• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Front Matter
 Index
 Title Page
 Editorial: Entre el pluralismo...
 Trinchera politica: En torno a...
 Chile
 Las Americas
 El resto del mundo
 La politica internacional...
 Relaciones diplomaticas, comerciales...
 A proposito de la unidad
 Chile: Una estrategia valida
 Notas para una politica cultur...
 El primer congreso Latinoamericano...
 La torre de babel
 Libros
 Peliculas
 Documentos: Los comites democratacristianos...
 Declaracion del presidente nacional...
 Desarrollo, integracion y paz
 Back Matter
 Back Cover














Group Title: Politica y espiritu.
Title: Política y espirítu
ALL VOLUMES CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00087226/00008
 Material Information
Title: Política y espirítu
Series Title: Politica y espiritu.
Physical Description: v. : ; 28 cm.
Language: Spanish
Publisher: s.n.
Place of Publication: Santiago de Chile
Publication Date: August-September 1967
Frequency: monthly
regular
 Subjects
Genre: periodical   ( marcgt )
Spatial Coverage: Chile
 Notes
Dates or Sequential Designation: año 1- (no. 1- ); jul. 1945-
General Note: "Cuadernos mensuales de cultura política y economía social."
 Record Information
Bibliographic ID: UF00087226
Volume ID: VID00008
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 02470069
lccn - 48019551

Table of Contents
    Front Cover
        Front Cover 1
        Front Cover 2
    Front Matter
        Page 1
        Page 2
    Index
        Page 5
        Page 6
    Title Page
        Page 3
        Page 4
    Editorial: Entre el pluralismo y la violencia
        Page 7
        Page 8
    Trinchera politica: En torno a nuestro partido
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
    Chile
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
    Las Americas
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
    El resto del mundo
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
    La politica internacional de Chile
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
    Relaciones diplomaticas, comerciales y culturales con Cuba
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
    A proposito de la unidad
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
    Chile: Una estrategia valida
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
    Notas para una politica cultural
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
    El primer congreso Latinoamericano de mujeres democratacristianas
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
    La torre de babel
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
    Libros
        Page 94
        Page 95
    Peliculas
        Page 96
        Page 97
    Documentos: Los comites democratacristianos de senadores y diputados protestan por ataques al gobierno de Chile
        Page 98
        Page 99
    Declaracion del presidente nacional del partido democrata cristiano sobre la conferencia de OLAS
        Page 100
        Page 101
    Desarrollo, integracion y paz
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
    Back Matter
        Page 115
        Page 116
        Page 117
    Back Cover
        Page 118
Full Text


rnos de
a Poltica
6mica y
Social


PO'


Ti


T


Agost. Sept. 1967 N.o 302












En el Aniversario de la Falange Nacional(ml


Esta tendencia, de carcter universal, cuyo vigor crece en
todos los pueblos, la sustenta en Chile la Falange Nacional, sin
pretender su exclusividad.

Voy a intentar una definicin, en lneas generals, de este
universal movimiento.

Cinco puntos fundamentals permiten definirlo y caracteri-
zarlo: Primero.-Actitud frente al sentido de los acontecimientos
de la poca.

Un mundo muere bajo el acontecer de esta guerra. No se
trata de conservar formas caducas de convivencia social. Se tra-
ta de salvar aquello que del orden present tiene un valor esen-
cial. Y se trata de crear un mundo nuevo, que respond ms
exactamente a las exigencias profundas de la personalidad hu-
mana.

El problema consiste, pues, en incorporarse al process de la
historic, sentir y vivir la angustia humana de este tiempo, afir-
mar la verdad cristiana, en medio de la vida, y trabajar, no en
detener la march del hombre sobre la tierra, sino en dignifi-
carla y elevarla.





(1) Tomado del artculo "Posicin cristiana frente al mundo ac-
tual", publicado en el nmero 1 de "Poltica y Espritu" por el primer
President de la Falange Nacional, Manuel Garretn Walker.











TITULOS PARA UNA CULTURAL DC


EL PENSAMIENTO SOCIAL DE MARITAIN,
por Carlos Naudon e Ismael Bustos
Precio E 12.-


INTRODUCCION A LA POLITICAL,
por Ismael Bustos
Precio E 7.-


ECONOMIA Y REVOLUTION,
por Franz J. Hinkelammert
Precio E 12.-


EL DESARROLLO DE AMERICA LATINA Y LA
REFORM AGRARIA,
por Jacques Chonchol
Precio E 7.-




En impresin:


LAS FUENTES DE LA DEMOCRACIA CRISTIANA,
por Jalme Castillo
Nueva edicin con dos extensos y polmicos apndices.


EN VEZ DE LA MISERIA,
por Jorge Ahumada







HAGASE RICO AYUDANDO
CULTURAL Y A LOS NECESITA
PARTICIPANDO EN LOS

SORTEOS DE 1 i


CONTRIBUIRA ASI A LA COI
DE HOSPITALS, AL MEJORI
LA ASISTENCIA SOCIAL, Al
DEL DEPORTED Y A LA EDU(
VERSITARIA; A LA SUBVEN(
CUERPOS DE BOMBERS D
BLICA, A LA PROMOCION DI
POPULARES Y A TANTAS 01
DE BIEN PUBLIC.

Y NO OLVIDE QUE

EN UN BOLETO DE

ESTA 5

BRINDANDOLE DOUBLE OP
CON SUS DOS TERMINACIONI
TIENDO MAS DE 12.000 PR:
SORTEO.



















INDICE






Editorial: Entre el Pluralismo y la Violencia...... 7
Trinchera Poltica: En torn a nuestro Partido, por
Jaime Castillo V. ......... ...... ..... -..... 9
Chile ........ ... ... ............ ........ ...... 20
Las Amricas ................ ...................... 27
El Resto del Mundo .............................. 33
La Poltica Internacional de Chile, por Gabriel Val-
ds S. ... .. . ............... .................... 37
Relaciones Diplomticas, Comerciales y Culturales
con Cuba, por Renn Fuentealba ................. 46
A propsito de la Unidad, por Gonzalo Ojeda ...... 63
Chile; Una Estrategia Vlida ..................... 73
Notas para una Politica Cultural, por Sergio Pala-
cios R. ....... .............................. 79
El Primer Congreso Latinoamericano de Mujeres De-
mocratacristianas ................ .............. 85
La Torre de Babel ............................ 90
Libros ............ ...................... .... 94
Pelculas ........ ............ ............... .. 96
DOCUMENTS
Los Comits Democratacristianos de Senadores y Di-
putados protestan por ataques al Gobierno de Chile. 98
Declaracin del Presidente Nacional del Partido De-
mcrata Cristiano sobre la conferencia de OLAS .. 100
Desarrollo, Integracin y Paz ...................... 102











































ESTA BOLETA DE COMPRAVENTA

Construye ahora, la patria que heredarn sus hijos.
Al hacer cualquier compra exija y guard siempre
"SU BOLETA"


o0rTEo NONALDL 06 :CBX:fXlPw.^.I =3
;* Ii __lbPl_____._":_iB" __ll
+ ,










POLITICAL Y ESPIRITU

N? 302 AGOSTO SEPTIEMBRE Ao XXII


DIRECTOR
JAIME CASTILLO VELASCO


Cuadernos de Cultura
Pltica
Econmica
yS
Social


CONSEJO DE REDACCION
Carlos Naudon
Pablo Piacentini
Zarko Luksic
Claudio Orrego
Ismael Bustos
Ana Helfant
Francisco Arbiz


SUSCRIPCION AREA POR 12 NUMEROUS


Chile ....................
Amrica Latina ............
Centro Amrica ............
MjIco, Canad, EE.UU. ....
Espaa ........... .....


E 65.-
US$ 11,25
US$ 11,50
US$ 12,90
US$ 17,20 j


Alemania, Austria, Blgica,
Congo Belga, Francia, Gran
Bretaa, Italia, Suecia, Yu-
goslavia ................... US 17,60


CORREO ORDINARIO
Extranjero ................. ......... ........ US$ 10,20
Chll ................. .. .... ....... ........ .. E" 50.-


Derechos reservados. Registro Nacional
de la Propiedad Intelectual No 202.



EDITORIAL DEL PACIFICO


Alonso Ovalle 766 Casilla 3547
Fonos: Librera 393284
Imprenta 382512
Santiago de Chile


S.PORTBE PAGADO
Publicaciones Peridicas
S INSCRIPCION N' 292


Se permit su reproduccin' citando la procedencia









ahora, CONSTRUYEN
en la arena, pero... .

*^ ^ . ^ w1 i,


...Cuando grande, se cqnstruirn SU CASA,
gracias a que sus padres les han abierto cuen-
tas de ahorro. Incorporndolos asi al Sistema
de Ahorros y Prstamos.


infriese en cualquiera

ASOCIACION DE AHORRO Y PAESTAMO de su zoa:

*PUSN*OR AM.laata &P,.ONlOiL 50n1.Ag@ MANS 05D VIlASCO CuM
l ~yn IOo OMIOG~INS fi.I.9. ,5AS MiAk 0000 Ce.... CIALtANW SniA C.n..plA.
*CO OK AOWSV)II 1.. S..n. CANAPIOVA Sant..< LIWCIA Co..o.M.Y
OCCo oO c CASAS- CMi S Sofo0 0r54 ,:I,..ctW M 1 .2= =
4WORO &COY&& Vela... ...... DCI. LAA Ls AAJIIOS 1
5, nt..g. La fROfiaRA BAM
0110 PORAs.U Cdi>o.r,.. LhBIftAO rSntio Vicente p ROGIBIE V.a,Ib
5AS.,#isn; BAci *eM. S(NrOvACSON AanUa5o PI*I.NIU sc: i.... ASLOBICIVI C<~I M.
1.01 AoVes VAYAONIA VA.s

AHQRA hace su cama el que AHORRtA

CMA clima E
%Momgly Mmue(0~wr









EDITORIAL









Entre el Pluralismo y


la Violencia





Para los griegos la agona era un combat ("agon"), porque
convierte al cuerpo del enfermo en un campo en que batallan
duramente la vida y la muerte. En tal sentido es exacto afirmar
que el nuestro es un tiempo de agona, porque dentro de l com-
baten las fuerzas de la paz y de la colaboracin con las del odio,
la violencia y la destruccin.
Las primeras han logrado victorias importantes. Un vasto
dilogo se ha iniciado entire catlicos y no catlicos, entire cris-
tianos y no cristianos, que sustituye a odiosas separaciones de
muy larga data. Hay tambin un puente de conversaciones y
de contacts fecundos entire Oriente y Occidente. Se camina, sin
duda, hacia la normalizacin de las relaciones diplomticas y
comerciales entire los pases de Europa, que hasta no hace mu-
cho fuera el centro de la guerra fra, penosa situacin que por
casi veinte aos domin la escena international. Los estadistas
de las ideologas ms divergentes se renen en diversos lugares
del mundo y hay, sin duda, un advance en la concertacin de
acuerdos para poner la fuerza atmica al servicio de la paz y
limitar sus efectos blicos. El comercio mundial es da a dia







ms caudaloso, despojndose de connotaciones ideolgicas y
creando entire los pueblos una red espesa de intereses qu amor-
tigua el choque de las armas.
Pero los odios, la violencia y los obstculos que separan a
los hombres han crecido tambin.
Al inaugurar el actual perodo de sesiones de la Asamblea
General de las Naciones Unidas, U Thant express claramente su
preocupacin al respect, sealando que los retrocesos eran ma-
yores que los avances en el estrecho sendero del pluralismo y
la colaboracin.
El abismo que separa a los pases industrializados de las
naciones pobres se hace cada vez ms ancho y profundo, en lu-
gar de colmarse. La actual interdependencia del mundo no es
sino material y econmica, nacida del mero progress tcnico y
no de un process racional y voluntario del hombre. A ella no
ha correspondido ningn cambio en la naturaleza poltica de los
estados, que siguen organizados en torno al concept decimo-
nnico de la soberana absolute.
"Nos ha correspondido, pues -ha escrito Maritain-, el pri-
vilegio de ver un mundo cada vez ms unido econmicamente
y ms dividido por las aspiraciones patolgicas de los naciona-
lismos antagnicos".
Dirigentes mundiales han perdido la fe en la razn y en la
libertad humans y la han afincado en el odio y en la violencia.
As, Mao ha dicho que "slo con el fusil se puede transformar
al mundo" y Castro ha descrito la lucha armada "como la forma
fundamental de lucha".
De este modo, Pekn y La Habana se han transformado en
las capitals de la violencia.
El mundo, pues, en que nos ha correspondido vivir, es ali-
mentado por estas dos grandes vertientes. Son dos concepciones
de la vida empeadas en un vasto combat, en la mente y en
el corazn de todos los hombres. Porque como siempre en las
grandes encrucijadas de la humanidad, es all en donde se libra
la ms esencial, la ms important de todas las batallas.









TRINCHERA POLITICAL







En Torno a nuestro Partido









El document firmado por los camaradas Ismael Llona,
Carlos y Jorge Donoso, Jorge Leiva, Miguel A. Arancibia y Ale-
jandro Royo, inserto en el nmero anterior de esta revista,
necesita una respuesta muy amistosa y, al mismo tiempo, muy
clara. Creemos que hay aqu una buena oportunidad para re-
flexionar sobre las condiciones actuales en que se ejerce la
labor de nuestro partido. Trataremos de aprovecharla.


a) Unidad o fraccionismo?

En un partido de sompaeros, no sometido al poder des-
ptico del "aparato" ni entregado a la libre divergencia de alas
contradictorias, trabajar por la unidad es algo que, en ningn
caso, implica oponer a ella la division inminente. Sobre la in-
comprensin de esta tesis se bas gran parte de lo que mis
camaradas antes nombrados llaman "maraa de confusionis-
mo". Luchar por la unidad quiere decir solamente que se pro-
pone a los militants tener sentido del dilogo constructive,
atenerse a los problems concretos y distinguir entire la tctica








y la estrategia, y entire ambas y la doctrine pura. Tal cosa no
es fcil. En un partido con amor a la discusin hay el peligro
de que las discrepancies de orden doctrinario o de lnea political
general se vivan como rencillas de grupos o como criterios
aplicables a cada situacin inmediata.
Cremos necesario llamar la atencin sobre esto, repetidas
veces, a lo largo de nuestros tres aos de Gobierno. El mal del
fraccionismo es patente en un partido totalitario, pero no se
hace ostensible en uno de amigos. As ocurre en el caso que
nos ocupa. Nadie puede negar que estbamos a las puertas de
caer en el vicio del fraccionismo, pues efectivamente funciona-
ban grupos permanentes dedicados a la tarea de conquistar el
poder dentro del partido.
Los camaradas Llona, Donoso, Leiva, Arancibia y Royo no
lo desconocen. Ms bien lo confirman, puesto que ellos descri-
ben el partido como sometido a la lucha de tres tendencies que
discuerdan sobre la esencia y la misin de un partido demo-
cratacristiano, y que se mantienen inclumes a travs de los
aos. Todava ms: ellos nos hablan de un process unitario de
dos de ellas, efectuado contra la tercera y que adquiere el sig-
nificado de "conquistar el Partido para la revolucin". Se deduce
pues que, sin eso, el partido no puede cumplir la tarea revolu-
cionaria. O, como ellos mismos tambin lo dicen: se quedara
en un reformismo neocapitalista.
Ahora bien, nosotros estamos de acuerdo con la tesis de
que si hay tales diferencias, ellas deben ser proseguidas hasta
el fin. En tal caso, la consecuencia es la division del Partido.
Quien la desee o la estime lgica, debe indicarlo as. No le est
permitido hablar de unidad. Sin embargo, mis camaradas, por
desgracia, lo hacen tambin, y se autodenominan "permanentes
luchadores por la unidad".
Creo que esa actitud es contradictoria. Por mi parte, estuve
a favor de la posicin unitaria por la simple y sencilla razn
de que creo en la convergencia fundamental de los democrata-
cristianos. Estoy convencido que un poco de buena voluntad y
de ejemplarizacin por parte de los "lderes" y los grupos resol-
veran en paz la mayora de nuestras discrepancies. Solamente a
partir de tal conviccin podemos trabajar por la unidad inter-
na. Y por eso hemos procurado mostrar una realidad unitaria,
que, sin duda, est ms all del inters de las fracciones.








b) Discrepancias, polmica y dilogo.


SJams hemos negado la existencia de discrepancies entire
nosotros. Tampoco queremos tender un manto sobre ellas. Ve-
nimos sosteniendo solamente una cuestin de mtodos. Afirma-
mos que un partido; en el Gobierno, debe actuar dentro de cir-
cunstancias distintas a las que se dieron mientras luch por
llegar a l. Es verdad que la victoria electoral no es todo el
poder. Tambin lo es el hecho de que, bajo cualquier circuns-
tancia, la rcflexin internal ha de proseguir. Y ella supone li-
bertad de debate. Pero no cabe duda alguna, a nuestro juicio,
que cl peligro de la formacin de alas antagnicas est ligado
a la manera de llevar adelante la discusin internal. Si la pol-
mica substitute al dilogo, y si el perodo de decision estrat-
gica se confunde con el de ejercicio del gobierno, el partido
pasar por moments desagradables. Hemos visto el espectcu-
lo de las fracciones en otras colectividades. No lo queremos
para la nuestra. Este es todo el sentido de las ideas formuladas
por nosotros antes de la Junta Nacional ltima. Creemos, con
plena sinceridad, que es ilegtimo responder a ellas aduciendo
que no comprendemos la necesidad de seguir planteando posi-
ciones despus de la victoria electoral. Los pasajes que mis ca-
maradas citan al respect no se contradicen con su propia opi-
nin. Estamos mirando hacia prudencias inapelables.
Los militants formados dentro del movimiento revolucio-
nario modern, especialmente los de raz marxista, hacen mu-
cho alarde de haber sustituido la polmica por el dilogo. Eso
es verdad slo en parte. Pero, de todos modos, hay textos suyos
que valen de un modo general. As, Mao Tse Tung, en un mo-
mento de inspiracin constructive, escribi:
"En 1940 concretamos este mtodo democrtico de resolver
las contradicciones dentro del pueblo en la formula "unidad-
crtica-unidad". Expresado en forma detallada, significa partir
del deseo de unidad, resolver las contradicciones a travs de la
crtica o lucha y alcanzar as una nueva unidad sobre una nue-
va base. Segn nuestra experiencia, este es el mtodo correct
para resolver las contradicciones en el seno del pueblo. En 1942
empleamos este mtodo para resolver las contradicciones den-
tro del partido comunista, o sea, las contradicciones entire los
dogmticos y la gran masa de militants del partido, entire las
ideas del dogmatismo y las del marxismo. En el pasado, los







dogmticos "izquierdistas" empleaban en la lucha internal del
partido el mtodo de "lucha despiadada y golpes implacables".
Este mtodo era errneo. Cuando criticamos el dogmatismo de
"izquierda", no aplicamos este viejo mtodo, sino uno nuevo,
que consiste en partir del deseo de unidad, distinguir entire lo
correct y lo errneo a travs de la crtica o lucha y alcanzar
una nueva unidad sobre una nueva base. Este mtodo se emple
en el movimiento de rectificacin del estilo en 1942. Unos aos
despus, en 1945, cuando el Partido Comunista de China celebr
su VII Congreso Nacional, se logr en efecto la unidad de todo
el Partido, y como consecuencia de ello, se alcana la gran vic-
toria de la revolucin popular. En esto es necesario ante todo
partir del deseo de unidad. Si subjetivamente no existe este
deseo, es inevitable que la lucha conduzca a una desorganizacin
difcil de controlar. Acaso no equivaldra esto a la "lucha des-
piadada y golpes implacables? Y de qu unidad del Partido po-
dr hablarse? Fundndonos en esta experiencia, dedujimos la
formula: "unidad-crtica-unidad". O sea, dicho en otros trmi-
nos, "sacar lecciones de los errors pasados para evitarlos en el
future; tratar la enfermedad para salvar al paciente". Extendi-
mos este mtodo fuera del Partido".
Si no interpretamos este texto como genialidad particular
de Mao, sino como una buena traduccin de cosas de sentido
comn, podremos obtener provecho. Por desgracia algunos mi-
litantes democratacristianos se dejan arrastrar a las polmicas
de asamblea, en vez de pensar concretamente la mejor salida;
en seguida convierten tales diferencias en posiciones permanen-
tes y, por fin, hacen de todo ello un grupo, que, por cierto.
reivindica la libertad internal para ejecutar actos contrarios a
nociones fundamentals de discipline.
Objetivamente hablando, todo eso quiere decir que se ha
constituido una fraccin. Puestos en tal caso, la division del
Partido es inevitable. Pero si adoptamos la formula: "unidad-
crtica-unidad", nuestra polmica se transform en un dilogo,
y el dilogo no exige la presencia de grupos, con su respective
lder, sino amigos que hablan sobre algo comn a todos ellos.
En suma, nuestro pensamiento, en torno a estas materials,
no contiene las ideas que nuestros camaradas nos atribuyen ni
aquella de que existen dos fases absolutamente diferenciadas
(ascenso al poder y ejercicio del poder), ni la de que la ltima
slo consider la accin de gobernar. Hemos trazado un cuadro








flexible, de acuerdo con el cual el aspect polmico se hace ms
o menos sutil y el aspect constructive ms o menos necesario,
segn las circunstancias. Eso es todo.

e) Reminiscencias de debates pasados.

Sostuvimos, antes de la ltima Junta, que no se deben tras-
ladar a la actualidad las reminiscencias de discusiones antiguas.
Al hablar as estbamos pensando en esa vieja oposicin de ac-
titudes que aparecieron en la poca de la lucha por el poder
poltico, o sea, la que enfrentaba a los "pactistas" con los "in-
dependientes". Creemos que ella fue, en su oportunidad, supe-
rada en dos niveles: primero, porque se comprob que no se
trataba de una cuestin doctrinaria, sino de lnea estratgica;
segundo, porque, de hecho, los adversaries nos quitaron la ne-
cesidad de seguir polemizando: ninguna alianza fue possible en
nuestro camino hacia la victoria electoral.
Mis camaradas Llona, Donoso, Leiva, Royo y Arancibia no lo
creen as. Piensan que el problema interno consiste en otra cosa
que en meras reminiscencias de luchas pasadas. Pero en la prc-
tica no hacen ms que trasladar la situacin de 1959 a 1967. Divi-
den el Partido en tres posiciones idnticas a las de aquel ao, con
la diferencia de que ahora estaran fusionadas las posiciones co-
rrespondientes a las ponencias uno y dos del Congreso del 59.
Tenemos varias reserves sobre esta descripcin. Helas aqu:
1.-No nos parece muy adecuado distinguir tres posiciones
de acuerdo con fundamentos desiguales.
En efecto, la "tendencia reformista" importa un criterio eco-
nmico-social para definir el Partido; la tendencia de "vanguar-
dia" es una teora sobre la estructura internal de ste; la del
"socialismo comunitario" es, por fin, una posicin ideolgica.
Evidentemente, tales puntos de vista se hallan en niveles dis-
tintos.
2.-El "reformismo" no se diferencia fundamentalmente del
"socialismo comunitario" (1).


(1) Distinguir entire reformm" y "revolucin" es, en lenguaje po-
ltico frapista, una artimaa de los grupos totalitarios de izquierda
para desacreditar todo esfuerzo domstico de cambios. Nos parece
lamentable que sea usada entire nosotros de acuerdo con las mejores
tradiciones del "allendismo".







En efecto, mis camaradas actuales exhiben un pasaje es-
crito por Eduardo Frei. All se vera que su posicin es simple-
mente desarrollista y no revolucionaria. Pues bien, la ponencia
dos de aquel Congreso, o sea, la de los "rebeldes" de 1967, deca
textualmente:
"Nosotros hemos desarrollado la idea comunitaria. Debemos
mantenerla en alto y no esconderla ni disimularla jams. Lo
anterior no puede llevamos, sin embargo, a postular el comuni-
tarismo como un program inmediato. Eso no tendria otro fin que
aislamos en la irrealidad. Hay que tener un program inmediato,
pero de desarrollo realista y por etapas del pas. Creemos ms
an que este asunto ha pasado a ser en gran parte un trabajo
tcnico que debe recibir, eso s, su inspiracin y su ejecucin
desde el plano poltico. El criterio modern que enfoca los pro-
blemas econmicos, desde el punto de vista del desarrollo, ha
tenido la virtud de disipar muchas querellas de concept entire
las fuerzas populares" (2).
El carcter "desarrollista" es tan claro en ese pasaje como
en el que se cita de Eduardo Frei, personero principal de la
ponencia tres del Congreso de 1959, y a quien se califica como
reformista en el debate de 1967. Este dato confirm la imposi-
bilidad de trasladar mecnicamente un cuadro de ideas corres-
pondiente a ocho aos atrs.
3.-Algunas tesis, mencionadas como caractersticas del "re-
formismo", por ejemplo, la de "convertir al PDC en una pode-
rosa fuerza electoral de centro", sobre la base de la formula del
"movimiento national y popular", no estaban fuera de las pers-
pectivas alimentadas por la ponencia uno y la ponencia dos.
Estas ltimas tambin queran ganar la eleccin de 1964 y pre-
venan la vinculacin del Partido a las grandes masas. Especial-
mente, la ponencia dos, en el informed preliminary antes citado,
desarrolla toda una tesis, segn la cual el papel del PDC con-
siste en "ser una fuerza decisive a la hora del prximo triunfo
popular" (3). Aqu incluso el carcter de "vanguardia" ha desapa-
recido; somos slo parte de un movimiento que nos desborda y
en cuyo seno debemos simplemente concurrir con una cuota


(2) Preinforme ante la Comisin Politica, "Poltica y Espritu"
N? 220, 15 de abril de 1959.
(3) Id., pg. 15.







de influencia. Se acusaba entonces a los partidarios de la po-
nencia uno con palabras no muy suaves:
"Los trminos medios, a esta altura, no slo pueden llegar
a la mayor irresponsabilidad concebible, sino que estarn con-
denados al fracaso. La realidad se cerrar sobre ellos y no les
dejar ms espacio que la cabeza de sus tericos" (4). Y era
justamente por la supuesta, y sin duda falsa, aversin que mos-
traban hacia la representacin .poltica de las grandes masas.
Por lo dems, ninguna de las tres ponencias se habra libe-
rado de la acusacin de forjar un partido de centroo", a poco
que lo hiciera grande y diferente del FRAP.
4.-El "socialismo comunitario", segn qued demostrado en
en el II Congreso Nacional, no es una ltima etapa en la evo-
lucin de la Democracia Cristiana. Fue slo un lema usado para
caracterizar ideolgicamente posiciones encarnadas en determi-
nados militants. El contenido doctrinario del comunitarismo
permanece igual. La afirmacin de que "el comunitarismo es un
tipo de socialismo" es una frase banal. La "formulacin de la
preeminencia de un anlisis socio-econmico por sobre un an-
lisis socio-politico", tampoco define diferencias entire nosotros.
En suma, nada queda como original, dentro de la ponencia dos,
que no sea la "apertura hacia los partidos marxistas como pol-
tica permanente,


d) Interpretaciones, comparaciones, posiciones.

Trasladar el esquema politico de 1959 a la division entire
"oficialistas", "rebeldes" y "terceristas" es un procedimiento me-
cnico y, por tanto, falso.
Para convencerse de ello, basta tener en cuenta que las po-
nencias uno y tres tenan de comn algo muy sencillo: la certeza
de que el PDC dispona de una base social y electoral para ob-
tener la victoria en 1964, sin necesidad de mantener una suerte
de alianza prctica con los partidos del FRAP. La ponencia dos
llamaba a esto "derechismo" o "purismo"; y lo rechazaba.
Los acontecimientos dieron la razn a los primeros y ne-
garon la profecia contenida en el texto citado ms arriba. Las
campaas de 1961, 1963 y 1964 se dieron dentro de los cauces
planteados por la ponencia uno: en guerra ideolgica y poltica


(4) Id., pg. 14.








con la derecha y la izquierda frapista. El PDC se convirti en
la vanguardia real de un gran movimiento. Los partidos pol-
ticos de derecha y de centro se disgregaron. La unin de los de
izquierda no logr conformar un poder electoral decisive y dej
escapar proporciones muy importantes de votacin popular. Lle-
gbamos al Gobierno en un movimiento national y popular, pero,
sin duda, con deficiencies de organizacin internal y con la tarea
de hacer respaldar la poltica del Gobierno por una masa hete-
rognea de ciudadanos esperanzados.
Es injusto decir que la victoria represent solamente a la
ponencia tres de 1959. La verdad es que expresaba al partido
entero, salvo unos muy pocos dirigentes que no comprendieron
un triunfo en lucha con los partidos del FRAP.
Sera falso sostener que cumplimos actualmente con las exi-
gencias de un partido de "vanguardia"; pero debemos ser justos
en reconocer que hemos tenido a mano los elements para ello.
Y nadie es culpable en particular.
Es tambin equivocado career que el Gobierno pertenece slo
a los partidarios de la ponencia tres. La lucha electoral cambi
las cosas, fundi actitudes y cre lazos diferentes. Los mejores
militants estuvieron listos para colaborar y de hecho muchos
fueron llamados.
Resulta, a nuestro juicio, enteramente inexacto identificar a
la ponencia uno de 1959 con la posicin "tercerista" de 1967.
No porque se trate de cosas diferentes o contradictorias, sino
porque ya no obedecen a las mismas causes ni encaran la misma
situacin. Pero, en la media en que fuese possible hacer tal
identificacin, deberamos agregar que los dirigentes "terceris-
tas" de hoy han faltado a exigencias fundamentals de su acti-
tud de 1959. En efecto, es increble decir sencillamente, como lo
afirman mis camaradas, que "las dos tendencies han logrado
limar sus matices; han logrado madurar y ensancharse"; y que
"en un esfuerzo de unidad, han logrado presentarse con un solo
rostro, con una sola lnea, incluso con una sola lista de per-
sonas".
Las diferencias de 1959 no eran de matices, ni se trataba de
encontrar as no ms un solo rostro. Haba una diferencia no-
toria y triple: en la ideologa, pues unos negaban en principio
el carcter "tercerista" de la Democracia Cristiana, mientras los
otros lo reivindicaban como esencial; en la estrategia, pues unos
se negaban a separarse de los partidos del FRAP y los otros








miraban la discrepancia con ellos como un hecho de la realidad
poltica; en el concept mismo del Partido, pues unos vieron en
el PDC un partido de alianzas y de matices internos, mientras
los otros pedan "un grupo vigorosamente doctrinario, comba-
tiente, homogneo, de firme discipline, sin alas fluctuantes in-
ternas, que se vuelque por entero a la consecucin de determi-
nados objetivos".
Si nosotros mantuviramos para hoy la division de 1959,
tendramos que decir que los "terceristas" de 1967 han contra-
dicho puntos fundamentals de su posicin anterior. Estamos
ahora en presencia de una fusin de grupos, organizados como
tales, y no de una adhesin a principios compartidos por todos.
Estamos asimismo ante una manifiesta transicin de las tesis
de una vanguardia democratacristiana hacia las de la ponencia
dos, especialmente en las relaciones con el FRAP y en la esencia
misma de nuestro partido (5).


e) La misin del PDC y el debate interno.

Volvamos ahora a ciertos aspects personales. Se nos repro-
cha una contradiccin. Sera sta:
Si, en 1959, sostuvimos que haba entire nosotros graves dis-
crepancias entire la esencia y la misin del Partido Demcrata
Cristiano, cmo es possible ahora sostener la unidad?
Y si algunos camaradas vuelven a plantear el mismo pro-
blema de entonces, por qu han de ser ellos reos del delito
de divisionismo, sin haberlo cometido nosotros en esa oportu-
nidad?
Respondemos a todo de la manera siguiente:
Primero: el Congreso de 1959 tuvo lugar a raz de la cam-
paa presidential del ao anterior. Los militants queran revi-


(5) Una series de actitudes de dirigentes "rebeldes", acompaados
de "terceristas", como el afn de participar en obvias campaas de
proselitismo que sirven al FRAP y donde no se aclaracen criterios,
ni se determinan responsabilidades, ni se exigen retractaciones ele-
mentales (ejemplo, todo lo que se refiere al Vietnam, a Cuba o a los
adversaries del mundo comunista), son pruebas de lo que decimos.
Creemos que, sobre este tipo de actitudes, la ponencia uno fue muy
clara, mientras que la ponencia dos result muy ambigua. Es lo que
ahora vemos.








sar la experiencia pasada y confrontar sus opinions. El debate
hizo surgir las posiciones que reflejaban tanto ciertas actitudes
generals como la reaccin ante los hechos inmediatos. Dos ideas
nos parecieron fundamentals: una estructura internal much
ms vigorosa y una perspective poltica basada en las concepcio-
nes doctrinarias ms exigentes y la comunicacin original del
partido con la opinion pblica. Creamos y creemos que un error
sobre esos puntos afectaba a la nocin misma de nuestra comu-
nidad poltica y a su misin en Chile.
Estas ideas estaban planteadas como meta a perseguir. Sa-
bamos que era difcil alcanzarlas y que no todos iban a com-
partirlas. Se trataba de tomar conciencia de ello.
Segundo: sin duda alguna, ese debate arriesgaba la division.
Estaban pensadas formalmente, aunque no subjetivamente, como
la bsqueda de las races de cualquiera discrepancia. Eso era in-
evitable y aun convenient, pues estbamos en el moment deci-
sivo para planear la estrategia de conquista democrtica del
poder. La realidad moral del partido iba a ser la clave de la
situacin. Pero, guardadas las consideraciones elementales, toda
nuestra historic de partido democratacristiano estaba en juego.
Tercero: el partido resisti la prueba. El Congreso no deter-
min directamente una lnea de renovacin internal y, dentro
de nuestra discipline traditional, mantuvo la estructura parti-
daria, enriquecida, si, en el debate mismo. En cambio, sobre la
perspective poltica, el Congreso fue notablemente claro: traz,
al amparo de las ideas sostenidas por las ponencias tres y uno,
una tarea que fue cumplida en 1964.
Cuarto: eso significaba que, obtenida la victoria electoral,
la lealtad militant obligaba a servir por entero al Gobierno,
y tratar constructivamente, y desde dentro, de mejorar tanto
lo referente a la estructura del partido como a la aplicacin de
los principios doctrinarios a la accin del Ejecutivo.
A nuestro juicio, es fundamentalmente errneo levantar de
nuevo la proyeccin polmica y, por eso mismo, estimular en
exceso la tendencia a calificaciones como la de "reformismo",
"neocapitalismo", etc. Tal cosa slo sirve para cultivar el escep-
ticismo de los militants y especialmente de los jvenes. La ta-
rea cumplida es el comienzo de un process de cambios. Ello
deber hacerse por etapas y siempre tendremos que ocupamos
de la urgencia mayor de nuestros principios. Mas, la nica ma-
nera de no avanzar nada es mirar hacia el pasado y no hacia








el future. Sin abandonar algunas ntimas convicciones, podemos
pensar que la unidad prctica adquirida en la lucha, nos per-
mite resolver los problems de la actualidad. Hay que ensear
a los militants el sentido unitario y acrecentar su fe en el par-
tido entero. Hay que hacer un esfuerzo, ms all de nuestras
debilidades, para crear una comunidad de compaeros.
Quisiramos ver en nuestros camaradas el espritu de la po-
nencia uno, depurado de sus aspects polmicos y fortalecido
en la supreme confianza de nuestras victorias y de nuestras
ideas. Ser en la prctica donde se forjar la Democracia Cris-
tiana del future. Pero habr de estar iluminada por el senti-
miento vital de que somos un partido de compaeros, que dis-
cute sin llegar a la ruptura y sin disminuir la libertad de sus
militants.
No rechazamos nada o casi nada de lo dicho en 1959; pero,
al mismo tiempo, sabemos que es necesario comprender el amor
a la causa que late en la gran mayora de los militants. Que
la juventud reciba slo ejemplos de sectarismos, que no crea
en la labor cumplida y que se ilumind*Ai t nits dd la Iprpi
ganda colectivista o totalitaria (por much que sea necesario
proceder en forma objetiva y abierta iacia algunos spectos de
las experiencias de tipo comunista), es doloroso.
De all que la unidad de que hablamos en esta hora no la
vemos como contradiciendo ningn esfuerzo doctrinario o poltico
del pasado. Es, en cambio, lo que se impone cuando el partido
vencedor en la campaa de 1964 est dedicado a cumplir el pro-
grama que se traz.

Jaime Castillo





Establecimientos GASTON RUDDOFF S.A.
fbrica de confecciones finas para caballeros

Santiago: Salvador Sanfuentrs 2835 Bandera 693
Valparaso: Condell 1478 Concepcin: Rengo 430
Coquimbo: Melgarejo esq. Plaza Prat
























Izquierda y derecha estn cosechando lo que sembraron.
Por un lado, la reciente conferencia de OLAS con sus acuerdos
a nivel continental y, por otra parte, los intentos de conspiracin
de la derecha chilena, con sus ramificaciones internacionales.
Despus de la conferencia de OLAS, el abanico retrico de
las palabras de moda ha aumentado. Se escucha hablar de lucha
de masas, lucha armada, lucha guerrillera y hasta de lucha no
armada.
En otro campo, tambin se oye, o ms bien se lee, que "uno
de los sntomas del estado actual del pas es la decadencia de
la legalidad"; se conspira porque hay "fisuras institucionales";
"caos y anarqua". Se aventuran soluciones de fuerza para "im-
plantar un rgimen de autoridad, encauzado por un gobierno
fuerte, impersonal y nacionalista".
Ante la actitud antidemocrtica de los sectors derechistas;
ante el insulto procaz que viene del extranjero, el pueblo y el
Gobierno de la Democracia Cristiana oponen el progress social,
como nica y verdadera formula de paz y prosperidad.


UNA IZQUIERDA CONFUSA

Los acuerdos de la conferencia de OLAS en La Habana de-
mostraron una vez ms que en la izquierda chilena hay confu-


I;nr~~








sin. Una de las manifestaciones es la divergencia siempre laten-
te entire el Partido Comunista y el Partido Socialista.
Volodia Teitelboim, emisario del Partido Comunista a OLAS,
en su discurso pronunciado en La Habana, adems de dejar cons-
tancia de que los comunistas chilenos tienen algunos principios
comunes con el Partido Socialista, aclara que tambin hay algunas
diferencias. Olvid decir que las diferencias son mayores que las
coincidencias.
La discrepancia est en un punto fundamental que l mismo
se encarga de puntualizar: "A la violencia reaccionaria opondre-
mos la violencia revolucionaria, que ser, como es ahora, en
otro plano, tambin una lucha de masas, de centenares de pa-
triotas". El dogma que prevaleci en la reunin, y que el Par-
tido Socialista acogi a ojos cerrados, fue el de la lucha del
grupo guerrillero, que en ningn moment es una lucha de ma-
sas. La diferencia es bastante grande.
Aprovechando que la conferencia dio tribune para todos los
desahogos posibles, otro miembro de la delegacin chilena, el
senador Carlos Altamirano, se dedic a condenar al gobierno de
nuestro pas, injuriando de paso al Presidente de la Repblica.
Ya en Chile, viendo la inercia de sus compaeros comunistas
para dar a conocer los acuerdos de La Habana, el parlamentario
socialist se dedic a recorrer el pas como principal exgeta de
OLAS.
Sus injuries y condenas le han costado el desafuero parla-
mentario -segn la Corte Suprema- "por el delito de apologa
o propaganda de doctrinas, sistemas o mtodos que propugnen
el crime o la violencia en cualquiera de sus formas, como me-
dio para lograr cambios o reforms polticas, econmicas o so-
ciales". Ante este acuerdo el senator socialist recurri a lo que
l tanto critical: "el actual sistema democrtico". El fallo, a su
juicio, "es poner fin al sistema democrtico", agregando: "De
ahora en adelante todo poltico que destaque y extienda el sis-
tema establecido en Cuba, compete delito". El senador, al hacer
esa afirmacin, sabe muy bien que ese no es el delito. La falta
est en quienes, para dar a conocer otro sistema, se dedican a
injuriar, pasando a llevar la legitimidad del actual gobierno.
El Ministro del Interior, Bernardo Leighton, declar que el
fallo confirm el desafuero del parlamentario en el requerimien-
to interpuesto por el Ministerio del Interior y lo fundamental en







los mismos trminos en que fue presentado, es decir, incitacin
a la sedicin e injuries contra el Presidente de la Repblica.
As presentadas las cosas vemos que tambalea el montaje
de la obra "revolucionaria". Actores, scenario y parlamentos
son trados desde afuera. Nada es propio, ni siquiera el maqui-
llaje.
El Partido Demcrata Cristiano y el Gobierno reaccionaron
prontamente. En efecto, vistos los acuerdos de OLAS, el Presi-
dente de la Democracia Cristiana, senador Rafael Agustn Gu-
mucio, seal su total disconformidad hacia quienes sealan "la
lucha armada como la nica o principal para los pueblos latino-
americanos", y si lo hacen -agrega el senador Gumucio-, "no
es propio de un organismo de solidaridad, sino de un comando
poltico supranacional que ningn pueblo puede aceptar sin do-
blegar su autonoma". Ms an, el Presidente de la Democracia
Cristiana hace hincapi en la responsabilidad que le cabe a un
sector de la izquierda chilena que se ha sumado al coro dere-
chista, al favorecer soluciones de fuerza que desea imponer fren-
te al process social en march.
El President Frei express tambin su desacuerdo con los
chilenos que prefieren la seguridad que les da una isla para
condenar a su pas. Dijo: "Quienes van a redactar votos a La
Habana en contra de su patria, son insolentes y traidores".
El Gobierno de la Democracia Cristiana respondi as -a
travs del Presidente de la Repblica y del Presidente del Par-
tido- a todos aquellos que han comenzado un delirio preconi-
zante, con el nico fin de crear problems.


AVENTURERISMO DERECHISTA

Por requerimiento del Gobierno se detuvo a la directive del
Partido Nacional, acusndola de sedicin y de haber infringido
la Ley de Seguridad Interior del Estado.
Una declaracin de la colectividad derechista, en la que de-
maggicamente se trataba de usar como instrument poltico la
supuesta falta de armamentos de nuestras Fuerzas Armadas,
motiv la detencin. Esto puso de manifiesto el intent subver-
sivo de la derecha national, que junto a expresiones periods-
ticas extranjeras, son un atentado al pueblo de Chile y al Go-
bierno que lo represent.







Incertidumbre, caos y anarqua eran los elements por los
cuales el Partido Nacional incita a la sedicin, insulta al Gobier-
no y al Partido Demcrata Cristiano, proponiendo que nuestro
pas siga el triste ejemplo que han dado otros pases latino-
americanos, como Brasil.
Nunca el pueblo de Chile ha tenido un Gobierno que lo
representara tan fielmente, pero los nacionales hablan de falta
de apoyo y debilidad.
Nunca Chile tuvo un Gobierno que realizara un desarrollo
social y econmico tan aplastante, pero los nacionales predican
el caos y la anarqua por falta de progress.
Jams en nuestro pas se respetaron tanto como ahora las
estructuras jurdicas existentes, pero los nacionales proclaman
el viciamiento de la democracia por falta a las instituciones es-
tablecidas.
La querella presentada por el Gobierno en contra de la di-
rectiva del Partido Nacional especifica que "no hay ninguna du-
da de que se ofende grandemente el sentimiento patrio cuando
se imputa a la autoridad legtima el haber asumido una poltica
dbil y vacilante ante diferentes problems de carcter inter-
nacional". Olvidan los nacionales que el Gobierno chileno ha
propugnado siempre la decision jurdica en los conflicts lim-
trofes, lo que demuestra la falacia derechista, ya que buscar so-
luciones verdaderas y definitivas nunca ha significado debilidad.
Al Partido Demcrata Cristiano se le acus de que para l
los concepts de Patria y Soberana slo tenan validez circuns-
tancial. Quienes han vendido al pas toda su vida para ver au-
mentados sus intereses, acusan a los que se esfuerzan por hacer
retornar paulatinamente a Chile las riquezas bsicas de la na-
cin. La contradiccin y el olvido human son capaces de gene-
rar catstrofes.
La derecha chilena trata desesperadamente de reconquistar
el poder que tanto tiempo tuvo en sus manos. Incluso recurre al
complot. Por qu esta desesperacin?
El pueblo de Chile, y Amrica latina entera, est viviendo
un moment clave de su historic. Los esfuerzos cada da ms
acelerados para la integracin son expresiones de este despertar.
En el caso particular de Chile el progress social est dando los
resultados que el pueblo esperaba. Los intereses y derechos que
le han pertenecido toda su vida, y que otras manos usurparon,







vuelven a su lugar de origen. Por eso la derecha trata de im-
pedirlo, ya que es la ms afectada.
Reducida a un grupo minsculo en lo poltico, pero fuerte
en lo econmico, trata de conservar para s lo que tanto tiempo
disfrut a costa del pueblo.
En Chile hay avances y ellos no lo captain. Es incompren-
sible para la derecha que el pueblo ahora signifique algo, de-
muestre personalidad y se manifieste conscientemente en el dia-
rio vivir. An mantiene el esquema de que el pueblo es algo de
lo que hay que valerse para triunfar. Por eso tratan de impedir
que continue su dignificacin.
Nuestro Gobierno una vez ms ha actuado con valenta: ha-
bla de conspiracin y da los nombres de los conspiradores, pi-
diendo para ellos las sanciones que merecen.


RAMIFICACIONES INTERNACIONALES

Diversos rganos de prensa extranjera han comenzado a ata-
car sistemticamente al Gobierno y al Partido Demcrata Cris-
tiano.
"Jornal do Brasil", peridico de la derecha brasilea, dedic
su principal editorial a calificar y hacer conjeturas sobre los
disfrazados propsitos que tendra este Gobierno, previendo para
el President Frei un destino similar al de Joao Goulart.
"La Prensa" de Lima, Per, uno de los peridicos ms reac-
narios que existen en Amrica latina, dedic ltimamente un
editorial a hacer un anlisis al estilo de su congnere brasileo.
Luego, en su edicin del 20 de agosto, dedica tres pginas de
su suplemento dominical a atacar a la actual directive de la
Democracia Cristiana, y a hacer especulaciones sobre lo que su-
cede en Chile, sin ms base que la frtil imaginacin del articu-
lista, que firma su despacho desde Santiago.
En publicaciones ms recientes se ha llegado hasta el extre-
mo de calificar al Presidente Frei como el "Kerensky chileno".
En publicaciones argentinas se da la misma tnica.
A qu se debe esto? A las conexiones internacionales que
tiene la campaa contra Chile iniciada por la derecha de nuestro
pas.
"Jornal do Brasil" compare nuestra situacin con los dos
ltimos aos del Gobierno de Goulart. Es decir, para el diario







brasileo aqu en Chile hay constantes asonadas militares, de-
magogia, desorden administrative, engao al pueblo, etc. En lo
nico que se puede parecer la situacin, y por lo tanto puede
haber una relacin, es que en Chile tambin hay una derecha,
que tal como la brasilea siempre se ha opuesto al progress y
a la reivindicacin del pueblo, y para eso intent aventuras de
corte fascista.
En informacin aparte el diario carioca da a conocer un
convenio firmado con un diario de Santiago. La finalidad, como
la especifica la informacin, est en la "creacin de una socie-
dad mixta destinada a prestar asistencia tcnica a diarios latino-
americanos y former base para un eventual intercambio de no-
ticias". Lo sintomtico de la informacin no est justamente all,
sino en el agregado que est al final. En l, a dos columns,
destacado convenientemente, se invita a leer el editorial "Chile"
en el que se difama a nuestro pas. Coincidencias o mala dia-
gramacin?
Por otra parte, nuestro vecino del norte tiene un diario que
tambin se dedica a especular en contra de Chile. "La Prensa"
de Lima afirma que Chile, "al paso oscuro que camina, va en
vas de convertirse en cabeza de playa del castrismo insurrecto".
Envidiable imaginacin la del comentarista. Lstima que no ha-
ya presenciado los continues process electorales con los cuales
nuestro pas adopt y seguir adoptando siempre formulas legi-
timas para llegar al poder.
En el suplemento dominical se llega ms lejos: "Chile ha
sido vctima de un fraude -la Democracia Cristiana- y, al igual
que Cuba, este fraude permanece invisible para el mundo occi-
dental". En este caso, la verdadera vctima del fraude, y bas-
tante grande, ha sido el articulista. Al escribir su cadena de so-
fismas desestim que es difcil engaar a quienes han elegido,
por primera vez en la historic, a un Jefe de Estado con la ms
alta mayora que se tenga conocimiento. Olvid que, consultado
de nuevo, dio un aplastante apoyo al Gobierno con la mayora
parlamentaria ms impresionante que haya existido en nuestro
poder legislative. Dej de lado que, en otra consult electoral,
nuevamente el pueblo dio su apoyo mayoritario al Partido De-
mcrata Cristiano, y con ello al Gobierno.
Slo bastaba mirar los sucesivos resultados electorales para
darse cuenta del fraude al que alude. Al pueblo no se le engaa,
y menos an a un pueblo consciente como el nuestro.







La falta de informacin del columnist llega a extremos ri-
sibles. Se limita a colocar, para argumentar su afirmacin, las
declaraciones de "destacadas personalidades" latinoamericanas y
las expresiones de diarios extranjeros que condenan a la Demo-
cracia Cristiana y al Gobierno. Es indudable que si el periodista
peruano se limita a leer la prensa reaccionaria de nuestra Am-
rica latina, quede convencido para toda su vida de que en Chile
se est cometiendo un fraude. Y quien sea que lea ese tipo de
prensa se convencer de lo mismo, porque todo su esfuerzo es-
tar encaminado a especular, mentir y difamar.


UN PUEBLO PRESENT

Nuestro pas eligi un camino, sendero propio por el que
vamos avanzando.
Desde Chile no se da tribune para que se insulte a los pue-
blos de Amrica latina. En Chile hay un Gobierno que denuncia
con valenta a quienes intentan subvertir el orden y dan pase
libre a la campaa international contra nuestro pueblo. Es con-
tra nuestro pueblo, porque l est identificado con quienes lo
gobiernan.
Ninguno de los dos extremos son representatives. No han
sido elegidos porque continan actuando con formulas que de-
jaron de tener validez por su anacronismo. Rechazan la reali-
dad, que les impide disfrutar de Chile como un feudo.
La dinmica de nuestro process no se detendr por estos
escollos. Su fuerza es lo suficientemente poderosa para derri-
barlos. Slo quedarn como muestras de algo que pas y que
no tuvo mayor trascendencia.
Permanecer para siempre la altivez de un pueblo que ha
comenzado a levantarse por sus propios medios. Eso es lo que
quieren desconocer, pero el pueblo ya los conoce y sabe cmo
actan, por eso est alerta.









-AS AME I AS


La Conferencia de Asuncin: Mito y Realidad de la Integracin.
No hay igualdad entire desiguales.

Esta verdad de perogrullo fue el invitado de piedra a la re-
unin que en el mes de agosto ltimo se celebr por la Asocia-
cin Latinoamericana de Libre Comercio (ALALC) en Asuncin.
Despus de ella, ninguna duda cabe de que el process de
nuestra integracin deber verificarse entire pases de dispares
niveles de desarrollo. La pugna entire las naciones que dan a la
integracin una importancia capital y los que se inclinan por
acelerar de preferencia su desarrollo interno, cont, para su
acentuacin, con un nuevo element: los pases de menor desa-
rrollo relative, que hicieron valer su posicin y actuaron en for-
ma concertada.
De aqu que los resultados de esta Conferencia no sean muy
fciles de evaluar con justicia. Ciertamente, los pases de menor
desarrollo relative obtuvieron su reconocimiento official como una
tercera categora dentro de la ALALC y lo propio ocurri con
los pactos subregionales. Sin embargo, cuestiones tan esenciales
como la reduccin automtica de los aranceles aduaneros, la
formulacin de una tarifa uniform frente a terceros pases y
de una poltica aduanera comn ante el resto del mundo, que-
daron postergadas.







Sin duda, la aprobacin official de los pactos subregionales
es muy grande. Las intensas gestiones que en el seno de la
ALALC desarrollaron los pases interesados en lograrla, pone de
relieve, no obstante, el clima de crisis que vive el organismo la-
tinoamericano.
En efecto, porque la ALALC est en crisis desde hace largo
tiempo resultaba esencial crear nuevas asociaciones "que pueden
y deben tener las caractersticas esenciales del sistema princi-
pal", para emplear las propias palabras del Canciller chileno,
Gabriel Valds. En ellas, todo el mecanismo ideal de las con-
cesiones recprocas y de las empresas multinacionales, puede co-
brar un ritmo much ms gil. Se cuenta adems, en el caso
de las naciones del Pacfico -que son las que constituyen el
ejemplo viviente de tales organizaciones subregionales-, con una
ventaja inicial: un nivel de desarrollo similar.
Este aspect es, con seguridad, uno de los ms positivos de
la reciente Conferencia de ALALC -y ms de alguien, con razn,
podra pensar que es el nico que realmente merece el nombre
de tal-, pues, sin duda, tendr un carcter multiplicador, im-
primiendo al resto del continent gran parte de su dinamismo.
El hecho de que apenas este asunto adopt formas concretas
Bolivia haya pedido participar en la asociacin subregional, ejem-
plifica bien este efecto multiplicador.
Con todo, la verdad de perogrullo que acabamos de recorder
no explica ntegramente ni con la debida hondura las causes
profundas que, ms all del campo puramente econmico, im-
piden convertir el process integrativo en una autntica respuesta
a los problems polticos que enfrenta Amrica latina.
Como hemos tenido ocasin de manifestarlo muchas veces
en estas pginas, la integracin constitute la nica solucin para
los pases dbiles ante la creciente hegemona de las grandes
potencias, hegemona que se va acentuando en la media misma
en que Rusia y EE. UU. se distancian del resto del mundo. Pocas
dudas caben de que al mundo bipolar surgido de la II Guerra
Mundial puede seguir otro universe an ms peligrosamente di-
vidido entire Rusia y EE. UU. por una parte y China roja por
la otra. Si en el primero Amrica latina result tan perjudicada,
no es difcil imaginar cul ser su situacin dentro de ese nue-
vo cuadro mundial. De este modo, la integracin de nuestra
Amrica result indispensable.








As y todo, el process integrativo latinoamericano avanza
con desesperante lentitud. A nuestro juicio ello obedece, ms all
de las razones que surgeon de las precedentes consideraciones,
a dos causes muy profundas, vinculadas la una a la otra.


Una ALALC que no es ALALC.

Al comentar los acuerdos de los Cancilleres americanos que
a principios de este ao prepararon en Buenos Aires la agenda
de la reunin de los Presidentes americanos, dijimos en un n-
mero anterior (No 298) que uno de los puntos que iban a pro-
ducir mayores conflicts era aquel en que se consign que "el
Mercado Comn Latinoamericano se establecer sobre la base
del perfeccionamiento de los dos sistemas de integracin exis-
tentes, la Asociacin Latinoamericana de Libre Comercio y el
Mercado Comn Centroamericano".
As deba suceder -y en efecto as ocurri en Asuncin-,
porque los dos instruments de integracin referidos obedecen
a enfoques muy diversos, de muy difcil conciliacin. ALALC as-
pira a construir un simple espacio de desgravmenes arancela-
rios para hacer ms fluido el comercio entire los pases miem-
bros, los cuales conservan plena independencia para formular
sus polticas comerciales en sus tratos con terceros pases. Su
idea animadora es que la desgravacin arancelaria y el aumento
del trfico commercial son, por s mismos, capaces de activar el
desarrollo econmico y dar dinamismo al process integrativo.
Es, pues, en su fondo, una concepcin liberal-nacionalista.
El Mercado Comn Centroamericano, por el contrario, tien-
de a constituir una comunidad econmica distinta de los pases
que lo forman, con mecanismos capaces de coordinar las diver-
sas polticas de sus miembros e imponer soluciones que conju-
guen el inters propio de la comunidad y los intereses naciona-
les de sus miembros. Est as animada de una filosofa comu-
nitaria y supranacional.
Las vastas discusiones que sobre la integracin llegaron -sin
alcanzar solucin- al seno mismo de la reunin de Asuncin,
no son sino el reflejo de estas dos posiciones tan diferentes.
As, pues, los esfuerzos que realizan ciertos pauses -como,
por ejemplo, los del pacto de Bogot- para ir ms all de
ALALC a travs de la ALALC, a fin de evitar los riesgos y de-







moras propios de la formulacin de un autntico tratado de
mercado comn latinoamericano -como ha sido la idea de al.
gunos economists, Felipe Herrera, por ejemplo- se ven traba.
dos por la profunda disparidad de concepciones que animan una
y otra empresa.
La estrategia de "por ALALC ms all de ALALC" es bien
explicable y acaso sea la nica viable en estos instantes; pero
no hay que perder nunca de vista los obstculos profundos que
conlleva una transformacin tan radical. Por eso, el camino del
subregionalismo -a pesar de todos sus riesgos de dispersar el
process integrativo y que han sido sealados ms de una vez
tambin por el mismo Felipe Herrera- parece ser muy positi-
vo, por su significado ejemplarizador para el resto de los pases
que aparecen ms ligados a concepciones nacionalistas.
Con todo, estas consideraciones estn muy lejos de agotar
el examen de las dificultades profundas que se alzan en la senda
de la integracin y que con tanto relieve se hicieron presents
en Asuncin.
Para alcanzarlas en toda su hondura es preciso referirse, su-
mariamente aunque sea, al problema de la soberana.


El Super amus.

La concepcin de la soberana absolute del Estado naci
junto con la del absolutismo real. El rey era el super amus, es
decir, era aquel sobre el cual no exista ningn otro poder que
lo limitara. Denotaba un poder e independencia supremos, sepa-
rados de y por encima del todo -es decir, del pueblo- que
gobernaba el soberano, al cual se superpona. Durante siglos, la
autoridad real fue el privilegio de una raza superior que tena
el derecho divino al poder supremo.
Cuando en la edad barroca naci el concept del Estado,
surgi como el concept de un todo, identificado con la persona
del rey ("El Estado soy yo", deca Luis XIV). En la Revolucin
Francesa -y de all pas a nuestros das- se mantuvo este
mismo concept; pero transfirindolo del rey a la nacin, err-
neamente identificada -principalmente debido a la profunda in-
fluencia de las concepciones de Hegel- con el cuerpo politico.
Pues bien, esta nocin tan errada y que nada tiene de demo-
crtica, ha animado toda la organizacin de los Estados hasta








hace muy poco tiempo. Fueron precisas tres guerras sangrientas
en menos de un siglo para que Europa comprendiera la inanidad
de esta concepcin.
En efecto, al concebirse el Estado como una persona, como
un todo pleno de poder supremo, se trastrueca el orden natural
y normal y los hombres pasan a servir los intereses peculiares
del Estado. En el orden de la actividad externa de ste, tales
intereses peculiares se elevan a ley supreme de ella. De este mo-
do, la raison d'Etat es la nica regla y los Estados se traban
en una lucha despiadada, que no se resuelve ms que a favor
del ms fuerte, en una dura competencia mutua.
Mas en tanto que los Estados siguen organizados poltica-
mente de este modo, los hombres se han ido acercando ms y
ms econmica y materialmente. Ello ha dado lugar a la exas-
peracin de las necesidades rivals y de los orgullos nacionales.
Por eso Maritain ha podido escribir tan justamente que "nos
ha correspondido el privilegio de ver un mundo cada vez ms
unificado econmicamente y ms dividido por las aspiraciones
patolgicas de los nacionalismos antagnicos".
Aunque no desdeable, la obra de las Naciones Unidas y de
otros organismos internacionales para remediar esta situacin
grvida de peligros, es precaria y no llega a la raz del mal, por-
que "tales instituciones -como expresa el mismo Maritain- son
rganos creados y accionados por los Estados soberanos, cuyas
decisions solamente pueden registrar".
Estas consideraciones explican bastante bien cuanto hasta
ahora ha ocurrido en el sendero de la integracin latinoameri-
cana, pues pretender crear una comunidad y al mismo tiempo
mantener el concept de la soberana absolute, es lo mismo que
pretender resolver la cuadratura del crculo.
De este modo, Amrica latina deber abandonar ese errneo
concept, si de veras quiere avanzar por el camino de su inte-
gracin y pensar sobre este asunto de una manera consistent.
En verdad, ni el Estado ni el pueblo son soberanos. La ex-
presin adecuada es la autonoma plena, que puede ser internal
o externa. La primera significa que el pueblo se gobierna con
supreme independencia, de manera que nadie puede sustituirle
ni limitarle en su libertad de accin y que nadie, sino l mismo,
puede limitar el poder de que disfrutan los organismos de go-
bierno, a travs de los cuales se rige a si mismo. La segunda
significa que goza de una supreme independencia con respect







a la comunidad international, que no tiene sobre s ningn po-
der a que se vea obligado a respetar.
El derecho del pueblo a esta plena autonoma deriva de su
propia naturaleza como sociedad poltica perfect y autosufi-
ciente. Pero desde el moment mismo en que reconoce que tal
sociedad no puede ya, por s sola, alcanzar los fines para los
cuales existe -el bien comn national e internacional- y que
debe integrarse para ello en otra sociedad ms amplia y supe-
rior, es decir, la sociedad international, puede libremente renun-
ciar a todo o parte de ese derecho, disminuyendo de este modo
su actividad propia y genuina.
Mas nada de esto puede suceder si se mantiene el concept
de soberana absolute, porque ella por su propia naturaleza no
admite grados y existe separadamente y por encima del cuerpo
poltico.
La mantencin de este concept, pues, es la verdadera causa
del atraso en que se encuentra la arquitectura de una comuni-
dad latinoamericana. Como tantas veces en los grandes process
de transformacin, es en el plano de las ideas y de los concep-
tos en donde se dan las ms profundas e importantes batallas.
El process de nuestra integracin no ha escapado a esta verda-
dera ley de la historic.










EL RESTO DEL MUNDO








EL PODER BLANCO





Hemos siempre defendido una tesis clara acerca de la vio-
lencia. Es ella un recurso extremo y slo puede elegirse como
necesaria cuando las compuertas se han cerrado para una alter-
nativa pacfica y ellas impiden el paso de un legtimo derecho.
As, estamos criticando, tanto en el plano de la estrategia
como en el de la doctrine, a los aventureros que predican la
violencia en Chile, pas no slo abierto en esta fase de su his-
toria poltica a las reforms, sino que est viviendo ahora su
postergada realizacin por obra del gobierno democratacristiano.
Asimismo desechamos la legitimidad de los brotes guerrilleros
que afloran en un pas como Venezuela, donde ya ni los comu-
nistas las justifican. Las crticas que puedan hacerse al gobierno
de Accin Democrtica no podrn en ningn caso llegar al ex-
tremo de negar que tambin all hay un process abierto y, en
todo caso, permeable a la alternacin democrtica.
Pero pecaramos gravemente de unilateralidad si esgrimi-
ramos el principio slo para descartar aquellos casos de violen-
cia injustificada. En verdad, en ese pecado no hemos cado.
Recordemos, por ejemplo, nuestra actitud frente a la invasion
a la Repblica Dominicana por parte de los Estados Unidos y
la que sostuvimos cuando la Unin Sovitica ahog en sangre
la rebelin hngara. En ambos casos reconocimos la justiciera
validez de dichos alzamientos populares, les dimos nuestro apo-
yo solidario y reafirmamos nuestro simultneo rechazo a los dos
mayores imperialismos de este siglo.







Tenemos, por lo tanto, la independencia de criterio y la sufi-
ciente autoridad moral para proclamar, ante los graves aconte-
cimientos que conmovieron recientemente a los Estados Unidos,
que es just la rebelin negra, aun si violent, as como es lcita
la resistencia a la opresin racist. En cuanto a los efectos po-
lticos tambin tenemos la obligacin de denunciar que, de per-
sistir en ese pas una dictadura racial que niega derechos ele-
mentales a una parte de su poblacin, se corre el seguro riesgo
de entregar el movimiento de reivindicacin en manos de sus
lderes extremists y, en consecuencia, de hacer realidad la con-
signa "guevarista" de crear un nuevo Vietnam en el punto ms
neurlgico del mundo. El riesgo emergente, en este caso, sera
romper el actual equilibrio international y es ello algo que no
slo interest a los norteamericanos, sino igualmente a nosotros
y al resto del mundo.
Existe, asimismo, una posibilidad no menos indeseable: que,
aun manteniendo USA su continuidad institutional, los prximos
incidents raciales desemboquen en un aumento del poder in-
terno de los sectors ms derechistas de Estados Unidos, par-
ticularmente de su derecha military, y que stos tomen a su cargo
la represin racial. Esta perspective, inevitablemente, entregara
un enorme poder de decision a la derecha norteamericana y,
por ende, un aumento de su influencia poltica; ste se proyec-
tara sin duda a la poltica exterior y tendramos entonces que
confrontar un endurecimiento de nuestras relaciones con Wash-
ington que slo pueden desear los dos extremos de nuestro aba-
nico poltico.
Este problema, pues, dista de ser local, tanto por sus implica-
ciones morales como por sus probables efectos polticos.


La explosion reconoce sus detonantes inmediatos en el re-
traso que, en los ltimos tiempos, alej la concrecin de los
derechos civiles y el mejoramiento de las condiciones econmi-
cas en las zonas pobres de USA que mayoritariamente ocupa la
poblacin de color. Este fenmeno se sintetiza en una frase: "La
guerra de Vietnam venci a la guerra contra la pobreza".
La guerra contra la pobreza fue la que, en un arrest blico
muy diferente a los que nos tiene acostumbrados, declar Johnson
al asumir su gobierno. Era el program de la "Big Society", que
pretenda ser algo ms que un slogan que debe desplegar, por








comprensibles motivos publicitarios, todo poltico que llega al
primer puesto de la Casa Blanca.
Era el proyecto un vasto program de asistencia social, una
guerra contra la pobreza que iba a levantar el nivel de vida y
las condiciones econmicas de los "marginales" norteamericanos
que describi Harrington y que se estiman entire 30 y 40 millones.
Integrar la marginalidad en la prspera vida norteamericana,
significaba acabar con uno de los ms urticantes motivos de la
exasperacin negra. Esta, entire otras cosas, busca solucionar el
problema del desempleo -que, sin embargo, es, bsicamente,
una consecuencia de la discriminacin racial antinegra-. Tam-
bin la guerra contra la pobreza iba a instalar una cabecera
para mejorar la salubridad de los barrios pobres.
Unos das antes de los estallidos, el Presidente Johnson pi-
di la aprobacin de un presupuesto para aniquilar las manadas
de ratas que pululan por los barrios miserables. Pero el mismo
Congress que hace pasar astronmicas sumas para causes tan
nobles como la guerra de Vietnam o para estimular obras tan
pacficas como el armamentismo, neg los pocos millones que
requera la batalla contra las ratas. Entre tanto, un studio re-
ciente revel que en la ciudad de Nueva York hay aproxima-
damente UNA RATA por habitante...
Que las condiciones de habitacin que soportan los negros
constituyen uno de los espolones de la rebelin, est compro-
bado por la coincidencia de los incidents de los ltimos aos
con los moments de mayor temperature. En medio del verano,
quienes ms sufren sus consecuencias son aquellos que menos
disponen de confort, es decir, la mayora negra de la minora
pobre de los EE. UU. Los nimos, en tales circunstancias, estn
preparados para reacciones tan calientes como la temperature
que los sofoca y es ese algo que ya conocen muy bien los agi-
tadores del Poder Negro.
Pero la guerra de Johnson concluy con el triunfo de la
pobreza y la violencia que sus vctimas desencadenaron no fue
sino el contragolpe de la desesperacin. Es cierto que la Admi-
nistracin demcrata podra reanudar las hostilidades. Pero
mientras la guerra contra Vietnam siga siendo la favorite del
gobierno y del Congreso, ello, ciertamente, no ocurrir.

Descuidado gravemente el aspect de su mejoramiento eco-
nmico y asistencial, estancada la realizacin de sus derechos








civiles o dificultada en la prctica la ejecucin de los que tu-
vieron sancin favorable, no vean los negros ninguna mejora en
su estado, ni perspcctiva de que algo positive para ellos ocu-
rriese prximamente. Y eso que ya van tres gobiernos seguidos
del Partido Demcrata (uno de Kennedy y dos de Johnson) que,
supuestamente, es el partido progresista de los dos mayores de
Estados Unidos. Frente a las esperanzas que suscitaron los pro-
gramas que desplegaron en sus campaas electorales los dem-
cratas, precisamente para recibir el voto negro que los mantiene
en el poder, la realidad que estamos describiendo debi conver-
tirse en algo intolerable.
Era entonces natural que los lderes de color que haban
elegido este camino, y para transitarlo consiguieron el respaldo
de gran parte de los negros, perdiesen totalmente el control del
movimiento de liberacin. Este pas entonces, confirmando un
process ya en gestacin, a lderes poco inclinados a la contem-
placin, como Stokely Carmichael o Rap Brown. Ellos, que por
su juventud y agitadas vidas es poco probable que hayan pro-
fundizado en la filosofa poltica, se declaran sin embargo en-
fticos partidarios de Mao, Guevara y Castro. Ms que el resul-
tado de una opcin ideolgica, es probable que estas inclinacio-
nes polticas sean la aplicacin del conocido principio: "El ene-
migo de mi enemigo, es mi amigo". Se habla de Mao y de Cas-
tro, porque stos son los peores enemigos de USA. Se llega, asi-
mismo, a la violencia. Y, en rigor, descartada la va pacfica,
para apurar la realizacin de sus aspiraciones, para imponer al
poder blanco una transaccin, haba que ponerse en situacin
de pactar. Desde el extremo, con el libro de Mao bajo un brazo
y el fusil bajo el otro, el negro slo dejar caer esos inquietan-
tes utensilios a cambio de algo; y es de suponer que el poder
blanco tendr, ahora ms que antes, necesidad de llegar a un
acuerdo para evitar una revolucin en la sociedad que construy.
El extremismo ideolgico del poder negro, es por ello pro-
bable que no tenga races ideolgicas profundas. Podra, por
ello, desaparecer si igualmente se eliminaran todas las formas
de discriminacin racial. Empero, si stas continan, es poco
menos que seguro que se afincarn esas doctrinas en el movi-
miento negro y, para horror de los pulcros y rubios ciudadanos
que forman la mayora blanca, nacer en Estados Unidos un
gran partido de extrema izquierda, una quinta column guerri-
llera en el corazn del poder blanco.













La Poltica Internacional


de Chile





por Gabriel Valds S.,
Ministro de Relaciones Exteriores
de Chile.




La poltica international de Chile tiene como exclusive fun-
damento el servicio del inters national. Este inters se traduce
en seguridad y desarrollo.
Estamos convencidos de que slo un crecimiento econmico
rpido y simultneo con un amplio desarrollo social crear las
condiciones ptimas de seguridad que Chile require para res-
guardar nuestra integridad, nuestra identidad poltica y cultural
y las instituciones democrticas que han madurado a travs de
nuestra historic y que constituyen nuestro ms legtimo orgullo
como nacin.
El objetivo fundamental en este campo es la paz, condicin
esencial para el progress, para la creacin de condiciones de
justicia y de respeto en el trato entire las naciones.
Las tensions econmicas y sociales y la intercomunicacin
de los pueblos han creado situaciones internacionales nuevas que
original peligros graves para la paz exterior y tambin para la
tranquilidad interior de las naciones.







Mientras las antiguas formas del imperialismo se tornan ms
sutiles, hay quienes siguen viendo todo a travs de un odio es-
tratgico, alentando y provocando la intervencin por medios
violentos. Para otros, con la misma lgica, la defense contra
esta accin intervencionista se plantea tambin en trminos que
pueden violar sea la libre determinacin o el principio de no
intervencin.
Sostenemos como fundamento esencial de la vida de rela-
cin entire las naciones el absolute respeto a estos dos principios
bsicos de libre determinacin y de no intervencin, que deben
ser inseparables.
Slo ellos hacen possible una coexistencia confiada y cons-
tructiva entire las naciones, y resguardarn nuestra seguridad y
nuestra democracia. Rechazamos, pues, en forma categrica, to-
do intent de intervenir en nuestros asuntos internos, y conde-
namos de una manera enrgica a quienes proclaman o practican
la violencia en nuestro continent porque los estimamos enemi-
gos del inters de Chile, de su seguridad y su desarrollo como
nacin. Adems provocan la consolidacin de formas o ideas
polticas regresivas.
Las pasiones que se han generado dentro del continent y
las tergiversaciones que los medios de publicidad hacen para de-
fender los intereses que representan, han distorsionado en forma
injusta y grave la verdad de Chile en algunos pases. Lo ms
grave es que en ciertos casos esta campaa ha sido alentada
desde Chile.
Los principios de autodeterminacin y la no intervencin
son un derecho y un deber. Como derecho dan autoridad al Go-
bierno para impedir por todos los medios a su alcance que desde
fuera se pretend intervenir en nuestros asuntos. Ello implica
tambin el derecho a exigir que se respete nuestra soberana.
Como deber significant que el Gobierno no permitir bajo nin-
gn pretexto que se use a Chile como centro o plataforma para
actuar en contra de ningn pas y, particularmente, de ninguna
nacin americana.
La decision que a este respect tiene el Gobierno es clara
y definitive.
Incitar y actuar con violencia dentro de las naciones del
continent constitute una violacin extrema del principio de no
intervencin que, como deca, es base de nuestra poltica exte-
rior y que ha sido protegida en forma expresa, no hace much,







por decision de ms de cien pases en las Naciones Unidas,
entire los cuales se contaba Cuba y ciertamente el nuestro.
La resolucin unnime de las Naciones Unidas deca:
1.-Ningn Estado tiene derecho de intervenir direct o indi-
rectamente, y sea cual fuere el motivo, en los asuntos interns
o externos de cualquier otro. Por lo tanto, no solamente la in-
tervencin armada, sino tambin cualesquiera otras formas de
ingerencia o de amenaza atentatoria de la personalidad del Es-
tado o de los elements polticos, econmicos y culturales que
lo constituyan, estn condenadas.
2.-Ningn Estado puede aplicar o fomentar el uso de me-
didas econmicas, polticas o de cualquier otra indole para coac-
cionar a otro Estado, a fin de lograr que subordine el ejercicio
de sus derechos soberanos u obtener de l ventajas de cualquier
orden. Todos los Estados debern tambin abstenerse de orga-
nizar, apoyar, fomentar, financial, instigar o tolerar actividades
armadas, subversivas o terrorists encaminadas a cambiar por
la violencia el rgimen de otro Estado, y de intervenir en una
guerra civil de otro Estado.
Es por estos mismos principios que consideramos que el
problema de nuestra seguridad compete exclusivamente a las
autoridades nacionales y a las instituciones a quienes las leyes
confan el resguardo de nuestro orden interno. Por tal razn no
compartimos la idea de crear instruments colectivos para hacer
frente a tales amenazas.
No es la igualdad entire el rgimen poltico que el pueblo
chileno se ha dado y el que existe en otros pases lo que deter-
mina la amistad y la voluntad de cooperacin de Chile con los
dems pases del continent.

Comunidad histrica, cultural y geogrfica.

Los regmenes pasan y responded a necesidades o hechos
transitorios, son los intereses permanentes de nuestros pueblos
los que crean la solidaridad y hay en Amrica latina una comu-
nidad histrica, cultural y geogrfica que debe proyectarse hacia
el future.
La irrupcin del fenmeno econmico en la problemtica
Spoltica de nuestro continent supera, pues, la consideracin de
la diversidad de ideologas y de regmenes polticos que actan
en Amrica latina. Empequeecidos nuestros pases frente a los







grandes conglomerados nacionales y regionales que dominant en
el mundo y conscientes de las exigencias de nuestra economa
que ha agotado sus posibilidades de crecer hacia adentro, el
Gobierno del Presidente Frei, desde su iniciacin, ha puesto sus
mayores energas en el campo international en la integracin
latinoamericana. Estos process no son rpidos. En el caso de
Latinoamrica, son 150 los aos que hemos destinado a conso-
lidar nuestras independencias nacionales, consumiendo ms ener-
gas en separarnos que en buscar campos de entendimiento.
En Europa se tard ms de 15 aos en la preparacin hasta
llegar al Tratado de Roma.
El process de integracin ha tomado ahora ltimo un ritmo
acelerado y ya hay decision poltica para convertirlo en un Mer-
cado Comn.
El President Frei debi arrostrar crticas por tomar diver-
sas iniciativas en este campo; pero, a los tres aos, los hechos
comprueban que tena razn al pedir a cuatro destacados eco-
nomistas latinoamericanos sus ideas respect a estos problems,
al propiciar originalmente una reunin de Presidentes, al pla-
near en Santiago con el Presidente de Colombia la Reunin de
Bogot, al suscribir con cinco Gobiernos la declaracin de Bo-
got, de agosto de 1966, que propuso el temario y los alcances
de la Reunin de todos los Presidentes de Punta del Este.
Nuestra poltica ha sido llevada en dos plans: convertir la
ALALC en un mercado comn y, simultneamente, realizar un
esfuerzo ms acelerado de integracin entire pases de similar
grado de desarrollo.
Deseamos obtener para Chile la oportunidad de participar
en forma ptima en el mercado comn, mediante un acuerdo
con un grupo homogneo de pases que permitiera escalas de
produccin ms eficientes de las industries, orientadas a un
mercado ms amplio. Ello sin exponerlo, en un plazo demasiado
breve, a la competencia de las industries ya avanzadas de Ar-
gentina, Brasil o Mxico. Pensbamos en la necesidad de former
lo que podemos llamar un mercado comn entire Chile, Per,
Ecuador, Colombia y Venezuela.
El Consejo de Ministros, que hace semana y media se re-
uni en Asuncin, consider diversos proyectos que permitiran
concretar las ideas y las obligaciones enunciadas en Punta del
Este. Se trataba en este Consejo de fijar las medidas especfi-
cas, los calendarios, las mecnicas y, en definitive, hacer possible







que el mandato de Punta del Este se pusiera en prctica incor-
porndose a la Asociacin los principios que los Presidentes ha-
ban decidido.
Esta ha sido, tal vez, la Conferencia ms dificil; pero, al
mismo tiempo, la ms concrete y realista que se ha producido
en Amrica latina entire Gobiernos. No se trataba de enunciar
planteamientos generals sino de afectar a cada uno de nues-
tros pases a un procedimiento obligatorio de desgravacin, o
sea, la eliminacin de derechos de aduana, de creacin de un
arancel comn al resto del mundo, de prohibicin de aumentar
los gravmenes y las restricciones y de crear un margen de pre-
ferencia en favor de la zona y respect de terceros. Los pro-
blemas prcticos que se plantearon, particularmente para los
pases de menor desarrollo relative, demostraron la complejidad
del problema, dadas las diferencias de las capacidades econmi-
cas actuales.
Pero debe destacarse que el espritu de cooperacin y de
amistad fue unnime y admirable, que la decision de integrarse
y de former un mercado comn se express en trminos tambin
unnimes y categricos, particularmente por los pases de ma-
yor desarrollo que en la ltima reunin de Ministros en Monte-
video haban demostrado series reserves. Los documents que-
daron prcticamente aprobados y slo el uso exagerado del veto
de algunos impidi que en esa reunin se adoptaran todos los
acuerdos que estamos seguros sern firmados en la prxima
reunin de ALALC en octubre.
Para nosotros, sin perjuicio de participar plenamente de es-
tos acuerdos que creemos firmemente beneficiosos y necesarios
para Chile y para todos los pauses de la Asociacin, hubo un
proyecto que era de inmediata urgencia y de trascendencia. Ob-
tuvimos la aprobacin unnime para la formacin del Mercado
Comn Regional que hemos organizado con Per, Ecuador, Co-
lombia y Venezuela. Este xito constitute un paso de tal im-
portancia y trascendencia para nuestros intereses que podemos
decir que en Asuncin se ha dado un impulso sustancial a nues-
tra poltica sobre integracin que condiciona nuestro desarrollo.
Este acuerdo fue otorgado con entusiasmo, con generosidad y
sin reserves por todos los pases de ALALC.
Debo decir con satisfaccin que Bolivia anunci en esa Con-
ferencia su decision de former parte de este mercado subregio-
nal, lo que ciertamente traer positivos beneficios a su desarro-







llo econmico y una complementacin a todo el conjunto, que
encontrar en este esfuerzo un camino realista para solucionar
muchos problems que hasta ahora no han superado nuestras
naciones.
Este mercado comn subregional lo integrarn casi 55 mi-
llones de habitantes con el product total ms alto de Amrica
latina; con una riqusima y variada produccin de todos los
elements necesarios. Hemos organizado, asimismo, una Corpo-
racin de Fomento integrada por los mismos pases, que tendr
capacidad financiera para crear la infraestructura y las indus-
trias que satisfagan este mercado: y ya hay en varias regions
del mundo inters por contribuir al financiamiento de esta Cor-
poracin. La subregin no significa la formacin de un bloque.
As lo comprendieron todos los pases de ALALC al darle su apro-
bacin. Ella responded a la voluntad de estos pases de realizar
entire s un process ms rpido de unin mientras todo el con-
tinente se encamina hacia las mismas metas. Tampoco significa
disminucin de los vnculos con los otros pases, pues los acuer-
dos de complementacin, quedan abiertos para todos los miem-
bros de ALALC. La posicin de Chile a este respect es particu-
larmente beneficiosa. Considerando nuestra situacin geogrfica,
algunos creen o temen que estemos aislados. Son los que nada
entienden de lo que sucede en el campo international, que ven
la realidad de Chile a travs de pequeas pasiones polticas;
acaso los mismos que con falsas alarmas han alimentado una
antipatritica campaa publicitaria en contra de Chile. Del es-
quema que se ha concretado en Asuncin y que hemos buscado
ardorosamente, constituimos un vrtice que nos comunica, a
travs de nuestro comercio traditional y de los crecientes acuer-
dos de complementacin sectorial, con Argentina, y los nuevos
vnculos con Paraguay, mientras por el otro lado creamos un es-
pacio econmico de los pases del Pacfico con un mercado po-
tencial en el que nuestra capacidad industrial y tecnolgica tie-
ne excelentes oportunidades.
Mientras que con Argentina hemos llegado a cifras record
en el intercambio, nuestra relacin con el Pacfico, que respon-
de a una vision racional y que estaba ignorada, adquiere, da a
da, mayor consistencia, dinamismo y realidad commercial, con
proyecciones claras hacia el sudoeste asitico donde ya se han
establecido importantes contacts econmicos.







Respecto a Argentina, debo hacer una declaracin especial:
hace pocos das se han producido nuevos incidents en el Canal
Beagle.
La ocurrencia de incidents que se vienen repitiendo a tra-
vs del tiempo, no favorece una solucin conforme a derecho,
a una cuestin que lleva ms de 60 aos pasando peridicamen-
te por estados de tension.
El Gobierno de Chile reitera su voluntad de defender los le-
gtimos derechos de nuestra nacin y de someter este problema
de una vez por todas a una decision jurdica que lo resuelva
ntegra y definitivamente. Por esta razn es que se ha planteado
al Gobierno argentino que este asunto, que es jurdico, debe ser
resuelto cuanto antes por la Corte Internacional de Justicia de
La Haya, que es el rgano jurdico establecido en la Carta de
las Naciones Unidas.
El inters de Chile est ntimamente ligado al fortalecimien-
to de sus amistosas relaciones, especialmente en el campo in-
dustrial, agrcola y commercial con Argentina y con los pases an-
dinos, y con todos los dems pases del rea. El intercambio du-
rante el present ao con Argentina superar los 100 millones
de dlares, es decir, ms del 50 por ciento del total del comercio
de Chile con los pases de la ALALC.
Estamos convencidos de que estas cifras podrn aumentarse
ao a ao, y slo el turismo desde el pas vecino hacia nuestras
costas puede, en los prximos aos, alcanzar cifras muy cerca-
nas a las actuales exportaciones desde Chile.
Alentadoras perspectives existen en rubros como material
ferroviario y de complementacin de la industrial automotriz,
y otros de no menos importancia.
Sin duda el permanent robustecimiento de ese comercio
significa un gran beneficio para ambas naciones y contribuir
a hacer ms slidas las relaciones.
El impulso que hemos dado al comercio transandino y las
proyecciones futuras del mismo, indican con absolute claridad
que nuestra concepcin de la subregin andina es abierta, es la
de crear nuevas oportunidades para nuestra industrial, de abrir
nuevos mercados para nuestros products.
Hasta el present, Chile no tena con los pases del grupo
andino el comercio que corresponde a la importancia de la re-
gin. Slo es considerable el intercambio con Per, el cual, en
1966, alcanz 22 millones de dlares, ms de la mitad de los







cuales correspondieron a nuestras tradicionales importaciones
de azcar y algodn en rama.
El acuerdo subregional est destinado a crear un gran mer-
cado de ms de 55 millones de habitantes, con una produccin
total equivalent a ms de 18.000 millones de dlares.
La tarea comprendida entraa considerable difultades. Es-
toy convencido de que el esfuerzo tendr xito, que dentro de los
prximos aos podremos ya apreciar en Chile los efectos de la
poltica exterior que estamos persiguiendo. Sin embargo, a este
gran esfuerzo correspondent resultados que, mirados en perspec-
tivas y en comparacin con otras economas, an nos dejan muy
distanciados de lo que realmente deberemos constituir como
unidad econmica para lograr el uso eficiente de nuestros re-
cursos y materials, de las tcnicas modernas y de los bienes de
capital que con tanto esfuerzo adquirimos y pondremos en uso.
Debe notarse que en su conjunto, los pases que hoy forman
la subregin andina, conforman un mercado que slo es levemen-
te superior al de Suecia, menos de la mitad del italiano, un
cuarto del francs; sin embargo, son enormes las posibilidades
que represent crear un espacio econmico unificado en el cual
existen reserves agropecuarias en much superior a las de todo
el Mercado Comn Europeo, un potential de energa que se
cuenta entire los mayores del mundo, las mayores reserves de
hierro y cobre conocidas. Estamos convencidos de que la dinmica
creada por el grupo andino significar el impulso definitive e
irreversible para lograr el desarrollo de nuestras economas.
Deseo sealar con claridad que el esfuerzo que estamos ha-
ciendo nos llevar a mejorar nuestras decisions econmicas y
comerciales, pero en ningn caso significa otra cosa que un
paso, si bien decidido, con proyecciones que en el future tam-
bin sern limitadas. Es en la integracin general de Amrica
latina donde encontraremos en un future la fuerza dinmica
para desarrollar nuestras economas, en las condiciones que
exige el mundo modern y que exigen, tambin, los pueblos la-
tinoamericanos. Los acuerdos de la subregin andina son irre-
versibles; pero no son bastantes para satisfacer nuestro intent.
Esto se lograr por complete slo con el mercado comn
de toda la region latinoamericana. Ese mercado no es cosa de
los Gobiernos: es asunto de los pueblos, desde Universidades a
empresas, desde los polticos a los trabajadores, como deca
Bello, hablando a nombre de Chile:








"A juicio de Chile ha contribuido a frustrar esta unin tan-
tas veces promovida el que se ha querido una Liga de Gobiernos
ms bien que de pueblos; el que se ha tratado ms de unir las
fuerzas materials, los elements de poder, que de estrechar
entire s los pueblos, de destruir las barreras que los alejan, de
extender en cuanto es possible para cada americano los lmites
de la patria, de armonizar los elements de progress que cada
Estado posee con los dems Estados, para dar mayor impulso
y desarrollo a la prosperidad y engrandecimiento de todos".
En la subregin ya estn en march los studios de secto-
res con gran significado para nuestras economas como el acuer-
do petroqumico, que ser firmado en pocos das ms y signifi-
ca el reemplazo de cerca de 200 millones de dlares de importa-
cin annual, para la subregin; la industrial electrnica que hoy
da evoluciona a pasos agigantados; la industrial qumica y de
mquinas, herramientas, son tambin sectors que sin duda per-
mitirn desarrollar la iniciativa de nuestros empresarios y crear
oportunidades de nuevos empleos y mejores ingresos para los
trabajadores chilenos y de todos los pases de la subregin an-
dina.
Estas son las perspectives y, a la vez, las razones de lo que
hemos hecho para consolidar nuestros acuerdos con las nacio-
nes del Pacfico y Venezuela. Tambin en este caso el fortaleci-
miento de las relaciones comerciales traer consigo la consoli-
dacin de los vnculos polticos, la comprensin international,
el intercambio cultural y una slida amistad entire las naciones
de Amrica latina.
En la dcada de 1910 se planted en Chile la conveniencia de
un Mercado Comn chileno-boliviano. El planteo qued en pa-
labras.
En los mismos aos se hablaba entire nosotros, en trminos
visionarios, de la posibilidad de una Conferencia Arancelaria del
Pacfico, con Arica como centro. Pero ello qued en pura fic-
cin.
Esas ideas de hace 50 aos son ahora realidad plausible por
accin de un Gobierno que se atreve a enfrentar las necesidades
de Chile y su future.








Relaciones Diplomticas,

Comerciales y Culturales

con Cuba"'




por Renn Fuentealba








En primer lugar, hay un problema de orden constitutional
referente a la exclusive facultad del Presidente de la Repblica
para mantener las relaciones internacionales de Chile. He conse-
guido un extenso informed del asesor jurdico del Ministerio de
Relaciones Exteriores que dice as:

"1.-Los H. Senadores don Ral Ampuero y don Toms
Chadwick han presentado un proyecto de ley, cuyo artculo
nico seala:

"Se derogan y quedan sin efecto todos los decretos, resolu-
ciones y medidas administrativas que se han dictado a partir
del 27 de julio de 1964, por el Gobierno de Chile y los servicios
e instituciones pblicas que tienden a limitar o impedir las re-
laciones diplomticas, comerciales, culturales, las comunicacio-

(1) Intervencin del senador democratacristiano seor Renn
Fuentealba, en el debate sobre la mocin presentada por los senado-
res socialists Toms Chadwick y Ral Ampuero, en la Sesin del
H. Senado N? 39 especial en 31- 8- 67.








nes y el trnsito de personas entire nuestro pas y Cuba, y es-
pecialmente el acuerdo adoptado por el Consejo del Banco
Central en sesin N? 403, de 23 de abril de 1966 y publicado en
el "Diario Oficial" del 30 del mismo mes y ao.
"2.-La indicacin formulada por los H. Senadores Ampuero
y Chadwick, invade facultades que la Constitucin, en su artcu-
lo 72 N? 2 y, especialmente, en el N 16 ha entregado privativa-
mente al Presidente de la Repblica, por lo que, de aprobarse
dicha iniciativa se estara incurriendo en una violacin, no tan
slo de esas disposiciones constitucionales, sino adems del
artculo 49 de la Constitucin, base jurdica sobre la que des-
cansa todo el Derecho Pblico Chileno.
"3.-En efecto, el artculo 4? de la Constitucin Poltica del
Estado expresa:
"Ninguna magistratura, ninguna persona, ni reunin de per-
sonas pueden atribuirse, ni aun a pretexto de circunstancias
extraordinarias, otra autoridad o derecho que los que expresa-
mente se les hayan conferido por las leyes. Todo acto en contra-
vencin a este artculo es nulo".
"Como claramente se desprende de la disposicin citada, la
autoridad, dentro de nuestro rgimen constitutional slo puede
hacer aquello para lo cual se encuentra facultada, es decir su
actuacin, como rgano de poder del Estado, debe adems de
estar comprendida dentro de la esfera de competencia que se
le ha atribuido, no invadir otros campos que la Constitucin ha
previsto que sean cumplidos o realizados por otra autoridad.
De lo contrario, se estara incurriendo en nulidad.
"Ahora bien. Puede una ley llegar a regular toda clase de
materials? Ciertamente no.
"Si bien el legislator, dentro de nuestro rgimen constitu-
cional, dispone de un amplio campo, ste no puede llegar a abar-
car materials que el constituyente ha entregado a la competen-
cia de otras autoridades. Como seala Alejandro Silva Bascu-
n:
"El cuidado de la Carta de entregar determinadas materials
a la decision de otros rganos implica, asimismo, el rechazo de
toda posibilidad de resolucin legislative" (Tratado Derecho
Constitucional, Tomo III, pgina 150).
"As, pues, si la Constitucin le ha entregado al Presidente
de la Repblica la facultad de conducir las relaciones interna-
cionales (lo que se demostrar a continuacin) la iniciativa de







los H. Senadores Ampuero y Chadwick es, al tenor de lo dis-
puesto en el artculo 4 de la Constitucin, manifiestamente in-
constitucional.
"4.-El artculo 72 de la Constitucin Poltica dispone: "Son
atribuciones especiales del Presidente:
"169-Mantener las relaciones polticas con las potencias ex-
tranjeras, recibir sus Agentes, admitir sus Cnsules, conducir
las negociaciones, hacer las estipulaciones preliminares, con-
cluir y firmar todos los tratados de paz, de alianza, tregua, de
neutralidad, de comercio, concordatos y otras convenciones. Los
tratados, antes de su ratificacin, se presentarn a la aproba-
cin del Congreso. Las discusiones y deliberaciones sobre estos
objetos sern secrets si el Presidente de la Repblica as lo
exigiere y..."
"Un texto similar se consagraba en el artculo 73 No 19 de
la Constitucin de 1833.
"A travs de toda nuestra prctica constitutional se ha en-
tendido que la atribucin presidential de "mantener las rela-
ciones polticas con otras potencias extranjeras" comprende,
obviamente, la de iniciarlas, continuarlas, suspenderlas, termi-
narlas o restablecerlas.
"La amplitud de la disposicin constitutional en cuanto a
hacer del mantenimiento de las relaciones polticas con las po-
tencias extranjeras una atribucin especial del Presidente de la
Repblica, no tiene otras limitaciones que las que expresamente
establece la Constitucin; es decir, no poder declarar la guerra
sin previa aprobacin de ley (Art. 72 No 15); no poder ratificar
un Tratado sin previo acuerdo del Congreso. (Art. 43 N? 5); no
poder nombrar Embajadores y Ministros Diplomticos sin pre-
via aprobacin del Senado (Art. 72 No 5); y no poder salir del
territorio national sin acuerdo del Congreso (Art. 43 N? 2).
"Fuera de esas limitaciones, el Presidente de la Repblica
dispone de las ms amplias atribuciones para poder llevar a
cabo el cometido que le confi la Constitucin. Desde el mo-
mento que otra autoridad pudiese intervenir en la conduccin
de las relaciones internacionales se estara, en el fondo, desco-
nociendo, o, al menos, entorpeciendo gravemente esa facultad
que la Constitucin confi solamente al Presidente de la Rep-
blica.
"As, pues, las atribuciones del Congreso Nacional en lo que
respect a la mantencin de las relaciones internacionales es-








tn limitadas a los casos excepcionales y taxativos sealados,
entire los cuales no se encuentra la iniciativa para mantener re-
laciones con potencias extranjeras, ni menos an, para resta-
blecer relaciones diplomticas, comerciales o culturales con otro
Gobierno. Ello es atribucin solamente del Presidente de la
Repblica.
"5.-Podra argumentarse que el hecho de que la Constitu-
cin, en su Art. 72, emplee la expresin "atribuciones especiales"
y no la de "atribuciones exclusivas" (usadas en los artculos 39,
42 y 43 al enumerar las facultades de la Cmara de Diputados,
del Senado y del Congreso Nacional respectivamente) significa
que otras autoridades, distintas al Presidente de la Repblica,
podran tambin ejercitar esas atribuciones; pudiendo en ese
caso, por la va legislative disponerse el restablecimiento de re-
laciones diplomticas, comerciales o culturales con otro Gobier-
no extranjero.
"Sin embargo, esa possible interpretacin no puede aceptarse.
Si el constituyente us la expresin "especiales" en lugar de
"exclusivas" fue para armonizar el texto del Artculo 72 con el
del Artculo 75, segn el cual "todas las rdenes del Presidente
de la Repblica debern firmarse por el Ministro del Departa-
mento respective, y no sern obedecidas sin este esencial requi-
sito".
"Para la Constitucin un acto realizado exclusivamente por
el President de la Repblica carece de fuerza jurdica obligato-
ria. Requiere de la firma de por lo menos un Ministro, lo que
no sucede con las atribuciones del Congreso o de sus ramas,
las que efectivamente, son "exclusivas".
"Por lo dems, basta una somera lectura de las atribuciones
sealadas al Presidente de la Repblica en el Artculo 72 para
percibir que todas ellas no podran ser ejercidas por la va le-
gislativa. Acaso, por ejemplo, mediante una ley podra nom-
brarse a un Ministro de Estado o a un Intendente?
"6.-La gran mayora de los tratados chilenos de Derecho
Constitucional (se han consultado prcticamente casi todos) no
estudian la posibilidad de que mediante una ley puedan regu-
larse materials concernientes a la mantencin de las relaciones
internacionales, lo que se explica en consideracin a la claridad
del texto constitutional, el cual, por ello mismo, no require de
un mayor anlisis.







Solamente dos autores, los seores Jorge Huneeus y Ale-
jandro Silva Bascun, tratan este problema. El primero de
ellos afirma:
"Podra alguien obligar al Presidente de la Repblica a
proveer una legacin, si fuere en su concept perjudicial o in-
til? Nos parece evidence que no, y esto solo basta para probar
que el Congreso no debe proponer la creacin de legaciones sino
a peticin del Ejecutivo o de acuerdo con ste. Podr negarse a
autorizar la creacin solicitada por el Ejecutivo, pero no debe
iniciar proyectos referentes a asuntos en los cuales la iniciativa
corresponde al Presidente de la Repblica, como consecuencia
natural de los deberes y graves responsabilidades que le impone
la parte 19 del artculo 73 de la Constitucin". (La Constitucin
ante el Congreso, Tomo II, pg. 134).
"Por su parte, el seor Silva Bascuan seala:
"La atribucin que se confa al Presidente de la Repblica
de iniciar, continuar, suspender o dar trmino a las relaciones
polticas de Chile con los Estados y dems personas jurdicas de
Derecho Internacional, asume creciente importancia en razn
de la interdependencia, por moments ms ntima y honda, que
caracteriza la existencia contempornea.
"Si tal material es atribucin especial suya, quiere decir que
en su campo est facultado el Presidente de la Repblica para
determinar su actuacin libremente y sin previo dictamen ni
concurso de ninguna otra autoridad u rgano del Estado".
"(Tratado de Derecho Constitucional. Tomo III. Pg. 362).
"Estos mismos autores recuerdan un caso similar al que
motiva este studio. El ao 1874 el Presidente solicit una par-
tida de Presupuesto para sostener una legacin en Francia y la
respective Comisin del Senado fue partidaria de concederla,
pero en Londres. El informed fue rechazado por 10 votos contra
3 despus que don Andrs Bello sostuvo que las Relaciones Di-
plomticas deban ser dirigidas solamente por el Presidente de
la Repblica y nadie ms. J. Huneeus. Obra cit., Tomo II, pg.
141, y Alejandro Silva Bascun. Obra citada, Tomo III, pg.
362).
"7.-Finalmente, cabe agregar que es tan evidence la facul-
tad que en esta material tiene el Presidente de la Repblica, que
de aprobarse el proyecto de ley, en la forma como ha sido pre-
sentado, para que pudiese llevarse a efecto de un modo real y
eficaz, se requerira de todos modos, ser complementado con








la ejecucin de una series de actos privativos del Presidente de
la Repblica, los cuales no se encontrara obligado a realizar,
ni siquiera en el event de que el proyecto de ley de los senado-
res Ampuero y Chadwick prosperara. As, pues, se requerira en-
tablar negociaciones preliminares, firmar un acuerdo bilateral
restableciendo las relaciones, enviar agents diplomticos a Cu-
ba, admitir los que este pas enve, actos todos ellos que sola-
mente pueden ser ejecutados por el Presidente de la Repblica,
a travs del Ministerio de Relaciones Exteriores.
"Ello confirm, una vez ms, que la facultad de conducir
las relaciones internacionales compete tan slo al Presidente de
la Repblica.
"Santiago, 27 de junio de 1967.
"(Fdo.): Edmundo Vargas C., Asesor Jurdico".
Adems de este problema de orden constitutional, hay aqu
uno de carcter legal que dice relacin al cumplimiento por
parte de Chile de un tratado international, como es el Tratado
de Asistencia Recproca de Ro de Janeiro, ratificado, naturalmen-
te, por el Congreso Nacional y que, en consecuencia, constitute
una ley para nuestro pas.
Cuando el seor Alessandri rompi relaciones con Cuba, ex-
pres que lo haca en cumplimiento de ese tratado. Y su decla-
racin, que fue bastante extensa, tuvo various prrafos, de los
cuales slo le uno muy pequeo en la sesin anterior. Al dar
cuenta al pas de la ruptura de relaciones con Cuba, el seor
Alessandri dijo lo siguiente:
"Ha sido y es principio fundamental de la poltica interna-
cional de Chile el fiel y exacto cumplimiento de los tratados y
el respeto por los acuerdos que, dentro de sus disposiciones, se
adopten democrticamente por las mayoras necesarias.
"Sin faltar a ese principio no puede dejarse incumplida la
reciente resolucin sobre Cuba. El no cumplirla implicara un
grave precedent y significara, tarde o temprano, el retiro de
Chile del sistema jurdico interamericano, especialmente del
TIAR, en cuya elaboracin y fiel aplicacin ha cabido siempre
a nuestro pas una participacin destacada. Las consecuencias
que de un hecho as derivaran para Chile podran ser muy gra-
ves, ya que el tratado aludido es una garanta eficacsima en el
resguardo de la integridad territorial y de la soberana de los
Estados signatarios".







De hecho, todos los tratados internacionales alguna limita-
cin implican a la soberana national. Precisamente, los comen-
taristas del Tratado Internacional de Ro de Janeiro dicen que
una de sus caractersticas consiste en el hecho de establecer
una especie de limitacin de la soberana.
Aqu no est en discusin la constitucionalidad o inconsti-
tucionalidad del tratado; ni siquiera interesan los aspects ju-
ridicos, porque much ms importantes que ellos son los-asun-
tos de orden poltico involucrados en esto.


POSITION DEL GOBIERNO DEL SEOR FREI Y ACTITUD
DE FIDEL CASTRO

Antes de asumir el mando el seor Frei, cuando era Presi-
dente electo, en una conferencia de prensa celebrada en la Sa-
la Camilo Henrquez, interrogado especialmente por el periodis-
ta George Nathanson, de "Los Angeles Time", sobre cul seria
su posicin al asumir su Gobierno con respect a Cuba y a la
OEA y su opinion sobre la actitud que ha asumido Mjico de
no reconocer el mandato de la OEA, express:
"Considero que nuestro pas, al asumir nosotros el Gobier-
no, estar en situacin, por el hecho mismo de que habr ter-
minado la campaa electoral norteamericana y el Gobierno de
Estados Unidos estar ya con la tranquilidad suficiente para
poder mirar este problema" -en ese moment se desarrollaba
una campaa presidencial- "de iniciar una accin que espero
sea conjunta, y no individual, con otros Estados americanos,
para buscar una solucin pacfica al problema de Cuba, que,
fundamentalmente, signifique el respeto de la autodeterminacin
de los pueblos y la no intervencin en sus problems internos".
Porque en esta material est el problema de la autodetermina-
cin de los pueblos, pues los cubanos tienen derecho a darse el
sistema de Gobierno que crean convenient.
Desde el primer instant hubo un propsito pblicamente
declarado de parte del actual Primer Mandatario, de dar todos
los pasos necesarios para revisar la situacin de Cuba. Las res-
puestas que recibimos fueron siempre negatives. Jams hubo
el menor estmulo de parte del Primer ,Ministro Cubano para
que el Gobierno de Chile continuara en esa tarea. Desde el pri-








mer instant en que el Gobierno asumi el mando, o; ms bien
dicho, desde el moment en que el actual Presidente de la Re-
pblica- fue elegido- en las -urnas, comenzaron los ataques de
parte del Primer Ministro cubano en contra del Gobierno de
Chile.' Aun antes de la Conferencia Tricontinental, en un dis-
curso pronunciado por el seor Castro en septiembre de 199,
se haca mofa de este experiment que todava no se comenzaba
a realizar en Chile: la revolucin en libertad.
Despus del discurso a que me refiero, vino la Conferencia
Tricontinental de La Habana. Al respect, nosotros reconocemos
-lo hemos dicho pblicamente, e incluso en las Naciones Uni-
das- el derecho que asiste a los partidos revolucionarios y a
los marxistas para celebrar todas las conferencias internaciona-
les que deseen. En consecuencia, el hecho mismo de haberse
realizado una conferencia tricontinental no nos molesta; todo
lo contrario, lo consider interesante, pues permit conocer los
problems, las ideas y las tcticas de las ideologas que se dis-
putan el poder en los distintos pases del mundo. Lo que nos
molest de la Conferencia Tricontinental de La Habana fue el
hecho de que en ella se adoptaran acuerdos que, precisamente,
violan los principios que Chile ha defendido en forma ardua
durante tantos aos, cuales son los de autodeterminacin y no
intervencin. En efecto, las resoluciones tomadas en esa Con-
ferencia estimulan la subversin para derrocar los Gobiernos
latinoamericanos, sin distinguir entire legtimos e ilegtimos,
pues, a su juicio, todos ellos, sin excepcin, son tteres del im-
perialismo. Esa Conferencia Tricontinental viene, pues, a sumar-
se a las diatribas que ya haba lanzado el seor Castro en con-
tra de nuestro Gobierno. Pues bien, a pesar de eso, nosotros se-
guimos siendo partidarios de buscar una solucin al problema.
Pero, evidentemente aquello no puede dejar de considerarse.


Elementos involucrados en una negociacin

El problema del restablecimiento de relaciones con Cuba
supone una negociacin diplomtica, que puede ser ms o me,
nos larga, en la cual, lgicamente, hay involucrados elements
de diferente naturaleza que no pueden ser dejados de mano.








a) Posicin beligerante de Cuba.


Por de pronto, no se puede prescindir de la permanent ac-
titud beligerante mantenida por el Gobierno cubano en contra
del Gobierno chileno. As, por ejemplo, en la ltima conferencia
de OLAS se adopt una resolucin sobre la asistencia sovitica
a pases como Chile. Nosotros estamos impuestos de las difi-
cultades que hubo entire los delegados asistentes a esa reunin.
Con motivo de tratarse el problema de la asistencia tcnica y
financiera de la Unin de Repblicas Socialistas Soviticas y de
otros pauses socialists a las naciones latinoamericanas, como,
por ejemplo, a Chile, hubo violentas discusiones en el seno de
la Organizacin Latinoamericana de Solidaridad, como lo se-
flala un periodista enviado especialmente a la Conferencia.
"Pero al tercer dfa de las deliberaciones" -dice- "los moti-
vos de discrepancia estaban demasiado definidos y el acoso de
los partidos comunistas ortodoxos por parte de la tendencia
que inflexiblemente iba delinendose era demasiado agudo, co.
mo para que se continuaran depositando ofrendas verbales en
el altar de la unidad. Las delegaciones paritarias, como la chi-
lena, comenzaron simplemente a neutralizarse en las votaciones;
en las otras, donde los PC ejercan el control, ellos empezaron a
aplicar rigidamente el sistema de las mayoras".
Luego seala: "... la franqueza verbal de los cubanos, es-
pecialmente el president de su delegacin, Armando Hart, y
la agresividad de los delegados comunistas otodoxos", fue una
una caracterstica muy peculiar de esa Conferencia international.
Despus, refirindose a la labor de la Comisin III, dice:
"Ha sido en la Comisin III, especficamente, donde la cri-
tica a la estrategia sovitica en Amrica latina tuvo principal
exponente en dos fundamentals resoluciones, que no lo son
tanto por su texto o por su destino (la referente a la URSS no
tendr circulacin pblica), como por la intencin de los cu-
banos y de la mayora de las delegaciones nacionales, de que-
dar con las manos libres de los viejos compromises tcticos con
la URSS: por su evidence propsito de borrar y empezar de
nuevo, sobre todo despus de las conversaciones de Glassboro".
Aade que se debati, hasta agotarlo, el asunto de la con-
dena a la asistencia econmica que la Unin Sovitica propor-
ciona a las oligarquas continentales, y que la votacin de este
tema fue concluyente. Luego aade que la discusin fue tan







violent, que uno de los delegados chilenos, el Diputado Jorge
Montes, incluso fue invitado a salir de la Conferencia por el
seor Hart. Hasta ese extremo lleg la discusin sobre el pro-
blema de la asistencia tcnica y financiera de la Unin Sovitica
a los pauses latinoamericanos y a Chile.
Agrega el periodista:
"Sobre la madrugada, antes de votar, el Diputado comunis-
ta chileno Jorge Montes intent la ltima carta:" -parece que
esta persona asisti a la Conferencia-. "Los Partidos Comunis-
tas" -dijo- "se retiraran de la Comisin (y tal vez de la Con-
ferencia) si se insista en la condenacin de la URSS.
"Armando Hart tena la respuesta lista:
"Se nos acusa de anticomunistas y antisoviticos porque
vamos a votar esta mocin. Esto significara acusar de antico-
munista y antisovitico al compaero Fidel Castro. Hasta ese
absurdo se puede llegar. Algn compaero ha planteado que se
retirara de la Comisin" -se refiere al seor Montes-. "Cada
uno tiene el derecho a retirarse, pero eso constitute una amena-
za. Deben saber que la Revolucin Cubana jams ha aceptado
amenazas de nadie. Si alguno se quisiera ir, debe saber que se
ir por la puerta de la derecha".
Pues bien, respect de la discusin sobre la asistencia tc-
nica por parte de la Unin Sovitica y de los pauses socialists,
concretamente al caso de Chile se adopt una resolucin que
dice lo siguiente:
"Se denomina "Denuncia a la ayuda tcnica y financiera que
prestan algunos pauses a los gobiernos tteres de la Amrica
latina", y dice en sus considerandos: "que actualmente se des-
arrolla una tendencia en algunos estados del campo socialist
a prestar ayuda tcnica y financiera a esos gobiernos tteres";
y que "esta ayuda, lejos de promover una rectificacin, alienta
a esos gobiernos a mantener, impunemente, su criminal complici-
dad con el bloqueo econmico imperialista contra Cuba". Esa
ayuda contributee a engrosar los recursos de las oligarquas y
a mitigar las graves dificultades econmicas que afrontan esos
gobiernos, y todo ello en contradiccin manifiesta con las as-
piraciones de los oprimidos y de los explotados". Tambin, que
"Se revierte en contra de los movimientos revolucionarios de
aquellos pases donde se est librando la lucha armada, porque
la misma proporciona recursos adicionales a los gobiernos tte-
res que tratan de sofocarla" y se concluye que la ayuda "afecta







el prestigio de la causa revolucionaria" y "crea gran confusion
en las masas y en las filas del movimiento liberador". Por todo
ello, la Conferencia declarar:
"Que la ayuda tcnica y financiera que se brinda a los go-
biernos tteres por los pases socialists viola los principios de
la solidaridad y, por consiguiente, no debe prestarse".
Seor Presidente, este acuerdo de la Conferencia de OLAS,
por lo dems, ya sonaba en nuestros odos much antes de su
realizacin. El Frente de Accin Popular -parece-- y el Partido
Socialista, en particular, haban reclamado pblicamente, en dis-
cursos pronunciados dentro de Chile, por el hecho de que la
Unin Sovitica prestara ayuda tcnica y financiera al Gobier-
no de nuestro pas, a la Repblica de Chile. De manera que s-
ta no es sino una resolucin que concrete el pensamiento del
Partido Socialista chileno.
Pues bien, estos acuerdos fueron publicados en la revista
"Marcha", de Montevideo, el 11 de agosto de 1967, en el N? 1.365.
La revista en referencia da cuenta de varias determinacio-
nes ms, que no es del caso analizar en este instant, pues no
vengo aqu a hacer un examen de OLAS, sino que estoy sea-
lando que el problema del restablecimiento de relaciones inter-
nacionales con Cuba no es tan sencillo; supone una negociacin
larga, porque hay -repito- involucrados muchos elements.
Uno es el de las continues ofensas inferidas y tiranteces provo-
cadas por el Primer Ministro cubano en contra de Chile, y la
actitud de ese gobernante de auspiciar que no se proporcione a
nuestro Gobierno ninguna clase de asistencia tcnica ni finan-
ciera, ni de ningn orden, por la Unin Sovitica y por los pa-
ses socialists, actitud que, creo, est en contradiccin flagrante
con el. propio pensamiento de Sus Seoras. Yo no encuentro
lgica la posicin del Frente de Accin Popular sobre esta ma-
teria.
Estamos en un debate en que podemos intercambiar ideas.
Aqu no se trata de quin gana, sino de ver los elements invo-
lucrados en este asunto tan important.
Por un lado -lo acabamos de or esta misma tarde, y tam-
bin lo hemos escuchado en los discursos de ayer- se nos pide
el rompimiento con todo el sistema interamericano; que nos re-
tiremos de la OEA; que rompamos con el imperialismo; que
ojal rompamos con Estados Unidos; que nacionalicemos todas
nuestras riquezas; que hagamos una poltica antiimperialista y








a~tiyanqui violent como la preconizada por la Conferencia
Tricontinental. Por otro, se dice a los Estados socialists que
por ningn motivo presten ayuda de ninguna especie a este
pas. Qu pretenden, entonces, Sus Seoras?
Por un lado, desarrollar una poltica antiimperialista, rom,
per relaciones con Estados Unidos, que nos retiremos del siste-
ma interamericano, y, por otra parte, que los pauses socialists
nos nieguen toda clase de ayuda tcnica y financiera.
Acaso los parlamentarios del FRAP, no son antiimperialistas
y no nos dicen diariamente que debemos liberarnos del impe-
rialismo?
Cmo vamos a apoyarnos? Por qu& quieren que este pas,
que es pequeo, que geogrficamente est aislado en el ltimo
rincn del mundo se eche sobre sus hombros todos los proble-
mas del mundo, y sin contar con la colaboracin y solidaridad
de otros paises? No entiendo esta posicin del FRAP.
He dicho que en forma permanent Sus Seorias proponen
que Chile mantenga una poltica violentamente antiimperialista;
que se retire de laOEA y que rompa con todo el sistema inte-
ramericano, al cual ustedes condenan.
Sus seoras no son francos, no lo dicen; pero se es el
fondo de lo que persiguen.
Este element debe ser considerado en cualquier intent,
en cualquier studio serio que se pretend hacer respect de
la posibilidad de restablecer relaciones con Cuba.

b) Violacin del principio de no intervencin.

Hay, adems, un segundo element. Es necesario tener en
cuenta la continue violacin, por parte del Gobierno de Cuba,
del principio .de no intervencin.
En efecto, en la Conferencia Tricontinental de La Habana
se dijo, con relacin a este punto, lo siguiente:
"Los pueblos de los tres continents deben responder a la
violencia imperialista con la violencia revolucionaria, tanto para
salvaguardar la independencia national duramente conquistada,
como para lograr la liberacin de los pueblos que luchan por sa-
cudir el dogal colonialista. Ya los pueblos subyugados y explo-
tados por el imperialismo van adquiriendo conciencia de que,
en las actuales circunstancias histricas, alli donde estn cerra-








das las vas legales por la presin y el predominio de los mono-
polios yanquis y donde el imperialismo y sus lacayos realizan
represin y persecucin, la lucha armada es el canal eficaz para
alcanzar la victoria. Por lo tanto, debemos apoyar y desarrollar
plenamente las diversas formas eficaces de lucha, incluyendo la
lucha armada".
Despus, en las resoluciones generals -slo leer la parte
pertinente-, se dice:
"La Conferencia proclama el derecho y el deber de los pue-
blos de Asia, Africa y Amrica latina y de los Estados y gobier-
nos progresistas del mundo a facilitar apoyo material y moral
a los pueblos que luchan por su liberacin o son agredidos
direct o indirectamente por potencias imperialistas". iApoyo
material!
Repito que respect de la Conferencia Tricontinental, hemos
mantenido una actitud de critica y condenado aquellos acuerdos
que significant violacin del principio que Chile siempre ha de-
fendido: el de la no intervencin.
A nuestro juicio, tal principio result violado por los acuer-
dos de la Conferencia Tricontinental de La Habana y, adems,
ha sido permanentemente quebrantado, no slo por Estados Uni-
dos, que, por supuesto, lo ha transgredido en forma reiterada.
sino que tambin est siendo vulnerado por el Gobierno de Cuba,
el cual procura, incluso, que otros lo violent.
Consideramos peligroso para nuestros pueblos que sea vio-
lado el principio de no intervencin. Estas violaciones son fla-
grantes, y han tenido lugar despus que en la Asamblea Gene-
ral de las Naciones Unidas, en 1965 y 1966, se han adoptado
sendas resoluciones, prcticamente por la unanimidad de los pa-
ses que la componen, condenando los actos de intervencin.
Por ejemplo, en 1965, la resolucin 2.131 -la leer porque,
incluso, inicialmente fue propuesta por la Unin Sovitica, y al-
gunos pauses la complementaron con el asentimiento y aproba-
cin de la URSS, que la vot favorablemente- dice lo siguiente:
"Ningn Estado tiene el derecho de intervenir direct o in-
directamente, y sea cual fuere el motivo, en los asuntos internos
o externos de cualquier otro. Por lo tanto, no solamente la in-
tervencin armada, sino tambin cualesquiera otras formas de
ingerencia o de amenaza atentatoria de la personalidad del Es-
tado, o de los elements politicos, econmicos y culturales que
lo constituyen, estn condenadas".








Luego agrega:
"Ningn Estado puede aplicar o fomentar el uso de medidas
econmicas, polticas o de cualquier otra ndole para coaccionar
a otro Estado, a fin de lograr que subordine el ejercicio de sus
derechos soberanos u obtener de l ventajas de cualquier orden.
Todos los Estados debern tambin abstenerse de organizer, apo-
yar, fomentar, financial, instigar o tolerar actividades armadas,
subversivas o terrorists encaminadas a cambiar por la violen-
cia el rgimen de otro Estado, y de intervenir en una guerra
civil de otro Estado".
Este fue el acuerdo adoptado, por unanimidad, en la Asam-
blea General de 1965.
En 1966 fue todava perfeccionada esta resolucin. Se dijo
ese ao que las Naciones Unidas "condenan todas las formas de
intervencin en los asuntos internos o externos de los Estados
y de los pueblos, ya que sta constitute la principal fuente de
peligro para la causa de la paz en el mundo entero". Agrega
este acuerdo: "Advertir a aquellos Estados que intervienen por
las armas o mediante el auspicio o la organizacin de activida-
des subversivas, terrorism u otras formas de intervencin in-
directa en los asuntos internos o externos de los Estados, en
violacin de la Carta de las Naciones Unidas y de la Declaracin,
sobre la inadmisibilidad de la intervencin, pues con ello asu-
men ante todos los pueblos la responsabilidad de todas las con-
secuencias que puedan derivarse de ello, incluso para esos mis-
mos Estados". Esta resolucin fue adoptada tambin con el voto
favorable de la Unin Sovitica.
Aqu se ha hablado much de la independencia que sobre
esta material mantiene Mjico. Debo decir que el principal autor
y redactor de las frases que se refieren a la subversin fue el
Subsecretario de Relaciones de Mjico y president de la delega-
cin mejicana a la Asamblea General, seor Garca Robles.
El seor Robles express en su discurso lo siguiente: "A la
luz de los hechos aducidos en este debate, muchos de los cuales
son obviamente exactos o incontrovertibles, se impone la con-
clusin de que an estamos lejos de esa meta y de que el ao
que est a punto a terminar ha sido y contina siendo testigo
de numerosas intervenciones direct e indirectamente de toda
ndole: intervenciones armadas, intervenciones econmicas, in-
tervenciones polticas, intervenciones subversivas e intervencio-








nes terrorists. De ah que mi delegacin estime que-la apro-
bacin unnime por la Asamblea de una resolucin como poda
ser la que resultase de la amalgama del proyecto de la Unin
Sovitica y de las enmiendas latinoamericanas, entire cuyos die-
cinueve copatrocinadores figure Mjico, constituira una media
aconsejable y constructive en el moment presente. Pronunci
un largo discurso.
Sobre el mismo particular, el seor Seydoux, delegado de
Francia, pas que se mantiene en un plano de total independen-
cia frente al imperialismo norteamericano, al efectuar un an-
lisis de las distintas formas de intervencin, deca: "Hay que
agregar que existen otras formas de intervencin. Mencionar,
en especial, las que se refieren a la subversin: Entrega de sub-
sidios a elements de la oposicin de un pas dado; propaganda
hostile contra un pas, por todos los medios que permit la tc-
nica actual de radiodifusin, a los que pronto habr que temer
que se agreguen las comunicaciones por intermedio de satlites;
entrenamiento de terrorists o guerrilleros; suministro a estos
ltimos de medios de transport e, incluso, sostn military para
perpetrar agresiones en territorio extranjero".
Este delegado francs va much ms lejos en lo que estima
actos de intervencin y se refiere, incluso, a la propaganda de
radio que puede provenir de un pas extranjero, como sera,
por ejemplo, el caso de la que hace Radio La Habana en su
onda corta, en que continuamente menciona a Chile. No s si
seguir hacindola an, pero durante un tiempo bastante largo
hubo una audicin especialmente dedicada a Chile.
Pues bien, esta actitud del Gobierno cubano, permanente-
mente violatoria de los acuerdos sobre no intervencin adopta-
dos por el organismo mundial ms respectable, la Asamblea Ge-
neral de las Naciones Unidas, es un nuevo element que debe
ser considerado en las negociaciones diplomticas que pudiera
haber, destinadas a restablecer relaciones con Cuba, pues es de
toda evidencia que habra que obtener alguna garanta en el
sentido de que los acuerdos sobre no intervencin no continue.
rn siendo quebrantados.

SISTEMA INTERAMERICANO

En cuanto al Tratado de Ro de Janeiro, nuestro partido,
antes de ser Gobierno y despus de serlo, ha sostenido la ne-








cesidad de hacer una revision del sistema interamericano y de
los tratados que componen en conjunto este sistema. Incluso,
este Gobierno ha sido auspiciador de reforms en la Carta de
la Organizacin de Estados Americanos, reforms que dicen re-
lacin especialmente a la accin econmica que debe desarrollar
este organismo international para lograr la independencia de
nuestro pas, su liberacin definitive del imperialism.
Naturalmente, no hemos logrado obtenerlo todo.
No son una panacea, ni constituyen el anhelo del Gobierno
de Chile en su totalidad, por lo menos el de los senadores del
PDC. Pero hemos hecho el esfuerzo.
Creemos que hay que revisar el sistema interamericano; es-
tamos de acuerdo en ello. Estimamos que estos tratados, como
el de Ro de Janeiro, deben ser revisados, porque evidentemente
contienen tambin clusulas o disposiciones que pueden consti-
tuir un peligro para Chile.
El problema de la reanudacin de relaciones pon Cuba es de
orden constitutional, de orden legal y, sobre todo, un problema
que involucra una negociacin diplomtica, la cual, a su vez,
lleva envueltas delicadas cuestiones de tipo international, que
ldgicamente requieren que haya un Gobierno que acte, pero no
por ley.


Otras consideraciones.

El Honorable seor Teitelboim, al comienzo de su exposi-
cin, expresaba que respect de este asunto la intervencin del
Congress era indispensable y que la ley o la Constitucin Po-
ltica de ninguna manera haban privado al Congreso Nacional
de su facultad de legislar sobre la material.
Se ha sostenido de manera clara que el rompimiento de
relaciones con Cuba est viciado legalmente, jurdicamente.
Por nuestra parte, afirmamos que la direccin de las rela-
ciones internacionales corresponde al Presidente de la Repbli-
ca. Precisamente, todas las cuestiones tan delicadas envueltas
en este caso particular nos estn dando la razn y demostrando
la necesidad de que sea una persona, el Jefe del Estado, quien
conduzca toda esta negociacin.
Nadie podra aseverar en este recinto que, por el hecho de
haber establecido Chile relaciones con la Unin Sovitica y los







pases socialists sin autorizacin del Congreso Nacional y sin
autorizacin de ley, esas relaciones se encuentran viciadas.
Con el argument expuesto por los Honorables seores Tei-
telboim y Ampuero, uno podra llegar a pensar que el estable-
cimiento de relaciones con la Unin Sovitica y los pauses so-
cialistas de la rbita sovitica est viciado porque no fue auto-
rizado por una disposicin legal; que careciendo el Presidente
de la Repblica de la facultad exclusive de establecer relacio-
nes diplomticas con nadie, ha debido dictarse una ley.
Nosotros sostenemos lo contrario. De acuerdo con la apli-
cacin invariable de ese precepto constitutional y con el criterio
que siempre ha imperado en estas materials, nadie haba puesto
jams en duda que sta es una facultad del Presidente de la
Repblica.
Respecto del problema de fondo -las relaciones con Cuba-,
afirmo que en definitive es un problema extraordinariamente
delicado y serio, que exige por lo menos una condicin previa
y fundamental: que haya siquiera un gesto, una indicacin, una
declaracin del Gobierno cubano tendiente a borrar los denues-
tos e improperios que ha lanzado a travs de tantos discursos
en contra del Gobierno de Chile y del Presidente de la Repblica
y que abra verdaderamente una puerta para que esa negocia-
cin pueda llevarse a cabo sobre la base del respeto a la inde-
pendencia y dignidad de nuestro pas, tantas veces pisoteado
por el Primer Ministro cubano.
Esa es nuestra posicin.








A propsito de la


Unidad




Gonzalo Ojeda






Siempre hubo dentro del PDC diferentes formas de apreciar
los hechos sociales y polticos, y en ciertas ocasiones fundamen-
tales se manifestaron verdaderas tendencies bien diferenciadas
respect a la conduct que el Partido deba tomar.
Normalmente estas tendencies nunca se transformaron en
verdaderas "fracciones". Sin embargo, se podra mostrar que
ciertos grupos o personalidades tuvieron dentro del Partido una
influencia y un poder excesivos que no se compadecan con una
autntica democracia internal.
Pero la unidad y la democracia internal estuvieron condicio-
nadas durante much tiempo por la coyuntura que viva el Par-
tido, que lo haca trabajar casi exclusivamente en orden a ganar
el poder presidential. Esta perspective oscureca los otros pro-
blemas y determinaba en gran parte la solucin de los conflicts
internos, mejor dicho la postergacin de su solucin para tiem-
pos ms propicios.

Unidad para qu?

Durante los aos inmediatamente anteriores a la eleccin
presidential, la unidad fue subordinada al triunfo electoral. Esta
unidad y este triunfo electoral tuvieron su precio. El debate in-








terno dentro del partido fue empobrecido, y la ideologa anqui-
losada o incluso olvidada. En esa poca los esfuerzos. de la ju-
ventud del partido en orden a debatir ciertos problems y pro-
fundizar la ideologa, no fueron comprendidos y algunas veces
fueron incluso sofocados. En ciertas ocasiones la juventud plan-
te problems de tipo ideolgico durante la campaa presiden-
cial, por ejemplo, cuando en su Congreso de 1963 asumi una
posicin antiimperialista, y denunci la Alianza para el Progreso
como una plataforma de carcter imperialista; esto provoc cier-
tos problems, y uno de los principles arguments era que en
tiempos ,de campaa presidential no era convenient plantear
esas cosas. Tambin la juventud exigi en muchas ocasiones co-
nocer a fondo el Programa, y sin embargo esto no fue possible.
Con el tiempo ha quedado demostrado que estas debilidades
del partido en esa poca han tenido sus frutos en posteriores
problems para gobernar con eficiencia revolucionaria.
Adems de esto, durante esa poca la unidad fue debilitada
por el ingreso al partido de ciertos grupos o personas que en.
traron con intereses creados, de tipo econmico o poltico. Todo
esto se haca.en orden a obtener ms votos. Pero la ampliacin
masiva del partido, de manera inorgnica, y el ingreso de diri-
.gentes, o diputados, que entraron al PDC con la condicin de
continuar siendo dirigentes o diputados, tambin significaba la
incubacin de nuevos conflicts, dado que no eran grupos o per-
sonas que aceptaran la misma ideologa, o que tuvieran lazos
de comunidad con los militants del partido.
Algunos dirigentes se quejan hoy da de.que la doctrine no es
suficientemente conocida de los militants. Pero no basta que-
jarse, hay que ir a las races de los problems, y una de stas
es que muchos de los "dirigentes", sean parlamentarios, minis-
tros, etc., no slo; no conocen la doctrine sino que actan de
una manera diferente a la que corresponderla a un buen demo-
cratacristiano. Adems, el conocimiento de la doctrine debe ser
dinmico, debe posibilitar una conciencia crtica, y no la repe-
ticin de dogmas abstractos, y esa conciencia critica, en la me-
dida en que se ha manifestado en el partido, ha encontrado re-
sistencias. La unidad doctrinaria no puede significar-un freno
a la reflexin crtica.








LA UNIDAD EN ESTOS MOMENTS


"El problema de la realizacin del program re-
volucionario, su mayor o menor velocidad, el an-
lisis de las circunstancias concretas, etc., debe ser
planteado sobre la base de la unidad, el prestigio
exterior del partido, la solidez de sus resoluciones
y la seguridad de que no se est expuesto a con-
flictos internos graves.
"Por esta razn tenemos que evitar la formacin
de fracciones.
"Un partido unido, sin luchas internal, sin acu-
saciones graves entire militants, con capacidad pa-
ra reflexionar entire camaradas e introducir cam-
bios por la persuasion, y no por las votaciones
polmicas de asamblea, puede evidentemente lo-
grar las ms amplias rectificaciones de parte del
Gobierno". (Jaime Castillo, Poltica y Espritu N?
301, julio 1967, pg. 36).

Estamos de acuerdo en que la unidad del partido tiene que
ser en torno al program, y que para realizar un program re-
volucionario hay que fortalecer la unidad partidaria, para tener
una fuerza suficiente como para vencer a los enemigos.
Pero esta unidad tiene que partir de un diagnstico adecuado
de la actual realidad del partido. Nada sacaramos con pretender
fortalecer la unidad en base a concesiones de carcter ideol-
gico o programtico.
Es cierto que nadie ha mostrado con claridad y pruebas su-
ficientes la existencia dentro del partido de tendencies ideol-
gicas netamente antagnicas. Pero no evadamos el problema en
base a un formalismo poco realista.
La ideologa no necesita estar escrita para operar, ni necesita
actuar abiertamente como tendencia ideolgica o como fraccin
para dividir al partido. Todava tenemos la ventaja de que no
se opera abiertamente contra los intereses vitales del partido o
del pueblo, pero eso no significa que todo ande muy bien. Nadie
podra negar, de buena fe, la existencia dentro del partido de em-
presarios, capitalistas, dueos de funds y gente de grandes re-
cursos, que mantienen posiciones de poder importantes.
No se trata de reducir todo lo human al hecho de la clase







social, como podra aparecer en un cierto marxismo vulgar.
Pero un Partido DC para ser revolucionario debe exigir cierto
comportamiento revolucionario a sus miembros. Esto no se hace
por una adhesin puramente verbal a los principios. Es lgico
suponer que esos empresarios y capitalistas, vinculados a la
burguesia, participan ms de los intereses e ideologa burguesa
que de los intereses del proletariado y de la ideologa comuni-
taria. As como la unidad del partido normalmente exige que
nuestros militants no participan, por ej., en el Partido Comu-
nista, tampoco deberan participar en la Sociedad de Fomento
Fabril, o en la Cmara de la Construccin, etc, porque esas or-
ganizaciones de clase de la burguesa se oponen a nuestros prin-
cipios y programs.
El partido debe exigirles a todos sus miembros cierto com-
promiso, y no puede dejar al arbitrio de cada cual el compro-
meterse con organizaciones u empresas capitalistas. Mientras es-
te problema no sea solucionado la unidad internal siempre ser
frgil, dado que la participacin de obreros, campesinos u em.
pleados, provoca conflicts latentes o abiertos entire los dos
grupos.


El Problema de la "Lucha Interna".

Estamos perfectamente de acuerdo en que una lucha internal
en orden a repartirse el botn de la administracin pblica, o
en orden a disputarse las candidaturas parlamentarias, u otros
cargos, es nefasta para un partido que debe emplearse a fondo
en la lucha por transformar el pas. Este tipo de lucha no es
totalmente ajeno a nuestro partido, y debe en la media de lo
possible ser eliminada.
Pero si bajo el lema de suprimir esta "lucha internal" se
quiere acallar la crtica, o evitar el debate interno sobre todos
los problems que afectan al partido y al gobierno, entonces,
en vez de depuracin, lo que tendramos sera una especie de
sofocamiento dictatorial (algunos lo adjetivarn de fascista, otros
de estaliniano).
Respecto a las acusaciones graves entire militants quizs
sea necesario moderar cierto tipo de polmicas. Pero no hay que
olvidar que un partido revolucionario que ejerce el poder nece-
sita, para no burocratizarse, ejercer un amplio control y crtica







sobre dirigentes y militants. En esto ms bien habra que la-
mentar que muchas veces habiendo motivos reales y graves pa.
ra hacer acusaciones y aplicar sanciones, nuestros militants no
tengan los medios o el coraje de hacer tales acusaciones. El
Partido debera abrir los cauces institucionales para esta critica
y control: de tal modo que todos sus dirigentes puedan ser so-
metidos al fuego de la crtica popular. Aunque esto implique el
riesgo de ciertas arbitrariedades, es preferible la arbitrariedad
de los dbiles que el abuso o la corrupcin de los ms fuertes.
Si queremos evitar luchas internal y votaciones polmicas,
habra que modificar la estructura del partido, para que eso sea
possible. Por ej., habra que modificar el sistema de elegir re-
presentantes o candidates, de tal modo que en esas elecciones
se pueda escoger a los mejores, y que las bases no se sientan
presionadas y sofocadas por las "mquinas" electorales. Los di-
rigentes deben dar cuenta a las bases, pero de una manera en
que sea possible una autntica evaluacin y crtica.
Por otra parte hay que eliminar ciertos factors que entor-
pecen la democracia internal y la calidad de nuestros represen-
tantes.
Uno de estos factors distorsionadores es el dinero: el hecho
de que muchas veces en nuestras candidaturas, los candidates
hacen un derroche exagerado de dinero y propaganda de estilo
commercial es evidence que corrompe la democracia. Habra que
modelar estas conductas segn normas y estilos comunitarios.
Algunos pensarn que es utpico; seria la manifestacin ms
clara de que ellos no pueden ser dirigentes de una revolucin
comunitaria.

El Compaferismo.

Este valor no puede ser utilizado para adormecer al partido.
La primera norma del poltico es definirse. Aquel que quiera
contentar a todos en todo, terminar por no contentar a nadie
en nada. La primera condicin del compaerismo es la sinceri-
dad de propsitos. Adems, el compaerismo debe ser comple-
mentado por una autntica discipline.
Si al compaerismo son sacrificadas la lealtad al program
y a la ideologa del partido, a la larga el partido se convertir
en una "liga de compaeros" para favorecerse mutuamente y
profitar de los beneficios del gobierno.


i 67







El partido y el gobierno,


La relacin de partido y gobierno es muy important para
la unidad. Hubo un tiempo en que toda posicin crtica hacia
el gobierno o hacia el partido era mirada como una deslealtad.
Los militants deban subordinarse totalmente a los plan-
teamientos del gobierno, y por su part el gobierno no siempre
actuaba con el conocimiento previo del partido.
Algunos se explican esta situacin y los conflicts que de
ella derivan, por el hecho de que el partido estaba demasiado
adaptado a la oposicin, y que no se adapta a la situacin de
gobierno. Esta es una explicacin simplista que puede tener una
dosis de verdad, pero es insuficiente para explicar los conflicts.
En primer trmino, porque todo el partido hacia oposicin, los
que hoy ocupan los cargos de gobierno y los que siguen en sus
puestos de militants. Por lo tanto tampoco los actuales gober-
nantes "estaran preparados para gobernar", empezando por el
President, que ocupa por primera vez ese cargo.
Hoy se ha llegado a una situacin abiertamente conflictiva,
por el hecho del cambio de direccin del Partido. Esto no sig-
nifica necesariamente una ruptura, pero si exige readecuaciones
de los roles y conductas, tanto del partido como del gobierno.
El partido aprob el program de "Va no Capitalista de
Desarrollo", y coloc en la directive a un grupo de personas
vinculadas directamente a la elaboracin y presentacin de esas
nuevas ideas.
Este program de Va no Capitalista es el mnimo que debe
y puede hacerse para no frustrar la revolucin en libertad. Por
lo tanto, la unidad se plantea en torno a este program.
El gobierno tiene que poner en ejecucin este program,
no puede "vetarlo", aunque pueda naturalmente hacer modifi.
caciones administrativas o agregar elements para su mejor
cumplimiento.
Todo intent del partido para evadir el cumplimiento de
este program, o de parte del gobierno para vetarlo, por las ra-
zones que sean, slo tendr como fruto inmediato dentro del
partido, la frustracin masiva de los militants y la division del
partido.
El prestigio exterior del partido es important, y en ello
cabe exigir responsabilidad de ciertos grupos o fracciones de
parlamentarios, y otros dirigentes, que tratan de alterar los acuer-








dos del partido o "doblarle la mano" a sus autoridades. El par.
tido no puede aceptar que los que han perdido las discusiones
o debates internos, traten de utilizar la tribune parlamentaria
para doblegar la voluntad del partido, con ello slo quiebran la
unidad y corrompen el sentido de la fraternidad. Esas desleal-
tades deben ser controladas y sancionadas a tiempo.
No se puede separar totalmente al partido y al gobierno,
aunque ambos deban cumplir papeles un tanto diferentes. El
partido ha sido y debe seguir siendo el ms fuerte apoyo del
gobierno, ms an, su fuerza debe ser aumentada en nmero y
calidad para que su apoyo sea ms efectivo.
El gobierno no debe entender esta unidad, y el apoyo del
partido, como un apoyo incondicional y carente de sentido
critico. El gobierno tiene que cumplir el program aprobado por
el partido. Esta tarea muchas veces ha merecido y podr me-
recer dudas de parte de militants o dirigentes del partido; ello
es natural y debe ser aceptado por el gobierno como un legitimo
inters y control del partido sobre su obra. Porque el partido
no es un instrument al servicio de una persona o de un go-
bierno, sino que est al servicio del pueblo, para cumplir la
revolucin.
Para terminar, diremos que los conflicts del partido deben
ser aprovechados para mejorarlo, para transformarlo en una
verdadera herramienta revolucionaria. El compaerismo debe
ser alentado para aumentar la combatividad de nuestros mili-
tantes. Y que la Unidad del partido slo ser autntica en la
media de la adhesin de todos sus miembros a un program
y a una conduct revolucionaria. Para lograr ese objetivo es ne-
cesario luchar dentro y fuera del partido, y depurar al partido
de aquellos elements que son claramente contrarios a su pro-
grama e ideologa. Para unirnos tenemos que definir bien quie-
nes son nuestros amigos y quienes los enemigos.













Chile: Una Estrategia


Vlida0<








La reiterada frecuencia con que la prensa espaola se viene
ocupando de Chile -informativa y editorialmente- es sntoma
del inters con que la march de la Revolucin en Libertad es
seguida en el pas.
.Expertos en comentar todo lo comentable en la political in-
ternacional, se arrojan materialmente sobre el tema con tanta
impetuosidad que pareciera piensan en Espaa y escriben sobre
Chile. Y por cierto con escasa unanimidad. Mientras para G-
mez Tello (Arriba, 19-1-67) Eduardo Frei sigue "la tctica de
aceptar de los comunistas sus consignas y galopar a su lado",
para ABC (24-1-67), la democracia cristiana se coloc en Chile
entiree la amenaza revolucionaria y violent de los campesinos
y obreros y la voluntad de inmovilismo que caracteriza siempre
a los sectors agrario-integristas..."
Mientras, para el mismo ABC, "el gobierno de Frei se de-
claraba al margen de la confesionalidad estricta", otros comen-
tarios presentan a la DC chilena como apoyada por, y en, el
electorado catlico, olvidando, en esto de la "confesionalidad"
de la democracia cristiana, casos de gobiernos confesionales
que nada tienen que ver con esa doctrine.

(1) Revista "El Ciervo", abril de 1967.








Algunas otras opinions contradictorias podran citarse. Se
reduce a tres:
1) La izquierda marxista present el caso chileno como un
paulatino aburguesamiento y abandon de los objetivos de la
revolucin. Aun aqu habra que hacer distinciones, ya que sec-
tores marxistas de Francia e Italia siguen con gran inters las
realizaciones del gobierno Frei.
2) La derecha poltica muestra a Frei como un "precomu-
nista" y no le perdona que el norte y gua de su poltica no haya
sido constituir "un dique contra el comunismo". Llega al extre-
mo de calificar de "inquietante" que Frei pusiese al frente de la
Reforma Agraria a un tcnico "que trabaj por cuenta de las
Naciones Unidas en Cuba".
3) La derecha econmica argument -en la media que Frei
modifica estructuras- como la derecha poltica. Afirma -en la
media que Frei disminuye el ritmo revolucionario- que el pre-
sidente ha sabido evolucionar desde el utopismo doctrinario a
"la nica posicin poltica cuerda": el respeto a la propiedad e
iniciativa privadas.
En general, se olvida que la democracia cristiana chilena ni
pretend jugar el papel de cruzado del anticomunismo ni crear
una sociedad colectivista. Tiene un cuerpo doctrinal propio y
abierto (la elaboracin doctrinaria no est cerrada) basado en
el comunitarismo (y no comunistarismo) y emplea instrumen-
tos tales como la Promocin Popular, una especie de organiza-
cin social del pueblo con alcance politico.


EL MARCO INTERAMERICANO

Pese al carcter de "ejemplo para toda Latinoamrica" con
que se suele enfocar la experiencia chilena, la realidad es que
una series de particularidades convierten a Chile en un caso apar-
te dentro de Amrica latina, concept ste -simplificador- que
esconde una abrumadora diversidad de situaciones con condi-
cionamientos polticos y econmicos semejantes.
Todo anlisis de la poltica chilena debera comenzar por la
exposicin de esas particularidades y del marco o ambiente con-
tinental en el que Chile tiene que desenvolverse como pais.
En primer lugar, destacan la normalidad traditional de la
vida poltica y el ejercicio casi continuado del poder democr-







tico. Por contrast con la mayora de los pases latinoamerica-
nos, el ejrcito est muy profesionalizado -y por consiguiente
al margen de la poltica- y la democracia es algo ms que un
mecanismo formal frecuentemente instrumentalizado por la oli-
garqua.
Esa normalidad encuentra firme apoyo en la existencia de
una clase media, la ausencia de problems raciales y la familia-
rizacin del chileno con una libertad superior incluso a la de
algunos pauses democrticos occidentales.
Por otra parte, la Iglesia de Chile es seguramente la nica
que en Amrica latina reconoce mayoritariamente la necesidad
y urgencia del cambio social. La misma derecha econmica pa-
rece dispuesta a ceder parte de sus privilegios para poder con-
servar el resto.
El marco interamericano del que Chile forma parte se ca-
racteriza por la dependencia poltica y econmica de los pauses
latinoamericanos respect de los EE. UU. Norteamrica no ha
vacilado en demostrar que es la mayor potencia econmica y
military del hemisferio occidental. Desde la doctrine Monroe a la
coexistencia pacfica, su afirmacin de hegemonia es constant.
Kennedy abri un parntesis de nuevo espritu comunitario y
afirm, como base de la Alianza para el Progreso, que "en el
continent la revolucin es inevitable". La intervencin norte-
americana en Santo Domingo marc la ruptura del sentido ori-
ginario de la Carta de Punta del Este (1961) y el retorno a la
poltica de la caonera.
Los EE. UU. vienen ejerciendo una ofensiva contra la ex-
pansin comunista en Amrica latina. Modernizan y asesoran a
los ejrcitos de pauses con situaciones guerrilleras, los cuales
combinan la accin blica con la accin "cvico-militar". Los fru-
tos de ambas se traducen en el declive de la actividad de las
guerrillas. As ocurre en Per y Colombia, donde gobiernos mo-
deradamente reformistas estn consiguiendo crear expectativas
de pacfico y ordenado desarrollo. En Venezuela, donde la refor-
ma agraria est consiguiendo reducir la guerrilla a terrorism
urbano.
Lo anterior es causa, por otra parte, de la profunda division
de los partidos comunistas latinoamericanos, obligados a esco-
ger entire la entrada en la legalidad (como en Venezuela ha he-
cho la lnea pro sovitica, dispuesta, adems, a no obstaculizar
el mantenimiento del statu quo international) o mantener un








rescoldo guerrillero en espera de un hipottico desastre norte-
americano en Vietnam y una situacin propicia al estallido re-
volucionario a escala continental.
El mismo "Che" Guevara afirmaba hace tiempo que "la gue-
rrilla no prosperar en pases donde el gobierno imite, aunque
sea fraudulentamente, las formas democrticas". Pero en Chile
existe bastante ms que una apariencia de democracia, y un pro-
ceso de transformacin socio-econmica. Y esto es lo que, sobre
el plano de la realidad poltica americana, convierte a la expe-
riencia chilena en una alternative frente al inmovilismo y a la
revolucin armada que Norteamrica no tolerara. Conste que
me refiero ahora al plano de lo possible, dando por supuesto la
posibilidad de revoluciones con sobradas justas causes.
A su vez, en la media que la Revolucin en Libertad se
present como una formula viable y revolucionaria, constitute
una doctrine vlida con contenido ideolgico propio oponible al
castrismo y que no excluye la colaboracin con otros gobiernos
de objetivos semejantes a corto plazo. As se evidenci en la
reunin de "los cinco" de Bogot.
Por otra parte, hacer compatible lo de "viable" y lo de "re-
volucionaria" exige de la revolucin en libertad una estrategia
escalonada, de manera que un paso en la profunda transforma-
cin de estructuras cree, al debilitar el poder de la oligarqua
y ampliar el consenso popular, una mayor "viabilidad" y sta,
a su vez, permit el siguiente paso revolucionario. Por lo dems,
este planteamiento surge de la misma naturaleza de revolucin
en libertad, que tambin es, en cierto modo, revolucin en la
legalidad.
Parece innecesario gastar espacio en demostrar que la de-
pendencia poltica de Latinoamrica es en gran parte consecuen-
cia de su dependencia econmica y que esta situacin slo puede
alterarse mediante lo que se ha dado en llamar integracin lati-
noamericana. Su trascendencia consistira en -ampliando mer-
cados, complementando economas, etc.- crear un desarrollo
conjunto de signo independiente que exigira, para ser autntico,
una amplia participacin social y terminara con la actual es-
tructura econmica oligrquica, apoyada en el trato bilateral
con EE. UU.
A la urgencia y necesidad de la integracin se ha podido
llegar por el fracaso de la Alianza para el Progreso (ALPRO) y
la creciente conciencia de los latinoamericanos de que el esfuer-







zo propio y la solidaridad' econmica valen ms que una "agen-
cia de crditos" que distribuye su capital "en transfusions de
emergencia para resolver problems de balanza de pagos". Y en
esto es, al decir de sus creadores -los "cerebros" de Harvard-,
en lo que ha "degenerado" la ALPRO.
En 1958 las inversiones privadas norteamericanas alcanza-
ron 1.300 millones de dlares; en 1961, ao de la Alianza, disminu-
yeron a 300 millones y en 1962 las salidas de capitals y el pago
de intereses superaron las inversiones. En 1965 un dlar de cada
diez que los pauses latinoamericanos ingresaban por exporta-
ciones se dedicaba a amortizar la deuda externa; actualmente
esta proporcin es de uno a cuatro. En el periodo 1960-62 las
inversiones extranjeras en Amrica latina sumaron 810 millo-
nes de dlares, pero las exportaciones de la zona perdieron
1.900 millones por causa de bajas en los precious de materials
primas. En el primer quinquenio de la Alianza, los EE. UU. de-
sembolsaron slo la mitad de las cuotas fijadas en Punta del
Este.
Las prestaciones de ayuda se han venido subordinando a
requisitos econmicos y politicos.
Hasta ahora, la ALPRO ha sido til, pero est lejos de su
espritu y objetivos iniciales. Hoy, el crecimiento econmico
apenas conjuga el vegetativo y, polticamente, existen pauses
-Brasil es un caso tpico- con condiciones favorables a la
revolucin marxista. Estados Unidos son conscientes de que
la ALPRO ya no suscita suficiente entusiasmo, mientras la exi-
gencia latinoamericana de reconocimiento jurdico de la obli-
gatoriedad de la ayuda econmica est en el orden del dia de
todas las reuniones interamericanas.
En las circunstancias descritas, la posicin integracionista
se abre paso como viable por necesaria. Su desarrollo ser lento,
pero inevitable, y en ltima instancia una Amrica integrada ser
una Latinoamrica emancipada. Aunque con ello se est minando
su hegemona, los EE. UU. no pueden oponerse en las primeras
etapas integracionistas sin radicalizar contra ellos, no ya a las
masas, sino tambin a gobiernos democrticos amigos. A largo
plazo, la evolucin de la situacin international removera obs-
tculos a las ltimas etapas integracionistas.
La piedra angular de la poltica exterior chilena -estrategia
consecuente con la adoptada en el mbito nacional- es el im.
pulso a la integracin en todas las direcciones. La conferencia de








Bogot del ao pasado supone un punto de arranque, un motor
integracionista, sin esperar a la adhesin de todos los pases he-
misfricos. Chile busca as -en comn con los otros cuatro de
Bogot- defenses exteriores contra la amenaza de bloques mi-
litares y el aislamiento. Por qu ese empeo? Porque el desa-
rrollo de la revolucin en libertad precisa del marco de una La-
tinoamrica integrada. Por career otra cosa, Castro tuvo que sus-
tituir la ayuda norteamericana por la sovitica sin que la situa-
cin se alterase sustancialmente en trminos de dependencia eco-
nmica.


EL "TRAMO REFORMIST" DE FREI

Cuando en septiembre de 1964 la Democracia Cristiana triun-
f en Chile, los observadores internacionales dedicaron sus cba-
las a fijar plazos a la vida del gobierno Frei. Veintinueve meses
despus, a la mitad de su mandato, es possible realizar un primer
balance. Esto parece ms interesante que especular sobre las cau-
sas del triunfo democratacristiano y la naturaleza de los votos que
lo causaron, que es lo que suele hacer la generalidad de la prensa
espaola dejando de paso al lector en ayunas sobre lo que se ha
hecho en Chile. Si me referir rpidamente, sin embargo, a una
afirmacin que hemos ledo con frecuencia: los votos de derecha,
tcmerosos de un triunfo de Allende, contribuyeron decisivamente
al triunfo de Frei. Por ello -se ha escrito- constitute una espe-
cie de traicin que Frei haya iniciado reforms radicales.
Esa opinion -que olvida que en una democracia la autn-
tica traicin consiste en incumplir un programa- no explica,
sin embargo, por qu en las elecciones legislativas, realizadas
poco despus de las presidenciales, la democracia cristiana ob-
tuvo un triunfo mayoritario sin que jugase el aludido factor.
Chile, a pesar de su economa primordialmente agrcola, vie-
ne importando en los ltimos aos una media de 100 millones
de dlares en alimentos, lo que absorbe un porcentaje conside-
rable de sus divisas y coloca en difcil situacin la produccin
national.
El problema agrario tiene otro aspect ms dramtico: la
desocupacin, el analfabetismo, los bajos ingresos de la masa
de campesinos asalariados. Son hombres "marginales", por em-







plear la expresin que los jesuitas chilenos han puesto de moda,
que al huir del campo crean el problema de las poblaciones ca-
llampas o poblaciones "marginales". (En Santiago de Chile vive
el 25% de la poblacin total).
Un tercer aspect, junto al econmico y el social, hace del
campo quizs el gran problema national: el poltico. La minora
terrateniente es el principal obstculo al cambio de estructuras
en Chile. Durante los dos ltimos aos ha saboteado la produc-
cin agraria, elevando los precious con el fin de impedir el obje-
tivo bsico de la poltica econmica gubernamental -la lucha
contra la inflacin- y practicado toda clase de filibusterismos
parlamentarios.
Pese a los atrasos sufridos por la ley de reform agraria, un
primer balance indica que en dos aos y medio -y contando el
gobierno slo con los instruments legales de los anteriores go-
biernos radicales- la labor efectuada supera la de los treinta
ltimos aos. Entre 1929 y 1964 "se asignaron tierras a 5.474 fa-
milias, en su mayor parte no campesinas". Desde la subida al
poder, Frei ha expropiado y repartido ms de un milln de hec-
treas y elevado los salaries y asignaciones familiares de los
campesinos por encima del reajuste del incremento del costo de
vida.
Por otra parte, como preparacin para la reform agraria,
que repartir la mitad de la superficie cultivada entire cien mil
families campesinas, igual nmero de families han sido organi-
zadas en comits y el Estado ha ido creando los instruments
para asistir en su da a los nuevos propietarios. En tanto llegaba
la aprobacin de la reform agraria, los democratacristianos apro-
baron -esta vez con apoyo del FRAP- una ley para impedir que,
mediante un reparto ficticio de los grandes latifundios, sus pro-
pietarios evadieran la expropiacin.
La "chilenizacin" del cobre es otra de las grandes metas
del gobierno Frei. Mediante la formula -ni nacionalizacin ni
concesin- el Estado se convierte poco a poco en el principal
accionista de la grann" minera, se reserve el derecho a fijar los
precious y participa en la direccin de las empresas. Estas que-
dan, por otra parte, obligadas a aumentar la produccin y rein-
vertir sus ingresos en las explotaciones.
Frente a la nacionalizacin, la "chilenizacin" ofrece las ven-
tajas de evitar peligrosos enfrentamientos con los intereses nor-
teamericanos, el boicot de la comercializacin international y







el empleo de todos los recursos del Estado en perjuicio de las
dems reforms.
En material educational, Chile ha alcanzado niveles semejan-
tes a los pauses desarrollados. En 1965 hubo 174.000 nuevas ma-
triculaciones (la poblacin total supera ligeramente los ocho mi-
llones de habitantes) y el ndice de escolaridad alcanz en 1966
al 91%. La matrcula escolar supera ya los dos millones y la edu-
cacin primaria se ha extendido al 7 y 80 ao. Para ello, sola-
mente en 1965, se construyeron seis mil nuevas aulas, de las
cuales aproximadamente dos tercios en zonas rurales.
En 1965 y 1966 el product territorial creci en ms del 7%
annual, contra el 3,7% de promedio en el decenio ltimo. Segn
datos oficiales, "el aumento de la produccin manufacturer su-
per el 8% (en 1966)". La misma fuente establece en un 25% el
aumento efectivo de los ingresos de los trabajadores en el bienio
ltimo.
El promedio de endeudamiento externo -pblico y priva-
do- del pas, que durante la ltima dcada alcanz los 200 mi-
llones de dlares anuales, se redujo a 89 millones anuales en
1965 y 1966. Los pagos exigibles a corto plazo, que en 1964 supo-
nan el 46% de la deuda externa, en 1966 representaban slo el
35%.
Las cifras -indicadoras de la importancia que el gobierno
Frei otorga al saneamiento econmico- bastaran para arrojar
un saldo positive. Pero -se podra afirmar- un buen gobierno
y una poltica social no bastan para hacer una revolucin. El
ritmo y la intensidad de "los cambios profundos de estructuras"
ha sido inferior a lo previsto antes de la subida al poder. El
"doctrinarismo" de la propia izquierda de la democracia cris-
tiana se opone al "realismo" de una mayora del partido, acusa-
da, con el gobierno, de lentitud.
Entre gobierno y partido -y, dentro de ste, entire las diver-
sas corrientes- han surgido una series de tensions que slo
el tiempo dir si son dinmicas. La juventud del partido, su com-
posicin heterognea y la falta de experiencia de gobierno, las
explican suficientemente. Por moments, la crisis ha sido agu-
da, hasta que la definicin de una estrategia internal en el II
Congress Nacional del partido (agosto de 1966) conceptu el
mandato de Frei como la primera etapa de la revolucin en li-
bertad. La distincin entire meta y process result esencial para
que el peripdo presidential actual "encaje" con las actitudes ms






radicales, planteadas a un plazo de tres o cuatro elecciones. Ex-
plica tambin que los jvenes democratacristianos den su apoyo a
Frei y le digan al mismo tiempo: "Esperamos, president, que
deje abiertas las puertas para que cuando nosotros gobernemos
podamos hacer plenamente la revolucin".
Con independencia del juicio que merezcan los objetivos l-
timos de la revolucin en libertad, el "tramo reformista" de
Frei parece inevitable. Imposibilitado de aumentar la carga tri-
butaria sin echar por tierra su poltica antiinflacionista, con un
presupuesto en el que los gastos suponen las siete dcimas par-
tes, empeado en reducir la deuda externa, obligado a infundir
confianza a los sectors empresarios, Eduardo Frei ha antepues-
to en ocasiones la necesidad econmica a las realizaciones revo-
lucionarias. A l le ha tocado la etapa ms difcil: crear una in-
fraestructura revolucionaria sin provocar el golpe de Estado de
la derecha, manteniendo unido a su partido y evitando la de-
cepcin de las masas.



Guillermo Medina.


EXPRINTER S. A.
Organizacin Mundial de Viajes y Turismo


AGUSTINAS 1074 PRAT 895
Santiago Valparaso












Notas para una Poltica


Cultural



Por Sergio Palacios R.






Hemos analizado anteriormente aqu (1), las consecuencias
ticas que, para una democracia como la nuestra, pudieran de-
rivar de una poltica de acelerado desarrollo econmico.
Dijimos que por exigencias propias de la industrializacin
y del mejoramiento de la productividad, el rea tecnolgica del
conocimiento tenda a posponer las restantes reas culturales,
comprometiendo cierto saber moral y ciertos valores, hasta el
punto de arriesgar la supervivencia misma del rgimen demo-
crtico. Sealamos cmo, cierta especie de maquiavelismo, uni-
do con actitudes egostas de grupos y personas, minaba los prin-
cipios ticos indispensables para una sana convivencia demo.
crtica de la comunidad.
En consecuencia, expresbamos lo urgente de trazar de in-
mediato las lneas generals de una poltica cultural destinada
a procurar el equilibrio de un progress inarmnico de las di-
versas reas gnoseolgicas.
Una poltica tal, debe respetar el compromise que una co-
munidad contrae consigo misma al proponerse salir del sub-

(1) "Poltica y Espritu", marzo-abril 1967.







desarrollo; cual es utilizar al mximo el tiempo laboral social-
mente disponible y dedicar buena parte de las horas libres al
necesario adiestramiento tcnico de la fuerza de trabajo. Una
sola solucin aparece como possible: incorporar el studio de
aquel saber rezagado a que hemos aludido, a los planes educa-
cionales habituales. Surge, empero, una razonable objecin. El
curso general de toda poltica en una democracia depend del
sufragio de los adults, a quienes no alcanzan ya los efectos de
la educacin official.
Si se quiere actuar con la debida velocidad y energa, ser
necesario emplear a la vez otras medidas que permitan a los ciu-
dadanos una inmediata incorporacin a la poltica cultural que
se plantea. Ello slo es possible si se abandon el criterio tradi-
cional, consistent en recurrir permanentemente a los viejos
mtodos de comunicacin social. Insistir en adoptar medidas
en el orden del puro conocimiento conceptual, conduce a una
sobresaturacin de la capacidad de aprendizaje del individuo
generando resistencias y repercutiendo negativamente sobre el
propio process econmico.
La alternative viable consiste, a nuestro parecer, en operar
en el orden de lo esttico-cultural, en donde la intuicin sensi-
ble procura al hombre una va ineligible no discursiva, amplia-
mente despejada (2). No slo la liturgia catlica sino tambin
los ritos de otras religiones y el ceremonial cvico o military vi-
gentes, son prueba indiscutible de la eficacia de este medio, en
la comunicacin de un sentido, ya sea numinoso (3) o profano,
hacia la comunidad.
Si, rechazando previamente aquel concept burgus de arte,
que le identifica con lo meramente ldico o con el pasatiempo
o el adorno, se restablece el concept de la obra de arte como
expresin simblica de valores trascendentales, se est en ca-
mino de sentar las bases para una eficaz poltica de la cultural
que incorpore, sin sectarismos, a los artists, artesanos e inte-
lectuales, a la tarea de instaurar el equilibrio a que nos hemos
venido refiriendo (4).


(2) W. M. Urban, "Lenguaje y Realidad", pg. 379, edic. "Fondo
de Cultura Econmica", Mjico, 1952.
(3) Op. cit., pg. 478.
(4) La obra de arte puede ser considerada una "gestalt" cuyo
sentido revela una inteUcionalidad axiolgica.








Con todo, la poltica cultural por realizarse, tendr lugar
en una democracia y en una civilizacin que aspira a ser inte-
gralmente humanista, esto es, vitalmente cristiana (5).
Trazada bajo estos signos, no puede obrar contra la libertad
de la persona. No puede manifestarse a travs de ningn tipo
de alienacin. Se expresar, sin duda, en el orden esttico y
operar a travs del arte, pero dejar intacta la libertad del
artist para crear y del pueblo para escoger.
Tal poltica de la cultural no puede proyectar su accin sobre
todo el mbito cultural. El respeto por la voluntad de las mi-
norias es indispensable en un rgimen de libertad y constitute
una garanta contra el estagnamiento de la propia cultural. Aten-
diendo al principio de subsidiariedad del Estado, tendr que
manifestarse con mayor nfasis all donde las organizaciones o
personas privadas no lo hagan, o donde su ejercicio sea dbil
o ineficiente. Fundada en el pluralismo (6), dicha accin adop-
tar diferentes modalidades segn que las diversas entidades o
familiess culturales" estn contribuyendo en mayor o menor
grado al equilibrio del "etos social". Su misin, empero, consis-
tir en emular antes que en restringir la actividad cultural pri-
vada.
Cabe sealar, adems, que aun sin extender su accin a toda
la cultural, esta poltica cultural se ejercita en favor de la co-
munidad toda. Para ser verdaderamente democrtica debe. ser
necesariamente popular.
Llegamos aqu a una afirmacin que precisa un mayor es-
clarecimiento.
Lo popular en el arte ha llegado a ser en muchos casos si-
nnimo de mediocridad y chabacanera. Se require valor e
imaginacin para restituir al trmino su verdadero sentido.
Para empezar diremos que la popularidad de ciertas mani-
festaciones artsticas nada tiene que ver con lo que entendemos
por arte popular. Aquello que por circunstancias extraestticas
se "pone de moda" no puede ser comprendido bajo esta deno-
minacin. Lo popular del arte no depend de tal contingencia.
Arte popular no significa tampoco, arte proletario. No quiere
decir arte de clase. El arte popular pertenece del mismo modo
a todos los estratos sociales de un pueblo. Surgido de lo ms


(5) I. Bustos C., "Democracia y Humanismo".
(6) Maritain, "Humanismo Integral".







profundo del espiritu vernculo sea cual fuere el grupo social
a que pertenezcan sus creadores, ser popular si expresa valores
cuya vigencia rige para toda la comunidad. Ni el arte intrascen-
dente que se inspira en "aventuras de alcoba" de la burguesa,
ni aquel seudoarte partidario de algunos artists militants,
pueden reclamar para s la denominacin exclusive de arte po-
pular. Ciertamente que las condiciones socio-econmicas de una
clase influyen en el arte que puede surgir en su seno. La locera
de Pomaire har su obras con la greda de sus colinas, as como
el oro y el marfil sirvieron a Fidias para sus esculturas criso-
elefantinas. Una clase social sometida a la esclavitud del trabajo
no estar en condiciones de engendrar obras de arte autosu-
ficientes con la misma facilidad con que surgeon entire los re-
presentantes de la burguesa. De ah la necesidad de una politi-
ca cultural comprensiva que aliente del mismo modo la creacin
del artist como la del artesano. El uno generando la obra
puramente esttica y el otro creando objetos utilitarios. Ambos
pueden dar a sus creaciones un mismo sentido popular. No se
trata, por lo tanto, de preguntarse quin es el creador ni cul
es su condicin social, sino de proyectar las grandes lneas de la
poltica cultural atendiendo objetivamente al sentido de la obra.
Muchas veces la obra de un artist burgus encierra un senti-
do, acaso ignorado por el propio autor, que revela valores de
autntica importancia popular. No quiere decir esto que el
Estado cierre los ojos ante la condicin econmica y social del
artist. Cuando ste pertenece a una clase de altos ingresos,
dispone direct o indirectamente de poderosos medios para di-
fundir sus obras. La prensa, la radio, la television, el cine, el
registro fonogrfico, la empresa editor, estn a su alcance. En
una democracia como la que propiciamos, sera faltar a la justi-
cia proporcionar el auxilio de los organismos del Estado a las
personas e instituciones que poseen poder econmico.
Estos recursos deben orientarse principalmente a servir a
las organizaciones econmicamente dbiles; a los intelectuales,
artists y artesanos, cuya pobreza les obliga a vivir comprome-
tidos con empresas editoriales, salones de exhibicin, empresas
difusoras privadas, etc., con cuyas ideas o doctrinas, en el fondo,
discrepan. Ni un rigido monopolio estatal de la cultural, ni un
feudalismo cultural de las organizaciones privadas, pueden ser
alentados por una political integralmente democrtica. Un sano
pluralismo que haga possible la igualdad en el ejercicio de la








libertad, debe ser la norma a seguir en la aplicacidn de esta
poltica de la cultural.
Pese a su evidence importancia, la actividad creadora y pro-
ductora de los diversos sectors de intelectuales, artists y ar-
tesanos, no constitute el nico aspect a considerar en una po-
ltica de la cultural. La divulgacin y difusin de las obras est-
tico-culturales, es otra de sus principles finalidades. Ella debe
ser planteada segn los mismos principios ya establecidos para
la creacin. Pluralismo en cuanto al servicio prestado a los di-
ferentes grupos sociales de la comunidad. Prioridad para aque-
llog sectors de ciudadanos capaces de decisions polticas ms
directamente vinculadas al ejercicio de la democracia. Los. obre-
ros y empleados en plenitud de derechos ciudadanos debern
obtener prelacin frente a grupos que an no disfrutan de ellos.
Subsidiariedad en el ejercicio de la difusin. El Estado debe
respetar la accin de aquellos organismos o personas, privados,
que realizan labor de difusin del arte popular en el mismo
sentido que l plantea y slo actuar alli donde esta difusin
falta, es inadecuada o insuficiente. Trato especial se require pa-
ra la actividad "amateur" o "vocacional". Ella no slo represen-
ta una expresin popular de ciertos valores que es necesario
preservar, sino que adems constitute un aporte significativo a
la produccin econmica (7). La poltica a seguir en este campo
debe abandonar el mtodo traditional de la subvencin, resabio
de un hbito feudal, para sustituirlo por un rgimen de adies-
tramiento en las diversas tcnicas artsticas o artesanales; la
organizacin de los grupos de creadores y de "consumidores"
del product artstico, ya sea en cooperatives o en empresss
comunitarias"; la promocin commercial en los mercados inter-
nos y externo de tales products; la concesin de crditos ade-
cuados para el desarrollo artesanal, etc.
Un program como el propuesto podr parecer ambicioso o
demasiado gravoso para la economa national. Permitasenos
posponer este tema para una prxima ocasin, bastando con
sealar ahora, que una parte considerable de la inversin ne-
cesaria ya se encuentra hecha a travs de los diferentes orga-


(7) La pequea industrial y la artesana elaboran en Chile cerca
del 38% del product industrial. Existen 50.000 talleres artesanales.
Estimacin de la CORFO, cit. "Informe Politico- Tcnico", PDC. (PEC
No 239).







nismos culturales del estado, cuyos presupuestos parciales in-
cluyen plants de funcionarios, equipos y material diverso, cu-
yo integral aprovechamiento no se logra por razones burocr-
ticas y de atomizacin de las inversiones. Un obstculo que es
necesario remover, lo constitute el criterio que supone que la
actividad cultural de ndole popular debe ser realizada gratui-
tamente.
En resume, ejercer una influencia ms profunda en la co-
munidad a travs de lo artistico-cultural, para promover un
clima tico favorable al ejercicio sano de la democracia preser-
yando la libertad, es la tarea de una adecuada Politica de la
Cultura.






*


ASOCIACION DE AHORRO Y PRESTAMO "HUELEN"
Confenos sus ahorros y lo
transformaremos en su casa propia
Smbolo de solidez
y de confianza
Ahumada 131 entrepiso Fono 80331 Santiago









El Primer Congreso Latinoamericano



de Mujeres Democratacristianase






PALABRAS DEL PRESIDENT DE LA REPUBLICAN, SEROR
EDUARDO FREI:


El Congress Latinoamericano de Mujeres Democratacristia-
nas, cuyo tema central es la presencia de la mujer en la integra-
cin para Latinoamrica, est llamado a tener la mayor tras-
cendencia.
Por la experiencia vivida en nuestro pas, estoy convencido
de que la fe, el espritu de sacrificio, el desinters y el empuje
de la mujer constituyen el factor ms dinmico, ms lmpido y
ms decisive en esta tarea en que se require una gran dosis
de idealismo y de sentido de la realidad.
La integracin no puede ser el fruto de la sola acci5n de los
Gobiernos: ella es la tarea de las Universidades, de los sindica-
tos, de los tcnicos; en una palabra, del pueblo entero. Nadie
mejor puede entender esta tarea que la mujer, que es la que
siente y sufre en su propia familiar, en sus hijos y en su vida
la miseria y la angustia de tantos millones de series que en
Amrica latina no han alcanzado el plano de dignidad spiritual
y material que como personas merecen y exigen. Ellas pueden
comprender las perspectives que se abrirn para todos, y en
especial para la niez y la juventud, en esta integracin que
derribar fronteras que nos ahogan.
Por eso saludo con gran entusiasmo y optimism a todas las
delegadas a esta reunin -iniciativa notable y, yo dira, la pri-
mera en su gnero- que demuestra la vitalidad del pensamien-
to y la accin de la mujer democratacristiana en Latinoamrica.








PALABRAS DE LA PRESIDENT DEL CONGRESS, DIPUTADO
WILA SAVEDRA:

Seor Presidente de la Repblica y seora, seor Presidente
National del Partido Demcrata Cristiano, Ministros, Parlamen-
tarios, Regidores, Mesa 'del Congreso, amigas de Amrica latina:
Inauguramos en este acto solemne el Primer Congreso La-
tinoamericano de Mujeres Democratacristianas, que se ha con-
vocado, por voluntad de todas las camaradas de Amrica latina,
para dialogar sobre la presencia de la mujer de nuestro movi-
miento en la integracin de Amrica latina.
Han viajado hasta nuestra tierra mujeres dirigentes de los
distintos pases, a quienes brindamos, desde lo ms profundo de
nuestro espritu, una clida bienvenida, cuyo calor contiene el
homenaje de Chile.
Recibimos a las delegadas con sentimientos de fraternidad,
amistad y afecto, que emanan con fuerza raudal de la comuni-
dad de ideales, principios, doctrinas y pensamientos en una cau-
sa inspirada en la justicia y en la dignidad del hombre.
No otra motivacin gesta el espritu mismo de la Democra-
cia Cristiana, que proclama como fundamentals los derechos de
la persona humana; reafirma su naturaleza; su realizacin en
la vida familiar; su derecho a los bienes materials y espiritua-
les: a la educacin, al trabajo, a la seguridad; su incorporacin
a los avances de la ciencia y de la tcnica; su participacin ac-
tiva en un gobierno del pueblo; su derecho a la justicia social, y,
vitalmente, su trascendencia spiritual.
Todo ello con la urgencia que impone, sin alternatives, la
realidad social de un mundo de pobreza, de ignorancia, de in-
justicia y de frustraciones, donde .unos pocos tienen todo y don-
de los ms no tienen nada. El andar no es la evolucin; el andar
es la revolucin, slo sujeta a la libertad.
Incongruente realidad sta la de los pueblos latinoamerica-
nos. Pertenecemos por determinismo histrico y geogrfico a
uno de los continents potencialmente ms ricos y ms prdi-
gos, al que la Divina Providencia colm con generosidad mag-
nnima. Todos los dones de la naturaleza -nos fueron dados.
Cadenas de montaas contienen en su seno abundantes reserves
de riquezas minerales; bosques milenarios encierran las vetas y
filigramas de preciadas maderas; dos ocanos circundan su re-
lieve, cubrindola de vas de intercambio y cediendo el podero








del mar y de su especie marina; valles y campias verdean de
mies, fecundando el pan abundante; ros caudalosos, torrentosos
e inquietos mojan la tierra y crean la energa que empuja a la
mquina; diversidad de climas conforman diferentes regions
geogrficas, productoras de toda material prima, suficiente para
un autoabastecimiento; la potencialidad agropecuaria es ilimita-
da, y, fundamentalmente, somos un continent de contingent
joven, heredero de virtudes de razas y de cultures autctonas,
con fuerza, voluntad e inteligencia para plasmar nuestro destino.
Pero slo en el inmediato ayer del tiempo, los pueblos y los
gobernantes han reparado en la profundidad del pensamiento del
visionario y precursor de la unidad de Amrica. La integracin
latinoamericana, en su contenido social, poltico, cultural y eco-
nmico, empieza a empinarse lentamente, como la nica respues-
ta possible a la incongruencia de los pueblos que "saben que vi-
ven pobres en un continent rico" (1).
Nos hemos reunido para meditar, como democratacristianas,
sobre nuestra participacin en el process de la integracin y no
podemos silenciar las inquietudes que nos provoca el concept
con que se encauce la realizacin de tan trascendental cambio
en el destino de Amrica latina.
La solidaridad con que los pueblos de Latinoamrica se
abren a la integracin debe ser inteligentemente concebida y
proyectada, para evitar caer en situaciones que nuestra doctrine
debe categricamente rechazar.
La media de la integracin ha de ser el imperio de la justi-
cia en nuestro continent. Pretender una integracin econmica,
que no sea esencialmente un servicio encaminado a la constitu-
cin de una sociedad ms just, equivaldra a fortalecer el po-
der de quienes se mueven polticamente en cuadros que favo-
recen al capitalism. Esto no sera solidaridad. Significara fo-
mentar futuros estallidos sociales, que impediran un progress
de las condiciones en que viven las bases populares, fomentando
la actitud de desconfianza y su estado de incertidumbre. Una
integracin al servicio de la justicia debe comprometer a los
pueblos latinoamericanos much ms all de su sola dimension
econmica. De no ser as, se cernira an ms el peligro de la
anarqua, que conduce a soluciones autoritarias que frenan un
process de desarrollo.


(1) Eduardo Frei.







Los cambios sociales son indispensables para pretender una
comunidad de justicia. Nuestras actuales estructuras sociales de-
ben ser remodeladas sustancialmente o ellas impedirn una in-
tegracin autntica y humana. En nuestra concepcin democrata-
cristiana no cabe slo un desarrollo econmico. Por ello en
Chile hemos unido al desarrollo econmico el desarrollo social.
Es necesario que nosotras, como mujeres, formemos con-
ciencia en nuestros paises de que el desarrollo econmico, crea-
do por la integracin econmica, debe ir hermanado de la co-
rreccin de los vicios que mantienen al pueblo marginado y sin
responsabilidades.
Integracin sin justicia social son trminos vacos para no-
sotras las mujeres democratacristianas y sera, al decir de Ga-
briela Mistral, como "salto que ya va a saltar y que se queda
cautivo" (1).
La integracin no es un fin. Es una herramienta que nos
compromete solidariamente, en la bsqueda de una sociedad
comunitaria basada en la justicia, y que hace possible el desen-
volvimiento y enriquecimiento del hombre, que ve respetados la
totalidad de sus derechos. Debemos afirmar nuestra actitud de
lucha por los cambios sociales y sacudir el peso agobiante y hu-
millante de la miseria. No nos interest la integracin por la
integracin.
En nuestro pas hemos enfrentado el desarrollo por la va
de la revolucin en libertad; igualmente creemos que la pol-
tica integracionista debe contener acento revolucionario. Los
cambios sociales exigen prontitud en la accin. Los problems
originados por el capitalism reclaman solucin de urgencia,
porque tocan sustancialmente el destino del hombre: mortali-
dad, analfabetismo, miserable ingreso per cpita, formacin de
"callampas", "barriadas", "favelas", "villas miseria".
Nuestras voluntades deben forjar un destino comn, que
haga possible que Latinoamrica tenga una fisonoma propia,
con sentido de originalidad creadora, y una voz unida en la pro-
blemtica mundial que corresponda a los dictados de su con-
texto histrico.
Dejar que el pueblo participe y se organic en nuestros pa-
ses, es confiar en l; es ser revolucionarios hacer traspasos de
poder a las organizaciones mismas que expresan la voluntad de
un pueblo.

(1) "Volcn Osorno".








Por todo lo dicho es que planteamos una integracin total.
Es por lo mismo que fijamos como meta de ella: la consecu-
cin de la justicia. Como mtodo: una revolucin en la integra-
cin, que con valenta rompa moldes y hiera intereses. Y para
que ella se alimente del pueblo, que ste sea quien lleve el mo-
tor, por ser un movimiento popular organizado. En estos hori-
zontes, no nos cabe duda que Latinoamrica rica ser una voz,
alcanzar dignidad y respeto, y caminaremos abriendo el surco
de una unidad, que slo la historic, en las perspectives del tiem-
po, recoger como un valor, que se amas en la lucha de volun-
tades solidarias, amantes de la justicia.
La integracin econmica, poltica, social y cultural a que
aspira Amrica, debe extraer su raz del pueblo, as como la
savia que la-,fortifique, para que la riqueza de sus frutos se
derrame hacia quienes presionan legtimamente por su bienes-
tar y por su dignidad.
Amigas de Amrica latina, la gesta de nuestra Independencia
fue forjada por hombres heroicos, en cuya inspiracin, valor y
coraje estaba present una mujer, que oraba devotamente "ce-
rradas las puertas, aguardando en silencio", al decir de la Stor-
ni (1). La liberacin social de Amrica, por el camino de la in-
tegracin, "es el nuevo nombre de la Independencia" (2) y ser
desafo de hombres libertarios, en cuya audacia, imaginacin e
inteligencia la mujer compare active, con toda la fuerza de su
vitalidad creadora.
As los pueblos de Amrica, al cantar de Juana de Ibarbur,
"Iremos por los campos, de la mano" y "como amigos partire-
mos el pan, la leche, el grano" (3).









(*) Celebrado en Santiago, desde el 22 al 25 de septiembre de 1967.
En nuestro prximo nmero daremos a conocer los acuerdes adop-
tados.
(1) "En Silencio", Alfonsina Storni.
(2) Radomiro Tomic.
(3) "Vida aldeana". Juana de Ibarbur.















La Torre de Babel




El espritu de Rebelda







Si separamos el moment actual del conjunto total de la
historic, como en un laboratorio se procede a la viviseccin de
una clula, nos daramos cuenta de que aparte de la ciencia -la
cual ha empezado a caminar por campos maravillosos- lo que
ms se destaca en nuestra poca es el espritu de rebelda. Da
a da nos codeamos, tropezamos y nos fastidiamos con los re-
beldes de toda ndole, sus excentricidades, sus violencias, su de-
sorden.
La rebelin que empez en Sierra Maestra capitaneada por
un barbudo en contra de un dictador, pareca una hazaa limpia,
hermosa, heroica. Cuando a los pocos das de llegar al poder
empezaron los fusilamientos tras fusilamientos, empec a pensar
que una dictadura haba cado para subir otra dictadura, faltaria
puntualizar despus el color poltico de aquel regimen. La admi-
racin que despierta tal rgimen en nuestros das fuera de las
fronteras de ese pas, en algunos es porque encarna el espritu
de rebelda en contra de todo orden establecido. El caos amenaza
a todo el continent americano en caso de que esa rebelda cun-
diera realmente fuera de unas pocas mentes exaltadas. Toda








Amrica latina volvera a vivir las pocas turbulentas que tanto
dao hicieron a su prestigio en todo el mundo.
Ese es un tipo de rebelin, mas no el nico. El Caos amenaza
de otro lado, lo que podramos llamar la vida modern. En Chile
solemos llamarlos colricos en forma generalizada. Los psiclo-
gos los llaman inadaptados, los socilogos los llaman antisociales.
Uno y otro trmino est bien empleado. Inadaptado a un mundo
que vive hoy mejor que en pocas anteriores, con ms confort,
con ms libertad, con mejor salud y ms entretenciones. Anti-
sociales porque se consider que el ser human en la etapa pre-
sente de su evolucin necesita vivir en un nivel social que per-
mite el intercambio commercial como el intercambio de ideas y de
cultures, de conocimientos cientficos, tcnicos o artsticos. El
ser que llamamos colrico parece a veces querer hacer tabla rasa
*de todo, el mundo ha empezado en el moment cuando ellos han
nacido. Como cualquier barbudo de Sierra Maestra, ellos desean
volcar todo orden de cosas establecido, empezando por la mane-
ra de vestir y el comportamiento. Mucha gente no da importancia
a los hechos ocurridos, miran con benevolencia las trastadas de
esos muchachos. Se tejen teoras sociales y se echa la culpa a
medio mundo por sus fechoras. Pero ellos... ellos no tienen cul-
pa alguna. Qu comodidad esa de poder comportarse como un
salvaje y que encima las personas responsables le tomen a uno
todava la defense!
Recuerdo al respect una situacin parecida. En Rumania
haba un historiador mundialmente conocido: el professor Nico-
ls lorga. Adems actu en poltica y fue varias veces ministry.
En una oportunidad -all por los aios 30- los jvenes militan-
tes nazis cometieron desmanes en la Universidad de Bucarest.
Cuando al professor lorga -entonces Ministro de Educacin- se
le fue a decir que deba tomar ciertas medidas en contra de los
sublevados, l contest con aire bonachn ms acentuado an por
su larga barba blanca: "-Qu quieren que hagamos? Son nues-
tros hijos". Unos pocos aos ms thrde, cuando los nazis domina-
ron Rumania por breves aos, el professor lorga fue sacado de
su casa, torturado y ejecutado clandestinamente por un grupo de
estudiantes nazis, aquellos a quien l llamaba tiernamente: sus
hijos.
Ortega y Gasset nos habla de la rebelin de las masas y to-
do su libro publicado all por los aos 1929 es de absolute vigen.







cia. Su studio de la incorporacin de las masas en el mundo
actual es de total actualidad. Pero Ortega no pudo prever en
ese entonces, a pesar de su clarividencia, este estado de espritu
que anima al "colrico" de nuestros das: el rebelde porque si,
el rebelde por amor a la rebelda.
Son la revolucin armada y la rebelda de los jvenes actua-
les las nicas formulas de rebelin que se dan en nuestro mun-
do? Indudablemente que no. A pesar de dos guerras mundia-
les, de las bombas atmicas y de un afn de paz manifestado
en millones de palabras habladas y escritas, el siglo veinte no
escarmienta y tiende al caos, a la autodestruccin en vez de de-
jar que las corrientes constructivas sean las que predominen y
marquen la pauta. La rebelda general de grandes y chicos, el
inconformismo frente a determinadas situaciones no son ms
que explosions de odio. Ms que el deseo de hacer el bien a
un prjimo lejano a quien ni siquiera se conoce por fotografa,
se trata de aplastar y de humillar a los que se tiene cerca. Este
siglo rebelde est siempre en contra de alguien y no realmente
a favor de nadie.
Y es que nos movemos entire concepts estereotipados, mane-
jados hasta la saciedad desde hace casi dos siglos. Es siempre
el mismo vocabulario y la misma retrica. Rebeldes de todas
las corrientes no han podido an plasmar la imagen fidedigna
de nuestro siglo, que seguramente ha dejado de parecerse al
siglo diecinueve. La rebelda, el inconformismo y el deseo de pa-
recer de avanzada es un sentimiento comn a cualquiera, bien
o mal informado en sociologa. Hay que ser rebelde, hablar en
contra de los dems, es un snobismo al igual que aquel que no
se atreve a decir que las minifaldas no le gustan por temor a
que lo tomen por un viejo. La actitud de rebelda es a la vez
un deseo de aparentar joven, y recalco esa palabra, aparentar.
Distintas formulas de una misma actitud de inconformismo,
pero que todas tienen un denominador comn: la intencin de
demoler Indiscriminadamente todo orden establecido. Siempre
se est en contra de algo, pensando primero destruirlo antes de
empezar a construir un nuevo modelo.
No significa tanta rebelda -tan variada- una formula de
soberbia humana frente al Creador? La primera mitad del siglo
veinte se ha destacado por su materialismo y su atesmo. Ms
que los hombres de ciencia -los cuales van descubriendo fr-






mulas cientficas que llevan por el camino deF"espilitualismo-
el hombre de la calle tiene una actitud de autosuficiencia que.
bien podria significar tambin una rebeli6n en contra de Dios.
Entendmonos, Dios-Padre, Dios Todopoderoso. Recuerdo que la
Biblia menciona una era durante la cual los hombres se sintie-
ron tan poderosos que trataron de alcanzar el cielo por medio
de una inmensa torre. Jehov consider que los hombres de en-
tonces estaban llenos de soberbia, su rebelda de pretender al-
canzar el cielo construyendo la Torre de Babel era en espritu
opuesto al acatamiento del orden divino que Jehov quera im-
plantar en la tierra. Entonces, para diezmar a toda aquella con-
fabulacin, Dios sembr el caos entire todos ellos y salieron ha-
blando idiomas diferentes, sin poder entenderse unos con otros.
Y eso fue lo grave, nadie se entenda con su prjimo, cada cual
hablaba un idioma diferente.
Acaso nos espera un nuevo caos -pero distinto- si el
hombre persistiera en su actitud present de perpetuo rebelde?
Ana Helfant


Rose


Marie

Reid


SAN PABLO 1830 FONO 87012
SANTIAGO









LIBROS












LA HOJARASCA


Gabriel Garcia Mrquez.



Entre los renovadores de la novela latinoamericana debe
incluirse, sin duda, el nombre del colombiano Gabriel Garca
Mrquez (36 aos). Garca Mrquez se form en el periodismo,
admira a los vanguardistas y vive en un pas que desde hace
diez aos sufre una callada guerra civil. Tiene un tema: la des-
truccin lenta y continuada de un pueblecito colombiano, Ma-
combo'. De estilo novedoso, el libro que nos ocupa, nos toma
desde el primer momnento hasta la ltima lnea. La novela gira
obsesioiantemente alrededor de un hecho, la muerte de un m-
dico extrao que llegara aos atrs, que se hizo odiar del pueblo,
de tai manera, que en masa lo condenaron a no ser enterrado.
El libro entero es un tejido de narraciones en primera persona
y racontos: magistralmente intercalados, narrados desde el pun-
to de vista de un nio, una mujer de treinta aos y un hombre.
de setenta. El nieto, la hija y el padre de la hija, respectivamente,
unicos amigos con que contaba el mdico que se ha suicidado.
Todos estn en la casa del difunto. "Por primera vez' he visto
un cadver", piensa el nio y esa es la primera frase del libro.
Hay figures acertadas: "Vindolo venir con el pelo cortado,
me pareci que diciembre haba dejado de ser un mes azul".








Hay un minuto en que se agota la siesta y las mujetes se
incorporan con la flor de la almohada bordada en la rmejilla",
Al ocurrir finalmente el desenlace, a travs de los pensa.
mientos de los tres, se nos ha dado el ambiente total. Sentimos
el calor, la subida de la humedad, los ojos que atisban ame-
drentados detrs de las celosas y la nada que campea por el
pueblo duea y seora. La intriga es mnima, pero como el pro-
vecho que se le saca es mximo, el libro, al final nos parece
una pequea obra maestra.





HABLA MEMORIAL


Vladimir Nabocov.


El autor nos cuenta dos pocas de su vida. La ms cercana,
veinte aos de emigrado ruso a Europa occidental donde ense-
aba tennis, Ingls y escribi algunas de sus novelas, y el pe-
rodo ms querido de su vida, la lejana niez en Rusia. Destruida
esta niez en 1917, por la revolucin, el recuerdo que de ella
tiene es magnifico y total. La figure heroica, mesurada, cordial
del padre; la delicada estampa de la madre, sentimental y siem-
pre present, un ambiente de gran holgura que slo pudo aqui-
latar despus (50 empleados .en la casa de la ciudad y del cam-
po), ms la belleza de los paisajes rusos forman el ambiente de
este encantador libro de memories en que las figures felices
abundan. "Durante la niez sabemos much sobre manos ya
que stas viven y revolotean a nivel de nuestra estatura".
A Nabocov le interest presentar intacta la belleza de su in-
fancia y lo logra en gran media. Vive actualmente en Suiza.
Ha escrito various libros: La verdadera vida de Sebastin Knight,
Pnin, Lolita, y Fuego plido. Obras que lo han situado entire los
mejores escritores contemporneos.









PELICULAS









UN REY POR INCONVENIENCIA


Encantadora pelicula franco-italiana que se recuerda a tra-
vs de las semanas por la luminosidad de colors y situaciones
y la alegra con que est hecha. Durante la primera guerra mun-
dial el ejrcito alemn en retirada decide destruir una pequeia
ciudad francesa medioeval. La carga de dinamita habilmente es-
condida ha de estallar 24 horas despus de la retirada. Para
ubicarla, el hroe aliado, Allan Bates, cuenta con una frase cla-
ve que nadie le puede descifrar, puesto que el pueblo abando-
nado por su poblacin est habitado ahora por los locos del
asilo que han quedado olvidados. Estos encuentran la manera
de realizar sus diferentes manas, ms positivas que las de los
sanos de mente en destruirse. El hroe, cada vez ms atrado
por los locos, prosigue la desesperada bsqueda de la dinamita.
Magistralmente dirigida por Philippe Brocca, esta pelcula nos
deja un refugio de alegra, al que retornamos al comentarla
con aquellos que la han visto, y un claro mensaje antiblico.



LA ESTACION DE NUESTRO AMOR
(Italiana)


La triste historic del hombre maduro que no valora lo que
tiene. Una mujer inteligente y comprensiva, un hijo que lo ne-
cesita, un trabajo interesante al que ha surgido por su propio








esfuerzo, obsesionado por la idea de los ideales idos y su juven-
tud que decline. Encarnada sta en la persona de su amante,
hermossima joven que se aleja en busca del hogar e hijos que
l no podr darle. Este vuelve, como ltimo refugio, a su ciudad
natal en busca de un reencuentro con el tiempo ido. Se le hacen
evidentes, en la vida de todos sus amigos, las frustraciones, la
falta de ideales y las claudicaciones corrientes. Queda inclume
la figure de sus humildes padres. "De dnde sacaban la fuerza
para vivir y sufrir as por nosotros?", se pregunta el personaje,
y despus: "Acaso mi destino no sea otro que el de dar testi-
monio de su existencia?", piensa, sin recorder que su propio hi-
jo necesita una imagen paterna. Se la dar? Encontrar el
personaje, la motivacin, el Dios que le hace falta para recu-
perar los valores perdidos? La fotografa es a ratos magistral
y la actuacin del actor principal, admirable. Interesante porque
toca una fibra de todo hombre maduro actual.

















Los Comits Democratacristianos de Senadores

y Diputados protestan por ataques al

Gobierno de Chile




"Frente a las declaraciones con que ha puesto fin a sus deli-
beraciones la reciente reunin de OLAS, en Cuba, en la que se
contiene un ataque a Chile, los Comits Democratacristianos de
Senadores y de Diputados creemos de nuestro deber declarar lo
siguiente:
1.-Formulamos nuestra ms enrgica protest por la inso-
lente pretensin de querer calificar la realidad chilena sobre la
base de informaciones falsas y mal intencionadas.
2.-En Chile, en donde existe la ms complete libertad pol-
tica e ideolgica, el Gobierno de la Democracia Cristiana est
realizando una profunda Reforma Agraria; una reform educa-
cional que ha colocado, a nuestro pas, en uno de los ms altos
niveles de escolaridad entire todos los pauses del mundo y un
amplio program habitacional. Ha creado los cauces para la par-
ticipacin del pueblo en el poder por medio de su organizacin
en Juntas de Vecinos, centros de desarrollo de la comunidad,
centros de madres, cooperatives, sindicacin en general y en
especial del campesinado. Est produciendo una real redistribu-
cin del ingreso national y al mismo tiempo ha iniciado un ace-
lerado desarrollo econmico, para permitir a corto plazo que
Chile logre su plena autonoma. Por otra parte, a diferencia de
lo que sucede en Cuba, el Gobierno de Chile no ha comprome-


DOCUMENTOSl




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs