• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Half Title
 Title Page
 Preface
 Radomro Tomic
 Andre Franco Montoro
 Hector Cornejo Chavez
 Rafael Caldera
 Eduardo Frei Montalva
 Documentos
 Indice general
 Back Matter
 Back Cover














Group Title: Colección Pensamiento político
Title: Con los pobres de América
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00087191/00001
 Material Information
Title: Con los pobres de América
Series Title: Colección Pensamiento político
Physical Description: 156 p. : illus., ports. ; 18 cm.
Language: Spanish
Creator: Tomic, Radomiro
Publisher: FELA Ediciones
Place of Publication: Lima
Publication Date: 1962
Edition: 1. ed..
 Subjects
Subject: Democracia cristiana -- Perú
Politics and government -- Latin America -- 1948-   ( lcsh )
Social conditions -- Latin America   ( lcsh )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage: Peru
 Notes
Statement of Responsibility: por Tomic ... et al..
General Note: "Pronunciamientos de los líderes Democratas Cristianos latinoamericanos en la III Conferencia Mundial, Santiago de Chile."
 Record Information
Bibliographic ID: UF00087191
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 10034045
lccn - 78404857

Table of Contents
    Front Cover
        Front Cover 1
        Front Cover 2
    Half Title
        Half Title 1
        Half Title 2
    Title Page
        Title Page 1
        Title Page 2
    Preface
        Page 1
        Page 2
        Page 3
        Page 4
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
    Radomro Tomic
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
    Andre Franco Montoro
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
    Hector Cornejo Chavez
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
    Rafael Caldera
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
    Eduardo Frei Montalva
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
    Documentos
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
    Indice general
        Page 157
    Back Matter
        Page 158
        Page 159
        Page 160
    Back Cover
        Page 161
        Page 162
Full Text






II
P1oRES
,)- AERC'









FONDO EDITORIAL LATINO AMERICANO
DE PENSAMIENTO CRISTIANO

FELA EDICIONES

S SERIES ECONOMIC Y HUMANISMO"
OFRECE CINCO TiTULOS DE ACTUALIDAD E INrERES PARA
ZS LOS PASSES DEL TERCER MUNDO' EN LA AMERICA LATINA

S EL DESARROLLO- DIMENSIONES DEL PROBLEMA"
tOUE ES EL OES4RROLLO?
Fr, R-N. -01'- FERROuX
VISION CRISTiANA DEL DESARROLLO ECONOMIC
F.r PHILIPPE LAURENT
i POR UNA ETICA MODERN DEL DESARROLLO
FP., iENr.l GOuLEI
SBIBLIOGRAFIA

'EL DESARROLLO Y LOS PROFESIONALES"

"PLANIF ICACION DEMOCRATIC"
IV
SPLANIFICACION y ACONDICIONAMIENTO TERRITORIAL"
v
S 'ACONDICIONAMIENTO TERRITORIAL"
SCiNCO PEOUEI'AS GRANDES OBRAS DESIINADAS A SUSCInAR
LA AIENCION DE LA OPINION PUBLIC N DE LOS DIRIGENFES
DE LAS NACIONES LATINO AMERICANAS SOBRE LOS METODOS
Y LAS FORMA.r MA.S EFICIENTES DEL DESARROLLO. SOBRE
LA BASE DE SU CARACrER SOCIAL Y LA MEDIA HUMANA
SDE SUS OBJETVOS
SIN ABANDONAR LOS CRITERIOS TECNICOS RIGUROSOS.
ESIA SERIE LOGRA CONDUOR AL LECTOR AL NIVEL DEL
CONOCIMIENTO DEL SISrEMA QUE IMPLICA UN DESARROLLO
ARMONICO PLANIFICADO Y DEMOCRATIC
UNA FORMA SENCILLA [iE PONER EN CONTACT AL GRAN
PUBLIC CON LAS MOCERNAS DISCIPLINES QUE VAN EJER.
CIENDO INFLUENCIA PONDEROSA EN EL PROCESS DE LA LI
: BERACION ECONOMIC DE LOS PASSES SUBDESARROLLADOS
S EN FORMAT SIMILAR A LA PRESENT EDICION
EN VENT4 EN LAS LIBRERIAS AFILIADAS AL FONDO EDITORIAL
LATINO AMERICANO DE PENSAMIENTO CRISTIANO Y POR
PEDIDO DIRECIO A LA SECRETARIA COORDtNADORA CENTRAL.
LIMA PERU
SIT, ,,', .".. . '; ..









CON LOS POBRES DE AMERICA



/




ii CL LUv


DEMOCRATAS CRISTIANOS






E D I C IO N ES


IMPRESO EN EL PERU POR LITOGRAFIA UNIVERSE, S. A.


F E L A






MONTORO
CORNEJO
CALDERA
FREI
COM
LOS
POBRES
' DE


AMERICA






COLECCION PENSAMIENTO POLITICO


1






PRIMERA EDICION
LIMA PERU 1962


UNA PUBLICATION DE FELA EDICIONES
FONDO EDITORIAL LATINO AMERICANO DE PENSAMIENTO CRISTIANO









P R 0 L 0 G 0





iQue los pobres de Am6rica vivan el aliento de su
redenci6n Inexorable!, parece escucharse en el vasto
scenario de estas tierras humilladas. El grito revoluciona-
rio late ya violentamente en las cavidades mds entrafiables
de-lberoambrica. Porque, al margen del caduco antifaz
de la "democracia" political liberal que ha servido de
marco a las mas inconfesables infamias, mds alld de las
inmensas farsas publicitarias de los politicos fradicionales,
de las fanfarrias y algarabias electorales, de las vocife-
raciones sin sentido que abruman los oidos y dejan el
espiritu vacio; yace el pueblo americano el pueblo de
las inmensas muchedumbres obrero-campesinas sumido
y consumido en la miseria abyecta, en la ignorancia
degradante, en la desesperaci6n que arriba al paroxismo.
Pero la espantosa conjura de la explotaci6n secular
contra los d6biles de este lado del mundo, va arribando
a su fin ineluctable; las seniles estructuras sociales, los
arcaicos canales de producci6n y distribuci6n de las rique-
zas se resquebrajan, lenta pero inexorablemente, ante el
desborde explosive de una presi6n dem6tica Irresistible.
Comprender las caracteristicas esenciales de nuestra
America se present como area primordial y fecunda-
de los movimientos politicos que asuman la empresa
grandlosa de forjar en ella un nuevo orden structural,
la ansiada t6nica" social humanista. Los pueblos de la
Am6rica mestiza, en esta subyugante y tragica coyuntura
hist6rica, van definiendose a si mismos en el torbellino
rugiente de sus muchedumbres desesperadas y anslosas
de mejoramiento econ6mico y social, a travez de los cre-
cientes clamores por uni urgent cuantificaci6n planificada
de los process de producci6n y distribuci6n de las
riquezasj de los conflicts violentos de fuerzas sociales
antag6nicas en que se van dibujando sentidos in6ditos
movimiento hist6rico; del sentimiento nacionalista que
repudia la inoperancia de metodos econ6micos .ex-
trafos a la propia circunstancia; de la fusion y 'enri-
quecimiento de los usos y valores tradicionales; de sus
afenes de promoci6n cultural, y se tratan de descubrir







tambi6n en las mareas vertiginosas del industrialismo y
mercantilismo occidentales que se introduced con impulso
arrollador, socavando nuestras pesadas realidades socio-
16gicas. Son fuerzas convergentes que se integran y
fusionan en la conformaci6n del nuevo despertar cul-
tural y social de la comunidad americana.
Un andlisis de la problemitica cultural americana
nos revela qua Am6rica Latina es una fase, mos preci-
samente, una subfase de la Cultura de Occidenfe. Pero,
sin perjuicio de esta vigorosa pertenencia, es incuestio-
nable la exisfencia de un organismo americano auf6nomo
con vertientes culturales confradictorias que se fusionan
en una trabaz6n inextricable. Un organismo de ablgarra-
dos contextos sociales (tribales, corunitarios, feudales e
industrializados) que se van transformando ante los in-
pactos avasalladores de la economla y la t6cnica moder-
nas. Un organismo que rezuma juventud en busca de
rutas seguras de desarrollo, acaso a trav6s de mefamor-
fosis devasfadoras. Que es asimismo manantial esplendo-
roso de fuerzas emotivas alimentadas por el fondo os-
curo del ancestry milenario. Y es, en fin, fusi6n de los
valores insoterrables de lo indigent, lo ib4rico, lo mestizo.
Lo indio, corho contradicci6n entire su ser desarral-
gado de las colectividades urbanas y su afincamiento en
la tierra misteriosa a la cual se slenfe unido por inme-
moriales proyecciones miticas. Lo Ib6rico, como contra-
dicci6n entire la impronfa colonialista-feudal y la tensi6n
humanist de universalidad. El mestizaje, que fecundiza
en el crisol de nuevas formas vitales la riqueza incon-
mensurable de ambas fuerzas hist6ricas.
En, el transcurrlr de nuestras socledades latinoame-
ricanas pesan en primer termino el paisaje rudo e inex-
plorado, los m6viles rec6nditos del poblador andino, las
agonias del ser y quehacer americanos. Despubs, el rico
trasfondo ib6rico -y, en general, el alma de Europa-
con sus hermosas sustancialidades cristianas y culfurales,
que se transform, a su vez, en sinfesis fecunda despu6s
del choque estruendoso entire la fuerza conquisfadore y
los habifantes aut6ctonos. El legado europeo es un legado
de fe cat6lica, de universalidad, de belleza; es el portador
de las esencias universales del pensamiento, del arfe y
la ciencia conocidos, de la elegancia y el modo de vida
europeos. Pero as tambien una fuente de voluntad de
dominion que es antihumano y anticristiano un pretexto
para la conformaci6n de estructuras de expoliaci6n de
los d6biles por los poderosos.







America Latina nace como un ap6ndice de Europe
en el siglo XVI, como un mundo intrascendente cuyo
senflilenfo de inferioridad se traduce en la admlracl6n
incondicional por los gloriosos acervos de la culture
europea, por los valores e ideales que viajan impertbrritos
por el rio milenario de la historla sobreviviendo a los
cadAveres de civilizaciones agonizantes. Asimila la lengua,
los valores eternos del Evangelio, las teorias morales y
juridicas, pero tambidn las formas de convivencia injustas,
las encomiendas, las estructuras sociales abismales. M6s
tarde convergerAn sobre ella usos y conceptos del Asia
idealista y metafisica, regulaciones cientificas y filos6flcas
de la Europa racional- y tambi4n, en las 6ltimas decades,
algunos elements de su marea existencialista -, asi como
las estridencias aplastantes del imperlo industrial y de-
portivo de Norteam6rica. Pero la actitud latlnoamericana
no es fan simple. Porque no recibe con est6ril pasividad
sino que ensaya estilos creadores: "Su espiritu creador
- anotaremos con Fernando Diez Medina se resuelve en
la libre y tumultuosa 'emotividad de las razas oriundas
de estas latitudes, perplejas desu propio jibllo vital".
El dinamismo fAustico de la vieja Europa y la standariza-
cb6n masiva de Norteambrica estfn presents en el de-
venir sociocultural sudamericano, pero con relative Inten-
sided. Porque, aunque dormidos desde el fondo milenarlo
de los tiempos, los potentes oleajes aut6ctonos comienzan
a merger rabiosos por las miticas latitudes del Ande. Tam-
bl4n ellos integran y vigorizan la compleja urdimbre del
process social americano y pueden hacerlo con fuerza
creclente a media que se vaya promoviendo y esto se
harA inevitablemenfe por medio de la violencia extremist
o por los m6todos de"la revoluci6n sin crimen' la libe-
raci6n econ6mica y social de las masas indigenas, actual-
mente desplazadas. Y es que, por primer vez en la histo-
ria americana se van estructurando procedimientos adecua-
dos para poner fin al nefasto sometimiento feudal-caoita-
lista, a la absorci6n colonialista de los Imperios de fuera.

Un riguroso esclarecimiento de nuestra posicl6n
cultural 6 hist6rica que en ningun caso pretend ser
definitive muestra que si bien los criterios del pensar
latinoamericano, las vigencias political y juridicas, los
moldes 6tico-religiosos de America se sitfan dentro de
los marcos de la Sociedad de Occidente, no sentimos
a la cultural europea como un sign expresivo de nuestra
alma juvenile. Adoptamos sus patrons culturales y civili-
zatorlos pero no logramos hasta ahora adaptarnos a ellos,
cual si existiera una suerte de espina que impide una







asimilaci6n armoniosa. Nos atraen sus hermosas univer-
salidades culturales pero comprobamos a cada nada su
inoperancia para resolver nuestros propios problems.
Admiramos sus esencias humanistas, sus valores eternos;
pero no encontramos todavia los derroteros de plasma-
ci6n con arreglo a los cuales se pueden lograr reali-
zaciones fecundas.
El mal reside, sin duda como ensefia Lepoldo Zea -
en que siempre hemos querido adapter nuestras circuns-
tancias a los presupuestos de la cultural europea en lugar
de adapter 6stos a nuestra realidad. No es possible negar
que las creencias ideol6gicas y religiosas de la culture
europea, su sentido de la video son nuestros. Pero lo que
no es nuestro son las circunstancias de dicha culture.
Los americanos insistiendo con Zea tenemos nuestra
propia circunstancia a la cual pueden adaptarse los pre-
supuestos de la cultural de Occidente s61o medlante
nuestras propias tecnicas aplicacionales que garden
estrecha relaci6n con una segura diagnosis de la pro-
blemhtica latinoamericana.
Nuestras circunstancias sociol6gicas y culturales estin
condicionadas por el context econ6mico subprivilegiado,
por nuestra condici6n t6cnica liliputiense respect de las
naciones de Europa y Norteamerica. Cuando el soci6logo
brasilefio Josu6 de Castro nos pinta el doloroso cuadro
del hambre de los pueblos de Am6rica Latina. Cuando
nos hace ver los bajisimos niveles de ingreso annual por
habitante, los infimos niveles vitales acompaiados de
los altos indices de crecimlento demogrAfico y mortandad
infantil. Cuando insisted en algo que ya esti rigurosamente
establecido como es la persistencia de los m4todos feu-
dales de una estructura agraria arcalca, que son la cause
del estancamiento en la productividad y la espantosa
subnutrici6n de las multitudes. Cuando se intensifica el
monocultivo de products de exportaci6n favorables al
capitalism forneo en lugar de promoverse el cultivo
de products allmenticios para nutrlr a la poblacl6n.
Cuando se conoce ya el mecanismo traditional de los
imperios forineos Interesados en extreer gracias al tra-
bajo mal retribuido y por tanto a los costs mAs bajos
las riquezas primaries de Am6rica. Cuando se contempla
el cuadro pavoroso de la produccl6n esclavizante que
depend de las fluctuaciones caprichosas del mercado
international; ael cef en Brasil y Colombia, el estafio en
Bolivia, el petr6leo en Venezuela, el cobre en Chile, el
plItano en Centroam6rica, etc. Cuando -y apelando
siempre a Josu6 de Castro- la misma industrlalizaci6n







se ve trabada grotescamente por los sistemas agrarios
retr6grados y arcaicos, incluso en aquellos paises que
han avanzado dn una industrializaci6n intensive como
Brasil y Argentina. Cuando, en fin, minusculos grupos
plutocrtficos de presi6n que dominant el curso econ6mico
y politico de Latinoam6rica se niegan a ceder en nada
sus privilegios y a liquidar sus vinculacaciones con el
imperialismo fordneo.... Cuando todo esto sucede ,y el
pueblo se hunde en la melancolia, el derrotismo y el
desaliento, y pierde la fe en todo lo que signifique de-
mocracia, tenemos ya graves razones para pensar en el
inmenso dep6sito de hostilidad resentida que se esta incu-
bando en las entrafas oprimidas de este rinc6n del planet.
En esta etapa singular de nuestro process hist6ri-
co, en la coyuntura de una crisis social angustiosa que
reclama una revoluci6n profunda e irreversible, ante la
rebeldia de las masas y la presencia de las ideologies
de la violencia que se las arreglan para excitar las
pasiones mis desquiciantes, se precisan de nuevas f6r-
mulas de revoluci6n que logren armonizar los supuestos
humanistas fundamentals patrimonio irrenunciable de
la herencia cristiana con las adquisiciones de la eco-
nomia, la political y la sociologia contempordneas. Has-
tiadas ya las mass de America de la expoliaci6n torba
y secular, del empirismo desorbitado en los manejos
pblicos y la prddica farisaica de los partidos tradicio-
nales, ansian mas que nunca una genuine vision de
metas, valores, ideales y metodos de trabajo funcionales.
Por primera vez, como un aflorar in6dito en el agitado
devenir de los pueblos de America, van emergiendo
movimientos politicos de dimension y aliento universales
que se esfuerzan por asumir, con radical responsabilidad
hist6rica, esa tremenda misi6n de encrucijada. Tal es el
sign inequivoco de la Democracia Cristiana.
El process de inserci6n de la Democracia Cristiana
en America Latina es reciente. El pensador Victor Alba
nos describe c6mo a comlenzos del siglo XX las classes
sociales mrs importantes de Latinoambrica: las oligarquias
latifundistas y las muchedumbres sumergidas, se encon-
traban abismalmente estratificadas e intensamente pola-
rizadas. "La clase media naciente, d6bil y constituida por
una delgada capa de profesionales liberales", no alcan-
zaba a desempefiar un papel motor en la dramitica de
fuerzas political. S61o despues de las conmociones eco-
n6micas de la d6cada de 1930, y fortalecida por grupos
emergentes de la pequefia burguesia commercial, "la clase
media latinoamericana alcanza una primera definici6n







political a trav6s de movimientos de vanguardia, nacio-
nalistas y revolucionarios" pero con fuerte orientaci6n
marxista. Es el caso de Acci6n Democrtica en Vene-
zuela, APRA en el Peru, MNR en Bolivia, Liberaci6n
Nacional en Costa Rica, el PRI en M6xico, Sectores
Radicales de Chile y Argentina, Colorados de Uruguay,
etc., A diferencia de las classes medias europeas -nos
refiere Alba- que a la saz6n se ven arrastradas por
movimientos fascistas (como en Alemania e Italia) 6 por
movimientos proletario-marxistas (como en Rusia y, en
cierto modo, en Francia), en Latinoamerica los sectors
medios toman la iniciativa sobre otras fuerzas sociales,
abrazando, con distintos tons y matices, la doctrine de
las leyes hist6ricas de vigencia continental, y utilizando pa-
ra ello los recursos "cientificos" del materialism hist6rico.

A partir de la decada de 1950, y ante el process
de agudizaci6n de las' crisis sociales internal y de los
conflicts ideol6gico-politicos entire los actuales imperia-
lismos en pugna, fracciones importantes de la clase media
latinoamericana -incluyendo en sus filas tambien a fuerzas
de la empleocracia y la fuerza obrera- se han agrupado
en torno a los nuevos movimientos revolucionarios bajo
la impronta del Evangelio cristiano y de las ensefnanzas
de la Iglesia Cat6lica. Aparecen como enjambre movi-
mientos dem6crata-cristianos en Brasil, Argentina, Vene-
zuela, Uruguay, Chile, Bolivia, Colombia, Ecuador, Peru,
M6xico, Panama, Cuba, Honduras, Guatemala, Paraguay,
Santo Domingo, etc. En la hora present se esfuerzan,
con vigorosa pujanza juvenile, en penetrar dentro de las
bases mAs amplias de los sectors sociales desplazados.

LEn qu6 sentido la Democracia Cristiana es un
"movimiento clasista"?. Por el caracter esencial de la
doctrine social cristiana, por sus criterios fundamentals
acerca del hombre, la sociedad y la historic, los princi-
pios cristiano-socialas no pueden encarnarse en ninguna
clase social "protagonista de la historic", en ninguna
cultural, en ninguna 6poca hist6rica. Son principios meta-
clasistas, metaculturales, retahist6ricos; aunque tengan
que injertarse en determinadas situaciones concretas de
caricter social y cultural. Los movimientos democristianos
son precisamente expresi6n de estas inserciones con-
cretas. Como sostiene el politico coJombiano Francisco
de Paula Jaramillo, la Democracia Cristiana repudia el
alasismo, aunque una clase social, la clase media, haya
asumldo accidentalmente la vanguardia -y no el mono-
polio de los movimientos politicos. (En "La Democracia







Cristiana: Una nueva Perspectiva para Colombia. Edi-
clones del Caribe, Bogoth 1962).

Pero la Derocracia Cristiana aspira' a edificar una
sociedad comunitaria en que las esencias de la persona
y la comunidad, los concepts de unidad y pluralidad
se vertebren en una jerarquia de valores armoniosamente
conjugados: el individuo se supedita a la sociedad co-
munitaria, la sociedad a la persona humana (como ente
fundamentalmente spiritual) y la persona humane a Dios.
La fundamentaci6n filos6fico-metafisica es coherente,
org6nica y teocentrica. Y su plasmaci6n en el marco
sociol6gico implicari la trastrocaci6n radical de la actual
estimativa en las conductas econ6mica, social y political
de los hombres y la sociedad latinoamericanos.

Mds alla de los chauvinismos nacionales y continen-
tales impregnados, a veces, de una rabiosa nostalgia
indigenista, ajena a los presupuestos deterministas del
materalismo hist6rico -infestados por el espiritu de una
civilizaci6n, como la de los tiempos modernos, que glo-
rifica la prepotencia y la opresi6n-; la Democracia Cris-
tiana, extraordinariamente flexible en sus postulados y
m6todos de trabajo social, sefiala una ruta de redenci6n
categ6rica para los pueblos de nuestro continent -habida
cuenta del papel que les cabe desempefiar en el esce-
nerio hist6rico de la Cultura de Occidente-, y se esfuerza
en el intent de gestar, al nivel de los n~cleos sociales
e instituclonales, las condiciones apropiadas de una future
y genuine clvilizaci6n cristiana. Porque la Democracia
Cristiana -dejando caduca la ceguera lamentable de
tantos cat6licos de corte traditional alberga una es-
tructura sistem-tica. de principios de validez filos6fica y
verdadero contenido humanista, y que son tambi6n pre-
supuestos de la Cultura de Occidente -no, por cierto,
de la civilizaci6n modern que a fuer de naturalist y
materialista ha concluido por negar el valor humanista,
sino de la gran tradici6n cristiana de Occidente-. Sig-
nifica una teoria de diagn6stico sociol6gico riguroso,
terapeuticas cientificas logradas y, al mismo tiempo, mis
en armonia con las tradiciones etico-religiosas de nuestra
Cultural. Los principios de la Democracia Cristiana se
apllcan en Europa donde los complejos sociol6gicos
han alcanzado una relative homogeneidad, asi como
tambi6n en Africa y Am6rica cuyas contexturas sociales
son todavia mas heterogeneas; y son capaces, por tanto,
de engendrar distintas programAticas concretas, seg6n
sean las fisonomias culturales, las tradiciones aut6ctonas,







las formas de organization social, los usos, matices 6
idiosincracia del pueblo, aspects y perspectives dislintos
que se diagnostican en la Am6rica contempornea. Estos
enfoques no son sino la traducci6n de lo que en filosofia
cristiana se establece como "la unidad en la pluralidad",
"lo Inico eq lo multiple". Es lo que el fogozo lider social
cat6lico de Chile, Radomiro Tomic, reafirm6 durante la
Conferencia Mundial de la Democracia Cristiana realizada
en Santiago en julio de 1961: "Los dem6crata-cristianos
del mundo no deberiamos olvidar jams que nuestras
areas estan penetradas siempre de este double signo
conductor: la unidad y la diversidad. Unidad en la doc-
trina, en la filosofia de los valores morales, en la imagen
del hombre y la socledad que anhelamos construir. Di-
versidad on los metodos y en los procedimientos, porque
son diversas las realidades hist6ricas que enfrentamos
los cuatro grandes grupos regionales discernibles ahora
mismo en la Democracia Cristiana Mundial".
"Que los alemanes son sesenta millones y los chi-
lenos site; que los alemanes son un pueblo con una
inmensa plant industrial y los chilenos apenas si empe-
zamos process primaries; que los alemanes tienen una
capitalizaci6n de diez siglos y los chilenos de uno; que
los alemanes viven en el centro de Europa y abastecen
al mundo entero de products industriales y los ohilenos
s61o disponemos de un mercado exterior precario y sos-
tenido en una o dos materials primas... "constituyen si-
tuaciones concluyentes acerca de las distinciones funda-
mentales de los enfoques, los programs, Ia metodologia
political y social que tienen que establecerse para los
dos ambitos hist6rico-sociales y culturales.
En la hora present, se revelan gaotescamente nitidas
las farsas montadas por los grupos dominantes de Latino-
america, cuyo canto de sirena de libertad political, de-
mocracia electoral, anticomunismo rabioso, no logra ya
similar la agonia desesperanzada de millones de series
humans que no son duenos de su libertad. Y es que
la naturaleza de las relaciones sociales feudal-burguesas
de Latinoamerica Ileva la iniquidad hasta sus extremes,
asi como tambi6n los g6rmenes de su propio desarrollo
y descomposici6n. En la actualidad se asiste a la quiebra
de los regimenes sociales y politicos que se han enrai-
zado durante siglos en el universe americano, y por eso
yV no es pertinent aguarder de ellos nada sustanciak-
*mente positive en la area de redimir a la muchedumbre
sumergida. Es con un sentido hist6rico ineludible que la
Democracia Cristiana se ratific6, en la Conferenoia

8








Mundial ya mencionada, en su radical y definitive repudio
al orden social y econ6mico viciado que impera en
las latitudes centro y sudamericanas en particular y al
sistema capitalist en general, cualesquiera sean las
modulaciones o dtsfraces que utilicen en Ja absurd pre-
tensi6n de oponerse a la marea vertiginosa de la historic.
Rai~l Prebisch ha advertido solemnemente que nos
encontramos en una de las mas dificiles encrucijadas de
nuestra historic que se puede resumir asi: Explosivas
tensions sociales qua se han agudizado debido al de-
bilitamiento en el desarrollo econ6mico general en los
afios recientes. Y, por otro lado, el despertar col6rico
de profundos anhelos y esperanzas en las muchedumbres
marginadas que tienen la convicci6n creciente de que
la miseria, la enfermedad y la ignorancia -alimentadas
dentro de las relaciones sociales actualmente imperan-
tes- no son inevitables. Se trata de que en nuestro
tiempo, los pueblos oprimidos de Am6rica -como tam-
bi6n los de Asia y Africa asumen los mismos valores
y motlvaciones que sirven de patrons mentales al
hombre desarrollado de la Cultura Occidental. Ante los
ojos de los pueblos se van rasgando los velos qua ocul-
tan las graves contradicciones de la hora present. Se
acerca el moment crucial en que el grito de rebeli6n
rompa violentamente el dique de la tension maxima.
Latinoam6rica tiene ante si el imperative de de-
sembarazarse de dos formas de servilismo distintas pero
intimamente condicionadas entire si: el servilismo native
representado por la prepotencia de las compactas ca-
marillas financieras y latifundistas, y el servilismo repre-
sentado por la desproporci6n econ6mica entire las na-
ciones latinoamericanas dominadas por el engranaje de
la agricultural y la mineria de exportaci6n y las naciones
privilegiadas que imponen su producci6n industrial a los
paises-campo de Am6rica bajo condiclones colonials.
Pero frente a la necesidad imperiosa de resolver estas
graves contradicciones econ6micas y rociales se dibujan
muy de cerca las siniestras conjures de la dominaci6n
totalitaria; amenazas tan compacts y organizadas qua
ninguna fuerza political de limpla visi6n doctrinaria po-
dria ignorer jambs como destaca a este prop6sito, Hector
Cornejo Chavez cuando sostiene el imperative de la sec-
ci6n, para que no Ilegue nunca el dia en que estemos la-
mentando nuestra disoluci6n en la 6rbita fatal del Imperla-
lismo Ilamado comunista. "No sabemos si vamos a tener
al final, como los comunistas quieren, una sociedad en
que el Estado lo sea todo... en que so sacrifique la







libertad en nombre de la eficiencia y en el que se pre-
tenda sacrificar a las actuales generaciones en home-
naje al discutible y aleatorio progress de las futuras".
(En "Qu6 se Propone la Democracia Cristiana". Edidones
del Sol. Lima, 1962). Establecida ya hasta la saciedad la
bancarrota te6rica de las mitologias idealistas y mate-
rialistas del siglo XIX, y entire esfas uiltimas, la marxista-
leninista la cual, desconociendo las calidades propias y
legitimas del hombre, intent convertirlo en un "medio
de producci6n". Social 6 hist6ricamente aprovechable -
ha Ilegado tambi6n el moment de repudiar. en el con-
creto e hist6rico campo de la acci6n political y social
la confabulaci6n que estos mitos han introducido en la
vida political de nuestros pueblos.
Ante la perspective sombria de que Latinoam6rica
se vea avasallado por movimientos extremists de signo
totalitario, la nueva corriente humanist encarnada por
el socialcristianismo propugna "una transformaci6n inten-
siva en profundidad" (L. J. Lebret, en "Manifiesto por una
Civilizaci6n Solidaria", Lima, 1962. Ediciones del Sol),
para acelerar el ritmo del desarrollo material, una tras-
trocaci6n de las estructuras econ6micas imperantes en
Latinoam6rica, que bloquean la movilidad social de hom-
bres y grupos. Y una revoluci6n de direcci6n horizontal,
es decir, la aplicaci6n de formulas operates de inte-
graci6n econ6mica international que permitan liquidar
las precarias condiciones sociales, asi como las angus-
tiosas limitaciones impuestas al desarrollo industrial por
los reducidos mercados nacionales, que en Am6rica La-
tina son verdaderos 'compartimentos estancos". A este
prop6sito, el talentoso lider social cristiano venezolano
Rafael Caldera, confirm las modalidades inevitable de
la integraci6n latinoamericana: una integraci6n de bases
orginicas y democr-ticas en las estructuras econ6micas,
political y juridicas, pero, antes que nada, una concien-
cia viva y compartida de la comunidad spiritual que
sirve de marco previo y esencial a los cometidos
de caracter politico, econ6mico y social (En "El Bloque
Latinoamericano", Santiago de Chile, 1961. Editorial del
Pacifico). Este es el prop6sito definido, la ruta progra-
mitica concrete para la redenci6n de America Latina,
debatido y tamizado como otros tantos postulados revo-
lucionari6s, an Ia Conferencia Mundial de la Democra-
cia Cristiana en Santiago.
La Democracia Cristiana aparece con los perfiles
nifidos de una respuesta regional autfntica, "encarnada








Al arribar al final de esta introducci6n, cedo impa-
ciente ya, a las fuentes vivas, a la voz clamorosa de
todos los socialcristiarros de esta gran naci6n morena
de Latinoamerica, que habla a traves de Frei, Caldera,
Tomic; Montoro y Cornejo Chvez. Ellos encarnan en
la hora contempornea y al nivel de las dimensions
politics y sociales, la pertinente esperanza social-huma-
nista de America, la terca vocaci6n libertaria de este
gran mestizaje, el testimonio viviente del renacer cris-
tiano en las latitudes de un espacio -y una 6poca que
se conmupven dolorosamente en la tribulaci6n exaspe-
rante de la injusticia social y el culto mortal de la ma-
terialidad.


FRANCISCO NICOLI A.



Lima, 1962.




CHILE


M


TO

































L R P Y A E IC nca en!
Nl-rlfrenid uniaDCS~s *OG0






EL CAMINO DE AMERICA LATINA EN LA
UNIDAD UNIVERSAL DE LOS PRINCIPIOS
DEL SOCIAL-CRISTIANISMO
POR: RADOMIRO TOMIC

.QUIENES SOMOS?

Qui6nes somos realmente, sefiores delegados?
ZQue signo nos refine y qu6 tareas...?
Venidos de tres Continentes del vasto mundo;
representantes de 30 naciones de la tierra; deposi-
tarios del voto y la esperanza de millones y mi-
lones de hombres y mujeres de distinta religion,
de distinta raza, de distinta lengua, de distinto
nivel de desarrollo y de distintas exigencias ante el
present inmediato... Zqu6 nos une realmente?
ZQui6nes somos... ?
iSomos una fuerza mundial!
i Somos la legi6n de los que creen y combaten
por hacer simultineos el pan y la esperanza; so-
mos la sintesis entire la justicia y la libertad; el
simbolo vivo de que el hombre es uno solo: el
hombre del Norte y el hombre del Sur; el hombre
del Este y el hombre del Oeste! ; Somos el mis
seguro porvenir del hombre! iSomos los dem6cra-
ta-cristianos del mundo!

CATOLICISMO Y DEMOCRACIA CRISTIANA

Somos partidos de inspiraci6n cristiana; pero
no somos, ni queremos ser, ni tendriamos derecho
a ser partidos confesionales, pretendiendo abusiva-
mente que a nosotros corresponde la representa-






ci6n de la Iglesia en la political o tan siquiera la
de todos los cat6licos. No somos uri partido de
cat6licos pata cat6licos solamente. Apoyamos nues-
tros programs en la filosofia cristiana sobre el
hombre y la sociedad. Afirmamos la validez de
los valores espirituales cristianos para organizer el
orden temporal. Reconocemos la realidad hist6rica
concrete de la pluralidad confesional como la abru-
madora realidad en Europa y en America; y, mu-
cho mis aun, en Asia y en Africa, adonde tam-
bi6n aspira a echar raices la Democracia Cristiana
y de donde tenemos el orgullo de contar con algu-
nos delegados a esta Conferencia. Como ciudada-
nos, como miembros del Estado, en el "Ambito del
C6sar" y ante los problems contingentes que son
responsabilidad de los laicos, asumimos a pleno
titulo la totalidad de nuestros deberes y de nues-
tros derechos en el orden temporal. Porque no so-
mos-solamente un partido de cat6licos para cat6-
licos abrimos nuestras filas sin discriminaciones
a cat6licos y a protestantes, a cristianos y a no
cristianos, sin mHs condiciones que la de aceptar
la lealtad a nuestros programs y la obediencia a
nuestra discipline, para construir todos juntos, ellos
y nosotros, la nueva sociedad y el mundo nuevo
que los tiempos reclaman.
EL DERECHO A DISCREPAR
Respetamos el derecho de otros cat6licos para
disentir de nuestra vision del orden temporal y de
los deberes concretos que, a juicio nuestro, el acon-
tecer hist6rico nos impone. Es perfectamente legi-







timo ser conservador y no ser dem6crata-cristia-
no. Pero -y matizo mis palabras con un ejemplo,
porque quiero tratar este asunto que se ha puesto
de actualidad en Chile en estos dias, con el mayor
espiritu fraternal- pero, si es perfectamente le-
gitimo para un cat6lico y para un patriot ser
partidario de la Monarquia, es igualmente legitimo
para un cat6lico y para un patriot, ser partidario
de la Repiblica. Todo lo que pedimos a los par-
tidarios del Rey es que no exijan ser condecorados
como soldados de la Repuiblica. (Aplausos).

CONTRA LOS IMPERIALISMOS

Somos defensores absolutos de la eminente dig-
nidad spiritual del hombre y de sus derechos;
pero no somos defensores "del orden establecido"
ni en nuestra Patria, ni en America, ni en el mun-
do. Nos negamos a identificar al Capitalismo y al
Imperialismo como consustanciales con la civiliza-
ci6n cristiana. La Democracia Cristiana, por ejem-
plo, no existe para sosterer los intereses de los
"pueblos imperiales" sino para combatir al Imperia-
lismo. Al viejo y al nuevo imperialismo; al impe-
rialismo colonialista como al imperialismo comu-
nista; al imperialismo de las armas y la political
como al imperialismo del dinero y la explotaci6n
econ6mica. Que nadie se extrafie de estas palabras.

UN LEGITIMO ORGULLO

Los dem6crata-cristianos de America Latina pode-
mos sentirnos orgullosos de nuestros hermanos de






Europa. Bajo el peso de inmensas responsabilidd-
des que no se sobrellevan solamente con los im-
pulsos del coraz6n, fueron hombres nuestros los
que liquidaron sin una sola vacilaci6n todo el sis-
tema colonial de Italia, despu6s de la Segunda
Guerra Mundial. Hombres nuestros los que en el
gobierno de Holanda dieron libertad a Indonesia.
Hombres nuestros, los que el afio pasado en el
gobierno de B61gica dieron libertad al Congo. Y
hombres nuestros los que a la cabeza del Gobier-
no de Francia, dieron o contribuyeron a dar, li-
bertad a doce comunidades africanas que han de-
jado de ser colonies francesas. (Aplausos).

EL CASO DE ARGELIA

Y que nadie olvide que fue un hombre nuestro
-Pierre Pflimlin- quien era el Primer Ministro
de Francia cuando la sublevaci6n de Argelia tuvo
lugar hace tres afios al hacerse claro que el go-
bernante dem6crata cristiano no continuaria el so-
juzgamiento traditional del pueblo argelino.

No he dicho palabras de cortesia para que sue-
nen gratamente en los oidos de nuestros invitados.
Son realidades del tiempo reciente que nadie puede
ignorar.

Son estos hombres, son hombres nuestros, los
que en nuestros dias han abierto una ancha puer-
ta hacia la dignidad y la libertad a una gran
parte de la. Humanidad sumergida.







ESTAMOS CON LOS DESPOSEIDOS


Pero no es el Imperialismo la finica forma del
"desorden existente" que atacamos los dem6crata-
cristianos. Que nadie se engaiie tampoco en esto.
No nos hemos organizado para defender los pri-
vilegios de los que llegaron primero al goce de las
ventajas de este mundo y al control de las palan-
cas del Poder qhe les permiten mantener privile-
gios y esas ventajas en las manos de la minoria.
No somos los servidores de los satisfechos de este
mundo sino que existimos para hacer nuestra la
batalla de los desposeidos de la tierra. Y no tan
s6lo de los desposeidos de trabajo, de tierra o de
pan; sino principalmente de los humillados en su
dignidad esencial de series humans; de los priva-
dos de libertad y de decoro; de la muchedumbre
innumerable para la cual el "orden social" en
nuestra America Latina es una continue vigilia
de zozobras. No es por demagogia que decimos
a los pobres que Dios cre6 al mundo para todos
los hombres y no para unos pocos hombres. No
es por irresponsabilidad que ofrecemos a los po-
bres la plenitud de sus derechos civicos y politicos
en sociedades que pietenden ser democracies gene-
radas en el sufragio universal libre y secret. No
es por "halagar a las masas" que le decimos al
Pueblo que cada hombre -y no solamente cada
"personaje"- tiene derecho a ser respetado en su
dignidad esencial de ser human; tiene derecho
de ser human; tiene derecho al trabajo; tiene
derecho al alfabeto; tiene derecho a la esperanza.







iDe casi todo esto estin privados much mis de
la mitad de nuestros hermanos en Am6rica Latina!

NI EL SILENCIO NI LA MENTIRA
No aceptamos ningin silencio cobarde en la sa-
grada obigaci6n de devolver al pueblo lo que Dios
hizo para todos los hombres y no para esos pocos
que Ilegaron primero. iQue nadie espere que los
deffi6crata-cristianos aceptemos la political de men-
tir y engafiar a los pobres predicindoles una pre-
tendida resignaci6n que facility su despojo! ZRe-
signaci6n a que? A que en el continent mis
rico y,mis vacio de la tierra, por la inepcia y el
egoismo de una delgada capa de grupos dirigen-
tes que se auto-generan a si mismos, haya 130 mi-
llones de hambrientos y mis de setenta millones
de analfabetos y la mis baja tasa de desarrollo
econ6mico del mundo? ZEn d6nde esti escrito que
es 6sta la voluntad de Dios? iNo! No es la resig-
naci6n lo que hemos salido a predicar en las ciu-
dades y en los campos, en las minas y en las
fibricas, en las aldeas y villorrios de nuestra Am&-
rica: inuestra Cruzada es para devolver a los po-
bres la conciencia de su dignidad personal, la con-
ciencia de su responsabilidad y de sus poderes ciu-
dadanos, la conciencia de sus derechos y de sus
deberes y para iluminao sus pobres vidas con la
duice luz de la esperanza! (Grandes aplausos).

EL FALSO DILEMA
Somos contrarios al Comunismo. Somos soste-
nedores del hombre como valoi supremo del Es-






tado; y de la libertad political como la inica for-
ma que aceptamos de organizaci6n de la sociedad.
Rechazamos toda forma de conciliaci6n doctrina-
ria entire el Comunismo y la Democracia Cristia-
na. iPero no somos tampoco la Liga de los Anti-
comunistas del mundo! Yo declare esta noche a
este respect, que si el Manifiesto Comunista no
hubiese sido escrito jamis, nosotros, los que aqui
estamos, tendriamos los mismos deberes impera-
tivos de conciencia y de patriotism para hacer
lo que estamos haciendo por los mismos motives
que lo hacemos. No es el odio al Comunismo la
raz6n de nuestro nacimiento ni la justificaci6n de
nuestra presencia eri la Historia. Rechazamos ca-
teg6ricamente que el dilema de nuestro tiempo sea:
"0 Capitalismo o Comunismo". Y aunque estamos
dispuestos a cumplir todos los compromises vigen-
tes de asistencia reciproca, en el continent ameri-
cano y en el mundo, en las circunstancias actua-
les del antagonismo con el mundo sovi6tico, no
somos partidarios de la division del mundo por
la "guerra fria" y no creemos que el destiny de
la Democracia Cristiana se halle agotado tampoeo-
en el dilema, "0 Washington o Mosci". Yo pido
para nosotros la construcci6n de ese mundo que
todavia se debate en las sombras; de ese mundo
que todavia no toma forma coherente pero cuyo
oscuro y vital latido sentimos ya junto a nosotros,
arcilla maleable sobre la cuil Dios quiere soplar
por nuestra boca el nuevo espiritu. Y el nuevo
espiritu seri, amigos mios, no el espiritu del Ca-
pitalismo ni del Comunismo: iseri el espiritu de
la Democracia Cristiana! (Grandes aplausos).






Porque si los cristianos cumplimos en todas
parties con nuestro deber, no estaria lejano sino
pr6ximo el dia en que en el mundo entero habria
de prevalecer la verdad sobre el error; la justicia
sobre la injusticia; la libertad sobre la tirania; y
.el amor sobre el odio! (Aplausos).

EL DEBER DE HABLAR LA VERDAD

Quiero hablar ahora de otros aspects que me
parecen importantes. EstA escrito en el Evangelio
que "s61o la Verdad nos hari libres"; pero tam-
biWn escrito -o mejor, descrito- en San Juan,
el modo oscuro y furtivo con que el hombre re-
huye la verdad, cuando Pilatos pregunt6 a Cristo
"gQuB es la verdad?" y luego, antes de recibir la
respuesta, "se levant6 y se fue'; segiin describe el
Ap6stol.
Esquivar la verdad cuando no es placentera, es
una vieja debilidad del hombre, aun al precio de
aniquilar sus tareas mis nobles. Es lo que vibra
sombriamente en los versos del condenado de la
Carcel de Reading:
"Pues cada hombre mata aquello que mis ama.
"El cobarde lo hace con un beso.
"El bravo, con la espada.
A nombre del Partido Dem6c'rata-Cristiano de
Chile, y solamente a nombre suyo, sin comprome-
ter a nadie mis, yo quisiera esta noche abordar
tamblen algunos otros aspects que nos parecen
fundamentals, sin rehuir la verdad.







&SOMOS ACASO IGUALES?


4Qui6nes somos y que nos une? La universali-
dad es la exigencia misma del Cristianismo. Y no
me refiero a la universalidad extensi6n-geogrifica
sino a la universalidad sintesis-conceptual. Univer-
salidad viene de Universo. Uni-verso. Uno y va-
rio. No es un simple juego de palabras. Es uno
de los dones mis preciosos del ser del cristiano.
La capacidad de la unidad en la diversidad, o si
se quiere, de la diversidad en la unidad es uno de
los- mis claros distintivos con el Comunismo, ine-
vitablemente monocorde y monolitico.
Los dem6crata-cristianos del mundo no debe-
riamos olvidar jamis que nuestras tareas estarin
penetradas siempre de este double signo conductor:
la unidad y la diversidad. Unidad en la doctrine,
en la filosofia de los valores morales, en la imagen
del hombre y la sociedad que anhelamos construir.
Diversidad en los m6todos y en los procedimientos,
porque son diversas las realidades hist6ricas que
enfrentamos los cuatro grandes grupos regionales
discernibles ahora mismo erfla Democracia Cris-
tiana Mundial. No son iguales los deberes que la
conciencia cristiana y el patriotism imponen a los
dem6crata-cristianos del Occidente europeo, en
donde existen regimenes sociales de largo desarro-
11o que garantizan relativamente a todos, la igual-
dad ante la ley, la dignidad de la vida, la libertad
political y una participaci6n razonable en los bene-
ficios del orden social; que los deberes que en-
frentan nuestros queridos y sufrientes amigos de la






Europa Central y Oriental para quienes la finica
realidad es el destierro, mientras sus Patrias viven
sumidas bajo el control comunista y totalitario.

LO QUE NO PODEMOS DEFENDER

Son otros los deberes y las-posibilidades concre-
tas de los dem6crata-cristianos de America Latina
que no podemos existir para defender el "desorden
establecido", sino para luchar para la instauraci6n
de un regimen de instituciones y de vida en que
efectivamente sea possible para la gran mayoria
participar del "orden". Y otros esos deberes y
posibilidades para nuestros hermanos del Africa,
del Asia, n6cleos minimos sumergidos en el vasto
oc6ano de la Humanidad Afro-Asiatica no cristia-
na y para la cual, en gran media, el vocablo "cris-
tiano" va asociado a la imagen del hombre blanco,
dominador y explotador.

HAY QUE SABER DISTINGUIR

ZQui6n puede dejar de ver que nuestra unidad
en los principios reclrma simultineamente la diver-
sidad en los m6todos y en los procedimientos? A
pesar de todo, hay gentes para quienes estas ver-
dades elementales resultan incomprensibles. Para
citar un ejemplo: aunque parezca incredible, hay
necios que acusan al Partido Dem6crata-Cristiano
de Chile de no ser dep6crata-cristiano porque no
somos partidarios de aplicar en Chile la political
econ6mica que Erhard ha aplicado en Alemania.
Que los alemanes son 60 millones y los chilenos






siete; que los alemanes son un pueblo con una
inmensa plant industrial y los chilenos apenas si
empezamos process primaries; que los alemanes
tienen una capitalizaci6n de diez siglos y los chi-
lenos s6lo de uno; que los alemanes viven en el
centro de Europa y abastecen al mundo entero de
products industriales y los chilenos s6lo dispone-
mos de un mercado exterior precario y sostenido
en una o dos materials primas... Nada, nada de
esto significa-nada para los mentecatos que conti-
nuarin diciendo que en Chile somos malos dem6-
crata-cristianos porque no aplicamos la political del
Partido Dem6crata-Cristiano de Alemania (Aplau-
SOS'.
UNIDAD Y DIVERSIDAD

No import nada la opinion de estos necios
que nos atacan aqui. jPero importaria much que
tal opinion tuviese el menor asidero en la mente
de los dem6crata-cristianos de Alemania!
En esta hora turbulent del mundo, nuestro
unico destino esti en preservar simultineamente
nuestra unidad y nuestra diversidad para cumplir
en cada parte con 6xito la misi6n coming, en las
circunstancias "concretas en que cada cul6 debe
cumplirla.

NOS UNEN EL PASADO Y EL PORVENIR

No es dificil. Nos une no solamente el patri.
monio ideol6gico cristiano. Nos une tambien el
pasado. Era un viento europeo el que empujaba
las velas de los barcos de Col6n. Y Europa nos






dej6 aqui la Cruz, el idioma y la ley. Nos une
la doctrine y nos une el pasado. Pero mis aun
que el pasado, nos une el porvenir; las tareas co-
munes que tenemos que acometer ahora; la gran
empresa -recien comenzada de construir el mundo
a nuestra imagen y semejanza.
Conscientes de nuestra unidad y de nuestra di-
versidad simultineas y enriquecedoras de la expe-
riencia cristiana, vivamos de esa unidad funda-
mental; aceptemos lealmente sin reserves y sin va-
cilaciones la diversidad de m&todos y de procedi-
mientos; y compartamos, en un profundo y conti-
nuo espiritu de solidaridad y de confianza, la ba-
talla de todos en todas parties del mundo.

LAS TRES GRANDES TAREAS

Por lo que toca especificamente a la America
Latina, para los dem6crata-cristianos de Chile son
tres las grandes tareas hist6ricas que justifican a la
Democracia Cristiana en este Continente:
-La primera: dar forma a un imperative his-
t6rico-moral: recuperar la confianza de los pobres
en una direcci6n political de inspiraci6n cristiana.
-La segunda: una tarea national: la de sus-
tituir el "desorden capitalist y traditional" para
reemplazarlo por un nuevo sistema de institucio-
nes y por un nuevo regimen econ6mico-social que
haga a las grandes mayorias nacionales, partici-
pantes y no victims del "orden social", como ocu-
rre hoy dia en todos nuestros paises, sin una sola
excepci6n.






-La tercera: una tarea international supreme:
Hacer realidad la integraci6n econ6mica, social y
eventualmente political de la America Latina. Dar
un nuevo fundamento y un nuevo sentido al Sis-
tema Interamericano. Influir en el destino de la
Humanidad con presencia propia y gravitaci6n
adecuada.
Permitidme elaborar brevemente estas tres ma-
terias densas, cada una de las cuales admitiria
desarrollos muchos mis acabados que los que son
posibles en esta reunion.

LA RECONCILIATION CON LOS POBRES

iRecuperar la confianza de los pobres para una
direcci6n political de inspiraci6n cristiana...! He
comenzado con esto, porque tambi6n esta escrito:
"Buscad el Reino de Dios y su justicia y todo lo
demas os serA dado por afiadidura". Sefiores de-
legados: en America Latina vive hoy la tercera
parte de los cat6licos del mundo; y antes de que
termine este siglo vivira aqui la mitad de los ca-
t6licos del mundo. Pero tales estadisticas refle-
jan poco sobre la realidad moral. En muchos de
estos paises, "la apostasia de las masas", la apos-
tasia prActica y de hecho, aunque no conceptual,
constitute una abrumadora realidad. Los cristia-
nos hemos perdido la confianza de los pobres. Y
en donde no esta todavia perdida, lo estara luego
si prevalecen las mismas deplorables y condenables
condiciones que duran hasta hoy. (Aplausos).
Pues bien, yo quiero decir aqui una dura ver-






dad: Hemos perdido la confianza de los pobres
porque no la mereciamos! Porque por demasiado
tiempo los que han tenido en sus manos la cul-
tura, el poder y la riqueza, han usado y abusado
de un cristianismo de palabras, han dado al pue-
blo las migajas de las mesa de los satisfechos
cuando no le han dado palos o sablazos, pero no
le hqp dado ni un pedazo de tierra propia, ni el
alfabeto para sus hijos, ni la casa para fundar
una familiar con decoro y dignidad. (Aplausos).

VERDAD, JUSTICIA. LIBERTAD

iHemos perdido la confianza de los pobres,
porque no la mereciamos! Estamos dispuestos a
recuperarla de la inica manera possible: con la
verdad que los incorpore plenamente a la respon-
sabilidad en el destiny de la Patria coming; con
la justicia de obras y no s6lo de palabras y limos-
nas; con la difusi6n de la cultural y un regimen
de libertad political que ponga los poderes de la
Democracia al servicio del pueblo, seg6n la in-
mortal definici6n del Lefiador insigne: "el gobier-
no del pueblo, por el pueblo y para el pueblo".

"COMO UNA TELA DE ARATA"

En cuanto a lo que he llamado "la tarea na-
cional: crear un orden que sustituya al "desorden
existente", quisiera decir algunas crudas palabras
que me serin permitidas por mis hermanos de Am6-
rica, con el fin de hacer claros algunos hechos
fundamentals ante nuestros hermanos de Europa.







En Europa Occidental tiene sentido "defender el
orden existente". Aqui, con muy pocas excepcio-
nes, no hay un orden realmente national que de-
fender, porque lo que hay son estucturas organi-
zadas por minorias al servicio de los intereses de
esas mismas minorias. No es asi en todos los
paises latinoamericanos, pero asi es desgraciada-
mente en la mayor parte. Alli en Europa Occi-
dental, la igualdad ante la ley, no es una ficci6n
ret6rica-sino una realidad. Aqui, la ley es tipica-
mente lo que alguna vez se dijo: "tela de arafia
que atrapa a los insects pequefios, pero de la cual
se burlan los mayores". En Europa Occidental, la
libertad political es un hecho y la participaci6n
del pueblo en la generaci6n del Poder democrati-
co y en su fiscalizaci6n, es otro hecho. Aqui -con
la excepci6n de, a lo mis, media docena de los
veinte paises- la forma habitual de vida en los
ciento cincuenta afios de vida independiente, han
sido las dictaduras, los golpes de estado, las tira-
nias consolidadas de un modo abominable.

CULTURAL Y CLASSES SOCIALES

En Europa Occidental, con la inevitable rela-
tividad de todas las cosas; la cultural no esti reser-
vada solamente a las classes sociales, sino que abier-
ta razonablemente a todos. Aqui en Amnrica hay
mis de 70 millones de analfabetos mayores de
diez afios. O sea mucho'mis de la mitad de la
poblaci6n total no esti incorporada al umbral
mismo de la civilizaci6n: Ino sabe leer ni escribir!







Decenas de millones de nifios no iran jams a una
escuela, porque no hay escuelas ni maestros... ni
interns porque los haya. Del niumero de nifios que
Ilegarr a la escuela primaria, las cuatro quintas par-
tes no terminarin jams ni siquiera este ciclo ba-
sico de su educaci6n. Y si preguntiis en las Uni-
versidades que porcentaje de. los muchachos que
alli se educan, son hijos de padres obreros, descu-
brir6is lo que hemos descubierto en Chile: imenos
del 3% en la Universidad del Estado; menos del
medio por ciento en la Universidad Cat6lica!

LOS DE AQUI Y LOS DE ALLA

En Europa Occidental, por factors hist6ricos
que no vale la pena remover y por otras causes
de mas noble entidad que pertenecen legitimamen-
te a los europeos, el nivel colectivo de riqueza es
suficiente y'con frecuencia alto y hasta muy alto;
y la distribuci6n de esa riqueza es relativamente
just y adecuada. En America Latina, 5 de nues-
tros paises tienen que vivir con menos de cien d6-
lares por persona al afio; y ocho, con menos de
doscientos d6lares por afio. Y el promedio general
de toda la America Latina, con menos de 300 d6-
lares por afio. Es decir, deben vivir con la terce-
ra parte de los que vive un europeo. Pero ni aun
esto refleja la amarga realidad de nuestros pue-
blos. Porque la distribuci6n de la riqueza es tan
injusta y es tan odiosa, que aun en un pais como
Chile, que no es el mas pobre de la Am6rica La-
tina sino el cuarto en los niveles de ingreso; que






no es aqu6l en que el pueblo esti politicamente
mis indefenso en America Latina, puesto que en
los filtimos 130 afios de vida independiente ha su-
frido solamente cuatro afios de dictadura; y que
no es el pais en que la riqueza estA distribuida
mis injustamente en America Latina; aun en Chi-
le, digo, las estadisticas oficiales sefialan que mien-
tras el 4% de los chilenos dispone de dos millo-
nes de pesos (1) por persona al afio, el 64% de
los chilenos deben vivir a medio morir con menos
de cien mil (2) por persona al afio.

UNA GROSERA FALSIFICACION

ZPor qu6 habiamos de indentificar a la civili-
zaci6n cristiana o a la libertad o a la Democracia-
Cristiana con esta grosera falsificaci6n que sufren
la mayor parte de nuestras naciones? (Aplausos).
Privadas de libertad political en forma casi per-
manente; sumidas en la ignorancia en forma deli-
berada; atropellados habitualmente los derechos
humans y la dignidad esencial de las grandes
mayorias nacionales; sin pan, sin casa, sin alfabe-
to... qu6 hay que nos obligue a ser los "defen-
sores" de semejantes fracasos?
Por eso, debe ser entendido de una vez y para
siempre, que asi como los dem6crata-cristianos de
Europa Occidental harian mal en destruir el orden
social bajo el cual viven y hacen bien al defen-
derlo y perfeccionarlo; asi tambi6n los dem6crata-
cristianos de America Latina, hariamos mal en de-
fender el "desorden moral y social" bajo el cual
31






vivimos y hacemos bien en luchar por sustituirlo
y por reemplazarlo. (Grandes aplausos).
Finalmente deseo ocuparme de lo que he lla-
mado "la supreme tarea international".
EL DESTINO DE UNIDAD
Hace cuatro afios, en Sao Paulo, pienso que
la Democracia Cristiana Latinoamericana encon-
tr6 un lema adecuado: "Hacerse o quebrarse en la
lucha por la integraci6n econ6mica, social y poli-
tica de la America Latina". No es un problema
sobre el cual haya libertad de opci6n para nadie
en el Continente. No hay ninguna posibilidad de
destinos nacionales aislados. Ya el mundo ha en-
trado de lleno en-la era de los Pueblos-Continen-
tes, de las grandes areas integradas cubriendo in-
mensas poblaciones, vastos espacios geogrificos y
grandes recursos econ6micos y financieros. En esta
era de la Historia no hay sitio para los divididos,
los fragmentados y los debiles. Si las pequefias
naciones de Am6rica Latina continian aisladas, no
tendrin presencia, ni voz ni destiny en el mundo"
que ahora mismo esti naciendo. Por eso, la ma-
yor justificaci6n hist6rica de la Democracia Cris-
tiana del mundo, es la unidad europea, obra en
march de hombres nuestros. Y la unidad latino-
americana --coino la pide Caldera en su fltimo
libro que acaba de publicar- debe ser la supre-
ma justificaci6n hist6rica de la Democracia Cris-
tiana en esta part del mundo.

(1) 2,000 d61ares, aproximadamente.
(2) 100 d6lares, aproximadamente.

32






ESTADOS UNIDOS Y NOSOTROS


Pero, con la misma crudeza con que hemos ha-
blado de nuestras realidades internal y de nuestras
posibilidades de integraci6n, quiero presentar aho-
ra el juicio del Partido Dem6crata-Cristiano de
Chile sobre otro aspect fundamental de nuestra
"tarea international": las relaciones con Estados
Unidos y los problems pertinentes al Sistema In-
teramericano.
Somos partidarios del acuerdo con los Estados
Unidos. Somos partidarios de un regimen de con-
vivencia continental. No somos partidarios de nin-
gin tipo de entreguismo. No creemos que el ac-
tual desarrollo del Sistema Interamericano sea jus-
to ni preserve los intereses legitimos de la AmBri-
ca Latina. Cuando el Presidente Kennedy anunci6
la "Alianza para el Progreso", sostuvimos que ha-
bia que "cogerla con las dos manos". Pero diji-
mos lo mismo que esta noche yo repito: la politi-
ca de Kennedy y la Alianza para el Progreso ten-
drin que ser juzgadas no por las intenciones sino
por los resultados.

"CARGA DE ELEFANTE
Y PORCION DE RATON"

Las opinions que acabo de dar, inevitablemen-
te esquematicas, admitirian desarrollos calificados,
pero no tenemos tiempo. Para fijar con claridad
el juicio que nos merecen los hechos, permitidme
que os recuerde la declaraci6n que publican los
peri6dicos de ayer, y que fue formulada por el se-






















AL R'NALIZAR su diSCUISO, ed
oador ipcibe las felicificiones
d(,IPre-sdei)lcde.laCoif,,r-ficia,
Pduardo Frei, del lider venczo-
I;ino Rafael Cilder a y cpl i epre-
senfinte del social ctisticjnisrno
inc6s, Renea. Colin.







fior Stevenson en el Senado norteamericano al re-
greso de la gira reciente que efectu6 por America
Latina por expreso encargo del Presidente Kenne-
dy. Segin los cablegramas, dijo Stevenson a los
senadores refiri6ndose a la forma como march el
sistema continental: "Por lo que toca a las obli-
gaciones -expres6- los latinoamericanos sopor-
tan la pesada carga del elefante. Por lo que toca
a los beneficios, a los latinoamericanos les ha co-
rrespondido la pequefia porci6n del rat6n". En
algunos otros lugares de nuestra Am6rica, en el
Congress de mi patria y en articulos y folletos
hemos expresado cuales son los objetivos funda-
mentales gue darian justificaci6n moral y vigen-
cia hist6rica al Sistema Interamericano. Digamos
solamente que este fracaso tremendo era el que
denunciaron los universitarios chilenos dem6crata-
cristianos al Presidente Eisenhower cuando le de-
mostraban en su carta que la solidaridad de des-
tino, hoy vigente y obligatoria, entire Estados Uni-
dos y America Latina, era en la practice la soli-
daridad de los d6biles con el fuerte; de los pobres
con el rico; sin que nadie pudiese precisar cuiles
eran ni en qu6 consistian las obligaciones recipro-
cas que contraia la naci6n rica y fuerte -los Es-
tados Unidos- con las naciones d6biles y pobres
que compartian su destino en esta peligrosa co-
yuntura hist6rica. iNo puede ir lejos un sistema
de organizaci6n international en que los que so-
portan "la pesada carga del elefante" cuando se
trata de asumir obligaciones; reciben solamente






"la minima porci6n del rat6n", cuando se trata de
distribuir los beneficios! (Grandes aplausos).

LA TRADITION CRISTIANA

Hemos hablado de la America Latina y del Con-
tinente como un todo. Es tarde, demasiado tar-
de ya, sefiores Delegados, para abusar de vuestra
paciencia y examiner c6mo miramos los dem6crata-
cristianos de Chile, la fascinante "tournante" his-
t6rica de la hora en que vive la Humanidad y en
que tenemos nosotros que cumplir tambien una
misi6n universal. Otros lo harAn seguramente en
alguna pr6xima oportunidad.
Sefiores Delegados: Por muchos siglos los cris-
tianos hemos hecho de las Catedrales el simbolo
supremo de nuestra fe y la huella de nuestra per-
manencia tras nuestro breve paso por el mundo.
Obra, no de un hombre, ni tan siquiera de
una generaci6n de hombres, el temple iba alzin-
dose pulgada a pulgada, afio tras afio, siglo tras
siglo, hasta quedar inm6vil la plegaria de piedra,
suspendida entire la tierra y el cielo, signo mudo
de la presencia de hombres innumerables y testi-
monio de su esperanza.
Asi ha sido por casi dos mil afios.

LAS NUEVAS CATEDRALES DE HOY

Asi fue por casi d6g mil aiios. Hasta que hom-
bres que son dem6crata-cristianos deseubrieron en
esta generaci6n, en nuestros dias mismos, un nuevo






material y una nueva arquitectura para rendir con
obras el homenaje que el cristiano debe a Dios.
Fue primero una palabra. Una palabra nueva
que estremeci6 el aire inm6vil. de dos mil afios.
Una palabra mis bien desconcertante y envuelta
de un vago sentido migico: Benelux. Fue mis tar-
de, hace apenas 7 afios, la Comunidad Europa del
Acero y del Carb6n, los duros signos del poder
politico y de la antigua voluntad hegem6nica de
las naciones. Fue hace dos afios, la Cominidad
Econ6mica Europea, el Mercado Comin, superan-
do asi barreras acumuladas a lo largo de mil afios
de antagonismos, rivalidades y guerras. iY ya se
alza en el horizonte la fascinante perspective de la
Europa Politica...!
Yo no se si algo mis hondo y mis hermoso y
mis puro a los ojos de Dios, ha sido creado en
muchos siglos por el espiritu human, que la Co-
munidad del Acero y del Carb6n, que la unidad
econ6mica de Europa, que el destiny comfn euro-
peo, despu6s de tanta division y tantos odios.
iEstas son las nuevas Catedrales que Dios exi-
ge a la raz6n y al coraz6n del hombre contem-
porineo! (Aplausos).

NUESTRA SUPREME JUSTIFICACION

Fina arquitectura de la inteligencia humana.
Fruto maduro de ese "tesoro de ligrimas" del lar-
go sufrimiento europeo de que habla Maritain.
Simbolo vivo de la paz con el espiritu y con los
m6todos de la paz. Antitesis de las hegemonias






nacionales y del espectro de la guerra. Formas
nuevas del mundo nuevo que en este siglo debera
nacer. iTodo esto represent la obra ya cumplida
por los dem6crata-cristianos en esta hora del mun-
do! iLas nuevas Catedrales que Dios exige a la ra-
z6n y al coraz6n del hombre contemporaneo, ya
se alzan metro a metro bajo el cielo de Europa y
se alzarin maiiana -suprema justificaci6n de los
dem6crata-cristianos- tambi6n en nuestra Ame-
rica!




BRASIL






AFIRMAMOS LA UNION SOCIALCRITIANA
EN LA REDENCION DE AMERICA MORENA
POR: ANDRE FRANCO MONTORO




No s6lo en nombre de mi querido Brasil sino
de todos los paises de Am6rica Latina, traigo hasta
ustedes la palabra de saludo, y la palabra de re-
conocimiento a los hospitalarios hermanos de Chi-
le, que nos reciben con los brazos abiertos. Si Chi-
le, amigos, fue en el pasado y es en el present, un
ejemplo de vida democritica, Chile es tambi6n para
nosotros la gran esperanza de la Democracia Cris-
tiana de America... (Aplausos)... y desde este
gran pais, en esta Conferencia Mundial, ha de salir
la fuerza propulsora, dinimica y revolucionaria de
la Democracia Cristiana... (Aplausos)... fuerza
que no quiere ser conservadora ni retardataria en
esta hora crucial que vive el mundo (Grandes aplau-
sos).
CONSOLIDACION DE LA UNIDAD

Dos principios, dos fundamentals conclusions
espero que emerjan de este Congreso, pues el mun-
do esti esperando que nosotros orientemos a la hu-
manidad sufriente.
Lo primero, es la consolidaci6n de la uni6n
entire los movimientos y partidos dem6crata-cris-
tianos de todos los puntos del orbe; la consolida-
41






ci6n de esta gran cruzada que ha de variar el cur-
so de la historic, y que represent una soluci6n
equidistante del comunismo y del liberalism ca-
pitalista.
EL GRAN PROBLEMA DE HOY

Pero hay otro asunto tan grave e important
como el anterior. El gran problema de nuestros
dias, el problema palpitante que afecta a las cua-
tro quintas parties de la Humanidad es el de los
pueblos subdesarrollados, que necesita radical y
perentoria soluci6n. Hoy por hoy, es possible con-
templar c6mo se acentfia y agudiza la diferencia-
ci6n entire los poderosos y los d6biles, entire unas
pocas naciones altamente desarrolladas e industria-
lizadas, con altos niveles de vida, y otros paises
poco evolucionados, llenos de pobreza, y sujetos a
la servidumbre de la ignorancia y la miseria.
(Aplausos). En relaci6n a problema tan serio, el
Sumo Pontifice Juan XXIII, en su Enciclica "Ma-
ter et Magistra" ha dicho que es quizi el mis gra-
ve del mundo modern, pues el subdesarrollo afec-
ta a mis de dos mil millones de hombres. Las so-
luciones que en forma de auxilios se trata de apli-
car a tan magna cuesti6n, atienden generalmente a
los efectos y no a sus causes.

LA RAIZ DE LA QUESTION

Si queremos buscar la raiz del problema, creo
que la vamos a encontrar en esto: las naciones sub-
desarrolladas viven de la exportaci6n de algunos






products primaries, que al venderlos en el merca-
do international sufren decaimiento progresivo en
los precious. Las estadisticas oficiales revelan que
esas materias primas tienen precious cada dia mis
bajos, sufriendo oscilaciones tan frecuentes y vio-
lentas que provocan transtornos ruinosos en la eco-
nomia de los paises subdesarrollados, y crisis hon-
das no s61o en ese campo sino tambien en el social
y politico.
CAFE Y AUTOMOBILES

Quiero ilustrar esta idea con un ejemplo. En el
Brasil, hace 30 afios, con la producci6n de 70 sa-
cos de cafe se podia comprar un autom6vil impor-
tado. Hoy dia son necesarios 300 sacos para adqui-
rir ese mismo autom6vil. Es decir, que trabajamos
mis para producer mis, pero cada vez recibimos
menos por nuestros products primaries. En cam-
bio, los paises que nos venden manufactures y ma-
quinarias produce mis pero reciben mis por sus
exportaciones.
Entonces, mis amigos, hay que clamar, de modo
que el mundo nos escuche esta verdad: los paises
subdesarrollados no deben pedir limosnas o cari-
dad, sino justicia para que se les pague lo que co-
rresponde (Grandes aplausos).

JUSTICIA SOCIAL INTERNATIONAL

Si miramos hacia atras podemos distinguir el
resplandor de la Enciclica "Rerum Novarum", que
ilumin6 los caminos de la Humanidad hacia metas






de justicia social en el orden interno o national,
comprobando que dentro de las naciones habian
hombres que apenas tenian lo suficiente para sub-
sistir en forma infrahumana, y recordando a los
cristianos que 6sta era una situaci6n que no podia
perdurar, siendo indispensable corregir los abusos
y excess por una organizaci6n de la sociedad mis
humana, mis just, mis fraterna. En la actualidad,
es precise proyectar el Mensaje de la "Rerum No-
varum" hacia el ambito international, procurando
que cese la explotaci6n de unos paises por otros,
creando una especie de derecho social internacio-
nal, que no busque formulas paternalistas y si mis
bien normas de estricta justicia (Aplausos).

EXIGIR MEJOR TRATO ECONOMIC

En cualquier caso, amigos, los pueblos de Ame-
rica Latina, de Africa y de Asia, tienen el derecho
y la obligaci6n de aunar sus esfuerzos para exigir
trato just e igual, no ya s6lo en el piano politico
sino bisicamente en el econ6mico.
SEsta es una de las grandes tareas que la Con-
ferencia Mundial se ha propuesto! Tengo la segu-
ridad de que aqui se estudiarin los m6todos y foc
mas para concretar la unificaci6n de los pueblos
subdesarrollados. Unidos podemos resolver nues-
tros problems de intercambio, que son el origen
de la miseria y la inestabilidad social y political,
unidos podemos exigir mejores precious por los pro-
ductos que exportamos, cafi, petr6leo, algod6n, mi-
nerales, etc.






CONSPIRACION DE LOS INTERESES

En la iltima Conferencia Mundial Interparla-
mentaria, se aprob6 por unanimidad una resolu-
ci6n en el sentido de realizar una reuni6n interna-
cional para estudiar y poner en march medidas
practices orientadas al objetivo del que me estov
ocupando. Sin embargo, no se ha progresado nada
porque hay intereses muy fuertes, que tienen que
retardar, obstruir, dilatar, cualquier intent de me-
noscabo para ellos y de justicia para los pueblos
subdesarrollados (Aplausos) ... Seamos, pues, no-
sotros -los dem6crata-cristianos-, quienes exija-
mos los m6todos recomendados en la referida Con-
ferencia Interparlamentaria; seamos nosotros quie-
nes reclamemos la constituci6n de un Fondo de Es-
tabilizaci6n Mundial, los que pidamos que el co-
mercio entire los paises industrializados y las na-
ciones productoras de materials primas se realice
dentro de t6rminos de equidad. Si abordamos los
problems con valor y coraje, con espiritu abierto
e inteligencia, Ilegaremos a la conclusion que es
beneficioso para todos los hombres libres, el que
no existan grandes masas de poblaci6n en situa-
ci6n de complete desamparo y de atraso cultural
y econ6mico,

EL POBRE PAPEL DE EXPORTADORES

Pero no basta que mejore el intercambio; es pre-,,
ciso ademis que superemos el pobre papel de expor-
tadores de products primaries. Es precise lograr,










DERECHA:Fran-
coMontoro, Pre-
sidente de la De-
legacl6n del Bra-
sil y otros jefes
de delegaci6n.
ABAJO: Una
sesl6n de Co-
misiones.







como primer paso, la minima industrializaci6n, es
decir, siquiera la refinaci6n y transformaci6n de
dichos products; y luego buscar lo mis rapida-
mente que sea possible la implantaci6n de la indus-
tria pesada, la gran industrial. Pues corremos el
riesgo de agotar nuestras reserves en un future no
muy lejano, situaci6n que seria verdaderamente tri-
gica. Es menester que se haga un studio previo
sobre las reserves de minerales y petr6leo, para
que se evite la exportaci6n de las materials que ame-
nazan extinguirse. En Brasil, por ejemplo, tenemos
el Estado de Bello Horizonte, que produce hierro y
manganeso. En el future puede establecerse alli
una pr6spera industrial siderurgica, si es que antes
no se ha agotado el manganeso que ahora se extrae
sin media ni limited para venderlo, muchas veces
a precious bajisimos, seg6n las fluctuaciones del mer-
cado mundial. Se calcula que en Bello Horizonte
se podra seguir extrayendo manganeso -tal como
se hace ahora- s61o por sesenta afios mis. Y
cuando ese Estado quiera implantar una industrial
siderfrgica propia, a qui6n acudira para conseguir
el manganeso? Hay otros paises subdesarrollados
que estin exportando en grandes cantidades mate-
riales- radiactivos, que son la clave del desarrollo
econ6mico e industrial del future. Esto no puede
ser. El lider y Primer Ministro de la India, Nehru,
ha dicho que su pais "no exportara su porvenir".
Digamos nosotros: nuestros pueblos no deben tam-
poco exporter su porvenir. (Grandes aplausos).







DANDO CARA A NUESTRO DESTINO

He aqui una misi6n, una vocaci6n, un destiny
de la Democracia Cristiana mundial. En Europa
los dem6crata-cristianos luchan por implantar y
perfeccionar el Mercado Comfin Europeo, que tan
magnificos resultados esti dando a los pueblos que
lo integran. En America Latina, los democristianos
estamos batallando por la unidad econ6mica, so-
cial y political de las naciones de este joven Con-
tinente. En la esfera mundial, nos espera la tarea
vasta, el empeiio gigantesco, de acercar a los pue-
blos altamente desarrollados con aquellos que lo
son muy poco y que sufren hambre y dolor, para
que, juntos, dentro de relaciones de justicia v her-
mandad, alejados de las formulas liberals o co-
munistas. puedan lograr que se implante un orden
nmejor, con libertad y bienestar econ6mico para to-
dos (Aplausos).

CON LOS POBRES DEL MUNDO

Los dem6crata-cristianos vamos a identificarnos
con la esperanza de los pueblos desamparados del
mundo, vamos a unir nuestra voz a su voz. Que
6sta sea nuestra bandera de lucha sobre todo el
haz del planet, que 6ste sea nuestro mis honroso
motive de orgullo: estar con los pobres del mundol
(Grandes y prolongados aplausos).




PERU



c0 HNE J 0






HECIO 0ONJ H"'-,-
Sl .~ e orcaC isin e eu

se -iie a ls c lg c ce f,







UNA BANDERA REVOLUCIONARIA PARA
TODOS LOS POBRES DE AMERICA
POR: HECTOR CORNEJO CHAVEZ





todos vosotros, nuevos y sin embargo ya en-
trafiables amigos de Santiago; a los simpatizantes
y correligionarios de la Democracia Cristiana, que
en nfimero y con fervor realmente abrumadores
colman todos los rincones de este impresionante an-
fiteatro; y tambi6n a aquellos de vosotros que des-
de concepciones distintas o desde trincheras aun
opuestas a la nuestra hab6is venido aqui como si
quisi6rais demostrar con vuestra presencia que en
esta patria chilena la democracia no es una decla-
raci6n lirica muerta en la letra de la Constituci6n,
sino una realidad operate en la vida diaria de
este pueblo; a todos vosotros voy a dirigirme.
(Aplausos).

HOMENAJE A EDUARDO FREI

La circunstancia de haberse realizado esta III
Conferencia Mundial de la Democracia Cristiana en
un pais de la Am6rica Latina no es, por cierto,
obra de la casualidad. Desde treinta paises distin-
tos, por treinta caminos diferentes, dem6cratas cris-
tianos de la Europa Occidental y Central, de la Am&-
rica mestiza y del Africa negra hemos venido aqui
a encontrarnos (aplausos); nos hemos todos dado






cita, digo, en esta para muchos lejana latitud, an-
tes que nada para rendir tribute de nuestra admi-
raci6n a quienes, a lo largo de tres d&cadas, han
sabido cumplir en esta parte del mundo una me-
ritisima labor en el orden del pensamiento y de la
acci6n political social cristianos. A todos los hom-
bres y mujeres que han contribuido a elaborar aqui
este pensamiento, a los miles de campesinos y de
artesanos, de obreros y de empleados, de empre-
sarios y de profesionales liberals que han cum-
plido y siguen cumpliendo aqui esa acci6n political
democristiana; a todos ellos quiero yo rendirles es-
ta mariana mi homenaje; y quiero hacerlo en la
persona de ese hombre extraordinario, que ha sa-
bido elevarse a los niveles de la superioridad men-
tal y moral sin perder un Apice de su sencillez y de
su llaneza; de ese hombre que sabe adentrarse en
los vericuetos arduos de la filosofia political, sin
perder, sin embargo, el calor human y vital de
su contact con las gentes humildes de su pueblo;
de ese hombre, en fin, todos los sabemos, que se
llama Eduardo Frei Montalva. (Grandes y prolon-
gados aplausos).

LA BATALLA DEFINITORIA

Pero no hemos venido solamente por eso, ami-
gos mios de Santiago. Se ha realizado aqui este
certamen porque en el mundo entero, y por lo tan-
to y con mayor raz6n tratandose de correligiona-
rios nuestros de otros continents, es cada vez mis
firm la convicci6n de que en estos paises nuestros

52






se esta ya librando una batalla cuyos resultados
habrin de ser definitorios para el destino de mu-
chas generaciones venideras; la honda convicci6n
de que el destino del mundo puede jugarse en Ber-
lin, en Laos o en el Viet Nam, pero tambi6n pue-
de jugarse en Santiago, en Caracas o en La Ha-
bana (Grandes aplausos, vivas a Cornejo); la con-
vicci6n profunda, digo, de que en esta batalla sin
tregua y sin cuartel que ya ha comenzado, tiene la
Democracia Cristiana un mensaje que decir, una
verdad dura que gritar, una acci6n political con-
creta que cumplir, una soluci6n propia que dar a
los problems que han creado en estos pueblos la
miseria y la ignorancia, la explotaci6n y la injus-
ticia. (Aplausos).
Quisiera dejar de decir ahora las cosas que sus-
citan un aplauso que siempre agradecemos, para
decir algunas otras que susciten la reflexi6n que
tanto alienta nuestra esperanza.

NUESTRAS PROFUNDAS DIFERENCIAS

America Latina, amigos mios de Santiago, n,
es --dej6monos de frases!- una unidad cultural
y econ6mica. Entre paises como el Brasil o la Ar-
gentina o M6xico, que han caminado largamente en
el process de la industrializaci6n a lo menos en la
esfera de la industrial liviana y que han dado pass
firmes ya en la etapa de la industrial pesada; y
aquellos otros paises que siguen siendo exportado-
res de materials primas exclusivamente y a veces de
una sola material prima, hay, por cierto, distancia






muy considerable, que con diferencia de grades y
matices llenamos los demas paises de America Es-
pafiola.
Estos paises ofrecen diferencias que se miden
con el indice elocuente de que en el ingreso per-
cdpita hay variaciones de hasta un 500%, lo que
significa que, en promedio, hay pueblos latino-
americanos que pueden vivir cinco veces mejor que
otros pueblos tambien latinoamericanos. Y hay tam-
bi6n gran diferencia entire aquellos paises como Ar-
gentina que han logrado reducir su porcentaje de
analfabetos a un minimo del 10%, y aquellos otros,
como nuestra hermana de Honduras, en que ese
porcentaje alcanza la cifra pavorosa del 89%.

COMUN DENOMINADOR: EL SUBDESARROLLO

Pero mas alli de estas diferencias, existe cier-
tamente, desde Rio Grande hasta la Patagonia, un
comin denominador que rubrica a toda la Ame-
rica Latina; y ese comfin denominador se llama,
triste y amargamente, "el subdesarrollo".
Todos, unos mas y otros menos, somos paises
exportadores de materials primas. Durante much
tiempo pareceria haberse profesado la teoria de que
hay paises destinados a producer materials primas
y otros paises predestinados a manufacturarlas; y
sobre la base de esta falsa teoria, se ha deducido
la injusta conclusion de que, mientras hay paises
que parecen tener el derecho de vivir nadando en
la riqueza, hay otros que tienen la obligaci6n de
vivir muriendo en la miseria. (Grandes aplausos).






ECONOMIC A CONTROL REMOTO


Centrar, en efecto, la economic de un pueblo
en la venta al exterior de algunas materials pri-
mas significa, en primer t6rmino: ligar su bienes-
tar o su malestar a fluctuaciones cuyo control no
esti en sus manos: una guerra en el Lejano Orien
te o la elevaci6n de unos aranceles en los Estados
Unidos produce entonces, respectivamente, o un
period de abundancia u otro de crisis en impor-
tantes y a veces vitales sectors de la actividad
econ6mica de cualquiera de nuestros pueblos. En
el mercado international del cobre, del estafio o del
cafe se decide asi del present de millones de la-
tinoamericanos y desde 61 pende sobre su future
una espada de Damocles de imprevisible estabili-
dad. Centrar la economic de un pueblo en la ex-
portaci6n de algunas materials primas significa, en
segundo lugar, cambiar much trabajo national mal
pagado por poco trabajo extranjero bien remune-
rado: por cada tonelada de articulos manufactu-
rados que adquirimos en los paises desarrollados,
hemos de venderles cinco de materials primas. Ceii-
trar, en fin, la economic de cualquiera de nues-
tros pueblos en la exportaci6n de algunas de 6stas,
significa mantener la dependencia colonial en la
que precisamente radica una de las causes y ca-
racteristicas del subdesarrollo. Y por centrar nues-
tra economic en tan precario factor es que no pue-
de sernos indiferente el hecho de que, comparado
on el nivel de las exporiaciones durante el period






1945-55, el de 1960 haya registrado una disminu-
,i6n del orden del diez por ciento.

HAMBRE CRONICA

Todos nosotros, unos mis y otros menos, con
muy pocas excepciones, somos paises que no s6lo
figuramos entire aquellos 2/3 de la humanidad que
viven subnutridos, que viven cr6nicamente ham-
breados, sino que batimos records mundiales ds
desnutrici6n. Yo he visto en pueblos de mi tierra
a muchachos en las escuelas que han perdido la
costumbre de almorzar; yo s6 de labriegos que
trabajan con la "chaquitacclla" en la mano desde
que sale el sol hasta que el sol se pone y que des-
pu6s de tomar un "chupe verde" en la mafiana no
prueban otro bocado hasta las 5 6 6 de la tarde,
y compensan esta dramatica deficiencia alimenti-
cia, batiendo un record mundial, que quisibramos
regular, al ingerir i10 millones de kilos de coca al
afio! Yo he visto lugares de mi tierra donde para
260 alumnos, que caminan kil6metros para ir a
la escuela mis cercana, hay s6lo 75 almuerzos: iini-
co caso probablemente en el cual hay que hacer
cola y guardar turno para almorzar por tempo-
radas.

EL TE DE CADA DIA

Pueblos distintos del mio hay en Latinoam6-
rica en los cuales los nifios de una "ciudad callam-
pa" pasan a veces dias enteros sin tomar otra cosa
que t6, y en los cuales --terrible tragedia!- de







treinta mil nifios que murieron antes de cumplit
un afio de edad, veinte mil perecieron de hambre..
Y estos paises nuestros cuya poblaci6n apenas
c'me ino logran producer siquiera el total de los
alimentos que consumen...! Porcentajes variables,
algunas veces muy altos, del volume y del valor
total de las importaciones estin representados por
la de alimentos. El Peril gasta cada afio 1,300 mi-
Jlones de soles en adquirir del extranjero los que.
le faltan, suma que equivale al 17% del valor de
sus importaciones totales. En Cuba pre-revolucio-
naria la importaci6n de alimentos representaba el
30% del total. Y Chile pas6 en veinte afios, de
exportador a importador de products alimenticios.
Todos nosotros, unos mas y otros menos, pa-
decemos de esta tremenda desnutrici6n. Argentina,
el pais universalmente reputado por ser uno de los
pocos que sobrepasan el minimo de calories que
debe ingerir un ser human segin los organismos
internacionales, exhibe, sin embargo, el indice dra-
mitico y elocuente de que el promedio de consume
de leche es 10 veces menor que el promedio norte-
americano u holand6s, pues consume 100 gramos
al dia contra un litro que se consume en esos otros
lugares.

MAS POBREZA. MAS HIJOS

En esto nos parecemos todos los paises latino.
americanos. En esto y en que ademis nuestro pro-
ceso de industrializaci6n es incipiente, porque hay
paises donde ese process virtualmente todavia no






ha comenzado, otros en que ha llegado a estable-
cerse solamente una industrial liviana y apenas
muy pocos en que se ha dado pasos para el esta-
blecimiento de una industrial pesada. Juzgado en
su conjunto y atendiendo a lo que deberia ser -no,
por desgracia, a lo que probablemente sera, ni
aun si se logran metas tan avanzadas como el Mer-
cado Comfn Latinoamericano- el aumento de la
producci6n de equipos y maquinarias deberia ser
del orden del 2,500% para 1975, si es que va a
conseguirse una complete sustituci6n de importa-
ciones. Nos parecemos en esto, y en que tenemos
tambi6n el record mundial de crecimiento demogri-
fico. Como suele ocurrir con algunas families po.
bres, que son las que mis hijos tienen, asi tambi6n
son estos pueblos pobres los que mis ripidamente
crecen en el mundo; y nos vemos colocados frente
a la absurd, frente a la trigica contradicci6n de
desear que alguna calamidad, la mala distribuci6v
de las redes hospitalarias, la falta de postas mddi-
cas o sanitarias vengan a resolverlos, eliminando
a miles-de personas humans, este problema del
crecimiento demogrifico.
Al ritmo de 2.7% -que en algunos de nues-
tros paises se eleva todavia mas-, en el curso de
los pr6ximos 25 afios, 90 millones de habitantes
mis ingresarin en el mercado laboral y habri que
crear empleos para 65 millones de personas.

GUAL ES NUESTRA TAREA

Y frente a la realidad de este crecimiento de






mografico compensado con el crecimiento econ6-
mico; frente al hecho tremendo de que despu6s de
la d6cada de 1945 al 55 el crecimiento que lleg6
al tope del 5.2% al afio, se ha derrumbado hoy
dia casi hasta el 1%; frente al hecho, en fin, que
es el que a la postre interest, de que todas esas
cifras se traducen, en la realidad cotidiana de
millones de americanos, en hambre, harapos, tu-
gurios, enfermedad, analfabetismo y frustraci6n,
Squ6 es lo que la Democracia Cristiana tiene que
hacer? Universales como son los postulados de la
Democracia Cristiana, son sin embargo -y hay
que decirlo claramente y de una vez por todas-
distintas las realidades- a las cuales estos postula-
dos tienen que aplicarse. (Grandes aplausos).

EL UNICO CAMINO: LA REVOLUTION

Mucho antes de que la Democracia Cristiana
surgiera como fuerza gobernante y aun como or-
ganizaci6n partidaria, Europa occidental habia lo-
grado altos niveles materials de vida para su pue-
blo, y 6ste habia ya obtenido un ancho y amplio
acceso a los bienes de la cultural. La Democracia
Cristiana ha tenido alli menos camino que reco-
rrer. Cuando insurgi6 como fuerza political, mu-
chas conquistas habian dignas de ser conservadas;
muy pocas cosas merecedoras de ser echadas por
encima de la borda. Desde una concepci6n distin-
ta y tal vez distant de la concepci6n cristiana de
la persona humana y de la comunidad social, 6sta
habia alcanzado en Europa Occidental niveles de

59






eficiencia que beneficiaban a la totalidad o a gran-
des sectors de su poblaci6n. Y esto vino a ate-
nuar la tajancia y la roturididad de la posici6n
Dem6crata Cristiana frente al orden entonces exis-
tente. Pero en esta America nuestra, entregada
--despues de 150 afios en que las estructuras so-
ciales y econ6micas se han anquilosado- a la
miseria, a la pobreza, a la ignorancia ccual es
el papel que le corresponde a la Democracia Cris-
tiana? iNo puede ser otro que un papel revolu-
cionario! (Atronadora ovaci6n, vivas a Cornejo).

PERO ZQUE CLASE DE REVOLUTION?

Lo que America Latina esta demandando con
inaplazable urgencia es una revoluci6n aut6ntica
No el "cuartelazo" vulgar que en nuestra agitada
historic ha usurpado tantas veces el nombre de
"revoluci6n". No la subversi6n desbocada que co-
mienza rompiendo las vidrieras y terminal quebran-
do vidas, sino la revoluci6n profunda que trans-
forme las estructuras sociales, econ6micas y cul-
turales vigentes: la revoluci6n conducida por hom-
bres nuevos, inspirada en nuevos principios y di-
rigida a crear entire nosotros un tipo de vida so-
cial donde se hermanen la libertad y la justicia.
La revoluci6n que necesita America Latina exi-
ge un cainbio de hombres, no s6lo porque han
fracasado los que hasta hoy nos condujeron, sino
porque a ellos, que estin ligados a grandes inte-
reses, les seri much mAs dificil estructurar sobre














































UN ASPECTO de la Imponenfe concentracl6n de
los democrata cristianos de Chile, en el Teatro
CaupolicAn, en moments en que Cornejo ChAvez
dirige su mensaje. Minutes ms farde, los asistentes
le Ilevaron en hombros por lo largo de 14 cuadras.







el sacrificio de esos intereses un orden mis just
y mas libre.

EL FRACASO DE LA CLASE DIRIGENTE

Huelga decir que no todos los factors del atra-
so latinoamericano son atribuibles a la incompe-
tencia de nuestras classes dirigentes. A muchos de
nuestros paises, la Naturaleza les ha dado un te-
rritorio dificil. Los desiertos, las mpntafias y la
selva cubren muy alto porcentaje de su Area total.
Paises hay cuyo territorio 6til o econ6micamente
explotable s6lo equivale a la vigisima parte de su
extension geografica. Otros hay que, vista la geo-
grafia a la luz de las posibilidades de desarrollo
cultural y econ6mico, quedaron situados a tras-
mano, mirando al Lejano Oriente cuando el mun-
do giraba en torno de Europa. Y otros hay, en fin,
que carecen de ventanas propias que les permitan
abrirse plenamente sobre el mundo. Pero la geo-
grafia planteaba con esto un reto a nuestras classes
gobernantes y 6stas no estuvieron a la altura del
desafio. Como no lo estuvieron tampoco frente al
emplazamiento de otros factors mis directamente
dependientes de su acci6n, y que tambi6n han con-
tribuido a nuestro atraso, tales como un process
trunco, frustrado o desviado de trasculturaci6n de
grandes masas indigenas, especialmente grave en
paises como Bolivia, Ecuador y el Peri y que, a
Dios gracias, los colonizadores espanoles 116 116
ensefiaron a resolver matando indigenas -otros lo
hicieron: iEichmann no es tan original coma al-







gunos suponen...!-; o la sujeci6n a la 6rbita
de sucesivos imperialismos, que nos han manteni-
do en la condici6n de proveedores de materials pri-
mas y trabajo barato; o la suicide fragmentaci6n
de Am6rica Latina en veinte repfiblicas -estancos
separadas por barreras artificiales y a veces en-
frentadas en los intentos de desarrollo econ6mico,
alli donde, no solamente esos intentos no debieran
ser incompatible, sino que, por el contrario, es-
tin urgidos de reciproca colaboraci6n. (Aplausos).

UN PROBLEMA DE PSIQUIATRIA

Nuestras classes dirigentes no han sido capaces
de mirar con claridad este panorama de dificulta-
des, de medir con exactitud la magnitude y la gra-
vedad de tales obsticulos, de conducir a nuestros
pueblos hacia metas de prosperidad. Los han Ile-
vado, en cambio, al borde del abismo. Y por eso
deben ser cambiadas. Por eso van a ser cambia-
das. (Grandes y prolongados aplausos).
En este panorama -y esto tambi6n nos uni-
fica a todos --muicho cuidado, dem6cratas cristia-
nos de America Latina!- los sectors mis reac-
cionarios de la derecha de ciertos paises preten-
den atajar con las manos la march de la historic
y creen que con "gobiernos fuertes" y con dristi-
cas medidas de .represi6n policial se detendri la
inevitable march hacia la transformaci6n- de las
estructuras sociales, econ6micas y culturales de
America Latina. (Grandes aplausos). No son ellos,
sin embargo, un peligro, amigos mios, porque van






siendo cada vez mis, ya no problema politico, sino
un problema de psiquiatria... (Risas y aplausos).

LA DERECHA "PROGRESISTA"

Peligro son, ellos si, esos elements autotitula-
dos de la "derecha progresista"; aquellas gentes a
las cuales, por lo menos en muy buena parte, hay
que atribuirles este triste resultado de pobreza y
de ignorancia; estas classes dirigentes de America
Latina, de las cuales ha podido decir, en frase la-
pidaria y por eso mismo ciertamente exagerada
pero con un fondo de verdad, un pensador social
cristiano de mi patria, que "si existe subdesarrollo
econ6mico en America Latina, este se debe en bue-
na parte y es reflejo y consecuencia del subdesa-
rrollo mental, civico y moral de sus classes dirigen-
tes". (Grandes aplausos). Nos gobernaron duran-
te 150 afios: j6ste ha sido el resultado de su obra!
Y ahora nos hablan de una transformaci6n "radi-
cal" de la situaci6n existente, con una sola condi-
ci6n: de que sean ellos los que dirijan esa trans-
formaci6n. Han fracasado 150 afios; y no sola-
mente pretenden que sigamos teniendo confianza
en ellos, sino que Ilegan -y en esto estriba el pe-
ligro para los Dem6cratas Cristianos- al extreme
inaudito de cinismo de decir: ique ellos son los
dem6cratas cristianos! (Grandes aplausos). Yo
adivino ya, amigos de Santiago, cual seria la reac-
cion de esta multitudinaria concentraci6n si ense-
guida dijera yo que no solamente pretenden ellos
ser los dem6cratas cristianos, sino que afiaden que






nosotros no somos social cristianos, que somos co-
munistas disfrazados (Risas y aplausos), cuando
Ic. inico que estamos pidiendo es justicia para
nuestro pueblo. (Aplausos).

ICUIDADO CON LOS DISFRACES!

He aqui, sin duda, unos de los mis inmensos
peligros que afronta America Latina. No s6lo por-
que se escamotea lo mas genuine de las aspiracio-
nes populares cuando se pretend satisfacerlas a
base de engafiosos parches que dejan en pie todo
lo sustancial de un orden injusto; no s6lo porque
hay grave error tActico al suponer que con seme-
jante maniobra se va a neutralizar el riesgo de una
explosion social; sino porque la tendencia de esos
circulos a revestirse de un ropaje de palabras so-
cial-cristianas conlleva, para la aut6ntica Democra-
cia Cristiana, el peligro de un desprestigio que no
merece y que se derivara del nuevo fracaso de las
mismas classes dirigentes que, tras ese ropaje con
que cubren desesperada y postizamente su desnu-
dez ideol6gica y moral, siguen sin comprender ni
aceptar la misi6n revolucionaria que a la Demo-
cracia Cristiana le esti reservada en America La-
tina. (Grandes y prolongados aplausos).

NO ESTAMOS CON FIDEL

No somos miembros de esa llamada "derecha
progresista", y no creemos que ella pueda dar una
soluci6n a los problems de Am6rica Latina. Mas
tampoco creemos en la soluci6n fidelista. iY lo






digo con la misma claridad!... (Grandes aplau
sos). Nos hemos identificado con los padecimien-
tos del pueblo hermano de Cuba, somos conscien-
tes de la situaci6n tremenda que en 61 cre6 la exis-
tencia de factors que desde adentro y desde afue
ra -mis desde afuera que desde adentro-...
(Aplausos), entrabaron su progress; pero no po-
demos manifestarnos de acuerdo ni con la orien-
taci6n ni con las actitudes de un gobierno desp6-
tico que ha establecido alli una dictadura de tipo
totalitario.
Sujeta a un regimen de monocultivo; embarga-
da al extranjero una alta proporci6n de sus fuen-
tes de riqueza, de sus medios de comunicaci6n y
de sus fuentes de energia; victim de una fuerte
concentraci6n de la propiedad territorial en pocas
manos; degradada por una administraci6n corrom-
pida y corruptora; y llena su historic de ejemplos
de prepotencia imperialista, Cuba no estaba, sin
embargo, en peor condici6n que todos los demis
paises del Hemisferio.
PERU Y CUBA

Mi patria no se cuenta, en el concerto de los
pueblos latinoamericanos, ni entire los de mis avan-
zado desarrollo, ni entire los menos desarrollados
(hallindose todos, empero, dentro, de' un estado
global de subdesarrollo). Con una agriculture al-
tamente tecnificada en la zona de la Costa, con
cierta diversidad de products exportables, con una
industrial liviana floreciente en algunas lines, con






un progress gigantesco en una de ellas -la pes-
quera- que lo ha colocado en pocos afios a la
cabeza del mundo, y con una legislaci6n laboral
bastante avanzada en relaci6n con otras, el Periu
puede ser tenido como ejemplo latinoamericano. Y
sin embargo, mientras en Cuba pre-revolucionaria
existian 1'970,000 hectireas bajo cultivo para algo
mis de seis millones de habitantes, en el Perf s61o
hay 1'800,000 para una poblaci6n dos veces ma-
yor; mientras en Cuba el campesinado representa-
ba el 42% de la poblaci6n total, en el Peri absor-
be el 56.7%; mientras en Cuba la tasa demogri-
fica de crecimiento era de 2.3%, en mi Patria ha
llegado al 2.9%; y mientras el ingreso per cdpita
alcanzada en Cuba promedialmente a 336 d6lares
por afio, en el Peru no llega a 100.

NI UN IMPERIALISIMO NI EL OTRO

Po.r esto es que el estallido de la revoluci6n
cubana present al principio una gran esperanza
para toda la Am6rica Latina: porque se alz6 como
una concrete posibilidad de realizar en esta parte
del mundo la revoluci6n que esta parte del mundo
necesita. Pero la revoluci6n latinoamericana no
puede consistir en salir de un imperialismo para
caer en la 6rbita de otro. No puede significar el
renuncio a los valores cristianos que ponen por
sobre todo el respeto a la dignidad de la persona
humana y, por ello, a sus libertades y derechos fun-
damentales. No puede transitar, en fin, los cami-
nos del comunismo, sino los del social-cristianismo.






Y es por eso, y no porque temblemos ante la idea
de la revoluci6n, que no somos fidelistas. Por eso
es que los dem6cratas-cristianos de America Lati-
na hemos de seguir nuestra propia bfsqueda de la
revoluci6n que nuestros pueblos demandan.
Mas de nada de esto debe deducirse nuestra
conformidad con el orden existente. No queremos
el comunismo, pero la amenaza comunista no se
present aqui, como se present en Europa, bajo
la forma de tanques al otro lado de la Puerta de
Brandenburgo, sino a trav6s de la miseria de las
grandes masas populares; y hay que combatirla,
por eso, no mediante pactos militares ni "gobiernos
fuertes", sino mediante la profunda y real trans-
formaci6n de las estructuras.

JUNTO A LOS POBRES

Nuestra soluci6n es diferente. Los social-cris-
tianos tenemos que ser en esto, como en todo, su-
mamente nitidos. Es necesario que todos sepan, sin
que quepa el menor asomo de duda ni aun por
razones de orden tictico, que si los dem6cratas
cristianos nos hemos constituido como organizacio-
nes partidarias en America, no ha sido para per-
petuar regimenes caducos, no ha sido para defen-
der injustos intereses, no ha sido para erigirnos
en guardianes de la digesti6n del poderoso. Trae-
mos nosotros un mensaje de justicia social; y to-
dos los que necesitan justicia -iy son millones
en America Latina!- deben saber que, en toda
circunstancia, con todas nuestras fuerzas, con to-






das nuestras capacidades, estaremos siempre junto
a ellos. Pero traemos tambi6n un mensaje de li-
bertad; esta libertad que nosotros entendemos co-
mo condici6n y signo del respeto a la dignidad
de la persona humana; y todos tambi6n deben sa-
ber, sin el menor asomo de duda, que quienes vio-
lenten esa libertad, quienes pretenden atropellar los
derechos humans, cualquiera que sea el pretexto
que utilicen, aun cuando sea el de dar justicia so-
cial, tambien nos encontrarin al frente con todas.
nuestras fuerzas y con todas nuestras capacidades.
(Grandes aplausos).

IROMPAMOS LAS CADENAS!

Dura 6poca esta, amigos de Santiago, que nos
ha tocado vivir sin haberla nosotros escogido. Du-
ra pero cargada de tensas y anchas esperanzas.
Sonaran otra vez los clarines de Maip6, de Junin o
Carabobo; tremolarin otra vez al viento las ban-
deras de Ayacucho, pero entonces emprenderemos
todos juntos la march hacia el future; dejaremos
a la vera del camino el recuerdo de un pasado, que
hoy es todavia present, en que el yugo de los fuer-
tes inclin6 la cerviz del ciudadano, en que el frio
egoismo de los menos frustr6 la realizaci6n plena
de los mis, en que la torpe miopia de las classes di-
rigentes cerr6 a pocos centimetros de sus narices
la ancha perspective de los pueblos; y entonces
saldri de nuestros pechos mis pleno el i somos
libres! que sofiaron nuestros pr6ceres, mis henchi-
dos de emociones los himnos que aprendimos sien-






do nifios, mis abierto el future a la esperanza, mas
cierta la afirmaci6n de haberse roto las cadenas...
(Ovaci6n que se prolonga. Los lideres D. C. de
tres continents felicitan calurosamente al orador).




J-M -- '^7175 5T l?^ "=,-7.


mm 1111































0y-

*. .






LA DEMOCRACIA CRISTIANA CONSISTE
EN UNA REBELLION DE LOS ESPIRITUS
POR: RAFAEL CALDERA




Primeramente, gracias. Gracias a todo Chile,
a su pueblo -que ha hecho possible el milagro ejem-
plar de su vigorosa Democracia Cristiana-, a los
sectors de todas las denominaciones --que no han
empafiado con una solaa nota de mal gusto esta
magnifica demostraci6n de hospitalidad-, a sus
instituciones, a la Representaci6n Nacional- que
ha tenido el noble gesto de ceder el Sal6n de Honor
del Congreso y el Palacio Legislativo para las jor-
nadas de un movimiento politico, que no se ha
sentido por eso obligado, ni podia sentirse, a callar
la integridad de su palabra, a doblegar la entereza
de su convicci6n.

CHILE: EJEMPLO DEMOCRATIC
Hermoso ejemplo este de Chile, prueba lijcida de
su madurez democritica, excepcional no s61o en el
nuestro sino en otros Continentes. Ejemplo extra-
ordinario, en el cual sus mis altas autoridades en-
tregan su casa para que en ella se hable con li-
bertad, y para que hombres venidos de otras tie-
rras no lleguen a sentirse cohibidos en el desborda-
miento de su coraz6n. Una menci6n especial a la
muchachada democristiana, nervio de la acci6n y
grito de la idea; a los obreros, que son la fuerza






y el vigor en el desarrollo del Partido; a las mu-
jeres, que-son el coraz6n que recoge el mensaje
emotional de la vida chilena. Y menci6n princi-
palisima a los hombres del Partido, cerebro y pulso
de este gran movimiento, baluarte inconmovible de
la Democracia Cristiana americana. A esos hom-
bres como Eduardo Frei, gran conductor...
(Aplausos)..., como Radomiro Tomic, arrojado
combatiente... (Aplausos)..., como Rafael Gu-
mucio... (Aplausos)..., como Bernando Leigh-
ton, que es una vida ejemplar... (Aplausos) ...,
como Tomis Reyes, organizador y ejecutor infati-
gable... (Aplausos). Y ya que no puedo seguir
nombrando a tantos otros, porque me Ilevaria ho-
ras, nombrar6 a esa figure luminosa, que es moti-
vo de veneraci6n para las juventudes de America:
Horacio Walker Larrain... (Grandes aplausos).

UNA GENERATION COMBATIENTE
Esos hombres que he mencionado aqui, son ape-
nas un pufiado entire una generaci6n extraordina-
ria. Sus nombres son conocidos y amados en mi
patria. Algunos de ellos han recorrido Venezuela
y pueden dar testimonio de c6mo alli se expand el
coraz6n de mis compatriotas cuando se habla de
quienes fundaron la Democracia Cristiana chilena
y de quienes la llevan como bandera tremolante
hoy; de c6mo se inundan de emoci6n los espiri-
tus ca.ndo se habla de la Democracia Cristiana
de este pais, grande idea y pujante acci6n. Por eso
no me abochorno del carifio con que la delegaci6n






venezolana ha sido recibida en esta tierra del vene-
zolano Andr6s Bello... (Grandes aplausos).

EL MENSAJE DE LA LIBERATION

Acabamos de culminar una etapa de significa-
ci6n determinante en la vida de nuestro movimien-
to y, por que no decirlo tambi6n, en la vida del
mundo. La Democracia Cristiana aios atras, y muy
lejanos, era palabra que se musitaba en voz baja,
era consigna que parecia destinada a cumplirse en
perdida en el carifio de hombres y de mujeres que
no pasaban de ser pequefias minorias. Ahora es
distinto. Ya no podemos seguir aceptando el her-
moso y c6modo expediente de considerarnos s61o
un dia muy remote, era ilusi6n que quiza estaba
una esperanza. La realidad esti'delante de noso-
tros, el camino esti abierto, la Democracia Cristia-
na ya juega un papel en el drama de los pueblos
americanos. Nuestra voz no cae en el vacio; se
nos empieza a tomar en cuenta. Los pueblos estan
percibiendo cada vez con mayor claridad que el
mensaje de justicia social que trae la Democracia
Cristiana es el mensaje de su liberaci6n... (Gran-
des aplausos. Hurras)... Por eso para quienes
much saben, para quienes much calculan, para
quienes tienen much que perder la Democracia
Cristiana es una etiqueta convenient destinada a
cubrir la verdad de su espiritu insensible y regre-
sivo con la mentira de Ilamarse dem6cratas cris-
tianos. Pero, tengase bien present, la Democra-
cia Cristiana no es un nombre; es un credo, una






fe, una actitud ante la vida, es un jugarse todo
por la sinceridad de la palabra. -El privilegio in-
signe de lamarse cristiano obliga a tratar de bus-
car lo que hay de verdad en el fondo de esa pa-
labra, y a procurar ser absolutamente leal con
Aquel que vino a morir, no por los privilegiados
sino por los humildes de la tierra, por los desam-
parados. En esta hora del mundo, amigos chilenos,
no debemos cansarnos de agradecer a Dios el ha-
bernos permitido existir para afrontar los grandes
acontecimientos que hemos protagonizado y que te-
nemos que protagonizar. A nosotros no nos fue
regalada la limosna de una vida ficil; se nos dio
el tesoro de una vida dificil, sacudida por la in-
quietud profunda, por los dolores de una convul.
si6n de la cual la humanidad tiene que salir redi-
mida de sus grandes pecados colectivos. Sentimos
la emoci6n profunda de que hemos sido enviados al
mundo en una hora en la que si queremos dar testi-
monio, debemos estrujar nuestro coraz6n con el do-
lor de los que sufren... (Gran-aplausos).

LA REBELLION DE LOS ESPIRITUS
No queremos ponernos a divagar plicidamen-
te, con la comodidad del pensador, sobre el tema
de la rebeli6n de las masas; mis bien sentimos,
sabemos y realizamos dentro de nuestros pueblos
(que son una maravillosa confluencia entire la Euro-
pa y los demis continents, que son el crisol donde
se han fundido las razas, que son el crisol donde
se han encontrado los mejores anhelos de la hu-


76






manidad) una rebeli6n por el espiritu. Y presen-
timos que la ascensi6n moral, cultural y material
de los pueblos d6biles, es el gran milagro que ha
reservado Dios a esta generaci6n (Grandes aplau-
sos). Y no venimos a predicar el odio porque so-
mos cristianos y porque sabemos que el odio no es
la formula para remedir las angustias y miserias
de esta humanidad sufriente, pero si venimos a
decir con voz clara y poderosa, con voz que debe
sonar limpiamente para que nadie pueda llamarse
a engafio, que a los "rotos" del mundo les ha lle-
gado el moment de no sentir mas vergiienza de
ser "rotos", pero sobre todo que a los "rotos" les
ha llegado la hora de no resignarse a seguir si6n-
dolo. .. (Grandes aplausos)...
LA DIGNIDAD HUMANA: UNA DIMENSION
SUSTANCIAL DE NUESTRA ACTION
Todos los hombres tienen derechos esenciales.
La dignidad de la persona humana, que es el pos-
tulado bisico de la Democracia Cristiana, no la
hemos aprendido para ensefiarla en las Universi-
dades ni para escribirla en hermosos ensayos lite-
rarios sino para traducirla en la realidad doliente,
para tratar de hacerla legar a los desesperados,
a fin de que quienes carecen de ilusiones y esperan
zas adquieran una muy s6lida que radica en su
origen divino y en la hermandad con Aquel que
muri6 hace dos mil afios y en cuyo nombre, por
desgracia, se ha cometido crimenes contra aque-
llos a los cuales quiso redimir antes que a na-
die (Grandes aplausos), No podemos olvidar esto:






i cuantos hay que no han iegado a sentir en lo inme-
diato de la vida simple, la satisfacci6n de ser hom-
bres, series humanss, icuintos millones hay que
padecen y sufren en esta America Latina! De sus
200 millones de habitantes, mejor, de sus 80 millo-
nes de poblaci6n active, diez, doce, quince icuin-
tos millones carecen de trabajo!

UN PROBLEMA DRAMATIC
Al fin de muchas d6cadas de lucha se han lo-
grado muchas cosas. Se ha logrado que el que tra-
baja tenga conciencia de su fuerza, que integre
el sindicato, que conquiste ventajas, y 61 sabe que
en su camino estin abiertas inmensas perspectives.
Y es dramitico pensar que asi como la civilizaci6n
antecedente (que tantas cosas malas trajo junto a
algunas buenas) fund todos sus concepts en el
de la propiedad privada, que s6lo alcanz6 a pe-
quefias minorias, la civilizaci6n present que se
fund sobre el trabajo no encuentre el camino se-
guro para alcanzar la meta de que no falte trabajo
a ninglin ser human. Los hombres no piden li-
mosna sino la oportunidad de ganar con su esfuer-
zo, con el miisculo, una vida decorosa (Aplausos).

PUEBLOS RICOS Y PUEBLOS POBRES

Siente el mundo la necesidad de una honda
transformaci6n, y en pocas palabras quisiera expre-
sar todo lo que significa la idea de la Democracia
Cristiana, concebida como movimiento universal.
Sabemos bien que los problems humans no los
78






puede resolver un solo pueblo aislado. Hay pueblos
ricos y pueblos pobres, tal como hay hombres que
tienen mayor o menor fortune. Nuestra idea es que
esto no puede seguir asi y que debe procurarse re-
suelta y claramente un orden de justicia. La voz
del Papa ha venido a sacudir la confianza de aque-
Ilos que esperaban una admonici6n several que nos
colocara en los linderos de la heterodoxia por ha-
ber afirmado y defendido esta convicci6n. Todo
lo contrario. El Papa ha dado en expresar que la
justicia social es una obligaci6n del que mis tiene
para los que no tienen, y que si esto es cierto en
el piano individual tambi6n lo es en el de las rela-
ciones entire los pueblos; de tal modo que la justi-
cia obliga a los pueblos altamente desarrollados a
cumplir, no como acto de filantropia o de defen-
sa de intereses propios sino de estricta 6tica social,
con el human deber de ayudar a las muchedum-
bres pauperizadas de los paises subdesarrollados
(Grandes aplausos).

EL IMPERATIVE DE LA UNIDAD
Pero para lograr esto se hace necesaria la uni-
dad y el entendimiento, pero no cualquiera clase
de unidad, pues hay quienes la ofrecen a base del
binomio fuerza y miseria, hay quienes estin anun-
ciando el arreglo de los problems del mundo bajo
un solo dictado, bajo un mismo predominio imperia-
lista, hay quienes especulan en cada pueblo con la
miseria de los que sufren para preparar el adve-
nimiento de tanques, cohetes y cafiones, que vengan







a aplastar el derecho de los hombres a pensar, a.
discrepar, a career en Dios (Aplausos). Pero fren-
te a esa unidad amasada de hiel y de rencor, man-
tenida por la coacci6n totalitaria, no hay sino la
unidad verdadera que el ser human exige; la uni-
dad que arranca del espiritu; la unidad que en
Europa ha obtenido el Mercado Comfin entire pai-
ses que antes eran enemigos y ac6rrimos; la uni-
dad que en el Viejo Mundo han logrado los dem6-
cratas cristianos de regions distintas y distantes:
el trentino De Gasperi, el renano Adenauer, el
alsaciano Schumann.

SIN MIEDO NI COMPLEJOS
Am6rica Latina debe alcanzar esa meta. Aqui
hay doscientos millones de hombres que el dia que
se entiendan y formen un s6lo concerto constitui-
ran una fuerza pdderosa en el concerto universal;
y parece que tal destiny esti reservado para que
lo realicen los hermanos de esta Democracia Cris-
tiana que en el Teatro Caupolican, que tanto sig-
nifica para la vida political de Am6rica,estamos con-
firmando nuestra uni6n, junto a los enviados de
otros continents (Aplausos). Nos toca asi a los
democristianos suscitar en la conciencia de los pue-
blos la verdad de nuestra comunidad de destino,
del caracter unitario de nuestra misi6n continen-
tal. La Democracia Cristiana tiene en este empe-
~o de unidad, una tarea trascendente. Somos una
fuerza eminentemente positive, que no se nutre ni
vive de complejos, que carece de miedo de salir a






la calle a discutir y entenderse con los demis, que
no quiere -y esto hay que entenderlo bien- to-
mar el cristianismo como una patente commercial pa-
ra explotarla en la arena, politica... (Aplausos)...
sino como fuente nutricia para normar su conduct
y para ofrecerla generosamente a todos aquellos
que sientan el llamado, el angustioso y tremendo
llamado de la hora que nos ha tocado vivir.

LIBERTAD Y JUSTICIA

Aqui esti la Democracia Cristiana de America
Latina para decirles no s61o a los hombres de nues-
tro Continente sino a los hombres de buena vo-
luntad de todo el mundo, que es precise unirse para
defender la libertad y la justicia, juntas ambas por-
que mienten los que ofrecen justicia sin libertad
y los que en nombre de la libertad se niegan a rea-
lizar la justicia (Grandes aplausos). Yo me fe-
licito de que est6n presents aqui europeos y afri-
canos, porque a Europa, la amada Europa, la Euro-
pa inmortal, much tenemos que exigirle y recla-
marle y al Africa, al Africa doliente much tene-
mos que agradecerle y que pagarle (Aplausos). Es-
tamos situados en el centro del mundo. Nosotros
sentimos como nuestros a los negros, porque hay
negros en nuestra historic que con nosotros ama-
saron los hechos de nuestra vida y ganaron mu-
chas campafias de la libertad (Aplausos). Porque
hay sangre negra en nuestra venas y no queremos
que se extinga, y mis bien queremos que se man-
tenga present, pues hablamos en nombre del ser






human integral y no de una raza ni de una deno-
minaci6n cualquiera. Pero tambi6n somos euro-
peos por el origen y por la cultural, a los cuales
no hemos renunciado ni querido renunciar. A esa
cultural europea queremos darle una aportaci6n sin-
cera, de nuestro entusiasmo, de nuestro dolor, y de
nuestra experiencia. Queremos que esta cultural sea
lo que algfin dia estuvo a punto de ser: patrimo-
nio que se desparrame por los multiples rumbos del
planet y sea eL signo de la unidad del g6nero hu-
mano.

NO EL FIN SINO EL COMIENZO

Proclamemos esa unidad. Esta jornada ha sido
una aportaci6n muy significativa a tan hermoso
empefio. Debemos sentirnos felices por estar cum-
pliendo una tarea trascendental ya no s6lo para la
Democracia Cristiana, para America, sino para el
mundo. Debo concluir, porque sin duda vosotros
estais esperando las palabras del Presidente de este
magno Congreso, que serin la sintesis del trabajo
aqui desplegado. Pero no puedo retirarme de esta
tribune sin dejar el mensaje de los dem6crata cris-
tianos de Venezuela, y me atreveria a decir de los
dem6cratas cristianos de Am6rica, y es 6ste: no
hemos venido solamente a dar las gracias a nues-
tros hermanos de Chile; no hentos venido apenas
a reconocer y proclamar el 6xito extraordinario de
este encuentro mundial; yenimos en nombre de la
conciencia democristiana a reclamar, mis ain a
exigir, que los sacrificios de la lucha continien;

82







esta jornada no es un fin, es el comienzo de una
series de esfuerzos pues la obra no se halla termina-
da sino reci6n empezada.

LA FE EN EL TRIUNFO CERCANO
Las dificultades estin esperando, aca, a la vuel-
ta de la esquina. El camino recorrido nos sabe
hoy a gloria porque vemos la realidad hermosa de
frutos cosechados luego de lustros de siembra.
Acaso esto nos hace olvidar los moments oscuros,
las horas de incertidumbre, los instantes de fraca-
so.. Pero las jornadas que viene son muy duras,
seran muy duras, como tienen que serlo en ra-
z6n de la magnitude del cometido que debemos cum-
plir. Sin embargo, los venezolanos decimos: tene-
mos fe, tenemos fe en ustedes. Han cumplido hasta
ahora, y cumplirin en el future. Mas si alguna vez
el desfallecimiento se convirtiera en tentaci6n, re-
cuerden ustedes que tienen la dbligaci6n de ren-
dir cuentas no s61o ante los ciudadanos chilenos,
ni siquiera ante los democristianos de este gran
pais, sino ante la conciencia dem6crata cristiana del
mundo entero que esta pendiente de lo que suceda
en esta tierra austral.A ustedes, a las mujeres, a los
obreros, a los campesinos, a los hombres que diri-
gen este movimiento, nuestro mensaje de respon-
sabilidad; pero sobre todo a la juventud, porque
si luchamos y vivimos, es por el aliento de las
j6venes generaciones. Son ellas, que vienen detris
de nosotros, las que nos aseguran que cuando
caigamos en la lucha, el camino no va a quedar






desierto. Son elals las que nos hacen sentir que
no estamos luchando por bastardos intereses ni por
combinaciones political ocasionales, sino por ideas
puras y nobles, que salen del coraz6n, y que man-
tienen el impulse vigoroso. Los j6venea- son los
hombres sobre cuyas espaldas recaera maiiana la
supreme responsabilidad de hacer una realidad ple-
na lo que nosotros anhelamos y esperamos (Aplau-
sos).
J6venes de America Latina: el dia que la De-
mocracia Cristiana se imponga en el hemisferio, y
en el mundo, vosotros ser6is el diente del arado que
rompa la corteza de la indiferencia, para que en el
fondo de las conciencias y de los corazones pueda
penetrar la semilla de la libertad y de la justicia.
(Grandes y prolongados aplausos).




CHILE






HEMOS ABIERTO EL ANCHO CAMINO PARA
ALCANZAR LA JUSTICIA Y LA UNIDAD
POR: EDUARDO FREI MONTALVA




Esta Tercera Conferencia, que algunos delega-
dos europeos han Ilegado a llamar la Primera Con-
ferencia verdaderamente mundial, tiene un lugar:
America Latina, y dentro de America Latina un si-
tio: Chile. Por qu6 no fueron a otros que tenian
mejores titulos? Ahi esta el inmenso Brasil, la po-
derosa y culta Argentina, la rica Venezuela, el pro-
fundo y rico Peri. Por qu6 estin aqui, en esta
tierra destruida por los terrenos, que hace un solo
afio se estremecia de dolor? ZPor qu6 estin aqui?
Amigos mios, 6sta es para nosotros los chilenos
todos, y para los dem6crata-cristianos en especial,
una mafiana de gloria. Estin aqui todos los dem6-
crata-cristianos de Am6rica, porque, amigos de
Europa y Africa, todos hemos hecho el mismo ca-
mino. Estin aqui nuestros treinta afios de lucha
y de vida. Estin aqui los rostros de los que se
fueron y de los que fundaron. Estin aqui los ros-
tros de los campesinos del sur y de los mineros del
norte y del sur, estan los trabajadores y estudian-
tes que nos han sostenido con su fe. (Grandes aplau-
sos).
EL ARBOL DE LA ESPERANZA

En esta mariana, el Congreso, para la America
87






y para nosotros, es mas que una declaraci6n, es
un hecho. Ustedes han venido a destruir las menti-
ras. Han venido a darnos un tremendo impulso.
Aqui esti la Italia, la Alemania y la Francia. Aqui
esti la Belgica, Holanda y Austria. Aqui estin los
europeos de la Europa Central; aqui esti el Afri-
ca en un simbolo. Esti toda la America y Europa
para decirnos que teniamos raz6n, que nuestra lu-
cha no fue en vano, que nuestra siembra no fue
esteril. Esta mariana ha brotado el Arbol, tiene ho-
jas y ioh, maravilla en invierno! tiene fruto y
flor. Hay ocasiones en que en las mafianas de nues-
tra patria subimos al cerro San Crist6bal y una
nube espesa oculta la ciudad. Repentinas rAfagas de
viento la despejan y nos hacen ver la gran ciudad.

BARRIENDO LA CALUMNIA

Yo les he dicho a los chilenos todos, que una es-
pesa bruma de injuries y calumnias, mAs que eso,
de silencios y tergiversaciones, han querido obs-
curecer el horizonte. En esta mafiana una rafaga
de viento, que viene de los cuatro costados del
mundo, limpia la vista, barre la nube, para que el
pueblo de Chile pueda ver el rostro entero de la
Democracia Cristiana mundial que llega a nuestra
patria.
LA VOZ DE TODOS LOS MUNDOS

Y ya s ha vibto a travi de eate Congreso, en
esta maiiana concrete, que el rostro de la Demo-
cracia Cristiana es mundial. Aqui ha venido un






hombre como Venancio Flores, con su palabra de
libertad, y el Presidente de la Delegaci6n Italiana,
que tiene la responsabilidad de mis de doce mi-
Ilones de votos, en un pais del cual tiene el control
total del Gobierno, para decirnos su experiencia.
Ha subido a esta tribune el Delegado alemin para
decir que ellos no son el liberalism capitalist sino
la economic social de Mercado, que ha puesto el
capital al servicio del hombre. Aqui hemos sentido
la voz del Africa nueva, no de un solo partido ni
de una sola naci6n, porque como nos ha dicho el
Delegado africano -hablo para los millones de chi-
lenos que escuchan- nos trae el saludo de mis de
siete u ocho partidos que nacen en diferentes re-
giones del Africa. Y ha sido emocionante. He viste
temblar al Delegado de Francia, porque esos mila-
gros s61o puede hacerlos nuestra doctrine, al oir
que un hombre de Africa negra levanta su voz pa-
ra decir que no ha encontrado la libertad en la
sangre y en el terror, sino porque encontr6 un de-
m6crata-cristiano en el Gobierno de Francia para
abrir las puertas de la libertad. (Grandes y pro-
longados aplausos. Hurras).

SOMOS HERMANOS

Amigos mios, esta mariana toda la historic pa-
rece concentrarse. Yo creo, porque 6sta es la oca-
si6n de emplear las grandes palabras, que O'Hig-
gins esti present, y eso ocurri6 cuando al anun-
ciarse a H6ctor Cornejo Chavez, Candidato a la
Presidencia, el pueblo chileno se levant6 gritando:






Peru, Peril, Peru. Yo he visto, yo he sentido en
Lima el grito de Chile, Chile, Chile, Chile. Somos
hermanos. (Grandes aplausos).

LA BATALLA QUE SE LIBRA EN EL PERU

Cornejo Chavez, que esti librando una pelea
como la que libramos nosotros, pelea sin nombre,
porque en nuestra Democracia Cristiana, sefiores
Delegados, no hay caudillos, hay fraternidad de di.
rigentes y siempre hay un nombre para el puesto
mejor. Y asi como hoy avanzo yo, otras veces avan-
za Leighton, otras Tomic, otras Gumucio y otras
Carmona. Asi tambien podrian haber avanzado mu-
chos peruanos que conocemos. Han escogido a Cor-
nejo ChAvez. Yo pienso que este hombre esti lla-
mado a abrirle un camino ancho a la Democracia
Cristiana en su patria, porque su palabra estre-
mese. Cuando hablaba Cornejo Chavez yo sentia
que hablaba un chileno mas. Yo sentia que 61 to-
caba nuestros mismos problems; sentia la unidad
de nuestra America a trav6s de su voz, su figure y
su fe. El nos ha traido mAs que un mensaje, nos
ha traido la clara sensaci6n de que somos uno, que
somos iguales. (Grandes aplausos).

ELOGIO DE RAFAEL CALDERA

En esta mariana querriamos que avanzaran to-
dos los delegados a la tribune si el tiempo lo hu-
biera permitido. Cuanto tendria que decir la Ar-
gentina. Cuanto nos ha dicho el Brasil, el Ecua-
dor, Panama, los europeos todos. Pero esta ma-

90






fiana lleg6 un hombre esperado laraos afios. No-
sotros sabiamos de 61 como el maestro que ense-
fiaba en las catedras de Caracas. Nosotros sabia-
mos de 61 cuando luchaba contra la dictadura,
cuando le arrojaban bombas a su casa con peligro
mortal para su familiar; nosotros sabiamos de esos
venezolanos, como Lorenzo Fernandez, el Ministro
de Economia, 91 veces preso. Nosotros sabiamos
de Gonzalez, un obrero a quien vi vendiendo dia-
rios con sus brazos quebrados en las circeles de
Caracas. Nosotros sabiamos los riesgos que corri6
la sefiora de Caldera, cuando lo aprisionaron, y la
dijeron que en la carcel se estaba muriendo su ma-
rido. Y cuandq golpeaba las puertas de la prisi6n,
no le daban respuesta de d6nde estaba su marido.
Nosotros sabiamos de Caldera cuando sali6 al exi-
lio. Nosotros sabiamos de Caldera cuando recorria
los legendarios llanos que Gallegos descubri6, y
queriamos tenerlo en Chile, con su aplomo, con
su seguridad de jefe nato. Y esta mariana, yo creo
que a media que su palabra tranquila y poderosa,
como una ola de mar, fue avanzando, nos sobre-
cogi6 al'reclamar para todos nosotros, y para los
chilenos, sus amigos, la responsabilidad del porve-
nir, cifrado en la juventud. (Grandes aplausos).

UNA JORNADA DE GLORIA

Amigos mios: tendremos en el porvenir muchas
batallas duras, muchas derrotas inherentes a la
condici6n humana, muchos triunfos, pero yo creo
que -y no s61o hablo por mi, ya que en la De-






mocracia Cristiana poco significant las personas, ha-
blo por todos-, una maiiana de gloria como 6sta,
dificilmente veremos otra, porque aqui estamos
con los amigos, con los jefes de la Democracia Cris-
tiana del mundo, para demostrarle al pais que lo
que habiamos dicho no era una ilusi6n. Hoy aqui
se demuestra que entire las grandes alternatives del
mundo ha nacido esta alternative poderosa que es
la Democracia Cristiana. (Grandes aplausos).

RELIEVANDO CONCLUSIONS

Las conclusions de este Congreso -que no son
ciertamente las que escarmenan con pinzas algunas
publicaciones para dejarlas truncas y desvirtuar su
fisonomia- serin profusamente publicadas. Pero
este Congreso ha tenido algunos rasgos que con-
viene poner en relieve.
Primero, consolidar y crear una organizaci6n
dem6crata cristiana mundial, que reconoce la in-
dependencia total de cada partido para tomar re-
soluciones respect a su actitud national e inter-
nacional, y que reconoce tambien las unidades re-
gionales de America Latina, Europa, Europa Cen-
tral, y mariana el Africa. Porque admitimos no un
mundo monolitico y uniform sino la variedad de
las situaciones, y la responsabilidad y libertad de
cada partido para afrontarlas.

HEMOS LLEGADO A UN ACUERDO TOTAL

Esta es una organizaci6n para intercambiar ex-
periencias. Este Congreso ha sido el primer paso







para conocernos, para aportar cada uno su propia
historic, sus propios problems y sacar ensefian-
zas. Esta organizaci6n es igualmente la forma en
que podemos difundir, impulsar, propagar, clarifi-
car, nuestras ideas a trav6s del mundo. Esta or-
ganizaci6n es para que cada dia hagamos un es-
iuerzo de elaboraci6n doctrinaria y t6cnica a fin
de perfeccionar las formulas con que vamos a re-
solver los problems concretos.
Pero, mAs que eso: hemos llegado a un acuerdo
total. Yo quiero decir aqui, ante mi partido y ante
los delegados que lo saben, y ante el pais y a tra-
v6s de ellos ante Am6rica, que si bien es cierto
hubo discusiones en el Congreso -porque fue un
Congress vivo en que se traian experiencias mun-
diales diferentes-, se trabaj6 con seriedad profun-
da y se lleg6 a conclusions uninimes en los pro-
blemas fundamentals, todo lo cual permit decir
que presentamos un pensamiento coherente, unido,
ante la faz del mundo. Hemos creado no s6lo una
organizaci6n, sino que hemos expresado un pen-
samiento, una filosofia y una teoria political mun-
dial. Hemos definido concretamente nuestra poli-
tica respect a las grandes zonas del subdesarrollo,
y las obligaciones y deberes que tenemos nosotros
mismos, y las que tienen los paises desarrollados
para ayudarnos. (Grandes aplausos).

CONTRA LA DICTADURA Y EL IMPERIALISM

Hemos definido tambi6n dos concepts bisicos,
y lamento que no sea la hora ni la ocasi6n de ex-










































CON LOS BRAZOS ABIERTOS, en gesto de
6rifasis, Eduardo Frei expone la trascendencia
hist6ica de la presencia mundial de la Democre-
cia Cristiana, consolidada en la III Conferencia
realizada en Santiago de Chile, y que fuera bri-
Ilantemente presidida por el lider socialcristiano.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs