• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Front Matter
 Title Page
 Table of Contents
 Editorial: Horas de preocupaci...
 Chile
 Las Americas
 El resto del mundo
 Trinchera politica: Notas para...
 En torno a la via violenta, por...
 Politica agraria del actual gobierno,...
 Ideologia, mito y utopia, por Franz...
 Perspectivas economicas para el...
 Esencia y mision del partido democrata...
 Con la sonrisa en los labios, por...
 Musico chileno escuchado fuera...
 Aylwin: Informe a la Junta Nacional...
 Declaracion del consejo nacional...
 Declaracion del Senador Patricio...
 Reafirmacion del Compromiso Gobierno-Partido...
 Advertising
 Back Cover














Group Title: Politica y espiritu.
Title: Política y espirítu
ALL VOLUMES CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00087226/00007
 Material Information
Title: Política y espirítu
Series Title: Politica y espiritu.
Physical Description: v. : ; 28 cm.
Language: Spanish
Publisher: s.n.
Place of Publication: Santiago de Chile
Publication Date: July 1967
Frequency: monthly
regular
 Subjects
Genre: periodical   ( marcgt )
Spatial Coverage: Chile
 Notes
Dates or Sequential Designation: año 1- (no. 1- ); jul. 1945-
General Note: "Cuadernos mensuales de cultura política y economía social."
 Record Information
Bibliographic ID: UF00087226
Volume ID: VID00007
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 02470069
lccn - 48019551

Table of Contents
    Front Cover
        Front Cover 1
        Front Cover 2
    Front Matter
        Page 1
        Page 2
    Title Page
        Page 3
        Page 4
    Table of Contents
        Page 5
        Page 6
    Editorial: Horas de preocupacion
        Page 7
        Page 8
        Page 9
    Chile
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
    Las Americas
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
    El resto del mundo
        Page 31
        Page 32
        Page 33
    Trinchera politica: Notas para un autoanalisis, por Jaime Castillo V.
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
    En torno a la via violenta, por Renan Fuentealba M.
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
    Politica agraria del actual gobierno, por Hugo Trivelli
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
    Ideologia, mito y utopia, por Franz Joseph Hinkelammert
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
    Perspectivas economicas para el periodo inmediato, por Zarko Luksic Savoia
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
    Esencia y mision del partido democrata Cristiano, por Jorge Donoso y otros
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
    Con la sonrisa en los labios, por Ana Helfant
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
    Musico chileno escuchado fuera de Chile, por Fernando Calvo G.
        Page 107
        Page 108
        Page 109
    Aylwin: Informe a la Junta Nacional del partido Democrata Cristiano
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
    Declaracion del consejo nacional del Partido Democrata Cristiano sobre "OLAS"
        Page 118
        Page 119
    Declaracion del Senador Patricio Aylwin
        Page 120
    Reafirmacion del Compromiso Gobierno-Partido Democrata Cristiano y Pueblo de Chile
        Page 121
        Page 122
        Page 123
    Advertising
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
    Back Cover
        Page 129
        Page 130
Full Text







PO


ernos de
ra Political
n6mica y
Social



ITJ


Julio 1967 N.o 301


;.9









La Revista "Politica y Espiritu", hizo su aparici6n en julio
de 1945 y el primer numero present al pdblico esta important
iniciativa cultural, con una introducci6n, como sigue:




"Primeras palabras"



"Estas lines de introducci6n al primer nimero de
POLITICA Y ESPIRITU, se escriben en los moments
mas angustiosos del hombre contemporaneo. En tales
condiciones creemos necesaria una explicaci6n de por que
salimos, al parecer, inoportunamente.

"Queremos que estos Cuadernos de Cultura Politica,
tengan una misi6n ambiciosa y humilde a la vez.

"Ambiciosa, porque la tarea de sefialar un rumbo a los
espiritus y orientar los criterios, es una labor que se en-
trega a la Patria, y en este caso la ambici6n -hablamos
de ambici6n en su mis alto sentido- se ennoblece y dig-
nifica.

"Humilde, porque deseamos que nuestro esfuerzo sea
sincere y profundo, como fue la tarea del antiguo arte-
sano, cuyo nombre no conocemos, pero cuya obra admi-
ramos. Lo que nos interest es que la semilla quede en
el surco y fructifique, sin importar la figure del sem-
brador que se pierde en la sombra y el olvido.

"Queremos orientar. Lo decimos derecha y francameW"
te. Queremos orientar porque sefialar un rumbo, un ndr-
te, es lo que esencialmente vale. Son las ideas, es el es-
piritu, lo que en iltima instancia conduce a los hom-
bres y a los pueblos".











La Editorial Del Pacifico ofrece, a la inquietud de sus cultos

lectores, cuatro titulos de los libros mas destacados y necesa-
rios para entender en profundidad el fen6meno llamado: "Revo-

luci6n en Libertad".



ECONOMIC Y REVOLUTION,

por Franz J. Hinkelammert
Precio E 12.-


EL PENSAMIENTO SOCIAL DE MARITAIN,

por Carlos Naudon e Ismael Bustos
Precio E 8.-


EL DESARROLLO DE AMERICA LATINA Y LA
REFORM AGRARIA,

por Jacques Chonchol
Precio E 7.-



LAS FUENTES DE LA DEMOCRACIA CRISTIANA,
por Jaime Castillo Velasco


Pr6ximamente, en una nueva edici6n, con un apdndice, exten-
so y pol6mico. El autor recoge todas las observaciones importan-
tes, posteriores a la primera edici6n, la cual se encuentra agotada.






HAGASE RICO AYUDANDO A LA
CULTURAL Y A LOS NECESITADOS
PARTICIPANDO EN LOS

SORTEOS DE9 I |

CONTRIBUIRA ASI A LA CONSTRUCTION
DE HOSPITALS, AL MEJORAMIENTO DE
LA ASISTENCIA SOCIAL, AL PROGRESS
DEL DEPORTED Y A LA EDUCATION UNI-
VERSITARIA; A LA SUBVENCION DE LOS
CUERPOS DE BOMBERS DE LA REPU-
BLICA, A LA PROMOCION DE VIVIENDAS
POPULARES Y A TANTAS OTRAS OBRAS
DE BIEN PUBLIC.

Y NO OLVIDE QUE

EN UN BOLETO DE "t 'o \

ESTA SU FORTUNE
BRINDANDOLE DOUBLE OPORTUNIDAD
CON SUS DOS TERMINACIONES Y REPAR-
TIENDO MAS DE 12.000 PREMIOS FOR
SORTEO.









POLITICAL Y ESPIRITU

N? 301 JULIO 1967 Aflo XXII


Cuadernos de


DIRECTOR
JAIME CASTILLO VELASCO


Cultura
Political
Econ6mlca
Social
Social


CONSEJO DE REDACCION
Carlos Naudon
Pablo Piacentini
Zarko Luksic
Claudio Orrego
Ismael Bustos
Ana Helfant
Francisco Arbizi


SUSCRIPCION AEREA POR 12 NUMEROUS


Chile ..................... E' 65.-
Am6rica Latina ............ US$ 11,25
Centro America ............ US$ 11,50
Mejico, Canada, EE. UU. .... US$ 12,90
Espafia .................... US$ 17,20


Alemania, Austria, B1lgica,
Congo Belga, Francia, Grdn
Bretalia, Italia, Suecia, Yu-
goslavia ................... US$ 17,60


CORREO ORDINARIO
Extranjero .................... ..... .............. US$ 10,20
Chile ......................... ................ E 50.-


Derechos reservados. Registro Nacional
de la Propiedad Intelectual N 202.


EDITORIAL DEL PACIFICO
Alonso Ovalle 766 Casilla 3547
Fonos: Libreria 393284
Imprenta 382512
Santiago de Chile


PORTE PAGADO
Publicaciones Peri6dicas.
INSCRIPCION N' 292


Se permit su reproducci6n citando la procedencia









C
.b
r .,
L:

'.;.
r
-.
: ~5~ ~


LOS PROFESIONALES Y
PROVEEDORES DE LA
CONSTRUCTION,

depositando su dinero en Ias
Asociaciones de Ahorro y
Pr6stamo, estarin incremen-
tando su propla fuente de
trabajo.


Buenos Intereses y reajuste annual de su dinero exento de impuestos.















INDICE






Editorial: Horas de Preocupaci6n .........:.... 7
Chile ............. ................... ....... 10
Las Am6ricas ...... ........ ........ ............ 21
El Resto del Mundo ................................. 31
Trinchera Politica: Notas para un Autoanglisis, por
Jalme Castllo V. .................... ............... 34
En Torno a la Via Violenta, por Renan Fuentealba M. 41
Political Agraria del Actual Gobierno, por Hugo Tri-
velll .... .................... .... ............... 59
Ideologia, Mito y Utopia, por Franz Joseph Hinke-
lammert ........................................... 70
Perspectivas Econ6micas para el Periodo Inmediato,
por Zarko Luksic Savola ............................. 77
Esencia. y Misi6n del Partido Dem6crata Cristiano,
por Jorge Donoso y otros ........................... 88
Con la Sonrisa en los Labios, por Ana Helfant .... 103
Mdsico Chileno Escuchado Fuera de Chile, por Fer-
nando Calvo G. ............................... 107

DOCUMENTS:
Aylwin: Informe a la Junta Nacional del Partido
Dem6crata Cristiano ................................ 110
Declaraci6n del Consejo Nacional del Partido Dem6-
crata Cristiano sobre "OLAS" ....................... 118
Declaraci6n del Senador Patricio Aylwin ........... 120
Reafirmaci6n del Compromiso Gobierno- Partido De-
m6crata Cristiano y Pueblo de Chile ................ 121







Una ferrea tradicidn

en la vida commercial

de la capital de Chile)

La *Ferreterfa Santiago'" s, ancientra!
Incorporada al esplritu mismo de la Ca*'
pital, porque sus normas comerciales.
rectas y progresistas, Ie han granjeado
la simpatia y el respeto del P(blicq
La Ferreterla Santiago- sirve a Ia pe-
quelfa y a la gran Industria, a los Talle.
res de Mecinica y Reparaclones, a la
Agriculture, a los Artesanos y tambl6n
al Hogar, a trav6s de sus Secciones:
MAQUINARIAS
CARBORUNDUM
HERRAMIENTAS
PERNOS y QUINCALLERIA
SANITARIOS
MENAJE


FERRETERIA SANTIAGO!
OSTERTAG y Co.
TEATINOS 240 SANTIAGO









EDITORIAL









Horas de Preocupaci6n




El President de la RepTiblica acaba de formular una series
de respuestas en una entrevista concedida al diario "El Mercu-
rio". En ellas, procur6 hacer llegar a toda la opinion pdblica na-
cional el fondo de los problems que el pais tiene por delante.
("El Mercurio", 30 de julio).
Debemos distinguir alli dos classes de actitudes: una es la de
serenidad y confianza absolute en el desarrollo de la political del
Gobierno. El Presidente sefiala los hechos y fija su posici6n fren-
te a problems de indudable importancia, constantemente some-
tidos a la critical cotidiana del pueblo. Asimismo, establece las
circunstancias que permiten distinguir al actual Gobierno, no
s6lo como uno que ha superado largamente a los anteriores, en
cuanto a su esfuerzo por las classes populares, sino que, ademAs,
como un impulsador de la economic national.
La otra actitud, a que nos referimos, es la preocupaci6n que
Eduardo Frei manifiesta acerca de la capacidad de los diversos
sectors nacionales para comprender la magnitude de la tarea y
especialmente la significaci6n que ella va tomando. Sobre esta
material, el Presidente no deja de manifestar un sentimiento de
duda. Seguramente, la entrevista concedida a un diario, de ideas
opuestas a las suyas, pero que no ha querido hacer una critical
negative y estrecha, y que es el de mayor circulaci6n e influen-
cia en el pais, tuvo por objeto justamente formular un llamado
muy hondo a la conciencia moral y political de los chilenos.







Nos place de un modo muy especial ese prop6sito. Hemos
sostenido con insistencia que un Gobierno popular de transfor-
maci6n social en libertad, necesita dirigirse constantemente al
pueblo. Es indispensable dar a conocer el contorno general de
la tarea cumplida y sefialar con voz firme las dificultades y las
responsabilidades de cada uno. La revoluci6n no vendri jamis
sin ese contact persuasive del gobernante con los ciudadanos.
De ahi que, si esa llamada presidential fuera el signo de un
cambio en el estilo del Gobierno, nosotros lo celebrariamos ju-
bilosamente.
Pero los problems encarados van much mis lejos que eso.
A nuestro juicio, se trata aqui de un cambio en toda la linea
que afecta de manera esencial a los militants democratacristia-
nos. Las cr6nicas del present niimero darin a los lectores un
cuadro de la situaci6n creada entire los partidos politicos chile-
nos y especialmente en el Dem6crata Cristiano. Nos parece que
seri necesario un intense esfuerzo conjunto, dentro de las reso-
luciones oficiales y de acuerdo con las lines fijadas, para hallar
una mis profunda unidad, un esfuerzo mis resuelto por vivir
volcados a las tareas del pais, un prop6sito de mejorar nuestros
m6todos de autoanilisis. Nunca se deberi olvidar la circunstan-
cia de que los pueblos abandonan, con mis facilidad, a los di-
rigentes cuanto mis esperanzas depositaron en ellos. La tabla de
medir para los democratacristianos es much mis rigurosa que
para otras colectividades. Se hace necesario actuar con la vista
fija en la realidad exterior. Nuestros problems son dificiles si
se les mira con el criterio rutinario traditional; son fdciles, en
cambio, si se les consider a la luz de un gran esfuerzo nacio-
nal, vivido con una 6tica nueva y una perspective surgida de la
victoria electoral de 1964. Todo adversario nuestro represent for-
mas de pensamiento que no entienden la apertura hacia los in-
tereses nacionales de Chile en esta segunda mitad del siglo XX.
Se pueden mantener ilusiones en los viejos m6todos o en las tra-
diciones pseudorrevolucionarias de algunos. Pero el pueblo chi-
leno ha demostrado que espera ver una realizaci6n simultinea
de la justicia y de la libertad, a la sombra de este movimiento
nuevo, diferente y audaz, que venci6 en 1964 y llev6 a la Presi-
dencia de la Repiblica a Eduardo Frei. Es poco lo que pide
para mantener su esperanza y ofrecer su respaldo, La tarea de






traducir todo esto en vida real para millones de chilenos y ejem-
plo para todos los paises de America del Sur descansa en los
hombros del Partido Dem6crata Cristiano. De ahf a necesidad
urgente de hallar, en forma definitive; el camino para superar
las dificultades morales y materials que, en este moment, se
oponen a nuestro advance.








Julio GonzBlez


No olvidardn facilmente a Julio Gonzalez aquellos que lo co-
nocieron y disfrutaron de su amistad. Acaba de morir, en su que-
rida Caracas, bajo los escombros de un edificio de departamentos.
Apenas un afio atrds, este vagabundo, idealista, desinteresa-
do, habia formado su hogar. Empezaba a gozar su propia exis-
tencia interior despuds de haber sido, toda su vida, uno que vivi6
con su coraz6n desparramado entire todos sus incontables ami-
gos. Era aut6nticamente human, vuelto cara a cara al destiny
de combatiente por la justicia que 61 mismo se habia trazado,
entregando a sus amigos la mis alta generosidad.
Alli donde muri6, en ese edificio que impensadamente lo aplas-
tara en su caida, estaba su casa, que era suya, porque sus ami-
gos asi lo habian querido. Antes, y durante much tiempo, Julio,
el intransigente, el luchador, el doctrinario, les habia dado su
eterno buen humor, su ardorosa iniciativa, sus posibilidades de
formaci6n te6rica, su amor por el combat politico.
Amigo sin par de Chile y de los democratacristianos chilenos
vino a vernos mis de una vez, recorri6 toda America hablando de
Chile y de nuestro partido. Ahora, 61 hara falta en todas las ca-
pitales de nuestros paises. Y sera dificil visitar de nuevo Cara-
cas en la certeza de que no tendremos posibilidad de ser lleva-
dos, de un lado a otro, por la sonrisa y la devoci6n del gran
amigo Julio GonzAlez.
Jaime Castillo V.























"Cuando la lucha entire facclo-
nes es intense, el politico se in-
teresa, no por todo el pueblo,
sino por el sector a que el per-
tenece. Los demns son, a su jui-
cio, extranjeros, enemigos, inclu-
so pirates".

Macaulay.





Las fuerzas political chilenas, expresadas en los, diferentes
partidos politicos que existen en nuestro pais, sibitamente se
han encontrado envueltas en conflicts, ya sean interos o ex-
ternos, que prometen cambiar fundamentalmente el rostro poli-
tico. de la naci6n. Esta crisis general puede considerarse como
una inestabilidad tanto ideol6gica como operative, que tras-
ciende el cotidiano quehacer politico. Dentro de esta sinopsis,
el Partido Dem6crata Cristiano aparece como una excepci6n.
Esta singularidad se manifiesta por los tdrminos en que se dio
la polmdiica denibcratacristiana en la ultima Junta Nacional.


Chile I







VAGUEDADES EN EL PARTIDO NATIONAL.


El Partido Nacional, actual coalici6n liberal-conservadora, na-
vega en aguas seudoideol6gicas infestadas de acuerdos y decla.
raciones en las que trata de fijar una linea, que indudablemente
sera tan ambigua como su conformaci6n.
Los acuerdos de Jahuel, que son un intent de determinar
la discusi6n en el Consejo General del 30 de julio, aparecen co-
mo la reacci6n natural de un herido de muerte ante la falta de
medios para comprar medicines. Este herido, el Partido Nacional,
cava su propia tumba cada vez que participa en un process elec-
toral. El fracaso en O'Higgins y Colchagua es la demostraci6n
palpable de su future entierro politico.
Los nacionales, que ahora hablan de un "viciamiento de la
democracia", lo hacen s6lo como intent de querer participar,
por lo menos, en la discusi6n de las transformaciones que sufre
la sociedad chilena. No esta mal quizAs; pero, sin duda, deberAn
aceptar hechos que por el moment siguen estando fuera de su
comprensi6n.




DESNUTRICION RADICAL.


En la iltima Convenci6n, el Partido Radical dijo: "El Parti-
do Radical cooperara decididamente para lograr el reagrupamien-
to de todas las colectividades populares y de izquierda". Esta re-
soluci6n, que "interpreta el sentir del radicalismo", aparece hasta
el moment como una lirica manifestaci6n de amor filial hacia el
FRAP. Esto, porque el dia que se acuerde una acci6n concrete
con la izquierda marxista, el radicalismo vera que "otra cosa
es con guitarra". Se entiende por acci6n concrete no un apoyo
incondicional a la Mesa del Senado, sino el luchar por una plata-
forma comin en la que las banderas serAn llevadas por los Par-
tidos Comunista y Socialista.
La reacci6n epistolar de "los 91" se puede transformar en
guerra declarada hacia la linea que pretend seguir el radicalis-
mo. La consecuencia de esta lucha dara, como siempre ha su-
cedido con los radicales, la existencia de dos giupos: los doctri-







narios, que por supuesto se autocalificarin de socialists, laicos
y democriticos, y un grupo efervescente y juvenile que termina-
rd sus dias como una "celula de izquierda".
La renuncia del doctrinario Luis Bossay a la Comisi6n Poli-
tica, mas que una protest solidaria por la derrota de su aliado,
es, de hecho, una autoubicaci6n frente a lo que espera al radi-
calismo. De ahi los innumerables intentos para que se reintegre.
La inconsecuencia de toda esta situaci6n no recae tanto en
el acuerdo radical, sino en la actuaci6n del FRAP, que como luz
en la oscuridad trata de guiar, aunque su llama se prenda y se
apague por efectos del vaivCn interno. El CEN Radical, en su
declaraci6n publicada en la prensa de esta fecha, expresa:
"1 Por sus principios y program, el Partido Radical es una
colectividad esencialmente democritica. Para el radicalism, la
conquista del poder debe realizarse a trav6s de los medios que
son propios de la democracia, esto es, el debate amplio, la lu-
cha electoral y el sufragio libremente emitido. Para que se d6
esta posibilidad, es precise que existan y funcionen las institu-
ciones en que se traduce la democracia political, tal como suce-
de en Chile y en ciertos paises de Amdrica latina, como Uru-
guay y Venezuela, por ejemplo;
"2? Para el Partido Radical tambidn es principio fundamental
la autodeterminaci6n de los pueblos y la no intervenci6n de ter-
ceros paises. Cada pueblo debe resolver sobre su destino y bus-
car, por si mismo, las formulas para el progress de acuerdo
con las circunstancias econ6micas. Las revoluciones no pueden
importarse ni exportarse. Tampoco deben exportarse o impor-
tarse las contrarrevoluciones ni emplearse la coercion, abierta o
encubierta, para torcer la voluntad soberana de los paises".



GUERRILLA O LUCHA DE MASAS.


El Partido Comunista de Chile se encuentra ante una defi-
nici6n que implica tanto lo doctrinario como lo contingent. Es-
te apremio, mis que nada -y a diferencia de los otros partidos-,
es efecto del emplazamiento permanent que provoca la exis-
tencia de guerrillas en Am6rica latina, y la actuaci6n que estin
protagonizando los Partidos Comunistas de Venezuela, Colombia






y Brasil. Si a esto sumamos el estado por que atraviesa el Par-
tido Socialista, vemos que el PC esta en una encrucijada nacio-
nal e international, de la que, con su acostumbrada "racionali-
zaci6n", tratara de salir airoso.
El viaje que realize a nuestro pais el Secretario General del
Partido Comunista uruguayo, Rodney Arismendi, sirvi6 para acla-
rar un poco el confuso panorama en la que ambos partidos, el
PC chileno y el PC uruguayo, se encuentran envueltos.
La eterna indiferencia de la URSS ante los movimientos
guerrilleros de nuestra America, agregado al apoyo que dio a la
negative del PC venezolano para considerar la lucha armada co-
mo el medio de llegar al poder, hacen aparecer al PC chileno
jugando con dos elements: por un lado, participan y concurren
a OLAS, principal impulsadora de la via armada; por otro, la
instituci6n PC debe obediencia y respeto a la URSS, o mas bien,
al PC de la URSS.
Luis Corvaln, Secretario General del Partido Comunista chi-
leno, ya se manifest por la lucha de masas como medio de
legar cd poder ("El Siglo", 2-6-67). La teoria "foquista" de De-
bray, de la cual participan todos los movimientos guerrilleros,
es, por tanto, desechada. A la sistematizaci6n de experiencias,
realizada por el intellectual francs, se antepone la formula de
los comunistas chilenos. Dentro del mismo FRAP existe esta con-
tradicci6n: los socialists preconizan la guerrilla; los comunistas
dicen por boca de su Secretario General que "no hay otro ca-
mino de salvaci6n y de advance hacia el porvenir, que el de la lu-
cha de las mis amplias masas populares del continente. Pare-
ce haber un conflict evidence.



DIVISION SOCIALIST.


Lo que primero fue una dificultad, luego un aprieto, despues
un moment critic, es ahora una franca division. El Partido So-
cialista vive un moment que es de indole doctrinaria y caudi-
Ilista.
Requiere de una definici6n tajante ante la actitud de su "com-
pafiero de ruta", el Partido Comunista. OLAS y sus complica-







clones, el pacifismo declarado de la Uni6n Sovidtica, con su 16-
gico efecto en el PC chileno, han tejido una red de la cual es
dificil salir, sin llevar tras si algunas hilachas.
Doctrinaria, en la media que la expulsi6n de Ra6l Ampuero
y Cia. hagan prevalecer un "estilo", que se puede patentizar en
la existencia de -segdn Ampuero- "una camarilla trotskista, que
tiene relaciones verbales con el actual Presidente del Senado, Sal-
vador Allende". El sector rebelde hace una critical constant "de
la inconsecuencia de un marxista que s61o busca figuraci6n, ho-
nores y brillo personal en la Presidencia del Senado".
Caudillista, ya que la crisis se centr6 solamente en dos per-
sonas: Radl Ampuero y Salvador Allende.
En entrevista televisada el sabado 22, el senador Ampuero,
lider del grupo rebelde, hizo un breve andlisis de todo el pro-
blema creado en el socialismo.
La discusi6n se plantea en dos pianos: una alianza political
con el radicalismo que no tiene sentido mAs alla de los traba-
jadores. En dsto -explic6 Ampuero- se contradice la linea del
Frente de los Trabajadores. El subito "izquierdismo" del PR, la
latente aceptaci6n de la directive socialist, con miras a crear
un Frente Popular, similar al de 1938, han dado como resultado
esta postura que "ningdn socialist aut6ntico la aceptaria".
Este nudo gordiano pensaban desatarlo en el pr6ximo con-
greso, pero se veia impossible hacerlo, ya que se pretendia susti-
tuirlo por un simple congress jerdrquico, manejado desde arri-
ba. La anticipada expulsi6n de los dos senadores impidi6 corre-
girlo.
Nadie conoce ain las verdaderas causes de la expulsi6n de
Ampuero, Chadwick y la suspension de los seis diputados. En
ningdn moment han faltado a la discipline partidaria, no hay
acusaci6n political y lo que se califica de insubordinaci6n es so-
lamente el envio de una carta en la cual no se ha violado la
line del Partido.
Los principles protagonistas de esta tragicomedia son Radl
Ampuero y Salvador Allende. La figuraci6n de Aniceto Rodriguez
es solo formal.
Allende ve como su estrella comienza a declinar, opacadn
por su poco feliz trayectoria de candidate presidential. En car-
ta enviada al senador Ampuero, el actual Presidente del Senado
le pide que adopten algunas resoluciones "muy concretas y sim-






pies": "Declaremos, pdblica y solemnemente, que Ud. y yo no
postulamos ni postularemos a ser candidates a la Presidencia
de la Rep6blica". Mas adelante agrega: "Advierto a Ud., como
lo he hecho saber hace ya algiin tiempo,a la directive del Par-
tido, que no aspiro a ser reelegido senador por Valparaiso y
Aconcagua ni por agrupaci6n alguna". Esta rodada sin vuelta se
confirm por su desgarradora queja en la entrevista del 10 de
junior de 1966 a la agencia yugoeslava de noticias "Nedeljne In-
formativne Novine". En ella habla de su viaje por dos pauses
socialists, en los cuales -especifica Allende- lo trataron "co-
mo si fuera una persona privada y turista, y no como a un
revolucionario" (!).
A todo esto, la directive maxima del socialismo -en la que,
a juicio de Ampuero, su Secretario General, Aniceto Rodriguez,
es un prisionero de la camarilla trotskista que busc6 la divi-
si6n- observa con inquietud lo que en un primer moment era
una situaci6n favorable para ellos.
El resultado de todo esto, Zes una division? Efectivamente
lo es. Ampuero afirma: "o significa la division o la migraci6n
masiva". Esto 6ltimo cada dia toma mas cuerpo. Numerosos Se-
cretarios Regionales, Alcaldes, Regidores y militants socialists
han manifestado su apoyo a Ampuero. Esta solidaridad provie-
ne especialmente de la zona norte del pais, donde el socialismo
tiene mayor arrastre electoral. El FRAP se debilita, pierde fuer-
za numdrica y decae considerablemente el impetu de antes. El
Comite Central recibe el bumerang de vuelta.
Despu6s de todo lo visto, equi6n se atreve a contradecir que
la political no es una ciencia exacta?


UNA EXCEPCION.


Lps que esperaban tener material para hablar largo y ten-
dido sobre la division democratacristiana quedaron defraudados.
Las dos tendencies manifiestas en la Junta, una encabezada
por Jaime Castillo y otra por Rafael Agustin Gumucio, expresa-
ron sus puntos de vista con una altura de miras que revela el
ambiente moral que predomin6 a lo largo de todo el event. No
se vio en esta cordial, pacifica, tensa y entusiasta reunion de los
democratacristianos lo que estaba sucediendo en otros partidos.






La Junta Nacional del Partido Dem6crata Cristiano, fue un
dilema entire la unidad y la definici6n. Ambos tdrminos corres-
pondian, no al significado que nosotros adjudicAbamos al debate,
sino a la manera en que se expresaba cada una de las tenden-
cias. En efecto, la lista a cuya cabeza estaba Rafael A. Gumucio
decia ser la portadora de una exigencia de definici6n sobre pro-
blemas de alta trascendencia, tanto ideol6gicos como sociales.
En cambio, la posici6n cuya iniciativa tom6 Jaime Castillo, se.
cundado por un grupo numeroso de parlamentarios y de dirigen-
tes sindicales y presidents provinciales, no estaba destinada a
opener tesis concretas a las de Gumucio, sino solamente a pedir
se gestionase una lista de unidad.
Es necesario tener esto muy en cuenta, pues, en caso contra-
rio, se corre el peligro de no interpreter cabalmente la situaci6n.
Comentaristas de prensa y tambien militants democratacristia-
nos, han caido en ese error. Unos y otros quedaron un tanto des-
concertados por el hecho de que Castillo y sus compafieros de
ideas no presentaron jams una lista de candidates ni tampoco
ofrecieron un program de acci6n discrepante del de Gumucio.
Acostumbrada la gente a la lucha de posiciones, encarnadas siem.
pre en personas y con aspaviento de polemica cerrada entire ellas,
no hallaba la manera de entender la discrepancia. Pero, es que,
de una vez por todas, hay que tratar de mirar los hechos y no
atenerse al esquema preconcebido y general.
Ahora bien, Zqu6 sucedi6? Es lo que vamos a contar de in-
mediato.
La cosa empez6 con la cuenta del Presidente Nacional, Pa-
tricio Aylwin. Serena, clara, categ6rica, a ratos paternal y acon-
sejadora, en otros moments endrgica y poldmica, con indicaciones
acerca de la linea future, ella fue bien recibida. Aplaudida en
forma entusiasta, result aprobada por aclamaci6n sin debate
alguno.
En seguida, Jacques Chonchol, en su calidad de Presidente de
la Comisi6n Politico-Tdcnica, rindi6 la suya. Estaba basada en un
grueso document, impossible de ser estudiado y resuelto dentro
de la misma Junta. Previous algunos comentarios, fue aprobado en
general. Quedari como base de negociaciones entire el Partido y
el President de la Repfiblica.
De inmediato se acord6 la distribuci6n del tiempo. Se abriria
un largo plazo para el debate politico y t6cnico a la vez. Termi-







nado 6ste, despues de presentarse las listas para la renovaci6n
del Consejo Nacional, se permitiria un tiempo adicional a quie-
nes resultasen candidates a la Presidencia.
Por Gumucio hablaron Alberto Jerez, Julio Silva, Rodrigo
Ambrosio, Santiago Pereira. ZSus tesis? Las mismas que ya se
ban conocido:
El Partido necesita influir con mayor firmeza sobre el Go-
bierno.
El Gobierno debe introducir rectificaciones que aceleren el
process revolucionario y modifiquen ciertas prActicas o posicio-
nes refiidas con la doctrine democratacristiana.
Alberto Jerez formula una lista de problems en que era
necesario imponer manoo dura" a sectors derechistas. Bosco Pa-
rra, hizo una interpretaci6n global, critical y constructive, sobre
el problema de las relaciones entire Partido y Gobierno. Julio
Silva sostuvo la necesidad de no apoyarse en una unidad artifi-
cial. Rodrigo Ambrosio insisti6 sobre la existencia de problems
de divergencias internal que debian ser esclarecidos, y defendi6
su linea dentro de la Juventud.
Por cierto, estas intervenciones planteaban tambidn una de-
fensa contra las objeciones de los adversaries. El equipo de Ra-
fael Gumucio asegur6 que no se trataba de crear problems al
Gobierno, sino de elegir a los que habian mostrado una mayor
capacidad para impulsar hacia adelante al Gobierno. Agregaron
que no era possible hablar de unidad, como si ella estuviese ame-
nazada, pues se trataba de una mera discusi6n de tendencies,
iddntica a las muchas otras que habian tenido lugar dentro del
Partido.
Hablaron por la posici6n unitaria el Presidente de Colcha-
gua, Ra6l Herrera, quien lo hizo en nombre de quince Presi-
dentes Provinciales; el diputado H6ctor Valenzuela, en nombre
de los parlamentarios firmantes del manifiesto unitario; Manuel
Fernandez, en el de un grupo de dirigentes sindicales, y Jaime
Castillo, reiterando sus tesis.
Todos ellos intentaron una vez mds deshacer la imagen de
que se trataba aqui de una pugna entire candidaturas. Castillo
hizo especial menci6n al hecho de que iba a proponer f6rmulas
de unidad hasta el ultimo minute, que las discrepancies no po-
dian ser magnificadas, sino tenian que juzgarse en virtud del
inico criteria possible: el de las resoluciones oficiales. Rechaz6






los arguments "rebeldes-terceristas" diciendo que ahora se tra-
taba de elegir un Consejo Nacional dentro de circunstancias de-
terminadas, con una selecci6n de aquellos que parecieran los me-
jores, a base del program comdn, y especial atenci6n a las as-
piraciones e inquietudes de los militants. H6ctor Valenzuela
sefial6 el caracter amplio de su posici6n, y Rail Herrera llam6
a todos a la unidad. Manuel Fernandez hizo un andlisis critic
de la political laboral del Gobierno, pidiendo unidad para ajus-
tarla a la realidad actual.
Podemos calificar como francotiradores a Ernesto Vogel, Di-
rector del Departamento Sindical, quien no se pronunci6 por
la cuesti6n political, sino s61o por asuntos de orden sindical. Lo
apoyaron algunos otros dirigentes de trabajadores, quienes for-
mularon critics al Gobierno por ciertos m6todos excesivos en
el trato de los huelguistas. Por su parte, el dirigente fiufioino
Renato Saintard lanz6 una estocada a la Juventud por apresu-
rarse a marchar con los comunistas, en el caso de Vietnam, y
present un voto solicitando que ella organizara otra contra la
opresi6n hingara de 1956, cuyo aniversario se cumplird pronto.
Ignacio Palma agreg6 arguments a la tesis de unidad, pero apo-
yando la candidatura Gumucio.
La intervenci6n de los Ministros fue clara, several y... dis-
cutida. Ellos trataron de mostrar las consecuencias de una elec-
ci6n de Directiva que significara un golpe para el Gobierno.
Sus palabras impresionaron y, al mismo tiempo, enojaron. Para
muchos, llegaron mis alli de lo que debieran. Para otros, esta-
blecieron puntos sobre los cuales era necesario dejar las cosas
bien esclarecidas. Gabriel Vald6s fue, en verdad, el iinico que
no entr6 en pol6mica. Se limit a sefialar la obra del Gobierno.
Por su parte, Bernardo Leighton sent la teoria de que el Parti-
do debe ponerse de acuerdo con el Gobierno, pero que hay ac-
tos correspondientes a las atribuciones del Presidente de la Re-
pdblica, en los cuales aqu6l debe ceder. Juan de Dios Carmona
hizo un vehemente llamado a la responsabilidad de todos en el
apoyo que se debe al Presidente de la Repfiblica.
Durante toda la tarde, el debate fue acompafiado de tra-
mitaciones de pasillo. Los unitarios buscaban dos cosas a la
vez: la apertura de la lista Gumucio y la formaci6n de otra nue-
va, en el caso eventual de no haber acuerdo. Esto no era ficil.
Gumucio mantuvo una categ6rica repulsa a la petici6n de uni-







dad. Sin desesperar, lo iunitarios pidieron a Renan Fuentealba
que encabezara una lista con Jaime Castillo y Eugenio Balleste-
ros, como Vicepresidentes, y Jos6 de Gregorio como Secretario
General y Carlos Garc6s como Tesorero. Era una buena lista.
Pero, Renin no quiso encabezarla. No la objet6 por su significa-
do, sino por el hecho de que 61 habia escrito una carta en que,
a pesar de no gustarle, daba su respaldo a la de Rafael Gumucio.
Asi las cosas, lleg6 el moment de inscribir las listas. Alli,
aparecieron dos: una encabezada por el senador mencionado y
equipo; la otra, por Jaime Castillo, con Eugenio Ballesteros y
Milenko Mijailovic, dirigente sindical, como Vicepresidentes; Jo-
s6 de Gregorio como Secretario y Carlos Garcds, como Tesorero.
Y el debate final qued6 planteado.
Habl6, en primer t6rmino, Rafael A. Gumucio. Volvi6 a dar
sus arguments sobre las objeciones que le habian sido he-
chas. Declar6 que no era possible aceptar que se vetase a algu-
nos dirigentes en su aspiraci6n de representar al Partido, y que
tampoco aceptaba que el Presidente de la Repdblica debia sen-
tirse afectado por la designaci6n del equipo que lo acompafia-
ba. Asegur6 que l1 iba a actuar con firmeza ante el Gobierno,
pero que rechazaba la tesis de Bernardo Leighton y Patricio Ayl-
win en orden a que el Partido debia, en 6ltima instancia, acep-
tar el criteria del Presidente de la Repiblica sobre materials de
sus atribuciones.
Jaime Castillo us6 un tono familiar, sin acentuar las diver-
gencias y procurando que ellas se plantearan de un modo posi-
tivo. A titulo de ejemplo, sefial6 c6mo seria possible enconar una
discusi6n si se interpretara a cada uno segdn textos demasiado
literales. Hizo algunas ir6nicas, pero amables referencias a las
contradicciones en que caian los personeros del equipo de Gu-
mucio, y formula, al final, un llamado a que se abriera la lista
de Gumucio, aun retirando 61 su postulaci6n como candidate.
Lo important, sin embargo, era precisar el motivo de su
postulaci6n, despuds de haber trabajado por la unidad. Algunos
a viva voz se lo reprocharon. Castillo explic6 su argument: a
su juicio, la unidad que solicitaba era concrete y basada en
acuerdos objetivos. Si el grupo gumucista no acepta integrarse
con otros, quiere decir que el problema se traslada al nivel del
concept que cada uno tiene sobre el Partido: para algunos, el
PDC es una suma de fracciones; para otros, es una comunidad







entera. Planteada asi esta discrepancia, aparece, por fin, un mo-
tivo por el cual disentir. En ese caso, 61 ofrece su nombre para
reivindicar este iltimo concept del Partido.
Terminado el debate, vino la votaci6n. Resultado: Gumucio
245 votos; Castillo 197.
No hubo aqui especticulo fisico. Ni golpes, ni gritos, ni an-
danadas de palabras. Momentos de tension, de aplauso compar-
tido y de felicitaciones reciprocas. Hubo fraternidad y confianza.
El comportamiento de todos result verdaderamente ejemplar.
Cada uno de los asistentes estaba preocupado de seguir los ra-
ciocinios y aplaudia sin egoismo...
Jaime Castillo habl6 de la necesidad de vivir como en "un
partido de compafieros". La frase puede ser recordada despu6s
de haber visto la cordialidad franca y serena de este debate.


Valparaiso: Condell 1478


Establecimientos GASTON RUDDOFF S.A.
fAbrica de confecciones finas para eaballeros

Santiago: Salvador Sanfuentes 2835 Bandera 693


Concepcidn: Rengo 430
Coquimbo: Melgarejo esq. Plaza Prat


-








LAS AMERICAS


LA REUNION DE "OLAS". ANTECEDENTES Y PERSPECTIVES.




La Guerra Fria.


De manera general, es possible definir la guerra fria como
un estado de tension en las relaciones entire dos o mis Estados,
caracterizado por una clara hostilidad ideol6gica, political y eco-
n6mica, encaminada a obtener, primordialmente, nuevas esferas
de influencia y que coexiste con relaciones diplomiticas nor-
males.
Tal fue la situaci6n que se produjo a partir del fin de la
Segunda Guerra Mundial, entire EE. UU. y la URSS. Despuds
de 1946, el Occidente se habia desarmado y se sinti6 suspicaz
con respect a los designios de Rusia cuando Stalin, violando
los acuerdos de Yalta, instaur6 regimenes comunistas en Polo-
nia, Hungria, Rumania y Bulgaria. La finica naci6n comunista
en 1939, vio asi expandirse grandemente sus territories y sus
zonas de influencia. Aliada de Alemania en 1940, entr6 en Estonia,
Letonia y Lituania y las anex6, arrebatando tambi6n la Besarabia
a Rumania. Por medio de anexiones, tratados e influencias, con-
quist6 un inmenso territorio de mis de 25 millones de habitantes.






Fue Churchill el primer vocero de la aprensi6n occidental.
El 5 de marzo de 1946 dijo en su recordado discurso de Fulton
(Missouri): "Desde Stettin en el Baltico, hasta Trieste en el Adri&-
tico, una cortina de hierro ha descendido a travys del continen-
te. Todas estas famosas ciudades y sus poblaciones estin en la
esfera sovidtica, y todas ellas sujetas, en una u otra forma, no
s6lo a la influencia rusa, sino a un grado de control creciente
y muy alto desde Mosci".
Pronto esta concepci6n gui6 toda la political exterior de Oc-
cidente, particularmente de USA, cuyo Secretario de Estado, Fos-
ter Dulles, defini6 la conduct exterior de su pais como un es-
fuerzo para "hacer retornar al Ejdrcito Rojo detrds de las fron-
teras de la URSS".
Stalin, por su parte, vio en todo esto la manifestaci6n de
una nueva alianza occidental contra Rusia, preocupaci6n que do-
min6 siempre la mente de Stalin, a quien nunca abandonaron
los fantasmas de la intervenci6n extranjera con que Occidente
pretendi6 derrotar la Revoluci6n Rusa en los terrible primeros
afios de su afianzamiento. No era facil tampoco que olvidara
esos hechos, pues soldados de 14 naciones penetraron en Rusia
para apoyar a los rusos blancos, logrando ocupar desde Vladi-
vostock hasta los Urales, al este del ferrocarril transiberiano,
mientras la escuadra francesa se situaba en el Mar Negro.
Asi se inici6, bajo este amplio cielo de sospechas y suspi-
cacias, la guerra fria, que dio lugar a la formaci6n de vastos
sistemas de seguridad military, encabezadas por los dos colosos:
EE. UU. y Rusia, dividi6ndose el mundo en dos bloques muy per-
filados, oriented y occidente.


Hacia la Paz Fria.

El cuadro que acabamos de dibujar sumariamente fue el
hecho dominant en las relaciones internacionales por casi 20
afios y que, extendi6ndose desde su epicentro en Europa hasta
el Lejano Oriente y adn hasta America, mantuvo al mundo "pe-
ligrosamente al borde de la guerra", como dijo Foster Dulles.
Actualmente, surgeon a su respect diversos interrogantes:
eHa perdido su vigencia la idea de una eterna guerra fria? Qud
resultados han obtenido las naciones neutrales en la creaci6n de
nuevos elements que necesariamente intervienen en la division






Este-Oeste? eLa pugna chino-sovi6tica ha alterado el esquema de
enfrentamiento oriente-occidente ain mis profundamente de cuan-
to hasta ahora se puede apreciar? eQud significaci6n tienen las
tensions en el seno mismo de las alianzas?
Las respuestas que puedan darse a estos enigmas ayudan
probablemente a definir el future inmediato y, por lo mismo, no
son sencillas. Es de toda evidencia, sin embargo, que hay en
march process que estin transformando las relaciones tanto
entire los bloques mismos como dentro de ellos y que la gue-
rra fria, por lo menos en la forma en que fue definida al termi-
nar la Segunda Guerra Mundial, esti si no tocando a su fin, por
lo menos sufriendo una mutaci6n profunda.
En Europa, que fuera el epicentro de ella, hay un evidence
derretimiento de los bloques. Baste sefialar que Rumania ha en-
trado en relaciones con Alemania Occidental, la que ha salido del
inmovilismo diplomitico que la caracteriz6 en aiios recientes, pa-
ra penetrar en los paises de Europa Oriental, abandonando la
doctrine Hallstoin. El propio EE. UU. tiene ahora relaciones
normales con todos los paises de detris de la cortina de hie-
rro. Los acuerdos at6micos entire Rusia y USA aportan asimismo
un nuevo element de juicio en el sentido ya sefialado. Para de-
cirlo brevemente: al silencio hostile entire los dos bloques perfi-
lados, que dio caricter especifico a la guerra fria, ha seguido
ahora un vasto dialogo y un desdibujamiento de los mismos. El
fire control que sobre ellos tenian USA y la URSS, se ha he-
cho menos tenso. Dentro de su campo, Francia y Rumania, con
sus actitudes independientes, ejemplifican bien el cuadro que pre-
tendemos dibujar.


De la Sierra Maestra a la Tricontinental.

Es bastante curioso observer que el itinerario de la revolu-
ci6n cubana ha sido precisamente el contrario al que USA y la
URSS han ido trazando. En cierto sentido, las rutas por las que
han caminado Castro y Mao han sido an6logas y han Ilegado al
mismo. lugar: la violencia, concebida no s61o como estrategia,
sino tambi6n como una filosofia political.
Las palabras primeras del Gobierno de Castro, dieron la im-
presi6n de que se estaba frente a una profunda transformaci6n






de la sociedad cubana dentro de los moldes democriticos. El
Canciller Roa lo express claramente en su discurso a la Asam-
blea General de la NU en diciembre de 1959: "No admitimos ni
aceptamos que haya ineluctablemente que elegir entire la soluci6n
capitalist y la soluci6n comunista. Hay otros caminos y otras
soluciones de limpia textura democratic, y Cuba encontr6 ya
su propio camino. Los cubanos y los latinoamericanos ansian y
quieren una revoluci6n que satisfaga sus necesidades materials
sin sacrificar sus libertades". En abril de 1960, en su Carta a
la Federaci6n de Estudiantes de Chile (FECH), el Presidente Dor-
tic6s afirm6: "Cuba ni importa ni export revoluciones", y cali-
fic6 al principio de no intervenci6n como "piedra angular del
Derecho Internacional Americano".
Castro, sin embargo, no sigui6 esas lines. En 1960 se silen-
ciaron los dos 6nicos 6rganos de oposici6n: "Diario de la Mari-
na" y "Prensa Libre". Se alej6 a los moderados del gobierno, a
Manuel Rey, del Ministerio de Obras Pdblicas, y Felipe Pazos,
del Banco Nacional. Desde que el 19 de diciembre de ese aiio,
Guevara firm6 con Rusia el primer acuerdo commercial, la de-
pendencia de Cuba del bloque sovietico se hizo cada vez mayor,
acentuada por la decision de Eisenhower de cercar political y eco-
n6micamente a Cuba. Finalmente, en su famoso discurso del 2
de diciembre de 1961, Castro confes6: "Soy marxista-leninista y
lo serd hasta mi muerte".
De este modo, Castro lleg6 a ser el anfitri6n de la reuni6n
del Movimiento de Solidaridad de los Pueblos de Africa, Asia y
America latina, mis conocida como la Tricontinental. Sus decla-
raciones v acuerdos constituyen, en su letra v en su esofritu. una
demolici6n del princinio oue Dortic6s describiera a la FECH co-
mo "piedra angular del Derecho Internacional Americano" y de
lo aie hemos lamado "paz frfa".
He aqui, en efecto, algunas de estas declaraciones y acuerdos:

"La historic reciente corrobora, con aleccionadora nitidez,
que el imperialismo yanqui es el mAximo enemigo de la
paz mundial, el baluarte del colonialismo y del neocolonia-
lismo, el basti6n de las fuerzas de la reacci6n, el enemigo
pfiblico nfmero uno de los pueblos del mundo".

"Las deliberaciones de la Conferencia han puesto de mani-
fiesto el hecho de que el imperialismo, el colonialismo y el







neocolonialismo, bajo la jefatura del imperialismo yanqui,
desarrollan una political de intervenci6n sistemitica y de
agresi6n military contra los pueblos de los tres continentss.

"La Conferencia proclama el derecho y el dcber de los pue-
blos de Asia, Africa y America latina y de los Estados y
gobiernos progresistas del mundo, a facilitar apoyo mate-
rial y moral a los pueblos que luchan por su liberaci6n o
son agredidos direct e indirectamente por potencias im-
perialistas".

"La Conferencia proclama su solidaridad con la lucha ar-
mada de los pueblos de Venezuela, Guatemala, Perd, Co-
lombia...".

"La Conferencia proclama solamente que todos los paiscs
progresistas, asi como todos los movimientos revoluciona-
rios, darin ayuda consecuente e incondicional a todo pue-
blo enfrascado en una lucha de liberaci6n national o que
sufra agresi6n imperialista en cual quier parte del mundo".

"Importancia particular tiene el desarrollo de la solidari-
dad efectiva con los pueblos latinoamericanos que luchan
con las armas en la mano contra las oligarquias nativas ser-
vidoras de EE. UU.".

"Amdrica latina constitute la retaguardia del imperialismo
mAs poderoso y brutal, sostin principal del colonialismo y
del neocolonialismo en el mundo".

"La lucha armada de liberaci6n se transform en una for-
ma fundamental de lucha en Venezuela, Colombia, Guate-
mala, Perd, Oman y Congo".

"La coexistencia pacifica se refiere exclusivamente a las re-
laciones entire Estados de diferentes regimenes sociales y
politicos".

"No puede referirse a la coexistencia entire classes sociales ex-
plotadas y sus explotadores, en el seno de un pais, ni tam-
poco a la lucha de los pueblos oprimidos por el imperialis-
mo, contra sus opresores".






La Habana versus Moscu.


Hemos dicho que La Habana y Moscd han seguido trayecto-
rias bien diferentes: mientras la primera se ha transformado en
la capital de la estrategia de la violencia y de la resurrecci6n del
principio de intervenci6n, Moscd lo es de la coexistencia pacifica
y del respeto a la no intervenci6n en los asuntos internos de otros
pauses. Asi lo dej6 establecido en el comunicado final acerca de
las recientes conversaciones franco-rusas.
Castro no ha cesado de critical direct e indirectamente a la
URSS. Asi, en un discurso que pronunci6 a fines de marzo de es-
te afio express: "Cualesquiera que ayuden a esos oligarcas que
combaten las guerrillas, estAn ayudando tambi6n a reprimir la re-
voluci6n", refiri6ndose obviamente a las relaciones que Rusia ha
entablado o busca entablar con ciertos gobiernos de Amdrica lati-
na. El ubicuo "Che" Guevara, en su studio intitulado "Crear Dos,
Tres... muchos Vietnam es la consigna", ha escrito: "El imperia-
lismo norteamericano es culpable de agresi6n, sus crimenes son
inmensos y repartidos en todo el orbe. iYa lo sabemos, sefiores!
Pero tambi6n son culpables los que-en el moment de la defini-
ci6n, vacilaron en hacer de Vietnam parte inviolable del territorio
socialist, corriendo si los riesgos de alcance mundial; pero obli-
gando tambidn a los imperialistas norteamericanos a una deci-
si6n", lo que tambidn constitute una clarisima critical a la URSS.
El reciente conflict del Medio Oriente y, concretamente, la
resoluci6n de cese de fuego alcanzada mediante el acuerdo entire
Rusia y EE. UU., dio tambidn oportunidad a La Habana para ob-
jetar la actitud de Mosci. Su delegado ante la NU express: "El
acuerdo del Consejo de Seguridad en el que declar6 el cese del
fuego incondicional sin condenar al agresor y exigir responsabili-
dades al imperialismo que lo instig6 y apoy6, ni demandar la re-
tirada de las tropas invasoras, constitute en realidad la consagra-
ci6n del derecho de conquista proclamado y practicado por el
invasor".
Moscd, por su parte, si bien particip6 en la Tricontinental y
aprob6 sus acuerdos, ha hecho cuanto le ha sido possible por de-
mostrar que entire su conduct exterior real y lo acordado en la
Tricontinental, hay un mundo de diferencia. Lo dej6 esclarecido
en su Declaraci6n de Politica Exterior de diciembre de 1966, en la
cual dedic6 tan s61o 140 palabras de las 3.200 que contenia el do-







cumento, a los movimientos guerrilleros y ha alentado la forma-
ci6n de amplios Frentes Nacionales, con participaci6n de todos
los sectors progresistas. En el comunicado con que en abril ter-
min6 la reuni6n de partidos comunistas de Europa, en Karlovy
Vary, se llam6 a la colaboraci6n a todas "las agrupaciones bur-
guesas que manifiesten un enfoque real de la realidad contempo-
ranea".


Perspectivas de la reunion de OLAS.

Una contradicci6n tan profunda, ligada al cuadro general de
la political international, no podia dejar de proyectarse en el
mundo comunista de Amdrica latina.
De este modo, los desencuentros entire los partidarios de la
violencia y de "la paz democratic" se han hecho cada vez mis
dinimicas.
La situaci6n ha hecho ya crisis con relaci6n a los partidos
comunistas de Venezuela, Colombia y Brasil. La pugna mis co-
nocida es la relative a los dos primeros y se hizo pdblica en mar-
zo de este afio cuando Castro objet6 la actitud de los partidos
marxistas de ambos pauses de abandonar la guerrilla y participar
en la vida political normal. El Comit6 Central del PCV acord6: "El
Partido no abriga ilusi6n respect a los resultados de las eleccio-
nes; pero no permanecera al margen del process electoral".
Los partidos mencionados se han plegado a la estrategia de
los Frentes Nacionales preconizada en Karlovy Vary, siendo se-
guidos por el PC de Paraguay, el cual, en su declaraci6n del 7 de
mayo, express su decision de unir "todas las fuerzas democriticas
y progresistas del pais en la lucha contra el regimen del dicta-
dor Stroessner".
Los resultados de actitudes tan diversas, no se han hecho es-
perar. El PC de Venezuela tom6 la decision de no participar en
la reunion de la Organizaci6n Latinoamericana de Solidaridad
(OLAS), organismo creado por la Tricontinental con el objeto
de fomentar las guerrillas en Latinoamdrica. Brasil ha quedado
tambi6n excluido.
Resulta claro, pues, que la political disefiada en La Habana se
halla en profunda contradicci6n con la conduct exterior formu-
lada por Moscd. De este modo, un peligroso element de division







se agrega al que ha ido incorporando Pekin desde 1957. Los pro-
blemas ya surgidos y de los cuales hemos hecho una sumaria re-
ferencia, son s61o algunos de los primeros efectos.
El fondo del problema radica en que el fin de la guerra fria
-por lo menos, su transformaci6n-, y la political de coexistencia
pacifica dejan aislada y absolute a la revoluci6n de Castro, por-
que toda su estrategia se funda en seguir jugando a la guerra
fria, al frontal enfrentamiento de los bloques, como si en lugar
de vivir en 1967, lo hicidramos en 1947. El fin de tal cnfrentamien-
to deja al descubierto lo que en realidad es Cuba bajo Castro:
una isla subdesarrollada pendiente del hilo de la ayuda sovi6tica.
OLAS no producird otro efecto que acentuar las profundas
divergencias que sacuden al otrora monolitico bloque comunista
y lanzar a Am6rica latina a una era de violencias sin destino.
Tal parece ser el fin del itinerario que comenz6 en Sierra Maes-
tra y lleg6 a la Tricontinental, pasando por encima de promesas
y palabras que hicieron concebir, en su hora, a los pueblos de
America la esperanza de una uni6n fraterna entire la justicia y
la libertad.


Lucha racial de EE. UU.


Las declaraciones del lider extremist negro Stokely Carmi-
chael hechas en La Habana, en donde asisti6 a la reunion de la
Organizaci6n Latinoamericana de Solidaridad (OLAS), dan tma
nueva y mis peligrosa dimension al problema de la agitaci6n
negra en EE. UU.
El lider negro es considerado generalmente como el sucesor
de Malcolm X, dirigente de color de tendencies muy extremis-
tas, asesinado hace un par de afios. Carmichael se gradu6 en Fi-
losofia en la Universidad de Howard, en donde vir6 desde su
admiraci6n puramente intellectual del marxismo a la acci6n di-
recta. En junio del afio pasado, habia ya estado 27 veces en
prisi6n. En La Habana declar6 su admiraci6n por el "Che" Gue-
vara, a quien describi6 como "una inspiraci6n para los negros
norteamericanos".
Los problems raciales de EE. UU. tuvieron especial relieve
en la Conferencia Tricontinental de La Habana, verificada en
enero de 1966, en donde fue creada la organizaci6n de OLAS. No







podia ser de otra manera, pues la lucha contra la discrimina-
ci6n social y racial se lig6 alli con el combate antiimperialista",
para el cual se recomend6 la lucha armada.
Es a la luz de esa interpretaci6n que es precise visualizar
las decisions de la Tricontinental referentes a lo que alli se de-
nomin6 resoluci6n "Sobre los derechos humans de los afronor-
teamericanos (sic) en los EE. UU.". En ella puede leerse lo si-
guiente: "3. Que la lucha de los afronorteamericanos contra la
opresi6n racial en los EE. UU. nunca habia adquirido tanta ex-
tensi6n y violencia, y que el pueblo de los "ghettos negros" iden-
tifica cada vez mis su lucha por la liberaci6n con aqu6lla de
los pueblos oprimidos y explotados de Africa, Asia y Am6rica
latina". "4. Que durante los alzamientos de Watts (Los Angeles)
y Chicago, los afronorteamericanos proclamaron abiertamente
que estaban luchando en una causa com6n con los hermanos
vietnamitas, contra el racism y el imperialismo norteamerica-
no". En virtud de dstas y otras consideraciones, la resoluci6n
terminal acordando: "Otorgar el mas fuerte apoyo a los afronor-
teamericanos en su lucha por los derechos humans y la super-
vivencia, asi como a las fuerzas progresistas que defienden esta
lucha".
N6tese que para la Tricontinental de La Habana, la gente
de color norteamericana constitute algo aparte del pueblo de los
EE. UU., pues la denomina "Afronorteamericanos", con lo cual
introduce una division que ha sido recogida en la resoluci6n del
reciente congress del llamado Poder Negro, en que se recomien-
da escindir los EE. UU. en dos naciones, una negra y otra blan-
ca, socavindose asi uno de los mas firmes pilares del progress
norteamericano: su unidad.
La vasta geografia que abarcaron los disturbios y la forma
en que se desarrollaron permiten conjeturar, con fundamentos,
que ellos respondieron a un plan inspirado por las resoluciones
que hemos transcrito, aprobadas en La Habana, que se ha con-
vertido en una verdadera capital de la violencia.
Esta dimension del conflict racial norteamericano posee ob-
viamente una extrema peligrosidad e incorpora de lleno a EE.
UU. al mapa de la violencia. La Tricontinental de La Habana de-
fine lo que denomina "Imperialismo yanqui" como "el enemigo
piblico nimero uno de los pueblos del mundo", de tal modo







que no es dificil imaginar c6mo seri la lucha en el scno mismo
de los EE. UU.
Es impossible ya, disimular la gravedad de cuanto estd ocu-
rriendo en America. La miseria en que se debate los puebti.
de Amdrica latina y la especial situaci6n que tiene la gente de
color en EE. UU., son excelentes caldos de cultivo para que la
violencia predicada como doctrine y como acci6n desde La Ha-
bana germine como un arbol monstruoso. Ingenuo el permane-
cer impasible o aislindose en la torre de marfil de los princi-
pios. Estos, en political, no se agotan en si mismo, sino que re-
quieren realizarse en la prActica, entrar en contact anal6gico
con la realidad. Una vasta e imaginative acci6n se require pa-
ra enfrentar la violencia y precaverla, y para redimir los facto-
res que la hacen possible. En realidad, es la democracia misma,
concebida como sistema de convivencia humana y como filoso-
fia de la vida, como un progress y desarrollo del hombre dentro
de la libertad y del respeto de sus derechos esenciales, la que
estd puesta a prueba por los profetas y los ap6stoles de la vieja
y siempre nueva religion de violencia.


FINANCIERA CASH
Cooper al Bienestar de la Comunidad
Solicit la visit d2 un Agente e Crdditos
Lo mejor del Comercio de Santiago y los
s:rvicios mis importantes y ttiles, CASH
los pone al alcance de Ud. por medio de
sus planes de criditos de 5, 8, 10, 13 y 15
mesNueva York 61 -Fos 617-82995
Nueva York 61 Fonos 66M16-82995









EL RESTO DEL MUNDO

















LEL FIN DEL SATELISMO?


A fines de julio, cuando el Parlamento rumano demostr6 efu-
sivamente su aprobaci6n al discurso del Primer Ministro Nicolae
Ceausescu, quiso subrayar ante el exterior -y principalmente
frente a los sovidticos- que el satelismo de la primera post gue-
rra es un hecho del pasado. Ceausescu, en una intervenci6n que
aunque no aludia directamente a la URSS, fijaba inequivocamen-
te sus posiciones frente a Moscu, habia reivindicado la sobera-
nia de las pequefias naciones, al tiempo que juzgaba que el con-
cepto y el papel de las grandes potencias, "ya no corresponde a
las nuevas condiciones del desarrollo social".
Como para no dejar dudas de su independentismo, el Primer
Ministro aprovech6 la oportunidad para disentir con la URSS en
el problema del Medio Oriente. Ceausescu exhort6 a los israelies
a retirarse de las tierras que ocupan, pero dirigidndose a los dra-
bes (y a los rusos) agreg6: "Queremos decir honestamente a
nuestros amigos que no comprendemos ni compartimos la posi-
ci6n de quienes piden la eliminaci6n de Israel". A continuaci6n
insisti6 en una posici6n neutral en el conflict chino-sovi6tico;
reiter6 su idea -adversa al Pacto de Varsovia- de extinguir to-







dos los pactos militares y retornar la totalidad de las tropas a
sus paises de origen; aunque esta vez no atac6 al COMECON, sus
tesis fueron una reafirmaci6n de la autodeterminaci6n rumana,
que implica un aflojamiento de sus relaciones de todo tipo con
el Oriente europeo y un acrecentamiento con el Occidente.
Kossygin y Brezhnev habrdn experimentado, al leer el discur-
so de Ceausescu, sensaciones tan amargas como la que inflige
De Gaulle a Johnson cada vez que toma un micr6fono y hace
saber lo que piensa de la political norteamericana. A la vez, los
fracasos de la URSS con Rumania quizAs compensen a los nor-
teamericanos de sus desengafios con Francia; y viceversa. Con-
suelo de imperialistas.
Por el contrario, a los pueblos de America latina -y, en ge-
neral, a los del Tercer Mundo- much les alegra este progre-
sivo, y adn timido reordenamiento del poder mundial. Pero se-
guramente los mds alborozados deben ser los europeos. Todos
los sintomas de la political reciente no hacen sino favorecer esta
tendencia de los europeos a fortalecerse y a distinguirse de las
dos grandes potencias. El antiguo aislamiento entire las dos eu-
ropas, dia a dia es trocado por un intercambio active y hace ya
much que no se vislumbra sombra alguna de conflict military
en el Viejo Continente. En los plans econ6mico, military y poli-
tico, el papel "protector" de las grandes potencias, tiende pues
a desaparecer. Su raz6n de ser, en definitive, es la que esta en
cuesti6n. Es entonces razonable y es al mismo tiempo un buen
sintoma, que en Moscd y Washington haya quebraderos de ca-
beza por causa de Europa. Pero, para no caer, a nuestra vez,
en un consuelo para subdesarrollados, seria bueno que didsemos
muestras de suscitar igualcs problems a los grandes bloques.



AMBIGUEDAD INGLESA


En el mismo sentido, vale la pena recorder lo que dijo el
general De Gaulle el 12 de julio, en su iltima visit a Bonn. El
President de Francia express que Inglaterra podria convertirse
en un pais verdaderamente europeo, una vez que efectfe profun-
das modificaciones, especialmente en sus relaciones con los Es-
tados Unidos.







Esta ambigiiedad inglesa, 1t6 6s p6r clerto til accident facil
de borrar. La isla siempre mir6 al continentt" con altivez y ci,
fro en su division la clave de su hegemonfa. En este siglo sus
mayores relaciones las tendi6 hacia el AtlAntico, con Estados Uni-
dos; y cuando los europeos propusieron un mercado comdn, los
britinicos se negaron a integrarlo. Mas adn, quisieron oponerle
una competencia al MCE con la EFTA. Esta division de Europa,
que hasta mediados de este siglo habia rendido dividends a In-
glaterra, no tiene validez en el cuadro actual. Ni cuenta hoy la
isla con medios para pesar seriamente en el continent y me-
nos, en el concertoo mundial".
De seguir las cosas como estin, el Reino Unido minrcha ha-
cia la decadencia a un paso bastante apurado. Un humorista de
la political dijo que, mientras los ingleses declinan silenciosos y
en orden, los franceses emergen ruidosamente y en medio de la
confusion. Los dos paises perdieron sus colonies en estos afios,
pero la diferencia, a favor de Francia, estuvo en el marco de
sustituci6n que tuvo esta iltima con el MCE.
Hoy Inglaterra, como Hamlet, vacila. Pero tendrd que rc-
solver, tarde o temprano, las incompatibilidades de su Commen-
wealth con el MCE y de su alianza Atlfntica con la nueva Eu-
ropa. De lo contrario, es possible que conserve su flema, que man-
tenga su imperturbable compostura y no pierda la calma; pero
su serenidad de Animo no parece que sea suficiente para inver-
tir las causes de su declinaci6n.







TRINCHERA POLITICAL








Notas para un


Autoanblisis


JAIME CASTILLO V.




1.--Unldad ideol6gica.

El Partido posee unidad ideol6gica fundamental. Ella se fun-
da en el concept de la sociedad comunitaria y en la formula-
ci6n de una via democritica para conquistar el poder y conser-
varlo.
Las discrepancies ideol6gicas, de que algunos suelen hacer
caudal, no son tales. Nadie ha proporcionado, dentro del Partido,
una fundamentaci6n diferente de la que hemos mantenido siem-
pre. Tales discrepanciess", en realidad, no son sino apariencias,
originadas en desconocimiento de la doctrine propia o de otras
doctrinas, interpretaciones apresuradas de unas y otras, aprecia-
ciones pol6micas sobre el significado de algunos concepts, o con-
fusiones provocadas por algunos hechos politicos actuales (revo-
luci6n cubana, evoluci6n del comunismo, guerrillas, guerras en-
tre pauses del bloque capitalist y del bloque totalitario. etc.).







2.-lUntdad programintica.


La acci6n del Gobierno se funda en un Programa que fue
visto y aprobado por el Partido. El cumplimiento de este Pro-
grama ha sido sometido a examen official en varias oportunida-
des (Plenarios de Cartagena y Congreso Nacional) y ahora la Jun-
ta Nacional acaba de dar una aceptaci6n unAnime al informed de
la Comisi6n Politico-Tdcnica, designada expresamente para liqui-
dar las dudas.
Las supuestas variaciones entire "oficialistas", "terceristas" y
"rebeldes" -anteriores a dicha reuni6n-, no se manifestaron en
las oportunidades en que el program fue analizado con criteria
tdcnico. Ellas surgieron s61o a causa de la mala prActica de man-
tener "posiciones" political, a pesar de la unidad programitica.
Tales actitudes se fundamental en critics sobre resoluciones o
actos gubernativos, quejas de orden individual, recriminaciones
enfre militants, problems de organizaci6n partidista, suposicio.
nes reciprocas, exacerbaci6n de poldmicas, interpretaci6n de he-
chos internos o externos, diferencias de temperament o de es-
tilo, reminiscencias de debates anteriores a la conquista del po-
der, consideraciones de orden personal, etc. Todo ello fue reco-
gido por dirigentes que querian expresar con mayor o menor dn-
fasis los diversos angulos de estos problems. La intervenci6n
de factors extrafios dio resonancia a las disconformidades, y po-
co a poco aparecieron bandos de "rebeldes" y bandos de "leales".
Se trata de proyecciones polemicas. Ellas desaparecerfan, si des-
aparecieran las calificaciones reciprocas y si, en vez de vivir vuel-
tos hacia lo interno del Partido, cada militant tomase un puesto
en la lucha por las transformaciones sociales.
Las mas de las veces, estas discrepanciess" son el fruto ex-
clusivo de una incomprensi6n respect de los diversos puntos de
vista. En efecto, por ejemplo, algunos militants acusan a otros
de impulsar tendencies hacia doctrinas de tipo marxista, y estos
responded afirmando que los acusadores se niegan a intentar cam-
bios profundos. El conocimiento mis hondo del asunto revela
que, en general, se trata de una diferente apreciaci6n sobre la
oportunidad en que se propone una determinada media o so-
bre la forma political que ha de revestir. Una conversaci6n entire
camaradas arreglaria ese problema; pero el espiritu poldmico de







los grupos la malogra con alguna frecuencia. Este saldo negati-
vo juega mis adelante como base para mantener los artificiales
antagonismos.


3.-Los problems de cada dia.


Ello supone una cierta separaci6n entire aquellos militants
que estin operando ejecutivamente en el Gobierno y los que co-
laboran, sin acci6n direct, desde las filas del Partido. Hay de-
ficiencias notorias, y a veces graves, tanto en la relaci6n que va
del Gobierno al Partido como a la inversa. Eso es un problema
real de la mayor importancia; pero, no un hecho que revele por
si mismo la existencia de antagonismos insalvables.
La soluci6n a este problema s61o puede ser alcanzada me-
diante una maxima trabaz6n organica entire los militants de
Gobierno y los del Partido, lo cual supone: primero, que el Go-
bierno someta a studio serio y eficaz las proposiciones del Par-
tido; segundo, que 6ste entienda y conozca las dificultades prAc-
ticas que impiden la traducci6n de las exigencias doctrinarias en
hechos; tercero, que Gobierno y Partido se garanticen reciproca-
mente tanto el derecho a formular la necesidad de pausas como
la de acelerar process de cambios.

4.-El problema de la reallzacldn del program, revoluclonario,
su mayor o menor velocldad, el anllsisa de las circunstanclas
concretas, etc., debe ser planteado sobre la base de la unl-
dad, el prestiglo exterior del Partido, la solidez de sus reso.
luciones y la segurldad de que no se estd expuesto a conflicts
interns graves.

Por esta raz6n, tenemos que evitar la formaci6n de frac-
clones.
Un partido unido, sin luchas internal, sin acusaciones graves
entire militants, con capacidad para reflexionar entire camaradas
e introducir cambios por la persuasion, y no por las votaciones
pol6micas de asamblea, puede evidentemente lograr las mis am.
plias rectificaciones de parte del Gobierno. Y 6ste, asimismo, es-
ta en su derecho al pedir a ese Partido, la devoci6n y el coraje
que son necesarios.







5.-La norma esencial.


Ellas no pueden ser tomadas con desconocimiento del crite-
rio gubernativo ni tampoco asumir el caricter de un hecho con-
sumado, sea que provenga de los militants entregados a la ta-
rea gubernativa, sea de aquellos que dirigen el Partido.
El Partido Dem6crata Cristiano no es capitalist ni colec-
tivista. No es totalitario ni individualista. Por tanto, es un he-
cho claro que las resoluciones en favor de una "via no capita-
lista" de sustituci6n democrAtica de la actual estructura social,
por otra de caricter comunitario, es la tarea del Gobierno y del
Partido. Todo ha de encaminarse hacia ese objetivo con la ma-
yor rapidez possible. Tal cosa supone un intense esfuerzo te6-
rico y prictico. Exige de los militants contener la impaciencia
y abandonar la tranquilidad. Y cada uno debe colaborar para
que asi suceda. Los j6venes no tienen aqui un papel discordante
de los adults. Los adults han de poseer la capacidad de com-
prender a los j6venes. Los ejecutivos no pueden menospreciar a
los te6ricos. Ni dstos especular sin conocimiento de la realidad.
La revoluci6n, en suma, supone el ejercicio, en el seno mismo
del partido que la gesta, de las virtudes caracteristicas de la
Humanidad future.



6.-Urgente atenci6n hacia la vida Interna del Partido.


Observamos un aflojamiento en sus estructuras. No hay la
debida coordinaci6n, ni el sometimiento a las normas internal
ni tampoco, en algunas ocasiones, el compafierismo esencial. No
existe, hoy por hoy, la comunicaci6n humana indispensable en
un partido tan grande y con tantas responsabilidades. La doctri-
na democratacristiana es poco conocida entire los militants
nuevos. Los dirigentes no se ocupan de una formaci6n sistema-
tica, surgida del contact diario. La juventud posee una ten-
dencia a actuar por si misma, y, entire los adults, parece exis-
tir un temor de precisar los concepts o de ayudarla a enten-
der el significado de tesis o de situaciones que estAn sometidas






a estrategias de raiz totalitaria. En suma, hay un problema te6-
rico y un problema de political practice. El Partido vive sin ca-
nalizar las inquietudes.
Eso'se traduce en ausencia de capacidad para orientar a la
opin6n pdblica hacia los grandes objetivos de la revoluci6n chi,
lena. El Partido esti como acorralado por la critical, el escepti-
cismo, el odio. El pueblo apenas conoce nuestra labor. Los sec-
tores mis favorecidos, y que la comprenden, carecen de todo
apoyo en el resto de la sociedad. Nuestros planes de organiza-
ci6n popular o nuestro esfuerzo antiinflacionario se pierden en
la gran masa infiltrada por el egoismo y la ausencia de gran-
deza civica.
La querella internal contribute a agigantar esos hechos. No
puede seguir asi. La disoluci6n de cualquier espiritu fraccional,
de critical pequefia, de rutina burocritica y de confusion ideo-
16gica, son tareas inmediatas.


7.-Las relaciones con otras fuerzas.


Dos indicaciones fundamentals permiten sefialar la linea
del Partido respect de otras fuerzas:
Primera: es necesario mantener en vigencia los acuerdos de
Las Vertientes que recomendaron gran flexibilidad para nego-
ciar convergencias con otros partidos, sobre los puntos del pro-
grama. A pesar de la mala voluntad evidence de las fuerzas po-
liticas, es notorio que nuestro program compromete tambien
sus posiciones, y los obliga a actuar de manera que favorece el
advance popular.
Segunda: es igualmente necesario tomar nota de la forma
en que actda cada una de esas fuerzas.
El Partido Nacional se niega a entender los cambios de es-
tructura y levanta toda su capacidad de oposici6n political, de
sabotage econ6mico y de dispersi6n de rumores para impedirlos.
El Partido Radical alimenta no s61o los mis trasnochados
prejuicios ideol6gicos, sino ademds parece dispuesto a arriesgar
nasta la dignidad de sus dirigentes, con tal de aparecer como
opuesto al Gobierno democratacristiano. Ninguna forma de en-
treguismo doctrinario o politico ante el Partido Comunista re-
sulta impossible para ellos.







El Frente de Acci6n Popular y los grupos de presi6n que,
con diversos nombres e inspiraciones, se mueven mis hacia la
izquierda, trabajan insistentemente por dividirnos entire "ami-
gos" y "enemigos", y de paso se ven sometiendo a la inmensa
crisis provocada por sus diversas estrategias. Los mas conser-
vadores, la capa oficialista del comunismo, se ven sobrepasados
dia a dia por los que obedecen, como el perro al amo, a la voz
de Fidel Castro o de los lideres pekinistas. La "via violent" se
prepare lentamente, dentro de nuestra democracia, con te6ri-
cos extranjeros, y con audacia cada vez mayor.
Esto tiene que Ilevar al Partido a asumir el papel de vanr
guardia democrAtica y popular a la vez, obligandolos a un estu.
dio a fondo de tales circunstancias, de nuestros lazos con el
pueblo, de nuestra eficacia para servir a la comunidad, de nues-
tro papel como partido claramente mayoritario, y de la respon-
sabilidad que hemos asumido ante nuestra patria.
Saber acoger y estimular las coincidencias en sectors inde-
pendientes y en hombres que provienen de otras ideologias, pero
que acepten el contenido de la Revoluci6n en Libertad, es tam-
bidn una orientaci6n important.



8.-Estas observaciones son compartidas por la gran masa de
nuestros milltantes.


No hay en ellas nada que signifique divisionismo o espiritu
de exclusion. Todos debemos colaborar para ponerlas en obra.
Parece totahnente fuera de lug~ r la diferencia entire secto-
res responsables y no- responsables de fa ausencia de logros ma-
yores. Nadie tiene derecho a decir que es ajeno a las deficien-
cias, cualesquiera que sean. Todos estaglos actuando, ylo bue-
no p lo malo de nuestra tarea nos pertepece por igual.
Carece de todo sentido estimular una suerte de animadver-
si6n contra los hombres de Gobierno, como si.ellos nada tuvie-
sen que hacer en la direcci6n, del Partido, 'dbmo si cualquier
interns suyo, en la march de dste, hubiera de estimarse una
presi6n inaceptable del "oficialismo". Por el contrario, el Go-
bierno tiene el deber de venir hasta el Partido para ensefiar el







cuadro complete de las dificultades de su tarea, a fin de que
las decisions obligatorias de dste impliquen el mAximo conoci-
miento de la realidad concrete.
Si mantenemos de manera constant estas ideas, estimula-
remos una inmensa corriente de respeto y adhesi6n a nuestra
causa. Los ciudadanos, y especialmente el pueblo, veran a un
grupo de compafieros que saben zanjar con madurez y fraterni-
dad sus dificultades. Seremos comparados ventajosamente con
otros partidos. De nuestras conversaciones nadie resultari ven-
cido. Y nuestro Gobierno ganaria siempre en solidez.
Estaran dados los principios, las normas y los procedimien-
tos para buscar, en cada caso particular, la soluci6n de los pro-
blemas; todo ello a travds de un nuevo esquema de trato inter-
no: el didlogo entire compafieros, y no la aplicaci6n de reglas for-
malistas, tomadas como 6nico camino para zanjar problems, y
que, como en las democracies burguesas, enmascaran muchas
veces el dominio de unos grupos sobre otros.


El Gran
Mundo se
da cito...
on *I HOTEL TURISMO
HONSA do ANTOFAGASTA
Jendo Ud. pued. disfwg, A on
embiat. do privocided r~e~nomiento.
Es. truntvese Hotel disporn do
360 comas, beag, pnivodea, pleay Y
piscine propi;. Solon.,, $oil*,
3 le,.,, Selo.., do hllea, ot.
Con resde as@ siio iscegid. pop Cientifics,,
alloeots ficons, Esfoiereu y g#*to do und.e, pan.
gazer del clime sleipro primeorel do Antolagasta


C"Aft .. HO N S A uja pro *w r ~ aame majo
oWo mm ,O ha0 Ult N oE Sense at Utp. 0 an weuia to VI@eis profnimto


__ ____ I


_ __ __ __








En torno a la


via violent





RENAN FUENTEALBA M.*







El Honorable senior Altamirano, al referirse concretamente,
en primer tdrmino, a las denuncias --analisis del cual quiero ha-
cerme cargo- ha exagerado el alcance que ellas tienen. Y pienso
asi porque, sin pretender inferir ni lo mis minimo una ofensa
al seflor Senador, y con ser muy important su persona, no creo
que pueda sostenerse que, por el hecho de haber ejercido algu-
nas acciones judiciales en su contra, el Gobierno pretend, por
este medio, hacer un enjuiciamiento o una especie de process
politico al movimiento revolucionario que encarna el Frente de
Acci6n Popular. Y no lo creo, ademds, porque el Gobierno ha
tenido una intenci6n muy clara al hacer esas denuncias: no es
otra que lograr que los Tribunales de Justicia juzguen acerca de
si, en la conferencia publicada por la revista "Punto Final", da-
da por el Honorable senior Altamirano en la ciudad de Concep-
ci6n, se contienen efectivamente, o no se contienen, ofensas a
las Fuerzas Armadas o injuries a la persona del Presidente de

Texto del discurso pronunciado por el senador democratacristiano Renin
Fuentealba, el jueves 13 de julio, con motive de la denuncia del Gobierno contra
el senador socialsta Carlos Altamirano, por injuries e incitacidn a la violencla,







la Repfblica. Repito que es Ixagerado suponer que el Gobierno,
por medio de tales querella ,!est aciend.o h; prcsfdo al EPP.
De hecho, el Jefe del Estado, en muchas oportunidades, en
elevados discursos pronunciados a lo largo del pais, ha enjuicia-
do las c9ndiciones political de los adversaries. Si el Gobierno
deseatiat:r, lo expresard prip bda del Presidente de la Repd-
blica o de sus Ministros, o por intermedio de los parlamenta-
rios democratacristianos o de los dirigentes de nuestro partido.
Pero de ninguna manera, para hacer un process o andlisis poli-
tico de posiciones adversaries, recurriria al expediente de iniciar
una denuncia -y no querella, como err6neamente se dice- en
contra del Honorable senior Altamirano. Lo que se ha persegui-
d6, repito, es muy claro: que los tribunales de la Repdblica juz-
guen si, en ese document publicado por la revista "Punto Fi-
nal", hay o no hay ofensas a las Fuerzas Armadas e injuries en
contra de la persona del Jefe del Estado. Son los tribunales de
justicia los que deben pronunciarse sobre este particular.


Inconsecuente actitud del Senador Altamirano.

Extrafia la actitud de protest tan vehemente, tan amplia-
mente divulgada, asumida por el Honorable senior Altamirano a
causa de la interposici6n de esa denuncia.
Confieso, y lo digo con much serenidad, que la actitud del
senior Senador me parece inconsecuente. Lo es, desde luego, con
lo.que dice, sostiene y piensa el. senior. Senador. El se ha demos-
trado fervoroso partidario de la revoluci6n violent. El Honora-
ble senior Altamirano es admirador profundo de las guerrillas y
de los guerrilleros, y no deja pasar ocasi6n de demostrarlo. Pu-
.didramos decir que es un guerrillero, en Chile, de la revoluci6n
violent. Y cuando ha hecho un panegfrico, no s61o. en el discur-
so publicado en "Punto Final", sino en el de esta mariana, de
la via violent, yo pensaba: "jQud inconsecuencia tan grande!
iEste revolucionario, que desea terminar con el orden burguds,
que no teme a la violencia ni a las armas; este revolucionario
que, como tal y admirador de los guerrilleros, estaria dispuesto
a participar en las guerrillas y a dar su vida por los ideales que
sostiene, sin embargo, se asusta por una denuncia criminal ante
los tribunales burgueses!".







Hay inconsecuencia en su actitud, porque si uno es revolucio-
nario; o guerrillero, lo es hasta sus iltimas consecuencias; y no
creo que haya. de recurrir incluso a la tribune burguesa del Parla-
mento -que por cierto en esos paises revolucionarios no exis-
te- para elevar una airada protest en contra de una actitud
legitima, por lo demis, asumida por el Gobierno, no en defense
de su estabilidad democratic, sino en defense del honor de las
personas.
Consider, ademAs, que es inconsecuente la actitud del Ho-
norable senior Altamirano, no s6lo con lo que l1 piensa y sos-
tiene, sino tambi6n con lo que ha hecho y hace; porque el senior
Senador no puede negar al Presidente de la Repdblica, que ha
sido ofendido en su dignidad y en su honor, el derecho de re-
currir. a los tribunales de justicia para que, si coinciden con su
opinion en ese sentido, castiguen al culpable, cuando el propio
Honorable colega ha usado tambi6n el instrument de la quere-
lla criminal en contra de un modesto funcionario: el Subdirector
General de Investigaciones, cuando consider que habia sido ofen-
did6 por 61 en su dignidad y honor. No pueden negarse a los
demis las armas que uno mismo suele usar.


Las denuncias del Goblerno.

La denuncia interpuesta por el Gobierno comprende ciertos
delitos. Es decir, son dos las denuncias: una, hecha por el senior
Ministro de Defensa Nacional, por ofensas a las Fuerzas Arma-
das; y otra, hecha por el senior Ministro del Interior, por ins-
trucciones del Presidente de la Repiblica, relative a las ofensas
a la -persona del Jefe del Estado; o sea, por injuries y por ha-
cer el panegirico de la violencia.
Quierb decir que este Gobierno, a quien se supone la inten-
ci6n de querer hacer todo un process politico al FRAP a raiz
de tales denuncias, ha sido extremadamente respetuoso de todas
las ideas; ha sido un Gobierno extremadamente respetuoso, no
s61o de ras ideas political, sino tambidn. de las ideas religiosas;
ha respetado y respetari todas las organizaciones, de cualquier
Indole que sean; y en ese entendimiento, por cierto, ha respeta-
do a 'los partidos politicos, ha respetado la libertad de expre-
si6n; y todos los sectors del pals, de cualquiera tendencia ideo-







16gica que ellos scan, disfrutan en Chile de la libertad necesaria
para expresar sus opinions, para defenderlas y divulgarlas. La
oposici6n, asimismo, goza de las mAs amplias garantias para
ejercer sus derechos de tal; estamos, de hecho, presenciando c6-
mo los ejerce, a veces duramente o en forma exagerada. Sin
embargo, al Gobierno no se le reconocen ese autentico fervor
por la libertad y la democracia ni su autentico y profundo res-
peto por las garantias constitucionales y el regimen institucio-
nal. Otros gobiernos, que no respetaron la Constituci6n ni las
leyes, que tampoco respetaron la existencia de las ideas y me-
nos aun el derecho a expresarlas y divulgarlas, no fueron tan
atacados ni tan vilipendiados como lo ha sido la actual Adminis-
traci6n.
&Para qud recorder la ley de Defensa de la Democracia? ,Pa-
ra qud recorder dicho texto legal que fue aplicado, sucesiva-
mente, por various gobiernos anteriores al actual, incluso por el
que propuso derogarlo, que utilize esa ley durante casi todo el
period de su mandate? Recuerdo que, durante la 6poca en que
ejerci la abogabia en la ciudad de La Serena, innumerable ve-
ces debi defender a decenas de dirigentes sindicales (desde Cha-
iiaral hasta La Ligua), que habian sido apresados en el curso
de las querellas instauradas de conformidad con la Ley de De-
fensa de la Democracia.
Pues bien, al actual Gobierno, que ha respetado las garan-
tias individuals y el libre juego democrAtico, se lo ataca du-
ramente. Y por el echo de que este Gobierno ha presentado
una denuncia para defender su honor, que estima ofendido, se
ha llegado a decir que lo que se pretend es execrar y poner
fuera de la ley y de la Constituci6n a todo el movimiento re-
presentado por el frente de acci6n revolucionaria. IQud exagera-
ci6n tan absurda!
Deseo referirme en forma muy breve a la denuncia inter-
puesta por el Gobierno. Como dije denantes, la primera part
de la denuncia atafle a las injuries proferidas contra el Presi-
dente de la Repftblica. Esta acci6n judicial se ha ejercido de
conformidad a la Ley de Seguridad Interior del Estado, conjun-
to de disposiciones que quedaron, en definitive, luego de ser
derogada la Ley de Defensa Permanente de la Democracia, y ea
cuya aprobacdln participaron y participamos todos los parlamen-
tarlos de los mis diversos colors politicos, sin excepclin algu-







na. Dicha ley, en su articulo 60, configura los dos delitos que
han sido denunciados por el senior Ministro del Interior. La le-
tra b) del mencionado precepto legal se refiere, entire otros, a
los que injuries, columnien o difamen al Presidente de la Repd-
blica, a los Ministros de Estado, a los Senadores o Diputados
o a los miembros de los tribunales de justicia. Esta misma dis-
posici6n fue invocada por el Honorable senior Altamirano para
presenter su querella en contra de don Eduardo ZAfiiga. Es el
mismo articulo; pero cuando lo us6 el Honorable seflor Altami.
rano, se consider que todo estaba perfectamente y su actuaci6n
no mereci6 reclamaciones de ninguna especie. Sin embargo, aho-
ra, cuando el mismo texto legal se invoca por el seflor Minis-
tro del Interior para defender al Presidente de la Republica, se
consider que ello es ignominia.
La letra b) del citado articulo -tambien, por fortune, apro-
bado por todos los partidos politicos aqui representados- dice
que cometen delito contra el orden public los que hagan la
apologia o propaganda de doctrinas, sistemas o mdtodos que pro-
pugnen el crime o la violencia en cualquiera de sus formas,
como medios para lograr cambios o reforms political, econ6-
micas o sociales.
Yo soy muy franco para decir toda la verdad que tengo
dentro de mi. Por eso, no tengo inconvenient para manifestar
que a mi no me gusta la denuncia del Gobierno al amparo del
ultimo de los preceptos citados.
No me gusta la querella, pese a que se fund en una dispo-
sici6n legal aprobada por todos nosotros, y sin desconocer que
es legitimo al Gobierno hacer uso de la ley que el Congreso apro-
b6 por unanimidad. A mi no me gusta.
Pues bien, cen qud han consistido las injuries contra el Pre-
sidente de la Republica? El Honorable senior Altamirano sostiene
que no ha injuriado a la persona del Presidente Frei. Por mi
parte, declare que me parece desagradable que se process a un
parlamentario; pero, asimismo, declare que consider inadmisi-
ble sostener que el Gobierno carece de la inteligencia necesaria
para discriminar cuando se ha cometido una ofensa contra el
Jefe del Estado. La tiene, Considero que el Gobierno ha hecho
uso legitimo de un derecho. No quiero leer toda la querella cri-
minal o denuncia hecha por el Gobierno.







Las expresiones que particularmente sirven de fundamento
a la denuncia por injuries son del tenor siguiente: -
"Los actors, los antiguos actors de la vieja y gastada co-
media continental, han sido desahuciados definitivamente. Los
Haya della Torre, los Betancourt, los Figueres, los Frondizi. y
los Frel, todos ellos, ya no tienen vigencia en el process hist6ri-
co desatado por Cuba. Los unos por ineptos e incapaces, los
otros, por traidores y vendidos al status imperialista".
LQs adjetivos. y epitetos no estan adjudicados aqui por gru-
pos o nombres determinados, sino a unos y. otros; no sabemos
a cuales corresponden unos y a cuales otros; pero todos .esos ad-
jetivos y epitetos constituyen insultos e injuries que, sin duda,
atentan contra el honor de las personas. Estoy seguro de que
ninguno de los Senadores presents aceptarian adjetivos seme-
jantes lanzados contra ellos en el hemiciclo, en la prensa, en al-
guna conferencia dictada en la universidad o en cualquiera otra
parte. Es indiscutible que las expresiones mencionadas. hieren el
honor y la dignidad del Presidente de la Repdblica. Ahora bien,
toda la conferencia del Honorable senior Altamirano contiene
tdrminos despectivos para todos los gobernantes y Jefes de Es-
tado de America latina, sin hacer distingos. En efecto, en nin-
guna parte del discursQ del senior Senador se excluye de esas
expresiones a Chile y a sus gobernantes, por existir en nuestro
pais un regimen democrdtico.
Pienso que cuando alguien profiere un insult a plena con-
ciencia, debe estar en situaci6n de sostener lo dicho y afrontar
las consecuencias.
Deploro la situaci6n producida; pero estimo inaceptable que
los personeros del FRAP est6n continuamente empleando el in-
sulto a las personas como forma de lucha political. Hay 'que
terminar con esto. Pueden encontrar malo al Gobierno; pueden
decir que es imperialista u opinar lo que quierar sobre su po-
litica econ6mica -o laboral; pero, epor qud insultar a las per-
sonas y herir su honor y dignidad? Eso no lo' podemos aceptar,
porque nesotros no somos un grupo de mentecatos que- deje
pasar insultos que hieren la dignidad, no s61o del Presidente de
la Repdblica, sino.la de un hombre que, ademAs, es nuestro ami-
go y camarada. Tenemos derecho a defenderlo.
La segunda parte de la denuncia se refiere a la apologia que
el Honorable senior Altanirrano ha hecho de las guerrillas en







Amdrica latina. Repito que sobre esta material no me detendr6
sino en el andlisis politico. Respecto de la denuncia misma, yo
no habria incluido este capitulo como parte de ella. En todo
caso, dejo constancia de que el delito ahi mencionado esta igual-
mente configurado por el articulo 69 de la Ley de Seguridad In.
terior del Estado.
Por otra parte, existe una denuncia formulada por el senior
Ministro de. Defense Nacional, quien consider .que las Fuerzas
Armadas de Chile han sido ofendidas por el Honorable senior Al-
tamirano. Se sostiene que lo que se pretend es poner en pug-
na a las Fuerzas Armadas con el Frente de Acci6n Popular. Eso
es una suposici6n de intenciones.
El senior Ministro de Defensa Nacional consider que han si-
do ofendidas las Fuerzas Armadas chilenas. ZEn qu6 se basa el
senior Ministro? En las expresiones que el Honorable senior Al-
tamirano emple6 en su conferencia. En efecto, manifesto:
"Am6rica latina, gran naci6n deshecha en veinte repdblicas"
-nosotros somos una de esas veinte repdblicas-, "tiene una su-
perficie de 21.000.000 de kil6metros cuadrados y 240.000.000 de ha-
bitantes. El orden burguds y la explotaci6n imperialista estan cau-
telados por 1.200.000 guardlas nativos de ejdrcitos profesionales al
servicio del PentAgono".
SSi preguntamos a cualquiera persona que pase por la calle si
esto es ofensivo contra nuestras Fuerzas Armadas, indudablemen-
te nos responderA de manera afirmativa. Es un insulto, es una
ofensa a las instituciones armadas.
MAs adelante dice:
"C6mo derrotar a los ej6rcitos profesionales nativos y a sus
tutores armados yanquis, guardlanes del sistema de vida capi-
talista en esta zona del hemisferio, es el gran dilema planteado
a las vanguardias political continentales".
Comparto la opini6n sustentada, no s6lo por Senadores del
FRAP, sino por muchas personas, politicos y no politicos, que
estiman que en Amdrica latina existen ej6rcitos que cumplen las
funciones a que se ha referido el Honorable senior Altamirano.
Los hay, sin duda, pero niego que nuestras Fuerzas Armadas
puedan ser incluidas entire ellos o ser sindicadas de servidoras
del imperialismo, del regimen capitalist, de los explotadores
Nadie puede decir eso de los institutes armados de Chile. Mi los
sefiores Senadores del FRAP ni nadie en el pais puede pensar







una cosa semejante, porque, en realidad, nuestras Fuerzas Ar-
madas no estan al servicio de oligarquia alguna, del capitalism,
del Gobierno ni de ningun partido politico determinado. Ellas,
simplemente, son guardadoras de la soberania de la naci6n, y
siempre, en Chile, han sido la mejor garantia de estabilidad del
regimen democrAtico, y respetuosas de la autoridad legitimamen-
te constituida.
Nuestras Fuerzas Armadas, en noventa y nueve por ciento,
estan integradas por hombres modestos, sencillos, venidos de to-
das las esferas y classes sociales, y no es admisible afirmar que
en ellas se oculten las fuerzas del imperialismo, del capitalism,
ni que sus oficiales carezcan de la dignidad suficiente para re-
sistir las presiones de orden moral y material que quisieran ejer-
cerse por cualquier cuerpo armado o cualquiera tutoria extran-
jera.
Estamos absolutamente seguros de que nuestras organizacio-
nes castrenses jams tolerarian tal cosa. Luego, se las ofende
cuando se dice esto expresamente sin excluir a Chile.
Por eso, hizo bien el Ministro de Defensa -es su deber, se-
fiores parlamentarios- al plantear la denuncia correspondiente.
ZPara que? Con el objeto de que los tribunales establezcan si
efectivamente, como lo estima el Gobierno, hubo ofensa en con-
tra de las Fuerzas Armadas. Ese es el alcance de esta denuncia.
Hasta cierto punto, consider explicable que el Honorable
sefior Altamirano y algunos parlamentarios del FRAP, que tie-
nen un concept distinto de lo que es una fuerza armada en
un gobierno revolucionario, tengan esta opinion, no s61o de fuer-
zas armadas extranjeras, extrafias, sino de las propias Fuerzas
Armadas chilenas. Porque en los paises socialists --en Cuba,
concretamente, pais al cual permanentemente vemos invocar co-
mo ejemplo y modelo de gobierno revolucionario- las fuerzas
armadas, simplemente, se confunden y estan al servicio, no s6-
lo del gobierno revolucionario de Fidel Castro en el caso par-
ticular de Cuba, sino tambidn de la ideologia y doctrine que
esos gobiernos representan.
Como prueba de lo que estoy afirmando -porque yo tam-
bi6n lo recibo; no s61o a Sus Seflorias les Ilega-, tengo a la
mano una edici6n del diario "Gramma", en el cual aparece un
articulo dedicado a las fuerzas armadas, que dice: "Plenaria de
organizaci6n del partido en las fuerzas armadas".







0 sea, el Partido Comunista se organize dentro de las Fuer-
zas Armadas, y ello corresponde a la concepci6n que los-paises
comunistas tienen de los institutes armados. El caso concrete
es el Gobierno cubano. Mas adelante, en la misma publicaci6n,
figure toda una exposici6n sobre lo que significa la presencia
del partido dentro de los organismos militares, y se sefialan al-
gunas cosas muy interesantes. Por ejemplo: "Las experiencias al-
canzadas hasta hoy demuestran que los objetivos principles pa-
ra lo cual se crea nuestro Partido en las Fuerzas Armadas, aun
faltAndonos Unidades por construirlo, estan garantizados plena-
mente: el de contribuir con todas sus energias a que nuestras
Fuerzas Armadas Revolucionarias cumplan su misi6n de defen-
der la integridad territorial de nuestro pais, protejan el trabajo
creador del pueblo y las conquistas de la Revoluc6in, rechazan-
do y aniqullando cualquier agresl6n, venga de donde venga, y
el de educar en los principles del marxismo-lenlnlsmo a todos
nuestros soldados, classes y oficiales, asi como en el profundo
amor a nuestras tradiciones y a los pueblos que se enfrentan
resueltamente al imperialism; de la misma forma que tenian
como misi6n fundamental educar a todos los miembros de nues-
tras Fuerzas Armadas Revolucionarias, permanentemente como
tarea, en la absolute fidelidad al pueblo trabajador y en el In-
condicional acatamlento a las orlentaclones del Comite Central
de nuestro Partido y de nuestro Comandante en Jefe".
En otro de los pArrafos de esta publicaci6n, se expresa lo
siguiente:
"Ayudar al Partido Comunista de Cuba en el cumplimiento
de sus dos principles deberes en las FAR: la educaci6n de los
soldados, classes y oficiales en los principios del marxismo-leni-
nismo; y la elevaci6n constant de la capacidad combative de
las Unidades".
Podria citar muchos otros pArrafos que demuestran hasta
qud punto, en Cuba, existe identificaci6n absolute entire las fuer-
zas armadas, el regimen cubano y la doctrine marxista. Los sol-
dados son adiestrados en el marxismo.
Pues bien, quien tenga una concepci6n de esta clase acerca
del empleo de los institutes armados, evidentemente debe estar
en desacuerdo con las Fuerzas Armadas chilenas. Pero los sefio-
res Senadores pueden tener la seguridad de que jamAs este Go-
bierno, como tampoco ningun otro Gobierno democrdtico del







pais, intentard colocar a las Fuerzas Armadas al servicio dcl
partido. Ni al Partido Radical ni al Dem6crata Cristiano se les
ocurriri, mafiana, ir a adoctrinar, con las ideas radicales o de-
mocratacristianas, a los soldados, classes y oficiales de las Fuer-
zas Armadas.
Repito: cuando se tiene una concepci6n de esta naturaleza
respect de los institutes armados, es perfectamente 16gico con-
denar la autoridad, independencia y autonomia que las Fuerzas
Armadas chilenas tienen' respect de cualquier ideologia o de
cualquiera tutoria national o extranjera.


La lucha antlimperialista.

Se habl6 tambi6n de la lucha antiimperialista. Tanto el Ho-
norable senior Altamirano como la Honorable sefiora'Campusa-
no se refirieron a esta material. El Honorable senior Altamirano
-estd en su derecho- hizo nuevamente una apologia de la via
violent como medio para conquistar el poder. Incluso tuvo la
gentileza de recorder algunas expresiones que parlamentarios de
estas bancas hemos emitido con relaci6n a la existencia de las
guerrillas y de la subversi6n armada en Latinoam6rica. Nosotros
tambi6n estamos en contra del imperialismo. Reconocemos que
el imperialismo norteamericanO'es una realidad existente en Amd-
rica latina y constitute un mal para nuestros pauses, en cuanto
eS factor de presi6n e impide nuestra independencia econ6mica
y el libre desarrollo de nuestros pueblos.
Muchas veces hemos condenado al imperialismo, norteame-
ricano. Pero no- s6lo estamos en contra de 61, sino de toda for-
ma de imperialismo. Porque el imperialismo yanqui no es el
inico existente. Sin duda, en America latina especialmente, es
dste el mas poderoso, el mas fuerte, el que mis nos here.
Nosotros tambi6n estimamos que es precise dar una lucha
antiimperialista, y la estamos dando en la media en que lo per-
miten las posibilidades que otorga la democracia, que es lenta
de por si, para que ese imperialismo desaparezca algin dia de
nuestro continent, de nuestra patria. Pero no aceptamos que,
bajo el;pretexto de combatirlo, se nos coloque en situaci6n de
tener que caer en las garras de otros imperialismos.
Aqui se habla much de imperialismo yanqui, de los pactos
de ayuda military, etc.; pero nada se dice de los imperialismos







chino o sovi6tico, o del Pacto de Varsovia. Es claro que aqui se
habla de la existencia de una oficina que funciona en virtud de
los pactos militares, donde trabajan oficiales de las fuerzas ar-
madas norteamericanas. Todos los chilenos nos rebelamos en con-
tra de eso. Pero yo pregunto, ecuintas oficinas de las Fuerzas
Armadas de la Uni6n Sovi6tica hay en los pauses socialists ad-
herentes al Pacto de Varsovia? Me parece que Sus Sefiorias, igual-
mente, deberian averiguarlo.
Eso tambidn es repudiable. Lo important es que estemos
de acuerdo en derrotar al imperialismo; pero cada uno luchari
contra 61 segin sus mdtodos y pensamientos: unos, por la via
violent; otros, por el camino democratic que algunos creemos
possible. Porque el empleo de la violencia, concretamente en Chi-
le, podria significar, en el caso de fracasar esa via, un someti-
miento mayor de nuestro pais a dicho imperialismo; y en caso
de tener dxito, podria involucrar la entrega de Chile a otro im-
perialismo, cuyo respaldo seria necesario invocar y obtener pa-
ra mantener nuestra posici6n ante el imperialismo yanqui.
Nosotros nos estamos moviendo dentro de un esquema de-
mocratico, lento de por si, donde debemos respetar las decisio-
nes mayoritarias que muchas veces nos son adversas y hacen
dificil ir cumpliendo las tareas. jPero no se nos diga que no
somcs antiimperialistas!
Al comentar la Conferencia Tricontinental de La Habana y
referirme a esta material, dije:
"Todos los planteamientos de la Conferencia Tricontinental
llevan a un enfrentamiento de la mayor violencia con los Esta-
dos Unidos. Es el camino seguido por Cuba. Se busca un cho-
que de tal magnitude con la gran potencia del norte, que es im-
posible salii- bien parade, es impossible ganar la batalla si no hay
otra gran potencia detris. Ese sistema simplemente produce, no
una liberaci6n de la dependencia exterior, sino una transferen-
cia de la misma".
Eso es lo que mantenemos, sostenemos y creemos. Podemos
estar errados; pero no por eso merecemos que se nos lancen
epitetos de grueso calibre, se nos insulate y ofenda.
Por lo demis, respect de esta material no estamos solos. No
somos los inicos en Amdrica latina que pensamos que la via
violent seria perjudicial para nuestros paises, pues cada naci6n
de este continent debe resolver sus problems. En esto nos







acompafia el propio Partido Comunista venezolano, que aquf, por
desgracia, no ha sido mencionado, no obstante que han hablado
Senadores socialists y comunistas. No se ha hecho menci6n al-
guna de la gran dispute existente entire Fidel Castro y el Parti-
do Comunista cubano, por una parte, y el Partido Comunista ve-
nezolano, por otra.
Al efecto, los cables que public el diario "El Mercurio" de
hoy nos dan la noticia de que contindan las diferencias entire los
Partidos Comunistas colombiano y venezolano, por una parte, y
el regimen cubano, por la otra. Y la dispute radica, en gran me-
dida, en el uso de la via violent o de la via pacifica.
Pues bien, a raiz de los acontecimientos originados con mo-
tivo del asesinato del hermano del canciller venezolano y de la
condenaci6n que el Partido Comunista venezolano hizo por la
actitud de quienes asesinaron a ese personaje, el senior Castro
efectu6 un anAlisis sobre la via violent y la via pacifica.
En la mailana de hoy, al escuchar los discursos de la Ho-
norable sefiora Campusano y del Honorable senior Altamirano,
crei ver un pequefio trasunto de esta pol6mica. Porque mientras
el Honorable senior Altamirano, con la vehemencia que le cono-
cemos, hacia el panegirico de via violent y de la subversion ar-
mada en Latinoambrica, la Honorable sefiora Campusano nos
hablaba de la necesidad de apertura del Frente de Acci6n Po-
pular hacia nuevas fuerzas populares, con el objeto de llevar la
revoluci6n al dxito.
Son precisamente los dos puntos de vista que separan en
este instant al senior Fidel Castro del Partido Comunista vene-
zolano.
El senior Fidel Castro en un discurso pronunciado el 13 de
marzo y que se public en la revista "Punto Final", la cual nos
proporciona muy buen material a los no marxistas -la revista
es muy buena, yo la compro siempre-, refiri6ndose al cambio
de tactica del Partido Comunista venezolano, luego de relatar
el nacimiento del movimiento guerrillero en Venezuela, bajo Be-
tancourt, hizo duras critics por el cambio de tactica.
ZEn qud consistia ese cambio de tactica? El propio Fidel
Castro, en su discurso, se encarga de reproducir algunos docu-
mentos que asi lo demuestran. Uno de ellos es una carta de Fa-
bricio Ojeda, revolucionario venezolano, quien se dirige a Fidel







Castro y le relata el cambio que se esti produciendo en la li-
nea del Partido Comunista de Venezuela. Decia lo siguiente:
"Y es que en el seno del Partido Comunista de Venezuela
se debate dos importantes corrientes de opinion:
"Una, la minoritaria en la base del partido, pero que ha
torado cuerpo en los miembros del Bur6 Politico y el Comit6
Central, cuya esencia es la siguiente: los process en march
permiten al movimiento revolucionario tomar la iniciativa en cl
frente politico; sin embargo, serA necesario que las Fuerzas Ar-
madas de Liberaci6n Nacional ordenen un repliegue de las gue-
rrillas y unidades tacticas de combat. No se trata de una nue-
va tregua, sino de algo mAs a fondo: se trata de dar un viraje
en las formas de lucha. Es decir, abrir un nuevo period tactico
en el cual, en lugar de combinarse las formas de lucha, queda-
ran suspendidas las acciones de las guerrillas y las unidades tAc-
ticas de combat.
"La otra, mayoritaria en la base del partido, pero debilitada
en los organisms superiores de direcci6n, que encabeza decidi-
damente el compafiero Douglas Bravo, que no s61o se opone al
viraje y cambio de tActicas, sino que formula fuertes critics a
la forma como se ha venido conduciendo la lucha revolucionaria.
"Como se ve, el centro de las divergencias esta en la lucha
armada, a la cual se ha venido oponiendo desde el comienzo un
grupo de dirigentes del Partido Comunista venezolano".
Despuds, Fidel Castro cita un document escrito por tres no-
tables comunistas: Pompeyo MArquez, Teodoro Petkoff y Freddy
Mufioz. Ellos dicen lo siguiente:
"A grandes rasgos (en el Partido Comunista venezolano), la
situaci6n es la siguiente: la lucha armada ha sufrido varies gol-
pes y se ha debilitado. El movimiento revolucionario no estA
actualmente en condici6n de continuar el choque frontal y abier-
to contra sus enemigos. El dispositivo armado del Partido ha si-
do severamente dafiado, la sangrienta y brutal represi6n estA
afectando la capacidad del movimiento revolucionario de orga-
nizar, unir y movilizar a las amplias masas y dar una adecuada
respuesta a la political del Gobierno".
Y en otro document firmado por Guillermo Garcia Ponce,
para completar la vision sobre esta nueva linea political del Par-
tido Comunista venezolano, se dice lo siguiente:







"No se trata de una nueva tregua, sino algo mis de fondo:
se trata de dar un viraje en las formas de lucha, es, decir, abrir
un nuevo period tactico en el cual, en lugar de combinarse to-
das las formas de lucha quedardn suspendidas las acciones de
guerrillas y delas unidades tacticas de combat, y se colocarin
en el primer piano las iniciativas political, el agrupamiento de
las izquierdas, la promoci6n de nuevas fuerzas a la lucha con-
tra el "betancourismo", la organizaci6n y movilizaci6n de las ma-
sas populares, la alianza con los sectors nacionalistas de las
fuerzas armadas, la acci6n de los trabajadores por sus deman-
das, la lucha contra la represi6n, etc."
"Nuevos frentes de agrupamiento de las izquierdas"; es de-
cir, una posici6n que tal vez podria explicar ciertos fenomepos
que estamos observando en Chile. Presumo que esta nueva tic-
tica del Partido Comunista venezolano es compartida por el Par-
tido Comunista chileno. Digo "presumo", porque asf se colige en
gran parte de lo que escuchamos esta mafiana a nuestra distin-
guida colega sefiora Campusano.
Pues bien, equ6 juicio le merece a Fidel Castro esta nueva
actitud del Partido Comunista venezolano, actitud que da plena
raz6n en lo dicho por mi hace algunos instantes en cuanto a
que se pueden tener apreciaciones diferentes sobre cudl es la
via mds convenient de usar, si la violent o la pacifica? El se-
fior Fidel Castro usa los peores calificativos contra esas perso-
nas. Comienza, desde luego, por decir que los comunistas cuba.
nos no tienen por qud callarse frente a una cosa semejante. Tex-
tualmente, dice lo siguiente:
"ePor qud ibamos a estar nosotros obligados a aceptar esa
tesis? A nosotros no nos corresponde en absolute decidir los pro-
blemas de estrategia o de tactica en el movimiento revoluciona-
rio venezolano. Nadie nos ha pedido nunca que decidamos sobre
tales problems; nunca hemos intentado hacerlo. Pero si tene-
mos un derecho que no nos puede negar nadie en nombre de
nada, que es el derecho a pensar, el derecho a opinar, el dere-
cho a expresar nuestra simpatia y nuestra solidaridad con los
combatientes".
Despuds dice:
"En nombre de qu6 principios, de qu6 razones, de qud fun-
damentos revolucionarios estibamos obligados nosotros a dar







la raz6n a los derrotistas, a la corriente derechista y claudican-
te" -asi califica Castro al Partido Comunista venezolano-. "eEn
nombre del marxismo-leninismo? iNo! En nombre del marxismo-
leninismo jams les habriamos podido dar la raz6n. ZEn nombre
del movimiento comunista international? zEstabamos acaso obli-
gados por el hecho de que se tratara de la direcci6n de un Par-
tido Comunista? ZEs acaso dse el concept que debemos tener
del movimiento comunista international? Para nosotros el movi-
miento comunista international es, en primer lugar, eso: movi-
miento de comunistas, movimiento de combatientes revolucio-
narios. iY quienes no sean combatientes revolucionarlos, no se
podrAn llamar comunistas!".
Asi califica Fidel Castro -cuya tactica de la via violent
apoya en forma decidida el Honorable senior Altamirano- al Par-
tido Comunista de Venezuela, que patrocina dentro de su terri-
torio la via pacifica, la via de la combinaci6n, la via de la am-
pliaci6n de las fuerzas populares.
Por supuesto que el Partido Comunista venezolano no que-
d6 impasible frente a estas critics y ataques del gobernante cu-
bano, del primer ministry cubano. Y esa colectividad political hi-
zo una declaraci6n con fecha 13 de mayo de 1967, de la cual
quiero leer algunos pirrafos, porque son interesantes. Dice, por
ejemplo, refiri6ndose a Fidel Castro:
"El mismo hombre que encuentra tolerancia para todas sus
intemperancias verbales gracias al hecho de que Cuba se encuen-
tra en la primera trinchera de la lucha antiimperialista, deberia
tener la nobleza elemental de cuidar su lenguaje al referirse al
Partido Comunista que lucha en el pais mis intervenido por el
imperialismo yanqui en toda Amdrica latina y al que combat
en las mis dificiles condiciones. Asi, pues, la acci6n de Fidel
Castro es innoble, ventajista y alevosa, carente de la hidalguia
y la gallardia que siempre caracterizaron a la revoluci6n cuba-
na".
Luego agrega:
"Por lo. que respect al hecho en si mismo, el Partido Co-
munista venezolano dijo exactamepte lo mismo que Fidel Castro.
Ni mis ni menos. En cambio, afirmamos que lo que si le hace
el juego ala reacci6n y al imperialismo son discursos como el
de Fidel Castro, calumnias como las que ha lanzado contra nues-







tro partido, su pretension de dividirlo y hechos como el asesi-
nato de Iribarren Borges".
Son apreciaciones de apreciaciones.
Los sectors marxistas discrepan sobre cual es la via mis
laudable de emplear en Venezuela. Y los sectors marxistas de
dicho pals no aceptan a sus hermanos marxistas de Cuba que
los insulten, los injuries y los calumnien.
iSin embargo, nosotros, democratacristianos, que no somos
marxistas, no podemos levantar nuestra voz en el Parlamento,
en la calle o en los tribunales de justicia para defender al Pre-
sidente de la Repdblica, que es nuestro camarada y amigo, ade.
mas de ser el Jefe del Estado, cuando se le insulta!
Agrega el Partido Comunista venezolano:
"...pero lo que si no hemos sido, ni somos ni seremos ja-
mas es agents de Cuba en Venezuela, como no lo somos de nin-
gun otro partido comunista del mundo. Somos comunistas vene-
zolanos y no admitimos tutelas de nadie, por muy elevados que
sean sus mdritos revolucionarios".
Dicen mas adelante:
"Mas, a este Fidel Castro, supremo dispensador de titulos
revolucionarios, que se pregunta qud diria Vietnam del Norte si
Cuba comerciara con Vietnam del Sur, queremos preguntarle tan
s61o si piensa en lo que dice el pueblo espafiol de su comercio
con Franco y con la oligarquia espafiola o lo que el pueblo ne-
gro de Zimbabwe (Rhodesia) y los patriots de Aden pueden de-
cir de su comercio con la Inglaterra imperialista. Z0 es que Fi-
del Castro consider oportunismo en los demis, lo que en el que-
daria lavado por el agua lustral de su propia autosuficiencia?"
Seiiores Senadores, ustedes son muy apasionados en sus ata-
ques contra el Gobierno. Cuando nosotros contestamos, Sus Se-
fiorias reaccionan en forma violent y dicen largas diatribas en
contra nuestra; pero nunca se detienen a hacer un andlisis de
lo que sucede en su propia casa.
Todos los partidos politicos en este instant estAn con pro-
blemas. No recordard los que afectan al Partido Socialista. Sin
embargo, las disputes entire marxistas son tambidn tremendas, y
cuando reaccionan to hacen en forma violent contra sus pro-
pios hermanos de ideas. Entonces, Zpor qu6 se nos niega a nos-
otros el derecho de defendernos cuando somos vilipendiados e
injustamente atacados?







Quiero decir, al recorder aqui esta dispute y poldmica de c6.
mo combatir el imperialismo y la lucha antiimperialista, que na-
die puede dictar citedra, ni hay dogmas. Cada uno lo hard de
acuerdo con sus ideas y con los metodos que sustenta.
Los democratacristianos tenemos ideas democraticas. Cree-
mos que dentro de la democracia es mas possible, dado que es
el mejor camino, que Chile vaya liberandose paso a paso del im-
perialismo. Creemos que la via violent en nuestro pais podria
ocasionar perjuicios much mis grandes y mayores que los que
se trata de evitar.
Por tltimo, hoy dia se ha hablado sobre la Organizaci6n La-
tinoamericana de Solidaridad (OLAS). Sobre esta material el Con-
sejo Nacional de mi partido emiti6 una declaraci6n, en la cual
se deja constancia de algunos hechos de importancia. No qui-
siera cansar al Senado leydndola, ya que esta Corporaci6n co.
noce esa declaraci6n y tambidn fue publicada integramente en
la prensa. Sin embargo, quiero decir que en ella no hay sino un
pronunciamiento similar al que siempre hemos hecho sobre esta
clase de materials en anteriores oportunidades.
Nosotros siempre hemos condenado la agresi6n ilegitima, la
via violent para derrocar Gobiernos legalmente constituidos. He-
mos dicho que la via insurreccional, de rebeli6n, es legitima cuan-
do se trata de sacudirse de tiranias o de dictaduras que atentan
contra los derechos fundamentals de la persona humana. Y esa
es una doctrine que hemos sostenido desde hace muchos afios.



Plena Libertad.


Con estas palabras, creo haberme referido, por lo menos, a
lo que logrd captar y escuchar de las intervenciones de la Ho-
norable seiiora Campusano y del Honorable senior Altamirano.
Repito que al entablar el Gobierno estas denuncias en con-
tra del Honorable seflor Altamirano, no lo ha hecho como per-
secuci6n a su persona ni para someter a un analisis politico al
Frente de Acci6n Popular. Eso es una exageraci6n que no pode-
mos aceptar. En Chile hay plena libertad en la prensa, la radio,
la calle, la tribune prblica y el Parlamento para polemizar sobre







esta material. No necesitamos. recurrir al expediente de una de-
nuncia criminal por injuries u ofensas, para procesar al FRAP
por su pensamiento politico, que nos merece respeto -porque so-
mos respetuosos de las ideas ajenas- aunque discrepemos de 1l.
Por lo tanto, pido que se juzgue esta denuncia en el terreno
en el cual debe juzgarse: como la reacci6n legitima de un Go-
bierno que .defiende la integridad moral y el honor.de su jefe
mAximo, el Presidente de la Repdblica.


IXIJA CAARIAIS CO AI
CompIC ndp A con Hill y
Copts Ow slum. 01 y 1III.
TomsiosW" hosts 2W"
Solicits Ispecificaclones a
nuestrol represenranoes odi-
fectamenot a Is lirics.


cornpac
&.9. l.^ mr .. S f tt>


I -C- llIC" Y1P)







POLITICAL AGRARIA


DEL


ACTUAL GOBIERNO


HUGO TRIVELLI




Como lo he manifestado en varias oportunidades y como lo
destacara el senior Presidente de la Repiiblica en el l6timo Men-
saje Presidencial, el desarrollo agricola es una de las tareas pri-
mordiales del Gobierno. Estamos comprometidos a dar un im-
pulso acelerado a la agriculture, a fin de que este important
sector de la economic national participe plenamente en el pro-
ceso de desarrollo econ6mico y social del pais.
Sefialanos, una vez'mis, que no podremos superar el lento
crecimiento agropecuario, a menos que actuemos simultineamen-
te, y con decision, 'en la remoci6n de todos y cada uno de los
obstaculbs que han venido frenando su desenvolvimiento. Hemos
dedicado todas nuestras energfas a superar estos inconvenientes
y lo seguiremos hacienda.
Creemos que a trav6s del Plan de Desarrollo que esti en
march, la producci6n agropecuaria ha de experimentar un no-
table crecimiento. Aumento que debera provenir, en gran parte,
de un incremento de la productividad.
Al mismo tiempo, deberemos lograr la incorporaci6n plena
de los campesinos a la vida political, econ6mica y cultural. Todo
esto constitute la base de nuestra confianza.

Discurso pronunciado por el seaor Minisfro de Agricultura con fecha 14 do
julio de 1967.







Sin embargo, para lograr estos objetivos, se require un gran
esfuerzo. Un compromise de toda la comunidad national, trab.
jadores, empresarios, autoridades y funcionarios. A todos Ics cr
be un lugar en esta tarea basica del desarrollo. Y es bueno que
todo el pais tome conciencia de que ella no es ficil; por el con-
trario, es dura y urgente. Y es mis, el pafs debe tambidn saber
que, por muchos esfuerzos que hagamos, los resultados no po-
dremos verlos de inmediato.
Es bueno tambidn que tanto nosotros, como los agricultores
y campesinos, recordemos lo que en pocos aiios mas requerirA
la comunidad chilena de nuestro esfuerzo productor. En 1965, el
consume de trigo fue de 14 millones de quintales metricos. En
1971, seri de 16 millones y en 1980, de 20 millones.
En maiz, las necesidades que en 1966 fueron de 2,8 millones
de quintales mitricos, subirin a 7,5 millones de quintales en 10
afios mis. Las 290 mil toneladas de came de vacuno que consu-
mi6 la poblaci6n en 1965, tendrin que ser 400 mil en 1971 y 620
mil en 1980, si queremos alimentar bien a nuestra poblaci6n.
Estas cifras son apenas una pauta del tremendo esfuerzo que
debemos hacer en material de producci6n agropecuaria, si no de.
seamos que el pais se desangre importando alimentos.
El esfuerzo que debemos realizar result ain mas dificil cuan-
do se tiene present que el sector agricola se caracteriza por su
baja productividad y escasa rentabilidad general. Basta s61o re-
cordar que la contribuci6n de este sector a la creaci6n de la
riqueza national que se genera anualmente y que se expresa en
bienes y servicios a disposici6n de la comunidad, alcanza a un
diez por ciento de todas ellas. Y este aporte lo hace con el trabajo
de un tercio de la poblaci6n del pals. Esta situaci6n es deter-
minante de bajos y mal distribuidos ingresos en el sector agri-
cola; de un permanent desfinanciamiento y de una escasa ca-
pitalizaci6n. Los pocos ahorros que ahi se general, tienden a ser
invertidos en otros sectors mis atractivos de la actividad na-
cional.
Ademis, la actividad agricola esti frecuentemente amagadc
por hechos incontrolados por la mano del hombre.
Entre tales instruments, conviene decir una vez mis, estin
la Reforma Agraria, la reorganizaci6n institutional del sector pt-
blico agricola, la organizaci6n de los productores y trabajadores.
la renovaci6n tecnol6gica, el incremento de las inversiones, el







control y orientaci6n del crCdito, el establecimiento de una in-
fraestructura de comercializaci6n y, lo que es mAs important,
la definici6n de una political agraria clara, veraz, direct y cate-
g6rica.
Y es esta political la que quiero destacar de un modo parti-
cular en esta oportunidad. En sintesis, ella sustenta que es ne-
cesario elevar el ingreso de la actividad agricola, porque estamos
convencidos de que el pais no lograrA una agriculture modern
y eficiente, de acuerdo a sus reales posibilidades, si los trabajos
del campo no ofrecen atractivo econ6mico a quienes laboran en
ellos. Para lograrla, el Gobierno ha puesto en march y adop-
tado decisions en relaci6n con una series de medidas que tien-
den a estimular la eficiencia productive, a aumentar los ren,
mientos, a disminuir los costs de producci6n y a mantener los
precious de los products agropecuarios en niveles de equidad.


PRECIOUS


El Gobieno reitera su fire prop6sito de mantener en los
pr6ximos afios, para los products agropecuarios, el nivel real
de precious alcanzado en 1966, que fueron los mas altos registra-
dos en los l6timos 30 afnos. El reajuste se hara por el indice
del Nivel General de Precios.
Al trigo, y lo menciono especialmente, se le fijarA en enero
un precio equivalent al que tuvo durante 1966 en terminos rea-
les, que fue el mas alto registrado durante los lltimos 15 anios,
y un 20 por ciento superior al de 1964, en moneda del mismo
afio.
La came de vacuno tendra un trato preferencial. El precio
de la leche sera reajustado a partir del 1" de enero pr6ximo y
se mantendra el nivel alcanzado durante 1967 en terminos reales.
Se mantendran tambien los precious de sustentaci6n para el
polio broiler y los cerdos. El precio altamente estimulante que
se fij6 durante 1967 para el arroz, sera mantenido el pr6ximo
aiio en terminos reales.
Quiero recorder en esta oportunidad, que el precio que re-
ciben por sus products agricolas, constituyen, para mAs de 200
mil pequefios productores agropecuarios, el unico salario de un
afto de trabajo duro y esforzado.






FLETES


Un 'factor que inside de manera important en los precious
que los agricultores reciben por sus products, son las tarifas
ae fletes terroviarios.
Pues bien, durante 1968, las tarifas de los Ferrocarriles del
Estado para el transport de los products' agropecuarios y los
fertilizantes, no subirAn, en t6rminos reales, mas all de los ni-
veles que tuvieron durante 1967. Las rebajas que hemos venido
hacienda a los fletes ferroviarios, con cargo fiscal, se manten-
drtn en estos products durante el pr6ximo aiio y conservaran
el mismo valor real de 1967.


INSUMOS

Desde que llegamos al Gobierno, nos propusimos lograr una
reducci6n del precio de los mis importantes insumos y cqulpou
agricolas que los productores requieren en su process produc-
tivo. Junto con abaratar los costs de producci6n, es imperative
estimular vigorosamente el empleo de estos insumos y equipos
como parties fundamentals del process de renovaci6n tecnol6gi-
ca y modernizaci6n de la agriculture.
En esta ocasi6n, quiero reiterar esta political y llamar, una
vez mis, a los productores a colaborar con el Gobierno en di-
cha campafia. Estamos conscientes de que sin esta colaboraci6n,
todo esfuerzo que hagamos serd poco fructifero. Dentro de es-
te esquema de political hemos torado las decisions siguientes:
a) Durante 1968, la bonificaci6n fiscal por unidad de ferti-
lizantes nitrogenados y fosfatados serA reajustada en la propor-
ci6n que sea necesario, a fin de que dicha bonificaci6n siga re-
presentando el mismo porcentaje del precio bruto de los ferti-
lizantes que rigi6 durante el primer semestre de 1967.
b) El Banco del Estado atenderA de preferencia la importa-
ci6n direct de pesticides que quieran hacer los productores a
trav6s de cooperatives agricolas, sean ellas de carActer regional
o national.
Esta media significa, para los productores organizados en
cooperatives, una seria rebaja del precio del orden del 20 por
ciento, que podra legar, en algurios casos, hasta el 40 por ciento.







c) Se procederi tambi6n a reducir los gravamenes de impor-
taci6n de las materials que se utilicen en la formulaci6n de pes-
ticidas al mismo nivel que grava los pesticides que ingresan al
pais ya formulados.
Esto, permitird reducir adn mAs el precio de algunos pesti-
cidas en el mercado local.
d.) El Gobierno, a trav6s del Banco del Estado y, de la COR-
FO y en conjunto con los agricultores organizados en cooperati-
vas, ha abierto nuevos canales de comercializaci6n para la ma-
quinaria agricola, que permitird rebajas en .sus precious del or-
den del 20 por ciento. Estos nuevos cauces no eliminarin los
anteriores que seguiran operando y tampoco originardn problems
en la posterior atenci6n de servicio y repuestos. Este nuevo sis-
tema, que se pondrd en march en este mismo mes, se inicia con
tractores de diferentes potencias y se ird extendiendo a otro ti-
po de maquinarias e implementos.
e) El Banco del Estado considerarf el salitre como una mer-
caderia de su stock cuando sea adquirido por cooperatives, so-
ciedades agricolas de reforms agraria y comit6s de pequefios agri-
cultores. Esto permitird rebajar el costo del cr6dito en salitre
desde 21,2 por ciento, a un 19,2 por ciento.
f) La Ley de Reforma Agraria contempla la exenci6n del im-
puesto de compraventa que grava la maquinaria agricola, a los
fertilizantes, a las semillas certificadas, al maiz y a los pestici-
das. Esta disposici6n beneficiary a todas las transacciones que
efectten las instituciones del Estado y las Cooperativas Agricolas.
Esto significard tambidn una rebaja en el precio de estos pro-
ductos. La misma ley contempla la exenci6n de este impuesto a
los abonos nacionales cuando el productor actie como vendedor.
Por iltimo, esta ley rebaja al uno por ciento el impuesto de
compraventa que afecta a. los products de uso veterinario.



CREDIT AGRICOLA


El Gobierno continuard con la political de crddito ya puesta
en, march que. tiende a colocar una mayor masa de recursos
financieros en poder de los agricultores y que pretend, ademas,
una redistribuci6n de estos recursos, a fin de beneficiary con ellos







al mayor numero possible de productores agricolas. Complemen-
tando esta political, el Gobierno ha adoptado las decisions si-
guientes encaminadas a abaratar el cost del crddito y a facili-
tar su operaci6n.
a) Se procedera a rebajar la tasa de interns para los crddi-
tos que se concedan a los agricultores a traves de las lines de
presupuesto de caja y de promoci6n. La actual tasa, que es del
19 por ciento, se rebajara a un 17 por ciento. La rebaja regira
en estas lines en todo el sistema bancario.
b) Se procederA a rebajar en un 50 por ciento el actual im-
puesto dnico sobre el interns, en la line de presupuesto de caja
de las cooperatives agricolas, de las Sociedades Agricolas de Re-
forma Agraria y Comites de Pequeflos Agricultores.
c) Las lines para descuento de letras agricolas seguir4n te-
niendo, para las cooperatives, sociedades agricolas de Reforma
Agraria y Comites de Pequefios Agricultores, un 13 por ciento de
interns, pero se procedera a rebajar tambidn en un 50 por cien-
to el actual impuesto que las grava.
d) Con el objeto de poner una mayor masa de recursos a
disposici6n de los productores, el Banco Central procederA a exi-
gir a los Bancos Comerciales que el 2 por ciento de sus coloca-
clones en la linea de presupuesto de caja, tendra que ser des-
tinado a los productores agricolas que se acojan a esa line. Es-
te porcentaje se ira subiendo paulatinamente hasta alcanzar un
6 por ciento el 31 de diciembre de 1967.
Es nuestro Animo que se league a un 8 por ciento si las cir-
cunstancias lo permiten.
e) El Estado estA promoviendo y continuara insistiendo, pa-
ra que entren en lines de presupuesto de caja todas las em-
presas, particulares o cooperatives, que contraten o adquieran pro-
ductos agricolas, a fin de ir mejorando los sistemas de pago de
los productores. Se pondra acento especial en la incorporaci6n de
los molinos a esta line.
Este sistema estA siendo estimulado por el Gobierno, ya que
0l implica un sinnimero de ventajas, que se traducen en un au-
mento de las inversiones de las empresas y en el autofinancia-
miento progresivo de sus operaciones. Al mismo tiempo, permit
a las empresas agricolas programar sus actividades contando con
financiamiento asegurado, lo que se traduce en un aumento de sus
ingresos y disminuci6n de sus costs.







f) El Banco del Estado contintiari descontando letras de pro-
ducci6n en cuentas de ahorro y, al mismo tiempo, continuara con-
cediendo pr6stamos agricolas a travys de ellas a los pequefios pro-
ductores.
g) El Banco del Estado, asimismo, ha abierto una linea de crd-
dito para la compra de vaquillas, sean ellas de origen national o
extranjero. Esta linea, que cuenta con financiamiento asegurado,
tiene por objeto franquearles un financiamiento stable a los agri-
cultores que deseen vender o comprar vaquillas o vientres.
h) El Banco Central aprob6 recientemente una cuota adicio-
nal de crddito Warrants, a IANSA, destinada exclusivamente a pa-
gar liquidaciones de cosecha.
Las liquidaciones correspondientes a pequefios y medianos
agricultores, seran pagadas en su totalidad en cheques., El rest
serd pagado parte en cheque y parte en letras, las cuales seran
descontadas por los bancos con mayor facilidad, como consecuen-
cia de la descongesti6n que estas cuotas de pago al contado pro-
duciran en las plazas bancarias del sur.
A media que los crdditos acordados se vayan utilizando, se-
ran incrementados con nuevas cuotas hasta normalizar el pago
total del valor de la cosecha de la temporada que terminal.


COMERCIALIZACION AGRICOLA


El pais sabe que uno de los obstaculos mafs series que ha
venido frenando el desarrollo agropecuario lo constituyen las fa-
llas estructurales e institucionales del process de comercializaci6n.
El Gobierno se ha planteado diversas lines de acci6n para
enfrentar esta tarea, pero le da especial importancia a las inver-
siones en infraestructura para la comercializaci6n. Tras este ob-
jetivo estan en march las siguientes acciones:
a) Se continuara con el program de ampliaci6n y construc-
ci6n de plants lecheras, mataderos-frigorificos, plants fruticolas
y vitivinicolas actualmente en construcci6n.
b) Aparte del program ya en march, iniciaremos la cons-
trucci6n de otra series de infraestructuras que no estaban en los
programs normales del sector pdblico, pero que creemos indis-
pensables para avanzar en esta acci6n.






I) Bodegas de papas.-Se iniciari la construcci6n de cinco
bodegas de papas, distribuidas a lo largo del pafs, con una ca-
pacidad total de 200 mil quintales mdtricos. Especial menci6n me-
recen las bodegas de Santiago y Llanquihue. Con ellas, se espera
ir racionalizando el mercado de este product.
II) Frigorfficos.-Se iniciara, ademas, la construcci6n de la
tercera y cuarta etapa del Frigorifico de Curic6, lo que significa
ampliar su actual capacidad de 500 mil cajas de manzanas, a un
mill6n de cajas. Se iniciara, asimismo, la construcci6n del Frigo.
rifico de Valparaiso, que tendri una capacidad similar al an*
terior.
III) AdemAs, iniciaremos la construcci6n del Elevador Mari-
timo de San Antonio, para carga y descarga mecanizada, con
una capacidad de 20 mil toneladas.
c) Tambidn iniciaremos, en breve plazo, las obras del Mer-
cado Mayorista de Santiago. Con ello se espera racionalizar bi-
sicamente todo el comercio de la verdura y frutas que ingresan
al Gran Santiago. Esto redundara en beneficio de los numerosos
pequefios productores y medieros que se dedican a la producci6n
de hortalizas y de los consumidores de esos alimentos.
d) La Municipalidad de Santiago completard, a fines de este
afio, las obras que permitiran operar el Matadero Lo Valledor a
su plena capacidad. Esto significa racionalizar otro grave pro-
blema, cual es el mercado de la came en el Gran Santiago.
La infraestructura estd orientada a evitar la pdrdida de pro-
ductos agropecuarios y, en consecuencia, aumentar los ingresos
de los productores; a reducir los gastos innecesarios en el pro-
ceso de comercializaci6n y a evitar las bajas estacionales de pre-
cios durante los meses de recolecci6n. Todo esto persigue tam-
bidn un beneficio director para los consumidores.


SALARIES

El Gobierno ve con preocupaci6n el nivel que pretenden al-
canzar las remuneraciones planteadas en los pliegos de peticio-
nes presentados por las organizaciones sindicales agricolas a lo
largo del pals. Queremos aprovechar esta oportunidad para dar
a conocer, especialmente a los empresarios y trabajadores agri-
colas, cual es nuestra political al respect.







)esde que asumimos el Goblemro hemos realizado una poli-
tica de salaries y de mejoramiento y cumplimiento efectivo de
la legislaci6n social en la agriculture, que en el hecho ha signi-
ficado un incremento realmente important en los ingresos de
los trabajadores del agro y un mejoramiento en su forma de vi-
da. Sin embargo, en los pliegos en actual discusi6n, se introdu-
cen peticiones que la actividad agricola, en su gran mayoria, no
esta en condici6n de pagar y que, por otro lado, podrian que-
brar la political antiinflacionaria del Gobierno.
En este sentido, deseamos ser categ6ricos en nuestra posi-
ci6n y queremos que los trabajadores y empleadores lo compren-
dan. De no ser asi, los mis afectados con el process inflaciona-
rio son, precisamente, los trabajadores asalariados.
Nuestra intenci6n es que los pliegos campesinos se resuelvan,
en lo possible, a trav6s del mecanismo de la negociaci6n colecti-
va y que las remuneraciones de los trabajadores alcancen un ni-
vel compatible con la actual productividad agricola en sus dis-
tintas formas de explotaci6n y sobre todo de acuerdo con la
political general de control del process inflacionario. Los empre-
sarios y agrupaciones de trabajadores deben llegar a acuerdos
o convenios de caricter general sobre jornales, regalias y demas
elements de vida o de trabajo que sirvan de pauta para los de-
mas que se susciten en el respective sector. Pretendemos, en con-
secuencia, que los predios ubicados en zonas similares y con con-
diciones de suelos o clima equivalentes tengan el mismo regimen
de remuneraci6n que signifique un ingreso parejo para todos los
trabajadores.
Estimamos important que en las zonas en que ya se hu-
bieren ajustado anteriormente Convenios de caracter colectivo las
remuneraciones y demas condiciones econ6micas de trabajo, se
ajusten en relaci6n con los t6rminos de los convenios vigentes.
Por iltimo, reiteramos nuestro decidido interns y franco apo-
yo a que el sistema de participaci6n de los trabajadores en la
producci6n o en las utilidades, se extienda en la agriculture ci
lena como incentive eficaz para aumentar la productividad del
trabajo, de la tierra y de los demas factors en juego. Esto tiene,
necesariamente, que traducirse en un aumento de la producci6n
agropecuaria en cantidad y calidad y, en definitive, en mayores
ingresos del sector.






Por otra parte, ello no es sino el reconocimiento del dere-
cho que el trabajador tiene a recibir una parte del resultado eco-
n6mico de la empresa como element integrante de ella.
En el mantenimiento de esta political de salaries, que hemos
esbozado en lines generals, el Gobierno sera inflexible.
Ya me he referido a la dificil situaci6n que afecta en estos
moments a gran parte de la agriculture chilena debido a la se-
quia y las heladas. Esta catAstrofe producida, es similar en sus
consecuencias econ6micas a la que pudiera desencadenar un te-
rremoto de proporciones, con la desgraciada diferencia de que
sus efectos no se aprecian en forma inmediata y direct y, por
lo mismo, la poblaci6n no toma conciencia de los graves mo-
mentos por los que podemos pasar. Han pensado ustedes lo
que puede significar que la ciudad de Santiago, con sus 3.000.000
de habitantes, quede sin abastecimiento de hortalizas? ZHan me-
ditado en la importancia que tiene, para la alimentaci6n de la
poblaci6n, la disminuci6n probable en los abastecimientos de
came y leche? eImaginan ustedes el estado de desesperaci6n eco-
n6mica a que puede ser llevada esa inmensa masa de pequefios
productores de las zonas de la costa, comprendidas entire Co-
quimbo y Constituci6n, cuyo dnico ingreso estA constituido por
las siembras de trigo y que se pueden perder en su totalidad?
El Gobierno esta plenamente consciente de la grave situaci6n
que tiene que afrontar y ha asumido su papel con decision y
energia.
Se pondrAn en march todos los mecanismos juridicos, ad-
ministrativos, econ6micos y crediticios que permiten encarar una
situaci6n de catastrofe national. La protecci6n de los consumi-
dores va a ir unida al resguardo de los productores, y estos il-
timos pueden estar seguros de que haremos cuanto est6 en nues-
tras manos para que la producci6n agropecuaria se recupere y
sufra lo menos possible las consecuencias de estos fen6menos im-
previsibles.
Pero queremos que la naci6n entera nos acompafie en este
compromise. Es una tarea de solidaridad que debe unir a todos
los chilenos para superar los dificiles moments que pueden afec-
tarnos. Deberan comprender y ayudarnos en la aplicaci6n de to-
das aquellas medidas que el Gobierno se vera en la necesidad de
tomar y en cuyo cumplimiento sera inflexible.
Quiero destacarles que la sola political de precious que he anun-







ciado, le significa al pais iniciar el pr6ximo afio con algunos pun-
tos de inflaci6n y esta es una carga que se impone a toda la
comunidad national.
Toda la political agraria que hemos descrito, que -no es sino
la continuaci6n de la que hemos venido sosteniendo sin renun-
cios, esta encaminada a crear condiciones efectivas de estimulo
a los productores agricolas, y mejores condiciones de vida para
todo el campesinado; en consecuencia, seguiremos alentando la
eficiencia productive y sancionando la ineficacia.
Por lo tanto, y por imperative del bien comin, aquellos que
no nos acompafien en el process de desarrollo y modernizaci6n
de la producci6n agropecuaria, tendrin que abandonar esta ac-
tividad, dandole la oportunidad de usar los limitados recursos
naturales de que disponemos, a otros campesinos y productores
que estan deseosos de servir a la comunidad national en esta
important tarea. Los trabajadores y empresarios agricolas de-
ben comprender el sacrificio que el pais esta haciendo y va a
hacer por su agriculture y deben responder en la misma media
con trabajo, dedicaci6n y eficiencia. S6lo asi podremos encarar
el tremendo desaffo que nos imponen la naturaleza y las nece-
sidades de nuestros conciudadanos.










IDEOLOGIA



MITO Y UTOPIA


FRANZ JOSEPH HINKELAMMERT



TERCERA PARTE


LA UTOPIA RACIONAL


Los mistificadores, por lo tanto, en ning6n caso niegan la
factibilidad del mito social original, a pesar de que postergan su
realizaci6n a largo plazo. Hasta el tecn6crata modern mas ex-
cdptico compare esta posici6n. Pero lo notable es que, precisa-
mente, la fe en la factibilidad del mito original, original la des-
aparici6n del contenido human que este mito social original
tiene. Por career en la factibilidad del mito social original se jus-
tifica la mistificaci6n de la sociedad. La base de todo este fen6-
meno es la imposibilidad de concebir realmente un progress tdc-
nico econ6mico infinite en el sentido mas puro de esta palabra.
Todo el fen6meno de la mistificaci6n niega que el progress
sea realmente ilimitado, lo que significa en t6rminos 16gicos que
nunca va a alcanzar su fin inmanente. La decision, por lo tanto,
se refiere a la evaluaci6n de este process future. En la interpre-
taci6n mistificadora el progress es limitado y Ilega definitiva-
mente a un fin dentro de un plazo calculable, a pesar de que se
concibe este plazo a extremadamente largo plazo. Concibiendo al
contrario el progress tdcnico como progress infinite, la imagen







del mito social original pierde su caracter inmanente y Ilega a ser
una imagen trascendente. Siguiendo esta idea la medicine future
va a prolongar siempre mis la vida humana sin extinguir la
muerte como categoria. La cibernmtica va a mejorar ilimitada-
mente la maquinaria, sin lograr definitivamente la abolici6n de
la diferencia categ6rica entire hombre y maquina, etc. Pero lo
significativo es que la concepci6n del mito social original en tCr-
minos de una imagen trascendente lo convierte otra vez frente
al sistema institutional en una fuerza critica. El concept inma-
nente del mito original tiene como dnica soluci6n del progress
human la mistificaci6n, es decir, la entrega humana a los cri-
terios cuantitativos de la eficacia econ6mica. El sentido antiins.
titucional del mito original se posterga hasta el punto final del
progress tdcnico y como este punto final nunca llega, las insti-
tuciones se encuentran estabilizadas por un criterio de pura con-
formidad. La renuncia a esta postergaci6n permit vitalizar la
idea del mito original en la presencia misma y jugar su sentido
antiinstitucional en contra de las instituciones existentes en el
moment. La confrontaci6n de la sociedad con sus valores inma-
nentes entonces se tiene que hacer ya en la presencia, sin tener
el escape hacia el future.
Pero esta confrontaci6n, con el sentido antiinstitucional del
mito original no se puede plantear ahora sobre la base de una
abolici6n definitive del sistema institutional mismo. Eso signifi-
caria dnicamente repetir de nuevo las experiencias de las revolu-
ciones totales pasadas y fracasadas. Puede ser, por lo tanto, ini-
camente una confrontaci6n que dentro del marco de la estabili-
dad del sistema institutional lleva a cabo una actividad continue
de debilitamiento de las fuerzas mistificadoras del sistema so-
cial. No pretend solucionar definitivamente el problema de la
mistificaci6n, sino que quiere minimizar los efectos de la misti-
ficaci6n lo mas possible.
Este reconocimiento de la estabilidad del sistema institucio-
nal como categoria, por lo tanto, va 16gicamente unido con el con-
cepto del mito original como un concept trascendental, mien-
tras que la mistificaci6n se basa precisamente en la convicci6n
de la factibilidad de una desaparici6n del sistema institutional.
La perdida de la trascendencia en la mistificaci6n de la socie-
dad es, por lo tanto, la causa dltima de la perdida de una acti-
tud critical frente a la sociedad.







Plantear el mito original como una idea trascendental signi-
fica convertirlo en utopia racional. En esta forma, ahora, .el mito
original permit contraponer a la racionalidad tdcnico-econ6mica
y a la mistificaci6n econ6mica una racionalidad de valores que
se origins en la misma base como la racionalidad tdcnico-eco-
n6mica. Como la racionalidad tdcnico-econ6mica tiene una pers-
pectiva infinita hacia el future, esta racionalidad de valores tie-
ne una perspective infinita hacia lo present. Llega a juzgar so-
bre el sistema institutional del moment bajo el mismo criterio
human que la racionalidad tdcnico-econ6mica impone en el pro-
ceso de la mistificaci6n. Esta racionalidad de valores crea un
fen6meno que podriamos llamar el desdoblamiento del mundo
social que se refleja en primer tdrmino en lo que podriamos lla-
mar el desdoblamiento de los valores.
Este desdoblamiento de los valores sigue los mismos pasos
como la definici6n de los valores a traves de la racionalidad tdc-
nico-econ6mica. En el fondo la racionalidad de valores utiliza
exactamente los mismos valores desdoblindolos en un sentido
especifico que hay que desarrollar con mis profundidad. Este
anilisis comenzard con la etapa del surgimiento de las normas
racionales para seguir despuds con el enfoque de la institucio-
nalizaci6n de estos valores que la racionalidad t6cnico-econ6mi-
ca da.

- Las normas generals parten de la racionalidad tdcnico-eco-
h6mica coma analizamos anteriormente. El desdoblamiento de
los valores se apoya en estas normas racionales, convirtinn-
dolas ahora en valores puros cuya validez no depend tinica-
mente de la racionalidad tcdnico-econ6mica, sino vale como
tal y categ6ricamente. El desdoblamiento de los valores por
lo tanto convierte las normas generals de la racionalidad
tdcnico-econ6mica en valores propiamente tales. Esta conver-
si6n es una especie de calculo infinitesimal de las normas
mistificadas que nos produce un mundo de valores purifica-
dos, que se concibe ahora como valores! con una pseudo-exis-
tencia no institucionalizada. Las normnas racionales se con-
viertei en valores racionales.
- Los valbres racionales a travds de esta conveisl6n se confron-
tan ahora con la institucionalizaci6n de los valores en el mar-
co de la racionalidad tecnico-economica, Esta institucionaliza-







ci6n significa una series de excepciones de las normas genera-
les para compatibilizarlas con la existencia y la sobrevivencia
de las instituciones. Pero el valor racional no se conform ft-
cilmente con este tipo de institucionalizaci6n. El pope en du-
da la legitimidad para institucionalizar los valores ciegamente
bajo criterios de la maximizaci6n econ6mica. El valor racio-
nal por lo tanto se convierte en valor critic. Estos valores
critics se confrontan con su propia institucionalizaci6n, aho-
ra con extraordinaria rigidez.

Este desdoblamiento de los valores significa en el fondo trans-
posici6n de las normas de la racionalidad tdcnico-econ6mica ha-
cia un plano esencialmerte diferente del mundo de los valores.
Pero esa transposici6n no es un cambio del contenido mismo de
las normas, sino que es solamente un cambio de la validez que
estos valores, frente al mundo institutional, pretenden. Las nor-
mas de la racionalidad tdcnico-econ6mica pretenden su validez
unicamente en el marco institutional de la sociedad dada. Los
valores racionales, al contrario, pretenden su validez como tal y
critical el sistema institutional dado, en el sentido de quo este
sistema tenga que alejarse de una realizaci6n pura y absolute
de estos valores lo menos possible.
Pero el sentido purista de los valores racionales contiene un
peligro muy propio que hay que tomar en cuenta. Para ser efi-
caz, la critical del mundo institutional tiene que llevarse a cabo
en base de un reconocimiento categ6rico del mundo institucio-
nal como tal. Eso significa que la critical racional no puede y
no debe pretender evitar la institucionalizaci6n de los valores ba-
jo criterios de la estabilidad y de la sobrevivencia de la, insti-
tuci6n misma, si no cuida este marco de la critical el desdobla-
miento de los valores llega a ser solamente otra mnistificaci6n
mas del mundo social. Realizar sin ninguna excepci6n las nor-
mas generalizadas de la racionalidad tdcnico-econ6mica en todos
los casos significa otra vez pretender la realizaci6n inmediata
del mito social original. El efecto seria, por lo tanto, nada mis
que nuevaminte pasar por las.etapas de la anarquia, de la re-
volqci6n total hacia la institucionalizaci6n del mito, convirtiendo
la purificaci6n de los valores en una ideologia ms, de 14 mis,
tificaci6n. Tenemos mucl0os casos del pyrismo de valores en es-
te sentido. El caso menos important lo podri nps eqcoqtrar







en cuanto al respeto a la verdad. Pero politicamente otros pu-
rismos son mas importantes. Por una parte tenemos el pacifis-
mo absolute e incondicional que puede directamente destruir la
sobrevivencia estatal y que en su forma de institucionalizaci6n
se convierte ficilmente en la ideologia en favor de la fItima gue-
rra para la paz. Y no hay guerras mas crueles que las guerras
en nombre de la paz. La critical racional frente a esta posici6n
no pretenderia simplemente la soluci6n definitive de los conflic-
tos y hasta de las guerras, sino su posici6n podria ser solamente
evitar la pr6xima guerra que esta amenazando. No se puede tra-
tar de aceptar una guerra mis para tener despues la paz en el
sentido absolute, sino que se tiene que evitar que haya una gue-
rra mas. Solamente esta posici6n critical sin pretensi6n absolute
de solucionar los problems tiene realmente la chance de con-
seguir el 6xito.
Exactamente lo mismo pasa con el purismo en relaci6n a la
propiedad. La santificaci6n de la propiedad tiene necesariamen-
te la consecuencia de destruir desde adentro el sistema de la
propiedad misma. En el grado en que la instituci6n de la pro-
piedad (y no solamente de la propiedad privada) es una condi-
ci6n de la convivencia social, esta santificaci6n provoca la anar-
quia social.
Por consiguiente, la racionalidad de valores tiene hasta cier-
to grado un sentido de compromise, que le da en el fondo su
eficacia. Toda critical social tiene que entrar en este compromise
con la existencia categ6rica del sistema institutional si quiere
evitar convertirse otra vez en la ideologia de una clase dominan-
te y de la sociedad mistificada. Pero este compromise no sig-
nifica conformidad. Es el reconocimiento del marco de factibi-
lidad de la acci6n humana. Es el reconocimiento de la verdad
fundamental de que el que quiere tener todo no va a tener nada.
La actividad del desdoblamiento de los valores es fundamen-
tal para explicar la similitud y la cercania entire racionalidad
tdcnico-con6mica y racionalidad de los valores. En el mismo
grado en el cual es possible construir cientificamente models y
teorfas de la racionalidad econ6mica tambidn es possible cons-
trtir cientificamente models de valores. De hecho, hay valores
cientfficos que forman supuestos bAsicos y necesarios de mode-
los te6ricos de la maximizaci6n econ6mica. Con la misma exac-
titud con la cual se puede definir el 6ptimo econ6mico del circu-







lo econ6mico interdependiente, se puede construir el modelo de
valores correspondiente y en el fondo el calculo del interns no
es metodol6gicamente diferente del cAlculo de los valores. El pro-
blema del juicio de valor para nosotros, por lo tanto, no es un
problema de arbitrariedad de los valores, sino que es mis bien
un problema de concretizaci6n. El problema es dnicamente c6-
mo institucionalizar estos valores.
Pero en este acto de la institucionalizaci6n de los valores
hay en el fondo solamente las dos alternatives basicas. Por una
parte, se puede entregar la institucionalizaci6n de los valores a
la mistificaci6n econ6mica. En este caso la institucionalizaci6n
es un puro cAlculo de maximizaci6n econ6mica y es esencialmen-
te lo mismo como el calculo de inversion en una empresa capi-
talista. El juicio sobre estos valores tambidn mantiene un carac-
ter de irracionalidad en el mismo sentido como lo tiene la de-
cisi6n sobre la inversion, es decir, contiene lo que llamibamos
anteriormente el element de arbitrariedad, lo que da a la de-
cisi6n misma un caricter de cierta irracionalidad.
Por otra parte, existe la alternative de la racionalidad de
valores como una posici6n para solucionar la institucionalizaci6n
de los valores. El juicio de valor en este caso es mis complica-
do, porque va mis alli del puro calculo tdcnico-econ6mico de
valores. Este es el caso del desdoblamiento de los valores.
En el fondo se trata de acercar dentro de la estabilidad cate-
g6rica del sistema institutional la sociedad existente lo mis po-
sible a un estado de relaciones humans directs como el mito
social original lo present. Eso significa en tArminos de los va-
lores racionales minimizar las excepciones de las normas en el
curso de su institucionalizaci6n lo mis possible. El juicio de valor
que de esta posici6n result tiene que evaluar en cada caso la re-
laci6n entire racionalidad tdcnico-econ6mica y racionalidad de los
valores. El caso mas simple la coincidencia de las dos racionali-
dades. El cambio institutional que los valores racionales exigen
no contradice entonces al cAlculo de maximizaci6n econ6mica.
Pero en todos los casos de contradicci6n entire las dos racionali-
dades existe un.elemento de arbitrariedad adicional a la raciona-
lidad tdcnico-econ6mica.
El desdoblamiento de los valores exige una actividad critical
continue frente a las tendencies sociales hacia la mistificaci6n.
No se puede imaginar Iegar a una sociedad en la cual las dos







racionalidades coincidan necepariamente. En cuanto a esta cri-
tica, podemos hablar de una funci6n intellectual que puede ser
mds o menos desarrollada en una sociedad dada. Esta critical
define la posici6n del intelectual. Intelectual, en este sentido,
es quien lleva a cabo la critical. social en nombre de la racio-.
nalidad de valores. Por lo tanto, hablamos de utopia racional
en cuanto a las etapas concretas que la critical intellectual se pro-
pone frente a la sociedad existente. Como la critical intellectual
no puede expresar solamente valores como tales, sino que tiene
que proponer siempre de nuevos cambios institucionales, necesa-
riamente tiene que laborar models concretos de otros tipos de
instituciones para el future.
Como caso general la critical social tiende a vincularse con las
posiciones de las classes sociales oprimidas. Por lo tanto, la lu-
cha de classes es extraordinariamente important para dar una
base social fuerte a la funci6n de la critical intellectual. Por eso
es explicable que los periods de critical social. viva son siem-
pre periods de luchas de classes agudas y que los pauses con vida
mws intellectual son a la vez pauses con fuertes organizaciones de
las classes oprimidas, atacando el sistema establecido. Pero eso no
significa que coro tal la organizaci6n de las classes oprimidas
lleve a cabo el process de la critical intellectual. Solamente en el
caso de que la clase oprimida no acepte la conformidad con el
sistema establecido, la lucha de classes llega a ser a la vez un
process creador de valores racionales. Pero ya vimos que la mis-
tificaci6n de la sociedad puede Ilegar a penetrar toda la estructu-
ra social hasta lograr la confqrmidad de las classes oprimidas con
la mistificaci6n econ6mica de la sociedad, convirtiendo sus orga.
nizaciones de defense en puras organizaciones pragmAticas del
pan y de la mantequilla. Con este process de la adaptaci6n de
las classes dominadas, la critical intellectual pierde su base social
y por consiguiente su fuerza vital esterilizandola y haciendo de
ella un lujo de circulos esotericos. Para la critical intellectual,
por lo tanto, es vital integrar las fuerzas de las cases oprimi-
das al process del desdoblamiento de los valores. Solamente en
el grado de conseguir esta actitud por parte de las classes domi-
nadas, la critical intellectual puede esperar tener un future real.







Perspectivas Econ6micas


para el


Periodo Inmediato



Zarko Luksic Savola.






Una apreciaci6n de lo que esti pasando en 1967 es importan-
te si ademas la complementamos con las perspectives para 1968
para definir una acci6n political. Ademis, asi podemos explicar-
nos el trasfondo que ha tenido el plan politico-t6cnico redactado
por la comisi6n encabezada por el camarada Chonchol. La ver-
dad profunda en esta material es inalcanzable, pero nos atreve-
mos a decir que se ha cumplido una etapa y que entramos en
una segunda, concurrente y complementaria de la anterior.
Es un hecho innegable y evidence el 6xito econ6mico obtenido
por el Gobierno de la DC en sus dos primeros afios. La infor-
maci6n es abundante, pero la mis global es la que se puede ob-
tener de las cifras del Producto Nacional Bruto repartido entire
la poblaci6n chilena. Mientras el aumento del Producto Nacional
Bruto per capital en 1965 fue de 4,1% y en 1966 de 3,3%, sucede
que estos valores (de poco significado para el inexperto, pero en
realidad la suma de lo que 1l ha logrado proporeionarse fisica-
mente) demuestran que los logros obtenidos por la poblaci6n han
sido superiores a las metas del Plan Decenal confeccionado por
la CORFO y por la Alianza para el Progreso, que se establecieron
en un 2,5% annual de aumento. Y, desde luego, son muy superiores







a los resultados obtenidos en la pasada Administraci6n que fue-
ron de contracci6n de 0,3% en 1963 y de apenas 0,3% de advance
en 1964 (1).

La situaci6n en 1966.

Como es 16gico, por no haber terminado el afio, no hay toda.
via cifras oficiales para el Producto Nacional Bruto del afio 1967.
Sin embargo, diversos hechos aislados sirven de element de jui-
cio; como el descenso international de la cotizaci6n del cobre,
la sequoia de este afio, la peor desde 1861 y la helada consiguiente,
y otros factors que hacen pensar que los resultados globales del
aino actual no seran tan favorables como podia esperarse (2).
.No obstante la escasez de informaciones, podemos recurrir
en subsidiariedad a otros indicadores y a sus variaciones anua-
les, tales como producci6n industrial, precious al consumidor, suel-
dos y salaries y los medios de pago.
Para evitar caer en particularismos se ha buscado de calcu-
lar promedios cuatrimensuales, o sea, de cuatro meses para los
indicadores citados, el indice de producci6n industrial, precious al
consumidor, sueldos y salaries y los medios de pago (dinero en
todas sus formas). Esta comparaci6n de valores transcurrido un
afio intermedio, nos permit observer la evoluci6n econ6mica
national.

VARIACION PROMEDIO ANNUAL DE CUATRIMESTRES


Produccl6n Predos Sueldos y Medlos
Industrial consumidor salarlos de pago
Primer cuatrimestre 1966 8,1% 25,8% 41,0% -42,0%
Segundo 1966 6,9% 21,9% 37,2% 47,9%
Tercer 1966 5,1% 21,4% 36,2% 41,4%
Primer trimestre 1967 2,4% 16,8% ? 37,4%
FUENTE: Direcci6n de Estadistica y Censos.


(1) Se define el Producto Nacional Bruto como el total de los bienes y
servicios vendidos en el pals.
(2) La Corporaci6n de Fomento Andino, cuya creaci6n fue acordada come
sociedad an6nima por los Presidentes de Colombia, Chile, Ecuador, Perd y Ve-
nezuela, va a tener un efecto a mas largo plazo. Como tambidn la integraci6n
chileno-paraguaya necesita hacer una realidad fisica de los medios de comuni-
cacl6n. Se pueden citar otros factors altamente favorables a largo plazo.






Para 1967 por carecer de mayor informaci6n hubo que recu-
rrir a un trimestre y aim asi no existi6 la respective informaci6n
para el indice de sueldos y salaries, por no haber sido publicada
todavia. Pero en cuanto al indice de producci6n industrial manu-
facturera que public la Direcci6n de Estadistica y Censos que
hemos utilizado, para enero de 1967 dio una variaci6n positive
annual de 5,1%, en febrero ese aumento se convirti6, en un des-
censo de 4,7% y para marzo hubo nuevamente otro descenso de
4,3%, siempre ello en una comparaci6n con periods similares
de hace un afio atras.
Las cifras anteriores permiten poner en forma muy relevant
el 6xito estabilizador logrado por el Gobierno de la DC. Efectiva-
mente se puede hacer notar que el ritmo de inflaci6n que en el
primer cuatrimestre de 1966 era de 25,8%, baja a 16,8% en
el primer trimestre de 1967; en los sueldos y salaries tambi6n, a
partir de la informaci6n anterior, se podria llegar a una conclu-
si6n similar en los primeros datos correspondientes todos ellos
al afio 1966, pues de un ritmo de aumento de sueldos y salaries
de 41,0% se pasa a bajar a otro de 36,2% en el uiltimo period
de 4 meses del afio 1966 que mencionamos. En forma muy simi.
lar para los medios de pago tenemos que si bien entire el pri-
mer cuatrimestre con una variaci6n de 42,0%, se pasa a otra de
47,9% en el segundo cuatrimestre de 1966, para el tercer cuatri-
mestre ese ritmo de aumento se reduce a 41,4% y luego en el
primer trimestre de 1967 a 37,4%. Posteriormente se logr6 seguir
disminuyendo esa velocidad de aumento del circulante moneta-
rio y para junio de 1967 se habia obtenido un aumento de sola-
mente 19,7%.
Sin poder materialmente adentrar mAs en la material por
carecerse de informaci6n y solamente en una forma de hip6tesis
de trabajo y de caracter muy tentative, se puede recurrir a las
6rdenes de despacho de un tipico bien de capital como es el ce-
mento.
Como puede hacerse ver de este cuadro numerico, para todos
los meses de este afio ha habido una aminoraci6n de los consu-
mos de cemento en comparaci6n con un afio antes.







DESPACHOS DE CEMENT EN TODO EL PAIS

en miles de sacos
(comparaci6n entire los afios 1966 y 1967)

1966 1967 Diferencla
knero 3.081 2.424 657
kebrero 3.006 2.270 736
Marzo 3.348 2.442 906
Abril 2.624 2.341 283

1'ULN ih: lnstitulo del LCmeInt t)

No se tiene una amplia informaci6n sobre la cesantia a ni-
vel national. Pero si el Instituto de Economia y Planificaci6n pro-
porciona cada trimestre una encuesta sobre la cesantia en el
Uran Santiago se puede suponer plausiblemente que ella tambien
represent al pais.

CESANTIA EN EL GRAN SANTIAGO

Marzo Jun1o Sepbre. Dicbre. Marzo
1966 1966 1966 1966 1967

Minas y cameras 0,5
Industrial manufactu-
reras e industriales 4,5 5,2 4,5 4,1 5,4
Construcci6n 8,1 10,3 17,4 15,6 16,2
Comercio 4,1 4,6 3,4 3,5 3,1
Transportes y utili-
dad putblica 4,0 5,1 5,4 6,3 4,7
Servicio de Gobierno
y finanzas 0,9 0,9 1,0 1,9 1,6
mervicios personales 2,6 2,7 3,2 4,0 2,9
Otros servicios 3,L 4,7 3,5 2,0 3,6

FUENTE: Ocupacion y desocupacion en el Gran Santiago, marzo de 1967. Insti.
tuto de Economla y Planificaci6n.

Salta a la vista el aumento de la cesantia ocurrido en marzo
en diversos rubros, aunque en otros como Comercio hay un ami-
noramiento notable, sea en la comparaci6n de marzo de 1967 con
marzo de un afio atris o con diciembre de 1966. Pues en la pri-
mera de esas fechas hay una cesantia de un 3,1% de la fuerza


(1) Informaci6n proporcionada por el gerente del Instituto, Ing. don Eduardo
Gomien Diaz.







de trabajo del comercio, en cambio, en marzo de 1966 era de
4,1%. Pero no debe ser nuestra intenci6n entrar en muchos deta-
lies poldmicos sino establecer hechos de indoles las mis gene-
rales posibles. Por eso pasemos ahora a investigar qud nos dice
la misma fuente antes citada del Instituto de Economia y Finan-
zas en sus encuestas trimestrales sobre la cesantla en total para
el Gran Santiago. Pasemos al cuadro numerico siguiente:


POR CIENTO DE CESANTIA EN EL GRAN SANTIAGO
RESPECT A LA FUERZA DE TRABAJO


1962 1963 1964 1965 1966 1967

Marzo 4,8% 4,3% 4,2% 5,0% 3,8% 4,5%
Junio 4,7% 4,2% 3,9% 3,8% 4,7% 4,9%
Septiembre 3,5% 4,4% 5,1% 4,9% 4,5%
Diciembre 4,3% 3,7% 4,1% 3,9% 4,3%
Promedio 4,325% 4,15% 4,325% 4,40% 4,325% 4,70%
Tasa de
inflaci6n 13,9% 44,3% 46,0% 28,8% 22,9% 16,8%



Puede verse c6mo entire 1966 y el promedio de marzo y junio
hay un leve aumento de la cesantia que no alcanza a un 10%.
No obstante que entire esos periods la tasa de inflaci6n media
gracias al indice de precious al consumidor baj6 de 22,9% a un
16,8%. Debe observarse que seria una conclusion no probada por
estas cifras sencillamente atribuir al plan estabilizador el hecho
de que la producci6n industrial se haya resentido. Pues en 1962 con
una tasa relativamente baja de inflaci6n del 13,9%, se tuvo una
cesantia del 4,325% de la fuerza de trabajo; mientras que en 1964
a pesar de aumentar fuertemente la tasa de inflaci6n y de una
carrera loca de los precious a la extraordinaria velocidad de au-
mento de 46,0% como pocas veces se ha visto en los tiltimos quin-
quenios y en pocas ocasiones en la historic econ6mica chilena, a
pesar decimos de la inflaci6n, hubo una relativamente alta tasa
de cesantia del 4,325% igual que en 1962. Debe ademis notarse
que en septiembre de 1964 se lleg6 a una cesantia de 5,1%; en di-
cho mes se lleg6 al record de toda la series que hemos mostrado.







Existe una explicaci6n adicional que al menos se podria usar
como hip6tesis, y estriba en el precio international del cobre.
El empequefiecimiento del mundo con la consiguiente interde-
pendencia de los pauses es evidence en la sociedad modern en
forma acelerada desde la revoluci6n industrial. De poquisimas
naciones depend la mayoria de la humanidad. Lo que haga esa
minoria afecta a todo el g6nero human. Un ejemplo concrete lo
tenemos en la cotizaci6n mundial del precio del cobre en la Lonja
de Metales de Londres. Al descender esa cotizaci6n se introduce
en la actividad econ6mica un element de incertidumbre, debido
a las menores inversiones suscitadas. En cambio siempre median-
te el multiplicador de Kahn-Keynes como en 1968 se va a career
firmemente que aumentara el consume mundial de cobre, se pro-
pagari su efecto en toda la actividad econ6mica national, crean-
do poder de compra en sueldos y salaries, y alentando el gasto
y el consume para llevar la economnia mas cerca del pleno em-
pleo (1), a la inversa, entonces, de lo que ha sucedido en 1967 del
efecto depresivo del descenso del rojo metal.

TASA DE AUMENTO ANNUAL DE LA PRODUCTION INDUSTRIAL
Y COTIZACION INTERNATIONAL DEL COBRE


AAo % aumento prod. Cotizaci6n cobre
industrial Grandes Productores
1963 6,6% 31,000 centavos de d6lar/libra de cobre
1964 4,9% 32,500 centavos de d6lar/libra de cobre
1965 4,8% 36,066 centavos de d6lar/libra de cobre
1966 7,0% 54,180 centavos de d61ar/libra de cobre


Puede verse c6mo entire 1963 a 1964 se observa una reduc-
ci6n en la tasa de aumento de la producci6n industrial aunque
se atestigiie al mismo tiempo un incremento del precio interna-
cional del rojo metal (1).
Tampoco tiene el cobre una influencia decisive en los por-
centajes de variaci6n del Producto Nacional Bruto per capita,


(1) "Teoria General del Interds, Capital y Dinero", por Lord Maynard Keynes.
(I) Para mayores informaciones sobre la relaci6n entire Exportaciones e In-
greso Nacional, vease "Cyclical Movements in the Balance of Payments", por
Tse Chun Chang.







existen otros factors mas relevantes, como se hace ver en el si-
guiente cuadro numdrico:


Afho PNB/cAplta Cotizacl6n cobre
Grandes Productores
1963 0,3% 31,000 c/lb
1964 0,3% 32500 c/lb
1965 4,1% 36,066 c/lb
1966 3,3% 54,180 c/lb



Mientras la tasa de aumento del PNB/capita fue maxima en
1965, reci6n en 1966 tenemos un precio record de alto para nues-
tro cobre.
Por otra parte, no se puede negar que en la expansion ex-
traordinaria que ha tenido la actividad econ6mica de estos afios
comentados de 1965 y 1966, le haya cumplido un rol prepon-
derante a la inversi6n y el gasto fiscal. Desde luego en t6rminos
reales hubo una expansion en los egresos fiscales de 25,2% en
1965 y de 23,8% en 1966. Nada parecido se vio en la pasada Admi-
nistraci6n. No es necesario repetir aqui lo hecho en educaci6n,
salud, vivienda, reform agraria y tantos otros campos donde la
desidia se habia acumulado y se exigia en forma perentoria una
acci6n endrgica e imaginative como se emple6 en efecto. Es in-
dudable el efecto favorable de esas inversiones en el PNB. Para
no alargar innecesariamente este articulo, dejemos aquf esta' re-
sumida e incomplete prognosis de nuestra situaci6n actual y pa-
semos a investigar las perspectives, por lo demas favorables, que
nos esperan para 1968.
Desde luego se pueden atribuir al 6xito que se estd presen-
tando con la Reforma Agraria y en especial con los asentamien-
tos. Ello sea por la acci6n direct del Fisco, o del ejemplo y di-
namizaci6n general de las prActicas agricolas, se puede esperar
encontrar ahi al otro Chile, el "segundo Chile" que presentar a
la experiencia del Tercer Mundo. Es la incorporaci6n al siglo XX
de casi dos millones de chilenos, que tendrd y ya tiene su efecto
16gico, como productores y consumidores.
Ademis, y a ello le vamos a dedicar cierto detalle, la con-
tracci6n econ6mica coyuntural determinada en escala mundial
por la recesi6n econ6mica a principios de 1967 en EE. UU., Gran






Bretafia, Alemania, Holanda y otros paises, y que habia determi-
nado el descenso international del precio del cobre, ha sido pau-
latinamente reemplazada por una reactivaci6n econ6mica gene-
ral. Pero como el espacio es un tirano, nos vamos a limitar a
una relaci6n sucinta de los hechos econ6micos concretos en
EE. UU. y en las naciones del grupo OCED para abonar nuestra
afirmaci6n de un resurgimiento para 1968.
Dentro de EE. UU. en cuatro grandes zonas econ6micas se
ha manifestado claramente esta reactivaci6n mientras se pro-
paga por toda la actividad econ6mica.
-Las ventas por menor que se habian mantenido estables,
a partir de septiembre, aumentaron bruscamente en junior para
una docena de firmas dedicadas a la distribuci6n de mercaderias,
tales como las conocidas Sears, Roebuck y J. C. Penney que anun-
ciaron sendos aumentos de 8% para el mes en sus ventas, mien.
tras que la International Department Stores, que cuenta con 107
locales repartidos entire 83 ciudades y constitute un buen nues-
treo de todo EE. UU., experimentaba un incremento de 14%.
Esto se ha repartido en muchos otros campos. Asi las ventas de
la cadena de almacenes Gran Union crecieron en 9%, mientras
que los products de la conocida firma farmac6utica Walgren,
tuvieron un advance de 15% y los de la cadena S. S. Kresge, de un
notable 31,5%.
-La venta de artefactos para el hogar, que como se sabe
tienen un alto contenido de cobre, despuds de meses que dieron
dolores de cabeza a distribuidores y fabricantes, tambi6n sorpren-
de agradablemente con aumentos de ventas entire un 10 a 20% su-
periores a un afio atras. Conste que esto se produce a pesar de los
precious mAs elevados. (La General Electric habia aumentado sus
precious en todas sus diversas lines en cerca de un 3% a media-
dos de mayo). Como se comprende facilmente dada la indole de
material eldctrico de la producci6n, hay involucrado aqui un
fuerte consume de cobre.
-Las ventas de autos, que ya tuvieron un aumento en mayo,
lo volvieron a repetir en junio, subiendo sus cifras en 4,2% por
encima de un afio atras. Con ello se han recuperado tanto las ven-
tas de autos que en lo que se Ileva del afio estamos ubicados en
un nivel que es apenas 9,2% por debajo del afio anterior, durante
el primer semestre. Y eso que en este semestre se incluye el de-
sastroso primer trimestre del afio que atestigu6 una contracci6n







de 20%. Ha sido tan brusca e inesperada la recuperaci6n que in-
cluso el ojo zahori de Detroit no alcanz6 a preverlo, y lo peor, lo
encontr6 frenando sus lines de montaje. Asi el drenaje del stock
de autos en uno y otro distribuidor produjo tal inusitada esca-
sez de models populares como Camaros Chevrolet, Cougars Mer.
cury y Furys de la Plymouth que no se habia visto hacia tiempo.
Recordemos de pasada que en cada auto hay en promedio 8 kgs.
de cobre, para darnos una idea de la importancia que para el
cobre tienen esas mayores ventas.
-Visto mis en general, las 6rdenes de compra que legaron
de parte de los distribuidores y del comercio en general a los
fabricantes aumentaron sibitamente en mayo en lo que el De-
partamento de Comercio de los EE. UU. calific6 de "el primer
progress significant desde comienzos de afio".
Los observadores de la actividad econ6mica norteamericana
en los diaries y revistas especializadas, estin convencidos de que
esas fuerzas, cuya acci6n queda escrita, son mis que suficientes
para compensar otros efectos, pues podrian actuar como frenos ta-
les como las inversiones declinantes en plants y equipos y la li-
quidaci6n de inventarios. Segin ellos la actividad econ6mica nor-
teamericana ha perdido "momentum" e impulse, y para que vuel.
va a recuperar velocidad es necesario que pase cierto tiempo. En
cambio otros economists tienen la noci6n de que este apetito re-
novado que muestra el ciudadano norteamericano medio, puede
ser estimulado much mis todavia y aumentar ripido. Hasta
ahora los consumidores en realidad han estado pagando deudas
anteriores o poniendo sus fondos sobrantes en las cuentas de
ahorro en forma record. Como prueba dan la afirmaci6n del Con-
sejo de la Reserva Federal, segin el cual el monto de creditos
involucrados en ventas a plazo aument6 en mayo solamente en
193 millones de d61ares, el aumento menor registrado en cinco
aflos. Aunque esto tuviera visos de cambiar rApidamente en cuan-
to se propaguen las noticias placenteras que se escuchan sobre
toda clase de aumentos en las ventas en toda especie de cosas,
especialmente esto es cierto para la industrial pesada, la cual
tiene todavia capacidad de produccion ociosa en forma notoria.
La producci6n de acero habia caido tanto que su nivel lleg6
a 62 millones de toneladas en el primer mes del afo, el cual en
realidad ha sido el semestre mis bajo desde 1964, en parte de-







bido a menores 6rdenes de compra provenientes de la industrial
automotriz. Pero como ya lo dijimos se le han mejorado las con-
diciones a Detroit en lo que se refiere a los models para 1968.
Tanto llega el optimism que el Presidente de la US. Steel Corp.,
senior Edwin H. Gott, ha pronosticado una producci6n normal
para el acero en el trimestre de julio a septiembre, seguida de
una "mejoria apreciable" en el 6ltimo trimestre del afio. Como
todos sabemos el. consume del acero corre paralelo al del cobre.
De manera que ello en buen romance anuncia un mejoramiento
sustancial de las compras de cobre de los EE. UU. y de aquellos
paises que se contagien con el auge estadounidense.
En cuanto a los paises que forman parte de la Organizaci6n
para la Cooperaci6n y el Desarrollo Econ6mico tambidn hay bue-
nas noticias, se trata de un informed de 90 pAginas hecho por los
experts de la citada organizaci6n. Podemos resumir en pocas
palabras: han terminado los afios de estrecheces en las econo-
mias occidentales.
Al pesimismo y desaz6n provocado por las medidas duras,
pero necesarias para combatir sus respectivas inflaciones toma-
das por los pauses occidentales, incluyendo a Gran Bretafia, EE.
UU. y Alemania, ha seguido una confianza que progresivamente
se consolida. La tasa promedio de crecimiento de la producci6n
entire 21 naciones de la OCDE avanzaba a raz6n de 6% en la se-
gunda mitad de 1965, se habia frenado a cerca de un 3% para
fines de 1966 y en la primera mitad de 1967 es possible que ande en
un 2%; pero segdn la OCDE para. la segunda mitad de 1967 va a
tomar un cariz favorable.
La:demanda de los consumidores- va a aumentar en Gran
Bretafia "bastante fuertemente", en parte a causa del fin de la
"congelaci6n" legal de. los-salarios. Y aun cuando.la contracci6n
en Alemania ha sido mayor de lo esperado, la OCDE ve. una "re-
ctperaci6n moderada" en- la segunda mitad del afio. actual. A su
tiempo, esa recuperaci6n. se. va. a propagar a otras pequefias na-
ciones tales-como:Suecia, Holanda y Dinamarca reactivando sus
economics.
: Como puede verse Chile tiene para 1968 una excelente pers-
pectiva de aumentar sus exportaciones a estas naciones indus-
trializadas. Y en cuanto el mundo en desarrollo reciba tambidn
este estimulo de los grandes centros consumidores, tornari a ser





61 un excelente poder comprador de nuestros propios products.
De manera que de various conductos se Ilega al mismo resultado,
de mejores expectativas econ6micas de mayores entradas para
la naci6n, durante 1968.
Se hace necesario entonces disefiar una estrategia que tome
en cuenta la coyuntura favorable y obtenga las mejores ventajas
posibles de las circunstancias, porque 1969 no seri tan beneficiosa
como 1968.


Rose

Marie

Reid


SAN PABLO 1830 FONO 87012
SANTIAGO







ESENCIA Y MISSION DEL


PARTIDO


DEMOCRAT CRISTIANO


Ismael Llona M.
Carlos Donoso P.
Jorge Donoso P.
Miguel A. Arancibla
Jorge Leiva C.
Alejandro Royo D.


El texto que publlcamos a con-
tinuaci6n corresponde a un tra-
bajo elaborado por sus autores
con vistas a la Junta Nacional
del Partido Dem6crata Cristlano,
celebrada el 11 de junio pasado.
La respuesta sera, a su vez, in-
sertada on nuestro pr6ximo ni-
mero.
"Politica y Espiritu".



A nuestro juicio, y creemos que a juicio de la inmensa ma-
yoria de nuestros camaradas, el Partido esti viviendo, en este
instant en que practicamente complete la mitad de su primer
period en el gobierno del pais, la 6poca mAs decisive de su his-
toria.
Esta en nuestras manos resolver, en gran media, el destino
hist6rico de Chile por un amplio period y decidir, lo que es con-
sustancial con ello, el despegue verdadero de la Revoluci6n chi-
lena a su estancamiento y retroceso,






Nos proponemos hacer un intent por aclarar un tanto la
marafia de confusionismo que parece habernos cogido.
Nunca como ahora, a travys de una campafia sostenida de
prensa y radio, se le habia dado mas importancia a una Junta
Nacional y a la elecci6n de una nueva Mesa Directiva.
Nunca como ahora, tampoco, se habia pretendido dividir a
los democratacristianos en "unionistas" y separatistsas; en "bue-
nos" y en "malos"; en "verdaderos" y en "falsos".
En este cuadro, complejo y confuso, que algunos se empefian
en oscurecer adn mis, Jaime Castillo, el politico de mayor ascen-
diente interno del partido, ha querido jugarse a fondo, como siem-
pre lo ha hecho, por lo que 1l (y otros que no estan ni han es-
tado nunca en su misma trinchera) llaman LA UNIDAD.
En esta poldmica que la acci6n de Castillo ha provocado, que-
remos intervenir como antiguos camaradas, como j6venes mi-
litantes de la revoluci6n y como permanentes luchadores por la
unidad.
La interpretaci6n que se ha dado a la intervenci6n del ca-
marada Castillo ha provocado graves inconvenientes y ha creado
falsas imigenes (como aqudlla de que existen partidarios de di-
vidir al partido y grupos, que son minoria y que son grupo, par.
tidarios de que no existan grupos).
Pero, por otra parte, la intervenci6n del camarada Castillo,
y esto nos alegra vivamente, nos permitiri decir una palabra sin-
cera y a nuestro juicio profundamente veridica, sobre la SITUA-
CION EXISTENTE, QUE ES FRUTO DE UN YA LARGO CAMI-
NAR y sobre lo que el mismo Jaime Castillo ha llamado LA
ESENCIA Y LA MISSION DEL PARTIDO DEMOCRAT CRIS-
TIANO.

EL SER GOBIERNO, EN UNA
DEMOCRACIA REPRESENTATI-
VA, EXIGE UN TRABAJO PER-
MANENTE FOR MANTENER
EL PODER POLITICO. Y MAN-
TENER EL PODER POLITICO
SIGNIFICA "CONQUISTARLO".

El camarada Jaime Castillo ha declarado a "Ercilla", y ese
parece ser "el cuadro 16gico" de todo su planteamiento actual,
lo siguiente:






"No eludo el debate. Por el contrario, he participado siem-
pre en todos los debates internos, desde que ingresd en 1946. EL
PROBLEMA ES OTRO: LA DISCUSSION SOBRE LA LINEA PA-
RA CONQUISTAR EL PODER DEBIA SER DESARROLLADA AL
MAXIMO, Y ERA INEVITABLE QUE SE FORMASEN TENDEN-
CIAS CON LAS CORRESPONDIENTES LISTAS DE PERSONE-
ROS AL MOMENT DE ELEGIR NUEVAS AUTORIDADES. EN
ESE CASO, CONVIENE INCLUSO, A VECES, QUE UNA CO-
RRIENTE JUEGUE TODAS SUS CARTAS SIN TRABAS POR
PARTE DE LA MINORIA, A FIN DE DARLE MAYOR EFICIEN-
CIA. OTRA COSA ES CUANDO EL PARTIDO ESTA DE LLENO
EN LA ACCION DE GOBERNAR. AHORA, LA TENDENCIA AL
ESCLARECIMIENTO MAXIMO DEBE SER CONVERTIDA EN
UNA TENDENCIA A UNIR AL MAXIMO. ES PRECISO ACEN-
TUAR MAS EL LADO CONSTRUCTIVE QUE EL LADO POLE-
MICO".
A nuestro juicio, y lamentamos tener que decirlo asi, la afir.
maci6n aparentemente 16gica de Castillo NO ES VALIDA EN
NUESTRA REALIDAD POLITICAL CONTINGENT (julio de 1967)
NI ES VALIDA PARA EL SISTEMA DE DEMOCRACIA REPRE-
SENTATIVA QUE VIVIMOS.
La afirmaci6n hecha a Ercilla SUPONE dos concepts que
son falsos:
El primero: "Existen dos fases absolutamente diferentes: la
tarea de ascenso al poder y la tarea de ejercicio del poder".
El segundo: "El ejercicio del poder es limitado; en 1l s6lo
tiene prioridad "la acci6n de gobernar"."
-La primera suposici6n es incorrect porque la tarea de as-
censo al poder, de "conquista" del poder politico, no es una ta-
rea QUE TERMINE EN EL MOMENT EN QUE UNO DE
NUESTROS CAMARADAS ES ELEGIDO PRESIDENT DE LA
REPUBLICA. La tarea de conquista del poder, en un regimen de
democracia representative, de elecciones permanentes, de pro-
nunciamientos populares .peri6dicos, ES PERMANENTE. Siem-
pre se debe estar luchando por conservar el poder politico; aqui
por "conquistarlo".'Siempre se debe, incluso, estar luchando por
hacer que ese "poder" sea democrAticamente mAs amplio, mas
profundo, mis eficaz. En este sentido son tan vilidas las discu-
siones desarrolladas al "maximo", usando la terminologia del
maestro, y lo "inevitable de las tendencies" (cuando 61 discrep6






en la profunda discusi6n del Primer Congreso del Partido, con
el camarada Frei y su sector y con el camarada Gumucio y el
suyo) a 5 afios del enfrentamiento politico-electoral de 1964, como
las que se desarrollan HOY, a 3 afios del enfrentamiento de 1970.
-La segunda suposici6n es tambidn, y mis claramente ain,
errada. El ejercicio del poder politico en un regimen pluripartidis-
ta y de elecciones, esta permanentemente en juego, en peligro, en
lucha, y es necesario, por tanto, estar tambidn permanentemente
jugindose, luchando, proponiendo alternatives, fijando estrate-
gias.
Ademds de estas aclaraciones (conceptuales) que queriamos
hacer, es necesario tambi6n reafirmar aqui lo que parece mu-
chas veces olvidarse en nuestros debates.
NOSOTROS SOMOS LA VANGUARDIA DE UN MOVIMIEN-
TO POPULAR QUE QUIERE REALIZAR UNA REVOLUTION
SOCIAL PARA CONSTRUIR UN NUEVO ORDEN.
Esa revoluci6n no se realize, ni siquiera se inicia, solamente
con la conquista de una parte del Poder Politico (el Ejecutivo;
la CAmara de Diputados). Se va realizando reci6n cuando se em-
pieza a abordar, cuando el movimiento empieza a quebrar el
"status" social y econ6mico vigente, cuando la fuerza del parti-
do, del gobierno y del pueblo van conquistando para 6ste el po-
der politico, econ6mico y social. Sin la conquista, por ejemplo,
para los trabajadores de los medios de producci6n no hay re-
voluci6n en march hist6ricamente vilida aqui y en nuestros
dias.
Confundir "PODER" con "PODER POLITICO" es inacepta-
ble para un militant revolucionario.



UN PROBLEMA IDEOLOGICO


"Los grupos actuales son frutos
de una proyeccl6n IRREAL opera-
da mas en la cabeza de los ob-
servadores ajenos (muchas ve-
ces interesados) que entire los
mismos milltantes".







(Jaime Castillo, en declaraciones
a "Ercilla" de 28 de junio de
1967).

"...Tenemos la absolute certeza de que las discrepancies in-
ternas de los Partidos Dem6cratas Cristianos son la consecuencia
de una distinta manera de enfocar LA ESENCIA Y LA MISION
que a dstos corresponde". (Jaime Castillo, en su articulo basico,
"Politica y Espfritu", de 15 de marzo de 1959, fijando su posici6n
ante el Primer Congreso Nacional del Partido).
Creemos que en la afirmaci6n hecha por Castillo en 1959 es-
ti el nudo del problema permanent, de grupos, de tendencies
internal, de diferentes listas, que siempre (al menos en los ill-
timos 10 afios) ha surgido en el Partido Dem6crata Cristiano.
Creemos, pues, como el maestro; y 61 lo sabe y tenemos, co-
mo dl, absolute certeza de que las discrepancies internal de nues-
tro movimiento son la consecuencia de una distinta manera de
enfocar la ESENCIA (y vamos que es grave) y la MISION (el
destiny del movimiento) del Partido Dem6crata Cristiano y NO
el afin simplemente personalista, o la envidia, o la ambici6n, o
la discusi6n entire "el no se ha hecho nada" y "el se ha hecho
todo".
Alli esti el problema de fondo.
Nosotros sostuvimos en el Congreso de la JDC iltimo, y nues-
tro informed sobre esta material doctrinaria fue aprobado alli por
unanimidad, que dentro del pensamiento doctrinario democrata-
cristiano chileno han surgido distintos criterios ideol6gicos que,
aunque las mis de las veces, han querido aparecer como "dis.
tintas estrategias para conquistar el poder" o "distintas estrate-
gias para usar del poder", son lo que Castillo ha llamado "dis-
tintas maneras de enfocar la esencia y la misi6n del movimiento".
TANTO EL PRIMERO COMO EL SEGUNDO CONGRESS
NATIONAL DEL PARTIDO DEMOCRAT CRISTIANO CHILE-
NO SIRVIERON COMO SCENARIO DEL ENFRENTAMIENTO
DE ESAS CORRIENTES IDEOLOGICAL.
ZY cuales han sido esas corrientes? Tratemos de bosquejar-
las brevemente, y en un orden cronol6gico:
a) LA TENDENCIA REFORMISTA, calificada por Castillo co-
mo tendencia de centroo derecha" en el Congreso de 1959, enca-
bezada por el camkrada Frei.







eCuAl es la esencia y la MISION del PDC para Frei y su ten-
dencia?
Dice Frei: "NOSOTROS EMPEZAMOS POR ENFOCAR EL
PROBLEMA ECONOMIC DESDE EL PUNTO DE VISTA DEL
DESARROLLO. NO NOS INTEREST DEMASIADO NI NOS GUS-
TA ENREDARNOS EN LA POLEMICA ENTIRE SOCIALISMO Y
CAPITALISM. EL OBJETIVO PARA NOSOTROS NO ES NI
EL SOCIALISMO NI EL CAPITALISM, EL OBJETIVO ES UN
DESARROLLO TECNICAMENTE CONCEBIDO Y A UN RITMO
SUFICIENTE PARA HACER LLEGAR A NUESTRA POBLACION,
EN UN PERIOD RELATIVAMENTE CORTO, A UN NIVEL SU-
PERIOR DE CIVILIZACION. LOS PAISES QUE HOY PRECI-
SAN ABOCARSE AL PROBLEMA DE CONSTRUIR SU ECONO-
MIA MODERN NO DEBEN DESESTIMAR NINGUNA EXPE-
RIENCIA NI NINGUN INSTRUMENT UTILES. AL PRESEN-
TE EXISTE LO QUE PODRIAMOS LLAMAR UNA CIENCIA Y
UNA TECNICA DEL DESARROLLO. EN ELLA BASAMOS NUES-
TRA POLITICAL. EL SENTIDO MISMO DE ESTA CIENCIA Y
TECNICAS NUEVAS, ES CONJUGAR LOS ESFUERZOS DE TO-
DOS LOS MIEMBROS DE LA COMUNIDAD Y COMBINAR LOS
METODOS DE MANERA RACIONAL PARA OBTENER LOS OB-
JETIVOS TRAZADOS. CREEMOS QUE NO ES FATAL QUE LAS
FUERZAS DEL CAPITAL Y DEL TRABAJO DEBAN ESTAR SIEM-
PRE AL ACECHO Y EN PUGNA IRREDUCTIBLE. CREEMOS
QUE ES PERFECTAMENTE FACTIBLE UNA POLITICAL DE CO-
OPERACION DE ESTAS FUERZAS CON VISTAS A UN PRO-
GRAMA DE PROGRESS PARA TODOS. CREEMOS TAMBIEN
QUE LA APARENTE ANTINOMIA ENTIRE EL ESTADO Y LA
EMPRESA PRIVADA PUEDE SER SUPERADA POR UNA INTE-
GRACION RAZONABLE DE AMBAS ENTIDADES, etc...".
Esta tendencia, mayoritaria en el Congreso de 1959 y triun-
fadora tambi6n en el Congreso de 1966 (incluso con los mismos
camaradas: Aylwin, Carmona, los actuales ministros y antiguos
militants) se ha caracterizado, gruesamente, por lo siguiente:
-Fortaleci6 al PDC como un poderoso partido electoral de
Centro;
-Busc6 la f6rmula del movimiento NACIONAL Y POPU-
LAR;







-Ha planteado una political de "cambios estructurales" y
de "desarrollo" sin precisar los rasgos sustantivos de la NUEVA
SOCIEDAD que se buscaria;

b) LA POSITION DE VANGUARDIA. El ide6logo de esta po-
sici6n ha sido Jaime Castillo. El encabez6 a quienes lucharon
por implantar esta tendencia en el Congreso de 1959; a el lo si-
gui6 en ese entonces practicamente toda la juventud del parti-
do y, basicamente, el mismo sector que levant6 la postulaci6n
de Parra en el Congreso de 1960.
eCual es la esencia y la misi6n del PDC para Castillo?
Dice Castillo: "EL PDC no puede ACEPTAR EN SUS FILAS A
CUALQUIERA NI SE ABRE EN FUNCTION DE EXITOS ELEC-
TORALES. EN SUMA, QUEDA PARA NOSOTROS DESECHADA
TODA TENTATIVE DE CONVERTIR AL PARTIDO EN UNA VAS-
TA ALIANZA MULTITUDINARIA, APTA PARA FUNDAR DESDE
EL PODER UNA GRAN PLATAFORMA BUROCRATICA. EL PDC
NO ES UN PARTIDO DE CENTRO, PUESTO QUE NO ESTA
EQUIDISTANTE DE LA DERECHA Y DE LA IZQUIERDA, NI
ASPIRA A MODERAR EL SOCIALISM 0 A POPULARIZAR EL
CAPITALISM. SU SUPREMO OBJETIVO ES LA SUSTITU-
CION DE LA SOCIEDAD CAPITALIST POR UNA SOCIEDAD
COMUNITARIA".
Jaime Castillo no ve como Frei al "comunitarismo" como al-
go adjetivo ni cree, como el que el hacer el "desarrollo" y "trans-
formar esta sociedad en una sociedad modern" sea la misi6n
del PDC. Por el contrario, Castillo afirma: "LA MISION DEL
PDC ES SUBSTITUIR LA SOCIEDAD CAPITALIST POR LA
SOCIEDAD COMUNITARIA".
Su posici6n no es reformista; es francamente revolucionaria
en la media en que rompe con la estructura capitalist y sub-
raya que PARA HOY la supreme aspiraci6n del partido es la
creaci6n de una sociedad comunitaria.
Esta tendencia, que fue segunda en ambos Congresos, en
1959 y en 1966 (Castillo fue el dnico Ministro que estuvo con
Parra hasta el final en el 2? Congress) se ha caracterizado por
lo siguiente:
-La negaci6n del movimiento nationall" concebido por Frei
/, por el contrario, el fortalecimiento doctrnnario'y disciplinarlo
del partido;







-La negaci6n de la political de Centro y el planteamiento de
una political de ruptura y de vanguardia;
-La actualizaci6n del comunitarismo y la necesidad de im-
plantar para ella UNA VIA DE DESARROLLO NO CAPITALIS-
TA;
-Una falta de apertura hacia los partidos del FRAP, como
political permanent.

c) LA TENDENCIA DEL SOCIALISMO COMUNITARIO. El
ide6logo principal de esta tendencia ha sido el camarada Julio
Silva. El grupo de militants adults sostenedor de esta posici6n
ha tenido posiciones propias desde hace muchos afios. Ellos
plantearon su posici6n en el Congreso de 1959 y tras la candida-
tura de R. A. Gumucio, que tambien estuvo en esa trinchera en
el Primer Congreso, volvieron a plantearse en el de 1966.
DICE JULIO SILVA: "iQUE ES EL COMUNITARISMO? ZES
UNA FORMA DE NEOCAPITALISMO? ZES UNA FORMA DE SO-
CIALISMO? (ES UNA TERCERA POSITION? CREEMOS QUE
OBJETIVAMENTE ES UNA FORMA DE SOCIALISMO, UN SO-
CIALISMO COMUNITARIO. PORQUE EL SOCIALISMO ES EL
REGIMEN EN QUE LOS BIENES DE PRODUCTION DE CA-
RACTER SOCIAL PERTENECEN A LA COMUNIDAD. ESA ES
SU BASE. ESA ES LA BASE TAMBIEN DE LA IDEA COMU-
NITARIA. EN AMBOS CASOS SE TRATA DE UNA SOCIEDAD
DE TRABAJADORES QUE POSEEN EN COMUN LOS MEDIOS
DE PRODUCTION".
Esta tendencia, que fue tercera en el Primer Congreso y cu-
yas fuerzas no pudieron medirse en el Segundo, tiene como ca-
racteristicas fundamentals, a nuestro juicio, las siguientes:
-Afirmaci6n de que el Comunitarismo es un tipo de Socia-
lismo;
-Formulaci6n preeminente de un anAlisis socio-econ6mico
por sobre un analisis socio-politico;
-Sostienen que el Partido debe ser un Partido de Izquierda;
-Una mayor apertura hacia los partidos marxistas, como
political permanent.
A la pregunta de cuil de estas posiciones ha primado en el
movimiento, debemos responder honestamente: hasta 1964, sin
duda, la primera de ellas: la posici6n que hemos llamado "re-
formista", encabezada por el actual Presidente de la Repfiblica.
Ella gan6, bien o mal, ambos Congresos; ella impregn6 la vida







del movimiento por muchos afios (algunos, como Castillo y Sil-
va, fueron mirados, perd6nesenos la expresi6n, como pAjaros ra-
ros);
ella se proyect6 con much mayor fuerza que las otras ha-
cia la opini6n puiblica a traves de Frei Y ELLA CONDUCE Y
EMPAPA LA ACCION ACTUAL DEL GOBIERNO DEMOCRAT
CRISTIANO.
Por otra parte, las otras dos tendencies, han logrado limar
sus matices; han logrado madurar y ensancharse. Ellas son las
que conducen, sin excepciones, a la juventud toda del partido y
a amplios sectors adults, a nuestro juicio, ahora mayoritarios.
En un esfuerzo POR LA UNIDAD, ellas han logrado HOY pre.
sentarse con un solo rostro, con una sola linea, incluso, con una
sola lista de personeros.
Este es el problema de fondo: las diferentes concepciones
de la esencia y la misi6n del partido, como lo llamaba Castillo.
De ahi que nos parezcan superficiales los analisis hechos por
el camarada Frei en el Congreso Ferroviario DC (el partido di-
vidido entire los que lo critican "por no ser austero" y los que
confian en la honestidad personal de 6e y sus Ministros) y por
el propio camarada Castillo en sus iltimas declaraciones a la
prensa.



UN PROBLEMA POLITICO


Sin duda, entonces, el problema politico planteado en esta
Junta tiene su raiz en un ya largo devenir y esta en las dife-
rencias ideol6gicas expuestas.
Otros camaradas se referian aqui a lo que el Gobierno de-
mocratacristiano ha sido o no ha sido y a la necesidad, ya apro-
bada en Juntas y Consejos, de replantear el program para sub-
rayar con mayor eficacia UNA VIA DE DESARROLLO NO CA-
PITALISTA E IMPULSAR REALMENTE LA REVOLUTION CHI-
LENA QUE DEBE CONDUCIRNOS HACIA LA SOCIEDAD CO-
MUNITARIA.
Nosotros queremos, frente al problema politico que vivimos,
subrayar s61o algunas ideas.







La primera: EL GOBIERNO DE LA DEMOCRACIA CRISTIANA
HA APLICADO GRUESAMENTE UNA POLITICAL
REFORMISTA Y HA ECHADO, JUNTO AL PUE-
BLO, ALGUNAS BASES PRERREVOLUCIONARIAS.

Las limitaciones que el process revolucionario ha tenido no
han surgido s61o de la oposici6n social, political y ECONOMICA
de la Derecha o la oposici6n political del FRAP, sino tambi6n de
las trabas humans e ideol6gicas de quienes gobiernan. Y quie-
nes gobiernan, fundamentalmente y con muy escasas excepcio-
nes, integran lo que siempre en el partido constituy6 la tenden-
cia reformista; la concepci6n que ellos tienen sobre la esencia
y la misi6n del partido no es una concepci6n que ellos tienen
sobre la esencia ni es una concepci6n revolucionaria.
Se trata entonces, ahora, y no mafiana, que con seriedad y
sin afin oscurantista, estudiemos la realidad de nuestro movi-
miento (del partido y del gobierno) y nos definimos por acen-
tuar el process revolucionario.
Para acentuarlo, a nivel de partido, no tenemos otra posi-
bilidad que buscar LA UNIDAD tras aquellos que han represen-
tado siempre las tendencies mis progresistas del partido y que
hoy se han unido en la lista encabezada por el camarada Gu-
mucio.
Los que no desean esa acentuaci6n del process revoluciona-
rio buscaran todo tipo de argucias. Incluso podran desdecirse
de lo que ayer sostuvieron.
Sabemos que al camarada Castillo lo mueve s61o un sano es-
piritu de unidad. El siempre la busc6 y, por tanto, no es nove-
dad su conduct de hoy dia. Lo que si nos parece extrafio es de
que hoy se busque LA UNIDAD POR LA UNIDAD, partiendo por
desconocer la heterogeneidad que ayer se acentu6.
Hay un cambio en Castillo que a nuestro juicio es fruto de
un error. El error consiste, simplemente, en desconocer esa he-
terogeneidad y en echar encima de ella un manto de respetabi-
lidad que a otros les sirve para detener el advance del partido y
del gobierno por el camino de la revoluci6n.

La segunda: EL TRIUNFO DE QUIENES QUIEREN CON MAS
AHINCO LA REVOLUTION, NO SIGNIFICA TOR-
CER EL RUMBO DEL GOBIERNO HACIA TERRE-







NOS QUE NO SON DEMOCRATACRISTIANOS, 0
NO ESTABAN EN EL PROGRAM; POR EL CON-
TRARIO, EL TRIUNFO DE LAS TENDENCIES
AVANZADAS DEL PARTIDO SIGNIFICARA LA
APLICACION PROFUNDA DEL PROGRAM PARA
QUE ESTA SIRVA EN EL FUTURE DE BASE A
LA REVOLUTION QUE SE BUSCA.

Puede que haya algunos camaradas que, de buena o mala
fe, considered que la elecci6n de una Directiva Politica que re-
presenta la unidad de los sectors revolucionarios del partido;
signifique, en iltimo t6rmino, "doblar la mano a Frei"; "salirse
del program" o "realizar una political no planteada al pueblo
por la DC".
Todos sabemos que lo que se esti planteando al pueblo es
un program general de cambios, que hemos llamado el progra-
ma de la revoluci6n en Libertad.
De lo que se trata es de acentuar en este moment medidas
que vayan creando las condiciones de la nueva sociedad.
Esas medidas, coherentes con el fin que se persigue, tienen
como caracteristicas fundamentals el hecho que acentian la
participaci6n de la Comunidad (a travds del Estado o de orga-
nismos comunitarios) en el process econ6mico-social del pais.
Ellas han sido estudiadas por la Comisi6n Politico-T6cnica,
que es la culminaci6n de una etapa de nuestra vida internal en
la que se ha estado planteando con insistencia la necesidad de
reformular el program.
Cuando estas reformulaciones son ya un acuerdo official del
Partido, es natural que pasen a dirigirlo aquellos que con mis
fuerzas la pedian y que han tenido una mayor participaci6n en
su elaboraci6n.

La tercera: LOS PROBLEMS INTERNOS DEBEN SER JUZ-
GADOS EN RELACION CON LOS EXTERNOS.

Nadie sostiene que la lista y la posici6n encabezada por el
camarada Gumucio debe triunfar con el fin de resolver en su
favor la querella internal.
Serfa una ofensa demasiado grave pretender que asi es. No
estamos aqui para pelearnos como nifios. Estamos aqui para rea-
lizar la revoluci6n chilena y ese es el problema externo mas grave.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs