• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Index
 Editorial: Tiempo do prueba
 Quien es nuestro enemigo?
 Chile
 Las Americas
 El resto del mundo: China, antecedentes...
 Pueblo, gobierno y oposicion
 La sociedad y el derecho
 Hacia una politica de la cultu...
 Politica agraria, desarrollo economico...
 Los caminos de la revolucion
 Aspectos politicos de la crisis...
 Libros
 Ortega tenia razon
 La crisis institucional
 La politica economica democrat...
 Back Matter
 Back Cover














Group Title: Politica y espiritu.
Title: Política y espirítu
ALL VOLUMES CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00087226/00004
 Material Information
Title: Política y espirítu
Series Title: Politica y espiritu.
Physical Description: v. : ; 28 cm.
Language: Spanish
Publisher: s.n.
Place of Publication: Santiago de Chile
Publication Date: January-March 1967
Frequency: monthly
regular
 Subjects
Genre: periodical   ( marcgt )
Spatial Coverage: Chile
 Notes
Dates or Sequential Designation: año 1- (no. 1- ); jul. 1945-
General Note: "Cuadernos mensuales de cultura política y economía social."
 Record Information
Bibliographic ID: UF00087226
Volume ID: VID00004
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 02470069
lccn - 48019551

Table of Contents
    Front Cover
        Front Cover
    Index
        Index
    Editorial: Tiempo do prueba
        Page 1
        Page 2
    Quien es nuestro enemigo?
        Page 3
        Page 4
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
    Chile
        Page 9
        Page 10
        Page 11
    Las Americas
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
    El resto del mundo: China, antecedentes para un enigma
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
    Pueblo, gobierno y oposicion
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
    La sociedad y el derecho
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
    Hacia una politica de la cultura
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
    Politica agraria, desarrollo economico y social
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
    Los caminos de la revolucion
        Page 66
        Page 67
        Page 68
    Aspectos politicos de la crisis sindical Chilean
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
    Libros
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
    Ortega tenia razon
        Page 83
        Page 84
        Page 85
    La crisis institucional
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
    La politica economica democratacristiana
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
    Back Matter
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
    Back Cover
        Page 130
Full Text




rnos de
ra Poltica
6nmica y
Social


1
J


L


Enero Marzo 1967 N.o 298


_ ___< _~ ~____~


NWa









POLITICAL Y ESPIRITU

No 298 Enero Marzo 1967 Ao XXI

Director: Jaime Castillo Velasco






INDICE



Editorial: Tiempo de Prueba .............................. 1
Trinchera Poltica: Quin es nuestro enemigo? .......... 3
Chile .............. ... .......... ..................... 9
Las Am ricas ............... .............. .... ..... ..... 12
El Resto del Mundo: China, Antecedentes para un Enigma 19
Pueblo, Gobierno y Oposicin, por Arturo Garnham A..... 24
La Sociedad y el Derecho, por Ismael Bustos ............. 33
Hacia una Poltica de la Cultura, por S. Palacios R. ....... 45
Poltica Agraria, Desarrollo Econmico y Social ........... 49
Los Caminos de la Revolucin, por Jaime Castillo V. ....... 66
Aspectos Polticos de la Crisis Sindical Chilena, por Luis
Ortega S. ............................... ............ 69
Libros ........... ............ ....... ....... .................. 76
Ortega tena Razn, por Ana Helfant ..................... 83
La Crisis Institucional ......... ....... ... ....... ..... ...... 86
La Poltica Econmica Democratacristiana ................ 108




Editada e impresa por Editorial Del Pacfico, S. A.,
Alonso Ovalle 766 Casilla 3547 Santiago de Chile



Se permit su reproduccin citando la procedencia









EDITORIAL














TIEMPO DE PRUEBA




La experiencia democratacristiana en nuestro pas se halla
hoy por hoy ante un obstculo que era inevitable: una coalicin,
premeditada o no, de todas las fuerzas polticas tradicionales.
Quien se imagine la posibilidad de caminar sobre la va de la
revolucin en libertad sin que tal hecho apareciese en el hori-
zonte, no entendi, a nuestro juicio, la esencia del problema
planteado en septiembre de 1964.
Diramos que nuestra revolucin crece desde la base hasta la
cima. El carcter fecundo de la labor cumplida est all donde
por ahora no se pone la atencin; en el amplsimo margen de
trabajo comunitario abierto por la sola presencia del actual Go-
bierno. Tal hecho significa que el pueblo se est organizando y,
por ende, forjando una comunidad.
Los adversaries observan dicha circunstancia con verdadero
terror. Aparentemente, dirigen sus fuerzas contra determinados
aspects polticos, econmicos o administrativos. Su crtica es
traditional y superficial. Lo que late en el fondo de ella es otra
cosa: la certeza de que un pueblo organizado, bajo el impulso del








Gobierno democratacristiano, acarrea la muerte de la vieja po-
ltica fundada en superestructuras viciosas: minoras econmicas,
tradiciones opresivas, partidos burocrticos y electoreros, fuer-
zas sindicales dominadas desde las secretaras polticas, consig-
nas seudoideolgicas que sustituyen a una verdadera conciencia
popular.
La mayora reunida en el Senado y la coincidencia prctica de
todos los dems partidos contra el Gobierno democratacristiano
es un fruto de ese hecho. Tanto esa causa como ese efecto son
parte de la situacin y nadie tena derecho a imaginar que las
cosas ocurrieran de otro modo.
Vivimos un moment en que este problema ha llegado a su
punto ms alto. Es necesario interpreter el sectarismo y el odio
opositores como una prueba. Tenemos el convencimiento de que
un factor bsico de toda la vieja estructura poltica est siendo
tocado por la labor gubernativa. La masa informed administrada
por el poder econmico privado, por la burocracia o por los
"partidos populares", puede ser convertida en pueblo organizado.
He ah el gran peligro! No dejarn de mano ningn instrument
para impedir que eso suceda.
De all la importancia trascendental de la unidad y la con-
ciencia internal de los militants que trabajan por la revolucin
en libertad. El prximo acto electoral ha pasado a ser poltico,
y no municipal, por la fuerza misma de los hechos. Ganar o
perder es ahora ms important que nunca. Asimismo, las con-
secuencias de esta jornada sern ms definitorias que en cual-
quier otra oportunidad.
Es un tiempo de prueba. El militant debe estar a la altura
de su tarea.






4
*










TRINCHERA POLITICAL















Quin es nuestro Enemigo?





Algunos camaradas han planteado recientemente esta pre-
gunta y han dado una respuesta que se puede sintetizar en lo
que sigue:
Es impossible luchar al mismo tiempo contra todos los ad-
versarios del Gobierno y del Partido Demcrata Cristiano.
De plantearse a fondo una estrategia de combat simul-
tneo contra las fuerzas polticas opositoras, sera inevitable
buscar la nica fuerza capaz de vencerlas en bloque: Los mili-
tares.
La oposicin no es nica. Ella est constituida por elemen-
tos discrepantes entire s y cuya actitud es fundamentalmente
distinta. Un franco program de transformaciones traera como
efecto necesario la diferenciacin de los partidos que se colo-
can en la oposicin. De esta manera, se vera que, por ejemplo,
las colectividades agrupadas en el Frente de Accin Popular
tendran que apoyar de hecho, a la fuerza, los proyectos de
contenido revolucionario, mientras que las de Derecha recibiran
el impact de esa obligada coincidencia y seran vencidas.








En consecuencia, nuestro enemigo es, en el fondo, uno
solo: el conjunto de las fuerzas polticas y sociales que se opo-
nen al cambio.
La tctica del moment tiene que ser la de disminuir los
puntos de conflicts con los sectors de Izquierda traditional
y pasar a una rpida embestida contra las trincheras de la an-
tigua Derecha. La aceleracin de ciertas reforms, como la ban-
caria, por ejemplo, vendra a dar expresin definitive a estas
tesis (1).
No estamos de acuerdo con el planteamiento mencionado
y tememos que su aceptacin determine algunas dificultades
para cuando se trate de analizar a fondo este asunto. He aqu
nuestras objeciones:
a) Por una parte, advertimos con claridad que este racio-
cinio fue suministrado ya en el curso de la campaa presiden-
cial de 1964. Muchos camaradas creyeron sinceramente que la
candidatura democratacristiana deba apoyarse en la tentative
de unir a todos los que aspiraban a introducir cambios. El
Frap estaba citado en primera lnea. En consecuencia, la alianza
democratacristiana-Frap resultaba ser no slo la condicin de
triunfo, sino tambin la garanta del xito posterior.
Los hechos mostraron una cosa diferente. La susodicha
alianza jams pudo ser pactada. Para ello, hubo dos obstculos
invencibles: la repugnancia del Partido Socialista y la hostili-
dad del Partido Comunista. Uno y otro siguieron lneas que im-
posibilitaban esa alianza. Los socialists hicieron y dijeron de-
sembozadamente todo lo que era necesario para impedir el
acuerdo. Los comunistas jams abandonaron la tesis de que el
candidate deba salir de las fuerzas del Frap. A fin de justificar
tales posiciones, ambos partidos levantaban todas las barreras
ideolgicas, polticas y sociales que cupieran en su imaginacin
entrenada, para hacer de la Democracia Cristiana una fuerza
antipopular, que haba de ser tenida como enemigo marcado
por el sello de la vergenza, la indignidad, el escndalo y aun el
crime.
Despus de la victoria de Eduardo Frei, cada uno de los
actos de ambos partidos (y ms categrica o bravuconamente


(1) Rodrigo Ambrosio, El contragolpe, "Documento", N? 1; y Ma-
nuel Antonio Garretn, La oportunidad perdida, Ercilla.








los socialists que los comunistas) tendieron a mantener esa
actitud. Desde la falta de cortesa elemental del candidate Allen-
de hasta la frase de Aniceto Rodrguez, "negar al Gobierno la
sal y el agua", se suceden una multitud de hechos que demues-
tran fehacientemente lo dicho: la accin comn entire la De-
mocracia Cristiana y el Frap es impossible por la expresa volun-
tad de ste ltimo. Dicho de otro modo: unir a todos los que
quieren cambios es un propsito irreal, por cuanto sucede que,
en ese caso, los democratacristianos conceden a socialists y
comunistas esa mentada voluntad de cambio, pero ellos se la
niegan a los democratacristianos.
Nosotros pensamos que es altamente perjudicial resucitar
una lnea de accin tan abrumadoramente desmentida por los
hechos.
b) El problema no es slo de falta de asentimiento reci-
proco. En el fondo, hay tambin una cuestin de concept. La
idea de "cambios" no es simple ni posee un mismo contenido
para todos. Los socialists y comunistas parecen de acuerdo en
estimar que estos cambios son un conjunto de modificaciones
sociales y econmicas, en cuya virtud una economa ms o me-
nos colectivada domina a un sector muy disminuido de econo-
ma privada. Ellos proponen que tal sustitucin de estructuras
nada tiene que ver con la esfera poltica. Es decir, el colecti-
vismo del Estado en manos de los partidos Socialista y Comu-
nista no implica ningn problema de dictadura o de meras for-
mas de opresin social. Esta parte del asunto es saltada por
ellos como absolutamente peregrina. Los cambios, para ellos,
son pues una cosa escueta y objetiva. En el fondo, no podran
ser logrados, sin que un aparato administrative y poltico (la
alianza socialista-comunista) resuelva los problems de ese or-
den y garantizara que la nueva economa estatizada no pudiera
ser objeto de una crtica destructive por parte de los ciudadanos.
Mas la primaca del carcter econmico de los cambios sobre
su carcter poltico no es compartida por los democratacristianos.
Nosotros pensamos que es impossible recortar los hechos, tal
como lo hace el Frap, y que tal recorte inevitablemente escon-
de una trampa; la de la dictadura antipopular de ambos par-
tidos y el comienzo de una nueva era de explotacin irredimible
del hombre trabajador por la maquinaria burocrtica.
Esta es la supreme razn por la cual el Frap se neg a
pactar una alianza poltica y electoral con la Democracia Cris-








tiana. Sus dirigentes saban bien que nosotros discrepbamos
de ese autoritarismo colectivista hacia el cual ellos marchan
de manera ritual. Y no queran exponerse a tener que trabajar
para nosotros o encontrarse con obstculos molestos.
La Democracia Cristiana, en suma, formula cambios cuyo
significado social y poltico es diferente a los cambios apoyados
por el Frap. La unidad es simplemente verbal y se deshace ante
la realidad. Y por eso, no hay una base slida para una estra-
tegia de unin entire democratacristianos y frapistas, cualquiera
que sea el grado de indentificacin en los aspects materials
de esos mismos cambios.
A nuestro juicio, los camaradas que piensan del modo antes
expuesto, caen sin quererlo en la ideologa tcita que el Frap
esconde tras el concept de cambio, pensndolo simplemente
como una nueva estructura material que carece de significa-
ciones en que frapistas y democratacristianos pudieran dis-
crepar a fondo.
c) Se nos dice, es verdad, que el Frente de Accin Popular
se ver llevado, por la fuerza de los hechos, a apoyar las inicia-
tivas revolucionarias.
Esta afirmacin supone otra vez que lo "revolucionario" es-
t definido con claridad para ambas parties y, especialmente,
(lo que es an ms grave) que la nota definitoria al respect
est en la tesis del Frap y no en la nuestra. En otras palabras,
se acepta que all donde nosotros hagamos obra revolucionaria,
el Frap estar sin falta listo para dar su apoyo, y que, si no
sostiene nuestros programs, es slo porque ellos carecen de
un verdadero carcter de tales.
Pensamos de manera diferente. El Frap apoya las medidas
que coinciden con su program y ninguna otra. Se niega a dar-
nos la direccin de la tarea de introducir cambios y desconoce
los hechos hasta que nosotros aceptamos su tctica, su ritmo
y su finalidad. El ejemplo ms claro es la reform agraria.
Aparentemente, ella ha sido sostenida por el Frap. En realidad,
socialists y comunistas tratan siempre de sobrepasarla, diri-
girla, contrariarla y aun desprestigiarla. Y nunca el hecho de
haberse iniciado la reform agraria antilatifundista ha sido pa-
ra ellos un dato que los obligue a caracterizar al Gobierno de-
mocratacristiano como una fuerza de significado popular, res-
pecto de la cual hay que tener respeto y comprensin.
Naturalmente, el Frap de hecho, votar en general o en








particular algunas de nuestras mociones. Pero siempre tendr
un margen de posiciones insalvables que le harn actuar como
enemigo capaz de negar la sal y el agua a la Democracia Cris-
tiana.
d) Se nos dice tambin que ninguna fuerza social y polti-
ca en Chile (salvo los militares) tiene poder para luchar simul-
tneamente contra la totalidad de los adversaries politicos de
Derecha, Centro e Izquierda.
Es necesario distinguir:
Por una parte, tal afirmacin es verdadera en cuanto a que
la accin poltica require etapas, pausas y mtodos de com-
bate. No podemos hacerlo todo a un tiempo. Necesitamos evitar
los contragolpes prematuros que invalidan nuestra march.
Como tambin, debemos impedir que tengamos que agotamos
en una lucha contra adversaries por el moment superiores.
Mas, por otra parte, la tarea de llevar adelante un program
determinado supone enfrentar a todoslos enemigos afectados
por las medidas actuales que ese program indica. Resulta ab-
solutamente impossible pensar una tarea de sustituir el sistema
capitalist por el rgimen comunitario (o incluso la de salir
del subdesarrollo), sin que automticamente surgieran las di-
ficultades con las fuerzas sociales enemigas del cambio y con
las fuerzas polticas partidarias de otros cambios.
En consecuencia, carece de sentido decir que no hay capa-
cidad suficiente para luchar, al mismo tiempo, con la vieja
Derecha y la vieja Izquierda. Quermoslo o no, vamos a reci-
bir de su parte rechazo y apoyo parcial. No est en nuestra
mano impedirlo, ni depend de nosotros enfilarnos hacia una
trinchera y no hacia la otra. Todo lo que logramos quebrantar
la base en que se apoya la Derecha y los partidos del colectivis-
mo totalitario. Pero, eso ocurrir siempre dentro de un vasto
y multiple frente de lucha. Ello es as, no por la mera voluntad
de los actors, sino por la situacin que hizo possible el surgi-
miento del program democratacristiano y su victoria.
La tesis de que depend de una mayor energa revolucio-
naria nuestra la posibilidad de minimizar la oposicin del
Frap, nos parece tpicamente de tendencia conciliadora. Ella
har nacer, sin lugar a dudas, tanto afanes de justificar siempre
a enemigos tenaces, como a sugerir que debemos entrar en
acuerdos generals con ellos.
Esto nos parece igualmente errneo que la misma idea pro-








yectada hacia la Derecha. En efecto el mismo argument so
bre la imposibilidad de combatir en campos diferentes al mis-
mo tiempo, ha sido utilizado para sealar las dificultades de
la lucha contra la estructura traditional de derecha. Sera po-
sible argumentar: es impossible golpear simultneamente todos
los puntos de la economa privada vigente; es necesario por
tanto proceder por parties. Adems, ocurre que la Derecha po-
ltica est muerta. Ella no es adversario. Pero, si tenemos que
luchar en su contra y, al mismo tiempo, defendernos del Frap,
nos veremos obligados a un esfuerzo del que nadie es capaz en
Chile. Ataquemos pues primero a los partidos de Izquierda y
evitaremos la colisin con toda la Derecha reunida. Ms tarde,
podremos entrar tambin en este ltimo bastin.
Por cierto, tambin aqu habr algo de tctica sin lugar a
dudas. Seran necesarias las etapas y los reposos. Pero quizs
estemos de acuerdo para decir que result absurda y artificial
la separacin entire la Derecha y la Izquierda para los efectos
de sealar una prioridad en el ataque en su contra.
Nuestra opinion consiste ms bien en alejar de nuestras
cabezas estas tesis discriminatorias y artificiales. Ms que del
apoyo o rechazo de fuera, el criterio aplicable es el que surge
de la dinmica internal del program. A media que ste se
ponga en march, los adversaries tomarn posiciones y el Go-
bierno tendr que medir la fuerza de ellos con la propia. Todo
se reduce a que aqul tome las disposiciones polticas que, en
un moment dado, coinciden con las posibilidades de la situa-
cin objetiva y con la energa del pueblo.
e) Quiere decir lo anterior que estamos en desacuerdo con
la necesidad de plantear una adaptacin del program a las
circunstancias presents?
Sin duda que no. El Gobierno y el Partido Demcrata Cris-
tiano deben, a nuestro juicio, entender a fondo el sentido glo-
bal de su accin y observer atentamente los hechos a fin de
aplicar las medidas que aceleren los cambios. Lo que al res-
pecto se haga es cosa de polticos y tcnicos. A nuestro juicio,
y para los efectos de este artculo, nos interest much que,
so pretexto de pasar a una nueva etapa de nuestra tarea, no
pongamos en prctica una estrategia poltica errnea, fundada
en esa discriminacin de adversaries a que nos hemos referido
y que de hecho nos hace indefensos ante cierto tipo de ataques
impregnados de odio y mala voluntad.




























TRES MILLONES de chilenos, todos adults y en condicio-
nes de emitir una opinion poltica, definirn el prximo domin-
go 2 de abril si estn mayoritariamente con Eduardo Frei
y la Democracia Cristiana o si robustecen, tambin mayoritaria-
mente, a uno de los cuadros de ideas de la oposicin. La campaa
electoral comenzada el 16 de febrero se ha dado en trminos
casi absolutos: todos contra el Gobierno, todos contra el Pre-
sidente Frei, todos contra todos en un moment determinado.
Y junto con los planteamientos negativos ms absurdos de que
hay memorial en la historic poltica chilena de los ltimos cin-
cuenta aos, la embriaguez de las cifras en una retahla de afir-
maciones futuristas que abren a Chile la perspective de un
sombro porvenir econmico-social-poltico.
Cuando el Presidente Frei seal al pas que se viva una
crisis institutional, no hizo una afirmacin a medias o lanz un
juego de palabras para malabarismo electoral, sino que descri-
bi concisa y valientemente una realidad: el pueblo chileno se
agrup alrededor de un cuadro de ideas y exalt a un hombre
a la jefatura del poder poltico, entregndole despus la herra-
mienta bsica de una de las ramas del poder legislator. Y si
hubieran sido totales las elecciones parlamentarias, el Senado


ciware








habra tenido una mayora absolute dispuesta a realizar el pro-
grama por el que el pueblo vot el ao 64. Pero ocurre que lo
que el Presidente de la Repblica y el Partido Demcrata Cris-
tiano dicen y tratan de hacer, tres bloques homogneos, y que
al mismo tiempo son heterogneos entire s, imponan su posi-
cin y hacan estril todo intent de aplicar aquel program.
El Ejecutivo trazaba las lneas bsicas de la accin y el Con-
greso Nacional borraba tales trazos y dibujaba lo que a esa
mayora senatorial heterognea le pareca mejor: y era peor
para el pas. Quin manda en Chile? se pregunt el hombre
de la calle: el Presidente de la Repblica que elegimos por ma-
yora absolute el ao 64 y que obtuvo mayora absolute de par-
lamentarios elegidos en marzo del 65, o la agrupacin opositora
que perdi ambas elecciones? Quin manda en Chile?
Y a esa pregunta slo puede responder "el patrn" de los
que tienen mandato popular: el pueblo, el electorado national.
Por eso Frei y la Democracia Cristiana plantearon al pas
la necesidad de definir posiciones, de saber de una vez por todas
quin es la representatividad popular national. Y como el movi-
miento se prueba andando, de inmediato se estudi una reform
constitutional que permitiera la disolucin del actual Congreso
Nacional y la convocatoria a elecciones generals para designer
a los que deban former ambas ramas del parlamento. Todos los
polticos estuvieron de acuerdo en aceptar el desafo, pero cuan-
do lleg el moment de asumir actitudes definidas y definitivas
casi toda la oposicin se ech atrs.
Pero se puede burlar as al pas? Evidentemente que no.
El Partido Demcrata Cristiano planted en seguida al pas la ne-
cesidad de ir a un plebiscito en que el electorado diga directa-
mente con quin est mayoritariamente. Y como el mecanismo
constitutional no permit la consult popular direct, porque se
trata de un texto jurdico de ms de cuarenta aos de antigedad,
se vio la inminencia plebiscitaria en la eleccin municipal ordi-
naria de abril.
Para que el pas tome sus posiciones plebiscitarias es menes-
ter exponer lo que han hecho el Gobierno y la Oposicin. Y eso es
lo que se ha expuesto en esta campaa. El Gobierno ha contado
al pas lo que ha hecho. Y un Gobierno, cuando est dinamizado
por un ideario bien definido y que se desenvuelve sobre un pro-
grama armnicamente trazado, tiene muchsimas realidades que
exponer y muchas obras que resear. El Presidente, los Ministros,








funcionarios superiores de la Administracin Pblica le han con-
tado al pas lo que el rgimen ha podido hacer con el mandato
popular dado en las elecciones del 64 y 65 y le han relatado, tam-
bien, los tropiezos que le ha provocado la oposicin. Y la oposi-
cin se ha sobresaturado de antis, de construcciones negatives,
de resentimientos, de resquemores y algunos se han dosificado de
excesiva amargura.
Al analizar la publicidad de cada uno de los cuatro partidos
de oposicin es fcil encontrar un factor comn: la posicin
"anti". Nada constructive, nada que aportar al desarrollo social-
econmico del pas, slo amargada rebelda sin causa just. Y
fuera del tiempo electoral, durante las legislatures ordinarias y
extraordinarias, este nimo no se haba dado.
Tres millones de chilenos definirn posiciones en esta elec-
cin municipal. Este es el hecho ms destacado de la poltica en
este primer trimestre de 1967.
















4*









AS A


De la Guerra Fra a la Paz Fra?


La guerra fra entire oriented y occidente ha sido el hecho
dominant en las relaciones internacionales por ms de veinte
aos. Nacida inmediatamente despus de la II Guerra Mundial,
se concentr en Europa -especialmente en el problema ale.
mn-, extendindose luego al Lejano Oriente y Asia, mientras
el Medio Oriente se vio cada vez ms comprometido y Castro la
llev a pocas millas de los Estados Unidos.
Actualmente surgeon a su respect una series de interrogan.
tes: ha perdido su vigencia la idea de una eterna guerra fra,
es decir, de un precario equilibrio mundial? Qu resultados han
obtenido las naciones neutrales de Asia y Africa en la creacin
de un nuevo element que intervene necesariamente en la di-
visin oriente-occidente? La pugna chino-sovitica ha alterado
el esquema de enfrentamiento este-oeste an ms de cuanto se
puede apreciar hasta ahora? Qu significacin tienen las ten-
siones en el seno de la propia alianza occidental?
Las respuestas que puedan darse a tales enigmas proba-
blemente ayudan a definir el future inmediato; pero, por eso








mismo, no son nada sencillas. Sin embargo, es de toda eviden-
cia que hay en march process que estn transformando las
relaciones tanto de los bloques mismos como dentro de ellos.
En primer lugar, la situacin blica se ha transformado. El
viejo cuadro de unas poqusimas potencias nucleares enfren-
tando a otras poseedoras simplemente de armas convenciona-
les, ha sido sustituido por otro, en que cada bloque ha encon-
trado la manera de contrarrestar el podero nuclear del anta-
gonista. Los peligros de un statu quo semejante, al alentar accio-
nes en pequea escala, han llevado a la bsqueda de un equili-
brio aunque slo sea en el campo conventional, de lo que son
ejemplos los acuerdos atmicos recientes.
Luego, en Europa por lo menos, donde se concentr original-
mente el conflict, hay una estabilidad que ha dado al traste con
muchas ideas e ilusiones que atizaron la guerra fra. En efecto,
Rusia esper durante muchos aos que ese conflict o una crisis
econmica fueran el estmulo para una revolucin en algunos
pases de occidente. Por su parte, EE. UU. tambin esper una
rebelin de las naciones de detrs de la llamada cortina de hie-
rro. Bien se sabe que ni una ni otra cosa sucedi, de tal modo
que esas ideas e ilusiones carecen hoy de toda fuerza dinmica.
El cambio de la poltica de Bonn en relacin a los estados de
Europa Oriental ejemplifica muy bien lo ocurrido. Asimismo, la
conduct exterior del rgimen degaullista se funda en la exis-
tencia de una estabilidad tal que cree possible hablar de "un
acercamiento continental" al referirse a Europa.
En tercer lugar, los peligros menos agudos han trado con-
sigo una prdida de cohesin dentro de las dos alianzas y dentro
de los sistemas de seguridad con que ellas se rodearon. La crisis
de la OTAN y del Pacto de Varsovia, lo revelan muy bien. Al
propio tiempo, el nacimiento de nuevos pases -Africa es un
buen ejemplo al respecto- o el renacer de antiguas potencias
-que es el caso de China Roja-, han provocado un desplaza-
miento del centro poltico de gravedad del mundo.
Finalmente, la creciente y rpida division econmica entire
las regions ms o menos desarrolladas del mundo, afecta cada
vez ms no slo a las organizaciones polticas, sino aun a la
lealtad de los miembros de cada bloque, al hacer surgir nacio-
nalismos continentales que buscan la expresin de sus peculiares
intereses y al dividir a los ciudadanos del mundo en dos grandes








porciones: aqullos que son partidarios del statu quo, es decir,
los satisfechos y los que desean cambiarlo.
De esta manera, el esquema de la guerra fra aparece sobre-
pasado por estos hechos y un nuevo sistema de relaciones inter-
nacionales se ve despuntar en el horizonte.



La Prxima Reunin en la Cumbre.


Sin duda, si nuestra region quiere -y debe querer hacerlo-
jugar algn papel en el mundo de hoy, tiene que tomar en con-
sideracin muy seria esta nueva situacin, apenas esbozada, sin
embargo.
Desde este punto de vista, los acuerdos que permitieron ela-
borar la agenda de la prxima reunin de Presidentes America-
nos, son alentadores.
En efecto, la derrota de los puntos de vista de los pases que
deseaban introducir cuestiones polticas o bilaterales en el te-
mario, constituy el reconocimiento de que son los problems
econmicos y sociales los que con la mayor urgencia deben re-
solverse y que es la integracin de Amrica Latina el mejor
instrument para ello. El firme rechazo que sufri en la III
Conferencia Interamericana Extraordinaria -que funcion pa-
ralelamente a la Undcima Reunin de Consulta que trat el
asunto de la agenda presidencial- es indicativo de que se est
abriendo paso una conciencia cada vez mayor de que el sistema
interamericano en general y la Organizacin de los Esfados
Americanos (OEA) en especial, deben volver a los cauces que ori-
ginalmente tuvieron. Con esto queremos decir que vuelvan a
ser un sistema de pacfica coexistencia para el desarrollo y pro-
greso de nuestros pases, tal como lo estipulan los artculos 4
y 13 de la Carta de la OEA.
La agenda se centra, pues, en torno a problems econmicos
y sociales. Sus temas son: 1.-Integracin econmica latinoame-
ricana. 2.-Medidas para mejorar el comercio international de la
region. 3.-Modernizacin de la vida rural y aumento de la pro-
ductividad agropecuaria. 4.-Desarrollo educational, cientfico
y tecnolgico e intensificacin de los programs de salud. 5.-Ac-
cin Multilateral para proyectos de infraestructura y 6.-Limi-
tacin de los armamentos.








Por el propio carcter del acuerdo que dio vida a la agenda
-acuerdo en lo esencial y bsico- ella require ser pormenori-
zada y desarrollada, en trmino que pueda expresarse en un do-
cumento claro, prctico y coherente, que ser el que debern
firmar en su oportunidad los Presidentes Americanos.
Esta labor debe ser cumplida por los representantes perso-
nales de los Presidentes, que se reunieron en Punta del Este a
mediados de marzo. El informed o document que ellos elaboren,
ser considerado despus por los Cancilleres Americanos. De esta
reunin saldr finalmente el acuerdo que deben rubricar los
Mandatarios.
La tarea de los representantes personales y de los Cancille-
res no es nada fcil, pues cada uno de los puntos del temario
contiene una series de problems que desde hace tiempo son visua-
lizados en formas diferentes por los pases de la region.



Dos Puntos Conflictivos.


Para ejemplificar las dificultades de la empresa de elaborar
el document que han de suscribir los Presidentes Americanos,
basta referirse a dos puntos del temario: la integracin de Am-
rica Latina y el comercio international de Latinoamrica.
El primer punto fue completado en Buenos Aires con un
enunciado que dice que el Mercado Comn Latinoamericano "se
establecer sobre la base del perfeccionamiento de los dos sis-
temas de integracin existentes, la Asociacin Latinoamericana
de Libre Comercio y el Mercado Comn Centroamericano".
La esencia del problema surge aqu con claridad, pues los
dos instruments de integracin a que se hace referencia, obe-
decen a enfoques muy diferentes, de muy difcil conciliacin.
En efecto la ALALC aspira a construir un simple espacio de
desgravmenes arancelarios para hacer ms fluido el comercio
entire los pases miembros, los cuales conservan plena indepen-
dencia para formular sus polticas comerciales en sus tratos con
terceros pases. Su idea animadora es que la desgravacin aran-
celaria y el trfico commercial son, por s mismos, capaces de
activar el desarrollo econmico y dar dinamismo al process in
tegrativo. Es, pues, en su fondo, una concepcin liberal-naciona-
lista.








El MCCA, por el contrario, tiende a constituir una comunidad
econmica distinta de los pases que la forman, con mecanismos
capaces de coordinar las diversas polticas de sus miembros e
imponer soluciones que conjuguen el inters propio de la co-
munidad y los intereses nacionales de sus miembros. Est as
animada de una filosofa comunitaria y supranacional.
Las vastas discusiones que sobre la integracin de Amrica
Latina han ocurrido y siguen ocurriendo, no son sino el reflejo
de estas dos posiciones tan diferentes. Parece, pues, bien difcil
cumplir con lo acordado en estos aspects en Buenos Aires.
El problema referente al comercio international de la region
es an ms spero, porque conduce a un terreno en que el Buen
Vecino no ha demostrado precisamente solidaridad hemisfrica
Resumir el drama de Amrica Latina en el comercio mundial
es bastante sencillo: vende barato y compra caro. Por eso, el pre
cio de sus materials primas de exportacin est siempre a la
zaga de los precious que para sus manufactures le fijan los pases
industrializados, Estados Unidos especialmente, ya que es nues-
tro principal interlocutor en el dilogo del comercio mundial.
En estas condiciones, es bastante sencillo darse cuenta por
qu Amrica Latina tiene una economa que no crece, padece
inflacin y ve aumentar su deuda externa. Sin embargo, ninguna
media prctica ha podido adoptarse y EE. UU., pese a sus su-
cesivas polticas de Buena Vecindad, Trato Justo y Alianza para
el Progreso, sigue quitndonos con la izquierda lo que nos da
-que es bastante poco para las necesidades de la regin- con
la derecha.
Se ve, pues, que tampoco este asunto es de fcil solucin.



Algunas Sugerencias.


Hasta ahora, el Sistema Interamericano, no ha servido para
otra cosa que para poner un timbre de honorabilidad a la ex-
plotacin de Amrica Latina por parte de Estados Unidos y la
OEA no ha sido otra cosa que un instrument de la poltica blo-
quista de ese mismo pas. La culpa de esta situacin recae, en
gran parte, sobre nuestros propios pases, que han estado des-
unidos a travs de la historic, a veces por las minucias ms ridi-
culas e increbles.








Sin embargo, como acabamos de decirlo, un nuevo espritu
parece haberse abierto paso en Amrica Latina. Es obra, sin du-
da, en important media, de la democracia cristiana.
Bajo el pabelln de este nuevo espritu, parece possible plan-
tear algunas sugerencias para la reunin de Presidentes Ameri-
canos, que tienen estrecha relacin con los puntos del temario.
Ellas podran ser: la proscripcin de las bases militares ex-
tranjeras en los pases latinoamericanos, incluyendo, desde lue-
go, las de Puerto Rico, Panam y Cuba, para que Amrica Lati-
na pueda desnuclearizarse efectivamente y el Tratado elaborado
al respect no sea otro instrument ms de ninguna aplicacin
prctica.
La cesin por parte de EE. UU. de la administracin del
Canal de Panam a la OEA, que formara una empresa para ad-
ministrar el Canal y devolver a Panam el territorio que hoy con-
trola EE. UU. (Canal Zone). De las utilidades obtenidas, la OEA
podra retornar a Panam una cantidad sustancialmente mayor
que la que hoy recibe por arriendo de la zona, quedndose con
una cantidad para sufragar sus gastos administrativos. Se com-
pensara as a Panam en parte la prdida de ingresos que le
representar la salida de las bases norteamericanas.
Elaboracin de un estatuto de inversiones extranjeras para
brindar seguridad a los industriales nacionales que temen ser
desplazados por el capital extranjero en el process de integracin,
tal como ha ocurrido con el MCCA, y aliviar las tensions po-
lticas que crea la inversin fornea. Este estatuto debe conte-
ner dos puntos esenciales: a) el derecho de todo estado latino-
americano a nacionalizar las empresas extranjeras establecidas
en el pas, cuando lo estime convenient para sus fines econ-
micos y polticos. En tal caso, se procuraran facilidades finan-
cieras para poder realizar los pagos a las empresas nacionali-
zadas, a travs de los organismos financieros interamericanos
o del mismo gobierno de EE. UU. y b) la temporalidad de la
inversin extranjera en Amrica Latina. El plazo que las empre-
sas extranjeras dispondran para permanecer en el pas, se fi-
jara teniendo en cuenta el tiempo necesario para que ellas
amorticen su inversin y obtengan razonables utilidades. Duran-
te l, las empresas contaran con el compromise international
de que no seran nacionalizadas, Al final del mismo, ellas pa-
saran automticamente al Estado o al sector privado del pas
respective.








Acordar una moratoria de diez aos para todas las deudas
que Amrica Latina tiene contradas con Estados Unidos. La
Conferencia de Presidentes invitara a los pases de Europa
Occidental a adoptar similar actitud y acordar un crdito para
adquisiciones en EE. UU. por el valor de 10 mil millones de
dlares para el prximo decenio.
La adopcin de stas y otras medidas demostrara que
efectivamente se camina hacia una autntica y prctica solida-
ridad hemisfrica.













CENTRAL DE HOMEOPATIA
Surtido complete de medicamentos homeopticos
Infrmese sobre Teraputica Homeoptica en los diversos
textos que tenemos a su disposicin

Santo Domingo 1022 Casilla 325 Santiago




ASOCIACION DE AHORRO Y PRESTAMO "HUELEN"
Confenos sus ahorros y lo
transformaremos en su casa propia
Smbolo de solidez
y de confianza
Ahumada 131 entrepiso Fono 80331 Santiago


























CHINA: ANTECEDENTES PARA UN ENIGMA


La todava confusa lucha por el poder en China puso de
relieve, una vez ms, el escaso conocimiento que en Occidente
se tiene del gigantesco pas oriental. Hace unas semanas, el
reputado "Economist" de Londres, en un extenso y ambicioso
artculo, profetizaba que las escaramuzas de los desenfrenados
guardias rojos y las desmesuradas alabanzas a Mao representa-
ban claramente la preparacin de 700 millones de chinos para
la guerra mundial.
El experimentado observador ingls, por lo visto, ha sufrido
una crisis de estrabismo, o su vision ha sido obnubilada -mo-
mentneamente, no lo dudamos- por las volutas de humo de
su pipa.
No menos desconcertados han quedado, en verdad, los dems
experts y especialistas en cuestiones chinas, los sinlogos, que
explican a Occidente cuanto sucede o va a suceder tras los con-
fines de la China Popular.
Ahora se sabe que, con el ritual incienso de sus invocacio-
nes dogmticas, Lin Piao y los guardias rojos anunciaban a todo
el mundo que estaban empeados en una lucha por el poder y
en la defense de Mao Tse-tung. Y que, en moments que redac-
tamos estas lneas, China se encuentra al borde de una guerra
civil. Como antecedente siniestro de lo que puede derivarse de
.un enfrentamiento entire chinos, recordamos que la ltima gue-








rra civil cost a China unos 40 millones de vidas. La rebelin
se produjo contra la dinasta Manch, despus de mediados del
siglo pasado; fue dirigida por Hung Hsiu-ch'uan, un chino con-
vertido al cristianismo, y se conoce con el serfico nombre de
T'ai-p'ing, que significa "Paz Celestial". En 1967, con eficaces me-
dios de comunicacin, armas modernas y un sistema eficazmente
totalitario, una eclosin de violencia puede tener consecuencias
imprevisibles.
Hasta ahora, sin embargo, la efusin de sangre ha sido mo-
derada, si se tiene en cuenta el despliegue de masas enfervori-
zadas que, desde hace dos meses, agitan buena parte del pas.
No menos que esos aspects, asombra al extranjero el cu-
rioso y hasta incruento estilo de lucha poltica de Mao y sus
contrincantes, al paso que se cruzan los ms gruesos eptetos
para desprestigiar al enemigo.
La lucha por el poder se desenvuelve en China "a giorno",
mediante carteles y medios de propaganda masiva. En el trans-
curso de varias semanas de forcejeos, no se sabe de ningn
asesinato. El Presidente Liu Shao-chi, sin perder su cargo, es
acusado enfticamente por un ministry de cargos incompatible
con su dignidad. Mao, Presidente del Partido Comunista, y Chou,
Primer Ministro, permanecen entire tanto al margen, si bien fi-
nalmente el primero terci en favor de Lin Piao.
Una comparacin, aunque somera, con las macabras y sub-
terrneas purgas estalinianas, hace que hasta los periodistas nor-
teamericanos reconozcan diferencias notables.
El fondo de la cuestin, sin embargo, no por ello queda
aclarado. No nos referimos a lo que est sucediendo -la pugna
por el dominio- sino a sus motivos ntimos.
Importa saber, por ejemplo, cules son las diferencias ideo-
lgicas y estratgicas entire Mao y sus adversaries. Entre los
eventuales campos de desacuerdo, particular importancia reviste
el que envuelve las relaciones internacionales: Hay, por ejem-
plo, una fraccin que est interesada en un acuerdo con los so-
viticos? Hay una fraccin ms proclive a llegar al holocaust
nuclear en Vietnam?
Cuando se dejan a un lado las ancdotas y se piensa en las
proyecciones mundiales que tendr la actitud china, cualquiera
sea sta a la postre, se verifica que, en estos moments, se estn
definiendo hechos de trascendencia mundial. La misma impor-
tancia de esta lucha parece entonces ms dramtica y el her-








metismo de sus motivaciones nos incita a hacer esfuerzos por
indagar su significacin. Empero, el traspi del temerario obser-
vador del "Economist" har que este comentarista se limited a
aportar antecedentes, a ordenar algunos recuerdos que podrn
ser de utilidad al paso que los cables comiencen a esclarecer las
direcciones de la poltica china.
Entre los primeros acusados por Lin Piao figure su ante-
cesor, el mariscal Peng Teh-huai, quien en 1959 fue separado de
su cargo de Ministro de Defensa. Peng haba dirigido la guerra
en Corea y all recibi categora de hroe. Era, por lo dems,
considerado un fiel seguidor de Mao. Es interesante recorder las
causes a que se atribuye el cambio de Peng por Lin Piao. De
este acontecimiento dice Edgar Snow, en su libro "La China
Contempornea":
"Peng cobr tambin clara conciencia de la dependencia de
China en el material y la ayuda tcnica sovitica. Desde 1957
personific el escepticismo entire los especialistas militares del
partido acerca de innovaciones tales como el uso excesivo de
unidades militares del ejrcito en el trabajo de las comunas,
la extension muy amplia del sistema de milicias y demasiada
"poltica" en los programs de entrenamiento.
"Peng favoreci la continuacin de una dependencia tecnol-
gica ms estrecha a largo plazo en la Unin Sovitica para ali-
gerar la carga de una industrial independiente de todas las ar-
mas, la poltica que China sigue ahora. Parece possible que fuera
considerado parcialmente responsible de no obtener el acuerdo
de Khruschev para crear un comando conjunto del Lejano Orien-
te en 1958. Despus que Liu Shao-chi asumi la Presidencia del
gobierno, Peng se vio cada vez ms considerado entire la minora
"derechista" del Politbur. En 1959 l y su estado mayor fueron
sustituidos por Lin Piao, una figure ms flexible y menos bri-
llante. La tarea de Lin Piao fue el restablecimiento, entire los
especialistas militares del partido, de una solidaridad absolute
detrs de la dirigencia del Politbur para realizar las tareas in-
ternas y en apoyo de la doctrine military de Mao y el desafo
ideolgico a Khruschev... Peng es todava miembro del Polit-
bur y es possible que asuma todava un cargo important si
prevalece un clima ms clido entire Rusia y China".
Lo anterior no significa necesariamente que los que apare-
cen comprometidos como aliados del Presidente Liu compartan
igualmente la idea de que es necesario concertar un nuevo trato








con la URSS. Pero hay que recorder que la destitucin de Peng
tuvo lugar un ao despus que, segn dice ahora Mao, la "ca-
marilla" de Liu se apoder del poder y lo releg a la represen-
tacin de un papel de "padre muerto". Por otra parte, su reem-
plazante, Lin Piao, el lder visible del maosmo, tendra que ha-
ber obtenido la anuencia de Liu y los suyos para ocupar el cargo
clave de Comandante en Jefe. Viendo los recientes aconteci-
mientos, en que hombres como Tao Chu, quien haba aparecido
hace muy poco como uno de los lderes del maosmo, pasan de
un da para el otro a posiciones contrarias, no debera extraar
que el mariscal Lin tambin hubiese ocultado su verdadero pen-
samiento, pero en favor de Mao. Si esto fuese as, teniendo
adems en cuenta la actuacin notoriamente pro sovitica de
Lin Piao, cabra preguntarse hasta qu punto desearan llevar
las relaciones con la URSS las facciones ms antisoviticas.
Es cierto que igualmente puede suceder lo contrario, que los
rivals de Mao deseen suavizar el conflict chino-sovitico. Mao,
sin embargo, haba observado, a lo largo de ms de treinta aos,
una actitud notablemente prudent ante la Unin Sovitica. Pese
a Stalin y a la poltica "pro Kuomintang" del Komintern, el
viejo guerrillero aprovech toda coyuntura para recibir el apoyo
de Mosc. Aunque tena todos los motivos para sentir un fuerte
resentimiento contra Stalin, curiosamente, cuando la ruptura,
apareci como su primer defensor.
Resulta ahora que, en aquel tiempo, Mao no tena poder,
sino un papel nominal. Cabe entonces preguntarse si la ruptura,
as como el culto a Stalin, no fueron promovidas por el Presi-
dente Liu y sus aliados, en contra de la opinion de Mao, quien
podra as ser, en realidad, el pro sovitico y pro Khruschev de
China. Nadie tiene la respuesta; pero, ya que estamos recopi-
lando algunos antecedentes, transcribamos parties de unos ar-
tculos que se atribuyen a la pluma de Mao y fueron publicados
en el "Diario del Pueblo", en 1956, cuando Mao dice que conser-
vaba el poder y comenzaba en Mosc la "desestalinizacin".
"Los dirigentes de los partidos comunistas y de los Estados
Socialistas estn obligados... a ser de lo ms prudentes y mo-
destos, a mantenerse cerca de las masas, a consultarlas en todas
las cuestiones... y a ejercer constantemente la crtica y la auto-
crtica... Precisamente por su incapacidad para hacerlo Stalin
cometi serious errorcs... se volvi orgulloso e imprudente...
tom decisions errneas en algunas cuestiones importantes...








exager su propio papel y contrapuso su autoridad individual a
la dirigencia colectiva... acept y favoreci el culto del indivi-
duo y viol el sistema de centralismo democrtico del partido...
no prest la debida atencin al desarrollo de la agriculture y al
bienestar material del campesinado... tom una decision err.
nea en la cuestin de Yugoslavia... mostr una tendencia hacia
el "chovinismo de gran nacin"... y hasta intervino equivoca-
damente, con muchas consecuencias graves, en los asuntos inter-
nos de ciertos pases y partidos hermanos".
Todas las actitudes de Mao, hasta la ruptura con la URSS,
acontecida cuando no controlaba el poder en China, fueron de
desconfianza y resentimiento a Stalin, as como de valorizacin
de la alianza entire la Unin Sovitica y China. De triunfar Mao
en definitive, asistiremos a un acercamiento China-URSS? O es
que Mao tampoco control a Lin Piao, y juega de rbitro opor-
tunista, en espera de reconquistar el poder, entire las dos frac-
ciones dominantes del comunismo chino? Es possible, as como
tambin parece possible cualquiera otra derivacin. Ya que no
hay medio de penetrar en el laberinto, habr que seguir reco-
pilando antecedentes y esperar, con paciencia china, que los he-
chos hablen por s mismos.








PUEBLO,

GOBIERNO

Y OPOSICION


Arturo Garnham A.



Ha comenzado un nuevo ao, los chilenos nos volvemos a
encontrar. Renovamos las promesas, reforzamos los propsitos.
Quizs sea ste el moment ms apropiado para reflexionar.
Es un hecho evidence que debemos pensar en el destino de
nuestra patria, y al pensar en el future de nuestro pas, no como
lejana idea o simblica concepcin, sino como hombres, mujeres
y nios sumidos an en el subdesarrollo, nos vemos forzados a
analizar el esquema que seala el ttulo: la vocacin poltica
del pueblo, la accin del Gobierno y el papel que ha jugado la
oposicin.


PUEBLO E IDEOLOGIA

Cada chileno el ao 1964 se enfrent con varias ideologas,
y aunque pareciera que los alimentos y el desarrollo no las tu-
vieran, es evidence que los chilenos eligieron no slo a un go-
bernante, sino, ms que eso, actuaron polticamente, decidieron-
el triunfo de un hombre y un partido que representaba una
concepcin poltica e ideolgica del desarrollo, basadas en una
filosofa del hombre, ser solidario y personal.
Mucho se puede discutir que hubo personas que no conce-
ban ni comprendan lo que significaba una ideologa; sin em-
bargo, por esa penetracin casi sobrenatural que tiene el dilo-
go, no cabe duda de que los chilenos decidieron por una filosofa








poltica democrtica, pero al mismo tiempo revolucionaria. Po-
dramos decir que dos caractersticas fundamentals tena la de-
cisin de los chilenos. Una ms de fondo que una a la libertad
personal la posibilidad solidaria de una revolucin. Que exiga
y demandaba al pas un fenmeno dificilsimo: cambiar rpida-
mente las estructuras por medio de la unidad popular, sin coher-
sin, sin privacin de la libertad. Otra ms de forma, que sig-
nificaba terminar con el juego pequeo y politiquero que hizo
durante muchos aos caminar al pas pasos distintos y contra-
dictorios, que se iban dando y desandando en la media que los
cabecillas politicos hilaban entire pasillos y cocktails diferentes
alianzas ms o menos tiles y convenientes a su solo criterio.
Era evidence que el pas quera y anhela cambios. Saba que
si no se lograba superar en gran media el estado de subdesa-
rrollo, no exista ninguna posibilidad de sobrevivencia humana
de sta y las futuras generaciones de chilenos. De la misma ma-
nera el pueblo entendi que para lograr el desarrollo era nece-
sario cambiar la fisonoma econmica y social del pas, trans-
formando completamente sus estructuras. Por otro lado, lo que
los economists llaman el efecto de demostracin, obliga al pas
a producer una mejor distribucin de la renta national, por ra-
zones econmicas, sociales y de justicia.
La ideologa presentada fue apoyada por el pueblo. En rea-
lidad el pueblo decidi hacer la revolucin en libertad.
Haba que realizar un esfuerzo enorme para lograr el desa-
rrollo econmico de Chile, pero este esfuerzo no poda basarse
en ciertos grupos sociales poderosos, el famoso "filting down"
no era eficaz y no corresponda al pensamiento democratacris-
tiano.
Era fundamental provocar el desarrollo social. No era posi-
ble que en Santiago de Chile, viajando veinte minutes en auto-
mvil, recorriramos, en standard de vida, Europa o Estados
Unidos, para llegar al Africa de las poblaciones marginales.
Esta era una revolucin popular. El pueblo era el que deba
realizar la revolucin. Haba que organizarlo y terminar con su
antigua posicin de infante, al margen de los sucesos nacionales,
guiado por "los que saban ms, o, mejor dicho, por los que
tenan ms".
La libertad era la base de este actuar poltico, pero la liber-
tad en una revolucin, no la libertad en un process lento y acom-
pasado, normal. La libertad en un cambio rpido, drstico y pro-








fundo. Al igual que lo que ocurre con los pases en las grandes
crisis nacionales por guerras o catstrofes, la libertad de los
chilenos tendra que reducirse o, mejor dicho, hacerse revolu-
cionaria, con el objeto de poder efectuar la transformacin que-
rida por la comunidad entera.
Estbamos al final de una etapa national, el pueblo, el chi-
leno quera cambios, y no con ese querer nostlgico del cambio
por el cambio, con un querer concrete de la aceleracin econ-
mica y de la justicia social.
El problema se planteaba en cmo dar el primer paso. Cmo
hacer de un pas en evolucin un pas en revolucin. Cmo
transformar una estructura poltica arcaica en un sistema po-
ltico modern. Cmo terminar con el juego de salones y pasi-
llos, para llegar a una accin poltica dinmica y basada en la
realidad vital de todos los chilenos.
El chileno haba aceptado una ideologa, el chileno tena
que aceptar un program.

PUEBLO Y PROGRAM

Es verdad evidence que no se concibe un Gobierno inspirado
solamente en una filosofa o con un intent de aplicar una ideo-
loga. Es imprescindible, en cualquier Estado modern, que el
future gobernante plantee, adems de una ideologa, un modelo
prctico de su pensamiento. Un cmo aplicar las ideas bsicas
de su concept de la persona, de la economa y de la sociedad
en un plan concrete.
La Democracia Cristiana y el Presidente Frei plantearon al
pas su program.
Organizacin del pueblo para que ste pudiera dialogar con
el Gobierno y pudiera en ltima instancia ser el verdadero go-
bernante de su propio destino. Para que no ocurriera lo que
siempre ha pasado en Chile, que el Presidente es elegido por
una mayora abrumadora, pero que como el pueblo no est or-
ganizado, una minora econmica o gremial determinan lo que
debe ser el pas y son los nicos que presionan o amenazan
para lograr torcer la voluntad popular. La promocin popular,
la organizacin libre y democrtica del pueblo. El ingreso de los
pobladores marginales y de los campesinos, la organizacin de
los trabajadores chilenos, hasta el moment casi sin significado
y sin peso en el pas.








Refotma Agraria. La incorporacin de los campesinos a la
tierra. El cambio fundamental delr sector agrcola. La participa-
cin del campesino en el desarrollo, la mayor produccin de la
tierra chilena. La aceleracin del crecimiento econmico del pas.
Poltica de industrializacin. Poltica del cobre. Acero. Auto-
motriz. Celulosa. Petroqumica. Sin desarrollo econmico no hay
desarrollo social.
Contencin de la inflacin. Todo un actuar en poltica de
remuneraciones y de precious que terminara con la droga de los
chilenos, la inflacin. Droga que agota a los pases, que los des-
moraliza, que los hace vivir al da. Droga que, como todas ellas,
slo pueden soportar los fuertes y que atenaza a los dbiles,
que hace que los poderosos se defiendan y que los ms mo-
destos ganen cada da menos, que mina las energas vitales de
la comunidad national.
El Partido y su candidate plantearon su Programa de Go-
bierno, el pueblo lo acept. Acept al candidate, al Partido que
lo inspiraba y al Programa que debera ejecutarse para lograr
remecer a Chile y sacarlo adelante.
La voluntad de Chile se haba manifestado con un cambio
profundo, la ciudadana haba credo en un modelo econmico
social. Faltaba solamente que ese program comenzara a operar.
Caba ahora al Gobierno actuar en consecuencia con su progra-
ma, con el program que el pueblo haba decidido.
Qu ocurri? El Gobierno comenz a enviar los diferentes
proyectos al Parlamento y, cosa curiosa, este Parlamento, que
representaba al pueblo, no acept lo que el pueblo quera. Los
representantes de los sectors populares actuaron por su cuenta,
representando solamente en pasillos y pequeos crculos a los
grupos sociales que, como dijimos antes, constituyen y han cons-
tituido siempre en Chile la base de la poltica del viejo estilo.
Los intereses econmicos y los intereses sectarios formaron un
cuello de botella. Los proyectos no eran aprobados, se esperaba
la transaccin del Gobierno en base a la presin de los pequeos
grupos.
Fiel a la tradicin democrtica, el Gobierno esper las elec-
ciones de marzo de 1965. Saba que ellas seran un respaldo a
su program. La tendencia del pueblo de Chile no era una fri-
volidad, era una accin firme y decidida. El pueblo haba votado
por una ideologa, haba votado por un program. Reafirmara
la decision en las urnas.








Marzo de 1965, abrumadora mayora para el Partido de Go-
bierno, respaldo sin precedentes al Gobierno del Presidente Frei.
El pas se puso de pie, se iniciaba el nuevo estilo, las minoras
desfazadas en el tiempo haban sido borradas, slo quedaba un
pequeo grupo, y este grupo debera percibir la voluntad na-
cional. Chile, que quera una revolucin, comenzara a vivirla,
se podra agilizar la administracin pblica, podran realizarse las
inversiones tanto nacionales como extranjeras, comenzara la
Reforma Agraria, la organizacin del pueblo se efectuara, se
podran transformar las estructuras jurdicas del pas para ade-
cuarlas al despegue econmico y al desarrollo social. Todos los
chilenos vibraban, la mujer trabajadora, el poblador, el cam-
pesino, el joven, el professional y el empresario percibieron que
comenzaba el nuevo estilo, se haba logrado encontrar la coyun-
tura de hacer de un pas en lenta evolucin un pas en revo-
lucin. Todo se haba logrado no solamente por las vas demo-
crticas de fondo, pues era querido por el pueblo, sino respe-
tando las arcaicas formas jurdicas que no estaban adecuadas
a una nacin modern.
Nuevos proyectos al Parlamento. En la Cmara de Diputa-
dos, acucioso studio y rpido despacho. En el Senado, obstruc-
cin. Quines obstruyen? Las pequeas minoras, las que siem-
pre han querido gobernar a Chile. El Gobierno se vea enfren-
tado con sorpresa a que los representantes populares no que-
ran lo que quera el pueblo. Pese a todo, con leyes aejas como
la de Reforma Agraria, el Gobierno comenz a hacer la voluntad
del pueblo. Al margen de la ley, el poblador y el campesino
comenzaron a organizarse. Sorpresa de los pequeos grupos obs-
truccionistas, no hubo transaccin.



PUEBLO Y OPOSICION


El subttulo parece una contradiccin. Pueblo y oposicin?
Oposicin de quines? Cuando un pueblo quiere un camino,
cuando elige una alternative poltica, puede existir oposicin?
Esta es la contradiccin que est viviendo Chile y que se
manifiesta constantemente en el H. Senado. El pueblo ha elegido
a sus representantes con un mandato: "Haz lo que yo quiero".
Esos representantes hacen lo que ellos quieren.








Ya lo manifestbamos anteriormente. Es la tragedia de to-
dos los pases latinoamericanos. Se elige un Presidente, se esco-
ge un Partido Poltico, pero cuando ese Presidente llega a gober-
nar, se encuentra que junto a l no est el pueblo, est una mi-
noria que dice representar al pueblo y que presiona para torcer
la mano al gobernante. En Chile esto ocurre con una agravante,
la minora est desfazada en el tiempo, no represent al pueblo,
hecho que se comprob en marzo de 1965.
Pero no sucede que el pueblo quiere un nuevo estilo? Pero
no es cierto que la Democracia Cristiana es la nica alternative
de desarrollo econmico social dentro de la libertad? Pero no
es verdad que el pueblo eligi y ratific a este Gobierno como
su camino? Entonces qu sucede?
Sucede que la democracia est en crisis? No, simplemente
lo que ocurre es que las estructuras jurdicas estn en crisis.
Que la estructura poltico-jurdica no sirve. Sucede que si esto
no se remedia luego puede pasar que el pueblo busque otros
caminos para lograr que su voz sea escuchada, o que simple-
mente este ltimo intent que no es partidario, si no national,
termine en una apata y en un escapismo que solicite un mandn
Los chilenos eligieron al Gobierno democratacristiano, eli-
gieron una ideologa y un program, pero por sobre todas esas
cosas, eligieron un nuevo estilo democrtico, eligieron la revo-
lucin. El hombre de la calle eligi la rapidez y la eficacia. Qui-
so ver una poltica econmica de inversiones que diera empleos
y que elevara el standard de vida. Quiso ver una Reforma Agra-
ria que hiciera producer ms y que impulsara al sector de cam-
pesinos. Quiso un cambio profundo en las estructuras jurdicas
y polticas. Pero exista un solo problema. Cmo hacer con una
forma aeja un camino de fondo nuevo. La oposicin al pueblo
es meramente formal, es el marco que no quiere cubrir el cua-
dro distinto. Que en realidad no puede abarcarlo. Es la voz del
pueblo que se ha manifestado en varias oportunidades y que no
ha sido oda. La alternative es hacer que esa voz modifique la
forma aeja. Si no ocurre as, el pueblo se habr frustrado en
su concept y en su esperanza de revolucin.
Ms de diez veces el Gobernante elegido por el pueblo ha
hablado a la oposicin. Ha argumentado, ha dialogado. El Go-
bierno y el Partido Demcrata Cristiano han trabajado con las
herramientas que tenan. Este es el nico Gobierno que no ha
tenido leyes extraordinarias, y ste es el nico Gobierno que ha








planteado un process drstico y rpido de cambios. Jams un
Gobierno ha tenido un mayor respaldo popular. Sin embargo
en una democracia hay una oposicin al pueblo que no es he-
cha por el pueblo.
Esta es la alternative que debemos meditar. Es ahora cuan-
do an podemos reflexionar. Nosotros personalmente lo hemos
hecho y hemos visto que la nica alternative que tiene el pue-
blo es lograr la coyuntura donde su expresin remueva las vie-
jas estructuras formales y d cabida a una remodelacin de
la democracia chilena.
Pero como todo en nuestro mundo, el razonamiento que pa-
rece evidence no tiene la calidad de una fuerza absolute. Existe
una minora que no acepta el program del Gobierno o que no
gusta de su ideologa. Esta minora es la que obstaculiza nues-
tra accin.
Lo hemos visto con los diferentes proyectos enviados al
Parlamento, hemos asistido inquietos y preocupados a las dife-
rentes peticiones del Ejecutivo. En un sistema democrtico qu
papel corresponde a las minoras? Esa es la gran pregunta a la
que le dan diferentes respuestas los sectors polticos del pas.
Nosotros trataremos de buscar objetivamente una respuesta
para lograr desentraar un poco esta crisis national.
Es indudable que la minora debe enjuiciar y debe dar a
conocer su pensamiento a la opinion pblica. Para eso en Chi-
le existe libertad, y aun la libertad en un process revolucionario
debe permitir que exista esa crtica, lo ms amplia y abierta po-
sible. La minora de nuestro pas ha usado de todos los argu-
mentos y de toda la crtica para enfocar nuestro Gobierno.
Del mismo modo es fundamental que la minora acte par-
lamentariamente, que proponga cambios en los proyectos, pero
cuidado, cambios que no modifiquen lo substantial de los pro-
yectos ya que lo substantial ha sido querido por la mayora y
sa es la lnea poltica que el pas quiere. De lo contrario llega-
ramos al absurdo de que un Gobierno inspirado y orientado por
un partido realize una ley que no es querida por l y el pueblo,
sino por las minoras que por una coyuntura legal accidental
tienen en un moment la llave de la decision parlamentaria.
Lo que no puede hacer ninguna minora es oponerse y obs-
truir la accin de un Gobierno mayoritario y de un Partido ma-
yoritario. Esto es lo que ahora est ocurriendo.








Por una falla en la estructura jurdico-poltica del pas, falla
que es necesario remediar muy pronto, las minoras estn ha-
ciendo el juego de la oposicin por la oposicin. Cada moment
la actitud es ms fuerte y ms contraria al espritu democrtico,
cada moment el juego es ms peligroso.
Reflexionando con calma y sencillez, creemos que es nece-
sario pensar lo siguiente. Una gran cantidad de chilenos, por no
decir la inmensa mayora, ms que una ideologa, pero junto al
program de la Democracia Cristiana, busc una profunda trans-
formacin. El esquema de la revolucin en libertad tiene para
nuestros compatriotas tres elements bsicos: El desarrollo, la
transformacin jurdico-poltica del pas, y la organizacin del
pueblo. Estos tres elements deben ir unidos y son la nica ma-
nera de modernizar nuestra patria. El Gobierno ha intentado
este esquema y las minoras han dicho no. Puede durar esto
much ms?
Pensemos en el campesino que anhelante de tierra se orga-
niza. Tiene significado para l la actitud de la oposicin? Medi-
temos en la mujer pobladora, en la duea de casa. Qu anhela?
Que el Senador zutano haga un bonito discurso sobre el derecho
del no derecho, o que el pas pueda crecer econmicamente para
darle alimento a sus hijos y trabajo a su marido? El trabaja-
dor, cualquiera que ste sea, comprende las cbalas de las vo-
taciones y de los congress? En esta poca modern, una mayo-
ra de un pas quiere simplemente una cosa, que al haber ele-
gido una alternative poltica se deje a los elegidos realizar su
camino. Si la alternative fracasa en su program, sirve como ex-
periencia al pueblo, se haba equivocado. Si triunfa, es el triun-
fo de Chile, se produjo el desarrollo.
Pero qu es lo que ocurre? Cul es el trasfondo de esa acti-
tud extraa, tan poco national, tan poco chilena que tiene la
oposicin? Podramos decir que tiene dos causes. La primera,
el temor al pueblo. La oposicin no quiere que el pueblo gobier-
ne, la oposicin no quiere y no cree en la democracia, adems
esto no es nuevo. Los grupos de oposicin han sido partidarios
o de la dictadura econmica o de la dictadura poltica, induda-
blemente que cubierta con el ropaje adecuado para no producer
el escndalo. Pero hay una segunda razn que terminar por
quebrar esa actitud. Ocurre que los miembros de la oposicin
al no career en el pueblo y al temer al pueblo, padecen de una
profunda falta de realidad. Creer que el hombre no hace lo que







quiere, creer que carece de libertad o pretender sojuzgar su
decision, ocultndose detrs del trmite o de la insidia, siempre
terminal por desprestigiar. Esto es lo que violentamente ha
ocurrido a la oposicin, que inexorablemente la ir perdiendo.
El pueblo, como gigante en despertar, buscar el marco ade-
cuado, ya ha elegido a la Democracia Cristiana como alternative
programtica, ha sorbido su ideologa, est comenzando a ha-
cer la revolucin. Los que no quieren ver, nunca vern, es una
lstima que hayan perdido la oportunidad de colaborar en esta
gran tarea.

,


r


SAN PABLO 1830
FONO 87012

SANTIAGO








LA SOCIEDAD


Y EL


DERECHO



Por ISMAEL BUSTOS




1.-La Sociedad poltica.

Como la filosofa moral dice relacin con la conduct hu-
mana en cuanto ordenada a la vida temporal y a los fines natu-
rales, es preciso que nos refiramos a estos ltimos in concrete,
a fin de arribar as a los fundamentos metafsicos del orden ju-
rdico. Para ello partiremos de la consideracin de un hecho em-
prico o, si se quiere, existencial -no hablan acaso los existen-
cialistas de un Mitsein o de un Ser-con?-: el hecho social como
factum.
Es tesis fundamental de la filosofa aristotlico-tomista que
el hombre es una substancia material y spiritual a la vez. La
doctrine de la unidad substantial, en efecto, no indica otra cosa
sino que lo que constitute la naturaleza del hombre no es el
alma sola ni el cuerpo solo, sino el compuesto de ambos: el
hombre, decan los antiguos, es un animal racional (1).
Jacques Maritain ha desarrollado esta doctrine, siguiendo
el sentido de los studios de Schwalm, Garrigou-Lagrange y
otros, de una manera particularmente explcita. "El ser huma-


(1) INSTITUTE SUPERIOR DE FILOSOFIA DE LOVAINA, Tratado elemental
de Filosofa, tomo I, pgs. 385 y 386.








no -dice- se halla preso entire dos polos: un polo material que
no atae, en realidad, a la persona verdadera sino ms bien a la
sombra de la personalidad o a eso que llamamos, en el sentido
estricto de la palabra, la individualidad; y un polo spiritual,
que concierne a la personalidad verdadera" (2). Ahora bien, es
claro que, en cuanto individuo -es decir, por lo que le proviene
de la materia-, el hombre es slo un fragmento de la especie
a que pertenece, del mismo modo que no es ms que un frag-
mento del universe mismo. Se sigue de aqu que, considerado
en su individualidad, el hombre es un animal social; es decir,
una parte slo de ese todo que es la sociedad humana y, consi-
guientemente, el bien de esta ltima es superior al del primero:
el bien de la multitud, describe Toms de Aquino, es ms grande
que el bien de uno solo de los miembros de aqulla (3). Pero,
adems -es absolutamente indispensable observar-, en cuan-
to persona el hombre es tambin un animal social. Ms an: el
hombre es un ser social sobre todo en cuanto es una persona,
es decir, un microcosmos de naturaleza spiritual.
El ser human exige, por su naturaleza, vivir en sociedad.
Primero, en virtud de las perfecciones que le son propias como
persona, es decir, en virtud de cierta tendencia a la comunica-
cin del conocimiento y del amor que exige establecer relaciones
permanentes y mltiples con los dems. "Considerada bajo el
aspect de su generosidad radical, la persona humana tiende a
sobreabundar en las comunicaciones sociales, segn la ley de la
sobreabundancia que est escrita en lo ms profundo del ser,
de la vida, de la inteligencia y del amor" (4). Segundo, en virtud
de sus necesidades, es decir, en virtud de las exigencias deriva-
das de su individualidad material. "Considerada bajo el aspect
de esas necesidades, la persona humana tiende a incorporarse
a un cuerpo de comunicaciones sociales, sin lo cual es impossible
que llegue a la plenitud de su vida y al cumplimiento de aqu-
llas" (5). La sociedad es, pues, en s y por s, digna de existir
y de ser sostenida, por cuanto realize la perfeccin mxima de
la especie humana, majus et divinius bonum, como deca el
Aquinatense (6).
Dos son los principles gneros de sociedad a que el hombre

(2) MARITAIN, La personnel et le bien commun.
(3) TOMAS DE AQUINO, Summa theologiae, I-II, XXXIX, 2.
(4) MARITAIN, La personnel et le bien commun, pg. 42.
(5) Ibid., Op. cit., loc. cit.








se halla fundamentalmente afecto en el orden natural; una de
carcter natural-temporal y la otra de carcter natural espiri-
tual. La primera es la sociedad poltica y la segunda la vida de
civilizacin.
Esta ltima -la sociedad cultural, como tambin podramos
llamarla- podra definirse como aqulla que dice relacin con
los valores espirituales y constitute ms bien una comunidad de
espritus. Puede considerrsela como una sociedad slo anal-
gicamente, ya que el bien comn que la especifica -los valores
espirituales como la verdad, la belleza, etc.- no es propiamente
un bien social sino en la media en que dichos valores son
comunicables. Slo se podra hablar aqu de bien comn en
cuanto se hiciese referencia a la suma de los tesoros cultura-
les, intelectuales y artsticos que involucra en su seno la civili-
zacin, y en cuanto dicha suma de tesoros espirituales, aun per-
teneciendo al orden de lo absolute, constituyen lo ms caracte-
rstico de la vida de civilizacin; mas, en todo caso, habra que
tener en cuenta, al hablar de tal bien comn, que a la verdad o
a la belleza (para no poner sino estos dos ejemplos) se llega co-
mo en soledad y en una media que es diverse para cada ser,
pues cada uno las hace suyas slo en la forma que le es dado
personalmente. Spiritus ubi vult spirat (7).
La sociedad poltica, en cambio, constitute una sociedad per-
fecta, pues le proporciona al hombre todos los medios necesarios
para llevar una vida conforme a su naturaleza y satisfacer sus
necesidades materials y espirituales. La sociedad poltica -de-
ca Toms de Aquino comentando al Estagirita- es, de todas las
producciones humans, la ms complete y la ms perfect por.
que mira a asegurar el bien total de la vida humana (8). Respec-
to a esta especie de sociedad hay que observer que, en nuestros
das, el bien comn natural-temporal ha sobrepasado la esfera
de la pura nacin o Estado, pero que sin embargo an no ha
llegado a identificarse con el bien comn de la sociedad supra-
nacional o comunidad de Estados. Por ello, lo ms razonable es
considerar aun al bien comn del Estado como el bien comn
natural-temporal por excelencia, y al bien comn international
como un tipo especfico actualmente en process de constitucin.


(6) TOMAS DE AOUINO, De regimine principum, I, IX.
(7) loan., III, 8.
(8) SCHWALM, Lecons de Phllosophle social, tomo II, pgs. 307 a 317.








Empleada en este sentido, la expresin Estado design el con-
cepto de Polis o Civitas entire los antiguos.
Tenemos as que el bien comn de la sociedad poltica es el
fin natural por excelencia del ser human, de modo que ser la
consideracin de ese bien comn uno de los puntos de vista ms
caractersticos de la Filosofa moral. Conviene, pues, conceptua-
lizar suficientemente y en forma clara el orden poltico y sus
elements fundamentals, entire los cuales se cuenta en primer
trmino el bien comn.
Pues bien, el concept fundamental que debemos formarnos
en torno del orden poltico es que ste no constitute un simple
medio o instrument al servicio del orden sobrenatural: es un
fin en s (aunque infravalente) y, como tal, comporta una bon-
dad propia, y no es especificado por el fin sobrenatural sino que
tiene un orden propio de especificacin, aunque subordinado a
ste. Un medio como tal no es bueno sino en relacin con el fin
a que se ordena, es decir, extrae de ste su bondad; pero hay
tambin ciertos medios que tienen su bondad propia: son los
llamados fines infravalentes. Segn esto, el bien comn es, desde
cl punto de vista de la referencia indirecta del orden politico al
fin absolute o sobrenatural, un fin infravalente, en tanto que,
en el orden natural-temporal, es un fin ltimo. Si esto es as,
quiere decir que el orden poltico no puede ser empleado como
un puro instrument al servicio del orden absolute o sobrenatu-
ral, del mismo modo que el bien comn a que l se refiere no
puede ser conceptualizado como un simple medio en orden a lo
absolute y eterno. Si ha podido decirse que hay una cierta bar-
barie en querer referirse a todos los fines infravalentes como a
puros medios, podra tambin agregarse que nunca esa barba-
rie se manifiesta de un modo ms temible que cuando hinca
sus garras en el orden poltico y el bien comn.
Es por ello que Toms de Aquino, comentando a Aristteles,
poda sostener que, de entire las cosas humans, la sociedad po-
ltica y el bien comn son lo mejor y ms divino que existe, y
que, consiguientemente, la Ciencia que a dicho orden se refiere
es la primera de todas las dems, a las cuales dirige, por cuan-
to tiene por objeto el bien supremo de las cosas humans: ul-
timum et perfectum bonum in rebus humans (9). Si el orden
poltico no pudiere ser conceptualizado sino como un simple me-


(9) SCHWALM, Op. cit., II, pgs. 339 y sig.








dio del orden sobrenatural y eterno, entonces no habra posibili-
dad de que la Poltica se constituyese como una Ciencia, ni mu.
cho menos como la ciencia supreme del orden temporal; no
sera sino una seccin o rama de la Teologa, como lo ha mos-
trado de una manera particularmente clara Maritain (10). Pero,
as como existe una Poltica como saber vinculado a la Teologa,
as tambin existe una Poltica como Ciencia pura y simple y
vinculada a la Filosofa moral (adecuadamente tomada); y esta
Ciencia es la supreme dentro de su orden, de modo que todas
las dems (como son las Ciencias jurdicas) son, en cierto modo,
aspects formales o derivados de ella.


2.-El bien comn.


La sociedad poltica es, pues, un fin para el ser human.
Ahora bien, como en cuanto afecta un orden (el orden poltico)
esa sociedad se dirige al bien comn (natural-temporal) como a
su fin propio, es obvio que es este bien comn el que, en ltimo
trmino, comanda aqu toda la cuestin. Se trata de saber, pues,
en qu consiste este bien comn a que se halla ordenado primor-
dial y esencialmente, dentro de la perspective de la Filosofa
moral, el ser human.
Es nuevamente Maritain el que, a tal respect, ha elaborado
la doctrine ms complete y precisa. Para ello ha aprovechado
los studios de Schwalm y Garrigou-Lagrange y fijado el sentido
autntico de la enseanza de Toms de Aquino al respect, la
que, a juicio del filsofo francs, puede resumirse en dos pasa-
jes famosos de la Suma Teolgica. Segn el primero de estos
pasajes, "cada persona individual es a la comunidad como la parte
al todo". Pues bien he aqu el sentido de esta afirmacin, segn
Maritain: "Desde este punto de vista y bajo este aspect, es de-
cir, segn que en virtud de ciertas de sus condiciones forma par-
te de la sociedad, la persona pertenece y se ordena al bien co-
mn de la sociedad... Mas aadamos inmediatamente que, si
bien el hombre todo entero pertenece a la sociedad como parte
de la sociedad poltica (a la que a veces est obligado a sacrifi-
car su vida), no es sin embargo parte de esa sociedad en virtud


(10) MARITAIN, De la philosophie chrtlenne, pgs. 127 y 128.








de su totalidad y en virtud de todo lo que el hombre es. Al con-
trario, en virtud de algunos de sus caracteres est el hombre muy
por encima de esa sociedad" (11). Es lo que, segn Maritain, quie-
re decir el Aquinatense en el siguiente pasaje: "El hombre no
est ordenado a la sociedad poltica en su totalidad y en todas
sus caractersticas".
Continuando la exposicin de su doctrine, describe el ilustre
filsofo francs: "El hombre forma parte y es parte de la comu-
nidad poltica e inferior a sta en razn de las cosas que, en si
mismo y por s mismo, y por las indigencias de su individualidad
material, dependent, en cuanto a su misma esencia, de la comuni-
dad poltica, y pueden servir de medios al bien temporal de ella...
Mas, bajo otro aspect, el hombre est sobre la comunidad pol-
tica, segn las cosas que, en s mismo y por s mismo, y por estar
relacionadas con lo absolute de su personalidad como tal, depen-
den, en cuanto a su misma esencia, de algo que est ms arriba
que la comunidad poltica y conciernen estrictamente al perfec-
cionamiento supratemporal de la persona en cuanto a persona"
(12). Ahora bien, si la persona humana trasciende (en alguna for-
ma o por alguna razn) la sociedad poltica (y aun dentro del
mismo orden natural), ello significa que esta ltima no podr
constituirse realmente como tal (es decir, como una sociedad de
personas) si no contempla dentro de su bien comn aqul que,
a su vez, es propio de la persona y en cuya virtud sta trasciende
la sociedad. Esto quiere decir, en otras palabras, que la tras-
cendencia de la persona constitute el fundamento de ciertas pre-
rrogativas de que goza el hombre en sociedad, y en virtud de las
cuales sta no puede tratar a aqul como un puro medio, instru-
mento o cosa. "En definitive -escribe Maritain- los derechos
fundamentals, como el derecho a la existencia y a la vida, el de-
recho a la libertad personal o derecho de conducir la vida como
dueo de s y de sus actos, responsible de stos ante Dios y ante
la ley de la Ciudad, el derecho a la prosecucin de la perfeccin
de la vida humana, moral y racional, el derecho a la prosecucin
del bien eterno (sin lo cual no hay verdadera prosecucin de la
felicidad), el derecho a la integridad corporal, el derecho a la pro-
piedad privada de los bienes materials (salvaguardia de las li-



(11) MARITAIN, La personnel et le bien commun, pg. 63.
(12) Ibid., Op. cit., pgs. 65 y 66.








bertades de la persona), el derecho de casarse segn su eleccin
y de fundar una familiar garantida en las libertades que le son
propias, el derecho de asociacin, el respeto de la dignidad hu-
mana en todos y cada uno representedn o no un valor econmico
para la sociedad), todos estos derechos se hallan arraigados en
la vocacin de la persona agente spiritual y libre) al orden de
los valores absolutos y a un destino superior al tiempo" (13).
As, pues, la primera caracterstica de la sociedad poltica
consiste en que es una sociedad de personas, es decir, de series li-
bres, y en que el bien comn que ella implica es un bien comn de
personas. Sucede as que, si bien la persona humana se halla
ordenada toda entera al bien comn, este ltimo a su vez inte-
gra dentro de s mismo (aunque slo indirectamente) el bien
trascendente de la persona como tal (en cuanto respeta su dig-
nidad y facility su vida propia de persona). La segunda carac-
terstica de la sociedad poltica deriva de la anterior y consiste
en que, por ser una sociedad de series espirituales y libres, el
orden especfico que ella afecta viene determinado (al menos
en sus lneas ms generals) por todas las personas que la in-
tegran, no slo en el sentido de que el bien comn implica in-
directamente el bien trascendental de la persona como tal, sino
tambin en el sentido de que es propio de la sociedad poltica
que sus miembros se gobiernen a s mismos libremente. Tal es
el significado y el sentido de estas palabras de Toms de Aqui-
no: "La poltica es una parte de la prudencia por la cual los
hombres se gobiernan a s mismos, obedeciendo a los superiores
(gobernantes o mandatarios) en orden al bien comn" (14). Son
stas consideraciones que es preciso tener presents al elaborar
cualquiera teora del Derecho o del Estado.
He aqu, por ltimo, un esquema de los fines del hombre ta.
les como acabamos de conceptualizarlos:

SSobrenatural
Fin "Absoluto (Vida de Civilizacin)
Natural Comunidad de Naciones
Temporal (Vida Poltica)
Estado (Civitas, Polis)


(13) MARITAIN, Les droits de 1'homme et la lol naturally, pgs. 81 y 82.
(14) TOMAS DE AQUINO, Sunmma theologlae, II-II, L, 2.








3.-El orden Jurdico y el Derecho.


Ya conocemos in concrete los fines naturales y temporales
del hombre y sabemos que todos ellos dicen relacin, de uno u
otro modo, con la naturaleza social de aqul. Hemos visto tam-
bin que la sociedad humana implica una double connotacin: un
hecho emprico (el hecho social) y un orden prctico (el orden
social). Finalmente observbamos que este orden social, conside-
rado desde cierto punto de vista, aparece ante nosotros como un
orden poltico.
Pero tambin sabemos que existe otro orden prctico: el
orden moral, que es aqul a que se refiere de suyo la Filosofa
moral; y, asimismo, habamos dicho que la Filosofa moral con-
sidera la conduct humana desde el punto de vista formal de
su ordenacin a la vida temporal y a los fines naturales. Pues
bien no parece todo esto sino que nos movemos en un crculo
vicioso? Siempre los mismos concepts: el orden, los fines, etc.!
No; no nos movemos en un crculo vicioso, ni tampoco re-
petimos los concepts. El equvoco se produce porque no es f-
cil distinguir entire s los aspects formales cuando se est ha-
bituado a no distinguir las cosas sino en cuanto objetos materia-
les y es claro que, dentro de las perspectives en que nosotros
nos ubicamos, lo que vale son los objetos formales. Para mayor
claridad de la exposicin, recapitulemos aqu lo relative al or-
den moral, al orden poltico y al orden social (15).
El orden social es un concept que deriva de la considera-
cin de la sociedad humana, no como un factum sino como un
complejo de medios y de fines; y el conocimiento que sobre l
recae no es de tipo especulativo o emprico sino de tipo prc-
tico. Es, por otra parte, un concept que admite ser considera-
do en una forma muy amplia y, ms claramente, como involu-
crando dentro de s los concepts ms especficos del orden mo-
ral y el orden politico (y tambin, como veremos luego, el de
orden jurdico). El orden moral, a su vez, es un concept que
deriva de la consideracin del orden prctico (u orden social en




(15) Una exposicin detallada puede encontrarse en MARITAIN, "Neuf le-
cons sur les notions premieres de la phllosophle morale", pequea obra maes-
tra tan valiosa como poco conocida en nuestro medio.








su acepcin amplia) desde el punto de vista de los valores (mo-
rales) y de las normas (morales) del tipo de la norma-gua. Esto
quiere decir, en otras palabras, que el orden moral dice rela-
cin con el bien concepto primordial del saber prctico) consi-
derado en la perspective de la causalidad formal intrnseca (el
valor) y extrnseca (la norma-gua). El orden poltico, en fin, es
un concept que deriva de la consideracin del orden prctico
desde el punto de vista del bien comn, esto es, de los fines na-
turales y temporales a que se dirige. Digamos, en otras pala-
bras, que el orden poltico dice relacin con el bien considerado
en la perspective de la causalidad final o trmino a que se or-
denan los actos.
Pues bien, ahora estamos en situacin de agregar a lo an-
terior que, considerado el orden prctico desde otro punto de
vista formal, se present ante nosotros como afectando un cuar-
to orden: el orden jurdico. Es este ltimo, en efecto, un con-
cepto que deriva de la consideracin del orden prctico (o so-
cial, en su acepcin amplia, como hemos dicho) desde el punto
de vista de la norma-precepto (no ya de la norma-gua). El
orden jurdico nace de la consideracin de la conduct humana
bajo el aspect formal de la imperatividad y de la obligatoriedad
de la norma a que se halla sometida. En otras palabras, el orden
jurdico dice relacin con la causalidad eficiente: la norma-pre-
cepto que se impone a la voluntad. Secundariamente, el orden
jurdico dice tambin relacin con la coercin, que -como he-
mos dicho anteriormente- sigue a la norma-precepto por razn
de las condiciones existenciales del hombre.
Estas ideas generals podran esquematizarse rpidamente
en el siguiente diagrama o grfico:

Orden Causalidad Aspecto formal

Social Material La sociedad (de personas)

S intrnseca El valor
Moral Formal
Sextrnseca La norma-gua

Jurdico Eficiente La norma-precepto

Poltico Final El fin (natural y temporal)








4.-La Justicia y el Derecho.


Es sabido que los antiguos llegaban al studio del orden ju.
rdico y del Derecho a travs de la consideracin de la virtud mo-
ral de la justicia, a la que llegaban a darle una amplitud y una
importancia ms que suficiente, si pudiera decirse.
En el vocabulario aristotlico-tomista se denominan hbitos
ciertas cualidades que difcilmente cambian (difficile mobilis, de-
can los escolsticos), de las cuales el hombre puede hacer un
uso libre o voluntario y por las cuales ste se halla en disposi-
cin de actuar bien o mal (16). En relacin con este concept
defnese la virtud: un hbito operativo bueno, es decir, un h-
bito que dispone a actuar bien. Ahora bien, las virtudes son de
dos tipos: intelectuales y morales, segn se refieran al orden
especulativo o al orden prctico. Entre estas segundas se ubica
la prudencia, que es aquella virtud que se refiere a la direccin
racional de los actos humans en cuanto libres: recta ratio
agibilium.
Ahora bien, segn la filosofa aristotlico-tomista, "el hom-
bre no se halla destinado a alcanzar su fin l solo; tiene nece-
sidad de la ayuda de sus semejantes: sus relaciones con stos
se hallan reguladas por la virtud de la justicia" (17). Segn
Aristteles, el hombre es un animal politico y, por ello, se halla
ordenado a la Polis como a su propio fin. En razn de esto, el
filsofo deca que la justicia, en su sentido amplio, se identifica
con la virtud, ya que esta ltima nos mueve a obrar rectamente
y la primera ordena nuestra conduct en sociedad. "La justicia
entendida de esta manera -escribe en la Etica a Nicmaco-
es la virtud complete. Pero no es una virtud absolute y pura-
mente individual; es relative a un tercero, y esto es lo que hace
que, las ms de las veces, se la tenga por la ms important
de las virtudes... Y aado que es en grado eminente la complete
virtud, porque ella misma es la aplicacin de una virtud com-
pleta y acabada. Es complete porque el que la posee puede




(16) THONNARD, Prcits de Philosophle, pg. 1057.
(17) THONNARD, Op. cit., pg. 1372.








aplicar su virtud con relacin a los dems y no slo a s mismo".
Por eso concluye que "la justicia no puede considerrsela como
una simple parte de la virtud: es la virtud entera... Por lo
dems -agrega-, bien se ve por las consideraciones que pre-
ceden en qu se diferencian la virtud de la justicia. En el fondo,
la virtud subsiste la misma: slo la manera de ser no es idn-
tica; en tanto que hace relacin a otro, es la justicia; en tanto
que es tal hbito moral personal, es la virtud absolutamente
hablando" (18).
Continuando la lnea trazada en esta material por el Estagi-
rita, Toms de Aquino estudia el Derecho en cuanto objeto pro-
pio de la justicia, y repite que lo propio de sta radica en or-
denar los actos del hombre en sus relaciones con los dems (19).
La justicia -advierte- no tiene por objeto toda la material de
la virtud moral, sino slo las acciones exteriores y las cosas,
segn cierta razn especial del objeto (20). En suma, y como
observa oportunamente Recassens, Toms de Aquino estudia la
justicia como un hbito subjetivo, como una virtud, y llama
Derecho a su contenido en sentido objetivo. "Por tanto, Derecho
en la terminologa aquiniana viene a significar lo mismo que
hoy se design con el nombre de justicia en sentido objetivo o
valor jurdico" (21).
Ahora bien, nos parece que hoy da no convendra plantearse
el problema del Derecho como lo hacan los antiguos, es decir,
a partir del problema de la justicia. La razn de ello estriba
en que en nuestro tiempo es otra la psicologa del investigator
y del estudioso, distinta de la medioeval o de la griega. Es in-
til forzar las vas cuando se puede llegar al mismo fin de una
manera fcil. Hoy da se premiere plantear el problema del De-
recho, no partiendo de la virtud moral que supone su ejercicio,
sino partiendo o de la consideracin emprica del hecho jurdico
o de la consideracin metafsica del orden jurdico. Es por esto



(18) ARISTOTELES, Etica a Nicmaco, Libro V, Cap. I.

(19) TOMAS DE AQUINO, Summa theologiae, II-II, LVII, 1.

(20) Ibid., Op. cit., II-II, LVII, 2.

(21) RECASSENS, La Filosofa del Derecho de Francisco Surez, pg. 77.









que nosotros no hemos seguido el mtodo propuesto por algu-
nos de esos tomistas que, como Vctor Cathrein, utilizan la vieja
va de la virtud de justicia (22), y es por eso que hemos pre-
ferido partir de la consideracin del orden jurdico en sus fun-
damentos metafsicos.
























(22) Cathrein parte del anlisis de la justicia para llegar al concept del
Derecho, pero al hacerlo descuida aspects fundamentals (que los antiguos no
recalcaron suficientemente) y, por el contrario, exagera aspects secundarios en
que antes se insisti por razones de perspective histrica. As, llega el ilustre
tratadista a tachar de impropio el sentido amplio de la justicia como virtud com-
pleta y acabada de que hablaba Aristteles y, en cambio, ve lo esencial de esa
virtud en la determinacin de lo mio y lo tuyo, con el resultado de que, por
una part, se pierde la nocin aristotlica de lo just y lo legal y, por otra,
se hace aparecer la nocin tomista de la justicia como demasiado apegada a la
propiedad de los bienes materials. De este modo el concept de Derecho como
ordenacin a un fin tiende a diluirse y, en su reemplazo, tiende a surgir algo
asi como una virtud moral de propiedad o concept hipostasiado del derecho
de dominio en su sentido civilista No es sta una consideracin que puede
hacerse fcilmente un no tomista cuando oye proponer a Cathrein que se su-
prima, de la famosa definicin de Ulpiano, la palabra derecho: Justicia est cons-
tans et perpetua voluntas lus suum culque tribuendi? (CATHREIN, Filosofa del
Derecho, pg. 45).




NOTA.-EI present studio forma parte del Capitulo III de la obra indita ti-
tulada "Los fundamentos metafisicos del Derecho y la epistemologa de
las Ciencias Jurdicas".









HACIA UNA POLITICAL


DE LA CULTURAL





S. Palacios R.






La aceptacin universal -por lo menos en teora- del ideal
democrtico, as como el desarrollo de una civilizacin que tiende
a poner cada vez ms cosas materials al servicio del hombre,
parecen ser notas caractersticas de nuestra poca. Podra ade-
ms afirmarse que lo uno es consecuencia de lo otro, puesto
que, para realizarse, la democracia debe ofrecer a los ciudada-
nos iguales oportunidades de disfrutar de los bienes socialmente
producidos.
Hay, empero, una paradoja envuelta en este hecho, pues en
una civilizacin como la descrita, dedicada a la produccin ma-
siva de bienes, siempre ms complejos, la cultural del hombre
medio tiende a ser absorbida en lo tecnolgico, en desmedro de
aquel saber moral en que se sustentan los principios mismos
que hacen operate la democracia.
Cuando los ciudadanos se encuentran de tal modo inmersos
en un saber puramente "empiriolgico", lo verdadero suele ser
desplazado por lo eficiente y un cierto maquiavelismo poltico
viene a sustituir al sano conocimiento prudencial. Los intereses
egostas de las minoras prevalecen sobre el "bien comn" y
una publicidad meramente "tcnica" se encarga de impresionar
a la opinion pblica.
Las democracies del "viejo mundo", que poseen una mile-
naria historic cultural, pueden resolver mejor esta paradoja.








Las tradiciones ms perdurables de un pasado hierolgico que
se insertan profundamente en la vida familiar y que afloran
estticamente en el arte de los muscos y de las catedrales, lo-
gran neutralizar en gran parte la embestida del pensamiento
nuevo que surge de las necesidades de la productividad indus
trial.
No ocurre lo mismo en democracies como la nuestra, sur-
gidas por un trasplante cultural europeo en un medio reciente-
mente desprendido de un pasado paleoltico prximo.
El desarrollo econmico acelerado bien puede destruir el
"etos social" heredado, apenas ayer, de una cultural hispnica
catlica. Podra temerse, entonces, que nuestra democracia, co-
mo la mtica serpiente, se devorara a s misma en igual media
en que aparenta realizarse.
Nuestro anlisis, sin embargo, no pretend ser pesimista;
pero quienes, al planificar nuestro desarrollo, subestimen, al es-
tablecer prioridades, la importancia de lo artstico-cultural, co-
rren el riesgo de entorpecer aquello que pretenden impulsar.
En efecto, cuando se otorga al arte el lugar destinado a la
recreacin o al esparcimiento, se ignora su carcter esttico-
simblico. Se le juzga apenas por el poder de fascinacin o de
"catarsis" que la obra de arte produce a su alrededor. Se le
niega la cualidad esencial de constituir una va gnoseolgica
adecuada para el conocimiento no conceptual de una estructura
axiolgica superior. Ahora bien, aquellos principios fundamenta-
les que hacen vigente la sana convivencia democrtica, son "va-
lores", cuya aprehensin se facility a travs de la intuicin es
ttica.
Lo artstico-cultural, adecuadamente ordenado dentro de un
esquema jerrquico de prioridades, puede establecer el equilibrio
en una cultural cuyo "clima moral" se ha esfumado en la urgen-
cia del conocimiento cientfico-tcnico.
Se plantea entonces la necesidad de planificar esta cultural,
es decir, establecer una poltica cultural acorde con el ideal de
libertad propio de toda democracia.
Una poltica de la cultural, empero, suele ser objetada con
razones de ndole diverse; se argument, por ejemplo, que ella
puede constituir slo un disfraz para coartar la libertad de ex
presin; que fcilmente se convierte en un poderoso vehculo
de difusin de la propaganda poltica de los partidos de go-
bierno; que represent un esfuerzo econmico improductivo que








viene a gravitar sobre el mismo desarrollo, en fin, que basta
alcanzar las metas econmicas de la planificacin para que au-
tomticamente se eleve el nivel cultural...
En cuanto a las primeras objeciones planteadas, diremos
que otro tanto pudiera suponerse de la poltica educational,
especialmente considerando el principio del Estado Docente. La
misma estructura que hace possible una poltica educational de-
mocrtica puede ser aplicada en el mbito cultural, evitando
adems todo aquello que implique alguna forma de censura so-
bre la opinion. Por lo dems, la formulacin de principios sufi-
cientemente generals para conducir la poltica cultural, impide
la accin programtica partidista.
Las objeciones finales exigen un anlisis ms detenido.
Ciertamente que una poltica de la cultural suficientemente
ambiciosa significa una considerable inversin econmica al tra-
ducirse en accin. No obstante, no es el monto de esta inver-
sin lo que debe considerarse, sino el nivel de recuperacin que
ofrece y el plazo dentro del cual sta se produce. La inversin
consiste tanto en los gastos de equipamiento como en el pago
de las plants funcionarias, materials y medios de difusin;
pero hay que estimar, adems, las horas laborales que la apli-
cacin de los planes significa en el conjunto de la produccin
national.
En nuestro caso, parte considerable de esta inversin ha
sido hecha a travs de nuestra breve historic cultural y en los
diversos organismos dependientes del Estado, existen plants
funcionarias idneas ya consideradas en el Presupuesto de la
Nacin. Quedan los rubros destinados a equipamiento, materia-
les y medios de difusin. Evidentemente hay aqu necesidad de
inversiones nuevas, pero ellas pueden fcilmente recuperarse si
se abandon la idea de difundir la cultural gratuitamente, a la
manera de ddiva.
En cuanto a las horas laborales que se presume se restan
a la produccin, ello represent una magnitude despreciable, con-
siderando que en este pas una de cada siete personas se en-
cuentra trabajando y ms de un sesenta por ciento de la pobla-
cin dispone de tiempo libre extra para dedicarlo a otras acti-
vidades. Si los planes culturales se orientan, dentro de las horas
de descanso, en el sentido de servir a estos sectors humans,
preferentemente, la poltica cultural deja intacto el potential
human laboral.








Una planificacin general de la accin de los organismos
culturales del Estado, que obedezca a una formulacin previa
de los objetivos por alcanzar, acrecienta considerablemente el
poder de difusin, al unificar la accin, generalmente dispersa,
que ejecutan dichos organismos separadamente.
Especial importancia adquiere, dentro de una poltica de la
cultural, la enseanza en todos sus niveles. El conocimiento tem-
prano de las diversas tcnicas artsticas, en lo plstico, lo mu-
sical y lo dramtico, facility la formacin de un pblico de
agudo sentido crtico. Las artesanas de la cermica, el canto y
la ejecucin de sencillas partituras rtmicas, el teatro de tteres,
sirven en el nivel Primario como preparacin a un conocimiento
artstico ms acabado en el nivel Secundario. De esta manera,
mediante el empleo de las tcnicas aprendidas en la escuela, se
crea un rico potential en el campo de las artesanas, cuya pro-
duccin, adecuadamente seleccionada, permit la exportacin de
manufactures de alta calidad. As, al product industrial, gene-
ralmente imitado de pases en pleno desarrollo, es possible in-
corporar el diseo autctono que, hacindolo atractivo, le per-
mite competir en el mercado externo.
Un genuino arte popular, ejecutado durante las horas libres,
puede resultar tan exportable como cualquier product indus-
trial. La artesana del mueble sirve tanto en el mercado interno
como en el exterior.
Incorporar a los organismos gubernamentales que actan en
lo international a una tarea de difusin externa es parte im-
portante de una eficiente poltica cultural.
En esta forma, la inversin programada aporta beneficios
econmicos director y financial su propio desarrollo.
En cuanto al objetivo fundamental de una poltica de la
cultural, cual es el de hacer vigentes en la vida ciudadana aque
llos valores superiores que hacen viable la democracia, es nece-
sario impulsar un plan de estmulo a la creacin artstica que
mejor exprese dichos valores.
La objecin final queda resuelta slo al considerar vlido
nuestro anlisis, pues, como se ha dicho, el puro desarrollo eco-
nmico engendra condiciones adversas que una poltica cultural
est llamada a neutralizar.
Sin duda, un breve artculo no permit un anlisis complete
sobre el problema cultural, pero creemos que puede servir de
partida a una ms amplia discusin.








POLITICAL AGRARIA,


DESARROLLO ECONOMIC


Y SOCIAL'"










Sean mis primeras palabras de felicitaciones a los organi-
zadores y expositores de la Cuarta Feria Exposicin.
El President Frei expresaba que el resurgimiento y la
recuperacin de la agriculture chilena es un factor irreemplazable
para equilibrar y completar el desarrollo econmico y social que
el pas se ha propuesto realizar en procura de un mejoramiento
sustancial de las condiciones de vida de su poblacin en creci-
miento. Ms adelante me referir a las medidas que el Gobierno
ha adoptado para realizar esos propsitos.
Del mismo modo, el Gobierno ha sostenido que es condicin
del resurgimiento y recuperacin de la agriculture el cambio
profundo de algunas estructuras que hasta ahora la han frenado
y dificultado.
Sin modificar las condiciones que han regido la tenencia de
la tierra y el rgimen jurdico y de uso de las aguas, seria ilusorio
pretender enmendar o cambiar los trminos y las realidades en
que est planteada la tarea del desarrollo national, en el sentido
ms amplio del concept .

(1) El seor Ministro de Agricultura, don Hugo Trivelli F., en la
49 Feria Internacional de Talca, 4 de marzo de 1967.








De aqu, pues, que el Gobierno haya presentado al H. Con-
greso Nacional, en cumplimiento de uno de los ms significativos
puntos del program ofrecido al pas, el proyecto de Ley de Re-
forma Agraria, despachado ya en quinto trmite constitutional.
Muchos han pretendido esgrimir este proyecto, prximo a
ser ley de la Repblica, como una amenaza para los agricultores
y hay entire ellos algunos que anuncian la quiebra de la produc-
cin agropecuaria y las consiguientes dificultades de abasteci-
miento para la poblacin.
Nada tienen que temer de la Reforma Agraria los empresarios
agrcolas progresistas, emprendedores, que con amor y sabidura
cultivan y hacen rendir a la madre tierra, madre a veces dadi-
vosa, a veces spera y exigente en los cuidados que require;
nada deben temer a la Reforma Agraria los empresarios agrco-
las que, adems, cumplan lealmente las leyes sociales y laborales.
Estos promueven el bienestar de la comunidad.
Contraran y obstaculizan el bienestar de la comunidad los
que son negligentes en el cultivo de sus tierras, que as les im-
piden entregar a la poblacin los products que sta necesita;
si a ello se agrega el incumplimiento de las leyes y obligaciones
laborales, much peor.
Estos propietarios son los que sern afectados por la Re-
forma Agraria. En primer trmino, porque ellos mismos, por su
indolencia e incuria, le restan legitimidad a sus derechos; en se-
gundo lugar, porque cuando abandonan de una u otra forma el
ejercicio de tales derechos y dejan de cumplir las obligaciones
inherentes, agravian y daan el bien comn e implcitamente es-
tn renunciando a ellos. Porque el Creador no entreg la tierra
a los hombres para el goce egosta de algunos, sino para que sus
products fueran tiles a todos los hijos del mismo Padre.



REFORM AGRARIA PLANIFICADA


En cuanto a lo segundo, que la Reforma Agraria arruinar
la produccin agropecuaria del pas; que los beneficiaries de ella
sern incapaces de hacer rendir la tierra, de trabajarla con las
tcnicas de los agricultores progresistas; que el campesino es irre-
mediablemente holgazn y otras apreciaciones parecidas... Pero,








forzoso es decirlo y proclamarlo: las experiencias que hasta el
moment tenemos son rotundamente contrarias a las profecas
pesimistas.
Los ndices de produccin alcanzados en los asentamientos
de la Corporacin de la Reforma Agraria y los resultados obte-
nidos en los funds que eran propiedad de la Iglesia Catlica y
sometidos a la reform por el Instituto de Promocin Agraria
(INPROA) han significado aumento sustancial del rea cultivada,
mejores rendimientos y sin excepcin un incremento extraordi-
nario de los ingresos de las families campesinas asentadas.
Es que no se trata de la mera entrega de tierras. Junto con
ello, la Corporacin de la Reforma Agraria proporciona la asis-
tencia necesaria para que los cultivos se hagan en las condiciones
que el terreno exige. No se deja al asentado librado a su buena
o mala suerte.
Y adems hay otro factor, much ms important que el
mencionado: las virtudes de nuestro campesino. Y digo esto con
la expresa intencin de no incurrir en idealizaciones generaliza-
doras, ni en halago fcil. Simplemente se trata de reconocer con
vision tranquila y objetiva que en nuestro campesino, puede que
adormecidas por desfavorables condiciones ambientales, est la-
tente y palpitante la mejor pasta humana, que espera ser liberada
y orientada para desarrollarse en plenitud.
Desde el punto de vista del respeto por la persona humana,
la elevacin de nuestros campesinos a un plano de mayor digni-
dad y mejor realizacin de sus condiciones personales, es cierta-
mente el mrito ms noble de la Reforma Agraria que hemos
impulsado. Hoy el campesino chileno es ms persona, es decir,
estn ms realizadas en l las capacidades humans.
Se ha hecho present en mltiples oportunidades la aspereza
con que se plantean los conflicts laborales en el agro. En stos,
la experiencia lo ha mostrado, junto a las aspiraciones justas,
necesarias y legtimas, muchas veces se mezclan las exageracio-
nes de los agitadores interesados en enredar ms los conflicts,
pretendiendo que entire ms pasado lanzan el tejo, ms ardien-
tes y leales defensores de los campesinos sern.
No se escapa al Gobierno el juego que esta tctica oculta:
perturbar las labores agrcolas a tal punto que las perturba-
ciones de la produccin sean achacadas a la Reforma Agraria.
Y no son slo los agitadores los interesados en este fin. Tam-
bin pareciera que a ciertos sectors de propietarios de tierra








-que no son legtimamente empresarios agrcolas- no les dis-
gustara que la produccin disminuya si esta disminucin puede
achacarse a la Reforma Agraria.
Sin embargo, confiamos que en el future, como hasta ahora
ocurre, el buen sentido de los campesinos valorar cabalmente
la situacin y no se prestarn a ser juguetes de intereses ajenos
a los suyos y a los de la comunidad.
Por ltimo, cabe dejar establecido que si las relaciones la-
borales se plantean con asperezas, ello ocurre casi siempre en
las etapas de aprendizaje, cuando recin comienzan a ensayarse
nuevas formas de convivencia. En el caso de las asperezas que
ahora ocurren en el agro -como lo hemos dicho en otras opor-
tunidades-, no debe culparse entonces al Gobierno del Presi-
dente Frei ni a la filosofa social, econmica y laboral de la
Democracia Cristiana, que es su fundamento.
Las cosas seran seguramente distintas si el proyecto de
sindicalizacin campesina que hace ms de veinte aos present
un pequeo grupo parlamentario hubiera sido aceptado por los
partidos que eran mayora en el Congreso y en el Ejecutivo.
Creyeron esas mayoras que podan paralizar la corriente de la
historic y rechazaron el proyecto.
Con autoridad moral y con buena memorial podemos decir
que "los que sembraron vientos estn cosechando tempestades"
si bien lamentamos que hoy estn pagando muchos que no tu-
vieron culpa direct en esa ceguera.
Conociendo como creo conocer la pasta humana de los chi-
lenos, su sentido de superacin y su afn de progress general,
me atrevo a career que las relaciones empresario-trabajadores
seran ms fructferas para el bien comn si se pusiera en prc-
tica un sistema de participacin en los beneficios en el cual
tanto quienes entregan capital a la empresa, ya sea agricultor o
industrial, cuanto quienes entregan trabajo a la misma, tomen
conciencia de ser copartcipes en una misma empresa de bene-
ficio comn. Regmenes de convivencia y de trabajo, cuya base
esencial tendra que ser forzosamente la de que todos, empre-
sarios y obreros, en una palabra, todos los trabajadores de la
empresa trabajen ms para ganar ms, con equidad y justicia.
Me parece que condicin indispensable para llegar a un en-
tendimiento como el sealado importa romper el crculo vicioso
tan conocido: de una parte desconfianza del trabajo para las
informaciones o los balances que present la empresa que im-








pulsa a los trabajadores a demandar mejores condiciones sin te-
ner en cuenta, muchas veces, la realidad econmica de la em-
presa en que trabaja; del otro lado, si bien aminorada en estos
ltimos tiempos, la tendencia patronal a escatimar las remune-
raciones con justicia.
Sera un aporte de incalculable importancia que podran ha-
cer la agriculture, la industrial y los trabajadores en general de
la Cuenca del Maule, si lograran de mutuo acuerdo un status
que permitiera superar las fricciones que perturban el desarrollo
de las actividades zonales; ms que un aporte sera un ejemplo
de esta progresista region valedero para todo el pas.
Las condiciones de la zona son propicias para un nuevo es-
tilo como el que he sealado en el prrafo precedent; lo creo
as porque habitualmente en el caso de Ferias como la que
estamos inaugurando, organizadas por entidades empresariales
que representan el gran capital, se limitan slo a mostrar lo que
las mismas grandes empresas produce. En cambio, en esta Fe-
ria Internacional de Talca todos podemos ver y aquilatar la im-
portante participacin de la artesana regional, hecho que, como
deca, no es habitual en events como ste.
Como una reflexin general quisiera decirles que en esta
tierra nuestra nada se da al hombre gratuitamente y sin es-
fuerzo. De all que todo el mundo debe trabajar porque la ri-
queza del pas no es slo funcin de sus recursos naturales.
Ms an, en el caso de Chile, con una geografa difcil, la ri-
queza es resultado del esfuerzo del hombre, de todos los hom-
bres y mujeres. No slo del Gobierno, del Presidente y sus Mi-
nistros, sino fundamentalmente de todos los que estn en con-
diciones de trabajar.
La riqueza national es en definitive la suma del esfuerzo
de cada uno y de todos los miembros de la comunidad. Esta
es la nica y la sola receta'vlida para lograr el progress eco-
nmico y social.


LA TIERRA PARA LOS QUE LA TRABAJAN


En la actividad agrcola la geografa no slo es difcil sino
que su frontera extremadamente limitada. El deber de trabajar
la tierra disponible y de trabajarla bien es entonces ms impe-
rativo para quien la posee o tiene acceso a ella. Las cifras dis-








ponibles de los diversos censos agropecuarios y de muchsimas
encuestas, demuestran que la tierra agrcola est en Chile de-
masiado concentrada en pocas manos y en general subutilizada.
As lo demuestra tambin de modo inobjetable la informacin
que resume los datos de los funds expropiados por la Corpo-
racin de la Reforma Agraria.
En efecto, la Corporacin ha expropiado hasta la fecha 378
funds con un total de 979 mil hectreas. Al moment de to-
marse el acuerdo de expropiacin vivan en esos funds 6.933
families. De la superficie total expropiada, poco ms de 102 mil
hectreas correspondent a tierras regadas, de las cuales slo
43.083 hectreas estaban realmente cultivadas. El resto, o sea,
59.008 hectreas, que representan el 57,8 por ciento de dicha su-
perficie total regada, estaba con pastos naturales y en una alta
proporcin con zarzamora, galega y otras malezas. En otros tr-
minos, una parte muy important de la tierra habilitada con in-
gentes inversiones de la comunidad para ponerla en cultivo de
riego, estaba subutilizada o sencillamente abandonada. La baja
densidad representada por la existencia de una familiar de tra-
bajadores permanentes por cada 15 hectreas regadas, as lo
confirm. Para esta relacin no se consider la superficie de
secano que alcanza en los funds expropiados a ms de 876 mil
hectreas. De los various miles de hectreas incluidas en esta
cifra slo estaban cultivadas 12.277 hectreas.
Las cifras para el conjunto de las provincias de Curic,
Talca, Linares y Maule sealan 86 funds expropiados con una
superficie total de 33 mil hectreas, de las cuales algo ms de
24 mil hectreas son tierras regadas. De stas, aproximadamente
9.400 hectreas estaban cultivadas. El resto, es decir, 14.700 hec
treas, que correspondent al 61 por ciento de la superficie regada
expropiada, estaba con pastos naturales y malezas. En esos fun-
dos expropiados, en que adems hay tierras de secano arables
de las cuales slo 105 hectreas estaban cultivadas, viven 815
families, o sea, una familiar por cada 30 hectreas regadas.
Me parece necesario, ahora, referirme a un tema siempre
actual entire los agricultores: la poltica de precious de los pro-
ductos agropecuarios.
La accin del Gobierno no se ha limitado slo a algunos
de los factors que han estado frenando el desarrollo del sector
agropecuario; ha intervenido en todos: tenencia de la tierra,
process de comercializacin, poltica de precious, de crditos, in-








vestigacin y extension, configurando as una poltica armnica
y de conjunto de desarrollo agropecuario, que ya est mostran-
do sus frutos y asegurar un adecuado abastecimiento de ali-
mentos producidos en Chile y la incorporacin de los campe-
sinos al desarrollo econmico, cultural y cvico del pas.
Al asumir sus funciones, el Gobierno encontr los precious
agropecuarios a un nivel muy bajo y deteriorados respect a los
aos anteriores. Sus primeras medidas se orientaron precisa-
mente hacia la recuperacin de este deterioro, process que ya
est casi complete. En efecto, con los fuertes reajustes otorga-
dos a los precious agrcolas en los aos 1965 y 1966, su nivel real
promedio se ha elevado en alrededor de un 20 por ciento con
relacin a 1964 y en un 21,5 por ciento respect al promedio
del decenio 1955-1964.
Expresado en los mismos trminos reales, los precious de
1966 son los ms altos recibidos por los productores agrope-
cuarios desde que se cuenta con informacin estadstica con-
fiable. Debe destacarse que esta poltica signific un serio es-
fuerzo para el pas, pues este enorme mejoramiento fue con-
cebido dentro del program de lucha contra la inflacin en que
estamos todos empeados e implic una important transferen-
cia de ingresos desde el sector urbano hacia el sector agrcola.
Deseamos tambin reiterar en esta oportunidad que es fir-
me decision del Gobierno mantener en los prximos aos el
nivel real de precious agropecuarios logrado en 1966.
Sin embargo, an quedan por corregir distorsiones internal
de los precious de algunos products agrcolas. En efecto, los
precious de ciertos products an no han logrado recuperar un
nivel adecuado. Los precious de otros, en cambio, se encuentran
sobrevalorados. En consecuencia, los precious de los primeros.
entire los que se encuentran el arroz, la carne de vacuno y la
leche, sern aumentados en ms de lo que se eleve el promedio
y los precious de los segundos, entire los cuales se encuentran el
maz y la remolacha, aumentarn a una tasa inferior al pro-
medio.
Todo esto con el propsito de lograr una estructura ms
racional de precious dentro del sector, que sea compatible con
las metas de produccin establecidas en el Plan de Desarrollo
Agropecuario. Estas metas pretenden un aprovechamiento ms
eficiente de los recursos con que cuenta el pas, a fin de satis-
facer en la forma ms adecuada la demand internal y aprove-








char plenamente las posibilidades ofrecidas por los mercados
internacionales.
En la poltica de precious para los principles products agr-
colas, por interesar a tantos empresarios de esta region, me re-
ferir con ms detalle al caso del arroz.
El precio del arroz ha venido evolucionando favorablemente
para los productores. Desde que se comenz a cultivar en el
pas, su precio, en trminos reales, ha venido aumentando pau
latina y persistentemente, a excepcin de los trienios 1947-1949
y 1952-1954, en que alcanz niveles extraordinariamente altos.
Su relacin con el precio del trigo ha sido continuamente
ascendente, con contadas excepciones. Sin embargo, como los
rendimientos por unidad de superficie han venido bajando, el
ingreso bruto por hectrea, en trminos reales, se haba venido
deteriorando y en el decenio 1955-1964 slo representaba un 75
por ciento del ingreso que se haba obtenido en 1942-1944.
Consciente de este hecho, el Gobierno dio un fuerte aumento
al precio del arroz en los dos ltimos aos, elevndolo de vein-
tin escudos (E 21) por quintal mtrico en 1964, a cuarenta
escudos (E 40) en 1966, es decir casi duplicndolo. En trminos
reales, este mayor precio ha significado un mejoramiento cer-
cano al 25 por ciento respect a 1964, por lo que el ingreso por
hectrea se ha acercado nuevamente al nivel que tuvo en sus
primeros aos.
Con todo, el Gobierno estima convenient dar al arroz un
nuevo reajuste, mayor que a otros products. De esta manera
se espera que el mejor precio constituya un aliciente adicional
a los productores para aumentar la produccin y sustituir las
importaciones que debe realizar para abastecer el consumo. Los
agricultores estn ya informados que el precio del arroz, con
cscara o "paddy" de la cosecha del ao agrcola 1966-1967, ser
de E" 47,50 por qqm., sin saco, puesto molino, lo que significa
un aumento de un 18,5 por ciento sobre el precio de 1966.
Expresado en trminos reales, este precio es el ms alto
que jams haya tenido el arroz en Chile, siendo un 4,2 por
ciento superior al precio de 1966 y un 28,5 por ciento superior
al precio de 1964.
Este mayor precio, que exige un nuevo sacrificio a la comu-
nidad consumidora, impone a los productores la obligacin ines-
capable e inexcusable de realizar los mximos esfuerzos para me-
jorar sus tcnicas de cultivo, a fin de que en el menor plazo po-








sible se recupere y se supere el alto rendimiento que el arroz tu-
vo en otras pocas.
Los agricultores saben que la misma poltica de precious
recin expuesta se ha venido aplicando en forma invariable a
otros products; as es el caso de las papas, el maz, las legu-
minosas, la carne de vacuno y la leche.
Mejores ingresos tienen que provenir tambin de un mejo-
ramiento de la productividad agrcola. Para lograrla se require
el empleo generalizado de nuevas tcnicas, que casi siempre im-
plican el uso de mayor cantidad de insumos, como abonos, pes-
ticidas, semillas seleccionadas, maquinaria, etc. Conseguir estos
factors a precious razonables, ms que del Gobierno depend
de los propios usuarios. Cada agricultor, individualmente y se-
parado de los dems, es muy poco lo que puede hacer para
luchar contra el alto precio y la caresta de esos factors. El
Gobierno, por su parte, tampoco puede llegar muy lejos por el
camino de los decretos, de los reglamentos, de las resoluciones
y de los controls de tipo policial. Slo con productores bien
organizados y frreamente unidos y trabajando de consuno con
el Gobierno, podremos tener esos insumos a precious razonables
en cantidades suficientes y en pocas oportunas a disposicin
de quienes quieran utilizarlos. Creemos que para estos efectos
el mejor tipo de organizacin sigue siendo la Cooperativa.
El Gobierno insisted una vez ms ante los productores, en la
importancia de que se organicen. Que se organicen, para hacerse
or. Para plantear con oportunidad sus problems y lo que es-
timan pueden ser las soluciones; pero, principalmente, para ob.
tener mayores frutos de su trabajo, para obtener mayores ga-
nancias. En este sentido quiero proponerles aqu mismo una
tarea. La Ley de Fomento de las Exportaciones nos permit de-
volver en promedio un 17 por ciento del total del valor en
puerto chileno de la madera exportada. Si ustedes se organizan
en una cooperative y exportan ustedes mismos sus products,
les pertenecer ese 17 por ciento; de otra manera l ir a parar
a manos de los intermediarios.

LA CUENCA DEL MAULE


El progress de la Cuenca del Maule est tambin relacio-
nado directamente con el desarrollo forestal que en ella se est
realizando. Durante el ao 1966 se reforestaron en las provincias
57








de Curic, Talca, Linares y Maule ms de 5 mil hectreas, siendo
pertinente establecer que aparte de Maule las otras provincias
nombradas hasta ahora, no tienen una tradicin forestal signi-
ficativa, de donde result que la tarea realizada en el primer
ao de reforestacin es de gran importancia para ellas.
Dentro de las labores cumplidas en el ao 1966, nos inte-
resa recalcar la experiencia de Curepto, donde mediante un plan
integral de desarrollo socio-econmico fue possible plantar 300
hs. en terrenos de pequeos propietarios de escasos recursos,
lo que se realize en un program comunitario con CARITAS-
Chile en base a estmulos alimenticios para quienes colaboraron
en dicho plan. Para el ao en curso se tiene previsto incremen-
tar en gran media las metas perseguidas, lo que ha hecho
necesario ampliar la capacidad de los viveros fiscales de Chanco
y Linares en 400 y 100 por ciento, respectivamente. Para suplir
el deficit momentneo que dichas metas ocasionan, se han es-
tablecido convenios con particulares y organismos fiscales de
estas provincias, ajenos al Ministerio de Agricultura, para incre-
mentar sustancialmente la produccin de plants.
Lo que falte para reforestar las 11.700 hectreas proyecta-
das para Curic, Talca, Linares y Maule, se traer de los vi-
veros de las provincias de uble y Colchagua, ms o menos
10 millones de plants. En las lneas de crdito para forestacin
que otorga la CORFO, esta zona tiene prioridad.
Las realizaciones antes mencionadas y los proyectos futu-
ros responded a una preocupacin armnica e integral del Go-
bierno y se ha propuesto la agrupacin de las provincias que
por razones de origen geogrfico, de produccin, etc., conformen
unidades econmicas regionales.
As, la ciudad de Talca, capital de esta provincia, es la sede
de la Oficina de Planificacin Regional, a la cual corresponde
intervenir en los planes de desarrollo de esta promisoria Cuenca
del Maule que integran la provincia de este nombre y las de
Curic, Talca y Linares.
En el campo de la investigacin agrcola me complace des-
tacar que el Instituto de Investigaciones Agropecuarias ha ins-
talado un Campo Experimental de 10 hectreas, frente a la Ca-
rretera Longitudinal, siendo su objeto principal el desarrollar
ampliamente en l el program de arroz que actualmente se








realize en la Estacin Experimental de Chilln, ubicada, como
ustedes saben, en el limited sur del cultivo de esta plant.
En el mismo Campo Experimental se est practicando un
ensayo de hbridos de maz que est en magnficas condiciones.
Ms adelante se usar este Campo para ensayos de frejoles,
oleaginosas y, en general, para todos aquellos cultivos de inters
para la zona.
La accin de promocin humana y social del campesinado
se ha considerado como un aspect fundamental, en el esfuerzo
general por lograr el desarrollo de la zona. Por esta razn el
INDAP ha realizado una intense labor de promocin y asesora
de las organizaciones campesinas mencionadas. En conjunto, en
las cuatro provincias de la Hoya del Maule se han constituido
en los dos ltimos aos alrededor de 400 organizaciones cam-
pesinas que agrupan a ms de 12 mil miembros.
La labor de asistencia tcnica se dirigi durante el perodo
principalmente a orientar a los campesinos en la mejora de sus
cultivos, la crianza de porcinos, la fruticultura y la lechera.
El Program Crediticio del Instituto en estas provincias du-
rante el period 1966/67 experiment nuevamente un important
aumento en relacin con los aos anteriores. As, en 1964 aten-
di a 465 campesinos con prstamos por un total de 629.493
escudos, y en 1966 a 6.135 campesinos que recibieron un total
de 2.230.692 escudos, o sea, un aumento de 254 por ciento.
En el program 1967/68, que operar desde mayo prximo,
se contempla para las cuatro provincias una intensificacin de
los Crditos Orientados de Capitalizacin para los pequeos pro-
pietarios agrcolas y tambin crditos a Cooperativas. Las metas
para esta zona contemplan la atencin a ms de 4.000 campe-
sinos nuevos con un monto de E 3.500.000, aproximadamente,
que equivaldr a doblar la ayuda otorgada en 1966/67.
Si lo anterior es digno de ser destacado, muchsimo ms lo
es poner de relieve la accin comunitaria que estas organiza-
ciones de campesinos orientadas por INDAP y con la colabora-
cin de otras reparticiones estatales, han realizado en estas pro-
vincias. Se han construido 122 kilmetros de caminos y cinco
puentes; nueve escuelas con 1.900 metros cuadrados de edifica-
cin, una Posta de primeros auxilios de 25 metros cuadrados,
dos garitas y dos mil metros de extension de agua potable.
Los trabajos realizados en el ao 1966 por el Ministerio de
Obras Pblicas en la sola provincia de Talca significant una in-








version de E 23.178.000, lo que importa un aumento del 23 por
ciento sobre los E" 18.865.000 del ao 1965.
Se repararon edificios escolares en Cumpeo, Duao, Talca y
San Miguel; se termin el edificio de la Crcel y el Juzgado
de Curepto, como igualmente se dio trmino a las reparaciones
del Museo O'Higgins y de Bellas Artes en Talca.
En la ciudad capital de la provincia se continue la cons
truccin de los servicios de agua potable y se instalaron servi-
cios y realizaron perforaciones de pozos captadores de aguas
subterrneas en San Clemente y Cumpeo, al propio tiempo que
se construyeron defenses en los ros Mataquito, Teno, Lontu y
Maule.
Obras de trascendencia ha realizado la Direccin de Riego,
terminando el ensanche del Canal Duao-Zapata y la ampliacin
del canal de regado del mismo nombre. Adems, estn terminn-
dose diversas secciones del Canal Maule Norte "Bajo" y "Alto".
En este mismo Canal Maule Norte ya est realizado en un 50
por ciento el tramo del kilmetro O al 27 de la Segunda Seccin
y se han concluido las obras del Canal derivado Mariposas Bajo
y el sifn El Milagro. El Canal Mariposas Bajo, que se abastece
de Maule Alto, permitir el riego de 5.300 hectreas ms, que,
agregadas a las 7.800 hectreas que ya estn bajo riego, nos da
un total de 13.100 hectreas incorporadas al cultivo en los dos
ltimos aos.
Para 1967, la Direccin de Riego espera tener totalmente
terminado el Canal Maule Norte, que incorporar 40 mil nuevas
hectreas de riego y mejorar unas 32 mil hectreas ms. La
inversin efectuada en el ao 1965 fue de 5.000.000 de escudos,
cifra que equivale al 40 por ciento de la inversin total realizada
desde 1954, ao en que se inici la construccin de esta obra.
Adems, se han iniciado los studios para el embalse Colbn,
proyecto a largo plazo y de gran aliento, ya que actuara regu-
larizando e incorporando al riego la casi totalidad de los suelos
regables de las provincias de Curic, Talca, Linares y Maule y
crear alrededor de 70 mil nuevos empleos en la region por
efectos director e indirectos, adems de contribuir al desarrollo
energtico del pas.
Por su parte, la Direccin de Vialidad ha dedicado preferen-
temente su labor a la construccin del camino de Camarico a
Pangal y de Camarico a Tinguiririca, ambos totalmente termi-
nados. Cabe sealar que la mantencin y el mejoramiento pau-








latino del Paso del Pehuenche importa una inversin annual que
flucta entire los E" 200 y E' 250 mil.
Por ltimo, puedo sealar que se realizaron trabajos de pa-
vimentacin por un valor superior a los E 600.000 y se dio tr-
mino a la construccin del aerdromo de Talca.



ATENCION CREDITICIA Y AHORRO


Mencin especial merece la asistencia crediticia que el Go-
bierno ha proporcionado a la provincia de Talca a travs del
Banco del Estado de Chile.
Las colocaciones del Banco, consideradas en escudos de 1966,
totalizaron, al 31 de diciembre de 1964, E 12.463.000; el ao
1965, E 17.622.000; al 31 de diciembre del ao recin pasado estas
colocaciones alcanzaban a E 23.824.000.
Dichas cifras significant que el aumento total, en trminos
reales, de los crditos en la provincia entire los aos 1964 y 1966
fue de 91,2 por ciento. Para la agriculture los crditos aumenta-
ron en el 58,2 por ciento y para la industrial en 285,6 por ciento.
Tambin es interesante destacar que los prstamos popula-
res y prstamos controlados, vale decir, las colocaciones al ser-
vicio de los sectors de recursos medianos y bajos, subieron,
medidos tambin en escudos de 1966, de E 98.700 a E* 1.237.200,
esto es, un incremento del 1.153,5 por ciento.
Por otra parte, es significativo anotar el aumento muy im-
portante de los depsitos de ahorro. En diciembre de 1964, con
21.235 cuentas vigentes, sumaron E 4.275.200, para llegar a fines
de 1966 a 31.056 cuentas con E 9.344.000, cifras tomadas en base
a escudos de 1966.
Lo anterior significa que las cuentas de ahorro aumentaron
su nmero en cerca de 10.000 nuevas cuentas y el aumento de
los depsitos de ahorro entire los aos 1964 y 1966 fue de 46,2
por ciento, medidos en moneda del mismo valor adquisitivo.
De la comparacin de estas cifras es razonable deducir que
las classes media y popular de la region, al aumentar tan con-
siderablemente sus ahorros, estn proclamando su confianza en
la poltica econmica del Gobierno y de sus planes para conte.
ner el process inflacionario.








Adems, el Banco del Estado en 1964 prest al artesanado
alrededor de E" 55.000. Esta cifra subi a E 84.000 en 1966;
adems otorg a pequeas industries crditos por E 160.000,
rubro que no estaba contemplado en 1964.
Otra fuente de asistencia crediticia radica en la Corporacin
de Fomento de la Produccin. Le ha correspondido la labor de
proveer de maquinaria agrcola a la agriculture de la region,
promover el desarrollo ganadero y avcola e impulsar la pro-
duccin frutcola y la habilitacin de suelos, lo cual signific
en 1964 invertir 1.800.000 escudos, que en 1966 se elevan a 3.500.000
escudos. Prcticamente se ha doblado la accin de la CORFO
destinada a ayudar a los propietarios rurales del rea, estimu-
lando de esta forma a los medianos y grandes agricultores.
Cabe recalcar los prstamos acordados a la Aceitera Concha
Barros por cerca de 2.000.000 de escudos; a la Sociedad Made-
rera Copihue, 300.000 escudos, y el aval por 25.000 dlares para
aumentar la capacidad de aserraderos y su plant impregnado-
ra de maderas. Igualmente se otorg important prstamo a la
firma CALAF para una plant de glucosa. Para diversas otras
industries zonales la CORFO aprob en el perodo 1.000.000 de
escudos ms.
Igualmente, en 1966 la CORFO ha entregado prstamos a la
provincia de Maule destinados principalmente a la reforestacin
ascendentes al milln de escudos.



CRECIMIENTO INDUSTRIAL Y OCUPACION


Merece especial inters para ustedes informarles que el Go-
bierno ha logrado ya el financiamiento externo para la instala
cin de la Planta de Celulosa que ser ubicada en Constitucin.
La construccin de la nueva Planta se iniciar en el segundo
semestre del present ao. El costo total de la Planta hasta de-
jarla funcionando se ha estimado en la suma de 45.000.000 dla-
res, incluida en esta cifra la inversin en moneda national. La
Planta est proyectada para producer anualmente 150.000 tone-
ladas de celulosa cruda. El funcionamiento de esta nueva indus-
tria dar trabajo en forma direct a aproximadamente 2.500
personas a un alto nivel de ingresos.








Est dentro de la poltica del Gobierno la construccin de
un puerto para embarcar la celulosa y otros products de la
zona.
La poltica de estmulo a la produccin vitivincola que im-
pulsa el Gobierno, ha hecho que a la Cooperativa Agrcola Viti-
vincola de Talca Ltda. se haya otorgado a comienzos de este
ao un prstamo por la suma de E 750.000, destinado al finan-
ciamiento de una plant de ampliacin y remodelacin de su
centro vitivincola con vistas a aumentar su capacidad de fer-
mentacin y vinificacin.
Este prstamo se financial con los aportes fiscales que con-
sulta el Art. 125 de la Ley NI 15.575, una vez realizados los es-
tudios previous tcnico-econmicos con la empresa que la CORFO
contrat para este fin. La significacin de la ayuda que el Estado
est prestando a la Cooperativa Vitivincola de Talca puede va-
lorarse mejor si se analiza, aunque sea ligeramente, la situacin
actual y el desenvolvimiento de las actividades de la misma.
Fundada en 1944, muestra un lento ritmo en el incremento de
sus socios. Desde 1961 a 1965 su nmero aument de 30 a 61 y
la superficie cooperative de los viedos, en el mismo lapso, no
ha subido ms que de 525,5 hectreas a 1.292 hectreas.
La produccin en 1961 fue de 3.240.000 litros, en 1964 de
5.875.244 y descendi en 1965 a 4.396.084 litros. Estas cifras mues-
tran una desproporcin flagrante si se observa que en la zona
de atraccin de esta Cooperativa (Talca, Maule, Pencahue, Pe-
larco, Curepto, San Clemente y Ro Claro) existen 868 predios
vinficos que totalizan 7.799 hs. de viedos.
La Corporacin de Fomento de la Produccin ha puesto co-
mo condicin para que este prstamo se haga efectivo, la incor-
poracin de nuevos socios que aporten su produccin para que
la Cooperativa desempee la capacidad productive que est a su
alcance, considerando las condiciones extraordinariamente favo-
rables de esta zona.
Los proyectos que el Instituto Nacional de Capacitacin Pro-
fesional (INACAP) desarrollar en el curso de este ao, cons-
tituyen una noticia auspiciosa para la capacitacin de los traba-
jadores agrcolas, cuya importancia no escapar al criterio de los
empresarios agrcolas progresistas de la zona. En efecto, dicho
Institute pondr en march un Programa Agrcola que operar
en todo el pas a travs de 28 unidades mviles y de un Centro
de Capacitacin en mecnica agrcola que se inaugurar prxi-








mamente en San Fernando, el que tendr carcter national, pues
recibir alumnos de todo Chile y funcionar con rgimen de
internado. Los planes aprobados darn al sector agrcola la
mxima prioridad, ya que de 800 trabajadores capacitados en
este sector durante 1966, se pretend capacitar un total de 7.950
en 1967.


MONEDA SANA

No podra terminar estas palabras sin hacer alguna peque-
a referencia a un asunto de extraordinaria importancia en que
se encuentra empeado el pas: me refiero a la lucha contra la
inflacin.
Probablemente extraar a algunos que el Ministro de Agri-
cultura se refiera a este asunto que aparentemente no forma
parte de las preocupaciones diarias de su Ministerio, extraeza
que no se justifica porque, interest recordarlo, no siempre ocu-
rri en otros Gobiernos. Si algo caracteriza a los que en las
Secretaras de Estado colaboramos con el Presidente Frei, es
precisamente su claro sentido de equipo y de solidaridad en el
pensamiento y en la accin.
Sin embargo, si lo que buscamos es el desarrollo econmico
y concretamente el desarrollo del sector agropecuario, debemos
estar seguros de que no podremos lograrlos a menos que ob-
tengamos tambin la estabilidad.
La inflacin desanima el trabajo honest y esforzado y slo
favorece a las actividades de carcter especulativo.
La inflacin es enemiga del empresario honest y favorece
al agiotista: desanima el ahorro y, en consecuencia, tambin
impide la inversin.
Para los agricultores la inflacin ha sido en nuestro pas un
factor permanent de incertidumbre, puesto que los obliga a
estar siempre pendientes de las fijaciones de precious. En una
economa stable, en cambio, tal factor desaparecer y la prin-
cipal fuente de ganancia la deber encontrar en el aumento
de la productividad y de la eficiencia de su explotacin agrcola.
Es por esta razn, porque estamos seguros de que con in-
flacin no hay desarrollo, es que yo quiero insistir aqu en la
importancia que para la comunidad tiene esta dura lucha en que
el pas se ha empeado.
Ciertamente que esta tarea exige sacrificios, pues require








el sometimiento de todos los sectors nacionales a normas ex-
traordinariamente estrictas en cuanto a su conduct econmica.
En primer lugar exige que el Estado se someta rigurosa-
mente en su presupuesto a los fondos que efectivamente posee.
Por eso nosotros hemos insistido reiteradamente que nada ni
nadie nos llevar a financial programs de cualquiera indole
con cargo a emisiones no programadas o a otros mecanismos
inflacionarios.
Finalmente, queremos insistir ante los trabajadores que se
atengan en sus peticiones de sueldos y salaries a las normas y
principios dictados por el Gobierno, pues los reajustes excesivos
pueden provocar desbordes inflacionarios y, en este caso, los
trabajadores saben que la inflacin es a ellos a quienes ms
afecta.
He querido insistir sobre la importancia de que persevere-
mos en la lucha contra la inflacin porque creo que este ao
es el definitive. Nunca en Chile una poltica de estabilizacin
dur ms de dos aos, porque, en definitive, los gobiernos nunca
tuvieron la entereza como para someterse ellos mismos y so-
meter tambin al pas a las duras restricciones que la lucha
por la estabilizacin exige.
El Gobierno est permanentemente abierto al dilogo y
an ms, a la bsqueda de soluciones que puedan proponer los
hombres y mujeres de nuestra patria.
En la accin y el trabajo por el bien comn y el progress
general, todos tenemos un puesto de lucha. Es el estilo de vida
que corresponde a un pueblo joven, vigoroso, con voluntad de
conquistar un porvenir mejor para sus hijos con su propio es-
fuerzo, nica forma digna de alcanzar las metas de desarrollo
que nos hemos propuesto.
Este es el terreno del que no es possible marginarse hones-
tamente. Por ello llamamos a todos a superar las diferencias,
a reducirlas a la escala objetiva y real, para trabajar de con-
suno por el engrandecimiento de nuestra nacin.
Los deficit habitacionales; la carencia de oportunidades de
trabajo para los chilenos; la insuficiencia de los medios educa-
cionales de que disponemos, etc., no tienen color poltico ni
religioso.
El destino nos plantea su reto, su desafo. En intencin de
las futuras generaciones, de los hijos de nuestros hijos, reco-
jamos el guante y aprontmonos a ganar la batalla por el pro-
greso y el desarrollo de Chile.









LOS CAMINOS DE


LA REVOLUTION




Jaime Castillo V.





Hacer la revolucin es forjar una sociedad en la cual haya
desaparecido toda forma opresiva de existencia. El revolucio-
nario admite, pues, la idea de una humanidad libre y fraterna.
Cree que la vida humana est subordinada a una tica. En este
sentido, y por su total significado, podemos decir que la accin
revolucionaria es el ms alto designio que un hombre pueda
trazarse sobre la tierra.
Algunos miran a la revolucin como una utopa. No lo sa-
bemos. Pero hay un hecho: mientras exista la injusticia, cruel-
dad, dolor o miseria, todo lo que los hombres hacen de elevado
y noble, descansa en la posibilidad de que dichos males termi-
nen para siempre. Sacerdote, poltico o sabio, el hombre que
vive para la humanidad encuentra su fuerza en la tesis de que
la liberacin es possible. Es intil, por tanto, discutir sobre !a
meta final. Basta con pensar que, si queremos ser verdadera-
mente humans, habremos de vivir sin temor de caer en la
utopa.
Cmo imaginar una sociedad que sea el fruto de la revo-
lucin? Pensamos que la idea de una comunidad de hombres
libres traduce del modo ms elocuente su carcter moral y po-
ltico. Comunidad es la asociacin de hombres que trabajan
para fines comunes y, como consecuencia de eso, para s mismos.
Tal hecho no es utpico: por el contrario, es de diaria ocurren-
cia. Vivir de esa manera implica ser libre, porque la vida co-








munitaria eleva la amistad al nivel de un hecho colectivo. Y
la amistad, como el amor, son formas puras de respeto a la
persona del prjimo.
Es revolucionario lo que march hacia la comunidad. Y es
contrarrevolucionario aquello que la contradice, la niega o la
corrompe.
La tentative de permanecer en un mundo basado en la sa-
tisfaccin individualista niega la esencia misma de la comuni-
dad de hombres.
A su vez, la tentative de sustituir el rgimen derivado del
viejo o del nuevo capitalism, por el Estado colectivista, totali-
tario, posee, en definitive, un carcter parecido. El totalitarismo
mima lo que ya hicieran el capitalism y su engendro, el im-
perialismo. Degrada la posibilidad misma de una comunidad
fraterna.
Por esto, la revolucin est unida en forma absolutamente
decisive a sus caminos. Los fines y los medios son inseparables.
Es preciso ser humans para edificar una sociedad humana. El
inmoralismo politico es el camino seguro al fracaso. La revo-
lucin es objetiva y subjetiva: cambia las cosas y cambia a los
hombres. Pero esto no sucede por una especie de dialctica
que se halla siempre ms all que la voluntad y el corazn de
los hombres individuals. Por el contrario, es indispensable
que una porcin determinante de personas sean capaces de
vencer en si mismas el apetito del poder o de violencia: cuando
no ocurre as, o sea, cuando los dirigentes imponen al movi-
miento revolucionario la creencia de que nadie tiene valor an.
te la "revolucin", la va de la degradacin est dada autom-
ticamente. Eso sucedi en los pases comunistas durante la eta-
pa staliniana, sigue sucediendo en Cuba y en otras parties.
Cuando un hombre de izquierda asiste a todo el drama de la
eliminacin fsica de los compaeros de Lenin y ni siquiera
mueve las comisuras de los labios, cuando va a Alemania Orien-
tal y vuelve lleno de "explicaciones" sobre el muro de Berln,
cuando visit Cuba y no se acuerda de Anbal Escalante o de
Ernesto Guevara; cuando el crime es tal si lo compete el ad-
versario, pero es un acto de supreme sabidura revolucionaria
cuando lo ejecuta la sedicente "vanguardia marxista-leninista";
cuando ese hombre de izquierda acepta que su inteligencia y
la de sus compaeros se conviertan en instruments transito-
rios de justificacin a machamartillo, en todos estos casos,








no estamos en presencia de ninguna revolucin. Nos hallamos
ante un process politico important, digno de studio y que
debe ser comprendido histricamente; pero esos signos son
reveladores de que la comunidad de hombres libres ser ah
despiadadamente aniquilada.
A nuestro juicio, quien habla de revolucin y no tuvo ja-
ms entereza para protestar contra crmenes horribles, es un
cobarde.
Quien habla de revolucin y, al mismo tiempo, hizo de su
vida poltica un servicio incondicional de la violencia sistemati-
zada, es un traidor.
Quien habla de revolucin y reduce su papel de dirigente o
terico a esperar, diez, quince o veinte aos, que un amo lejano
o prximo le dicte el nombre de sus enemigos o el del compa-
ero que en adelante deber aborrecer, o la memorial que habr
de ultrajar, es un ttere.
Quien habla de revolucin y asiste a los cambios ms inve-
rosmiles para l, con el mismo rostro impenetrable, y la mis-
ma salmodia sonrosada y optimista, pasando incluso sobre el
cadver de su propia existencia poltica, es un intil.
Sin duda, la revolucin es un drama. Est llena de casos
de conciencia y de fuentes de error. Los hechos nos pondrn
ante muchos moments en que ninguna norma previa se po-
dr aplicar as no ms. La verdad habr de surgir de all mis-
mo o no surgir. Y tendremos que esperar que la historic juzgue.
La revolucin junta de un golpe todas las contradicciones. Ella
es un cmulo de casos en que hemos de ser humans dentro
de condiciones inhumanas; en que hemos de encaminarnos ha-
cia la bondad a pesar de que el campo de accin est marcado
por la crueldad. La filosofa y la tica iluminan, pero desde le-
jos. Si pensamos que la meta es vivir como compaeros, es de
cir, en comunidad de hombres libres, y si estamos firmemente
dispuestos a que los inevitable casos extremos de defense,
sean rpidamente colocados en una perspective normal de con-
vivencia y amistad, entonces quizs tendremos algunas indica-
ciones valiosas. Lo nico important es que la necesidad de
luchar no nos haga inhumanos, y que la obligacin de tolerar
no nos deje indefensos. Un grupo de hombres, hace dos mil
aos lleg a ciertas formas de santidad y, sin embargo, hubo de
soportar estas mismas pruebas. Los revolucionarios del siglo
XX no podan escapar a ellas.









ASPECTS POLITICOS DE LA


CRISIS SINDICAL CHILENA




Luis Ortega S.






A raz de los ltimos acontecimientos, la prensa adicta al
Frente de Accin Popular ha desencadenado una intense cam-
paa dirigida a impresionar a la opinion pblica y a los trabaja-
dores con respect a "los grandes triunfos obtenidos" por la
CUT en las luchas gremiales de 1966. Para lograr el impact
deseado recurre, a nuestro juicio, a la deformacin de la verdad.
He aqu parte de las declaraciones formuladas por el Secre-
tario General de esa entidad, Oscar Nez, afirmaciones que
constituyen una accin diversionista, cuyo objetivo es el de tra-
tar de encubrir la incapacidad de los dirigentes nacionales, los
errors y los fracasos en que a diario incurren en la conduccin
de las actividades de la Central Unica de Trabajadores.
El Secretario General de la Central Unica pretend sorpren-
der al proletariado national, expresando que "El ao 1966 fue
el ao de los campesinos, la salud y los mineros del cobre".
Agrega que "no se trata de ganar ms o menos pesos". Dice:
"Debemos crear un gran ejrcito de trabajadores con conciencia
revolucionaria. El camino de la victoria final, dentro del actual
sistema, slo se inicia cuando los trabajadores estn en el po-
der; y, actualmente, los trabajadores chilenos no estn en el
poder. Por eso las soluciones siempre sern transitorias, hasta
que Chile se libere y se produzca la autntica revolucin anti
imperialista".








Sostiene que "en 1966 hubo tres grandes expresiones de la
lucha sindical: la heroica huelga de los trabajadores del cobre,
las luchas campesinas de Curic y Colchagua y la huelga de los
trabajadores de la salud", que "hubo un retroceso tctico en
los trabajadores del sector pblico". Dice: "Antes habamos lo-
grado unirlos a todos y dar batallas conjuntas con plataforma
de lucha comn. Inexplicablemente, los trabajadores del Estado
dispersaron sus fuerzas, situacin que permiti al Gobierno im-
poner su poltica econmica y antisocial. En consecuencia, hay
que aprovechar esta experiencia negative para presentarle al Go-
bierno del seor Frei un frente comn, formado por todos los
trabajadores; slo as lograremos romper sus planes cconmi
cos y derrotar definitivamente el paralelismo sindical".
Y contina: "No hay que pedirle permiso a nadie para hacer
la revolucin. En Latinoamrica y en Chile ya est bastante ha-
blada. Lo que falta es llevarla a los hechos. Debemos aprove-
char todas las ocasiones y coyunturas que se presented el ao
1967, para debilitar la base de sustentacin de este Gobierno
reaccionario. No debemos perder de vista que slo el fortaleci-
miento de la Central Unica de Trabajadores y de sus organiza-
ciones de base nos permitirn crear el clima adecuado para mar-
char hacia adelante en todo sentido hasta lograr la conquista
del poder".
Lamentablemente para el seor Secretario General de la
CUT, la gran mayora de los trabajadores no comparten su opi-
nin, como es el caso de las bases de los gremios de la salud,
del cobre y los campesinos que participaron en los movimientos
reivindicativos de 1966. Ellos tienen clara conciencia de que fue-
ron utilizados como "conejillos de experimentacin", para medir
el resultado de la "estrategia" acordada por el FRAP, con res-
pecto a la utilizacin de la CUT y de sus Federaciones y Sindi-
catos y que no tiene otro propsito que el de entrabar toda ini-
ciativa del Gobierno destinada a solucionar los conflicts de los
trabajadores. Han sealado concretamente que la lucha sindical
debe orientarse a la destruccin del rgimen democrtico. Esto
implica que la clase trabajadora no debe ser despolitizada, sino
que an ms politizada. En vez de alejar a las masas de la po-
ltica hay que acercarlas cada vez ms y adoctrinar con mayor
dedicacin a los dirigentes sindicales adeptos a la Central Unica.
Consecuentes con el mandato del FRAP, los dirigentes de la
CUT han decretado la presentacin de Pliegos Unicos y simul-








tneos en todo el pas, pues no desean desperdiciar ninguna
oportunidad que les permit obstruir los planes del Gobierno.
Repetimos: la enorme mayora de los trabajadores ha to-
mado conciencia de lo que represent. Su madurez poltico-
sindical les ha permitido captar el verdadero fondo de las decla-
raciones del Secretario General de la CUT. Las actitudes dema.
ggicas han sido comprendidas en toda su extension y saben
exactamente cundo se triunfa o se pierde en un conflict.
Ellos comprenden que desde que el viejo dirigente national
de los trabajadores, Clotario Blest, abandon la direccin de la
CUT, esta organizacin se ha ido desviando de la finalidad para
que fue creada, hasta llegar a convertirse en el Departamento
Nacional Sindical del FRAP.
La conduct revolucionaria observada hoy por el Secretario
General de la CUT, frente al Gobierno del Presidente Eduardo
Frei, no se compadece en absolute con la que mantuviera en su
calidad de Presidente de esta organizacin durante el gobierno
del seor Alessandri. Perodo en el cual la Directiva de la Cen-
tral Unica mantuvo una actitud de abierta conciliacin con el
Gobierno Radical-Liberal-Conservador. Al respect, el conocido
periodista y ex dirigente del "Comit Central" del Partido So-
cialista, seor Oscar Waiss (Lord Callampa), afirma en uno de
sus folletos, en el denominado "Basura Terica y Traicin Po-
ltica", que "durante los seis aos de Gobierno del seor Ales-
sandri, la clase obrera y los dems sectors explotados han sido
castrados de su voluntad ofensiva por la burocracia de la CUT,
que encabeza el seor Oscar Nez. La sola mencin de una
conduct combative poda transformar a un buen dirigente sin-
dical en un "provocador" o en un "golpista". La perspective del
4 de septiembre distorsion por entero la actividad sindical y
la vida poltica de los militants obreros. Una vez ms el refor-
mismo se mostr, en la prctica, como el mayor enemigo de los
trabajadores y de la liberacin de las masas explotadas".
La afirmacin del referido periodista constitute un testimo-
nio de gran valer, ya que ratifica, en forma que no deja lugar
a dudas, la acusacin que oportunamente hiciera el Departamen-
to Nacional Sindical del Partido Demcrata Cristiano en contra
de los dirigentes de la Central Unica de Trabajadores de man-
tener una abierta colusin objetiva con el Gobierno Radical-
Liberal-Conservador. Dicho document produjo un fuerte impac-








to en el seno de las masas trabajadoras, situacin que oblig
a adoptar una rpida defense por parte del FRAP a travs de
diversos editoriales del diario "El Siglo" y de "Ultima Hora",
llegndose al extremo de que el propio Presidente Alessandri
saliera en defense de la CUT, en una declaracin de prensa y
radio entregada por la Secretara General de Gobierno.
Examinemos seriamente la acusacin de paralelismo sindical
que se nos imputa por parte del FRAP. Acaso no recuerda el
seor Oscar Nez que fue su propio Partido, el Socialista, el que
en 1946 dividi a la clase trabajadora despus de la matanza de
la Plaza Bulnes? Recuerda que en 1948 el Partido Socialista
quebr la Federacin Minera, organizacin que agrupaba en su
seno a todos los trabajadores del cobre, y cre la Confederacin
del Cobre, institucin que esta colectividad poltica control y
orienta como si fuese un objeto de su propiedad?
La razn de fondo del FRAP, que tambin ha hecho suya la
directive de la CUT, en relacin con la modificacin del Libro
III del Cdigo del Trabajo, obedece al temor de perder el con-
trol del movimiento sindical chileno. En esto es en donde des-
cansa su tenaz oposicin. Ellos estn conscientes de que las di-
rectivas que logren organizer a los dos millones de trabajadores
inorganizados, constituirn una arrolladora mayora national.
Saben tambin que es indispensable terminar con el anquilosado
Cdigo del Trabajo, vigente por ms de 40 aos y que en la
actualidad no tiene aplicacin prctica alguna, debido a que la
gran mayora de sus disposiciones atentan contra la libertad sin-
dical, situacin que ha impedido la sindicalizacin de los traba-
jadores del Estado, Municipales, Salud y Servicios de Utilidad
Pblica dependientes del Gobierno.
La directive de la Central Unica tiene cabal conocimiento
que la Unin Sovitica y todos los pases socialists han suscrito
el Convenio N? 87 de la Oficina Internacional del Trabajo, que
garantiza la ms amplia libertad sindical. Sin embargo, so pre-
texto del paralelismo, se opone a toda modificacin del Cdigo
del Trabajo.
La unidad en la libertad implica que ella es querida y con-
venida por los propios interesados, dndole as el vigor y la
consistencia necesarios para ser entendida y respetada. Desde
luego, es much ms fuerte que la impuesta por la ley. No cabe
discusin alguna de que el Sindicato es ms fuerte por la vo-









luntad y adhesin de sus asociados que por el imperative de
la ley.
A manera de ilustracin, recuerdo al seor Secretario Gene-
ral de la CUT que no es tan simple como l lo cree el de "co-
rrer borrn y abrir cuenta nueva" en la historic del movimiento
sindical.
An est fresca la memorial de los trabajadores que partici-
paron en "la matanza de la Plaza Bulnes", el da 28 de enero
de 1946, cuando el Partido Socialista, pasando por sobre los ca.
dveret de Ramona Parra, dirigente de la Juventud Comunista;
Rodolfo Lisboa, dirigente de la Juventud Socialista; Filomeno
Chvez, Ren Tapia, Alejandro Gutirrez y Manuel Lpez, se in-
corporaban con cinco carteras ministeriales al llamado Gobier-
no del Tercer Frente, cuya caracterstica principal fue la ms
brutal y despiadada persecucin en contra de los trabajadores
que no se sometieron a los dictados de la CTCH del Partido
Socialista. El bloque socialista-radical autoriz al Ministro del
Trabajo, Lisandro Cruz Ponce, para enviar a todas las empresas
y compaas del pas listas negras, que establecan la prohibi-
cin de dar trabajo a todos los obreros que aparecieran en
ellas y, lo que es peor, aunque parezca paradojal, los actuales
lderes del Partido Socialista estuvieron de acuerdo y respalda-
ron la aplicacin de estas medidas represivas. El actual presi-
dente de la CUT, Luis Figueroa, podra proporcionar mayores
antecedentes, pues fue uno de los que sufri las consecuencias
de esos hechos.
Debemos recorder que los actuales senadores Allende y Am-
puero defendan, el primero en el Senado y el segundo desde su
cargo poltico del Partido, la misma combinacin, tratando de
justificar todos los atropellos y vejaciones a que eran sometidos
los dirigentes sindicales que haban participado en los movimien-
tos de protest contra la traicin socialist.
El ao 1946, en febrero, los ministros socialists Humberto
Mendoza, Lisandro Cruz Ponce, Manuel Hidalgo y Carlos Arria-
gada, acompaados de los funcionarios del Ministerio del Tra-
bajo, Fernando Amengual y Alfredo Montecinos, tambin com-
paeros del Partido, realizaban en Concepcin desesperados es-
fuerzos para romper la huelga del carbn. El fracaso de su ges-
tin fue rotundo ante la combatividad de los trabajadores del
carbn.









El 4 de octubre de 1947, el Comit Central del Partido So-
cialista se traslada a Chilln para dirigir desde all la "Operacin
de romper la huelga del carbn". Los dirigentes de la CTCH
socialist Albino Barra Villalobos, Carlos Godoy Pizarro y Al-
fredo Hormazbal, llamaban por radio a traicionar el just mo-
vimiento de estos modestos trabajadores. Los soplones del Par-
tido Socialista cumplieron tan bien su cometido que terminaron
entregando al gobierno radical del seor Gonzlez Videla las
listas de los trabajadores que juntos con sus families fueron
expulsados de la zona del carbn.
Si existiese alguna duda sobre el resultado de esta exitosa
"Operacin", los actuales dirigentes de la CUT Juan Vargas Pue-
bla, Juan Campos, el ex Secretario General de esta organizacin
Bernardo Araya Zuleta y el diputado don Galvarino Melo esta-
ran en situacin de complementary con lujo de antecedentes esta
"heroica accin revolucionaria" del Partido Socialista, dado que
ellos, al igual que otros miles de trabajadores, fueron vctimas
de esta traicin.
Hay todava otro triste episodio de los lderes sindicales del
Partido Socialista, como fue la conduct observada por el ex
diputado seor Edgardo Mass, a raz de los sucesos de "COLLI-
HUAY", quien junto a Domiciano Soto, Secretario General acci-
dental de la CTCH, se comprometieron con el grupo golpista
que pretenda derribar el Gobierno radical del Presidente seor
Gonzlez Videla. El autosecuestro de estos aventureros politicos
estuvo a punto de desatar una verdadera guerra civil, dado que
las masas, enardecidas por lo que presuman un crime pol-
tico, haban resuelto luchar en las calls para acabar con este
rgimen de injusticia y de oprobio. Sin embargo, nada ni nadie
ha impedido que los autores de una de las ms grandes trai-
ciones a la clase trabajadora continen ocupando cargos de alta
responsabilidad tanto en el plano gremial como poltico.
La conduct ultrarrevolucionaria asumida por los lderes de
laboratorio, como es el caso del seor Oscar Nez, nos hace
recorder el caso anteriormente citado. Comprendemos que el des-
conocimiento de la realidad sindical y la falta de una trayectoria
adecuada a su condicin de conductor de masas lo haga actuar
as, pensando que podra establecerse aqu un rgimen similar
al cubano. Olvidando lo sucedido en la Cuba de Castro con los
dirigentes sindicales no comunistas y el control del Estado en
la organizacin sindical.








Estos seudodirigentes gremiales no alcanzan a comprender
que ni el socialismo integral ni el comunismo libertario estn
a la vuelta de la esquina, como muchos ilusos lo suponen; queda
an un largo camino que recorrer, especialmente en un pas li-
bertario por ancestro como lo es Chile.
Invitamos a los revolucionarios de caf a meditar un ins-
tante sobre las consecuencias que puede producer su irrespon-
sabilidad y a que se den cuenta que jams en nuestra patria
podrn implantarse formas de convivencia sobre el caos y la
ruina del pas.
Este breve recuento podr permitir a los aficionados al es
tudio de los asuntos sindicales conocer quines son los respond.
sables de que la crisis sindical chilena haya tocado fondo.



EXIJA CAERIAS COMPACT
COmpac Tipo A con Hilo y
Copla para agua. gas y aire.
Tamaos 'h" hasta 2WZ
Solicite espeiccifcacones a
nuestros representantes o di
rectamente a la flbrica.




















compact
____ .. A., m









LIBROS











"EL CAMPESINO DE LA GARONA"

de JACQUES MARITAIN



por Stanislas Fumet.





El ltimo libro de Jacques Maritain "El Campesino de la
Garona", ha provocado acaloradas controversial en los medios
catlicos. El Padre Francois Biot, O. P., concluye de este modo
el artculo que le dedica en "Tmoignage Chrtien": "El que
un hombre alejado en su retiro, habiendo alcanzado una edad
avanzada, no pueda comprender el desarrollo de aquello que
l mismo contribuy a poner en march, no debe sorprendemos
demasiado. En honra del propio Maritain y en mrito de la
autoridad que l represent en el catolicismo actual, es una
lstima que sus amigos no lo hayan disuadido de publicar este
ltimo libro. Nada agrega, muy al contrario, a cuanto le de-
bemos".
Por su lado y en contraposicin a lo anterior, el Sr. Jean de
Fabregues haba escrito en "La France Catholique" (n? 1.042)
que toda persona debe leer este libro "porque esta alta inteli-
gencia desaprensiva (que se le ha reprochado) ha sabido ele-
varse por encima de las querellas de los partidos o de los ban-








dos... porque al tomar los problems de actualidad en su ms
alto nivel, en las fuentes, en las races, los valoriza en toda su
nitidez y de all extrae, dentro de la perspective misma en que
el concilio nos ha colocado para continuar la Iglesia, las posi-
bilidades de alimento spiritual y de iluminacin para las al-
mas: junto a las alocuciones peridicas del soberano pontfice,
ellas son las piedras angulares de las construcciones del maa-
na".
Stanislas Fumet, antiguo director de "Temps present", juz-
ga aqu personalmente el libro de su amigo Jacques Maritain.




Se recordar quizs que al final de la ceremonia de clausu-
ra del concilio, el soberano pontfice haca entrega de "regalos",
como quien distribuye premios, a un reducido nmero de laicos
que representaban una funcin o un Estado. Cuando lleg el
turno de los "intelectuales", se vio avanzar en direccin al Pa-
pa (ante la sorpresa de los televidentes) a un hombre de ros-
tro luminoso -blancos cabellos, barbilla ligera, mirada extre-
madamente alerta-, vestido con pobreza. No se presentaba con
la gran tenida de los embajadores, llevaba al cuello un pauelo
de seda a manera de corbata, y Paulo VI lo abraz largamente,
con ternura manifiesta. Ese da era l quien simbolizaba la ra-
za intellectual. Jacques Maritain no haba dado al catolicismo,
entire las dos guerras, un impulso que no podemos olvidar?
A principios de 1940 parta a Toronto; de all, encargado de
una misin ms o menos official, viaj a los Estados Unidos.
Desde entonces, su fama no ha hecho ms que crecer y embe-
llecerse en Amrica. Hace much que tiene ya su calle en Mxi-
co, y no es ajeno a la formacin poltica del president de la
Repblica de Chile, Eduardo Frei.
Durante la ocupacin de Francia por los nazis, ensea en
la Universidad de Princeton, al mismo tiempo que Einstein, y
ofrece mltiples conferencias en todo el Nuevo Continente. Re-
gresa a Pars para ser designado Embajador ante el Vaticano
por el primer gobierno de De Gaulle. En seguida vuelve a Es-
tados Unidos, a Princeton, donde se ha creado una ctedra para
l. Seis aos ms tarde retorna a Francia y sufre all la prueba
ms dura de su existencia que tambin lo ha engrandecido: la
muerte de su mujer e ntima colaboradora, Raissa, de quien








su espritu no se desprende jams y cuyos libros "Las grandes
amistades" y el "Diario" han conmovido a muchos lectures.
Este "pobre Jacques", elegido por el soberano pontfice
entire los pensadores del mundo entero para recibir los votos
de la Iglesia, era en realidad un campesino venido de la Garona,
tal como el otro, el de Marco Aurelio vena de las orillas del
Danubio a decirle a Roma lo que pensaba de los asuntos p-
blicos, las cosas, en fin, que afligan su corazn, y en vez de
ser castigado por su franqueza fue colmado de honors por los
romanos. Me imagine que Jacques Maritain, a sus aos, no
pretend ms honor que el de ser escuchado por un odo des-
prejuiciado cuando se expresa.
Lo que ahora pide es que se medite con un poco ms de
inteligencia acerca de los decretos y documents conciliares,
donde estn sealados con propiedad los caminos para el de-
sarrollo de una Iglesia que ha hecho un examen de conciencia
lo bastante fructfero, nos parece, para que vaya a ser desvir-
tuado. Porque, no nos engaemos, el concilio se ha realizado
para liberar a la Iglesia de serious equvocos, no para crear nue-
vos: por el hecho de rectificar ciertos errors, ella no est dis-
puesta a estimular otros. La Iglesia, so pretexto de que hay
algo de esclerosis en su rgimen administrative (o poltico, po-
dra decirse en rigor) y de que, al ligarse a lo temporal por
requerimiento de la historic, se ha visto inducida a adoptar
costumbres ajenas a su esencia cuyo fondo original debe ser
divino, no puede renegar de nada de lo que es: para ella, slo
se trata de purificacin. Cristo mismo aconsej no extirpar de-
masiado pronto la cizaa capaz de malograr las mieses, sino
esperar ms bien hasta despus de la siega y separar entonces
la buena de la mala simiente.
No olvidemos que este campesino es el maestro del distin-
go filosfico ("distinguir para unir" ha escrito) y a este res-
pecto tiene un ojo ms experimentado que cualquiera, por su
formacin de tomista excepcional y de humanista cabal. Teme,
pues, con razn que puedan arrancarse muchas mieses y muy
poca cizaa al no seguir el consejo del Evangelio.


La franca palabra de un filsofo

Pero por qu "de la Garona"? Porque Jacques Maritain se
ha retirado a Tolosa y vive all dentro de una comunidad de









Hermanos de Foucauld, en el -silencio y la pobreza, completan-
do su obra de filosfo. Este parisiense no adquirir el acento
gascn, pero adopta de buena gana el tono familiar y no se
anda con rodeos. A los ochenta y cuatro aos ya no es necesa-
rio darse la pena por la apariencia; el tiempo apremia. Se trata
de desplegar con el mximo de libertad las ltimas energas sin
hacer academia para darse a entender. No en vano Jacques
Maritain fue ahijado de Len Bloy y amigo muy querido de
Pguy. Es un hombre de lo absolute, sin otra preocupacin
que los derechos de la verdad, porque adora la verdad y ella
gobierna todos sus dems amores (hay que leer en "El Campesi-
no de la Garona" cmo habla del "eros filosfico").
Esta obra de cuatrocientas pginas, escrita en seis meses,
con paso gil, donde el autor se propone decir (redecir a veces)
todo lo que an cree oportuno dar a conocer, lleva como sub-
ttulo: "Un viejo laico se interroga acerca del tiempo presente.
Y el "tiempo present" es aqul que en material religiosa ha
sido marcado por el concilio. Evidentemente. "El Campesino de
la Garona" est dirigido sobre todo a los creyentes, con un vi-
gor expresivo que, me temo, no ser del gusto de todos sus des-
tinatarios. Aqu la vehemencia est animada por el temor de que
los clrigos -por qu no reconocerlo? es a ellos a quienes el
"Campesino" alude con mayor obstinacin- se expongan a sin-
sabores que l quisiera ahorrarles, sabiendo de sobra que s-
tos podran agotar su buena voluntad y barrer con una fe mal
arraigada en ellos y en torno a ellos. Jacques Maritain no ha
nereuauo por tamilia un catolicismo traditional: educado al
margen de la fe, naci solamente filsofo. Movido por una sed
iasaciaole de justicia, muy pronto se dio a la bsqueda de la
verdad desconocida, con la singular pasin que lo caracteriza
(los intelectuales de hoy da me parecen ms fros). Bergson
consideraba a Maritain como su discpulo ms dotado cuando
ste tena veintids o ventitrs aos. Habiendo sometido Mari-
tain a un anlisis terriblemente agudo el pensamiento bergso-
n.uai en 1912, a travs del cual rompa visiblemente con su
maestro (La Filosofa Bergsoniana, Estudios crticos), el fil-
sofo de la "Evolucin Creadora" lo perder de vista hasta el
da lejano en que los dos hombres, ayudados por la experiencia
spiritual, se reencontrarn, como ha dicho Bergson "en medio
de sus caminos".









Una teologa servida por la ideosofia?


El Campesino de la filosofa ms pura del siglo, la ms alta
-habr que decir "del siglo" siendo la menos oficializada de
nuestra poca tan poco amante de la eternidad? claro que s!
porque es tambin de este siglo, del siglo "eternamente" ha-
bra dicho Pguy-, nuestro Campesino viene a poner en guar-
dia a la gente de la Iglesia contra toda filosofa incapaz de pro-
curar a la teologa modern un apoyo vlido. Por qu este
ostracismo? Por la sencilla razn de que ya no hay "realismo"
en filosofa, desde Descartes. Despus de l todas las filosofas
que se han sucedido bajo formas diferentes y colors variados,
acordes en dar la primaca al Pensamiento sobre el Ser, no
son ms que filosofas de ideas, al punto que el Campesino nos
propone que en adelante se las llame solamente "ideosofas".
Para Jacques Maritain, es de absolute evidencia que un ca-
tlico no puede ser un "idealista". Y con una audacia apoyada
en arguments sorprendentes, hasta llega a decir: "... un fil-
sofo tampoco puede ser un idealista".
En consecuencia, no habra actualmente sino dos filosofas
que parten de la realidad: el realismo marxista y el realismo
cristiano. "Dicho de otro modo, tenemos por una parte la filoso-
fa marxista; por otra, la filosofa cristiana cuando responded
a las exigencias conjugadas de estos dos vocablos y no hace
ninguna concesin al idealismo ni a la filosofa. Y es bien sa-
bido que existe una filosofa cristiana que no falta a estas
exigencias y que no est tan mal, pese a los votos y pronsti-
cos de un buen nmero de clrigos". Es, sin embargo, menos
categrico respect de la fidelidad del marxismo al realismo
porque, con su materiala en movimiento dialctico, que niega
toda substancia y naturaleza de constitucin permanent, uno
no puede dejar de encontrar que el realismo marxista en si,
aunque por lo dems sea muy resuelto, es pese a todo bastante
sospechoso. El famoso "retournement" proclamado por Engels
nos invita a ello: Hegel "retourn" y puesto sobre sus pies, es
siempre Hegel..."
As, como desean algunos que no parten de lo real, querer
pedirle a la teologa, que tiene sed de progresso" -y para saciar
esta sed corre el riesgo de emborracharse y no poder seguir
caminando derecho- querer pedirle, decimos, como algunos,







que haga con Hegel o con Marx lo que Santo Toms hizo con
Aristteles, es simplemente una "inepcia". Quienes se interesen
por la cuestin, no tienen ms que leer en "El Campesino de
la Garona" el captulo "La liberacin de la inteligencia" y vern
por qu.
Todo este deseo de "cambio" ("esto tiene que cambiar" con-
cuerda Maritain, pero "sin correr el riesgo de que cambie mal")
se traduce para el Campesino en ciertos signos que lo entris-
tecen profundamente: que los clrigos de la nueva ola sientan
como repugnancia de arrodillarse en la iglesia ante el taberncu-
lo donde creen que Dios est present, y sin embargo se arro-
dillen con un fervor que les hace latir el corazn "delante del
mundo". Aqu el Campesino tiene expresiones nada tranquili-
zadoras sobre Teilhard de Chardin, aunque respeta en l la
calidad del observante y el lirismo del poeta. Aun ms, le hace
justicia por aquello de que "ha estado siempre en las antipodas
del idealismo y de la ideosofa", siendo su punto de partida
francamente realista, lo que en un moment y sin saberlo l
mismo, lo haba acercado a Santo Toms.
Pero cul es este "mundo"? Qu creen que es, estos "arro-
dillados"? No son capaces de precisarlo. "En otros trminos, lo
que tienen estos cristianos en la cabeza, lo que piensan al com-
portarse de este modo, es algo much ms oscuro porque en
su mayor parte piensan poco y confusamente". El resultado es
que la "apertura al mundo", predicada hoy da por los clrigos
como tema obligado, podra no marchar sin una actitud de
cerrarse a Dios.
Hasta ese entusiasmo por la liberacin de los instintos sexua-
les, much ms atrayente sin duda que la de la inteligencia, y
en el cual se querra comprometer a la doctrine cristiana, es
para el Campesino motivo de irona: "El Sexo es una de las
grandes y trgicas realidades del mundo. Es curioso observer
el interns rayano en la veneracin que le demuestran numero-
sos eclesisticos que han hecho voto de castidad".


Amar a los dems por ser hermanos


Donde el Campesino aporta formulas admirable inspiradas
por el concilio que debieran contar con la adhesin de todos los
catlicos de buena voluntad, es cuando habla de ecumenismo y








de las relaciones que debe tener el catlico con el no cristiano
o con el que profese otra religion. Es la relacin esencialmente
fraterna. Recuerda que antiguamente los cristianos amaban en
los no cristianos "... ante todo, no lo que eran sino lo que es-
taban llamados a ser. Ahora, en virtud del gran movimiento in-
terior que nos ocupa, se ama a los no cristianos en cuanto a
que ellos son miembros de Cristo, al menos en potencia... en
resume, se les ama, primero, en su propio misterio insonda-
ble, segn lo que son, y luego como hombres respect de los
cuales el primer deber de caridad es amarlos".
El ltimo captulo del "Campesino de la Garona", que es
el ms abundante, est dedicado a los "asuntos del reino de
Dios". Jacques Maritain trata all de la vida interior del cris-
tiano, de la contemplacin, tema de various pequeos libros es-
critos en colaboracin con su esposa Raissa de quien cita algu-
nas muy bellas pginas sobre "el verdadero rostro de Dios o
el amor y la ley". Esta colaboracin de dos almas de seleccin
dura siempre, el Campesino no lo niega y el recuerdo de esta
figure radiante ilumina el final de esta obra que no critical nin-
guna deformacin del espritu human sin ofrecerle la medi-
cina adecuada.
Las proposiciones del Campesino no podrn halagar a quie-
nes se convencen de que la Iglesia nunca se ha sentido ms a
sus anchas que desde que acepta parecerse al mundo, a este
"mundo" juzgado tan severamente por los Evangelios y San
Pablo. Estaran equivocados?









EXPRINTER S. A.
Organizacin Mundial de Viajes y Turismo


AGUSTINAS 1074 PRAT 895
SANTIAGO VALPARAISO








ORTEGA TENIA RAZON






Ana Helfant









Corra el ao 1954 y yo me encontraba en Lisboa a invita-
cin del Museo de Arte Antiguo para realizar un studio sobre
la pintura portuguesa del siglo XVI. Fue all donde tuve la opor-
tunidad de conocer a Ortega y Gasset y de mantener a solas con
l largas conversaciones.
Ortega vena a Portugal en esa poca por dos razones y
cada una de ellas era important para l. La primera, porque
deseaba mantener su derecho de residencia en Portugal, del
cual deba hacer uso de vez en cuando, ya que tanto le haba
servido como refugio durante la segunda guerra mundial. La
segunda, porque en Lisboa trataba de aislarse de las gentes para
trabajar con cierta tranquilidad. Por eso mismo el conseguir la
primera entrevista con l fue casi un triunfo, resultado de una
espera de ms de una semana y de la insistencia de un amigc
comn. En ese amplio departamento que ocupaba en Lisboa con
pocos y pesados muebles, la charla se hizo fcil y amena de
inmediato. Me llam la atencin la extraordinaria sencillez y lla-
neza de Ortega. Hablaba con naturalidad de cosas y gentes ex-
traordinarias. Deca, por ejemplo: "Mi amigo Heidegger" igual
que una persona con la cual uno tropieza en la calle y al hablar
con ella le dice "...porque mi prima la Reina de Inglaterra..."
Frente a un hombre de su cultural y extraordinaria inteligencia.
uno se senta un poco tmido. Pero l hablaba con humildad y








en algunos temas sobre los cuales opinaba, aada: "Yo no soy
un tcnico en la material, slo pienso que..."
En repetidas ocasiones tocamos el tema del arte. En mis
conversaciones con l fue como una especie de leitmotiv. Cuando
emita juicios sobre arte, empezaba anteponiendo su frase: "Yo
no soy un tcnico en la materia..." Yo protestaba, l volva a
afirmarlo y luego seguamos profundizando el tema.
Me sorprendi, me extra, me choc, cuando en determi-
nado moment me dijo de repente: "El arte modern fue un
program, un program que no se ha realizado. Pareca extra-
ordinario cuando se inici, yo viv esa poca en Pars y la re-
cuerdo bien. Conoc de cerca a Picasso y a Gris. Pero debemos
reconocer que nuestra poca ha fracasado en el arte plstico.
Por qu no admitirlo? Hay siglos sin arte, como por ejemplo
el siglo XVIII. Salvo Magnasco y nuestro Goya, todos los dems
son intrascendentales".
-Estoy de acuerdo con usted en cuanto al siglo XVIII -le
contest-, pero creo que es usted injusto en cuanto a nuestra
poca. Artistas que han puesto en tela de juicio todos los con-
ceptos existentes hasta ahora, no pueden ser considerados como
intrascendentales. Han dado prueba de una imaginacin vital y
creadora...
-Yo s qu me va a decir usted. Sin embargo, yo no puedo
ver una autntica realizacin de la pintura en cosas que estn
truncas para hacerlas ms originales. Es una manera, un juego,
igual que el siglo XVIII.
Segu protestando a nombre del arte modern, indudable-
mente no con el nimo de convencer a Ortega, pero s como
para hacerle revisar sus pensamientos. A lo mejor, pensaba yo
que en algn lado haba una falla.
-Yo s que usted est dedicada ahora a una investigacin
de tipo histrico, no piense ms en lo que le he dicho -aadi
Ortega-. Cuando usted vuelva a su pas, con tranquilidad, re-
cuerde esto mismo y piense entonces. Ver que tengo razn.
Su tono de voz era reposado y seguro. El saba que cuando
yo volviera a reconsiderar el asunto, encontrara exacto su pen-
samiento. Regres a Chile y me puse a pensar sobre las frases
de Ortega. Era demasiado important como para no haberlo he-
cho. Como una persona herida que una y otra vez se palpa el
lugar adolorido, yo, una y otra vez, auscultaba mi propio pen-
samiento. Durante muchos aos segu con los mismos juicios









que antes de conocer a Ortega. "Se haba equivocado", pensaba
yo con cierta sonrisa internal. Lleg el moment cuando di el
asunto por solucionado y archiv lo pasado en algn lugar de
mi memorial. El recuerdo ocupaba tan poco espacio en mi cere-
bro que termin por olvidarlo.
Pas el tiempo y he aqu que de repente empec a sentir
una especie de fatiga frente a los vuelcos acrobticos y no muy
bien equilibrados del arte modern. Volvi a producirse en mi
el anlisis no entusiasta, pero s sereno y crtico de la obra de
arte. Me pregunt: Por qu? Para qu? Cmo? Dnde?
Hablando un da con un pintor abstract, muy abstract,
exponindole mis dudas referente al arte actual, de repente sur-
gi el recuerdo. Me he dejado influenciar por aquel pensa-
miento de Ortega? No lo s, pero sinceramente no lo creo. El
process que l esperaba se produjera en m a la vuelta de mi
viaje, slo lleg una dcada despus. Fue tal vez demasiado
lenta mi reaccin. O bien, para volver a Ortega, digamos con
l: "Yo soy yo y mi circunstancia". Es possible que mi circuns-
tancia no haba llegado ms que much ms tarde, no en el
moment previsto y tal vez calculado por el pensador.
El arte ambiguo de nuestro tiempo (empleo la definicin de
ambigedad que otro gran pensador espaol le ha dado, Lain
Entralgo), el cual ha renunciado a la belleza, a la naturalidad y
a la naturaleza; el arte alambicado, que se complace en gestos
audaces sin valor interno, es, en fin de cuentas, "un arte sin
arte".


FINANCIERA CASH
Coopera al Bienestar de la Comunidad
Lo mejor del Comercio de Santiago y los
s rvicios ms importantes y tiles, CASH
los pone al alcance de Ud. por medio de
sus planes de crditos de 5, 8, 10, 13 y 15
meses.
Solicited la visit de un Agente de Crditos
Nueva York 61 Fonos 66167-82995









LA CRISIS INSTITUTIONAL











DECLARACION DE LOS

PARLAMENTARIOS DC


La declaracin es la siguiente:
"Los senadores y diputados de la Democracia Cristiana cree-
mos necesario fijar nuestra posicin ante los ltimos aconteci-
mientos politicos.
El rechazo por el Senado del permiso constitutional solici-
tado por el Presidente de la Repblica para ausentarse del pas,
decision que constitute un manifiesto abuso de poder, culmina
un process ininterrumpido de actuaciones de la mayora hete-
rognea que impera en esa Corporacin, destinadas a impedir
u obstaculizar el gobierno del Presidente Frei.
El pueblo de Chile sabe que por el sistema de renovacin
parcial de esa rama del Congreso, various partidos polticos des-
plazados por la voluntad popular, mantienen en ella una cuota
de senadores absolutamente desproporcionada con sus fuerzas
actuales. Por lo mismo, esos senadores no representan ni inter-
pretan lo que el pueblo quiere y reclama de ellos.
En mltiples oportunidades el Presidente Frei y el Partido
Demcrata Cristiano han representado pblicamente a esos sena-
dores -que a pesar de sus abismales diferencias ideolgicas,
constituycn mayora en el Senado y se unen en el afn indiscri-
minado de oponerse a la Revolucin en Libertad- el deber de-
mocrtico que pesa sobre ellos de facilitar el cumplimiento de








la voluntad popular inequvocamente expresada en las elecciones
de septiembre de 1964, marzo de 1965 y marzo de 1966.
El pas es testigo de cmo esos llamados han cado en el
vaco. Haciendo gala de desprecio a la voluntad del pueblo, las
fuerzas polticas reiteradamente derrotadas en esos comicios han
perseverado, cada vez con mayor pasin y ensaamiento, en su
cerrada labor obstruccionista.
Frente a este hecho resultar estril que en las elecciones
municipales de abril prximo el pueblo renueve su confianza en
la Democracia Cristiana y su gobierno. La conduct observada
hasta ahora por la mayora del Senado, que es y seguir siendo
minora national, hace presumir fundadamente que mantendr
su actitud de obcecada contumacia.
Entre tanto, la continuacin de este cuadro poltico est cau-
sando grave dao a Chile entero. Mientras el Gobierno hace es-
fuerzos ejemplares y fecundos para cumplir el progiama que
constitute su compromise con el pueblo y logra impresionantes
avances en la expansion y reform educational, en la promocin
campesina y popular, en la reform agraria, en el aumento de
la produccin, en la redistribucin del ingreso, en la lucha contra
la inflacin y en numerosos otros aspects de su tarea, la mayo-
ra del Senado dilata e impide el despacho de iniciativas funda-
mentales y no pierde la ocasin de crear tropiezos a la accin
gubernativa.
En estas circunstancias, los Senadores y Diputados demo-
cratacristianos pensamos que la nica solucin de este grave
problema institutional, que esteriliza la lucha del pueblo de
Chile por su progress y liberacin econmica y social, es la re-
novacin complete del Senado, a fin de que esa Cmara refleje
en su composicin las verdaderas tendencies del electorado na-
cional.
Como el mecanismo constitutional vigente no permit la di.
solucin de ninguna rama del Congreso, la nica manera de co-
rregir ese objetivo es la decision voluntaria de sus miembros de
poner sus cargos a disposicin del pueblo.
Cuando hace algn tiempo el Presidente del Partido Dem-
crata Cristiano hizo este planteamiento en el propio Senado, se
le contest que sera aceptado si se procediera del mismo modo
a la renovacin de la Cmara de Diputados.
Aunque para la Cmara de Diputados no rigen las razones
expresadas, puesto que ella deriva ntegramente su mandato de








una eleccin reciente, que interpreta la voluntad actual de los
chilenos, los Diputados democratacristianos, que constituimos la
mayora absolute de esa Corporacin, estamos sin embargo dis-
puestos a aceptar que ella tambin se renueve.
Conforme a este criterio, y debidamente autorizados por el
Consejo Nacional del Partido Demcrata Cristiano, desafiamos
formalmente a todos los Senadores y Diputados a que en un
acto de fe democrtica pongamos nuestros cargos parlamenta-
rios a disposicin del pueblo, para que l elija nuevamente a
quienes quiera que le represented.
Tenemos la conviccin de que al proceder de esta manera,
devolviendo nuestros mandates al pueblo soberano, que es la
fuente del poder poltico, para que nos la confirm o retire, se-
gn su voluntad, prestamos un efectivo servicio a Chile y a las
instituciones democrticas.
Confiamos en que nuestro desafo tendr respuesta favora-
ble dentro de un breve plazo, y tan pronto la tengamos, nos com-
prometemos a darle cumplimiento, lo que podra hacerse des-
pachando de inmediato un proyecto de reform constitutional
que convoque a nuevas elecciones generals para renovar nte-
gramente ambas ramas del Congreso".





EL PUEBLO SERA EL ARBITRO('



Me excusarn Uds. que haya escrito las palabras que voy a
pronunciar. Lo he hecho as, porque he querido medirlas cada
una en todo su valor y significado.
El pas ha sido conmovido profundamente por un hecho po-
ltico de la ms alta trascendencia al negar el Senado el permiso
constitutional para que el Presidente pueda salir de Chile y con-
currir a la honrosa y muy especial invitacin que le formula el
President de los EE. UU. de Amrica.

(1) Discurso del Excmo. seor Eduardo Frei en la Plaza de la Constitucin
y ante el pueblo reunido el 19 de enero de 1967.








El pueblo de Chile, que tiene una gran sensibilidad poltica,
ha comprendido bien que sta no era una invitacin corriente, y
que el problema no era simplemente el de un viaje del Presi-
dente al exterior.




LA CULMINACION DE UN PROCESS



El acuerdo del Senado es indudablemente la culminacin de
un process que comenz el mismo da en que el pueblo me eli-
gi Presidente, y envi los proyectos de ley al Congreso Nacio-
nal. El pas es testigo con qu paciencia, con qu tolerancia, con
qu sentido democrtico he sobrellevado este process durante
ms de dos aos, comprendiendo en todo su valor los sacrifi-
cios que un gobernante debe absorber para que la democracia,
aunque en forma imperfecta, se realice y para que los cam-
bios que se persiguen no sean al precio de la libertad. Meses y
meses para despachar los convenios del cobre; la imposibilidad
hasta ahora de obtener la tramitacin de las Leyes Normativas;
la paralizacin del Proyecto de Reforma Constitucional; de la
Ley de Promocin Popular y de Juntas de Vecinos; el rechazo
del Proyecto Siderrgico; el retraso injustificado y la posterga-
cin de la Ley de Arica y de la Ley Automotriz; y la larga tra-
mitacin de la Reforma Agraria.
El retraso de muchos de estos proyectos significa que el
pas pierde oportunidades para que se levanten nuevas indus-
trias; que se den nuevas ocupaciones; que se active diver-
sas regions del pas que necesitan trabajo. Todo eso se ha so-
portado, pero, a media que el tiempo pasa, la oposicin no se
limita a impedir el despacho de dichas leyes esenciales, sino que
llega al extremo de coaligarse para hacer prcticamente imposi-
ble el ejercicio de mi mandato constitutional.
As, con desprecio de la Constitucin, no se aprueba o recha-
za un veto sino que se lo califica previamente como una manera
de no considerarlo y como una manera de cerrar todo camino
possible al plebiscito, que consult para estos casos nuestra
Carta Fundamental.









POR QUE ESTA COALITION CONTRA EL GOBIERNO?


Y ahora, culminando este process, se unen hombres y re-
presentantes de las corrientes polticas ms antagnicas, movi-
dos por las razones ms diferentes y aun opuestas, pero coali-
gados en un solo objetivo: impedir que el Presidente dirija las
relaciones internacionales, como es su deber por encargo ex-
preso de la Constitucin Poltica del Estado.
Muchas consideraciones podra hacer alrededor de este he-
cho, pero hay un solo problema de fondo: por qu esta coali-
cin para tratar de paralizar al Gobierno y a Chile?
En el fondo, porque por distintas razones no quieren que el
Gobierno cumpla con su program.
Para impedirlo, la extrema derecha se da la mano con fuer-
zas intermedias y con las fuerzas marxistas.
En esto reside la gravedad de este hecho. Por causarme un
dao a m y al Gobierno han provocado ahora un dao pro-
fundo y grave a los intereses permanentes y vitales de la nacin.
Yo s que conquistara fciles mayoras en algunos sectors
si retirara o modificada el proyecto de Reforma Agraria. Y s
que conquistara algunas mayoras si maana renuncio a la lu-
cha contra la inflacin y me lanzo a una poltica de irresponsabi-
lidad demaggica. Yo s tambin -y lo sabe el pas entero- que
hay algunos que consideran la mayor de sus desgracias el que
estemos teniendo xito. Miran con horror cmo el pas va mejo-
rando. Estn envenenados por el xito del Plan Educacional; por
lo que estamos haciendo en lo habitacional y en la Salud; por el
aumento de ingresos de los sectors hasta ahora olvidados; por
el desarrollo industrial; porque estamos cumpliendo nuestro pro-
grama monetario y de comercio exterior. Quieren el fracaso del
Gobierno y del pas para hacer su propia cosecha!



TRIBUNE DEL PENSAMIENTO MUNDIAL


Mucha gente dir: qu importa un viaje! Pero aqu hay algo
ms de fondo. Hemos mantenido siempre relaciones de amistad
con los Estados Unidos de Norteamrica, que es la ms poderosa
nacin del mundo y que, adems, es parte de nuestra Amrica.








La cooperacin y amistad entire estas dos naciones es hist-
rica. Ms an, mirando esto desde cualquier ngulo doctrinario
o politico, es un hecho que cualquier Gobierno en Chile tendr
que mantener relaciones estrechas y cordiales con esa nacin.
As lo hicieron siempre el Partido Radical, la Derecha y el Par-
tido Socialista cuando han estado en el Gobierno. Y as ocurre
en todo el mundo, aun en las naciones comunistas, cuyos go-
bernantes viajan con frecuencia a los Estados Unidos y sostie-
nen entrevistas con los dirigentes de ese pas.
Impedirle al Presidente de Chile una reunin personal con
cl Primer Mandatario de Estados Unidos es negarle lo que a
ningn gobernante de Chile se ha negado. As se ha interpreta-
do en los EE. UU. -y no puede ser de otra manera-, como
un acto de antagonismo hacia esa nacin que, adems, le ha
prestado a Chile una colaboracin financiera, econmica y tc-
nica de inmensas proyecciones.
Se ha tratado de impedir que el Presidente de Chile pueda
entrevistarse con el Presidente de los EE. UU., con los miembros
del Congreso de esa nacin, y ser recibido -honra y distincin
indiscutible- por los ms altos centros universitarios de ese
pas, que hoy constituyen una de las ms prestigiosas tribunas
del pensamiento mundial.
Justamente, y como ejemplo, el martes pasado, cuando se
votaba en el Senado mi permiso, asist a la inauguracin en la
Escuela de Ingeniera de la Universidad de Chile del computa-
dor electrnico ms grande que se ha instalado en Latinoam-
rica. Como dijo el seor Decano de la Facultad de Ingeniera
y el seor Director del Centro de Estudios Electrnicos, esto se
debi a la gestin personal del Presidente de la Repblica en
su visit a Francia, lo cual ha significado un enorme progress
en el orden cientfico y econmico para el pas.



RELACIONES CON TODOS LOS PAISES


Yo he escuchado a quienes, desde el Senado de la Repblica,
desconociendo los hechos ms elementales, aseguran que este
pas est aislado y acusan al Gobierno por ello; y despus de
hacer esta afirmacin absolutamente errnea, no tienen empacho








en votar en contra de la autorizacin para que el Presidente de
la Repblica pueda concurrir a los Estados Unidos. Son ellos
los que conducen a aislar a Chile y a debilitar su posicin inter-
nacional. Y esto ocurre cuando el pas, adelantndose a muchos
otros, ha extendido sus relaciones internacionales, tal como lo
promet en la campaa, a todos los pases del mundo, sin mirar
sus ideologas.



CRISIS INSTITUTIONAL


Quiero decir de la manera ms responsible y several: aqu
est en juego algo ms profundo, que ninguna palabra o media
de apariencia puede desvirtuar. El pas no enfrenta una crisis
poltica. Estamos enfrentados a la crisis institutional de Chile.
Esta es una realidad que la Nacin no puede eludir.
En otros pases cuando un Gobierno triunfa tiene los ele-
mentos para actuar.
El pueblo de Chile, en una eleccin de trascendental resonan-
cia y por una abrumadora mayora que represent su clara vo-
luntad, me design para que gobernara. Escogi un camino. Po-
cos meses despus, al elegir Parlamento, de nuevo ratific su
voluntad.
Sin embargo, hoy el pas se encuentra en una situacin que,
dentro del cuadro jurdico, no present solucin.
Yo estoy aqu por la voluntad del pueblo y los senadores
y diputados estn en el Congreso tambin por la voluntad del
pueblo, porque en ltimo trmino el pueblo es la fuente de am-
bos poderes. Si hay un conflict, hay un slo rbitro que puede
zanjar esta situacin y ese rbitro son ustedes: cl pueblo de
Chile.


ACTITUD DE LA DEMOCRACIA CRISTIANA


Los parlamentarios de la Democracia Cristiana, que tienen
una clara mayora en la Cmara de Diputados, han tenido un
gesto nico en la historic de Chile: se han apresurado a mani-








festar que estn dispuestos a poner sus cargos a disposicin del
pueblo para que ste diga su palabra. No hay precedent de una
actitud semejante.
Esta es una solucin que define las cosas. Y acudo al nico
rbitro inapelable en una democracia, que es la mayora ciuda-
dana.
Es por esto -como dije al comienzo- que mis palabras son
medidas. Por la naturaleza misma del problema que afronta-
mos, lo important son los hechos y no las apariencias. Yo no
he querido llegar a esta situacin. He hecho lo impossible por
mantener un clima de convivencia y de respeto a la ley. El pas
est en inmejorables condiciones para llegar a un explosive de-
sarrollo econmico. Es claro el progress social. Es cierto que no
he buscado el camino de las alianzas y combinaciones, tradi-
cional forma de comprometer los programs y de no cumplir los
compromises planteados durante la eleccin. Pero tambin digo
que ese camino de las componendas polticas es el que ha man-
tenido a Chile durante muchos aos en la inflacin, en el desor-
den administrative, y en la transaccin en que los problems no
se resuelven sino que se arrastran y se agravan.




QUE SE SOMETA AL JUICIO DEL PUEBLO



Por esto ahora se plantea una crisis tan profunda y seria.
Y es por esto tambin que planteo al pas una solucin de fon-
do, constitutional, respectable e inobjetable. Ahora se trata de sa-
ber si las otras fuerzas polticas estn dispuestas a someterse al
juicio del pueblo y aprobar una disposicin constitutional que
le d solucin definitive a este conflict de poderes. Consultar al
pueblo, poltica y moralmente, se ha convertido en una solucin
ineludible.
Les agradezco profundamente su presencia multitudinaria
esta noche, que es una nueva expresin de que el pueblo sabe
que ste es su Gobierno; que no tengo otro objetivo que traba-
jar por Chile, servir a Chile y, sobre todo, servir al pueblo de
Chile.









LA DURA BATALLA POR LA PATRIA'>



Hace 150 aos, en un da como hoy, exactamente como
hoy, las huestes patriots encabezadas por O'Higgins y San
Martn, descendan por la Cuesta de Chacabuco y libraban
una batalla para damos Patria y Libertad.
Hoy, 12 de febrero, en los campos de Chacabuco el pueblo
y las Fuerzas Armadas estn recordando, a esta misma hora,
ese gran episodio de nuestra historic.
Pero, mis amigos, la historic no se detiene. Unos libraron
batallas en otra poca con las armas por la Patria y la Libertad.
Hoy los chilenos de esta generacin estn tambin librando una
dura batalla porque hoy para tener Patria es necesario cambiar
las estructuras de nuestros campos, y darles a los hombres ca-
pacidad de produccin y organizacin e independencia; hoy,
para tener Patria y Libertad, hay que tener industries para dar
trabajo, escuelas que den enseanza, universidades que den tec-
nologa, porque los pueblos que no son capaces de producer sus
bienes, los bienes que consume, y organizarse para exportar,
no son capaces de dar viviendas ni educacin y dignidad, en
una palabra, no son capaces de dar ni Patria ni Libertad. Hoy
estamos conquistando una nueva etapa en la historic de Chile
en que est comprometida la justicia, la dignidad y la libertad
de los chilenos. Pero si otros chilenos fueron capaces de todos
los desafos, si otros chilenos fueron capaces de arriesgar cuna
y bienes y hasta el permanecer en el territorio, cmo este pue-
blo y este Gobierno, no van a tener la voluntad, el coraje y la
decision para ganar esta batalla que libra el pueblo con su Go-
bierno para conquistar hoy Patria y Libertad.
Esta es una batalla que require la constancia de cada da,
la organizacin del pueblo, la comprensin del pueblo.
Este Gobierno, en esta provincia y en todas las dems, tie-
ne tareas que realizar en conjunto con el pas. Un Gobierno que
recibi una inflacin desatada, contina midindola con el mis-


(1) Tomado del discurso pronunciado por el Excmo. Sr. Eduardo
Frei en Castro (Chilo) en el 4 centenario de su fundacin (12 de
febrero de 1967).








mo metro, con el mismo equipo, con la misma oficina, con el
mismo personal, y ese metro dijo que cuando asumimos el Go-
bierno el alza del costo de la vida era de un 47% y este ao fue
de un 17% y esperamos al fin de este ao, si Dios y el pueblo
nos ayudan, llegar a un 12%.



LA RECONSTRUCTION DE CHILE


Yo nunca dije en mi campaa que las alzas podan detenerse
en un ao. Tenamos un arrastre de ms de 50 aos, desvaloriza-
cin monetaria y alza del costo de la vida. Habra sido precipitar
una catstrofe national el que yo hubiera frenado bruscamente
el pas, porque slo con deflacin y crisis podra haber termina-
do con ese process crnico de ya ms de 50 aos de vida de la
nacin. Pero las etapas que nos hemos propuesto las hemos ido
consiguiendo, y a pesar de que el pas ha adquirido a travs de
la redistribucin de los ingresos una capacidad de compra in-
mensamente mayor, vamos progresivamente controlando el pro-
ceso inflacionario.
Puedo decir que con los mtodos universales para medir el
crecimiento econmico, ste fue de 3,6% en los ltimos decenios,
y descontando el crecimiento de la poblacin, muchas veces lleg
a cero, y en estos dos aos, Chile ha tenido un ndice de creci-
miento econmico que es uno de los ms altos de Amrica y del
mundo, del 7%.
Puedo decir que el ao 1958 el seor Ibez entreg este pas
con una deuda de 531 millones de dlares y yo la recib con una
deuda de 1700 millones de dlares y sta es la deuda total del
pas, aplastante e inmensa.
Este pas se estaba endeudando en ms de 200 millones de
dlares anuales y eso significa ms de mil millones de escudos
anuales. Si hubiramos continuado dnde habra llegado Chile?
Pero no slo he reducido el ritmo de la deuda, porque en el con-
junto de estos dos aos la deuda de Chile en vez de haber seguido
hasta 400 millones de dlares, slo fue de 80 millones y este ao,
por primera vez, por primer vez despus de largos y largos
aos, pude anunciarle al pas antes del 31 de diciembre que Chi-
le no recurrira este ao al Fondo Monetario ni contraeria deu-








das para financial el presupuesto, sino que habamos decidido
con dignidad costear nuestros gastos con nuestro propio traba-
jo; y no defender tanto del exterior.
Yo recib este pas con un saldo desfavorable en la balanza
de pagos y hoy esa situacin est regularizada y este ao hemos
tenido un supervit en el Banco Central, despus de muchos aos,
de 127 millones de dlares, lo que nos permitir afirmar nuestra
moneda y nos ha permitido vivir con nuestros propios recursos.
Nosotros queremos no slo Reforma Agraria, queremos una
poltica agraria tambin que ayude al agricultor a producer ms
y mejor, para darle asistencia tcnica, abonos e insumos, porque
nosotros no somos una amenaza contra el agricultor y el derecho
de propiedad. Al revs, queremos que haya ms derecho de pro-
piedad para el campesino y para el pobre, queremos defender el
derecho de propiedad del hombre de trabajo, pero seremos im-
placables -por considerarlos enemigos del derecho de propiedad
-con aquellos que no explotan las tierras o que las acaparan
indebidamente y la mano del Gobierno caer sobre ellos a pesar
de todas las oposiciones.
No es el empresario agrcola, no es el hombre que produce
bien, el que se puede sentir amenazado, pero que se sienta
amenazado el que tiene tierras ociosas o el que cree que l solo
puede tenerlas y que los dems deben ser siervos de la tierra.
Nosotros estamos empeados en una tarea muy profunda
de desarrollo industrial. Deca ayer en Ancud produciendo 600 mil
toneladas de cobre podremos decirle al pas y al mundo que re-
nunciamos a regir los fondos del pas que provee el Fondo Mone-
tario Internacional. Que podemos costear nuestros gastos con
nuestros recursos. 600 mil toneladas! Cul es el plan del Gobier-
no si ya est en march, con atraso, porque se atras la ley, pero
que ya est en march? Cuando yo deje el Gobierno el ao
1970, este pas habr duplicado su produccin de cobre. Estar
produciendo un milln 200 mil toneladas, lo que significa que el
capital de este pas, los recursos que tiene para comprar maqui-
narias, materials primas para sus industries, para educar, van a
ser el double, el double!








ADELANTE A PESAR DE TODOS LOS OBSTACULOS


No se ven los resultados de inmediato. Quin los ve de in-
mediato? Acaso el agricultor que prepare el campo y lo siembra,
aL da siguiente tiene los resultados? Acaso transformar la eco-
noma de un pas es tarea de dos o tres meses o de uno o dos
aos? Acaso no vemos que la Revolucin rusa va para los cin-
cuenta aos, acaso no vemos lo que est pasando despus de
aos en la revolucin china, no vemos lo que est pasando en
Cuba?
En cambio aqu, como hay democracia, los que se callan an-
te las dictaduras quieren exigirle al Gobierno democrtico que
en dos aos lo haya hecho todo. Qu insensata pretensin!
Estamos en un process de industrializacin, para dar ms
trabajo. Ah estn y ya se firmaron los contratos para dos plan-
tas de celulosa. Cunto ha costado su financiamiento y sus pro-
yectos para iniciarlas! Si me hubieran despachado la Ley Auto-
motriz, miles de ocupaciones nuevas habran surgido a alto ni-
vel industrial, pero el proyecto de ley hace 15 meses que est en
el Senado y no ha merecido ni siquiera una reunin de las Co-
misiones respectivas. Cmo se puede entonces exigir si los mis-
mos que detienen los proyectos son los que llegan hasta aqu a
las provincias a decir que hay desocupacin, que ellos inventan,
que el Gobierno no ha hecho las cosas que ellos mismos im-
piden que haga! Por eso este plan de industrializacin, que, a pe-
sar de los obstculos, est marchando en el cobre, est marchan-
do en la celulosa, est marchando en la petroquimica. El pas a
vuelta de poco tiempo ver an ms que ahora transformarse
su fisonoma, mejorar sus condiciones. Y esto lo est haciendo
el Gobierno de acuerdo con su plan, no para enriquecer a algu-
nos grupos, sino para elevar la condicin de vida de todos, por-
que los recursos que el Gobierno rene son para darle ma-
trcula a 300 mil nios ms, para contratar miles de pro-
fesores, para hacer dos mil quinientas escuelas ms, para
intensificar el Plan Habitacional, para financial la compra del
51% de la ms grande mina de cobre del mundo. Yo no les estoy
pidiendo sacrificios a los que tienen ms para crear burocracia,
sino para crear nuevas oportunidades que abran camino a la
mente de los nios en la educacin y al trabajo y a la tecnolo-
ga, a travs del desarrollo industrial y agrario.








LA REFORM CONSTITUTIONAL


La coalicin que obstruye.

Pero yo no podra esta maana eludir, aunque lo quisiera,
un tema sobre el cual el pas espera que yo diga unas palabras,
porque los acontecimientos polticos son de tal magnitude que
el President de la Repblica no cumplira su deber de hablar-
le al pueblo y darle a conocer su criterio si no hablara sobre ello.
Es un hecho por todo lo que he dicho anteriormente, y
como lo dijera el seor Ministro de Agricultura, que el pas
se encuentra ante una realidad muy concrete.
Eligi para que lo gobernara en este perodo un Presidente,
pero -hecho nuevo en la historic de Chile- eligi al mismo tiem-
po un program y, lo que ha sorprendido a muchos, una vez que
el President lleg al Gobierno no escondi el program, sino
que lo sigue teniendo en su mano como una bandera de reali-
zaciones, de trabajo y de lucha.
Y es un hecho, tambin, indudable para el pas, que una
mayora heterognea en el Senado, que obedece a razones dis-
tintas, a ideologas distintas, y a caminos distintos, en un punto
se unen slo para impedir, mejor dicho, para tratar de impedir
que el pas sea gobernado, que el program sea cumplido. Y
esto es ms grave porque est en la conciencia de Chile de que
si el ao 1965 se hubiera renovado ntegramente el Senado de
la Repblica, el Gobierno habra tenido la mayora que el pas
claramente le dio al renovar el total de la Cmara de Diputados
y que claramente le dio en todas las circunscripciones senatoria-
les en que hubo eleccin. El pas indic su voluntad y pre-
tenden desconocerla.
El President, a pesar de esta coalicin, o ms claro, esta
confabulacin, no para ofrecerle un camino positive a Chile sino
que para entorpecer su labor, ha mantenido una gran serenidad
para que el cuadro legal y constitutional del pas no se rompa.
Pero el conjunto opositor asilado en el Senado de la Rep-
blica contina y afirma su poltica de oposicin. Para probarlo
basta citar algunos hechos. Al llegar al Gobierno, los Presidentes
anteriores, sin haber obtenido la mayora que yo obtuve de us-
tedes, sin tener el nmero de parlamentarios que ustedes desig-
naron en la eleccin del ao 1965, pidieron y obtuvieron Facul-




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs