• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Title Page
 Table of Contents
 Preface
 Prologo
 Sinopsis filosofica del aprism...
 Espacio-tiempo historico
 La filosofia y su tiempo
 Algo mas sobre la tesis del espacio-tiempo...
 Aprismo, Marxismo y espacio-tiempo...
 Espacio-tiempo historico Ameri...
 Sobre la revolucion intelectual...
 Albert Einstein
 Back Cover














Group Title: His Pensamiento político
Title: Aprismo y filosofía
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00087192/00001
 Material Information
Title: Aprismo y filosofía
Series Title: His Pensamiento político
Physical Description: 207 p. : ; 17 cm.
Language: Spanish
Creator: Haya de la Torre, Víctor Raúl, 1895-
Publisher: Edicones Pueblo
Place of Publication: Lima
Publication Date: 1961
 Subjects
Subject: Politics and government -- Latin America -- 20th century   ( lcsh )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage: Peru
 Record Information
Bibliographic ID: UF00087192
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 01658016

Table of Contents
    Front Cover
        Front Cover 1
        Front Cover 2
    Title Page
        Page 5
        Page 6
    Table of Contents
        Page 7
        Page 8
    Preface
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
    Prologo
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
    Sinopsis filosofica del aprismo
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
    Espacio-tiempo historico
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
    La filosofia y su tiempo
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
    Algo mas sobre la tesis del espacio-tiempo historico
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
    Aprismo, Marxismo y espacio-tiempo historico
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
    Espacio-tiempo historico Americano
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
    Sobre la revolucion intelectual de nuestro siglo
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
    Albert Einstein
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
    Back Cover
        Page 208
Full Text

A


1







PENSAMIENTO POLITICO
DE HAYA DE LA TORRE




APRISMO Y

FILOSOFIA







VOLUME
III

EDICIONES PUEBLO


LIMA 1961










INDICE







Pg.


NOTA PRELIMINAR ... ... ... ... .. .. ... ... ... ... 9
PROLOGO ......... ...... ....... ............... ... 15
SINOPSIS FILOSOFICA DEL APRISMO ........ ...... 27
ESPACIO-TIEMPO HISTORICO ...... ... .... ... ... 39
LA FILOSOFIA Y SU TIEMPO ............ ... ... ... 63
ALGO MAS SOBRE LA TESIS DEL ESPACIO-TIEMPO
HISTORICO ............... .. ... ... .. ... ... ... 83
APRISMO, MARXISMO Y ESPACIO-TIEMPO
HISTORICO ...... ... ... ..................... 93
ESPACIO-TIEMPO HISTORIC AMERICANO ...... 105
Civilizacin Novomundica
SOBRE LA REVOLUTION INTELLECTUAL DE
NUESTRO SIGLO ... ... ... ...... ... .... ... 155
ALBERT EINSTEIN ... ... ... ... ... ... ... ... ... 191
Todo Relativo?
Un discurso d Einstein
In Memorian Albert Eistein.












NOTA PRELIMINARY


El present volume del PENSAMIENTO POL-
TICO DE HAYA DE LA TORRE contiene los principa-
les ensayos en los cuales el fundador del APRA desa-
rrolla su tesis del "Espacio-Tiempo Histrico",
trasfondo filosfico de la doctrine aprista.
Desde 1928, y como parte de la postulacin
poltica del Aprismo, Haya de la Torre ha preco-
nizado una nueva interpretacin de la historic y,
especialmente de Amrica, desde una angulacin
relativista referida al TIEMPO y al LUGAR.
El lejano origen de esta interpretacin puede
hallarse en la interrogate que ya en su juventud
se haba formulado Haya de la Torre sobre "la
ubicacin, en un esquema lgico, del mundo ame-
ricano, de su pasado y su present para avizorar su
destino". Vale decir, en la necesidad de dar res-
puesta a la inconsecuencia de llamar "nuevo" al
continent americano, matriz donde haban surgi-
do cultures tan antiguas como la Maya, la Inca y
la Azteca. Ms tarde comprueba que esta desubi-
cacin no es slo en el campo de la historic. La
ciencia, la economa, la sociologa y la poltica han







sido en nuestra Amrica una glosa del pensamien-
to europeo. Este trasplante indiscriminado -dice
Haya de la Torre- ha sido el resultado del "colo-
nialismo mental" que domina todos los aspects de
nuestra vida colectiva y frustra su evolucin pecu-
liar. Contra este sometimiento reacciona Haya de
la Torre, enarbolando lo que es premisa normativa
del Aprismo: los problems sociolgicos y especfi-
camente los poltico-econmicos de Indoamrica
son diferentes de los de Europa y, en consecuencia,
las soluciones deben ser asimismo diferentes.
Preocupacin posterior de Haya de la Torre
fue encontrar el fundamento filosfico que ayudara
al conocimiento de Amrica con autonoma inter-
pretativa de su historic y de su sociologa. Y en-
cuentra que la nueva Fsica relativista ha cambia-
do los dos concepts esenciales de toda Filosofa:
el TIEMPO y el ESPACIO, descubriendo -con una
nueva concepcin de la material, la energa y la
gravitacin- una cuarta continuidad dimensional
llamada ESPACIO-TIEMPO. Es entonces que Haya de
la Torre plantea la transposicin al campo de la Fi-
losofa de la Historia de dicha concepcin relativis-
ta de Einstein. Establece que as como para la Fsica
modern no existe un espacio absolute ni un tiem-
po absolute, sino que cada fenmeno se produce
dentro de su propio espacio-tiempo, en su propio
campo-gravitacional, afirma que no existe tampo-
co un solo process histrico sino multiples. Cada
drea espacio-temporal tiene su ritmo peculiar de







desarrollo y, por consiguiente, su respective carac-
terstica sociolgica. De esta manera, la vision del
universe histrico debe comprender tantos espa-
cio-tiempos histricos como campos de observacin
ofrezca. Es possible, entonces, ubicar el process de
la historic americana dentro de un cuadro mun-
dial de interpretaciones relatives indesligables de
sus determinadores espacio-temporales.




La interpretacin relativista de la historic, im-
plicaba un enfrentamiento al marxismo en cuanto
ste constitute una concepcin surgida de la rea-
lidad europea, particularmente de la Inglaterra in-
dustrial del siglo XIX. Haya de la Torre encuentra
que, a la luz de la nueva ciencia, el marxismo, dia-
lcticamente, poda ser negado, es decir, superado.
Toda la concepcin marxista se afirma en la cien-
cia decimonnica. Esta ha sido rebasada por la re-
volucin cientfica y tecnolgica de la llamada
Edad Atmica. Los concepts de material, energa,
movimiento, espacio y tiempo, sobre los que se
fundaba la filosofa marxista eran NEWTONIANOS.
Y todas esas nociones han sido recusadas y funda-
mentalmente alteradas por el relativismo einstenia-
no y por la teora cuntica de Plank. "El marxismo
aplic a la Historia -dice Haya de la Torre- la
dialctica hegeliana de que todo pasa, muere y es








suplantado por ideas y cosas nuevas. Esta ley hay
que aplicarla tambin al marxismo, cuya muerte
es tan natural como fue la del primer hombre
que descubri que todos los hombres moran".




En este volume del PENSAMIENTO POLiTICO DE
HAYA DE LA TORRE, se include el prlogo y los en-
sayos que constituyen la primer parte del libro
"Espacio-Tiempo Histrico" publicado en 1948;
obra que prcticamente no circul, pues habin-
dose iniciado su venta, la edicin fue confiscada y
destruida al ser ocupados los talleres del diario "La
Tribuna" de Lima donde acababa de terminarse
la impresin. Uno de los ensayos era conocido desde
1935 por haber aparecido en la Revista "Claridad"
de Buenos Aires y otros dos se publicaron en la
revista "Cuadernos Americanos" de Mxico en
1945 y 1947. Lo dems era material indito de un
tema que Haya de la Torre trat en varias lectures
y conferencias dictadas en las Universidades pe-
ruanas de Arequipa, Trujillo y Cuzco, y en las de
Santiago de Chile, Bogot, Caracas y Guatemala
durante los aos 1945 y 1946.
Integra tambin esta seleccin el Captulo fi-
nal de la obra "Toynbee frente a los Panoramas
de la Historia", aparecida en 1957 y escrita duran-
te su largo asilo diplomtico en la Embajada de








Colombia en Lima, obligado por la dictadura mi-
litar. Haya de la Torre formula en esta obra un pro-
fundo anlisis de la tesis de Toynbee sobre la gne-
sis de las civilizaciones y culmina con el interrogan-
te sobre el surgimiento de una nueva civilizacin
americana o NOVOMNDICA. Finalmente, se inclu-
ye el ensayo "Sobre la revolucin intellectual de
nuestro siglo", publicado en "Cuadernos America-
nos", Mxico, en febrero de 1960. Haya de la To-
rre analiza en l las profundas repercusiones que la
revolucin cientfico tecnolgica de nuestros das
est produciendo en la interpretacin histrica y
en la praxis poltica. Es decir, el advance insospe-
chado de la ciencia del siglo XX est imponien-
do una revolucin en el campo de las ideas. Mu-
chas profecas del siglo XIX .estn quedando in-
cumplidas. As, ante la violencia de las armas at
micas, la guerra ya no es inevitable; y por tanto, los
dos ordenamientos del mundo actual -el capitalis-
mo privado y el capitalism de Estado- se vern
obligados a coexistir. De esta evidencia -afirma
Haya de la Torre- se estn derivando profundas
mudanzas en las concepciones mismas de la vida
y de la historic, abrindose los caminos que, con los
descubrimientos de la ciencia y de la tcnica, lle-
van a la justicia con paz y libertad.

Lima, Julio de 1961.

Luis F. RODRGUEZ VILDSOLA.

















PROLOGO (*)


Acaso proceda una breve referencia a la leja-
na gnesis de esta tesis. Haciendo recuerdos dir
que ella proviene de las primeras e imprecisas
reflexiones sobre Historia y Cronologa en mis
aos de adolescencia. Cerca, muy cerca de la ciu-
dad peruana en que.nac, Trujillo, resisten todava
el paso de los siglos las famosas ruinas preincaicas
de Chan-chan, extensa ciudad que fue metrpoli
mochica del llamado reino del Gran Chim. Ex-
tensas ruinas asentadas en una ancha y suavemen-
te inclinada planicie que se extiende desde los pri-
meros montes de los Andes hasta las playas que
bordean aquella zona del Pacfico, me ofrecieron la
primera vision impresionante del pasado histri-
co indoamericano. Las leyendas de su riqueza y

(*) El present prlogo es el mismo que aparece en la
obra "Espacio-Tiempo Histrico", donde Haya de la
Torre desarrolla esta tesis.








podero fabuloso, la tradicin dorada del tesoro
ingente del "Peje Chico" que hall Garci-Guti-
rrez de Toledo con el generoso derrotero de un
indio y el hallazgo frecuente y copioso de primo-
rosas piezas de cermica, extradas de tantas sepul-
turas ricas en armas y utensilios de bronce, ador-
nos de plata y oro, raras conchas rosadas y finos
tejidos de brillantes colors, suscitaron mi primer
deslumbramiento ante las ruinas de una cultural
cronol6gicamente inubicada dentro del esquema de
los studios de Historia General que yo segua con
entusiasmo en el colegio.
Recuerdo bien que en una de las visits del
sabio arquelogo alemn Max Uhle a Trujillo, le
o decir, sentado a la mesa de mis padres, que la
antigedad de aquellas ruinas era much mayor
que la del Imperio de Manco Cpac. El curso ofi-
cial de Historia del Per incaico que entonces se
dictaba en las escuelas, sealaba entiree los siglos
XI y XII de nuestra era" la poca probable de la
fundacin de este poderoso Estado, que deba ex-
tenderse ms tarde a buena parte del Continente
sojuzgando en su advance a la civilizacin mochica
y destruyendo a Chan-Chan, su ms important
metrpoli (1). Acenturonse mis inquietudes so-
bre dnde y cundo se incorporaba la vida y gran-

(1) "Fue la guerra ms reida que los Incas tuvieron has-
ta entonces". Garcilaso, Comentarlos Reales: Lib. VI,
Cap. XXII.








deza que testimoniaban aquellas enormes ruinas al
mundo histrico que describa mi claro y didc-
tico texto del autor francs M. Ducoudray.
En el esquema cronolgico de la Historia Uni-
versal que desde Europa delineaba las bases de
nuestros conocimientos en esa discipline, 1492 es
el ao de la era cristiana en que el Viejo Mundo
descubre oficialmente al Nuevo. Desde aquel a-
manecer de octubre, Amrica se incorpora, con to-
do su profundo pretrito, al cuadro histrico ge-
neral. Sin embargo, el testimonio de aquellas rui-
nas sugera otra dimension de tiempo. No era un
mundo nuevo, visto desde mi ngulo de observa-
cin. Chan-Chan fue hallada ya en ruinas por los
europeos. Formaba parte de un muy viejo mundo
americano. Cmo poda ser nuevo para quienes lo
mirbamos desde aqu aunque lo fuera para quie-
nes los descubran desde all?
Estas ideas no pudieron alcanzar perfiles de
satisfactoria definicin lgica en mis aos juveni-
les. Quedaron relegadas, en el subconsciente qui-
z, como guard el nio las piezas de un juguete
mecnico difcil que nunca llega a armar. Mas,
'una secret duda, por'mucho tiempo inesclarecida,
me indujo a considerar entnces con escepticismo
todas las ciencias histricas asentadas en una fija
cronologa europea que, ms tarde ya en la Univer-
sidad, deb estudiar, en rebelda, sujetas a planes
y mtodos universales impuestos por el meridiano








cultural del Viejo Mundo. La interrogacin que-
d siempre en pie: dnde ubicar las civilizacio-
nes americanas dentro de una cronolgica clasifica-
cin europea que no entrara en conflict con la
realidad vivida en el process de su propia Historia?
Ya en Europa, la primera lectura de las Lec-
ciones de Filosofa de la Historia Universal de He-
gel me deslumbr gratamente. En la interpreta-
cin hegeliana no entraba el mundo americano.
Hegel se ubica firme y claramente en su espacio
europeo-germano, y desde all como el astrnomo
en el observatorio que slo abarca su hemisferio
zodiacal, descubre el movimiento de los mundos
histricos que forman su universe: "El sol sale en
oriented. El sol es la luz, es la simple referencia uni-
versal a s mismo... La Historia Universal va de
Oriente a Occidente. Europa es absolutamente el
trmino de la Historia Universal. Asia es el princi-
pio... La Historia no describe un crculo alrede-
dor de ella, sino que ms bien tiene un orto, un
oriented determinado que es Asia".
Hegel se desinteresa por el mundo americano,
continent inmaturo: "Este nuevo mundo (que)
es nuevo no slo relative sino absolutamente, lo es
con respect a todos sus caracteres propios, fsicos
y polticos"... "Todo cuanto en Amrica sucede,
tiene su, origen en Europa... Por consiguiente,
Amrica es el pas del porvenir... Mas, como pas









del porvenir no nos interest, pues el filsofo no
hace profecas" (2).
As, el genio creador de la dialctica moder-
na desemboca y se detiene en la quietud del dog-
ma. De ese universe que nace, crece y muere, "la
niez" es el mundo oriental, la "mocedad" es el
mundo griego, "la edad viril" es el imperio roma-
no, y "la senectud" -perfecta madurez del esp-
ritu- "es necesariamente double : el mundo maho-
metano y el mundo germnico, segn l, "el im-
perio del espritu verdadero" (3).
Circunscribe su universe neta y absolutamente
-subrayando tan important concept y vocablo-
y seala dentro de l los confines de lo que, con
la clsica y elegant terminologa hegeliana, lla-
ma "el teatro de la historic universal". Empero,
en la leccin primera de su interpretacin, advier-
te que "la Filosofa de la Historia es la considera-
cin pensante de la Historia", y ms adelante, en
su Introduccin Especial, lega este sugerente apo-
tegma: "La historic propiamente dicha de un pue-
blo comienza cuando este pueblo se eleva a la con-
ciencia".
Podrase agregar a tales enunciados -puntos
de partida para estas reflexiones-, dos citas expre-

(2) Jorge Guillermo Federico Hegel, Lecciones sobre Filo-
sofa de la Historia Universal. Introduccin Especial
II. 2. "El Nuevo Mundo".
(3) Ibid. "Divisin de la Historia Universal". III.







sivas del largo alcance de la vision hegeliana cuan-
do dice: "Cada pueblo vive un estado tan indivi-
dual que debe resolver y resolver siempre por s
mismo... Cada pueblo se halla en una relacin
tan singular, que las relaciones anteriores no son
congruentes nunca con las posteriores, ya que las
circunstancias resultan completamente distintas...
Lo plstico en la Historia es cosa bien diferente
de las reflexiones extradas de la Historia". Y ms
adelante, "partiendo del supuesto de que la Histo-
ria Universal represent la idea del espritu", avan-
za hasta afirmar, en un evidence atisbo: "Los dis-
tintos espritus de los pueblos se separan- en el Es-
pacio y en el Tiempo y en este respect acta el
influjo de la conexin natural, de la conexin en-
tre lo spiritual y lo natural, el temperament,
etc". (')
Recapitulemos: Si la Filosofa de la Historia
es, segn Hegel, "su consideracin pensante" y si
la historic propiamente dicha de un pueblo "co-
mienza cuando este pueblo se eleva a su concien-
cia"; y si la individualidad histrica de cada pueblo
que constitute lo que Hegel llama "su espritu",
"se separa en el Espacio y en el Tiempo en el que
actan la conexin entire lo spiritual y lo natural,
el temperament, etc.", el legado de ideas univer-
sales que la Filosofa hegeliana de la Historia deja-

(4) Ibid. Introduccin Especial I.








ba al porvenir de nuevas formas de su considera-
cin pensante, era, sin duda extraordinariamente
valioso. Arrancan de ah mis primeras reflexiones
sobre la relacin entire la conciencia histrica de
un pueblo, como conciencia de su Espacio y de su
Tiempo. Y es con la ayuda de la nueva formula-
'cin de estos concepts aportados por el Relati-
vismo cientfico a la filosofa de nuestro siglo, que
fue possible el primer intent de la tesis del Espa-
cio-Tiempo Histrico, inseparable del movimiento
evolutivo de cada pueblo o grupo social dentro de
su campo gravitacional o scenario de la Historia.
As, parece possible ubicar el process de la Historia
Americana dentro de un cuadro mundial de, inter-,
pretaciones relatives indesligables de sus determi-
nadores espacio-temporales. As parece tambin
ms lgica la vision integral del multiple univer-
so de la Historia considerado en tantos espacio-
tiempo-histricos como campos de observacin
ofrezca.
La interpretacin hegeliana de la Historia, co-
mo su negacin dialctica marxista, como el "rela-
tivismo" que Spengler define y precisa con el con-
cepto y vocablo "copernicano" en su concepcin
cclica y pesimista de la "Decadencia de Occiden-
te", son europeas y sitan al exgeta de los proce-
sos histricos en un inmvil ngulo de observa-
cin del Campoo gravitacional" histrico del lla-
mado Viejo Mundo. Lo mismo acontece con las







otras escuelas de la Filosofa de la Historia idea-
listas y materialistas, espiritualistas, racionalistas y
biologists. Todas son europeas, y ah radica su li-
mitacin desde nuestro ngulo de observacin his-
trico americano, como tiene que aparecer limita-
dos para un observador relativista de la Historia,
desde un campo de otro espacio-tiempo histrico
de Asia, Oceana o Africa. Atisbo de esta nueva
posicin es el interesante libro "Glipnpses of World
History" de Jawaharlal Nehru, logrado intent
de interpretacin de la Historia Universal desde el
ngulo de observacin hind.
El historiador ingls Arold J. Toynbee ini-
cia los seis volmenes de su monumental obra "A
Study of History" con estas palabras, traducidas
literalmente: "En cualquier edad de una sociedad
cualquiera, el studio de la Historia, como otras
actividades sociales est gobernado por las tenden-
cias dominantes del tiempo y del lugar". Y sostie-
ne que no es la nacin o la humanidad como un
todo sino las civilizaciones de los grupos sociales lo
que constitute el Campoo ineligible del studio de
la Historia". Para Toynbee la concepcin limita-
damente national de la Historia es "copernicana"
y anuncia la teora interpretativa del anlisis his-
trico sujeta a una relacin relativista de Espacio-
Tiempo. Sin embargo, su campo de observacin
siempre es europeo, aunque su nuevo modo de ob-
servar los process histricos comporte una verda-








dera revolucin respect de las clsicas concepcio-
nes limitadamente nacionales o ilimitadamente
universales, sin relaciones espacio-temporales. En-
rich Kahler destaca en su interesant libro Man
the Measure que "la nueva Historia Universal co-
mo Spengler y Amold J. Toynbee la conciben, asu-
me una multiplicidad de cultures, cada una en su
propia rbita, sin que ninguna de ellas pueda ser
tomada como paradigma, teniendo todas en co-
mn slo caractersticas generals de surgimiento
y cada, leyes de la Historia en la lnea de leyes de
la Naturaleza" (5). Un intent norteamericano de
aplicacin del relativismo contemporneo a la His-
toria se ha planteado recientemente en la obra de
Morris Zucker, quien manifiesta textualmente que
usa la expresin "Teora del Campo Histrico" co-
mo "una adaptacin a nuestros propsitos de la
gran teora fsica de los campos electro-magnticos
como ha sido desarrollada en la Teora de la Re-
latividad con sus vastas posibilidades filosficas".
Zucker se interest "principalmente en la relativi-
dad por su concept del Campo... No hay ins-
tantaneidad, sino que los acontecimientos se rea-
lizan en un campo definido y son temporales por
naturaleza... Nosotros sostenemos que la Relati-
vidad marca tanto el fin de una era como la aper-

(5) Enrich Kahler, Man the Measure. N. Y. Pantheon Books.
Introduccin, Pg. 22.


Y L








tura de las posibilidades de una nueva en el reino
del pensamiento" (6).
Empero, las diferencias entire las concepcio-
nes spengleriana y toynbeana de la interpretacin
histrica -relativista newtoniana aqulla y relati-
vista einsteniana sta, como la que intent Zu-
cker-, y la tesis del Espacio-Tiempo Histrico que
en los siguientes ensayos y dilogos se exponen,
quedan precisamente delimitadas. Ellos intentan
responder desde un nuevo ngulo de observacin
a aquella grave pregunta que, penetrantemente,
fundamental Spengler cuando describe: "Y en cuan-
to a las grandes cultures americanas han sido sin
ms ni ms ignoradas, so pretexto de que les falta
toda conexin con qu?" (7).
El 11 de mayo de 1923 publiqu en el diario
"El Tiempo", de Lima, un artculo de polmica
estudiantil, en el que ataqu "el falso concept de
las verdades intocables y de los principios eternos
en esta hora de profunda revolucin cientfica y de
incontenible corriente Relativista, precursora de
nuevas y distinta afirmaciones fundamentals en
todo orden". En mi libro El Antimperialismo y el
Apra, escrito en Mxico en 1928, ensayo una inter-

(6) Morris Zucker, The Philosophy of American History.
The History Field Theory. Nueva York, 1945. Pg. VII,
Cap. VII, Pg. 563-564.
(7) Oswald Spengler, La Decadencia de Occidente. Vol. I,
Introduccin 6.


24








pretacin histrica de la evolucin econmico-so-
cial de los pueblos de Indoamrica y sostengo, en
el capitulo VI, que el Aprismo es "una metdica
confrontacin de la realidad indoamericana con la
tesis que Marx postulara para Europa y como resul-
tado de la realidad europea que l vivi y estudi
a mediados del siglo pasado"; en el Captulo VII
subrayo que "nuestro process histrico tiene su
propio ritmo, su tpico process, su intransferible
contenido". Ms adelante, en el mismo captulo,
aado que "Nuestro Tiempo y nuestro Espacio
econmicos nos sealan una posicin y un camino".
Y en el captulo final del mismo libro: "Observan-
do seriamente la realidad social y econmica de
Indoamrica, salta a la vista un problema politico
vasto y nuevo cuyas formulas de solucin no tienen
cabida ni alcanzan ajuste en los conocidos moldes
ideolgicos europeos".
En el libro El Proceso de Haya de la Torre
(8) aparece la instructive judicial a que se me so-
meti durante la prisin poltica que sufr de 1932
a 1933. En aquellos documents reitero idnticos
puntos de vista al responder a una pregunta con-
creta del Juez sobre la lucha de classes: "La lucha,

(8) El Proceso de Haya de la Torre. "Documentos para la
Historia del ajusticiamiento de un Pueblo". Publica-
ciones del Partido del Pueblo. Guayaquil, 1933. Pg. 40.
Vase tambin el libro del autor "Ex-Combatientes y
Desocupados". Ercilla, Santiago d" Chile, 1936.








pues, entire el capitalism y el proletariado, no tie-
ne un sentido mundial sino relativamente. Cobra
diversos aspects, plantea diversos problems, im-
pone distintas soluciones".
Esta es, en sntesis, la breve resea del origen
y planteamiento de la teora del Espacio-Tiempo
Histrico, trasfondo filosfico de la doctrine apris-
ta y respuesta al interrogante que tantas veces me
formul en los das de mi inquieta adolescencia:
Dnde ubicar en un esquema lgico de la His-
ria cl mundo americano, su pasado y su present,
para avizorar su destino?


















SINOPSIS FILOSOFICA DEL APRISMO (*)


El Aprismo arranca filosficamente del de-
terminismo histrico de Marx y de la dialctica
hegeliana adoptada por l para su concepcin del
mundo. Inspirndose en el principfo de Hegel:
"Dialctica es la fuerza irresistible ante la cual na-
da se mantiene firme en las cosas; es la progresiva
determinacin inherente al pensamiento mismo y
el resultado y negacin de ste" (Logik), y en la
definicin ms especfica de Engels: "La dialctica
no es ms que la ciencia de las leyes generals del
movimiento y evolucin de la sociedad humana y
del pensamiento" (Anti-Dhring), el Aprismo fun-
damenta sus normas de metodizacin filosfica en
el enunciado dialctico de la negacin de la nega-

(*) Publicado por primera vez en la revista Claridad de
Buenos Aires en 1935.








cin. Reconoce as el principio universal del eter-
no movimiento, cambio o devenir -avizorado por
Herclito y cada da mejor comprobado por los pro-
gresos de la ciencia-, como un process constant
de contradicciones, negaciones y continuidad, pe-
ro reconoce tambin en el marxismo una escuela
filosfica sujeta a la misma ley por ella descubier-
ta y perfeccionada.
En efecto: quien adopted el marxismo como
norma filosfica no puede admitir, sin embargo,
sus conclusions doctrinarias como dogmas inflexi-
bles.
Product del pensamiento human, resultado
del mundo objetivo, sera absurdo career que el
marxismo est excluido del process dialctico
que rige todo en la vida. Es esta caracterstica y
condicin del marxismo filosfico la que garanti-
za precisamente su perennidad. Porque una Filo-
sofa que march a comps de la evolucin del
mundo no podr nunca ser superada por ste; ser
una Filosofa viva, en permanent devenir, mvil
y constantemente renovada, como la Naturaleza y
como la Historia. Para alcanzar su ritmo y sobre-
pasar lo transitorio y temporal de las escuelas es-
tticas que envejecen y se retrasan, la dialctica
determinista debe negar para continuar.
Ahora bien, recordemos a Engels cuando escla-
reci que "negar en dialctica no es simplemente
anular o suprimir" (Anti-Dhing). El process de









la Naturaleza que la Ciencia verifica, prueba que
la negacin no destruye sino que contina y que,
a su vez, debe ser tambin negada. Como en el
caso algebraico de a X -a que multiplicada nue-
vamente por -a nos da un resultado positive y ele-
vado a una potencia mayor, as obtendremos resul-
tado semejante con el mtodo dialctico de nega-
ciones, afirmacin y continuidad y cambio progre-
sivo (1).
Sentadas estas premises que ningn marxis-
ta debe desconocer, ni puede refutar, es possible
dar un paso adelante y plantear una nueva propo-
sicin. Porque, o el marxismo es dogma yerto, iner-
te cual un dolo, o es devenir vivo y mvil; y en es-
te caso queda sujeto tambin, como todo en el uni-
verso, a la ley de la negacin de la negacin. De
aqu el planteamiento de esta nueva proposicin:
Si el marxismo es como Filosofa "toda una nueva


(1) Conviene recorder aqu lo que Engels describe en el
prlogo de la segunda edicin de su "Anti-Dhring"
-fechado en Londres el 23 de septiembre de 1885-,
cuando afirma: "para concebir la Naturaleza de una
manera dialctica y al mismo tiempo naturalista, es
preciso conocer las matemticas y las ciencias de la
Naturaleza. Marx era un profundo matemtico...". Y
en el Captulo XIII aade: "La matemtica elemental,
la matemtica de las magnitudes constantes se mueve
en el cuadro de la lgica formal, al menos en gene-
ral y en lo principal; la matemtica de las magnitu-
des variables, cuya parte ms important es el clculo
infinitesimal, no es esencialmente c .ra cosa que la-apli-
cacin de la dialctica a las cuestiones matemticas".








concepcin del mundo" (Plejanov) (2), concep-
cin realista, materialista, vale decir, basada en la
realidad del universe, de la material, en la Natura-
leza y en la Historia, debemos admitir que esta
concepcin filosfica no puede ignorar los progre-
sos incesantes de la Ciencia, el process tenaz de la
civilizacin, el desenvolvimiento constant de la
humanidad y de las ideas.
Esto, que es tambin irrefutable, nos lleva por
fuerza a referimos a la revolucin de dos concep-
tos, esenciales en toda Filosofa: el de tiempo y el
de espacio. El Relativismo contemporneo supera
los principios euclidianos de las tres dimensions y
-con una nueva concepcin de la material, la ener-
ga y la gravitacin- descubre una cuarta continui-
dad dimensional llamada Espacio-Tiempo, abrien-
do as un nuevo y vasto horizonte a la conciencia
humana. Y si Leibnitz defini ya el Tiempo "co-
mo una trama de relaciones" (3), y Hegel avizor
"que la longitud del tiempo -en la historia- es
algo completamente relative" (4), es evidence que

(2) Questions Foundamentales du Marxisme I.
(3) Monadologie et Discours de Mtaphysique.
(4) Phllosophle der Geschichte. Hegel en el Prlogo e In-
troduccin del Saber absolute, describe: "El Espacio es
la existencia en la cual el concept inscribe sus dife-
rencias como un element vacio y muerto, en el cual
se encuentran, asimismo, yertos y sin vida. Lo real no
es algo espacial tal como se le consider en matem-
ticas... Por lo que respect al Tiempo del que suele
decirse que en contraposicin al Espacio constituira la









nuestro siglo confront una nueva concepcin del
Tiempo y del Espacio, de la Materia y de la Ener-
ga, y avanza hacia una nocin e ideacin del Uni-
verso hasta ahora insospechadas. Tiempo y Espa-
cio son dos concepts filosficos fuertemente vin-
culados a las ideas de evolucin histrica, de domi-
nio del hombre sobre la Naturaleza, vale decir de
la realidad social y `econmica. Y la filosofa de
Marx tuvo que servirse para la formulacin de su
sistema de los concepts de Tiempo y Espacio pre-
dominantes en su siglo, como tuvo que basar su
materialismo histrico en el concept cientfico que
sobre la material tuvo su poca.
Podra preguntarse ahora: resiste el deter-
minismo histrico de Marx una confrontacin con
el Relativismo modern? Cabe, dentro del proce-'
so dialctico del marxismo, un aporte tan esencial
y trascendente como el que anuncian los postula-
dos del Relativismo?
He aqu justamente una important cuestin

material de la otra parte de la matemtica pura, es el
concept existente mismo". Paenomenologie des Geistes,
38-39. Y en la Enciclopedia describe: "Yo no menciona-
r aqui la definicin kantiana segn la cual (el Espa-
cio) es, como el Tiempo, una forma de intuicin sensi-
ble... Se dice que todo nace y desaparece en el Tiem-
po... Mas todo nace y desaparece no en el Tiempo, es
el Tiempo mismo que es el devenir, el nacimiento y
la desaparicin, la abstraccin en acto, el Cronos que
da nacimiento a todo y destruye a sus hijos. Lo Real
es bien diferente del Tiempo, pero tambin esencial-
mente idntico con l...". Encyclopadle der Philoso-
phischen Wisenschaften, pgs. 254 a 261.









en que la tesis aprista hace incidir el principio de
negacin y superacin del marxismo. A las inte-
rrogaciones anteriores hay que responder afirmati-
vamente. La aplicacin del Relativismo al deter-
minismo histrico plantea .justamente un caso de
negacin y continuidad dialctica en la Filosofa
de Marx. Ms an, en el relativismo del Tiempo
y del Espacio, aplicados a la interpretacin marxis-
ta de la Historia, radica, precisamente el fundamen-
to de la norma filosfica aprista. Ah est la lnea
dialctica que une y separa al marxismo ortodoxo
y al Aprismo.
En efecto: as como la dimension "Espacio-
Tiempo" ha quedado ya definitivamente incorpo-
rada en el mundo fsico, la nueva Filosofa tiene
que considerar a su vez este concept. Einstein ci-
ta en su artculo "Space-Time" de la Enciclope-
dia Britnica (5) estas palabras de Minkowsky:
"De aqu en adelante el espacio en s mismo y el
tiempo en s mismo se hunden como sombras y
slo una suerte de unin de los dos les preserve
una existencia independiente". Esta unin la llama
Einstein "Espacio-Tiempo" (0). Admitiendo tal

(5) Edicin 14. Vol. 21, pg. 105.
(6) El ilustre cientfico ingls Sir James Jeans dice en su
libro Fundamentos de la Ciencia: "Hoy la teora de
Einstein explica un conjunto enorme de fenmenos na-
turales; y no se conoce ningn hecho de la Natura-
leza que sea contradictorio con ella". Trad. castellana
de Calpe. Madrid, 1936, pg. 49.








principio como base integral de una nueva concep-
cin geomtrica y fsica del universe, la Filosofa
debe considerarlo e incorporarlo. Y aunque el Re-
lativismo no haya formulado todava un sistema fi-
losfico propiamente dicho, es evidence que sus ba-
ses ya estn esbozadas. Enunciado fundamental
-y refrendado por las verificaciones cientficas-
del Relativismo es este nuevo concept del "es-
pacio-tiempo" que, admitido por la Filosofa ge-
neral, puede ser aplicado a la Filosofa de la His-
toria.
Dirase que hay tambin un "Espacio-Tiem-
po histrico", integrado por el scenario geogrfi-
co Campoo objetivo) y por el "tiempo subjetivo"
(Ich-Zeit), que el hombre concibe con relacin a
ese espacio; y ambos a su vez con un ritmo dado
de tiempo objetivo o econmico que socialmente
deviene "Tiempo histrico". El scenario geogr-
fico, base del concept "Espacio histrico", est
condicionado por todas las caractersticas fsicas
que ofrece cada una de las regions habitables del
planet, pero, adems de stas, por la distancia
entire una y otra region, especialmente por las que
median entire las menos civilizadas y aquellas que
han avanzado ms en su evolucin y que marcan
el ndice mximo de progress. Esta distancia ya
no es slo espacial, es tambin distancia en el
"Tiempo histrico", que no se mide por relojes,
vale decir, lapso en su "longitud", "que es comple-








tamente relative", segn las palabras de Hegel ya
citadas. As, por ejemplo, la distancia espacial di-
recta entire Inglaterra y Groenlandia puede ser me-
nor que la que mide la lnea recta entire Inglate-
rra y Japn, pero considerada como distancia en
la Historia, lapso de evolucin de "tiempo histri-
co', est ms cerca Inglaterra de Japn que de
Groenlandia.
Cmo medimos esta distancia, o ms propia-
mente, estos lapsos de "tiempo histrico"? Par-
tiendo evidentemente del "tiempo subjetivo" (Ich-
Zeit), del concept Tiempo que cada hombre se
forma frente a su espacio geogrfico y frente a las
condiciones objetivas de vida individual y social
que en este espacio dado se produce, o sea el es-
pecfico "tiempo econmico". Darwin refiere que
en las pampas indoamericanas de los pases del
Plata hall a un gaucho que exclamaba "es tan
largo el da, seor". He ah una nocin de tiempo
subjetivo, determinado por las condiciones objeti-
vas -espacio geogrfico-, formas de vida, trabajo,
etc. Esta nocin del tiempo es comn, con ligeras
variantes, a hombres y pueblos que viven en seme-
jantes condiciones de desarrollo. El indio de los
Andes que march pausadamente tras su llama,
rotura la tierra con primitivos implementos y vive
lentamente, ha de hallar tambin "largo el da" y
larga la vida. Sus sensaciones estn espaciadas, dis-
tanciadas por la monotona; y ayer fue tan idnti-








co a hoy como hoy lo ha de ser a maana. Por en-
de, su noein subjetiva del tiempo la aplicara y
generalizara a la vida, y su imagen o media, va-
ga o precisa, ser de ritmo retardado.
Pero, por qu de ritmo retardado? Con rela-
cin a qu media de ritmo aventuramos esta ob-
servacin?
Simplemente, con relacin al ritmo de evolu-
cin histrica que marcan las condiciones de vida
y de trabajo de los pueblos ms desarrollados, en
los que tambin el tiempo subjetivo tiene otra
representacin. El hombre de la ciudad industrial
no halla "largo el da". El pueblo industrial tiene,
por lo tanto, otra nocin subjetiva (Ich-Zeit) del
tiempo, al margen, diramos, del tiempo que mi-
den los relojes; su "tiempo econmico", determi-
nador del concept social de "tiempo histrico".
Vemos as que el campo objetivo o "espacio
histrico" -Hegel le llama scenarioo del teatro
de la Historia"-, determine la formacin de una
idea o concept del tiempo subjetivo, que es va-
riable de acuerdo con las condiciones de vida social
alcanzadas en ese espacio o scenario. Pero vemos
tambin que aquel concept variable del tiempo se
Srelaciona con otro ms universal que establece las
relaciones de mayor o menor velocidad del ritmo
de "tiempo histrico" en el mundo. Los grados de
este "tiempo histrico" los miden los pasos de los
pueblos en la evolucin de su desarrollo sobre el








dominio de la Naturaleza. No la historic de las ci-
vilizaciones aisladas, sino la del conjunto del avan-
ce human sobre los elements naturales. Este
advance, como sabemos, no se ubica perdurablemen-
te en un espacio dado; vara, cambia, salta de una
region geogrfica a otra, pero tiene siempre, en
cada lapso de tiempo histrico, una zona espacial
determinada en la que marca un perodo ms o
menos largo de su desarrollo incesante (Egipto,
Persia, Grecia, Roma, etc.)
Es con relacin a ese grado mximo de evolu-
cin en ese espacio dado, que aparece ya indicada
la nocin de "espacio-tiempo histrico". Porque as
se expresa el conjunto de relaciones entire los pue-
blos y sus medios ambientales y entire el grado de
dominio del desarrollo que esos pueblos han con-
seguido sobre sus medios. Este conjunto de rela-
ciones inseparables da a la Historia una media
de tiempo tambin inseparable de las condiciones
del espacio y permit planter un nuevo punto de
vista histrico-filosfico.
Desde ese punto de vista, no es el determinis-
mo histrico de Marx una regla que se impone a
todas las latitudes. Admitiendo el principio rela-
tivista del "espacio-tiempo histrico", tendremos *
que reconocer que la estimativa de cada process
social dentro de su scenario geogrfico dado, debe'
relacionarse con el process de otros grupos, te-
niendo todos como punto de referencia el ritmo








de los de mayor advance, de velocidad mxima di-
ramos, recordando que en Fsica el relativismo se
refiere siempre al principio absolute de la veloci-
dad de la luz. Pero admitiendo tambin el postula-
do relativista de que no hay lneas paralelas a gran-
des distancias, debemos reconocer que el parale-
lismo en el desenvolvimiento de los pueblos -
principio ya esbozado por Marx- es tambin re-
lativo en la vastedad de la Historia.
Ahora bien, la Historia as considerada ofrece
nuevas perspectives al observador y al filsofo. No
-podr exclurse de la Filosofa de la Historia el n-
gulo espacial desde el que se le ve y se le estudia.
Las llamadas leyes histricas y su aplicacin uni-
versal tendrn que ser condicionadas por la relati-
vidad del punto de observacin. As, la Historia
del mundo, vista desde el "espacio-tiempo hist-
rico" indoamericano, no ser nunca la que ve el fi-
lsofo desde el "espacio-tiempo histrico" europeo.
Asimismo, sostenemos que lo que es "ltimo" en
Europa, puede ser primeroo" en Indoamrica. Por
ejemplo: mientras el imperialismo es en Europa
la "ltima o supreme" etapa del capitalism, en
Indoamrica -segn lo afirma la tesis aprista-, es
la "primera". Todos los fenmenos y problems
que se desprenden de esta referencia, determinan
un vasto conjunto de modalidades que la Filosofa
de la Historia y, por ende, el determinismo dialc-
tico no pueden negar. Consecuentemente, hay








aqu, entire muchos, dos puntos de vista, dos n-
gulos, dos plans diferentes, relativamente parale-
los; luego, las leyes y principios concebidos para un
"espacio-tiempo histrico" no correspondent al otro.
Nada ms antidogmtico que el Relativismo,
que no acepta principios universales inflexibles y
vlidos para todos los espacio-tiempos. Pero nada
ms dialctico tambin (7). El Relativismo forta-
lece y comprueba la dialctica de Hegel que Marx,
adopt a su concepcin genial. Slo el Relativis-
-mo a la luz de la dialctica y sta a la luz del Re-
lativismo, invalidan a ese marxismo absolute,
innegable y fijo como un cuerpo slido mirado
con retina euclidiana...











(7) Engels lo dice claramente: "...la filosofa dialctica
borra todas las nociones de una verdad absolute y de-
finitiva as como todo lo que hay de absolute en las
condiciones humans que a ellas correspondent. Esta fi-
losofa no reconoce nada definitive, nada absolute, na-
da sagrado, en todas las cosas descubre un lado por
donde son perecederas". De Hegel a Feuerbach, I.
















ESPACIO-TIEMPO HISTORIC (*)


Acaso el concept fundamental de la filosofa
del movimiento aprista, como definicin de acti-
tud pensante, sea el que muchas veces y en diver-
sas formas se ha enunciado en el lema de "eman-
cipacin mental indoamericana de los moldes y
dictados europeos".
Empero, esta tesis ha sido frecuentemente
mal entendida. Algunos intrpretes y comentaris-
tas extraos al conocimiento de las bases mismas
de nuestra ideologa, han imaginado y sostenido
que aquella afirmacin independentista implica
una arrogancia recusatoria de lo que debemos a la
cultural occidental. Otros, tal vez ms apasionados,
han llegado a identificarnos con la tendencia, por
anacrnica reaccionaria, que proclamara un ut-
pico retorno hacia el pasado autctono, y nos atri-

(*) Publicado en Cuadernos Americanos. Mxico, mayo-ju-
nio de 1945. Ao IV. Vol. 3.








buyen la fantasia de un resurgimiento de las estruc-
turas sociales y polticas de Incas, Aztecas, Chib-
chas y Mayas.
Debo, pues, iniciar este captulo con una bre-
ve exposicin esclarecedora. As el lector preocupa-
do tendr una version -bien que sinptica- de lo
que es normativo en el Aprismo como derrotero
de idea y de accin. Y as sabr tambin que el
punto de partida del postulado "emancipacin
mental indoamericana de los moldes y dictados eu-
ropeos" se afirma tanto en la realidad histrica del
propio desenvolvimiento social, econmico y psico-
lgico de los pueblos de este Continente como en
la evidencia de la radical transformacin del mun-
do de nuestra poca, que abarca las normas mismas
del pensamiento.
Quien quiera entender lo que es el Aprismo
en su lnea fundamental de interpretacin histri-
ca de la realidad indoamericana habr de recorder
la importancia fundamental que tiene en nuestra
ideologa la ubicacin del observador con respect
a los fenmenos observados. Esta aplicacin a la
Filosofa de la Historia de los principios cientfi-
cos del Relativismo modern, me llevaron a enun-
ciar -hace ya algunos aos- la tesis del Espacio-
Tiempo histrico (1).

(1) Los primeros trabajos sobre esta tesis fueron publica-
dos en las revistas Claridad de Buenos Aires y Hoy de
Santiago de Chile en 1936 y 37.







Hay una sentencia de Jean Bodin, el genial
terico poltico francs del siglo XVI, que es ad-
mirable por su sencillez y profundidad: "la pre-
mnire utility de l'histoire est de servir la politi-
que". Oportuno parece recordarlo si no se consi-
dera la Historia como inmvil acumulacin de da-
tos, episodios y hechos, despojada de su funcin
dinmica de experiencia de la sociedad en accin.
Porque la Historia no es slo la memorial del mun-
do sino algo ms: es su propia conciencia. No es
slo recuerdo acucioso y detallado, catalogal e iner-
te, sino expresin inteligente y creadora, plasma
vital de nuevos organismos sociales, devenir.
Por eso la Historia es inseparable de la pol-
tica tal como la valora el citado egregio jurista en
Les Six Livres de la Rpublique. Y por eso tam-.
bin la Historia es inseparable de su Espacio y de
su Tiempo. Y ellos -inseparables entire s- com-
pletan la concepcin relativista que aade una
nueva y esclarecedora categora dimensional a la
modern exgesis dialctica de los fenmenos his-
tricos.
No hay, pues, Historia muerta, desprendida y
aislada de su Espacio-Tiempo. Consecuentemente,
no hay fenmenos histricos "disecados", intem-
porales e inespaciales. Por otra parte, todo el deve-
nir histrico se modifica y vara segn el punto de
vista del observador. Y la Filosofa de la Historia
-cuya "coordenada" o campo histrico de obser-







vacin ha sido hasta hoy el Espacio-Tiempo euro-
peo-, deber relativizar su jerarquizacin de valo-
res al desplazarse de la longitud y latitud cultura-
les que le sealaban una posicin fija y absolute.
Valga el ejemplo sencillo y usual de la clasifi-
cacin de la Historia en Antigua, Media y Moder-
na. Podemos considerarla exacta y mundialmente
aplicable desde el Espacio-Tiempo histrico chino,
hind, desde el australiano o desde el nuestro,
americano? Es innegable ya que observados los
fenmenos que comporta esa division histrica, ab-
soluta y limitadamente europea, deviene para noso-
tros relativizada. Pudo ser impuesta como media
universal de Tiempo cronolgico, desde la coorde-
nada cultural o campo histrico de Europa, mien-
tras ella tuvo el meridiano cero del desenvolvimien-
to universal. Pudo ser aceptada como imperiosa
norma colonial de estimativa por los grupos socia-
les en incipiente desarrollo hacia la formacin de
una plena conciencia histrica universal. Pero en
cuanto sta alumbra, como el uso de la razn de
otros pueblos y se expand y desplaza, la unilate-
ral clasificacin europea pierde su vigencia. Tratar
de prolongarla e imponerla es determinar un per-
turbador confusionismo mental y falsear las bases
de una autntica y clara conciencia del mundo his-
trico.
No hay, pues, una sola Historia Antigua o una
Antigedad y una Edad Media y Moderna, sino








tantos perodos semejantes cuantos process socia-
les y culturales adquieren desarrollo, consistencia y
perennidad en el devenir histrico mundial. Y aun-
que podra pensarse que esta tesis bordea los aleda-
os de la ambiciosa construccin de Spengler, pre-
cisa delimitar su modest autonoma. Es otro el
ensayo en que demuestro ms ampliamente esta
distincin, pero, same permitido anotarla desde
ahora: Splengler, ha sido, ante todo, un observador
europeo inmvil. Al imprimir un nuevo movimien-
to cclico y estrictamente paralelo a los desarrollos
culturales, atribuyendo a los "grupos de afinidad
morfolgica, una estructura rigurosamente simtri-
ca", recusa la clasificacin esttica perdurablee y
universal" del devenir histrico que "hay que pen-
sar por parties Pero Spengler no es solamente un
observador; es tambin un filsofo del sino. Hace
de su filosofa lo que l llama "un intent de pre-
decir la Historia". Despojndola de todo carcter
euclidiano y desde un ngulo "histrico-relativo",
la contempla sobre la cima inconmovible y prcer
de su pensamiento fustico. Para Spengler, "el tiem-
po es un contraconcepto del Espacio": ste, "for-
ma de lo intuido"; aqul, formaa del intuir" (2).
Recuerde ahora el lector la esclarecedora In-
troduccin a la "Decadencia de Occidente" porque

(2) Spengler, La Decadencia de Occidente. Cap. II-29-11.
"El Tiempo es un descubrimiento que no hacemos has-
ta que pensamos". Spengler. Ibid. 10.








ella nos da la clave de la concepcin spengleriana y
la jerarqua de su relativismo. Cuando niega el es-
quema europeo de la.Historia -Edad Media y Mo-
derna-, nos dice: "yo le llamo sistema Ptolomeico
de la Historia y consider como el descubrimiento
copernicano, en el terreno de la historic, el nuevo
sistema que este libro propone; sistema en el cual
la Antigedad y el Occidente aparecen juntos a la
India, Babilonia, China, Egipto, la cultural rabe y
la cultural mexicana" (3). Con este enunciado
Spengler aparece, ciertamente, como un relativista,
pero -menester es reiterarlo- no en el sentido eins-
teniano. Su tesis arranca de la negacin del univer-
so de Ptolomeo por la concepcin de Coprnico:
aplicada a la Historia. Y es as que podemos com-
parar la diferencia existente entire ese relativismo
spengleriano y el que enuncia nuestro postulado
del Espacio-Tiempo histrico con la que separa y
opone, en las Ciencias Fsicas, al relativismo coper-
nicano de Galileo-Newton del contemporneo de
Einstein. Ellos son precisamente inversos.
Y porque el relativismo histrico de Spengler
es copemicano -como l mismo lo proclama-, y
arranca de los ya superados concepts del Tiempo,
del Espacio y del Movimiento como fenmenos
absolutos y autnomos, es que las conclusions de
"La Decadencia de Occidente" son limitadas y fa-
talistas. Para Spengler "las culturas son organismos

(3) Ibid. Introduccin, prrafo 6.








y la Historia Universal es su biografa". Su univer-
so histrico terminal, pues, con la agona de la Cul-
tura fustica a cuya muerte asiste desde una coor-
denada germana de observacin europea. Por ended
inmvil.
Luego, el relativismo spengleriano es antidia-
lctico, augural y quietist4. Su exgesis aparece fre-
cuentemente artificiosa, forzada y, a pesar de su
brillante y profunda imaginacin de gran poeta, sus
conclusions y pronsticos son escpticos y prefija-
dos. "La Decadencia de Occidente" no puede ser
-segn lo reconoce tambin el propio autor- ver-
dad "eterna y universal". Parece, ms bien, el osa-
do y grandioso response alemn a su Occidente.
Pero desde el nuestro, desde cualquier Espacio-
Tiempo histrico no europeo, y desde el plano m-
vil de observacin relativista y no copernicano, la
exgesis del pasado, la estimativa del present y los
rumbos del porvenir, toman una distinta trayecto-
ria en nuestro pensamiento.
Precisa dejar establecido, entonces, como pri-
mera norma de la actitud mental aprista, la de la
relatividad aplicada a la Historia y el nuevo modo
de interpretarla como una vasta coordinacin uni-
versal de process, inseparables cada uno de su pro-
pio Espacio-Tiempo y movimiento. Menester es
advertir, pues, que Tiempo y Espacio, separada-
mente, no explican aqu las clsicas expresiones
geogrficas y cronolgicas amalgamadas en el nue-







vo vocablo Espacio-Tiempo histrico... Y que por
la interdependencia vital de factors telricos, t-
nicos, sociales, econmicos, culturales y psicolgi-
cos, que actan y se influyen entire s, integran una
continuidad dinmica constituyente de una catego-
ra filosfica que puede calificarse como la cuarta
dimension histrica.
Planteado as, sumariamente, el fundamento
inicial de la tesis, pudese considerar como segun-
do enunciado el que se desprende de la incorpora-
cin de esta dinmica relativista de la Historia a la
Dialctica determinista considerada como negacin
y continuidad de sus process.
Incide aqu una obligada referencia a Hegel,
gran adelantado de la Filosofa de la Historia y
creador de la Dialctica modern. Y a Marx, quien
dentro de ella plantea la negacin del idealismo
histrico hegeliano y la afirmacin determinista del
Materialismo cientfico. Y dejando siempre la de-
tenida exploracin de estos temas a los captulos
que contiene esta Sinopsis, debo anticipar solamen-
te que la tesis del Espacio-Tiempo histrico des-
prende, a su vez, su negacin dialctica de la filo-
sofa marxista, teniendo en cuenta que las conclu-
siones de esta doctrine son, tambin desde sus pun-
tos de observacin y referencia, exclusivamente eu-
ropeas, miradas y enjuiciadas desde una coordena-
da o campo fijo, desde un punto de observacin
inmvil.








Por esa inmovilidad del observador, al despla-
zarse el marxismo como praxis mundial a otros Es-
pacio-Tiempo histricos, cae en una limitacin ce-
rradamente dogmtica. Y es important recorder
aqu que toda inamovilidad y dogmatismo son an-
tidialcticos en la filosofa hegeliano-marxista, cuyo
fundamento esencial es el principio del eterno
fluir, del pasar unnime, de la negacin de la nega-
cin, distant legado del pensamiento precursor de
Herclito.
Cuando Hegel dice: "cada Filosofa es la Filo-
sofa de su poca; es un eslabn de toda la cadena
del desenvolvimiento spiritual que slo puede sa-
tisfacer los intereses de su tiempo" (4), plantea as
el principio de su propia negacin. Pero su Filoso-
fa de la Historia, que es un inmenso movimiento
procesional de pueblos y cultures hacia el progress
de la conciencia de Libertad -"como eslabones de
una gran cadena"-, llega a una conclusion estti-
ca que la corta y paraliza. Hegel se detiene en la
idea del super-Estado europeo, germano, y es con-
ducido a ese epilogo-tope por su idealismo absolu-
to que, desviado del determinismo fluyente, desem-
boca y se congela en la dogmtica ortodoxia. Marx
niega en este punto a Hegel. Construye con los ele-
mentos objetivos de su poca y sobre la estructura
de la dialctica, despojada de todo idealismo, una

(4) Hegel, Vorlesungen ber die Geschichte der Philosophle,
60-62. Vase Cap. siguiente.








revolucionaria y universal "concepcin del mun-
do" como la llama Plejanov, -que es el Materialis-
mo histrico-. Pero Marx -para quien Espacio y
Tiempo son valores desligados, absolutos- tam-
bin permanece quieto, en su nuevo meridiano de
observacin. Desde l descubre otras leyes del
desenvolvimiento social concebido como un solo y
grandioso process que comienza en la primitive an-
tigedad y culmina en la era.del proletariado. Marx,
como Hegel -desde ngulos y moments diferen-
tes-, estn, as, siempre ubicados dentro del Es-
pacio-Tiempo histrico europeo- La Filosofa de
cada uno de ellos es la "Filosofa de su poca",
ceida a su realidad intransferible. En el mundo
del siglo XIX la expansion cultural y poltica de los
grandes escenarios mundiales hacia otros ejes de
latitud slo se insina, y por ello el concept filo-
sfico del Universo y del Espacio, del Tiempo y
del Movimiento aplicado a la Historia no logra as-
cender hasta los plans cientficos a que los eleva el
Relativismo contemporneo sobre las bases de una
nueva Geometra y una nueva Fsica.
Como la teora marxista no puede ser una an-
tidialctica "verdad eterna", en la esencia misma
de su Filosofa est su negacin. Y ste es, asimis-
mo, su imperative de continuidad. Negar, dialcti-
camente, no es negar simplistamente. Es, a la vez,
conservar y superar. De all que la validez universal
de todos los principios y doctrinas histrico-filos-








ficas devenga relativizada por las modificaciones
que le impone cada Espacio-Tiempo.
Y el mundo sigue su march. Lo universal y
eterno es el devenir, y la Historia no detiene su
process dialctico. Los escenarios poltico-sociales
se expanden y nuevos ngulos de observacin se
abren ante la conciencia de los hombres. La His-
toria ya no puede centralizarse en determinados
polos europeos. Su movimiento universal tiene va-
rias velocidades y varias vas. Todo se mueve, todo
deviene, pero no por un mismo y solo camino, ni
con un mismo y sincrnico movimiento.
Consecuentemente, las realidades histricas no
forman ya eslabones de una sola y grann cadena".
Son varias, tendidas hacia el future ilimitado. Pue-
de haber, y hay de hecho, entire ellas, puntos de
contact, entrecruzamiento y proximidad ya que el
paralelismo es slo relative. Pero su direccin y su
longitud no pueden ser idnticas. Un mismo Tiem-
po-histrico -grado y ritmo de evolucin, de cul-
tura, de organizacin, de psicologa-, no es apli-
cable a todos los Espacios. Por eso Tiempo, Espa-
cio y Movimiento devienen inseparables en cada
realidad observada. Y as como hay un Espacio-
Tiempo histrico europeo hay otro chino y otro
norte y sudafricano; hay un Espacio-Tiempo hist-
rico de Norteamrica y otro de Indoamrica. In-
sistimos: no hay Tiempo histrico ni Espacio his-
trico aislados. Existen muchos pueblos en el mun-
49








do que pueden ofrecer relative simultaneidad o
semejanza de grados o estadios temporales de des-
envolvimiento econmico, politico, cultural -en
Asia, en Oceana, en Indoamrica acaso en los Bal-
canes-, pero la similitud es modificada por el Es-
pacio histrico que no es slo continent geogrfi-
co sino consciente contenido human, relacin en-
tre el hombre y su tierra, inseparable de su catego-
ra Tiempo. De otro lado existen pueblos en Asia
y Africa cuyos escenarios espaciales pueden ser
aparentemente casi indiferenciados de los nues-
tros. Sin embargo, los separa y distingue el Tiem-
po histrico, que no es el cronolgico y que, por lo
tanto, no se mide por calendarios ni relojes.
Incorporada esta tesis relativista a la dialcti-
ca de la Historia se esclarece en much la vision
desconcertante de un mundo contradictorio como
el de hoy. No solamente porque sus contradiccio-
nes asumen una plena funcin lgica e iluminan
mejor el present panorama mundial, sino porque
ellas adquieren un nuevo significado como enlaza-
,miento de fenmenos mltiples inseparables de sus
espacios tiempos; y, a su vez, stos son mltiples
tambin.
Cabe advertir ahora que esta multiplicidad
-que es asimismo variedad-, no es desarticulada
y anrquica. Afirma un nuevo y profundo princi-
pio de universalidad. Pero lo universal en la Historia
deja de ser la sujecin de todos sus fenmenos a








un idntico process simultneo y simtricamente
regimentado por los mismos determinadores y des-
de los mismos centros de irradiacin- Un universa-
lismo, as absolute, no explica -importa much
repetirlo- los antagonismos de nuestro mundo con-
temporneo. Es el universalismo relativista -que
deviene de un Universo finito, pero ilimitado, de
cuatro dimensions y concebido en constant expan-
sin-, el que confiere una ms lcida y complete
capacidad para ver y comprender los acaecimien-
tos de esta nueva poca. Ellos no pueden desligarse
del dnde y del cundo se produce, porque de
esa esencial vinculacin depend cmo se pro-
ducen.
Ejemplos sencillos de esta relacin entire uni-
versalidad y multiplicidad, aplicada a los hechos so-
ciales con la inseparable continuidad de cada Es-
pacio-Tiempo histrico, son las diversas formas y
medios de satisfaccin, expresin y realizacin de
necesidades, costumbres y anhelos culturales y po-
lticos. As, el hambre que es un hecho de necesi-
dad fortuita, human y ecumnico, se satisface de
muy diferentes maneras segn los pueblos, sus re-
cursos naturales, clima, costumbres, grado y for-
ma de trabajo, cultural, psicologa, refinamiento,
etc. Las necesidades universales de vestido, de ha-
bitacin y de expresin spiritual y religion no se
resuelven 'idnticamente en todo el mundo. La
produccin por el trabajo es un ineluctable impe-








rativo social que se cumple de muy diversas ma-
neras tambin, segn las zonas del planet. Y se-
gn ellas, la Educacin, la Ciencia, la Religin y
el Arte tienen formas y grados diferentes de pro-
greso y culminacin. Asimismo, la manera de cum-
plir las funciones del Estado, de organizarse social
y econmicamente, de realizar la justicia y, en ge-
neral, los fines de la vida fsica y mental del hom-
bre, se explican mejor por el concept Espacio-
Tiempo histrico, ya que lo trascendente de esos
diversos grados y formas de expresin y realiza-
cin de imperativos universales es que ellos son y
han sido siempre coexistentes, simultneos y va-
rios dentro de la unidad de un mismo universe
de la Historia. Han de serlo tambin en el future
relativamente previsible. Aunque la interdependen-
cia de pueblos, acelerada por la Tcnica, acerque
cada vez ms el mundo a la standarizacin. E im-
porta no olvidar que, por las leyes de la Naturale-
za misma, an no modificadas, el mundo y el
hombre que lo habitat estn muy lejos todava de
constituir una unidad orgnica formada por ele-
mentos idnticos. La coordinacin de su multipli-
cidad y variedad es, por ahora, su grande y prolon-
gado studio.
La ley de expansion que desplaza, engrandece
o transform los escenarios de los pueblos, seala
ciclos culturales en los que, a pesar de etapas de
negacin ms o menos prolongadas a travs de los








siglos, se cumple el devenir dialctico. Lo que im-
porta establecer y tener siempre present es que el
Tiempo-Histrico no es el cronolgico; que su mo-
vimiento y ritmo son distintos y que, finalmente,
como ya queda dicho, es intransferible de Espacio
a Espacio. Por eso cuando aparece ante los ojos
del observador inmvil la ilusin de grandes y ta-
jantes soluciones de continuidad en la vida cultu-
ral de los pueblos, se sabe que ella no muere sino
que se desplaza, por negacin dialctica, a otro Es-
pacio-Tiempo histrico. Y aqu surge de nuevo la
relacin entire este concept y la Dialctica de la
Historia, hacindose as ms flexible y explicable,
lo que es muy difcil conseguir dentro de un rgido
y dogmtico itinerario unilateralmente prefijado.
El Espacio-Tiempo histrico explica tambin,
de este modo, la paradoja de los llamados "pue-
blos jvenes", que en realidad no son sino miem-
bros y grupos de las viejas razas humans despla-
zadas de su anterior scenario y establecidas den-
tro de un nuevo sistema de relaciones con diferen-
te categora, espacial y temporal o que lo renue-
van en su propio mbito. No hay, en realidad,
"pueblos jvenes" por generacin espontnea, sino
nuevos o renovados Espacio-Tiempo histricos. La
"vieja China" y la "vieja Rusia" son hoy pueblos
llenos de juventud y dueos de un nuevo y ace-
lerado movimiento de desarrollo. El "joven" pue-
blo norteamericano es un conglomerado de las ms








antiguas razas indo-europeas rejuvenecidas por un
nuevo y expandido Espacio-Tiempo histrico. Hay
una nueva India que se anuncia y se avecina. Por
qu no una nueva Europa? Y, por qu no una nue-
va Indoamrica donde las viejas razas celtbero-
arbigas y africanas entraron en contact con sus
contemporneas las razas indgenas?
Bastara aadir a esta breve exposicin algu-
nas cuestiones que surgeon como corolario de ella:
Cul es la diferenciacin de esos Espacio-Tiem-
po histricos? Cul su lmite?
Respondemos que ellos, por un process de
expansion poltica del mundo social, devienen ex-
presiones continentales. No estrictamente geogr-
ficas en el circunscrito sentido de la division fsi-
ca del planet en cinco porciones habitables; ms
bien como "Pueblos-Continentes", usando la fe-
liz composicin de vocablos creada por Antenor
Orrego para ttulo y tema de un libro sugerente(5).
Confinamos aqu con la Geopoltica?. Acaso
en muy lejanos aspects. Pero slo considerando
en su sentido general la concepcin principista de
Sir Halford Mackinder y no la de Rudolf Kjellen
o Karl Haushofer; que esta nueva discipline, co-
mo es sabido, no es exclusivamente alemana. Sir-
va, adems -de paso, para la referencia ilustrativa
de anlogas y distinciones-, la separacin de con-
(5) Antenor Orrego, Pueblo-Continente, Edit. Ercilla, San-
tiago de Chile, 1939.


_








ceptos entire Geo-poltica y Geografa Poltica; por
ms que Frederich Ratzel en sus "Siete Leyes de
Expansion" aparezca como un nexo entire ambas.
Anotar la diferencia no es ocioso, ya que puede
comparrsele a la que hay entreEspacio Geogrfi-
co y Tiempo Cronolgico y el concepto'relativis-
ta y-dialctico del continue Espacio-Tiempo his-
trico.
La Geopoltica estudia las relaciones de la
Geografa con el desarrollo de pueblos y estados
sin tener en cuenta las relaciones del individuo y
su medio. "Como el marxismo -escribe Strausz-
Hup-, ha desarrollado su dialctica y su atrac-
cin sobre las masas radicales en su simplicidad
materialista, en la Geo-poltica el crecimiento so-
cial e histrico, el de las aspiraciones religiosas y
culturales de la humanidad derivan su solo signi-
ficado de la lucha poltica por el Espacio" (").
Vale anotar, adems, que siendo definidamente
un studio espacial, de origen europeo, su "coor-
denada de observacin" es euro-asitica. En el Vie-
jo Mundo est situado el "corazn continental"
(Heartland). Y es Mackinder -quien establece
que "cada centuria tiene su propia perspective geo-
grfica"-, el primer demarcador de "la Isla del
Mundo" formada por Africa, Europa y Asia. Por
eso, la importancia de las Amricas aparece toda-

(6) Robert Strausz-Hupe, Geopolitics. The Struggle for
Space and Power. Putman. N. Y., 1942, pg. 138.








va secundaria. "Los tres llamados nuevos conti-
nentes son en cuanto a rea meros satlites del
viejo". Quiz cuando la Geo-poltica pueda com-
pletar su evolucin hacia la sistematizacin
de una ciencia integral no imperialista podra ha-
llarse su relacin con la tesis del Espacio-Tiempo
histrico, que nos muestra un nuevo modo de ver
y comprender la Historia y el mundo actual desde
un punto de-observacin no europeo. Pero la Geo-
poltica especializa su actuacin en sentido de ob-
tener de la realidad antropo-socio-geogrfica los
elements con que el Estado fuerte, considerado
como un organismo vivo que necesita slo "es-
pacio vital", debe cumplir con fines politicos. Mo-
dificadas sin embargo las condiciones espaciales del
mundo por la tcnica de las comunicaciones y de
los instruments blicos, la Geopoltica que hasta
hoy es una teora al servicio de la idea imperial-
tendr que encarar una seria prueba de revision al
trmino de esta Guerra. Mas si permanece -des-
plazando y reajustando sus objetivos-, no puede
eludir la Historia. Y sta, como interpretacin, no
podr ser observada desde un solo lado del mundo,
desde una sola "coordenada o campo" histrico.
El Espacio-Tiempo histrico no implica, pues,
la exclusive vinculacin de la Poltica con la Geo-
grafa de determinadas zonas vitales para el desa-
rrollo de las naciones, sino la funcin consciente
de la Historia en su realizacin sociolgica, inse-
?








parable de cada "Pueblo-Continente". El Profe-
sor y publicista norteamericano William G. Flet-
cher, de la Universidad de Yale, exponiendo la te-
sis aprista describe:
"La historic del mundo y las relaciones contem-
porneas entire los Estados son vistas de acuerdo
con dos concepts: ESPACIO HISTRICO y TIEMPO
HISTRICO. Todos los hechos polticos son relatives
y condicionados por esos dos factors. ESPACIO HIS-
TRICO significa -en trminos menos imponentes-
la influencia de la Geografa. TIEMPO HISTRICO
significa el grado de desarrollo econmico, social
y poltico dentro de un pas como condicionado
por su localizacin geogrfica, extension, conforma-
cin y recursos naturales".(7)
Pero el Profesor Fletcher no slo ofrece una
limitada descripcin del significado del Tiempo y
del Espacio histricos, aisladamente enfocados,
sino que olvida que lo esencial de esta tesis es su
categora de continuen" y su relacin con la teo-
ra del Espacio-Tiempo-Fsico relativista. Espacio
histrico no es, pues, nicamente, la influencia de
la Geografa sino la constant relacin telrica de
la tierra y el hombre, que es ya una expresin me-
nos material y difcilmente explicable en un voca-
bulario circunscrito. Lo que se llama "alma", "con-
ciencia" "espritu" de un pueblo -vocablos que
algo expresan de su profundidad csmica-, en-
tran tambin en la relacin telrica del hombre

(7) Aprismo To Day, en The Inter American Quarterly, Oc-
tubre 1941. Washington D. C.








y su tierra, su paisaje, su tradicin, sus parentescos
tnicos, su arte y sus muertos. En suma todo aque-
llo que nos suelda y atrae consciente y funcional-
mente a una determinada region. Ms just ha-
bra sido decir que el "Espacio histrico" signifi-
ca la influencia de la Socio-geografa o de la An-
tropo-socio-geografa si se le quera someter forza-
damente a un casillero estricta y escuetamente
tcnico-cientifico. Porque ya incorporando una ca-
tegora sociolgica al Espacio histrico entra en l
la Psicologa Social que es un factor singularmen-
te important para completar su sentido vital e in-
separable del Tiempo histrico.
De otro lado, 'Tiempo histrico" no sola-
mente significa para el Aprismo, como afirma el
Profesor Fletcher, "el grado de desarrollo econmi-
co, social y poltico dentro de un pas, condicio-
nado por su localizacin geogrfica, extension, con-
formacin, recursos, etc.". Hay algo ms: el Tiem-
po histrico no es una medicin de perodos co-
mo si se tratara de una nueva cronologa. Es, sub-
jetivamente, la intuicin y sentido del tiempo in-
dividual y social vinculados consciente y funcio-
nalmente al modo de vivir, trabajar, pensar y desen-
volverse de los pueblos. Y, objetivamente, la ex-
presin de ese modo de concebir y usar del tiem-
po, observado e interpretado en la trayectoria m-
vil de su evolucin histrica. Luego, esta caracte-
rstica del Tiempo histrico deviene claramente








inseparable de su Espacio y su movimiento. Por
eso, los tres constituyen una "continuidad" que
no se puede desarticular.
Breves ejemplos llevan a una ms clara com-
prensin de esta tesis. Los pueblos egipcios, mon-
glicos, mexicanos e incsicos, en diferentes lati-
tudes y climas, tuvieron una idea del tiempo que
se expresa en su religion, en sus cultos funerarios,
en sus monumentos ciclpeos, en su lentitud pro-
ductiva, en su pasividad. Si comparamos, pues, esa
idea de Tiempo de nuestros pueblos antepasados
indoamericanos, del viejo Egipto, de Babilonia y
de la China e India, con la idea ms "presentis-
ta" del Tiempo en Efeso, en Atenas, en Cartago y
en Roma, es indiscutible que percibimos un dife-
rente grado de velocidad, de movimiento, de rit-
mo ms all de las medidas cronolgicas. Y como
esto no es cuestin de calendarios, intuimos y sen-
timos que en la Edad Media europea la idea
del Tiempo se hace de nuevo lenta y extensa,
hasta que los descubrimientos martimos y el Re-
nacimiento le otorgan un nuevo y ms acelerado
ritmo. Estos diversos modos de pensar y sentir el
tiempo, de concebirlo, de valorarlo, de intuirlo co-
mo expresin histrica, tienen relacin con el mo-
vimiento expansivo de los pueblos, con la acelera-
cin de sus mtodos de produccin, de intercam-
bio, de guerra y dominio, pero son inseparables de-
terminadores del scenario en que se desarrollan.








Un anlisis tal del "Tiempo-histrico" aislado de
su Espacio es siempre incomplete y, por ende,
falso.
As, en el process social del mundo hemos
llegado a esta poca y seguimos distinguiendo di-
versos ritmos de Tiempo histrico en la variedad
de los mbitos antropo-socio-geogrficos. La no-
cin e idea del Tiempo del hombre de los Esta-
dos Unidos o de la Europa industrial y la del ti-
betano, del hind o del quechua andino siguen
siendo extremadamente diferentes. Pero entire es-
tos extremos polos hay grados. Y los Espacio-Tiem-
po histricos se pueden distinguir no exclusiva-
mente por pases -como .equivocadamente afir-
ma el Profesor Fletcher-, sino ms bien, por "Pue-
blos-Continentes".
No es precise, como queda expuesto, que un
"Pueblo-Continente" est ubicado en toda la ex-
tensin de una de las cinco parties del mundo geo-
grfico. Aqu la Historia al servicio de la Poltica,
y sta como expresin social, confierenun nuevo
significado a las clasificaciones continentales. Hay
"Pueblos-Continentes" que coinciden geogrfica-
mente con sus aislantes delimitaciones fsicas, co-
mo Estados Unidos, como Australia como Indoa-
mrica. Pero los hay _que forman "Pueblos-Conti-
nentes" dentro de vastas zonas de "hinterland"
sin ocenicas soluciones de continuidad. China es
un Pueblo-Continente con su propio Espacio-Tiem-








po histrico y lo es Rusia que abarca parte de Eu-
ropa y Asia. Pueblos-Continentes son tambin el
Occidente europeo como lo fue el hoy disperso
mundo arbigo.
En este punto incide una ltima observacin
refutatoria a la interpretacin del Profesor Flet-
cher. El Espacio-Tiempo histrico, como su nom-
bre lo indica, no es una concepcin a-histrica.
No existe sin la Historia. Vale decir, no es possible
sin conciencia poltica que eso es la Historia.
Para que un Espacio-Tiempo histrico deven-
ga determinador en la dialctica de la Historia, debe
existir no slo como scenario geogrfico y pueblo
que lo habite; no slo como Continente y conte-
nido histrico en movimiento, sino como plena
funcin vital de su conciencia social del acontecer
de la Historia- En otras palabras, como la capaci-
dad psicolgica de un grupo social para realizar su
historic y para interpretarla desde su propia reali-
dad.
Porque del mismo modo que el fenmeno f-
sico require ser observado desde un espacio y en
un tiempo dado, el fenmeno histrico y, en con-
junto, el process de la Historia, slo es concebible
y observable cuando un pueblo adquiere la madu-
rez de conciencia social que lo capacity para ser
protagonista e intrprete de su propio process y
del proceso-del mundo. No bastan, pues, el mbi-
-to.geogrfico y una raza habitante para alcanzar la








conciencia del Espacio-Tiempo histrico y la cate-
gora de "Pueblo-Continente". Hace falta una di-
nmica econmico-social en apreciable desarrollo
y un cierto grado de cultural y de relacin funcio-
nal con la multiplicidad y universalidad de los de-
ms process histricos del mundo.
Es as cmo los "Pueblos-Continentes" lle-
gan a transformar su cantidad de experiencia his-
trica, acumulada durante el lapso de su formacin
cultural, en calidad de aptitud psicolgica o men-
tal para observarse, valorarse e interpretarse hist-
ricamente. Del mismo modo que hay diferentes
grados de la nocin subjetiva del Tiempo y del Es-
pacio -desde los ms elementales hasta los ms
completos y eminentes-, los pueblos no alcanzan
de improviso su conciencia histrica, su uso de ra-
zn poltico-social, sino tras un prolongado proce-
so. Por,eso, importa insistir que donde no hay His-
toria ni conciencia de ella -porque se est forman-
do o se ha perdido-, no existe, en realidad, como
process dialctico -y por ende dinmico y vital-,
el Espacio-Tiempo histrico.















LA FILOSOFIA Y SU TIEMPO


"Cada filosofa es la filosofa de su poca, un
eslabn ms en toda la cadena de desenvolvimien-
to spiritual que no puede satisfacer sino los inte-
reses de su tiempo. Esto es, porque el Espritu en
que vive presentemente un profundo concept de-
terminado no puede satisfacerse con una filosofa
anterior. Lo que l quiere encontrar en la filosofa
es ese concept que ya constitute su determinacin
internal y la raz de su existencia ese concept
Sha sido como objeto del pensamiento: l quiere co-
nocerse a s mismo. Pero en una filosofa anterior
la Idea no existe todava bajo este aspect. Por esa
razn el platonismo, el aristotelismo, etc., todas las
filosofias continan viviendo todava mantenidas
dentro de sus principios; pero la filosofa (de hoy)
ya no est ms dentro de la forma y la etapa de la
filosofa platnird o aristotlica. Nosotros no pode-
mos quedar en esa etapa; esas filosofas no pueden
ser resucitadas. Es por eso que no puede haber en
nuestros das platonistas, aristotelistas, estoicistas,
epicuristas, etc. Resucitarlos significara pretender
retroceder a un grado anterior".
G. W. F. Hegel.- Vorlensungen ber die Ges-
chichte der Philosophie, 1837 (60-62).










Importa insistir en el sentidot procesional del
pensamiento filosfico que Hegel precisa en los
conceptos que sirven de epgrafe a este captulo.
Cada filosofa es la filosofa de su poca que no
puede satisfacer sino los intereses de su tiempo!
De ellos es expresin, como sntesis esencial de la
cultural en un lapso dado de su desenvolvimiento.
Ranke, el ilustre historigrafo del siglo pasado (1),
sostiene la teora de que la vida histrica de cada
pueblo y de cada poca estn presididos por su
propio Zeitgeist o espritu del tiempo, slo desde
el cual debe ser explorado y enjuiciado el aconte-
cer de la Historia para hacerlo, plenamente com-
prensible. Mas este Zeitgeist que Ranke acepta co-
mo una semi-divina forma apriorstica, y cuya esen-
cialidad no investiga ni desarrolla, comporta pro-
fundas sugerencias. Es acaso el primer atisbo del
"Tiempo Histrico" como categora inseparable de
los fenmenos de la evolucin integral de cada
pueblo o grupo de pueblos y como parte de una
concepcin relativista y nueva de la Historia. Pero
insina, tambin, que dentro de ese "Tiempo his-
trico", calculado y medido por las cronologas y
clasificado clsicamente por los historiadores en
etapas o edades conocidas -Antigua, Media, Mo-

(1) Leopold von Ranke, Zur Kritik neurer Geschistssherei-
te der Phllosophie, 1837 (60-62).








derna y Contempornea-, el process filosfico
tiene asimismo -aceptando el trmino de Ranke-
su Zeitgeist, como expresin de su propio deve-
nir, y tambin como su particular media de tiem-
po. Por ende, tiene su dialctica, cuyo desarrollo
no es cronolgicamente idntico al de otras deter-
minaciones del process histrico. De modo que
los perodos filosficos, sus "eras" y sus "pocas"
no correspondent, con exacto paralelismo, a la di-
visin estricta de los conocidos calendarios de la
Historia.
Sperigler pretend explicar esta peculiaridad
del Tiempo en el desarrollo del pensamiento filo-
sfico cuando dice: "No hay filosofa general. Ca-
da cultural tiene su propia filosofa que es una par-
te de su expresin simblica" (2). Mas recorde-
mos que para Spengler "las cultures son organis-.
mos y la historic universal es su biografa" (3). Y
l mismo nos advierte, profesando un relativismo
que llamaramos "esttico" -y sobre el cual he-
mos de volver ms adelante-, que "lo que falta
al pensador occidental y lo que no deba faltarle-
precisamente a l, es la comprensin de que sus
conclusions tienen un carcter histrico-relativo
que no son sino la expresin de un modo de ser
singular y slo de l" (4).

(2) Oswald Spengler, La Decadencia de Occidente, Vol. IV,
Cap. V; pg. 223, edicin "Revista de Occidente", 1940.
(3) Ibid. Vol. I, Cap. II, 0.
(4) Ibid. Vol I, Introduccin, 8 Cit. Cap. anterior.








El desenvolvimiento filosfico tiene, pues, su
propia escala d tiempo, y, consecuentemente, su
caracterstico devenir. El itinerario de su process no
encuadra dentro de las conocidas divisions cro-
nolgicas de la Historia General. El process forma-
tivo de las cultures es muy anterior al surgimien-
to de una verdadera y articulada concepcin filo-
sfica y las etapas o ciclos de su expresin y desa-
rrollo ulterior marcan perodos y lapsos de una par-
ticular cronologa. El fenmeno filosfico tiene
tambin con su Tiempo histrico un Espacio his-
trico del que es inseparable. Pero se produce co-
mo sntesis de un process cultural cuya evolucin
tiene su peculiar velocidad, resultado armonioso
de sus propias contradicciones esenciales.
Trascurren muchos siglos de formacin hist-
rica antes que el hombre niegue y supere la inter-
pretacin antropomrfica o mitolgica del mun-
do, y comience a preguntarse,, emancipado ya de
ellas, si existe algo substantial y permanent co-
mo fundamento primario de los cambiantes fen-
menos de la Naturaleza. Cuando el pensamiento
human se plantea como un sistema esa interroga-
cin; cuando inquiere no solamente por el autor
o autores del Universo, sino por el recndito y uni-
tario substrato que es base constitutional de ese
Universo, entonces aparece la prstina filosofa lla-
mada natural o fsica.
A la luz de la Historia es as evidence que








cuando la Filosofa surge como una elevada con-
jugacin del pensamiento desprendido de toda en-
voltura mitolgica, debe existir previamente la cien-
cia bajo la forma de un conocimiento ms o me-
nos metodizado de la Naturaleza aunque sea inci-
piente. China, India, Babilonia, Egipto, Persia, y
en nuestro Hemisferio los Mayas e Incas, -y sin
duda otros pueblos organizados de la antigedad-,
desarrollaron formas autnomas de conocimientos
ms o menos coordinados cientficamente y proyec-
tados en manifestaciones de excelente tcnica. De
ellas hay testimonios cada da ms completos, espe-
cialmente en lo que a las cultures indoamericanas
atae. Asimismo, elevaron su pensamiento hasta la
formulacin de generalizaciones relativamente a-
vanzadas y profundas. Weber, estudiando "la afir-
macin vital" de China, nos dice que ella "ha de-\
terminado que se diese al pueblo chino la forma
de ser antifilosfico; pero esto constitute un gran
error: el pueblo chino tiene una elaboracin filo-
sfica, aunque de carcter no intellectual, determi-
nada por el estilo femenino, matriarcal... As,
pues, se trata de una contemplacin, pero de una
contemplacin que atraviesa todos los grados del
misterio y del cosmos". Y nos recuerda que "el
espritu hind se eleva a la categora de fundador
de todo lo que puede llamarse especulacin tras-
cendental; pero as como para los griegos en los pri-
meros tiempos fue fundamental lo mstico, en cam-
bio, entire los hindes lo fundamental fue lo esen-








cialmente grfico" (5). Muchos otros investigado-
res de cultures orientales han podido descubrir
particularmente en India tendencies idealistas y
materialistas correspondientes al Monismo, Dua-
lismo y Pluralismo, al Atesmo, al Pragmatismo
y al Pantesmo. De otro lado, son verificadamente
claros -como es bien sabido- los poderosos in-
flujos del pensamiento de los pueblos mayores de
Oriente y del Egipto en el surgimiento de la Fi-
losofa Occidental.
Pero es slo ella la que nos sirve hasta ahora
de coordinado derrotero. Las filosofas orientales
no logran desprenderse orgnicamente de la in-
fluencia religiosa, ni alcanzan a formularse dentro
de una metodizacin conjugada y clsica. De all
que la Filosofa Antigua sea por antonomasia la grie-
ga, y que su escuela precursora sea la Jnica del
siglo VI, anterior a nuestra era. Su scenario o es-
pacio histrico -hecho digno de recordarse-, no
es la zona peninsular y metropolitan de Grecia
peloponsica, sino los florecientes emporios colo-
niales del Asia Menor, al otro lado del mar Egeo,
donde se juntan Oriente y Occidente. Ese es lo
que podramos llamar con lenguaje relativista el
"sistema coordenado" o Campoo gravitacional" de
la inicial Filosofa helnica -Mileto, Efeso, Kla-
zomene, Halicarnaso, Prgamo, la isla de Samos,

(5) Alfred WVeber, Historia de la Cultura, Mxico, 1941. Cap.
II, pgs. 63, 66 y 78.








etc.-, zona de incidencia de poderosas corrientes
del pensamiento de la gran Asia y el Egipto.
Sabemos que, probablemente, el primer pro-
blema bsico en torno del cual gira la Filosofa na-
tural griega es el de si existe una substancia in-
transferible y ltima que sirve de fundamento cam-
biante al Universo. Sus primitivas respuestas son
materialistas, "hylozoistas y monsticas", usando
los vocablos ms exactos. Pero aquel materialismo
primigenio que a veces se desdobla en pluralismo
es, de acuerdo con los conocimientos de la po-
ca, todava muy incipiente, no obstante que -co-
mo lo subraya Hegel- acusa ya un vital sentido
dialctico. "Todos los filsofos de la naturaleza se
hallaban dominados por el prodigioso espectculo
del devenir y el perecer de las cosas cuya imagen
colorida perciben los ojos humanss.
"Qu es el fondo inagotable del cual todo
procede y al cual todo retorna?..." (6). Y unos
filsofos como Thales, Anaximandro, Anaxmenes
nos dirn que ese fondo existe y ofrecern diferen-
tes expresiones fisicas de ese substrato universal.
Otros, como Herclito, sustentaron que nada hay
permanent y que el cambio mismo, el devenir,
es la ltima realidad ontolgica fenomenalista de
todas las cosas. Los primeros que anuncian la filo-
sofa de tipo "ontolgico substantivista" fueron se-
guidos despus -ya desde el ngulo del materia-

(6) Werner Jaeger, Paidela, pg. 180.







lismo, ya desde el del idealismo- por los Eleatas,
los Eclcticos, Platn, Aristteles; y, centuries ms
tarde por Spinoza, 'etc. (Los fenomenalistas con-
temporneos Bergson y William James son parti-
cularmente notables).
La segunda cuestin, coetnea de la primer;
plantea la alternative de si es una o ms de una la
realidad primordial y ltima. Las respuestas infie-
ren el Monismo en el primer caso y el Dualismo o
Pluralismo en el segundo. Thales y sus sucesores,
los Eclcticos, Platn y ms tarde Spinoza pueden
ser clasificados entire los Monistas substantivistas,
en tanto que Empdocles, Anaxgoras, Demcrito
y los atomistas, Aristteles, -con su dualismo de
material y forma- y 20 siglos despus Descartes y
Leibnitz, pueden ser clasificados entire los pluralis-
tas substantivistas. Surgirn ms adelante otros
problems ontolgicos, como el de una o,varias cla-
ses; el nmero de atributos fundamentals, Monis-
mo atributivo, Dualismo o Realismo Natural y
Pluralismo atributivo, etc.; la interrelacin entire
los various modos o parties o unidades de la realidad
y el profundamente debatido de la divinidad: Tes-
mo, Atesmo, Pantesmo, etc. Mas, a travs de to-
do el process filosfico, desde el auroral siglo VI
de Mileto hasta nuestros das, esos problems se
renuevan y permanecen, se niegart y continan en
la Filosofa. En torno de sus exgesis y elucidacio-
nes se produce la contradiccin dialctica que pre-








side su secular process entre el materialism y el
idealismo filosficos.
Empero, "cada Filosofa es la Filosofa de su
poca" y la ms alta expresin de los conocimien-
tos cientficos de su tiempo. En su etapa inicial o
cosmolgica los grandes filsofos son tambin cien-
tficos insignes de su siglo. Thales, anunciador de
eclipses, descubridor de la luz propia estelar y del
sol, calculador de su dimetro, y demarcador de la
Osa Menor, es llamado "el padre de la astronoma
griega" y el fundador de la Geometra lineal abs-
tracta, .hasta entonces conocida por los sacerdotes
egipcios como una elemental geometra de super-
ficies (7). Anaximandro fue el fundador de la cien-
cia geogrfica y el demarcador del primer mapa,
clebre adems por la introduccin del gnomon en
Grecia. De Pitgoras, se dice que fue matemtico
admirable y como astrnomo se le atribuye el des-
cubrimiento de la despus olvidada esfericidad de
la tierra. Pero su discpulo Ekfantos enseaba ya

(7) Thales "llega a medir hasta la distancia de los buques
fuera del puerto. Slo require para este efecto el co-
nocimiento del ngulo visual y la altura del lugar de
observacin sobre el nivel del mar; se vale de la se-
mejanza de los tringulos e introduce en el campo de
los clculos las ms simples "relaciones" y "proporcio-
nes" ... El ya sabe que todo ngulo inscrito en la cir-
cunferencia, esto es, aquel cuyos lados pasan por los
extremos de uno de los dimetros y cuyo vrtice se
halla situado sobre el permetro de la semicircunfe-
rencia, en todos los casos ha de ser un ngulo recto".
Egmont Colerus, Historia de la Matemtica. Trad. cas.
Buenos Aires, 1943, pg. 12.








la rotacin de nuestro planeta en torno de su Eje
y ms tarde, en el siglo XIII a. de C., otro egre-
gio pitagrico jonio, Aristarco de Samos, deba
anunciar el movimiento de la tierra alrededor del
sol (8). Anaxgoras, el portaluz de la filosofa y
de la ciencia de Jonia a Grecia fu tambin un sa-
bio esclarecido. Slo su amistad con Pericles le
salva en Atenas de la acusacin official de atentar
contra la fe religiosa cuando trata de explicar cien-
tficamente la divisibilidad de la material; los me-
teoros, el arco iris, los eclipses y la naturaleza mi-
neral del sol, "masa de piedras ardientes ms gran-
des que el Peloponeso" (9). Su teora de que el
sol, la luna, las estrellas se desprendieron de un
centro csmico -para l la Tierra-, adelanta las
ideas esenciales de la hiptesis cosmognica de
Kant y Laplace. Y cuando explica que si no fuera
por la "fuerza del torbellino" todos los astros ca-
ernan sobre la tierra como cay un blido en Egos-
ptamos, intuye tambin la gravitacin universal.
"Todas las cosas estaban en el caos cuando la Men-

(8) T. J. Heath, Aristarchus of Samos. Texto griego con
traduccin inglesa, Londres, 1913. Es evidence que Co-
prnico mencion a Aristarco en un capitulo de su De
Revolutionibus Orbium Caelestium, capitulo que des-
pus suprimi. Aristarco fu contemporneo de Arqui-
medes (310-230 a. de C.)
(9) Anaxgoras "que hizo el trabajo de Darwin para los
griegos y convirti a Pericles de un politico maneja-
dor de titeres en un pensador y un estadista", describe
Will Durant. Mansions of Philosophy, A Survey of Hu-
man Lfe and Destiny. N. Y. pg. 11.








te surgi y las puso en orden" es una de sus sen-
tencias ms famosas. Pero con la misteriosa figure
de Leucipo, a quien Aristteles menciona entire
"los que dicen que el movimiento existe eterna-
mente" (10), surge la clebre escuela de los filso-
fos fsicos de Grecia. Su precursor es Empdocles,
cuyos cuatro elements fundamentals, combina-
dos en diferentes proporciones podrn explicar las
infinitas diferencias de la material tal como son co-
nocidas por nuestros sentidos. Astrnomo, mate-
mtico, "el Aristteles del siglo V", como ha sido
llamado, las ciencias modernas tienen en Dem-
crito de Abdera su cimero precursor. El atomismo
democrtico es el lejano y hoy superado fundamen-
to de la hiptesis atmica de la qumica de nues-
tro siglo. Las explicaciones ingenuas de la natura-
leza del tomo -tomos lisos de los lquidos e irre-
gulares y con pequeos garfios de los slidos-, ha
sido, ciertamente, rebasada. Pero entire el atomis-
mo de hace dos mil trescientos aos y la teora at-
mica de nuestros das hay una lnea de negaciones
y continuidad de la que es gran eslabn y atisbo
precursor, el epicuriata Pierre Gassendi, que en el
siglo XVI intent tambin la introduccin de los
tomos en la nueva ciencia de la naturaleza, hasta
que John Dalton en 1808 sent las bases de la
teora atmica modern perfeccionada y superada
hoy. Empero, con la concepcin de los atomistas

(10) Aristteles, Metafsica. Lib. L. 6.








culmina, sin duda, la filosofa fsica o natural de
la antigedad. Einstein resume su process cuando
describe:
"En today la historic de la ciencia,'desde la Filo-
sofa, Griega hasta la Fsica Moderna, siempre ha
habido intentos de reducir la aparente complejidad
de los fenmenos naturales a algunas simples y fun-
damentales ideas y relaciones. Este es el principio
bsico de today la Filosofa natural y ha sido ex-
presado hasta en la obra de los atomistas. Hace 23
siglos que Demcrito escribi: por una convencin
lo amargo es amargo, por una convencin lo calien-
te es caliente, por una convencin lo fro es fro,
por una convencin el calor es calor. Pero en reali-
dad slo hay tomos y vaco. Esto es, que los obje-
tos de los sentidos son supuestamente reales y por
la costumbre los consideramos as, pero en la verdad
no lo son. Slo los tomos y el vaco son reales.
Esta idea aade Einstein permanece en la
antigua filosofa nada ms que como una ingeniosa
construccin imaginative. Las leyes de la naturaleza
que relacionan hechos subsecuentes fueron desco-
nocidas para los griegos". (1)
Cuando la filosofa llamada antropolgica, con-
fiere en gracia al Hombre y no a la physis sus ms
fundamentals observaciones, la ciencia toma rutas
ms especficas y los problems humans -bsica-
mente espirituales y polticos- llenan la mayor par-

(11) Pierre Gassendi (1593-1665). v. F. X. Kiefl: P. Gassendis
Erkenntnistheorle und seine Stellung zum Meterialis-
mus. 1893. La cita de Einstein es del libro The Evolu-
tion of Physics, pg. 56.








te de la llamada edad de oro filosfica. Aristteles
describe la sabidura pura en su Moral a Nicomaco
con estas palabras:
"La sabidura es la unin de la ciencia y del en-
tendimiento aplicable a todo lo que es, por natura-
leza, ms admirable y elevado. Y as llama a un
Thales y a un Anaxgoras y a los que se les parecen,
sabios, y no slo hombres prudentes. Porque en
general se observa que son muy abandonados en lo
referente a su propio inters y se les consider muy
sabios en multitud de cosas que no tienen utilidad
inmediata, que son maravillosas, difciles de reco-
nocer y hasta divinas; pero de las cuales ningn uso
provechoso puede hacerse, porque estos grandes es-
pritus no buscan los bienes puramente humanss.
(Lib. VI, Cap. V).
Mas con el surgimiento de los grandes sofis-
tas, la, Filosofa griega inicia un nuevo perodo y
traslada su espacio-tiempo histrico al sistema co-
ordenado ateniense. La derrota de los persas haba
producido un decisive cambio social en el mundo
griego, siempre erigido sobre las bases de la escla-
vitud. La nacin vencedora y poderosa entra en la
poca de la economa monetaria y propicia un ace-
lerado desarrollo de la cultural. Los sofistas -repi-
tmoslo con Hegel- "satisfacen las necesidades de
su tiempo", y la realidad econmico-social que les
ambienta les da, por eso, el inmortal apotegma de
Protgoras, su ms conspicuo representante pre-so-
crtico: "El hombre es la media de todas las co-







sas", aunque en este concept antropolgico no
se incluyera al esclavo...!
"Y este ideal del hombre -nos dice Jaeger-,
mediante el cual deba ser formado el individuo,
no es un esquema vaco independiente del Espacio
y del Tiempo. Es una forma viviente que se desa-
rrolla en el suelo de un pueblo y persiste a travs
de los cambios histricos... La superior fuerza del
espritu griego depend de su profunda raz en la
vida de la comunidad. El hombre, cuya imagen se
revela en-las obras de los grandes griegos es el
hombre poltico... En el mejor perodo de Gre-
cia era tan impossible un espritu ajeno al Estado
como un Estado ajeno al espritu... La trinidad
griega del poeta (poietes), del hombre de Estado
(politikos), y del sabio (sophos), encarna la ms al-
ta direccin de la nacin" (12).
Se prolonga as "el tiempo filosfico" griego
que iba a abarcar tantos siglos de nuestra cultural
antes y despus del cristianismo. Scrates, Platn,
Aristteles marcan, en lnea ascendente, las tres fi-
guras seeras de la filosofa sistemtica. Cientfica-
mente, Aristteles deba recusar concepts funda-
mentales como la esfericidad de la tierra, su rota-
cin axil y su march en toro del sol, de los pi-
tagricos, as como la teora atmica de Demcri-
to a la que opuso su tesis de los elements simples.

(12) Jaeger, op. cit., pgs. 11 y 13.








Empero, en Biologa fue un descubridor y un cla-
sificador metdico, llamndosele por eso el Padre
de la Historia Natural (1"). Y su absolute imperio
filosfico deba durar quince siglos ms.
Destcanse as tres verificaciones histricas en
el process de la Filosofa que llamaramos la cien-
tfica, la dialctica y la cronolgica o tempo-espa-
cial.
En primer lugar, hemos visto que la Filosofa
slo aparece como tal cuando la ciencia de la an-
tigedad, o la investigacin de ciertos conocimien-
tos que debemos llamar cientficos bsicos, ya han
alcanzado un nivel de desenvolvimiento proporcio-
nalmente muy elevado. La astronoma, las mate-
mticas, la fsica, la geografa haban llegado a un
alto grado y tenan vastas aplicaciones tcnicas en
la arquitectura, la navegacin, la minera, la hi-
drulica, la cermica, los tejidos, etc., cuando la
Filosofa aparece. Mileto, vieja ciudad que la Ilada
menciona, fue ya un floreciente centro commercial
cuyas mercancas, en gran parte, se transportaban
desde sus cuatro puertos a distancias relativamente
grandes en barcos bien construidos, cuando Tha-
les nace. Por otra parte, la Filosofa surge como
(13) Will Durant, The Life of Greece. New York, 1939. Cap.
XXI, pg. 528.- "Acaso fuera en biologa donde Aris-
tteles desarrollara el mximo progress en el conoci-
miento exacto". Defina la vida como "la facultad de
nutricin propia y de independiente crecimiento y de-
cadencia". Dampier Wheatham, Historia de las Cien-
cias. Mxico, 1944 pg. 50.








una sistematizacin del pensamiento en hombres
que son a la vez cientficos. As permanecen uni-
das por much tiempo, Filosofa y Ciencia anti-
guas, y, en el trascurso de toda su historic, los gran-
des descubrimientos cientficos habrn de determi-
nar nuevos pasos en el advance de la Filosofa.
En segundo lugar, la Filosofa al desarrollarse
ofrece un process dialctico de negaciones y supe-
raciones como expresin de su advance. Pero, en
grandes curvas, podemos percibir la lucha entire el
materialismo y el idealismo que -como Engels lo
anota en el Anti-Dhring- aparece clara como un
process dialctico de la historic del pensamiento
filosfico: el materialismo hylozoista o primitive
es negado por el idealismo "mas en el curso del
desarrollo ulterior de la filosofa el idealismo se hi-
zo insostenible y fu negado por el materialismo
modern" (14). Nosotros -precisa recalcarlo de
nuevo- agregamos que ese gran process de nega-
ciones contiene otros muchos de categora menor
que entraan semejantes contradicciones y que no
ha terminado. Que contina y continuar en los
prximos siglos y milenios, mientras la mente hu-
mana sea capaz de pensar y progresar. Sin embar-
go, anotamos tambin que ese process dialctico
del idealismo que niega al materialismo primitive,
siendo ste negado a su vez por el materialismo mo-

(14) Vase Cap. I.








derno, tiene como determinador el advance, el que
determinar asimismo, 1a negacin del materialis-
mo contemporneo.
Y en tercer lugar, el process de la filosofa tie-
ne su propia categora tempo-espacial, su Zeitgeist,
cuyos lapsos pueden medirse con los calendarios
histricos usuales pero sin abarcarlos justamente.
Hay pues una escala de "Tiempo filosfico" que
rebasa las cronologas histricas; y del mismo mo-
do que es inadecuada la clasificacin europea de la
Historia en Antigua, Media, Moderna y Contem-
pornea -si la Histora se estudia desde Australia o
desde Indoamrica, por ejemplo-, as tambin es
inadecuada la division temporal de las etapas del
process filosfico que forzadamente hacemos aho-
ra. En efecto, las cronologas histrico-filosficas
ms conocidas dividen los perodos as:
Filosofa Griega, desde sus orgenes jonios has-
ta la muerte de Aristteles, 600 hasta 322 a. de C.
(322 aos ms o menos).
Filosofa Helenstico Romana, desde la muerte
de Aristteles hasta la total cada del Imperio Ro-
mano, ao 500 de C. (780 aos aproximadamente).
Filosofa Medieval, desde la cada del Imperio
y surgimiento de S. Agustn hasta Nicols de Cu-
sa, del siglo V al XV (1,000 aos).
Filosofa del Renacimiento, del siglo XV al
XVII (200 aos).









Filosofa del siglo XVII, del siglo XVIII, del
siglo XIX y del XX (15).
O ms detalladamente: en perodo de la Fi-
losofa Cosmolgica (600 al 450 a. de C.); period
de la Filosofa antropolgica o prctica (450-400);
perodo de la Filosofa sistemtica (400-322) ce-
rrando el gran ciclo griego. Despus, los perodos
tico y religioso de la Filosofa helenstico romana
y los perodos patrstico y escolstico de la Filosofa
Medieval (16).
Empero si se dividen los lapsos de la evolu-
cin filosfica bajo la gida de los "grandes" de la
Filosofa y si tomamos a Scrates como la seera
personalidad con quien culmina y epiloga una era

(15) Clasificacin adoptada por muchos autores modernos.
(16) Lenin en un trabajo en borrador de 1912 y publicado
en un volume, en castellano, bajo el titulo Introduc-
cin a la Filosofa y al Materialismo Dialctico por
Marx-Engels y publicado en ingls por John Lewis
(Edicin Frente Cultural, Mxico, sin fecha), describe:
"El conocimiento est descrito bajo la forma de un
sistema de cirlos, tanto en Hegel -vase su Logik-
como en el modern "gnoselogo" de la ciencia natu-
ral, el eclctico y adversario del hegelianismo -que
no ha comprendido- Paul Wolkmann (vase su Er-
kenntnistheorische Grundzige der Naturwissenschaften)
Es obligatoria la cronologa? No! "Ciclos" de la Fi-
losofa: Antiguo: Demcrito hasta Platn y la Dialc-
tica de Herclito (?), Renacimiento: Descartes versus
Gassendi (Spinoza?), Modernos: Holbach-Hegel a tra-
vs de Berckeley, Hume, Kant; Hegel-Feuerbach-Marx".
A este breve prrafo el comentarista y autor de la in-
troduccin del volume le ha adjudicado este ttulo:
"El pensamiento filosfico no se desenvuelve cronol-
gicamente". (Op. cit., pg. 232).








y comienza otra, encontraremos dividida la escala
de "tiempo filosfico" en un period precursor de
250 aos, seguido por lo que podran llamarse las
"eras" de Platn y Aristteles. Como. es sabido, es-
te ltimo, particularmente, domina absolutamente
el pensamiento occidental europeo durante cator-
ce siglos. Importa recorder que, cronolgicamente,
tal division del tiempo filosfico rebasa las.del ca-
lendario histrico. Desde los filsofos milesios has-
ta la cada de Atenas y principio de su decadencia
poltica, trascurre un breve y fulgurante lapso cro-
nolgico de tres siglos. Sin embargo, el imperio del
pensamiento griego contina dominando la cultu-
ra occidental durante milenios. No importa que pe-
rezca la hegemona poltica de Atenas, ni aun
-ochocientos aos despus- que caiga Roma im-
perial. Las "Eras" de Platn y Aristteles se dila-
tan en su propio Tiempo Filosfico extendidas ms
y ms sobre el espacio europeo.
Si tratramos de estudiar la Historia por la
evolucin del process de su ms alto pensamiento
o si cumplindose el anhelo platnico enunciado
en "la Repblica", la dominacin de los mximos
soberanos de la idea marcaran -como los reyes de
Babilonia y Egipto- la cronologa del devenir his-
trico, lo que aqu llamamos "el tiempo Filosfi-
co" o su expresin y media cronolgica nos mos-
trara otra clasificacin de las edades y perodos cul-
turales. Para valorar en su eminente significado la
81








expresin hegeliana: "cada Filosofa es la Filosofa
de su poca que no puede satisfacer sino los inte-
reses de su tiempo", debemos conferir a los con-
ceptos "poca" y "tiempo" su significado relativis-
ta inseparable de sus campos de gravitacin cultu-
ral, fuera de los cuales la Filosofa nada expresa.
Por ende, otorgarlo tambin al process dialctico
del devenir del pensamiento filosfico cuyo itine-
rario no es el de los conocidos calendarios histri-
cos. As comprendemos mejor las grandiosas cur-
vas de su negacin, continuidad y superacin.
"Todo nace y desaparece pero no en el Tiem-
po. Es ste, el Tiempo mismo, que es devenir; el
nacimiento y la desaparicin, la abstraccin en ac-
to, el Cronos que da vida a todo y destruye a sus
hijos..." -dice Hegel- (17). Tiempo y devenir
que es Espacio tambin, en un campo gravitacio-
nal de conciencia histrica.











(17) Hegel, Enciclopaedie. Paragraph 254 a 261.



















ALGO MAS SOBRE LA TESIS DEL
ESPACIO-TIEMPO HISTORIC (*)


"El espacio y el tiempo de la relatividad son de-
finidos y precisos; con frecuencia, los de nuestra per-
cepcin consciente no lo son... Cuando salte de
un mnibus en march debe cambiar de espacio y
el tiempo de su percepcin con gran rapidez, o, de
lo contrario, caer. Sin embargo, si, posteriormen-
te, desea comprender por qu cay, debe escoger
el mnibus o la calzada como marco para sus clcu-
los, y debe definitivamente confinarse al uno o a la
otra; debe, de hecho, pasar del Espacio-Tiempo de
sus percepciones al de la teora de la Relatividad.
Por ser los dos tan diferentes, la tcnica de evitar
una cada es exactamente opuesta a la tcnica de
comprenderla despus de que ha ocurrido".- James
Jeans, Nuevos Fundamentos de la Ciencia, Calpe,
edit. 1936, Pg. 90.

(*) Publicado en Cuadernos Americanos, Mxico, marzo-
abril, 1947. Vol. VI.








En la introduccin de este trabajo se ha enun-
ciado ya la tesis del Espacio-Tiempo histrico.
El Aprismo basa su Filosofa en este principio gene-
ral: el devenir social es relative y su relatividad es-
'l t determinada por el Espacio histrico en el que
se desarrolla la vida de los pueblos -escenario geo-
grfico, raza, psicologa y relaciones del hombre
y el medio general-, y por el Tiempo histrico
que marca el grado de su evolucin econmica, po-
ltica y cultural, determinado por las formas de pro-
duccin y por el desarrollo social que ellas motivan
o influyen.
Pero este Espacio histrico y este Tiempo his-
trico son inseparables entire si. Por ende, se ex-
presan en un solo trmino: Espacio-Tiempo hist-
rico.
Y son inseparables porque el Espacio histri-
co no es slo el espacio geogrfico, que puede ser
una zona inhabitada e inhabitable del mundo, co-
mo las regions polares, la jungla o el mar mis-
mo, tambin espacios geogrficos. El Espacio his-
trico supone, adems, lo que Hegel llamaba "es-
cenario de la Historia", vale decir continent geo-
grfico y contenido human, pero ya relacionados
por las influencias que mutuamente se ejercen en-
tre los evolucionados grupos sociales y la tierra que
habitan y dominant, sobre la cual erigen un pro-
ceso cultural que implica una conciencia social.







As tambin, Tiempo histrico no es el tiem-
po cronolgico, ni el tiempo biolgico, ni exclusi-
vamente el tiempo subjetivo (Ich-Zeit) individual.
Es el sentido y la expresin del Tiempo social que
surge de,la "trama de relaciones -para acogemos
a la precisa definicin de Leibiitz-, entire el hom-
bre como parte de la colectividad y su Espacio his-
trico determiador de lo que podramos llamar su
grado de conciencia cultural.
Por eso -repetimos-, Espacio y Tiempo his-
tricos son inseparables y no es possible siquiera
concebirlos o presentarlos aisladamente como no
se puede concebir o presentar ya el Tiempo y el
Espacio separados en el campo de los fenmenos
fsicos. Releemos las palabras, ya citadas en el Cap.
I, de Minkowski, que Einstein ha hecho suyas:
"Los concepts de Espacio y Tiempo... tienen su
fundamento en la Fsica experimental. En ello es-
triba su fortaleza. Son de tendencia revolucionaria.
Desde ahora el Espacio por s solo y el Tiempo por
s solo pasan al olvido y slo una especie de unin
entire ambos conservar existencia independiente".
Este nuevo concept cientfico se eleva ahora
a la categora de generalizacin filosfica. Y as
fundamos nuestro enunciado del Espacio-Tiempo
histrico como la trama de relaciones o Sistema
Coordenado (C. S.) de cada fenmeno social -in-
separable de su escenario-, y del conjunto de ellos,
expresado en la Historia, como coordinacin ob-








servable de un process de desarrollo de sucesos his-
tricos y como conciencia colectiva de ese process.
Subrayamos el vocablo observable para darle
un alcance relativista. El Espacio-Tiempo hist-
rico, como conciencia social del process cultural
de un pueblo, puede o no comparar su grado de
evolucin con el de otros Espacio-Tiempo hist-
ricos. Tal ocurre con los pueblos-faros o guas
de la antigedad, cuando cada uno de ellos, en
un lapso dado de la Historia es expresin culmi-
nante y seera de la cultural universal. Pero se rela-
tiviza desde el moment que, como acontece en
la poca modern, la coexistencia de otros Espa-
cio-Tiempo histricos permit establecer una esca-
la de valores de los diversos grados de evolucin
de otros grupos sociales conformados en lo que
llamamos "Pueblo-Continentes".
Hegel fue, por eso, el descubridor genial de
un process dialctico de pueblos creadores de cul-
turas que se suceden unos a otros hasta desembo-
car en la multiplicidad de los tiempos modernos
(1). Pero en nuestra Edad aparecen ya, inequvo-
camente, diversos Espacio-Tiempo histricos como
conjuntos de fenmenos distintos y simultneos.
(1) "La primera categoria de la Historia consiste en la
vision de cambio de los individuos, de los pueblos, de
los estados, que existen durante una poca, atraen nues-
tra atencin y despus desaparecen. Es esta la catego-
ra del devenir". (Hegel Extractos de La Razn en la
Historia, lecciones que sirven de introduccin a la Fi-
losofa de la Historia Universal).








Y es de su relative paralelismo que surge la estima-
tiva de sus diferentes grados de evolucin cultural y
la inconciliable discrepancia entire la conocida y
uniformadora cronologa histrica europea y los
mltiples "tiempos histricos" que cada "espacio
histrico" determine.
Pero surge asimismo una estimativa de velo-
cidad, diverse en el process de evolucin histri-
ca de los pueblos, comparando los ms avanza-
dos con los que marchan en grado menor o con
los que los sajones llaman "backward peoples" o
pueblos de retaguardia. En efecto, cuando de-
cimos "pueblos avanzados" establecemos una esti-
mativa de velocidad. Esto supone que para apre-
ciarla tomamos como puntos de comparacin a los
que han alcanzado mayor y menor desarrollo in-
tegral. Empero, en nuestra poca, como hemos
anotado arriba, ya no se trata de un solo pueblo-
gua, sino de una zona de pueblos que marchan
a la cabeza de la evolucin universal. Y as lle-
garemos inmediatamente a la conclusion de que
la norma de mayor advance en los pueblos del mun-
do es su desarrollo en la tcnica de produccin.
Hoy, los pueblos que marchan ms velozmente
en la evolucin cultural del mundo son aquellos
cuyos medios de produccin se desarrollan tcni-
camente tambin con mayor velocidad.
Ahora bien, tomados stos como expresin de
mxima velocidad evolutiva, establecemos los gra-








dos de diverso "tiempo histrico", no coincidentes
con la cronologa generalizadora hasta hoy emplea-
da. Ella corresponde a los pueblos que marcan el
tiempo mximo -como en el Relativismo la velo-
cidad de la luz es el punto de referencia para la es-
timativa del tiempo-, pero no a los que no alcan-
zan la misma velocidad de evolucin.
Burckhardt en sus "Reflexiones sobre la His-
toria Universal" avanza esta penetrante observa-
cin: "Hasta ahora, la Filosofa de la Historia ha
marchado siempre a la zaga de la Historia y proce-
diendo por cortes horizontales; ha seguido'siempre
un orden cronolgico" (Cap. I). As los pueblos eu-
ropeos -y su prolongacin expandida norteameri-
cana, en cierto modo-, pueden concebir su Historia
clasificada en Antigua, Media, Moderna y Contem-
pornea. Pero esa clasificacin meramente cronol-
gica result deformada en cuanto la observamos des-
de otro Espacio-Tiempo histrico. Consecuente-
mente, toda universalizacin en la estimativa, toda
aplicacin niveladora absolute de una misma medi-
da rgida para los distintos Pueblos-Continentes de
la tierra es, pues, equivocada por irreal. De all de-
ducimos que cada Espacio-Tiempo histrico es un
determinador poderoso para la observacin del pro-
ceso cultural y para la estimativa de las normas y
estmulos que tiendan a acelerarlo.
Y de all deducimos tambin que la universa-
lidad de los principios sociales y polticos es siem-








pre relative y est condicionada por cada Espacio-
Tiempo histrico. Es aqu donde, en nuestra opi-
nin, incide una de las negaciones dialcticas del
marxismo, cuyos principios universalistas y absolu-
tos se congelan en dogmas rgidos al pretender im-
ponerse indistintamente a todos los Espacio-Tiem-
po histricos.
Insistimos, sin embargo, en establecer las di-
ferencias entire "distancia espacial" y "distancia
histrica", a fin de subrayar, en seguida, la descrip-
cin de velocidad y direccin en el Espacio-Tiem-
po histrico. Y recordamos el ejemplo de "la dis-
tancia espacial direct entire Inglaterra y Groen-
landia, que puede ser menor que la que mide una
lnea area entire Inglaterra y el Japn, pero, con-
siderada como distancia en la Historia -lapso de
evolucin de tiempo histrico-, est ms cerca In-
glaterra de Japn que de Groenlandia" (2). Y que-
da as establecido que esa "distancia histrica" no
la miden los kilmetros sino los grados de evolu-
cin social de pueblo a pueblo. As, Lima est ms
cerca en distancia histrica de Santiago de Chile,
Bogot o Ciudad de Mxico que del Gran Pajonal
de 14 zona amaznica peruana o de la primitive al-
dea indgena en cualquiera de sus aislados pra-
mos andinos. Y ms cerca mentalmente, se siente
un obrero, un estudiante, un hombre culto perua-

(2) Sinopsis Filosfica del Aprismo. Cap. I de este libro.








no, de un obrero, estudiante u otro hombre culto
chileno, colombiano, mexicano o panameo que
de un campa de nuestra selva. Esa proximidad no
es geogrfica sino "histrica" -dndole a la His-
toria su sentido social y su relacin. Es una proxi-
midad de grado de evolucin, de plano de cultural,
de tiempo histrico que ro es el cronolgico con
que aqul se mide y calcula histricamente.
El grado de evolucin de un Espacio-Tiempo
histrico dado, su velocidad y direccin, estn de-
terminados, pues, por los alcances de su progress
cultural. Se hallan esencialmente vinculados a la
tcnica de la produccin, vale decir a su economa;
la que est determinada e influida a su vez, por
el medio geogrfico, la capacidad biolgica, racial,
la intuicin, la aptitud y grado de dominio de la
Naturaleza, atributos colectivos todos stos que ac-
cionan y reaccionan en el devenir histrico de los
grupos sociales y en la conciencia de ese devenir.
En el process de desarrollo de los pueblos, es
evidence que su mayor advance cultural est siem-
pre en razn direct de su mayor potencia econ-
mica. La Historia lo demuestra as. Y en este as-
pecto el materialismo histrico ha logrado una am-
plsima confirma'cin. Empero, conviene esclarecer
que esa mayor o menor potencia econmica com-
porta una series de factors determinantes que no
slo son la necesidad material de vivir o el deseo
de satisfacer urgencias puramente fsicas o intelec-








tuales (3). Se descubren, asimismo, una series de
impulsos biolgicos, raciales y mentales -fuerzas
racionales e irracionales que dira Karl Mannheim-
que incident en la realidad telrica de un scenario
geogrfico dado, y que, adems, coinciden con una
poca singular en la cual se complete el conjunto
de lo que represent el Espacio-Tiempo histrico
de un grupo social. Porque no basta que exista el
territorio, su riqueza, la raza que lo habitat, las con-
diciones de produccin y densidad demogrfica ne-
cesarias para que un estado cultural aflore y se en-
grandezca. Grecia -sirva de ejemplo-, no ha re-
petido la edad dorada de su luminosa misin rec-
tora del pensamiento human. Ah estn su cielo
y sus montaas, su indesarrollada economa agrco-
la, su mezcla racial, sus ciudades tranquilas como
tambin su Olimpo vaco y su Acrpolis muerto;
ah estn las higueras que menciona Platn y los
laureles que coronaron a Sfocles. Pero el Espacio-
Tiempo histrico de esa Grecia prcer que nos ma-
ravilla, pas como pasaron el de Asiria, el de Per-

(3) "En cartas escritas en sus aos postreros Engels ad-
miti que tanto l como Marx haban sobreestimado
la importancia de los valores econmicos. "La situa-
cin econmica es la base pero los various elements
de la superestructura... influyen en muchos casos en
el curso de la lucha histrica" (Engels, Carta a J.
Bloch -21 de setiembre de 1890-. Marx & Engels Co-
rrespondence, 1846.1895. A Selectlon -1934- pg. 375).
Cita del libro Teoria del Derecho por Edgard Bodenkei-
mer. Fondo de Cultura Eonmica. Mxico, 1942;
pg. 244.







sia, el de Egipto o el de China, el del Imperio mu-
sulmn o aqu, en Indoamrica, el de los Incas,
mayas o aztecas. Y es que -repetimos-, no es slo
la economa, ni slo la raza, ui slo el clima o los
determinadores fsicos, ni slo las influencias espi-
rituales de otros pueblos. Es todo eso, pero coordi-
nado y expresado en un grado mximo y conscien-
te de velocidad histrica.
As, los pueblos-guas surgeon, culminan y ms
tarde decaen. Pierden su velocidad histrica m-
xima y dejan de ser pueblos-faros, pueblos-antor-
chas, pueblos-luz. Y as los que llegan a ser los
ms adelantados, los ms evolucionados, los pue-
blos-guas por su mayor desarrollo cultural, mar-
can el trmino de comparacin de los grados infe-
riores de desenvolvimiento social dentro de sus res-
pectivos Espacio-Tiempo histricos. La civilizacin
egipcia fu la que seal el ndice mximo de la
velocidad de evolucin en su Espacio-Tiempo his-
trico. Si hoy resurgiera, sera un process cultural
retrasado, anacrnico, lentsimo. Lo seran tambin
cualesquiera de las grandes cultures que en su es-
cenario y en su moment marcaron la ms alta me-
dida de evolucin. Por eso la velocidad del Espacio-
Tiempo histrico es relative. Y aquello que pare-
ci lo ms veloz en progress hace tres mil, o mil,
o quinientos aos -o apenas una centuria-, de-
viene, con relacin al grado de velocidad evolutiva
contempornea, tan pretrito e inoperante como
un carro babilnico o una cuadriga romana.
















APRISMO, MARXISMO Y
ESPACIO-TIEMPO HISTORIC


Ya que, al cabo de algunos aos, la teora del
Espacio-Tiempo Histrico, enunciada por primera
vez en "Claridad" de Buenos Aires, en 1935, ha
vuelto a suscitar polmicas; y ya que no es possible
extenderse sin media en las pginas de una Re-
vista como "Hoy", (') de Santiago, necesariamen-
te limitadas, permtaseme sintetizar mis puntos de
vista sobre dialctica, marxismo y Espacio-Tiempo
Histrico. As, sumariamente, volver sobre el tema
de los fundamentos filosficos del Aprismo usando
para su defense del mismo mtodo dialctico con
que pretenden atacarlo los ortodoxos de Mosc:
I.-Partiendo del principio dialctico de que
las contradicciones son inseparables de todas las co-

(1) Ensayo escrito en Agosto de 1942 y que se public en
el libro "Y despus de la guerra qu?" pg. 176. Lima,
1946.








sas, y que el process de esas contradicciones cons-
tituye la dinnmica de toda evolucin, es evidence
que las ideas y sistemas ideolgicos, y por ende las
filosofas y las concepciones del mundo, estn su-
jetas a process que son reflejo y expresin de aque-
llas contradicciones y, consecuentemente, evolucio-
nan tambin.
II--El marxismo, como sistema filosfico, co-
mo "una concepcin del mundo" (2) (Plejanov)
no es expresin divina de ese process universal de
contradicciones inherente y consubstancial a todas
las cosas. "Todo movimiento es un process dialc-
tico, una contradiccin viva" (Plejanov). El mar-
xismo no puede quedar fuera de las leyes dialcti-
cas que president la evolucin del Cosmos, de la
Naturaleza y de la Sociedad. En consecuencia,
el marxismo no est tampoco ms all de las leyes
dialcticas que determinan el process evolutivo del
pensamiento human y de sus expresiones cient-
ficas, artsticas y filosficas.
III.-Este process universal de evolucin, de-
terminado por las contradicciones que, repito, son
inherentes a todas las cosas, es la esencia misma
de la dialctica. "La contradiccin es la raz de to-
do movimiento y de toda vida" describe Hegel, por-
que "slo cuando una cosa tiene una contradic-
cin en s misma, es que ella comporta impulso y

(2) Cit. en el Cap. I.








actividad". (Wissenchaft Der Logik Lib. II). Y
ese process universal de contradicciones, se cum-
ple por lo que conocemos como la negacin de la
negacin dialctica y oposicin de contrarios.
S IV.-La negacin dialctica "no es decir que
no" describe Engels en el "Anti-Dhring". Conse-
cuentemente, negar dialcticamente no es "exten-
der un acta de defuncin" a lo que se niega, que
tal cosa sera matar y no negar. Es conservar y su-
perar al mismo tiempo; es negar y continuar. Y as,
antes de Hegel, todo el process de la evolucin so-
cial de la historic, de la naturaleza y de la ciencia,
que aquel pensamiento refleja, es una sucesin de
negaciones y superaciones determinadas por el he-
cho de que "todas las cosas son en s contradicto-
rias" (Hegel, ob. cit.).
V.-E1 process de la evolucin del Cosmos,
de la Naturaleza, de la sociedad, del pensamiento
-de la historic en una palabra- no se detiene en
nuestra poca. Contina fluyendo incontenible-
riente. Y este siglo en que vivimos, no es sino el
eslabn que pasa de una cadena mvil de mile-
nios en perpetuo advance, desde el pasado hacia el
porvenir. Por ms gradioso que sea el pensamien-
to de los hombres egregios, por ms extraordinario
e influyente que sea su genio y su videncia, siem-
pre pasan. Y como pas Herclito, -el descubri-
dor del devenir-, como pasaron Thales, Pitgoras
y Demcrito, Platn y Aristteles, Santo Toms,
95








Descartes, Spinoza, Bacon, Kant y Hegel, como pa-
saron todos los grandes espritus que contribuye-
ron a descubrir las misteriosas claves del universe,
as pasar Marx, y ser tambin negado y supera-
do... (3) Este necesario devenir no es desmedro
de su gloria. Antes bien, es su afirmacin, pero
afirmacin en su Espacio y en su Tiempo, como
continuidad histrica de su pensamiento y de su
obra. As se afirma tambin la autoridad y la con-
tribucin de cada genio de la ciencia, del arte y de
la tcnica, de la Filosofa y de la poltica, siempre
desde su Espacio-Tiempo, determinador relativista
de la inmortalidad...
Partiendo de estos cinco puntos, el Aprismo
encara otra gran cuestin: Cmo pasa, cmo de-
viene el marxismo? Cmo se le niega y contina?
Y podemos sugerir -siempre sintetizando- que es-
te pasar, fluir y negarse no es mecanicista, automti-.
co, sino determinado.
"Omnis determination est negatio", exclama
Spinoza. Toda determinacin es negacin. Hegel
dice en su "Lgica", (Cap. II), que este proble-
ma spinociano, es de "una importancia infinita".
Y Engels la cita tambin elogiosamente en el "An-

(3) "La primera categora de la Historia consiste en la vi-
sin de cambio de los individuos, de los pueblos y de
los estados que existen durante un period, atraen
nuestra atencin y despus desaparecen. Esta es la ca-
tegora del devenir". Philosophie des Weltgeschichte. (Es-
tractos de la Razn en la Historia. Introduccin).








ti-Dring", (4) como un aporte precursor a la dia-
lctica modern. As, por determinismo histrico,
basado en la inherente contradiccin de todas las
cosas que llevan en s mismas el principio de su
propia negacin, se produce el devenir del marxis-
mo que pasa, se niega y transform para ser supe-
rado.
Apoyando el argument vale recorder lo que
Engels describe en su crtica de Hegel: "El antiguo
mtodo del examen y del pensamiento que Hegel
llama mtodo metafsico... tena en su tiempo su
razn de ser histrica... La antigua metafsica que
consideraba una cosa como terminada totalmente,
naci de una Ciencia Natural que examinaba las
cosas muertas o vivas, como tambin acabadas. Pe-
ro cuando esta investigacin lleg a avanzar lo bas-
tante, para permitir el progress decisive, esto es, la
transicin del examen sistemtico de las transfor-
maciones experimentadas por estas cosas en la na-
turaleza misma, tambin son entonces en el te-
rreno filosfico la hora de muerte para la ciencia
metafsica. De hecho, si hasta el siglo XVIII, las
ciencias naturales eran una ciencia eminentemente
coleccionista -la ciencia de las cosas acabadas- en
el siglo XIX se transform en la ciencia que coor-
dina, en la ciencia de los process del origen y de
la evolucin de las cosas y del encadenamiento que
liga en un gran todo estos process naturales". (L.

(4) Primera parte, Cap. 12.








Feuerbach y el fin de la Filosofa Clsica Alemana
-Cap. IV).
Esta cita, plantea lo que, en breve, dicen Eins-
tein e Infeld en su libro "The Evolution of Physic"
(N.Y. 1938, pg. 55) con las siguientes palabras:
"Las generalizaciones filosficas, deben fundarse en
resultados cientficos". O sea que la filosofa es ex-
presin, reflejo y suma de esos resultados. Por eso,
en cada poca la Filosofa tiene su razn, de ser his-
trica cimentada en la ciencia de su tiempo. Y por
.so Hegel no pudo avanzar ms lejos del lmite de
los descubrimientos y conclusions cientficas de su
siglo (5),
Empero, el marxismo tambin tiene su razn
de ser histrica, y no puede avanzar ms lejos del
lmite de los descubrimientos y conclusions cien-
tficas de su tiempo. Y no siendo profesa, sino
ciencia y sistema de la realidad, el marxismo no
puede tampoco congelarse, ni cerrar los caminos
director de las negaciones y superaciones del fu-
turo, en que Ciencia y Filosofa avanzaron cada
vez ms lejos. He ah nuestro argument central.
Al recomendar Engels que pertenece a Marx
la concepcin de un mundo como conjunto de pro-

(5) "Aunque Hegel como Saint-Simon fuera el cerebro ms
universal de su tiempo, ha tenido por limited la exten-
sin necesariamente finita de sus conocimientos y tam-
bin de otra parte los conocimientos e ideas de su
tiempo, tambin limitados en extension y profundidad".
(Anti-Dhring Introduccin).








cesos y no de cosas estacionadas, y al sealar los
caminos del examen y explicacin dialctica de esos
process de cada concept, anuncia que as "habr
terminado para siempre la pretensin a las solucio-
nes definitivas" a las "verdades eternas". Y agre-
ga esta sentencia expresiva y valiosa: "No habr que
olvidar las limitaciones obligadas de nuestros co-
nocimientos". (6)
Son ciertamente esas limitaciones de conoci-
mientos las fronteras insalvables de los avances
cientficos de cada poca, o sea, en este caso que
anlizamos, las limitaciones del marxisrio, ya que
-recordmoslo de nuevo- "Omnis determination est
negatio". (T)
El advance de la Ciencia no se ha detenido ni
habr de detenerse despus del siglo XIX-. Por muy
deslumbradora que haya sido la conjuncin de des-
cubrimientos de esa centuria ilustre, la nuestra con-
tina en su progress asombroso y abre perspecti-
vas insospechadas y grandiosas al future. La Cien-
cia de hoy supera da a da todos los acontecimien-
tos del pasado. Y una vez ms demuestra, con su
desarrollo, lo que llegar a ser en los siglos veni-
deros. "No hay en la ciencia teoras eternas. Ocu-

(6) Ob. cit., Cap. IV.
(7) Spinoza es punto crucial en la filosofa modern. La al-
ternativa es: spinocismo o no hay Filosofa. Spinoza es-
tablece el gran principio: "Toda determinacin es una
negacin". Hegel: Wissenchaft der Logik (Ciencia de
la Lgica o "Grande Logique", III 374-375.).








rre siempre que algunos de los hechos predichos
por una teora, no son comprobados por los expe-
rimentos. Cada teora tiene su perodo de gradual
desarrollo y triunfo, despus del cual puede expe-
rimentar'una rpida decadencia". (Einstein e In-
feld, ob. cit. p. 77).
Si no hay eternidad en las teoras de la cien-
cia, tampoco la hay en la Filosofa, que es la suma
de sus leyes. Las ms grandiosas concepciones sur-
gen, culminan y, siendo superadas por otras, pa-
san. Cada una tiene su razn de ser histrica; su
lugar y su poca, pero el desarrollo del pensamien-
to human es perenne. As, como todas las cien-
cias, el marxismo no puede exceptuarse sobrenatu-
ralmente de esta ley a cuya comprobacin tanto
ha contribuido.
Ahora bien, cules son las caractersticas fun-
damentales de la evolucin cientfica contempo-
rnea?.
He aqu estas palabras, que he citado muchas
veces ya, de un gran cientfico de nuestra poca:
"Un siglo del que slo ha transcurrido la tercera
parte ha sido testigo de dos grandes revoluciones
en Ciencia Fsica. Estas estn ligadas a las pala-
bras Relatividad y Cuantos y han obligado al fsi-
co de hoy a mirar la naturaleza con un bagaje de
ideas muy distinto del que estaba en boga en el
siglo XIX... La vieja Filosofa ha dejado de ser
eficaz a fines del siglo XIX... El fsico del siglo








XX se est labrando una nueva Filosofa". (James
H. Jeans "Los nuevos fundamentos de la Ciencia".
Ed. Castellana, Calpe. Cap. 1, pgs. 11-12).
Y esta etapa revolucionaria de la Fsica no s6-
lo aporta al mundo cientfico una nueva concep-
cin de la material, de la energa, del movimiento,
de la gravitacin y de los campos electromagn-
ticos. Con una nueva geometra, que niega a la
tridimensional de Euclides, incorpora el principio
de la cuarta dimension, y as aparece una catego-
ra del pensamiento, el continue del Espacio-Tiem-
po indesligable de cada fenmeno fsico observado.
El siglo XX confront, pues, una nueva con-
cepcin de los principids cientficos fundamentals
de la Filosofa. Las ciencias matemticas y fsicas
en que aqulla basaba sus grandes generalizacio-
nes, estn ya en revision. La geometra clsica ha
sido negada. Consecuentemente, "el Espacio por
s solo y el Tiempo por s solo pasan al olvido y
s61o una especie de unin entire ambos, conserva-
r existencia independiente" (Minkowski, cit. por
Eddington en "Espacio-Tiempo y Gravitacin".
Calpe, pg. 51).
No es difcil, entonces, aceptar este argumen-
to: si se ha producido en los concepts fundamen-
tales de la Ciencia una verdadera revolucin, ella
debe proyectarse en la Filosofa. Y si esa revolu-
cin abarca el concept mismo de la material,
-hasta el punto que la teora de la Relatividad







ha establecido que ni la masa, ni el movimiento,
ni la extension en el espacio pueden calificarse co-
mo verdaderas cualidades primaries "de la mate-
ria" (Jeans, ob. cit. pgs. 21-22)-, estamos ante
una nueva concepcin revolucionaria del mate-
rialismo filosfico, vale decir, ante un nuevo sis'
tema de relaciones entire pensamiento y material.
Por lo pronto, el nuevo continue del Espacio-Tiem-
po es ya una categora mental inobjetable. "Hoy
la teora de Einstein explica un conjunto enorme
de fenmenos naturales y no se conoce ningn he-
cho de la naturaleza que sea contradictorio con
ella", dice Jeans (Ob. cit. pg. 49). Y Eddington
nos da esta expresin sinttica de la nueva com-
prensin relativista: "Dadme material y movimien-
to, dijo Descartes, y construir el Universo". La
mente invierte los trminos: "Dadme el Universo
(un Universo en el que existan relaciones) y cons-
truir material y movimiento". (Eddington, ob. cit.
pg. 274). Arranca de este nuevo y estupendo paso
de las Ciencias un distinto modo de ver el mundo.
En las nuevas categoras cientficas, la Filosofa tie-
ne que encontrar sus nuevas bases. Y entire ellas la
Filosofa de la Historia, porque no es la esenciali-
dad de la Historia relacin de Espacio y Tiempo
con el acontecer social?
El Aprismo aplica, pues, a la Filosofa de la
Historia el nuevo concept cientfico y filosfico
del Espacio-Tiempo. Y en l se afinca para el exa-




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs