• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Front Matter
 Title Page
 Index
 Editorial: Deberes de la hora
 Chile
 Las Americas
 El resto del mundo
 Trinchera politica: La unidad...
 Proposiciones para una accion politica...
 Observaciones del senador Patricio...
 Declaracion complementaria del...
 Replica del presidente nacional,...
 Ahorro e inversion para aumentar...
 La estrategia economica
 El dificil camino de la experiencia...
 Logros y perspectivas de la Revolucion...
 Reflexiones en torno a la universidad...
 La investigacion en la univers...
 Quememos los museos!
 Peliculas
 Libros
 Documentos: Desarrollo y armam...
 El partido democrata cristiano...
 Primer congreso Latinoamericano...
 Back Cover














Group Title: Politica y espiritu.
Title: Política y espirítu
ALL VOLUMES CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00087226/00009
 Material Information
Title: Política y espirítu
Series Title: Politica y espiritu.
Physical Description: v. : ; 28 cm.
Language: Spanish
Publisher: s.n.
Place of Publication: Santiago de Chile
Publication Date: October 1967
Frequency: monthly
regular
 Subjects
Genre: periodical   ( marcgt )
Spatial Coverage: Chile
 Notes
Dates or Sequential Designation: año 1- (no. 1- ); jul. 1945-
General Note: "Cuadernos mensuales de cultura política y economía social."
 Record Information
Bibliographic ID: UF00087226
Volume ID: VID00009
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 02470069
lccn - 48019551

Table of Contents
    Front Cover
        Front Cover 1
        Front Cover 2
    Front Matter
        Page 1
        Page 2
    Title Page
        Page 3
        Page 4
    Index
        Page 5
        Page 6
    Editorial: Deberes de la hora
        Page 7
        Page 8
    Chile
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
    Las Americas
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
    El resto del mundo
        Page 21
        Page 22
        Page 23
    Trinchera politica: La unidad amenazada
        Page 24
        Page 25
        Page 26
    Proposiciones para una accion politica en el periodo 1967-70 de una via no capitalista de desarrollo
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
    Observaciones del senador Patricio Aylwin al informe de la comision politico-tecnica
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
    Declaracion complementaria del senador Aylwin
        Page 142
    Replica del presidente nacional, senador Rafael A. Gunucio, al senador Aylwin
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
    Ahorro e inversion para aumentar base productiva y dar ocupacion
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
    La estrategia economica
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
    El dificil camino de la experiencia sovietica
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
    Logros y perspectivas de la Revolucion Rusa
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
    Reflexiones en torno a la universidad catolica
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
    La investigacion en la universidad
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
    Quememos los museos!
        Page 198
        Page 199
        Page 200
    Peliculas
        Page 201
        Page 202
    Libros
        Page 203
        Page 204
    Documentos: Desarrollo y armamentos
        Page 205
    El partido democrata cristiano y la politica de capitalizacion
        Page 206
    Primer congreso Latinoamericano de mujeres democratacristianas
        Page 207
        Page 208
    Back Cover
        Page 209
        Page 210
Full Text




PO!


Octubre 1967 N.o 303















La Faena de Nuestra Amrica0)


Hombres nuestros: encomenderos de nuestra suerte: que-

remos defender la libertad con el mismo mdulo que los Estados

Unidos; queremos asegurar una paz casada con la justicia social

tanto como Estados Unidos y queremos hacer una democracia

asistida de los imponderables del Mediterrneo, adobada con

las species de Grecia y Roma, que tambin son las abuelas del

hombre europeo-americano, porque si nuestra civilizacin fu-

tura no tuviese el sabor de nuestra sangre, cmo ella podra

parecernos industrial propia, hazaa nuestra?






(1) Tomado del discurso de Gabriela Mistral en sesin extraordi-
naria del Consejo Directivo de la Unin Panamericana, celebrado en
su honor, 1946.











TITULOS PARA UNA CULTURAL DC


EL PENSAMIENTO SOCIAL DE MARITAIN,
por Carlos Nqudon e Ismael Bustos
Precio E 8.-


INTRODUCCION A LA POLITICAL,
por Ismael Bustos
Precio E 7.-


ECONOMIA Y REVOLUTION,
por Franz J. Hinkelammert
Precio E" 12.-


EL DESARROLLO DE AMERICA LATINA Y LA
REFORM AGRARIA,
por Jacques Chonchol
Precio E 7.-


EN VEZ DE LA MISERIA,
por Jorge 1Ahumad
Precio E 10.-



En impresin:


LAS'FUENTES DE LA DEMOCRACIA CRISTIANA,
por Jaime Castillo
Nueva edicin con dos extensos y polmicos apndices.








HAGASE, RICO AYUDANDO, ALA
CULTURAL Y A LOS NECESITADOS
PARTICIPANDO EN LOS

SORTEOS DEo

CONTRIBUIRA ASI A LA CONSTRUCTION
DE HOSPITALS, AL MEJORAMIENTO DE
LA ASISTENCIA SOCIAL, AL PROGRESS
DEL DEPORTED Y A LA EDUCATION UNI-
VERSITARIA; A LA SUBVENCION DE LOS
CUERPOS DE BOMBERS DE LA REPU-
BLICA, A LA PROMOCION DE VIVIENDAS
POPULARES Y A TANTAS OTRAS OBRAS
DE -BIEN PUBLICO.

Y t* OLVIDE QUE

EN UN BOLETO DE 12l ta

ESTA SU FORTUNE
BRINDANDOLE DOUBLE OPORTUNIDAD
CON SUS DOS TERMINACIONES Y REPAR-
TIENDO MAS DE 12.000 PREMIOS POR
SORTED.










POLITICAL Y ESPIRITU


N? 303


OCTUBRE 1967 Nmero Especial AO XXII


Cuadernos de Cultura
Poltica
Econmica

Soda


DIRECTOR
JAIME CASTILLO VELASCO


CONSEJO DE REDACCION
Carlos Naudon
Pablo Piacentini
Zarko Luksic
Claudio Orrego
Ismael Bustos
Ana Helfant
Francisco Albiz


SUSCRIPCION AREA POR 12 NUMEROUS
Chile ................... E' 65.- Alemania, Austria, Blgica,
Amrica Latina ............ US$ 11,25 Congo (Kinshasa), Francia,
Centro Amrica ............ US$ 11,50 Gran Bretaa, Italie, Suecla,
Mlico, Canad, EE. UU. .... USS 12,90 Yugoslavia ............... US$ 17,60
Espaa .................... US$ 17,20

...*'** .,^ ': OB (9M*COftM9 9 -IN
Extranjero ..................................... US$ 10,20
Chile .......... ............. ....... .......... ... E 50.-


Derechds reservados. Registro Nacional
de la Propiedad Intelectual No 202.


EDITORIAL DEL PACIFICO


Alonso Ovalle 766 Casilla 3547
Fonos: Librera 393284
Imprenta 382512
Santiago de Chile


PORTE PAGADO
Publicaciones Peridicas
INSCRIPCION N" 292


Se permit su reproduccin citando la procedencia












































ESTA BOLETA DE COMPRAVENTA

Construye ahora, la patria que heredarn sus hijos.
Al hacer Cualquier compra .exija y guard siempre
"SU BOLETA"



SORTEo NATIONAL OE l3lBt3IPIM.lB XX

.... _______ _____,_____

















INDICE




i itorial: IDeberes de la hora ..................... 7
Chile ....................... .................. 9
Las Am ric s ........... ....... ............. 16
El Resto del.Mundo ............. .............. 21
Trinchera Poltica: La Unidad Amenazada, por Jaime
Castillo V. .......... .... ......... .. .... 24
Proposicionies para una Accin Poltica en el: perodo
1967-70 de una Va No Capitalista de Desarrollo ..... 27
Observaciones del Senador Patricio Aylwin al Informe
de la Comisirin Poltico-Tcnica ........... ...... 124
Declaracin complementaria del Senador Aylwin ...... 142
Rplica del Presidente Nacional, Senador Rafael A. Gu-
mucio, al Senador Aylwin .......................... 143
Ahorro e Inversin para Aumentar Base Productiva y
dar Ocipacin, por Sergio Molina ................. 152
La Estrategia Econmica, por Zarko Lukslc S. ...... 163
Cincuenta aos de Revolucin Rusa:
El difcil camino de'la experiencia Sovitica, por Ig-
nacio Palma ....................................... 169
Logros y perspectives de la Revolucin Rusa, por Julio
Silva ........... ............: ....... 171
Reflexiones en torno a la Universidad Catlica, por
Fernando Castillo V .............................. 179
La Investigacin en la Universidad, por Lino Rodr-
guez-Arias ............... ....................... 194
"Quememos los Museos!", por Ana Helfant ........ 198
Pelculas ......................................... 201
Libros ................... ............ ............. 203
Documents
Desarrollo y armamentos ........................... 205
El Partido Demcrata Cristiano y la Poltica de Ca-
pitalizacin ...................... ................... 206
Primer Congreso Latinoamericano de Mujeres Demo-
cratacristianas ................................ ... 207









C "Una frrea tradicin,

en la vida commercial

de la capital de Chile

La -Ferretera Santiago. se encentra
incorporada al espritu mismo de la Ca.
pital, porque sus normas comerciales,
rectas y progresistas, le han granjeado
la simpata y el respeto del Pblico
La .Ferretera Santiago- sirve a la pe-
quea y a la gran Industria, a los Talle.
res de Mecnica y Reparaciones, a la
Agriculture, a los Artesanos y tambl6n
al Hogar, a travs de sus Secciones:
MAQUINARIAS
CARBORUNDUM
HERRAMIENTAS
PERNOS y QUINCALLERIA
SANITARIOS
MENAJE


FERRETERIA SANTIA GO6
OSTERTAG y Co.
TEATINOS 240 SANTIAGO










EDITORIAL










Deberes de la hora




La gestin: democratacristiana en el Gobierno de la Rep-
blica pasa por momentous duros.
Todas las fuerzas polticas tradicionales luchan contra ella
con ms vigor, odio y tenacidad de lo que cada una pudo haber
puesto en el curso de toda su existencia poltica'. De paso, han
conseguido mover,' fsica o espiritualmente, a elementos de todos
los sectors sociales. Unos, porque se les priva de su antiguo
poder; otros, porque no detentan ya la Administracin Pblica;
aquellos, porque se les otorga menos atencin inmediata que a
los ms pobres; o estos ltimos, en fin, porque no reciben la
totalidad de lo que desean, en suma, un vasto conglomerado,
con la mente puesta en sus intereses pasados o en un future
maravilloso, trabajan por derrumbar la experiencia democrata-
cristiana. Por cierto, el arma ms temible es la difusin de ru-
mores, calumnias, escepticismo, desconfianza. Los dueos del
dinero son maestros en esa tarea. Los maquiavelos de la dema-
gogia suelen tener tambin xitos brillantes. Encaminan las co-
sas, unos y otros, hacia la creacin de condiciones catastrficas,
y, cuapdo ellas se produce, esparcen un ambiente de sentimen-
talismo a fin de impedir que el Gobierno pueda ejercitar sus
ms elementales medidas de defense. Experimentamos la sensa-
cin de que la realidad national llega al pueblo totalmente dis-
torsionada.








Lo dicho se une a la existencia de un problema intern el
el Partido Democratacristiano que, cuya soluci6n io aparece.
Subsiste la diferencia entire el Gobierno y la Directiva del Pai-
tido. Y los ms graves problems son tratados desde trincheras
distantes, como si el Gobierno y el Partido no fuesen, para los
efectos de trazar las lineas fundamentals, una sola cosa. Hay
incluso militants que se empean en llevar el nimo de la dis-
cordia dentro del partido, que nos pertenece a todos.
Los ltimos acontecimientos ratifican esta impresin. Si no
hubiese problems internos y discrepancies series entire Gobier-
no y Partido, las estrategias del enemigo seran vencidas en el
mismo terreno donde se propagan las calumnias contra nuestro
Gobierno: en el seno de las masas. Si los democratacristianos
trabajan con firmeza en los escenarios de la lucha social, no
sera jams necesaria la intervencin de la fuerza pblica contra
inocentes engaados y conducidos por las instrucciones de quie-
nes slo estn satisfechos cuando hayan establecido un estado
totalitario en nuestro pas. Porque, all, en el seno de las masas,
los militants democratacristianos serian el engranaje entire el
pueblo y el Gobierno, y ninguna poltica dejara de tener un
amplio fundamento popular. Cuando no ocurre as, es inevitable
que la accin de unas minoras, entrenadas en la lucha callejera,
arrastre a muchos y logren la impresin de que el pueblo se
alza contra el Gobierno y que ste se defienda slo con la
fuerza.
La esencia del problema radica en que debemos sobreelevar
el sentido de nuestra misin. El primer deber es establecer la
unidad internal, la solidaridad y la lealtad reciproca. La segunda,
terminar con ese distanciamiento entire Gobierno y Directiva
partidaria. No important las personas. La causa democratacris-
tiana es una sola, y cada militant debe cumplir sus tareas all
donde se encuentra.
Dada la gravedad creciente de los problems y la repercu-
sin de nuestros desacuerdos, por pequeos que sean, nos atre-
vemos a dirigiros a todos los democratacristianos chilenos para
que juntos realicemos un supremo esfuerzo de definicin y uni-
dad. Cualquier falla nuestra significar o un retroceso social
que estancar a Chile por dcadas, o una veloz cada en los m-
todos tan conocidos del colectivismo totalitario. La Democracia
Cristiana se ofreci como una salida democrtica y revoluciona-
ria. No puede fallar.




























Se han cumplido tres aos desde que la Democracia Cris-
tiana conquist el poder. Tres aos en que se han escrito infi-
nidad de artculos, notas y publicaciones sobre lo que se est
haciendo en Chile. Llega la hora de los anlisis sobre la gestin
gubernativa, que van desde la aprobacin cerrada hasta la refu-
tacin total, pasando por una conjuncin de ambas posiciones.
Es la mitad del perodo presidential, y es justamente por ello
que los diagnsticos fueron ms profundos.
En los moments en que se celebra el tercer aniversario se
agudizaron las relaciones entire Partido y Gobierno, lo que se
manifest claramente con la preparacin del proyecto de reajus-
tes para el prximo ao. Parece ser que ambos sectors, aparte
del supuesto de tener una misma meta comn en el poder, estn
conformando una actitud de "dilogo" no tan comn entire de-
mocratacristianos.

Tres anos en el poder.
Es difcil para quienes gobiernan y para el Partido que sus-
tenta a los gobernantes mantener una situacin de privilegio
ante el pueblo. Quien slo se dedica a observer la gestin gober-
nante y partidaria est indudablemente propenso a formarse
una imagen distorsionada de la labor realizada. En los anlisis
de este tipo los errors afloran en toda su magnitude, opacando
los avances que, dada su irrefutabilidad, muchas veces perma-
necen annimos ante quien slo contempla. Y quienes en Chile
ms contemplan son las fuerzas polticas tradicionales de iz-


___


Chle








quierda y derecha. Para ellos nada existe,, 4od6 ta ria~,i ast
fue un error, lo otro va contra esto, lo dermnis alB debi%i
as, lo de ms ac tanbin, etc. Su matdo -muv negative por
lo dems- los coloca fuera del movirI~tcu'soeial- que se Ft
operando en Chile. Intentan colocar al pleblo" en la TOea de
slogans y consignas que afiebran sus atribuladas mentes. Esca-
pan a la realidad dndole la espalda y justificndose en esque-
mas tericos que solamente los alejan cada da ms del camino
que lleva nuestro pas.
Por otra parte, el Gobierno recibi infinidad de espontneos
homenajes por su labor y otros homenajes no muy espont-
neos con much sabor agrio.
Frente a todo este cuadro, el Gobierno se limita a mostrar
sus realizaciones. Su principal arma es decir: esto prometimos
y esto hemos hecho. Lo que no se ha podido hacer es por esto
y lo otro. Planteada as la cuestin, veamos cules son sus ar-
gumentos. De todas maneras, es largo enumerar todos los as-
pectos de la labor gubernativa. Slo mencionaremos los que a
nuestro juicio son ms importantes.

Desarrollo social.

Una de las metas ms ambiciosas que este Gobierno pro-
meti fue la organizacin paulatina de nuestro pueblo. Para ello
se estableci la Promocin Popular, que pese a todos los escollos
impuestos logr participar efectivamente en la consecucin de
dicho objetivo. Una nueva imagen muestra este pas: un pueblo
organizado, capaz de defender sus legtimos intereses y parti-
cipante activo en la elaboracin de un process revolucionario.
Con el fin de dar una vigencia legal a esta organizacin se en-
vi al Congreso Nacional el Proyecto de Ley que crea las Jun-
tas de Vecinos. La falta de vision y la ceguera oposicionista
an impide que ese intent se cristalice. La actividad coopera-
tiva alcanz un auge notable. A fines de 1966 existan 650 orga-
nizaciones cooperatives que agrupaban a ms de 50.000 personas.
Los Centros de Madres alcanzaron en dos aos la cifra record
de 7.000. Esto sin contar los centros culturales, juveniles y de-
portivos, que suman miles.
Al mismo tiempo se entregaron los elements fundamenta-
les para una autorreivindicacin del pueblo, desarrollando un
intenso plan de capacitacin a diferentes niveles.
La comunidad organizada particip en un plan de autocons-
truccin logrando iniciar 8.000 viviendas gracias a este sistema.
Adems se construyeron centros comunitarios, educacionales y
deportivos, en los cuales el esfuerzo comunitario super muchos
obstculos. La confianza que existe en el pas hacia el Programa
Habitacional se manifiesta claramente en el ahorro para la cons-
truccin. Solamente en el ao 1966, en la Corporacin de la
Vivienda y en las Asociaciones de Ahorro y Prstamo se conta-
biliz una cantidad de E 300.000.000.
Junto al process de autoconstruccin se trabaj efectivamen-








te en la urbanizacin, es decir, instalacin de los servicios p-
blicos esenciales, tales como alcantarillas, agua potable, luz, ca-
minos, etc.
Con el Plan Habitacional, se han construido en el pas, entire
1965 y 1966, 81.000 viviendas definitivas, sin considerar las que
han debido construirse mediante la Operacin Techo, que alcan-
zan a 48.000 viviendas provisionales destinadas a quienes perdie-
ron sus hogares debido al terremoto y temporales que azotaron
a Chile en 1965.
En general, la vivienda acus uno de los progress ms cla-
ros de estos tres aos. Las cifras lo demuestran: en 1964 se
invirtieron 110 millones de escudos, lo que en moneda de 1967
represent una inversin de 205 millones, y en 1967 la inversin
alcanz a los 349 millones, aumentando en cantidad de 144 mi-
llones, es decir, un 70,5%.
El Plan Educacional es otra de las grandes muestras que
este. Gobierno puede exhibir como labor de tres aos. La puesta
en march de este Plan permiti que en Chile se construyeran
escuelas, liceos, centros educacionales, lo cual -junto a los
nuevos planes de estudio- signific que se aumentara en 500.000
estudiantes la matrcula annual de 1967 en relacin a. 1964.
Viendo lo anacrnico de los planes de studio se reform
la estructura de la escuela primaria, prolongando los studios
de 6 a 8 aos, y en el nivel medio se implant una nueva es-
tructura de 4 aos.
En Justicia se efectu una de las ms trascendentales rea-
lizaciones del Gobierno de la Democracia Cristiana. Nos refe-
rimos a la Reforma Constitucional de la Garanta del Derecho
de Propiedad. En ella se marc la relevancia que tiene la fun-
cin de la propiedad, posibilitando con ello el acceso a miles
de chilenos.
En el Congreso an permanece el Proyecto de Ley que -de-
bido a la permanent labor obstruccionista del Senado- slo
puede presentarse como un intent: la Reforma Constitucional
que contempla diversos cambios en cuanto a atribuciones del
Gobierno, a la facilitacin de la labor legislative y otras dispo-
siciones que, tal como el plebiscito, slo favorecen a la larga a
nuestro pueblo. Esto an parecen no comprenderlo quienes ocu-
pan un silln en el Senado.
Los periodistas y la prensa en general vieron cumplirse un
anhelo largamente deseado. La modificacin de la Ley de Abusos
de Publicidad, y en la que existan disposiciones restrictivas
a la libertad de expresin. Al modificarla, nuestro Gobierno ha
dado muestras del respeto que le merecen quienes tienen una
opinion y la expresan, aun cuando ella no corresponda al pen-
samiento gobernante.
Desarrollo econmico.
Es este el aspect ms discutido de la gestin de Gobierno.
Las tres metas principles son: romper el estancamiento eco-
nmico, detener la inflacin y redistribuir el ingreso.








- La inflacin -segn la Exposicin de la Hacienda Pblica-
'se logr reducirla a menos de la mitad desde que este Gobierno
se hizo cargo del pas. La variacin del indice de precious al con-
sumidor de diciembre a diciembre de cada ao ha sido en 1964
de 38,4%; en 1965 de 25,9%; en 1966 de 17% y en lo transcurrido
de este ao alcanza a una cifra cercana al 21%.
En lo que se refiere a la distribucin del ingreso se ha pro-
ducido un cambio important, aunque no se ha generalizado el
ahorro necesario para obtener un desarrollo acelerado y soste-
nido.
Tomando como base 100 el ao 1964; el ndice de salaries
elaborado por la Direccin General de Estadstica alcanza a un
valor real del orden de 145 en 1967. En el caso de los salaries
agrcolas el'aumento es mayor, ya que partiendo de la misma
base se llega a que el incremento real ha sido de 70%. Por otra
part, el'gasto de remuneraciones en el sector aumento del
personal ha crecido entire 1964 y 1967 en 42,2% en trminos
reales.
La accin del Estado ha contribuido en forma important
a la redistribucin del ingreso, a travs de sus programs que
han aumentado, en trminos reales, entire 1964 y 1967 en: Edu-
cacin 67,7%, Reforma Agraria 446,0%, Vivienda 66,4% y Sa-
lud 48%.
Los trabajadores tienen una mayor participacin en el in-
greso national, observndose adems una gran transformacin
en favor de los sectors de menores ingresos a travs de la ac-
cin del Estado.

Promocln del campesinado.

La Agriculture recibi con beneplcito la nueva Ley de Re-
forma Agraria. Nada pudo la oposicin derechista frente a esta
realizacin.
Nuestro Gobierno ha sido el nico que gracias a esta Ley,
junto con la de Sindicacin Campesina, dio los elements para
que se libertara el campesino chileno, al mismo tiempo que se
organizaba. Ahora, de'objeto se ha transformado en un sujeto
capaz de alzarse en la defense de sus derechos y reivindicacio-
nes. Tres millones de' chilenos se han incorporado a la vida na-
cionl. Antes slo eran la base de sustentacin de una oligar-
qua latifundista que, para mantener sus privilegios, lo adorme-
can impidiendo su promocin.
Se han organizado 180 mil campesinos. Asentamientos, sin-
dicatos, cooperatives agrcolas estn ah como muestra de un
esfuerzo gubernamental que permit decir que en Chile hay un
poderoso contingent human que ha surgido a la vida ciudada-
na de su larga noche.
En el campo industrial los avances son significativos. Se
han creado numerosas industries, fbricas y plants. Otras han
iniciado ampliaciones, especialmente las relacionadas con lo








textil, products de consumo habitual domstico, metlicas b-
sicas, maquinaria y accesorios domsticos.
La produccin de acero ,se vio incrementada por la cons-
truccin del Segundo Alto Horno en Huachipato, lo que ha per-
mitido aumentar la produccin de lingotes de acero de 400 mil
toneladas en 1964 a 500 mil toneladas en 1967, es decir, acusa
un aumento de un 25%. Se espera duplicar la produccin de
acero de la CAP, debido a la iniciativa privada y la CORFO,
que la aumentar, de 500 mil a un milln de: toneladas, anuales.
El cobre para algunos brilla y para otros se ha opacado.
Los discutidos Convenios del Cobre se han comenzado a poner
en prctica. .Ellos son el primer paso de la recuperacin, para
el pas, de. sus riquezas bsicas. Al mismo tiempo se pretend
aumentar en el lapso de 5 aos la produccin cuprfera de 600
mil a 1.100.000 toneladas. Este plan de desarrollo significar una
inversion de 570 millones de dlares.
En transportes el avanc ms notable se' ha captado en la
rama area a travs de la LAN, Lnea Area Nacional. Prctica-
mente ha renovado todo su material de vuelo, lo que le ha sig-
nificado un aumento notable de pasajeros. Por primera vez LAN
no require de aportes fiscales para sus gastos de operacin.
En Poltica Monetaria y Crediticia durante los ltimos tres
aos se ha tratado de alcanzar el objetivo da proveer al sistema
econmico de los medios de pago adecuados, estimulando es-
pecialmente aquellas actividades que son de un carcter ms
urgente o esencial, evitando que un exceso de dinero tienda a
acentuar las presiones inflacionarias que provienen de las va-
riaciones en los costs.
La expansion del dinero se ha ido adaptando al process
gradual de contencin de la inflacin. A comienzos de 1965 se
observaron en cada mes tasas anuales de expansion de dinero
de ms del 50%; estas tasas se redujeron desde fines del ao
pasado a los primeros meses del ao en curso a algo menos del
40%, y en los ltimos meses alcanzan a incrementos de alrede-
dor de un 20%.
En otro plano, la inversin fiscal aument en ms de 60%.
El ahorro logr un incremento a travs del Banco del Es-
tado que va desde los E 274,1 millones en el ao 1964 a E0 647,6
millones en 1966.
Se cre el impuesto patrimonial, mediante el cual tienen ms
responsabilidades tributaries quienes ms bienes tienen. Este
es un autntico esfuerzo de justicia social y econmica. Era
inaceptable que un obrero tuviera el mismo deber de impuestos
que un empresario, quien muchas veces mediante artimaas
tributaries evada su pago.
El delito tributario ha sido fuertemente atacado. Desde que
asumi el actual Gobierno se han investigado ms de 600 casos,
lo que ha permitido recuperar alrededor de E 20.000.000 en
forma direct.
En el Congreso an se mantiene el Proyecto de Ley que








modifica la legislacin sobre sociedades annimas, que permit
reforzar en gran media lo que debe realizar el Estado.
En otro campo -Relaciones Exteriores- podemos exhibir
grades advances. Chile se ha transformado en el lder de la
tan deseada integracin de Amrica latina. Los dbiles comienzan
a unirse ante los fuertes. Un continent como el nuestro no pue-
de permanecer dividido. No lo exigen los economists, politicos
o tcnicos, sino que lo exigen los pueblos. Los esfuerzos guber-
namentales son slo complement a la gran labor de unin que
queda por delante. En la actualidad estos esfuerzos son de n-
dole econmica, lo que queda demostrado por los acuerdos,
convenios y programs que permiten dar el primer paso.
El Acta de Bogot permiti dar el impulso inicial para el
process de integracin econmica y propiciar la creacin de un
mercado subregional. Gracias a ello se cre la Corporacin
Andina de Fomento, en la que participan, adems de Chile, Ve-
nezuela, Colombia, Ecuador, Per y Bolivia. Dentro de la ALALC
nuestro pas tambin promovi un acuerdo sub-regional con los
mismos pases. En resume, el objetivo de nuestra poltica,,ex-
terior ha sido llevada en dos plans: convertir la ALALC en un
Mercado Comn y, simultneamente, realizar un esfuerzo ms
acelerado de integracin entire pases de similar grado de desa-
rrollo.
Por otra parte, se reanudaron las relaciones diplomticas y
se abrieron misiones en la URSS, Polonia, Checoeslovaquia,
Hungra, Bulgaria, Rumania, Etiopia, Zambia, Thailandia y Fi-
lipinas. No se poda desconocer la importancia de estos pauses
en el concerto mundial, por lo que se dio el paso que ha per-
mitido firmar convenios tcnicos y econmicos y culturales fa-
vorables a Chile, adems de las cordiales relaciones que se man-
tienen con cada uno de ellos.
Esto sera, sintticamente, lo que el Gobierno ha realizado
en tres aos. Muchas cosas se quedan en el tintero, tales como
los adelantos en Salud, Administracin Pblica, Comercio Exte-
rior, etc. Creemos dar una imagen global de lo que es Chile
en 1967.
Hay un hecho concrete que no se puede desconocer. Errores,
sin duda, se han cometido. Pero Chile avanza. Otros planes ven-
drn, nuevas esperanzas nacern, y la voluntad popular estar
present. Pero, los hechos permanecern y quedar, ante la
historic, una tarea que en estos tres aos se inici.
"Conocer y reconocer esta tarea -dice el Presidente Frei-
no es un acto de adhesin poltica a un gobierno. Es un acto
de adhesin que hace cada chileno a s mismo, a su familiar, al
porvenir de sus hijos y a su propia Patria. Con legtima satisfac-
cin podemos mirar esta etapa histrica y el porvenir con op-
timismo, confianza y fe en Chile. Con el respaldo vigoroso del
pueblo seguiremos avanzando".








; U. BP N D LEIA DEMOWA0CIA CRISTIANA' & ..

El Part&klb-nicrata Cristiano ha veido discutieno in-
ternamente ips problemss .que suscita la .ci~co de Gobieno.
Este debate culmin en la ltima Junta Nacional, donde, como
se sabe, se marc una tendencia a apresurar el ritmo de cam-
bios. En un comienzo, la cosa gir en torno al Informe Poltico
Tcnico (cuyo texto va ntegro en la present edicin). Se pre-
vea all una series de orientaciones que, en lneas generals,
responded al program de 1964 y fijen las tareas concretas del
perodo actual. El Informe, sin embargo (aprobado en general
por la Junta) plantea cuestiones de orden prctico en cuanto
a la forma de su aplicacin o a las oportunidades en que de-
biera ser ejecutado. Estos han sido, en verdad, los puntos de
discusin entire los personeros de la Mesa directive del Partido
y los de la Moneda. Dentro de este mismo orden de cosas, es
necesario sealar que la aprobacin del Informe inclua el de-
recho a presentar observaciones dentro de un plazo de noventa
das sobre cuestiones particulares.
El senador Alwyn hizo uso de ese derecho y, junto con acep-
tar las grandes lneas de la tesis, critic una tendencia a una
poltica de carcter estatista. Mereca esta observacin algunas
respuestas y el debate qued en suspenso.
Otra cuestin ms aguda se planted posteriormente: la del
criterio para hacer los reajustes de sueldos y salaries bara el
prximo ao. La posicin del Gobierno qued oficialmente ex-
puesta por el Ministro de Hacienda ante la Comisin Mixta de
Presupuesto del Congreso. Ya antes de ella, una furibunda opo-
sicin de izquierda se haba levantado en contra suya. El Conse-
jo Nacional del Partido Demcrata Cristiano planted a su vez
algunas modificaciones. Despus de discusiones prolongadas se
ha llegado a un acuerdo fundamental, sin perjuicio de debatiz
criterios concretos en el curso de la tramitacin legal. En esta
edicin, damos tambin los documents oficiales sobi'e la ma-
teria.
El asunto no es sencillo, pues, por una parte, existe una
fuerte oposicin de directors gremiales, trasladados a la base,
y, por otra parte, el pblico tiene la impresin de que no hay
criterios slidos uniforms entire Gobierno y Partido. Al cierre
de esta edicin, various gremios dirigidos por elements antigo-
biernistas han decretado paros de advertencia. Por su parte, el
Gobierno se prepare para dar a conocer a fondo sus ideas en
debate abierto ante la opinion pblica. El problema est inti-
mamente vinculado a los concepts generals que rigen la po-
ltica del pas y al choque de las diversas fuerzas. No ser fcil
ni exento de riesgos. La perfect unidad de Gobierno y Partido
es, hoy por hoy, una necesidad ineludible.









LAS A A


Las Guerrillas.

El Diccionario de la Real Academia Espaola da tres acep-
ciones de esta palabra, todas las cuales envuelven la idea de
hostilidades militares. Si bien su origen es remoto, fue aplicada
por vez primera con significacin propia en el transcurso de la
lucha del pueblo de Espaa contra Napolen. De alli en adelan-
te, se incorpor definitivamente al vocabulario military y, recien-
temente, al poltico.
La historic de las guerrillas es fecunda. Los italianos que se
alzaron contra los franceses durante las luchas por la unifica-
cin de Italia, aplicaron esos mtodos, alcanzando much cele-
bridad el guerrillero Michele Pezza, ms conocido como "Fra
Divolo", Lo. mismo hicieron los cosacos rusos contra Napo-
len en su retirada de Mosc. Los boers prolongaron por ms
de dos aos su guerra contra los ingleses por medio de las
guerrillas. Durante las luchas por la independencia de Amrica
latina, los guerrilleros alcanzaron tambin a jugar un papel de
gran relieve.
Ms recientemente, durante la II Guerra Mundial, esta for-
ma de lucha armada tuvo much aplicacin. Bien se recuerdan
los partisanos franceses e italianos. Tito y Mihailovic, en Yu-
goslavia, fueron destacados guerrilleros. La guerra entire China y
Japn fue fundamentalmente de guerrillas.
Los casos de mayor relieve, sin embargo, han sido los de
Vietnam, China continental y Cuba. De ellos ha salido la guerri-
lla considerablemente prestigiada, a punto de que toda una es-
trategia revolucionaria y una concepcin general del process de
liberacin de los pueblos oprimidos por el imperialismo y la
agresin, se ha formulado en su torno.
"La estrategia norteamericana de "guerra localizada" no
ha conocido jams como en Vietnam una crisis ms profunda
-escribi en "Le Monde Diplomatique" Bernard Couret, en mar-








zo ltimo-. No obstante, el comando norteamericano dispone
de fuerzas varias veces superiores a las del ao pasado".
Es el poder endemoniado de la guerrilla, que permiti a
Mao derrotar al Koumintang y a los japoneses, y a Fidel Castro,
a Batista.
Nada tiene de extrao, pues, que ambos hayan querido ele-
var sus experiencias all adquiridas a ley universal en el pro-
ceso de la historic, a estrategia de validez mundial.
"La experiencia de la lucha de classes demuestra -escribi
Mao en "Problemas de la Guerra y la Estrategia"- que slo
mediante la tuerza del fusil, la clase obrera y las dems masas
trabajadoras pueden derrotar a la burguesa y a la clase terra-
teniente armadas; en este sentido cabe afirmar que slo con el
fusil se puede transformar al mundo". Ms adelante aconseja:
"Todos los comunistas tienen que comprender esta verdad: El
Poder nace del fusil". Ni siquiera la posibilidad de una tercera
guerra mundial preocupa a Mao. En 1957 escribi que los comu-
nistas estaban contra ella; pero que si la desencadenaban los
imperialistas, no la temian. Funaamentando su actitud dijo:
"Despues ae la 1 Guerra Mundial, apareci la URSS con 200 mi-
llones de habitantes; despues de la il Guerra Mundial, surgi el
campo socialist, que aoarca a 900 millones de series. Puede
atirmarse que, si a pesar de todo, los imperialistas desencade-
nan una lil Guerra Mundial, otros centenares de millones pasa-
rn al campo socialist y a los impenalistas no les quedar ya
muctio espacio en el mundo, incluso es probable que se derrum-
ue por complete todo el sistema imperialista".
La estrategia revolucionaria formulada por el castrismo es-
t asentada en la concepcin de la lucha armada guerrillera. En
su ensayo sobre "America latina. Algunos problems de estra-
tegia revolucionaria", Regis Debray expresa: "Para los dirigentes
y militants de la nueva generacin castrista, para los cubanos
mismos, las condiciones para la lucha armada estn dadas de
manera general". .n ello el "Che" Guevara insisti varias veces
en su ramosa carta dirigida a la Tricontinental reunida en La
i-iabana, en abril de este ao, llegando a calificar la guerrilla
de "ejemplo perenne" y exhortando a realizar lo que llama "la
propaganda armada, en la acepcin vietnamita de la frase, vale
uccir, la propaganda ue los tiros, de los combates que se ganan
o se pieruen; pero se dan contra el enemigo". Se refiri tam-
bin a que la invencibilidad de la guerrilla debe prender como
grann enseanza en las masas de los desposeidos".
Por cierto, las dos reuniones de la Tricontinental de La Ha-
bana recogieron ampliamente estas ideas. En la primera de
ellas -enero de 1960- se defini la lucha armada como "la for-
ma tndamental de lucha" y en la segunda se express: "El triun-
fo y la consolidacin de la Revolucin Cubana puso de manifies-
to que la insurreccin armada es el verdadero camino de la
toma del poder por el pueblo trabajador y, a la vez, que los
ejrcitos profesionales pueden ser destruidos, las oligarquas
vencidas, el imperialism yanqui derrotado".








Al Pez le falt el Agua.

Mao ha observado que "La guerra revolucionaria es la gue-
rra de las masas y slo puede realizarse movilizando las masas
y apoyndose en ellas", de tal modo que se mueva en su seno
"como el pezen el agua".
Esto es muy verdadero, aunque, por supuesto, es una ver-
dad de Perogrullo, como muchas de las que sirven de base a
esta filosofa de la violencia. Plantea5 con todo, una cuestin
bien profunda. Cundo y porqu se produce esta identificacin
entire las masas populares y los guerrilleros, en trminos que
stos, apoyndose en ellas; transforman su movimiento en una
avalanche que derrota al enemigo y los lleva al poder?
Si se examinan los casos ms notables de guerrillas, que
hemos examinado precedentemente, observaremos que' el aglu-
tinante estuvo en una meta 'real y concrete, perseguida por los
guerrilleros y querida por el pueblo. La derrota de los invasores
franceses, en los casos de Espaa, Italia y Rusia, luchando con-
tra Napolen y Hitler. Los vietnamitas han debido soportar por
siglos un duro batallar contra sucesivos invasores y desde prin-
cipios del siglo pasado, contra la intromisin del hombre blan-
co. En los casos de Cuba y China, la guerrilla se alz contra una
tirana insoportable, que gozaba del apoyo extranjero.
"El enemigo' pblico nmero uno de los pueblos del mundo
es el imperialismo yanqui", puede leerse en una de las resalu-
ciones de la Tricontinental. Es para aplastar a ese' enemigo que
la guerrilla debe alzarse y es en virtud de ese element unifica-
dor que las luchas adquiirirn en su moment, dimensions uni-
versales".
La sola comparacin entire las experiencias histricas a que
nos hemos referido, en las cuales se luchaba contra un enemigo
bien real y concrete y este otro ideal, necesariamente vago, ca-
rente muchas veces de expresiones visible, que se larva y ocul-
ta bajo formas no fciles de captar por las masas y siempre cam-
biantes (pinsese en el camino que el imperialismo econmico
ha recorrido desde sus expresiones clsicas de monopolios has-
ta las modernas de conglomerados), explica, en gran media, el
fracaso de la experiencia guerrillera en Amrica latina segn
las coricepciones de Guevara y Castro.
Se sabe que las ideas -generales y abstractas-- no existen
en la realidad, en la qi slo hay espacio para lo individual
y concrete. Por lo mismo, es' difcil que por s solos atraigan a
los pueblos como razones para vivir y morir en la guerrilla. Ello
es ms bien cosa de intelectuales, que saben del poder de las
ideas. El imperialismo yanqui tiene que corporizarse en una
agresin,o en otros actos semejantes para que pueda levintar
a los, pueblos en su contra en una guerra popular..
Por ello, pues, al pez de la,.guerrilla castrista le falt el
agua clara del apoyo masivo y popular,








El pluralismo cobra caro.


: Con bastante arrogancia y no poco desconocimiento de la
historic y de la humana naturaleza, Castro ha querido elevar a
ley universal la experiencia cubana.
Ella fue, sin embargo, bastante especfica y su triunfo no
se debi tanto a la lucha antiimperialista, sino a la antibatistiana.
An ms, Castro jams present su revolucin como comu-
nista en el process de su desenvolvimiento, ni an bastante tiem-
po despus de su triunfo.
El Canciller Roa, definiendo la posicin de Cuba en la Asam-
blea General de la NU en diciembre de 1959, traz de la revo-
lucin cubana un cuadro bastante diverso del actual, pues dijo:
"El tremendo problema del mundo es que lo han puesto a es-
coger entire el capitalism que mata de hambre a los pueblos
y el comunismo, que resuelve sus problems econmicos; pero
que suprime las libertades pblicas tan caras al hombre". El
propio Castro, deponiendo como testigo en el process contra
Hubert Matos, que haba acusado a la revolucin de estar in-
filtrada de comunistas, el 14 de diciembre de 1959, afirm: "No
tienen derecho a acusarla de comunista, porque no es una re-
volucin comunista. Es una revolucin con caractersticas pro.
pias, distintas de las dems que se han producido en el mun-
do". El 7 de ese mismo mes, Ral Castro declar que sera el
pueblo el que determinara el moment en que "la revolucin
tiene que ser afianzada en las urnas". "Mientras tanto -sigui
diciendo- el pueblo, por primera vez en el poder, utiliza el
mtodo que ms le conviene, iNo ha de ser naturalmente per-
petuo".
Su carcter humanista, la equidistancia que procuraba guar-
dar entire capitalism y comunismo y su noble lucha contra una
tirana oprobiosa, apoyada desde el extranjero, atrajeron hacia
la revolugin de Castro las simpatas no slo de todo su pueblo,
sino la de los pueblos de Amrica toda. Aun en EE. UU. surgieron
organizapiones para ayudar a Castro.
Hoy da todo es diverso. Castro finge de dcil pen en el
juego de ajedrez, de las grandes potencias y pretend exportar
una revolucin de tipo marxista. Cmo podra, de esta manera,
galvanizar a las masas, Jatinoamericanas?
Y estn luego las caractersticas propias dp, cada pas, En el
caso de Bolivia, por ejemplo, es preciso recorder su reform
agraria. Con todos los defects que indudablemente tiene, entire
la promulgacin de la ley en 1953 y agosto de 1966, 7 mil propie-
dades han sido afectadas por ella, otorgndose ttulos sobre ca-
si 7 millones de hectreas laborales a 179 mil families de agri-
cultores, segn informa el Banco Interamericano de Desarrollo.
As, estos campesinos se han ligado a su tierra, hacindose ms
conservadores de un status que dista ya de la indigna servi-
dumbre feudal. Por eso Guevara tuvo oportunidad de palpar la
indiferencia campesina hacia la guerrilla.
Hasta-la estrategia guerrillera se vio afectada por las men-








talidades diversas de los cubanos y bolivianos. Aqullos eran
partidarios del frente mvil -guerrilla siempre avanzando y
conquistando- y stos de la tierra liberada -espacio de tierra
boliviana dentro de la que deba regir la legalidad revoluciona-
ria.
El conjunto del anlisis que tan sumariamente hemos he-
cho acerca de las razones que han conducido a la actual situa-
cin de la guerrilla en Amrica latina, deja pocas dudas acer-
ca de la inanidad de pretender elevar a ley universal experien-
cias historical que, aunque muy ricas y con muchos elements
positivos, _carecen de validez general. Cuando el pluralismo es
ignorado o pospuesto, terminal siempre por cobrar caro, a veces,
dolorosamente caro.

El problema del armamentismo.

En la reunin de Presidentes Americanos, se acord una po-
ltica de limitacin de los armamentos innecesarios. Posterior-
mente, han surgido algunos problems relatives a la adquisi-
cin de implementos blicos por parties de various pases. El
gobierno de Chile emiti una declaracin que seala la necesi-
dad de poner fin y evitar una carrera armamentista en Amrica
latina, que ha tenido un eco muy positive.
Los gastos en armamentos que van ms all de las legti-
mas necesidades de seguridad, defeasa y soberania, no slo son
en si mismos perjudiciales para el desarrollo de Amrica lati-
na, sino que es preciso visualizarlos contra el teln de fondo de
una situacin econmica y social en estancamiento y retroceso
para el conjunto de los paises del tercer mundo, a los cuales
nuestra region pertenece.
En la reciente reunin de Argelia se dieron a conocer porme-
norizados anlisis que demuestran un debilitamiento de la soli-
daridad mundial, un aumento de los gastos blicos y un estado
econmico y social para los 2/3 de la humanidad de franco es-
tancamiento y aun retroceso.
Poner fin a esta carrera armamentista en Amrica latina
surje as como una necesidad dramtica de los pueblos latino-
americanos. Es preciso, pues, que el entusiasmo despertado por
la declaracin chilena, se concrete en acciones prcticas y via-
bles, adoptadas por toda la comunidad latinoamericana.










EL RESTO DEL MUNDO








Inglaterra:

GIRO HACIA EUROPA?





La devaluacin de la libra fue la ms arriesgada media que
hasta hoy adopt el gabinete Wilson, pero no ha bastado para
disipar la incertidumbre de la poltica inglesa. Lo que es hoy
incertidumbre era, en un pasado no muy lejano, la sabia y ra-
paz poltica del equilibrio imperial britnico. Hoy, las otrora
divididas naciones europeas estn reunidas en dos grandes blo-
ques. URSS y USA son varias veces ms poderosas que la isla
en que reina "Su Graciosa Majestad". En ese cuadro, la capa-
cidad de juego diplomtica inglesa se ha visto reducida al poco
impresionante papel de pariente pobre y los ms lcidos pol-
ticos del Reino Unido comienzan a comprender que slo tienen
dos alternatives: 1) convertirse, cada vez ms, en una provincia
estadounidense; y 2) mantener su personalidad y recuperar algo
de la perdida influencia en una alianza "interpares" con las na-
ciones del Mercado Comn Europeo.
La unin con Europa sobre bases independientes, es lo que
desde hace various aos viene exigindole a los ingleses el gene-
ral De Gaulle. Independencia, bien entendido, significa aflojar
la alianza atlntica tal como la conciben -y aprovechan- los
EE. UU. Implica un desarrollo que impida la penetracin "yan-
qui" en Europa y, hasta ahora, esas denuncias parecan exclu-
sivas del general De Gaulle, a quien los cidos y presuntuosos
comentaristas ingleses tipo "The Economist" sugeran como vc-
tima de una supuesta decadencia senil. Ahora parece que sta,
prematuramente, se ha apoderado del cincuentn Wilson, quien
el 13 de noviembre propuso una unin tecnolgica europea para
frenar "la invasion cada vez mayor de la industrial europea por
los norteamericanos". Esta alianza, segn la planted Wilson, se
asentara sobre siete puntos principles:








1) Estamos dispuestos a iniciar proyectos bilaterales ci
cualquier pas europeo que. est dispuesto t, eponQder eii 1
cooperacin tecnqlgical en i ualqiierr catripo en. cfuq 'tl coltbo
racin pueda dan resultados industriales de valor.
2) Estamos dispuestos, adems, a iniciar- discusiones multi-
laterales urgentes con nuestros aliados europeos, destinadas a
crear una nueva dinmica en la tecnologa europea. Estamos
dispuestos a avanzar tan lejos y tan rpidamente, quizs ms
lejos y ms rpidamente que cualquier pas de Europa, en la
preparacin de la cooperacin tecnolgica y la integracin que
puedan dar nuevo mpetu a la Unin Econmica Europea.
3) Se hace un llamado a la Confederacin de Industrias bri-
tnicas para que elabore, con organizaciones industriales simi-
lares del Mercado Comn, las "reglas bsicas" para la integra-
cin industrial y el progress tecnolgico.
4) Formacin de un institute europeo de tecnologa para
sealar el camino a seguir.
5) La celebracin de consultas urgentes sobre los medios
para former compaas realmente europeas que funcionen a
travs de las fronteras nacionales.
6) La secretara de comercio del gobierno britnico realiza-
r un studio urgente de la forma de lograr que las leyes brit-
nicas sobre patentes de invencin, monopolios, medidas restric-
tivas y derecho commercial coincidan con el Tratado de Roma,
en que se basa la Comunidad Econmica Europea'.
7) Se pide al Congreso de Sindicatos Obreros Britnicos que
estudie con las 'entidades similares europeas la forma de llevar a
cabo estas proposiciones."
Un replanteamiento de las relaciones entire Inglaterra y
EE. UU. no es la nica exigencia del Presidente Francs para no
vetar el ingreso britnico a la Comunidad Europea. Est tambin
el intrincado problema de los vnculos comerciales entire la isla
y sus ex colonies. Pero de todos modos, resuelta la direccin
principal que Londres tomar -o Europa o USA- las perspec-
tivas del ingreso seran considerable.
En ese sentido las declaraciones de Wilson indican una sig-
nificativa aproximacin a la posicin francesa. A las palabras
seguiran los hechos, cabe suponer; pero tambin cabe lhacer
notar que a las palabras deberan seguir las palabras. Y hasta
el moment la prensa no ha registrado ninguna reaccin favo-
rable de fuentes francesas.
En todo ,caso, es ste un triunfo politico del general francs.
Si las intenciones de Wilson son sinceras y reales las posibilida-
des de llevar, adelante sus planes (es decir, si.las condiciones in-
ternas inglesas hacen viable una Unin Tecnolgica) mejor sera
que De Gaulle no exagera"e sus exigencias hasta el punt de
obligara humillarse a los ingleses. Si bien es cierto que no bastan
las palabras de un gabinete laborista que puede caer en cual-
quier moment para otorgar pesp suficiente al. program de
Wilson. En una direccin semejante deberan comprometerse








adems de las dos grades fracciones laboristas, el partido con-
servador y el liberal.
Por ltimo, queremos sealar un pasaje que el' "ineimpd-
rialista" Wilson pronurjci a propsito de los hechos que lo for-
zaron a devaluar el signo monetario ingls. El Premier explic
que la depreciacin pudo haberse evitado recurriendo a nuevos
prstamos. No obstante, desech ese expediente porque, "a nues-
tro juicio hubiera sido irresponsible seguir encarando las suce-
sivas olas especulativas recurriendo cada tanto a prstamos a
corto plazo, sin atacar la raz de esa especulacin".
"El fracaso en atacar el mal de raz hubiera significado esta
vez pedir crditos en condiciones tales, que nuestros acreedores
podran haber insistido en garantas sobre este o aquel aspect
de nuestra! poltica national". 4Wilson, que pertenece a una na-
cin que eo sti tiempoi d idsleador UtilIz6 lds emprtiitos como
parte de su poltica hegemnica, prefiere evitar para su pas esas
garantas y condiciones que la haran dependiente del extran-
jero. Si esto, para una potencia -declinante, pero potencia-
involucra grandes sacrificios, qu no significar para un pas
subdesarrollado. Sin embargo, sin esos y mayores sacrificios,
seguiremos sumidos en un destino menguado, en una dependen-
cia' lamentable y en un subdesarrollo crnico. Que es lo que
quiere evitar en este continent, el gobierno de Chile; liberndose
progresivamente de la dependencia externa. As se explica que
el gobierno democratacristiano dedicara los mayores recursos
provenientes del alza del cobre, a disminuir su deuda externa.
Y que la dolorosa poltica de reajustes fuera propuesta para
mantener y aumentar la tasa de capitalizacin sin recurrir a
nuevos prstamos, como los que Wilson no quiere contraer.










TRINCHERA POLITICAL









La Unidad Amenazada





En el curso de la ltima Junta Nacional de nuestro partido,
un grupo de militants planted, como una tarea apremiante, la
de fortalecer la unidad internal.
El autor de estas lineas form parte de ese grupo. Y, des-
pus de cuatro meses transcurridos, cree que es til volver so-
bre el tema.
Repetimos una vez ms: nuestro partido carece de proble-
mas verdaderamente serious. La conformacin individual de las
directives no cambia el sentido de nuestra lnea poltica. Cual-
quiera que sea el vaivn de las opinions subjetivas, es un he-
cho que tanto el PDC como el Gobierno del Presidente Frei se
hallan ante situaciones objetivas prcticamente inmodificables.
Ellas estn determinadas por el antagonismo de los adversaries
y por la naturaleza de la base social en que nos apoyamos.
El nas no ve ni puede ver en la Democracia Cristiana un mo-
vimiento que oscila entire la Derecha y la Izquierda tradicionales.
Los sectors que votan por nosotros y que apoyan nuestra cau-
sa en todas las circunstancias, no quieren vernos caer en una
impotencia conformista frente a la realidad social vigente. Pero
tampoco aceptan aue pasemos a actuar como satlites de los
partidos tradicionales de Izquierda. Nos piden angustiosamente
claridad, audacia, personalidad. Durante la campaa de 1964 pu-
dimos presentar esa imagen, y ella fue ratificada por el pueblo
mismo.
Mas, si este problema de estrategia, de "imagen", de signi-
ficacin, de lnea, lo resolvemos dentro de un maremgnum de
opinions, debates, tendencies; si en el curso de nuestro dilogo
interno vamos insensiblemente pasando de la opinion personal
a la controversial, de la controversial a la constitucin de frac-
ciones, de las fracciones a los ataques personales, y de los ata-








ques personales a la utilizacin reciproca de las consignas, ca-
lumnias y falsedades que nuestros adversaries ponen en circu-
lacin contra nosotros, entonces, a nuestro juicio, la unidad est
amenazada, y la idisolucin moral del partido se convierte en
un asunto de tiempo ms corto o ms largo.
Afirmamos categricamente y en la ms honda preocupa-
cin personal, que creemos expresar la opinion de la inmensa
mayora de los buenos militants, cuando reprochamos el len-
guaje exaltado de algunos documents publicados por organis-
mos del partido contra determinados militants, o las aprecia-
ciones ligeras de algunos camaradas contra otros que ejercen
cargos por designacin mayoritaria. Nos parece que el debate
sobre el Informe Poltico-Tcnico es legtimo en si, que se le
debe llevar por canales orgnicos y que nadie tiene derecho a
sentirse afectado personalmente por la circunstancia de que se
discrepe de algunos puntos de vista contenidos en l.
SPensamos que el papel de los diversos Departamentos no
consiste en operar como un partido dentro del partido, y que
no tienen derecho a estar formulando, constantemente, sus pro-
pias opinions, calificando a los gobernantes o a otros militan-
tes. Para ello existen normas que todos conocemos. Y nos he-
mos comprometido a cumplirlas.
Creemos, asimismo, que nuestro partido es una entidad or-
gnica: en ella no cabe el cultivo de las querellas de genera-
ciones. Ningn grupo fisiolgico detenta la llave de la doctrine
y nadie tiene derecho a fomentar las incorrecciones injustas de
los dems militants. Los errors doctrinarios o politicos deben
ventilarse en el seno del partido y de acuerdo con las normas
correspondientes. Las actitudes que parezcan erradas merecen
un anlisis ideolgico y politico, con vistas a la persuasion y al
acuerdo, pero no han de ser la base de ataques de ndole per-
sonal o de acusaciones inquisitoriales.
La discusin internal ser siempre recomendable o necesaria.
Pero ella no sirve para nada si slo estimula las divisions y
las asperezas entire camaradas. Esto significa tambin que nin-
guno tiene derecho a provocar con actitudes exageradas y p-
blicas la reaccin ideolgica o afectiva de los dems.
Ingresamos al Partido Demcrata Cristiano ms que nada
por la promesa de camaradera que l encerraba. Slo un par-
tido poltico de camaradas verdaderos puede hacer la revolu-
cin contra el inhumanismo. Si no lo somos, nuestros esfuerzos
son vanos. No hacemos de la humanidad una comunidad de
hombres libres.
Esta cuestin es vital. A nuestro juicio, nada se perdona me-
nos a un gran partido victorioso que el antagonismo interno.
Es verdaderamente impresionante la rapidez con que el pueblo
abandon a quien traiciona la fuerza solidaria que le entreg.
Todo nuestro porvenir est amenazado, y con nosotros la causa
de la libertad y de la justicia, si no logramos ponernos de acuer-
do. La impresin de que el partido est compuesto de muchos
partidos pequeos en constant pugna; de que la juventud re-







chaza a una buena parte de los adultss' de que la doctrine
es interpretada de muchas maneras; de qu la directive nacio-
nal no se entiende con el Gobierno; de que no existe certeza ni
estabilidad alguna respect de los caminos que los democrata-
cristianos van a proponer al pas, esa impresin, por falseada
y magnificada que est, a travs del comercio interesado de los
enemigos, es una valla insalvable para nuestras aspiraciones.
Estas palabras no son pesimistas. Quieren marcar un peli-
gro, y estn fundadas en algunos dolorosos hechos recientes.
Jams pensamos que alguien escapa al error y no pretendemos
aqu enjuiciar personas. Pensamos, s, que una revista bien cono-
cida y afincada en el partido, era una adecuada plataforma para
pedir a todos los camaradas unahonda reflexin sobre tales ma-
terias.

Jaime Castillo Velasco


EXPRINTER S. A.
Organizacin Mundial de Viajes y Turismo


AGUSTINAS 1074 PRAT, 895
Santiago Valparaso








Proposiciones para una Accin

Poltica en el perodo 1967-70

de una Va No Capitalista

de Desarrollo


Documento de trabajo para la Junta Nacional del PDC.
Julio de 1967.



PRESENTATION DEL INFORMED

La Junta Nacional del PDC, reunida en abril ltimo, con pos-
terioridad a las elecciones de regidores, despus de examiner los
resultados de dichas elecciones y hacer un anlisis de la situa-
cin poltica, decidi designer una Comisin Poltico -Tcnica,
la que en un plazo no mayor de 60 das deberia preparar un
informed que sirviera al Partido para reacondicionar su estrate-
gia poltica a las nuevas circunstancias, a fin de lograr el pleno
cumplimiento de sus metas programticas.
Este informed debera orientar su labor hacia la definicin
de las tareas inmediatas para abrir paso en Chile a una Va No
Capitalista de Desarrollo, de acuerdo a lo determinado por el
Segundo Congreso Nacional del Partido. La Comisin encaigada
de elaborarlo debera ajustar su trabajo a siete criterios bsi-
cos, que fueron expresados en un voto aprobado unnimemente
,por la Junta Nacional y que eran los siguientes:
1. El control global y la utilizacin por el Estado de los
mecanismos bsicos del sistema econmico; la aplicacin efecti-
va de la planificacin nacional y la subordinacin de los recur-
sos del Presupuesto y del Crdito a estas nuevas tareas progra-
mticas.

Nota.-Publicamos in extenso los documents cocernientes al de-
bate sobre la va no capitalist de desarrollo. "Poltica y Espritu"
dar a conocer en forma integral cualquier otro documents autotizado
que se refiera a esta material.








2. La determinacin de las reas estratgicas que deben es-
'thr incorporadas al Dominio Pblico y el procedimient6 que se
aplicar a las nuevas actividades que queden sometidas a esta
decision.
3. La determinacin de los sectors en los cuales el Estado
impulsar la constitucin de Sociedades Mixtas, ya sea en rela-
cin con empresarios nacionales o extranjeros, garantizndose
en todo caso el control pblico en la constitucin del capital y
en la administracin de la empresa.
4. La determinacin de un Estatuto para el sector privado,
en forma clara y stable, sobre las siguientes bases:
a) Un sistema tributario, de precious y de crdito, establecido
de manera de otorgar justos mrgenes de utilidades; y
b) Tareas sectoriales de reinversin, de produccin, de pro-
ductividad, de estandarizacin, de calidad, de exportacin, etc.
5. Preparar un sistemtico program de desarrollo de la
artesana y pequea y median industries; cooperatives y otras
formas avanzadas de produccin industrial y agrcola, garanti-
zndoles el aporte necesario de crditos, aprovisionamiento de
materials primas, asistencia tcnica y facilidades para la comer-
cializacin.
6. Reestudiar el program national econmico de inversio-
nes y determina- los porcentajes y las cantidades que hasta 1970
corresponder aportar a la inversin pblica, al ahorro popular
y a la reinversin de las utilidades del sector capitalist.
7. Replantear las polticas de remuneraciones y precious, de
modo que los trabajadores tengan oportunidades institucionales
de participar en su formulacin, y el Gobierno disponga de efec-
tivos medios tcnicos y legales de control de costs y alzas.
El Consejo Nacional del Partido, con fecha 2 de mayo de
1967 y en cumplimiento del mandato de la Junta, procedi a de-
signar la Comisin mencionada que qued integrada por los si-
guientes camaradas: Toms Reyes, Luis Maira, Vicente Sota,
Julio Silva, Carlos Massad, Pedro Felipe Ramrez y Jacques
Chonchol, quien fue elegido Presidente.
Desde el monlento de su designacin esta Comisin ha es-
tado trabajando a fin de presentar su informed a la Junta Na-
cional fijada para el mes de julio y en este trabajo ha contado
con la colaboracin de los camaradas Eduardo Azcar y Hctor
Brquez en las tareas de secretara y con la colaboracin para
materials especficas de numerosos camaradas que desempean
funciones en el Gobierno y en el Poder Legislativo, ya sea en el
cargo de Ministros, Subsecretarios, Parlamentarios, Ejecutivos,
etc., a todos los cuales la Comisin quiere manifestar pblica-
mente sus agradecimientos. De modo particular tambin la Co-
misin agradece al Departamento Tcnico del Partido por su
permanent colaboracin.
El informed que a continuacin se present es el resultado
del trabajo que durante los meses de mayo y junio ha efectua-
do la Comisin.








Los miembros de la Comisin estiman que el contenido de
este informed, una vez aprobado por la Junta Nacional, puede
servir como base de discusin para que el Partido y el Gobierno
concierten su accin en los prximos tres aos.

I. INTRODUCTION

1. LA REVOLUTION EN LIBERTAD

1.1. El sentido de la eleccin presidential de 1964.

La eleccin presidential del ao 1964 fue, a nuestro juicio,
much ms que una simple campaa electoral. Constituy un
autntico process pblico a la situacin en que se debata nues-
tro pas y permiti esclarecimientos y convergencias que reba-
saron a las dos candidaturas ms dinmicas que aspiraban al
Gobierno, dando origen a una verdadera ideologa national que
por primera vez en nuestra historic permiti una categrica de-
tinicin en favor de cambios profundos en la economa y la so-
ciedad chilenas.
Rasgos positivos, que conviene recorder, caracterizaron esos
meses:
a) La eleccin presidential de septiembre de 1964 fue la pri-
mera efectuada no slo sin la participacin de un candidate de
la derecha, smo que adems con programs claramente dirigi-
dos en contra de los privilegios de los grupos dominantes.
b) El debate que entonces se produjo y que alcanz una
madurez y profundidad sin precedentes permiti una "toma de
conciencia" colectiva acerca de la "Crisis Integral de Chile", co-
mo la denominaba Jorge Ahumada. El pueblo entendi que los
fenmenos de estancamiento econmico, miseria, existencia de
grandes mayoras explotadas y desorganizadas, falta de repre-
sentacin poltica efectiva, dependencia externa y otros estaban
relacionados entire s, eran interdependientes y constituan el
resultado de la ineficiencia e injusticia del Sistema Capitalista,
ideologa official o prctica de los gobernantes que nos haban
conducido en los ltimos 50 aos.
Sistema Capitalista y Crisis Integral de Chile, Partidos de
derecha y estagnacin, para el pueblo se hicieron concepts si-
nonimos. Elementos de una ideologa no capitalist comenzaron
a consolidarse, creando un clima de cansancio e incluso deses-
peracin en algunos, los que al abrir los ojos a esta nueva rea-
idad encontraron intolerables situaciones de inferioridad econ-
mica o social que, hasta haca poco tiempo, consideraban como
normales. La idea central de nuestra propaganda afirmando que
"todo tena que cambiar" interpret exactamente este estado de
nimo dominant.
c) Los Partidos polticos ms representatives cambiaron su
estructura traditional buscando convertirse en Movimientos So.








ciales donde trataban' de expresarse en forma active las fuer-
zas sociales ms importantes de nuestra patria. El Partido De-
mcrata Cristiano recibi particularmente la afluencia masiva
de estos sectors: los trabajadores. industriales, campesinos, po&
bladores y la juventud pasan a ser, junto a grupos mayoritarios
de la clase media, la base sociolgica del Partido y su imagen
externa. ; '
d) La Revolucin en Libertad, a los ojos de estos sectors,
ms que un Programa de. Gqbiern con,me4as y et1pa c9lras,
se convirti en un conjunto variado de anhelos y aspiraciones
populares; del Gobierno de ,Frei se esperaba, un cambio rpido
y sustancial, acompaado de un mejoramiento important de sus
niveles de vida.
Una mstica popular active acompaaba esta actitud y. en
muchas ocasiones lapzaba sombras sobre ciertas dificuttades
(limitaciones presupuestarias, polticas, etc.),, que inevitablemen-
te debamos afrontar. ,
Todos estos factors, sumados determinaban que las, areas
que deba realizar nuestro Gobierno para responder a las. leg-
timas aspiraciones que promovi, fuesen de una envergadura
que no admite comparacin con las que se realizaron anterior-
mente. Ms que hacer un buen gobierno, debamos echar a an-
dar una revolucin.

1.2. Los avances sociales en los 32 meses de Gobierno del Presi
dente Eduardo Frei.

Treinta y dos mess 'de ejercicio del poder con avances y
retrocesos, aciertos y errores, han significado para el Partido y
el Gobierno una expdriencia de incalculable valor. Hemos com-
probado las dificultades del trabajo concrete de transformaci6n
del pas; hemos tenido la-ocasin de poner en aplicacin los es-
tudios y programs que a lo largo de muchos afios preparamos;
nuestros equipos politicos y tcnicos han ganado conocimiento
y madurez.
Nuestras convicciones doctrinarias se han visto fortalecidas
luego de su enfrentamiento con la realidad chilena. La adminis-
tracin del Estado nos ha revelado antecedentes que en muchos
casos sustentan nuestros puntos de vista y crean condiciones pa-
ra que, las etapas se reduzcan, acelerando el advance;
1- En cada sector de la actividad econmica y social los resul.
tados de nuestro trabajo hasta la -fecha son suficientemente co-
nocidos. En cualquiera de ellos se pueden encontrar con segu-
ridad uno o ms xitos aislados. Sin embargo, no es esto lo que
ms interest. La cuestin verdaderamente central es saber si en
este lapso ha habido advance social y transformaciones profun-
das en las estructuras de nuestra patria. Y el problema consiste
en no responder esta pregunta con criterios puramente subje-
tivos, sino a travs de un. procedimiento objetivO capaz de me-
dir la magnitude de nuestra tarea. Cmo lograrlo?.








A nuestro juicio hay un solo mtodo vlido para esclarecer
este interrogante y ste no es otro que el anlisis de nuestra
Historia Poltica. De la comparacin con los esfuerzos ms sig-
nificativos que el pas haya hecho en~este siglo para lograr el
progress econmico, la liberacin del pueblo y la independencia
national, surgir una 'valoracin bastante just de lo que esta-
mos haciendo. Y en este terreno slo podemos encontrar un
Gobierno que sirva como marco de referencia vlido: el de don
Pedro Aguirre Cerda y el Frente Popular en 1938. Respecto de
l hay un juicio unnimemente favorable. Su patriotism y es-
pritu progresista no' se discute. Las fuerzas que lo respaldaron
son bastante dinmicas y en lo sustancial mantienen a la fecha,
la mayora de ellas, las posiciones que entonces le sirvieron de
plataforma electoral. En 1964, los senadores Frei y Allende emi-
tieron sobre ese Gobierno juicios positivos.
Pues bien, ese Gobierno por todos elogiado, junto al esfuer-
zo de industrializacii del pas tuvo dos objetivos bsicos: de-
mocratizar el Sistema Educacional y hacer una efectiva Refor-
ma Agraria.
An se recuerda el lema de la candidatura de don Pedro
Aguirre Cerda: "Gobernar es educar". Mediante l se expresaba
la decision de liquidar al analfabetismo, aumentar las plazas de
la Educacin Primaria, ampliar la enseanza tcnica, professional
y universitaria, a fnri de disponer de los' elements capaces de
impulsar el desarrollo national. Durante ms de tres aos los
ms importantes recursos tcnicos y humans fueron destinados
a este objetivo fundamental, realizndose un esfuerzo honest y
serio por cambiar' la situacin existent. Sin embargo, y a pesar
del nimo resuelto con que se la enfrent, esta meta no fue lo-
grada. Durante 22 aos ms, cada ao quedaron fuera del Sis-
tema Educacional ms de 200 mil nios en la Educacin Pri-
maria; la Educacin Profesional no tuvo increments significa-
tivos; faltaban escuelas y. maestros para satisfacer las crecientes
aspiraciones educacionales del pueblo.
La otra aspiracin -hacer una Reforma Agraria- constitua
una arraigada conviccin del candidate del Frente Popular. En
1929 haba publicado' en Pars un complete trabajo titulado "El
Problema Agrario" y sus ideas figuraron naturalmente en su
Program. Con todo, ellas ni se concretaron en el trabajo pos-
terior y ni siquiera se envi al Parlamento un Proyecto de Ley
de Reforma Agraria. Cules fueron las razones para que exis-
tiendo una voluntad tan clara sta no se expresara en forma
alguna? Un destacado dirigente comunista ha dado hace algn
tiempo una explicacin al decir: "La Reforma Agraria no fue
siquiera intentada en 1938 porque las condiciones objetivas no
estaban dadas: el latifundio era demasiado fuerte y las organi-
zaciones campesinas demasiado dbiles". Habria gue pensar que
las condiciones tampoco "estuvieron dadas" en 1946 cuando hu-
bo un Ministro de Agricultura del Partido Comunista, ni n 1952
cuando los socialists llegaron al poder en los comienzos del








Gobierno de don Carlos Ibez. Y porque nadie se preocup de
que las condiciones "cambiaran", los campesinos siguieron tan
dbiles y los latifundistas tan fuertes hasta noviembre de 1964.
En cambio, qu hemos podido hacer nosotros en estos dos cam-
pos tan dinmicos y decisivos?
En los primeros meses de Gobierno hemos cumplido nues-
tra promesa de que no habra ningn nio chileno sin escuela.
Con la ayuda de los universitarios y el esfuerzo de la comuni-
dad hemos levantado ms de 2.000 nuevas escuelas; creamos
277.000 plazas adicionales en la educacin primaria, capacitamos
7.200 nuevos maestros, hemos establecido una educacin bsica
de ocho aos, hemos dado un impulso a la diversificacin de la
enseanza media, creando nuevas oportunidades de educacin
tcnica y professional; aumentamos en forma important los re-
cursos para las Universidades y hemos abierto a los trabajado-
res las posibilidades de una capacitacin professional creando en
el INACAP, Instituto de Capacitacin Profesional, el germen de
una Universidad Laboral. Adems un sistema de efectiva asis-
tencia socio-econmica permit a los nios y jvenes mantener-
se en el sistema educational sin defender de la capacidad eco-
nmica de sus padres.
Y much ms significativa an es la labor en el campo de
la Reforma Agraria. Sin esperar la promulgacin de la nueva
ley, hemos iniciado con decision nuestro trabajo: se han expro-
piado ms de 450 funds y haciendas sin explotar o mal traba-
jados, con una superficie de ms de un milln de hectreas;
hemos constituido 300 asentamientos campesinos, donde los fu-
turos propietarios aprenden el trabajo en equipo con espritu
no capitalist; la garanta constitutional del derecho de propie-
dad na sido moditicado entire otras razones para facilitar la Re-
forma Agraria, privando a este derecho del sentido abusivo e
individualista que hasta ayer tenia; las organizaciones campesi-
nas de todo tipo, sindicatos, comits de campesinos y de peque-
ntos agricultores y cooperatives agrcolas, asistidas por INDAP,
han tenido un desarrollo extraorainario, que la nueva Ley de
Sindicalizacion Campesina permitir acelerar; se han estableci-
do numerosas disposiciones legales que benelician al campesino
y, lo que es ms significativo, son ellos mismos los que en for-
ma libre y responsible han aprendido a defender sus derechos
y avanzar hacia su liberacin.
Y todo lo anterior se ha hecho, al mismo tiempo que se lo-
graban progresos fundamentals en la poltica de redistribucin
ae ingresos; en el manejo independiente de nuestra poltica in-
ternacional, avanzando hacia la Integracin Latinoamericana y
manteniendo relaciones diplomticas y comerciales con todos los
pases del mundo; el fomento significativo de nuestras exporta-
ciones y la expansion de la produccin del cobre, cuyo comercio
independiente ha culminado con los acuerdos de la reciente Con-
ferencia de Lusaka, por slo mencionar algunos campos.
Podemos afirmar, pues, apoyados en datos objetivos, y no
s6lo en expresiones de simpata o mala voluntad, que en los








ltimos dos aos y medio se han producido en Chile experien-
cias que representan un gran advance social y econmico. Por
encima de cualquier vacilacin o error en el trabajo del Gobier-
no y del Partido que pueda merecer critics, stos son hechos
de la Historia que nadie puede desmentir y que es nuestro ni-
mo consolidar hasta hacerlos irreversibles.

1.3. Voluntad de progresar en la ejecucin de nuestras tareas.

Pero las comprobaciones anteriores no son reconocimientos
de satisfechos o de cansados. Por cierto que las realizaciones
alcanzadas no constituyen toda la Revolucin en Libertad ni aun
en los sectors descritos. Tienen valor justamente en cuanto re-
presentan el inicio de trabajos an ms ambiciosos; valen en
la media que confieren una base realista a nuestra decision de
avanzar, llevando a otras reas -en que sea possible hacerlo-
el process de cambios. Este nimo .se ha expresado permanen-
temente en el trabajo del Partido, pero se ha hecho ms impe-
rioso luego de la eleccin de regidores, la que se convirti en
una advertencia -que hemos recogido- en orden a mejorar al
mximo el rendimiento y la profundidad de nuestra labor.
El criterio para seleccionar las medidas a ejecutar en los
prximos tres aos de Gobierno y el que permit fijar las prio-
ridades dentro de ellas es el de avanzar por una Va No Capi-
talista de Desarrollo.

2. DEFINITION Y APLICACION DE UNA VIA NO CAPITALIS-
TA DE DESARROLLO.

2.1. Por qu una va no capitalist de desarrollo?

Diversos sectors, ajenos al Partido Demcrata Cristiano, se
han empeado en presentar la formulacin central de nuestro
Segundo Congreso Nacional como un intent velado de agresin
a los planes del Gobierno o como un afn de rebasar el conte-
nido del Programa de septiembre. No pocos han tratado de ha-
cerlo aparecer como un propsito de teorizacin completamente
ajeno a la realidad chilena. Unos y otros han cometido un error.
El Partido tiene perfect conciencia de que el trabajo en los
prximos tres aos encuentra limitaciones de dos rdenes:
a) Debe encuadrarse dentro de los criterios formulados en
el Program Presidencial de 1964.
b) No puede ir ms all de lo que permitan las posibilida-
des financieras del pas, expresadas cada ao en el Presupuesto
Nacional.
Este marco de accin no supone una claudicacin en las
aspiraciones de construccin de la nueva sociedad, que en este
context resultan posibles.
Algunas explicaciones complementarias contribuyen a acla-
rar nuestros objetivos:








,a) Ante tpdo es, necesarip, recordar que nupstra illegada al
Gobierro coincidi con un momento muy important en la evo-
lucin Oql, uestra ecquoimia, en que se plantpaba, la necesidad
de iniciar una segunda gxpansin industril,.,para: creay una in-
dustria de bienes de capital y de grades complejos industrials
(petroqumica, celulosa, expansion de la.siderurgia,.etc.). Todos
los tcnicos coinciden en que a comienzos de esta dcada con-
cluy, el process do industrializacin !sobre, la base.de .sustituir
importaciones, de tal modo que la creacin del sector industrial
que estamos impulsando era una exigencia impostergable para
nuestro. :desarrollo.
Este no slo os un .problema econmico, sino tambin un
asunto decisivo'de' poder poltico que puede definir el signo de
nuestro desarrollo. Qinl hace el esfuerto de inversion en es-
tos rubros? Quin se apfopia de las instalaciones y obtiene las
utilidades? Es esta una cuestin vital porque si estas industries
dinmicas padsani al- control definitive del' setor capitalist, na-
cional o extranjero, la economa y' la sociedad chilenas sern
casi inevitablemente capitalists eh los prximos decenios.
Result' perfectamente possible, por bse damino y, al margen
de los propsitos de ciuien dr.ige el pas, 'ite Chile pase de una
estructura capitalist irudimentaria y poco eficieite a tia es-
tructura moderla y eficierite. Esto es lo que constituye el peli-
gro de reedificacin6 capitalist o implantacin del neocapita-
lismo, en contra del cual todos los militants del artido 'nos
hemos pronunciado.
i ( Esto, significa: afirmar la eonviocidn ide ,que *al pueblo' chi.
leno no le conviene cualquier forma de tdesarrollo econmico y
que ste no es un process ideolgicamente neutral. Nosotros,
los democratac nos aleje en lugar de comprometernos con los criterios capita-
listas. Deseamos el progress, pero queremos, tambin que el ma-
yor esfuerzo del pueblo beneficie; a la mayora y no. sirva para
consolidar el poder de unos. cuantos grupos econmicos., Por eso,
nunca mediremos el xito de nuestro trabajo ,con simple crite-
rios. estadsticos: mAs casas, ms caminos, ms, espVelas, ms
industries, ms trabajo. Todo eso nos interesa, pero le agrega-
mos un requisito: que los beneficiaries dominates del process
de desarrollo sean los trabajadores, los campesinos y.Ila clase
media del pas.
El Partido Demcrata Cristiano rechaza en consecuencia co-
mo contraria a sus postulados la alternative, de- convertirse en
"El Partido del desarrollo chileno", sin otras .especificaciones.
Busca en. cambio la perspective de orientar la obtenpin del
desarrollo econmico hacia la construccin de una Nueva So-
ciedad de Trqbajadores: solic4ria, democrtica y popular
b) La economa chilena en el sector privado no,es exclisi-
vamente una Economa Capitalista. Esta es sin discusin su for-
ma dominant. Pero junto a ella existen diversas formas.,de or-
ganizacin no capitalistas, que actan en la mayora de los ca-









sos en forma depririda, como colaboradores pasivos dd los pro-
ductores capitalistas, asmiendo un rol subsidiarj, marginal y
de retaguardia.
Su significacin, sin embargo, es mayor de la que a"primera
vista parece, "En Chile hay 50 mil taleres artesanales y 8 mil
pequenas empresas industriales que general cerca del J8% del
product industrial y dan ocupacin a 239 mil personas, Mos de
up milln de personas vive de lo que directpaente producen la
pequea industrial y los: talleres artesanales" (datos del Mensaje
Presidencial, 21 desmayo de 1967; pgina 64)..Existen numerosas
organizaciones equivalentes en' el sector, agrcola: cooperatives
agropecuarias, comunidades, comits de pequeos agricultores
y hoy da, cada vez con mayor importancia, asentamientos:de la
Reforma Agraria. En el campo de la vivienda alcanzan cada vez
ms significacin las cooperatives de viviendas y las sociedades
populares de autoconstruccin.
Esta distincin, en todo caso, no nos conduce a olvidar que
la misin de la economa national cormoconjunto es abastecer
al pas de una cantidad creciente de bienes y servicios. Lo im-
portante es tener present' que los dos sectors deben recibiT
los estmulos adecuados a 'su,'propia naturaleza. Esto significa
simplemente que en el future el Estado no estimular a las em-
presas capitalistas por el simple deseo de que haya en Chile
empresa privada, sustituyndola por la condicin objetiva de su
funcionamiento: que haya empresa privada donde produzca re-
sultados que justifiquen por s mismos su existencia.
Entre tanto; en relacin al desarrollo de los productores so-
ciales, el Estado promovera dentro de sus planes la constitu-
cin de empresas capitalizadas con el esfuerzo de la comunidad
y en que se implantaran forms' de propiedad y distribucin de
utilidades que beneficien a los trabajadores que en ella desarro-
llan su actividad. Igualmente, orientara en su favor los recur-
sos del crdito pblico de capitalizacin, lo que les permitira
tomar a su cargo inversiones reproductivas.
Nosotros tenemos fe en' las posibilidades econmicas futu-
ras de estos productores populares que sumados a la accin e
inversiones del sector pblico constituyen una autntica "eco-
noma social del pueblo" y creemos necesario asignarles tareas
importantes en el process de desarrollo.
c) El ejercicio del poder nos ha enseado que el process de
construccin de un sistema social present tres caractersticas
bien definidas: es dinmico, experimental y progresivo.
Es dinmico, porque una experiencia en march va creando
sus propios. instruments y mecanismos.
Es experimental, porque las nuevas formas de produccin
deben llegar a ser ms eficientes que las formas capitalistas.
-Este imperative de eficacia obliga a buscar, hasta encontrarlos,
sistemas que aseguren elevados niveles de produccin y produc-
tividad.








Es progresivo, porque la accin de los nuevos productores
se extiende a reas y actividades cada vez ms vastas. Como nos
ensea L. J. Lebret: "Un sistema social se construye mediante
aproximaciones sucesivas".

2.2. Consideraciones del Segundo Congreso Nacional del PDC.

Partiendo del hecho de que Chile es hoy un pas subdesa-
rrollad que se caracteriza adems, como todos los pauses de
su condicin, por un alto grado de dependencia externa, y que
tiene un sistema politico de democracia representative, lo que
no quiere decir que la sociedad chilena sea plenamente demo-
crtica en todo el sentido de la palabra, puesto que la igualdad
de oportunidades no es hoy todava una realidad para amplios
sectors de nuestra poblacin, la Va No Capitalista de Desa-
rrollo busca compatibilizar simultneamente los siguientes ob-
jetivos:
a) Acelerar el ritmo de crecimiento de la economa chilena;
b) Disminuir la dependencia, externa del pas;
c) Hacer que los beneficios del desarrollo favorezcan a toda
la comunidad national, pero con primera prioridad a los ms
necesitados, lo que significa impulsar una poltica de redistribu-
cin del ingreso national;
d) Hacer que todo el esquema de desarrollo que se adopted
implique un grado creciente de participacin popular en todos
los niveles; y
e) Que se democratic lo ms rpidamente possible el siste-
ma econmico-social y la estructura del poder. Esto significa
la redistribucin de la propiedad, del poder econmico y de la
gestin social y la ampliacin de la igualdad de oportunidades
bsicas que la sociedad debe dar a todos sus miembros.
Dentro del primero de estos cinco objetivos, el de la acele-
racin del ritmo de crecimiento econmico, el modelo que se
adopted debe tambin considerar cuatro necesidades complemen-
tarias que son de extraordinaria importancia para nuestro pas:
a) lograr un alto grado de ocupacin para dar oportunida-
des de trabajo a la nueva poblacin y a los miles de personas
que hoy estn subocupadas en actividades de baja rentabilidad,
b) estabilizar el valor de la moneda national, a fin de sanear
la economa y proteger sobre todo a los sectors sociales ms
dbiles,
c) hacer que el desarrollo econmico beneficie a todo el pas
y no se concentre slo en ciertos lugares geogrficos privilegia-
dos por estar ms desarrollados que otros, y
d) considerar que la aceleracin de nuestro crecimiento debe
ser programada teniendo en cuenta la necesidad de la integra-
cin econmica latinoamericana.
El gran problema y el gran desafo que tenemos por delante
es que debemos buscar la compatibilizacin conjunta de todos
estos objetivos. No pueden primary los unos en desmedro de los








otros o postergarse algunos de ellos por otras etapas, puesto que
ello significara serious desajustes que nos conduciran a situa-
ciones muy difciles de corregir posteriormente, o lo que es peor,
a models de desarrollo de otra naturaleza (neocapitalistas, au-
toritaristas, capitalist de estado, etc.).
Por ejemplo, no seria procedente dentro de una Va No Ca-
pitalista de Desarrollo acelerar el desarrollo econmico sobre la
base de aumentar la dependencia externa o no actuar en el pro-
ceso de democratizacin de la estructura social y del sistema
de poder. Tampoco lo sera adoptar sistemas o mecanismos de
accin que dejen en un plano slo formal la participacin po-
pular. As como de igual modo sera ilgico pensar slo en la
democratizacin del poder sin considerar la necesidad de au-
mentar el ritmo de desarrollo econmico.
Adems de la necesidad de compatibilizar los cinco grandes
objetivos recin sealados, no debemos olvidar que estamos ac-
tuando en un context poltico de democracia representative en
que el poder y los medios de accin que el poder da se obtienen
a travs de elecciones populares. Y que el poder tal como se
gana se puede perder o debilitar en la media en que no haya
una comprensin y participacin clara por parte de las grandes
mayoras nacionales de los objetivos que se persiguen y de los
medios por los cuales se realizan. Esto implica la consideracin
de un estilo de Gobierno que signifique una comunicacin per-
manente con las grandes fuerzas sociales y que stas se sientan
participando en los beneficios y en las esperanzas de mejor por-
venir que el process de desarrollo traer consigo.
A juicio de la Comisin, en el esquema de un desarrollo de
tipo capitalist, es impossible compatibilizar la realizacin arm-
nica de los cinco grandes objetivos sealados con anterioridad.
En el desarrollo capitalist siempre algunos de ellos son sacri-
ficados a los otros, o, en el mejor de los casos, se dejan para
ms tarde, donde slo se logran muy parcialmente despus de
permanentes y a menudo cruentas luchas sociales y polticas.
Es por eso que la Comisin consider que slo una Via No Ca-
pitalista de Desarrollo permitir lograr la realizacin simultnea
de estos objetivos, todos los cuales constituyen el fundamento
insustituible de una sociedad progresista y democrtica donde
la solidaridad humana sea el sustento fundamental del sistema
social y econmico.
As por lo dems lo entendi el Segundo Congreso Nacional
del Partido, que afirm la necesidad ineludible para Chile de
avanzar a travs de una Va No Capitalista de Desarrollo que
caracteriz por los siguientes rasgos fundamentals:
a) La Planificacin democrtica de la vida econmico-social
que envuelve la movilizacin de los recursos materials y hu-
manos del pas, tras los objetivos cuya prioridad sea determi-
nada por un desarrollo equilibrado a la vez que descentralizado.
b) El rpido incremento de las formas comunitarias de pro-
duccin.








. c) La Reforma Agraria rpidal drstica y masiva, que ter-
mine con el latifundio y establezca formas de propiedad cam-
pesina no patronales, afianzando las experiencias ide tipo comu-
nitario que fluyen de la realidad.
d) La extension del control o dominio de la comunidad sobre
los centros del. powder: econmico y actividades bsicas. -,
e) La adecuacin,,de las ,estructuras del Estado al process
de desarrollo no capitalist; permitiendo la participacin active
del pueblo en los centros .de decision. En este process, el Estado
no puede ser neutro sino que ser el motor de las transforma-
ciones. : .
f) La definicin clara y stablee de un Estatuto para las emr-
presas privadas que pueden .continuar operando ,en el campo
situado fuera del sector. pblico. En, este; cuadro, la empresa
privada puede realizar una actividad econmica rentable, 'pero
sujeta a la planificacin estatal, y al poder poltico del pueblo.
Iguales normal se aplican al capitalextranjero.
Las ideas expuestas permiten concluir que:
LA VIA NO CAPITALIST DE DESARROLLO ES UN CON-
JUNTO DE TAREAS DESTINADAS A ASEGURAR LA PLENA
REALIZACION DE LOS OBJETIVOS DEL PROGRAM DE GO-
BIERNO DE 1964, AVANZANDO DESDE YA LA CONSTRUC-
CION DE UN SISTEMA ECONOMICO- SOCIAL COMUNITARIO,
QUE SUSTITUYA AL REGIMEN CAPITALIST.

3. CRITERIOS CENTRALES PARA LA APLICACION DE UNA
VIA DE DESARROLLO NO CAPITALIST' EN EL PERIOD
1967-1970.

Este informed se limit a examiner y proponer medidas count
cretas que, dentro de los prximos tres aos y medio, permitirn
profundizar la Revolucin en Libertad de acuerdo a la estrategia
central que hemos definido, precisando para ello con la mayor
claridad los criterios bsicos sobre los cuales debemos trabajar.
Los principios bsicos que' se enumeren a continuacin de-
ben inspirar nuestra'conducta. De cada uno de ellos se despren
de una nmina de proposiciones concretas, cuyo detalle y fun-
damentacin se podr' encontrar en los diferentes captulos de
este informed.

PRIMERO: QUE EL ESTADO ACTUE COMO EL ELEMENT DI-
NAMICO FUNDAMENTAL DEL DESARROLLO ECONOMI-
CO DE CHILE: Y QUE CONTROL EFECTIVAMENTE Y
USE CON TODO SU PODER LOS INSTRUMENTS Y. ME-
.CANISMOS DEL SISTEMA ECONOMIC.

SEGUNDO: DEMOCRATIZAR LA ECONOMIC CHILENA Y EN
ESPECIAL DESARTICULAR LA ALIANZA ENTIRE EL PO-
DER FINANCIERO Y LA PROPIEDAD INDUSTRIAL.








TERCERO:"IDELIMITAR LOS CAMPOS DE TRABAJO Y LAS
"REGLAS DEL JUEGO" DEL SECTOR'PUBLICO Y DEL
SECTOR PRIVADO CAPITALIST. RESPECT DEL ESTA-
DO ESTO: SUPONE DISTINGUIR ENTIRE LAS AREAS QUE
DEBEN PERTENECER AL DOMINIO PUBLIC ABSOLUTE
Y AQUELLAS EN QUE EL ESTADO PARTICIPA EN SOCIE-
DADES' MIXTAS, YA'SEA COMO DUEO DE LA MAYORIA
DEL CAPITAL SOCIAL O BIEN COMO SOCIO MINORI-
TARIO CON DERECHO A VETO EN MATERIALS 'IMPOR-
TANTES.

CUARTO: 'IMPLANTAR UN PROGRAM DEFINIDO DE FO-
MENTO Y EXPANSION'DE LA ECONOMIC SOCIAL DEL
PUEBLO, EN QUE SE DESTAQUE UNA ACELERACION
A FONDO DEL PROCESS' DE REFORM AGRARIA CON-
FIRIENDOLE LA PRIMERA PRIORIDAD EN LA ASIGNA-
CION DE RECURSOS FINANCIEROS.

QUINTO: IMPULSAR LAS TAREAS DE' ORGANIZACIONN, DEL
PUEBLO Y CONSEGUIR SU PARTICIPATION EFECTIVA
EN LOS DIVERSOS PLANES' DEL GOBIERNO COMO UNI-
CO METODO DE TRABAJO COMPATIBLE CON UN PRO-
CESO REVOLUCIONARIO.

4, CONDICIONES POLITICAL NECESARIAS PARA LA APLICA-
,,Cri~o'EETIVA DIE ESTE PRpGRAMA DE TRABAJO.
SE' imprescitidible,' fin ttin ', ent ier con la' m a cy cIa:
ridad' lue 'io basta con un conjunto 'deb ropdsiciones -por con-
cretas que eIlas sean- para conseguir los'resultados que se
buscan. Es preciso definir adems las condiciones poltit s in-
ternas y externas que este Programa precisa para cimplirse sa-
tisfactoriamente.

4.1. Condiciones externas.
Chile vive en el 'ltimo tiempo, como consecuencia de nues-
tros esfuerzos por romper los marcos de la, sociedad en crisis,
una especie de anarqua poltica que afecta' casi sin excepcin
a todos los ,partidos. .
El present program nos parece un esfuerzo consciente por
zafarnos :de cualquier sntoma que en esta material nos pueda
afectar, de manera que, ea papel de conduccin poltica que co-
rresponde a la Democracia Cristiana por decision popular pueda
ser cumplido efectivamente..
De ese modo. resultar possible llevar adelante la Revolucin
en Libertad obteniendo. el cumplimiento de objetivos polticos
conducentes a su total ejecucin.
a) Debemos prepararnos para' un enfrentamiento activoi con
la- derecha' SY especialmente con sus grupos ultrarreaccionarios.








Estos intentarn a toda costa, y probablemente de ahora en ade-
lante con una virulencia mayor, a raz de su absolute falta de
porvenir electoral, desbaratar nuestros planes. Por eso ms que
adiestrar a nuestros militants para responder "a posteriori" los
ataques concretos que nos hacen, debemos prepararlos para des-
cubrir y denunciar, entire todos los sectors del pueblo, los m-
todos de falsificacin que la derecha emplea en su trabajo contra
cualquier gobierno progresista y que son la difusin de rumors
v la fabricacin de mitos.
Nuestro trabajo frente a ellos debe progresar en el sentido
de que los sectors medios comprendan que sus intereses sus-
tanciales son opuestos a los de la derecha. Concretamente el
objetivo debe ser reducir la derecha al apoyo exclusive de los
sectors oligrquicos y latifundistas, de acuerdo a los criterios
objetivos de la distribucin de la tierra y el ingreso en 1964,
con lo cual no podra aspirar en los process electorales a re-
presentar ms de un 5% de la votacin national.
b) Nuestra situacin de independencia poltica no debe cons-
tituirse en un pretexto para exacerbar la soledad poltica. De-
bemos tratar de mantener un dilogo democrtico y construc-
tivo con las diversas fuerzas polticas nacionales y en especial
con aquellas respect de las cuales podemos reclamar apoyo
para la ejecucin de este program.
c) La tarea principal -sin embargo- est ms que en el
campo de los Partidos Polticos en el de las fuerzas sociales.
DEBEMOS CONSOLIDAR UN APOYO SOCIAL Y ELECTORAL
STABLE A TRAVES DE LA CREACION DE UNA ALIANZA
PUEBLO-CLASE MEDIA PROGRESISTA, el que naturalmente
se ir incrementando en forma sostenida en la media en que
se impulsen medidas econmicas y sociales como las que en
este informed se proponen.
d) En esta accin destinada a realizar la incorporacin del
pueblo al poder, resultara inexplicable que por mezquindad po-
ltica se pretendiera desfigurar los objetivos que impulsa la De-
mocracia Cristiana y sustraer la base social de apoyo a las ta-
reas que aqu se sealan, aglutinando contra ellas fuerzas con-
tradictorias con un propsito puramente negative.

4.2. Condiciones Internas.
El Partido -por su parte- debe resolver simultneamente
dos importantes problems:
a) El primero se refiere a las relaciones entire el Partido y
el Gobierno. En este aspect es fundamental que ambos tengan
la misma estrategia. No es possible que el Gobierno acte con
una determinada estrategia y el Partido con otra, cualesquiera
que ellas sean. Si esto ocurre se vivir en el malentendido y la
dificultad permanentes, debilitndose la accin tanto del Par-
tido como del Gobierno.
Esta estrategia debe ser elaborada de comn acuerdo e ins-
titucionalizada del modo ms explcito possible; debe tratarse de








una accin concertada. No puede ser definida por el Partido sin
conocimiento de los problems concretos que enfrenta el Go-
bierno, ni tampoco slo por el Gobierno, puesto que ella est
comprometiendo el future del Partido.
En la media que esta estrategia sea definida por ambos,
se situarn ms tarde en un plano lgico la distribucin de las
responsabilidades especficas de cada cual: el Gobierno con la
tarea ejecutiva y administrative; el Partido en la comunicacin
de los programs al pueblo y en la bsqueda de apoyo social
a las tareas del Gobierno.
Fuera de este campo de acuerdo y tal como lo expresara el
President Frei en su Mensaje, el Partido tiene el derecho y la
responsabilidad de progresar en la elaboracin ideolgica y pro-
gramtica buscando la definicin de objetivos para nuevas eta-
pas.
b) Es indispensable readecuar internamente al Partido Dem-
crata Cristiano para convertirlo en un instrument capaz de
constituirse en la vanguardia de la Revolucin Chilena.
Debemos proscribir en nuestra estructura internal el "asam-
blesmo" v las tendencies electoralistas o caudillistas; terminar
con la falta de capacitacin poltica de nuestras bases y la falta
de formacin de dirigentes.
Es necesario transformar al Partido Demcrata Cristiano
en un Partido con Frentes de Base representatives e incorpora-
dos orgnicamente a su direccin national; convertirlo en un
Partido modern y eficiente, capaz de ejercitar una adecuada
pedagoga poltica sobre todos sus militants; con un debate
ideolgico v poltico activo; con una preparacin de sus diri-
gentes medios y populares; en suma. un Partido que est en con-
diciones de emprender Campaas Nacionales en todos los sec-
tores para ganar adhesin a la estrategia trazada.
Por ltimo, es necesario tomar en cuenta no slo nuestras
fallas, sino incluso las falsas imgenes que nuestra labor haya
podido proyectar (prepotencia, sectarismo, falta de sentido prc-
tico). Precisamos urgentemente de una nueva actitud que recla-
mamos de todos nuestros militants. En definitive nuestro des-
tino depend del testimonio que cada uno de nosotros proyec-
te en su conduct de cada da. En la media en que el pais
nos vea como una imagen de honestidad, idealismo y espritu
de trabajo, nos reconocer el derecho a dirigir y profundizar
la Revolucin y a avanzar por una Va No Capitalista de Desa-
rrollo hacia la construccin de la nueva sociedad.

II. DEMOCRATIZATION DEL PODER

Las tareas de la democratizacin del poder para los pr6xi-
mos tres aos comprenden dos grandes objetivos: la organiza-
cin y la participacin populares.
Durante la campaa expresamos con claridad: "el poder es
una funcin de la organizacin, los hombres sin organizacin








son hambtres sin poder''., tPodemos iagregar!,la participacin po-
pular, es -un. estile de trabajo que presupone!una toma de con-
ciencia del pueblo, maduramente lograday y una base de solidari-
dad y organizacin. ..
'Ambos objetivos; organizacin y participacin;, aparecet as
entrelazados. 1 ... .
La democratizacin del poder es un propsito que:debe ins-
pirar today la..ejecucin: del Programa, expresndose en cada
uno de los, sectors y reas ide trabajo. De ah. que result dif-
cil sistematizar sus medidas concretas, lasi,que se pueden en-
contrar a lo largo de este informed, separndose en este captulo
aquellas que aparecen como ms directa y claramente vincula-
das a este objetivo. ...
En todo caso debemosi tener, presente..que, las tareas de
organizacin y participacin populares no son ajenas a la trans-
formacin rde las, estructuras econmicas lo, que significa que
la construccin del poder social y larevolucin no pueden se-
pararse ni desvincularse. ..
Se proponen los, siguientes objetivosi$ conretos ..para los
prximos tres aos: ,

1. POLITICOS.

11.' Extensin 'efectiva' del :derecho' a voto 'para todod' los
chilenos mayotes de 18 aos; sean nO alfabetos.
SPara esto es 'indispensable 'impdlsar en el ms breve plazob
un dbsglosd del Proye~to de Reformas Constitucionales.
1.2. Fijacin de plazos fatales para proceder a: la' constitt-
cin de las Uiiones Comunales de Juntas de Vecinos (dentro de
los seis meses siguientes a la aprobacih de la ley); constitucin
de la Federacin Prbvincial (dentro del ao' 1968); y constitucin
de la Confederacin Nacional de' Juntas de Vecinos (en el ao
1969).

2. SINDICALES. '
2.1. Drstico impulso a la SIndicalizacin, promoviendo la
Reforma del Libro III del Cdigo del Trabjo, impidiendo la
implantacin de criterios que, como el del'paralelismo sindical,
puedan, dar origen a conflicts o malentendidos don el sindica-
lismo organizado.'
2.2. Aplicacin efectiva y 'programada de la Ley de Sindica-
lizacin Campesina, favoreciendo simultneamente la constitu-
cin de otros tilp9 de *agganidaoignes cam~peinas, cooperativess,
asentamientos, etc.) y promoviendo la agrupacin de todas ellas
en una gran Confederacin, Nacional Campesina. .
2.3,. Establecer el derecho de los representantes de los -tra-
bajadores a la informacin acerca lde la.,marcha econmica de
la empresa, mediante el access al conocimiento-de los balances,
libros de contabilidad, planes de expansion y otros antecedentes.








3. JUDICIALES.

3.1. Aplicacin efectiva del principio de la gratuidad de la
Asistencia Judicial para quienes la precisen, mediante la cele-
bracin de Convenios entire el Ministerio de Justicia y el Servi-
cio de Asistencia Judicial del Colegio de. Abogados, con el ob-
jeto de extender sus actividades.
3.2. Impulso al Proyecto de establecimiento de Juzgados de
Paz en barrios, pueblos y centros rurales, encargados de cono-
cer y resolver asuntos civiles y criminals de pequea cuanta
y en los que no sea necesario el patrocinio de abogado.
3.3. Estudiar 'la posibilidad de conferir facultades jprisdic-
cionales en primera instancia a los encargados de aplicar la po-
ltica del trabajo y vigilar el cumplimiento de la legislacin so-
cial inspectorss de la Direccin del Trabajo, funcionarios del
Servicio de Seguro Social e INDAP).

4. ADMINISTRATIVOS.

4.. Aplicacin efectiva de la Regionalizacin del pas. Cons-
titucin rpida de todos los ORPLAN. Implantacin de la Pla-
nificacin Democrtica en las regions con participacin de re-
presentantes sindicales, profesionales, etc.

5. EDUCACIONALES.

.5.L :Creacin de la Corporacin de Asistencia Socio-Econ-
mica para :Estudiantes (CASE), que extienda los beneficios de
la democratizacin de la enseanza (sobre la base de la actual
Junta de Auxilio Escolar y Becas).
5.2. Ampliacin de las tareas de capacitacin tcnica supe-
riort de los trabajadores que realize actualmente el Instituto Na-
cional de Capacitacin Profesional (INACAP), llegando a con-
vertirlo en una autntica Universidad Laboral.

6. ECONOMICS.

Se expresa en el conjunto del Informe.

III. MECANISMOS DEL SISTEMA ECONOMIC

Las recomendaciones de la Comisin en material de manejo
de los mecanismos del, sistema econmico se ,presentan a conti-
nuacin subdivididos en siete grandes rubros:

1) Sistema de Planificacin.
,2) Instrumentos Monetarios y Crediticios.
3) Comercio Exterior.








4) Comercio Interno.
5) Poltica de Precios y Remuneraciones.
6) Poltica de Ahorro y Tributacin.
7)- Manejo del Presupuesto Estatal.

1. SISTEMA DE PLANIFICACION.

Una eficaz organizacin de la planificacin national, de in-
dole imperative para el sector pblico e inductiva y concertada
para el sector privado, require la existencia de una estructura
institutional en tres plans o niveles diferentes: el nivel pol-
tico, el nivel tcnico y el nivel de representacin y participacin
de la comunidad.

1.1. El Nivel Poltico.

La formulacin y particularmente la ejecucin de un plan
de desarrollo require, en primer trmino, la existencia de una
Autoridad del Plan, con la responsabilidad de impartir las di-
rectivas bsicas para la formulacin del mismo, asignar los re-
cursos financieros controlados direct o indirectamente por el
Estado y supervigilar y controlar su ejecucin por parte de los
Ministerios e instituciones descentralizadas.
Dicha Autoridad debe defender directamente del Presidente
de la Repblica y no debe confundirse con el Consejo de Mi-
nistros.
La Comisin consider que dicha Autoridad del Plan debe
instituirse mediante la creacin de un Ministerio de Planifica-
cin, con atribuciones para supervigilar el cumplimiento del
Plan por parte de los restantes Ministerios. Dicho Ministerio de
Planificacin tendra bajo su responsabilidad la formulacin del
presupuesto national, quedando en consecuencia reducido el Mi-
nisterio de Hacienda actual a un Ministerio estrictamente finan-
ciero, con la responsabilidad de la recaudacin tributaria, admi-
nistracin de la Tesorera y relaciones con el personal de la
Administracin Pblica. Dependera adems del Ministerio de
Planificacin el rgano tcnico de la planificacin, la Oficina
de Planificacin Nacional, cuya ley se ha promulgado reciente-
mente, como asimismo la Direccin de Estadstica y Censos. En
este Ministerio quedara radicada la coordinacin de polticas a
corto plazo y la coordinacin con la comunidad y el sector pri-
vado.
Mientras se obtiene la creacin de este Ministerio de Plani-
ficacin, con las caractersticas recin descritas, la Comisin
consider que el Ejecutivo debera tomar las medidas pertinen-
tes para ir adecuando el funcionamiento del sistema administra-
tivo a una operacin en el sentido de la sealada. Esto permiti-
ra que se fueran ya creando las condiciones para el funciona-
miento de la Autoridad Politica del Plan, con dependencia direc-
ta del Presidente de la Repblica.








1.2. El Nivel Tcnico.
La formulacin del plan de desarrollo require de un equipo
tcnico competent, que opere de acuerdo a las directives da-
das por la Autoridad del Plan. La base institutional para este
nivel tcnico est creada con ODEPLAN que ya est organizado
a nivel national, donde sin embargo deben reforzarse sus cua-
dros tcnicos para que pueda operar con eficacia, y que adems
debe rpidamente completar su organizacin a nivel de cada Mi
nisterio (oficinas sectoriales de planificacin), a nivel regional
(por zonas de planificacin) y a nivel de sectors de actividad
en la media que sea necesario (por ejemplo, industries de bie-
nes de capital). En la organizacin de ODEPLAN al nivel de los
distintos Ministerios es fundamental que todos los equipos de
studios o planificacin que funcionan en los diferentes Minis-
terios o instituciones descentralizadas del Estado estn interre-
lacionados en su trabajo con las oficinas sectoriales de ODE-
PLAN.

1.3. El Nivel de Participacin.
Para que un plan de desarrollo se haga realidad en una so-
ciedad como la nuestra, es fundamental lograr la participacin
active de la comunidad en la formulacin y ejecucin del plan,
de modo que ella se sienta verdaderamente comprometida con
su xito o fracaso. Esto por supuesto implica la organizacin
de la comunidad de un modo que sea verdaderamente represen-
tativa, lo que debe lograrse a partir de la realidad de organiza-
cin de la comunidad existente, a pesar de todas las imperfec-
ciones que ella pueda tener.
Es por esto que es difcil establecer desde un comienzo y
cuando la comunidad national est todava organizada de un
modo muy insuficiente, un sistema de participacin definitive
de la misma en la formulacin y ejecucin del plan. Este pro-
blema debe, a juicio de la Comisin, ser abordado con much
pragmatismo, procurando eso s que las organizaciones privadas
que participen en la formulacin del plan tengan representati-
vidad ya sea de tipo regional o national. Se puede decir en sn-
tesis que el sistema. de participacin de la comunidad debe des-
de un comienzo ser abierto y no rgido en todos sus niveles, a
fin de ir ajustndose cada vez ms, en la media en que la or-
ganizacin representative de la comunidad progress, a las nue.
vas situaciones.
Una forma adecuada de iniciarla es la creacin de Comisio-
nes Sectoriales y Regionales de Planificacin (de tipo consulti-
vo) compuestas por representantes de los trabajadores, de los
tcnicos y .de los empresarios.

1.4. El Sistema de Planificacin y la Reforma Administrativa.
El sistema de planificacin es el mtodo de trabajo de un
Gobierno que quiere establecer racionalidad entire sus metas de








desarrollo y sus medios para lograrlo. Uno de estos, medios o
instruments fundamentals es el aparato administrative del Es
tado que en la actual realidad' de Chile tiene deficiencies enor
mes que deben ser rpidamente corregidas, bajo pena de esteri-
lizar muchos esfuerzos y deseos de progress. La' administracin
pblica, en efecto, se ha venido desarrollando a lo largo db los
ltimos decenios de un modo anrquico en todos sus plans:
distribucin de responsabilidades entire las, diferentes organiza-
cior.es, grados de agilidad administrative, relacin entire distintas
instituciones que actan en un mismo campo, remuneraciones
de los funcionarios con tipos de responsabilidad similar, etc.
Modificar todo esto no es tarea fcil por la complejidad del
problema y por los miles de intereses particulares qte'entraban
o dificultan un esfuerzo serio de racionalizacin. Sin embargo,
la Comisin piensa que en estos prximos tres aos es funda-
mental dar pasos'importantes en algunos aspects bsicos: sim-
plificar y cambiar los criterios de los sistemas'de control admi-
nistrativo, que son una de las principles causes responsables
de la actual ineficiencia de muchos servicios y acelerar lA ra-
cionalizacin administrative.
En este sentido es bsico la rpida puesta en ejecucin de
las normas de racionalizacin administrative que desde hace seis
aos viene estudiando,el OCOM (Oficina Central de Organizacin
y Mtodos) y en.especial lo relacionado con la carrera funcio-
naria, .mtodos para la eliminacin de la burocracia y avances
con la uniformidad del sistema de remuneraciones para el sec-
tor pblico.


2. INSTRUMENTS MONETARIOS Y CREDITICIOS.

2.1. Reform del Banco Central.

Los acontecimientos econmicos y polticos de los ltimos
cuarenta aos han modificado sustancialmente la misin del
Banco Central. Concebido originalmente como un organismo con
un rea de accin estrictamente limitada por normas automti-
cas, es hoy un centro de decisions fundamental, que define po-
lticas y custodia su aplicacin. La poltica monetaria y de cr-
dito, aspects bsicos de la poltica de comercio exterior, accin
en el mercado de capitals, para mencionar slo algunas de sus
responsabilidades, tienen profunda incidencia en el desarrollo
econmico y social, en la distribucin del ingreso y en la 'sobe-
rana econmica.
Todos estos campos de accin se constituyen a nmenudo en
reas de conflicts de intereses entire distintos grupos econmi-
cos, conflicts que, debiendo resolverse en funcin del inters
general, representado por el Estado, se resUiive de acuerdo con
la ley vigente mediante votaciones en las que el Estado es mi-
nora. En efecto; la ley actual conforma el consejo con cuatro








representantes del' Presidente de la Repblica, cinco representan-
tes de grupos de poder econmico, 'un representante de los tra-
bajadores y un representnte 'de los accionistas' particulars. Es
decir, de once directors, slo cuatro representan al Estado.
Tal composicin, del Consejo, que es la autoridad mxima
de la institucin, es incompatible con, las responsabilidades, na-
cionales que le estn asignadas. 'Esta 'incomtnatibilidad ha tenido
resultados verdaderamente catastrficos hace algunos atos, cuan-
do se han planteado discrepancies bsicas que han impedido una
accin oportuna en, defense del interssnacional.
Si bien la accin del Consejo del Banco Central en los lti-
mos dos' aos y medio no se ha visto entrabada 'seriamente por
su composicin, ello ha dependido de la personalidad de los Con-
sejeros y no del 'sistema' vigente de acuerdo con la' ley; lo que
significa una inestabilidad y una amenaza potential que podran
traer graves consecuencias al pas.
Por esto, se'hace' indispensable una reform legal que logre
los siguientes objetivos: ''
a) Creacin' de un directorio, formado por no' ms de siete
miembros, todos ellos designados por el Presidente de la Rep-
blica en s"'rpreehthtcin. Uho de ellos ser designado Presi-
dente, y otro, Vicepresidente.'De los restantes, 'na minoria de-
ber ser designada por un perodo ms largo que los dems,
con el fin de asegurar continuidad en l'a infoirnactn necesaria
para las decisions. "' '
b) Creacin de un Consejo amplio, 'con: representacin' de
todog los'sectores, pero en carcter meramente consultivo y sin
faculthdes dedisorias, que' facility 'cbntactos e informacin,. pero
que no entrabe las' decisioneg del Banco.
c) Agilizcin de las odrmas que regulan decisions impor-
tantes, como cambios en los encajes bancarios, en las tasas de
inters y costo del crdito, etc.
d) Disposiciones que permitan'al Banco e access, a toda la
informacin bancaria que consider necesaria para el ejercicio
de su funcin, much de la cual es actualmente inaccessible por
estar protegida por el secret bancario.
Estas reformras, por su naturaleza, deben ser realizadas de
preferencia sobre la basp de disposiciones normativas. De otro
modo, todo el sistema financiero del pas pasaria por un estado
de'incertidumbre en el que fcilmente podran producirse pro-
blemas de extraordinaria gravedad, que afectaran seriamente la
normalidad financiera y con ello todos los objetivos del progra-
ma de Gobierno.

2.2. Los Bancos Comerciales.

La'reforma del Banco Central, si bien es' un pas' decisive
para eliminar la dependencia de' la institucin de los interdses
econmicos de grupos poderosos, no podra tener' pleno fectb
sin algunas transformaciones en 'la Banca Comercial, que pongan








a sta ms directamente al servicio de los objetivos de la co
munidad, sin que pierda su carcter privado.
Estas transformaciones se refieren fundamentalmente a las
inversiones de los bancos; a las limnitaciones que regulan el cr-
dito que un banco puede conceder, auna persona natural o ju-
rdica y a los niveles globales de eqdeudamiento de una persona
con el conjunto del sistema bancario; a la centralizacin de los
informes bancarios, y al establecimiento de responsabilidades
civiles y penales de los directors y ejecutivos de los bancos
cuando stos no cumplan las disposiciones que emanan de la ley
o de la autoridad.
a) Entre sus inversiones, los bancos mantienen bienes races
y valores mobiliarios. Los primeros, cuando no correspondent a
los edificios necesarios para el funcionamiento del Banco, in-
plican, que stos han restado recursos del flujo normal de cr-
dito para congelarlos en tales inversiones. Por este motivo, es
necesario dictar disposiciones legales que impidan esas inversio-
nes y que dispongan la liquidacin de los bienes races que aho-
ra poseen, ms all de sus estrictas necesidades de funciona-
miento, dentro de un plazo que determinar la ley. Los recursos
que se obtengan deben ser destinados al flujo normal de cr-
ditos o invertidos de acuerdo con lo que se expresa en los p-
rrafos que siguen.
Las inversiones de los bancos en valores mobiliarios respon-
den a principios financieros internacionales aceptados, que tie.
nen relacin con la liquidez de su carter para responder a si-
tuaciones imprevistas. Sin embargo, en pases en process de cre-
cimiento, tales inversiones deben responder tambin a las ne-
cesidades del desarrollo, y las situaciones imprevistas deben ser
resueltas ms bien por la accin del Banco Central. Mientras no
se establezcan instituciones fuertes de financiamiento a media-
no y largo plazos, las inversiones de los bancos en valores mobi-
liarios deben cumplir una funcin de desarrollo.
Para lograr este objetivo, es necesario otorgar facultades a
la Superintendencia de Bancos y Sociedades Annimas para
que conjuntamente determine el tipo de valores que los bancos
pueden mantener, y los plazos durante los cuales deben mante-
nerlos, con el fin de orientar esos recursos hacia empresas nue-
vas, que respondan a los objetivos del program de desarrollo
y de reorientarlos cuando tales empresas hayan consolidado su
situacin. De este modo, los recursos actualmente invertidos en
valores mobiliarios por los bancos se sumarn a las corrientes
financieras que el desarrollo del pas require, y perdern su
carcter de vinculacin empresarial entire el sector financiero
y los sectors productivos de bienes.
Al establecerse un Banco de Fomento, los incrementos de las
inversiones en valores mobiliarios de los bancos comerciales de-
bern hacerse a travs de esa institucin, con el fin de asegurar,
por una parte, la mxima eficiencia de esas inversiones y, por
otra, que se cumplan las prioridades sociales y econmicas del
program de Gobierno.

48








b) Si bien es cierto que las actuales disposiciones de la ley
general de bancos establecen preceptos que limitan el otorga-
miento de crditos a una persona natural o jurdica, la verdad
es que ellos resultan exageradamente amplios.
En efecto, si bien es verdad que el artculo 84 de ese texto
seala que ningn banco podr conceder crditos direct o indi-
rectamente a una misma persona natural o jurdica por una su-
ma que exceda del 5% de su capital pagado y reserves, la ver-
dad es que las excepciones que a continuacin se sealan permi-
ten a los bancos otorgar crditos a una misma persona hasta
el 75% del capital pagado y reserves del banco.
Esta situacin puede dar origen a que un grupo empresarial
tome el control indirecto de un banco con el objeto de tener un
acceso privilegiado al crdito bancario. Es indispensable, por lo
tanto, introducir disposiciones en la Ley de Bancos que repre-
senten una limitacin efectiva en el sentido dicho, limitacin
que debera estar relacionada a un porcentaje de las colocacio-
nes del banco con un tope mximo en porcentaje del capital y
reserves del banco. Estos porcentajes deberan ser decrecientes
mientras mayor sea el tamao del banco.
c) Tampoco existen en la actual legislacin disposiciones que
limiten el endeudamiento de personas y empresas para con el
sistema bancario en su conjunto. La razn de esto se encuentra,
probablemente, en que el legislator podra pensar que, en la
prctica, la limitacin est dada por la razonable estimacin que
las empresas bancarias deben hacer acerca de la solvencia de
sus deudores en relacin al monto de su endeudamiento.
La realidad muestra, sin embargo, que hay empresas y per-
sonas que estn endeudadas con el sistema bancario en su con-
junto en varias veces su capital propio, lo que hace pensar que
el acceso al crdito est influido no slo por la solvencia del
deudor sino tambin por otros elements, entire ellos por las
vinculaciones que ligan a los bancos con otros grupos empre-
sariales.
Lo recin manifestado seala la conveniencia de establecer
limitaciones al endeudamiento de personas y empresas para con
el sistema bancario en su conjunto, entregando la ley a un or-
ganismo del Estado la facultad de establecer distintos porcenta-
jes (y modificarlos) a las diversas actividades productivas. Esta
facultad podra asignarse a los Ministerios de Economa y Ha-
cienda, los cuales actuaran por resolucin conjunta, previo in-
forme de ODEPLAN. La facultad debera consultar limitaciones
para evitar su uso arbitrario.
Para el control de esta disposicin, se hace indispensable
crear una Central de informes bancarios bajo la direccin de la
Superintendencia de Bancos, central que rena y mantenga al da
la informacin sobre los deudores bancarios, que hoy se encuen-
tra dispersa en cada uno de los bancos comerciales.
Las modificaciones legales necesarias para cumplir los obje-
tivos en los puntos anteriores deben hacerse preferentemente









mediante disposiciones de carcter normativo, con el fin de evi-
tar un perodo largo de discusin detallada.
La legislacin vigenrte es incomplete' en lo que se refiere a
penar las acciones ilcitas de directors y ejecutivos de los ban-
cos en el manejo del negocio bancario. A menudo ocurre que la
sancin a que ellos se hacen acreedores recae no sobre ellos
mismos, sino sobre los accionistas del banco que no han tenido
participacin alguna, ni conocimiento, en los hechos cuya comi-
sin se sanciona. Es indispensable entonces configurar con cla-
ridad el delito bancario, y establecer las sanciones civiles y pe-
nales que corresponda. Este problema es extraordinariamente
complejo, y para su solucin debe crearse una comisin de ju-
ristas; que en conjunto con la Superintendencia de Bancos es-
tudie y proponga a breve plazo la legislacin necesaria.
Aparte de estos campos, la Comisin se ha preocupado de
las medidas adoptadas por el Banco Central para reorientar el
crdito, para impedir el establecimiento de nuevos bancos ex-
tranjeros o la adquisicin por stos de bancos nacionales, y para
limitar el nmero y el tamao de los bancos. La Comisin con-
sidera satisfactorios los pasos dados en estas direcciones, al
mismo tiempo que seala la necesidad de vigilar muy de cerca
la conduct de los bancos para asegurar el continuado xito en
.los objetivos propuestos.

2.3. Bancos de Fomento.

La Comisin propone el establecimiento de un Banco de
Fomento, de gestin estatal, que es' indispensable para raciona.
lizar el uso de los recursos de inversin que diversas institucio.
nes manejan en la actualidad. El Banco de Fomento permitir
al Estado contar con un mecanismo adecuado para captar recur-
sos del sistema bancario, de las Compaas de Seguros y de otros
organismos privados que, en conjunto con los recursos pblicos,
pueden constituir una base financiera slida para el desarrollo
del pas.
Naturalmente, la CORFO deber jugar un papel decisive en
este'campo al definir polticas de inversin y manejar la parte
de los recursos del nuevo banco que le sea asignada en confor-
midad al plan de inversiones.

3. COMERCIO EXTERIOR.

3.1. El comercio externo debe ser considerado uno de los
elementos bsicos en la estrategia de desarrollo de nuestra eco-
noma. .Por ello es indispensable lograr la coordinacin a nivel
de Ministros, de 'la polticas y de los programs, responsabili-
zando a ODEPLAN y al Banco Central de la elaboracin con-
junta de las proposiciones tcnicas bsicas.
3.2. Un. segundo aspect lo constitute la necesidad de con-
centrar el poder-de compra del Estado en el exterior enl un solo








organismo. Este paso es ventajoso .desde el punto de vista de
la obtencin de condiciones favorables en las compras, en el ex-
terior y del poder de negociacin que un organismo de esta na-
turaleza puede lograr para la venta de products chilenos en el
exterior.
3.3. Es de especial importancia tener present que la pol-
tica de comercio exterior debe estar coordinada estrechamente
con las polticas que, por la va de la integracin regional, bus
can un mayor grado de independencia econmica para nuestrc
pas y para los dems pases latinoamericanos.


4. COMERCIO INTERNO.

En material de comercio interno, tres son los aspects bsi-
cos a considerar: la poltica de comercializacin, la accin orga-
nizada del Estado y la organizacin y educacin de los consu-
midores.

4.1. Poltica de Comercializacin.

En este aspect la Comisin propone la reestructuracin de
la actual Empresa de Comercio Agrcola (ECA) en una Empresa
de Comercio del Estado (ECE) con funciones de compra, alma
cenaje y venta de alimentos y materials primas esenciales (como
por ejemplo, fibras textiles, abonos, pesticides, farmacuticos,
etc.), maquinarias y repuestos y eventualmente artculos manu-
facturados. .. .
El objetivo principal de esta Empresa ser el de regular el
abastecimiento y los precious de estos products en el mercado,
lo que podr realizar a travs de las ventas, al por mayor y me-
nor, tanto de artculos nacionales como importados.
La Empresa de Comercio del Estado sera una entidad p-
blica autnoma funcionando como una' verdadera empresa co-
mercial y sin las rigideces administrativas que obstaculizan hoy
muy seriamente la labor de ECA. Adems extendera su accin
a los campos ya mencionados.
El Estado, cuando sea necesario, podi decretar el, estanco
de importacin de ciertos products bsicos, en favor de la ECE,
as como la distribucin exclusive al por mayor y menor. Esto
en consideracin a necesidades de existencia, precious o calida-
des, que se estime de inters social controlar estrictamente.
Los canales de distribucin de la ECE seran los siguientes:
a) sus propias agencies sucursales,
b) las organizaciones comunitarias de compra y distribucin
como cooperatives de consumidores, centrales de abastecimnien-
to, etc., y
c) comerciantes privados con los cuales establecera conve-
nios especiales de distribucin.








La ECE dispondra de agencies sucursales mayoristas en
provincias y distribuira al por menor estableciendo -en lo po-
sible en unin con las Municipalidades- mercados perifricos y
supermercados.
La ECE estara vinculada al organismo estatal encargado de
centralizar el poder de compra del Estado en el exterior para
aprovechar mejor su capacidad de negociacin en el extranjero.
Adems de la organizacin de la ECE, la poltica de comer-
cializacin debera considerar los siguientes aspects:
a) el fomento mximo por parte del Estado de las organi-
zaciones comunitarias de compra y distribucin, como coopera-
tivas de consumidores, controls de abastecimiento, etc.;
b) la coordinacin de la ECE con los Mercados Municipales,
tendiente a la eliminacin de intermediarios en la comerciali-
zacin de products agropecuarios;
c) el otorgamiento de franquicias tributaries a las coopera-
tivas de productores, asentamientos campesinos o empresas pro-
ductoras que distribuyan directamente al por menor:
d) la reglamentacin de las actividades de comercializacin
y el establecimiento de un registro de empresas autorizadas de
distribucin mayorista sujetos a normas sobre mrgenes de uti-
lidades y sometidas a la fiscalizacin de la ECE;
e) la eliminacin de los monopolies de distribucin concer-
tados entire empresas privadas.


4.2. La Accin Organizada del Estado.

Sea para el uso o consumo director o indirecto, o con fines
de comercializacin de las entidades fiscales o dependientes del
Estado, un organismo coordinator del Ministerio de Economa
debera orientar el poder de negociacin derivado del conside-
rable volume de compras estatales, en orden a obtener las prio-
ridades de entrega, precious y calidades ms convenientes.
ODEPLAN, la ECE, la JUNTA NATIONAL DE REMUNERA-
CIONES Y PRECIOUS y el INSTITUTE DE COSTS Y MEDI-
CION DE LA PRODUCTIVIDAD (las funciones de estas dos l-
timas organizaciones se sealan ms adelante en el acpite re-
ferente a Poltica de Precios y Remuneraciones), colaborarn con
los organismos dependientes del Ministerio de Economa en la
fijacin de polticas y prcticas de comercializacin ms ajus-
tadas que las actuales al bienestar de la comunidad. Slo una
apreciacin de lo que se estima possible en este campo en el ms
breve plazo, retrae a la Comisin de volver a proponer la crea-
cin del Ministerio de Abastecimientos y Precios considerada en
el Proyecto de Leyes Normativas pendientes del Senado, y que
se juzga ser la solucin global, racional y eficiente para la ac-
cin del Estado en esta rea vital del process econmico.








43. Organizacin y Educacin de los Consumidores.

Adems de lo ya expresado respect del decidido aliento a
la intervencin de los organismos comunitarios en el process
general de comercializacin, se propone por la Comisin revisar
el esquema de ideas y la organizacin actual del CONCI, con
objeto de lograr una vinculacin ms eficiente y active de los
consumidores al esfuerzo del Gobierno por bajar el costo de vi-
da y lograr una relacin ms direct de stos con los organis-
mos del Estado que actan en este campo.


5. POLITICAL DE PRECIOUS Y REMUNERACIONES.

El control de los precious y la poltica de reajuste de remu-
neraciones constituyen mecanismos bsicos dentro de una pol-
tica de redistribucin del ingreso y estabilizacin.

5.1. Poltica de Precios.

La poltica de estabilizacin debe tener como meta la desace-
leracin gradual del process inflacionario, a fin de aliviar las
tensions que el process estabilizador produce en una economa
con deformaciones estructurales graves, y que se manifiestan
en desempleo y bajas de produccin en los sectors hiperdesa-
rrollados por el process inflacionario y en sus sectors abastece-
dores. La estabilizacin gradual debe aspirar a que la tasa de
inflacin en un ao no supere los dos tercios de la tasa de infla-
cin del ao precedent.
Esta poltica debe reconocer que la desaceleracin no puede
ser pareja en todos los precious, para permitir alzas relatives ma-
yores en aquellos sectors, como la agriculture y las exporta-
ciones, que es necesario desarrollar ms, y alzas relatives me-
nores en aquellos otros sectors donde existen mrgenes de uti-
lidad lo suficientemente amplios como para no necesitar del es-
timulo de los precious para desarrollarse, como es el caso de
diversos sectors industriales y de actividades prestatarias de
servicios. En todo caso, la poltica no debe limitarse a los pro-
ductos incluidos en el ndice del costo de la vida.
Para cumplir estos dos objetivos, las siguientes acciones de-
ben desarrollarse:
a) Mantenimiento de controls de precious, mientras persis-
tan presiones inflacionarias, en los siguientes sectors:
i) Products agropecuarios estratgicos como el trigo, las
carnes, algunas hortalizas, etc., mantenindose abastecido el mer-
cado con importaciones para evitar que excess de demand
transitorios quiebren el control de los precious. Por esta razn,
los precious mximos deben revisarse peridicamente para tomar
en consideracin no slo el aumento de costs e insumos, sino
que el aumento real de demand y oferta national.









ii) Produtos 'industriales bsidos que sean insuiros l" uso
generalizado en la economa, como el acero, la energa, el petr-
leo, los 'materiales de construccin, etc.,-y products industrials
en que se den condiciones monoplicas en su produccin o dis-
tribucin, como el papel, products textiles bsicos, etc. Para
que el control de precious sea efectivo deber tratarse de pro-
ductos relativamente hQmogneos y estandarizados.
iii) Servicios profesionales o de otra ndole, que tengan una
fuerte incidencia en el costo de la vida o sean de uso general
y que sean susceptibles de influir en tarifados nacionales, como
servicios mdicos, servicios relacionados con la construccin y
vivienda, etc.
iv) Bienes deconsumo,; de capital o intermedios, de origen
importado, donde existan condiciones monoplicas en su distri-
bucin, como automviles y sus repuestos, maquinaria agrcola
e. industrial, algodn, y otros insumos de la industrial textil-y
del cuero y calzado, etc.
b) Mantenimiento de un abastecimiento regular, particular-
mente en aquellos products heterogneos donde el.control de
precious es difcil, a travs de importaciones, con un manejo fle-
xible del sistema arancelario: Unas cuantas experiencias en la
material pueden aleccionar a los industriales internos que no
pueden fijar los precious a su sola conveniencia.
c) Aceleracin de las acciones tendientes a mejorar los ca-
nales de comercializacin para romper estructuralmente presio-
nes, monoplicas sobre los precious, a travs de las siguientes
medidas:
i) Dar primera prioridad a la construccin del mercado ma-
yorista del Gran Santiago, para terminar con el anacrnico sis-
tema actual. Deben, adems, crearse mercados mayoristas para
el abastecimiento regional de por lo menos Concepcin y Puer-
to Montt, para terminar con el absurdo del double flete en pro-
ductos agrcolas.
ii) Impulsar la formacin de cooperatives de distribucin,
centrales de compras, etc., especialmente entire los sectors de
menores niveles de ingresos y no integrados plenamente al desa-
rrollo urbano y national.
iii). Desarrollarr acciqnes qqe objetivamente estn destinadas
a mejorar la educacin, del consumidoy en elmanejo de su, pre-
supuesto y en el conocimiento de los mercados, a travs de la
divulgacin de informaciones tcnicas sobre precious y calidades,
abastecedores no especulativos, etc.
El desarrollo pleno de las acciones, anteriores no podr lo-
grarse con el actual aparato administrative del Estado, radicado
en el Ministerio de Economa y su Direccin de Industria y Co-
mercio, y sin una accin totalmente concertada de todas las ins-
tituciones del Estado que toman decisions que repercuten .di-
recta o indirectamente en el process inflacionario. Urge en con-
secuencia introducir los siguientes cambios institucionales:
a) Creacin de un Instituto de Costos y Medicin de la Pro-








ductividad, organismo descentralizado, con la responsabilidad de
medir la productividad y los niveles y estructura de costs, pre-
cios y mrgenes de utilidad, principalmente de los products
industriales de mayor importancia en la economa national, que
sirvan. de base para aplicar la poltica de precious y remunera-
ciones.
b) Fortalecimiento de la coordinacin gubernamental en la
poltica de estabilizacin a travs de un Comit de Estabiliza-
cin Econmica, presidido por el Ministro de Economa e inte-
grado por los ejecutivos de los Ministerios e instituciones perti-
nentes (Ministro de Hacienda, Ministro del Trabajo, Presidente
del Banco Central, Presidente de .la Empresa de Comercio del
Estado, Director de Industria y Comercio, Director de Impues-
tos. Internos, Presidente del Banco del Estado).,
La funcin de este Comit 4ebe ser la de coordinar efecti-
vamente las diversas polticas de estabilizacin precious salaries,
impuestos y crditos) para que se fortalezcan entire s..
c) Ampliar la poltica de convenios de precious entire el Go-
bierno y los.empresarios, usando para ello las lneas de crdito,
el poder de compra del Estado, incentives tributaries, manejo
flexible de las importaciones y dems instruments de la pol-
tica econmica.
d) Finalmente, debe procederse a elaborar un nuevo ndice
de precious al consumidor, que empiece a operar en 1970, para
lo cual hay que realizar una encuesta de presupuestos familiares
en 1968, a ms tardar.
5.2. Poltica de Remuneraciones.
La poltica de remuneraciones debe tener como objetivo pri-
mordial aumentar la participacin de:'los trabajadores en el in-
greso national en una forma compatible con la estabilizacin
econmica, los aumentos del product national y la productivi-
dad y el logro del pleno empleo.
Por est razn, la poltica de remuneraciones debe apoyarse
en los siguientes principios:
a) Deben separarse totalmente los aumentos de remutneracio-
nes por concept de reajustes para compensar el alza del costo
de la vida' de los aumentos -correspondientes a una redistribu-
cin de los ingresos por la va de la redistribucin de los au-
mentos de productividad.
b) Los aumentos de remuneraciones por concept de reajus-
tes por alza del costo de-la vida deben ser de una magnitude tal
que slo mantengan .el poder adquisitivo de los trabajadores en-
tre promedios aos. Dentro de un process de inflacin decre-
ciente, esto se logra con reajustes inferiores al 100% del alza del
costo de la vida del ao anterior; con un process de inflacin
constant, se logra con reajustes de.1000/p; y, con un processo de
inflacin creciente, se logra con reajustes mayores al 1009%.
Este principio debe aplicarse teniendo en cuenta el nivel ini-
cial de las remuneraciones, de manera de ir corrigiendo, a me-








dida de las posibilidades reales de la economa, las injusticias
existentes.
c) Los reajustes compensatorios por inflacin no deben ser
material de negociacin colectiva, sino que material de una ley
de orden pblico, pareja e igual para todos los trabajadores,
tanto del sector pblico como del sector privado. Dicha ley de-
ber establecer que de sobrepasarse la meta de inflacin con la
cual se ha calculado el reajuste, se otorgar al final de cada pe-
rodo una bonificacin compensatoria por la diferencia.
d) Slo ser material de negociacin colectiva la distribucin
del incremento de productividad en la empresa en cuestin y a
l se cargar todo aumento de remuneraciones o de regalas que
se negocie.
e) Para el efecto de determinar el aumento de productividad,
cada empresa deber llevar un ndice mensual de produccin
(ponderado por el valor de cada product en el ao anterior)
y un ndice de empleo de empleados y obreros (sin pondera-
cin), sancionado por el Instituto de Costos y Medicin de la
Productividad. El cuociente entire ambos ndices dar el aumen-
to de productividad que servir de base para la discusin del
aumento de remuneraciones y regalas. En cada empresa se esta-
blecer un Comit de Productividad de carcter asesor, con re-
presentantes de los trabajadores, de la firma y del Instituto, que
recomendar a ambas parties y al Gobierno la mejor solucin,
teniendo en vista los planes de inversin y de productividad de
la empresa.
En el clculo del ndice de productividad no deber tomarse
en cuenta la variacin de los precious de los products de la em-
presa en relacin con el aumento general de precious, es decir,
los aumentos o bajas reales en las utilidades originadas en la
poltica de precious y no en la productividad, ya que ellas se han
dado en funcin de la poltica de estmulo o desestmulo de la
produccin. (Adems, el hacerlo pondra a los trabajadores en
favor de reajustes de precious mayores para la empresa en que
trabajan, obstaculizando la poltica de estabilizacin).
f) En el caso de empresas que presten servicios que no se
puedan expresar en unidades homogneas, se tomar como va-
riacin en la productividad la variacin en las utilidades netas
de la empresa deflactada por el ndice de precious al consumi-
dor.
g) En caso de variacin nula o negative de la productivi-
dad, no habr aumento real de remuneraciones por este con-
cepto, pero en ningn caso stas se disminuirn.
h) A los funcionarios pblicos, excluidas las empresas esta-
tales, se aplicar el aumento promedio de productividad de la
economa determinado por el Instituto.
i) La poltica de remuneraciones anteriormente descrita pue-
de comenzar a aplicarse a partir de enero de 1969, ya que slo
a partir de enero de 1968 las empresas podran empezar a llevar
el ndice de productividad indicado.








La poltica de reajuste de remuneraciones seguida hasta aqu
merece a la Comisin las siguientes observaciones:
a) Ha sido una poltica elaborada sin que los trabajadores
hayan participado en su determinacin, pese a que se trataba
de establecer el porcentaje de reajuste de sus remuneraciones,
factor decisive para su nivel de vida.
b) En la prctica se ha demostrado que los trabajadores no
aceptan ni comprenden el molde a que se les ha querido sujetar.
Creen que es una poltica contraria a sus intereses y aun a los
intereses de la economa del pas en su conjunto, y que favorece
las utilidades de los capitalistas.
Esta actitud no puede atribuirse slo a posiciones polticas
de los trabajadores de inspiracin marxista, ya que tambin otros
sectors obreros, como los del Movimiento Obrero de Accin
Catlica, han hecho present su desacuerdo con la poltica de
remuneraciones seguida hasta aqu.
Esto muestra claramente que la actitud de los trabajadores
no se debe, como muchos lo afirman, a posiciones polticas con-
trarias al Gobierno. Es la poltica de remuneraciones en s que
la clase obrera est rechazando cada da con ms fuerza.
En tal sentido se puede afirmar que el esquema actual del
Gobierno, a pesar de haber sido coherente desde el punto de
vista tcnico, ha carecido de la viabilidad poltica.
El ha supuesto una aceptacin por parte de los trabajado-
res, que en el hecho no ha existido, y parece desconocer que la
presin de stos es uno de los factors ms dinmicos del de-
sarrollo.
c) Uno de los efectos polticos ms negativos del sistema es
que el conflict de intereses que se produce en el interior de la
empresa, entire trabajadores y capitalist, se convierte en un
conflict entire los trabajadores y el Gobierno, identificndose
por tanto este ltimo con los intereses patronales y a veces su-
perndolos en intransigencia.
d) De hecho, los incrementos de las remuneraciones han ido
much ms all que el porcentaje programado, lo cual revela
que esta poltica ha adolecido tambin de falta de realismo, en
cuanto a sus posibilidades de ser comprendida y aceptada por
los trabajadores en el esquema actual de su formulacin, es
decir, sin participacin de stos.
De nuevo aqui se advierte un efecto poltico negative, ya
que si bien los incrementos de remuneraciones han sido supe-
riores, como se ha dicho, al porcentaje fijado por el Gobierno,
ante los trabajadores estos incrementos aparecen obtenidos no
gracias al Gobierno sino a pesar de l, en lucha abierta con l.
De todo lo cual se desprende la necesidad de rectificar la pol-
tica de remuneraciones y su aplicacin.
Por otra parte, es indudable que la solucin no consiste en
que el Gobierno avale sin media todas las peticiones de reajus-
te que los trabajadores hagan, pues si bien en muchos casos ta
les peticiones afectan slo las utilidades de los empresarios, en








otros tantos, tales reajustes significaran una presin inacepta-
ble sobre los niveles de precious o sobre el gasto fiscal, provo-
cando una inflacin que vendra a anular los aumentos nomi-
nales que los trabajadores hubieran logrado con.el reajuste.
La nica posibilidad que cabe es adoptar una poltica en
cuya determinacin participen active y realmente los trabajado-
res y los empresarios. Ello implica el riesgo de prolongar el pe-
rodo calculado para lograr la estabilizacin complete, pero cree-
mos que en esto tambin debe tenerse en .cuenta que. lo prin-
cipal es avanzar junto con el pueblo, con, su comprensin y res-
paldo, ya que si una poltica de estabilizacin terminara por
enajenarse al pueblo, lo ms probable es que se pierda no slo
la estabilizacin sino tambin el poder.
La Comisin propone establecer Juntas de remuneraciones
y precious.
a) Una Junta central, a nivel national, que discuta la pol-
tica global sobre precious y remuneraciones y formule recomen-
daciones al Gobierno;, y
b) Juntas sectoriales, nacionales o regionales, por ramas de
actividad econmica. Eventualmente, estas Juntas podran cele-
brar convenios colectivos tripartitos (Gobierno, trabajadores,
empresarios) sobre precious y remuneraciones.
Estas Juntas tendran carcter permanent, y estaran inte-
gradas por representantes del Gobierno, los trabajadores y los
empresarios; conforme a la experiencia se ir ajustando su com-
posicin definitive. Entre sus facultades se establecera el ms
amplio acceso a los datos del problema: costs reales, ganancias,
productividad, costo de la vida, etc.

6. POLITICAL DE AHORRO Y TRIBUTACION.

6.1. Poltica de Ahorro.

Los niveles de ahorro alcanzados por la comunidad en estos
dos aos y medio, resultan claramente insuficientes para los re-
querimientos del program de desarrollo econmico y social que
queremos realizar. Baste sealar que el ahorro interno ha cre-
cido en un 5,5% annual, en circunstancias que la tasa que se
necesita, de acuerdo al program, es de 9%.
Hay que destacar una vez. ms que el aumento del ahorro
interno es un element de vital importancia para el program
que nos propusimos. A un mayor nivel de ahorro estn fuerte-
mente ligados:
a) Una mayor capacidad de inversin national, de la cual a
su vez depend el que podamos tener en forma sostenida un
mayor crecimiento econmico.
b) Una desconcentracin de la riqueza que constitute en s
y por encima de la temporalidad de los Gobiernos, la mejor ga-
ranta de irreversibilidad en la redistribucin del ingreso y en
la democratizacin del poder poltico y econmico.








c) Un marco de estabilidad de precious y costs sobre bases
ms permanentes que las habidas hasta ahora.
El esfuerzo para aumentar en forma important en el fu
turo los niveles de ahorro choca con la imagen que existe en
el pas de campaas o proyectos anteriores (Misin Lindahl,
Misin Klein-Sacks), que casi siempre propusieron formulas de
ahorro forzoso que significaban una disminucin de las remu.
neraciones reales y una compresin de los consumos, sin que
existieran garantas de que estos recursos se. iban a invertir y
no a usar para financial gastos corrientes. Es preciso compren-
der que el primer requisito que necesita una campaa de fo-
mento del ahorro para tener xito, es un apoyo popular y pol-
tico efectivo.
De ah que result indispensable estudiar nuevos esquemas
que logren los siguientes objetivos:
a) Vincular el ahorro de la comunidad al financiamiento de
proyectos de desarrollo industrial, minero o agrcola. La crea-
cin de un Fondo Nacional de Capitalizacin puede permitir que
los ahorrantes reciban; a cambio de su ahorro, ttulos represent.
tativos de su aporte al Fondo, que los hagan dueos de las
empresas y negocios que se financial con su esfuerzo. En la
administracin del Fondo debern tener participacin el Estado
y los trabajadores.
b) Estmulos para los ahorrantes populares a travs de pre-
ferencias en otras prestaciones que el Estado otorgue: asigna
cin de viviendas, otorgamiento de crditos y exencin de avales,
asistencia socio-econmica de estudiantes, mediante el estableci-
miento de un puntaje adicional para laspersonas adheridas al
Sistema de Ahorros.
c) Establecimiento de un mecanismo de transferencia con.
trolada de los ttulos del Fondo, antes de un plazo mnimo.
d) Retribucin just por el ahorro. Garantas de reajustabi-
lidad e inters.
e) Orientacin regional y local del ahorro, para que los pro
pios ahorrantes vean concretado el fruto de sus esfuerzos en
proyectos de fomento regional.

6.2. Poltica Tributaria.

La tributacin es un instrument que debe tender no solo
al propsito de general recursos para el Estado, sino tambin
a hacerlo con el mnimo de costo administrative, todo ello cum-
pliendo los objetivos de redistribucin del ingreso y la riqueza
y de orientacin del gasto y del ahorro.
Con miras al cumplimiento de los fines mencionados hay
que destacar la necesidad de las siguientes medidas:
a) Establecimiento del impuesto nico a la renta, con una
disminucin de la carga tributaria a las medianas y pequeas
empresas de personas.








b) Mantencin del impuesto al capital, mejorando la actual
distribucin de su carga entire los distintos grupos econmico-
sociales que lo soportan.
La mantencin del impuesto se justifica no slo por razones
financieras sino como un eficaz instrument de redistribucin
de la riqueza; las mejoras en su actual estructura tenderan a
ampliar los mnimos exentos, especialmente en lo que se refiere
a la propiedad de una casa habitacin, y a mejorar la declara-
cin de patrimonio afecta al impuesto, de manera de gravar fun-
damentalmente al capital y no al trabajo.
c) Traslado a la base de todos los impuestos indirectos en
que ello sea factible, con el fin de eliminar la evasin y de sim-
plificar la documentacin y los trmites que deben realizar los
medianos y pequeos comerciantes.
d) Racionalizacin de las disposiciones relatives a franqui-
cias tributaries, para asegurar que ellas contribuyan efectiva-
mente a la realizacin del program econmico y social. Todas
las utilidades, cualquiera que sea la actividad que las generen,
deben estar afectas a una tasa impositiva mnima; el uso de las
franquicias debe condicionarse al cumplimiento de metas conve-
nidas en relacin al empleo, reinversin, produccin y produc-
tividad, otorgndose por plazos determinados. Se debe enviar a
la mayor brevedad al Parlamento el Proyecto de Ley respective.
e) Aplicacin efectiva del rol nico de contribuyentes, para
mejorar todo el sistema de control tributario y simplificar el
manejo operativo del sistema de impuestos.


7. MANEJO DEL PRESUPUESTO ESTATAL.

El presupuesto fiscal ha sido tradicionalmente un instru-
mento de control de gastos, pero no iua herramienta de control
de eficiencia de la administracin o de resultados de un pro-
grama. Las tcnicas presupuestarias actuales y las necesidades
del desarrollo programado hacen indispensable una vinculacin
muy estrecha entire el manejo del presupuesto y las tareas de
planificacin.
Para lograr estos propsitos, es necesario actuar en dos di
recciones:
7.1. Fortalecer el sistema de planificacin, vinculando estre-
chamente a l el manejo y la estructura del presupuesto.
7.2. Generalizar el uso de presupuestos por programs que,
al mismo tiempo que significant un control efectivo de gastos,
permiten comparar gastos y resultados efectivos logrados en tr-
minos de produccin o eficiencia. El uso de presupuestos por
programnas significa much ms que un cambio contable, repre-
senta un cambio de estilo en la accin, ya que se establecen,
junto con las metas de gastos, metas fsicas a lograr; de este
modo, el Presupuesto Fiscal se convierte en un efectivo control
del cumplimiento del plan de desarrollo en el sector pblico.








IV. LAS AREAS ESTRATEGICAS DE LA ECONOMIC QUE
DEBEN SER DE DOMINIO O CONTROL PUBLIC

En este captulo, la Comisin ha procedido a examiner en
forma especfica una series de sectors fundamentals de nuestra
economa minera, industrial o de servicios, que por su impor-
tancia requieren de una definicin clara por parte de la comu-
nidad national en cuanto a su forma de desarrollo, control de
sus recursos y relaciones con el resto del sistema econmico
national e international.
Todos estos sectors, por su importancia econmica, su ca-
rcter a menudo total o parcialmente monoplico y la influencia
poltica que se deriva del hecho mismo de controlarlos, exigen
un tratamiento muy particular de parte del Estado, que junto
con facilitar su desarrollo evite los inconvenientes econmicos
y polticos para el pas que su control d a las personas o gru-
pos que los poseen.
La Comisin piensa que en todas estas actividades, debe ha-
ber una participacin muy active del Estado, la que sin embar-
go puede plantearse en distintos niveles segn sea la mayor o
menor importancia de la actividad. Estos niveles de participa-
cin del Estado son los siguientes:
a) Areas que deben pasar al domino pblico total.
b) Areas que deben ser de control pblico director, ya sea a
travs de una participacin mayoritaria del Estado en el patri-
monio de la actividad, o a travs del derecho a veto de ste en
las decisions fundamentals.
c) Areas privadas importantes con control pblico Indirecto
muy estricto, mediante los mecanismos de precious, franquicias,
sistema tributario, asignacin de crditos y control de comercia-
lizacin de sus products.
De acuerdo con esta perspective y tomando en considera-
cin adems los problems inmediatos o a median plazo que
se plantean en relacin con este conjunto de actividades eco-
nmicas bsicas, se procede a continuacin a sealar las princi-
pales conclusions a que lleg la Comisin con respect a cada
una de ellas.


1. DESARROLLO INTEGRAL DE LA MINERIA.

1.1. Conocimiento y Registro de los recursos y reserves mineras
del pas.

a) Financiamiento y reorientacin del Instituto de Investi-
gaciones Geolgicas para realizar el inventario y la evaluacin
de las reserves minerales demostradas y de las potenciales.
b) Financiamiento del Servicio de Minas del Estado para la
confeccin del catastro minero del pas.








1.2. Reforma del Cdigo. de PMinesi i

La Comisin propone la pronta modificacin de la legisla-
cin vigente, considerando los siguientes criterios esenciales,
formulados a base de las resoluciones propuestas por el Depar-
tamento Tcnico y aprobadas por el Segundo Congrso Nacional
del Partido:
a) El Estado debe ser dueo de todos los yacimientos mine-
ros del pas ubicados en el. suelo y subsuelo national, cualquie-
ra que sea su clase, calidad o naturaleza, de una manera real,
inalienable, absolute, efectiva e imprescriptible.
b) El Estado deber, a travs de una legislacin pertinente,
disponer la forma, modalidades, condiciones y requisitos para
la exploracin, investigacin, explotacin y. beneficios de tales
yacimientos, pudiendo reservarse para s, a travs de organis-
mos especializados, la explotacin de aquellos minerales o sus-
tancias que el inters national aconseje; o entregar a los particu-
lares la explotacin de ellos a travs de un sistema de concesin
adecuado.
c) La concesin de yacimientos mineros a particulares de-
ber otorgarse mediante un procedimiento expedito, rpido y
eficiente y condicionada a ciertos requisitos bsicos que debe-
rn sefialarse, a fin de asegurar su explotacin en forma ade-
cuada y racional, que contemple los intereses del concesionario
como tambin los intereses generals del Estado. El titular man-
tendr la concesin siempre y cuando cumpla con dichas con-
diciones.
d),La caducidad de la concesin minera por incumplimiento
de los requisitos y condiciones que le dieron origen sern deba-
tidos sumariamente ante los tribunales ordinarios de la Rep-
blica, mediante un procedimiento que deber establecerse.
e) La concesin minera, otorgada bajo estas condiciones,
podr ser. objeto de enajenaciones o transferencias por actos
entire vivos o por causa de muerte, en las mismas condiciones
en que se hizo la concesin.
f) Los yacimientos mineros concedidos actualmente a par-
ticulares se mantendrn vigentes en la nueva legislacin, pero
debern, en el future, ceirse y someterse a las exigencias que
se determine en ella so pena de caducarse los derechos sobre
ellos en un plazo determinado.

1.3. Reestructuracin del Ministerio de Minera.

Adecuacin de esta Secretara de Estado a los requerimien-
tos actuales de la minera national, colocando bajo su dependen-
cia a los organismos y servicios actualmente dispersos en otras
ramas de la Administracin que permitan programar, realizar y
fiscalizar una poltica minera. Facilitar, asimismo, una racional
coordinacin con aqullos que dependan de CORFO y otras re-
particiones pblicas o autnomas.








2. COBRE.


2.1. Aplicacin de los Convenios del Cobre.

a) Los convenios 'del cobre estn en- aplicacin. Ellos signi-
fican un compromise del pas principalmente en material de tri-
butacin, y un compromise de las grandes compaas del cobre
en matria de nuevas inversiones y de ampliacin de la produc-
cin, todo ello dentro de un context de participacin del Esta-
do en la propiedad y en la gestin de algunas compaas.
Dadas las bases de los acuerolos materializados, es indispen-
sable lograr que ellos rindan plenamente sus, frutos en forma
,ptima para el pas. Estos frutos son la materializacin de las
inversiones; .una accin contralora ms efectiva en la explota-
cin y sus beneficios; y la formacin de .personal chileno capa-
citado en "los aspects tcnicos y administrativos de la empresa.
b) La materializacin adecuada de las inversiones supone en
primer lugar un cumplimiento riguroso de los plazos pactados.
Este aspect es especialmente important, for cantoo a los be-
neficios tributarios de los convenios han sido concedidos, de
acuerdo con la ley, desde un comienzo, de modo que, de no
efectuarse las inversiones o de demorarse ellas mms all de lo
previsto, el sacrificio del pas no rendira adecuados frutos.
pero no se trata solamente de que las inversiones se mate-
rialicen, sino adems de que ellas represented el mximo de
beneficio, para el pas en trminos de produccin national y
de empleo de mano de obra national. Para lograr estos ltimos
objetivos se require una accin vigilante de la Corporacin del
Cobre, de modo que se d preferencia a, las firmas nacionales
y a la produccin national en las adquisiciones y en los contra-
tos de, obras de las compaas. De otra manera, el efecto eco-
nmico estimulante de las inversiones ocurrira no en Chile,
sino en el extranjero.
c) La accin contralora ,en la explotacin y sus beneficios
supone en conocimiento director por parte del. Estado de Chile,
a travs de sus representantes, de los criterios usados por las
compaas para tomar sus decisions y. un enjuiciamiento de
:tales criterios en funcin, de los intereses del pas.
d) La formacin del personal chileno, administrative y tc-
nico, supone en primer lugar una preocupacin permanent por
estudiar y. poner en prctica programs .sistemticos de forma-
cin y adiestramiento, -que aseguren adecuada preparacin -de
los trabajadores chilenos. Pero adems supone el acceso de per-
sonal chileno a los. cargos claves, tanto en los aspects tcnicos
como administrativos. Sin ese acceso, la formacin de personal
ser intil y los objetivos de "chilenizacin" se reduciran a una
mera participacin en la propiedad, pero no realmente en la ges-
tin en todos sus niveles. ,
: Todos los puntos anteriores deben realizarse sin desmedro








de la eficiencia operative necesaria para asegurar la posicin
de competencia del cobre chileno en los mercados internacio-
nales.

2.2. Mediana y Pequea Mineras del Cobre.
En cuanto a los problems de la median y pequea mine-
ras del cobre, la Comisin no ha podido realizar un studio
acabado. Sin embargo, parece convenient sealar que uno de
los objetivos de la poltica en este campo puede ser buscar una
formula que permit crear un fondo de compensacin de los
precious. Este fondo debera operar reteniendo una parte del pre-
cio en los perodos favorables del mercado, para devolverlo a
los mineros en la forma de ayuda financiera y tcnica, con el
fin de regularizar la produccin y el empleo en este important
sector de la economa national. Este aspect y otros de la po-
ltica hacia el sector deben ser estudiados urgentemente por el
Ministerio de Minera.

2.3. Refinacin del Cobre.
En material de refinacin del cobre, la Comisin hace suyas
las recomendaciones del Departamento Tcnico del Partido De-
mcrata Cristiano, que establecen lo siguiente:
a) Que la Corporacin del Cobre promueva ante la Sociedad
Minera El Teniente S. A., la necesidad de construir su propia
Refinera, por cuanto ella se justificara econmicamente al dis-
poner para estos efectos en 1972 de unas 120.000 T.M. anuales
de cobre blster, considerando que 27.000 Tons. Mts. se vendie-
ran como tal a los usuarios director de este product.
Esta media permitira liberar una capacidad de 64.000 T.M.
de la capacidad de refinacin de ENAMI-Las Ventanas, para
destinarla a la refinacin de cobre de la Mediana y Pequea
Mineras.
b) Que la Corporacin del Cobre promueva ante las Em-
presas del Grupo Anaconda la ampliacin de sus Refineras, o
bien, la necesidad de construir una nueva Refinera, por cuanto
ello se justificara al disponer para estos efectos en 1972 de
unas 80.000 T.M. anuales de cobre blster, considerando que
41.000 T.M. se vendieran como tal para los usuarios director de
este product.
c) Que en base a las disposiciones legales vigentes, el Di-
rectorio de la Corporacin del Cobre adopted el acuerdo perma-
nente de autorizar solamente las exportaciones de minerales
concentrados, precipitados y cobre blster cuando no haya capa-
cidad de fundicin y/o refinacin en el pas.
Este acuerdo permitira a la Empresa Nacional de Minera
planificar sus fundiciones y refineras sobre bases slidas de
abastecimiento.
d) Que la Empresa Nacional de Minera intensifique sus es-
tudios de factibilidad para la instalacin de una fundicin, en








base de precipitados, en Antofagasta con una capacidad de 30.000
T.M. anuales.
e) Que la Empresa Nacional de Mineria inicie de inmediato
los studios para la ampliacin de la Refinera de Las Ventanas
con una capacidad superior a las 110.000 T.M. anuales proyecta-
das para 1972, por cuanto de materializarse por parte de la So-
ciedad Minera de El Teniente una Refinera propia, an habra
una disponibilidad de 28.000 T.M. de cobre blster con posibili-
dad de ampliarse en 30.000 T.M. ms, de realizarse la fundicin
en base a precipitados, en Antofagasta, salvo que esta ltima
se proyectara para producer cobre refinado a fuego.

2.4. Comercializacin del Cobre.

Finalmente la Comisin valora debidamente los acuerdos al-
canzados en la Conferencia de Lusaka y expresa su firme peti-
cin en orden a instruir a la representacin national ante el
Comit Intergubernamental all creado, para lograr que ste se
constituya en un efectivo instrument de accin al servicio de
los pauses integrantes en todo lo relative a produccin, comer-
cializacin y precious del metal.

3. HIERRO.

3.1. Importancia creciente del Hierro en la Economa Chilena.

El hierro es sin duda alguna el rubro que en forma ms
spectacular ha incrementado su produccin en las ltimas d
cadas. Desde 1950 sta ha aumentado de 2.595.000 tons. mtricas
exportadas a 11.800.000 que salieron del pas en 1966. Chile es as
uno de los 20 pases que produce ms de 5 millones de tone
ladas. El valor en dlares ha subido de US$ 12.600.000 a US$
83.000.000, pasando a ser despus del cobre la segunda fuente de
divisas del pas.
Sin embargo, al contrario de lo que pudiera pensarse, no ha
existido de parte del Estado chileno, hasta la fecha, una pol
tica clara destinada a reglamentar la mejor explotacin de esta
riqueza bsica. Todo el crecimiento ha quedado entregado a la
iniciativa de los mayores productores, todos ellos vinculados a
consorcios extranjeros: la Bethelhem Steel (explota el mineral
de El Romeral) es un conocido consorcio international; la Com-
paa Atacama es filial de la Mitzubichi de Japn; las Compaas
Mineras Santa Fe y San Andrs estn ligadas a capitals norte
americanos.
a) El hierro es uno de los recursos que, a escala mundial,
en forma ms acentuada ha cado en el control de los consu-
midores, siendo en el mundo entero escaso el papel que los pa
ses productores pueden desempear. Las Compaas de Acero,
con el afn de asegurar su normal abastecimiento, se han dado








a la tarea de"adquirir minerales o comprar, por anticipado, su
produccin, llegndose a un porcentaje de un 91% de minas
'.cautivas" en 1966.. El.hierro, por. otra parte, aunque recurso
vital, es abundant y .se estima que no. existirn dificultades de
ninguna clase. paraalcanzar la pr-oduccip de 780 millones de. to-
neladas. que la lumanidad requerir para su consumo en 1975.
Irmportantes nuevos, productores como Brasil, India y Australia
(este ltimo, competitor formidable para Chile en el mercado
japqn~s) han entrado vigorosamente, al mercado, mundial,en los
aos recientes.
b) Nuestra legislacin internal respect del hierro es extra-
ordinariamente incomplete, inconexa y confusa. No existed un
estatuto claro, sino que a lo largo,,de numerosos textos seha
ido reglamentando con criterio pragmtico uno que otro aspec-
to d4 este negocio (por ejemplo: Leyes 4.581, 10.270, 12.084 y
14.836). Existen tres sistemas .tributarios diferentes para.la Gran-
de, Mediana y .Pequea Mineras, del hierro, siendo. particular-
mente lesivo para el inters national el que.beneficia a las Em-
presas de la Mediana:Minera (como Atacama, Santa Brbara,
Santa Fe, San Andrs), las que cancelan como nico impuesto
DIEZ CENTESIMOS DE ESCUDO POR TONELADA QUE SALE
DE PUERTOS CHILENOS. Esta situacin (establecida en el Art.
36 de la Ley 14.836) ha motivado el escndalo de que en el ao
pasado estas Empresas extranjeras, que efectuaronr'"ent~f por
valor de ms de 350 millones de Escudos, tributaron en conjunto
E0 700.000. Se puede afirmart -re'ponsablemente que el hierro en
este sector le aporta al pas menos recursos que cualquiera de
las plazaS de peaie por uso de caminos que existen en la Zona
Central. Este hecho se ~v agravado' por el process de desvalo-
rizacin monetaria, puesto que' este impuesto de E 0,10, cuando
fue creado en 1962, equivala a 10 centavos de dlar y hoy al.
canza a menos de2 centavos. Esta situacin, por iniciativa nues-
tra, ha' sido corregida n virtud del artculo 248 de la Ley 16.617
-de 31 de enero de '1967, mediante el cual se estableci'que las
empresas tributarn en la primera categora de la ley de Im-
puesto a la Renta, pudietid descontar' de dicho monto las su-
mas que pagaron por concept de impuesto a la exportacin.
c) En material de retorno de divisas al pas, la Bethelhem,
nica empresa clasificada como 'perteneciente a la Gran Mine-
ra, est favorecida por un sistema de retornos parciales cuya
conveniencia aparece' desprovista de toda justificacin.
d) El pas' carece de un conocimiento cabal de los merca
dos compradores, situacin que se agrava por la inexistencia de
un precio international uniform, debiendo quedar entregado a
los acuerdos director entire los compradores extranjeros y las
empresas forneas"que lo venden.
Se) El vicioso y anacrnico sistema de Propiedad Minera, que
consagra nuestro 'Cdigo de Minera, ha permitido que numero-
sos particulares, 'sin ninguna capacidad econmica de explota-
cin, denuncien y luego obtengan pertenencias sobre minas de








hierro, .con el solo objeto. de venderlas o concederlas a las com-
paas establecidas. El amparo mediante el pago de una patent
de un monto irrisorio favorece ampliamente este -tipo de nego-
ciaciones.
Frente a estos hechos, nuestra poltida hasta la fecha resul-
ta inadecuada, lo que encuentra su explicacin en el hecho de
que la expansion del cobre y el perfeccionamiento de su comer-
cializacin han absorbido los mejores esfuerzos del Gobierno en
l sentido minero. Nuestra nica preOcupacin en el campo del
hierro ha sido de tipo cuantitativo, buscando'un aumento de la
produciri. Con este objeto hemos asegurado recursos para la
ampliacin del mineral de El Romeral: 25 millones de dlares;
la ampliacin 'del mineral de Algarrobo, de propiedad de la CAP,
con un costo de 4 millones de dlares; y,-la realizacin de pros-
pecciones mineras en Aysn y la cordilleia de Nahuelbuta, tam-
bin con un costo de 4 millones de dlares. En studio y en ca-
rcter de eventuales se encuentran en la Corporacin de Fomen-
to otrs dos inversiones: la puesta en march de la mina de
Boquern Chaar (con reserves conocidas de ms de 100 millo-
nes de toneltdas de hierro, con una ley del 60%), cuyo costo es
de 50 millones de dlares, y la possible construccin de una Plan-
ta de Pelletizacin (mtodo de aglomeracin de finos) con una
inversin cercana a los 30 millones de dlares.

3.2. Proposiciones de la Comisin.

La idea central consiste en la NECESIDAD DE IMPLANTAR
UNA POLITICAL INTEGRAL DEL HIERRO CON CRITERIO NA-
CIONAL Y PROYECCIONES DE LARGO PLAZO, cuvas bases se
encuentren contenidas en un ESTATUTO DEL 'HIERRO, que
unifique y raeionalice todas las normas actualmente dispersas.
Algunos criterios bsicos que debemos aplicar en nuestra
poltica del hierro deben ser los siguientes:
a) Debe cambiarse el sistema de amparo de la Propiedad
Minera (por el simple pago de una paterite) por ux4amparo por
el laboreo efectivo de las minas (semejante al que existe en el
caso del carbn), procedindose a la recuperacin'para'tl'Esta-
dy de todas las pertenencias del hierro que dentro de 18 meses
no sean'objeto de un trabajo efectivo, sin- msexcepciones que
las reserves que el Gobierno debe autorizar para los actuales
productores, las que deben hacerse en relacin a su capacidad
de .produccin..
b) Centralizacin en el Ministerio de Minera de todas las
actividades relacionadas con la poltica del hierro; creacin en
este Ministerio de un Departamonto del Hierro como :un servi-
cio de studio y documentacin especializado, con atribuciones
ejecutivas y de control, con un personal tcnico altamente cali-
ficado.
c) Debe derogarse el sistema especial de retornos parciales
que favorece a la Ca. Bethelhem, sometindola a, la. legislacin








comn que establece la obligacin del retorno total de divisar
al pas.
d) Revisin crtica de todo el sistema de franquicias y del
sistema tributario de la Minera del Hierro. Debe tenderse a la
implantacin de una tributacin en base a las utilidades efecti-
vas que obtengan las empresas y no a las toneladas que expor-
tan. En todo caso, y mientras se estudia dicho sistema, se debe
establecer el aumento inmediato del impuesto a la Mediana Mi-
nera del Hierro, fijndolo en -a lo menos- 15 centavos de
dlar por tonelada exportada.
Un porcentaje fijo de estos recursos debe ser invertido den-
tro de las provincias de Atacama y Coquimbo.
e) El Gobierno debe impulsar la celebracin de un conve-
nio con los dems pases productores importantes de hierro de
Amrica latina (Brasil, Venezuela y Per), en orden a manejar
en conjunto un poder de oferta important en el mercado mun-
dial.
Chile, en el manejo particular de su poltica commercial, debe
buscar acuerdos estables de abastecimiento, que permitan pro-
gramar la expansion del hierro y realizar una poltica dinmica
de conquista de mercados (estudiando especialmente sus posi-
bilidades entire los pases no productores de Amrica latina, el
rea de los pases socialists y el sector del Pacfico del mer-
cado norteamericano).
f) Impulso a la mecanizacin de las faenas extractivas den-
tro de un program global compatible con la poltica de empleo.
g) Estudio de todas las posibilidades de elaboracin del hie-
rro chileno para conseguir un mejor precio (pelletizacin, sin-
ters y produccin de arrabio).
h) Establecimiento de sanciones drsticas a las empresas
que se nieguen a proporcionar las. informaciones que les soli-
citen los organismos pblicos encargados del manejo de la po-
ltica del hierro.

4. INDUSTRIAL SALITRERA.

4.1. Situacin actual.

a) Rgimen legal.-Se rige por las disposiciones de la Ley
N. 12.033 de 1956, que establece un rgimen especial para la in-
dustria salitrera, que comprende fundamentalmente:
i) Estanco del salitre y yodo a favor de la Corporacin de
Ventas de Salitre y Yodo, entidad en que estn representados
el Estado y las empresas productoras.
ii) Distribucin de las utilidades del salitre y subproductos
una vez deducidos los costs de produccin de las empresas
productoras y de distribucin y ventas de COVENSA, en la pro.
porcin de 60% para las empresas productoras y 40% para el
Estado. Esta participacin del Estado ha resultado en la prc-
tica insignificant.








iii) Reconocimiento a favor de las empresas, como compo-
nente de sus costs de produccin, de amortizaciones ordinarias
que llegan al 12% del valor del salitre, yodo y subproductos, y
extraordinarias del 10% annual de las nuevas inversiones; amo.-
tizaciones que en el conjunto no pueden exceder del 20% del
rendimiento F.A.S. del salitre, yodo y otros subproductos.
iv) Exencin de impuestos a la renta, exportacin, como asi-
mismo de derechos de importacin de maquinarias y elements
relacionados con la produccin, movilizacin y embarque del sa-
litre, yodo y subproductos.
v) Compromise de nuevas inversiones de la Ca. Salitrera
Anglo Lautaro, mediante anexo al Referndum sobre mdifica-
ciones a la Ley No 5.350 (diciembre de 1954), declarando "que
tiene elaborado un plan para los siguientes fines:
1) ampliacin de la plant de evaporacin solar y desarrollo
de la produccin de subproductos;
2) complement de las instalaciones existentes, a fin de in-
crementar la produccin y mejorar su eficiencia, y preparar y
ampliar la capacidad de esas instalaciones para servir al mxi-
mo la evaporacin solar".
(Se enumeran seis otros objetivos complementarios de los
anteriores y se declara que "este plan supone una inversin
aproximada de US$ 25.000.000").
La produccin de los dems derivados del caliche que se
tuvo en vista, como resultado del plan de inversiones al dictarse
la Ley No 12.033, y del procedimiento de evaporacin solar, no
se ha desarrollado. Slo en la prxima temporada se iniciar la
produccin de sulfato de sodio en la plant de Mara Elena, a
un nivel de 200.000 toneladas anuales; pero ello ir aparejado
de una disminucin de 180.000 toneladas de salitre. O sea, se tra-
ta de una sustitucin de produccin provocada por el alto costo
del salitre en esa plant.
vi) Obligacin de las empresas productoras de adquirir abas-
tecimientos de materials primas y equipos de produccin nacio-
nal, cuando stos estn en igualdad de condiciones con los ex-
tranjeros, segn las reglas de la ley.
vii) Precio del salitre en Chile a un valor no inferior al pro-
medio de costs de todos los productores, ms diez por ciento.
viii) Retorno de monedas extranjeras necesarias para cubrir
el costo industrial en moneda chilena del salitre, yodo y sub-
productos, al mejor tipo de cambio dentro de las reglas que
dispone el artculo 29 de la ley.
ix) Salario mnimo para los obreros de la industrial.
Este rgimen legal terminal el 30 de junio de 1968, de acuer-
do con lo dispuesto por la misma ley, por lo que hay urgencia
de un pronunciamiento sobre el future de la industrial.
b) Mercado Internacional.-Cuando se dict la Ley N9 12.033,
el salitre chileno representaba el 3% de la produccin de nitr-
geno mundial. Hoy no alcanza a representar el 1%. En conse-
cuencia, su importancia en el mercado international del nitrge-
no es poco significativa.









SPor otra parte, adems de afrontar el 'etiorme aument de
la produccin mundial de nitrgeno, el salitre se encuentra en
una sitiacin crtica de cost, ya que la unidad de nitrSgeno
sinttico se produce y vende'a valores muy inferiores hl resul-
tante para la unidad de nitrgeno contenida en el salitre.
No obstante, hasta ahora ha podido mantener su volhmen
de ventas al exterior de alrededor de 800.000 toneladas, princi-
palmente a causa de su prestigio y de la buena organizacin de
ventas, al gran aumento del consumo de abonos nitrogenados,
y a algunas aplicaciones agrcolas e industriales en que result
ms eficiente o insustituible.
La gran produccin muhdial a bajo costo'ha tenido reper-
cusin en el preci del nitrgeno y consecuentemente en el del
salitre, que afronta peimanentemente un grado de deterioro en
las condiciones de sus miercados extranjeros.
En cuanto al yodo, el mercado es favorable y Chile contina
siendo el principal productor, con ms de la initad del mercado
mundial.
c) Prodccn.-Slo quedan en produccin cuatro plants
u oficinas: Pedro de Valdivia y Mara Elena, pertenecientes'a la
Ca. Anglo Lautaro; Victoria, explotada por la Corporacin de
Fomento; y Alemania, de la Ca. Salitreta Iquique.
La produccin de salitre en la tempbrada 1966 1967 alcanza-
r a alrededor d 1.000.000 de toneladas, de las cuales 200.000
aproximadamente, son de salitre potsico. La produccin de yo-
do alcanza a alredbdor de 3.000 tonelada. '
d) Mercado Ntional.-En el mercado national se venden
alrededr de 240.000 toneladas de salitre, que representan 40.000
toneladas de nitigeno aproximadamente. Se consider que en
1971 el mercado chileno debera ser de 80.000 toneladas de ni-
trgeno.
El hecho de que en Chile slo se aplique el salitre como
abbno nitrogenado ha significado para el agricultor una' desven-
taja en trminos internacionales, al no poder usar nitrgeno al
precio y concentraciones del sinttico.
La possible produccin prxima de nitrgeno sinttico, como
part del programna del complejo amoniacal de nuestra industrial
petroquffica, constitute t"n nuevo factor en el mercado nacio-
nal del' salitre que debe ser considerado con mucha'atencin;
ya que, ofrecer products nitrogenados a bajo costo, que a fal-
ta de "una poltica que 'armonice los intereses de ambos secto,
res, podra acarrear situaciones riticas o, por lo menos, de
grave inestabilidad.
Con respect al sulfato de sodio, la iridustria del papel'ser
un buen cliente y, por lo tanto, su creciente desarrollo' es un
factor favorable para este rubro de la produccin.
4.2, Razones para no renovar las disposiciones de la legislacin
actual al trnmio de su vigencia (30 de junio de.1966).
a) A casi 30 aos de la dictacin de la ley que cre la Cor-
poracin de Ventas de Salitre y Yodo, las condiciones de la pro-








duccin y del comercio de esos products han variado en forma
fundamental. Por .ello, se hace indispensable disponer que CO.
VENSA cumpla nuevas funciones, distintas de las actuales, se-
gn se explicar ms adelante.
b) La industrial privada, en este campo, ha quedado prcti-
camente reducida a la CIA. SALITRERA ANGLO LAUTARO.
Esta empresa; tal como ,se- seal anteriormente, se comprome-
ti, al firmarse el Referndum sobre modificaciones a la' Ley
N? 5.350, a realizar nuevas inversiones para el "desarrollo de la
produccin de subproductos" y con fines de "complementos de
las instalaciones existentes, a fin de incrementar la produccin".
El Estado, en cambio; otorg franquicias que se estimaron equi-
valentes al esfuerzo de inversin de la Compaa.
c) No obstante lo anterior, las cifras oficiales expresan rea-
lidades muy distintas: algunos de los beneficios que el Refern-
dum ha significado para la empresa (amortizaciones ordinarias,
especiales y extraordinarias; recargo de costs por intereses de
prstamos; franquicias por importacin de,-maquinarias, repues-
tos, petrleo, detonadores), y sin considerar liberacin de im-
puestos, alcanzan a cerca de US$ 97.000.000. Las nuevas inver-
siones, segn declaracin de la Compaa, .son.,del orden de
US$ 36.00.000.000.
: Hay,c n consecuencia, por este concept, un beneficio para
la Compaa de aproximadamente US$ 60.000.000.
d) En conjunto, el sistema de amortizaciones. Referendum
totaliza US$ 62.814.000, sobre un total de 10.777.000 tons. de sali-
tre vendidas, es decir, US$ 6,17 por ton. Para dicha produccin
la amortizacin de US$ 1,50 contemplada en la Ley No 5.350
habra representado un total de US$ 15.266.000. En consecuencia.
la modalidad Referndum permiti un mayor cargo de US$
47.500.000 por concept de amortizacionesr comparado con el que
se habra cargado con el rgimen de la Ley No 5.350.
En sus balances, la Compaa, ha cargado por concept de
amortizaciones un total de US$ 38.500.000; cantidad inferior en
US$ 24.300.000 al total cargado a sus costs por concept de
amortizaciones legales.
e) Para el efecto de declarar una utilidad legal, de la que el
Estado participa en un 40%, la Compaa slo ha reconocido
ante COVENSA, durante el perodo 1955-1965 la suma de US$
8.808.000. Contrasta agudamente esta cifra con la de US$ 29.924.000,
declarada por la Compaa en sus balances sociales para el mismo
perodo.
f) La Ca. Salitrera Anglo-Lautaro ha expresado oficialmente,
en fecha reciente, a travs de su Presidente, que "La Anglo-Lau-
taro no tiene ninguna formula mgica para resolver prontamente
los problems de la industrial ni ningn plan extraordinario que
ofrecer".
El actual Ministro de. Minera ha hecho saber su opinion al
President de la empresa, de haber llegado "al convencimiento
definitive que el plan del Referndum realmente no se ha cum-
plido".









h) A juicio de la Comisin, la empresa ha defraudado la fe
pblica al no cumplir en el lapso de 11 aos las obligaciones que
contrajo por el citado Referndum, no obstante haber recibido
-durante ese tiempo- todos los beneficios que le acord el Es-
tado.

4.3. Condicionantes de nuevo rgimen para la industria del ca-
lche.

a) Trato econmico que permit la vida de la industrial en
atencin a su irremplazable importancia para las provincias de
Tarapac y Antofagasta. Se incluye en este aspect, la conside-
racin de un plan de inversiones para la produccin de deriva-
dos y el incremento en la actual elaboracin de yodo.
b) Coordinacin en la produccin y comercializacin del ni-
trgeno natural y el sinttico proveniente de la petroqumica.
Debe poder asegurarse, por una parte, el abastecimiento de abo-
nos nitrogenados a nuestra agriculture y, por otra, la proteccin
de la industrial del salitre.

4.4. Nacionalizacin de la industria salitrera.

a) Dado el incumplimiento del Referndum Salitrero, la Co-
misin se pronuncia por sugerir al Gobierno que estudie y pro-
ponga la expropiacin, con pago diferido y en las condiciones
que determine la ley de la Ca. Salitrera Anglo-Lautaro.
b) La nueva empresa, al nacionalizarse debera contemplar
una explotacin conjunta del Estado y los trabajadores, con
participacin creciente de stos en la gestin de la industrial.

4.5. Corporacin Nacional de Fertilizantes.

Tal es el rol future que se asigna a COVENSA; tanto para
la exportacin del salitre, yodo y otros derivados como para el
comercio interno y externo de otros abonos nacionales y ex-
tranjeros. Asimismo, puede utilizarse su estructura bsica como
inicio de una agencia de comercio exterior, especialmente en el
rubro de products agropecuarios y de insumos para la agricul-
tura.

5. CARBON.

5.1. Antecedentes.

La industrial productora de carbn proporciona trabajo a
unas 12 mil personas en la zona de Arauco y Concepcin. La
ocupacin ha ido disminuyendo constantemente (hace 10 aos
era de 18.500 personas), los salaries son bajos y hay desocupa-
cin creciente en la zona (ms del 15% de la poblacin active).








El problema del carbn afecta a ms de 100 mil chilenos de la
zona.
En Arauco y Concepcin se concentra el 95% de la produc-
cin national y las reserves conocidas permitiran abastecer to-
talmente el mercado national por ms de 50 aos. Sin embargo,
hay una grave subutilizacin de la capacidad productive insta-
lada de las minas, las que estn en condiciones de aumentar su
produccin en ms de un 50% sobre su actual nivel, lo que les
permitira mejorar su rendimiento y productividad y lograr pre-
cios competitivos.
El carbn es un sustituto de un combustible importado, el
petrleo combustible. Si bien las refineras de ENAP produce
petrleo combustible, siguiendo una sana poltica de refinacin,
ellas han sido, y sern en el future, capaces de abastecer slo
una parte (alrededor de 60%) de las necesidades nacionales de
ese derivado. Cualquier proyecto que utilice petrleo combusti-
ble implicar, en consecuencia, importaciones adicionales del
mismo. Desde este punto de vista, el uso del carbn incide tan-
to en la balanza de pagos como en la autonoma energtica del
pas frente al exterior. A lo cual hay que agregar que el petrleo
podra hacerse escaso luego de un determinado nmero de aos.
Lo expuesto basta para desechar la idea de una paralizacin
de las minas. Por el contrario, el pas debe decidirse a impulsar
dinmicamente el desarrollo de la produccin y uso del carbn.
Las principles empresas que estn produciendo carbn son:
a) Lota-Schwager S.A., cuyo capital es de propiedad de ac-
cionistas privados. Su produccin alcanza al 75% del total que
produce el pas. La empresa tiene deudas en moneda extranjera
con el BIRD, de las que CORFO se constituy en codeudor so-
lidario y deudas en moneda national con la propia CORFO, que
superan en much el capital propio de la empresa. Sin embar-
go, a pesar de este hecho, CORFO tiene una representacin mi-
nima en las decisions de la empresa.
El estado actual de las deudas es: Con el BIRD, US$ 17,2
millones, o sea, E 75,5 millones; con CORFO E 91,6 millones.
Total, E 167,1 millones.
El capital social es de E 36 millones y la prdida acumulada
E 3,1 millones.
La empresa adeuda a sus 8.300 trabajadores, por concept
de contribucin al fondo de indemnizacin por aos de servi-
cios, la suma de E 29 millones.
b) Colico Sur, Pilpilco, Victoria de Lebu, son empresas de
propiedad de CORFO. Producen algo menos del 20% de la pro-
duccin total del pas. En su conjunto adeudan a los trabaja-
dores, por concept de contribucin al fondo de indemnizacin
por aos de servicios, la suma de E 8 millones.
La Comisin estima que se debe trazar por parte del Estado
una poltica coherente en material energtica, restringiendo al
mximo las importaciones de petrleo combustible, que despla-
zan al carbn, fomentando el consumo de ste hasta lograr el








nivel de produccin de la capacidad instalada y, en consecuen-
cia, mejorando de un modo sustancial la productividad de las
empresas.
Como esto supone, en todo caso, un costo social que en una
u otra forma represent un subsidio que la economa del pas
deber seguir prestando a estas empresas, y teniendo en cuen-
ta, adems, que la principal de ellas, Lota-Schwager, viene sien-
do sostenida por el Estado a travs de los prstamos o avales
de CORFO; que el Estado es el principal consumidor del car-
bn; que la poltica de salaries que se siga va a significar de to-
dos modos fuertes sacrificios para los trabajadores, dada la si-
tuacin objetiva de las empresas; y que es fundamental el es-
fuerz y la comiprensin que stos' presten a una poltica de
recuperacin de esta actividad, a lo cual hay que agregar las
fuertes sumas que las empresas le adeudan, se llega a la con-
clusin de que el xito de esta poltica depend de la incorpo
racin decisive de los trabajadores y del Estado en el manejo
y la propiedad de las,.empresas.

5.2. Proposiciones de la Comisin.

a) El Estado debe formular y adoptar una poltica integral
de tipo energtico, mediante el control y la utilizacin ptima
de los tres recursos fundamentals: petrleo, electricidad y car-
bn.
b) Plan sistemtico de aumento del mercado del carbn,
que permit, llevar a las minas cerca del nivel de pleno empleo
de sus instalaciones, y studio conjunto con los trabajadores de
un plan de desplazamiento de stos a fin de concentrar la pro-
duccin en las minas de costo marginal ms reducido (Lota-
Schwager), con el objeto de lograr la ms, alta productividad
factible.
c) Nacionalizacin de la Compaa Lota-Schwager. La Co-
misin recomienda que el Gobierno estudie y proponga la forma
de llevar a efecto esta iniciativa, la que simultneamente debe
establecer la explotacin conjunta de la empresa por el Estado
y los trabajadores, dando a stos una participacin creciente en
su gestin.
d) Establecer asimismo en las empresas carbonfeirs, filia-
les de CORFO, un rgimen de participacin creciente de los tra-
bajadores en su gestin.

6. AZUFRE.

.1. Situacin actual.

Chile ocupa el tercer lugar, junto con Mxico, entire los pa-
ses que cuentan con las mayores reserves mundiales de azufre.











EE.UU 100 ,
Italia 80
Chile 50
Mxico 50
Japn 30

Sin embargo, en los. ltimos cuarenta aos, Chile no ha te
nido un lugar important en la produccin mundial del azufre,
ya que no ha superado el 0,9% del total mundial.

1920: 0,8% 1945: 0,7%
1925: 0,5% 1950: 0,3%
1930: 0,6% 1955: 0,7%
1935: 0,9% 1960: 0,4%
1940: 0,9% 1965: 0,3% (estimacin)

Japn, cuyas reserves de azufre son menores que las de
Chile y cuyos yacimientos tienen gran similitud con el azufre
chileno por ser tambin volcnico, produjo en 1960 el 3,5% de
la produccin mundial (247.000 tons. contra 31.000 tons. de Chi-
le).
Para el ao 1965, se haba previsto un deficit de 22.200 tone-
ladas de azufre ya que se estimaba una produccin de 48.600 to-
neladas y una demand para el consumo national de 70.800
toneladas. En la prctica, este deficit alcanz a 34.000 toneladas
porque la produccin fue slo de 37.000, debido a que las minas
y plants se vieron afectadas por un invierno demasiado rigu-
roso y prolongado. Por otra parte, la posibilidad de cubrir este
deficit con azufre importado se vio entorpecida por una aguda
escasez en los mercados internacionales y la situacin se hizo
tan crtica que el Supremo Gobierno hubo de intervenir direc-
tamente ante otros gobiernos, como Mxico, que nos vendi
10.000 toneladas 'y Polonia a quien se compr 4.000 toneladas.
Adems, hubo necesidad de dictar un decreto que eliminaba el
pago de derechos para el azufre y, finalmente, mediante otro
decreto, se someti el azufre y el cido sulfrico a racionamiento.

La Corporacin, a travs de su filial "Fbrica de Acido Sul-
frico S.A.", comenz a promover algunos reconocimientos azu-
freros en la region "Plato de Sopa", en los lmites nornaciente
de la provincia de Atacama, para lo cual firm un contrato de
arrendamiento con la "Compaa Salitrera Anglo Lautaro", que
es la propietaria de estas pertenencias azufreras. Lamentable-
mente, FASSA, por las limitaciones propias de una filial peque-
a, en pleno desarrollo, no pudo imprimirle la rapidez y asignar
los recursos que requera el problema, que sigue siendo agudo
y precisa de una accin' de mayor envergadura.


MILLONES DE TONS.


PAIS








Por esta razn, el Consejo de la Corporacin, en su Sesin
No 955 de fecha 25 de mayo de 1966, por acuerdo N? 7.613, cre
el "Comit para la Produccin de Azufre", organismo cuyas fun-
ciones y atribuciones consistent en realizar investigaciones, reco.
nocimientos y studios de yacimientos mineros; comprar, cons
truir, arrendar y operar plants refinadoras de azufre en forma
commercial; proponer al Consejo un presupuesto annual para su
funcionamiento y administrar, con amplias facultades, los recur-
sos y bienes que el Consejo ponga a su disposicin. Los Regla-
mentos de este Comit fueron aprobados por Resolucin N 529
de fecha 5 de julio de 1966 y, conforme con la Resolucin N'
544 de fecha 8 de julio de 1966, se puso a su disposicin, como
presupuesto para el ao 1966, las sumas de E 200.000 y US5
100.000.

6.2. Proposiciones de la Comisin.

a) Financiamiento de la prospeccin del verdadero potential
azufrero del pas en la forma programada por el Comit de
Produccin del Azufre.
b) El Estado, representado por CORFO, se ha demostrado
eficiente en la exploracin de este indispensable element. Las
modalidades de contratos de arrendamiento y/o compraventa de
yacimientos azufreros, seguidas por CORFO, son las que satis-
facen a la Comisin, la que no se declara partidaria del regimen
de asociacin con capitals extranjeros o nacionales para iniciar
faenas en este rubro. La aplicacin de las nuevas disposiciones
del Cdigo de Minera, segn se ha propuesto anteriormente
determinar una accin de CORFO ms active an en este vital
campo de la minera no metlica.

7. ACERO.

7.1. La Industria Siderrgica en Chile.

La Industria Siderrgica en Chile debe su existencia a la
preocupacin y al esfuerzo del Estado, que a travs de la Cor-
poracin de Fomento realize todos los studios iniciales hasta
lograr en abril de 1946 la constitucin de la Compaa de Acero
del Pacfico. El capital originario de la Empresa fue de 15 mi-
llones de dlares, correspondiendo 7 millones al aporte pblico
y 8 millones de dlares a aportes de inversionistas nacionales y
extranjeros.
La distribucin del capital social correspondi en un 46,60%
al sector pblico y un 53,40% al sector privado.
En el ao 1956 y por iniciativa del Ministro de Hacienda de
la poca, Guillermo del Pedregal, se aument el capital mediante
el sistema de colocacin de valores en el pblico (los que fue
ron adquiridos por grupos ligados al consumo de los product
res de CAP: ASFACO, Cmara de la Construccin, etc.). La par-








ticipacin del inters pblico en el capital baj de este modo a
aproximadamente un 35%.
En el afo 1964, al asumir el poder el actual Gobierno, en.
cuentra una participacin del Estado en la CAP de slo un 34,59%
de las acciones. A partir de esa fecha y sobre la base de capi.
talizar las utilidades ste comienza gradualmente a aumentar su
porcentaje. A comienzos del present ao se ha alcanzado un
36,60% para el sector pblico, correspondiendo en consecuencia
al sector privado un 63,40%' del capital. Por otra parte, la cele-
bracin de los Convenios del Cobre ha permitido disponer de las
acciones de la Braden Copper que han pasado a poder de la So-
ciedad El Teniente, lo que permit elevar la participacin p-
blica a cerca de un 42% del capital. El capital y reserves de la
CAP ascienden a la fecha a 70 millones de dlares.
Es convenient sealar que el Estado posee, en virtud del
Estatuto Jurdico que rige a la Compaa, un conjunto de facul-
tades y vetos que ejercita pese a su concurrencia de carcter
minoritario en la composicin del capital social. Entre stas:
tiene derecho a veto en lo relative a adquisicin y enajenacin
de bienes races; formacin por CAP de nuevas sociedades; de-
terminacin de la ubicacin de las usinas; aprobacin de los
programs de fabricacin; fijacin de los precious de las mate
rias primas y products fabricados; reform de los Estatutos
de la Compaa, disolucin de la sociedad, venta o cambio de
giro; adquisicin y venta de yacimientos de materials primas;
emisin de debentures, etc. En virtud de un convenio celebrado
a comienzos de 1965 el Gobierno gan, adems, la facultad de
designer al Presidente de la Compaa.
La Compaa de Acero del Pacfico, desde el punto de vista
financiero, es una empresa en plena expansion. Hacia el future
ha asegurado con holgura el abastecimiento de hierro a travs
de la obligacin que posee la Bethelhem de venderle su produc-
cin de El Romeral al precio de costo extractivo; adems posee
el enorme mineral de "Algarrobo" que actualmente no utiliza
para su propio consumo. Todos sus dems insumos se encuen-
tran igualmente garantizados. Ha visto favorecidas sus activida-
des con numerosas franquicias y exenciones que la han liberal.
do del pago de aranceles aduaneros, impuestos a la compraventa
e impuesto a la venta (se calcula que estas franquicias han sig-
nificado una suma que asciende a 206 millones de dlares).
En el curso del actual Gobierno uno de los aspects sus-
tantivos de la poltica industrial ha sido la expansion del acero;
se ha programado un aumento de la produccin de 480 mil to-
neladas anuales (en 1964) a un milln de toneladas de produc-
cin annual en 1970; la inversin total del program siderrgico
se eleva a 130 millones de dlares y segn clculos del Vice-
presidente de CORFO, don Ral Sez, "por este captulo, pode.
mos esperar entire 40 y 50 millones de dlares de mayores in-
gresos al ao". Se trata pues de un buen negocio.








7.2, Proposiciones de la Cpmisin.

a) Recuperar el dominion para el Estado de la Compaa de
Acero del.Pacfico (CAP), en virtud de una expropiacin a plazo
y con:pago diferido.,
Esta recuperacin se fundamental en la naturaleza dinmica
de la industrial :siderrgica que la convierte en un centro deci-
sivo para, la vigencia de cualquier esfuerzo de planificacin y
expansion idel resto del sector industrial, como asimismo en el
hecho de que, no se trata de arrebatar a los particulares algo
que hayan levantado con su propio esfuerzo, sino tan slo res-
tituir la propiedad al Estado, quien realize todos los studios
previous, puso en irrarcha la empresa y la ha sostenido con los
credits y los avales que le ha otorgado.
La operacin debe contemplar una cifra tope de 50 millones
de dlares,,valor de las acciones que se rescatarn del control
privado, al valor nominal. Sin embargo, cabe considerar que
estas acciones, cuyo valor nominal es.US$ 1,20, se transan ac-
tualmente en la Bolsa a E" 0,70 cada una. De considerar .este
ltimo valor, la indemnizacin se,reducira a 7 millones de d-
lares aproximadamente. Tambin existe la. posibilidad de aplicar
un valor intermedio entire ambas cantidades. .
En relacin a esta cifra resultante se debern considerar los
crditos que CAP adeuda al EXIMBANK y que el Estado chi-
leno avala y que ascienden a 52 millones de dlares, deuda que
el Estado deber tomar a su cargo luego de hechas las tompen-
saciones.
i) Los crditos de operacin que actualmente utilize la CAP.
que alcanzan a Ug$ 40 millones. Estos se encueitran contrata-
dos tanto en bancos nacionales como extranjeros y deben ser
asegurados por el Gobierno para garantizar la march eficiente
de la Empresa.
ii) Las inversiores futuras que ascienden a un I;onto pro-
medio de unos 40 millones de dlares anuales en.los prximos
dos aos.
b) Impulsar todos los planes de expansion, programados pa-
ra alcanzar a fines de 1970 una produccin de un milln de to-
neladas de acero y un margen de exportacin de.200 mil tone
ladas.
c) Enfrentar con la debida anticipacin, dentro de la inte
gracin latinoamericana, los problems de una economa de es-
cala para la industrial siderrgica.
Hoy da CEPAL calcula que un nivel mnimo de produccin
es de un milln de toneladas al ao. Chile en todo caso se debe
abocar con tiempo al problema de construir una segunda plant
de acero con una produccin semejante a la que tendr Hua-
chipato, de modo de lograr el mximo de eficiencia en esta ac-
tividad, con lo que garantizar su concurrencia exitosa al Mer-
cado Comn de Amrica latina.








8, PETROQUIMICA.


8.1. Situacin actual.

a) Complejo etilnico.-ENAP tiene en etapa de diseo de
ingeniera una plant de etileno, con capacidad de 60.000 tone-
ladas/ao. Parte de la inversin de 12,5 millones de dla-es ser
financiada con recursos propios de ENAP y parte con un crdi,
to BID en avanzada etapa de tramitacin.
La Sociedad Petroqumica Chilena (50% capital CORFO, 50(%Q
ENAP) tiene aprobado un crdito del Gobierno de Alemania Fe-
deral, con tuq monto de 16,6 millones de marcos, para la cons-
iruccin de una planta cloro-soda, con una capacidad annual de
70.000 toneladas de cloro y ,soda custica. Esta plant se cons-
truir paralelamente a la plant de etileno, de manera que am-
bas entren en operacin durante el primeer semestre d 1969.
Petroqumica Chilena est finiquitando los trmites admi-
nistrativos y legales para constituir una compaa asociada con
la firma norteamericana The Dow Chemical Co.; esta compaa
asociada, PETRODOW, instalar las plants de clgruro de vinilo
monmero, cloruro de polivinilo y polietileno con una inversin
de 25 millones de dlares. Inicialmente el 70%, del capital, de
PETRODOW ser aportado por DOW y 30% por Petroqumica
Chilena. Tan pronto las plants estn operando a rgimen nor-
mal, por acuerdo de Dow y Petroqumica, se colocar en el p-
blico inversionista acciones equivalentes al 20% del capitall de
PETRODOW, mediante la disminucin de la participacin de
Dow y Petroqumica en igual cantidad. Adems, Dow aporta su
tecnologa para la fabricacin de estas importantes materials
primas plsticas.
La industrial del plstico national podr consumer estas ma-
terias'primas a partir de 1970.
Adems, CORFO ha adquirido alrededor de 140 Has. de te
rrenos en la zona industrial de San Vicente para aportarlos a
Petroqumica, destinados a la instalacin de las plants inte.
grants del complejo del etileno o del acetaldehdo. Actualmenite
Petroqumica est realizando los studios de terreno destinados
a la confeccin de los trabajos de infraestructur, -de' acuerde
con la planificacin industrial del conjunto de las plants de los
complejos;
Sb) Complejo del cetaldehdo.-Los principles products del
complejo: acetato de'vinilo monmero, alcoholes superiores, pen-
taeritritol y acetato de celulosa, estn destinados al mercado sub-
regional de ALALC del Pacfico: Venezuela, Colombia, Ecuador,
'Per y Chile y algunos de ellos tambin abastecern al mercado
argentino.
Para ello, representantes de Petroqumica han estado parti-
cipando activamente; en conjunto con el Ministerio de Relacio-
nes Exteriores y la Secretara Ejecutiva de ALALC, en negocia-
ciones de complementacin de la industrial petroqumica con di-








chos passes. Actualmente se est preparando una segunda re-
unin con las empresas petroqumicas estatales de Colombia y
Venezuela, tendiente a firmar un acuerdo de complementacin
petroqumica.
Por otra parte, Petroqumica est realizando activas gestio-
nes con firmas petroqumicas alemanas y norteamericanas, para
la formacin de nuevas compaas asociadas y donde las firmas
extranjeras desean aportar tecnologas y mercados para alguna
de las plants principles del complejo del acetaldehido. Asimis-
mo, Petroqumica est colaborando estrechamente con el grupo
chileno Oxiquim, para la ampliacin de las actividades de ese
grupo hacia varias de las producciones del complejo. Se puede
prever que este complejo puede quedar definido hacia fines de
1967, para entrar en produccin en 1970.
c) Complejo amoniacal.-Petroquimica est trabajando acti-
vamente en la materializacin de este complejo, cuyas plants
fundamentals, amonaco y urea, estarn ubicadas en las cerca-
nas de Punta Arenas, a fin de aprovechar las grandes reserves
de gas natural de la zona. Su produccin estar destinada en
parte a ser enviada a los centros industriales y agrcolas del res-
to del pas y en su mayor parte a ser exportada a algunos pases
del Cono Sur y otras zonas consumidoras de fertilizantes nitro-
genados que se encuentran dentro de la zona de influencia del
complejo, en condiciones competitivas.
Actualmente, Petroqumica est definiendo dicha zona de in-
fluencia, tanto hacia el Pacfico como el Atlntico, y est reali-
zando los studios tcnico-econmicos detallados, que permitirn
configurar el monto de las inversiones y los costs de produc-
cin de los products del complejo.
Para ello, Petroqumica est en contact con firmas de in-
geniera y con firmas productoras y comercializadoras de ferti-
lizantes, tanto en USA como en Francia, Inglaterra, Italia y Ja-
pn.
Este complejo puede quedar definido y financiado durante
el primer semestre de 1968, para entrar en operacin durante
1970- 1971.
d) Complejo aromtico.-Petroquimica se encuentra en las
ltimas etapas de constitucin de una compaa asociada, PE-
TROCOIA, en conjunto con Industrias COIA S. A., para la ins-
talacin y operacin de una plant de anhdrido ftlico en Con-
cn. La produccin inicial de este product petroqumico inter-
medio ser de 4.000 ton/ao, ampliable a 8.000 ton/ao, segn
el desarrollo del mercado. En PETROCOIA, COIA participa con
80% del capital y Petroqumica con el 20%. La inversin total
requerida es un poco superior a US$ 2 millones.
Por su parte, ENAP est realizando studios tcnico-econ-
micos para definir las plants bsicas de este complejo, en con-
junto con los planes de ampliacin de la capacidad de refina-
cin de petrleo.









82. Planes futures. ,

A partir de 1970, Petroquimtca tiene en Iprograma desarro-
llar el complejo del propileno, cuyo product principal ser el
polipropileno, siempre que el desarrollo de' los mercados de esta
nueva resina plstica justifique la instalacin del una unidad eco-
nmica de produccin,
SA partir de t972-73, o quizs antes, deber~ planificarse la
ampliacin de casi todas las plants del complejo del etileno,
lo .que permitir, hacia el future, importantes, reducciones en los
costs de produccin de las resinas plsticas, mejorando as su
posicin, competitive dentro del future Mercado Comn Latino-
american..

8.3. Observaciones generals sobre la accin del Estado en esta
rama de la industria.

En esta rea del desarrollo fabric' -en donde CORFO ha
adoptado una poltica de asociacin con empresas extranjeras-
juegan fuertemente a, favor de las compaas forneas las razo-
nes de conocimiento tecnolgico y de control de mercados que
ellas poseen.
No obstante esta dificultad real, se acoge con verdadera sa-
tisfaccin la determinacin de ENAP y CORFO de usar sus pro-
pios recursos tcnicos y capacidades financieras para construir
en Concepoin las plants de etileno y cloro-soda, bsicas para
montar el complejo de products que alimentar a la industrial
del plstico.
Concordando con la inspiracin en material de inversiones
extranjeras que anima a la Comisin, se expresa la conveniencia
de convertir el contrato de Petroqumica con DOW CHEMICAL
(complejo etilnico) en uno de coproduccin, a plazo fijo y al
trmino del cual el monto de la inversin extranjera sea pagado
por la empresa, adquiriendo sta un carcter totalmente na-
cional.
Igual decision se formula respect de los complejos del ace-
taldehdo y amoniacal; la referencia a este ltimo es especial.
mente vlida en consideracin a las formulaciones sobre nacio-
nalizacin del salitre y constitucin de la Corporacin de Ferti-
lizantes mencionadas con anterioridad.
Consecuente, asimismo, con su pensamiento general en estas
materials, la Comisin estima que en el capital de PETROCOIA,
Petroqumica debe asegurarse el control mayoritario,

9. INDUSTRIAL QUIMICA DE BASE.

9.1. Situacin actual.

a) Valor de la 'Iodatcitm.-El valor bruto de la produccin
de la industrial qumica chilena se estima en el equivalent a









147 millones de dlares anuales, cifra que llegar a 310 inillones
en 1971.
El consumo "per cpita" de. products qumicos en Chile es
aproximadamente la sptima parte de lo que era el consume
"per cpita" en el. Mercado Comn Europeo, seis aos atrs, y
la dcima cuarta parte de lo que era el consumo "per cpita"
en los Estados Unidos en esa misma fecha.
b) Importaciones.-La industrial qumica consume una parte
considerable de los recursos de importacin de Chile. En efecto,
en 1965 las importaciones de products qumicos ascendieron a
104,5 millones de dlares sobre un total de 741,6 millones de d-
lares, lo que represent el 14% del total de las importaciones.
c) Importancia econmica relativa.-Esta se puede medir a
travs de las siguientes cifras comparativas:

Relacin de la industrial qumica con otras actividades
econmicas en Chile en 1965.

(cifras en dlares equivalentes)

Valor agregado bruto

Total pais 6.300.000.000 100%
Industria manufacturer 1.190.000.000 18,9% 100%'
Industrial quimica 59.000.000 0,94% 5%

Valor bruto de la produccin

Total pas (aproximado) .14.000.000,000 100%
Industria manufacturer 3.360.000.000 24,1% 100%
industrial qumica 135.550.000 0,97% 4%

d) Crecimiento.-El Plan Decenal de Desarrollo (1961-1970)
fij como meta de crecimiento de la industrial qumica chilena
un 8,2% acumulativo annual; la realidad observada en el perodo
1961- 19o3 fue un crecimiento de tan slo un. 2,7% annual, es de-
cir, prcticamente igual al crecimiento de la poblacin, situacin
que se est corrigiendo activamente.
Por otra parte, cabe preguntarse si la tasa del 8% fijada por
el Plan Decenal es adecuada o no, a la luz de acontecimientos
posteriores a su formulacin. En efecto, la tasa del 8% bastaba
para tender las necesidades de una mayor poblacin y lograr
un pequefo aumento del consumo individual de products qu.
micos, considerando a Chile como un mercado aislado que deba
buscar su autosuficiencia en todos los sectors econmicos. Sin
embargo, si Chile debe participar plenamente en la ALALC, co-
mo lo est sosteniendo el Gobierno, debe esforzarse porque su
industrial qumica no se atrase cada vez ms respect a la de
los pases ms importantes de esa asociacin, Argentina, Brasil









y Mxico, cuyas industries qumicas crecen a razn del 12 al 14%
annual.
Es por ello que en los ltimos dos aos se han puesto en
march una series de medidas que tienden a lograr un crecimien-
to del 12% annual. Podemos decir, desde ya, que las inversiones
a punto de realizarse, incluyendo la petroqumica, conducirn a
una tasa de crecimiento media del 21% /en los prximos cinco
aos.
e) Inversiones.-La estructura actual de la industrial qumi-
ca chilena es tal que, por cada 1,2 escudos de valor de su pro-
duccin, es necesario invertir 1. escudo en activo fijo. Por con-
siguiente, se deberan, invertir al menos 15 millones de dlares
equivalentes cada ao desde ya para asegurar un .12% de cr-
cimiento annual. Sin embargo, las inversiones en march para el
perodo 1967-1970 equivalent a 206 millones de dlares, por lo
que la tasa media de crecimiento ser del 21% en ese perodo.

9.2. Juicios de la Comisin sobre el program de desarrollo en
este campo.

a) Se reconoce, una vez ms, que la accin del Estado re-
presentado por CORFO es la ms dinmica en este caso. Los
incrementos en las producciones de cido sulfrico, superfosfa.
tos, cloro, soda y petroqumica bsica, se debern fundamental
mente a la accin estatal direct.
El ritmo, de crecimiento programado para el sector de un
21% acumulativo annual, para los prximos cinco aos, se esti-
man satisfactorios, especialmente en consideracin a las exigen.
cias que imponen las realidades del mercado subregional y de
ALALC.
b) El tratamiento de la industrial salitrera solicitado en este
informed debe provocar la inmediata programacin en la pro.
duccin de sulfato y sulfito de sodio, sales de magnesio y de
potasio y de, otros-subproductos.
c) La reform del Cdigo de Minera permitir impulsar la
industrializacin de minerales considerados como materials pri-
mas de tna industrial qumica inexistente en el pas: brax, car-
bonato de sodio, etc. Actualmente tales "yacimieritos permanecen
inexplotados por sus dueos.
d) La participacin de CORFO en el financiamiento de las
inversiones que la empresa privada realice: en este rubro debe
atenerse a las normas de inters econmico y social del Estado
que se expresan en este informed en el captulo correspondiente.

10. INDUSTRIES PRODUCTORAS DE BIENES DE CAPITAL.

10.1. Antecedentes.

Se ha definido como bienes de capital a los equipos que se
utilizan como tales para producer otros bienes y particularmen-
te a los equipos y otros elements (estructuras, mquinas, cal-









deras, transformadores, motors, cables elctricos, bombas, vl-
vulas, etc.) que se requieren en las instalaciones industriales de
la minera, siderurgia, papel y celulosa, petroqumica, petrleo,
etq., o para ser usados en empress, de servicios como en el
caso del transport.
La importancia de este vital sector industrial puede medirse
destacando los siguieptes; aspects: ,
a) Implica elevar el nivel tecnolgico y la capacidad de in-
genira.
b) Independiza el desarrollo industrial. del pas del abaste-
cimiento de equipos extranjeros now slo, para la instalacin de
plants nuevas, sino tambin en la necesaria reparacin; y repo-
sicin de equipos. .
c) Es uno de los rubros industriales que produce un im-
pacto, ms dinmico sobre el desarrollo del pas.
,d) ,Ocupa personal obrero calificado.
e) Significa sustituir importaciones con gran ahorro de di-
,visas ty, dejar en Chile uni alto valor agregado.
Slo en los rubros de mecnica, calderera y estructuras, la
produccin annual de bienes de capital es de 250 millones de es-
cudos y se ocupan 7.000 obreros y empleados tcnicos. Mientras
tanto, anlisis de importaciones realizadas ;por organismos tc
nicos, como eliCHA, muestran que anualmente se han impor-
tado sobre i30 millones de dlares anuales en equipos que se
pueden fabricar en el pas en condiciones competitivas, con las
actuales capacidades de produccin. Pero esta cifra se eleva al
double si se consideran las necesidades de equipo para las inver-
siones qiue estn programadas para los prximos cinco aos.
En efecto, estas inversiones alcanzan en total a 1.637 millo-
nes de dlares en los sectors especficos que se han identifi-
cado, tales como:

Sectores industriales Inversin 1.00.US$

'1 Petroqumica 140.000
2. Papel celulosa 100.000
3. Azcar de remolacha 30.000
4. Petrleo 40.000
5. MIunfactuga de cobre 16.000
S : Mataderod 6.000
7. Ferroca ries 50.000
8. Minera del fierro 40.000
,9 ; ~9. ierurgia 127.500
'o. Minera del cobre 505.100
11. Energa elctrica 548.700
12. Acido sulfrico 14.200
13. Abono fosfatado 20.000

TOTAL 1.637.600








Total de las inversiOnes proyectadas hasta i 1972:
US$ 1.637.6000000.

De estas inversiones por lo menos 150 millones de dlares
correspondent a equipos que pueden ser fabricados en el pas sin
modificar las instalaciones actuales.
La situacin actual de la fabricacin national de estos equi-
pos es la siguiente, debida fundamentalmente a la ausencia de
una poltica que permit contar con una demand stable:
a) Falta de especializacin de la industria.
b) Mala utilizacin de la capacidad instalada.
e) Produccin fluctuante.
d) Deficiencias en el abastecimiento de products interme-
dios o semielaborados.
e) Crdito y financiamiento escaso.
Con esta situacin se est limitando el desarrollo econmico
del pas, y si no se Corrige ton gran rapidez, energa y audacia
estaremos en una condicin muy precaria, respect a pases que
como Argentina, Brasil y Mxico han alcanzado un nivel tecno-
lgico muy superior al nuestro y respect tambin del resto de
Amrica latina que' est realizando un 'iran esfuerzo en este
sentido.
Favorablemente, en este moment, se -dan las condiciones,
tal vez nicas, para dar un gran paso adelante. La concentracin
de inversiones, ya mencionada para los prximos cinco aos,
permitir el desarrollo de la produccin de bienes de capital si
se toman las medidas necesarias para que Chile provea los equi-
pos que es capaz de producer en buenas condiciones. Tomar es
tas medidas significa actuar de inmediato, porque ya se estn
realizando algunas inversiones y en otras se est avanzando en
sus proyectos de Ingeniera donde deben tenerse en cuenta las
caractersticas d la produccin national.
Es necesario una definicin clara de political y la decision
de no permitir la importacin de aquellos equipos que se pue-
den fabricar en el pas, siempre, por supuesto, que cumplan con
las condiciones d calidad, precious y oportunidad de entrega, de
oiodo que no se perjudique el proyecto misnio de inversin.
Es preciso buscar el financiamiento necsario que permit
la compra local ya sea mediante el ahorro' interno, la revisin
de las polticas crediticias o la negociacin de los financiamien-
tos externos, de modo que considered la fabricacin de parte de
los equipos, en, Chile. .
Recir el Gobierno ha tomado una decision trascendental al
decidir la fabricacin en Chile, en vez de importar, utilizando
un. crdito fcil, los, 2300 carros de.icarga que, necesita la Em-
presa de.,FE.CC. para su programa de reposicin' y aumento del
equipo para los, prximos, cinco aos..
Esto: significa. una inversion. internal de apioximadamente
E 150 millones ms 6 millones de dlares en, equipoi importado.
El pas ahorra, entonces, 30 millones de dlares y se dan las








condiciones para alcanzar una produccin eficiente de material
ferroviario que lo debera dejar en condiciones de competir en
los mercados internacionales. Y esta ltima, es una tarea cuyo
cumplimiento debe ser exigido, porque el pas entero ha reali-
zado el esfuerzo y no ha sido para beneficiary a un pequeo
grupo de fabricantes.
Decisiones como stas son las que deben seguirse tomando
respect de todas las inversiones importantes que hace el pas.
Analizar en cada proyecto qu parte le conviene al pas que sea
de fabricacin national y encontrar el financiamiento corres-
pondiente para evitar su importacin.
No es possible limitar la fabricacin de bienes de capital,
que muchas veces est al mismo nivel de precio delequipo im-
portado CIF, o ms barato an, y en otras su precio no es ma-
yor del 50%, y mientras tanto exista financiamiento interno para
producer bienes de consumo durables como refrigeradores y
otros cuyo valor es 3 y 4 veces superior al importado. No, hay
duda que frente a una decision de prioridad, la fabricacin de
los bienes de capital tiene much mayor importancia, no slo
desde un punto de vista. econmico, sino tambin poltico, ya
que significa disminuir nuestra vulnerabilidad externa.

10.2. Proposiciones de la Comisin.

En virtud de todos -estos antecedentes y dado que una ade-
cuada poltica frente a esta industrial puede significar que una
buena parte de las inversiones proyectadas hasta 1972 pueden
hacerse con equipo national, lo que significara elevar de 250 a
500 millonies de escudos 'la"produccin annual "eif este riibro, se
estima convenient:
a) Prohibir la importacin de. bienes de capital que pueden
ser fabricados en el pas con la calidad y oportunidad requeri-
das y cuyo precio no sea. superior al porcentaje que determine
el inters national.
b) Tender a que los crditos externos que obtenga el pas
para financiamiento de programs .especficos no estn condi-
cionados a la adquisicin de equipos en el exterior.
c) Establecer lneas de crdito para la comercializacin de
los equipos nacionales.
d) Utilizar la capacidad de negociacin del Estado al con-
ceder crditos o avales para la inversin, de miodo que stas se
realicen segn proyectos que contemplen la mxima proporcin
de equipos y repuestos de origen national aceptables en calidad,
oportunidad y precio con los requerimientos de las invrsiones.
e) Propender a la' utilizacin plena de las capacidades de
produccin de las maestranzas y astilleros de las instituciones y
empresas pblicas. Ver la posibilidad de estructurar una empre-
sa national de maestranzas y astilleros sobre la base de estas
capacidades instaladas.








11. INDUSTRIAL AUTOMOTRIZ.


11.1. Antecedentes.

La creacin de la industrial automotriz es uno de los ele-
mentos claves de dinamizacin y modernizacin del desarrollo
industrial de nuestro pas.
Ella significa el punto de partida en Chile de trabajos de
alta tecnologa con la incorporacin de gran valor agregado;
permit crear una infraestructura mecnica apta para alentar
la fabricacin de otros products de tecnologa avanzada y alta-
mente remunerativo; permit abastecer de bienes de capital a
calidades y costs suficientes, sin necesidad de incurrir en gas-
tos de divisas a otras empresas industriles; absorb una im-
portante cantidad de mano de obra, especialmente calificada, y
logra el horr de una cuota important de divisas, ayudando
as a resolver uno' de los problems bsicos de nuestra econo-
ma, que es el permanent desequilibrio de nuestra balanza de
pagos.
Durante algunos aos, el pas atac el problema automotriz
con una poltica que signific la instalacin de 24 armaduras,
muchas de las cuales no armaban ms all de 80 vehculos en
el ao y no pasaban de ser meros "garages" armadores. Esta
poltica no produjo ni poda producer las ventajas antes anota-
das, porque la posibilidad de lograr eficiencia en la fabricacin
de las piezas y parties fundamentals de las unidades automo-
toras slo se logra cuando se llega a niveles de produccin que
sobrepasan con much las posibilidades de nuestro mercado in-
terno, sobre todo si tal mercado estaba repartido en una canti-
dad tan amplia de empresas.
En vista de esto, el actual Gobierno resolvi replantear la
poltica automotriz, sobre la base de dos elements que permi-
tiran llegar a los niveles de produccin en que se general las
economas de escala. La primera consiste en la necesidad de re-
ducir el nmero de plants armadoras y productoras de piezas,
parties y conjuntos, para lo cual resultaba y result necesario li-
mitar de manera acelerada la cantidad de models de los ve-
hculos que se produciran. La segunda consiste en promover una
efectiva integracin regional. con otros pases de Amrica latina,
lo que a todos permitira elevar su eficiencia y bajar los costs.
Esta poltica de complementacin regional, como lo han reite-
rado constantemente las autoridades de Gobierno, debe suponer
un equilibrio commercial y tecnolgico on el intercambio de los
pases del rea: es decir, los products que Chile imported desde
esos pases en el rubro automotriz, sean pagados con products
que Chile export hacia los mismos en el mismo rubro; pero al
mismo tiempo, la incorporacin de tecnologa en los products
transados debe ser similar.
Estimaciones realizadas por la Comisin Automotriz indican
que, de lograr la implementacin de esta poltica, Chile contara








con automviles a un precio cerchtit6' 'laI dbsW vdes 'el lireci
que ellos tienen en el mercado norteamericano; en tanto que los
actuales niveles de precious alcanzan a cuatro o'.cihoo, veces el
precio international. Estimaciones de la misma fuente indican
que el mercado potential, chileno, a los niveles de precious espe-
rados, sera en la actualidad del orden de 35 mil vehcUlos anua-
les y que esta cifra alcanzara el nivel de 60.000 para el ao 1975.
La comparacin de estasi cifras con aquellas que se requie-
ren para que las industries productoras de piezas y parties vi-
tales de tipo automotriz, llevan a considerar la necesidad de li-
mitar al mximo el nmero de models, y en consecuencia el
nmero de fbricas que se produzcan para cada tipo de unidad
automotriz.
Por otro lado, la Comisin Poltico-Tcnica estima que, dada
la gran cantidad de inversiones que es necesario .realizar en ca-
minos, carreteras, avenidas, playas de estacionamiento, etc., por
cada automvil que se lanza al mercado, y que en ningn caso
el desarrollo de la, industrial automotriz permitir, ni siquiera a
plazos medianos, dar solucin al problema de transport para
la gran mayora de la, poblacin, es necesario orientar principal-
menta la produccin de la, industrial automotriz hacia bienes de
tipo productive y de transport de carga y colectivo.
Una ltima consideracin es aquella que se refiere al rea
en que esta industrial debe desenvolverse. La Comisin estima
que, dada la importancia que las empresas productoras termi-
nales tienen como dinamizadoras del! desarrollo industrial del
pas, se hace imprescindible que el Estado se asocie con los in-
versionistas privados, para asegurar as una orientacin ms
adecuada y un 'control ms director de la actividad de tales in-
dustrias.

11.2. Proposiciones de la Comisin.

a) Apoyar decididamente la tesis de desarrollo de la indus-
tria automotriz seguida por el Gobierno sobre la base de la
complementacin regional con los otros pases de la Amrica
latina. Tal complementaeibn debe respetar el principio de la
reciprocidad de trato, que traiga como consecuencia un equili-
brio en las transacciones, tanto en el intercambio commercial co-
mo en el nivel tecnolgico de los equipos.
b) Tender rpidamente hacia la formacin de empresas ter-
minales nicas (empreSas productoras de piezas bsicas y, a la
vez, armadoras), segn tipo de unidades automotoras, las que
debern integral 'n component national cercano al 65% al
cabo' de cuatro o cinco aos. Dichas empresas debern consti-
tuirse como sociedades mixtas, en que el Estado tenga derecho
a veto sobre sus decisions bsicas.
La creacin de empresas multinacionales, en el context la-
tinoamericano, es una iniciativa que puede, permitir el mejor
desarrollo' de esta industrial, siempre que dichas empress res-









pondat a criterios similares a los que sesencuadrari lais ocieda-
des mixtas.
c) Orientar la produccin de la industrial :automotriz segn
las siguientes prioridades:
i) Equipos para la produccin.
ii) Equipos para el transport de products y pasajeros.
iii) Automviles de tipo popular.'
iv) Otros automviles.
En todo caso, deber limitarse lo ms possible el nmero de
models para cada tipo de unidad automotora.

12. CELULOSA.

12.1. Antecedentes.
i Existen en este moment dos proyectos en march, uno en
Arauco y el otro en. Constitucin. El proyecto de Arauco es para
producer: celulosa blanqueada con una capacidad de produccin
de 125 mil toneladas por ao y el de Constitucin, celulosa cru-
da con una capacidad de 150 mil toneladas anuales.
Para la Planta de Arauco la CORFO tom un proyecto pri-
vado en quiebra perteneciente a Celulosa Cholgun y ha firmado
un contrato con la firma norteamericana Parsons and Whitte-
more que maneja del 30 al 40% del mercado international de
la celulosa, para llevar adelante el proyecto. Por este contrato
CORFO suscribe el 55% del capital y Parsons and Whittemore
el 45%. CORFO consider traspasar parte de sus acciones a los
accionistas de Celulosa Cholgun.
El capital de la sociedad ser del orden de los 15 millones
de dlares y la inversin alcanzar a los 45 millones de dlares,
de los cuales 30 millones fueron otorgados como prstamo por
una firma inglesa. Parsons and Whittemore construir la plant
y la administrar por cinco aos mediante un contrato de ad-
ministracin. Esta firma toma adems el compromise durante
este perodo de colocar en el mercado mundial toda la celulosa
que Chile no sea capaz de colocar en el mercado latinoamerica-
no, donde las perspectives de colocacin de la celulosa chilena
son ptimas, puesto que la celulosa chilena tiene una proteccin
media de 20%. La principal ventaja segn CORFO de la asocia-
cin con esta firma, adems de la obtencin del crdito: ingls,
es la seguridad de colocacin en el mercado mundial para aque-
lla parte de la produccin que no se coloque en el mercado la-
tinoameticano.
El problema de la tecnologa de la produccin de celulosa
no es de gran complejidad.
Esta plant empezar a coistruirse a fines de 1967 y se con-
sidera que su construccin exige cuatro aos, por lo que em-
pezara a producer en 1971.
La' negociacin para la Planta de Constitucin est ms re-
trasada. En ella intervienen CORFO, la FUNDACION PARA EL









DESARROLLO (organismo privado) y la misma firma Parsons
and Whittemore. Esta ltima suscribe como en el caso anterior
el 45% del capital-y el 55% restante se distribuye entire CORFO
(40%) y la FUNDACION PARA EL DESARROLLO (15%). El
costo total de este proyecto parece ser del orden de los 50 mi-
llones de dlares y se han obtenido crditos del AID y de ADELA
INVESTMENT por 13 millones de dlares.

12.2. Proposiciones de la Comisin.

a) Que el rubro de la celulosa se clasifique entire las reas
que deben ser de control pblico con participacin mayoritaria
del Estado en el patrimonio. Esto significa que, en el caso de la
Planta de Arauco, CORFO no debe desprenderse de acciones de
modo que disminuya su participacin en el patrimonio del 51%
y en el caso de la Planta de Constitucin debe estudiar alguna
modificacin del convenio ad referendum ya firmado que le per-
mita controlar directamente el 51% del capital.
b) Que CORFO ceda algunode sus asientos en el Directorio
de cada una de estas empresas o en el Directorio nico si ellas
se consolidan posteriormente en una sola sociedad, a represen-
tantes de los pequeos plantadores de Arauco y Constitucin,
a fin de que stos puedan hacer or su voz en las actividades de
una empresa que usa como material prima un product que cons-
tituye la principal fuente de ingreso de estos pequeos planta-
dores.
c) A fin de procurar parte del financiamiento para la rea-
lizacin de estos proyectos, CORFO deber efectuar campaas
de suscripcin de capitals en ambas regions, estableciendo un
sistema en virtud del cual las acciones que por este ttulo se
coloquen tengan derecho a participar de las utilidades, cediendo
a CORFO su representacin para los efectos de la gestin de la
empresa.

13. AZUCAR.

13.1. Situacin actual.

a) El consumo estimado del ao 1967 es de 280.000 tonela-
das. De ellas, IANSA abastecer 165.000. Significa que por pri-
mera vez en Chile, la produccin national abastece en forma
mayoritaria las necesidades de consumo. El remanente es ela-
borado por las refineras privadas, entire las cuales CRAV es
mayoritaria, con aproximadamente un 80%.
b) IANSA cuenta actualmente con cuatro platas en funcio-
namiento: Linares, uble, Los Angeles y Llanquihue y se han
iniciado los trabajos preliminares para construir una quinta en
Rapaco, Departamento de La Unin.
c) El precio del azcar en el pas se fija tomando como base
los costs de produccin de las refineras. En este moment, por


i~-gF~








las condiciones de precio del azcar cruda en el mercado in-
ternacional, el precio fijado es inferior a los costs de opera-
cin de IANSA. El desfinanciamiento se cubre parcialmente con
un fondo de compensacin formado'por la diferencia resultante
entire el costo de las refineras ms la utilidad legtima fijada
por el Ministerio de Economa y el precio de venta del azcar.
d) Desde el punto de vista agrcola, la actividad de IANSA
significa: 30.000 hectreas sembradas con remolacha, que abar-
can la zona comprendida desde Curic hasta Chilo y dispone
de recursos forrajeros que usados racional e integralmente, re-
presentan una produccin de carne por valor de US$ 9.100.000.
La mano de obra ocupada en el cultivo alcanza a ms de 12.000
trabajadores, cuyo nivel d ingreso se aprecia si se consider
que las remuneraciones que percibieron representan casi un 6%
del total de los salaries pagados en la agriculture, no obstante
ocupar el cultivo el 0,35% de la superficie agrcola total.
e) Desde el punto de vista econmico, el factor dinamizador
que represent el cultivo de la remolacha, as como- el impact
regional derivado del funcionamiento de cada plant, tiene efec-
tos que estn a la vista en cada zona al contribuir a la intensifi-
cacin y progress de la agriculture.
f) Desde el punto de vista socio-poltico, el desarrollo de
esta actividad ha contribuido al mejoramiento sustancial del
nivel de vida. del campesino. Como resultado de la poltica que
est impulsando IANSA de preferir especialmente al pequeo
agricultor y a los asentamientos, est prestando un poderoso
apoyo para asegurar el xito de la Reforma Agraria, pues la ac-
cin de la Empresa contribute a solucionar las tres grades
limitantes de toda reform: falta de capital de explotacin, que
la empresa lo suple con"entrega de todos los insumos y antici-
pos en dinero; capacitacin del campesino, a travs de un com
pleto servicio de asistencia; y la generacin de un ingreso rpido
y remunerativo.

13.2. Poltica respect de IANSA.

a) Es indudable que a pesar del inters del Gobierno .por
expandir IANSA puede sostenerse que no se ha definido una
poltica respect de la empresa ni sobre el problema azucarero.
Delinear una poltica exige tener previamente en claro: el
papel que se asigna a IANSA en la poltica agropecuaria, el cam-
po de actividad que se desea para una empresa estatal y el pa-
pel que se fijar a la industrial privada del ramo.
b) Sin perjuicio de otrqs, desde el punto de vista econmico
hay un factor que es clave para un pas en desarrollo: la sustitu-
cin de importaciones en un campo, como el agropecuario, don-
de es especialmente necesario. Actualmente, con los niveles de-
primidos de precious del azcar cruda, entire la material prima y
la disponibilidad forrajera que genera la actividad de IANSA,
se produce una economa de divisas que se puede estimar en








mss menos 20.000i000 de idlares ,Si el precio del azcar cruda
recupera sus niveles normales en el mercado international; esa
economa podra sobrepasar los 30.000.000 de dlares.'
S C) Tal vez sea la industrial azucarera privada uno de los ca-
sos ms significativos del agotamiento del sistema capitalist,
como element dinmico para impulsar el desarrollo de deter-
miinado sector de la economa. Tradicionalmente protegida, li-
berada de todo gravamen por la material prima que adquiere,
sin problems de costs ni de precious, se ha tornado en una
industrial ineficiente, hasta el punto de que, salvo algunas inver-
siones en Penco, el equipo con que cuenta es anticuado, varias
veces amortizado y sin que se hayan efectuado inversiones o re-
posiciones acordes con la magnitude de su actividad. La mejor
demostracin est en el hecho de que los costs de esa indus-
tria son significativamente superiores a los de IANSA.
d) La interrogante implcita en las dos letras anteriores es
si se justifica la' nacionalizacin de la industrial privada. La res-
puesta es no.
Determinado el program de expansion de IANSA, su cum-
plimiento, como ha ocarrido hasta ahora, ir paulatinamente
desplazando al sector capitalist, cuya ineficiencia ha sido se-
falada.
e) El program de Gobierno contemplaba la construccin de
tres nuevas plants en el sexenio, adems de la ampliacin de
las existentes. Se han hecho las ampliaciones, est ya en opera-
cin uble y se piensa hacer entrar en operacin la de Valdivia
en 1969. En cambio, se han manifestado reserves acerca de la con-
veniencia de construir Curic lo que resultara grave ya que
privara a la empresa de contar con la plant que estara en
condiciones de operar mejor econmicamente.
f) Una va alternative, que tambin es convenient para el
pas pues permitira a IANSA abaratar sus costs es permitirle
refinar azcar de caa. Adems es important sealar que la
Empresa est empeada en un program de diversificacin in-
dustrial, aprovechando sus subproductos, cuya importancia eco-
nmica es grande y que lo sera an ms a media que aumente
su produccin (por ejemplo alcohol industrial, hielo seco, leva-
dura forrajera, etc.).

13.3 Proposciones de la Comisin.
a) Mantener el program de expansion de IANSA que le
permitir en 1970 elaborar 220 mil toneladas sobre un consumo
probable de 300 mil. Esto implica construir la, Planta de Curic
que es donde la remolacha se puede producer en ptimas con-
diciones.
b) Que el Gobierno adopted una pbltica definitiva para las
compaas refinadoras de azcar de caa, que les aseguren por
un cierto nmietd- de aos el' remanetite en relacin a la pirduc-
tin de 1ANSA y al consume national. Que simnltnheanente
CORFO estudie la posibilidad de reconvertir algunos de los equi-









pos de estas industries refinadoras para otro tipo de produccio-
nes.
c) Resolver el problema financiero de IANSA que por el pre-
cio del azcar en el mercado interno, resultante del bajo pre-
cio actual del azcar de catfl en el mercado mundial, alcanzar
a unos 90 millones de escudos de endeudamiento a fines de 1967,
lo que est gravando seriamente la march de la' Empresa.
La solucin de este problema financiero debe buscarse a
travs de la combinacin de una series de medidas: reajuste del
preci del azcar que etite la posibilidad posterior de una brus-
ca alia, si cambian las coridiciones del azcar de taa en el
mercado international, lneas de crditos especiales para finan-
ciar el pago anticipado de la remoTacha y recuperar el capital
de trabajo originado por los stocks (que eviten a IANSA el alto
cost financiero actual de la entrega de anticipos y mantencin
de stocks),' racionalizacin del mercado de distribucin del az-
car entire IANSA y las refineras, refinacin de azcar de caa
por parte de IANSA en su'perodo improductivo, franquicias tri-
butaias, etc.
d) Incorporar al Directorio de IANSA a un representante de
los trabajadores de la empresa.
e) Dar preferencia por parte de IANSA a los contratos con
asentamientos de reform agraria y pequeflos agricultores aten-
didos por INDAP.

14. CEMENT.

14.1. Antecedentes.

,Chile se abastece en la actualidad por tres industries priva-
das de cemento que correspondent a: El Meln en, Calera, CeTro
Blanco en.Polpaico y Bo-Bo en Concepcin. Otr.a Planta, Juan
Soldado, que se install en La Serena se vio obligda a cerrar
por dificultades tcnico-econmicas. Las producciones a partir
del ao 1960 de las empresas respectivas han sido las siguientes:

Cemento Cerro' Cemento
Ao Mel6n Blanco de Bio-Blo TOTAL
Polpaico
(en miles de toneladas)

1960 583,0 253,0 -.- 836,0
1961 560,0 266,0 15,0 841,0
1962 626,0 398,0 117,0 1.141,0
1963 609,0 440,0 138,0 1.187,0
1964 612,0 476,0 165,0 1.253,0
1965 554,0 90,0 145,0 1.189,0
1966 675,0 523,0 152,0 1.350,0








Con esta produccin se ha abastecido normalmente el mer-
cado national y puede observarse que mientras Cemento Meln
ha prcticamente mantenido su produccin, Cerro Blanco la ha
ido incrementando hasta duplicarla entire los aos' mencionados,
y Bo-Bo, ,una vez puesta en march, la ha tambin mantenido.
En el ao 1966 Meln produjo el 50% 'del total, Cerro Blanco el
38,7%'y Bio-Bo el 11,3%.
La capacidad instalada de estas industries permitira cubrir
la demand prevista en el centro y sur dl pas hasta el ao 1972,
en base principalmente a la capacidad de Meln, que llega a las
900.000 toneladas, y Cerro Blanco, que podra llegar a las 600.000
toneladas. En el caso de Meln, que se form en 1906, se ha lle-
gado a una instalacin de gran volume, en general no aconseja-
ble para un pas donde las distancias contribuyen a encarecer
extraordinariamente el product por concept de flete. Este he-
cho determine que. el abastecimiento de las provincias del norte,
especialmente de Tarapac y Antofagasta, sea extremadamente
difcil y costoso. En su desarrollo esta empresa ha llegado. tam-
bin a efectuar inversiones metalrgicas, en energa elctrica y
en bienes inmuebles de bastante significacin.
El cemento fue declarado product de primera necesidad y
est sometido a control de precios por parte de DIRINCO. La
incidencia del cemento dentro de la economa del pas es de im-
portancia tanto por lo que corresponde a obras pblicas como a
construccin, particularmente de viviendas. El sector pblico con-
sume alrededor del 50% de la produccin de cemento del pas,
por lo que es evidence el inters del Estado en conocer los cos.
tos reales y en impedir, por su categora de gran consumidor,
que los precious excedan un lmite just.
La inversin en vivienda se descompone en un 55% desti-
nado a materials, un 33% a mano de obra y un 12% a gastos
generals. Del 55% de materials se calcula que el consumo me-
dio de cemento llega a un 11% de su valor, o sea que dentro
de una obra el cemento influye entire el 6 y el 7% de su costo
total. Esta variacin flucta decrecientemente mientras ms eco-
nmico sea el tipo de la vivienda, ya que para edificios en al-
tura con estructura de hormign armado se calcula el consumo
en 180 Kgs. de cemento por m2.; para edificios hasta de cuatro
pisos en 156 Kgs. por m2.; en edificios de dos pisos y viviendas
de construccin traditional en 125 Kgs. por m2. y en viviendas
campesinas y de emergencia en 24 Kgs. por m2.

14.2. Proposiciones de la Comisin.

Los antecedentes expuestos permiten deducir:
a) Que el abastecimiento de cemento para las provincias del
centro y sur del pas estara asegurado hasta el ao 1972 con
las actuales instalaciones.
b) Que para la zona norte, CORFO deber resolver en un
plazo prxino los studios para la construccin de una nueva
plant.

94








c) Que como la incidencia de este product afecta en, forma
important las obras pblicas y los planes de vivienda fiscales
y particulares, se hace indispensable que el Estado perfeccione
sus controls de precious; y respect de las adquisiciones del
sector pblico, stas se realicen a travs de un solo poder com-
prador.
d) Resulta necesario estudiar las posibilidades de expansion
de esta industrial con miras a la colocacin de cemento dentro
del mercado latinoamericano.
e) La Comisin recomienda mantener el estatuto de las em-
presas productoras de cemento existentes dentro del rea pri.
vada con control pblico muy estricto, especialmente teniendo
en cuenta las tendencies monoplicas de esta actividad; y dado
el volume de consumo del sector pblico, adems de centrali-
zar en una sola mano todas las compras de cemento que el
Estado hace, plantea la designacin de un Director Fiscal repre-
sentante, de los consumidores dentro de los Directorios de las
empresas.


15. INDUSTRIES MONOPOLICAS PARA EL MERCADO INTER-
NO (cerveza, tabaco, fsforos, etc.).

15.1. Antecedentes.

Las actividades monoplicas no son compatibles con el es-
quema de desarrollo econmico y social propuesto, ya que cons-
tituyen una concentracin de poder excesiva en manos privadas
y can lugar a toda clase de abusos contra la poblacin consu-
midora en cuanto a precious excesivos y falta de calidad del pro-
ducto.
Es frecuente tambin que estas empresas eliminen a sus
competidores del mercado valindose de toda clase de medios,
con lo cual se suprime todo estmulo para su modernizacin.
Los excedentes o utilidades que acumulan van a incrementar el
consumo y los gastos superiluos de sus poseedores.

15.2. Proposiciones.

La Comisin propone para este tipo de empress un sistema
de dominio privado con control pblico muy estricto no slo
respect de precious sino tambin de calidades.


16. COMPAIA CHILENA DE ELECTRICIDAD.

16.1. Nacionalizacin de CHILECTRA.

Se pide renovar la urgencia ante el Senado del proyecto de
ley de nacionalizacin de CHILECTRA, previa una nueva revi-
sin del valor del Activo declarado por la Compaa.








17. TELEFONOS.,
E sistema de telecomunimcacioes, tanto por su carcter mo-
noplico, comp,por la importancia fundamental que tiene, para
el desarrollo :social y econmico del pas, debe ser reservado al
Estado. Dentro de este criterio, la nacionalizacin de la Com-
paa de Telfonos es un paso indispensable a corto plazo. Para
ello, deben estudiarse sistemas que aseguren un pago convenien-
te por los bienes que se nacionalizan,, en plazos y trminos com-
patibles con la necesidad de destinar recursos fiscales a. muchos
otros proppsitos.

18. SEGUROS..

,18.1 Una adecuada poltica de foment de la actividad ase-
guradora, precisa definir con. claridad las reglas que la gobier-
nan y el marco de accin dentro del cual encauzarn su, labor
las diferentes entidades aseguradoras.
182. El Instituto de Seguros del Estado, de conformidad a
su, estatuto, orgnica, el DFL .N? -210 de, 1953, est facultado, en
general, para contratar seguros. respect de bienes. de. os cuales
el Estado sea dueo directamente o a travs de entidades o em-
presas en las que ste tenga aportes de capitals o representa-
cin. Puede hacerlo tambin en determinados riesgos, respect
de los imponentes, o deudores hipotecarios y funcionarios de ta-
les entidades, ,como, asimismo en cualquier riesgo asegurable
que tenga su origen o provenga de actos o contratos realizados
por esas mismas instituciones.
Durante este Gobierno se ha extendido la actividad del Ins-
tituto, otorgndosele el monopolio del seguro de accidents de
pasajeros, y peatones provenientes de la locomocin colectiva, y
ia, podido actuar: ampliamente en la contratacin del seguro de
vida reajustable.
Tambin,.recientemente, se ha autorizado, la constitucin de
una Sociedad mixta con participacin paritaria de capital del
Institute y de las entidades privadas, bajo el control tcnico de
la Superintendencia de Seguros y del Banco Central, para desa
rrollar el seguro de crdito a la exportacin y con participacin
ael Banco del Estado' para el riesgo, poltico,, material sobre la
cual se require una. aaministracin altamente especializada con
el concurso de todos los sectors aseguradores. En el consejo
de administracin de esta Sociedad, el Presidente, que tiene voto
dirimente, pertenece al sector fiscal, y el Gerente es designado
por el Consejo, de, una terna propuesta: poa las entidades ase-
guradoras privadas.
Estn tambin terminados :os, studios efectuados .por la
Superintendencia y el Ministerio de Justicia para el estableci-
miento de un seguro obligatorio de responsabilidad civil por
muerte y daos en accidents, que quedara radicado en el Ins-
tituto de Seguros& del Estado. .









Junto con lo anterior, se est trabajando en una future mo-
dificacin del DFL N? 210 orgnico del Instituto para extender
su campo de accin, permitirle recibir reaseguros de la Caja
Reaseguradora sin las actuales limitaciones, centralizar en l las
actividades aseguradoras que desempean otros organismos es
tatales, y otras materials atingentes a sus operaciones.
En forma previa o simultnea a la decision en estas mate-
rias, se ha considerado indispensable establecer las bases para
transformar el Instituto en una entidad que funcione realmente
como empresa commercial. Es preciso, para ello, revisar y enjui.
ciar su actual estructura, su forma de operar, su organizacin
administrative, la eficiencia de sus actuaciones y la preparacin
tcnica de sus funcionarios.
18.3. Las entidades privadas de seguros son 173, de las cua-
les 165 operan en todas las ramas de seguros y 8 operan slo
seguros de vida. De stas, 27 son extranjeras y son las mismas
que existan en 1928 cuando se nacionaliz el seguro. Existen
adems 8 mutualidades aseguradoras, de las cuales 7 operan en
el ramo de vida (Caja de Ahorros de EE. PP., Caja de Previsin
EE. Municipales, Mutual de Seguros de Chile, Mutual de Viajan-
tes, Mutual de Carabineros, Mutual del Ejrcito y Aviacin, Soc.
EE. de Comercio y Proteccin Mutua de Chile).
Entre las entidades privadas estn consideradas 8 compa-
as que en realidad pertenecen a diversas instituciones del Es-
tado (La Agraria; La Defensa, Ferroviaria; El Trabajo; La Ac-
cin Social; Hueln Vida; Pedro de Valdivia y Consistorial).
Todas estas entidades privadas trabajan con alrededor de
1.800 empleados y 3.000 agents intermediarios (profesionales y
comisionistas).
En cuanto al sistema tributario aplicable a las entidades
aseguradoras privadas, cabe sealar que los impuestos sobre las
utilidades, considerando la inversin obligada de un 10% en
CORVI y cuotas de ahorro, es de un 45,2% para las entidades
nacionales y de un 77,5% para las extranjeras. Estn tambin
afectos a impuesto fiscal y de cifra de negocio y de timbres so-
bre las primas y a contribuciones especiales para la Superin.
tendencia y los cuerpos de bombers. La situacin tributaria del
Institute de Seguros del Estado y de las Cooperativas y Mutua-
lidades, es. sustancialmente diferente de lo expuesto, por la ob-
via razn de ser aqul un organismo fiscal; y stas, entidades
cuyo desarrollo se ha estimado convenient estimular por la va
de la franquicia tributaria.
Las empresas aseguradoras privadas estn sometidas a una
fiscalizacin con amplias facultades por parte de la Superinten-
dencia de Seguros. Durante este Gobierno, se han aplicado drs-
ticas medidas destinadas a sanear y perfeccionar el comercio de
seguros, entire las cuales cabe mencionar:
a) liquidacin de compaas que no operaban ajustndose a
la Ley o que eran meras entidades de inversin;
b) dictacin de una nueva tarifa para rebajar las primas;









c, ) -nueva .reglamen acibn para la intermediacin (supresin
de agents buzqnes,, cuentas .brujas, devolucin de comisiones,
pagode sobrecomisiones, requisitos para profesionalizar la con
tratacin de los, seguros);
d) exigencias de adecuacin financiera, tcnica y adminis-
trativa para aumentarlas carteras de produccin.
,. 18.4. Al movimiento cooperative, que ha tenido. una partici-
pacin escasai en. la actividad aseguradora, es 'necesario darle un
fuerte impulso, sobre la base de un eficaz .control tcnico y de
una promocin .dirigidac en una primera. etapa, a los seguros
de proteccin y previsin a Jas personas.,
... 18-. La Caja Reaseguradora de Chile es el Instituto que tie-
ne el monopolio de la actividad reaseguradora, con el propasito
de obtener el mximo de retencin en Chile,. evitando el egreso
de divisas, y de manejar 'en una sola mano el comercio,de .re-
asegurar, los excedentes, en el exterior en proteccin de los ase-
gurados chilenos.
S El Cohsejo.,de la Caja est compuesto tpor tres directors
fiscales; tres privados yi uno (Director-Gerente) nombrado por
el President de la Repblica de entire una terna que le presen-
tan las compaas privadas. ,,
La labor reguladora de, la:,Caja es indispensable, y su accin
permitt, en ,la prctica, .orientar toda la actividad de seguros del
pas,,por lo que se hace necesario su control por parte.del Es-
tado., .
: 18.6. En cuanto al establecimiento de nuevas coberturas, el
Gobierno est estudiando las bases de aplicacin de un seguro
de crdito interno, para .promover la lnea de crdito de pro-
mocin a la median y pequea industrial y artesana, y, un se.
guro agrcola integralque cubre diversos riesgos actualmente
excluidos de las.pplizas, tradicionales.
18,7. La tesis chilena en las reuniones de la ALALC. ha sido
la de propender a un intercambio por la va del reaseguro y 'no
del'seguro director, protegiendo as el principio de la nacionali-
zacin' del seguro. Tambin -se sostendr en 'la prxima reunin
de la ALALC la necesidad de umiformar las normas tcnicas y
de control de las; actividades aseguradoras.
: 18.8. Merece especial atencin el manejo de los fondos de
reserve que hacen lasicompaas de seguros, sobre la base de in-
versiones que realizan en valores mobiliarios e inmuebles.
Una de las caractersticas fundamentals del' sistema actual
de seguros es que las compaas, sin grades restricciores, pue-
den orientar las inversiones que realizan con cargo a sus capi-
tales, pero especialmente con cargo a sus fondos de reserve.
El negocio del seguro' pasa entonces a tener dos facetas bien
caracterizadas: la primer, que consiste en la actividad misma
del seguro; la segunda, en el manejo de las inversiones refe-
ridas.' : i
Estimaciones 'de la Superintendencia de Sociedades Anni-
mas y Compaas de Seguros establecen que el conjunto de las




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs