• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Table of Contents
 Editorial: Consecuencias de la...
 Trinchera politica: Campana senatorial...
 Las Americas
 El resto del mundo
 El tercer mensaje presidencial
 Dialogo y unidad
 El partido democrata cristiano...
 Ideologia mito y utopia
 La dualidad humana en la revol...
 En torno al liberalismo Latino...
 Gabriela mistral, novelista sin...
 Documentos: Frei: Mensaje a la...
 Resultado de los asentamientos
 Problemas de la superpoblacion...
 Back Matter
 Back Cover














Title: Politica y espiritu.
ALL VOLUMES CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00087226/00006
 Material Information
Title: Politica y espiritu.
Physical Description: Serial
Publication Date: June 1967
 Record Information
Bibliographic ID: UF00087226
Volume ID: VID00006
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: 02470069 - OCLC

Table of Contents
    Front Cover
        Front Cover
    Table of Contents
        Table of Contents
    Editorial: Consecuencias de la reciente eleccion senatorial
        Page 1
        Page 2
    Trinchera politica: Campana senatorial de O'Higgins y Colchagua
        Page 3
        Page 4
        Page 5
        Page 6
        Page 7
    Las Americas
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
    El resto del mundo
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
    El tercer mensaje presidencial
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
    Dialogo y unidad
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
    El partido democrata cristiano y la revolucion
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
    Ideologia mito y utopia
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
    La dualidad humana en la revolucion
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
    En torno al liberalismo Latinoamericano
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
    Gabriela mistral, novelista sin novela
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
    Documentos: Frei: Mensaje a la juventud
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
    Resultado de los asentamientos
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
    Problemas de la superpoblacion niveles de vida regulacion de la natalidad
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
    Back Matter
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
    Back Cover
        Page 102
Full Text





rnos de
ra Political
inomica y
Social


JlF


Junio 1967 N.o 300
... -











POLITICAL Y ESPIRITU
N? 300 JUNIO 1967 Afio XXI

Director: Jalme Castillo Velasco


INDICE
I N D I C E
Editorial: Consecuencias de la reciente Elecci6n Senatorial ....... 1
Trinchera Politica: Campafia Senatorial de O'Higgins y Colchagua 3
Las Amdricas ................................... .................. 8
El Resto del Mundo .............. ............................... 13
El Tercer Mensaje Presidencial .................................... 17
DiAlogo y Unidad ................ .............................. 25
El Partido Dem6crata Cristiano y la Revoluci6n .................. 30
Ideologia, Mito y Utopia .............. .......................... 42
La Dualidad Hurtana en la Revoluci6n ............................ 52
En Torno al Liberalismo Latinoamericano ......................... 57
Los libros: Gabriela Mistral, Novelista sin Ndvela ................ 71
Documentos: Frei: Mensaje a la Juventud .......................... 75
Resultado de los Asentamientos ................................... 81
Prohlemas de la Superpoblaci6n: Niveles de Vida, Regulaci6n de
la Natalidad .............. ..................... .. ...... ... 86


SUSCRIPCION AEREA POR 12 NUMEROUS
Chile .................... E" 65.- Alemania, Austria, Belgica,
Am6rica Latina ............ USS 11,25 Congo Belga, Francia, Gran
Centro Am6rica US$ 11,50 Bretaaa, lilia, Suecia, Yu-
M6jico, Canada, EE. UU. ... US$ 12,90 goslavia ..... ............. US$ 17,60
Espalia .................... US$ 17,20

CORREO ORDINARIO
Extranjero ............................... ...... US$ 10,20
Chile ............................................. E 50 --

PORTE PAGADO
Publicaciones Peri6dicas
INSCRIPCION N? 292


Editada e impresa por Editorial Del Pacifico, S. A.,
Alonso Ovalle 766 Casilla 3547 Santiago de Chile

Se permit su reproducci6n citando la procedencia








EDITORIAL









CONSECUENCIAS DE LA RECIENTE

ELECTION SENATORIAL





El Partido Dem6crata Cristiano acaba de dar una vigorosa
prueba de su solidez. A pesar de todos los vaticinios electorales,
logr6, en la reciente elecci6n senatorial complementaria por las
provincias de O'Higgins y Colchagua, no s6lo conservar su vo-
taci6n del 2 de abril pasado, sino que, ademAs, la subi6 en
un 3,19%.
El hecho llam6 la atenci6n. En efecto, la tesis adversa habia
trabajado sobre la idea de que los democratacristianos estaban
condenados a un descenso inevitable y creciente. Hubo necesi-
dad de una alianza del Frente Socialista-Comunista con el radi-
calismo para lograr imponerse a la candidatura democratacris-
tiana. Esta cont6 a su favor, en una proporci6n magnifica, al
campesinado, y s61o encontr6 dificultades en los sectors ur-
banos excesivamente sometidos a las tradiciones political. Es
necesario dejar constancia que los resultados fueron parejos en
la provincia de Colchagua y que las diferencias en contra regis-
tradas en la provincia de O'Higgins obligan a un examen minu-
cioso del hecho.
Mas, en esta oportunidad, nos interest sefialar las caracte-
risticas morales de la elecci6n. Ella fue encarada de acuerdo







con los viejos m6todos de coraje, entusiasmo y espiritu de sa-
crificio que son el bagaje spiritual de los democratacristianos.
De inmediato pudo observarse una complete unidad internal.
Como consecuencia de ella, los militants pudieron recorder y
hacer recorder sus mejores campafias.
Estimamos que, bajo el signo de esta unidad, deben afron-
tarse las futuras dificultades. El panorama politico y social se
present duro, dificil. La capacidad del Gobierno para manio-
brar contra sus adversaries depend exclusivamente de la con-
ducta de los militants democratacristianos. Estamos en el pun-
to precise en que la debilidad puede Ilevarnos a un desastre o
la confianza en nosotros mismos asegura la estabilizaci6n defi-
nitiva de la victoria. Todo esto se juzgard en los meses y dfas
pr6ximos. Una vez mas, "Politica y Espiritu" llama la atenci6n
sobre la necesidad de estar a la altura de la tarea.














X i~y\e








TRINCHERA POLITICAL






CAMPANA SENATORIAL DE O'HIGGINS Y COLCHAGUA



Cartas:
Directiva del PDC a Jaime Castillo Velasco
y contestaci6n.

La directive del Partido Dem6crata Cris-
tiano envi6 la siguiente carta al ex Ministro y
candidate a senador Jaime Castillo Velasco.





Seiior JAIME CASTILLO VELASCO.
Present.

Estimado camarada y amigo:
Con much agrado cumplimos el acuerdo uninime del Con-
sejo Nacional, de expresarle los sinceros agradecimientos del Par-
tido Dem6crata Cristiano, por su abnegada y feliz actuaci6n
como candidate a senador en la reciente elecci6n extraordinaria
de O'Higgins y Colchagua.
Dando un ejemplo de entrega generosa a nuestros comunes
ideales, usted renunci6 al Ministerio que desempefiaba para acep-
tar una candidatura que no tenia sino remotisimas posibilidades
de triunfo y cuya tarea consistia fundamentalmente en lograr
una adhesi6n mayor que la obtenida por el Partido en las elec-
ciones municipals de abril iltimo.
No obstante el enconado apasionamiento con que nuestros
adversaries atacaron al Gobierno, a nuestro Partido y a usted







mismo, supo afrontar la lucha con ecuAnime serenidad, impo-
niendo a la campafia un sentido nuevo, profundamente national
y democratic.
El resultado obtenido constitute un 6xito que toda la opi-
ni6n imparcial del pais ha reconocido. Se anunciaba que ibamos
en un descenso inevitable; pero obtuvimos el mayor aumento de
votaci6n; subimos un 3,19%, con un 2,65% de socialists, comu-
nistas y radicales unidos.
De esta contienda sale la Democracia Cristiana consolidada
como el primer movimiento politico de Chile, que por si solo
represent mas que el double de cualquier otro partido y que
es capaz de concitar la colaboraci6n de vastos sectors indepen-
dientes.
Frente a ella, no queda otra alternative political para el pais
que la combinaci6n comunista-socialista, que no renunciard a
sus convicciones ni m6todos marxistas totalitarios cualesquiera
que sean las adhesiones que reciba.
En cuanto a la derecha, sus posibles expectativas han que.
dado definitivamente descartadas. Se jug6 entera por el mejor
de sus hombres y con despliegue de recursos explot6 al maximo
el viejo prestigio del alessandrismo, no trepid6 en medios y s61o
consigui6 que su propaganda destructive y odiosa allegara votos
a la candidatura del FRAP. Perdi6 mas de seis mil votos desde
el 2 de abril, y su 17% la sitia en su verdadero rol de fuerza
minoritaria en la political chilena.
Ha quedado de manifiesto, una vez mis, que la enorme ma-
yoria de los chilenos quiere cambios, que nosotros estamos im-
pulsando con firme decision al promover el desarrollo econ6mi-
co y social de nuestra patria. Es esta una tarea muy dificil, por-
que si se quiere construir una nueva sociedad verdaderamente
humana por m6todos igualmente humans, hay que crear las
bases econ6micas del bienestar future sin sacrificar las necesi-
dades vitales de la poblaci6n de hoy. Esto exige compatibilizar
el empefio de industrializar el pais y de hacer la reform agra-
ria con el imperative de tender al abastecimiento alimenticio,
la vivienda, la educaci6n y la salud de los habitantes y de re-
distribuir las rentas en favor de los sectors mas postergados.
Con recursos financieros limitados y debiendo al mismo tiempo
encarar la lucha contra la inflaci6n, se trata, en verdad, de una
tarea casi sobrehumana. Es lo que esta realizando nuestro Go-
bierno y para asegurar el 6xito es necesaria la patri6tica dispo-






sici6n de todos los chilenos. Como usted lo dijo durante la cam-
paia, nosotros no pretendemos monopolizar esta tarea y tene-
mos el espiritu abierto para actuar de consuno con quienes quie-
ran colaborar en ella.
Al contribuir con su actuaci6n y con sus planteamientos co-
mo candidate, en los que cont6 con el respaldo decidido de tan-
tos militants, simpatizantes e independientes de O'Higgins y
Colchagua, a robustecer y clarificar ante la opinion national la
posici6n de la Democracia Cristiana como fuerza political mayo-
ritaria y responsible del Gobierno del pais, ha prestado usted
un gran servicio a Chile y a nuestra causa. El Partido se lo
agradece y lo felicita cordialmente.
En la confraternidad democratacristiana, saludan atentamen-
te a usted sus afectisimos amigos. Patricio Aylwin Az6car, Presi-
dente Nacional; Julio Montt Momberg, Secretario Nacional.





Santiago, 18 de junio de 1967.

Sefiores
Patricio Aylwin Az6car y
Julio Montt Momberg.
Present.

Estimados amigos y camaradas:
Me apresuro a agradecer a ustedes los t6rminos, tan honro-
sos para mi, de la carta que, por acuerdo del Consejo Nacional
del Partido, han tenido la gentileza de enviarme, a prop6sito de
la elecci6n reciente.
Acojo estas palabras como un estimulo personal y, especial-
mente, como un reconocimiento a la labor efectuada por el Par-
tido en las dos provincias de O'Higgins y Colchagua. Creo, en
efecto, que el 6xito logrado se debe a la capacidad de nuestros
militants para afrontar con energia, entusiasmo y optimism
esa dificil tarea. Ellos entendieron desde el primer moment los
factors morales y politicos de la situaci6n. Trabajaron con es-
piritu unitario y una gran generosidad. Desmintieron, en su raiz,
las interpretaciones tendenciosas que quisieron elaborarse con
prop6sitos obvious. Asimismo, supo cada uno dar a la campafia






el sentido national propio de nuestro Gobierno y del program
que nos hemos trazado.
Por cierto, algunos enigmas politicos han quedado mas o
menos al descubierto. Me parece exacto decir que la elecci6n
acentda el dilema ya planteado al pais en 1964. Analizada la si-
tuaci6n hoy dia, podemos decir que ain subsistirA la tendencia
representada por el Partido Nacional. Pero todo indica que no
podri servir para volver a poner en vigencia los viejos princi-
pios en los cuales se funda. Las posibilidades de desenvolvimien-
to politico, a mi parecer, se reduce al Frente de Acci6n Popu-
lar y al Partido Dem6crata Cristiano. El primero de ellos estA
sacudido hoy por una crisis internal de vastas dimensions. Creo
que, en el animo de una buena parte de sus dirigentes, ha en-
trado a dominar la tendencia que hace primary la "via violent"
sobre la "via pacifica". "OLAS" no ha sido instalada en Chile
como una entidad puramente ideol6gica ni como una oficina de
informaciones sobre la political castrista en otros paises latino-
americanos. Ella tampoco represent la mera comprobaci6n fi-
sica de que hay causes sociales para el empleo de la violencia
political. Por el contrario, "OLAS", a mi juicio, indica que, al
menos el Partido Socialista, tratari de crear los elements ne-
cesarios para irrupciones ilegales de todo orden en nuestro pro-
pio suelo. Esto significa quizis que los socialists chilenos se
obstinan en desconocer el inmenso advance social representado
por el actual Gobierno del Presidente Frei y estan determinados
a proceder ante 61 como si se tratara de cualquiera otro de los
Gobiernos tradicionales de America latina. Ese es un error de
hecho que les costard su derrota. Sin embargo, creo que noso-
tros debemos dejar constancia del desaffo que se nos plantea.
La estrategia de la violencia, recomendada por los grupos ultra-
izquierdistas, es un contragolpe antipopular. Ella va indisoluble-
mente unida a una tirania future, y, por el moment, no ser-
viri sino para robustecer las tendencies mis conservadoras. Los
ultrass" de izquierda tienen sus hermanos gemelos en los "ul-
tras" de derecha. Creceran o morirAn juntos.
De ahi la importancia del papel que habrA de jugar nuestro
Partido. Aparece mis clara que nunca la necesidad de perfilar
con precision la via no capitalist y no totalitaria que surge de
nuestra doctrine y de nuestro program de Gobierno. La revo-
luci6n chilena sera en democracia o no sera. Pero, al mismo
tiempo, ella se cumpliri a media que conozcamos y orientemos






la maduraci6n consciente del pueblo hacia la sociedad comuni-
taria
Pienso que nada de esto podremos alcanzar sin que los di-
rigentes y militants entiendan a fondo la unidad internal, la
critical constructive, la decision fire sobre los pasos inmedia-
tos, la fe profunda en las perspectives y valores comunes, la
fuerza de la camaraderie, raz6n vital de nuestra lucha, y las cir-
cunstancias hist6ricas en que hemos asumido el poder.
Pido a ustedes me perdonen por haber aprovechado esta
oportunidad para adelantar las observaciones anteriores. QuizAs
ellas pueden ayudarnos a enfrentar la tarea que se nos viene
encima. Colaborar a fondo en el trabajo iniciado es el deber
de cada uno de nosotros.
En la confraternidad democratacristiana, saluda a los ca-
maradas Presidente y Secretario General y a todos los conseje-
ros nacionales, su afectisimo amigo.



Jaime Castillo V.








LAS AM ERI AS


La "trinidad terrestre".




El 31 de marzo de 1814, las tropas enemigas de Napole6n,
despuds de derrotarlo en la Batalla de las Naciones, entraron a
Paris. En junio del aiio siguiente, despu6s de Waterloo, su caida
no tuvo ya regreso.
Europa pas6 entonces a ser gobernada por un Directorio de
Cinco Grandes Potencias: Inglaterra, Rusia, Prusia, Austria y la
Francia de Luis XVIII, el monarca restaurado. Dentro de este
Directorio, entraron en conflict dos concepciones de la organi-
zaci6n international, que expresaban la grave rivalidad anglo-
rusa: la maritima -propia de Gran Bretafia-, propugnaba un
equilibrio continental propicio a la hegemonia ocednica inglesa
y la continental, apuntada hacia un equilibrio maritime que hi-
ciera possible la hegemonia continental rusa. Fue esta segunda
concepci6n la que dio origen a la Santa Alianza.
Su artifice fue el Zar Alejandro I, quien invite al Empera-
dor de Austria y al Rey de Prusia a constituir una especie de
"trinidad terrestre", en cuya virtud, considerindose como miem-
bros de una sola naci6n cristiana, levantaron la arquitectura
de un sistema mundial de seguridad colectiva tendiente, al pro-
pio tiempo que a hacer fracasar las aspiraciones britanicas de







hegemonia maritima, a impedir todo movimiento contrario al
espiritu de la restauraci6n mondrquica y a desalentar cualquier
esfuerzo para modificar el mapa de Europa.
La Santa Alianza fue un organismo policiaco en cuya virtud
cuando en un Estado se rompia "el orden traditional y legiti-
mo", sus miembros tenian la obligaci6n de emplear sus fuer-
zas para restablecerlo. Este principio de intervenci6n fue la ba-
se de la political exterior europea durante casi 10 afios. Su apli-
caci6n hizo que Francia invadiera el territorio espafiol en 1823
para restablecer al rey Fernando VII y Austria, Napoles para
restaurar a los Borbones.
La Santa Alianza se derrumb6 tanto por las rivalidades entire
sus miembros como por las revoluciones nacionales que estalla-
ron en Europa. Por su parte, los pueblos rechazaron siempre el
principio de intervenci6n, afirmando su derecho de autodeter-
minaci6n.


La resurrecci6n de la Intervenci6n.


Sin embargo, si la Santa Alianza muri6 en la primer mitad
del siglo pasado, el principio en que se bas6, la intervenci6n,
ha demostrado poseer una gran vitalidad. Las grandes potencias
han intervenido desembozadamente en los asuntos internos de
otros paises, sea invocando una doctrine permanent para justi-
ficar la intervenci6n, sea hacidndolo como una excepci6n al prin-
cipio de no intervenci6n.
A principios de este siglo, EE. UU. elabor6 la doctrine del
Destino Manifiesto, que Elihu Root defini6 en su famosa afir-
maci6n de que "es un hecho inevitable y 16gico que nuestro des-
tino manifiesto es controlar los destinos de toda Amdrica".
En virtud de esta teoria, EE. UU. intervino econ6mica, po-
litica y militarmente en Amdrica central, haciendo del Caribe el
"mediterrineo norteamericano" y estableciendo, con esas repd-
blicas, tratados en los que se le reconocia el derecho de inter-
venci6n.
America latina libr6 una larga batalla contra esta conduct,
encontrando un aliado en el Presidente Roosevelt y en su poli-
tica de Buena Vecindad. Bajo su primera presidencia, los l6ti-
mos marines abandonaron tierra latinoamericana. En 1948, la
Carta de la Organizaci6n de los Estados Americanos reconoci6







formalmente el principio de no intervenci6n y de autodetermi-
naci6n de los pueblos como bases de la convivencia americana.
No obstante, EE. UU. no ha respetado siempre estos prin-
cipios. Una gravisima violaci6n de ellos constituy6 su interven-
ci6n unilateral en Santo Domingo en abril de 1965. Ciertas acti-
tudes y declaraciones del Presidente Johnson y de altos funcio-
narios de su goljerno, como asimismo su proyecto de una Fuer-
za Interamericana de Paz, hicieron ver a muchos una resurrec-
ci6n de las doctrinas intervencionistas a trav6s de lo que se ha
llamado la "Doctrina Johnson" o de las "Fronteras Ideol6gicas".
Aunque todo esfuerzo para regresar al intervencionismo co-
mo doctrine y practice political es repudiable, no parece extra-
fio que ellos provengan de las grandes potencias. Lo curioso es
que estamos ahora asistiendo a una nueva resurrecci6n del prin-
cipio de intervenci6n, por obra y gracia de paises que no s61o
no son grandes potencias, sino que han sufrido en came propia
los perniciosos efectos de la aplicaci6n de esa conduct y que
hasta hace muy poco la habian repudiado con energia.
Nos referimos, por cierto, a la Conferencia Tricontinental
de La Habana.



Radicalizaccin de la revolucl6n cubana.



El process de revivir la intervenci6n estd intimamente liga-
do a otro, del cual nos hemos ya preocupado en estas columns
(por lo que nos referiremos muy sumariamente a el): la radi-
calizaci6n de la revoluci6n cubana.
Como se sabe, las primeras palabras de Castro dieron la
impresi6n de que se estaba frente a un sincere esfuerzo de
transformaci6n de las estructuras de la sociedad cubana, dentro
de los marcos del humanismo democritico. Asi, el Canciller Roa,
al fijar la posici6n de su pais en la Asamblea General de las
Naciones Unidas en diciembre de 1959, dijo: "Los cubanos y los
latinoamericanos ansian y quieren una revoluci6n que satisfaga
sus necesidades materials sin sacrificar sus libertades", y agre-
g6 enfiticamente: "El respeto al criterio ajeno y a la dignidad
de la persona es la clave profunda del sentido humanista de la
revoluci6n cubana".






Por su parte, el Presidente Dortic6s, en una carta que di-
rigi6 en febrero de 1960 a la Federaci6n de Estudiantes de Chile
(FECH), declar6 que "el principio de no intervenci6n es piedra
angular del derecho international americano" y que "Cuba ni
importa ni export revoluciones".
Castro, sin embargo, volvi6 las espaldas a esas palabras que
61 mismo habia rubricado y empez6 a exportar su revoluci6n,
dando a su conduct exterior un sentido claramente interven-
cionista. El climax se alcanz6 en enero de 1966 cuando tuvo lu-
gar en La Habana la Ilamada Conferencia Tricontinental. Se
aprob6 alli la siguiente resoluci6n: "Se proclama el derecho y
el deber de los pueblos de Asia, Africa y Amdrica latina y de los
Estados y Gobiernos progresistas del mundo a facilitar apoyo
material y moral a los pueblos que luchan por su liberaci6n o
son agredidos direct o indirectamente por potencias imperia-
listas".
Siguiendo esta linea interventora, Castro ha dicho reciente-
mente: "Tan cierto es como soy Fidel Castro, no descansar6 hasta
que la revoluci6n prenda en toda Amdrica del Sur. iMi revolu-
ci6n!". Por su parte, el PCC: "Nosotros efectivamente prestamos
y prestaremos ayuda cuantas veces nos la soliciten, a todos los
movimientos revolucionarios que luchan contra el imperialismo
en cualquier parte del mundo".
Por cierto, la determinaci6n de "la agresi6n", de "potencias
imperialistas", de "movimientos revolucionarios", quedan por en-
tero entregadas al criteria soberano de Castro, quien se convier-
te asi, en las palabras del PCV, en "el Papa infalible de la re-
voluci6n".


Cuba desafia a la NU.


La political interventora de Castro significa la resurrecci6n
del principio de intervenci6n que fue, segin acabamos de ver,
una invenci6n de las potencias reaccionarias de la Santa Alianza
y que muchos gobiernos igualmente regresivos han querido apli-
car. Castro y las resoluciones de la Tricontinental de La Haba-
na se situan, pues, en una linea reaccionaria que los pueblos del
mundo han rechazado siempre, pues terminal por introducir en
las relaciones humans la ley de la selva, produciendo no el
triunfo de la justicia, sino el de la fuerza.






Es por eso que, a media que la conciencia juridica y moral
de la humanidad ha ido progresando, los principios de no inter-
venci6n y de autodeterminaci6n de los pueblos han ido ganan-
do terreno, hasta situarse como bases del sistema international
de relaciones y de la ley international.
En efecto, la no intervenci6n tiene, dentro de la estructura
de la Carta de las Naciones Unidas, el caricter de principio rec-
tor, lo que signific6 un advance sobre las concepciones que pre-
sidieron la elaboraci6n del Pacto de la Sociedad de las Naciones.
En 6ste, el principio de no intervenci6n se encontraba estable-
cido en el pirrafo 8 del articulo 15 como una excepci6n al sis-
tema de reglamentaci6n pacifica de las controversial internacio-
nales. En cambio, en la Carta de la NU estd ubicado en el ca-
pitulo I, que establece los prop6sitos y principios de la orga-
nizaci6n.
Siguiendo esta linea, la Asamblea General de la ONU, en su
20? Periodo de Sesiones, aprob6 la resoluci6n 2.131, que obliga
a sus miembros a "abstenerse de organizer, apoyar, fomentar,
financial, instigar o tolerar actividades armadas, subversivas,
terrorists, encaminadas a cambiar por la violencia el regimen
de otro Estado y de intervenir en una guerra civil de otro Es-
tado".
Esta resoluci6n fue aprobada con el voto de Cuba, quien ha
jurado respetar la Carta de la NU y sujetarse a su discipline.
El maximo organismo international, pues, debe sancionar al go-
bierno interventor de Castro.
Tal es el fondo de los problems que el castrismo ha sus-
citado con su political de abierta intervenci6n y de violencia,
que conduce a lo que el "Che" Guevara ha descrito como "la
vietnamizaci6n de Am6rica latina".
Lo que 6sta require, sin embargo, no es convertirse en un
vasto Vietnam, sino, por el contrario, un amplio esfuerzo soli-
dario que haga possible su desarrollo econ6mico y su progress
social, de manera que la justicia y la libertad puedan caminar
juntas por los senderos de Amdrica.









EL RESTO DEL MUNDO

















La guerra del Medio Oriente concluia, fulminante, en tanto
que escribiamos este comentario. En s6lo seis dias el ej6rcito
israeli habia desencadenado contra sus contrincantes Arabes una
anonadante "blitzkrieg". Entre otras cosas, este resultado de-
mostr6, a quienes pudieran dudarlo, que el subdesarrollo es un
fen6meno global y se proyecta fatidicamente en todos los actos
de quienes lo sufren.
Los subdesarrollados, en este caso, son los drabes. Han in-
vertido muchos de sus escasos recursos en un acelerado arma-
mentismo. En los recuentos de los medios b6licos en posesi6n
de los dos bandos en pugna, tal como la prensa los dio a cono-
cer, la superioridad nominal estaba a favor de los arabes. Tam-
bi6n Ilevaban 6stos la ventaja en cuanto a ndmero de comba-
tientes.
Pero la organizaci6n y la direcci6n de una guerra modern
requieren algo mas que armas eficientes. Exigen mandos capa-
ces, de gran nivel t6cnico, tropas altamente adiestradas. Estos
son los medios bl6icos que faltaron a los arabes y que no podrin
tener hasta que emerjan de su bajisimo grado de desarrollo.
Otro defecto grave de los perdedores fue la incredible des-
conexi6n que exhibieron en medio de la crisis. Y esta falla, que
tambi6n hace parte del sindrome del subdesarrollo, estuvo agra-
vada por la balcanizaci6n del mundo arabe, un mosaico volun-







taria y cruelmente dividido por el imperialismo europeo, que
recidn hace unos afios le reconoci6 su independencia political.
La famosa "unidad arabe", legitima aspiraci6n de ese pue-
blo, no puede sino expresarse a travds del sentimiento antiis-
raelf. Fuera de ese objetivo comin, entran en colisi6n los dife-
rentes paises; ni podia ser de otra manera estando en juego
piezas tan disimiles como los izquierdistas gobiernos de Egipto
y Siria, junto a monarquias como las de Jordania y Arabia Sau-
dita. La prueba, patente, de este desencuentro hist6rico, se vefa
en la guerra que Nasser libraba en el Yemen en el instant mis-
mo en que explot6 el conflict.
Por motives tanto sentimentales como ideol6gicos, esta nue-
va guerra dividi6 a la conciencia mundial. Todos tomaron po-
sicion en la lucha. Unos estuvieron con Israel, por ser una vic-
tima hist6rica de persecuciones, y otros se enrolaron en el mis-
mo bando porque asi lo hacian las hegemonias occidentales,
USA y el Reino Unido. Un eficaz aparato de relaciones piblicas,
capitaneado por intelectuales que gozaron de la hospitalidad is-
raeli, busc6 reforzar motivacionalmente a los pro judios, movi-
lizando tambidn a buena parte de la prensa international. Pero
tambidn estuvieron de parte de los Arabes quienes admiran el
nacionalismo progresista de Nasser, su lucha contra el imperia-
lismo y los colonialistas, asi como los seguidores de Mosci, los
pro chinos, y los castristas de la Tricontinental que conden6 a
Israel.
Este complejo de oposiciones no podia dejar de suscitar
equivocos que convendrd disipar. El primero fue el problema
del racism, que no tuvo aqui cabida. Es seguro que los drabes
nutren ahora un fuerte sentimiento antijudio, pero dste no es
consecuencia de prejuicios raciales, sino de encontrados intere-
ses nacionales. Nadie puede en justicia negar a los judios la po-
sibilidad de former una naci6n, pero lo concrete es que la cons-
truyeron a expenses de los arabes. Y si dstos quieren ahora ex-
pulsar a los judios de las tierras palestinas es porque conside-
ran a los israelitas como invasores, al igual que sucede con toda
naci6n que tiene conflicts territoriales: Europa ofrece various
casos similares. De manera que achacar a los arabes un repug-
nante comportamiento antisemita, al estilo de Hitler, constitute
una burda falsificaci6n de los hechos. Empero, los israelies uti-
lizaron profusamente ese argument facil, a la mano, como re-
curso en apoyo de su causa, lo que es explicable, pero no veri-






dico. El analista puede comprender el oportunismo estrat6gico
del mismo, pero debe rechazarlo por ap6crifo.
El otro equivoco es el asunto del genocidio. Aunque a veces
cuesta llamar a las cosas por su nombre, lo cierto es que el
Estado de Israel naci6 de un genocidio, perpetrado en contra de
los arabes. Con una tenacidad, astucia y valor excepcionales, los
movimientos sionistas, siguiendo los prof6ticos designios de Teo-
doro Herzl, fueron infiltrandose en los territories palestinos y
sus organizaciones terrorists doblegaron por igual a los drabes
y a los ocupantes ingleses.
Los perdedores fueron los arabes y todavia hoy estin refu-
giados en tierras de otros paises hermanos cerca de un mill6n
200 mil palestinos que tuvieron que emigrar. Esas fueron las vic-
timas del primer genocidio y la pobreza del medio no ha permi-
tido absorberlos ni ofrecerles una vida digna.
Asi que la palabra genocidio, esgrimida por los israelies, se
vuelve en contra de ellos y de los ingleses. Pero, a su vez, los
israelies han ya edificado una realidad irreversible, que envuel-
ve a tres millones de hombres. Es un hecho consumado y hoy,
negar la existencia de Israel, equivale a plantear otro genocidio.
He aqui el grave dilema -que juzgamos irresoluble- que plan-
tea el conflict del Medio Oriente a la conciencia universal. Ex-
cluye, como se ve, las soluciones faciles, las recetas simplistas
que abogan por la destrucci6n de Israel o por dejar las cosas
tal como estan.
La raiz del mal se encuentra en el desprecio que los Lord
Balfour y toda la ralea de imperialistas demostraron por los
pueblos atrasados. La presi6n irresistible de los poderosos y au-
daces movimientos sionistas hizo que finalmente cedieran los
ingleses a sus pretensiones y resolvieran dar su antiguo protec-
torado a los judios. Pero dispusieron del mismo con su habitual
prepotencia, y con pdrfida astucia se aseguraron la balcaniza-
ci6n de las tierras arabes, ricas en petr6leo. No buscaron con-
vencer a los arabes, lo cual hubieran posiblemente logrado ofre-
ciendo otras compensaciones, sino que dispusieron de las tierras
de ellos como lo haria un duefio de fundo. Asi, una justificable
aspiraci6n del pueblo judio, signific6 un despojo sin atenuantes
para otro pueblo victim.
Era entonces previsible que los arabes, al desarrollar como
todos los pueblos sumergidos, a partir de la Segunda Guerra
Mundial, su dormido sentimiento national, indispensable para







su emergencia, le agregaran el ingredient antiisraeli. Y que lo
inverso sucediera con los judios. A esto se afiaden los impares
niveles de vida de uno y otro, la prosperidad de los judios, pro-
cedentes en su mayoria de paises desarrollados, sus superiores
recursos t6cnicos y econ6micos, su inigual cultural, frente a la
miseria de los arabes. El enfrentamiento lleva un indeleble y
nefasto sino. No puede desaparecer ni borrarse; quizAs s61o pue-
de agravarse y debemos lamentarnos de ello.
Pero los israelies tendrdn una grave responsabilidad en este
estado de cosas si efectivamente piensan anexarse los territo-
rios conquistados, como lo anunciaron al cerrarse esta edici6n.
No pueden invocar razones de seguridad o de geopolitica para
justificar una political anexionista. El concluyente resultado de
la campafia que dirigi6 el talentoso general Dayan esta demos-
trando que Israel esti sobradamente en capacidad de hacer res-
petar su propia existencia con sus primitivas fronteras. Pais en
ininterrumpido y portentoso desarrollo, Israel acentuara dia a
dia su superioridad econ6mica y b6lica frente a los arabes. Cada
dia que pase llegaran mis capitals a la zona, se instalarAn nue-
vas fabricas y se asentarin mas inmigrantes. No necesita en-
tonces una pizca mis de tierra para asegurar su poder de r-
plica ante los enardecidos drabes.
Muchos observadores interpretaron la declarada voluntad
israeli de conservar las tierras que ocup6, como un punto de
partida para negociar. Tel Aviv haria esa declaraci6n para luego
ceder a cambio de garantias de orden politico que tendrian que
ofrecer los drabes. Esta hip6tesis parece razonable, ademas de
just. Pues un metro mis de tierra en poder de Israel, en cual-
quier punto que sea, ahondard el grave conflict que ya lacera
al Medio Oriente y dard fuerza al argument arabe segdn el
cual Israel es una pequefia potencia agresora que quiere dejar
de ser pequefia a costa de los drabes.







EL TERCER


MENSAJE


PRESIDENTIAL









Es un hecho afortunado que a esta exposici6n presidential
sobre el estado de los asuntos de la Naci6n se la haya denomi-
nado Mensaje Presidencial. Pues de eso se trata: mensaje o co-
municaci6n con el pais.
Si hubiera necesidad de resumirlo en una frase, se podria
expresar que plantea que la integraci6n es el camino para el de-
sarrollo econ6mico, social y politico.
Es aleccionador comparar este mensaje con otros de presi-
dentes anteriores. Son muy diferentes el tono y las circunstan-
cias. Un ejemplo claro, contrastante, es la forma y fondo que
mostraba el mensaje de don Arturo Alessandri del afio 1920, aquel
que contiene la frase esa sobre c6mo el amor es fecundo y el
odio nada engendra...
Ahora han cambiado los centros de la conciencia national, y
estin cambiando los correspondientes al poder y a la decision.
Pasa que en 47 afios el pueblo chileno ha respondido al de-
safio de los tiempos, ahora no va a permitir que una pequefia
minoria sea la detentora del poder y del privilegio. Ha habido
una decisive revoluci6n en las conciencias, ayudada por el pro-
greso de las comunicaciones: la radio, el cine, la prensa y la te-
levisi6n, y mis en general la difusi6n de la ensefianza. Existe un
mayor sentido de la dignidad. En cada hombre y en cada mu-






jer hay el deseo expresado de ser algo, el participe, el agent
de la Historia y no un mero sujeto como habia sido, digamos,
en 1920.
Por todo eso los mensajes presidenciales de este Gobierno
son distintos. Vienen Ilenos de cifras y de hechos. Se prefiere a
la frase hueca, la cosa realizada.
El Mensaje Presidencial se compone de las siguientes parties:

1) Desarrollo Social.
2) Desarrollo Econ6mico.
3) Political Internacional.
4) El Gasto Fiscal y la Inflaci6n.
5) Cuadro Politico.


1) DESARROLLO SOCIAL.


Educacidn:

En dos afios y medio entire 1964 y 1967, las matriculas han
crecido de 1.800.000 alumnos a 2.300.000, o sea, en un incremento
de 500.000, equivalent a un 26,8% de advance. Esto ha sido en el
nivel primario, secundario y t6cnico.
En cuanto a las Universidades, de 35.027 alumnos en 1964, se
ha llegado a 48.700 en 1967. En cuanto a las posibilidades de in-
greso a los primeros afios de la Universidad, se ha pasado de
las 14.281 vacantes en 1964, a 20.700 en 1966 y a una cifra todavia
mayor en 1967, que no se ha precisado ain.
Frente a un incremento del nimero de profesores de escue-
las primaries de 2.000 anuales en el quinquenio 1960 a 1965, se ha
pasado a 6.583 de aumento entire 1965 y 1966.
En el bienio ltimo se inici6 la construcci6n de 2.016 locales
escolares, frente a un promedio de 155 locales anuales en el quin-
quenio 1960 a 1964.
La educaci6n basica para adults se desarroll6 en cursos de
tres meses de duraci6n a travds de 975 centros ubicados en to-
das las provincias del pais, y especialmente en los sectors ur-
banos y rurales del tipo marginal. Estos centros se suman a las
319 escuelas primaries para adults existentes, con una matricu-
la total de 70.870 adults en 1966.






Ademas, se ha desarrollado un program de perfeccionamien-
to para la mujer en colaboraci6n con los Centros de Madres que
atendi6 en 1966 a 2.248 madres.
En la Junta de Auxilio Escolar y Becas, el program de ali-
mentaci6n alcanz6 a 838.020 escolares en desayunos, y en almuer-
zos a 357.348 raciones diarias. Estas cifras, practicamente, tripli-
can los servicios prestados en 1964.
En 1966 se otorgaron 20.780 becas a estudiantes, lo que sig-
nific6 un aumento de 17,9%/ respect a 1965. Los pr6stamos es-
colares llegaron a 2.623 estudiantes en todas las Universidades
del pais, lo que represent un incremento de 31,2% sobre 1965.

Vivienda:

Durante 1966 se iniciaron 28.736 viviendas definitivas, con lo
cual el ntimero de viviendas definitivas iniciadas en dos afios lle-
ga a 80.899 unidades.
El promedio annual entire 1963 y 1964 habia sido de 24.700 vi-
viendas.
Si la legislaci6n del cobre hubiera sido despachada antes, se
habria logrado aumentar las citadas 80.899 viviendas en unas ocho
mil mis; pero el atraso del despacho de esta legislaci6n provoc6,
a su vez, esta mayor demora en el program de viviendas.
En 1966 el ahorro total para las viviendas lleg6 a los 300 mi-
lones de escudos, lo que represent el double de las cifras de 1964
expresadas en la misma moneda.

Salud:

Durante 1965 y 1967 se han puesto en funciones 15 nuevos
hospitals con un total superior a las 840 camas, con lo cual se
completan, en los primeros 30 meses de este Gobierno, un total
de 33 hospitals nuevos y 62 policlinicas y postas.


Political de Trabajo:


En el anterior mensaje, el Presidente de la Repdblica habia
hecho observer que se habian aprobado diversas leyes modifica-
torias en forma sustancial del C6digo del Trabajo, como la que






nivela el salario agricola con el industrial, la que reglamenta la
jornada de ocho horas para los obreros del campo y la que su-
prime el desahucio arbitrario como causal de la terminaci6n del
contrato de trabajo.
Ahora se pueden agregar nuevas leyes, como la Ley N? 16.252
de sindicalizaci6n campesina; la Ley N 16.581 que establece la
jornada de trabajo de los obreros del carb6n (jornada de lImpa-
ra a lAmpara), la cual era una aspiraci6n de muchos afios para
estos trabajadores; la Ley N 16.611 que establece que los traba-
jadores agricolas tienen derecho a percibir remuneraci6n por los
dias de lluvia.

Political de Seguridad Social:

El nimero de pensions del sector obrero creci6 en 14,6%/
en 1966 con respect a 1964.
Mientras en 1964 el salario minimo industrial era superior a
la pension minima en 16%, para 1967, las condiciones se invir-
tieron, pues actualmente la pension minima obrera era superior
en 11% al salario minimo industrial. El monto medio de las pen-
siones subi6 entire 1964 y 1965 en 44,6% y entire 1965 y 1966 en
34,2%.

Nuevas Fuentes de Trabajo:

De acuerdo a las informaciones sobre solicitudes de subsi-
dios de cesantia de los empleados particulares, se observa una
franca disminuci6n en la cesantia en ese gremio.
De acuerdo a la minuciosa investigaci6n hecha en 1966 por
la Direcci6n de Estadistica en todo el pais, la desocupaci6n al-
canz6 al 6,2% de la fuerza de trabajo; en cambio, en la anterior
Administraci6n, durante su mejor period, se lleg6 a 6,7% de la
misma fuerza de trabajo, de acuerdo al Censo efectuado en 1960.
En los iltimos meses se ha hablado de la disminuci6n que
ha experimentado la ocupaci6n dentro del rubro construcci6n,
pero lo que no se ha dicho es que entire marzo de 1962 y el mis-
mo mes de 1965, la ocupaci6n en el Gran Santiago se incremen-
t6 en un promedio annual de 23 mil personas. En cambio, entire
marzo de 1966 y marzo de 1967, aument6 la ocupaci6n en el Gran
Santiago en 50 mil personas, una cantidad mis del double de la
anterior.






Organizaci6n de la Comunidad:


A trav6s de la Operaci6n Sitio, se venden terrenos dotados
de obras basicas, como agua potable, alumbrado pliblico, pavi-
mentos y equipamiento comunitario, a families de bajos ingresos
y recursos reducidos, las cuales en una primera etapa se insta-
lan en viviendas ubicadas al fondo de los terrenos. Posterior-
mente, con la ayuda de los propios vecinos, se inician las vivien-
das definitivas y se instalan los servicios de urbanizaci6n. En
1966 se iniciaron obras de urbanizaci6n para habilitar 2.974 sitios
en las comunas de Conchali, La Granja, San Miguel y La Cister-
na. Donde se han construido 12 escuelas con 139 aulas y talle-
res, 9 centros parvularios, 78 locales comerciales y 23 plazas de
juegos infantiles.



2) DESARROLLO ECONOMIC.


El product national bruto, o sea, el total de lo que se ha
comprado o vendido en el pais, aument6 en 1966 en 6,8%, uno
de los aumentos mds altos del mundo.
De acuerdo a esas mismas cifras, se debe establecer que esa
tasa es el double de la existent desde 1940 adelante, y es el tri-
ple de la anterior si la comparaci6n en ambos periods se hace
"per capita".


Presupuesto de la Naci6n:

El total de los gastos de la Naci6n lleg6 a E? 5.942,5 millones,
o sea, un incremento de 16,6% haciendo la comparaci6n en es-
cudos de 1966.
Es important destacar que el aumento de los ingresos ha
permitido destinar a capitalizaci6n una suma el double que cn
1965, con lo cual se pudo reducir el endeudamiento national pa-
ra fines de inversi6n. Mientras en 1965, el Fisco por cada cien
escudos de inversi6n tuvo un endeudamiento de 56 escudos, en
1967 por cada cien escudos de inversion precis6 solamente 26 de
endeudamiento.







Obras Pdblicas:


En 1966 el presupuesto de Obras Pdblicas Ileg6 a E 609 mi-
llones, en comparaci6n con E 421 millones de promedio entire
1960-64. Eso permiti6 construir numerosas obras pdblicas, se to-
m6 la political de acelerar la inversion concentrindola en unas
pocas obras para apurar su terminaci6n en lugar de emprender
numerosas obras y distribuir los fondos en un mayor ntmero de
proyectos concluidos usualmente asf en un period mis largo
de tiempo. Asi se dio t6rmino a caminos, obras de regadio, obras
portuarias, etc.; el aer6dromo de Pudahuel pudo ser inaugurado
este afio, el aeropuerto de Carriel Sur va a quedar terminado
tambi6n este afio, se inici6 el de Balmaceda y se termin6 el em-
balse del Yeso.


3) POLITICAL INTERNATIONAL.


Dijo el Presidente en su Mensaje: "Las condiciones de Am-
rica latina en su conjunto se siguen deteriorando, y s6lo podre-
mos cambiar la direcci6n de los hechos si llegamos a expresar-
nos como una unidad ante la amenaza de conflicts exteriores:
los riesgos del armamentismo at6mico, y no exigimos, unidos,
la participaci6n que nos corresponde en el desarrollo econ6mico
y en el uso de la ciencia y de la tdcnica moderna.
En el mes de agosto se verific6 la reuni6n de Bogota, a la
que fueron invitados los Presidentes de Ecuador, Perd, Venezue-
la y Chile.
Los resultados tueron precisos y positives. Se acord6 la crea-
ci6n de un mercado comdn subregional entire los paises de simi-
lar grado de desarrollo econ6mico y se estableci6 el temario pa-
ra la reuni6n de Presidentes de Punta del Este.
Se puede afirmar categ6ricamente que la Reuni6n de Punta
del Este tuvo un resultado muy favorable, especialmente para
Chile. Sus acuerdos mis importantes fueron:
1) La creaci6n del Mercado Comin Latinoamericano a ini-
ciarse en 1970 y quedar perfeccionado en 1985. A esta iniciativa
de integraci6n latinoamericana, los EE. UU. dieron su aprobaci6n
por primera vez.
2) Apoyo a los acuerdos subregionales, los cuales permiti-






ran crear acuerdos de paises como los de la cuenca del rio de
La Plata, area del Pacifico y otros para el Caribe.
Estos acuerdos superan a la ALALC, la perfeccionan y ro-
bustecen en sus puntos d6biles y establecen bases firmes para
el logro de la meta final.


4) EL GASTO FISCAL Y LA INFLATION.


Expresado en moneda de 1964, mientras el gasto en 1966 fue
de E" 4.077,9 millones, para 1967 pasaba a E0 6.362,8 millones, con
un incremento de 55%.
Este mayor gasto se reparte en un incremento de E 400 mi-
llones en Educaci6n; de E 120 millones en Vivienda; de E 187
millones en Salud; en Industria de E 340 millones; en Agricul-
tura de E 217 millones; de E 164 millones en Obras Ptblicas.
Ya vimos lo hecho en el embalse del Yeso y en el aeropuerto
de Pudahuel.
En Educaci6n, Vivienda y Salud, el mayor gasto ha sido de
E 700 millones, o sea, cuatro veces lo que se gastaba en 1964.
A veces algunos han afirmado con ligereza que la mayor par-
te de este gasto piblico ha ido en aumento de la burocracia.
Lo cierto es la absolute falsedad del acerto, pues entire 1950 y
1964, el ndmero de los funcionarios pdblicos se ha incrementado
a una tasa de 5,2% y entire 1952 y 1960 en una mayor todavia.
Pero entire 1964 y 1967 lo ha hecho a una de 2,3% de aumento
annual acumulativo, exceptuando 6.300 profesores contratados.

Control de la Inflaci6n:

Se ha logrado bajar el ritmo de inflaci6n de un valor pri-
mitivo de 38%, a uno de 26% en el primer afio, y en el segundo,
de este 26% a uno de 17%. Es prop6sito firme y decidido de se-
guir en este plan estabilizador.
Dijo el Presidente: "El Gobierno se encuentra en una lucha
constant frente a los que quieren el alza de los precious, el alza
de los salaries, el alza de las remuneraciones del sector pdbli-
co, lo que implica nuevos impuestos; y luego despuds son los
que exigen con violencia que se detengan las alzas y que el Go-
bierno baje el costo de vida y disminuya los impuestos. No pue-






de haber un desprop6sito mayor, ni contradicciones mis flagran-
tes".


5) CUADRO POLITICO.


La nueva sociedad viene caracterizada porque el pueblo se
organize y los centros de poder no se limitan a determinados gru-
pos de poder, sino que se diversifican en todas las actividades y
esferas de la comunidad national.
En cuanto a la participaci6n del pueblo en las tareas de la
comunidad, para perfeccionarlas, se plantean las siguientes me-
didas:

1) Organizaci6n de los trabajadores campesinos.
2) Reforma del C6digo del Trabajo, para permitir la organi-
zaci6n sindical de los trabajadores, pues de 2.500.000 trabajado-
res, hay en los sindicatos actuales solamente 300 mil.
3) Desarrollo del movimiento cooperative.
4) Organizaci6n de las Juntas de Vecinos.
5) Estatuto Juridico para la Consejeria Nacional de Promo-
ci6n Popular.

Las palabras finales del Mensaje Presidencial fueron: "De-
seamos la paz y la concordia entire los chilenos y estamos segu-
ros que los hombres y mujeres de buena voluntad, que son y
seran en el moment de las decisions la inmensa mayoria, asi
tambi6n lo quieren. A esa mayoria represent, y con la ayuda de
Dios y el apoyo del pueblo, seguiremos adelante sin desmayo en
esta grande y hermosa tarea, al servicio de la Patria".



Zarko Luksic.








DIALOGO Y UNIDAD















A los dos afios y medio de controlar el poder, el Partido De,
m6crata Cristiano vive moments de aguda tension. Por un la-
do, debe hacerle frente a una ofensiva total y sin cuartel de
una oposici6n dispuesta a llegar a todos los extremes. Por otro,
su poderio como partido y el hecho de ser el inico que da sus-
tentaci6n a un gobierno, limita las posibilidades de expresi6n
dada su condici6n de movimiento espiritualista. Un movimiento
de esta indole necesariamente se vitaliza a trav6s del dialogo y
la discusi6n.
La caracteristica profunda de la Falange fue el double movi-
miento de denunciaci6n y fidelidad, de ruptura y compromise.
Fue esto lo que permiti6 al Partido ganar prestigio como la fuerza
de mayor valor moral en la political chilena.
Encontrar entonces un camino que permit la libre expresi6n
internal a trav6s del dialogo y, al mismo tiempo, la unidad y soli-
daridad que haga eficaz el enfrentamiento con el enemigo que
quiere pulverizar al Partido Dem6crata Cristiano, sera la tarea que
nos incumbe a dirigentes y militants.
Soy un convencido de que la chance o no chance, la felici-
dad o la desgracia son products de nuestras propias obras mas
que de las circunstancias. La fatalidad, en la media que exis-
ta, es interior al individuo. Siempre seremos capaces, si lo que-
remos, de dirigir los acontecimientos para colocarlos al nivel
de nuestros propios esfuerzos y merecimientos.






Las bases del Partido, los miles y miles de chilenos que nos
han dado su confianza siguen manteniendo la fe en nuestros
planteamientos basicos. Sin embargo, debemos reconocer que
hemos sido incapaces de determinar los acontecimientos y cir-
cunstancias.
Debemos luchar contra la desesperanza que a nada conduce
sin que por ello le saquemos el bulto a las dificultades que exis-
ten actualmente en nuestro partido. Internamente se manifies-
tan diversas reacciones. Algunas son rechazables por simplis-
tas; otras por conformistas, y algunas que deben traducirse en
un diAlogo franco y fraterno.
Entre las primeras, de un candoroso simplismo, se encuen
tra aquella que se ha expresado como "unidad defensive". Esta
ahoga la critical internal y eleva a categoria de herejia toda ma-
nifestaci6n de frustraci6n o de duda doctrinaria.
Entre las segundas, conformistas, hay que rechazar aquellas
que proclaman los "realistas" de hoy que ayer abominaban del
realismo. Es cierto que la political es una ciencia de "lo posi-
ble", pero siempre que "lo possible" no sea expresi6n de contra-
dicci6n doctrinaria.
Por iltimo, queda la reacci6n de los que, estando dispuestos
a defender al Partido y reconociendo el esfuerzo realizado desde
el Gobierno, pensamos que deben hacerse rectificaciones. Ellas
van desde lo moral, sin pretender ser moralistas, hasta una cri-
tica de las realizaciones de un program que se prometi6 al
pueblo en 1964, sin ser "impacientes" por esto.
Hay rectificaciones que reclaman urgencia. La fe que arin
se mantiene, puede transformarse en el comienzo de una de-
sesperaci6n que no nace ante la adversidad obstinada ni el ago-
tamiento de una lucha desigual, sino que ante el desconocimien-
to de las razones para luchar.


La maquinaria administrative.


Es urgente, por ejemplo, acoger la critical positive que se
ha hecho respect al estilo y modo de proceder de funcionarios
que son democratacristianos. No puede realizarse un process
revolucionario si los hombres que hacen la revoluci6n no obser-
van una conduct trascendente. Tanto es asf, que en los regi-
menes revolucionarios de estilo marxista la vigilancia moral ha






Ilegado a provocar situaciones tan explosives como la acci6n
de los guardias rojos en China.
El Profesor Luis Oyarz6n relatando sus impresiones des-
puds de un viaje a China, coloca en boca de los j6venes maofs-
tas lo siguiente: "No estamos luchando s6lo contra enemigos
de afuera como son los imperialistas norteamericanos y los re.
visionistas sovidticos. Luchamos contra nosotros mismos, con-
tra la tendencia degenerative que amenaza a todos los movi-
mientos revolucionarios que Ilegan al poder y que arrastra a
algunos -a un pufiado, no al pueblo- a apartarse de la senda
correct para entregarse "espiritualmente" a los valores contra
los cuales luchamos, a la comodidad, el conformismo, el refi-
namiento, el placer".
Por much que se discrepe del sistema chino, no deja de
impresionar el hecho de que se declare la importancia de las
tendencies degenerativas que amenazan a un movimiento revo-
lucionario dirigido por una dictadura marxista. Con much mis
raz6n pueden existir tendencies degenerativas en un movimien-
to que pretend hacer una revoluci6n en libertad.
Respecto a la realizaci6n del program que sirvi6 de plata-
forma en la campafia presidential, han existido tambi6n dife-
rencias internal. La discusi6n, hasta el moment, se ha mante-
nido en un piano de respeto mutuo, aun cuando hayan aflorado
a veces actitudes de critical que puedan calificarse como perju-
diciales para la unidad del Partido. Muchas de esas diferencias
seguramente serAn zanjadas en el informed que rinda la Comi-
si6n Politico-T6cnica designada en la iltima Junta Nacional.
Personalmente, creo que el problema no reside s61o en lo
much que hay que hacer para que la gesti6n del Gobierno me-
rezca la calificaci6n de revolucionario, sino que en el esfuerzo
que es necesario realizar para que los problems simples, que
atafien a la masa, tengan un alto lugar en la jerarquizaci6n de
las soluciones de los problems que sean enfrentados.
Muchos no se explican por qud al Gobierno y al Partido,
habiendo efectuado un esfuerzo que ha cambiado irreversible-
mente la situaci6n de gran nimero de chilenos, no se le reco-
nozca su labor como debiera. Y que, adn mis, suceda la abe-
rraci6n de que las simples afirmaciones de la oposici6n destru-
yan en parte el sentido de apoyo que debia nacer espontdnea-
mente.
La raz6n de esa contradicci6n hay que buscarla en un hecho
human, como tal, muy explicable. Las classes mds desposeidas






venian siendo postergadas en sus aspiraciones desde much tiem-
po atras. Ellas comprenden los hechos que palpan en la vida coti-
diana, y las medidas que significant un beneficio concrete e in-
mediato o las political econ6micas y financieras que son acom-
pafiadas, en alguna media, de sanci6n para los grupos privile-
giados.
Los esfuerzos hechos para la satisfacci6n de necesidades in-
mediatas de las classes postergadas han sido laudables. Lo de-
muestran la acci6n realizada en lo educational y la promoci6n
del campesinado, entire otros hechos. Sin embargo, ellos han apa-
recido diluidos por la postergaci6n de la soluci6n de problems
que se arrastran desde largos afios, como la locomoci6n, la tra-
mitaci6n bur6crata de la CORVI, la vigilancia policial, la fijaci6n
de precious, conflicts laborales, abastecimiento, etc.
Las grandes medidas de political econ6mica han sido efecti-
vas en su intenci6n de provocar un desarrollo econ6mico, sin
perder de vista el largo plazo, y de estabilizar nuestra economic,
que padece de inflaci6n cr6nica. Sin embargo, ha faltado defini-
ci6n frente al papel que debe jugar el sector privado.
En una economic mixta el sector privado debe jugar un rol
important. Merece que se le den incentives y que se le exija
el cumplimiento de sus obligaciones sociales. Pero, 4c6mo con-
seguir que, una vez que se le reconozca su important papel en
el desarrollo econ6mico, y se le den las condiciones que requie-
re, el sector privado acate una political revolucionaria de redis-
tribuci6n de ingresos y se abstenga de incurrir en abuses?
Algunos creen que bastan las declaraciones tranquilizadoras;
otros, en la aplicaci6n de una political prudent que no abra nue-
vos frentes contra el Gobierno; y otros, que creen que son pro-
blemas de metas.
Yo creo que, siendo necesario sefialar metas claras, el pro-
blema de fondo en lo relative al sector privado es de tipo poli-
tico. Nunca se lograri la deseada confianza si la expresi6n pd-
blica del sector privado es controlada por una minoria political
incrustada en el poder econ6mico. Contra esa minoria, que por
lo demas no 'es productora de bienes, hay que actuar sin con-
templaciones. Una vez liquidado su poder, que reside en el sis.
tema bancario, en la distribuci6n, en los seguros, etc., el enten-
dimiento con el sector privado se produce solo, sin necesidad de
transacciones doctrinarias.






Ese entendimiento es necesario porque una vez producido
quedan fuera de foco los personeros del partido de derccha que
hoy trata de asumir una representaci6n que no desean darle los
industriales, agricultores o comerciantes.
Por l1timo, por grandes que sean las diferencias que discu-
tamos en el piano interno, lo 6nico que no debemos hacer es
dejarnos impresionar nosotros mismos con la propaganda que
pretend presentarnos como un partido montonera. Todavia nos
queda much camino por recorrer para alcanzar a ver la nueva
sociedad que sofiamos; entire tanto nuestra obligaci6n es cum-
plir una tarea. Cumplhmosla sin complejos y pensando que so-
mos capaces de alterar las circunstancias si 6stas nos son ad-
versas.
Rafael A. Gumucio Vives











Rose

Marie


Reid

SAN PABLO 1830 FONO S7012
SANTIAGO








EL PARTIDO DEMOCRAT CRISTIANO


Y LA REVOLUTION


(Resultado de un anilisis documental)









Necesidad y objeto de la revoluci6n.


Mucho se ha escrito y hablado sobre la revoluci6n que se
prepare o se desarrolla en Am6rica latina.
La revoluci6n no es una consigna arbitraria o superficial, si-
no una necesidad profunda de nuestros pueblos y de nuestras
sociedades: la necesidad de que el sistema en que vivimos sea
cambiado de una manera revolucionaria, es decir, cambiado en
su estructura misma.
Esta realidad es la que recoge en sus conclusions el II Con-
greso DC en la Comisi6n "Concepto de la Revoluci6n en Liber-
tad". Dice: "La sociedad comunitaria no es una meta lejana des-
pegada del present. Ella surge de la experiencia social contem-
porinea. La revoluci6n se plantea cuando el desarrollo de la
sociedad en todos sus aspects ya no puede realizarse dentro de
la estructura establecida". Igual pronunciamiento se obtuvo en
las conclusions del Seminario Internacional sobre "La propie-
dad" organizado por IDEP, Instituto de Estudios Politicos: "La
lucha por la sociedad comunitaria se desarrolla en el seno de las
sociedades actuales, sean capitalistas o colectivistas, y tiene su
fundamento en las aspiraciones forjadas por los hombres, para
su liberaci6n y promoci6n dentro de dichas sociedades". El ob-







jeto de la revoluci6n queda claramente definido por el II Con-
greso DC al agregar que ella "tiene por objeto abolir las viejas
formas sociales del capitalism y crear las nuevas, a partir de
las cuales se desarrolla la sociedad comunitaria".


Caracteristicas de la revoluci6n.


En este terreno se debe entrar al piano de las aspiraciones.
Un historiador podria mirar hacia la Francia de 1789 o a la
Rusia de 1917 y hacer un analisis de las caracteristicas que tu-
vieron esos process revolucionarios. El caso chileno es dife-
rente y por tanto el grupo de delegados democratacristianos re-
unidos en el II Congreso debia limitarse a sefialar las caracte-
risticas con las que se desea revestir el process revolucionario,
habida cuenta de las peculiares caracteristicas del pais y de las
exigencias doctrinarias propias del Partido.
El II Congreso DC, en una resoluci6n que por contrast nos
lleva a recorder la revoluci6n rusa estaliniana, o la China de Mao,
quizo referirse a la posici6n del Partido frente a la autocritica
y la libertad de expresi6n de los grupos opositores. "La revolu-
ci6n es un process democratic, que supone el amplio desarrollo
de la autocritica y la libre expresi6n de todos los sectorss.
Indudablemente es una posici6n audaz. Audaz en el sentido que
no sigue la political traditional de las revoluciones en esta ma-
teria. El hecho de la sobrevivencia del espiritu de los domina-
dores sobre los dominados -al decir de Fanon- ain bajo con-
diciones political revolucionarias hacia que se suprimiera la li-
bertad de expresi6n para evitar la zozobra de los debates y la
amplificaci6n de las opinions de grupos pequefios que, gracias
a la caja de resonancia de las empresas de difusi6n levantadas
con su poder econ6mico, podian interferir el desarrollo del pro-
ceso revolucionario y el volcamiento de las energies de las ma-
sas populares a los planes de la revoluci6n. Cuba, Rusia y otros
paises limitaron la libertad de expresi6n. Para el PDC, en cam-
bio, mAs valen los principios de respeto a la persona humana y
la existencia de una libertad.
En un nimero reciente de "Politica y Espiritu" aparecia un
articulo sobre la situaci6n del Brasil de Goulart, un gobernante
que se arriesg6 a sacar la cabeza fuera de la ventana y ella le







fue cortada, al decir del articulista. Uno de los errors de Gou-
lart fue la no estructuraci6n de un movimiento organizado que
canalizara el apoyo popular recibido por el Gobierno. Diferente
aparece la defense de Rusia en la 2. Guerra Mundial. En Yugos-
lavia, pais de notable desarrollo, hay un elevado porcentaje de
dirigentes por poblaci6n, se dice que hay un dirigente por cada
seis personas.
Es necesario, en una perspective revolucionaria, esforzarse
por desarrollar y canalizar los centros de poder popular para
que sean ellos quienes dinamicen el process y lo conduzcan has-
ta su fin esencial: la formaci6n de la nueva sociedad, sin miedo
a desviarse por caminos engafiosos donde los cantos de sirena
ocultan regresiones al orden viejo. El II Congreso del PDC es
taxativo en sefialarlo: "En este process, la organizaci6n del pue-
blo en sindicatos, cooperatives, juntas de vecinos, comites cam-
pesinos, centros de madres y demis organizaciones de base es
fundamental, a fin de desarrollar el poder popular". Las conclu-
siones del Seminario de IDEP son coincidentes: "Se hard de la
organizaci6n del pueblo una tarea fundamental e inmediata".
Todo process revolucionario ha funcionado sobre la base de
una identificaci6n entire Partido y Gobierno que fuera capaz de
producer la eficacia en las tareas concretas y la programaci6n
en torno a objetivos que van mis alla de los 6xitos materials.
El voto tambi6n dio una posici6n frente a la material. Mds que
zanjar un problema concrete -que caus6 variadas discusiones-,
el voto ubica la soluci6n en las perspectives revolucionarias.
"Este process se efectda por el pueblo, conducido por el Parti-
do y ejecutado por el Gobierno en una acci6n conjugada que
implica un diAlogo permanent y una movilizaci6n comdn tras
los objetivos revolucionarios".


Definici6n de la Revoluci6n en Libertad.


La tarea propia de la Comisi6n del Congreso DC, cuyo acuer-
do comentamos, era precisamente la definici6n del concept de
la Revoluci6n en Libertad. Era precise una definici6n del Partido
sobre el particular, ya que la ausencia de un pronunciamiento
taxativo estaba provocando no pocas equivocaciones o mixtifi-
caciones del concept. Muchas veces hubo quienes llevados por
la pasi6n del discurso o la pol6mica identificaron la Revoluci6n







en Libertad con la mera construcci6n de casas, caminos, escue-
las; otros dijeron que era el no uso de paredones y censura a
la prensa. Dice el voto aprobado: "La Revoluci6n en Libertad
es el paso de la sociedad capitalist a la sociedad comunitaria,
la Democracia Cristiana proclama que su finalidad hist6rica es
realizar la sociedad comunitaria". La afirmaci6n es categ6rica.
La DC chilena, teniendo en cuenta los antecedentes doctrinarios
propios de su ideologia, y pensando en la realidad socio-econ6-
mica chilena y americana, define como finalidad hist6rica de su
existencia political la estructuraci6n de la sociedad comunitaria.
La Revoluci6n en Libertad es, desde un punto de vista esti-
tico, un trAnsito de un estado a otro estado de la sociedad.
Desde un punto de vista dinamico, es un process de maduraci6n
de la sociedad, que se desarrolla en medio de avances y retro-
cesos, de vacilaciones y vaivenes donde juegan fuerzas sociales
emergentes y fuerzas sociales resistentes al cambio, que estA
siempre partiendo en algin punto y en otros esta fracasando
con voluntades humans inconscientes de lo que sucede y vo-
luntades humans que conscientemente pujan por adelantar o
detener el process. Esa es la Revoluci6n en Libertad.
Los "Guardias Rojos" chinos, que despu6s de 15 afios de
revoluci6n salieron a buscar casa por casa a los "revisionistas"
aburguesados que pretendian retornar al capitalism, y la depu-
raci6n de toda la estructura del Partido Comunista chino, estAn
indicando que el paso adelante no elimina todo lo que se deja
atris. Las purgas que sufri6 durante afios el PC de la URSS se
hacian a nombre de la pureza revolucionaria amenazada. En
Hungria y en Polonia se rebelaron pueblos en cuyos nombres
gobernaban Partidos que debieron acallar violentamente esas
protests. Para qud seguir. La experiencia demuestra que el re-
gimen antiguo supervive en las costumbres, con las ideas y el
recuerdo de quienes lo vivieron y la imagen del dominador con
sus concepts, su ideologia, su cultural (en el sentido antropo-
16gico), esti grabada en el interior de los dominados y el pro-
ceso de liberaci6n es largo, penoso y oscilante.

El punto de partida de la nueva sociedad.

El aspect dinamico de la Revoluci6n en Libertad queda am-
pliamente establecido mAs adelante en el voto de la Comisi6n.
Se hacen dos afirmaciones que asi lo confirman:







1.-"Este objetivo (el de la Revoluci6n en Libertad) parte
de la realidad social y econ6mica actual" y quien dice "parte"
esta comprendiendo todo lo que esa realidad actual significa co-
mo impulse -el de las necesidades insatisfechas- y como lastre
-los habitos capitalistas de la sociedad chilena-;
2.-"Y a trav6s del process revolucionario se van establecien-
do las bases de la nueva sociedad". En esta iltima afirmaci6n
esta la idea dinamica del process, de movimiento complejo y
permanent que en el curso del tiempo y del espacio va poniendo
los cimientos que serviran para construir la nueva sociedad. Esta
vision realista de la revoluci6n fluye tambidn de las conclusio-
nes del Seminario IDEP sobre propiedad. Se dijo alli: "Partien-
do de la realidad actual, dominada por las formas econ6micas
capitalistas, las formas comunitarias se iran abriendo paso, a
trav6s de una estrategia audaz, aprovechando la capacidad crea-
dora del pueblo. Sin embargo, en esta etapa de transici6n co-
existiran las nuevas formas comunitarias, con algunas modali-
dades propias del sistema capitalist, de acuerdo a la experien-
cia concrete de cada pueblo".
Las conclusions de IDEP van mis adelante, todavia. Se tra-
ta de recalcar la imagen de la revoluci6n como un process largo
y planificado para terminar con el idealismo que significa mirar
la revoluci6n como un instant magico que todo lo trastorna.
"Una political destinada a trabajar por un mundo comunitario
parte de los hechos reales, consider las limitaciones existentes
y se traza un camino determinado. El reconocimiento de etapas
forma parte esencial de esta tarea, en el entendido de que la
experiencia profunda de una vida social de fraternidad hard sur-
gir de ella misma las metas infinitamente progresivas que la
humanidad puede plantearse". La historic, con sus infinitas for-
mas de asociaci6n humana, se yergue como aval de la conclu-
si6n y el anhelo de fraternidad, amistad y, en ultimo t6rmino,
de amor que, expresado en angustia y deseo de ser persona en
el hombre contemporineo, es el motor interno que estA empu-
jando la convivencia humana hacia formas mas fraternales. El
progress sera perpetuo porque la imaginaci6n y el deseo huma-
no no se agotarAn en la busqueda de nuevas perfecciones.
El progress es incesante, pero tambidn es dificil. En cada
estado o moment del progress se produce cristalizaciones de
poder que se parapetan en sus posiciones privilegiadas. Las gran-
des masas de la sociedad, sin preparaci6n t6cnica adecuada, sin






organizaci6n efectiva, sin claridad political en su mente, son diri-
gidas por una minoria que se convierte en 61ite por su mayor
preparaci6n, organizaci6n y claridad. Esta elite, que piensa y
decide por todo el resto, ocupa, naturalmente, los puestos de
importancia social y econ6mica de la sociedad y estructura for-
mas de producci6n que la benefician, formas de relaci6n social
verticales y partidos politicos que, a nombre de ideales formales,
defienden el status conseguido. El progress ha generado su pro-
pia fuerza de detenci6n. La historic chilena es un caso tipico
en que una pequefia minoria cristaliz6, desde hace much tiem-
po, en la cima de la estructura social y desde alli dirigi6 para
su provecho el progress aparente del pais. Cuando se sinti6 he-
rida con la mera idea de una Reforma Agraria, esa pequefia mi-
noria reclam6 airada y muchos pensaron irse a conspirar en las
sombras. Otros sacaron lustre a sus viejos ideales formales y los
usaron como barricades para defender sus posiciones. Los mis
hlbiles plantearon formulas que absorbian el movimiento nuevo
apoderAndose de sus banderas, utilizando su lenguaje y plegdn-
dose al carro de la victoria. Es la antigua minoria privilegiada
que se defiende en una u otra forma.
La DC no quiere transformarse en una nueva minoria pri-
vilegiada que reemplace la anterior cumpliendo el mismo papel.
La DC quiere cambiar las reglas del juego y estA intentando un
ideal ambicioso: que el gran cuerpo social Ilamado Chile sea di-
rigido por la mayoria de los chilenos y no por una minoria.
En si mismo, este cambio seria una revoluci6n. Todo el mundo
advierte que no es fAcil hacer este reemplazo si las causes del
fen6meno explotador siguen operando: mantenci6n del poder
econ6mico en manos exclusivas de la oligarquia, poca prepara-
ci6n t6cnica, mala organizaci6n, falta de claridad political de las
mayorias. Pero la DC desea actuar sobre esas causes y provocar
una mayor preparaci6n tecnica, mejor organizaci6n y capacita-
ci6n political de las mayorias nacionales. Y las mayorias nacio-
nales tienen un nombre: son el pueblo trabajador, la clase obre-
ra urbana y campesina. Por eso la declaraci6n del II Congreso
dice: "Este process se basa fundamentalmente en la acci6n de
las fuerzas sociales oprimidas por el actual sistema". Este arco
poderoso que se tensa a lo largo de Chile cada vez que alguien
no tiene lo necesario para comer, vestirse, estudiar, morar o re-
crearse, es el arco, inico capaz de cargar hacia lo alto la flecha
de la revoluci6n. Los que estan recibiendo los proyectiles de la






pequeia minoria parapetadas en sus intereses, son quienes pue-
den cambiar el esquema y pasar adelante en el camino del pro-
greso.


Caracteristicas de la nueva sociedad.


"La nueva sociedad seri pluralista, democritica y fundada
en relaciones comunitarias de producci6n y trabajo". Las defi-
niciones son generals y amplias por cuanto el future no se pue
de predecir con exactitud y hay muchos problems que debe.
ran resolverse en el moment que se presented. La sociedad co-
munitaria deberi definir las particularidades que resultan del
proyectar sobre areas de la realidad concrete la definici6n ge-
neral. Pero de todos modos el Congreso DC precisa el significa-
do de los tdrminos:
a) "Pluralista en lo ideol6gico, politico, religioso y cultural".
Este principio permit la coexistencia de mdltiples, complemen-
tarias o contradictorias posiciones en lo ideol6gico, politico, re-
ligioso y cultural. La nueva sociedad, propiciada por el Partido,
no tendri ni ideologia ni religion exclusivas. Admite partidos po-
liticos various y cultures diversas. Diferente es el problema mira-
do desde el punto de vista del Estado; este debe tener una ideo-
logia que lo oriented y un partido que lo sostenga, pero no ex-
cluyendo la existencia de otras ideologias o partidos en el seno
de la sociedad.
b) "Democritica en el sentido amplio y no s6lo en el senti-
do politico traditional; que signifique la participaci6n efectiva y
consciente del pueblo organizado en la estructura del poder y su
amplio acceso a la educaci6n y la cultural Definici6n afortuna.
da del Congreso. El termino democracia ha sido muy manido
por diferentes sectors. Desde que la Revoluci6n Francesa se hi
zo a nombre de la democracia y que mis tarde Abraham Lincoln
intentara la famosa definici6n del concept, ha pasado much
agua bajo los puentes. Los mismos partidos democratacristia-
nos se denominaron con el nombre de una democracia que de-
seaban conquistar. La tarea es dificil. Nuestro pais observa in-
tereses de grupo o de casta que se ocultan bajo el manto pro-
tector de la democracia.
Es el problema de las democracies formales, donde el pue-
blo es dominado y en su nombre gobiernan los pequefios grupos






minoritarios. Ha sido el sentido politico traditional de democra-
cia el que se ha desprestigiado ante las mayorias de Amdrica
latina. El Partido DC esta proponiendo un sentido diferente, o
mis bien, est. rescatando el significado primitive del t6rmino
griego "gobierno del pueblo". Por eso se pone como condici6n
previa o concomitante el amplio acceso a la educaci6n y a la
cultural para estructurar una base efectiva y consciente de las
mayorias gobernantes.
La definici6n no se queda en las condiciones; sigue a lo que,
a nuestro juicio, es el nccleo del problema. Hay sociedades que
cuentan con un pueblo educado que no ejerce ning6n peso en
el gobierno del pais. Ha entregado su confianza a una minoria
y en ella descansa confiada, convencido de que su papel es traba-
jar, procrear y divertirse. Hay un paso mis en la escala de la
importancia relative de las mayorias sociales. Un pueblo educa-
do y organizado ejerce una influencia mayor en la vida de la
naci6n. Sus opinions son escuchadas y, a veces, temidas. Los
dirigentes populares se mueven en esferas antes no alcanzadas,
Ilegando hasta ellos tentaciones nuevas y peligrosas. Pero un Go-
bierno aparentemente democritico puede deshacerse de la in-
fluencia del pueblo educado y organizado si crea canales de ex-
presi6n, areas de actividad, niveles de operaci6n para ese pueblo
que, otorgindole la posibilidad de expresar sus opinions y de
actuar efectivamente en la soluci6n de problems particulares o
comunitarios, no intervenga, sin embargo, en la esfera de las
decisions de Gobierno ni toque la estructura fundamental de la
sociedad. Para un pueblo explotado es un paso adelante, pero
en definitive constitute una forma sutil de practicar el juego de
las palabras que ocultan los hechos. La democracia es aparente
y engafiadora para ese pueblo que se siente con poder, pero que
no influye realmente en la orientaci6n general de su Gobierno
o en el cambio de la estructura misma de la sociedad.
La autdntica democracia es aquella en que el pueblo cons-
ciente y organizado participa realmente en la estructura del po-
der de la sociedad, decide la orientaci6n general, las political
sectoriales, las relaciones entire los grupos sociales, los modos de
organizer la producci6n. Es en ese moment, cuando la mayoria
del pueblo opta conscientemente por las soluciones que los be-
nefician, cuando efectivamente tienen capacidad de mando. No
hay mas minorias dominando mayorias, ni minorias mixtifican-
do sus dirigidos con concepts e iniciativas tendientes a otor-






garles un rayo de luz, negindoles el sol pleno y abierto. Es el
Gobierno del pueblo, efectivo, real y poderoso.
c) "Comunitaria en el sentido de que se trata de una so-
ciedad de trabajadores donde los medios de producci6n que re-
quieren del trabajo colectivo pertenecen a la comunidad nacio-
nal o a las comunidades de trabajadores". Este punto es quizis
el que estd mds trabajado en innumerables articulos, libros, fo-
ros, conferencias y discursos. Es la definici6n del comunitaris-
mo la que se intent. El Seminario IDEP de Propiedad tambidn
arrib6 en similares conclusions al afirmar: "La idea comunita-
ria presupone que todos los instruments de poder social, sean
de orden material o spiritual, quedan supeditados al interns de
la comunidad, y no admite otra forma de propiedad que las de
caricter comunitario o estrictamente personal. El criterio comu-
nitario se aplicar. tanto a la propiedad de los medios de pro-
ducci6n como a la distribuci6n de los medios de consume".
El tema es muy amplio y seguramente sera material de un
articulo especial. En todo caso decimos de pasada que en este
punto hay opinions controvertidas en cuanto a la conveniencia
de entregar a la comunidad general o a la comunidad de traba-
jadores de cada empresa la propiedad de los medios de produc-
ci6n. El voto del Congreso sefiala los dos caminos como posibi-
lidades comunitarias.


Sociedad no clasista sino solidaria.


La filosofia del liberalism, con su exagerada acentuaci6n
de la importancia del individuo en rivalidad y competencia per-
manente con los otros individuos, fue una de las responsables
de la propagaci6n de un modo inhuman de vida. No s61o de la
producci6n del "subproducto fisiol6gico" del sistema capitalist:
la miseria, sino aun en sociedades desarrolladas como EE. UU.
y otros en que la competencia entire los individuos, empresas y
grupos monop61icos es la regla normal de convivencia. Los re-
sultados son conocidos: se consigue un desarrollo considerable
en el pais metropolitan y un subdesarrollo galopante en los
paises colonizados o dominados econ6micamente. El desarrollo
del pais metropolitan se hace a costa de penosas desigualdades
internal; asi los negros en EE. UU., que constituyen el 11% de
sus habitantes, viven en condiciones de pobreza y marginalidad,






los ancianos son desatendidos por la sociedad que busca s6lo la
eficiencia, en las grandes ciudades hay verdaderos ghettos de
pobreza y delincuencia (1). El desarrollo econ6mico creciente
exige un poderio military tambidn creciente e intervenciones en
conflicts sin importancia military, pero de importancia political.
El capitalism podria considerarse como un sistema eficaz
de producci6n, pero que no estimula los lazos de cooperaci6n
entire los hombres porque la relaci6n entire las personas se ha
mediatizado casi permanentemente por el dinero. El dinero esti
desplazando a la amistad como medio de relaci6n entire los hom-
bres. La sociedad impone patrons de consume, de conduct y
de pensamiento a las personas que deseando ser individuos se
convierten cada vez mis en hombres fabricados en series. La
opulencia y seguridad de la sociedad exige la masificaci6n de
los individuos.
Pero el fen6meno de crecimiento divergente entire el pais
metropolitan y los paises colonizados se verifica tambi6n den-
tro de las sociedades de corte capitalist. Aqui hay el fen6meno
de los crecimientos divergentes entire las classes sociales tomadas
en forma gruesa. La clase que detenta los instruments de po-
der en esa sociedad consigue cada vez mejores utilidades, mien-
tras la clase que no tiene instruments de poder econ6mico y
social, sino que esta sometida a ellos, consigue mejoramientos
proporcionalmente menores. Asi la distancia se agranda cada afio.
La DC quiere poner, como se ha visto, a las mayorias nacio-
nales en posesi6n de los instruments de poder social. Se quie-
bra asi el esquema clasista y se dan las bases para una nueva
sociedad solidaria. "La nueva sociedad no sera una sociedad cla-
sista sino solidaria. S6lo en una sociedad que ha terminado de
borrar de su seno los antagonismos sociales que dividen a los
hombres y vuelven inhumanas sus relaciones, podri surgir en
nuestros dias una comunidad de hombres libres y realizarse los
grandes ideales humans y cristianos como la paz, la justicia,
la hermandad", declare el II Congreso DC.
Jaime Castillo, en una intervenci6n del Preseminario sobre
Propiedad de IDEP, se referia al concept de solidaridad. Co-
mentando a Durkheim que habla de la "solidaridad orginica"



(1) Ver "La Cultura de la Pobreza en los EE. UU.", Michael Harrigton,
FCE.






como presupuesto esencial de una sociedad autintica, dice: "En
ella hay homoheterogeneidad, complejidad, riqueza, multiplici.
dad, permit que el individuo estd mas libre frente a la sociedad
entera".


Via no capitalista de desarrollo.


La Comisi6n del Congreso dedicada al "Concepto de Revolu-
ci6n en Libertad" no quiso quedarse en el inofensivo terreno
de las declaraciones generals. Pens6 que todas sus considera-
ciones estarian truncas sino se daban, al mismo tiempo, las ca-
racterfsticas generals de lo que iba a ser el medio concrete de
encauzar al process revolucionario: la via no capitalist de de-
sarrollo.
El voto terminal enumerando y explicando una a una estas
caracteristicas.

1.-"Planificaci6n democratic de la vida econ6mico-social,
que envuelve la movilizaci6n de los recursos materials y hu-
manos del pais, tras los objetivos cuya prioridad sea determi-
nada por un desarrollo equilibrado a la vez que descentralizado".
Es decir, para conseguir el desarrollo equilibrado y descentrali-
zado de un pais se fijaran los objetivos prioritarios que recibi-
rAn preferentemente el aporte de los recursos humans y mate-
riales con que se cuente. Por su parte el Seminario Internacional
de Propiedad, organizado por IDEP tiene aportes en este punto:
"El instrument de coordinaci6n de las diferentes comunidades
de trabajo es la planificaci6n... La planificaci6n comunitaria
sera el eje de la estructura econ6mica. Dentro de dicha planifi-
caci6n, se aprovecharin todas las oportunidades para promover
el crecimiento y progress de las formas comunitarias de apro-
piaci6n, evitando caer en el recurso sistemitico de la soluci6n
puramente estatista".

2.-"Rdpido incremento de las formas comunitarias de pro-
ducci6n".

3.-"Reforma Agraria rdpida, drdstica, masiva, que termine
con el latifundio y establezca formas de propiedad campesina
no patronales, afianzando las experiencias de tipo comunitario
que fluyen de la realidad".






4.-"Extensi6n del control o domino de la comunidad so-
bre los centros de poder econ6mico y actividades bisicas". El
Scminario IDEP aporta algunas precisiones: "La empresa se
constitute como comunidad de trabajo, y su autoridad es legi-
timada por los trabajadores y no a traves del dominio o pro-
piedad sobre el capital...' El mercado capitalist es reemplaza-
do por uno en que participa toda la poblaci6n, y en el cual la
autonomia de las diferentes comunidades es garantizada por la
nueva estructura social".

5.-"Adecuaci6n de las estructuras del Estado al process de
desarrollo no capitalist, permitiendo la participaci6n active del
pueblo en los centros de decision. En este process el Estado no
puede ser neutro, sino que sera el motor de las transformaclo-
nes". Quedan superadas las concepciones del estado burgu6s
que conjuga los intereses de todas las classes buscando un de-
sengafiador e inestable equilibrio. El estado toma partido en la
lucha social y lo hace en favor del pueblo mayoritario.
El Seminario IDEP tambi6n fij6 el papel del Estado en el
process de cambios.
"Con todo, la presencia del Estado sera absolutamente in-
dispensable por un tiempo, y se utilizard su poder para efectos
de realizar los cambios de estructura, y mantener la necesaria
vigilancia sobre el desarrollo de las iniciativas populares. El
Estado ha de ser considerado como el agent de la sociedad co-
munitaria y no como un poder de absorci6n de toda actividad
humana, y menos ain como instrument de opresi6n".

6.-"Definicidn clara y stable de un Estatuto para las Em-
presas Privadas, sobre las siguientes bases: a) Un sistema tri-
butario, de precious y de cr6ditos, establecido de manera de otor-
gar justos mArgenes de utilidades;
b) Tareas sectoriales de reinversi6n, de producci6n y de
productividad".
Quedan, asi, planteadas conclusions importantes que son
para los DC un camino que explorer y seguir indefectiblemen-
te, y para los chilenos una esperanza que no se puede traicionar.

Eliseo Richards T.








IDEOLOGIA



MITO Y UTOPIA'M





II




Institucionalizacidn del mito social original.

El mito social como ideologia de la revoluci6n total en todos
los casos de la victoria culmina en el ataque frontal al sistema
de instituciones como categoria. Los intentos de su realizaci6n
significant en todos los casos la anarquia en el mundo social. To-
das las revoluciones que se Ilevaron a cabo en nombre de una
ideologia de una revoluci6n total, se radicalizaron en el cur-
so de la revoluci6n hasta un punto extreme en el cual ella se
destruy6 a si misma. Este period del terror para la virtud mar-
ca en todos los casos la reacci6n frente a las consecuencias Ml-
timas de la ideologia de la revoluci6n total. Despuds del colapsn
de la revoluci6n total en el period del terror, liega la restaura-
ci6n, para reestablecer el sistema institutional y para aclarar de
finitivamente el fracaso de la revoluci6n total. Pero la restaura-
ci6n no significa la vuelta al pasado sino el reemplazo del siste-
ma econ6mico-social antes de la revoluci6n por un sistema eco-
n6mico-social cambiado. Asi la revoluci6n francesa reemplaza en
su period de restauraci6n al "ancien regime" por una socie-


(1) Damos aqui esta segunda parte de este denso studio del professor
Hinkelammert.






dad liberal democritica, y, la revoluci6n rusa, la sociedad libe-
ral capitalist por la sociedad sovidtica. Pero, en los dos casos, la
rcstauraci6n significa el fracaso de la pretensi6n original de
abolir el sistema institutional como tal. Esto es especialmente
sorprendente en el sistema sovi6tico. El nuevo sistema sovidtico
no es la abolici6n del estado ni del sistema monetario ni tampoco
de la propiedad institucionalizada como tal, sino que significa
otro estado, otro sistema monetario y otra propiedad. Las catego-
rias del estado y de la propiedad como tal no se han tocado, si-
no inicamente se ha cambiado el sistema econ6mico-social, con-
servando el sistema institutional como categoria.
El resultado del fracaso de la realizaci6n direct e inmediata
del mito social original es la institucionalizaci6n del mito. Esta
institucionalizaci6n del mito no es la renuncia definitive a su rea-
lizaci6n, sino que es la compatibilizaci6n del mito con el sistema
ccon6mico-social, resultado de la restauraci6n despues del fra-
caso de la revoluci6n total. La institucionalizaci6n del mito por
lo tanto convierte el mito en un pensamiento para la estabiliza-
ci6n del sistema econ6mico-social respective. La conservaci6n del
mito original es possible por la postergaci6n de su realizaci6n ha-
cia un future infinite junto con la afirmaci6n de que la esta-
bilidad del sistema econ6mico-social respective es la inica ga-
rantia para la realizaci6n definitive del mito social original en
el future. Por consiguiente esta ideologia de estabilizaci6n inter-
preta las actividades que quieren estabilizar como pasos para la
realizaci6n del mito social en el future.
La institucionalizaci6n del mito y el surgimiento del sistema
econ6mico-social tiene un rasgo especifico que tiene significaci6n
para la situaci6n de classes y para toda la dinimica internal de la
sociedad modern. La institucionalizaci6n del mito se logra con-
cretamente por la vinculaci6n entire los criterios cuantitativos de
la racionalidad econ6mica con el mito social original. Criterios
cuantitativos de este tipo son especialmente dos: el criterio de la
maximizaci6n de las ganancias es el criterio de la racionalidad
ccon6mica en empresas aut6nomas, mientras que el criterio de la
maximizaci6n del crecimiento econ6mico es el criterio de la
racionalidad econ6mica referente a todas las decisions estatales
y centralizadas. La conexi6n del mito social con estos criterios
cuantitativos reemplaza la realizaci6n inmediatista del mito so-
cial en la revoluci6n total por un criterio cuantitativo a largo
plazo, que es calculable y que es ademis expresi6n de las fun-







ciones de ciertas classes sociales. Asi, la sociedad capitalist con
el criterio preferente de la maximizaci6n de las ganancias empre-
sariales, vincula el interns de la clase empresarial con la dinimica
internal del sistema econ6mico-social y con la sociedad mitica fu-
tura. De manera parecida la sociedad sovietica vincula el interns
de la clase burocritica socialist con la dinimica internal del cre-
cimiento econ6mico y su imagen future respective del comunismo.
El camino hacia la realizaci6n del mito por lo tanto llega a ser
calculable, bien institucionalizado y suficientemente relacionado
con el interns de las classes econ6micas dominantes en los siste-
mis econ6mico-sociales respectivos. Expresa ahora el interns
econ6mico de esta clase como el interest verdadero de la sociedad
que asegura a la vez su funcionamiento econ6mico mAximo y su
justificaci6n masiva en terminos de los valores basicos de la so-
ciedad. A las classes dominantes esta institucionalizaci6n del mito
de la buena conciencia para imponer a la sociedad esquemas ri-
gidos de maximizaci6n econ6mica a la vez con la justificaci6n de
los privilegios de esta clase.


La mistificaci6n economic.


La institucionalizaci6n del mito, por consiguiente, esti bfsi-
camente vinculada con la maximizaci6n econ6mica, que por su
parte se refleja en un process continue de cambios t6cnicos hacia
mayores dimensions de la producci6n econ6mica. A traves de los
criterios cuantitativos de la economic, la institucionalizaci6n del
mito involucra la maximizaci6n del progress t6cnico econ6mico
dentro del sistema econ6mico-social modern. El efecto de esta
maximizaci6n econ6mica se hace sentir en la sociedad entera.
Este punto es sobre todo important porque demuestra que el
principio de la maximizaci6n econ6mica no es de ninguna manera
un principio parcial que tiene efecto solamente sobre la parte
de la sociedad que generalmente Ilamamos economic. Al con-
trario, el criterio de maximizaci6n econ6mica es total. Solamente
en el caso mis sencillo se refiere a la selecci6h de alternatives
econ6micas en el sentido com6n de la palabra. En este caso,
se trata de la selecci6n entire alternatives t6cnicas de la pro-
ducci6n dentro de la empresa e hist6ricamente la maximizaci6n
capitalist comienza en este piano. Pero en seguida el capita-
lista se da cuenta de que sobre el efecto econ6mico de su em-






presa no decide 6nicamente la t6cnica empleada, sino que tam-
bidn toda la estructura social de la empresa y todos los valores
que los colaboradores de la empresa tienen. El criterio de la
racionalidad econ6mica se emplea entonces tambi6n para la re-
modelaci6n de la estructura social de la empresa y para influir
sobre los valores del trabajo dentro de la empresa. Se ve, en.
tonces, que el criterio econ6mico puede tener una globalidad in-
finita, aplicAndose a todos los fen6menos sociales de la empresa.
Pero eso no es todo. El criterio econ6mico comienza a aplicarse
mis alla del ambito mismo de la empresa y se dirige entonces
a toda la sociedad, sometiendo todos los fen6menos institucio-
nales en la sociedad a su juicio. La conciencia de esta posibili.
dad apareci6 sobre todo en los iltimos decenios, con el surgi-
miento de la sociedad sovietica y con la competencia de poderes
entire el mundo oriental y occidental. Ahora no escapa ningin
fen6meno social y ningun valor con envergadura social al crite-
rio econ6mico. El sistema econ6mico mismo, la organizaci6n es-
tatal, el sistema educational, toda la manera de vivir y de pen.
sar Ilega a ser sometido a la posibilidad de ser juzgado bajo el
puro criterio econ6mico de maximizaci6n.
Bajo el dominion del criterio econ6mico, por lo tanto, no hay
problema de valores cualitativos. La maximizaci6n cuantitativa
da un criterio calculable para la aceptaci6n o el rechazo de to-
dos los valores cualitativos imaginables. La fuerza de la compe.
tencia econ6mica entire empresas, entire otras entidades descen-
tralizadas y entire diferentes estados o grupos de estados da a
esta manera de definir la sociedad una fuerza extraordinaria
a la cual al parecer no hay manera de escapar. Podemos hablar
del fen6meno de la mistificaci6n econ6mica, entendiendo bajo
esto el sometimiento de todos los fen6menos sociales al criterio
econ6mico cuantitativo. El caso mas rigido de esta mistificaci6n
econ6mica nos da el modelo de una sociedad, en la cual todas
las instituciones y todos los valores se decide tnicamente bajo
el criterio de la maximizaci6n econ6mica cuantitativa.
Esta mistificaci6n de la economic tiene su fuerza objetiva
en la competencia econ6mica entire empresas y estados. Pero
tiene a la vez un grupo social vinculado con este process que
se puede entender como ejecutor de esta mistificaci6n y que esti
materialmente interesado en llevar el process de esta mistifica-
ci6n hacia su extreme. Este grupo podemos llamarlo la clase
dominant en las sociedades modernas, que represent el poder







de decision sobre los fen6menos econ6micos y que aplica los
criterios econ6micos de racionalidad. Frente a esta clase domi-
nante en la sociedad modern solamente puede haber poderes
subsidiaries o poderes de defense en contra de la rigidez extre-
ma de la aplicaci6n del criterio econ6mico.
Econ6micamente, esta clase dominant es ejecutora de la
interdependencia econ6mica. Para aclarar esta funci6n, es nece-
sario ver un poco mis lo que significa en este context la ra-
cionalidad econ6mica.


Racionalidad econ6mica.


El concept de la racionalidad econ6mica dentro de las cien-
cias sociales es un concept inico que fuera de la teoria eco-
n6mica no existe. Racionalidad econ6mica es algo tipicamente
diferente de la racionalidad funcional y t6cnica de entidades des-
centralizadas y aut6nomas. La racionalidad funcional y tdcnica
de una empresa y de cualquier instituci6n social se define ex-
clusivamente por las relaciones internal de esta misma institu-
ci6n. Asi la empresa es racionalmente concebida si el mecanismo
de producci6n funciona sin fricciones en su parte t6cnica y so-
cial. Pero esta racionalidad funcional y t6cnica es completamente
independiente de la racionalidad econ6mica como tal. Esta em-
presa es econ6micamente racional si se ubica bien en el con-
junto de todas las otras empresas y todas las otras instituciones
de la sociedad. Este conjunto total de la sociedad forma un con-
junto interdependiente con propias leyes de funcionamiento que
decide sobre la existencia o no existencia de empresas e ins
tituciones. Precisamente esta tarea de integraci6n de la entidad
aut6noma en este conjunto global interdependiente es una fun-
ci6n especifica que en la teoria econ6mica llamamos la funci6n
empresarial. Esta funci6n se cumple a trav6s de la aplicaci6n
de los criterios de racionalidad econ6mica y, por lo tanto, esta
funci6n original el fen6meno de la mistificaci6n econ6mica de la
sociedad.
Clase dominant, por lo tanto, es la clase social que lleva
a cabo la funci6n empresarial. En el caso del sistema social de
mercado, esta clase dominant se distingue del estado y el es-
tado tiene cierta autonomia frente al poder de la clase domi-






natte. La expresi6n ideol6gica de esta situaci6n de la clase do-
minante frente al estado se puede encontrar en el principio de
la subsidiaridad estatal y el principio de la dominaci6n de la
iniciativa privada. Una sociedad que se dirige por principios de
este tipo es necesariamente una sociedad en la cual la clase do-
minante se distingue efectivamente de la burocracia estatal, din-
dole a esta burocracia funciones suplementarias. Un fen6meno
parecido ocurre en la relaci6n entire la iniciativa privada de la
clase dominant y la iniciativa de classes dominadas (grupos de
defense). A trav6s de la mistificaci6n econ6mica de la sociedad,
todas las iniciativas privadas que no son iniciativas empresa-
riales se definen tambi6n como iniciativas suplementarias. La
definici6n de la sociedad a trav6s del predominio de la inicia-
tiva privada implicitamente estipula que, por ejemplo, la liber-
tad de asociaci6n es suplementaria para la libertad empresarial.
Igual como la libertad political del sistema parlamentario es su-
plementaria tambi6n a la iniciativa empresarial.
Lo especifico de la sociedad sovi6tica es la identidad entire
clase dominant y estado, lo que convierte el sistema econ6mico-
social en un sistema totalitario. De ninguna manera se trata de
un sistema sin clase dominant si seguimos a la definici6n de la
clase dominant a traves de la funci6n empresarial de la inte-
graci6n de la racionalidad funcional de entidades aut6nomas en
la racionalidad econ6mica del conjunto interdependiente del sis-
tema social.
Esta definici6n de la clase dominant nos permit unir el
punto de vista de la funci6n econ6mica empresarial con el in-
ter6s de clase que el empresario represent. En la conciencia
del empresario continuamente se mezclan estos dos elements
de la clase empresarial y en el process de la mistificaci6n siem-
pre junto con la necesidad econ6mica se impone el interns sub-
jetivo de la clase dominant a la sociedad. La condici6n 16gica
para la posibilidad de esta mezcla entire necesidades objetivas
econ6micas e intereses subjetivos de classes descansa en la cali-
dad misma de la decision empresarial. La decision empresarial
que se realize con criterios cuantitativos econ6micos y que de-
pende completamente de ellos en su esencia tampoco es una
decision cuantitativa. Si fuera una decision puramente cuantita-
tiva y tdcnica, entonces el interns de clase empresarial nunca
podria deformar las influencias de los criterios econ6micos so-
bre la sociedad en favor de los intereses de clase de un grupo.







En este caso cada problema de maximizaci6n econ6mica ten-
dria una sola soluci6n. Pero en la realidad no es asi. En la rea-
lidad cada problema de maximizaci6n econ6mica tiene diferen-
tes soluciones, entire las cuales la decision definitive se tiene
que hacer con juicios cualitativos. Con este element cualitativo
entra en la decision empresarial un fuerte element de arbitra.
riedad que se puede aprovechar para interpretaciones ideol6gi-
cas en favor de intereses de grupo.
Pero la deformaci6n que sufre la decision empresarial den-
tro del marco de este element de arbitrariedad no se explica
solamente por el interns subjetivo de clase empresarial. La im-
posici6n del criterio econ6mico a toda la estructura social y a
todos los valores con implicaci6n social se refleja tambi6n en
el fen6meno de la institucionalizaci6n de los valores. En el curso
de la racionalizaci6n funcional de las instituciones de la socie-
dad modern se crea un sistema de valores que bajo el criteria
tecnico-econ6mico reciben su definici6n y que se objetivan en
estas instituciones. Como ya vimos, el criteria t6cnico-econ6mico
permit la elaboraci6n de un sistema complete de valores socia-
les. Al surgimiento de estos valores t6cnico-econ6micos corres-
ponde un derecho racional modern que lleva a cabo la institu-
cionalizaci6n de estos valores. Este process de la institucionali-
zaci6n se puede seguir en dos pasos:
-La elaboracion de normas generals que forman la base
del sistema normativo. Estas normas generals son expresadas en
una Otica formal con sus normas de comportamiento individual
(las normas de respeto a la vida, de respeto a la verdad, etc.)
y las normas respect a la estructura racional de las institucio-
nes (la igualdad, la propiedad, etc.). Todas estas normas se ex-
presan en este sistema de valores como valores puros.
-El segundo paso de la institucionalizaci6n de estos valores
estipula las excepciones que se tienen que introducir en los va-
lores puros para hacerlos compatibles con la existencia del sis-
tema institutional. Esta parte de la institucionalizaci6n define
los marcos institucionales dentro de los cuales los valores puros
tienen su validez.

Creacl6n de valores tcnico-racionales.

Para la mistificaci6n del sistema social el segundo paso de
la creaci6n de valores t6cnico-racionales es decisive. Solamente






en este segundo paso se define el sistema institutional como tal.
Alli no se habla de igualdad como tal, sino que de la igualdad
compatible con el sistema institutional vigente. No se habla de
la libertad como tal sino de la libertad compatible, no de la
dignidad como tal sino de la dignidad humana compatible. Esta
institucionalizaci6n, por lo tanto, da cabida a la decision sobre
la relaci6n entire entidades aut6nomas y estado, entire el derecho
del individuo y la sumisi6n del individuo a las necesidades so-
ciales. En el caso extreme de la mistificaci6n econ6mica de la
sociedad todo el sistema de valores llega a ser sometido a la
estabilidad de la sociedad existente y a trav6s de la estabiliza-
ci6n, a los intereses subjetivos de la clase dominant.
Pero tambi6n en este caso extreme hay que tener present
que la deformaci6n de la sociedad por el criteria econ6mico va
mis alli de la deformaci6n por el interns subjetivo de la clase
dominant. Respetando la funci6n de la clase dominant, todas
las otras classes pueden Ilegar a aceptar el criteria econ6mico
t6cnico de los valores como criteria bdsico de su actuaci6n, in-
terpretando sus intereses de classes como una parte integral de
una sociedad con maximizaci6n t6cnico-econ6mica como su prin.
cipio fundamental. La lucha de classes, entonces, parece desapa-
recer y toda la sociedad se convierte en una sola maquina de
maximizaci6n t6cnico-econ6mica. La mistificaci6n entonces Ilega
a ser complete y el problema de los intereses subjetivos de cla-
ses pasa a segundo piano. La defense de estos intereses tiene
en la mistificaci6n su base generalmente aceptada y la sociedad
misma, con todo su sistema institutional y de valores, una so-
ciedad deshumanizada. El contenido human de la sociedad des-
aparece y hay un puro conjunto de funcionamiento. Podemos
hablar entonces de una irracionalizaci6n de la racionalidad fun-
cional y econ6mica con todos los aspects absurdos que la so-
ciedad industrializada modern nos demuestra. Todos los valo-
res, entonces, que partieron de un concept nuevo de la socie-
dad humanizada se convierten en valores vaciados de todo con-
tenido y de pura conformidad con este sistema de funcionamien-
to. La sociedad sovi6tica como la sociedad capitalist occidental
han experimentado este tipo de deshumanizaci6n de sus valores
y presentan, por lo tanto, en este sentido, un aspect muy pa-
recido.
Esta mistificaci6n en base al consenso comin de toda la
sociedad se logra solamente despuds de haber superado los pri-






meros pasos de la industrializaci6n. A comienzos de la industria-
lizaci6n los intereses de las classes dominadas son tan diferentes
de los intereses de la clase dominant que el choque es casi ne-
cesario. Si, por ejemplo, en la sociedad stalinista la maximiza-
ci6n econ6mica hace favorable el trabajo forzoso de classes so-
ciales enteras, el consenso comin es impossible y la opresi6n de
classes es la anica salida para hacer marchar la economfa de la
maximizaci6n. Un caso parecido lo encontramos en el temprano
capitalism que tampoco puede lograr este consenso comfin. Pero
la integraci6n forzosa que se Ileva a cabo a travys de la opresi6n
de classes un dia crea una eficacia econ6mica tal, que las mis-
mas leyes de la eficacia econ6mica exigen una mayor participa-
ci6n de las classes dominadas y dan ahora cabida a una misti-
ficaci6n econ6mica en base al consenso comin de la sociedad.
Las classes dominadas con intereses opuestos a la maximizaci6n
econ6mica ahora Ilegan a ser tan d6biles que su poder de orga-
nizaci6n y de resistencia dentro de la sociedad no cuenta y ellas
pierden su vitalidad para defenders.


El mito tdcnico-econ6mico es human.


Este punto final de la mistificaci6n coincide con un cambio
definitive del mito social original que en las primeras etapas de
la institucionalizaci6n del mito se reflej6 en las ideologias pro-
metedoras del liberalism y del comunismo. Tambidn estas ideo-
logias prometedoras sirvieron a la mistificaci6n, pero por lo me-
nos en su concept ideol6gico mantenian el contenido human
del mito social original, a pesar de que lo conectaron con la
maximizaci6n econ6mica cuantitativa y le quitaron asi su vita-
lidad. Pero ahora el mito social se convierte otra vez en un mito
puramente t6cnico-econ6mico que en ninguna palabra sigue men-
cionando los contenidos humans del mito original. Este mito
tecn6crata surge en la sociedad mistificada en forma de una
especulaci6n sobre el fin ultimo y los alcances del progress tec-
nico ilimitado. El juicio bisico de este mito tecnico es un juicio
sobre la factibilidad principal de todas las invenciones tdcnicas
que hoy dia se pueden concebir. Todas estas invenciones conce-
bibles segin este juicio, tambidn son factibles dentro del curso
de un progress tecnico continue infinite y a largo plazo. Todo






lo que se puede imaginar siguiendo conocimientos t6cnicos de
hoy hacia un future ilimitado tambidn se va a realizar un dia.
Para este mito tdcnico, por lo tanto, un dia la vida humana
serb sin fin, la maquina sera un robot perfect y la coordina-
ci6n de los actos humans sera sin ninguna fricci6n ni dificul-
tad.
Este mito t6cnico superficialmente visto parece algo muy
distinto del mito social original. Pero no lo es. Tampoco es una
imagen realmente tdcnica que se podria evaluar sin tomar en
cuenta los contenidos humans del mito social original. Com-
parando los contenidos del mito tecnico con la imagen del comu-
nismo uno se da cuenta en seguida de que no expresa nada mis
que las condiciones materials de la factibilidad de la imagen
del comunismo. L6gicamente, implica el mito tecnico todos los
alcances sociales y valorativos de la imagen del comunismo, in-
clusive la abolici6n del sistema institutional como tal. El t6cnico
que present en sus pensamientos el concept del progress tec-
nico ilimitado implicitamente siempre expresa tambidn el con-
tenido ideol6gico del mito social original en todos sus alcances.
Subjetivamente se siente fuera del Ambito de los valores, pero
esto no es nada mds que una falsa conciencia. Unicamente el
mito tecnico logr6 quitar al mito social original los filtimos res-
tos de critical social que contenia y por lo tanto es la expresi6n
maxima de la conformidad con la racionalidad tdcnico-econ6-
mica desencadenada.


Establecimientos GASTON RUDDOFF S.A.
fabrica de confecciones finas para caballeros

Santiago: Salvador Sanfuentus 2835 Bandera 695
Valparaiso: Condell 1478 Concepcidn: Rengo 430
Coquimbo: Melgarejo esq. Plaza Prat








LA DUALIDAD HUMANA


EN LA REVOLUTION






Caracteristicas del pensamiento revolucionarlo.
Condiciones esenciales del pensamiento de Gobierno.


Uno de los rasgos distintivos y mds caracteristicos de lo
que podriamos llamar ambito cultural, es la dicotomia en quo
se desarrolla el ser cultural chileno en el process de su exis-
tencia.
Los aspects de esta dualidad sefialan, por una parte, la as-
piraci6n esencial de todo chileno a una idealidad, a un arquetipo
superior de perfecci6n, al "deber ser", formulaci6n esencialmente
te6rica aun cuando en la mayoria de los casos no es product
de una actividad teordtica, sino que yace como una idealidad
subconsciente.
Por la otra, el process del ser cultural national, en cuanto
a su vida cuotidiana, a su praxis, esti determinando un ser po-
sible, concrete, contingent, condicionado.
Ambos aspects no se concatenan, no se resuelven en una
unidad; por el contrario, estdn constantemente chocando, ha-
ciendo que esta dicotomia sea esencialmente antin6mica.
Esta dualidad de la cultural chilena y del ser cultural se ma-
nifiesta en todos los aspects de la vida national, pues precisa-
mente por ser cultural tiene el poder de impregnaci6n de tota
lidad en lo human que es caracteristica de la cultural.
Una de las disciplines de la cultural que tiene mayor desa-
rrollo en nuestros dias, practicamente en todos los paises del
orbe, es la political. Chile no es ajeno a esta tendencia y tampoco
estA enajenada de nuestra political la dicotomfa sefialada.






El Partido Dem6crata Cristiano ha desarrollado una acci6n
active durante treinta afios por el deber ser cultural. Se ha pro-
ducido la paradoja de que esta aspiraci6n ideal, esencialmente
te6rica, ha ocupado el ambito de la praxis, que es la residencia
nutricia del ser possible. Nuestro Partido ha luchado por con-
quistar el deber ser a lo largo de esos treinta afios de su exis-
tencia. Es una verdadera alteraci6n de los tdrminos de este
process. Trastrocamiento que se terminal una vez que se asume
el poder y en que se debe orientar la acci6n hacia la realizaci6n
del ser possible.
Durante esos afios de vida political, toda la dialdctica estuvo
dirigida al anilisis critic de la estructura socio-econ6mica y
political en la cual viviamos, por un lado, y, por otro, a una
formulaci6n en el orden de "deber ser" de un sistema nuevo
en el cual se aplicara la justicia a traves del desarrollo econ6.
mico y social.
Nuestro Partido tuvo una lucha larga dirigida a controlar
los poderes que le permitieran, en libertad, realizar una revo-
luci6n. Plante6 al pais una formula y un program a trav6s del
cual se explic6 claramente la significaci6n de la revoluci6n y
los caminos concretos que se seguirfan para lograrla y en el que
se explic6 igualmente la significaci6n de una disposici6n revo-
lucionaria dentro de la libertad.
Hoy dia estamos en el Gobierno y solamente dos afios de
Gobierno no han logrado, en muchos casos, cambiar la estruc-
tura de pensamiento opositor por una estructura de pensamiento
de Gobierno. En el Gobierno la primera responsabilidad que tie-
ne el gobernante es la de administrar, la de ser eficaz y eficien-
te, es la de dirigir a las fuerzas dindmicas del pafs a un esfuerzo
concentrado para producer el desarrollo national.
Una revoluci6n tiene exigencias que van mis alli del puro
planteamiento teordtico de lo que debe hacerse, o de las vagas
expresiones que alimentan a una series de te6ricos de revolucio-
nismo en Chile y en Amdrica latina. La revoluci6n, una vez plan.
teadas las metas y objetivos, debe hacer un anilisis de factibi-
lidad, factibilidad que debe considerar los recursos presupuesta-
rios, el sistema de oposici6n political internal en el pais, los pun-
tos de partida reales que en el desarrollo social se deben tomar
para producer una aceleraci6n de este desarrollo. La revoluci6n
es realista, en el sentido de que actfia sobre hechos concretos y
definidos, y que provoca process de vida y no s61o process






de pensamiento. La revoluci6n debe nacer por la acci6n humana
y de la voluntad humana, no s6lo de la intelectualidad humana,
ya que la intelectualidad pura tiende a transformarse en ente-
lequia y los politicos intelectualizados tienden a transformarse
en factors de frustraci6n para los paises que estan en situaci6n
de desarrollo.
Cuando en la revoluci6n hablamos de ataque a la derecha,
no estamos hablando de una idea, sino de un procedimiento que
signifique restricci6n de crdditos para cierto tipo de consume,
que signifique la redistribuci6n del ingreso national, que signi-
fique reform agraria, que signifique reform de las empresas.
que signifique incorporaci6n creciente del pais a aquellos fac-
tores de la economic dominados, hasta hace poco tiempo, com-
pletamente por empresas extranjeras. Cuando hablamos de ata-
que a la derecha, estamos hablando de toda una experiencia
humana que tiene un costo, un costo financiero que hay que
abordar y un costo social que hay que ser valiente para sobre-
levar en el pais; pero junto con hablar de ataque a la derecha,
estamos hablando de creaci6n de nuevas industries que son ne-
cesarias para dar trabajo y darle movimiento a la vida econ6
mica del pais. Estamos hablando de inversiones en la Gran Mi-
neria del Cobre que son necesarias para estabilizar nuestro sis-
tema monetario, para asegurar los ingresos para nuestro presu.
puesto y para nuestra political international.
Pero no es solamente un ataque a la derecha nuestra revo-
luci6n; nuestra revoluci6n es mds centralmente la incorporaci6n
creciente del pueblo organizado a las distintas formas de ejer-
cicio del poder y esto significa la creaci6n de una estructura so-
cial y political capaz de respetar a este pueblo, por un lado, y
la organizaci6n de este pueblo conjuntamente con su incorpora-
ci6n a niveles de vida econ6mica que realmente le permitan ejer-
cer ese poder.
De estas acciones se deriva la destrucci6n de un orden in-
justo. No se deriva la destrucci6n de ese orden acumulando en
el Estado, para que sea dominado por unos pocos, lo que hoy
dia esta en manos de los grupos capitalistas. Es necesario trans-
formar una estructura, no s61o trasplantar sistemas de propie-
dad al Estado. La revoluci6n exige una actitud de militancia.
Actitud de militancia significa central y fundamentalmente un
compromise para la acci6n. No somos un grupo de fil6sofos y
es por eso que no es un compromise para el pensamiento idea-






lista, es un compromise para la acci6n concrete, es para una
acci6n que se ubique en el hecho politico tal como es y no tal
como quisi6ramos que fuera. Este es el compromise en una ac
ci6n concrete donde debe nacer la posici6n political de la Demo.
cracia Cristiana. El pensamiento opositor es siempre un pensa-
miento de contestaci6n a una acci6n o a una omisi6n de quien
ejerce el poder. El pensamiento de quien ejerce el poder debe
centrarse en la acci6n, debe realizarse en la acci6n. El Papa Juan
XXIII decia en Mater et Magistra: "No se desgasten en discu-
siones indtiles y, por conseguir lo mejor y lo 6ptimo, dejen de
hacer lo bueno que, por ser possible, es obligatorio".
Gobernar es precisamente esto, hacer todo lo possible, rea-
lizar lo possible y no agotarse en discusiones interminables para
tratar de probar que esto todavia podria haber sido much
mejor.
Un Partido de Gobierno que no tiene el valor de enfrentar
la limitaci6n de poder, que hace que muchas veces no se haga
todo lo que se quiere hacer, ni en el ritmo en el que se pens6,
por algunos, que las cosas serian hechas, es un Partido sin soli-
dez internal y por lo tanto deben llevarse a revision su estructura
y su pensamiento.
Y junto a nuestro Partido, que no es el inico partido poli-
tico en Chile (y que tenemos que estar conscientes de que no so-
mos los finicos chilenos que hay en Chile), hay otros chilenos
con otras ideas, que estdn en otros partidos.
Y aqui viene que nosotros elegimos la libertad y no la dic-
tadura. La libertad significa el reconocimiento de que en poli-
tica no existen dogmas. Que se tiene un sistema de ideas, que se
tienen proposiciones de acci6n, que se plantean al pueblo y el
pueblo las apoya y de ese apoyo nace un derecho, que es el dere-
cho a gobernar; pero que nuestro Gobierno estu sujeto a las cri-
ticas, al didlogo y a la poldmica.
La derecha, en su concepci6n traditional, no es un enemigo
para aquellos que interpretan realmente un process hist6rico,
pero en Chile hay otros que quieren representar los legitimos
anhelos del pueblo a la justicia. Tan es asi que se autodenomi-
nan los partidos populares y que han Ilegado a hacer de la re-
presentaci6n del pueblo algo asi como el Misterio de la Santisi-
ma Trinidad en la Iglesia Cat6lica. Ellos hablan por el pueblo,
ellos critical por el pueblo, aun aquellas cosas que estin diri-
gidas al pueblo. Y es tan fuerte la predicaci6n de que "ellos son






el pueblo", que han llegado a convencer a gran parte del pais
de que lo que ellos dicen represent realmente al pueblo. Ay de
aquel que se atreva a hablar en contra de estos representantes
del pueblo. Anatema contra 61, cay6 en la herejia de no estar
en sintonia con esos partidos populares y sus mismos compafie-
ros de lucha lo tildan de derechista, objetan su nombre y entra
a pertenecer a una casta de intocables. ZQu6 son los Partidos
Populares? Los Partidos Populares son el susto del 6xito de la
Democracia Cristiana, se aterran cuando van a las poblaciones
y conocen lo que hace la Promoci6n Popular en ellas. Tienen
terror cuando el precio del cobre sube porque eso significa fi-
nanciar el presupuesto national y no pedir pr6stamos en Es-
tados Unidos, lo cual no conviene a sus fines partidistas. No
aplauden cuando el Presidente Frei establece relaciones con Ru-
sia, con Polonia, con Checoslovaquia y, cuando se dice que la
inflaci6n baja de un 45 por ciento a 18 por ciento, son los nd-
meros los que mienten, a pesar de que estos mismos nuneros
en el tiempo del Presidente senior Alessandri nunca fueron ata-
cados por ellos.
Los Partidos Populares son profundamente reaccionarios por-
que se quedaron en la superficie de la revoluci6n, son intelec-
tuales, hablan de marxismo y leninismo, pero viven totalmente
metidos en los concepts burgueses de la Revoluci6n Francesa
y los concepts de una democracia representative que bien sa-
bemos que poco represent a trav6s de nuestro actual sistema
parlamentario.
Ellos escriben que hay que lanzar bombas, pero no se atre-
ven a lanzar bombas. Ellos exigen cadena national de emisoras
para contestarle al Presidente de la Repdblica, pero se olvidan
que en los paises en que el marxismo y el leninismo dominant,
los escritores son press, no cuando critical al Gobierno, sino
cuando se salen de los marcos que indic6 la revoluci6n para es-
cribir. Lo que pasa es que ellos han logrado definir un pensa-
miento revolucionario, pero no han tenido el valor politico para
seguir las consecuencias totales de ese pensamiento y declararse
golpistas y declararse no democrAticos frente al pueblo chileno
y latinoamericano.
Y estos sefiores critical todos nuestros actos y la critical es
tan permanent y a veces aparece tan adornada en una adhesi6n
al pueblo que muchos, justamente preocupados por los destinos
de Chile, se hacen la pregunta: ZEstaremos en la linea?
J. Bazan






EN TORNO


AL LIBERALISM


LATINOAMERICANO



Por Pablo Piacentinl




Sacudido por permanentes convulsiones, mds espectaculares
que operates, el anticuado andamiaje social de America latina
exhibe una sorprendente resistencia a los cambios rapidos y pro-
fundos que anhelan aplicarle los movimientos reformistas. Siem-
pre se ha dicho que esta zona es como un crater en erupci6n
constant, que la revoluci6n es tan inminente como inevitable.
Sin embargo, el inico gobierno en pie que, desde la post-
guerra, emergi6 con una revoluci6n, es el de Cuba. A excepci6n
de Chile, que por medios democraticos esti ahora realizando
un revolucionario program de reforms, la mayoria de los pai-
ses es gobernada por civiles conservadores o por militares no
menos reaccionarios.
Algunos paises tienen administraciones de intenci6n refor-
mista, como Peru o Guatemala; pero, en los hechos, estos equi-
pos deben optar entire postergar sus acariciados suefios refor-
mistas o en ser endrgicamente sustituidos por las fuerzas ar-
madas. Tienden, por lo tanto, a conseguir estabilidad a cambio
de quietud y se repliegan en la traditional zona de centro dere-
cha asimildndose al dominant modelo conservador.

El flujo derechista

Casi todas las naciones de este continent en algin moment
de su historic pr6xima experimentaron una euf6rica fase de re
formismo. En todas ellas militan incansablemente movimientos







progresistas realmente dispuestos a emprender una political de
avanzada. Pero el moment actual es de retroceso en todos los
tramos de la izquierda y marca un descenso de su influencia.
En Brasil y Argentina detentan el poder grupos de derecha
military sin otra oposici6n que la apasionada agitaci6n de los
universitarios. En dstos, que son los dos mayores paises de
Amdrica latina, las agrupaciones que hasta hace poco goberna-
ban, resultan evidentemente incapaces de opener una alternative
a los militares. Carecen de ascendiente en los sindicatos obre-
ros, entire los campesinos y, en fin, de todo apoyo popular or-
ganizado.
Los militares argentinos y brasilefios confrontan asi una opo-
sici6n democritica inocua; mas que a esta, saben que en el con-
creto plano de la political de poder deben atribuirle peligrosidad
a las subterrineas disidencias que surgeon en sus propias filas:
azules contra colorados en Argentina; partidarios de Castelo
Branco contra los de Costa e Silva en Brasil.
En otros casos no fue necesaria la intervenci6n military para
preservar la inamovilidad del viejo sistema. Los 6ltimos proce-
sos electorales demostraron que, despuds de un period de es-
tupefacci6n, la derecha political se esta recuperando y se en-
cuentra en situaci6n de disputar posiciones electorales.
El ejemplo mds contundente lo ofreci6, hace pocos meses,
la Repfiblica Dominicana. Alli, el indudablemente derechista Joa-
quin Balaguer -a quien, por sus vinculaciones con la pasada
tirania, llaman "la viuda de Trujillo"- gan6 la Presidencia a
Juan Bosch, representante de la izquierda democritica que su-
maba a los votos de su partido -Revolucionario Dominicano-
los del Revolucionario Social Cristiano.
Aun cuando en Bolivia el MNR del ex Presidente Victor Paz
Estenssoro y el PRIN del lider sindical Juan Lechin fueron mar-
ginados de las elecciones de julio pasado, Rend Barrientos, el
general-presidente del Altiplano, lleg6 a los comicios rodeado de
popularidad, particularmente en medios campesinos.
Algunos observadores described a los comicios recientes de
Colombia y Guatemala como sendos hitos de recuperaci6n de-
mocrdtica. Dos tercios del electorado colombiano potential des-
interesado por el sistema que obliga a inclinarse por liberals o
conservadores; o dos partidos que no son sino variantes del
mismo tronco derechista -s6lo vot6 un tercio de los inscritos-.
En Guatemala, en cambio, el partido del recien ungido Presi-






dente M6ndez Montenegro tiene ubicaci6n en el centro y, al
parecer, sinceras esperanzas de llevar a la practice un cauto re-
formismo. Cuando toc6 el turn de votar, fue bajo el porcenta-
je de abstenciones. Pero si Mendez Montenegro logr6 un triunfo
-que convierten en precario el extreme guerrillero, en un flan-
co, y en el otro la intolerancia militar-, cabe preguntarse qu6
habria sucedido si la derecha, que sumados los votos de sus dos
candidates recibi6 mis del 50%, se hubiese presentado unida.
La marea casi ininterrumpida de triunfos de la derecha la-
tinoamericana comenz6 a hacerse notar desde el mes de febrero
de 1966, cuando el conservador Presidente de Costa Rica, Jose
Joaquin Trejos, puso fin en irreprochables elecciones al predo-
minio del social dem6crata partido de Liberaci6n Nacional.
Hay que aceptar como un hecho este flujo constant del
conservadorismo, y admitir que, en America latina, la represen-
tatividad y la democracia no siempre se dan la mano. A pesar
de su democrAtica elecci6n -no tanto, como ya vimos- el co-
lombiano Lleras Restrepo es, en tdrminos reales, menos repre-
sentative que el argentino Juan Carlos Ongania, elevado a la
Presidencia por un golpe military.
Arturo Illia fue expulsado por grupos castrenses de la Casa
Rosada, a la cual habia penetrado por vias constitucionales, sin
que por ello brotasen protests populares. Ongania, en cambio,
recibi6 el asentimiento ticito de la opinion national -ante el
estupor de la opinion internacional-.
Un golpe de Estado, a veces, represent mis que ciertas
elecciones. Estas anomalias tienen lugar por los vicios de la de-
mocracia liberal que limita el desarrollo del process politico
continental.

Los maximalistas

La crisis en casi todos los movimientos que, por las armas
o por los votos, desean cambiar el present estado de cosas en
Amdrica latina es, sin embargo, indisimulable.
Hay quienes insisted en explicar que en la tendencia al maxi-
malismo de las juventudes latinoamericanas -muy latinas y,
ademis, tropicales para los que asi piensan- recae la parte
gruesa del fracaso. Maximalistas serian los imprudentes e impa-
cientes izquierdistas que se arrojan con tanto ardor y frecuen-
cia, como con tan poco sentido practice, por la pendiente de la






guerrilla, dividiendo las fuerzas progresistas y quemando parte
de sus efectivos. Estos enfermos de infantilismo -sigue la ex-
plicaci6n- sumados a quienes laboran por el cambio democrd-
tico hubieran obtenido resultados mis positives, asestando gol-
pes mis duros a las fuerzas de la conservaci6n.
America latina, en efecto, ostenta el record mundial de bro-
tes guerrilleros: centenares de j6venes de alta calificaci6n cul-
tural y de indudable buena fe mueren cada afio en intentonas
fallidas. La cosecha de estos sacrificios no es generalmente otra
que la mayor ingerencia que a los militares corresponde en las
coyunturas guerrilleras, con la consabida secuela de persecucio-
nes y restricciones a la libertad, ademas de la postergaci6n in-
definida de toda reform en discusi6n.
Pero la via guerrillera, como hip6tesis de soluci6n para las
naciones subdesarrolladas, es una formula que responded a una
notoria version del comunismo international.
Si en America latina la resonancia del guerrillerismo es ma-
yor, podemos anotar tres razones que, al menos en parte, ex-
plicarian el fen6meno:
1.-El area latinoamericana, pese a estar entire las subdesa-
rrolladas, present sectors medios de importancia relative que
tienen, por lo tanto, conciencia political y, enfrentados a una dis-
posici6n structural injusta y rigida, vuelcan fdcilmente su re-
beldia en acciones radicales y violentas;
2.-Las ya apuntadas influencias del castrismo y del pequi-
nismo; y
3.-El escaso entusiasmo que despierta la izquierda demo-
critica, como motivaci6n, y su escualida eficacia en relaci6n con
las necesidades objetivas del cambio, como efecto de demostra-
ci6n.
El fracaso democritico, pues, estimula el flujo derechista y
la desviaci6n guerrillera. Al hablar del liberalism democritico,
objetivo principal de este articulo, no pudimos evitar la refe-
rencia al maximalismo.

Las distancias en America latina

La intelectualidad latinoamericana ha efectuado magros apor-
tes al campo de las doctrinas political. En el frente ideol6gico,
juegan aqui adaptaciones de ideas que, fundamentalmente, ema-
nan de la caudalosa vertiente cultural europea. Este origen no






es en alguna manera condenable, ya que coincide con la ascen-
dencia 6tnica de las 61ites continentales. Hay que repudiar, en
cambio, la incapacidad que queda en descubierto por el incom-
plete process de adaptaci6n a que el intellectual latinoamericano
ha sometido a doctrinas que nacieron para adherirse a otras
condiciones que, por sus diferencias sustanciales, convierten a
la inspiraci6n en imitaci6n ramplona. Este mimetismo deja al
descubierto la faceta dominant del subdesarrollo que, mis adn
a los marginales, corresponde a las dlites: el subdesarrollo po-
litico.
Nuestra pirAmide social estd sostenida por un pedestal mul.
titudinario de classes muy bajas o que ni siquiera han pasado
por un process inicial de incorporaci6n al conjunto social. En
el v6rtice del edificio, ocupando posiciones claves, la pirdmide es
angosta y s61o deja espacio a un reducido n4mero de privile-
giados.
En Am6rica latina lo caracteristico es la fricci6n entire los
grupos a pesar de las distancias y la consiguiente y particular
tension que se genera, perceptible a simple vista.
Caracas ofrece un buen ejemplo de esa tensi6n. El violent
desarrollo venezolano de los iltimos afios ha impulsado el sur-
gimiento de una clase media alta, especialmente numerosa en la
capital, que puede equipararse, por su elevado nivel de ingre-
sos, a las classes medias de los paises desarrollados. En la misma
Caracas coexisten classes bajas y marginales que por su tenor de
ingresos estan en correlaci6n con los sectors mas bajos de los
paises subdesarrollados. Como no se trata de individualidades,
sino de un fen6meno masivo, la convivencia se desenvuelve en
torno a una tension caracteristica que lega a desembocar en
salidas desesperadas mas que en el piano politico -guerrillas
rurales y sabotaje urbano- en el delictual -asaltos en pleno
centro-. Esto sucede en uno de los pocos paises que cuenta
con un gobierno democrAtico y que ha levado mis adelante sus
aspiraciones reformistas.
Contrasta con el tens dinamismo de las ciudades y con su
complejidad de classes, el silencio contenido de los campos.
Estas distancias humans alimentan un tipo especifico de
ideologia reaccionaria por parte de los encumbrados. Seymour
Martin Lipset, el soci6logo norteamericano de quien se pueden
decir muchas cosas, menos que es izquierdista, hace notar:
"Cuanto mis pobre es un pals y cuanto mAs bajo es el standard







absolute de vida de las classes inferiores, tanto mayor sera la
presi6n que se ejerza sobre los estratos superiores para quo
traten a los inferiores de vulgares, de innatamente inferiores,
casta inferior que se halla fuera de la esfera de la sociedad hu-
mana. La aguda diferencia existente entire los diferentes estilos
de vida de los que se hallan en la cumbre y los que estAn abajo,
hacen que esto se haga sicol6gicamente necesario. En consecuen-
cia, en tal situaci6n, los estratos superiores tienden a considerar
los derechos de los estratos inferiores, particularmente el dere-
cho a compartir el poder, como esencialmente absurdos e in-
morales".
La observaci6n es perfectamente aplicable a los sectors ru-
rales de America latina, asi como a aquellos paises -son la
mayoria- en que el desarrollo econ6mico no ha formado polos
importantes. (Seria excepci6n, por tanto, la region del cono sur).
En verdad, cuanto mas dilatada es la marginalidad, cuanto
mis aguda es la distancia entire v6rtice y base, mas rigida y cla-
sista es la ideologia reaccionaria que corona las distancias eco-
n6micas, sociales, culturales y brinda pretextos de superioridad
tdcnica e intellectual que se blanden para impedir a los grupos
retrasados el acceso a las posiciones claves.

Los pilares del poder

Otra peculiaridad de este tipo de sociedades se encuentra
en la simplicidad de su estructura de poder, el cual esti repar-
tido entire pocas fuerzas institucionalizadas y personificado en
individuos que, mayoritariamente, tienen un origen com6n, o que
se asimilan a la clase dominant. La oligarquia national, los
intereses hegem6nicos externos, las fuerzas armadas y la igle-
sia, son generalmente los cuatro pilares del sistema, que adoptan
la misma ideologia de conservaci6n y, por ello mismo, pueden
entenderse entire si.
Los conflicts en el vertice de la pirdmide latinoamericana
s61o tienen lugar cuando, por obra del process del desarrollo,
su composici6n comienza a hacerse mis compleja. Empero, aun
en las sociedades mis desarrolladas de America latina, dstas dan
lugar a limitadas posibilidades de cambio sin ofrecer, por si
mismas, una perspective revolucionaria.
En algunos paises relativamente evolucionados se esbozaron
conatos de contradicciones entire capitalistas nacionales y extran-






jeros -como en Brasil y Argentina-. Pero lo normal es que,
tras algunas escaramuzas, los intereses encontrados hallen for-
mas de convivencia y no se declared una guerra de supervivencia.
Un razonamiento axiomitico -para variar, importado de Eu-
ropa y, por supuesto, mal digerido- presupone que, con la apa-
rici6n en un pais indeterminado de actividades industriales, flo-
rece una burguesia national que. automaticamente, se pone en
contradicci6n con los intereses extranjeros. Esta burguesfa, es-
pontineamente, conformarfa una ideologia progresista y de cho-
que con la antigua sociedad. Esta iltima seria extinguida y su.
plantada por la nueva clase progresista, que implantaria el sis-
tema capitalist. El capitalism jugaria el rol de incorporador
de sus futures asesinos llevando las masas a las industries para
explotarlas, concentraria riquezas monopolisticas y, finalmente,
se encontraria ante un desequilibrio tan agudo que su desplo-
me, inevitable, haria merger la sociedad socialist.
Si esta coyuntura ha funcionado en Europa y si tales con-
secuencias han tenido lugar alli -por lo menos la primera fase,
la capitalista-, en America latina todavia estamos esperando que
se verifique esta optimista "ley hist6rica".
La tecnologia y el capital se internacionalizan y sus intere-
ses y necesidades de expansion -a despecho de los dogmas ideo-
16gicos- no coinciden con las fronteras nacionales. Para aspirar
a mercados ampliados es precise el aporte tecnol6gico que po-
seen las grandes empresas internacionales -capitalistas o socia.
listas-. Existe, por lo tanto, un amable terreno de entendimien-
to e intercambio entire el element foraneo y el national, que
puede dar lugar a una simbiosis. Todo permit suponer que, a
mayor desenvolvimiento, mayor serd la simbiosis entire nacio-
nales y extranjeros, en Am6rica latina, y cada vez mas remotas
las ilusiones de que florezca una burguesia nacionalista y pro-
gresista.
La experiencia latinoamericana acelera el process de urba-
nizaci6n e incorporaci6n -asi tambidn, cual contrapartida, el de
desarraigo-. Hace treinta afios, Venezuela tenia el 65 por ciento
de su poblaci6n en los campos; hoy los porcentajes se han in-
vertido y el 65 por ciento de los venezolanos habitat en los cen-
tros poblados.
Examinemos ahora otro pilar del sistema, las fuerzas arma-
das. Siempre se sigui6 con ensimismado inter6s el menor indi-
cio de aparici6n de una corriente avanzada entire los militares:






el "tenentismo" en Brasil, atisbos de "nasserismo" en la oficia-
lidad de Argentina y Perd, asonadas izquierdistas en Puerto Ca-
bello y Cardpano -Venezuela-, asi como el traspaso de algu-
nos oficiales guatemaltecos a la guerrilla local, fueron algunos
de los muchos sintomas. Lo definitive es que ninguna revolu-
ci6n latinoamericana fue obra de militares profesionales. En Bo-
livia -1952- y en Cuba, los revolucionarios, antes de ocupar el
poder, tuvieron que enfrentar y liquidar los ej6rcitos regulars.
Una revoluci6n a mitad de camino, como la que vivid Guatemala
hasta 1954, fue drdsticamente interrumpida porque el izquierdis-
ta President Arbenz -un military profesional- dej6 inc61ume
la estructura de las fuerzas armadas que le dieron el contragolpe
con la colaboraci6n de los EE. UU.
USA con su aprovisionamiento logistico y t6cnico, juega un
papel de primera importancia en political, pero, en contra de los
cambios y en favor de un anticomunismo irracional. Hay, sin du-
da, meritorias excepciones de sectors y aun de enteros ej6rcitos
profesionales -como en Chile-, pero lo usual es el hombre de
armas que profesa ideologias que impiden el cambio.
Por dltimo, la Iglesia latinoamericana es de tradici6n conser-
vadora. Tambi6n en el aspect religioso Chile es excepci6n; apare-
ce como el inico pais del continent que cuenta con un movi-
miento religioso y social cristiano progresistas, postconciliares,
abiertos a ideas renovadoras. Lo inverso ocurre en los demis
paises.
Situada en el coraz6n del poder, un desplazamiento ideol6-
gico de la Iglesia no puede dejar de repercutir en otras esferas,
como la military: la cruz no puede dejar de influir sobre la espa-
da. Hace poco, en el Brasil de curas ultra, estall6 un conflict en-
tre los militares-gobernantes y el arzobispo nordestino Dom Hel-
der Camara, cabeza del catolicismo "aggiornato". Por much
menos de lo que el sacerdote dijo a los militares, acerca de sus
responsabilidades sociales y political, 6stos suelen Ilamar co-
munista a cualquier civil de oposici6n democrAtica, quitarle sus
derechos politicos y hundirlo en una mazmorra por tiempo in-
definido.
Sin embargo, el poder military sinti6 la obligaci6n de transar
con Camara. En toda Am6rica latina el clero joven se siente atraf-
do por las ideas mas modernas y hasta el observador mas dis-
traido podrfa percibir la inquietud que hormiguea en las filas







eclesiasticas y las proyecciones que ha de tener este fermento
spiritual.
Por much tiempo cualquier movimiento progresista de los
cat6licos fue interpretado como un gesto demag6gico o, en todo
caso, intrascendente. Afortunadamente, un dia lleg6 a estas pla-
yas un diario francs, que hablaba de diAlogos entire cat61icos y
marxistas, en Paris. Si en Francia alguna coexistencia era possible,
recidn entonces podia suceder lo mismo en America latina -don-
de, en muchos de sus paises, a comienzos del siglo pasado, las
iglesias nacionales o parte de ellas se contaron entire los elemen-
tos pro independistas mas activos. Alienada como suele estar, es
empero dudoso que la izquierda llegue a elaborar una estrategia
de entendimiento que ayude a la Iglesia a colocarse como una
fuerza activamente progresista o ha dejar de ser un obstdculo
contra el cambio.


El liberalismo latinoamericano y las transformaciones


Poco alentador, en su conjunto, es el panorama que ven los
militants de la reform.
Revolucionarios o reformistas, casi todos los enemigos del
.actual sistema trabajan sobre los mismos supuestos de sus ad-
versarios, que definimos como la mentalidad liberal.
El liberalism latinoamericano consiste en la aceptaci6n de
los valores democriticos en el piano estrictamente constitucio-
nal y, mis important adn, en el electoral. Los grupos conserva-
dores abren cuando les conviene o cuando no tienen mis reme-
dio las vAlvulas de escape electoral, seguros de que la sensaci6n
de asfixia de los democraticos hari que experimenten la irresis-
tible atracci6n de pasar por ellas. Los conservadores, sin embargo,
mantienen muy firmemente aferrados los demAs poderes.
El desprestigio que los conservadores sufrieron en el amplio
period que comprende las dos guerras mundiales dej6 el paso,
en los paises de America latina, a oportunidades de elecciones que
iban a sepultar a los elements de la reacci6n, modificando el
panorama traditional. En algunos paises como la Repdblica Do-
minicana, con Trujillo, o en la Venezuela de los caudillos mili-
tares, las primeras oportunidades recidn se presentaron en la
postguerra.






En las urnas, naturalmente, los reformistas batian a sus
anacr6nicos adversaries. Llegaron al poder rodeados de los me-
jores cuadros juveniles, de los intelectuales mis calificados y
todos ellos, nimbados por una aureola national de esperanza.
Ahora, para hacer efectivo el triunfo electoral, debian apurar el
ritmo de crecimiento econ6mico, reformar las estructuras, dar
paso a todas las formas de libertad, liberar tambi6n a la poli-
tica externa de todos los condicionamientos que la oprimian y
hacer escuchar una voz no comprometida en el concerto inter-
nacional; todo ellos no s6lo debian realizarlo simultdneamente,
sino que en forma pacifica y ordenada.
Las constituciones garantizaban a los nuevos administrado-
res todos los resorts para cumplir el magno program. Una
mayoria parlamentaria, mis el Ejecutivo, representan en la
practice la suma del poder. Es, en efecto, la suma del poder po-
litico. Pero la suma del poder politico, es apenas un ingredien-
te del poder real.
Las diferentes fases del desarrollo econ6mico europeo, tu-
vieron lugar en un medio que habian democratizado sacudones
revolucionarios. Hoy el liberalism europeo -dejando a un la-
do si nos gusta o no ese sistema, si nos parece ideal o incomple-
to-- es indudable que funciona y que todos los sectors hallan
manera de pesar en 61, lo que por otra parte, le otorga repre-
sentatividad. En un cuadro de incorporaci6n plena, cada cual,
alin los trabajadores que estdn en la base del edificio, tienen
conciencia e instruments para presionar y obtener que se ca-
nalicen en su favor parte de los beneficios del desarrollo.
Exactamente lo contrario se verifica en America latina. El
liberalism, sin incorporaci6n previa, tanto imposibilita la eje-
cucl6n de planes de gobiernos que alteren la estructura social.
como frena el desarrollo econ6mico. Los grupos marginales, a
quienes favorecerian los cambios en el sistema, por su desor-
ganizaci6n y falta de poder, no pueden ser un sost6n para el go-
bierno. Y a su vez 6ste, solo, tendrd que enfrentar a todos los
poderes reales sin otras armas que la letra de la Constituci6n
y el argument de los votos que, un dia, lo designaron como
expresi6n de la voluntad popular. Lo dramAtico de la situaci6n
quizas resalte mejor si tratamos de sintetizar lo que sucede
cuando las reforms se ponen en march.






Entre el olvldo y el exillo


En una naci6n donde prima el latifundio, como Perd, mAs
de la mitad de la poblaci6n, que es campesina, obtendria bene-
ficios de una seria reform agraria. Empero, el campesino no
estA organizado y ni siquiera tiene conciencia cabal de su situa-
ci6n. No apoya, por lo tanto, ni podria apoyar a la Reforma
Agraria. Cuando los estimulos del hombre lo impulsan a la re-
beli6n, estalla en "estampidas" e invade las propiedades del se-
fior para saciar sus necesidades inmediatas. Esto no es algo
exclusive del Peru, sino de gran parte de America latina, como
lo registra una literature social abundante. "Huasipungo", no-
vela del ecuatoriano Icaza, es por ejemplo una veridica descrip-
ci6n de la rebeli6n de una comunidad indigena que concluye
trAgicamente; en la literature peruana, un brillante relato de una
situaci6n parecida lo hace Jos6 Maria Argiiedas en "Todas las
sangres".
Para un gobierno dem6crata reformista, el dilema es com-
plejo. Sin la reform agraria cualquier intent por desarrollar
al pais seguird el camino del fracaso. Sin ella no podra incor-
porar al campesinado a la vida del pais y, con 61, dar ingreso a
una fuerza social que entraria en contradicci6n con la derecha
mis regresiva.
Otros sectors, es cierto, apoyan en alguna manera a un
gobierno de este tipo. En sindicatos y grupos de la clase media,
en algunos circulos militares y hasta industriales, en medios
intelectuales, se ven con simpatia los proyectos reformistas. Pe-
ro cuando se pone a andar el program, los latifundistas que
serdn afectados sabotean la producci6n y si los campesinos re-
ciben las tierras, no pueden hacerlas producer de inmediato pox
falta de adiestramiento.
Para hacer efectivo su catAlogo de reforms, el gobierno ne-
cesita mis recursos. Debe, entonces, aumentar la tributaci6n. El
comercio y la industrial alegan que no podrin trabajar con ma-
yores impuestos. El crddito se retrae, la producci6n baja, los
precious de los bienes aumentan, los capitals corren a refugiar-
se en seguros bancos extranjeros y la moneda comienza a de-
preciarse o peligra por el descenso de las reserves. Puede que
tanta alarma sea injustificada y que se deba, mis que a causes
reales, a la campafia de la derecha econ6mica y su prensa. Pero







los efectos son los mismos que podrian derivarse de un mal
real. La derecha ha vuelto a las andadas, despu6s de un sospe-
choso period de quietud y aparente resignaci6n ante su derrota
electoral y, por sus medios, descarga una campafia de despresti-
gio e incertidumbre.
Poco tiempo ha bastado para que la clase media se vuelva
atris. Los sindicatos se radicalizan, causando mis problems
al gobierno, que evidentemente no estd en situaci6n de apurar
sus realizaciones. En los cuarteles, hasta los militares de ten-
dencia professional" pero educados para el "orden", son presa
de inquietud.
El dilema es ya patetico. La crisis econ6mica se hace osten-
sible y, por lo mismo, el gobierno comienza a perder populari-
dad. Naturalmente, la derecha puede esperar y soportar c6mo-
damente las dificultades, pese a que difunda la version de que
la situaci6n es intolerable. Pero es inferior el margen de pa-
ciencia de las classes medias y bajas, que inmediatamente reci-
ben los efectos de la crisis; justamente, lo que esperaba la de-
recha.
En la clase media se aceptan siempre la idea y la necesidad
de los cambios, pero en formas cada vez mis abstractas; hay
que hacerlos, pero "de otro modo" que nunca se explica cuil es,
o si result possible. Hay, entonces, una corrida de importancia
num6rica hacia la derecha, que se siente fortalecida y redobla
sus ataques. (Esta transferencia explicaria en parte c6mo hoy,
en America latina, muchos politicos que no prometieron gran-
des cambios, se encuentran en el poder y c6mo se produce el
flujo derechista). Pero puede tambi6n producirse un traspaso
en direcci6n a la izquierda. Muchos ven en la vacilaci6n del
gobierno un sintoma de su renuncia al program y comienzan
a desconfiar de la misma democracia. Pasan entonces a enro-
larse en movimientos extremists y estos, dotados tambi6n
de mis fuerza popular, despliegan un tipo de acci6n que aporta
mis conmociones al vacilante regimen.
El segundo acto ha terminado, y comienza el tiltimo. El go-
bierno tiene que pactar. Si quiere sobrevivir a la crisis debe
postergar sus reforms o enmendarlas hasta hacerlas inocuas. Asi
fue minimizado el ya moderado proyecto de Reforma Agraria
del Perd, o tuvo que paliar el gobierno de Venezuela sus reivin-
dicaciones ante las petroleras internacionales. Pero estos fueron
los casos mis afortunados, pues los gobiernos sobrevivieron a






la contraofensiva derechista. El pacto recompuso el equilibrio.
Una parte del ej6rcito generalmente se manifest dispuesta a
mantener al gobierno y tambidn la derecha tuvo que ceder una
parte de sus pretensiones.
Los casos mis frecuentes tienen un fin violent. Una vez
que se atomiz6 el frente pro gobierno fue ficil dar el golpe mi-
litar. Este peligro del golpe military esta siempre present en los
calculos de los reformistas. Lo que generalmente no imaginan es
que terminardn retirindose solos, sin despertar resistencia po-
pular. Piensan que ellos y el pueblo darin unidos la batalla y,
en el peor de los casos, unidos la perderdn. Sin embargo, Argen-
tina vio el desplazamiento de los dos 6ltimos presidents cons-
titucionales -Arturo Frondizi y Arturo Illia- sin que tuviese
lugar ning6n signo de descontento popular. En Brasil, algo pa-
recido sucedi6 con Goulart. Se fueron despuds de haber inten-
tado pactos frustrados y tan debilitados que los militares sin-
tieron la sensaci6n de dar un desfile y no un golpe de Estado.
El saldo fue asimismo que sus propios programs sufrie-
ron deterioro, asi como las mismas palabras reform o revolu-
ci6n, democracia o constituci6n, que perdieron la aureola que ha-
bian alcanzado cuando los j6venes universitarios las coreaban
en salones universitarios o en asambleas de partido. Ahora el
ama de casa asocia el tdrmino reform a falta de came y le-
che, el obrero a la mengua de su poder de compra, el military
al desorden y asi sucesivamente.
En el area latinoamericana, la aceptaci6n del liberalism po
litico europeo por parte de los militants democriticos, los ha
sumido en un complejo de reglas que hace casi impossible que
el process politico les permit cumplir su cometido: democrati-
zar la sociedad. En algunos paises la aparici6n de un factor ex
tero a ellos, como el desarrollo econ6mico, cre6 mecdnicamen-
te un tipo de ascenso y movilidad social que incorpor6 por su
atracci6n grupos considerable que comenzaron a compartir
algunos grades del poder y a imponer ciertas condiciones. Fue-
ron casos contados. Y, por lo demas, el desarrollo econ6mico.,
cuando se dio, fue por lo general obra de factors externos, cual
el incremento en la demand de products basicos -como el
petr6leo venezolano-. No fue, entonces, el fruto de un designio
interior, concebido y realizado dentro de nuestras fronteras.
El liberalism politico entire nosotros, se convierte asi en
formalismo democritico. Se siente la aspiraci6n democritica y,






de buena fe, se piensa que por ello uno es un dem6crata cum-
plido. Pero los dem6cratas, olvidado el factor viabilidad, no
consiguen convertirse en un element operate en la sociedad.
El liberalism ha penetrado a casi todos los movimientos
democraticos. Se diri que, justamente para superarlo, la izquier-
da, alentada por el castrismo, busca nuevas formas de lucha.
Es una reacci6n que persigue una nueva sintesis. Pero la ten-
dencia a la alienaci6n, que parece ser una constant irremedia-
ble de nuestras elites, vuelve aqui a copiar sin adaptar el esque-
ma de moda. Al imitarlas puntillosamente, desaprovechan las
experiencias ajenas y las ensefianzas que de ellas podrian ex-
traer. Es, en verdad, una reacci6n contra el liberalism, pero
tan exacerbada que parece estar formada con todos los contra-
rios de la escuela democritica liberal.
Se rechaza el diagn6stico, el studio de los obstAculos rea-
les y de los cauces posibles, igual que en el liberalism. El dog-
ma suple al razonamiento. De esta manera, la realidad perma-
nece inamovible y se explica que, a despecho de las caracteris-
ticas tensions del continent y de sus ininterrumpidas convul-
siones, las arcaicas estructuras gocen de buena salud.
El dilema es excluyente y no dejarA de serlo hasta tanto el
movimiento democritico no sea capaz de adaptar sus principios,
instituciones y m6todos de trabajo a la realidad latinoamerica-
na. La considerable faena de adaptaci6n require una primera
fase de desalienaci6n de las elites que, sin disculpa, son las res-
ponsables de haber imitado, simiescamente, a la inteligencia ex-
tranjera. eSerd much pedirles?


FINANCIERA CASH
Coopera al Bienestar de la Comunidad
Lo mejor del Comercio de Santiago y los
s:rvicios mis importantes y litiles, CASH
los pone al alcance de Ud. por medio de
sus planes de cr6ditos de 5, 8, 10, 13 y 15
imses.
Solicitte la visit de un Agente de Crdditos
Nueva York 61 Fonos 66167-82995







LO K#Uii](IBRO


GABRIELA MISTRAL,


NOVELIST SIN NOVELA




Hay generos literarios bien definidos: la poesia, la novela,
el teatro. Como subtitulo de la novela podemos afiadir el ensa-
yo, el cuento y la novela corta. En cuanto al teatro, no todo el
mundo esti de acuerdo en que sea uno de los gdneros literarios.
El autor teatral parece -sobre todo en Chile- comd una es-
pecie de hijo indeseado de la literature y unos y otros tratan
de mantenerse distanciados.
Ocurre a veces que los autores de uno u otro g6nero incur-
sionan en el campo del lado. Tal, por ejemplo, Victor Hugo,
quien fue poeta, dramaturgo y novelist, o Sartre, en nuestros
dias, quien describe novela, teatro, ensayos, etc. Los ejemplos que
podria citar son innumerables, pero parece suficiente para de-
mostrar con los ya citados que, mientras se maneja la pluma,
toda la literature es una, un medio de expresi6n, valido en cual.
quiera de sus formas. Dice Sartre en su libro "Les mots" que
lo important para el escritor es saber observer los objetos, las
gentes, las situaciones y luego saber escribir sobre lo observado,
describirlo, contarlo. Propone el ejercicio de mirar detenidamen.
te un sofi negro, por ejemplo, y luego escribir sobre ese sof6
en forma tal que adquiera cuerpo, que sea un objeto real frente
al lector. Se puede estar de acuerdo o no con las ideas filos6-
ficas de Sartre, pero hay que reconocer que en material de des-
cripci6n de personajes, de penetraci6n profunda del mecanismo
psiquico, es un gran maestro.







Ortega y Gasset se refiere en un ensayo a Goethe -con mo-
tivo de una conmemoraci6n del gran romantico aleman- y de-
dica toda su atenci6n a lo que seria un "Goethe por dentro";
segtn lo explica Ortega, un personaje que se mueva en forma
tridimensional dentro del campo de acci6n y no una "foto" plana
pegada al papel impreso del libro. En buenas cuentas, la viva-
cidad autdntica con la cual el autor present a sus personajes
en el scenario del libro hace que estos Ileguen a ser persona-
jes o simplemente figurones.
A nuestra Gabriela Mistral se la ha conocido siempre por
su poesia, la cual le mereci6 el Premio Nobel de Literatura.
Sin embargo, dias pasados, al caer entire mis manos un libro
de prosa: "Recados Contando a Chile", me llam6 poderosamen-
te la atenci6n la magistral penetraci6n de la poetisa frente a
las figures que va tratando. Su planteamiento no es el de la
poetisa que envuelve las imagenes en un halo mdgico de deso-
laci6n o ternura. Si en sus poemas ella tambi6n describe tipos
a veces, y con much agilidad, tal por ejemplo cuando dice:
"Ojos dulces y graves / que te sosiegan con la mirada / y matan
miedos dando claridad" (El Angel guardian), en las descripcio-
nes de su prosa consigue presentarnos a sus personajes por
dentro y por fuera, no ya preocupada de la forma po6tica, sino
como la eterna persecuci6n del novelist tras la verdad. En la
pluma de la gran Gabriela sentimos como series vivos, los pode-
mos mirar, palpar a: Eduardo Barrios, Magallanes Moure, Carlos
Mondaca, Pedro Prado, etc. Viene ahora la pregunta: Si en vez
de escribir estos Recados, publicados en la prensa, o si en base
a ellos Gabriela Mistral hubiera puesto nombres ficticios a toda
esa gente, eno hubiera tenido ya la base para una novela? La
parte esencial, la captaci6n de los personajes, el hacerlos vivir
frente a nosotros, ya estaba hecho. Faltaria coordinarlos alre-
dedor de un tema cualquiera.
Cuando Gabriela Mistral dice a prop6sito de Francisco Con-
treras: "Empieza a envejecer Francisco Contreras... Comienza
en su cabeza la hora de la volteadura del olivo; ella le grisea,
entristeci6ndole extraordinariamente la fisonomia descarnada.
Hombre pequefiito, que corrige el cliche de gigantones obliga-
torio del chileno, atento y sutil. Hombre de vida reposada...",
el amigo de Rub6n Dario estd frente a nosotros, viviendo en
forma reposada, con su cabellera que empezaba a tener canas.
Cualquiera puede verlo gesticular, hablar, moverse. Es un ser
vital.







Cuintas veces los novelistas se empefian en presentarnos
arguments originales, con sabor a verdad, pero se olvidan de
presentarnos a sus personajes con el vigor con el cual lo hace
Gabriela Mistral. Un dia alguien me decia: "Yo soy admirador
de la prosa de Gabriela Mistral". Personalmente me parece que
se debe hablar mas alli de la prosa, que s61o significaria un
estilo correct, el uso del idioma enriquecido con bellas imige-
nes. Mas all de la buena prosa, hay una sensibilidad agudisima
y objetiva para captar el mundo exterior, todo ello traspasado
por un s6lido pensamiento, que juzga, discierne y, sobre todo,
piensa.
Gabriela Mistral no olvida ninguno de los ingredients con
los cuales se conjuga una buena novela. Mira a los hombres,
pero el paisaje no le es ajeno. Veamos un ejemplo: "En un valle
donde el cielo es de tajada ya se comprenderd c6mo es de chi-
quita la tierra; si a lo menos fuese suelo vegetal todo lo que
se ve, pero no hay tal. La roca viva que domina en lo alto se
come en el valle grandes espacios". (Ruralidad chilena).
El hombre, la tierra y ahora todo esto se juzga, se media,
se valora. "Toda cultural empieza por la tierra; entire nosotros
la cultural ha querido empezar por el bachillerato..." (Una pro-
vincia en desgracia: Coquimbo).
"-No hay progress -afiadi6 (P. Prado)- sino a traves de
la sensibilidad...
"iAh, y nosotros que queremos que nos brote un Chile nue.
vo a pura legislaci6n, dejando intactas la brutalidad y la pesa-
dez de nuestro caracter!" (Gente chilena: Manuel Magallanes
Moure).
"Yo confieso mi escaso amor del c6ndor, que, al fin, es so-
lamente un hermoso buitre. Sin embargo, yo le he visto el mds
limpio vuelo sobre la Cordillera. Me rompe la emoci6n al acor-
darme de que su gran parabola no tiene mis causa que la ca-
rrofia tendida en la quebrada. Las mujeres somos asi, mis rea-
listas de lo que nos imaginan..." (Menos c6ndor y mis hue-
mul).
Me pregunto si en esta tiltima frase no hay una actitud
consciente o tal vez inconsciente de Gabriela Mistral referente
a su propia persona al generalizar y decir: "Las mujeres... so
mos mas realistas de lo que nos imaginan..."
Es este realismo precisamente lo que llama la atenci6n po-
derosamente, es lo que nos hace pensar que tenia todos los ele






mentos para haber sido una novelist de primerisima clase. Esta
manera de verlo todo, de describirlo todo en relieve, "por den-
tro", como diria Ortega y Gasset, observando los series, el pai-
saje, los objetos, la sociedad, opinando sobre mdsica, sobre pin-
tura, etc., nos da una gama rica para el temario de una o varias
novelas.
Cabe preguntarse, ec6mo no pens6 en la novela? La res-
puesta la encontramos posiblemente en "Colof6n con cara de
excusa" en su libro "Ternura".
"La mujer -dice Gabriela Mistral- es quien mis canta en
este mundo, pero ella aparece tan poco creadora en la Historia
de la Mdsica que casi la corre con los labios sellados. Me in-
trig6 siempre nuestra esterilidad para producer ritmos y disci-
plinarlos en la canci6n, siendo que los criollos vivimos punzados
de ritmos y los coge y compone hasta el nifio. ZPor qud las mu-
jeres nos hemos atrevido con la poesia y no con la misica?
PPor qud hemos optado por la poesia, expresi6n mis grave de
consecuencias y cargada de lo conceptual que no es reino nues-
tro?"
La contestaci6n, pues, seria esta: Gabriela Mistral no pens6
escribir novelas por las mismas razones por las cuales las mu-
jeres recorremos la Historia de la Mdsica "con los labios se-
Ilados".

Ana Helfant


EXPRINTER S. A.
Organizaci6n Mundial de Viajes y Turismo


AGUSTINAS 1014 PRAT 895
Santiago Valparafso














FREI:


MENSAJE A LA JUVENTUD"'




(1) El Mensaje de S. E. don Eduardo Frei esta
dirigido a los Delegados chilenos al 3er. Congress de
JUDCA que se ha efectuado en la ciudad de San
Salvador, de la Repdblica El Salvador, de Centro
America, los dias 30 y 31 de mayo y 1%, 2 y 3 de
junio en curso.
Concurrieron como Delegados Oficiales de la JDCCh
los camaradas: Jorge Leiva Cabanillas, Presidente de
la JDC y Vice de JUDCA; Carlos Donoso Pacheco,
Vicepresidente de la JDCCh; Carol Pinto Agiiero, Pre-
sidente de la Comisi6n Internacional de la JDCCh, y
Patricio Andrade Garafulic, miembro de la Comisi6n
International. Miriam Saa y Jose Nfifiez, dirigentes de
la JDCCh, como Delegados fraternales.




Sefiores delegados:
Saludo en ustedes a los democratacristianos de America lati-
na que recogen los anhelos y esperanzas de millones de j6venes
de nuestro continent. Se reinen ustedes en su Tercer Congreso
en un moment hist6rico, que no es el mismo de la generaci6n
precedent. Nuestros paises son sacudidos por las nuevas ideas
que en el mundo entero estin dando una imagen renovada y una
distinta estructura a las viejas y a las nuevas naciones.


DOCUMENTOSI






En la construcci6n de la America latina que esta naciendo,
los democratacristianos estaran irrevocablemente presents; ban
ligado su destino a la lucha por la plena vigencia de la libertad,
el cambio social y politico, la creaci6n de un nuevo sistema eco-
n6mico y la integraci6n de una gran naci6n, de tantas patrias
dispersas como son las nuestras.
Estas palabras estin dirigidas especificamente a j6venes que
han escogido el camino de la actividad political y que tienen, por
lo tanto, responsabilidades mayores, por la trascendencia de su
actividad. La political tiene hoy un sentido vital, pues importa
una concepci6n del hombre y su destino. Y es por eso que re-
sulta absurdo concebir una acci6n political que no est6 precedi-
da y alimentada por un amplio conocimiento de la doctrine que
la informa.
La juventud democratacristiana debiera empefiarse en no ser
superada en la audacia y el valor para explorer en el campo te6-
rico, deducir la metodologia y las formulas de la acci6n y reali-
zar la gran aventura de concebir para America una actitud que
nazca de la propia America y no de sistemas que no tienen re-
laci6n con su historic, con su context human, con su geogra-
fia y con su propio ser.
Este trabajo de formaci6n te6rica no puede consistir en la
repetici6n de lemas, o en la mera lectura de documents, o en
el deslumbramiento ante las ideas ajenas a su propio espiritu y
a su propia filosofia. No es tampoco la acumulaci6n de abstrac-
ciones sin significado; se trata de un trabajo de reflexi6n, de
profundidad y de confrontaci6n con la coyuntura hist6rica y la
realidad americana. Es necesario enriquecer con nuestra propia
creaci6n el acervo doctrinario, no correr tras los hechos sino
que saber orientar los hechos y las corrientes sociales. Hay que
entender que la avanzada y el progresismo estin en nuestro pro-
pio movimiento, que lo revolucionario esta en la raiz de nuestro
propio concept sobre la nueva sociedad y sobre la persona hu-
mana.
Pero este esfuerzo te6rico debe ser encarnado y dar sentido
a nuestra acci6n. America latina no s61o ha sido detenida por
las dictaduras y las fuerzas reaccionarias, much mis lo ha sido
por la ineficacia y el verbalismo y las fallas morales de aquellos
que podrian haberla hecho avanzar. Durante largos afios la in-
capacidad disfrazada, muchas veces de bohemia revolucionaria,
ha hecho tanto dafio como el error del otro extreme, esa espe-







cie de angelismo de aquellos que no quieren comprometerse con
la acci6n y que terminal siempre en una actitud de soberbia es-
t6ril. Una acci6n organizada, con eficacia personal y colectiva,
es lo que reclaman nuestros pueblos y la tarea que nos hemos
propuesto. Sin embargo, ni la solidez te6rica, ni la acci6n efi-
caz son suficientes, esti, ademis, la necesidad del testimonio mo-
ral, de mantener una vida personal que refleje las convicciones.
Vivir como se piensa en los afios de juventud es lo que hace po-
sible conservar intacta en la madurez la fe y la lealtad en las
ideas. Y este testimonio moral es el mejor y el primer argumen-
to que debemos esgrimir ante nuestros pueblos. Con esta fuerza
promoveremos el paso de una sociedad burguesa y estratificada
a un nuevo tipo de democracia, verdaderamente representative,
en que el trabajo alcance la plenitud de su destino, por la incor-
poraci6n de todos a la comunidad national.
Tenemos en Am6rica latina valores espirituales y recursos
materials, que nos permiten pensar que el paso de una socie-
dad a otra puede realizarse con las metas, los mdtodos y las con-
diciones que expresan este profundo sentido humanista y este
respeto, por la persona humana. Para algunos la imagen de esta
actitud no result tan atractiva, como aquella de la violencia de-
sencadenada; sin embargo, imponerla exige un mayor coraje mo-
ral y un much mayor esfuerzo human, porque esta no es una
tarea de ablandamiento ni de compromises: es una tarea de alta
categoria moral, de racionalidad, de fe, de mistica. Es tarea de
definici6n en el orden te6rico y lo que es mas important en las
actitudes vitales.
En Chile, la Democracia Cristiana llam6 al pueblo a realizar
una Revoluci6n en Libertad que el Gohierno esta llevando ade-
lante con el apoyo de los sectors populares y de las grandes ma-
yorias nacionales y con el sustento de un partido fuerte, que dis-
cute libremente su acci6n y la del Gobierno, que se proyecta ha-
cia el porvenir; pero que tiene sentido de su responsabilidad pre-
sente y mantiene su discipline, para cumplir el program que se
ha fijado.
Hemos acelerado el desarrollo econ6mico a los mis altos ni-
veles, hemos establecido al mismo tiempo una drAstica redistri-
buci6n de la renta national a trav6s de una Reforma Tributaria,
de una political de remuneraciones, de una inmensa inversi6n so-
cial en un plan de promoci6n popular que el pais hasta ahora
no habia conocido en su historic. La Reforma Agraria ha comen-







zado y el campesinado se incorpora a la vida national a una ve-
locidad sorprendente. El Gobierno ha iniciado la recuperaci6n de
la propiedad de las riquezas basicas para el Estado chileno. Los
Convenios del Cobre significant que el Gobierno de Chile adquie-
re el 51% de la mina mds grande del mundo y que tiene una
participaci6n, en todas las grandes industries que se establezcan
relatives al cobre, de un 25% como minimo. Y ademis cuenta
con un Departamento del Cobre que dirige el comercio del me-
tal en el mundo, a traves del cual el Estado fija el precio de
este metal y que sefiala d6nde y cuAndo debe comercializarse.
Chile tiene la propiedad de su energia el6ctrica a trav6s de una
empresa national y s61o se exceptuaba una gran Compafiia que
controlaba la energia en el centro del pais. Esta estA nacionali-
zindose. El Estado control el salitre, es duefio absolute del pe-
tr6leo, lo es ya -con esta ley- de la electricidad, de los ferro-
carriles, de las telecomunicaciones, de todos los sectors basicos
de la quimica y de la petroquimica y de todos los servicios sus-
tanciales del pais. De tal manera que respetando la empresa pri-
vada, 61 ejerce un absolute control sobre todas aquellas que pue-
den representar un monopolio o cuya posesi6n amenaza el bien
comdn o los fines sociales que el Estado y la naci6n han esti-
mado necesarios para si mismos. Hemos realizado una political
exterior independiente, defendiendo inrestrictamente el principio
de no intervenci6n como garantia fundamental para los pueblos
de America latina; al mismo tiempo, hemos ejecutado una ac-
ci6n positive para realizar la integraci6n latinoamericana.
La juventud ha sido nuestra preferente preocupaci6n, el Pre-
sidente de la Repiblica ha establecido un Asesor personal para
relacionarse con el movimiento juvenile, ha enviado una reform
constitutional que concede el sufragio a los 18 afios y ha esta-
blecido un sistema national de capacitaci6n y aprendizaje para
los j6venes trabajadores que permitiri Ilegar, dentro de los dos
pr6ximos afios, a 50 mil alumnos anuales y, al mismo tiempo,
una capacitaci6n de los trabajadores en convenio con las Univer-
sidades, para que, cuando se distingan, puedan lograr Ilegar a
los mas altos niveles profesionales.
Estamos preocupados de los menores en situaci6n irregular
y hemos dictado una ley y hemos creado un sistema para cubrir
todo este problema.
En el Plan Educacional, en dos afios se aumentaron las ma-
triculas de un mill6n 800 mil alumnos, a dos millones 300 mil,






o sea, hemos abierto el sistema educational, en dos afios, a 500
mil nuevos nifos, lo que, proporcionalmente a nuestra poblaci6n,
es de las metas mis altas que se hayan alcanzado en forma tan
rApida en el mundo. Hemos aumentado en un 40% las matricu-
las universitarias y en much mas de un ciento por ciento la
contrataci6n de maestros. El pais construia a un ritmo de 155 es-
cuelas al afio; en estos dos afios y medio hemos levantado, con
el auxilio de la comunidad, mis de dos mil 100 establecimientos
de ensefianza. Hemos realizado una reform educational, de tal
manera que la ensefianza general basica llega ya a los 8 afios;
hemos establecido un amplio sistema de becas y se reparten dia-
riamente, sin costo, cerca de 900 mil desayunos y 400 mil almuer-
zos para los nifios que no tengan una alimentaci6n suficiente. Es-
peramos en el afio 1970 reducir nuestro analfabetismo al 7%.
En Salud, hemos levantado en estos afios 38 hospitals y es-
peramos, antes de que termine este Mandato, haber cubierto con
un Servicio Nacional de Salud, no s61o el area urbana, que ya
esti cubierta, sino tambi6n todas las areas subrurales y con el
auxilio de la comunidad prActicamente le estamos dando agua
potable a todas las poblaciones rurales, sin excepci6n y realizan-
do equipamientos comunitarios, casas sociales, hogares infantiles,
canchas de deported, agencies de banco, policlinicas, escuelas en
todas las poblaciones marginales.
Estamos cumpliendo asi un program que significa el comien-
zo de una Revoluci6n en Libertad y que es la aplicaci6n de una
doctrine que nos es comuin.
Pero yo quisiera decir con el mayor 6nfasis, que estamos cons-
cientes de que en America latina, siendo tan iguales, somos tam-
bien muy diferentes en muchos aspects; sabemos que hay situa-
ciones distintas, que exigen muchas veces un juicio politico, m6-
lodos diversos, e incluso una estrategia adecuada a la realidad
de cada naci6n. No somos exportadores de una experiencia pro-
pia, la realizamos en nuestro pais, respetuoso de la iniciativa y
de la realidad que vive cada naci6n de nuestra America. Cual-
quier tentative de imponer criterios uniforms a situaciones dis-
tintas, hacen impossible o estdril el didlogo, la cooperaci6n y has-
ta la confianza mutua. Cada uno tiene que hacer su camino pa-
ra llegar a la meta hist6rica de una nueva sociedad, de la cual
si tenemos una comdn convicci6n respect a sus bases funda-
mentales y a los valores humans en que estarA fundada.
Toda la lucha que hemos librado los que hace mas de 30






afios emprendimos la march por los senderos de America, jun-
to a sus hombres y mujeres, tendrA su culminaci6n en lo que
construyan ustedes, que constituyen las nuevas generaciones.
El cotidiano combat de ustedes por la libertad, por ]a paz,
por la revoluci6n humanista, la vivencia que ustedes tengan de
la fraternidad humana y de la solidaridad con sus pueblos, es
lo que nos impulsa, para seguir adelante, para realizar nuestra
area, para cubrir esta etapa, porque sabemos que ustedes serAn
los que la perfeccionen, los que la continfien. Y estamos opti-
mistas, porque con la ayuda de Dios y la comprensi6n de estos
pueblos, a quienes expresamos de la manera mas aut6ntica y pro-
funda, estamos ciertos que realizaremos esta grande y hermosa
tarea.


ASOCIACION DE AHORRO Y PRESTAMO "HUELEN"
Confienos sus ahorros y lo
transformaremos en su casa propia
Simbolo de solidez
y de confianza
Ahumada 131 entrepiso Fono 80331 Santiago







RESULTADO


DE LOS


ASENTAMIENTOS'"






1.-Los extraordinarios rendimientos logrados por los cam-
pesinos de los asentamientos de la Reforma Agraria, que en al-
gunos casos han superado el 500% de la entrada por familiar,
destac6, el 1P de junio, con antecedentes y estadisticas concre-
tas, el Vicepresidente ejecutivo de CORA; demostr6 las ventajas
del sistema, la important fuente de entradas que ha significado
para un sector laboral hasta ayer abandonado, y el significativo
aporte que han hecho para la alimentaci6n del pais.
De los 12 asentamientos constituidos en Santiago, siete tu-
vieron en la ultima cosecha una producci6n de papas que po-
dria alimentar a toda la poblaci6n del Gran Santiago durante
35 dias.
Las tierras incorporadas al process de la Reforma Agra-
ria suman en total 1.833.695,46 hectAreas, que se desglosan en
1.044.089,5 de expropiaciones; 272 mil 525,96 por transferencias
fiscales y semifiscales; 65.425 por funds entregados en adminis-
traci6n a la Corporaci6n de la Reforma Agraria, y 451.655 por
reserves y terrenos forestales de la CORA.
Al 30 del mes pasado, mayo, se han constituido 112 asenta-
mientos campesinos abarcando una superficie de 41.415 hectareas
de riego y 477.980 hectareas de secano. El ntimero de families
asentadas alcanza a 4.712.

(1) Segign conferencia de prensa otorgada por el senior Rafael Moreno,
Vicepresidente de CORA, en junio 1? de 1967.






Algunos, como los asentamientos de Santa Inds, que con
161 asentados, lograron las families un aumento de entradas
de 3.200 escudos anuales.
En el asentamiento de Culiprin, las entradas anuales por
familiar eran de 1.240 escudos, aumentando con el process de
Reforma Agraria a 7.500 escudos por familiar al afio. Esto sig-
nifica un aumento de entrada por familiar de un 505%.
El cuadro que viene a continuaci6n permit aclarar los in-
gresos de los asentados expresados en escudos de cada afio:


Asentamiento fecha de N? de Ingreso medio % Au-
nlclaci6n asenta- por asentado mento
de trabajos dos
Afio agricola
anterior a la 1966-
Reforma 67
Agraria

SANTA INES 20 -5-1965 181 3.200 11.320 353

CULIPRAN 20-11-1965 140 1240 7.500 505

SAN LUIS 20- 5-1966 25 3.100 8.000 158

EL PERAL 20- 5-1966 24 722 3.500 385

TEGUALDA 23- 5-1966 12 1.800 5.500 206

SANTA MONICA 2- 6-1966 14 1.900 5.500 163

TANTAHUE 30- 6-1966 45 1.600 2.000 25

POPETA 30- 6-1966 85 1.900 4.300 126

LAMPA 13- 7-1966 50 3.000 10.000 233

MALLOCO 1- 8-1966 12 1.000 7.000 268

LA VILANA 7- 9-1966 43 1.100 4.100 272

LA ESPERANZA 29-10-1966 10 1.100 2.900 164

NOTAS:
1.-Se puede observer que en la mayoria de los asentamientos se ini.
ciaron los trabajos hace menos de un afio; y en meses absoluta-







mente inadecuados t6cnicamente para empezar una explotaci6n
racional. A pesar de ello, el aumento de ingresos de los asentados
ha sido notable.

2.-En el afio agricola anterior a la Reforma Agraria, el ingreso pro-
medio de los campesinos de los 12 asentamientos fue de E" 7.200,10,
que significa un 245% de incremento.

3.-Estos ingresos no consideran el resultado de las explotaciones pe-
cuarias, que en algunos asentamientos son bastante significativas
(Tantahue y Popeta, por ejemplo).
Un resume de los cultivos principles con indicaciones de ingre-
so en valores fisicos y monetarios ratifica lo ya anotado en cuan-
to a bondades que representan los asentamientos y los dxitos ob-
tenidos por los campesinos.

Producci6n Producci6n
Cultivos Superflcie (Valores fslicos) (E')

TRIGO 930,20 23.622 qq. 836.138

CEBADA 350,00 9.172 qq. 331.964

ARROZ 30,00 1200 qq. 48.000

PAPAS 830,84 171.533 qq. 4.286.479

FREJOLES 144,00 3.299 qq. 338.820

FREJOLES V. 42,00 5.300 qq. 94.000

MAIZ 444,80 26213 qq. 902.940

MAIZ CHOCLERO 100,50 2.268.000 qq. 418.100

SANDIAS 76,00 180.000

MELONES 36,00 70.000

ZAPALLOS 10,50 15.000 U. 22.500

HORTALIZAS 48,00 243.600

LECHERIA 425.800 Lts. 265,700

CARBON Y LENA 312500







2.-RENDIMIENTOS: MAs adelante se refiri6 a los rendimientos
por hectareas, en quintales m6tricos, de los principles cultivos,
entregando un cuadro estadistico al respect. Este sefiala el ti-
po de cultivo, la superficie y el rendimiento.


Supericle Rendimlento
Cultivos (his.) qq./hA.


TRIGO 930,20 25,39

CEBADA 350,00 27,70

ARROZ 30,00 40,00

PAPAS 830,84 258,30

FREJOLES 144,00 22,90

MAIZ 444,80 56,70


Tambidn son notables los aumentos de los rendimientos ob-
Lenidos por los asentamientos por hectarea de siembra, respect
del trigo, de un rendimiento de 21,70 quintales por hd. en la
provincia de Santiago, se aument6 un 25,39 qq./hA. y que en el
caso de las papas se aument6 de 129,59 qq./hi. en la provincia
a 258,30 qq./ha. en los asentamientos.
Esto ultimo significa que 7 asentamientos campesinos de
Santiago produce el 20% del total de la provincia y que su pro-
ducci6n podria abastecer al Gran Santiago durante 35 dias con-
secutivos.

3.-LAS INVERSIONES: Estas dicen referencia con la infra-
estructura (preparaci6n de terrenos), maquinaria aportada a la
sociedad, maquinaria adquirida por los asentados, animals apor-
tados y animals adquiridos por los campesinos.
El total de la inversi6n efectuada en todos estos rubros as-
ciende a E 3.068.615,73.

4.-CULTIVO INTENSIVO: Destacando c6mo el process de
la Reforma Agraria habia permitido un mejor e intensive culti-
vo de la tierra, sefial6 que antes del asentamiento habia 874 has.







bajo cultivo intensive y ahora esta cifra habia subido a 1.765 his.
y que en cultivos extensivos se habia pasado de 1.596' hs. a
3.064 his.
El total de las tierras cultivadas subi6 de 2.470 hMs a 4.829 y
que las con pastos naturales bajaron de 6.681 has. a 4.322 has.
Siguiendo con este mismo tiempo de comparaci6n las tierras
de riego cultivadas han subido de 2.470 has. a 4.829 his.

5.-FINANCIAMIENTO: El financiamiento de los asentamien-
tos: "Se ha efectuado de dos formas. Una es a travds del Presu-
puesto de la Corporaci6n, la otra es la relaci6n entire los asenta-
mientos y las fuentes de cr6dito del Banco del Estado, de la
CORFO y la contrataci6n de crdditos director con firmas que ope-
ran en el caso de la maravilla, la remolacha, etc."
"Ahora bien, en el curso del resto del afio la Corporaci6n
tiene un presupuesto aprobado legalmente y continuarA usando
con mayor enfasis esta f6rmula commercial de explotaci6n de los
asentamientos".
Se quiere que los asentamientos se desenvuelvan tal cual la
explotaci6n agricola corriente, y concurran a solicitar cr6ditos
como un sector econ6mico, con las formulas normales. En esos
casos, la CORA, da su aval como miembro de la sociedad.
En cuanto a creditos internacionales existen conversaciones,
que ha dado a conocer el Ministro de Hacienda. Ellas se refieren
a pr6stamos del Gobierno de Estados Unidos para aprovechar
insumos t6cnicos productivos.
"Estos pr6stamos serian una nueva formula para aplicar en
el sistema de asentamientos".

6.-EXPROPIACION EN LA NUEVA LEY: "La nueva ley
faculta a la Corporaci6n de la Reforma Agraria para ejercer fa-
cultades expropiatorias. De un total de 260 mil propietarios agri-
colas que existen en Chile, los planes de Reforma Agraria, de
acuerdo a las causales establecidas, contemplan la expropiaci6n
de no mas de 4.500 propietarios agricolas. O sea, mis de 98% de
los propietarios existentes no tienen ninguna inquietud, y al con-
trario, tienen garantias claramente establecidas en la ley".
Las tres causales principles de expropiaci6n seran la mala
explotaci6n de los terrenos, el abandon evidence de las tierras
o el haber sido divididas con posterioridad al 4 de noviembre de
1964.







Problems de la Superpoblaci6n


Niveles de Vida


Regulaci6n de la Natalidad"'








Uno de los rasgos mds caracteristicos de la historic de los
iltimos decenios, ha sido el acelerado y progresivo crecimiento
de la poblaci6n mundial. Si bien el hecho es comprobable en la
totalidad de los paises, los mis altos indices de aumento demo-
grifico correspondent a las areas subdesarrolladas y, en forma
particular, a Am6rica latina.
En efecto, la tasa de crecimiento de la poblaci6n latinoame-
ricana ha aumentado en los Gltimos 30 ailos hasta llegar a ser
la mis alta entire los continents. Tal aumento obedece, funda-
mentalmente, al rApido descenso de la mortalidad con tasas de
natalidad altas y mantenidas y en proporci6n casi insignificant
a la inmigraci6n international. Su principal efecto ha sido un
important rejuvenecimiento de la poblaci6n y, en consecuencia,
un aumento de las tasas de dependencia.
Junto con el acelerado crecimiento demogrdfico, se ha pro-
ducido una migraci6n rural-urbana cuya magnitude ha superado
la posibilidad de las tendencies y oportunidades de empleo que
puede aportar el ritmo de industrializaci6n en el Continente.
Esto ha contribuido en forma relevant a crear problems de
marginalidad y subempleo.

(1) Discurso del Sr. Ministro de Salud Pdblica, Dr. Ram6n Valdi-
vieso D., en la sesi6n inaugural de la VIII Conferencia de Planificaci6n
de la Familia.







Por otra parte, dadas las caracteristicas de la distribuci6n
del ingreso, como las condiciones de la organizaci6n y estructu-
raci6n social, no parece haber un mejoramiento substantial en
los niveles de vida y en la condici6n social de la mayor parte
de la poblaci6n. A esto conviene agregar que tampoco se verifi-
ca un advance lo suficientemente rfpido en las indispensables re-
formas estructurales que aceleren el desarrollo econ6mico y so-
cial del area.
Esto iltimo viene a agravar las caracteristicas y la magni-
tud de los problems de poblaci6n, dado que son los grupos
marginados de los beneficios del desarrollo quienes sufren el
mayor impact de los problems poblacionales. Tales sectors
no son sino beneficiaries pasivos de los efectos generals de la
salud en la baja de la mortalidad, mientras siguen manteniendo
altas tasas de reproducci6n. Dificilmente podrAn similar exi-
gencias de racionalidad en su conduct reproductive, si el con-
texto social entero tiende a mantenerlos marginados del process
global de progress. Sin embargo, cualquiera que sea su ritmo,
el process de desarrollo asociado a la creciente influencia de
los medios de comunicaci6n social, necesariamente hacen to-
mar conciencia cada vez mis clara, a una poblaci6n cada vez
mayor, de las posibilidades de mejoramiento social y de mayor
participaci6n en la vida national. Esto multiplica la presi6n de
las demands, a las que el actual ritmo de desarrollo no puede
satisfacer.
Es hoy evidence que las multiples y complejas caracteristi-
cas del problema poblacional demandan una atenci6n especial,
una armonizaci6n de todas las acciones que hasta ahora se vie-
nen hacienda en el campo del desarrollo. En otras palabras, es
indispensable que los diferentes aspects poblacionales sean
adecuadamente considerados junto a las political para acelerar
el process de modernizaci6n y la planificaci6n del desarrollo,
con el fin de conseguir un substantial y rapido mejoramiento
de los niveles de vida.


REPERCUSION ECONOMIC.


Se sostiene que el crecimiento acelerado de la poblaci6n es
el mayor obsticulo para el desarrollo econ6mico de los pueblos
atrasados. Ahora bien, como para frenar dicho crecimiento pa-






rece necesaria una political orientada a la reducci6n de la na-
talidad, ya que en la media en que dsta permanezca estaciona-
ria los problems no tendrAn soluci6n, la receta debe ser anali-
zada.
Una reducci6n de la natalidad significaria una favorable
modificaci6n del indice poblaci6n inactive fuerza de trabajo y
por consiguiente un aumento del ingreso per capita y del nivel
de vida de la poblaci6n. Los paises con crecimiento demogrifi-
co ripido estdn obligados a sustraer con fines de inversi6n una
mayor proporci6n del Producto Nacional Bruto, para hacer fren-
tc a los nuevos contingentes poblacionales frente a sus necesi-
dades de capital.
AdemBs el problema de la poblaci6n debe mirarse desde el
punto de vista de una situaci6n de desequilibrio entire el n6mero
de personas y la cantidad de recursos disponibles para dar a
aqudllas un nivel de vida adecuado. Sin embargo, si el plantea-
miento se hace s6lo en el aspect econ6mico, lo que no es co-
rrecto, result que el problema no es un simple desequilibrio
entire crecimiento de poblaci6n y crecimiento de producci6n.
Una reducci6n de la natalidad modifica efectivamente la carac-
teristica de la poblaci6n en sus components por edades y ali-
gera al principio la carga de los pasivos j6venes sobre los ac-
tivos, pero en una fase ulterior, la fuerza de trabajo se verd
debilitada y eventualmente esto podria ser un obsticulo para
el desarrollo. Finalmente, debe reverse un incremento relative
de la poblaci6n pasiva de edad avanzada.
Arm aquellos que aceptan sin reserves que el crecimiento
excesivo de la poblaci6n es el mayor obstaculo para la obten.
ci6n de mejores niveles de vida, han tenido que reconocer que
el remedio al parecer especifico de restricci6n de la natalidad
tendria escasa significaci6n como instrument de desarrollo.


EL SECTOR SALUD.


Las deficiencies sanitarias y el subdesarrollo econ6mico en
general, proyectan en los indicadores de salud una alta tasa de
mortalidad materna (2,70/oo) e infantil (99,80/oo) las que han
permanecido en Chile, prActicamente estacionarias en el iltimo
decenio y ponen en evidencia la trascendencia del aborto. Te-
nemos en nuestro pals un aborto por cada dos nacimientos y el






20% de las camas de maternidad estin ocupadas por abortos
complicados. En 1964 hubo 56.391 egresos por este rubro en los
Hospitales del S.N.S. lo que represent el 8% de los egresos
totales. Su gravedad se puede apreciar por cuanto ocasionan los
2/5 de la mortalidad materna, ocupan 184.000 dias cama y cuesta
al erario el equivalent de un mill6n de d6lares.
El studio epidemiol6gico del aborto revela algo que no de-
seo que perdamos de vista: su interdependencia con el subde-
sarrollo.
El aborto represent el m6todo cruento de regulaci6n de la
natalidad que se elige como soluci6n en ciertas condiciones y
niveles culturales bajos, frente a una realidad socio-econ6mica.
La grave incidencia de este afio que recae en Ia estructura
de la familiar y de la comunidad y la toma de conciencia en es-
cala mundial del problema, explican la atenci6n preferente del
sector salud y de organismos nacionales e internacionales.



ACCIONES DE REGULATION DE LA NATALIDAD EN EL
SECTOR SALUD.


Frente a la gravedad de la situaci6n sefialada, el Sector
Salud en Chile no podia quedar indiferente.
Como desde 1962 se venian empleando en el S.N.S. recursos
de diversos origenes, sin una tuici6n de la Instituci6n, en el
campo de la regulaci6n de la natalidad y como, por otro lado,
se hacia present una demand cada vez mayor de informaci6n
sobre procedimientos anticonceptivos por parte de la poblaci6n
beneficiaria del Servicio, se resolvi6 encauzar estas acciones
dentro de principios claramente delimitados.
El Ministerio de Salud Ptiblica, asesorado por la Comisi6n
de Poblaci6n y Familia organizada para este objeto, orden6 que
las acciones de regulaci6n de la natalidad se orientaran funda-
mentalmente a la prevenci6n del aborto y con tal objeto fueran
incorporadas a los programs regulars de la Atenci6n Materno-
Infantil con la finalidad de combatir los riesgos de la materni-
dad no deseada. Estas actividades quedaron sujetas a las si-
guientes normas:
a) respetar la libertad y dignidad de la persona humana de
modo que la pareja sea la que en definitive tome la decision,






libre y responsablemente, sobre limitaci6n o espaciamiento de
los hijos;
b) proporcionar a ambos c6nyuges informaci6n suficiente
de todos los m6todos existentes y licitos incluyendo medica-
mentos que modifican la fertilidad, y
c) como el objeto fundamental del program es combatir
el aborto, 6ste esta dirigido a los grupos de poblaci6n expuestos
al riesgo, teniendo en consecuencia prioridad las mujeres aten-
didas por abortos, las grandes multiparas y las que teniendo se-
veros problems socio-econ6micos, constituyan un grupo poten-
cialmente inclinado al aborto.
0
Como se ve, el Ministerio de Salud ha establecido acciones
de regulaci6n de la natalidad como uno de los diversos puntos
de su Programa Materno-Infantil y dirigido fnicamente a pre-
venir y combatir el aborto criminal. Su objetivo final apunta,
pues, a la protecci6n de las madres, de los nifios y del nicleo
familiar.
Es por esto que los programs de planificaci6n familiar que
desde 1962 se desarrollaban sin el debido control de la autoridad
y a cargo de organizaciones privadas, fueron sometidos a las nue-
vas normas.
Creo oportuno sefialar aqui en relaci6n con la OMS, que esta,
en la XIX Asamblea, mayo 1966, debati6 los aspects sanitarios de
la situaci6n demogrAfica mundial. El debate se produjo alrededor
de un proyecto de resoluci6n presentado por la delegaci6n de
India, PakistAn, EE.UU. y los paises del Norte de Europa en el
que se autorizaba al Director General de la OMS para dar apro-
baci6n t6cnica a programs de control de la natalidad y plani-
ficaci6n de la familiar, sin intervenci6n de los Servicios de Sa-
lud nacionales y al margen de sus programs. Aunque el pro-
yecto de resoluci6n no expresaba abiertamente esta posici6n,
implfcita por cuanto en una de sus disposiciones finales pedia
al Director General que "estudiara la manera mis convenient
para que en el future los programs de control de la natalidad
se incorporasen a los Servicios de Salud nacionales".
Nuestro representante en la Asamblea objet6 el proyecto y
fundament6 la posici6n de Chile con lo cual se present a la
consideraci6n del Comitd un nuevo proyecto, que en esencia au-
torizaba al Director General de la OMS para dar asesoramiento
tdcnico a los paises que lo soliciten para programs de planifi-






caci6n familiar integrados en los Servicios de Salud establecidos
y sin menoscabo de las actividades preventivas y curativas de
dichos scrvicios. Este proyecto fue aprobado por amplia ma-
yoria con el apoyo de la casi totalidad de los paises Latinoame-
ricanos y Africanos.
Esta resoluci6n de la Asamblea Mundial de la Salud tuvo
como consecuencia que el Consejo Ejecutivo de UNICEF pos-
tergara todo pronunciamiento sobre un proyecto muy importan-
te por su vastedad y por la magnitude de fondos previstos, para
un program de control de poblaci6n.


POLITICAL DE POBLACION.

Habiendo precisado la justificaci6n, delimitaci6n y ubicaci6n
de las acciones de regulaci6n de la natalidad en el campo de
la salud, paso a exponer nuestra posici6n sobre Politica de Po-
blaci6n en relaci6n a la planificaci6n socio-econ6mica y de desa-
rrollo del pais.
Por political de poblaci6n entendemos, transcribiendo los
t6rminos utilizados en el Seminario sobre "Politica de Poblaci6n
en relaci6n al Desarrollo de Am6rica latina" realizado en febrero
ppdo. bajo el patrocinio de la Organizaci6n de Estados Ameri-
canos (OEA), "el conjunto coherente de decisions que confor-
man una estrategia racional adoptada por el sector piblico, de
acuerdo a las necesidades y deseos de las unidades familiares y
la colectividad, a los efectos de influir directamente sobre la
magnitude probable de la poblaci6n, su composici6n por edades,
cl tamafio de la familiar y la distribuci6n regional o rural-urbana
de los habitantes, con el fin de facilitar la consecuci6n de los
objetivos del desarrollo". Subrayamos que esta political debe
considerar y evaluar las influencias que sobre estas variables
tienen los cambios en los process sociales, especialmente en
educaci6n, vivienda, salud y empleo.
Lo expresado excluye de nuestra consideraci6n cualquier ti-
po de medidas desarticuladas o de acciones parciales que s61o
podrian desviar nuestra atenci6n del marco amplio del desarro-
Ilo y de los problems generals inherentes a 6el Esto supone,
por el contrario, elaborar una political de poblaci6n que incluya
todos los aspects del problema y que se inserted en el marco
nms amplio de la political general del desarrollo. Tarea 6sta,
como aquellas, que corresponde definir y ejecutar a cada pais






segdn su propia realidad, su process hist6rico, su cuadro de
posibilidades y su marco cultural.
En el moment present, y en el caso particular de Chile,
la fijaci6n de una Politica de Poblaci6n es un process complejo
y que require cautela. Por una parte, es un hecho evidence que
se ha comenzado a tomar medidas e iniciado acciones para lo-
grar una aceleraci6n en el ritmo de crecimiento de nuestro de-
sarrollo.
El Product Nacional Bruto ha experimentado un aumento
notorio en los iltimos afios y no hay elements suficientes para
suponer que sea s6lo un fen6meno esporddico. Por el contrario,
todos los esfuerzos estin encaminados a la mantenci6n de este
ritmo de crecimiento. En segundo lugar, el incremento porcen-
tual annual de la poblaci6n sefiala una tendencia al descenso y
no alcanza un nivel que califique una suma urgencia al creci-
miento demografico, mixime si el crecimiento econ6mico mues-
tra una tendencia de aumento.
Por el contrario, parece mis bien just y razonable actuar
en forma prudent y analizar en forma global los efectos que
tiene la interdependencia de los process de desarrollo econ6-
mico-social y demogrifico. A este respect conviene sefialar nue-
vamente que la soluci6n demogrifica no es la Anica para re-
solver el problema del subdesarrollo, sin negar por ello su im-
portancia y que hay diversidad de opinions sobre las relacio-
nes y el grado y forma en que influye una political de frenaje
demogrifico en el process econ6mico.
A esto conviene agregar las implicaciones de orden local o
national que tiene el problema, dada la heterogeneidad que pre-
sentan los diversos paises en sus caracteristicas econ6micas, so-
ciales, geograficas, dticas y otras, las que limitan o impiden la
adopci6n de patrons o models de political de poblaci6n de
ctros paises.
Mis adn, el ritmo acelerado del process de cambio y del
desarrollo econ6mico y tecnol6gico que experiment la pobla-
ci6n mundial en el moment present, crea condiciones y fac-
tores nuevos, inclusive dentro de la present centuria. Por ello
las posibles soluciones, particularmente las demograficas, deben
buscarse en un nuevo context ajustado a la realidad actual y
al future. Estos hechos adquieren especial relieve en el proble-
ma del crecimiento de la poblaci6n, el cual debe ser enfocado






con una nueva perspective que consider los factors tiempo,
lugar y ritmo de desarrollo.
El problema, aun en el campo exclusivamente econ6mico,
no es un simple desequilibrio entire crecimiento de los recursos
y de la poblaci6n; sin embargo, para los que asi lo creen, para
aquellos que plantean su soluci6n en el dilema "o desarrollo
econ6mico o crecimiento demogrifico" como medio para lograr
un mejor nivel de vida, debemos hacer present nuevamente
algunos hechos a los que ya aludimos y que ahora queremos
establecer con mayor precision aplicado al caso de Chile.
Dentro de un prop6sito pragmAtico hemos preguntado a la
Oficina de Planificaci6n Nacional c6mo afectaria al crecimiento
econ6mico del pais el future crecimiento demografico y qud
efecto tendria una decision en el sentido de contener este cre-
cimiento.
En la respuesta se analizan dos alternatives. La primera,
que contempla una baja de la tasa bruta de reproducci6n de 2,41
en 1960 a 1,88 en 1985 y la mantenci6n ulterior de este nivel hasta
el afio 2000. Esta alternative corresponderia muy aproximada-
mente a la evoluci6n de las variables tal como se las enfrenta
hoy en nuestro pais. Recu6rdese que ya para este afio la tasa
muestra tendencia al descenso. En este caso, Chile tendria en
1985 la tasa bruta de reproducci6n equivalent a la mis alta de
la de los paises desarrollados de hoy dia. La otra hip6tesis, que
se supone resultado de una political de fuerte frenaje de la na-
talidad, bajaria la tasa sefialada de 2,41 en 1960 a 1,205 en 1985.
Es decir, una reducci6n a la mitad en 25 afios. Este nivel es el
que tienen muchos de los paises europeos en la actualidad y su
logro "seria" (?) possible. Con esto tendriamos que la poblaci6n
de Chile Ilegaria en 1985 a 14 millones (58% de poblaci6n de 15
a 64 afios) en el primer caso y a 12,5 millones (63% de pobla-
ci6n de 15 a 64 afios) en el segundo caso. Teniendo en cuenta
en seguida el ndmero de consumidores por active, el costo de la
inversi6n demogrifica y las posibilidades de recursos naturales
y suponiendo un esfuerzo igual de inversi6n, se comprueba que
sc necesitarian 23 afios para doblar el ingreso per capita en el
caso de la primera alternative y 20 afios en el de la segunda.
Se trataria, como puede verse, de una ventaja poco impor-
tante. Tres afios de diferencia para alcanzar igual nivel econ6-
mico en Chile con y sin political de planificaci6n familiar.






Pero si un planteamiento de orden puramente econ6mico
ofrece dudas, al menos para nuestra realidad, sobre la eficacia
de una political tendiente a la reducci6n del crecimiento de nues-
tra poblaci6n en el desarrollo econ6mico, iguales o mayores du-
das nos asaltan cuando examinamos la efectividad de un pro-
grama de planificaci6n familiar, que basado sobre la fnica base
moral acceptable, el libre albedrio de la pareja, pueda tener para
lograr influenciar nuestras tasas de natalidad.
Anot6 al principio que el studio epidemiol6gico del aborto
en Chile demostraba su intima dependencia con la incultura y
los bajos niveles de vida. Ahora quiero agregar que son los pai-
ses subdesarrollados los que tienen las mds altas tasas de na-
talidad y que en los pauses que han alcanzado altos niveles de
vida es de observaci6n banal comprobar tambidn que en sus
classes bajas son mis altas las tasas de natalidad y mayor la
incidencia del aborto que en el resto de la poblaci6n.
Es que, en el fondo, es en la miseria donde se dan las con-
diciones que, IlAmense falta de vivienda, alcoholism, ignoran-
cia, Ilevan a la procreaci6n irresponsible. Y constitute una de
las verdaderas causes de la llamada explosion demogrifica.
Los programs de planificaci6n de la familiar revelan en es-
tos estratos una tremenda debilidad. Resulta asf que son los
mis pobres. los aue mAs los necesitan y los que, a la vez. son
los mis refractarios a deiarse penetrar por estos programs.
Esto es lo que ha hecho decir a algunos, con desconsuelo, aue
los esfuerzos para disminuir las tasas de natalidad entire las
grandes poblaciones del globo, caracterizadas por el analfabe-
tismo y la pobreza, han tenido hasta ahora poco dxito.
Y en un informed de Lauchlin Currie puede leerse que "un
studio digno de confianza, en un pafs desarrollado, mostraba
que entire 1890-1940 se evidenciaba una elevada relaci6n inversa
entire niveles econ6micos educativos (hasta el 4? afio de ense-
fianza secundaria) y tasas de natalidad. Parece que esta corre-
laci6n no estd afectada por otros factors como religion".
Estamos, pues, en un circulo vicioso que necesitamos rom-
per: miseria ignorancia explosion demogrifica miseria. Y en
relaci6n con las soluciones en boga he expresado sin ambages
nuestras dudas. Dudas sobre el beneficio, por lo menos para el
caso chileno, de una political de reducci6n del crecimiento de
nuestra poblaci6n en relaci6n con la elevaci6n del ingreso per







capital; dudas sobre la eficacia del instrument de la planifi-
caci6n familiar para conseguir la reducci6n de la natalidad.
Son interrogantes que deseariamos vivamente se tuviesen
presents en los debates de esta Conferencia,




Chile obtuvo en 1966 un aumento del PNB de 7% y el in-
greso per capita se elev6 en 4,6%. Estos indices nos colocan en
buen lugar en crecimiento econ6mico en el continent. Con ello
se han dado ya las bases para el desarrollo. Si ahora el mayor
ingreso se distribuye equitativamente y se impulsa acelerada-
mente el desarrollo social, estaran a su vez ya cumplidas las
condiciones para tener 6xito en los resultados de una political
de planificaci6n de la familiar.
En efecto, al hablar del circulo vicioso en que nos encon-
tramos, de las dudas acerca de los procedimientos que se ofre-
cen, queremos agregar que, en la doctrine que inspira al Go-
bierno, estimamos que ese circulo vicioso s6lo puede romperse
con dxito haciendo una inversi6n masiva en el sector educaci6n
para la parte mis pobre de la poblaci6n y un esfuerzo concor-
dante en la media de las posibilidades para levantar su nivel
de vida. Esto es lo que Chile esti haciendo en estos moments.
El gasto ptiblico en educaci6n solamente, creci6 un 55% entire
1964 y 1966. En el quinquenio 1960-64 el incremento promedio de
matricula alcanz6 a 60.000 alumnos anuales. En 1965 el incre-
mento fue de 220.000 y en 1966 lleg6 a 310.000.


PROCREACION RESPONSIBLE Y DEBER DEL ESTADO.


Se escucha frecuentemente proclamar la necesidad de incul-
car un sentido de procreaci6n responsible para hacer efectivos
los programs de planificaci6n familiar. Sin embargo, no tan
frecuentemente se advierte que el hombre no tiene entire los
elements que dictan su conduct ninguin casillero especial para
la responsabilidad sexual. Esta, de hecho, no es otra cosa que
la concreci6n, en el Ambito de la intimidad conyugal, del sen-
tido de responsabilidad general en la forma mas aut6ntica de
su significado. Es decir, asumiendo la conciencia de su finali-







dad como persona humana, como integrante del ndcleo fami-
liar, como miembro del grupo social en su realidad hist6rica y
geogrAfica.
Con todo, la responsabilidad no queda limitada al nivel de
la pareja. Ella se extiende al conjunto de grupos e instituciones
sociales y, en forma muy especial, al Estado. Para este iltimo
su responsabilidad se concrete especificamente en crear las con-
diciones que capaciten y posibiliten a los c6nyuges en el ejer-
cicio responsible de su funci6n procreadora. Misi6n dsta del
Estado que sobrepasa los limits de la mera informaci6n sobre
mdtodos de regulaci6n, para inscribirse en la tarea mis amplia
que es procurar el Bien Comdn de toda la sociedad.
Para procrear responsablemente, la pareja necesita, en el
piano fisico, un desarrollo adecuado del cuerpo; en el piano psi-
quico, una maduraci6n y equilibrio psicol6gico; en el piano cul-
tural, un enriquecimiento spiritual fruto de una educaci6n mi-
nima; en el piano 6tico, una asimilaci6n de valores normativos
que encuadren su conduct.
Estos bienes y valores son proporcionados por la sociedad
como parte de su misi6n de promover el Bien Comun. La rea-
lizaci6n personal de los miembros de una comunidad no es ta-
rea indiferente a la autoridad o al Estado como responsible
mAximo del bienestar de ese grupo human.
De este modo, una autoridad consciente debe mantener, por
ejemplo, una political de salubridad pdblica orientada a lograr
un pleno desarrollo fisico de sus miembros, erradicando enfer-
medades y vicios que incident especificamente en la fecundidad
y natalidad.
En el piano psicol6gico y cultural, la autoridad debe orien-
tar ordenadamente a la poblaci6n joven hacia una fecundidad
responsible, proporcionando, entire otras cosas, una instrucci6n
sexual adecuada.
En el piano 6tico, la autoridad responsible debe respetar y
proporcionar un sistema de valores normativos minimos a tra-
v6s, por ejemplo, de una protecci6n del matrimonio y la familiar.
Sin embargo, no basta con crear esas condiciones. Es nece-
sario dar un paso mis y fomentar una conduct responsible.
En este advance tambidn esta comprometida la sociedad a travds
del Estado, entregando los elements que hagan possible esa con-
ducta. Surge clara aqui toda la dimensi6n econ6mica que le






corresponde abordar a la comunidad para que esa intenci6n de
la pareja se convierta en realidad.
Seiialar algunas de esas condiciones de posibilidad es tarea
dificil y esta sujeta a las caracteristicas de los diferentes gru.
pos humans. Sin embargo, podriamos indicar, como ejemplo,
algunas que estimamos que son urgentes: trabajo conveniente-
mente remunerado que cubra las necesidades vitales propias y
familiares; vivienda digna que posibilite la intimidad conyugal
y el pleno desarrollo del nticleo familiar; educaci6n basica que
permit a las parejas darse cuenta de las necesidades, urgencias
y posibilidades de la sociedad en que vive.
La Octava Conferencia Mundial de la Federaci6n Internacio-
nal de Planificaci6n de la Familia constitute un acontecimiento
de la mis alta importancia en la hora actual. Por su caracter
mundial, por la presencia en tan alto ndmero de calificados par.
ticipantes, centrados en la discusi6n de un tema de innegable
trascendencia, el Gobierno de Chile estarA atento a su desarro-
llo y abierto a considerar las sugerencias que de 61 se despren-
dan y expresa al mismo tiempo su satisfacci6n por el hecho de
haber escogido esta ciudad para su realizaci6n.
Ruego a todos los participants y miembros presents de la
Federaci6n, y muy particularmente a su Presidente Em6rita,
Dra. Elise Ottensen-Jensen; al senior Cass Canfield, Presidente
del Cuerpo de Gobierno, a los organizadores y demAs miembros
directives de la Federaci6n y de la Asociaci6n Chilena de Pro-
tecci6n de la Familia, aceptar la bienvenida que, en nombre del
President de la Repdblica don Eduardo Frei y de su Gobierno,
tengo el honor de darles al iniciar vuestro Congreso.







ahora, CONSTRUYEN
en la arena, pero... -










..uando grades s cost n S CASA,


..cullndo grndeB, $e onstruirln SU CASA,
grades a qua sus padres les han ablerto cuen-
tas de ahorro. Incorporindolos as al Sisterma
de Ahorros y Prestamos.


U.'.RA -
COMPRAR CAT:SA?'^


informese en cualquiera

ASOCIACION DE AHORRO Y PRESTAMOdo s zona

APRINOR AM0.9*.0d A~.OR5OQdE? S.ml.12. MANSO DE VILASCO C-.d
LuA'- S r. M5uu.p. UA04 OR-ENTRWIO Taft
Iq.. 8 EDO O'H=GCNS Sn-t.9. ISABEL MIOUELME ChInIM.
IUAN CODOYlv C.'.P., CALICANIT'O E.i. ND ltdi
r I* Go- ~. cu l S~nuo IOLL I~I
PCS 05 AGULItSI L. S.'... CASA:ROPIA S.",!. UTINC All C.Oc..cM
S...... Ihi CASA -C"II Snt.*. S~-,,.al. TA..
OR.O FCOVAL DEL LICA PS. *M..

0lr00 r~ll.I.n .. 4. P:A TAONIC A I A. .

AHORA hace su casa el que AHORRA

(W~dA M WiSI~IU IDT




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs