• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Title Page
 Table of Contents
 El escenario
 Preface
 Los silos de pirque
 Las Pataguas de Pichidegua
 Alto las Cruces y San Dionisio
 Conclusion
 Bibliography
 Advertising
 Back Matter
 Back Cover














Group Title: Chile's experiments in agricultural reform
Title: Reforma agraria en Chile
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00087224/00001
 Material Information
Title: Reforma agraria en Chile experimento en cuatro fundos de la Iglesia Católica
Series Title: Publicaciones del Instituto de Economia y Planificación
Uniform Title: Chile's experiments in agricultural reform
Physical Description: viii, 140 p. : map. ; 22 cm.
Language: Spanish
Creator: Thiesenhusen, William C
Publisher: Universidad de Chile, Instituto de Economia y Planificación
Place of Publication: Santiago
Publication Date: 1967 cover 1968
 Subjects
Subject: Land tenure -- Chile   ( lcsh )
Agriculture, Cooperative -- Chile   ( lcsh )
Agriculture -- Economic aspects -- Chile   ( lcsh )
Tierra -- Tenencia, Derecho de -- Chile
Genre: bibliography   ( marcgt )
non-fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage: Chile
 Notes
Bibliography: Bibliography: p. 129-140.
Statement of Responsibility: Por William C. Thiesenhusen.
General Note: Una versión en español de ciertos capítulos de "Chile's Experiments in Agricultural Reform."
 Record Information
Bibliographic ID: UF00087224
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 22069360

Table of Contents
    Front Cover
        Front Cover 1
        Front Cover 2
    Title Page
        Page i
        Page ii
    Table of Contents
        Page iii
        Page iv
    El escenario
        Page 1
        Page 2
        Page 3
        Page 4
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
    Preface
        Page v
        Page vi
        Page vii
        Page viii
        Page ix
        Page x
    Los silos de pirque
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
    Las Pataguas de Pichidegua
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
    Alto las Cruces y San Dionisio
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
    Conclusion
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
    Bibliography
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
    Advertising
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
    Back Matter
        Page 150
    Back Cover
        Page 151
        Page 152
Full Text

















































WILLIAM C. 1HIESENHUSEN
Santiago- Chile 1968









REFORM AGRARIA EN CHILE
-Experimento en cuatro funds de la Iglesia Cat61ica
















William C. Thiesenhusen


Santiago, Chile
1967









REFORM AGRARIA EN CHILE
-Experimento en cuatro fundos de la Iglesia Cat6lica
















William C, Thiesenhusen


Santiago, Chile
1967




















































Publicaciones
del L de E. y P. N* 96
Inscripci6n N" 34721








INDICE


Pgina

Prefacio
Prefacio a la version inglesa

Captulo

I EL SCENARIO 1
El interns histrico de la Iglesia en la tierra 3
Primeras posesiones de tierras de la Iglesia en Chile 4
La nueva actitud 6
La Iglesia en los organisms de accin social 7
El Institute de Promocin Agraria (INPROA) 12
La organizacin de INPROA 13
Plan de accin 14
La administracin de INPROA 15
Financiamiento de INPROA 18
Alto Melipilla 22

II LOS SILOS DE PIRQUE 25
El scenario 26
La organizaci6n de la cooperative 28
La cooperative en 1962.1963 29
Dificultades socio-polfticas actuales 31
La organizacin econmica en Los Silos en 1963-1964 40
Planes futures 51
Resumen: Los Silos 53

III LAS PATAGUAS DE PICHIDEGUA 55
Caracterfsticas de la provincia de O'Higgins 56
Plan del Comit Tcnico de Las Pataguas 56
Seleccin de los colonos 57
El costo de la parcelaci6n 60
El primer aflo de la reform 63
Mtodos de obtenci6n de estadsticas en el terreno 65
Pueden los colonos amortizar su deuda? 65
Ingreso y excedentes: colonos de Las Pataguas, 1963-1964 68
Se ha elevado el nivel de vida de los colonos ? 70
Posibilidades de aumentar el ingreso neto 74
Problems y adelantos de la cooperative: 1963-1964 78
Resumen: Las Pataguas 81

IV ALTO LAS CRUCES Y SAN DIONISIO 83
Seleccin de colonos 85
Parcelacin 86










Captulo Pigil

Sistema de tenencia de tierras-San Dionisio y Alto Las Cruces 91
San Dionisio: 1963-1964 93
Cambio del ingreso bajo la reform: una comparaci6n 101
Cambio de produccin bajo la reform y posibilidades de elevar
el ingreso neto 102
La cooperative de San Dionisio en 1963-1964 105
Estructura de tenencia de tierras en San Dionisio, 1964-1965 108
Alto Las Cruces 109
Resumen: San Dionisio y Alto Las Cruces 112

V CONCLUSION 117
La organizaci6n campesina, un factor important de la
reform agraria 120
Componentes econ6micos de la reform 123
La importancia para el xito de la reform de desarrollar
el empresarismo 124
Reforma en gran escala versus esfuerzos aislados 125
Reforma privada versus reform gubernamental 126
La reform: una parte integral del desarrollo 127

CUADROS

I Sistema de puntaje- Las Pataguas 58
II Clculo del ingreso en dinero neto 66
III Supervit o deficit entire una muestra seleccionada de colonos
de Las Pataguas, 1963-1964 72
IV Comparaci6n de ingresos antes y despus de la reform, Las Pataguas 73
V Clculo del ingreso neto de un caso de San Dionisio, 1963-1964 94
VI Supervit o deficit entire una "muestra" select de colonos
de San Dionisio, 1963-1964 97
VII Supervit o deficit entire una "muestra" select de colonos
de Alto Las Cruces, 1963-1964 110

ORGANIGRAMAS 19, 21, 30
MAPA DE LA REGION DE LOS FUNDS 17
GRAFICO-E1 plan de parcelacin de Alto Las Cruces 89
BIB LIOGRAFIA 129
ARTICULOS Y REFERENCIAS 134
ENCICLICAS PAPALES 136
TESIS INEDITAS 136
INFORMES INEDITOS 139
LISTA DE PUBLICACIONES











CAPITULO I


EL SCENARIO


"No basta afirmar el carcter natural del derecho de propiedad privada, in-
cluso de los bienes productions, sino que tambin hay que propugnar insisten-
temente su efectiva difusi6n entire todas las classes sociales". Juan XXIII, En-
cclica papal "'Matr et Magistra", en Las Enciclicas Sociales, Editorial Uni-
versidad Cat6lica, 1961, Santiago, Chile, pg. 165 /63/

"... nuestro program se opera en pequefla escala, pero creemos que ya ha
probado ser de gran valor. De hecho, ha comenzado a alentar a los propieta-
rios particulars de tierras para llevar a cabo programs similares... Nues-
tro proyecto est asimilando entrenamiento y experiencia que beneficiary al
gobierno nacional-y a otras naciones-en sus planes de uso de la tierra". Car-
denal Arzobispo de Santiago, Chile, Monseflor Radl Silva Henrfquez, en "El
Mercurio", Santiago, Chile, 11 de julio de 1963, pg. 29. Despacho de AP,
tomado de una entrevista en Washington a rafz de la asistencia del Cardenal
al Vaticano II.

En una amplia generalizacin, la estructura de la tenencia de tierras
en la zona central de Chile se basa en un modelo de latifundios-minifundios.
A pesar de ello, a media que pasan los aflos se acentan las presiones para
ir a una reform agraria y ya estn en camino algunos programs de coloniza-
ci6n interesantes. En esta monograffa se analiza la experiencia de los prime-
ros aflos de cuatro colonial formadas en tierras que eran de propiedad de la
Iglesia Cat6lica Romana de Chile.

Esta presentaci6n enfoca los problems econ6micos enfrentados por
la instituci6n que hizo la reform, el Instituto de Promoci6n Agraria (INPROA)
y sus colonos. Una limitaci6n important del studio deriva de la escasa anti-
gledad de los proyectos. Pero todos los proyectos de reform durante sus pri-
meros afos afrontan, como organisms econmicos inexpertos, algunos de
los mismos problems que encar6 INPROA. Y cuando surjan programs de
reform agraria de mayor entidad, los tcnicos tendrn que bucear en la his-
toria de los proyectos de colonizaci6n para buscar claves que seflalen cuan
viable pueden ser las instituciones que se creen para reemplazar a las anti-
guas.

En verdad, el 6xito o fracaso ltimos de una reform agraria pueden
defender del grado de 6xito que tengan los colonos en su encuentro con sus
primeras experiencias diffciles como propietarios. Y dado el deficit de pro-
ductos agrfcolas, la economa national tiene inters vital en que las posibles











bajas de produccin de las nuevas explotaciones sean de muy corto plazo.

No obstante que la colonizacin planificada de funds adquiridos co-
mo un medio para redistribuir la tierra es de larga data como una polftica
del gobierno de Chile, partiendo con la creacin de la Caja de Colonizacin
AgrIcola, en 1928, relativamente pocas tierras fueron repartidas, al menos,
hasta 1962. De stas, la mayor parte cay en manos de personas que, por
much imaginacin que se tenga, difrcilmente podrfan haber sido clasificadas
como trabajadores sin tierras.

Sin embargo, despus de la reorganizacin de la Caja, en 1962, que
la transform en la Corporacin de Reforma Agraria (CORA), y de los triun-
fos de los demcratas cristianos, ms trabajadores de la tierra estn entran-
do a'poseer predios. Si el program de reform agraria del Presidente Frei
es aprobado por el Congreso Nacional y si es administrado efectivamente, el
nmero de trabajadores propietarios aumentar sustancialmente en un future
cercano. Incluso, cuando era candidate, el Presidente Frei prometi dar t'-
tulos de tierras a cien mil campesinos de Chile antes del afo de 1971.

Puesto que la present investigacin narra experiments en reform
agraria bajo patrocinio privado, en una sociedad traditional, no se sostiene
que todos los problems encontrados, y que se described, aparecerian si se
diera una reform en gran escala dirigido por el gobierno. Ms, tampoco se-
rn impertinentes todas las experiencias.de los proyectos en pequea escala;
las conclusions a que se llega como resultado del anlisis que comprende es-
ta monografa son provisionales y el studio mismo tiene la naturaleza de un
cartabn.

Casi no hay dudas de que, en la iniciativa de proyectos de reform
agraria en tres funds de propiedad de la Iglesia, los liberals dentro del ca-
tolicismo chileno salfan con la suya. El proyecto de reform agraria empez
cuando el Obispo de Talca, Monseor Manuel Larrain (Q. E. P. D. ), entreg
la hacienda Los Silos (capitulo segundo) a una cooperative de campesinos, el
26 de junio de 1962, tras haber designado una comisin para arreglar todos

IDesde su fundaci6n en 1929 hasta junio de 1962, la Caja de Colonizaci6n Agrcola coloc6 4.206
colonos en unidades de tamaflo familiar en 166 colonies desde Arica a Magallanes. Aunque no
hay registros de los antecedentes de estos colonos, ocho colonies, con un total de 544 colonos,
en la Zona Central, fueron objeto de un studio. S61o el 19,8% de las unidades habfa sido asig-
nado a inquilinos o medieros. El resto fue distribuido entire profesionales, funcionarios, altos
empleados de funds, etc. Vase: William C. Thiesenhusen, Experimental Programs of Land
Reform in Chile, tesis indita para el doctorado, 1965, Universidad de Wisconsin, Madison,
Wisconsin, Estados Unidos. Vase tambin: Repblica de Chile, Ministerio de Agricultura,
Estudio de la Colonia Pedro Aguirre Cerda (El Tambo) de la Caja de Colonizaci6n. Santiago,
1959.











los aspects tcnicos de la transferencia. El Arzobispo de Santiago, Cardenal
Ral Silva Henrfquez, le sigui6 pronto anunciando un proyecto de reform en
dos fundos,que eran de propiedad de su dicesis, a saber, Las Pataguas (ca-
ptulo tercero) y el Alto Melipilla. Tambin design un comit tcnico para
que preparase las haciendas para la reform. El 5 de junio de 1963, los comi-
ts tcnicos designados por los prelados se fusionaron y naci6 el Instituto de
Promocin Agraria.

El inters hist6rico de la Iglesia en la tierra

Quienes conocen la historic de Amrica Latina hallarn un vuelco ra-
dical de actitud official en el inters que la Iglesia tiene ahora en la reform
agraria. La Iglesia, ella misma de larga trayectoria como terrateniente, y
cuyos fieles ms influyentes eran aristcratas dueflos de tierras, fue durante
various siglos una de las fuerzas ms conservadoras de Amrica Latina. Al
hablar del inters que la Iglesia de Amrica Latina tenfa en tierras, un inves-
tigador resumi6 la situacin como sigue:

"Desde la partida el clero fue una clase econ6micamente privilegiada. Sus
miembros recibieron de la Corona grande concesiones de tierras. A muchos
monasteries, catedrales y prelados individuals se, les dieron encomiendas
que tuvieron una historic ms o menos parecida a la de aqullas dadas a los
legos.

"Para erigir iglesias, monasteries y residencias, la tesorerfa real suminis-
traba la mitad del dinero, los encomenderos o la poblaci6n espalola en gene-
ral ponfa la otra mitad, y los indios trabajaban sin remuneraci6n. El capital
eclesistico estaba exento de trtbutaci6n-legalmente en los primeros tiempos,
virtualmente sierpre. .. Desde el principio (la Iglesia) tuvo una ventaja econ-
mica adn respect de los encomenderos mis ricos, quienes tenfan que cons-
truir sus propias casas y poner su propio capital de trabajo, y no tenfan las
fuentes de Ingresos que el clero tenfa. Asf, con el inmenso prestigio de la
Iglesia tras ella, no es de sorprenderse de que la clerecta dominara la era
colonial econ6mica y polfticamente".2

Uno de los objetivos reconocidos de los conquistadores era el de
cristianizar a los nativos que hallaron al llegar al Nuevo Mundo. En la 6poca,
sta era una justificaci6n de la encomienda. Posteriormente, despus de la
evoluci6n de la haciendU, la Iglesia prosper ms cuando se ali con los due-
flos de predios, en vez de hacerlo con las nuevas classes capitalists urbanas.3
2Helen Phipps, Some Aspects of the Agrarian Questton in Mexico, Universidad de Texas, Aus-
tin, Texas, Estados Unidos, 1925, citada por Robert J. Alexander, en Today's Lattn Amert-
ca, Doubleday and Company, Inc., Carden City, Nueva York, 1962, pg. 221.
3Frederick B. Pike (editor), The Confltct Between Church and State n Latin America, Alfred
A. Knopf, Nueva York, 1965, p9g. 20. La Introducci6n de este libro constitute una presenta-
ct6n excelente que resume el papel cambiante de la Igletia en Amrica Latina.










Primeras posesiones de tierras de la Iglesia en Chile

Los jesuitas, el grupo que domin6 la agriculture de la Colonia, llega-
ron a Chile en 1953. Desde esa fecha empezaron a acumular riquezas en tie-
rras. No hay dudas de que fueron los ms grande terratenientes de la Colonia.
Poseyeron ". .. toda la tierra regada por el Mapocho", "todas las tierras atra-
vesadas por el ferrocarril de Santiago a Valparaso", y "toda (o casi toda) la
provincia de Valparafso".4

Aparte los jesuitas, la orden agustina tenra grandes propiedades en
la provincia de Talca, y los dominicos (como asimismo los jesuitas) eran due-
fos de gran parte de la provincia de Santiago. Pero las posesiones de los je-
suitas durante la Colonia eran por lo menos el double de las de todas las de-
mse rdenes combinadas.5

Las tierras de los jesuitas no slo eran extensas sino que, adems,
excelentes, comprendiendo parte de la mejor tierra agrrcola de Chile. Todas
las indicaciones son de que los jesuitas las trabajaban bien. Tenran herramien-
tas suficientes y, en la cspide de su poder, controlaban grandes cantidades
de indios. Se dedicaban a la venta de ganado proveniente dealgunas de sus ha-
ciendas y tambin producIan vino, trigo, aguardiente, y frutas secas. Evita-
ban los intermediarios mediante la construccin de sus propias bodegas en los
puertos,y la contratacin de sus propios despachadores en Per. Sus activida-
des sustituyeron con un nuevo monopolio aqul de los comerciantes agrrcolas
de Lima, no obstante que, posteriormente, en el siglo dieciocho, el Virrey
del Per prohibit estos negocios.


4Benjamfn Vicufla Mackenna, Historia de Santiago, Tomo II, 1869, pg. 80 (Segunda Edicidn,
Editorial Nacimiento, Santiago, 1924).
5E1 Comit Interamericano de Desarrollo Agrfcola (CIDA) encuest6 las formas de tenencia de
tierras en siete pauses de Amrica Latina, en 1962 y 1963. Este proyecto suministra la des-
cripci6n ms complete hasta ahora de las formas de tenencia de tierras en Amrica Latina;
un. esfuerzo patrocinado conjuntamente por la Organizacin de Estados Americanos, el Ban-
co Interamericano de Desarrollo, la Comisin Econmica para Amrica Latina, la Organiza-
ci6n para la Agricultura y la Alimentaci6n (FAO) de las Naciones Unidas, y el Instituto Inter-
americana de Ciencias Agrfcolas. Su informed sobre Chile, Tenencia de la tierra y desarro-
llo socio-econmico del sector agrfcola ser citado como "Informe CIDA". Los datos relacio-
nados con las posesiones de los jesuitas fueron extrados de los archives de CIDA.
6Juan Carlos Collarte, O. A. Palacios, P. P. Pinto, "Desarrollo Hist6rico de la Agricultura
Chilena-Perfodo Prehispnico-1830", Seminario en Economfa Agraria, Facultad de Agrono-
mfa, Universidad de Chile, indito, 1961. Vase tambin: Diego Barros Arana, Riquezas de
los Antiguos Jesuitas de Chile, Editorial Ercilla, Santiago, 1932; Carlos Silva Cotapos, His-
toria Eclasistica de Chile, Imprenta San Jos, Santiago, 1925; P. Francisco Enrich, Histo-
ria de la Compaflra de Jess en Chile, Barcelona, 1891. Estas ltimas tres.referencias, no
obstante, no son muy especfficas en cuanto a posesiones de tierras de los jesuitas.










"En Chile... los jesuitas monopolizaron la industrial de la care, operando ma-
taderos y almacenes al por menor. Llegaron hasta construir pequeas naves,
se dedicaron a la fabricacin de cal, alfarerfa, y otros artfculos, y comercia-
ron en drogas y medicine. Tenfan interests econ6micos similares en otras
parties de las Amricas, y su riqueza aumentaba sostenidamente a media que
files devotos derramaban done sobre ellos".7

Tan favorable situaci6n materialista despert6 celos y antagonismos
no s61o entire los laicos, sino tambin, entire las 6rdenes menos favorecidas.
Durante el perfodo en que los jesuitas gozaban de privilegios tan extremos y
sus riquezas eran miradas con ojos codiciosos por otros de la Colonia, una
ola de liberalism anticlerical avanzaba por Europa. Aprisionado por el esp-
ritu de la reform, inspirado en gran parte por el pensamiento liberal fran-
cs de la poca, Carlos III decret la expulsion de los jesuitas de todas las
colonial espaflolas, en 1767. No hay registros disponibles de las posesiones
de tierras por los jesuitas en ese tiempo en Chile, pero una sola de sus 47
propiedades tenfa 126.000 hectreas.8

Si bien la expulsion de los jesuitas quebrant su poder monopl6ico,
dado que muchas de sus tierras fueron puestas en venta, stas dejaron de ser
trabajadas tan racionalmente como lo hacan ellos. En verdad, "en Chile, su
partida fue seguida de una revolucin casi total de la vida commercial de la Co-
lonia".9

La Iglesia nunca recuper su perdida riqueza en tierras. Despus de
la independencia, durante el gobierno de Freire, le fueron confiscadas ms
tierras, en 1824. Aunque sucesivos gobiernos, ms conservadores, le hicie-
ron alguna restitucin, sta tom generalmente la forma de dinero, pero no
de tierras.10 No obstante estos reverses, continue siendo gran terrateniente,
con todo el poder y los privilegios en los asuntos de estado que ello lleva apa-
rejados. McBride, al describir la repblica liberal, desde 1861 a 1891, dice:

"... con el espfritu tolerante y el sentido comn prctico caracterstico de
muchos dirigentes de la clase alta chilena, el grupo dominant introdujo mis
aspects liberals en su gobierno. Es cierto que siempre hubo un cfrculo fn-
timo obstinado, celoso de sus privilegios de cuna que se oponfa a today medi-
da tendiente a disminuir su influencia en los asuntos de estado. Lado a lado
con tales ultraconservadores estuvo siempre la Jerarqufa de la Iglesia. Los
cuerpos clericales mismos eran grades terratenientes. Algunas de las ha-
lDonald E. Corcester y Wendall O. Shaeffer, The Growth and Culture of Latin America, Ox-
ford University Press, Nueva York, 1958, prg. 285.
8Informe CIDA, Chile, op. cit., pig.7.
9Worcester and Schaeffer, op. cit., pg. 350.
OArchivos de CIDA.









ciendas chilenas min ricas pertenectan a estos organisms, y la Iglesia te-
naa hipotecadas a su favor muchas otras grande propiedades. Ambos grupos
constituan el tnters creado mis s6lldamente unido del pafs".11

Aunque el anticlericalismo nunca lleg6 en Chile tan lejos como en
Mixico o Guatemala, donde la Iglesia no puede tener otra propiedad que la es-
trictamente necesaria para el servicio religioso, el poder de la Iglesia fue
mantenido a raya en Chile por grupos antag6nicos a ella ms bien fuertes, que
se fortalecieron durante las postrimerfas del siglo diecinueve y los primeros
veinticinco aflos del present.

La nueva actitud

Tras un largo perfodo de controversial polftica, la Constitucin Polf-
tica del Estado de 1925 consagr6, con la aprobaci6n le la jerarqufa eclasits-
tica chilena, la separacidn de la Iglesia del Estado. La primera retuvo sus
propiedades y el control pleno de sus escuelas.

"Devino en una entidad independiente dentro del estado, el que renunai6 a la
important prerrogativa de patronato, con su derecho implfcito a intervenir
en la administraci6n internal de la Iglesia'.12

A poco de haberse debilitado la situacidn de la Iglesia respect de
los asuntos de estado, empezaron a modificarse en Chile las actitudes inter-
nas de aqulla. Esta "liberalizacin" era una tendencia generalizada en toda
Amrica Latina en esa poca:

"La 4pertura de universidades cat6lcas... ha sefalado un inters renovado
en asuntos intelectuales de part de la Iglesia en Amrica Latina. Asimismo,
ha contribuido a proveer una nueva intelectualidad cat6lica, cuyo peso comien-
as a hacerse sentir... Muchos de estos cat6licos intelectuales son discpulos
de pensadores catdlicos progresistas tales como Henri Bergion, Francots
Maurtac, y Jacques Maritain... la Iglesia ha tendido a trasladar su nfasis
desde la defense del status econ6mico, social y polftico y de sus propios pri-
vilegios, hacia una actitud mis crftica de la sociedad latinoamericana a la
que strve".1
Qu ha provocado este cambio en Chile? Qu movi6, por ejemplo,
el inters de la Iglesia en la reform agraria y la organizacin del Instituto de

oGeorge McCutchen McBride, Chile: Land and Society, American Geographic Society, Nueva
York, 1936, pigs. 202-203.
ZWilliam Lytle Schurs, Latin America, E. P. Dutton and Co., Inc., Nueva York, pag. 331 a
332.
13Aleawnder, cit., pgs. 225-226











Promocin Agraria? Examinaremos ahora brevemente estos asuntos, tenien-
do present que INPROA es una de toda una series de pequeflos organisms que
funcionan ahora en el campo chileno. 14

La Iglesia en los organisms de accin social

Para comprender los organisms de accin social de la Iglesia mo-
derna es fundamental entender que en Chile, al igual que en otras parties, ella
no es monolftica. Algunos curas objetarfan-en su mayor part tcitamente
-todo program de accin social bajo gida clerical. Otros argumentarfan
que la Iglesia tiene obligaciones para con la sociedad pero que no deberfa mi-
nar la posicin traditional de la elite; su preocupacin probablemente debiera
abarcar la accin social pero no por cierto la reform social. Todavfa, otro
grupo (muy notablemente representado por algunos de los demcratas cristia-
nos de Chile) en sus declaraciones pblicas recomienda "rechazar las viejas
normas de relaciones sociales, como hojas marchitas de rboles que mueren"
y desarrollar pacfficamente una sociedad nueva que involucre a las masas".15
Este ltimo grupo-por cierto, los dos ltimos-representa un nuevo pensa-
miento, puesto que los antiguos arguments liberales-conservadores dentro
de la Iglesia generalmente enfocaban cuestiones tales como la caridad, y no
la accin social ni la reform social como tales. Como lo ha observado Pike:

"Promediado el siglo veinte, entonces, la Iglesia ha tenido que preocuparse
de las masas. Ms y mis de sus prelados han empezado a hablar en favor de
la justicia social. Sin embargo, como ha ocurrido en lo pasado, la Iglesia es-
t dividida. La justicia social tiene significados divergentes para los diferen-
tes Jombres de iglesia. Para un grupo significa conservar la sociedad estra-
tificada, cerrada... Por otra part, numerosos catlicos sostienen que la vie-
ja estructura social est condenada y nunca el paternalism ni la caridad bas-
tarn para mantener alineadas a las masas. Preven el surgimiento de un plu-
ralismo social genuino en que todas las classes y grupos de interests funciona-
les tendrn la capacidad para protege sus derechos esenciales y para compe-
tir sobre una base de igualdad relative de oportunidades por las ventajas que
la nacin puede ofrecer".16

14Estos organismos, con apoyo director o indirecto de la Iglesia, pueden ser clasificados como
instituciones educacionales o movimientos obreros. Del primer tipo son el Instituto de Edu-
cacin Rural, la Accibn Cat6lica Rural, y las Fundaciones de Vida Rural. Los movimientos
obreros comprenden la Uni6n de Campesinos Cristianos de Chile, el Movimiento Independien-
te Campesino, el Movimiento Nacional de Liberact6n Campesina, la Asociacin Nacional de
Organizaciones Campesinas, el Instituto de Capacitacin Sindical y Social. Una breve des-
cripcin de estos organisms aparece en William C. Thtesenhusen, l Por supuesto,
tambin hay un grupo de organisms de accin social bajo la gida de la Iglesia que actda en
las urbes.
5Eduardo Fret Montalva, "Catholic Social Justice, Democracy, and Pluralism", en Pike, op.
cit., pg. 211.
16Pike, bid., pig. 22.










Los puntales ideol6gicos de la acci6n social y los organismos de re-
forma apoyados por la Iglesia pueden vislumbrarse a fines del siglo diecinue-
ve y en la Encclica del Papa Len XIII, Rerum Novarum (sobre el estado ac-
tual de los obreros), a la que se refiri el Papa Juan XXIII en su propia enc-
clica intitulada Mater et Magistra. El Papa Juan XXIII aplaudi tambin a otro
de sus predecesores, el Papa Pro XI, que escribi Quadragesimo Anno (sobre
la reconstruccin del orden social), otra encclica liberal, en 1931.

Las enclicas de los papas Pfo XI y Len XII afirmaron la posicin
de un grupo de activists liberals catlicos chilenos en el primer tercio de este
siglo. El resultado fue la organizaci6n de numerosos grupos que protestaban
contra el Partido Conservador (el partido sectario catlico compuesto en gran
media por terratenientes), tales como el Partido Social Sindicalista, en 1932.
Adems, provoc la escisin de la Juventud del Partido Conservador, en 1935.
Las races del Partido Demcrata Cristiano de hoy pueden seguirse hasta es-
tos grupos de catlicos liberalss.7

En Mater et Magistra el Papa Juan XXIII dijo, en 1961:

"No basta afirmar el carcter natural del derecho de propiedad privada... si-
no que tambin hay que propugnar insistentemente su efectiva difusin entire
todas las classes sociales... Los trabajadores de.la tierra deben sentirse soli-
darios los unos de los otros, y colaborar para dar vida a iniciativas coopera-
tivistas... para contribuir eficazmente a la defense de los precious de los pro-
ductos... Los trabajadores de la tierra, empeados en mejorar y elevar el
mundo agrfcola-rural, pueden legtimamente pedir que su trabajo sea sosteni-
do e integrado por los poderes pblicos . ".

Los obispos chilenos prontamente siguieron a Mater et Magistra con
una carta pastoral propia el domingo despus de Pascua de Resurreccin, en

17Uno debe cuidarse de confundir la evolucin de ideas como stas con un pragmatismo liberal.
En Chile and the United States, 1880-1962, University of Notre Dame Press, Notre Dame, In-
diana, 1963, Frederick Pike atribuye el inters de la Iglesia en los grupos obreros a las pri-
meras ideas expresadas por el Padre Alberto Hurtado, conocido como el "sacerdote obrero",
y por algunos de sus compaeros de classes a principios del decenio de 1930 y tantos. Obser-
va Pike que "as1 como los dem6crata-cristianos contemporneos, de Chile, Hurtado crea
que la justicia social basada sobre meras consideraciones pragmticas y falta de base teol-
gica era inadecuada. Sus recelos respect del sistema social estadounidense seran causados
por su desconfianza de origen spiritual en el pragmatismo. En general los intelectuales chi-
lenos exigen una posici6n filos6fica total, global, como base de sus actitudes hacia la vida.
Estados Unidos carece de preocupacin por la especulacin amplia, filos6fica, y su dedica-
ci6n al pragmatismo se yergue como obstculo important en el camino de cualquiera tentati-
va de justificar su posici6n entire una gente que exige verdades filosfica-teol6gicas ltimas',
pg. 421. Pike da una lista de fuentes para esta conclusion tambin en la nota 23, de pginas
420-421.
LPpapa Juan XXIII, Matr et Magistra, en Las Encclicas Sociales, op. cit.











1962, en la que anunciaron sus planes respect de reform agraria y otras:

"Concientes como estamos de la situacin del campesino y deseosos de cola-
borar no slo con la doctrine fundamental sino tambin con un ejemplo de un
program concrete, hemos convenido en sesi6n plenaria recomendar el estu-
dio de una colonizaci6n eventual de las propiedades agrfcolas que son el domi-
nio y usufructuo de la jerarqufa a una comisi6n que preparar antecedentes
legales, econ6micos y tcnicos a fin de facilitar el acceso de los campesinos
a la tierra".19

En el aniversario de la Independencia (el 18 de septiembre), de ese
mismo ao, los obispos afadieron la pastoral El Deber Social y Polftico don-
de se mencionaba no s6lo la estructura agraria sino que se singularizaban
otros problems, tales como: habitaciones insalubres, desocupaci6n, salaries
bajos, analfabetismo, alimentacin mala, e ineficiencia gubernamental. Los
obispos observaron que un cristiano verdadero no puede oponerse al cambio.0
Dems est decir que muchos cat6licos de la derecha chilena se ofendieron
por estas declaraciones.

Coment6 el New York Times:

"Ningn sector de la comunidad chilena se salv6 de la crtica ya que la carta
pastoral cubra una vasta gama de problems y actitudes...

"La pastoral sefalaba que en el agro chileno una minora de propietarios po-
sera la mayor part de las mejores tierras y que la mayorfa vivra en la pobre-
za. ..

"Pese a algunos progress, aqu hay consenso generalizado de que existen
grande desigualdades sociales. Pero la mdula del ltimo mensaje de la Igle-
sia es que las reforms avanzan con excesiva lentitud y que muchos de los as
llamados cristianos files de Chile muestran fra indiferencia ante los proble-
mas de las masas que ya llegan a la etapa de emergencia...

"La carta pastoral criticaba a esos chilenos acaudalados que depositaban en
el exterior su dinero y que gastaban "sumas enormes en cosas totalmente ind-
tiles o en diversiones aquf", mientras millones vivlan en la miseria".2

Tambin la pastoral insinuaba que esta actitud no estaba inspirada
del todo por el desarrollo evolutivo de la doctrine social de la Iglesia, aunque,


19Citado de VEA, Santiago, Chile, 5 de Julio de 1962, pg. 4.
20Los Obispos de Chile: El Deber Social y Polftico, Secretariado General del Episcopado de
Chile, Santiago, 1962, especialmente pgs. 9-18.
l2Edward C. Burks, The New York Times, 4 de noviembre de 1962, pig. 32










sin embargo, este dogma tena un gran papel. Seguramente, una parte de la
raison d'etre de lo que eventualmente devino en INPROA, por ejemplo, fue la
necesidad de contestar los cargos de la extrema izquierda de que la Iglesia no
alentaba la reform agraria y que un gobierno comunista-socialista tendra
ms conciencia de la funci6n social de la tierra si llegase al poder.

Sobre este tema contina el Times:

"Junto con atacar los abusos del sistema capitalist liberal, la carta pasto-
ral declare tambin que era sencillamente impossible cooperar con el movi-
miento comunista aquf. Los comunistas estn colaborando con various parti-
dos democrticos slo con la idea de utilizarlos como peldalos para llegar al
poder totalitario, dice la carta".23

Durante el conclave en el Vaticano, en 1963, el Cardenal Silva Henrr-
quez concedi una entrevista a L'Observatore della Domenica, durante la cual
dijo, en parte:

"La Iglesia de Amrica Latina debe decidir y elegir entire la gente que pro-
pugna grandes reforms o la gente que desea conservar la situacin actual".2

Aunque un studio como el present no es apropiado para un detalle
analftico de los cambios hechos por la Iglesia para encarar estas nuevas situa-
ciones, caben algunas generalizaciones.

1. Es probable que la aplicacin de la doctrine social de la Iglesia en
Chile date de fines del siglo pasado. Esta doctrine empez a materializarse en
programs de accin en los campos rurales all por 1950 y tantos, aunque los
organismos cat6licos urbanos de accin empezaron antes. El impulso reciente
lo dio el Papa Juan XXIII y, en Chile, el clero catlico liberal, sobresaliendo
en ello el Arzobispo de Santiago, Cardenal Ral Silva Henrfquez, el Obispo de
Talca, Manuel Larrafn, y algunos jesuitas de nota. Tambin han fomentado
ciertos programs de accin social otros miembros del clero, que no son je-
suitas ni, posiblemente, tampoco demcrata-cristianos. A menudo se encuen-

ZFuentes tiles sobre la doctrine social de la Iglesia son: Johannes Messner, La Cuestin So-
cial, Ediciones Rialp, S.A., Madrid, 1960, y C. von Gestel, La Doctrina Social de la Iglesia,
Editorial Herder, Barcelona, 1961. Vanse tambin los escritos de Roger Vekemans, tales
como "Anlisis Bsico Social de la Situacin Pre-revolucionaria de Amrica Latina", Mensa-
je, N* 115, nmero especial, tercera edicin, Santiago, 1963, y L'Enseignement Social de
1'Eglise, Jean Villain, S. J., Spes Paris, 1953.
3Burks, op. cit.
"4El Cardenal Silva Henrfquez advierte sobre peligro del comunismo en Amrica Latina", ca-
ble de AP citando L' Observatore della Domenica, que apareci en El Mercurio, Santiago.










tran en discrepancia con los primeros. Aunque estos programs nacen del ca-
tolicismo, no son monolfticos y las rivalidades internal son intensas y corrien-
tes.

2. El aumento ltimo de los programs de acci6n social y de refor-
ma social en los campos probablemente se deba no s6lo a la popularidad del
dogma social de la Iglesia, important como es esta corriente de pensamien-
to, sino tambin a otros factors cuya base comdn la constituyen las deman-
das de progress econ6mico emanadas de las classes hasta aquI desposedas.
Entre estos cabe mencionar:

(a) El deseo de los grupos de la Iglesia de hacer retornar al redil a los
cat6licos que han dejado de asistir a misa y, por lo tanto, han deja-
do de apoyar a la Iglesia, ofrecindoles recompensas ms terrenas
por su fe. En relaci6n con este punto est el hecho de que el protes-
tantismo ha aumentado considerablemente en el ltimo tiempo, so-
bre todo entire las classes ms modestas.

(b) La falta de instituciones de accin social de carcter pblico sufi-
cientemente efectivas que acten en el agro chileno. El esquema de
la Iglesia di6cesis-parroquia constitute tal vez una unidad adminis-
tradora ms eficiente para basar la acci6n comunal que el gobierno
provincial mismo, que tradicionalmente ha sido dbil, dado el fuerte
centralismo del poder en Santiago.O .De todos modos, la Iglesia ha
sentido la necesidadd d desempellar un papel que en passes desarro-
llados con un sistema federal de gobierno no se espera de ella. El
alto porcentaje de cat6licos en Chile hace de la Iglesia un organism
16gico para realizar funciones que en otras parties podrfan ser em-
prendidos por el sector pblico. Tan s6lo su tamafo imposibilita su
abstracci6n de la polftica y significa tambin que puede transformar-
se en el objeto de ataque por los politicos.

(c) La necesidad de la Iglesia de enfrentar el crecimiento de grupos po-
lfticos de extrema izquierda que ofrecen reforms drsticas a las
que ella en Chile se ha opuesto hist6ricamente. La Iglesia debe adap-
tarse a su ambient nuevo y siempre cambiante, si ha de permane-
cer institucionalmente fuerte.



5Este argumento so debilita debido a que muchas parroquias en Amrica Latina carecen de
prrocos. Vase.. Francot Houtart y Emile Pin, The Church and the Latun Amertcan Revolu-
tton (Traducido del francis al ingll. por Ollbert Barth), heesd and Ward, Nueva Yorkl, 1965.










El Institute de Promocin Agraria (INPROA)

El program de INPROA sirve para probar que es sincero el inters
actual de la Iglesia en la reform agraria. En sus propias palabras se esta-
blece su meta:

"Es el propsito fundamental de INPROA elaborar y desarrollar un model
operativo de reform agraria cuyos resultados sirvan para demostrar su ne-
cesidad y su urgencia, y asf contrarrestar muchos de los prejuicios contra
la reform agraria".

"Ms adelante, si INPROA recibe el financiamiento necesario, lo usar para
dar acceso a la tierra a 1.500 families".,


Para evitar equrvocos hay que tener present que se trata de un ensa-
yo, de un modelo, y no de una entrega total de las tierras de la Iglesia. La
cantidad dada es de 2.983 hectreas de tierras de regado y 2.477 hectreas
de secano. De esta ltima, much no es utilizable. En suma, esto significa
que un total de 5.460 hectreas de cinco predios estn en diferentes etapas de
entrega a los colonos. El censo de 1955 y la Direccin de Impuestos Internos
muestran que las tierras de la Iglesia en el pas comprenden alrededor de
2.065 propiedades-muchas de ellas meros sitios-con aproximadamente 50
mil hectreas. A la fecha del censo se estimaba que la mitad d1 las tierras
estaban dadas en arriendo; la otra era trabajada directamente. La mayorra
de estas tierras es de propiedad de 6rdenes conventuales; una parte menor,
de la dicesis. Por consiguiente, cerca del 11 por ciento de las tierras de la
Iglesia fue incluido en el program inicial de INPROA.

En general, la Iglesia vendi la tierra a los colonos a un plazo de
veinte aflos con inters del cinco por ciento. El program de INPROA no esta-
ba destinado a perder el dinero de la Iglesia. Un deber de sta es mantener la
integridad de los bienes que le han sido legados para la accin social y el pro-
grama de INPROA corresponde a ese deber.

La parcelacin es la meta eventual declarada del actual program de
reform de INPROA, pero no todas las 5.460 hectreas de este program han
sido parceladas. En el caso de Los Silos, INPROA ha ensayado un sistema de
agriculture cooperativista. Veremos un sistema diferente en los casos de los
funds de San Dionisio y Alto Las Cruces, elaborado poco antes del nacimien-
to de INPROA y administrado por sta. Estas colonies sern descritas en el

Z6INPROA, Informe de INPROA. Santiago, 1963 (hectografiado), pg. 31.
2Informe CIDA, op. cit. Archivos del CIDA.











Capftulo IV. Aquf los colonos estn siendo preparados para propietarios de la
tierra a travs de medierfas y un perfodo de arriendo. Por otra parte, dos
funds fueron parcelados: Las Pataguas y Alto Melipilla.

La organizaci6n de INPROA

El program preparado por el Comit Tcnico designado por el Obis-
po de Talca proponfa un plan de agriculture cooperative con incentives involu-
crados en l. Aparte las tierras trabajadas cooperativamente, cada colono re-
cibira un terreno pequefo para cultivarlo. Los miembros de la cooperative
podrfan o no optar eventualmente al dominio de una propiedad. La cooperati-
va serfa integrada por los inquilinos antiguos del fundo que aceptaran los prin-
cipios cooperativistas. Si era necesario hacer reemplazos, la cooperative mis-
ma decidira en cuanto a los nuevos colonos. En gran parte la direccin inte-
lectual de este comit la dio el Instituto de Desarrollo de Chile, de orientaci6n
jesuita, y su contraparte latinoamericana (DESAL). Los tcnicos agrfcolas de
la Organizacin de las Naciones Unidas para la Alimentacin y la Agricultura
(FAO) cooperaron estrechamente con este comit.

Por otra parte, el Comit Tcnico del Arzobispo de Santiago propu-
so un plan parecido al entonces empleado por el organismo de reform agra-
ria gubernamental, a saber, la Corporaci6n de la Reforma Agraria (CORA).
Bajo este sistema, la tierra irra directamente a los campesinos elegidos so-
bre la base de un sistema de puntaje; despus se organizaria una cooperative.
El Comit Tcnico del Arzobispado ponfa gran confianza en el Instituto de Edu-
caci6n Rural (IER) y en various dueos de funds y hombres de negocios agrrco-
las, elements generalmente ms conservadores dentro del marco de la Igle-
sia que los jesuitas y la FAO.

Cuando los comits tcnicos nombrados ya habfan funcionado durante
un afo agrcola (1962-1963), el Comit del Arzobispado solicit que INFROA
confinara sus actividades a lo econ6mico y que dejara los aspects sociales al
IER. Por su parte, el Comit del Obispado, querfa que INPROA fuese un orga-
nismo de reform agraria que encarara todos los aspects de la reform, so-
ciales y econmicos. Al final, las ideas del Comit del Obispado parecieron
imponerse, pero esto no significa que no se desarrollara un interesante inter-
cambio de ideas de ambos comits.

Despus de su primer ao de experiencia en Los Silos y Las Pataguas
INPROA lleg6 a la siguiente conclusion:

"En casi todos los casos es necesaria cierta cantidad de tiempo para prepa-
rar la tierra para la subdivision y explotacin racional. La condicin de los










recursos naturales disponibles indica que es necesario un acceso director a la
propiedad por los nuevos duelos. Pero tambin es necesario dejar un perro-
do de transici6n durante el cual el campesino puede ajustarse a su nueva tie-
rra. Durante este tiempo, el campesino debe ser convertido en una persona
responsible que pueda ocupar una situacin definida y responsible dentro de
la comunidad. Parece existir cierto conflict entire el acceso a la propiedad
y la necesidad de que la tierra cumpla una funcin social, es decir, que sea
productive al mximo. Esta situaci6n no es permanent; es una situacin tran-
sitoria que dura s6lo mientras el campesino se transform en una persona de
negocios responsible".28

Plan de accin

Segn los planes iniciales, este process de transicin adoptarfa la
siguiente forma general:

1. INPROA recibirfa tierras de la Iglesia en el entendimiento de que
tendria derecho irrevocable a:

(a) Vender, enajenar, arrendar, en usufructo o por dinero; cobrar y fi-
jar los precious o rentas de arrendamiento.

(b) Administrar la hacienda; contratar los servicios necesarios de tc-
nicos, ayudantes, y profesionales.

(e) Contratar prstamos y crditos.

(d) Acomodar la tierra en la forma que sea necesaria.

(e) Efectuar las inversiones necesarias.

(f) Hacer studios sobre la propiedad.

2. Los colonos deben pagar el valor commercial de la tierra en un pla-
zo mximo de veinte aos; este valor corresponder a la productividad.

3. Durante el primer afo de ocupaci6n el colono o su cooperative s6-
lo pagan los intereses. Al iniciarse el tercer ao empieza la amortizacin de
la deuda.

4. El colono debe pagar a INPROA un pie de diez por ciento del valor
de su tierra al moment de la parcelacin.

28INPROA., p. cit., pgs. 15-16.











5. La suma que INPROA invierte en la propiedad es reembolsada
con las primeras cuotas de amortizacin.

6. En el primer afo de operacin la tierra es administrada por IN-
PROA, y se organize una cooperative de campesinos. La produccin ser la
base para la parcelacin. Durante este tiempo se determine el ndmero de fa-
milias que la tierra podr sostener.

7. Despus del primer alo, si la cooperative as lo decide, sta em-
pieza a arrendar por dinero sus tierras a INPROA. Excepto en caso de dificul-
tades imprevistas, a los que entran a esta etapa se les da opcin a comprar.

8. La seleccin definitive de las families de colonos la hace la coope-
rativa misma.

9. En una tercera etapa las parcelas son vendidas a los campesinos.2

Estas fueron las lneas gruesas que traz6 INPROA como resultado de
la experiencia del Comit Tcnico en Los Silos, Alto Melipilla y Las Pataguas,
para ser aplicadas a San Dionisio y Alto Las Cruces y otros funds que pudie-
ran agregarse a su program.

La administraci6n de INPROA

En el mapa, diagrama I, se muestra la dispersin geogrfica del
program de reform agraria de INPROA, en 1963-1964. El primer plan de
organizacin de INPROA aparece en el diagram IL La administracin del
program comprendfa cuatro departamentos: Promocin, Tcnico, Contabili-
dad y Mercados y Crditos. Los fines del Departamento de Promoci6n eran
los de ayudar a establecer cooperatives y educar a los colonos en los mritos
y tcnicas de la cooperacin.

El Departamento Tcnico fue ideado como la parte de INPROA dedi-
cada a la extension. Le corresponda asesorar al resto de la organizacin en
asuntos tcnicos de la reform en los funds del program, incluidas materials
tales como regadfo, planificacin de la rotacin de cultivos, division de tie-
rras, construccin, etc. La idea de este departamento era la de que fuese di-
rectamente responsible de la administracin de los funds, previa a su parce-
laci6n. Despus de sta, su objetivo ser asesorar a los dirigentes de las co-
operativas en asuntos de agricultura.tcnica, los que a su vez traspasarfan
esta informacin a los cooperados. En preparacin para la parcelacin,

29untos condensados de INPROA, op. c., pgs. 16-19.











se esperaba que este departamento harfa todos los studios de division de la
tierra que fuesen necesarios y asesorarfa al resto de la organizaci6n de IN-
PROA en cuanto al ndmero y la clase de tcnicos requeridos en cada fundo.
Al Departamento Tcnico le corresponderfa hacer los mapas de los esquemas
de parcelacin y detallar la infraestructura necesaria y sus costs correspon-
dientes.

Al Departamento de Contabilidad se le asignaron los deberes de con-
tabilizar todos los gastos de INPROA y asesorar a los funds integrantes del
program, en material de tenedurfa de libros. Tambin recayeron sobre este
departamento todos los asuntos de tributacin.

Al Departamento de Crditos y Mercado le correspondi la adquisi-
cin de todos los insumos y bienes de consumo necesarios para las cooperati-
vas. Tambin debra vender la produccin de los colonos, cobrar honorarios
de comercializacin, y obtener crditos para los colonos.

En su primer ao, la organizacin de INPROA creci apreciablemen-
te. El diagrama II revela que ocupaba catorce personas de jornada complete
y una de media jornada al 26 de noviembre de 1963. Al 1* de noviembre este
nmero habra aumentado a 31 personas de jornada complete y una de media
jornada, segn se muestra en el diagrama III. Este personal ms que dupli-
cado requiri la nueva estructura de operaciones que se puso en march en
junio de 1964. En este nuevo plan desapareci la oficina del Secretario Ejecu-
tivo.

A fin de dar ms flexibilidad a la administracin de un personal ma-
yor, INPROA fue dividida en dos secciones: operaciones y finanzas.

Un miembro del personal superior del Instituto de Desarrollo, que
habra actuado como su representante en el directorio de INPROA, fue llama-
do a servir como su director ejecutivo. Los cuatro departamentos se trans-
formaron en seis cuando los promotores y el Departamento de Educacin y
Organizacin Cooperativa fueron creados sobre la base de los departamentos
originales de Promocin y Tcnico. Aunque el Departamento Tcnico retuvo
sus funciones planificadoras, sus obligaciones de extension pasaron al nuevo
departamento. Los promotores son los miembros del personal superior que
riven en los funds y ayudan a los cooperadores en los cotidianos problems
de su organizacin. A cada uno le corresponde un fundo. El Departamento de
Educacin y Organizacin Cooperativa estuvo destinado a ensear a los colo-
nos tcnicas cooperatives, organizacin cvica, orientacin doctrinal-social,
agriculture tcnica, tenedurfa de libros agrcola, diettica y sanidad, lectura,
escritura, y aritmtica elemental.














PREDIOS EN REFORM

(D Los SIlos (1962), 182,13 regodas
< Alto de Meiplllo (1962) 164,47 regada
Los Pologuas (1962) 1.485,50 total
1213,40 regados
272,10 secano
) Alto delays Cruces 342,73 iotal
(1963) 295,11 regados
47,62 s/habilitar
@ San DIonlsio 3 285,00 total
(1963) 1.127,60 regodos
257,20 second
1.900,00 montoa
(aprox)




1.- .










Debido a la reorganizacin, la division de crditos tambin fue sepa-
rada del antiguo departamento de mercado y crditos, y se le asignaron otros
deberes relacionados con las nuevas fuentes de financiamiento externo de IN-
PROA (que sern tratadas en la seccin que sigue). Siete ingenieros agrno-
mos integraban el personal superior, a fines de 1964.

Financiamiento de INPROA

Hasta que empiecen los pagos de amortizacin, la Iglesia cobra anual-
mente a INPROA como arriendo el cinco por ciento del valor commercial de la
tierra sometida a reform. El primer capital de INPROA, de 100 mil escudos,
fue contribuido por los dos prelados. Los estatutos especifican que el Arzobis-
po de Santiago donarra 66.667 escudos y el Obispo de Talca, 33.333 escudos,
cuando INPROA tuviese existencia legal. La personalidad jurdica fue otorga-
da el 12 de noviembre de 1963 y la aprobacin gubernamental consta del decre-
to supremo N* 3.272, de 27 de noviembre de ese ao. Una organizacin de obis-
pos alemanes, MISEREOR, don los primeros 110.000 dlares para gastos de
oficina y puso como condicin que esta donacin no sera empleada en prsta-
mos). En 1964, a travs de vias gubernamentales (Zentral Stelle), don cien
mil dlares ms para el mismo fin y prometi otro tanto para 1965. INPROA
pidi a Zentral Stelle la suma de 700 mil dlares para fondos de operaciones,
que no le fue otorgada. Un grupo religioso protestante de Francia, la Comuni-
dad Taiz, don 35 mil dlares, y el Banco Interamericano de Desarrollo otor-
g, a fines de 1963, cuarenta mil d6lares. De esta ltima suma, dada expre-
samente para que INPROA hiciera studios de colonizacin, 11.300 dlares
provinieron del Social Progress Trust Fund, que el Banco administra como
parte de la Alianza para el Progreso.3 Crditos a corto plazo por una suma
cercana a los 600 mil escudos fueron obtenidos de varias fuentes bancarias
chilenas en 1963-1964. INPROA a su vez prest6 estos dineros a sus colonos.

Aparte los cinco funds ya mencionados, INPROA se habra propuesto
ampliar su program a cuatro predios ms, totalizando asf un total de 5.200
hectreas de suelos regados. Segn un primer clculo, INPROA consideraba
que serfa necesario un desembolso de dos millones de dlares para gastos de
infraestructura y funcionamiento de los nueve funds en cuestin. Esto com-
prenda casas, todas las instalaciones, maquinaria agrcola, bestias de tiro,



30Comunicado de prensa: "BID otorga asistencia tcnica para facilitar la parcelizacin de tie-
rras de la Iglesia Catlica en Chile", Banco Interamericano de Desarrollo, 20 de febrero
de 1964, CP-14-64. Vase tambin Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Social Pro-
gress Trust Fund: Third Annual Report, Washington, D. C., Estados Unidos, 1963, pg, 56.























Consejo Administrativo
Representante y alterno (ad honors) de:
Fundaci6n Diego Portales, Fundaci6n Cardenal Caro.
Fundacin Lepn XIIJ Obispo de Talca. Uni6n de Empre-
sarios Cristianos. Institute de Desarrollo, e
Institute de Educaci6n Rural (IER)


Secretara
I Secretaria
1 Mensajero
I Portero













y otros por el estilo. El costo de la infraestructura serfa recuperable al tr-
mino de un decenio y los gastos de operacin al final de cada afro agrcola.31
Con este fin INPROA solicit al Banco Interamericano de Desarrollo un prs-
tamo por un milln y medio de dlares, que fue aprobado por el Banco en 1964
pero que, debido a situaciones internal en el pas, slo se materialize a fines
de 1965.2

Entre tanto, al no existir otras posibilidades inmediatas de capitali-
zacin, INPROA obtuvo de la Misin Econmica de Estados Unidos para Chile
(AID), una subvencin de 325 mil dlares, el 30 de junio de 1964. Esta subven-
cin regra hasta el 30 de junio de 1967. Contemplaba capital de e uipo y cons-
truccin para proyectos agrfcolas por un total de 115.395 dlares. Adems,
estableca un fondo de operacin para ayudar a los funds sometidos a refor-
ma a comprar (a travs de sus cooperatives) insumos tales como semillas, fer-
tilizantes, matamalezas, desinfectantes, insecticides, sacos, gasoline, acei-
te y grasa lubricantes. Tambin posibilitaba la adquisicin de insumos como
stos por un nmero pequefo de cooperatives de campesinos no embarcados
en la reform agraria parte tambin del program de INPROA, pero que no
entra en esta monografa), compuestas por grupos de pequefos propietarios.
El fondo de operaciones alcanzaba a unos 159.500 dlares,3 y comprendfa cier-
to monto de asistencia tcnica direct a las cooperatives "necesaria para alcan-
zar el xito de la empresa".

Los prstamos serfan pagados anualmente al fondo de operaciones, por

3Alfonso Rochac y Casto Ferragut, Informe preliminary sobre reform agraria de la Iglesia
Cat6lica en Chile (hectografiado), Washington, 1964.
2"El Banco Interamericano de Desarrollo anunci hoy la aprobacin de un prstamo equiva-
lente a 1,5 millones de dlares del Fondo Fiduciario de Progreso Social para ayudar a finan-
ciar un plan de subdivision de tierras que beneficiary a unas 600 families de bajos ixgresos...
El prstamo se concedi a veinte aos plazo con una tasa de inters de 1 1/4 por ciento annual.
Se cobrar tambin una comisin de servicio de 3/4 de 1 por ciento, pagadera en dlares,
sobre los saldos deudores. El prstamo se amortizar semestralmente mediante 39 cuotas,
la primera de las cuales se pagar un ao despus de la fecha del contrato". Banco Intera-
mericano de Desarrollo, Comunicado de Prensa, NR-59/65, 8 de noviembre de 1965.
33Misi6n Econmica de Estados Unidos en Chile (AID), Proyecto N' 513-13-140-159, Conve-
nio N* INP-1-64, Rural Cooperative Development Institute, INPROA, Pro-Ag, 30 de junio
de 1964.
4Gonzalo Puga y Hugo Jordn, INPROA, Plan de Trabajo e Inversiones, enviado al seffor
John Robinson, Director de AID, 13 de Julio de 1964, pgs. 2-6 y pg. 9. Habr algunos
cambios leves en las cifras dadas ms arriba a media que prosiguen las negociaciones so-
bre detalles de los proyectos.
5G. Puga y H. Jordn, op. cit., pg. 11-13.
Ibid., pg. 14














Mandato
El Arzobispo de Santiago
(Cardenal Ral Silva Henriquez)
El Obispo de Talca
(Manuel Larrafn E.)


Consejo Administrativo
Representante y alterno (ad honors) de:
Fundaci6n Diego Portales. Fundaci6n Cardenal Caro.
Fundaci(n Le6n XIII. Obispo de Talca. Uni6n de Empre-
sarios Cristianos, Instituto de Desarrollo, e
Institute de Educacin Rural (IER)


Oficina en Santiago: Eleodoro Yafiez 1070











cada cooperado, con inters del 12 por ciento. INPROA cobrarfa adems el
uno por ciento por sus servicios de crdito. (INPROA tuvo que cobrar el 15,6
por ciento por los dineros que prest a las cooperatives en 1963-1964).

A media que las cooperatives pagaran los 115.395 dlares para cons-
truccin y equipo, este dinero sera agregado al fondo de operaciones. No se
exigfa que las cooperatives pagaran por la maquinaria suma alguna en los dos
primeros aflos. Entre el tercero y el sexto alos, se recuperara el 40 por
ciento a razn de 10 por ciento cada afo, y entire los afos sptimo al dcimo,
se recuperarra el restante 60 por ciento a razn de 15 por ciento annual.

Tambin bajo este prstamo se contemplaba la contratacin de un ex-
perto en planificacin, destinndose 25.000 dlares para sueldo y gastos. Ayu-
darra en los programs de planificacin, cooperative? y aspects comerciales
de la operacin. Despus de su contratacin INPROA podrfa contratar otra
ayuda que totalizara 25.000 dlares.

Como parte de su responsabilidad, INPROA debe aportar 300 mil d-
lares en dinero o en especie al program, "de sus propios recursos o de dona-
ciones recibidas de fuentes chilenas u otras que no sean el gobierno estadouni-
dense".37 Adems, debe preparar un proyecto que ser presentado a la Misin
Econmica relative a bienes excedentes del PL480, Trtulo II.3

Alto Melipilla

En este anlisis, except por esta mencin al pasar, no se compren-
der el Alto Melipilla (164,47 hectreas regadas), puesto que muchas de las
26 parcels pasaron a gente fundamentalmente capaz de pagar su precio y no
a los campesinos sin tierras, que son los que deben constituir la base de una
verdadera reform agraria. Un pago al contado del 30 por ciento fue el factor
discriminatorio que imposibilit a inquilinos, medieros y hasta empleados sub-
alternos del fundo adquirir las parcelas. Por consiguiente esta colonia est
compuesta principalmente por personas que eran altos empleados de funds y
slo algunos inquilinos.

Adems, las parcelas de Alto Melipilla son pequefas (promedian al-
rededor de cinco hectreas). Sin embargo, algunos de los parceleros ya han
tomado sus propios inquilinos, lo que indica que el proyecto no se aparta del
sistema social traditional de la region. La cooperative aquf es especialmente
dbil. Los colonos, en su mayorra, aparentemente se sienten demasiado inde-
pendientes y muy distintos en cuanto a antecedentes para hacerla operar con
3AID, op. cit., seccin D, 6
3Ibid., secci6n D, 8










efectividad. Cabe notar que este predio se encontraba prcticamente abando-
nado, y el Comit6 Tcnico del Arzobispado hizo la selecci6n de postulantes
sobre la base del puntaje y la capacidad de pago. Puesto que se trataba de un
despoblado, fue un proyecto de colonizaci6n mir que de reform agraria; IN-
PROA s61o a~ud6 a estos parceleros con algunos servicios a travs de una
cooperative, a


3a'Informa CIDA, pg. ZZO.











CAPITULO 11


LOS SILOS DE PIRQUE


"Ustedes son los patrons de Los Silos. Ustedes tienen la responsabilidad del
fund. Es una gran satisfacci6n para mr dirselos. Pero, muy sinceramente,
tambi6n leI he dado mayor responsabilidad". -Monsenor Manuel Larrarn,
Obispo de Talca (de su discurso a loI miembros de la nueva cooperative), Er-
cila, 4 de Julio de 1962, pig. 17.

"El Obispo Manuel Larrafn non "dio" la tierra, pero s61o de palabra... Eata
reforma agraria"... nos ha quitado nuestro suministro do agua y nuestras
cercas, y nos presiona a irnos". -Informe de un grupo pequeno de antiguos
inquilinos que prefirieron no participar en la reform. ElSiglo, 8 de noviem-
bre de 1963, pig. 6.

La hacienda Los Silos, de propledad de la Iglesia, fue entregada a
una cooperative de campesinos en Julio de 1962. Su curiosa organizaci6n (no
propiedad privada realmente, ni una hacienda colectiva, ni siquiera una coope-
rativa on la acepci6n corriente de la palabra) y su cercanla a la capital (unos
treinta kil6metros al sudeste de Santiago pr6xima a Puente Alto), la han con-
vertido en objeto do atenci6n de quienes so interesan por eatructuras alterna-
tivas de tenencia de tierra en Chile.

A menudo las cuestiones involucradas on la reform agraria son colo-
cadas on un marco de tdrminos de poder politico y econ6mico, quedando los
propietarios que rehusan permitir una alteraci6n mayor de la trama de una so-
ciedad anacr6nica enfrentados a presiones de la izquierda que exigen todo o
casi todo ese poder. Si esto fuse todo lo que envuelve la reforma-el trasla-
do de la sede del poder-habrfa pbco lugar pars andlisis econ6mico. Sin em-
bargo, los economists que enfocan la reform agraria a menudo pasan por
alto el poder y las cuestiones sociales que envuelve. Sus studios y resultan-
tea proposiciones de polftica pueden girar alrededor del uso de polftica tribu.
taria para efectuar la reform. 0, tal vez, al tratar de la expropiaci6n de tie-
rras, una cuesti6n polfticamente espinosa, puntualizan s61o que consideran
asuntos tales como los medios, el monto y el tipo de pago, y los ajustes infla-
cionarios. Algunos andlisis versan sobre la justificaci6n de tipos diferentes
de organizaci6n-haciendas familiares, cooperatives, colectivas-pero extraen
la mayor part de sus estadrsticas de passes que ya han superado la reform
agraria.

Un motive subyacente de eata monograffa es que, no obstante la uti-
lidad de estos ditimos studios, con frecuencia serra mis dtil, deads un pun-

25









PREFACIO


Son numerosos los problems que encara un program de reform
agraria y, dada la novedad del concept reformador, todo experiment ten-
diente a redistribuir la tierra agrfcola con miras a que su tenencia pase a
manos de quienes estn mas directamente en contact con ella adquiere par-
ticular inters.

En Chile, dos altos dignatarios de la Iglesia Catlica se unieron
para llevar a la realidad la idea de la reform agraria en funds que estaban
entregados a su administraci6n. El paso que dieron motive diversas reaccio-
nes en la opinion pblica, favorable y desfavorables, y despert6 el inters
de los entendidos por conocer su operacin y sus resultados.

Uno de los investigadores de la oficina del Land Tenure Center de
la Universidad de Wisconsin en Santiago, el Profesor William C. Thiesenhu-
sen, abord el studio de esos resultados, pese a que se referfan a un nme-
ro reducido de campesinos afectados y a que el perfodo de anlisis era bre-
ve. Ese Centro convino con el Instituto de Economfa y Planificaci6n, con el
que mantiene relaciones acadmicas, en que ste publicara una version en es-
paol de ciertos capftulos del trabajo del sefor Thiesenhusen, ya publicado
en Estados Unidos bajo el tftulo de Chile's Experiments in Agrarian Reform.
Esta es la version que ahora se ofrece a los estudiosos chilenos del proble-
ma de la reform agraria.

Un trabajo de este tipo se presta para diversas interpretaciones,
que sern seguramente influidas por las ideas que cada lector tenga respect
del fen6meno de la reform agraria. Al publicarlo, el Instituto de Economa
y Planificaci6n, que no se responsabiliza de las opinions que sustenta el au-
tor, pretend tan solo dejar un document impreso ms que se sume a otros
que se han escrito, y que seguirn escribindose, sobre el tema y que opor-
tunamente podrn ser utilizados para conocer la historic del process de la
reform agraria en Chile.

El lector deber tener present que el informed fue escrito duran-
te 1965; en la version espaflola se han hecho algunas modificaciones para
actualizar los hechos, pero sustancialmente el texto se cine a la version ina
glesa original. No todas las citas en espaol estn tomadas de sus textos
primeros; debido a la premura del tiempo fue necesario conformarse con
traducir al espaol la version inglesa de esas citas.

La edici6n estuvo a cargo del sefor Samuel B. Mardones. El Pro-
fesor John D. Strasma, Director del Land Tenure Center (Santiago), examine
la version actual e hizo valiosas sugestiones para su mejor presentaci6n. La
dactilograffa de las matrices se debe a la seorita Paulina Brito Paut.


Roberto Maldonado V.
Director

Santiago, Chile
diciembre 1967










PREFACIO A LA VERSION INGLESA


Este studio pretend analizar various experiments de reform agra-
ria en Chile. Se planted con la intenci6n de que, cuando se produzca una rees-
tructuraci6n agrfcola mis comprensiva, sirva a los experts como fundamento
acerca de la manera en que opera la reform en paquefia escala.

El Land Tenure Center, de la Universidad de Wisconsin, de Estados
Unidos, y el Instituto de Economfa de la Universidad de Chile, con el que aqu61
cooper, me han confiado la envidiable tarea de llevar a cabo esta investiga-
ci6n en una situaci6n de laboratorio donde tienen lugar cambios econ6micos y
sociales. Mi gratitud para ambas instituciones.

Estoy profundamente reconocido de la amistosa y hospitalaria gente
de Chile, siempre tolerant con otro gringo estudiante, por su inalterable cor-
testa, su acogida y su bondad.

Mi prop6sito, en este studio, no es hacer una crftica destructive.
El extranjero que observe otra cultural casi no tiene razones para ser arrogan-
te.. Espero que si alguna de mis afirmaciones pareciera dura o despectiva, no
se me culpe, pues no ha sido esa mi intenci6n. Conffo on que el lector tendril
present que la actual generaci6n chilena no ha hecho mis para crear las difi-
cultades corrientes sociales y econ6micas que lo que nosotros, como ciudada-
nos contemporineos de Estados Unidos, hemos hecho para crear los proble-
mas mis crfticos que nuestra sociedad encara hoy. Sin embargo, a los chile-
nos de hoy, en su ambient, como a nosotros en el nuestro, nos correspond
la diffcil tarea de desarrollar instituciones que se aboquen a estos problems
y reflejen con exactitud las necesidades de los tiempos modernos. Para esta
obra no hay remedies simples ni soluciones expeditas.

Debo agradecer la ayuda de much gente, aunque ello no significa res-
ponsabilidad alguna en mis errors. En primer lugar ha de figurar el Profesor
Peter Dorner, por su aliento y siempre oportunos comentarios.

Deseo agradecer tambi6n a Felipe Padl, quien me acompafi6 en todas
las entrevistas y cooper conmigo de muchas maneras durante el primer se-
mestre de 1964.

Mi gratitud, ademis, para los miembros del personal superior del
Institute de Promoci6n Agraria (INPROA) que siempre estuvieron prestos a
suministrarme informaciones. S61o puedo esperar que al presentarlas haya
sido digno de la confianza de que me hicieron objeto.











PREFACIO A LA VERSION INGLESA


Este studio pretend analizar various experiments de reform agra-
ria en Chile. Se plantea con la intenci6n de que, cuando se produzca una rees-
tructuraci6n agrfcola ms comprensiva, sirva a los experts como fundamento
acerca de la manera en que opera la reform en pequefla escala.

El Land Tenure Center, de la Universidad de Wisconsin, de Estados
Unidos, y el Instituto de Economfa de la Universidad de Chile, con el que aqul
cooper, me han confiado la envidiable area de llevar a cabo esta investiga-
ci6n en una situaci6n de laboratorio donde tienen lugar cambios econ6micos y
sociales. Mi gratitud para ambas instituciones.

Estoy profundamente reconocido de la amistosa y hospitalaria gente
de Chile, siempre tolerant con otro gringo estudiante, por su inalterable cor-
tesa, su acogida y su bondad.

Mi propsito, en este studio, no es hacer una crftica destructive.
El extranjero que observa otra cultural casi no tiene razones para ser arrogan-
te. Espero que si alguna de mis afirmaciones pareciera dura o despectiva, no
se me culpe, pues no ha sido esa mi intenci6n. Conffo en que el lector tendr
present que la actual generaci6n chilena no ha hecho ms para crear las difi-
cultades corrientes sociales y econ6micas que lo que nosotros, como ciudada-
nos contemporneos de Estados Unidos, hemos hecho para crear los proble-
mas ms crticos que nuestra sociedad encara hoy. Sin embargo, a los chile-
nos de hoy, en su ambiente, como a nosotros en el nuestro, nos correspond
la diffcil tarea de desarrollar instituciones que se aboquen a estos problems
y reflejen con exactitud las necesidades de los tiempos modernos. Para esta
obra no hay remedios simple ni soluciones expeditas.

Debo agradecer la ayuda de much gentle, aunque ello no significa res-
ponsabilidad alguna en mis errors. En primer lugar ha de figurar el Profesor
Peter Dorner, por su aliento y siempre oportunos comentarios.

Deseo agradecer tambin a Felipe Pal, quien me acompaft en todas
las entrevistas y cooper conmigo de muchas maneras durante el primer se-
mestre de 1964.

Mi gratitud, adems, para los miembros del personal superior del
Institute de Promoci6n Agraria (INPROA) que siempre estuvieron prestos a
suministrarme informaciones. Sl6o puedo esperar que al presentarlas haya
sido digno de la confianza de que me hicieron objeto.










Merecen especial reconocimiento Gonzalo Puga y Hugo Jordn, de
INPROA, que me allanaron el contact con el resto del personal, y leyeron
y comentaron con franqueza algunos borradores preliminaries. Tambin reci-
bf informaci6n valiosa de Juan Soto, Fernando Irarrzaval, Carlos Avilds, y
Juan Walker, del equipo de esta instituci6n.

Expreso mi reconocimiento a otras personas que leyeron borradores
de algunos captulos y ofrecieron tiles sugestiones: al Profesor Bryant E.
Kearl, del Department of Agricultural Journalism and Associate Dean of the
Graduate School, Universidad de Wisconsin; al Profesor Don Kanel, del De-
partment of Agricultural Economics and the Land Tenure Center, Universi-
dad de Wisconsin; al Padre Gonzalo Arroyo, Centro para el Desarrollo Eco-
n6mico y Social de Amrica Latina (DESAL), Santiago; al Profesor Solon Ba-
rraclough, del Instituto de Capacitaci6n e Investigaci6n en Reforma Agraria
(ICIRA), Santiago, y de Cornell University; al Profesor Henry Landeberger,
Institute de Organizacin y Administraci6n (INSORA), de la Universidad de
Chile, y de Cornell University; y a don Fernando Fuenzalida, de la Comisi6n
Econ6mica para Amrica Latina (CEPAL) y de la Organizacin para la Alimen-
taci6n y la Agricultura (FAO), Santiago.

Los grficos fueron dibujados por Mike Smith, de la FAO, oficina
de Santiago.

Tambin cooperaron los miembros del personal de la Agencia para
el Desarrollo Internacional, en Santiago.

Mis colegas del Land Tenure Center, Santiago, Marion Brown, Da-
niel Stewart, Hctor Morales, Juan Carlos Collarte, Antonio Idiquez y C-
sar Carmona,hicieron crfticas constructivas y colaboraron en diversos aspec-
tos.

Debo recalcar especialmente la ayuda de los colonos, cuya historic
constitute la base de este studio y quienes consintieron de muy buena volun-
tad a ser entrevistados, en algunos casos varias veces.

Monsenor Manuel Larrafn, Obispo de Talca, fallecido en 1966, est
present en el recuerdo de Felipe Padl y del suscrito, especialmente por la
generosa dedicaci6n de su tiempo a contestar las numerosas preguntas que le
hicimos en relaci6n con este trabajo.

La filosoffa subyacente de estas entrevistas y el present studio
pueden ligarse en gran parte a la filosofra del Profesor Raymond J. Penn,
Director del Land Tenure Center en sus tres primeros aflos.










Por su cuidado y amabilidad durante la tediosa operacin de copiar
a mquina, en un idioma que no es el materno, mis ms sinceros agradeci-
mientos a la sefiora Silvia S. de Fuentes, que tuvo la responsabilidad princi-
pal del trabajo; la seora Silvia B. de Cabezas; la seora Deidamia Lemaire
de Quiroga; y la seorita Sonia Fuentes. Otras versions fueron dactilografia-
das por las seoras Jane Salm y Diana DuMoulin.



William C. Thiesenhusen











CAPITULO I


EL SCENARIO


"No basta afirmar el caracter natural del derecho de propiedad privada, in-
cluso de los bienes productions, sino que tambi6n hay que propugnar instaten-
temente su efectiva difusi6n entire todas las classes soclales". Juan XXIII, En-
crclica papal "'Mater et Magistra", en Las Enctclicas Sociales, Editorial Unt-
versidad Cat6lica, 1961, Santiago, Chile, pig. 165 /63/

"... nuestro program se opera en pequefla escala, pero creemos que ya ha
probado ser de gran valor. De hecho, ha comenzado a alentar a los propieta-
rios particulars de tierras para llevar a cabo programs similares... Nues-
tro proyecto esta asimilando entrenarniento y experiencia que beneficiary al
gobierno nacional-y a otras naciones-en sus planes de uso de la tierra". Car-
denal Arzobispo de Santiago, Chile, Monsefior Radl Silva Henrfquez, en "El
Mercurio", Santiago, Chile, 11 de julio de 1963, pig. 29. Despacho de AP,
torado de una entrevista en Washington a rafz de la aststencia del Cardenal
al Vaticano II.

En una amplia generalizaci6n, la estructura de la tenencia de tierras
en la zona central de Chile se basa en un modelo de latifundios-minifundios.
A pesar de ello, a media que pasan los aflos se acentian las presiones para
ir a una reform agraria y ya estin en camino algunos programs de coloniza-
ci6n interesantes. En esta monograffa se analiza la experiencia de los prime-
ros aflos de cuatro colonial formadas en tierras que eran de propiedad de la
Iglesia Cat6lica Romana de Chile.

Esta presentaci6n enfoca los problems econrnicos enfrentados por
la instituci6n que hizo la reform, el Instituto de Promoci6n Agraria (INPROA)
y sus colonos. Una limitaci6n important del studio deriva de la escasa anti-
gitedad de los proyectos. Pero todos los proyectos de reform durante sus pri-
meros aflos afrontan, como organismos econ6micos inexpertos, algunos de
los mismos problems que encar6 INPROA. Y cuando surjan programs de
reform agraria de mayor entidad, los tecnicos tendrin que bucear en la his-
toria de los proyectos de colonizaci6n para buscar claves que sefialen cuin
viables pueden ser las instituciones que se creen para reemplazar a las anti-
gua s.

En verdad, el 6xito o fracaso dltimos de una reform agraria pueden
defender del grado de exito que tengan los colonos en su encuentro con sus
primeras experiencias diffciles como propietarios. Y dado el deficit de pro-
ductos agrrcolas, la economfa national tiene interns vital en que las posibles












CAPITULO UI


LOS SILOS DE PIRQUE


"Ustedes son los patrons de Los Silos. Ustedes tienen la responsabilidad del
fundo. Es una gran satisfacci6n para mf drselos. Pero, muy sinceramente,
tambi4n les he dado mayor responsabilidad". -Monseror Manuel Larrafn,
Obispo de Talca (de su discurso a los miembros de la nueva cooperative), Er-
cilla, 4 de julio de 1962, pg. 17.

"El Obispo Manuel Larrafn nos "dio" la tierra, pero s61o de palabra... Esta
reforma agraria"... nos ha quitado nuestro suministro de agua y nuestras
cercas, y nos presiona a irnos". -Informe de un grupo pequefo de antiguos
inquilinos que prefirieron no participar en la reform. El Siglo, 8 de noviem-
bre de 1963, pig. 6.

La hacienda Los Silos, de propiedad de la Iglesia, fue entregada a
una cooperative de campesinos en Julio de 1962. Su curiosa organizaci6n (no
propiedad privada realmente, ni una hacienda colectiva, ni siquiera una coope-
rativa en la acepcin corriente de la palabra) y su cercanfa a la capital (unos
treinta kil6metros al sudeste de Santiago pr6xima a Puente Alto), la han con-
vertido en objeto de atencin de quienes se interesan por estructuras alterna-
tivas de tenencia de tierra en Chile.

A menudo las cuestiones involucradas en la reform agraria son colo-
cadas en un marco de trminos de poder politico y econ6mico, quedando los
propietarios que rehusan permitir una alteraci6n mayor de la trama de una so-
ciedad anacr6nica enfrentados a presiones de la izquierda que exigen todo o
casi todo ese poder. Si esto fuese todo lo que envuelve la reforma-el trasla-
do de la sede del poder-habrfa pbco lugar para anlisis econ6mico. Sin em-
bargo, los economists que enfocan la reform agraria a menudo pasan por
alto el powder y las cuestiones sociales que envuelve. Sus studios y resultan-
tes proposiciones de polftica pueden girar alrededor del uso de polftica tribu-
taria para efectuar la reform. O, tal vez, al tratar de la expropiacidn de tie-
rras, una cuesti6n polfticamente espinosa, puntualizan s6lo que consideran
asuntos tales como los medios, el monto y el tipo de pago, y los ajustes infla-
cionarios. Algunos anlisis versan sobre la justificaci6n de tipos diferentes
de organizaci6n-haciendas familiares, cooperatives, colectivas-pero extraen
la mayor part de sus estadfticas de pafses que ya han superado la reform
agraria.

Un motivo subyacente de esta monograffa es que, no obstante la uti-
lidad de estos dltimos studios, con frecuencia sera ms dtil, desde un pun-











to de vista prctico, diponer de studios de esfuerzos reformadores reales
hechos en el pas mismo donde ha de efectuarse una restructuracin ms am-
plia. En Chile permanece intacta la antigua estructura de tenencia de la tie-
rra. Sin embargo, en algunas cuantas propiedades, como los funds que se-
rn analizados en el present trabajo y algunos predios comprados por el es-
tado, se ha hecho la decisionn polftica" de llevar adelante la reform. Pero
en el moment de la reform subsisten sin solucin todos los problems que
giran alrededor de la creacin de instituciones nuevas, econmica y social-
mente viables que, especialmente en sus primeros tiempos, estn expuestas
a una amplia gama de presiones internal y externas.

El scenario

Que en el curso de la reform agraria hay presiones y dificultades
,-y tambin xitos-queda demostrado en el caso de Los Silos, una propiedad
que era de la Iglesia situada en la comuna de Pirque. Esta, cuyo territorio
abarca 460 kilmetros cuadrados, est compuesta principalmente de latifun-
dios-seis propietarios posefan el noventa por ciento de las tierras de la co-
muna.

Monsefior Manuel Larrafn, Obispo de Talca, compr en 1952 el fun-
do Los Silos, de 182 hectreas (todas de regadfo), para ayudar al mantenimien-
to del Seminario Conciliar de San Pelayo que para su financiamiento dependra
de la dicesis del Obispo.9 Junto con adquirir la propiedad, la arrend. A fi-
nes del decenio, el primer arrendatario entreg el fundo y el Obispo volvi a
arrendarlo. Puesto que el nuevo arrendatario dedicaba muy poco tiempo al
fundo, le entreg su administracin al hijo, quien vivfa allf. Adems, emplea-
ba 18 trabajadores residents en el fundo, 9 inquilinos y 9 empleados.

A mediados de 1961 los inquilinos del arrendatario recibran un journal
inferior a cien pesos en dinero. Adems se les daban regalfas de poco ms de
una hectrea regada para cultivo personal, talaje para dos animals y una ga-
lleta al dfa. A fin de protestar contra su bajo salario (que estaba muy por de-
bajo del mrnimo legal para los trabajadores campesinos en ese alo), uno de
los ediles socialists del cercano Puente Alto, en su calidad de dirigente de
la Federacin Campesina, organize una huelga entire siete de los dieciocho
trabajadores del fundo.


3Se han escrito dos descripciones de este fundo antes de ser transferido al Obispo. En ambas
se described los programs de cultivo del fundo en un ao agrcola: Jacques Chonchol, Infor-
me pericial, tasaci6n y clculo de rentabilidad del fundo "Los Silos", indito, Facultad de
Agronoma, Universidad de Chile, 1948, y Helmut Seeger Stein, Informe pericial, tasacin
y clculo de rentabilidad del fundo "Los Silos de Pirque', indito, Facultad de Agronoma,
Universidad de Chile, Santiago, 195Z.











El 12 de noviembre de 1961 se planted una protest formal ante el ins-
pector del trabajo local. Una semana despus se firm un acuerdo por el que
se daban a los trabajadores un aumento de salaries del 16 por ciento y algunas
regalas mas. Al no cumplir el acuerdo el arrendatario, site de los emplea-
dos del fundo volvieron a la huelga, perdiendo las cosechas de sus "posesio-
nes" y sus derechos de talaje.

Cuando los inquilinos, a travs de 'la Federacin Campesina, informa-
ron al gobernador del departamento de lo que ocurrfa, recomend que dejaran
el fundo tranquilamente y les prometi obtener para ellos otros empleos. En-
tre tanto, en la esperanza de resolve el problema, el inspector del trabajo
cit varias veces a su oficina al arrendatario del Obispo, aparentemente para
tratar de persuadirlo a cumplir el acuerdo. Pero ni acudi a la cita ni pag6 la
multa que se le aplic6. Ms adelante, el arrendatario se comunic con el ins-
pector del trabajo, pero slo para amenazarlo con hacerlo trasladar debido a
su actitud en favor de los "insurrectos".4

Fue en esta poca de agitaci6n-despus de site meses de huelgas
de los trabajadores-que el Obispo decidi efectuar un experiment de refor-
ma. El contrato de arrendamiento, que vencfa el 1* de mayo de 1962, fue can-
celado. Ya se habfan trazado los planes para la operacin del fundo dentro de
una reform, pues un grupo de tcnicos chilenos en reform agraria habran
tratado antes de obtener la cooperacin del Obispo para tal esfuerzo.

El Obispo, que perteneca al ala ms liberal de la II esia y ya muy
conocido por sus definidos sermons sobre asuntos sociales, habfa comenza-
do a ganar algi apoyo para su posicin desde Roma. Pero cuando entreg
Los Silos a la cooperative campesina, el 26 de junio de 1962, se le llam "de-
magogo y tonto"-hasta por algunos catlicos observantes. 3 Adems, renun-
ci6 a una entrada semestral segura por el arrendamiento, a cambio de pagos
de amortizacin de deudas hipotecarias no tan seguros. El Obispo Larrafn era,
debiera no olvidarse, uno de los obispos ms pobres de Chile. Las entradas de
su dicesis eran de unos 13,750 dlares por aflo y sus gastos, que debran ser
cubiertos prcticamente por donaciones, sumaban el double de aqullas. Su pro-
pio sueldo de cuarenta dlares por mes.44 Mi important an era que el car-
go eclesistico la.responsabilizaba de la integridad financier de los bienes
de su dicesis.

Dado que se estimaba que un personal de clrigos no estaba prepara-
4DUltima Hora. 18 de diciembre de 1961.
41Revista Look, 9 de octubre de 1962, pig. 32.
4V4.ae el Capftulo 1.
43Conv6rsaci6n personal con el autor, 14 de febrero de 1964.
4Look, op. cit. $1.00 l! 3,25 del aflo 1964:











do para tender a los detalles de una reform agraria, el Obispo desig-
n6 un comit que se encargara de los aspects tcnicos de la transferen-
cia de tierras. Poco despus, tambin a tiempo para la poca de siem-
bras del ano agrcola 1962-1963, el Arzobispo de Santiago procedi a sub-
dividir los funds Las Pataguas (vase el captulo siguiente) y Alto Meli-
pilla.

En el primer afo agrrcola, el Comit Tcnico del Obispo puso a un
antiguo administrator de funds a cargo de las operaciones diarias de Los Si-
los. Excepto por un pequefo trozo de tierra que cada colono cultivarfa indivi-
dualmente y algunos animals que poseerfa, la tierra sera trabajada por la
cooperative. Esta con el tiempo tendrfa los tftulos de toda la propiedad y los
crditos y la ayuda tcnica de INPROA pasarfan a travs de la cooperative.
Se esperaba que cada trabajador laborarfa al mximo.de su capacidad tanto en
la tierra de la cooperative como en la que se le asignaba a l individualmente.

La organizacin de la cooperative

A todos los antiguos trabajadores de Los Silos se les dio oportunidad
de unirse a la cooperative y devenir en terratenientes. A diferencia del progra-
ma de reform agraria del gobierno chileno, no hubo "sistema de puntos" pa-
ra elegir a los parceleros en Los Silos. "Que hayan sido o no buenos trabaja-
dores como inquilinos no es much ayuda para decidir si sern capaces de
adoptar decisions respect de su propio pedazo de tierra" dijo el Comit Tc-
ico.

Pero era indispensable aceptar los principios de la cooperative y el
rechazo de ellos, raz6n suficiente para quedar excluido. Los colonos en se-
sin amplia decidiran despus si continuarfa el sistema de cultivo agrcola
en cooperative y, si no, cual serfa el papel de la cooperative si la tierra era
parcelada.

La direccin de la cooperative est en manos de sus miembros cam-
pesinos. Es gobernada por un consejo de administraci6n. La ley chilena requie-
re que, por lo menos, existan veinte miembros para organizer una cooperati-
va. Puesto que, cuando se fund la cooperative, no haba colonos bastantes ni
hijos mayores de 18 afios para cumplir esta exigencia, hubo que incorporar a
algunas esposas. En 1963-1964 los miembros eran veintisis. El consejo es
elegido por los colonos en sesin plena. Estos consejeros tambin president
los comits (vase Grfico I de la carta official de organizacin).

1. El Comit de Ahorros est a cargo de manejar y distribuir los fondos de

4Tomado de los archives de CIDA.











la cooperative, reparacin de las instalaciones, etc.

2. El Comit de Consumos vende los item de consumo a los miembros de la
cooperative.

3. El Comit Agrfcola planifica el trabajo, atiende a los problems agrrcolas
del moment y da asistencia tcnica.

4. El Comit de Empresa Asociada decide sobre mtodos posibles de intensi-
ficacin del modelo de empresas de la cooperative. Actualmente hay una
pequefla ampresa que fabric y vende ladrillos; tambin se vende alguna ma-
dera producida en el fundo.

5. El Comit de Bienestar Social cuida de que los enfermos sean llevados al
mdico. La atencin mdica es por cuenta de la cooperative.

6. El Comit Educacional se propone contratar un professor para Los Silos.
Actualmente la mayorfa de los nitos asiste a la escuela en un fundo veci-
no que, segn lo reconoce el propietario mismo, no es muy adecuada. Po-
cos de los que asisten a ella han pasado los examenes necesarios para in-
gresar a la enseflanza secundaria.

El punto fuerte de esta organizacin es que ayuda a desarrollar el
espfritu directivo en un grupo cuyos individuos recin estn aprendiendo a
adoptar sus propias decisions. Sin embargo, los tcnicos de INPROA esta-
ban concentrando su esfuerzo en elevar la produccin del fundo en 1964-1965
y no disponfan de tiempo suficiente para dedicar a la formacin de directivos
en todos los comits. .Los comits que no estaban directamente relacionados
con la produccin se desarrollaban ms lentamente. Los Comits de Consu-
mo y de Bienestar Social se hallaban casi paralizados a fines de 1965.

Un problema de este plan de organizacin es que los miembros del
consejo sencillamente no tienen tiempo para hacer un buen trabajo como pre-
sidentes de comits y a la vez cumplir con el trabajo agrfcola requerido. Se
debate el cambio de este aspect de la organizacin. Sin embargo, cambiar
involucra el desarrollo de ms capacidad directive adn y la posibilidad de per-
der la coordinacin estrecha entire el consejo y los comits.

La cooperative en 1962-1963

La cooperative evolucion gradualmente desde el moment en que el
Obispo entreg la tierra a los colonos. En una de sus primeras reuniones los
nuevos colonos fijaron un adelanto diario a cada miembro con derecho a tie-




























Venda los item
de consumo a
los miembros


Suprvigila el
trabajo de.los
miembroa en
la chclra, tri-
go, lcherfa,
.asto. Planifi-
ca la 'enta de
ea-tp'-~ oduc-
ci6n y el mo-
delo de cultivar


nuperviglla el
trabajo de los
miembros en
las empresas
de ladrillos y
maderx; plani-
fica la venta de
esta producci6n
y nuevas
empresas
II


Ve que los enfer-
mos sean llevados
Ll mdico; coope
ra con las duofna
de caea en diver-
sos problems


Enseia la tc-
nica cooperati-
vista. Planifica
los servicios
educacionales
del fundo











rras y una cifra ligeramente ms alta para cada hijo de dieciocho aos o ms
que deseara trabajar. Asimismo, el primer ao, decidi que a los cooperados
con derecho a tierras se darran regalfas parecidas a las de los inquilinos. Al
final del ao las utilidades excedentes se repartirfan o se destinaran a pagar
deudas insolutas correspondientes al capital de operaci6n de la cooperative.

En un remate, la cooperative compr algunos equipos y animals que
tenfa el antiguo arrendatario del fundo. Se obtuvo crdito en una institucin pri-
vada de crdito y el Obispo aval6 los prstamos necesarios.

Al tomar INPROA la administracin general de Los Silos, el precio
de la tierra estaba fijado en 78.000 escudos y el de los edificios en 72.000 es-
cudos, que seran pagados a veinte afos plazo con inters annual del cinco por
ciento. Originalmente, la deuda iba a ser pagada en cuotas iguales ajustadas
para compensar la inflacin conforme al aumento porcentual del precio del
trigo. Segn INPROA, el monto original de alrededor de 1.200 scudos por
hectrea correspondfa al "65 por ciento del valor commercial" La reduccin
involucrada no fue considerada por la Iglesia como un regalo sino como una
just evaluacin compensadora de los bajos salaries que los cooperados haban
recibido cuando eran trabajadores del fundo.

Es difcil determinar el valor commercial: rara vez salen al mercado
predios de este tamafio. Elavalo vigente para fines tributarios a menudo co-
rresponde a la cuarta parte o menos del valor de venta de las propiedades. Pe-
ro un grupo de pequeas parcelas, y otro fundo de la region con una infraes-
tructura menor, se vendieron recientemente a cerca de dos mil escudos por
hectrea. No hay much raz6n para dudar de que el precio de venta de Los Si-
los fue apreciablemente ms bajo que su valor commercial.

El ajuste compensatorio de la inflacin puede ser menos severo a
partir de 1964-1965, porque se basa en el nivel que sea ms favorable al co-
lono: el ndice del trigo (precio del trigo fijado por el gobierno cada ao) o el
fndice de una lista de precious al por mayor de products elegidos (no fijado
por el gobierno). 'Se pagar un inters annual de dos y medio por ciento sobre
la deuda insoluta ajustada y dos y medio por ciento sobre la deuda no ajustada.

Dificultades socio-polfticas actuales

A continuacin se detallan algunas dificultades socio-polfticas que
han surgido en Los Silos en sus primeros afos bajo la reform. Al analizar
esta situacin no se trata de ser injustamente crtico de las parties afectadas

46CIDA, op. cit., pg. 474. Desde aquf se emplear una tasa de cambio: un d6lar es igual a
3,25 escudos ($1 = I 3,25).










ni de desalentar a los reformadores sino de citar ejemplos de los tipos de dis-
putas que puede suscitar una reform. Un problema social virulento desvirtua-
rfa hasta la reform de mayor xito econmicamente.

En esta parte se trata de mostrar cuan complicada puede tornarse la
reform y qu aptitudes son necesarias para administrar tal experimento-no
importa cun pequefo sea-en una sociedad traditional. (No hay certeza de que
estos problems sean exclusivos en las sociedades tradicionales, pero es pe-
ligroso extrapolar demasiado ampliamente de una experiencia sola. Sin embar-
go salta a la vista una generalizaci6n: ya sea que la reform ocurra en una so-
ciedad traditional o en otra rpidamente cambiante, es un process complejo
que trae aparejados problems nicos para cuya soluci6n sus participants ha-
brn tenido poca o ninguna experiencia).

Desacuerdo externo y repercusiones internal

Los tcnicos resolvieron que la capacidad de Los Silos serfa de dieci-
seis families. Dos de los dieciocho trabajadores residents originales del fun-
do se retiraron antes de que el Obispo entregara.la tierra y dos partieron po-
co despus-los cuatro de su propia voluntad. Despus la cooperative vot6 la
expulsion de otros dos. Luego, se trajeron cuatro reemplazantes.

Otras cuatro de las dieciocho families originals no adhirieron a la
cooperative que se form. Bajo la influencia del regidor socialist que las ayu-
d durante la huelga, sostentan que las palabras del Obispo pronunciadas el
dra en que entreg Los Silos a la cooperative ("Ustedes son los patrons de
Los Silos") significaban que cada una recibirfa los tftulos correspondientes a
su propio pedazo individual de tierra. Afos despus alegaban que no entendfan
la cooperative ni su organizaci6n. Tampoco aceptaron nunca a los ocho extra-
flos que vinieron a reemplazar a los que se habfan ido y que devinieron en co-
operados con derechos a tierras. Argumentan que el Obispo explfcitamente en-
treg el fundo a sus antiguos residents.

La idea del Obispo, pese a que no parece haber sido claro al expre-
sarla, fue la de que los detalles de organizacin quedaran entregados al Comi-
t Tcnico. Y 61 dej6 que el comit funcionara con cierta autonoma.

El Comit6 Tcnico estimaba que se requerirra much mayor studio
del fundo si haba de ser dividido en pequefas haciendas. Habfa considerable
capital de "overhead" representado por los graneros y los silos. Adems ha-
brfa que incurrir en algn gasto (que no tenfa financiamiento inmediato) para
pasar del sistema de regado en que se regaban los grande potreros del fun-
do a uno en que regaran las parcelas. Adems, el comit tenfa inters en ex-











perimentar con una cooperative agrfcola. En la historic de Chile, Los Silos
serfa uno de los pocos funds trabajados cooperativamente.

Puesto que no era possible una organizaci6n cooperativista, si se da-
ba a las cuatro families disidentes parcelas para que las trabajaran individual-
mente, y dado que las families disidentes rehusaban adherir a la cooperative,
sta resolvi6 por votaci6n expulsarlas. En seguida, vot6 el ingreso de cuatro
nuevas families para reemplazarlas. Sin embargo, las cuatro families anti-
guas insistieron en permanecer en las casas que estimaban que eran de ellas,
en derecho.

En vista de que no habfa casas para que las cuatro families de reem-
plazo pudieran.vivir en el fundo, dos permanecieron en sus casas en el cerca-
no Puente Alto, una se fue a vivir en una pieza de las antiguas casas patrona-
les, y la cuarta se install en la escuela del fundo. Esperaban ansiosamente
que las families antiguas se mudaran y les dejaran sus casas. Y la coopera-
tiva sigui6 enviando a los nifos de sus cooperados a la escuela del fundo veci-
no.

Al principio, los antiguos residents del fundo que optaron por parti-
cipar en la reform dividieron sus simpatas entire las cuatro families disiden-
tes (con las que haban trabajado durante alos) y su nueva cooperative, que
batallaba por surgir. Sin embargo, en gran media se inclinaron por sta y
un sentimiento adverso a aqullas constituy6 el punto de uni6n que parece ha-
ber afianzado a la cooperative durante su primer aflo.

Pero el problema tambin absorba much energra de la joven orga-
nizacin, que podrra haber sido empleada mejor en fortalecer su estructura
institutional en otros sentidos.

Un detalle de los complejos esfuerzos para hacer salir a los disiden-
tes aclara este punto.

El 1* de marzo de 1963 las cuatro families fueron notificadas formal-
mente de que deban mudarse dentro de dos meses (el procedimiento tradicio-
nal en Chile-un patron da el mismo aviso a los inquilinos que despite, segin
lo dicho antes). A cada una de las cuatro families se les ofrecieron 495 escu-
dos para que se mudaran y adquiriesen terrenos en otra parte, y el acuerdo
se firm por el inspector del trabajo de Puente Alto. Hasta el 1* de mayo de
1963 la luz y el agua que consumieran serfan pagadas por la cooperative.

En mayo no se habfan mudado. En vista de que los tftulos a la tierra
no habfan pasado formalmente a la cooperative, el Obispo rehus6 ayudar a 6s-











ta en sus medidas para expulsar a las cuatro families. En abril de 1963 algu-
nos de los disidentes empezaron a dejar sus luces encendidas today la noche y
el agua corriendo. La cooperative les cort la electricidad en octubre y des-
pus les priv del agua corriente de la cooperative. No obstante, las cuatro
families rehusaron mudarse.

La situacin fue de mal en peor y a fines de 1963 habfa un fuerte mo-
vimiento para que la cooperative tomara el asunto en sus manos y expulsara
de viva fuerza a las families.

Sin embargo, este movimiento fue aquietado en vista de las actuacio-
nes legales en march desde marzo de 1964, que obligarfan a las.familias a
mudarse. Aparte de mantenerse firm en su decision de quedarse ("no tienen
adonde ir"), las families alegaban que el pago por desahucio ofrecido original-
mente era demasiado pequefio puesto que la inflacin lo haba devaluado apre-
ciablemente.

Mientras la cooperative no recibiera los ttulos de la tierra en for-
ma definitive, no tenfa derecho a sacar a las cuatro families. Tan pronto co-
mo recibi tftulos claros a principios de 1964, el abogado inici un juicio de
comodato precario contra las families. Esta accin legal sefiala que la coo-
perativa haba dado a las families el derecho a usar la tierra durante algin
tiempo pero que ahora la necesitaba. Este mtodo legal de expulsar a las fa-
milias era menos complicado que el de probar que no tenfan tftulos, puesto
que ni an los miembros de la cooperative habfan recibido tftulos individuals.
El juez de Puente Alto pidi tftulos u otra informacin que probara el dominion
y despus fij fecha para un comparendo de los testigos tanto por part de la
cooperative como de las families disidentes. El juicio fue demorado a causa
de la eleccin presidential, pero a fines de septiembre de 1964 la cooperati-
va haba presentado su tftulo y el juez seflal6 dos audiencias para escuchar
las declaraciones de testigos. Nadie apareci por las cuatro families. Cinco
testigos declararon en favor de la cooperative. Al no enviar representantes
a las audiencias en los dras fijados para este fin, las cuatro families perdie-
ron su derecho a comparecer. Sin embargo, a mediados de 1965 el juez toda-
va no fallaba el juicio.46a

El problema de la direccin

A media que las instituciones se forman y echan races, debe emer-
ger una direccin internal representative que la haga avanzar y persuade a to-
dos los miembros a participar en ella. El Comit Tcnico de Los Silos capt
rpidamente que esto significaba colocar a los mismos campesinos (muchos
de los cuales nunca habfan tenido la experiencia de adootar decisions) en

46aUna visit al fundo en 1967 revel6 que las cuatro families ya se habfan mudado.











puestos de responsabilidad dentro de la cooperative. Desafortunadamente, du-
rante la huelga de los trabajadores, el arrendatario perdi a sus inquilinos
ms capaces, que se fueron a funds vecinos donde se trataba mejor a los tra-
bajadores residents, y Los Silos pas a ser el refugio de algunos de los tra-
bajadores menos calificados de la zona.

A fin de llenar este vacfo de direccin, el administrator que habfa
sido contratado, trajo a Luis Prez,47 un empleado de un fundo situado a unos
cincuenta kilmetros de Los Silos. Prez habfa iniciado su carrera en el cam-
po como reemplazante, es decir, el sustituto de un inquilino, uno de los car-
gos ms bajos en la escala de la agriculture chilena. Gradualmente subi a la
categora de inquilino y en la poca que lleg a Los Silos habra asistido a va.
rios cursos breves sobre direccin y tenfa el puesto de cuidador del ganado
de lecherfa de su patron anterior. A pesar de ello, tenfa much de campesino
y segura preocupado de la suerte de los hombres de campo, anhelando ayudar
a mejorarla.

Los Silos era la salida natural para su capacidad y a poco de llegar
al fundo durante las siembras de 1962 fue elegido para asumir algunas respon-
sabilidades directives.

A su vez, el administrator designado por el Comit Tcnico tenfa la
responsabilidad de dirigir a la cooperative durante su primer afo. Fue origi-
nalmente idea del Comit que el administrator viviese en la antigua casa patro-
nal y que se hiciera miembro de la cooperative y dueo de tierra. El adminis-
trador demostr eficiencia. Al trmino del primer ano la cooperative habfa te-
nido una utilidad prometedora. Pero uno de sus problems fue el de que duran-
te su desempeo se torn en miembro muy activo del Partido Demcrata Cris-
tiano local. En una 'poca pre-eleccionaria, cuando el Comit Tcnico-como
mis tarde INPROA-tenfa sumo inters en demostrar su imparcialidad polfti-
ca y religiosa, aquello prob ser un error tctico. Lo mis serio fue, sin em-
bargo, que la distancia social entire l y los miembros de la cooperative de
campesinos aument6 a media que 61 asumfa un papel cada vez mis paternal.
Sus anteriores obligaciones como administrator de un fundo grande y tradicio-
nal le habran enseado demasiado bien la relacin que existed en Chile entire el
administrator y los trabajadores. Los miembros en general lo apreciaban y
respetaban, pero tendran a recurrir a 41 no como un cooperado mis, cuyas ca-
pacidades tcnicas eran conocidas, sino como una fuente de directives explrci-
tas sobre "lo que deban hacer en seguida". INPROA, en su anhelo de que la
cooperative tuviera ms sentido de autodeterminacin, devolvi a la oficina
de Santiago al administrator, al empezar el ao agrfcola 1963-1964.


7Este nombre es ficticio.










Al partir el administrator, Prez fue elegido president de la coope-
rativa y designado president del Comit Agrfcola. Como tal, adopt muchas
de las diaries decisions del manejo de la cooperative durante 1963-1964, un
hecho important para nuestro anlisis econ6mico ms adelante.

Todo visitante se siente impresionado por el concept personal que
Prez tiene del significado de Los Silos y su celo de tipo misionero tratndo-
se de 6ste.

Su mensaje a muchos visitantes es ilustrado con tiza, iniciando su
charla con el trazo de dos grande circunferencias en un pizarr6n, una enci-
ma de la otra, con una series de parelelas en cada una. "Esta represent las
cosas como son en Chile", dice. "Hay dos classes con una pared de por medio"
Refirindose al cfrculo inferior contina: "... antes de nuestra cooperative,
podamos subir en este cfrculo si trabajbamos duro, pero jams podramos
atravesar la pared y llegar a ser duefos de tierras. Bajo este nuevo sistema,
si trabajamos fuerte, la tierra puede' ser nuestra y la pared derrumbarse".

El hecho de que dos de los colonos nuevos sean cufados de Prez ha
sido de bastante preocupaci6n para los residents originals del fundo y las
cuatro families disidentes. Algunos parecan convencidos de que Prez esta-
ba tratando de apoderarse del fundo para beneficio personal de su familiar.
Ms an, algunos colonos creen que el mismo Prez se est enriqueciendo a
costa de los otros cooperados. Segn la evidencia, ambos cargo parecen ca-
recer de base. Sin embargo, subrayan la dificultad de hallar liderazgo adecua-
do para un esfuerzo reformist. Un lfder debe no s6lo tener aptitudes natura-
les para dirigir a sus compaeros sino que debe tambin mercer su confian-
za. Y todavfa debe conocer su suerte y desempefar sus funciones sin trans-
formarse en un demagogo. Basta s61o recorder la tasa elevada de analfabetis-
mo, la pobreza miserable, y los siglos de paternalismo en Chile para recono-
cer la dificultad de hallar un lfder campesino que no espere favors especia-
les a cambio de su situaci6n.

El sentimiento contra Prez dentro de la cooperative creci6 durante
1963-1964. El mismo casi no trabajaba ffsicamente, dedicndose sobre todo
a la supervigilancia. Como se ver ms adelante, la cooperative descendi6
econ6micamente. Prez no fue reelegido president ni designado en el Comi-
t Agrfcola en la elecci6n de noviembre de 1964, aunque volvi6 a su puesto
en el consejo.

Quejas varias

Algunos de los disidentes y, adems, unos cuantos miembros de la











cooperative estiman que el Obispo tambin debiera haber dejado que la coope-
rativa adquiriese un pozo arenero en un extremo de la hacienda. Esta empre-
sa no habra sido explotada con xito por algn tiempo, pero bajo la gerencia
del administrator designado por el Comit Tcnico en 1962-1963 result bas-
tante lucrative y el ingreso neto obtenido de ella contribuy al pago de algunos
gastos del Obispo que antes eran financiados con la renta del fundo. El Comi-
t Tcnico estim6 que no era cuerdo ni adecuado que este ingreso pasara a la
cooperative, sobre todo porque s6lo si Los Silos era destinado exclusivamente
a fines agrcolas podra probarse la factibilidad de la reform en escala ms
amplia. Consideraban que las utilidades de la venta de arena s6lo cubriran
cualesquiera prdidas que el fundo como unidad agrcola pudiese tener y que
los colonos pasaran a confiar en ellas para salir de problems agrcolas.

Otro tema de discordia fue el televisor. En el primer afo de opera-
ciones de la cooperative, sta decidi comprar uno a fin de que los coopera-
dos y sus vecinos inquilinos de otros funds pudiesen ver las partidas de ft-
bol. Dado que era el ao del campeonato mundial, en el que participaba Chile,
era de esperar que todo medio que posibilitase ver el campeonato atraera mu-
cha gente; algunos cooperados razonaban de que en las reuniones sociales que
seguirfan los campesinos vecinos podran ser convencidos de la factibilidad de
un plan como el de Los Silos. As, en sesi6n general se pidi6 que la coopera-
tiva aprobase la compra del televisor. Finalmente se escogi un modelo de
pantalla grande nuevo, que an est en uso. Sin embargo, un cooperado nos
dijo: "Nunca aceptamos la compra del televisor. Para qu queremos televi-
si6n si tenemos hambre?"

Quejas como stas parecen pequeias. Sin embargo, en una institucin
nueva que se debate para sobrevivir, tienen ms importancia que en otra que
ha alcanzado cierta madurez. El problema de lo que se podra hacer con el po-
zo arenero fue una decision adoptada por el organismo de la reform que tena
que ser comunicado cuidadosamente a los participants en ella. El otro, la
compra del televisor, sencillamente fue rechazada por algunos miembros de
la minora.

Parecera que parte del xito de la reform descansara en la concep-
cin que el campesino tiene de los organismos que deben servirle y de los
otros organismos a que l pertenece. Los dos tipos de instituciones son bien
diferentes en carcter y funciones. La cooperative da a sus miembros parti-
cipacin direct a travs de su voto y su aptitud para hacer que otros acepten
su punto de vista; pero hay que aceptar el voto de mayora.

El otro tipo de institucin relacionada con Los Silos, por ahora IN-
PROA. tambin tiene polticas influidas por las decisions de la cooperative.










Pero INPROA puede ejercer su facultad de veto sobre las decisions de la
cooperative en ciertos asuntos. Mis adelante sostendremos que tal vez ms
asuntos tcnicos relatives a la agriculture debieran caer en esta categorfa
ahora que en 1963-1964. Asuntos de poltica, tales como la resoluci6n sobre
el pozo arenero tambin entran aquf.

Llevar a la comprensi6n de la estructura de facultades de los organis-
mos que participan en la reform es part de lo que es la reform. A media
que este punto se aclara, se reduce una de las fuentes de resistencia a los cam-
bios estructurales. Aun la aceptacin de la opinion de la mayorfa constitute
una experiencia nueva para algunos cooperados. Vista asf, es area inmensa
hacer que funcione bien una cooperative de finalidades multiples como la de
Los Silos. Tampoco debe subestimarse el tiempo empleado nada ms que en
la organizacin-aun dejando de lado todos los asuntos tcnicos requeridos por
la produccin.

Presiones adversas a la reform en una sociedad traditional

La reform de un viaje puede no ser la nica manera de hacerla; por
ejemplo, la Alianza para el Progreso sostiene que dentro de una sociedad tra-
dicional puede hacerse parceladamente. Esta es asimismo la posicin adopta-
da por la mayorfa de los organisms de reform agraria. Sin embargo, la re-
estructuracin gradual dentro de una sociedad traditional parece ofrecer pro-
blemas que no serfan pertinentes si las reforms hubieran de realizarse en
una etapa. Esto contribute a explicar algunas presiones contrarias a experi-
mentos tan pequeflos como el de Los Silos; por ejemplo, hay oposicin en este
caso-a veces slo ticitamente-de individuos y tal vez hasta de grupos que
saldrn perdiendo, si el experiment tiene 6xito.

Hemos seflalado que la de Pirque es una comuna donde el modo de t0-
nencia predominant es el latifundio. El operator vecino, un excelente adminis-
trador de fundo, resiente los cambios en Los Silos. Ms o menos en la misma
poca de fundacin de Los Silos estableci un plan de "participacin de utilida-
des" en su fundo. Las cuatro families disidentes de Los Silos fueron forzadas
a asociarse mis con 61, tan pronto como el suministro de agua y electricidad
fue cortado y se les suprimieron los anticipos de salaries. Aunque el dueflo de
este fundo es extremadamente paternalista, sus inquilirios son bien tratados
-entre lo mejor de la zona. Las casas de los trabajadores contiguas a aqud-
llas de las cuatro families disidentes estn bien mantenidas, limpias, y tienen
electricidad y agua corriente cercana. Despuds de fundarse la cooperative de
Los Silos fueron pintadas. El patron le da trabajo ahora a algunas de las fami-
lias rebeldes y tambin les da agua potable.. Se da cuenta de los problems ac-
tuales de Los Silos y con gusto describe sus dificultades, segdn 61 las ve. Pe-











ro en un moment de reflexin dijo: "Saben, tenemos que hacerlo mejor que
ellos". Hasta cierto punto este espfritu de competencia es ventajoso para am-
bas parties.

Tal vez lo ms peligroso para el future de la cooperative es el enten-
dimiento que las cuatro families disidentes mantienen con el jefe de la anterior
huelga de trabajadores. A partir de la huelga, el regidor vecino haba dado en
confiar en Los Silos como una fuente de cuestiones polticas populares. Aunque,
salvo el lanzamiento, el Obispo nada podra hacer respect de su arrendata-
rio, el hecho de que en una propiedad de la Iglesia existieran condiciones de
trabajo no satisfactorias poda ser fcilmente relacionado en la mente del p-
blico con el Partido Demcrata Cristiano, el enemigo politico declarado del
Partido Socialista. Puesto que el plane explotacin cooperative haba sido ini-
ciado en el fundo y un intellectual comunista habfa intentado ayudar al Comit
Tcnico a resolve sus problems con las cuatro families, el regidor socialis-
ta vio en Los Silos una alianza local comunista-demcrata cristiana.4

Por paradoja, para aqullos acostumbrados a atribuir automticamen-
te ideas colectivistas a los socialists, dijo:

"Nuestros campesinos tienen una mentalidad formada por los terratenientes.
Son excesivamente individualistas. Les es difcil entender los sistemas de
cooperative y colectividad cuando se refieren a trabajar la tierra..."

A media que avanzaba el ao, ayudaba espordicamente a las fami-
lias disidentes en su lucha contra la cooperative. Se hizo evidence asimismo
que actuaba solo-para mantener su propia posicin polrtica-al margen de to-
do partido u organizacin polftica.

Muchos de estos acontecimientos parecen indicar que una instituci6n
nueva no es entendida por otra. Otros pueden significar sencillamente el uso
errado del poder frente a un organismo joven que todavra no se ha equipado
con todas las defenses institucionales necesarias. Ambos tipos de aconteci-
mientos tal vez estn interrelacionados en algunos niveles.

De esta experiencia se pueden extraer las siguientes generalizacio-
nes:

1. En un esfuerzo de reform que descansa en una estructura org-
nica similar a la adoptada en Los Silos, es fundamental desarrollar un lidera-
to que realmente rompa la relacin paternalista que existed en el resto de la

48Entrevista personal, 20 de octubre de 1964.
4Idem.











agriculture chilena.

2. En el organismo de prop6sitos multiples de reform adoptado en
Los Silos, debe dedicarse gran esfuerzo a levantar la instituci6n-y a hacer
que los campesinos entiendan la estructura organizativa a travs de la cual
deben expresar sus quejas y mediante la cual les llegarn los servicios. To-
dos deben conocer las reglas del juego tanto tratndose de la cooperative co-
mo del organism reformador.

3. Las dificultades que estos organismos han tenido en la comunica-
ci6n (es decir, las cuatro familiar, el administrator, el asunto del pozo are-
nero) pueden ser el reflejo de dos organisms que no se comprenden mutua-
mente.

Debe hacerse much esfuerzo en aumentar al mximo la "reciproci-
dad" entire la cooperative e INPROA. Puede ser que la relaci6n de superior
a inferior heredada de la estructura paternalista de la agriculture chilena tien-
da a impedir las comunicaciones en cuanto concierne al trato entire INPROA y
la cooperativa-o adn dentro de la cooperative misma (por ejemplo, Prez y
sus problemss. Son las aspiraciones de la cooperative semejantes a los pro-
p6sitos de INPROA respect de ella? Tendr que haber muchos entendimien-
tos si INPROA ha de identificarse con las aspiraciones de la cooperative y
reajustar sus polfticas en consonancia con ellas. Asimismo, la cooperative
tiene que aceptar que la facultad de veto de INPROA en algunos asuntos es til
y necesaria.

La organizaci6n econ6mica en Los Silos en 1963-1964

Al empezar el afo 1963-1964 ocho de las families de Los Silos habfan
sido trafdas desde afuera; ocho-ms correspondfan a residents antiguos que
permanectan en el fundo, uno de los cuales preferfa servir como inquilino de
la cooperative. El anlisis econ6mico de esta parte del trabajo enfocar las
siguientes materials:

1. Pueden los quince colonos afrontar los pagos de amortizaci6n de
la deuda por la tierra y el capital?

2. Cul es la diferencia entire el ingreso actual de los colonos y aqul
que tenfan en su situaci6n antes de la reform?

3. Cul es el potential de producci6n de Los Silos?

Lo que sigue es una evaluaci6n de la experiencia de un afo, y no po-











demos generalizar sobre la base de un perodo de tiempo tan breve. Sin em-
bargo, aparte intensas lluvias en 1963-1964,no hubo circunstancias climticas
o de comercializaci6n extraordinarias que pudiersen influir sobre los resulta-
dos econ6micos detallados ms adelante. En el anlisis se intent sealar lo
que los colonos deben hacer si han de satisfacer sus futuros abonos a la deuda
Aunque Los Silos constitute una mezcla de empresa individual y empresa co-
operativa, el anlisis en esta parte se referir a la cooperative como la uni-
dad bsica de negocios y contabilidad.

Patr6n de cultivos

Ser convenient describir el sistema de tenencia de la tierra de Los
Silos en trminos de su patron de cultivos en el aflo agrrcola 1963-1964. El tri-
go represents alrededor del 32 por ciento de la superficie del fundo y la alfal-
fa, otro 35 por ciento. Ambos se cultivaron en los terrenos comunes y el ingre-
so fue destinado a gastos de agua, electricidad, costs de maquinaria, pagos
por la tierra y los intereses. Adems se pagaron con este ingreso los costs
de los fertilizantes y las semillas, y los otros gastos director incurridos en
el cultivo del trigo y la alfalfa.

En otro 19 por ciento de la tierra se destiny a chacras (marz, papas
y porotos). Los cooperados echaron a la suerte los lotes, cuyo promedio era
de dos hectreas. Estas son empress individuals en las que a los miembros
corresponde la responsabilidad mayor en la siembra, cuidado y cosecha de
sus propias chacras. El ingreso que excede los gastos director (para semillas,
fertilizantes, etc.) se acredita al individuo, siempre que el ingreso provenien-
te de las tierras comunes sea suficiente para satisfacer todos los dems gas-
tos y pagos de la deuda. Si el ingreso proveniente de las tierras comunes es
insuficiente, este ingreso individual puede ser distrardo para cubrir cualquier
gasto impago de la cooperative.

Ganado

En 1963-1964 Los Silos tenfa alrededor de 50 cabezas de ganado de
lecherfa, con un promedio de 16 en ordefa. Aunque en su mayorra cada coope-
rado posee s6lo dos o tres animals de lecherra, en 1963-1964 podfa echar a
talaje hasta seis animals en los alfalfales de las tierras comunes. (No se
cuentan los animals de menos de un afo). Podra cobrarse un pequeo arrien-
do por el sptimo animal con un mximo de diez, y ningn cooperado poda
echar a talaje ms de diez.











PequeRas empress fines

En comunidad se trabajan una pequea fbrica de ladrillos de cons-
trucci6n y la corta de madera. Tambin este ingreso queda disponible para
afrontar gastos de infraestructura.

Empleo de mano de obra y administraci6n

En 1963-1964 el gerente de la cooperative (Prez) asign6 y supervi-
gil los trabajos de las tierras comunes y las empresas de ladrillos y de cor-
ta de madera. Adems, si se ocupaba a un cooperado en uno de los proyectos
comunes, el gerente enviaba otro cooperado o un trabajador contratado a tra-
bajar en la chacra del cooperado asf ocupado. Los tractoristas, mecnicos y
otros cooperados con funciones especializadas confiaban much en los dems
cooperados o trabajadores contratados para el riego y desmalezamiento de sus
lotes.

Todos los miembros estn obligados a trabajar en la tierra comn y
a realizar otras tareas de la cooperative. Sin embargo, no hay un incentive
econ6mico claro para que los miembros se esfuercen al mximo en estas em-
presas. Aparte la possible censura de la cooperative y el estfmulo personal
del gerente, la motivaci6n mayor de un cooperado es saber que el ingreso de
sus iniciativas individuals ser empleado para pagar gastos de infraestructu-
ra si las empress comunes no rinden lo suficiente para satisfacer estas obli-
gaciones. A primera vista esto parecerfa ser incentive bastante. Sin embargo,
un individuo puede siempre career que las empresas comunes estarn bien tra-
bajadas aunque 1l, un individuo en el grupo, a veces ile quite el cuerpo al deber.

Determinaci6n del ingreso de los cooperados

Puesto que los cooperados necesitan un ingreso regular para mante-
ner sus families mientras llega la cosecha, la cooperative dispuso un adelan-
to diario para gastos del hogar de 1,10 escudos diarios. Este ingreso tenfa que
ser reembolsado con lo que se obtuviera de la venta de la producci6n individual,
toda la cual iba a ser comercializada a travs de la cooperative. La cooperati-
va respondfa de los pagos a INPROA, el prestamista original.

En 1963-1964 se pag6 este adelanto a los jefes de familiar tanto en los
dras en que trabajaban como en los que estaban enfermos. Para ilustrar el
problema de los incentives, al aproximarse la cosecha la cooperative inform
de casos de enfermos fingidos. La suspension de los adelantos en casos de en-
fermedades imaginarias o fingidas podrfa constituir algn estmulo, si la fami-
lia dependiera enteramente de los adelantos. Sin embargo, en la ausencia de












diagn6stico mdico, es diffcil determinar el estado de la salud.

Los hijos de los cooperados mayores de dieciocho afos pueden ser
socios, es decir, cooperados sin derecho a tierra. En 1963-1964 habfa cuatro
socios que trabajaban para la cooperative con adelantos de 1,10 escudos por
dra. Tambin tenfan derecho a alguna participaci6n en las utilidades segn las
determinara la contabilidad de fin de aflo.50 Dos hijos de cooperados menores
de dieciocho afos tambin trabajaron para la cooperative en 1963-1964, reci-
biendo 1,10 escudos por dra sin participacin en las utilidades.

Todos los miembros con families recibieron asignacin familiar, de
acuerdo con la ley, mientras algunos cooperados con aptitudes especiales re-
cibian una bonificaci6n en dinero aparte algunos derechos a talaje extra. Asl,
en 1963-1964, se esperaba que el ingreso en dinero de los cooperados provi-
niese de cuatro fuentes: (1) la asignacin familiar; (2) los pagos de la coopera-
tiva por trabajos especilizados; (3) el ingreso individual excedente de los cos-
tos director segn lo determinado por contabilidad separada de las empresas
de los cooperados, despus de pagarse todos los gastos de operaci6n y amor-
tizacin de la tierra y el capital, el crdito de producci6n a corto plazo, los
adelantos a cuenta del ingreso, y los cargos por comercializacin de INPROA,5
y (4) lo resultante de una division de cualesquiera utilidades de la cooperative
entire los miembros al final del afo segn los dras trabajados, siempre que to-
dos los gastos y obligaciones pudieran ser afrontados por las empresas comu-
nes sin recurrir a "los ingresos excedentes sobre los costs director" de las
empresas individuals.

El papel de INPROA

INPROA suministraba ayuda tcnica, servicios contables, crdito de
Iroduccin a corto plazo, y adelantos en dinero. A cambio de sus servicios,
obraba un honorario de comercializacin del dos por ciento ms intereese
ddl 1,3 por ciento mensual sobre sus prstamos.



?5uesto que, como se demostrar ms adelante, no hubo utilidades por dividir en 1963-1964,
ro ha sido clarificada la naturaleza de esta participacin. En ausencia de utilidades, los ade-
1,ntos a los socios en 1963-1964 pasaron a constituir verdaderos salariess".
51Fr supuesto, omitimos el ingreso en species en la forma de producci6n consumida, valor
dil arriendo de la habitaci6n, etc. Estos sern incluidos en comparaciones posteriores. Tam-
bn excluimos el concept de activos que se acreditarran a los individuos provenientes de
ds fuentes: (a) del aumento de sus inventarios individuals de ganado en pie y (b) del aumen-
tode los inventarios de la cooperative y de los pagos sobre la tierra y el capital hechos por
la :ooperativa. Como se ver en el anlisis que sigue (a) tiene poca importancia relativamen-
te o (b) es impertinente dada la naturaleza de los resultados en 1963-1964.












Pueden los nuevos colonos afrontar el pago de la deuda?

Al analizar la cooperative como la unidad commercial bsica para lle-
gar a la capacidad de pago de la deuda, debemos suponer que todo el ingreso
proveniente de la venta de la producci6n, ya se acredite a los cooperados in-
dividualmente, o ya permanezca en la cuenta de la cooperative, forma parte
del ingreso bruto de la cooperative. Tambin se incluyen en el ingreso bruto
las ventas no cursadas a travs de la cooperative. Asf, las cifras de venta de
las empresas comunes fueron obtenidas de los libros de la cooperative, mien-
tras que, para conocer las ventas por los individuos, se repartieron cuestio-
narios entire los cooperados. Este procedimiento fue necesario puesto que la
cooperative no tenra cuenta de las ventas individuals hechas por canales aje-
nos a ella.

El anlisis se limita a las transacciones en dinero durante el afo
agrcola 1963-1964. Esto se justifica porque la mayora de las cosechas y el
ganado fueron vendidos dentro del alo en que fueron producidos. No hubo pro-
visin de insumos tales como combustibles, fertilizantes, etc. Suponemos que
las ventas en dinero de ganado en pie ms la depreciacin de las vacas le-
cheras estn imputadas al mayor valor de los animals en desarrollo. No hu-
bo compras apreciables de animals durante el afo. El pasto almacenado pa-
ra el afo siguiente era equivalent a aqul almacenado y conservado desde el
afRo anterior.

Hemos incluido la asignacin familiar como un item de ingreso de la
cooperative. Esto se justifica porque los miembros son responsables indivi-
dualmente de las deudas incurridas por su cooperative. En circunstancias e~x
tremas, las families podran girar sobre ellas para afrontar compromises dc
la cooperative. Ms todavra, uno de los item de gastos de la cooperative es
el pago al Servicio de Seguro Social de modo que los cooperados pueden tener
derecho a esta asignacin familiar. Puesto que el gasto es inevitable para 1.
cooperative, incluimos el ingreso proveniente de esta fuente en las cuentas
de la cooperative.

Incluido todo el ingreso proveniente de las empresas individuals,
de la tierra comn, de las empresas de ladrillos y madera operadas por la
cooperative, y las asignaciones familiares, la cooperative tuvo un ingreso
bruto en 1963-1964 de 63.405,80 escudos.52

Los gastos de operacin de la cooperative, considerada como un;
2Puesto que estas cifras son extractadas de la tesis del autor, no se harn esfuerzos prare-
dondearlas. La tabulaci6n correspondiente puede verse en: William C. Thiesenhusen, EPe-
rimental programs of land reform, tesis doctoral indita, University of Wisconsin, Estaos
Unidos, 1965. Puede consultarme tambin en la Biblioteca del Instituto de Economfa y Phni-
ficaci6n.











unidad, totalizaron 47.640,44 escudos. El cuadro del afo es:

Ingreso bruto E 63.405,80
Gastos de operaci6n 47.640,44

Ingreso neto en dinero I 15.765,36

A ste debe imputarse el ingreso en dinero retenido por las families
de los cooperados y los pagos de amortizacin sobre el capital y la tierra.
Para completar el cuadro, por lo tanto, cabe un anlisis de las cuentas indivi-
duales. Cul fue la magnitude del ingreso en dinero efectivamente retenido
por los miembros?

Aparte el crdito de corto plazo, imputado como gasto de operacin,
INPROA habra prestado a la cooperative la suma de 7.628,50 escudos para gas-
tos familiares ( 1,10 escudos al dra, citados anteriormente).

Segn los informes suministrados por la cooperative confirmados por
INPROA, la cooperative no pudo recuperar estos adelantos para gastos de vi-
da de la familiar. Esto significa que los quince cooperados y los cuatro socios
retuvieron este dinero. Tambin la asignacin familiar fue directamente a los
cooperados, con un total de 3.602 escudos. El ingreso total proveniente de las
empresas individuals alcanz6 a 20.733 escudos, pero la cooperative retuvo
alrededor del cincuenta por ciento de la cosecha de chcaras para cubrir los
gastos (un total de 5.765 escudos), dejando a los miembros en dinero prove-
niente de sus empress individuals 14.968 escudos (20.733 escudos menos
5.765 escudos). Asf el ingreso en dinero total acreditado a los miembros fue
de 26.198,50 escudos (la suma de 7.628,50 ms 3.602 ms 14.968 escudos).

Volviendo a un clculo anterior, observamos que la cooperative tuvo
un ingreso neto en dinero de 15.765,36 escudos; pero al analizar las cuentas
individuals vemos que los miembros retuvieron 26.198,50 escudos en dinero.
Si se suma la cifra de 26.198,50 a los 18.200 escudos por pagos de amortiza-
cin que vencan en ese afio (10.500 escudos por tierras y 7.700 escudos por
maquinaria)53 se obtiene un total de 44.398,50 escudos. Comparando el ingre-
so en dinero neto de la cooperative con este otro se tiene:





3Seguramente es dudoso que en Los Silos se debiera haber contrafdo una deuda tan grande por
concept de maquinaria eliminadora de mano de obra, donde sta es un factor de produccin
abundante.












Ingreso en dinero retenido por los miembros
individualmente ms los pagos de amortizacin
adeudados en 1963-1964 E 44.398,50

Ingreso neto en dinero disponible en la coopera-
tiva para afrontar estos pagos 15.765,36

Deficit de la cooperative en el arlo r 28.633,14


Una cuestin que interest tratar es la proporcin en que los coopera-
dos utilizaron su ingreso en dinero para el consumo frente a aqulla destinada
al ahorro y la inversion. Se pidi a los miembros con derecho a tierras que
estimaran sus gastos de vida segn las siguientes categorras: "A cunto as-
cienden sus gastos en dinero por concept de alimentos semanales?" Cun-
to gastan en dinero por concept de vestuario en un mes?" "Qu otros gas-
tos de consumo tiene usted?".

Una lista de estas estimaciones propias totaliza 21.080 escudos. Pues-
to que los adelantos para gastos de la familiar y la asignacin familiar slo to-
talizaron 11.230,50 escudos pra los quince cooperados, pareci que el consu-
mo no se limit a esta cifra. Esta suposicin se verific posteriormente.

Esto seala una condicin general que ha de tomarse en cuenta en un
program de reform. Son fuertes las presiones de aumento de consumo de
parte de quienes han vivido largo tiempo en deplorable pobreza. Adems de
carecer de la aptitud tcnica y administrative en cuanto al aspect productor,
la cooperative carecra de facultad y tal vez de voluntad para restringir el con-
sumo an a niveles algo superiores a los de la mayorra de los trabajadores
agrrcolas. Por ejemplo, en el caso de la leche, la cooperative pag. a los co-
operados mensualmente sin deducir los gastos adeudados a ella. Tambin se
ve la debilidad de la cooperative en su incapacidad para impedir que algo de
la produccin se comercializara por otros canales que los de la cooperative.

El ingreso en dinero disponible para los quince cooperados (26.198,50
escudos) comparado con las estimaciones propias de los gastos de consumo
en dinero (21.080 escudos) indicarra un ahorro neto de 5.118,50 escudos. Nues-
tras cifras no nos permiten estimar si ste fue realmente invertido en bienes
producidos o si las estimaciones propias de -consumo fueron bajas.

En respuesta a la primera pregunta mayor planteada, si los nuevos
colonos pueden o no afrontar sus pagos por deudas sobre la tierra y el capi-
tal, para 1963-1964 la conclusion es negative. Debe posponerse una generali-
zacin sobre este punto hasta despus de analizar las dems preguntas.











En qu difiere el ingreso actual de los colonos de aqul
que tenfan en su situaci6n antes de la reform?

El' ato anterior a la fundaci6n de la cooperative el ingreso promedio
de todos los quince cooperados fue de 1.156,51 escudos (dinero mis regalfas
evaluadas).54 El ingreso en dinero por si mismo puede ser una mejor media
de la participaci6 n n la economfa de mercado. El anlo antes de que se funda-
ra la cooperative el ingreso promedio en dinero de todos los quince coopera-'
dos fue de 749 escudos. Bajo las condiciones existentes en Los Silos en 1963
a 1964, el ingreso en dinero de los quince promedi6 1.640 escudos, o sea, un
aumento de 891 escudos sobre la situaci6n anterior. El ingreso total, inclui-
do el consumo domstico y las regallas promedio 2. 158, o sea, 1.002 escudos
ms, bajo la reform.

El salario mfnimo legal para los inquilinos de la provincia de Santia-
go en 1963-1964 fue de 1,354 escudos diarios (dinero ms regalfas), o unos
494 escudos anuales. La asignaci6n familiar para un marido con cuatro cargas
totalizaba unos 236 escudos, hacienda llegar el mfnimo legal a alrededor de
730 escudos. El promedio para los colonos de Los Silos fue cerca de tres ve-
ces esa cantidad.

En un fundo vecino bien trabajado, se ha puesto en prctica un plan
de participaci6n de utilidades. Aunque no rompe el sistema traditional como
lo hace el plan de Los Silos, da a los mejores trabajadores una oportunidad
para ganar ms que los que son inferiores. Estos se encuentran entire los in-
quilinos mejor pagados de la zona. Sin embargo, en 1963-1964 promediaron
563 escudos menos que los colonos de Los Silos.

Esto planted nuevamente la cuestidn de si serfa possible limitar el in-
greso creditable a los miembros cooperados. No hay cuesti6n de que traba-
jadores tan mal pagados como los de Los Silos, antes de la reform, deben
sentir que tienen alguna participaci6n direct y appreciable en un esfuerzo de
reform, lo que se traduce en ingresos ms altos y condiciones de vida supe-
riores. Ms todava, si sus ingresos individuals en dinero se hubieran redu-
cido a cero, no se habrfa resuelto el problema financier de 1963-1964. Pero
esto no es near que los ingresos de los miembros individuals podrfan ser
reducidos apreciablemente y todava dejar a los colonos en much mejor si-
tuaci6n que antes de la reform. Una vez que se reduzca el peso de la deuda
y que bajen los pagos por interests, sern posibles nuevos aumentos de los
ingresos individuals.


5Todas las cifras ion dadas en iecudos de 1964.











Cul es el potential de produccin de Los Silos?

Nuestro anlisis anterior ha mostrado que Los Silos reflejaron un
deficit de alrededor de 28.633 escudos en 1963-1964. Podrran Los Silos ha-
ber aumentado su ingreso bruto en esta cantidad? Esto implicarra un ingreso
bruto de 92.039 escudos (63.406 escudos ms 28.633 escudos). En otras pala-
bras existe el potential para mantener el ingreso individual en los niveles
,de 1963-1964 y tambin afrontar los compromises de amortizacin? Suponga-
mos por un instant un aumento del ingreso bruto para cubrir este deficit de
28.633 escudos, sin elevar los gastos en dinero. Ms adelante mostraremos
como los gastos actuales podrfan ser redistribuidos para posibilitarlo.

Cifras de un studio5 que describra Los Silos en 1947-1948 dan los
rindes ffsicos de trigo, marz, papas, pasto y huevos.. Las cifras ffsicas, al
ser multiplicadas por los precious corrientes, muestran que el ingreso bruto
comparable de 1947-1948 estaba tal vez muy cerca del equivalent de 90.000
escudos.

El ingreso bruto comparable en el primer afo de la reform (1962
a 1963)-cuando el expert enviado por el Comit Tcnico estaba a cargo de
la administracin de Los Silos-fue alrededor de 83.000 escudos, sin contar
con la roducci6n vendida por canales de comercializacin ajenos a la coope-
rativa.

Una tercera media del potential se obtiene al comparar Los Silos
con el bien administrado fundo vecino a que ya se hizo referencia. Segn los
mapas del Proyecto Aerofotogramtrico de Chile,5 los suelos de este fundo
vecino son muy parecidos a los de Los Silos. El agua para regadro es abun-
dante en ambos casos, y proviene del cercano rro Maipo.

En esta comparacin hay algunas dificultades, dado que el patron de
cultivos es distinto. El fundo vecino tiene una huerta de manzanos y un peque-
fo vifledo al que dedica el cinco por ciento de su superficie. Esta ltima em-
presa no estarfa abierta a todo el que desee producer uvas, puesto que depen-
de del permiso (diffcil de conseguir) que expide el gobierno central cuando la
uva est destinada a la vinicultura.

El ingreso bruto por hectrea del fundo vecino fue de 549 escudos

SChonchol, op. cit
56Los Siloe, Memoria Anual, 1962-1963.
57Este proyecto terminado en 1964, detalla la capacidad de uso de la tierra, el dominio, y las
fuentes de regadfo. Abarca la mayor parte de las tierras agrfcolas y su empleo inmediato
fue para fines tributarios. En el caso present se us el mapa 3330-7030C.











en comparaci6n con 327 escudos de Los Silos (excluida ahora la asignaci6n fa-
miliar que antes se incluy6 en el ingreso bruto). Esta diferencia es de 222 es-
cudos por hectrea o ligeramente mayor del 40 por ciento. Un aumento de 40
por ciento en Los Silos en 1963-1964 habrfa llevado el ingreso bruto a cerca
de 89 mil escudos.

Las cifras de estas tres comparaciones parecen sefalar un potential
de producci6n de ingreso bruto de alrededor de mis de 87.000 escudos. Toda-
va esto es cerca de cinco mil escudos menos de lo que se necesita para enca-
rar las obligaciones de 1963-1964. En otras palabras, parece que el potential
se aproxima bastante a las exigencias que hemos establecido.

Anteriormente en esta secci6n del studio mencionamos la posibili-
dad de aumentar el ingreso bruto sin elevar los gastos-es decir, mediante
una redistribuci6n de los actuales insumos. Por ejemplo, un medio principal
de aumentos de rendimiento en la producci6n agrcola es el de intensificar el
empleo de fertilizantes comerciales. El fundo vecino usa cerca del 30 por cien-
to ms fertilizante por hectrea que Los Silos.

Cules son las perspectives de recortar otros gastos a fin de permi-
tir este mayor gasto en fertilizantes? Nuestro anlisis muestra que en 1963 a
1964 Los Silos gast6 5.196 escudos en salaries de mano de obra contratada.
Todo indica que esta cifra podrfa ser reducida.

Por ejemplo, el fundo vecino emplea 30,6 hombres-dfas por hectrea,
mientras que Los Silos emplea 59,6 hombres-dfas por hectrea.58 Aunque es
difrcil hacer una comparaci6n significativa respect del capital sustituidor de
mano de obra en estos dos funds, debe ponerse 6nfasis en que el patron de
cultivos del fundo vecino emplea mano de obra ms intensivamente. El valor
de la maquinaria por hectrea es parecido en ambos funds.

Un studio universitario-gubernamental reciente basado en 2.766 en-
trevistas estableci6 el nmero promedio de hombres-dfas por hectrea en cul-
tivos diversos en cada provincia de Chile, bajo condiciones diferentes de tama-
fo de fundo y mecanizaci6n.59 Aunque este trabajo no suministra estimaciones
58Esto supone que trabajan diariamente el mismo ndmero de horas. Ello es levemente inexac-
to puesto que los trabajadores del fundo vecino laboran cerca de diez horas, mientras que en
Los Silos trabajan ocho; los trabajadores de Los Silos en su mayora dijeron que trabajaban
mls duramente ahora que antes de la reform. Otro factor puede ser de mayor importancia:
segdn INPROA, los trabajadores del fund vecino son muy seleccionados entire los mejores
de la zona. Ya se ha observado que antes de la reform Los Silos era refugio de trabajado-
res malos. Pero en esta comparaci6n suponemos que los ocho colonos que llegaron a Los
Silos desde otros lados hicieron subir el promedio, de modo que esta comparacin es mis
o menos vilida.
59CORFO, Ministerio de Agricultura, Universidad de Chile, Insumos en la agriculture, ano
1961-1962, 572 paginas, Santiago, 1964.










respect de empresas ganaderas, seala que Los Silos habra necesitado alre-
dedor de 4.000 hombres-dfas para su producci6n agrfcola (empleando los coe-
ficientes que ajustan ms aproximadamente al caso de Los Silos). Puesto que
en la cooperative hay disponibles 6.600 hombres-dfas de labor (incluyendo los
cooperados y los seis hijos que trabajaban en 1963-1964), parece probable que
la mano de obra disponible es suficiente para afrontar toda la produccin agrf-
cola como asimismo la operacin de la lecherra. En la realidad, en 1963-1964,
se emplearon 10.120 hombres-dfas en Los Silos. La diferencia entire mano de
obra disponible y empleada represent la mano de obra contratada. Aunque
estas mediciones comparativas son rsticas y no toman en cuenta cumbres de
necesidad de mano de obra, cuando puede ser menester contratar ayuda adi-
cional no obstante que la fuerza de trabajo permanent est desocupada en
otras estaciones, parece claro que algunos gastos pueden trasladarse-desde
los costs de mano de obra actuales a otros insumos productivos.

Sin embargo, podrra suscitarse una objecin seria a este punto. Aun-
que es cierto que Los Silos podrfa beneficiarse de una reduccin de sus cos-
tos de contratacin de mano de obra y de la inversion en otros insumos (impli-
cando asf que los actuales cooperados tendrfan que trabajar ms), sta no es
una solucin cuando el problema agrario se mira desde el punto de vista na-
cional. En efecto, la contratacin de mano de obra ajena a Los Silos signific
ampliar los efectos de la reform a un nmero mayor de personas que no eran
los propios colonos.

Mirado de otra manera, no es forzoso que concibamos que los costs
de fertilizantes y de mano de obra son competidores director. Dado el poten-
cial de productividad que parece existir (en comparacin con los rindes y ren-
tabilidades de un fundo vecino con suelos similares y parecidas posibilidades
de regadfo) ciertamente parece lucrative emplear ms fertilizantes. El proble-
ma entonces no es tanto uno de competencia direct entire mano de obra contra-
tada y fertilizante comprado. Es un asunto de disponibilidad de crdito y un
conocimiento de relaciones insumo-producto en la produccin, los que darn
el incentive para emplearlo.

A lo largo de various aos, dado el tiempo suficiente para establecer
niveles de rendimiento ms altos y contar con ms ganado, puede en verdad
ser possible alcanzar los niveles de ingreso ms elevado que-esperan los colo-
nos, mientras a la vez se utiliza mano de obra adicional ajena al fundo y asr
se amplfan los beneficios de la reform a un grupo mayor de trabajadores.










Planes futuros

Es important sefalar que en vista de las dificultades de cualquiera
reform de esta clase y la importancia de los experiments, este anlisis no
intent ser una crftica a INPROA. Tanto asta como la direcci6n de la coope-
rativa de Los Silos reconocen la debilidad de las operaciones de 1963-1964.

Ya se han hecho algunos cambios. En el ano agrfcola 1964-1965 no
se contrat6 mano de obra ajena durante la 6poca de las siembras, y mensual-
mente INPROA cobra un cargo por comercializaci6n de dos por ciento sobre
today la leche vendida a travis de la cooperative. Los fondos provenientes de
la venta de leche no son entregados a los cooperadores (como lo fueron en
1963-1964) sino hasta cerrarse el ejercicio contable. Los talajes por cada
animal en los potreros de talaje comunes son cobrados para corregir algunas
de las desigualdades del acuerdo anterior y para recuperar ms de los costs
incurridos por INPROA. Cada cooperado conoce su deuda total, pues fue pro-
rrateada entire todos los miembros al empezar el ano agrfcola 1964-1965.

Sin embargo todos stos son cambios menores en comparaci6n con
las exigencias para que Los Silos tenga xito. La fijaci6n de las deudas de
los individuos sencillamente puede significar frustraci6n, a menos que se
adopten planes para aumentar la producci6n. Pero se han hecho planes y en
algunos casos estin bien adelantados, para que Los Silos se transform en
un buen negocio en march.

En octubre de 1964 Los Silos recibi6 un prstamo por 55.000 escu-
dos de la Corporacin de Fomento de la Producci6n destinados a adquirir cien
vacas de buena clase. Estas sern vendidas a los cooperados y el prstamo
ser reembolsado en cinco afoas con el interns del 18 por ciento annual. Algu-
nas de las reses mis malas de la existencia actual sern destinadas a pagar
en part la deuda. El nuevo ganado permitir que todos los miembros posean
por lo menos seis animals de lecherfa de buena clase. Hay establos suficien-
tes en el fundo y existed la capacidad de empastadas suficiente para alimentarlo.

A media que se ample esta empresa, puede tornarse possible otro
de los planes de la cooperative. Al alcanzar la edad adult ms hijos de los
cooperados, y unirse a la fuerza de trabajo potential, se requerirn ocupa-
ciones adicionales. El funcionamiento de la lecherfa mismo necesitar ms
mano de obra. Tambin, la esperanza de establecer algunos process de le-
cherfa (como fabricaci6n de mantequilla y queso) puede materializarse. Y al-
gdn dfa podr llevarse a cabo un proyecto de engorda de cerdos.

La factibilidad y el xito de todos estos planes dependern de la ca-










pacidad de la administracin y de la aptitud para former a los miembros de
la cooperative y establecer discipline entire ellos. Aparte los problems ad-
ministrativos de 1963-1964, la contabilidad no era bien llevada y slo cuando
el afo agrcola estaba muy avanzado la cooperative e INPROA se dieron cuen-
ta de sus dificultades financieras.

Esto sefiala asimismo una generalizacin amplia. Puesto que la re-
forma involucra la liberacin del dominio del patron, los tcnicos no deberran
adoptar todas las decisions que son necesarias. Los miembros deben parti-
cipar en ellas. En parte, la causa de que el administrator del primer ano
(1962-1963) abandonara Los Silos fue la de que se le miraba como patron, aun-
que hizo del fundo un negocio econmicamente sano.

En un esfuerzo de reform, la ayuda tcnica debe combinar un eleva-
do grado de aptitudes agrcolas y administrativas con una capacidad para ense-
ar a los miembros cooperados a que adopten sus propias decisions. Esto en-
vuelve una vigilancia cuidadosa de las cuentas del fundo y prestar atencin al
establecimiento de la instituci6n. Si Los Silos ha de ser parcelado en peque-
fias unidades de propiedad individual, lo que tambin es parte de los planes
futuros, diecisis empresarios (el inquilino pas a ser miembro de la coope-
rativa en 1964-1965) debern ser preparados para adoptar decisions adminis-
trativas. Para el perrodo intermedio entire el inquilinaje y el propietario indi-
vidual, la evidencia parece sealar que la ayuda tcnica debe ser lo suficiente-
mente coercitiva de modo que se mantenga una alta produccin, indispensable
para el xito de una reform. Esto hace dudoso de que el lder de la coopera-
tiva y el tcnico puedan juntarse en una misma persona-por lo menos al prin-
cipio-como ocurri en Los Silos en 1963-1964. Se debe contratar un buen ad-
ministrador para Los Silos-preferentemente uno que viva en el fundo y que
ayude a los cooperados en la adopcin de decisions.

Si se contina descuidando la funcin empresarial ello significar
prdidas costosas para Los Silos. Y "permitir que los cooperados cometan
sus propios errors" no apurar el da en que los cooperados se transformen
en hacedores de decisions por derecho propio. Es absurdo pretender que
una persona no formada en la administracin de un fundo, a la que se le da
acceso a la tierra, se transform en empresario de la noche a la mafiana-na-
da ms que porque hay que romper con el sistema traditional.

Se propone que el nuevo administrator no trabajar con individuos
sino a travs de la cooperative. Se preparar un program de trabajos agrf-
colas con su ayuda y el crdito se dar en la media que la cooperative cum-
pla este program. En otras palabras, el crdito ser estrictamente supervi-
gilado y, si los miembros eligen apartarse de los planes, se suprimirn los










fondos de INPROA. Este sistema continuar aun cuando Los Silos sea subdivi-
dido en funds ms pequefos.

Resumen: Los Silos

1. Los Silos muestra que es un process complicado un esfuerzo de
reform que verdaderamente rompe la relaci6n amo-siervo. Los problems
que surgeon giran alrededor de problems sociales y polfticos-aparte los eco-
nmicos-diffciles de resolver, problems en los que muy pocos participants
de la reform han tenido experiencia:

(a) El reemplazo del patron por el liderato de los participants en el es-
fuerzQ de reform significa que debe desarrollarse un liderato cam-
pesino efectivo.

(b) Debe hacerse un gran esfuerzo para levantar la imagen de la institu-
ci6n dentro del organismo campesino y el organismo de reform. Las
comunicaciones internal entire lrder y miembros y entire los dos orga-
nismos deben involucrar un mximo de "reciprocidad" para obtener
resultados 6ptimos. El funcionamiento de cada organismo debe ser
claramente comprendido por todas las parties afectadas por la refor-
ma.

2. El experiment ha liberado a los colonos del sistema traditional
y les ha dado la oportunidad de ser duefos de la tierra, si son capaces de pa-
gar. Asimismo ha creado una instituci6n cooperative a travs de la cual pue-
den dar a conocer sus necesidades y a travs de la cual tambin se les puede
ayudar.

3. Aunque tuvo bastante xito el primer afo de la reform, permitien-
do a la cooperative afrontar algunas de sus deudas, la producci6n de 1963-1964
no bast6 para permitir que los colonos pagaran sus deudas por tierras y ma-
quinarias ni financial su mayor ingreso.

4. En 1963-1964 el ingreso promedio de los colonos en Los Silos fue
alrededor de tres veces el mfnimo de la zona para los inquilinos y tambin su-
per6 el ingreso de los mejores inquilinos en el bien administrado fundo vecino,
que ha implantado un proyecto de participaci6n de utilidades para sus inquili.
nos.

5. Los Silos tiene el potential para producer mis que en 1963-1964
y podrfa producer casi el ingreso bruto suficiente para afrontar sus compromi-
sos corrientes, supuesto que estos compromises se mantengan en el mismo











nivel que estaban en 1963-1964. Esta conclusion se basa en un studio de 1948
que detalla el program agrrcola de Los Silos en esa poca, y en estimaciones
del ingreso por hectrea de un fundo vecino bien administrado.

6. El ingreso acreditable a los colonos individuals podrra ser redu-
cido ligeramente durante los aos de fuertes pagos de amortizaci6n y todavra
dejarles much mayor ingreso que antes de la reform y en mejor situaci6n
que los trabajadores del fundo vecino. Esto, aadido a una mayor productivi-
dad y gastos ms o menos constantes, dejarra poco campo para dudar de que
la reform podrra tener xito econ6micamente.

7. Tal vez podrran redistribuirse los gastos de operaci6n de Los Si-
los de modo que se gaste menos en mano de obra y ms en capital para aumen-
tar los rendimientos, de todas maneras mantenindoqe constantes los costs.

8. Los Silos est adoptando medidas para intensificar su operaci6n
en 1964-1965. Se estn dando otros pasos para fortalecer la institucin coope-
rativa.

9. La ayuda adminiJtrativa tcnica parece vital para un experiment
de esta clase. Cualquier que sea el sistema empleado, debe ayudar a ensear
a los miembros a adoptar sus propias y racionales decisions respect de su
modelo de cultivos y uso de insumos aparte de coadyuvar a la cooperative a
llevar una contabilidad exacta. Tal vez el lfder de la cooperative y el tcnico
no puedan ser una misma persona, por lo menos al principio.

10. Parece factible que las fases del trabajo en cooperative de este
experiment terminen dentro de various aos y que cada colono recibir su
propio lote de terreno, subrayando ast la necesidad de former empresarios
individuals.










CAPITULO m


LAS PATAGUAS DE PICHIDEOUA


"Todos querfamos much al patron. Era buen trabajador. Ahora trabajamos
mis, tenemos mayors preocupaciones, el sistema nos demand mayors sa-
crificios y debemos cuidar mis las cosas. Sin embargo, ya por nada nos cam-
biarfamos. Nos hemos establecido aqu".

"El sistema anterior era mis "bonito". Entonces habfa montones de maquina-
ria. Ahora casi no hay ninguna. Pero, en realidad, no creo que nadie desee
retornar al sistema antiguo".

"El viejo patron era bueno. Siempre me daba lo que necesitaba. Pero, era el
sistema el malo".

"Ahora me intereso mis por el trabajo. Antes s61o cumpla el horario".
-Colonos de Las Pataguas


Los colonos que participaron en la reform agraria de Las Pataguas
demuestran grades diversos de entusiasmo frente al xito alcanzado durante
los dos primeros aflo de la experiencia, pero serfa muy difcil encontrar uno
s6lo deseoso de volver a los das del inquilinaje.

A diferencia de los colonos de Los Silos, cada uno de los 76 colonos
de Las Pataguas es duelo de un pedazo de tierra (en una propiedad de 1.485,5
hectreas con 1.16Z hectreas regadas). La mayora de los colonos, es decir,
los que depositaron el total o un alto porcentaje del pago inicial por las tierras,
recibieron un tftulo provisional a comienzos de la temporada de siembras de
1963-1964.

Los colonos administran sus tierras individualmente, desempefando
la cooperative funciones much mis limitadas que en LoT Silos. No existen,
en Las Pataguas, tierras cultivadas cooperativamente. La cooperative actda
como un intermediaro en la distribuci6n de semilas, fertilizantes y otros cr6-
ditos procedentes do INPROA, suministra servicios contables y otros, super-
visa Las inversiona dr excedentes y vende la producai6n de los colonos. Los
colonos, a su ves, opera una cooperative de consumidores abastecedora de
ciertos products alimenticios corrientes tales como azdcar, harina, t, etc.
a menores precious de los que rigen en los pueblos vecinos de Cerro Pataguas,
y Orilla Pataguas. Sin embargo, la estructura del comit de la cooperative es
similar a la de Los Silos (vase cuadro de pgina 30).









El mercado de los products agrfcolas y abastecimiento de bienes de
consumo en esta zona ha constituido siempre un problema debido a que el fun-
do se encuentra a una distancia de sesenta kilmetros de la carretera paname-
ricana (en la provincia de O'Higgins) y s61o es accessible por caminos de tie-
rra. Numerosos intermediarios, tanto en el mercado comprador como en el
vendedor, obtienen ganancias considerable por concepts de funciones inter-
mediarias nominales y por transport de los produ9tos. Asf, los negocios de
la zona se ven obligados a cobrar precious relativamente subidos por la merca-
derra. Un nmero excesivo de negocios que abastecen una poblaci6n relativa-
mente pequea contribute a elevar el precio al detalle, pues ha de compen-
sarse el bajo volume de ventas mediante una subida ganancia en cada produc-
to.

Tambin, al comprar a los agricultores, los intermediarios pueden
exigir mrgenes excesivos ante la escasez de compradores competitivos; el
agricultor queda a la merced de estos intermediarios. Asf, una cooperative
eficiente de compras y ventas es an ms important en esta zona relativamen-
te aislada que en Los Silos, que tiene fcil acceso por buenos caminos a los
mercados mejor organizados de Santiago. Ms adelante, en este mismo capftu-
lo, nos referiremos a las realizaciones de la cooperative ya los problems
que la afectan desde su fundaci6n.

Caracterrsticas de la provincia de O'Higgins

El sistema predominant de tenencia de tierras en la provincia de
O' Higgins es el latifundio. Al mismo tiempo un gran nmero de minifundistas
o trabajadores sin tierras viven cerca de pequefos pueblos o en ellos, y traba-
jan en los funds como principal fuente de ingreso. Aunque los funds de una
superficie mayor de 500 hectreas s61o representan el 1,9 por ciento del total
de las propiedades, constituyen el 8Z,9 por ciento de la superficie total de la
provincia, el 73,9 por ciento del total de la superficie agrfcola y el 48,2 por
ciento del total de tierras regadas. Los minifundios, es decir funds de me-
nos de una hectrea, representan el 55,8 por ciento de las propiedades pero
s61o el 0,2 por ciento del total de terrenos agrfcolas y el 0,8 por ciento de las
tierras regadas.0

Plan del Comit Tcnico de Las Pataguas

Las Pataguas fue dejado en herencia a la di6cesis de Santiago, en ju-
lio de 1941. Desde esa fecha y hasta el l' de mayo de 1962, el Arzobispo de

60
Tercer Censo Nacional Agrfcola y Ganadero, 1955 y Departamento de Conservaci6n y Admi-
nistracin de Recursos Agrfcolas y Forestales, Ministerio de Agricultura, Agricultura Tc-
nica, Anexo XVIII, N 2, diciembre, 1958.










Santiago arrend6 sucesivamente la hacienda a tres personas, la ltira de las
cuales lo tuvo por un plazo de 18 aos.

En septiembre de 1961, el Cardenal Ral Silva Henrfquez design un
comit tcnico para que planificara el experiment de reform en Las Pataguas.
A la poca de las siembras del afo 1962, el arrendatario habla abandonado la
hacienda y el plan del comit6 estaba listo para ser puesto en prctica.

El plan contemplaba la division de today la superficie en pequeas par-
celas, dejando una porcin suficiente para la mantenci6n de inversiones bsi-
cas: los edificios centrales a cargo de la cooperative, caminos y canales de
regado. Gran part de las 266 hectreas de terreno de secano fue tambin par-
celada, ya que se poda utilizar por los individuos para el pastoreo de sus ove-
jas, no obstante que se reservaban 142 hectreas con fines cooperatives. Ade-
ms, el Comit Tcnico decidi6 reservar una superficie de 122,6 hectreas,
incluidas 42,30 hectreas de llano inundable, que fueron arrendadas en 1962 a
1963 y nuevamente en 1963-1964.

Selecci6n de los colonos

Se repartieron tres tipos diferentes de terrenos, segin su superficie
y categorfa: huertos (una hectrea regada); parcels parcelss de aproximada-
mente 16,7 hectreas regadas) hijuelas (granjas de 35 a 86 hectreas rega-
das).

Tambin, a diferencia de Los Silos, donde fueron acogidos los resi-
dentes antiguos del fundo que desearon cefirse a los reglamentos de la coope-
rativa, en la distribuci6n de tierras en Las Pataguas se tom6 en cuenta a las
personas que:

(a) Se habfan dedicado a la agriculture durante un perfodo mrnimo de
cinco alos;

(b) Formaban part de un hogar bien establecido;

(c) Se comprometieron a laborar la tierra ellos mismos; y

(d) No eran propietarios de predios agrfcolas de superficie igual o com-
parable a la que solicitaban.

Se estableci6 un sistema de puntaje (Cuadro 1) que sirviera de base
para la selecci6n final de las solicitudes que cumplfan con los requisitos arri-
ba mencionados. Una vez resuelto quienes recibiran un huerto, una parcel
o una hijuela, los puntos acumulados determinaron el orden, dentro de cada
clasificaci6n, en que el interesado podrfa seleccionar su pedazo de tierra.










CUADRO I

Sistema de puntaje-Las Pataguas


Calificaciones Puntos

a) Por cada carga familiar 4
b) Por ser especialista en cultivo intensive de granos, o ser
persona que ocup con xito cargos de responsabilidad, o
por ser arrendatario o aparcero durante ms de tres aflos
hasta 10
c) Por cada cinco anos de trabajo en el fundo 3
d) Por ser personas de participaci6n active en el Instituto de
Educaci6n Rural u otra organizaci6n similar rns de un ao 5
e) Por mantener cuenta de ahorro o cuenta corriente en'el Ban-
co del Estado de Chile o por cada tres afos de participacin
active en una cooperative. 2
f) Por cada diez por ciento del pie (adicional al pie abonado
inicialmente), hasta 2

Ocho de los sesenta antiguos trabajadores del fundo decidieron alejar-
se y tres fueron expulsados por el Comit Tcnico. Estos tres ltimos recibie-
ron pagos de indemnizacin por afios de servicios en el fundo. La reform au-
ment la capacidad del fundo en unas 16 families (alrededor del 21%). Esto sig-
nifica que, con anterioridad a la colonizacin, vivran en Las Pataguas 49 colo-
nos de 76, o sea cerca del 64 por ciento del nmero actual de pobladores. Cin-
cuenta y tres, o el 69,8 por ciento de los 76 colonos de Las Pataguas, habran
sido voluntarios, medieros o inquilinos, antes de la reform.

Cuatro de los antiguos trabajadores de Las Pataguas, con oficios es-
pecrficos, a saber, un panadero, dos-mecnicos y un herrero, fueron estable-
cidos en los huertos, a fin de llamarlos a la hacienda de tiempo en tiempo a
trabajar en los predios de los dems. Tambin se concedieron huertos a los
ocho individuos con las peores hojas de servicios, quienes a juicio del comit
probablemente fracasarian en el trabajo en parcelas mayores.

Segn INPROA, el tamao de huertas de una hectrea fue establecido
arbitrariamente, de modo que la superficie fuese suficiente para "el cultivo
de rboles frutales, de hortalizas, la crianza de aves, etc. para el consume
de la familiar.6 1

Se otorgaron sendas parcelas a treinta y uno de los antiguos inquili-

61INPROA, Estudio de parcelaci6n hacienda "Las Pataguas" (hectografiado) Santiago, 1963,
p. 19. (Citado ms adelante como INPROA, 1963).










nos o medieros y & cuatro empleados del fundo, que habfan tenido a su cargo
ciertas responsabilidades supervisorias. Tambin fueron seleccionados para
recibir parcels veinticuatro operadores de minifundios vecinos o trabajado-
res de otros fundosquienes solicitaron tierras. Se determinaron las superfi-
cies de estas parcels "sobre la base de studios especiales de ingreso y po-
tencial de trabajo de la familiar.6 2

Cinco otros individu os (do* de ellos antiguos empleados de Las Pata-
guas) recibieron terrenosrmayores o hijuelas. Una de stas fue vendida a un
ingeniero agr6nomo quien, de acuerdo con el plan del comit del Arzobispo,
deberfa desempefar funciones tcnicas en el proyecto. Se otorgaron hijuelas
a "los que eran rqs capaces tcnica y econ6micamente".6

En total, oe distribuyerori 12 huertos, 59 parcels, y 5 hijuelas. La
concesi6n de terrenos de diferente extension y categorfa dio lugar a una es-
tructura de classes sociales en la comunid4d de Las Pataguas. Aunque uno de
los objetivos de la reform fue la ruptura del rfgido sistema social, en el ca-
so present los reformadores revivieron varias caracterfsticas importantes
de la estructura arcaica patr6n/semrniervo existence en la agriculture chile-
na. Los cinco dueflos de hijuelas pronto dominaron la cooperative y, en la ac-
tualidad, INPRA los insta a renunciar a su calidad de miembros. Su retire
no est exento de quejaL y disensiones.

El ingeniero agr6nomo a quien se dio una parcel tuvo, al poco tiem-
po, un desacuerdo con el Comit Tcnico y posteriormente con INPROA. Tra-
t6 de asumir un rol paternal en Las Pataguas. Para todo efeoto practice,, su
experience t6cnica no -pudo ser aprovechada por los miembros 4d la coopera-
tiva y 61 se 4adic6 a trabaja; su. hijuela, vendindola en 1964.

El reverse de la moneda muestra que los operadores de los huertos
viven ahora en conditcines casi tan miserable como antees Entre sui' proble-
mas est el hecho de que la mayor part del trabajo pagado que pueden hallar
se lo dan los operadorea de parcels e hijuelas, quienes frecuentemente estn
cortos de escuocs, pagan joinales mis bajos y el trabajo que ofrecen es mis
espordico de lo que era el caso bajo el sistema patronal. An min, los tene-
dores de parcels, son mIs eacios que los operadores de funds a efectuar los
aportes requeridos al Servicio de Seguro Social, mientras los operadores de
huertos parecen preocuparse ahora mis que antes del peligro de perder sus
beneficios previsionales, mdicos y otros

El plan de INPROA es distribuir gran part de la reserve de la coope-
6Ibid. p. 20
63 Vo. agosto S, 1962, nAmero 261.











rativa, y la hijuela que vendi el ingeniero agrnomo, a los operadores de
huertos que deseen aumentar sus tierras. Este plan debiera emparejar la ba-
se econmica de la cooperative en los prximos aos y crear un conjunto de
miembros ms homogneo.

El costo de la parcelacin

Los pocos edificios del fundo transferidos a la cooperative al iniciar-
se la reform han quedado casi intactos. Un ala de la antigua casa patronal
sirve de hogar para el professor de la comunidad y su familiar, de pension para
visitantes, y de morada para un parcelero cuya familiar corre con la pension.
Existe, adems un extenso edificio de diversas funciones con cuartos que sir-
ven de granero, sala de reuniones de la cooperative, oficinas y almacn. La
cooperative tambin es duea de un taller y de una escuela de tres salas de
classes.

Se calcul en 885.356 escudos el valor de la porci6n del fundo cuya
division se planificaba, en el que se incluyen las antiguas casas de los inquili-
nos y la tierra el precio de la cual fue fijado tras un extenso studio de los ti-
pos de suelos).U Se fij6 en 33.332 escudos el avalo de la propiedad reservada
permanentemente para la cooperative, con lo que el valor total del fundo as-
ciende a 918.688 escudos, sin tomar en cuenta los costs de parcelacin.

Los gastos involucrados en mejoras y otra infraestructura, como ajus-
te de regadfo, casas, caminos, y otros, fueron agregados posteriormente.

Mientras en Los Silos se emple el capital bsico ya existente en el
fundo, incluidas las casas de los inquilinos, y se planific destinar las ganan-
cias de la hacienda para efectuar mejoras, el comit planificador de Las Pata-
guas se esforz por distribuir parcels ya con capital bsico complete. En par-
te esto se debi a una necesidad: algunas de las 47 casas de adobe de los anti-
guos inquilinos de Las Pataguas se encontraban en condiciones decididamente
inferiores a la de cualquiera morada de Los Silos. Los colonos construyeron
una docena de casas prefabricadas, de dos piezas, que sirvieran mientras el
comit de la cooperative6 aprobaba los plans de otras ms permanentes y
se preparaba a aceptar los consiguientes compromises financieros. Las casas
prefabricadas fueron destinadas a las personas que se trasladaron al fundo. A

64Continuaremos empleando valores en escudos de 1963-1964. Mejor elaboracin y detalles
del material estadstico mencionado en este capftulo puede encontrarse en William C. Thie-
senhusen, op. cit.
6La cooperative fue fundada despus que los colonos se radicaron en sus parcelas. Gradual-
mente, el Comit Tcnico e INPROA, al hacerse ste cargo, invitaron a ms colonos-a tra-
vs de su cooperativa-a participar en la adopci6n de decisions.











excepcin de cinco, todas las casas originales estn ubicadas en un villorrio,6
al costado de los dos caminos pblicos que llevan a la propiedad. En algunos
casos este arreglo coloca las casas dentro del terreno pero, en la mayorfa,
las moradas estn bastante alejadas de las haciendas, lo que exige viajes dia-
rios de ida a la propiedad y regreso de ella.

El Comit Tcnico, mediante estos villorrios, se propone obtener
los siguientes objetivos:

(a) El empleo ptimo del capital bsico en edificios.

(b) La provision de servicios tales como agua potable y alcantarillado.

(c) El desarrollo de un sentido comunitario entire los futuros propieta-
rios de tierras.

(d) El ofrecimiento a los tenedores de parcelas de servicios de mecni-
cos, herreros, carpinteros, etc., quienes recibirn lotes en el vi-
llorrio.

(e) La oportunidad para que los hijos de los tenedores de parcels asis-
tan a escuelas prximas a sus casas.

Aunque la ubicacin anterior de la mayorfa de las casas de los inqui-
linos justifica el arreglo en villorrios, uno de los colonos demostr tal prefe-
rencia por habitar en su terreno que lleg a construir un ranchito de cafia y
barro y rehusa abandonarlo, 1 menos que la cooperative lo obligue a ello. Sos-
tiene que a -pesar de encontrarae su casa a mayor distancia de los servicios
e instalaciones de electricidad y agua. y que obviamente es inferior en calidad,
prefiere vivir en su tierra, alegando su preocupaci6n por robos de cosechas
al no poder vigilarlas. Esta clase de argument es muy frecuente y represen-
ta una de las dificultades que se enfrentan al planificar programs de coloniza-
cin. Una publicacin de la Comisin Econmica para Amrica Latina afirma:
"Se ha informado sobre casos en que los beneficiaries de la reform agraria
rehusan ocupar las viviendas que les fueron construidas o que heredaron del

6E1 villorrio aunque suele ser mis pequefo que la aldea, se diferencia de ella no por el tama-
fo sino principalmente por la escasa importancia relative de las funciones administrativas
y econmicas, especialisaci6n y por una estratificaci6n de classes ms rudimentaria. La po-
blaci6n d* un villorrio tfpico est compuesta de pequefos agricultores y jornaleros agrfcolas.
El villortio es una aglameraci6n de casas sin un centro. Para conseguir servicios ms espe-
cializados, los habitantes deben acudir al pueblo vecino. Naciones. Unidas, CEPAL (Comi-
sin Econdmica para Amrica Latina). Los patrons de asentamiento rural y el cambio so-
cial en Amrica Latinar document de referencia para una estrategia del desarrollo rural.
Direccin de Asuntos Sociales (ciclostilo) abril, 1964, Santiago. Piginas 6-7.












antiguo nucleo hacendado, prefiriendo levantar chozas en sus prediose.67 Do-
mfn ez previene contra una colonizacin que separa al campesino de su tie-
rra.% La cooperative de Las Pataguas ha votado afirmativamente la construc-
ci6n del mayor nmero possible de viviendas en las parcelas.

La infraestructura" complete no ha sido an instalada allf, aunque
la mayor parte se encuentra ya terminada. La parcelacin involucra la cons-
truccin de 25 casas nuevas y trabajos de reparaci6n en 15 casas antiguas del
villorrio. Las restantes son habitables. Tambin se agregaron cercas, porto-
nes, y sistemas elctricos y de agua potable ms adecuados. Adems, se cons-
truyeron 8.800 metros de caminos de acceso a una parte alejada del fundo.

A fin de ajustar el sistema de regadfo.a las necesidades de las nuevas
parcelas fue necesario modificar el laberinto de acequias que regaban los 38
potreros antiguos de la hacienda. El sistema de regado instalado en Las Pa-
taguas se basa en un sistema de marcos partidores que permiten el paso de
una cantidad determinada de agua a los canales de cada parcela. De este mo-
do el colono puede emplear, cuando desea, todo el agua que pasa por su canal.
Esto se aparta del sistema ms comn y econmico de turnos en que un regan-
te usa toda el agua que fluye en el canal principal durante un perodo de tiem-
po determinado.

Los costs de la parcelacin, incluidos los studios previous a la divi-
si6n, fueron:

a) Infraestructura: (casas nuevas, reparaci6n de viviendas,
cercas, portones, electricidad, agua potable) Z1 139.305,00
b) Construccin de caminos de acceso 30.258,10
c) Ajustes necesarios para regado 62.402,39
Total de la infraestructura necesaria 9 231.965,49

En resume, el costo del fundo incluyendo el costo de la infraestruc-
tura, ascendi a:

Precio del fundo E? 918.688,00
Costo de la parcelacin 231.965,00
Total E? 1.150.653,00

Es decir, la infraestructura represent alrededor del 20 por ciento

67N. U., op. cit., p. 50.
8Oscar Domfnguez, "El condicionamiento de la reform agraria, studio de los factors eco-
nmicos, demogrficos y sociales que determinan la programaci6n del campesino chileno",
University Catholique de Louvain. Collection de 1'Ecole des Seiences Politiques et Sociales
N 173, 1963, p. 182, citado en la publicaci6n de las N. U. arriba mencionada.











del costo de la reform. El costo promedio de la parcelacin por colono fue
de 3.052 escudos; el costo promedio por colono por una propiedad complete fue
de 15.140 escudos.

Los costs de infraestructura por parcela se agregaron a la cuenta
por el terreno de cada colono, otorgndosele un plazo de 20 aos para pagarlo,
al seis por ciento de inters. Esta tasa de inters se redujo al cinco por cien-
to en 1964-1965, en las mismas condiciones de amortizacin y reajuste por
inflacin que en Los Silos.

Uno de los problems de este sistema de facturacin anticipada con-
siste en que los costs reales de la infraestructura resultan mayores que los
estimados. Puesto que a los colonos se les presentaron las facturas antes de
la ejecucin de las mejoras, INPROA se vi6 ante la imposibilidad de reavaluar
su deuda sobre la base de costs reales, a menos de perder la confianza de
los colonos. Esto significa que INPROA no podr recuperar el total de su in-
versin.

Cabe una acotacin sobre la magnitude de los gastos involucrados por
la infraestructura. Los nicos gastos absolutamente esenciales durante los
primeros afos de la reform correspondent a regado, facilidades temporales
de vivienda y abastecimiento de agua potable. Hechos estos, los tenedores de
parcelas habrfan podido vivir en sus predios y cultivarlos satisfactoriamente.
Probablemente podra haberse postergado la construccin de caminos de acce-
so y ciertamente, la construccin de viviendas definidas, cercas, y hasta la
electricidad. Es tambin dudosa la necesidad de haber completado en forma
inmediata todas las transformaciones del sistema de regado, aunque se reco-
noce que fueron muy tiles para prevenir desaveniencias que podran haber
surgido de una muy mala distribuci6n de aguas. Sin embargo pudo haberse es-
tablecido el tipo de regado ms econmico, basado en turnos, en lugar del
sistema de marcos partidores. Dejando la iniciativa de completar la infraes-
tructura a cargo de cada colono, trabajando a travs de la cooperative, podrfa
haberse ahorrado por lo menos un 50 por ciento de los costs inmediatos. Con
ello INPROA se habrfa ahorrado los gastos inmediatos, se habrra disminuido la
deuda total de cadapropietario reducido el costo annual por concept del costo
de inters annual durante el perfodo de desarrollo crfticck y dado a cada tene-
dor de tierras un sentido de participacin en el desarrollo y en las mejoras de
su predio.

El primer aflo de la reform

Durante el primer afo de la reform experimental de Las Pataguas,
es decir, de 1962 a 1963, el comit del Arzobispado dio "contratos de renta y










medierfase a cada colono. Sin embargo, y para dar mayor incentive al siste-
ma usual de medierfas (vase Capftulo I), el program de la Iglesia permiti
el reparto usual del ingreso por mitades en los casos en que la produccin de
trigo s6lo alcanz a 40 quintales por cuadra, pero si la produccin era entire
40 y 50 quintales, los medieros recibirfan el 60 por ciento del ingreso, y si
la produccin sobrepasaba los 50 quintales, los medieros recibirfan el 70 por
ciento. En otros cultivos la division fue por mitades. En todos los casos los
gastos de operacin se dividieron en la forma traditional. El trigo, durante
los afos 1962-1963, promedi 65 quintales por cuadra, dando un margen del
orden de 70-30 de los ingresos a favor de los medieros.

En una evaluacin de los primeros xitos en Las Pataguas, un porta-
voz del Comit Tcnico manifest lo siguiente:

"... A pesar de no haberse completado an el proeso... los 60 trabajadores
stables con que contaba el fundo han subido a 97.9 Los 65 campesinos esta-
cionales que trabajaban 80 dras al aflo, trabajan en la actualidad 120 dras. Es-
to represent ms trabajo e indica que la tierra podr recibir ms gente una
vez completada la reform. Esta mayor intensificaci6n de los trabajos agrr-
colas puede prevenir el xodo de campesinos hacia las ciudadea".0

Toda la evidencia indica que el total de la produccin en las Pataguas
es mayor que aqulla alcanzada en el mismo fundo bajo el sistema de arrenda-
miento, en 1961-1962, pero es impossible precisar en cuanto. Los arrendata-
rios anteriores a la reform emplearon un sistema de cultivo extensive. Inclu-
yeron todas las inversiones agrfcolas en una misma contabilidad, imposibili-
tando hacer cuadros fidedignos acerca de la produccin del fundo actual compa-
rado con aqulla bajo el sistema traditional. Podemos, sin embargo, tratar
de contestar las preguntas siguientes:

Cul es la capacidad de pago de los colonos frente a sus nuevas deu-
das? Se ha elevado el nivel de vida de los parceleros? Luego, haciendo una
comparacin entire la produccin del afo 1963-1964 con la produccin en una
superficie similar de un fundo bien administrado con problems de regadro y
tipo de terreno semejantes, se ensaya, como en el caso de Los Silos, deter-
minar si existe un margen de productividad inexplotada o si los gastos de ope-
racin pueden ser redistribuidos. Tambin, debemos tomar en cuenta que es-
te anlisis se basa en una experiencia de un solo afo.



69Debe tratarse de un error. Con toda probabilidad debe haber querido decir 79. La cifra co-
rrecta es 76.
7Moseflor Rafael Larrafn, Director del Instituto de Educaci6n Rural, en La Voz, op. cit.











Mtodos de obtencin de estadsticas en el terreno

A diferencia de Los Silos donde la cooperative estaba a cargo de la
unidad constable bsica, hemos observado que la cooperative no desempea un
papel tan central en Las Pataguas. Las decisions de orden econmico eran
hechos generalmente por los campesinos individualmente. Por esta razn a
fin de evaluar el xito econmico del proyecto de Las Pataguas, nos vimos
obligados a estudiar las cuentas de los colonos.

Se tom6 una muestra al azar, estratificada segn el tipo de tenencia
(parcela, hijuela, huerto). Optamos por una muestra al azar del 25 por cien-
to de los tenedores de parcelas: 15 casos de 59. Despus de desinsacular 15
casos, se marcaron en un mapa del fundo a fin de asegurarse de una dispersion
geogrfica. Tambin se tomaron dos casos entire los hijueleros y dos de los
huerteros. Sin embargo, el anlisis se concentra en los tenedores de parce-
las por encontrarse los hijueleros alejados de la cooperative y porque los te-
rrenos de los huerteros sern aumentados al ao siguiente.

Pueden los colonos amortizar su deuda?

La mayor parte del ingreso de los parceleros de la venta de las co-
sechas. El ingreso en contante proveniente de la venta de products animals
es mnimo. A diferencia de los colonos de Los Silos, los parceleros son con-
siderados como personas que trabajan por cuenta propia y, por lo tanto, no
tienen ingreso por concept de asignacin familiar. Otras posibilidades de in-
greso durante el ao podran haber surgido de un aumento de los inventarios
propios de los colonos o de aumentos en el inventario de la cooperative, ya
que los parceleros son miembros de la cooperative a la que deben contribuir
para la compra de maquinarias para uso comn. Dada la situacin de ingresos
de cada cooperado, la primera de las posibilidades es reducida y los pagos
posteriores s6lo se recaudaron hacia fines del ao. Los colonos recibieron
sus ingresos con la cosecha y costearon su subsistencia durante el ao median-
te various adelantos de suma alzada concedidos por INPROA a travs de la co-
operativa, con ahorros del ao anterior, y con el valor de ventas al contado
de products durante el ao, fuera de los canales de la cooperative.

En el Cuadro II se hace una presentacin del ingreso y gastos de ope-
racin anuales de un colono. El modelo de siembras y rendimiento es bastan-
te tfpico para los colonos de Las Pataguas, y las cifras correspondientes a su
empresa constituyen un cuadro bastante representative de lo que los otros colo-
nos han hecho.

El dej para si todas las papas y parte de su trigo y porotos para el










CUADRO I

Clculo del ingreso en dinero neto

Ex-tractorista de Las Pataguas-inquilino
Actual propietario de la parcela N 22 (9 hectreas)


INGRESO BRUTO 1963-1964 Cantidad Precio Total

A. Trigo 160 quintales 2 17,5 E 2.800
B. Porotos (t6rtola) 16,6 31 545
C. Porotos (t6rtola) (C) 4,8 31 149
D. Mafz (C) 24 19 456
E. Papas (C) 25 sacos 10 250
F. Trigo (C) 2,4 quintales 17,5 42
G. Ingreso pecuario (C) 245
Total 44
Cosecha consumida total (C) (menos) 1.142
Ingreso en dinero neto r 3.345

GASTOS DE OPERATION 1963-1964
(cifras redondeadas)

A. Interns sobre deuda del terreno (fijado en el 6% del total
de la deuda de E 15.814 ? 949
B. Obra de mano afuerina contratada:
Cosecha de trigo 35
Desmalezamiento de la chacra 70
Cosecha de la chacra 100
Alimentaci6n para jornalero afuerinos 15
C. Interns sobre adelantos de C 565 68
D. 2% del valor de cosechas comerciada' (pagado a INPROA)
(2% de e 3.345) 67
E. Prorrateo del impuesto territorial total 61
F. Cuota por herbicida (fulmigado desde avi4n) 35
G. Cosechadora automtica de trigo (pagada con 12 quintales
de trigo ms la bencina para el tractor) 222
H. Aradura 52
I. Semillas: trigo, marz, papas, habas 188
J. Abonos:
12 sacos de salitre (9< 8 por saca) 96
2 sacos de superfosfato (I? 15,84 por eaco) 32
K. Herraje de caballo 78
L. Forraje adquirido 100
M. Cuota de gastos administrativos de la cooperative 107
Total de gastos 2.275
Ingreso en dinero bruto 3.345
Gastos de operaci6n 2.275
Ingreso en dinero neto 2 1.070









consumo familiar. Como en el caso de Los Silos, al calcular el ingreso con-
tante bruto no incluimos la parte correspondiente al consumo familiar de
produccin total (4.487 escudos). Al deducir el consume familiar ?1.142) de
la producci6n total(0f4.481), llegamos a un ingreso bruto de 3.345 escudos.
El grueso de este ingreso provino de la venta de trigo. El mayor gasto de
operaciones de este colono durante este afio lo constituy el inters sobre la
tierra, calculado en 948,84 escudos (es decir, el 6 por ciento sobre el saldo
reajustado de su deuda hipotecaria de 15.814 escudos).


Los gastos por mano de obra durante la cosecha del trigo y de los
products chacareros, sumados al costo de mano de obra fornea para desma-
lezamiento de las chacras y la alimentacin de los trabajadores, ascendieron
a 220.07 escudos.

INPROA cobr alrededor de 67,87 escudos por los adelantos de 565
escudos que le hizo en varias ocasiones durante el ao. A pesar de haber co-
brado INPROA una tasa mayor (1,3 por ciento mensual por el nmero de me-
ses del prstamo) hemos aplicado un 12 por ciento standard, que parece ser
un promedio razonable. Se pag tambin a INPROA un dos por ciento por ho-
norarios de comercializaci6n sobre los 3.345 escudos de ingreso en bienes
bruto comercializado por su intermedio.

Se prorrate entire los miembros el impuesto territorial en propor-
cin a las hectreas de cada uno. La suma correspondiente a este caso fue de
60,90 escudos. Se aplic mediante avin el desmalezador del trigo y el prorra-
teo de este servicio le signific una cuota de 1.034,71 escudos.

El arriendo de la automotriz se fija generalmente en un cierto nme-
ro de quintales de trigo ms el combustible necesario por hectrea o cuadra.
En escudos esto signific un gasto de 221,70 escudos y, durante la siembra,
52,40 escudos por arriendo de un tractor para el rastreo de discos de tres
cuadras. Los gastos de semillas y fertilizantes ascendieron a 187,98 y 127,68
escudos respectivamente.

El herraje de sus caballos le cost 78 escudos y el forraje respecti-
vo se avalu en aproximadamente 100 escudos.

Cada miembro de la cooperative tuvo que contribuir a los costs ad-
ministrativos de la cooperative sobre la base de un prorrateo. Pagados el
sueldo del gerente, los materials de oficina, derechos de regadq, estos pro-
mediaron aproximadamente 107.14 escudos.

El total de gastos de operacin para este colono fue de 2.274,19 escu-











dos. El ingreso en dinero neto fue de 1.071,00 escudos (3.345 menos 2.274 es-
cudos).

El ingreso de nuestra muestra de colonos de Las Pataguas se calcula
exactamente en la misma forma, por lo que no es necesario presentar ms
casos individuals.

Ingreso y excedentes: colonos de Las Pataguas, 1963-1964.

En esta seccin determinaremos el consumo y, deducindolo de ingre-
so neto, llegaremos a la capacidad de amortizacin de la deuda. Al deducir
los pagos de capital adeudados, determinaremos el superavit o deficit para
nuestra muestra de colonos. En el Cuadro III aparecen los clculos hechos.
El caso descrito en la seccin anterior aparece bajo el nmero A-10.

Despus de calcular el ingreso neto columna 1), pedimos.a cada co-
lono que estimara sus gastos de subsistencia, basndose en las siguientes ca-
tegorfas: "Cules son sus gastos por concept de alimentacin en la semana?"
" A cunto asciende el gasto en vestuario por mes?" "Cules son sus otros
gastos?". Los resultados sc presentan en la column 2 del cuadro.

En la column 3 aparece la cifra de dinero estimada para gastos de
consumo, basada en el nmero de cargas y los "standards" mrnimos fijados
por el Servicio Nacional de Salud.

Sin tomar en cuenta variaciones individuals, los totales de las co-
lumnas 2 y 3 se acercan bastante: 37.410 escudos para "gastos estimados de
consume" y 42.522 escudos "gastos calculados de consume". Entendemos que
esto significa que en promedio los colonos probablemente pueden hacer una
estimacin bastante exacta de sus necesidades de consumo. Al deducir el con-
sumo familiar estimado en dinero del ingreso contante neto columna 1 menos
column 2) llegamos a la capacidad de amortizacin de la deuda, mencionada
en la column 4. En nueve casos esta cifra es negative.

La cooperative de Las Pataguas tiene un inventario total de maquina-
ria por valor de 10.000 escudos de los cuales se amortizaron 4.000 escudos
durante 1962-1963. Como se cuenta con dos afos ms para el pago de los
6.000 escudos restantes, la suma adeudada por concept de maquinaria es 43
escudos por colono.

Cada miembro de la cooperative deber pagar los intereses hipote-
carios durante el present afo (al seis por ciento-incluyendo los gastos de
operacin, pero los pagos de amortizacin comienzan recin en 1964-1965,












a excepcin de los operadores de hijuelas quienes deben efectuar pagos hipo-
tecarios e intereses durante este aio.71 Algunos cooperados tienen otras deu-
das pendientes que deben pagar este ao (puesto que A-18, que es un huerte-
ro que todavfa no es miembro de la cooperative, no est obligado del pago de
la deuda por concept de maquinaria). Hemos designado como "pagos de capi-
tal" todas estas deudas-maquinaria, amortizacin de hipoteca (en el caso de
los hijueleros) y prstamos varios-y los hemos hecho aparecer en la colum-
na 5.

El superavit o deficit para el afio aparece en la column 6. Ocho par-
celeros y los dos huerteros de nuestra muestra presentan deficit en 1963-1964.

Suponiendo, por el moment, que un pago de amortizacin de hipote-
ca tuviera que hacerse este ao, cuntos podrfan pagarlo?72

Es necesaria una advertencia antes de proceder al clculo. Se agre-
garon al valor de cada parcela el reajuste por concept de inflacin y de va-
rias mejoras. En seguida se hizo cada clculo en quintales de trigo y la suma
fue anotada en el tftulo provisional de cada cooperado. Por ejemplo, A-1 pa-
g 750 escudos como pi el ao pasado mientras la hacienda se encontraba ba-
jo el sistema de medierra. A comienzos de este ao recibi su ttulo provisio-
nal en el que aparece que an adeuda 776,4 quintales. Esta se pagar en un
plazo de 18 aflos a partir de 1964-1965. Representa un pago de amortizacin
de aproximadamente 43 quintales por ao o la suma de 753 escudos el prxi-
mo ao en escudos de 1964 (es decir, 43 veces el precio del trigo en 1964 que
fue de 17.50 escudos por quintal).7

La column 7 represent los resultados obtenidos con un clculo si-


7A primera vista podrra pensarse que los adelantos deberan aparecer aquf. En realidad se
han incluido en el consumo, el que ya se ha deducido para llegar a la capacidad de pago de
la deuda.
MEste clculo puede ser considerado algo injusto: los pagos por la tierra sufrieron un retraso
a fin de permitir various aos a los colonos para establecerse, organizer una cooperative, etc.
Al hacerse el present clculo no se persigue una crtica premature sino que se desea hacer
resaltar cuntos colonos tendrn que aumentar sus ingresos a partir del ao 1963-1964 a fin
de poder cumplir con sus obligaciones crecientes.
Al tiempo de escribirse este document, INPROA est cambiando el sistema de reajuste pa-
ra incluir tambin un fndice proveniente de una lista seleccionada de products al por mayor.
Asf el reajuste de la deuda podr hacerse sobre la base del fndice del trigo o del precious al por mayor, cualquier que sea ms favorable para el colono. Es impossible deter-
minar a prior en cuanto beneficiary sta al colono. El hecho de que la tasa del inters ser
del cinco por ciento en vez del seis por ciento que s6lo un dos y medio por ciento ser apli-
cado a la deuda reajustada deberfa disminuir los deficits de algunos colonos que aparecen
ms adelante en este capftulo, pero no lo bastante como para afectar demasiado las conclu-
siones alcanzadas.











milar hecho para los parceleros entrevistados. Los parceleros en situacin
de pagar su deuda durante el present ao pueden conocerse al restar los pa-
gos hipotecarios del ao pr6ximo del deficit o superit columna 6) y mostran-
do la diferencia en la column 8.

Bajo este supuesto, dos parceleros ms y los dos huerteros apare-
cran con deficit.

El parcelero medio de Las Pataguas obtuvo un ingreso neto en efecti-
vo de 2.457 escudos durante 1963-1964. Gast 1.953 escudos en consumo fami-
liar y 225 escudos en pago de deudas, quedando con una diferencia a favor de
279 escudos. Si se hubiera requerido un pago hipotecario en 1963-1964 no ha-
brfa sido capaz de cubrirlo totalmente, pues al restar el pago hipotecario de
785 escudos del superavit de 279 escudos, aparece un deficit de 506 escudos.7

Es probable que los hijueleros puedan cumplir sin dificultad sus obli-
gaciones de consumo, pagos de capital y amortizacin hipotecaria. Los dos
entrevistados promediaban un superavit de 4.331 escudos despus de cumpli-
dos estos pagos.

Parece que los huerteros tendrn dificultades hasta para cumplir con
los pagos relativamente bajos del afo 1963-1964. Los dos casos mostraban un
ingreso promedio neto de s6lo 424 escudos. Atendidos el consumo y los pagos
de capital de 812 escudos quedaban con un deficit promedio de 388 escudos.

A fines del ao agrcola se presentaron a los colonos estados de cuen-
tas que mostraban deficit; es obligatorio que se pongan al dfa. Aunque no se
ha fijado plazo de pago, pues cada afo agrrcola muestra diferencias climticas,
los colonos saben que deben pagar sus deudas a la brevedad possible, si han de
mantener su condicin de tales.

Se ha'elevado el nivel de vida de los colonos?

Otra media del xito del experirnento de la reform se hace eviden-
te al comparar el ingreso previo a la reform y el del afo 1963-1964. Pasa-
mos a ilustrar esta situaci6n.

Antes de que se fundara la colonia loa colonos entrevistados prome-


74Nuevamente debemos recorder al lector que esto supone que todos los factored presentados
para el aflo 1963-1964 se repetirn en 1964-1965, fecha en que debe iacerse el primer pago
sobre las tierras. Las modificaciones del sistema de reajuste inflacionario hechas por IN-
PROA para 1964-1965 y detallados anteriormente disminuirn el promedio del deficit, aun-
que sin hacerlo desaparecer del todo.











diaban un ingreso de 1.032 escudos (incluidos efectivo y regalras).15

El ingreso medio total del ao anterior a la reform para todos los
colonos que ahora son parceleros fue de 1.162 escudos mientras que su ingre-
so en dinero efectivo fue de 705 escudos.

Para comparar el ingreso actual a disposicin de los colonos con
aqul previo a la reform debemos agregar al ingreso agrcola neto calculado
en el Cuadro III la suma correspondiente al rubro de consumos en especie y
a "regalras"76 de las parcelas (Cuadro IV). Para calcular el consumo en espe-
cies, hemos agregado un valor correspondiente a la cosecha reservada por el
colono para uso familiar o consumida durante la poca de crecimiento, ms
el valor de products agropecuarios,77 arriendo de casa, electricidad y produc-
cin del huerto.

El Cuadro IV indica un aumento del ingreso para 14 de los 15 parce-
leros despus de la reform. En promedio, su ingreso fue de 3.821 escudos;
un aumento de 2.659 escudos (aproximadamente 300 por ciento) respect de
su situacin antes de la reform. El ingreso promedio en dinero de los parce-
leros fue de 2.457 escudos, es decir, 1.752 escudos ms, o aproximadamente
tres veces y media la situacin antes de la reform.

Existen tres destinos posibles del ingreso total de 3.821 escudos a fa-
vor del parcelero medio:

1. Consumo de la familiar. El Cuadro III indica un promedio de 1.953 escudos
en gastos de consumo de la familiar en 1963-1964. Adems, para consumo
familiar se dejaron products y regalas valorados en 1.364 escudos. Esto
significa que los parceleros emplearon en consume familiar un promedio
de 3.317 escudos en dinero, products y regalfas, (1.953 escudos ms 1.364).

2. Inversin cooperative e individual. El Cuadro III indica un gasto promedio
de 225 escudos por colono en inversiones cooperatives e individuals.

3. Ahorros. Al final del ao quedan disponibles aproximadamente 279 escudos

7Las comparaciones de esta secci6n se basan en los mismos supuestos y restricciones del
anlisis de la secci6n correspondiente a Los Silos (Captulo III).
-Indudablemente, los colonos no perciben regalfas del mismo orden de las que se dan a los
inquilinos. Sin embargo, perciben an algunos beneficios (por ejemplo casa, talaje, etc.)
valorados al tratar de la situaci6n prereforma. Eg consecuencia, al comparar ambos ingre-
sos, debemos incluirlos tambin.
7Se calcul esta cifra sobre la base del plan del Ministerio del Trabajo (mencionado ms arri-
ba) que consider los "privilegios de talaje" como una regalia. Esto, sin duda alguna, sub-
estima el ingreso agropecuario real. Sin embargo, esta subvaluaci6n es probablemente fnfi-
ma, ya que existe un mayor porcentaje de caballos entire estos animals que en el caso de
Los Silos.










CUADRO III


Supervit o deficit entire una muestra seleccionada de colonos de Las Pataguas
1963-1964
(en escudos)


Ingreso
neto en
dinero


Consumo
familiar
en dinero
estimado
por
interesado


Consumo
familiar
en dinero,
calculado


Capacidad
de pago de
la deuda
(Col. 1 me-
nos Col. 2)


Pagos de
capital con
vencimiento
en 1963.1964


Dflicit o
superlvit
para
1963-1964
(Col. 4 me-
nos Col. )


Monto
por pagar
por la tierra
en
1963-1964


Supervit
o deficit
suponiendo
un pago por
la tierra
(Col.6meno.
Col. 7)


(1) (2) (3)a (4) (5) (6) (7) (8)

A 1 8.651 2.465 2.668 6.186 293 5.893 752 5.141
A 2 3.428 2.546 1.940 882 43 839 890 51
A 3 1.777 1.966 2.182 189 43 232 710 942
A 4 3.663 1.242 1.697 2.421 43 2.378 801 1.577
A 5 3.734 2.686 3.628 1.048 43 1.005 750 255
A6 1.303 1.188 1.940 115 571 456 713 -1.169
A7 2.023 1.197 2.668 826 43 783 760 23
A 8 756 1.825 2.425 -1.069 1.303 -2.372 840 -3.212
A 9 1.837 4.936 3.868 -3.099 43 -3.142 750 -3.892
A 10 1.071 2.245 1.697 -1.174 743 -1.917 837 -2.754
A 11 864 1.474 2.425 610 43 653 718 -1.371
A 12 760 1.174 2.182 414 43 457 818 -1.275
A 13 1.487 1.527 1.697 40 43 83 833 916
A 14 1.052 884 372 168 43 125 784 659
A 15 4.448 1.938 4.586 2.510 43 2.467 812 1.655
Total 36.854 29.293 35.975 7.561 3.383 4.178 11.768 -7.590
Promedio 2.457 1.953 2.398 504 225 279 785 506
A 16 17.574 4.566 2.425 13.008 4.457 8.551 8.551
A 17 9.110 2.000 1.697 7.110 7.000C 110 110
7.00 11 ll


w Total 26.684 6.566 4.122 20.118 11.457 8.661 8.661
Promedio 13.342 3.283 2.061 10.059 5.728 4.331 4.331
SA 18 443 556 7Z8 113 30 143 115 258
SA 19 406 995 1.697 589 43 632 169 801
~ Total 849 1.551 2.425 702 73 775 284 -1.059
Promedio 424 776 1.213 352 36 388 142 530

aCalculado sobre la base del nmero de familiares, segn el studio de H. Burgos Mujica, Anliisis econmico agrfcola
para un plan de crdito supervisado: comuna de Navidad, afo agrfcola 1960-1961, Ministerio de Agricultura, Departa-
mento de Economa Agraria, Seccin de Administraci6n rural, N' 19. p. 23. Basado sobre las memories de Elvira Ma-
tte de Cruchaga (1938) y Violeta Sivori (1950), Escuela de Servicio Social, Universidad Cat6lica de Chile y normas esta-
blecidas por el Servicio Nacional de Salud.
bSe exigi que los hijueleros hicieran un pago por la tierra en 1963-104a


i
I>


I










CUADRO IV

Comparaci6n de ingresos antes y despus de la reform: Las Pataguas
(en escudos)
I 1 1


CASO


Ingreso: ltiam
alo de trabajo
antesde devenir
en oloao de
L.s Patagua>


lagreso en
dinero netoa


Ea>s 5 refer=ra 1963-1964


Conseo

y regaIfa


1 tareas total
cOlsparale
3 Col. A mAs
E rnt u


Mayor lagre-
sodespu6s de
La reform
(Col. 4 sano
(Col. 5)


(1) (2) ()b (4) (s)
B 1 1.216 8.651 1.183 9.834 8.618
B 2 1.604 3.428 1.765 5.193 3.589
B 3 570 1.777 1.537 3.314 2.744
B 4 623 3.663 1.454 5.117 4.494
B 5 913 3.734 1.885 5.619 4.706
SB6 980 1.303 249 1.552 572
B 7 807 2.023 1.498 3.521 2.714
SE 1.000 756 869 1.625 625
B 9 1.176 1.837 1.624 3.461 2.285
B 10 1.437 1.071 1.251 2.322 885
B 11 1.149 864 1.486 2.350 1.201
B 12 926 760 962 1.722 796
B 13 3.146 1.487 1.068 2.555 591
B 14 616 1.052 1.674 2.726 2.110
B 15 1.265 4.448 1.956 6.404 5.139
Total 17.428 36.854 20.461 57.315 39.887
Promedio 1.162 2.457 1.364 3.821 2.659
B 16 -Z.000o 17.574 1.484 19.058 21.058
B 17 2.561 9.110 2.432 11.542 8.981
Total 561 26.684 3.916 30.600 30.039
Promedio 281 13.342 1.958 15.300 15.019
B 18 647 443 595 1.038 391
B 19 953 406 562 968 15


STotal 1.600 849 1.157 2.006 40
SPromedio 800 424 579 1.003 203

a pleando ingreso to tormado del Cuadro l.
bLas regalfas es avaiaan segda aa tbla preparada por la Direccidn Gesral del Trabajo (Mnie-
tario del Trabajo) a precious de 1963-1964. Los jormalees s expresados en escudoe de ese aso.
cAAteriormente era arrendatario.


5.










3. Ahorros. Al final del ao quedan disponibles aproximadamente 279 escu-
dos de excedente o ahorro por colono para ser usados en otras inversiones
o con fines de consumo.

El Cuadro III indica que, si se hubiera requerido un pago hipotecario
durante 1963-1964, los colonos habran tenido un deficit promedio de 506 es-
cudos. Sin embargo el consumo familiar del parcelero medio ha aumentado
casi tres veces, de 1.162 a 3.317 escudos. Entrevistas realizadas en funds
vecinos sealan que esta cifra fue de 1.300 escudos para una familiar de inqui-
linos de nueve personas (tamalo medio de las families de parceleros de Las
Pataguas). Como en Los Silos, se llega a la conclusion de que el consumo de
los colonos podria ser disminuido (y aln as siempre estaran en mejor situa-
ci6n que otros inquilinos de la zona y que la que ellos mismos tuvieron ante-
riormente), de modo de poder afrontar los pagos hipotecarios.

Una alternative menos dolorosa seria el aumento de la produccin o,
por lo menos, la disminucin de los gastos de operation.

Posibilidades de aumentar el ingreso neto

Una medicin del potential de productividad

Tambin, basados en el proyecto aerofotogramtrico (como lo hicira-
mos en el Capftulo III), elegimos como punto de comparaci6n un bien adminis-
trado fundo vecino a Las Pataguas, con caracterrsticas similares de abasteci-
miento de agua y tipo de suelos.7

En Las Pataguas, de las 284,7 hectreas labradas por los 19 colonos
de la muestra, 225 hectreas (o sea 79 por ciento) fueron destinadas a cultivos
anuales: arroz, papas, porotos, maravilla, mafz y trigo. En el fundo vecino,
de 630 hectreas, se destinaron 403 hectreas (o sea- el 63 per cento de la ha-
cienda) a cultivos anuales: marz, papas y trigo. Las-227 hectreas restantes
fueron destinadas a pastos, para engorda de ganado.

La producci6n de trigo en el fundo vecino fue superior en 33 por cien-
to por hectrea a la produccin de trigo de la muestra de Las Pataguas. La
produccin de maz igualmente fue superior en 81 por ciento y la de papas en
155 por ciento.

Esta evidencia parece indicar que, dada la combinacin adecuada' de
insumos, la produccin de Las Pataguas podra ser aumentada a corto plazo.
Los fertilizantes comerciales empleados por hectrea abonada en el fundo ve-

2Mapa 3410 7100 A.










cino fueron mis del double de los utilizados en la muestra de Las Pataguas, a
pesar de que el fundo vecino pudo aprovechar tierras de pastoreo bien abona-
das y de rotaci6n constant. Esto parece indicar que, si los colonos de Las
Pataguas esperan aumentar su producci6n, tendrn al menos que aumentar su
insumo fertilizante.

Disminuci6n de gastos

En nuestra descripci6n de Los Silos supusimos que podfa disminuirse
el valor del insumo mano de obra y que este ahorro podfa ser destinado a insu-
mos para aumentar los rendimientos. Este anlisis lo justificamos en diversas
forms que no repetiremos aquf.

En nuestra muestra de 284,7 hectreas de Las Pataguas se emplearon
20.170 hombres-dfas, es decir, aproximadamente 71 hombres-dfas por hect-
rea. De esta cifra se emplearon aproximadamente 8.809 hombres-dfas en ma-
no de obra afuerina, con un costo total para los colonos de nuestra muestra de
aproximadamente 15.922 escudos. De eso se desprende que aproximadamente
el 44 por ciento de la mano de obra empleada durante 1963-1964 en Las Pata-
guas fue contratada. Tres antecedentes llevan a la conclusion de que este tra-
bajo afuerino es excesivo y que puede ser contenido:

(a) Clculos basados en cifras que nos suministr6 el operator de un fun-
do vecino, a cuya producci6n nos referimos ms arriba, revelan que
el ndmero de hombres-dfau de mano de obra en su fundo es de apro-
ximadamente (27.000 por aflo, es decir, 43 hombres-dfas por hecti-
rea.
Podrfa argumentarse, con raz6n, que el operator del fundo vecino
emplea mi capital ahorrador de mano de obra y que, por lo tanto,
require menos mano de obra y que, por lo tanto, require menos
mano de obra que Las Pataguas. Los siguientes dos antecedentes ser-
virn para demostrar que *sta no es una objecin forzosamente impor-
tante.

(b) Para ver si la mano de obra empleada en Las Pataguas era realmente
exagerada, nuestra informaci6n sobre sus cultivos y los del fundo ve-
cino fue confrontada con los mismos coeficientes a que lleg6 el Minis-
terio de Agricultura para idntica combinaci6n de cultivos, pero en
la provincial de O'Higgins, en el studio a que se hace referencia en
el Capftulo Il.'79
El clculo de necesidades de hombres-dfas en nuestra muestra de

7COR.O, Ministerto de Agricultura, Universidad de Chile: Insurnoi n la agricultural, aRo
1961-1962, Santiago, 1964.











Las Pataguas asciende a 10.780, es decir, aproximadamente 38 hom-
bres dfas por hectrea. Esta cifra es aproximadamente la mitad de
los 20.170 dras efectivamente empleados, unas 71 jornadas por hect-
rea. Por otra parte, el clculo para el fundo vecino asciende a 20.808,
mientras que, como se ha indicado, en la realidad emplea 27.000 hom-
bres-dras de mano de obra. Considerando que el fundo mantiene un ga-
nado de engorda respect del cual no se conocen los coeficientes de ma-
no de obra, esto parecera sealar que la cantidad de mano de obra em-
pleada es realista, es decir, el promedio para la zona, tomando en cuen-
ta el modelo de cultivo. Es indudable que la cifra calculada para Las
Pataguas no refleja la cantidad de mano de obra necesaria. El estudio-
muestra del Ministerio contempla haciendas mayores. Se .crfan algunos
animals en Las Pataguas. Y las parcelas pequeas requieren cierta
flexibilidad de mano de obra durante las temporadas de trabajos apura-
dos, lo que probablemente se refleja como mano de obra excesiva al
hacerse clculos rsticos como los precedentes. Tambin la muestra
de studio de insumos incluye indudablemente funds provistos de ma-
quinarias liberadoras de mano de obra. Sin embargo, el hecho que en
Las Pataguas se emplee casi el double de la mano de obra calculada para
la zona parecerfa indicar que hay posibilidad de disminuir la fuerza de
trabajo.

(c) Las cifras de Morales0 tambin apoyan la conclusion de que debe redu-
cirse la fuerza de trabajo. Morales emplea una muestra estratificada
de 96 predios seleccionados de la provincia de O'Higgins. El empleo
promedio de mano de obra en el primer estrato estudiado (11 predios
de 10 a 19,9 hectreas regadas) ascendi6 a 45 hombres-dfas por hect-
rea. En su segundo estrato (31 predios de 20 a 49,9 hectreas regadas)
el promedio de empleo de mano de obra fue de 37 hombres-das por
hectrea. La mayorfa de los predios de Las Pataguas cae dentro la se-
gunda de estas categortas de tamao.

Los tres indicadores que hemos empleado sealan que, probablemente
el promedio para el modelo de cultivo de Las Pataguas, es de 38 a 45 hombres-
dras por hectrea.

Sin embargo, al proponer la disminuci6n del empleo de mano de obra,
tal vez aparezcamos llegando a la conclusion de que el fundo no tiene la capaci-
dad suficiente para mantener los colonos que ya viven allf. Esto no correspon-
de a la realidad. El potential de trabajo disponible de Las Pataguas, tomando
en cuenta cada familiar de colono var6n mayor de 16 afos resident en el fund,
es de 172 hombres-afos. Los j6venes menores de 16 afos residents en el fun-

80Hctor Morales Jara, Productividad present y potential en 96 predios de la provincial de
O'Higgins y su relaci6n con el tamao de laa propiedades. Memoria de prueba (indita), Fa-
cultad de Agronomfa, Universidad de Chile, Santiago, 1964, pginas 24 y 28.











do, probablemente debieran former parte tambin de esta fuerza de trabajo,
pero supondremos que el clculo est contrapesado por los que ya han pasado
la edad de trabajo. Considerando 300 dras por hombre-ano, el clculo prece-
dente indica que hay una fuerza de trabajo de 51.600 dras (300 dfas por 172)
en las 1.162 hectreas regadas de Las Pataguas-44 hombres por hectrea re-
gada.

Los 44 hombres-dias de trabajo por hectrea regada en Las Pataguas
estn en la categorfa de 38 a 45 hombres-dfas, establecida por la evidencia
que hemos presentado, y parecerran indicar que el empleo de mano de obra
equivalent a 71 hombres-dfas por hectrea represent un gasto innecesaria-
mente prdigo, aparte significar subutilizacin de recursos humans.

Considerando que nuestra muestra represent aproximadamente un
cuarto de la superficie total del fundo y que los colonos estudiados gastaron
15.922 escudos en mano de obra contratada, los colonos del fundo probable-
mente gastaron cuatro veces esta cifra, o sea ms de 60.000 escudos durante
1963-1964 en mano de obra contratada.

No todos los 60.000 escudos gastados en este item pudieron economi-
zarse pero ciertamente podrra haberse reasignado la mayor parte-tal vez pa-
ra capital destinado a aumentar los rendimientos, o sencillamente para redu-
cir el gasto, con el consiguiente aumento del ingreso neto.

Fertilizantes: un gasto necesario

Las Pataguas puede necesitar gastar una cifra todavfa mayor en fer-
tilizantes por hectrea que el fundo vecino (54 escudos por hectrea fertiliza-
da). En todo caso, podemos decir que es poca la suma de 20 escudos gastada
en fertilizantes por hectrea. Con un mayor porcentaje de terreno dedicado
a legumbres que Las Pataguas y con una gran parte de los suelos destinada a
talaje, la rotaci6n del vecino es lenta. Sus suelos se reponen constantemente
con el estiercol y la empastada misma. Por lo tanto, es muy possible que an
si el gasto de 54 escudos por hectrea regada fuese 6ptimo en el predio veci-
no, los colonos necesitarfan emplear an ms para un rendimiento semejante.
Una rotacin larga para la renovacin del terreno, como en el fundo vecino,
es poco prctica en predios de menor superficie, como Las Pataguas.

Al concluir nuestro anlisis econmico de Las Pataguas debemos ha-
cer notar que el deficit que registrarfa el colono medio si tuviera que hacer
pagos hipotecarios en este ano podrfa ser compensado por alguna combinacin
de lo que sigue:











(a) Reducir en algo el consumo (no obstante lo cual el ingreso del colo-
no siempre estarfa por encina de su situaci6n anterior o la de los in-
quilinos de la zona).

(b) Reconocimiento del potential productive del fundo. Mediante una me-
jor administracin y aplicando insumos mejoradores de los rendimien-
tos, puede aumentarse la produccin. Esto significa la tarea de per-
suadir a los colonos de que son remuneradores los insumos que au-
mentan el rendimiento.

(c) Redistribucin de gastos de modo que menos recursos sean destina-
dos a mano de obra contradada.

Indudablemente el xito individual de los miembros depender en gran
parte del xito de su cooperative. Pasamos ahora a los problems y los ade-
lantos de la cooperative durante 1963-1964.

Problems y adelantos de la cooperative: 1963-1964

Independencia premature de sus miembros

En Las Pataguas la organizacin de la cooperative ha probado ser di-
ffcil. Los campesinos pasaron directamente del sistema patronal al estatuto
de agricultores casi independientes. Al recibir tierras como colonos, no sin-
tieron la misma necesidad de una organizacin cooperative que sus contrapar-
tes de Los Silos, donde la cooperative intervenfa en cada faceta de su vida,
hasta en el trabajo de la tierra. Por una ironfa, los colonos que mejor lo hi-
cieron econmicamente en Las Pataguas, durante 1963-1964, fueron los que
vendieron por su cuenta parte de sus products, sin servirse de la cooperati-
va. A fin de constituir entidad econmica eficiente, sta debe ofrecerles cla-
ros incentives para que comercien a travs de ella.

Division social

El problema de un premature espfritu de independencia se vio agudi-
zado al incorporarse a la cooperative los tres estratos sociales que se perfi-
laban en Las Pataguas. Los hijueleros se aislaron en una clase, con escaso
contact con parceleros y huerteros; sus relaciones con el resto de la coope-
rativa tendieron a asemejarse a las existentes entire un patron y "su gente".
Adems, los otros colonos resintieron la dominacin que al principio ejercie-
ron aqullos sobre la cooperative. Los hijueleros poseen mayores recursos
econmicos, cierta experiencia administrative y, al parecer, por sus antece-
dentes e interests, tienen poco en comn con sus vecinos menos favorecidos.











Probablemente la nica solucin del problema es la que se ha escogido: su ale-
jamiento de la cooperative. La future asignacin de mayor superficie de tierras
a los huerteros deberfa dar a la cooperative una base important que parece
necesitar para ser efectiva, a saber, una composici6n humana en cierto modo
homognea.

Un campesino jefe de la Asociacin Nacional de Organizaciones Cam-
pesinas, que es un organismo laboral respaldado por la Iglesia, reside en Las
Pataguas desde comienzos de 1964 y, a pedido de los colonos, dedica parte de
su tiempo a su organizacin cooperative. Por supuesto, si los colonos no ven
ventajas materials en pertenecer a sta result dudoso el xito de este tipo
de alicientes.

Plan de crdito supervisado

La polftica general de INPROA, de mantener relaciones exclusivas
con la cooperative, haciendo que sus funcionarios y comits trabajen con sus
miembros, puede resultar en la consolidacin de la cooperative. En verdad,
a menos que los miembros de sta cumplan con el plan de cultivos estableci-
dos para cada colono en 1964-1965, el crdito en species y dinero les ser
negado. Esto exigir que los colonos conffen ms en su organizacin coopera-
tiva.

Sin embargo, no se ve claro que la informacin tcnica pueda ser im-
partida por intermedio de la cooperative, presciendindose de un contact di-
recto entire colono y tcnico, atendida la enorme labor de capacidad necesaria
en materials tales como aprovechamiento de mano de obra, empleo de fertili-
zantes, etc.

La canalizacin de insumos materials a trav6s de la cooperative sig-
nifica suministrar a cada miembro de ella cierta cantidad de fertilizantes y se-
millas segn el plan elaborado para su parcel. Esto involucra detenida aten-
cin a instrucciones espectficas y debe tenerse cuidado de que cada colono se-
pa por qu se emplean ciertos insumos.

Casi no.admite dudas que se necesitaba el plan de cultivos empleado
en 1964-1965. Sin embargo, consideradas la magnitude de la labor de capacita-
cin y las imperfecciones de cualquier plan administrative agrfcola, son indis-
pensables los servicios de un tcnico agrfcola resident que asista durante
esos primeros afos a los colonos de Las Pataguas en sus cotidianos problems
administrativos. El caso del ingeniero agrnomo al que se le asign una hijue-
la, pero que se retire de Las Pataguas en 1964, es otro ejemplo de que el xi-
to de un esfuerzo de la reform no puede basarse en un tcnico que assume un











papel paternal. La persona que se contrate, adems de poseer un alto grado
de preparacin, debe ser capaz de ensear gradualmente a los colonos a adop-
tar sus propias decisions racionales. Seguir meramente un plan a fin de re-
cibir crdito tiene sus ventajas. Si no es administrado cuidadosa-y pragm-
ticamente-un plan agrrcola puede transformarse en un sustituto rrgidamente
dogmtico de un patron incomprensivo que exige obediencia absolute.

Problema de organizacin

Durante sus dos ltimos aos como colonia, la cooperative de Las
Pataguas ha tenido tres gerentes, el ltimo de los cuales fue relevado de sus
funciones por votacin de la cooperative al trmino del ao agr Hasta ese moment el gerente casi no habra salido al campo. En efecto el lti-
mo recin despedido carecfa de capacitacin agrrcola y reconocia saber muy
poco de agriculture. Este hecho fue atestiguado extraoficialmente por numero-
sos parceleros. En consecuencia, sus funciones estuvieron restringidas a lle-
var los libros de la cooperative.

Desafortunadamente, el cambio de gerentes ha significado que ni si-
quiera las cuentas se llevaran en orden. Despus de la cosecha se produjo un
atraso ms bien largo en calcular las liquidaciones de los cooperados. En su
mayorra, los colonos tenlan escasa idea de como les iba hasta que por fin re-
cibieron su tardo estado de cuentas de fin de ao, experimentando sorpresa
y desilusin al comprobar gastos cuya magnitude no imaginaban possible. La co-
operativa deber adoptar en el future un sistema de contabilidad apropiado que
indique a los tenedores de tierras su posicin exacta a media que avanza el
ao. Debido a su falta de experiencia administrative, algunos colonos contra-
taron mano de obra en proporcin a sus recursos sin considerar el pago de
intereses por concept de fertilizantes, .semillas y adelantos de dinero. Cuan-
do los entrevistamos, muy pocos saban que se les cargarfan intereses. Ser
confrontados con una deuda en vez de una ganancia al final del primer ao de
propietarios fue un golpe y amarg a algunos colonos, y nuevamente ilustra la
necesidad de mejores vras de comunicacin entire INPROA y la cooperative.

Todavfa es demasiado premature adelantar si la presentacin de un
estado de cuentas que muestre deficit alentar a los colonos a producer ms
durante al ao prximo, o si meramente fomentar un espfritu derrotista.











Resumen: Las Pataguas

1. Alrededor del 64 por ciento de los colonos del experiment Las
Pataguas habitaba en el fundo antes de la reform. Esta aument en 16 fami-
lias la capacidad del fundo, es decir, el 21 por ciento.

2. La reform estableci tres classes sociales segn la superficie de
terreno recibida. La cooperative est dando march atrs, y alentando a los
hijueleros a abandonarla, y tratar de posibilitar que los huerteros compren
ms terrenos.

3. El otorgamiento de tierras en Las Pataguas se bas en un sistema
de puntaje.

4. Los gastos infraestructurales aumentaron en veinte por ciento el
costo de la reform de Las Pataguas. Al parecer esta cifra podra haber sido
considerablemente menor, si se hubiera dado adecuada atencin a las priori-
dades de inversion. Asf los parceleros podrran haber dejado para ms tarde
el agregado de infraestructura menos necesaria, aprovechando las ganancias
de sus propios predios. Esto habra dado a los colonos una mayor sensacin
de participacin en la reform.

5. Cerca de la mitad de los parceleros no podr cumplir con todos
sus pagos durante el present ao, a pesar de que el parcelero medio mostra-
r un pequeflo superavit. De haberse requerido un pago hipotecario, el nme-
ro de deudores morosos entire los colonos probablemente habrfa aumentado a
poco ms de la mitad y el parcelero medio mostrarra un deficit.

6. El ingreso por parcelero ha aumentado considerablemente con la
reform, probablemente en ms de tres veces. Parte de este aumento en in-
greso ha sido destinado al pago de interests hipotecarios y sobre otros capi-
tales de la cooperative y particulares. Sin embargo, bajo la reform se ha
doblado el consumo familiar, Si se pudiera mantener levemente bajo el rndice
de consumo alternativea indudablemente penosa) los colonos siempre estaran
ahora en mejor situacin que antes de la reform (y en mejor situacin que el
promedio de inquilinos de la zona) y en condiciones de cumplir con la mayor
parte de sus obligaciones. Este hecho ser especialmente important cuando
se requiera el pago de amortizacin de la deuda por el terreno.

7. Un predio vecino bien administrado, con similares tipos de suelos
y riego, registry rendimientos mayores que los de Las Pataguas. Esto pare-
ciera indicar que Las Pataguas cuenta con un margen de productividad an sin
explotar.









82

8. Los tres "standards" empleados para fines de comparacin pare-
cen indicar un exceso de mano de obra contratada en Las Pataguas durante
1963-1964. Los gastos de operacin podran disminuir, si se hiciera uso ms
eficiente de la mano de obra familiar y se contratara menos mano de obra afue-
rina.

S9. Sin lugar a dudas, los gastos en fertilizantes en Las Pataguas ten-
drn que ser aumentados, si se ha de aumentar la produccin.

10. Aunque se emplea un program de crditos supervisados y se ha
iniciado.un program planificado de cultivos en 1964-1965, Las Pataguas re-
quiere los servicios de un tcnico resident en razn del vasto program de
capacitacin an pendiente.











CAPITULO IV


ALTO LAS CRUCES Y SAN DIONISIO


Lo que hemos aprendido en Los Silos y Las Pataguas lo aplicaremos en Alto
Las Cruces y San Dionisio. No repetiremos los mismos errors. -Un miem-
bro del personal superior de INPROA.


Durante muchos afos los funds Alto Las Cruces81 y San Dionisio82
fueron dados en arrendamiento por su duefo, el Arzobispo de Santiago. Cuan-
do al fundarse INPROA, estas propiedades le fueron entregadas, el Comit6
Tcnico del Arzobispo ya habfa iniciado el program de reform: algunos co-
lonos habfan sido seleccionados y se habfa fundado una cooperative rudimen-
taria compuesta por todos ellos.

En 1963-1964 ambos funds fueron explotados bajo un sistema mixto
de participaci6n de cosechas y arriendo. Al trmino del ano agrfcola, los co-
lonos de San Dionisio aprobaron en votaci6n continuar otro afo con el sistemai
Por otra parte, la cooperative de Alto Las Cruces opt por el arrendamiento
liso y llano para 1964-1965, siguiendo, probablemente en 1966-1967 con la
parcelacin.

El personal superior de INPROA estim6 que el sistema implantado
en Las Pataguas, que establecfa de partida a colonos en parcelas, debilitaba
su joven cooperative al dar muy pronto demasiada independencia a los campe-
sinos, an no preparados para adoptar decisions racionales. Adems, se
resolvi6 que, al intercalar varias etapas entire la colonizaci6n de un fund y
la creaci6n de haciendas particulares, se podrfan divulgar ideas cooperati-
vistas durante el perfodo intermedio, ayudando a hacer que la cooperative se
transformara en un organismo commercial. Por ltimo, un sistema de geren-
cia centralizada darfa a INPROA el control sobre la administraci6n durante
estas etapas intermedias, con el consiguiente fortalecimiento econ6mico de
la colonia.

El personal superior de INPROA reconoca su dilema: a fin de ayu-
dar a colonos inexpertos en la adopcin de decisions para triunfar econ6mi-
camente, sin destruir su sentido de participacin en la colonia, tenfa que
hilar muy delgado.
SICon una superficie de 342, 7 hectreas incluyendo una part de vegas que algn dfa puede
ser desecada.
OCon 1127 hectreas regadas y 257 regables pero ahora de secano. Esto no include 1.900
hectreas montaflosas en gran part inadecuadas para el cultivo.











Como veremos ms adelante, en el modelo de medierfas manejado
centralmente, que se adopt para la parte mayor de ambos funds, los potre-
ros originales de cada fundo eran labrados sin division fsica, significando,
por ejemplo, que muchos colonos tenran su trigo en un potrero grande y de-
ban cooperar en el riego y la cosecha.

Los miembros del personal superior de INPROA estaban firmemen-
te convencidos de que slo llegando a ser institucionalmente fuerte la organi-
zacin de campesinos podra devenir en una agencia autnoma que verdadera-
mente quebrantara el esquema amo-semisiervo de la agriculture chilena y
fuese capaz de actuar algn dfa sin supervision paternal.

Al formarse la cooperative, trabajando a travs de comits, se adop-
taron decisions sobre asuntos no tcnicos tales como la seleccin de colonos
y empleados (por ejemplo, el contador), la eleccin de directivos, la aplica-
cin de medidas disciplinarias a los miembros que rehusaban cumplir sus
cuotas de trabajo, etc. Y sus reuniones pasaron a constituir foros que ser-
van para cristalizar los deseos de los colonos a fin de someterlos al perso-
nal superior de INPROA.

Tambin, por razones prcticas, INPROA prefiri actuar como una
agencia de servicios y tratar con una cooperative fuerte, compuesta por to-
dos los participants en el proyecto de reform y no con colonos individuals.
A media que evolucionara, la cooperative serra el vehfculo a travs del cual
los miembros tendrfan que adoptar decisions que afectaban a sus propios
destinos.

Sin embargo, algunos problems no podran ser resueltos inmediata-
mente mediante un voto de mayorfa de los miembros de la cooperative; por
ejemplo: cantidad de fertilizante por emplear, poca de aplicacin de insec-
ticidas, empleo o no empleo de desinfectantes de las semillas, y as por el
estilo. Estas tcnicas tendran que ser propuestas primero por una voz au-
torizada-a travs de la gerencia central y tambin por la va del crdito su-
pervisado, el que se podfa suspender al no aceptarse consejos. A fines del
afo agrfcola 1963-1964 se agregaron al program cursos sobre cooperativis-
mo, tcnicas agrfcolas, administracin de dinero, y otros, destinados acrear
aptitudes individuals. Ms todavra, aunque en 1963-1964 un tcnico de IN-
PROA reparti generosamente su tiempo entire los dos funds, se contrataron
sendos tcnicos residents para Alto Las Cruces y San Dionisio para 1964-
1965. Este sistema estaba destinado a ensear a los colonos que las nuevas
prcticas eran favorables en cuanto a tiempo, esfuerzo y produccin. Los
ejecutivos de INPROA pensaron que despus de superar esto se adoptaran
aqullas.











Ms adelante, en este captulo, trataremos con ms detalles las rea-
lizaciones de la cooperative en 1963-1964 y daremos descripcin ms acaba-
da del modelo de tenencia de tierras en los dos fundos.

Seleccin de colonos

En la seleccin de los colonos originales de San Dionisio y Alto Las
Cruces no se emple sistema de puntaje alguno. En 1963 el Comit Tcnico
del Arzobispo realize una entrevista subjetiva con los anteriores ocupantes
de los funds. La decision respect de reemplazos y seleccin de nuevos co-
lonos se tom sobre la base de datos del Instituto de Educacin Rural. Los
primeros colonos fueron escogidos en gran parte sin gran compromise comu-
nitario; no obstante, despus que entr en funciones INPROA, sus directivos
insistieron en que las cooperatives participaran en la eleccin de colonos.
INPROA, por su parte, presentaba una lista de campesinos que optaban apar-
celas. Por consiguiente, la oficina central poda eliminar a algunos colonos
en perspective (por ejemplo, campesinos de zonas totalmente diferentes fue-
ron excluidos de la consideracin cooperative). Enseguida se sometieron a
la cooperative los nombres de los candidates, los que fueron a comparecer
personalmente ante un comit de seleccin.

Habra 52 residents originales del fundo en San Dionisio; catorce se
retiraron antes de que empezara la reform; ocho de stos decidieron no par-
ticipar; seis fueron despedidos, figurando las siguientes razones en sus des-
pidos: "bebe demasiado", "demasiado anciano para aceptar las responsabili-
dades de una parcela", "no desea trabajar su tierra l mismo", "ya ha hecho
contra-propaganda a la reforma. A los que fueron despedidos se les pag
desahucio. Para empezar el afo agrfcola 1963-1964, se trajeron de afuera
17 nuevos colonos, de modo que el fundo mantenra tres families residents
ms que el aflo anterior, adems de un nmero de medieros que vivran fuera
del fundo y que cultivaban maravilla, mafz y porotos en various lotes de una
hectrea cada uno. Para principios del aflo agrcola 1964-1965, INPROA ha-
ba elegido a once colonos permanentes ms, y cuatro de los colonos origina-
les fueron eliminados, consiguindoseles otros empleos en un fundo cercano
y pagndoseles una indemnizaci6n.84 El nmero de medieros afuerinos fue re-
ducido correspondientemente en 1964-1965. Los planes ltimos comprenden
la division del fundo en parcelas para 73 families de colonos, con una posibi-
lidad de dos parcelas ms que, por el moment, seran mantenidas en reser-
va por la cooperative. Cuando los 73 colonos estn radicados, el fundo man-
tendr casi el 29 por ciento ms de families residents que antes de la refor-
ma.
83Archivos de San Dionisio.
84Dos de stos fueron despedidos porque eran solteros; la cooperative e INPROA exige que
sean casados y prefiere a families grande.










Antes de la reform, Alto Las Cruces mantenfa diez families. En
1963-1964 se radicaron allf 12 colonos, la mitad de ellos provenientes del
antiguo fundo.

Accidentes fatales causaron la muerte de dos de estos colonos duran-
te el aflo agrfcola. Otro colono fue expulsado de la cooperative en la poca
de la cosecha en 1964. A principios del aflo agrfcola 1964-1965 se seleccio-
naron cinco colonos ms y pronto se seleccionarn otros dos elevando el n-
mero a la capacidad del fundo, 17 families. Esto significa que despus de la
reform el fundo mantendr un 41 por ciento ms de families que antes.

Parcelacin

Hasta ahora el Arzobispo de Santiago es duefo tanto de Alto Las Cru-
ces como de San Dionisio. Sin embargo, mediante escritura de mayo de 1963,
confiri a INPROA todos los derechos de administracin de los funds.

El proyecto para la parcelaci6n de Alto Las Cruces fue completado
en septiembre de 1964, e INPROA solicit al Banco de Desarrollo Interame-
ricano un prstamo para infraestructura.

Problems de riego: Alto Las Cruces

Las adiciones a la infraestructura de Alto Las Cruces se ven com-
plicadas por el hecho de que el fundo est separado en dos mitades por un
arroyuelo-no utilizable para fines de riego-y una vega anexa. Divididas ais
en un sector norte y uno sur, las dos parties del fundo reciben aguas de rega-
dfo de dos canales diferentes del rfo Maule.

En la mitad norte, toda el agua llega del Canal Sandoval, que se abre
al occidente y norte desde el rfo Maule y, al acercarse al lmite norte del
fundo, fluye casi paralelo a l. La cantidad original de agua legalmente po-
seda era insuficiente para regar adecuadamente toda la superficie, puesto
que el antiguo fundo slo posefa 14 regadores, equivalents a 131 litros por
segundo. En vista de que el canal Sandoval no tiene una asociacin de agua-
dores legalmente constituida, los funds cercanos (como Alto Las Cruces)
sencillamente sacan hasta ahora toda el agua que necesitan.

Otro problema es la infertilidad del fund, especialmente en su mi-
tad norte. El ltimo arrendatario, aprovechndose del suministro libre de
agua, agot la tierra al cultivar arroz sin una adecuada rotacin de cultivos
ni aplicacin adecuada de fertilizantes.

Para asegurarse de que el sector norte tenga un suministro perma-
nente de agua, siempre que se organic una asociacin de canalistas que im-











pida que los funds puedan emplear la cantidad que quieran, el Arzobispo ha
emprendido las negociaciones para adquirir 150 acciones de un canal cercano
a Talca para trocarlo por un flujo igual de agua del canal Sandoval.8

Debido a que el fundo tenfa menos regadores para su sector sur, un
tranque regulaba el suministro de agua. Bajo el anterior sistema de arren-
damiento ste sufri6 deterioros que no fueron reparados. Este sector se rie-
ga mediante el canal San Miguel, ms pequefo que el canal Sandoval que co-
rre paralelo al lfmite sur del fundo y en ngulo agudo en relaci6n al rfo Mau-
le. El fundo tiene el cinco por ciento de los derechos de la Asociaci6n de Ca-
nalistas de San Miguel que, a su vez, posee la mitad de las accines de este
canal. Estas acciones dan alrededor de 74 litros por segundo. Reciente-
mente, el Arzobispo ha iniciado negociaciones con la Direcci6n de Riego del
Ministerio de Obras Pblicas, que posee una gran part de los derechos de
agua del canal Sandoval, para adquirir ms regadores con un total de 56 li-
tros por segundo, pero no se han terminado las negociaciones. Esta agua
adicional probablemente quedar disponible cuando el Ministerio de Obras
Pblicas termine el canal para conectar los canales Sandoval y San Miguel
en su punto ms cercano en la esquina suroriente del fundo, trabajo que se
est llevando a cabo.

Alto Las Cruces tiene derechos de derrames provenientes de funds
vecinos que totalizan tal vez unos 15 litros por segundo. Debido a la peque-
fla cantidad total de agua87, el tranque debe ser reparado a fin de aprovechar
al mximo el agua disponible. Tendr una capacidad de almacenamiento pa-
ra una salida de 145 litros por segundo durante 44 horas. El item ms caro
del plan de regadfo es el de la rehabilitacibn del tranque que se espera costa-
r alrededor del 36 por ciento de la suma total gastada para la redistribuci6n
del sistema de regado del fundo a fin deo acomodar las parcels.

SHay grande probabitd4aied-de que se fortune una asociaci6n. puesto que Alto Las Cracen eu-
ti en arta ona del rio "Maale Norte" y existe un proyecto de deaarrnllo regional del gobier-
no chileno que actualmarite est en sa etapa-de planflcai6n.
EL1 lector observar,que; a@descitbirdlo derdchos de agna del canal Sandoval hablamos de
"regadores" y al hacera r specto de San Miguel, dijimos "acciones" de agua. El regador
es una media antigua y lacantidad de agua representada por' un regador generalmente va-
Vra de canal a canal y, dentro.de un canal, segln la Apoca del aio. (Pero si el regador no
es definido mediant4 ua explicacibn se entiende que se trata de 18 litros de agua por ee-
gundo del Rfo.Maipo). .Una acti6n.s un porcentaje de today el agua de un canal, que tam-
bin varfa seg En los tftulos antiguoa de tierras, los derechos de agua se expresan generalmente en rega-
dores mientras que en los tItulos nuevos, cuando se han organizado asociaciones de cana-
listas, los derecho. de.agua son expresados en acciones. Para complicar el problema, a
veces las acciones son vendida@ por un cierto ndmero de regadores.
87Aun suponiendo que el fundo pueda obtener los nuevos derechos, esta mitad del fundo ten-
dr derecho *61o a 145 litrospor segundo en comparaci6n con los 351 litros por segundode
la part norte.










La falta de reparaciones del tranque unida al bajo suministro initial
de agua es s6lo uno de los motivos para explicarse la escasez de agua en es-
te sector. Los operadores minifundistas al lado afuera del lImite oriental
del fundo estaban robando agua que pertenecfa a Alto Las Cruces. INPROA
ha obtenido ahora marcos partidores medidos para ellos, dando as al grupo
de minifundistas una cantidad fija de agua y eliminando mayormente las posi-
bilidades de robo de una cantidad ilimitada de agua de aqulla destinada para
Alto Las Cruces.

La reparacin del tranque elev apreciablemente los costs de rega-
dfo de Alto Las Cruces. Sin embargo, se recordar que el item individual
mayor del gasto en el proyecto de regado de Las Pataguas fue el de los mar-
cos partidores. Por consiguiente, se resolvi que en Alto Las Cruces (ytam-
bir en San Dionisio) serra ms prctico y ms barato el sistema de turns
de agua (vase el Capftuio IV).

El Villorrio: Alto Las Cruces

Puesto que el sector sur del fundo ha sido mal regado, fue poco uti-
lizado por el arrendatario anterior. Debido al mal estado de las casas, IN-
PROA tuvo que demolerlas con una sola excepcin. Se necesitaba construir
ocho habitaciones ms para acomodar a las nueve parcelas planificadas en
esta zona.

La experiencia de Las Pataguas, convenci a los dirigentes de IN-
PROA que un villorrio es un plan de radicacin impracticable. Ms todava,
los colonos de Alto Las Cruces votaron por vivir en sus tierras. Con todo,
los planificadores de INPROA comprendieron que el arroyuelo podrra dividir
en dos la comunidad ya que dificulta las comunicaciones entire las mitades
del fundo. Esto serfa especialmente cierto respect de las parcelas 8 y 11
(Grfico I). Aunque quedan bastante cerca de los proyectados edificios de la
cooperative, la zona vegosa dificulta el paso y los colonos de estas parcelas
tendrfan que emplear el camino oriental para asistir a las reuniones o para
mantener contact con el resto del fundo. Ms todavra, el suministro de
electricidad y agua potable a casas en parcelas dispersas es difcil y costo-
so. Por ltimo se proyect un villorrio modificado. Este agrupa las casas
a lo largo del lmite centro-oriental del fundo cerca del camino que cruza
el arroyo para conectar con el sector norte. Ello facility el acceso de las
families a sus tierras y coloca a la mayora de las casas en el terreno me-
nos frtil del sector sur.

Los edificios de la cooperative estn proyectados en una situacin
central en el sector norte, tambin en tierras ms bien pobres. Las tierras
adyacentes al cauce del arroyuelo podrfan ser cultivadas en alguna poca fu-




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs