• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Half Title
 Table of Contents
 Presentacion
 Anapo socialista
 Bloque socialista
 Campo Marxista-Leninista
 Comite central del partido comunista...
 Ligas Marxistas Leninistas...
 Linea proletaria
 Movimiento Camilista (Marxista...
 Periodico "proletario" de Cali
 Tendencia Marxista-Leninista-M...
 Movimiento amplio Colombiano...
 Movimiento obrero independiente...
 Union nacional de oposicion...
 Union revolucionaria socialista...
 Epilogo
 Back Cover






Group Title: Controversia
Title: La Izquierda y la participación electoral
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00087228/00001
 Material Information
Title: La Izquierda y la participación electoral Anapo socialista, Bloque socialista, Campo M-L, MAC, MOIR, UNO, URS
Series Title: Controversia
Physical Description: 111 p. : ; 21 cm.
Language: Spanish
Publisher: Centro de Investigación y Educación Popular :
Distribuidor, CINEP y C. Moncada, Librería América Latina
Place of Publication: Bogotá
Publication Date: 1976
 Subjects
Subject: Political parties -- Colombia   ( lcsh )
Elections -- Colombia   ( lcsh )
Political participation -- Colombia   ( lcsh )
Right and left (Political science)   ( lcsh )
Genre: bibliography   ( marcgt )
non-fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage: Colombia
 Notes
Bibliography: Includes bibliographical references.
General Note: Cover title.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00087228
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 03344930
lccn - 77550498

Table of Contents
    Front Cover
        Front Cover 1
        Front Cover 2
    Half Title
        Page 1
        Page 2
    Table of Contents
        Page 3
    Presentacion
        Page 4
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
    Anapo socialista
        Page 13
        Page 14
    Bloque socialista
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
    Campo Marxista-Leninista
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
    Comite central del partido comunista de Colombia
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
    Ligas Marxistas Leninistas de Colombia
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
    Linea proletaria
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
    Movimiento Camilista (Marxista-Leninista)
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
    Periodico "proletario" de Cali
        Page 49
        Page 50
        Page 51
    Tendencia Marxista-Leninista-Maoista
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
    Movimiento amplio Colombiano (M.A.C.)
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
    Movimiento obrero independiente y revolucionario (MOIR)
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
    Union nacional de oposicion (UNO)
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
    Union revolucionaria socialista (URS)
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
    Epilogo
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
    Back Cover
        Back Cover 1
        Back Cover 2
Full Text
































^ .-^ p . .. -i



1 oi .:.- lp
.. 1


i: ---





Director general: Ernesto Parra Escobar.
Director ejecutivo: Fernn E. Gonzlez G.
Editor: CINEP.



Colaboradores:
Isabel Aguirrezbal T
Alejandro Angulo N
Jorge Arango M.
Bernaido Botero A
Clara Bruce C
Francisco De Roux R.
G:lberto Gomez Arango
Catalina Hinchey de Trujillo
Guillermo Hoyos V
Nesto Miranda O
Pedro Nel Ortiz L
Luis Allbrto ReStrepo M
Alelandro Reyps P
Manuel Uribe R
Hernando Vaigas R
Carlos E Vasco U
Eloisa Vasco M




Impresin: Nidya Hurtado H.
Carlos A. Prieto
Multilith CINEP




Distribuidor:
CINEP y
Camilo Moncada
Librera Amrica Latina
Av. Caracas No. 55-16
Apartado Areo 53613 Bogot



CONTROVERSIA es una'publicacin del CINEP
Centro de Investigacin y Educacin Popular.
Licencia en trmite.



Direccin: Carrera 5a. No. 33-A-08.
Apdo. Areo 25916 Bogot.
























LA IIZQUDENMWk!iYr Y

LA IPARtICIP NELECTORAL..























CONUROVERSilA












No.43
Aio 1976








COINTEINI IIDO

PRESENTACIO N 4

Anapo Socialista ........... 13
Bloque Socialista (B.S.).... 15

Campo Marxista-Leninista
Introduccrn Histrica 20

Comit Central del Partido Comunista
Colombiano (M-L) ........ 27

Ligas Marxistas-Leninistas d C olombia... 32

LTnea Proletariao., .o... 37

Movimiento Camilista (M-) 44

Peridico "Prolefari'" de Cali.... 49

Tendencia Marxista-Lenini sta-Maorsta 52

MAC.......... ....... 66

MOIR ................ 73

UNO.................... 85

URS..................... 95










PRESENTATION


La redacci6n de "Controversia" se
ha. propuesto. una area que de an-
temeno s ,sabia .exteromadme.te
di.ficI: presentar :las posioiones de
los. grupos ms significativos qu e
conforman la II amada z q uier-
d a Colombiana" en la -coyuntura
electoral de "mitaca" 1976. Toda-
vra al cierre de Ja edicin se re-
cibieron informaciones sobre nue-
vas affanzas, nuevas subdivis:ones
y nuevos desplazamientos te6ricos
de algunos grupos politicos revo-
lucionarios. Presentaremos las po-
siciones como se daban exacta -
mente un mes antes de las elec -
ciones del 18 de abril de 1976.

Estos comicios han ido adquiriendo
en el decurso de la campaa dec-








toral un significado que no tenran anteriormente las e-
lecciones de mitaca: today la gran prensa, los candida-
tos de los pcrtidos tradicionales y el mismo Ministro de
Gobierno sealan a la Fzquierda como el enemigo co-
mn, y minimizan las rivalidades libero-conservadoras;
sinembargo se reconoce la importancia de las rivalida-
des internal del partido liberal para definir la can di -
dafura presidential para el 78. El descontento palpable
de los tres millones de votantes de Alfonso Lpez con
respect a quien eligieron tan abrumadoramente hace
dos aos, hicieron pensar a muchos grupos de izquierda
sobre las posibilidades de captar ese electorado despla-
zad,por la carestra y la corrupcin. La represin ge-
neializada y el mantenimiento del estado de sitio los
llevaron a considerar como nica alternative agita-
cional la participacin en la campaa electoral. L as
posiciones decididamente abstencionistas de hace dosa-
os se diluyeron en muchos sectors. Y la polmica
sobre la participacin electoral adquiri entre los gru-
pos de izquierda una importancia y una altura no al-
canzadas en los debates de 1973 y 1974; es importan-
te subrayar adems la ms amplia participacin de las
bases en el debate actual.

Se puede adelantar ya una primera consecuencia dcesos
debates: ya no se podr utilizar de manera simplista la
participacin o no participacin electoral como criterio
de ubicacin de los "reformistas" y de los ":revolucio-
narios respectivamente: una verdadera discusin de
principios ha comenzado entire los grupos de izquierda,
y el peso dado a las diversas tcticas y a la partici-








pacin en las diversas formas de lucha empieza a dis-
cutirse con ms profundidad.

Esta discusin suele apelar a los anlisis de Lenin en
la poca de preparacin a la Revolucin de Octubre.
Pero en Colombia hay ya una tradicin de textos yde-
bates que se remontan al tiempo de la RevolucinCu-
bana, a raz de la cual surgeon grupos como el'MOEC,
el FUAR y Revolucin Socialista (que agrupa a "Arco"
y "Estrategia"), que se distancian del Partido Comunis-
ta y plantean la cuestin electoral y el abstencionis-
mo, y empiezan a proponer la "VTa Armada" comoca-
mino para la revolucin colombiana. Estos debates cul-
minan con la desidencia del grupo que se autodenomi-
n Partido Comunista Colombiano Marxista-Leninista en
1965, y con el pronunciamiento de Simcota por parte
del Ejrcito de Liberacin Nacional ELN en el mismo
ao. Simultneamente se adelanta el debate en el se-
no del "Frente Unido" que intentara organizer Camilo
Torres Restrepo; el fracaso de dicha organizacin queda
consignado en las tesis de Camilo sobre ,!a abstenci6n,
que mantienen su vigencia en los debates actuales.

Entretanto ha ocurrido un Iecho protuberante, cuya im-
portancia para el debate actual no puede hacerse re-
saltar suficientemente en pocas Irneas; el derrocamien-
to del primer piesidente 'narxista que fu elegido de-
mocrticamente,- Salvador Allende. tste hecho ha mo-
vido a los grupos de izquierda a dudar de la viabilidad
de una "via,pacifica al socialismo"en Amrica Latina-.










Por qu pus se discute todavra sobre la participacin
electoral ?

Anotemos brevemente las principles razones en favor
y en contra de dicha participacin antes de dar la
palabra a los diversos movimientos revolucionarios. El
lector mismo juzgar cmo responded los grupos que
van a elecciones a las objeciones en contra, y como
neutralizan los grupos abstencionistas las razones en
favor de la participacin.

En contra de esta participacin se anota:

S La imposibilidad de unas elecciones sin fraudes
masivos por parte de los partidos tradicionales.
"El que escruta, elige" dice el adagio. Y la
confirmacin del adagio en las elecciones del70
est demasiado cerca.

El agotamiento de las vras legales, experimen-
tado durante largos aos de prctica polTticare-
volucionaria a nivel national, y confirmadopor
el fracaso de la Unidad Popular chilena a nivel
international.

El character reaccionario de las llamadas "insti-
tuciones democrticas" como parlamentos, asam-
bleas y concejos, con su comprobada eficacia
para la legitimacin del sistema e 'ineficiencia
para la solucin de los problems populares.











La realidad abstencionista de un amplio sector de
las masas colombianas, que continuarn abstenin
dose a pesar de los anlisis y las campaas.

El abandon de la clandestinidad a que obliga la
participacin en la campaa electoral,que expone
a los dirigentes a todos los riesgos de la represin
actual, y sobre todo de la que se desatarra en ca-
so de un golpe military.

El bajo nivel de movilizaci6n de sectoresmuyam-
plios de las masas y la disponibilidad limitada de
los recursos de Ios grupos politicos, que los obli-
garia a desperdiciar fuerzas que se necesitan para
la agitacin y la organizacin, dedicndolas a la
campaa electoral.

Hasta aqur lo que dicen los defensores de laabs-
tenci6n. Oigamos ahora las principles razones
que se mencionan en favor de la participacin e-
lectoral:

El parlamento burgus es tambin uno ;pla-
taforma privilegiada para la denuncia y un
instrument de la lucha de classes.

La absfencin espontnea de las masasnoes
una fuerza organizada, ni much menos un
boicot politico en el sentido de Lenin, por









Slo tanto exige un trabajo abierto de re-po-
litizacin en la hiptesis de que esa absten
cin sea solo un rechazo al politiquero tra-
:dicional pero no a una autntica.pol -tica
revolucionaria.

Dado. el descontento popular y el auge es-
pontneo de mass en el moment actual,es
necesario presenter pblicamente y con nom-
bres propios una alternativa:poltica que n-
yude a superar el economicismo y a 'elevar
la conciencia polftica incipienle.

La campana -electoral da una series de opor-
tunidades de contact con las mosas y de a-
gitaci6n pblica de consignas revolucibnarias
que son insustiturbles.

S El anlisis coyuntural refuerza la razn an-
terior, por cuanto en el actual rgimen de
estado de sitio' es casi' impossible adelantar
otro tipo de trabajo que tenga el'efecto mt-
sivo.y multiplicador de la campaa electo-
ral, que se convierte en. instrument privi-
legiado para la derrota del mismo estado d
.sitio.

Estas son .las razones: que, aparecen ms' -frecuentemente
ena la discusi6n. Pero adems se puede anotar desde -a-
hora un-punto clave que se retomar n la conclusion









de este nmero de la revista: el teln de fondo de di-
cha discusin no es de hecho la obtencin de votos y
curules, sino el debate sobre la onstruccin del parti-
do del proletariado. An los molimientos polrticos que
se llaman a sr mismos "partidos" .econcaern lo importan-
cia de este debate y utilizan ex resamente ila:- rase
'construccin del partido". Y no es para menos: las
experiencias de la desmembracin de la UNO, dc.la di-
visin de la llamada "Tendencia Scialista",ddl as pug-
nas internal dentro del campo ma ista-leninista,del re-
lativo fracaso de ms de cuarent, afos de intentos de
mbvilizar las masas colombianas, las cuales no encuen-
tran todavra objetivos precisos ni direccin unificada,y
la experiencia del desconcierto a te el auge actual de
masas y las encarnizadas luchas i testinas de la izquir-
da, traen de nuevo al primer pla o la necesidad hist-
rica del partido del proletariado como vanguardia polf-
tica y como instrument privilegia o de apoyo al pue -
blo explotado, verdadero actor de la historic. S6-1ogra-
r ahora sr plantear esta tarea de la construccin del
partido del proletariado sin las il iones de ssrr c'ada
grupo el "verdadero ncleo" de ee partido y sin des-
calificaciones agresivas de los de s movimientos ?
Asr lo espera la redaccin de "Co troversia", y presetn-
ta a los lectores esta eodidi6f como una modest :oon-
tribucin a este objetivo. Demos ues la palabra a los
diversos movimienfojs Procuraremo utilizar al inimimo
el material publicado por ellos mis os, al cual solo a-
adiremos ocasionales retoques edc cionales y una qwe
btra pregunta crftica, ms en nim de estimular elde-











bate que de rechazar una posicin seria. Por esto, si la
pregunta no se refiere especrficamente al grupo en cues-
ti6n sino a su tesis ante las elecciones, se reservar pa-
ra los comentarios finales de este nmero.

Para la presentacin hemos escogido el orden alfabtico,
a fin de evitar jerarquizaciones odiosas. Bajo la letra
"C" hemos agrupado todas la Irneas fcilmente oerfila-
bles dentro del campo marxista-leninista, clasific-n-lops-
tas subdivisions tambin por orden alfabtico; dichas
subdivisions del campo M-L van precedidas de un bre-
ve bosquejo hist6rico, necesariamente dem'rsiado simpli-
ficado, para ubicar a los lectores menos fami'liarizados
con estas corrientes acerca de sus diversas posiciones y
relaciones mutuas. Desafortunadamente se debieron omi-
tir grupos importantes, pero de alcance nicamente lo-
cal, y grupos cuyas publicaciones oficiales nos fue im-
posible conseguir por su carcter estrictamente reservado.

La distribucin de los diversos movimientos queda pues
asi:
Alianza Nacional Popular Socialista (ANAPO SO-
CIALISTA)

Bloque Socialista ( B.S.)

Campo Marxista-Leninista ( CAMPO M-L)
Introduccin Histrica
Comit Central ( PCC M-L CC)
Ligas Marxistas-Leninistas (LIGAS M-L)











Linea Proletaria (PCC -L LP)
Movimiento Camilista arxista-Leninista
"Proletario"
Tendencia Marxista-Len nista Maotsta.

Movimiento Amplio Colombi no ( MAC)

Movimiento Obrero Indepenciente y Revolucionario
(MOIR)

Uni6n Nacional de Oposici n ( UNO )

Uni6n Revolucionaria Social ta (URS)

















12









ANAPO SOCIALIST


1. Antecedentes

del Grupo.







2. Anlisis

Coyuntural:


Surge despus del encuentro nacio-
nal de dirigentes de la ANAPO,en
Villa de Leiva, el ao 1974,al en-
trar en contradiccin con los di-
rigentes tradicionales. Cris tal i za
definitivamente con el en cu e tr o
national de "Grupos de Base", los
dias 24 y 25 de Enero de 1976.

Podria sintetizarse en 5 puntos el
anlisis que hace Anapo Socialista
de la actual coyuntura:

ANAPO socialist se encuen-
trb an en una etapa orgahi-
zativa.

Se percibe en el pars fuerte
incremento de las luchas po-
pulares.









Las instituciones oligrquicas se encuentran en es-
tado de corrupcin y desprestigio.

Hay absolute falta de garantras politicas, represin
military y despidos arbitrarios.

La consiguiente apatra y desinters electoral domi-
non el panorama national.


3. Posicin ante el debate electoral:

En base a lo anterior, Anapo Socialista afirma que
la cuestin electoral es de rden tctico. SIgnes-
te grupo, seria errado dedicar esfuerzos a la con-
.tienda electoral, cuando lo que est por hacer es
el verdadero partido socialist.
Participar en elecciones, al nivel en que est A-
NAPO socialist, serra estimular viejos hbitos.
Los grmenes de poder popular que estn surgiendo
patentizan la ineficacia de los Concejos y Asam-
bleas.
No se cree que lo correct sea transladar loscom-
bates del pueblo a la contienda electoral, sino por
el contrario, transladr el centro de la actividad
polrtica a esos combates de la clase explotada.

No obstante lo anterior, la militancia es irvitada
a discutir y decidir democrticamente la posicin
que, de acuerdo con las cIrcunstancias de cada








region, deba ddoptarse. El Cmit Ejecutivo Nacional
respetar las decisions democrticas que tomen los
Grupos de Base. ..


4. Comentario

Fu un error tctico el retiro de la campaa
ele tora .,-. ? Parece ,que la militancia ana-
pistPq, estando ya acostumbrada a elecciones,se
ertraa de: la no participacl6n, .yestatCircuns-
tancia deja libre el camino a los polrticos
tracionales de la ANAPO; es tambin possible
que esta desbandada, purifique al grupo nacin-
te. de :ls personas, menos conscientes.. El tiem-
po y, la habi lidd, de ios' cuadros paro- recupe-
rar y organizer .las. bases ms adelanfadas tie-
nen la-.respuesta .

BLOQUE SOCIALIST (8:.S:.)

I Motivaci6n. '

Segun, el Bloque Socialista se debe admit: to-
da forma de lucha til al desarrollo de la re-
volucin. ;EJ mtodo fundamental de; lucha del
proletari.ado es la acci6n de masas queconduz-

(Cfr. "Mayorras" No.31, 4-11 de Marzo, 1976)








ca a la insurreccin contra el sistema capitalis-
ta.

La experiencia del bolchevismo ((II Internacinal )
es la de que el partido del proletariado debe
fortalecer posiciones legales, 'tr cn:sf rmarl a s
en punto de apoyo secundario y subordinarlas a
la lucha de masas.

La Tribuna del parlamento burgus es uno de e-
sos puntos de apoyo secundarios. Sirve para sa-
botear desde dentro la maquinaria gubernamen-
tal.

Las elecciones se utilizan con ifinesde agitacin
revolucionaria y de denuncia. El boicot de las
elecciones solo es admnisible en condiciones que
permitan, el paso inmediato a la lucha armada.
La abstencin en Colombia es espontnea y no
impide la realizaci6n de elecciones ni'derrota la
dominacin ideol6gica.

La actitud correct es la de no votar por los
partidos burgueses ni reformistas sinopor quienes
proponent la formula obrero y socialist.

La posibilidad de crear el doublee poder" lleva
a ale arse de las masas, de pr.ocesos polt rt i c.os
que arrastran masas.










Se participa en elecciones para propagar el so-
cialismo. Por eso no se sepaia la 'plrtica' del
Program.

La posibilidad de alianza con fuerzas,progresis-
tas burguesas no existe, porque lo que hace fal-
ta es un'Frente Socialista Revolucionario como
polo de atracci6n.


2. Objetivos de la Camparla

Combatir el Estado burgus parlamentario y
I:as elecciones, propaganda como alternative
Sun gobierno obrero y de campesinos pobres.

SAcentuar la ucha polrtica contra los parti-
dos burgueses, promoviendo la creacin de un
polo organizativo el partido del proletaria-
do.

Promover el combat contra el gobierno de
L6pez, su demagogia y represi6n, desenmas-
carando al democratismo liberal en su verda-
dero character reaccionario al servicio de la
burguesaa,de los terratenientes y del impe-
rialismo.

Continuar impulsando la accibn de la clase
obrera y de los campesinos pobres, de la pe-










~queRa burguesia urbana, contra la sobreex-
plotaci6n, por el alza de salaries por enci-
ma del costo de la vida, contra el estado
de sitio y por las libertades politicas.

Impulsar la lucha del campesinado pobre con-
tra la represin, por la defense de sus or-
ganizaciones de masas, por la toma de tie-
rras y el combat a la gran propiedad te-
rrateniete, y contra la explotacin a apar-
ceros y pequeos arrendatarios.

Adelantar una vasta qgitacibn antiimperialis-
ta contra la ingerencia del i mperialismo
norteamericano en la actividad polrtica en
Colombia y contra la explotacin ejercida
por la burguesra imperialist y nacional,lla-
mando a la nacionalizaci6n sin 'indemniza-
cin y al control obrero sobre las empresas.

Levantar las banderas del internacionalismo
proletario y de la solidaridad de classes, es-
pecialmente con Chile, Argentina, Angola
y Portugal.

No se present program de reforms ni una pla-
taforma especial para los elecciones; interest a-
gitar el program revolucionario en los aspects
centrales determinados por la estrategia y la tc-
tica.








No se trata de obtener el mximo de escaos par-
lamentarios, sino la movilizaci6n de las masaspor
la consigna de la revoluci6n proletaria y la con-
formaci6n de un partido obrero, socialist.

Respecto de las listas, el criterioes de clase. .Que
la vanguardia obrera acceda a la lucha polTtica
partidista. De acuedr con la experiencia de la
III Internacional, los candidates necesariamente no
tienen que tener experiencia parlamentaria.


3. Comentario

Las preguntas que se ocurren ante las planteamien-
tos del Bloque Soclaolfta coinciden con las que se
dirigen a otros grupos y las trataremos expl'cFta-
mente en el Epilogo. '











(rCr. "Revolucin Socialista", No.25, Dic.1975 y No.
26, Enero 1976).









CAMPO MARX ISTA -LE N I N S TA


Introducci6n Hist6rica

La configuraci6n orgnica del Campo M-L dentro de la
izquierda revolucionaria, colombiano s6lo p u'ed e com-
prenderse histricamente en el auge revolucionario que
produjq en .Amrica. Latina la triunfante Revoluci6n Cu-
bana. En Colombia se manifiesta este auge en dos as-
pectos fundamentals:

a) Aparicin de nuevos grupos revolucionarios

b) Polmica.cal interior del Partido Comunista.

El segundo aspect produce en el Partido Comunista de
Vieira y Barrero la multiplicaci6n de sanciones disc -
plinarias (expulsiones, descensos,etc.,) a todos aque-
llos revolucionarios que cuestionan crrticamente las o-
rientaciones tcticas y an algunos planteamientos es-
tratgicos del Partido.

La polrtica sistemtica de expulsiones recae sobre los
Comits Regionales de Antioquia (1961), Magdalena y
Guajira (1963), Bolivar (1964), y sobre algunos sectors
del Valle, Santanderes, Boyac, Cundinamnarca y Hul-
la.
Igual sancin sufre. eJ 80%: de, las Juventudes Comunis-
tas.







El punto comn de la critrca al "revisionismo" une a
los expulsados, quienes buscan la cualificaci6n .pro-
gresiva de sus fuerzas mediante publicaciones ("Tribu-
na") y reuniones nacionales. En ellas se sita como
area principal el rescate de nuestro Partidoy sure-
estructuraci6n dentro de los priicipios : rev'l'ucionarios
del marxismo-leninismo, para hacerlo capaz de dar a
la lucha poirfica de la clase obrera y de los campe-
sinos la energia y firmeza necesaria". Los dirigentes
de esa lucha son: Pedro Vsquez Rend6n, Francisco
Gamica, Ricardo Torres, Carlos A. Morales, Pedro
Le6n Arboleda, Bernardo Ferreira y otros. Las princi-
pales crrticas planteadas al Partido Comunista son:

Errnea poirtica organizativa

Burocratismo

Falsa polffica de Cuadros

Liquidocipnismo

Atropello al Centralismo Democr6tico

Desprecio de la Luchq Armada Revolu-
cionaria.

El Partido Comunista de Colonmbia'M-L

En 1965 se consider ya consumado el deslinde con el
Partido Comunista de Vieira; a comienzos de ese ao


21








se dita para el X Congreso del Partido Comunista de
Colmnbia (Marisfta-Lenini ta), donde concurrrrian "Los
re'olucionarios que rechazaban la-'poltica revisonista
del PC".'

El 17 de julio se realize el event; .asisten viejos mi-
litantes del PC y otros revolucionarios del MOEC( Mo*-
vimiito Obrero Est!udiantil Campesino), PRS (Par tido
Rvdol* ci oardo Socialista), El (Cjrcit& d Lciberac j
National); MLKN (Moviimibfo de Liberaci Nacional),
FPRC (Fuerzas Armalas' Revolucionarias Colombianas'),
etc.

Al Ir se acuerda, entire otros,puntos:

- Una Irnea polftica.

- "Deslinde con la camarilla que usurpaba el Parti-
do".

- Creaci6n de la estructura partidista.

- Cl"rficadT6n sobre lIa Violencia Revolucionaria.

Est es el punto de a"rtida orgnico del PCC (M-L )
que, despus de una series de discrepancies ideol6gi-
cas y polrticas internal, va configurando lo que po-
drtamos denominib eL- c'tuacl 'Campo M-L1.









Las Ligas M-L.

En diciembre de 1965, a los cinco meses de haberse
constituido el Partido Comunista de Colombia (M4-L) su-
fre su primera ruptura, prembulo de lo que ser una
constant en la vida de este Partido. Una de las rup-
turas ms importantes es -la que se empieza a gestarcon
anterioridad al tercer pleno (abril del 67), plenoen el
cual se fija la aparici6n del Ejrcito Popular de Libe-
raci6n, EPL, como brazo armado del Partido. A fino-
les de 1967 y principios del 68. se oficiliza la frac-
cin de los grupos M-L de Antioquia que, en un en-
cuentro national con otras fracciones escindidas 'del
partido, se unifican bajo el nombre de las Ligas Mar-
xistas-Leninistasde Colombia; las "Ligas" adquieren su
constitucin orgnica definitive en noviembre de 1971.
Sus principles puntos de divergencia con la Irnea po-
Irtica del 65, son:

1. Existencia de una burgues0a national

2. Caracterizacin social de Colombia co-
mo neo-colonial y semi-feudal.

3. Caracterizacin del campesino como:
fuerza principal de lucha.

"Proletario"

Hacia septiembre de 1973, algunos sectors encargados









del trabajo obrero en la Regional "Ricardo Torres" ges-
tan una nueva ruptura que posteriormente ir a confor -
mar el grupo que public en Cali el peridico "PROLE-
TARIO". Sus principles puntos de divergencia son:

1. La falta de perspective dentro del trabajo
obrero por parte del Comit Central.

2. La excesiva concentraci6n de fuerzas en
la guerrilla

3. La, polftica campesina y su organizaci6n.


Pero el moment coyunturalmente ms crrtico pa-ra el:
PCC (M-L) se vive como consecuencia de una series de
conflicts internos producidos por la politica 'dirigista
del Comit Central. Las posiciones se plantean funda-
mental desde las Regionales "Pedro Vsquez Rend6n" y
"Carlos Alberto Morales"; alli se configuran las frac-
ciones que ms tarde se denominarn "Tendencia M-r-
xista-Leninista-Mdorsta". (Tendencia M-L-M) y "' Lrnea
Proletaria" (LP).

L nea Proletaria

En el IV Pleno ampliado se fijan una series de posicio-
nes que posteriormente van a ser tomadas y concreiza-
das por los representantes de la LP:









1. La existencia de un revisionismo de iz-
quierda camuflado en el X Congreso.

2. La existencia de un extremo-izquierdis-
mo, qye niga el propio process de desa-
rrollo del movimiento obrero, impidien-
do la inyecci6n del movimiento cons-
ciente en su seno.

3. La necesidad de continuar la "Campaa
de Bolchevizaci6n" elevando a primer
plano de lucha ideol6gica.

4. El reconocimiento de que el Partido de
la Clase Obrera se ha visto minado por
la pequena burguesra no transformada en
su ideologia.

Esta ruptura se plantea desde el peridico "Tribuna
Bolchevique" de noviembre de 1974. A finales de 1975
uno de los sectors de la LP inicia contacts c:on la
Unin Revolucionaria Socialista (URS);se dan discusio-
nes de principios que se integran alrededor de la tc-
tica de la construccin del Partido del Proletariado, y
como consecuencia de esas discusiones ambos g9rupos
decide participar conjuntamente en la campaa elec-
toral de 1976.

Como un sector especifico dentro de las Ligas M-L po-
drta mencionarse tambin el grupo compuesto por I os








antiguos dirigentes de la Regional "Carlos Alberto Mo-
rales"; este sector defFende como tesis fundamental que
el Partido del Proletariado ya existe, y que' la area
principal es su fortalecimiento y organizacin.


Tendencia Marxista-Leninista-Maorsta

En agosto de 1974 la Regional "Pedro Vsquez Rend6n"
realize su Segunda Conferencia. En ella se -presentan
series divergencias con los representantes del Comit
Central (Cfr."Documentos IV" Editorial 8 de Junio,pp.
309-397). Estas divergencias llevaron al Comit Cen-
tral a tomar una series de medidas organizativas,una de
las:.cuales fue el traslado del ejecutivo regional a la
zona de guerra. El Comit Ejecutivo de la Reqinalse
opone a esta media, por ms que el Comit Ce-nt ral
insisted en su carcter meramente organizacional.

Entonces se 'produce el "florero de Llorente": el No.b50
del peridico "REVOLUCION", 6rgano del Comit
Central, en el cual se public la resolucin de ex-
pulsin del Partido al Comit Ejecutivo Regional "Pe-
dro Vsquez Rend6n" (Diciembre de 1974).

Esta publicacin y su contenido reciben el rechazo de
amplios sectors de las otras Regionales; en los prime-
ros meses de 1975 se renen representantes de las Re-
gionales "Ricardo Torres", "Enver Hoxa" y "Ped'ro Vas-
quez Rend6n", dando origen a la Tendencia M-L-M









( que tendr6 como rgano de expresin la publicacin
"L IBERAC ION").

En el decurso del ao 1975 se van gestando nuevasdi-
ferencias en la Comisin encargada de la Coordinacin
Nacional, en torno a la falta de principios politicosy
a la incapacidad de posibilitar el debate interno. Los
puntos anteriores son los que produce una nueva esci-
sin dentro de la Tendencia, que se protocoliza bajo
el nombre de Fraccin (M-L), cuya publicacin es la
revista "RUPTURA".


COMITE CENTRAL DEL PARTIDO COMU-

NISTA DE COLOMBIA (M-L).

Un sector del Partido Comunista de Colombia (Marxis-
ta-Leninista) que tenra sus principles representantesen
Pedro Len Arboleda (secretario politico del partido,
muerto en Cali el ao pasado por fuerzas militares) y
la mayorra del Comit Ejecutivo Central, se ha Fd-o
conformando como corriente ideolgica claramente de-
limitada con relacin a las otras dos tendencies: se
Lama la "Tendencia del Comit Central", y es carac-
terizada en general por las otras dos fracciones como
"izquierdista".
Es la nica organizacin del Campo M-L que an se
proclama "Partido de Vanguardia"y sigue sosteniendo los
planfeamientos de la Linea Polftica definida en el X
Congress (1965) (Despus del X Congreso no se ha te-
27







nido otro; se han realizado 5 Plenos del Comit Cen-
tral, y en ninguno de ellos se ha puesto en -cuesti6n
.l- linea polrtica fundamental).

Teniendo en cuenta las anteriores caracterrsticas, po-
demos exponer su posici6n frente a las eleccines; los
planteamientos que aqur recogemos han sido tomados de
su 6rgano official "Revoluci6ri" (No.54, Diciembre de
1975).


1. No hay diferencia en la participacin en las
elecciones de "mitaca" o.en las elecciones
presidenciales; detrs de la participacin o no
en las elecciones va implicito el problema de
la forma de lucha que debe ser librada para d-
omcar el Estado.

"... El problema electoral deja de serlo y se
transform en el problema de c6mo producer el
boicot electoral ms complete y de c6mo mo-
vilizar en funcr6n de la form superior de lu-
cs, a la inmensa masa de abstencionistas".

-: La lucha armada es la forma principal de lu-
cha por el poder politico. Exluye totalmente. for-
mas de lucha que le son antag6nicas como el ca-
mino electoral o-el golpe de estado, puesto que
ellaseentorpcen el camino de la unidad revolu -









cionaria".
(Cfr. "Revolucin", No.54, diciembre 1975).


2. Las formas de lucha deben ser el fruto de un a-
nlisis concrete de la situacin concrete. Para
esto se puede caracterizar la sociedad colom-
biana de la manera siguiente:

a) Dependencia neocolonial: sufrimos en Co-
lombia un capitalismo entorpecido y defor-
mado por la dependencia (ejemplo de esto
es el plan "Para Cerrar la Brecha" que ,
dando impulso a las formas secundarias de
Sla producci6n, no permit el desarrollo li-
bre de nuestra econom'a).

b) El Estado colombiano es burgus, terrate-
niente, y proimperialista; combine ladema-
gogra y la represin, pero actulamente se
caracteriza por su progresiva "FASCISTIZA-
CION".

3. Se analiza la participacin electoral de otros
grupos de esta manera:

"Hay algunos revolucionarios de palabra, reac-
cionaria en los hechos, que argumentan su par-
ticipaci'n en las elecciones con falsa palabra-
rerra revolucioncria".









a) Refirindose a la UNO y al Partido Co-
munista de Vieira, afirma que:

"Acerca de elegir militants y aliados a
los cuerpos colegiados, no pasa de ser u-
na manida ambicin de las curulesdetur-
no que aspiran ocupar sus escaos en las
corporaciones para participar del botrn
burocrtico, devengar jugosas sumas y po-
der intervenir en los chanchullos y ne-
gociados"
(Revolucin No.54, diciembre 1975).

La denuncia a travs del parlamento
solo puede ser enmarcada dentro de la es-
trategia de Guerra Popular Prolongada;la
"unin y cohesin de las fuerzas popula-
res" no es possible por medio de la 1 u-
cha electoral.

b) Con respect a la Unin Revolucionaria
Socialista (URS) y al Bloque Socialista,y
criticando su posicin electoral, afirma:

"... el trotskismo es una de las varian-
tes del revisionismo, que cumple con e 1.
mismo objetivo contrarrevolucionario de
desarmar ideolgica y polfticamente a las
masas para entregarlas a merced de su e-









nemigo"
(Revolucin, No.54, diciembre 1975)

c). "Las diferencias (del MOIR) con los viei -
ristas han sido precisamente en toro al re-
parto del botrn es decir, un nuevo repar-
to de curules".

d) Finalmente, se afirma de las otrasdos frac-
ciones del antiguo Partido Comunista (mar-
xista-leninista): "Son aprendices de revi-
sionistas, que. cuentan adems con te~sis
y tcticas trotskistas y que desarrollaron to-
da su actividad liquidadora en nuestras fi-
las".


4. An teniendo en cuenta que no toda la absten-
cin es consciente, sin embargo,. la obl'igac.in
revolucionaria, no -es llevor a las masas a ee e -
ciones sino fortalecer su abstencin.


Comentario

Podemos hacernos una pregunta con rlaci6n -a los an-
teriores planteamientos:

Siguen siendo vlidos los criterios definidos hace diez
aos (1965) como fundamentos de una polrtica absten -









cionista hoy ? Fundamentalmente no ha habido va-
riacin en la correlacin de fuerzas al interibr:del Ipars?
Y si la ha habido, Por qu dentro de la nueva situa-
cin sigue. siendo vlida la abstencin ? Los analysis
del Comit Central no parecen tener en cuenta los a-
portes de los dems grupos que consideran que la situa-
cin st ha cambiado significativamente, o por lo menos
no parecen tomarlos lo suficientemente en serio.



L IGA'S MARXINST;AS L:E.INISTAS 'DE
C O. MB A

"Tesis sobre la participacin telectordl y .parlamentario
del revol:ucionRr~is,".

Primera: En un estado !de guerra popular, dada una
situaci6n insurreccional ms o menos estable,
la participacin electoral es inconvenient y contrarre -
volucionaria.. En situaciones diferentes es un deber utili-
zar la tribune parlamentaria; teniendo en cuenta que no
ser la lucha electoral y parlamentaria sino la lucha ar-
mada revolucionaria, lo que permitir instaurar el Poder
Popular. La situacin revolucionaria en Colombin no es
an de crisis revolucionaria, no es de estado insurrec -
cional o guerra popular stable y generalizada; po-r lo
tanto se hace necesaria la participacin electoral.










Segunda: Se acepta la inevitable sujecin de Ios
revolucionarios al Poder reaccionario; de
no serlo asf, la reaccin no permitirra la participa-
cin revolucionaria en -un sistema poirtico. No obs-
tante lo anterior, es necesario este sometimiento, sin
el cual es hoy dra impossible llevar el hiovimmiento ha-
cia el estado contrario, pues sin la participacin e-
lectoral no habrra posibilidades de acumular fuerzas
para "convertir en revolucin victoriosa la crisis re-
volucionaria que se aproxima",


Tercera: La participacin electoral revolucionaria
pretend liberar a las masas popularesde
las ideas tradicionales y de las ilusiones reformistas.

Cuarta: La abstencin en much parte ha sidoun
rechazo espontneo de los partidos po-
liticos oligrquicos; la transformacin de esta situa-
cin no puede darse sino mediante el desarrollo de
la polffica revolucionaria a travs de la participacin
electoral y parlamentaria.

Quinta: Una minorra de las masas populares en-
tiende el carcter demaggico de las e-
lecciones e instituciones parlamentarias; un inmenso
sector del pueblo permanece engaado, '" en estas
condiciones, la utilizacin revolucionaria de I as e-
lecciones y del parlamento oligrquico es de una o-











bligatoriedad poltica an mayor".


Sexta: La acci6n parlamentaria necesariamente debe
estar subordinada a la accin de las propias-
masas; por lo tanto ella es slo una parte de la lucha
polftica revolucionaria.

Septima: La participacin electoral revolucionaria di-
ferencia a las masas conscientes de lasmasas
engaadas, y limit la influencia de los hbitos tra-
dicionalistas y de las ilusiones reformistas.

Octava: Durante la poca 1948-1957 se vivra en Co-
lombia una situacim de crisis revolucionaria;
hubo realmente movimientos hericos y consecuentes,
que no lograron ningn triunfo real dada la no orien-
tacin revolucionaria del PCC. A partir de 1957se i-
nicia una situacin seudodemocrtica y la crisis revo-
lucionaria finalize; pero el influjo de la revolucin
cuban, fel influjo de la ideologra peque o-burguesa
izquierdista y la derrota del MRL en 1962 hicieron
que el problema de las elecciones se elevara al nivel
de principio estratgico. La posicin abstencionis-
ta siempre fu) incorrect, aunque jug papel impor-
tante en la dcada de los 60, despreciando today po-
sicin reformista. Pero la abstencin ha dificultado la
labor de atraccin de las masas descontentas y atra-








sadas hacia la political revolucionaria. Por otra parte,
el rechazo del PC llev6 a muchos colombianos a re-
chazar las elecciones, dada la mala poltica de este
partido en sus plantarmientos electorales.


Novena:; La participaci6n revolucionaria puede ,ser:

a) Direct: con nombre propio ycon, can-
Sdidatos propios;..

b) Indirecta: apoyndo a candi d.-adtos y
partidos democrticos distintos de la
propia organizacin polftica.

c) Combinada.

Todo depend de 'a situacin concre-
ta.
No obstantei. es p-rei s o aceptar-
que en razn de sus t:areas;especffrcs,
hay organi raciones revolu*cinari ss cu-
ya participacin direct serraen la ac-
tualidad impossible, en tanto que su
paricipacin indirecta,, al merros su
participacin indirecta abierta, serra
una grave imprudencia. Pero de ello
no se deduce que dichas organizacio-
nes tengan por fuerza que propagar la
Irnea abstencionista".








C omentario

Adelantamos algunas preguntas especificas a las Ligas
M-L.
C6mo podemos determinar el estado de una :si-
tuacl6n insurreccional ? Qu es lo que laca-
racteriza ?

Cmo serra la articulacin de la polftica revo-
lucionaria en el parlamento burgus, dada la
inevitable sujeci6n de. los rekolucionariosal Po-
der Estatal ?

Por qu la indefinicin sobre 1 a participacin
direct o indirecta ? Qu determine la una o
la otra ? Cules son sus consecuencias ? Con
qu criterios se harran lasalianzas ?

Otros conentarios, comunes crn~otros grupos, se dejarn
para el:' Eiplogo; .

(Cfr. "NUEVA DEMOCRACIA" (Organo Central
de la liga marxista leninista de Colombia), No.
22, enero de 1976).








LINEA PROLETARIA

La linea proletaria, desde su escisin del PCC (M-L),
ha pretendido ser ms clasista, es decir, tener unare-
laci6n ms direct y profunda con el proletariado, y
reconoce a la clase obrera como la vanguardia del pro-
ceso revolucionario. En todo este trabajo se tiene en
cuenta la no existencia, en el moment actual, de 1.
Partido del Proletariado que pueda orientar :correcta-
mente a esta vanguardia. Asr mismo, la Lrnea Poir-
tica y la tctica planteada por el PCC (M-L) cuando
se separ del PCC, no son vlidas pare I'a. a tales
moments, y se hace necesario el construir una nueva
Lrnea Poltica y una nueva t6ctica.

En esta nueva LEnea Poltica es necesario ubicarpunt.os
como el imperialismo, teniendo en cuenta las ;relacir-
nes neo-colonialistas existentes dentro de una forma-
cin social predominantemente capitalist; hacer cla-
ridad de que la lucha contra el imperialistno no esso-
lo una lucha econmica sino principalmente polTtica;
clarificar el tipo de revolucin colombiana parr dr-
borar la tarea de liberacin que corresponda al .tipo
de revolucin.

Dentro de un estudio de la realidad national tendien-
te a ubicar el tipo de trabajo que 'deba desarro.la.rse,
as. como la necesidad de la construcci6n de I ?rfido
del Proletariado, se encuentra el planteamiento acerca
de la participacin electoral. Se parte del ascenso.que








est teniendo en estos moments la lucha reivindica-
tiva de la clase obrera, que a pesar de medidas co-
mo el Estado de Sitio, sigue en pi de lucha.Es ne-
cesario impulsar este moment para que se convert a
en un combat politico contra el rgimen,planteando
los derechos obreros de organizacin y movilizaci6n,
huelga y estabilidad laboral. La poca electoral es
particularmente important para mostrar a las,-masas u-
na nueva alternative a los engaos de Ila burpuesTa;
adems es una forma de llegar de una manera 'ms
amplia a as masass que si se sigue con estrecho tra-
bajo sindical o en restringidascampabras agiftcibnales
en pocas normales. La participacin revolucionaria
en elecciones es indispensable para difundir e'nr forma
amplia que la actual situacin es una manifestacin
de la podredumbre del sistema, una podredumbre pa-
ra hacer ms refinada la explotaci6n.

Como un primer material para la discusin acerca de
la participacin en la lucha electoral, apareci en
"Tribuna Bolchevique", No.7, un escrito ;elaborado
por un militant de la organizacin" como aporte so-
bre la cuestin electoral. Parte de "que lb6impartar-
te para los comunistas no es si se participa o no, si-
no cmo se participa, con qu pol tica con qu m-
todos ". Para tomar una sposicin sugiere tener en
cuenta:
"I) Toda forma de lucha polrtica entraa peligros,pe-
ro el peligro de una desviacin oportunista no puede
ser motivo para renunciar a una u otra forma.








2) La participacin en el parlamento es un asunto ac-
cesorio d la agitacin revolucionaria, pues siempre se
pondr por encima la accin extraparlamentaria y di-
recta de las masas; la participacin en I as elecciones,
a la manera leninista, es un instrument ms para im-
pulsar esta lucha.


3) El porcentaje de abstencin en Colombia, obedece
ms. al, desprestigio de los politiqueros burgueses que al
desprestigio dal parlamento burgus como rgano de o-
presi6n de.las masas. Erigir sobre esta base la necesi-
dad de impulsar la abstenci6n es.equivocado.. En rea-
lidad el dilema es: participacin revolucionaria oboi-
cot. Lenin lo planteaba asr: "El boicot de los leccio -
nes o del parlamento, asi. come el aejamiento cbl par-
lamento, son sobre todo admisibles en presenci'. cbon-
di.ciones que permitan el pasaje inmediato a la lucha
armada ppr el conjunto del poder"..

4): No se puede invocar cortra- la accin paisfXmernt.oia
ria la condicin burguesa de esa institucin; se trata
de la utilizacin para la agitacin revolucionaria de
esta instituci6n burgueso.

5) El parlamento es uno de los principles aparatos
de dominacin burguesa, y. cono L. se trata de oapre ?a-"
tar democracia. Por tales, razones^-al prticipaoeGr!. ~.







parlamento los comunistas no aspiramos a tomarlo des-
de dentro, sino a destruirlo junto con todo el aparato
estatal burgus del cual forma parte. "No queremos
una plataforma para las :elecciones sino unas eleccio -
nes para aplicar la plataforma socialdemcrata revolu-
cionaria: asr ve las cosas el Partido de la ClaseObre-
ra". (Lenin).


6) Los comunistas tenemos en mente siempre y nos
proponemos para ello, la destruccin del parlamento,.
su boicot o retire de.losparlamentariqs comunistas; pero
sto s61o se present cuando las masas estn en capa-
cidad, bajo nuestra direccin, de remplazarlo par sus
propios rganos de poder.


7) En el problema de las alianzas debe operarse con
el criterio leninista: (pueden) hacerse todas las posi-
bles y necesarias que contribuyan a elevar Ce movi-
miento de masas y esclarecer su conciencia pblTtica,
sin comprometer la independencia ideolgica y polF-
tica del proletariado".

Para la participacin electoral se ha formalizado la a-
lianza con la Unin Revolucianaria Socialista. Esta a-
lianza presentada en el No.24 del "Manifiesto", "no
es product del azar o purd casualidad. Conrrst'ituye
ms bien 'una respuesta consciente a las mltiples ne-
esidades planfeads por la lucha de classes, caracte-








rizada en los actuales moments por el ascenso del mo-
vimiento huelgurstico y popular". Se concluye as: "En
inters pus, de una lucha direct m6s concretay po-
tente contra el opresivo rgimen de dictadura civil,-he-
mos establecido el acuerdo identificndonos programti -
camente en los siguientes objetivos:

1) La implantacin de la Dictadura del Proletariado, u-
nico poder verdaderamente democrtico para las amplias
masas. Esta idea ser promovida bajo la forma de una
alternative de organizacin polrtico-estatal nueva: I a
repblica de consejos obreros y populares.

2) La expropiacin sin pago alguno de la gran propie-
dad territorial, y la nacionalizacin de la tierra con el
propsito de promover el ms amplio y libre desarrollo
de las fuerzas productivas. Y la entrega de la tierra a
los campesinos pobres para que desarrollen las forms cb
producci6n que permitan sentar las bases para la cons-
truccin del socialismo.

3) La lucha contra la dominacin imperialista y por la
complete autoderminacin national.


En el plano tctico hay identificacin en los objetivos
siguientes:

I) Las conquistas de las libertades political y los dere-
chos sindicales y la eliminacin del Estado de Sitio en
cuanto prctica recurrente del rgimen para endurecer:








ms an su carcter antidemocrtico y opresivo ten-
diente a impedir el advance revolucionario de los ma-
sasI.

2) La defense de las condiciones de vida de la; clase
obrera y el pueblo, contra las cuales atenta la codi-
cia insaciable de ganancias de los capitalistas, y la
voracidad fiscal del Estado burgus que azota con
mltiples impuestos director e indirectos los redu-
cidos ingresos de los trabajadors. De manera inmedia-
ta y para responder al vertiginoso ascenso del costode
vida y al deterioro acelerado del salario real, levan-
tamos la bandera de alza general de salaries por en-
cima del costo de vida".

Las dos organizaciones son claras en la forma como
conciben la participacin electoral: "UtYi zar: 'las
elecciones, desarrollando una campaa nica tendien-
te a agudizar las contradicciones sociales, estimulando
de la manera ms amplia la lucha direct de. las masas,
es decir, la lucha econ6mica del proletariado, el paro
civicoa de los sectors populares, las invasiones com-
pesinas, el paro y la protest callejera, y sobre todo,
promoviendo la organizacin de la huelga general, por
las libertades polrticas, la supresi6n del Estado de Si-
tio, por el alza de los salaries y por la estabilidad
laboral.








Para ms detalles acerca de la alianza con la Unin
Revolucionaria Socialista .URS, ver ms adelante el
aparte dedicado a este movimiento. ,



Comentario

Los puntos de discusi. que. propondrTamnos a,I lnea
Proletaria son deti.p.o general, y qued~n para el- E-
prlogo, o coinciden con los interrogantes que. hace-
mos a la Unin .Revolucionaria Socialista al frn del
aparte respective .;,



(La informacin acerca de la. Lnea Proletaria est
tomada principalmente- de "Tribuna Bolchevique", No.
7, y de "El Manifiesto", No.24.)


43









MOVIMIENTO CAMILISTA (MARXISTA-LENI-

NISTA).


El movimiento Camilista afirma que el problema de par-
ticipar o no en las elecciones no es solo' ideolgico,
sino tambin politico. "Esta important distincin sir-
ve para aclarar que en punto a decidir en el moment
actual de Cblombia cul de Fas tcticas (ptcrafti i par
o abstenerse de participar en las elecciones) es Tl que
Sconviene, no basta con resolver el problema solo enlo
ideol6gico" ("Jornada Camilista", No.8).

La abstencin no es pura tctica, ni obedece a prin-
cipios por los cuales habrra que utilizarla siempre yen
toda circuisthcia y por los mismros se -de echarirbsiem-
pre y en todo lugdr cualqi!er tipo de participd tin.
La abstencin se elevaa ala categor'a de estrategia,ya
que el pueblo mismo la elev desde 1958. Los princi-
pios obligan a utilizarla de tal o cual manera, segn
exista sta o aquella situacin.

Lo que influye en la elevacin dela abstencin a la
categoria de estrategia, es tambin su contenido re-
volucionario y ciertas formas de su accin, que tienen
que ver con las necesidades de las masas, el partido
revolucionario y la revolucin en general.Tambin in-
fluye el aspect de lucha de las masas y el aspect
consciente introducido desde fuera por la vanguardia


'44








revolucionaria.


Los contenidos principles de la abstencin son:

1. Es antielectoral y tiene grandes implicaciones en
la produccin de. la conciencia.

2. Propicia y promueve el aglutamiento y la organi-
zacin de las masas por la toma del podec.

3. Liga las masas a la lucha armada y propicia la
transformacin de sus luchas en lucha armada cuar-
do de veras ha tenido un efecto concientizante,
aglutinador y organizador, y cuando el estanca-
miento politico ha quecbdo atrs.


La ley fundamental de la abstencin podra enunciarse
asr: es la forma de luchar que sirve a "la aglutinacin
y organizacin polrtica de las masas para la toma del
poder por medio de la lucha armada" (J.C.No.5). La
aplicacin de esta ley implica que la abstencin sea
politizada y organizada, de manera que se po:tencidlice
la lucha abstencionista y se convierta sta en lucha ar-
mada, y adquiera la forma de guerra civil r.ev.aIcj.vona-
ria por la revolucin de Nueva Democracia, en mar-
cha hacia el socialismo.

Por otra parte, la abstencin tiene dos aspects funda-
mentales: uno que apunta contra el rgimen de explo-









tacin imperialista y oligrquico, y otro que se expla-
ya en beneficio ideolgico, politico y organizativo de
las masas populares, en su lucha por la toma del powder
(J.C. No.8).

Como vemos, tanto la participaci6n en elecciones como
la abstencin electoral, tienen los mismos contenidos.
La diferencia est en que las formas con que se revis-
ten dichos contenidos son distiritas. Pero las formas que
asume la participacin no si ajustan; a las 'ekigencias
particulares:del process en el moment actual,ni a los
deseos de las masas.
Por el contrario, en las actuales circunstancias de Co-
lombia y por los contenidos y aspects fundamentals de
la abstencin, sta se hace de uso obligatorio para las
masas.

Adems, la abstencin se ajusta precisamente a las;ne-
cesidades del process revolucionario, porque mediante
ella las mass no slo expresan descontento, rechazo,
denuncian y golpean (primer elemento, sino que aglu-
tinan, movilizan y organizan (segundo element) y en-
cuentran la ruta que les sirve para hallar el modo de
lucha diferente de la abstencin, ligado a ella, ms
alto, idneo y eficaz para derribar el gobierno adverso
o el poder enemigo y reconquistarlo (el gobierno)o ins-
talar el suyo propio (el poder)(J.C.No.8).

Pero para esto se necesita que la abstencin sea politi-








zada, es decir que sea un medio agitacional revolucio-
nario como preparacin para la toma del poder:, Adems
es necesario poner en tension todas las foerzas en los
diferentes sentidos que la abstencin lleva en su seno,
tendindola como un puente durante el desarrollode la
etapa de estancamiento poltic hasta su final, lo cual
facilitar a las masas y a su partido tomar en mejor for-
ma' la senda armada, en la etapa rs alta que sigue al
estancamiento,

Es indudable, pues que la principal tarea del moment
es. la politizacin de la abstencin, en la cual o para
la cual se deben aplicar las leyes generals de la poli-
tizacin de las luchas espontneas de las masas y la ley
particular de la abstencin colombiana. Como lucha a-
gitacional, hace parte de la gran tarea de: nuesfra si-
tuacin actual: agitacin, propaganda, movilizacin y
organizacin. Esta interrelacin (abstencidtn-gran tarea )
es la ms important de la politizacin. En la agitacin
abstencionista se debe hacer propaganda de las otras lu-
chas populares (pasadas y presentss; de la lucha 'revolu-
cionaria national, y mundial; de la teorTa polrtica que
nutre la abstencin; de las ideas revolucionarias y del
socialismo. En las otras formas de agitacin y lucha se
deben divulgar los diversos aspects de la abstencin,su
papel en la lucha revolucionaria y la teorra que infor-
ma su estructura (J.C .NO.6).

La abstencin colombiana es un fenmeno que- va apa-
reciendo de modo gradual, casi que silenciosamente, A-








dems, sus blancos son: la institucin del voto, la far-
sa electoral y el parlamento de los explotadores, el Es-
tado en general y otras instituciones de aquellos, a los
cuales no ataca direct y abiertamente. Y an ella,en
su forma inicial, pasiva, espont'nea y nada consciente,
cuando la vanguardia no ha podido hacerse present de
manera cientifica y real, el boicot que lleva inserto,la
simple y sencilla de no:vo,tar,es golpe-que. conmueve .las
estructuras politicas del rgimen oligrquico imperiali'sta
de explotacin y opresin. Es asr como el boi'cof inpli-
cito aqu es de tipo colombiano ( cuyas caracterrst'cas
ya estn expuestas) y no ruso, ya que ste aparece de
golpe, en forma de participacin, cuyo blanco princi-
pal es el parlamento.


Mientras el modelo revolucionario de los parses capita-
listas corresponde e! boicot de tipo ruso, al modelo re-
volucionario de los parses coloniales y semicoloniales
(donde existen remedos de parlamento) corresponde la
abstencin electoral de tipo colombiano. Esta misma di-
ferencia de modelo es lo que hace aib en Rusia el boi-
cot preceda a la insurreccin y con l se confunda, y
en Colombia la abstencin preceda a la guerra popular,
en la cual se transform. Por eso, la abstencin, ade-
ms de boicot, es factor que propicia la aglutinacin,
la movilizacin y la organizacin de las masas.' (JC.
No.8).

(Cfr. "JORNADA CAMILISTA" Nos,5,6 y 8).









Comentario

Dejamos los interrogantes a los Camilista para el EplTo-
go, por ser comunes a los abstencionistas.




PERIODIC "PROLETARIO" DE CALI


Citando una frase de Lenin, segn la cual 'Id democracia
burguesa es considerada por l como un parTso para
los ricos y una trampa y engao para los explotados y
los pobres ", "PROLETARIO" caracteriza el rgimen par-
lamentario colombiano en la forma siguiente:

Los revisionistas y reformistas (el Partido Comunista re-
visionista, el MAC y el MOIR) con una concepti6n
"liberal" del Estado burgus, so pretext de utilizar to-
das las formas de lucha, olvidan las limitaciones y el
carcter conventional del parlamento, expresan su esen-
cia "pacifista" y relegan a un segundo plano las frmasr
directs de lucha de las masas. De ahr que su agitaci6n
electoral se caracterice por su "contenido populista,re-
formista y economist" ("Proletario", No.9, marzo 1976,
pag.6).

Para los revolucionarios Marxistas-Leninistas, las institu-









ciones de la democracia burguesa no deben ser centros
de reforms; su deber, segn las enseanzas de Lenin,
es "desenmarcarar esos aparatos, destruirlos y reempla-
zarlos por los nuevos rganos de poder popular" (Pg.6).
Sinembargo, es necesario tener en cuenta la eficacia
actual de las instituciones como soportes de la "demo-
cracia". Por lo tanto, la utilizacin o n6 del parla-
mento es un "problema de tctica y no de "prin'cipos's
de acuerdo al anlisis de las condiciones concretas.

Diferentes organizaciones de izquierda (MOEC, Frente
Unido, ELN, PCC (ML) han rechazado toda forma de
participacin en las instituciones, fundamentados en su
"corrupci6n y decadencia" y en la "crec ente absten-
cin", pero sin vertebrar una tctica alternative efi-
caz. Ello explica por qu el abstencionismo no se ha
convertido en un movimiento polrtico revolucionarii.

Por otra patte, la.cceciente abstencin de las masas se
basa en un apoliticismo sin principios o en un rechazo
a politiqueros que los han engaado, y no en posicio-
nes clasistas.

"Eri ir a la abstencin pasiva y espontnea en ley ge-
neral y elevarla a la categorra de estrategia revolu-
cionaria, es career, como el revisionismo,que el pro-
blema del poder se resuelve en las urnas" (Pag.).









La ineficacia del abstencionismo como tctica polrtica
se debe a la situacin rkijmo-del movimiento revolu-
cionario: debilidad, dispersion, concepcin errada de
la tctica, sobrevaloraci6n de la conciencra deld1sma-
sas y subvaloracin del enemigo en .su utilizacin del
parlamento.

La educacin de las masas require tanto de la lucha
legal como de la illegal, sin descartar I ka ftilizacin
de la coyuntura electoral. Ahora bien, la participa-
cin de sta depend de la evaluacin de las condi-
ciones objetivas de la izquierda revolucionaria, que es
de dispersin, debilidad y falta de bases humans y
materials. Pgr lo- tanto el frente d lektfaial essineficaz.


"PROLETARIO" propone educar a los ;i:bs;ten Gqn n i
tas conscientes hacindoles verl la posibilidad de utili-
zar el parlamento y las elecciones para educar a sec-
tores ms atrasados. -Pero como tarea fundamental. est
la necesidad de la construcci6n del PARTIDO REVOLU-
CIONARIO. Y para la actual coyuntura eb[t- r orbl
"desarrollar segn nuestro alcance, una agitacin
unificada denunciando al regimen de las classes explo-
tadoras, a sus partidos y proponiendo salidas y tareas
concretas en el terreno de la organizacin, loa nwi''i:--
zacin y la lucha" (pag.7). La clase obrera y su van-
guardia deben fortalecer las formas de lucha legales
subordinadas a un.plan general estratgico cuya esen-









cia es la lucha direct de las masas.


Comentario

Como en l caso del Movimiento Carmiista, dejamos
para el Eprlogo las preguntas que proponemos a "Pro-
letario" y a los dems grupos abstencionistas.

(Cfr. "PROLETARIO" No.9, Marzo de 1976).



TENDENCIA MARXISTA-LENINISTA-
--------3-------~-"-.----

MAO VISTA ( TENDENCIA M-L-M).


Introduccin

Presentamos la posicin de la Tendencia M-L-M como
est delineada en el articulo "La Cuestin Abstencio-
nista" y el articulo que le sigue acerca de la demo--
cracia burguesa en el nmero de marzo de 1976 del
organo official de la Tendencia, "LIBERACION",y so-
bre todo en la declaracin polftica y su sustentcin
-que aparecieron en el -su'p le m:e n t o: extraardinario
de "LIBERACION" de marzo de 1976. Como una sub-
divisin de la Tendencia M-L-M presentamos la posi-
cin de la llamada "Fraccin M-L" como est desa-








rrollada en el artrculo A Prop6sito de la Coyuntura
Electoral. Construyamos el'Partido del Proletariado al
calor de la Lucha Extraparlamentaria de las Masas ",
que apareci6 en marzo de 1976 ("RUPTURA").

Lo. que se pretend en el primer artrculo citado esini-
ciar un debate sobre la cuestin abstencionista; por lo
tanto la Tendencia M-L est en la perspective de a-
brir un dilogo y no de concluir lo que no se puede
concluir.


-Se inicia este debate haciendo una pequePa' expo-
sici6n de la lucha de classes, en el actual mahdato
"claro". "Durante este perrodo, y desde muchoantes,
las masas han actuado espontneamente, pricilpalrhen-
te por ausencia de una verdadera conciencia revolu-
cionraia, la cual no ha sido dada por la ""izquiercb
revolucionaria" y pone al orden del dra la inexisten-
cia del verdadero destacamento de vanguardia prole-
taria".

El Campo M.- se enfrenta a una crisis PROGRAMA-
TICA. Frente a esta crisis no dejan de subsistir sec-
tores pequefios que creen que la estrategia y la tc-
tica ya estn hechas y por lo tanto su grupo es ya el
partido politico del proletariado. En este momentoco-
bra importancia la prctica polrtica y la elaboracin
te6rica en los distintos grupos del Campo.









Tradicionalmente el Campo M-L era abstencionista ca-
si por principio. De hecho las Ligas M-L despus de
un anlisis pobre decide participaren.las siguie'ntes e -
lecciones; lo que abre una brecha en lo que hasta ha-
ce poco constitufa prcticamente el nico element co-
mn del Campo, En este abstencionismo casi por prin-
cipio se cara muchas veces en el "cretinismo absten-
cionista", "es decir career que con el simple boicot a
las elecciones burguesas, la masa abstencionista toma
una posici6n revolucionaria y adquiere conciencia au-
tomticamente. Debemos aclarar de una vez por todas
que para los verdaderos M-L la participaci6n electoral
o no, an en las ms crudas condiciones de represin,
no es UNA QUESTION .DE PRINCIPIOS, es fruto de un
ANALISIS TACTICO (Qrticulado con una estrategia) DE
LA CORRELATION DE FUERZAS, DEL.MOMENTO PRE-
SENTE Y DE LA MISMA DEMOCRACIA BURGUESA
COLOMBIANA".


Hablando de principios, se debe afirmar que para de-
rrocar la clase dominate (o classes dominantes) se ha-
ce necesaria la violencia revolucionaria. Este princi-
pio se rticula en la prctica poitica de las organiza-
ciones y es alli donde se puede determinar si realmen-
te -hace parte de una lrnea political o no.

El revisionismo dice aceptar esta afi macifn, pero siniul-
tneamente acepta la "coexistencia pacrfica".








A continuacin la Tendencia M-L hace un breve anli-
sis de lo que ha sido la abstencin en Colombia,y mues-
tra como ella ha sido utilizada desde el comienzo de
nuestra "democracia" por los partidos tradicionales; con
lo cual concluyen que la abstenci6n en Colombia,no es
por "esencia" proletaria y revolucionaria. Es un arma
rpuy buena, para conseguir determinados objetivos polr-
ticos. "La misma abstencin puede ser una arma cbl mis-
mo enemigo, pues despolitizamos las masas y no aprove-
chamos moments de agitacin polrtica para desenmasca-
rar el estado y la dominacin de clase".


A continuacin del artrculo sobre la abstencin,nos en-
contramos con un anlisis histrico de lo que es la !'de-
mocracia burguesa".


En este moment la burguesta no se orienta a fortalecer
su desprestigiada "democracia", sino-por el contrario a for-
talecer el estado por los caminos represivos, ya sea por
una dictadura descarada (lo cual no deja de ser una po-
sibilidad) o por una dictadura velada estilo Bordaberry
en Uruguay. Por ello es vlido preguntarse cul es la
area ms important en este moment, desde un punto
de vista tctico. Ms que fortalecer 1 a democracia
burguesa "' participando en elecciones, la tarea en este
moment se debe orientar a fortalecer l'as organizaciones
populares y los aparatos armados populares, teniendo co-
mo element clave la construccin del partido del pro-








letariado. El no participar en las elecciones, como fro-
to de este anlisis concrete de la r coyuntura, im~li ca
que se debe politizar a las masas en su posicin abs-
tncionista, utilizando incluso los medios legales que en
este moment subsisten, atacando duramente las ilusio-
nes reformists y pacifistas, pero tambin criticando el
cretinismo abstencionista. La campaa abstencionista no
es estratgica, es tctica.


El dato con el que nos encontramos es que una gran
mayorTa del pueblo en posibilidad de votar no lo hace.
Es un rechazo espontneo de parte de muchos de ellos
al gobierno actual o al sistema en general. Hay tambin
una gran cantidad de individuos que por distintos mo-
tivos votan o por partidos tradicionales o por la oposi-
cin; muchos de ellos son potential revolucionario aun-
que en alguna media estn dominados por la ideologra
burguesa. Una polftica abstencionista por principio con-
duce a un aislamiento de las mass despolitizadas,tanto
abstencionistas como electores. Es convenient hacer u-
na agitacin political amplia, sin sectarismos, en la cual
lo principal no sea lograr muchos abstencionistas, sino
cualificar a las masas y a los cuadros revolucionarios.
Ms que career que el xito es boicotear las elecciones,
el verdadero xito se debe buscar en una educacin de
las masas hacia la salida revolucionaria.

Las posiciones anteriores se precisan en la Declaracin








Poltica de, la Comisi6n Coordinadora Nacional de la
Tendencia M-L-M sobre lias eleccinesde abril.dce 1976.
Consider el hecho de que las elecciones van a rea-
lizerse, de que las uole&es condciones rde no oi-
miento revolucionario colombiano estn caracterizados
por el predominio de (as ideas reformistas y de la ex-
trema izquierdq de que la cuestin electoral es fan
significativa que obliga a pronunciarse con claridad,
y analizo finalmente la coyuntura actual en t s si-
guientes trminos:

1. Caracterfsficas del parlamento en Colombia:alto
Sgrado de desprestigio, escasa y muy secundariia
incidencia en la vida poltica national.

2. C aracterrsticas de las formas de uchaz d.e las
masas: I c'has directs bsicamente ilagales y
violentas, qunque no armadas.

3. Caracterfsticas del movimiento revolucionario :
debilidad, posici6n defensive estretgica y an
tctica, carencia de una vangua-d dia cuya
construccin es la area capital de la actual fa-
se de la lucha de classes .


Este anlisis configura 'un marco general para *juzgarla
participacin electoral como "medio completamente in-
conveniente en tanto contribute no a fortalecer sino a
dispersar an ms a las fuerzas de la revoluci6n y a








,aislar a las organizaciones reyolucionarias de los ms
combativos sectors de la clase obrera industrial y de
otros ncleos del proletariado, el campesinado pobre,
etc., con lo cual se perjudica de manera particular
la tarea central de construcci6n de la vanguardia u-
' hicad arxista-lininista y se hace el juego a lasrima-
niobras de distracci6n 'con que 'las classes dominates
busca desviar y htdrpecer el desarrollo de las luchas
'revolucionarias para fortalecer tcticamente su domi-
nacitn polrtica"..


Terminando estos considerandos, la parte resolutiva de
la declaraci6n rechaza las apreciaciones que tienden
a validar la participaci6n electoral y parlamentaria
como medio revolucionario, reivindica como correctas
las consignas de abstenci6n beligerante, denuncia ma-
siva de la farsa electoral e impulso de las Formas de
lucha direct de' las masas, hace un llamado a la mi-
litancia para profundizar el anlisis y a las organi-
zaciones revolucionarias que en alguna media com-
parten estos puntos de vista para coordinar una acti-
vidad comn. Finalmente, resuelve adjuntar una sus-
tentacin inicial a la determinaci6n tomada, y sea-
lar las siguientes conslgnas:

Por la revolucin colombiana y continental cons-
ifruyamos ta vanguardia proletaria.

Contra el imperialismo y la dictadura burgus- te-
rrateniente, dictadura democrtico-popular.







- Votar es apoyar la reaccin y el reformismo.

- Contra la farsa electoral, lucha direct de masas.

Seftla adems en el aparte final los siguientes obiet-
vos para la lucha obrera y popular:

- El aumento general de salaries y la disminuci6n del
costo de la vida.

- Los derechos de movilizacin, organizacin, huelgay
expresi6n.

- La libertad de los press politicos y gremiales.

- Contra el estado de sitio, los consejos verbales de
guerra, y los juicios colectivos y sumarios.


En la sustentacin de cinco pginas que se adjunta a
la declaraci6n, analiza la posicin de las organizacio-
nes que se han definido en favor de la partidiipacin.e-
lectoral como basada en dos puntos:

1. La cuesti6n electoral no es un.problema de prin-
cipios, sino de tctica.

2. Para resolver el problema tctico la alternative
es: boicot o participaci6n.








Respecto al primer punto, se autocritica por haber asu-
mido la posicin '"del izquierdismo infantil" de que "la
abstencin electoral es un problema de principios"; pero
precisa que "aunque el problema en sf no es de princi-
pios, st debe abordarse, desde una posicin de princi-
pios". Para fijar esa posicin de principios, haceun re-
cuento de la doctrine de Lenin como la propone el Su-
plemento dLe "ALBANIA HOiY" No.4, 1973, en un ar-
trculo sobre la leccin chilena. Se dice que para de-
cidir sobre la participaci6n se debe analizar:

- Las condiciones concreftas de movimiient .revolu icidna.-
rio.

- Las fuerzas reales y efectivas de la organizacin re-
volucionaria que estudia el problema, que rreste mo-
mento son muy dbiles.

- Las areas esenciales del movimiento en relacin con
su cometido fundamental: la construccin del desta-
camento de vanguardia de la clase obrera.

- Las condiciones en los que se realizan las elecciones
que en nuestro pais dependiente del imperialismoneo-
colonial, con una burguesra decadent, militarizado
y represivo, son completamente diferentes de las que
analiz Lenin en la Rusia zarista, en la que la va-
cilante burguesra rusa.estaba enfrentada a la reac-
cin, mientras que enr Colombia hace part de ella.









SLas formas- de lucha que estn adoptando las masas
al resentir la sobre-explotacin capitalista' forms
que en Colombia se desarrollan fuera de la legali-
dad burguesa, llegando a ser violentas, aunque no
armadas.

- El prestigio o desprestigio del parlamento en el mo-
mento histrico en que se hace el anlisis; en C.o-
lombia, aunque no puede afir.mar.se queel Iarlamen -
tarisrio burtggu s haya caducado definitivamente, sT
puede decirse que ya no tiene vigencia histrica,
que su incidencia political es de segundo -orden y
mengua cada dra ms, y que no tiene posibilidades
futuras de recuperacin.

El anlisis de estas condiciones lleva al rechazo de la
participaci6n electoral, por ser "un procedimiento de
lucha que entra en franca contradiccin con las ms
urgentes areas del movimiento,... porque en la tarea
central de construccin de un Partido Revolucionario,
precisamente la organizacin de los elements de van-
guardia del movimiento obrero es el cometido indis-
pensable y esta labor rie con la ttica participaci-
nista en las actuales condiciones".

Finalmente, respect al segundo punto, rechaza la al-
ternativa de boicot o participacin,anotando que bas-
ta tener como tribune los sectors ms avanzados del
proletariado industrial y del resto de las masas popu-









lares, en los cuales se debe realizar la tarea central
de ligar la lucha political con el movimiento obrero y
de organizer para el destacamento de vanguardia de
clase a los obreros ms avanzados. Refuerza esta con-
clusin con el fenmeno de la abstencin en CoQlm-
bia, que aunque no pueda reclamarse ni en un 50%
para una posicin consciente, tampoco puede descar--
tarse como mera apatra o pasividad, dado que el me-
dio politico y social es completamente hostile a ese fe-
nmeno, y que ncleos combativos y conscientes a-
sumen esa posicin "en acto politico- de rechazo al
rgimen vigente".

Expongamos finalmente los matices que definen la po-
sicin de la "Fraccin M-L" como no del todo coin-
cidente con la Tendencia.

Lc Fraccrn plantea en su publicacin que la cuesti6n
de la utilizacin de la forma de lucha electoral es un
problema de la tctica, y como tal, para determinar
su utilizacin, debe realizarse un anlisis hi sftrco
concrete para lograr avanzar hacia los objetivos pro-
gramticos del movimiento.

Afirman que en el present periodo la actividad de los
marxistas debe concentrarse a ganar para el punto de
vista comunista al sector precisamente MAS AVANZAr
DO de la clase obrera, al proletariado industrial. Los
marxistas deben dirigir sus esfuerzos a la educacin,
movilizacin y organizacin political de ese sector a-







vanzado del movimiento obrero, apoyando igualmente a
todos los sectors de las masas que despiertan a la lu-
cha active.

El procedimiento electoral no es una forma de lucha a-
propiada al moment actual para la realizacin de las
tareas tendientes a la construccin del partido que ne-
cesita el proletariado para su revolucin, y que por el
contrario,para su realizacin deben utilizarse las forms
de lucha extraparlamentaria,, directamente desarrolladas
por el movimiento de las masas: La huelga, el paro c-
vico, la movilizacin callejera, la expresin pblica de
la protest.

" El actual perrodo se caracteriza por un nuevo desper-
tar de la lucha active de la clase obrera y en general
por un nuevo auge del movimiento espontneo de las
masas. Caracterrstica que revela tanto la fuerza propia
de un movimiento de masas en ascenso como la deblili-
dad proveniente de la carencia de -una organizacin
polftica del proletariado marxista-leninista, que se co-
loque a la cabeza de sus 'uchas, las organic y dirija
hacia el logro de sus objetivos fundamentals .n esta
etapa: la destruccin del -estado burgus, la implanta-
cin de la Dictadura del Proletariado y la Construccin
de la Sociedad Socialista como trnsito hacia la socie-
dad sin classes: la Sociedad Comunista".

Distraen sus fuerzas de los objetivos y tareas plantea-
das por la Fraccin M-L tanto aquellos que llaman a
pequeRos circulos a convertirse en 'destacamento del









Ejrcito Revolucionario, abandonando las tareas de a-
gitacin, propaganda y organizacin dentro de la cla-
se obrera, como tambin aquellos que se aprestfera ga-
nar a las amplias masas cuando no tienen siquiera-:una
mrnima influencia efectiva entire los sectors 'avanzadbsw
de la clase; representan por tanto la ridrcula comedian
populist de dirigirse "a todo el pueblo que.quiere la
revolucin", olvidando que es a travs de los sectors
ms avanzados de la, clase el mejor camino para llegar
a todos los sectors objetivamente revolucionarios, ha-
ciendo de hecho con esta tctica el juego a la pblr-
tica burguesa y revisionista.

Es incorrect para el moment actual la consignac del
boicot, por cuando es claro que no se cuenta an con
un movimiento de masas suficientemente fuerte, anpliq,
consciente y organizado, en posibilidad de boicotear el
pa. lamento efectivamente con su accin extraparlamen-
taria Tampoco es correct la participacin Blc--
toral por cuanto la tarea del moment no es la de la
educacin y organizacin de los sectors atrasados a
que va dirigida la accin parlamentaria. Se deben.dis-
poner las escasas fuerzas para la area central de la
Construccin del Partido.

"Finalmente acogemos el planteamiento de la Interna-
cional Comunista de que: "es indispensable considerar
siempre el carcter relativamente secundario de este
problema. Al estar el centro de gravedad en la lucha
EXTRAPARLAMENTARIA por el poder politico, es evi-








dente que el problema general de la dictadura del pro-
letariado y de la lucha de las masas por esta dictadura
no puede compararse con el problema particularde la u-
tilizacin del parlamentarismo".

"Por eso la Internacional Comunista afirma de la manera
ms categrica que consider como una falta grave para
con el movimiento obrero todo escisin o tentative de
escisin provocada en el seno del Partido Comunista -
nicamente a raz de esta cuestin. El Congreso invita
a todos los partidarios de la lucha de masas por la dic-
tadura del proletariado, bajo la direcci6n de un particb
que centralice a todas las organizaciones de la clase
obrera a realizar la unidad total de los elements co-
munistas, pese a las posibles divergencias de opini-es
con respect a la utilizacin de los parlamentos bur-
gueses". (Segundo Congreso de la I.C.).


Comentario

Trataremos en el Epilogo los interrogantes que se plan-
tean a la Tendencia y a los dems grupos que se deci-
dieron por la abstencin.










MOVIMIENTO A~MPLIO COLOMBIANO

(M.A.C.)

El Movimiento Amplio Colombiano -MAC- surge en el
panorama de la izquierda colombiana en 1972, anut-
ciondo como su objetivo fundamental la unificacin de
las fuerzas de izquierda alrededor de un program y un
plan de lucha comn.

Segn declaraciones de su Comit Ejecutivo )"el prin-
cipal deber del MAC es organizer la revolucin,,.te-
niendo en cuenta la insustituible enseanza leninista
de que 'la revolucin es national en la formay socia-
lista en el contenido'. Esto implica que es imperative
encontrar formulas y caminos colombianos para la area
revolucionaria, sin menospreciar las experiencias fo"
rneas, pero sin tratar de transplantar las revoluciones
de otros pueblos".

" Si las masas se convencen de que pueden Hlegar al
poder a travs de un movimiento responsible, honestc-
mente dirigido, ajeno a veleidades y dueflo de princi-
pios autnticamente revolucionarios, se constituiran sin


(I) REGUEROS P., Jorge."Raz6n y Perspectivas de una
Lucha Poltica". Bogbt, Marzo de 1976 (Mecano-.
grafiado.)









vacilaciones en el Ejrcito invencible de la revoluci6n
colombiana".


" Sl6o una revolucin democrtica, antiimperialista a-
graria y popular podr transformar a Colombia ".


De sta manera, y presentndose como un movimiento
"marxista y leninista, opuesto al sectarismo y al dog-
matismo", el MAC entra en diciembre de 1972 a fun-
dar la UNO (Unin Nacional de Oposicin)con el Par-
tido Comunista y el MOIR, y durante unbreve tiempo,
con el Partido Social-Dem6crata Cristiano, DC.


La alianza de estas organizaciones se acord alrededor
de un program comn de 9 puntos, que:- se difundi
durante la campana electoral de 1974 ( Cfr. ms. aba-
jo el aparte dedicado a la UNO).



Despus de esta campaa, empieza un process de dis-
tanciamiento entire el Partido Comunista y.el'MO1R, cu-
ya expresin ms significativa fu el Congreso de Uni-
dad Sindical (Marzo de 1975) promovido por la CSTC,
duya direccin fu sefalada por el MOIR,como "anti-
democrtica" .









En Enero del present ao, el MAC..hizo un llama-
miento pblico al MOIR y al Partido Comunista ( Cfr.
"El Espectador", Enero 29) en el que fundamentalmente
declaraba:

"El MAC proclama que la nica fuerza valedera para
library la lucha contra las oligarquras y el imperialis-
mo es una frrea, generosa, amplia y leal unidad po-
pular, germen del future Frente Patritico de Libera-
cin Nacional. Ningn Partido ni movimiento,por res-
petable que l sea, est en condiciones de realizar por
si solo las grandes y seria areas que conduzcan al
cambio de la "democracia" liberal-conservadora con
que se engaa al pueblo desde los albores de la Re -
pblica por una autntica democracia en la cual sea
l quien rija sus propios destinos. Es un deber impe-
rativo, que debe iniciarse en el present debate elec-
toral, el de rechazar todo lo que nos separa y .forta-
lecer todo lo que nos une, lo cual -no Implica corw-1
cesin doctrinaria de nihgn grupo o Partido, sino el
simple acuerdo, en torno de un program sencillo y
claro, para unir fuerzas a fin de derrotar al enemigo
comun"

Cti MAC comandera que la Uni-6n Nacional de Opor
c[i ha costlftudo. h tlk ( lmI f 'f.mpps iO...unic
perspective seria'y responsible que ha tenido el pue0
blo colombiano para enfrentarse victoriosamente a sus
enemigos internos y forneos. La UNO no es patrimo-








nio de ningOn grupo, personaje o Partido pero st lo es
del pueblo colombiano. Integrir la UNION .NACIO0
NAL DE OPOSICION con nuevos sectorestevofuocina-
ri6si atraer a las vastas masas liberals y conservadoos;
que ya nada tienen que e'sperar de los partidos iradiclo-
nales y much menos de sus jefes venales, es la gran
area de los verdaderos revolucionarios y patriots co-
lombianos."

... "el debate electoral es parte de esa lucha. 1Sbpre-
sentar un frente Onlco contra las lists oligrquicas es
ms que una fall tctica, un tremendo error polrtico".

Por esa misma poca, se proclam6 como president de
la UNO a Manuel Bayona Carrascal, miembro del Con-
sejo Ejecutivo del MAC. Sinembargo, el MAC afirma
no haber sido consultado para esa eleccl6n.


Finalmente, el 18 de Marzo, el MOIR y el MAC de-
claran oficialmente su retiro de la UNO en un comu-
nicado conjunto (en el que, naturalmente, no apare-
ce Bayona Earrascal como signatario).


En dicho comunicado fundamentalmente se afirma:

" Es evidence que en lo que hace al Movimiento O-
brero Independiente y Revolucionario (MOIR) yal Mo-








vimiento Amplio, Colombiano (MAC) ambas agrupaciones
se mantuvieron fieles a los pactos y a las normas de-
mocrticas de funcionamiento acordadas con el Partido
Comunista, como integrantes de la Unin Nacional de
Oposicin.

El MOIR y el MAC coincidieron siempre en que la'U NO
no podia -ser pafrimohio ex'ciisivo' de' nrign grupo o
persona. El Partido Comunista rompiendo los acuerdos"
unitarios form una nueva.UNO con sus militants, pa-
ra tener un aparato hegemnicamente suyo. Ante esta
situacin ni el MAC ni el, MOIR pretenden emular en
la rebatia de un nombre que perdi su contenido po-
litico unitario y solamente puede aportar, en el mejor
de los casos, una temporal confusion en las masas de
la izquierda revolucionaria".

"El Movimiento Obrero Independiente y Revolucionario
y el Movimiento Amplio Colombiano aunarn esfuerzos
en el debate electoral actual y llevarn a cabo umnac-
cin parlamentaria coordinada (...). Ambas organiza-
ciones reiteran su decision de trabajar 'incansablemen-
te para obtener la unidad revolucionaria national, so-
bre el principio inalienable de que la revolucin co-
lombiana en su present etapa slo puede ser el pro-
ducto de la lucha de la alianza de todas las classes y
fuerzas revolucionarias, organizadas dentro del fren te
nico antiimperialista. Igualmente expresamos nuestra
disponibilidad a propiciar el entendimiento con todas









las corrientes polrticas y personas, sin excepcin alguna,
que estn dispuestas a combatir por el program nacio-
nal y democrtico y a respetar unas normas mrnimas de
coordinacin y funcionamiento. El frente revolucionario
es cada vez ms un imperative de la hora, tanto por la
march acelerada del rgimen hacia posiciones desem-
bozadamente fascistoides, como por la urgencia de en-
cauzar y alentar el auge de la lucha del pueblo".

" La contienda electoral adelantada por las fuerzas re-
volucionarias se convierte en una campaa de esclare-
cimiento y cohesin del pueblo ".

Para el MAC, segn la anterior declaracin, la salida
de la UNO no significa abrir un nuevo frente de lucha
dentro de la izquierda; ms que desarrollar sus diver-
gencias con el Partido Comunista, el MAC dice buscar
las condiciones reales para la unidad del pueblo en La
present campaa electoral.

Su retiro de la UNO responderra a la necesidad de re-
presentar al pueblo colombiano la posibilidad de un am-
plio Frente revolucionario, en vez de la falsa unidad
democrtica" en que el Partido Comunista habra con-
vertido a la UNO. Segn el MAC, bajo las actuales
condiciones, el MOIR ofrece ms posibilidades que la
UNO como grmen de ese "Frente" que aglutine la iz-









quierda colombiana y se convierta en alternative orga-
nizada para las masas.

Comentari o


La tan buscada "unidad" en la izquierda colombiana,se
ha visto con frecuencia limitada a ser una declaracin
de rigor sin ninguna efectividad en la acci6n political
de quienes la postulan.

Es significativa la presencia de un grupo que se distin-
gue de los otros, no porque desarrolle :-naI nue-
va caracterizaci6n.de la sociedad colombiana y del ti-
po de revolucin que ella necesita, sino por la bsque-
da de la unidad de la izquierda.

Aunque el actual peso cuantitativo del MAC haga du-
dar a algunos de la factibilidad de su empero, vale la
pena preguntarse si el papel de "catalizador" que se ha
impuesto no llenarra una de las grandes lagunas de la
izquierda colombiana.

Haoer viable las soluciones de un problema reconocido
por todos, ser la tarea prioritaria del MAC. La histo-
ria de los pr6ximos aros juzgar sobre el xito de este
nuevo intent. Un intent que parece estar flinfado por
no profundizar al mismo tiempo en los problems tcti-
cos y estratgicos que debate los dems grupos de iz-
quierda; pero que tiene a su Favor el marcado nfasis








en la realizacin de alianzas alrededor del comn de-
nominador antioligrquico, antiimperialista 'y democr-
tico.



MOVIMIENTO OBRERO INDEPENDIENTE Y

REVOLUCIONARIO ( MO-IR )


Dados los cambios ocurridos en cuanto a concepci6r
tctica y a las alianzas con otros grupos,es particular-
mente important, en el caso del MOIR, hacer unbre-
ve recorrido histrico para presenter lo posicin actual
respect de las elecciones. No se trata de una historic
general del MOIR sino especificamente de sus posiines
ante las elecciones.


1970 El auge de la NAPQO yel Paro Nacional Pa-

tritico del MOIR.

En enero de 1970 el MOIR realize el Primer Encuentro
Nacional Obrero en Bogot. En l se resuelve hacer.un
Paro Nacional de protest conto ls -medidas anti-demo-
crticas del gobierno, antes de las elecciones de abril
de ese ao. En su realizacin se comprometen el Bloque








Socialista y el MOIR, pero ante el cariz abstencionis-
ta que el Bloque quiere darle al' paro, se produce la
division. El MOIR piensa que ante el auge electoralde
la A NAPO se presentan dos posibilidades: que se le re-
conozca el triunfo electoral a Rojas, con lo cual tras
4 aios de gobierno el populismo ser enterrado defini-
tivamente, o que las elecciones sean robadasporla oli-
garqura, y en ese caso el Paro tendrTa dimensions ms
amplias que la simple protest. Aimbas-posibil.dades pro-
duciran un agudizamiento de las contradicciones favo-
rable al ascenso de la lucha revolucionaria. Por ello
decide aplazar el paro hasta pasadas las elecciones.
Resultados: el Bloque se retire del Paro, las oligarquras
se roban las elecciones y no se produce ningn Paro
excepto en una empresa). El MOIR inculpa a las bases
populares de la ANAPO con las cuales tuvo que entrar
en alianza.


Este fracaso le arranca al MOIR la mayor p:arte de
su fuerza sindical. En el 71 lo encontramos dedicado
fundamentalmente al movimiento estudiantil.


1972. Participacin electoral: "Abandono del infanti-

lismo de izquierda".

En enero de 1972 el MOIR plantea su nueva posii6n









ante la lucha electoral ("Tribuna Roja" # 4): hay que
Ir a elecciones. Fundamenta este cambio de actitud
en la respuesta a cuatro preguntas fundamentals:

1. "Desde el punto de vista del marxismo leninismo
pensamiento Mao Tse-Tung, es o no una cuesti6n
de principio para el Partido de la Clase Obreia
participar en las-elecciones ?


RESPUESTA:


ST. Es cuestin de principio, "Siendo o-
bligatorio para la lucha de 1la clase e-
brera que su vanguardia consciente par-
ticipe en las elecciones convocadas por
los regimenes explotadores cuando las ins-
tituciones parlkmntarias tengan vigencia
polItica y en ellas crean aunque sea una
miforfa considerable de la poblacin".
No hay las condiciones para destruir el
parlamento burgus, luego hay la obliga-
cin de "utilizar las elecciones y latri-
buna parlamentaria para esclarecer a
conciencia de las masas, acabar con las
ilusiones electorales y parlamentarias de
los sectors atrasados, y crear ast las
condiciones para destruir las instltucto-
nes reaccionarias en las que se- paOtibi-
pa".









Este planteamiento se sostiene hasta el moment actual.

21 Ir a las prximas elecciones representna o no
para el MOIR el abandon de viejas posiciones
infantiles de 'izquierda' ? "

RESPUESTA: St.

Para derrotar al imperialismo hay que derrotar tambin
al revisionismo y al infantilismo de izquierda. El MOIR
constitute el fruto acabado del largo process de ma -
duracin en la lucha contra,:las desviaciones revisionis-
tas e infantilistas de "izquierda".


3. Ir a las prximas elecciones significa para el
MOIR renunciar o no a las diferencias de prin-
cipio que lo han separado del revisionismo ?"


RESPUESTA: No.

Aunque el mismo MOIR crey antes que la abstencin
era una de las divergencias de principio con el revi-
sionismo, estaba en un error. La diferencia de princi-
pios en cuanto a las elecciones estriba en.que el Partido
Comunista cree en las elecciones como medio para la
toma del poder, mientras el MOIR las utiliza precisa-
mente para mostrar su falsedad e ineficacia.








4. Al participar en las prximas elecciones el
MOIR se fortalece o no'? ."


RESPUESTA. Si

No solo se fortalecer sino que ganar amigos, e-
fectuar alianzas con classes, fuerzas y agrupaciones
polIticas que hacen parte del gigantesco frente anti-
imperialista.

El MOIR obtuvo 19.000 votos.

En febrero del 72 ("Tribuna Roja" #5)aparece la
Plataforma Electoral. Es anti-imperialista y demo-
crtica. Apunta a la creacin de una "'Reep' b'li ca
independie~te, democrtica, popular y prspera en
march al socialismo",con Ils taceas .correspondien-
tes: nacionalizacin de las posesiones ,"y capitcles
imperialistas y monop6licos, reparticinde lastierras
en poder de los latifundistas, creacin de una cul-
tura national, cientfica y de masas, establecimien-
to de las libertades de expresin y organizacin, y
desarrollo de la industrial autnticamente national.


1973 a 1975: El MOIR en la UNO .

En diciembre del 72 planted el MOIRJo necesidad








de un Frerte Electoral de Izquierda ("Tribuna Roja" #
8). El Partido Comunista (PC), el Movimiento Amplb
Colombiano (MAC) y el Parti:do Socidi-Dem6crata Cris-
tiano (DC) conforman la Unin Nacional de Oposici6n
(UNO). A ella ingresa el MOIR gracias a las buenas
gestiones del MAC y ante la desconfianza del PC. Las
"condiciones" de ingreso que plantea el MOIR son:

1. Aprovechar la campafla electoral para desen-
mascarar al rgimen coimo anti-patri6tico yan-
ti-democfatico, antes que pretender alcanzarel
poder por medio de su candidate presidential.
Mostrar que "la alternative del poder popular
es inevitablemente 'extraconstitucional'".


2. La ANAPO no podrra ser la column vertebral
del frente electoral de izquierda (haciendocon
esto contrapeso a las alabanzas que de ANA -
PO habra hecho el PC). Con ella no se pue-
den hacer alianzas, dados los planteamientos
que hace en este moment, y, entire otras co-
sas, dado que ANAPO (el General Rojas) no
quiere esa alianza.


3. Plataforma anti-imperialista y democrtica.


4. Direcci6n colectiva y respeto a la indepen-
dencia de los grupos.








En septiembre del 73 se realize la Segunda Convenci6n
de la UNO. Se unifica el program y se escogeelcan-
didato presidential: HernandoQ Echeverri MejTa, "hombre
pulqurrimo" que "ha encarnado siempre posiciones de
avanzada hasta el compromise revolucionario de defen-
der integralmente y luchar por los interereses del pue-
blo y de la nacin colombiana" (palabras de Francisco
Mosquera en dicha Convencin. Cfr. "Moir, Unidd 'y
Combate". Ed. Tribuna Roja, Bogot, 1976, Pag.128).
En esta oportunidad reafirma el MOIR su posicin de
"utilizar revolucionariamente las elecciones".


" No compartimos las consideraciones que se hace el
abstencionismo de 'izquierda' para rhunciar a este ti-
po de lucha. Los abstencionistas han partido siempre
en todas parties del prejuicio infantil de que ir a las
elecciones organizadas por las classes explofadoras y
votar, es faltar y traicionar a la revolucin. Sin em-
bargo, la experiencia demuestra que el abstencionismo
nunca ha podido movilizar a lIs masas, ni elevar su
conciencia de lucha, ni organizarlas".

" Mientras no haya condiciones para barrer las insti-
tuciones seudo-democrticas imperantes y exista unc
porcin minoritaria pero considerable del pueblo que
espera an de ellas, y participe en las elecciones, es
deber de las fuerzas revolucioarias dar tambih la pe-









lea en este campo, ... eso s, sin crear ilusiones so-
bre la vra electoral a la toma del poder; el reciente
caso de Chile demuestra que la v'ia 'indiscftiblemente
es la armada". ibidd., pp.130-133).

El program complete de la UNO se cita ms adelant.

En las elecciones de 1974 la UNO consigue 150.000
votos. Ricardo Samper, del MOIR, llega a la Cmara
de Representantes. El MOIR llega a los concejos de
Bogot, Medelln, Bucaramanga, Pereira y Pasto.

En el periodo subsiguiente (1974 y parte de 1975) el
MOIR suspended su publicacin independiente,y apa-
rentemente al interior de la UNO las cosas~ marchan
tranquilamente.


1975: El MOIR rompe con el PC.

El MOIR rechaza acciones de la CSTC, como la de-
nuncia presentada por sta ante la Cmara de Represen-
tantes acusando a la Ministro de Trabajo, dado que
ello significa: "defender o dar a entender que se de-
fiende y se cree en el derecho burgus" '( Tribuna
Roja # 13). Y en marzo de 1975 faltando pocos das
para la realizacin del Congreso de la CSTC,el MOIR
anuncia su no participacin en l y lanza la consig-








na a los sindicatos sobre los cuales tiene influencia,
"seguros de que stas (las organizaciones sindicales),res-
catando su independencia ante la situaci6n creada, po-
drn luchar en mejores condiciones por la polftica de
unidad sindical". Se define la ruptura con el PCy por
tanto con la UNO.


1976: "Aprovechemos al mximo las elecciones".


Para las elecciones de Mitaca el MOIR,en trminos ge-
nerales, no plantea nada diferente a lo visto anterior-
mente. Lo nuevo est en su presentacin a las eleccio-
nes separado del PC y su llamado a conformar urnFren-
te Unido Revolucionario. ("Tribuna Roja" 18).

La situaci6n national es descrita, en sntesis, como de
crisis econ6mica, descoeposici6n social y bancarrota del
"madato claro". Se pinta on cuadi-o favorable y-"las fuer-
zas revolucionarias estn en condiciones de tomar la i--
niciativa por lo menos en un punto clave: la denuncia
beligerante". A pesar:de que las classes dominantes
cuentan con los aparatos suficientes para inclinar las
elecciones a su favor, stas se pueden aprovechar al
mximo para desenmascarar la explotacin y para ex -
pandir y robustecer el MOIR.

Los voceros del MOIR manifiestan que su historic elec-









toral "se ha caracterizado por las alianzas que concer-
t tanto en 1972 como en 1974 con agrupaciones polr-
ticas de envergadura national y regional".

Con respect al PC dicen que "se neg rotundamente a
discutir los problems y contradicciones surgidos en la
UNO". Entre ellos la exigencia del MOIR al PCdeque
hiciese una manifestacin clara en contra del "mandato
claro" y de Lpez, y de que "se respetasen las normas
orgnicas de funcionamiento aprobadas y basadas en una
direccin compartida y democrtica?. Finalmente acu-
san al PC de querer convertir a la UNO en un apn-
dice suyo.

Refirindose a la ANAPO hablan de su desmoronamiento
y de sus crisis internal, de las cuales ha surgido la iz-
quierda anapista "que se distingue antes que nadapor su
vacilacin". Pero en ella hay militants ganables para
un Frente anti-imperialista y democrtico. '

Con respect a las otras fuerzas de izquierda que han
"apostrofado" del "culto al abstencionismo" las posibi-
lidades de alianza dependent de los acuerdos program-
ticos que se logren...

Asi, el MOIR lanza un llamado a las fuerzas revolucro-
narias y al pueblo para la conformacin de un Frente
Unido Revolucionario con base en un program que








coincide con los programs anteriormente planteados:na-
cional y democrtico, lucha contra el imperialismo.
Quiz lo nico que es un poco diferente es lo relative
a las "normas mrnimas de organizacin y fbncionamento
del frente" ( la voz de la experiencia.. ).

Para m" del plates acerca de l posicd6n dct MOIR en el
momiito actual, puede leerse el comunicado conjunto
del MOIR y el MAC, del cual ya se citaron apartes"
sustanciales en las pginas 69-71.


Comentario

Aadamos un modesto aporte critico a los planteamientos
ideol6gicos del MOIR, anotando tres puntos que me-
recen reflexin.

Primero: Encontramos alguna contradiccin, o par lo
menos ambiguedad, entire la decision de
participar en las elecciones para demostrar pcr
medio de ellas la caducidad de las institucio-
nes democrtico-burguesas como vra para la
toma del poder, y la acusacin a la CSTCde
traicionar la revolucin por protestarcontra la
Ministro de Trabajo ante la C6mara deRepre-
sentantes. No se trata en ambos casos de una
misma utilizaci6n tctica del aparato legal
burgus, sin que esa utilizacin c:on sfi tuya
una aprobacin ?









Segundo: Vemos un punto oscuro en el planteo ex-
plrcito de la vTa armada como nica via
para la toma del powder, mientras que en
la prctica polftica concrete se de'cdican.,
las fuerzas a la lucha electoral y no pa-
rece que se d ninguina'prioricad al de-
sarrollo de condiciones para llegar a una
forma ms avanzada de lucha. Por supues-
to comprendemos que por razones oblias
la respuesta no puede'darse pblicamente.

Tercero: Parece que falta algo de profundidad y
realismo en el anlisis de las alianzas.
El MOIR sali6 mal librado en 1970 por
haberse plegado a la ANAPO, compro-
metiendo con ello la realizaci6n del Paro
Nacional. La participacin en la UNO
puede juzgarse por lo menos opaca y con-,,,
fusa, contrastada con las enrgicas dicFa-
raciones contra'el revisTorismo. No pue-
de plantearse el objetivo del robusteci-
miento de la organization a costa de ceder
en los principios. Debe reestudiarse la ca-
racterizaci6n de la revolucin colombiana
y la afirmacin de la existencia de una
burguesra nacionalista que estarra dispues-
ta a participar en un frente anti-imperra-
lista. No se habr cedido enpri ncipi os
para former alianzas, y esas mirsmas a-








lianzas no habrn oscurecido los principios ?


UNION NATIONAL DE OPOSICION (UNO)


Como ya se ha sealado, la composicin de la UNO ha
cambiado notablemente con respect a la que present -
ba en el debate electoral de 1974. Para la presenrte
campaa, s6lo ha quedado dentro de la UNO el Parti-
do Comunista como organizacin political efectivamente
representada, por ms que la presencia de Manuel Ba-
yona Carrascal mantenga una puerta abierta a las a --
lianzas. Para acercarnos a la posicin de la UNO en la
actual contienda electoral, debemos remitirnos en primer
lugar al Programa de 1974, que seguir vigente durante
la present campaa:


PROGRAM DE LA UNO:

I. Combatir el necolonialismo y la dominacin ex-
terior de tipo econmico, politico y cultural,
que los Estados Unidos de Norteamrica ejercen sobre
nuestra patria a travs de las classes sociales reacciona-
rias en las cuales se apoya internamente. Apoyar las lu-
chas del pueblo por la nacionalizacin del petrleo, las
minas, los bosques, fauna y recursos marines y por la
confiscacin de los grandes monopolios.









2. Luchar por la realizacin de una reform agraria
demortica que con base a la confiscacin de la
propiedad terrateniente, entregue la tierra a los campe-
sinos que la trabajan y a las comunidades indrgenasylos
provea de crdito fcil, maquinaria agrrcola,servicios cd
salud, asistencia tcnica. Asimismo, exigir la titulacin
graturta de las tierras tomadas por los campesinos y el
respeto a sus organizaciones de masas.

Apoyar la lucha de los asalariados agrTcolas por la ple-
na vigencia de los derechos laborales y la jornada de,
ocho horas en el campo.


3. Conquistar la plena vigencia de las llbertades
democrticas y las garantras ciudadanas, el res-
peto al derecho de organizaci6n popular, de reunlin,
manifestacin y libre expresin para el pueblo. Luchar
por el levantamiento del estado de sitio y la supresin
de las medidas represivas que apoyadas en l, se apli-
can contra obreros, campesinos, estudiantes, intelectur-
les de avanzada y especialmente por la abolicin de los
consejos verbales de guerra y por la libertad de todslos
press politicos y sindicales.

Apoyar todas las luchas democrticas de las masas y de
las minorras indrgenas en defense de sus tierras,intereses
y derechos. Propugnar por la igualdad de derechos para
la mujet colombiana.









4. Respaldar las luchas de los trabajadores en ge-
neral por mejores condiciones de vida y de tra-
bajo, por la congelacin de los precious de los artcu-
los de primera necesidad y de las tarifas del transpor-
te y de los servicios pblicos y por el aumentd de
sueldos y salaries que compensen el costo creciente de
la vida cuyo origen es el abuso de los monopolios na-
cionales y extranjeros, de los grandes acaparadores y
la sumisin del gobierno a la polrtica econ6mrcay mo-
netaria de los organismos internacionales "'. financieros
controlados por los Estados Unidos.

Luchar por los derechos de organizacin, contratacin
colectiva y huelga de la clase obrera, incluyendo los
trabajadores del sector pblico y respaldar incondicio-
nalmente el process de unidad del movimiento sindical
independiente, por agruparse en una gran central o-
brera unitaria y por aislar las direcciones patronales y
gobiernistas de la UTC y CTC.


5. Apoyar las luchas de las masas populares por la
vivienda, contra los abusos de arrendadores y
por una reform urbana que suprima los pulpos urbani-
zadores y la especulacin con la tierra en las ciuda-
des y facility la adquisicin de vivienda adecuada al
pueblo colombiano.









6. Respaldar a los estudiantes,maestros, profeso-
res y a todo el pueblo colombiano en su lu-
cha por una enseanza gratuita y obligatoria estatal y
por la ampliacin del presupuesto para la educa:'i:6 n
pblica y la elevaci6n del nivel de vida de los edu-
cadores, por la eliminacin de la privatizacin de la
universidad colombiana y de la intromisin acadmifni:a
y financiera de las instituciones imperialistas y reac-
cionarias dentro de ellas.

Apoyar una reform de la educacin de contenido po-
pular y democrtico que estimule la in-v e't i g9cc i 6 n
cientfiica y que impulse el florecimiento de una cul-
tura que sirva a los intereses supremos de la libera-
cin national. Impulsar y desarrollar el deported ma-
sivo.


7. Apoyar las aspiraciones populares por un sis-
tema de asistencia mdica y hospitalaria gra-
tuita en todas las regions del pars.


8. Batallar sin descanso por la constitucin de
un Estado democrtico de los obreros, cam-
pesinos, classes media, industrials y productores nao
cionales. Un estado que ejerza el control de los sec-
tores fundamentals de la actividad econmica, esti-
mule la pequea y rrediana industrial, planifique la








economic del pars y liquid today clase de monopolios,
promoviendo el desarrollo national independiente del
imperialismo.

Este Estado al desarrollar una economra prspera e in-
dependiente sentar las bases materials, socialesy po-
ffricas para la future construccin de una patria socia-
lista en Colombia.


9. Abogar por las relaciones diplomticas, co-
merciales y culturales con todos los parses
del mundo, en base a la igualdad, respeto mutuo y
beneficio recrproco. A solidarizarnos con todos los
pueblos que luchan por la defense de su soberanfa y
contra la opresin extranjera, por la revolucin y el
socialismo y consolidar una autntica cooperacin e-
conmica latinoamericana, sin intervencin del capital
extranjero imperialista.


Para conocer la justificacin que el Partido Comunis-
ta hace de este program y de las formas de actividad
polrtica en que busca plasmarlo, nos remitiremos al
event ms reciente y significativo del PC: su 120
Congress (1)


(I)"Voz Proletaria" Diciembre II de 1975, suplemen-
to.









I. En cuanto a la necesidad de una political unita-
ria, Gilberto Vieira (Secretario General delPC)
seala en su Informe Central a dicho Congreso:

El Partido Comunista debe realizar una pol"ti-
ca de amplitud, para buscar el entendim ien-
to con todos los sectors que estn en dispo-
sici6n de luchar por las libertades democrticas,
la defense de los intereses nacionales y las exi-
gencias fundamentals de los obreros, campesi-
nos, capas medias y sectors no monopolistas".

"Ampliar el horizonte de la UNO, proponerta-
reas conjuntas de sta con otros sectores,hacerla
un instrument eficaz 'de movilizaci6n y de con-
fluencia de todos los que sean leales a la cau-
sa popular, es nuestro deber y el de nuestros a-
liados".

"La UNO constitute la forma de expresarse la
poltica del frente de la oposicin democrtica
al sistema y al gobierno de la oligarqufay es u-
na semilla del Frente Patri6tico de Liberaci6n
Nacional".

La Resoluci6n Polrtica del Congreso afirma en su
numeral 4: "El criterio estratgico del Partidoes
cohesionar a las fuerzas revolucionarias enlalu-
cha contra el imperialismo y la oligarqura, ta-









red que entraa un proceso compile jo que ti ene que
compaginar flexibilidad, y firm posicin de principios':

Sinembargo, tambin alli, se aclara.que: "Las alianzas
de alcance estratgico presuponen un ml'nimo entendi-
miento ideol6gico y la experiencia nos enseq que no
pueden concertarse con quienes practican el divisionis-
mo, el anticomunismo y el,antisovietismo".


2. En la evaluaci6n que hace el PC de su alianza
con el MOIR y el MAC desde l'a campaa del974
hasta fechas recienfes, el informed de Gil berto
Vieira seala lo siguiente:

Cerca de 200.000 votos logrados en las condi-
ciones de una campaa electoral muy difc il y
compleja para la izquierda, tienen una significa-
ci6n poltica seria para el future de la luchapo-
pular. Fueron votos calificados queconsciente -
mente enfrentaron las presiones y maniobras de la
oligarqura, dndole un definido carcter dedesa-
fro a la polrtica bipartidista traditional y. por la
unidad popular".

Sinembargo, tambin se afirma que, a la fecha
del informed (diciembre de 1975), "... la UNO
cruza por una etapa de crisis en su actividad y
en su organizacin. Cuando ha sido ms necesa-









rio que jugare su papel, la realidad es que la UNO
ha permanecido casi al margen de la lucha political y
de masas, paralizada por disensiones internal y discu-
siones interminables".'

Y segn la Resoluci6n Polrtica del mismo Congreso, la
crisis es "... debida al deslizamiento hacia el libe-
ralismo oficialista de algunos ex-dirigentes del MACy
a las posiciones sectarias y divisionistas del MOIRU'


3. Sobre la contienda electoral del present ao,el
informed central declara que su objetivo ... es
elegir destacados militants comunistas, utilizar
las tribunas parlamentarias para desenmascarar la
political pro-imperialista y oligrquica del go-
bierno, actuar unitariamente con otros sectores-
de la oposicin, ganar posiciones democrticasy
trabajar porque se aprueben normas favorables a
los intereses de los trabajadores ... Hasta don-
de sea possible, debemos trabajar porque se e-
laboren listas unitarias y conjuntas con nuestros
al iados".

Es important destacar otra observacin que hace
el Informe : "Estas elecciones rebasan su simple
significado de comicios intermedios para asumir
una importancia mayor. Seialarn, por lo menos








en parte, los cambios en la opinion despus de las e-
lecciones de 1974, e indicarn en cierta forma las in-
fluencias ms destacadas para las elecciones president -
ciales de 1978 ".

Por otro lado, seala que uno de los te:rren-os en
donde debemos poner nfasis ahora es en lo aplica-
ci6n de una just posici6n leninista dentro de las ins-
tituciones parlamentarias donde hay camaradas elegidos
por el pueblo, El aprovechamiento mximo de estas
posiciones en beneficio de los intereses: popi-la.res,
combinando sistemticamente la actividad parla-
mentaria con el trabajo de masas, destacndosepor su
consecuencia en la lucha anti-imperialista y anti-oli-
g6rquica, son normas que debemos tener en cuenta,
para la formaci6n de nuestros concejales, diputados y
representantes".

" A pesar de las limitaciones del trabajo en loscuer-
pos colegiados, recortado sensiblemente por la contra-
reforma constitutional de Lleras Restrepo en 1968, en
una series de acciones se han destacado nuestros dipu-
tados ... y concejales .... Han tenido resonancia las
denuncias y debates promovidos por nuestros camara-
das en la Cmara de Representantes contra los abusos,
arbitrariedades ycrrmenes del Estado de Sitio; sobre
los decretos-leyes de la llamada "emergencia econ-
mica", sobre el nuevo Concordato y sobre todo lo re-
lativo a los proyectos laborales".









Finalmente, en el ltimo numeral de la Resolucin Po-
1tica del 120Congreso Comunista se declare:

" Hemos venido propugnando la consigna de construirun
Partido Comunista de masas e impulsando la planifica-
cin controlada, que present un alentador balance pe-
ro que evidencia algunas fallas.... 'Ese crecimiento,
para el cual existen condiciones favorables, exrge
igualmente un vigoroso impulso a la lucha ideolgica,
ante todo :contra la burguesra y el imperialismo, perp
tambin contra las tendencies pequeo-burguesas que se
escudan en el maoTsmo, el trotskismo y el anarquismo,
y que manifiestan cierta capacidad de adaptacin a la
nueva situacin poltica sin renunciar a la esencia an-
ticomunista de sus postulados".


Comentario.

La posicin del Partido Comunista Colombiano no pare-
ce haber cambiado en los dos ltimos aos. El textode
informed insina un comienzo de auto-crrtica que puede
ser muy fructrfero. La actividad polrtica e ideolgica
que anima a los Partidos Comunistas de Italia, Francia
y Espaa, no se nota an en el seno del PCC. A pesar
de la direccin social-demcrata que parecen tomar e-
sos partidos europeos, este debate podra refrescar las
discusiones al interior de la militancltc del PCC,aunque
la direccin que tome ste llegue a ser diferente. Se









echan de menos anlisis ms concretos y actualizados
de la realidad colombiana, y revisiones ms critics
de la experiencia de la UNO y su disolucin.

Por otra parte, a todos aquellos que descartan dema-
siado fcilmente al PCC, es convenient necordarles
el caso de Angola, al mismo tiempo que lo revitali-
zacin de los diversos frentes de oas FARC en nuestro
pars.



UNION, REVO QLUCIONARIA SOCIALIST

(URS)


1. La cuestin de las formas de lucha.

El problema de las formas de lucha exige de; los
marxistas una posicin y un mtodo mteri alista
dialctico. Una linea de conduct durante un
perrodo dado de la lucha de classes, es decir,u-
na tctica polftica con sus forms de lucha y or-
gpnizaci6n, no puede elaborarse sino a partir de
la realidad objetiva y s6lidamente basada en los
principios. Por ello, al determinar las formas de
lucha y organizacin ms adecuadas a unas cir-
cunstancias histricas del desarrollo de la lucha








de classes en una determinada sociedad, es necesario
escoger y sinterizar las que se ajusten a unas condi-
ciones objetivas y sufetivas dadas, y permitan ade-
ms el mximo desarrollo possible de Fas fuerzas re-
volucionarias en una determinada correl'aci6n de Fuer-
zas.

Tales criterios fundamentals son aplicablesa todas
las forms de lucha, tanto las parlamentarias c-omn
las extra-parlamentarias, tanto las legales como las
ilegales. Ninguna forma de lucha polrtica revolucto-
naria, incluida la lucha armada como continudcii6n
de aqulla por otros medios puede abordarse terica y
prcticamente sino con estos criterios .rigurosamente
histricos, con el riesgo de caer, de no hacerse asr,
o en el oportunismo de derecha o en el aventurismo
o infantilismo de "izquierda". Una u otra desviaci6i,
ms b menos peligrosas en un perrodo dado de lalu-
cha te classes a nivel international o nacional,cau-
san por vfas distintas graves daos a la causa' del
proletariado.

El problema particular de la lucha parlamentaria no
puede escape? de tal tratamiento. Convertida defini-
fPamente para los partidos revolucionarios del prole-
foriado, en esta poca del imperialismo y de las re-
voluciones proletarias, en una forma de lucha secun-
daria, siempre subordinada a la lucha polrtica extra-
parlamentaria de las masas, la lucha parlamentaria ro
admite trminos medios: o el boicot o su utilizacin,








ambos con fines y mtodos revolucionarios. O se est
en un perfodo ascendente del movimiento revoluciona
rio de Las masas que las coloca a ellas y e su parti-
do revolucionario de vanguardia en la capacidad e-
fectiva de realizar el boicot impidiendo el desarrollo
de las elecciones o, si no es asr, se debe aprender a
utilizar tal instrument de opresin y dominaci 6n
burguesas, precisamente para combatirlo, para lograr
tambin por este medio, secundario pero nunca des-
preciable, luchar contra las concepciones y prejuicios
de las masas acerca de la democracia burguesa y sus
instituciones parlamentarias.


2. Una tctica socialist para las elecciones.

Para delinear esta tctica nos basamos en los
Nos. 19, 20 y 24 de "El Manifiesto", rgano
official de la URS, adems de otra literature pertinen-
te y de algunas comunicaciones privadas.

Para los socialists la participaci6n en Fas elecciones
y en las instituciones parlamentarias constitute un me-
dio para educar, movilizar y organizer polrticamente
al proletariado y a las classes oprimidas, y, en las
presents circunstancias, represent concretamente uno
de los medios de lucha polftica para responder a la
ofensiva represiva del gobierno y a la tctica de los
partidos de las classes dominantes.








O sea que la utilizacin de las elecciones tiene que
colocarse necesariamente en la perspective de agudi-
zar y desarrollar la lucha de classes del proletariado
por su emancipacin, y de impulsar, al mismo tiempo,
la lucha revolucionaria por la democracia political.

Los marxistas no elaboran plataformas especiales para
la campaa electoral, pues no aspiran a gobernar a
travs del parlamento, sino contribuir a que se desa-
rrollen las contradicciones sociales de tal modo que
las classes explotadas y oprimidas se coloquen en po-
sici6n de destruir radicalmente la maquinaria estatal
existente para sustiturla por una ajustada a sus pro-
pios intereses de clase. La participacin no es m6s
que una ocasi6n para impulsar la tctico de acuerdo
a las necesidades que planted la concrete :situaci6n
histrica de la lucha de classes.

La actual coyuntura de la lucha de classes en Colom-
bia se caracteriza por el enorme esfuerzo desplegado
por el Estado y por las organizaciones de las classes
dominantes para reprimir y tratar de atajar el desa-
rrollo ascendente del movimiento obrero y el descon-
tento de las masas populares. El prop6sito~ reiterada-
mente anunciado por el gobierno de perfeccionar el
Estado de Sitio con medidas todavia ms oprimentes y
arbitrarias tiene cabida dentro de este cuadro general.

El ascenso del movimiento de masas sufri un revs
temporal con la implantancin del Estado de Sitio,




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs