso vuelve la espalda al mar y que
est desprovisto hasta de ventanas, la explicacin residira en el concept sub-
yacente y altamente filosfico de que nada exterior debe distraemos de lo esen-
cial.)
Los extranjeros confirman que los chilenos son tmidos. Una catalana llega-

85







da a Chile despus del trmino de la Guerra Civil de Espaa relata as sus pri-
meras experiencias como vendedora en una librera de tiles escolares: "Al co-
mienzo aquello era una calamidad. No bien entreabra la puerta algn rapaz, yo,
deseosa de hacer ventas, le espetaba con voz entera: DIGA, QU DESEA USTED, EN
iQUr PUEDO SERVIRLE? Escapaba corrienido en seguida". Ms tarde, cuando.la da-
ma citada se habitu a hablar en susurros -los suyos siempre tuvieron una in-
tensidad diez veces superior a los de los nacionales- y acostumbr la oreja
a las tenues vocecillas de sus clients, tampoco les entenda. Acaso el habla chi-
lena es poco clara? Dicen algunos que s y lo atribuyen a la timidez, combinada
con una articulacin deficiente. La mayora de los chilenos rechazar semejante
calumnia. Lo que pasa es que somos tan inteligentes, modestamente, que no
necesitamos hablar much para entendemos, venimos de vuelta cuando los otros
van de ida y para qu desgastarse en precisiones retricas cuando algunos soni-
dos difusos, un movimiento de la ceja derecha, un leve parpadeo y un contoneo
de un octavo de circunferencia de la parte superior del tronco (bueno, hombre,
una encachada), bastan para comunicar hasta los concepts ms complejos del
materialismo dialctico e histrico?
Materia para un tratado dara el tema del "humor chileno", que ha sido
definido como elptico
enigmtico
sincopado
desabrido
melanclico
apequenado
oblicuo.
Un da en Isla Negra, en una pausa de un trabajo que realizaba en con-
junto con Pablo Neruda (l dictando, yo escribiendo a mquina), me puse a ho-
jear el que era entonces su ltimo libro: "Plenos poderes. Ca entonces en un
poema sobrecogedor y deslumbrante que se titula: "El difunto pobre". Lo le
casi sin respirar, mientras el poeta me miraba de soslayo y masticaba un trozo







de pan coronado por una sardina. Al terminar, conmovido, le dije tontamente:
"Pero... este poema... es... muy bueno!" Neruda respondi con gran seriedad
facial, rectificada apenas por una sutil exageracin del timbre nasal de su voz-
"S, a veces tengo mis reventones".
Se va entendiendo en qu consist el humor chileno?
Todo lo dicho puede ser discutido y, 'sin lugar a dudas, lo ser. Los chilenos
somos polmicos y discrepantes y sumamente democrticos. Somos alegres y di-
characheros, pero serious y lacnicos. Somos sensuales pero sobrios. Somos teme-
rarios pero prudentes. Somos puntuales pero llegamos un poco atrasados. En
fin...


SOBRE LA COQUETERIA Y OTRAS VIRTUDES

por Isabel Allende

Para el extranjero que pisa nuestro pas por primera vez, las mujeres pueden
resultar una desilusin. Vena preparado para algo spectacular y se encuentra
con que son prcticamente iguales a las del resto del mundo. Sin embargo, cuan-
do se va, ese mismo extranjero ser otro de los que irn pregonando la "belle-
za de la mujer chilena". Dnde est el secret de esa hermosura que no se ve
al primer golpe de vista, pero que cautiva al segundo? No hay investigacin cien-
tfica que d la respuesta, pero tal vez sta se encuentra en algunas de las virtudes
y various de los defects que diferencian a las chilenas de las otras mujeres.


l' s sohUr tiodo hbuea miiadre.

Dicen (los que saben) que la chilena es buena amante. Otros opinan que







es mejor esposa y algunos consideran que es insuperable como amiga. Sin em-
bargo, lo que nadie pone en duda es que es buena madre. Desde pequea sirve
de madre-suplente para los hermanos menores, despus hace de madre-adoptiva'
para el mardo y finalmente es madre-modelo de sus propios hijos. Es tan buena
madre que no le da al hombre oportunidad de ser buen padre. Ella le roba el
papel. La costumbre y la ley aceptan este complejo maternal de las chilenas co-
mo un hecho irremediable, y tanto es as que cuando se produce una separacin
matrimonial nadie se molesta en preguntar "quin se quedar con los nios".
La respuesta es obvia.


*Y por lo tanto matriarcal.

Por su ubicacin geogrfica, Chile debera ser un pas machista. En apa-
riencia puede parecerlo para el observador poco profundo, pero para quien es-
carbe la superficie, no tendr dudas de que se encuentra en un rgimen matriar-
cal,.. La madre es el eje de la sociedad y del hogar y as lo han entendido las
autoridades, los hijos... y los maridos. (Es tal vez el unico pas del mundo don-
de el sueldo de un hombre suele tntregarse directamente a la mujer.) Lo ms
pintoresco de este matriarcado a la chilena es que no ha necesitado de escn-
dalo, aguno para imponerse. Las mujeres usan y abusan de sus ventajas; pero
tien;n la habilidad de haoerles career a los' hombres que ellos son los anios: as
todo el mundo queda content.


*Y es trabajadora.

Dicen que los chilenos son flojos. Las mujeres, en cambio, pueden compe-
tir con las hormigas. La chilena tiene la obsesin de "no tener las manos desocu-







padas", y con este pretexto no se sienta nunca a descansar sin un tejido entire
los dedos o un plato de arvejas para desgranar. Ella es la primera en.evantarse
y la ltima en acostarse: duerme con un ojo vigilante y pasa la vida eu movi-
miento, como la marea. Aunque trabaje fuera del hogar, en su casa realize todas
las tareas domsticas, porque su marido ni siquiera se lustra los propios zapa-
tos. El ocio es un lujo que la chilena no conoce ni ambiciona.


* Adems es perseverante.

La misma firme determinacin que pone para atrapar al hombre que le
gusta, usa la chilena para todo lo que emprende en la vida. Es tenaz, paciente,
voluntariosa, constant y ambiciosa. Cuando en este pas un hombre llega a ocu-
par un puesto important, en general es porque tiene detrs una mujer empu-
jndolo. Cuando una mujer sobresale en algn campo, normalmente es porque
no tiene detrs un hombre frenndola...


* Es astuta.

No es lina novedad que las mujeres sean astutas, pero la chilena ha hech.
de la astucia una tradicin cultural. De madre p/hija se traspasa esta sabidura,
as es que no hay esperanzas -para los hombres- de que ese conjunto de cono-
cimientos y tcnicas que forman la astucia femenina se pierda en la noche de
los tiempos. Gracias a. esta condicin la chilena es ms libre e independiente
que sus hermanas de otros pueblos. Debe de ser por eso que en este pas no han
prosperado los movimientos de liberacin femenina.







* La mujer es hospitalaria


La chilena tiene siempre las puertas de su hogar y su corazn abiertos para
recibir al prjimo. Hurfanos, amigos pobres, animals enfermos, turistas perdi-
dos, parientes en desgracia, todos encuentran buena acogida. Est acostumbrada
a.dar y compartir, tal vez porque la naturaleza de este pas, prdiga en catstro-
fes, la obliga a ser as. Ella est siempre ofreciendo lo poco que tiene y recha-
za, ofendida, cualquier intent de retribudin. Como en este pas hay un
poco ms mujeres que hombres, por simple deduccin matemtica se puede
saber de dnde Chile ha sacado su fama de hospitalario.


Y su mejor cualidad: la coquetera.

Desde que empieza a mudar los dientes hasta much despus que no le
queda ninguno, la chilena usa la coquetera como un arma en la vida. No es la
coquetera superficial de batir las pestaas o mover las caderas. Es algo much
ms profundo y sutil. Es el deseo permanent de agradar a los hombres y la
sensacin de sentirse hermosa, y si no los tiene usa su ingenio para arreglarse
con una cinta en el pelo o una flor en la blusa. A esta inagotable coquetera,
que ella enarbola como una bandera de triunfo, el hombre responded con agra-
.decimiento, haciendo del "piropo" un arte folklrico. As es como en la calle
hasta la menos agraciada recibe el homenaje de una insinuacin provocative
que le lanza algn varn al pasar.
De la mezcla de estas cualidades y estos defects se obtiene un product
nico que se parece much a la belleza. La belleza, despus de todo, es algo








subjetivo que no puede pesarse, medirse, analizarse ni clasificarse, Es algo que
atrae, que desarma y que cautiva. Y eso es, justamente, lo que consigue con su
presencia la mujer chilena.


* CONFESIONES NECESARIAS
por Elisabeth Reiman

Si hay algo que tiene en comn la mujer chilena de todas las classes socia-
les, es una cualidad buena y otra mala. La buena; no echarse nunca a morir.
La mala: career a pies juntillas en remedios exticos y secrets de la naturaleza.
Del mismo modo, viva en Vitacura o en la Poblacin Caro, en la capital
o en Pelotillehue, tiene una fe ciega en los remedios caseros. Ya se trate de ro-
dajitas de papas o papel de cigarrillos pegados a la piel, "aceite human" para
combatir las arrugas (generalmente se lo compra a un joven .que dice trabajar
en la morgue o en el cementerio, cuando en realidad se limit a adquirir aceite
de almendras en la botica y cambiarlo de frasco) o infusiones de yerbas surtidas
para los ms variados males, desde el empacho hasta el cancer.
La obsesin de la chilena media es su casa. Mejor dicho, el piso. Lo ence-
rar con energa y frecuencia, ya sea parquet importado o tablas astilladas; le
sacar lustre hasta convertirlo en un espejo, y luego lo tapar con hojas de diario
para que no se vean las pisadas (ni tampoco el fruto de su labor). En su casa,
preferir los colors pocoo sucios", esos colors a los cuales no se les nota la
mugre porque son color mugre. Como resultado, rara vez su casa es alegre: eso
s que no puede ser ms ordenada.
En sus gustos, suele ser conservadora. Cuando adopta una moda, es porque
ya se ha llevado hace un par de aos en el resto del mundo (y est a punto
de dejar de usarse). Tiene un tremendo sentido del ridculo, que por una parte
la inhibe..., pero, por otra, la salva de actitudes grotescas.

























La sobiodad innata de la chilena' la vuelve tmida frente a las modas au-
daces y los colors vivos. Por otra parte, le da una distincin innata que nada
tiene que ver con su status econmico o social. A esto contribute tambin cier-
ta herencia del ancestro espaol, traducida especialmente en sus mnos finas y
sus pies delicados. Sin embargo, la sangre autctona -y a menudo la desnutn-
cin en la primera infancia- acortan las piernas y tuercen los huesos de la
muchacha proletaria: la "belleza de la mujer chilena" es, con raras excepciones,
cuestin de clase.
SSu tendencia a mostrarse conservadora se refleja en su admiracin pon todo
lo "chapado a la antigua": imitaciones de mueblesi fraileros, y paps *veros
93







(siempre que no sea el propio). Esta tendencia un poco sitica est desapare-
ciendo, es just decirlo, en las grandes ciudades, pero an se mantiene en pro-
vincias, al igual que el inters en la vida ajena y el temor al qu dirn.
Pese a estas trabas, la chilena de hoy ha dado un paso gigantesco -en los
ltimos diez aos. Se ve cada vez menos el tipo de niita que se sale del colegio
en tercer ao para "estar en la casa". El studio, el trabajo, la vida social, la
poltica, han entrado a enriquecer su vida, sin desplazar su inters por el hogar,
los nios y el marido.
Claro que la chilena tiene una gran ventaja frente a sus hermanas de otros
pases ms desarrollados: la supervivencia de esa reliquia de tiempos idos que es
la empleada domstica.
Y aunque escaseen cada vez ms esas "nanas" sacrificadas y santas que en-
tregaban su vida entera al cuidado de casas y nios ajenos, sobrevive an en
abundancia la asesora del hogar, que, con todos sus inconvenientes, le solucio-
na la vida a la mujer que trabaja.
Regresar de la oficina para barrier, hacer camas y cocinar es una perspec-
tiva que pocas chilenas afrontaran con ecuanimidad. Fuera de lavar paales,
acostar a los nios, darle de comer al perro, tapar al canario y estar simptica
cuando aparece Su Majestad.
Porque, en este punto, la chilena an 'no se modernize: el marido tiene
una prerrogativa sagrada, consistent en que se le atiende y no se le pide que
mueva una mano. Ello no quiere decir que sea un soberano absolute y ella una
vctima. Todo lo contraro: eso de llamar "la patrona" a la cara mitad, lejos de
ser una irona, refleja un estado de cosas bastante frecuente.
La chilena, claro est, nunca lo admitiri. Mandar ella en la casa? Jams!
Consider poco femenino confesar una situacin que salta a la vista. Y, al igual
que una mam indulgente, deja que su macho se canse de hacer tonteras, a sa-
biendas de que siempre volver.







Si le toca un marido trasnochador, bueno para el trago o mujeriego, la chi-
lena pretend tomarlo con humor... hasta un determinado lmite. Su amor pro-
pio no le permit quejarse ni dar a entender que lo pasa mal. Y cuando las cosas
pasan de castao qbscuro, es perfectamente capaz de tomar las riendas de la
casa y prescindir del esposo.
Para compensar este tipo de problems, suele identificarse con heronas de
melodramas que lo pasan peor an. Escuchar con conmovedora fidelidad El de-
recho de nacer, no se perder Simplemente Mara y acumular inmensas colec-
ciones de Corin Tellado. Si su nivel intellectual es excepcionalmente alto, buscar
este tipo de satisfacciones en Somerset Maugham o Vicki Baum.
Si es inteligente, lo disimular cada vez que est en compaa masculina,
convencida de que a los hombres "les cargan las intelectuales". Aunque tenga
un cuociente de inteligencia de 160, dar una perfect imitacin de una dbil
mental, incapaz de sostener una discusin, hacer un trmite bancario o sumar
una cuenta. Por la misma razn, ella misma se ha encargado de mantener vivo
el mito de que "una mujer al volante es un peligro pblico".
El sistema sirve, en todo caso, para que los varones se encarguen de algu-
nas obligaciones latosas, como llenar formularios de Impuestos Internos. Otras
tambin latosas se consideran tpicamente femeninas: entire ellas, lavar platos
(slo para volver a ensuciarlos), hacer camas (slo para volver a deshacerlas) y,
en general, todo ese conjunto de actividades frustrantes e improductivas cono-
cidas como "labores del hogar".
Para compersar el desequilibrio, a la mujer le queda la tarea ms creative
y fascinante de todas: tener hijos.
Pero eso, desde luego, no se limita a la chilena.
Otras tareas creativas que las mujeres se reservan para s son las de tejer,
coser y escribir artculos sobre belleza en revistas femeninas. O escribir sobre
la mujer chilena, cosa que podra realizar much mejor un hombre.


































in









PANRAMA POLUTIC
LA FORMACION ECONOMICO-SOCIAL
Es possible encontrar en los textos de los cronistas de la colonizaci6n es-
paola hechos y circunstancias que ratifican el carcter puramente econmico
de la conquista de Chile. Desde la primera expedicin de Diego de Almagro, en
1536, hasta la llegada de Pedro de Valdivia en 1540, el objetivo final, casi
sin variantes, fue la bsqueda de oro y otros metales preciosos. Tambin es sin-
torrtico que con posterioridad las ciudades hayan sido fundadas, en algunos
casos, en 'los aledaos de los lavaderos aurferos y en sitios en los que se
reuna abundante mano de obra indgena, lo que permiti la formacin de en-
comiendas v de centros de. explotacin agropecuarios.
La resistencia indgena a la forma de apropiacin de los espaoles alcanz
etapas de increble temeridad y se puede decir que los levantamientos araucanos
fueron el signo ms categrico de las rebeldas que alimentaron durante ms de
dos siglos al pueblo indio. Desde las gestas que iniciaron Tucapel, Lautaro,
Caupolicn, Colo Colo y el mismo Michimalongo -en quien muchos han
visto a un colaborador de los conquistadores, pero que en realidad era un tc-
tico de la resistencia- hasta las postreras acciones blicas del siglo XVIII existe
el mismo nimo de rechazo a los colonizadores, la misma mstica libertaria de
una masa de nativos que se niega a todo sometimiento.
Por otro lado, es evidence que las relaciones de produccin que establecen
los conquistadores es seorial. El 18 de octubre de 1650, el capitn Diego de
Vibanco comunicaba al rey de Espaa que "conviene much quitar los abusos
que tiene establecidos aquella guerra (se refiere a la de Arauco) en la esclavitud
de los indios, en que mayormente ha consistido su duracin".







Entre los modernos historiadores han surgido arduas polmicas sobre la or-
ganizacin econmica que estableoe en Chile la conquista espaola. Mientras
que en forma traditional se ha aceptado que el process productive es originaria-
mente feudal, ha surgido una corriente que demuestra que el modo de produc-
cin primigenio fue precapitalista. "Espaa conserve internamente, al menos
durante los siglos XVI y XVII, un rgimen de produccin esencialmente feudal;
por tanto, con un Estado y una case dominant feudales", ha escrito Kalki Glau-
cer, agregando: "Se trataba, claro, de un feudalismo que atravesaba ya sus ltimas
fases y cuya mantencin dependa de la satelizacin de Espaa por tlas metr-
polis capitalistas emergentes; pero no por ello era menos feudalismo. Si aceptse-
mos esta conclusion, ello no significara sin embargo que los conquistadores hu-
biesen trasladado, sin ms, a nuestros lares, el modo de produccin feudal".


LA INDEPENDENCIA POLITICAL

No fue la resistencia native la que determine las guerras de independencia
en el cono sur de Amrica. En Chile, los indios fueron definitivamente derro-
tados a mediados del siglo XVIII, declinando toda amenaza al rgimen colo-
nial. Es la propia 'burguesa criolla la que se levanta en armas contra la monar-
qua espaola, desmembrada por la invasion napolenica de Espaa en 1808.
Era esa burguesa criolla la que tena el poder econmico, ipero estaba domi-
nada polticamente 'por los representantes de la corona, lo que impeda que pu-
diera comerciar con libertad, arrastrando paralelamente pesadas cargas de tribu-
tos e impuestps. Algunos autores han sealado que en 1810 no se opera, por
lo tanto, una revolucin social, sino una revolucin poltica, lo que en cierta
forma explica la.continuidad del. sistema econmico.







Los primeros escritores liberals -Lastarria y Bilbao, entire ellos- se dicron
cuenta de esta situacin y sealaron que los cambios producidos en 1810 no ha-
ban terminado con las estructuras que se advertan en la poca colonial. La
institucin de la Repblica no signific, como algunos han credo, una transfor-
macin cualitativa ms o menos estimable en las relaciones sociales que existan
antes de las guerras emancipadoras.
Es inocultable el hecho de que la reestructuracin republican recin sc cs-
tablece bajo el mandato de Diego Portales, que manej al pas con verdadera'
mano de hierro. Es en ese perodo, en la dcada del 30, que la burguesa agr-
cola y commercial acierta a darse un cuerpo legal, a establecer su propia juridici-
dad, ya despojada de todo el remanente colonial espaol. Se trata, lgicamen-
te, de una juridicidad conservadora que tiende a perpetuar los privilegios dc una
clase, amparada en lo que el mismo Portales llamaba "el peso de la noche", es
decir, la dominacin de unos pocos sobre una masa ignorante y sin conciencia
de sus propios derechos.
Est claro que 1810 no signific el comienzo de un "movimiento con aris-
tas de avanzada social", era "slo el derrocamiento de la administracin penin-
sular para ser reemplazada por elements criollos", como ha escrito Alejandro
Cheln. Los historiadores que han examinado con ms prolijidad los aconteci-
mientos, al margen de los textos oficiales -los que 1- mayora de las veces han de-
formado hechos y circunstancias-, estn de acuerdo en que ha prevalecido un
criteria ms o menos blando para juzgar el Gobierno de O'Higgins y que la
llamada poca de la anarqua -entre 1823 y 1829- no fue otra cosa que una
plataforma de refuerzo para las instituciones democrticas, para ampliar la li-
bertad v para conducir al pueblo a una tarea ms dirigente. La oligarqua -due-
a de los medios de produccin- toma conciencia de que usufructuando el
poder podr no slo dominar la situacin, sino que le ser ms fcil conducir
su amplia gama de negocios: podr seguir enriquecindose al amparo dc las
mismas leyes que dicta. No existe una fracture social determinants entire las
pocas monarquica y republican. Es cierto que se avanza en aspects fonrmales,







pero las relaciones de produccin continan vigentes. Y ya se sabe: sin cambios
sustanciales en esas relaciones no hay revolucin, por much que se insist en lo
contrario. Todas las ideas preconizadas por Camilo Hnrquez desde La Aurora
de Chile se diluyen en la porfiada realidad econmica del pas. Y en esas ideas
est el embrin de las doctrinas ms radicalizadas que circularon en los aos de
lucha contra el colonialismo espaol.


LA Oc':1:ARQ A CRIOLLA

La insuficiencia creadora de la oligarqua, que asent su podero en la po-
sesin de la tierra, que sojuzg sin miramiento al campesinado, retras el surgi-
miento industrial y permiti que la explotacin de las principles materials pri-
mas fueran adjudicadas al capital forneo. Las luchas polticas del siglo XIX se
caracterizan -hasta la contrarrevolucin de 1891- slo por el predominio del
poder poltico. Despus de los tumultuosos aos 20, nace la republican conserva-
dora. Fue Diego Portales el que puso las bases del nuevo orden. "Este hombre
de modesto origen -como escribi Tulio Halperin Donghi-, efmeramente
enriquecido en el comercio de Valparaso, se lanz a la poltica en representacin
de un grupo -el de los agiotistas- al que la penuria pblica haba hecho sur-
gir en Chile como en otras parties, y en cuyo nombre exiga una atencin mayor
a las necesidades de un orden ms stable; en su apoyo Portales convocaba el
descontento plebeyo, a la vez que el de los terratenientes, que aoraban tiempos
ms serenos".
Despus de 1831, poca de la expansion minera del Norte Chico, es adver-
tible el surgimiento de nuevos grupos que pugnan por hacerse representar en el
Gobierno, dominado casi sin contrapeso por la clase terrateniente del Valle Cen-
tral. Eso determine que el orden conservador -y luego del asesinato de Porta-
les en 1837- se despersonalice y a la vez se haga ms liberal, a despecho de




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs