• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Cover
 Title Page
 Dedication
 Table of Contents
 Primera parte
 El enfoque
 La hipotesis general
 Algunas definiciones
 Segunda parte
 Los testimonios de la epoca
 La toma de conciencia
 Chile
 Notasy referencias bibliografi...














Group Title: Cuadernos del Centro de Estudios Socioeconómicos
Title: Chile el proceso de democratización fundamental
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00087221/00001
 Material Information
Title: Chile el proceso de democratización fundamental
Series Title: Cuadernos del Centro de Estudios Socioeconómicos
Physical Description: 43 p. : ; 21 cm.
Language: Spanish
Creator: Hamuy, Eduardo
Publisher: Facultad de Ciencias Economicas, Universidad de Chile
Facultad de Ciencias Económicas, Universidad de Chile
Place of Publication: Santiago
Publication Date: 1967
 Subjects
Subject: Politics and government -- Chile -- 1920-   ( lcsh )
Genre: bibliography   ( marcgt )
non-fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage: Chile
 Notes
Bibliography: Includes bibliographical references.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00087221
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 24240832

Table of Contents
    Cover
        Front Cover
    Title Page
        Page 3
        Page 4
    Dedication
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
    Table of Contents
        Page 9
        Page 10
    Primera parte
        Page 11
        Page 12
    El enfoque
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
    La hipotesis general
        Page 17
        Page 18
    Algunas definiciones
        Page 19
        Page 20
    Segunda parte
        Page 21
        Page 22
    Los testimonios de la epoca
        Page 23
        Page 24
    La toma de conciencia
        Page 25
        Page 26
    Chile
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
    Notasy referencias bibliograficas
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
Full Text


Cu9drno
de Cetod0E uio
*8,* 0

Socieconmic4

























"C H I L E:


EL PROCESS DE DEMOCRATIZATION FUNDAMENTAL"




EDUARDO HAMUY B.








































A la memorial del
joven Poeta Peruano
JAVIER HERAUD, alto
signo de los nuevos
tempos de nuestra
Amdrica.












"Nos prometieron la felicidad
y hasta aliora nada nos han dado.

jPara que elevar promesas si

a ln horn de la lluvia s6lo

tendremos al sol y al trigo muerto?



Para que cosechar y cosechar si
lu ego nos quitardn el maiz.

el trigo, las flores y las frutas?



Para tener un poco de descanso no

queremos esperar las promesas y
los ruegos:



Tendremos que llegar al mismo

nacimiento del camino, rehacer todo,

volver con pass lentos desparramando

lluvias por los campos,

sembrando trigo con las manos,
cosechando peces con nuestras
interminables bocas".







(JAVIER HERAUD: "alabanza de los dias"
o "destrucci6n y elogio de las sombras").







INDICE








Primera Parte

I: El Enfoque Pag. 13

II: La Hip6tesis General 17

III: Algunas Definiciones 19



Segunda Parte

IV: Los Testimonies de la Epoca 23

V: La Toma de Conciencia 25

VI: Chile 27



Notas y Referencias Bibliograficas

Notas (1), (2) y (3) 41




























PRIMERA PARTE































I: EL ENFOQUE


1
Prop6nese que el punto de partida de un ENFOQUE (o perspective
te6rica) del cambio social y del desarrollo econ6micou de Latino America,
se arraigue en dos concepts:
A. El de FUNDACION HISTORICA de estas sociedades.
B. El de TIPO DE RELACION con los Centros de Poder de la 6poca.

2
La FUNDACION hist6rica dard, -en forma relativamente clara-,
aquellas caracteristicas esenciales que configuran un "tipo" de las socie-
dades latinoamericanas.
Se trata, pues, de establecer con claridad la diferencia entire una
fundaci6n derivada de la CONQUISTA y otra, que ha sido product de una
COLONIZACION.
Es indispensable establecer con la mdxima claridad possible, cudles
fueron los tipos de instituciones, valores, motivaciones, etc., que configu-
raban el marco hist6rico de la Metr6poli en los siglos XVI y XVII y cudles
fueron trasladados a cada America.
Estimamos que las caracteristicas de base de la fundaci6n hist6rica
subsisten, en esencia, en la America Espaoiola-Portuguesa. Los rasgos









fundamentals que caracterizan hasta hoy a las estructuras de las socie-
dades americanas de fundaci6n ib6rica y a las de fundaci6n inglesa se es-
tablecerian de la siguiente manera: en el primer caso nos hallariamos
ante estructuras sociales de tipo oligarquico-aristocratizante; en el se-
gundo, de tipo democratico- capitalist.
La obra de Tocqueville "Democracy in America" es particularmente
iluminativa en esta material. (1).

3
Cada process social seria, de este modo, una expresi6n singular de
un process general de cambios estructurales, el cual, a su vez daria sen-
tido al particular.
Asi, el process de ampliaci6n de la democracia representative, se-
ria una de las muchas expresiones del process general de "desoligarqui-
zaci6n" (de democratizaci6n fundamental) de la estructura del poder. En
este aspect, el andlisis deberia tomar especial nota de los aportes te6-
ricos de Mannheim. (2).

4
Por otra parte, el tipo de relaci6n establecida conI las potencias do-
minantes o Centros de Poder tiene la importancia de fijar o definir el prin-
cipal rasgo externo de la circunstancia vital o marco hist6rico de las so-
ciedades latino americanas.
En este caso. el tel6n de fondo seria el hecho de la coexistencia de
pauses que se encuentran en distintas etapas hist6ricas o, como equivo-
cadamente se acostumbra decir, pauses de gradess de desarrollo" dife-
rentes.
Este fen6meno se produce entire los paises y entire las regions de
un mismo pais, por efectos del crecimiento desigual o inarm6nico de las
sociedades.

5
Las diferencias entire pauses se expresan, por lo general, en t6rmi-
nos de gradess de desarrollo". Ahora bien, este concept, como se dijo,
es equfvoco o insuficiente pues no sirve para distinguir las diferencias
esenciales que "podrfan" existir entire estructuras sociales que tengan
efectivamente diversos gradess de desarrollo".
La diferencia de gradess de desarrollo" entire dos paises es signifi-
cativa y estrat6gica cuando no es meramente cuantitativa sino cualitativa.
En t6rminos de gradess de desarrollo", las diferencias cuantitativas
son cualitativas cuando ambos paises se encuentran en etapas hist6ricas
distintas. El concept de "etapa hist6rica" expresa que las diferencias
cuantitativas en "grados de desarrollo" son suficientemente grandes co-
mo para expresarse en diferencias cualitativas.
En consecuencia, los concepts de parses "desarrollados" y "sub-
desarrollados" son significativos en cuanto expresan que dos o mas pai-
ses se encuentran hist6ricamente en una etapa diferente.









6
Conviene utilizar analiticamente las relaciones entire los pauses des-
arrollados y los subdesarrollados en forma de TIPOS DE RELACION.
Podrian asi establecerse los dos tipos fundamentals de relaci6n
que existen dentro de la estructura del poder international y que son los
de Igualdad y de Subordinaci6n.
En el caso de Chile y de los paises subdesarrollados, el enfoque
quedarfa, en consecuencia, reducido a una caracterizaci6n de dos atribu-
tos: uno interno, sociedad oligdrquica, y otro externo, sociedad subordi-
nada o dominada.
Naturalmente que la interacci6n de los factors internos y externos
es dindmica y, a veces, lo es en alto grado.
Este enfoque permitiria insertar con normalidad (sin forzamientos o
ilogismos), en el mismo process hist6rico, el paso de una relaci6n colo-
nial de dominaci6n total a una relaci6n de subordinaci6n al imperialismo
o a una relaci6n mas auton6mica. Seria tambi6n possible registrar los
cambios de cada component de base de la estructura social dentro de
la situaci6n international y de la penetraci6n del factor externo en el sis-
tema national.

7
La correct caracterizaci6n del tipo de relaci6n econ6mico- politico
con el Centro de Poder es la base para comprender la situaci6n concrete
de cada pais subdesarrollado.
Cuando el tipo de relaci6n es de dependencia o subordinaci6n, los
gradess" de esa dependencia determinan, en gran media, las alternati-
vas de desarrollo del pais subordinado.
Aunque en todas las sociedades los factors interns son natural-
mente muy importantes, en las sociedades dependientes los factors ex-
ternos son los decisivos, porque, como se acaba de decir, condicionan el
marco dentro del cual se actualizan las alternatives nacionales de des-
arrollo. Una mayor demand del mercado international, la concesi6n de
empr6stitos, nuevas inversiones extranjeras, la situaci6n de la deuda ex-
terna, une intervenci6n military, un incident fronterizo estimulado por el
Centro de Poder, una fuerte presi6n del mismo en alguna direcci6n, etc.,
provocan cambios en las alternatives de desarrollo en un mayor o menor
grado, segun sea la distribuci6n internal del poder.
En otras palabras, el factor condicionante externo tendra un efecto
limitativo mayor o menor segin el grado de resistencia national hacia la
interferencia, la cual depend de la distribuci6n de la estructura del po-
der interno.































II: LA HIPOTESIS GENERAL


8
En cada 6poca hist6rica se establecen condiciones peculiares que
configuran el marco dentro del cual se realize el desarrollo econ6mico y
social de las sociedades.
Damos por sentado que las naciones que se desarrollaron primero,
Io hicieron sin interferencias externas de importancia y con sus contra-
dicciones internal controladas. En consecuencia, el problema politico fue
siempre secundario en relaci6n con el econ6mico.
Estableceremos, entonces, como hip6tesis general de trabajo, que
las condiciones hist6ricas del desarrollo de los primeros paises determi-
naron la primacia del factor econ6mico sobre el politico y que, en las
naciones que han llegado tarde al desarrollo, la primacia de lo politico so-
bre lo econ6mico es impuesta por la necesidad de neutralizar, principal-
mente, la interferencia externa.
En consecuencia, el modelo clAsico de desarrollo, de liderato bur-
gues sin participaci6n consciente del pueblo, es irreproducible en las con-
diciones de Latino America y del Tercer Mundo. La condici6n necesaria del
cambio social en estos pauses es la incorporaci6n de toda la poblaci6n a
las tareas del crecimiento econ6mico y social. El desarrollo pasa a ser, en-
tonces, una gran empresa colectiva de la poblaci6n.
Se podria enunciar este fen6meno de otro modo diciendo que se
estd produciendo un cambio en los sujetos que dinamizan la historic.


































Ill: ALGUNAS DEFINICIONES


9
Suele decirse que se pasa de una etapa hist6rica a otra cuando se
produce el cambio de la estructura del poder en t6rminos de classes so-
ciales.
Un process politico orginico estd compuesto de "participaci6n" y
de "motivaci6n political .
En consecuencia, la organicidad del process politico consiste en la
estrecha correlaci6n entire "participaci6n en el process politico" y "con-
ciencia political .
La conciencia political es el resultado de un cdlculo de intereses
(ponderaci6n de lo que interest). Se trata de una conduct racional. Los
intereses pueden ser de clase, de estratos o estamentales.
La conciencia political propiamente tal, en su expresi6n mds genui-
na, es el resultado de un cdlculo de los intereses de clase (no exclusiva-
mente, pero predominantemente econ6micos).
La escasa participaci6n econ6mica, political y social de la poblaci6n
es la caracteristica de los passes subdesarrollados.
La configuraci6n de poder "minoria mayoria", en que la primera
recibe privilegios, se extiende a todos los aspects de la vida social y
caracteriza la estructura de la sociedad oligirquica. La democracia se de-
fine en tdrminos de igualdad de oportunidades en todos los 6rdenes so-
ciales.




























SEGUNDA PARTE
































IV: LOS TESTIMONIOS DE LA EPOCA

10
Al final de la primera parte de su Enciclica MATER ET MAGISTRA,
Juan XXIII sefiala los cambios de cardcter cientifico, t6cnico, econ6mico,
social y politico ocurridos estos iltimos 20 aios.
En el campo politico se enumera la participaci6n de un creciente
nmmero de ciudadanos, de diversas condiciones sociales, en la vida pd-
blica de muchas comunidades political; la extension y profundizaci6n de
la acci6n de los poderes piblicos en el campo econ6mico-social.*
En la Revista MENSAJE, N9 137, Marzo-Abril 1965, se lee: "Nues-
tra 6poca es una 6poca de cambios multiples y acelerados". "Hay cam-
bios notorious y hay otros sutiles". "Uno de estos cambios es el trdnsito,
en las naciones de la cultural occidental, de un regimen de cristiandad a
un regimen de civilizaci6n profana".
Esta afirmaci6n significa que el hombre esta realizando, en un mun-
do inacabado, "una toma de conciencia de la autonomia de sus propios
fines". (Apostolado de Evangelizaci6n y de Civilizaci6n).
En la vida del hombre es 6ste un moment trascendental: la bds-
queda de un sentido de lo future y de la plenitud de sus satisfacciones
en las instituciones profanas.

*Juan XXIII: "Mater et Magistra". "Ulteriores Cambios" I Parte; pigs. 33, No 26,
Editorial Universidad Cat6lica de Chile, 1965.









iC6mo ha sido possible la penetraci6n profana en la cristiandad oc-
cidental?
Diffcil pregunta de insatisfactorias respuestas. Una de las pocas cer-
tezas que tenemos la constitute el hecho inconmovible de que el mundo
profano se ha construido just al lado y en medid de la cristiandad.
Estos dos mundos extrafios coexisten y son profundamente enemi-
gos. Sin embargo, ambos estin en el mismo trance de conocerse lo me-
jor possible para sobrevivir.
El hecho de esta coexistencia abre al hombre la posibilidad de es-
coger su camino ertre alternatives de la variedad m6s rica de su histo-
ria.
Por lo mismo, la tremenda potencialidad de "cambio" es la caracte-
ristica mas trascendental de esta 6poca, la serial mas alta de nuestros
tiempos.

11
Si lo expresado desedramos decirlo de una diferente manera po-
driamos, desde el angulo del mundo profano, indicar los signss del
tiempo" con este otro lenguaje: la formaci6n del sistema socialist mun-
dial es el resultado principal del desarrollo ascendente de la sociedad de
nuestra 6poca. La victoria de las revoluciones socialists en China y en
otros paises de Europa y Asia ha sido el acontecimiento mas grande de
la historic universal despu6s de Octubre de 1917.
"El hundimiento del sistema colonial es, por su trascendencia his-
t6rica, el segundo resultado del desarrollo mundial".
"El brusco debilitamiento del capitalism en todos los aspects y la
nueva agravaci6n de su crisis general es el tercer resultado del desa-
rrollo mundial".*
La coincidente percepci6n de los mismos "signos", aunque con un
lenguaje' diferente, crea una original comunidad de diagnosis hist6rica que
s6lo se quiebra al establecer cada mundo coexistente su propia vision de
lo future. No cabe, en realidad, la menor duda que, desde la perspective
del mundo Socialista, tambi6n el signn" mas profundo del esta 6poca es
el "cambio" y su rica potencialidad hist6rica.

12
La Iglesia y el Mundo Socialista no son los inicos "Centros do Po-
der" que consideran que el "cambio" es la caracteristica esencial de
la 6poca. Tambien el Mundo Capitalista y, en primer lugar, los Esta-
dos Unidos, ha coincidido en el diagn6stico. La Alianza para el Progreso,
a pesar de las contradicciones de su political concrete, es un testimonio
de lo mismo y no habria podido surgir bajo otro "signo".
La coincidencia de diagn6stico que existe entire los Centros mas po-
derosos de la tierra, conduce a cada uno de ellos a la political de "impul-
sar" mas aln a los sectors sociales que estan en cambio. y a poner en
movimiento a aquellos que todavia permanecen inertes para orientarlos
por el camino que conviene a su particular vision hist6rica de lo future.

N.S. Jruschev. "A prop6sito del Programa del Partido Comunista de la Unli6t
Sovidt ca", XXII Congreso del Partido Comunista de la URSS, pdgs. 15, 16, 17;
Ediciones de la Revista URSS































V: LA TOMA DE CONCIENCIA

13
Al diagnosticar el "camblo" como el signo peculiar de estos tiem-
pos, los Centros de Poder se convierten ellos mismos en las principa-
les fuentes de refuerzo y estimulo de los process orientados a su
logro. La convici6n de lo inevitable de los cambios los leva a asumir el
papel de aceleradores de los mismos. De este modo masas inertes, que
en algunos pauses hubieran tardado muchos afos en incorporarse al pro-
ceso aludido, son empujadas a ponerse en movimiento, agudizando asi los
conflicts, saturando de contradiciones el dmbito social y creando pro-
blemas de Imposibles o diffciles soluciones a corto plazo.
El process hist6rico es irreversible. Si la masa que ha permanecido
tradicionalmente pasiva se pone en movimiento, no habrd medio alguno
que la retorne a su anterior estado de inercia social.

14
Si a las fuerzas internacionales agregamos las nacionales que ac-
tCan en la misma direcci6n, como registro y amplificadores de los cam-
bios, se configura. desde la perspective de los elements dindmicos que
le dan fisonomfa, un cuadro muy significativo de la 6poca.
Se podria decir, entonces, que las principles fuerzas que actian
en el piano international y national presionan, en la misma direcci6n ge-
neral, como agents dinamizadores del process de cambio.









Esta coyuntura, probablemente dnica en la historic, confiere a la dpo-
ca en que vivimos una peculiar complejidad cuya comprensi6n se ve en-
trabada por la heterogdnea mezcla de sus components. Entre ellos, ha-
Ilanse elements racionales e irracionales, institucionalizados y espontd-
neos, tradicionales y modernos, etc.
La actitud mAs peligrosa que se podria adoptar en estos tiempos,
seria la de desentenderse del torrente de cambios que ocurren para afe-
rrarse a una antigua seguridad que estd desapareciendo y que conducird
inevitablemente a un amargo despertar.
Estos tiempos que vivimos exigen una "toma de conciencia en pro-
fundidad".
































VI: CHILE


15
En Chile, la presi6n de aquellas fuerzas de cambio ha creado un
cuadro social que se caracteriza por la creclente contradicci6n entire las
condiciones socieles "objetivas" y las condiciones sociales "subjetivas".*
La acci6n de las fuerzas internacionales (la Iglesia Cat6lica; el Blo-
que de los passes capitalistas, en especial Estados Unidos; el Campo So-
cialista, principalmente la URSS, China y, sobre todo, Cuba) se ejerce mas
que nada al nivel de las condiciones subjetivas. Lo mismo ancontece con
los partidos politicos reformistas y otras instituciones nacionales, v. gr.:
educacionales, cuya acci6n se orienta mas bien al cambio de la concien-
cia del hombre. Fortalecen tambien, en su propia media, las condiciones
subjetivas, algunas instituciones de las Naciones Unidas como la CEPAL,
la FAO, la UNESCO, etc.
En consecuencia, la acci6n de las fuerzas nacionales e internaciona-
les tienen de comin, -a pesar de su heterogenidad-, la orientaci6n hacia
la creaci6n de una conciencia de cambio en la masa del pueblo y, en es-
pecial, en la poblaci6n denominada "marginal".
Por lo mismo, es convenient demostrar con evidencias, -para los
efectos de una comprensi6n mds cabal del moment hist6rico que atra-

En general, los concepts de "condiciones sociales objetivas y subjetivas" se han
torado en el sentido que les da el marxismo.









viesa Chile-, que las condiciones objetivas, en general, se han mante-
nido constantes durante los dltimos decenios. Los datos contenidos en la
Tabla que presentamos a continuaci6n representan evidencids elocuentes
de lo que se viene afirmando.
Los datos de la CEPAL autorizan, sin duda alguna, para concluir que
las deformaciones de nuestra economic; la desigual distribuci6n del in-
greso; la miseria extrema; los abuses de la autoridad; la marginalidad
de un amplio sector del pueblo; la escasez de empleos, de educaci6n, de
servicios sanitarios y, en general, de oportunidades para la mayoria, etc.,
no han variado esencialmente.
Por lo tanto. si las condiciones objetivas permanecen constantes,
podriamos afirmar que la crisis que ya ha comenzado en Chile continua-
rd ahondandose a consecuencia del process acelerado de cambios en las
condiciones subjetivas.

CHILE: RITMO DE CRECIMIENTO SECTORIAL DEL PRODUCT BRUTO*
EN EL PERIOD 1960-1965
(Tasas anuales de crecimiento)
1960 1964
Sectores econ6micos 1960 1962 1963 1964 1965 1964 1965*

Agriculture 11.5 9.8 9.4 10.1 9.7 0.3 1.0
Mineria 6.4 6.1 5.9 6.3 6.3 3.0 4.2
Industria 19.3 18.0 18.2 19.5 19.6 3.8 5.0
Construcci6n 2.4 3.7 3.4 3.4 3.6 13.6 10.0
Electricidad, gas
y agua 0.9 1.0 1.0 1.1 1.1 7.4 5.8
Transporte y comuni-
caciones 6.3 7.3 7.6 8.0 8.2 10.2 ...
Total bienes y servi-
cios de base 46.8 45.9 45.5 48. 48.5 4.5 4.1
Comercio y finanzas 23.2 26.6 27.1 25.6 ... 6.1 ...
Vivlenda 11.8 8.8 9.0 8.3 ... 5.3
Gobierno 8.5 8.9 8.1 7.3 7.4 0.3 5.6
Otros servicios 9.7 9.8 10.3 10.4 ... 5.3
Total servicios 53.2 54.1 54.5 51.6 51.5 2.7 4.1
Product interno
bruto 100.0 100.0 100.0 100.0 100.0 3.6 4.1
Se refiere al product bruto interno a precious de mercado, en valores constan-
tes de 1960.
** Estimaciones preliminares de CEPAL a base de informaciones de producci6n
fisica.
Notas: Las cifras en valores absolutos, sobre las cuales se establecen las tasas
de cr.ecimientc publicadas en el present cuadro, para el period 1960-64,
se refieren al gasto del product geografico bruto a precious de mercado en valo-
res constantes, publicado por CORFO y ODEPLAN. Cabe notar que conform a
la metodologia utilizada en esos cAlculos, las cifras miden mas bien el poder ad-
quisitivo interno del ingreso generado en cada sector, no constituyendo, por 0o
tanto, una media adecuada de la evoluci6n del volume de producci6n.
Fuentes: 1960 y 1964" Estadisticas bdsicas: Corporaci6n de Fomento de la Produc-
ci6n "Cuentas Nacionales de Chile". Santiago. Junio de 1964; Presidencia de
la Reptlblica Oficina de Planificaci6n Nacional. Naciones Unidas Consefo Eco-
n6mico y Social Comisi6n Econ6mica para Amfrica Latina (CEPAL). Estudio Eco-
n6mico de Amdrica Latina, 1965. Segunda Parte: La situaci6n econ6mica recientle
en algunos pauses. E/CN. 12/752 Add. I 18 de Mayo de 1966.









16
La crisis hist6rica de Chile consiste en una progresiva y acelerada
toma de conciencia de la posibilidad, del cambio social.
"Crisis", en este context, apunta a una circunstancia hist6rica con-
creta que se caracteriza por la presencia de profundos conflicts deriva-
dos de la decision, m6s o menos generalizada del pueblo, en orden a
cambiar !a imperante estructura del poder.
Los rApidos cambios de las condiciones subjetivas, dentro del mar-
co de condiciones objetivas de desigualdad social extremes, pueden pre-
cipitar la crisis general de la sociedad chilena.
No es possible, entonces, ocultar que Chile esta en crisis: en una
disposici6n hist6rica de pasar de una estructura de poder a otra, esto es,
de una configuraci6n de classes sociales oligdrquicas a un orden social mis
igualitario.
Chile esti en trAnsito, en la necesidad inmediata y urgent de dar
un "salto" hist6rico a una etapa superior.
El signo mas general de la objetiva existencia de una crisis social
en Chile lo constitute el profundo trastorno del sistema de legitimidad
por el franco debilitamiento de la aceptaci6n de los tipos vigentes de do-
minaci6n. Hemos Ilamado "crisis de la representatividad" a la rebeldia ge-
neralizada ante el sistema traditional de las actuales instituciones.
Cabalmente, en estos moments, se estd produciendo ante nuestros
ojos un process masivo de creciente "participacion" del pueblo en deci-
siones que est6n afectando, cada dia mas, el curso de la historic del
pals. (3).

17
Participaci6n Social es uno de los conceptos-clave de este period
critic.
Se podria definir como la incorporaci6n, al sistema institutional del
poder, de sectors marginados. Dicha incorporaci6n deriva de la lucha de
diversos estratos populares por lograr sistemas de seguridad mis efica-
ces que los del pasado.
Llamamos "sistema de seguridad" a los puntos de apoyo institucio-
nales a que el individuo recurre en sus moments de virtual o actual ne-
cesidad. El sistema de seguridad no se refiere exclusivamente a los bie-
nes materials sinG que cubre tambien las necesidades de orden cultu-
ral y spiritual.
El process de creciente participaci6n social conduce inevitablemente
a una "desrepresentaci6n" o "representaci6n defectuosa" de los reci6n
incorporados respect a la autoridad institutional imperante. Mientras mis
rapid es el process de participaci6n, mas aguda es, por cierto, la crisis
de representatividad.
La "desrepresentaci6n" abarca todos los niveles e incluye tanto a
las instituciones como a los sistemas de distribuci6n: al Parlamento y a
los Sindicatos: a los Partidos Politicos y a los Gremios; a la estructura
del ingreso y a la tenencia de la tierra; a la educaci6n y a las expectati-
vas de vida, etc.









La representatividad es el establecimiento en los hechos, en la rea-
lidad social, de los principios de la democracia. Es la primacia de la ma-
yoria, la cual, en el pleno ejercicio de la libertad o igualdad, alcanza el
nivel de "democratizaci6n fundamental".*
La representatividad es una situaci6n de hecho, no de derecho.**
De alli que, cuando nos referimos a las "crisis de la representati-
vidad", afirmemos que el hecho de la "desrepresentaci6n" "debilita" el
sistema de legitimidad.
La legitimidad, por su parte, es la situaci6n de derecho que corres-
ponde al hecho de la representatividad.
La legitimidad tiene dos aspects claramente discernibles. Uno, ob-
jetivo o legal, que generalmente esta explfcito en la Ley positive (adn
cuando no es necesario). Otro, subjetivo o de conciencia, que consiste en
el grado de aceptaci6n que se tiene acerca de la forma como la represen-
tatividad se realize institucionalmente.
Cuando s6lo hay rechazo de este segundo element, se dice que hay
crisis de representatividad; pero cuando el rechazo comprende tambidn
el primer element, -laj instituci6n misma-, la crisis es de legitimidad.
La crisis que actualmente afecta a Chile no puede estimarse, "de
manera general", sea crisis de "legitimidad" sino de "representatividad".

18
El contrapunto "representatividad-legitimidad" nace con la Repdblica
misma. Hasta 1810. el fundamento de la legitimidad total es el Rey. El
principio de la autoridad estA fuera de discusi6n tanto tiempo como le In-
dependencia no opone al Rey la idea y el sfmbolo de Patria como fuente
supreme de legitimidad.
La idea de Patria fue integrada a la ideologfa burguesa como una
importaci6n europea y pese a que la sociedad chilena tenia una clara es-
tructura aristocrdtica.
Los principios ideol6gicos burgueses se convirtieron en Constitucio-
nes, leyes y normas generals, es decir, en el sistema de legitimidad de
una sociedad sin burguesia.
De alli en adelante, le aristocracia criolla vestirA este traje de falsa
legitimidad para mantener sus privilegios, ya que, dentro de la 16gica de
la ideologia burguesa Igualitaria y nacionalista, hubiera sido absurda una
defense o una justificaci6n de los privilegios de una minoria.
Se manipulan la ley y las instituciones. Se crean, en la masa y con
la masa, relaciones de dependencia, de paternalismo, de caridad (llmos-
na). Se cometen abuses de autoridad. Se recurre al fraude electoral, al
cohecho, a la presi6n. Se impiden las organizaciones populares y cual-
quiera manifestaci6n independiente. Esto y mAs se hace durante el siglo
XIX y part del XX. con el objetivo de mantener los privilegios y restrin-
gir la participaci6n social del pueblo, -la representatividad-; pero, al
mismo tiempo, dando la apariencia de legitimidad.

*Mannheim, Libertad y Planificact6n". Fondo de Cultura Econ6mica, M6xico,
1946.
** No confundir con la Representaci6n, instituci6n de Derecho.








Desde los origenes de la Repdblica, pues, se mantiene este desdo-
blamiento entire legitimidad y representatividad.
En los tiempos que corren, la ficci6n mantenida desde la Indepen-
dencia est6 terminando por causa de la presi6n incontenible hacia la par-
ticipaci6n social total de la masa del pueblo.
La lucha por la legitimidad plena ha comenzado bajo la forma de un
conflict social crientado al logro de la plena representatividad.

19
Chile esta en reorganizaci6n. La dominaci6n traditional de una mi-
norla, caracteristica de toda la historic de Chile, esta ahora seriamente
amenazada.
La constant y rdpida aplicaci6n del movimiento popular que se va
produciendo por la participaci6n creciente de enormes sectors tradicio-
nalmente marginados del process politico-social, como los pobladores, los
campesinos, las mujeres, etc., confiere un sello de inevitabilidad a los
cambios sociales y, a la vez, una complejidad que parece no amoldarse con
facilidad a ningtn esquema te6rico pre-establecido.
La primer forma de participaci6n, la electoral, es tambidn a corto
plazo la mds significativa, la mds prefiada de presagios de cambios y tras-
tornos en el orden establecido.
Trdtase de la brusca incorporaci6n de la masa al sistema electoral
de Chile, realizandc asi, en un par de ailos, el Sufragio Universal efecti-
vo. Conviene no olvidar que 6ste tard6 en establecerse en los pauses
avanzados un largo tiempo y, a veces, siglos.
Se podria decir que el primer monopolio que efectivamente se ha
roto en Chile, es el del Sufragio.
La incorporaci6n de la) masa al process electoral apunta directamen-
te al sistema politico imperante en orden a producer una redistribuci6n de
los bienes materials y culturales. El sistema politico es el medio por el
cual la "elite del poder" distribuye los bienes y servicios que la socie-
dad produce.
El efecto principal del trAnsito de un sistema electoral restringido a
otro ampliamente representative, es el de producer una aceleraci6n de los
cambios. Ello porque pone por vez primera, en manos de la mayoria de la
poblaci6n, un poco de algo que jamds ha poseido y experimentado: po-
der. Poder para generar las autoridades political.
La sibita ampliaci6n de la ciudadania ha desvalorizado el principio
ideol6gico traditional de la oligarquia, a saber que el "juego politico"
consiste en "negociar" las diferencias entire las "dlites", sin considera-
ci6n de la voluntad popular.
La historic de Chile ha sido la de una "minoria sujeto" que ha ac-
tuado sobre una "mayorfa objeto" para su propio beneficio.
La sociedad chilena se esta transformando, no s6lo en general en
su estructura, sine especificamente en el grado de institucionalizacidn de
los cambios sociales. Y esto en la direcci6n en que se produce el cam-
bio, en los mecanismos de cambio, en los factors de presi6n de los cam-
bios y, por dltimo, que es lo mAs important, en los agents del cambio
social, es decir, en los sujetos de la historic.









Sin embargo, la mayor parte de los dirigentes politicos sigue usan-
do la doctrine de la soberania popular como un mero instrument ideo-
16gico de manipulaci6n del pueblo. Lo hacen a pesar que los cambios, que
ya se ban producido en la conciencia popular, indican que existe una pre-
si6n irresistible hacia un regimen democrdtico en el cual el pueblo par-
ticipe ampliamente y genere, en verdad, las autoridades political del Es-
tado.
Existen claros signos de que el pueblo quiere ejercer efectivamente
su soberania.
La mayor parte de las instituciones de nuestra sociedad no estan
preparadas para satisfacer estas demands de participaci6n. La condici6n
ineludible es la transformaci6n, de la estructura social oligArquica en otra
que corresponda a una sociedad de masas, a una sociedad democrdtica.
El process de democratizaci6n fundamental constitute un period
hist6rico que no puede saltarse y que debe ser completado por cualquier
medio, sea 6ste pacifico o violent.

20
La expresi6n cuantitativa de la participaci6n electoral es la siguiente:


TABLA N9 1
INSCRIPCION ELECTORAL DE CHILE POR SEXOS EN EL PERIOD
1958-1967
(1958 = 100.0%)

Hombres Mujeres
1958 100.0% 100.0%
1961 120.0 132.3
1963 146.3 216.0
1964 160.0 262.6
1965 160.0 263.4
Fuente: Direcci6n General del Registro Electoral.


TABLA NQ 1-A
PORCENTAJE DE CRECIMIENTO ENTIRE INTERVALOS
Crecimiento entire: Hombres Mujeres
1958/61 16.6% 24.4%
1961/63 18.0 38.7
1963/64 8.5 17.6
1961/64 25.0 50.0
Fuente: Direcci6n General de Registro Electoral.









Los datos presentados revelan, por lo menos, dos hechos evidentes:
1) El enorme aumento del electorado en un tiempo extraordinaria-
mente breve, y
2) La decidida incorporaci6n de la mujer al process electoral.
Sobre lo primero es precise decir que el 89% del electorado "poten-
cial" de Chile esti actualmente inscrito en los Registros electorales.
El electorado potential de Chile, segdn la Constituci6n Politica, es-
td compuesto por los chilenos mayores de 21 afios, que sepan leer y es-
cribir. La possible ampliaci6n del actual electorado potential dependeria de
optar, simultdnea o separadamente, por rebajar la edad como por per-
mitir la inscripci6n electoral a los analfabetos.
No hay dudas. pues, que nos encontramos frente a un regimen au-
t6ntico de Sufragio Universal. La mayor parte de los "nuevos electores"
son mujeres. Se podria afirmar entonces que, en gran media, el 6xito de
un modelo de desarrollo democrdtico, si 6ste es possible, depend del apo-
yo y la comprensi6n. que encuentre en la mujer.
En 1952, la mujer representaba el 30% del electorado national; en
1958, el 34% y en 1965, prdcticamente la mitad.
Si se hubiera dejado libertad al process de incorporaci6n electoral
permitiendo su crecimiento orgdnico sin forzamientos, la mujer hubiera
alcanzado su actual cifra de inscripci6n en 1983 y el hombre en 1978. Ello
en el supuesto que se hubiera mantenido la tasa de aumento electoral del
perfodo 1952-1958.
El decisive peso que tiene actualmente la mujer en las elecciones
cambia por complete el cuadro politico.
La mujer introduce nuevos factors en el process politico. Para en-
frentarlos con 6xito, es precise conocerlos lo que permitird adaptar a ellos
nuevas t6cnicas political, nuevas ideas y nuevas instituciones. Los tiem-
pos exigen originalidad y frescura en el enfoque politico.
Del nuevo cuadro politico que surge con la incorporaci6n electoral
de la mujer, el hecho m6s desconcertante y, por lo mismo dei mas dificil
percepci6n, radice en que la mujer introduce al process politico motiva-
clones no-politicas que determinan, sin embargo, su comportamiento po-
litico.
En la Tabla que presentamos a continuaci6n se aprecia la actitud de
la poblacidn respect a la participaci6n de la mujer en el process politico.

TABLA NQ 2
&DEBEN LAS MUJERES PARTICIPAR EN POLITICAL?
Las mujeres deben participar Gran Santiago
en political 1958 1961 1964
SI 47.0 47.0 62.6
NO 51.0 51.0 28.8
98.0 98.0 91.4
No resp. 2.0 2.0 8.6
TOTAL 100.0% 100.0% 100.0%
Fuentes: Instituto de Sociologia y Centro de Estudios Socio-Econ6mi-
cos, Universidad de Chile.









Hasta 1961, la mayor parte de las opinions negatives en lo relative
a la participaci6n political de la mujer provenia precisamente de las pro-
pias mujeres.
Se notard que en 1964 hay un tercio de la poblaci6n (la mitad son
mujeres) que no estdn de acuerdo con la participaci6n de la mujer en
la vida political. La mayor parte de este tercio pertenece a los estratos
mds pobres del Gran Santiago.
Sin embargo, independientemente de su actitud hacia la participaci6n
political, la mujer vot6 el 4 de septiembre y contribuy6 decisivamente al
triunfo del candidate presidential de la Democracia Cristiana.

21
La ampliaci6n de la base electoral de Chile no ha sido, al parecer,
analizada con la profundidad que, a nuestro juicio, merece. Este constitu-
ye el hecho politico mas trascendental acaecido en Chile en estos ilti-
mos anios.
La ampliaci6n electoral a que nos referimos se produjo por un for-
zamiento del elector potential en virtud de una ley promulgada en 1962 y
que exigia un certificado de inscripci6n electoral como requisite previo
para muchos actos indispensables de la vida.
En 1958, el 53% de la poblaci6n del Gran Santiago no estaba inscri-
ta. En 1964, el porcentaje descendi6 al 16%.
Para apreciar mejor la honda significaci6n de este fen6meno hay que
tener en cuenta que, entire 1932 y 1946, la poblaci6n electoral de Chile,
en relaci6n a la poblaci6n potential, apenas subi6 de 18% a 22%; y que,
desde 1958 a 1964, estos porcentajes aumentaron de 42% a 71%.
Lo, extraordinario de este process estriba en que, a pesar de los go-
biernos populares de 1938, 1942 y 1946, la participaci6n electoral de la
poblaci6n no experiment modificaci6n substantial alguna.
El contrast entire la lentitud en la incorporaci6n electoral durante
el period previo a 1962 y su ritmo en aqu6l de los dos afios siguientes
revela, no s6lo una diferencia cualitativa, sino una contradicci6n. Tratase
de una contradicci6n de importantes efectos, entire un process organico
de ampliaci6n del sistema electoral y un process inorganico provocado
por exigencias burocraticas, pero que tuvo la virtud de producer mAs ins-
cripciones en los fios 1963-64 que en toda la historic electoral de Chile.

22
Las diferencias, que el rApido process de democratizaci6n determine
en el electorado de Chile en lo relative a los grades de conciencia, cons-
tituyen un hecho fundamental, en el cuadro politico del pais.
En su inmensa mayoria, los "nuevos" electores no entran al process
impulsados por alg6n tipo de motivaci6n political ya que, hasta ese mo-
mento, la caracteristica de ellos era la apatia political; la no percepci6n
de algurfa conexi6n entire el sufragio y su situaci6n personal o la del
pais. Eran mujeres, en su mayoria, de baja o ninguna educaci6n; de in-
gresos miserables; que habitaban en poblaciones "callampas", conventi-
Ilos, barrios muy pobres o del drea rural.









La conciencia social mas baja y la mas alta irracionalidad, son las
caracteristicas m6s generals de la marginilidad. El despertar de la con-
ciencia Ilena esta 6poca de Chile y, por ello, "conciencia social" es el
concept clave de este moment hist6rico.
En los models cldsicos del desarrollo capitalist (especialmente en
el caso de Inglaterra) la conciencia social del pueblo sobre los fines his-
t6ricos que se persegufan, sencillamente no existia y, por razones obvias,
no era necesaria. Otro tanto sucedia en los paises subdesarrollados por
su coetaneidad con las potencias industriales y, en particular en Chile,
por una peculiar coyuntura international. La conciencia social del pueblo
es un factor necesario, un pre-requisito del desarrollo.
La masa que, en Chile, se incorpor6 tan repentinamente al process
electoral estd trasformando y trastornando todo. Trastorn6 a la vez el "es-
tablecimiento" ("the establishment") y la soluci6n de los problems de
desarrollo.
El mecanismo traditional de distribuci6n del ingreso en favor de la
minoria privilegiada (compuesta por la oligarquia y por algunos sectors
de la clase media y de la clase obrera) require como condici6n de base
la pasividad (marginalidad) de la mayoria de la masa del pueblo.
La incorporaci6n de la masa pasiva al sistema electoral significa
que, con el poder del voto y de la organizaci6n social, entra tambidn al
process politico un volume colosal de demands insatisfechas de tipo
fundamental; que el Estado y, en general, el Sistema Institucional de
Chile, -que ha sido organizado por y para una minoria-, no esta en
condiciones de satisfacer.
Pese a que muchos aun no caen en la cuenta, el "juego" tradicional-
mente empleado por las "elites del poder" estd condenado a desaparecer
a corto plazo. Este se orientaba hacia el consabido ciclo "reajuste-
inflaci6n-reajuste" que representaba la tecnica political destinada a satis-
facer a las minorias organizadas en sus grupos de presi6n.
En la media que la condici6n de base del "juego", -la pasividad
de la masa que absorbe sus consecuencias-, va desapareciendo, aqu6l
es tambien inevitablemente excluido.
Este process nuevo y repentino muestra el principal signo de estos
tiempos de Chile: la crisis del Estado y de las principles Instituciones
sociales y la crisis de las Asociaciones que forman parte de la estruc-
tura political del pais como los Partidos, los Gremios y los Sindicatos.

23
Como se dijo, la entrada de la masa a la political no es el resultado
de un process de racionalizaci6n en el cual el pueblo hubiese adqui-
rido las motivaciones adecuadas. Es mds bien el product de "la revolu-
ci6n de los certificados" que provoc6 la ley 14.853 de 1962 al exigir la
inscripci6n electoral para muchos importantes actos no politicos, como
suscribir una escritura publica, postular a un empleo, etc.
En los tiempos que corren cabria distinguir dos classes de electores:
quienes a lo largo de los aios se inscribieron en el Registro Electoral
"con" motivaciones political (orgdnicamente) y aqu6llos que lo hicieron
"sin" ellas (por la mera necesidad del "certificado").









La diferencia entire ambos grupos radica en que, generalmente en
esta 6poca de transici6n, orientan su voto en direcciones distintas.
El grupo "con motivaciones" vota generalmente seg6n sus respec-
tivos intereses de clase o estamentales. Es decir, vota con mas frecuen-
cia, de acuerdo co n un lculo racional de sus intereses.
El grupo de los "sin motivaciones" political vota mas homog6nea-
mente, es decir, orienta su voto, en gran media, con independencia de
las classes sociaies. A este grupo pertenece la mayor parte de las mu-
jeres y de la poblaci6n "marginal".
Este hecho nos Ileva a un curioso fen6meno de transici6n: frente a
various partidos donde predominan los hombres (distribuidos seg(n sus
intereses) existe, por decirlo asi, un solo partido donde predominan elec-
toralments las muleres.
Este partido de predominio electoral femenino, -el Partido Dem6-
crata Cristiano-, gracias justamente al apoyo que obtuvo de las mujeres
de todas las classes sociales, puso fin a un largo perfodo de "empate po-
litico" en el cual los bandos politicos se neutralizaban reciproca y per-
manentemente, produciendo la inamovilidad political, econ6mica y social
del pais.
El 4 de Septiembre de 1964, los electores se distribuyeron en la si-
guiente forma entire el candidate presidential de la Democracia Cristiana,
Eduardo Frei y el del Frente de Acci6n Popular (FRAP), Salvador Allende.

TABLA NQ 3
RESULTADOS DE LA ELECTION PRESIDENTIAL DEL 4 DE SEPTIEMBRE
DE 1964 POR AMBOS SEXOS
Frei Allende Total
Hombres 52.37 47.63 100.0%
Mujeres 66.31 33.69 100.0%
Totales 59.03 40.97 100.0%
Fuente: Direcci6n de Registro Electoral, Chile.
Solamente en una pequefia provincia de Chile (Arauco), Allende de-
rrot6 a Frei en la votaci6n femenina.

24
Por otra parte, uno de los mas importantes efectos del hecho tras-
cendental de la ampliaci6n brusca de la base electoral de Chile y de
la forma como esta se llev6 a cabo, es la notoria asincronia entire el lide-
rato que compone el gobierno del Presidente Frei y la masa que lo eligi6.
El liderato del nuevo Gobierno es una parte important del pequelo
sector de alta racionalidad que posee Chile como capital politico; pero,
por otra parte, la mayor parte de la masa que vot6 por Frei represent
al sector m&s irracional y de mas baja conciencia social que existe en el
pais.
Se produce asi la unidad de los extremes en el continue de la ra-
cionalidad.









La expresi6n creciente de una masa, urgida por necesidades ele-
mentales, hace impossible seguir utilizando las viejas t6cnicas political.
Este crecimiento implica, por parte de ellas, una toma de conciencia como
tambien una inicial participaci6n y movilizaci6n. Aiiddase que dichas ma-
sas cuentan ahora con el arma del voto y de la organizaci6n.
No ha de extralar, pues, la caducidad de aquellos procedimientos
empleados antes para el acomodo de los grupos de poder. El fen6meno
que se viene exponiendo, obliga a diseiar una gran political de desarrollo
con claras metas nacionales. Sus medios y fines han de caracterizarse
por la originalidad de su enfoque y de sus soluciones.
La crisis del Estado y, en general, la crisis political de la 6poca, no
puede resolverse sin cambiar el sistema institutional. S61o asi podrdn
eliminarse los obst6culos a una political de desarrollo orientada a la trans-
formaci6n de Chile, mediante el paso de una sociedad olig6rquica a otra
democrdtica. En ella toda la poblaci6n tendria acceso a los bienes mate-
riales y culturales que el pais produjera.
Se produciria asi el retorno a los principios de legitimidad invoca-
dos durante la Independencia. Se pondria fin a la "esquizofrenia hist6rica"
del desdoblamiento entire estructura social oligarquica y principios ideo-
16gicos igualitarios.

25
Hay que tener en cuenta que la inorgdnica y curiosa mezcla de ele-
mentos racionales e irracionales que Ilenan este tiempo de Chile de
una variada gama de potencialidades, puede actualizarse en cualquiera di-
recci6n hist6rica. Se est. generalizando la conciencia de los fines de lo
que se desea. pero de ning6n modo se podria decir que existe una deci-
si6n colectiva acerca del Sistema Social mds eficaz para alcanzar tales
fines.
La masa del pueblo mide en t6rminos de "eficacia" la political de los
gobiernos. El problema m6s complejo que enfrenta un gobierno que tiene
una political national de desarrollo estriba en que la eficacia es, en nues-
tras condiciones, un product de la "planificaci6n", -que es la forma
mds alta de racionalidad politica-, la cual debe ser lograda contando
con una masa que tiene un alto grado de irracionalidad.
A nuestro juicio, es 6sta, fundamentalmente, la contradicci6n m6s
protunda de un modelo de desarrollo de tipo democrdtico burgu6s.
Todos los paises que han Ilegado tarde al process de desarrollo han
recurrido a una estructura political autoritaria para el double fin de "obli-
gar" a la poblaci6n a seguir el sacrificado camino del progress y de neu-
tralizar las interferencias extranjeras en el process del desarrollo nacio-
nal. La historic no ha entregado todavia un ejemplo de pais que se incor-
pore tarde al process de desarrollo y que haya logrado convertirse en
una sociedad modern e industrial sin recurrir al autoritarismo politico.
La India lo intent pero fracas y, paradojalmente, sus principles fron-
teras las tiene con passes& de desarrollo rdpido y autoritario.
Chile es un caso de pais que intent su desarrollo contra una re-
petida experiencia hist6rica. Pretende desarrollarse dentro de los marcos
de una estructura political democratic (amplia participaci6n y moviliza-









ci6n de la masa. adquisici6n de una plena conciencia social, pluralismo
politico, respeto a la oposici6n, cambios sociales dentro de la legalidad,
etc.) con el apoyo de la potencia dominant en la regi6n, Estados Unidos,
en los lineamientos de la political de la Alianza para el Progreso.
Que nunce se haya dado un caso asi y, muy por el contrario, que
siempre se hayan producido los casos opuestos, no significa que se pue-
da dar por sentada la imposibilidad de tal modelo.
Lo que si se podria decir inmediatamente es que un modelo tan
poco usual exige tecnicas political e instituciones de diversos tipos que
reemplacen fundamentalmente la double tarea que cumple con eficacia un
gobierno autoritario.
Urgird pues tender a la consecusi6n de un consenso active de par-
te de la poblaci6n y a la redefinici6n de las relaciones econ6micas y po-
Ifticas con la potencia dominant (Estados Unidos).




























NOTAS Y REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS


































(1)
"The settlers who established themselves on the shores of New En-
gland all belonged to the more independent classes of their native coun-
try. Their union on the soil of America at once presented the singular phe--
nomenon of a society containing neither lords nor common people, and we
may almost say neither rich nor poor. These men possessed, in proportion
to their number, a greater mass of intelligence than is to be found in any
European nation of our own time. All, perhaps without a single exception,
had received a good education, and many of them were known in Europe
for their talents and their acquirements. The other colonies had been foun-
ded by adventurers without families, the immigrants of New England brought
with them the best elements of order and morality; they landed on the
desert coast accompanied by their wives and children. But what especially
distinguished then from all others was the aim of their undertaking. They
had not been obliged by necessity to leave their country; the social posi-
tion they abandoned was one to be regretted, and their means of subsis-
tence were certain. Nor did they cross the Atlantic to improve their situa-
tion or to increase their wealth, it was a purely intellectual craving that ca-
lled them from the comforts of their former homes; and in facing the
inevitable sufferings of exile their object was the triumph of and idea.









The immigrants, or, as they deservedly styled themselves, the Pil-
grims, belonged to that English sect the austerity of whose principles had
acquired for them the name of Puritans. Puritanism was not merely a re-
ligious doctrine, but corresponded in many points with most absolute de-
mocratic and republican theories. It was this tendency that had aroused
its most dangerous adversaries. Persecuted by the government of the mo-
ther country, and disgusted by the habits of a society which the rigor of
their own principles condemned, the Puritans went forth to seek some rude
and unfrequented part of the world where they could live according to
their own opinions and worship God in freedom". (pdgs. 31-32).

"The emigrants were about 150 in number, including the women
and the children". (pdg. 33: subrayado del nutor).

"In Connecticut the electoral body consisted, from its origin, of
the whole number of citizens, and this is readily to be understood. In this
young community there was an almost perfect equality of fortune, and a
still greater uniformity of opinions. In Connecticut at this period all the
executive officials were elected, including the governor of the state". (pdgs.
39-40).

"In America the aristocratic element has always been feable from its
birth; and if at the present day it is not actually destroyed, it is at any
rate so completely disabled that we can scarcely assign to it any degree of
influence on the course of affairs.

The democratic principle, on the contrary, has gained so much
strength by time, iby events, and by legislation, as to have become not only
predominant, but all-powerful. No family or corporate authority can be
perceived; very often one cannot even discover in it any very lasting indi-
vidual influence". (pdgs. 52-53).


(2)
Aunque today la obra de Karl Mannheim es muy rica en sugerencias
utilizables en el andlisis socio-politico, nos hemos apoyatdo en este caso
en la obra "Libertad y Planificacidn Social", traducidai por Ruben de Lan-
da, Fondo de Cultura Economica, Mexico, 1946.

En la pdg. 47 de la obra citada, Mannheim habla de "un desa-
rrollo desproporcionado de las facultades humanss. Se trata del hecho de
la coexistencia cronoldgica de fen6menos sociales que pertenecen a distin-
tas etapas hist6ricas. Es lo que el historiador W. Pinder, citado por Mann-
heim, llam6 "la coetaneidad de lo no coetdneo".









Mds adelante, Mannheim sostiene que "por una parte, la sociedad
industrial modern arrastra a la acci6n a aquellas classes que antes solo& de-
scmpeiabun un papel pasivo en la vida political. Llamemos a esta activi-
dad nueva y de much alcance de las masas democratizaci6n fundamental de
la: sociedad. Por otra parte, en nuestra sociedad actia otro factor que laa-
maremos el process de interdependencia creciente. Este consiste en el gra-
do siempre creciente en que las actividades de los individuos se enlazan
entire si en grandes con juntos". (pdgs. 48-49).

(3)
"Durante los dos aiios de Gobierno, INDAP (Instituto de Desa-
rrollo Agropecuario) habia logrado organizer alrededor de 2.150 comit6s
de pequeiios agricultores que agrupan a 90.000 socios. Ha contribuido, ade-
mds, a organizer 210 cooperatives campesinas con alrededor de 26.000 in-
tegrantes". (Tercer Mensaje del Presidente de la Repdblica de Chile, don
Eduardo Frei Montalva, al inaugural el period de Sesiones Ordinarias del
Congress Nacional, 21 de Mayo de 1967. Departamento de Publicaciones
de la Presidencia de la Reprlblica. Santiago, Chile, 1967, pdg. 343).
En general, durante estos uzltimos tres aios se han creado muchos
miles de nuevas v variadas organizaciones populares, tanto urbanas como
rurales, entire las que merecen una especial menci6n, por su potencialidad
de cambio social, los Sindicatos de trabajadores agricolas. Se debe tener
present que, hasta hace dos afios, esta close de organizaciones casi no
existia en el campo y que en la actualidad funcionan cientos de sindicatos
agricolas qu4 ya cubren las principles dreas del agro chileno. Con la nue-
va Ley Sindical Campesina (26 de Abril de 1967), la cual concede grades
facilidades de organizaci6n, el nlimero de sindicatos crecerti sin duda ace-
leradamente. Como decia Maquiavelo, "toda mudanza deja cimientos para
nuevo cambio". (Obras politics, Ed. Ateneo, Bs. As., pdg. 454).










CENTRO DE STUDIOS SOCIO ECONOMICS
Director: Eduardo Hamuy
Secretario Ejecutivo: Marco Colodro


DEPARTAMENTO

Jefe de Departamento:
Investigadores:
* Marcello Carmagnani (Profesor Asesor)
Marco Colodro
* Pio Garcfa
Eduardo Hamuy
Silvia Herndndez
Carlos Descouvleres
Teodoro Alves
Vania Bambirra
Investigadores Ayudantes:
Marina Balaguer
Orlando Caputo
Ayudantes de Investigacl6n:
Sergio Ramos
Jaime Espinosa
Gabriel Gasic
Clarisa Hardy
Guillermo Labarca
Roberto Pizarro
Auxiliares de Investlgacl6n:
Diego Vergara
Personal Asociado: Programador:

Investigadores:
Becarios:

* Actualmente en el extranjero, haci


Jefe de Departamento:


DE INVESTIGACIONES

Mario G6ngora


Gonzalo Izqulerdo (Profesor Asesor)
Laureano Ladrdn de Guevara
Jorge Lelva
Theotonio do Santos
Tomis Vasconi
Victor Brodersohn
Alexander Schejtman



Tomas Godoy
Carmen P. Cortez


Alejandro Lobos
Fanny Contreras
Humberto Miranda
Victoria Osprovich
Crist6bal Kay


Serglo Aranda
Enrique Sdez
Hugo Zemelman
Jos6 Martinez (Universidad de San Marcos)
Michal Schmara (Universidad de Poznam)
endo uso de beca de studios.


DEPARTAMENTO DOCENTE

Danilo Salcedo V


PERSONAL CATEDRAS

Introducci6n a las Ciencias Sociales
Profesores:
Eduardo Hamuy

Ayudantes:
Ignacio Balbontin
Jorge Navarrete
Relnaldo Sapag


Sociologia Sistemttica:
Profesores:
Laureano Ladr6n de Guevara
Ayudantes:
Alejandro Lobos


ESCUELA DE ECONOMIC



Guillermo Cumsille
Theotonio do Santos


Sergio Arancibla
Jos6 Galin
Sergio Ramos
Roberto Zahler



Danilo Salcedo


Tomds Drexler











Nociones de Derecho:
Profesor:
Ayudante:

Psicologia Social:
Professor:
Ayudante:

Ciencia Politica:
Profesor:
Ayudantes:
Ricardo Tichauer


Sociologia del Desarrollo:
Professor:
Ayudante:

Mdtodos y Thcnicas de Investigaci6n:
Profesor:
Ayudantes:
Jos6 L. Quiroga

Psico-Sociologia Econ6mica:
Protesor:


Jefe:
Secretaria:



Secretaria


Angel Castro
Federico Marull


Teodoro Alves
Jorge Guerra


Eduardo Hamuy

Roberto Pizarr


Gabriel Gyarmatti
Carlos Iglesias


Danilo Salcedo

Harmut Dieneman


Carlos Descouvieres


DEPARTAMENTO DE PUBLICACIONES
CristiBn Santa Maria
Ximena Navarro


DEPARTAMENTO ADMINISTRATIVE
Jefe: Magaly Ortiz


Secretarias:
M. Estela Urzia
Official del Presupuesto:
Mayordomo:
Auxiliar:


Gabriela B6rquez
Joel Sequel
Juan Sanchez
Patricio Espinoza




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs