• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Frontispiece
 Title Page
 La coleccion documental del...
 Cajamarca
 Turismo
 Folklore
 Historia
 Cultura e instituciones
 Produccion y desarrollo
 Index
 Back Matter
 Back Cover














Group Title: Documental del Peru
Title: Documental del Perú
ALL VOLUMES CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00087181/00006
 Material Information
Title: Documental del Perú
Series Title: Documental del Peru
Physical Description: v. : ill. (some col.), maps, ports. ;
Language: Spanish
Publisher: Información, Opinion Pública, Publicidad y Encuestas
Place of Publication: Lima
Publication Date: 1966
 Subjects
Subject: Peru   ( lcsh )
Colecciones de escritos -- Perú   ( bidex )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage: Peru
 Record Information
Bibliographic ID: UF00087181
Volume ID: VID00006
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 20195558

Table of Contents
    Front Cover
        Front Cover 1
        Front Cover 2
    Frontispiece
        Frontispiece 1
        Frontispiece 2
    Title Page
        Page 1
    La coleccion documental del Peru
        Page 2
    Cajamarca
        Page 3
        Page 4
        Page 5
        Page 6
    Turismo
        Page 7
        Page 8-9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16-17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26-27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 33-A
        Page 33-B
        Page 33-C
        Page 33-D
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 48a
        Page 48b
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 67a
        Page 67b
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 97a
        Page 97b
        Page 97c
        Page 97d
        Page 97e
    Folklore
        Page 97f
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
    Historia
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
    Cultura e instituciones
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 145a
    Produccion y desarrollo
        Page 145b
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
    Index
        Page 159
    Back Matter
        Page 160
    Back Cover
        Page 161
        Page 162
Full Text

























F. . F -


s-v


A1











D U EN AL
DEL U


Amigo lector:
guard este cup6n porque cuando reii-
na todos los que aparecen en eada nue-
vo tomo de la Colecci6n DOCUMENTAL
DEL PERU (desde Ancash hasta Tum-
bes son 23 tomos) podra caujearlos por
el tomo uiaero 25 COMPLETAMENTE
GRATIS I Nota: el primer tomo publica-
do, sobre Amazonab. no tiene cap6n.

ii


departamento de
S CAJAMARCA


DEPARTAMENTO DE

CAJAMARCA









La Colecci6n
Documental del Peru


Veinticuatro tomos forman la co-
lecci6n 'Documental del Per6". Ca-
da uno de los tomos se ocupa de
un Departamento del pais, de
acuerdo con la division political del
Per6 (a la Provincia Constitucional
del Callao, se le ha considerado
en la colecci6n como si fuese un
departamento).
En coda tomo, el respective De-
partamento es tratado en todos sus
aspects: turistico, hist6rico, geo-
gr6fico folkl6rico, cultural, agrico-
la, ganadero, minero, commercial e
industrial. Asimismo se consignan
todas las rutas, sus atractivos, sus
coinidas tipicas, calendario de
fiestas, etc.
Los 24 Tomos de la colecci6n su-
man m6s de 6,000 fotografias a
todo color y en blanco y negro; y
centenares de mapas, croquis de
rutas, cuadros estadisticos, etc.
"Documental del Per6" se ha
convertido asi en el m6s gigantes-
co esfuerzo de divulgaci6n del Pe-
ru.
Los 24 tomos de "Documental
del Per6", son por orden alfab6-
tico, los siguientes:
I Amazonas; II Ancash; III Apu-
rimac; IV Arequipa; V Ayacucho;
VI Cajamarca; VII Callao; VIII Cuz-
co; IX Huancavelica; X Hu6nuco;
XI Ica; XII Junin; XIII La Libertad;
XIV Lambayeque; XV Lima; XVI Lo-
reto; XVII Madre de Dios; XVIII
Moquegua; XIX Pasco; XX Piu-
ra; XXI Puno; XXII San Martin;
XXIII Tacna; y XXIV Tumbes.


Pedro Felipe Cort6zar
Director General

Fernando Palao Alvarez
Director T6cnico

Bibliografia: Marlene Polo

Fotografia:
Werner Janoud
Roberto Arce Tuesta

Helba Cort6zar Balta
Jefe de Relaciones Publicas














CAJAMARCA Departamento nor-
tefo del Peru, tie-
rra de viscicitudes trdgicas", sirvi6 de escena-
rio a uno de: los hechos mds dramdticos de la
historic de la humanidad: la caida del Imperio
de los Incas por obra y gracia de un puiado de
andrajosos 'aventureros, iluminados por el res-
plandor del mds fabuloso botin de oro y plata
que pueda imaginarse, y que conmosion6 al
rnundo, variando su estructura economic.
En los cerros redondos como czipulas que
rodean al inmenso valle de Cajamarca, todavia
moran las sombras fantasmagoricas de los ac-
tores de esta epopeya en las piedras del Cuarto
del Rescate del inca c.autivo; en la Plaza Ma-
yor, donde el Emperador Atahualpa fuera de-
rribado de su litera de plata, oro y esmeraldas;
en los cerros donde resonaron los hierros de Pi-
zarro y los suyos; en los Bahos del Inca que le-
vantan sus columns de vapor como una ldm-
para votiva.
Con su territorio segmentado, dividido por
los rios que bajan las cordilleras para alimen-
tar al caudaloso Maraii6n, padre del Amazo-
nas, semeja un damero disforme, formando re-
giones aisladas unas de otras, imponiendo a sus
poblaciones caracteres distintos.
Los rios que corren el territorio de Caja-
marca de Oeste a Este, forman pues estd gi-
gantesco damero, cuyas hoyas mds importan-
tes son las formadas por el Chinchipe y el Ta-
baconas, al Norte; la del Huanc.abamba, que






viene de las sierras de Piura, al centro, alimen-
tada por cuencas parciales como la del Chota-
no, que corre de Sur a Norte.
Pero asi como los rios que corren de Oeste
a Este hacia el Marah6n fragmentan 'al terri-
torio de Cajamarca, hasta convertirlo mds que
nunca en un "archipielago terrestre"; sus rios
que corren de Este a Oeste y desembocan en la
Costa por la Cordillera Occidental, le dan ca-
minos naturales de penetraci6n desde el Paci-
fico.
Ahi estdn los rios nacidos en Cajamarca,
como el Reque y el Lambayeque, dando una
salida natural hacia el Pacifico por el Depar-
tamento de Lambayeque; ahi estd el Jequete-
peque, uno'de los rios mds importantes de la
Costa del Peru', marcando el paso de la carre-
tera mds important de acceso a Cajamarca,
desde Pac-asmayo, en el Departamento de Tru-
jillo.
Ademds, la situaci6n geogrdfica de Caja-
marca al Norte del Perl, con tierras altas cer-
ca del clima ecuatorial, le da un cuadro muy
original.
En Cajamarca la puna se ha convertido
en jalca, caracterizada por recibir mayor can-
tidad de lluvias.
Sus serranias, de altitude relativamente ba-
ja con relacion al resto del territorio national,
han sido favorecidas con la abundancia de pas-
tos, lo que ha convertido a Cajamarca en uno
de los departamentos de mayor riqueza pecua-
ria, sobre todo de ganado lechero.
Y si la riqueza de sus pastes y la fecundi-
dad de sus suelos son realmente muy grades,
mayor quizd es atun su riqueza mineral.
No solo existe el oro, la plata, el molibde-
no y el tungsteno, sino que el cobre ofrece un
porvenir brillante a esta pintoresca e hist6rica
region del Peru'.






En efecto, las exploraciones de los yaci-
mientos de cobre de Michiquillay, en las cerca-
nias de la ciudad de Cajamarca, cuya explota-
ci6n se proyecta por el sistema de tajo abierto
como el de Toquepala, sefialan la posibilidad
de un gian porvenir.
La poblaci6n del Departamento de Caja-
marca, calculadd en 925,000 habitantes para
1967 por el Dpto. de Estadisticas y Censos de.l
Ministerio del Hacienda, es, en su mayoria, de
habla castellana, ya que la influencia quechua,
que lieg6 con el incario, lo hizo muy tarde.
En cambio, la influencia espahola, 4ue to-
m6 a Cajamarca como punto de irradiacion
para la conquista del Tahuantinsuyo a partir
de la debacle de Atahualpa, es muy grande.
Asi se puede observer n'o solo la provincia
de Cajamarca, ubicada en el lecho de un anti-
guo lago, donde los indigenas presentan un as-
pecto distinto al de las demds regions serranas
del Perti, siendo rmds altos y espigados, y mu-
chos con barbas y de rasgos ibiricos. Lo mismo
acontece en las provincias de Chota y Contzu-
mazd.
Pero si la influencia incaica lleg6 tarde y
cal6 poco, en cambio el pasado preinca es lumi-
noso y profundo, como se puede apreciar en sus
fabulosas y poco conocidas ruinas, como las de
Cumbe-Mayo y Collor, comparadas con las de
la geometria egipcia.
A la par que. sus monumentos arqueol6gi-
cos, las bellezas naturales de Cajamarca son fan-
tasticas: ahi estdn los bosques de rocas de'
"Frailones", como una procesi6n de gigantes
sombras chinescas; o sus grutas de Utcupishgo,
reino de las sombras de cuevas inexploradas
que bajan hasta las entrahas de la tierra,'y don-
de bandadas de extrahas aves -los "gudcha-
ros"- infunden pavor y respeto.






Cajamarca, tierra de un pasado legenda-
rio que se pierde en la aurora de los tiempos
con los signos milenarios de sus insc.ripciones ru-
pestres; tierra donde naciera el grito de admi-
raci6n y de envidia de "Vale un Pert" ante el
botin aladinesco del Rescate de Atahualpa; es
tierra tambien de heroes y de artists, como Jo-
se Gdlvez, Iglesias, Sabogal, Amalia Puga, Ima
Sumac, etc.
Y es tierra. tambien- de una de las mejores
ganaderias de toros de lidia de America.
En esta apretada sintesis de Cajamarca, en
donde poco entra y much" escapa, no puede
dejarse de mencionar a la sinfonia de piedra
de la arquitectura de sus iglesias y casonas co-
loniales, donde entire cz.pulas, portadas, frisos,
espadahas, torres, columns, y altares dorados
barrocos y platerescos, se trasunta el mestizaje
hispano e indio, legado en piedra y en madera.
Hector Velarde dice al respect: "Conquis-
tadores e indios dejaron en Cajamarca casonas
sehoriales de lines altias y de fino y lujosisi-
mo acabado. Como todas las ciudades norte-
has de la sierra, esta < s nis espaniola que indi-
gena, es tal vez la mrnds espahola de todas, pero
un manto sutil, bordado de formas y colors de
la tierra y de la raza, cubre su arquitectura, lle-
ndndola de profundos ritmos y de vivos refle-
jos indigenas".
Pero ademnds de todo este apretado mun-
do de maravilla, hay en el extreme territorio
cajamarquino (con una superficie c.alculada en
35,417.82 kil6metros cuadrados), un nuevo
mundo en su zona nor-oriental.
Alli en las tierras de Jadn, la realidad de-
muestra c6mo las vias de comunicaci6n comer-
ciales son capaces de cambiar radicalmente la
pobreza y la modorra ancestral, debida al en-
claustramniento, en una explosion de progress.



































Para viajar al Departamento de
Cajamarca, desde Lima, se puede
utilizar la ruta area o la terrestre.
La ruta area est6 servida por
las comparfias nacibnales SATCO
y Faucett, que realizan, vuelos de
itinerario los dias martes y vier-
nes de cada semand. El vuelo du-
ra aproximadamente dos horas..

LA RUTA TERRESTRE

Por la rutd terrestre se utiliza
la Carretera Panamericaha Norte,
hasta pasar la ciudad de Pacas-
mayo, en el Departamento de Tru.
jillo. Tras un pequefio trecho de.
esta carretera, que est6 completa-
mente asfaltada, se encuentra el
letrero indicador que marca el
desvio hacia. Cajamarca.


Desde la carretera Panamerica-
na hasta Cajamatca. hay 180 ki-
16metros de recorrido,, que en au-
tom6vil. se pueden hacep tranqui-
lamente en uinas seis horas.
Los primeros tramos del desvio
-hasta Tembladera- estqn pa-
vimentados.
Desde el pueblo de. Temblade-
ra, que es el primerQ que se en-
cuentra al ingresar al territorio del
Departamento de Cajamarca, la
carretera, deja el asfalto y se in-
gresa a un p6simo .afirmado.
Al viajero le da por pensar en-
tonces que el nombre del pobla-
do de Tembladera --humilde y
sencillo, done se encuentran
amables vendedoras de aguas ga-
seosas, naranjas y ciruelos- se
debe a que la carretera comienza
a "hacer temblar" el vehiculo, al
concluir el tramo asfaltado. .
Al ingresar al territorio de Ca-
jamarca por Id provincia de Con-
tumaz6, la carretera recorre exten-
sos campos de arroz que se van
levantando por las suaves pen-.
dientes en las primeras estribacio-
nes de la Cordillera de los Andes.
Es la quebrada del legendario
rno Jequetepeque, cubierta por el
brillante verde de los campos de
arroz en tiempo de cultivo; o por
las parvadas de garzds multicolo-
res -Garzas Reales, parionas,
etc.- eh tiempo de sembrio; o por
los montes amarillo-oro de la tri-
Ila, en.tiempo de cosecha y sieaqd.
Aqui y acull6 se encuentran las
m6quinas triliadoras, como'ele-
fantes mec6nicos, que lanzan co-
lumnas de arroz por sus trompas
met6licas; monticulos .de c6scara;
hombres sudorosos que pasan si-
lencioso a la vera de la carretera,
con sus hoces *en la mano,. o ba-








i&t E pOb* do
^Th uni srea odiuy. e t#amo
*0*ltwt$. dO I-'. carmers a
Cajattrcas






tiendo sus piernas morenas a los
lados de sus trotonas acc6mijqs.
Conforme se avanza,- se va en-
contrando a los tipicos, h'mbres
cajamarquinos: cholos casi "blan-
cos, muchas veces barbudos, casi
siempre espigados, e invariable-
mente tocados con sus sombreros
blancos, alones, de copa alta, de
Celendin.
Andan casi siempre descalzos,
o con sus duras "ojotas ; portan-
do, terciadas sobre los hombros,
sus bolsas y alforias coloridas, en
las que Ilevan todo su patrimonio.
Saludan siempre al pasar, y van
quedando detr6s en el polvo fino
y asfixiante de la carretera -en
Apocas de verano serrano (de ju-
nio a octubre)-; o en el lodo res-
valadizo, en 6poca de Iluvias.
Y asi se van cruzando humildes
poblados (Yon6n, Tesl6n, Quindcn,
Llall6n), mientras la carretera va
dejando atr6s los campos de arroz
y comienzd a ascender suavemen-
te entire -cactus, espinos y rocas,
hasta Ilegar a Chilete.


Algo que encuentra el viajero a
cada paso: la trilla de arroz.

































Con el levantamiento de las lines del
antiguo ferrocarril a Pacasmayo, en la
ciudad de Chilete quedaron una locomotara
y various vagones para diversion de los nifos.


En todo el camino se ha podido
ir apreciando el curso del Jeque-
tepeque y el levantamiento de las
lines del antiguo ferrocarril de
Pacasmayo a Chilete, que muri6
por la competencia de la carrete-
ra y la mala administraci6n.


Otra nota del camino:
los infatigables caminantes
indigenas.


EF pueblo de Chilete, triste y po-
bre, tiene en una de sus plazas a
una locomotora y various vagones
que se han quedado para siem-
pre alli, ya que la linea ya ha
sido levantada en various tramos.
La locomotara y los vagones se
han quedado tan atascados como
el pueblo, estrechado entire los ce-
rros cubtertos de espinos y mordi-
do por el sol.
En las cercanias de Chilete se
encuentra la pldnta chancadora de
la companiia de Cemento Pacas-

13








wwe4z -


~~eI~I
"~rh~


Otro alto en el camino:
el encantador pueblo de San Juan.


Porongos en el camino:
serial de la pequefia
ganaderia cajamarquina.


*1,






mayo, cuyos inmensos camiones
son un agregado al paisaje de la
ca rrete ra.
Desde Chilete, con prism6ticos,
se pueden apreciar los campos de
San Pablo, que se extienden hacia
el Norte, perdi6ndose en la leja-
nia. En esos campos se realize el
13 de Julio de 1882 la gloriosa
batalla de San Pablo, on la que
un grupo de peruanos -hombres
mujeres y nifios- derrot6 al in-
vasor chileno.
Desde Chilete, tambi6n, el via-
jero comienza a sentir el frio pe-
netrante de la Cordillera, pues la


carretera empieza a ascender vio-
lentamente.
El camino, colgado en la faldas
de los cerros, Ilega hasta el pue-
blo de. San Jutan, con su pequeia
plaza adornada con palmers y
su iglesia serrana, con su torre
blanca recortada como una oraci6n
entire los cerros y el cielo.
En las puertas de las casas, si-
lenciosas cholitas cajamarquinas,
acurrucadas en sus polleras y. re-
bozos coloridos, ofrecen al viaje-
ro sus frescos y sabrosos quesillos
de cabra, envueltos en "pancas"
de choclo.






' Pasando San Juan, a los lados
del camino, que se va volviendo
vertiginoso en su permanent su-
bida, se encuentran a cada tre-
cho los brillantes "porongos" de
leche de la Perulac.
Cada pequefio ganadero deja
ahi la producci6n de su gordo ha-
to de vacas, para que la recojan
los "camiones lecheros". Es al re-
v6s-de la ciudad. Mientras que en
la primera, el lechero deja la le-
che; en estos caminos el lechero
se Ileva la leche.
La cuesta del Gavil6n, punto
m6s alto de la carretera (3,800
metros de altura), es un zig-zag
interminable, que hace equilibrios
entire abismos dex'decenas de me-
tros.
Volteando la cumbre de Gavi-
16n, aparece ante la mirada asom-
brada el enorme y bello valle de
Cajamarca, poblado de verdes y
de historic.
En lo hondo del esplendoroso
valle, duerme desde la Colonia,
"pensativa y Ilena de nobleza"
--como dijera el Dr. Luis Alayza
y Paz Sold6n- la ciudad de Ca-
jamarca.
La visi6n .que se va teniendo
del anchuroso valle, cuando la ca-
rretera va descendiendo vertigino-
samente hacia los inmensos cam-
pos rodeados de cerros redondos
como c6pulas, cuadriculadas con
todos los tonos del verde, es la
que dijera el Dr. Aurelio Mir6 Que-
sada Sosa: "campos de Cajamar-
ca: inventario del verde".



Desarrollo de la cuesta hacia la
cumbre del Gavilin, donde el
camino serpentea entire grandes
abismos.

































a
-


-w..-* &


Y cuando el viaiero va Ilegan-
do a Cajamarca y recorre el cami-
no de acceso a la ciudad, no pue-
de apartar de su memorial, hasta
Ilegar a. la sefiorial urbe tr6gica
las im6genes alucinantes de Piza-
rro y los suyos, de Atahualpa y su
muerte.


Los puentes en la ruta a Cajamarca
se encuentran erf p6simo estado
de conservaci6n y son un
peligro constant.






























MINV11 WYE LX. QlVftl DL (AJAWAR










Escudo

Nobiliari


Tradicionalmente se ha venido
usando hasta ahora como el es-
cudo nobiliario de la ciudad de
Cajamarca, el que aparece graba-
do ,junto con el Escudo Real de
Espafia en la Catedral de esta
ciudad, aunque- nunca se encon-'
traron los documents pertinentes
extraviados debido a la incuria
colonial.
Este escudo present unas on-
das de plata y azur en la parte in-
ferior del campo, interpretadas
como el mar que atravesaron los
espafioles para Ilegar oal Per6; las
abruptas montaias que se elevan
m6s all6' de sus orillas, se pen-
saba que simbolizaban la. Cordi-"
liera que tramontaron los conquis-
tadores para Ilegar a Cajamarca;
los tres frondosos 6rboles que se
destacan en el horizonte azul, se
estimaron como simbolos de la
campifa cajamarquina. Complete
este escudo un yelmo de marquis
que luce como cimera una diade-
ma de plumas. Ambos se estima-
ban como el titulo ganado por Pi-
zarro y, los signs de la corte in-
caica, respectivamente.
Notables historiadores rechazan
ahora este escudo que ha repre-
sentado a Cajamarca por todo el
Per6 durante muchos aios.
El aro 1957 en el Archivo del
Palacio de Justicia, el Dr. Nazario


20


Ch6vez Aliaga hall un ma-
nuscrito corrteniendo las Orde-
nanzas y Estatutos que forman
el Cabildo y. Ayuntamiento de -la
Ciudad de Cajamarca.
En estas Ordenanzas "est6 in-
cluida la descripci6n del Escudo
Nobiliario que, se concedi6 a esta
ciudad".
El texto de la Ordenanza que
consigna que a la ciudad se le dio
el titul'o de "Cajamarca la Gran-
de", describe el escudo cuyo di-
seio aparece en esta p6gina d.i-
vidido en. dos campos, con una
6guila negra dividida en el cen-
tro, significando la rapidez del ac-
to de la toma de Ca[amarca; un
castillo, que represent la plaza
de Cajamarca; un brazo y una es-
pada sobre 61, que significa que
los espaioles crrojaron a los in-
dios; una' cruz *sobre el sol, que
siggnifica el triunfo, del Cristianis-
mo sobre los infieles; una Letra
"C'.' por el nombre de Carlos, IV
de Borb6n; una letra "L", por el
nombre de Ia Reina Maria Luisa
de Borb6n; .por un lado una ban-
dera con el Pend6n de la conquis-
ta; y al lado izquierdo una Pal-
ma, que significa Ia Victoria.



























Recostada en el fondo de un in-
menso y maravilloso valle, engar-
zada entire los domos de los ce-.
rros cuajados de verdes que la ro-
dean como c6pulas inmensas, la
hist6rica ciudad de Cajamarca,
m6s espahola que indigena, le-
.vanta como para recibir al viajero
desde lejos, vetustas espadafias y
sus torres primorosas, profusamen-
te talladas como relicarios de pie-
dra blanca.
Alrededor de su Plaza de Ar-
mas, que se levanta en el mismo
lugar done Ia enjoyada y fabu-
losa 'litera del Emperador Ata-
hualpa fue sarandeada por un pu-
fiado de andrajosos e increibles
aventureros, la ciudad guard en
sus piedras derruidas, el eco del
grito lejano de su historic indige-
na; y en sus viejas casonas, igle-
sias, conventos y calls, la presen-
cia, espanola, con reflejos indige-
nas, a trav6s de los. siglos.
El lujosisimo acabado de sus
construcciones coloniales, la pres-
tancia y altivez de sus lines aris-


tocr6ticas, hacen de esta ciudad
quiz6 Ia m6s espanola de todas
las ciudades del Per6, conseryada
casi intact a trav6s del tiempo,
como un museo viviente.
Conquistadores turbulentos y
misticos e indios silenciosos y ar-
tistas, nos legaron este relicario
viviente, levantado a 2,750 me-
tros de altura sobre el nivel del
mar, con un clima benign y so-
leado, que desmiente la etimolo-
gia de su nombre indigena -Ca-
ssamalca-, regionn abierta o re-
gi6n fria", seg6n quieren algunos
estudiosos.
La ciudad est6 enclavada en el
fondo del valle, en und espaciosa
Ilanura,. al pie de las faldas de la
Cordillera Oriental de los Andes.
Las calls son anchas,, con sen-
sible inclinaci6n y cortados por
otras en perfectos 6ngulos rectos,
que forman algo m6s de 150 man-
zanas cuadrilongas, que est6n or-
denadas en seis largos jirpnes lon-
gitudinales y doce cortos transver-
sales.









































La mayoria de sus casas son'
construidas de adobe y cubiertas
con techos de tejas. Muchas de
ellas ostentan p6rticos de piedra
con singular talladura.
Las iglesias de Cajamarca es-'
t6n entire las m6s hermosas del
Per6 y Am6rica, y es tan notable
su riqueza arquitect6nica como la
de sus altares labrados.
El turista nota que hay muchas
iglesias que no tienen torres, o las
muestran truncadas.
Esto se debe, seg6n autorida-
.des religiosas del lugar, a -una ar-


gucia de las congregaciones que
las construyeron. La corona de
Espaia otorgaba una cantidad X
a la orden que tenia una iglesia
en construcci6n y, al terminarla,
la orden religiosa debia pagar un
impuesto a la corona, a su vez.
Como se consideraba que la cons-
trucci6n de una iglesia s6lo con-
cluia con la terminaci6n de sus to-
rres, 6stas no se remataban nunca
y asi las 6rdenes recibian perma-
nentemente el subsidio de la Co-
rona.
Las torres de San' Francisco fue-








































ron edificadas recien hace unos
diez aios, respetando escrupulo-
samente su estilo arquitect6nico.
Cinco son los barrios principles
de la ciudad: San Sebasti6n, San
Pedro, San Jos6, Cinco Esquinas y
Cumbe.
Un pequeio rio -el San Pe-
dro- atraviesa la ciudad de Oes-
te a Este, y la divide en dos cuer-
pos, unidos por seis puentes.
Desde la ejecuci6n del Inca Ata-
hualpa en la Plaza de Armas, el
29 de Agosto de 1533, la ciudad
de Cajamarca se convirti6 en la


plaza' fuerte del ejircito de la con-
qu'ista, desde done irradiaron a
todos los puntos del Pert las ex-
pediciones conquistadors que im-
pusieron el dominio del Rey de
Espaia.
El estandarte con las armas de
Carlos V, que Pizarro hizo flamear
en las 6picas jornadas de Caja-
marca y de la conquista del Ta-
huantinsuyo, fue conservado por
tres siglos en el Cuzco, hasta que
Sucre lo obsequi6 a Bolivar, quien
lo envi6 a Caracas, done actual-
mente se encuentra.

23












































La hist6rica Plaza de Armas
de Cajamarca. Al fondo:
la cathedral de torres truncadas,

Es. en el siglo XVII cuando la
ciudad adquiere su mayor esplen-
dor..En 1678 habia 362 families
de espanoles, Ja mayoria de ellas
de ilustre linaje.


El 19 de Diciembre de 1802, el
Rey de Espaia dio' a Cajamarca
el titulo de Ciudad Capital de la
provincia de Cajamarca, con pre-
rrogativa para Ayuntamiento.

































La Pila de la

Plaza de Armas
La bella pila ornamental de la
Plaza de Armas de Cajamarca,
fue colocada en el centro de esta
amplia plaza (donde fuera ahoga-
do contra un garrote el Inca Ata-
hualpa, el ahio de 1562) siendo
Corregidor de Cajamarca Don
Juan Ar6stegui; seg6n reza en sus
leyendas respectivas.
Esta -notable pila colonial se
compone de un esbelto y gr6cil


cuerpo central y una amplia taza
octogonal, constifuyendo ambas
parties una sola pieza p6trea.
Seg6n el notable' historiador
Horacio Villdnueva Urteaga, tan
important ejemplar de arte es
uno de los pocos en este g6nero
que los espafioles dejaron en las
plazas de las viejas ciudades del
Peru.
En el decurso del tiempo has-'
ta nuestros dias, ha sido restau-
rada varias veces, seg6n tambi6n
rezan las leyendas colocadas a los
lados de la taza.


At








t~, ~- ~ s-~A-
-... ...


1rana

Siedra


lo de Santa Catalina o
il, levantado en un 6n-
Plaza Principal --al la-
cual se ha edificado el
Jificio del Hotel de Tu-
istenta una imponente
:on las torres laterales
onstruir y luciendo una
explosion de arte pla-
olumnatas y arabescos,
hornacinas, columns
as entrelazadas por
Xcimos entire hojas de
licaciones minuciosas e
odas labradas maravi-
en lava volc6nica. La
rior ha sido decorada
)iz de hojas grandes.
iis Alayza y Paz Sold6n
la cathedral de Cajamar-
mole chata, abundan-
y columns de piedra
con la minuciosidad
VII en la d6cil lava vol-
las canteras vecinas, no
;. Su interior present
entes naves, separadas
*s por esbeltas arcadas
centro, y encimada por
ue se comban con so-
maestria. En el altar
ifa Churrigueras con


* '.1jlaww ^^^ ^iBl i


:ATEDRAL






























'Detalle del atrio de la Catedral con
su arquitectura con tallados en
piedra minuciosos e insaciables.

todas las complicaciones de su es-
piritu minucioso e insaciable".
Los dem6s altares tienen poco
interns, siendo lo m6s important
de este bello recinto el p6lpito po-
licromado, los muebles de la Sa-
cristia de muy buena talla y algu-
rias pinturas coloniales de gran
valor.
La primitive iglesia de Santa
Catalina fue construida primero
de adobes, siendo digno de no-
tarse entire los "hechos hist6ricos
sorprendentes, el de haber sido
hecha en tres dias desde los ci-
mientos hasta dejarla completa-
mente concluida. .
Este alarde de velocidad se hi-
zo para celebrar en ella la Misa


de Gracias en estreno de la obra
y en celebraci6n de.la separaci6n
del curato de indios y blancos es-
paholes.
No se sabe la fecha exacta en
la que fue edificado el actual
tempo. Sabemps solamente que,
por C6dula Real fechada en Ma-
drid el 26 de Diciembre de 1665,
se orden6 el establecimiento de
parroquia de esparioles en Caja-
marca, y que fue erigido en Ma-
triz en 1682. Su interior se conclu-
y6 en 1686, seg6n reza una ins-
cripci6n colocada sobre la puerta
lateral, junto con el escudo espa-
liol.
Fue inaugurado el 27 de octu-
bre por el Obispo de Trujillo, Don










/.w


Costado de la Catedral: ton los
escudos labrados en piedra.





El p6upito dorado de
la Catedral.

Javier de Luna Victoria, conforme
a la leyenda de su retrato que
existed en el crucero del lado de
la Epistola..
En el Presbiterio, al lado del
Evangelio, tras el Coro, se hall
*enterrddo el que fue Corregidor
de Cajamarca y fundador de la
Catedral, Don Francisco de Espi-
noza.

























La iglesia franciscana de San
Antonio, conocida '"or San Fran-
cisco, fue uno de los primeros tem-
plos cat6licos erigidos por los es-
pafioles en el Per6.
El actual tempo de San Fran-
cisco tiene la fachada con tres
puertas de entrada. La parte cen-
tral consta de tres cuerpos sepa-
rados por cornizas sostenidas por
cuatro elegantes columns salo-
m6nicas, que se retuercen sobre-
cargadas de hojarascas, flores y
frutos decorativos.
A los lados, y entire columns,
hay hornacinas ocupadas por es-
tatuas p6treas.
Los costados laterales presentan
un almohadillado muy interesan-
te.
El gran templo es de estilo re-
nacimiento-espafiol,' y su fachada
barroco-plateresca, que no se ha
terminado, pero estb no le resta
belleza.


SAN
FRANCISCO:


Un gran

templo

barroco
plateresco























_ '. .
.,. ,. '' '


-T-v.


:iV4


* -r
;;3- -
'-,












A
- ;:




^ *. ". .


in"m


: -qIxt,-


Aspecto del templo de San
Francisco desde uno de sus patios
interiores adornado con una
primorosa pila.


s
L ^


















































Sr -





* .. I














!,...
. e






























INK



AM~ *



:FIi ;,









































'I-


I,. it,-








r- *"'"al
^. .*%l
^ .-JAW.!
k1"^
l^:i






Tiene tres naves, siendo la cen-
tral m6s elevada, con sus corni-
zas que se distinguen par la pu-
reza de sus lines de impecable
estilo j6nico, con b6vedas de .ca-
fi6n; sostenidas par arcos torales.
La nave central remata en una
monumental c6pula.
El templo est6 considerado co-
mo una joya arquitect6nica de pri-
mera close.
Las naves laterales exhiben pri-
morosos altares con bellas im6-
genes, muchas de las cuales, co-
mo la de San Antonio, han sido
importadas de Barcelona.
Entre los altares destacan los
del lado del crucero; y como arte
pict6rico sobresalen los 14 cua-
dros de la vida de la Virgen.
Descuellan tambi6n los cuadros
de San Crispin y Crispiniano, pin-
tados par un tal Ch6vez en 1645
que se conservan en la Sacristia.
El retrato con casaca y espue-
las, que posiblemente sea de Feli-
pe V, se hall en el convento.




Capilla de la

Virgen

de los Dolores



Al lado derecho del templo es-
t6 Ia Capilla de la Virgen de los
Dolores, done se venera la efi-
gie de mayor devoci6n en Caja-
marca, y que originalmente fue
Ilamada la "Virgen de la Sole-
dad".


Capilla de la
Virgen de los Dolores,
a un costado de San Francisco.
























Imagen del Padre Eterno:
Capilla de los Dolores.


Lujoso detalle
de piedra labrada
en la Capilla de los Dolores.


























1~
,- -It-
.p ~


4m i; n


W-MM)LO









































De original arquitectura, su in-
terior est6 dividido en cinco cuer-
pos, siendo important el Presbi-
terio, por su profusa talladura.
No menos importantes son las
catacumbas que est6n en la parte
interior del Altar Mayor de la igle-
sia.
En abril de 1952, siendo Supe-
rior del Convento el R. P. Fray Ber-
nardo Ortiz, se descubri6 con mo-
tivo de la compostura del piso de
la Capilla unas b6vedas subte-
rr6neas. que por su estilo y mate-


Catacumbas de la Capilla de los
Dolores que algunos estiman de
origen precolombino.


rial pertenecen a la 6poca de !a
Colonia y, sobre todo, por la ins-
cripci6n encontrada en uno de los
frontis de dichas catacumbas, que
a la letra dice: "El dia 15 de Fe-
brero de 1787, se enterr6 el Ca-
cique Don Patricio de Astopilco".
Se trata de una b6veda central
de grandes dimensions y otras
laterales que parecen conformar
un gran cementerio de nobles de
la 6poca, aunque algunos afir-
man qu.e pertenecen a tiempos
precolombinos.


















en -piedra


Este bellisimo edificio de can-
teria, de una sola nave, cautiva
la atencion por su lujosisima fa-
chada de un gusto exquisite, por
los primorosos relieves que enga-
lanan sus columns y capiteles,
por las delicadas esculturas en su
fachada, b6veda y esbelta c6pu-
la.
Es maravillosa la aplicaci6n de
rombos superpuestos en los vanos,
en las torres inconclusas, en las
cornizas de la nave interior, en
las puertas internal, talladas pri-
morosamente.
Pero lo m6s deslumbrante es el
derroche de tallados policromados
en piedra, que se levantan en un
himno de gloria hasta el remate
de la copula excels y vertiginosa,
Ilena de luz.
Cabe anotar algo que todavia
el visitante debe apreciar: la pe-
quefia Capilla que est6 debajo
del Coro, dedicada a San Sebas-
ti6n. Ostenta este recinto un altar
tallado en piedra, de gran m6ri-
to, que ha sido limpiado y restau-
rado con criteria digno de aplau-
so, en el que se guardian las reli-'
quias del Santo M6rtir traidas a
Cajamarca por Fray Rodrigo el 6
de octubre de 1674.


Adyacente a la iglesia se en-
cuentra el antiguo Hospital de
Varones, construido el afio 1763.
Se halla separado por un patio
del Hospital de Mujeres, construi-
do por Juan de Belem en 1774.
A lotro lado de la calle y sepa-
rado por una rampa se encuentra
el bello edificio del Colegio de Be-
lem, cuya obra se empez6 el 17
de octubre de 1672 y se termin6
en 1767, siendo Prefecto el R. P.
Juan de Belem.
En la bellisima portada se re-
piten los rombos, la estrella de
Belem y las coronas de los reyes.
En las columns salom6nicas y
en lo alto de un friso hay dos ca-
ri6tides con su cu6druple seno.
En el interior se halla un patio
en miniature, estilo morisco, y la
Capilla de la Navidad tallada en
el cerro.
El templo, propiamente hablan-
do, fue construy6ndose lentamen-
te, pero ya en 1684 los trabajos
estaban muy avanzados y costea-
dos casi en su totalidad por el
Corregidor Francisco de Espinoza.
Ya en 1699, bajo el mando del
Virrey Don Melchor Antonio de
Portocarrero Laso de la Vega, Con-
de de la Monclova, se le dot6 de
la primorosa piedra de canteria,
termin6ndose la construcci6n des-
pu6s de muchos incidents, el 19
de Mayo de 1744, bajo la h6bil
direcci6n del alarife Jos6 de Mo-
rales.
Seg6n el Dr. Aurelio Mir6 Que-
sada Sosa, este templo es el m6s
complete y m6s ricamente orna-
mentado de los templos que hay
en Cajamarca.
En el interior de este fastuoso
templo de piedra -dice el nota-
ble estudioso citado- "casi no
hay lugar done no hallemos
rombos, adornos pintados de ro-


































































- .railaFul


'S



~
IS
41i


il 7-


el











































Cupula de la iglesia de Belem
con talladuras en piedra
policromada.

jo, verde, blanco y amarillo, gue-
rreros con yelmos, 6ngeles con
grandes ojos y figures extrafias,
como las de una tremenda pesa-
dilla que parecen sostener con
los brazos en alto, mientras la par-
te baja de sus anchos cuerpos se
disuelve en un desorden de cur-


Detalle de la frondosa c6pula
de Belem, con figures extranias
rojas, blancas y amarillas.

vas y de flores. En el mismo p61-
pito hay 10 6 15 efigies en relie-
ve complete, pintadas tambi6n
con colors violentos. La decora-
ci6n es tan copiosa que casi no
se aprecia la amplitud de las li-
neas y la nobleza de las propor-
ciones de este templo admirable".




















iy#.

- 7w






~~Lrc








I -W















K


I .


API. A-
,p ?- ..rw


















































6p
































.....9





LA RECOLETA

La iglesia de La Recoleta se en.
cuentra en el populoso barrio de
San Sebasti6n, coritigua al anti-
guo colegio de San Ram6n.


Ostenta una fachada sobria,
que difiere de las dem6s iglesias
cajamarquinas, luce espadafias
en triple arco en lugar de torres
y elegantes roleos en el campana-
rio. En el frontis est6 la Virgen de
las Nieves.


*







































Tiene un escuao que se dice fue
el del Conde de Lemos.
Afirma Mariano Paz Sold6n
que este templo recuerda el cri-
men del Virrey Conde de Lemos,
que habiendo en 1686 ajusticiado
so pretext de conjuraci6n a un
rico minero de Puno apellidado
Salcedo, para apoderarse de sus
caudales, quiso purgar su delito
gastando en la construcci6n de es-
ta iglesia parte de Io que se ha-
bia apropiado de su victim.
El convento se empez6 el 14 de


Costado de la iglesia de
La Recoleta, con el sobrio perfil
de sus espadanas.

julio de 1668 y se acab6 en 1678.
E.1 convento, que hoy ocupa la Es-
cuela Normal, fue uno de los me-
jores de America, de estilo barro-
co, con admirables repliegues de
arte; subsisti6 hasta 1826 en que
por orden de Bolivar fue suprimi-
do.
La hermosa iglesia sufri6 los
embates de las fuerzas chilenas
de ocupaci6n que, heridas por la
derrota que sufrieron en San Pa-
blo, la incendiaron y la saquearon
de sus riquezas artisticas, que
fueron Ilevadas a Chile.






































LA

INMACULADA

Este concurrido templo es tam-
bi6n muy atractivo y, aunque s6-
lo tiene una nave, es considera-
do entire los grandes, ostentando
su torre completamente termina-
da.
Su vieja portada fue hecha por
el maestro Fray Joseph de Ribera.
El retablo del Altar Mayor, co-


mo el de los dem6s altares, esta-
ban trabajados artisticamente en
fino cedro de Nicaragua, traido
expresamente.
Sus altares fueron destruidos
por las hordas chilenas en 1882, y
han sido reemplazados por otros
modernos.
Su exterior es ahora muy mo-
desto.
Fue comenzado a construir en
1747 y terminado e inaugurado en
1806 con suntuosas ceremonies
que dejaron grandes recuerdos.











































Iglesia de

SAN PEDRO


Formando cuadro con viejas y
several casonas coloniales y junto
al busto del h6roe cajamarquino
Coronel Jos6 G6Ivez, se encuentra
esta vieja iglesia que actualmen-
te est6 siendo reemplazada por
otra de pobre arquitectura.
A este templo se le llama tam-
bi6n "la iglesia de los humildes",
pues es asiduamente visitada por
la gente del pueblo.
Su construcci6n posiblemente
data de los primeros afios de la
Rep6blica. Es de adobes con te-
chos de madera y tejas.







-. . . ,- _~- .---


Iglesia de SAN JOSE


Este temple es humilde y tran-
quilo como una parroquia de pue-
blo. Ostenta un escudo de piedra
con leones y escudo de Castilla.
Fue construida por mandato del
Rey Carlos II en el afio 1681.
La iglesia est6 ubicada en la
plazuela del mismo nombre.


Dicen que fue construida en 78
dias, Io que se estima inverosimil,
pero la inscripci6n que solemniza
su fecha de inauguraci6n en 1683
asi Io asevera, siendo Virrey Don
Melchor de Navarra y Rocafull de
la Palata. El alarife fue don Ro-
sario Salazar.






I'
- I.
h


,.J *


^^-r











PORTADAS

COLONIALES




104 p6rticos

de piedra

tallada


Las viejas casonas de la ciudad
de Cajamarca son de regular
construcci6n, fabricadas de adobe
y cubiertas con techos de teja.
Muchas de ellas ostentan .p6r-
ticos de piedra con singular talla-
dura, amplios callejones que con-
ducen a patios coloridos y alegres,
que obligadamente albergan un
florido jardin.
Las 104 portadas de piedra ta-
Ilada, de puro sabor colonial, son
dignas de admiraci6n.
Segun describe el notable ar-
quitecto Hector Velarde, "las casas
tienen fachadas muy sobrias, pero
no forman grandes conjuntos, se
limitan a encuadrar el vano de
entrada con marcos de piedra en
que se observan motivos muy par-
ticulares de ornamentaci6n. Los
m6s frecuentes son los adornos de
pequeios rect6ngulos o rombos
que forman hileras en los dinte-
les o se superponen en las alarga-
das m6nsulas, que hacen resaltar
la parte superior de7 los entabla-
mentos".
Entre las viejas casonas que
m6s Ilaman la atenci6n est6 la















'W --Oiff a;-


A


Casona y p6rtico
de Don Toribio Casanova,
fundador del Departamento
de Cajamarca.


P6rtico del
Palacio de Espinache,
hoy local de la Municipalidad
de Cajamarca.






I. -


del "Conde de Uceda", con sus
dos balcones y su hermosa porta-
da, "con marcos bordados con
zarcillos con abundancia de selva
pero con algo de perfume g6tico.
Est6 ubicada en la calle Apurimac
N 719.
Otra casona notable es la de
"Toribio Casanova", en la calle
Jos6 G61vez N9 938, mansi6n co-
lonial cuyo interior conserva.el es-
tilo morisco y el hermoso tallado
de sus' puertas y ventanas y bal-
cones con bellos bolillos.
La "Casa de los Santisteban",
en la calle Junin 1123, cuya fa-


Portada y balcones
de la casona de los
Condes de Uceda.








FtodeSa portada
dc la casona de los Bemal,
hoy Escuela Fiscal.


















































Portada de la casa
de otro ilustre cajamarquino:
Don Vicente Pita.
P6rtico de la casona
de los Guerrero.
Fue Palacio de Gobierno
entire 1881 1882.

55



































chada ostenta el escudo nobilia-
rio de la familiar ha sido recons-
truida siguiendo los mismos linea-
mientos.
La entrada del Instituto o Cole-
gio de Belem, es una portada con
un bellisimo vano rectangular
flanqueado por gruesas columns
ricamente esculpidas".
El Colegio'San Ram6n tiene un
estilo sobrio y barroco, con vetus-
tos y hermosos claustros de arque-
rias y columns empotradas.
Y no obstante que la Municipa-
lidad ha puesto nuevas denomi-
naciones a las calls, los cajamar-
quinos las siguen Ilamando por
los nombres de las families que
tenian sus viejas casonas: la calle
de los Puga, de los Miranda, de
los G61vez, etc.


Local done funciona
la Corte de Justicia de Cajamarca.


Blanca portada del Beaterio
de La Merced.































La cruz que marca el siglo.


Esta Huaca resistio con su culto
la influencia del cristianismo y s6-
Io se amortigu6 cuando la pica de-
moledora de los extirpadores de
idolatrias, tan fan6ticos e id61la-
tras como los adoradores de la
Huaca, ech6 por tierra los adora-
torios de los indios.
En las faldas de este cerro, y
muy cerca de la ciudad, situ6 Pe-
dro de Candia su falconete con el
que aterr6 a los indios en la sa-
batina del 16 de Noviembre de
1532.
Una amplia carretera, con un
inicio dificil e incierto, conduce
hasta la cima de este monticulo
prefiado de historic, cuya altura
es de 2,875 metros sobre el nivel
del mar. Los que deseen subir a
pie pueden hacerlo utilizando una
de las dos escalinatas que existen,
una en el pasaje 2 de Mayo, y
otra en el de San Martin.


Seg6n Nazario Ch6vez Aliaga el
nombre primitive del cerro Santa
Apolonia es el de "RUMI-TIANA",
que en quechua quiere decir
"asiento de piedra".
La importancia hist6rica de esta
colina seg6n A. Puga Arroyo ra-
dica en que a la Ilegada de los
espafioles encontraron alli un fuer-
te de tres plataformas cuyos vesti-
gios han desaparecido totalmente.
Dice Ch6vez Aliaga que parece
adem6s, que en la cima se vene-
raba al dios tutelar de los Cacsa-
marcas, que recibia el nombre de
Casha, culebra, de done dicen
algunos autores que proviene el
nombre de Cajamarca.
Esta colina tambi6n fue famo-
sa durante el virreynato, por el
sonado pleito que provoc6 entire
Franciscanos y Belemnitas, que se
disputaron la propiedad de la can-
teria.
Desde su cumbre y dando fren-
te a la ciudad se destaca una cruz
de grandes dimensions, que se
coloc6 el 10 de Enero de 1900,
como srnbolo por la expiraci6n
del siglo.
La celebraci6n de la festividad
de la Cruz de Cajamarca es toda-
via un acontecimiento religioso
que se celebra en dicho cerro.
A poco menos de un kil6metro
del cerro Santa Apolonia, en el lu-
gar Ilamado hoy "Agua Tapada",
estaba el Templo del Sol.
Consistia en una habitaci6n si-
tuada al centro de un patio cerca-
do y sombreado con 6rboles Ke-
ftua, al NO de Santa Apolonia
y dentro del 6rea de la poblaci6n
estaba el Acclla-Huasi o talleres
de arte textil de las Mamacunas,
dispuestas alrededor de una pe-
quefia plaza rectangular. (N. Ch.
A.)




L


LA CIUDAD MODERN


En la 6poca republican la ciu-
dad de Cajamarca ha progresa-
do muy poco, debido, sobre todo,
a la falta de buenas vias de co-
municaci6n con el resto del pais.
Por este atraso precisamente, es
que la ciudad se ha quedado de-
tenida en el tiempo, luciendo
ahora como un relicario colonial
en pleno siglo XX.


Fachada de la
Municipalidad.


Cajamarca cuenta con ocho
plazas, la mayor llamada Plza.
de Armas. Las otras son: Jose
G61vez, Miguel Grau, Toribio Ca-
sanova, Juan A. Eg6zquiza, Amalia
Puga, San Jose, junto al temple
de su nombre.
La mejor es sin lugar a dudas
la anchurosa Plaza Mayor. En el
centro luce una hermosa pila or-

































Moderno Hotel de Turistas,
ubicado al costado de La Catedral.


namental, obra colonial de grani-
to.
Las calls de la ciudad est6n
pavimentadas en su mayoria,
aunque algunas permanecen em-
pedradas.
El mejor hotel de la ciudad es
el de Turistas, y hay otros de me-
nor categoria como el "Casa Blan-
ca", "Dos de Mayo", y "Plaza",
que cuentan con cuartos con baio
pero sin ducha.
No hay en la ciudad una ofici-
na de informaci6n turistica, y el
viajero tiene que indagar por to-
das parties para visitor casonas,
iglesias, conventos, el famoso
Cuarto del Rescate, los Baios del
Inca, etc.


El turista no encuentra a nadie
h6bil que lo guie y, en el Cuarto
del Rescate, que abre sus puertas
con un horario restringido, sola-
mente hay un atento portero in-
capaz de brindar dato alguno.
En los Bafios del Inca, en la
poza done seg6n la tradici6n se
baifaba el Inca Atahualpa, un
partido politico ha pintarrajeado
sus lemas y el nombre de sus li-
deres.
El servicio de energia el6ctrica
es sumamente deficiente, con fre-
cuentes apagones.
Hay un buen servicio de taxis
y 6mnibus, atendidos por diversas
empresas y Comites.
Y en todas las calls y plazas





























Prefectura de Cajamarca.


Hospital Central.





Tm-1 i


a M IM


Una de las modernas
urbanizaciones cajamarquinas.


de la ciudad, sobre todo alrede-
dor de sus templos, pululan los
grupos de indigenas cajamarqui-
nos, ataviados con sus ponchos
rojizos y sus altos sombreros de
paja.
Casi todos descalzos, altos y
desgarbados, se sientan en las
gradas de los templos, Ilevando
sobre el hombro sus largos morra-
les coloridos.
En las bodegas de la ciudad,
que son muy humildes, se pueden
conseguir a buen precio sabrosos
quesos de la region y dulces y
masas tipicos.
'La visit al cerro Santa Apolo-
nia es un derrotero obligado para
los turistas, y desde alli se puede
contemplar el esplendoroso pano-
rama del valle y la ciudad hist6-
rica.


Tambi6n hay otros lugares de
atracci6n en la ciudad, como las
nuevas urbanizaciones de Pueblo
Nuevo, La Florida, La Colmena y
la pintoresca Chontapaccha.
Hay parajes muy hermosos cer-
canos a la ciudad, como las cris-
talinas lagunas de Carachugo,
que agrupan a un conjunto de
110 lagunas naturales, con una
espl6ndida y variadisima fauna
acu6tica.
Y en la misma ciudad el turista
acucioso se llevar6 una agradble
sorpresa al visitar el Museo de la
Universidad de Cajamarca que di-
rige el distinguido estudioso Ro-
dolfo Ravines, y en el que con ad-
mirable tes6n y capacidad ha lo-
grqdo una riquisima colecci6n de
muestras de las cultures cajamar-
quinas.

































.4N











4w4






Aseua o ube My




















J7







tT














































































I Bosque do Aca'as I




















IIJ I Mi I Ws P


I kvAI FM:








ca sin igual

en America


Mg. d

ingeneWAS


A 14 kil6metros de la ciudad
de Cajamarca y al SO, se encuen-
tra el grupo megalitico de Cumbe-
Mayo (Rio Fino), suspendido a
3,500 mts. sobre el nivel del mar
y en el interior de la naciente
cuenca de un rio.
El grupo formidable pertenece
a la cultural Cacsamarca-Maraii6n.
El sabio Tello dice Io siguiente:
"El acueducto Cumbe-mayo, de
direct influencia Chavin, es una
obra gigantesca y 6nica en su g6-
nero". Agrega que en el acervo
cultural de Am6rica no hay nada
que se le parezca, calific6ndola
como tronco originario de la civi-
lizaci6n Nor-Andina.
El distinguido investigator his-
t6rico cajamarquino Rodolfo E. Ra-
vines R. ha estudiado y descrito
profundamente esta colosal obra.


Canal abierto en la roca viva
con grecos y 6ngulos rectos
para disminuir la velocidad
tal agua.









































Petroglifos enigm6ticos
en el fondo de los t6neles.


Cumbe-mayo se compone de
tres secciones o grupos monumen-
tales: un acueducto, un santuario
y various abrigos y cuevas con gra-
bados (petroglifos chavin).
Todo el conjunto ocupa una ex-
tensi6n de 25,000 metros cuadra-
dos.


Enormes grades de Ingreso
al Santuario de Cumbe-Mayo.


El acueducto es un canal abier-
to en roca traquita, con trazo ori-
ginal formando grecas y 6ngulos
rectos, probablemente con la fina-
lidad de disminuir la velocidad
de las aguas, no permiti6ndose
que regresen a su cauce original
y a la vez para evitar la erosi6n.










N- V


La liamada
"piedra del sacrificio".


Su acabado es bastante sutil,
observ6ndose a lo largo de su re-,
corrido, desde la quebrada del
CUMBE hasta m6s o menos un ki-
16metro de distancia de su origen
impecables tramos pulidos, various
puntos de aforo, diversos tOneles
y gran numero de petroglifos,
que se estima como una probable
escritura religiosa.
El canal tiene una gradiente de
1.5 metros.
Nazario Ch6vez Aliaga dice
que unos hombres de 6poca pre-
hist6rica adelantadisima abrieron
este acueducto en la roca viva, ha-
ciendo gala de conocimientos de
ingenieria hidr6ulica, como el me-
jor cientifico puede hacerlo en la
6poca present, poniendo la per-


fecci6n mas asombrosa, que se
encuentra en detalles maravillosos
y enigm6ticos que dejan perple-
jos a quienes los contemplan y
median.
Esta obra cicl6pea, en opinion
de Tello, es el hallazgo megaliti-
co m6s monumental de America.
Seg6n el mismo Tello, es una
obra capaz de dar sorpresas al
mundo cientifico, como las que
dio la gran pir6mide de Keophs
en Egipto.
Su terminaci6n no est6 marca-
da claramente asi como tampoco
su finalidad, pero se supone que
llev6 las aguas del rio "Cumbe-
Mayo", que van a former el Je-
quetepeque, hacia la parte orien-
tal de la campifia de Cajamarca.





















































La profusi6n de los trazos
enigm6ticos de los petroglifos
invade las paredes de las cuevas


71
















































Una r6stica cruz en Curnbe Mayo
sabre el misterio indescifrable
de uno civilizaci6n perdida.


El santuario es un farall6n que
tiene la apariencia de una gran
cabeza humana gigantesca, de la
cual la boca ha sido excavada pa-
ra former una gruta de perfil m6s
o menos ,elicoidal y plant circu-
lar de 3.33 m. de di6metro, a la
cual se asciende por medio de
seis gradas curvas talladas en la
misma roca. Las paredes de este
recinto est6n grabadas con moti-
vos confuses en extremo, obser-
v6ndose algunas superposiciones
sin powder explicar cu61 motivo co-
rresponde a cu61l trazo.
En las paredes ha sido tallada
una hornacina cuadrangular, pu-
di6ndose notar una segunda, frac-
turada por la erosi6n o por ma-
nos de profanadores.
Esfa gruta hace suponer que
fue un sarc6fago funerario de un
notable personaje,. no asi un san-
tuario.
La entrada de esta gruta est6
encuadrada hacia el Este, y Tello
la consider "una maravilla del
arte antiguo americano".
Las cuevas y abrigos forman el
Oltimo grupo de este fabuloso
conjunto, y en sus paredes existen
motives grabados que, en su tra-
zo y complicidad indescifrable has-
ta ahora, recuerdan a los graba-
dos del acueducto.
Tello, quien.en 1937 fue el pri-
mero en investigar los monumen-
tos de "Cumbe-Mayo", no cesa de
admirarlos, y dice finalmente: "El
hombre ha trabajado aqui con la
delicadeza con que el escultor
plasma la arcilla, juega con la
piedra, la moldea a su anto[o, la
pule y adorna.
Esta obra gigantesca es 6nica
en su genero. En el acervo monu-
mental de America, no hay nada
que se le parezca".




















rn* mr nn)













1.- N&


A 25 kil6metros de Cajamarca,
por la ruta de los pueblos de Lla-
canora y Namora -a seis kil6-
metros de 6ste 61timo-, por ca-
minos carrozables sumamente ma-
los, se Ilega a las famosas y ex-
tensas ruinas de "Collor".
Estas ruinas -segun N. P. So-
16n Urteaga Portocarrero- son
las de una ciudadela fortificada
de singular estrategia military,
aprovechando h6bilmente la to-
pografia por la pericia de los gue-
rreros Cacsamarcas.
La ciudadela queda en los ra-
males interandinos de enlace en-
tre las cordilleras Occidental y
Central de los Andes, limitada a






La C[iuda[*ii de~~ Collor






derecha e izquierda par los rios
Cajamarca y Namora, y pr6xima
al punto v6rtice de confluencia de
los mismos.
Es un morro c6nico perfect, de
amplia base, circundado por un
gran lago, que hoy se encuentra
dividido en dos: la pequefia lagu-
na de Guay6n, hacia la izquierda;
y la gran laguna de San Nicol6s,
a la derecha.
Por la 61tima direcci6n se pro-
longa formando cuatro pampas
que van disminuyendo de tamahio
y se convierten en lagunas cuando
Ilueve.
Tiene como punto de acceso
una loma que se extiende sobre
el pueblo de Namora.
La circunferencia de la base del
citado morro se calcula en 5 Km.
y su altura en 1 Km. y medio, por
lo que domina una amplia exten-
si6n panor6mica.
Segin Io descrito aparece como
una verdadera peninsula del gran
logo, el que sirvi6 de segura de-
fensa, adem6s de los cerros for-
tificados que la circundan.
La extension de esta estupen-
da obra de la naturaleza y del
hombre es de 12 km., aproxima-
damente.
La ciudadela consta de cinco
plataformas escalonadas, que re-
matan en una superficie plana-
-cuadrada de 1,600 mts., en la
que se hallan los muros estilo Ar-
caico-Superior de dos habitaciones
bastante grandes y contiguas, de-
dicadas seguramente al culto.
La mayor de las habitaciones
est6 mirando al Oeste, dedicada
al Sol. La de menor tamaio est6
dedicada a la Luna, y mira hacia
el Este.
En direcci6n Sur hay una pla-
zoleta limitada por un muro cir-


cular perfect, que bien podria
haber sido plaza de los sacrificios
religiosos.
Hay cuatro salidas que coinci-
den matem6ticamente con los 4
puntos cardinals.
El material con que est6n he-
chos los muros de la ciudadela
pertenece al superior estilo de
las ruinas de Jequetepeque, Kue-
lap, Chota y Marcahuamachuco.
(S. Urteaga Portocarrero).
El arque6logo francs Charles
Wiener, en su libro "Per6 y Boli-
via" publicado en Paris en 1880,
califica a esta ciudadela como uno
de Ids monuments m6s extraor-
dinarios que se pueda imaginar y
hace esta comparaci6n: "Si la pi-
r6mide egipcia puede significar
un axioma arquitectural de la mo-
narqvia absolute, Collor es una
pir6mide comunal, expresi6n de
un estado social particular. Hace
comprender que el secret de la
grandeza de una tribu o de un
pueblo se basa.en el principio de
la uni6n que, hacienda corta la
escalera, los pigmeos alcanzan la
altura de un gigante, y que un
pueblo que edifica una sepultura
national puede ahi inscribir un
nombre, el que se volver6 inmor-
tal como el m6s poderoso monar-
ca".
El nombre de "Collor" -seg6n
N. Ch6vez Aliaga- es quichua,
pertenece al dialect del Norte y
se pronuncia "Coillur" en el anti-
guo centro del Imperio. Y este
nombre significa "Estrella".
Actualmente la ciudadela se en-
cuentra sumamente deteriorada,
cubierta de maleza en parte, con
sus lagos pantanosos y los muros
y pequefias torres derruidos y sus
casas en escombros.




L. ::;,


*I.
i .1 S,,


d NkITI


I)


NI'l IIIL!


IlI









Necr6polis

de las cuevas




Esta necr6polis tipo tiahuana-
coide se encuentra a 7.5 Kms. de
la ciudad de Cajamarca. Una bue-
na carretera conduce hasta el lu-
gar, cuyo trayecto se verifica en
25 minutes, en direcci6n NE.
La Necr6polis de Otuzco, cono-
cida como las Ventanillas de
Otuzco es -en concept de Ro-
dolfo Ravines- uno de los m6s
valiosos restos arqueol6gicos que
encierra la compifia de Cajamar-
ca, cuyas criptas han sido traba-
jadas en traquita --canteria- su-
perpuestas una sobre otras, y pro-
tegidas por canaletas para que
discurra el agua en tiempo de llu-
vias.
En algunas de estas sepulturas
se puede observer corredores es-
trechos a cuyos lados se alinean
nueve tumbas. El cuadro unitario
que ofrece este grupo arquitect6-
nico nos da la idea de la concep-
ci6n religiosa de los habitantes de
aquella region.


Las criptas de la necr6polis
han sido trabajodas en traquita
superpuestas unas sobre otras.


































Hay corredores estrechos
donde se alinean las tumbas.

Desde la entrada de la Que-
brada de Tuzco y sobre casi to-
das las paredes de roca de la
orilla derecha del rio Grande se
encuentran ceritenares de tumbas-
galerias, cavadas en plena roca
y que pueden alcanzar hasta 8 y
10 metros de profundidad.
En algunas zonas estas tumbas
cubren una gran superficie de pa-
redes rocosas.
Adem6s de estos sepulcros, en
la planicie y en el parade denomi-
nado "Miraflores" se puede ver
restos de una gran fortaleza cons-


truida de aparejo menudo. Des-
graciadamente, la incomprensi6n
de los propietarios y del locatario
de la hacienda, en su deseo de
expansion agricola, han destrui-
do parte de este tambo de 6poca
Inca.
Tambi6n se observa en las ro-
cas grabados de cruces zoomor-
fas y felinos.
En la cumbre del cerro COLL-
QUITIN pueden verse construccio-
nes que desafiando al tiempo se
conservan intactas como testimo-
nio de cultural legendarias.


































El templo

del candor

con estatuas

gigantescas


Uno de los monolitos estatuarios
de las ruinas de Kuntur Wasi.


Las ruinas de AKuntur-Wasi se
hallan al SO de la capital del dis-
trito de San Pablo, de la provincia
de Cajamarca, en el cerro denomi-
nado "La Copa".
Por el lado de San Pablo pre-
senta el aspect de una colina
m6s o menos elevada, siendo su
altura sobre el nivel del mar de
2,110 m.

81






El nombre
dado por el
Tello a estas
el hecho de


de "Kuntur Wasi",
arque61logo Julio C.
ruinas, se apoya en
que constituyen un


EsaU......na yloa


templo dedicado al culto del c6n-
dor, a juzgar por las estatuas
que, representando a esta gigan-
tesca ave, se encuentran en la pla-
taforma superior.
Adem6s, en las inmediaciones
existe un enorme abismo, llama-
do Kuntur Wasi, en cuyas paredes
rocosas hay numerosos nidos de
c6ndores.
Sobre la cospide del cerro se
encuentra el temple, levantado
sobre tres plataformas superpues-
tas. En la plataforma superior,
que es bastante amplia, estaban
las capillas v edificios sagrados,
actualmente derruidos.
Magnificos exponentes de arte
litico y de la alfareria clsica de
Chavin se encuentra en este mo-
numento y en sus alrededores, ha-
bi6ndose entontrado tambi6n: una
tecnica estatuaria muy original.
En los desmontes de la plata-
forma superior del tempo y en el
declive del cerro, se han encontra-
do estatuas, columns y lozas con
bajo relieves.
*Hasta ahora se han descubier-
to seis estatuas, cinco completes
y una fracturada, las que adornan
el edificio de la c6spide.
Son estatuas alargadas, escu-
rridas, sumidas en ciertas parties
del cuerpo, debido a las irregula-
ridades del block escogido para el
tallado, contrastando con la es-
culturas de Huaylas, que son pe-
quefias, gruesas y desproporcio-
nadas.
Del studio realizado se conclu-
ye. que las obras liticas de Kun-
tur-Wasi pertenecen al mismo ho-
rizonte cultural Chavin, y a la
misma escuela de escultores de
aquel centro matriz, con modali-
dades locales provenientes de la
influencia del medio.



























































4-
A la vera del camino a
Cajamarca, en Yon6n, hay
unos cerros cubiertos con una gran
profusi6n cle petroglifos.






















































Aspecto general de los
cerros de Yon6n vistos
desde la carretera.

84



















Cavernas, finieblas y "guicharos"


El Parque Nacional de Cutervo,
creado por Ley del 20 de Setiem-
bre de 1961, es un autentico mo-
saico done tienen fiel expresi6n
la fauna, flora y bellezas natura-
les del Oriente peruano.
"Cavernas, tinieblas y gu6cha-
ros", tal es la apretada descrip-
ci6n de i.o m6s rico y caracteristi-
cc de este Parque.
Existen cavernas de dimensio-
nes gigantescas, a las que muchos
experts consideran como las de
mayor dimension en la America
del Sur.
En el oscuro seno de estas ca-
vernas viven, formando verdade-
ras colonies, enjambres de unas
aves ex6ticas, cavernicolas, cono-
cidas por la gente con el nombre
de "gudcharos", e identificadas
provisionalmente por los hombres
de ciencia como "Steatornis carip-
sensis" (peruvianus).
El a'gitado revoloteo y ia estri-
dente vocingleria de los gu6cha-
ros, imprimen en el espiritu de las
personas que tienen oportunidad
de contemplarlas, una nota indes-
criptible, una extrafia sensaci6n
de animaci6n y vida.


El Parque Nacional de Cutervo,
poblado por bosques de cedro,
nogal, sauce, quino, palmeras, etc.,
entrelazados por maravillosos he-
lechos y orquideas, se encuentra
ubicado en Ia eadena Occidental
de los Andes, como si fuese un oa-
sis tropical en medio de las hela-
das cordilleras.
La region done se encuentra
el Parque est6 ubicada entire los
2,000 y 2,500 metros de alrura
sobre el nivel del mar., y es de
f6cil acceso desde la Costa.
De acuerdo al espiritu de 'la ley
de su creaci6n, el Parque Nacio-
nal de Cutervo tiene, entire otras
finalidades, "servir de gigantesco
museo viviente y de centro de in-
vestigaciones y studio de las cien-
cias naturales".
Pero un peligro se cierne sobre
el porvenir de este parque unico y
ejemplar: la falta de previsi6n ha
hecho que el hombre, en su af6n
de ganar tierras para la agricul-
tura, actuara indiscriminadamente,
sin reparar en el peligro que aca-
rrea el desmantelamiento de los
bosques.


DPADCO)"M







fe



j~57


PARAISO

DE HORTENSIAS

Y

CHIRIMOYAS


La chirimoya, el capuli y la
tuna si bien crecen en todas la's
serranias de America, de M6xico
a Chile, Cajamarca las tiene como
suyas, como si fueran oriundas de
sus quebradas, como si todas las
dem6s, las de toda Am6rica le


debieran paternidad. Sea esto
cierto o no, el hecho es que Caja-
marca produce las variedades m6s
exquisitas de estas tres frutas.
Loadas y cantadas como si fue-
ran mujeres bellas, tanto como la
propia"... linda cajamarquina,
en el coraz6n me has clavado una
espina. "
La modest chirimoya recibi6
hace pocos anos un espaldarazo
ennoblecedor durante un oficioso
congress de gastr6nomos y la de-
clar6, por gran mayoria la fruta
m6s exquisite, titulo que eviden-
temente no le queda ancho.
Siendo asi Cajamarca se precia
de tener la mejor fruta del mun-
do pues es en sus valles que bor-
dean los 2,000 metros de altura,
done en bosques naturales, se
produce las m6s diversas varie-
dades de chirimoyas, las m6s fra-
gantes y las de mayor tamaho.
Dentro de esa franja de 2,000
m. existe un lugar Ilamado Cu-
nish, en el distrito de San Pablo
done la chirimoya alcanza su
mayor esplendor.
La flora cajamarquina ofrece
adem6s otras variedades de flo-
res y frutos propios e importados
aclimatados en esa tierra singu-
lar, donde crecen mejor que en su
lugar de origen como las horten-
sias oriundas del Jap6n, pero que
en Chugur por ejemplo, crecen co-
mo 6rboles de hasta 2 o m6s me-
tros de altura.
En Chugur, un ramo de horten-
sias es una sola hortensia cuyo
di6metro alcanza hasta 50 cm. re-
pleta de cientos de florecillas dis-
puestas como una sombrilla. En
Lima harian la delicia del m6s exi-
gente floricultor.
















I I L, N I E$


(0U F1 v jp























A inmediaciones de las notables
ruinas arqueol6gicas de "Cumbe-
Mayo", se encuentran las capri-
chosas formaciones geol6gicas
denominadas "FRAILONES".
En este sitio la naturaleza se
ha mostrado pr6diga al dotarlo de
un bello lugar de "piedras encan-
tadas", con petreas y alucinantes
figures que, en farallones, dan la
sensaci6n de la presencia de toda
la especie zool6gica y hasta de
las species antidiluvianas petrifi-
cadas para la historic y el tiempo.
Cactos gigantescos, avenidas
suntuosas, procesiones de frailes y
manias en eterna peregrinaci6n,
tuneles, pasadisos, arcos triunfa-
les, tortugas en march, gladiado-
res y un laberinto escalofriante co-
mo el Infierno del que habla
Dante.





- I ;* :




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs