• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Half Title
 Title Page
 Frontispiece
 Table of Contents
 Preface
 La aspiracion
 La realidad
 Las soluciones
 La dictadura
 La oligarquia
 El comunismo
 Enjuiciando a la dictadura, a la...
 La democracia cristiana
 Back Cover














Group Title: Publicaciones de la Juventud Demócrata Cristiano
Title: Nuevos principios para un nuevo Perú
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00087190/00001
 Material Information
Title: Nuevos principios para un nuevo Perú
Series Title: Publicaciones de la Juventud Demócrata Cristiano
Physical Description: 208 p. : illus. ; 18 cm.
Language: Spanish
Creator: Cornejo Chávez, Héctor
Publisher: s.n.
Place of Publication: Lima
Publication Date: 1960
 Subjects
Subject: Politics and government -- Peru -- 20th century   ( lcsh )
Política y gobierno -- Perú -- 1919 ****
Genre: non-fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage: Peru
 Record Information
Bibliographic ID: UF00087190
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 01202848
lccn - 60039127

Table of Contents
    Front Cover
        Front Cover 1
        Front Cover 2
    Half Title
        Half Title 1
        Half Title 2
    Title Page
        Title Page 1
        Title Page 2
    Frontispiece
        Frontispiece 1
        Frontispiece 2
    Table of Contents
        Table of Contents 1
        Table of Contents 2
    Preface
        Page 1
        Page 2
        Page 3
        Page 4
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
    La aspiracion
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
    La realidad
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
    Las soluciones
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
    La dictadura
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        32a
        32b
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        64a
        64b
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
    La oligarquia
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 128a
        128b
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
    El comunismo
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 160a
        Page 160b
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
    Enjuiciando a la dictadura, a la extrema derecha, a la extrema izquierda
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
    La democracia cristiana
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
    Back Cover
        Page 209
        Page 210
Full Text




















tar corneiv 6












St ln.H ersidad mis-
,d:lindose pronto a
r imza. Pertene-
.14 generaeidn que eC
aurf en la politira en
' durante ese breve y
onador ensa.vo democrat
fu6 SBeretario del Pre-
ite de la Rep6bllea
7 7 1948). Ba side ca-
tefo de Economia Poli-
Sociologia. v Derecho
L en Is Facullades de
iho y Ciencias Econ6mi-
(9 Arequipa y actualmen-
ditular de la catedra de
.ha Civil en la Univeral.
,i6lica de Lima. Com-
Wie de primer fila en
dpidas arequipenas con.
s dictadura en 1950 y
,Ue dno de losi fo-jado-
L Nmovmlento que deri-
nb el Partido Dem6rrata
Mao. En 1956 so pueblo
4i6 por abrumadora ma-
I s repreaentanle en la
lra, de Diputados y
palli ejerce un indiscu-
ierazgo en la opo-
'democrr ice al actual
En 1958 fud elegi-
1959 reelegido Secre-
G neral del Parlido De-
Cristlano y en su
Itaedn acudi6 a im-
certimenes en di-
.aises de Europa y

ocracia Crisliana
cila aqou, per la ro
s de so Secretario
'.sobre la democracia
SIa reclama el pue-
no decade hare mu-
eioes: demoerinia
eeon6mics. social y
emocracia integral
abra. Dice so wer-
el estado en que
al Peri al advenir
a s a ida poli-
tra patria. Y la
i may clara y
sobre la dictadu-
dicladura co-
dores efectos
r de la me-
Nlo con el se-

li Ubertades
:eacirsio injustos


L : ':"' f.i


* *. .


'n "**..'
- '.:s ti



$A7.

~. ,*:A^*
It




a '.'/I,

4.',^























NUEVOS PRINCIPIOS

PARA UN NUEVO

PERU






HECTOR CORNEJO CHAVEZ


NUEVOS PRINCIPIOS PARA

UN NUEVO PERU


Lima, 1960









PUBLICACIONES DE LA JUVENTUD DEMOCRAT

CRISTIANA















Esta Edici6n consta de 10,000 ejemplares
y se termin6 de imprimir el 29 de febrero
de 1960 en los taleres graficos de la
Imprenta "El C6ndor"


Precio S/. 10.00







a --


w*
ll7


S'A


-iL


i s


HECTOR CORNFJO CHAVEZ, Diputado por Arequipa y Maestro Universitario,
se dirige al pueblo en unia manifestaci6n. Rodeado Ior dirigentes de su partide,
pronuncia un discurso con palabra clara y lenguaje director, exigie:io la reform
de estrsuciuras y el cambio de metodo; y sitemas.















SUMARIO


Pr6logo ....... ..... . ............ 1

I

LA ASPIRACION

La Democracia meta o espejismon .............. 1l

II

LA REALIDAD

El Perd que nosotros encontramos ............... 19

III

LAS SOLUCIONES


La Dictadura:


21 de dicicmbre de 1955:
Un pueblo contra la tirania.........
jPor qu6 estuvimos contra la dictadura de Odria?
Los "Ahorros" del General Odria ... ...
Borr6n y cuenta nueva .. ...........








La Oligarquia:


Nuestra palabra al advenimiento del pradismo .... 85
Nuestro juicio del primer afio de gobierno pradista... 95
El pradismo y la crisis institutional ... . . . 115
6Que se puede csperar de la oligarquia? ............ 121
El Partido Dem6crata Cristiano contra la Extrema
Derecha ...................................... 144
La Democracia Cristiana y la derecha liberal ........ 130

El Ccmunismi:

Noso ros y el comuismo ....... . ...... .. ... 157

Enjuiciando a la DicDadura
a la Extrema derecha, a la Extrema Izquierda:

Libertad, Seguridad Econ6mica y Justicia Social para
todos los peruanos .............................. 175

La Democracia Cristiana:

Persona humana y bien coming: sustentos de la D'emo-
cracia Cristiana ................................ 195
La Democracia Cristiana: Una tercera fuerza uara un
mundo mejor ............................. 200












PROLOGO


La democracia cristiana no es s6lo una concep-
ci6n te6rica de la sociedad. Es una militancia poli-
tica que exige a quienes se adhieren a sus principios
un compromise active y una voluntad de transfor-
mar la realidad de acuerdo a las metas que seiiala
la doctrine. La acci6n demj-crata cristiana no mar-
cha a la deriva, no corre el peligro del oportunismo
ni de la incoherencia de los partidos sin doctrine ni
de la supeditacidn a la voluntad o al capricho de un
caudillo. Su militancia political se enmarca en una
clara line ideol6gica cuyos pilares fundamentals
son la concepcidn espiritualista de la persona huma-
na y el principio del justo bien comzin de la sociedad
civil. Para lograr esto, comprendemos los dem6cra-
ta-cristianos que es requisite b6sico la transforma-
cidn dela actual estructura social de nuestro pais, ya
que no puede haber bien co4niin donde las condicio-
ves econdimicas sociales y culturales, impiden la cfec-
tiva igualdad de oportunidades para todos; donde el
rigimeni de explotaci6n crea barreras y obst6culos
insalvables Para que el hombre viva en p.osesi6n de
su disnidad de criatura de Dios. Ahora bien, esta
transforwmai6n profunda no puede alcanzarse a cos-
la de la violencia como quieren los marxistas ni es
tamihoco suficiente la political de la enmienda circuns-
tancial, co;;:o pretend cl capitalism liberal. No han


- 1-





de ser ni el odio ni la defense del interns particular
los m6viles de una empresa de bien: comin. La posi-
ci6n dem6crata-cristiana es una posici6n distinta a
los extremes antes aludidos. Y lo cs porque sus
principios rectores son incompatible con la teoria
y con la praxis marxista y liberal. En efecto, el bien
comtin no puede lograrse en una sociedad donde do-
mina y sojuzga el grupo m :ds poderoso ni puede ha-
blarse de digmidad humana cuando el hombre se re-
duce a un factor anoi6imno de Ia. maquinaria omnipo-
tente del estado. Nadie, sin ignorancia o imala fe
puede near a la democracia cristiana su car6cter de
tercera posici6n. Transformacidn radical sin violen-
cia, fraternidad con justicia, intervenci6n del estado
sin estatismo, libertad sin privilegios, son notas in-
dividualiantes de sit program de acci6n. Nos dice
Corncjo Chdlvez: "porque la D.C. conform un sis-
tema de verdades propias y no una masa informed de
media verdades tomadas a pristamo de iedologias
ajenas; porque Ia D.C. no busca congraciarse con el
capitalism y con el comunismo dando a cada cudl
su racidn de verdad para cludir la lucha con ellos,
sino que afirnmado su propio pensamiento no vacila
en enfrentarse a los dos en la mcdida que lo e.igen
la hondura v gravedad de sis respectivas discrepan-
cias; porque la D.C. es todo esto, es que atrae sobre
si cl ataque de las otros sectors dcl pensamiento po-
litico".

La demnocracia cristiana reitera su posici6n pro-
pia no s6lo en el terreno te6rico; lo hace luego de
una seria confrontaci6n de los principios con Ia rea-
lidad national. Comprende que sdlo mediante cl co-
tejo experimental con la realidad, los tostulados se
hacen h6biles para regirla; y a este trabajo de adap-
taci6n y de cxplicitaci6n doctrinaria se ha dedicado
a travys de sus cortos aifos de vida partidaria, al ha-


-2-





bcr tenido que asumir, en cierta manera, como opo-
sicidn consciente y constructive, el gobierno del pais.
Son pruebas contundentes de esta actitud los pro-
yectos de ley presentados a las Cdmaras, la labor
fiscalizadora y corrective de sus parlamentarios, el
trabajo de sus comisiones tecnicas, las manifestacio-
nes hechas en los principles centros del Pais, su did-
logo con el pueblo. De este puede dar fe el Perut todo.
Y puede dar fe tambidn de la honestidad de sus hom-
bres, cuya linea se ha mantenido inquebrantable y
desafiante frente a la dictadura, la oligarquia y la
demagogia. De esta manera la democracia cristiana
ha devenido en tina aitcntica, popular y consolidada
fuerza. political y en una nitida posicidn doctrinaria
que promueve la vida civic en el Perit.

El present volaumen es una prueba de la tarea
demdcrata-cristiana. Recoge un conjunto de discur-
sos politicos y de pronunciamientos vertidos por el
Partido a travys de su actual Secretario General, el
diputado Hector Cornejo Chdvez. Dada la forma-en
que han sido emitidos, no tiene cardcter sistemdtico.
Se han gestado en cl polemica parlamentaria, en el
didlogo de la pla.a pdblica, em la respuesta periodis-
tica. De aqui sus invitables referencias a lo circuns-
tancial, su vinculaci6n al train y a la espectativa de
la vida diaria, a las exigencias apremiantes del pais.
De aqui tambidn sit vitalidad. Pues el empuje y el
vigor de las ideas no se han logrado, en este caso,
por una intencional voluntad de estilo sino por la fe-
bril necesidad de acusar, de dar soluciones tajantes,
de comunicar inquietudes, de fijar posiciones. Son las
necesidades, que no esperan alcanzar coherencia
Idgica para demandar satisfaccidln, las que hanr inspi-
rado este conjunto de p.ronunciamientos. Empero, es-
to no significa de manera alguna que se trata de un
mosaico incoherente sin trabazdn ni nexos unifican-






tes. Muy p.or el contrario, en el enjuiciamiento de
tdpicos diversos se observa con nitidez, la presencia
de una sdlida line ideol6gica que inspire las solucio-
nes. Y se observe tambien que 9stas responded a la
aspiraci6n fundamental de zistaurar en el Peru un
orden social cristiano. La pauta inspiradora de este
orden es una antropologia que sitla a la persona, a
la comunidad de series humans, como razon de ser y
pauta valorativa de cuanta actividad social pueda con-
cebirse. No hay actividad en material econ6mica o so-
cial que pueda valorarse independiente de su autgnti-
co depositario. Esta idea confiere a Ia accidn political
y a la promocion econ6mioa una orientaci6n propia,
irreductible a cualquier otra posici6n. "Para nosotros
-afirma Cornejo- hay que pensar mds en las nece-
sidales que en los bicnes o, si se quiere, en los bienes
en funci6n de las necesidades. Los bienes han sido
creados para servir al hombre; no es que el hombre
tenga neccsidades para que los bienes hallen su ra.on
de ser. Para nosotros cl hombre, todos los hombres
que forman nuestro pueblo son la meta, no el acciden-
te. Para nosotros no se trata de que el inversionista
gane mds. Sc trata de que el pueblo viva mejor, aun-
que el inversionista gane ienos". Esta huimalni.saidn
de la Sociedad en funcion dc un ideal' hist6rico con-
creto debe hacerse viable. Tal es el sentido de la poli-
tica: el bien de Ia polis, el bien de los ciudadanos, den-
tro de las exigencias particulars de cada situaci6n
historic. Conseguir estos objctivos no mediante la
violencia sino por la transformacidn interior cs la
area que se ha impuesto la democracia cristiana. Se
trata de una autcntica revoluci6n. de una mutaci6n
radical de la actual estructura social de nuestro pais.
No basta para ello una ticnica politico a que ninguna
ticnica lleva en si sn prohia raozn de ser. Es necesa-
Iria una antropolo.ia social, una concepcion de Ia vida


-4 -





.que ofrezca, como lo hace el social-cristianismo, una
.escala de valores, un orden de prelaciones y un impe-
rativo de conduct. En este sentido hacemos nuestra
.la frjase de Peguy: "la revolucion social serd moral a
no existird". -ues no se trata i nicamente de variar
las condiciones externas de la sociedad. Esto es in-
.dispensable e inzanjable pero no suficiente. Para re-
novar integralmente al pais se impone realizar, para-
.lelamente, una tarea de promocidn pedag6gica y res-
paldar los- hechos externos en el testimonio de la
propia conduct. Los que creemos en la eficacia cau-
sal que tiene el espiritu en la plasmaci6n de las for-
nas historicas, sabemos que ese espiritu tiene como
centro la libertad personal que actualiza los valores
.superiores. Esta potencia spiritual no es patrimo-
.nio de una clase sino que pertenece a la esencia mis-
ma del hombre. Por eso rechazamos el paternalism
y confiamos en la democracia, en la capacidad de to-
,dos para la edificaci6n del nuevo orden social. Claro
estd que esta vocaci6n political supone una efectiva
toma de conciencia frente a la realidad. En otras
palabras, confrontar la aspiraci6n y la realidad. De
esto hablan los grandes rubros del libro de Cornejo
Chves. A travis de ellos se quiere comunicar al pue-
blo una inquietud, un hecho y una respuesta. Esta
ultima nace de la confrontaci6n entire la inquietud
,o la aspiraci6n y la realidad. Es al mismo tiempo
program v balance, perspective y juicio critic.
"NUEVOS PRINCIPIOS PARA UN NUEVO
PERU" significa un andlisis de problems medula-
res para el hombre peruano y el esbozo de una so-
Jucidn inspirada en criterios eticos humanistas. Su,
punto de partida es la fe en la democracia. en "una
democracia dindmica que march a a l misma velo-
cidad de la historic, que se abre al requerimiento de
7as rmds avanzadas aspiraciones sin dejar en el cami-


-5-





no su carga de autenticos valores del espiritu". Li-
bertad de espiritu y permeabilidad con las exigencias
de la hora son requisitos fundamentals para el de-
senvolvimiento de la democracia. A ellos es fiel este
libro, en el cual puede observarse en forma fidedigna
la actitud del P.D.C., tergiversada muchas veces por
los intereses de la prensa local.

El autor es una figure political que ha alcanzado,
ya relieve national. Hector Cornejo Chdvez es un
hombre representative de los anhelos renovadores
del pais no s6lo por sus ideas sino fundamentalmente
por su consecuente y austera actitud vital. Su activi-
dad integra trasunta una preocupacidn political; abo-
gado brillante, autor de investigaciones juridicas,
polemista incisivo, critic penetrante, de gran rigor
l6gico en sus planteamientos, ha puesto en la cosa pst-
blica todas sus facultades y los conocimientos adqui-
ridos en el retiro de su juventud. Sensible al reto del*
contorn o y mts azn a las necesidades del hombre ha
dedicado su vida al esfierzo por transformer el pais-
sin las cegueras del egoismo, sin los limits del
resentimiento. Na vemos, por eso, en Cornejo.
las taras del politico de oficio, diestro tan s6lo
en ciertas tecnicas de sugesti6n sobre el pzlblico para
explotar sentimientos subalternos. En Cornejo Chd-
vez el deseo de verdad le impide comprometerse con
la demagogia. Comprende la necesidad de una poli-
tica racional, planificada, que es necesario trabajar
en equipo, que el individuo debe rendir en funcid6
de su capacidad; sabe en una palabra, que debe su-
perarse la improvisaci6n y el "enciclopedismo" crio-
Ilos. Y por este imperative de seriedad inqresa a un
partido de ideas en que la conviccidn es el norte y la
determinant de actitudes y definiciones. Ya habia
vivido las angustias por mantener el regimen demo-


-6-





crdtico. For eso, al co-fundar el partido dem6crata
.cristiano no realizaba una experiencia del todo nue-
va sino que integraba su labor, coordinaci6n con
.hombres de su line ideol6gica. Iba a instaurarse la
etapa de realizaci6n de los idales social-cristianos.
Tenia ya un contenido que ofrecer. For ello nos ex-
plicamos la claridad y el cardcter radical de su actua-
ci6n y su sagacidad para calar en los problems mds
importantes. Es el fiscalizador de los desmanes y de
-la deshonestidad de la dictadura odriista porque com-
prende que la austeridad y el decoro son las condi-
ciones de posibilidad mcs importantes para el go-
.bierno. Defiende ardorosamente la democracia, si-
guiendo la line institutional de su partido, inspirado
en los principles del gobierno representative. Fustiga
.acremente al pradismo y a sus aliados porque carecen
de plan de acci6n, por haber defraudado la fe publi-
.ca, por su defense al regimen de los privilegios, por
la mulidad de su acci6n promotora. Sus discursos y
sus intervenciones parlamentarias hacen ver que la
critical a la falta de sistema) director, se inspira en la
concepcidn social-cristiana del Estado, guardian del
.bien comnin. Y al llevar la voz del Partido Dem6cra-
.ta-cristiano frente a la political liberal anunciada por
el Gabinete Beltrdn, fija las diferencias entire una po-
wicidn estructuralista, promotora del bien coming y
del desarrollo del pals, y la ideologia del liberalism:
individualista, impersonal, en cuanto miede el bienes-
tar no en funci6n de los niveles econ6micos y cultu-
rales de las mayorias nacionales sino de cifras-pro-
medio, en las cuales se ocultan los desniveles mds de-
primentes que de hecho existen entire los distintos
sectors de la Naci6n. Todo esto nos habla de la com-
batividad y del espiritu de definici6n de Cornejo
Chdvez. Pero su p.osici6n no nace, como se puede
fercib;r claramente, de un frcil afdn de critical sino


-7 -






de la tenencia de una respuesta positive para el paise
Como dem6crata-cristiano sabe cual es la soluci6n:
transformaci6n de las estructuras, vale decir, de los
factors bdsicos del equilibrio de la naci6n, entire los
que se encuentran: la vigorizaci6n de las institucio-
nes; la intervenci6n estatal; la reorganizaci6n terri-
torial a base de un efectivo criteria de rendimiento,
econ6mico sobre el meramente fiscal; la integraci6n
econ6mica de Latinoamerica. Estos puntos hardn po-
sible la realizaci6n de la comunidad peruana y la
consecuente posibilidad para que todo hombre, sea
cual fuere si situaci6n social o econ6mica, pueda vi-
vir humanamente.
Bajo el titulo "Nuevos principios pqra una nue-
vo Perui", emblema original de nuestro Partido, la
Juventud dem6crata-cristiana inicia, con este volu-
men, una tarea de difusion editorial destinada a
perfilar, a traves de la publicaci6n de trabajos de
nuestros ide6logos, tecnicos y politicos, la imagen
de nuestra doctrine y nuestras soluciones concretas.
Esta primer obra es s6lo una inicial aproxita-
ci6n. Y en este sentido quiere Hector Cornejo Cha-
vez que se interpreted.

Alfonso Cobian y Macchiavello.


-8-












LA ASPIRACION










la Democracia

SM eta o Espejismo?


Articulo reproducido en "El Comercio" de Lima,
el 5 de octubre de 1958.


P'ara muchos de los hombres de mi promoei6n la que
-nacid a la vida ciudadana entire los process electorales
de 1939 y 1945-, la Democracia es cifra y compendio do
una aspiraci6n siempre autfntica y a veces desesperada,
de un anhelo que revive treamcnte cntre las cenizas de la
desesperanza, de una angustia qua acaso esta generaci6n
no vea co'i'.nda. Mas decir esto no eonstituye una novedaca
palabras mas o menos, es possible que lo mismo puedan afir-
mar los hombres de varias promociones anteriores y de las
-que despu6s de la mia, optado el titulo ciudadano con todos
los requisites de la ley, se encontraron on la arena de la acti-
vidad civica como la pl6tora de aboghdos hace que se en-
cuentren los nuevos: con titulo y sin ocupaci6n; como si el
campo estuviese ya torado por otros que llegaron antes, que
-todo lo tuviesen ya decidido y a quienes la pretension de
los nuevos ciudadanos de ingerirse on el manejo de la cosa
pdblica los pusiese de malhumor. Sabomos que esta actitud
de circulo cerrado, de administrar el pais como el gamonal
administra su hacienda, es eausa de tuina; y por eso, entire
otras razones, creemos en la Democracia y la queremos.

Pero lo curioso no es que se la quiera. Lo que puede
parecerlo -o serlo, en verdad- es que la queramos quienes,
como todos los hombres de mi promoci6n y de otras mis, no
hemos podido conocer la Democracia sino por contrast,


- 11 -






por referencias casi siempre libresca de otras realidades y a-
trav6s de la image distorsionada que de ella nos han dado.

En lo que se refiere a experiencia direct, se diria que-
uno de los mrs poderosos incentives de nuestra vocaci6n
democritica cs, Frecisamente, el no haber vivido la Demo-
cracia, cl haLbr sufrido los metodos y los resultados de la.
anti-democracia. Hcmos llegado a la Democracia por una via
semejante a la queen 16gica se denomina "ad absurdum":
a fuerza de eapermenatar lo imala que es su negaei6n, hemos.
venido -por ecutraste- a convencernos de lo buena que
la de ser su afirmainciin.

De mi s6 decir quc el ni's antiguo recuerdo que conserve.
do las lecciones quo el pais me di6 en ma'eria do educaci6n
civica lo comparten el traqucteo de una ametralladora en el
Cuartel de Santa Maria, alld por 1924 (1); las recelosas mira-
das de soslayo con quc las .gonces enmarcaban el susurro do
sus cr'ticas a la dictadura del oncenio; y el estentireo grito do
iViva Legula! que denunciaba en las notches la cercania doe
algin borracho en 1,:s calls de Arequipa. O en otras pala-
bras: la libertad y el orden dialogando a balazos; el terror.
ahogando la protest; el servilismo metido hasta el subcons--
ciente.

Mi promoci6n sali6 a1 uso de la raz6n en mitad de Ia.
dictadura de Leguia, cuando la som"ora siempre present de
esbirros semilegendarios reducia. la protests gigante a ]a
pigmea estatura de los cuchlicleos, euanao los pueblos soe
acercaban al "taita" en son de plafiidtra sdplica y con el
argument de las t ri tr q de oro en reclamaci6n de sus.
dercehos disfrazada de humil(e imploraciOn de magnanimi-
dades.

(1) Con motive del amotinamiento de cases y soldados.


- 12 -







El primer cambio de gobierno a que asistimos, afn me-
r.ores de eihd en pleno aprendizaje civic, se hizo a tiros.
Legula termin6 su contumaz gesti6n gubernativa por un
camino que la Constittici6n no habia previsto, pero que en-
contr6 ;grave lecci6n!- la angustia. desesperada del
pueblo (2).

Es cierto que entonees ocurri6 lo insl6ito: un process
electoral cn que las mucledumbres se echaban a las ealles
para gritar sus opinions, en que los candidates a la Presi-
dencia se dirigian en las plazas pdblicas a imponentes mh-
sas de sus partidarios, en que muis all de la fascinaci6n
personal de los contendores comenzaba a insinuarse d4bil-
menie la canalizacion-de grades sectors populares en torno
de ideas o, mas exactamente, de aspiraciones, y en que,
po.r primera vez para nosotros, lleg6 Al Poder el hombre a
quien ungi6 con su voto la anayoria del pais.

Pero la esperanza que entonces debieron alentar los
espiritus democriticos fue bien pronto alieortadh, primero
por las altitudes del triunfador, y luego, en definitive, con
el argument irreplicable de una pistol humeante en una
mano criminal y seetaria (3).

Asi terminamos nuestra "Primaria" civic. La Secun-
daria nos la imparti6 otro dictator a cuyo patriotism y
buenas inteneiones no abri6 camino el sufragio eiudadano,
que dict6 leyes por causes tampoco previstos por la Consti-
tuei6n, que la reform con procedimientos no autorizados
por esta y que acab6, cuando tuvo que irse, instalando en


(2) Revoluci6n de Arequipa conandada por el Comandante
Sanchez Cerro.
(3) Triunfante Sinchez Cerro, fue ultimado a balazos por
un fan&tico 'srista el 30 de abril de 1933.


- 13 -






Palacio a la persona que 61, antes que el pueblo y a despecho
de 6ste, habia elegido. (4)

Y se produj6 afios miis tarde el segundo intent demo-
cratico, auteitico si esta vez much mAs que el anterior, por
la genuine vocaci6n, la recta intenci6n y la fire voluntad
del hombre que lo condujo. ('5)

Para 1915 mi promoci6n ya estaba graduad'a y su estre-
no result brillante: su votbo --fenimeno extraordinario en
este extraordinario pais!- fue respetado; y, con el de mi-
les y miles de otros ciudadanos, sirvi6 para derrotar al can-
didato official, quien ademAs tuvo el gesto de felicitar a su
vencedor y llevar a 6ste al ejercicio legitimo del Poder.
Ronaci6 como otrora la esperanza; y como otrora, aunque
por vias diferentes -la deslealtad, la prepotencia de quie-
leos dobieron ser aliados; los interests creados de circulos
oligarquicos la tcntativa heroica so frustr6. Al pais, en
penitencia, sc le impuso entonces oc.ho alios de penn privh-
tiva de la libertad, mientras al otro lado de las rejas sefio-
reaban en lp htIcienda la farsa electoral, la sumisi6n al
Ejecutivo de los otros P.odores del Estado, ei saqueo del Era-
rio y el destrozo de la Constituci6n. (6)

Pareciera, sin embargo, que este pais no tiene remedio:
insisted tercamenLe, apeina, Eplido de la prisi6n, en endere-
zarse 'hacia losi eauiinos do la Democracia mAis auhelada que
conocida, mAs intdida q(uce experimentada.. Y hoy, bien el
verdad que por mcdio: diferentes la ineptitude, la incapa-
cidad, la insensibilidad do los gobernantes-, el nuevo in-
tento corre el riesgo de frustrarse otra vez.

(4) iEl Mariscal Benavides gobern, de 1933 a 1939
(5) Jos6 Luis Bustamante y Rivero, Presidente Constitu-
cional del Peri.
(6) Debilitado el regimen legal por las actitudes del Apra,
se produjo en octubre de 1948 el "cuartelazo" de
Odria, apoy'ado y financiado por circulos de la oligar-
quia.


- 14-





Y es aqui cuando cualquiera que no alentase la fe in-
cononovible de muchos hombres de mi promoci6n pod.ria
plantearse la pregunta: Les, en verdad, la Democracia una
meta o un espejismo?. Mediado ya, o poeo menos, el amino
a recorrer antes de que la present generacidn entregue la
post a la siguientc, Les razonable seguir luchando por la
instauraci6n y la permanencia de un regimen democrdtico
aqui y ahora?. No siendo la Democracia sino el nmenos im-
perfecto do los sistemas de organizaci6n political de la socio-
dad civil y siendo, por tanto, previsible su superaci6n, jno
corremos el riesgo de alcanzar, por fin, la meta, cuando esta
meta sea ya, para rdalidades cercanas, anaer6nico rezago
de 6pocas definitivamente superadas?.

La. respuesta es tajante paila inuchos hombres de mi
promoei6r, si bien para llegar a ella es precise recorrer
el largo caanino de reflexiones que no caben en las poeas
cuartillas de este articulo eserito a vuelapluma. Nuestra res-
puesta es una renovada, una cada vez mis terca y pugnaz
fe en las virtualidades de la Democracia, en su capacidad
para ancarnos adelante, para mantenernos a flote, para po-
nernos en nuestro camino haee tanto tiempo perdido y hasta
hoy tan infructuosamente buscado. Y esta nuestra fe no se
aferra a un ancla clavad-a en el lecho del rio a despecho de
la corriente. Se aferr a las ideas fecundas sobre las cuales
se sustenta una Democracia dinamica, que march a la mis-
ma velocidad de la historic, que se abre al requerimiento
de mis avanzadas aspireciones sin dejar en el eatnino su
carga de autdnticos valores del espiritu. Se aferra, en suma,
a un sistema que, sin mengua a la dignidad de la persona
humana, es capaz de complementary sus originales plantea-
mientos politicos con las exigencias contemporineas de la
justicia social y la seguridad econ6mica.


- 15 -












LA REALIDAD









EI Perui que nosotros encontramos


En la primera jira political que hiciera la Demo-
cracia Cristiana al Norte, Cornejo Ch&vez pro-
nunci6 various discursos en que pintaba la "rea-
lidad que nosotros encontramos." Esta es una
sintesis de su palabra al pueblo en la plaza pf-
blica de Piura, de Chiclayo y de Trujillo (4, 5
y 6 de febrero de 1957.)

INMIADTUREZ POLITICAL


A partir de 1895, tras sopor.ar 75 afos de caudillismo
aautoritario, el Peri pareoi6 decidirse a transitar los caminos
de la democracia. Muy corta vida tuvo el ensayo. Leguia
se encarg6 de sepultar las libertades political bajo el peso
de una larga dictadura inmisericorde. Desde entonces, s61o
muy de tarde en tarde, sielnpre entire grandes aseehanzas
y hasta hey por breves lapesos, la democracia ha podido ape-
nas ensayar timidiamente la resurrecci6n. Tras la caida de
Leguia, tres aios turbulentos entire la libertad y la violen-
cia; luego, seis arios de una nueva dictadura military y otros
seis de autoritarismo civil; tres aios, otra vez, de ensayo
*democrftico prefiado de ineomprensiones y zozobras; y, a
Screngl6n seguido, la dictadura del ochenio. (1)

Esto grafica y sintetiza el drama, actual de nuestro pueblo
-en el orden de la acci6n political. Y esto, antes que otra cosa,
explica la inmadurez civic de la que, exagerdndola en la

(1) iSe hace sucesiva referencia a los gobiernos de Sinchez
Cerro, de Benavides (1933-39), de Prado (1939-45), de
Bustamante (1945-48) y de Odriia (1948-56)


- 19 -





media de su interns, extraen su argument, para cantar-
loas al gobierno fuerte, ciertas gentes de orden que se re-
goeijan dando vueltas en el sofistico eirculo vicioso dentro.
del cual la dictadura causa y perpetfia la inmadurez, y la
inmadurez original y reelama la dhictadura. (Aplausos)

De hecho, en los filtinmos cuarenta afios de nuestra, his-
toria, la dietadura ha sefioreado a lo largo de 31; y los nue-
ve restantes no lhai sido siquiera continues ni nonimales..
Esto significa que la totalidad de los peruanos de menos de
cuarerta ahos de edad no .ha podido conocer la democracia
sino por contrast o por referencia; carecen cosi entera-
mente de experiencia en el ejericieio de los derechos politi-
eos y de las libertades eiudadanas; y may poeos estdn en
aptitude de practical, sin exceso ni defects, Ia democracia.
que en otras parties tiene ya races seculares.

El resultado es este pals civicamente atrasado en que-
nos ha tocado cua.plir nuestra tarea hist6rica. Es ktste pais.
en el cual la political ha sido casi siempre profesi6n de-
aventureros eon poca vergiienza y sin ningun escrupulo; en.
el que el pueblo no ha jugado papel alguno, except el de
victima indefensa; en el que no existen ciudadanos perma-
nentes, sino electores esporAdicos y casi siempre burlados,
cuyo sufragio se pide y se obtiene cuando es necesario -lo-
cual ocurre muy pocas veces, desde que easi siempre es ven-
tajosamente sustituido por la omnimoda voluntad del aman-
d6n de turno instalado en Palacio de Gobierno- a cambio-
de promesas nunca cumplidas; y en el que, pasado cadae
process electoral, nadie vuelve a ocuparse de los politicos
hasta el siguiente comicio que jamfs he sabe cuando vendrf,
a menos que se trate de adunarlos o de cobrarles, en formal
de prendas, el precio del voto que se les di6. (Aplausos)

Dentro de este panorama, ce6mo admirarse de que la
political s61o haya servido casi siempre para que medren


-20 -






unos poeos a expenses del pais?, jc6mo extrafianse de qu-
el gobierno de la naci6n haya sido y siga siendo todavia
patrimonio exclusive y a veces hereditario de unas cuantas
docenas de families?, y c6mo asombrarse de que, cuando
adviene por fin un regimen en verdad elegido por el pueblo,
ciudadano -que es s6io entire un quinto y un d6eimo de la.
poblaci6n-, la incipiente demoeracia camine cayendo y
lev'antando, entire impacien'ias excesivas y tempranos de-
salientos lhasta que un nuevo "salvador de la patria" finan-
ciado y alentado por algin circulo oligdrquieo, halla el.
instant propicio para asestarle, en un recodo del camino,.
el golpe de gracia ?

Pero alguia vez hemos de comenzar en serio, si quere-
mos que la democracia sea una realidad actuante y viviente.
y no un conjuito de d:'-araciones liricas muertas en la
letra de la Constituci6n. Alguna vez hemos de perseverar
'mns alld de todas la eaidas, hasta que el hh0bito democrftico.
nos dd soltura en el e jercicio de nuestros dereehos y hones-
tidad en el cumplimiento de nuestras obligaciones. Saber-
qu6 cosa cs la democracla no es s6lo cuesti6n de discursos.
y conferencias. Asi como el movimiento se demuestra andan-
do, la democracia se aprende practicdndola. Jam"s dejar&.
de ser un absurdo enseniar democracia en la escuela de la.
dicttidura; y jams discurso alguno suplird con ventaja a la
expcriencia vivida. Al doloroso precio de inevitable exce-
sos o defee'os inicial6s, el pueblo, esearmentando en carne-
propia, aprcnderd a asumir las responsabilidades de vivir-
en liberttad y a ejercer el derecho de exigir justicia. Si du-
ranto mas de un siglo el Peri ha soportado la prepoteneis
y a veces la picardia de los dictadores, gpor qu6 no podria.
soportar por unos aios-la inexperiencia de su pueblo?.
(Aplausos).

Se trata, pues, de no reincidir en el desaliento premature.
Se trata do guardar celosamente la mcdmoria de los eistragos


- 21 -






lde la dictadura mientras se corrige los defects de una
incipiente democracia, last perfeccionar un sistema de li-
bertades que haga impossible el retorno de los hombres fuer-
"tes. Se trata de ejercer hoy con dignidad las libertndes, para
no tender que implorarlas mariana como una limosna a la die-
'tadura.

So trata, en sunma, do cerrar y a l larga etapa d, la
political como aventura o como negocio; de los partidos de
etiqueta que s61o aparecen en la vispera de las elecciones
.o en el sepelio de alguno de sus "dirigentes; de los politicos
de oficio que han desprestigiado 1a alta y grave funci6n de
condueir a los pueblos; y de los pueblos cuya indiferencia
o cuya cobardia ha hecho decir a ims de uno que "ellos
Stienen los gobernantes que so merecen". (Aplausos)

ATRASO ECONOMICO-SOCIAL

Pero no es s6lo que seamos un pueblo politicamente
"inmaduro. Somos, ademis, un pueblo econ6micamente pobre
y subdesarrollado. A los peruanos se nos la heeiho comulgar,
con demasiasda frecuencia y desde las bancas do la escucla.
ron la rueda de molino de nuestra riqueza. Pero lo cierto es
queho so:mos ricos. No lo somos desde que Aridos arenales en
la costa, bravias y agrestes montansas n ua serrania, inmcn-
sas Areas desoladas en la puna y fronda inexpugnable y salva-
je on nuestra aimazonia reduce nuestros territories eeond-
Imicamecnte utilizable por ahora a una fracci6n minima del mi-
'116u largo de kil6metros cuadrados que consignan los textos
de geografia. No lo somos porque la riqueza latent que se
oculta en tierras virgenes, en la entraila de nuestros Andes
-en el coraz6n do la selva, en 'as profundidades del subsuelo
o en lo hondo de nuestro mar, aouarda todavia el gigantesco
esfuerzo del hombre pcruano para llegar a la mesa donde
-come nuestro pueblo, a la cloza donde vive, al vestido que
Ise pone, a la salud que le falta y a la cultural que no tiene.


- 22-9






No lo somos porque nuestra riqueza vigente, bisicamente-
lograda en las actividades extractivas y no en las industries.
de transformaci6n, antes que tender a las necesidades del
consume interno y levantar los niveles de vida populares,.
sirve para alimentar y enriquecer mercados forineos, para
mantener y acentuar nuestra situacidn de dependencia, para
ofrecer cada dia mis trabajo peruano por menos trabajo
extraujero. Y no lo samos, en fin, porque, escasa como es la.
riqueza que producimos, se distribuye injustamente, por vir-
tud de nuestras defectuosas estructuras, de modo que los
menos reciben lo mas y los mds ban de aceptar como uni
mendigo lo menos.

DESORGANIZACION INSTITUTIONAL

Mas todo esto es .s61o una part de la realidad amargas
y dura que nos han dejado cien afios de gobiernos fuertes y
que es precise afrontar con hombria y con coraje, para edi-
ficar un pais grande sobre cimiento.s de verdad.

Ocurre que, encima de todo esto, somos un pais institu-
cionalmente desorganizado y carente de autenticidad. Somos.
un pals en que el centrali:imo de Lima le ha dado al Perd.
la grotesea y deplorable figure de un enano raquitico con una,
cabeza inmensa que apenas puede soportar. Somos un palsi
en que el Poder Ejecutivo legisla en que el Poder Legislativo.
ejecuta las 6rdenes de Palacio de Gobierno, en que el Poder
Judicial administra la injusticia de rodillas ante el poderoso,,
en que el Electoral existed para legalizar el fraude que-
permite a las dictaduras denominarse "gobiernos constitu-
cionales'.

CRISIS MORAL

Y detras de este legndo que hemos recibido los peruanos-
de hoy de mas de cien afios de oligarquia y dictadura, eausam


- 23 -






*o fruto de tamafo desbarajuste, una crisis moral preside o
-corona el triste panorama. Una crisis moral en cuya virtud
. al honrado se le llama tonto, sagacidad a la cunderia, y hom-
.bre de acci6n al dictador. Una crisis por la que al gober-
nante todo le estf permitido y el gobernado lo soporta todo.
Una crisis, en fin, de falta de escripulos en los de arriba
:y de sobra de conformidad en los de abajo. (Aplausos)

Este es el pais que nosotros encontramos. Este es el
pais que tenemos que sacar adelante. Este es, con todas las
virtudes de su pueblo y con todas las taras de sus gobiernos,
nuestro pais. No se trata de huir de 61, ni se trata de deni-
grarlo. Se trata, simplemente, de conocerlo y de salvarlo.
Y 6sta es la funci6n de todos los peruanos: con nosotros o
,contra nosotros, pero en todo easo puestos de pie y en mar-
cha hacia la soluci6n de sus tremendous problems, mis alli
-de todos los obsticulos, a despecho de todos los intereses.
:"Grandes aplausos)


- 24 -













LAS SOLUCIONES














Cada dia mds. agudos, puestos de relieve con-
mayor dramatismo en esta hora del mundo, los pro,
blemas del Peri no son sin embargo problems de-
hoy. Los hay que nacieron en los albores de nuestra
vida republican. Y los hay que hunden sus raiceP-
en los siglos de la de la Colonia y ain antes.

Ni somos, por cierto, los dem6crata cristianos.
los primeros cen hablar de soluciones. Muchos lo hi-
cieron antes que nosotros. La diferencia esta en que-
varios de los otros tuvieron su oportunidad y pere-
cieron en la empresa o medraron con ella. El pue-
blo serd quien decide si ha llegado nuestra hora. La-
esperamos sin prisa --sin mis prisa que la que im-
pone la urgencia del moment histdrico que nos ha-
tocado vivir-: y, en tanto, trabajamos sin pausa.

Nuestra solucidn no es la zinica. Han tenido y
azn ofrecen la suya !a dictadura y la oligarquia que
casi siempre caminaron juntas o estd detrds de a-
quella. Tras ciento cuarenta aiios de frenar el pro-
greso del pais, cuando no de hundirlo con su pre--
potencia, su egoismo y su ineficacia, se resisten a en-
tregar el comando. No es patriotism. El pais sa-
be que es. Y ia Democracia Cristiana tambien la-
sabe: de ahi su posicidn frente a ellas. En nuestra-
historia mds reciente, el regimen de Odria simboli-
za la dictadura; y el gobierno de Prado, la oligar-
quia traditional. Nuestra trinchera estd al frente.


- 27 -






Tambidn el comunismo, unas veces abierto y
casi siempre infiltrado en otra' fuerzas political o
,emboscado detrds de la clandestinidad, tiene su so-
lucidn. No es la nuestra. Es precisamente incompa-
tible con la nuestra, en su filosofia y en su praxis;
en su concepci6n del hombre, de la sociedad y del
Estado; en sus mitodos para afrontar los problems;
y en la direccidn en que pretend solucionarlos.
Nuestra trinchera estd y estard siempre frente a la
.suya.

Aunque enfocados a veces sobre episodios apa-
4'entemente circunstanciales y pasajeros, como ocurre
con muchos de los pronunciamientos que exige la
political militant, los siguientes discursos reflejaron
-en su moment la invariable y nitida posici6n del
Partido Dem6crata Cristiano frente a esas SOLU-
CIONES.


- 28 -












La Dictadura










21 de Diciembre de 1955:

Un pueblo contra la tirania


El present es el discurso que, recordando la
gloriosa jornada del 21 de Diciembre en Arequipa,
len cuya gestaci6n cupo papel principal al "Mo-
vimiento Democrata Cristiano" de Arequipa,
pronunciara Cornejo Chbvez en el Teatro "Se-
gura" de Lima -al clausurarse la 1 Asamblea
Nacional Dem6crata Cristiana en la cual se di6
nacimiento al Partido

E n n moment en que so moteja de tonteria la prAe-
-tica de la honradez; en .qu se hace escarnio de la ley y del
orden constitutional; en que la afici6n al enriquecimiento
indebido es sintcana de vocaci6r political y recompensa del
ejercicio de la funlci6n piblica; cuando se laima subversion
al ansia de libertaa y se eneubre la dictadura con la etiqueta
del orden; cuando las sagradas palabras de Patria y Justicia
se han prostituido diahas por labios indignos de pronunciar-
las, dietadas per corazones inca-taecs de comprenderlas, el
Movimiento Demn6crala-Cristiano anunci6 desde su naci-
miento que solamente utilizaria el arma de la Honestidad
y el desinterls y que finicamente iablaria el lenguaje de la
Verdad. Y aqui est; por mi intermedio, en este scenario
v ante usted s, para decir la vordad y nada mis que la
verdad acerea de lo que ocurri6 en Arequipa cu la dltima
scmana de diciconbre, cuyos sucesos tuvieron tan grande
trascendencia en la political de todo el pais.


-31 -






El 21 de diciembre de 1955. Arequipa volvi6 a pagar
con sangre el precio de la libertad. En adembn de legitilma
defense desempedr6 las calls para abrir la trinchera en eada
esquina, con el mismo gesto y con el mismo espiritu con quo
hacia tiempo habia levantado en el coraz6n la barriada de
la protest contra la arbitrariedad y la dictadura. (Grandes.
aplausos)

A CINCO A&OS DEL 50

Cinco afios despu6s de que Francisco Mostajo y Javier
Belaunde arriesgaran la vida en defense del pueblo amena-
zando; chico afios despues de que Arturo Villegas, el bri-
llante intellectual dem6crata-cristiano, Carlos Bellido y cien,
mis ofrendaron la suya en defense de la Democracia, el
pueblo de Arequipa, cuna de las libertades pfiblicas del Per.l
y antena sensible de sus mAs earas aspiraciones democraticas,
sali6 a la calle para gritar su protest contra el atropello;
se enronqueci6 eantando el "Somos Lbres"; se enfrent6 con
gesto altivo y el pecho deseubierto a las bombas y a las-
balas; y fecund6 con su sangre los campos de la libertad.

Ninglin prop6sito subalterno deteivnin6 la eclosi6n ciu-
dadana de Arequipa; ningin hilo oculto movi6 la acci6n
viril de un pueblo que no tiene vocaci6n de marioneta; nin-
gin exceso empafi6 la limpia actitud de su protest. Y cuando.
esto ha sido asi, y cuando miles de hombres, de mujeres y
de nifios fuimos actores y testigos de esta gesta inolvidable;
cuando todos nosotros, sin distinci6n de classes sociales, el
cuello y la corbata junto al overol, recogimos como un solo.
hombre el impulso de nuestro ancestro y el llamado de nues-
tro destino no podemos leer sin indignaci6n que la "verdad'
ofieial" que se hace en los comunicados del gobierno, haya
pretendido tergiversar el origen, desfigurar los hechos y bas-
tardear el significado de una jornada ejemplar para la na-
cionalidad.


- 32 -











4.1g ;

"C


Frente a la nocion totalitarian del Partido Unico, la Democracia Cristiana afirma
el derecho que tiene la persona human a de adherirse con libertad plena a los par-
tidos politicos que jinzgue mds aptos para el logro del bienestar national y abo-
mina del pensamiento sectario que antepone los intere'ses partida:rios a las exigen-
cias del bien coming. Por ello ncabez6 al pueblo arequipeio contra la dictadura
en 1955. Las fotografias ilustran la protest cindadana y la capture por el pueblo
-dirigido por los DC- del Teatro Municipal haciendo respetar asi el derecho de
reun.ciz.


3 1 ~ i i:jl


















* 4r.4 -A

a~ ~


IMrtifes tfaciotes en a Pi ra y Trujill


La desilusidn de los quo an dia Iepositaron su esperanza en algln partido
politico y la desconfianza de los qcue siekmP.'e vieron en la political un campo ve-
dado para los hombrcs honestos, ban sido el fruto dejado en nuestro pais por el
maquiavelismo poplitio, por el divorcio c:tre aI political y la moral.
La Democracia Cristian afilria que vo es opcios.al sino imperative unir la
political a la moral, today vez que siendo clla una actividad de la persona ha de
star regida por !a Icy moral.


~I~PIIOI~PII~L~~
~ ~.:-tr~(








LA LIBEERTAD: IEREOHO DE TODOS


La Coalici6n Nacional, en uso de un legititmo dereeho
civico y premunida de todas las autorizaciones legales -in-
clusive de las que exige la inconstitucional ley mal Ilamada
de Seguridad Interior de la Repiblica, que pasard a la his-
toria con el nombre de "Ley de la Inseguridad Ciudwda-
na"- (Grandes aplausos) convoe6 a una actuaci6n political
en el Teatro Municipal.

El pueblo de Arequipa podia estar con la Coalici6n Na-
cional, o fuera de la Coalici6n Nacional, o contra la Coalici6n
National, pero nadie, sino 61 mismo, tenia el derecho de se-
cundarla o de repudiarla.

Se convocaba, ademis, al pueblo de Arequipa a una cita
<'n la que iba a rendirse culto a la libertad. Y el derecho a
pedir la libertad no es patrimonio exclusive de tal o cual
grupo o partido politico, sino dereciho inalienable de cada
ciudadano del Perl.

Asi lo entendi6 cabalmente el Movimiento Dem6crata-
Cristiano; y por eso declare pfiblicamente que, si no forma-
ba parte de la Coalici6n, compartia con ella la lucha y la
aspiraci6n liberatoria y democrAtica, y autoriz6 a sus afilia-
dos para concurrir a la aetuaci6n.

Leyes vigentes prohiben todo acto de provocaci6n. Pro-
hiben, incluso, que simultineamente se realicen en la misma
localidad manifestaciones pfiblicas de partidos adversaries.
Pcro aunque esas leyes no existieran, un principio elemental
do convivencia dctmocrAtica ha proscrito la cachiporra y el
balazo como argumentos politicos. Y nadie mas llamada que
la autoridad pdblica a acatar y hacer acatar ese principio.


- 33 -







LA DICTADUBA ODRISTA Y EL DERECHO DE
REUNION

Pero no fu6 6sta la actitud de la autoridad pfiblica en
Arequipa. Desde dias antes de la fecha sefialada para la
rouni6n en el Teatro, conocidos elements del partido oficia-
lista llamado restaurador, no se sabe todavia por que, se
habian posesionado de los altos de la pension Central, ubi-
cada frente al Teatro Municipal, con el deliberado y alevoso
objeto de establece alli el cuartel general desde el que de-
bian ser atropellados el pueblo de Arequipa y sus derechos
eiudadanos; y pocas horas antes de la sefalada para la ma-
nifestaci6n, en la casa NoQ 111 de la calle Santa Catalina
y en los alrededores del M'ercado de San Camilo, matones
asalariados, importados de fuera, recibian, en forma de be-
bidas espirituosas, el valor que no podia infundirles el sa-
lario que se les pagaba .. Armados de palos y cuchillos, con-
fundidos en extrafio revoltijo Inatones, restauradores y pla-
ceras formaron alli un tap6n human, se apoderaron del
Teatro Municipal, rompieron los cartelones de la Coalici6n,
cortaron la instalaci6n de la luz el6ctrica y de micr6fonos;
y estuvieron absolutamente ciertos de que con su actitud
desafiante y soez era possible paralizar la actitud tradicio-
nalmento rebelde y gallarda de Arequipa (Grandes aplausos)

EL M.D.C. EN ACTION

Pero no ful eso lo que ocurri6. A las 6 de la tarde, la
ciudadania repletaba la segunda cuadra de la calle Merca-
deres. Fu6 entonces que el Movimiento Dem6crata-Cristiano,
no obstante haber declarado no pertenecer a la Coalici6n
-pero conciente de que un atropello brutal del derecho ciu-
dadano era tambidn y directamente un atropello contra d1
mismo- decidi6 asumir en la calle el comando de sus afi-
liados y del pueblo, para romper fisicamente y por la fuerza
la barrera que impedia el ingreso al local. (aplausos) Y qued6


- 34 -






demostrado asi que Arequipa tiene fuego suficiente en los
corazones y fuerza suficiente en los puios para hacer respe-
tar su deresho atropellado. (Grandes aplausos)

EL PUEBLO TRIUNFO

Rochazado una vez y nuevamente alentado por los diri-
gentes dem6crata-cristianos, el pueblo perform el tap6n huma-
no; y mientras la Policia permaneecia, como habia ocurrido
dcsde el principio, absolutamente impasible frente al acto
provocador, y s61o vi6 en 6ese un problema de trbnsito vehi-
cular, el pueblo se apoder6 materialmente del Teatro; y un
mar lhumano, vibrant y enardecido, colm6 todos sus compar-
t:tmentos. Nunca, como entonces se cant6 con m&s unci6n
cl Himno Naeional, porque nunca mejor que entonees pudi-
mos decir el "Somos Libres" por obra de nosotros mismos.
Y se cant6 el Himno a Arequipa, que nunca como entonces
fue mojor la cuna de las libertades pfblicas del pals entero.
(Grandes aplausos)

Y vino luego lo que todos saben: el brutal desalojo
del Tea ro -donde no habia ya un solo restaurador y donde,
por tanto, no habia ya posibilidad de ehoque o de conflict,
porque no teniamos adversario- por la fuerza de la policia,
que no escatim6 el uso de bombas lacrim6genas; el tumulto
callojero; la arenga y la barricade; las piedras y las balas;
el cien veces disolverse y renacerse los grupos eiudadanos;
la imprecaci6n y la sangre. (Grandes aplausos)

La actuaci6n del Teatro Municipal fu6 simpletmente la
ocasi6n para que se pusiera de manifiesto algo que desde
hacia muchos aios estaba ya por reventar en el pecho del
arequipefio. Afios de opresi6n y de dictadura habian Ilegado
ya a colmar la media. Y era ya la hora de que el pequefio
Beria inmisericorde, que habia tenido aterrorizado al Perfl


- 35 -







fuera expulsado del Poder y remitido a Roma en demand,
presumiblemente, del perd6n de sus muchos pecados..
(Risas y grandes aplausos)

El M.D.C. de Arequipa dej6 el comando de la protest
popular cuando estaba ya encauz.ada, porque no trafica con
la sangre del pueblo; porque esa protesta fue total, y no se
queria atribuirle carfcter partidario; y para que no se pu-
diera decir despuds, maliciosamente -como el gobierno ha
pretendido, en efecto, decir- quo se trataba de un movi-
miento provocado por apro-comunistas... que es la frase
con que se ha acostumbrado a asustar a las llamadas gentes
del orden para establecer luego la dictadura. (Aplausos)

Esta fue, en apretada sintesis, la historic de lo que ocu-
rri6 en Arequipa. Fue la historic de la actitud cavernicola
y provocadora del partido oficialista. Fueron la actitud im-
pasible, la complicidad y la participaci6n active de la auto-
ridad en un crime perpetrado a mansalva contra el pueblo
arequipefio. Pero fue, fundamentalmente y sobre todo, la
historic de un pueblo de hombres que estk dispuesto a de-
fender su libertad, porque cada uno de sus components
puede decir lo que dijo Oscar Balbuena, el estudiante dem6-
crata-cristiano que perdi6 un ojo on la refriega: que perderia
el otro y hasta la vida cuado estAn de por medio las liber-
tades ciudadanas y la dignidad del pals. (Grandes y prolon-
gados aplausos)


- 36 -











(Por qu6 estuvimos contra

la dictadura de Odria?

En las postrimerias de la dictadura, y a poco de
la fundaci6n official del Partido, la Democracia
Cristiana organize una jira a Puno y Juliaca el
4 y 5 de febrero de 1956. En estos discursos
Cornejo Chivez precis6 el por qu6 de nuestra
tajante oposici6n a Odria.


H ay una cosa, una sola, en la que el Gobierno y noso-
tros estamnos de acuerdo: en que no nos entendemos, en que no
podemos entendernos, en que apreciamos al Peri y a la poli-
tica con distinta mentalidad y hablamos d'istinto lenguaje;
en que existe una irreductible, una tajante division entire el
campo en que se ubica el oficialismo y el campo en que no-
sotros actuamos; en que hay una nitida, una clara lines
divisoria a uno de cuyos lados estin la restauraci6n y el
continuismo, y a euyo otro lado estAn la lonestidad y 19
renovaci6n. (Grandes aplausos)l

Somos, pues, abierta y desetmbozadamente, un partido
de oposici6n. Y no lo somos en la hora und6eima; no nos
hemos sentido repentinamente insuflados de la ira santa
cuando se acerca el comicio ciudadano, para captar simpa-
tias electorales; no hemos usurpado en el iltimo minute una
bandera que no nos negaramos a enarbolar el 20 de julio de
1955; no hemos adoptado, en fin -digamoslo de una vez,
con el finico leguaje que conocemos, que es el de la claridad
y la verdad- la aetitud del pradismo, quo imitando un


- 37 -






poco grotesceimente la posici6n del coloso de Rodas, ha man-
tenido un pie en el campo del oficialismo y otro pie en el
campo de la oposici6n, para terminar laciendo su propio jue-
go o para dejar diplomaticamente abiertas las puertas a to-
da laya de componendas: con tirios y con troyanos, con Dios
y con el Diablo, con el Gobierno o con la Oposici6n. Levan-
tamos, al insurgir en la vida political, una bandera; la mos-
tramos a la luz del dia y a la faz del Perfi, desde las colum-
nas de los peri6dicos, desde el scenario de los teatros y
hasta desde los bancos de las plazas pfiblicas; y esa es la
mismn bandera que ahora mantenemos y que siempre anan-
tendremos. (Aplausos)


LPOR QUE SOMOS UN PARTIDO DE OPOSICION?

Pregunta es 6sta que tiene dos respuestas: la respuesta
official y nuestra propia respuesta.

Todos ustedes conocen la primera. Segiin la version del
Gobierno, estamos en la oposici6n torque constituimos un
grupiculo mialigno de gentes resentidas, mal intencionadas
y -para usar un t6rmino que se ha introducido, si no en el
buen castcllano, por lo menos en la jerga political oficial-
"desaggradecidlas", que no tenemos mAs objetivo que causar-
le el mayor dafio possible al pais que nos vi6 nacer y ponerle
piedrecitas en el calmino a un regimen, por mil tituios admi-
rable, que, segfin ha declarado con franeiscana modestia, ha
heoho en menos de siete afios lo que nadie habia podido ha-
cer en el Peril desde el 28 de julio de 1821.


NUESTRA RESPUESTA

HIarto distinta es nuestra propia respuesta. Estamps, si,
en la oposici6n. Pero estamos en ella porque condenamos el
origen del regimen imperante, porque repudiamos el sentido


- 38 -








y la orientaci6n de su obra de gobierno, y porque rechaza-
mos firmemente su pretensi6n de seguir imponi6ndole al pais,
con una preocupaci6n paternalista que nadie le ha pedido,
un sistema politico que el pueblo no estA dispuesto a seguir
tolerando. (Grandes aplausos)

Estamos en la oposici6n porque no adimiramos la manera
como este regimen naci6, porque discrepamos de la manera
como ha vivido, y porque no compartimos su resistencia a
aceptar la muerte que legitimamente se ha ganado.

Se nos ha dicho quo este regimen naci6 en la Revoluci6n
Restauradora de Arequipa. Nos lo han dicho tantas veces,
que acaso haya quienes realmente se inaginan que aqui hu-
bo, en efecto, alguna revoluci6n el afio 48. Pero aqui no hubo
verdaderafmente ninguna revoluci6n.

Revoluei6n es un paso violent hacia adelante, una re-
forma drAstica de m6todos y sistemas. Con todos los defee-
tos y con todas las desventajas de la violencia, pero en todo
caso un salto haaia el future. Y aqui no hubo salto alguno
hacia el future. Lo que hubo fue resurrecei6n de un clima
de asfixia de libertades, amordazamiento de las ideas, co-
rrupci6n y servilismo. Lo que hubo fue una vuelta a am6-
todos que, optimistamente, pudimos career superados despu6s
do que Arequipa derroc6 a la dietadura de Leguia. No hubo
advance, sino retroceso. No fue un paso hacia el future, sino
un salto hacia el pasado; no hubo revoluci6n, sino regresi6n.
(Aplausos).

Si algq restaur6 ese golpe no fue. pues, la democracia,
sino la aietadura; no fue la libertad, sino la imposiei6n; no
fue la constitucionalidlad, sino el imperio de las leyes de
emergencia. (Grandes Aplausos)


- 39






AREQUIPA CONTRA LA REVOLUTIONN" RESTAURA-
DORA

Y Arequipa no fue, no pudo ser la cuna de semejante
regresi6n. Porque el pueblo de Arequipa nada tuvo qu6 hacer
con ese cuartelazo. Porque no fue con este pueblo que ee
hizo esa '"revoluci6n", sino con una estaci6n de radio. Se
eligi6 a Arequipa, porque se quiso aprovechar espurialmente
la indudable gravitaci6n que Arequipa ha tenido y tiene en
la vida politida del Perd. Esta "revoluci6n" se nos neti6,
pues, por la ventana; y no por haib6rsele hecho nacer, toco-
16gicamente, al pie del Misti, dej6 de ser la reacci6n de una
oligarquia que siempre gobern6 al pals como un feudo de
cuarenta families. (Aplausos)

EL PRAUDE DEL 50

Y si un cuartelazo di6 a luz a la Restauraci6n, un fraud
la bautiz6. Se quiso hacer career al Peri en 1948 que Are-
quipa se rebelaba. Y se nos quiso hacer career en 1950 que se
respetaba el sufragio popular, y lo que se impuso fueron el
cubileteo y la prestidigitaei6n. (Aplausos)

Es 6ste el origen que repudiamos. Y es dsta la primer
raz6n de quo estemos en la oposici6n. Pero lo estamos, tam-
bidn, por la orientaei6n de la obra gubernativa de este regi-
men.

BALANCE DE LA "RESTAURACION"

SQub es, eiudadanos, lo que esa obra ha significado para
el Perfl?

En lo politico, 'ha significado asfixia de las libertades;
virtual derogaei6n de la Carta Constitueional en holocaust
a la Ley de Seguridad; negaci6n del elemental principio de-


-40 -






mocratico de la separaci6n, la independencia y la dignidad
de los Poderes -porque el Legislativo se postr6 de rodillas
y el Judicial puso su majestad a los pies del Poder Eje-
eutivo;- corrupci6n arriba con el enriquecimiento indebido
y abajo con la aducaci6n y el servilismo; y centralismo de-
primente y asfixiante. (Aplausos)

PRETEXTO RESTAURADOR Y REALIDAD

LY a cambio de qu6 se pidi6, se impuso al pais tamafio sa-
crificio7 Oficialmente, el pretexto fue la necesidad de acabar
con el "peligro aprista'. Pero yo me pregunto, ciudadanos:
aun quienes screen al Apra definitivamente inepta para
re-estructurarse dentro de las pautas democraticas, jpueden
afirmar que la sofodaci6n de las libertades ha conseguido
el fin de que se decia perseguirt El propio Gobierno ha confe-
sado explicitamente su fracaso, desde que site aflos despu6s
de que sefial6 el peligro, vuelve a sefialarlo a la asustadiza
coneiencia de las gentes "de orden". INada, pues, se ha con-
seguido. Y nada podia, ciertamente, conseguirse por ese cami-
no. Porque a una ideologia no se le combat sino con otra
ideologia. Nosotros, los dem6erata-cristianos no somos apris-
tas, no podemos ser apristas; nos hetnos declaradio piblica-
mente anti-marxistas y anti-totalitarios. Pero no creemos
que el Frort6n y el exilio sean las mejores armas para com-
batir al Apra. Exigimos, si, la rectificaei6n de sus errors,
su re-estructuraci6n democrftica. Pero la exigimos para dis-
crepar democrAticamente de sus planteamientos, alli donde
est6n errados; para luchar con ella civilizadamente, no con
la cachiporra y el balazo, sino con la idea y con la vocaci6n
de servicio del pueblo de nuestro Perfi comfn.

Se ha pretendido muchas veces cc4mpensar este tremendo
deficit politico con una engafiosa political de 6xitos econ6-
micos. Pero no ha habido ning:in 6xito econ6mico. Porque
ni la bonanza se ha debido fundiamentalmente a la obra


- 41 -





gubernativa, sine a factors que le son ajenos -como la
suelta de los controls inieiada bajo el Ministerio bustauan-
tista de R6mulo Ferrero o el auge de los precious de los ar-
ticulos de exportaci6n originado por la guerra de Corea--,
ni el. costo de la vida ha bajado o siquiera mantenido, dino
que ha seguido subiendo inconteniblemente, ui puede hablar-
se de una political econ6mica a base de la improvaasii5n, Ja
falta total de planeamiento national y regional, y la inver-
si6n no reproductive de los dineros fiscales. (Aplausos)

RESTATRADORES DEL CENTRALISMO

Ha repetido hace unos instantes Jose Antonio Valdez
que Lima sigue siendo el Perd. Quizd exageramos. Tal vez
debefiamos reconocer que el Peril es ahora Li'ma, Tacna y
Tarma. Pero ni siquiera en esos lugares se ha planificado,
ni se ha invertido reproductivamente los fondos nacionales,
ni se ha estimulado el desarrollo de las fuentes de riqueza
y de trabajo. <(Aplausos)

TRISTE REALIDAD PERUANA

Pero frente a la obra de albafileria que el regimen ha
efectuado en costosos raseacielo's, 4qu6 ha hecho para resol-
ver el problema de la Reforma Agraria?, jqu6 ha hecho para
aumentar la productividad de los latifundios de la sierra o
para mejorar la distribuci6n de la riqueza en el latifundo cos-
tefo? qqu6 ha heeho para resolver el problema indigena,
que sigue siendo el primer problema del Perfi sen qu6 for-
ma ha abordado el problema de la edueaei6n, que no es un
problema de unidades escolares en las ciudades que menos
las neeesatan, sino, sobre todo, un problema de planes de
ensefianza y de capacitaci6n del magisterio? qu6 ha heeho
para reformar la Universidad Peruanat se6mo ha resuelto
el problema de la vivienda? ben qu6 sentid' ha intentado la
reform tributaria? e6mo ha favorecido la inversi6n pri-
vada en provincias? gcuando ha pensado en una re-demarca-


-42 -







ci6n territorial, hecha con criteria socio-econ6mico para po-
sibilitar el desarrollo de las provincias y dotarlas de vida
propia? (Aplausos)

Los grandes problems nacionales estAn, pues, virgenes,
a pesar de todos los rascaeielos. Y porque la obra del r6gi-
men no se ha dirigido a resolverlo estamos tambi6n en la
Oposici6n.

PIROPOSITO DEL P.D.C.

No somos, pues, un grupiculo de gentes resentidas. So-
mos, simplemente, peruanos que coinprendemos y afrontamos
la tarea de nuestra hora; somos ciudadanos que asumimos
la responsabilidad de nuestra generaci6n; somos gentes que
recibimos un Perd pobre y ultrajado y que queremos entre-
gar a nuestros hijos un Perd mds digno, mds limpio y mds
pr6spero. (Aplausos)

Somos, por tanto, un partido de oposici6n. No s61o de
oposici6n a tales o cuales hombres -que acui interesan
poco los apellidos-, sino de oposici6n a los m6todos impe-
rantes; de oposici6n a la extrema derecha reaccionaria y a la
extren4a izquierda totalitaria; de oposici6n, en fin, a todo
lo que nos impida a los peruanos, que est6n con nosotros
o contra nosotros como partido politico, fabricar un PerF sin
odios, pero tambi6n sin privilegios. (Grandes aplausos)


- 43 -






Los "Ahorros"

del General Odria

Iniciado el regimen democritico ante la espec-
tativa y esperanza nacionales, el Peri enter
exigi6 sanci6n a los atropellos e inmoralidades
de la Dictadura de Odria La Democracia Cris-
Iiana, bajo el lema de "Tambi6n se construye
haciendo Moral" encabez6 esta cruzada nacio-
nal.
La present es la intervenci6n del 13 de setiem-
bre de 1956 en la Camara de Diputados.

Sefior Presidente:
E 14 de agosto liltimo, el Grupo Par-
lamentario Dem6rrata-Cristiano, luego de exponer aqui los
linearmientos de su acci6n political, anunci6 su prop6sito de
requerir el acuerdo de esta CAmara con el objeto de pedir al
Gobierno la informaci6n necesaria acerca do actos irregula-
res que la opinion piblica atribuye al regimen pasado; y
pocos dias despuns, en efecto, obtuvo ese acuerdo para la
casi totalidad de sus pedidos. Han transcurrido, desde enton-
ces, sefior Presidente, mns de 3 semanas y, apart de dos
cuestiones concretamente absueltas por los sefiores Ministros
de Hacienda y Agricultura, esta Camara no ha recibido hasta
el present la informaci6n solicitada de los demAs Minia-
tros.

En estas circustancias, el Grupo Parlamentario Dem6-
crata Cristiano reitera aqui su decision de llevar adelante,
hasta el limit de sus posibilidades, las investigaciones que
el pais espera y exige; y le asiste la seguridad de que al ha-
cerlo asi recoge un sentimiento national, intepreta fielmente
el significado de, los comicios del 17 de junio, y haee labor
peruanista y constructive.


-44-







TAMVBIEN SE CONSTRUYE HACIENDO OBRA MORAL

Las elecciones de junior, senior Presidente, no solamente
significaron el respaldo y la adliesi6n ciudadana a las per-
sonas que hoy integratmos los poderes Legislative y Ejecu-
tivo. Antes que eso, y mas que eso, las eleeeciones del 17 de
junio tuvieron el nitido y resonante significado de un repu-
dio mayoritario de los m6todos y los hombres del partido
y del regimen Itestaurador (Aplausos en la uarra).

Estamos aqui, senior Presidente, los que hemos llegado
por el voto libre del pueblo, porque, este pueblo nos cree los
hombres capaces, no solamente de enmendar rumbos, sino de
sefialar las violaciones de la ley, los caso-s de desaprensi6n
en el manejo de los fondos fiscales que la opinion pfblica
sefiala como caracteristica del regimen del General Odria.
Por esto no estamos de acuerdo con aquellas personas que
de buena fe, ni much menos con aquellas otras que de mala
fe, es decir utilizando el lema de la uni6n y la concordia
nacional para ocultar intereses que se verian afectados con
esas investigaciones; consideran que esta labor -que se ha
impuesto el Partido Dem6crata-Cristiano- es una labor ne-
gativa. Creemos, senior P'residente, que al proceder en esta
forma estamos realmente construyendo. Porque no solamen-
te se construye haciendo obras materials, sino que se cons-
truye tambi6n haeiendo obra moral. Porque la impunidad.
seflor Presidente, desmoraliza al pals. Porque la impunidad
narcotiza y mata la capacidad de reaccionar contra la *o-
rrupei6n y la inmoralidad. Porque la impunidad ex::ibe ante
el pais el ejemplo de quienes delinqueu no obstanto ser los
mis obligados a prevenir el delito y a castigarlo. Porque la
i.npunidad significa casi una invitaci6n a que en el fu-
turo se sigan cometiendo atropellos iguales o pporcs. Y por-
que ]a impunidad, senior Presidente, suscita el pe!i,:ro de que
mis pronto o mis tarde pretendan regresar al desempefo


- 45 -







de las altas funciones del Estado quienes estan moralmente
descalificados para ejereerlas. (Aplausos).

Sin perjuicio pues, sefior Presidente, de solic:ar -como
en efecto solicito a nombre del Grupo Parlamentario Dem6-
crata-Oristiano- que se reitere oficio a los Miuistros quo
no han dado respuesta a los pedidos de informe oportuna-
mente pasados, quiero referii'me ahora a una de las pucas
cuestiones respondidas coneretamente por el Ejecutivo. Hago
referencia las respuesta dado por el senior Ministro de
Hacienda con relaci6n a las Ilamadas residencias presiden-
ciales de Monterrico, San Bartolo, Vargas Macliuca y Para-
cas; acerea do cuyo punto expresa el senior Ministro que el
Gobicrno no esta en aptitud de dar a esas residcucias presi-
denciales d'estino alguno, mientras existan ti+ulos (que am-
paron la propiedad particular sobre lasi mismas. Y lago re-
ferencia, sofior Presidente, a este caso, porque, interesado
por conocer cuiles son esos titulos y hasta qu6 p:nto tienen
validez legal y moral, he praeticado una investigaci6n que
me ha permitido el descubrimiento de ciertos datos que
consider altamente demostrativos y sugerentes. D mostra-
tivos, porque revelan c6mo, cuando se desciende al tc; ero
de las cifras, de los .heehos y de las fechas, se cccmprueba
cuAn certero es cl eriterio de la opinion pfblica quo seiinl6
al regimen anterior como caracterizado por maniobras de
enriquecimiento indebido en perjuicio del patrimonio fiscal.
Y sugerentes, porque si bien esta investigaci6n no pretend
ser exhaustive, si puede ofrecer un simbolo de lo q'ue el
R6gimen anterior Iha signifieado para el pais.

Las cuestiones a que en seguida voy a referime en form
mids concrete, no son las mds importantes; son implemented
aqu611as acerca de las cuales he dispuesto mAs a la mane de
la informaci6n pertinent; son aqullas sobre las cuales exis-
ten datos oficiales, fidedignos y proporcionados por el mis


- 46 -






mo General Odria o por quienes contrataron con 61. Hay qub
suponer, por lo tanto, que adem&s de esas cuestiones exis-
ten muohas otras mis que deberian ser niateria de ura
exhaustive investigaci6n.

Los datos que yo he recogido, senior Presidente, me he
torado el trabajo de consignarlos en este euadro que estA
a disposiei6n de quien quiera conocerlo. Constan en 61 los
datos relatives a las fechas de adquisici6n, los inmuebles
adquiridos, el precio de los bienes y los datos concretes de
tomo y p6gina en el Registro de Propiedad Inmueble de
Lima.

LOS "AHORROS" DEL GENERAL EN 1949

Lo primero que se deja observer, sefiores, en este cuadro,
es la progresi6n ascendente de las adquisiciones inmobilia-
rias del General Odria en el Departamento de Lima. Es asi
como, mientras su primera modest adquisici6n, hecha 7 moses
despu6s de haber asumido el Mando Supremo, el 6 de junior
de 1949, ascendia a s6lo 5,737.50 soles, la 'dltima adquisici6n,
hecha el 12 de enero de este afo que todavia corre, ascendia
a 1'325;493.57 soles. Debo hacer notar, seflor Presidente,
que para casi todas las adquisieiones a que en seguida voy
a referirme someramente, hay series objeciones te-lles y
morales que opener.


Existe una prescripci6n express en el C6digo Civil,
contenida en el articulo 1397, inciso 59, que prohibe al
President de la Repdblica adquirir bienes nacionaules. La
urbanizaci6n fiscal del fundo Lobat6n no podia, segfn esto,
vender al General Odria bien alguno. Mas, con el objeto de
burlar la norma referida, algdn colega de poca imaginaci6n
debi6 haberle aconsejado al sefor Odria que recurriera a
esta maniabra: la de que la urbanizaei6n fiscal del fundo


-47-





Lobat6n vendieran el lote A.L. de la manzana 85 a don Emi-
lio Romanot y a su esposa la seflora Blanea Faura de Roma-
net, el 30 de mayo de 1949. en el precio de S/o. 5,73?.50; y
exactamente 8 dias despuds, el 6 de junio del nmsmo niio,
los esposos Romanet-Faura vendieron al General Odxia y
a su esposa en los mismos 5,737.50( soles, el mism) lots A.L.
de la manzana No 85, de la urbanizaci6n fiscal. (Ap!ausoe ).

Pensaron probablemente, el General Odria y su asesor
juridico, que con esta maniobra, tan simple, los codificado-
res del 36 -que se habian pasado afios formulando el pro-
yeeto de C6digo Civil- habian quedado con un palmo de na-
rices; pero yo tengo mis dudas, senior Presidente, acerca de
si -en el supuesto de llevarse este asunto al Poder Judicial
pudiera existir juez alguno que considerara legitima esta
maniobra francamente destinada a burlar una disposici6n
de la ley.

MAS "AHORROS" EN 1950

En 1950, el General Odria hizo adquisiciones inmobilia-
rias, ya no por 5,737.50 soles, sino por 25,000 soles, suma con
la que compr6 el lote No 4 de la manzana F de la urbaniza-
ci6n San Bartolo, y el lote N? 10 de la urbanizaci6n Zaru-
milla de Chaclacayo.

Tengo tambidn algo que decir sobre estas dos adquisicio-
nes, senior Presidente. La urbanizaci6n San Bartolo, hecha
por el Concejo Municipal de ese lugar, tampoco podia ven-
derle loto alguno al General Odria, por las mismas razones
anotadas en el caso anterior, puesto que son bienes naciona-
les los que pertenecen a los municipios, corporaciones pbbli-
cas integrantes del organismo estatal. En este caso, ni siquie-
ra se tom6 el General Odria, como en el caso anterior, el
trabajo de ocultar la compra que estaba hacienda, sino que
simple y llanamente aparece como adquirente, con el agra-


-48-






vante de que del precio de S/o. 23,094.00 solaimente pag6
un tercio en efectivo y prometi6 pagar los dos tercios res-
tantes cuando el Coneejo Municipal de San Bartolo realiza-
ra ciertas obras a que estaba obligado por una Resoluci6n
Suprema. Han pasado 6 afios, senior Presidente, y no hay en
el Registro de la Propiedad Inmueble de Lima constancia
ninguna de que el General Odria haya pagado al Estado el
saldo de procio que le debia. E's, por lo tanto, procedente
que se intent conseguir la nulidad de esta venta, por ser
infractoria del articulo 1397 del Codigo Civil; y que, en el
caso de que este criterio no prosperara en el concept del
Poder Judicial, se requiera el inmediato pago de la suma
indebidamente retenida por el General Odria y que pertene-
ce al patrimonio del Estado.

Acerca del lote 10 de la urbanizaci6n Zarumilla de Cha-
clacayo no hay sino una atingencia que hacer: 4,701 metros
cuadrados fueron adquiridos por el General Odria en el
precio de S/o. 2,0010.00. (Manifestaciones en la barra).

Esta adquisici6n hecha a precio vil, o sea a 43 centavos
cl metro cuadrado, podria ponernos en ridicule a todos los
que venimos creyendo en la carestia de la vida en el Perii.
Creemos en efecto, que es muy dificil que cada cual tenga
su propia vivienda porque son muy cars los niateriales de
construcci6n y muy alto el precio de los lotes urbanizados,
y he aqui que el Presidente de la Rep.blica ha encontrado
la manera de adquirir a 43 centavos el metro cuadrado un
lote en la Urbanizaci6n Zarumilla de Ohaclacayo. Hay que
suponer, por lo tanto, que la misma facilidad estd expedite
para todos aquellos elements de condici6n econ6mica mo-
desta, que efectivamente harlan una buena adquisici6n si
pudieran conseguir lotes a 43 centavos el metro cuadrado.

Mas quiza la explicaci6n de ese heeho se encuentra en
la circunstancia de que el vendedor de ese lote fue el seflor


- 49 -






U6sar Arm6star, persona que, si no estoy mal informado, es
loy dia consuegro del General Odria.

340.000 SOLES EN 1951

El afio 1951, las colocaciones inanobiliarias del General
Odria pasan a la cifra de 340 mil soles, con la cual fueron
adquiridos la parcel B en Monterrico, dos lotes Nos. 24
y 25, en el mismo lugar y un fundo rfistico en Lurigandho.
Hay algo oscuro, senior Presidente, en estas adquisieiones en
Monterrico: de las escrituras que han servido de base a la
inscripci6n correspondiente en el Registro de la Propiedad
Inmueble, aparece que el General Odria compr6 estos lots
y pag6 por ellos los precious que ahi se indica (90 mil soles
por uno, 189 mil soles por otro y 97 mil soles por el tereero).
Sin embargo, el sefor Temistoeles Rocha, que tenia motives
para saberlo, segfin entiendo, en una solicitud que present6-
al Ministerio de Hacienda, a la que luego habr6 de referirme,
pidiendo exoneraci6n del pago de impuestos, afirma que esos
lotes le fueron obsequiados-al General sefor Odria. Creo por
lo tanto que tambidn deberia ser material do investigation si
es cierto lo que se lee en el Registro de la Propiedad Inmueble
a base de escrituras p6blicas, o si es eierto lo que afirma
don Temistocles Rocha euando solicit exoneraci6n de im-
puesto ante una dependencia del Estado, como es el Minis-
terio de Hacienda.

MEDTO MILLION MAS EN 1952

Al afo siguiente, en 1962, seguian aumentando las ad-
quisiciones inmobiliarias del General Odria; las cuales as-
eienden entonees a la suma de 540 mil soles. Adquiere en
efeeto, el lote uno de la manzana 2 de la Urbanizaei6n Bra-
sil, y la parcel numero 4 del fundo Huaseata, en Ate.


- 50-






Y OTRO MEDIO MIILON EN 1954


El afio 1954 invierte el General Odria 480 mil soles para
adquirir el lote nfmero 11 de la manzana A de la Urbaniza-
ci6n Oyague, de Pueblo Libre, la manzana 307, segunda zona
de la Urbanizaci6n San Pablo, de La Victoria, el lote nunmero
8 de la manzana 20 de la Urbanizaci6n Jardin, y un lote
en Santa Beatriz, on la esquina Petit Thouars y Vargas
Machuca. Acerca de estos lotes, senior Presidente, el de la
Urbanizaci6n Oyague fue adquirido por el General Odria
de la Asociaci6n Pro-Hogar de la Sanidad de Gobierno y
Policia. No he tenido tiempo de estudiar los estatutos de esta
Asociaci6n Pro-Hogar; pero hay que suponer que esta Asocia
ci6n no se form6 precisamente con el objeto de vender lotes
al President de la Repfblica, sino de ofrecerlos a aqu6llos
de sus asociados que realmento necesitaban vivienda propia.
Asi parece revelarlo, por lo menos, el nombre de esta Asocia-
ci6n.

Hay ademfns. segin parece, otra irregularidad a prop6-
sito de una de estas adquisiciones. El lote nifmero 8 de la
Urbanizaci6n Jardin fu6 adquirido a nombre de la sefiora
Maria Delgado de Odria, en la suma de S/o. 177.322.55; y
muy poco tiempo despu6s aparece revendido por la sefiora
Maria Delgado de Odria a su hijb> O6sar Odria Delgado, por
la sumas de 90 mil soles. La diferencia que es casi del 500%,
constitute un anticipo de legitima sujeto al pago de los im-
puestos respectivos. Conviene tam'bi6n, en defense de los
intereses del Fisco, averiguar si en efecto estos impuestos
han sido pagados o no.

MILLION Y ME'DIO, MAS HASTA 1956

El aio 11955 invierte el General Odria otros 350 mil soles
para adquirir el lote n6mero 2 de la manzana 3 del fundo
Santa Beatriz. Y finalmente, en lo que lleva corrido de este


- 51 -






afo, adquiere, por donaci6n, el edificig de Monterrico, ava-
luado en la suma de S/o. 1'125.493.57.

No lie considerado senior Presidente, al reunir estos da-
tos, tomados del Registro de la Propiedad Inmueble, otras
adquisiciones (como, por ejemplo, las hechas por el hijo
del General Odria, senior C6sar Odria Delgado, que mks o
menos aseienden, entire los alios 55 y 56, a la suma de un
mill6n de soles, con la cual ha adquirido dos lots en San
Isidro, otro lote mas de 250 mil soles y, por via irregular,
un lote en la Pampa de los Castillos en 134 mil soles, punto
este filtimo de que habr6 de ocuparme nuevamente euando
por fin dispongamos en la Odmara de las informaciones hace
tiempo pedidas al Ministerio respective).

200 MILLONES MAS POR INVESTIGAR

Debo tambi6n recalcar que la bfisqueda que he realizado
Sno comprende la adquisici6n de inmuebles no inscritos en el
Registro de la Propiedad. Inmueble, ni las adquisiciones in-
mobiliarias hecha en otras parties del pais (como, por ejem-
plo, en Piura e lea), ni las adjudicaciones de terrenos de
montafa, como en Jann y en Bagua; ni hace referencias a
las colocaeiones en el extranjero; no se refiere a acciones
nominativas o al portador u otros valores; ni incluye el
dinero en efectivo, porque no he tenido las fuentes necesa-
rias de informaci6n para traducir en cifras las imputaciones
que al respect pudieran hacerse. No quiero, pues, pronun-
ciarme, por ahora, acerca de qu6 puede haber de verdad ein
el dato -que ayer mismo me fu6 proporeionado por un ciu-
dadano mediante una carta- que me recuerda que en la
revista norteamericana "Visi6n" correspondiente al mes ae
junior de 1954, al darse cuenta de las colocaciones hechas en
bancos norteamericanos por personajes extranjeros, figura-
ban las del General Odria con la suma de 10 millones de
d61ares, o sea 200 millones de soles. ANo hago mias estas


- 52 -






apreciaciones, porque no las he verificado en forma personal.
Simplemente me refiero a lo que yo personalmente he com-
probado y quo s61o cubre un pequefio rengl6n de las distin-
tas adquisiciones heehas por el General Odria durante los
site afios de su gobierno.


EL MVILAGRO DE LA MULTIPLICACION DE LOS SOLES

Ahora bien, yo me pregunto, senior Presidente, y creo
que tengo derecho a preguntArmelo como ciudadano y como
legislador, j cul es el origen del dinero con que el Genral
Odria hizo estas adquisiciones que, solamente en funds ins-
critos en el Registro de la Propiedad Inmueble del Depar-
tamento de Lima, asciende a la cifra de mas de 3 millones
de soles? Cualquiera que examine las cifras consignadas en
los Presupuestos y Cuentas Generales de la Repdblica en los
iltimos afios, estA en situaei6n de saber que el General
Odria ha debido percibir como sueldo, en su capacidad de
President de la Republica, la suma de 2.500 soles mensuales
hasta julio de 1950. y desde entonees hasta que termino su
mandate, 3,580 soles mensuales. Es decir que, aan suponiendo
que el General Odria hubiera estado dotado de in extraor-
dinario espiritu de ahorro, a tal punto de no haber gastado
un solo centavo de todos los sueldos percibidos en el curso
de estos 7) afios, no pudo economizar sino la suma de S/. 310,
200... No me explico, senior Presidente, c6mo entonces es
possible que con una suma de 300.000 soles haya podido el
General Odria adquirir 10 veces mas, o sea 3 millones, s61o
en propiedades inmuebles inscritas en el Departamento de
Lima.

Soy cat61ico ferviente, seflor Presidente, y creo por eso
a. pie juntillas en el milagro de la multiplicaci6n de los peees
y de los panes; pero como ciudadano peruano me resisto a
creer en este milagro de la multiplicaci6n de los soles, que


- 53 -







hasta el present parecia ser atributo exelusivo del Baneo
Central de Reserva. (Aplausos).

EL CASO SIMBOLO DE MONTERRICO

Hay, desde luego, senior Presidente, una manera c6mo
el General Odria podria probar la honorabilidad de su com-
portamiento como Jefe del Estado, en materials pecuniarias.
He supone que, en cumplimiento de la obligaci6n que la
Constituci6n le imponia, el General Odria hizo oportuna-
mente la declaraci6n jurada de sus bienes y rentas y, aunque
la Constituci6n no le impone al funcionario pfblieo la obli-
gaci6n de liacer una declaraci6n semejante al terminar su
funei6n, creo yo, que ni el General Odria ni sus amigos ten-
drian inconvenient alguno en que esa declaraci6n de bienes
se produzca ahora, a efccto de comparar cules fueron los
bienes y las rentas de que disponia el General Odria en oc-
tubre de 1948 y cuiles son los bienes y rentas de que dis-
pone en la actualidad.

En tanto, debo hacer notar que una de estas adquisicio-
nes tiene el carAeter de un simbolo, porque revela no sola-
mente la ilicitud de determinados actos de "donaei6n" con
que se benefici6 el General Odria, sino ademfs la franca
ilicitud e inconstitucionalidad de ciertas exoneraciones de
impuestos que le fueron acordadas. Me refiero coneretamen-
te al caso de la edificaci6n de Monterrico. Su historic, breve-
mente expuesta para no requerir mAs tiempo la atenoi6n de
mis colegas de Odmara, es la siguiente:

A fines del aio 1952, Grafia y Montero Sociedad An6-
nima terminaron la edificaci6n de una residencia de campo,
de dos plants, conipuesta de 48 habitaciones y dependen-
eias, dotada de un sistema de agua de regadio con electro-
bombas y reservorios para 100 metros eibicos, de otro siste-
ma de agua domdstiea para la residencia, piscina y jardines


- 54 -






circundantes (obras estas filtimas que, segdn las informacio-
nes que me ban sido proporcionadas, se hicieron con inter-
venci6n de personal y con el empleo de material del Servicio
de Agua Potable de Lima), a un costo de S/. 1'325.493.57.
El 14 de diciembre de 1955, Grafia y Montero S. A. otorgan,
a pedido de dos Temistocles Rocha y de don Manuel Odria,
la escritura de declaraci6n de fAbrica, en la que se revela
que el origen del dinero con que se hizo esta edificaci6n es
una donaci6n de los amigos del sefior Odria. Efectivamente,
el senior Rocha declara en esta escritura que la construcci6n
es un obsequio personal que a 61 -al Presidente Odria-
le hacian sus amigos como demnostraci6n de aprecio. Y el
General Odria, correspondiendo con igual cortesania a este
obsequio, expresaba su aigradecimiento a los amigos que han
tenido la gentileza de hacrncelo". Pues 'bien, senior Presi-
dente, de esto se desprende que haibia de por medio una
donaci6n sujeta a pago de impuesto. De manera que en el
supuesto de que esa donaci6n tuviera validez, se debi6 pagar
el impuesto que establece la ley para quienes haeen trAfico
patrimonial de esta naturaleza en el Peri, incluso para
quienes ejercen la Presideneia de la Repfblica. Inmediata-
mente, don Temistocles Rocha present per via irregular
al Ministerio de anacienda (es decir, no por la Mesa de
Parties, donde no aparece registrada) una solicitud, en la
que, sin 'expresar fundamentos legales, pide que se exonere
del pago de todo impuesto a la donaci6n, ratificaci6n de do-
naoi6n y declaraci6n de fAbrica contenida en la escritura
a que me refiero. Pedido informed a la Superintendencia Ge-
neral de Contribuciones la Superintendencia General de
Contribuciones se resisted a emitirlo, dada la calidad de las
personas que intervienen, y estima que es a la Superioridad
a quien le correspond resolver. Y sin que se evacuara ningdn
informed en sustituci6n de Aste que competia evacuar a la
Superintendencia General de Contribuciones, se diet6 el 22
de diciembre de 1955 la resoluci6n ministerial No 175, por
la que, remiti6ndose a un informed que realmente no se ha-


- 55 -






bia producido, se exonera a la donaci6n, ratificaci6n de do-
naci6n y declaraci6n de fkbrica del pago de todo impuesto.
Asi, senior Presidlente, mediante una simple resoluci6n minis-
terial de cuatro lines, sin fundamento legal alguno, porque
no tenia realmente ninguno, y remiti6ndose a un informed
que no se habia producido, el Fisco dej6 de pereibir, en nf-
meros redondos, la suma de medio mill6n de soles, puesto
que la donaci6n de 1'325,000 y fiacci6n, esta sujeta al
pago de impuestos a las donaciones, ascendente al 36 por
ciento, por tratarse de extrafios, sin contar con la exonera-
ei6n del impuesto de registro que correspondia por los hono-
rarios pereibidos por la firm constructora. Y el 12 de enero,
o sea ya en este afio de cambio de regimen, se extiende la
escritura.

Este caso es un sinnlbolo, sefior Presidente, y a titulo
de tal lo expongo aqui.

Sostengo, seflor Presidente, ratificando lo que dije en
anterior oportunidad y discrepando de la opinion de un ilus-
tre colega de esta Climara que sostuvo lo contrario, que esa
donaci6n es illegal. El espiritu de nuestra legislaci6n posi-
tiva, tanto civil como penal, quiere que el Presidente de la
Repdblica, y en general los funcionarios del Estado, no per-
ciban, por concept de los servicios que prestan a la Naci6n,
sino las sumas que official y expresamente les estan asigna-
dss; y que deben eludir todo aquello que signifique, por
una via u otra, percepci6n de sumas distintas de sus habe-
res. Este es el espiritu que fluye del articulo 13979 del C6-
digo Civil, a que antes me he referido y que prohibe al Pre-
silente de la Repniblica adquirir bones nacionales. Este
es tambiun, senior Presidente, el espiritu que fluye de diver-
sos articulos del C6digo Penal, como por ejemplo el articulo
3439, reference al delito de coneusi6n, segfn el eual "el
funcionario o empleado pfiblico que abusando de su cargo
percibiera con propdsitos de lucro contribuciones, tasaR o


- 56 -







indemnizaciones o emolumentos no debidos, en cantidad que
exceda la tarifa legal, sera reprimido con prisi6n, etc"; el
articulo 349, reference a la corrupci6n de funcionarios,
que establcce que "el funcionario o empleado pdblico que
aceptara un donativo o una prc'mesa, o cualquier otra ven-
taja para haeer u omitir algo en violaci6n de sus obligacio-
nes, o el que aceptara el donativo, promesa, o ventaja a con-
secueneia de haber faltado a ellas, serd reprimido con pri-
si6n, etc."; el articulo 3509, que se expresa en t6rminos se-
mejantes; y el articulo 3539, reference al que tratare de
corromper a un funcionario con dAdivas, promesas o ventaja.;
de cualquier clase que sean. Este es tambi6n, senior Presi-
dente, el espiritu que se desprende del decreto supremo die-
tado en la 6poca del Gobierno del senior Nicol:s de Pi6rola
y que leva fecha 17 de diciembre de 1898, cuando dice:
"Primero.-Queda absolutamente prohibido para los fun-
cionarios civiles y militares todo obsequio al superior ya sea
individual o colectivamente eualquiera que fuese el motive
invocado para B6; Segundo.-El objeto donado contravinien-
do la present disposici6n pertenece a la Benefieiencia Pi-
blica del lugar y el superior que acepte el obsequio sufrird
la pena de pagar en dinero su valor, que sera igualmente
entregado a aqu6lla". Este es tambien el espiritu del decreto
de 30 de setiembre de 119012, que extendi6 a,todos los milita-
res las prohibiciones del decreto de 189,8. Y dstc es, finaeonen-
te, senior Presidente, el espiritu y tambi6n la letra del decreto
supremo de 18 de setiembr de 1930, expedido por la Junta
Military de Gobierno que presidi6 don Luis M. SAnchez Cerro
y que dice lo siguiente: "Primero.- Prohibese de manera
absolute los agasajos pfblicos o sociales de carActer official
a los funcionarios pdblicos, quienes s61o deben propender a
la regeneraci6n national y renunciar a obsequios o agasajos
que aunque fuesen espontineos y altamente desinteresados"
(y con mayor raz6n si no lo son) "no encuadran al progralma
de economic y austeridad que se derivan de la obra de
renovaci6n necesaria en el pals".


-- 57 -







Consider, sefor, que a base de estas disposiciones lega-
les, cuyo espiritu a mi juicio es indiscutible, las donaciones
hechas al General Odria, y que son varias, empezando por 1i
edificaci6n de Monterrico, que es la mds cuantiosa, son
ilegales, y que asimismo es illegal la exoneraci6n del pago
de impuestos ordenada por la Resoluci6n Ministerial NQ 175
a que antes hle hecho referencia, conform a lo dispuesto
en el articulo 12'3Q de la Constituci6n del Estado, segdn al
cual "Son atribuciones del Congreso:

5a Imponer contribuciones y suprimir las estableei-
das .. y en el articulo 89 de la imisma Carta Magna, que
establece quo "S61o para el servicio pfblico podrA la ley
crear, alterar o suprimir impuostos, y exonerar de su pago,
en todo o en parte. No hay privilegios personales en material
de impuesto.''

No es tolerable que esta clarisima disposici6n constitu-
cional haya sido burlada por una simple resoluci6n minist',-
rial cuando no existia ninguna raz6n de orden pfiblico que
justificara la exoneraci6n del pago de impuestos ascondentes
a medio mill6n de soles, pues, aun en el caso de que hubiese
sido procedente por existir alguna raz6n de orden pfblico,
era el Congreso y no un simple Ministro que podia acordarla.
(Grandes aplausos en las galerias)

Por estas circunstancias y atendiendo a estas considera-
ciones, el Grupo Parlamentario Dem6crata-Cristiano solicit
que, con acuerdo de Ckmara, se curse oficio al senior Minis-
tro de Hacienda y Comercio a fin de que adopted las provi-
dencias conducentes a hacer efectivo el cobro de los impues-
tos a las donaciones y anticipos de herencia, de alcabala,
plusvalia y cualesquiera otros de los que indebidamente se
haya exonerado al general Manuel A. Odria y a quienes ha-
yan contratado con 61; a establecer si el Estado, por conduc-
to del Concejo Distrital de San Bartolo, ha cobrado el precio


- 58 -







de venta del lote ntimero 4 de la manzana F de la Urbani-
zaci6n San Bartolo, adquirido por el General Odria el 9 de
octubre de 1950; y a que, en su caso, disponga que el Pro-
curador General de la Repiblica inicie las acciones judiciales
destinadas a devolver al patrimonio national los bienes que
indebidamente result detentando el mismo ciudadano don
Manuel A. Odria.

Esto es todo, senior Presidente. (Grandes aplausos)

(Del "Di,ario de los Debates", Legislatura ordinaria 1956.
Tomo II, Pig. 517 y sgtes.)


- 59 -







Borr6n y Cuenta Nueva




El pradismo aplicO la political del "Borr6n y
Cuenta Nueva" a los despilfarros en inmoiall-
dades de la Dictadura de Odria La Mayoria par-
lamentaria desfraud6 al pais y mediante el car-
petazo irrational del que no quiere ver, rechaz6
el pedido que Cornejo Chivez hizo en su CAmara
y a nombre de su partido el 27 de diciembre
de 1956.

Sefior Presidente:

E n dos oportunidades anteriores, al
iniciarse la Legislatura OTdinaria y luego en el mes de
setiembre, el Grupo Parlamentario Dem6crata Oristiano re-
quiri6 la atenci6n de esta honorable COmara hacia la necesi-
dad de esclareeer determinados aetos del regimen anterior
on los que la opinion public sefialaba la comisi6n de graves
atTopellos de la ley, de la moralidad y del interns fiscal.
(Se interrumpe al orador desde las Galerias).

LO QUE CUESTA UNA DICTADURA EN MORALIDAD
Y EN DINERO

Dije, senior Presidente, en esas dos oportunidades ante-
riores y ahora repito con todo el 6nfasis que emana de una
firme convicei6n, que en el pedido de que se proyeete luz
sobre estos manejos obscures no debia verse una maniobra
inspirada en m6viles subalternos, sino el patri6tico empeno
de que se aplique una sanci6n, siquiera sea de orden 'moral,
a delitos coinetidos detras de engafosos y falaces lemas de
prosperidad material; de mostrarle al Pais, grkfica y conere-
tamente, lo que le cuesta en dinero y en moralidad una


- 60 -







dictadura, exhibiendo ante sus ojos, no todos los peculados
cometidas en los ocho ultimos afios, porque para eso serian
cortos los seis afioa de nuestro mandate, ya que alli donde
se pone el dedo brota la pus, sino por lo menos aquellas
irregularidades y actos de enriqueeimiento indebido come-
tidos precisamente por el Jefe de la llamada Revoluci6n
Restauradora.

Estos concepts, sefor Presidente, dichos en agosto )
repetidos en setiembre, conservan hoy toda su vigencia; y
creo que inclusive es mfs pertinent repetirlos hoy, cuales-
quiera que fuesen las manifestaciones que esto pueda mere-
cer de determinado tipo de ciudadania, porque la Camara
dando pruebas de sensibilidad y de que realmente sintoniza
con la opinion pfblica, ha sentado ya repetidamente el pre-
cedente que necesithbamos. Esta misma Oamara, sefor Pre-
sidente, ha designado una Comisi6n Investigadora de los
manejos de la Empresa Petrolera Fiscal; esta misma CAmara
ha acogido con buen espiritu las graves denuncias sobre
irregularidades cometidas en el comercio de las subsisten-
cias; y dia recibido tambi6n, con Animo favorable a la san-
ci6n, las graves acusaciones formuladas por otro senior Di-
putado en torno al aprovisionamiento de material y equipo
militares. Nadie puede career, seflor Presidente, que esta
CAmara ve con agrado aquellas denuncias cuya conclusion
puede ser la ctrcel para los delineuentes menores, y en cam-
bio no ve con beneplfcito que la justicia reeaiga con el
mismo y aun con mayor rigor sobre los responsables de
mayor categoria. Si alguien pensara, seflor Presidente, que
lo que complace a esta OCmara es la aplicaci6n del rigor de
la justicia finicamente so'bre delincuentes de segunda o de
torcera categoria, pero que tiene miedo de nacer lo mismo
euando el delincuente es de categoria mayor, evidentemente
se estaria ofendiendo a la CAmara; y no creo yo que haya
ningin Representante que ofenda a la Oamara, con una idea


- 61 -








de csta naturaleza. Debo decir tambi6n, senior Presidente,
que cuando, on el mes de setiembre, el Grupo Parlamentario
Dem6crata Cristiano accedi6 a la solicitud del senior Repre-
sentante Carlos Balarezo Delta para sustituir su pedido
-consistente en que se iniciara acciones de tipo judicial
evcaminadas a sancionar las irregularidades patrimoniales
cometidas per el General Odria- por otro que se limitaba
a pedir informes al Ministerio de Hacienda y Comercio,
sobre determinados puntos, nadie puede career que la CAmara
tom6 ese acuerdo (nicamente para demorar, para que des-
puds se dijera que nos fu6ramos "con la mfisica a otra par-
te"; porque quien asi pensara estaria tambidn ofendiendo
aa la Cmara, al afirmar que 6sta habia utilizado un proce-
dimiento dilatorio cuyo objeto era encubrir graves delitos
cometidos por el Jefe del Estado durante los (Iltimos ocho
afios; y porque nadie puede pensar esto y yo seria el fitimo
en pensarlo, es que creo perfectamente pertinente, y asi
lo voy a hacer, llevar adelante el pedido del Partido Dem6-
crata Cristiano a que se acaba' de dar lectura y fundamen-
t:rlo
Concretamente, el pedido que formula la Camara -ya
no el Grupo Dem6crata Cristiano- y, si mal no recuerdo,
por unanimidad o por una abrumadora mayoria en el mes
de setiembre, se refiri6 a que el senior Ministro de Hacienda
y Comercio nos informara si, apart del caso de la illegal
exoneraci6n de impuestos a la donaci6n de Monterrico, que
yo habia personalmente comprobado, se habian producido
otros de evasion delictuosa del pago de impuestos al Fisao.
Ha habido necesidad, senior Piesidente, de que Lranscurra
much tiempo, much' mIs tiempo del que crela indispmnsa-
ble, para que el senior Ministro de Hacienda y Cotnercio
contest a la CAmara.


- 62 -







EL GOBIERNO FALTA A LA VERDAD


En su oficio de respuesta, dice el senior Ministro que,
aparte del caso de Monterrico, todos los demas actos coa-
tractuales practica.dos por el General Odria han sido grava
dos con los impuestos con arreglo a la ley. Esta es textual-
mente la frase que usa.

El Grupo Palamentario Dem6erata Cristiano deplora
tener que declarar aqui que esta respuesta no es exacta,
que esti en condiciones de demostrarlo, sefialando, no uno,
sino dos, tres, cuatro, cinco, seis casos que revelan que no
todos los actos contractuales practicados por el General
Odria han sido gravados con los impuestos con arreglo a ley;
y 6sta es justamente una de las razones que respaldan el
pedido do nombramiento de una Comisi6n Investigadora.

S61o a titulo de ejemplo, porque no quiero arrogarme
atribueiones de Comisi6n Investigadora, voy a mencionar
algunos de esog casos, para que se vea que, en efecto, hay
inexactitud -quiero yo career, senior Presidente, que debido
solamente a deficiencia do informaci6n- en la respuesta que
ha dado el senior Ministro de Hacienda y Comercio.

ODRIA VIOLA SUS PROPIAS LEYES

Una do las adquisiciones patrimoniales hechas por el
General Odria, segin indiqud en mi intervenei6n del mes
de setienibre, es la de un lote en San Bartolo, adquirido ael
Concejo Distrital de ese lugar. Dije ya, sefior Presidente,
que esta adquisici6n es, en mi concept, illegal, porque viola
la disposici6n contenida on el articulo 1397, inciso 59 del
C6digo Civil, que prohibe al Presidente de la Repfiblica
adquiiri bienes nacionales. Podria agregar ahora otras dos
causales de nulidad que he descubierto. El General Odria


- 63 -







al hacer esta adquisici6n, no solamente viol6 el C6digo Ci-
vil, sino que viol6 un Deereto-Ley de su propio gobierno, ei
Decreto-Ley No 10966 cuyor articulos 2o. y 50. estableeian
que esos lotes no podian venderse en una extension menor
de 200 ni mayor de 500 metros, y 61 compro un lobz encatro
veces mayor; y que esas ventas no podian hacerse sino en
piblica subasta, y a 61 se le hizo la venta direetamcnte.
Pero afin prescindiendo de estas consideracioncs de orden
legal, qua sirven para poner de nmanifiesto .hasta qu6 punto
se burl6 la ley, la pregunta hecha al seflor Ministro de ]Ha-
cienda simplemente se referia a si se habia pa"gado los
impuestos con arreglo a ley; y 6ste es un easo en que la
respuesta del senior Ministro no es exacts. Para comprobar-
lo, no hay necesidad de recurrir a ninguna invectigaeidn
minuciosa. Yo mismo no recurri a ella, aun cuandt no fuera
sino porque tengo otras cosas de qu6 ocuparme. Bastaba,
senior Presidente, leer el testimonio de la escrit'lu: respee-
tiva que estf al alcance de quien quiera pedirla a la Nota-
ria del doctor Ricardo Ortiz de Zevallos; .de cuyo testimonio
aparece que esta venta no ha pagado los impuestos con arre-
glo a ley, desde que la alcabala de enajenaciones, a cuyo
pago estaba sujeto el contrato, solamente ha sido ralculada
sobre el tereio del preeio pactado.

No quiero yo entretener demasiado la atenci6n de la
Camara danda lectura a 6ste y a otros testimonies. Simple-
mente digo que estin a disposici6n de quien quiera ver'os
eon la tranquilidad de' taso; y que del recibo inserto en el
testimonio corresponidente aparece que s61o se pag6 la suma
de 3'03 soles 55 centavos, quo es el cineo y medio por ciento
de la terepra part del precio convenido, y que, po lo tanto,
se ha evadido el pago del impuesto a los dos tercios restan-
tes.


- 04 -


























La Democracy Crisfiana, considerando que la medular resp2testa al fracas del p'ifner ga-
binete del rdgimen de la derecha, no habia sido dada, decidio6 decir su palabra. Solicit para
ello la Radio Nacional, desde la cual el Premier Cisneros, en actuaci6n de su partido, habia
retado a la Oposici6n a que probira el fracaso de los sistemas que el y el Presidents de la
Repiblica encarnaban. Negada la Radio -que es emisora de la nacidn y no de un circulo-
el PDC, bajo el lema de "A la Plaza de Armas para que el Gobierno escuche" convoc6 a una
manifestaci6n que rebasaria todas las espectativas en concurrencia y entusiasmo. Reunida la
inmensa muchedumbre ante el monument a San Martin, los dirigentes D'mocristianos la en-
cabezaron portando una inmensa bandera y rodeados por elements de la Juventud, de grupos
de trabajadores del Partido y ,del pueblo en general, avanzaron hasta la Plazuela de la Merced
done se enfrentaron sin armas con la policia, que por 6rdenes del, Gobierno y recordando las
peores dpocas de la dictadura, disolvia asi una manifestaci6n democrdtica,












































La conduccide de la masa que acudii al llamaido DC el 7 de marzo, estuvo siem-
pre en manos de los lideres del Partido, salvo aislados grupos terrorists que pos-
teriormente recorrieron la ciudad provocando desmanes. La present fotografia
ilustra un moimento histrico. Se mucstra en ella cl insta;tte del choque entire la
avanzada de la matiifestacidn y la policia. Se ce al diputado Jaime Rey de C.stro
con un mnucleo de la Juentud del Partido entire los que sc ve a Urday, Norimand,
Carrillo, Pendola, La Hoz, Espinoza, Alarco, Iahnsen, Velards, Ni'niez; Alema n,
Nalvarte y Lagos (del Comite de Empleados) Salas (del Comitd Obrero), tratando
de romper el cerco tendido por la policia. En la camioneta que portaba el muicro,
y desde la cual se di6 la seal de avanzar, estuvieron firms en sus puestos los di-
rigentes Cornejo Chb.iez, Redoya, Polar y various miembros de la JDC entire' ellos
Balbuena, Velazco y Rodriguez. La Democracia Cristauia suEo dirigir al pueblo en
boras dificiles y promovi6 la renuncia -no por tardia menos efectiva- de Cis-
neros y su gabinete.







ODRIA A FAVOR DE ODRIA


Otba odquisici6n que hizo el senior General Odria, segun
manifesto en el mes de setiembre, fue la del lote NQ 11, de
la manzana A. de la Urbanizaci6n Oyague, comprado de la
Asociaci6n Pro-Hogar de la Sanidad de Gobierno y Policia.
Tambidn del testimonio correspondiente, que tengo aqui a
la vista, se ve que este contrato no ha pagado los impuestos
con arreglo a ley, porque, segoin se dice textualmente, "esta
exceptuado de impuestos de alcabala, segdn resoluci6n de
13 de diciembre de 19'52", firmada por el General Odrfa y
expedida por el Ramo de Hacienda. Aun sin necesidad de
exrininar el texto de tal resoluci6n supreme -que si lo
he examinado- se ve desde luego que 6sta es una exonera-
ci6n anticonstitucional, porque segin el articulo 89 de la
Constituci6n del Estado solamente al Congreso le incumbe
exonerar el pago de impuestos en todo o en part. Mal po-
dria, pues, una resoluci6n supreme -y peor todavia una re-
soluci6n firmada por el mismo interesado- exonerar del
pago de impuestos. En consecuencia, la respuesta dada por el
senior Ministro de Hacienda, de que todos los demas aetos
contractuales, except el de la donaci6n de Monterrico, han
sido gravados con arregla a ley, no es tampoco exacta en
esWe easo.

LA FARSA DE LA SOCIEDAD VARGAS MACHUCA

Pero quiero referirme a un tercer caso, que quizA es el
mis clamoroso porque esconde una maniobra que a ningin
particular se la permitiria la Superintendencia de Contribu-
ciones (y al que lo dude lo invite a que lo intente. El 19
de julio de 1950 se constituy6 aqui, en Lima, una Compaila
Inmobiliaria llamada "Vargas Machuca, Sociedad An6nima"
cuyos socios eran tres: Inmobiliaria Machiavello, Sociedad
An6nima, y dos sefiores apellidados Barbier y CebriAn; y


- 65 -






euyo capital social ascendia a 350 mil soles. Todos estos
datos no los invent, desde luego, sino que corren en el
testimonio de la escritura de constituci6n que tengo tam-
bi4n aqui a la vista. Este capital estaba-representado por
una propiedad de la calle Vargas Machuea: N 230 al 250,
valorizada en 2150 soles, y por los muebles contenidos en este
inmueble, valorizados en S/a. 1010.000.00. El objeto de esta
"Inmobiliaria Vargas Machuca S. A.", segfn lo declaran
especificamente sus estatutos, insertos en la escritura de
constituci6n social, era, articulo 29: "Tomar inmuebles en
administraci6n, arrendar inmuebles y adquirir muebles".
Formalmente, por lo demAs, no hay nada que objetar. Al
leer la escritura, 'se obtiene la impresi6n de que, en efecto,
se trata do una sociedad legalmente constituida y expedite
para funcionar tambi6n en forma legal. Esto ocurre el 12
de julio ,de 1950. Nueve dias despuds, exactamente nueve
dias despues, el .21 de julio del mismo afio, se realize una
curiosa junta general extraordinaria de accionistas, el acta
de cuya sesi6n corre tambi6n inserta en el testimonio que
tengo aqui a la mano; junta general extraordinaria de ac-
cionistas a la que concurre una sola persona, el seflor Carlos
Machiavello Luxardo, el cual llega al local social, mira en
torno suyo, observa que no hay nadie sino-61, comprueba que
,el quorum esti complete, abre la sesi6n y se da cuenta a si
mismo de que las 350 acciones en las que estaba representado
el capital social, han pasado a las manos de una sola persona.
Yo creo innecesario decir quidn es esa sola persona: es el
General Manuel A. Odria, y como no h.y, por 16gica, socie-
dad de una sola persona, la Sociedad constituida nueve dias
antes para administrar, arrendar y vender inmuebles, ya no
tiene raz6n de ser; por lo cual los bienes que habian figura-
do como aportados al capital de la Sociedad, es decir el
inmueble de la calle Vargas Malhuca v los muebles ubicados
dentro de ese inmueble, lhabian pasado a la proniedad uarti-
cular y exclusive del senior General de Divisi6n, Jefe de la
Revoluci6an Restaura-dora don Manuel A. Odria. Por tanto,


- 66 -







el senior Carlos Machiavello propone al sefior Carlos Machia-
vello que se extienda la escritura de extinci6n de Sociedad;
lo que, en efeeto, hace el 5 de agosto, seg6n otro testimonio
que tambi6n tengo aqui a la vista.

Con esta sencilla maniobra, que pareceria no tener
sino el valor de una anecdota, en realidad' se ha burlado al
Fisco con nms de 100 mil soles. Y en esto esta el interns
que para mi tiene el asunto; porque de haber el General
don Manuel A. Odria adquirido el inmueble de la ealle
Vargas Machuca y los muebles que se contenian en ese in-
mueble, declarandto simple y llanamente que le habian sido
donados, habria tenido que pagar, conforme lo estableee la
ley 2527 en el articulo pertinente, la suma de S/o. 108,500.00
en nfimero redondo: la donaci6n esti gravada por esa ley,
tratindose de extrafios, con el 3/1%. Pero como no se deelaxr6
honest y claramente que esta era una donaci6n, sino que
se le di6 lah forma de una sociedad que dura nueve dias -y
cuyo objeto verdadero era inicamente burlar los interests
fiscales, cosa que la Superintedencia de Contribuciones no
le permitiria a ningdn particular- ha pagado la suma de
S/o. 1,400.00 por timbres y S/o. 1,700.00, y fracci6n por
concept de impuestos de registry. En esta forma -aunque
yo no eoy 'matemAtico y de las operaciones aritm6ticas la que
me result mis dificil es la resta o sustracci6n- calculo que
se ha dejado de pagar all Fisco la suma de S/o. 105,393.7,5.
Que esto lo haga cualquier particular, sefor Presidente, no
es justificable, mas se puede considerar explicable; pero
que lo haga el jefe del Estado, precisamente quien personifi-
ca constitucionalmente a la Naei6n, justamente el primer
servidor del pueblo, el primer magistrado o funcionario lla-
mado a vi~gilar los interests fiscales que el pueblo le confi6
en las '"bibrrimas" elecciones de 1950, que esto lo haga 61,
no tiene .ustifieaci6n ni explicaci6n alguna y sirve como
simbolo de los m6todos restauradores, que es por lo que yo
lo estoy meneionando aqui (Grandes aplausos).


- 67 -







Afiadir6 en torno a este easo, y para pasar luego a otro,
que si alguien creyera que en nueve dias fue possible que
esta sociedad cumpliera los fines que sefialaban sus Estatu-
tos, cualquier duda se disiparia desde que en el testimonio,
en una forma paladina y clarisima, se dice que "no habien-
do efectuado la Sociedad ningdn acto commercial ni tampoco
ningfn acto civil, no est& afecta a ningin impuesto ni ga-
bela". Asi que no efectu6 ningin acto commercial, ningin
acto civil: se constituy6, y sin practicar ningdn acto de nin-
guna especie, se extinguid.

Yo creo, senior Presidente, que los intereses del Fisco
estarian muy mal cautelados si frente a una maniobra de
esta naturaleza, tan burda, la Superintendencia General de
Contribuciones incurre en la candorosa ingenuidad de acep-
tarlo todo; y pienso que estos intereses fiscales est&n tada-
via peor cautelados si tal candorosa ingenuidad solamente
funciona cuando el Presidente de la Repdblica hace con-
tratos de esta naturaleza.

UN FRAUDE MAS


Pero hay otro case mis, senior Presidente, que tambi6n
expongo a titulo de ejemplo. (No quiero que se tome estos
casos como si cubrieran todos los perpetrados. La Comisi6n
Investigadora descubrirA seguramente otros muchos mis).
Este otro caso que quiero mencionar se refiere a una dona-
ci6n hecha por el senior Humberto Pedraglio Oddone al Ge-
neral Odria, de una propiedad situada en la Avenida Petit
Thouars de esta ciudad. Segin el Registro de la Propiedad
Inmueble, -que como todo el mundo sabe es una oficina
piblica, y cuyos datos tiene el caricter y la fuerza de ins-
trumentos piblicos -ese inmueble estaba valorizado en
S/o. 162(000.00 Conforme a la ley 2237, la donaci6n de ese
inmueble estaba gravada con el 29% de-impuesto sobre su


- 68 -







valor; por lo cual el seflor General Odria, Jefe de la Bevo-
luci6n Restauradora, debia haber pagado al Fisco la suma
de S/o. 46,980.00 de impuestos. Pero ain en estas cosas
pequefas -peqluefas especialmente para los que venimos
de la puna, segin se ha diaho ya por' algdn peri6dico-- ain
en esas cosas pequefias se burla los interests fiscales. Para
los efectos do que el General Odria, Jefe de la Revoluci6n
Restauradora, no pagara S/o. 46,980.00, se hizo una valori-
zaci6n ad-hoc, segdn la cual ese inmueble que en el Regis-
tro figuraba con un valor de S/0. 162,000.00, solamente va-
lia para Contribuciones S/o. 20,075.00 Con lo que.el General
Odria se ahorr6, en perjuicio del Erario, alrededor de S/o.
3,000.00 de impuestos.

No es, por lo tanto, cierto lo que dice el senior Ministro
de Hacienda, cuando dice que, aparte del caso de Monterrico,
todos los demas actos contractuales fueron gravados con
los impuestos con arreglo a ley.

TODO QUEDA iN FAMILIAR

Voy a poner ain otro caso mAs, no sin antes rogar a
los sefiores defensores del regimen del General Odria en
esta CGmara que se sirvan anotar los datos que estoy dan-
do, por si quisieran verificarlos; y que si llegada que fuere
la oportunidad se proponeli intervenir, se sirvan darme con-
testaci6n concrete acerca de esto que son cifras. Digo que
hay otro caso mis: La Sociedad conyugal Odria-Delgado
adquiri6 el lote 8 de la manzana 20 de la Urbanizaei6n
Jardin, de esta ciudad, en la suma de algo menos de S/o.
178,000.00; y algiin tiempo despu6s, la seitora aria Del-
grado de Odria revenue este lote a su senior hijo, don C6sar
Odria Delgado, en el precio de 90 mil soles. Para eualquiera,
senior Presidente, aun para quien no es letrado, si una perso-
na vende en 90 mil soles un inmueble que ha comprado en
178 mit soles, la diferencia es un regajo; y un regalo en


- 69 -







Derecho se llama donaci6n; y si es una donaci6n esta su-
jeta al pago del impuesto a las donaciones. Como en ester
caso la donante es madre del donatario, se trata de un an-
ticipo de herencia; y, por lo tanto, deberia pagar los iam-
puestos correspondientes al anticipo de 'herencia. Pero como.
el articulo 6~ de la ley 8548 ha sido interpretado en el sen-
tido de que el Fisco solamente puede observer esa diferen-
cia de precio cuando excede del 50%, por analogia con lo.
que el C6digo Civil establece para la reseisi6n de los con-
tratos por lesi6n, el Jefe del Estado y la primer dama de
la Repiblica, con el ostensible prop6sito de que no se apli-
que la observaci6n de Contriduciones, le fijan a la reventa
el precio de 90 mil soles, que es unos cuantos soles mAs de
ese 50%. Dire tambi6n aqui, senior Presidente, que si puede
expliearse que esto lo haga eualquiera, que la haga el jefe-
del Estado es completamente injustificable y absolutamente
inexplicable, sobre todo si lo que esth de por medio son-
unos miles de soles que se van a dejar de pagar en perjuieio
del pueblo del Perid. Mas no solamente se trata de esto, no.
solamente en esta forma ise elude *maliciosamente el pago
del impuesto a los anticipos de hereneia en cuanto a la
diferencia de preeio, sino que, en realidad, el integro de esta
supuesta venta es una donaci6n. En efecto, el Teniente don
C6sar Odria Delgado necesitaba acreditar de donde habia
obtenido los 90 mil soles, siquiera los 90 mil soles que figu-
ran en el contrato, para hacer esta compra; y Contribucio-
nes se lo exije. Pero Contribuciones, dando pruebas de un
criteria muy liberal y de un candor verdaderaliente angeli-
cal -que no observa cuando se trata de un contribuyente
eualquiera- consider que el comprador ha acreditado tener
los 90 mil soles eon estas dos pruebas: primera, que el senior
C6sar Odria Delgado es Teniente del Ejrcito, y, por lo tan-
to, se supone que ha ahorrado los 90 mil soles, (cosa fran-
camente explicable: puede ser que tenga estas'virtudes aho-
rrativas por ancestro) (risas); y segunda, que va entregar
los 90 mil soles en presencia del Notario. Creer, senior Presi-


-70 -






dente, que 6stas son dos pruebas, francamente mueve a risa,
a respetuosa risa, si no he de ser ofensivo. Porque a nadie
.se le oculta que un Oficial del Ejdrcito, dificilmente puede
ahorrar 90.000 soles en unos pocos afios, mixime cuando,
como en el easo que cito, no solamente habria ahorrado esos.
90,000 soles, sino lo suficiente para comprar seis autom6viles
'Cadillac", '"Chrysler" y "Oldsmobile", a que me referir6
en su oportunidad, uno solo de los cuales cuesta cerea de
200.000 soles; y lo suficiente para adquirir 600 hectireas
*en Sasape, Lambayeque; lo suficiente para comprar 500
hectAreas en las Pampas de los Castilloe; y habria hecho
asi various otros ahorro-s de este tipo para adquirir propieda-
des en Lima. Greer que se podia haber ahorrado todo esto
en unos pocos afos de Oficial, me parece excesiva credulidad
-de Contribucdones por deeir lo-menos.

La segunda prueba, que consiste en que el comprador iba a
entregar en presencia del Notario los 90,000 soles, es tam-
bi6n pueril, porque nadie podia impedir a la vendedora -que
por coincideneia era madre del comprador- que entregara
a este los *90,000 soles, antes tde salir camino de la Notaria,
paxa que le fueran devueltos en presencia del Notario. Oja-
1a, sin embargo, se ihubiera guardado esa formalidad; pero
-oeurre que, segfin aparece en la mism'a escritura, al, moment
'de comparecer ante el Notatio deelaran las parties que ya
-el precio ha sido pagado a satisfacci6n de la vendedora.

En esta forma se elude el pago de impuesto a las dona-
clones y se puede realizar el contrato con desmedro eviden-
te de los intereses fiscales.

EL PUEBLO DEBE SABER LA VERDAD DE LOS
PECULADOS

Sefor Presidente: Casos ccimo 6stos podria titar dos o trees
mis, en los que se deja de pagar el impuesto de "plusvalia"


- 71 -






establecido por la ley 10804 cuando por lb menos era muy
dudosa le exoneraci6n; pero como yo confio en que la CA-
mara, frente a datos concretos como los que estoy propor-
Scionando, designer la Comisi6n que solicita el Grupo Dem6-
erata Cristiano, ereo ocioso seguir tomando mds tiempo en
el examen de tales otros casos.

Si, sin embargo, todos estos hechos no parecieran sufi-
cientes a la Oama'ra para que se haga una investigaci6n
exhaustiv& -en la que se permit a los interesados hacer
su defense, designer sus abogados y producer sus pruebas-;
para que en una forma imparcial, serena, sin rencor, sin re-
sentimiento, se establezca ante el Pais, si han existido o no
actos de enriqueeimiento indebido cometidos en agravio del
Pais; para que en caso de que hayan existido, se aplique
al General Odria el castigo condigno; si se creyera, repito,
que estos heehos no son suficientes, afiadir6 que, en tanto
hacia la averiguaei6n muy simple, a base de testimonies,
algunos de cuyos resultados he expuesto, ha venido a cono-
eimiento del Grupo Dem6crata Cristiano otra series de adqui-
siciones hecha por el General Odria, que no meneion6, por-
que no las habia comprobado en forma personal, en mi in-
tervenci6n de setiembre; a tal punto que una estimaci6n
aproximada y prudential de las adquisieiones de la familiar
Odria y de las sumas dejadas de pagar al Fiseo por eoncep-
to de impuestos excede ya consideralblemente de la eifra de
tres millones de soles que sefialen aquella oportunidad, para
llegar a convertirse en quince o veinte millones de soles.

LOS "SALVADOBES DE LA PATRIA" Y LAS FUERZAS
ARMADAS

Pues bien, eefior Presidente, si estos datos-s6lo cubren
una minima parte de las adquisiciones patrimoniales de la
familiar Odria; si tales adquisieiones solamente se refieren
a bienes inmuebles inscritos en el C1 giat1q; si presumible


- 72 -






que hayan otras adquisiciones. en diversas parties del Pais,
y que las haya en los Estados Unidos y en el Canada y en
Suiza y en Espana; creo yo, sefior Presidente, que es lle-
gado el moment de que se eselarezca la totalidad del asunto,
aunque no sea mas que para el Pais, no solamente reafirme
su repudio a la dietadura que express ya el 17 de junior,
sino que repudie tambi6n cualquier nuevo intent do "salvar
a la Patria", de utilizar este lema para entrar a saeo en el
Erario Nacional, y para impedir que los Institutos Armados
puedan ser utilizados como pantallas de gentes indignas de
vestir el uniform. (Aplausos). El Peri, senior Presidente,
necesita tener confianza en los Institutes Armados, y no
se debe permitir de ninguna manera la maniobra que con-
siste en que cuando se acusa concretamente a un military
por actos independientes de su funei6n castrense, pretend
escudarse detras de los Institutos Armados. Nadie en esta.
CAmara y menos en el Grupo Dem6erata Cristiano, ha pen-
sado jams en desconocer la altisima funci6n constitutional
que correspond a los Institutos Armados. Nadie, senior
Presidente, y menos el Grupo Dem6crata Cristiano ha pre-
tendido near la importancia vital que estos Institutes tie-
nen cuando ajustan sus funciones a las pautas de la Cons-
tituci6n. Pero el respeto que merecen los Institutos Arma-
dos, la elevaci6n de las funciones que la Qarta Magna les
acuerda, no pueden eervir, no deben servir de escudo a per-
sonas que por desgraeia han vestido el uniform y que ban
cometido irregularidades como las que estoy sefialando.

LA PAMPA DE LOS CASTILLOS

Ser& la Comisi6n Investigadora que la CAmara design,
la que establezea el origen, entidad, naturalea y licitud
o ilicitud de todas las adquisieiones de Odria. Yo simplemen-
te quiero Ilamar la atenei6n de la Camara haeia la necesi-
dadde que se investigue e6mo es que el Estado asumi6 el
dominio de las Pampas de los Castillos; e6mo ha sido possible


73 -






que, pasdndose por encima de las reclamaciones de los.
comuneros de diterentes pueblos de esa zona -quienes ale-
gan haberne seguido a sus espaldas una aeci6n judicial rei-
vindicacoria, cuya sentencia, por disposition express del
C6digo Procesal Civil, solamente tiene fuerza obligatoria
para quienes han sido part en el juicio o derivan de ellos
sus derechos, pero no para quienes no han sido citados,.
oidos, ni vencidos- e6mo, digo, el Estado ha asumido el do-
minio de dicha Pampa; y cukles han sido las razones por
las que el Gobierno del General Odria encarg6 a la firTna.
Anderson Clayton que realizara los trabajos de irrigaci6n
de esa Pampa, atribuy6ndole como pago de su trabajo el
50% de las tierras que se irrigara, aparte de La exoneraci6n
de derechos a las maquinarias que necesitaba. Que investi-
gue tambien esa Comisi6n si existe o no alguna relaci6n
entire este contrato con la firma Anderson Clayton y la.
circunstancia, que no quiero oalificar, de que la firma
Anderson Clayton figure entire los donantes de Monterrico;.
y que se indique sobre todo, sefior Presidente, por qu6 ex-
tra a via ha venido a oeurrir que mnientras aut6nticos co-
muneros han resultado despojados de todo derecho a la.
Pampa de los Castillos, personas que tienen tan poquisima.
vocaci6n labrador como don Alejhndro Esparza Zafiartu,,
o don C6sar Odria Delgado, o don Manuel Odria Delgado,
o don Alejandro Lengua Romero, para no citar sino unos
ejemplos, han venido a ser propietarios de- considerable
extensions de tierras en diehas Pampas.

EL FUND SASAPE

Quiero tambi6n, sefilor, sefialar la necesidad de averi-
guar por qu6 el Gobierno Restaurador devolvi6 -ostensible-
mente a lo menos- a lois sucesores de don Juan Leguia, el
fund Sasape, ubicado en el Departamento de Lambaytque,
en condiciones sospechosamente desventajosas para los inte-
reses del Fisco. No quiero hacer aqui la historic, que pro-


-74-






ba'blemente muchos Representantes conocen, del oscuro ori-
gen de esta hacienda denominada Sasape. Simplemente dir6
que cuando se produjo el 2.2 de Agosto de 19l0 la revoluci6n
que derroc6 la inmoral tirania de Leguia, el Tribunal de
Sanci6n declar6 rescindido el contrato por el cual el Eatado
Iabia comprado -en una suma de alrededor de dos millones
de soles, si mal no recuerdo- una parte del fundo llamado
Sasape, cuya totalidad le habia costado a Juan Leguia
Swayne la suma de 200 y tantos mil soles, por considerar
-este contrato altamente lesivo a los intereses fiscales. Res-
cindido el contra'o, el Estado embargo part del fundo Sa-
sape, no solamente la que se le habia vendido, sino una
-extensi6n de 16 mil hectareas mAs. Esta situaci6n se man-
tuvo desde 1930 hasta el regimen restaubdor. Tenia que
corresponder precisamente a la dictadura de Odria sacar a
relucir y darle uia soluci6n a este oscuro problema nacido
en otra dictadura como fue la de Leguia; y la soluci6n con-
sisti6 en que el Gobierno Restaurador volvi6 a dar validez
a ese contrato que el Tribunal de Sanci6n habia declarado
leoninamente lesivo a los intereses del Estado; y no solamen-
te reconoci6 su obligaci6n de pagar el precio que entonces
se convino, sino que devolvi6 las 16 mil hectAreas que habia
tenido embargados, :asumi6 el pago de una hipoteca de 650
-mil soles, y condone una deuda de 45 mil. Lo que al Tribu-
nal de Sanci6n le habia parecido en 1930 leoninamente lesi-
vo a los intereses del Estado, le parecia realmente un mag-
nifico negoeio al Gobierno Restaurador del General Odria:
tan magnifico negoeio que, seguramente por razones de
-conciencia, crey6 convenient bonificar el precio y practioa-
mente doblarlo. Es necesario que ise averigue, sefor, cuAles
fueron las razones que originaron esta transacei6n; que se
averigue,,a prop6sito de este asunto, c6mo ha venido a ocu-
rrir que el senior C6sar Odria Delgado, hijo de Jefe de la
.'"Revolueidn Restauradora", haya venido a tener preciaa-
mTente en el fundo Sasape 500 o 000 heetareas; si ha sido
isna simple coincidencia, o si este heeho tidne relaci6n con


- 75 -





la transacci6n, sospechosamente desventajosa para los inte-
reses fiscales, que autoriz6 el Gobierno del General Odria.
Y tambi6n es necesario que la Comisi6n irvesague qt6 hay
de cierto en aquel rumor -lo quiero califecar por alora
solamente asi- de que, en realidad, la Negociaei6n lamada
todavia "Sasape", ya no pertenece a lo.s eu-esrus d. don
Juan Leguia, sino a personas notoriamentae allegadas ai
regimen del General Odria; para saber si la bonificaci6n
de precio, que cualquiera podria atribuir a razones de concien-
cia, no era a razones de conciencia que se debia, sino a
otro tipo de razones.

LA CENTRAL DE ASISTENCIA SOCIAL

Ese seria, senior Presidente, el primero de los puntos
que la Comisi6n Investigadora tendria que estudiar si, repi-
to, como yo creo, la Ckmara accede a que se design; pero,
ademas esa Comisi6n u otra-si es que la CAmara creyera
convenient designer varias- tiene tambi6n que estudiar
otro punto relative a la Central de Asistencia Social. Como
todo el mundo lo sabe, senior Presidente, ha funcionado en
el Perd, en los Altimos aflos, una Instituci6n llamada "Cen-
tral de Asistencial Social Maria Delgado de Odria" -(inde-
bidamente nombrada asi, no solamente por la ingrata remi-
niscencia peronista que conlleva esa denominaci6n, sino
porque viola el espiritu de la ley que prohibe dar el nomrbre
de personas vivas a obras semejantes).

Esta Central de Asistencia ha manejado muchos millo-
nes de soles del Estado, 'ha recibido del Estado otros muchos
millones en forma de materials y servicios; entiendo que
tambi6n 'ha reeibido sumas por aportaciones particulares;
y, que se sepa, no ha dado euenta de la inversi6n, de la ad-
ministraci6n, del nzanejo de esos fondos. Al senior Ministro
de Salud Publica, esta Omara le pidi6 en el mes de agoeto,
a solicitud del Grupo Dem6crata Cristiano, que se sirviera


- 76 -






informal si la Central de Asistencia Social habia rendido
cuentas oportunas y documentadas del manejo de los millo-
nes de soles; y hasta el presented, ese Ministro no ha contes-
tado ese pedido, o, mejor dicho, lo ha contestado, diciendo
que va 'a "pedir informie para poder absolver 61 informed y
has'a este momnento eso no ha ocurrido. Y creo, seflor, que
es imprescindible averiguar qu6 ha pasado con ese dinero,
aunque no fuesa sino para saber, de uda vez por todas, si
sa trataba de una fundaci6n personal, hecha caritativamen-
te con su peculio por la sefora Maria Delgado de Odria en
beneficio social, como pareceria sugerirlo el nombre que le
puso; o si, por el contrario, se trata de un patrimonio social
establecido en beneficio pri-Oado.

LA VIOLATION DE LA COREESPONDENCIIA

AdemAs, y Bste es el tercero y iltimo punto que el Gru-
po Dem6crata Criotiano sugiere que se encomiende a la Co
misi6n Investigadora, tambi6n en agosto se pidi6 un informed
acerca de la censura postal y telegrffica, inconstitucional y,
por lo tanto, delictuosamente organizada y sistematizada
por el R6gimen anterior. El senior Ministro de Gobierno si
ha contestado a este pedido, diciendo que los fondos desti-
nados al 'mantenimiento del orden pdblico eran manejados
direct y personalmente por el Ministo o Director de Gobier-
no; que, por lo tanto, no ha quedado ninguna constancia
de que se haya invertido tales o cuales sumas en pagar este
delito sistematizado que se llama violaci6n de la correspon-
dencia y extorsi6n; y que hecha la averiguaci6n entire el
personal del Ramo tampoco se ha podido determinar qu6
servidores recibian sumas por esa labor.

Yo lamento, sefior Presidente, que las ocupaciones del
sefior Ministro de Gobierno le hayan impedido hacer algu-
nas preguntas al respect a personas colno el Ex-Director
Elguera, de Correos y Telecomunicaeiones, y a don Froilfn


- 77 -





Miranda, servidor de mete6rica earrera en esa repartici6n,
porque estoy seguro de que, de haberles preguntado si es
cierto o no lo es que determinada correspondencia antes de
ser clasificada y distribuida iba precisamente a dar a las
manos de esos sefores, quienes contaban con un personal
ad-hoc entire los que habia administradores de correos de
provincias, justamente para practicar la censura; si les hu-
biera preguntado esto, repito, creo que habrian podido ob-
tener algunos de los datos que yo, sin ser Ministro de Go-
bierno, he obtenido.

De hab6rseles preguntado si no es verdad que, a partir
del 9 de abril de 195'2, se ha invertido en esta prietica delie-
tuosa y anticonstitucional alrededor de S/o. 250,000.00; que
esta suma de S/o. 5,000.00 mensuales ha sido tomada a la
Partida de "Postas", perjudicfandose asi los interests de
numerosos pueblos del Perd; si se les hubiera preguntado
esto, probablemente tambi6n el senior Ministro de Go'bierno
habria obtenido algunos datos sumamente interesantes. Si se
hubiera simpleonente revisado las Resoluciones Supremas
expedidas por el Riamo, el Ministro de Gobierno y Policia
habria podido verificar la existencia d, dos, tres, cuatro
cinco, hasta seis Resoluciones que prueban paladinamente
que existi6 la censura y que las partidas se destinaban
al pago de este delito sistematizado y organizado por Es-
parza Zaiiartu. Eistas Resolueiones son las del 0 de abril, 12
de mayo y 18 de junio de 1952; 5 de febrero de 1953; 3 de
febrero de 1954; y 11 de enero. de 1956. Naturalmente que
al Seflor ,Esparza Zafiartu no podia ocurrirsele, porque acaso
tenia alguna sospecha de que por ahi habia un texto que se
llama Constituci6n del Estado, la idea de utilizar el nomibre
de "Censura de la Correspondencia"; no hay, naturalmente,
ninguna Resoluci6n Suprema que diga que se emplee la su-
kna de S/o. 54000.00 mensuales, torados de la Partida de
"Postas", con el objeto de perpetrar los delitos de violaci6n
de correspondencia y extorsi6n; pero basta considerar el


-78-






destino official de estos fondos para darse cuenta de que no
podian ser para otra cosa que la censura. Oficialmente, estos
fondos, un cuarto de mill6n de soles, desde 1952, eran para
perseguir el "contrabando de la correspondeneia". Entiendo
que esto es el delito consistent en que una persona manda
una carta sin franqueo, valida probablemente de un amigo
que viaja; cosa que ocurre cuando uno tiene temor de que
Ie censuren la correspondeneia en el correo, porque sin ese
peligro y si el servicio es eficente y garantizado, nadie va
a exponerse a una saneidn de tipo penal, por ahorrar unos
centavos. Esto es un burdo disfraz de la eensura postal; y
tan lo descubri6 el actual Gobierno que -aparte de la ave-
riguaci6n que valdria la pena hacer acerca de si no es efec-
tivo que en la inauguraci6n de este R-dgimen fueron encon-
tradas en la Oficina de Correos algunas valijas que conte-
.ian correspondencia precisamente del doctor Manuel Prado
que no habia ilegado a su destiny por faltarle la censura-
aun prescindiendo de este detalle que no me consta, este
R6gimen consider que la inversion era altamente inconve-
ziente y uno de sus primeros actos fue dictar la Resoluci6n
Suprema de 22 de agosto de este afio que suprimio esa par-
tida y dispuso que en adelante la persecusi6n de contraband
en la correspondencia se rigiera por las disposiciones del
Reglamento pertinent. Que despues de todo esto se nos diga
que nada se ha podido averiguar, que no hay constaneia
ninguna de que se haya cometido el delito, simplemente
revela que, por exceso de ocupaciones seguramente m&s im-
portantes, el Ministro de Gobierno no ha podido realizar la
averiguaei6n necesaria; y precisamente por eso es que pido
que la 'Camara de Diputados nombre una Comisi6n que segu-
ramente va a tener tiempo para descubrir todas estas cosas
que el senior Ministro de Gobierno no ha podido descubrir.

A estos tres puntos se concrete, sefior Presidente, cl
cometido de la Comisi6n de Investigaci6n que el Grujo Par-
lamentario De n6crata Cristiano solicit y que tendria que


- 79 -






star integrada, justamente para garantizar la seriedad de
sus actividades y la imparcialidad -le sus resoluciones, por
elements pertenecientes a los distintos grupos politicos,
(con exclusion mia, a menos que la OCmara consider 'que
deberia intervenir, en cuyo caso no tendria ningfn incon-
veniente en haeerlo). Lo quo se persigue es que la Comisi6n
tenga el caricter de la mks absolute imparcialidad, que se
les d6 a los af'etados todas las garantias necesarias para
que designed sus iabogados, que se pongan sobre 1P mesa
todas las pruebas; y que se d6 una resoluci6n que satisfaga
la expectativa national.

AUTOMO)VILBS LIBERADOS

Finalmente, aparte de esta Comisi6n Investigadora, el
Grupo Parlamentario Dem6crata Cristiano solicita cacaerdo
de la OAmara con el prop6sito de que se persiga por el Go-
bierno la responsabilidad que recae sobre el General Odria
y sobre las personas que Ie sirvieron como Ministros de
Hacienda, por la indelbida exoneraei6n del pago de dereehos
de importaci6n de autom6viles. El senior Ministro de Ha-
cienda, como se ha enterado la Cimara, ha remitido, a pedido
de ella y a iniciativa del Grupo Dem6crata Cristiano, ana
relaci6n\de 49 fojas de gran tamafio, escritas a rengl6oi ce-
fdido, que contiene el detalle de todos los casos (alrededor
de tres mil, si no he contado mal) en que indebidamento
se exoner6 del pago de derechos la importaci6n de autom6-
viles. Naturalmente que centre estas importaciones hay un
nfmero que corresponde a Agentes Diplomiticos, etc.; y
justamente para powder establecer cuales de estas exoneracio-
nes eran legales y cuAles no lo eran es que se pidi6 que el
senior Ministro especificara cuiles eran los funcionarios rh-
blicos que sin tener autom6viles habian adquirido dos o trcs
autom6viles y cukles eran los particulares que se habian
beneficiado con uno o mis. Lamentablemente, el senior Mi-
nist0o, COmO ya lo sabe la Olmara, se sirvi6 contestar que


- 80 -







eso demandaba much labor. A esto se debe que yo no pue-
da determinar cuAntos de esos autom6viles han sido impor-
tados indebidamente; pero haciendo un celculo aproxima-
do se puede pensar que estas exoneraciones deben haber signi-
ficado al Pais 20, 30 o 40 millones de soles dejados de perci-
bir en bbeneficio de personas, algunas de las cuales parecen
ser hom6nimos de personajes muy conoeidos del regimeu
anterior como el General Maanuel A. Odria, don C0sar Odrii
Delgado, la sefiora Maria Delgado de Odria, don Manuel A.
Odria Delgado (un total de unos 10 autom6viles 'Cadillac"
y "Oldsmobile", etc.: la relaci6n la tengo aqui en detalle
para quien quiera conocerla) el doctor Radil A. Pinto con
5 autom6viles, el senior Ricardo Rivera Schreiber con otrom
5, el General Zen6n Noriega con 4, el Almirante Roque A.
Saldias con 4, etc.; todo lo cual, senior Presidente, viene a
revelar que, si no so trata de hom6nimos como yo confio
que ocurra, se trata de personajes del regimen anterior que
estaban obligados a cuidar los interests del Fisco, y que
sin embargo, fueron los primeros en burlarlos, acogi6ndose
a una liberaci6n que es francamente anticonstitucional.
(Aplausos prolongados en las Galerias).

(Del "Diario de los Debates", Tomo I, Legislatura
Ordinaria 1956)


- 81 -












La Oligarquia








Nuestra palabra

al advenimiento del pradismo

El Partido Dem6crata Cristiano, desde su fun-
daci6n, proclanm-su voluntad de mantenerse en
contact con el pueblo a trav6s de sus, reprb-
sentantes e hizo por ello, normn de su conduct,
exponer su political al inaugurarse la Legisla-
tura Ordinaria del Congreso, cada afio.

Seflor Presidente:
D esde que se inici6 en el Perf la
cruzada democritica que ha culminado con la instauraci6n
del nuevo R6gimen, el pais enter tiene puesta en el Parla-
-imento, que hoy conformamos, su mAs ansiosa expectativa.
Este echo -que nos honra, pero que al mismo tiempo
nos obliga- obedece, sin duda, a la esperanza de que el
Parlamento puede hacer ahaora, en el ejercicio de sus atri-
buciones constitueionales, lo que no hizo o no quiso hacer
durante el regimen fenecido.

EL PAERAMEIMTO BAJO LA DIOTADURA
Sit aludir a su origen, aunque fue 6ste en buena
parte la causa de su actuaci6n el Parlamento anterior,
considerado en su conjunto, exhibi6 ante, el pals, soc'pa de
colaboraci6n entire los Poderes del Estado, una deprimente
vocaci6n de incondicionalidad, que lo llev6 no solamente
a convertirse en obseeuente sancionador de todas las inicia-
tivas del Gobierno, sino a renunciar casi enteramente, a su
propia inieiativa legisladora. De aqui que los problems que,
por ineuria, por incapacidad o pot obra de intereses crea-
dos, no abord6 el Poder Ejecutivo, tampoco hallaron aqui


- 85 -






los instruments legales que exigia su soluci6n. Y de aqui,
por eso, que el problema indigena y el de la reform agraria,
el del descentralismo y Il autonomia municipal, el de la
efectiva independencia de los Poderes, el de la reform uni-
versitaria y educational, en general, para no mencionar
sino algunos de los inms urgentes, siguen planteados hoy en
t1rminos tan dramiticos, y a veces mis dramkticos afin, que
.cuando el Parlamento anterior inici6 sus funeiones.


EL PARLAMENTO EN LA NUEVA ESPEEANZA
DEMIOCRATICA

El pais espera que, en orden de su independencia, de su
-dignidad y de su eficacia, este Parlamento enmiende los
rumbos que se traz6 el anterior. Lo espera porque aspita
vehementemente a una renovaci6n de m6todos y porque los
h6mbres que integran hoy las COmaras, nuevos en apreciable
proporei6n, deben en general, su investidura al limpio vere-
dieto de la eiudadania. .Todos los Ieperesentantes, pues,
ucualquieia que sea nuestra filiaci6n political, tenemos la
responsabilidad de colocarnos a la altura de esa esperanza.

Es ciert6 que la heterogeneidad en ta composici6n poli-
tica de las Camaras puede ser, eventuainente, un obstkculo
para el cabal -eumplimiento de la labor depuradora y cons-
tructiva que el pais espera, porque cuando la diseepancia
sse tiaduce en una ciega aetitud de obstinada intransigen-
cia, obra el pernicioso efeeto 'de ahogar las buenas inten-
-ciones en un ambient irrespirable de pugna negative. (A-
plausos). Pero tambi6n es, cierto que cuando detras de una
honesta discrepancia de criterios, alienta, como comimn de-
nominador, el prop6sito do 'hacer obra constructive en bene-
ficio del pais, esa heterogeneidad sirve para esclarecer con
el debate los problems y abre -con la confrontaci6n de
pareceres disimiles- el camino de las mejores aoluciones.


- 86-




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs