• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Front Matter
 Title Page
 Dedicatoria
 Pologo
 El Peru como doctrina
 La interpretacion humanista
 El concepto de ideologia tipo ideologico...
 Indice tematico
 Indice onomastico
 Indice general
 Back Matter














Group Title: Manual ideologico.
Title: Manual ideológico
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00087183/00001
 Material Information
Title: Manual ideológico
Series Title: Manual ideologico.
Alternate Title: El Peru como doctrina
Physical Description: 266 p. : ; 18 cm.
Language: Spanish
Creator: Acción Popular (Peru)
Miró Quesada Cantuarias, Francisco, 1918-
Publisher: s.n.
Place of Publication: Lima
Publication Date: 1966
 Subjects
Subject: Socialism -- Peru   ( lcsh )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage: Peru
 Notes
General Note: Primera parte.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00087183
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 223487630

Table of Contents
    Front Cover
        Front Cover 1
        Front Cover 2
    Front Matter
        Page 1
        Page 2
    Title Page
        Page 3
        Page 4
    Dedicatoria
        Page 5
        Page 6
    Pologo
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
    El Peru como doctrina
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
    La interpretacion humanista
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
    El concepto de ideologia tipo ideologico de el Peru como doctrina
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
        Page 239
        Page 240
        Page 241
        Page 242
        Page 243
        Page 244
        Page 245
        Page 246
        Page 247
        Page 248
        Page 249
        Page 250
        Page 251
        Page 252
        Page 253
        Page 254
        Page 255
        Page 256
    Indice tematico
        Page 257
        Page 258
        Page 259
        Page 260
    Indice onomastico
        Page 261
        Page 262
    Indice general
        Page 263
        Page 264
        Page 265
        Page 266
    Back Matter
        Page 267
        Page 268
Full Text

ACTION POPULAR


I 1 1:[ (k1


l














































Coratula: Arq. VICTOR PIMENTEL G










Accin Popular... Manual Ideolgico...


PRIMER TOMO




EL PERU COMO
DOCTRINE

por -


Francisco


Mir Quesada
-3-




















A Fernando Belande Terry
fundador de Accin Popular
y creador -de El Per como
Doctrina







-e-









PROLOGO

Cuando Fernando Belande Terry cre y comenz a
predicar El Per como Doctrina, la respuesta del pueblo fue
inmediata. La ideologa de Accin Popular fue un factor im-
portante del triunfo electoral de 1963. Pero, la facilidad con
que el mensaje -expuesto en lenguaje claro y sencillo- lle-
g al pueblo, hizo pensar a muchos que se trataba de frmu-
las pragmticas cuyo fin exclusive era el triunfo electoral.
Nada ms alejado de la verdad. Es un hecho que
El Per como Doctrina posee una fuerte carga. emotiva, basada
sobre todo en la evocacin de grandezas ancestrales. Pero
no es slo una ideologa creada en el fragor de la lucha
poltica, urgido por las circunstancias. Es cierto que surge
er. funcin de una situacin poltica determinada, que es ex-
presin direct de la problemaica de nuestra realidad. Pero
se trata de una situacin nic, que se produce como culmi-
nacin de un largo y dramtico process histrico. Por eso
mismo, su nacimiento, su contenido, sus supuestos, su meto-,
dologa, le confieren el carcter de lo nico. Porque las cir.-.
cunstancias histricas que la produjeron exigan una solucin

por exigencia ineludible, el rompimiento con las viejas rmo-
ras, el advenir de un nuevo comienzo.
Para comprender todo lo que significa una ideologa
tan peculiar es imprescindible elevarse sobre los planteimien-
tos intuitivos. Porque El Per como Doctrina es como esas la-
gunas de los Andes, de aguas tan trasparentes que dan la
impresin de que podra tocarse el fondo con la mano. Se
ve el fondo en ellas, ms no la profundidad. Para descubrir
la verdadera dimension es necesario recurrir al sondeo, es
decir, al anlisis y al sistema. Mostrar que El Per como D~-


-7-








trina a pesar de su claridad y de su simplicidad formal, es
una ideologa de tipo aparte y de extraordinaria profundi-
dad, que seala nueva etapa en la historic de las ideologas
nacionales, es trabajo que vale la pena por s mismo. El
historiador de las ideas, el filsofo, el socilogo, el politico, el
ciudadano comn, habrn de interesarse por una doctrine pol-
tica que signifique algo diferente. Pero creemos que ms im-
portante an es ofrecer una exposicin sistemtica de El Per
como Doctrina a nuestros militants, a los hombres y mujeres
que, en la fe, el coraje y el entusiasmo lucharon denodadamen-
te al lado de Fernando Belande hasta alcanzar la victoria. Por-
que uno vez obtenido el triunfo, la accin de un partido polti-
co entra en una fase diferente en la que es necesario proceder
con mayor coordinacin y mtodo y con aristada vision de las
metas. La experiencia histrica muestra hasta la saciedad que
los partidos que han carecido de conciencia ideolgica han
terminado en el oportunismo o no han podido evitar uno pro-
gresiva disolucin.

Las lines que siguen son un intent de contribuir, al
lado de todos los que se esfuerzan en este sentido, a que
nuestro partido aproveche al mximo el profundo acervo ideo-
lgico creado por su jefe y fundador Fernando Belande Terry.
Creemos que la mejor manera de cumplir este cometido es
exponer El Per como Doctrina de manera sistemtica. Hemos
querido por eso presentar nuestra doctrine en forma de
Manual ideolgico. Pero entendiendo por Manual no un mero
compendio, sino, lal como se concibe en los medios cientfi-
c>s, como una exposicin terica de la totalidad de la doctri-
na. Un Manual, ms que un texto escolar, es un libro de con-
sulta, un texto en el cual el estudiante de una discipline o el
militant de un partido poltico puedan encontrar todos los
conocimientos que necesiten para comprender el cuerpo de
doctrine que les interest. El Manual debe permitirle encon-
trar definiciones precisas de todos los concepts utilizados por
la doctrine (yo sea cientfica, ya sea poltica), elements teri-
cos adecuados para resolver dudas, para esclarecer ideas,
para desentraar relaciones entire los diversos principios, des-
c'-brir conexiones entire fundamentos y consecuencias, aplicar
el sistema a situaciones concretas, etc., etc. En una palabra,


- 8 -









un Manual ms que un libro de iniciacin, debe ser un libro
de formacin y de consolidacin.

Nuestro afn es que el present libro pueda servir a
nuestros militants y a todo aquel que se interest en cono-
cer la doctrine de nuestro partido, pora todos los casos en
que quieran informarse con claridad, precision y amplitud
de contenido sobre cualquier tema relacionado con nuestra
ideologa. Una ideologa es una doctrine muy amplia que
abarca multiples temas. En ltima instancia constitute una
verdadera concepcin del mundo. Cuando una persona se in
teresa por una doctrine poltica, se interest, por ese mismo
hecho, por un enorme conjunto de contenidos, los principios
explcitos de los cuales se derivan todos los dems, la estruc-
tura del Estado, la relacin entire los diversos grupos sociales,
las relaciones de propiedad, el sistema econmico que pro-
pugna la doctrine, las relaciones entire el poder del gobierno
y la libertad del ciudadano, la estructura de una sociedad
just, y tantos otros ms. El Per como Doctrina de manera
explcita e implcita present una enorme riqueza de conte-
nido. Y por eso es a veces trabajoso orientarse en la amplia
gama de sus conceptos- Para superar esta dificultad hemos
elaborado un detallado ndice analtico que va al final de
la obra y que habr de permitir al lector encontrar inmedia-
tamente todas las parties del texto que se refieren al tena
que le interest. Por ejemplo, si se interest por el principio
de lo cooperacin popular, del mestizaje de la economa, o de
la justicia agraria, le bastar buscar en el ndice y encontra-
r el nmero de las pginas en donde se hace referencia a
estos temas. Lo mismo, si se interest por la concepcin po-
pulista del estado, o de la propiedad, o por el concept de
humanism o por el significado que nuestro partido confiere
a la palabra nacionalismo, etc.

No pretendemos de ninguna manera que nuestra expo-
sicin tenga el carcter de lo definitive. La amplitud de con-
tenido que pretendemos abarcar es un ideal, una meta que
nos hemos propuesto pero que, tenemos clara conciencia de
ello, nos ha sido impossible alcanzar. El Per como Doctrina
es una concepcin con una carga implcita demasiado gran-
de para poder-agolarla en la obra de un solo individuo. Sa-
e-








bedores de esta limitacin, hemos recurrido al consejo y a
la ayuda de destacados elements del partido que se han
interesado por nuestra ideologa, han hecho contribuciones de
alguna clase, o han colaborado en alguna forma en la publi-
cacin del pte. libro. Queremos hacer especial mencin de Enri-
que Tola Mendoza y del Consejo Orgnico que colabora con
l en la Vice' Secretara Nacional de Gobierno, de Juan Jos
Vega, Secretario Nacional de Ideologa y Cultura, de Hctor
Lpez Martnez, Subsecretario Nacional de Estudios Polticos,
de Enrique Mendoza, ex Secretario General del Comit Depar-
tamental de Arequipa, Manuel Velasco Clark y Jaime Lpez
Raygada, miembros del Consejo Orgnico de la Vice Secreta-
ra Nacional de Poltica y otros distinguidos populistas. A todos
ellos deseo agradecerles pblicamente sus consejos, sus su-
gerencias y sus crticas que me han sido de gran utilidad para
evitar errors y efectuar reajustes, tanto de carcter terico
como de rigor histrico. La ayuda y la colaboracin que me
han brindad es prueba plena de que Accin Popular cuenta
ya con un equipo ideolgico de primer rango.
Como es lgico suponer, en una obra de carcter sis-
temtico, el estilo es ceido y tcnico y el contenido es am-
plio puesto que un sistema abarca, por lo general, grandes
totalidades. Esto significa una desventaja para aquellos que
tienen poco tiempo para la lectura. Pensando en ellos hemos
redactado un Compendio Ideolgico que resume en unas
cuantas pginas, en un lenguaje asequible a todos los lec-
tores, lo esencial del pte. texto.
En este libro ofrecemos el primer volume del
Manual Ideolgico. En el pte. texto se expone la ideo-
loga de Accin Popular, El Per como Doctrina, se inter-
preto como un humanismo situacional y se ubica, luego, tipo-
lgicamente en relacin a las ideologas histricas. Mas, co-
mo acabamos de decir, un partido politico que est en la si-
tuacin del nuestro, se ve obligado a adquirir una vigorosa
conciencia ideolgica. Por eso, para que la exposicin de nues-
tra ideologa sea complete, tiene que incluir la crtica de las
ideologas de los grupos que tienen metas o mtodos diferentes
e incompatible con los nuestros. Con la intencin de ofrecer o
nuestros partidarios un instrument eficaz en la lucha ideolgico
hemos escrito un segundo volume del pte. Manual titulado

10 -









Critical Ideolgica. En l desarrollamos la crtica a las ideolo-
gas que consideramos incompatible con El Per como Doc-
trina: la ideologa aprista y la ideologa comunista. Este se.
gundo volume ya est terminado y ser publicado prxi-
mamente. Por tener el mismo estilo sistemtico y tcnico del
primero, tambin hemos redactado un segundo Compendio
que lo resume en lenguaje claro y asequible.
Deseamos dejar constancia de que los resultados a que
llegamos en el pte. texto, no tienen la menor pretensin de
dogmatismo. Hemos tratado de ceirnos de la manera ms
field y exacta a los textos que constituyen la fuente doctrina-
ria: los libros y discursos del arquitecto Fernando Belande
Terry. Pero sabemos que a pesar de nuestros esfuerzos nues-
tra obra, el primer intent de interpretacin sistemtica que
se hace en nuestro movimiepto, no es sino, precisamente, eso:
un primer intent. Si algn mrito tiene es mostrar la riqueza
del mensaje del creador de nuestra ideologa. Si el pte. traba-
jo permit dar un paso hacia una sistematizacin adecuada que
sea til a nuestros militants y a todo aquel que desee infor-
marse sobre el contenido y el significado de El Per como Doc-
trina, y si sirve de estmulo para trabajos futuros que alcan-
cen niveles ms profundos y logrado, nuestro esfuerzo
habr valido la pena.
Francisco Mir Quesada

Vice Secretario Nacional de Poltica

L ma, Octubre de 1966


- li -









Primera Parte


EL PERU COMO

DOCTRINE


- 13 -









INTRODUCCION: Despliegue del horizonte histico


a) El desgorromiento inicial.


El Per tiene una historic trgica, porque surge en el
mundo modern como resultado de una agresin cultural. El
Imperio Espaol, el ms poderoso estado de Occidente
en los albores de la modernidad, avasalla al Imperio
Incaico y de este dramtico impact result una nueva
realidad que se denomina Per. La tremenda gesta de la
Conquista es el resultado de la concepcin del mundo del
hombre occidental. Europa, en el Renacimiento, es un com-
plejo de notas contradictorias. De un lado la cultural nueva,
product de una evolucin milenaria que se inicia en Grecia
y que culmina en Occidente con la constitucin de las disci-
plinas racionales. La ciencia, la filosofa, las artes, expresan
la grandeza del ser human, despliegan todo lo que el hom-
bre tiene de nobleza e inteligencia, sirven de vnculo de unin
entire los individuos y las naciones. El cristianismo proclama
la fraternidad de los hombres y predica que el reino de Dios
slo puede alcanzarse amando a los humildes. Pero de otro
lado el hombre de Occidente posee una vitalidad salvaje,
que, desde la poca de las invasiones brbaras, lo impulse
con energa demonaca a la conquista del mundo. Su empuje
de invasor nrdico, unido a la tradicin helnica de lo polis,
contribute a former un concept de nacin tpicamente euro-
peo, que se caracteriza por su agresividad y su furor "m-
perialista.

El progress de las disciplines racionales, especialmente
de las matemticas y de la fsica permit al europeo crear pa-
vorosos instruments tcnicos, que incrementan su capacidad de
agresin hasta lmites anteriormente desconocidos.

Surcando lejanas comarcas y mares ignotos, el
hombre de Occidente se lanza a la conquista del mundo. El
viril estandarte de Castilla encabeza lo aventura. Cruza el
Ocano y llega o tierras de leyenda. Descubre un gran impe-
15 -









rio e el Norte y se lanza al asalto. Pero del Sur llegan noff-
cias de asombro. Ms all de los manglares, entire brumas
ribereos y desiertos lunares palpita el imperio ms fabuloso
de la historic. Todo el hambre de conquista del aventurero
nrdico, su empuje brbaro, su tcnica y su cultural, se
avientan como una catapulta contra los baluartes del Imperio.
Tradicionalmente se consider que los invasores no slo
tuvieron superioridad military sino superioridad animica. Pero
los ms recientes studios han mostrado que los incas hicie-
ron gala del mismo coraje y del mismo heroismo. El triunfo
espaol se debi, fundamentalmente, a dos factors: a su
inconmensurable superioridad tcnica y a la resistencia de los
antiguos reinos aborgenes a la dominacin inca. Las nacio-
nes sujuzgadas por los incas se rebelaron y apoyaron a los
espaoles (1). La lucha fratiicida entire los hermanos imperia-
les, contribuy a aumentar el divisionismo. Naciones podero-
sas como los chachapoyas y los feroces caaris lucharon as
lado de los espaoles (2).
El Imperio se derrumba. El espaol se constitute en due-
o y seor de tierras y hombres. El Antiguo Per se esfuma
en el silencio del pasado. El Per modern se va gestando do-
lorosamente en el tiempo sin trascurso de la Colonia. Los hom-
bres quedan separados para siempre en dos grupos: el grupo
de los conquistadores y el grupo de los conquistados. Los con-
auistadores reciben en encomienda los indios que viven sobre
la tierra (1). El oro es el-dolo de Occidente (2). Hay que utili-

(1) Ver sobre este punto los libros de Juan Jos Vega: La guerra
de los Viracochas y Manco Inca, el gran rebelde. Ambos edita-
dos por POPULIBROS.

(2) Igual ocurri en Mxico, Guatemala, Nicaragua y otras con-
quistas.

(1) La encomienda slo es de indios. La tierra, juridicamente, per-
tenece a la Corona. Los indios son, tericamente, vasallos del
Rey, no del encomendero. En la prctica resultan vasallos del
encomendero.

(2) Durante la conquista del Per, Carlos V require a today costa
oro y plata para sostener a sus ejrcitos en Italia, Alemania,
etc. El Imperio Europeo se hace con el oro de Amrica.

16 -









zao a los conquistadors paro obtener oa, micho oro, todo el
oro que sea possible. Se traslada al hombre del campo a la mi-
na y se destruye el admirable orden econmico del Tawantin-
suyo. Se destruye para siempre la relacin fundamental hom-
bre-tierra, base de la Sociedad Andina.
Y as nace el Per modern, el Per que todos conoce-
mos. Nace como product de una agresin cultural, de la con-
quista de un Imperio por hombres de otro Imperio. Nace como
separacin entire una pequea minora dominant y una in-
menso mayora dominada. En el moment de nacer, los domi-
nadores se yerguen con desprecio ante los dominados, los rele-
gan al olvido y al abandon. Los recin llegados se consideran
la esencia de la Patria, los indios son los otros, los extraos...
a quienes se niega su condicin de hombres. Los antiguos pe-
ruanos al ser despojados de su sistema de vida, quedan exila-
dos en su propia Patria. De nada sirven las nobles protests
de los verdaderos cristianos o de los humanistas. Los conquis-
tadores y sus descendientes son los superiores, los elegidos; los
conquistadors son los inferiores destinados a servir. El Per que-
do escindido y sangrante. El Per, nuestro Per de hoy, nace
como desgarramiento (3).

b) El exilio de los olvidados.

El desgarramiento inicial plasm el Per entero. En lo
social signific la existencia de una oligarqua dominant, de
un grupo privilegiado que ocup todas las jerarquas. En lo
econmico signific la existencia de un grupo de poder, posee-
dor de tierras y bienes, que manej la maquinaria estatal slo

(3) La expresin ms direct de este desgarramiento es la constitu-
cin de repblicas. Los hombres que constituyen el nuevo go-
bierno dividen el Per en dos repblicas, REPUBLICA DE ES-
PAOLES y REPUBLICAN DE INDIOS. Cada repblica tiene sus
propios miembros, sus propias leyes y costumbres. Nuestra rea-
lidad, en el moment de nacer como realidad modern, se escin-
de en dos parties, se divide en dos regions inconexas y extra-
as entire s, se desgarra en dos repblicas. Nuestra historic
slo puede comprenderse si se tiene en cuenta este signo tr-
gico que la ha presidido desde la Conquista hasta nuestros dias.
17 -









para cautelar sus intereses. En la poltico signific la ruptura
entire las grandes mayoras y los grupos gobernantes.

Durante today la Colonia los gobernantes fueron nom-
brados por la Metrpoli. La guerra de la Independencia liber
al Per del poder de la Pennsula, pero no realize cambio algu-
no en la estructura. La revolucin contra Espaa fue hecha por
la minoria dominant. Las mayoras permanecieron en el exilio.
Los indios eran reclutados tanto por los espaoles como por
los patriots (1). Algunas veces tuvieron una vislumbre de lo
que podra ser para ellos la libertad. Se elevaron voces patti-
cas en su favor. Se predic la igualdad, la libertad, la frater-
nidad. Pero todo qued en lo mismo. Peor an, porque du-
rante la Colonia se haban conservado algunos pedazos de tie-
rra para numerosas comunidades. Los revolucionarios ganados
por las ideas del capitalism liberal, disolvieron oficialmente
las comunidades. La majestuosa estructura imperial, fundada
er. el equilibrio entire el hombre y la tierra sigui disolvindose.

Los gobernantes del Per fueron elegidos a espaldas del
pueblo. Doblemente a la espalda. La casi totalidad del campe-
sinado era analfabeta y no poda votar. No poda intervenir
en la eleccin de los hombres que haban de regir su destino.
Y los que podan elegir se agrupaban en facciones desorienta-
das y corrompidas, manejadas por la ambicin y la veleidad
de los seores de la capital o por siniestros caciques provincia-
les. A veces hombres inspirados en la nobleza de sus sentimien-
tos y en lo lnea humanista de Occidente trataron de luchar a
favor del pueblo. A veces lograron coordinar al precario elec-
torado que respaldaba con su voto la voluntad del grupo do-
minanle. Pero casi siempre fueron silenciados drsticamente.
Una que otra vez los "exilados" tuvieron sospechas de un fu-
turo mejor. Pero el desgarramiento inicial pareca ser un abis-
mo insobrepasable. El gobierno, el rgano de las grandes deci-
siones, los hombres que tenan en sus manos los destinos del
Per, pensaron, decidieron y actuaron a espaldas del pueblo.

(4) Durante trece aos, los ejrcitos realistas que impidieron la In-
dependencia, del Alto Per. estuvieron constituidos, principal-
mente, por cuzqueos, arequipeos y puneos.


- 1a -










Nada tuvieron que ver con l. Y esto tena que ser as. No
poda ser de otra manera. Era una necesidad histrica. El Per
modern haba surgido de la agresin. Nuestro pas se haba
formado con materials incompatible, con dominio de conquis-
ta y humillacin de derrota. Los conquistados dorman un sue-
io de oprobio, mientras el Per retroceda en un tiempo en
que otras naciones avanzaban velozmente hacia niveles cada
vez ms altos de la historic.

Podra decirse que, despus de todo, la tragedia no fue
tan grave porque durante el Imperio el pueblo peruano vivi
oprimido. La democracia no existi en el incanato. El grupo
gobernante fue una oligarqua desptica que utiliz el trabajo
del pueblo a su favor. El Inca fue una especie de Dios con
derecho de vida o muerte sobre sus sbditos. Pero esto sera
carecer totalmente de comprensin histrica. Es cierto que el
Imperio, como todo imperio, fue regido por un grupo domi-
nante. Pero esto no puede ser una objecin, y much menos
viniendo de mentes occidentales. Porque la democracia occi-
dental es un product reciente. Cuando el hombre de Occiden-
te lleg a las costs de Amrica, haba ya creado una cultural
incomparable. Tena una filosofa, una ciencia que naca con
asombrosa pujanza, un arte deslumbrante, la ms grande de
las religiones superiores. Y sin embargo, Europa se arrastraba
a los pies de unas cuantos dspotas caprlchteos ignorantes.
No hay por eso fundamento para despreeler a la Sociedad
Andina porque no haba an producido formas polticas que
no tena el Occidente a pesar de sus grandes creaciones cultu-
rales. Ms an, en la etapa preinca humerosas comunidades
aplicaban procedimientos democrticos para elegir a sus auto-
ridades supremas, en los que intervena la totalidad de la
poblacin. Eran mtodos superiores a los helnicos, porque la
democracia de las polis griegas fue oligrquica. La civilizacin
helnica fue esclavista y no pudo por eso practical una autn-
tica democracia (1).


(1) Ver Primera Parte, 2-h). II
le-







Es tambin cierto que en el incario el pueblo no parti-
cipaba en las decisions del poder central. Pero los gobernan-
tes no gobernaban a espaldas del pueblo. Al revs, se ocupa-
ban de sus sbditos aplicando criterios de bienestar y de equi-
librio planificado muy superior a todo lo conocido en las res-
tantes civilizaciones, incluso la Occidental hasta mediados del
siglo XIX. Haba una relacin permanent y profunda entire
el pueblo y sus gobernantes, exista un admirable equilibrio
social.

La Conquista destroz todo esto. Se rompi el equilibrio
hombre-tierra, se barrieron las vigencias, se desbalance de
manera irremediable la armona ecolgico y el pueblo qued
totalmente separado de sus gobernantes. El grupo dominant
y el grupo dominado fueron extraos entire s, sin ningn con-
tacto spiritual y cultural. El mestizaje de las razos y las cultu-
ras se produjo por un process de mmosis histrica que en
algunos casos cre formaciones originales pero que no basta-
ron de ninguna manera para romper la separacin.

c) La aurora del mestizaje

Sin embargo, haba sucedido algo irreversible. La irre-
versibilidad no se deba al poder material de la civilizacin
conquistador, sino a factors a lo vez ms profundos y suti-
les: al fascinante poder de atraccin de los valores y conteni-
dos culturales de Occidente. Porque -no debemos negar lo
que es cierto- los europeos se lanzaron a la conquista de
Amrica impOlsados por el afn de gloria, de poder y de oro,
mas, por el hecho de pertenecer a una civilizacin formidable,
arrastraron consigo, como la esplendorosa cola de un cometa,
el complejo de sus creaciones, principios, valores y vigencias.
Los espaoles fueron en este sentido los ms positivos: supie-
ron llevar con ellos el sentido misional que pertenece a los
ms hondos estratos del ethos europeo. Los conquistadores sin-
tieron como un deber ineludible difundir los principios de su
religion y similar a su mbito al element conquistado. Por
eso, a pesar de que su condicin de conquistadores era incom-
patible con la religion que tan afanosamente trataban de di-
fundir, la predicaron, la i~susieron y la encarnaron en la

--a.--










nuevo realidad. Y >nto con ella, la totalidad de su cultural.
La civilizacik n occidental es la ms vigorosa de I<
cultures histricas. El cristianismo, el anlisis racional a trav<
de la filosofa y la ciencia, la tcnica, el arte, el derecho,
economa, la poltica, la estrategia blica, el nacionalismo..
forman un complejo de valores y vigencias que, una vez vislur
brados no pueden ya ser resistidos. Por eso cuando los occidei
tales arribaron a las costas del Tawantinsuyo y se afirmaron ti
rra adentro, la conquista rebas de inmediato los marcos milit<
res. Los espaoles, a pesar de constituir el grupo dominant
se mezclan con los autctonos y comienzan a former un me
tizaje creciente que, en pocos decenios, abarca la mayor par
del territorio. Los condiciones histricas y sociales de la Pennsu
les permiten considerar con naturalidad la posibilidad de me
ciar su sangre con la de los naturales (1). La Cultura Occident
con su caracterstica capacidad de influencia, comienza a inf
trarse en la milenaria textura de la Cultura Andina. Sin embar<
la cultural autctona, cual tupida tela de Paracas, resisted
erosin de Occidente. Es demasiado profunda y organizac
para ser absorbida por complete por otra cultural, cualesquiei
que sean su vigor y su riqueza. Pronto comienzan a surge
formas nuevas y originales, mestizajes nicos que don un c


(1) En este sentido la peninsula ibrica est por encima de los s
ms pueblos europeos uqe participaron en la aventura imperial
ta de la Edad Moderna. Es la nica region que, como resultado
la conquista, ha formado realidades sociales mestizas. Todos I
dems, o bien aniquilaron sin piedad a los naturales, o los ci
sideraron tan inferiores que el mestizaje fue impossible. No h
que career sin embargo que los conquistadores y sus descendio
tes consideraron a los mestizos como sus iguales. Si bien
cierto que Espaa y Portugal tienen una actitud menos inl
mana que la de sus vecinos europeos, tambin es cierto q
los mestizos fueron considerados "inferiores" durante la Cc
nia. Desde cierto punto de vista puede afirmarse que fueron 1
despreciados como los indios. Esto produjo una series de fe,
menos sociales tpicos, como el resentimiento de las classes m
tizas y su adquisicin de una psicologa especial. Sobre e
punted ver los trabajos de Hctor Lpez Martnez: "Un mo
de mestizos en 1567" y "Miguel Belalczar, caudillo meeti

21 -







rcter coda vez ms marcado a nuestra realidad humana y
cultural.

Durante today la Colonia la influencia de Occidente se
afianza y acrecienta. Paradjicamente, se van gestando los
rasgos que harn possible un da una realidad independiente.
La influencia de Espaa -dentro del aspect negative que tie-
ne, por esencia, toda realidad colonial- present aspects
definidamente positivos. La religion cristiana,.,la economa
mor#taria, la magnitude del process de mestizacion, las gran-
des creaciones de la ciencia, la filosofa y el arte, las nuevas
tcnicas industriales, el sistema de educacin universitaria, son
rasgos afirmativos que enriquecen nuestra nueva realidad.
Adems, el Virrey Toledo, para hacer ms eficaz el sistema
dc gobierno colonial crea las reducciones de indios, que son
el origen de las modernas comunidades. Y gracias a esta crea-
cin hace possible que nuestros elements autctonos puedan
conservar sus tradiciones con una pureza y un vigor difcil de
imaginar (1). El sistema poltico unitario impuesto por la Me-
trpoli, reemplaza al sistema del Imperio y, a pesar del des-
garramiento, ofrece la base de unidad imprescindible para el
nacimiento de nuestra conciencia national. Durante la Rep-
blica se comienzan a implantar los nuevos sistemas econmi-
cos que, en Europa, han producido una realidad social ms
rica y dinmica que la vieja sociedad monrquica de origen
feudal. A pesar de que el sistema colonial se prolonga en la
esencia, comienzan a producirse alteraci ;es parciales que per-
miten predecir, en el future cercano, un cambio efectivo de las
viejas estructuras. La figure seera de Costilla, liberador de
esclavos y protector de indios, es la prueba histrica de que
algo ha cambiado y que llegar un da en que la organiza-
cin oligrquica que impusieron los conquistadores tendr que
desaparecer para siempre.

Al lado del grupo dominant comienzan a aparecer nue-
vas classes. Al principio como meras afloraciones germinales.
Luego, como grupos de conciencia y podero crecientes. En la
segunda mitad del siglo XIX mediante la fusin de la vieja

(1) Ver Pedro Henrquez Ureo..


-22-









oristocracia y de nueva sangre europea culmina un process que
se inicia a fines del siglo XVI, poca en que surgeon los pode-
rosos ncleos de comerciantes dentro de la naciente sociedad
americana. En las primeras dcadas de nuestro siglo se hace
present la pequea clase media integrada principalmente por
la empleocracia, el artesanado y el pequeo empresario. Su
origen mestizo, la enorme distancia que la separa de la po-
derosa oligarqua, lo precario de sus condiciones econmicas
y culturales, la sitan en un horizonte desde el cual puede
comprender el drama de la clase campesina (1). El process
histrico del Per, imprime a la pequea clase media un ritmo
de crecimiento, lento en un principio, pero cada vez ms ace-
lerado en las ltimas dcadas. Pronto adquiere un poder pol-
tico peligroso para los intereses del grupo dominant. Este he-
cho se manifiesta en el surgimiento de diversas tendencies po-
lticos de corte revolucionario, de ideologa europea pero con
la vision del drama del indio. La pequea clase media
a pesar de que sus intereses inmediatos no coinciden con los
de; campesinado, se siente solidaria con l a travs del pro-
blema indgena. Tambin se siente solidaria con el proleta-
riado, de cuya condicin precaria no est muy alejada y con
el cual compare su condicin mestiza. A travs de su condicin
mnestiza, nuestras classes mayoritarias se reconocen y se ubican.
Refuerza esta posicin el grupo- integrado por profesionales,
intelectuales y artists que, debido a su formacin cultural y
a su posicin libre de compromises con la gran burguesa, es
capaz de comprender el sentido de nuestro process histrico


(1) No debemos olvidar que el mestizo tambin fue despreciado du-
rante la Colonia. Durante la Repblica se super en parte esta
situacin. El mestizo participa cada vez ms en la vida nacio-
nal, llega incluso a tener una ostensible influencia political. Pe-
ro racialmente siempre es considerado inferior al blanco. Slo
los mestizos que han logrado un connotado xito en la polite
ca o en los negocios pueden aspirar a ser recibidos en los circu-
los de la lite de raza europea. No cabe duda que esta situa-
cin de inferioridad tiene que haber influido en la actitud com-
prensiva y de franca simpata de la pequea clase media hacia
el indio.
23 -









y de solidarizarse con las mayoras.
El nuevo Per comienza, por eso, a adquirir concien-
cia de s mismo como pas mestizo. El process de nuestra his-
toria nos lleva de manera inevitable hacia un destino: la inte-
gracin total de nuestros dos mundos constitutivos, el occiden-
tal y el autctono, a travs de la fusin racial y cultural. El
mestizaje es la solucin al problema que plantea el desga-
rramiento inicial, es la fragua de una nueva y original cultu-
ra, la aurora que comienza a iluminar el comino.

d) El Per como Doctrina y el puente sobre el abismo

Sin embargo, el Per estaba detenido. El process his-
trico de nuestra formacin, nos haba forjado como realidad
mestiza. Pero este mestizaje era incomplete. Una gran mayo
ra del pas, a pesar de que era racialmente mestiza en pro
porcin apreciable, segua viviendo en el exilio y el abandon
Mientras esta situacin persistiese, nuestro destino histrico no
podra cumplirse, porque nuestro destino era la integracin,
la total unidad humana y cultural de nuestro pueblo. El Per
por eso, pareca existir en un callejn sin salida. Su realidad
era el mestizaje en march, su destino, el mestizaje pleno. Pe-
ro su estructura social le impeda terminar lo que la historic
le haba impuesto como tarea.
A pesar de los esfuerzos de grupc, y de lderes, nues-
tra realidad segua desgarrada. A pesar de la comprensin de
la clase media, a pesar de planteamientos y de presiones, nues-
tro pas no poda culminar el process de fusin de las razas
y las cultures. Y es que desde el moment mismo de su for-
macin entr en juego un factor inmaterial cuya fuerza ne-
gativa supera todo lo imaginable: el desprecio. Los hombres
que fueron conquistados, fueron, por ese mismo hecho, des-
preciados. Durante cuatro siglos, a pesar de numerosas y no-
bles excepciones, la tnica del grupo dominant fue el despre-
cio de lo mayora dominada. Y este desprecio cal hondo
en la nueva realidad social que se formaba. Fue como un te-
ln de trasfondo del proscenio en que se desenvolva nuestra
historic. Por eso los elements mestizos que constituyeron nues-
tra pequea clase medio no pudieron encontrar la respuesta

24-1









al problema de la integracin. Porque aunque su condicin
mestiza y su posicin social y econmico los acercaban a la
mayora campesina de ascendencia autctono, y aunque tu-
vieron el mrito de reconocer la realidad del mestizaje y la
integracin como destino, no pudieron evitar la marca del des-
precio. Por ms que quisieron salvar al indio, no pudieron rom-
per las categoras mentales que cuatro siglos de desprecio ha-
ban incrustado en la mente de todos los que no eran campe-
sinos: que el indio era incapaz de ofrecer soluciones.
A pesar del advenimiento de la clase media, la estruc-
tura social y econmica del Per, segua siendo, en esencia, la
misma que haba sido durante la Colonia y el siglo XIX. Su
rigidez era tan resistente que no poda trasformarse sino con
un cambio profundo de las estructuras y dinamismos tradicio-'
nales. Pero mientras subsistiera. el desprecio esto no era po-
sible. Para que el mestizaje sea cabal, los dos elements fu-
sionados deben situarse en el mismo nivel. Mientras uno de
ellos fuera considerado inferior, la fusin total no podra pro-
ducirse; de manera consciente o inconsciente se tratara de
reducir la participacin del elemeto minimizado. Aunque se
hubiera realizado una revolucin sangrienta y el poder hubie-
ra cado en manos de los grupos que predicaban la libera-
cin del indio, la humillacin producida por el desprecio no
habra sido superada. El indio habra sido salvado por los otros,
por los generosos, por los que se apenaban de su condicin
disminuida. Pero si se quiere superar el desprecio, la nica
manera es dar al despreciado la posibilidad de actuar al la-
do de los dems hombres, la posibilidad de crear como ellos,
de encontrar soluciones y de dar respuestas que tengan tonto
valor como las de los que quieren ayudarlo. Mas nada de
sto se haba hecho. Nadie haba tenido la ms remote idea
de que al querer salvar al indio con ideas que nada tenan que
ver con las suyas, en el fondo, se le segua despreciando. Por
eso pareca impossible romper el impasse. La aurora del mes-
tizaje estaba congelada, irradiaba una tenue luminiscencia que
no poda trasformarse en la clara luz del gran medioda.
El Per estaba paralizado como estructura social. Pero
como realidad humana creca. El enorme crecimiento de la
poblacin comenz a rebasar las posibilidades del arcaico sis-
-u-







temna. La actitud de rebelda cada vez ms consciente de la
clase media, la presin demtica, el process migratorio del
agro hacia la ciudad, la ceguera de la oligarqua, aumenta-
ban la tension de manera creciente. Lleg un moment en
que todo pareca perdido. Nuestro pas pareca estar en un
dilema insobrepasable: de un lado la ruptura violent y es-
pasmdica de la estructura con su secuencia de caos y de dic-
tadura sangrienta, de otro lado la eternidad de un sistema
que condenaba al grupo mayoritario a vivir desterrado en su
propia Patria. En este moment, cuando pareca impossible en-
contrar la solucin, una voz nueva retumb en los cuatro suyos.
Fernando Belande Terry recorra el Per predicando su men-
saje. Si el problema se originaba en el desprecio, la nica
manera de resolverlo era superar el desprecio. Y slo poda
lograrse esto encontrando en el element despreciado los va-
lores que le haban sido negados. La solucin era simple, evi-
dente, pero nadie la haba visto. Tal vez por eso mismo. Si
el desgarramiento inicial haba consistido en el desconocimien-
to del element autcno, la solucin slo poda consistir en su
reconocimiento. Y este reconocimiento slo poda lograrse en-
contrando en la mayora del pueblo peruano la capacidad
de superar los dramticos problems de nuestra realidad so-
cial, econmica y cultural. En una palabra, dejar de conside-
rar a las mayoras autctonas como un peso muerto, o en el
mejor de los casos como los entes pasivos que deban ser sal-
vados, y hacerlos partcipes de nuestro process histrico, del
propio process de salvacin.

Al lograrse esto la mayora que haba sido desprecia-
da no podra seguir ya en esa situacin. Porque los iguales
tenan que reconocer a sus iguales. Entonces se trasformara
en una posibilidad titnica de creacin y de trabajo. Esta ca-
pacidad formidable podra ser orientada hacia la forjacin de
una nueva realidad en la que podra alcanzarse, por fin, el
mestizaje complete, la integracin cabal de nuestra realidad
humana. Para encontrar el valor de nuestro pueblo, Fernando
Belande hizo lo nico que se poda hacer: mirarlo con ojos
peruanos. Dejando de lado esquemas y prejuicios europizan-
tes, recorri el Per buscando la solucin al problema en las
costumbres, ideas y tradiciones de nuestro pueblo. Y pudo des-

3 -







cubrir que en ellas se encontraban medios de poder inigualado
para hacer frente a los problems que amenazaban truncar
nuestro destino. Encontr que nuestro pueblo haba sido capaz
de inventor tcnicas de trabajo que permitan vencer inmen-
sas dificultades derivadas de la pobreza y del subdesarrollo,
que eran las consecuencias trgicas de la estructura que nos
impuso el desgarramiento inicial. Y este descubrimiento de
una realidad humana deslumbrante, le hizo concebir una doc-
trina inspirada en I ahistoria y la tradicin del pueblo peruano.
Se haba forjado el puente sobre el abismo. El Per como Doc.
trina haba nacido.









Cep. Per eomo Doctrina es la ideologla de Accin Popular

a) El Per como Doctrina es la nica ideologa de
Accin Popular.

Hay diversas fuentes en las que se exponen los princi-
pios ideolgicos de Accin Popular. Los principles son los dos
libros del fundador y jefe de Accin Popular, y forjador de
su ideologa, Fernando Belande Terry: La conquista del Per
por los peruanos y Pueblo por Pueblo (1). Tenemos adems
el libro El hombre de la bandera (2), los folletos Per como
Doctrina, Mestizaje de la economa e Ideario de Accin Popu-
lar (3) y el cuaderno La Ideologia de Accin Popular (4). (5).

El propio Fernondo Belande ha dado el nombre de
El Per como Doctrina a la ideologa de su partido. Pero ade-
ms de El Per como Doctrina se encuentran, en apariencia,
otros tesis ideolgicas que l mismo -menciona o que estn
contenidas en los anteriores folletos. Hay sobre todo dos de
ellas que deben tomarse en cuenta: La conquista del Per por
los peruanos y la definicin del partido que se forinula en el
Ideario de Accin Popular: Accin Popular es un partido Na-
cionalista, Revolucionario y Democrtico. Podra tambin con-
siderarse como principio ideolgico de Accin Popular el huma-
nismo, porque en el cuaderno La ideologa de Accin Popular,
se interpreta la ideologa del partido como un humanismo si-
tuacional.

(1) Fernando Belande Terry. La conquista del Per por los pe-
ruanos. Ediciones Tawantinsuyu. Lima, 1959. Pueblo por Pue-
blo, Ediciones Tawantinsuyu, Lima, 1960.
(2) El hombre de la Bandera es una edicin partidaria.
(3) Los folletos fueron elaborados por miembros del partido y por
el propio Fernando Belande.
(4) Francisco Mir Quesada. La ideologa de Accin Popular,
Lima, 1964.
(5) Como fuente doctrinaria para fundamental nuestro program de
Reform Agraria tenemos el libro de Edgardo Seoane: Surcos
de Paz, Industrial Grfica S.A., 1963.

ae-








Sin embargo, a pesar de las apariencias, Accin Po-
pular slo tiene una formulacin ideolgica: El Per como
Doctrina. Si se leen con cuidado los textos y si se siguen con
atencin los discursos del creador de la ideologa, se llega a
la conclusion de que la nica fundamentacin que l propone
para la praxis poltica de su partido es El Per como Doctrina.
El Per como Doctrina es una ideologa muy simple, pe-
ro con un contenido de extraordinaria riqueza. Por eso en ella
estn contenidos explcita o implcitamente todos los princi-
pios que se enuncian en las fuentes mencionadas. En cuanto
al humanismo, se trato de una interpretacin que nosotros he-
mos hecho porque creemos que es un supuesto fundamental
contenido implcitamente en la doctrine. En la Segunda Parte
de este volume fundamentamos detalladamente esta interpre-
tacin.

b) Definicin de El Per como Doctrina

El Per como Doctrina es la tesis de que la historic y la
tradicin del pueblo peruano deben ser la fuente de inspira-
cin de la accin poltica.
Esta definicin se desprende directamente de los textos
escritos por Fernando Belande Terry. El punto de partida es
In afirmacin de que el Per es la fuente de inspiracin de
una doctrine, de que nuestra realidad nos revela la doctrine
que sirve de fundamento al movimiento politico que l ha
creado, es decir, Accin Popular. As, Belande dice:
"Pocas naciones en el mundo tienen el raro privilegio
de contener en su propio suelo la fuente de inspiracin de una
doctrine" (1).
Y tambin:
"Expliquemos, pues, cul es el concept doctrinario que
encierra la palabra Per, que nutre filosficamente el movi-
miento que hemos creado (2).


(1) Fernando Belande Terry: La conquista del Per por los pe-
ruanos, pg. 17.

(2) Ibid,. 8p 4.
a. -










Segn Fernando Belande, el Per encierra en su pro-
pio suelo, es decir en su propia realidad la fuente de inspira-
cin de una doctrine. Es evidence que no se refiere al suelo
como realidad material, sino como realidad social, arqueol-
gica e histrica. Esto queda verificado en la segunda cita, en
la que afirma que la palabra PERU encierra un concept doc-
trinario. Lo que caracteriza esencialmente a una palabra es su
significado. En consecuencia, para comprender lo que dice el
creador de la ideologa, debemos saber lo que significa la pa-
labra PERU. Esta palabra significa una nacin, la nuestra. Y
una nacin est conformada por un conjunto suficientemente
extenso de series humans que tienen una historic y una tra-
dicin en comn. La historic y la tradicin son notas constitu-
tivas de la nacionalidad. Por eso la palabra PERU remite a
su historic y a su tradicin. Pero la historic y la tradicin no
son de una entidad abstract, sino del conjunto de individuos
que componen la nacin. O sea, la historic y la tradicin son
las del pueblo peruano.
Desde luego, una nacin o pueblo no slo tiene posa-
do, sino tambin present. El Per como realidad actual, pue-
de ser tambin fuente de inspiracin para la doctrine. As es
en efecto. Pero esta inspiracin proviene de sus tradiciones y
de su historic. Al respect Belande es explcito:
"Fue la accin popular -la principal de todas las tra-
diciones conservadas por nuestro pueblo- la que inspir a
Tpac Amaru su sacrificio, a Castilla sus campaas, a Arequi-
pa sus rebeldas. . Por accin popular los pueblos apartados
de las serranas suplen con su esfuerzo los olvidos y las pos-
tergaciones de los gobiernos centralistas y frvolos. ." (1).
Y, en otro texto:
"Es que por fortune los pequeos pueblos del Per son
pueblos olvidados que no han olvidado su historic" (2).
Insistiendo en el carcter histrico de la doctrine, es-
cribe:
"Nosotros los populistas -lo declaramos con una mez-

(1) La Conquista del Per por los peruanos. pg. 13.

(2> Pueblo por pueblo pg. 14.
30 -










cla de humildad y orgullo que es fiel reflejo de la idiosincra-
cia de nuestro pueblo- no somos los inventories sino los here-
deros de una doctrine" (1). O sea la inspiracin doctrinaria
nos viene del pasado, es la voz de la historic y de la tradi-
cin del pueblo la que nos trasmite el mensaje.
Los textos citados, simples y director, nos dan una idea
precise de lo que es El Per como Doctrina. El PERU es la fuen-
te de inspiracin de una doctrine, esta doctrine, nutre filosfi-
camente la praxis (2) poltica de Accin Popular ("del movi-
miento que hemos creado". .. dice el texto). El Per como na-
cin es una realidad histrica. Todo pueblo se constitute sobre
la base de su historic y de su tradicin. El pasado vive en el
present de las naciones. Por eso si la realidad peruana debe
ser una fuente de inspiracin doctrinaria, debemos conside-
rar, como el hontanar originario, la historic y la tradicin de
nuestra nocin, es decir del pueblo peruano. Belande da
siempre a entender que piensa en dimension histrica cuando
se refiere a nuestro pas. As, al referirse a la accin popular,
nos dice:
"Oigo en esta frase expresiva y elocuente toda la his-
toria del Per de ayer y de hoy y la profeca de maana: el
pueblo lo hizo (3).
Desde luego la historic slo tiene sentido en funcin
del present y del future. Por eso la cooperacin popular ex-
presa tambin la historic de hoy y la nueva realidad del ma-
ana. Pero esta fuerza expresiva nos viene del posado.
Todos los textos citados nos llevan a la definicin que
hemos formulado. Podra pensarse que en lugar de decir que
la historic y la tradicin deben ser la fuente de inspiracin de
la accin poltica, deberamos de limitarnos a decir que son la
fuente de inspiracin de una doctrine. Pero esto no serial una

(1) Fernando Belande Terry: La Conquista del Per por los pe-
ruanos. pg. 17.

(2) La palabra PRAXIS significa ACCION. Se utiliza casi siempre
para significar la acci6n poltica. Por eso, en los escritos ideol-
gicos, PRAXIS y PRAXIS POLITICA se emplean como sinni-
mos.
(3) Pueblo por pueblo, p6g. 14.
31 -








definicin complete, porque la esencia de una ideologa es
fundamental o justificar la praxis poltica (1). Si la doctrrna
no se relaciona con la accin no tiene el carcter de ideologa.
Esto lo dice claramente Belonde cuando ofirma que Accin
Popular (el movimiento que ha creado) se nutre filosficamente
del concept doctrinario que encierra la palabra Per. O sea,
La doctrine que se inspire en la realidad peruana, se utiliza
para encauzar la accin de nuestro partido. Pero si se utilize
con este fin, ello quiere decir que nuestra praxis debe encau-
zarse de acuerdo a sus normas. Toda doctrine de encauza-
miento, today norma de accin, nos dice cmo debemos actuar.
Por eso nuestra ideologa consiste, segn la definicin, en con-
siderar que la historic y la tradicin del pueblo deben ser la
fuente de inspiracin de la accin poltica.

c) Anlisis de la definicin

I) El pueblo

Explcitamente se declare que es el pueblo el que ense-
a la doctrine. Cada vez que habla de lo accin o cooperacin
popular, la principal fuente de inspiracin de nuestro partido,
Fernando Belonde Terry se refiere al pueblo. En la anterior ci-
ta nos habla de los pueblos apartados de las serranas, siendo-
evidente que al hablar de ellos, piensa en el pueblo, en el
hombre humilde de la comunidad, que es el que ha sabido
conservar la minka y el ayni. Y en e! famoso discurso de Chin-
cheros, cuando tiene la idea de dar al partido que va a fundar
el nombre de la tradicin fundamental del pueblo peruano, se
refiere al pueblo como el gran protagonista de la historic del
Per.
"Y nuevamente, resonando ya en mis odos como la es-
trofa de una march triunfal, oigo en esta frase expresiva y
elocuente today la historic del Per de ayer y de hoy y la pro-
feca de maana: "El pueblo lo' hizo".
"El pueblo hizo el camino, el templo y las escuelas. El

(1) Sobre este punto ver la Tercera Parte 12.-a.


- 32 -







pueblo elev la andanera y contuvo al torrente.. ." (1).
El Per como Doctrina nos revela que es el pueblo el
creador de la historic y de las tradiciones que deben servir de
fuente de inspiracin a nuestra praxis poltica. El pueblo, nos
dice Belande, es toda la historic del Per, de ayer y de hoy
y la profeca de maana. Esta es la nota bsica, la esencia
misma de la ideologa. El pueblo es capaz de ensearnos una
doctrine, el pueblo, ese pueblo que fue sojuzgado, explotado,
olvidado y despreciado, es el pueblo que indica el camino. El
Per como Doctrina es la exaltacin de los humildes. Y es, por
eso mismo, una tesis que plantea una verdad fundamental:
en cualquier hombre palpita lo ms grande de todo el hombre.
As lo expresa Fernando Belande en un discurso pro-
ferido en el local de Accin Popular, que es clave para com-
prender su posicin ideolgica: "No hablamos para los ms
afortunados ni para los ms cultos. Nos dirigimos a la multi-
tud seguros de encontrar su comprensin y a sabiendas de que
los ms ilustrados no se ofendern por la sencillez de nues-
tro lenguaje. Nos dirigimos al pueblo, nuestro maestro, al hu-
milde, nuestro maestro y al analfabeto, nuestro excelso maes-
tro que nos ense a leer el mensaje de la historic" (1). La
ideologa de Accin Popular, tiene sus ltimas races en la ca-
pacidad del pueblo para encontrar las soluciones a nuestros
problems nacionales. (2). A este hecho se debe que El Per
como Doctrina sea la respuesta ideolgica al problema del des-
garramiento initial. Mientras no se comprenda que El Per co-
mo Doctrina es el reconocimiento de la capacidad de nuestro
pueblo para encontrar los soluciones por si mismo, sin influen-
cias extraas, no puede comprenderse nada sobre el significa-
do de Accin Popular en la historic poltica del Per.


(1) Pueblo por pueblo, pg. 14

(1) Pueblo por pueblo, pg. 14

(2) Desde luego no debe creerse que esta capacidad consist on
planteamientos tericos o en sistemas que deben aplicarse al pie
de la letra. Es much ms que esto, es la capacidad de crear
soluciones que no necesitan de ninguna teora para justificarse,
porque expresan con mayor nfasis que cualquier pensamiento
abstract, la grandeza, la dignidad y la libertad del hombre.
-33-








II. Nacionalismo


El Per como Doctrina es profundamente nacionalista.
Es una exaltacin apasionada del Per. Rechaza explcitamen-
te la utilizacin de doctrinas extranjeras para fundamental la
praxis poltica y proclama que en la realidad del Per encon-
tramos la inspiracin para resolver los problems nacionales.
Belande afirma categricamente que:
"Sin embargo se ha anatematizado a los que no sali-
mos en busca de filosofas extranjeras, en el vano intent de
importar ideas a un medio que hace siglos se distingui en
producirlas" (1).
Y tambin:
"Por eso, con todo respeto a los filsofos extranjeros
que alimentan con sus ideas forneas a various de nuestros
movimientos politicos, debemos decir que si el Per est nece-
sitado de importar capitals y tcnicas, no precisa, en cambio,
buscar inspiracin y rumbo fuera de su propio suelo". . (2.
El nacionalismo de "El Per como Doctrina" no consist
como se ve en el afn de avasallar a otras naciones, ni de
quitar a nadie lo suyo. No es un nacionalismo exacerbado y
teratolgico como fue el nacionalismo de la polis griega y,
ms an, el nacionalismo imperialist de las naciones occiden-
tales. Es un nacionalismo de reivindicacin, de afirmacin de
nuestros propios valores. Es un nacionalismo que consiste no
en sojuzgar a los hombres sino en exaltar su valor. Por eso es
perfectamente compatible con el americanismo y con las mo-
dernas tendencies histricas de integracin regional y mundial.
As lo consider Fernando Belande Terry cuando afirma:
"Accin Popular es un partido nacionalista, lo que no
implica que se opongoa a im muy saludable cohesin hemisf-
rica, particularmente deseada en cuanto a las naciones herma-
nas, que comparten similares inquietudes y anhelos. Lejos de
preconizar un sistema de relaciones que conlleve inconvenien-
tes y excesivas subordinaciones, el partido favorece un inter-

(1) La conquista del Per por los peruanos. pig. 17

(2) Elt Per como Doctrina, pg. 2.

-









americanismo que sea la suma de los nacionalismos interame-
ricanos, que sea la suma de los nacionalismos internos que,
a su juicio, nuestros pases requieren para salir adelante y
superar el atraso que los agobia" (2).

III Fuente de inspiracin.
Es muy important tener en cuenta que la tesis de El
Per como Doctrina no consiste en afirmar que nuestra accin
political debe limitarse a realizar lo que realizaron los perua-
nos en el pasado, o que slo podemos aplicar sus mtodos
para resolver nuestros problems. El punto de partida de nues-
tra ideologa es que la historic y la tradicin, deben ser la
fuente de inspiracin de nuestra praxis poltica. La inspiracin
no es un punto de llegada sino un punto de partida. Las tra-
diciones y la historic del pueblo peruano sirven para inspirar-
nos, para encontrar soluciones eficaces a nuestros problems,
analizando las diversas maneras como el pueblo peruano en-
contr soluciones eficaces para problems similares. Pero las
soluciones presents tienen que estar de acuerdo con las actua-
les circunstancias histricas que ofrecen nuevas oportunidades
de accin. Tenemos que utilizar la tcnica occidental porque
sin ella carecemos de un instrument material superior a cual-
quier instrument del pasado. Pero la tcnica puede usarse de
cualquier manera, puede aplicarse sobre todo a ciertos mto-
dos de trabajo tradicionales sin los que sera impossible resol-
ver los problems propiamente peruanos. Por ejemplo, el trac-
tor puede usarse para dar mayor eficacia a la cooperacin
popular. Pero sin la cooperacin popular, como veremos ms
adelante, jams podremos capitalizar lo suficiente para supe-
rar el problema del subdesorrollo. Pueden y deben aplicarse
mtodos economtricos para planificar, pero esta aplicacin no
ser sino un perfeccionamiento de las tcnicas planificadoras
de los antiguos peruanos.
IV Tesis revolucionaria
El Per como Doctrina es una ideologa revolucionaria
porque proclama que es el pueblo el que ensea el camino. Si

(2) Ibid, pg. 3

-35 -







se tiene en cuenta que la actitud imperante en el grupo que
durante siglos ha detentado el poder en el Per es el despre-
cio de los valores autctonos, la conviccin de que slo los
occidentales pueden encontrar las soluciones para los proble-
mas nacionales, de que nada puede esperarse de las grandes
mayoras que son una carga para la economa de la nacin,
etc., se ve que la tesis planteada por el El Per como Doctrina
es la ms revolucionaria de la historic poltica de nuestro pas.
Constituye un rechazo pleno, una rebelda total, frente a las te-
sis oficiales, frente a ciertos valores y concepciones del grupo
privilegiado. Pero la revolucin no consiste slo en el plantea-
miento de la tesis, sino tambin en sus inevitable consecuen-
cias. Porque si es el pueblo el que ensea el camino, el pue-
blo es el valor supremo de la nacionalidad. Y si el pueblo
es el element ms valioso de la nacionalidad, todo el sistema
de nuestras estructuras sociales y econmicas debe ser reorga-
nizado, porque este sistema ha sido creado e impuesto para
mantener en el poder al grupo que, desde el moment mismo
del desgarramiento inicial se constituy en gobernante. Nues-
tro actual sistema socio-econmico es la manifestacin histri-
ca y sociolgica de la creencia de que el grupo que encarna
los valores occidentales y que rene en sus manos el poder y
la riqueza, es el ms valioso. Si se declara que el pueblo se-
ala el camino, entonces no hay grupos privilegiados y nues-
tras estructuras sociales y econmicas deben ser muy diferen-
tes de lo que han sido en el pasado. Debe pasarse de un sis-
tema que permit ejercer el control del mecanismo poltico y
econmico de la nacin a un pequeo grupo, a un sistema que
permit orientar este mecanismo hacia el beneficio de today la
colectividad. Y esto significa la necesidad de realizar una re-
volucin profunda en todos los aspects de la vida national (1).


V. Criterio de seleccin: del problema a la tradicin



(1) Ms adelante se desarrolla sistemticamente la tesis de la re-
volucin y se muestra cmo EL PERU COMO DOCTRINA con-
duce a una revolucin tpicamente peruana, diferente de las
propuestas por otras ideologas. Ver, Segunda Parte: La intfr-
pretaci6n humanista 9-Teora de la Revolucin, b) I y f).


-3 -











Es necesario disponer de un criterio de seleccin cuan-
do se consider la historic o la tradicin como la fuente de la
praxis poltica. Porque nuestra historic y nuestra tradicin son
inmensas y presentan aspects polticos, econmicos, artsticos,
sociales, etc. No pueden por eso utlizarse de manera indiscri-
minada todas las tradiciones ni todas las realizaciones hist-
ricas de nuestro pueblo como fuentes de inspiracin.
Pero Belande da la respuesta al relatar su extraordi-
naria experiencia de Chincheros. La utilizacin de la tradicin
y de la historic como fuente de inspiracin, no es dogmtica
y mecnica. Accin Popular no recurre al pasado por el gusto
de ser tradicionalista, o porque quiere aferrarse a una tesis
puramente abstract. La utilizacin de la tradicin y de la his-
toria que preconiza El Per como Doctrina es concrete y din-
mrca. Se recurre al pasado cuando se tiene un problema pre-
sente. La tradicin y la historic no nos conducen a los proble-
mas que debemos resolver, sino al revs: son los problems los
que nos conducen a la tradicin y a la historic.
La seleccin la hacen los mismos problems que carac-
lerizan nuestra realidad present. Si un problema es poltico
o econmico, no iremos a buscar las tradiciones estticas del
pueblo andino, ni comenzaremos a analizar la historic de nues-
tras instituciones religiosas para encontrar la solucin. Hurga-
remos en el pasado, o incluso en el present -puesto que la
.radici6n slo-lo es si vive en el presente- para encontrar he-
chos de carcter poltico o econmico que puedan servir de
fuente de inspiracin para superar la dificultad. Belande nos
indica el mtodo cuando relate su experiencia de Chincheros.
En Tinto haba observado que para hacer todo lo que necesi-
taba esa pequea comunidad se requeran various millones de
soles. Un rpido clculo mental lo convenci que para resolver
los problems de todos los pequeos pueblos del Per se nece-
sitaban miles y miles de millones. Y entonces busc en la tra-
dicin y encontr la solucin: la cooperacin popular, la minka,
la increble tradicin de trabajo colectivo y libre que exista
intact en los pueblos olvidados del Per (1).

(1) Pueblo por pueblo, pg. 15. La Conquista del Per por los pe-
ruanos, pg. 37
-37-








El mtodo puede denominarse por eso mtodo anaba-
sico, o sea, de retorno, de ascensin de la corriente histrica.
No se procede del pasado al present, lo que sera arcasmo,
sino del present al pasado, a la tradicin o a la historic, lo
que es continuidad vital. No es un mtodo dogmtico. El m
todo supone que la tradicin o la historic del pueblo perua-
no pueden ofrecer la inspiracin necesaria para poder resolve
los problems. Es possible que alguna vez no se encuentre la so-
luci.n por este cumino, y entonces nada impide buscar una so
lucir sin relacin con el pasado. Pero es fundamental recal-
car que hasta el moment, la tradicin y la historic del pue-
blo peruano han servido como fuentes de inspiracin para er-
contrar adecuada solucin a los problems ms caractersticos
e importantes de la actual situacin del Per. Esta afirmacin
quedar demostrada en la exposicin del contenido doctri-
nario.

VI.-Ruptura con la tradicin ideolgica

Parece una paradoja decir que El Per como Doctrina
constitute una ruptura radical con la tradicin ideolgica del
Per y de Amrica Latina. En efecto, El Per como Doctrina
es una ideologa que consiste en tomar a la historic y o la
tradicin como fuentes de inspiracin para la praxis poltica.
Si el pasado es utilizado como fuente de principios ideolgi-
cos, cmo puede decirse que la ideologa rompe con la tra-
dicin?

-La pa.adoja es aparente y se resuelve si se tiene er
cuenta que una cosa es tomar a la tradicin como fuente Je
inspi-ccin para resolver los problems politicos y otra coca
es cceptar la tradicin ideolgica. La tradicin del pueblo
peruano no es una tradicin ideolgica sino una tradicin
practice, es decir una tradicin de las maneras como ha ie-
suello los problems que le presentaba la escasez de la na-
luraleza y su propia realidad social. Nuestra tradicin ideo-
lgica en cambio revela la manera corno los polticos e inte-
lectuales del Per del siglo XIX y del siglo XX han tratado de
fundcr, justificar y orientar la accin poltica mediante el
pensamiento terico. Y es con esta tradicin con la que rompe

38 -










de manera radical E! Per como Doctrina, no con la tradicin
dei pueblo peruano.
Todas las ideologas que han tenido influencia impor-
tarte en la historic de la poltica latinoamericana y peruano
han tenido una nota comn: han utilizado como instrument
conceptual ia filosofa europea de los siglos XVII, XVIII y X!X
en sus aspects ms abstractos. Para decirlo con rigor acad-
mico, hon utilizado la metafsica especulativa como funda-
mento ltimo de la praxis poltica (1). La metafsica que se
ha utilizado es una metafsica ya superada, cuyas expresio-
nes ms modernas pertenecen a los dos primeros tercios del
siglo pasado y cuyos resultados lienen notable importancia
historica, pero no son aceptados por el pensamiento filosfico
mcderno (2).
El Per como Doctrina significa un vircje total frente
a esta tradicin, una ruptura complete y definitive. Porque
fundamental la praxis poltica no en la metafsica especula-
tiva europea de los siglos XVII, XVIII y XIX, sino en la ins-
piracin que encuentra en el pueblo profundo del Per. Por
eso Belande rechaza de plano las filosofas extranjeras (1).
En lugar de la metafsica, Belande propone la sabi-
dura popular como fuente de inspiracin, como justificacin
y como orientacin de lu accin poltica. O sea, frente al si,-
temn especulativo de ndole no cientfica, caracterstica de la
metafsica occidental, se proclama la intencin de inspirarse
en !a tradicin autctona, de utilizar las soluciones de los hu-
nmildes. Contra una metafsica especulativa y anticuada el
fundador de Accin Popular propone una doctrine que reco-
nore el valor y la dignidad de los humildes. Y, como vere-
(1) Rebasara la intencin de la present exposicin explicar al lec-
tor en detalle qu cosa es la metafsica. Bstenos decir que, de
manera aproximada se entiende por metafsica una doctrine filo-
sfica que pretend brindar un conocimiento ltimo, global (es
decir total, que abarca todos los aspects) y definitive del mun-
do, de la naturaleza, de la vida, del hombre y de la sociedad.
En la tercera parte, 12-6) tratamos este punto en forma algo
ms amplia.
(2) Este punto se desarrolla ms extensamente en la Tercera Parte.
(1) La Conquista del Per por los peruanos, pg. 2 y pg. 17. (Te
tos ya citados).


- 39 -










mos, esta posicin corresponde totalmente a los modernos
planteamientos de la filosofc sobre lo que debe y puede ser
una ideologa. Los resultados ms recientes de la investiga-
cin filosfica, muestran que las viejas doctrinas metafsicas
no pueden ya mantener su validez y que la metafsica como
nisciplina filosfica, a pesar de su inters y de su importan-
cia, no puede llegar a resultados definitivos. En consecuencia
no puede servir de fundamento ideolgico, porque no ofrece
una base segura para justificar la accin. Esta accin debe ser
justificada de otra manera, y la mejor manera de hacerlo es
mediante la tesis de que el hombre es el valor fundamental
sobre el que debe centrarse la sociedad y el estado. Y esto
es exactamente lo que significa el planteamiento de Fernando
Belonde. El Per como Doctrina al utilizar la tradicin del pue-
ble profundo como element ideolgico, rompe con la tradi-
cin poltica y cream una ideologa totalmente nueva en Am-
rica Latina que coloca al pensamiento ideolgico peruano a
la altura de los tiempos (1).

Capitulo 2 El contenido ideolgico de "El Per como Doctrina"

a) Cooperacin Popular

De todos las tradiciones del pueblo peruano la ms im-
poitante, la ms profunda, la ms universal, es la de coope-
racin popular. Es la ms important porque es la que per-
mite resolver los problems ms graves del Per actual. Su
utilizacin como fuente de trabajo creador permit romper
el circulo vccioso de la pobreza que es la dificultad ms gra-
ve para iniciar el desarrollo. Es la ms profunda porque vie-
ne de los tiempos aurorales de la historic, anteriores al Inca-
nato, anteriores incluso a las grandes civilizaciones que pre-
cedieron a la sociedad incsica. Toda la Civilizacin Andina
se fund en la cooperacin popular, en el trabajo colectivo
orientado en beneficio de la comunidad. Sin este tipo de tra-
bajo no puede comprenderse nada de lo que sucede en la
historic del Per Antiguo. En l y por l se revela el alma del


(1) Ver Segunda Parte, 7 y 8 y Tercera Parte 13 a) y b)
-40-











pueblo peruano autctono con today su fuerza y su grandeza.
Es la ms universal porque, de todas las tradiciones de nues-
tro pueblo autctono es la que ms se ha conservado. No hay
lugar del Per donde no se practique, incluso en la costa y
en la selva. Las tradiciones artsticas, sociales, etc. varan de
una region a otra, pero la cooperacin popular es una cons-
tante del pueblo peruano. Como ha dicho un distinguido et-
nlogo sanmarquino, la cooperacin popular es una verda-
dera pasin national. Debido a la importancia de esta tradi-
cin nuestro partido ha tomado su nombre de ella. Por eso
se llama Accin Popular. Fue cuando comprendi lo que sig-
nificaba la accin de los pueblos, la cooperacin popular, que
Fernando Belande Terry descubri el nuevo horizonte ideo-
lgico que ha transformado la historic poltica del Per; fue
en ese momento, relatado por l tantas veces de manera tan
hermosa y dramtica, que naci El Per como Doctrina (1).
El origen de la tradicin de cooperacin popular es
la minka, nombre conservado a travs de los siglos, con al-
gunas variantes regionales (2), y tambin el ayni. La minka
era el trabajo colectivo de las tierras de la comunidad. Par-
ticipaban en l todos los miembros tiles del grupo (3). El Ayni
era el trabajo de ayuda recproca que se prestaban los indi-
viduos o los grupos de la comunidad. Generalmente se prac-
ticaba entire families amigas para facilitarse las faenas agri-
colas. Es lo que el Inca Garcilaso llam, citando al Padre
Blas Valera, la ley de la fraternidad (4) (5). Minka se deriva
(1) Recordemos las citas en 1 b (La Conquista del Per por los
peruanos, pg. 14) y 1 c) I (Pueblo por pueblo, pg. 13).
(2) En algunas regions se denomina MINGA. En otros lugares tiene
nombres espaoles como FAENA.
(3) El Inca Garcilaso describe el trabajo en comn en prrafos in-
mortales. Ver los Comentarios Reales, Libro V, caps. I, II y III.
(4) Comentarios Reales Libro V, cap. XI
(5) Luis E. Valcrcel: Historia del Per Antiguo Primer Tomo
pg. 495 y sigts. Editorial Juan Meja Baca 1964. El libro del
Dr Valcrcel es invalorable para conocer el Antiguo Per. por-
que trata todos los temas importantes y menciona los textos de
los cronistas que sirven de fuente al historiador.
41 -









del verbo minkay que en runa simi (quechua) significa invi-
tar. Ayni viene de aynikuy que significa darse algo o lyudar-
se recprocamente.

La cooperacin popular como principio ideolgico es
la base del puente que permit sobrepasar el abismo origi-
nadc por el desgarramiento inicial. Porque de todas las tra-
diciones del pueblo peruano, de todos los hechos histricos
ce nuestra nacin, es el que revela con mayor significacin
el valor del element autctono. Es sobre todo en la coopera-
cin popular, donde nuestro pueblo profundo. nuestra mayo-
ra olvidada, revela sus poderes creadores y su mantra ori-
ginal de vencer la hostilidad de la naturaleza. Es a travs de
ella que hoy da el Per es un pas que ha pasado del es-
tancamiento y del silencio a ser considerado como un pas
lder, como un verdadero ejemplo para todos los pases en
trance de desarrollo (4).

Pero la cooperacin popular es algo ms que una
mera afirmacin humana. Los mtodos de cooperacin popu-
lar son una solucin al problema del subdesarrollo porque
permiten dos cosas fundamentals: realizar el desarrollo a
pesar de la escasez de capital monetario y transformar li so-
cied-d dentro del sistema democrtico, es decir dentro de
la libertad. El problema principal que plantea cualquier pro-
ceso de desarrollo es el del ahorro. Para desarrollar hay que
capitalizar y para capitalizar hay que invertir parte de los
utilidades en lo formacin de nuevo capital. Mas la nica po
sibiliaad de invertir para aumentar el capital es ahorrar. To-
do process verdadero de desarrollo impone un process drsti-
co de ahorro. Esta drasticidad nos permit comprender por-
que en el pasado los process de desarrollo fueron tan crue-
les y dram ticos. El desarrollo de los pases de la Europa ca-
pitalista del siglo XIX se realize en medio de un _ifrimiento
pavoroso. El ahorro se logr considerando el trabajo no como
expresin de la personalidad humana y como esfuerzo de

(4) Hoy da Chile y Costa Rica estn aplicando los mtodos de
Cooperacin Popular, inspirndose explcitamente en la expe-
riencia peruana.


- 42 -









humanizacin del mundo sino como una mercanca cualquie-
ra. Los capitalistas, mediante la ley de la oferta y la demand
lograron reducir los salaries al mnimo vital y pudieron asi,
ahorrar la cantidad necesaria de utilidad para iniciar el des-
pegue y elevarse luego a los fabulosos niveles de desarrollo
que ha alcanzado hoy da el mundo occidental. Pero slo pu-
dieron hacer esto mediante una explotacin intolerable de los
hombres, mujeres y nios que tuvieron que vender su trabajo
a precious miserables. La crueldad del process condujo autom-
ticamente al comunismo.



El marxismo opone al capitalism una concepcin muy
diferente de lo que deben ser las relaciones entire el hombre,
la sociedad y el trabajo. Pero el mtodo mediante el cual los
pauses comunistas han logrado el ahorro drstico necesario
a su desarrollo es exactamente el mismo: una intolerable con-
gelacin de los salaries, lograda a travs del sacrificio y el
sufr!miento del trabajador. Para alcanzar el desarrollo, los
pases socialists congelan el monto de los salaries e impi-
den a los trabajadores organizarse para alcanzar un mejor
nivel de vida. El Estado impone, con este fin, un rgimen dic.
tatorial incompatible con la libertad y @a dignidad humans.



Los mtodos de cooperacin popular hacen possible el
ahorro drstico necesario al desarrollo, dentro de la libertad
y el respeto a la dignidad humana.- Porque gracias al traba-
jo colectivo y libre de los que la practical, se ahorran los gas-
tos de mano de obra que constituyen gran parte del gasto
total de la inversion. El dinero ahorrado se reinvierte y
el efecto es exactamente igual al de la reinversin lograda a
travs de la explotacin o e! sojuzgamiento del obrero o del
campesino. Gracias a que la minka slo se practice libremen-
te por el pueblo peruano, a que es voluntaria, el ahorro pue-
de lograrse sin tomar medidas de fuerza y sin reducir al tra-
baindor a la condicin subhumana de mercanca. As, la tra-
dicin del pueblo peruano permit resolver el problema prin-











cipal del desarrollo: como lograr el ahorro drstico que re-
q .iere la reinversin sin someter al pueblo a la torture de la
explotacin o de la tirana totalitaria. El Per ha encontrado
su propia metodologa para el desarrollo y esta hazaa ex-
traordinaria ofrece una solucin a todos los pueblos en con-
diciones histricas, sociales y econmicas similares a la saya.

Pero !a riqueza de este principio fundamental no se
agoto en los dos aspects mencionados. El principio de la
Cooperacin Popular no slo es la afirmacin ms vigorosa
y el reconocimiento ms definitive que se puedon hacer del
element autctono, no slo es un aporte revolucionario a la
metodologa del desarrollo. Es, adems de estas dos cosas,
la expresin ms alta de nuestra tica colectiva. En l se des-
cubre la capacidad de los peruanos de constituir un tipo de
trabajo que trasciende el mero inters individual. A travs
de ;a cooperacin popular, se demuestra que es possible crear
un tipo de organizacin social en que todos trabajen para to-
dos, y en que el trabajo se realice libremente. El trabajo co-
lectivo y libre, que constitute la tradicin ms important del
pueblo peruano, prueba que los series humans son capaces
de superar las fuerzas negatives que se original en el af6n
de dominio o de lucro y que son la causa de que las socie-
dades histricas hayan sido siempre injustas. El principio de
1o cooperacin popular es por eso la manera como el ser hu-
mano puede afirmarse ms plenamente, realizando a la vez
su pienitud individual y social. Individual, porque acta libre-
mente, elige cooperar con los dems en bien de todos me-
diaorne una eleccin que depend exclusivamente de l. Y so-
cial, porque, al elegir la cooperacin para un fin que tras-
ciende, su puro inters individual, desaparece la contrapo-
sicin entire lo individual y lo social. Siendo libre y dueo
absolute de sus actos est, sin embargo, perfectamente
inteqrado al grupo social, su accin es compatible con la
accin de todos los miembros del grupo. Por eso consideramos
que la cooperacin popular es el instrument ms eficaz para
transformar la sociedad y para resolver sus problems. Y por


- 44 -






eso preconizamos que debe erigirse en principio universal de
la colectividad peruana. La cooperacin popular se ha ini-
ciado como un mtodo para forjar la infraestructura y hacer
possible el desarrollo. Pero su sentido rebasa la accin cons-
Iructiva. La accin popular debe ser el mtodo general de
resolver los problems sociales que no pueden ser resueltos
debido a carencia de medios econmicos, culturales, tcnicos,
o de cualquiera otra ndole. Todos los grupos humans, todas
las profesiones, todos los gremios, todos los hombres y muje-
res de! Per en condiciones de realizar algn esfuerzo defini-
do, deben de participar en el grandioso process del trabajo
colectivo y libre.- Adems de la forjacin de la infraestruc-
tura, se puede contribuir a crear todo aquello que necesite
el conglomerado social. La alfabetizacin, los servicios mdi-
cos, la defense jurdica de.los abandonados, la ayuda tcnica
al estado y a las comunas, servicios de control y vigilancia, de
abastecimientos, etc. La cooperacin popular debe ser la gran
movilizacin de todos los peruanos al servicio de todos los pe-
ruonns. Cuando alcancemos esta meta, nuestra Patria habr
al-anzado la ingracin total y sealar a los dems pases
ei comino hacia la verdadera libertad...


b) Equilibrio hombre-tierra


Uno de los aspects ms admirables de la Sociedad
Andina fue la manera cmo utiliz la tierra para ponerla al
servicio del bienestar colectivo. Hay hombres de otros cultu-
ras que han hecho gala de ingenio en la utilizacin del agro
y en su distribucin, como los egipcios que, al verse obliga-
dos a rehacer anualmente los linderos de las tierras cercanas
ol Nilo (debido a las inundaciones) crearon las bases emp-
ricas de la geometra. Pero no hay ninguna civilizacin en
la historic que pueda compararse a la Andina en la manera
de utilizar la tierra en favor del hombre. Puede decirse que
todos los actividades del pueblo y del estado estuvieron cen-


(1) Es lo que Fernando Belande llama "la filantropa de los
pebres".
-45-








trades en resolver el problema de dar tierra a todos y cada
uno de los ciudadanos. La tradicin de cooperacin popular,
que, como hemos visto, es la ms important, se constitute,
precisamente, como solucin a este problema. Para resolver-
lo, el hombre andino tuvo que inventor un estilo propio de
trabajo colectivo.
"En el Imperio cada nuevo plpito de vida humcna
fue recibido con un nuevo brote de vida vegetal", ha dicho
Fcenando Belande en numerosos discursos y escritos, indi-
cando asi, de manera precisa, el hondo significado human
de la poltica agraria de los Incas. Demasiado conocidos son
los procedimientos que se utilizaron en el Antiguo Per en
el r-parto de la tierra para repetirlos en estas lneas. Bste-
nos decir que la economa del Imperio se fund en el equi-
librio entire el hombre y la tierra. El cultivo de la tierra fue
proporcional al incremento de la poblacin. Y esta proporcio-
nalidad se aplic no solamente a los sbditos tiles, capaces
de !c.blar la tierra sino a todos sin excepcin. Slo los pe-
rezosos quedaron excluidos mediante severos castigos. Pero
los que no podan cultivar la tierra por razones de fuerza
mayor como infancia, enfermedad, vejez o invalidez parti-
ciparon tambin en la misma proporcin. La tierra se utiliz
con sentido human, la posesin de la tierra como fuente de
alimento se consider como el primer derecho de today per-
sona, Fuera cual fuera su condicin su sexo, su edad y su
capacidad de trabajo. No hay ninguna civilizacin histrica
que se haya constituido sobre esta base, ni siquiera la Occi-
dental que slo ha llegado a la misma concepcin que la
Ancina despus de siglos de maduracin filosfica, tica y tc-
r.ica y de trgicas luchas fratricidas.
Pero lo ms extraordinario de todo es que los Incas
fueren los primeros en realizar de manera consciente y sis-
temntica reforms agrarias. Cuando conquistaban una nueva
comarca, en lugar de utilizar a los conquistados como escla-
vos en el cultivo de sus nuevas posesiones, procedan de in-
mediato a redistribuir la tier-a con un criterio social y cient-
fico. Desposean a los grandes propietarios y dividan las tie-
r.as de la misma manera que lo estaban en el Imperio: una
part para la comunidad, lo suficientemente grande y fecun-


- 46 -









do para alimentar a today la poblacin de manera satisfac-
toria, otra para el Sol y otra apara el Inca. Estas dos ltimas,
como se sabe, tenan una triple finalidad: servan para su-
fragar los servicios del Imperio, se utilizaban para former
reserves que pudieran ser empleadas en casos de calamidad
y evitar las hambrunas, y eran la reserve para aumentar las
tierras de la comunidad en caso de que el ofrecimiento de
la poblacin -que era muy rpido debido al cuidado que te-
na el Estado de la salud y de las condiciones de trabajo de
sus sbditos- pusiera en peligro el equilibrio hombre-tie-
rra (1).

El principio del equilibrio hombre-tierra es la fuente
de inspiracin para la Reforma Agraria que debe realizarse
en el Per. Desde luego debe adaptarse a los tiempos actua-
les. El equilibrio entire el hombre y la tierra no significa que
cada peruano deba recibir hoy da un tupu como reciban
los hombres en el Imperio. Las tcnicas modernas han cam-
biado por complete la proporcin entire el hombre y la tie-
rra. Da a da el aumento de la productividad agrarian dis-
minuye las dimensions del rea que debe utilizarse. Pero
el significado del principio imperial es que la tierra debe cul-

(1) Sobre el equilibrio hombre-tierra ver lo que el Inca Garcilaso
de la Vega ha escrito en los Comentarios Reales Libro V caps.
I, II y III. Tambin el cap. XI en donde nos dice que en el
Imperio existio una verdadera ley agraria. Blas Valera, afirma
comentando la estructura de la Sociedad Andina que los Incas
fueron superiores a los chinos, japoneses, hinds, romanos y
griegos. Blas Valera fue criollo o mestizo. segn se dice hijo na-
tural de un conquistador avecindado en Chachapoyas. Luis Va-
lera y de Francisca Prez, al parecer espaola o mestiza. Fue
religioso jesuita. Ms important an es el testimonio del ms
grande de los cronistas espaoles, Cieza de Len, que a pesar
de pertenecer al grupo de los conquistadores siente una amo-
rosa admiracin por la organizacin social y econmica del Im-
perio incaico. Ver, sobre este punto Del Seoro de los Incas.
caps. XVII y XIX. Ediciones Argentinas Solar, Buenos Aires, 1943.
Ver tambin Baudin. El Imperio socialist de los Incas, cap. VI
y IX. Edit. Zig-Zag Santiago 1955. Valcrcel, Historia del
Antiguo Per. Op. cit. Primer Tomo, pg. 419 y sigts.

47 -







tivarse de tal manera que se d abasto para la alimentacion
sana y abundante de todos los ciudadanos. Y esto slo pue-
de lograrse mediante los mtodos que emplearon los antiguos
peruanos: mediante la ampliacin de las tierras cultivables y
mediante la adecuada redistribucin de la tierra cultivada (1).

c) Planificacin

La importancia de la planificacin en el Imperio es re-
conocida por todos los que han estudiado la Civilizacin An-
dina y, en general, por todo> los grandes historiadores. No se
trata de la existencia de ciertas analogas entire algunas cos-
tumbres del pueblo andino y el modern concept de plani-
ficacin, ni de meras coincidencias anecdticas. Se trata de una
autntica planificacin. Los Incas planificaron para poder man-
tener el principio fundamental hombre-tierra, para hacer pos;ble
qje el Estado ofreciera a todos sus sbditos la garanta de una
vida stable, sana y segura, incorporando nuevas tierras al siste-
ma econmico del Imperio, equilibrando los process de la ofer-
ta y la demand, evitando las irregularidades producidas por
fuerzas extraas como sequas, heladas, etc. En una palabra
el sistema econmico y estatal del Incario estuvo centrado en
torno del hombre. Y esto no puede lograrse sino a travs de
una ordenacin planificadora de la accin gubernamental (2).

Los incas planificaron no slo las relaciones entire la
produccin y el consumo (abastecimiento) sino todo lo que tu-
viera importancia para la eficacia de la administracin esta-
tal, como el transport, creando la mejor red caminera del
mundo de su poca, el sistema de correos, la creacin de nue-

(1) Edgardo Seoane, partiendo de las tradiciones descritas y utili-
ando las modernas concepciones, ha elaborado la teora popu-
lista de la reform agraria. Ver, sobre este punto, su notable
libro: Surcos de Paz. Op. Cit.


(2) Sobre la relacin central que el hombre ocupo en el sistema **-
etaal incaico, ver ms adelante: 3-c).
-48 -








vas ciudades (1) -y -lo que es verdaderamente increble pa-
ra la poca- el desplazamiento de masas humans. Los mo-
dernos anlisis econmicos muestran que uno de los factors
ms director del sufrimiento del pueblo en los grandes proce-
sos de evolucin econmica es el desarraigo. En Occidente
se produjo debido al aumento de la productividad ag.ar;c,
que permiti abastecer de alimentos bsicos a la poblacin
utilizando 'na extension de tierra much menor. Esto baj
los precious de los products agrcolas y origin una emigra-
cin del campesino hacia la ciudad. De esta manera nace
el modern proletariado europeo. En Roma, las Guerras P-
nicas produjeron fenmenos de desarraigo masivo debido a la
desposesin del pequeo campesino -mientras servia en el
ejrcito- por los grandes patricios latifundistas. Y este des-
arraigo cre tambin el proletariado de la poca. En el In-
car;o, la expansion military y econmica oblig a colonizar nue-
vas regions y para hacer esto fue necesario efectuar una
gran cantidad de desplazamientos humans. Pero estos Jes-
plazamientos no se realizaron de manera espontnea o me.
diante la utilizacin de esclavos, sino de manera planificada
y teniendo en cuenta, en todo moment, la condicin humana
de los trabajadores. Los mitmakuna (2) fueron selecciona-
dos teniendo en cuenta las costumbres de la nueva region
donde iban a desplazarse y las condiciones climticas. En
este aspect la planificacin incsica alcanz una eficiencia
qie an no ha logrado en los pases modernos. (3). Para

(1) Le famosa piedra de Sayhuiti, cuya rplica se exhibe hoy en Pa-
lacio de Gobierno por iniciativa del Presidente Belande, sugie-
re la idea DE QUE LOS INCAS PLANEARON la construction
de sus ciudades y que utilizaron maquetas para orientar la ac-
cin de sus ingenieros.
(2) Los espaoles confundieron a menudo los trminos quechuas, co-
sa explicable porque la fontica del castellano es muy diferente
de la del runa simi. Por eso llamaron MITIMAES a los mitma-
kuma, y as ha pasado la denominacin a la historic.
(3) Sobre la enorme consideracin que se guardaba en el rgimen
incaico por los mitimaes. Cieza de Len ha escrito pginas de-
cisivas. Ver Del Seoro de los Incas. Cap. XXII pgs. 127 y
sites.

-49-









lograr esta eficiencia es imprescindible disponer de algn m-
todo estadstico especial, y los incas crearon este instrumen-
to: los famosos quipus, que les permitieron organizer la es-
tadstica con exactitud sorprendente.
Hablando de la organizacin del Imperio, Baudin, autor
del libro El Imperio Socialista de los Incas, nos dice:
"La comunidad.. .es una formacin espontnea y no
una creacin racional; es un sistema soportado y no un sis-
tema querido.
Por el contrario, la obra que vamos a examiner aho-
ra "El Imperio Incaico) lleva la huella propia del socialism,
porque es ur ensayo de racionalizacin de la sociedad. Es
el nombre .., autore es l quien ha concebido su plan y quien
lo ha impuesto". (1).
Y ms adelante agrega:
"Que haya podido construirse un imperio rational y
geomtrico con todas sus piezas a comienzos del siglo XV,
en un pas de regions aisladas, con sociedades cerradas, he
ah lo que es singular y lo que d una alta idea del fundador
el Inca Yupanqui, cuyo sobrenombre es Pachactec, es decir,
el transformador del mundo". (2).
El historiador Mtraux, uno de los pocos historiadores
que regatean la importancia de los aportes de la Cultura An-
dina, no puede ocultar su admiracin. As describe:
"Sera injusto negar a los Incas cierto sentido de la
plir.ificacin econmica y social. Los textos pueden presta.-
se Irdo lo que se quiera a interpretaciones multiples, pero el
sistema caminero establecido por los soberanos del Cuzco es-



1) Louis Baudin: El Imperio Socialista de los Incas. Empresa Editora
Zig Zag. Santiago de Chile, 1955, pg. 183.
2) Ibid. pg. 185. Baudin dice que Pachactec es el fundador, no
porque fuera el fundador del Imperio sino porque fue el fun-
dedor de la planificacin del Tahuantinsuyu. De all su nombre,
Pacha, mundo y qutek, transformador, porque es evidence que
no hay nada que permit transformar la realidad con mayor e*W
c~ale que el planeamiento.

50 -









t todava all para atestiguar su voluntad de unificar y de
gobernar el conjunto de sus conquistas.
En fin, ninguna duda sobre la administracin inca (y
Mtraux siempre duda) resisted a la descripcin que nos ha si-
do hecha.de su servicio de correos". (1).
Estas opinions de historiadores que han estudiado el
Per antiguo, son espectacularmente refrendadas por Arnold
Toynbee uno de los ms grandes historiadores de todos los
tiempos, Toynbee es el autor de un monumental studio sobre
lo evolucin de los diferentes civilizaciones. Por eso cuando
admira algn aporte cultural es porque lo ha comparado con
los realizaciones de otras civilizaciones o sociedades. Hablan-
do de la poltica de desplazamientos humans, nos dice:
"A pesar de estas laguna e incongruencias es an
cierto, en trminos generals, que una poltica relativamente
constructive y humana de colonizacin constitute uno de los
rasgos distintivos de un estado universal.
La ms amplia, cientfica y benfica aplicacin de tal
poltica, de entire todos los casos que conocemos, es el sistema
practicado por los incas".
"El gobierno trataba a esta clase de colonos (los miti-
maes) con estudiada consideracin. Les conceda largos tr-
minos de excepcin de todos los impuestos" (2).
Esta opinion es muy important porque cada vez que
Tny:.bee analiza alguna forma cultural, la compare siempre
con las realizaciones anlogas de las restantes civilizaciones.
De nmanera que al hacer esta afirmacin, est diciendo que la
planificacin incaica, en relacin al important factor de des-
plazamiento de poblacin, ha sido superior al de todas las de-
ms cultures, no slo del pasado, sino incluso del present,
como la Occidental.


(1) Alfred Mtraux: Les Incas. Editions du Seuil. Coleccin Le
temps qui court. Pars, 1962, pgs. 108, 109 y 111.

2) Arnold Toynbee. Un studio de la Historia. Volumen VII. Pri-
mera Parte, Estados Universales. Pgs. 161 y 162. Emec~ Edito.
res. Buenos Aires 1960.
51 -








Por eso en el caso de la planificacin podemos tomar co-
nio fuente de inspiracin nuestra propia historic, porque ella
nos brinda una base no meramente analgica y aproximada
sino conceptualmente elaborada que corresponde, de manera
asombrosa, a las concepciones modernas, superndolas en at-
gunos aspects.

d) Mestizaje de la economa

El rasgo ms caracterstico del subdesorrollo es lo que
los econom;stas modernos llaman bipolaridad. La economa
del pas subdesarrollado tiene dos polos, un polo desarrolla-
do, en el que la economa es monetaria y de mercado, ai
igua! que en los pases ms evolucionados, y otro polo, de ex-
ler.nin much ms grande, en el que la economa es de sub-
sistencia. El gran problema que encuentran los pauses de eco-
noma bipolar para iniciar el desarrollo, es la desconexin di-
nmica de ambas regions. El polo de economa de merca-
do funciona por cuenta propia. Utiliza recursos del polo de
econcma de subsistencia, pero slo para su propio provecho.
Lo utilizada no repercute sobre la region atrasada, no contri-
buye a dinamizarla. No hay un process que conecte ambos
regions y que permit el fortalecimiento progresivo del polo
subdesarrollado.

En el Per, el sistema es, naturalmente, bipolar. Pero
hay una diferencia con los dems pases que estn en con-
diciones econmicas semejantes. La poblacin que tiene una
economa de subsistencia, tiene tambin la tradicin de coo-
peracin popular. Inspirndose en esta tradicin Fernando
Belande propone crear el mestizaje de la economa (1). En
las economas bipolares corrientes, la region desarrollada s-
lo dispone de capital para invertirlo en su propio sistema, pe-
ro es totalmente incapaz de hacer inversiones monetarias su-
ficientes para dinamizar al poio de subsistencia. Para hacer
esto se necesita forjar la infroFstuctura (caminos, puentes, hos-


1) Per como Doctrina, pd. 6.

-1M-










pitales, escuelas, etc.) y esto rebasa por complete sus posibi-
iidodes monetarias. Pero gracias a la cooperacin popular
es possible forjar esta infraestructura ahorrando la mano de
obra, y esto permit dinamizar el polo subdesarrollado de
manera que pueda conectarse con el desarrollado formando ,n
sistema mestizo y unitario. Una vez efectuado la conexin
de os dos polos la economa comenzar a desarrollarse y, en
el future, todo el sistema ser monetario. Pero esto slo se
puede lograr uniendo a ambas economas, la monetaria y la
de subsistencia en un sistema coordinado y complementario.
El concept de mestizaje es de gran importancia en
El Per como Doctrina. No debe creerse de ninguna manera
que nuestra ideologa es indigenista. El indigenismo es ar-
caiz-nte, es un retorno al pasado. El Per como Dostrina con-
siste enbuscar en el pueblo la enseanza para resolver nuec-
tros problems. Belande rara vez habla del indio. Habla
del Imperio, del Antiguo Per pero sobre todo habla del pue-
blo, siempre del pueblo. Que nuestras mayoras populares
estn integradas en parte por indios, no tiene importancia.
Lo important es que son hombres que han sido negados y
que, por eso mismo, deben ser reconocidos.
A pesar del abismo creado por el desgarramiento ini-
cial, desde el comienzo se produjo, como hemos visto, un fe-
nmero de osmosis cultural y racial. Y esto era inevitable,
pues todo tipo de agresin cultural produce fenmenos de mes-
tizaje y do aculturacin (1). En el caso de las civilizaciones
Occidental y Andina la aculturacin fue especialmente intense.
La tragedia fue que, a pesar de esta aculturacin y de la fu-
sin de las sangres, los grupos humans permanecieron sopa-
radcs en el contorno y en ei alma (2). No obstante, la fur-


1) A veces hay excepciones pero son muy raras, como el caso de
los hicsos en Egipto, que por razones que hasta ahora no pueden
eyplicarse no dejaron huellas de su paso por el pais. Les dejaron
el carro de combat y nuevas tcticas militares.
2) Es difcil saber a ciencia cierta hasta dnde ha avanzado el mes-
tizaje racial en el Per. Es un hecho que se ha extendido a casi
todos los mbitos de la nacionalidad, incluso hasta regions mL.y
53 -









za aglutinante de ambas cultures transform a nuestro pars
en una realidad mestizo. El mestizaje impuso un sello carac-
teristico a nuestro pas, una modalidad tan marcada que debe
considerarse como esencial. Por eso dice Belande:
"Per, que no es completamente Tawantinsuyu ni com-
pletamente Espaa, simboliza el mestizaje que define su in
discutible realidad actual. Han fracasado todos los intentos
de soslayar esta realidad" (1).
La Cooperacin Popular, que constitute el aporte ms
important de nuestra tradicin a la solucin de la problem-
tica peruana, es un caso tpico de mestizaje. Es cierto que
como tradicin, ha conservado la minka y el ayni con fideli-
dad notable. Pero como program de gobierno encaminado
a resolver el problema del subdesarrollo es inevitablemente
mestiza. Ms an si no fuera un mestizaje perfect, seria
impossible aplicarla a la solucin de nuestros problems. La
cooperacin popular se basa en el pacto con el pueblo que rea-
liz Belande durante su campaa electoral. El pueblo debe
poner su trabajo y el Estado su poder econmico y su eficacia
tcnica. El trabajo del pueblo es tpicamente andino, pero lo
ayuda del Estado es tpicamente occidental. Porque la ayuda
consiste en maquinarias, que son product de la tcnica occi-
dental, en capital monetario, una creacin econmica de Occi-



apartadas. Pero tambin es cierto que hay numerosos grupos de
raza pura en muchos lugares. En la mayora de los casos el me -
lizaje present un porcentaje much menor de sangre hispni-
ca (el mestizo se cruza con frecuencia cgn india pura). Pero a
pesar de las diversas influencias culturales y raciales, los miem-
bros de la mayora campesina se sienten identificados con las
tradiciones, la organizacin social y la concepcin del mundo que
caracterizan a los elements autctonos. Por eso, aunque no pue-
de hablarse de raza autctona pura en sentido absolute, puede
denominarse a los elements que estn dentro de la tradicin
que la mayora ha conservado de los grupos precolombinos, ele-
mentos autctonos. Su aspect racial, su lenguaje, su manera de
ser, su mundo todo, es el de los autctonos.

1) Per como Doctrina, pg. 4.
54 -









dente, en asistencia tcnica, que es tambin tpicamente occi-
dental. El trabajo libre del pueblo no bastara para lograr
el desarrollo. Sin la tcnica se perdera demasiado tiempo,
se gastara demasiada energa para lograr el despegue. Pero
sin el trabaio voluntario del pueblo la tcnica tampoco basta.
Porque nuestro pas carece de capital suficiente para aplicar-
lo er las dimensions y en las formas en que debe aplicars2.
Slo el mestizaje de la tcnica occidental con las formas an-
diras de trabajo colectivo y libre permit resolver el problema
del subdesarrollo. El mestijaze no slo es una realidad de la
que no podemos prescindir, sino que es la condicin necesaria
porc que pueda aplicarse la solucin que emana de la saoi-
dura popular.
e) Justicia distributiva
El equilibrio hombre-tierra tiene como fin una distr:bu-
cin just del product de la tierra. Si, se persigue el aumen-
to de la tierra de manera proporcional al aumento de la po-
blacin, para que los hombres que la cultivan reciban los fru-
tos. As fue efectivamente en el Incario. Sin embargo, el
principio de la justicia rebas el principio del equilibrio. En
el Imperio no solamente hubo proporcionalidad entire la can-
tidad de poblacin y la posesin del agro, sino que la totali-
dcd de la vida social y econmica se organize en funcin de
la justicia distributiva.
La finalidad principal del Estado era que todos los sb-
ditos pudieran vivir sin angustia, sintindose miembros plena-
mente incorporados de la colectividad. Y para que esto fue-
ra possible cada sbdito tena derecho de disfrutar de lo pro-
ducido. Este derecho bsico, que se tenia por el solo hecho
de nacer, impuso normas distributivas a la produccin. Esto
expl'ca que aquellos que no contribuan a la produccin por
rozones ajenas a su culpa, tambin pudieran usufructuar de
ella. La posibilidad de usufructo sin contribucin productive
es, en esencia, una norma de justicia. Si los Incas slo hu-
bieran alimentado al pueblo para disponer de una fuerza je
trabajo que les permitiese extender su imperio, o para aumen-
tir una productividad que iba a ser acumulada por ellos, no
55-









hubiera sido possible que los elements improductivos, como
los hurfanos, los enfermos, los lisiados, los ancianos, recibie-
ran tambin su parte del product del trabajo colectivo (1).
Esta justicia no slo fue en relacin a la tierra sino que se ex-
tendi a los alimentos, a la vivienda, a los enseres, al gana-
do, etc. Todo ciudadano tuvo derecho a poseer lo necesario
para vivir con seguridad y decencia. Los incapaces de produ.
cir, recibieron tambin su parte de la produccin no agraria.
Puede por eso considerarse que la seguridad social fue uno de
los aspects ms caractersticos e importantes del Imperio.
Pero adems de un principio de distribucin, en e! r-
gimen del Imperio existi un principio de redistribucin. To-
dos los historiadores y cronistas coinciden en el hecho, extra-
ordinario para la poca, de que la produccin de las tierras
que pertenecan al Estado, es decir, las tierras del Inca y del
Sol, era no slo para mantener el culto, el ejrcito y la corte,
sino, en su mayor parte se destinaba a almacenamiento para
los casos de calamidades (sequa, huaicos, heladas, etc.), y,
en general, para compensar las bajas y los excess de produc-
cin. Se destinaba tambin a la creacin de servicios, como
el alimento de las posadas distribuidas en todo el territo-
rio (2).
El admirable sistema de distribucin y redistribucin
que existi en el Imperio es una incitacin para cambiar el sis-
tema que tradicionalmente ha existido en el Per, en el cual,
la mayor parte de la produccin es acumulada en unas pocas
manos. De all que una de las metas de nuestro movimiento
sea la de un cambio efectivo en la estructura de la propiedad,
utilizando como uno de los medios para este fin, el cambio
del sistema tributario.


1) Sobre la justicia distributiva ver, Comentarios Reales, op cit.
Libro V, cap. II. Valcrcel, op cit, Primer Tomo, pgs. 419 y
sits. y sobre todo pgs. 52 y 53. Muy importantes tambin los
datos que nos proporciona Cieza de Len. Op. cit. Caps. XVII
y XIX.
(2) ibid.


- 56 -









f) Culto al trabajo.

Con frecuencia se olvida el aspect ms important
del desarrollo: la voluntad de desarrollar. Los tericos del
desarrollo hablan del aumento de las inversiones, de la pro-
porcin adecuada entire este aumento y el aumento de la po-
blacin, de la productividad, del ahorro drstico, de la rein-
versin, etc. Pero se olvidan de que nada de esto contribute
a poner en march y a culminar el desarrollo si el pueblo
no tiene la voluntad de trabajar con intensidad avasalladora,
de trabajar con un ritmo tan intenso y acelerado que ello
signifique la realizacin de una verdadera hazaa histrica.
Esta hazaa slo puede realizarse por medio del trabajo. S-
lo un pueblo que rinde culto al trabajo puede romper la ba-
rrera del subdesarrollado y crecer por propia decision.
Nuevamente nuestra historic y nuestra tradicin nos
brindan una fuente de inspiracin al revelarnos que el pueblo
peruano, desde los tiempos ms remotos ha considerado el
trabajo como un deber moral, como un principio casi religio-
so y como la fuente de todo bienestar. Testimonios de la
asombrosa e inigualada capacidad de trabajo de los antiguos
peruanos son las formidable obras de andenera, los cami-
nos, las fortalezas, los templos que nos han legado como
recuerdo de su grandeza y como desafo para el future. Al
hablar de esta capacidad de trabajo, Belande nos dicee
"En el antiguo Per no haba monedas, pero el Estado
era plenamente consciente de la presencia de los brazos, siem-
pre lists a ponerse en movimiento". (1)
Fue tal el valor que el antiguo peruano confiri al traba-
o que puede considerarse a la Sociedad Andina como nica
en relacin a esta concepcin. Es notable, por ejemplo, su di-
ferencia con las civilizaciones semticas en las que el trabajo
es considerado como un castigo divino. Y tambin es no-
table su diferencia con las civilizaciones helnicas y occidental
(en su primera etapa), en las que el trabajo es considerado


1) El Mestizaje de la Economa. Pg. 5.
57 -









como una area indigna de los series superiores, que slo pue-
den hacer los esclavos. Slo en los ltimos tiempos la Culturo
Occidental ha llegado a considerar el trabajo como una con-
dicin necesaria para la humanizacin del mundo, tanto en
su aspect de naturaleza como de sociedad. La Sociedad An-
dina en cambio, no se eleva a esta concepcin de manera evo-
lutiva, sino que la incluye entire sus vigencias fundamentals.
Empero, es de gran inters observer que la Sociedad Andina
y la Sociedad Occidental son las nicas que consideran el tra-
bajo como causa de ennoblecimiento. (2).
La prueba de que en el Antiguo Per el trabajo se con-
sider como algo noble es que las autoridades que presidan
el trabajo del pueblo, trabajaban al lado de los ciudadanos
comunes realizando las mismas faenas que ellos. Todos fra-
bajaban en el Imperio, hasta los Incas, y todos sentan orgullo
de hacerlo. El trabajo era tan universal y se practicaba con
tanto entusiasmo que, segn el cronista Pedro Pizarro, se con-
sideraba ms como un fin que como un medio. "Su papel era
asegurar, ante todo, la salud fisica y moral del trabajador". (3).
La Sociedad Andina es la nica cultural que incluye entire
sus principios ticos fundamentals el de no ser ocioso y que
fund toda su estructura social y econmico en el trabajo (4).
Y por eso mismo, porque el trabajo fue el valor tico y social
supremo, no constituy una carga para el pueblo sino alegra.
Una de las cosas que ms impresion a los espaoles cuando
liegaron al Per fue ver la manera cmo los peruanos realiza-
ban las tareas de la minka. Para-llos los trabajos colectivos



1) El cristianismo significa un cambio decisive frente al valor del
trabajo, que hace possible, siglos ms tarde, la propia evolucin
de la actitud occidental.
2) En la seccin 3- Explicacin histrico-cultural de El Per co-
mo Doctrina presentamos una explicacin de esta impresionan-
te coincidencia.
3) Cita de Pedro Pizarro en Baudin. Op cit. p4g. 228.
4) Recordemos los tres principios ticos que se enseaban a los ni-
os del Imperio, fuera cual fuera su condicin: ama qella, ama
usM, ama lulla (no seas ocioso, no seas ladrn, no seas mentiroso).

88 -









se hacan en son de fiesta, con cantos y danzas, porque expre-
saban la concepcin del mundo en que vivan. Sobre este pun-
to nos dice Baudin:
"Uno de los grandes mritos del inca es haber hecho de
este trabajo de la tierra un verdadero placer... El trabajo
de las tierras era una de las mayores distracciones que ellos
tenan".
Y, ms adelante:
"Se comprende la sorpresa de los espaoles, poco habi-
tuados a mirar el trabajo como un placer. Nunca encontr
ms perfect expresin en este mundo el "trabajo atrayente"
soado por Fourier". (1).
Pero lo ms extraordinario de todo es que el campesi-
no peruano ha conservado a travs de los siglos, a pesar del
abondono, de la explotacin y del desprecio, esta grandiosa
concepcin del trabajo. Quin conoce de cerca a los comune-
ros y los ha visto trabajar en sus faenas, quin los ha visto
realizar sus trabajos de cooperacin popular aplicando los pro-
cedimientos clsicos de la minka, no puede dejar de sentir ad-
miracin al contemplarlos. Hoy da, como hace cuatro siglos,
y much ms de cuatro siglos, el pueblo profundo del Per,
tiene el culto del trabajo y es capaz de realizar cn sus brazos
obras grandiosas en medio de la libertad y la alegra. Por eso
nuestro pas no slo es capaz de desarrollarse a pesar de la es-
casez de capital sino de ensear al mundo una nueva meto-
dologa para lo superacin del subdesarrollado.

g) El Per como Doctrina es una ideologia abierta y una fuen-
te inagotable de inspiracin.

El contenido de El Per como Doctrina que acabamos de
exponer es el que utiliz Fernando Belande Terry durante
su campaa poltica entire los aos 1956 y 1963. Los cinco pri-
meros principios fueron enunciadas por l antes de 1960 y
el ltimo en 1961. Su eficacia poltica no puede ser negada.
Hoy, Fernando Belande es Presidente del Per y Accin Popu-


1) Baudin, op cit. pg. 158









lar el ms grande y fuerte de los partidos nacionales.
Pero la ndole de la ideolog'a nos permit ver que se
trata de una ideologa abierta, no de un sistema cerrado como
es, por ejemplo, la ideologa marxista. Si El Per como Doc-
trina consiste en considerar a la tradicin y la historic del
pueblo peruano como fuente de inspiracin para la accin po-
ltica, es indudable que un studio profundo de nuestro pasado
y tambin de nuestro present, abre perspectives insospecha-
das. Las tradiciones populares, la historic de las naciones re-
velan la realidad de los hombres. Son por eso veneros inson-
dables porque la realidad humana es inagotable. El talent
individual puede agotarse, pero el poder creador del pueblo
no tiene trmino porque el pueblo es la encarnacin de la es-
pecie y por eso se renueva sin cesar. As el studio de las cos-
tumbres y de las realizaciones de nuestro pueblo en todas las
pocas, permit enriquecer cada vez ms el contenido de la
ideologa de Accin Popular. Como ha dicho Fernando Be-
lande Terry, nuestro gran maestro es el pueblo, el pueblo
verdadero. Son los humildes los que nos han enseado y
nos siguen enseando a leer el libro alucinante que se llama
Per. Nuestra ideologa es como un rbol que bebiendo la
savia que viene de las races y de los entraas de la tierra,
crece magestuoso y despliega cada da nuevas y ms fron-
dosas ramas...

En las lneas que siguen exponemos los primeros resul-
tados de esta bsqueda que permit encontrar en las expre-
siones ms directs y espontneas de nuestro pueblo fuentes
siempre nuevas de inspiracin para la praxis poltica exigida
por las circunstancias actuales. La mayora de los principios
ideolgicos que se exponen han sido ya vislumbrados por el
propio Belande, que los ha mencionado en diversas reuniones
partidarias y extrapartidarias, especialmente el del Estado de
Servicio y el del Pleno Empleo, pero no han sido aqu formu-
lados de manera sistemtica. Otros han sido propuestos por
diversos miembros del partido.

I.-Estado de Servicio


- o0 -









En la literature econmica de nuestros dios es frecuente
encontrar la expresin anglo-sajona welfare state, difcil de
traducir a otros idiomas. En castellano puede expresarse como
Estado Benefactor o Estado de Servicio. Con estas denomina-
ciones se quiere expresar que el Estado debe ser un instrumen-
to de bienestar colectivo, dedicado a servir a todos los ciuda-
danos sin discriminacin de grupos, cla6es, razas, sexos, etc.
De acuerdo con la tesis marxista el Estado es un rga-
n9 de opresin de clase, mediante el cual la clase superior im-
pone por la fuerza el orden econmico que favorece sus intere-
ses. Por eso el Estado debe desaparecer y la sociedad debe
coristituirse libremente, sin coacciones de ninguna especie. Esta
concepcin es completamente utpica pues, como lo demues-
tran la experiencia histrica y la propia teora sociolgica, es
impossible que una colectividad determinada exista si no se or-
ganiza de manera estatal, es decir, sobre la base de un cuerpo
legal que debe ser respetado y que exige por eso, la garanta
de la fuerza.
Pero tambin es cierto que histricamente los estados
han sido aprovechados por las classes dominantes con fines de
poder poltico y econmico. Contra esta situacin, la fociedad
Occidental ha reaccionado de manera cada vez ms definida,
hasta que, en los ltimos tiempos, sobre todo despus de los
dos ltimas guerras mundiales, ha forjado y ha comenzado a
realizar el ideal del Estado de Servicio, es decir de un Estado
que no sea rgano de dominio de clase sino rgano de servi-
cio al pueblo. El ideal del desarrollo, segn el cual deben tras-
formarse las estructuras sociales y econmicas para elevar el
nivel y el estilo de vida del pueblo, supone la existencia de un
Estado que procure el bienestar de todos los ciudadanos. El
ideal del Estado de Servicio es la expresin ms clara y ms
reciente de la decision del hombre modern de liberarse defi-
nitivamente de todo tipo de opresin, de explotacin y de me-
diotizacin. Hoy da constitute la meta inmediata de la his-
toria sin distincin de naciones o de tipos culturales.
Los incas implantaron un sistema que es anlogo a la idea
modern de Estado de Servicio. Desde luego, no puede coinci-
dir de manera total con el concept modern porque en el Im-
perio hubo un grupo privilegiado. Pero ya hemos visto que,

e1 -










en aquella poca, ninguna nacin de la tierra poda conside-
rarse libre de este tipo de organizacin social. Sin embargo,
lo notable del Incario es que fue el nico tipo de sociedad no
accidental que consider al Estado como un rgano de servicio
a la colectividad. (1).
No es necesario repetir lo que ya hemos dicho cuando
hemos hablado de la relacin de equilibrio hombre-tierra, de
la planificacin y de la justicia distributiva. Es innegable que
una sociedad en la que el Estado cuidaba de que todo hombre
tuviera la tierra necesaria para alimentarse, en que no hubo
pobres porque el Estado velaba por la salud y el bienestar
de todos los sbditos, en que se tomaban precauciones para
evitar las hambrunas, en las que se redistribuan las tierras
de las regions conquistadas para conservar el equilibrio eco-
nmico etc., fue una sociedad que consider al Estado no como
rgano de opresin sino como medio de servir a la colectivi-
dad.
Ms an, el Estado Incaico no slo organize de tal-ma-
nera el trabajo que se pudiese utilizar en beneficio de todos,
sino que cre verdaderos servicios pblicos, cuyo carcter de
beneficio colectivo es tan caracterstico que corresponde exac-



1) Sobre la concepcin del Estado de Servicio que tuvieron los In-
cas, vale la pena leer los siguientes prrafos de la Historia del
Per Antiguo, (op. cit.) del Dr. Luis E. Valcrcel. "El hombre
y la sociedad de los Andes bajo el Estado Imperial, dieron de
si el mximo de esfuerzo que correspondi a las expectativas de
sus creadores. Ellos concibieron el Tipo Ideal de un Estado
que funcionara como la gran empresa para el bienestar de to-
dos los hombres. Y, al mismo tiempo, construyeron la estruc-
tura que permitiria el funcionamiento de esa gran empresa"
(pg. 37, Tomo 1).
Y ms adelante: "Un pueblo como el peruano constantemente
amenazado por la falta de medios de subsistencia concentr to-
das sus energas en la tarea gigantesca de que fue poderoso ins-
trumento el Estado Imperial: conseguir que todos los hombres,
sin excepcin alguna, pudieran satisfacer ampliamente sus ne-
cesidades primordiales, objetivo no alcanzado por la humani-
dad .a travs de los siglos" (pg. 54).

62-









tamente al concept modern de Estado Benefactor. En algu-
nos casos se lleg tan lejos que los servicios ofrecidos en aque-
lla poca no pueden llevarse a la prctica en el mundo actual.
Por ejemplo su servicio de tambos o posadas. El estado ofre-
ca al viajero albergue y alimento durante el trayecto y para
ello construy una admirable red de hospedaje que caus la
admiracin unnime de los espaoles cuando se dieron cuen-
ta.de su existencia (1). Los incas fueron privilegiados y los bie-
nes materials y culturales de los altos funcionarios del Impe-
rio fueron muy superiores a los del hombre comn; pero la clase
dominant no tuvo el concept del enriquecimiento ni de la ex-
plotacin. Parte del trabajo del hombre comn se utiliz en
mantener el poder del Imperio, pero no se utilize para incre-
mentar la riqueza del grupo gobernante. El concept de enri-
quecimiento, de acumulacin de fortune que ha existido en ca-
si todas las civilizaciones asiticas y europeas, estuvo ausente
en el Tawantinsuyo. El hombre nunca fue considerado como
instrument para el enriquecimiento del hombre. Y la prueba
de esta asercin es que en el Imperio no hubo esclavos. (2).
En esto estn de acuerdo todos los historiadores, antiguos y
modernos.. La explotacin del suelo no se hizo a travs de la
explotacin del hombre. Los hombres trabajaron para alimen-
tarse y para que todas se alimentaran, incluso aquellos que
no estaban en estado de trabajar. Esto prueba que el Estado
orguniz el trabajo para servir a la colectividad. (3).

1) Garcilaso describe este sistema en el captulo XI del libro V de
sus Comentarios Reales. Menciona los albergues pblicos lla-
mados corpahuasi. Tambin en numerosos cronistas, en el libro
de Valcrcel se encuentran datos importantes sobre el tema.
(2) Baudin, op. cit. pg. 187.
(3) El Dr. Valcrcel sostiene la tesis de que la lite incaica no fue
propiamente una oligarqua. Al respect nos dice: "Sobre la
gran masa indiferenciada de gentes del pueblo, labradores to-
dos ellos, se iba formando la lite, que a diferencia de otras, no
constituy una oligarquia sino un grupo dirigente identificado
con su papel social que supo desempear con austeridad y efi-
ciencie".








II.-Poltica de ocupacin plena.


Uno de los peligros de la economa modern es la apa-
ricin peridico de la crisis o coyuntura. Cuando se produce
la crisis, los precious se derrumban, la produccin dismi.uye
aceleradamente, el intercambio se paraliza, y lo ms grave de
todo, se produce una desocupacin masiva. La desocupacin
es el efecto de la crisis, y constitute el aspect ms grave de
la inestabilidad del sistema econmico. Porque la desocupa-
cin significa que el sistema imperante no es capaz de ofre-
cer seguridad a todos los miembros de la colectividad, que el
Estado permit que una porcin apreciable de la ciudadana
quede abandonada de todo recurso, que se vea separada sin
culpa alguna de todos los beneficios que ofrece la vida social.
Un sistema econmico que permit la ocurrencia de tamaa
injusticia no puede aceptarse de ninguna manera.


A raz de la ltima crisis producida a fines de 1929,
los lericos de la economa comenzaron a buscar diversas so-
luciones al problema. De todas las teoras creadas con este
fin, una de ellas logr imponerse debido a su sencillez y a la
eficacia que demostr apenas se llev a la prctica: la polti-
ca de pleno empleo de Lord Manyard Keynes. De acuerdo a
los principios de la economa burgus-liberal, el Estado no de-
La intervenir para nada en las actividades econmicas de i
colectividad. Toda intervencin del Estado, ya fuera co-
mo promoter o como regulador era considerada como un
grave peligro para la buena march de la vida econ-
mica. Pero cuando la aplicacin continuada de la tesis
burgus-liberal llev a la economa del mundo a la tr-
gica crisis del 29, se tuvo que reconocer que algo fallaba en
el sistema. Y la folla era, evidentemente, la exclusion de la
accin estatal en el sistema econmico. Lord Keynes, propuso
entonces, una solucin simple: el Estado debe velar antes que
nada por el bienestar de todos los ciudadanos, y por eso no
puede permitir que exista el desempleo. Si la economa pri-
vada es incapaz de ofrecer oportunidades de trabajo, el Es-
64 -









todo debe ofrecerlas. Para ello es necesario crear fuentes ce
trabajo y el Estado puede hacerlo de diversas maneras, espe-
cialmente a travs de la intensificacin de las obras pblicas.
Cuando todos los ciudadanos en edad de trabajar tengan un
empleo definido, cuando el empleo sea pleno, no podr ha-
ber crisis, porque nadie quedar sin trabajo. El pleno empleo
proa.:rcionar a todo el mundo medios de compro y esto per-
mitir mantener el ritmo de la produccin y la estabilidad de
los precious.

El xito inmediato de la poltica de pleno empleo en In-
glaterra hizo que todos los pases la adoptasen. Y desde su
inic;acin, con la ayudo de la planificacin y de otros medios
auxiliares, se ha podido eliminar las crisis de manera defini-
tiva. La poltica de pleno empleo es por eso uno de los prin-
cipios de la economa modern que deben de implantarse ':e
todas maneras en todo sistema econmico que apunte al bien-
estar colectivo.

Es indudable que la estabilidad y la eficacia del siste-
ma econmico del Imperio Incaico se debi, al pleno empleo.
Uno de los hechos mejor establecidos de nuestra historic pre-
colombina fue la de la existencia de una poltica consciente
de pleno empleo. No exista en el Incario una teora econr-
mica en sentido modern, pero si existfa una concepcin cla-
ra de la manera como la colectividad deba enfrentarse a las
variaciones del sistema para mantener su estabilidad. La
planificacin, el almacenamiento, la adecuada distribucin y
redistribucin de los products, fueron fruto de una medita-
da poltica de equilibrio econmico. Y al lado de ellas, como
uno de los medios ms eficaces y conscientes para lograr un
equilibrio indestructible de la economa national, la mxima
productividad a travs del pleno empleo. Norma bsica del
sistema social y econmico del Antiguo Per es que todo ciu-
dadano deba contribuir con su trabajo a la produccin na-
cional. Este principio se aplicaba con tal universalidad y
estrictez, que hasta los propios funcionarios tenan que reali-
zar las faenas del campo al lado de los hombres y mujeres










comunes (1).


Es indudable que, adems de la concepcin econmica
de los gobernantes y del propio pueblo, la concepcin del va-
lor moral del trabajo influy en la poltica de pleno empleo.
Como hemos anotado al hablar del principio del Culto al Tra-
bajo los Incas concibieron el trabajo como un medio de per-
feccionamiento human. Trabajar no slo significaba contri-
buir a la produccin de los bienes que necesitaba la colectivi-
dad, sino adems realizarse cabalmente como hombre. El tra-
bajo no slo era considerado como un medio indispensable
para mantener el sistema colectivo, sino adems, como un fin
en s mismo, como algo que, si dejaba de hacerse, poda pro-
durir graves daos morcles al individuo y al grupo (1). Esto
nos permit asegurar que la poltica de pleno empleo en el
Antiguo Per tuvo un fundamento superior al de la modern
concepcin. Como ella tuvo un fundam.iAto terico, porque
consider que sin un empleo pleno es impossible lograr la pro-
ductividad necesaria para mantener el equilibrio ante las si-
tuaciones imprevistas que causan la coyuntura; pero adems
tuvo un fundamento tico porque consider que el trabajo es
un medio de ennoblecimiento del hombre y de humanizacin
iel mundo. La concepcin peruana del trabajo nos conduce
necesariamente a la concepcin de una sociedad en que na-
die pueda vivir sin trabajar y en que el respeto y las jerar-
quas se determine por la contribucin del individuo a la ca-
puaidad productive del grupo. El trabajo se nos revela, en la
fundamentacin peruana de la poltica de pleno empleo, como


1) Jalcrcel: Historia del Per Antiguo. Op cit. pg. 37. Tambin
pgs. 41 y 42. All nos dice Valcrcel con aguda percepcin que,
por esta razn (que los funcionarios trabajaban al lado de los
trabajadores comunes) en el sistema econmico y social del Pe-
r Antiguo, no hubo burocracia. Probablemente el Tawantinsu-
yu ha sido la nica nacin de la historic en la que existi urca
organizacin tan extraordinaria.

2) Ver la cita de El Imperio socialist de los Incas, de Baudin. 2-g).
.66 -










el valor ms alto del ethos colectivo. Por eso Fernando Be-
lande se ha inspirado en el Antiguo Per para iniciar, por
primera vez en nuestro pas una poltica de pleno empleo que
ha comenzado ya a dinamizar nuestra economa y a impri-
mirle una velocidad de autntico desarrollo.
Ill.-lntegrac:n (1).

Uno de los problems ms graves que aquejan a nuestro
pas es el del aislamiento de sus diversas regions. t4o slo
aislamiento geogrfico, sino aislamiento econmico, social, po-
ltico. El Per ha sido tradicionalmente el pas de los pueblos
olvidados (2), El olvido ha trado aislamiento. Pero no s o
el olvido. Las condiciones fsicas, histricas, econmicas, so-
ciolgicas, han conspirado desde el origen contra la integra-
cin.

Nuestro pas a pesar de su larga trayectoria histrica no
est suficientemente integrado. Es necesario coordinar la eco-
noma de todas las regions entire s, incrementar el poder cen-
tro! con las regions apartadas. Mientras los pueblos olvida-
dos sigan olvidados, el Per seguir siendo un problema para
s mismo. Por eso la idea de la integracin es una de las ideas
claves de todo movimiento poltico de renovacin. Es una idea
que aunque no figure en los documents oficiales ha sido plan-
teada y discutida muchas veces por Belande y por Accin Po-
pular. El Per no est bien integrado. Hay que integrarlo hasta
lograr la total coordinacin de todos sus elements constituti-
vos, tanto fsicos como humans y culturales. Desde luego, to-
do autntica integracin debe respetar los caracteres regiona-
les. Una integracin puramente centralista es ms bien una
desintegracin. La integracin slo es efecitva si la unidad se


1) La tesis de la integracin como una de las grandes meras ni-
cionales, ha sido planteada por el correligionario Jorge Len
Diaz, en el Primer Ciclo Ideolgico Regional del Norte de Ac-
cin Popular.
2) Frase de Belande citada en 1-c) I
67 -









logra aprovechando al mximo la vitalidad y el carcter de
las mltiples parties.

Si algo distingui al Imperio frente a otras realidades
histricas fue precisamente el grandioso sentido de integracin
que revelaron los Incas en todos sus actos. Conforme fueron
avanzando en la conquista y colonizacin del territorio del
Tawantinsuyu fueron integrndolo en una realidad unitaria (1).
La integracin se bas siempre en el aprovechamiento de los
elements regionales. Se respetaron las costumbres, la religion,
la cultural, y se aprovecharon al mximo los recursos fsicos de
produccin. En este process de integracin, se utilizaron todos
los instrurnentos de que disponen los grande imperios para
unificar los territories anexados. Se utilizaron, incluso ins-
trumentos Negales, lo que, en relacin al grado de desarrollo
cultural alcanzado fue un aporte de primera magnitude (2). Pe-
ro los Incas aplicaron procedimientos que sobrepasan en efi-
cacia y en rigor cientfico lo hecho por los dems imperios
universales. Nadie como ellos comprendi el principio ecolgico
de la integracin, es decir el principio de que la integracin
humana no puede lograrse si no se respetan las relaciones



(1) Al respect, el Dr. Valcrcel, describe lo siguiente: "El sentido
integrador del Imperio ha sido reconocido y admirado por los
historiadores que han estudiado el Antiguo Per". "La orga-
nizacin imperial tuvo modestos comienzos en la region que hoy
corresponde a los departamentos del Cuzco y Apurimac, all
por el siglo XI de nuestra era. Fueron largos los ensayos del
nuevo sistema poltico-econmico que inventaron los Incas y s-
lo despus de haber alcanzado un considerable desarrollo, se
emprendi la audaz cruzada de integracin cultural que asegu-
rara el xito de dicho sistema". Para el ilustre historiador pe-
ruano, la integracin no slo fue una realidad, sino que fue la
condicin del xito de todo el sistema. Luis E. Valcreel. His-
toria del Per Antiguo. Op. cit. pg. 15. Tomo 1.

(2) Toynbee llama al sistema legal incaico LEGADO PRECIOSO y
consider que fue mal aprovechado por los espaoles. Op. cit.
Parte VI. Estados Universales. Tomo Vil (segunda parte) pg. 365.

.- .01 -










de los hombres con su medio geogrfico originario.
Para lograr la unidad de las nuevas regions con el
cuerpo politico del imperio, los Incas dividieron el territorio en
los famosos cuatro suyos. Pero esta division no fue product
de la mero division del trabajo para simplificar la labor ad-
ministrativa. En la base de la division imper el concept ae
que era necesario ubicar a los sbditos del imperio de acuer-
do con su capacidad de adaptarse al medio. Cada suyu fue
una region con un clima caracterstico, coi reciu-sos determi-
nados por dicho clima y con habitantes plenamente adap-
tados al medio (1). Por eso, la historic y p vez ms, es fuen-
te de inspiracin para resolver ". o de nuestros problems
polticos ms urgentes: el d- ', plena integracin geogrfica y
cultural del Per.

IV Funcin social de la propiedad

La consecuencia inmediata del desgarramiento inicial fue la
separacin de los miembros de la colectividad en dos grupos, el
dominant y minoritario -que se consider a s mismo supe-
rior- y el dominado, que fue condenado por el primero a
ser el grupo inferior. El grupo dominant, por el mero hecho
de serlo, impuso un sistema social orientado a perpetuar su
dominio. En lo econmico acumul la mayor parte de la rique-
za y cre una estructura legal para sancionar e institucionali-
zar esta acumulacin. Transform en propiedad toda la rique-
za que arrebat a la mayora dominada y la distribuy' de
manera que slo los miembros del grupo pudiesen ser verda-


(1) Sobre el sentido integrador de los incas y sobre su concepcin
de la relacin del hombre con el medio ver los notables tra-
bajos de Manuel Valle. Dualismo Racial-Morforraza y termorra-
za. Ediciones del Instituto de Estudios Humanos. Lima, 1961.
Biological bases of Race, Culture and History. Human Life Zo-
nes. Editado por la Universidad de San Marcos. Lima 1960.
Ver especialmente: La errada interpretacin europea frente a
la autntica concepcin indgena. XXXVI Congreso Internacio-
nal de Americanistas. Madrid 1964..
v,!68 -








deros propietarios. Cuando consider que sus necesidades es-
taban satisfechas, dej a ciertos elements de la mayora en
posesin de tierras, respetando, en principio, el concept co-
munitario de la sociedad autctona. Otros miembros de la ma-
yora lograron conservar sus tierras porque estaban demasia-
do lejos de los lugares explotados por los hombres venidos de
Occidente. Pero a travs de los aos, conforme crecan las ne-
cesidades del grupo dominant, se iba apoderando de las
tierras que, haba dejado a los conquistados. El paso de la
Colonia a Ja Repblica en lugar de mejorar la situacin la
empeor. Las concepciones liberals de los criollos que ha-
ban forjado la Independencia tuvieron por efecto la disolu-
cin legal de las comunidades que an quedaban. El apego
increble a sus tradiciones salv a los comuneros de ser des-
pojados totalmente de sus tierras. Pero el desmembramiento
adquiri mayor rapidez. Desde entonces hasta el present, a
pesar de que el Estado termin por reconocer los derechos de
los comuneros a sus tierras, el despojo ha continuado sin tr-
mino.
La situacin creada contribuy a implantar determi-
nadas convicciones oficiales sobre la propiedad y la riqueza.
La propiedad se consider como algo sagrado e intangible
y se crey, con toda ingenuidad, que el Estado y las leyes
tenan como principal funcin la de proteger la propiedad
del grupo dominant. Se estableci que la propiedad poda
ser acumulada sin lmites y que nadie tena el derecho de
objetar esta acumulacin, siempre y cuando fuera obte-
nido de acuerdo con el sistema legal imperante. Desde luego, de
acuerdo con la evolucin del mundo occidental, en nuestro
medio se comenz a modificar esta situacin mediante leyes
sociales. De esta manera el sistema comenz a evolucionar
y la riqueza comenz a redistribuirse de manera indirect a
travs del impuesto. Pero el grupo minoritario conserve siem-
pre su dominio sobre la mayor parte de la riqueza national,
y sigui considerando, sobre todo en relacin a la tierra, que
la propiedad es algo que puede acumularse sin lmite y que,
una vez adquirida, es intangible.
Frente a esta concepcin, la tradicin y la historic de
Mu -tro pueblo ofrece un planteamiento muy diferente. Para

# -








los antiguos peruanos la propiedad tuvo un carcter social.
Para ellos la propiedad no fue algo sagrado e intangible,
que poda acumulQrse sin trmino y que una vez adquirido
no poda ya tocarse, sino algo que deba utilizarse de acuer-
do con el inters de la colectividad. En la Sociedad Andina
se consider que la propiedad deba ordenarse dentro del
sistema social. Y esta concepcin se aplic universalmente,
porque, como lo muestra la historic, incluso la propiedad del
Sol y la del Inca tuvieron carcter social. Una apreciable par-
te de ambas propiedades se utiliz para distribuirla a la co-
lectividad. La del Inca se acumulaba en los silos y se distri-
bua en casos de hambruna o de otras calamidades y la del
Sol se utilizaba para hacer frente a las necesidades de los
incapacitados para el trabajo (1).

No debe creerse sin embargo que no existi el con-
cepto de propiedad individual. Hasta los ms humildes sb-
ditos fueron propietarios: Cada hombre posey por lo menos
un tupu (algunos tenan ms porque conservaban las tierras
de sus hijas cuando se casaban) (2). Cada mujer posey me-
dio tupu. Los poseedores eran propietarios absolutos del pro-
ducto de su tierra, y en este sentido pueden ser considera-
dos como propietarios de las mismas tierras, porque con-
servaban un tupu a travs de today la vida. Adems de la tie-
rra los sbditos del Imperio fueron propietarios de la caso
en que vivan, de un nmero determinado de animals do-
msticos, de todos los rboles frutales que podan sembrar
en sL tierra, de los enseres domsticos (3).

Puede considerarse que la propiedad estaba demasia-
do limitada, pero ello se debe a que la productividad, a pe-
sar de que las tcnicas agrarias eran excelentes para la po-
ca, era tambin limitada. Si se aplica el mismo criterio de
un sistema en que la productividad debido al empleo de la
tcnica modern, alcance proporciones occidentales, los ciuda-

(1) Comentarios Reales. Op. cit. libro Quinto. Cap. XIV
(2) Comentarios Reales. Libro Quinto, Captulo III
(3) Ibid
-TI-









danos pueden trasformarse en propietarios de un nivel eleva-
do. Aplicando el criterio incaico, la mayora productora debe-
ra ser propietaria de la tercera parte de lo producido en la
colectividad, lo que es enorme. Ms an si se tiene en cuen-
ta que una buena parte de los otros dos tercios se redistri-
buye entire el pueblo (1).
Es adems sumamente important observer que la pro-
piedad se consideraba como un derecho bsico del indivi-
duo. No como un derecho de acumulacin y de abuso, pero
s como un derecho inalienable, que poda armonizarse con el
bienestar colectivo. En este sentido puede incluso pensarse que
la Sociedad Incaica y, en general, Andina, tuvo un concept
ms profundo de la propiedad que la Sociedad Occidental,
porque estableci como norma que todo individuo, incluso has-
la el ms humilde y el ms intil, fuera propietario. No hubo
sbdito que no fuera propietario en el Imperio. En esto la So-
ciedad Incaica se diferencia radicalmente de la Occidental en
la que se consider possible que un hombre no tenga ningn
bien. La Sociedad Occidental en la poca de la Conquista y
durante la etapa del capitalism primitive tuvo un concep-
to paradjico de la propiedad. De un lado la consider co-
mo una institucin sacrosanta e intangible, y de otro consi-
der que los hombres podan ser desposedos de toda pro-
piedad, que podan nacer y vivir sin ella. En cambio en el
Imperio fue absolutamente inconcebible que un ser human
no fuera pr->pietario (2). Es evidence que esta concepcin, crea-
cin original de la Sociedad Andina, que fue la nica en el


(1) En trminos modernos esto significara que los dos tercios de
las utilidades no distribuidos directamente a los trabajadores,
serian distribuidas parcialmente por medio del impuesto. La idea
de considerar los tercios en que se distribua y redistribua la
produccin del Imperio Incaico como una possible pauta para la
distribucin y redistribucin de las utilidades en una sociedad
en la que existe la empresa privada, es de Enrique Mendoza,
Secretario del Comit Departamental de Accin Popular en Are-
quipa.

(2) Baudin. El Imperio Socialista de los Incas. pe. 164.

72 -









mundo entero que tuvo y que realize el ideal de que todos
sus miembros fueron propietarios, permit superar los proble-
mas creados por el capitalismo de viejo cuo y es una fuen-
te de inspiracin eficaz para reestructurar la propiedad, con-
siderndola como una institucin que debe universalizarse, pe-
ro que debe limitarse y canalizarse de acuerdo con el inte-
rs general de la colectividad.

V La sociedad just
De todos los problems polticos que se ha planteado
el ser human a travs de los tiempos, el ms important de
todos, es sin duda, el del tipo de sociedad que debe estable-
cerse sobre la Tierra. Porque del concept que se tenga sobre
lo que debe ser esta sociedad depend en ltimo trmino
la conduct poltica. El hombr modern ha llegado a conce-
bir un tipo de sociedad ideal que es superior a las diversas
sociedades histricas que han existido en el pasado o que
existen todava. Este tipo ideal de sociedad, superior a todo lo
existente, es lo que la filosofa poltica de Occidente ha denomi-
nado la sociedad just. La sociedad just se caracteriza por-
que en ella quienes ejercen el gobierno no fundan su autori-
dad en la fuerza, en la costumbre, en la sangre, en el dine-
ro o en una forma cualquiera de arbitrariedad, sino exclusi-
vamente en su capacidad de servir. Los miembros de la colec-
tividad, libremente, eligen a quienes deben gobernar, por-
que son los mejores intellectual y moralmente. Cada cierto
tiempo, las autoridades pueden ser renovadas en caso de que
no hayan satisfecho las expectativas de la comunidad. La re-
novacin peridica se hace para evitar que un cargo cuya
nica finalidad es servir, se utilice para saciar el afn indi-
vidual de dominio o de lucro. Cuando en una sociedad los
cargos de gobierno, es decir, de poder, se confieren de la
manera descrita, se dice que en ella las jerarquas son fun-
cionales. Funcionales, porque quienes ocupan las jerarquas,
lo hacen porque han sido elegidos para ellas debido a su
capacidad de servir, lo que supone que el medio -la jerar-
qua- est adecuada al fin -el'servicio.
Si buscamos en la tradicin o la historic del pueblo








peruano una fuente de inspiracin para resolver el proble-
ma del tipo de sociedad que debemos implantar, hallamos
que los antiguos peruanos haban avanzado un largo trecho
hacia la sociedad just. Ya hemos visto cmo, a pesar de que
en el Tawantinsuyu existi una casta dominant, toda la
organizacin del Estado estuvo sin embargo orientada hacia
el cuidado del individuo (1). Los incas concibieron su gobier-
no como una misin de servicio y su principal preocupacin
fue la de que todos sus sbditos pudieran alimentarse y sen-
tirse miembros de una colectividad que jams los abandona-
ba. Por eso el Estado Incaico ha sido el precursor del moder-
no estado de servicio. El estado de servicio es la condicin ne-
cesaria de la sociedad just, porque no puede concebirse este
tipo de sociedad con un estado que sea instrument de opre-
sin de clase (2).
Pero aunque ninguna sociedad antigua avanz tanto
hacia la sociedad just como el Imperio no puede considerar-
se que realize el ideal, porque las jerarquas fueron heredi-
tarias (3) y hubo un grupo mayoritario que no poda aspi-
rar a ellas. No obstante, no necesitamos salirnos de nuestra
propia realidad para encontrar la fuente de inspiracin que
permit fundamental nuestra exigencia de una sociedad just.
Porque nuestra tradicin, como hemos anotado repetidas ve-
ces, es no slo la tradicin prehispnica sino tambin la tra-
dicin de la Colonia y de la Repblica. Y nuestro pueblo, al
iniciar una nueva etapa despus de la Conquista, encontr
una forma de vida y de trabajo totalmente original, que es
un verdadero modelo de libertad y de justicia. Al quedar

(1) Ver esta Primera Parte, 2-c), d), f).

(2) Sobre la relacin especialisima entire el estado y el individuo
que existi en el Imperio, relacin que permit considerar a la
Sociedad Andina como una sociedad centrada en el hombre, Vl-
crcel: Historia del Per Antiguo, pg. 37 Ver tambin esta
Primera Parte 5-b), c), d).

(3) Algunos historiadores, entire ellos Valcrcel creen que la he'
rencia no fue el nico criteria de sucesin en el Imperio In-
caico. Sin embargo no puede negarse que tuvo gran importancia.

74 -








abandonadas, nuestras comunidades se organizaron de tal
manera que ninguno de sus miembros fuera abandonado den-
tro del grupo; al ser sojuzgadas, crearon un sistema interno
de libertad; al ser explotadas, crearon una forma de trabajo
en que fuera impossible la explotacin. Al vivir en una socie-
dad esencialmente injusta, el campesino peruano cre una so-
ciedad esencialmente just. Gracias a esta increble reaccin
ante el desmoronamiento de su viejo sistema, pudo sobrevi-
vir a travs de los siglos y conservar costumbres y tradiciones
que hoy da nos sorprenden por su vitalidad y su posibili-
dad de aplicacin a la solucin de problems que, en apa-
riencia, nada tienen que ver con la vieja realidad autcto-
na (1). El indio peruano se refugi en su comunidad y all
cre un sistema extraordinario de convivencia humana. Cre
un procedimiento para elegir a las autoridades mediante la
participacin de today la colectividad, y esto permiti que las
ierorquas tuvieron carcter funcional, es decir, que fueron
seleccionadas por su capacidad d eservir (2). Sigui aplican-
do las normas tradicionales y sagradas del trabajo colecti-
vo, mediante las cuales cada miembro de la colectividad tra-
bajo para todos los dems. La minka y el ayni, originarios de
la Sociedad Andina y sin lugar a dudas su expresin ms di-
recta y constitutiva, evolucionaron hacia una forma de traba-
jo a la vez colectivo y libre en la que participaron todos los
miembros del grupo social. Autoridades elegidas por los miem-
bros de la colectividad, jerarquas funcionales, trabajo colec-
tivo en el que todos trabajan para todos de manera que sea
impossible la explotacin, trabajo libre y voluntario que impi-
de la injusticia de la imposicin arbitraria de tareas, integra-
cin total al grupo que hace impossible el abandon y el
exilio social, he aqu los rasgos esenciales de today sociedad
just. El Per como Doctrina, incluye as entire sus principios,


(1) La explicacin de la eficacia de las soluciones que dio el pe
ruano autctono a sus problems para resolver nuestros proble-
mas actuales, se desarrolla en 5, b), c) y d).

(2) Sobre est tema ver el siguiente pargrafo 2-b) V
75 -









de manera ostensible, el ideal de sociedad just y extrae este
ideal de las ms hermosas y significativas tradiciones de
nuestro pueblo.

VI Democracia

El-ideal de la sociedad just, impone, como consecuen-
cia necesaria, el ideal de la democracia. Porque, la sociedad
just es aquella en la cual las jerarquas son funcionales, y
en que las personas que ocupan las jerarquas son elegidas
mediante la participacin de todos los miembros de la colec-
tividad. Pero las personas que ocupan las jerarquas son
aquellas que efectan las decisions, es decir, los que gobier-
nan. De manera que elegir a las personas que ocupan las je-
rarquas mediante la participacin de toda la colectividad,
es elegir democrticamente a los que gobiernan. La esencia
de la democracia, es, precisamente, la eleccin libre de los
gobernantes por todos los miembros del grupo gobernado.
Esta condicin es necesaria, pero no suficiente. En una socie-
dad en que las jerarquas son funcionales las oportunidades
deben ser las mismas para todos sus miembros, porque de
otra manera es impossible realizar la seleccin de manera efi-
caz. Si las oportunidades no son iguales para todos, enton-
ces existen individuos que tienen mayores ventajas que
los dems ciudadanos por el solo hecho de su condi-
cin social, o sea, tienen privilegios que les confieren una
ventaja insobrepasable en el punto de partida. En este caso
es eviderte que los que pertenecen al grupo privilegiado,
debido a9su superior formacin, pueden dar la impresin de
ser ms capaces que los que pertenecen a los grupos no pri-
vilegiados, sin serlo efectivamente.
Vemos, pues, que el ideal de sociedad just que se de- -
riva de considerar a la minka como la expresin ms carac-
terstica de la Sociedad Andina, impone el ideal de sociedad
democrtica. Sin embargo no es necesario partir de la socie-
dad just para llegar a la democracia, pues el anlisis de la
propia minka nos conduce directamente a ella. En efecto, en la
minka, todos los miembros del grupo participan en la elec-

76 -









cin del qollana, es decir, de la persona que ejerce la autoridad
durante la faena colectiva, y el elegido es el que ha demos-
trado mayores condiciones. Debido a que los miembros del
grupo que realize la minka estn situados en una condicin
homognea, es possible que la eleccin recaiga, efectivamente,
sobre el de mayores condiciones intelectuales y morales. O
sea, todos los miembros del equipo, tienen la misma oportu-
nidad de ser elegidos.
Pero hay ms an. De acuerdo con los relatos de nu-
merosos cronistas, en el Antiguo Per existi una interesante
trad .'in democrtica. En diversas regions las decisions co-
leci. de importancia se asuman despus de escuchar a
la c.samblea de la comunidad que estaba integrada por los
hombres y las mujeres hbiles. Esta institucin se denominaba
el camachico y era tan vigorosa que los Incas tuvieron que
respetarla. Hubo es cierto, en el Imperio, un poder central que
impona las decisions supremas. Pero se respet la institu-
cin para las decisions que ataan asuntos exclusivos de
la comunidad. El Curaca no tena poder arbitrario sino que
deba someterse a las decisions de la asamblea en la que
participaban todos los miembros adults de los ayllus (1). En
algunos casos la asamblea lleg hasta a elegir a la autoridad
local, y esta costumbre existi durante el Imperio (2) (3).


(1) Sobre el CAMACHICO, Valcrcel nos dice lo siguiente: "Otra
particularidad poltica del Estado Inca es que en la infraestruc-
tura de las comunidades o Ayllus funcionaba la institucin del
Camachico, es decir, la asamblea integrada por hombres y mu-
jeres mayores de edad que se reuna para ocuparse de los asun-
tos propios del grupo, cuyos acuerdos guiaban la accin del
curaca". Historia del Per Antiguo. pg. 42. Tomo I. Ver tam-
bin Metraux, Les Incas. Op. cit. pg. 55.

(2) Referencias a este tipo de eleccin se encuentran en las
Informaciones que mand efectuar el Virrey Francisco de To-
ledo; tambin en las Crnicos de Sarmiento de Gamboa y del
Licenciado Polo de Ondegardo.

(3) CAMACHICO es la expresin espaolizada de KAMACHI-
KUQ, nominalizacin del verbo KAMACHIKUY. KAMACHIKUY

77 -










Un hecho que confirm la version de los cronistas es
la existencia del camachico en las actuales comunidades cam-
pesinas del Per. Los comuneros se constituyen en asamblea,
integrada por los hombres y mujeres adults, para elegir a sus
autoridades y para temar todas las decisions que afectan de
manera important a la colectividad. Es cierto que los espa-
oles fomentaron esta costumbre y que vieron en ella una
posibilidad de imponer la institucin del cabildo. Pero no
la crearon. El camachico era una institucin que exista cuan-
do los espaoles llegaron a nuestras costas y cuyo origen es,
con toda seguridad, anterior al Imperio Incaico (1).

Lo ms notable de todo es que la tradicin democr-
tica heredada del Antiguo Per, no slo se mantiene duran-
te la Colonia y la Repblica, sino que se perfecciona. Des-
pus del colapso del Imperio en lugar de evolucionar hacia
un rgimen arbitrario, todas las comunidades, cercanas y le-
janas, desarrollan formas democrticas de extraordinaria pu-
reza. Las comunidades lejanas, cuando estuvieron libres de
la presin de la Corona, y luego del gobierno o de los ga-
monales, vivieron una vida autnticamente democrtica, en
que las jerarquas se constituyeron mediante la votacin de
la totalidad de los miembros hbiles del grupo y se fundaron
en la reconocida capacidad de servir. Este tipo de democra-
cia, creacin original del pueblo peruano, es superior a la
democracia helnica que fue privilegio de un pequeo grupo

viene a su vez de KAMAY que significa mandar, ordenar y de
los sufiios VYUY y CHI. KUY funciona como particula de reflexi-
vidad pero tambin como sufijo enfatizador. CHI es un sufijo
oue indica que se hace realizar lo que el verbo significa. Ejm.
RIMAY, hablar, RIMACHIY, hacer hablar, YACHAY, saber, YA-
CHACHIY, hacer saber, es decir, ensear. Si KAMAIKUY expre-
sa con nfasis la accin de mandar, KAMACHIKUY debe signifi-
car HACER MANDAR. Y esto era precisamente lo que hacia
la asamblea. La asamblea al tomar decisions le confera mando
a la autoridad individual, la hacia mandar.

(1) Er el cabildo, por otra part, slo intervenan los hombres
libres.
-78-











que explot el trabajo de una mayoria de esclavos, y de la
cual -las mujeres estuvieron rigurosamente excluidas. La tra-
dicin democrtica, profundamente enraizada en el alma del
comunero, explica su pasin por la libertad y es la fuente
de inspiracin de la democracia peruana (1). Nuestro pue-
blo encuentra en si mismo el fundamento de su propia de-
mocracia.

3.- Derivacin de los dems principios ideolgicos

a) Principios~y consecuencias ideolgicas

Hemos visto que la nica ideologa de Accin Popular
es El Per como Doctrina. Y hemos dicho que de ella se deri-
van todos los principios ideolgicos que han sido enunciados
con denominaciones precisas ya sea por el propio fundador
del partido o en diversas publicaciones partidarias, folletos,
idearios o studios del equipo ideolgico (2). Estos principios
ideolgicos son dos: La conquista el Per por los peruanos y la
definicin de Accin Popular como un partido Nacionalista,
Revolucionario y Democrtico. A continuacin mostramos de
manera intuitiva cmo pueden derivarse estos principios del
Per como Doctrina (3).


(1) Dato interesante relacionado con el carcter esencialmente li-
bre del comunero es el significado de la palabra MINKA. MIN-
KA viene de minkay que significa invitar. El trabajo colectivo
es considerado por el comunero como una INVITACION, es de-
cir, como una solicitacin a su libertad.

(2) Primera Seccin, I-a) pg.

(3) Desde luego la derivacin se hace de manera INTUITIVA, es
decir, utilizando el lenguaje comn y empleando un razonamien-
lo abreviado. Pero, en principio, puede hacerse de manera rigu-
rosa, empleando un lenguaje semi-formalizado. En ltimo trmi-
no puede alcanzarse una formulacin complete o casi complete,
pero se trata de aloo dificil y complicado. Hasta el moment
no hay ninguna ideolcgca que present sus derivaciones de ma-
nera formalizada.










b) La Conquista del Per por los Peruanos

El Per como Doctrina exige la transformacin de nues-
tro pas para que se puedan realizar las metas exigidas por
los principios que acabamos de exponer. El equilibrio hombre-
tierra, la justicia distributiva, el Estado de Servicio, el mesti-
zaje de la economa (dinamizacin del polo *subdesarrollado
mediante mtodos originales), etc., imponen metas definidas
que no pueden cumplirse sin un aumento en la utilizacin de
los medios naturales disponibles. El equilibrio hombre-tierra,
por ejemplo, nos lleva a la reform agraria que consiste en
el aumento de la productividad del agro y en la incorpora-
cin de nuevas tierras de cultivo. Ambos aspects de la refor-
ma no pueden llevarse a cabo si no se aumentan los insumos
de la industrial necesarios al product agrcola. Pero estos in-
sumos slo pueden incrementarse a travs de un aumento to-
tal de la produccin national. Asimismo, la justicia distri-
butiva exige la participacin del pueblo en el product de
su trabajo. Pero esta participacin no itene significado sino
a travs de un aumento de la produccin, porque, en las
actuales condiciones, por ms profundas que sean las refor-
mas que se hagan, el product national no alcanza a satis-
facer las necesidades de la mayora. La dinamizacin del po-
lo subdesarrollado se est haciendo ya mediante la coope-
racin popular. Pero la forjacin de la infraestructura impo-
ne necesariamente la ampliacin de la estructura productive,
pues de otra manera, no puede superarse la emigracin del
interior hacia las grande ciudades que es uno de los facto-
res ms negativos del subdesarrollo. Todas las exigencias im-
puestas por los principios enunciados nos conducen, as, a un
aumento de la produccin y sta slo puede lograrse incor-
porando al sistema la mayor cantidad possible de nuestros
recursos naturales.

El caso del Per es especialmente significativo. Po-
tencialmente nuestro pas tiene fabulosas riquezas naturales.
Pero slo las hemos aprovechado en escasa proporcin. Ello
se debe a dos factors: a las dificultades que present el te-
o -









rritorio y al hecho de que el pas ha estado gobernado por
un grupo que no tena inters en promover un verdadero
desarrollo porque el desarrollo impone de manera inevitable
cambios econmicos, sociales y polticos irreversibles. Esta si-
tuacin es incompatible con los principios de El Per como Doc-
trina. Por eso, si queremos realizarlos, tenemos que dominar
la resistencia que present nuestro territorio. Tenemos que lle-
var a cabo una verdadera hazaa, una verdadera conquista
del Per por los peruanos.
Belande es claro y explicito sobre esta gesta que de-
be ser realizada por nuestro pueblo:
"Cabe preguntarse ahora, en plena era republican y
en medio de una unidad national y racial ya lograda por el
denominador comn del mestizaje, fusin de dos cultures, si
.los peruanos hemos logrado conquistar nuestro territorio, y
la respuesta result negative" (1).
Y, ms adelante:
"La incorporacin de la Montaa Alta a la economa
national -no en uno que otro punto sino en today su exten-
sin, de norte a sur- es la gran batalla que an no se ha
librado en el Per. Y esa gran batalla tendremos que pelear-
la y ganarla nosotros mismos, con dos grande divisions: la
juventud civil y la juventud military (2)
Belande da, as, un carcter pico a la batalla por
el dominio del Per como naturaleza. Y tiene la idea, com-
pletamente nueva en la ideologia peruana, de considerar que
la Fuerza Armada tiene un papel fundamental en esta con-
quista que tenemos que hacer los peruanos de nuestro pro-
pio pas. La cooperacin civil-militar, cuya accin inmediata
est en la conquista de la selva, significa una integracin pro-
funda entire el element military y el element civil de nues-
tra nacionalidad. Esta cooperacin del element military es una
exigencia de nuestra propia condicin de subdesarrollo. En
los pases subdesarrollados la exigencia de capitalizacin a
travs de la forjacin de la infraestructura es tan imperiosa

(1) Fernando Belande Te ry: LA CONQUISTA DEL PERU POR
LOS PERUANOS" Op. ct. pg. 17.
(2) Ibid. pgs. 117, 118.
81 -









que es imprescindible aprovechar todas las fuerzas que son
capaces de contribuir a la transformacin y aprovechamiento
de la naturaleza.
Pero la Conquista del Per por los Peruanos no slo se
deriva de El Per como Doctrina en el sentido de una conquis-
ta material. Si se quieren realizar los principios expuestos,
es imprescindible realizar profundas trasformaciones econ-
micas, sociales y polticas. No basta aprovechar al mximo
los recursos naturales para implantar entire nosotros el
equilibrio hombre-tierra o la justicia distributiva. Ms an
la conquista de nuestro territorio no puede llevarse a cabo
mientras el grupo gobernante se afane por conservar una si-
tuacin de privilegio basada en la existencia de estructuras
rgidas. Para conquistar nuestro propio territorio, para im-
plantar el equilibrio hombre-tierra, la justicia distributiva, la
dinomizacin de nuestro polo de subsistencia, el Estado de
Servicio, en una palabra, para realizar la meta de la sociedad
just inspirada por la tradicin del trabajo comunitario y libre
de nuestro pueblo, es necesario que se efecte un cambio en
la estructura del poder. Y para que este cambio sea possible
tenemos que poner en manos del pueblo el control del dina-
mismo poltico, porque slo de esta manera se puede reali-
zar la trosformacin de las estructuras sociales y econmicas.
Pero esto no es otra cosa que poner en manos del pueblo
peruano el propio Per. Para que el pueblo del Per pueda
ser dueo de sus propios destinos, debe conquistar el poder.
Y conquistar el poder, es conquistar el pas. Para realizar
los principios de El Per como Doctrina, el Per debe ser con-
quistado por los peruanos. Esta conquista es double. Es mate-
terial, como dominio pleno de nuestros recursos naturales y
es poltica y socio-econmica como dominio pleno del poder
a travs de una adecuada transformacin de estructuras. La
transformacin de estructuras coordinada con la utilizacin
mxima de los recursos materials se denomina desarrollo. La
Conquista del Per por los Peruanos es la conquista de nuestro
desarrollo. De all su funcin bsica en la ideologa de Accin
Popular.
Es important observer que La Conquista del Per por
los Peruanos se puede incluir de double manera entire los prin-










cipios ideolgicos del Per como Doctrina. La primer es de-
ducindolo de los otros principios, tal como lo acabamos de
hacer. La segunda es considerndolo directamente como princi-
pio, porque la historic y la tradicin de nuestro pueblo nos
sugieren la idea de que los peruanos debemos conquistar nues-
tro propio territorio. En efecto, pocos pueblos han sabido uti-
lizar sus recursos disponibles como los antiguos peruanos. La
tcnica agraria, las gigantescas obras de ingeniera hidruli-
ca, la inmensa red de cominos, etc., que existieron en el An-
tiguo Per son un testimonio indiscutible.

Pero un hecho menos conocido es que en el Imperio
la Fuerza Armada colabor de manera sistemtica con el ele-
mento civil para la colonizacin de las nuevas regions con-
quistadas. Sobre esta notable accin, nos dice Volcrcel:


"Pero no slo era misin del ejrcito hacer uso de sus
armas para el ataque y para la defense, sino que tenia im-
portante papel como vanguardia civilizadora, pues a l se le
encomendaban labores tales como el levantamiento de ma-
pas en relieve, de censos de poblacin y recursos, de reco-
pilacin de datos necesarios para planificar el desarrollo
econmico de la comarca". (1).


Es evidence que, en el coso concrete de la cooperacin
cvico-militar, la historic peruana puede ser considerada co-
mo una fuente de inspiracin para concebir un principio de
accin estatal de la mayor importancia para nuestro desarro-
llo. Por eso La Conquista del Per por los Peruanos puede con-
siderarse como un principio ideolgico ms al lado de los an-
teriores. Sin embargo hemos preferido deducirlo de ellos, por-
que es importance mostrar el carcter de sistema de nuestra
ideologa, haciendo ver cmo. partiendo de algunos de sus


(1) Velcrcel. Historia del Per Antiguo. Op. cit. pI. 47.









postulados, es possible derivar nuevos principios de modo pura-
mente deductivo. Y, adems, porque el process de la deduc-
cin revela un aspect implcito de La Conquista del Per por
los Peruanos, a saber: que este principio no se limit al aspec-
to material de la utilizacin de los recursos disponibles sino
que exige un cambio profundo en la estructura del poder.
Pero la riqueza de contenido del principio es tan gran-
ae que no se agita en el aspect poltico.-
De La Conquista del Per por los peruanos, se deriva una
consecuencia negative. Contrario sensu, si el Per debe ser
conquistador por los peruanos, no debe ser conquistado por
fuerzas ajenas a nuestra nacionalidad. No debe ser conquis-
tado en ningn sentido, ni polticamente, ni econmicamen-
te, ni militarmente, ni ideolgicamente. La Conquista del Pe-
r por los Peruanos significa un rechazo tajante de today in-
fluencia extranjera para resolver nuestros propios problecmas.
Por eso Accin Popular rechaza de plano toda intervencin
de Estados Unidos, la Unin Sovitica, China Comunista, Cuba
y cualquier otro pas, sea cual fuere y est en la region del
mundo que estuviere en la solucin de nuestros asuntos. La
Conquista del Per por los Peruanos significa que nosotros
buscamos una solucin peruana a los problems perua-
nos. Y esto coincide necesariamente con el planteamiento -e
El Per como Doctrina que consiste en inspirarse en la histo-
ria y la tradicin para encontrar soluciones a nuestros pro-
blemas politicos. Resumiendo, debemos decir que de El Per
como Doctrina se deriva racionalmente La Conquista del Per
por 'os Peruanos y que esta conquista es double: una conquis-
to der ,oder poltico y econmico por el pueblo y una conquis-
ta dL nuestros propios recursos naturales. Adems, de su ca-
rcter positive de afirmacin de la voluntad del pueblo y de
utilizacin y recuperacin de lo nuestro, se desprende el re-
chazo de today influencia extraa en la solucin de nuestros
propios problems.

c) Accin Popular es un partido nacionalista, revolucionario
y democrtico

Las tres notas esenciales de Accin Popular se derivan
-84-









de El Per como Doctrina de manera tan inmediata como La
Conquista del Per per los Peruanos. Que Accin Popular es
un partido nacionalista se deriva del hecho que El Per como
Doctrina sea su ideologa. Un partido cuya ideologa se ins-
pira en la historic y las tradiciones del pueblo de su pas
*iene necesariamente que ser nacionalista. Los partidos no
nacionalistas o de corte international tienen ideologais des-
conectadas de nuestra realidad social, como por ejemplo
el marxismo o el aprismo (Alianza Popular Revoluciona-
ria Americana). Pero El Per como Doctrina ha nacido en
funcin del Per y su objeto es resolver los problems ae!
Per. Es por eso profundamente nacionalista. El Per como
Doctrina es la afirmacin ms radical y apasionada que se
ha hecho de la dignidad y la grandeza del pueblo peruano,
y es por eso, la ms nacionalista de todas las ideologas que
han existido en nuestra historic (1).


La demostracin de que Accin Popular es un partido
revolucionario es tambin inmediata. Basta meditar sobre el
contenido de El Per cbmo Doctrina para comprender que exi-
gencias tales como la realizacin del equilibrio hombre-tie-
rro, de la justicia distributiva, del Estado de Servicio, en una
palabra la implantacin de la Sociedad just en nuestro pas,
exige un cambio profundamente revolucionario. Si la socie-
dad just consiste en la organizacin de la colectividad de
tal manera que las jerarquas sean funcionales y basadas en
la capacidad de servir, entonces slo una revolucin autnti-
ca har possible realizar este ideal. Porque en el Per las
estructuras sociales y econmicas han sido las de una socie-
dad injusta, es decir una sociedad en que las jerarquas se


(1) Sin embargo, como veremos, nuestro nacionaftimo no es de nin-
guna manera agresivo e imperialista. Es un nacionalismo de afir-
macin de nuestro element human, de nuestra cultural y de
nuestra tradicin. Y en este sentido no slo es compatible con
humanismo sino que lo presupone.
85 -








determinan, no por la capacidad de servir, sino por la situa-
cin econmica, social, cultural, etc. Accin Popular significa
una reaccin radical contra esta situacin y su triunfo elec-
toral es el ccmienzc de un cambio revolucionario que no se
d endr hasta que el poder de los grupos oligrquicos que
tradicionalmente han manejado el Estado haya sido definiti-
vamente superado. (1).
En cuanto al carcter democrtico, es el que se deriva
de manera ms direct pues est includo en el propio con-
tenido ideolgico. En efecto, en el pargrafo g) IV de la sec-
cin 2 de esta Primera Porte, la organizacin democrtica
se incluye centre los principios ideolgicos de El Per como
Doctrina. No es necesario, por eso, agregar ningn comen-
tario.

4.-De la ideologa al program

a) La ideologa y la transformacin de la realidad

La mayora de los partidos polticos cuando formula
sus ideologas y sus programs presentan un contenido mix-
to. En sus libros y folletos hablan a veces, sin distinguirlos con
claridad, sobre principios ideolgicos y sobre puntos progra-
mticos. Es por eso important en un Manual Ideolgico, dis-
tinguir claramente entire ideologa y program. No para des-
cribir en detalle el program del propio partido, sino cara
alcanzar la mxima claridad en los concepts. Sabiendo la
diFerencia y la relacin que existe entire ambos, se compren-
de mejor el verdadero sentido de la ideologa, lo que pro-
pociona un adecuado eldemento de juicio para opinar sobre
el contenido del prograrv ,l. Especialmente sobre la manera


(1) Aunque el carcter revolucionario de nuestro movimiento se
deriva directamente de EL PERU COMO DOCTRINA, como aca-
bamos de ver, el probleia de la revolucin es tan important
que merece comentario a>arte. Por eso regresamos al tema en
la Segunda Parte de esth1 Manual.- Ver Segunda Parte 9. Tei-
r t de la revolucin.


- m -









cmo encauza la accin partidaria para llevar a la prctica
las metas proclamadas en los principios. Con esta intencin
abordamos el punto en la Tercera Parte del Manual dedicada
ao anlisis del cocepto de ideologa y a la ubicacin tipol-
gica de El Per como Doctrina. No est dems sin embargo
hacer ahora un planteamiento preliminary porque el detalla-
do studio que hemos hecho del contenido ideolgico del par-
tido nos obliga a preguntarnos sobre su conexin con la ac-
cin partidaria concrete.
Si recapacitamos sobre el contenido ideolgico de El Pe-
r como Doctrina vemos que los principios que hemos des-
crito imponen determinadas exigencias de realizacin. Por
ejemplo la necesidad de tqansformar el Per mediante el tra-
bajo colectvo y libre del pueblo, de regresar al estado de
equilibrio hombre-tierra, de implantar la justicia distributi-
va, de planificar nuestro desarrollo, de reemplazar al Estado
instrument de grupo por el Estado de Servicio, de integrar
nuestro pas como realidad econmica y,cultural, etc. Todos
estas exigencias tienen un rasgo comn: apuntan hacia la
cons'ruccin de una nueva realidad, hacia un nuevo tipo de
sociedad, muy diferente de la que han existido tradicional-
mente entree nosotros. Se trata de un rasgo que tienen la ma-
yora de las ideologas: apuntar hacia la realizacin de un
tipo ideal de sociedad, de un modelo (1).
Por eso el slo hecho de aceptar una ideologa, signifi-
ca una comparacin del modelo exigido con la sociedad exis-
tente dentro de la cual se predica. Debido a la diferencia en-
tre e! modelo y la realidad los principios ideolgicos son, en
su mayora, exigencias de transformacin. Describen explici-
ta o implcitamente un modelo ideal de sociedad e imponen
(1) Incluso las ideologas conservadoras tienen este carcter. Por-
que sus principios plantean la necesidad de conservar las es-
tructuras y los dinamismos sociales de acuerdo a cierto MODE-
LO de sociedad que nunca existe de manera complete en la
realidad. Toda ideologa conservadora trata de eliminar ciertos
aspects de la realidad social que no coincide con lo que la
sociedad debera de ser. Hasta donde llega nuestra informacin,
no existed ninguna ideologa que trate de nonservar una deter-
minada realidad social exactamente como e.
87 -








mente en la descripcin de un modelo, pero que no impuciese
ninguna exigencia de realizacin no sera ideologa. Se-
ra una pieza de imaginacin pero no la fundamentacin de
la praxis de un partido poltico.
Pe-o si bien una ideologa es una exigencia de cambio s-
lo indica qu cosa es lo que hay que cambiar pero no de qu
manera debe cambiarse. La manera del cambio est indicada
por el program. La ideologa prescribe el qu de la trans-
form cin, el program prescribe el cmo. La diferencia y la
rfla cnn que hay entire la ideologa y el program es la que
existe entire el fin y el instrument o medio de la accin. La
ideologa p!antea las metas de la praxis, el program es el
instrument gracias al cual se habrn de realizar los fines.
Teoricamente se trata de dos cosas completamente di-
ferentes. Pero en la prctica, la urgencia de las situaciones,
la necesidad de demostrar la eficacia de la accin partidaria,
la fclta de entrenamiento en las prcticas analticas, etc.,
hacen que entire los principios de la ideologa se incluyan
puntos programticos y viceversa. A veces es difcil distin-
guirlos porque estn ntimamente trabados o porque el estilo
de la exposicin es vago y emotivo. Pero, en general, siem-
pre puede hacerse.

b) El Per como Doctrina y el program de Accin Populcir

Las fuentes del program de Accin Popular son los yo
mencionadas en relacin a la ideologa (1) (2) ms el ideario


(1) Ver esta Primera Parte, seccin 1, a) y b).

(2) El hecho de que las fuentes programticas de Accin Popular
sean las mismas que las ideolgicas (ms las Bases para el Plan
de Gobierno), no quiere decir que en ellas se confunda la ideo-
loga con el program. Al revs, nuestro partido es uno de los
ms claros en este sentido. El hecho de que en una misma fuen-
te se encuentren principios ideolgicos y puntos programticos
significa solamente que el texto hace referencia de manera se-
parada a ambos aspects.

-_ -









de la Alianza titulado Bases para el Plan de Gobierno (1).
De acuerdo con los textos, los principles puntos programti-
cos son los siguientes: creacin de un sistema de cooperacin
popular, reform agraria, reform de la empresa, planifica-
cin, industrializacin acelerada, revolucin del crdito, am-
pliacin del sistema educational, descentralizacin (emancipa-
cin de los villorrios), plan vial (conexin vial de todas los
capitals de provincias con la capital de la repblica), seguri-
dad social, saneamiento intensive (red de agua y desage
para todas las capitals de provincias), plan integral de vivien-
da, cooperacin cvico-militar.
Si se analizo el significado de estos lineamientos progra-
mticos se ve que todos sus aspects expresan la manera c-
mo debemos organizer nuestros recursos nalurales y humans
para poder cumplir las metas determinadas por la ideolo-
ga. En algunos casos la denominacin de las metas y del
program es la misma, pero ello no debe dar lugar a error.
As, en el caso de la cooperacin popular, la meta es forjar
el nuevo Per sistematizando la tradicin del trabajo colectivo
y libre del pueblo. Para realizar esta meta es necesario orga-
nizar nuestros recursos humans de una manera definida, pues
de otro modo ser impossible poner en movimiento el tremen-
do potential que nos revela la meta ideolgica. Esta organi-
zacin de recursos se logra mediante la creacin de un siste-
ma de Cooperacin Popular, que consiste en la coordinacin
de la actividad estatal con la actividad creadora de las co-
munidades. Para ello es necesario crear un sistema de Cen-
trales de Cooperacin Popular, conectar cada central con ofi-
cinas de Cooperacin Popular distritales y comunales. El sis-
tema de Cooperacin Popular permit que el Estado ofrezca
a las comunidades instruments de trabajo, ayuda econmica
direct y ayuda tcnica (ingenieros, especialistas en desarrollo
comunal, etc). A travs de esta organizacin de recursos,
tanto humans como tcnicos y econmicos es possible poner
en march la fuerza de trabajo de las mayoras nacionales y
hacer possible la realizacin de la meta que es la forjacin


(1) AP-DC. Bases para el Plan de Gobierno. Abril de 1963.
-









de un nuevo Per mediante el trabajo libre del pueblo. As,
la palabra "Cooperacin Popular" significa en un caso la afir-
macin del trabajo del pueblo peruano, considerado como
element clave en la solucin del problema del desarrollo y por
ende en el process histrico de la salvacin del Per (la me-
ta ideolgica planteada en El Per como Doctrina) y en el otro
significa el sistema de coordinacin tcnica del trabajo de los
grupos populares a travs de una red de centrales y sucursa-
les dirigidas por funcionarios del Ejecutivo (el program del
partido Accin Popular durante las campaas polticas de
1962 y 1963).
Pero, desde luego, en la mayora de los casos la meta
ideolgica y el program reciben denominaciones diferentes.
As una meto ideolgica es el restablecimiento de la justicia
agraria a travs del equilibrio hombre-tierra, y el punto pro-
gramtico correspondiente es la reform agraria. Para lograr
el equilibrio hombre-tierra hay que cambiar por complete la
estructura agraria, porque en el Per, desde la Conquista
hasta la ascension de Accin Popular al poder, la tierra ha
estado en unas pocas manos. En consecuencia, para hacer
possible la meta hay que cambiar la situacin imperante y esto
slo puede lograrse mediante una series de operaciones, como
la expropiacin de determinadas propiedades agrarias. Pero
esta expropiacin exige una series de operaciones complica-
dos porque de otra manera no podr alcanzarse el verdade-
ro equilibrio que es un equilibrio de productividad. Por eso,
adems de redistribuir hay que tecnificar los cultivos, y hay,
sobre todo, que reestructurar el crdito que tradicionalmente
ha sido dominado por el pequeo grupo que ha manejado los
mecanismos privados y estatales del crdito en provecho pro-
pio. Si no se reform el crdito de manera profunda y rpi-
da es impossible restablecer el equilibrio hombre-tierra. Pero
una trasformacin profunda y rpida es nada menos que una
revolucin (1). Por eso, entire los puntos del program se in-
cluye la revolucin del crdito, que consiste en una ordenacin
de nuestros recursos monetarios encaminada a hacer possible la

(1) Sobre el concept de revolucin, ver, Segunda Parte, Seccin 9.

90 -









realizacin de ciertas metas mediante el cumplimiento de los
programs correspondientes.
Es interesante observer que la revolucin del crdito no
es, como la reform agraria, un program que permit el
cumplimiento director de una meta. Es un program auxiliar,
sin el cual no puede cumplirse el program de la reform
agraria. Y en tanto auxiliar, rebasa la dimension agraria,
porque se necesita para hacer possible la realizacin de otros
programs, como el de vivienda. Esto significa que los pun-
tos programticos no correspondent siempre de manera direc-
ta a las metas. Los programs son esquemas de organizacin
de recursos para hacer possible el cumplimiento de las metas,
y en este sentido existe una amplia libertad de accin. Hoy
algunas, que se reduce a hacer possible la realizacin de una
sola meta, mientras que hay otros que son instruments ge-
nerales de accin, verdaderos instruments metodolgicos que
se emplean para conectar y sistematizar la realizacin de nu-
merosos puntos del program partidario. Entre ellos pueden
citarse la revolucin del crdito, la planificacin etc. (1).
Muchos puntos del program tienen este carcter. Por
ejemplo la educacin al encuentro del educando se deriva de
la meta de la sociedad just, porque no es possible forjar una
sociedad en que el hombre realice plenamente sus posibilida-
des sin un sistema de educacin que abarque la colectividad

(1) La planificacin es otro de los puntos programticos que tiene
el mismo nombre que la meta ideolgica. Desde el punto de vis-
ta ideolgico la planificacin significa la utilizacin racional de
todos los recursos humans y materials de la nacin para po-
nerlos al servicio del hombre. Es una meta que se conecta di-
rectamente con la meta fundamental de la sociedad just, por-
que es impossible que exista una sociedad de este tipo si no se
encauza la accin estatal y humana hacia la humanizacin pro-
gresiva del medio social. Desde el punto de vista del progra-
ma, la planificacin significa la creacin de un Instituto de
Planificacin que utilice los ms modernos mtodos de la cien-
cia econmica y que permit al Ejecutivo orientar la inversin
del Estado y del sector privado, de manera compatible con la
meta ideolgica de la democracia, hacia la trasformacin acele-
rad, de nuestras estructuras sociales y econmicas

91 -









de manera que todos sus miembros tengan las mismas opor-
tunidades en el punto de partida. Pero si no se ofrece edu-
cacin a todos los miembros de la colectividad no puede cum-
plirse el program de la reform agraria, porque sin educa-
cacin no es possible la tecnificacin en el cultivo de la tierra.
Ms, para que la educacin llegue a los lugares apartados es
necesario que el Estado sea capaz de crear un sistema edu-
cativo muy diferente del actual. Hasta tiempos recientes la
educacin slo llegaba a los lugares cercanos a los capitals
de provincia. Muchas comunidades no tenan ni escuela ni
maestro. Y los nios y nias que vivan en ellas tenan que
viajar diariamente muchos kilmetros para poder ir a la es-
cuela. El resultado era un gran ausentismo, una mala asimi-
lacin de los que eran capaces de hacer este este admirable es-
fuerzo, e incluso peligro fsico'en el trayecto. La nica mane-
ra de superar esta situacin es hacer que la educacin lle-
gue hasta los ms apartados lugares. Como dijo Fernando
Belande Terry en repetidas oportunidades durante sus cam-
paas polticas: antes el educando iba al encuentro de la edu-
cacin, ahora la educacin debe ir al encuentro del educando.
No es necesario seguir analizando la conexin entire la
ideologa y el program, porque el present texto es un ma-
nual ideolgico y por eso lo que nos interest es la formula-
cin, e! esclarecimiento y la sistematizacin de El Per como
Doctrina. Creemos que los anteriores ejemplos bastarn para
mostrar, de manera concrete, que el program de Accin Po-
pular, no es un conglomerado de pautas impuesto por el opor-
tunismo poltico, sino que se deriva directamente de los prin-
cipios ideolgicos del partido.
5.-Fundamento histrico-cultural de "El Per como Doctrina".
a) El enigma del pasado como solucin del present
Los anteriores consideraciones muestran los impresionan-
tes posibilidades de "El Per como Doctrina". Muestran co-
mo, frente a los grandes y graves problems de la actual po-
ltica peruana, las creaciones originales de nuestro pueblo
nos ofrecen puntos de partida desde los cuales podemos en-
caminarnos a la solucin. El mtodo de "El Per como Doc-
trina" present tres moments. Primero se determine el pro-

92-









blema poltico actual que exige ser resuelto. Segundo, se
busca en nuestra historic o en nuestra tradicin, la manera
cmo el pueblo peruano reaccion ante un problema similar,
y cmo lo resolvi. Tercero, tomando esta solucin, como
inspiracin se trata de resolver el problema actual, involucron-
do en ella los nuevos medios que ofrecen la ciencia y la tc-
nico modernas. Recordemos, por ejemplo, cmo hemos afron-
tado el problema del subdesarrollo. El problema actual con-
siste en la urgencia de aumentar el capital de la nacin para
incrementar la produccin. Naturalmente no tiene sentido
planter el problema del subdesarrollo en pocas pasadas
pesto que el subdesarrollo es un problema que aqueja slo
a las colectividades modernas. Pero s tiene sentido buscar
situaciones que, aunque no pueden considerarse de subdesa-
rrollo, presentan caracteres anlogos. As, es evidence que
debido a la sequedad y pobreza del suelo andino, los Incas
tuvieron que resolver el problema de la produccin. Por ser
el Imperio un Estado de Servicio (1), los gobernantes tenan
que enfrentarse de manera permanent al problema de au-
mentar la produccin, porque deban conservar el equilibrio
hombre-tierra. O sea que, aunque los Incas no tuvieron que
luchar contra el subdesarrollo, porque ninguna sociedad del
tipo de la Andina puede tener este problema, tuvieron que
enfrentarse al problema de la produccin. Y este problema
no puede separarse del problema del subdesarrollo.
Nuestro pueblo respondi a la exigencia que plantea-
ba el problema de la produccin de manera admirable. La
minka fue el mtodo que logr mantener el equilibrio hombre-
tierra. El trabajo colectivo, el trabajo de todos para todos,
fue lo que permiti crear la grandiosa red de irrigaciones que
distingui al Imperio de todos los dems imperios de la tie-
rra. Puede pensarse que la minka es la respuesta de una so-
ciedad poco civilizada que no tiene economa monetaria. Es
difcil llegar a una solucin sobre este punto. Pero lo que si
puede saberse a ciencia cierta es que ningn pueblo tuvo que
enfrentarse a situacin tan dramtica. Los andinos no t.u-


1) Ver Primera Parte, 2 -e) I.
-93 -









vieron un Nilo, ni un Tigris ni un Eufrates. No tuvieron los
pastos naturales de la estepa euroasitica, ni de la pradera
norteamericana o la pompa argentina. En ninguna region en
la que prevalecieron las mismas condiciones de clima y de
suelo que existen en el Ande, se encuentra una solucin ade-
cuada del problema de la produccin. Slo el mundo Andi-
no, slo el Imperio, fueron capaces de hacer frente al desa-
fo y de resolver el problema. Prueba de esta afirmacin es
que cuando los espaoles comenzaron a gobernar el terri-
torio, se derrumb la estructura agraria y a pesar de que
tenan economa monetaria fueron incapaces de restablecer el
equilibrio. Tampoco hemos podido restablecerlo durante la Re-
pblica. Es, por eso, evidence, que la minka es la respuesta
adecuada al problema. La situacin existente es tan several,
que slo el trabajo colectivo y comunitario es capaz de hacer-
le frente.
Una vez encontrada, analizada y comprendida la respues-
ta de nuestro pueblo a un problema similar, anlogo o rela-
cionado con el problema que nos preocupa, se trata de apro-
vecharla para encontrar una solucin propia. Si la minka
permiti a los andinos resolver el problema de la produccin,
es perfectamente possible que nos permit a nosotros hacer
lo mismo. La exigencia principal que plantea la meta del de-
sarrollo en una sociedad como la nuestra es aumentar la pro-
duccin sin medios monetarios. El subdesarrollo, como hemos
visto (1) genera un circulo vicioso. En consecuencia en un
pas subdesarrollado es absolutamente impossible resolver el
problema de la productividad mediante el sistema de la eco-
noma monetaria. Esta conclusion se funda en el anlisis eco-
nmico y sociolgico de los diversos tipos de colectividades
subdesarrolladas. Y por eso los tericos del desarrollo reco-
miendan aplicar el trabajo colectivo gratuito para promover
el desarrollo. Sin trabajo colectivo gratuito no hay desarrollo
possible en pases como los nuestros. En la mayora de los
pases subdesarrollados es muy difcil organizer el trabajo co-
lectivo gratuito, porque los habitantes de los pueblos y villo-
rrios no entienden el problema. Pero en el Per la principal

1) Ver Seccin 2 -a)


- -









tradicin del pueblo es el trabajo colectivo libre en beneficio
de la comunidad. Por eso la solucin al subdesarrollo la da
en nuestro pas, el pueblo mismo.
Inspirndose en esta tradicin Fernando Belande Terry
propuso la solucin modern la organizacin estatal de la
minka. El pueblo ofrece su trabajo colectivo y libre y el Es-
todo ofrece ayuda financier y tcnica. Asi se forma un sis-
tema gigantesco de cooperacin popular que es capaz de rom-
per el crculo vicioso del subdesarrollo a travs de una asocia-
cin mestiza entire la tradicin popular andina y la tcnica oc-
cidental. Los tericos del desarrollo recomiendan el trabajo
colectivo libre, en algunos pases se trata de aplicarlo, pero
ningn pas ha utilizado este tipo de trabajo de manera
tan sistemtica y universal como el Per. Por eso-grandes eco-
nomistas, como Rostow y Perroux afirman que la solucin pe-
ruana es un verdadero aporte a la metodologa del desarro-
Ilo. Y es que ningn otro poda utilizarlo como lo esta-
mos haciendo nosotros, porque slo en el Per exista la tra-
dicin de la minka como tradicin universal. Vemos asi, c-
mo la bsqueda de una inspiracin .en la tradicin popular
nos ha permitido alcanzar una solucin original y creadora,
que es un aporte de dimension mundial a la modern teora
del desarrollo.
Es pues innegable que el hallazgo de soluciones a tra-
vs de la inspiracin en nuestra historic y nuestras tradicio-
nes es algo efectivo. No se trata de una maniobra poltica
o de una veleidad literaria. Pero si es as, nos encontramos
ante un problema del mayor inters, ante un verdadero enig-
ma. Porque, en apariencia, no hay ninguna razn pora que
el pueblo del Per tenga tradiciones que permitan encontrar so-
luciones a problems actuales. Puede pensarse que ello se de-
be o que la generacin que ha surgido en la poltica en estos
ltimos aos ha sido capaz de mirar hacia el verdadero pue-
blo. Puede pensarse que la rozn es que se se ha superado
el desprecio y el exilio, que se ha roto la barrera que ocul-
toba el valor del pueblo profundo y que cuando esto sucede


U Ver cita en
-e'-









siempre puede encontrarse inspiracin en la historic y las
tradiciones de los hombres humildes. No negamos que todo
pueblo es siempre creador. Pero esta no puede ser la solu-
cin. El reconocimiento del valor y del poder creador del
pueblo es condicin necesaria para descubrir las tradiciones
que permiten resolver los problems actuales. Pero no es
condicin suficiente, pues no basta este reconocimiento para
que, por ese slo hecho, el pueblo tenga las tradiciones que
se necesitan. Si el pueblo peruano hubiera tenido tradiciones
diferentes, el reconocimiento no habra bastado para encon-
trar fuentes de inspiracin que permitiesen encontrar las so-
luciones a nuestros problems actuales. Otros pueblos, hoy
subdesarrollados, han hecho en el pasado grandes creaciones,
pero sus tradiciones e histories no ofrecen ninguna inspira-
cin para resolver problems como los del subdesarrollo, la
justicia distribuitiva o la planificacin. Si asi fuera, cada
pueblo podra tener una ideologa poltica anloga a El Per
como Doctrina. Y sabemos que esto no es as. La posibilidad
do encontrar en la historic y la tradicin de nuestro pueblo
la inspiracin para resolver nuestros actuales problems so-
ciales y polticos nos causa extraeza y asombro.
b) Sociedades adiafricas y sociedades antropocntricas
Sin embargo debe haber una explicacin pues es impo-
ble pensar que se trate de una mera coincidencia. Si slo pu-
diera encontrarse una tradicin que pudiera tomarse como
fuente de inspiracin, si existieran uno o dos hechos histri-
cos aislados utilizables, podra hablarse de coincidencia. Pero
se trate de uno posibilidad sistemtica. Los problems tpi-
cos de las modernas sociedades subdesarrolladas pueden ser
abordados con instruments conceptuales que fueron elabora-
dos hace cientos de aos. Es cierto que estos instruments
conceptuales son slo una fuente de inspiracin, un punto de
partida, es cierto que son adaptados y elaborados. Pero el
esquema es el mismo, sirve de punto de partida porque hay
un conjunto de notas comunes entire las dos soluciones, la que
dio alguna vez nuestro pueblo y la que debemos dar ahora.
De otra manera no podra haber ninguna inspiracin. Y lo
asombroso es que se trata de una gama de respuestas, de
un verdadero sistema. Lo hemos visto, cooperacin popular,











equilibrio hombre-tierra, planificacin, mestizaje de la econo-
ma, justicia distributive, Estado de Servicio, etc.
Pora hallar la explicacin debemos remontarnos a la
historic de las civilizaciones y hacer una comparacin de la
po.*cin que ha ocupado el hombre en cada uno de las gran-
des sociedades del pasado. Entre estas, siguiendo a Spengler
y a Toynbee, podemos mencionar las cultures Helnica, Hin-
d, Snica, Micnica, Egipciaca, Sumrica, Siriaca, Maya, etc....
Cada cultural (1) crea una series de formas o estructuras que
son necesarias para que los series humans puedan vivir co-
lectivamente. Entre estos hay una que est present en todas
ellas: el Estado. El estado es la organizacin supreme, la que
encauza la accin de today la colectividad. A travs de la
fuerza organizada hace possible la existencia, de jerarquas, es
decir de puestos desde los cuales determinados individuos o
grupos ejercen el mando, tomando decisions y teniendo la ca-
pacidad de hacerlas cumplir.
El anlisis de la ndole y de las modalidades del Estado
permit dilucidar cul es el tipo de relacin que existe entire
los miembros de una sociedad. El Estado funciona a travs
de jerarquas y las jerarquas se ejercen, como hemos dicho,
per individuos y grupos. Las jerarquas del Estado son por
eso, ejercidas, por individuos de alguna clase determinada que
es, por definicin, la clase dominant. La clase dominant es
siempre una minora (2). Al lado de la dominant existe la
clase subordinada o dominada, que es mayoritaria y que no
tiene acceso a las jerarquas estatales (salvo raras excep-
ciones que confirman la regla, como por ejemplo en el caso
de los funcionarios esclavos que colaboraban con el Padish
otmano).
El esquema que hemos presentado es simplista porque en
las sociedades histricas no slo hay dos classes sino varias, a
veces muchas. Pero basta considerar la existencia de dos cla-

1) Empleamos las palabras civilizacin, sociedad y cultural como
sinnimos.

2) No olvide el lector que estamos hablando de las sociedades
histricas no del modelo ideal que constitute la meta de la
modernas ideologas.

97-










ses pdra comprender la situacin histrica real sin faltar al
rigor del anlisis. La relacin entire la clase dominant que
ocupa las jerarquas y la clase dominada que ofrece los con-
tingentes para numerosas actividades sociales, como el tra-
bajo de! campo, la construccin de obras pblicos, la guerra,
el comercio de esclavos, etc., revela el tipo de relacin exis-
tente entire el grupo que maneja el Estado y los restantes
miembros de la colectividad. Como regla puede afirmarse
que esta relacin es de total indiferencia. El Estado es, en ge-
neral, un mecanismo al servicio exclusive de la clase domi-
nante. Es indiferente al destino de la clase subordinada, es
decir, del pueblo.
Y esto es explicable porque todas las jerarquas estn
en manos de hombres que pertenecen al grupo privilegiado.
El Estado no se preocupa de los derechos del pueblo, no se
preocupa de su salud, ni de su instruccin ni de sus anhelos y
surmientos. No trata de ayudar a los hurfanos y a los des-
validos. La clase dominant se preocupa del pueblo slo en
caso de emergencia cuando hay peligro de que la colectividad
descaparezca. En caso de hambruna o de peste, o de algura
tremenda calamidad, el Estado se ve obligado a intervenir. A
veces para festejar acontecimientos felices (para los que deten-
tan las jerarquas) los gobernantes celebran fiestas y regalan
pan y circo al pueblo. Pero la relacin permanent, el fun-
cionamiento structural del Estado es de complete indiferen-
cia. Por eso podemos denominar a las sociedades que tie-
ne.i un Estado semejante, sociedades adiafricas. (1).
Las sociedades del pasado han sido ADIAFORICAS. Bas-
ta leer cualquier texto de hi,.toria para darse cuenta de in-
meaiato que los estados de las grandes sociedades histricas
no han sido sino' instruments, a veces inconscientes a veces
conscientes, de la clase dominant para encauzar el dinamis-
mo Social y econmico de la nacin hacia su propio provecho.
En casi todas las sociedades histricas ha existido la esclavi-
tud o la servidumbre, en todas ellas los humildes que por cual-
quier razn perdan sus pocos bienes, quedaban en el aban-
(1) Del griego 4.

(dif~lr<) qwe significa itwife- I
p(W-'a-




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs