<%BANNER%>
HIDE
 Front Cover
 Table of Contents
 Editorial: Los privilegios en las...
 Chile
 Crisis en la democracia cristi...
 La planificacion en los programas...
 Las criticas al informe cida
 Las americas
 Que es el comunitarismo?
 La dialectica de la revolucion...
 Las bases de la paz
 En los caminos de la reforma...
 Documentos
 Advertising
 Back Cover














Política y espirítu
ALL VOLUMES CITATION SEARCH THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00087226/00002
 Material Information
Title: Política y espirítu
Physical Description: v. : ; 28 cm.
Language: Spanish
Publisher: s.n.
Place of Publication: Santiago de Chile
Creation Date: October 1966
Frequency: monthly
regular
 Subjects
Genre: periodical   ( marcgt )
serial   ( sobekcm )
Spatial Coverage: Chile
 Notes
Dates or Sequential Designation: año 1- (no. 1- ); jul. 1945-
General Note: "Cuadernos mensuales de cultura política y economía social."
 Record Information
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 02470069
lccn - 48019551
System ID: UF00087226:00002

Table of Contents
    Front Cover
        Front Cover 1
        Front Cover 2
    Table of Contents
        Page 1
    Editorial: Los privilegios en las relaciones internacionales
        Page 2
    Chile
        Page 3
        Page 4
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
    Crisis en la democracia cristiana
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
    La planificacion en los programas de gobierno
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
    Las criticas al informe cida
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
    Las americas
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
    Que es el comunitarismo?
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
    La dialectica de la revolucion en libertad
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
    Las bases de la paz
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
    En los caminos de la reforma agraria
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
    Documentos
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
    Advertising
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
    Back Cover
        Page 109
        Page 110
Full Text



mernos de
pra Politica
mn6mica y
Social


"-rn-,


'Ii


Octubre 1966 N.o 296


ih


zmbf


C







VENTAJAS

DE SU CUENTA

DE AHORROS


Gana el mds alto interns bancario del pais.
Esta libre del impuesto a la renta.
Es inembargable.
Esta exenta del impuesto a la herencia hasta EO 2.000.
Participa del 50. de las utilidades del banco.
Da derecho a obtener diferentes tipos de pr6stamos (Hi-
potecarios, Controlados, de Promoci6n y Populares).
Reajusta los dep6sitos en cuentas a plazos de acuerdo
con el indice del alza del costo de la vida.

ADEMAS OFRECE MUCHOS OTROS BENEFICIOS
PARA UD., SU FAMILIAR Y SU TRABAJO.

SU CUENTA DE AHORRO PUEDE SER:
A LA VISTA (Gira cuando lo desee).
A PLAZO (Puede girar dos veces en el afio).
BIPERSONALES (Se abre a nombre de dos personas.
Cualquiera de ellas, indistintamente, puede girar o depo-
sitar).
PARA MENORES (S61o puede girar el representante
legal).




11IA U1im I INII ih1iJ uI








POLITICAL Y ESPIRITU

N? 296 Octubre 1966 Aflo XX

Director: Jaime Castillo Velasco




INDICE




Editorial: Los privilegios en las relaciones internacionales .. 2
Chile ......................................... ............ 3
ZCrisis en la Democracia Cristiana?, por Jaime Castillo V. .. 9
La planificaci6n en los programs de Gobierno, por Sergio
Molina .............. .............. ............ 18
Las cvtiica. al informed CIDA, por Oscar Dominguez ........ 23
Las Am6ricas ........... ................................... 36
iQud es el comunitarismo?, por Lino Rodriguez-Arias B .... 41
La dial6ctica de la Revoluci6n en Libertad, por B. Ramirez A. 57
Las bases de la paz ...................................... 61
En los caminos de la Reforma Agraria, por Amarildo Trellez 79
Documentos: El C'ouniem, del Partido Dem6crata Cristiano 88



Editada e impresa por Editorial Del Pacifico, S. A:,
Alonso Ovalle 766, Casilla 3547, Santiago de Chile.

Los articulos firmados no representan necesariamente la opini6n de
la Revista. Se permit su irep oduccidn1 citando la Revista.


1-Politica y...







e diforir .. :


LOS PRIVILEGIOS EN LAS
RELACIONES INTERNACIONALES


El discurso del Canciller Gabriel Vald6s en la Asamblea General
de las Naciones Lnidas plantea, con senciliez y claridad, la posici6n
del gobierno de Chile, sobre el uso del poder, por parte de las na-
ciones mis industrializadas y su impact en la condici6n de subdesa-
rrollo de las naciones menos desarrolladas. Su planteamiento respon-
de, en el piano international, a los mismos objetivos que orientan la
political national del Partido Dem6crata Cristiano.
"En nuestro pais -dijo el Canciller Vald6s- estamos haciendo una
revoluci6n, cuya base de sustentaci6n es la transferencia del poder
politico, desde las pequefias oligarquias, a las grandes mayorias po-
pulares. Esta transferencia es el unico fundamento s61ido de las trans-
formaciones econ6micas. La participaci6n del pueblo en las riquezas
y en los beneficios de la cultural, sera definitive, solo en la media en
que el pueblo participe libre y democriticamente en el poder y en las
decisions political" .
La puesta en march del Plan Educacional, los progress de los
programs, de Reforma Agraria, los. esfuerzos sostenidos para detener
la inflaci6n, la firma de los primeros convenios del cobre, son eslabo-
nes de una political de desarrollo econ6mico y social -concebida y
ejecutada con auda- ia energia-- que respaldan estas declaraciones.
Pero se hace necesario que los valores que orientan la Revoluci6n
en Libertad, el respeto a la d~iel.,dJ del hombre, el derecho a la jus-
ticia en el reparto de los beneficios del progress, a la libertad para
escoger su, fe, sus ideas ysu forma de vivir, cst6n garantizados sufi-
cientemente en las relaciones entire los paises econ6micamente pode-
r9sos y susvecinos mas ddbiles. De ptro modo, la paz estd amenazada.
"Vivimos en un mundo en que mas de mil doscientos millones de
series son completamente analfabetos y cerca de cuatrocientos millo-
nes de families carecen de vivienda digna, y, al mismo tiempo, se gas-
tan ciento, cincuenta millones de d6lares anuales en armamentos y
mds de cien millones de hombres calificados trabajan en la producci6n
de armas y preparativos de guerra. Para nosotros es impossible modi-
ficar estos hechos. La responsabilidad de hacerlo recae en los cuatro
o cinco paises que, de hecho, tienen powder de decision en el mundo".
Mas adelante agreg6 el Canciller chileno: "Los paises poderosos no
se avienen a sacrificar las relaciones de privilegio en el comercio in-
ternacional que ellos organizaron. Tampoco permiten cambios subs-
tanciales en las formas del financiamiento international. En esta ac-
titud estAn, sin distinci6n ideol6gica, los paises que se benefician de
la situaci6n".
Ai AlaDemocracia Cristiana corresponde asumir su responsabilidad
para corregir o atcnupr estas desigualdades, con la modestia de sus
limitaciones, pero con la convicci6n firme de que solo se lograra la
paz en la media en que en las relaciones entire los pueblos se res-
peten los justos derechos de todas las naciones.


























EL FUTURO DE CHILE qued6 definido al aprobarse las con-
clusiones del II Congreso Nacional de la Democracia Cristiana.
Los juicios emitidos en esa reunion de autocritica y de formu-
laci6n de los planteamientos bAsicos para el desarrollo general
del pais han permitido establecer, cada vez mds claramente, cud-
les son las discrepancies entire el sector gubernativo y los diver-
sos ndcleos de oposici6n.

Este cuadro ha sido proyectado en hechos constantes: dini-
mica gradual y sostenida del Gobicrno en el cumplimiento del pro-
grama ofrecido al pais en 1964, acentuamiento de la coordinaci6n
entire el Ejecutivo y el Partido Dem6crata Cristiano, canalizaci6n
de las expectativas populares en los nuevos surcos de acci6n y
expresi6n. Frente a estos hechos, quizd si por decantamiento del
acontecer politico interno, una oposici6n continue y agresiva que,
aunque carece de coordinaci6n y de plan comfn de acci6n, re-
sulta obstaculizadora de muchas iniciativas que languidecen o
mueren en los medios en que los adversaries del Gobierno y de
la Democracia Cristiana tienen sus campos mas favorables de
trabajo.


Chilel~







Presi6n Artificial


Para desacreditar al Gobierno y esterilizar los esfuerzos de
este y del Partido Dem6crata Cristiano, un grupo de politicos
que antes figuraron en los niveles directives de los partidos Con-
servador, Liberal y Radical, han desarrollado una sistematica cam-
pafia de persuasi6n internal e international tendiente a poner en
tela de juicio la honradez y la vocaci6n libertaria del Presidente
Frei y de su equipo gubernativo. Se ha hablado y escrito much
sobre las presiones indebidas de que han sido objeto los duefios
de diaries, radios e incluso estaciones de television; se ha sefia-
lado que estas presiones indebidas tienen por objeto controlar
toda probabilidad de informaci6n en Chile y se ha desarrollado
especial eimppero por hacer impact international con este tipo
de majaderias inspiradas principalmente en el resentimiento, el
despecho y la amargura.

Las acciones de la Sociedad Periodistica del Sur, la renova-
ci6n de la concesi6n de canal radiodifusor para una frecuencia
en la provincia de Osorno, el cambio de duefios en la Empresa
Editora Zig-Zag y los des.pliaz.imienitoi natur:.les de diversos pe-
riodistas en el "mercado professional" -si se puede usar esta
expresi6n grosera-, han sido esgrimidos por aquellos antiguos
dirigentes como arguments suficientes para poder afirmar que
en Chile se estAn perdiendo las principles libertades. Y, fueron
con el cuento alucinante a la Sociedad Interamericana de Pren-
sa, la cual, en un arrebato muy usual en sus dirigentes, tocaron
a rebato y a escandalo y difundieron su mercaderia mal oliente
a todos los diaries y empresas periodiktiic.i- del hemisferio. En
Estados Unidos, por ejemplo, a los miembros de la Misi6n Per-
manente de Chile ante la ONU les preguntaban, en septiembre,
por el alcance que tenia la represi6n antiperiodistica intentada
por el Presidente Frei; otros preguntaban por la justificaci6n a
una persecusi6n que no admite explicaci6n; terceros sefialaban
estar peridiiendo la confianza en Chile, porque se habia destrui-
do la i Iertadl de decir lo que cada cual pensara. La picns.i ca-
pitalista de Colombia, Peri, Brasil, Uruguay y Argentina, abun-
daron en consideraciones sobre el tema y concluian -invariable-
mente- dando lecciones a los gobernantes chilenos: los conse-







jos vienen de los puntos de extrema derecha de los dos prime-
ros y de medios ligados al peronismo en 16s dos filtimos.

CQu6 ha pasado realmente en Chile?

Hay hechos bien concretos: la SOPESUR vive un process di-
ffcil ante sus accionistas, y, uno de sus diaries, el que se -dit.i
en Santiago, ha perdido mas del ciento veinte por ciento de su
capital: los periodistas de meior informaci6n o de mis exitosos
mdtodos de trabajo han sido Ilamados por diversas empresas pa,
ra dar nuevos rumbos a sus medios informativos y estas han
probado p6blicamente no tener las inhibiciones que los estrate-
gos de oposici6n les adjudicaron; las concesiones de radiodifu-
si6n se han hecho dentro de los margenes bastante bien defini-
dos de la ley y del respeto al derecho ajeno, siempre que ese
derecho estuviera adquirido y no fuera solo una mera expecta-
tiva.

Mds alld de este cameo escandaloso, la oposici6n ha tratado
de montar acciones ptblicas de desmedro de la labor de Gobier-
no y de la coordinaci6n de este con el Partido Dem6crata Cris-
tiano. En el Congreso Nacional hay una acci6n concertada acci-
dentalmente, de coincidencia en la desesperaci6n, que tiende a
inhibir el despacho adecuado de proyectos que el Ejecutivo ha
estimado como fundamentals para el desarrollo social y econ6-
mico del pais. Y cuando faltaron los arguments de los intereses
creados y de los escandalos politico-administrativos, entonces se
ech6 mano de las triquifluelas reglamentarias que han nacido al
amparo de los vacfos de la legislacion vigente. En otro sector,
los medios informativos de oposici6n trabajan activamente den-
tro y fuera del pais, distorsionando la realidad y buscando la
satisfacci6n de los conocidos parcialismos politicos de sus ins-
piradores o de sus duefios o editors.

Este conjunto de sucesos es lo que forma una presi6n arti-
ficial antilibertaria, destinada a probar el sofismo de que el Go-
bierno de la Democracia Cristiana esta cayendo en yerros tan
frecuentes como graves. Esta presi6n artificial causa desorienta-
ci6n en gran ndmero de militants que desconocen los hechos y
que viven en pequefias comunidades partidarias, que es el rd-
gimen de trabajo' que se esti imponiendo en diversas comunas
de la capital y en diversas ciudades importantes.







Prestigio Interno y Externo


Mientras dentro de Chile hay politicos revanchistas que em-
plean los medios a su alcance para producer vacios de despres-
tigio al Gobierno y al PDC, en el exterior el interns singular con
que se mira a Chile es un hecho que debe ser repetidas veces
reiterado con voces altas y acompafiamientos magnificantes. En
la segunda quincena de septiembre, el Vicepresidente de los Es.
tados Unidos decia en Nueva York a los cancilleres americanos
que la esperanza de su Gobierno en la tranquila y adecuada trans-
formaci6n econimica y social de Chile era un hecho politico que
no admitia prueba en contrario. En esa misma 6poca, los cin-
cuenta y siete pauses miembros del Directorio Ampliado de UNC-
TAD (Conferencia de Naciones Unidas para el Comercio y el De-
sarrollo) escogfan a un chileno de primera fila -a Josd Pifiera
Carvallo, Embajador de Chile ante la ONU- para que organiza-
ra el pr6ximo Congreso General de los 114 pauses del mundo ac-
tual, que se efectuar6 el pr6ximo afio en Nueva Dehli. En Washing-
ton, en la reuni6n annual de los responsables de la political mo-
netaria de cada pais adherido al Fondo Monetario Internacional,
insistieron en reconocer que una de las economies mejor admi-
nistradas era la de Chile.
En la proyecci6n hacia el exterior, indudablemente la recien-
te Conferencia Triprcsidencial de Bogota sirvi6 para que se pro-
moviera una comunidad de ideales politicos y econ6mico-sociales
entire Colombia, Ecuador, Chile y Peru. La reunion de Bogota
fue un 6xito para la diplomacia chilena, al mismo tiempo que
signific6 el mrs s61ido y trascendental paso hacia la integraci6n
hemisf6rica. Cuando, a fines de septiembre, se reunieron los can-
cilleres de America, un hecho fue determinante: muchos pensa-
ban en la "agenda ideal para los Presidentes", mirando a distan-
cia el texto del acuerdo que Ileva la firma de los Mandatarios
de Perd, Colombia y Chile y el respaldo solidario, dado por de-
legados personales de los Presidentes de Ecuador y Perd.
El reciente discurso de Gabriel Vald6s en la Asamblea Ge-
neral de Naciones Unidas mostr6 que la voluntad de Chile de
expresar con lealtad y franqueza su pensamiento en la tribune
international de Nueva York es algo mas que una mera forma-
lidad. "Cifras aproximadas indican que el total de los gastos he-
chos por los paises industrializados en elements de destrucci6n







alcanza a mas de cien mil millones de d6lares. Esos mismos pai
ses otorgan, la mayoria de los casos en forma reembolsable, so-
lo once mil millones de d61ares en ayuda para derrotar la miseria
en los pauses en desarrollo. Alrededor del diez por ciento sola-
mente. Esta es la prueba mas clara de que en el mundo desarro-
llado adn se cree que la seguridad se construye sobre las armas
y no sobre la justicia. Es esta una creencia falsa y torpe. Los
paises en desarrollo tienen tambi6n su responsabilidad en la re.
ducci6n de armamentos. Comprometer una alta proporci6n de
sus ingresos en la adquisici6n de los cada vez mas costosos ele.
mentos b6licos es ciertamente mutilar esfuerzos para el desarro,
llo y entrar en una competencia insensata que solo tiende a agra,
var los grandes problems mundiales", dijo el Ministro de Rela
clones en la Asamblea General de Naciones Unidas.
Pero este prestigio international intocado, a pesar de las ma-
quinaciones political de un sector infimo de oposici6n que se
escuda en organizaciones econ6micas, tiene su fuente en el pres:
tigio popular interno y cada vez mis s61idamente asentado. El
pueblo chileno, los trabajadores en un sector ampliamente ma-
yoritario, no ocultan su adhesi6n a la political desarrollada por
el Gobierno en diversos campos de actividad. Luego del regreso
del Presidente de la Repfblica de su visit de una semana a Bo-
goti, Quito y Lima, fuc objeto en Santiago de una manifestaci6n
con mts de treinta mil personas que repletaron totalmente la
Plaza de la Constituci6n. Cada visit presidential a poblaciones
populares en las comunas del Gran Santiago y en los cerros de
Valparaiso y Vifia del Mar, en los barrios de los trabajadores
de otras ciudades del pais, ha sido oportunidad para vaciar una
adhesi6n s6lidamente asentada en cada chileno y que se express
en la solidaridad con gobernantes y los trabajos hechos por estos
en sus respectivas obligaciones nacionales.
Estos dos tipos de receptividad piblica, internal e internacio
nal, a la labor de Gobierno y a la acci6n piblica de la Democra-
cia Cristiana, muestran hasta qud punto es est6ril el esfuerzo de
la reacci6n, del revanchismo y del oportunismo politicos.


Hacia el Futuro


El II Congreso Nacional de la Democracia Cristiana permi-
ti6 al pueblo chileno comprender que el camino de la revoluci6n






en libertad no podia hacerse con demasiada lentitud ni a exce-
siva velocidad. La ponderaci6n era indikpen ~able para que cier-
tas transformaciones estructurales pudieran adquirik la profun-
didad y la seguridad indispensables; la velocidad era necesaria
para que varias medidas fueran eficaces y dificiles de eludir.
Con esta pauta general es que ahora se esperan los despa-
chos legislativos de proyectos vitales: reforms constitucionales,
reform agraria, modificaci6n de la ley sobre sociedades andni-
mas, promoci6n popular y juntas vecinales, fomentos sidert'igi.-,
y automotriz, etc. Y, mientras estaba en prensa esta edici6n, era
firmado en Rancagua, el domingo 2 de octubre, la chilenizaci6n
de El Teniente y que ahora pasard a depeinder de la Compafiia
Minera El Teniente, desapareciendo la empresa norteamericana
Braden Copper Company.
Hacia el future hay una etapa dura, porque el porvenir de
Chile no puede cimentarse en la excepci6n, en la comiodidad. en
la holganza y en el descanso. No es possible, como han sefialado
coincidentemente personeros de diversos niveles de Gobierno.
pensar en reducir las jornadas de trabajo, en asegurar las jubi-
laciones cada vez mis prematuras y promoter esperanzas de con-
fort total a la poblaci6n sabiendo que vivimos en un pais que
con hartas dificultades esta tratando de superar la tilpa de sub-
desarrollo econ6mico-social actual. Esta etapa dura fue predicha
varias veces por el Ministro de Hacienda. Precisamente 61, hace
poco, ha sefialado la importancia que tiene para un trabajo cfec-
tivo y productive la coordinaci6n de esfuerzos de toda la pobla-
ci6n para haccr exitoso el program de control inflacionario que
ha sufrido un retroccso en el segundo semestre del present afio.
Y para controlar la inflaci6n hay que producer mis, eliminar los
encarecimientos, reducir las importaciones de articulos produci-
bles en Chile y aumentar el ingreso de divisas para robustecer
el process de industrializaci6n.
UC6mo se puede llegar a todo esto?
Esta es la material del trabajo parlamentario en este perio-
do extraordinario de sesiones que comienza en la primera sema-
na de octubre y que debe extenderse hasta fines de enero del
67, en su primera etapa.
Este es, a .-randet. ragoe,.. el cuadro noticioso politico de Chi-
le al empezar el dltimo trimestre del afio 66.







CRISIS EN LA


DEMOCRACIA CRISTIANA?



Jaime Castillo Velasco






UN ANALYSIS FRANCO


Las presents reflexiones aspiran a ser una contribuci6n al
anilisis de nuestro partido. Nos parece que la oportunidad de
hacerlo no puede ser demorada. Hemos asistido al reciente Con
greso Nacional y creemos que es necesario rectificar algunas
orientaciones. Plantearemos aqui, por esta vez, una vision genc.
ral del problema. Haremos un esfuerzo por distinguir los punto:
verdaderamente critics de aquellos que no lo son, y trazaremos
una linea de cuestiones palpitantes. De antemano, afirmamos que
nada irremediable se ha producido entire nosotros; pero que, sin
duda alguna, el progress de cierta negligencia acumulada puede
traer para los democratacristianos (y por tanto, para los chile-
nos) las mis duras consecuencias.




I.-ZHay una crisis ideol6gica?


Entremos de leno al asunto y preguntemos antes que nada
si existed. dentro de nosotros, una crisis ideol6gica. Llamamos con
este nombre a la existencia de un conflict doctrinario que se-
pare a los militants.






Nosotros pensamos que no hay crisis ideol6gica. La doctn-
na del Partido remonta a las bases' tradicionales de la concep-
ci6n cristiana del hombre. Nadie entire nosotros ha repudiado
esos concepts. La .filosoffa social que de ellos result, esto es,
la noci6n de los deiechos humarlos y su realizaci6n plena en
una sociedad comunitaria, tampoco ha sido jams puesta en du-
da. Por eso fue facil Ilegar a un acuerdo sobre la resoluci6n
ideol6gica del citado Congreso Nacional. Ella estA conforme a
nuestra tradici6n, nuestros textos y el sentido coming en que des
cansan las ya viejas ideas del personalismo cristiano.
(Cudles son, sin embargo, las dificultades? Nosotros diriamos
que cierta apariencia de conflict emana de alguna de estas fuen-
tes: a) matices de interpretaci6n; b) diversos enfoques doctrina-
rios; c) modos de ver la urgencia de la aplicaci6n de ciertos prin-
cipios; d) utilizaci6n variada de vocablos.
Cada una de estas fuentes de discrepancia es inevitable. Se
explica que los adversaries las usen a discreci6n, pues de su agi-
gantamiento depend la posibilidad de causar mis dificultades
a nuestro partido; pero, nadie escape a ellas.
Es, por ejemplo, un matiz de interpretaci6n la diferencia en-
tre la tesis que vincula en6rgicamente la propiedad comunitaria
con la idea del humanismo integral y la que hace de la propie-
dad un aspect secundario. Nos parece claro que un dijlogo so-
bre este asunto Ilevaria fAcilmente a un acuerdo esencial.
Por otra parte, la triple entrevista concedida por Patricio
Aylwin, Rafael A. Gumucio y Bosco Parra a "El Mercurio" (1)
muestra clarisimamente, no discrepancies important, sino es-
tilos de pensamiento: uno mas filos6fico, otro mas politico; el
tercero, mas sociol6gico.
En otras palabras, a nuestro juicio, allf no hay verdaderas
dificultades. Para encontrarlas, es necesario detenerse en otra
cuesti6n y esta nos parece seria, y muy seria, en el exacto sen-
tido a que nos vamos a referir.
Se trata de que algunos dirigentes estAn suponiendo una di-
ferencia te6rica con el objeto de fundamental una cierta posi-
ci6n political internal. Esto nos parece grave, por cuanto, a poco
que se reitere esa actitud, aparece como algo de gran trascen-


(1) Entrevista que, a nlestro juicio. no debi6 concederse, al me-
nos en la forma en que se hizo, pucs necesariamente ella iba a ser
utilizada por los adversaries.







dencia. El adversario o simplemente el reporter sensacionalista
o aun el militant desprevenido, cogen esa circunstancia y la
convierten de hecho en una "crisis" ideol6gica. 4Qu6 hay detrAs?
Nada. Eso ocurre, por ejemplo, con la tesis lanzada en el 6ltimo
Congress de la Juventud y repetida durante el Congreso Nacio-
nal, en el sentido de que un grupo de militants estaria forjando
una nueva etapa en el desarrollo de nuestra doctrine, bajo el
nombre de "socialismo comunitario", etapa que habria surgido
en los iltimos afios. Dejemos en claro que nadie ha presentado
un cuerpo de doctrine con esa intenci6n ni ese alcance. La f6r-
mula antes sefialada tiende a expresar lo mismo que el concep-
to de "comunitarismo". La mera referencia al vocablo "socialis-
ta" no es, en manera alguna, argument de ninguna especie ni
aporte nuevo.
En una palabra, aqui no hay conflict ideol6gico. Hay sola-
mente mal uso, en la lucha internal, de una terminologia que ja-
mis habia sido usada antes con significaci6n de novedad te6rica
o con prop6sito de establecer posiciones de orden politico. Es-
peramos que el prop6sito esbozado, en esta oportunidad, haya
sido definitivamente puesto en claro en el Segundo Congreso.



II.-El cumplimiento del program, Zes la base de la crisis?


Nos gusta responder a esta pregunta con hechos y quere-
mos pedir a nuestros camaradas que piensen de manera concre-
ta. El reciente Congreso Nacional y el Consejo Pleno de Carta-
gena son la prueba viva de que el Partido no tiene discrepancies
fundamentals en la material. El Plenario de Cartagena no sus-
cit6 diferencia alguna digna de ser recordada. Los militants que
trabajan en el Gobierno y los que lo hacen en el Partido; los que
pertenecen a una u otra de las corrientes internal, todos llega-
ron a acuerdos practicamente uninimes. Lo mismo ocurri6 du
rante el II Congreso. Solamente dos informes se prestaron para
votaciones discutidas: uno referente a la libertad sindical; el otro,
a las relaciones entire Gobierno y partido. Dejemos de lado esta
i6tima cuesti6n. El problema sindical motiv6 siempre una con.
troversia que acaso esti mal planteada. Nadie se hall en des.
acuerdo con la tesis de vincular la unidad con la libertad sindi-






cal. Se discrepa en el modo y en la oportunidad. Es un proble-
ma que, bien planteado y no sometido a un debate pasional, se.
ria resuelto por unanimidad.
El Congress, por lo demis, mostr6 la fundamental coneor-
dancia de todos los militants sobre la necesidad de abrir paso
a una via no capitalist de desarrollo. Nadie puede sostener al-
go diferente entire nosotros. ZD6nde esta, pues, la diferencia, Solo
en una cosa: en el juicio que se tiene acerca de las consecuencias
practices de las medidas de desarrollo no capitalist en el actual
moment. Dicho de otro modo: hay en el process de la revolu-
ci6n una cuesti6n de circunstancias, de prudencia o de conoci-
miento de hechos determinados. Esto es tambi6n inevitable y dc-
biera ser minuciosamente estudiado. El error consiste en lievar
este punto de orden tactico al piano de una querella sobre el
cumplimiento mismo del program. Se cae en la posici6n del ad-
versario, el cual busca hacer de cada andlisis nuestro un motive
de querella fundamental.
Los resultados concretos que hemos sefialado son, por ILinto.
la prueba de que los militants democratacristianos carecen de
diferencias profundas en cuanto a las tareas fijadas al actual Go-
bierno. Dentro de esta perspective hay que situar las posiciones
enunciadas en documents que circularon con anterioridad al
Conri.o La mis grave afirmaci6n hecha fue aquella que des-
cribia la obra del Presidente Frei como un "neocapitalikno" y
que exigia la sustituci6n del actual program por otro de tinte
colectivista. Sin embargo, la discusi6n super estos andlisis. El
debate no puso jams en tabla esa tesis y lleg6 a conclusions
que fueron aprobadas tambi6n por los autores de tales docu-
mentos.


III.--Hay una diferencia de estrategia political?


Aqui nuestra respuesta es afirmativa. A nuestro juicio, todo
el mal de nuestro partido radica en que una cuesti6n planteada
de manera abstract y general influye sobre la adopci6n de ac-
titudes concretas enteramente diversas.
Nos explicamos.
La diferencia estratsgica recae sobre estos dos puntos: a) si
el PDC debe buscar alianzas con otras colectividades; b) si el







PDC ha de tener relcciones coidiales u hostiles con los paitidos
del. FRAP o con el Partido Radical.
La primera cuesti6n se arrastra desde la 6poca de las pri-
meras controversial dentro de la Falange Nacional. Creemos que
esa dispute fue superada por los hechos. Un partido democrAtico
no debe rehuir jams las alianzas, pero tampoco destruir la idea
que lo hizo nacer. La Democracia Cristiana no podfa abrirse pa-
so sin derrotar a las demis fuerzas, pues ella era el surgimiento
de una nueva concepci6n en la vida political. El militant demo-
cratacrisitano no ama las alianzas, pero las acepta cuando las
circunstancias las requieren. Durante todo el period de la lucha
por llegar a ser mayorfa, el partido supo que ninguna de las
fuerzas political tradicionales estaba inclinada a mirar con sim-
patia nuestras ideas. El militant ha observado cien veces que
los demis prefieren unirse entire si (derechistas con radicales o
radicales con totalitarios) antes que permitir la victoria demo-
cratacristiana. Este es un hecho y un hecho explicable. Por eso,
la Democracia Cristiana y el Gobierno actual encuentran ante si
una suerte de empecinada hostilidad.
Dentro de este cuadro, hay militants que gustarian ver sua-
vizado el camino con ciertos sondeos de alianza. Para algunos,
la amistad con el Partido Radical es una esperanza permanent;
para otros, el FRAP es una especie de compafiia obligada en la
persecusi6n de nuestros objetivos; para otros, en fin, es necesa-
rio no proceder con metodos duros frente a la mentalidad de
derecha. Todos ellos estAn, creemos, bien aleccionados despu6s
de las experiencias actuales. Parece evidence que nuestro parti-
do tenia una sola ruta: la que de hecho escogi6, con todas sus
debilidades y riesgos.. EstA probado, ademis, que ningdn sondeo
de amistad hallaria hoy otra cosa que un rechazo absolute. La
consecuencia es que no hay mis estrategia que la que tenemos
en las manos.
El problema se complica, sin embargo, por las circunstancias
actuales. El partido estA en el Gobierno, comprometido a cum-
plir una revoluci6n social. Eso significa que, ante los militants,
se yerguen de inmediato dos classes de cuestiones; una que se
refiere a los caminos para ejecutar el program revolucionario;
la otra que consiste en la necesidad de dar cabida a los parti-
dos del FRAP en esa revoluci6n.
Sabemos bien c6mo opera este uiltimo bloque politico. El
FRAP levanta la imagen de la revoluci6n comunista de nuestro







tiempo, depurada en la cabeza de sus dirigentes de todos los as:
pectos negatives. El 'lidelikmo' es el lazo de uni6n entire socia-
listas y comunistas y es, al mismo tiempo, la gran bandera de
infiltraci6n en nuestras filas. No hay la menor duda que, a tra-
v6s de una idea purificada de la revoluci6n cubana, algunos de
nuestros dirigentes piensan que no hay revoluci6n mientras no
se adopten lines semejantes a las de ese movimiento. Dado que
Castro y su Gobierno erigen el antiimperialismo como prop6sito
central, el FRAP chileno (y en eso no era dificil encontrar la
adhesi6n de los comunistas y socialists) se mueve en la misma
onda. Y, tambidn, como el antiimperialismo de origen sovi6tico
es, ademas de sus bases reales, una consigna sumaria dirigida
hacia la masificaci6n de los pueblos, esta misma imagen es la
que los frapistas-castristas exigen de toda revoluci6n latinoame-
ricana. De ahi que tambidn hombres de tiendas diferentes son
afectados por tal punto de vista y aceptan la tesis de que el pro-
ceso revolucionario chileno debe partir, no del antiimperialismo
(porque, sin duda, eso es un hecho fundamental), sino de las
medidas programaticas del FRAP respect de Estados Unidos,
como Gobierno y como conjunto de intereses econ6micos parti-
culares.
Por cierto, ninguno de nuestros militants llega a los extre-
mos penosos que se vieron hace poco en el caso de un parlamen-
tario que debi6 ser expulsado. Alli el "fidelismo", o sea, la ad-
hesi6n fanitica e irresponsible ante los actos de Castro, habia
pasado a ser la inica norma de juicio. Es evidence que eso no
podia durar. Y no durari entire nosotros ningdn caso semejan-
te, puesto que despu6s de 30 afios de combat ideol6gico, no se
nos engafia facilmente. Pero tales tendencies pueden subsistir,
de maneras mas sutiles, en la cabeza de algunos militants de
buena fe o mas pertrechados de su doctrine. Por eso, surge cons-
tantemente entire nosotros la pregunta o la inquietud respect de
si estamos o no en revoluci6n. Hemos sostenido varias veces, y
creemos eso es lo just, que un process de transformaci6n social
en democracia serd siempre mas aparente que otro fundado en
la dictadura. Pero, la revoluci6n castrista o totalitaria lleva de
manera inevitable a la contradicci6n de sus propias bases, o sea,
al surgimiento de una nueva forma de opresi6n. La revoluci6n
en libertad, con menos apariencias, menos misticismo inicial, me-
nos "atm6sfera" revolucionaria, con mas modestia en los objeti-
vos inmediatos y mas lentitud frente a los grandes intereses es-







tablecidos, es, sin embargo, una forma mts permanent y pro-
funda de hacer cambios. El militant jams debe hallarse satis-
fecho con la tarea, pero tampoco ha de substituir su program
por el de los adversaries. Hemos comenzado con medidas cuyo
alcance social se manifiesta en la actitud de los sectors tradi-
cionales.
Lo dicho tiene por objeto despejar un poco el punto que mds
discusiones acarrea. El FRAP, a nuestro juicio, adoptard una sola
actitud, mientras no se desarrolle integralmente su propio obje-
tivo y a trav6s de su hombres: la de una abierta oposici6n. Nos
parece ingenuo fomentar actitudes de sentido conciliatorio mien-
tras la actitud de hostilidad permanezca firme.
Lo anterior no impide una actitud de dialogo con las fuer-
zas opositoras. El dialogo, con los adversaries, consiste en un
trato de competencia legitima. La realidad ofrece puntos de con-
tacto, cualquiera que sea la posici6n de cada uno. Dichos lazos
pueden ser cultivados dentro de canales democrdticos. En caso
de no hallar .correspondencia, es necesario revelar ante el pue-
blo ese hecho. Pero, no hay que confundir, jams el compromi-
so y el contact. El primero es una mala tdctica; el segundo cs
un deber democratic de todo partido de gobierno.
Si se admitieran lealmente las sugerencias anteriores, aos
parecen innecesarias y fuera de lugar las discrepancies generals
sobre la posibilidad de alianzas o sobre cl cardcter positive que
pudiera dar a nuestra political una inclinaci6n hacia el FRAP.
Se deberd terminar, nos parece, con la agitaci6n de banderas es.
trat6gicas, carentes, hoy por hoy, de contenido. El FRAP, la De.
recha y el Partido Radical no son posibles aliados; son adversa
rios. No confundamos al enemigo con el amigo. Solamente des-
de alli cabe, dentro de una political exitosa en el orden national,
establecer caminos para colaboraciones de hecho y contact de-
mocritico.



IV.--Existen las fracciones en nuestro partido?


A nuestro juicio, si. La fracci6n es un grupo que permanece
como tal y busca escalar posiciones, sin considerar al partido
como la fuente de la unidad. La fracci6n es cerrada sobre si mis-






ma. Usa todos los organismos para colocar sus personeros y se
arma para vencer a los demds. Ella provoca de inmediato una
reaction, la cual es tambi6n un grupo fraccional. En adelante,
estos adversaries internos viven pendientes de su 6xito relative
dentro del movimiento general. Eso siillllllca que necesitan je-
fes. Para levantar la figure de estos, deben crear algo asi como
grupos de partidos encargados de realizar la tarea de encum-
brar a sus respectivos caudillos. Cada debate interno deja de
ser un acto de reflexi6n sobre intereses comunes, para trans-
tormarse en una lucha de posiciones parciales,
Estas tendencies perjudicaron la march del Partido desde
el primer dia de la victoria. Creemos que de ellas han iesuliado
dos males muy graves: primero, forzar a los militants a divi-
dirse cada afio entire postulantes a la direcci6n del partido que
nada tenian que ver con la situaci6n real de este o del Gobier-
no; segundo, promover siempre una batalla sobre posiciones "po-
llticas" que no coinciden con lo que el mismo partido define en
los problems concretos. Asi, por ejemplo, el Plenario de Carta-
gena y el II Congreso Nacional discutieron sobre textos de "vo-
tos", a pesar de que la political habia sido fijada en los debates
de comisi6n y en los plenarios. A nuestro juicio, este hecho re-
vela una gravisima falla de madurez y ha de ser corregida drAs-
ticamente.
Repetimos: el militant debe conducirse como miembro del
partido, no de una fracci6n. Se puede discrepar en todo con sus
camaradas, pero nunca participar en grupos organizados de opi-
ni6n solidaria. Una directive national con tales grupos en su se-
no march hacia la paralizaci6n complete.






V.--Hay una diferencia en el concept del partido?


Aparentemente, esto es asi. Creemos que muchos militants
estdn convencidos de ello. Pero, al mismo tiempo, podria decir-
se que alli hay mis una suposici6n de posiciones que una dife-
rencia real. En 1958, discutimos largamente estos problems. En
el fondo una poldmica entire militants que vinculan la imagen de







la Democracia Cristiana a la idea de un partido revolucionario
de nuevo tipo y otros que enfatizan mAs los valores generals im-
plicitos en nuestra doctrine. De hecho, vivimos un poco transac-
clolilmcniLt: pidiendo al "p.irido vanguardia" su estrategia de
IuIJa v :Il "partido de nasas" su estructura y su organizaci6n.
Eso se agrav6 con el inusitado crecimiento de los tiltimos
afios y la baja del nivel doctrinario. Algunos sectors empeza-
ron a sentirse disconformes y exigieron una especie de nueva
6tica partidaria.
Gran parte de las divergencias de orden politico o ideol6gico
reposan, a nuestro juicio, en la atribuci6n reciproca de posicio-
nes diferentes ante dicho problema. El centro de la discusi6n es-
t6 en el caricter de las actitudes que toma el partido. Algunos
piensan que, con frecuencia, no hay el vigor suficiente para ate-
nerse a un concept de dureza frente al orden establecido y, en
vez de ello, se buscan protedTAmlbTnt d de transaci6n. Por la otra
parte, en cambio, se formula el cargo de que los critics olvi-
dan la naturaleza misma de la acci6ri political. Agreguemos que
a veces se observan confusiones muy notorias, pues las posicio-
nes de dureza se atribuyen a dirigentes que siempre han soste-
nido la via de las coaliciones realistas como la mis adecuada.
Nosotros pensamos que un partido de Gobierno debe evitar
un exceso de controversial sobre esta clase de asuntos. Estamos
ante una situaci6n de hecho. Ella es inevitable. Su finica line
consiste en actuar como partido firme, claro, consciente, bata-
llador y, al mismo tiempo, ampliamente democrAtico. Si los mi
litantes se volcaren por entero a las tareas practices tendrian la
soluci6n del problema. La acci6n tiene sus exigencias y elimina
much intelectualismo innecesario. En otras palabras, las dudas
de orden conceptual y politico han de ser Ilevadas al nivel de la
realizaci6n de las grandes tareas nacionales. Si los militants es-
tuviesen todos dedicados a un trabajo de interns social, verian
alli mismo de qud manera se deben enfrentar los obstAculos pre-
sentados por los intereses establecidos. Estamos seguros de que,
en el fondo, no hay discrepancies que puedan echar a perder lo"
objetivos trazados. Ese es el camino, nos parece, pata:superar cl
dilema entire "partido de vanguardia o partido de masas".
No hay duda que estas observaciones necesitan alguna com,
plementaci6n sobre medidas a tomar dentro del partido. Trata-
remos de enfocarlas en una pr6xima oportunidad.


2.-Politica y...







LA PLANIFICACION EN LOS


PROGRAMS DE GOBIERNO(1)

't -


Sergio Molina







Aprovecho.;esta oportunidad para agradecer el Sr. Buron y
a sus .colegas de la "Organizaci6n para la Cooperaci6n y el De-
sarrollo Econ6mico" por su participaci6n en el seminario que
hoy se inaugura. Estoy. seguro que de 61 no solo obtendrdn 'un
iarn pr'o\u cho lo pal tIcipitll .-'., sino que, LonIu !.'Ltildluo, se dis-
pondrd de,un material muyvalioso para perfeccionar el proceso
de planificaci6n en los disiinios niveles de la :administiaciun. .
El President Frei ha puesto especial .6nfasis en la Planifica-
ci6n como un.instrumento esencial para cumplir con el progra-
ma queplante6 al, pais, como candidate, y que ha puesto en pr6c-
tica en sus dos primeros afios de Gobierno..
La in-piraciin piimaria del plan de Gobierno han sido sus
objetivos funJamentales orientados a dar soluci6n a cinco gran-
des problems riaoionales::

a) la inflacidn end6mica y el estaneamiento de la produccitn;.,
b) la injusticia social;
c) la falla de oporlunidades para la educaci6n;
d) la falta de participaclon del pueblo en la 1da polilica de la
naci6n,.y
e) las imperfecciones de la soberania national.

(1) Intervenci6n idi Sr. Ministry de hacienda, don Sergio Molina,
en el Seminario sobre Planijilt i.i>ik






Estos- posiulados politicos-se han basado en el andlisis his-
t6rico de la situaci6n del pais, o sea, se ha partido de un diag-:
n6stico que ha localizado las Areas del campo social, politico y
econ6mico que es necesario cambiar. El Gobierno, se ha propues-
to realizar los cambios en profundidad y en forma acelerada; es
por eso que plantea una "revoluci6n", con la caracteristica de
que dichos cambios se harin dentro de la "libertad", o sea,, res-
petando las formas democrAticas en la generaci6n de las deci-
siones.
En varias oportunidades hemos explicado las bases del diag-
n6stico'que nos ha servido para fundar la political de cambios.
Me atreveria a decir que 61 es compartido por la mayoria del
pals, por gran parte de los obscrvadores extianjeros y por los
organismos internacionales. No creo que esta sea la oportunidad
de cansarlos con repeticiones, y les ruego me perdonen si doy
por conocidos esos antecedentes previous a la formulaci6n de cual-
quier plan.
El diagnuotiio y cl piogilama politico es el punto de partida
de un complejo process en que intervienen los factors t6cnicos,
las decisions political y la organizaci6n de la comunidad.
La autoridad political toma la resoluci6n y se com'promete en
(cl proceso de cambios, el program fija la ruta, y, el plan, espe-
.ilica las metas, las piioridades, el tiempo y las medidas concre-
tas que se deben tomar para oriental el comportamiento de los
distintos grupos sociales y econ6micos, con el fin de conseguir
las transforriaciones que se persiguen.
Es requisite indispensable, para elaborar el plan, contar con
los cuadros tcrnicos competenies que puedan expresar deralla-
damente, en t6rminos cuantitativos y cualitativos, los programs
en cada sector, los pio\ecto-. especificoi que component cada pro
grama y las medidas de political que se deben aplicar para su
realizacci6n.
En la experiencia que se estd poniendo en prAcica en Chile,
que se basa en una concepci6n, descentralizada: de la planifica-
ci6n, la formaci6n de los grupos t6cnicos para cada sector, ade-
mrs de.los! que se necesitan para la Oficina Nacional, ha deman-
dado tliepo y un gran esfuerzo. Este es un factor limitante en
el process de planilicaci6n en todos los paises en desarrollo.
.Una vez creados estos grupos tecnicos y. fortalecidos los exis-
tcnles. ollos so han dado a la area de elaborar en cada sector,







dados ciertos marcos de referencia global, el plan detallado de
acci6n,.
Uno de los elements mAis importantes y muchas veces con-
flicto en el proccio de coimpatihiliz/aciun de las metas de un pro-
grama politico, es, la conciliaci6n de ellas con la disponibilidad de
recursos reales y financieros. Nuestra experiencia nos ha indica-
do que si se deja expresar a cada sector sus aspiraciones sin
darle una clara referencia en cuanto a su factibilidad, se corre
el riesgo que esas aspiraciones excedan substancialmente la ca-
pacidad de financiamiento y se cree, en consecuencia, una frus-
traci6n .de los grupos sectoriales de la Administraci6n. Por tan-
to, la primeraitarea de Ina O icina de Planil.ic.ion Nacional ha
consistido en fijar ,las metas globales y asignar a cada sector los
recursos reales y financieros dentro de los cuales debe encua.
drar su plan.
Hasta aqui el, process ha consistido, en recibir el mandate
politico, darle su expresi6n concrete y exponer explicitamente en
qud media y en cuAnto tiempo este mandate se puede realizar.
Tanto.el program politico como el plan global son general.
mente aceplados, pero cuando se llega a determinar las medidas
especificas y a precisar los grupos sociales que deben renunciar
a ventajas ya adquiridas .o a simples aspiraciones, el plan ad-,
quiere su verdadera dimension political. Generalmente, los gru-
pos mis organizados coincide con los que deben hacer un ma-
yor aporte al cumplimientu del plan. Esto hace que, la posibili-
dad political de su realizaci6n sea mis dificil y esto es tambien
lo que ha provocado que los planes, en muchas oportunidades,
no pasen mas alki de ser un element nmeramente decorative, aun-
que alcancen un alto grado de perfecci6n ticnica.
De esta consideraci6n surge, en mi opinion, una conclusion
fundamental, que la tdcnica es necesaria, pero de ninguna ma-
nera suficiente. El cumplimierito de un plan de transformaciones
econ6micas y sociales depend, principalmente, de la capacidad
polftiba de un gob{erno para llevar al convencimiento de la ma-
yoria de la poblacion que dicho plati 'le favorece como indivi-
duos y'como grl'po social.'
En consecuencia, la dififi6n y la participaci6n de los pui-
blos eni'l proc'so d'' planilicacid n es un factor dedciivo en el
Cxito. Esto es mis fAcil decirl que hacerlo, puesto que en nues-
tros paises es frecuente encontrar que la falta, de organizaci6n
de la comunidad es'un factor quee'dificulna 'su participaci6n y,







otras veces, los. que estAn organizados no sonr los elements re-
presentativos de los; intereses de las mayorias:
Esta raz6n, entire otras, es la que ha determinado que entire
las cinco grandes tareas nacionales que se ha impuesto este. Go-
bierno, figure la organizaci6n del pueblo, torado en su mis am-
plio sentido, comr una de las de mAs altaprioridad.
Otro element que deseo destaoar en' esta apretada sintesis
es la organizaci6n institutional. La planifiacion comno instrumen-
to de gobierno es un condepto nuevo en nuestros paises y hasta
haee no much identificado con determinados regimenes politi-
cos. Afortunadamente, esa caduca idea ha sido superada, pero la
estructura de las instituciones y la forma; traditional de tomar
decisions, heredada del pasado, tienen afin gran arraigo y toma
tiempo y esfuerzo cambiarlas.
Existe la tendencia a actuar en cada organismo en forma in-
dependiente, considerando que nadie mejor que sus propios espe-
cialistas pueden indicar lo que:conviene hacer o no hacer. Romper
este ailacionismo y lHevar al convencimiento que las decisions
de un sector de la administraci6n pueden tener series consecuen-
cias en otros, es una tarea que no solo debe realizarse al nivel
de los grupos dirigentes, sino que debe former part de la ma-
ncra Ide pensar de toda la Administraci6nm Es por esto que el
process de planiticaicion tiene tambidn un caracter educativo.
Teniendo en consideraci6n lo expuesto anteriormente, en lo
que se refiere a la participaci6n de la comunidad y a la organi-
zaci6n para la planificaci6n, se ha pensado en un esquema que
paulatina y progresivamente se ponga en practice en el future.
En el nivel gubernamental se han creado oficinas sectoriales
de planificaci6n cuya finalidad es asesorar en la formulaci6n de
planes y programs de ,desarrollo, como asimismo velar por su
cumplimiento. Estas oficinas dependent administrativamente del
Ministerio respective y reciben instrucciones tdcnicas .de ODE-
PLAN. Con esta organizaci6n se pretend que cada sector sea
responsible de su propio plan y que se produzca el mutuo be.
neficio que se original en la colaboraci6n y contact permanent
entire los planificadores-asesores y los responsables de la:ejecur
ci6n del plan.
Por otra parte, se estAn creando simultdneamente oficinas
icpionales de planiricacidn. tambidn de, caracter asesor de los or-
ganismos ejecutivos, con el objeto de incorporar a las regions
en el plan national y sectorial y de dar a ellas la oportunidad
de participar en las decisions que les afecten.







A su vez ODEPLAN, junto con dar las instrucciones t6cnicas
a las oficinas sectoriales y regionales, coordina a escala national
los planes.
Este Organismo Nacional que depend directamente del Pre-
sidente, de la Repiblica, se relaciona con la line ejecutiva del
Gobierno a trav6s del Comit6 Econ6mico de Ministros del cual
su director forma parte. Esta coordinaci6n tiene especial impor-
tancia para vincular a ODEPLAN con las political de corto pla-
zo, que son la preocupaci6n principal del mencionado Comitd.
Con esto se pretend corrigil el error conpiobado en algunas
experiencias en que las Oficinas de Planific.icion Nacional ie des-
vinculan dc.Lai.decisiones de corto plazo que. inuicha. veces, ,on
las condicionantes del comportamiento de orden social y econ6-
mico, en el largo plazo.
En un process democritico de planificaci6n la coordinaciun
al nivel gubernamental no es suficicnte y por ello se ha pensado
introducir en el pr6ximo future la participaci6n de la comuni-
dad. Para ello se crearian comisiones sectoriales de coordinaci6n
con la participaci6n de trabajadores, empresarios, profesionales
o tdcnicos y funcionarios de gobierno de alta jerarquia.
Estas comisiones deberian ser presididas por el Ministro del
ramo y deberfan reunirse con cierta periodicidad para que los
distintos representantes de la comunidad opinen sobre los pla-
nes y programnas de su sector y conozcan las medidas de politi-
ca que serA necesario aplicar para cimplir los objetivos acor-
dados.
Esta pai icipacion niuiltipi lciene la ventaja de apir'cial li.-
rectamente la receptividad del program y su factibilidad, tan-
to desde el punto de vista empresarial como laboral.
Finalmente, es la intenci6n crear un Consejo Econ6mico y
Social, donde participen repiesentantes de los sectors y regions.
La etapa actual del process en Chile correspond a la for-
maci6n de los cuadros tecnicos e institucionales a nivel gube.i
namental y a la elaboraci6n detallada de los planes sectoriales
y regionales. Cuando se apruebe la legislaci6n que consolida cs-
ta etapa, se darin los pasos siguientes.
Estoy cierto que al finalizar este Seminario habremos reco-
gido nuevas y ricas experiencias. Les puedo asegurar que ellas
no pasardn a ser un informed mis, porque las recogerd un Go-
bierno que estd decidido a rcalizar un esfuerzo y cucnta para
ello con el apoyo de la inmensa mayoria del pais,







LAS CRITICS AL INFORMED


CIDA





Oscar Dominguez






El saber human se perfecciona a trav6s de la discusi6n, la
critiea, y el diglogo. Todo studio cientifico da origen a debates
y polkmicas, y es deseable que asi ocurra.
Pero, hay debates y debates. La pol6mica que se estd traban-
do en torno. al Informe CIDA desbord6 del piano objetivo y cien-
tifico, que seria lo propio, hacia el campo de la explotaci6n po-
litica. La wniplia campafia que el peri6dico !'El Mercurio" esti
Ilevando a efecto, utilizandose de la critical publicada por -los
seiiores Gonzalo Arroyo y Alberto ValdIs en la ..revista "Mensa-
je',, procura desprestigiar el Informe, atacando a los experts
internacionales ,que han colaborado en su confecci6n e insiauan-
do desviaciones ideol6gicas, con el objeto de disminuir su in-
II uencia antei la opini6n pdblica. El obijti\u de esta campafia pu-
blicitaria es evidence: el Informe CIDA consisteien un amplio
studio de la situaciin de la tenencia de la tierra en Chile y de
sus repercusiones en el Desarrollo Agropecuario del pais. Este
Informe sirvi6 como uno de los antecedentes del Proyecto de
Reforma Agraria. Por lo tanto, si se alcanza a desprestigiar este
document, se puede mAs fAcilmente justificar un "ablandamien-
to" del Proyecto de Ley de Reforma Agraria, actualmente en dig-
cusi6n en el Senado, o de su ejecuci6n.
La tonalidad que asumi6 el debate naturalmente que lo dis,
torsion. En virtud de esto, tales criticas no merecian contesta-
ci6n publicitaria. Sin embargo, y sin caer en el mismo piano po-







co cientifico, parece importance, en consideraci6n al derecho que
tiene la ciudadania a conocer cxactanente los hechos, aclarar cl
contenido de las critics y su valor y objetividad.
Estas critics son de various 6rdenes: Por una parte, se pre-
tende ptesentar una actiLud de cspanto cientifico frente a las la-
gunas y crrores metodol6gicos del Informc; por otra, se prictn-
de insinuar que sus conclusions estAn comprometidas por cier-
tas posiciones ideol6gicas, procurando con csto anatematizarlo.



LAS CRITICS A LOS FUNDAMENTOS ESTADISTICOS



El Censo de 1955.


Como suelb ocurrir en todos los planteamientos de la SNA,
los sefiores Arroyo y Vald6s tambidn empiezan por el artificio
de atacar los supuestos en que se fundamental el Informe. La
victim preferida son las estadisticas. Con gran candidez diccn
que los alcances del; Informe son bastante limitados, porque l1
se basa en el Censo Agropecuario de 1955, "que no fue disefiado
para una tarea de tal naturaleza".
Curioso argument. Hasta ahora, contar el ndmero de bue-
yes o la cantidad de hectareas cultivadas constituia una labor
que no dependia de ninguna finalidad especifica. Siempre se ha
pensado que los Censos deberian recopilar informaci6n prima.
ria, destinada a servir a mltiples fines. Pero, repentinamente,
algunos descubren que los Censos deben tener finalidad y que
en funci6n de esta, la realidad pucde variar...


La distribucl6n del ingreso.


Otra critical so refiere a los datos sobre la distribuci6n dcl
ingreso. Lamentan los critics que el Informe haya utilizado los
datos de Vareld y Stenberg, sin presentar algo realmente noVe-
doso y mAs perfect. ZQud valor tiene esta critical?







En realidad, no son muchos los studios que existen en cl
pais sobre esta material. Los que existen, se basan en las "Cuen-
tas Nacionales" levantadas por CORFO y por la CEPAL.
A partir de estos datos, los investigadores han procurado
profundizar los conocimientos sobre esta material, por medib de
encuestas, studios de casos, andlisis de censos. Claro esta que
todos estos studios son parciales y buscan sacar ciertas evident.
cias, a partir de algunos indicadores, suficientemente concluyen-
tes. En esta line cstin los trabajos de Kaldor; Varela, Stenberg,
Oscar Dominguez. El Informe CIDA utiliz6 todos estos studios
y ademis procur6 comprobarlos por medio de un studio de ca-
sos. (Ver capitulo XII, parte III del Informe).
Pero, entremos cn el fondo del problema. En realidad, ain
cuando todos estos studios presented imperfecciones, configu-
ran todos ellos un cuadro bastante similar y demuestran un he-
cho basico: "la extrema concentraci6n del ingreso en manos de
una infima minoria de la poblaci6n".
Los autores de la critical, Zrefutan esta afirmaci6n? eTienen
datos para hacerlo? Ahora bien, si no la refutan, Zqu6 podrfa
demostrar un nuevo y exhaustive studio, que empleara los mAs
refinados instruments de medici6n? A lo mejor tal esfuerzo de-
mostraria: que las cifras existentes necesitan ser rectificadas en
algunos cent6simos o mil6simos. Tal rectificaci6n, Zinvalidaria cl
hecho basico? Entonces, Zpor qu6 prestar un servicio a los ene-
migos de la Reforma Agraria, lanzando dudas sobre un dato que
los mismos critics estAn seguros que refleja, en lo bdsico, una
situaci6n real?
A esta misma conclusion llega el studio de DESAL titulado
"Am6rica latina y Desarrollo Social", publicado en el segundo
semestre de 1965. En la pagina 306 del tomo II, DESAL afirma
para el caso latinoamericano (incluido Chile), que
"La concentraci6n de los recursos naturales en las manos de
una minoria terrateniente coincide con una concentraci6n del in-
greso. Es decir, existe una minoria con altos ingresos y que po-
see la mayor parte de los recursos naturales y una gran masa
campesina con ingresos muy bajos que no tiene acceso a la pro-
piedad de esos recursos o solo lo tiene en forma limitada. Ade-
mas, la mala distribuci6n del ingreso y de la tierra coincide con
una iildcLuacLi6n de los factors de producci6n. La gran explo-
taci6n, salvo excepciones, no ofrece mayores posibilidades de
empleo para la mano de obra; no cuenta con L.Ipital cn propor-






ci6n adecuada a su tamafio ni con eficiencia de manejo. En cam-
bio, la pequcLia .propiedad, carece de tierra y capital de explota.
ci6n, pero tionen exceso de mano de obra y capacidad einmpirea-
rial potential".
Aqui se habla claramente del complejo latifundio minifundio;
por lo tanto, uno tiene el derecho a exigir a los critics de la
revista "Mensaje", que expliquen d6nde esta la propiedad agri-
cola eficiente en este resume.
SA lo mejor, DESAL tambien ha sufrido la influencia de pre-
juicios ideol6gicos. Para nosotros, se trata de un antlisis que
present la generalidad de nuestras estructuras agrarias.
Lo intcreinnte e sefialar que estos mismos criticos no han
impugnado estos mismos datos, cuando fueron empleados en el
studio de DESAL. Efectivamente, en la pigina 293 del tomo II
de dicha publicaci6n se hace una cita textual del trabajo del se-
flor Helio Varela. (Por qud el studio de DESAL puede citar es-
tos antecedentes sobre Distribuci6n del Ingreso y el Informe CI-
DA no, si ambos han sido realizados simultineamente? (1).



CRECIMIENTO DE LA IRODLICCION AGRICOLA.



Gran jrritaci6n han causado en los criticso" las informacio;
ncs del Informe CIDA en relaci6n al crecimiento de la produc-
ci6n agropecuaria. Se insinia que el Informe eligi6 un i-i'ioh)
menor para la presentaci6n de los datos de creciini'nieu de l.a
producci6n 11145-1959), en circunstancias en que, en relaci6n a
otras mateia I., lihbia trulbaindo con las cifras de afios mis re-
Licnic:' (1963). Cue sti6n de leer con atenci6n. La material citada
(pig. 22) esta en el capitulo Introductorio y en el parrafo que
sigue a la presentaci6n de los datos de aumento de la, produc-
ci6n para los afios 1945-1959 se presentan tambien los datos re-
lacionados con los afios "reivindicados". Una lectura un pouci

() Seri necesario, tambidn, rcordar ]a Pastoral "Los Oii .!ipl (h1i-
lenos hablan: El Deber Social y Po: iiil --publi.a. i. .lii Sh i ii
(.icnl al Eil: E l'.i.Loi'idi de Chile- I 1'1,.'., en dondlc -. cInpl. iI cli.i
de los mismos autorcs. Nos parece aconsejablc li.mn.'ji -.Iu I kl' l
ra a los autores de la critical.







nm'i- alentia, peimiiiiia \ci quc Ino: niimnos datos, ii f(orma dr:
IIIndiLc'.. -oni pricscniuL.Ij en II p g. 201 Ild.tla cl alo 196',5 Cap.
XIV I, C(p. XIV.
Se lamenta que el Informe CIDA, para etiimar el aumento
d. la piuodlucion. no se,haya basado enel Inloirme del Iniiituto
de Economic, L.a Ecoiomia de Chile, en cel pci iodo' i'5 lf3", to-
mo T, pag. 91.
Esto no ha sido possible, porque dicho '.*uihi c lii habasado
Cen Cal[.i qUc. Li111i \;I se aclar6 en una opol tunidald anltelor.
c'etiban ,obitc'tliiinmda-, Basta conlp.ul.i' I1a cilia I quc este ,:s-
Ildiuo pl,'\ p ara ko1scl-lt anlIerioics .al Ccniio dle 1l)05 1 lI qu
c'-re detirmino. Dibcmo-' iepetir que la soh!icctimancion alcarz6
1.II girado que Ii-.lo- :incvdente provisorios del Censo de 1065 in-
dic.in una producci6n de ripo inferior en 1.500.000 quintale lc mid-
triicos a las estimaciones oficiales de producci6n para ese afio,
hlech:li poi el Dcpari niiento de Economia Agraria'del MinikLriu
ide Agricultura, en las cuales se bas6 el studio del Instituto di
Eounonia. '
Se pro uia, en ',.vuida. in\alid-r lo, dtl.to preseritados, con
cl :riirlcenLto de que cl Tnfoire CID.A no ha cdeglosado el cre-
cilnieilntlo cl Il s cultivos del ctecCmienilno de l.i production 'ani-
mal. La produccii n ignir)pcecuiiia. en el peclodo 19i45-1.'?9, crecio
a una tasa a:icuultilli\a annual de 1,83%/. Dicen los critics que
este dato no es representative porque esta "performTu nce" defi-
ciente se debe a la situaci6n de la ganaderia. Si se hiciera el
Jlc.gloec, .se \rcili calti que los cultivos hli!i aulime'nthdu a 4.'7"
Adlemi -a, e cormniproaii a que cl indices obtenido p'uia cl lotal i.1
Ia produccion agiopccuhl id es ii\i-ir que Cl alcanzado pmi pa.
ses como EE. UU. y .\igcnina y -inmil.i a los paises como Fran-
cia y Aus~tralia.
El Informe nI- 1h.i icio el del.c:.iso: pi imci o. porque no era
iazonabl. e'n lina plcsnC.-.r.aion dic cal. aic general, bajar a este
dtlallr. Segunldo. pii in.a l.i/ lon mu', important, que quizas ha
\.in olvidado los critics. La poblaci6n se alimenta tanto de car-
ne como de products agricolas y cuando se examine, en, :ir
capitulo de cardcter general, el aumento de la producci6n es con
Ll ol'jelo de evaluar las dc[it:cincia,: loli.ilc. del desarrollo agri-

Ahora hicn. en cl parrafo -iguiienic del nmikmo C.p. Ill v
l.iinhicn en el Cap. XIV, el Intoine 'cfiIla el c ..iiiiCanlicTIno Je
la pluiLduccion pecu.mia v. el e\t lloidinatio inklCimento de las co-







sechas industriales como raps, nara\ailla y rmnolacha, obicto do
accntuadas inlcriioncs y political proteccionistas del Eiiado. *:n
los ultimos afios. :
Cabria, tambi6n, -.efialar que la comparaci6n de los poC,:cn-
tiics de aumento de la produccicin aZropeullaria chilcna con pai-
ses como EE. UL.. Francia, Argcntina y Au'tralia re\ela ur dc.-
conocimiento de una rcgla elemental de inil- pretaciun d:. cesta-
ditlicas: que las cifras tienen expresi6n en funci6n del context
global en cl cual se inscrtan. Para un p.is alimcntado. conwcuan-
liooos xccdentes agropecuarios y debidaimcnic provisto de ma-
teiias primas, como EE. UU., aumcntai la pioducci6n agiicola a
1,6%,,es sulicienlc. sobre todo si su tasa de'crcimininto demo
giafico es lainbin de 1,6%, Para un pai siubdcsarrollado, con
un ddficit en -,u balanza de ,eportacidn ain (cola, crccer a indices
escasamenle superiores a estos es muy poco. Aobre lodo cuando
su poblaci6n crece a ritmos mayores al de la: producci6n agri,
cola..
La comparaci6n seria mAs aclaradora, por eilmplo. con pai
ses que prcsenicn problemnas. cconornias y etapas simnilares en
ccimciento economic y' que hayan d'arriollado plocesos de
Rcforma Agraria. El Cuadro Ane\o. pirpaiado poi FAO, puede
apol lau buenas aclaraciones sobic csta material.


CUADRO N" 1

PROMEDIO DEL CAMBIO ANNUAL EN LA PRODUCTION
AGRICOLA Y EN LA POBLACION EN DI\'ERSOS PAISES

(19-2/53. -154, 55 a 1)'2, 0 3 1964/65)

Porcetnajc d umncento Porcentaje de aumento
Paises de la production de la poblacion

Italia 1,7 0,6
Yugoslaxia 5,1 1,1
Jap6ri 3,4 1,0
China (Taiwan 1 4.3 3,4
Mixico 6,3 3,1
Venezuela 5,1 3,5
Chile 2,2 2,6







Por otra part, es important sefialar la disponibilidad de
producci6n :agricola per cApita en estos paises:


CUADRO N? 2

PRODUCTION AGRICOLA PER CAPITAL POR PAISES
(Indice promedio 1952/53 1956/57 = 100)

Paises 1952/53 1956/57 1961/62 1964/65
Italia 94 102 112 111
Yugoslavia 72 102 118 146
Jap6n 99 107 113 120
China (Taiwan) 95 105 104 112
M6xico 89 108 123 134
Venezuela 101 96 104 122
Chile 106 94 96 96


Es asi f6cil observer que en paises como Italia, cada perso-
na dispone hoy de 11% mds de alimentos y products agricolas
que hace diez afios. En Yugoslavia 46% m6s, en Jap6n 20% mis,
en M6xico 34% mis, en Venezuela 22% mas, y en cambio Chile
seguin los critics tendrd un crecimiento agricola semejante a
los Estados Unidos; result que cada habitante de nuestro pais
dispone de menos alimentos que hace diez afios.



LA METODOLOGIA EMPLEADA PARA CALCULAR LA
PRODUCTION DE LOS MEDIEROS E INQUILINOS



Gran escandalo han provocado las cifras sobre la producci6n
de'los medieros e inquilinos.
Afirma el Informe CIDA que estos ocupan cl 21% de las tie-
rras arables cultivadas y produce el 40% de la producci6n total
(p6g. 206). Esto demuestra que, en las explotaciones mis peque-
fias con veinte veces mAs densidad de poblaci6n trabajadora que
las grandes, el uso de la tierra es mAs intensive (pag. 16).






.. P&r olra parle. deinLmustra que, en las lgrindes e\ploltciones.
se \rIilILa iin iuso. eC\en.i\JU. con, mayor pioporciln de tierras
ociosas.
La critical afirma que el Informe compute dos veces ciertas
producciones, con el objeto de aumentar, el volume de la pro-
ducci6n de los pequtIrhios. Segfin la critical, los cultivos no po-
drian ser comnput.idoI n su totalidadpoiquLe p.alC e d ellos es
iiilizaida para la alimenitaci6n del ganado de estos mismos pro-
ductores. Ademas, el Informe no habria computado entire la pro-
ducci6n de los grandes, los forrajes que estos suministran a' los
animals de los inquilinos.
En su afin de defender a los grades propietarios, los cri-
ticos se han olvidado de que, en el Cuadro XIV-4, pAg. 20N0, m*i
donde se comparan las producciones de estas categories de agri-
cultores, tampoco el Informe hace el desglose y, por lo tanto,
tmmbidn en relaci6n a estos agricultores grandes se han compu-
tndo dos veces las cifras iclaciuonada: 'con los cultivos y la re-
lacionada con la producci6n animal.
Pero, Zcabria indagar, si se procede al desglose, cuil de los
dos grupos tendria su producci6n total proporcionalmente ,mds
disminuida con la deducci6n de los alimentos consumnido, por
sus propios animall? ,Los pequeios, que .tienen unos cuantos
alhnilnlecs, o los grandes propietarios, que los poseen en much
mayor cantidad?
La acusaci6n de que el Informe no comput6 en favor de los
grades los forrajes que suministran a los animals de los in-
quilinou- padece del vicio de la poca atenci6n: si se lee atenta-
mente el Informe, es ficil verificar que todos los cilculos sobre
la producci6n se han basado solamente en las tierras arables.
La concesi6n de "t'laje'" se refiere bAsicamente a los pastos na-
turnls. Adem6s, para que se pueda tener una idea.del poco va-
lor que tienen las tierras dadas en talaje, basta verificar el es-
caso valor monetario que ellas representan en los contratos de
inquilinaje. El Informe CIDA tiene en su poder copias de con-
tratos, en los cuales el "talaje" es estimado en E 2,- por ani-
mal, por mes (E de 1964 en Melipilla). Los critics, que estin
realizando un studio sobre los funds mAs production. del paii,
est6n relados a ampliar su muestra, a incorporar Fundlou nmKno
c;apiralizados., comp suelen ser la grand mavoria del pais, en ol
estudiQ,.que estn. realizando en 50 funds de la mas alta pro-
ductividad y verificar en detalle la proporci6n de la producci6n
de los pequefios medieros e inquilinos.

SO ,






CRITICAL AL. CONTENIDO IDEOLOGICO
DEL INFORMED



Los critics procuran insinuar que el Informe tiene un con-
tcnido ideol6gico que vicia sus conclusions. Por supuesto; estas
han sido las que mayor gusto han proporcionado al:peri6dicq
"El Mercurio", que inmediatamente se lanz6 en. una campafia
sistemdtica de ataque; La pI imner acusaci6n es de una preferon.
cia por la forma colec i\ ita de explotaci6n de la tierra,.
. Es curiosisima la deducci6n. Para llegar adella, los siefore-.
Arroyo y Valdds han inventado una nueva expresi6n: "colecti-
vismo implicito". Esta nueva categoria de pecado consiste en el
de presentar datos de la realidad, a la vista de los cuales.se.pu..
den admitir formulas no individualistas de explotaci6n de la tie-
rra: (C6mo han Ilegado a la conclusion de que el Informe co-
meti6 este pecado?
El Informe dice: existen 300.000 families campesinas en si-
tuaci6n econ6mico social desventajada; ei sistema de parcefacio-
nes anteriormente adoptado era demasiado caro; el,riesgo de los
process de parcelaci6n indi\uidual consiste en el peligro de clis-
minuir much la cantidad de tierra de cada parcel, una, de las
alternatives posibles de asignaci6n de tierra es ia explotaci6n co-
operativa de las propiedades familiares, cuando se estime con-
veniente dividir los funds.
El Informe CIDA, en la pig. 278, dice en las conclusions cia-
ramente refiri6ndose a los grandes predios: "En tales casos po-
dria constituir una soluci6n razonable la administraci6n transi-
toria de la propiedad expropiada por el organismo de reform
en sociedad con trabajadores y parceleros durante un neriodo
determinado". Y mas adelante agrega:: "Por supuesto, tales pro-
gi'amas presentan algunos inconvenientes, podrian, por ejemplo.
provocar exceso de burocratizaci6n o estatismo, haciendo del
Estado un segundo patr6n. Sin embargo, pueden obviarse si se
especifica claramente el objetivo de estas medidas: preparar a
los berieficiarios de la reform para hacerse cargo pot si mis-
mos de toda la responsabilidad de la explotaci6n".
S61o es necesario leer sin preijuicios para darse cuenta que
las conclusions del Informe son bastante explicitas y definidas.
Para los critics, el Informe CIDA es Implicitamente colectivista,






pues pudiendo comnentar tantas experiencias de INPROA, eligi6
para hacerlo solamente las de los Silos, en donde se adopt6 una
forma de explotaci6n cooperativista.
Si preconizar una asociaci6n en la explotaci6n o en la pro-
piedad de la tierra fucra "colectivismo", como quieren los seilo-
res Arroyo y Vald6s, entonces la Sociedad An6nima, los edificios
en condominio y hasta la comuni6n de bienes entire los c6nyu-
ges serfan formas colectivistas de propiedad.
Para aclararlos convendrfa transcribir las deficiones de al-
gunos t6rminos tecnicos publicados en el Cuarto Informe sobre
los "Progresos en Reforma Agraria", preparado por FAO y OIT
(Progress in Land Reform Fourth Report-United Nations, 1966).


"Explotaci6n colectiva":


La explotaci6n de un solo predio resultante de la uni6n de
varias unidades dom6sticas individuals, donde ninguna persona
6 lamilia line derechos permanentes o r.esponsabilidad sobre la
Ce.ploitci6n de cualquiera porci6n especifica de tierra, que for-
me parte de la supcificie agricola cuiiun. En estas, las relacio-
nes centre aquellos que administran y aquellos que ejecutan el
i abajo no se caracterizan como relaciones de empleo. La remu-
neraci6n individual depend solamente de la calidad o cantidad
de trabajo aportado.


"Explotaci6n cooperative":


Cualquier sistema de compartir el trabajo en una series de
parcelas individuals, en las que unos trabajan en las parcelas
de los otros. Se distingue de una forma colectiva en que los
operadores individuals mantienen todavia part de respon-abi-
lidad sobre el trabajo de sus propias prircela,, v recibcn ingresos
relacionados con la,producci6n de ellas.
Una critical verdaderamente cientifica se habria dedicado a
refutar los hechos presentados en el Informe y no a buscar "in-
tenciOnes" por detras de una presentaci6n de datos.






No es exacto que existen alrededor de 300.000 families inai
ginales, en el campo? El sistema de parcelaciones individuals
realizado con la Caja de Colonizaci6n y por la CORA, antes del
actual Gobierno, dlio resultados efectivos y sijniricatinos? (No
eia un sistema demasiadu caro? Si fuera adoptado, eseria posi-
ble tender a. unndmero suficientemente grande de campesinos?
Zfor qu6 no hacen las estimaciones eorrespondientes y compa-
ran los resultados con los recursos del pals?

(No hay riesgo de reducir demasiadamente el tamanfo de las
explotaciones si se atribuye a cada familiar necesitada una parce-
la individual en los moldes tradicionalmente adoptados por la
Caja de Colonizaci6n? ZPor qud no hacen el cdlculo? Si no quie-
ren darse este i ab3ajo pueden leer el Cap. XVI del Informe. Co-
nocen oIs critics la experience del Choapa? eAcaso no ha sido
una buena soluci6n explotar esa propiedad estatal en forma co-
operativa? CO sugleren que seria mejor haber mantenido estas
tierras incultivadas hasta hoy dia, para preparar la parcelaclin?
LAcaso la forma cooperative no es una alternative possible para
la explotaci6n de la tierra? ZDesde cuAndo esa soluci6n es colec-
tivista?

Si los critics tienen contestaciones distintas a las que plan-
tea el Informe CIDA en relaci6n a estas materials, deberian ha-
berlas sefialado y no entrar en el terreno fluido de las msmua-
ciones.

Cabria, para finalizar este punto,, solo rectificar una pequc-
fia equivocaci6n de los critics en cuanto a la experiencia de los
Silos. No es exacto, como se afirma, que el Informe CIDA rela-
iu sulamenle eita experiencia de INPROA. Basta leer las pagin.,
221 a 227 para comprobarse que tambien han sido estudiadas las
experiencias de INPROA en "Las Pataguas" de Pichidegua, en
O'Higgins, San Dionisio, en Linares; El Alto de Melipilla y El
Alto de Las Cruces en Talca.

La otra acusaci6n de "desviaci6n ideol6gica" procura insinuar
que el Informe CIDA caracteriza el process de Reforma Agraria
exclusi\amente como un conflict de poder, excluyendo las de-
mds variables que intluyen en un process de cambio.


3.-Politica y...






Primero, la afirmaci6n no colre-pondL a la realidad. Quienes
lean el Capitulo XVII (pg. 278) podrdn ver que alli se enume-
ran una series de otras variables importantes: tributaci6n, orga-
nizaci6n sindical, organizaci6n cooperative, reglamentaci6n del
uso del agua, legislaci6n laboral, cr6dito, estabilizaci6n de los
precious agricolas, fomento de la exportaci6h, que deben ser ob-
jeto de medidas complementarias de Reforma Agraria.

Segundo, minimizar la importancia del conflict de poder en
el process de cambio structural es desconocer totalmente la
dindmica del process hist6rico.

Cuando el Presidente Frei afirma ante el Congreso de la Re-
p6blica: "El Estado es la expresi6n de la naci6n organizada y
no de una sociedad en que predominan centres de poder que
controlan la vida de la naci6n a expenses del pueblo an6nimo"
(Mensaje Presidencial del 21 de mayo de 1965), ;que esti afir-
mando?

Cuando don Manuel Larrain dice: "Las notas caracteristicas
que ved en ella (se refiere a la Demociacia Cristiana) son las
siguientes: ruptura con el regimen capitalist y su sustituci6n
por un regimen human; democracia econ6mica, como comple-
mento indispensable a la demociacia political; la funci6n social
de la propiedad realizada no solo como un deber del que pose,
sino como un derecho, hecho realidad al alcanzar su posesi6n;
reconocimiento practice de la accesi6n del pueblo al poder y
normas constantes de justicia social y caridad cristiana para en-
frentar y resolver los problems sociales y econ6micos que se
presentan.

Democracia Cristiana debe significar democracia econ6mica.
Nada se saca con arrojarles al pueblo los oropeles de un poder
politico que no disfruta, o llamarlo "pueblo soberano", cuando
la inica soberania que sobre l1 se cierne es la de la miseria. La
igualdad political es ilusi6n si no existe la econ6mica, no en el
sentido de poseer igual, que es algo impossible, sino el de ha-
llarse en condiciones iguales para adquirir la posesi6n de los
bienes".

ZAcaso no estard afirmando que la instauraci6n de la demo-
cracia efectiva es, en realidad, un conflict de poder?







SEsta misma tem6tica esti present en estas afirmaciones de
DESAL:

"En 6iltinio trmiiio, la'concentraci6n de la liorra y del in.
greso provocan la concentraci6n del poder econ6mico, y por lo
tanto del poder politico".

"El traditional paternalismo, que se ha debilitado en la ur.
be, continue fuerte y agresivo en las zonas rurales, donde man-
tiene una estructura social eminentemente dual, que poco se di-
ferencia de la que existia en tiempos coloniales. Esto agrega al
problema agricola una dimension social que no puede analizarse
independientemente de la realidad social global de la region".

"Para que la reestructuraci6n de la tenencia rinda sus fru-
tos, en necesaria una autdntica revoluci6n social, que permit la
participaci6n active de sus beneficiaries en todas las etapas y
niveles del process".

Entonces por qu6 acusar de desviaci6n ideological el Infor.
me CIDA cuando concluye:

"La Reforma Agraria es, mAs que un problema econ6mico,
un problema social y politico, a pesar de sus muchas ramifica-
ciones ccon6micas.

"Se trata mds de un asunto de distribuci6n del poder-que
de eficiencia econ6mica, aun cuando seria lamentable que Chil.,
despu6s de enfrentar con coraje el problema social a travds de
una reform agraria en gran escala, fracasase por una planifi-
caci6n rigida y estereotipada, o sea, inadecuada desde el punto
de vista administrative y econ6mico.

"En todo caso, no cabe duda de que una rdpida y.profun-
da acci6n destinada a cambiar sustancialmente los actuales sis-
temas de tenencia de la tierra eliminard en lo fundamental los
obstAculos mds series para el desarrollo econ6mico y social del
sector agricola y por ende del pais, a la vez que permitird 1
pleno ejercicio de las instituciones political democrdticas de las
cuales Chile tan justificadamente se enorgullece".

Existe innegablemente una ideologia que inspiia esta conclu-
si6n. Ella no es otra que la de la Carta de Punta del Estc.








ASS AME RCASr


EL EMPEQUENECIMIENTO DE AMERICA LATINA



Argentina tiene la mayor extension territorial de Am6rica del
Sur, despu5s de Brasil. En el conjunto de Am6rica latina, solo es
a entajada por ese pais y por M6jico.. Ninguna naci6n latinoame-
ricana: cuenta con mds suelos agricolas de primera clase. Ocupa
tul lugar de-mtacado en la exportaci6n de carnes, maiz y lanas y su
localizaci6n.en el hemisferio meridional hace que se encuentre a
igual distancia de Europa y de Estados Unidos,.lo queexplica
si actiio comercio con ambas regions. Debido a su ingreso por
persona, que alcanzaba en 1964 a 830 d6lares, se sitda entire los
praises de mas alto nikel de desarrollo en el conjunto latinoame-
ricano.
Este pais tan rico tenia en el period 1925-1934 un ingreso
medio por habitante equi\alenie al 75 por ciento del de Estados
Unidos. En 1940 ettia equivalencia lleg6 solo al 57 por ciento,
para descender al 38 por ciento en 1949, al 23 por ciento en 1953
y al 15 por ciento en 1958. Los afos poteriores no ban hecho sino
conirhmat esta tendencia decreciente, pues entire 1950 y 1964 el
crecimiento promedio de st ingreso por persona apenas super
el 1 por ciento al afio, mientras el de Estados Unidos fue eni
1964 un 17 por ciento mayor que en 1961.
El caso'argentino no es, por cierto, inico en Am6rida latina;
sino, por el contrarid,la repetici6n de lo que, en conjunto, e ha
sucedido a America latina en los dltimos cien afios. Los antece-
denres que al respecto'acaban de darse a conocer por el infoi me







que el Secretario General de las Naciones Unidas ha rendido a
la XXI Asamblea General y por la Junta de Comercio y Desarro-
1o, no dejan ni la sombra de una duda acerca de cuAl es la ver-
dadera situaci6n de America latina.
Nuestra region ha sufridd un agudo process de empequefie-
cimiento y de p6rdida de su importancia intemacional, que no
solamente puede ser ejemplificado por las cifras anteriores, sino
tambi6n por otros antecedentes que es possible extraer de todos
los angulos de la vida entree las naciones.
Desde su descubrimiento y conquista y hasta bien avanzada
la 6poca de su independencia, America latina proyect6 sobre el
mundo la imagen de un confinente fabulo-amnente rico, debido a
los tesoros que de ella llegaron a Europa; luego a sus vastos re-
cursos naturales y despuds a su aristocracia dispendiosa, que
paseaba su sed de lujo y de cultural entire Montecarlo y la Sor-
bonne.
Esta imagen se fundaba, sin embargo, en el concept estitico
de riqueza, que la concebia como algo dado de una vez y para
siempre, ligada a la posesi6n de grandes recursos naturales. Pe-
ro cuando esa noci6n fue sustituida por la de desarrollo, squella
proyecci6n *se esfum6, porque esta es una idea dinfdmica,' que
parte de la capacidad del hombre para Iransformar la nmuira'leta
y crear, aun donde los recusos naturales son o parecen del todo
insuficientes, condiciones 6ptimas de bienestar y de progress.
De esta manera, el hecho que' Amtrica latina no pudiera explotar
sus grandes recursos por falta de desarrollo cientifico y ticnico,
se convirti6 en la base de la image de pobreza que empez6 a
arrojar sobre el mundo.
La fragmentaci6n que nuestra region sufri6, en tanto que
Estados Unidos se integraba, conspire tambi6n a favor del des-
censo en la importancia de America latina, lo que se acentu6
cuando ese pais se convirti6 ,en potencia muntdial, con intereses
itnportantes en todos los puntos de la tierra. Hasta ese instant
Latinoamdrica aparecia ante el niundo como gozando de una
p6sici6n ventajosa en sus relaciones con Estados Uriidos (recu6r-
dese la political del Buen Vecino); pero luego se transform en
un aliado de segunda categorfa, cuyo apoyo se daba por des-
contado.
La entrada, paulatina o masiva, de muchas naciones a la
ONU puso tambi6n t6rmino al efimero poder de votaci6n de que
all goz6 nuestra region: 20 votos en 51 passes. Al ascender los







miembros de la NU.a 119, como son actualmente, esos 20 votos
poco significant.
Finalmente. un rasgo peculiar de nuestro tiempo concluyv
por afianzar cste process de emipequ:fi'cimiiento latiloameriicano.
V ese rasgo peculiar es que el podci de una naci6n, su posici6n
en el piano international y su status mundial dependent, cada
vez mts, de su potencialidad econ6mica, que, por su part, se
asienta en su progress cientifico y ticnico.
Desde este punto de vista, tampoco tiene Amdrica latina :nu-
cho que hacer. El solo presupuesto military de Estados Unidos,
por ejemplo, es tres veces superior al product national bruto
de Brasil, el mayor pais de esta region.



La Respuesta



Ninguna duda cabe que la fnica via para que America latina
adquiera una dimension international que le permit ser sujeto
y no objeto de la historic de nuestro tiempo, es su integraci6n.
No es, sin duda, un espejismo pensar en lo que seria la naci6n
latinoamericana. Seria su superficie de unos 20 millones de kild-
metros cuadrados, es decir, mis de dos veces superior a la de
Estado-, Unidos v 16 veces a la del pr6spero Mercado Comdn Eu-
ropeo. En 35 afios mas, America latina llegari a los 600 millones
de habitantes, por lo que seria la naci6n de mayor, poblaci6n de
Occiidenti., *.upn.'-ndo, a Estados Unidos y Canadd juntos, a todo
el conjunto de naciones africanas, a la Uni6n Sovidtica y a Eu-
ropa.
Sin embargo, ninguna duda hay tampoco de que las barrc-
ras y los obstAculos que se oponen a su desarrollo integrado son
formidable. Las recientes p- :stionc., para acordar los detalles de
una cita de Presidentes Americanos que deberia adoptar decisio-
nes fundamentals para acelerarlo y sacarlo del estancamiento on
que se encuentra, los han puesto de relieve de una manera dr-'
mnitica.
Sobre cl procedimiento que debia seguirse para realizar tal
reuni6n, no pudo ponerse de acuerdo el Consejo de la Organm-.
ci6n de los Estados Americanos. Transfiri6 el problema a los







Cancilleres que se reunieron informalmente en Nueva York, con
ocasi6n de su asistencia a la apertura de la XXI sesi6n de ]a
Asamblea General de las Naciones Unidas. Tampoco estos pudie,
ron llegar a decisions y transfirieron la labor a la Comisi6n
Preparatoria de la XI Reuni6n de Consulta de los Ministros de
RR. EE., creada por el Consejo de la OEA el 19 de septiembre
con el fin de ayudar a preparar la cita presidential. Se trata,
evidentemente, de una especie de circulo vicioso, pues los miem-
bros de la Comisi6n Preparatoria son los mismos que en el seno
del Consejo de la OEA no pudieron Ilegar a acuerdo.



Los Gobiernos y los Pueblos



Los obsticulos que afrenta la integraci6n latinoamericana
tienen much de realidad. El tiempo y la historic no han pasado
en vano y han ido labrando diversas personalidades nacionales
al sur del Rio Grande, edificando diferencias political y econ6-
micas, creando intereses no siempre faciles de armonizar.
Hay, con todo, un ancho campo en donde la colaboraci6n
puede ser una fecunda via para facilitar este process, en cuva
realizaci6n estan, por lo menos en apariencia, todos de acuerdo.
Alli estdn esperando una acci6n cooperative latinoamericana pro-
blemas como los del precio de nuestras materials primas, nues-
tra participaci6n en el comercio mundial, el crecimiento de la
deuda externa latinoamericana, el financiamiento de las reforms
estructurales y de la diversificaci6n de las exportaciones.
Los informes de todos los organismos internacionales -lla-
mense CEPAL, BID, CIAP, etc.- coinciden en sefialar el carActer
regresivo de la evoluci6n econ6mica de Amdrica latina. Asi, en
1965 disminuy6 el poder de compra de nuestras exportaciones y
aument6 el monto de la deuda externa a 38 mil millones de d6-
lares; descendi6 la participaci6n de la regi6n en el comercio mun-
dial, en tdrminos particularmente graves con relaci6n a Estados
Unidos, lo que, solo con respect a este pals signific6 una entra-
da de 900 millones de d6lares.
Lo mAs grave no son, sin embargo, las barreras y obstaculos
verdaderos que se interponen en la via de una integraci6n cuya






urgencia aparece ya muy obvia. Lo son las suspicacias, los nacio-
nalismos exagerados, las nociones .anacr6nicas -como la de la
soberania absoluta-r- que president la actividad de la mayoria de
los gobiernos latinoamericanos.
SEl error mAs grave que puede cometeise en la tarea integra-
dora -y se esta cometiendo aun por los gobiernos que aparecen
como los compeones de la integraci6n- eslimitarla al solo te-
rreno de los gobierno,. al ambiente e\clui-i\o de las Cancillerias.
Muchos de los gobiernos latinoamini ic.ino- no representan a
sus pueblos, porque son products de cuartelazos, de la impoi
ci6n de la fuerza o de leyes electoriles que manljieinen arbitraria
y ficticiamente empequefiecidos o distorsionando los respectivos
cuerpos electorales, a objeto de que siga mandando una mino-
ria que, de otra manera, seria barrida del poder.
Es este un viejo problema que Arciniegas sefial6 hace mu-
chos afios, al distinguir entire la America visible y la invisible.
La primera se sienta en la mesa de la OEA, firma documents
por los que se obliga a respetar los derechos humans y la de-
mocracia representative, pronuncia discursos en las reuniones
internacionales y sus representantes lo son simplemente del
mand6n de turno. La otra es el pueblo reprimido y silencioso a
fuerza de balas. Cuando se lo deja opinar, escoge la justicia y la
libertad.
Nuestros pueblos tienen un claro sentimiento de su herman-
dad, de su historic oomun, mas allA de los falsos problems pues.
tos por gobiernos que poco o nada que ver tienen con sus pue-
blos. Mientras la tarea de nue-Itra inregraci6n se siga limitando a
esos gobiernos y a -su' Cancillerl-13.. los obstaculos se magnifica-
ran, porque una Amtrica latina unida y fuerte serd, sin duda. la
de la justicia y lawlibcrtad. sin mandones- de turno, sin militares
carentes de nobleza y de hombria de bien.
La Am6rica visible y la invisible es una realidad. No tomarla
en cuenta en la edificaci6n de una Am6rica integrada, es un error
que se esta cometiendo y cuyo precio es la actual estagnaci6n
de los esfuerzos tendientes a ello. Esperamos que cuando se la
tome en cuenta, no sea demasiado tarde.








jQUE ES EL



COMUNITARISMO?



Lino Rodrfguez-Arlas Bustamante
Catedritico de la Universidad de Panama



Palabras preliminares


A nadie escapard que much se habla hoy de la dignidad de
la persona humana, del bien comdn, de los organismos Interme-
dios y de la sociedad comunitarla. Pero es hora ya que se cons-
truyan sistemas politicos en los que se proyecten estos princi-
pios para que veamos qu6 papel cumplen en la realidad social.
Degraciadamenii vemos que algunos de estos concepts, por
ejemplo el ben comidn, han sido a veces invocados en provecho
de una minoria o de una camarilla para sojuzgar la libertad in-
J\ idual.
-Es' nienester, pues, que se perfile el comunitarismo como
una ideologia que ofrezca soluciones para las exigencias' de nues-
tra dpoca. Esto es lo que vamos a intentar desde el moment
en que aspiramos a construir un regimen politico distinto del
Liberal y del Comunista. Asi la etiqueta comunitaria responded
a una realidad social viva donde las bonitas palabras encuentren
eco en las situaciones concretas. Ya entonces, cuando hagamos
alusion a la dignidad de la persona humana, probaremos c6mo
se sal\aguarda en una sociedad comunitaria sin tener que se-
cuirla amparando en las libertades del liberalism; y si nos
referimos a la juslicia social tendremos una lnoi6n exacta de
los mecanismos para su realizaci6n sin tener que recurrir a las
formulas marxistas que exigen; tantos sacrifices humanos.






Luego, lo important es 1gllar a alcnnzar un sisiema politico
en el que el hombre encuentre un clinia propicio para desarro-
liar su personalidad individual, ienindtlose siempre present, por
otra parte, sus deberes sociales. De aqui la utilidad de que se
proven los medios para permitirselo libremente, imprimiendo
a su libehrad un senrido de responsabilidad, lo cual exige la pre-
sencia del principio de autoridad.
Por algo pensamos que el mundo fue creado para el hom-
bre y no viceversa. En esto precisamente coinciden cristianismo
y marxismo al afirmar que la criatura humana es la tiltima en
aparecer .en la obra universal. Esta es la raz6n por la que debe-
mos facilitar el camino al hombre para que desenvuelva su vida
sin hacerla defender de sus intereses o patrimonio. Es decir,
tratar de poner en com6n lo mrs possible, sin inmiscuirnos en
su personalidad individual. Que el hombre siga siendo el que
es, con su personalidad, pero en todo moment al servicio de
sus semejantes, al servicio de su comunidad.



Planteamiento de esta posici6n ideol6gica



Queremos sefialar que nosotros publicamos el primer estu
dio -en colaboraci6n con el Prof. Ismael Peidro Pastor- sobre
el comunitarismo en 1948. Es menester resaltar que de entonces
a aci esta posici6n ideol6gica ha tornado cuerpo de naturaleza,
no solamente en el piano cientifico, estrictamente en el ambito
(T" la ciencia del derecho, sino que tambi6n, en el ambito econ6d
mico y politico.
Hoy dia, ya el tdrmino comunitario se va haciendo muy usual
tanto en el campo cientifico como en el campo de la polftica,
Erich Fromm sefiala que el hombre de nuestro tiempo no tie-
ne que decidir entire el Capitalismo y el Comunismo, sino entire
cl "Robotismo", en sus variedades capitalistas y comunistas, y
entire el socialismo humanista comunitario. De aqui, segdn 1l,
si el problema del siglo XIX fue que Dios habia muerto, el pro.
blema del siglo XX es que ha muerto el hombre.
En el pasado hist6rico el peligro estaba en que los hombres
se convirtieran en esclavos, el peligro del future esta en que los







hombres se vuelvan "robots" o aut6matas. Cierto que los aut6-
matas no se rebelan, pero tampoco pueden vivir o permanecer
cuerdos. Acabardn destruyendo su mundo y a si mismos, por-
que no pueden resistir el tedio de una vida sin sentido.



Ideologias antiteticas



A la luz del pensamiento expuesto es possible que los hom-
bres comprendan cuAn grave seria el error de la humanidad si
en alguna ocasi6n permitiese verse dominada exclusivamente por
una de las dos tendencies: Capitalismo o Comunismo que hoy
se disputan el dominio del mundo con armas at6micas, guerras
fratricidas y bloques econ6micos. Asi se ha escrito por Karl Jas-
pers: eD6nde estamos hoy? Y a esta pregunta responded el fil6-
sofo en este double sentido: "o ante el abismo o tambihn en cl
comienzo de la autdntica condici6n de hacernos humanss. Por-
que nuestra situaci6n fundamental ha llegado a ser extremosa.
Luego, en la actualidad la decision del hombre va mds alli de su
mera existencia. Estamos en la situaci6n o de que la Historia
Universal siga adelante o de que su curso toque a su fin; y todo
cllo no depend ya ni de la fatalidad ni del process ineludible
de la causalidad natural, sino que depend exclusivamente de
la misma acci6n del hombre.



Actitudes comunitarias



En el ambito del espiritu y de la political ha sido Jacques Ma-
ritain quien nos habla de una sociedad comunitaria porque hay
una obra comin que le incumbe realizar al todo social como cn-
tidad y del cual forman parte las personas humans subordina-
das a este bien superior. Al mismo tiempo nos habla de una so-
ciedad personalista, por cuanto que las personas poseen cicrtas
prerrogativas naturales que el Estado se encuentra obligado a







realizar y protege. Nosornos siempre prefeiimos hablar de una
sociedad comunitaria o de una re\olucion comunitara porque
consideramos que el concept de comunidad implica siempre tin
vinculo de personas humans y, por lo tanto, lo comunitario pre-
supone ya el concept de personalidad.
Quizas, Maritain habl6 de sociedad personalista y comuni-
taria porque todavia no se pudo despojar abiertamente de ]a
influencia del Liberalismo. Sift embargo, en nuestra sociedad ac-
tual, en el moment hist6rico que vivimos, creemos que el con-
cepto comunitario supone ya y engloba el concept de persona
humana.
Tambidn nos encontramos en Francia, dentro del campo co-
munitario, con Emmanuel Mounier y todos'los que colaboran en
la Revista "Esprit". En Italia esta posici6n se ha segutido mds
bien en el"plano prActico y ha hecho algunos intentos de apli-
caci6n. Olivetti, en su empresa en Ivrea, en Torino, Italia, con-
tando tambidn con un 6rgano de difusi6n con el nombre de Re-
vista "Comuniti". Quiero sefialar que tamb'idn los fianceses se
han preocupado de su proyecci6n prdctica. Asi tenemos a Mar-
cel Barbd, quien en cl afio de 1940 y participando en el movi-
miento clandestine de Resistencia contra los nazis constituy6 la
Comunidad Boimondau, primeia comunidad de families y se
integr6 sobre las bases siguientes: .

a) La comunidad de trabajo debe brindar a sus miembros
aprendizaje; pero sobre todo npiendizaie humahrb..
b) La educaci6n humana debe impartirse en la comunidad,
en todos los pianos: en el fisico. en el artistic, en el cultural.
c) Todos los miembros de la comunidad deben someterse a
una moral com6n.
d) La comunidad humaniza el trabajo.
e) Los medios de produccion de la empresa son de posesi6n
de todos sus miembros.

Hay que tener en cuenta que en esta empresa Ia remunera-
ci6n del trabajo se lhac de acuerdo con el valor human. Para
la determinaci6n de este valor se toman en cuenta dos elem8n-
tos: el valor professional y el valor social. Para el primero cuen-
tan las cualidades del trabajo, calificdndose a todos los miem-
bros de la comunidad con arreglo a una 'escala, en la cual el
porcentaje mayor corresponde al jefe de la empresa. El valor







social se fija atendiendo a la conduct. social, es decir compren-
diendo todo lo que el, miiembro aporia a sus compaiieros, fuera
de sus oficios: conocimientos .prActicos, cualidades morales, co-
nocimientos intelectuales.
Por otra parte cabe sefialar que en Iberoam6rica. el comuni-
tarismo cuenta. con orgullo un baluarte de primera ,lnea entire
los intelectuales chilenos. Cabe citar a Jacques Chonchol y Julio
Si\a, que en el afo 1951 escribieron un studio litUlado: "Hacia
un munido cominitario", trabajo que han reelaborado totalmente
y que han dado a la publicidad en 1965. Tambi6n el pensamiento
comunitario se recoge en Chile en la revista politicala y Espiritu".
En Brasil, Andre Franco Montero ha afirmado que la co-
munidad es la.producci6n del bien comm.n. De esta manera, se-
gin este author, la comunidad juega en la concepci6n comunitar
ria un papel semejante al que atribuye el Capitalismo al Capital
y el Comunismo al Estado. Por lo tanto, se trata en un regimen
de este tipo que el poder de decision lo tengan las comunidades,
o mejor ain, los hombres que actdan o viven en ellas. Ya decia
Tristao de Ataide, que solo en la. comunidad se realize normal-
mente la personalidad.
En Espafia, Manuel Lizcano, uno de los hombres represen-
tatives de esta direcci6n, en su conferencia sobre "La filosofia
political del sindicalismo", nos habla del sindicalismo comunero
come etapa final del sindicalismo revolucionario, que tiene co-
mo finalidad crear un regimen econ6mico, social y politico post-
capitalista y post-estatista, basado en la libre autodeterminaci6n
federal de las comuridades civicas y de trabajo.



Personalismo e lndivldualismo



,Cuando- en el afio 1948 iniciamos la elaboraci6n de la co-
i iente comunitaria, reaccionamos por igual contra la direcci6n
indi.l idtulista y la colectiniita. Queriamos al hombre como,por-
Ludor de un mensaje, al mundo de espiritualidad y solidaridad
humans, por ende sin que se le desconozca como persona, aun
cuando, se haga hincapi6 en su dimension social. Y es .que el
personalismo no se, nutre del indi\'idualisno, .porqule este ilti






mo toma al hombre como una realidad ailnada, separnda origi-
nalmente del mundo y de los demas hombres. Es decir, el indi-
vidualismo exalta la separaci6n de los hombres a base de culti-
var nucstras diferencias y nuestra autonomfa. Postula en con-
secuencia la incomunicabilidacd mAs o menos rigida de las con-
ciencias, hasta ponerlas a las unas frente a las otras en una ac-
titud fundamental de soledad, de reivindicaci6n o de rivalidad.
El individualism se hace eco del principio de Hobbes de que
"el hombre e eel lobo del hombre". Concibe a la sociedad huma-
na como una suma de individuos que tienen intereses diveigen-
tes y que luchan los unos contra los otros para triunfar y no
perecer. Por el contrario, el personalismo proclama una sociedad
solidarista, proclama que el hombre es solidario del hombre,
porque todos tienen que participar en la obra comdn de la cons-
trucci6n de la sociedad en que vive.



Individualismo y colectivlsmo



Toda esta concepci6n individualista trae como consecuen-
cia la desintegraci6n del sistema jerdrquico de valores humans
y divinos sobre el que se habian construido la historic y la civi-
lizaci6n cristianas. Desde la Reforma se pretendi6 hacer vivir el
dogma de que el hombre es media de todas las cosas, exaltAn-
dose al individuo hasta el exceso de la ilusi6n, porque ilusi6n es
empeiiarse en sofiar al hombre simplemente como individuo, con
una vida independiente de los demAs hombres que le rodean.
No es que con esto que decimos pretendamos negar la realidad
del individuo; pero, sin embargo, debemos reconocer que en su
definici6n entran forzosamente muchos elements products del
ambiente social. Por esto, y como natural reacci6n del individual.
lismo del siglo pasado, han surgido en las i6timas decadas esos
movimientos. colectivistas que, sobrepasando sus justos limits,
significant una visi6n igualmente absurda de la vida del hombre,
solo que de sign contrario. Estos movimientos tuvieron cierta-
mente su principio 16gico; pero al examiner sus consecuencias
constituyen para el mundo de nuestros dfas un problema can-
dente, raz6n por la cual debemos resistirnos con toda nuestri







energia contra el retorno del "Leviathan" de Hobbes. No obstan-
te, el medio de evitarlo no puede ser otro en el mundo del siglo
XX, que personalizar el colectivismo, es decir, que los organis-
mos en los cuales los hombres son lamados a vivir sean edifi-
cados de tal suerte que le sean respetadas sus prerrogativas na-
turales.
La verdad: el hombre nace en sociedad y vive dentro de las
comunidades sociales; pero el hombre no deja de ser por eso
hombre, aunque nazca, viva y muera en el seno de los grupos
sociales, regidos por un orden social necesario a su equilibrada
existencia.



La accl6n individual y la autoridad del grupo


Luego de lo que Ilevamos dicho, podemos concluir con esta
afirmaci6n: ePor qu6 no admitir en la vida del hombre la reali-
dad constantemente observada, de una existencia polarizada ha-
cia dos fines compenetrados, el individual y el social? Cualquier
relaci6n humana muestra su compenetraci6n, aun comproban-
do el predominio de una u otra, de lo mio o de lo nuestro, en la
relaci6n de que se trate. La separaci6n entire lo individual y lo
social solo es possible a titulo de una abstracci6n de nuestra
mente.
La existencia polarizada original en el hombre una dual ac-
tuaci6n, segin su actitud gire principalmente alrededor de si
mismo o principalmente alrededor de un grupo social. En el
primer caso, la voluntad propia, el yo, dirige, comprueba y exa-
mina la conveniencia de la actuaci6n segln el fin individual, aun
en medio de las limitaciones sociales; en el segundo caso, la ac-
tividad del hombre es dirigida, comprobada y examinada por
la autoridad del grupo al servicio del bien colectivo.



La filosofia del nosotros


Afirma Emmanuel Mounier que habia que Ilegar a crear un
hAbito nuevo en la persona, el habito de ver todos los problems






humans desde el punto de'vista del bien de la comunidad y no
de lus capi ichos 4de los hombres. Por ello, frente a las dos; filob
sofia- de la primera persona, frente a las dos maneras de pen-
sar y de pronunciar la primera persona, Mounier estaba contra
la filosofia del yo y con la filosofia del nosotros. Es decir, sin
levar a un extreme exagerado la anterior aseveraci6n, lo cierto
es que el 3o queda subordinado a lo nuestro, a la idea que repre-
senta, el bien comdin. Esto nos autoriza a formular en la vida
social la siguiente distinci6n: el hombre-voluntad y el hombre-
miembro.



El didlogo creador



El comunitarismo, captando la realidad social que nos cir-
cunda, done advertimnos que la humanidad nos ofrece 'el mara-
villoso: especticulo de una pluralidad humana, en lo fisico y lo
spiritual, esto es, la presencia de hombres altos y bajos, gor-
dos y flacos, bells y feos, buenos y malos, laborisoss y vagos, y
asimismo que esta humanidad esta constituida por un ramillete
de pluriformes colors en cuanto a creencias se refiere: espiri-
tualistas y materialistas, creyentes y ateos, hombres sin sensi-
bilidad social y con ella, propugna por un didlogo constructive
y creador por todos los hombres, independientemente de sus
creencias e inquietudes, que es algo que debemos tratar de res-
petar hasta el mdximo. Por lo tanto esta concepci6n propugna el
acuerdo de los diversos' grupos ideol6gicos sobre areas preci-
sas de bien comhin, sin hegemonias ni absorciones, en condicio-
nes de respeto mutuo y sin perjuicio de sostener las diferencias
eri el campo de las ideas, porque es precise tener la suficicnte
confianza en los hombres para que ning6n prejuicio o propa-
ganda nos haga renunciar al dialogo y al contact creador. Hay
muchas tareas comunes que realizar y sobre las cuales cs posi.
ble el acuerdo.
Lo important aqui es lograr un compromise mediante dis.
cusi6n, aunque para las diferentes personas que participan en
el acuerdo sean completamente distintos los motives quei los in-
ducen a tomarlos. Nos dice Boris L. Pasternak en su libro "El







Doctor Jivago", que solo en los libros mediocres los hombres
estin divididos en dos campos y nunca entran en contact; y es
que el destino esencial del hombre, nos dice Mounier, consiste
en realizar progresivamente la comunicaci6n de las oonciencias
y la comprensi6n universal. Esto es, el hombre cuando actda
debe pensarse como sujeto en relaci6n solidaria con otros hom-
bres a los cuales no puede lesionar ni en sus creencias, ni en
sas interests. He aqui por qu6 la asociaci6n indisoluble de Wos
t6rminos Personalista y Comunitario, pues no se trata de pro-
piciar una sociedad en permanent convulsi6n debido a que los
hombres se enfrentan los unos con los otros en mon6logos que
se contraponen. El hombre no ha nacido ni para el mon6logo
ni para la imposici6n por la violencia de sus ideas. Este tipo
de hombre no es human. El hombre que practice el mnonologo
propiamente es un pre-hombre. La aparici6n del dialogo signi-
fica el paso de lo ind\ idual a lo universal a base del reconoci-
maiento de la persoialidad de cada uno de los hombres.



El regimen politico presidencialista y la promocl6n popular.
Jerarquia de valores, los demagogos y la tirania.



Estimamos que en una sociedad de tipo comUnitari que
tiene por base el respeto a las ideas de todos los hombres, ,ienm-
pre que estos actden subordinados al bien de la comutnidad,
eSxiste la exigencia de un regimen politico presidencialista, es de-
cir, se necesita la existencia de un Organismo Ejecutivo fuer i
que verda'deramente gobierne. Claro es que no hay que confun-
dir la political de autoridad con el terror, pues una :sociedad no
puede itumarse libre a menos qure sus ciudadanos se sientan a
salvo de la intromisi6n en sus asuntos particulars por las an-
toridades gubernamernales. Es cierto que el peligro de la forma
presidential es que degenere en una dictadura; sin embargo, ,el
peligro de dictadura, no significa dictadura, por cuanto que exis-
ten medics eficaces para evitar que el Presidente de la Republica
se convierta en un mon6crata, a trav6s de la division de funcik-
aes, control judicial de la constitacionalidad, elecciones peri6di.
cas, referendum, etc. Lo important es que la Democracia Co.
tauantaria se fundamenre en un regimen de autoridad institucio-


4.-Poliica y...






nal en el que el pueblo participe organizado a trav6s de los 6r-
ganos intermedios, mediante lo que los chilenos vienen llaman-
do la. "Promoci6n Popular", y esto debe ser asi debido a que un
gobernante, por capaz que sea, se movers siempre en el vacio
o tendrd que convertirse en un dictador si no encuentra apoyo
en el pueblo organizado.
T6ngase en cuenta que actualmente asistimos, en los paises
Ilamados subdesarrollados, al fen6meno de que se ha producido
la ruptura de las estructuras sociales tradicionales. Que el pue-
blo que antes vivia marginado de la vida social ha hecho irrup-
ci6n en esta, en todas las actividades sociales, political, econ6-
micas y culturales. Por eso, se impone la institucionalizaci6n de
ese pueblo revolucionario, para lo cual se require que se dis-
cipline moralmente, que es el mejor modo de hacerlo conscien-
temente libre. Para ello hay que ofrecerle una jerarquia de va-
lores a los que se entregue con fruici6n verdadera. De este modo
la conduct social serd una respuesta a su conduct moral. Por-
que una sociedad que no posea un fuerte arraigo 6tico se hace
dificil que funcione a ritmo normal por mas coacci6n que se
aplique a sus ciudadanos. Por eso, propugnamos la promoci6n
popular sobre una base profundamente dtica, pues creair nue-
vos habiios en los hombres, habitos que responderin a sus creen-
cias y sentimientos, creencias y sentimientos que darn lugar
a la toma de conciencia comunitaria. Una democracia concebida
de esa manera, es decir, regida por el principio de autoridad
institutional, evitara que el pueblo quede a merced de los de-
magogos que siempre lo halagan para medrar a su costa; y, por
otra parte, se evitard caer en un regimen de tirania. Rechaza-
mos la tirania o la dictadura en todas sus formas, tanto con
car.oter transitorio como permanent, pues ni siquiera admiti-
mos la necesidad de una dictadura para realizar la revoluci6n
que acabe con las estructuras socio-econ6micas, arcaicas y co-
rrompidas del liberal capitalism.
Esta posici6n responded a que proclamamos en todo momen-
to la dignidad de la persona humana; otra cosa es que en vir-
tud del bien de la comunidad se le exija a la persona humana,
en el ejercicio de sus derechos naturales, ciertas normas restric-
tivas ,que nunca signifiquen un ultraje o vejaci6n a su persona-
lidad. Mas. esto es muy distinto a proclamar la necesidad de
la eliminaci6n fisica de ciertos individuos o sectors sociales co.
mo dnico medio de alcanzar estadios comunitarios de mayor ,fe-







licidad y bienestar para el resto de 'los humans. Proclamamos,
por consiguiente, que el regimen de autoridad debe conciliarse
con el de libertad, pero con la libertad responsible para evitar
retrocesos en el process hist6rico. Aqui radica la ciencia y el
arte de la political.


Pluralismo comunal


Partimos de la existencia de una pluralidad de comunidades
familiar sindicato, corporaci6n, municipio, region, naci6n, so-
ciedad international, etc.), comunidades que agrupan a sus miem-
bros en torno de la idea fuerza o idea directriz que los agluti-
na, comunidades que tienen una autoridad que dirige y com-
prueba la actividad de sus miembros, tanto en el interior' de ca-
da una de ellas como en la vida de relaci6n con las demds.
Hay comunidades que se componen de hombres-miembros:
la familiar, la corporaci6n, el sindicato, la sociedad civil o mer-
cantil, etc.; e instituciones compuestas de comunidades-miem-
bros: el municipio, de families; la rama sindical, de sindicatos;
la provincia, de municipios; la casa central mercantil, de casas
sucursales. O lo que es lo mismo: en el piano territorial y po-
litico, el municipio, la provincia, la region y, en general, las co-
munidades intermedias entire el municipio y el Estado. En el
orden administrative, lo son todas las corporaciones de este ti-
po que coadyuvan a la Administraci6n Piblica. En el orden eco-
n6mico-social, lo son todas las corporaciones profesionales, con
su representaci6n estatal, provincial y local. En el piano cultu-
ral, todos los organismos sociales que cooperan al fin de la cul-
tura. Y asi podriamos extendernos con solo tender a la rica
gama de instituciones y de fines sociales que forman el entra-
mado de la vida interior de esa comunidad de comunidades, que
es el Estado. Y todas ellas subordinadas al bien comdn.


La comunidad sin despersonalizacidn


De lo que levamos dicho hasta aqui, se desprende que la
concepci6n comunitaria se basa en los dos grandes principios






constructivtos de la coiaunidad y de la personalidad que a~t so
contrl'lpoiirIli n.i se ludeLn rciprocamrente, sino que se armonizan
td ln mnodo perfect. Aml.bot o-n corpletamente necesarios si
Se quiere huir de una postura individualist basada en la d6c
trina liberal capitalist y de una valoraci6n estrictamente fun-
damentada en la omnipotencia de lo social que evidentemente
conduciria a una posici6n marxista.
Segdn el comunitariSi, t la persOna no actda sino en cuan-
to miembro de la comunidad, pero esta no puede olvidar que
estr compuesta de personas humans, asi se adquiere una valo-
raci6n social de la vida huimna. Y, en definitiva, no puede con-
seguirse ninguna actihidad individual sino en tfnci6n de lo so-
cial; emperor. aun cuando el hombte sea considerado como uin
miteibro dentro de la comunidad, no llega a despersonalizarse,
a despojarse de sus atribuciones y derechos naturals en areas
del mito de' lo colectivo.



Libertad, jerarqufa y justicia social:
El pluralismo politico



Frente a los tipos de demo6racia:que ioy existen en la so-
ciedad, esto es, la democracii liberal capitalista y las liamadas
democracies populares de los passes oimhunistas, nosotros levan-
tamos'cl concepio de la democracia comunitaria. Nuestro tipo de
denmocracih 1a basaros en los priticipios de libernad, jefarquid
y justicia social. Esto asi p6rque' nos pronunciamnos por un re-
conociiniento de los valores del hombre como persona humana.
Cohi'una proyecci6n tanto'del hombre como de los grupos socia-
les- n el :dampo econ6mico-social y eh el caimpo politico. Como
medio d e qb lo. himbes 'y los prupos sociales alcancen la li-
beraci6n de todas las formas de opresi6n. En este sentido nues-
tra democracia comunitaria es tambi6n pluralista, pluralista por-
que admit, la natural variedad socioldgica del nedio politico y,
al mismo tiempo, conceptfa un valor eminentemente respectable
que es la autonomia de cada persona humana.
Este pluralismo politico que propigna el comunitarismo ha.
bra de eliminar hasta el maximo el juego de los intereses ecod







n6micos particulares para que estos no predominerk sobre el bien
de. la comunidad. Esto se lograra sobre todo a trav6s de la ex-
tensi6n de la empresa comunitaria que reduciri considerable,
mente el campo de acci6n de la hoy lRamada sociedad privada.
Si bien asistiremos, posiblemente, a un period de transici6n de
coexistencia entire el' rgimen capitalista y el regimen comunita,
rio, La tarea del Estado dentro de ese regimen piralista con-
sistird en evitar que prevalezcan los intereses de los grupos so-
ciales sobre los de la comunidad. De ocurrir lo contrario no
habriamos hecho otra cosa que sustituir el anarquismo indivi-
dual por un anarquismo institutional. Esta es la raz6n por la
cual propugnamos por un estado fuerte y autoritario dentro de
los cauces democrAticos.



Socializar sin estatizar: El cooperativismo



Propiciamos una organizaccin a base de una jerarqufa de
instituciones bajo el lema: "Los hombres libies en las comuni-
dades libres", sin incurrir en el anarquismo institutional. No
obstante, la organization de la sociedad como un engranaje de
comunidades e instituciones no es incompatible con la propie-
dad familiar de un bien de producci6n constituido en empresa
que no require el concurso de trabajadores asalariados. Un
hombre puede sustentar si vida y la de su familiar con el tra-
bajo de una industrial desenvuelta sin el concurso de otras er-.
sonas y nadie podri afirmar seriamente que hay razones vAlidas
para impedirselo. En este aspect, el comunitarismo se resuelve
en un regimen corporativo organizado de abajo a arriba. Asi el
sistema comunitario sera complementado necesariamente con el
cooperativismo en gran escala. El comercio en muchas de sus
formas serb reemplazado por la cooperative de consume. Suecia,
Dinamarca, CanadA, etc., brindan magnificas experiencias coope-
rativistas que deben ser asimiladas en el nuevo orden. De esta
manera, formando de cada naci6n una repdblica cooperative se
superaria el capitalism existente y se constituirian las c6lulas
iniciales y bAsicas, de una perfect y bien ordenada organizaci6n
econ6mica del mundo.







A media que la sociedad cooperative se extienda surgird
un orden social mas just, el pueblo gozard de mejores condi-
ciones de vida y el sistema capitalist se extinguird.
Asi como en el estado socializante toda la finalidad de la
sociedad se concentra en l1, ya que es el que atiende todas !as
necesidades sociales en sustituci6n de la actividad privada, la
extension del cooperativismo supone la gradual tendencia hacia
la desaparici6n del Estado asi como el sistema de lucko en la
cconomia.
En el cooperativismo toma relieve la idea de servicio frente
a la idea de animo de lucro. Al capitalist solo le interest ga-
nar dinero, no piensa como cuesti6n fundamental en la funci6n
social que tiene que cumplir la actividad econ6mica. Esta es una
de las principles razones por las cuales se ha producido el ac-
tual desorden social. La empresa capitalist se ha preocupado
mis de estimular la producci6n de bienes en que le haya resul-
tado mis facil obtener ganancias sin prestar aterci6n al bien de
la comunidad. Esto nos ha llevado al aumento considerable, me-
jor dicho excesivo, de la producci6n de bienes y servicios super-
fluos e inclusive motive que ha conducido a nuestra sociedad al
desenfreno en el vicio y en el lucro. El hombre de hoy, un tanto
atolondrado, se afana las mis de las veces por adquirir cosas
indtiles que esclavizan su vida, que por realizar una escala de
valores tiles a su vida personal y comunal.



Los grupos nalurales: La funci6n econ6mico-politica
del trabajador



La posici6n comunitaria contempla al hombre como miem-
bro social, pero respetando hasta el maximo su libertad indivi-
dual. Las cortapisas que se ponen a su libertad son las impres-
cindibles para protegerla sin tolerar el desconocimiento de los
deberes sociales que gravan al hombre por vivir en sociedad.
Esta actitud supone la superaci6n del dualismo liberal individuo-
Estado sustituy6ndolo por el de individuo-Comunidad. Porque er.-
tendemos que la future sociedad political habrA de estructurarse
a base del hombre en su situaci6n concrete, es decir del hombre
contemplado en los grupos sociales en que nace y desarrolla su







vida a trav6s de una actitud trabajadora. Esto nos lleva a iden-
tificar al hombre con el trabajo, puesto que sin trabajo el hom-
bre deja de existir. Asi, la misi6n del hombre, como ha dicho
Carlos Marx, dejard de ser meramente contemplar al cosmos
para pasar a ser un sujeto operate, capaz de transformarlo con
su esfuerzo personal y creador.
Por eso, urge incorporar a la vida active, a la acci6n political,
a los hombres trabajadores que a pasos agigantados se estin con-
virtiendo en los nuevos sujetos hist6ricos de la humanidad. El
trabajador es el tipo central de la nueva sociedad post-capitalista,
el cual viene a reemplazar a la clase media de la 6poca del capi-
talismo. TUngase en cuenta que la clase trabajadora con la ayu-
da de la democracia, sobre todo en los paises desarrollados, ha
llegado a ser uno de los principles soportes del poder politico.
En estas circunstancias la democracia ya no estd en condiciones
de ganar la lucha por la libertad sin los trabajadores. Asi se ais-
larin a los aspiradores perpetuos del poder sin freno.
De esta manera el trabajador de sujeto econ6mico active pa
sara tambidn a ser sujeto politico decisive dentro de un marco
de libertad que nadie mas que 61 estari interesado en que se
respete para salvaguardia de la dignidad de su persona. Ademds,
por este camino, habremos desarticulado al Estado concebido
como simple suma de individuos; en su lugar veremos surgir a
la instituci6n cstatal como resultado final de una series jerdrqui-
ca de comunidades e instituciones. De esta manera la instituci6n
estatal deja de ser un ente de ficci6n, ni posee tampoco un po-
der omnimodo capaz de absorber a las personalidades individua-
les y sociales.


Los partidos politicos


Propuginaiimo., por consiguiente, un i.'gimen de partido. poli-
ticos. A eso responded el principio del plurali.-nio politico. Luego
admitimos el dualismo de partidos politicos, organismos interme-
dios, como medio de facilitar la representaci6n integral de la
persona humana. Porque el hombre actuando dentro de estos gru-
pos sociales: partidos politicos-organismos intermedios, no pier-
de su libertad, sino que al revds, la acrecienta, dentro de una
discipline.







aitametaso


Por esta ranz6a nos pronunciamos por un regimen bicameral,
con su Camara del trabaio o de las profesiones, y una CAmara
political. De esa manera los representantes de la Caimara polirica
seran elegidos mediante sufragio universal, mientras que a la Ca-
mara del trabajo irAn los representantes de los organismos in-
termedios, elegidos tambidn mediante sufragio. De esta manera
estimamos que el sufragio popular se perfecciona con el sufragio
corporativo y proporciona la transformaci6n de una de las Ca-
maras,. preferentemente la Camara alta, en Camara del trabajo
que representarA a los grupos profesionales dejando a la otra sn
papel de representaci6n de los individuos y partidos politicos.
Asi la democracia political se perfeccionaria al complementarse
con la democracia econ6mica.


Servidor del bien comdn


Luego, asi como la concepci6n individualista se basa en una
sociedad de individuos que dnicamente aspiran en la vida a la
satisfacci6n de sus intereses egoistas y a la adquisici6n de un
patrimonio como dnico medio de triunfar y de gozar, la socie-
dad comunitaria se concibe como una pluralidad de personas
dentro de la comunidad. Esta comunidad de personas se carac-
teriza porque sin despersonalizarse siempre actda en funci6n del
bien com6n. De aqui que frente al hombre soberano de que nos
habla "El contrato social", de Rousseau, nosotros edificamos -1
concept del hombre servidor del bien comdn.


FINANCIERA CASH
Coopera al Bienestar de la Comunidad
I.. mejor del Comercio de Santiago y los
vicious m.s importantes y Atiles, CASH'
I... pone al alcance de Ud. por medio de
u- planes de cr6ditos de 5, 8, 10, 13 y 15
meses.
Solicited la visit de un Agente de Crdditos
Nueva York 61 Fonos 66167-82995







LA DIALECTICADE LA


REVOLUTION EN LIBERTAD





B. Ramair A.







La Revoluci6n en Libertad tiene una linea dialectica pro-
pia y singular. Esta revoluci6n obedece a un contenido doctri-
nario de races profundas y de inspiraci6n trascendente. Ade
mds, es indispensable comprender y respetar los lineamientos
rnateriales y circunstanciales que le impone la rcalidad geogrit:
ficoecoaniico-sociaL
Parece evidence que muehos de los planteamientos que des,
conciertan, es porque ellos estin simplemente mal fundados.
A pri.riera vista, hay aseveraciones que no se compadecen
con las realidades posibles dentro de una concepci6n cristiana.
Otras acusan claramente la influencia penetrate de la dialec-
tica marxista. Comprendemos que una invasion de razonamien-
tos de today indole estructurados en la filosofia marxista, inffu-
yen considerablemente y tienden a constituir como una atm6s-
fera que. nos envuelva, pero, no podemos dear de pensar que
tode deimocratacristiano tiene la obligaci6n de ahondar en el
pensaawieto matrix antes de afirmar pdiblicamente pensamien-
tos socio-politicos que evidentemente distan much de inspirarse
en los ifineipios fundamentals. En otros t6rmrinos, es necesa-
rio que la imnpaciencia por decir doctrinea" ceda el eampo a
una actitud un poco de "cautela respeto". Cautela para hablar






de lo que no esta bien dilucidado \ respeto al fondo doctrina-
rio que 16s mas destacados ptnsadores han tratado con profun-
da reverencia. Dichos principios constituyen el alma de la cul-
tura occidental y una mala interpretaciin. por desconocimienlto
o falta de antecedentes, produce un peligroso vancio spiritual
La revolucino-n Ien bcit id. necesita tambidn de un enfoque
que abarque lo que estd fuera de la vision doctrinaria pura; o
sea, lo que se refiere a las posibilidades materials que en el
tiempo present el hecho geogrifico-social-econ6mico.
Los marxistas con un evidence error de perspective y de
verdadero realismo aplican al caso de la revoluci6n chilena al-
gunos razonamientos que fueron vilidos para la revoluci6n bol-
chevique. Rusia, continente-naci6n, podia similar la revoluci6n
de Lenin en las circunstancias en que ella fue provocada. La
naci6n-continente rusa, reine en si las condiciones de un mer-
cado interno, tan vasto y vario, que soportaba el tratamiento
revolucionario que se le dio. Sin embargo, debemos destacar la
forma en que los gobernantes posteriores, han debido apelar a
la ampliaci6n de las fronteras hacia Occidente, para aumentar
las posibilidades comerciales de importaci6n y exportaci6n. Pa-
ra esta media urgente y realista, fueron incorporando paises,
sin detenerse en los medios ni en el costo de la operaci6n im-
perialista de sometimiento. Es asi, como, a sangre y fuego, fue-
ron anexados al Imperio marxista todos los paises del Oeste y
se los ha mantenido en la sujecci6n a cualquier costo. Esta po-
litica de expansion y dominio, que solamente se explica, segdn
los piopios postulndos marxistas, por el hecho econ6mico, es
de tal manera important para Rusia que no le ha importado
desafiar la vergiienza y el escandalo que present al mundo, el
muro de Berlin, fragmentador de un pueblo racialmente cons-
tituido y piedra indispensable en el equilibrio continental.
Es decir, que ni la variedad de razas, mercados internos,
producci6n agropecuaria e industrial han sido suficientes para
alimentar el andamiaje social y econ6mico de la Rusia en su
revoluci6n sangrienta y ha necesitado mas mercados y una diver-
sificaci6n industrial mis grande, para mantener el tren de su
economfa en desarrollo. La forma de acrecentar el mercado in-
terno, brutal e inmisericorde, debe ser considerada no como un
ataque al marxismo ruso, sino como una explicaci6n necesaria,
para apreciar y comprender las posibilidades de una revoluci6n
y de otra revoluci6n.







La revoluci6n en libertad en este pais de dificil geografia,
cuenta con un mercado interno excesivamente reducido; una
capacidad industrial pequefia en tren de crecimiento y una po-
tencialidad productora con miras a la exportaci6n, que no tie-
ne capacidad para sostener la economic national toda, ni me-
nos financial el mejoramiento del estandar de la poblaci6n.
Se necesita la creaci6n e instalaci6n de nuevas industries
de diverse tipo y finalidad; la organizaci6n de todo el sistema
agropecuario con el enorme complejo.de instalaciones de la mis
variada indole y la creaci6n de recursos cientifico-t6cnicos pa-
ra colocarse a tono con el nivel alcanzado en el mundo, en este
rubro de producci6n.
Por otra parte los mercados limitrofes deben ser conquis-
tados en laboriosas jornadas diplomitico-t6cnico-comerciales.
Esta tarea require de ensambles y ajustes cuya ejecuci6n exi-
ge tiempo y paciencia, por la diversidad de intereses y parece-
res en juego.
Los politicos aficionados o profesionales, deben considerar
todo el complejo que evidentemente involucra una revoluci6n
aquf en nuestro pais de nueve millones de habitantes con una
misera geograffa, con una industrial llena de necesidades qi '
actia frente a una industrial actual de elevada capitalizaci6n y
nivel tdcnicos; con una producci6n agropecuaria en formaci6n
y que debe ser equipada capitalizando para ello, en todos los
niveles de t6cnicas modernos, conocimientos oceanogrificos, va-
riedades, utilidad, y vida de las species; plants industrializa-
doras y el equipamiento para Ilevar a los mercados el product
en fresco.
En lo que se refiere al agro ya el camino recorrido estd de-
mostrando la inmensidad de la tarea, las complejidades de ella
y los esfuerzos que se deberAn realizar para darle cima.
Rusia ain no agota los esfuerzos ni terminal de encontrar
el mejor camino, a pesar de la ventaja de poder actuar sin con-
sideraciones para nadie y debemos recorder que ya van cua-
renta afios de sacrificios y penalidades dificiles de recorder.
Cuba que tanto ha atraido a muchos personajes de la political
criolla, aparece en las propias palabras de Castro, Ilena de an-
gustiosos problems en lo que se refiere a sus cosechas y posi-
bilidades de alimentar al pueblo.
La prensa de estos dias trae las palabras del Ministro de
Relaciones Exteriores de Brasil, Manoel Pio Correa, en que ma-






nifiesta que no, ha roto los compromiAsos interamericanos con
la OEA al despachar maiz a Cuba, sino que lo ha permitido per
tratarse de un estado de hambre del pueblo cubano que nada
tiene que ver con la orientaci6n political que se da al gobierne
del dictador.
Chile, en lo que se refiere al factor human, afronta la -x-
plosi6n demogrtfica de sus generaciones j6venes cargadas con
todas las aspiraciones que el mundo modern alimenta y que
representan costs no finiarciados por la naci6n; solamente en-
tonces, despues de considerar en estas dimensions de posibit
dades reales y de aspiraciones ideales, es possible entender aque-
lo de que la Revoluci6n en Libertad, es nt cierto modo, una
empresa que envuelve la mAs tremenda necesidad de organi-
zar, jerarquizar, trabajar, producer y comprender.
Las dos revoluciones, una que cont6 con la dictadura om-
nipotente e implacable de los boleheviques y, esta, que en LI-
BERTAD, debe afrontar las critics agudas o torpes, justas o
injustas, bien o mal intencionadas. orientadas a introducir la
confusion y el derrotismo, o, bien intencionadas, pero faltas de
antecedentes; la lucha sorda de los intereses creados que de-
fienden sus ventajas y granjerias, y, por ultimo, la acci6n de
zapa que efectfia el Frap consecuente eon su posici6n de guerra
a todo lo que no sea su propia revolci6n, la explotaci6n mal
intencionada de toda circunstancia favorable a esos fines y la
acci6n persistent originada en su convicci6n verdaderamente
dogmdtica de que todos los medios son buenos cuando facilitan
su acci6n.







Establecimientos GASTON RUD-DOFF S.A.
fibrica de. confecciones finas para caballeros.

,Sti.:..,: Salkad r Sanftkent 2835 Banid .i. 6tij
Valparaiso: Condell 1478 Concepci6n: Reng6 430
Iquique: Luis Uribe S3Q0 Coquimbo: Melgarejo. esq. Plaza Prat








LAS BASES DE LA PAZ






"No son las armas ni la preparaci6n milii
tar el primer fundamento de la paz y la se-
gundad". (Dis6urso del Secretario para la
Defense de Estados Unidos, 'Sr. McNamark
ante la "American Society of Newspaper Edi-
tors", en Montreal).









Para todbo norteamericano, visitar esta hermosa ciudad-isla
en esta tierra hospitalaria es un hecho afortunado.
Pero para el Ministro de Defensa es particularmente satisfac-
torio cruzar esta frontera, la mds larga del mundo, y comprobar,
al mismo tiempo, que es la frontera menos armada del mundo.
&C6mo no reflexionar en cuan negatives y estrechos son todavia
los criterios sobre defense y seguridad que ensombrecen a nues,
tro siglo?
Atn subsiste la tendencia casi irresistible a considerar el pro-
blema de nuestra seguridad como si fuese un problema exclusi-
vamette military, y luego, a considerar el problema milirar comno
si fuese exclusivamente una cuesti6n de armas y material.
La verdad sencilla y cruda es que, en grand merdida, el hom-
bre contemnporineo todavia concibe la guerra y la paz en los mis-
mos tdrminos estereotipados en que lo hicieron nuestros ante-
p.isados. El echo de que estos antepasados -recientes o remo-
tos-- fracasaran conspicuameante en eviar ta gderr&a y consolidar
la pa7, no parece haber disminuido nuestra disposici6n para se-
guir aceptando los mismos "cliches".







Adn tendemos a concebir la seguridad national solamente co-
mo un estado de alert armada: dcscansandb en un Vasto e im-
ponente arsenal de armas.
Todavia nos inclinamos a career que es el ingredient pura-
mente military la base de nuestra seguridad.
Adn nos obsesiona la noci6n de la preparaci6n armamentista.
Pero las limitaciones de este concept se hacen evidentes
cuando se reflexiona en la naturaleza de la paz que existe entire
los Estados Unidos y CanadA.
Es este un ejemplo muy apiopinio. Se trata de dos naciones
modernas; tecnol6gicamente muy desarrolladas; cada una con in-
mensos territories; ambas ricas en recursos naturales; ambas mi-
litarmente evolucionadas, y sin embargo he aqui que podemos
convivir, lado a lado, separados por una frontera que se extiende
por miles de mills sin fortificaciones ni soldados... y sin que
pueda reverse la mds remota conjunci6n de circunstancias que
pudiera llevar a nuestros paises a entrar en guerra, el uno con.
tra el otro.
Es una idea tan inimaginable que Ilega a ser totalmente ab-
surda.
(Pero por qu6 es asi?
(Es acaso porque ambas naciones han completado su prepa-
raci6n military y est&n preparadas para una instantAnea reacci6n?
(Es acaso porque vuestros blancos vitales y los nuestros es-
tSn sujetos a una inmediata y reciproca destrucci6n?
EEs tal vez porque ambos pueblos estAn armados hasta los
dientes con los fltimos avances tecnol6gicos, que no nos atreve-
mos a lanzarnos a la guerra?
Son todas suposiciones que al aplicarse a nuestros dos pauses
resultan grotescas.
Canada y los Estados Unidos permanecen en paz por razo-
nes que no tienen nada que ver con su respective preparaci6n
military.
Vivimos en paz -realmente en paz- gracias al vasto dep6-
sito de creencias coincidentes, de principios comunes, de ideales
compartidos.
Simultdneamente, sin embargo, hay entire nosotros diferen-
cias y diversidad, y esperamos que en aras de una relaci6n re-
ciprocamente enriquecedora, no llegaremos ninca a convertirnos
en una est6ril copia el uno del otro.







Las Bases de la Paz


El punto esencial que interest destacar, es que el fundamen-
to de la paz entire nuestros dos paises no tiene nada que ver
con su potential military.
Naturalmente, y por razones obvias, esto no significa que el
concept de la preparaci6n military como factor disuasivo haya
perdido su significaci6n en el mundo contemporAneo.
Por desgracia, es todavia agudamente pertinente en relaci6n
con nuestros adversaries potenciales.
Pero no juega papel alguno entire los Estados Unidos y Ca-
nada. No somos adversaries. No seremos nunca adversaries. Y
no es la respective preparaci6n military lo que impide que.pudi6-
ramos legar a convertirnos en adversaries. Es el respeto reci-
proco por principios comunes.
Ahora bien, menciono esto -siendo tan obvio como es- sim-
plemente como una manera de "reductium ad absurdum" del con-
cepto que atribuye al poderio military el caracter de factor ex-
clusivo, o, por lo menos, de principal ingredient para asegurar
la paz al promediar el siglo XX.
En los Estados Unidos, durante los tiltimos cinco afios, he-
mos mejorado notablemente el equilibrio de nuestra posici6n mi-
litar como un todo. Ese fue el mandate que recibi de los Presi-
dentes Kennedy y Johnson; y con su apoyo y el del Congreso,
hemos podido crear una estructura military reforzada en tierra,
mar y aire; con un viasto incremento. en movilidad y material; y
con una superioridad masiva, de represalia nuclear sobre cual-
quiera combinaci6n de adversaries potenciales.
Nuestra capacidad para enfrentar una guerra mundial con-
vencional o antisubversiva, ha sido ampliada y mejorada, y lo
hemos conseguido con presupuestos militares que de hecho re-
presentan un porcentaje mAs bajo del ingreso national que en
el pasado.
Desde el punto de vista de la preparaci6n para combatir, los
Estados Unidos no han sido nunca militarmente tan fuertes co-
mo ahora. Estamos resueltos a mantener esta preparaci6n.
Pero si ahondamos en la consideraci6n de esta material, re-
sulta claro que el factor puramente military no es el element
central de nuestra seguridad,






Una naci6n puede alkanzar ;u n'ivel en que ya no compra
mayor seguridad para si misma mediante el simple expediente
de comprar mis equipo military. Hemos llegado a ese punto.
El factor decisive para nuestra naci6n, poderosa y ya ade-
cuadamente armada, es la naturaleza de sus relaciones con el
mundo. Y en especial con tres grupos de naciiunes. Primnero: con
las que se esfuerzan por desarrollarse; segundo: con aquellas na-
ciones libres que han alcanzado ya un nivel de prosperidad y
fuerza que las capacity para contribuir a la paz del mundo. Y
finalmente, con esas naciones que podrian ceder a la tentaci6n
de convertirse en nuestros ad\ersarios.
Con cada uno de estos grupos los Estados Unidos deben apli-
car normas adecuadas de relaci6n para preservar asi nuestra pro-
pia seguridad.
En primer lugar, debemos ayudar y alentar a los passes en
desarrollo que genuinamente requieren y solicitan nuestra ayu-
da y que estin dispuestos, como condici6n esencial, a ayudarse
a si mismos.
En segundo lugar, debemos propiciar y lograr una mis afec-
tiva colaboraci6n con aquellas naciones que pueden y deben com-
partir las responsabilidades de mantener la paz en el mundo.
Tercero, debemos hacer todo lo que nos sea possible y razo-
n:able para reducir los riesgos de conflict con aquellos que pu-
dieran sentir la temacion de usar sus armas en contra nuestra.



La Miseria Multiplitca la Violenda



Examinemos en detalle estos tres tipos' de 'relaciones:
p--Con las naciones en prooeso de ,desarrollo.
Alrededor de cien naciones se debate hoy dia en la dificil
transici6n que Ileva de una sociedad traditional a una sociedad
.noderna.
Pero no solamente no existe entire ellas un promredio unifor-
me de progress, sino quc laIs diferencias que las distinguen va-
rian desde las forms prinikinas de "sociedades mosaicos" -frag-
mentadas por tribalismos y tenuamente unificadas por frAgiles
expedientes politicos- hasta paises relativameme sofisticados,







Oq. avanzan ya en ei camino, hacia una agriculiura eiciente y
una industrial eompetitiva.
Esta impetuosa area por el desarrollo que empuja especial-
mente a los pueblos que habitan en el hemisferio sur del globo
terrAqueo, no tiene paralelo en la historic.
Ha convertido a algunas de las Areas tradiciohalmente nds
tranquila_ dLl mundo en bullentes calderas a presidf, por camr
bios.
Mirado en conjunto, no ha sido un process pacifico.
Solamente en los Altimos ocho afios a h habid, no menos de
164 significativos estallidos de violencia, cadat Una de ellos, espe,
cificamente desencadenado come un serio desafio a la autovidad
o a la existencia misma del gobierno en cuesti6n.
Ochenta y dos gobiernos diferentes se han visto directamente
envueltos, Es sorprendentte coimIobar que solo 15 de estos 164
estallidos de violencia haTi ldd D~tolenda. militares entire dos na-
ciones.
Y ni uno solo de estos 164 conflicts ha sido una guerra for-
malmente d'eclarada.
En realidad, no han habido guerras formalmente declaradas
en ninguna part del mundo, desde la segunda guerrta mundial.
Nuestro planeta se esta convirtiendo en uan lugar cada vez
mds peligroso; no solamente a causa de un possible holocaust
nuclear, sino ademas, a causa del nimero ya muy grande de con-
flictos de hecho y de su creciente tendencia a aumentar en vez
de disminuir.
A principios de 1958 habia 23' insurreeciones prolongadas en
el mundo. El 1' de febrera de' 1966, eran 401
Un hecho adn mas revelador: el nnimero total de estallidos
violentos ha ido aumentando cada afio. Err 1958, fueron 34; en
1,165, 58.
Pero lo m6s significativo de todo es la relaci6n direct y
constant entree la incidencia de la violencia y el' status econ6mi-
co de los paises afectados.
El Banco Mundial divide a las naciones segin, su ingreso per
capita, en cuatro categories: ricas, de ingresos medios, pobres y
muy pobres.
Las naciones ricas son aquellas que tienen una entrada per
capital de US$ 750 anuales o- mis (el promedio actual de Estados
Unidos es superior a US$ 2.700). Pueden contarse 27 naciones ri-


5.-Politica y...







cas. En coniunro. poscen el 75"; de la riqueza- del mundo, aumn
que solo vive en ella; .al rLd-dui del 25% de: la poblaci6n mundial.
Dsdc 1958, solaL-inenc I dI. Lie r,. 27 naciones hoasufrido un
serio. disturbio intern. en su propio terri.torio.
Observemos ahora lp que sucede en el, otro extreme de. la
escala econ6mica..Entre las 38 naciones muy pobres.-aquellas
que,tienen un ingreso per .cpita inferior a US$ 100 anuales-r no
menos de 32 han sido victims de conflicts importantes. De
hecho han sufrido un promedio ,de 2 estallidos ,violentos por
pais en los ultimos 8 afios. Esto,significa ui:1 pI.opl.icidn muy
alta de inestabilidad. I' I
Lo que es peor,. han sido predominantemente conflictss de
prolongada duraci6n. ..


Sombrias Perspecthis


En conformidad a la sugestiva relaci6n entire violencia y sub-
desarrollo, puede comprobarse la misma incidencia reveladora al
aplicarse a. las qtras..dos categories de naciones: las naciones po-
bres y las de medianos ingresos. Desde, 1958, el 87%. de las na-
ciones muy pobres, el 69% de las naciones pobres y el 48% .de
las naciones do ingiLeos medianos han 'utllid ci iuW1 estallidos
de violencia .. .
No cabe duda, en consecuencia, de que existe una conexi6n
irrefutable enre. violencia y atraso econ6mico..Y la tendencia de
este process amenazador va en aunlentp y. no en disminuci6n.
Ahora bien, podria ser relativamente ti.iniiilizador si com-
probaramos que la brecha cntrc las naciones ricas y las nncionc.
pobrc, e. va estrechando y que el atraso econ6mico tiende a
disminuir. Pero no es asi. La brecha econ6mica entire los grupos
de naciones descrits se esti ensanchandd.
Para 1970, mnis de la itiitad de la poblaci6n del mundo vivi-
r6 en las naciones independientes que" se encuentran en la mi-
tad stur del planet. Pero esta mitad con hambre de la raza
humimna, solo disportdrd de una sexta parte de los bienes y ser-
vicios del mundo.
SEn 1975, solamerite los nifios menores.-de 15 anio qule viven
en esas naciones- igialarin, en nimer1o. al. loital dio' la poblaci6n
de las naciones desarrolladas en el, norte' :.. ", '- '







Incluso en ei.ts sociedades como las huestras, que han lo-
grado la abundancia, hay suficientes motives de preocupaci6n
por tensions que se agudizan y enconan entire la juventud des-
poseida hasta ,ue'finalmente estallan 'en delicuencia y crimen.
eQud podernos esperar, ent6nces, de ia juverftud de un hemisfe-
rio enter sujeta a una continue creciente frustraci6n? (C6mo
evitar que esa frusttaci6n desemboque en erupcion6s de violei-
cia y extremismo?'
El ingreso annual per capital en alrededor de la miitad de las
80' nnciones suhblderrolladas que son miembios del Bainco Mun-
dial, esti aumentando en lin misero 1% al afio, o menos. A fi-
nes del siglo, si estas naciones mantienen su actual tasa de cre-
eiriiento, alcarizaran apenas a ufl ingreso per cApita de US$ 170
al afio. En iguales'condiciones los Estados Unidos habrin alcan-
zado entonces un ingreso per capita de US$ 4.500.
La conclusi6n de todo esto e'sruda e includible: dada la co-
nexi6n ya demostrada entire estaficamiento e incidencia de la
violencia, los aiios qie se avecinai para las naciones en la par-
te sur del globo estin prefados de conflictos.
SEsto seria cierto, aun sin la .amenaza de 5ub\'esidn comu-
nista, la que por cierto existed. ,.
..Tanto Mosci como Pekin, por Asperasque sean sus, diver-
gencias internal, consideran el conjunto del, process de moder-
nizaci6n como un ambiente ideal para el crecimiento del c9mu-
insmo. Su bxperiencia con la guerra subversive interna es am-
plia: y han desarrollado considerablemente esquemas simultaneos
de doctrinas y de medidas practicas en el arte, de la. violencin
political.
Lo que a menudo suel se5r mal compiendido es que Jos co-
munistas son cap.ace de.spbvertir. manipular y finalmente orien-
tar hacia sus propios fines-las protests absolutamente justifica-
das de.una ,sociedad en ,desarrollo.
.Sin embargo, seria una burda simplificaci6n considerar al
coniunismo "como factor central en' cada conflict que -tiene lugar
en el mundo subdesarrollado. De las 149 insurrecciories internal
do oierta importancia, de los fltimos ocho afiossolamente en 58
hangstadp envueltos los comunistas -38% del total--y este ni.
mero includee .siete ocasiones eenque la sublevaci6n- tuvo-como
bl.nco precisamente a un regimen comunista.







."La Segurldad en el Desarrollb"


Est6, a no ninmisciidos los comunistas, dondequiera que es-
talle la violencia dentro de un mundo: tenso,-provoca agudas re-
acciones a travs de la compleja red de las relaciones interna-
eionales. Y lai seguridad de los Estados Unidos tiene que ver con
la seguridad y estabilidad de naciones situadas a medio mundo
de distancia.
Sin embargo,, no es inteligente ni cuerdo suponer que los
Estados Unidos son, deban o psiedan liegar a ser los gendarmes
del globo.
PoB el contrario, ta experiencia confirm lo que la naturaleza
humana sugiere por si misma; esto es, que en la mayoria de los
casos de violencia idrirna, son los habitantes del prapie pais
quienes. estAn mejor capacitados para afronatr la situaci6n den-
tro del marco de sus propias tradiciones.
Los Estados Unidos no. han recibido ningdn mandate, de lo
alto para mantener el orden en el mundo, ni tienen tampoco in-
clinaci6n para hacerlo, Hay algunos casos clisicos que prueban
qile una deliberada decision de no intervenir fue la mis sabia
manera en que podiamos actuar.
Cuando no se solicita nuestra ayuda; rara vez result pru.
dente ofrecer ntestros servicios.
Ciertamente no tenemos titulo para acudir a rescatar regi-
menes, en process de d'esintegraci6n. culpables de provocar con-
tra si mismos la violencia al rehusar dar expresi6n a los legf-
timos'anhelos de su ciudadania.
Mis adn, dentro de la pr6xima ddcada, los avances tecnol6-
gicos reducirain la necesidad de bases mililares en el extranjero,
lo cual modificard gradualmence los esquemas actuales de'des-
pliegue military en posiciones avanzadas.
Pero aunque todos estos resguardos son suficiehtemente cla-
ros la, euesti6n.decisiva sigue siendo que nuestra seguridadi estA
directamente vinculada a la seguridad del mundo nuevo, ahora
en desarrollo.
Y nuestMo papel' debe ser precisamente este; ayudar a garan-
tizar la seguridad de aquellas naciones en desarrollo que genui-
namente necesiten y soliciten nuestra ayuda. demostrando al mis-
mo tiempo su voluntad y capacidad para ayudarse a f misma.







La di[iculitad nace de que no .iempie captamos biei el sen-
tido de la palabra seguridad en este context.
Para una sociedad en process de modernizaci6n, seguridad
significa desarrollo.
La seguridad no reside .en el material bclico, si bien puede
incluirlo. La seguridad no descansa en la preparaci6n military tra-
dicional, si bien puede abarcarla.



La Seguridad es el Desarrollo



Sin desarrollo no puede haber seguridad.
Una naci6n %lubdcarrollada que no avanza, simplemente no
puede mantenerse "segura".
No puede permanecer segura porque se lo impide el mis irre.
ductile de los motives, como son las reacciones propias de la
naturaleza humana, de su ciudadania.
Porque si la seguridad significa algo para los series humans,
clla implica una media siquiera miniima de orden y estabilidad.
Sin desarrollo interno, por lo 'menos en an grado minimo,
no hay orden ni estabilidad posibles. Y dejan de ser posibles
porque la naturaleza humana no puede ser frustrada mis alia
de ciertos limits intrinsecos. Reacciona porque debe reaccionar.



Las Tareas Esencialcs



Pues bien, esto es lo que a veces no alcanzamos a compren-
der y lo que tampoco comprenden siempre las naciones en pro-
ceso de modernizaci6n.
Sin embargo, at enfatizar que la seguridad nace del desarro-
llo, no quiero decir que una naci6n subdesariollada nd pueda ser
subvertida desde adentro; o agredida desde afuera; o ser victi-
ma de una combiiaci6n de ambas situaciones.
Puede serlo. Y para prevenir cualquiera de estas eventuali-
dades, o todas ellas, ciertamente se require que u nnaci6n dis-







ponga de c.lacidades miiitiares adecuadas para enfrlntar tales
problems ctpeciflico-. Pero el problema.militar cpccifico es so,
lo una csivecha faccia'del probliema much mas vasto de 1a se,
guridad propiamente tal.
La fuerza military puede contribuir al establecimiento de la
ley y el orden, pero solo en la media en que hayan ciertas ba-
ses previas para la ley y el orden en el pais. en desarrollo db
que se trate. Esto es, que por lo menos exista la voluntad basica
de cooperar por part del pueblo.
La ley y el orden son el escudo bajo cuya piotccci6n el fac-
tor fundamental para 'la seguridad' -el desarrollo- pucde ser
alcanzado.
No es este un juego de palabras. Lo malo es, precisamente,
que por demasiado tiempo hemos estado perdidos en una selva
de concepts .semanticos. Hemnos Ilegado a identificar la "segu-
ridad" con aspects puraimnic militares; y muy especialmente
con equipos y material belicos.
Pero las cosas .no son asi. Y es precise adaptarse a los he-
chos fundamentals, si deseamos que la seguridad sobreviva, y
se consolide en la mitad sur del globo.
El desarrollo significa progress econ6mico, social, y politico,
Significa un standard de vida razonable, y la palabra "razona-
ble" en este context require continue redefinici6n. Lo que cs
"razonable" en una ctapa inicial de desarrollo se convicrtc on
"lrra7onable" en una etapa mas avanzada.,
A media que el desarrollo progress, progress la seguridad;
y cuando el pueblo de una naci6n Ilega a organizer sus recursos
naturales y humans de un modo que le permit conseguir lo
que necesita y espera de.la vida -habiendo aprendido a hacer
compatibles pacificamente las distintas exigencias y prioridades
que pugnan dentro del marco del interns nacional- solo enton-
ces su i.esitncia al dc.ordcn y a la violencia se habrAt i;.oii
zado enormemente.
Paralelamente disminuirA la tragica necesidad que mucve a
algunos hombres desesperados a recurrir a la fuerza para lograr
los ma;s intimos imperatives que reclama la dignidad humana.
He dicho que cl papcl de, los Estados Unidos es contribuir
a la 'cgulidadl de estas naciones en viasde modernizaci6n, siem-
pre.que necesiten y -ulicitcn nuestra a uda, y que esten, clara-
mente dispuestas y en situaci6n de ayudarse a simismas.







Pero, ,en qui" debe coii~ilir rnutctrl. aluda?' : '
Evidentemente, debe ser ayuda para el desarrollo. En la es-
fera military esto supone dos amplias categories de asistencia.
Debetiainos ayudar a la's naciones en 'desarrollo' proporcio-
rindoles el equipo y el entrenamiento adecuado para utilizarlo,
para 'mantener el escudo protector tras el cual puedan avanzar
en su desarrollo.
Las dimensions deidicho escudo.varian de uI.,pais aptro;
pero es eSencial, que se mantenga .iempre como escudo dcfin ii.
vo y no Ilegue a desnaturalizarse trianufoirmndosc en cp|.icid d
para llevar a cabo agresiones externas.
La segunda -y tal vez la categoria men6s"gteoprendida fle
asistencia military a una naci6n en trance de modernizaci6n- es
el adiestramiento para la acci6n civic.
"Acci6n civic" es otro de esos rompecabezas semanticos. Muy
pocos americanos, y muy pocos funcionarios en los paises en
desarrollo, comprenden realmente lo que significa la acci6n ci-
vica military.
Esencialmente, significa el uso del contingent military IOLijii-
nal en proyectos ..qe no son tradicionalmente; militares ,-pro-
ycctos que son fitiles para la poblaci6n y el pals ern campos ta-
les como.la educaci6n, obras piblicas, salud pfiblica, salubridad,
agricultura-, en general, en todo aquello que tenga conexi6n con
el progress econ6mico y social..
Esta forma de acci6n ha 'logrado ya algunds resultados im:
presionantes. Eh los filtimos cuatro afios, el prdgrama de acci6n
civica, con respaldo de los Estados Unidos en los distintos pa'-
ses del mundo en que se aplica, ha reparado mis de 10.000 mi-
Hlas de caminos; ha construido mis de 1.000 escuelas; centena-
res de hospitals y clinics; y ha proporcionado atenci6n mddi-
ca y dental a unos cuatro. millones de, pcieronas.
Lo important es que todo esto fue Ilevado a cabo por hom-
brcs del propio pais, vestidos de uniform. Totalmente al mar-
gen de los programs de desarrollo propiamente tales, la "Ac-
ci6n Civica" ha contribuido poderosalente a,,.modificar la 'ima-
gen negative segin la cual el hombre de uniform aparece como
instrument de opresi6nutilizado para dc 'endle cl statu'quo.






No hay Substituto para el Esfuerzo Propio


Pero la asistencia en la esfera puramente military no basta.
La asist'encia econ6mica es tambi6n esencial. El Presidemc ..:sii
decidido a que nuestra ayuda sea tenaz y rigurodamente iwali's-
ta. A que enfrente directamente las raices del subdesarrollo y
no solamente procure aliviar sus sintomas. Su principio bMsico
es que la ayuda econ6mica de Estados Unidos -cualquiera que
sea su magnitud- resultarA fdtil, a menos de que el pais en cues.
ti6n este resuelto sobrellevar por si mismo el esfuerzo funda-
mental. Este sera el criterio y la condici6n crucial para todos
nuestros progranas de asistencia en el future.
Nadie sino las propias naciones en desarrollo pueden tomar
aquellas medidas fundamentales para que la ayuda external ten.
ga sentido. Estas medidas son a menudo desagrables y con fre-
cuencia exigen coraje politico y resoluci6n. Pero la negative a
cmprender reforms dolorosas que son esenciales, inevitablemen.
te conduce a situaciones de violencia revolucionaria ain mis do
lorosas. Nuestra asistencia econ6mica responded al prop6sito de
ofrecer una alternative razonable a dicha violencia. Esti conce-
bida para contribuir at progress pacifico como substitute del
trigico conflict interno.
Los Estados Unidos aspirin a ser comprensivos y generosos
en este esfuerzo, pero no es un esfuerzo que puedan realizar so-
los exclusivamente. Es por esto que se vuelven hacia aquellas na.
clones que ban alcanzado niveles adecuados de priosperidad que
les permiten aumentar su contribuci6n al desarrollo -y por to
tanto a la seguridad- de las naciones del mundo en que se es.
fuerzan por modernizarse.



El Deber de Otras Naciones



Y esto me mueve a abordar cl segundo conjunto de normas
en nuestras relaciones con los otros paises del mundo, que men-
cioni al empeiar. Esto es, ta political de los Estados Unidos di-
rigida a alentar y fortalecer una asociaci6n mis efectiva con







aquellas naciones desarrolladas, que pueden y deben compartir
responsabilidades en el mantenimiento de la paz international.
Los Esiados Unidos han destinado a sus Fuerzas Armadas
un porcentaje de su ingreso national mis alto que el de ningu-
na otra de las grandes naciones libres del mundo. Esto ha sido
asi, a6n antes del aumento de nuestros gastos militares en e'1
Sudeste AsiAtico.
En los iltimos aftos hemos mantenido en los cuarteles un
numero de hombres uniformados igual al de todas las naciones
de Europa occidental rcunidas, aun cuando tales paises europeos
tienen una poblaci6n 50% mayor que la nuestra.
Es verdad que el pueblo de Norteamtrica no eludirA sus res-
ponsabilidades en ningin lugar del mundo, pero no se puede
pretender que soporte indefinidamente una parte desproporcio-
nada del peso comdn. Si, por ejemplo, otras naciones creen;sin-
ceramente -como dicen- que corresponde al interns de todos
desalentar la expansion ccon6mica y el control politico de China
Roja mAs alli de sus fronteras nacionales, es claro que deberian
asumir un papel mas activo en defender dicho perimetro.
Quiero ser absolutamente claro al respect: No se trata de
enjuiciar la political de neutralidad o no compromise de una na-
ci6n determinada. Dc lo que se trata es de porler 6nfasis en que
la independencia de esas naciones solo puede ser resguardada,
en dltimo t6rmino, mediante acuerdos colectivos entire si mismas
y sus vecinos.
La verdad escueta es que nos aproximamos al dia en que
ninguna naci6n aislada, por poderosa que sea, podra asumir por
si misma el resgtiardo de la paz mAs alli de sus fronteras Las
organiza6iones regionales e internacionales para el mantenimien.
to de la paz son todavia rudimentarias, pero es necesario que
ensanchen sus experiencias y se fortalezcan mediante la acci6n
cooperative deliberada y prActica.
En esta material, el ejemplo de CanadA es un modelo para
otras naciones en cualquier parte del mundo. Segdn lo express
elocuentemente el Primer Ministro Pearson hace una semana
en Nueva Yrok: "El CanadA estA comprometido en los asuntos
del mundo tan profundamente como cualquier otro pafs de
coinpairble importancia. Aceptamos que asi sea, porque heros
~il'cndido, a lo largo de 50 afios, que aislarnos frekite al curse
de political que determinan la guerra, no ha sido suriciente pa-
ra asegurar que permaneceriamos inmunes respect a los saur






grientos y periosos sacrificios provocados por su fracaso. Apren-
dimos -esto en 1914 y de nuevo en 1939... Es por eso que aos
enorgullecenmo- .de haber mandado a nuestros hombres a parti-
cipar en cada una de las operaciones para el mantenimiento de
la paz de las Naciones Unidas: en Corea, en Cachemira, en Suez;
en el, Congo; y en Chipre".
La Organizaci6n de los Estados Americanos en la Repiblica
Dominicana; las naciones --mAs de 30- que han contribuido
con tropas 0 abasteeimiento en ayuda del Gobierno de Vietnai
del Sur; ciertamente tambidn los esfuerzos paralelos de los Es,
tados Unidos y la Uni6n Sovi6tica en el conflict India-Pakistan,
son esfuerzos que, junto con los de las Naciones Unidas, son
1s primeros intentos do acci6n multinational para substituir
el empleo unilateral de la violencia. Sefialan una ruta para cl
mantenimiento de la paz en el future.
No debemos limitarnos a aplaudir la idea. Debemos consa-
grar talent, recursos y sentido practice para hacerla aplicable.
Eni Europa occidental -un area cuya vitalidad econ6mica
en pleno impulse se alza como un monument a la sabiduria
del Plan Marshall- los problems de seguridad no son ni estr-
ticps pi enteranmnic nuevos. Algunos cambios fundamentals se
hallan en march aunque ciertas realidades includibles permawn.'-
cenr en,.pie.



La, responsabilidad nuclear y la planificacidn conjunta



Las fuerzas convcncionales del pacto del Atldntico, por ejem-
plo, todavia requieren un. tel6n de fondo nuclear que excede las
posibilidades de cualquiera naci6n de Europa occidental; y los
Estados Unidos nlantieonn integralmente su compromise de pro-
poicionar. este fundamental element nuclear dde diiuasin.
Sin embargo, cs comprensible que los micmbros CLI o.)I1CIo
de la Alianza desccn Ipaiticip:ar en forma active en los planes
nucleares., Por lo tanto, hoy dia ha llegado a ser una tarca cen-
tral de la Alianza elaborar un sistema de relaciones e institu-
ciones que hagan efectiva la planificaci6n nuclear conjunta.







Acabamos de dar un paso prActico y promisorio en este:sen-
tido en el comit6 especial de los Alinlstros ,de Defensa de la
NATO.
La planificaci6n en comin y un sistcma de. consultas, son
aspects esenciales si se quiere *un substitute sensato a la ino-
perante y peligrosa alternative de fucrzas..nucleares *nacionales
independientes dentro de la Alianza.
Y mAs alli de la Alianza, es indispensable encontrar medios
adecuados para evitar la proliferaci6n de las armas nucleares.
Este. es un claro imperative.
Por supuesto que existen riesgos en los acuerdos de no pro,
literaci6n; pero su gravedad no puede ser comparada con los
riesgos infinitamente mayores que surgirian. del aumento inde-
finido de naciones con armamentos nucleares.
En el calculo de los riesgos, la proliferaci6n de fuerzas nu,
cleares nacionales independientes, no es una mera surna aritm-
tica de peligros. No seria meramente sumar riesgos. Seria mul-
tiplicarlos de una manera insensata.
Si deseamos legar a nuestros hijos un mundo que no est6
amenazado por el holocaust nuclear, tenemos que enfrentar a
fondo el problema de ia proliferaci6n.
Un acuerdo razonable de no proliferaci6n es factible. Nin-
guno de nuestros adversaries deja de compartir el comfin inte-
r6s que nos mueve a todos a evitar la destrucci6n mutua como
consecuencia de acciones de algdn irresponsible en6simo powder.



Realismo frente a nuestros adversaries



Esto me trae al tercer y iltimo conjunto de normas que
deben guiar a los Estados Unidos en sus relaciones exteriores.
Me refierLo a, las relaciones con aquellos paises que podriansen-
tirse, tentados de atacarnos con sus armas.
Estas relaciones exigen realismo. Pero el realismo no debe
confundirse con una actitud endurecida, inflexible, sin imagi-
naci6n. La mente realista es una mente inquieta y creative, li-
bre de ilusiones engaiiadoras, pero capaz de toda clase.de al-
ternativas pricticas. ,






Hay alternativas practices para el estado actual de nues-
tras relacolooes tanto con la Uni6n Sovi6tica como con China
comunista.
Un vasto abismo ideol6gico nos separa de ellas, y hasta
cierto puntQ, separa a la una (de la otra.
Nada podria ganarse buscando un acercaniento ideol6gico;
pero romper el aislamiento de uaciones tan giandes como Chi-
na Roja, .aun si ese aislamiento es en gran media su propia
obra, reduciria el peligro de incomprensioncs potencialmentc
catastr6ficas y aumentari el incentive para resolver sus dispu-
tas por la via 'de la raz6n antes que por la fuerza.
Hay iechas ananeras de tender puentes haeia aquellas na.
clones con las cuales anantenemos dificiles contacts. Puede
hacerse mediante relaciones comerciales bien equilibradam o
por intermedio de las vias diplomaticas y en algunos casos, has-
ta intercambiando observadores militares.
Lo que necesitamos saber es d6nde deseamos tender estos
puentes; qud clase de trifico deseamos que circle por .su in
termedio, y cuAles han de ser las fundaciones convenidas en
comnd para que sirvan de apoyo al conjunto structural.
No existen puentes que se apoyen en un solo borde. Si se
pretend atravesar un abismo, es precise hacer descansar la
estructura en ambos lados.
Ahora bien, hablando en general, los acantilados son luga-
res mds bien pcligrosof. Algunas personas tienen temor hasta
de asomarse a los bordes. Pero en un mundo termonuclear no
podemos permitirnos ningdn tipo de acrofobia political.



"Comunidad de intereses; de confianza y de esfuerzos"



El president Johnson ha planteado el asunto en forma di-
recta. Al construir puentes hacia aquellou que se han transfor-
mado en nuestros adversaries "podemos contribuir giadualmen-
te a crear una comunidad de intereses, una comnunidad de con-
fianza y una comunidad de esfuerzos".
Con rcspecto a la "oomunidad de esfuerzos", me permit so-
gerir una preposici6n concrete a la actual generaci6m joven de
los Estados Unidos.







Es esta una generaci6n comprometida y con gran dedica-
ci6n. Ha demostrado serlo en su notable actuaci6n en los Cuer-
pos de Paz allende los mares, y en la prontitud con que se ha
,ofrecido voluntariamente para lanzar el asalto final en contra
de la pobreza y de la falta de oportunidades que afn existen en
nuestro propio. pals.
Tat conmo estAn las cosas, nuestro actual Sistema Selectivo
moviliza solamente a una minoria de los j6venes,
Esto es injusto.
Me parece que podriamos empezar a poner remedio a esta
situaci6n pidiendo a todo joven de los Estados Unidos que d6
dos afios de servicios a su pais, ya sea en alguna de las Fuerzas
Armadas, en el Cueipo de la Paz, o en otra de las aciividades
voluntarias en el pais o en el extranjero.
Podriamos alentar a otros paises a que hicicran lo mismo
y podriamos elaborar programs de intercambio, semejantes al
que ya esta planeando el Cuerpo de Paz.
Aunque esta no es una sugerencia del todo nueva, ha sido
criticada como inapropiada en atenci6n a que estamos empefia-
dos en una guerra. efectiva.
Sii embargo, yo' estimo que la siiuacitn es' precisamente
opuesta,. Es mAns apopiado hucerlo ahora que antes. Nos per-
mitiria destacar lo que constitute la esencia de nuestros pro-
p6sitos en Vietnam y en verdad en donde quiera que en el munm
do prevalezcan la coercion, o la falta de oportunidades.
Daria, leno sentido al concept fundamental de seguridad:
un mundo, digno y en desarrollo, en el cual cada hombre pue.
da sentir que hay para 61 un horizonte de esperanzas.
Inter6s mutuo, confianza mutua, esfuerzo mutuo; estas son
las metas. &Podemos alcanzarlas tambidn con la. Uni6r Sovidtica
y con China comunista? TPueden concertarse entire si para lo<
grarlas?
La respuesta a esta pregunta depend de la formd camo se
contest a una euesti6n ain mAs fundamental:
ZQuidn es el hombre?
-Es enrivedad uwa animal racional?
Si lo es, tales metas pueden ser eventualmente alcanzadas.
Si no lo es, no tiene much objeto realizar el esfuerzo.






,: Toda la c\idcncia die li HisItoia. supicere ,que el hombre cs,
por ccierto, .un animal racional... pero con una capacidad casi
infinita para la, insensatez. Su historic es efi gran media la
de. un gran esfuerzo, vacilante pero persistent, para utilizar su
raz6nm por ,encima de siu animalidad.
Dibuja pianos hasta para la utopia, pero de algiun modo
no ilega nunca a completar Lu coinu1ciiiLIi6n. A] final sigue em-
pefiado en abrirse paso con el inico material que siempre tiene
a rnano: su propia semic6mica, semitrAgica, seinicondenada y
siempre semigloriosa naturaleza.
Yo, ]r lo menos,. no descarto el advenimiento de una so-
ciedad libre para todo el globo.
De.sputs .de todo,..la,.coerci6n .solo captura al hombre. L,
libertad, en cambio, lo. cautivia.






,CENTRAL. DE HOMEOPATIA
Surtido complete de medicamentos homeopAticos
Inf6rnmese sobre Tcrapeutica Homeopatica en los diverspo
textos que teneinos a ii disposlci6n

Santo Domigo 1022 Casilla 325 Santiago



ASOCIACION DE AHORRO Y PR'ESTAMO HUELEN"
Confienos sus ahorros y lo
transformaremos en su casa propia
Simbolo de solidez
y de. confianza
Ahumada 131 entrepiso Fono 80331 Santiago







EN LOS CAMINOS DE LA


REFORM AGRARIA



Amarildo Trelle7








Hay dos hechos curiosos' en la historic agraria chilena en
los iltimos 30 afios.
El primero es la iiiciden'ia en cl ldign6Oiico sobre la fuin-
ci6n del latifundio en el estancamiento de la agricultural y de las
condicitnes 'sociales de los trabajadores iagiicolai, en los studios
reailizando en distintas dpocas por profesionales chilenos y ex-
tranjeros.
Uiio de los primeros en sefialar los efectos regres'ivos del
latifundio en la estructura agraria chilena fue George Mac Bride,
quien en 1936 public tn studio muy complete sobre la agricul-
tura chilena; luego el ingeniero agrLnlomo Hugo Trivelli, presen-
t 'como memorial de prueba para optar al titulo'de abogado eii
la ULniveriidad d Chile, una memorial ,obre "Expansi6n y e.'-trc-
tura agraria de Chile", publicada en 1941; mAs tarde comenzaron
los informes anuales de'CEPAL, que se han ido publicando bajo
el titulo de "Estudio Econ6mico de Am6rica latina". El primero
de ellos, el de 1948, publicado al afio siguiente en Nueva Ytrk,
consagr6 una parte important, al anilisis de la situaci6n agro-
pecuaria chilena. CEPAL y muy particularmente su Director,
Rail Prebisch, insistieron con claridad, valentia y audacia sobre
la necesidad de corregir los defects de la estructura agraria
para impula r el desarrollo econ6mico de Am6rica latina, insis-






liendo en las citedra; v\ tribunas de.Chile y de America latina
.,obre la 1 Ugencia dle cetds ,ambios. Los trabajos de FAO, del
institute de Economia de la Universidad de Chile, del Ministerio
de Agricultu'a y de.talentosos icounmiiurnis como Jorge Ahumada
lucion pieclando Ce di.arlin6n-iic sobre el estado de la agiictl
tura chilena y sus perCpectLi i, Nc n un process de Reforma Agraria.
Frente a esta unanimidad en el diagn6stico, la reacci6n tra.
dicional de la Sociedad Nacional de Agricultura ha sido negar
el valor de las estadisticas que presentan las huellas del lati-
fundio, y atiibuir a los studios mencionados, y otros que por
falta de espacio omitimos, un caricter tendencioso, carente de
objetividad. Los presidents de la SNA, Luis Alberto Fernin-
dez y Guillermo Noguera, en sus discursos en la Exposici6n de
Animales y en pol6micas publicadas en la revista "Panorama
Econ6mico" insistieron que las "estadisticas son falsas y mal in-
tencionadas sus interpretaciones". Igual argument utiliz6 re-
cientemente el Presidente del Comit6 Coordinador de las Aso-
ciaciones Agricolas, Pedro Enrique Alfonso.
Al iniciarse una campafia organizada para combatir el In
forme CIDA, los economists Alberto Valdds y Gonzalo Arroyo
repiten el mismo procedimiento, tradicionalmente empleado por
la SNA. En la critical al Informe CIDA publicada en la revista
"Mensaie" procuran desprestigiar las estadisticas sefialando que
"el censo agropecuario de 1955, no fue disefiado para realizar.
una tarea de tal naturaleza..."; "la duda inicial se confirm y a
la vez se transform en franco asombro, pues es tal la ligereza
que se ha usadp en el manejo de las cifras, que result suma,
mente extraflo, dada la calidad de algunos de los tPcnicos que
figuran como autores del studioo. Arroyo y Vald6s utilizan bien
el sistema de la SNA, pues junto con descalificar las cifras del
Censo, atribuyen a sus autores intenciones incompatible con la
objetividad de un t6cnico calificado. "No se ha podido o no
se ha querido- evitar el recomendar implitctamente que la so.
.uci6n de fondo del problema iadtica en una sustancial colecti,
vi.zAci6n de .la agriwctura. Es necesario insistir que elto no fluye
explicitamente del texto..." Insinuar, tergiversar, descalificar cs
un procedimiento politico, pero desconocido por los que se con-
sideran t6cnicos y que procuran critical el trabajo de sus cole.
gas, salvo en casos en que, por falta de arguments, se trate de
deformar, ante la opinion ptblica, la imagen de sus autores.







Aunque sc public la lista de los autores y de sus publica-
clones, Arroyo y Valdds prefiricron calificarlos como de "ten.
dencias ideol6gicas reconocidas"...
Es una lHstima, pero el Informe CIDA es un document que
merece un anAlisis mis detenido, y menos apasionado que el
trabajo publicado por "Mensaje" y reproducido con insistencia
por "El Mercurio".



II



Los ataqucs al Informe CIDA revelan la importancia del tra.
bajo realizado por el Comit6 Ihtetamericano de Desarrollo Agri-
cola. Este studio de 405 pAginas, es el resultado de las investiga-
clones econ6micas y sociales de 60 profcsionales de gran com-
petencia, quienes contaron con la colaboraci6n de importantes
organisms nacionales ,e internacionales. Tuvo como objeto exa-
minar la situaci6n actual de la tenencia de la tierra en Chile,
para determinar la naturaleza y las dimensions del problema
que representan el miniiilunild y el latifundio; se propuso asimis-
mo ver las relaciones entire los sistemas de tenencia de la tie-
rra y el desarrollo econ6mico, procurando establecer ciertos cri-
terios para la evaluaci6n de los programs de Reforma Agraria,
en funci6n de las metas establecidas en la Carta de Punta del
Este.
La Carta de Punta del Este suscrita por los gobiernos de
Am6rica y entree ellos por el de Chile, obligaba a "impulsar, den-
tro de las particularidades de cada pais, programs de Reforma
Agraria integral, orientada a la efectiva transformaci6n de la;
estructuras.e injustos sistemas de tenencia y explotaci6n deida
tierra, donde asi se requiera, con miras a sustituir el regimen
del latifundio y minifundio, por un sistema just de propiedad,
de tal manera que, mediante el complement del crddito opor-
tuno y adecuado, la asistencia t6cnica y la comercializaci6n y
distribuci6n de los products, la tierra constituya, para el hom-
bre que la trabaja, base de su estabilidad econ6mica, fundamen-
to de su progresivo bienestar y garantia de su libertad y digni-
dad" (Objetivo 6? del titulo primero).


6.-Politica y...







Muchos ya ol\id.rion no: solo el compromise de Punta dcl
Este, sino tambidn el del Presidente Frei, quien prometi6 al pais
hacer una autdntica Refou ma Agraia., de mantra de incorporar
unos cien mil campesinos a la propiedad de la tierra.
La novedad en los ataques al Informe CIDA publicados en
"El Mercurio" consiste en evitar la discusi6n sobre el problema
de fondo, la existencia del latifundio y su impact en el estan-
camiento de la agriculture, y repetir con insistencia, en visperas
de la discusi6n en el Senado del proyecto de Reforma Agraria,
que el Presidente Frei ha sido engafiado con "cstadisticas falsas"
presentadas por los t6cnicos en forma "tendenciosa".
El Informe CIDA revela que "en Chile, las grande cmpresas
agricolas, cuyo nulmero alcanza a 10.300, son duefias del 65% de
la superficie arable y del 78% de la superficie regada". El Presi-
dente Fici conrluye al examiner 6stas y otras cifras que omiti-
mos. por ahora, que "-\clui\yndo la median empresa agricola
y algunas grandes empresas modernas que.explotan eficientemen-
tc sus predios, una part imporlantisima de la tierra chilena, y
en especial la mis productive del pais, estA concentrada en pocas
personas; muchas de ellas ni siquiera agricultores han adquirido
la tierra.como una inversi6n especulativa, para justifical creditos
u otros negocios o para sustentar situaciones de prestigio perso-
nal. Eslos propletarios no tienen conciencia de que su obligaci6n
es hacer rendir. la tierra al maximo, para aportar riquezas a la
economic national. y simultAneamente dar participaci6n, de un
modo just en su IlrutI. a la poblaci6n campesina que en ellas
vive, trabaja y muere'" (Mensaje al Congreso Nacional, del 22 de
noviembre de 1965).
D6nde esta cl engaflo?
La Unica e\plicaci6n a los ataques al Informe CIDA puede
ser el deseo de quienes no lugiaion frenar de frente el pirocto
de. Reforma Agraria, eje de la Revoluci6n en Libertad, quieren
ahora ensombrecer la honorabilidad y seriedad cientifica de quie-
nes han demostrado hasta la saciedad, que cl latifundio es res-
ponsable del; deficit de came, trigo, leche, papas y otros produc-
tos que el pnis puede producer en abundancia, pero que ahora
carece y debe comprarlos en el exterior. Ademas son culpados
porque ofrecen al pais una soluci6n: utilizar a los campesinos
con empuje para. renovar y modernizar la agriculture, ofrecien-
doles. al mismo tiempo mejores oportunidades para trabajar con
libertad y dignidad.










Los pastes naturales...



"La mddula del problema agrario es la estructura de la te-
nencia de la tierra que concentra el poder econ6mico, social y
politico en las manos de una reducida capa de agricultores. Se-
ria sumamente dificil que el agro chileno se transform rapi-
damente en un sistema de empresas dinamico y modern sin
la participaci6n active de la gran masa de campesinos que ahora
no tiene tierras o tiene muy poca. Basicamente este es mAs que
nada un problema de Reforma Agraria" (Informe CIDA, pig. 214).
Con estas palabras concluye el anAlisis de la tenencia de la
tierra y su relaci6n con el process de desarrollo econ6mico.
Para llegar a estas conclusions el Informe CIDA sefiala los
siguientes hechos:

-Existe un remanente superior a dos millones de hectareas
arables con pastos naturales, que indudablemente podrian tener
un uso mas intensive. Mas de quinientas mil hectareas regadas,
de un total de un mill6n doscientos mil, se encuentran con pas-
tos naturales.
-El uso extensive de la tierra esta present en los predios
de todos los tamafios, aunque en menor escala en las explotacio-
nes de menor cabida.

Existe por lo tanto una marcada subutilizaci6n de la tierra
a todos los niveles de tamafio; en cifras absolutas, las grandes
explotaciones concentran la mayoria de los pastos naturales. Ade-
mis las explotaciones subfamiliares y familiares produce, en
promedio, mis del double por hectarea arable que las grandes o
multifamiliares.
Estas cifras no han sido objetadas a pesar de la gravedad
que encierra para un pais en process de desarrollo el desperdi-
cio de recursos disponibles para producer alimentos para una
poblaci6n que crece aceleradamente.
Agrava este cuadro la desocupaci6n existente en los campos,
que la industrial no es capaz de absorber. El impulse inicial para






un cambio de esta situaci6n segin el Informe CIDA deberia ve-
nir de una mejor utilizaci6n de la tierra y sobre todo de la ma-
no de obra, ya que los recursos de capital son sumamente es-
casos.
La experiencia de la Corporaci6n de la Reforma Agraria en
Chile estd mostrando que el camino sefialado por CIDA es bueno.
En efecto, los asentamientos estan aprovechando la totalidad
de la mano de obra disponible en los funds; en el moment de
su,,expropiaci6n. A pesar de las dificultades inherentes al cam,
bio de un patr6n a un Comit6 de Asentamiento, debido a la yno
cesaria adaptaci6n a *una nueva organizaci6n del trabajo, los
fundos expropiados han mantenido y en muchos casos superado
las superficies sembradas, esperdndose que en los pr6ximos afios
alcanzaran niveles .muy superiores a los promedios de esos pre-
dios.
El impact de los asentamientos parece que sera superior a
todas las predicciones. Junto con lograr mantcner un nivel de
empleo satisfactorio han permitido que los trabajadorcs agrico-
las tripliquen sus ingresos. Cualquiera que visit un asentamien-
to podrd comprobar que los campesinos han adquirido animals,
herramientas de trabajo y estin alcanzando un nivel de consu-
mo satisfactorio para esta primer etapa del process de Refor-
ma Agraria. Y el cambio .e irealiza tranqulilanleniLe. ordenadamen-
te, pues los campesinos estin seguros de poder satisfacer las
exigencias minimas. Con una superaci6n constant lograrin lo
que la agriculture no logr6 hasta ahora: una intensificaci6n del
uso de la tierra, mediante un process ,e modernizaci6n que uti-
liza los recursos disponibles, para aumentar la producci6n y ser-
vir al desarrollo national.



IV


Jorge Rogers ha cscrito sobre Reforma Agraria, pasando del
"chipe libre" de PEC a un libro de 256 pAginas sin incluir los
ap6ndices. Lo hemos acompafiado en estas paginas y hemos cn-
contrado al politico romantico que recuerda sus memories par-
lamentarias y las vineula a los tiempos nuevos, donde no se en-
cuentran "[(alanni .;ra", los muchachos-de antes...







ESte romanticismo agrada-y entretiene y uno desea encon-
trarlo en mueha gente quc hoy trabaja en la rutina diaria, sin
los estimulbs quc da la esperanza en la luCha por un porvenir
mejor. Algunos echan de menos un calor 'mis icvolucionario,
pues no se resignan a pcnsar que las necesidades populares se
relacionan con un pil6n de agua, un nuevo recorrido de micros,
una matricula universitaria o una beca escolar.

Pero de Reforma Agraria poco se' saca en' limpio de Jorge
Rogers. Su tesis cs que Eduardo Frei ha cambiado. Es cierto.

En 1945, Frci era ministry de Obras Pdblicas y la Reforma
Agraria era tarea de otro ministerio, el de Agricultura. En cum-
plimiento de sus obligaciones y atendiendo a un problema que
siempre le ha inquietado, el aprovechamiento del agua, hizo un
plan de regadio. No se podia esperar otra cosa.

En 1966, es Presidente de Chile, y debe responder a un com-
promiso contraido eri su campafia: resolver cl problema del atra-
so de la agriculture y de la pobreza de los inquilinos y trabaja-
dores agricolas en general, que ha llegado a niveles muy alar-
mantes. Es natural que proponga al Parlamento un proyectd de
Reforma Agraria, mucho mis amplio que el Plan de Regadio de
1945.

Pero lo que uno no se explica es por qud Jorge Rogers atri-
buye tanta originalidad a Eduardo Frei en 1945, al proponer apro-
vechar la plusvalia de las tierras regadas con fondos del Estado,
para recuperar parte de estas tierras para colonizaci6n. Esta
idea no es original de Eduardo Frei. El articulo 24, de la Ley N?
4.496 que cre6 la C'iia de Colonizaci6n Agricola en 1928 dice tex-
liji1 e ii t '

"En los terrenos que se rieguen por las obras que cl Estado
ejecute o para las cuales proporciorre su crddito, podrd expro-
piarse para former colonies agricolas, hasta la tercera parte de
dichos terrenos". Adem6s el articulo 23 autorizaba las expropia.
ciones de los terrenos colindantes a las nuevas lines fdrreas,
hasta una distancia de 5 kil6metros.

Lo que seria intercsante es que Jorge Rogers estudiara con
la constancia que todos le reconocenmos por qud nunca se aplic6







este articulo 24 de la Ley N? 4.496. Quizds asi podria aterrizar
mejor en los problems agrarios, comprendiendo que no bastan
las leyes, si no hay una autoridad con el poder y la voluntad de
exigir su cumplimiento.

Otro aspect original de Jorge Rogers es su version del ori-
gen del proyecto de Reforma Agraria. Su version es fnica: le
atribuye las ideas que le molestan a las personas que tambin,
le molestan. Como metodo es interesante, pero no tiene nada
que ver con la realidad de la gestaci6n del proyecto de Refor-
ma Agraria.



V



"La Reforma Agraria estd llamada a desempenar un papel
de importancia capital en la lucha para eliminar el hambre y
la pobreza rural en el mundo. Y los problems que valientemen.
te no tem6is afrontar son, quizas, de los mis dificiles de resol.
ver, pero sin duda, de los mis vitales y mis urgentes que se
plantean al mundo dc hoy. Asf, para no citar mas que algunos,
los relatives al regimen de tenencia; la redistribuci6n de tierras;
la transformaci6n de las relaciones entire propietarios y explo-
tadores; la liiacion de un limited a la extension de las propieda-
des rdsticas; los problems de la concentraci6n parcelaria; la
explotaci6n en comdn y la colonizaci6n agricola".

Estas palabras de Paulo VI en la Conferencia Mundial so-
bre Reforma Agraria de Roma Ilamaran la atenci6n de muchos
que estdn acusando de colectivistas a los cat6licos que se han
formado conciencia sobre la gravedad del problema agrario y
trabajan por una efectiva Reforma Agraria. Y el Jefe de la Igle-
sia Cat61ica no se limit a fijar su pensamiento. Apoya su re-
flexi6n en el texto de la Constituci6n de la Iglesia aprobada por
el Concilio Vaticano II que dice textualmente:

"Dios destiny la tierra y todo lo que ella contiene al uso de
todos los pueblos, de forma que los bienes de la crcaci6n deben
aIluiir equitativamente entire las manos de todos, segdn las re-






glas de la justicia, quc cs inseparable de la caridad. Cualesqulera
que sean las formas de la propledad, adaptadas a las legtimas
instituciones de los pueblo, segun las circunstancia- diversas y
cambiantes, debe tenerse siempre en cuenta este destino univer-
sal de los bienes".
Mis adelante Paulo VI, citando nuevamente el document
conciliar, afirma que "se imponen reforms destinadas, seg(n cl
caso, a aumentar los ingresos, mejorar las condiciones de traba-
jo y la seguridad del empleo, favorecer la iniciativa e incluso
repartir las propiedades insufieientemente cultivadas en bene-
ficio de los hombres capaces de hacerlas valer".
Estas citas son elocuente testimonio del pensamiento official
de la Iglesia Cat6lica sobre el problema de la Reforma Agraria.


SAN PABLO 1830
FONO 87012

S A N T I A GO


r















EL CONGRESS DEL PARTIDO


DEMOCRAT CRISTIANO




Concepto de la Revoluci6n en Libertad

1.-La Revoluci6n en Libcrtad cs cl paso de la sociedad capitalist
a la socitlad c.ninl ori,;.i a Democracia Cristiana proclama quc su
finalidad hisleaica :c. icalizar la sociedad comunitaria.
2.-Este objetivo part de la realidad social y econ6mica actual
y a trav6s del proceso revolucionario sc van estableciendo las bases
de la nueva sociedad. Estc process se expresa y nutre a la vez de
una ideologia y sc ban tutidanlumncnilmeolu en la acci3n de las fuerzas
socialcs olirimidas por cl actual sistema.
3.-La hucva sociedad no sera una sociedad clasista sino solida-
ria. Solo en una sd.:iedatl que ha tcrminado de borrar de su seno
los iant1.gnii~mos sociales que dividen a los hombres y vuelven in
humans sus relaciones, podrd surgir en nuestros dias una comu-
nidad de hombres libres y rcalizarse los grandes ideales humans
y cristianos comno la paz, la justicia, la hcrmandad.
4.-La nueva sociedad seri pluralista, democrdtica y fundada en
relaciones comunitarias de producci6n y de trabajo.
a) Pluralista en lo idcol6gico, politico, religioso y cultural.
b). Dcniocl:iiia en el .cniido amplio y no s6lo en el sentido po-
litico tiadicional, cuke igniliquc la participaci6n efectiva y conscience
del pueblo ,igiani.zad.e en laI citiiui del podcr y su amplio access
a a cdul.ii.lcac n \ I.' cultural.
ci ConunitlI in na.c el sentido que se trata de una sociedad de
I.lalaiadoilc Jundie Io.i medios de pl.,.Incl iin ouc rcquieren del tra-
bajo colectivo pertencceli a la comunidad national o a las comuni-
dades do trabajadorcs,


DOCUMENTOS~r







5.-La sociedad comunitaria no es una, meta kiana despegada
del. pi eenc. 'Ella surge de la experiencia social contemporinea. La
revoluci6n se plantea cuando el desarrollo de la sociedad, en tdo's
sus aspects, ya no pucdc realizarse dentro de la estructura esta-
blecida. Tiene por objeto abolir las viejas forma'i sociales del capi-
talismo y crear las nuevas, a partir de las cualcs se desarrolla la
sociedad comunitaria.

6.-La revoluci6n es un process democratic, que supone el am
plio dcsarrollo de la autocritica y la libre cxpresi6n de todos los sec
stores, con 'participaci6n active del' pueblo y que se realiza por una
via no capitalist de desarrollo. Este process se efectda por el pue.
blo, conducido por el Partido y ejecutado por el Gobierno en una
acci6n conjugada que implica un diilogo permanent y movilizaci6n
cominn tras los objetivos revolucionarios. En este process, la orga-
nizaci6n del, pueblo en sindicatos, cooperatives, juntas de veCinos;
comites campesinos, ccntros de madres y demas organizaciones de
bases, es fundamental a fin de desarrollar el poder popular.

7.-La via de desarrollo no capitalist se caracteriza por lo si1
guiente.

-Planificaci6n democrAtica de la vida ccon5mica social tue ein-
vuelve la movilizaci6n de los recursos materials y humarios del
pais, tras los objetivos cuya prioridad sea determinada por un
desarrollo cquilibrado a la' vez que descenfralizado.
-Rapido incremento de las formss comuriitarias de producci6n.
-Reforma Agraria rdpida. drtstica, masiva, que termine con el
latifundio y establezca formas de propiedad campesina no pa-
tronales, afianzando las experiencias de tipo comunitario' qu'e
fluyen de la realidad.
-Extensi6n del control o dominio de la comnunidad sobre los
centros del poder econ6mico y actividades bAsicas.
-Adecuaci6n de las estructuras del Estado al process de desa
rrollo no capitalist, permitiendo la participaci6n active del
pueblo en los centros de decision. En este process, el Estado
no puede ser neutro sino que ser., el motor de las transfor-
maciones.
-Definici6n clara y stable de un Estatuto para las rni.c Io. .
privadas, sobre las siguientes bases: a) un sistema tributario,
de precious y de crCditos, establecido de rnanera de otorgar jus-
tos mirgencs de utilidadcs; b) tareas sectoriales de reinversi6n,
de producci6n y de productividad.

La via no capitalist de desarrollo hace especial hincapi6 en los
siguientes puntos, para un program de acci6n concertado entire el
Partido y el Gobierno.

1.-Transformar el Servicio de Cooperaci6n T6cnica en un Insti-
tuto de Desarrollo de la Economia Social del Pueblo que, SupelanduJ
los obstaculos institucionales, aporte los crdditos y la asistencia tec-







nica necesaria para promover el lcd:. i roll dc la artesania, pequefia
y median industrial, cooperatives y dcmis formas avanzadas de pro.
ducci6n industrial.

2.-Incrementar sustancialmente el ahorro national, exigiendo un
esfuerzo mayor a las classes de altos ingresos. Dicho ahorro debe ser
vinculado al dcsarrollo de beneficios sociales director, a capitaliza-
ci6n direct o a un fondo de Capitalizaci6n Nacional. Este fondo
sera dirigido bipartitamente por representantes del Estado y de las
organizaciones de base; podri operar con inversiones directs otor
gando cr6ditos a empresas estatales y a las empresas del area de
economic social.

3.-Implantar de manera procresiva formas do autogestaci6n e'n
las empresas del Estado o semiphblicas e introducir exoerimental-
mente formas comunitarias de explotaci6n en casos pilots.

4.-Realizar las inversiones pdblicas recesarias en aquellas areas
estimadas estrategicas de la economic, infraestructuras, materials pri-
mas basicas, industries basicas, products de bienes de capital y ser-
vicios riblicos vitales, nara ir paulatinamente incrementando en ellas
el dominio del Estado. Los aportes oue la CORFO v otros organismos
de foment realicen a empresas radicadas en dichas areas deben ser
capitalizados.

5.-Aprobaci6n ripida de la lev que reform el Banco Central y
que entrega al Ejecutivo la totalidad de su direcci6n.

6.-Aprobaci6n de la reform de la Ley de Bancos y aplicaci6n
de directives y controls sobre Bancos privados comerciales, a fin de
reorientar el credito segin las prioridades que establece el Plan de
desarrollo y hacidndolo accessible a los sectors productivos poster-
gados.
7.-Asegurar el dominio ptiblico de los eventuales Bancos de Fo-
mento.

8.-Definir, clara y establetnente, un estatuto para las empresas
privadas capiralisti sobre las siguientes bases: a) Un sistema tri-
butario de precious y de creditos establecidos de manera de otorgar
jut.'ios margenes de utilidad; b) Tareas sectoriales de reinversi6n, de
producci6n, de productividad, de estandarizaci6n, de calidad, de ex-
portaci6n.

9.-Materializar, de acuerdo con las prioridades del plan de desa-
rrollo, convenios con sectors productivos a fin de fijar las metas
cuantitativas, cl tipo de bienes que se suministrarAn al mercado, etc.,
teniendo como base cl estatuto ya definido y la participaci6n en los
convenios del sector laboral correspondiente.
10.-RRepresi6n drdstica de las pl.icic.,s delictivas en el Ambito
econ6mico.







Politica sindical


I.-La Comisi6n de Politica Sindical reafirm6 en forma categ6rica
que el mAs profundo y accndrado espiritu del PDC, su sello distih-
tivo y su misi6n en Chile se cxprcsan en su VOCACION POPULAR,
la cual entrafia:

1) La decision irrevocable de luchar por obtener, de parte de la
sociedad, el reconocimiento de la dignidad y los dcrechos de los tra-
bajadores;
2) La incorporaci6n de los trabajadores al poder econ6mico y o-
cial de la Naci6n, con participaci6n efectiva en las decisions del Go-
bierno, encaminadas a cambiar las estructuras injustas de la sociedad
capitalist que adn nos rigen, y
3) El agrupamiento de todos los trabajadores en poderosas orga-
nizaciones sindicales, capaces de hacer que su voz sea escuchada y
respetada por los empresarios y por el Gobierno.

II.-En el program de Gobierno propuesto al pais durante la
campafia presidential, el PDC manifesto que la legislaci6n laboral en
Chile estA atrasada. En cfecto, mantiene diferencias injustificadas en-
tre empleados y obreros; discrimina arbitrariamente en contra de
estos dltimos; contiene normas sobre conflicts colectivos y Juntas
de Conciliaci6n que necesitan urgente y complete revision y, princi.
palmente, consagra un regimen sindical rigldo que impide.el ejercicio
de la libertad sindical consagrado en la Constituci6n Politica del Es-
tado al garantizar ci derecho de asociaci n; prohibe la formaci6n de
federaciones y confcderaciones con facultad para representar ante el
sector patronal y el Gobierno los intereses de sus afiliados; dificulta
el manejo y disposici6n de los recursos sindicales, y en general, des-
conoce la funci6n del trabajo organizado en las decisions de orden
econ6mico y social que afectan al pueblo.
Por otra parte, en contradicci6n abierta con las normas que se
aplican en todos los paises democrAticos, en Chile se hallaban exclui-
dos de la vida sindical pricticamente todo cl campesinado y se hallan
excluidos legalmente los trabajadores del sector pdblico.
Lo anterior ha determinado que el sindicalismo Ileve en Chile
una vida dificil, precaria y sin significaci6n alguna en las grandes
decisions.
El porcentaje de la poblaci6n active sindicalizada s6lo alcanz6 en
1963 al 9,8%. En la actualidad, gracias al decidido respaldo del Go-
bierno de la Democracia Cristiana, el porcentaje ha subido en 20 me-
ses al 11,7%. Esto quiere decir que, no obstante los esfuerzos que se
hagan, mientras no se cambien las estructuras legales sera impossible
lograr una masiva incorporaci6n de los trabajadores a la organizaci6n
sindical y continuarin al margen de ella el 90% de las fuerzas la-
borales.
El PDC estima que los trabajadores deben tener derecho a expre-
sar su opinion en forma aut6ntica y democrdtica a trav6s de un r6







gimen sindical organizado, libhe dre trabas, camo uno de los elements
fundamentals de la nucva estructura ccon6mica y social que estA
creando y poniendo en march. Los trabajadores necesitan del sindi-
cato para defender sus derechos; para obtener lo que en justicia les
pertenece; para integrarse plenamente en el process econ6mico; para
obtener la participaci6n que les corresponde en raz6n de su contri-
buci6n en la producci6n de bienes y servicios y para asumir la cuota
de responsabilidades que les cabe en el process de desarrollo y de
cambios. El sindicato no puede ser s6lo un instrument de defense
de interests, sino que ademts debe ser la expresi6n del trabajo orga
nizado que se integra en la estructura econdmico-social del pais, con
los dcrchos y las responsabilidades inhcrentes a su decisive impor
tancia en la vida de la Naci6n.
Por tales razoncs, el PDC estima indispen able modificar la ac.
tual legislaci6n en material sindical, para garantizar una efectiva lii
bertad sindical.
Pero al mismo tiempo cree necesario dejar muy enr claro que
estima que una legislation destinada a reformar el Libro III del C6
digo del Trabajo deberd contemplar las normas necesarias para evitar
la proliferaci6n de pequefios sindicatos, no representatives, que mi-
nimizan y debilitan la organizaci6n sindical y dan lugar al vicio del
paralelismo. Y para impedir: el abuso y el libertinaje en esta material
consider que es precise establecer que como minimo debe reunirse
un 30%0 de los trabajadores de una empresa o actividad para que
cstos puedan constituir un nuevo sindicato. Ademis, debe establecerse
con toda precision que cn todo caso, la negociaei6n en cualquier clase
de conflict colectivo dcbe'r realizarse "entr e c impresario con cl
sindicato mAs representative y que los acuerdos que se obtengan de-
berin afectar a todos los trabajadores.

III.-La unidad debe ser cl fruto de la representatividad y esta
solo sc consiguc mcdiante la libertad sindical. La unidad no se impone
por ley o por decreto; Ltanpoco se impone por la fuerza y es ficticia
cuando result de componendas interesadas. Tal "unidad" no es re-
presentativa del cfectivo interns de los trabajadores. Eso no es unm-
dad. Ella s61o puede resultar de la libre incorporaci6n de los tra-
bajadores a la organizaci6n sindical para perseguir objetivos pura-
wnente gremialcs, que no sc contrapongan al interns general de toda
la comunidad.
El mayor obstAculo para la unidad sindical proviene de la intro.
misi6n de la political partidista en los organismos sindicales. Trasla.
dar a este campo las diferencias y discrepancies ideol6gicas y poll-
ticas que pueden existir entire los. diversos grupos integrantes de las
organizaciones laboralcs, pail utilizarlos como elements de lucha
political, conspira contra la unidad, dafia los legitimos interests gre-
miales y aparta al sindicalismo de sus fines propios.
Las rclaciones que la vida ccon6mica planted centre los trabaja-
dores por una part y los empresarios o -cl Estado por otra, no son
ideol6gicas sino funcionales y gremiales y por consiguiente la repre-
sentaci6n que los organismos sindicales asumen cn, sus luchas para
lograr mejores condiciones de vida, es la reprcsentaci6n de todos los







trabajadores y no s6lo la do scctores o grupos ideol6gicos o politicos
determinados. Lo anterior no obsta a la existencia de organismos
politicos o ideol6gicos que capaciten y .orienten a los, trabajadores
para su mas eficaz actuaci6n en el campo sindical.
En sintesis, el PDC, por imperative moral, busca la unidad de los
trabajadores en torno a los principios de pluralidad ideol6gica y reli-
giosa y de defense de sus intereses gremiales, expresados en un marco
de libertad sindical. La unidad sera entonces product de la voluntad
de los trabajadores y po imposici6n de. la ley.

IV.-El PDC reafirma el derecho de todos los trabajadores, sin
distinci6n alguna, con la sola excepci6n de quienes sirven en las Fuer-
zas Armadas, a afiliarse libremente en sindicatos y de asociarse en
federaciones y confederaciones, y el derccho de estos a, dirigirse li
bremente mediante la, expresi6n democritica de la voluntad de sus
asociados, con total independencia de cualquier tutela, ,estatal, patrol.
nal o partidista.
El PDC declara que todos los trabajadores DC tienen la obliga-
ci6n de ingresar y participar en organizaciones sindicales y de rea-
lizar en ellas el esfuerzo mas serio y perseverante en defense de, las
legitimas aspiraciones ,de su grcmio.
Asimismo, reafirma su. decision de procurar, por todos los medios
posibles y dentro del principio de la libertad sindical, la incorpora-
ci6n de todos los trabajadores chilenos en organismos sindicales de
base gremial y no ideol6gica.
Por iltimo, el PDC alli na que se ha cumplido una etapa previa
de elaboraci6n y presentaci6n de importantes proyectos de ley, enca-
mninados a obtener reforms que abran el camina para la participa-
ci6n popular en el poder y denuncia la actitud antipatri6tica de los
partidos marxistas que han tratado por todos los.medios posibles de
impedir su aprobaci6n, como asimismo la actitud reaccionaria.de los
partidos de derecha y del Partido Radical.
Como conclusi6p. de este Informe, los trabajadores DC dan su
mns.amplio respaldo y reclaman el pronto despacho de los siguientec
proyectos de ley:

1) Reforma del Libro III del C6digo del Trabajo;
2) Ley.de prestaciones familiares y de nivelaci6n de la asignaci6n
familiar;
3):Ley del seguro obligatorio de accidents del trabajo y enfer
medades profesionales;
4) Ley de reestructuraci6n de los Servicios del Trabajo;
5) Ley de Junta Nacional de Remuneraciones;
6) Ley national de aprendizaje;
7) Ley de estatuto de la enpresa;
8). Ley general de seguridad social;
9) Ley de Comisiones Industriales;
10) Ley de sindicalizaci6n, campesina; y
11) Ley de sanciones y multas por el incumplimiento de las obli-
gaciones prcvisionales.







La aprobaci6n de estas leyes constituira un paso trascendental en
esta primer fase dcl process revolucionario. Por tanto, deberAn adop.
tarse las medidas adecuadas para movilizar at pueblo, a fin de des.
baratar las maniobras que pretenden impedir su rapido despacho.



La participaci6n del Partido y del Goblerno en la
Revolucl6n en Libertad



Definir la participaci6n del Goblerno y del Partido en la Revolu.
ci6n en Libertad supone reafirmar que:
El Partido y el Gobicrno son entidades formalmente diferentes
pero que compronietidas en el process revolucionario, deben nece-
sariamente confluir en una acci6n comun.
La Revoluci6n en Libertad es un process hist6rico irreversible que
se consolidard en la media que el Pnm ido mantenga y acentae una
ideologia revolucionaria que conduzca a la Sociedad Comunitaria y
que en su conducci6n predominen, comandindolo, las fuerzas sociales
hoy explotadas; los trabajadores del campo y de la ciudad.
En el anAlisis de la relaci6n Partido-Gobierno surge un aspect
esencial que debe definirse con claridad; al Gobierno, que tiene la
responsabilidad de la Administracion del Estado, corresponde recoger
estudiar y presentar finalmente al Partido, con los equipos y los me
dios de que dispone, las alternatives tecnicas entire las cuales sea ne-
cesario definir su criterio politico. At Partido corresponde la decision
a traves de sus organismos correspondlentes.
En la Administraci6n del Estado y de las Instituciones P6blicas
el responsible primario es el Gobierno y quienes lo encabezan, pero
-con la participaci6n constant, con la presencia dinAmica de la orga.
nizaci6n partidaria agil y eficiente, y esencialmente, sobre la base de
una acci6n concertada entire el Partido y el Gobierno que entregue
a cada uno la conciencia responsible de que se enfrenta a una em-
presa comdn, sin sometimientos ni postergaciones para nadie. En esta
etapa es necesaria la critical fraterna dentro del Partido.
Este Congi eo debe determinar, en funci6n del program pactado
con el pueblo y de la experiencia recogida, el conjunto de transfer.
maciones econ6micas, sociales y political que es imprescindible rea-
lizar en lo que rest de este Gobierno, con el fin de ir creando los
fundamentos de la nueva sociedad, determinadas por las comisiones
especializadas de este mismo Congreso.
Lo anterior permitiri que el Partido y el Gobierno, con pleno
conocimiento de las decisions y de las prioridades fijadas, se conm-
prometan en sus respectivas esferas de acci6n a dar un impulse deci-
sivo a la Revoluci6n en Libertad.
En este marco el Partido suministrard el apoyo popular y politico
necesario, para lo cual debe acentuar la capacitaci6n ideol6gica de
sus militants, realizada por el PDC en forma autinoma y organizada,







desde la base a travds de los grupos comunitarios que permit au-
nentar eficazmente su capacidad de penetraci6n y conducci6n de las
masas populares, erradicar definitive y completamente ingerencias no
democratacristianas nacionales o extranjeras.
En la acci6n concertada el Gobierno debe garantizar y crear las
condiciones en la Administraci6n para que la Revoluci6n en Libertaa
aumcnte su capacidad de mando, lo que implica necesariamente me-
jorar la eficiencia de los mecanismos administrativos, removiendo los
obsticulos que sea necesario para completar esta tarea. AdemAs, el
cspiritu de la Revoluci6n en Libertad debe presidir la orientaci6n
general de todos los actos de la Administraci6n.
La conservaci6n de las perspectives futuras del movimiento revo-
lucionario y el enriquecimiento de su ideologia en la consolidaci6n
hist6rica del Partido es tarea de todos sus militants, estdn dentro
o fuera del Gobierno.
Todo lo anterior supone la creaci6n de un centro unificado de
decisions que se expresen desde el nivel national hasta el nivel local
pasando por lo regional y provincial.



Declaracitn Politica



I.-La Revoluci6n en Libertad es la f6rmula de la Democracia
Cristiana en la tarea de cOnstrucci6n de la nueva sociedad, humanista
y comunitaria.
Ella es la inica alternative democritica y compatible con la tra-
dici6n chilena, frente a la forma regresiva de signo individualist
ligada a la economic del lucro y a la permanencia del subdesarrollo
en los paises de Amdrica Latina: y a las formas totalitarias de revo-
luci6n social anticapitalistas que significant la tirania en lo politico y
el colectivismo estatista en lo econ6mico.

II.-El Gobierno que el pueblo se dio al elegir al Presidente Frei
es la primer etapa de la Revoluci6n en Libertad, cuyo contenido y
area es el program planteado al pais.
La ejecuci6n de este program constitute el compromise de la
Democracia Cristiana y su Gobierno con el pueblo de Chile.
Este compromise se sintetiza principalmente en los siguientes pun-
tos: 1) Reforma Constitucional para cambiar el Estatuto de la Pro-
piedad, establecer el plebiscite, democratizar y descentralizar el Es-
tado; 2) Reforma Agraria para incorporar cien mil campesinos a la
propiedad de la tierra, eliminar el latifundio y cambiar la estructura
del agro chileno; 3) Educaci6n para todos, que significa la ensefianza
base de nueve aflos gratuita y obligatoria para todos los nifios de
Chile, y por lo tanto, una real transferencia del poder cultural de una
elite privilegiada a la gran mayoria del pueblo; 4) Plan de Vivienda
para construir trescientas sesenta mil casas que proporcionen una
s6lida base de vida a otras tantas families proletarias; 5) Chileni-






zaci6n del cuhbie queo ,inililc. lao irncorporaci6n Jefinitii\ a la eco,
nomia chilena de los, beneficios de la explotaci6n de nuestra riqueza
basica y la conducci6n por el Estado de la political de producci6n y
comercializaci6n del cobrc; 6) Politica Exterior independiente capaz
de expresar el libr- espiritu de Chile y sus interests y sus derechos en
pro de la paz mtndial, especialmente en la integraci6n y unidad latino-
americana; 7) Industrializaci6n y desarrollo econ6mico para dar opor-
tunidades crecientes a los trabajadores de apropiaci6n de un bien.
star cada vez mayor y como forma concrete e imprescindible de
construir una sociedad humanista y comunitaria, integrada sobre la
base de la abundancia; 8) Organizaci6n del pueblo para que sea
el actor consciente y solidario de la Revoluci6n en Libertad, permi-
tidndole su incorporaci6n al process de la construcci6n de la nueva
sociedad; 9) Redistribuci6n de ingresos destinada a hacer justicia y
aumentar la participaci6n del pueblo de la renta national y posibili-
,tar que el esfuerzo financiero national recaiga sobre los que mis
tienen. El Impuesto Patrimonial significa una forma revolucionaria
para cumplir ese objetivo; y 10) Gucrra a la inflaci6n en la cual y con
la participaci6n del pueblo, venciendo hAbitos y obsticulos de todc
orden, hemos podido avanzar mejorando el poder adquisitivo de los
asalariados, especialmente de los campesmos.

III.-La Democracia Cristiana afirma que al emprender la cjecu-
ci6n dq.este program, que se encuentra en plena fase de cumpli-
miento,.,su Gobierno, ha puesto en march la Revoluci6n en Libertad
que significa una gran tarea national de Rompimiento y Construc-
cidn dentro de, la democracia.

Es in lumiipimieniiu en cuanto significa:

a) La destrucci6n de los grupos de powder conformadas por las
oligarquias que tradicionalmente :han dommado Chile;
b) La destrucci6n de las barreras culturales, political, sociales y
econ6micas que.impiden el progress del pais y la participaci6n plena
del pueblo en la construcci6n de una nueva sociedad;
c) La eliminaci6n de las bases de dependencia exterior que sub.
ordiriaban el interns national a las presibnes forineas.

Es tuna construcci6n en cuanto:

a) Edifice las nievas instituciones que consolidan delIniiiii tin ilte'
las di\eli;-s loinia; de participaci6n total del pueblo en el podJe po
litido, riqueza national y beneficios de la cultural;
b) Gc;'eC.a mecanismos que perniten progresivamente avanzar ha.
cia una, sociedad comunitaria y humanista;
c) Acelera el desarrollo national para dar mayor bienestar al pue-
blo, alcanzar nuestra independencia econ6mica y consolidar las nuevas
estrUcturas.







Es un process en libertad por lo cual:


a) El PDC debe ejercer el liderazgo de la movilizaci6n democrA-
tica de todas las ftierzas que desean la transformaci6n;
b) La Revoluci6n en Libertad ha de hacerse por etapas, cada una
de las cuales debe consolidarse y permitir el democratic avancc
hacia etapas posteriores;
c) Debe ser eficiente, pues cuando el pueblo se expresa libre-
mente no admite equivocaciones que solo a 61 perjudican.

La Democracia Cristiana reafirma su voluntad de conciliar la
transformaci6n revolucionaria con la libertad, patrimonio del pueblo,
hecho que le da a la experiencia chilena un valor nuevo en el campo
national e international, especialmente en Amdrica Latina.

IV.-La Democracia Cristiana reafirma categ6ricamente su apoyo
al program y al Gobierno del Presidente Frei, al principio de la
unidad de acci6n entire el Gobierno y el Partido. Sefiala claramente
que ni su tarea ni su desarrollo ideologico se agotan en el marco
del period de la present administraci6n.
En tal sentido, interpretando el program aprobado abrumadora-
mente por el pueblo en 1964 y en todas las consultas populares rea-
lizadas hasta la fecha, expone lo que, a su juicio, constituyen las
iniciativas programaticas mAs importantes en el pr6ximo future.
Al pueblo le interest esencialmente conocer las lines de acci6n
concrete que ejecutarAn la Democracia Cristiana y el Gobierno.

1.-La tarea mas fundamental serA la realizaci6n de la Reforma
Agraria, la extension de las Organizaciones Campesinas y, en general,
todo el process educativo y t6cnico destinado a general un rapido
aumento de la piodkucini agricola. La R'wloirm. Agraria es la base
de transformaci6n social y econ6mica del pais y la principal conquis-
ta del pueblo bajo el Gobierno del Presidente Frei.

2.-La segunda tarea es la extension de la Reforma Educacional
para dar a todos los niflos de Chile formaci6n bAsica de nueve afios
y proporcionar la ensefianza tdcnica y professional especialmente a
los trabajadores.

3.-Promover la Asistencia Crediticia y Tecnica para organizer
e impulsar vigorosamente las formas de economic popular, en la ar-
tesania, en la peqluefi \ median indL1itriau, en las cooperatives y en
general a todas las empress comunitarias.

4.-Impulso a los Bancos de Fomento sobre la base del dominio
pdblico en su gesti6n y orientaci6n hacia el desarrollo industrial,

5.-Luchar decididamente por la obtenci6n de las eyes que inte
gran el program popular:


7.-Politica y...







a) Reforma Constitucional;
b) Ley de Juntas de Vecinos;
c),Leyes Normativas que posibiliien el mejoramiento institutional
y la eficacia de la Administraci6n PWiblica;
d) Modificaci6n del C6digo del Trabajo que posibilite la libertad
sindical;
e) Sindicalizaci6n Campesina;
f) Implantaci6n del Seguro Social de Accidentes del Trabajo y
Erifermedades Profesionales;
g) Prestaciones familiares y su nivelaci6n;
h) Modificaci6n de la Ley de Sociedades An6nimas;
i) Naci,n.iliz.:cian de las Compafiias de Electricidad y Telefonos; y
j) Le\ AtlLomounlz.


6.-La sexta tarea serA .,:'lcrarl l: organnizaci6n popular con par
ticipaci6n plena y eficaz de In Dcmocriracim Cristiina organizando la
p.rlicipacion de los campesinos, pobladores, obreros y juventudes.

7.-Llevar adelante el desarrollo econ6mico national movilizando
todas las fuerzas productivas del pais e impuls.ndo la descentraliza.
ci6n regional.

En el plano agricola la Democracia Cristiana presta su apoyo a
todas las medidas que el Gobierno estA adoptando para impulsar la
producci6n de alimentos, respaldar el trabajo de los empresarios efi-
cientes y mejorar las condiciones de comercializaci6n de los pro.
ductos del agro.

En el.plano industrial la Democracia Cristiana sefala la necesidad
de acelerar los. indices de crecimiento national para dar trabajo a
todos los. chilenos, competir con dxito en el mercado international y
asegurar la satisfaccion de las necesidades de consutmo de la pobla-
ci6n.
Esto exige que la industrial, con el decidido apoyo del Estado,
aumente su elicienciL incorpore nuevas tecnicas y adquiera la capa-
cidAnd necesaria pai a afrontar la integraci6n de America Latina; exige
asimismo que Chile realice un esfuerzo mAximo para aumentar con-
siderablemente la inversi6n, utilizando todos los recursos disponibles.
En relaci6L, a este punto esencial, sostenemos que el capitalism
es ljzcitr:-r]e y conw ario a la consecuci6n del bien comin y al r'pido
desenvolvimiento ,econ6mico y social de la .comunidad national. La
esencia de esa contracicci6n no estA en las caracteristicas secunda-
rias del capitalism como son la propiedad y la empresa privada,
sino en la libertad incondicionada de movilizacion y utilizaci6n de
los capitals en el poder polinco que concede esa. libertad privativa
s6lode' los poderosos, enr su tendencia a la concentraci6n en pocas
manos del poder econ6mico, en la anarquia y desperdicio de recursos
que ello significa cuando en, el uso del capii0l no se toema como cri-
terio bAsico el bienestar national.