• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Cover
 Half Title
 Title Page
 Foreword
 Mensaje a la nacion con motivo...
 Discurso pronunciado en la ceremonia...
 Discurso en el centro de instruccion...
 Mensaje a la nacion anunciando...
 Discurso en la inauguracion del...
 Mensaje a la nacion con motivo...
 Mensaje a la nacion en el 148 aniversario...
 Mensaje a la nacion en el primer...
 Discurso ante la concentracion...
 Discurso ante la concentracion...
 Mensaje a la nacion en el primer...
 Discurso ante la concentracion...
 Discurso ante la concentracion...
 Discurso en la clausura de 8 conferencia...
 Discurso ante la reunion del consejo...
 Discurso en la clausura del año...
 Discurso con motivo de la concurrencia...
 Discurso en la reunion con la asociacion...
 Discurso en la ceremonia de inauguracion...
 Mensaje a la nacion con motivo...
 Discurso con motivo de la celebracion...
 Dicurso en la reunion de clausura...
 Discurso ante la manifestacion...














Group Title: Velasco,
Title: Velasco
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00087193/00001
 Material Information
Title: Velasco la voz de la revolución;
Series Title: Velasco,
Alternate Title: Voz de la revolución
Physical Description: 284 p. : ; 18 cm.
Language: Spanish
Creator: Velasco Alvarado, Juan, 1910-1977
Publisher: Ediciones Peisa
Place of Publication: Lima
Publication Date: 197-
 Subjects
Subject: Politics and government -- Peru -- 1968-1980   ( lcsh )
Economic policy -- Peru   ( lcsh )
History -- Peru -- 1919-   ( lcsh )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage: Peru
 Notes
Statement of Responsibility: discursos del Presidente de la República, General de División, Juan Velasco Alvarado, 1968-1970.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00087193
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 23225027

Table of Contents
    Cover
        Cover
    Half Title
        Half Title 1
        Half Title 2
    Title Page
        Page 1
        Page 2
    Foreword
        Page 3
        Page 4
    Mensaje a la nacion con motivo de la toma de la brea y pariñas
        Page 5
        Page 6
        Page 7
    Discurso pronunciado en la ceremonia de entrega del pabellon nacional en la division blindada
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
    Discurso en el centro de instruccion militar del Peru
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
    Mensaje a la nacion anunciando el cobro de adeudos a la international petroleum company
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
    Discurso en la inauguracion del XIII periodo de sesiones de la comision economica para America Latina
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
    Mensaje a la nacion con motivo de la promulgacion de la ley de la reforma agraria
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
    Mensaje a la nacion en el 148 aniversario de la independencia nacional
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
    Mensaje a la nacion en el primer aniversario de la revolucion
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
    Discurso ante la concentracion civica en la plaza grau de la ciudad de Piura
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
    Discurso ante la concentracion civica en la plaza de armas del distrito de Castilla, en Piura
        Page 122
        Page 123
    Mensaje a la nacion en el primer aniversario del "dia de la dignidad nacional"
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
    Discurso ante la concentracion civica en la plaza de armas de Chiclayo
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
    Discurso ante la concentracion civica en la plaza de armas de Trujillo
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
    Discurso en la clausura de 8 conferencia anuel de ejecutivos (cade)
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
    Discurso ante la reunion del consejo de paises exportadores de cobre (CIPEC)
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
    Discurso en la clausura del año academico del centro de altos estudios militares (CAEM)
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
    Discurso con motivo de la concurrencia de los oficiales de la fuerza armada y fuerzas politicales a palacio de gobierno, a reafirmar su identificacion con la politica del gobierno revolucionario
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
    Discurso en la reunion con la asociacion de oficiales en retiro de la fuerza armada y de las fuerzas policiales
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
    Discurso en la ceremonia de inauguracion del Vi congreso latinoamericano de industriales
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
    Mensaje a la nacion con motivo del 149 aniversario de la independencia
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
        Page 239
        Page 240
        Page 241
        Page 242
        Page 243
        Page 244
        Page 245
        Page 246
        Page 247
        Page 248
    Discurso con motivo de la celebracion del sesquicentenario del desembarco de la expedicion libertadora en la bahia de Paracas
        Page 249
        Page 250
        Page 251
        Page 252
        Page 253
    Dicurso en la reunion de clausura del trigesimo noveno congreso internacional de Americanistas
        Page 254
        Page 255
        Page 256
        Page 257
        Page 258
        Page 259
        Page 260
    Discurso ante la manifestacion conmemorativa del segundo aniversario de la revolucion
        Page 261
        Page 262
        Page 263
        Page 264
        Page 265
        Page 266
        Page 267
        Page 268
        Page 269
        Page 270
        Page 271
        Page 272
        Page 273
        Page 274
        Page 275
        Page 276
        Page 277
        Page 278
        Page 279
        Page 280
        Page 281
        Page 282
        Page 283
        Page 284
Full Text
VELASCO
LA VOZ DE LA
REVOLUTION
















VELASCO
LA VOZ DE LA
REVOLUTION









VELASCO
LA VOZ DE LA
REVOLUTION


DISCURSOS DEL
PRESIDENT DE LA REPUBLICAN
GENERAL DE DIVISION
JUAN VELASCO ALVARADO
1968-1970




edicMons
peisa
LIMA-PEU



















pelsa
UMA-PERU


EDITORIAL PEISA
agradece la
desinteresada colaboraci6n
de
TIPOGRAFIA VENUS S.A.
y de
DISTRIBUIDORA INCA S.A.
que han permitido
que este volume Ilegue
al pfiblico a precio de costo.








EDICIONES PEISA, Lima, Pert.
Impreso en el Peri, con autorizaci6n de la
Oficina Nacional de Informacidn (ONI).


Distribuidores Exclusivos:
DISTRIBUIDORA INCA, S.A.
Emilio Althaus 470, Lima.



















Los veintitres discursos del General Velasco
Alvarado que componen este volume fundamen-
tan el cardcter y la orientaci6n del process re-
volucionario peruano. Fen6meno de ya innega-
ble trascendencia hist6rica para el Perd y Ame-
rica Latina, la Revoluci6n Peruana encuentra
en la voz de su dirigente mds caracterizado una
definici6n conceptual y political que la sitfa en-
tre los aconteceres histbricos mds relievantes
del mundo contempordneo.

Lejos de un eclecticism privado de vitalidad
creadora, la experiencia peruana se sit4a revo-
lucionariamente frente al falso dilema "capita-
lismo o comunismo" para fundamental una nue-
va posici6n orientada al hallazgo de un camino
propio y distinto en el rumbo de las grandes
transformaciones sociales de nuestro tiempo.

Quien con desapasionamiento lea los textos
de este libro ha de encontrar en ellos un vigo-
roso y aut6nomo pensamiento revolucionario
surgido de la realidad del Perf y de la expe-





4


riencia de nuestro continent; y ha de convenir
en que la gran experiencia hist6rica de la Re-
voluci6n Peruana cuenta ya con una s6lida base
principista a partir de la cual ha de comoletar-
se la estructura doctrinaria que constantemen-
te oriented y norme su desenvolvimiento.

Recogiendo lo valedero y perdurable de la
vieja tradici6n revolucionaria peruana y latino-
americana, y formulando sus planteamientos a
partir de una rigurosa confrontaci6n con la rea-
lidad actual de nuestro pueblo, el nuevo pensa-
miento revolucionario peruano estructura una
posicidn coherente y aut6noma. Los discursos
del Presidente Velasco Alvarado expresan con
fidelidad esa posicidn.

















MENSAJE A LA NACION CON
MOTIVO DE LA TOMA DE LA
BREA Y PARIIAS

9 de Octubre de 1968


Compatriotas:

Hace mas de cincuenta afios que, como una
dolorosa herida, el problema de La Brea y Pa-
rifias ha constituido para la Reptblica un capi-
tulo de oprobio y de vergiienza, por representar
un ultraje a la dignidad, al honor y a la sobe-
rania de la naci6n.

El Gobierno Revolucionario, enarbolando la
bandera de la nueva emancipaci6n, ahora y para
siempre, pone en labios de cada peruano la vi-
brante expresi6n de nuestro himno iSomos li-
bres, seAmoslo siempre! e inicia el cumplimien-
to de sus inquebrantables postulados proclaman-
do con altiva sonoridad para que se escuche en
todos los continents, que la soberania del Es-
tado Peruano no es desde este moment un
mero enunciado sino una autintica realidad.







El Gobierno Revolucionario, despues de de-
clarar la nulidad de la indigna "Acta de Tala-
ra" y del lesivo contrato celebrado por el r6-
gimen que la Fuerza Armada ha depuesto, en
cumplimiento de la misi6n de cautelar los de-
rechos de la Repiblica que le impone el articu-
lo 213 de la Constituci6n del Estado, acaba de
promulgar el Decreto-Ley que ordena la inme-
diata expropiaci6n de todo el complejo indus-
trial de La Brea y Parifias y anuncia al pais
que en este precise moment las Fuerzas de la
Primera Regi6n Militar, haci4ndose eco del cla-
mor de la naci6n estan ingresando al campo de
Talara para tomar posesi6n de todo el comple-
jo industrial, que incluye la refineria; y con
la mas alta emoci6n patri6tica hace flamear el
emblema national como expresi6n de nuestra in-
discutida soberania.

De esta manera,la Fuerza Armada estrecha-
mente unida con la civilidad en una sola y au-
tintica fraternidad national cumple una vez
mis su deber, iniciando con este acto una etapa
de reivindicaci6n de la soberania y de la digni-
dad que quedarA como un preciado legado a
nuestros hijos y como una evidencia del cumpli-
miento de los postulados de la Revoluci6n, los
que asimismo, no s6lo respetan sino que alien-
tan la inversion forAnea, siempre que este acor-
de con la legislaci6n e intereses del Perl.

1 Compatriotas!

Los manes de nuestros pr6ceres, martires y
heroes, quienes con sus nombres y gestas heroi-
cas iluminan las paginas de nuestra historic, se
hacen hoy presents para alentar al pueblo y a





7

la Fuerza Armada a fin de proclamar la justi-
cia de su causa que Dios defiende.

La Revoluci6n esti en march. Este momen-
to nos llena de just orgullo y ha de provocar
legitimo jibilo national. La historic juzgara la
actitud de la Fuerza Armada y del pueblo pe-
ruano. Estamos seguros que las generaciones fu-
turas celebrarin este dia de reparaci6n como el
dia de la dignidad national.

















DISCURSO PRONUNCIADO EN LA
CEREMONIA DE ENTREGA DEL
PABELLON NATIONAL EN LA
DIVISION BLINDADA

Lima, 7 de Noviembre de 1968


Ningfin moment mAs propicio para estre-
char vinculos de camaraderie que esta reuni6n
en la Divisi6n Blindada para la entrega del sa-
grado bicolor national, imagen, distintivo y per-
sonificaci6n de la Patria cuya fidelidad hemos
jurado.
No es mi intenci6n hacer en estos moments
un resumen sobre la actitud asumida por la
Fuerza Armada, sobre los motives o sobre los
alcances de esta Revoluci6n; pero si deseo, co-
mo un present de afecto y consideraci6n a mis
camaradas de armas, reafirmar una vez mAs que
el haber cerrado los ojos ante la denigrante rea-
lidad en que vivia el pais, habria sido eludir el
mis elemental principio de lealtad para con
nuestra Patria; habria sido rehuir cobardemen-
te una responsabilidad que como peruanos y co-







mo soldados teniamos el imperative de aceptar.
Escudar a la Fuerza Armada detrAs de un de-
mag6gico constitucionalismo, habria significado
colaborar al desquiciamiento de nuestra Patria,
comprometiendo gravemente su future y el de
las generaciones venideras; de esas generacio-
nes que alguna vez nos pedirian cuentas, turban-
do la paz de nuestras conciencias o el descanso
de nuestras almas.

C6moda y agradable, pero c6mplice, habria
sido una posici6n marginal de la Fuerza Arma-
da frente al doloroso drama que vivia la Patria;
por ello, interpretando su clamor y su noble sen-
tir, dimos el paso con serenidad y con verdade-
ro sentido de responsabilidad cuando nos con-
vencimos de que no habia error, sino plena con-
ciencia del engafio, fraude y traici6n a los inte-
reses del pais; cuando con vergiienza conocimos
que politicos corruptos pertenecientes a castas
que por siglos detentaron el poder, mentian pre-
meditadamente cuando hablaban de igualdad,
del derecho soberano del pueblo y de su libertad.

Frente a tal gituaci6n, fue imperative tratar
de enmendar rumbos. El que habla, en muchas
oportunidades y en nombre del Ejercito, presen-
t6 sus objeciones al gobierno; pero la voz ad-
monitoria no fue escuchada. La Fuerza Arma-
da, velando por el bien comfin, cumpli6 con su
obligaci6n de hacer su aporte constructive en
moments dificiles y decisivos para la Patria;
pero no se la escuch6.

Esto es, sefiores, en forma muy sintetica, el
doloroso cuadro que existia rodeado de un mar-
co de corrupci6n que no s61o no se atrevian a








remediar y frenar las autoridades "constitucio-
nales" que hoy reclaman un poder que no su-
pieron emplear, sino que, por el contrario, lo alen-
taban para disimular los crimenes de lesa Patria
que en la sombra de los pasillos palaciegos se
urdian con innegable sentido de traici6n a la Pa-
tria. Esta situaci6n si debiera llamarse traici6n
a grandes voces, si no fuera por la vergiienza e
indignidad que revierte sobre el Perd por el hecho
de que part de sus altos dirigentes la hubieran
cometido.

El gobierno anterior, nacido legitimamente
por voluntad popular en 1963, se prostituy6 y
se hizo ilegitimo en su ejercicio por su servicio
incondicional a los intereses de grupo; por pro-
porcionar apoyo a los apetitos econ6micos de
quienes en casi toda nuestra vida republican
hicieron escarnio de nuestra soberania y nos ex-
plotaron con alma de traficantes de esclavos.
Tanto el gobierno como el parlamento incumplie-
ron la constituci6n. Por eso, ante la conciencia
mAs exigente, el advenimiento del Gobierno Re-
volucionario fue un imperative que nuestros ma-
yores habian grabado como mandamiento supre-
mo en el articulo 213 que ordena a la Fuerza
Armada "asegurar el cumplimiento de la Cons-
tituci6n y de las Leyes".

Talara y su ocupaci6n constituyen un sim-
bolo eterno, porque expresan la definici6n de la
Fuerza Armada frente a las angustias de un
Peri que estaba abandonado en el tremendo
drama de la injusticia y el entreguismo. El pro-
nunciamiento institutional del 3 de Octubre ha
iniciado una'Revoluci6n que jams podrA ser







detenida, porque represent la inquebrantable
decision del ansiado binomio Pueblo y Fuerza
Armada, para poner fin a la explotaci6n, a la
ignominia y a los privilegios de unos pocos, sus-
tentados en los intereses colonialistas que hoy
repudia el mundo entero.

Sabemos que el Gobierno Revolucionario se-
ri atacado; las tenebrosas fuerzas de la oligar-
quia internal y externa defenderin hasta sus 6l-
timos esfuerzos los baluartes de privilegio y de
dominio que han detentad, siempre; se tratari,
con el engafio, de azuzar a las masas populares
para exigir cada vez mis lo que ellos en cerca
de ciento cincuenta afios se negaron a darles,
ya que nunca rompieron las cadenas de la es-
clavitud negando el mandate sagrado de nues-
tro himno. Pero pese a eSas trabas y a todos
los obstAculos que se interpongan, el Gobierno
Revolucionario cumplirn sus objetivos para lo-
grar, en una aut6ntica democracia a' la perua-
na, encauzar al pais hacia su desarrollo y libe-
raci6n.

Y por eso, en esta hora de la decision y en
este moment de la historic, reafirmamos la
uni6n de la Fuerza Armada, no como sosten de
la actitud de un hombre, sino como respaldo de
la fnica Revoluci6n que puede poner a nuestro
Peri de pie, borrarle la injuria de tantos afios
de postraci6n y legar a nuestros hijos una Pa-
tria con libertad y dignidad.

















DISCURSO EN EL CENTRO
DE INSTRUCTION MILITARY
DEL PERU

31 de Enero de 1969


La vida de los hombres no es sino la suce-
si6n de moments solemnes, Ilenos de trascen-
dental emoci6n que jalonan diferentes etapas y
van marcando los ciclos de toda nuestra exis-
tencia.

Uno de esos moments es el que estamos vi-
viendo; por mandate imperative de la ley, deja-
remos la situaci6n de actividad mediante un
apartamiento fisico de las filas del ej6rcito, sin
destruir el logro spiritual que nos hermana,
cualquiera que sea la situaci6n military en que
la ley nos coloque.

Los miembros de la promoci6n "Huascar",
graduados hace 35 afios, despu6s de haber cum-
plido con el juramento de fidelidad que hici6ra-
mos entonces, pasamos hoy a la situaci6n mili-







tar de retire, conscientes de que en el curso de
nuestra vida castrellse, jams hemos dejado de
cumplir nuestro deber. Misi6n cumplida a ple-
nitud que nos permit en este moment de so-
lemne despedida, levantar alto, muy alto, la
frente; porque todas nuestras acciones han sido
orientadas por un sentimiento de profundo amor
a la Patria, traducido en nuestra devoci6n por
la instituci6n a cuyo servicio hemos consagrado
lo mejor de nuestras vidas.

Esta significativa y emocionante ceremonia,
en que nuestros hermanos de armas nos dan un
adi6s al alejarnos simb6licamente de las filas
del ejercito, compromete nuestra gratitud de
soldados y si bien es 16gico sentir nostalgia al
cerrar un capitulo mAs en la vida, tambi6n es
just sentir satisfacci6n al tomar conciencia de
que con esta separaci6n no se hace otra cosa
que vigorizar los cuadros de la instituci6n y
abrir el paso a los que, habiendo recogido nues-
tras ensefianzas y experiencias, seran los respon-
sables de asegurar la continuidad del mando y
mantener la vida institutional, su mejoramien-
to constant y reafirmar con los actos de cada
dia la fe en una Patria grande y soberana.

Cabe en esta oportunidad en que nuevamen-
te nos encontramos entire camaradas de la Fuer-
za Armada, reiterar mi agradecimiento por la
confianza demostrada al hab6rseme ratificado
como Presidente de la Repdblica, responsabili-
dad que la Junta Revolucionaria me encomen-
d6 el 3 de Octubre de 1968 y en cuyo servicio,
hago promesa formal ante ustedes, seguir6 brin-
dando todo mi esfuerzo, mi vida si es necesa-
rio; luchando para que el espiritu revoluciona-







rio de esta noble causa no decaiga; para que
su mistica se difunda y se mantenga viva en to-
dos los peruanos de todos los confines y de to-
dos los niveles sociales. Porque su concurren-
cia en esta cruzada de desarrollo, libertad y
dignidad es indispensable para construir un
Peru mejor.

Como ayer, cuando en la Divisi6n Blindada
habl sobre la situaci6n que nos oblige a tomar
la hist6rica decision de asumir el gobierno, hoy
aprovecho tambien esta ocasi6n solemne para
expresar que estamos cumpliendo la misi6n que
nos impusimos. Nuestros esfuerzos estan cimen-
tando el resurgir del Peri, pese al resentimien-
to de unos pocos y a las presiones, de toda in-
dole, que estamos soportando de parte de ele-
mentos extranjeros que creyeron que el Perd
seria eternamente un feudo.

El acto de mayor significaci6n, durante casi
cuatro meses de gobierno, estA representado por
la forma decidida como se viene afrontando el
problema con la International Petroleum Com-
pany, acorde con el ordenamiento juridico vi-
gente en nuestro pals. En este aspect, debo
reafirmar ante la Fuerza Armada toda la deci-
si6n inquebrantable de hacer respetar la dig-
nidad del Peri hasta sus iltimas consecuencias,
porque hemos comprometido su honor en el lo-
gro de la soberania, tarea iniciada con la ocu-
paci6n de Talara el 9 de Octubre. El mundo co-
noce ya la negra verdad de este vergonzoso ca-
pitulo en la historic del petr6leo y sabra juzgar
nuestros actos. El pueblo del Perd debe prepa-
rarse para realizar todos los sacrificios imagina-
bles antes que ceder, y borrar en esta forma







la iniquidad que ha representado esta situa-
ci6n. Asi lo han hecho otros pueblos cuya con-
ciencia, igual que la nuestra ahora, les ensefi6
que a los paises como a los hombres puede arre-
batairseles muchas cosas, menos su dignidad, su
honra y la resoluci6n de vivir de pie, erguidos
y con la frente en alto. Los paises del mundo
deben tener la certeza de que mantendremos en
alto nuestra bandera de la just reivindicaci6n
y estoy seguro que ademAs de comprendernos
harAn causa comdn para definir esta situaci6n,
porque el problema del Perd es el de los paises
llamados subdesarrollados de America Latina.

La ciudadania del pais y del extranjero de-
be tener bien present que el problema de la
International Petroleum Company es un caso
particular de explotaci6n illegal de nuestra ri-
queza petrolera y de trasgresi6n de nuestras le-
yes; y es, por lo tanto, un caso que no tiene nin-
guna relaci6n con la political que sigue el Go-
bierno Revolucionario con las demAs empresas
extranjeras que explotan recursos naturales del
pais y cuyos derechos legitimamente adquiridos
se respetan y estarAn siempre garantizados.

Las diferentes medidas adoptadas por el Go-
bierno Revolucionario permitirAn reordenar la
hacienda pdblica, dar solidez a nuestra mone-
da e impedir que el costo de vida continue su-
biendo. Especial 6nfasis se ha dado a la prepa-
raci6n de un presupuesto que respond a la rea-
lidad de nuestros ingresos para evitar asi los
presupuestos desfinanciados que acercaban al
pais a la bancarrota y la crisis econ6mica. Los
factors que dieron lugar a esta situaci6n se
estan superando a base de honestidad adminis-







trativa, austeridad, capacidad, direcci6n t6cni-
ca, patriotism y un creciente espiritu de tra-
bajo que vienen desplegando todas las depen-
dencias del estado.

Con igual urgencia han sido tratados los
asuntos referentes a la reform administrative
que, en su primera fase, culminarA a partir de
abril creando los elements que require un es-
tado modern para la satisfacci6n arm6nica y
tecnica de sus necesidades. Se han introducido
procedimientos de administraci6n de personal
empleados por la Fuerza Armada, tales como
cuadros de organizaci6n, de asignaci6n de per-
sonal y escalaf6n, a fin de proporcionar segu-
ridad en el puesto y hacer justicia a los emplea-
dos de la administraci6n piblica, hasta hoy ol-
vidados y expuestos a la incertidumbre de los
cambios politicos.

Cabe tambien destacar los esfuerzos y logros
realizados en el process de la Reforma Agraria
mediante la afectaci6n de 246 mil hect6reas pa-
ra acelerar la integraci6n y elevaci6n de los ni-
veles de vida de las comunidades de la sierra
central. Asimismo, se relievan las medidas pa-
ra lograr la estabilizaci6n y abaratamiento de
los alimentos y el apoyo que se darA a la indus-
tria de la alimentaci6n.

En la actualidad se encuentra en funciona-
miento una comisi6n interministerial cuya fina-
lidad es estudiar las medidas apropiadas para
incrementar la producci6n del pais, promovien-
do la industrial privada y el mejor aprovecha-
miento de nuestros recursos y con ello el aumen-
to de las oportunidades de trabajo para dismi-







nuir la desocupaci6n.

En otro aspect, la campafia de moraliza-
ci6n continia su process contemplado en dos fa-
ses: una primera, iniciada desde el 3 de octubre,
urgente, vital y permanent, con el fin de im-
pedir que la descomposici6n moral siga en au-
mento. Una segunda, que consiste en sancio-
nar a los culpables de actos inmorales anterio-
res, se encuentra en ejecuci6n y la investiga-
ci6n prosigue cuidadosamente. Toda acusaci6n
tiene que ser respaldada por pruebas sobre los
delitos cometidos, ya que el gobierno, respetuo-
so del ordenamiento juridico, no podia obrar
de otra manera para lograr que el Poder Judi-
cial actde con imparcialidad y absolute justicia.
Por ello, es necesario aclarar que en lugar de
exigir ingenuamente que se sancione a determi-
nados sujetos, que si bien han sido condenados
por la conciencia popular, no se les puede juz-
gar y much menos sancionar materialmente,
por la falta de pruebas que han sido destruidas
cuidadosamente, o que no existieron debido a la
maestria alcanzada en el delito.

En el campo externo, nuestra posici6n esta
hoy de acuerdo con la de todos nuestros her-
manos de Am6rica; nos acerca un sentimiento
de dignidad y rebeldia ante la injusticia y nos
une, con lazos nunca antes existentes, la espe-
ranza de un mafiana promisor, basado en el ple-
no respeto y la igualdad political de nuestros
pueblos. Nuestros paises son hoy soberanos y
sus actitudes no causan recelos ni dudas, adn
cuando ellas se refieran a movimientos de sus
tropas y ejercitos, ya que todos sabemos que en
la actualidad los elements de la Fuerza Arma-







da son factors de progress, uni6n y coopera-
ci6n civica que deben movilizarse para dar vida
a las regions que lo necesiten con mayor ur-
gencia. Desde estos puntos de vista, nuestras re-
laciones internacionales continuarin incremen-
tAndose convenientemente de acuerdo con el
planteamiento de nuestra political exterior; e,
internamente, se realizaran los reajustes necesa-
rios en nuestros dispositivos para impulsar la
guerra de liberaci6n contra la miseria, el ham-
bre y la ignorancia, y lograr asi el bien coming
de nuestro pueblo, que tiene numerosos objeti-
vos coincidentes con los del resto de paises de
Latinoam6rica.
Fundamentalmente, hemos recobrado una po-
sici6n que siempre debi6 existir: de total ho-
nestidad y espiritu de. trabajo interno, de abso-
luta independencia frente al resto de paises del
mundo, respetando la soberania de todos ellos
y exigiendo el respeto de la propia. Una actitud
de esta naturaleza tiene que ser reconocida co-
mo acertada por todos los peruanos, y el respe-
to y la confianza externa tienen que ser cada
dia mayores frente a la situaci6n de orden, de
trabajo y honestidad que exhibe nuestro pais.

Nuestra posici6n ha querido ser malivola-
mente distorsionada. Con mala y tendenciosa in-
formacion en el extranjero se pretendi6 mos-
trarnos como extremists, ultranacionalistas y
adn chauvinistas; sin embargo, nuestra posici6n
es clara, terminante y definitive: tan s6lo de-
seamos que externamente no se piense de no-
sotros como un pais al que se puede mantener
en estado semicolonial o mediatizado por la com-
pra de voluntades o por la amenaza; e, inter-
namente, que se Ilegue al convencimiento de







que propugnamos una revoluci6n pacifica que,
evitando el caos y la violencia, haga realidad
una distribuci6n mAs just de la riqueza, logre
mejorar aceleradamente los niveles de vida has-
ta alcanzar uno human, acceptable y digno pa-
ra la mayoria, coincidiendo asi con el mismo
pensamiento que se desprende de la iltima a-
samblea episcopal 'realizada en Lima; y que,
finalmente, se tome conciencia clara de los de-
beres y derechos que conlleva la libertad y lo
que significa realmente el mandate popular a
que alude la democracia.
~Puede llamarse a esto extremismo? ~Pue-
de continuarse engafiando al mundo con fan-
tasmas que agitan interesadamente hombres sin
conciencia y sin sentido de lo que es Patria? ....
IYo creo que no! Llevaremos a cabo las trans-
formaciones prometidas; hemos dado como fian-
za nuestras propias vidas, porque tenemos con-
ciencia de que las actuales estructuras tienen
que cambiar para facilitar un just desarrollo
econ6mico-social. Esta es una decision patriti-
ca; huella para el future inmediato, mandate
para nuestros hijos ...- iEs la esperanza de un
future digno que haremos realidad, porque mu-
chos afios se le ha demorado, pese a la urgen-
cia de alcanzarlo!

Despues de este breve analisis, quiero reite-
rar mi agradecimiento por la confianza y coo-
peraci6n de todos los jefes, oficiales y tropa en
el Movimiento Institucional que naciera el 3 de
Octubre; y, en forma muy especial, a todos los
dignos jefes de la Fuerza Armada que compar-
ten la responsabilidad del gobierno. La Revolu-
ci6n iniciada no significa inicamente la toma
del poder por sus gestores, sino que traduce







esencialmente las aspiraciones de millones de
peruanos que han sufrido la frustraci6n de sus
mfs caras esperanzas de vivir dignamente y for-
mar parte de una Patria libre y soberana. Por
eso, como interpretes de este anhelo, iniciamos
la Revoluci6n con un hecho y una base doctri-
naria concretada en el Estatuto del Gobierno
Revolucionario que, junto con la Constituci6n,
hoy orienta y guia su desenvolvimiento, evitan-
do interpretaciones equivocadas con el fin de
que la doctrine de esta Revoluci6n no sea ja-
mas distorsionada.

La uni6n de los hombres encargados de cum-
plir los postulados de la Revoluci6n debe man-
tenerse firme, por encima de cualquier otra
consideraci6n; y, por el bien de la Patria, ofrez-
co que esta situaci6n serA la base sobre la cual
descansen las acciones.del gobierno. Mi presen-
cia y la de cualquier otro hombre en el equipo
no es imprescindible; varias veces lo repeti y
hoy vuelvo a sostenerlo. Por ello, pido a Dios
que, por sobre cualquier otra apreciaci6n, se
mantenga indisoluble la uni6n de la Fuerza Ar-
mada; que ella sea el escudo protector contra
las asechanzas internal, felizmente cada vez
menores; y contra las externas, muy poderosas,
pero que, ante la opinion mundial cada vez me-
jor informada, resultan innobles y censurables.
Recordando a Federico el Grande, bien pode-
mos decir hoy: "Todo lo que tenemos y poda-
mos alcanzar, depend de la uni6n y ferrea de-
cisi6n que tomemos en nuestras acciones",
La historic del mundo nos dice que en los
instantes de peligro de los pueblos, sus hijos se
unieron para crear fuerza, es decir, buscaron co-
herencia y convergencia en sus esfuerzos. La in-







teligencia del hombre dicta con serena claridad
lo que el instinto a los animals, y hoy debe-
mos reconocer sin eufemismos ni ambages, que
estamos ante una situaci6n de peligro que nues-
tros hijos no tienen por qu6 heredar; y por ello,
estamos en la obligaci6n de luchar y vencerla.
Las vicisitudes y situaciones funestas que nos
condujeron a dolorosas derrotas materials, se
han debido a la falta de uni6n, al individualis-
mo suicide de caudillos o partidos y a la falta
de comprensi6n del moment que se vivia. Por
ello, en estos instantes en que con esfuerzos
inauditos tratamos de lograr los cambios basi-
cos que nos conducirAn a la reform total de
nuestras arcaicas estructuras y a la conquista
definitive de nuestra soberania, debemos reite-
rar tambi6n la decision de incrementar cada
dia la uni6n de todos los peruanos; y, moder-
nizando la interpretaci6n de nuestro lema, gra-
baremos en la mente y en el coraz6n que nues-
tro porvenir se materializarA en las siguientes
palabras: "uni6n para conquistar nuestra so-
berania y grandeza".

En este moment solemne, extiendo la ma-
no franca y leal, como Jefe del Gobierno, hacia
todos los peruanos sin distinci6n, para lograr la
uni6n, armonia y comprensi6n para el bien de
la Patria. De esta Patria que la debemos enten-
der como concept sublime donde se confortan
todos los corazones, se hermanan todos los idea-
les, logran convergencia todas nuestras volunta-
des y transforman en actos de benevolencia los
rencores que la lucha de la vida ocasiona entire
hermanos que nacieron para amarse, ya que tu-
vieron la misma simiente en la historic de nues-
tro pueblo, con sus penas y sus glorias, con sus
grandezas y sus miserias!





22

Sefior General de Divisi6n Comandante Ge-
neral del EjBrcito: '

En nombre de la promoci6n "HuAscar", le
reitero mi mis profundo agradecimiento por
esta emotiva ceremonia con que el ejercito nos
da su abrazo de despedida. Est6 seguro de que
los integrantes de la promoci6n estarAn listos
a decir present al primer llamado de la Pa-
tria y permaneceran en espiritu junto a sus
hermanos de la actividad, viviendo sus ideales
y sus inquietudes que seran siempre los de un
Perd grande, unido y soberano!














MENSAJE A LA NACION ANUNCIAN-
DO EL COBRO DE ADEUDOS A LA
INTERNATIONAL PETROLEUM
COMPANY

6 de Febrero de 1969

Compatriotas:

El hist6rico 9 de Octubre de 1968 el Gobier-
no Revolucionario expropi6 y ocup6 el comple-
jo industrial de Talara, iniciando asi la repa-
raci6n de nuestra dignidad y soberania, vulne-
radas dolorosamente durante medio siglo por la
International Petroleum Company que, en for-
ma dolosa, al no tener ningfin titulo legal y al
emplear los mis diversos metodos de presi6n,
explot6 nuestra riqueza petrolifera en el nor-
te del pais.

Con esta acci6n, el Perd inici6 la tardia rei-
vindicaci6n de un derecho que atafie no s6lo a
su economic, por afectar a millones de peruanos
para cuyo bienestar estAn destinadas las rique-
zas naturales del subsuelo, sino tambien al ho-
nor, al decoro y a la majestad de nuestra Pa-
tria, edificada con nuestro esfuerzo y el valor
y sacrificio de nuestros antepasados.








Desde que el Perd naciera a la vida indepen-
diente hasta nuestros dias, las Leyes de la Re-
pdblica reservaron para el Estado las riquezas
naturales del subsuelo, no siendo por tanto otor-
gables en propiedad a persona natural o juri-
dica alguna. Sin embargo, la International Pe-
troleum Company mantuvo de hecho la pro-
piedad de nuestro subsuelo en los campos petro-
liferos de La Brea y Parifias, amparindose en
el irrito Laudo de Paris, fechado el 24 de Abril
de 1922 y declarado nulo, posteriormente, por
Ley de la Repdblica.

Cuantos intentos se hicieron por resolver es-
ta inaudita situaci6n, fueron quebrantados me-
diante todo subterfugio imaginable; un recuer-
do reciente lo constituyen los acontecimientos
que culminaron en la madrugada del 12 de A-
gosto de 1968 con la claudicante "Acta de Ta-
lara" por la que, una vez mAs, se trat6 de en-
gafiar al pueblo peruano,al aceptarse la condo-
naci6n de una cuantiosa deuda al Estado con-
traria a todo principio constitutional y que con-
denaba a la Empresa Petrolera Fiscal a ser una
simple entidad extractora de petr6leo, benefi-
ciando asi a la compafiia usurpadora.

El Decreto-Ley N' 17066 dictado el 9 de Oc-
tubre de 1968 por el Gobierno Revolucionario,
puso fin a esta denigrante situaci6n y mand6
expropiar el complejo de Talara por razones de
necesidad, utilidad y seguridad pdblicas; encar-
g6 a la Empresa Petrolera Fiscal su adminis-
traci6n; y dispuso, asimismo, que el Ministerio
de Fomento y Obras Pdblicas hiciera efectivo
el cobro de los adeudos.








Cumpliendo este mandate, que encarna la
voluntad misma del pueblo peruano, el Minis-
terio de Fomento llev6 a efecto el corres-
pondiente procedimiento de expropiaci6n del
complejo industrial de Talara, en cuanto hubo
preparado la valorizaci6n respective formulada
por los peritos del Estado. Esta valorizaci6n ha
sido sometida al juez competent, lo que dari
lugar a establecer el just precio de los bienes
expropiados para luego proceder a la compen-
saci6n, en su integridad, a la International Pe-
troleum Company.

En cuanto a los adeudos de la mencionada
compafiia al Estado Peruano, 6stos se derivan
del hecho que esta empresa, sin titulo legal al-
guno que la ampare. extrajo indebidamente de
los yacimientos de La-Brea y Parifias, desde
el 19 de Marzo de 1924 hasta el 9 de Octubre
de 1968, mis de 447 millones de barriles de pe-
tr6leo crudo, 33 millones de barriles de gaso-
lina natural y 2 millones de barriles de gas-
propano licuado. Estas cifras estan registradas
en documents oficiales del Ministerio de Fo-
mento y Olbras Pdblicas. La valorizaci6n total
a Octubre de 1968 asciende a la suma de seis-
cientos noventa millones quinientos veinticua-
tro mil dos-ientos ochentitr6s d6lares (U.S.A.$
690'524,283.00) que, al cambio vigente de d6lar
certificado, represent en moneda national una
suma que excede a los veintis6is mil millones
de soles (S/ 26,000'000,000.00).

Compete, pues, al Estado Peruano, y es im-
perativo por derecho imprescriptible, reivindi-
car el bien que es de su propiedad. Tratandose







de minas -como La Brea y Parifias-- su natu-
raleza juridica y t6cnica exige que para una rei-
vindicaci6n cabal se recuperen y cobren los pro-
ductos; porque su extracci6n produjo agota-
miento y mengua en la integridad de dichos
bienes que forman parte del patrimonio de to-
dos los peruanos.

Hay que advertir, sin embargo, que el cAlcu-
lo de los adeudos por valor de los products no
incluye todos los beneficios y utilidades que la
International Petroleum Company ha obtenido
como resultado de sus operaciones industriales
y comerciales utilizando el petr6leo de propie-
dad del Estado Peruano.

Es por tanto una falacia mAs que la em-
presa usurpadora pretend ahora exhibir la con-
dici6n de "primera contribuyente", cuando s6lo
a partir de 1951 fue sometida a un mediatiza-
do control tributario que, debido a las ingentes
utilidades que obtuvo, arroja un monto aprecia-
ble.

Consecuente con lo expuesto, con los postu-
lados de la Revoluci6n y con la bandera de la
soberania, justicia y dignidad nacionales izada
al tope, el Gobierno Revolucionario anuncia al
pueblo peruano, a los pueblos hermanos de A
merica y del mundo entero, que el Peru ha da-
do el paso final para cerrar definitivamente y
para siempre, el ignominioso capitulo de la his-
toria de su petr6leo: a las 9 horas del dia de
hoy ha notificado a la International Petroleum
Company que inicia el cobro de los adeudos por
la cantidad sefialada de seiscientos noventa mi-







ones quinientos veintituatro mil doscientos
ochentitres d6lares (U.S.A.$ 690'524,283.00) y
que ha solicitado la adopci6n de las medidas
de character precautorio destinadas a asegurar
el pago de esta cuantiosa suma que adeuda al
Estado. Culmina asi el destiny que toda naci6n
digna anhela en cumplimiento de uno de los
mAs preciados dones de los pueblos: su sobera-
nfa.

El Gobierno Revolucionario, en todo momen-
to, ha procedido dentro de las normas de la Ley
y de la justicia. Sin embargo, nuestra actitud
estf siendo objeto de amenazas que configuran
decididamente un repudiable acto de agresi6n
econ6mica. No s6lo esperamos que la tristemen-
te celebre Enmienda Hickenlooper no se apli-
que en nuestro caso, sino que, por la dignidad
y respeto que merecen los paises americanos, sea
derogada y nunca mas se la mencione. Si la ob-
cecaci6n de unos pocos prevaleciera, se obliga-
rA al Perd a confrontar una situaci6n que he-
mos decidido aceptar hasta las iltimas conse-
cuencias. De ello serin responsables los que
creyeron que la reivindicaci6n de nuestros -de-
rechos era s61o una postura de este Gobierno y
ho la tardia pero just reacci6n de un pueblo
ante el abuso y el escarnio a sus leyes por par-
te de la International Petroleum Company.

El Peri, como pais soberano y libre, lh a-
cierta a comprender, ni podria aceptar, que una
naci6n poderosa que guia los destinos del mun-
do occidental pretend aplicar sus leyes fuera
de su territorio; y, lo que es mas grave, ampa-
rar con ellas los intereses de una empresa que







manifiestamente actfa al margen de las leyes
peruanas y de la moral y que procede con pre-
potencia, sin importarle ni la dignidad ni la
soberania de huestro pais.

Ninguna persona consciente, ning6n pueblo,
ningfin gobierno, ni tribunal de justicia alguno,
podrian jams apoyar el despojo de las rique-
zas naturales de un pueblo generoso que siem-
pre ha brindado y continuarA brindando las ga-
rantias de ley a los inversionistas extranjeros
que han venido, vienen y vendrAn a vivir y tra-
bajar honestamente en nuestro suelo. El caso
de la International Petroleum Company es el
problema de una compafiia que ha delinquido,
vulnerando nuestras leyes; que ha usurpado
nuestros derechos valiendose para ello de todos
los procedimientos; que intent enfrentar a dos
gobiernos amigos. Su caso es inico, es singular.

Por tanto, el Gobierno Revolucionario de-
clara ante el mundo que cualquier otra compa-
fia inversionista extranjera no tiene por qu6 ex-
perimentar la menor preocupaci6n, pese a la
mal intencionada y millonaria campafia que en
este sentido una vez mAs ha desatado en el ex-
tranjero la International Petroleum Company
y por la cual reafirma su condici6n de indesea-
ble.

El pueblo de los Estados Unidos, al cual
nos han unido a lo largo de la historic tantos
vinculos de amistad, no puede ignorar que el
Perd ha estado entire las primeras naciones que
se colocaron a su lado en los dos conflicts mun-
diales; y el gobierno de dicho pais no puede
olvidar tampoco las palabras del ilustre Presi-







dente de los Estados Unidos John F. Kennedy,
cuando dijo: "Cada naci6n tiene sus valores pro-
pios, sus tradiciones propias, sus propias aspi-
raciones. La ayuda que brindamos, de vez en
cuando, bien puede ser 6til para que otras na-
ciones conserven su independencia y hagan pro-
gresos en su desarrollo, pero no podemos reha-
cerlas a nuestra imagen y semejanza. No po-
demos dictar sus leyes o dirigir sus political ..."

Asi como en la gesta libertadora del siglo pa-
sado los pueblos ibero-americanos lucharon her-
manados por alcanzar su libertad political, la
cruzada que hoy libran por superar su estado
de sub-desarrollo reclama que, como ayer, es-
trechen filas en torno a su emancipaci6n econ6-
mica. Cada uno de los paises de America tiene
en las pAginas gloriosas de su historic una le-
gi6n de pr6ceres y heroes que no vacilaron en
brindar el holocaust de sus vidas por legarnos
la Patria que hoy nos cobija ... Ellos nos con-
templan desde la eternidad y saben que si en
la agresi6n de hoy contra el Perd no se mues-
tra firmeza y uni6n, mafiana otros paises su-
cumbirAn ante la presi6n econ6mica o de otro
orden, y sus esfuerzos habrian sido est6riles y
la dignidad y soberania que sofiaron para nues-
tros pueblos serian eternamente una ignominio-
sa burla.

Es por ello que el Peru tiene plena fe y con-
fianza en que todos los pueblos de Latino Ame-
rica estarAn al lado de la just causa de nues-
tro pueblo en este moment en que lucha por
su soberania, animado por una inquebrantable
decision de defenderla sin que imported el pre-
cio que haya que pagar por ella, por costoso







que 6ste sea.

COMPATRIOTAS:

El pueblo peruano es ahora mas digno, so-
berano y legitimo heredero de su pasado lleno
de gloria y grandeza; recien hacemos honor ple-
namente al mandate de nuestro himno patrio
y hemos levantado para siempre la humillada
cerviz.

El destiny nos ha deparado el privilegio de
ser actors de la gesta de la emancipaci6n eco-
n6mica definitive de nuestra Patria. La liber-
tad de los pueblos siempre fue hija del sacrifi-
cio de los hombres que lucharon heroicamente
para obtenerla y nadie ni nada detendra al
pueblo peruano, que se yergue altivo y con una
firme voluntad de defender el honor patrio y
la riqueza del suelo que lo vio nacer.

La emoci6n patri6tica vibra de un confin a
otro del Perd. En esta hora supreme en que
el peligro de amenazas de agresi6n econ6mica
acecha a la Patria, es necesario que una vez
mas olvidemos diferencias de todo orden, nos
mantengamos unidos y movilicemos el espiritu
nacionalista de todos los peruanos, para enca-
rar con dignidad y estoicismo cualquier sacri-
ficio que demand la defense de esta causa no-
ble y just, sobre la cual construiremos un
Peri grande y respetado.


iViva el Peri!







DISCURSO EN LA INAUGURACION
DEL XIII PERIOD DE SESIONES DE
LA COMISION ECONOMIC PARA
AMERICA LATINA

14 de Abril de 1969

Como Jefe del Gobierno Peruano present
a esta asamblea el saludo de mi Patria; y es pa-
ra mi un alto honor dirigirme a ustedes en la
sesi6n inaugural de un certamen en el que es-
tan cifradas grandes expectativas.
Se refine el dcilmotercer period de sesio-
nes de la CEPAL en circunstancias especiales
que confieren a este event una innegable signi-
ficaci6n hist6rica. El scenario, es un pais que
hoy afirma victoriosamente su autonomia como
Naci6n libre; el Peru es hoy una patria latinoa-
mericana que ha decidido reconstruir su destiny
y ejercer, al fin, su soberania national a plenitud.
De otro lado, este certamen de la CEPAL
se realize en un moment crucial de la historic
latinoamericana, en un instant en que todos
hacemos un alto en el camino para evaluar los
resultados de un esfuerzo colectivo orientado ha-
cia el logro de un ritmo de desarrollo que nos
permit superar nuestra condici6n de naciones
dependientes. Hoy mas que nunca, en America
Latina se tiene conciencia de la necesidad de
ponderar los esfuerzos realizados, de analizar
hasta qu6 punto hemos tenido 6xito o hemos
fracasado; de saber, en fin, si el rumbo seguido
en los iltimos afios es el mejor o si, por el con-
trario, debe ser rectificado para garantizar la
conquista de las metas que aseguren a nuestros
paises la condici6n real de pueblos soberanos.






Esta es, ciertamente, una hora de prueba; y
por serlo, require de pueblos y de lideres ca-
paces de sentir a plenitud la enorme responsabi-
lidad que recae en sus hombros. S61o convenci-
dos de la crucialidad del moment que nos ha
tocado vivir y de la urgente responsabilidad que
es parte central de nuestra preocupaci6n de
hoy, podremos superar los yerros del pasado,
redisefiar nuestra imagen del future y certera-
mente trazar un rumbo cuyo norte sea siempre
la afirmaci6n de un sentido national, autentica-
mente libre y aut6nticamente soberano.
Momento y scenario hacen, pues, de este
encuentro de la CEPAL un memorable suceso
en la historic latinoamericana, Para el Perui, es
por eso raz6n de orgullo verdadero ser sede
de este event singular, porque ustedes se refi-
nen hoy en un pais que ha iniciado a plenitud
de conciencia un process integral de cambios
profundos que debe conducir a la remodelaci6n
de nuestra realidad traditional. Estamos vivien-
do en el Peru los moments iniciales de un vas-
to process transformador. Se trata de una Re-
voluci6n Nacional surgida en un pais de muy
antigua y rica historic y cuya realidad plantea
problems que solamente pueden ser resueltos
a partir de supuestos y de enfoques surgidos de
su propio seno. De alli la imposibilidad de cali-
ficar la Revoluci6n Nacional del Peru en t6rmi-
nos de fen6menos politicos emanados de reali-
dades distintas a la nuestra. La transformaci6n
que hoy se forja en el Peru, quiere ser una res-
puesta aut6noma a los problems de una reali-
dad hist6rica, econ6mica, social y cultural in-
transferiblemente peruana en la que, por tanto,
no se pueden duplicar las orientaciones de pro-
cesos politicos surgidos de otros escenarios na-







cionales o continentales. Y si bien es cierto que
la Revoluci6n Nacional Peruana participa de la
intenci6n liberadora de movimientos que en
otras latitudes han buscado tambi6n la conquis-
ta de una verdadera independencia national, es
igualmente cierto que los forjadores de esta co-
rriente de transformaci6n en el Perd supimos
imprimirle. desde el primer moment, una con-
cepci6n nacionalista, aut6noma e independiente,
sustentada en la firme defense de la soberania y
dignidad.
Por eso, nuestros empefios tendran 6xito no
s6lo en la media en que seamos consecuentes
v leales con los postulados de transformaci6n
national que hoy defendemos, sino tambi6n en
la media en que sepamos dar al process de
nuestra revoluci6n una dinimica y profunda
definici6n peruana. Queremos y debemos trans-
formar nuestro pals, pero utilizaremos para ello
instruments de orientaci6n que surjan de nues-
tra propia realidad. S61o haciendo una Revolu-
ci6n Nacional profundamente peruana podremos
aportar algo valedero y permanent al acervo
de otros pueblos que al igual que nosotros tra-
tan hoy de romper los moldes del pasado en
bitsqueda de formas de vida national mds justas
y libres.
El Gobierno Revolucionario ha iniciado ya el
cumplimiento de su compromise de emprender
en el Peri un vasto process de transformaci6n.
En un pais como el nuestro, esto significa rees-
tructurar las bases mismas sobre las que se
asienta el poder generalizado de la sociedad na-
cional y entender que los concepts de desarro-
llo y de transformaci6n no s6lo se interpenetran
sino que son en realidad virtualmente sin6ni-







mos. Desarrollarse es para nosotros transfor-
mar a fondo nuestra imagen national como pais.
La vision del desarrollo como process transfor-
mador multidimensional significa tambi6n que
61 entrafia un consciente y verdadero esfuerzo
revoluclonario. No hay, pues, desarrollo sin
transformaci6n, vale decir, sin process revolu-
cionario aut6ntico. Desde este punto de vista,nos
es singularmente grato comprobar similitud de
enfoque entire nuestra posici6n y la planteada
por la CEPAL en algunos de los documents
bAsicos de esta misma conferencia.

Al anotar esta coincidencia, es important
destacar la aceptaci6n que empieza a tener esta
nueva manera de apreciar los problems del de-
sarrollo national. Y tambi6n destacar, a partir
de los supuestos anteriormente sefialados, que
el desarrollo como process transformador no se
cumple en el vacio sino que se da dentro de la
matriz misma de la realidad social y conlleva
alteraciones sustantivas en las relaciones funda-
mentales de poder. Por esta raz6n, concebimos
los problems del desarrollo como totalmente
ajenos a los puros niveles de la abstracci6n y los
visualizamos como parte concrete de nuestra mas
concrete realidad. Esto quiere decir que tales
problems no pueden plantearse ni en el vacio
politico ni en el vacio social. Ellos, por el contra-
rio, estan en la entrafia misma de la problemiti-
ca mis crucial-de nuestros pueblos. De aqui que
la batalla por el desarrollo s6lo puede librarse
victoriosamente cuando se tiene conciencia clara
de sus riesgos e implicaciones political, tanto en
el frente interno cuanto en el campo internacio-
nal, porque la propia realidad structural de
nuestros pueblos se define a partir de sus ca-
racteristicas internal e internacionales. Nuestra







condici6n de sociedades dependientes es parte
bisica del cuadro global de una realidad que es
imperioso transformar. Sin embargo, una estra-
tegia global de desarrollo no debe ni puede ba-
sar su orientaci6n inicamente en la necesidad
de incidir sobre el aspect externo de nuestra
realidad. En la media en que seamos capaces de
transformar profundamente los aspects centra-
les del frente interno national, seremos tambidn
capaces de lograr una autintica political de de-
sarrollo. La tarea del desarrollo en paises como
los nuestros supone, por tanto, anular o reducir
drdsticamente sus desequilibrios estructurales
en el frente interno y su condici6n dependiente
en el campo international, porque en los dos se
define la naturaleza basica de su actual ordena-
miento social.

El compromise del Gobierno Revolucionario
es, pues, un compromise consciente e inequivo-
co que sabe calibrar las implicaciones de su po-
litica de transformaci6n. La Fuerza Armada del
Peri y el Gobierno Revolucionario que la re-
presenta y preside, han asumido el compromise
de cumplir metas de transformaci6n structural
cuya conquista constitute su justificaci6n his
t6rica como Gobierno en el Peru.
Tenemos una gran responsabilidad y una
vasta tarea por realizar. La conquista de los
objetivos sefialados en la "Estrategia de desa-
rrollo national a largo plazo", document que
resume la posici6n del Gobierno actual, entrafia
modificar profundamente la textura misma de
la sociedad peruana contemporanea. Pero, como
en todo process de dimension hist6rica, es im-
posible realizar todo al mismo tiempo. Hemos
de encarar las transformaciones estructurales







mAs significativas en- el campo interno. Y den-
tro de Astas, el Gobierno Revolucionario ya ha
sefialado como tareas de la mas alta prioridad
las reforms agraria, tributaria, del cr6dito y
de la empresa. En este sentido, y al igual que
en otras acciones concretas del desarrollo na-
cional, somos conscientes de los riesgos y peli-
gros implicitos. Somos conscientes de la oposi-
ci6n despiadada de quienes siempre han sido los
usufructuarios director del sub-desarrollo de
nuestra Patria. Pero, tambi6n sabemos que la
Fuerza Armada del Peru y su gobierno tienen
la mis profunda convicci6n de que las impera-
tivas tareas de la transformaci6n national no
pueden ser eludidas ni postergadas por mAs
tiempo.
Al sostener y defender una political nacio-
nalista y decididamente revolucionaria, estamos
cumpliendo un alto deber de patriotism. Cree-
mos que nuestro pais no puede alcanzar ni se-
guridad ni grandeza, manteniendo intocadas sus
viejas estructuras de discriminaci6n de las ma-
yorias nacionales. Aspiramos a la creaci6n de
un ordenamiento social en verdad libre y just
que consideramos incompatible con la supervi-
vencia -de los desequilibrios que han hecho de
nuestro pais una Naci6n de grandes injusticias.
Una caduca estructura political, que de muy
poco o nada sirvi6 a millones de peruanos, fue
,utilizada para dar visos de legalidad a la in-
justicia social; se trafic6 con los m6s nobles
ideales de libertad y democracia, constituciona-
lismo y patriotism. Contra todo esto hemos in-
surgido resueltamente decididos a iniciar el pro-
ceso de desarrollo a fin de lograr la emancipa-
ci6n econ6mica del Peri.







Esta es, sefiores, la naturaleza del solemne
compromise que el Gobierno Revolucionario tie-
ne con el Peru y con su historic. Tal es el sen-
tido de una posici6n y de una fe.
No obstante la definici6n de nuestro esfuer-
zo en t6rminos de un vigoroso process national
de transformaci6n, mal haria quien con ligero
juicio entendiese el problema de nuestro pais
como exclusivamente pernano. En el mis pro-
fundo de los sentidos, el problema que hoy
confront el Peri es un problema latinoameri-
cano. La batalla que hoy se libra en este pedazo
de la tierra de San Martin y de Bolivar, es un
enfrentamiento desigual en que se juega much
del destiny de nuestro continent que hoy, mis
que nunca, eleva al rango de su conciencia mis
preclara la convicci6n de que el camino de su
unidad es el camino de su salvaci6n definitive,
Y mal harian quienes supusieran que el Peru
va a dar paso atrAs en el sostenimiento de una
causa cuya mis honda raiz de justicia res-
ponde a un clamor americano. Sabrsmos pre-
valecer. Pero, por ser la causa del Peri una ex-
presi6n veraz de la causa de todo el continen-
te, nosotros esperamos y demandamos la soli-
daridad de los pueblos fraternos de Am6rica
Latina. Si hoy cayera el Perd, ningdn future na-
cional tendria seguridad en esta parte del mun-
do. Es de aqui, de donde dimana la responsa-
bilidad del continent Latinoameiicano frente
a un pais hermano como el Peri que hoy se jue-
ga el destiny en defense de su soberania national
en la incruenta lucha por su emancipaci6n eco-
n6mica.
Nosotros continuaremos batallando segu-
ros de nuestra raz6n que es de justicia, seguros
del respaldo de nuestro pueblo que al fin ha visto







restaurada su fe y recuperado su sentido de
dignidad national; y, seguros tambidn de que
estamos librando una lucha no s61o por el Peru
sino por toda America Latina cuyo destiny his
t6rico hoy vuelve a jugarse en suelo del Peru,
como se hizo ayer en los dias aurorales de nues-
tra vida republican. Por eso, por tener nues-
tra lucha un sentido y una misi6n latinoameri-
cana es que hoy, aqui, demandamos el respaldo
y ]a solidaridad de Am6rica Latina, convencidos
de que ser solidarios significa much mas que
decirlo.

Sefiores Delegados:
Reciban el aliento de mi Patria y el votq
venturoso que hacemos todos los peruanos pa-
ra que esta conferencia alcance los mis altos
niveles de suceso. Desde muchos puntos de vis-
ta, ustedes, sefiores, son los depositarios de una
confianza colectiva que no debe ser defraudada.
Los pueblos de Am6rica, y en especial el pueblo
del Peru, esperan de sus estudiosos y de sus
t6cnicos el aporte de soluciones valientes y rea-
listas. Darlas, es el compromise que ustedes han
asumido.

En nombre del Gobierno Revolucionario y
del pueblo peruano que hoy los acogen frater-
nalmente, reitero los mejores votos por el 6xi-
to de esta tarea.

Sefiores:

Declaro inaugurado el decimotercer perio-
do de sesiones de la Comisi6n Econ6mica para
America Latina de las Naciones Unidas.
















MENSAJE A LA NACION CON
MOTIVO DE LA PROMULGACION
DE LA LEY DE LA REFORM
AGRARIA

24 de Junio de 1969

Compatriotas:

Este es un dia.hist6rico. Y bien vale que to-
dos seamos plenamente conscientes de su signi-
ficado mis profundo. Hoy dia el Gobierno Re-
volucionario ha promulgado la Ley de la Refor-
ma Agraria y al hacerlo ha entregado al pais el
mis vital instrument de su transformaci6n y
desarrollo. La historic marcard este 24 de Junio
como el comienzo de un process irreversible que
sentard las bases de una grandeza national au-
tentica, es decir, de una grandeza cimentada en
la justicia social y en la participaci6n real del
pueblo en la riqueza y en el destiny de la Patria.
Hoy en el Dia del Indio, dia del campesino,
el Gobierno Revolucionario le rinde el mejor de
todos los tributes al entregar a la Naci6n ente-
ra una Ley que pondrd fin para siempre a un in-







just ordenamiento social que ha mantenido en
la pobreza y en la iniquidad a los que labran una
tierra siempre ajena y siempre negada a millo
nes de campesinos. Lejos de las palabras de
vanos homenajes, el Gobierno Revolucionario
concrete en un instrument de inapelable ac-
ci6n juridica ese anhelo national de justicia por
el que tanto se ha luchado en nuestra Patria. De
hoy en adelante, el campesino del Peri no sera
mis el paria ni el desheredado que vivi6 en la
pobreza, de la cuna a la tumba, y que mir6 im-
potente un porvenir igualmente sombrio para sus
hijos. A partir de este venturoso 24 de Junio, el
campesino del Peri sera en verdad un ciudada-
no libre a quien la Patria, al fin, le reconoce el
derecho a los frutos de la tierra que trabaja y un
lugar de justicia dentro de una sociedad de la
cual ya nunca mas serd, como hasta hoy, ciuda-
dano disminuido, hombre para ser explotado por
otro hombre.
Al asumir el gobierno del pais, la Fuerza
Armada asumi6 tambi6n el solemne compromise
de realizar una vasta tarea de reconstrucci6n na-
cional. Nosotros siempre fuimos conscientes de
la inmensa responsabilidad que contrajimos con
la Patria. Este no podia ser un gobierno mis en
el Peri. Insurgi6 con la vocaci6n irrenunciable
de ser el gobierno de la Revoluci6n national.
Mas ain, lhosotros declaramos que realizar
la transformaci6n de este pais constitute la jus-
tificaci6n hist6rica del Gobierno de la Fuerza
Armada. Vale decir, para la Fuerza Armada del
Perd la tarea de gobernar no fue entendida nunca
como banal ejercicio del poder, sin rumbo ni
prop6sito; ni tampoco fue entendida jams bajo
este regimen como acci6n continuista encamina







da a mantener un ordenamiento social bisica-
mente injusto, dentro del cual la mayoria de
nuestro pueblo siempre fue mayoria explotada,
mayoria en miseria, mayoria desposeida. Noso-
tros no asumimos el poder politico para hacer
de 61 botin y negociado ni instrument perpe-
tuador de la injusticia.
Todo lo contrario. Nosotros asumimos el
poder politico para hacer de 61 herramienta fe-
cunda de la transformaci6n de nuestra Patria. No
nos movi6 otro prop6sito. Quisimos darle al
Pern un gobierno capaz de emprender con reso-
luci6n y con coraje la tarea salvadora de su au-
tdntico desarrollo national. Fuimos desde el pri-
mer moment conscientes de que una empresa
asi demandaria de todos los peruanos sacrifi-
cios y esfuerzo; porque sabiamos que en un pais
como el Perd, caracterizado por abismales de-
sequilibrios sociales y econ6micos, la tarea del
desarrollo tenia necesariamente que ser una tarea
de transformaci6n. Superar el subdesarrollo na-
cional significa, por eso, lograr un reordenamien-
to de la sociedad peruana y, por tanto, alterar las
estructuras de poder econ6mico, politico y so-
cial en nuestro pais.
Por comprenderlo asi insurgimos como Go-
bierno Revolucionario; es decir, como regimen
fundamentalmente orientado al logro de la trans-
formaci6n integral de nuestra Patria. S61o asi el
Perd podrd superar su estancamiento y su re-
traso, que son ambos responsabilidad hist6rica
de quienes hasta hace diez meses detentaron el
poder politico en nuestro Pais. Fue por su inep-
cia y su complicidad que nuestro pueblo no pu-
do en el pasado encontrar el camino de su justi-
cia ni el Estado pudo emprender una acci6n vi.






gorosa destinada a elevar al pais del subdesarro-
llo en que lo sumieron sus malos gobernantes,
sus politicos fariseos, sus grandes claudicantes. --
Hoy todo eso ha quedado atras para siem-
pre. Hoy el Peri6 tiene un Gobierno decidido a
conquistar el desarrollo del Pais, mediante la
cancelaci6n definitive de viejas estructuras eco-
n6micas y sociales que no pueden ya tener va
lidez en nuestra 6poca. Las reforms profundas
por las que tantos compatriotas han luchado, es.
tain ya en march. Y dentro de ellas, la mis alta
-..prioridad corresponde, sin duda alguna, a la re-
forma de las estrUcturas agrarias. Por eso, field
a la raz6n misma de su existencia, field a los
compromises asumidos ante el pais y ante la
historic, fiel a los postulados explicitos de la Re-
voluci6n, el Gobierno de la Fuerza Armada le en-
trega hoy a la Naci6n peruana una avanzada Ley
de Reforma Agraria que marcari el comienzo de
la verdadera liberaci6n del campesinado nacio
nal.
En favor de la reform agraria se han pro
nunciado practicamente todos los organismos
t6cnicos nacionales e internacionales desde hace
muchos afios. Esta idea recibi6 el respaldo de los
presidents americanos en la reuni6n de Punta
del Este, y desde entonces las oficinas especia-
lizadas de las Naciones Unidas han hecho hin-
capi6 en la necesidad de modificar radicalmente
las estructuras agrarias de los paises latinoame-
ricanos. Y aqui en el Peru todos tambi6n han ha-
blado de la necesidad de emprender una aut6n-
tica reform agraria. Este fue el sefiuelo con el
cual se lograron adhesiones y votos. Pero nada
realmente profundo se hizo jams para implan-
tar una reform que de veras atacara la raiz del
problema y que de veras diera la tierra a quien
la trabaia. Esto hace la nueva Ley. Y por vedir







de un Gobierno Revolucionario, es en todo sen-
tido un instrument de desarrollo, una herra
mienta de transformaci6n; vale decir, una ley
aut6nticamente revolucionaria. Y como en el ca-
so de la political nacionalista del petr6leo, ahora
tambi6n la fuente final de nuestra inspiraci6n,
ha sido el pueblo; este pueblo al que nos debe-
mos por entero; este pueblo tantas veces engafia-
do; este pueblo que tanto ha sufrido y ha lu-
chado en espera de una justicia que sus gober-
nantes nunca supieron darle; este pueblo que
ahora recibe, no como una dadiva sino como un
derecho, una Ley de Reforma Agraria que abre y
garantiza, al fin, el camino de la justicia social
en el Peru.
En consecuencia, la ley se orienta a la can-
celaci6n de los sistemas de latifundio y mini-
fundio en el agro peruano, planteando su sustitu-
ci6n por un regimen just de tenencia de la tie-
rra que haga possible la difusi6n de la pequefia
y median propiedad en todo el pais. De otro la
do, por ser una ley national que contempla to-
dos los problems del agro, y que tiende a ser-
vir a quien trabaja la tierra, la Ley de Reforma
Agraria se aplicara en todo el territorio del pais,
sin reconocer privilegios ni casos de excepci6n
que favorezcan a determinados grupos o intere-
ses. La ley, por tanto, comprende a todo el siste-
ma agrario en su conjunto, porque s61o de esta
manera, serd possible desarrollar una political a-
graria coherente y puesta al servicio del desa-
rrollo national.
Al plantear la sustituci6n del minufundio y
del latifundio y al estimular la difusi6n de la pe-
quefia y median propiedad, la ley establece me-
didas que aseguran la no fragmentaci6n de la







gran propiedad como unidad de producci6n. Es
el regimen de tenencia lo que la ley afecta, mas
no el concept de unidad de producci6n agricola
o pecuaria. Por eso, para el caso de las empresas
agro-industriales, la ley contempla la cooperati-
vizaci6n en favor de sus servidores, pero garan-
tiza el funcionamiento de la nueva empresa co-
mo una sola unidad. En este sentido, la ley con-
sidera a la tierra y a las instalaciones como un
todo indivisible de producci6n sujeto a la refor-
ma agraria. La plant industrial de procesamien-
to primario de products del campo esti indi-
solublemente ligada a la tierra. Por tanto, es im-
posible afectar a 6sta y dejar intocada a aque-
lla. Y asi como en el caso del problema petrole-
ro el Estado expropi6 la totalidad del complejo,
afectando los pozos y la refineria con todas sus
instalaciones y servicios, asi tambi6n en el caso
de la gran propiedad agroindustrial, la Ley de
Reforma Agraria tiene que afectar necesaria-
mente la totalidad de la negociaci6n. Esto no
quiere decir que la gran propiedad sera dividida
y fragmentada, porque ello se traduciria en un
perjudicial descenso de los rendimientos de la
tierra. Por eso, la ley contempla el manteni-
miento de la unidad de producci6n bajo un dis-
tinto y just regimen de propiedad. Y dentro de
la nueva empresa la ley garantiza la estabilidad
de trabajo, los niveles de remuneraci6n y todos
los derechos sociales de la plant de direcci6n
t6cnica y administrative y de todos los actuales
servidores, abriendo para ellos, ademAs, el acce-
so.a los beneficios y utilidades de la cooperative
que sera la nueva propietaria del gran com-
plejo agroindustrial que la reform agraria afec
te.







La inspiraci6n social de la .nueva ley es,
pues, enteramente compatible con la necesidad
de garantizar la continuidad de los altos niveles
de rendimiento que la tecnologia agraria ha he-
cho posibles. Es por eso inexacto el cargo de
que la reform agraria entrafia una merma de
la producci6n del campo. Por el contrario, al ra-
cionalizar el uso y la propiedad de la tierra y al
crear los incentives derivados del mis amplio
acceso a esa propiedad, la reform agraria tien-
de a former mis y mejores propietarios del
agro, es decir, a impulsar una mas pujante pro-
ducci6n agropecuaria que beneficie, no a unos
pocos, sino a la sociedad en su conjunto. Un sec-
tor campesino cada vez mis pr6spero, organi-
zado y coherente, es la mejor garantia del desa-
rrollo arm6nico y acelerado de la actividad a-
gropecuaria del pais, dentro de la totalidad de]
process national de desarrollo.
Otra tendencia central de la ley, intima-
mente vinculada a la naturaleza de las mayores
necesidades del pais en su conjunto, es el 6nfa-
sis que ella pone en la reorientaci6n de los re-
cursos de capital hacia la industrial, como par-
te del esfuerzo national destinado a colocar al
Peru en condiciones ventajosas frente al reto
que plantea el esfuerzo de industrializaci6n den-
tro del sistema de la integraci6n econ6mica la-
tinoamericana. Las nuevas responsabilidades
que al Perd plantea la political de integraci6n
regional y subregional, demandan de nuestro
pais un vigoroso esfuerzo industrial y un deci-
dido respaldo del Estado a una dinimica y ga-
rantizada political de industrializaci6n, central-
mente basada en el sector interno de nuestra
economic. Por eso, esta ley es tambi6n una ley
de impulse a la industrial peruana, cuyo future







depend decisivamente de la creaci6n de un ca-
da vez mayor mercado interno de alto consume
diversificado y, tambi6n, del apoyo constructive
del Estado, consciente del inevitable destiny in-
dustrial de nuestra Patria.
1)esde este punto de vista, es muy impor-
tante que el capital national comprenda cabal-
mente la significaci6n de la Ley de Reforma A-
graria, como instrument estimulador del pro-
ceso de industrializaci6n en nuestro pais. La
ley, en efecto, abre muy grandes perspectives a
la inversion industrial a trav6s del incentive que
significant nuevas empresas forjadoras de rique-
za y creadoras de trabajo. Estas nuevas y am-
plias perspectives de desarrollo econ6mico,
plantean un reto a la capacidad empresarial y al
dinamismo de la joven industrial peruana, cuyo
future seri, en gran parte, el resultado del es-
fuerzo tesonero de quienes a ella dediquen toda
su energia y su talent. La industrializaci6n es
un aspect central del process de desarrollo
econ6mico de nuestro pais, y el esfuerzo indus-
trial puede y debe former parte de la tarea de
transformaci6n de las estructuras tradicionales
del Peri. Luchar por la industrializaci6n es, por
eso, luchar por el porvenir de la Naci6n. Y por
ello, el impulso a la industrial constitute uno de
los principles objetivos de la political de trans-
formaci6n del Gobierno Revolucionario. A este
fin coadyuva la Ley de Reforma Agraria, al es-
timular el dinamismo del sector industrial me-
diante la reorientaci6n de los recursos hacia fi-
nes de promoci6n de la industrial national.
No se trata pues de destruir, sino de racio-
nalizar el empleo de los recursos nacionales en
funci6n de las necesidades principles de toda la







sociedad peruana. El Gobierno hace una invoca-
ci6n para que, al margen de posibles temores in-
fundados, se aprecie con claridad las enormes
posibilidades que la ley abre al desarrollo eco-
n6mico del Pert. Los empresatios nacionales,
deben tener la certeza de que el Gobierno Revolu-
cionario no tiene otro prop6sito que el de afian-
zar una political industrial que no puede tener
6-ito sin la ampliaci6n de un mercado interno
de consume como el que creard la aplicaci6n
de la reform agraria. La convertibilidad de los
Bonos de la Deuda Agraria en acciones de em-
presas industriales necesarias para el desarrollo
del pais, represent un enorme paso en el pro-
ceso de industrializaci6n al cual el Gobierno Re-
volucionario brindard todas las garantias que 61
requiera.
La nueva Ley de Reforma Agraria, por otra
parte, limita el derecho a la propiedad de la
tierra, para garantizar que 6sta cumpla su fun-
ci6n social dentro de un ordenamiento de justi-
cia. En este sentido, la ley contempla limits de
inafectabilidad que salvaguardan el principio
normativo de que la tierra debe ser para quien
la trabaja y no para quien derive de ella ren-
ta sin labrarla. La tierra debe ser para el cam-
pesino, para el pequefio y median propietario;
para el hombre que hunde en ella sus manos y
crea riqueza para todos; para el hombre, en fin,
que lucha y enraiza su propio destiny en los sur-
cos fecundos, forjadores de vida.
Por eso, en un pais de limitados recursos
como el nuestro, la propiedad tambinri tiene
que tener un limited. Es esencialmente injusto
un sistema en el cual la inmensa mayoria de la
tierra -y de la tierra mejor- est6 en muy po-







cas manos, como ha ocurrido hasta ayer mis-
mo en nuestro pais. Esta desequilibrada e in-
justa situaci6n toca a su fin con la Ley de Re-
forma Agraria que el Gobierno Revolucionario
acaba de promulgar. La propiedad esta garan-
tizada, pero dentro de los limits que la hagan
compatible con la irrenunciable funci6n social
que ella debe cumplir. Esta no es, por tanto, una
ley de despojo, sino una ley de justicia. Y si
por cierto habrd quienes se sientan afectados
en sus intereses, 6stos, por respetables que sean,
no pueden prevalecer ante los intereses y las
necesidades de millones de peruanos quienes,
al fin, van a tener un pedazo de tierra para ellos
y sus hijos en el suelo que los vid nacer.
Es necesario indicar a la ciudadania que
es por complete inexacta la version segin la
cual en la preparaci6n de la I ey no se han reci-
bido los puntos de vista de instituciones y per-
sonas cuyas actividades se vinculan al agro. El
Ministerio de Agricultura recibi6 los puntos de
vista de la Sociedad Nacional Agraria y de nu-
merosas personas calificadas. Sin embargo,
huelga decir que los aspects t6cnicos del pro-
blema agrario de nuestro pais son suficiente-
mente conocidos y la legislaci6n comparada
en material de reform agraria es, ciertamente,
voluminosa. Por eso, los aspects debatibles del
problema se refieren a las opciones de caracter
politico implicitas en los diversos enfoques da-
dos en todas parties del problema agrario. Y aqui
es, precisamente, donde surgeon explicables dife-
rencias de perspective. Por tanto, tomar un ca-
mino en vez de otro, no quiere decir de ningin
modo que no se hayan escuchado distintas opi-
niones; significa, simplemente, que las decisio-
nes tomadas responded a distintas concepcio-







nes generals de lo que debe ser la parte medu-
lar de una aut6ntica reform agraria.
Los que vean reducida su propiedad por la
aplicaci6n de la ley recibirin compensaci6n
justipreciada por parte del Estado. Pero en con-
ciencia, habrAn de reconocer que la reform a-
graria es para nuestro pais un inaplazable im-
-,ativo de justicia. Y si bien es cierto que es-
s un Gobierno para todos los peruanos, no
eenos cierto que 61 debe y tiene que ser, por
encima de todo, un Gobierno para los mas y
tambi6n para los mas necesitados. El Gobierno
Revolucionario confia en que quienes se sien-
tan adversamente afectados por la Ley de Re-
forma Agraria comprendan, por encima de sus
acaso explicables egoismos, la profunda justicia
que reivindica y hace realidad. Nosotros actua-
remos en equidad al aplicar la ley y seremos
respetuosos de los derechos legitimos de aque-
llos a quienes la ley se aplique. Pero seremos
tambi6n inflexibles en exigir la absolute apli-
caci6n de la reform agraria, parte esencial de
la political transformadora del Gobierno de la
Revoluci6n y aspect fundamental de una res-
ponsabilidad que hemos jurado cumplir, sin des-
viaciones ni temores, por el bien sagrado de la
Patria.
Por eso, por responder al clamor de justi-
cia y al derecho de los mas necesitados, es que
la Ley de Reforma Agraria ha dado su respaldo
a esa gran masa de campesinos que forman las
comunidades indigenas que a partir de hoy
-abandonando un calificativo de resabios ra-
cistas y de prejuicio inaceptable- se llamarin
Comunidades Campesinas. Los cientos de miles
de hombres del campo que las forman tendran







desde ahora el respaldo efectivo del Estado pa-
ra lograr los cr6ditos y la ayuda t6cnica que in-
dispensablemente se require a fin de conver-
tirlas en dinimicas unidades de producci6n coo-
perativa. Creemos cumplir asi un verdadero de-
ber de reparaci6n para todos aquellos campe-
sinos olvidados del Peri, hombres que centena-
riamente han sufrido el castigo de todas las:
poliaciones y de todas las injusticias. Con
ley se inicia el camino de su verdadera red ,.
ci6n social. Ya nunca mAs- serdn las victims
indefensas del flagelo gamonalista. A partir de
hoy, con el respaldo del Estado, serin partici-
pes en la responsabilidad de su propio desarro-
llo. Asi, verdaderamente al cabo de los siglos, las
comunidades campesinas, el ayllu antiguo,
simbolo de un milenario ideal de justicia que
nunca fue totalmente abatido, ver6n renacidos
su fuerza y su vigor para ser, otra vez, dinimi-
cos elements de progress como fueron antafio
en la antigua y grandiosa civilizaci6n de nues-
tros antepasados.
Estas son las caracteristicas centrales de
la Ley de Reforma Agraria que pronto todos
conocerin a lo largo y ancho del territorio de
nuestra Patria. Los hombres del Gobierno tene.
mos lhcida conciencia de que con ella comienza
la verdadera revoluci6n social y econ6mica del
Peri. Como en todo process de veras trascen-
dente, habra vicisitudes y habrd tropiezos. Tam-
bi6n de ello somos conscientes. No nos arre-
dran las inevitable dificultades del process re-
volucionario que hoy comienza en nuestro pais.
Con el apoyo del pueblo sabremos sortear todos
los peligros y todos los escollos. Mas nos pesa-
ria no tener la decision de cumplir un compro-







miso que sabemos salvador para la Patria. El
gobierno tiene f6 en nuestra Patria, confianza
en nuestro pueblo. La lucha nos hermanard a
todos los peruanos que, por encima de distingos
secundarios, hemos unido nuestra suerte en la
defense comfin de un ideal revolucionario que
s6lo persigue la grandeza de la Naci6n. Hoy, co
mo en otros moments de trascendentales de-
cisiones, el Gobierno Revolucionario apela al
pueblo en demand de solidaridad para em-
prender una dura pero inevitable empresa sal-
vadora. Aqui, donde tantas promesas quedaron
incumplidas, donde se abandonaron tantos idea-
les, nosotros hemos querido retomar el senti-
do profundo de un esfuerzo trunco hasta hoy:
el de reivindicar al humilde campesino de
nuestra Patria, respondiendo a un clamor y a
una demand cuya raiz mis honda se afinca en
nuestra historic y cuya imagen de justicia sur-
ge de nuestro propio e inmemorial pasado de
pueblo americano.
Sabemos muy bien que la Ley de Reforma
Agraria tendra adversarios y detractors. Ellos
vendran de los grupos privilegiados que hicie-
ron del monopolio econ6mico y del poder poli-
tico la verdadera raz6n de su existencia. Esa es
la oligarquia traditional que verd en peligro su
antipatri6tica posici6n de dominio en el Peru.
No le tememos. A esa oligarquia le decimos que
estamos decididos a usar toda la energia nece-
saria para aplastar cualquier sabotaje a la nue-
va ley y cualquier intent de subvertir el orden
ptblico.
Ya se advierten indicios de una political de
rumors con la que se trata de engafiar y sor-
prender a los propios campesinos que serin los







beneficiaries director e inmediatos de la refor-
ma agraria porque ella les dard tierra.

El Gobierno no tolerarA la political de quie-
nes traten de entorpecer la reform agraria en
perjuicio de los intereses del campesinado y
de la sociedad. En esto seremos inflexibles y
bien vale que todos lo entiendan claramente. La
prepotencia de los intereses y de los privilegios
tiene ya un limited en el Perd.

Pero la Ley de Reforma Agraria tambidn
tendrd sus defensores y sus amigos. Ellos serAn
los que comprendan patri6ticamente la decisi-
va importancia que esta ley tiene para el desa-
rrollo national: serAn los hombres del pueblo,
los campesinos, los obreros, los estudiantes, es
decir, todos los que siempre han luchado poi
hacer prevalecer la justicia social en el Peri.
Ellos comprenderAn que al fin empiezan a rea-
lizarse sus ideales. Nada importa que unos sea-
mos militares y otros civiles. La Patria es una
sola y es de todos. Lo que importa es que se
cumpla la transformaci6n social y econ6mica
de nuestro pais para hacer de 61 una Naci6n li-
bre, just y soberana. Desde este punto de vis-
ta, se debe recorder la posici6n de los hombres
de la Iglesia. En una reciente declaraci6n de los
Sacerdotes de ONIS, se sefiala la imperative ur-
gencia de una genuina reform agraria en el
Peru y se sostiene que "en una concepci6n cris
tiana del hombre y del mundo, los bienes de la
tierra se ordenan a todos los hombres, para per-
mitirles la realizaci6n de su vocaci6n y destino".
No estamos solos. En la obra de la reform a-
graria tendremos a nuestro lado a los campesi-







nos, a los obreros, a los estudiantes, a la inmen-
sa mayoria de los intelectuales, sacerdotes, in-
dustriales y profesionales del Perd. Y esto es lo
que cuenta, porque ellos son el pueblo autenti-
co de nuestra Patria al lado del cual esti la
Fuerza Armada que surge de ese pueblo y que
a su causa brinda el respaldo de su decision
inquebrantable.
Quiero, por eso, hacer una sincera invoca-
ci6n a la juventud del Perd para la que quere-
mos forjar una Patria mejor. Quienes vivimos
hoy los afios de la adultez recibimos un mundo
lleno de imperfecciones y de injusticias. Para
quienes vengan despu6s de nosotros queremos
el legado de una sociedad libre y just, la he-
rencia de una Naci6n donde no tengan cabida
las clamorosas desigualdades y el oprobio del
mund-o que nos toc6 vivir. Este es nuestro mas
grande anhelo: Labrar para nuestro pueblo y
para su juventud un ordenamiento social donde
el hombre viva con dignidad, sabiendo que vive
en una tierra que es suya y en una Naci6n que
es duefia de su destino.

Asi, mediante una political revolucionaria
de inspiraci6n verdaderamente peruana, pro-
fundamente nacionalista y por tanto exenta de
influencias foraneas de cualquier indole, el go-
bierno del pueblo y de la Fuerza Armada pone
hoy en movimiento un vigoroso e irreversible
process de transformaci6n national, evitando
el ca6tico surgimiento de violencia social y dan-
do aut6noma soluci6n a los seculares proble-
mas del Perd. Esta es la mejor garantia de una
verdadera y just paz social en el future de
nuestra Patria.





54

Compatriotas:
Este es, repito, un dia hist6rico cuya tras-
cendencia se acrecentard con el paso de los
afios. Hoy el Gobierno Revolucionario siente la
emoci6n profunda de una misi6n y de un deber
cumplidos. Hoy en el Dia del Campesino, mira-
mos a la ciudadania con fe, orgullo y esperanza;
y le decimos al Peru entero que a su pueblo de-
bemos la inspiraci6n de nuestros actos y que a
61 hoy le entregamos una ley forjadora de gran-
deza y justicia en su destino.

Al hombre de la tierra ahora le podemos de-
cir en la voz inmortal y libertaria de Tupac
Amaru:
Campesino, el patr6n ya no
comers mis tu pobreza!

















MENSAJE A LA NACION EN EL 148'
ANIVERSARIO DE LA INDEPENDEN-
CIA NATIONAL

28 de Julio de 1969


Compatriotas:

Hace casi diez meses la Fuerza Armada, en
el Primer Movimiento Revolucionario de su
Historia, asumi6 el Gobierno del Peru. No fue
un golpe military. Fue el comienzo de una Revo-
luci6n Nacionalista. Con ella se inici6 una etapa
en la vida republican del Peri y a su t6rmino,
viviremos una sociedad nueva, distinta y justi-
ciera. Heredero de un ilustre pasado, nuestro
pueblo vuelve a destacar en el ancho scenario de
Am6rica Latina. El sentido mds hondo de la Re-
voluci6n Peruana surge de la entrafia misma de
esta tierra y sus hombres; se adentra en su rea-
lidad y recoge el mensaje de fe y de sangre que
a este pais legaron sus hijos que supieron lu-
char por un inmarcesible ideal de justicia. Hoy
somos los abanderados de ese ideal. Tenemos
conciencia de ser int6rpretes de un profundo y







ancestral reclamo de este pueblo: Hoy somos
uno solo, Pueblo. y Gobierno, Pueblo y Fuerza
Armada. Hoy vive el Peri la experiencia gran-
diosa de su transformaci6n. La historic dird que
en estos afios una naci6n entera y su Fuerza
Armada emprendieron el rumbo de su libera-
ci6n definitive, sentaron las bases de su genuine
desarrollo, doblegaron el poder de una oligar-
quia egoista y colonial, recuperaron su aut6nti-
ca soberania frente a presiones extranjeras y
dieron comienzo a la magna tarea de realizar la
Justicia Social en el Peru.
Este fue el gran motive de nuestra Revolu-
ci6n. Y hoy, en una nueva efem6rides de la pa-
tria, recordamos otro 28 de Julio cuando el Pe-
ri advino a la vida republican independiente.
Y rendimos homenaje a los forjadores de esa
primera emancipaci6n, ahora que nos encontra-
mos en el umbral de la segunda Independencia.
Por eso 6ste es un mensaje al Pueblo mis-
mo del Peri. No quiere ser un mensaje tradicio-
nal. Intenta ser la voz clara y direct de un Go-
bierno Revolucionario que al pueblo le dice la
verdad, el sentido de su obra y el por qu6 estA
aqui.
Nosotros asumimos la responsabilidad de
gobernar en horas muy dificiles para el Peru.
No era una epoca de bonanza. Era un moment
de crisis. Al borde mismo de grandes aconteci-
mientos epocales, el pais miraba al pasado y el
Gobierno mantenia sin resolver los grandes pro-
blemas de la Naci6n. El pueblo estaba ausente
de las grandes decisions que s6lo se tomaron
para favorecer los viejos privilegios y las gran-
des injusticias. El reclamo insistente de las ma-







vorias nacionales continuaba desoido. Viviamos
una aparente Democracia formal, dominada por
una minoria favorecida que siempre ignor6 las
verdaderas necesidades del pueblo. Todas las
promesas quedaron incumplidas, en medio de
un ambiente de corrupci6n political y de inmo-
ralidad sin paralelo en nuestra historic. Fue en
un scenario asi donde quienes ejercian el po-
der real desde el Ejecutivo y desde el Parlamen-
to, reafirmaron su nunca reconocida, pero hist6-
ricamente demostrable, unidad de prop6sito al
servicio de la oligarquia internal y forinea; y lle-
varon al pais a la ignominia de un compromise
que realmente significaba el pisoteamiento de
la soberania national en favor de una empresa
extranjera.
Culminando un largo process de reorienta-
ci6n y toma de conciencia de los irresueltos pro-
blemas fundamentals del pais, la Fuerza Ar-
mada se vio compelida a intervenir para evitar
que fuera consumada una verdadera traici6n a
]a Patria, y para evitar tambidn que irrespon-
sablemente continuara la burla a los derechos
y reclamos de un pueblo que en vano deman-
daba de su gobernantes acciones de justicia. Al
pais le consta que no quisimos nunca tomar es-
te camino. Habriamos preferido que las grandes
cuestiones nacionales fueran resueltas dentro
del marco de un gobierno civil. No tuvimos otra
alternative. Fue la inepcia, la insensatez, la co-
rrupci6n y la insensibilidad de los malos gober-
nantes lo que nos hizo comprender que era
Luestra la responsabilidad de asumir la tarea
k~e la cobardia y la complicidad tornaron im-
le a manos de un Ejecutivo y un Parlamen-
l f les los electores depositaron una






confianza que no supieron respetar, una fe que
defraudaron, una esperanza de la que hicieron
burla.
Hablemos claramente. Recojamos la admo
nici6n de don Manuel Gonzales Prada que de-
mand6 "romper el pacto infame y ticito de ha-
blar a media voz". Llamemos a las cosas por su
nombre. Aqui hubo olvido punible de responsa-
bilidades que siempre debieron ser honradas.
Hubo abandon execrable de ideales que de-
bieron mantenerse. Hubo defraudaci6n de una
inmensa esperanza colectiva. Hubo violaci6n del
juramento de servir a la patria por encima de
todas las cosas. Y hubo trifico con la fe de un
pueblo que supo esperar y confiar en falsos ada-
lides quienes, desde el Poder, renegaron de la
causa sagrada que un dia ese pueblo puso en
sus manos para que siempreafuera defendida.

Esta Revoluci6n se hizo para cancelar defi-
nitivamente la vergiienza de una dpoca asi, para
abrir un camino de Independencia y de Justicia
Social, para resolver los grandes problems del
Periu, para hacer respetar su soberania, para que
no continuaran el subdesarrollo, la explota-
ci6n y la miseria y para que los l6timos no si-
guieran siendo los iltimos. En suma, ella obe-
deci6 a la necesidad de que el Peri tuviera su
segunda y verdadera emancipaci6n.

LAS GRADES REALIZACIONES
El Problema de la IPC.
Por todo esto, el Gobierno Revoluci
empez6 por resolver de manera






ominoso problema con la International Petro-
leum Company. Quienes gobernaron desde el
Ejecutivo y desde el Parlamento mantuvieron
esta cuesti6n irresuelta durante largos afios. El
pais entero fue testigo de ese especticulo ver-
gonzante e infame. Se anunciaron soluciones in-
mediatas que jams fueron cumplidas y, con
frivolidad inexcusable, se transfiri6 de Poder del
Estado a Poder del Estado la responsabilidad de
superar para siempre una situaci6n que compro-
metia gravemente la dignidad y la soberania del
Peri. Pero nunca se quiso encarar frontalmente
el problema. Y cuando se arrib6 a una soluci6n,
fue una soluci6n claudicante y entreguista que
ningtin peruano con orgullo de serlo podria ha-
ber aceptado jams. La Fuerza Armada no la
acept6. Y desde el Gobierno cumpli6 el anhelo
ciudadano y patri6tico de reivindicar una rique-
za national que ilegitimamente explotaba una em-
presa extranjera. Asi se repar6 la dignidad y la
goberania de nuestra Patria. Este fue un paso
fundamental v decisive de la Revoluci6n. Los irre-
nunciables derechos del Perd han prevalecido.
El petr6leo es peruano. La International Petro-
leum Company ha desaparecido del pais. He-
mos hecho frente a las presiones extranjeras no
con altaneria, sino con firmeza. Si el precio de
defender esta causa nos convierte en blanco de
abominables "Enmiendas" que el Peru y el mun-
mundo entero han rechazado, estamos dispues-
tos a pagarlo. Nada modificard esta situaci6n
Los dias del entreguismo han llegado a su fin.

Una Vigorosa Politica Internacional Indepen-
diente.

La posici6n del Perd frente al problema del







petr6leo form, desde el comienzo, parte de una
perspective mayor que fundamental la nueva e
independiente political international del Go-
bierno Revolucionario. Esta nueva political que
ha ganado para el Peri el respeto de todos los
paises del mundo, se basa en la convicci6n de
que ella debe responder inicamente a los inte-
reses nacionales. Son ellos los que dictan su
sentido y su rumbo; son ellos los que definen
sus limits y sus objetivos. Dentro de esta pers-
pectiva, el Peru ha ampliado sus contacts di-
plomAticos, comerciales y culturales con paises
de fisonomia political distinta a la nuestra, pero
cuyos mercados pueden abrirse a nuestros pro-
ductos y cuya cooperaci6n tecnica y econ6-
mica nos puede ser muy futil en las tareas del
desarrollo national. Asimismo, el Gobierno Re-
volucionario ha impreso un sello distintivo a
su political exterior en el Hemisferio Occiden-
tal. La doctrine peruana en problems de Coo-
peraci6n Econ6mica, se fundamental en la nece-
sidad de desterrar para siempre todo tipo de
presiones y condicionamientos en el campo de las
relaciones internacionales. Esta posici6n, ex-
puesta y defendida con brillo por nuestra Can-
cilleria, ha sido recibida con uninime aplauso por
los pueblos de Amdrica Latina. Muchos Gobier-
nos nos han respaldado. Y al hacerlo han de-
mostrado ser solidarios con el Peru en las ho-
ras dificiles, hecho que justifica una expresi6n
de reconocimiento por parte del Gobierno Re
volucionario.
Es precise que la ciudadania tenga noci6n
cabal de la significaci6n hist6rica que para
nuestro pais y para Amdrica Latina tiene la
nueva y definitive posici6n international del Go-






bierno Revolucionario. Sujeto siempre como
furg6n de cola a las decisions de grandes po-
tencias extranjeras, el Peri hasta hace diez me-
ses sigui6 en material international un rumbo
dependiente lesivo a sus intereses. Recuperan-
do a plenitud nuestra soberania, el Gobierno Re-
volucionario ha roto la sujeci6n de otros afios
y ha iniciado la gesta de la definitive emancipa-
ci6n econ6mica de nuestra Patria. Hoy somos
duefios de decidir el rumbo de nuestra political
exterior. Queremos mantener relaciones cordia-
les con todos los paises del mundo, pero dentro
de un marco de respeto por la inabdicable so-
berania de nuestra Patria. Confiamos en que
quienes se puedan sentir desconcertados o in-
c6modos ante la nueva posici6n del Perd, Ile-
guen a comprenderla como la just e irrever-
sible posici6n de un pueblo soberano. Cancelar
la traditional dependencia de nuestro pais es
objetivo fundamental de la revoluci6n naciona-
lista y meta central del desarrollo pleno del Pe-
ru. Esto debe ser reconocido por todos. Porque
de ello dependera en gran media que las rela-
ciones internacionales en esta parte del mundo
se normalicen permanentemente en beneficio de
todos los paises americanos.
La dependencia latinoamericana surge fun-
damentalmente de la naturaleza de las relacio-
nes econ6micas, financieras y comerciales de
nuestros paises con las naciones desarrolladas
del mundo. Tales relaciones general desequili-
brios altamente perjudiciales para los paises la-
tinoamericanos. Por tanto, el Perd plantea la ne-
cesidad de introducir modificaciones sustantivas
en Areas importantes de la acci6n international.
En primer lugar, los t6rminos del intercambio






commercial con los paises desarrollados, clara-
mente desventajosos para los paises de America
Latina, deben ser superados sin demora. En se-
gundo lugar, la estructura del comercio inte-
ramericano debe ser radicalmente modificada
para reducir y cancelar las barreras arancela-
rias que los products manufacturados latinoa-
mericanos encuentran en el mercado estadouni-
dense. Finalmente, se debe racionalizar la nece-
saria inversi6n de capitals extranjeros en
nuestros paises. La inversion privada extran-
jera, si bien crea focos de modernizaci6n econ6-
mica, sirve en las actuales condiciones como me-
canismo de succi6n de la riqueza de los paises
latinoamericanos. Parad6jicamente, pese a nues-
tra condici6n de naciones en vias de desarrollo,
somos en realidad exportadores de capitals y
financiadores del spectacular desarrollo de los
paises altamente industrializados. Con la rique-
za extraida de America Latina se dinamiza el
desarrollo de otras areas del mundo que operan
como zonas de expansion del industrialismo mo-
derno.
Esta inaceptable situaci6n debe ser igual-
mente superada. El desarrollo latinoamericano
necesita capitals extranjeros. Pero esos capita-
les no vienen por filantropia. A ellos tambi6n les
convene venir. Hay, por tanto, una convenien-
cia reciproca que debe ser clara y justamente
normada en beneficio de ambas parties. En con-
secuencia, los capitals extranjeros deben desen-
volver sus actividades dentro del marco legal
de nuestros estados, bajo formas que garanticen
la just participaci6n de nuestros paises en la
riqueza que ellos y sus hombres produce.
Las tres medidas aqui planteadas repre-
sentan la mejor soluci6n al problema de una






creciente pobreza generalizada que puede tor-
nar virtualmente inevitable la alternative de
otras formas de organizaci6n political, econ6mi-
ca y social que no deseamos y cuya presencia en
el actual panorama latinoamericano podria sig-
nificar serio peligro para la unidad de todo el
Continente. De crearse condiciones que hicieran
ineludible tal alternative, ello seria responsa-
bilidad central de quienes, ciegos a la evidencia
de los cambios substanciales ocurridos en las
uiltimas d6cadas, no saben comprender el nue-
vo rumbo del mundo y el nuevo sentido de la
realidad americana.


Al formular este planteamiento no nos -mue-
ve enemistad alguna hacia ningln pais de Am&-
rica. Actuamos asi porque estamos convencidos
de que dentro de la comunidad de naciones ame-
ricanas no deben existir relaciones de domina-
ci6n. Todos podemos colaborar dentro de un
marco global de respeto por las decisions so-
beranas de cada pais. Am6rica Latina rechaza
toda forma de intervencionismo; y se intervene,
o se pretend intervenir, cuando surgeon contra
nuestro pais amenazas de "enmiendas" que re-
chazamos categ6ricamente por ser expresi6n de
actitud imperialista. Como otros factors con-
sustanciales a la naturaleza misma de nuestra
revoluci6n nacionalista, la posici6n internacio-
nal del Perd no sera abandonada. Reiteramos
nuestro deseo de armonia, de paz y de coope-
raci6n. Pero, al mismo tiempo, ratificamos nues-
tra decision de luchar por el respeto a nuestra
soberania y por nuestro derecho a decidir el des-
tino del Peril de acuerdo a sus intereses dentro
de un marco de justicia.






Reestructuraci6n de la Banca Estatal
Definida la situaci6n creada por la Inter-
national Petroleum Company y puesta en mar-
cha una political international independiente
de gran aliento, el Gobierno Revolucionario con-
centr6 su atenci6n en el frente interno, donde
los graves problems no podian continuar de-
satendidos por mis tiempo. Decisiones de im-
portancia fundamental han sido implementadas
en este campo. La primera ha sido la reestruc-
turaci6n de ia Banca Estatal, que siempre estu-
vo orientada al servicio de las grandes empre-
sas y fue ajena a las necesidades del desarrollo
national. De hoy en adelante la Banca Estatal
estara al servicio de esas necesidades y no al de
intereses particulares. La reestructuraci6n de la
Banca Estatal, comprende tres medidas impor-
tantes: en primer lugar, la transferencia del
control del Banco Central de Reserva a manos
del Estado, recomendaci6n del informed de la Co-
misi6n Carbonel, es un hecho decisive para la
indispensable reorientaci6n de la political eco-
n6mica del pais y para la vigorizaci6n de su de-
sarrollo. En segundo lugar, el Banco de la Na-
ci6n ha sido tambien reestructurado para que
cumpla su funci6n como agent financiero del
Estado en las actividades del sector pdblico. En
tercer lugar, la Banca de Fomento Sectorial ha
redefinido su political crediticia para orientarla
hacia las cooperatives y los pequefios y medianos
empresarios del pais. Finalmente, para garantizar
la coordinaci6n de las instituciones estatales de
credito se ha creado el Consejo Superior de la
Banca Estatal cuyo principal objetivo es garan-
tiZar la oportuna asignaci6n de recursos finan-
cieros a los distintos sectors de la economic na-






cional, de acuerdo a las prioridades establecidas
en el Plan Econ6mico Anual.

Reforma Agraria

La segunda media capital en el frente in-
terno ha sido la iniciaci6n de una aut6ntica re-
forma agraria que tanto se prometi6 y nunca
se llev6 a cabo en el pais. La Ley de Reforma
Agraria, instrument bAsico para el desarrollo,
ha recibido el apoyo de nuestro pueblo y el mas
complete respaldo international. Esta ley per-
sigue various objetivos fundamentals: cancela
definitivamente el sistema de latifundio; favo-
rece decisivamente el desarrollo industrial; di-
funde la pequefia y median propiedad; impul-
sa las formas cooperatives de producci6n; da la
tierra a quien la trabaja; convierte a los asala-
riados en beneficiaries inicos de la gran pro-
piedad agroindustrial; contribute a la efectiva
redistribuci6n del ingreso en el campo; garan-
tiza el mantenimiento de altos niveles de pro-
ducci6n; y, al transformar radicalmente la es-
tructura traditional del agro peruano, sienta las
bases para la total reconstrucci6n econ6mica de
nuestra sociedad. Esta reform agraria, conside-
rada por la Universidad Peruana como el hecho
mls trascendental de nuestra vida republican,
constitute la primera transformaci6n structural
que Gobierno alguno haya emprendido en el
pais. Sus repercusiones serin muy vastas en to-
dos los aspects de la vida national. Proceso
irreversible, la reform agraria abre el camino
de la justicia social en el Peru.
Sin embargo, conforme se pudo prever en
el Mensaje dirigido al pais con motive de la
promulgaci6n de la Ley de Reforma, ya se estin







produciendo actos orientados a entorpecer e im-
pedir su aplicaci6n. Es evidence la campafia or-
ganizada que contra esta Reforma lanzan los
sectors afectados de la oligarquia, los dirigentes
de las agrupaciones political que a ellos defien-
den y la prensa que sirve a sus intereses. No nos
sorprende esta acci6n concertada de quienes se
identifican con los privilegios y las injusticias
de un ordenamiento socio-econ6mico va cance-
lado para siempre. Pero frente a ella reafirma-
mos nuestra decision de ser inflexibles en la a-
plicaci6n de la Reforma. Llegard un moment
en que esta oligarquia, esos dirigentes politicos,
y esa prensa, hoy unidos para defender lo incon-
fesable, se convenzan de la inutilidad de sus es-
fuerzos porque como dije el 24 de Junio, no es-
tamos solos; nos respaldan en esta tarea cam-
pesinos, obreros y estudiantes y la inmensa ma-
yoria de intelectuales, sacerdotes, industriales y
profesionales del Peru. Mientras tanto, el Go-
bierno Revolucionario proseguird con firmeza
su acci6n transformadora. Los estorbos queda-
ran a lo largo del camino, como testimonio de
1o que hubo que dejar de lado para realizar la
justicia social en el Peru.

Ley General de Aguas
La tercera media important en el frente
interno ha sido la reciente promulgaci6n de la
Ley General de Aguas, instrument juridico que
el pais reclamaba desde hace muchos afios. El
C6digo de Aguas recientemente derogado, se ori-
gin6 en tiempos de la Colonia y a su amparo los
campesinos peruanos siempre vivieron a merced
de los grandes latifundios cuyos propietarios







ejercieron sobre el agua de la Naci6n el mis
complete e ilegitimo dominio. iTierra y Agua!
fue el grito de los grandes agraristas de Amdrica
Latina. Y tambi6n lo fue de quienes, en nuestro
pais, lucharon por la justicia en el agro perua-
no. Por eso, el Gobierno Revolucionario juzg6
que una Ley General de Aguas constituia el
complement indispensable de la Reforma A-
graria. El principio fundamental de esta nueva
Ley establece que las aguas, sin excepci6n algu-
na, son propiedad inalienable e imprescriptible
del Estado, vale decir, de todos los peruanos. En
consecuencia, ya no habrd mis propiedad pri-
vada ni derechos adquiridos sobre las aguas. El
uso de este recurso vital se otorgard en armonia
con el interns de quienes la requieren y en fun-
ci6n de las necesidades de desarrollo del pais.
Moralizaci6n de la Administraci6n Ptblica.

La moralizaci6n piblica es un process que
necesariamente ha tenido que desenvolverse
dentro de cauces legales no siempre propicios
para la efectiva aplicaci6n de la justicia. Fueron
innumerables los caminos por los cuales en el
pasado se cometieron actos de inmoralidad en
agravio del Estado. En la conciencia ciudadana
esta muy clara la convicci6n de que antes no
siempre hubo honradez en las esferas pfiblicas.
Virtualmente imposibles de ser detectados y
probados de acuerdo al texto de la legislaci6n
vigente, innumerables delitos, entire ellos los del
contrabando, no han recibido el castigo que me-
recian. S61o el rechazo y la sanci6n moral de la
ciudadania han recaido, hasta el moment, so-
bre quienes defraudaron una confianza que ja-
mis merecieron. Pero hay otra dimension de la







moralidad que el pais por tanto tiempo recla-
m6: La honradez de. sus gobernantes. Este no es
un Gobierno de prevaricadores. Y el pueblo lo
sabe. Dentro de nosotros quien delinca seri
sancionado. Sabemos muy bien el gran dafio
que se hizo a este pais al hundirlo en una pro-
funda crisis moral. Sin embargo, el Perd se re-
cuperard para llegar a ser, por siempre, un pais
orgulloso de gobernantes a quienes sienta suyos
porque los sabe honrados.
No por menos spectacular 6sta es tarea
menos significativa.' Seguiremos en ella porque
la consideramos vital para los intereses del Pe-
ru. Ella serd como el gran marco dentro del
cual proseguiremos hasta el fin en el camino
salvador que se inici6 con la Revoluci6n.

ACCIONES SECTORIALES

Aparte de las grandes acciones ya mencio-
nadas, se han culminado con 6xito algunas ta-
reas o se han comenzado otras que, ain cuando
sean acaso de menor aliento, representan logros
importantes en el esfuerzo de reconstrucci6n
national en que el Gobierno Revolucionario es-
td empefiado. Lejos estamos, sin embargo, de
reclamar logros de plenitud total. Mucho queda
por hacer en el Peri. Somos inicamente los ini-
ciadores de una gesta national que se proyecta-
rd por muchos afios en el future. Y lejos tam-
bi6n de nuestro Animo el reclamo a una perfec-
ci6n que nada ni nadie pueden lograr. La nues-
tra, como toda acci6n humana, como toda ta-
rea de gobierno, es obra perfectible. A perfec-
cionarla contribuirin la experiencia y el aporte
de la critical constructive de la ciudadania.







Superada la crisis que encontramos al asu-
mir el Poder, el pais cuenta hoy con una econo-
mia fiscal saneada y una moneda stable. Los
esfuerzos realizados en este sector esencial pa-
ra la vida national, han sido muy grandes y aun
cuando todavia gravitan las consecuencias de la
desastrosa devaluaci6n monetaria, producida en
1967, se puede ahora mirar con gran optimism
el future econ6mico del Peri. En efecto, se ha
cubierto el deficit heredado del regimen ante-
rior, logrindose,ademds, la total cancelaci6n de
libramientos impagos por un monto de dos mil
ciento sesenticuatro millones de soles, acumula-
dos en los afios 1967 y 1968. Asimismo, se ha re-
ducido el aumento del nivel de precious y se ha
alcanzado en nuestra Balanza de Pagos un su-
perAvit de cuarentid6s millones de d61ares al
30 de Junio ultimo, frente a un deficit de dieci-
siete millones a igual fecha del afio pasado.
La deuda puiblica externa, que el Gobierno
Revolucionario ha tenido que afrontar al asu-
mir el Poder, asciende a ochocientos cuarenti-
siete millones de d61ares. Las gestiones que ac-
tualmente se realizan para lograr su refinancia-
ciaci6n en mejores condiciones, son muy im-
portantes para poder contar con una mayor dis-
ponibilidad de divisas que facility la importa-
ci6n de bienes .de capital en grado compatible
con las necesidades previstas en el Plan Nacio-
nal de Desarrollo. Igualmente importantes son
las tareas encaminadas a ordenar todo el siste-
ma econ6mico interno, a fin de promover las
inversiones que permitan acelerar el desarrollo
de la economic national.
Parte indispensable del ordenamiento de la
Administraci6n P6blica, ha sido la creaci6n de







nuevos Ministerios que, luego de una etapa ini-
cial de organizaci6n, estin poniendo en practice
los planes preparados para orientar su acci6n
en el future.
El Ministerio de Transportes y Comunica-
ciones, despu6s de un exhaustive studio, ha
concretado un plan general que armoniza las
urgentes necesidades de infraestructura vial y
de comunicaciones del pais con las posibilida-
des y las demands de su desarrollo. Este Mi-
nisterio concentra actualmente su esfuerzo en
la progresiva nacionalizaci6n de los Servicios
de Telecomunicaciones y en el mejoramiento y
terminaci6n de sistemas viales de penetraci6n,
tales como los de Lima-Tingo Maria-Pucallpa y
Olmos-Yurimaguas, que abririn nuevas y exten-
sas Areas de gran riqueza, logrando en esta ilti-
ma via, gracias a importantes medidas de con-
trol t6cnico-administrativo, una reducci6n del
50% en el costo que por kil6metro construido
abonaba el regimen anterior. Singular impor-
tancia ha significado en este sector la inaugu-
raci6n de la Estaci6n Terrestre para Comuni-
caciones Via Satelite, complejo de la mis mo-
derna concepci6n de transmisiones internacio-
nales que permitira proporcionar un eficaz ser-
vicio al pfiblico y que, gracias a la decidida opo-
sici6n del Comando Conjunto de la Fuerza Ar-
mada en el regimen anterior, no fue cedida a un
consorcio extranjero, quedando en poder del
Estado.
El Ministerio de Energia y Minas ha senta-
do las bases para una political petrolera nacio-
nalista, al reemplazar el sistema de concesiones
por el de contratos y al establecer que la refi-
naci6n y la comercializaci6n del petr6leo y sus
derivados son de responsabilidad del Estado;
la nueva legislaci6n sobre hidrocarburos con-







tendra dispositivos destinados a estimular la
concurrencia del capital privado en las etapas
de exploraci6n y explotaci6n. La nueva orienta-
ci6n de la political petrolera peruana, aparte de
asegurar que las ganacias de la industrial del
petr6leo seran para el pais, ya ha empezado a
dar frutos. Su s6lida situaci6n econ6mica ha
permitido bajar el precio de la gasoline, pro-
gramar ampliaciones y realizar trabajos de
prospecci6n y explotaci6n.
A partir de ahora nuestra Empresa Petro-
lera se denominari "PETRO-PERU", contando
con un capital autorizado de cinco mil millones
de soles. "PETRO-PERU" ha lanzado ya al mer-
cado su primera linea de lubricantes.
El campo de la mineria reviste un enorme
interns para el pals, porque el desarrollo nacio-
nal esta intimamente ligado al desarrollo de la
mineria. El sector externo de nuestra economic
dependera fundamentalmente de la exportaci6n
de metales con el mayor grado de procesamien.
to que permit nuestro desarrollo industrial.
El Gobierno Revolucionario consider indispen-
sable apoyar de manera decidida a la pequefia
y median mineria, hacia la cual estamos cana-
lizando un cr6dito adecuado y para cuya promo-
ci6n el pr6ximo mes de agosto se dictard una
important ley. Todo esto, sin descuidar las ac-
tividades de la Gran Mineria que constitute fac-
tor de primordial importancia en la vida econ6mi-
ca national. Repetidas veces el Gobierno Re-
volucionario ha expresado su decision de apoyar
al inversionista que llega a nuestro pais y tra-
baja respetando sus leyes. Dentro de este plan-
teamiento, existen numerosas solicitudes de in-
versi6n de grandes empresas con cuyos represen-







tantes se estin discutiendo las condiciones de
operaci6n, negociaciones que adn continian por
lograr acuerdos que satisfagan las legitimas as-
piraciones nacionales. En esta oportunidad ha-
bria sido facil anunciar a la Naci6n la suscrip-
ci6n de various contratos, si 6stos se hubieran
concertado en condiciones similares a las que so-
lieron aceptarse bajo gobiernos anteriores; pe-
ro nosotros no podiamos haber actuado asi, por-
que ello habria significado dilapidar el patrimo-
nio de nuestras futuras generaciones. Sin em-
bargo, la positive actitud de las empresas con las
que estamos tratando, algunas de las cuales vie-
nen al Perd por vez primera, es una clara prue-
ba de la confianza que tienen los inversionistas
extranjeros en el future econ6mico y politico de
nuestro pais. Confiamos que a corto plazo, po-
damos anunciar la suscripci6n de algunos con-
tratos.
Los Ministerios nuevos. de Industria y Co-
mercio y el de Vivienda, han cumplido las eta-
pas de su organizaci6n y programan sus futuras
acciones dentro de los lineamientos de la poli-
tica national de desarrollo- El Ministerio de In-
dustria y Comercio tiene la responsabilidad de
preparar al pais para hacer frente a las milti-
ples exigencias derivadas del Pacto Sub-Regio-
nal Andino, que represent un reto decisive pa-
ra la joven industrial peruana, a la cual el Go-
bierno Revolucionario brindara su mis decidido
respaldo. Y el de Vivienda planea el desarro-
llo urban del pais en circunstancias en que el
Peru, aceleradamente, altera su fisonomia tradi-
cional de sociedad rural para convertirse en un
pais predominantemente urban. Esta nueva si-
tuaci6n plantea innumerables problems socia-
les y econ6micos de envergadura que requieren






una acci6n estatal capaz de encarar, en coordi-
naci6n con el sector privado, problems cuya so-
luci6n demand recusos superiores a los del
Estado.
Con referencia al desarrollo urban del pais,
es precise reiterar que el Gobierno Revolucio-
nario no contempla implementar una reform
'urbana, como inexacta e interesidamente se ha
dicho en diversos circulos de opinion, ni much
menos intent desconocer el derecho a la pro-
piedad privada de la vivienda. Por el contrario,
reconocemos y defendemos ese derecho. Nuestra
preocupaci6n central se dirigiri a resolver los
problems de los Pueblos J6venes y las dreas
tugurizadas de las ciudades y a eliminar la es-
peculaci6n con las tierras aledafias a los centros
urbanos. Todos sabemos que en el Pern se han
amasado inmensas fortunes a trav6s del encare-
cimiento artificial de la tierra ristica, utilizando
en provecho particular una plusvalia generada
no por los urbanizadores sino por la sociedad
que es la inica que de ella debe beneficiarse. Es-
ta es una situaci6n de clamorosa injusticia que
no puede continuar en el future.
Los Ministerios de Salud, Trabajo y Edu-
caci6n han continuado las labores propias de
sus respectivos campos de acci6n; en este senti-
do, el Ministerio de Educaci6n estr formulando
las bases- para una complete reestructuraci6n
del sistema. educativo. Particular atenci6n me-
rece el enfoque integral y realista del problema
del analfabetismo, a trav6s del desarrollo de una
aut6ntica escuela rural intimamente vincula-
da a las acciones de la Reforma Agraria.

En cuanto a la Fuerza Armada, ha desarro-
lado normalmente sus actividades dentro del







regimen institutional que la represent. Ha
proseguido sus tareas de entrenamiento y ha con-
tinuado la modernizaci6n de sus equipos. Por lo
tanto, esta en condiciones de garantizar la seguri-
dad national, consustancial al desarrollo del pais.
Desde este punto de vista, la Fuerza Armada ha
contribuido de manera decisive a la gesti6n del
Gobierno Revolucionario. Y lo ha hecho en cum-
plimiento de los postulados que ella enunci6 en
el Manifiesto del 3 de Octubre de 1968. La Fuer-
za Armada es consciente del trascendental papel
hist6rico que hoy desempefia y sabe bien que su
cohesion constitute el respaldo poderoso de esta
,Revoluci6n que ella gest6 y ahora ejecuta a tra-
v6s de sus representantes que conforman el Go-
bierno Revolucionario. Colaboran en esta patri6-
tica responsabilidad las Fuerzas Auxiliares cum-
pliendo abnegada misi6n al servicio de la socie-
dad peruana.

NATURALEZA DE LA REVOLUTION
Mucho es, pues, lo logrado en menos de un
afio de acci6n gubernativa. Pero no es 6sta la
ocasi6n de presentar al pueblo un recuento por-
menorizado de lo cumplido hasta hoy. Lo impor-
tante es .que la ciudadania sepa con claridad
cual es la orientaci6n y la tendencia de quienes
tenemos la responsabilidad de dirigir los desti-
nos del Peru. Esta orientaci6n y tendencia nor-
maran nuestra acci6n.
El Gobierno Revolucionario, en numerosas
ocasiones, ha declarado que sigue una political
nacionalista, ajena a influencias y orientaciones
foraneas. Hoy ratificamos esta posici6n. Somos
.nacionalistas y somos revolucionarios. Ambos







concepts se integran y complementan. Quere-
mos soluciones peruanas a los problems del Pe
rd. La Ley de Reforma Agraria, es un ejemplo
de esta posici6n. En todas sus parties esa ley
refleja una concepcion enteramente national y
nacionalista, por complete encuadrada dentro de
una perspective profundamente peruana del pro-
blema. Nuestra concepci6n de la Reforma Agra-
ria se nutri6 en la historic y en la realidad de
este pais. No recibimos, ni tomamos, ni acepta-
mos recetas ni orientaciones extranjeras pro-
pias de realidades distintas a las del Perd. Y pro
dujimos una Ley de Reforma Agraria avanzada
y realista que ha concitado interns y respaldo
en todos los paises del Mundo.

La misma orientaci6n. servirn al Gobierno
Revolucionario como guia normativa para las
acciones que emprenda en el future, en cumpli-
miento de las finalidades que desde el 3 de Oc-
tubre anunciamos a la ciudadania. Nosotros pro-
metimos al pais una political de transformaci6n
que hiciera possible el desarrollo national. La es-
tamos cumpliendo. Hemos prometido-al pais
realizar las reforms estructurales que tanto se
anunciaron en el pasado. Las estarhos lievando
a cabo. Pero queremos una Revoluci6n sin cal-
cos ni remedos extranjeros. Queremos y estamos
haciendo una Revoluci6n aut6nticamente perua-
na. No se trata de importer al Pertn sistemas so-
ciales ni econ6micos. Se trata de lograr, en fe-
cunda tarea de verdadera creaci6n, un ordena-
miento social que respond a las peculiaridades
de la realidad y de la historic de nuestra patria
y nuestro continent. Por eso alguna vez diji-
mos que la Revoluci6n Nacional que hoy esta-
mos realizando, no puede ser descrita ni califi-






cada en t6rminos surgidos de otros pueblos y de
otros continents, y por eso es que hoy reitera-
mos que no se trata de cambiar el actual orde-
namiento social y econ6mico del pais por otro
que obedezca a las orientaciones ideol6gicas de
experiencias forineas, frente a las cuales la Re-
voluci6n Nacional mantiene indeclinable posi-
ci6n de independencia y de separaci6n.
Vamos hacia un nuevo ordenamiento de la
sociedad peruana, si. Porque el ordenamiento
traditional contra el cual insurgimos estuvo ba-
sado en la desigualdad, en la injusticia, en la dis-
criminaci6n, en la dependencia y en el privile-
gio. Luchamos por reivindicar la aut6ntica inde-
pendencia de nuestro pais frente a las presio-
nes de cualquier imperialismo, econ6mico o de
otro tipo, venga de donde viniere. Y luchamos
igualmente para cancelar por siempre los pro-
fundos desequilibrios estructurales que hacen de
nuestro pais una naci6n subdesarrollada.
Dentro del panorama cambiante de un pro-
ceso revolucionario verdadero, las mujeres y los
hombres de este pais deben comprender que,
las formas del pasado ya no pueden seguir pre-
valeciendo porque es precise labrar un camino
distinto para un future distinto; que esa gran
injusticia del ayer, en que muchos padecieron
miseria y en que pocos disfrutaron holgura, no
puede continuar. Porque la Naci6n entera s6lo
podr6 florecer y ser grande cuando dentro de
ella la explotaci6n de los mas a manos de los
menos haya sido desterrada para siempre; y
cuando la riqueza socialmente generada no sea
privilegio de unos cuantos, sino derecho y re-
compensa al esfuerzo de todos. Quienes forjan
la riqueza de este pais no son inicamente los
duefios del dinero. De bien poco valdria ese di-







nero sin el esfuerzo generoso de los brazos que
hacen la riqueza y que deben tener acceso a ella.
Esta no es una posici6n de extremismo, sino
de justicia. El prop6sito de la Revoluci6n Nacio-
nal no es destruir, sino construir. Pero no cons-
truir para los menos, sino para los mis. Porque,
construyendo para los mis, estaremos en reali-
dad construyendo para todos. Hasta hoy el sig-
no de nuestra vida national ha sido: La riqueza
concentrada en muy pocas manos y la miseria
cubriendo por entero el mapa de la Patria. Eso
ya no puede seguir asi. Si el Peru quiere mirar
victoriosamente hacia el future, tiene que ser
una Naci6n decidida a superar para siempre los
moldes del pasado. Tiene que haber en su pue-
blo la conciencia de que es imperative crear un
nuevo y distinto ordenamiento social en el que
prevalezca la justicia. Y en el Gobierno tiene
que haber la inquebrantable decision de llevar
adelante un process de cambios que, al trans-
formar el ordenamiento econ6mico y social del
pais, haga possible superar definitivamente nues-
tra actual situaci6n de naci6n subdesarrollada.
Este es ya un pueblo maduro para sus gran.
des transformaciones. Y el nuestro es un Go-
bierno decidido a que ese pueblo, al fin, tenga su
hora de justicia. Nada deben temer. La revolu-
ci6n reconoce la legitimidad de todos los dere-
chos cuyo respeto no signifique perpetuar la in-
justicia, ni mantener intocada nuestra tradicio-
nal situaci6n de pais subdesarrollado y depen-
diente. Porque en una sociedad de grandes in-
justicias, respetar estos derechos significaria, ne-
cesariamente, condenar a la mayoria a una eter-
na pobreza y garantizar a la minoria el disfrute de
una riqueza cuyo exceso, es social y moralmente







injustificable. Traicionariamos el sentido mis
hondo de nuestro movimiento liberador si deji-
ramos que en el Penr todo siguiera igual. La Fuer-
za Armada advino al Gobierno precisamente por-
que eso ya no era possible.
Pero 6sta es una empresa de pueblo, una
tarea de entrega ciudadana, una misi6n de fe.
Necesita una mistica y require el respaldo va-
liente y generoso de los que quieran luchar por
un Perd mejor. Es por eso, tambi6n, una empre-
sa de generosidad y de altruismo, de autdntico
amor al Perd. Frente a los intereses de la Patria,
nada debe ni puede prevalecer. Es precise dejar
de lado para siempre los lastres del pasado. Vi-
vimos en un mundo nuevo y distinto. Tenemos
que crear una nueva imagen del Peru. Es tarea
grande y dificil, prefiada de desengafios y de ries-
gos. Pero es tarea ineludible. La vamos a reali-
zar. La estamos realizando. Este pais hoy tiene
lo que nunca tuvo antes de ahora: Un Gobierno
decidido a transformarlo para hacerlo gran-
de y just. Dejemos de lado la mezquindad de
no saber reconocer los m6ritos ajenos. Que se
vea en nuestra obra el sincere prop6sito de
realizar un ideal de justicia, la aut6ntica pasi6n
de forjar para nuestra Patria lo mejor que nues-
tro esfuerzo pueda darle.
Nosotros s6lo miramos al pasado como alec-
cionadora fuente de experiencia de donde sur-
gen las rectificaciones salvadoras. No queremos
mirar al pasado para crear ni para resucitar
odios estdriles. Todos hemos cambiado en el Pe-
rd. Unos para bien y otros para mal. Unos para
abandonar en los hechos ideas e ideales que un
dia hicieron renacer la esperanza y la fe de un
pueblo, que luego vio el pisoteamiento de esa es-






peranza y el escarnio de esa fe. Y otros, para
depurar su tradici6n institutional, para acercar-
se a los sufrimientos de nuestro pueblo, para es-
tudiar y comprender sus problems y para, al
fin, tomar entire sus manos, labandera de lucha
de una revoluci6n national impostergable. No re-
clamamos originalidad vanidosa. Tampoco recla-
mamos la paternidad de todas las ideas. Pero si
reclamamos, para la Fuerza Armada y para quie-
nes estin al lado de ella, el m6rito de haber ini-
ciado el process de la autdntica transformaci6n
del Peri. Hemos sabido evolucionar, rectificar-
nos, superarnos. Y esto es lo que importa. Lo
realizado en diez meses por el Gobierno Revo-
lucionario es prueba irrebatible de la autentici-
dad de nuestra posici6n que nadie, con honradez,
puede poner en duda. En un pais donde ningdn
Gobierno se atrevi6 jams a resistir y a rechazar
presiones extranjeras, hemos reivindicado el de-
recho del Peri a seguir una political internacio-
nal independiente que responded inicamente a
sus intereses. En un pais donde tantos claudica-
ron para servir a los poderosos, hemos iniciado
una reform agraria que cancelari definitiva-
mente todas las formas del latifundio Y en un
pais donde se trafic6 con todas las promesas y
donde se burl6 la generosa confianza de los pue-
blos, hemos abierto el camino de las realizaciones
aut6nticas que el pueblo siempre quiso.
Es falso atribuir al Gobierno Revoluciona-
rio, prop6sitos de enemistad con las agrupacio-
nes political del pais. Una cosa son los partidos,
sus ideologias y sus masas populares y otra los
dirigentes que se eternizan en el Poder de esos
partidos, constituyendo en ellos verdaderas auto-
cracias, burla a los ideales democraticos que
tales partidos profesan defender. Nada tiene el







Gobierno Revolucionario contra las ideologies
renovadoras, los partidos y sus masas populares.
La disyuntiva real de estos moments es de-
fender o atacar la revoluci6n que la Fuerza Ar-
mada ha iniciado en el Peri. Hay un program
construction de reforms que el pais demand.
El Gobierno Revolucionario las estd realizando.
En torno a ellas se debe estructurar un vasto
respaldo national, que garantice el cumplimiento
de ese anhelo de transformaci6n que todos los
sectors han proclamado como indispensable en
el Peru.
Se trata de respaldar una transformaci6n
por todos reclamada. No se trata de apoyar a
este Gobierno en cuanto tal.
Nosotros somos personajes transitorios del
process hist6rico peruano. Lo que importa es
el triunfo de una revoluci6n que sacard al Pert
de su estancamiento y su retraso. Que no se nos
confunda, Nosotros vinimos a rescatar a este
pais de un seguro desastre. No vinimos a eterni-
zarnos en el Poder. Este no es un Gobierno de
frivolidad ni de claudicaci6n. Nada pedimos pa-
ra nosotros. S61o queremos que esta revoluci6n
se consolide, logre sus objetivos y eche raices
en el alma grande y castigada de un pueblo al
que el engafio torn6 desconfiado y suspicaz, pero
que hoy esta viendo renacida su fe, porque.tie-
ne delante de los ojos la realizaci6n de sus as-
piraciones de justicia. Defendamos todos esta
revoluci6n porque es del pueblo. Defendimosla
con generosidad porque es de todos.
Ultimamente se ha hablado much en el
pais de las reforms que el Gobierno Revolucio-
nario piensa acometer en el future. Este es un







asunto important que debe ser total y definiti-
vamente esclarecido. En efecto, la necesidad de
reforms estructurales fue sefialada hace mu-
chos afios por diversos sectors de opinion. To-
dos los partidos politicos las han proclamado. Y
el Gobierno de la Fuerza Armada anunci6 su de-
cisi6n de Ilevarlas a cabo desde el primer instan-
te de la revoluci6n. Nadie, pues, puede Ilamarse
a sorpresa. Estamos haciendo lo que todos pi-
dieron y prometieron realizar. Esas reforms
son esenciales para el desarrollo del Perd. La re-
voluci6n national se hizo para convertirlas en la
anhelada realidad con que siempre ha sofiado
nuestro pueblo.
La ciudadania debe comprender que nues-
tra condici6n de pais subdesarrollado se debe
precisamente al hecho de que esas reforms es-
tructurales, prometidas a lo largo de varias dd-
cadas, nunca se han hecho realidad. La gran po-
breza y la gran riqueza no pueden vivir eterna-
mente lado a lado. Es moral, econ6mica y social-
mente injusto seguir manteniendo al pais ente-
ro en esa situaci6n. Ha llegado, pues, el momen-
to de modificar este estado de cosas. Por tanto,
esas reforms se llevarin a cabo. Serin reforms
de justicia, cumplidas dentro de la ley, instru-
mentos del desarrollo para el bienestar de toda
la Naci6n. Su prop6sito es promover el esfuer-
zo de todos los peruanos, en armonia con las ne-
cesidades del desarrollo national.

LAS TAREAS DEL FUTURE

La ciudadania tiene derecho a conocer con
precision la political del Gobierno. La opinion
piblica debe conocer con certeza el marco den-
tro del cual se desenvolvera el process revolucio-







nario; y el Gobierno, debe indicar con claridad
los limits de su acci6n. Creemos haber demos-
trado que la Fuerza Armada honra su palabra.
En consecuencia, los limits que el Gobierno pon-
ga a su acci6n transformadora, serin respetados;
pero dentro de ellos la revoluci6n national cum-
plira sus objetivos.
Esta no es una revoluci6n marxista; por lo
tanto, no vamos hacia una sociedad de corte co-
munista. Pero como ha sido abundantemente
demostrado, no vamos a mantener el statu quo
traditional. Por el contrario, vamos a modificar-
lo -y lo estamos modificando- profundamente.
Esta es una revoluci6n nacionalista que, sin caer
en planteamientos ex6ticos a nuestra realidad,
se propone firmemente alterar el ordenamiento
socio-econ6mico peruano en forma radical; por-
que s6lo de esta manera el Peru podrd superar
con rapidez su actual estado de subdesarrollo.
El subdesarrollo del pais afecta todos los
aspects de su realidad. En consecuencia, el pro-
ceso de desarrollo que lo supere tiene que ser
de naturaleza integral. Por esta raz6n la Reforma
Agraria con ser esencial, no es suficiente. Otras
Reformas son igualmente imperativas. Dentro
de los principios de una autentica Revolnci6n
Nacionalista, la acci6n del Gobierno se concen-
trara en torno a las siguientes medidas especi-
ficas:
Leyes Complementarias de la Reforma Agra-
ria: Estas comprenden la Ley de Promoci6n
Agropecuaria y la Ley de Comercializaci6n de
Products Agricolas y Pecuarios. Estas medidas,
indispensables para la eficiente aplicaci6n de la
Reforma Agraria, estin siendo estudiadas por







equipos tdcnicos y pronto serdn dadas a conoci-
miento pfiblico. Con ellas la Legislaci6n Agraria
del pais tendra un caricter coherente e integral,
capaz de garantizar al sector agropecuario un
ordenamiento juridico que, al par que moderni-
ce y simplifique los sistemas de acci6n, asegure
la necesidad de aumentar sus ritmos productivos
e incremente los ingresos reales de quienes tra-
bajen la tierra.
Leyes de Reordenamiento Econ6mico: Es-
tas medidas legales seran efectivos instrumen-
tos de promoci6n para lograr el acelerado desa-
rrollo econ6mico y social del pais. En este cam-
po, el Gobierno Revolucionario contempla la
promulgaci6n de un conjunto de leyes que en la
actualidad se encuentran en diferentes grades de
advance. Estas leyes correspondent a la Pesque-
ria, a la Reforma Tributaria, a la Reforma del
.Cridito y a la Reforma de la Empresa.

Reforma de la Pesqueria
La Reforma del Complejo Pesquero se rea-
lizard de acuerdo a los criterios fundamentals
siguientes: aprovechar al maximo los recursos
de la zona maritima de las 200 millas sobre la
que el Peri ejerce soberania y jurisdicci6n; lo-
grar una eficiente organizaci6n de la industrial
pesquera que permit un equitativo beneficio
a la grande, median y pequefia pesqueria; al-
canzar niveles estables de precious en los produc-
tos de la industrial; asegurar una mayor partici-
paci6n estatal en los beneficios de la empresa.
sin mengua de que los propietarios perciban ga-
nancias adecuadas; diversificar las empresas pa-
ra desarrollar la pesca de consume human a
niveles que satisfagan la demand del mercado







interno y a precious accesibles para la mayoria
de la poblaci6n; mejorar los rendimientos de la
producci6n; y formular, mediante la ley, las ba-
ses de una political pesquera que permit expan-
dir la racional explotaci6n de todos los recur-
sos marines, bajo una orientaci6n estatal que
asegure la integraci6n de la pesqueria dentro de
la political general de desarrollo del pais, asi co-
mo el afianzamiento de la soberania en dicha
zona.

Reform Tributaria
Los criterios bAsicos de la Reforma Tribu-
taria. sustentada en los principios de promoci6n
econ6mica y justicia social, serin: modernizar
los actuales procedimientos tributaries para sim-
plificar su aplicaci6n; impedir la evasi6n de tri-
butos al Estado; reducir los impuestos indirec-
tos; enfatizar la imposici6n direct sobre el pa-
trimonio; incentivar la inversi6n y universali-
zar el sistema tributario, de acuerdo a escalas
diferenciales, con el fin de que contribuyan mis
al Estado los que mAs riqueza posean.

Reform del Credito.

La Reforma del Credito tendri por finali-
dad orientar los recursos crediticios hacia in-
versiones necesarias para el desarrollo econ6mi-
co del pais, de acuerdo a las prioridades que se
determine en los planes correspondientes; lo-
grar abaratar el crddito para servir mAs eficien-
temente a los fines de promoci6n econ6mica,
dando prioridad a la pequefia y median em-
presa.






Reform de la Empresa
En torno a la Reforma de la Empresa se
han producido iltimamente comentarios exage-
rados e inexactos que estAn creando una perju-
dicial imagen de desconfianza, tanto en el pais
como en el extranjero. Es precise reiterar que
la idea de la Reforma de la Empresa no es nue-
va en el Per(. Figura conspicuamente en las pla-
taformas de casi todos los partidos politicos y
ella ha sido, por tanto, promesa reiterada a la
ciudadania. Esta Reforma fue anunciada desde
el primer moment en los documents oficiales
de la Revoluci6n. Ella de ningun modo esta
orientada a perjudicar los intereses de los empre-
sarios, sino a compatibilizar esos intereses con
los de los trabajadores dentro de un marco de
estricta justicia. La ciudadania debe recorder el
pronunciamiento official formulado con motive
de la promulgaci6n de la Ley de la Reforma
Agraria. En esa oportunidad, el Gobierno Revo-
lucionirio declar6: "La industrializaci6n es un
aspect central del process de desarrollo econ6-
mico de nuestro pais y el esfuerzo industrial pue-
de y debe former parte de la tarea de transfor-
maci6n de las estructuras tradicionales del Pe-
rd. Luchar por la industrializaci6n es, por eso
luchar por el porvenir de la Naci6n. Y por ello,
el impulse a la industrial constitute uno de los
principles objetivos de la political de transfor-
maci6n del Gobierno Revolucionario". Esto im-
plica la necesidad de incrementar la inversi6n
de capital national y extranjero, y, consecuente-
mente, fortalecer las empresas establecidas y
.promover y estimular la creaci6n de nuevas .
El Gobierno Revolucionario concibe la Re-
forma de la Empresa, como un process gradual







que no implica la desaparici6n de la propiedad
privada. Conforme a los criterios bAsicos, expre-
sados en. los "Lineamientos de la political econ6-
mica y social"del Gobierno Revolucionario es-
ta Reforma se efectuard en el median plazo, y
tendrd los siguientes alcances: la racional parti-
cipaci6n de los servidores en las utilidades, de
acuerdo a los niveles de producci6n y productivi-
dad del trabajo y del capital; la adecuada capa-
citaci6n de los trabajadores para su paulatina
incorporaci6n en la gesti6n administrative em-
presarial; y el fomento y protecci6n a la forma-
ci6n de nuevas empresas cooperatives. Conviene
dejar plenamente aclarado, que el Gobierno Re-
voluci6nario no cooperativizard la empresa pri-
vada, except, en los casos contemplados en la
reciente Ley de Reforma Agraria.
Ninguna de estas medidas supone descono-
cimiento de los derechos legitimos que emanan
de la propiedad de los medios de producci6n.
Por el contrario, ellas servirAn para dinamizar la
inversi6n, modernizar las empresas y, en conse-
cuencia, estimular su desarrollo.
Por ser la Reforma de la Empresa un pro-
ceso complejo de vital importancia para el desa-
rrollo econ6mico del pais, el Gobierno Revolu-
cionario auspiciard el dialogo con empresarios
y trabajadores, a fin de que esta Reforma sea
just expresi6n de las aspiraciones de ambos
sectors. Medidas de esta naturaleza no tienen
por que atemorizar a nadie. Todos los paises
pr6speros del mundo pasaron, hace muchos
afios, por reforms como las que el Gobierno Re-
volucionario va a implementar. Ellas son indis-
pensables para que el pais afirme su desarrollo
econ6mico integral y pueda de ese modo cum-
plir con las obligaciones derivadas de la parti-







cipaci6n del Peri en la ALALC y en el Pacto
Sub-Regional Andino Al final, los trabajadores,
los empresarios y la naci6n entera, serin sus
beneficiaries.
Leyes de Reordenamiento Institucional: En
este campo, son tres las principles medidas que
el Gobierno Revolucionario contempla para el
future. A trav6s de ellas se tratara de estructu-
rar un ordenamiento institutional indispensa
ble para encuadrar dentro de 61 las political de
desarrollo national. La Reforma de la Adminis-
traci6n Publica se continuara de acuerdo con
una Ley de Bases, actualmente en studio. Inti-
iramente relacionada con esta media legal, se
estudia una Ley de Regionalizaci6n mas acorde
con la realidad socio-econ6mica del pais; y una
nueva Ley de Municipalidades que en su opor-
tunidad se sometera a la opinion de la ciudada-
nia.

NUEVA CONSTITUTION DEL ESTADO

Finalmente, una nueva Constituci6n es in-
dispensable como instrument juridico funda-
mental del Estado. La Constituci6n tiene que
reflejar las caracteristicas y necesidades de nues-
tra realidad de hoy, y no las del Perd de hace
mis de treinta afios. Todos los sectors de opi-
ni6n han sefialado la necesidad de actualizar
nuestra Carta Fundamental. El Gobierno Revo-
lucionario se propone hacer esto, precisamente,
para que quienes nos sucedan en la conducci6n
del pais sean elegidos por todo el pueblo del Peru
v no por una minoria como ha ocurrido hasta
hoy. Los futures Gobiernos deberan desarrollar
su actividad dentro de los lineamientos de una







nueva Constituci6n que fielmente refleje los
cambios sustanciales que estan ocurriendo y
que van a ocurrir en nuestra sociedad. Nuevos
sectors sociales se incorporarin de manera
efectiva al cuadro politico real del pais. Este
hecho trascendental debe encontrar expresi6n
en la nueva Carta Fundamental de la Repdiblica.
Sin ella, la Revoluci6n Nacional quedaria trunca,
y nuestro pueblo careceria del mis important
instrument juridico para garantizar la perma-
nencia y la continuidad de la obra transforma-
dora que hemos iniciado.
Estas son las Reformas que emprenderi en
el future el Gobierno Revolucionario. Ellas res-
ponden al compromise que la Fuerza Armada
contrajo con el pais el 3 de Octubre de 1968. Y
responded tambi6n a las necesidades mis pro-
fundas de este pueblo que reclama justicia.



Compatriotas:

Seamos todos los constructores de este
ideal. Miremos todos nuestra propia conciencia
y ella nos dird que tenemos una responsabilidad
y un deber con el Peri, con esta Patria a la que
tanto amamos. Y en este moment trascenden-
tal de nuestra historic, cuando al Peru dirigen su
mirada los hombres de otros pueblos, sepamos
ser dignos de esa responsabilidad y de ese de-
ber, Dejemos de lado para siempre la actitud
infecunda de la maledicencia y el rencor. Supe-
remos definitivamente el escepticismo en que
fuimos sumidos por tantas promesas incumpli-







das. Enfrentemos unidos y optimistas el reto de
un future que sera obra de todos los peruanos.
Al cabo de muchisimos afios nuestro pueblo
reencuentra su destiny, vuelve a la senda de una
antigua y perdida grandeza. Estamos haciendo
historic. Y esto no lo olvidemos nunca. Tenga-
mos conciencia de que ahora se inicia el verda-
dero renacimiento del Peru. Y tengamos concien-
cia de que estamos sefialando un rumbo ameri-
cano. Hov el Peru, al cabo de los siglos, reanuda
su grandeza de otras 6pocas y vuelve a ser ejem-
plo de todo un continent.
Pero tambi6n tengamos conciencia de las
-dificultades y de las asechanzas. Nos aguardan
dias de dura prueba. No olvidemos los peligros
de toda creaci6n, ni los riesgos implicitos e ine-
vitables en toda tarea transformadora. Quienes
hoy gobernamos el Peru valoramos en su just
media la responsabilidad que hemos asumido.
No encontramos mejor manera de testimo-
niar nuestro amor por el Peru, que luchando por
su aut6ntica grandeza. Por eso iniciamos esta
Revolucion. Por eso en ella vamos a dejar lo
mejor de nuestras vidas, en la certeza de que al
hacerlo estamos plasmando el future de nues-
tro pueblo. No tenemos mas pretensi6n que la
de servir al Peru. Nada prevalecerd contra nues-
tra decision de luchar victoriosamente por las
metas revolucionarias de la cruzada national
que se inici6 hace diez meses. Estamos con el
porvenir. Hay detris nuestro la fuerza incon-
trastable de un pueblo que comienza a ver rea-
lizados sus ideales de justicia. Esta Revoluci6n
Peruana triunfard por encima de todos los ava-
tares y por encima de todos los desconciertos.
Triunfard porque represent la continuidad del





90

sacrificio y el esfuerzo de todos los que han lu-
chado por un ideal de justicia en el Peir. Triun-
fari porque encarna el suefio de millones de pe-
ruanos que anhelan una Patria mejor. Y triun-
fari porque responded al sentir mis hondo y
verdadero de los humildes, de los desheredados,
de los que siempre vivieron en olvido. Para ellos
serd esta Revoluci6n que nosotros sentimos co-
mo mandate de la sangre de este pueblo, voz de
la Patria, reclamo de su historic.















MENSAJE A LA NACION EN EL
PRIMER ANIVERSARIO DE LA
REVOLUTION

3 de Octubre de 1969


Compatriotas:
Al cumplir el primer afio de Gobierno, en
representaci6n institutional de la Fuerza Arma-
da, hablo aqui esta noche no s61o como Jefe
del Estado, sino principalmente como Jefe de la
Revoluci6n. Pero esta jefatura conlleva un sen-
tido radicalmente distinto de otras a cuyo am-
paro se han entronizado en la vida political del
pais formas de poder omnimodo y de eterno
control indiscutido de algunas agrupaciones ciu-
dadanas. Muy lejos de nosotros este sentido ca-
ciquil de abominable endiosamiento que prosti-
tuye y deforma la esencia misma de una direc-
ci6n responsible y constructive. Ser Jefe de la
Revoluci6n es ser dirigente de un equipo de
hombres profundamente identificados con el
espiritu revolucionario de la Fuerza Armada y
que, en su representaci6n, inici6 hace un afio el
process de transformaci6n de nuestro pais.







Este no es un gobierno personalista. Entre
nosotros no existen predestinados ni series in-
sustituibles; nadie tiene aqui el monopolio de la
sabiduria ni del poder. Somos un equipo que
esta haciendo la revoluci6n que el Peri necesita,
esa revoluci6n que otros pregonaron s6lo para
traicionarla desde el poder. No constituimos,
pues, un movimiento al servicio de un hombre,
sino al servicio del pais. Pero comprendemos
que nada de esto puedan entender quienes, en
realidad, no son mas que simples caciques de
nuevo cuijo, extremists del personalismo, de
la vanidad, de la estafa political.
Durante el aiio que hoy terminal se ha dado
comietizo al process de transformaci6n national
que la Fuerza Armada prometi6 al pais el 3 de
octubre de 1968. En este breve lapso hemos
cumplido una tarea gigantesca. Pero ella ha sido
Cinicamente la iniciaci6n del process revolucio-
nario. Queda por delante un inmenso quehacer,
que requeriri largos afios de esfuerzo y de lu-
cha. Lo cumpliremos por encima de todos los
obsticulos. Porque eso es lo que demandan las
apremiantes necesidades de nuestro pueblo y
porque eso es lo que la Fuerza Armada se com-
prometi6 a realizar cuando asumi6 la responsa-
bilidad de gobernar al pais.
Frente a un deber, en cuyo cumplimiento
se juega el destiny mismo del Perd, poco debe
importarnos la grita interesada y la falsa pro-
testa de quienes siempre gozaron del poder s61o
para hacer de 61 negociado y prebenda. Hoy se
levanta un coro de voces por todos conocido
que reclama la vuelta inmediata a la constitu-
cionalidad; que pretend alentar una vanidad
que nosotros no tenemos, para sugerir nuestra






"bajada al Ilano" y nuestra participaci6n en una
just electoral de la que esperan restaurar esa
democracia formal que ellos envilecieron, hasta
convertirla en la gran hipocresia que signific6
hablarle de libertad a un pueblo victimado por
la explotaci6n, por la miseria, por el hambre,
por la corrupci6n, por el entreguismo y la vena-
lidad.
Quiero, por eso, reiterar que ninguno de
nosotros tiene ambiciones political. No nos inte-
resa competir en la arena electoral. No hemos
venido a hacer politiqueria. Hemos venido a
hacer una revoluci6n. Y si para lograrlo se re-
quiere actuar politicamente, esto no quiere decir
que se nos pueda confundir con los politicos
criollos que tanto dafio le hicieron al pais.

Pierdan, pues, la esperanza quienes crean
que puedan inducirnos al engafio de volver a esa
falsa democracia a trav6s de la cual se perpe-
tu6 la injusticia social en el Perd Es a esa
democracia que se quiere volver? Para sus de-
fensores siempre pag6 jugosos dividends. Pe-
ro: qu6 signific6 en realidad para el pueblo pe-
ruano?

Ciertamente, estas gentes no quieren enten-
der lo que ha pasado en el Peru. Estamos vivien-
do una revoluci6n. Ya es tiempo de que todos lo
comprendan. Toda revoluci6n genuina sustituye
un sistema politico, social y econ6mico por otro
cualitativamente diferente. Del mismo modo que
la Revoluci6n Francesa no se hizo para apuntalar
la monarquia, la nuestra no fue hecha para de-
fender el orden establecido en el Peri, sino para
alterarlo de manera fundamental en todos sus
aspects esenciales.






Algunos esperaron cosas muy distintas v
confiaron en que, a la vieja usanza, ascende-
riamos al poder s6lo para convocar a elecciones
y devolverles todos sus privilegios. Quienes asi
pensaron, estuvieron y estAn equivocados. A esta
revoluci6n no se le puede pedir que respete las
normas institucionales del sistema contra el
cual insurgi6. Esta revoluci6n tiene que crear,
esta creando ya, su nuevo ordenamiento insti-
tucional. Que esto lo sepan los defensores del
pasado, directamente de quienes estamos cons-
truyendo el future del Peri.

Una revoluci6n profunda y verdadera no
podia surgir de un ordenamiento politico que,
en los hechos, discrimin6 y siempre puso de lado
a las grandes mayorias nacionales. La realidad
de una revoluci6n asi, s61o podia concretarse
rompiendo ese ordenamiento traditional. La le-
gitimidad de este Gobierno Revolucionario no
puede, pues, estribar en el respeto por las reglas
de un juego politico decadente que s6lo bene-
fici6 a los grupos privilegiados del pais. Nues-
tros prop6sitos nada tienen que ver con las for-
mas tradicionales de la political criolla que he-
mos ya desterrado para siempre del Peru.

Por eso, nuestra legitimidad no viene de los
votos, de los votos de un sistema.politico vicia-
do de raiz porque nunca sirvi6 para defender los
aut6nticos intereses del pueblo peruano. Nues-
tra legitimidad tiene su origen en el hecho in-
controvertible de que estamos- haciendo la traris-
formaci6n de este pais, justamente para defen-
der e interpreter los intereses de ese pueblo
al que se engafi6 con impudicia y por un precio.
Esta es la uinica legitimidad de una revoluci6n





aut6ntica como la nuestra.
ZDe qud valia para el verdadero hombre del
pueblo que le hablaran de una libertad con la
que despu6s se traficaba en las tiendas political
de quienes gobernaron este pais desde el Ejecu-
tivo y desde el Parlamento? ;Qu6 hicieron estos
defensores de la democracia formal y de los de-
rechos constitucionales para resolver a fondo los
problems fundamentals que afectaban al Perui
y a su pueblo? ZSeria,acaso, la vergiienza y el
escarnio de esa farsa que fue el negociado con
la International Petroleum y su mis vergonzan-
te epilogo del escandalo de la pAgina once? 4O
la impudicia de una reform agraria destinada
a defender a los poderosos y a engafiar a los
campesinos? DD6nde estan las reforms profun-
das que tanto se prometieron en los periods
eleccionarios y que una vez en el poder se esca-
motearon para servir a la oligarquia? ZPor qu6
ahora se pretend exigir que todo se haga de
una vez, cuando bien poco o nada se hizo du-
rante largos anos, pudiendo por lo menos haber
propuesto y defendido esas reforms cuya pa-
ternidad ahora se reclama, pero que no se tuvo
ni la honradez ni el coraje de plantear en afios
anteriores? La paternidad de una revoluci6n es
de quienes la realizan, no de quienes hablaron
de ella para luego olvidarla desde el poder.
Sin embargo, que no se crea que tenemos in-
ter6s fundamental alguno en levantar los car-
gos que se hacen contra la revoluci6n. La mejor
defense de la revoluci6n es su obra cumplida.
Pero conviene de tarde en tarde, en horas de
enjuiciamiento y de balance como 6stas, poner
las cosas en su sitio y despejar los confusionis-
mos y los engafios con que otra vez se trata de
mentir al pueblo. Nosotros no hablamos de una
revoluci6n: la estamos haciendo. Ella es nuestra
mejor justificaci6n ante el Perd y ante la his-






toria. En la conciencia de todos los peruanos
honrados esti la evidencia de que por primera
vez se han empezado a atacar a fondo los pro-
blemas fundamentals del pais.
Alli estd la rotunda probanza de los hechos.
Alli estd ese puniado de realizaciones trascenden-
tales que con much superan a todo lo realiza-
do por los gobiernos anteriores. Alli esta la re-
cuperaci6n del petr61eo de las manos de una em-
presa extranjera, ante cuyos intereses se pros-
ternaron,por paga o por temor, los politicos que
efectivamente gobernaron este pais desde el
Ejecutivo y desde el Parlamento. Alli esta la nue-
va Ley de Reforma Agraria, que beneficia al cam-
pesino y que rompe el espinazo de una oligar-
quia hasta ayer prepotente. Alli esta la Ley Ge-
neral de Aguas, que al fin concrete el suefio de
cientos de miles de agricultores cuyos derechos
siempre fueron pisoteados en beneficio de los
latifundistas. Alli esta la nueva political minera,
con la cual acabarin las viejas prdcticas lesivas
a los intereses del Peri. Alli esti la ley que pone
t6rmino a la abusiva especulaci6n de las tierras
de expansion de las ciudades y que contribuiri,
de manera muy important, a resolver el proble-
ma de la vivienda urbana. Alli esti la iniciaci6n
de una political de control estatal sobre el Banco
Central de Reserva, que ya no represent los
intereses privados sino los intereses de la Na.
ci6n. Alli esta, en fin, la nueva political interna-
cional, no de sumisi6n, sino de dignidad y cuyo
rumbo determinan tan s6lo los intereses del
Perd.
Todo esto, y much mas, se ha logrado en
apenas un afio de gesti6n gubernativa. Hay quie-
nes dicen que es muy grande el poder de la pro-
paganda. Es possible que esto sea asi. Pero nin-
guna propaganda podra borrar del conocimiento






de todos los peruanos la convicci6n de que este
Gobierno esta haclendo las cosas que ningdn
otro se atrevi6 a realizar, por intereses o por te-
mor. Sin embargo, result por entero compren-
sible que amin persistan la incredulidad y el es-
cepticismo en este pais donde tanto se trafic6
con las promesas y donde la politiqueria susti-
tuy6 a la political. Aqui precisamente radica una
de las grandes culpas y responsabilidades de
quienes contribuyeron deliberadamente a la co-
rrupci6n de nuestras instituciones representati-
vas y de esa democracia en cuyo nombre se
comerci6 con las aspiraciones de un pueblo ab-
negado cuyo uinico delito fue career en quienes
habrian de engafiarlo.
Mucho mas de lo que hemos hecho hemos
querido hacer por el bien del Peri. Pero existen
poderosas limitaciones que la ciudadania debe
conocer. Nosotros encontramos al Peru en una
profunda crisis econ6mica. No heredamos una
situaci6n de bonanza.-El regimen anterior dej6
una deuda external de mAs de treintisiete mil
millones de soles. ZQu6 de verdaderamente gran-
de o important para nuestro pueblo, se hizo con
esta inmensa suma de dinero? ZPara qu6 grandes
transformaciones sirvi6 esa deuda enorme que
el gobierno anterior contrajo con otros paises?
Hay que decirlo claramente: buena parte de esos
treintisiete mil millones de soles fue derrochada
en la corrupci6n sin paralelo que asol6 a este
pais durante el regimen anterior. (D6nde se en-
cuentran ubicados quienes asi traficaron con la
miseria de los pobres? Es necesario que se sepa
que parte de ellos huyeron de la justicia para
cobijarse en organismos internacionales a los
cuales siempre sirvieron sin importarles ni el
nombre ni el future de su Patria. Dia llegara en




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs