• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Half Title
 Table of Contents
 Presentacion
 Clientelismo y dominio de clase:...
 Introduccion
 El enfoque funcionalista del...
 Clientelismo como instrumento de...
 Bibliografia
 Anexo
 Clientelismo y democratizacion....
 Introduccion
 Lleras contra el "clientelismo...
 La formacion del estado nacional...
 La "institucionalizacion" del estado:...
 Back Cover














Group Title: Controversia
Title: Clientelismo, democracia o poder popular
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00087227/00001
 Material Information
Title: Clientelismo, democracia o poder popular
Series Title: Controversia
Physical Description: 243 p. : ; 21 cm.
Language: Spanish
Creator: Miranda Ontaneda, Néstor, 1937-
González, Fernán E. ( joint author )
Publisher: Centro de Investigación y Educación Popular :
Distribuidor, CINEP y C. Moncada, Librería América Latina
Place of Publication: Bogotá
Publication Date: 1976
 Subjects
Subject: Patronage, Political -- Colombia   ( lcsh )
Political corruption -- Colombia   ( lcsh )
Civil service reform   ( lcsh )
Genre: bibliography   ( marcgt )
non-fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage: Colombia
 Notes
Bibliography: Includes bibliographical references (p. 81-84bis).
Statement of Responsibility: Néstor Miranda Ontaneda, Fernán E. González G.
General Note: Cover title.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00087227
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 03378693
lccn - 77555512

Table of Contents
    Front Cover
        Front Cover 1
        Front Cover 2
    Half Title
        Half Title 1
        Half Title 2
    Table of Contents
        Table of Contents 1
        Table of Contents 2
    Presentacion
        Page 1
        Page 2
        Page 3
        Page 4
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
    Clientelismo y dominio de clase: El modo de obrar politica en Colombia
        Page 9
    Introduccion
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
    El enfoque funcionalista del clientelismo
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
    Clientelismo como instrumento de clase
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
    Bibliografia
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 84a
    Anexo
        Page 84b
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
    Clientelismo y democratizacion. La alternativa liberal
        Page 95
    Introduccion
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
    Lleras contra el "clientelismo politico"
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
    La formacion del estado nacional en Colombia
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
    La "institucionalizacion" del estado: La propuesta de Lopez Michelsen
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
        Page 239
        Page 240
        Page 241
        Page 242
        Page 243
        Page 244
    Back Cover
        Page 245
        Page 246
Full Text











CONTROVERSiA





CLIENTELISMO,


"DEMOCRACIA" 0


POWDER POPULAR


NESTOR MIRANDA ONTANEDA
FERNAN E. GONZALEZG.


*c 'C


'
;li.
:.
.c:
i~~
:.I.


: Bi: .


*saai^H" ^-*,:;*>





Director general: Ernesto Parra Escobar.
Director ejecutivo: Fernan E. Gonzalez G.
Editor: CINEP.



Colaboradores:
Isabel Aguirrezabal T.
Alejandro Angulo N.
Jorge Arango M.
Bernardo Botero A.
Clara Bruce C
Franctsco De Roux R.
Gilberto Gomez Arango
Catalina Hinchey de Trujillo
Guillemo Hovos V
Nestor Miranda O.
Pedro Nel Ortiz L
Luis Alberto Restrepo M.
Alejandro Reyes P
Manuel Uribe R.
Hernando Vaigas R.
Carlos E. Vasco U.
Eloisa Vasco M




Impresion: Nidya Hurtado H.
Carlos A. Prieto
Multilith CINEP




Distribuidor:
CINEP y
Camilo Moncada
Libreria America Latina
Av. Caracas No. 55-16
Apartado Aereo 53613 Bogota



CONTROVERSIA es una'publicaci6n del CINEP
Centro de Investigaci6n y Educaci6n Popular.
Licencia en tramite.



Direccion: Carrera 5a. No. 33-A-08.
Apdo. Aereo 25916 Bogota.




















CONTROVERSIAL


No, 41-42
AMo 1976


54 Z;-







CONTENIDO:


CLIENTELISMO Y DOMINIO DE CLASE: El
Modo de Obrar Politico en Colombia

INTRODUCCION .................... 10
I EL ENFOQUE FUNCIONALISTA DEL CLIEN-
TELISMO ...................... 15
Antecedentes. ................ 15
Microanalisis ........ ..... .... .. 19
Macroan6lisis. .................... 23
Dimension econ6mico-politica.............. 28
Crrtica del enfoque funcionalista. ...... .. 34

II CLIENTELISMO COMO INSTRUMENT DE
CLASE. ..................... ..... 36
1. Las closes sociales y el poder
Clientelismo como modelo de transacci6n
e instrumentalizaci6n. ....... ..... .. 36
Constelaci6n political colombiana
El Estado y los partidos ......... 43
El Estado y las organizaciones populares 49
Asociaci6nes de usuarios .......... 51
2. La economic clientelista
El mercado de reciprocidades. ......... 54
Corrupci6n o las reciprocidades ilrcitas.. 62
3. Clientelismo, poder ideol6gico y concien
cia de clase. .................... 69
Tradicion y coercion moral ........ 69
Manipulacion del principio de lealtad 71
Solidaridad vertical o lealtad cliente-
lista..................... .74
Hacia la solidaridad horizontal........ 76
III BIBLIOGRAFIA .................. 81








CLIENTELISMO Y DEMOCRATIZACION, La.AI-
ternativa Liberal

INTRODUCCION, ....... .......... 96

S- LLERAS CONTRA EL "CLIENTELISMO POLI-
TICO". .. .. .. .. . .. . .. 100
La resurreccion de los caciques. ,... ... 101
Clientelismo y democracia formal ..... 109
El estilo clientelista de Julio C. Turbay 119
La respuesta de Lleras: Democratizaci6n in-
terna .............. ............... 134

II LA FORMACION DEL ESTADO NATIONAL
EN COLOMBIA .................. 144
El surgimiento del caudillismo. ........ 145
Reformas liberals y federalism. .. 156
La contrarreforma centralista de 1886...... 163
Industrializaci6n y modernizaci6n polrtica 165
El Frente Nacional: un nuevo ensayo de
modernizaci6n, ............ 172

Ill LA INSTITUCIONALIZACION DEL ESTADO:
LA PROPUESTA DE LOPEZ. ......o 182
El clientelismo en la Contraloroa ..... 187
La crisis cronica de las gobernaciones, .. 201
La propuesta presidential: la Institucionali-
zaci6n del pars. .. o o 233








PRESENTATION


La polemica sobre clientelismo y
democratizaci6n, que envuelve, en
visperas de elecciones, a la clase
political national, puede conducir,
si se Ileva a sus 6ltimas conse-
cuencias, a un examen serio sobre
la estructura political colombiana.

Este numero de CONTROVERSIAL
se ha propuesto analizar el debate
politico actual del pa's utilizando
dos enfoques- complementarios. El
primer articulo, titulado "Cliente-
lismo y Dominio de Clase: El Mo-
do de Obrar Polrtico en Colombia",
estudia algunos aspects del desa-
rrollo de la teorra clientelista en
las ciencias sociales y propone las
bases de un model nuevo, elabo-








rado a partir de la experiencia colombiana, q ue rein-
terpreta algunos aportes de la teoria pero concibiendo
el clientelismo como mecanismo de instrumentalizaci6n
a favor de intereses de case. El segundo artfculo
"Clientelismo y Democratizaci6n: La Alternativa Libe-
ral" examine el contenido del debate politico iniciado
hace algunos meses entire los grupos liberals encabeza-
dos por Carlos Lleras Restrepo y Julio C6sar Turbay
Ayala. Utiliza, para ello, documents y declaraciones
publicados por los prbpios actors de la pol6mica.

Estos dos artrculos se proponen demostrar, por una
parte, que el clientelismo o gamonalismo colombia-
no ha sido y es un mecanismo de domino de la close
dirigente, utilizado para crear vrnculos de lealtad "ver-
tical" entire caciques y clientelas, atomizando los sec-
tores populares e impidiendo asT su propia organizacihn;
por otra parte, mostrar c6mo el dilema planteado al
pueblo entire "Clientelismo o democratizaci6n" es un
falso dilemma, puesto que la segunda no propone, ni per-
mit., el desarrbllo de la organizaci6n popular aut6no-
ma sino simplemente eliminar a los intermediaries polr-
ticos para reemplazar los antiguos lazos de lealtad a los
gamonales-por otros, tambi6n de lealtad vertical, hacia
la burocracia del partido o el program que 6sta adop-
te, detr6s de lo cual se camuflan, con mayor discre-
cibn, las mismas classes quetcontrotan el poder.

Para Ilegar a estas conclusions, se ha examinado
el problema a dos niveles: primero el de la teoria clien-
telista, construrda por el pensamiento sociol6gico y an-
tropologico contempor6neo, que se examine para pro-
poner luego un modelo explicativo propio, construido
con base en los datos de la realidad colombiana, El se-








gundo eseln ivel de la historic polftica reciente del
pars, cuya interpretacion, a la luz de la teorra ex-
puesta, revela los intereses y vinculaciones de close
que la determinan y moldean.

El primer arficulo, donde se desarrolla el nivel
te6rico de discusi6n, demuestra en primer lugar c6mo
las concepciones actuales sobre clientelismo, derivadas
de la escuela antropol6gica funcionalista, lo enfocan
como un mecanismo de integraci6n social, probablemen-
te imperfecto pero 6til y functional a las dos parties que
intervienen en la relaci6n patr6n/clienteo A pesar del
sesgo anterior se reconoce all que el funcionalismo a-
porta much al esfudio del problema porque describe
minuciosamente los elements de la relaci6n clientelis-
ta. Falla, sin embargo, porque no descubre el csarcter
real del clientelismo en una sociedad de classes.

Por esa raz6n el autor del artrculo propone unar
interpretaci6n del fen6meno, para la cual aprovecha los
studios realizados en otras parties del mundo y en Co-
lombia, entire ellas, la que el equipo de political agra-
ria del CINEP ha realizado en cinco regions colom-
bianas, representatives de las distintas formaciones so-
ciales del pars (1).

El modelo comienza por establecer c6mo, a la
base de todo comportamiento politico, se encuentra una
negociaci6n o transacci6n entire las parties que inter-
vienen en ella. Esa negociaci6n, en-esencia, es un
intercambio de prestaciones y contraprestaciones. Hasta
aqur, el modelo no difiere realmente del propuesto por

(1) Sucre, Huila, Caldas, Boyac6 y Santander del Sue








el funcionalismo. Si se estudia el contenido de estas
transacciones, sin embargo, en una sociedad desigual,
de classes, y mds aun, en una sociedad en la que se
articulan el modo de production capitalist yI os que
le precedeh, se descubre, como lo demuestra el articu-
lo, que la transacci6n clientelista es realmente una
instrumentalizaci6n a favor de quienes tienen powder y
a costa de quienes carecen de e1.

Examinando lo anterior en una sociedad concrete,
la colombiana, se descubre el clientelismo como la for-
ma de negociaci6n por la cual las classes que controlan
el poder econ6mico, politico e ideol6gico, en suma,
el estado capitalist, distribuyen los bienes y servicios
estatales escasos entire aquellos grupos populares que,
a cambio de ello, apoyen y perpet6en, mediante las
elecciones y el respaldo politico, a esas mismas closes
*en el poder. Asf, el clientelismo viene a ser, como
se ve en el artfculo, un sistema de seguridad social
deformado, en el que act6an como intermediaries los
paifidos politicos tradicionales, que se alimenta del
atraso, desempleo y pobreza de grandes masas popula-
res, y sobrevive gracias al tipo de desarrollo desigual
de las closes y regions colombianas.

Como consecuencia de esto se desarrolla un mer-
cado de prestaciones y contraprestaciones, que el autor
denomina "econorma clientelista", que conduce, no so-
lo al hecho de que no se puede obtener nada del esta-
do sin pagar el precio politico correspondiente, sino
adem6s, lo han destacado la prensa y el expresidente
Lleras R., a la corrupci6n total del aparato administra-
tivo y financiero del estado.
Es impossible explicar el clientelismo, continue el








articulo, sin reconocer la forma como ha aprovechado
algunos valores culturales, profundamente enraizados,
como por ejemplo, la lealtad. Lealtad al patron, al
gamonal, al benefactor, por una parte, y lealtad al
padrino, unido al bautizado por el vmnculo religioso y
social del compadrazgo, por otra. Traducida la lealtad
al campo politico, constitute el element aglutinante
que asegura, bajo la amenaza de sanciones sociales -el
deshonor, la solidaridad vertical de los clients con sus
gamonales.

Las consecuencias de este fen6meno no carecen
de importancia para las closes populares. De hecho, el
precio de esta lealtad vertical es muy alto: atomiza y
divide los grupos sujetos a ella, impidiendo la articu-
laci6n de la lealtad horizontal entire ellos. Pero, por
lo menos, como dice el autor, detectorr I relaci6n
clientelista como un instrument de poder de la clase
dominant es ya comenzar a descifrar el sistema y a
experimentar la necesidad de otra teoria que oriented la
lucha de las classes sin poder".

Analizando la evidencia presentada por el segun-
do articulo, que se refiere al debate politico entire
clientelismo y democratizaci6n, se aprecia la capaci-
dad explicativa del modelo para comprender la reali-
dad colombiana. Leyendo las declaraciones de Lleras
R. se entiende c6mo este plantea su ataque contra el
clientelismo desde la perspective del modelo democrd-
tico formal. El comprende que la democracia colom-
biana no es real ni funciona como mecanismo para ele-
gir a los mas capaces ni para controlar sus actuaciones.

Sabe que conduce, como el mismo Io sefia a, al
burocratismo, la corrupci6n administrative y la imposi-








bilidad de planeaci6n, y como corolario, debilita el
powder estatal, cuyos servicios y programs no pueden
impulsar eficazmente el desarrollo economic del modo
de producci6n capitalist. El clientelismo perpetua, en
cambio, los pequeios auxilios y compensaciones como
sustitutos del desarrollo. Por lo anterior, como lo ha
visto claramente Lleras R. desde hace afios, el rdpido
y sostenido desarrollo del capitalism require, como
condicion sine qua non, la modernizaci6n de los parti-
dos.politicos, que Ileve a un fortalecimiento del estado
planificador, centralizado, interventor, cuya capacidad
e iniciativa no se vea entorpecida por los intermedia-
rios politicos y cuya burocracia, ahora respondiendo a
un esquema tecnocratico, sea eficaz en la promoci6n
del desarrollo.

El segundo articulo tiene la virtud de revelar,
mediante un delicado trabajo de ordenaciion de los
planteamientos de Lleras R., el verdadero sentido de
todo su discurso ideol6gico, que no se aprecia con cla-
ridad sino cuando se relacionan todos sus temas, inclu-
so las expresadas hace varias decadas. Para tener el
cuadro hist6rico complete, el autor present tambien la
respubsta de, Turbay Ayala y sus seguidores contra Lleras.

Los arguments esgrimidos contra 61 son, en esen-
cia, tres. El primero, que durante cincuenta afios de
participaci6n en el liberalism y la polrtica national
no logro democratizar las costumbres electorales, sino
que por el contrario, utilize los mecanismos clientelis-
tas. El segundo, que con el pretexto de la democra-
tizaci6n del partido, que en 6ltimas es mecnnica elec-
toral, evita tratar los grandes problems nacionales y
demerita la obra del Presidente L6pez M.








Tercero, que su propuesta tiende a sustituir a
muchos gamonales, que al fin y al cabo representan a
[as regions, por uno solo, para que este decide en
forma centralista.

Como puede verse, seg6n to destaca el autor del
segundo articulo, los adversaries de Lleras no han res-
pondido al debate al nivel planteado por iste. F6cil-
mente se comprende, adem6s, que no pueden hacerlo,
porque la legi6n de pequeiios y medianos gamonales,
representada por la corriente turbayista, aunque proba-
blemente desapareceria del panorama politico con par-
tidos y estados democr6ticos, no puede respaldar con
arguments series un ataque contra la modernizacion po-
l'tica y el desarrollo capitalist,

La 6nica critical s6lida, desde el punto de vis-
ta de los intereses populares, a las tesis sobre democra-
tizaci6n de Lleras R., y que sirve de conclusion a los
Sarticulos presentados aqui, es que su propuesta no va
dirigida realmente a romper los lazos clientelistas de
lealtad vertical que mantienen sujeto al pueblo, ni por
tanto a permitir la construcci6ri de un poder popular
con vinculos de solidaridad horizontal. Va dirigida,
como se acaba de ver, a crear partidos y estados fuer-
tes, centralizados, que impulsen vigorosamente el desa-
rrollo capitalist, en el cual las classes populares apor-
tan su trabajo pero no reciben los beneficios corres-
pondientes. Su campafna no va dirigida contra la de-
pendencia del pueblo a los gamonales sino contra estos
mismos y no porque los gamonales mantengan dividida
a la clase popular, sino porque debilitan al Estado
central fuerte y planificador que require el capitalis-
mo. Esta 61tima conclusion no est6 en el aire. El autor








demuestra, mediante una interpretacion hist6rica de la
formaci6n del Estado national en Colombia, el papel
que ha correspondido a Lleras R. en la lucha contra et
poder de los gamonales, que representan los intereses
de las oligarquias locales y obstruyen la formaci6n del
poder national,

La conclusion es clara: la articulaci6n de los inte-,
reses populares exige la destrycci6n del powder cliente-
lista que impide la organization de las classes sin po-
der. En la present coyuntura electoral Lleras R. in-
vita a participar en la lucha contra los gamonales.
Hastaaqurparecfa identificado con los intereses del
pueblo. Se divorcia de ellos porque busca sustituir a
los caciques no por la organization popular sino por un
partido fuerte, modern, al servicio del fortalecimiento
del estado capitalist.

Para finalizar, es important advertir al lector que
los dos artrculos que presentamos no han sido elaborados
por un afan apresurado de participar en la coyuntura
political. Por el contrario, los temas que abordan for-
man parte sustancial de los problems sociales objeto de
la investigation cientifica que adelanta este centro,
con miras a contribuir al conocimiento y transformaci6n
de la realidad colombiana.


Alejandro Reyes Posada





















CLIENTELISMO Y DOMINION DE CLASE


El Modo de Obrar Politico en Colombia









Por Nestor Miranca Ontaneda








INTRODUCTION


Se podrra career que la polemica en
que se ha envuelto la 'clase polf-
tica' colombiana en vrsperas de las
elecciones intermedias no tiene
mayor importancia para la clase
trabajadora. En esencia se discute
si el pars debe seguir siendo ma-
nejado por gamonales politicos o
por el contrario debe democratizar
la elecci6n de sus representantes a
las corporaciones publicas para lo-
grar la eficiencia y garantizar la
6tica que se suponen propias de
todo regimen democr6tico 'auten-
tico'. La ideology. que identifica
el desarrollo con la moderniza-
ci6n de las instituciones p6blicas
considerando lo anterior como con-
dici6n previa al 'despegue' econ6-
mico, alimenta en el fondo las
tesis de los defensores de la ten-








dencia democratizadora. Esta ideologra que ha experi-
meritado un elaborado refinamiento en los soci61logos
del desarrollo se inspira en el pensamiento sociologico
de Max Weber. En efecto el pensamiento weberiano
subyace a la ideologi'a tecnocrCtica de desarrollistas de
derecha e izquierda que interpretan el atraso de un pars
en terminos de tradicionalismo y modernidad, o bajo las
species de lo emotional y lo racional.

Los cientificos sociales que empezaron a preocu-
parse por el problema del subdesarrollo, alrededor de
los afros cihcuentb,, indujeronexitbsamente en.las "elifes"
gestoras de las political econ6mic6s .la con'cepcion ,q u e
identifica .desarrollo con capitalism y'6ste con:racionall-
dad. Weber, como es sabido, entendia la democracia
y el parlamentarismo como medios de seleccionar perso-
nalidades capaces de dirigir el process politico y eco-
n6mico de una naci6n. El soci6logo alem6n habia par-
tido de tres tipos de dominaci6n bajo el punto de vista
de su legimitidad traditionall, carismctica y racional).
La democracia parlamentaria corresponderia, en el es-
quema weberiano, a la dominaci6n racional. Garantia
de todo tipo de dominaci6n, por otra parte es su apa-
rafo administrative; a la legitimidad traditional corres-
ponde una burocracia de tipo patriarcal o estamental,
a la carism6tica la forma inestable del sequito (Gefolg-
schaft) : clientelista y a la dominaci6n racional la bu-
rocracia modern. En todos los tres tipos la creencia
en la legitimidad justifica y estabiliza la dominaci6n,
sin pretender que legitimidad sea su unica base real.

La burocracia modern (racional) domina, seg6n
Weber, por el conocimiento y el saber especializado.
Mientras la dominaci6n estamental solo exigra persona-








lidades cultas, la dominaci6n burocr6tica exige espe-
cialistas.

La receta general que el capitalism nuclear su-
ministra a los pauses perif6ricos es racionalizaci6n. Ra-
cionalizaci6n en la political agraria (Cf. Punta del Es-
te), racionalizaci6n en las finanzas publicas (Todas las
recomendaciones estilo Kemmerer e informed Musgrave)
racionalizaci6n en la educaci6n (Informe Atkon) racio-
nalizaci6n en la administration pdblica, etc. Es este
el campo de batalla-, la arena de Diadocos, en donde
se enfrentan los sectors de las class dominantes de
los parses del Tercer Mundo y ahora verbalmente la
'clase politics colombiana. Por una parte los tradicio-
nalistas, por otra los modernizantes, los innovadores,
los racionalizadores y los democratizadores.:

Para entender esta polemica habrra que pregun-
tarse si el modelo de la democracia parlamentaria en
Colombia corresponde o no a la 'dominacion racional
del tipo weberiano. Es racionalidad el criteria que
gula la toma de decisions y la distribuci6n de los ser-
vicios estatales? Es la libre competencia entire los
mejores el criteria de acceso al poder public? Poseen
los 6rganos de representaci6n popular esa capacidad
para seleccionar a los mas capaces? Estos planteamien-
tos se han hecho pero no parecen fructiTeros pues poco
informan sobre los mecanismos reales con los que se
hace political en Colombia. No seria m6s important
emprender un studio sobre la formaci6n socio-polrtica
Colombiana, su modo traditional y su articulaci6n al
mundo capitalist modern?

En bisqueda de los mecanismos rec6nditos de fun-
cionamiento de las instituciones sociales, los antrop6-








logos han propuesto algunos elements teoricos aprove-
chables en el andlisis del comportamiento politico. Lo
que en el present artrculo denominamos 'Clientelismo'
es apenas una parte aprovechable en un intent por
Ilegar a la formulacion de uno teor'a sobre formaci6n
social colombiana.























CLIENTELISMO








I EL ENFOQUE FUNCIONALISTA DEL


CLIENTELISMO









ANTECEDENTES Los planteamientos teoricos sobre
el clientelismo se nutren de los a-
portes de cientificos sociales. de
diversas proveniencias.

En terminos generals se puede a-
firmar que a la base de la discu-
si6n del tema subyace la famosa
distinci6n entire comunidad y so-
ciedad formulada por Tonnies (1),
aceptada por Weber y reinterpre-

(1) La comunidad es una unidad solidaria que se cons-
tituye por vrnculos afectivos independientemente de
la voluntad y no por elecci6n racional. Prototipo
es la comunidad dada por el nacimiento (relaci6n
madre/hijo) siguen la comunidad de sangre (fami-
lia, parentela etc.) la comunidad de lugar (vecin-
dario) y la comunidad de espiritu (amistad). Socie-
dad (Gesellschat) por el contrario, no i ampica
simpatia ni sentimiento de comun pertenencia sino
.bsqueda..racional del propio interest .por .medi.o: de








tada por Parsons y los modernos estructural-funcionalis-
tas.

Contribuci6n substantial al n6cleo te6rico del
clientelismo han sido las reflexiones de Mauss y Mali-
nowski sobre la reciprocidad y en especial los trabajos
del etno-soci6logo alem6n Thurnwald (1).

Bajo el punto de vista de la investigation empr-
rica hay que senalar los trabajos de antrop6logos ame-
ricanos e ingleses, que tras las huellas de Redfield y
Boskof se dedicaron al studio de las Ilamadas socieda-
des 'folk' en el dmbito mesoamericano y mediterraneo.
En efecto, en el studio de las instituciones de paren-
tesco y de parentesco spiritual (compadrazgo) apuntan
los primeros lineamientos de la teoria del clientelismo.

En la decada del 60 numerosos antrop6logos, so-
ci6logos y cientiTicos de otras disciplines sociales con-
centraron su atencion en el studio de ciertas estructu-
instituciones jurrdicas formales (v.gr. la sociedad
an6nima). Tonnies, F. 1912
(1) Thurnwald consider la reciprocidad como la fuerza
m6s important en la conformaci6n de la vida so-
cial. El Principio de reciprocidad aparece tanto en
las normas relatives al orden matrimonial como en
las prescripciones del ritual que rigen las relaciones
entire los hombres y las fuerzas sobrenaturales. Re-
ciprocidad es la base de las instituciones del dere-
cho, las cuales funcionan no tanto en raz6n del
temor al castigo cuanto en base al principio del
propio interns. Thurnwald 1957: 83 ss., 97 ss.








ras sociales arcaicas existentes en el Mediterra neo,
(Grecia, Sicilia, Cerdeia etc.) (1), En este process
investigative se vuelven corrientes los terminos Cliente-
la, clientelismo, relacion Patr6n/cliente y patronaje.

Dado que el concept clientelismo se deriva de
la instituci6n romana de la clientele, parece conve-
niente antes de entrar en material sefialar que los ele-
mentos estructurales del clientelismo modern son iden-
ticos a los de la instituci6n antigua: Prestacion por par-
te de un poderoso (patrono); contraprestaci6n por parte
de quien no dispone de poder clientte; reciprocidad y
lealtad como aglutinante del sistema.

Un tratadista clasico de la institucion la describra
asr en el siglo XVII:
"He aqur los favors que los antiguos patrons
concedian a sus clients:
Los patrons debran asistir al juicio de sus clien-
tes y responder por ellos.
Vindicaban especialmente a los denunciados de
injuries en los juicios.
Se preocupaban en cualquier genero de negocios
tanto de la presencia como de la ausencia de los clien-
tes,
Los patrons, constriptos por la ley antigua ama-

(1) En America Latina se ha investigado el fen6meno
en Mexico y Brasil. Respecto a Colombia algunos
planteamientos se pueden encontrar en: Osborn
(1968), Rocha (1969) y Lievano (1974),
E








ban a sus clients a manera de las (personas) libres y
de los consanguineos.
Era muy honroso para el patron tener muchos
clients.
Favores de los clients hacra los patrons:
Los clients en todo se mostraban obsecuentes con
sus patrons.
Los clients solian ayudar a dotar a las hijas de
los patrons necesitados.
Los patrons capturados por enemigos eran libera-
dos por sus clients.
Los clients solian liberar mediante dinero a sus
patrons encarcelados o multados por sus acreedores.
Relaciones juridicas mutuas entire patrons y clien-
tes:
No le era licito al patrono instaurar un juicio
por su propia cuenta contra el client ladr6n.
Segun la ley de R6mulo sobre los traidores se
castigaba con la pena capital la contravenci6n de las
relaciones jurrdicas de la clientele.
Los clients no negaban ningun servicio a los pa-
trones.
Los patrons no le causaban ninguna molestia a
los clientss'' Magerus a 'Schhnberg,' M. (625.).








En srntesis, adem6s de los studios que described
la instituci6n de la clientele romana, se destacan como
antecedentes del clientelismo los trabajos que ditin-
guieron entire comunidad y sociedad (Tannies, Weber,
Parsons), los planteamientos de a nt rop6 logos y otros
cientificos sociales sobre el principio de reciprocidad
(Mauss, Malinowski, Thumwald), el estudia de las lla-
madas sociedades- 'folk' (Redfield), especl'ianente refe-
rido al 6mbito del mediterr6neo. Estos antecedentes
prepararonr el camino para la eIaboracio' de :teoe.rTas
m6s sistematicas sobre el fen6meno del clientelismo. Los
trabajos de autores funcionalistas described exhaustiva-
mente los elements y relaciones del clientelismo, tal
como se exponer enseguida.



1 Mi c roadlnisfg-


Georg Foster, quien desde la decada del cin-
cuenta venia estudiando aspects de organrzacton social
de las comunidades.campesinas, propuso en 1960 un
modeio que las debia describir en su rasgo m6s carac-
terrstico: Ei 'Contrato di6dico' partia de supuesto de
una estructura social en la cual today relaci6n diferen-
te a to dadacL e ta familiar nucle~ ear iwiessa eite.-, -
una relaci6n confractual i.e. selectivdi'y htre eri'cuan-
to no est6 regulada por roles adscriptivos. Puesto que
en tal estructura no existen asociaciones corporativas,
grupos de edad, ligas de varones.etc. las relaciones
sociales, m6s ali6 del n6cleo familiar, son necesaria-
mente diddicas esto es, ocurren entire pares de perso-








nas, y no existiendo una regulaci6n que las valide le-
gal o ritualmente, tales contratos se consideran infor-
males o implicitos (Foster 1961: 1173 ss.). Se trata
pues, segun Foster, de una relacion eminentemente per-
sonal (cara a cara) que une a dos personas y no a gru-
pos (1).

Dentro de su enfoque funcionalista, Foster conci-
be la estructura social como una urdimbre de roles y
papeles que los individuos desempeifan. Cada persona
tiene una posici6n y un 'status' dentro de esa estructura
social. El contrato diddico se establece precisamente
entire individuos de diferentes 'status' i.e. entire una
persona que posee poder, riqueza y prestigio y otra que
no los tieneo Entre ambas se establece un intercambio
de bienes y servicios, de acuerdo al potential de las
parties, regulado por el principio de reciprocidad, que
opera como element integrador (Foster 1961: 1174).
Foster piensa que este tipo de relaci6n se da fundamen-
talmente en las comunidades homogeneas. En las rela-
clones entire campesinos y forasteros de 'status' superior
se darra un tipo de relaci6n similar pero no identico,
para cuya descripci6n acuna el t rm ino 'pdtronazg6'
(Foster 1961. 1175). Desde entonces, io anterior se

(1) Segun Radcliffe-Brown (1968:191) pertenece a la es-
tructura social en primer lugar toda relaci6n social
de persona a persona; p.e. la estructura de paren-
tesco de cualquier sociedad consistent en un de-
terminado numero de tales relaciones diadicas como
las existentes entire padre e hijo. En una tribu aus-
traliana p.e. la estructura social tribal se basa en
una red de relaciones de persona;a persona esta-
blecida por conexiones geneal6gicas.








conoce en la literature como relaci6n 'Patr6n/Cliente.
En virtud de la diferencia de 'status', la relacion pa-
tr6n/cliente es necesariamente asimetrica (i.e. desigual
en sus niveles) y por definici6n no se da entire perso-
nas de igual 'status'.

Los trabajos posteriores que hablan de la relaci6n
patr6n/cliente o tambien de 'clientelismo', clientelaje
o patronage, refinan estos planteamientos originales y
acentuan'm6s o menos el aspect de la desigualdad de
'status' o la desigualdad de bienes intercambiados (asf-
metrra en las prestaciones y contraprestaciones dentro
del contrato diadico).

Boissevain (1960) amplra el modelo a las relacio-
nes entire grupos. Para Foster, las relaciones diadicas
existen paralelamente pero aisladas:
P P P (Patr6n) Cada persona (ego) es el
C CC (Cliente)
centro de una red unica y privada de vinculos contrac-
tuales... el ego consider sus obligaciones y expecta-
tivas como un camino de double vra, en'cuyas cabece-
ras se sit6an los contratantes (Foster 1281). Para Bois-
sevain, en cambio, las relaciones diadicas se convier-
ten en un sistema: "El patronaje se basa en relaciones
recrprocas entire patrons y clients. Patr6n en este
sentido es una persona que hace uso de su influencia
para ayudar y proteger a otra persona, quien asr se
convierte en su clientte, y a cambio presta ciertos
servicios a su patron. La relaci6n es asimetrica, ya
que la naturaleza de los servicios intercambiados puede
variar considerablemente, El patronaje es de este modo
el conjunto de relaciones entire aquellos que utilizan
su influencia, posici6n social, o alg6n otro atributo








para ayudar y proteger a ofros, y aquellos a los que
ayudan y protegen" (Boissevain 1966: 18),

Kenny (1960:2255) suministra una descripci6n grd-
fica de la relacion Patr6n/Cliente:
"Encerradas en una gran estructura en forma de
pirdmide, en cuya cuspide domina Dios, quien no ne-
cesita de favors, se ordenan en formaci6n descenden-
te y por tamafio,, pirdmides de influencia autonomas y
separadas en cuyas c6spides toman asiento sendos patro-
nes y en cuyos lados y bases circulan clients que a su
vez son patrons de grupos de clients subordinados.
Formando circulo alrededor de la cima de la piramide
se mueven grupos compuestos de patrons que disponen
de poder m6s o menos igual y que comunican entire si
en beneficio de sus respectivos clientss' En la base de
la estructura piramidal se encuentran los clients des-
conectados unos de otros. A rai'z de tierra vegetan a-
quellos clients que no tienen chance de Ilegar a ser
patrons aunque tratan de escalar la pirdmide".
Conviene mantener present esta descripci6n grd-
fica del clientelismo a lo largo de todo el present ar-
ti'culo porque ella nos ahorra prolongadas explicacio-
nes, De acuerdo al concept de Kenny, se dan pues
tres tipos funcionales de relaci6n structural en el sis-
tema clientelista: la relaci6n patr6n/cliente: P/C, la
relaci6n patr6n/patr6n P/P y la relaci n cliente/pa-
tr6n C/P. Por definici6n no puede darse una relacibn
cliente/cliente, porque en el moment en que alguien
este en capacidad de favorecer a otro dentro del siste-
ma definido como patronaje, deja de ser client en el
mismo context (Kenny 1960: 23),








2. Macroandlisis


Los primeros studios sobre clientelismo se limita-
ban al micro-analisis de las sociedades trpicamente
campesinas. Desde hace algunas decadas los antrop6-
logos se han dado cuenta de que as comunidades se
modifican y adquieren nuevas caracterrsticas por su de-
pendencia funcional de sistemas mayores" (Steward
1950: 111 cit. Wolf 1971: 50). Por su parte cientiTicos
sociales de otras disciplines han descubierto que los
sistemas legales y politicos a cuyo studio se dedicah,
no constituyen unidades cerradas sino que poseen una
dimension social y cultural que no puede ser captada
en terminos puramente institucionales y formales. Asr
afirma e. Wolf (1971: 51):
"Esto no es sorprendente si consideramos que las
instituciones no son, en ultima instancia, si no pautas
culturales para las relaciones de grupo. Sus formas
complejas.permiten, que los grupos se relacionen entire
si en los multiples process de conflict y acomodaci6n
que deben caracterizar a cualquier sociedad compleja.
Ellos proven las formas por medio de las cuales los
grupos de orientacion national pueden manipular a
otros grupos tambien de orientaci6n national o a aque-
Ilos orientados a la comunidad'.

Las comunidades que forman parte de una socie-
dad compleja no pueden seguir siendo consideradas co-
mo sistemas cerrados sino que m6s bien constituyen ter-
minales locales de un tejido de relaciones que se ex-
tienden a traves de niveles intermedios desde el nivel
de la comunidad hasta el nivel de la nacion, (Wolf
1971: 51).








Estos planteamientos de Wolf se reflejan en el
interns que demuestran los te6ricos del clientelismo por
Ilegar a un macro-an6lisis, lo cual no deja de presen-
tar dificultades metodol6gicas. Frente a la relative ho-
mogeneidad de la comunidad campesina se present, en
el studio de las sociedades complejas, el problema de
las relaciones interclase.

La perspective macro-social enriquece la teorra
del clientelismo con tres concepts b6sicos que contri-
buyen a su adecuada descripcion: 1) El concept de
Quasi-grupo; 2) el concept de 'action set' (conjunto
de acci6n), y 3) el de 'broker' o intermediario. Por lo
dem6s se hace continue referencia a las categories po-
Irticas de partido y estado.

Las figures descriptivas empleadas anteriormente
(diadas, triadas, pir6mide etc.) no constituyen 'grupo'
en sentido sociologico, .puesto que no se trata siempre
y en todos los casos de una relacion duradera para fi-
nez vitales y est6 ausente el sentimiento de pertenen-
cia y de identidad comun.

El concept de 'Quasi-grupo' difiere fundamen-
talmente de los concepts de grupo y asociaciono El
Quasi-grupo se conforma alrededor de un 'ego' del cual
depend para su existencia y organizaci6n. Las accio-
nes de cada miembro tienen sentido en cuanto se re-
fieren al 'ego' o a su intermediario no siendo elemen-
to constitutivo la relaci6n con otros miembros del
quasi-grupo (Mayer A. 1968: 98). Si hay interacci6n
el concept adecuado serra el de action set o conjunto
de acciones que "estan constituidos por vrnculos deri-
vados de muchos campos sociales (parentesco, partido








politico, secta religiosa, etc.). Pero por el hecho de
ser creaciones de un ego con un prop6sito, esto une
todos los vinculos en un rasgo comun lo que permit
inscribir ia categoria action set dentro de la de quasi-
grupo. No hay derechos ni obligaciones que unan a
todo el set (el hecho de votar no relaciona a los vo-
tantes entire si) pero se da porque existe un ego en
cuyo alrededor se congregan v.gr. los votantes... los
miembros del set son conscientes de que se reclu-
tan para un prop6sito conmun" (Mayer, A.. 1968:109).

La formulaci6n de los concepts anteriores ha Ile-
vado a pensar la relaci6n diddica como inmersa en un
sistema de relaciones que Mihlmann y Llaryora Ilaman
clientele compleja: "Adem6s de las relaciones vertica-
les entire personas con desigualdad de oportunidades en-
tran tambien a jugar un papel las relaciones entire per-
sonas de igual status social. Las relaciones individua-
les de clientele (klientschaften) se complementan
mediante relaciones horizontales que se entrecruzan en-
tre parientes y amigos al mismo nivel. Esta red de en-
laces tanto simetricos como asimetricos la denominamos
clientele compleja" (Muhlmann/Llaryora" 1968: 6).

Aunque los 'sets' diadicos patr6n/cliente o clien-
te/patr6n constituyen la base sobre la cual descansa el
sistema de patronage, afirma Boissevain, este es much
m6s que la suma total de un numero grande'de pares
(diadas). M6s important para comprender la relaci6n
patron/cliente, como sistema, es el hecho de que dos
diadas puedan convertirse en triadas. La persona clave
es, entonces la que est6 en la mitad, el intermedia-
rio (broker) que mantiene relaciones diddicas con una
amplia variedad de personas y que estd por tanto en








capacidad de establecer una relaci6n mutuamente bend-
fica entire dos personas probablemente desconocidas en-
tre si, De este contact, el intermediario deriva ob-
viamente gran provecho (Boissevain 1965: 24 ss.).

Escribe E, Wolf (1971: 65): "El studio de estos
intermediarios (brokers) s-e har6 cada vez m6s significa-
tive, a media que los antrop6logos modifican su cen-
tro de interest, pasando de la organizaci6n internal de
las comunidades a la forma como ellas se integran en
los sistemas mas amplios. Porque ellos son los guardia-
nes de los puntos cruciales de relaciones que conectan
el sistema local al todo, Su funci6n b6sica es rela-
cionar a los individuos orientados hacia la comunidad y
que desean estabilizar o mejorar sus oportunidades, pe-
ro que carecen de seguridad econ6mica y de conexio-
nes polfticas, con individuos orientados hacia la naci6n
quienes operan primordialmente en terminos de forms
culturales complejas, consagradas como instituciones
nacionales, pero cuyo 6xito en estas operaciones de-
pende del tamafio y de la fuerza de su sequito personal,
Estas funciones se expresan, desde luego, a trav s de
forms culturales o mecanismos que difieren de una cul-
tura a otra".

Con la introducci6n del concept de intermedia-
rio a la descripcion del sistema clientelista este ya no
se puede considerar como forma de 'asociaci6n' sugeri-
da en los primeros an6lisis sino como modelo de comu-
nicaci6n y esto est6 muy en conformidad con el enfo-
que funcionalista para el cual es mds important saber
c6mo se garantiza la integraci6n formal de un sistema
que indagar c6mo se genera el poder.








Para algunos autores la diferencia especifica en-
tre los 'roles' patron y client esti precisamente en la
posibilidad del acceso a la comunicaci6n: "Sin tener
en cuenta como los patrons se reclutan en su rol (tie-
rra, prestigio de la familiar, educaci6n, empleo publi-
co, partido o beneficio commercial etc.) -argumenfa D.
Atwood- que precisamente son estos contacts lo que
diferencia a los patrons de los clients. La red local
de la elite que se extiende mds all de un lugar y al-
canza a los centros administrativos y comerciales es es-
tructuralmente diferente a la red de los cliertes. Las
varias4 lites locales son funcionalmente diferenciadas y
por lo tanto fomentan su interdependencia (su solidari-
dad org6nica) por el intercambio informal de favors.
Los clients, por otra parte, todos disponen (en canti-
dades variables) de los mismos recursos y muy poco de
los recursos de las elites. Es esta falta de recursos es-
pecializados lo que coloca usualmente a los clients en
una situaci6n d6bil de negociaci6n frente a los patro-
nes. (Atwood 1974: 220).

Quien no tiene acceso director a los detentores
del poder recurre al pariente, al amigo o al conocido
con relaciones. "Tener un enchufe (o palanca en Co-
lombia) afirma Kenny, equivale a hacer el contact
que uno busca en el moment precise. Es esta la ley de
la amigocracia" (Kenny 1960: 19).

El papel del intermediario no es necesariamenfe
politico pero es en el context politico en donde cobra
car~cter definido como tipo sociol6gico y sobre lo cual
discutiremos mas adelante.

La relaci6n patr6n/cliente, afirma E, Wolf, pue-
de existir y operar en maneras diferentes de acuerdo a








la estructura de la sociedad en la cual se ubic a. Es
especialmente funcional cuando la estructura social for-
mal es debil e incapaz de proveer los servicios necesa-
rios a. los niveles- terminales de la sociedad. En este
caso, la formacion de un cuerpo de clients permit a
los patronss aumentar su influencia sobre el aparato ins-
titucional. En las sociedades en donde no existen 'gru-
pos corporados' de aldea o de parentesco pero en donde
el .marco institutional es fuerte y ramificado, el patro-
naje se manifestard mas bien como la utilizaci6n de la
influencia po part del patron para conectar al clien-
te con el orden institutional. En este caso la relaci6n
patr6n/cliente se debilita en parte y se abre para el
client la posibilidad de fluctuar en diferentes areas de
influencia de various patrons (Wolf 1968: 18).



3. La Dimension Economico-politica


"Patronaje es una relacion contractual informal
entire personas de 'status' y poder desiguales que impone
a las parties obligaciones reciprocas de diferente natu-
raleza. Como minimo se exige de una parte protecci6n
y favors y de la otra lealtad". (Silvermann 1965:173)..

Casi todos los trabajos sobre clientelismo se es-
fuerzan por fiacer una complete descripci6n de las pres-
taciones del patron y las contraprestaciones del client
en un model de relaci6n que se concibe como un con-
trato. R. Pfliucke resume asi[ los datos suministrados en
various trabajos en especial en los referentes a Italia
Meridional.








Prestaciones del Patr6n


1) Ayuda Econ6mica

a) Provision (o consecuci6n) de empleo o trabajo.
b) Crldito (por parte de aoliticos: licencias de
construction para gasolineras, bares, etc.).
c) Ayuda en caso de necesidad (medico, etc.}.
d) Dote de la hija del client.
e) Ayuda a los necesitados.
f) Provision de vivienda o ayuda para conseguirla.

2) Mediaci6n

a) Recomendaci6n.
b) 'Segnalisazione' (recomendaci6n sin compromise).
c) Gestionar puesto de trabajo.
d) Colocaci6n en puestos publicos.
e) Mediaci6n de contratos publicos.

3) Otros

a) Ayuda judicial (ayuda contra la justicia).
b) Ayuda ante la burocracia.
c) Alabanza public.
d) Rogar a Dios. Oraciones.







Contraprestaciones del Cliente


1) Verbales

SAlabanza p6blica, tratamiento honori'fico.
Servicio de espionage de honor i nfor:maci o-
nes sobre enemigos politicos.

2) Econnmicas

a) Dones en especie.
b) Trabajos artesanales o produttos.
c) Agitaci6n political, ayuda electoral.
e) Reclutamiento de otros clients.
f) Servicios ilegales. (Pflicke, Ro 1972: 31).

Como lo veremos m6s adelante, lo caracterrstico
de este intercambio de bienes, favors y servicios es su
naturaleza econ6mica y political a la vez. E. Wolf
acentua el car6cter politico de la relacion patron/
client en las sociedades complejas:. "Las dos parties del
contrato patr6n/cliente, afirma, no intercambian bienes
y servicios equivalentes. La prestaci6n del patron es de
car6cter inmediato y se refiere a bienes' tangibles.
Provee ayuda econ6mica y protecci6n contra las exac-
clones legales e ilegales de la autoridad.

El client retribuye con bienes menos tangibles
pero no por ello menos valiosos. Ofrece sus servicios
como informaci6n sobre las maquinaciones de los ene-
migos de su patron y sobre todo como ayuda polTtica








directa, En efecto, dice Wolf, aqui emerge el ele-
mento de poder camuflado antes por las reciprocidades.
El client, de hecho, no solo promete su voto o bra-
zo fuerte en el process electoral sino ademas se com-
promete efectivamente a no mantener relaciones sino
con aquel de quien ha recibido favors y credito.
(Wolf 1968: 17).

La preocupaci6n de los funcionalistas por determi-
nar exactamente la cantidad y la calidad de prestacio-
nes y contraprestaciones es explicable puesto que se
parte de un modelo contractual. Pero sucede, comentan
Muhlmann y Llaryora (1968: 35 s.) en una investigaci6n
sobre comportamiento electoral en Sicilia, que lo ca-
racteristico de la relaci6n patr6n/cliente parece ser lo
indeterminado de las prestaciones y contraprestaciones:
"Nuestra hip6tesis afirma que segun la 16gica del siste-
ma, un patron (P) generalmente no puede tener interns
en una clara definici6n de las contraprestaciones. Esta
l6gica exige m6s bien dejar al client (C) a oscuras
v.gr, sobre la situaci6n del mercado, puesto que la de-
pendencia de C de P se puede considerar como secuela
de su falta de information.,. en otras palabras, es m6s
provechoso para P poder obtener un determinado "mas"
de contraprestaciones que poder exigir un determina-
do "menos" de contraprestaci6n.

El potential de prestaciones a disposici6n del pa-
tr6n es mayor que el del client y por eso se habla de
una relacion asimetrica. Pero como lo expresa D..Paas
(1972: 77 ss.) en un trabajo sobre defeudalizacion en
Sicilia, la asimetria no explica lo especifico de la re-
laci6n clientelista puesto que tambien se da asimetrra
en la relaci6n salarial. Lo que parece caracteristico es
la falta de definici6n, lo difuso de los t&rminos de la








relaci6n respect a los bienes intercambiados, hecho
que conduce a una dependencia continue por parte de
la persona del client.

Hasta el moment nos hemos abstenido de hacer
la crrtica del enfoque funcionalista (1). Hemos tratado
de exponerlo tal como lo entienden sus representantes.
El funcionalista se pregunta en que consiste, c6mo estd
estructurada internamente una instituci6n, para que sir-
ve y como se relaciona en calidad de parte al todo.
Estd.sqtisfecho con haber descubierto p.oe que la estra-
tificaci6n social tiene la funci6n de hacer operative la
division del trabajo pero no le interest averiguar por
que las sociedades estdn estratificadas (Dore R.F. 1968:
215).

Segun lo anterior, para que sirve el clientelismo?
Los campesinos, dice Foster, Ilevan una vida precaria,
desprovista de poder, influencia y seguridad economic.
Su existencia depend del exito en detector el mayor
numero de fuentes de ayuda y seguridad potencialmen-
te disponibles (Foster 1963: 1293).

Para que una sociedad pueda funcionar, opina el

(1) Siguiendo a Durkhelm y a otros, Radcli f fe-Brown
(1968: 200) define funci6n social como la relaci6n
con la estructura social a cuya existencia y conti-
nuidad contribute, como las funciones biol6gicas
contribuyen a la existencia y continuidad del orga-
nismo humanoo En este sentido interest p.e. la
funci6n social del castigo del crime o la funci6n
social de los ritos totemicos o funerarios.








mismo autor, tiene que existir un minimo de integracibn
entire los grupos, etnias o classes que la componen y
esto se logra por medio de mecanismos de ayuda mutua
que suavizan las crisis religiosas, econ6micas y socia-
les.

La necesidad de instituciones del tipo patronaje
es tanto mayor cuanto en las sociedades particularistas
no se dispone de instituciones formales interpersonales
que regulen la presi6n econ6mica y mitiguen las ten-
siones sociales. El patronaje opera all como una es-
pecie de seguro social elemental: "an almost instinctive
just in-case type of insurance" (Kenny 1960: 16),

Resumiendo el an lisis funcionalista podemos decir
que el sistema descrito es un modelo de comunicacion
social que se basa en relaciones personales selectivas
alimentadas por el intercambio recrfproco de favors.
El sistema funciona tanto vertical como horizontalmen-
te. En el primer caso manifiesta un efecto integrador
de los grupos sociales y en el segundo posee una fun-
ci6n estabilizadora al interior del grupo. Para los sec-
tores de poblaci6n en situaci6n precaria el clientelismo
equivale a un sistema elemental de seguridad. Para la
clase dirigente constitute un mecanismo de poder en las
sociedades de tipo 'feudal' y en las Ilamadas sociedades
complejas un medio funcional para obtener fines espe-
ciTicos.








CRITICAL DEL ENFOQUE FUNCIONALISTA


Peter Flinn, en un reciente arti'culo sobre clien-
telismo (Flinn 1974) hace la crrtica a los planteamien-
tos funcionalistas pero al mismo tiempo propone recu-
perar algunos elements teoricos con miras a ubicarlos
dentro de un andlisis de clase y de dependencia inter-
na.

Sus criticas al enfoque funcionalista se refieren a
las limitaciones del micro-analisis que le son caracte-
r'sticas, a su falta de perspective hist6rica, puesto que
no tiene en cuenta las fuerzas din6micas que han for-
mado la sociedad y finalmente a su incapacidad de ex-
plicar c6mo y en favor de quien funciona el sistema y
que intereses sociales y economics nacionales o extra-
nacionales entran en juego (Flinn 1974: 145).

Afirma, por otra parte, que si se quiere hacer
justicia a los hechos empiricos el an6lisis clientelista
tiene un aran valor heurrstico y constitute el 'eslab6n
perdido' del andlisis politico (146). No seria pues a-
consejable desecharlo con la misma ligereza con la que
la mayor parte de sus representantes repudian el anali-
sis de clase como inadecuado (1).

(1) Como un ejemplo de lo anterior citamos un comen-
tario de J. Papelekas -sobre el estudi o de K. H.
Pfeffer y Schaffhausen sobre la tesis de la domina-
ci6n clientelista (Klientelherrschaft) en Grecia, que
es tan important porque: "cierra la discusi6n sobre
la 'sociedad burguesa' o el capitalismm' y abre el
camino hacia la comprensi6n adecuada de la reali-








Con sobrada raz6n afirma Flinn que el desconoci-
miento del clientelismo ha I levado a interpretaciones
err6neas de fen6menos tales como la corrup-ci6n, la
violencia political, el nepotismo, las lealtades de par-
tido y algunos aspects del comportamiento electoral
(146).

Finalmente propone la reconciliaci6r- del rndlisis
clientelista con el analisis de close mediante el recurso
a las categorras de coercion, control y explotaci6n
(134). En la parte final de este art'culo retomaremos
estos planteamientos.









dad griega. La referencia a un sistema de domina-
ci6n determinado por la clientele significa no solo
terminar con la transpolaci6n -cientificamente du-
dosa- a las circunstancias de concepts estructu--
rales y categories referentes a otras sociedades, si-
no at intento meritorio de deducir e interpretarla
estructuracion de la sociedad griega actual par-
tiendo del devenir hist6rico de la realidad griega".
J, Papalekas: Zur Problematik der griechischen So-
zialstructur en Hellenistica III, 1964 p. 38.








II CLIENTELISMO COMO INSTRUMENT DE

CLASE







1. LAS CLASSES SOCIALES Y EL PODER


A, Clientelismo
como Modelo
de Transacci6n
e Instrumenta-
lizacion.


En un trabajo anterior habramos
formulado la hip6tesis de que el
clientelismo es un concept ade-
cuado para la descripci6n del mo-
do de obrar politico en ta forma-
ci6n feudal europea (Miranda 1968)
e insistramos entonces en el mo-
mento de la instrumentalizaci6n.

El examen de la literature poste-
ior y la observaci6n empirica nos
ha Ilevado a reformular esa hip6-
tesis en el sentido de considerar
el clientelismo como un modelo
b6sico de obrar politico que apa-
rece bajo divers c6digo en las
diversas cultures y en diferentes
epocas hist6ricas. .Llmese como se
quiera esta estructura b6sica de
obrar politico consistent en 'pres-
taci6n y contraprestaci6n, con ba-








se en el principio de reciprocidad, se trata sin duda
de un fen6meno ubicuitario y atemporal. En ciertas
6pocas hist6ricas (antiguedad greco-romana, Medioevo
europeo) aparece como instituci6n legal i.e. pertenece
a la estructura social y esta consagrada jurrdica y ri-
tualmente como clientelea' o 'advocatia' etc. Lo mismo
se puede decir de su existencia contempordnea en cier-
tas sociedades tribales o complejas en donde el modo
clientelista todavia tiene aceptaci6n social, mientras en
otras permanece latente y se active solo en determina-
das circunstancias. En cuyo caso se puede hablar de
una para-instituci6n (1).

Se podrra afirmar -y ello constituirra un principio
basico de antropologi'a poltica- que today polrtica es
fundamentalmente negociacion, transaccion bajo la ley
del "do ut des" del dar y tomar, o en terminos popu-
lares, del 'daca y toma', 'Tit for tat', pero esto se i. -
fiere al aspect formal de la realizaci6n del modelo.
El contenido profundo del clientelismo -y en esto nos
apartamos radicalmente del model funcionalista- es
instrumentalizaci6n, entendiendo por ello desde la uti-
lizaci6n anodina de personas o grupos para beneficio
particular o de clase, hasta las formas m6s inhumanas
de explotaci6n del hombre por el hombre.

Este concept es tanto mds important cuanto que
a nivel de superestructura poli'tico-jurrdica se da un

(1) En la situaci6n de anomia social e inseguridad que
vivi6 Europa despues de la segunda guerra mundial,
se pudo observer segun algunos testimonies orales,
un reflorecimiento de manifestaciones clientelistas.








genero de instrumentalizaci6n intraclase irreducible a la
explotaci6n dada en el process de producci6n po r la
extorsi6n de excedente y la plusvalia.

A manera de hip6tesis podrramos formular refiri6n-
donos a las sociedades complejas que a la base de to-
do comportamiento politico radica un principio de tran.-
sacci6n en terminos de poder y que ello necesariamen-
te implica instrumentalizaci6n de quien no lo posee o
lo posee en forma limitada. Que bienes se intercam-
bian, es asunto que se debe investigar empfricamenfe
de acuerdo al context sociocultural e hist6rico y te-
niendo en cuenta el grado de desarrollo de las fuerzas
productivas de un determinado pars.

Es un hecho sobradamente conocido que el poder
social economicc, politico e ideol6gico) trata de acu-
mularse en los mismos individuos. M6s relevant pare-
ce, bajo el punto de vista antropol6gico, conocer los
mecanismos culturalmente cifrados de autorregulaci6n y
home6stasis de que disponen la clase o las classes (1)

(1) Es una tarea de la investigaci6n emprrica determi-
nar cual es la clase que en un moment dado con-
centra el mayor monto de poder: "La relaci6n del
Estado capitalist y de las classes o fracciones do-
minantes act6a en el sentido de su unidad political
bajo la 6gida de una close o fracci6n hegerrnicd.
La clase o fracci6n' hegem6nica polariza los intere-
ses contradictorios especiTicos de las diversas closes
o fracciones del bloque en el poder, constituyendo
sus intereses econ6micos e intereses politicos, que
representan el interBs general comun de las closes
o fraccicnes del bloque en el poder: interns ge-








que se encuentran en el poder para administrar en su
beneficio comun las cuotas dispersas y aisladas de po-
der.

Las contradicciones que se dan al interior de una
close, y que cristalizan en la lucha por el poder polr-
tico, se resuelven parcialmente por el aumento cuanti-
tativo del potential politico representado en el apoyo
de individuos (que necesariamente se ubican en un es-
trato o close) y que en un moment dado no estan in-
volucrados en la competencia por el poder.

La teoria del clientelismo puede ser un aporte
fundamental para conocer esos mecanismos porque recu-
pera la categorra de 'negociacion': dar un poco del
poder que se tiene a cambio del poder que hace falta.
Del mismo modo que la capacidad para instrumentalizar
personas o grupos depend del potential que se teng-,
asr la disposici6n o disponibilidades para ser instrumen-
talizado, depend no solo de la privacion real de po-
der sino fundamentalmente del grado de conciencia de
clase, en el sentido de la capacidad de discernir en
favor de que clase se estd entrando en el juego, al
comprometerse en un trato aparentemente individual,

Para hacer di6fano este planteamiento distingui-
mos tres tipos de poder social: poder econ6mico, poder
politico y poder ideol6gico. Supongamos aqur este po-
der atomizado en los individuos A, B y C, Como re-
presentantes de las classes en el poder. D se referiria a
las closes sin poder.

neral que consiste en la explotaci6n econ6mica y
en el dominio politico". Poulantzas (1969: 309).








A dispone de poder econ6mico. Es propietario de
bienes de producci6n (tierra, f6bricas etc. o desemperia
funciones eminentes en la producci6n, circulaci6n
y distribuci6n de bienes (bancos, seguros etc.).

B dispone de poder politico. Es funcionario del
Estado en cualquiera de las ramas (ejecutivo, legislati-
vo o judicial). Maneja o manipula los mecanismos bu-
rocraticos.

C dispone de poder ideol6gico. Produce bienes
inmateriales con el fin de ilustrar o manipular la opi-
ni6n p6blica (ciencia, comunicaci6n, etc.). El poder
religioso se ubica en esta categoria: puesto que produ-
ce y administra sanciones (excomuni6n, pecado, etc.).

El interns primordial de quienes detentan el poder
economic A es conservarlo y aumentarlo. Como en el
estado burgues la ley ampara sus intereses generals el
recurso a B, esto es, a quienes disponen de poder po-
litico es esporadico y excepcional y se logra mediante
el recurso personal (clientelismo) o en forma asociada
(grupos de presi6n, Lobby, etc.) (1). Esto se da por

(1) Dentro del esquema de politica.clientelista, se bus-
ca hacer favors especificos en respuesta a peticio-
nes.especiTicas de los clientes.La formulaci6n ideo-
16gica o program6tica es debil. En esta forma, los
politicos hacen solamente acuerdos ad hoc con va-
rios grupos. Por el contrario, dentro del esquema
de political de grupos de presion, los intereses, del
grupo se traducen en una poirtica general, a la
vez que los politicos reciben information ideologi-
ca y tecnol6gica, permaneciendo mas abiertos a la








regla general en t6rminos de reciprocidad ya que quien
detenta el poder polftico i.e. quien domina en la bu-
rocracia estatal, military o policiva, quien tiene voz y
voto en las corporaciones p6blicas o influjo en las bu-
rocracias partidistas estd interesado en una transacci6n
que le signifique conservacion o incremento de su po-
sici6n (contraprestaci6n I fcita) ole report beneficio
economico director (contraprestaci6n i I c it a, corrup-
ci6n).

Tanto (A) como (B) est6n interesados en instru-
menta lizar el poder ideol6gico de (C) pero como no
siempre la inteligencia alcanza para tanto, es precise
recurrir a quienes produce o mane jan comunicacion,
opinion public y ciencia a fin de que justifiquen ante
toda la sociedad su 'status' de "beati possidentes", o
afortunados poseedores y ello supone igualmente nego-
ciaci6n con base en contraprestaciones Ircitas e ilcri-
tas.

Las transacciones se pueden hacer directamente
pero en determinados medios culturales; el modo prefe-
rido es el intermediario (palanca, enchufe) y el ritual
la recomendaci6n, la llamada telef6nica de cortesia o
la tarjeta de vista.

(D), porque no dispone de ningun poder social o
solo en forma muy exigua, constitute un potential po-
litico para sr mismo en la media en que logre articu-
lar sus intereses de clase mediante la organizaci6n. De

opinion general de la lite.
Leff, N, Economic Policy-making and Development
in Brazil 1947 1964; NY. 1968, p. 116- 122.
Cit.: Flinn 1974: 139.








otra forma es instrumentalizable como fuerza de apoyo
de la clase en el poder. Pero este apoyo debe ser ne-
gociado sin excepci6n por los buenos servicios de os
intermediaries, cuya semblanza y cot.torno cultu-
ral examinaremos en otro context.

En las democracies formales abundan los ejemplos
de este tipo de instrumentalizaci6n; mds a6n, podriamos
afirmar que se trata invariablmente de un esquema, que
analizaremos al hablar de las organizaciones populares.

Resumiendo un poco lo anterior explicitamos que
clientelismo significa fundamentalmente transacci6n e
instrumentalizacio6n Aquella ocurre sobre todo pero no
exclusivarnente en el'nivel horizontal de las'relaciones
al interior de la clase en el poder. Esta a nivel verti-
cal, o sea las relaciones interclase. En el context de
macro-analisis de la sociedad colombiaria la transac-
ci6n involucra intercambio de bienes de un powder en
en un context politico y ello exige examiner el papel
de! estado,
Clientelismo Horizontal

Classes en el Poder


t A B C
I r s *1
a0





U
c |E
r 2%- -f
*sv








8, La Constelaci6n Polirtica Colombiana


a) El Estado y los Partidos


Una de las explicaciones mas socorridas al fen6-
meno clientelismo es el hecho de la debilidad del Es-
tado central y la inconsistencia de las instituciones na-
cionales. Esto es indudable pero no se debe confundir
la soberanra del Estado con los hechos de la vida po-
Iftica: "Much6s organizaciones dentro del Estado'*gene-
ran, distribuyen y controlan el poder en competencia
entire si y con el estado soberano.,,. Observamos que la
estructura formal del poder econ6mico y politico co-
existe junto con otras species de estructuras informales
que son intersticiales, suplementarias o paralelas" E.
Wolf cita a la Asociaci6n Medica Americana y a la
Mafia (Wolf 1968: 2).

En determinados contextos culturales, los partidos
politicos pueden adquirir funciones propias del Estado.
A este fen6meno se refiere M. Laserna (1966: 53)
cuando llama a los partidos tradicionales colombia-
nos "superestados": "La realidad del paiTs anterior al
Frente Nacional es que entire nosotros no existra ple-
namente el Estado colombiano. Tenramos, con breves e
inciertos periodos de tregua, dos Estados: Estos, bajo el
pretext de una lucha ideol6gicatse destrozaban entire
si: el Estado Liberal y el Estado Conservador. Pero no
existra el Estado de todos los colombianos, el Estado de
derecho representa'tis -de los intereses de la Naci6n en-
tera. Habra un Estado colombiano como figure ret6rica,
como realidad de papel, como premio al sectarismo y








botrn del vencedor. Pero el Estado liberal o el Estado
conservador no eran de papel: eran Estados de garra y
colmillo, Estados con policies, jueces, escuelas y
puestos publicos. Aquellos estados eran generosos con
sus amigos y c6mplices, e implacables con el adversa-
rio. Determinaban quien era amigo y quien enemigo,
quien podia dormir tranquilo y quien con angustia y
sobresalto, en que vereda y bajo cud6 alcalde, a quie-
nes amparaban y a quienes desprotegran las garantras
constitucionales".

Hay que observer, sin embargo, en el context
colombiano, que la prepotencia de los partidos con to-
do su sistema de lealtades clientelistas ha tenido un
efecto centralizador (1) con base en transacciones, la
m6s important de las cuales ha sido la formula del
Frente Nacional, por la cual los partidos se institucio-
nalizaban dentro del Estado mediante el reparto a mi-
tades de los puestos burocrdticos.

(1) "Este mismo juego de fidelidades a los I rderes y
jerarquia de dependencia de quienes disponen del
control de los medios de retribuci6n.y recompense,
tiene un efecto centralizador a nivel national. La
Direcci6n Nacional -y en particular su lider reco-
nocido-, control f6cilmente la composici6n y de-
liberaciones de la Convenci6n.Nacional, integrada
estatutariamente por delegados municipales, depar-
tamentales y otros con derecho propio. Fen6meno
que ha contriburdo relativamente, asimismo, a
mantener un minimo de unidad partidaria en el
parlamento, estando sin embargo le jos de haber
permitido la discipline internal, f6cilmente rota en
las ocasiones en que era necesariamente puesta a
prueba". Garces (1970:28).








A pesar de lo peculiar del sistema, que ha Ila-
mado la atenci6n de dos politblogos, extranjeros, no se
trata de una manifestaci6n folkl6rica sino de una con-
dici6n, functional de la clase en el poder.

De hecho el Frente Nacional llev6 a un forta-
lecimiento del Estado, que a partir de la reform cons-
titucional de 1968 empez6 a obrar como instancia ra-
cionalizadora de la administration, con menoscabo del
poder clientelista a nivel regional.

Este process, a largo plazo, equivale a un neor-
denamiento del poder de los sectors de clase sometidos
asi a una discipline que hace m6s espedita su domina-
ci6n y no se ha podido adelantar sin el recurso;.a la
instrumentalizaci6n de la burocracia estatal (1) en es-

(1) Escribe Poulantzas -(1-969: 441): "Gracias a esa r -
laci6n especffica con el Estado, la burocracia lie-
ga, en el caso de una identidad de,las classes he-
Sgemonicas y mrnntenedora, a una autonomra relati-
va respect de esta y, en el caso de un desajuste
entire esas closes, se pone al servicio-de 16s inrte-
teses politicos de la clase hegem6nica, a pesar de
su pertenencia de clase a la close mantenedora. En
este l6timo caso, siempre tiene, no obstante, una
autonomra relativa,respecto de la close hegem6nica,
no porque tenga una pertenencia de clase diferente
-clase mantenedora-, sino por raz6n de su cardcter
de categoria especifica por el sesgo de su relacion
con el Estado. Sefialo ya, pues, que no hay nin-
guna necesidad, te6ricamente, de justificar esa au-
tonomra relative del funcionamiento politico de la
burocracia, de concederle un poder politico pro-
pio, Io mismo que no es necesario atribuir un poder
propio al Estado -no siendo el Estado sino un cen-








special a la de los Institutos Descentralizados, cuyos
mandos medios constituyen un moment de apoyo al Es-
tado en el process centralizador. Ello no ha significa-
do la liquidaci6n del clientelismo sino, muy por el
contrario, su reestructuraci6n (1), ya que despues del
desconcierto inicial, las formas tradicionales se han ido
articulando a las formas modernas de decision. Los an-
tiguos detentores del poder local (gamonales y caciques)
para quienes la reform de 1968 constituia un recorte
de poder se han ido incrustando paulatinamente en el
nuevo sistema y en determinados casos han Ilegado a
instrumentalizarlo como se podra comprobar en la se-
gunda parte de esta entrega.

Si bien es cierto que el Frente Nacional acab6
con la pugna armada de clientelas conservadoras y li-
berales y sent las bases para concentrar en forma, ra-
cional el poder de las classes en el Estado, la relaci6n
de 6ste y los partidos politicos sigue siendo la misma.
Por su parte la relacion de los ciudadanos de base con

tro de powder de close-, para j-ftificar su'autonomra
relative respect del bloque en el powder y de la
close hegem6nica ",
(1) Se trata por lo dem6s de un cambio de funci6n de
los intermediaries a nivel local: "A media que las
comunidades se integran al resto de la naci6n, la
oposici6n de los caciques se transform en colabo-
racion con los sistemas de autoridad. Ante el peli-
gro de que el pueblo se communique directamen-
te con las autoridades gubernamentales superiores,
el cacique surge como intermediario, dosificando la
comunicacion, tanto en su forma como en su con-
tenido, tanto desde arriba hacia abajo como desde
abajo hacia arriba". Pare 1972: 348,








el Estado sigue mediatizada por los partidos: "La adhe-
sion irrestricta de los colombianos a un partido se ori-
gina, ... en una necesidad de protecci6n que el indi-
viduo espera satisfacer por medio del sectarismo parti-
dista. El partido ofrece y d6 protecci6n a la vida del
soldado liberal o conservador, alivia sus necesidades
econ6micas -por medio del reparto del presupuesto en-
tre los copartidarios- le ofrece servicios de seguridad
social de los cuales el adversario no disfruta. Es decir,
el partido cumple las funciones de proteccion del Esta-
do, y, como el Estado entire nosotros no da ninguna
protecci6n o service, el godo raso o el liberal de
tiempo complete se sienten vinculados al partido m6s
que a la comunidad national. Los dos partidos corres-
ponden funcionalmente a dos nacionalidades que se
combaten" (Laserna, M. 1966: 29).

Ahora bien, si tenemos en cuenta que los pc~i-
dos colombianos tradicionales son policlasistas, cu6i es
la relacion de clase al interior del partido?

No existiendo investigaci6n emprrica al respect
solo podemos preguntarnos en que forma y por que me-
canismos se asegura la cohesion dentro de partidos com-
puestos por individuos de tan disimil posici6n social?
Por que un individuo vota en favor de un partido en
contra de sus intereses de clase? Solamente por el he-
cho de estar ubicado en el por adscripci6n gentilicia o
familiar? Podrra explicarse el fen6meno muy espedita-
mente arguyendo falta de conciencia de clase.

Pero tanto la fidelidad electoral como la absten-
ci6n no pueden explicarse exclusivamente por falta o
presencia de concincia de clase.








Tratando de investigar el fen6meno de la absten-
ci6n mediante el cruce de variables tales como ingre-
so, nivel de educaci6n y estrato socioecono'iico, ,el
polit6logo Rodrigo Losada exterioriza su desconciertoy
remite al lector a buscar las causes en fen6menos mas
profundos: "Quizds lo que ello nos est6 denotando es
la presencia de unos factors de rndole cultural muy
profundos -todavra no descubiertos o cuantificados- que
son probablemente los m6s responsables de la absten-
cion. Puede ser que la actitud de siervo creada en la
encomienda y en la hacienda este permeando nuestra
sociedad casi a todo nivel Ilevando al ciudadano a una
actitud pasiva ante el gobierno y la political. Es posi-
ble que el gobierno -como lo ha insinuado ya el Dr.
Fernando Guiltln-se haya convertido en el nuevo amo
tan poderoso y conocedor de las informaciones claves
para acertar en las decisions claves importantes, que
los ciudadanos prefieren dejar estas decisions en sus
manos y marginarse de la participacion electoral.
(Losada, 1973: 635).

Nuestra hip6tesis es que tanto la fidelidad elec-
toral como la abstenci6n se explican por el clientelis-
mo: siendo escasos los bienes que el Estado capitalis-
ta de un pars subdesarrollado puede ofrecer a las cla-
ses sin powder, autom6ticamente se constituyen por su
misma escasez en fuente de poder para los partidos que
los mediatizan y distribuyen a cambio de una retribu-
ci6n consistent en el apoyo electoral. Vota, sobre to-
do en el sector rural y en los barrios marginales, quien
estd dentro de la red clientelista, dentro del 'action
set' asm sea solo en comunicaci6n indirect con el in-
termediario (teniente politico, gamonal o politicastro)
porque ello le report un beneficio concrete como lo








veremos al tratar de la econom'a clientelista y se abs-
tiene quien no estd integrado a esa red porque votar
no le report nada, m6xime si su educaci6n political es
nula o rudimentaria.


b) El Estado y las Organizaciones Populares


El poder de una clase no se consolida si no do-
mina ideologicamente, i.e. si no tiene la capacidad
de lograr que todos los sectors de la sociedad identi-
fiquen los intereses de esa close con los intereses de 1a
naci6n. Para poder presentarse como personera de los
intereses generals, la clase dominant no tiene otro
camino que la realizaci6n del esquema democrdtico,
segun el cual todos los ciudadanos articulan sus intere-
ses por medio de sus representantes en todos los orga-
nismos del Estado. La Democracia formal constifuye
as' un arma de dos filos para las classes en el poder en
cuanto ella crea de hecho, en las classes sin poder,
una expectativa de participaci6n, que si bien se puede
satisfacer, desde arriba, con formulas espiurias, produ-
ce, a la larga un germen de poder: la conciencia de
la necesidad de organizaci6n.

Tratemos, recurriendo a algunos ejemplos de la
historic national reciente, de captar este moment dia-
lectico del poder.

Los sindicatos son por definicion organizacio-
nes gremiales de la clase obrera. Su fortalecimiento
empieza en Colombia al iniciarse el process de indus-
trializaci6n hacia los aflos treinta, y va unido al







advance del partido liberal. En efecto, el gobierno del
President L6pez Pumarejo con su "Revolucion en mar-
cha" institucionaliz6 el sindicalismo, que Ileg6 a con-
vertirse en element important del regimen liberal. El
gobierno liberal se apoyo en los sindicatos contra las
pretensions polfticas del antirreformismo de los grupos
politicos dominantes. Era un sindicalismo de cierto ma-
tiz populista que respondra a una determinada polftica
de industrializaci6n national (Gonzalez, F 1975: 24).

El retorno de L6pez Pumarejo al poder en 1942
fue possible por el apoyo que le brind6 la mas impor-
tante central sindical de entonces la C.T.C. no solo al
comienzo de su perrodo sino en la grave crisis de 1944
durante el frustrado golpe de estado del 10 de jullo
(Gonzalez, F. 1975: 31).

Para contrarrestar el poder creciente de la CoT.C.
se constituy6 en Antioquia la UTRAN germen de la fu-
tura U.T.Co que ataca la polrtica del regimen libe-
ral. Este tipo de sindicalismo responded al modelo de
industrializaci6n dirigido por la empresa privada frente
a la inversion estatal y no es inteligiblesi no se tiene
en cuenta la manera como los industriales se apoyan en
el poder politico local y regional para consolidar su
propio poder polrtico. El sindicalismo juega aqur un
papel de integraci6n al sistema local de poder y a la
polrtica no-estatal de industrializaci6n (Pecautt, cit.
Gonzalez 1974: 41 ss.).

Las classes en el poder, en especial la naciente
burguesta se ha servido de los sindicatos como fuerzas
de apoyo y el instrument ha sido la captaci6n de los
Irderes sindicales que entran de I leno en el juego de








reciprocidades con la case en el poder, Una de las
valiosas contraprestaciones de los Irderes sindicales es
el amortiguamiento de las luchas obreras, cuando estas
traspasan el Irmite hacia la lucha de clase. La insti-
tucionalizacion del sindicalismo no se hizo ciertamente
en beneficio de la close obrera. Sin embargo, la li-
bertad democratic de asociaci6n gremial ha constitui'do
-una garartra de organizaci6n internal de clase y esto es
observable en el becho de que junto a los sindicatos
"amarillos" se forman los autenticamente populares,


c) Asociaciones de Usuarios


Otro tanto se podria afirmar del intent por part
del Estado de organizer a los medianos y pequeflos rnro-
pietarios agr'colas como Usuarios de los servicios esta-
tales, El campesino ha sido la reserve de donde se han
reclutado las clientelas de los partidos tradicionales, en
especial del partido conservador.

La Reforma Agraria de 1961 fue concebida con
criteria tecnocr6tico como un acondicionamiento fun-
cional del agro colombiano a las exigencias de la pro-
ducci6n agrrcola commercial, Como es sabido, la transi-
ci6n al capitalism va acompafiada de !c: Fpoletariza-
ci6n en.masa. de. los pequefos propietarios, hecho que
situa a todo gobierno reformista ante una situaci6n ex-
plosiva. En estas circunstancias se impone la organi-
zaci6n de los pequefnos empresarios, que estimulados
con la propiedad de la tierra se formen alrededor de
quien se la concede como d6diva, el Estado (1),
(1) Dondequiera que se Ileven a cabo reforms agrarias








El mecanismo de instrumentalizaci6n ha sido el
mismo: la captaci6n de los lideres rurales avezados en
la lucha partidista local y a los cuales se les entreg6
la Organizaci6n Campesina.

Pero lo mismo que en el intent de instrumentali-
zaci6n de la o:rganizdci6n:de 'la clause obrera,
la dialectica de la democracia ha tenido sus efectos.
Una parte del campesinado se dej6 instrumentalizar y se
convirti6 en la Organizaci6n "de bolsill o" y la otra
empez6 a utilizar la migaja de poder que se le ofrecia
para conformar su propia organizaci6n de clase (1).

Hoy en dra los campesinos beneficiaries de la Re-
forma Agraria y en especial los miembros de las empre-
sas comunitarias quienes han experimentado la depen-
dencia del Estado capitalist empiezan a denunciar a
las agencies estatales (INCORA) como a los nuevos amos
que toman el lugar de los antiguos.

de este tipo, los beneficiaries de las mismas entran
en un comienzo en una marcada dependencia de las
agencies estatales: "La nueva dependencia del cam-
pesinado traditional respect a las burocracias de
las nuevas instituciones y a los que controlan el
transport y los mercados sustituye los antiguos pa-
trones de dominaci6n ejercida por los gamonales y
caciques locales, sacerdotes y grandes propietarios.
La preeminencia traditional de estos es reemplaza-
da por la dependencia de los campesinos converti-
dos en clients de organizaciones especificas".
(Pearse, 1971: 79),
(1) Asociaci6n de Usuarios Campesinos (ANUC) I nea
Sincelejo.








La contraprestaci6n de apoyo electoral o sosten
de los programs del gobierno se ha dado solamente en
parte. Entre las tres hipotesis que R. Losada ofrece
para interpreter los datos de una investigation sobre el
impact electoral de la reform agraria, la tercera in-
terpreta la idea antes senialada como dialectica de la
participaci6n: puede ser que "El Incora este concienti-
zando al mismo campesinado, creando conciencia de
nuevos derechos y posibilidades, y en este sentido,
cumpliendo un process hist6rico inevitable y a la larga
positive" (1).








(1) En este studio, su autor se proponia investigar las
diferencias en la actitud hacia el Frente Nacional
de los campesinos de regions que han recibido un
fuerte impact del Incora, y aquellos de mzonas
donde dicho impact ha sido nulo. Las conclusions
del studio indicaron que el apoyo electoral a los
candidates oficiales del Frente Nacional en los mu-
cipios sefialados como de fuerte impact del Incora,
sufri6 un descenso considerable entire los ainos 1958-
1970. Al contrario, para estos mismos afios, el a-
poyo electoral a los candidates del Frente Nacio-
nal en los municipios donde el impact del Incora,
habra sido nulo, disminuy6 en menor proporcion o
se mantuvo constant (Losada 1971: 94 ss., 107).








2. LA ECONOMIC CLIENTELISTA



1) El Mercado de Reciprocidades


El enfoque funcionalista acentuaba la comunica-
ci6n como el moment sociol6gico relevant en el
clientelismo. Nuestro enfoque lo consider bajo el
punto de vista de una relaci6n de cambio no ya de
bienes econ6micos sino de beneficios reducibles a lo e-
conomico en un context politico.

No es possible en el marco de este artrculo dis-
cutir la relaci6n entire modo de obrar politico y modo
de producci6n. SeFalamos simplemente esta posibili-
dad. Y asF como la economra polftica investiga la ge-
n6sis de la plusvalra y su conversion en Producto So-
cial, asr a nivel de superestructura political se deberra
in istigar los mecanismos por los cuales este retorna en
forma de grandes beneficios y privilegios a los mismos
que a nivel de process de producci6n extorsionan plus-
valia (1).

(1) Hablamos de mecanismos porque si bien, dentro de
la polftica economic, los criterios .de distribuci6n
del Producto Social, son racionales en eF marco de
equilibrio de intereses particulares de los sectors
de close, los mecanismos pueden estar sujetos, co-
mo lo demuestran numerosos ejemplos a las reg las
del juego clientelista,
Nos referimos concretamente a la ubicaci6n de gran-
des compieios industriales no solo bajo las prescrip-
clones de la planeaci6n racional, sino, mediante
negociaci6n de acuerdo a formulas que combinan el








Llamamos economra clientelista a la suma total
de bienes, beneficios o servicios intercambiados en ter-
minos de reciprocidad en un context politico.

En las sociedades complejas el context politico
estd dado por la existencia del Estado central en su
calidad de administrator de la economic national y de
gestor de la polrtica economic.

Los bienes de la economic clientelista se pueden
dividir en dos grandes categorras: a) bienes generals
y b) bienes particulares. Los primeros estdn constiturdos
por los bienes y servicios que el Estado distribuye te6-
ricamente a todos los ciudadanos: educaci6n, salud,
trabajo, justicia, prbtecci6n y seguridad de bienes y
personas. Los segundos son bienes restrictivos a deter-
minados sectors de poblaci6n en conexi6n con la fun-
ci6n econ6mica de estos sectors en la economic capi-
talista: industriales, banqueros, comerciantes, agricul-
tores, ganaderos, exportadores, asociaciones profesio-
nales, grupos de interest, empress etc. Los primeros
los reparte y administra el Estado mediante criterios
te6ricos de "justicia social" y que podrfa subsimirse
bajo la categorTa de politicala social" (1).

element racional con los intereses regionales, e-
conomicos a politicos. La promesa de la construc-
ci6n de una refinerra en una region deprimida pue-
de significar un inmenso caudal de votos, lo mismo
se puede afirmar de la ubicaci6n de una plant en-
sambladora de autom6viles.
(1) El concept de polftica social se emplea en algunos
parses con referencia exclusive a la political de se-
guridad social con especial referencia a la seguri-
dad en la empresa.








Los segundos son objetos de la "polrtica econ6mi-
ca" y se reparten y administran en teorra, con criterios
de racionalidad econ6mica, Se pueden mencionar entire
otros: los criterios con que se reparte el presupuesto
national, los auxilios nacionales, departamentales
y municipales, la polftica crediticia (encajes, tasas de
interns y redescuento), las licencias de importaci6n y
exportacion, las concesiones, subvenciones y exencio-
nes tributaries. En el present artrculo nos referimos
solo tangencialmente a este aspect de la economfa
clientelista al hablar de la corrupci6n como prestaci6n
ilcita.

Dentro del Estado capitalist se supone que los
individuos satisfacen sus necesidades por referencia al
mercado y mediante el intercambto de bienes y servi-
cios, Existe un determinado numero de necjesid ad es:
que no se pueden o no se quieren satisfacer por inter-
medio del mercado. La satisfacci6n de estas necesida-
des ilamadas generals o colectivas es asumida por el
Es do y su n6mero varra -de acuerdo a los sistemas so-
cio-econ6micos imperantes (Kirschen E.S. 1967: 246).

En forma esquem6tica podemos afirmar que se es-
pera del Estado:
1) La instalaci6n de servicios p6blicos al alcance de
todos los ciudadanos (energia electrica, acueductos
y alcantarillados, tel6grafos, telefono, etc.).
2) Ejecuci6n de obras p6blicas que garanticen el fun-
cionamiento de la economic y de la administration
public:
Obras de infraestructura: Vras (carreteras, ferrovras,
puentes, callss. Obras de adecuaci6n hidrduli-
ca (represas, distritos de riego etc.). Edificios p6-








blicos: edificios administrativos, mercados, mataderos,
construcciones escolares: escuelas, colegios, universi-
dades. Otros: hospitals, cuarteles, etc.

Al mencionar con detalle lo anterior no implica-
mos que necesariamente y en todos los casos el Estado
distribuya estos bienes econ6micos gratuitamente a cam-
bio de determinada contraprestaci6n political. En el ca-
so de los servicios p6blicos.domiciliarios se cobran tari-
fas, y muchas obras p6blicas se cobran a los beneficia-
rios por medio del impuesto de valorizaci6n.

Nuestra hip6tesis es que en Colombia, al i gual
que en muchos otros parses, se hace political en la me-
dida en que la distribuci6n de estos bienes es mediati-
zada por los partidos actuando a manera de demiurgos
los intermediaries (gamonales, caciques etc.) quienes
cimentan su poder par el manejo real o fingido (1) de
los mismos.

La transfiguraci6n de lo economic en lo politico
se Ileva a cabo mediante dos tipos de transacciones es-
pecificas las de patronage y las de intermediario. "En
el primer caso quien hace la transacci6n tiene el poder
de conceder un beneficio que pide el votante (conse-
cuci6n de empleo, luz, etc.) pero como el mismo no

(1) Por manejo fingido entendemos el hecho muy fre-
cuente de hacer career a los electores que un deter-
minado servicio se ha logrado gracias a difrciles
negociaciones con la administraci6n central, cuando
de hecho el servicio estaba de todos modos previsto
p.e. en un plan regional.








esta capacitado para acceder a todos los deseos tiene
que administrar su patronaje de tal modo que se pro-
duzca la conexi6n con las personas claves .. El interest
del que hace la transacci6n es el mismo en cada ca-
so ... en este caso la eleccion. El interns de quien
responded puede variar y va desde fines especificos que
tienen que cumplirse despubs de las elecciones o inte-
res general como es la ayuda potential en el future
(Mayer 1968: 113, 114),

Segun ofirma R, Losada en su investigaci6n sobre
las elecciones en Bogot6: "Casi todos los partidos tra-
tan de brindar algun beneficio director a algunos de sus
afiliados, poe les dan recomendaciones para conseguir
empleo, o becas en los colegios; les ofrecen servicios
medicos o de farmacia; les ayudan a conseguir telefo-
no, pavimentaci6n, etc," (Losada 1973: 244), Como
se puede observer la suma de bienes que se ofrecen a
los individuos o a las comunidades es limitada y el
hambre de votos insaciable. La ley de la oferta y la
dc 'anda parece regir tambien en este mercado o,en
Colombiac en estas dos grandes ferias que se Ilaman e-
lecciones y lo mismo sucede un poco en todas parties,
Con referencia a las elecciones en una ciudad de la
India, A, Mayer describe que las visits de los candi-
datos a los barrios o los mitines tienen car6cter de
transacci6n en el mas amplio sentido en cuanto el
candidate pide apoyo y promete p.e. pavimentar las
calls o poner agua, Pero se apela al votante p6bli-
camente y la promesa se hace en los mismos terminos
para todos los votantes; este es el nivel public, A ni-
vel privado, las promesas hechas y las obligaciones
contraidas con cada votante no estan necesariamente
conexos con los objetivos del program del partido, to
primero es un nivel difuso de transaccion, lo segundo









un nivel especifico (Cf. Mayer 1968: 113),


Siendo clientelismo un sistema, la promesa elec-
toral lanzada en alg6n sitio desencadena una din6mica
en la red clientelista horizontal. La burocracia se vew
asediada por innumerables ofertas por parte de la in-
dustria que ofrece plants electricas para los pueblos,
equipos de hospitals etc. etc. La coyuntura electoral
es sin duda tambien la coyuntura de ciertas ramas de
la industrial.

No sin raz6n el concept de "maquinaria" se a-
plica con mayor propiedad al clientelismo horizontal en
donde el intercambio de poder social no se da en mi-
gajas. Refi.iie.ndose al clientelismo en el Brasil,'N.
Leff afirmd: "Los congresistas y otros politicos son ele-
gidos y se mantienen largo tiempo en el cargo amplia-
mente en base al patronage que ellos negocian por el
apoyo electoral de individuos y grupos dentro de su
distrito. En este 'pattern' los politicos organizan ma-
quinarias individuals que movilizan apoyo financiero,
relaciones publicas y electoreo... Este apoyo sale de
una variedad de fuentes individuos, (roscas) familiares
y asociacods de negocios, periodicos locales, firmas in-
dividuales y agrupaciones poli'ticas previamente organi-
zadas como clubes, sociedades profesionales y sindica-
tos, incluyendo algunas corporaciones econ6micas del
sector p6blico. En contraprestaci6n el politico asegura
representacion political para sus clients frente al go-
bierno, especialmente en material de prestamos, impor-
taciones y tratamiento tributario" (Leff, Policy Makinrg
and Development in Brasil 1947-1964. New York 1968.
Cit. Flinn P. 1974: 138).
La febril actividad preelectoral se puede consi-








derar como una feria de transacciones que debe culmi-
nar con la entrega voluntaria del voto Y esto es lo
general. Anteriormente al Frente Nacional (y en mu-
chos casos durante este) el voto de los empleados ofi-
ciales estaba sujeto a una especie de extorsion, en
cuanto que existran efectivos mecanismos para obligar
a la burocracia a no votar contra los intereses del par-
tido en el poder o del gobierno.

La jornada electoral que hace algunos arfos fdcil-
mente degeneraba en sangrienta batalla popular, y que
hoy se denomina 'fiesta democr6tica' constitute el ul-
timo chance de negociaci6n electoral. Ante la imposi-
bilidad de hacer ofertas p6blicas a la comunidad y
promesas a los particulares, se compra el voto de a-
cuerdo a tarifas regionales sujetas, por lo demas, al
sistema de valor constant. Es muy probable que con
este mecanismo se capte el potential que queda por
fuera del 'action set' o de la clientele extensa.

Refirigndose a la situaci6n griega hace algunos
aflos un connotado jurista escribra: "El griego difrcil-
mente vende su conciencia pero se deshace muy f6cil-
mente de su propiedad. Ocurre que por desgracia, en-
tre nosotros el voto se consider como una propiedad"
vale decir una mercancia (Kontiades 1967). Sin temor
a dudas se puede afirmar de la mayoria de los colom-
bianos que estos tampoco venden su conciencia pero
'les toca' negociar con lo poco que les report algun
beneficio material.

Las dos ultimas formas mencionadas (extorsi6n y
compra de votos) son transacciones ilicitas, pero a pe-
sar de que todo el mundo sabe que esto sucede lo a-








prueban t6citamente. Constituyen pues el limite hacia
la contraprestaci6n ilicita.

Al hablar de mercado de reciprocidades se podria
pensar que el trato clientelista se reduce a intercam-
bios ocasionales. Thurnwald (1957: 97) habra hablado
de reciprocidad diferida o aplazada en el sentido de
que un favor hecho hoy puede esperar much t i e m p o
para cobrar su retribuci6n.

En este sentido la economic clientelista mantiene
sistemas peculiares de ahorro, inversion y dep6sifo.
Los clients acostumbran ir acumulando a buena cuenta
numerosos pequeilos servicios prestados al patron, quien
debe tenerlos 'en cuenta'. Ambas contrapartes -estan
perfectamente al tanto del manejo de este patrimonio.
Igual sucede con el intercambio horizontal entire gamo-
nales y caciques de igual categoria, o entire estos y
los de nivel superior. Existe una perfect valoraci6n
de los favors y servicios intercambiados y se sabe si
son mas o menos equivalentes, superiores o inferiores.
Si son superiores se puede hacer uso de los servicios
de la contraparte sin dificultad alguna. Si son inferio-
res tendr6 que acrecentar la propia cuenta de favors
al otro, antes de solicitarle un nuevo servicio (1).

(1) Las expresiones populares expresan vivamente este
fen6meno de la armitad instrumental: "fulano esta6
en deuda conmigo". "No vale la pena molestarlo
ahora, mas bien cuando pase algo importante.
"Voy a hacerle este favor a fulano porque luego lo
necesito para tal cosa" o "a las palancas hay que
cuidarlas" (Reyes Posada, Alejandro: Gamonalismo
y luchas campesinas en Sucre, Notas de Campo,
Cl NEP).









2) Corrupci6n o las Reciprocidades Ilicitas


Los soci6logos que se interesan en los problems
del subdesarrollo han seflalado a la corrupci6n (que re-
gistran a todo lo largo y ancho del Tercer Mundo) co-
mo uno de los mayores obstdculos para su fransforma-
cion socio-economica.

No compartimos este punto de vista, tanto menos
cuanto el "affaire Lockheed" esf demostrando que co-
rrupcion es un element constitution del capitalism. El
problema es obviamente muy complejo. Se podria suge-
rir que un determinado monto de corrupcion puede dar-
se en todo tipo de sociedad. Sin embargo ciertas for-
mas de la misma que la hacen aparecer como algo in-
s6lito y protuberante son precisamente la serial inequ -
voca de que un pa's se estd articulando plenamente en
el sistema capitalist mundial. El juego de reciproci-
dades ilicitas demuestra solamente que la estructura
clientelista posee una enorme capacidad de adaptacirn,
funcionando en este caso como mecanismo de integra-
ci6n.

Por que se da corrupci6n? Pensamos que no existe
una explicaci6n rmonocausal y que las que se han pro-
puesto, acumulativamente, pueden ayudar a la com-
prension de un fen6meno que se debe analizar dentro
del marco de la relaci6n: polrtica / economrao








La explicaci6n moralista


Se exterioriza bajo la exclamaci6n de Casandra:
"Los valores morales del pals estan en quiebra".

E, van Roy (1970: 86) en su "Theory of corrup-
tion" afirma que corrupci6n se refiere a la corrosion de
los valores tradicionales y por lo tanto implica deterio-
ro de la moral y la desintegraci6n de los estanadres de
conduct socialmente aceptada.

Esta explicaci6n se ha aducido para explicar la
corrupci6n tan frecuente en los parses que sufrieron el
yugo colonialista. La dominacion for6nea, al desinte-
grar las cultures nativas, oblig6 a los individuos a
orientar su conduct de acuerdo a los valores de la so-
ciedad advenediza (Kodjo 1972: 658).

Esto es particularmente acentuado en lo referente
a los patrons de comportamiento econ6mico. La situa-
ci6n de subdesarrollo se caracteriza por expectativas o
exigencias de consume cada vez mayores, establecien-
dose un desequilibrio entire los objetivos de consume a
que se tiende, las posibilidades reales y los medios dis-
ponibles (Heinz, P. 1969: 6).


La explicaci6n socio-cultural


Se refiere principalmente al parentesco, que jue-
ga un papel determinante en las sociedades pre-capita-
listas.







En muchos parses la burocracia administrati-
va se convierte en una 'casta' privilegiada por el apo-
yo de las redes de parentesco y linaje que monopolizan
todos los puestos de ia administraci6n: "Con la repre-
sentaci6n numerosa de una familiar o linaje en el sec-
tor official se aumentan y acumulan las ventajas poten-
ciales para las actuaciones y compromises corruptos..o
pues en la media en que la administraci6n y el poder
se concentran en la familiar y los allegados, se esta al
descubierto de la justicia y sin correr much riesgo se
puede, abusando del derecho de los ciudadanos, p.ac-
ticar abiertamente el contraband o cometer otros de-
litos" (Kodjo 1972: 661).

En un artfculo titulado: "Selva y Ramajes en la
Contralorra de la Naci6n" la antropologa N. de Fried-
mann analiza la corrupci6n en el context colombiano
del Litoral Pacifico, Al mismo tiempo que relativiza
el estrecho concept de moralidad corriente en la dis-
cusi6n sobre la corrupcion, hace importantes anotacio-
nes sobre el aspect del paisanaje caracterrstico en la
burocracia colombiana: "El context socio-administrati-
vo de la Contraloria ofrece vivencias extraordinarias
que muestran la dindmica del sistema de movilidad so-
cio-econ6mica que la sociedad morena del Litoral Pa-
cifico utiliza para adpatarse a la marginalizacion en
que se ha mantenido a sus gentes y a sus regions en
el concerto national, Tal sistema de movilidad se a-
poya en una estructura social de parentesco que existe
en el Litoral, cuyas races sostienen las ramas de dr-
boles de nexos geneal6gicos que se localizan en dife-
rentes sitios del pais, en este caso en el dmbito de la
contraloria" (Friedmann 1975: 9)








La explicaci6n socio-politica


Se caracteriza por reducir la corrupci6n al mo-
mento tantas veces sefalado en este articulo de la de-
bilidad de las Instituciones: La corrupci6n, afirma
Huntington "prevalece en los estados que carecen de
partidos politicos efectivos. En sociedades donde los in-
tereses de los individuos, la familiar, las roscas a el
clan predominan. En la political modernizante entire
mas debiles y menos aceptados sean laoiscartidos polifi-
cos mayor es la probabilidad *de corruption.
(Huntington 1968: 71),

Gunnar Myrdal habla del "Estado blando". En
muchos parses, afirma, no existe "obediencia a los re-
glamentos y directives emanadas de las autoridades y se
dan fuertes colusiones entire estas y las personas y gru-
pos poderosos cuyos actos deberia controlar. En fin, la
tendencia es sensible en toda la poblaci6n a resistir el
control de la autoridad publica y sus medios". (Cit.
Kodjo T972: 662).

E. Wolf, quien, como ya lo hemos anotado an-
teriormente, acent6a el aspect funcional de las rela-
ciones de parentesco en las sociedades complejas, ex-
plica por que en muchos casos se da el recurso a las
instituciones ilicitas: "La cooperaci6n entire parientes
es important p.e. en las organizaciones de g6ngsteres
en donde las relaciones no parentales se introduced a
bala o en el trabajo de desbroce politico en donde se
recurre privada'mente a las relaciones de parentesco pa-
ra abrir la trocha political. Finalmente es util la coo-
peracion parental en donde el access a la ley estd








unido a costs tan elevados y a tanta complicaci6n que
las parties quedarian econ6micamente arruinadas o sufri-
rian otras perdidas despues de un tal process" (Wolf
1968: 10).


La explicacion economic


Que la corrupcion es un ingredient del capita-
lismo lo demuestra un andlisis de N. Leff, en el cual,
dentro de una perspective de liberalism a ultmnza, le
asigna un papel positive en el desarrollo de la i bre
empresa y sugiere a los intelectuales abandonar sus cri-
ticas jacobinas y al public su prejuicio contra la co-
rrupcion, ya que esta tiene aspects muy positives. A
continuacion resumimos sus planteamientos.

La corrupci6n es segun Leff, (1964: 8-14) una
instituci6n ilicita cuya finalidad es influenciar los actos
de la burocracia o comprar el favor de los funcionarios
responsables de formula y administrar la polffica eco-
n6mica de un pals.

Como en la mayoria de los parses subdesarrollados
los grupos de interest son debiles y los partidos politicos
solo benefician a sus roscas el recurso a la corrupcion
(serrucho, mordida, azucar) se convierte en una moda-
lidad para-institucional que permit a otros grupos ar-
ticularse en el process politico.

Segun Leff, los empresarios participan a regarla-
dientes en el juego y los pequeftos lo critical fuerte-
mente porque son ellos quienes 'pagan el pato'. Siendo








escasos los bienes que se reparten por intermedio de los
funcionarios (licencias de importaci6n o exportaci6n,
concesiones estatales para obras del estado, licitacio-
nes etc.) los empresarios tienen que entrar en una es-
pecie de subasta clandestine e imperfect y a la larga,
los grandes o los mejores productores levan las de ga-
nar, al paso que las empresas menos poderosas o margi-
nales se ven sometidas a fuertes presiones, pues o
aceptan ganancias por debajo de lo normal o mejoran
su eficiencia para poder competiro

El desasosiego y las critics de los empresarios
provienen de que en la transacci6n los burocrdtas se
Ilevan la parte del le6n. Aunque los empresarios cal-
culan 'el serrucho' en sus costs, la producci6n eco-
n6mica est6 sujeta a grandes riesgos que se deben cu-
brir en alguna forma. En estas circunstancias, la co-
rruptibilidad de los funcionarios brinda un data imp. -
tante: hace previsibles factors que de otra forma se-
rian imponderables. Se sabe con certeza que se pue-
de negociar una decision y ello aminora el riesgo en
la inversion.

Si la political gubernamental es buena, afirma
Leff, no hay problema, pero si incurre en errors, la
corrupci6n significa un seguro y si un gobierno decide
dar todo el vapor a una political en la direcci6n inco-
rrecta, por lo menos no se ha perdido todo.

La corrupcion tiene pues un double efecto: 1) Da-
do que en los pauses subdesarrollados dominant los mo-
nopolios, la corrupci6n induce un cierto principio de
sana competencia, y 2) Como existe tanta inestabili-
dad political e irracionalidad en la toma de decisions,


67








el empresario se atreve a seguir produciendo porque sa-
be que puede influenciar el aparato administrative.

Leff ilustra lo anterior con una comparacion entire
lo sucedido en Brasil y Chile frente a una determinada
media de polRtica agraria: "Un element important en
las recientes inflaciones en America Latina ha sido el
estancamiento en la producci6n de alimentos y en el
alza de los precious de los mismoso Tanto en Chile como
Brasil, los gobiernos reaccionaron congelando los pre-
cios de los alimentos y ordenaron a la burocracia re-
forzar los controls. En Chile la burocracia se com-
port6 lealmente y mantuvo el control de los precious.
Los suministros de alimentos se estancaron, la inflaci6n
subt6 debido en parte a la falta en el fomento de la
production agricola. En el Brasil, por el contrario, la
ineficacia de la burocracia sabote6 la orden de control
de precious y se permiti6 a los productores la subida de
los precious. Como respuesta la producci6n subi6 y par6
en parte la inflaci6n".

Hasta aqur Leff. Sea cual fuere la raigambre pro-
funda del fen6meno corrupci6n, el hecho es que su
funcionamiento no es possible sin la existencia de una
estructura informal de cooperacion a various niveles que
relaciona a un determinado numero de personas con
cuotas de poder diferenciadas y que se ubican en los
puestos estrategicos de la administration. Al activarse
esta estructura reticular con ocasi6n de una transacci6n
ilicita, se produce autom6ticamente una sol daridad ba-
sada en la comun complicidad que brinda cohesion a:
esa estructura. Las deudas en contra prestaciones adqui-
ridas frente a los altos funcionarios a todos los niveles
del poder, garantizan la proteccion de todos los com-
prometidos contra la intervenci6n de la justicia,








3. CLIENTELISMO, PODER IDEOLOGICO Y

CONCIENCIA DE CLASE



a) Tradicion y Coerci6n Moral


"La forma econ6mica especifica en que se arran-
ca al productor director el trabajo sobrante no retribui-
do determine la relaci6n de seilorio y servidumbre tal
como brota directamente de la producci6n y repercute,
a su vez, de un modo determinante sobre ella. Y esto
sirve luego de base a toda la estructura de la comuni-
dad econ6mica, derivada a su vez de las relaciones de
producci6n y con ello, al mismo tiempo, su forma po-
litica especiTica". La relaci6n direct existente e.tre
los propietarios de las condiciones de producci6n y los
productores director -relaci6n cuya forma corresponde
siempre de un modo natural a una determinada fase de
desarrollo del tipo de trabajo y, por tanto, a su capa-
cidad productive social- es la que nos revela el secre-
to m6s rec6ndito, la base oculta de toda la construc-
ci6n social y tambien, por consiguiente de la forma
political de la relaci6n de soberania y dependencia, en
una palabra, de cada forma especifica de Estado. Lo
cual no impide que la misma base econ6mica -la mis-
ma, en cuanto a sus condiciones fundamentales- pueda
mostrar en su modo de manifestarse infinitas variaciones
y gradaciones debidas a distintas e innumerables cir-
cunstancias empi'ricas, condiciones naturales, factors
etnicos, influencias hist6ricas que act6an desde el ex-
terior, etc., variaciones y gradaciones que s6lo pueden








comprenderse mediante el andlisis de estas circunstan-
cias empiricamente dadas".' Marx, Carlos 1946: III 733.

Entre estas "innumerables circunstancias emprricas"
a que se refiere Marx, est6n la costumbre y la :radi-
ci6n y en terminos generals lo que los antropologos
Ilaman cultural. El sistema de sanciones que dentro de
una determinada cultural obliga al individuo al compor-
tamiento conforme equivale a una coercion moral que
en determinadas circunstancias, pesa sobre 61 tanto o
m6s que la coercion ffsica. Por otra parte la fronte-
ra entire la sanci6n moral y la sanci6n juridica la de-
fine quien tiene el poder para hacerlo: de acuerdoa
los intereses creddos: "Es evidence que, como siempre,
la parte dominant de la sociedad se ha I a interesada
en santificar lo existente como ley y en dar una san-
ci6n legal a sus lrmites, establecidos por el uso y la
tradici6n" (Marx 1946: III, 737).

En el modo de producci6n capitalist, la ley del
v-'or rige en todos los aspects de la economic y el
individuo est6 compulsado a rendir plusvalra solo por la
ley del mercado. Dentro de un modo de producci6n
precapitalista (el feudal p.e.) el individuo trabaja para
el senior porque "Dibs y el derecho ast lo ordenan"
(Brunner 1969: 118, 262). Es lo que se denomina coer-
cion extraeconomica.

Ahora bien, en una formacion social dada, en
donde se articulan diferentes modos de producci6n, es
obvio que a nivel de superestructura ideol6gica se: ar-
ticulen modos de obrar polttico correspondientes. En
una sociedad que entra en el capitalism no solamente
conviven formas de obrar politico arcaicas sino que se







articulan a las modernas. En este sentido se puede ha-
blar en Colombia de una menejo clientelista del sistema
democratic.


b) Manipulaci6n del Principio de Lealtad


Habiamos afirmado anteriormente, que tanto la fi-
delidad partidista como la abstenci6n electoral no se
explican exclusivamente por la falta de conciencia de
close sin los mecanismos complementarios descritos co-
mo prestaci6n y contraprestaci6n. Por lo demds, en un
planteamiento dialectico, no basta registrar la presen-
di 'o ausencia de conciencia de clase sino que es ne-
esaario investigar los factors que han impedido su de-
sanollo y detector dentro del mismo sistema cliente!is-
tta el germen de su superaci6n.. i.e. su potencialidad
iput'tica en t'rminos de formaci6n social.

Georg Balandier ha demostrado como la organiza-
ti'n social y la organizaci6n religiosa y en general la
itradicion y la cultural pueden manipularse para fines de
p~gder. Se manipula la genealogia para racionalizar el
fprmcipio dindstico, se manipula el ritual y se instru-
mrentaliza la brujeria (Balandier 1969: 61, 115).

El principio de reciprocidad que implica equiva-
i4encia en el intercambio y los valores sociales de leal-
tad y fidelidad, profundamente arraigados en las cultu-
ras precapitalistas y en los estratos populares de muchas
-sociedades capitalistas, son utilizados como vehrculo de
comuniccci6n interclase ya que es un valor de la so-
iedad global y posee una connotaci6n unTvoca. Sin








embargo quienes tienen el poder pueden tambien deter-
minar las reglas del juego e interpreter reciprocidad en
terminos de asimetria y lealtad como oportunismo. To-
memos dos ejemplos uno de la esfera political y otro de
la esfera religiosa:

1) C6mo ha sido possible en Colombia mantener
durante generaciones la adscripci6n hereditaria al par-
tido politico si no es por la validez de fuertes sancio-
nes morales y el estigma que acompanan la deslealtad
al grupo familiar, al amigo, al jefe y que apelnm a lo
mas vulnerable de la personalidad latina, la virili ,-
dad? (1).

La manipulaci6n de la lealtad se hace evident
en el conocimiento no ya intuitive sino elaborado (por
los agents de la comunicaci6n social traditional o mo-
derna) del hecho de que en Colombia se hace political

(1). Serra un suicidi&Spara un campesino reconocido co-
mo liberal tratar de entrar q veredas conservadoras
como Chulavif'a, 'rviceversa ..En igua Iforma, arren-
datario conservaeor busca hacendado conservador, y
arrendatario liberal busca hacendado liberal. Algu-
nas veces las veredas se separan de un municipio a
a la political, como ha sucedido con la vereda de
Tunungua de Briceno, por ejemplo, cuyos miembros
siguen el liderato de Saboyd, y con la vereda Ba -
tatal de Berbeo, cuyos miembros pertenecen a la co-
munidad liberal de Miraflores. En muchos casos la
political se hereda con el honor de la familiar, y la
violencia que ocasiona es simplemente el resultado
de vendettas. Cuando las pasiones se explotap, esta
tendencia produce conflic:tos civiles sangrientos co-
mo el que acaba de pasar (1954) (F6is Borda, Or-
lando 1973: 189).







identificando al partido con la persona, con el caudi-
llo, a quien se puede y se tiene que ser leal, a dife-
rencia de un partido cuya organizaci6n ideol6gica no
tiene importancia. Por lo demds, esto puede explicar
en parte la abstenci6n traditional en las elecciones en
que no se elije president.

2) Se ha escrito much sobre el compadrazgo co-
mo instituci6n asociada al studio del clientelismo. El
vinculo religioso que genera el parentesco spiritual es
ampliamente utilizado como mecanismo de reclutamien-
to de clientele polrtica (1).

Finalmente todo el complejo religioso popular,
basado en la cosmovisi6n medieval cristiana, viene a
ayudar a la sociedad de closes en cuanto senala a cada

(1) En un ettudio comparative sobre compadrazgo en Jos
comunidades rurales colombianas, G. Rocha sugiere
que la instituci6n no corresponde, en lo que a con-
traprestaciones se refiere, a las expectativas de las
parties pobres. Cuando el compadrazgo va unido a
la politica.es el padrino quien se Iieva today la
ventaja. Un anciano muy conocedor de las gentes
de la region nos contaba: "Habra un politico muy
conocido de una ciudad muy cerca de aqui que ser-
via de padrino a todos los nifios que le ponran por
delante, servra a sus compadres cuando las eleccio-
nes estaban pr6ximas y despues de ellas desaparecra.
Cuando una vez no lo eligieron para el Concejo,
nadie volvi6 a verlo (Rocha 1969: 64). Reyes Posa-
da en la investigaci6n antes mencionada (manuscri-
to) registra el caso de un professional dirigente li-
beral que confess tener 412 compadres y a Radi6:
"multiplique Ud. por dos y anada unos cuantos m6s
y tendr6 Ud. 1.000 votos".







individuo su puesto en el cosmos y en la sociedad, en
la cual no hay acceso a Dios "Nuestro Sefor" o
"Nuestro amo" si no es por la mediaci6n de los santos
que tambien son a su vez patronsos".



c) Solidaridad Vertical o Lealtad Clientelista


Los mecanismos clientelistas de prestaci6n o con-
traprestacion por una parte y el complejo reciprocidad,
or otra, tienden a manipular la lealtad y la fidelidad
acia un tipo de solidaridad vertical. RefiriBndose a
Sicilia, Muhlmann describe que las estructuras de soli-
daridad tienden en el mundo rural a funcionar vertical-
mente: "El campesino a la hora de la verdad se pone
de parte del patron que lo explota pero a quien cono-
ce que de parte de un agitador de la ciudad a quien
no conoce asi este represent sus intereses" (MUhlmann
1968: 41).

La atomizaci6n de la close que se encuentra a la
base de la pir6mide de poder parece ser el efecto in-
mediato del clientelismo: "El patron debe mantener a
sus clients atomizados y compitiendo por sus favors
para impedirles asr la formaci6n de coaliciones entire si.
El patron tiene que tratar de bloquear el acceso de sus
clients a fuentes alternatives de patronaje. De otro
modo el patron mismo tendr6 que competir por el apoyo
de sus clients" (Atwood 1974: 226). El alineamiento
en t6rminos de close por parte de los clients sin poder








se hace asr impossible (1),


La solidaridad vertical ha tenido la funci6n emi-
nente de amortiguar las presiones sociales qu e se dan
donde quiera que los recursos, en especial la tierra,
son controlados y monopolizados por la clase en el po-
der. RefiriBndose al Brasil y comentando un artrculo
de Galjart (1964) Huizer describe: "Para mantener su
dominion, el diputado favorece una polrtica general: de-
sanimar cualquier cambio fundamental en la comuniddd,
pero al mismo tiempo, "hacer algo" para combatir la
miseria local... el patron obtiene fondos p6blicos para
la construcci6n de un colegio, agua potable, servicios
medicos, pero desanima atacar problems mas fundamen-
tales, como la redistribuci6n de la tierra, "sobre todo,
no seria receptive a ningun esfuerzo para 'la formacion
de iMderes'" (Huizer, G. 1965: 136).

El corolario de la solidaridad vertical es la de-
pendencia: "El patron tiene interns en ligar al client
a largo plazo.por lo que este siempre debe quedar de-
biendo. Las contraprestaciones del c'iente tienen que
ser tan equilibradas que no sobrepasen la raya. Siempre
tiene que quedar un resto cuyo monto lo de-

(1) Refiriendose a la situaci6n en Sicilia, MUhlamann
(Cit. Pfucke 1972: 70) afirma que la peculiaridad
del clientelismo ha impedido a cada paso los in-
tentos revoluciQoarios. Como ejemplo cita el caso
de los 'Fasci' sicilianos de 1893 que fracas. Los
nexos horizontales establecidos con tanta dificul-
tad fueron asfixiados y lo que tenra intenci6n re-
volucionaria se convirti6 en instrument de los in-
lereses egorstas de los patrons.







terminal el Patr6n como el m6s poderoso y como quien
tiene el monopolio del saber (al menos leer y escribir)
y como quien conoce la situacion del mercado.y... en
general dispone de la informaci6n. Es el resto de deu-
da So que de hecho une al Cliente y al Patr6n" (Miihl-
mann 1968: 39 ss.).



d) Hacia !a sosdaridad Horizontal


"Muchos movimientos confusos Ipero explosives,
Ilamados "sequito" (following) por unos, o "lucha classes" por otros, se estdn desarrollando actualmente en
America Latina. M6s que debatir sobre concepts que
solamente tienen un valor relative, se necesita experi-
mentacion a gran escala y cuidadosamente estudiada pa-
ra poder canalizar la fuerza emotional de I os grandes
mo mientos de masa"... hacia finalidades ciaras y
constructivas" (Huizer G. 1965: 144),

La cita anterior es una muestra del contenido de
la polemica que se adelanta en America Latina sobre
el car6cter de los movimientos campesinos en relaci6n
con el clientelismo. Mientras unos los consideran co-
mo simples reordenamientos al estilo de las antiguas
clientelas poirticas, otros ven en ellos la manifestacion
de nuevas p tencialidades a partir del modeio tradicio-
nal de liderazgo clientelista, ya sea para fines de de-
sarrollo o para fines de formaci6n de close y transfor-
maci6n social. Bajo el punto de vista de la praxis po-
liiica del pueblo, valdrra la pena preguntarse si por lo








menos, al clientelismo no constitute un obst6culo para
la organization popular.

En este context son interesantes los planteamien-
tos de B, Galjart quien resume asl las razones por las
cuales el cree que p.e. en el Brasil no se estd dando
'lucha de closes' en el sector rural (1): "Trataremos de
mostrar que, aun en el caso de que exist una tal 'cla-
se-para-sr', el movimiento campesino brasi lero no la
constituyente. Primero, porque los organizadores y la
mayorra de los dirigentes no son campesinos, sino per-
sonas de un status superior y de extraccion urbana. Se-
gundo, porque estos dirigentes, casi sin excepcion, han
tenido conflicts de poder mas o menos explicitos entire
sr, involucrando y dividiendo a sus seguidores. Tercero,
porque todos los logros importantes de los campesinos se
obtuvieron en la forma de favors por parte de los go-
biernos central y federales, y no como concesiones a-
nadas por medio de acciones directs real izadas por
ellos. Cuarto, porque muchas organizaciones campesi-
nas se han convertido en lo que denominare 'sequitos'
(following), es decir, un grupo que apoya a un hombre
o a una organizaci6n influyente de varias maneras, a
cambio de lo cual este utiliza su influencia para ase-
gurarle beneficios al grupo que lo apoya. Quinto, por-
que mientras mejor a comprendido el dirigente su papel
como protector y benefactor de grupos particulares de
personas -y no de today una clase- mayor a sido su e-
fectividad. Sexto, porque los campesinos esperan que
su dirigente asuma el papel de benefactor. Ellos desean

(1) No podemos entrar aquf a ciscutir estas tesis pero
remitimos al lector al interesante artrculo de Huizer
(1965) quien las examine por separadoo







resultados concretos y est6n dispuestos a seguir a aque-
Ilos dirigentes que los puedan mostrar. Septimo, por -
que muchos, si no todos los fen6menos anteriores tienen
su rarz en relaciones y acciones tradicionales de las
mismas caracteristicas (Galjart, B. 1964: 4).

En trabajos mas recientes, no han faltado los in-
tentos de examiner el papel del clientelismo en el cam-
bio social. D.W. Atwood (1974) en un artrculo titu-
lado "Patrones y Movilizadores: empresarios politicos en
el Estado agrario", consider la posibilidad y lo de-
muestra con material empfrico referente a la India, de
encauzar el sistema de patronaje hacia el cambio so-
cial. Pero no siendo nuestro interest analizar el cambio
social como process dirigido verticalmente, parece
mds oportuno examiner, asr sea superficialmente las te-
sis de Huizer, quien ha tenido la oportunidad de tra-
bajar en Italia Meridional y America Latida. *'

En una crrtica a la posici6n antes sefialada de
Gc('jart, Huizer propone un 'modelo' que no rompe si-
no que parte del liderazgo tradicional (clientelista) y
que valdrra la pena discutir en otro trabajo. "Podrra
construirse una esclla,,propone este author, que repre-
sentarra en un extreme el "tipo ideal" (en el sentido
Weberiano) de los sequitos (following), segun la descrip-
ci6n de Galjart para el "sistema antiguo", altamente
personalista que no se basa en la Iibre escogencia de
los seguidores, sino en las fuerzas que apoyan la tradi-
ci6n. En el otro extreme, a la izquierda de la escala
podria situarse el tipo de "sequito" (following) mas ra-
cional. Este se fundamental en la libre opci6n de los
seguidores y deja de funcionar tan pronto como la ad-
hesi6n deje de ser favorable para ellos. El dirigente no







los control por la fuerza o la injusticia, sino obte-
niendo justicia para ellos. Este seria el "ideal" de u-
na organizaci6n campesina, donrde el liderazgo puede
ser removido por votacion si no funciona de acuerdo a
los intereses de los miembros. Esto incluye participation
political y apoyo voluntario de los miembros, como en
las organizaciones democr6ticas.

Este "ideal" de organizaci6n campesina, podrra
verse como un grupo en el cual, a travis de un efi-
ciente liderazgo, se crea un ambiente social "democrd-
tico". Por el contrario, el "tipo ideal" de "sequito
traditional" podrra verse como un grupo de liderazgo
trpicamente autocr6tico.

No tengo suficiente familiaridad con la termino-
logra marxista para poder decirsi los "seguidores racio-
nales" constituirdn exactamente una "clase para ""
pero ciertamente guard con ella muchas semejanzas.

La escala serra como sigue:

"seguidores racionales" "seguidores tradicionales"

/ / / / / ___/
"clima social demo- "clima social auto-
crdtico" cr6tico" (1)

No es possible dentro del poco espacio que nos
queda entrar a discutir este planteamiento que cobra
tanta actualidad en las circunstancias que vive el pars.

(1) Huizer, Gerrit. 1965: 143.







Podri'amos tan solo observer que la sola introducci6n dea
elements democrdticos formales no ampara a las orga-
nizaciones populares de ser instrumentalizadas y a sus
I'deres captados. El problema es tanto m6s complejo
cuanto que las closes en transition, y nos referimos a
los pequenios productores agrTcolas, estdn sometidas a la
presion corstante de las otras closes hecho que hace
m6s dificil la cristalizaci6n de la conciencia de close.

Teotonio dos Santos (1970: 37) se pregunta si
existe conciencia de clase en las sociedades preca-
pitalistas. La historic de las revueltas campesinas :jos.
informa de una modalidad invertebrada de conciencia
de clase una forma mistificada como dirra Dos Santos.
Sin-embargo ellas est6n intimamente ligadas al cliente-
lismo como lo han demostrado quienes se han ocupado
de los Ilamados moviemientos mesianicos.

La casuistica del bandidismo social demuestra que
la lealtad al patron puede tornarse en rechazo y terror
co ra el mismo. Entre los prototipos de rebellion con-
tra ia injusticia y la opresi6n del pueblo aparecen per-
sonajes mrticos como Robin hood, Diego Corri.en
e.s, etc. "El bandalismo social' I o-C i-
tuye la contrapartida del seguidismo leal de la cliente-
la. La historic social se refiere tanto a campesinos
convertidos en bandidos como a bandidos a sueldo de
los terratenientes" (Pflickejj972: 72).

,Pero de las tomas de conciencia esporddicas que
representan las revueltas campesinas hay much trecho,
hasta la conformaci6n de una conciencia de clase en-
tendida como la capacidad de percibir los propios in-
tereses como antagonicos a los de la clase en el poder
y la intencion sistem6tica de subvertir los terminos *del
poder.








Detentar la relaci6n clientelista como un instru-
mento de poder de la close dominant es ya comenzar
a descifrar el sistema y a experimentar la necesidad de
una teorra que oriented la lucha de las classes sin poder.
Al exponer la "teorra del clientelismo" no hemos hecho
otra cosa que hilvanar los datos que nos brinda la rea-
lidad cotidiana y que por lo muy cercana la percibimos
fragmentaria y no como sistema. Y ahi done terminal
la teoria del clientelismo debe comenzar otra teorra
que guie la lucha emancipadora de la clase sin poder.


BIBLIOGRAFIA


Atwood, D.W. (1974) Patrons and Mobilizers: Political
Entrepreneurs in an Agrarian State. Journal of Anthro-
pological Research. Vol. 30 N* 4 Winter, 225-241o

Balandier, Georges (1969), Antropologra Politica, Bar-
celona.
Boissevain, Jeremy (1966), Patronage in Sicily, MAN,
1, 1, (18-33).
Brunner, 0. ((1959), Land und Herrschaft. Grundfragen
der territorialen Verfassungsgeschichte Osterreichs im
Mittelalter, Wien Wiesbaden.
Dore, Ph. ((1968), Function and Cause, en: Manners
and Kaplan (eds) Theory in Antropology. A sourcebook,
Chicago.
Dos Santos, T. ((1970), Lucha de classes y dependencia
en America Latina. Medellino
Fals Borda, Orlando (1973). El hombre y la tierra en
Boyacd. Desarrollo hist6rico de una sociedad minifun-
dista. Punta de Lanza, Bogota.








Flinn, P. (1974), Class, clientelism, and coercion:
Some mechanism of internal dependency and control,
en: The Journal of Commonwealth and Comparative Po-
litics, Vol. XII, July 9 No. 2.
Foster, G.M. (1961), The Dyadic Contract: A Model
for the Social Structure of a Mexican Peasant Village,
American Anthropologist, Vol. 63.
Foster, G oM (1963), The Dyadic Contract in Tzint-
zuntzan, II: Patron Client Relationship. American An-
thropologist. Vol, 65 No. 6. Diciembre.
Galjart, B, (1964), Class and "Following". America
Latina No. 3.
Galjart, B. (1964), A Further Note on "Followings"
Reply to Huizer. America Latina, Aio 8 No. 3.

Garces, J.E. (1970), La continuidad del sistema a tra-
vez del cambio: el sistema bipartidista de. Colombia.
Revista Latinoamericana de Sociologra, No. 1.
Gonzalez, F. (1975), Pasado y present del sindicalis-
mo en Colombia, CIAS, Bogota.
Heinz, P. (1969), Ein Soziologisches Paradigma der Ent-
wicklung nit besonderer Beruchsichtigung Lateinmerikas.
Stuttgart.
Huizer, G. (1965), Some notes on Community Develop-
ment and Rural Social Research.. Ar rica Latina,'Anlo 8
No ..3.
Huntington, S.P. (1968), Political Order in Changing
Societies, New. Haven.
Kenny, Michael -(1960) Patronage. in Spain. Anthropo-
logical Quarterly 33.







Kirschen et allii (1967), Z ie eder praktischen Wirt-
schcftpqliti'k, en: Kulp/Schreiber (Eds.) Soziale Si-
cherheit. Kaln-Berlin.
Kodjo, S. (1972), Die Korruption in Africa als ein Ent-
wicklungspolitisches Problem, en: Kolner Zeitschrift fur
Soziologie und Sozialpsychologie, Afio 24, Diciembre.
Kontiades, J. (1967), Klientel und Patronage in Grie-
chenland (Manuscript). Heidelberg.
Laserna M. (1966), Estado, consenso, democracia y de-
sarrollo. Tercer Mundo. Bogot6.
Leff, N, (1964), Economic Development Through Bu-
reaucratic Corruption, en: American Behavioral Scien-
tists 8, Nov.
Lievano, Fernando (1974), Elementos estructurales que
fundamental la acci6n de los grupos politicos en una
comunidad campesina de la Sabana. (Tesis) Universiado
de los Andes, Bogotd.
Losada, R. (1971), Impacto electoral de la Reforma A-
graria, en: H acia una Reforma Agraria Masiva, CIAS,
Bogota'.
Losada, R., Murillo, Gabriel (1973), Andlisis de las
elecciones de 1972 en Bogot6, U. Andes, Bogota.
Magerus a Schomberg (1925), De Advocatia Arm ata,
Frankfurt/M. .
Marx, K. (1946), El Capital, 3 Tomos, Mexico.
Mayer, Adrian C. (1968), The Significance of Quasi-
Groups in the Study of Complex Societies, in: Banton,
Michael (ed.) The Social Anthropology of Complex So-
cieties, London.








Mendoza, Alberto (1975), Anatomra de un Pais. El Es-
pectador (Separata).
Miranda, Nestor (1968), Klientelismus und Koloniale
Abhd'ngigkeit (Tesis) Heidelberg.
Muhlmann, W. Llaryora, R. (1968), Klientschaft,
Klientel und Klientelsysteme in einer Sizi lianischen
Agro-Stadt Tubingen.
Osborn, Ann (1968), Compadrazgo and Patronage: A
Colombian Case. Man Vol. III, No. 4, Diciembre.
Paas, D. (1972), Der Entfeudalizierungsprozess in der
sizilianischen Agrargesellschaft (Tesis) Heidelberg.
Papalekas, Johannes (1962), Zur Problematik der Grie -
chischen Sozialstruktur, en: Griechenlands Entwick-
lungsprobleme. Studien aus einem kontinentaleuropdi-
schen Entwicklungsland Koln.
Pare, Louse (1972), Disefo te6rico para el studio del
caciquismo actual en Mexico. Revista Mexicana de So-
ci-ogra, ARo XXXIV, Vol. XXXIV, N0 2, Abril-Jun.
Pearse, A. (1971), Metropolis and Peasant: The Expan-
sion of the Urban Industrial Complex and the Changing
Rural Structure, en Shanin, T. (Ed.) Peasants and
Peasants Societies. Penguin Books.
Pfliicke, Rolf (1972), Beitrdge Zur Theorie von Patro-
nage und Klientel. Eine, vergleichende Soziologie der
Gefolgschaft (Tesis) Heidelberg.
Poulantzas, Nicos (1969), Poder politico y classes so-
ciales en el Estado capitalist, S. XXI, M6xico.
Radcliffe-Brown, A.R. (1968), Structure and Function
in Primitive Society, New York.








Rocha, German (1969), El sistema de compadrazgo en
dos comunidades rurales colombianas: Cajic6 y Suarez,
(Tesis) Universidad de los Andes, Bogota.

Silverman, Sydel (1965), Patronage and Community-Na-
tion Relationship in Central Italy, en: Ethnology, 4.

Thurnwald, Richard (1957), Gegeseitigkeit im Aufbau
und Funktionieren der Gesellungen und deren Institu -
tionen. en: Grundfragen.menschlicher Gesellung. T. 2
Forschungen zur Ethnologie und Sozial-psychologie
Berlin.

T&nnies, Ferdinand (1912), Gemeinschaft und Gesell-
schaft Grundbegriffe der reinen Soziologie.Berlin.

Van Roy, E. (1970), On the Theory of Corruption, en:
Economic Development and Cultural Change, Vol '2,
No. 1, Octubre.

Wolf, E. (1968), Kinship, Ffriendships and Patr6n-Client
Relations in Complex Societies, en: Banton, Michael
(ed.) The Social Anthropology of Complex Societies,
London.

Wolf, E. (1971), Aspects of Group Relations in a Com-
plex Society: Mexico en: Shanin, T, (Ed.)'Peasants
and Peasant societies, Penguin Books.


84 Bis



























A N E X 0


AN X








CLIENTELISMO, LA VISION DE LOS


TECNOCRATAS.









A continuaci6n presentamos la ima-
gen que la elite tecnocrdtica de
los departamentos tiene de la
'close polftica' traditional.

Alberto Mendoza organize en todos
los departamentos de Colombia sim-
posios en los cuales logro reunir
grupos heter6geneos con predominio
de profesionales y tecnicos de ca-
da region y en una series de ar-
ciculos aparecidos en El
Espectador (Separata; 1975)
bajo el fitulo de "Anatomra de un
Pars" resumio la situaci6n de cada
departamento. De este material or-
denamos por departamentos en el
siguiente esquema, lo referente al
clientelismo.








Corporaciones Publicas


C6rdoba


"Los politicos, entire tanto, dan la espalda a la
realidad. Buscan al campesino por el voto. No lo
orientan. Ni educan. Esto no les convene. La base
electoral popular es manejada con polfticas de fachada.
A los cuerpos colegiados Ilegan no incapaces sino in-
dividuos sin conciencia comunitaria. Expresi6n de cla-
nes unidos por afinidades consangurneas, comerciales y
polfticas. Faltan Irderes de talla national. El pueblo
por su lado, es conformista. Y la generaci6n nueva,
compuesta por profesionales, no intervene. Se pparta.
Debemos- aspirar al relevo de las viejas closes domi-
nantes".


Guajira


"Los polrticos estan desubicados. Su funci6n pu-
blica se orienta no al servicio de la comunidad sino a'
propio y personal. Compran curules. Dispensan puestos.
Pero no se conocen sus planteamientos ni sus iniciati-
vas para mejorar la comunidad guajira. 'Las gentes no
participan en la soluci6n de problems regionales".








Quindio


"La polrtica est6 fragmentada y mediatizada. Los
partidos no demuestran interest por estudiar problems,
aclarar y difundir principios. Se limitan a la mec6nica
electoral. Terreno donde florece el cacicazgo tan lo-
zano como la floor del cafe".


Gamonalismo y Caciquis.mo


Cesar

"La organizaci6n social esta signada por feuda-
lismos y sus secuelas: familismo, caciquismo, gamona-
lismo, latifundismo. Hay insolidaridad. Y opulencia
opresiva del capitalism local. Danza de millones".


Cundinamarca

"La dependencia ha creado municipios hurTfanos.
Con sentimientos filiales. Sin presupuesto. Esperan todo
del poder central. No afrontan sus problems ni adop-
tan decisionss, Los Concejos son pasivos. El jefe local
es el gamonal, muchas veces dueilo de tienda o comer-
ciante que extorsiona campesinos compr6ndoles barato
sus products. Sirve de soporte a oli'ticos capitalinos.

"La Asamblea Departamental es inocua. "Elefante
Blanco". No hace honor al departamento. Compuesta








en parte por "bogotanos" que no representan a las pro-
vincias. Se ocupa en aprobar el presupuesto annual. Que
no consult intereses generals sino particulares. Ayuda
a mantener feudos. Fomenta caciquismos. Circunscrip-
ci6n electoral comun entire Cundinamarca y Bogota oca-
siona hondas distorsiones. Deben separarse".


Tolima


"Los partidos politicos estdn desuetos. Son de ca-
cicazgo, defienden intereses particularistas, no mayo-
rras. Fueron hist6ricamente importantes. A partir de
1930 se ponen al servicio de los dirigentes y a la cola
de intereses extranacionales. La clase dirigente esta
deformada por el colonialismo. No es capaz de encau-
zar el desarrollo national. La- political se maneja en el
Tolima por medio de la burocracia con que se pagan
servicios electorales. Hay incomunicacion entire diri-
ge ites y desposeidos. Los dirigentes tienen votos, pero
no son genuinos representantes de la comunidad. Es
frecuente la riffa entire concejales. El comportainiento
politico del tolimense es magico. El proletariado, sin
salida political, se vuelca en la delincuencia".


Bolivar

"El departamento de Bolivar se organize segun un
orden social seflorial. Se basa esa orden, no en perso-
nas sino en nombres. "Lo que vale no es vivir bien si-
no nacer bien. Domina el "don". Y families que se








reparten la region seg6n demarcaciones sobreentendi-
daso El dirigente suele ser m6s que el empresario o el
industrial, el gran sefor. El dueflo de !a tierra es
"blanco", el trabajador mulato. Cuando aquellos se
reunen, este afirma: "El blanquerio estd reunido". El
campesino no se identifica con su vereda sino con su
finca a que pertenece", "Yo soy de la finca de don
fulano de tal", dice.


Presa burocr6tica


Atl6ntico

"Los dirigentes del Atl6ntico muestran falta de
conciencia y sensibilidad sociales, Los profesionales se
han aislado de los problems del pueblo aunque como
estudiantes se interesaron en ellos. Los politicos prac-
tican el caciquismo. La dominant es el "incesto polr-
tico", por medio del cual se perpetuan asr mismos se-
g6n process end6geno, por tanto, degenerative. Dis-
cuten no problems y soluciones de la comunidad sino
los t6rminos del reparto de puestos".


Boyac6

"La administraci6n local es discontinue -"opera a
saltos"- burocratizada, descoordinada, carente de pla-
nificaci6n. Sobre todo politizada. Empresas, institu-
ciones, personas trabajan aisladamente. Los puestos
suelen asignarse como premios politicos; el empleado








depend del ITder en ascenso. Por tanto, es inestable.
Hay exagerada movilidad. Political formal y polrtica
real son divergentes. Es distinto lo que se dice a lo
que se hace. Faltan lrderes que se ocupen de la tota-
lidad".


Cauca

"El departamento es bur6crata. Estado principal-
mente empleador. Toda la presi6n de les grupos revien-
to en la administraci6n. Y distorsiona la administra-
cion. "Los politicos no dan candidates sino fichas".
Hay intocables y "cuotas de poder". Lo que puede
hacer una persona se reparte entire cuatro'.,


Sucre

"La close polftica se ocupa en repartir puestos.
Es pugnaz. Ya cumpli6 su ciclo. Estd superada. Le fal-
tan objetivos. Hay fatiga psicol6gica. El pueblo elige
sin saber por quin vota. Politicos profesionales explo-
tan problems agrarios.

La masa ha sido ensefada a manzanillear (1). Hay
grupos que no han tenido acceso al poder. Estdn polr-
ticamente marginados. La lucha prolftica crescontinia la
admi nistracion ".

(1) "Manzanillo es la palabra colombiana para designer a
la persona que se dedica al celestineo pol itico".
Deas, Malcom: (1973: Biblo. Clientelismo y Demo-
cratizaci6n),







Nari io

"El centralismo national bloquea acciones regio-
nales. Los institutes descentralizados no tienen autono-
mra. Dependen de Popayan, Cali o Bogot6. La admi-
nistraci6n narifiense es inestable y discontinue. Se nom-
bran personas no por calidades sino por influencias de
acuerdo con aportes y cuotas electorales. La political
atropella la administraci6n. La ideologra political est6
retrasada. Falta participaci6n active y democr6tica del
pueblo en decisions sobre asuntos que le atafien. Hay
"feudos podridos". No hay relevo de dirigencia. La
political como se practice hoy constitute freno al de-
sarrollo. Necesitamos li'deres que se ocupen m6s de los
problems socidles que de la participaci6n burocr6tica."


Organizaciones Populares


Cauca

"La political es tradicionalista. "No nos deja ver
lo que pasa alrededor nuestro". Los directors son a-
gencias electorales. No tienen definiciones, Ni 'cla-
rificaci6n ideol6gica. Ni plataforma, Ciegan el ascen-
so de muchos. Falta participaci6n de las bases en la
toma de decisions. Al elector se le oye en la epoca
electoral, Luego queda abandonado a su suerte. Sin-
aicalismo y Accion Comunal no son fuerzas dindmicas,
Estdn pendientes de lo que les de el gobierno".








Distrito Especial y Sabana de Bogota


"Todo lo esperamos de arriba. Canales de comu-
nicaci6n estdn cegados. No hay mecanismos d6nde
plantear problems y proponer soluciones, ni hay acce-
so a los niveles de decision. Las aspiraciones se con-
vierten en angustia. Paternalismo y partidismo acabaron
con la acci6n comunal. Ante los problems la actitud
de los dirigentes es deshumanizada. Revelan desinteres
y falta de sensibilidad social. Hay irracional abuso ac-
tivado por intereses politiqueros. No hay political para
la comunidad sino instruments de gamonales a todo ni-
vel. El campesino pierde confianza en sus dirigentes".

"La Acci6n Comunal, creada.para fomentar la
participaci6n ciudadana, se ha convertido en "talan-
quera". Desdibuja la imagen del gobierno. Sus miem-
bros cambian votos por auxilios. Venden su conciencia
para recibir partidas. La monopolizan politiqueros que
las manejan con estafetas".

Auxilios Regionales

Huila

"La cuesti6n cultural se refleja en la polrtica.
Practicamos una political subculturizada. El politico ha-
ce trabajo electoral. Pero no emprende andlisis de fon-
do en los problems. Ni interroga a la comunidad. La
polrtica degenera asi en politiqueria. Una vez elegidos
los politicos se divorcian de los electores y se concen-
tran en la consecuci6n de auxilios para juntas de Ac-
ci6n Comunal y de puestos para sus adeptos. Politicos




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs