• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Index
 Editorial: Adenauer
 Trinchera politica: Nuestro...
 Chile
 Las Americas: La conferencia de...
 Ideologia, mito y utopia
 Herramienta de libertad para el...
 La estabilizacion creciente de...
 El desafio historico que afronta...
 Nuevo humanismo?
 Cuando se esta a la zaga del...
 Documentos: Cuenta del presidente...
 Cumplimiento del programa a traves...
 Por unanimidad Junta Nacional ratifico...
 Back Matter
 Back Cover














Group Title: Politica y espiritu.
Title: Política y espirítu
ALL VOLUMES CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00087226/00005
 Material Information
Title: Política y espirítu
Series Title: Politica y espiritu.
Physical Description: v. : ; 28 cm.
Language: Spanish
Publisher: s.n.
Place of Publication: Santiago de Chile
Publication Date: April-May 1967
Frequency: monthly
regular
 Subjects
Genre: periodical   ( marcgt )
Spatial Coverage: Chile
 Notes
Dates or Sequential Designation: año 1- (no. 1- ); jul. 1945-
General Note: "Cuadernos mensuales de cultura política y economía social."
 Record Information
Bibliographic ID: UF00087226
Volume ID: VID00005
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 02470069
lccn - 48019551

Table of Contents
    Front Cover
        Front Cover
    Index
        Page i
    Editorial: Adenauer
        Page 1
        Page 2
    Trinchera politica: Nuestro partido
        Page 3
        Page 4
    Chile
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
    Las Americas: La conferencia de Punta del Este
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
    Ideologia, mito y utopia
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
    Herramienta de libertad para el campesino
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
    La estabilizacion creciente de los precios bajo el gobierno de la DC
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
    El desafio historico que afronta la revolucion en libertad. La agricultura y la industria en nuestro desarrollo
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
    Nuevo humanismo?
        Page 56
        Page 57
        Page 58
    Cuando se esta a la zaga del tiempo
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
    Documentos: Cuenta del presidente del PDC, Senador Patricio Aylwin
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
    Cumplimiento del programa a traves del dialogo
        Page 86
        Page 87
    Por unanimidad Junta Nacional ratifico "declaracion de las vertientes"
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
    Back Matter
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
    Back Cover
        Page 98
Full Text




PO
-a


'RT


Abril Mayo 1967 N.o 299










POLITICAL Y ESPIRITU
NU 299 Abril Mayo 1967 Ao XXI

Director: Jaime Castillo Velasco


INDICE

Editorial: Adenauer ....................................... 1
Trinchera Poltica: Nuestro Partido ...................... 3
Chile ........................... ........... ............ ... 5
Las Amricas: La Conferencia de Punta del Este .......... 13
Ideologa, Mito y Utopa ................................... 19
Herramienta de Libertad para el Campesino ................ 25
La Estabilizacin Creciente de los Precios bajo el Gobierno
de la DC ........................ ....................... 32
El Desafo Histrico que afronta la Revolucin en Libertad.
La agriculture y la industrial en nuestro desarrollo ...... 46
Nuevo Humanismo? ....................................... 56
Documento Internacional: Cuando se est a la zaga del tiem-
po ............................................... 59
Documentos: Cuenta del Presidente del PDC, Senador Patricio
Aylwin ...................... ...... .. ............ 70
Cumplimiento del Programa a travs del Dilogo .......... 86
Por unanimidad Junta Nacional ratific "Declaracin de las
Vertientes" ......................................... 88


SUSCRIPCION AEREA POR 12 NUMEROUS
Chile ..................... E 65.- Alemania, Austria, Blgica,
Amrica Latina ............. US$ 11,25 Congo Belga, Francia, Gran
Centro Amrica ............ US$ 11,50 Bretaa, Italia, Suecia, Yu-
Mjico, Canad, EE. UU. .... US$ 12,90 goslavia ................... US$ 17,60
Espaa ................... US$ 17,20

CORREO ORDINARIO
Extranjero ....................................... US$ 10,20
Chile ............................................ E 50.-


Editada e impresa por Editorial Del Pacfico, S. A,
Alonso Ovalle 766 Casilla 3547 Santiago de Chile

Se permit su reproduccin citando la procedencia









EDITORIAL











ADENAUER






Adenauer represent la libertad de Alemania. Con l ese pas
sometido al autoritarismo imperial y a la tirana nazi pas a ser
una repblica democrtica Con l volvi el libre pensamiento,
la libre opinion pblica, la libre expresin poltica, la libre
bsqueda de la felicidad personal y colectiva
Con l, tambin, Alemania empez a vivir libremente en
Europa y en el mundo. Ella particip en las conversaciones des-
tinadas a resolver los problems de nuestro tiempo, no ya como
una nacin lista para el chantaje de la amenaza o de la guerra,
sino como una ms entire las potencias. Adenauer logr el mi-
lagro de hacer aceptar a su patria en el mundo occidental. Su
fina vision europea lo llev a integrarse con el resto de Europa
y a establecer lazos de amistad en todo el mundo. Convertida
en nacin amistosa, regida por un gobierno sometido a la cr
tica de su pueblo y organizada para la paz y la libertad, Ale-
mania reconquist su puesto. Pudo iniciar de nuevo un prodi-
gioso esfuerzo. Se levant de todas sus calamidades, avent el
fantasma nazi, trab amistad con sus enemigos tradicionales y
aun busc, por la va prctica de las relaciones diplomticas y
comerciales, entenderse con el bloque comunista. Hizo ms:








termin con la persecucin racist, y se retract con generosi-
dad de su pasado.
La muerte de Adenauer impresion a la gente sencilla de
todas parties. Los alemanes, en medio del viento y del fro, des-
filaron silenciosos junto a la urna del gran viejo, estoico y sere-
no. Nadie puede decir hoy que Adenauer falt a sus promesas.
Alemania, hoy, conserve el rgimen democrtico, pasa por una
prosperidad jams vista, no ha hecho la guerra. Veinte aos
despus de terminada la segunda guerra, Alemania tiene enemi-
gos que siembran sospechas a su alrededor. Pero nada ha su-
cedido que autorice esas aseveraciones.
Por eso, a la hora de su muerte, Konrad Adenauer se lleva
el cario de sus compatriotas y el respeto de todos los hombres
que miran los acontecimientos trascendentales con claridad y
serenamente.
Su gran mrito se vio cumplido. El genial demcrata susti-
tuy, para los hombres del siglo 20, la imagen atormentada y
horrible del dictador que lo precediera.
Al dar libertad, internal y externa, a su patria, Konrad Ade-
nauer trabaj por la libertad y la paz de cada uno de nosotros.










TRINCHERA POLITICAL









NUESTRO PARTIDO






Tenemos much que hablar de nuestro partido. Vivimos una
etapa difcil. La accin de Gobierno parece a veces en oposicin
a las exigencias doctrinarias. Tcnica y teora no siempre se
aprestan adecuadamente. La vision inmediata choca, a su vez,
con las perspectives.
Es lgico, en consecuencia, que brote de all una discusin.
Si ella se realize bajo la certeza de la unidad internal y con vistas
a dar soluciones concretas, el debate ser enriquecedor y el
partido saldr fortalecido. Si, en cambio, sucede a la inversa,
esto es, si la discusin se lleva sobre la base de la desconfianza
o de la suposicin de diferencias absolutas, el porvenir de nues-
tro partido estara amenazado.
Estamos convencidos de que jams se debe limitar el ra-
ciocinio interno. Mientras ms participacin de base y ms
capacidad de los dirigentes para solicitarla, ms elevada y
unitaria ser la conciencia del partido. Tememos solamente a los
mtodos de discusin. Que ellos no abran paso al individua-
lismo!
Cosa parecida ocurre con la manera de similar las ideas
extraas. Nuestro partido postula un humanismo revolucionario.
Su firmeza doctrinaria no es dogmatismo. Su capacidad asimila
dora no es debilidad. Por eso mismo, nos permitimos siempre
recomendar el ms atento studio de nuestra doctrine. Estamos








seguros de que un militant; doctrinariamente serio, puede in-
tegrar, en el seno de su conciencia terica, tanto las aspiracio-
nes del humanismo liberal como las del humanismo socialist.
Todo ello est dicho en las nociones de persona y comunidad.
Este punto de vista debiera ser extendido a nuestras rela-
ciones doctrinarias con el marxismo y sus actuales seguidores.
Nosotros hemos pretendido hacer siempre una diferencia entire
la teora marxista y su aplicacin en los Estados o partidos co-
munistas contemporneos. Los ltimos, todava en proporcin
dominant, usan el marxismo como pretexto para edificar una
sociedad totalitaria. De aqu surgeon una cantidad de lemas,
posiciones y propaganda, las cuales tienen quizs una base po-
ltica muchas veces acceptable (como en los excess norteame-
ricanos de la guerra en Viet Nam), pero que, al mismo tiempo,
son, con frecuencia, nada ms que la defense de una poltica
fundada en la mediocridad, la bajeza moral, el dogmatismo
ms encarnizado. Tales repuntes de totalitarismo, en el seno del
movimiento comunista y pro comunista, nada tienen que ver con
las posiciones de la Democracia Cristiana. Y es errneo, intelec-
tual y polticamente, convertirlos en aspiraciones de nuestra
juventud.
Nosotros creemos que la asimilacin de la cultural tradicio-
nal y, en particular, de algunas sugestiones profundas del mar-
xismo, ayuden a nuestra gente. Creemos, asimismo, que se deber
tener una vigorosa vigilancia doctrinaria sobre los puntos de
vista esenciales de nuestro partido, y que, en todo caso, lo que
hay de rampln, grotesco o pasado de moda, en las ideologas
o en la actitud de los adversaries, debe ser definitivamente
puesto fuera de lugar.
Quisiera tambin agregar que nuestro partido debe ocupar-
se de una cuestin, a nuestro juicio, capital.
Se trata de lo que sigue:
El dirigente puede fcilmente elevar o rebajar el nivel de
la masa de militants. Estos ltimos tienen una admirable dis-
posicin. Quieren la unidad internal, depositan confianza en los
dirigentes, sienten admiracin y respeto por toda la historic del
partido. Pero, al mismo tiempo, estn expuestos a convertirse
en una masa ciega, a poco que los dirigentes, medios y nacio-
nales, abandonen el campo de la labor unitaria y estimulen las
actitudes sectarias dentro del mismo partido. Esto es algo que
consideramos fundamental.























I


Las elecciones generals de regidores efectuadas el 2 de abril
pasado arrojaron los siguientes resultados definitivos: Partido
Demcrata Cristiano, 825.893 votos; 35,58% de la votacin total
y 649 regidores electos; Partido Radical, 372.659 votos, 16,05%,
327 regidores; Partido Comunista, 341.662 votos, 14,72%, 149 re-
gidores; Partido Nacional, 330.461 votos, 14,24%, 226 regidores;
Partido Socialista, 324.650 votos, 13,99%, 197 regidores; Partido
Democrtico Nacional, 56.701 votos, 2,44%, 33 regidores; Indepen-
dientes, 17.288 votos, 0,74%, 8 regidores. La abstencin se elev
a un 24,5% del electorado, cifra que resultara excesiva en una
eleccin de otra ndole, pero que en el caso de comicios muni-
cipales se ehcuentra apenas por encima de la abstencin normal.
Del cuadro transcrito se desprende una victoria indiscutible
de la Democracia Cristiana que obtuvo representacin en casi
la totalidad de los municipios del pas, logr el control de la
mayora de ellos y super a los restantes partidos ms que du-
plicando su votacin. Sin embargo, tanto las directives partidis-
tas como los comentaristas polticos y la opinion pblica en ge-
neral remitieron el anlisis de estos resultados a un cotejo con
las elecciones parlamentarias de 1965 y las anteriores elecciones
municipales realizadas en 1963. Entre estas dos ltimas fechas
media la campaa presidential de 1964 y el triunfo avasallador
del seor Eduardo Frei.


Chilch








Este double cotejo arroj como era inevitable una double pers-
pectiva para apreciar las tendencies demostradas por -el electo-.
rado en esta ltima oportunidad. Comparando una eleccin mu-
nicipal con otra (1963-1967), el Partido Demcrata Cristiano ob-
tena un ascenso del 81,31% con respect a su propia votacin;
los partidos Socialista y Comunista ascendan en un 41,63% y un
33,58%, respectivamente, en tanto que radicales y nacionales ba-
jaban en un 13,63% y un 32,13%. Hacia 1963 los tres partidos que
aparecan en ascenso estaban entonces en la oposicin al Go-
bierno del seor Alessandri, mientras las dos colectividades en
descenso constituan precisamente la plataforma poltica del pa-
sado rgimen.
Remitiendo la comparacin a las elecciones parlamentarias
de 1965, el Partido Demcrata Cristiano apareca bajando en un
17,01% sobre su votacin, mientras que los dems partidos obte-
nan ascensos fluctuantes entire el 12% y el 19%, salvo el Partido
Socialista, que lograba empinarse hasta el 34,38%. En ambos co-
tejos el Partido Democrtico Nacional exhiba fuertes descapi.
talizaciones de su electorado.
Estas cifras no se refieren a un crecimiento o disminucin
de los partidos polticos propiamente tales. En Chile slo una
traccin minoritaria de la poblacin est organizada en partidos,
por lo que las fluctuaciones electorales de stos reflejan ms
bien su capacidad para ganar la adhesin de la gran masa de
votantes independientes. De ah la importancia que reviste la
motivacin propagandstica que las diversas colectividades acuer-
den imprimir a sus campaas. Muchas veces el fracaso de un
partido no ha sido, en verdad, sino el fracaso de la motivacin
por la que se ha optado erradamente.
Como quiera que sea, las cifras expuestas dieron motivos pa-
ra inacabables especulaciones sobre vencedores y perdedores, su-
ponemos que "morales", ya que el vencedor absolute en el event
concrete de la pasada eleccin municipal fue desde muy lejos el
Partido Demcrata Cristiano.


II

Pero la poltica no es una realidad esttica, hecha de blo-
ques rgidos yuxtapuestos, sino una realidad dinmica a la que
hay que captar y manejar en su fluencia. Por eso las diversas








colectividades estuvieron en lo just al tomar posicin frente
al conjunto de las tres elecciones generals ltimas procurando
ceir su actuacin future a sus particulares interpretaciones del
grupo eleccionario 1963-65-67. La consideracin del grupo nos mues-
tra principalmente tres lneas dinmicas cuyas alternatives pol-
ticas seguiremos por separado.
El actual partido de Gobierno alcanz por primera vez su
condicin de colectividad mayoritaria en las elecciones munici-
pales de 1963, sosteniendo una fuerte oposicin contra el Gobier-
no derechista del seor Alessandri. La irrupcin de la Democra-
cia Cristiana como primera fuerza poltica distorsion la corre-
lacin de fuerzas entire la derecha y la izquierda tradicionales
cuyo enfrentamiento, ms bien formal que efectivo, condicionaba
el panorama national y era en gran parte causante de la para-
lizacin del progress social en el pas como efecto del equilibrio
esttico entire dos bloques adversaries que se neutralizaban sin
consecuencias. De esta manera la eleccin presidential de 1964
no se planted entire un candidate de la derecha y otro del Frente
de Accin Popular (FRAP), sino que el Frente Democrtico, alian-
za conservadora-liberal-radical, debi disolverse y ceder el paso
a la postulacin del candidate democratacristiano. Desde esa fe-
cha, tanto los partidos Conservador y Liberal, refundidos en el
Partido Nacional, como asimismo el Partido Radical, han puesto
su empeo en regresar al antiguo esquema impugnando la legi-
timidad de la actual alternative que se plantea como una pola-
rizacin entire la Democracia Cristiana y el marxismo. Este he-
cho es esencial para comprender los desplazamientos de los par-
tidos tradicionales de derecha e izquierda durante el Gobierno
del Presidente Frei.
A pocos meses de la victoria de 1964, la Democracia Cris-
tiana obtuvo un nuevo triunfo arrollador en las elecciones par-
lamentarias del 65, quebrando abruptamente su lnea orgnica
de crecimiento. En este hecho influy, sin duda, la inmediata
proximidad del triunfo del seor Frei, la nueva crrelacin de
fuerzas que se impuso a la ciudadana, casi por sorpresa, alte-
rando los esquemas habituales y la circunstancia de que los
partidos del ex Frente Democrtico no haban logrado retomar
todava sus propios ejes de actuacin. Empero, las primeras me-
didas renovadoras del nuevo Gobierno permitieron a estos par-
tidos distanciarse del Ejecutivo y reorganizarse en una oposicin
bien explotada polticamente aunque puesta de espaldas a la








transformacin de nuestra sociedad. La votacin del 2 de abril
restablece lo que pudiramos considerar la lnea de crecimiento
natural del Partido Demcrata Cristiano, si bien cotejada con
las elecciones parlamentarias de 1965 indica, al mismo tiempo,
que el Gobierno ha padecido la mella de una accin opositora
pertinaz e implacable.
La Democracia Cristiana asumi estos resultados con una
ponderable conciencia autocrtica. Se manifest dispuesta a re
visar su labor en el Gobierno, constat algunas fallas de proce-
dimiento sobre las que enderez una inmediata rectificacin y
consider indispensable invitar, una vez ms, a los partidos de
oposicin a un dilogo multilateral, sin compromises polticos,
tendiente a llegar a un acuerdo sobre puntos concretos del
program de Gobierno cuyo pronto despacho se estim indis-
pensable para posibilitar el adelanto del pas.
Este llamado pudo, tal vez, haber obtenido una pronta aco-
gida favorable de otros partidos si no se hubiera introducido un
nuevo element en la situacin. El trgico fallecimiento del Se.
nador socialist por O'Higgins y Colchagua, Salomn Corbaln,
semanas antes de la eleccin de regidores, oblig a convocar a
una nueva eleccin complementaria para el prximo mes de
junio. En esta coyuntura los dems partidos optaron, al parecer,
por prolongar su actitud opositora que les haba dado parcos
pero concretos beneficios en la ltima eleccin municipal. Es as
que ningn partido ha contestado favorablemente hasta la fe-
cha el llamamiento formulado por la Democracia Cristiana en
un espritu suprapartidista y atento primordialmente a la con-
veniencia national. El Partido Socialista hizo explcito su recha-
zo en un document soez e injurioso, acorde con el estilo que
ha caracterizado ltimamente su actuacin poltica.
El Partido Demcrata Cristiano design como candidate al
Ministro de Tierras, Jaime Castillo, cuya larga militancia y voca-
cin ideolgica dentro de su partido lo hacen un representante
que interpreta fielmente la posicin de su colectividad y del
Gobierno, tanto en el context general de la poltica chilena co-
mo en el de las etapas postuladas por la Democracia Cristiana
para realizar la transformacin socio-econmica del pas. El se-
or Castillo ha dado a su campaa un tono de responsabilidad
national, por encima de los antagonismos partidistas, en lo que
refleja adecuadamente el propsito de dilogo multilateral adop-
tado por su partido y las lneas generals impresas a su gestin
gubernativa por el Presidente Frei.








III


El Frente de Accin Popular represent la segunda lnea
dinmica en el cuadro poltico chileno. Concebido como un ca-
ballo de Troya para llevar al marxismo al poder con el concurso
de compaeros de ruta, ha visto depauperarse progresivamente
su periferia no marxista, aunque experimentando un crecimien-
to correlativo de su ncleo, formado por los partidos Socialis-
ta y Comunista. Ambos partidos mantienen discrepancies en lo
national e international que los arrastran a menudo a tensio-
nes conflictivas. Con mayores posibilidades de juego, los socia-
listas suelen tener arrests de separatismo que sumen en la
preocupacin a los dirigentes comunistas. La formula FRAP,
con la consiguiente unidad socialista-comunista, es el desvelo
permanent de estos ltimos que por nada del mundo querran
arriesgar una situacin de soledad.
En el grupo de las tres elecciones a que nos estamos refi-
riendo el FRAP ha mantenido un crecimiento de escasa porcen-
tualidad, pero constant, que lo convierte en un sector signi-
ficativo dentro del cuadro national. Las elecciones ltimas die-
ron a los socialists un advance proporcional muy superior al de
sus aliados, lo que ha sido aprovechado por los comunistas para
escamotear la propia derrota y representar la conveniencia so-
cialista de que ambas colectividades marchen unidas. El xito
electoral ha tenido tambin la virtud de moderar los mpetus de
algunos sectors socialists por la "va directa, inclinndose
ahora esta colectividad a library normalmente sus batallas en las
urnas.
El Frente de Accin Popular interpret los resultados de la
ltima eleccin como un rechazo al Gobierno y la Democracia
Cristiana, en lo cual coincidi con la derecha; pero, a diferencia
de sta, socialists y comunistas extrajeron la conclusion de que
la ciudadana se inclinaba por el FRAP como una alternative de
powder. Consecuente con esta premisa el FRAP se ha volcado n-
tegro en la eleccin complementaria de O'Higgins y Colchagua,
para la cual ambos partidos proclamaron la candidatura de la
doctor socialist Elena Carrera, viuda del Senador Salomn
Corbaln. A la luz de las pasadas elecciones municipales las con-
diciones en esas provincias aparecen favorables en el papel para
la postulacin socialist, por lo que no hay duda que el FRAP








extremar recursos para lograr un aumento de su votacin y
magnificar la proyeccin de su probable ascenso.
Sin embargo, el FRAP se ha visto conturbado en su poltica
de largo alcance por el brusco viraje realizado por el Partido
Radical. Este hecho nos remite a la tercera lnea dinmica de
nuestro anlisis.

IV

En 1963 los partidos de derecha y el Radical, unidos y en el
Gobierno, controlaban el 44,4% del electorado. En 1965, separa-
dos y ejerciendo una oposicin todava desdibujada, cayeron
verticalmente al 27,8%. La eleccin del 2 de abril los hizo repun-
tar levemente al 30,29%, correspondiendo el 16,05% al Partido
Radical y el 14,24% al fusionado Partido Nacional. El ndice de
crecimiento es mnimo y no logra compensar en lo menor la
fuerte bajada que se registra del 63 al 65. La insignificancia de
este advance adquiere su just dimension poltica si se consider
que nacionales y radicales fundaron sus campaas en una des-
controlada acumulacin de tergiversaciones y calumnias contra
el Gobierno y la Democracia Cristiana, a cuyos proclamados
desaciertos opusieron la accin rectificadora de sus colectivida-
des. Los magros resultados no fueron obstculo, sin embargo,
para que ambos partidos dieran por resuelto un rechazo de la
ciudadana a la gestin del actual Gobierno. Quedaba por dilu-
cidar si ese rechazo que ellos vean tena el signo de un llamado
a la moderacin en los programs de reforms o, a la inversa,
si pesaba como una incitacin a adoptar ms drsticas medi-
das. Los nacionales optaron por la primera interpretacin y con-
fiaron en reactualizar sobre esas bases una alianza semejante a
la del sobrepasado Frente Democrtico. La eleccin de O'Higgins
y Colchagua habra ofrecido la oportunidad propicia para esa
convergencia si el Partido Radical no hubiera resuelto inclinar
la balanza al extremo opuesto. Pendulando sin rubores del
Frente Democrtico al Frente de Accin Popular, el Senador
Julio Durn abri el camino para una desinhibicin poltica to-
tal. El Partido Radical, empujado por la corriente de que es ca-
beza el seor Alberto Baltra, acord el apoyo a la candidatura
socialist en O'Higgins y Colchagua como una manera de pro-
piciar entendimientos con el FRAP que se proyecten hacia las
elecciones presidenciales de 1970.








La apertura radical, y particularmente su apoyo a la docto-
ra Carrera, ha venido a enturbiar el confiado process de cre-
cimiento del FRAP y a superponer una "izquierda democrtica"
sobre su ntida faz marxista que tanto comunistas como socia-
listas parecen ahora decididos a asumir. Los partidos marxistas
no quieren dejarse arrebatar a ltima hora los frutos de su as-
censo y han notificado al radicalismo que cualquier entendi-
miento ha de contar ccn el FRAP como column vertebral de
la asociacin. En otras palabras, socialists y comunistas no
desean prestar su concurso para fortalecer al radicalismo en
una oposicin de izquierda sino, ms bien, absorber a ste como
potential electoral en sus propias organizaciones partidistas.
Esta disposicin explica los rechazos que el Partido Radical ha
debido padecer de los socialists y las cautelosas reserves con
que el Partido Comunista se ha pronunciado sobre su acerca-
miento.
En cualquier caso el desplazamiento radical ha venido a
adelgazar considerablemente la fuerza de la oposicin de dere-
cha para vigorizar proporcionalmente las actuaciones de la
oposicin marxista, modificando as el cuadro que debe conside-
rar el Gobierno en la tramitacin parlamentaria de sus proyec-
tos e iniciativas.

V

Del examen precedent vemos que la prxima eleccin de
O'Higgins y Colchagua restablece la polarizacin entire Demo-
cracia Cristiana y marxismo que vanamente han querido negar
radicales y nacionales, presentndose como "nuevas alternatives".
El Partido Nacional, abandonado por el radicalismo, supo-
ne una fuerza demasiado pequea para pesar en este sentido.
Los radicales, al apoyar la candidatura socialist, no han logrado
crear la "reagrupacin de la izquierda" que postula el seor Bal-
tra. Esta reagrupacin propiciada por los radicales significara
abandonar el esquema del FRAP suplantndolo por la nueva
asociacin. Algo parecido intentaron en su oportunidad los so-
cialistas proponiendo subordinar el FRAP a la Organizacin La-
tinoamericana de Solidaridad (OLAS), pero se encontraron
con el firme rechazo de los comunistas. Ahora los radicales tie-
nen la negative tanto de comunistas como de socialists, por
lo que result quimrico soar en que conseguirn "reagrupar
la Izquierda". En las circunstancias actuales el Partido Radical








slo puede aspirar a engrosar las filas del FRAP con aportes
laterales, previa filtracin de los elements considerados inde-
seables por los partidos marxistas.
El desplazamiento del radicalismo a la izquierda no modi-
fica, pues, el panorama poltico en sus rasgos fundamentals.
Las alteraciones son meramente cuantitativas, pero no abren
orientaciones nuevas al electorado ni configuran una situacin
diferente de la anterior al 2 de abril.
Democracia Cristiana y marxismo siguen siendo los dos
polos de la poltica national. En O'Higgins y Colchagua tendrn
un primer encuentro que, con una u otra correlacin de fuer.
zas, dejar abierta una interrogante para 1969 y 1970.


EXIJA CARERIAS COMPAG
Compac lipo A con Hilo y
Copla para agua, las y aire.
Tamaios W" hasta 2W"
Solicited especificaciones i
nuestros representantes o di
rectlmente a l tibrica.


com p pao
Ad.. "S .,,d.4.. 10722 f'.,r STII


I









LAS AME I AS


LA CONFERENCIA DE PUNTA DEL ESTE






Doble evolucin del Sistema Interamericano.



Para bien comprender los resultados de la reciente confe-
rencia de los Presidentes americanos en Punta del Este, es pre-
ciso recorder sumariamente la evolucin que, en un double senti-
do, se ha hecho present en el Sistema Interamericano.
Su punto de partida, para una y otra va, fue la X Confe-
rencia Interamericana, celebrada en Caracas en marzo de 1954,
ltima reunin panamericana ordinaria dentro del sistema re-
glado por la Carta de la Organizacin de los Estados Americanos
(OEA) de 1948.
All, Mr. Foster Dulles, el Secretario de Estado norteameri-
cano que haba hecho del retroceso del Ejrcito Rojo a las fron-
teras rusas de la preguerra mundial nmero dos el fin de la
poltica exterior de EE. UU., obtuvo, sin mayores obstculos, una
condenacin del rgimen guatemalteco que, por haber tocado
los intereses de ciertos monopolios norteamericanos, recibi el
motete de "comunista".








En la llamada Declaracin de Caracas aprobada en esa X
Conferencia Interamericana, se express: "Que el dominio o con-
trol de las instituciones polticas de cualquier Estado americano
por parte del movimiento international comunista, que tenga por
resultado la extension hasta el continent americano del sistema
poltico de una potencia extracontinental, constituira una ame-
naza a la soberana e independencia poltica de los Estados ame-
ricanos, que pondra en peligro la paz de Amrica y exigira una
Reunin de Consulta para considerar la adopcin de las medi-
das procedentes de acuerdo con los tratados existentes".
De la X Conferencia Interamericana en adelante, el inter-
americanismo sufri una gran presin para ser llevado desde un
sistema de pacfica convivencia, segn haba sido concebido en
1948 al aprobarse la Carta de la OEA, hasta convertirse en una
especie de Santa Alianza anticomunista.
En efecto, el artculo 13 de esa Carta establece el derecho
de cada Estado miembro "a desenvolver libre y espontneamente
su vida cultural, poltica y econmica", sin ms limitaciones que
respetar "los derechos de la persona humana y los principios
de la moral universal". Sin embargo, desde 1954 el dominio o
control por parte del movimiento international comunista de las
instituciones polticas de cualquier Estado americano, se consi-
dera una amenaza para la paz del continent. Fue en virtud de
esta lnea de conduct iniciada all, que la Cuba de Castro pudo
ser expulsada del Sistema Interamericano y ser declarados los
principios del marxismo-leninismo como incompatible con los
del sistema interamericano, en las posteriores Reuniones de Con-
sulta de los Cancilleres americanos.
Por otra parte, sin embargo, desde 1954 hacia adelante, la
irrestricta hegemona norteamericana sobre las relaciones entire
ambas Amricas empez a cuartearse, por obra de otra series de
hechos. Inscritas en este mapa estn la revolucin cubana de 1959,
la situacin objetiva de Amrica latina debido a su crisis eco-
nmica y a las dificultades surgidas para su desarrollo dentro
del cuadro de comercio exterior que le impone EE. UU., que le
obligaron a buscar nuevas soluciones. Dio ello al traste con su
aislamiento respect de los amplios cursos de los acontecimien-
tos mundiales. Del mismo modo, el advenimiento de gobiernos
inspirados en filosofas polticas diversas de las tradicionales,
como la Democracia Cristiana, que plantearon las relaciones con
EE. UU. en un plano de independencia y dignidad, y la prdida








de dinamismo de la guerra fra, influyeron poderosamente para
producer aquel efecto.
De esta manera, cada reunin en los marcos del sistema
interamericano pas a ser un campo de batalla de regateos y
siempre de compromises, lo que evidencia, en ltimo trmino,
el grado de emancipacin que ha ido adquiriendo Amrica la-
tina.



Presencia de esta double evolucin.


Ambas vertientes de que se ha alimentado el conjunto de
relaciones entire los dos lados de Amrica, se han hecho pre-
sentes en el devenir de las conferencias interamericanas, entre-
tejindose y provocando un dinamismo que ha ido adquiriendo
siempre ms fuerza, sobre todo en los dos ltimos aos.
Este cuadro complejo, pero que se va haciendo cada vez ms
claro, se ha proyectado con singular transparencia en dos he-
chos muy importantes ocurridos recientemente: las conferencias
interamericanas destinadas a reformar la Carta de la OEA y la
reunin de Presidentes americanos.
Aunque muchos acontecimientos internacionales haban cam-
biado profundamente el cuadro vigente en 1948, cuando se ela-
bor la Carta de la OEA, sta permaneca sin mutacin alguna.
Gracias al esfuerzo de various pases -Chile entire ellos, cuyo
gobierno democratacristiano haba inscrito en su program de
realizaciones este punto- se logr convocar en noviembre de
1965 una Conferencia Interamericana Extraordinaria, destinada
a estudiar la idea de reformar la Carta. Esta reunin logr
aprobar un conjunto de lneas generals dentro de las que la
corriente reformista pudo discurrir.
Posteriormente, los grupos de trabajo organizados en aque-
lla conferencia lograron elaborar una nueva Carta. Una Reunin
de Consulta de Cancilleres americanos -la 11W- se reuni en-
tonces en enero de este ao para aprobarla.
La corriente venida de la vertiente que, a los efectos de este
sumario anlisis, podramos llamar de la Santa Alianza anti-
comunista, se hizo present a travs de la concepcin de la
Fuerza Armada Interamericana, destinada a reprimir la subver-








sin guerrillera alimentada desde Cuba (recurdese la Triconti-
nental de La Habana).
No era sta, sin embargo, la nica manifestacin de esa
orriente. El apoyo de EE. UU. al golpe military en Brasil y la
invasion de Santo Domingo se hallan inscritos tambin en este
ro de negras aguas.
La idea de la fuerza interamericana fue derrotada y, por
otra parte, las fuerzas de ocupacin de Santo Domingo tuvieron
que ser retiradas.
La conferencia en la cumbre tampoco escap de este enfren-
tamiento. Desde su inicio mismo en marzo de 1966, cuando Illia
lanz la idea de reunir a los Presidentes de Amrica, dos vision.
nes se hicieron all presents. Una, sostenida por various pases
-Chile entire ellos, cuya actividad hemisfrica ha adquirido sin-
gular relieve-, que estim necesario hacer de esta conferencia
un foro lo ms desprovisto possible de vanas exterioridades, en
que slo deban tratarse asuntos econmico-sociales, y otra que
deseaba que la agenda de la reunin contuviera el tratamiento
de problems polticos y aun simplemente bilaterales.
Fue la primera tesis la que triunf, no sin grandes esfuer-
zos, y de esta manera la integracin de Amrica latina y sus
problems de comercio exterior y de desarrollo social constitu-
yeron el eje de la agenda.



La reunin camera.


A la luz de esta perspective, no es difcil dar un juicio acer-
ca de lo ocurrido en Punta del Este. No se logr, en efecto, todo
lo que cada uno de los pases interesados deseaba. Y esto hace
que pueda ser objeto de los juicios ms contradictorios, desde
aqul que hizo que un Presidente americano se negara a firmaI
los documents respectivos, "no por lo que dicen, sino por lo
que NO dicen", hasta el de ciertos rganos de prensa que quie-
ren hacernos career que con ella comenz el mundo...
As, desde el punto de vista latinoamericano, no se logr un
compromise financiero determinado para apoyar su Mercado
Comn ni un trato preferencial para sus materials primas. Lo-
grse, en cambio, decidir sobre la creacin de dicho Mercado y








fijar para l un plazo determinado, haciendo participar en la
idea a EE. UU.
Por parte de stos, Johnson no logr introducir, de nuevo,
la concepcin de la fuerza armada interamericana -como mu-
chos temieron- ni logr cambiar la "imagen" que de su gobier-
no tienen los latinoamericanos, ni un xito spectacular que die-
ra ms consistencia a la frgil popularidad de su poltica exte-
rior. Evit, en cambio, comprometerse en promesas concretas,
quedando as con sus manos libres para maniobrar en el Senado
de EE. UU.
Fue, tal vez, el Presidente de Colombia quien dio el juicio
ms exacto al definirla "no como una culminacin, sino como
un punto de partida". Todo depender, pues, de algo en que el
President Frei ha insistido muchas veces: la voluntad de eje-
cutar lo resuelto, del espritu de decision que anime a los Pre-
sidentes americanos para no dejar las resoluciones en el reino
de lo que se describe, pero no se cumple.



Un nuevo espritu y un nuevo estilo.


El panamericanismo tiene una larga historic de reuniones,
cuya duracin nunca estuvo de acuerdo con los resultados obte-
nidos ni con la voluntad demostrada despus para ejecutar lo
resuelto.
De esta manera, esas reuniones pudieron muy bien ser des-
critas por Carlos Dvila en su libro inolvidable, "Nosotros los
ce las Amricas", como que hicieron algo para la creacin del
mecanismo de paz, la expansion del comercio interamericano y
la solucin de problems especficos de menor cuanta, pero ge-
neralmente evitaron las cuestiones polticas importantes.
Nada de esto, sin embargo, puede afirmarse de las, reuniones
hemisfricas que se han verificado en los dos ltimos aos. As,
la II Conferencia Panamericana Extraordinaria, que ya hemos
recordado, dur menos de 15 dias y en ella se acordaron los
lineamientos de la reform de la Carta de la OEA. La 11 Re-
unin de Consulta de Buenos Aires lleg en tiempo record a
fundamentals acuerdos, que determinaron la elaboracin de la
nueva Carta y la formulacin de la agenda presidential. La








reunion de los Presidentes americanos fue asimismo muy breve
y en ella, con un lenguaje conciso y franco, se analizaron los
problems que obstaculizan el desarrollo latinoamericano y se
acordaron medidas precisas para superarlos.
Fue este nuevo espritu -en cuya creacin tanto ha tenido
que ver la conduct exterior del actual gobierno chileno- el que
impuso de una manera definitive el tema econmico como el
personaje central de las reuniones hemisfricas y permiti los
contacts humans entire Presidentes, contacts desprovistos de
engolamientos vanos, y plenos, en cambio, de sentido prctico.
Amrica latina ha roto as su largo y extrao silencio en
medio de un mundo que ha hecho del dilogo y de los contacts
humans los mejores instruments para superar sus problems,
comenzando, por fin, a dialogar consigo misma.
Es este nuevo espritu y este nuevo estilo el que permit
albergar la segura esperanza de que lo resuelto en Punta del
Este se cumplir, no por cierto a travs de una lnea de inin-
terrumpidos xitos, sino como toda empresa verdaderamente
humana, es decir, con retrocesos y avances, con contradicciones
y conflicts.
Sobre la va abierta en Uruguay pudese, pues, avanzar o
retroceder. Ello depender de la propia Amrica latina. Lo cier-
to es que en Punta del Este ella fue enfrentada a su propio
destino.











Establecimientos GISTON RUDDOFF S.A.
fbrica de confecciones finas para caballeros

Santiago: Salvador Sanfuent s 2835 Band.ra 693
V'alparaiso: Condell 1478 Concepcin: Rengo 430
Coquimbo: Melgarejo esq. Plaza Prat








IDEOLOGIA


MITO


Y UTOPIA


IDEOLOGIA ECONOMICO-SOCIAL



En el siguiente artculo vamos a definir la ideologa en un
sentido limitado, que sirve al present planteo del problema.
Ideologa para nosotros es un sistema de pensamiento que se
refiere a la estabilidad de un sistema econmico-social existente.
La ideologa puede afirmar o atacar el sistema econmico-social.
En el caso de afirmacin la ideologa sirve para la autointerpre-
tacin del sistema econmico-social y de las classes sociales que
lo sustentan y, a travs de eso, asegura la estabilizacin del sis-
tema.
En el caso de atacar el sistema econmico-social, la ideolo-
ga tiene dos alternatives:
-Puede atacar el sistema econmico-social con la intencin
de reemplazarlo por otro sistema econmico-social nuevo. Eso
sera el caso del reemplazo de una forma complete de estado por
otra o de una forma de la economa por.otra. (Monarqua por








democracia, democracia por totalitarismo, etc., sistema econ-
mico tradicionalista por el sistema liberal, sistema liberal por
planificacin central, etc.).
-La ideologa puede tambin atacar el sistema econmico-
social con el fin de terminar de una vez por todas con los siste-
mas econmico-sociales y con el mundo de las instituciones co-
mo categora. En este tipo de ideologa no se trata de reemplazar
un sistema por otro, sino de exterminarlo como tal. Se ataca por
lo tanto en el estado existente al estado como tal, en el sistema
monetario existente al sistema monetario como tal, etc.

Las dos ltimas categoras de ideologas son ideologas cr-
ticas y revolucionarias. En el primer caso podemos hablar de re-
voluciones parciales y en el segundo caso de la ideologa de la
revolucin total. Pero siempre tenemos que tener present que
en todos los casos conocidos, las ideologas de la revolucin to-
tal surgeon en forma totalmente mezcladas con las ideas de la
revolucin parcial y que es casi impossible separar, en las ideolo-
gas revolucionarias corrientes, los dos plans.
El sistema econmico-social como lo entendemos en nuestra
definicin de la ideologa se refiere al conjunto de los poderes
de decision en la sociedad. El sistema econmico-social por lo
tanto describe la forma en la cual aparecen las instituciones en
la sociedad en cuanto al plano econmico, social y poltico:

-En el campo econmico se refiere a la situacin de la em-
presa frente al Estado (autonoma o planificacin central) y a
la estructura del poder interno de la empresa (legitimizacin ca-
pitalista por la propiedad, legitimizacin burocrtica por el po-
der estatal o legitimizacin democrtica dentro de la empresa
autnoma).
-En el campo social se refiere a la estructura de classes en
la sociedad y por lo tanto a la situacin de las organizaciones de
defense social frente al Estado y a la empresa. (Organizaciones
autnomas y organizaciones dependientes, oficialista y de trans-
misin).
-En el campo poltico se refiere a la estructura del poder
de decision estatal. (Legitimizacin tradicionalista-aristocrtica,
legitimizacin democrtica, legitimizacin totalitaria).








LAS INSTITUCIONES DE LA SOCIEDAD ECONOMIC



El sistema econmico-social se refiere a los tres plans y tie-
ne como condicin la existencia de instituciones. en los campos
econmicos, social y poltico. La ideologa del sistema econmico-
social se refiere generalmente a los tres plans, pero siempre
hay tambin cierta autonoma mutua entire los diferentes plans.
Una estructura de poderes econmicos dada es compatible con
diferentes estructuras del poder en los otros plans y viceversa.
Como principio general en todas las ideologas de sistemas eco-
nmico-sociales la estructura del poder econmico tiene la ma-
yor importancia. Cuanto ms plans una ideologa comprende,
tanto ms rgido es su efecto de estabilizacin o tanto ms ra-
dical es la revolucin que exige.
En el caso de la sociedad traditional, la estabilidad del sis-
tema econmico-social tiene rasgos especficos que la sociedad
modern no tiene y que son interesantes de destacar. En este
caso la estabilidad del sistema econmico-social comprende no
solamente la estructura de los poderes de decision sino que tam-
bin las formas concretas de las instituciones y los medios tc-
nicos que utilizan. Estabilidad del sistema econmico-social sig-
nifica por lo tanto a la vez paralizacin del cambio. En la so-
ciedad modern, al contrario, la estabilidad del sistema econ-
mico-social se refiere nicamente a los principios generals de
la legitimizacin de los poderes de decision dentro del marco
de la cual continuamente se realizan cambios de las formas con-
cretas de estas instituciones y de las tcnicas que utilizan. Sola-
mente la sociedad modern, con un ambiente de cambios conti-
nuos, necesita una ideologa racional para defender la estabili-
dad de ciertos principios de legitimizacin de poderes. La socie-
dad tradicionalista niega los cambios como tales y por lo tanto
no necesita arguments de diferenciacin. En el sentido estricto
por consiguiente la ideologa es un product de la sociedad mo-
derna, que en un ambiente general de cambios tiene que justifi-
car la estabilidad de ciertas estructuras bsicas.
En la parte siguiente vamos a hablar sobre mitos y utopas,
entendiendo que los dos son ideologas en el sentido mencionado
hasta ahora.








S EL MITO SOCIAL ORIGINAL


El mito social original es la ideologa para la revolucin total.
Se refiere al sistema econmico social como tal, pretendiendo su
abolicin como categora. Este mito es antiestatal, antimonetario
y antiinstitucional en general.
El mito social surge histricamente en diferentes formas,
pero siempre est conectado con la idea de una sociedad perfec-
ta en todos los sentidos posibles. La primera forma del mito
social se puede encontrar en ciertos movimientos religiosos de
los tiempos pasados. Eso corienza ya con las imgenes apocalp-
ticas de la antigedad. Pero estas imgenes todava son muy
abstractas y completamente. desconectadas del sistema institu-
cional existente de su tiempo respective. Esta conexin se da
solamente en los movimientos quileastas de la Edad Media. Se
trata de movimientos que atacan en nombre del nuevo "Jerusa-
ln" las instituciones y poderes existentes, tratando de extinguir-
las. Movimientos de este tipo forman los bautistas de Mnster,
los partidarios de Toms Mnzer, los hussitas, los puritanos del
tiempo de Crownwel, etc.





RACIONALISMO MODERN



Todos estos movimientos son religiosos. Pero detrs del pen-
samiento de ellos hay un fondo que no es puramente religioso y
que explica por qu el pensamiento quileasta seculariz en el
curso del renacimiento y de la iluminacin hasta la filosofa idea-
lista alemana y su formulacin econmico-social por Carlos Marx.
El mito antiinstitucional llega a ser la base del racionalismo mo-
derno, que es resultado de esas etapas del pensamiento. Este ra-
cionalismo, por consiguiente, en la forma liberal y marxista tie-
ne como base un mito original secularizado. En la fase del libe-
ralismo este mito antiinstitucional todava se present en forma








parcial en las imgenes de la democracia direct y de la armo-
na liberal, que tiene su ltimo reflejo en el modelo econmico
de la competencia perfect. Mientras la democracia direct es
abiertamente antiinstitucional, la armona liberal present una
imagen contradictoria de instituciones no institucionalizadas. La
formulacin del mito social en el movimiento marxista es todava
ms radical en el sentido antiinstitucionalista del mito. Conserva
la idea de la democracia direct y reemplaza la imagen de la ar-
mona liberal por su idea del trabajo director que corresponde a la
democracia direct. Mientras la armona liberal describe la eco-
noma con instituciones perfectas (lo que es una contradiccin en
adjeto), el trabajo director describe una economa que se coor-
dina directamente sin la mediacin de instituciones. Por lo tanto
es antimonetaria y antipropietaria y rechaza cualquier tipo de
rentabilidad econmica, pensando en una economa de las nece-
sidades. La ideologa marxista por lo tanto es definitivamente
antiinstitucional sin restricciones.
Todos estos mitos liberals y marxistas son resultados del
racionalismo modern y son consecuencia del anlisis racional
del mundo institutional existente. Este hecho se ve con ms
claridad en el modelo econmico de la competencia perfect, que
a la vez es formulacin racional de un mito antiinstitucional y
modelo bsico para la comprensin del funcionamiento de las
instituciones del mercado. Pero surgeon tambin mitos que no
resultan del anlisis del mundo institutional, sino ms bien de
una actitud irracional frente a la sociedad y sus instituciones.
Este mito irracionalista es la base ideolgica de los movimientos
polticos fachistas del tiempo modern. En parte se expresa
simplemente como mstica de la actividad direct sin anlisis
ninguno de las relaciones sociales nuevas que se pretenden rea-
lizar. Este es el caso por ejemplo en el mito de la huelga general
de George Sorel, en el cual el future es solamente la promesa dc
un mundo nuevo y sano, sin ningn argument. El mismo efecto
logra el pensamiento nazi con el aprovechamiento de las nociones
del Tercer Reich o del milenario (tausenjahriges Reich). Pero
hay tambin argumentaciones que presentan el mito irraciona-
lista en trminos ms elaborados. Como ejemplo puede servir
la teora de Tonnies. Tonnies distingue entire sociedad y comu-
hidad (grupo primario) -Gesellschaft y Gemeinschaft- enten-
diendo por sociedad el mundo institutional que tambin para las








ideologas racionalistas es el objeto del ataque y al cual Tonnies
contrapone la comunidad como un organismo social de rela-
ciones sociales directs, que corresponde analticamente al mito
social de las ideologas liberals y marxistas. Pero el pensamien-
to de Tonnies result irracionalista en el sentido de contraponer
sociedad y comunidad como dos mundos completamente sepa-
rados, entire los cuales puede haber solamente el choque frontal.
En el anlisis racionalista el mito de la relacin direct es re-
sultado de la crtica racional del mundo institutional y la lle-
gada de estas relaciones directs es la culminacin de las tenden-
cias internal del mundo institutional. Para el enfoque irraciona-
lista de Tonnies, al contrario, las relaciones directs de la co-
munidad tienen un sentido puramente negative en relacin al
mundo institutional de la sociedad. Precisamente este aspect de
la teora de Tonnies fue aprovechado por las ideologas fachis-
tas para justificar la accin direct en nombre de la conversion
de toda la sociedad en un solo grupo primario.


FRANZ JOSEF HINKELAMMERT (1)





El anlisis del professor Hinkelammert: Ideologa, Mito y Uto-
pa, ser publicado en tres etapas. En esta primera parte: "Ideo-
loga, Mito y Utopia". En el prximo nmero: "Institucionaliza-
cin del Mito Social Original", y finalmente: "La Utopa Racional".









(1) Franz Josef Hinkelammert: Estudios Econmicos, Universidad de
Mnster. Sociologa e Ideologa Marxista, Instituto Europa Oriental de la
Universidad Libre de Berln. Doctor en Economa y Prof. Asistente de
la misma.








HERRAMIENTA DE LIBERTAD


PARA EL CAMPESINO








Arturo Garnham A.









Uno de los medios necesarios para lograr el cambio de
estructuras que persiguen el Gobierno y el Partido Demcrata
Cristiano es la organizacin del pueblo. Sin esta media, nunca
podr existir una sociedad realmente democrtica en Chile.
Si el pueblo no se organize, suceder lo que vemos en to-
das las comunidades latinoamericanas. Se elige un Presidente,
el pueblo confa en que har una gestin en beneficio de todos,
pero los grupos sociales y econmicos organizados presionan,
y e Mandatario solo, sin el apoyo de su pueblo, debe ceder.
Vuelven con el nuevo candidate nuevas esperanzas, y ocurre
exactamente lo mismo. Es necesario entonces tomar concien-
cia de que sin un pueblo organizado no hay Gobierno del pueblo.
Es por este motivo que vemos con legitimo orgullo cmo
el Gobierno de la Democracia Cristiana ha impulsado la Ley
Sindical Campesina. El hombre del campo, el trabajador de la
tierra, que represent alrededor de 300.000 personas, por fin
tendr una herramienta que le permitir reivindicar, actuar en
forma solidaria y poder ser odo legtimamente por el Estado.








Sin embargo, la Ley Sindical Campesina debe verse en el
context agrario. Una Ley Sindical Industrial, me comentaba
un distinguido professional extranjero, no es un cambio de es-
tructura, es simplemente un equilibrio just de una estructura
capitalist. Pero una Ley Sindical en el campo constitute un
vuelco en la situacin sociolgica del hombre de la tierra y en
la estructura de poder en el agro chileno. Sin embargo eso no
es todo. La Ley Sindical Campesina ser aplicada en un medio
en que habr Reforma Agraria; por consiguiente, es fundamen-
tal que la estrategia del Gobierno sea nica y concentrada, lo
contrario nos podra llevar a dos estructuras en pugna, la de
los trabajadores y la de los asentados de Reforma Agraria.
El paso de los trabajadores sindicados a su nueva situa-
cin de propietarios asentados y luego propietarios cooperados
o individuals, debe ser llevado con much precision y finura.
De lo contrario, puede producirse un quiebre del campesino
con el perjuicio consiguiente para su despegue econmico y
social.
Finalmente, es necesario sealar que es claro el hecho que
la tenencia de la tierra de los beneficiaries de la Reforma Agra-
ria inducir al campesino asalariado que reste sin propiedad a
buscar dentro de la empresa una mayor participacin. Ser di-
ficil que se mantenga la actual estructura de la empresa agr-
cola, cuando miles y miles de antiguos asalariados tengan tierra
propia. Es por eso que es necesario ir pensando y haciendo en-
sayos cada vez ms profundos en la cogestin social y en la
cogestin econmica de la propiedad o fundo.


El despertar del campesino: un process irreversible.


Antes de entrar de lleno en el anlisis del texto de la Ley
Sindical, creemos necesario sealar algunas de las realidades so
ciolgicas del process que vive el hombre del campo.
Durante cien aos el campesino vivi alienado. Su norma
era el patrn. En menos de tres aos, el campesino ha desper-
tado. Miles de organizaciones han nacido bajo el impulso de la
promocin campesina. Si el despertar no ha sido violent, esto
se debe a que el chileno no es violent. Podemos decir que nues-
tro ciudadano es firme, pero generalmente no recurre a la fuerza.
Sin embargo, este accionar del hombre de la tierra es irrever-








sible, no podremos tomar descanso en la labor de resolver sus
problems y tender sus necesidades.
El campesino sabe que este Gobierno quiere ayudarlo y en-
searle a que se ayude a s mismo. El hombre del campo mira
a su Gobierno con confianza, pero con una confianza reflexiva
y meditada, no con una confianza ingenua e infantil.
Los hechos sealados nos obligan a preparar una maquinaria
estatal de servicios pblicos extraordinariamente eficiente. Sin
una organizacin adecuada, el campesino reaccionar negativa-
mente, ya que por un lado se le da un camino, pero se encuen-
tra al recorrerlo con obstculos insalvables o frustradores que
parecern un engao.
Fundamental dentro de este process es la capacitacin. No
hay verdadera organizacin, ni verdadero cambio, si el trabaja-
dor de la tierra no se capacity. Es impresionante, lo hemos pal-
pado en various puntos del pas, la conciencia que tiene el hom-
bre del campo de la necesidad de aprender. Todos los cursos y
seminarios que se organizan se ven llenos de campesinos aten-
tos, disciplinados y dispuestos a cualquier sacrificio para saber
ms.
Finalmente debemos sealar un hecho de trascendental im-
portancia. El enemigo ms grande del desarrollo del trabajador
de la tierra es su division en sectors polemizantes. Es necesario
superar las divisions y los grupos. Es necesario que pequeos
propietarios, trabajadores, cooperados, juventud y asentados lo-
gren former un solo movimiento. Sin este resultado, es poco
probable que logremos realmente una transformacin profunda
de la realidad campesina.



Analicemos la Ley.


Libertad sindical. La Ley plantea la libertad frente a la parte
patronal. Durante muchos aos los pocos sindicatos que existie-
ron tenan obligatoriamente al patrn como una especie de vigi-
lante o polica. An ms, la administracin de los fondos era
hecha en una comisin que formaba el patrn. La Ley actual no
slo separa al patrn de toda ingerencia sino que la castiga se-
veramente.








Libertad frente a los partidos politicos. El campesino no es
poltico. La Ley, sin mencionarlo, indudablemente que prescinde
de facciones polticas en el sector de campesinos. Se trata de
lograr que el campesino se una en cuanto trabajador de la tie-
rra y no en cuanto tenga una formacin ideolgica determinada.
El campesino puede tener una adhesin poltica, ojal que la
posea conscientemente, pero que al mismo tiempo prescinda de
ella cuando los intereses gremiales estn en juego y son ms
importantes.
Libertad frente al Estado. Nadie pretend y no se plantea
en la Ley un sindicalismo estatista. Creer que hay en Chile la
posibilidad de un movimiento gremial estatista, es desconocer
la mddula de nuestra historic y las bases de nuestra vocacin so-
cial. El chileno, por formacin, abomina de lo estatal en la vida
privada.
La Ley plantea finalidades varias. Cambia el sentido pura-
mente reivindicativo del sindicato industrial. Hace del sindicato
agrcola una herramienta del propio desarrollo campesino. Da la
posibilidad de creacin de cooperatives, centrales de servicio,
economatos, becas escolares y diferentes sistemas de agrupacin
y accin comunitaria.
Interesante es observer que una finalidad de la Ley es la
participacin en organismos pblicos. Se establece de esta ma-
nera la meta de este Gobierno. Hacer que el trabajador de la
tierra llegue a manejar su pas.



No basta la Ley, es necesario un financiamiento.


Nuestro pas a veces cree ingenuamente que su estructura se
conforma slo con leyes. Afortunadamente esta iniciativa no
ha padecido de tal ingenuidad. Se establece un financiamiento
para el movimiento sindical campesino que casi entera los diez
millones de escudos anuales (E 10.000.000). Esta cifra es la m-
nima que el movimiento gremial puede tener.
De esta manera, cuando la Ley habla de Centrales de Servi-
cio, no son slo palabras. Cuando se plantea la creacin de co-
operativas y escuelas vemos que podr ser una realidad. Es la
primera vez que existed en Chile una Ley que plantea tan serio
financiamiento para los trabajadores.








Facilidades administrativas y fuerza sindical.


Para que un sindicato logre tener personalidad jurdica, se
require una paciencia y una tenacidad admirables. Mientras tan-
to el patrn ha destruido el movimiento sindical.
La Ley tambin ha obviado este problema. Slo con la pre-
sentacin del acta de constitucin y los Estatutos, el sindicato
agrcola tiene personalidad jurdica. Este hecho simplificador
de los trmites que demuelen a nuestro pas es excepcional y
a nuestro juicio muestra cmo el derecho puede ser eficaz y
rpido.
Sin embargo eso no es todo. La Ley permit la organizacin
de Federaciones y Confederaciones Campesinas. De esta mane-
ra se posibilita un accionar much ms fuerte y mejor organi-
zado. Se permit un dilogo ms eficaz entire los trabajadores
de la tierra y el Gobierno.
Del mismo modo se plantea la posibilidad de que las orga-
nizaciones campesinas se afilien a organizaciones internaciona-
les de trabajadores. Esto es un ejemplo de la libertad que otorga
la Ley.




Negociacin y Conflictos Colectivos.


Durante toda una vida, los trabajadores de la tierra no pu-
dieron en la prctica negociar sus condiciones de vida y salario.
La Ley lo prohiba. De esta manera la imagen del patrn omni-
potente se haca ms fuerte en la vida del hombre del campo.
Esto termin. La Ley Sindical Campesina plantea la posibilidad
de negociar, de llegar a un acuerdo y este acuerdo debe ser
cumplido por ambas parties.
Incluso la Ley es tan audaz que posibilita la huelga en el
sector agrcola. Entonces debemos comprender que el Gobierno
de la Democracia Cristiana ha hecho un acto de confianza en el
hombre del campo como ningn otro Gobierno lo haba hecho
en la historic de Chile.
Adems se plantea una libertad de negociacin complete,








tratando de lograr que patrn y trabajador encuentren la mane-
ra ms eficaz de resolver sus problems.


Un recuerdo que vale la pena.

La anterior Ley que rega a los trabajadores de la tierra,
esa Ley restrictive y prohibitive, fue hecha en el Gobierno del
Frente Popular. Fue en esa ocasin, cuando los que se dicen
"amigos del pueblo" estaban en el Gobierno de Chile, cuando se
dio muerte a todo movimiento gremial campesino.
El hecho antes sealado slo plantea una vez ms la reali-
dad poltica chilena. Vale decir que los elements "populares",
solamente tienen una gran cantidad de verbo pero que no llegan
a la accin en beneficio de la comunidad. Este hecho que no se
ha planteado en ningn document ni discusin, vale la pena
meditarlo seriamente. De modo de comprender quines realmen-
te estn por un cambio real y quines slo desafan con la voz
pero les tiembla la mano.



Conclusion.


El Gobierno de la Democracia Cristiana'ha realizado 'un ca-
mino, ha dado al trabajador de la tierra una herramienta, un
instrument para su desarrollo. El campo chileno va a modifi-
car su estructura con la Ley de Sindicacin Campesina y la Ley
de Reforma Agraria. Ambas iniciativas son complementarias y
deben ser conducidas por el Gobierno en estrecha coordinacin.
Es fundamental lograr que el campesino se capacity. Si no
logramos este objetivo no habr cambios, slo desaliento y frus-
tracin. Es necesario que el trabajador de la tierra comprenda
y acepte la estructura jurdica de nuestro pas, pero al mismo
tiempo es fundamental que el pas monte una estructura jur-
dica y especialmente una estructura judicial ms eficaz.
Si el hombre del campo llega a un Tribunal de Justicia y es
tramitado, no aceptar este hecho. No olvidemos que se ha ha-
blado de una revolucin y que la libertad no es sinnimo de
tramitacin.








Creemos. profundamente que la Ley Sindical Campesina es
un hecho revolucionario de enorme magnitude. Confiamos que
el hombre del campo la sabr usar; pero es necesario que los
organismos del Estado y especialmente los Servicios del Tra-
bajo, Seguro Social y Nacional de Salud estn preparados para
la corriente de exigencias que plantear el trabajador de la tie-
rra.
Cuando se ha despertado el espritu de un hombre, su ansia
de plenitud slo terminal con la muerte. El campesino ha des-
pertado, meditemos esta realidad.








LA ESTABILIZACION CRECIENTE


DE LOS PRECIOUS BAJO EL


GOBIERNO DE LA DC









Para el liberalism "tipo laissez faire laissez passer", uno
de sus postulados fundamentals, es la libertad de los precious,
para que las fuerzas del mercado libre los determine y regu-
len y, por consiguiente, la produccin resultante. Pero, desafor-
tunadamente, la naturaleza del ser human es much ms com-
pleja de lo que suponan los tericos del liberalism, y, de he-
cho, relativamente despus de pocos e infructuosos intentos de
aplicarlo a la realidad, se han notado sus errors e insuficiencias.
Para explicarnos lo que sucede procederemos a hacer una breve
historic del control y libertad de los precious.


Historia breve del control y libertad de los precious.

La verdad es que los regmenes absolutos de libertad de
precious han sido muy limitados en la Historia de la Humanidad.
Prcticamente slo han tenido una vigencia apreciable durante
el siglo XIX y eso para ventaja de Inglaterra y de sus designios
para vender sus products "urbi et orbe". Se utiliz, sagazmente,








la superioridad tecnolgica inglesa en el hierro y el carbn, pa-
ra colocar los products manufacturados britnicos, como tex-
tiles, en todo el mundo. Fue muy oportuna entonces la voz per-
suasiva de Adam Smith predicando la "Nueva Verdad".
Pero solamente una parte de la Humanidad reacciona como
el "homo economics" que exige la Teora, el que produce ms
si se le paga ms o, a la inversa, reduce su esfuerzo ante un
menor pago. La experiencia de todos nosotros nos ensea algo
muy al contrario. Es corriente que cuando se le paga a un
obrero ms de lo necesario, ste prefiere celebrar un "San Lu-
nes" y falta a su trabajo, pues estima que esta ganando por
encima de sus necesidades. O bien tenemos el caso de un peque-
o agricultor que determine disminuir su produccin si ha su-
bido el precio de lo que vende. La literature tcnica se ha ex-
tendido largamente en la material, explicando que este tipo de
hombre "ha comprado ocio", y que dicha mercadera es la que
l aprecia ms. Se ha tratado de explicar sus process mentales
y racionalizar sus actitudes diciendo que es un hombre enfer-
mo potential o real y que al "descansar" est buscando instin-
tivamente recuperar energas vitales y defenders orgnicamente
de un ambiente hostile y agotador.
Hay adems otro grupo de personas, importantes en s, que
actan anticipndose a los hechos y basan sus actuaciones sobre
presunciones y expectativas de lo que vendr. Antes de que los
precious suban estn comprando o produciendo. A la inversa, se
apresuran a desprenderse de mercaderas o suspended su pro-
duccin antes de que realmente se noten los menores consumos.
En la crisis de 1929 a 1932 oper fuertemente en contra de
Chile este tipo de hombre quien era el habitual comprador de la
produccin chilena en los mercados del extranjero. El valor de
nuestra exportacin de mercaderas fue en 1929 de 2.289,9 mi-
llones de pesos-oro; en 1930 de 1.326,2 millones; en 1931, de
823,5 millones y en 1932 de slo 341,6 millones de pesos-oro.
En el transcurso de los tres aos de crisis las exportaciones
sufrieron un descenso de 85%.
En 1929 importamos mercaderas por un valor de 1.630,6
millones de pesos-oro; en 1930 el total de las importaciones fue
de 1.397,5 millones; en 1931, de 708,8 millones y en 1932, de slo
213,7 millones
El descenso que experimentaron las importaciones entire
1929 y 1932 corresponde a un 87%.








Preciso es confesar que, entonces como ahora, la mayor
parte de los tratantes en cobre que operan en la "Lonja" de
Metales de Londres pertenecen a este tipo biolgico y mental
de los hombres que operan con expectativas. En estos momen-
tos vemos cmo baja el precio del metal rojo en Londres, pues
entire esos caballeros existe el convencimiento bio-fisiolgico de
que en los prximos meses habra una gran abundancia del me-
tal rojo...



El Control de Precios en la poca antigua.


No nos debe, entonces, extraar que a pesar de ser los babilo-
nios grandes comerciantes, el ms grande de sus legisladores,
Hammurabi, haya incluido en su famossimo Cdigo una tabla
de precious y de months de emolumentos por determinados ser-
vicios. Eso fue hace 5 mil aos y nos hace ver lo antiguo que
ha sido el control de los precious.
Se puede repetir: "Nada nuevo bajo el sol" cuando se sabe
por Plutarco que el legislator ateniense Soln haba fijado pre-
cios para las ofrendas de los sacrificios fijndose en un dracma
el precio de una oveja o de una fanega. Adems, segn el mismo
autor, le debemos a Soln el haber sido el economist que de-
valu por primera vez una moneda y que lo hizo por manifiestas
razones de desarrollo econmico..., al hacer que la libra de
plata diera cien dracmas en lugar de los 75 dracmas habituales.
Conviene repetir las textuales palabras de Plutarco: "observando
(Soln) que la ciudad (Atenas) estaba llena de personas que
haban venido de todas parties del Atica en busca de cmo
vivir, y cmo la mayor parte del pas (por ser montaoso) era
inhspito y estril, y que los importadores en los puertos no
traan nada para quienes nada le podran dar en cambio, l
(Soln) convirti a sus conciudadanos en partidarios de los in-
tercambios comerciales". Y agregamos nosotros, se apresur a
devaluar la moneda para facilitar el equilibrio de la Balanza de
Pagos ateniense. Adems dice Plutarco "adaptando Soln sus le-
yes al estado de las cosas, y no haciendo que las cosas se avinie-
ran a sus leyes, y encontrando que la tierra productive era es-
casa para mantener a los agricultores, y del todo incapaz de









mantener a una multitud desocupada y ociosa, hizo que el co-
mercio se facilitara y constituyese, y orden a los Areopagitas
(Senado ateniense) que examinaran cmo cada hombre lograba
ganarse la vida y que se castigara a los ociosos".
Puede decirse que si Soln hubiera vivido en la poca ac-
tual, habra tenido ideas muy claras sobre el desarrollo eco-
nmico y habra sido partidario decidido del Mercado Comn
Latinoamericano. Soln personalmente conquist una fortune,
al decir de Plutarco, en el comercio en el Mediterrneo, verda-
dero Mercado Comn para su poca.
Conviene agregar que en Grecia durante el siglo V antes
de Cristo y en el Mediterrneo oriental, en el Cercano Oriente,
desde el siglo IV A.C. se produjo una alza constant de precious.
Se atribuye la inflacin griega del siglo V A.C. a que Atenas en
tiempos de Pericles gast, en adornar la ciudad y construir la
Acrpolis, todo el tesoro de Delos, y, en cuanto Alejandro con-
quist a Persia cerca de 300 A.C. hizo poner en circulacin los
tesoros persas por todo el Mediterrneo conocido, con la con-
siguiente alza de los precious. En cuanto a Roma, prcticamente
todo el perodo clsico fue una larga y continuada onda de alza
de precios... No nos debemos extraar que los Gobiernos de
esa poca fueran reacios a permitir la libertad de los precious
y mantuvieran una actitud de rigor y control de las riquezas (1).
Recordemos de pasada a los censores romanos encargados de
limitar las manifestaciones de riqueza especialmente en las
matronas romanas, lo que nos hace pensar en el "eterno femeni-
no" de Goethe...
Earl Hamilton en su obra ya clsica "American Treasure"
nos hace ver cmo las exportaciones de oro y plata de Amrica
produjeron una inflacin secular en Europa, muy similar a la
inflacin ateniense y a la provocada por Alejandro Magno. Du-
rante la Conquista de Chile lgicamente las autoridades espa-
olas implantaron en nuestro pas los mismos sistemas de con
trol de precious usados en la Pennsula. Es interesante destacar
que era al Cabildo a quien le corresponda vigilar la calidad y
los precious de los avituallamientos en las ciudades.


(1) Muy conocidos son los controls establecidos por el Edicto de
Dioclesiano.









Este fenmeno de la tendencia secular de toda moneda,
salvo rara excepcin y condiciones, a perder valor y atestiguar
alza de precious, no se escap a la observacin de Adam Smith
en su conocida obra: "Inquire on the Causes of the Wealth of
Nations" (Encuesta sobre las causes de la riqueza de las nacio-
nes), verdaderamente la primera obra que se describe sobre de-
sarrollo econmico...
Nos dice Adam Smith: "...en todos los pases del mundo...
los prncipes y estados soberanos, por grados, han disminuido la
cantidad real de metal que han estado generalmente contenidas
en sus monedas. El As romano, en las ltimas etapas de la Re-
pblica, fue reducido a la veinticuatro ava parte de su valor
original, y en vez de pesar una libra lleg a pesar solamente
media onza. La libra inglesa y el penique contienen actualmen-
te solamente cerca de un tercio; la libra escocesa y el penique
cerca de un treinta y seis avo; y la libra francesa y el penique
solamente la sesenta y seis ava parte de su valor original. Por
medio de esta operacin los prncipes y los estados soberanos
fueron capaces de pagar sus deudas con una menor cantidad de
plata, de lo que habra sido necesario... A todos los dems
deudores... se les permiti el mismo privilegio. Estas opera-
ciones, por consiguiente, han probado siempre ser favorables a
los deudores y ruinosas para los acreedores, y a veces han pro-
producido una revolucin ms grande y ms universal en las
fortunes de las personas privadas que lo que podra haber sido
ocasionado por una muy grande calamidad pblica".



Teora de una poltica de precious para pases en desarrollo.


El desenvolvimiento econmico de los pases en desarrollo
ha tenido un obstculo important en un desequilibrio eterno
crnico y progresivo que si bien tiene manifestaciones moneta-
rias y de alzas de precious, la verdad es que sus causes son pro-
fundas y sustanciales y correspondent a la esencia de la estruc-
tura econmica. En forma concrete sern inevitable las alzas
de precious mientras no se hagan las reforms estructurales ne-
cesarias.
La correlacin international de grados de desarrollo, que
ha redundado en ventaja para los centros industriales, y ha pro-








piciado una estructura de comercio international diferente al
sistema que sustentaban los economists clsicos, apoyados en
los principios de su teora del comercio international, funda-
mentalmente, en el de la division del trabajo international. La
existencia de una tendencia secularmente desfavorable para
nuestros pases de la relacin de intercambio, lo cual determi-
na una disparidad creciente de ingresos entire pueblos desarro-
llados y pueblos en desarrollo, lleva a niveles de vida creciente
en unos y al empobrecimiento de los otros. Esta es la mejor
prueba de que la teora clsica del comercio es poco consistent
con la realidad econmica. Dicho en otras palabras, el famoso
principio de la division international del trabajo, bajo cuyas
consideraciones se constituy a los pases desarrollados en pro-
ductores de bienes terminados, conden a los pases ms atra-
sados a ser eternos proveedores de materials primas. Eso ha
creado una subordinacin peligrosa a veces. Adems, las con-
diciones que suscribieron el process de desarrollo de los pri-
meros pases industrializados no son las mismas ni se manifies-
tan en forma similar en los pases subdesarrollados.
Un caso concrete lo podremos ver en la libertad de precious,
que fue evidentemente una condicin necesaria para el zarpe
de la economa inglesa durante el siglo pasado; pero actual-
mente no existe libertad de precious en la misma Inglaterra, ni
en una series de otros importantes pases. Se puede decir que
en los propios EE.UU. hay una prctica muy difundida por par-
te de las grandes compaas de fijar precious y eliminar prcti-
camente toda libertad de precios...
Esto hace deducir que si algn pas tiene verdaderos deseos
de desarrollarse, debe abocarse a la tarea de modificar en for-
ma radical su estructura econmica a efectos de propiciar cam-
bios en sus relaciones productivas, as como en lo local y cul-
tural, aunque para ello pueda enfrentarse a desequilibrios tan
to en el orden interno como en el externo.
En los pases en desarrollo se present en la hora actual
un desequilibrio debido a los propios esfuerzos de desarrollo
econmico, o sea, las medidas de fomento determinan una so-
breinversin y desequilibrios en la produccin, cuyo mecanismo
trataremos de describir en forma sucinta: si un pas en desa
rrollo opta por iniciar un volume important de inversiones su.
perior a su capacidad real de ahorro, sucede generalmente que, o
tiene recursos ociosos o se produce una situacin de desequi








librio. En el primero de los casos, la sobreinversin echa a
andar esos recursos sin usar. Pero lo ms corriente es que la
demand creada con la sobreinversin no produce rpidamente
una mayor oferta de bienes, especialmente de consumo o mate-
rias primas. Diversos factors, como deficiencies de las estruc-
turas agrarias, carencia de tcnicas apropiadas, falta de vas de
comunicacin, regmenes semifeudales de la explotacin de la
tierra, elevado grado de autoconsumo en la agriculture (en pocas
palabras, predominio de un tipo de hombre como habamos des
crito antes, sin ambiciones y apegado a prcticas tradicionales),
etc., determinan un alto grado de inelasticidad de la oferta. Esto
es, la produccin no reacciona aumentando y se produce fcil-
mente los aumentos de precious. Por ello, los aumentos del flujo
monetario provocados por el incremento de la inversin no tie-
nen una contrapartida en un incremento correlativo de la co-
rriente de bienes y servicios disponibles, suscitndose una dis-
crepancia entire oferta y demand. Ese desequilibrio entire de-
manda incrementada y oferta que se mantiene a la zaga, se viene
a restablecer fundamentalmente mediante elevacin de los pre-
cios o bien aumento de las importaciones.
Si se incrementan los precious, se romper el equilibrio in-
terno, efectundose vas de utilidades mayores, una transferencia
de ingresos del sector asalariado al sector capital.
La rigidez de la oferta determine tambin, segn hemos apun-
tado, que una parte sustancial de los incrementos en el poder
adquisitivo tienda a filtrarse hacia el exterior en forma de im-
portaciones crecientes, cuya estructura variar con el grado de
desarrollo del pas en cuestin; en los comienzos las compras
al extranjero estarn constituidas por bienes de consumo y equi-
pos de capital. Ms adelante en el process de sustitucin de
importaciones por produccin national, a media que el pas se
ha industrializado, han venido predominando en las importacio-
nes las materials primas que no se alcanzan a producer debido
a que tenemos todava un incipiente desarrollo national del tipo
industrial (falta tener por delante las grandes masas de consu-
midores que nos va a producer el Mercado Comn Latinoameri-
cano). Incluso a veces, como se hizo patente durante la admi-
nistracin pasada, con la importacin de bienes suntuarios se
agrava la Balanza de Pagos en contra nuestra, debido a cierta
concentracin de ingresos que se produjo en forma sistemtica.
La acumulacin de riquezas en manos de unos pocos fue acom-








paada de fuertes importaciones de lujo, lo cual afortunadamen-
te ha sido alterado sustancialmente con la poltica de importa-
ciones inaugurada en 1964 que se cie a la importacin de bie-
nes de capital y de materials primas.
Pero generalmente el aumento de los ingresos internos no
viene siempre acompaado de un aumento correlativo de las
exportaciones que compensen las mayores importaciones necesa-
rias para el desarrollo econmico acelerado. Puesto que el efecto
de las mayores compras del pas a los pases desarrollados ser
insignificant para su propio desarrollo (en cambio, dentro del
rea ms limitada del Mercado Comn Latinoamericano habr
un impact comparativamente mayor y de ms repercusin crea-
dora de ingresos). Puede concluirse entonces que en ltima ins-
tancia es la sobreinversin relative, aunada a una estructura eco-
nmica deficiente, lo que determine generalmente la tendencia
al alza de los precious y a un desequilibrio en la Balanza de
Pagos de los pases en desarrollo. Estos desequilibrios afectan
gravemente la tasa de crecimiento, puesto que por una parte el
alza de los precious elimina los ahorros internos necesarios para
financial las inversiones y adems limita las posibilidades de
acceso a los mercados de bienes de capital y de materials primas
(su adquisicin), tan indispensables para el desenvolvimiento de
los pases atrasados. Adems el alza de los precious internos de-
termina un aumento de los costs y se imposibilita o se dificulta
la exportacin, con lo cual se hace ms difcil compensar las
importaciones imprescindibles.



Estabilidad y desarrollo. Mayor productividad.


La devaluacin monetaria, a la cual los pases en desarrollo
recurren y deben recurrir en ltima instancia, pasa a ser un re-
medio temporal para los desequilibrios causados, como hemos
visto, por deficiencies en la estructura de produccin; su efecto
compensatorio consiste en que estimula las exportaciones y des-
alienta las importaciones. Sin embargo, dicho estmulo a las ex-
portaciones est limitado en la dificultad de aumentar el volu-
men exportable (falta de elasticidad) y despus por que nues-
tros pases productores de materials primas dependent, para ven-
derlas, bsicamente del nivel de actividad econmica en los cen-








tros industriales y no de los precious. Adems, como el grueso
de las importaciones est integrado por artculos absolutamente
indispensables para nuestro desarrollo (debido principalmente a
la poltica seguida cuerdamente por el Banco Central de elimi-
nar las importaciones de artculos superfluos), y por tanto es
muy difcil poder disminuir el volume de las importaciones
(pues son de una demand muy inelstica), el efecto de la deva-
luacin ser encarecer esas importaciones, agudizndose el pro-
blema de escasez de recursos para financial el desarrollo eco-
nmico. En definitive, la modificacin del tipo de cambio, como
solucin para el problema de la Balanza de Pagos, es de poca
utilidad y en ciertos casos result hasta contraproducente. De
ah nuestra poltica de ir a la eliminacin de las alzas de pre-
cios, para llegar a la estabilidad tambin de los tipos de cambio.
Hemos asentado que el desarrollo econmico se ve acompa-
ado, cuando menos en sus inicios, por un desequilibrio, patente
en sus precious internos, en los pases que los persiguen. El he-
cho anterior, observado en numerosas ocasiones, ha colocado
en aparente situacin de antagonismo al desarrollo y a la esta-
bilidad, ubicndolos como alternatives distintas. En nuestra ex-
plicacin anterior hemos visto cmo la estabilidad monetaria y
el desarrollo econmico lejos de ser excluyentes son compati-
bles aunque a largo plazo, y dentro del rea del Mercado Comn
Latinoamericano. En la media que se forme un mutuo process
de estimulacin entire los pases.
Pensamos que el desarrollo econmico debe perseguir tam-
bin el equilibrio, pero este equilibrio tanto interno como ex-
terno debe ser esencialmente dinmico, esto es, a niveles cre-
cientes de ingreso y de ocupacin en la media que se cumplan
los planes y metas propuestos por ODEPLAN ayudados por el
mbito del Mercado Comn Latinoamericano. Desde luego debe-
mos desechar el logro de la estabilidad monetaria por s misma,
incluso con el riesgo de suspender el desarrollo econmico (como
efectivamente se produjo entire 1960 y 1964), puesto que obvia-
mente dicha media es contraria al alcance de niveles de vida
crecientes. Legtima aspiracin de todo individuo.
La correccin ms important de los desequilibrios se lo-
grar adems en cuanto se ataque la baja productividad. Es de-
cir, los gobiernos responsables deben enfocar sus medidas de
poltica econmica al aumento y diversificacin de los centros de
oferta de bienes y servicios calificados, pues as nicamente los








incrementos en el ingreso monetario no se van a traducir en
rupturas del equilibrio.
El aumento de la capacidad productive ser el resultado de
la educacin, de la tecnificacin de la agriculture, de la cons-
truccin de vas de comunicacin adecuadas, de las reforms
estructurales, etc.



Evolucin de precious entire 1960 y 1964.


Existe muy a mano, precisamente en las fechas recientes
que van desde 1961 a 1964, un claro ejemplo de la poltica que
no debe seguirse. Entre esas fechas se hizo evidence que la po-
ltica de inflacin acelerada no estimulaba en absolute la acti-
vidad econmica y, por el contrario, determine una descendente
tasa real de crecimiento econmico.
En efecto, si observamos el ndice de precious al consumidor,
entire 1961 y 1964 avanza todos los aos con una rapidez cre-
ciente, llegndose en este ltimo ao a un aumento de 50,3%.
En el cuadro siguiente se muestra con la informacin official de
la Direccin de Estadstica que los precious en el intervalo que
consideramos subieron con una rapidez creciente:



Indice precious Rubro Rubro
Ao al consumidor alimentacin vestuario


1961 7,7% 9,9% 7,2%
1962 13,9% 17,1% 10,5%
1963 44,3% 49,8% 31,2%
1964 46,0% 50,3% 35,3%

Segn las informaciones de la CORFO y de ODEPLAN en la
publicacin official "Cuentas Nacionales de Chile, 1964-1965", en
su pgina 37, se observa que el Producto Nacional Bruto a pre-
cios del mercado creci nicamente en sus valores per cpita
en 1961 en 0,4%, para 1962 disminuy en 0,3% y en 1963 creci
en 0,3%. O sea, prcticamente la inflacin acelerada de ese pe-








rodo no estimul la actividad national y por lo contrario fue
motivo de estancamiento.
Es interesante observer como un fenmeno social importan-
te cmo la lejana relative de esas fechas ha hecho olvidar la fuer-
te inflacin que existi entonces, por eso nos vamos a permitir
recorder algunos precious muy caractersticos. Veamos, por ejem-
plo, el arroz vendido al por menor valan los 80 kilogramos E 21,56
en 1962, sube a E 31,07 el ao siguiente y para 1964 se sita en
E" 36,55, o sea en un alza de 69% en dos aos. El aceite soya de
5 640 el litro en 1962 pas a valer $ 970 en 1963 y lleg a valer
$ 1.330 en 1964, esto es, con un aumento de 108% en dos aos.
La Coca Cola tuvo entire 1963 y 1964 un aumento de 97%; las
conservas de durazno, uno de 91%; el pizarreo gran onda de
S 1.960 en 1962 pas a $ 2.600 en 1963 y alcanz $ 3.240 en 1964,
con un alza total de 65%. El azcar de $ 114 el kilo lleg, un ao
despus, en 1963, a $ 308,6 y en 1964 a $ 495,1, con un incremento
de los precious total de 335% en un artculo tan important como
es el azcar. Podramos multiplicar los ejemplos concretos para
probar cmo entire 1961 y 1964 se produjo una inflacin dotada
de un ritmo de aumento de precious muy veloz, lo cual no se
poda permitir que continuara bajo ningn punto de vista.
De ah la justificacin prctica del plan estabilizador aplica-
do desde 1965 inclusive adelante.



Estabilizacin creciente desde 1965 adelante.


Mientras en 1963 el rubro alimentacin incluido en el ndice
official de precious al consumidor haba aumentado en 49,8% en
promedio durante ese ao, para 1964 el aumento lleg a 50,3%,
para 1965 ya se tienen las primeras manifestaciones de una pr-
dida de velocidad de alzas y se lleg a 29,6%, para 1966 se baj
a 22,5% y en marzo de 1967 el aumento del ndice en relacin
a un ao antes se ha reducido a un incremento de 12,1%.
Estos resultados no son casuales, sino que provienen de una
poltica fiscal, monetaria y de remuneraciones de los asalariados
que conduce a una gradual estabilizacin de los precious.
En efecto, se ha logrado frenar los aumentos porcentuales
de precious, pues tambin se ha cuidado de limitar los aumentos
de los medios de pago y de los sueldos y salaries.








Los economists definen los medios de pago como el dinero
en todas sus formas, incluyendo hasta los depsitos a la vista
en los Bancos. Es interesante destacar que un cheque es tanto
o ms dinero que un billete o las monedas.
Se comprende que los E 3.033 millones que eran los medios
de pago en enero de este ao multiplicados por las veces que
ese dinero ha cambiado de mano se igualan al total de bienes y
servicios que han sido comprados y vendidos en el mes consi-
derado. Es evidence que si se logran frenar los aumentos porcen-
tuales de estos medios de pago y tambin se cuida de no au-
mentar la velocidad de circulacin del dinero mediante un freno
al aumento de los salaries y sueldos, se puede lograr una efec-
tiva y real estabilizacin de los precious.
En el cuadro numrico que se acompaa se muestran en la
primera column numrica los aumentos experimentados en por-
centaje por el ndice de precious al consumidor, en la column
siguiente van las variaciones porcentuales de los medios de pago
y en la column restante, las variaciones porcentuales del ndice
de sueldos y salaries, que se calcula mediante una muestra que
se realize cada tres meses.
Una simple ojeada a estos valores numricos lleva a la con-
clusin de que existe un paralelismo muy grande en las varia-
ciones porcentuales de estas tres columns, o sea, tanto los avan-
ces de precious como de la cantidad de dinero tienen aumentos
cada vez menos intensos y forman un sistema de apoyo.


% variacin respect a 12 meses antes
Indice
Indice precious Medios de sueldos y
Mes y ao consumidor pago salaries


Enero 1965 38,2
Febrero 28,5
Marzo 27,2 51,8 (Dic. 1964)
Abril 32,2 55,1 54,0
Mayo 33,2 64,2
Junio 30,4 56,5
Julio 28,2 46,9 48,9
Agosto 27,8 51,0
Septiembre 25,9 47,8








Octubre 24,1 54,1 45,9
Noviembre 27,5 47,5
Diciembre 25,9 57,5

Enero 1966 27,5 58,2 46,1
Febrcro 28,5 63,8
Marzo 26,9 52,5 (Dic. 1965)
Abril 20,4 47,1 35,9
Mayo 19,5 34,9
Junio 21,7 43,6
Julio 23,6 42,5 37,2
Agosto 22,8 52,4
Septiembre 25,9 47,5
Octubre 23,2 47,7 36,2
Noviembre 19,5 48,9
Diciembre 17,0 43,5

Enero 1967 17,2 44,1
Febrero 16,9 42,1 (Dic. 1966)
Marzo 16,3 36,0

An no se ha publicado el valor del ndice de sueldos y sa-
larios para enero, pero estamos seguros que va a presentar un
aumento decreciente para continuar esta series.
Podemos ver entonces tras una cuidadosa inspeccin de es-
tas tres series numricas cmo hay un paralelismo en la tasa
decreciente de aumentos en los tres ndices. Mientras en enero
de 1965 el aumento de precious es de 38,2%, para marzo de 1967
haba sido reducido ese aumento a solamente 16,3%; en cuanto
a los medios de pago (dinero en todas sus formas) pas el in-
cremento de 55,1% en enero de 1965 a 36,0% en enero de 1967.
(Entre parntesis hemos puesto el mes para el cual se ha veri-
ficado el aumento respective en los medios de pago).
En cuanto a los sueldos y salaries, de un aumento porcen-
tual de 54,0% en abril de 1965 se ha llegado a un incremento
de 36,2% en octubre de 1966, el ltimo dato que se ha publi-
cado.
Como puede verse claramente estas cifras si bien los au-
mentos de dinero han crecido ms que los precious, ello ha sido
necesario para absorber la mayor produccin. De acuerdo a la
informacin de la Sociedad de Fomento Fabril, durante 1966 la








produccin industrial aument en 9,5%. Eso es obvio que pre-
cis de una mayor cantidad de dinero para movilizarse. Asimis-
mo, esa mayor produccin ha determinado un aumento de los
sueldos y salaries por encima de los precious, para poder ad-
quirir y producer esa mayor produccin.
En definitive, es preciso destacar que la estabilizacin cre-
ciente de los precious se ha acompaado de un aumento de la
produccin y de un mejor nivel general de vida de la poblacin.



Zarko Luksic Savola


FINANCIERA CASH
Coopera al Bienestar de la Comunidad
Lo mejor del Comercio de Santiago y lcs
servicios ms importantes y tiles, CASH
S los pone al alcance de Ud. por medio de
sus planes de crditos de 5, 8, 10, 13 y 15
96 mess.
Solicited la visit de un Agente de Crditos
Nueva York 61 Fonos 66167-82995








EL DESAFIO HISTORIC QUE

AFRONTA LA REVOLUTION

EN LIBERTAD. LA AGRICUL-

TURA Y LA INDUSTRIAL EN

NUESTRO DESARROLLO''








El President Frei en la ciudad de Concepcin, para subra.
yar la importancia decisive del desarrollo industrial dijo: "S
que todas las actividades de la economa son importantes; pero
la agriculture y la industrial, en la present etapa de nuestro de-
senvolvimiento, tienen una preeminencia inevitable". Y ms ade-
lante agreg: "En Chile, como en todas las naciones de un gra-
do de desarrollo similar, el sector de produccin de crecimiento
ms rpido en plazos largos es, sin duda, la industrial. En conse-
cuencia, es la industrial la que hace una ms sostenida contri-
bucin al aumento del product national y a la renta per cpita".
Este es el desafo que enfrentamos. Si es nuestro deseo dar
satisfaccin creciente a las distintas facetas de la necesidad hu-
mana: alimenticias, habitacionales, educacionales, de bienestar
general y de incorporacin plena a la vida national y mundial,
deberemos construir una sociedad industrial modern.

(1) El ministry de Economa, don Domingo Santa Mara, en la
inauguracin de la Oficina Regional del Servicio de Cooperacion Tc-
nica para Aconcagua y Valparaso.








Pero este desafo se hace ms fuerte a nuestra voluntad y
a nuestra imaginacin, porque, como dijera el informed de la
Conferencia Internacional del Trabajo en su sesin del ao
1965, "el process de industrializacin en los pases subdesarro-
llados se tendr que realizar siguiendo una pauta psicolgica,
demogrfica y social muy diferente de la que fue el requisito
previo de la expansion industrial de Europa y Norteamrica. En
los pases en vas de desarrollo puede reverse que la indus-
trializacin deber proseguir un ritmo distinto y utilizar medios
diferentes".
En nuestra patria de hoy, en la tarea de descubrir nuestro
propio ritmo y nuestros propios medios, hemos querido que el
Servicio de Cooperacin Tcnica juegue un papel vital. La opor-
tunidad no puede ser ms valiosa, porque el inmenso sector de
pequeos industriales y artesanos no escapan de una gran res-
ponsabilidad en esta tarea.
Nuestra expansion industrial deber proseguir un ritmo dis-
tinto y utilizar medios diferentes a los que prosiguieron y utili-
zaron Europa y Norteamrica. Muchos elements de compara-
cin podran establecerse entire ambos process; pero no hay
duda de que uno de ellos resalta con nitidez: la industrializacin
en los pases, hoy ricos, se hizo prescindiendo de la opinion y
sin la participacin active de las grandes mayoras populares.
Nosotros no podemos repetir esa experiencia, no slo porque
filosficamente pensamos de otro modo, sino tambin porque
objetivamente, en la poca actual, no se podra hacer.
Ya lo dijo el Presidente Frei hace pocos das en la ciudad
de Coquimbo: "Estos pueblos -dijo- tienen un desafo. Ya no
se puede hacer el desarrollo econmico para que pequeas mi-
noras manden. Hoy, en el mundo entero, la elevacin de los
conocimientos, la television, la radio, el cine, la extension enor-
me de la enseanza a todos los niveles, le da a cada hombre, por
desconocido y modesto que sea, a cada mujer, un plano de dig-
nidad, y ellos no quieren ser en su patria un nmero oscuro,
sino que quieren ser parte respetada de su Nacin. Ellos dicen:
"Nosotros construimos nuestro desarrollo econmico, pero que-
remos participar de las ventajas de la economa. Nosotros cons-
truimos el progress con nuestro trabajo, pero queremos parti-
cipar de la cultural y de las ventajas de la vida".
"Por eso -prosigue el Presidente Frei- el desafo de hoy es
el desarrollo econmico, es el desarrollo social y es el desarrollo








poltico de las naciones, en que la democracia adquiere un nue-
vo contenido, en que ya la democracia, mis queridos amigos, no
es slo votar cada tres o cuatro aos y depositar un papel: es
la capacidad del ciudadano para tener responsabilidades cada
dia y sentirse parte de su Nacin". Hasta aqu el Presidente Frei.



Nuestro crecimiento, su mecanismo.


Si queremos crecer sostenidamente -y subrayo esta pala-
bra, sostenidamente- a una tasa del 6% annual, lo que es nues-
tra meta para estos aos, debemos ahorrar ms del 18% de
nuestro ingreso bruto national. Hoy estamos ahorrando apenas
el 12%. Cmo podemos general este ahorro adicional, que en
cifras absolutas significa, medidas en moneda de este ao, cerca
ce 1.500 millones cte escudos; es decir alrededor de diez impues-
tos patrimoniales? La via impositiva de los tributos ha llegado
al punto lmite superior de lo convenient. La ayuda external
jams podr suplir, en esas magnitudes y de modo permanent,
el esfuerzo national, si no queremos hipotecar el pas.
Como lo dijo el Presidente Frei en el discurso de Concep-
cin: "es deber del Gobierno no slo aceptar la inversin ex-
tranjera, sino buscarla; pero en condiciones compatibles con el
inters, la dignidad y la soberana de la nacin, como lo hacen
todos los pases del mundo". Hacer compatible la inversin ex-
tranjera con el inters, la dignidad, y la soberana de la nacin,
significa, por sobre todo, ms que poner exigencias a tales in-
versiones, una necesidad de capitalizacin con recursos nacio-
nales para mantener siempre una alta proporcin de inversin
chilena. Si por otra parte queremos, como lo hemos realizado
en estos dos aos de una manera acelerada, producer una dis-
tribucin ms just del ingreso national, no cabe la menor duda
de que el mayor potential, y nico suficiente, de ahorro en el pas,
est en el que puedan y, en consecuencia, en el que deban, ge-
nerar las grandes mayoras nacionales.
Pero es un hecho, que una y otra vez se repite, que para
esas grandes mayoras, la motivacin del ahorro por el ahorro
no es suficiente: que ni siquiera lo es la motivacin del ahorro








por el inters bancario normal o el dividend traditional de la
Sociedad Annima. Tales motivaciones son necesarias, pero ellas
deben ser el complement de la motivacin central del ahorro
que visiblemente sirve para financial inversiones de beneficio
director para el ahorrante. Esto explica el xito de sistemas de
ahorro para la vivienda, para la educacin, para la compra de
bienes durables de alto costo. Esto explica el caso ejemplar de
los habitantes de la ciudad de La Unin, en la provincia de Val-
divia, que para provocar una decision favorable a la ubicacin,
en ese lugar, de una plant de azcar de remolacha, adquirie-
ron acciones IANSA, empresa del Estado, hasta convertirse, en
conjunto, en el mayor accionista privado de esa Sociedad.
Si queremos crecer sostenidamente a una tasa del 6% annual,
e incorporar a nuestra canasta de consumo bienes y servicios
que son product de los ltimos avances cientficos y tecnol-
gicos, debemos ampliar nuestros mercados, ir hacia la integra-
cin, abrir nuestras barreras, competir en el pas y en el exterior.
Los esfuerzos de productividad, que nos permitan bajar costs,
mejorar calidades, producer ms con los mismos recursos, deben
constituir la tnica de nuestra actividad econmica. Cmo pro-
ducir esfuerzos exitosos de productividad? Ciertamente que la
batalla contra la inflacin, que estamos dando y que estamos
ganando, es un element clave para crear un marco favorable a
la productividad, negative a la especulacin. Aqu reside la im-
portancia de la poltica antiinflacionista. Tambin pudiera de-
cirse que el problema radica en buena parte en la insuficiente
audacia, espritu renovador, mentalidad modern de muchos gru-
pos empresariales. Pero, por encima de todo, es necesario que
el hombre de trabajo, el obrero y el empleado, se incorporen a
la tarea de la productividad. Es preciso que superemos el esque-
ma que en la actualidad existe, y que tan bien expresara el
Ministro del Trabajo al decir: "hoy comnmente se cree que la
que produce es la empresa y que el signo tpico de los traba-
jadores es la huelga".
Es possible elevar la productividad en este esquema? Si no
encontramos la forma de que los trabajadores sientan que son
la empresa, y que la produccin es el fruto de su trabajo, ser
difcil tener xito en los esfuerzos por aumentar la produccin,
por bajar los costs, por mejorar la calidad.








El verdadero inters national. La tarea de las grandes mayoras.


He mencionado la importancia de la lucha antiinflacionista
para crear un marco favorable a la productividad. Convencidos
de esto, y el hecho histricamente demostrado de que la inflacin
hace ms pobres a los pobres y ms ricos a los ricos, hemos
emprendido la tarea, con decision irrevocable por nuestra par-
te, de acabar con la inflacin en este pas. Pero cmo se acaba
con la inflacin? Mucha gente cree que basta con fijar precious
y aumentar el nmero de inspectors funcionarios de DIRINCO.
Si ello fuera cierto, y nos hubieran otorgado las facilidades le-
gales, habramos acabado con la inflacin el primer da de nues-
tro gobierno. Pero, como lo saben todos los pases del mundo
y todos los hombres que algo entienden del process econmico,
no se ataja la inflacin por decreto, ni se controlan los precious
con persecucin policial. Se ataja la inflacin, en un esquema de
libertad, si las grandes mayoras populares comprenden y ha-
cen suyas las tareas antiinflacionistas. Si hay un esfuerzo na-
cional por producer ms y mejor, y si los trabajadores llegan a
comprender que no es convenient para el pas, ni para ellos,
presionar los precious solicitando salaries que significant aumen-
tos de poder adquisitivo superior a lo que puede dar el incre-
mento de la produccin national. Se ataja la especulacin, co-
mo he visto muchos ejemplos a lo largo de Chile en estos dos
aos, si las dueas de casa, los consumidores, se organizan pa-
ra resistir el precio abusivo o para abastecerse directamente,
eliminando intermediarios superfluos.
Cmo se consigue que las grandes mayoras generen el
ahorro adicional de 1.500 millones de escudos, que se incorporen
a los esfuerzos de productividad en cada una de las actividades
econmicas del pas, que hagan suyas las tareas para destruir
la inflacin? Cmo se logra todo esto?
La presencia de un gobierno popular, que el pueblo conoce
y apoya, porque est distribuyendo la riqueza de manera ms
just, porque est dando educacin a todos los nios de Chile,
porque est haciendo la Reforma Agraria, porque est aplicando
los programs de salud para defender al nio y a la madre, es
pecialmente humilde, porque est democratizando la vida ins-
titucional del pas, porque est atajando la inflacin, porque
est generando ocupaciones para la juventud que solicita tra-
bajo, porque est desarrollando programs de vivienda para








tender primeramente a los ms necesitados; la presencia de
este gobierno popular, permit exigir de la mayora national
una discipline social para cumplir un program, como el que
nos hemos trazado y que esa misma mayora vot.
Pero basta la fuerza de la discipline social para general ese
ahorro, para elevar la productividad, para derrotar la inflacin?
Basta la fuerza de la discipline social para alcanzar las otras
mltiples metas que el pas exige? Estamos conscientes de que
ella debe ser afirmada por una participacin creciente de cada per-
sona, de cada grupo human, en las distintas tareas y beneficios
del desarrollo.
Lograr esta participacin no es una aventura fcil. El desa-
rrollo industrial modern exige rapidez para tomar decisions
en asuntos tcnicos y polticamente complejos; agilidad y eficien-
cia en las estructuras; movilidad extrema de los factors de la
produccin, especialmente del capital.



Rapidez en las decisions, imperative de hoy.


Cada vez result ms difcil, en el mundo de hoy, tomar de-
cisiones; y se require da a da de mayores conocimientos tc-
nicos, sociolgicos y polticos para tomar una buena decision,
ya sea de carcter national, se refiera ella a un problema espe-
cfico o a un aspect muy particular de una empresa determina-
da. El uso de computadores electrnicos, que reemplazan el
trabajo simultneo de cientos de tcnicos y cientficos, se est
atendiendo de una manera abismante, para tomar decisions va.
lederas y rpidas. La rapidez de las decisions en el mundo de
hoy es un asunto vital. Atrasarse un ao en la decision favora
ble de instalar una industrial, puede significar la imposibilidad
de instalarla. La afluencia inaudita de nuevos bienes, que son
consecuencia de la investigacin cientfica y tecnolgica que se
desarrolla en el mundo entero, obliga necesariamente a no per-
der un minuto en la fabricacin de determinado product, bajo
determinado process tecnolgico, pues en cualquier moment
puede aparecer un sustituto, o un nuevo process, que nos deja
obsoletos en calidad y en costs. Es por esta razn, y dicho sea
de paso, pero con la energa que surge de la indignacin, que
no podemos entender que, de buena fe, no nos despachen toda-








va leyes tan importantes como la automotriz, como la siderr-
gica, que llevan meses en el Senado, mientras otros pases to-
man decisions, de la misma o mayor envergadura, en cosa de
das.
No cabe la menor duda, y decir lo contrario sera suicide,
que esta realidad del mundo actual, su vertiginosa velocidad, a
la cual estn sometidos todos los pases sin excepcin, es un
serio obstculo a nuestros esfuerzos por lograr la participacin
creciente de las mayoras populares en el process de toma de
decisions.
Una cosa parecida sucede con el ahorro para el financia-
miento de las inversiones y de la operacin productive de las
mismas. He dicho que la mejor motivacin al ahorro, la nica
suficiente, es la vinculacin direct de sta a un beneficio per-
sonal o comunitario.
Cmo realizar entonces las grandes inversiones industria-
les con la rapidez que hemos visto que la hora exige? Cmo
reunir el capital necesario para levantar otro Huachipato, para
construir las plants de celulosa, cuando los hombres de traba-
jo que tienen inters director en tales inversiones no alcanzaran
a reunir el uno por ciento del capital necesario? El ejemplo del
pueblo de La Unin es alentador; pero no nos engaemos; ellos
reunieron 700 mil escudos, y se demoraron various meses, pero la
inversin necesaria de la plant IANSA es superior a los 50
millones de escudos. Cmo reunir estos grandes capitals? C-
mo reunirlos con rapidez? Este es otro asunto que no podemos
eludir. No mirar esta realidad sera irresponsible, y no cabe
duda que ella constitute un serio obstculo al desafo de tener
que conseguir nuestro desarrollo por la va de la participacin
popular.
Muchas otras dificultades que se enfrentan a este desafo
tendramos que mencionar. Pero ellas no pueden detenernos.



El verdadero camino de la Patria.


No tenemos alternative. O seguimos por esta va, o no ten-
dremos desarrollo. Aqu reside, seores, la dificultad de este ca-
mino, que Chile ha elegido y que ha llamado Revolucin en Li-
bertad. Pero aqu reside tambin su grandeza, porque toma a los








chilenos como son, con su idiosincrasia, sus costumbres y sus
anhelos: porque mira al complejo mundo de hoy, del cual noso-
tros somos parte, con realismo y valenta: porque es eficaz y
porque es human.
Seguir por este camino, significa descubrir formulas que su-
peran las dificultades anotadas; formulas que amplen la par-
ticipacin; pero de tal manera que efectivamente aumenten nues-
tro desarrollo y no lo detengan. Que hagan de Chile un pas ms
rpido y no ms lento. Ms ordenado y no preso de la confu-
sin. Ms cientfico, ms tcnico y no ms atrasado.
Seguir por este camino significa, en consecuencia, iniciar y
profundizar experiencias de participacin en el campo de la
planificacin del desarrollo; de la generacin del ahorro; de la
inversin en estructuras productivas, de comercializacin y de
servicios; de la toma de decisions dentro de las empresas; y
de otros aspects de la actividad econmica. Pero hacer expe-
riencias en este orden de cosas tampoco result fcil.
En primer lugar, porque las experiencias tienen un costo en
dinero y el pas no est en condiciones de ir ms all de lo que
sus propios recursos permiten.
En segundo lugar, porque no podemos convertir al pas en
un laboratorio permanent, en que todo es inseguro, en que cual-
quier idea puede tener valor y en que da lo mismo los resulta-
dos obtenidos.
Hay que hacer experiencias pero al mismo tiempo hay que
producer con la mayor eficacia que las condiciones actuales lo
permiten; hay que construir viviendas, hay que construir es-
cuelas y tener dinero para pagar los profesores, hay que levan-
tar hospitals e instalar industries, hay que hacer la reform
agraria, hay que detener la inflacin. Repito, en una palabra,
hay que seguir produciendo. Cmo seguir produciendo si el
pas est convertido en un laboratorio? Cmo seguir producien-
do si se pone en duda a cada moment las condiciones que el
pas les ha sealado a los inversionistas nacionales y extranje-
ros para que instalen las industries y puedan operar?
En tercer lugar, iniciar y profundizar experiencias de par-
ticipacin no es un asunto fcil, porque toda experiencia supone
posibilidad de fracaso, porque el fracaso implica peligro de de-
saliento y porque el desaliento para avanzar es la mejor ayuda
que podemos dar a quienes defienden las estructuras tradicio-
nales.








Es por ello que el gran empeo en que est el Gobierno es
de conseguir ampliar la participacin popular en todos los aspect.
tos de la vida national, buscando estructuras que la hagan eficaz,
y desarrollar esta tarea a una velocidad compatible con los re
cursos del pas, sin que esto implique -como algunos pocos
injustificadamente temen- afectar las condiciones que el pas
ha garantizado a la inversin.
La pequea industrial y la artesana estn llamadas a jugar
un papel de suma importancia en la incorporacin de la mayo-
ra national a las tareas del desarrollo.



El pueblo asume su responsabilidad.


Pensar en una participacin creciente del pueblo en el pro-
ceso econmico, y sobre todo, de industrializacin del pas, re-
sulta ser una ilusin, si no hay una extension cada vez ms am-
plia y profunda en ese mismo pueblo, de una mentalidad de
iniciativa, de espritu creador. Cada chileno debe llegar a ser un
empresario potential, de manera que viviendo plenamente en
un nimo de solidaridad social, se constituya en el nuevo hom-
bre de trabajo que solicita esa sociedad industrial que queremos
construir, en que tendremos un bienestar digno y en que cada
ciudadano tendr responsabilidades cada da y se sentir dueo
y parte de su nacin.
La gran escuela empresarial chilena, la ms democrtica, la
ms amplia, la constitute este sector de la pequea industrial.
Fomentar el desarrollo de esta escuela y perfeccionarla, es ta-
rea del Servicio de Cooperacin Tcnica. Ello lo hacemos, afir-
mados, adems, en hechos econmicos de indiscutible valor, por-
que la pequea industrial y la artesana nos entregan actualmen-
te, y nos debern entregar maana, un alto porcentaje del pro-
ducto industrial; y porque sus condiciones tecnolgicas de ope-
racin responded, en cada moment, a la estructura de los re-
cursos de que dispone el pas, que hoy significant much mano de
obra con baja calificacin tcnica en relacin a un escaso ca-
pital. Cunto nos cuesta esta experiencia? Mucho esfuerzo en
dinero y en personal human calificado. Pero tenemos a la vista,
lo que constitute la mejor garanta, el hecho que este sector de








la produccin, trabajando silenciosa y duramente, sin ayuda de
nadie hasta hace poco, como los grandes conocidos, aporta el
38% del product de la industrial manufacturer y absorbe
ms del 50% de la mano de obra industrial.
En este nimo de ir convirtiendo paulatinamente al Ser-
vicio de Cooperacin Tcnica en el instrument de planificacin
v fomento de la economa de participacin, entregamos a l
la responsabilidad de ser la Secretara Ejecutiva de la Comisin
Nacional Coordinadora para el desarrollo del Movimiento Co-
operativo chileno, creada por este Gobierno, Comisin en la
cual participan representantes de Federaciones de Cooperativas
v Sociedades Auxiliares, como tambin. los jefes de todos aquellos
servicios pblicos que fomentan y asisten un cierto tipo de al-
gn sector de cooperatives. Afirmar cada da ms la vitalidad
de este movimiento, enriquecerlo en formas y en eficacia, es ta-
rea que para nosotros tiene primera prioridad, porque la coope-
rativa es una formula suficientemente probada, que se ha ex-
tendido en todas parties del mundo, y cuya promocin debe ba-
sarse fundamentalmente en la educacin cooperative de sus
miembros. Queremos extender las cooperatives a nuevos secto-
res humans y productivos a los cuales no ha llegado todava,
como es el caso mismo de la pequea industrial y la artesana,
y tambin a la pequea y mnima minera, en que el propio Mi-
nisterio del ramo est empeado en hacer partir, adecuando la
reglamentacin corresnondiente, un vasto plan de fomento co-
operativo. Queremos. asimismo. que las coonerativas sean empre-
sas eficientes. aue disnongan de un financiamiento sano, y que
tengan el espritu ofensivo que la march hacia una economa
modern exige. Queremos, por ltimo, que ellas sean realmen-
te estructuras de cooperacin, y no se conviertan en una frmu-
la jurdica ms, a disposicin de investigadores que se dedi-
can a buscar el camino de eludir impuestos
Dentro de pocos meses, cuando se complete los studios
que el S.C.T. y tambin el Banco Central estn realizando, ini-
ciaremos experiencias de ahorro popular para financial una ca-
pitalizacin popular Esta capitalizacin podr expresarse en la
constitucin de empresas de trabajadores, en el desarrollo in-
dustrial de una determinada region o en la instalacin de in-
dustrias bsicas.









NUEVO HUMANISMO?















"Si yo coloco la impossible Salvacin en la bodega de los ac-
cesorios, qu quedar? Todo un hombre, hecho de todos los hom-
bres y que los vale a todos y que vale como cualquiera otro".
Estas son las ltimas frases de Jean Paul Sartre en su libro ti-
tulado "Les Mots".
En pleno siglo veinte, materialista, ateo, en el cual se preten-
de que las masas rugientes dirijan al mundo, se habla much de
un nuevo humanismo. Estos son principalmente intelectuales y
artists, los cuales indudablemente deben sentirse un tanto inc-
modos perdidos entire las mareas humans. Esta posicin huma-
nista se podra separar en dos parties. La primera, asumida por
Pedro Lain Entralgo el cual a travs del ttulo de uno de sus li-
bros ya lanza un reto: La empresa de ser hombre. Con ello Lain
Entralgo nos sugiere desde ya que el ser "hombre" no es una
condicin de cualquier hombre. El serlo es una empresa, hay que
tener conciencia de esa empresa, hay que trabajar y meditar en
la empresa, significa un esfuerzo y una superacin. Pero la parte
primordial de todo es tal vez la necesidad absolute de adquirir
una conciencia de ser "hombre" y la responsabilidad de serlo.
Es probable que por muy erudito o muy tcnico que sea una per-
sona, si no va unido a esa condicin de conciencia, el erudito o
el tcnico ser nada ms que eso y no un hombre-erudito o un
hombre-tcnico. Los libros pueden dar conocimientos, former bue-
nos ingenieros, pero slo determinados libros formarn concien-








cias. La influencia del siglo XIX materialista pesa an de manera
aplastante sobre la actualidad y el former conciencias es cosa
cada en desuso. En cuanto a la responsabilidad, nadie quiere en
nuestros das cargar con tan pesada carga. El hombre-masa quie-
re vivir el moment present, ver television, tener auto, viajar y
trabajar lo menos possible. Si esa actitud de vivir sin freno pro-
duce el descalabro de la economa de un pas, ello le tiene sin
cuidado. En las prximas elecciones har subir al poder a cual-
quier fulano que le grite y le prometa ms mejoras en su vida.
La irresponsabilidad de los individuos enquistados en la masa
es uno de los caracteres predominantes en nuestro siglo.
Al decir Jean Paul Sartre: "...y que vale como cualquiera
otro", pone nfasis precisamente en ese hombre-masa sin con-
ciencia, en el ser mediocre sin responsabilidad ni frente a su tra-
bajo ni frente al mundo en el cual vive. Significa una adoracin
del hombre por s mismo, como si dentro de su pequeez l
fuera un ser infalible. O en caso contrario reconocer su falibili-
dad -cosa an ms grave- y aceptar, admitir esa debilidad co.
mo formando parte de la imagen del hombre-dios que muchos se
han forjado de la humanidad en general. Por mi parte me parece
sumamente peligroso ese atropellamiento de la escala de valores,
ese: "todo da lo mismo, lo bueno y lo malo, lo feo y lo bonito,
todo tiene valor y merece crdito porque est hecho por el hom-
bre". Esa actitud indiscriminada hacia los valores humans es
la negacin de todo contenido de nuestra cultural judaico-cristia-
na. Desde la expulsion de Adn y Eva del paraso, el hombre se
ha visto obligado a discernir entire el bien y el mal. Desde el mo-
mento en que se pronunci el Declogo de Moiss, Dios ha esta-
blecido el bien y el mal, todo el antiguo y el nuevo Testamento
son largos ejemplos para hacer prevalecer el bien sobre el mal.
Jehov, Dios justiciero, manda el diluvio para castigar a los hom-
bres por sus maldades, destruye Sodoma y Gomorra, por la mis-
ma razn. Jess -Hijo de Dios- vino a predicar el amor entire
los hombres, a ensear el bien entire los series humans. Durante
muchos siglos los hombres se han odiado igual, pero existia siem-
pre el temor al Cielo, el intent de crear una conciencia y una
responsabilidad, puesto que las malas acciones se pagaran en
el ms all. En nuestros das esto ha pasado a ser un apndice
que se relega en el almacn de accesorios, como lo expresa Sar-
tre. Qu nos queda sino una indiscriminada complacencia por
cualquier cosa que haga el hombre?








Frente a los atropellos de los valores artsticos que se pro-
ducen en nuestros das, frente al carnaval de excentricidades,
frente a la negative de asumir una actitud ms seria, debemos
ir a buscar las razones de todo ello en campos extraartsticos,
en aquello que mueve e impele a producer las obras actuales. En
cualquier moment de la historic, el arte ha sido el reflejo de su
poca aunque muchos de sus contemporneos no se reconozcan
en l. Durante much tiempo se ha tratado de estudiar los fe-
nmenos del arte modern en una secuencia de desarrollos de
tendencies y estilos que vienen siguindose desde el neoclasicis-
mo de principios del siglo pasado hasta nuestros das. Esa evolu-
cin por etapas, muy estudiada por historiadores del arte, que-
da sin embargo trunca. Las races de esta evolucin -hoy se pue-
de apreciar mejor- no significa slo meros cambios en los esti-
los artsticos sino transformaciones que el hombre tiene frente
a su propio comportamiento y ello se traduce en arte. El arrasar
con el talent para que cualquiera pueda ser pintor es la posi-
cin diametralmente opuesta a la asumida por Florencia y los
Medicis durante el Renacimiento cuando se buscaban los talents,
se les abran las puertas para poder realizarse y se les ensalzaba.
Haba un estmulo para aquel que tena talent y haca el es-
fuerzo de superarse. Todo no daba lo mismo. Un cuerpo bien
dibujado no daba igual como otro dibujado a la diabla. Cuando
el mundo vuelva a asumir una actitud de discernimiento, al re-
cobrar una actitud de conciencia y responsabilidad, podremos
hablar realmente de un nuevo humanismo. Mientras tanto el
materialismo, el atesmo, el hombre-masa y la burocracia im-
perarn, amparando y deificando a la mediocridad, mientras los
valores seguirn debatindose en medio de la incomprensin.
Junto al hombre, el arte seguir la lnea sinuosa de su aza-
roso devenir.


ANA HELFANT.





r T. ^








DOCUMENT INTERNATIONAL









CUANDO SE ESTA A LA


ZAGA DEL TIEMPO






Los grandes xitos alcanzados por la multinational litera-
tura sovitica son un elocuente testimonio de la estrecha rela-
cin que existe entire ella, la vida de la sociedad y las activida-
des del Partido Leninista Los nobles propsitos y los xitos al-
canzados por la transformacin comunista, inspirando a los es-
critores, aseguran a la literature sovitica el amor de su pueblo
y el reconocimiento del mundo entero.
En el fructfero desarrollo del process literario desempean
un important papel las revistas literarias. Las publicaciones li-
terarias peridicas son las primeras en dar a conocer las nue-
vas obras de los escritores conocidos. Son las primeras en dar
a conocer las obras de los escritores jvenes y, al mismo tiem-
po, son una especie de tribune para la crtica literaria. Sus m-
ritos son innegables.
Pero sera falso limitarnos a una apreciacin favorable de
dichas publicaciones literarias, ya que sus trabajos poseen se-
rios defects.
La mayora de estos defects se deben a que quedan a la
zaga del tiempo. Al referirnos a dicha zaga, no tenemos tan slo








en cuenta el que reflejen con retraso los acontecimientos y fe-
nmenos de la realidad actual. El problema es much ms com-
plejo y profundo. Se trata de que las concepciones estticas a
que se atienen determinadas revistas quedan a la zaga de las
demands de la actualidad, de aquello que hoy vive el hombre
sovitico, de lo que es el diario vivir del mismo y de lo que de-
termina los process, las perspectives, el nfasis del movimiento
hacia adelante.
En la etapa actual de nuestro desarrollo se estn resolvien-
do importantsimos problems, planteados por la vida, de ca-
rcter popular, que representan el movimiento del pas hacia
niveles ms altos de la construccin comunista. La aspiracin
y tendencia hacia un anlisis real, cientfico y serio de los he-
chos, fenmenos y perspectives del desarrollo; de un balance de
todo lo positive y negative, de la capacidad de tomar resolucio-
nes, basadas en el studio multilateral de la realidad y no en
improvisaciones voluntariosas, son unos de los rasgos existentes
de la situacin en que se desenvuelve en la actualidad la vida
del Partido y de todo el pas.
Est totalmente claro que ello abre posibilidades an mayo-
res a la literature, al arte en su totalidad, y a las revistas lite-
rarias para el conocimiento artstico del mundo. Queda tambin
claro que todo ello plantea ante ellos exigencias an mayores.
El objetivo de cualquier revista dedicada a las publicaciones
literarias no se reduce, como es lgico, al papel de recopilador
pasivo de las obras de los escritores de ellas conocidos. La ta-
rea de las revistas soviticas consiste en seleccionar las obras
literarias por sus altas cualidades, en estimular las bsquedas
fructferas de la literature de las ms diversas creaciones indi-
viduales, dirigindolas por un correct camino ideolgico. La
orientacin comunista en la creacin y el mtodo del realismo
socialist, comprobados en la experiencia innovadora de la li-
teratura progresista mundial y de la sovitica, son el medio ms
seguro para el conocimiento y el studio, por el arte sovitico,
de la vida del hombre nuevo. Tan slo las obras que reproducen
talentosamente cl heroico pasado, la actividad creadora de hoy
y el mundo spiritual de nuestro contemporneo -trabajador
y combatiente- pueden educar correctamente, en el espritu
marxista-leninista, a los hombres.
Sobre la base de estas exigencias, examinaremos hasta qu
punto se refleja la vida de la sociedad sovitica en una de las








"regordetas" y antiguas revistas, "Novi Mir", para ello examine-
mos los nmeros publicados en el ao 1966.
La revista public diversas obras literarias de alto nivel.
Cabe sealar en primer trmino "Adin Gulsari!" de Ch. Aitma-
tov, compenetrada de una verdad intrpida; la obra de V. Panova
"Cuntos aos, cuntos inviernos...!"; las obras poticas de
Tvardovski, de G. Leonidze, de K. Kulieyev y otros.
Al mismo tiempo, cabe sealar que a pesar de la gran di-
versidad de las obras publicadas en "Novi Mir", a pesar de la
diversidad de tipos y caracteres, es muy difcil apreciar de ellas
lo principal, o sea, ese mundo nuevo que est a punto de cum-
plir sus 50 aos de existencia, al hombre verdaderamente nuevo,
de conviccin ideolgica, de pensamientos profundos y activos,
al hombre compenetrado de combative energa y de poder crea-
dor.
Como es de comprender, la revista debe reflejar la vida en
su totalidad, los fenmenos vitales en su conjunto. "Durante los
50 aos de camino recorrido el Partido y el pueblo han conocido
tanto la alegra que proporcionan las grandes victorias, como las
amarguras de las prdidas, como los fracasos temporales y las
equivocaciones", se dice en la Resolucin del Comit Central
del PCUS sobre "la preparacin para el 500 aniversario de la
Gran Revolucin Socialista de Octubre".
Lamentablemente, a la revista "Novi Mir" no son los hechos
de nuestra realidad multilateral los que llaman su atencin, ni
los fenmenos que ponen de manifiesto cmo nuestro pueblo y
nuestro Partido salieron adelante de todas las experiencias, ms
fortalecidos y forjados, con un optimism revolucionario indecli,
unable, sino que, en la mayor parte de los casos, se inclina por
fenmenos de un tipo, relacionados con parties ensombrecedoras,
a diversos tipos de anormalidades, a defects propios de un de-
sarrollo acelerado.
Mas no es sta la sola desgracia de la revista. Los cambios
progresistas se produce permanentemente y todo lo que es un
impedimento a este process debe indiscutiblemente ser sometido
a aguda crtica. Sin embargo, la revista examine superficial-
mente hasta los propios process vitales. El uso de los hechos
desnudos, de las emociones por ellos provocadas, sin el menor
intent de comprender en verdad el sentido del hecho y las cau-
sas del mismo, sin la aspiracin de comprender cul es el lu-
gar de este hecho, es lo que crea, a final de cuentas, una repro-








duccin unilateral y limitada de la realidad. Justamente contra
esto se pronuncian, cada vez con mayor energa, numerosos
lectores de la revista.
El ao nuevo, la revista lo ha iniciado con la publicacin de
la obra de V. Bykov "Los muertos no sufren". Esta obra ha
sido sometida con toda justicia a enrgica crtica de la prensa,
ha provocado en los lectores disgusto y descontento. La obra
no ha sido, en forma alguna, criticada porque contiene pginas
amargas, sino porque, como resultado del planteamiento unila-
teral de la realidad, la obra ha resultado en una deformacin.
Los hombres que lucharon en la Gran Guerra Patria han sido
incorrectamente reflejados y disminuidos en su just valor. Ver-
dad es que un hecho aislado en la literature no tiene sentido
sin el anlisis literario de la compleja totalidad del resto de los
hechos concretos, sin la comprensin por el autor y el lector
de la verdadera realidad histrica. La obra "Los muertos no
sufren" es una palpable demostracin de la desconexin exis-
tente entire el autor y la realidad histrica. El novelist, autor
de ms de una buena obra, esta vez ha marchado por el es-
trecho camino que refleja el lado unilateral de la vida.
En la obra de V. Koniushev "Doce palitos sobre el csped
verde", chocamos con proporciones literarias que no correspon-
den a las proporciones reales de la vida, donde se hace una ex-
posicin pesimista de la retaguardia sovitica durante los aos
de la guerra, es una obra que, debido al punto de vista del au-
tor, no logra elevarse hasta alcanzar la realidad existente. El
defecto de la obra, en este caso, consiste en que los grandes
acontecimientos no estn reflejados con dignidad artstica y se
convierten tan slo en una especie de teln sobre el cual se
deslizan personas de extremadamente poco inters. Esto con-
duce inevitablemente a la deformacin del sentido de los pro-
pios acontecimientos, al menoscabo de su importancia.
La eleccin, unilateral, propia de la revista "Novi Mir",
hacia la exposicin de la verdad se pone especialmente de ma-
nifiesto cuando la revista public obras dedicadas a la aldea,
en especial a la aldea de postguerra. Y nuevamente no se trata
de que B. Moshayev, en su obra "De la vida de Fedor Kuzmin"
"ponga en descubierto" los defects de la agriculture; se trata
de que ni siquiera intent averiguar las verdaderas causes de
las insuficiencias. Los escritores V. Ovechkin y E. Dorosh tam-
bien escriben sobre las insuficiencias en el manejo de la agri-








cultural, mas al hacerlo se referan tambin a aquellas fuerzas
sociales que sirven de apoyo a nuestro movimiento hacia ade-
lante, de apoyo al process impetuoso y complejo de transfor-
macin social que se desarrolla ante nuestros ojos. En la no-
vela de B. Moshaycv ni existen estas fuerzas de nuestra sociedad,
ni deja siquiera la impresin de que existen en parte alguna.
Se hace tan slo una caricature de "jefes", mas, koljosianos, en
esencia, no figuran.
Cabe aadir que tanto la intrepidez del autor como la de la
revista, en el caso present, es dudosa y sumamente tarda.
El Partido y el pueblo hace ya tiempo que sometieron a
crtica las insuficiencias en las labores del koljs durante la
primera mitad de los cincuenta aos. Se ha elaborado y se rea.
liza un program para superarlas. Este process depurativo, en
la obra de B. Moshayev, sin saberse por qu, queda fuera de
foco. Para comprender que en la obra la vida se analiza super-
ficialmente basta compararla con la citada obra de Ch. Aitma-
tova "Adin Gulsari", ya que en ella se describe a un hroe que
pasa por mayores dificultades y experiencias que Fedor Kuzmin,
empero conserve la conviccin y una firme fe en que solamente
la direccin colectiva de la economa es capaz de superar todas
las dificultades en la agriculture y de subsanar las insuficien-
cias de la aldea.
La literature del realismo socialist es la literature que
confa en el maana de la sociedad. Parte de la base que el
socialismo de hoy influir en el desarrollo mundial con fuerza
positive de su ejemplo, en lo fundamental. Por ello refuerza la
conciencia del lector en el convencimiento de que nuestro pueblo
march por un camino correct capaz de superar las dificulta-
des y los impedimentos; armndolos espiritualmente, movili-
zndolos en la lucha y abriendo perspectives de desarrollo; des-
preciando el punto de vista que consider la vida como algo iner-
te, esttico.
La prctica demuestra que la revista "Novi Mir" consider
que su papel a desempear es llamar la atencin de la sociedad,
en lo fundamental, hacia los fenmenos negativos.
La crtica en s de unos y otros fenmenos de la realidad,
responded totalmente a la esencia del realismo socialist, ya que
el mtodo artstico de la literature sovitica al mismo tiempo
que habla de lo nuevo, intervene enrgicamente contra las insu-
ficiencias, para limpiar el camino de escollos.








Sin embargo, como es lgico, no nos es indiferente la opi-
nin del lector al cerrar el libro o el nmero correspondiente
de la revista, si la lectura de los mismos le produce nuevas fuer-
zas, un deseo de ser mejor y ms puro, de luchar contra los
fenmenos negativos descritos; o produce desorientacin, fal-
sa impresin de la realidad existente, del lugar que cada per-
sona debe ocupar como miembros de una causa popular.
La redaccin de "Novi Mir", al declarar que su aspiracin
es reproducir la verdad de la vida, tal cual es, de hecho, la-
mentablemente, no es fiel a este program. Al no preocuparse
por la seleccin del material que public en la revista, de tal
manera que sean obras que reflejen ampliamente la realidad de
la vida, que retraten todo lo nuevo que diariamente se crea y
se ha realizado por el trabajo y la lucha de nuestro pueblo, en
lugar de ello, la revista cae en una descorazonadora monotona
y en la deformacin de la realidad.
Es ms, si examinamos el camino recorrido, y advertimos
que es exclusivamente de errors y no de exposicin de las ha-
zaas ejemplares del pueblo, queda claro que "Novi Mir" no
est en condiciones de proporcionar a sus lectores ms que en-
seanzas aburridas y primitivas.
Las pocas veces que la revista se refiere a la contempora-
neidad, ni siquiera en esta ocasin pone de manifiesto cons-
tancia en la bsqueda de obras en que se describe a verdaderos
hroes de nuestro tiempo, a gente que maneja su destino y el
destino del comunismo, elocuentes ejemplos dignos de ser des-
critos por la literature artstica y de ser imitados.
La redaccin de "Novi Mir" pasa por alto el herosmo
y el romanticismo. Es ms, la revista no pierde oportunidad de
ironizar venenosamente y de hacer mofa de las obras que se
publican en otros organismos de prensa, si en ellas se intent,
aunque no siempre sea con xito, plasmar un tema heroico,
describir un carcter valeroso. Los crticos literarios que tra-
bajan en "Novi Mir" con frecuencia elevan a un pedestal obras
que reflejan unilateralmente las difciles situaciones de nuestro
pasado, diversos "puntos dbiles", y fenmenos aislados de ca-
racteres negativos.
En lugar de un revolucionario o cambatiente, semejantes
crticos colocan en primer plano personajes agraviados por el
destino, a personas de afectada psicologa y de pobre moral,
socialmente pasivas, a personajes que son verdaderos antih-







roes. A defender estas posiciones dedic muchas pginas de la
revista el crtico B. Lashkin.
El publicismo de la revista tampoco responded a las altas
exigencias del tiempo.
El acento exagerado que dan a los hechos negativos, la cau-
tela en la exposicin de fenmenos positivos, la insistencia en
defender posiciones equvocas; todo ello es, hoy por hoy, el rasgo
ms caracterstico de la revista "Novi Mir".
Al referirnos a "Novi Mir", no podemos pasar por alto las
insuficiencias de algunas otras ediciones peridicas, en especial
a la revista "Oktiabr". A primera vista la comparacin de "Novi
Mir" con "Oktiabr" puede parecer injusta, ya que existe la opi-
nin de que en nuestra literature peridica existiran algo as
como dos polos. Esta opinion es el resultado de una polmica
que hace tiempo mantienen estas dos revistas.
Si examinamos, sin embargo, las posiciones de cada revista,
considerando hasta qu punto son correctas al analizar la ex-
periencia histrica de nuestra contemporaneidad, hasta qu pun-
to es verdico y just el anlisis de la vida que desde el punto
de vista literario ellas realizan, la profundidad de los process
de desarrollo, encontraremos much en comn entire ambas. La
revista "Oktiabr" aun cuando se manifiesta en forma distinta
a "Novi Mir" adolece tambin de superficialidad en el anlisis
de los problems vitales y en el studio de los mismos. Si "Novi
Mir" peca por menospreciar la gran experiencia histrica, las
fuerzas motors de la sociedad sovitica y las conquistas popu-
lares logradas bajo la direccin del Partido, en la trayectoria
recorrida por el pueblo, la revista "Oktiabr" deja traslucir el
menoscabo de los pasos fructferos, que en la actualidad pue-
den apreciarse con tanta claridad, del desarrollo de la sociedad
sovitica y con el resultado del restablecimiento de los princi
pios y normas leninistas, en todas las esferas de la vida. Mu-
chos de estos adelantos son mostrados por la revista "Oktiabr"
sin profundizar en la esencia de los nuevos fenmenos sociales
y ello hace que se deformen. La problemtica de la revista
"Oktiabr" est ms estrechamente ligada a la actualidad. En
ella se publican con frecuencia obras que hablan del pasado he-
roico de nuestro pueblo. Ultimamente han llamado ms la aten-
cin de los lectores la prosa de I. Selvinski, de V. Matushima,
de S. Ananin; las poesas de V. Fiodorova; la obra de A.
Kostiayeva "Lugares Natales", as como las obras de otros auto-
res.








Sin embargo, en su totalidad, la situacin creada en la revis-
ta "Oktiabr" preocupa.
A la ciudadana le preocupa la fealdad de las posiciones
ideolgicas, la forma exagerada con que "Novi Mir" destaca las
sombras de nuestra vida. Tampoco pueden aceptarse las mani,
festaciones de simplicidad caractersticas de la revista "Oktiabr"
en su forma de abordar los problems serious. No puede aceptar-
se, en primer trmino, porque la experiencia de la construccin
socialist en nuestro pas ha demostrado cun grandiosa y crea-
dora es la obra de la transformacin revolucionaria de la zo-
ciedad, con cuntos problems y tareas complejas y con cuntas
encrucijadas histricas tropieza en su desarrollo.
La revista peca con frecuencia de poca claridad al determi-
nar el verdadero valor de las obras, sin plantear demands es-
trictas a su contenido ideolgico y, sobre todo, a su dignidad
artstica.
Sobre el nivel de muchas de las obras que public "Oktiabr"
habla por ejemplo la poesa publicada de E. Polianski "Sobre
Kuzka y Yegor"; alabando al mentado Kuzka, que con frecuen-
cia es jefe, lo compare con el desafortunado Yegor que siempre
anda a mal parar con los jefes, y el poeta hace el siguiente ba-
lance:

"Aun cuando la madre de Kuzkin es del pueblo,
Ms Kuzkin, hijo, no es pueblo
Y esta es la causa de la diferencia.
Y palabra de honor que maldito lo que important
Cada Kuzkin, hijo,
Cada Kuzkin y
Cada madre de Kuzkin..."
Ejemplos como ste se podran citar a montones. Y todos
ellos hablan de las series diferencias que existen entire la revista
y los criterios estticos ms elementales. Con todo esto, la re-
vista es sumamente pretenciosa. La redaccin de la revista trata
de ensear a todos y de dar lecciones sin modestia alguna, pre-
tendiendo que esta revista es el nico representante de los prin-
cipios del realismo socialist, algo as como si fuese la nica au-
toridad en la material. En la realidad, al publicar gran nmero
de obras de hecho relacionadas con la actualidad, de una cali-
dad artstica gris y superficial, presta un mal servicio a la lu-
cha por el triunfo de los verdaderos principios de nuestra li-
teratura.








Hace tiempo que deba haber comprendido que el Partido
y el pueblo cumplen un alto papel en el arte, tan slo en una
unidad orgnica con l y esta unidad a su vez se logra tan slo
en obras verdaderamente talentosas.
Sobre las opinions crticas literarias de la revista "Oktiabr"
se ha escrito ya much. Cabe sealar que en 1966 la revista con-
centr su fuego de crtica en los escritores jvenes cual si no
quisiera percibir los adelantos objetivos que se estn produ-
ciendo en las obras de los poetas y prosistas jvenes, y eso que
muchos de ellos, ltimamente, han dado a los lectores verdade-
ros valores.
La revista no valoriza lo suficiente los fenmenos que tie-
nen lugar en nuestra realidad, como resultado del desarrollo
de la democracia sovitica y del fortalecimiento de lo legtimo.
He aqu uno de los ejemplos caractersticos. En la obra de
M. Lanski, "Suceso", se expone en forma sumamente extraa un
llamado general: "No pasen de largo". El autor equivocadamente
llama a valorar altamente la intrepidez ciudadana del que juzga
por su cuenta, as como de todos aquellos que lo defienden, de
los que lo protegen, por todos los medios, de un verdadero jui-
cio.
Extraa an ms la publicacin de la poesa de V. Firson
"Pastizales del Atardecer", que contiene un intent de desacre-
ditar a la intelectualidad sovitica.
Sin referirse apenas a los problems de la maestra arts-
tica, la crtica literaria de "Oktiabr" se limita en lo fundamental
a tareas publicitarias, comprendidas por ellos en forma tan es-
pecfica que la revista, con frecuencia, recurre a mtodos poco
limpios, colocndoles a sus oponentes diversos ttulos
La crtica, en las pginas de esta revista, adolece de sojuzga-
mientos que pretend transformar en directives, as como de
una injustificada violencia Y el caso es que a la revista le falta
base terica y objetividad al apreciar el process literario ac-
tual; profundidad para llegar hasta la naturaleza de la crea-
cin artstica; y respeto hacia el talent. Para P. Strokov, en es-
pecial, es caracterstica esta posicin pecando con frecuencia
de simpleza y subjetivismo.
No son pocos los disparos de la revista "Oktiabr" contra
"Novi Mir" la que a su vez hace lo mismo con "Oktiabr". La
accin de ambas revistas en este sentido es una especie de
"vendetta" en defense incondicional de los suyos; una manera de








arreglar cuentas permanentemente entire las redacciones de las
revistas, la falta total de aceptacin de los "extraos". Resulta
ms bien ser una pelea aburrida y ruidosa y no una discusin
literaria. Los extremos, de esta manera, chocan. Las revistas
adolecen de exposiciones claras de la poca actual, no reflejan
los process beneficiosos que tienen lugar en la vida del pueblo
sovitico, falta la verdadera grandiosidad de sus xitos histri-
cos en esta nueva etapa de la construccin del comunismo, todo
esto no est reflejado en debida forma en estas dos revistas
llamadas con nombres que a tanto obligan. Los extremos se han
juntado, pero, lamentablemente, no mediante el logro de la
verdad.
Hasta el ms breve anlisis de la actividad de ambas revis-
tas demuestra que por el moment no son verdaderos organiza-
dores del process literario, ni activos asesores de las organi
zaciones creadoras para la educacin de cuadros literarios en
un espritu de responsabilidad ante la sociedad sovitica. Ade-
ms, quedan rezagadas ante el impetuoso desarrollo de la so-
ciedad sovitica, de su cultural. Y se atrasarn an ms si no
son capaces de superar las series insuficiencias de que adole-
cen.
Los escritores soviticos se estn preparando para la cele-
bracin de su IV Congreso, a realizarse en una poca muy des-
tacada, cuando el pas se prepare para la celebracin del 509
aniversario del glorioso Octubre. Junto al pueblo harn un balan-
ce del camino recorrido durante medio siglo por los artists de
la palabra.
La direccin fundamental de nuestra creacin artstica ha
sido determinada en las resoluciones del XXIII Congreso del
PCUS, en las que se dice: "El Partido espera de los artists
obras nuevas y de consideracin, que subyuguen por su pro-
fundidad y por su fidelidad al reflejar la vida, por la fuerza de
su nfasis ideolgico, por su alta maestra artstica, que ayuden
activamente a la formacin spiritual de constructores del co-
munismo, que eduquen en los soviticos a hombres de altas
cualidades morales y la fidelidad a los ideales comunistas, un
sentir ciudadano, patriotism, e internacionalismo socialista.
Para los escritores soviticos contiene un sustancioso cri-
terio respect a lo que han hecho y a las tareas que han de
realizar, al program de preparacin y trabajos del future Con-
greso.








Examinando profundamente el trabajo de transformacin
del Partido y del pueblo, los escritores, artists, deben actuar
como verdaderos investigadores en la bsqueda creadora, como
descubridores de aquello nuevo que surge y se desarrolla en
los caracteres y en la vida spiritual de los soviticos.
Es indispensable la cohesin ulterior de todas las fuerzas
creadoras de nuestra literature, el mejoramiento del trabajo de
las revistas de literature, llamadas a confirmar los principios
leninistas del partido y del pueblo, los principios del realismo
socialist, reflejar la gloriosa actividad revolucionaria de nues-
tro Partido, los xitos del rgimen estatal sovitico, las supre-
macas de la democracia socialist, la amistad de los pueblos
de la URSS, el herosmo, el trabajo abnegado de los soviticos,
inspirndolos a nuevas hazaas. Es deber de nuestras revistas de
literature educar a los escritores en el espritu de una alta exi-
gencia hacia s y hacia sus obras, de responsabilidad ante el
Partido y el pueblo.
En nombre de todo esto, las redacciones de las revistas
"Novi Mir" y "Oktiabr" deberan analizar ms profundamente
su trabajo y sacar las conclusions del caso. Esto es algo a que
tienen derecho a esperar de ellas los lectores soviticos y toda
la opinion literaria.


ASOCIACION DE AHORRO Y PRESTAMO "HUELEN"
Confenos sus ahorros y lo
transformaremos en su casa propia
Smbolo de solidez
y de confianza

Ahumada 131 entrepiso Fono 80331 Santiago









DOCeIUMENTOSU [I


CUENTA DEL PRESIDENT DEL

PARTIDO DEMOCRAT CRISTIANO

SENADOR PATRICIO AYLWIN



Examen de dos aos de Gobierno. Anlisis de la situacin po-
ltica. Significado de la eleccin de Regidores. Criterio para la
accin future.
Camaradas de la Junta Nacional.
Nos reunimos para hacer un anlisis de la situacin pol-
tica. Se trata de examiner lo que hemos hecho en poco ms de
dos aos de responsabilidad gubernativa, desentraar el signi-
ficado de la reciente eleccin municipal y fijar criterios para
nuestra accin future.

Nuestra tarea histrica.

Nos reunimos en un moment important de nuestra vida
partidaria, porque el veredicto electoral de los comicios del 2
de abril nos plantea una seria interrogante. Qu quiere de
nosotros el pueblo de Chile?








Somos, por definicin, un partido democrtico. Entendemos
que nuestro deber es interpreter y procurar satisfacer, dentro
del cauce de los principios democrticos y cristianos que son la
razn de nuestra vida, las grandes aspiraciones colectivas de
mejoramiento y justicia de la mayora de los chilenos.
Porque somos democrticos, permaneceremos siempre fie.
les al mandato del pueblo y respetuosos de la opinion pblica.
Porque tenemos convicciones, no estamos dispuestos a ser
juguete de caprichos ni a servir otra poltica que aquella en la
cual creemos.
Durante aos, nos preparamos honest y concienzudamente
para asumir el Gobierno cuando el pueblo nos llamara a de-
sempearlo. Fruto de ese esfuerzo, hecho con seriedad ejemplar,
es nuestro Programa de Gobierno para la Revolucin en Liber-
tad, en el que se conjuga nuestro pensamiento de siempre con
las circunstancias caractersticas de la realidad chilena que nos
ha tocado encarar.
Ese program constitute el nico camino eficaz a la vez que
human, modern a la vez que inspirado a las tradiciones de la
patria, para construir en Chile una nueva sociedad, en la que
todos sus hijos logren el pleno reconocimiento de su dignidad de
personas, mediante el acceso al bienestar, a la cultural y al poder.
Demostrada hasta la saciedad la inoperancia de los viejos
moldes para dar satisfaccin a los anhelos populares y puesto
en la alternative de elegir entire nuestro program y otro cami-
no de cambio, de inspiracin marxista, patrocinado por el FRAP,
Chile escogi en septiembre de 1964 el camino de la Revolucin
en Libertad.


Lo que hemos hecho.


Maana se enteran dos aos y cinco meses desde que cl
President Frei asumi el Gobierno. Durante este lapso hemos
estado tratando de cumplir y nadie podra con justicia desco-
nocer lo que se ha hecho.
Haba que empezar por echar las bases de la unidad y soli-
daridad nacionales, rotas por el fenmeno de la marginalidad.
Campesinos y pobladores, alrededor de la mitad de los chilenos,
constituan un mundo aparte, postergado, miserable y sin espe-
ranzas. Lo primero era incorporarlos a la comunidad chilena,








asegurndoles la participacin mnima que la justicia exige en el
ingreso national, el acceso a la educacin, el reconocimiento de
su calidad humana y la posibilidad efectiva de conquistar el
poder social.
El mejoramiento substantial de las remuneraciones de los
trabajadores, en especial los campesinos; la expansion de la
enseanza bsica mediante la multiplicacin de escuelas y la
reform del sistema educational; la apertura de algunas formas
de crdito a los sectors populares para equipamiento hogare-
o o para trabajo productive; la actitud de respeto y estmulo
hacia esos sectors de parte de las autoridades y de servicios
como INDAP y Promocin Popular; el empeo por asegurar el
abastecimiento alimenticio de la poblacin; las nuevas formas
puestas en prctica para encarar el problema de la vivienda y
el impulso otorgado a la organizacin del pueblo en sus mlti-
ples manifestaciones, son los pasos ms importantes que hemos
dado para lograr ese fin de incorporar a todos los chilenos a la
comunidad national, como sujetos activos y en condiciones de
mnima igualdad.
Quienes desprecien estc esfuerzo y los logros con l alcan-
zados, o hablen despectivamente de la promocin del mundo
marginal, slo pueden ser tericos ajenos a la realidad, que ig-
noran la esencia misma del mensaje cristiano.
El ms elemental deber de justicia exije empezar por los
ms dbiles, que son los que ms necesitan, aunque ello signifi-
que postergar y aun limitar la satisfaccin de aspiraciones de
otros sectors. Esto es lo que se ha hecho y ningn democrata-
cristiano podra pretender otra cosa sin traicionar lo que siem-
pre proclamamos.
Sin duda no bastaba con esto, y no nos hemos limitado a
ello.
Haba que enfrentar la estructura del agro chileno para
climinar el latifundio, incorporar a los campesinos a la propie-
dad de la tierra y producer todos los alimentos que el pas ne-
cesita. Para eso reformamos el rgimen constitutional sobre la
propiedad, sustituyendo el viejo concept del dominio indivi-
dualista e inviolable por un modern concept social que garan-
tiza la propiedad legtima y la pone al servicio del bien comn.
Para eso planteamos una ley de reform agraria cuya promul-
gacin esperamos para los prximos das como el hito histrico
de mayor trascedencia en la evolucin social de nuestra Patria.








Para eso hemos estado realizando la reform agraria con inso-
bornable decision, profundo sentido human, realismo y efi-
ciencia. Los asentamientos campesinos constituyen una expe-
riencia comunitaria original y eficaz, de la cual estamos orgu-
llosos.
Era necesario al mismo tiempo impulsar fuertemente el de-
sarrollo minero e industrial del pas, sin lo cual nos ser impo-
sible equilibrar nuestro comercio exterior, .superar nuestra con-
dicin de exportadores de materials primas y mejorar sustancial-
mente el ingreso national, condicin indispensable para mejorar
el nivel de vida de la poblacin y satisfacer adecuadamente las
necesidades colectivas. Para eso el Gobierno celebr, dentro de
la lnea que se haba fijado, los convenios del cobre, que ya co
mienzan, al fin, a ponerse en ejecucin. Para eso se est realizan-
do el program de instalacin de industries bsicas a cargo de
la CORFO. Para eso se est procurando el mximo de asistencia
a la pequea y la median industrial y al artesanado a travs
del Banco del Estado y del Servicio de Cooperacin Tcnica.
Era preciso, adems, contener el ritmo inflacionista que
aqueja a nuestra economa, porque la inflacin esteriliza la ta-
rea del desarrollo, genera injusticias y destruye la moral del
pueblo. Para ello se ha llevado a cabo, con serena ecuanimidad
y firmeza, el esfuerzo ms sostenido y eficaz intentado en los tres
ltimos decenios, cuyos frutos sera injusticia grave desconocer.
Era menester, asimismo, encarar las relaciones internacio-
nales con espritu abierto para tratar con todos los pases, con
altiva independencia frente a cualquier especie de imperialismo
y con decidida vocacin latinoamericana. Esto es lo que se ha
hecho sin desmayo, y nuestro Gobierno ha logrado, no sin se-
rias dificultades, levantar el prestigio international de Chile,
promover la idea de la integracin econmica de nuestro con-
tinente y servir la causa de la paz.


Significado global de nuestro quehacer.


Toda esta labor a que Gobierno y Partido hemos estado
consagrados, no es una simple suma de medidas para dar gusto
a unos o a otros, sino que constitute un todo o conjunto arm-
nico que persigue fines trascendentales perfectamente claros por
mtodos igualmente definidos.








Se trata, por una parte, de habilitar al pas para producer
los bienes y servicios indispensables para satisfacer las necesi-
dades de todos los chilenos -desarrollo econmico- y, por otra
parte, de que las grandes mayoras populares participen prepon-
derantemente, no slo en la distribucin y el consumo de esos
bienes y servicios, sino tambin en el cjercicio del poder de de-
cidir sobre el destino colectivo -cambio social-.
Se trata de hacer este desarrollo econmico y este cambio
social sin recurrir a la imposicin que avasalla, ni sacrificar
brutalmente a esta generacin en beneficio de las posteriores,
sino respetando los derechos naturales de toda persona humana.
Estamos, de este modo, construyendo en Chile una nueva
sociedad, que no slo tenga el dinamismo econmico que los
tiempos exigen, sino que sea verdaderamente humana y demo-
crtica. Una sociedad en que se supere la miseria, porque pro-
porcione a todos acceso al bienestar. Una sociedad en que el
poder en vez de concentrarse en minoras oligrquicas, se repar-
ta entire las mltiples organizaciones comunitarias del pueblo.
Quien no se percate de este significado global y profundo de
lo que estamos haciendo y ande en busca de signos meramente
destructores para encontrar la Revolucin, sin duda no la ha-
llar. Porque a diferencia de otras que comienzan por aniquilar
para despus partir edificando de la nada, nuestra Revolucin
en Libertad principia por construir las bases econmicas y so-
ciales capaces de reemplazar a las actuales estructuras.
Sustituir en Chile el orden capitalist por la sociedad comu-
nitaria, no es slo cuestin de derribar el poder del latifundio,
de la oligarqua o del imperialismo. Hay que crear las organi-
zaciones capaces de enfrentar a ese poder y de asumir con efi-
cacia social las funciones que detenta. Sin campesinos organize.
dos, capacitados y bien dispuestos, no hay reform agraria po-
sible, a menos que se quiera solamente colectivizar la tierra en
manos del Estado. Sin organizaciones populares robustas quin
asumir el poder que se quite a las oligarquas a menos que se
piense en un gobierno omnipotente que constituya una nueva
oligarqua? Sin integracin econmica de las naciones pequeas,
para superar su debilidad y complementarse unas con otras
cmo liberarse de la presin imperialista, a menos que se quie-
ra echarse en brazos de otro imperialismo?
Nuestro camino hacia la sociedad comunitaria es, pues, un
camino de construccin econmica y social. Y en ese camino est
marchando Chile en el lapso de nuestro Gobierno.








El pueblo sigue en nuestra lnea.


Qu quiso significarnos el pueblo de Chile en la ltima elec-
cin? Su voluntad de seguir por este camino, o su deseo de
abandonarlo y buscar otro?
Hay quienes hablan de que el pas no querra ms cambios
y volvera su mirada hacia el pasado en busca de viejas formas
ya experimentadas. Lo afirman quienes convertidos ahora en
Partido Nacional apenas obtuvieron el respaldo de un 14,1 por
ciento de los sufragantes, mientras hace cuatro aos represen-
taban el 24 por ciento, hace 10 aos el 29 por ciento, y hace
22 aos el 45 por ciento. Puede alguien sostener, a la luz de
esta realidad histrica, que Chile se inclina hacia la derecha?
Otros dicen que Chile quiere una revolucin distinta, y afir.
man perentoriamente que nuestro pueblo march hacia el mar-
xismo. Pero socialists y comunistas unidos lograron un 28,9
por ciento de los sufragantes, votacin bastante inferior a la
que tenan en 1941, cuando juntos alcanzaron ms del 32 por
ciento. Puede sostenerse seriamente que Chile se inclina hacia
el marxismo, cuando ste tiene hoy da menos apoyo popular
que el que reciba hace 26 aos?
Otros dicen que Chile vuelve hacia la lnea ondulante del
radicalismo. Pero, qu nos exhibe el Partido Radical? Durante
los aos 40, oscil entire el 20 y el 26 por ciento del electorado.
Entre los aos 57 y 61, se mantuvo alrededor del 21 por ciento.
Puede envanecerse ahora de su esmirriado 16?
En verdad, slo la Democracia Cristiana muestra un conti-
nuado ascenso en el apoyo popular a partir de 1953. Tres por ciento
ese ao, 13 por ciento el 57, 14 por ciento el 60, 15 por ciento el
61, 22 por ciento el 63. El 36 por ciento obtenido ahora est
exactamente en la misma lnea de crecimiento que sealan las
cifras referidas.
Cierto es que bajamos en esta eleccin con respect a la
parlamentaria de 1965. No se trata de ocultar esa baja ni des-
conocer su significacin. Nuestro deber es averiguar sus causes
para hacer las rectificaciones que sean necesarias. Pero lo que
categricamente est claro es que esa baja no importa una
orientacin poltica hacia otros rumbos que los nuestros. Ni ha-
cia la derecha ni hacia el marxismo ni hacia el radicalismo. La
Democracia Cristiana es, muy lejos, la primera fuerza poltica








del pas; su poder municipal se duplica; su camino, el de la
Revolucin en Libertad, es la ruta poltica que cuenta con mayor
respaldo ciudadano.
En consecuencia, no es sta la hora de discutir nuestro pro-
grama. Ninguna presin ni sugerencia, de un lado ni de otro,
podran inducirnos a modificarlo. Nadie tiene derecho a pedirnos
que cambiemos la lnea fundamental de nuestra accin, y nadie
puede con fundamento esperar un cambio. Fieles a nuestro com-
promiso con el pueblo de Chile y a nuestras convicciones de
siempre, seguiremos adelante en las tareas de la Revolucin en
Libertad.



Por qu bajamos?


No obstante lo anterior, necesitamos saber por qu bajamos.
Un studio sereno del asunto nos lleva a las siguientes con
clusiones:
1.-En primer lugar, bajamos nuestra votacin por la natu-
raleza de la eleccin municipal. Meses antes de su realizacin,
nadie dudaba entire nosotros de que deberamos bajar. Despus, las
circunstancias nos llevaron a plantear precipitadamente la idea
del plebiscito, y todos nos dejamos ganar por un entusiasmo
irreflexivo.
Es evidence que nuestro planteamiento electoral, vinculado
esencialmente a la poltica national, desestim los aspects lo-
cales y personales que por su naturaleza tiene una eleccin mu-
nicipal.
La mejor prueba de este aserto es lo que pas con los al-
caldes. A lo largo del pas, 169 alcaldes postularon a su reelec-
cin edilicia, 154 de ellos fueron reelegidos, cualquiera que fuera
su partido, y por regla general, con la primera o segunda ma-
yora en su respective comuna.
Si se tiene present que slo 37 de esos Alcaldes eran de-
mocratacristianos y todos los dems pertenecan a otros parti-
dos, especialmente al Radical y al Nacional, se concluye necesa-
riamente que este factor favoreci a dichos partidos.
Igual cosa puede decirse del nmero de candidates. En el
total de candidates, slo la Democracia Cristiana tena un por-








centaje inferior al que obtuvo en la votacin. Menos de la cuar-
ta parte de los candidates presentados eran democratacristianos
y ms del 36 por ciento de los regidores elegidos fueron demo-
cratacristianos Todos los otros partidos presentaron un por-
centaje de candidates superior al porcentaje que obtuvieron en
la votacin. Y naturalmente, cada candidate significa algn n-
mero de votos de amistades, vecindario, influencias, simpatas
personales, etc, con prescindencia de su posicin poltica.
De todo esto se deduce que nuestro empeo de atribuirle
carcter plebiscitario a la eleccin slo fue parcialmente acogido
por el electorado, que en gran parte rehuy pronunciarse sobre
la disyuntiva poltica y prefiri votar en funcin de los proble-
mas comunales.
2.-En segundo trmino, es algo inconcuso que la realizacin
de cualquiera poltica original descontento. Muchas son las per-
sonas afectadas, sea por los impuestos, sea por las medidas con-
tra la especulacin, o por la reform agraria, o por que sus ex-
pectativas no han sido satisfechas. Muchas son, tambin, las que
sufriendo el alza del costo de la vida olvidan que en los tiempos
pasados y bajo otros regmenes las alzas eran much mayores
y solamente atinan a cargar contra el gobierno.
3.-En tercer lugar, es ley de la vida que los errors se pa-
guen. Y naturalmente, porque somos humans, hemos cometi-
do errors.
Si se analiza nuestra conduct, se advierte que se trata fun-
damentalmente de fallas formales, de tctica o de estilo. Por
exceso de propaganda, por descuido o ligereza, por algunas ac-
titudes ms impulsivas que meditadas, por muchas palabras in-
necesarias, hemos creado una imagen falsa de nosotros. Y esa
imagen, que es falsa porque no corresponde a la generalidad de
los hechos ni refleja nuestra verdadera personalidad, nos ha
hecho dao.
Preocupa much a algunos de nosotros el debate terico
sobre el problema del poder y esto los lleva con frecuencia a
preguntar "quin manda en Chile". Se ha tratado de dejar en
claro que "en Chile manda la Democracia Cristiana" y los de-
ms deberan obedecer.
Pero a Chile no le gusta que lo manden. El pueblo de Chile
no quiere ser mandado, ni por nosotros, ni por otros.
El pueblo de Chile es democrtico e institucionalista. Slo
acepta el poder de sus autoridades llamadas constitucionalmen-








te a dirigirlo. Es la herencia de los constructores de nuestra Re-
pblica, que tanto prestigio ha dado a nuestra Patria y tantas
satisfacciones y seguridad proporciona a los chilenos.
Otro error es el que cometen algunos funcionarios que en
vez de poner en prctica un nuevo estilo dentro de la Adminis-
tracin, se han dejado conquistar por los viejos hbitos buro-
crticos que tanto hemos criticado siempre.
4.-En cuarto lugar, nuestra baja en la votacin obedece al
hecho de que, sin duda, nos hemos atrasado en el cumplimien-
to de algunos aspects del program, a causa en gran media
de los obstculos que hallamos en el camino, y no hemos logrado
crear en el pueblo un suficiente espritu de solidaridad con el
program y un medio de participacin direct en su ejecucin
que determine una mstica para resistir sin mella la espera.
5.-Finalmente, ha tenido tambin una influencia negative
la deficiente organizacin de los cuadros partidarios, la disminu-
cin del espritu de sacrificio de muchos camaradas y el mal
hbito de algunos de dar publicidad a las cuestiones propias de
nuestro debate interno.



Y ahora qu?


Nos corresponde ahora decidir nuestra conduct para el fu-
turo prximo.
Ya est dicho que no procede ningn cambio en la orienta-
cin fundamental de nuestra poltica. Debemos seguir adelante
en el cumplimiento del program, sin vacilaciones, renuncios ni
enmiendas.
Las lneas acordadas por el Segundo Congreso Nacional del
Partido adquieren ahora ms vigencia que nunca y es necesario
acelerar su cumplimiento.
Pero antes que nada, Gobierno y Partido, debemos empezar
por corregir las fallas. Nuestra accin y la de cada uno de
nuestros militants, cualquiera que sea su lugar en la lucha,
ha de adoptar ahora un nuevo estilo que nos libere en el future
de los errors cometidos.
Sobre cada democratacristiano pesa la responsabilidad de
examiner a fondo en su conciencia qu est haciendo por la








Patria, de qu manera est cumpliendo su tarea, cul es su apor-
te a la Revolucin en libertad. Y este aeber recae especialmente
sobre los que tencmos el honor de desempear alguna funcin
cn el Partido, en el Gobierno, en el Parlamento, en el Municipio
o en la Administracin.
Debemos cuidar, sobre todo, el patrimonio moral de nuestro
buen nombre.
Debemos vigorizar la estructura del Partido, esforzarnos
por hacer funcionar en todo el pas los grupos comunitarios, me-
jorar nuestro adoctrinamiento y discipline, y dar tareas a cada
militant.



El dilogo con otras fuerzas.


El Consejo Nacional que presido acord por unanimidad
proponer a esta Junta una formula destinada a seguir avanzan-
do en el cumplimiento del program de Gobierno, a travs del
dilogo con otras fuerzas polticas que estn dispuestas a acele-
rar los cambios que el pas necesita.
Al hablar de dilogo, no pensamos en pactos ni combinacio-
nes, ni sugerimos la posibilidad de transacciones que compro-
metan la integridad ni autenticidad de nuestro program.
Pero hay el hecho cierto de algunas coincidencias entire dis-
tiitas fuerzas polticas que, separadas en el terreno de los prin-
cipios y de los fines, pueden, sin embargo, concurrir en el des-
pacho de various proyectos concretos de ley.
La mayora de los chilenos es de avanzada; quiere los cam-
bios. Chile es, si se permit la paradoja, un pas "conservado.
ramente revolucionario". Repugna los saltos en el vaco, los
extremismos y la violencia; pero tiene la firme decision de avan-
zar con energa, profundidad y rapidez
Es indudable que el cumplimiento de esta decision se faci-
litara si cada partido, deponiendo intransigencias, aporta su
colaboracin para hacer realidad las iniciativas con cuya lnea
fundamental concuerde.
Hasta ahora, las circunstancias polticas dificultaron el in-
tercambio de puntos de vista indispensable para ese objeto.
Por nuestra parte, los democratacristianos estamos dispues-
tos a procurar ese intercambio. Consideramos un hecho auspi-








cioso el ofrecimiento pblico hecho por el Partido Comunista y
aceptado luego por el Partido Socialista de contribuir al despa-
cho de algunos proyectos del Ejecutivo. Les cobraremos la pa-
labra.
Creemos indispensable hacer un esfuerzo grande para acele-
rar el despacho de various proyectos de ley pendientes en el Con.
greso y de otros que nos proponemos presentar. Su nmina de
ber ser decidida por esta Junta sobre la base de la proposi-
cin del Consejo Nacional. Pensamos que ms de algn otro
partido poltico deber coincidir con las ideas matrices de uno
o ms de esos proyectos y no rehusaremos el dilogo sobre sus
detalles con el fin de aunar fuerzas para asegurar su aprobacin.
Abrigamos la esperanza de que esta disposicin de nuestra
parte encuentre en los otros sectors polticos una acogida fa-
vorable.



Las cambios sociales no bastan.


Pero no se trata slo de aprobar leyes que introduced re-
formas sociales.
No nos dejaremos arrastrar por quienes, sin ser solidarios
en nuestra responsabilidad de gobernantes, slo piensan en las
iniciativas que important otorgamiento de nuevos beneficios y
jams en las indispensables para asegurar el xito econmico
y el adecuado financiamiento de nuestra poltica.
Para que la Revolucin prospere no bastan los cambios so-
ciales; es indispensable construir las bases de su sustentacin
econmica.
En esto son maestros los regmenes socialists. Jams una
revolucin marxista ha comenzado mejorando las remuneracio-
nes de los trabajadores, o extendiendo los beneficios previsiona-
les, ni solucionando el problema de la vivienda, ni aumentando
los consumos de la poblacin. Siempre han comenzado por aco-
meter la industrializacin del pas con el fin de crear la base
material indispensable para la ulterior expansion de los benefi-
cios sociales. Y con ese fin no han trepidado en imponer los ma.
yores sacrificios a la poblacin, reduccin de salaries, raciona-
mientos, limitaciones de vivienda, etc., apelando a su espritu re-








volucionario y usando los poderes gubernamentales omnmodos
propios de esos regmenes.
Y para asegurar el xito del desarrollo econmico, en los re-
gmenes socialists se pone especial nfasis en la necesidad de
aumentar la productividad del trabajo y la rentabilidad de la
produccin como requisito indispensable para conseguir una
elevacin del nivel de vida del pueblo y una mejor satisfaccin
de sus necesidades.
Desgraciadamente, no es ste el mismo criterio que los admi-
radores de esos regmenes pireconizan entire nosotros desde sus
cmodas butacas en la oposicin. Aqu slo se demandan bene-
ficios de todo orden y se rechaza como reaccionaria cualquier
iniciativa que tienda a impulsar el desarrollo econmico, au-
mentar la productividad o procurar recursos al Estado.
Inspirados en nuestra concepcin humanista, nosotros he-
mos sostenido invariablemente que en estos tiempos no es po-
sible el desarrollo econmico sin el desarrollo social. Y aunque
no lo hayamos dicho, por ser innecesario, sabemos que tampo-
co es possible el desarrollo social si no hay desarrollo econmico.
Dos de las tareas ms trascendentales de nuestra Revolu-
cin en esta etapa, la reform agraria y la reform educational,
representan un costo social altsimo y creciente que slo podr
sufragarse en la media en que el ingreso national chileno au-
mente aceleradamente. Esto exige apurar el esfuerzo de indus-
trializacin del pas, lo cual a su vez require un considerable
aumento de nuestra capacidad de inversion.
Esta es la principal preocupacin del Presidente Frei y de-
biera serlo tambin de cada uno de nosotros. Comprometidos
como estamos con Chile y los chilenos a hacer la reform agra-
ria, expandir la educacin, redistribuir los ingresos y levantar
el nivel de vida del pueblo, tenemos que advertir que stas son
tarcas concretas que no se cumplen con palabras ni con leyes,
sino que representan un considerable esfuerzo econmico que
slo ser possible si logramos un important aumento de la pro-
duccin national.


Lo esencial: la participacin popular.

El Segundo Congreso Nacional del Partido acord impulsar
una va de desarrollo econmico no capitalist. Se trata de que
el progress econmico no se funde en la explotacin del trabajo








human por las minoras poseedoras de los capitals, ni result
necesariamente ligado a la constitucin de grandes poderes fi-
nancieros concentrados en unas pocas manos.
Dentro del modelo marxista se procura conseguir este fin
mediante la colectivizacin de las empresas, de manera que el
Estado se convierte en el nico o, al menos, el mayor empresario.
Dueo de la empresa o actuando como representante de la co-
munidad national en la cual se supone su dominio, el Estado
decide soberanamente o encomienda en mayor o menor grado
su gestin a los trabajadores de la misma.
No es sta nuestra solucin, salvo para casos excepcionales
de actividades econmicas de carcter esencial. Nosotros conta-
mos con la actividad empresarial de los particulares y aspira-
mos lograr el desarrollo de nuestra economa con su amplia
participacin. Reconocemos a la empresa privada un vasto cam-
po de accin dentro del marco de un estatuto legal que se lo
garantice.
El problema es encontrar la forma de interesar a las gran-
des mayoras proletarias en el desarrollo econmico y no slo
en el logro de beneficios. Las trabajadores y la poblacin en
general deben comprender que el aumento de la produccin y
de la productividad, el que haya ms bienes a ms bajo costo es
requisito indispensable para su propia prosperidad.
Sabido es que las necesidades humans son ilimitadas y no
bien logramos la satisfaccin de una, empezamos a sentir el re-
querimiento de otras.
Si las grandes mayoras no se sienten solidarias en el ma-
nejo econmico, si carecen de toda responsabilidad en l y asu-
men el papel de meras beneficiaries, nunca dejarn de formu-
lar nuevas demands por muchos que sean los beneficios que
se les otorguen.
Si, en cambio, ellas participan de algn modo en las deci-
siones y sienten comprometida su propia responsabilidad en el
destino de las empresas; si adquieren la conciencia de que no
se trata tanto de pedir como de dar; si ellas mismas han de in-
tervenir, con pleno conocimiento, en la resolucin acerca de los
beneficios que es possible otorgar, su actitud ser necesariamen-
te distinta. Habr clara conciencia de cul es el lmite de lo
que se puede pedir y de que slo un mayor trabajo que deter-
mine mayor produccin o un mejor trabajo que determine ms
bajos costs, puede original mayores beneficios.








El Consejo Nacional del Partido atribuye la mayor impor-
tancia a esta material y por eso ha acordado proponer a esta
Junta la constitucin de una Comisin Especial, Poltico-Tc-
nica, que de aqu a la prxima reunin de Junta Nacional, es-
tudie y proponga formulas concretas para impulsar la va de
desarrollo no capitalist mediante una economa de participa-
cin.
En poco ms de dos aos de Gobierno, hemos impulsado en
el campo social un vasto movimiento de organizacin popular
para encauzar y hacer possible la participacin del hombre co-
mn en la solucin de su problems.
No otra cosa son las Juntas de Vecinos y los Comits de
Campesinos, los Centros de Madres, las Cooperativas, las Cen-
trales de Compra, Comits de Abastecimientos y Comandos de
Consumidores a travs de los cuales la comunidad se organize
para participar activamente en la bsqueda de satisfaocin para
sus necesidades. La multiplicacin de esas organizaciones, con
el respaldo de Promocin Popular, INDAP y CONCI, la labor
que ellas realizan, el entusiasmo que general en su seno, son
sntomas auspiciosos de lo que puede conseguirse por esta va
del impulso a la participacin del pueblo.
Nosotros siempre hemos credo que no slo de pan vive el
hombre. Creemos en el espritu y en los valores morales. Peguy
escribi alguna vez que "la Revolucin ser moral o no ser".
Nosotros suscribimos ese juicio y por eso tenemos que esfor-
zarnos por encontrar forms de participacin popular capaces
de suscitar una mstica que movilice a las mayoras tras el logro
de los grandes objetivos nacionales.



Un fondo de capitalizacin popular.


Especial trascendencia tiene en esta material la participa
cin del pueblo en el esfuerzo de ahorro national.
En los dos primeros aos de nuestro gobierno, la inversin
fiscal, especialmente en educacin, agriculture, reform agraria,
vivienda e industrializacin, ha experimentado un incremento
extraordinario. Ha crecido en un 65% en trminos reales, dato
que por s solo es demostrativo del nuevo ritmo acelerado a que
nuestro pas est marchando en el camino del progress.








En verdad, a menudo no nos damos cuenta del enorme es-
fuerzo que Chile est realizando en todos los plans bajo la
direccin de nuestro Gobierno. Hemos emprendido simultnea-
mente mltiples tareas, en lo econmico y en lo social, y el
pas est abocado a realizarlas todas, lo que exige un mayor
esfuerzo colectivo que no tiene otra comparacin en el curso
de nuestra historic que el que requiri la guerra del Pacfico.
Una de nuestras limitaciones es la baja tasa del ahorro na-
cional. Si queremos crecer sostenidamente a una tasa del 6%
annual, lo que es nuestra meta para estos aos, debemos ahorrar
ms del 18% del ingreso bruto national. Estamos ahorrando
apenas el 12%. Cmo podemos general este ahorro adicional
que en cifras absolutas significa cerca de 1.500 millones de es-
cudos, es decir diez impuestos patrimoniales? La va tributaria
est en su lmite mximo. La ayuda externa jams podr suplir
el esfuerzo national sin hipotecar al pas.
Slo hay un camino: el ahorro popular. El que generen las
grandes mayoras nacionales. Pero la experiencia demuestra
que para que este ahorro se produzca, es menester que sea mo-
tivado por una vinculacin direct con un beneficio personal o
comunitario.
La va de la participacin popular, debe significar no slo
participacin en el esfuerzo para general el ahorro, sino tam-
bin en la propiedad de la inversin product del ahorro y en
la gestin de esa inversin, es el camino que debemos empren-
der.
Un plan de ahorro y capitalizacin popular debe ser estu-
diado y puesto en prctica a la mayor brevedad, orientado hacia
los siguientes objetivos:
a) Participacin de los trabajadores en el dominio del capi-
tal national generado por el ahorro y, en consecuencia, su ac-
ceso a la propiedad de las empresas respectivas;
b) Incorporacin active del pueblo a la iniciativa de crea-
cin de nuevas empresas para promover el desarrollo econmi-
co, y
c) Participacin de los trabajadores en la gestin de las
empresas constituidas con la capitalizacin proveniente de sus
ahorros.
Dejamos planteada esta idea, que el Consejo Nacional ha
hecho suya, para que sea especialmente estudiada por la Comi-
sin Poltico-Tcnica a que antes nos referimos.








Camaradas de la Junta Nacional, no he credo que sta fuera
la oportunidad de rendir una cuenta detallada de la labor del
Consejo Nacional desde que fue elegido. Corresponder que lo
hagamos ante la Junta que deber reunirse en junio prximo,
al trmino de nuestro perodo.
Hemos credo, en cambio, que en esta ocasin debamos
hacer una anlisis de nuestra situacin poltica, en relacin con
lo que hemos hecho hasta ahora, con lo que significa para no-
sotros el resultado de la eleccin municipal y con las tareas que
tenemos por delante.
Esperamos que este informed proporcione algunas ideas que
interpreten el pensamiento del Partido y que sirva para encau-
zar el debate que esta Junta llevar a efecto.
Estoy seguro de que con espritu de fraternal camaradera,
inspirados en nuestros principios doctrinarios y en nuestros idea-
les de siempre, sabremos encarar con madurez, entereza y claro
sentido de nuestra responsabilidad, la nueva etapa que ahora
comienza para nosotros en la tarea de encaminar a Chile por la
senda de la Revolucin en Libertad, y que con la participacin
creciente del pueblo, que lograremos suscitar cada vez ms,
saldremos adelante para bien de nuestra Patria.


Santiago, 15 de abril de 1967.


EXPRINTER S. A.
Organizacin Mundial de Viajes y Turismo


AGUSTINAS 1014 PRAT 895
Santiago Valparaso









CUMPLIMIENTO DEL PROGRAM DE

GOBIERNO A TRAVES DEL DIALOGO



Con la presencia de todos los dirigentes se clausur la reu-
nin extraordinaria del Consejo Nacional del PDC en Las Ver-
tientes.
El Consejo por intermedio de su president, senador Pa-
tricio Aylwin, entreg la siguiente declaracin:
"El Consejo del Partido Demcrata Cristiano ha tomado no-
ta del valioso respaldo popular que significa la votacin alcan-
zada de un 36% del electorado national. La Democracia Cristia-
na sigue siendo el partido que tiene la ms alta mayora nacio-
nal, superando en ciento cincuenta y tres mil quinientos cua-
renta votos a las fuerzas socialists y comunistas unidas e
igualmente en 122.414 votos a las fuerzas de los partidos Radi-
cal y Nacional, tambin unidos.
"Esta clara mayora, ha permitido aumentar el nmero de
regidores democratacristianos, de 314 a 650, abrindose as la
posibilidad de coordinar la accin del ejecutivo con las munici-
palidades, rganos vitales para impulsar la organizacin de
la comunidad.



FELICITACION


"El Consejo Nacional expresa a los militants y simpati-
zantes su felicitacin por la forma en que actuaron en la cam-
paa electoral, que signific llevar a los municipios un fuerte
contingent de campesinos y pobladores, acentuando as la l-
nea efectivamente popular del partido.
"El Consejo Nacional constata la influencia que tuvieron en
esta eleccin los factors locales y personales, los que impi-
dieron el pronunciamiento plenamente plebiscitario que el Par-
tido Demcrata Cristiano esperaba en torno a problems pol-
ticos de carcter national.








VOLUNTAD DE CAMBIOS


"Un anlisis de los resultados de la eleccin demuestra otra
vez en forma clara la resuelta voluntad de cambios que anima a
nuestro pueblo. Y al mismo tiempo constitute un respaldo evi-
dente a los esfuerzos de dos aos de Gobierno por modificar
algunas estructuras bsicas como es la que se refiere a la ex-
plotacin y tenencia de la tierra, incluyendo la modificacin del
concept traditional de propiedad, lo que nunca antes se hizo,
como es el esfuerzo por democratizar la educacin y hacerla
accessible al pueblo; por organizer a los pobladores, dndoles
servicios y respaldos; e impulsar la organizacin del campesina-
do.


RESPETO A LA EXPRESSION CIUDADANA

"No obstante lo anterior, el Consejo tiene en cuenta que cl
partido disminuy en un 6% su votacin respect a las elec-
ciones parlamentarias de 1965. Este porcentaje de descenso ha
representado pequeos aumentos a partidos de derecha-izquierda
y centro en trminos que no permiten constituir una defini-
cin ideolgica clara, que haga viable una forma de Gobierno
distinta de la actual, capaz de impulsar los cambios que el pas
necesita.
"El Partido Demcrata Cristiano recibe con respeto la ex-
presin de la voluntad popular y reitera que cualesquiera que
sean las consecuencias electorales que el future le depare, se-
guir cumpliendo el compromise que contrajo con el pueblo.
"Ninguna interpretacin de los resultados alterar su volun-
tad de realizar los cambios estructurales necesarios para dar
independencia al pas y justicia a las mayoras nacionales, y con
ese fin estar siempre dispuesto, con espritu abierto a rectifi-
car los errors que haya cometido.


DIALOGO

"El Consejo ha examinado el significado del process electo-
ral, y propondr a la Junta Nacional que con el mismo prop-
sito debe reunirse el 15 del present, una formula poltica des-








tinada a seguir avanzando en el cumplimiento del Programa de
Gobierno, a travs del dilogo con otras fuerzas polticas que
estn dispuestas a acelerar los cambios que el pas necesita.
Para ello confa en el ofrecimiento pblico de apoyo del FRAP
a las iniciativas del Ejecutivo que, segn esos partidos, tienen
ese carcter.
"El Consejo cree possible que en una discusin leal se puede
llegar a algunos acuerdos bsicos, que impulsen el despacho
de proyectos importantes para el pueblo, sin que ello pueda
significar para esos partidos ni para el nuestro una renuncia a
las posiciones que cada cual sustenta".





POR UNANIMIDAD JUNTA NATIONAL

RATIFICO "DECLARACION DE LAS

VERTIENTES"



DECLARACION PUBLIC DE LA JUNTA NATIONAL DEL PDC

"La Junta Nacional del PDC ha tomado oficialmente cono-
cimiento de los resultados de la eleccin national de regidores
realizada el pasado 2 de abril. Ellos, si bien muestran un leve
descenso de nuestro porcentaje, ratifican categricamente nues
tra condicin de primera fuerza poltica de Chile y confirman
que el pas no acepta retrocesos hacia formulas capitalistas.
La presencia de 649 regidores DC en los Municipios chilenos
represent para los trabajadores el acceso a un nuevo poder y
es un compromise y una responsabilidad de trabajo que asu-
mimos plenamente y en la que desplegaremos nuestros mejores
esfuerzos.
Veintiocho mcses de trabajo del Gobierno de la Revolucin
en Libertad han permitido ya avances importantes; hemos pues-
to en march la Reforma Agraria y Reforma Educacional; un
important esfuerzo de organizacin ha hecho avanzar el nme-








ro y la significacin de las instituciones del pueblo; Chile ha
recuperado una situacin preeminente en Amrica latina y su
experiencia es observada con inters y simpata en el resto del
mundo.
Sin embargo, tenemos conciencia que la magnitude de nues-
tro esfuerzo ha dado ocasin a que tanto en la labor que im-
pulsa el Gobierno como en la accin del Partido que lo respalda,
se cometan errors que es nuestra sincera disposicin rectifi-
car con rapidez, a fin de fortalecer la confianza de los traba-
jadores que nos acompaan y permitir al pas una march ms
acelerada en la obtencin de las metas del desarrollo y la libe-
racin nacionales.


NUEVO DINAMISMO


En los prximos meses esperamos imprimir un nuevo dina-
mismo a la ejecucin del program de la Revolucin en Li-
bertad.
El Segundo Congreso Nacional del Partido acord impulsar
una va de desarrollo no capitalist. Con el fin de que estudie
y proponga las medidas concretas para llevar a la prctica dicho
acuerdo, dentro de los criterios y orientaciones fijados por ese
Congress, y la consiguiente adecuacin del program de Go-
bierno a las nuevas circunstancias, la Junta Nacional ha encar-
gado al Consejo del Partido designer una Comisin Poltico-
Tcnica del ms alto nivel. Esa Comisin deber cumplir su
cometido dentro de los prximos 60 das y presentar sus con
clusiones a esa Junta Nacional en la sesin que corresponde ce-
lebrar en junio prximo.


CAMBIOS SOCIALES


Sin perjuicio de lo anterior la Junta Nacional acord impul-
sar de inmediato las siguientes medidas:

1') Pronta promulgacin de la Ley de Reforma Agraria y
aceleracin, bajo su vigencia, del process de expropiaciones
puesto en march, para lo cual deber asignarse prioridad a








ese rubro en el presupuesto national y garantizar su financia-
miento;

2?) Revisin y reforzamiento de los sistemas y estructuras
encargados del studio de costo y precious de los abastecimientos
y de su control, para asegurar la mxima eficiencia;

3) Establecimiento de Juntas Nacionales de remuneracio-
nes integradas por trabajadores, empleadores y representantes
del Estado, para la fijacin annual de remuneraciones por sector
o rama de actividad;

4) Poltica del petrleo que signifique la participacin di-
recta y preponderante de ENAP en las fases de transportes, dis-
tribucin y comercializacin del petrleo y sus derivados; y
apoyo a la participacin de los trabajadores en el Directorio de
esa Empresa;

5') Presencia active de Chile en la Conferencia de Lusaka,
tendiente a concentrar una accin conjunta de los pases concu-
rrentes a travs de un Consejo Ejecutivo Intergubernamental,
en materials de precious, studio de mercados, comercializacin
y produccin del cobre y a crear las condiciones que permitan
a estos pases actuar unidos en defense de esa riqueza funda-
mental;


6') Impulso inmediato a los siguientes proyectos de ley:

a) Reformas Constitucionales aprobadas por la Cmara de
Diputados y pendientes en el Senado;

b) Desglose del artculo 3" del proyecto de leyes normativas,
a fin de establecer el control total del Estado sobre el Directo-
rio del Banco Central y a independizar el manejo de la poltica
bancaria y crediticia de las influencias particulares, e introduc-
cin en dicho proyecto de preceptos que faculten al Presidente
de la Repblica para introducir reforms a la Ley de Bancos,
incluyendo la prohibicin del control de los Bancos nacionales
por capital extranjero;








c) Fondos siderrgicos perfeccionando su articulado a fin
de impulsar la recuperacin por el Estado chileno del control
de la CAP;

d) Junta de vecinos y organizaciones comunitarias;

e) Contra loteos brujos;

f) Sobre sociedades annimas;

g) Sobre nacionalizacin de la Compaa Chilena de Elec-
tricidad, revisando el valor del activo;

h) Sobre accidents del trabajo y enfermedades profesiona-
les;

i) Sobre reforestacin;

j) Sobre abusos de publicidad;

k) Sobre oficina de planificacin national;

1) Sobre industrial automotriz, y

11) Sobre jardines y guarderas infantiles.


7?) Envo inmediato al Congreso del proyecto de ley sobre
arrendamientos, que incluya la racionalizacin de las franqui-
cias y exenciones del DFL No 2 y la Ley No 9.135, Pereira.


80) Activar el studio por el Gobierno y el Partido de las
siguientes materials:

a) Reforma Tributaria y racionalizacin de las franquicias;

b) Reforma del Cdigo de Minera, y

c) Sistema de ahorro popular que permit la capitalizacin
en empresas en que los trabajadores participen en su
propiedad y en su gestin.








TAREA LEGISLATIVE


A fin de cumplir este acuerdo, la Junta Nacional encomienda
al Consejo Nacional requerir del Gobierno las medidas necesa-
rias para materializarlo, y realizar ante los otros Partidos Po-
lticos que estn dispuestos a apoyar los proyectos sealados,
las gestiones necesarias para obtener su pronta aprobacin. Su-
ponemos que contaremos con los votos favorables de quienes
en la ltima campaa de regidores anunciaron reiterada y p-
blicamente su deseo de impulsar los cambios legales de pro-
greso social. Nadie puede entender que cuando la DC les cobra
la palabra a aquellos que han desafiado el despacho de diversas
iniciativas est proponiendo alianza poltica de ninguna especie.
De manera que los sectarismos e insultos no nos preocupan. Al
contrario, ellos constituyen un problema para los aliados de los
sectarios que han insistido e insisted en su buena disposicin
para realizar tareas legislativas constructivas. Sern los hechos
y no las palabras los que en definitive decidan. La DC expresa
su decision final de impulsar de todas maneras un trabajo le-
gislativo del que pueda redundar un mejoramiento real y una
participacin cada vez mas active para los trabajadores de la
ciudad y del campo en la economa national.
La Junta otorga su pleno respaldo al Consejo y a la Direc-
tiva del PDC para el cumplimiento de dichos acuerdos".









Una frrea tradicin

en la vida commercial

de la capital de Chile

La -Ferreterla Santiago. se encuentra
Incorporada al espritu mismo de la Ca.-
pital, porque sus normas comerciales.
rectas y progresistas, le han granjeado
la simpatia y el respeto del Pblico
La ..Ferretera Santiago- sirve a la pe-
queAa y a la gran Industria, a los Talle.
res de Mecnica y Reparaciones, a la
Agriculture, a los Artesanos y tambin
al Hogar, a travs de sus Secciones:
MAQUINARIAS
CARBORUNDUM
HERRAMIENTAS
PERNOS y QUINCALLERIA
SANITARIOS
MENAJE


FERRETERIA SANTIAGO!
OSTERTAG y Co.
TEATINOS 240 SANTIAGO









ahora, CONSTRUYEN
en la arena, pero...

*^ "^ :'r^ lAT"'l


'4..i '1


...cuando grande, se construirn SU CASA,
gracias a que sus padres les han abierto cuen-
tas de ahorro. Incorporndolos asi al Sistema
de Ahorros y Prstamos.

-^wTBI^^


infrmese en cualquiera

ASOCIACION DE AHORRO Y PRESTAMOde su zoa:

APIENOR Anto#lgasta AHOR)OM1E Saningo MANSO OD VELASCO Curica
S.cur ari.e Anca Sucu.rsi Mo0pu AHORROCENTRO Talca
Iqu.qu.e 00 OHIGGINS SanllOgo ISASEL RIQUELME ChillA.
lUAN GODOO CoDa C CALICANTO Saniago ANDALIEN ConceCidn
fCQ OE AGtIQRRIt La Se.re CASAPROPIA Santago LINC AH ConcepCi6n
Scue.i.l Ovalle CASa -CHILE Sani.go SuCursal- Tome
AIORRO ACOVAL Va~lp.,s.o Sucu*~ai Rancague DEL LAJA L.e Angirl
Scuisel v.nR del Mu MUELEN Santisgo LA FRONTERA Temuco
OiEGO PORTALES Salpaa.io LiBLRTAD ScntioDa VICENTE P ROSALES Valdivia
Sucu***ls: VA.* 0e Mu. aENOVAC*ON SunloagO PILMAiOUEN Osrao
OQu*>oi RELONCAVI Pto. MomI
San Felhpe PATAGONIA PvAhL* ALeoN
Los Andes

AHORA hace su casa el que AHORRA

SUCM9I CIEPItM ai
< A=5%g)I IPlKMdI(2








~~"'. ~,j -~


Fbrica de Acido Sulfrico en Ovalle


COMPAIA MINERA DE TOCOPILLA
MINERALES DE COBRE PLANTS DE CONCENTRADOS Y
PRECIPITADOS EN TOCOPILLA


COMPAIA MINERA DE PANULCILLO S.A.
MINERALES DE COBRE PLANTS DE PRECIPITADOS Y
FABRIC DE ACIDO SULFURICO EN OVALLE

GERENCIA EN SANTIAGO:
Agustinas 1070, 59 Piso, Fonos 87775 y 87589, Casilla 3250
Santiago de Chile








HAGASE RICO AYUDANDO A LA
CULTURAL Y A LOS NECESITADOS
PARTICIPANDO EN LOS

SORTEOS DE ol!4

-CONTRIBUIRA ASI A LA CONSTRUCTION
DE HOSPITALS, AL. MEJORAMIENTO DE
-LA ASISTENCIA SOCIAL, AL PROGRESS
VE.SITARIA; A LA SUBVENCION DE LOS
CUERPOS DE BOMBERS DE LA REPU-
BLICA, A LA PROMOTION DE VIVIENDAS
SPOPULARES Y A TANTAS OTRAS OBRAS
DE BIEN PUBLIC.

Y NO OLVIDE QUE

EN UN BOLETO DEa< o( C
ESTA SU FORTUNE
BRINDANDOLE DOUBLE OPORTUNIDAD
CON SUS DOS TERMINACIONES Y REPAR-
TIENDO MAS DE 12.000 PREMIOS POR
SORTEO.









VENTAJAS

DE SU CUENTA

DE AHORROS


Gana el ms alto inters bancario del pas.
Est libre del impuesto a la renta.
Es inembargable.
Est exenta del impuesto a la herencia hasta Eo 2.000.
Participa del 5070 de las utilidades del banco.
Da derecho a obtener diferentes tipos de prstamos (Hi-
potecarios, Controlados, de Promocin y Populares).
Reajusta los depsitos en cuentas a plazos de acuerdo
con el ndice del alza del costo de la vida.

ADEMAS OFRECE MUCHOS OTROS BENEFICIOS
PARA UD., SU FAMILIAR Y SU TRABAJO.

SU CUENTA DE AHORRO PUEDE SER:
A LA VISTA (Gira cuando lo desee).
A PLAZO (Puede girar dos veces en el ao).
BIPERSONALES (Se abre a nombre de dos personas.
Cualquiera de ellas, indistintamente, puede girar o depo-
sitar).
PARA MENORES (Slo puede girar el representante
legal).






Editorial Del Pacfico, S. A. Alonso Ovalle 766 Santiago de Chile.























endo
uilidad
es o un destino.
Al go onsabilidad
de




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs