• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Mapa
 Frontispiece
 Title Page
 La coleccion documental del...
 Horizontespoblados de cruces.....
 Turismo
 Folklore
 Historia
 Cultura e instituciones
 Produccion y desarrollo
 Index
 Back Matter
 Back Cover














Group Title: Documental del Peru
Title: Documental del Perú
ALL VOLUMES CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00087181/00005
 Material Information
Title: Documental del Perú
Series Title: Documental del Peru
Physical Description: v. : ill. (some col.), maps, ports. ;
Language: Spanish
Publisher: Información, Opinion Pública, Publicidad y Encuestas
Place of Publication: Lima
Publication Date: 1966
 Subjects
Subject: Peru   ( lcsh )
Colecciones de escritos -- Perú   ( bidex )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage: Peru
 Record Information
Bibliographic ID: UF00087181
Volume ID: VID00005
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 20195558

Table of Contents
    Front Cover
        Front Cover 1
        Front Cover 2
    Mapa
        Page i
    Frontispiece
        Page ii
    Title Page
        Page 1
    La coleccion documental del Peru
        Page 2
    Horizontespoblados de cruces...
        Page 3
        Page 4
        Page 5
        Page 6
    Turismo
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18-19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 33a
        Page 33b
        Page 33c
        Page 33d
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 65a
        Page 65b
        Page 65c
        Page 65d
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 80a
        Page 80b
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
    Folklore
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 96a
        Page 96b
        Page 96c
        Page 96d
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 112a
        Page 112b
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
    Historia
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
    Cultura e instituciones
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
    Produccion y desarrollo
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
    Index
        Page 159
    Back Matter
        Page 160
    Back Cover
        Page 161
        Page 162
Full Text




AYA WH



Ik










IMI,
-P4
l r'.








1917
!+m -i














(3


CI

B, <-


I


AYACUCHO
Cap.. AYACUCHO










































































SINFONIA DE ROSTROS, TORRES Y CI-
RIOS, EN LA SEMANA SANTA AYACU-
CHANA. (PROCESION DE LA RESUREC-










DCL E EN, L
DEL ii


Amigo lector: U EN AL
guard este cupon porque cuando reu-
na todos los que aparecen en cada nue- LYr- |
vo tomo de la Coleccion DOCUMENTAL DEL
DEL PERU idesde Ancash hasta Tum- L
bes son 23 tomos) podra canjearlos por
el tomo numero 25 COMPLETAMENTE
GRATIS! Nota. el primer Lomo publica-
do, sore Amazonab. no tiene cupon. deparramento de
AYA( AICHO


DEPARTAMENTO DE

AYACUCHO








La Colecci6n
Documental del Peru


Veinticuatro tomos forman la co-
lecci6n "Documental del Per6". Ca-
da uno de los tomos se ocupa de
un Departamento del pais, de
acuerdo con la division political del
Per6 (a la Provincia Constitucional
del Callao, se le ha considerado
en la colecci6n como si fuese un
departamento).
En cada tomo, el respective De-
partamento es tratado en todos sus
aspects: turistico, hist6rico, geo-
gr6fico folkl6rico, cultural, agrico-
la, ganadero, minero, commercial e
industrial. Asimismo se consignan
todas las rutas, sus atractivos, sus
comidas tipicas, calendario de
fiestas, etc.
Los 24 Tomos de la colecci6n su-
man m6s de 6,000 fotografias a
todo color y en blanco y negro; y
centenares de mapas, croquis de
rutas, cuadros estadisticos, etc.
"Documental del Per6" se ha
convertido asi en el m6s gigantes-
co esfuerzo de divulgaci6n del Pe-
ru.
Los 24 tomos de "'Documental
del Per6", son potr orden alfab6-
tico, los siguientes:
I Amazonas; II Ancash; III Apu-
rimac; IV Arequipa; V Ayacucho;
VI Cajamarca; VII Callao; VIII Cuz-
co; IX Huancavelica; X Hu6nuco;
XI Ica; XII Junin; XIII La Libertad;
XIV Lambayeque; XV Lima; XVI Lo-
reto; XVII Madre de Dios; XVIII
Moquegua; XIX Pasco; XX Piu-
ra; XXI Puno; XXII San Martin;
XXIII Tacna; y XXIV Tumbes.


Pedro Felipe Cort6zar
Director General

Fernando Palao Alvarez
Director T6cnico

Fotografia:
Roberto Arce Tuesta
Werner Janoud

Helba Cort6zar Balta
Jefe de Relaciones PNblicas






Horizontes poblados de cruces....

AYACUCHO es un Departamento encla-
vado en el coraz6n mismo
del Peru.
La geografia le ha reservado un sitio privi-
legiado entire el formidable laberinto de los An-
des, en la abrupta serrania, cruzado potr dos cor-
dilleras que lo dividen en tres unidades orogrd-
ficas.
Por la misma tierra ayacuchana se viaja de
un paisaje poblado, de cumbres de nieves eter-
nas de las Cordilleras Occidental y Oriental,
hasta descender vertiginosamente, hacia el Es-
te, a las cdlidas tierras de la margen derecha
del formidable no Apurimac (El Principe de
los rios), enclavado en la selva alta (Cuzco).
En esa naturaleza laberintica, en su gran
parte casi desdrtica y abrupta, quemada por el
sol y barrida por los vientos. de las punas, donde
crecen millares de cactus de todas closes, se
abren de cuando en cuando, aqui y alld, abri-
gados y pintorescos values; las historicas, inmen-
sas y desoladas pampas de Cangallo, Quinua
y Chupas; y la legendaria laguna de Parinaco-
chas, donde habitan millares de flamencos
("parihuanas"), de cuyo plumaje blanco y ro-
jo se dice que San Martin saco los colors de la
Bandera del Perl.
En esos values se levantan los pueblos y las
ciudades. Y en la pampa viven, rebeldes y soli-
tarios como sombras, los heroicos Morochucos,
con sus ojos claros y sus barbas blancas.
Ayacucho, la capital del Departamento, la
antigua Huamanga de los Incas y de los fieros
Pocras, se encuentra en uno de los values.
Es un valle en el que la sierra ha renuncia-
do a su inh6spito clima y en donde se levanta
una de las ciudades mds hermosas del Perui, cu-






ya principal caracteristica es su enjambre de
iglesias coloniales, a tal punto que se le llama
"La Ciudad de las Iglesias".
Porque en la ciudad de Ayacucho se apre-
cia, como en casi todos los pueblos del depar-
tamento, como en todos sus caminos, un hori-
zonte Poblado de cruces...
La cruz implantada por los espafioles per-
dura atin en la sinfonia de las torres de sus
iglesias, en sus espectaculares procesiones de
Semana Santa, en los caminos solitarios, en
las Ferias, en los techos de las casas coronadas
con las maravillosas iglesitas de barro cocido,
que se han hecho famosas en el mundo entero,
y en la entrafna misma de la masa del pueblo.
El signo de la cruz pregona asi el fuerte sen-
timiento religioso de su pueblo.
"Ninguna casa, ni choza, ni camino deja de
ostentar una cruz, invitando al viajero a per-
signarse".
Mas sus formidable fiestas religiosas -co-
mo las de la Semana Santa que atraen turistas
de todas parties del mundo- no lo son en el
sentido estricto de la palabra. En estas ocasio-
nes la piedad devocional cede paso a los senti-
mientos de dolor y de expansion y alegrza del
pueblo, aprisionado entire las gargantas de los
Andes.
Y estd aprisionado porque sus caminos son
pesimos y porque la educacion ticnica ni siquie-
ra ha comenzado en el campo.
Ayacucho es un departamento riquisimo,
lleno de posibilidades agricolas y ganaderas y
mineras. Pero todavia permanece como un co-
Ire de sorpresas por abrir.
Su gente, espera. Son hombres que esperan.
Y esperan con sus pechos cubiertos de gloria en
las pdginas de la historic.
Porque la tradici6n hist6rica de esta tie-
rra, que es realmente antiquisima y se remonta





a epoca muy lejana, estd Ilena de hechos heroi-
cos y fieros.
Auin quedan los campos de Ayacucho con el
nombre de "rincon de los muertos", pot la for-
midable matanza que cuenta la tradicion reali-
zaron los incas con los insumisos y orgullosos Po-
cras, Chancas y Huancas que se rebelaron con-
tra el imperio quechua.
Auzn atruenan el aire los "wacra-punkos" de
los Morochucos, heroes en centenares de bata-
llas contra los espanioles y la invasion chilena.
Audn se ven cabalgando a toda velocidad en
las pampas inmensas a las mujeres ayacucha-
nas, Ilevando a sus hijos en la grupa, rememo-
rando a aquella heroina que se llam6 Maria
Parado de Bellido, signo incontrastable del va-
lor indio.
Y aun, en las regions mds abruptas, apare-
cen las cabalgatas n6mades, con su rejon en ris-
tre y sus silbantes cocobolos, recordando el va-
lor de aquel otro heroe ayacuchano incredible:
Don Andres Avelino Cdceres, uno de los forja-
dores de esta Patria que hemos heredado.
Y mds aun, en la Pampa de la Quinua, pa-
rece que todavia resonaran con el viento los cla-
rines de la Batalla de Ayacucho, donde termino
el poderio espafiol de tres siglos en America.
Mas si fama es y fue la de su valentia, orgu-
llo y lealtad a toda prueba, que hizo que San
Martin dispusiera que usaran un escudo en el
brazo izquierdo con la inscripcion "A los Cons-
tantes Patriotas de Cangallo", tan igual fama
es la de la artesania de su pueblo.
En Ayacucho, en ese pedazo de Andalucia
arrancado por los espafioles y plantado en el
Peru, con sus iglesias de filigrana de piedra, con
sus bellas casonas de patios con columns llenos
de luz y de sombra de flores, se puede apreciar
por todas parties esa maravillosa artesania po-
Oular.






Alii viven esos ;sencillos artesanos cuyas
obras anonimas lucen en las vitrinas de las mds
importantes ciudades del mundo: alfareros, or-
febres, tejedores, talabarteros, etc.
La zunica -industria famosa en Ayacucho es
la de estos artifices.
Todo el Departamento yace en la pobreza.
Sin caminos necesarios, sus riquezas permaneceri
sin explotar. Sin energia electric, sin educaci6n
S tecnica, el poder adquisitivo de la gente es mi-
serrimo.
S"Con menos de una libra al dia nadie se ex-
plica como pueden vivir". Tal es la dimension
de la pobreza del pueblo.
Por eso, la ambicion mds important de los
ayacuchanos es la de la construcci6n de sus ca-
rreteras (sobre todo la de Pisco, la Via de los
Libertadores, en plena ejecucion en la actuali-
dad), la energia elictrica y el desarrollo de la
colonizacion de la margen derecha del Apuri-
mac, que daria tierra y trabajo a centenares de
families campesinas que hoy viven en tierras
inhospitas.
Este program de colonizaci6n, tambien en
march, aunque muy lenta, es otra de las dos
graiides esperanzas de los ayacuchanos.
Sin caminos, sin energia elictrica, sin edu-
caci6n tecnica, sin telifonos... Ayacucho, con
sus 44,181.04 Km2 de extension y sus 450,000
habitantes, espera de la Republica no s6lo tim-
bres de honor por su lealtad y bravura de "Cons-
tantes Patriotas", sino obras de desarrollo.
La hist6rica y blasonada Universidad de
San, Cristobal de Huamanga, que en la actua-
lidad ha impreso un impetu modern a sus
planes y programs academicos, se estd proyec-
tando como una energia rectora, intellectual y
S tecnica, en el Departamento, proponiendo, a la
vez, soluciones concretas.













,\







TURISMO


~' E.4i


; ; ^ ^ ':









J-4








Para viajar al Departamento de
Ayacucho desde Lima, se dispone
de [a via a6rea y de la via terres-
tre.
El' servicio a6reo est6 estableci-
do desde hace tiempo y to cubren
las Compafiias de Aviaci6n SATCO
y Faucett.

Via Terrestre

Se puede contor con dos rutas:
la prirnera poar la via central, la
segunda por la combinaci6n Lima-
Nazca Puquio Chalhuanca A-
bancay Ayacucho.
La segunda via es sumrmente
dificil y los caminos est6n en p6-
simo estado (Ver Tomo ,III APURI-
MAC).
La primera es la via m6s ade-
cuada. Se aconseja realizar el via-
je preferentemente entire Mayo y
Noviembre, pues en el resto del
aflo las Iluvias pueden malograr
much los caminos, sobre todo en
el 61ltimo tramo de Huancayo a
Ayacucho.




-ill 5VImF-'v
ls .5 .
R it
ug- "gai.
Id ;mz7.








































lit PAY,





























La via Huancayo-Ayacucho
cortada por un huayco.


Para este viable se cuenta con la
Carretera Central que sale de Li-
ma, pasa por Huancayo y Ilega a
la ciudad de Ayacucho.
El tramo de Lima a Huancayo
(332 Kms.) se encuentra en gran
parte en buen estado, y es inten-
samente recorrido por today close
de vehiculos, cont6ndose con bue-
nos servicios en el camino.
,Asimismo, para e sta ruta se
cuenta con los trenes del Ferroca-
rril Central del *Peru, que parten
de la Estaci6n de Desamparados
de Lima, conforme a itinerario, ha-
cen un cambio en Huancayo y lle-
gan hasta La Mejorada (Departa-
mento de Huancavelico), a 187 ki-.
16metros de la ciudad de Ayacu-
cho.
De Huancayo, a donde se pue-
de Ilegar en auto desde Lima en
unas siete horas, hay 267 kil6me-


tros hasta la ciudad de Ayacucho.
Este recorrido se puede hacer en
autom6vil en otras siete horas, con
las debidas precauciones, sobre to-
do en el tramo de La Mejorada.
Hay que recorder que en este
tramo la carretera entire Izcuchaca,
(dohde est6 el desvio a Huancave-
lica) y Puente Mayoc, solo tiene
tr6nsito abierto en un sentido: lu-
nes mi6rcoles y viernes, hacia
Ayacucho; martes jueves y s6ba-
do hacia Huancayo. Los domingos
se realize en ambos sentidos, con
Jo que result el dia m6s peli-
groso.
El viaje por esta ruta es el que
efect6an los 6mnibus y autos de
agencies de transports que tienen
oficinas en Lima y en Ayacucho.
Los 6mnibus tardan aproxima-
damente 24 horas desde Lima, en
* un viaje de una sola etapa.
























LLAMW NIBLEF Y AVMW L1IAL
CJVLPA1 PE 5AN' JVAN' -0I~ LA. VIC T4IRJA



































Seg6n apunta el distinguido in-
vestigador Dr. M. Enrique Gama-
S ra Hern6ndez, por rara coinciden-
cia, el mismo dia que el ej6rcito
real triunfaba en Chupos, esto es
el 19 de setiembre de 1542, se
concedia a la Villa de San Juan
de la Frontera el titulo de Muy No-
ble y Muy Leal Ciudad.
Posteriormente, en conmemora-
ci6n de este triunfo, se cambi6 el
nombre de San Juan de la Fronte-
ra por el de San Juan de la Vic-
toria.
La ciudad progress tan r6pida-
mente que D. Juan Pantiel de Sa-


El Agnus Dei

sobre.

El ibro

,de los Siete

Sellos


linas, nombrado su Corregidor en
1546, solicit Escudo de Armas pa-
ra ella, el que le fue concedido
por Felipe II.
Seg6n Gamarra y Hern6ndez,
no se ha hallado la C6dula Real,
pero existe una descripci6n deta-
flada del Escudo en un interesan-
te manuscrito titulado "Huamanga
Vindicada", que se guard, segun
el mismo notable investigator, en
el Convento de San Francisco, de
Lima, document que tenia por ob-
jeto contrarrestar las imputaciones
que se hiciera a IQ Ciudad con mo-
tivo de la rebelion de Tupac-Ama-
ru, y cuya transcripci6n literal se
consigna en la Exposici6n presen-
tada a Don Fernando VII por el
Diputado de Huamanga ante las
Cortes de C6diz, Don Antonio de
Mujica, pidiendo, entire otras mer-
cedes, el incremento del Blas6n de
la ya nombrada Muy Noble y Muy
Leal Ciudad. En la Biblioteca Na-
cional existe un ejemplar manus-
crito de la referida Exposici6n.
Seg6n ella, el blas6n tiene cam-
po de azul sobre la que se carga
un castillo de ore, alusivo, sin du-
da, a la toma por los espalioles
de la fortaleza o pucara que las
tropas de Manco Inca tenian en el
lugar en que, posteriormente, se
fund la ciudad, y a la circunstan-
cia de ser 6sta, adem6s, plaza
fuerte fronteriza contra los indios.
Sobre el castillo, o sea "en jefe",
aparece en medio de nubes el "ag-
nus dei" echado sobre el "Libro de
los Siete Sellos", y Ilevando una
bandera roja de dos puntas con
cruz de plata, como es costumbre
pintarlo, "carga" que alude, indu-
dablemente, -finalizb Gamarra
Hern6ndez- al nombre de San
Juan que se dio a la Ciudad.


m



































La ciudad de Ayacucho, capital
del Departamento del mismo nom-
bre y de la Provincia de Huaman-
ga -una de las siete provincias
con que cuenta el Departamento--
est6 situada en la regi6n central
de los Andes, a una altura de
2,740 metros sobre el nivel del.
mar.
Ayacucho, la antigua Huaman-
ga de los Incas, es una de las ciu-
dades m6s agradables y bellas
del Peru, enclavada en el coraz6n
del pais.
La ciudad cuenta con un clima
ideal (la temperature media annual
es de 17.50C.).


Al fundar los espafioles la ciu-
dad de San Juan de la Victoria de
Huamanga, lo hicieron prendados
precisamente por el paisaje y el
clima.
Huamanga, situada en un pun-
to estrat6gico en el antiguo cami-
no obligado entire Lima, Cuzco,
Charcas y La Plata, prosper r6pi-
damente y fue centro de gran ac-
tividad.
Los colonos establecidos en la
localidad vieron crecer r6pidamen-
te sus fortunes y edificaron man-
siones sefioriales de bellos estilos.
Cieza decia que sus casas solarie-
gas de piedra, ladrillo, cal y tejas
eran las mejores del Per6.

15
























AV

















At



ut T

e.."g





Los products agricolas y los te-
jidos de paoio y tocuyos de la, re-
gi6n le dieron ,auge al comerclo
en una ciudad "de fisonomia mu-
sulmana o del Oriente cl6sico", en
la que se mezclaba una sociedad
de brillo aristocr6tico con una ple-
be mestiza, alegre e ingeniosa.
La decadencia de la ciudad de
Huamanga se inicia a mediados
del siglo XVIII, cuando comienza
a perder importancia como lugar
de tr6nsito obligado y los mayo-
razgos empiezan a trasladarse a
Lima, atraidos los descendientes
de los conquistadores por el am-
biente cortesano de la capital del
Virreynrato.
Huamanga, que tres siglos an-
tes habia sido campo de correrias
de los conquistadores pasa a ser
luego scenario de Otro eambio
hist6rico, y ve ingresar por sus ca-
lies y galopar por sus campos a
las huestes de los libertadores.
Durante la Rep6blica ha perma-
necido, en los primeros qaios, en
un extenso letargo, agobiada por
una pobreza departmental cuya
raz6n estriba en la falta de ener-
gid el6ctrica y de caminos.
Pero ahi est6n, en la ciudad, co-
mo testigos de su pasada opulen-
cia, las numerosas iglesias colo-
niales que la han convertido en
una verdadera "Ciudad de las
Iglesias".







Via Carlos F. Vivanco,
al ingreso de la ciudad
cde Ayacucho.




p


-J

9


La Alameda, en la ciudad
de Ayacucho.


Ahi est6n las vetustas casonas
coloniales con sus portales blaso-
nados y las arcadas de la Plaza
de Armas done se levantan, ade-
m6s, las figures imponentes de La
Catedral y La Universidad, que
dan al centro de la poblaci6n un
encanto inolvidable..
Las calls estrechas y tortuosas
est6n bordeadas de grandes caso-
nas blancas, de hermosos patios
Ilenos de luz y de flores.
Las puertas se abren y se ap!e.
cian los rumorosos patios con co-
lumnas, Ilenos de colorido y de
flores, verdaderos refugios de paz,
de sombra, de belleza y de fres-
cura.
Un viajero ha apuntado: "Se
creeria uno en alguna parte de
Andalucia".
En las calls, Ilenas de sol, se
mueve una muchedumbre colorida
de indigenas, aderezados con sus
trajes tipicos.
Y la artesania ayacuchana ha
impreso a toda la ciudad-capital
del Departamento, una fisonomia
artistic que impresiona al viajero
en los rincones m6s imprevistos,
o a la vuelta de cualquier esquina.
La extraordinaria habilidad ma-
nual que han desarrollado muchos
pobladores ayacuchanos, se ha
trasmitido de padres a- hijos, jun-
to con una profunda carga est6ti-
ca popular, y el resultado es una


kls_








~ILA


tradici6n que m6s tiene de que de artesania, pero sin perder
la expontaneidad folkl6rica.
No es tan f6cil encontrar hoy en
dia los talleres de estos artesanos.
En ciertas 6pocas del afio, las
tiendas de la ciudad y los peque-
fios puestos comerciales, muy mo-
destos, est6n Ilenos hasta el techo
S de iglesitas de barro cocido y cen-
tenares de otros objetos primoro-
sos, esparcidos en un desorden
que convierte en un placer el bus-
car lo que m6s agrada.
"Uno quisiera comprarlos to.
dos", es la expresi6n que brota


Puente San
Sebasti6n.


"Pucacruz"
o "Cruz Colorada".


.. I., ., I '1_11






de los labios de los viajeros, mas
a6n cuando cada pieza es distin-
ta, con alg6n detalle insignifican-
te y bello que las otras no poseen.
Pero desde el moment en que
tiene lugar una fiesta religiosa o
mundana de importancia, todos
los almacenes son vaciados de sus
riquezas como por encanto.
Despu6s de unas ventas tan for-
midables no quedan mas que pie-
zas rotas o con defects demasia-
do visible.
Y entonces los viajeros comien-
zan a realizar viajes a Quinua o
a Santa Ana, centros tradicionales
de artesania popular.



La ciudad

modema




El aeropuerto y la carretera,
aunque insuficientes, est6n permi-
tiendo el progress en la vieja ciu-
dad de Ayacucho, orgullosa de su
opulencia colonial. Y ya se apre-
cian edificios modernos de muy
bellas lines, como el nuevo local
de la Universidad de Huamanga.
La ciudad cuenta ccn deficientes
servicios de agua y luz el6ctrica,
y no hay servicio telef6nico direc-
to ccn Lima. S61o es possible comu-
nicarse con Huancayo.


Prefectura
de Ayacucho.














..y. j


1..
-T ~:.


Hotel de Turistas
de Ayacucho.


Casa de las
Tres Columnas.


. .'* * -

















El mejor hotel es el de Turistas,
situado en la esquina del jir6n 9
de Diciembre y Parque Sucre.
Cuenta con 60 habitaciones con
ba6o privado y con una capaci-
dad m6xima de 120 camas al dia.
Tambi6n se puede utilizar el Ho-
tel Sucre (Portal Constituci6n r N9
4); Pensi6n Alojamiento "San Cris-
t6bal" (Jir6n Garcilasorde la Vega
N9 304); y el Restaurante-Aloja-
miento "El Trocadero" (Jir6n Lima
NQ 115).
La ciudad posee bellas alame-
das y avenidas, como el Parque
Sucre, done se encuentran el mo-
numento al Mariscal Don Antonio
Jos6 de Sucre, la Universidad Na-
cional de San Crist6bal de Hua-
manga, la Basilica Catedral, el Pa-
lacio Episcopal, la Municipalidad
y la Biblioteca Municipal.
La Alameda Bolognesi es un
hermoso paseo con 6rboles fron-,
dosos. Al comienzo, hacia la de-
recha, se encuentra la ,Quinta
"Tartaria", done existe un Museo
particular de arte colonial.
Al final de la Alameda est6 la
"Quinta Caballitos".
Por el lado izquierdo del paseo,
se puede. cruzar un puente que lie-
va a la que fue Ilamada la Casa
de Orcasitas.
La ciudad dispone de servicios
bancarios eficientes, con oficinas
de los principles bancos del pals.






























Correo Central.
Al food,
Santo Domingo.


Por Semana Santa es impossible
conseguir alojamiento en Ayacu-
cho, porque la avalanche de tu-
ristas es abrumadora. Inclusive
hay que habilitar casas particula-
res e instituciones p6blicas paro
que puedan hospedarse, como sea,
los miles de visitantes.
Pero no es la Semana Santa el
Onico atractivo turistico de Ayacu-
cho. La belleza de su campifia, la
ya mencionada original arquitec-
tura, los artifices populares, que.
aunque ya est6n desapareciendo,
todavia produce maravillas en f;-
ligrana de plata, piecra de Hua-
manga, pieles y tejidos.
Una visit obligada es a la Pam-
pa de la Quinua, scenario de la


Batalla de Ayacucho, donde pr6c-
ticamente se puso fin al poderio
espaiol en elPer6.
Se puede Ilegar alli en 40 mi-
nutos desde la capital del Depar-
tamento, por una carretera no muy
mala.
AI pie del hist6rico cerro Con-
dorcunca se aprecia la inmensidad
del scenario done el 9 de Di-
ciembre de 1824 acab6 el poder
espaqiol en Am6rica.
El monument que recuerda la
Batalla de Ayacucho se encuentra
muy castigado por la acci6n del
tiempo y el olvido.

A la Solva Alta

Y para un turista amigo de las
emociones fuertes y de los paisa-
jes ex6ticos, se encuentra abierta
una carretera de unos 200 kil6me-
tros .que lo Ileva a la margen iz-
quierda del rio Apurimac, descen-
diendo de un paisaje de sierra a
otro de la selva alta, done se en-
cuentran las haciendas Luisiana y
Teresita, y en la margen derecha
la Colonizaci6n que Ileva adelante
la Oficina Nacional de Reforma
Agraria.
Selv6ticos de la tribu camp,
pintarrajeados y emplumados, pa-
cificos y experts en tratar a los
turistas, deambulan en grupos por
las cercanias, con sus pequefios
hijos desnudos, de vientres promi-
nentes y de ojos inexplicable.







El Arco del Triunfo
y calle 28 de Julio.























































Casa hacienda de
Las Tinajeras.

32
















----












.A PLAZA DE ARMAS DE AYACUCHO, LA CATHEDRAL Y LA UNIVERSIDAD DE HUAMANGA
MODERNAS LINES DEL NUEVO LOCAL DE LA UNIVERSIDAD DE SAN CRISTOBAL DE HUAMANGA




























































..~ OT

























































EL PINTORESCO BARRIO DE CONCHC
PARA, DE LA CIUDAD DE AYACUCHC
CONSTRUIDO SOBRE GRANDES PIE
DRAS, CON SUS CASAS DE PIRCAS
SUS TECHOS DE TEJAS.












LA VIEJA CASONA COLONIAL DE JAU-
REGUI (2 DE MAYO 204). SU HERMOSA
PORTADA ESTA CONSIDERADA COMO
LA MAS AAEJA Y EXTRAORDINARIA DE
LA CIUDAD.







































































W V,








































Una verdadera sinfonia de cam-
panarios debi6 ser la vieja ciudad
de Huamanga, hace dos siglos,
cuando en la plenitud de su opu-
lencia la fe competia con el af6n
de riquezas y poder.
La vieja ciudad de Huamanga
ha sido comparada muchas veces
con los mercados de Oriente, por
el aspect que debi6 presenter de
acuerdo con los relatos de la 6po-
ca, en su diaria e intense activi-


dad. Muy pobre en sus comienzos,
la trasformaci6n de su arquitectu-
ra es un testimonio de la impor-
tancia que alcanz6 y, de manera
especial, los templos representan
ese espiritu en el que se juntaban
el amor a Dios y a los bienes te-
rrenos.
H6ctor Velarde anota que "las
influencias costefias venidas sobre
todo de Lima, y las serranas trai-
das del Cuzco, formaron una ar-
quitectura seforial con much de
lo pl6stico y morisco de la Costa
y much de Io austero y p6treo de
la Sierra".
Los templos ayacuchanos son
todo un capitulo dentro de la his-
toria de la arquitectura y del arte
colonial. Quien penetra en ellos se
siente verdaderamente deslumbra-
do al contemplar la obra incredible
de alarifes, artesanos y pintores.
Cuesta trabajo comprender en toda
su plenitud el prodigio realizado
por sus manos en la madera y en
la piedra. Una verdadera hazafia
de inspiraci6n y paciencia que
asombra y conmueve. La historic
no recuerda quienes Io hicieron.
S61o est6 su obra, quiz6 con valor
m6s propio que otras, porque no
se puede identificar con ninguna
persona.
Ahi est6n la Iglesia de la Com-
pafiia, con sus extrafias reminis-
cencias asi6ticas; la espaciosa ca-
tedral; la Buenamuerte, con sus
airosas torres y sus pequefias c6-
pulas que ponen la pincelada
6rabe en esta confluencia de es-
tilos, el Altar Mayor de Santa Te-
resa; el P61pito de Santa Ana; los
primorosos techos mud6jares de
Santa Clara; la modestia del m6s
viejo y venerable de los templos
ayacuchanos, San Crist6bal. En
todos est6 realmente el alma de
Ayacucho.


















LA CATHEDRAL:

cohir

de riquezas


La imponente y amplia Catedral
de Ayacucho, con su hermosa por-
tada de piedra, se encuentra en-
tre las m6s notables de la vieja
ciudad, aunque destaca m6s por
las riquezas artisticas que posee
que por su concepci6n arquitect6-
nica.
Desafortunadas restauracioeies
Illevadas a cabo por legos en arte
colonial han hecho perder al con-
junto much de su belleza, segin
anotaron critics enterados, pero
conservan en cambio su incompa-
rable valor los retablos de Ia Vir-
gen de la Asunci6n, de la Virgen
de la Concepci6n, asi como los del
SeAor de Burgos y el del Nifio Llo-
r6n. Muchas de las im6genes de
la Catedral ayacuchana son obras
de incalculable valor artistic, co-
mo lo son tambi6n las numerosas


obras pict6ricas que albergan sus
muros y son objeto de admiraci6n
por part de los visitantes.
Sus altares de madera tallada
son de gran altura y reluce en ellos
un dorado que el tiempo no ha
opacado.
Larga y penosa fue la tarea de
levantar una cathedral en Huaman-
ga y muchos anos tuvieron que pa-
sar para que los huamanguinos
vieran una iglesia mayor a tono
con el rango que por entonces te-
nia esta ciudad.
La vieja Iglesia de San Crist6-
bal hacia las veces de Iglesia Ma-
triz por la 6poca en que, en 1614,
arrib6 el primer Obispo de la Di6-
cesis de San Juan de la Fronrera
de Huamanga, creada dos ahos
antes por Paulo V. La modest ar-
quitectura y poca prestancia de







este templo parecieron al 'nuevo
prelado poco dignos del prestigio
de su flamante sede y sus auxilia-
res, entire ellos el De6n Pedro de
C6rdenas, estuvieron de acuerdo
en que era necesario levantar una
cathedral. Pero la obra resultaba
enorme para las disponibilidades
econ6micas de la Di6cesis y ni con
aportes de los vecinos se veia po-
sibilidlades dd Ilevarla a buen ter-
mino, por Io que el De6n movi6
al Cabildo a solicitor al Monarca
una contribuci6n para emprender
la construcci6n de la nueva Iglesia.
Refiere el Padre Vargas en un
documentado studio sobre la Ca-
tedral de Huamanga que la Coro-
na trat6 de poner en pr6ctica el
expediente ya adoptado para
construir catedrales que consistia
en repartir el gasto entire la Ha-
cienda Real, los indios y los espa-
hfoles por parties iguales, pero al
final de cuentas "el trabajo de le-
vantarlas y la financiaci6n de las
labores vino a pesar sobre los in-
dios". "S61o el celo y desinterbs
del Obispo don Francisco Verdugo
y, sobre todo, de don Crist6bal de
Castilla y Zamora, lograron Ilevar
adelante la empresa y terminarla".
Verdugo coloc6 la primera pie-
dra el 4 de octubre de 1632. Para
proyectar la obra habia reunido a
los Cabildos Secular y Ec!esi6stico
a fin de convocar a los maestros
en Arquitectura. Los cuatro proyec-
tos que se presentaron fueron exa-
minados y discutidos en un cabil-
do abierto, el 22 de abril de 1630.
El argument del cost m6s -bajc
fue el terminante para decidir por
el proyecto del Hermano Martin
de Aizpitarte, de la Compahia de
Jesis.

La Catedral.







Las cosas quedaron sin embar-
go indecisas hasta que un ado m6s
tarde ocurri6 un derrumbe er. la
Iglesia Matriz que dej6 porte del
templo muy deteriorada. El hecho
-precipit6 los acontecimientos y en
el Cabildo Abierto de 23 de febre-
ro de 1631 se resolvi6 Ilevar ade-
lante la construcci6n de Ida Cate-
dral.
Pero la forma de realizar la
obra, si por parties o integramente,
posterg6 otra vez los trabajos y al
final de ese afio se discutia tam-
bi6n sobre la orientaci6n que de-
bia tener el nuevo templQ. Los tra-
bajos se iniciaron por fin en el mes
de agosto de 1632 y el 4 de oc-
tubre, como hemos dicho, el Obis-
po Verdugo colocaba la primera
piedra. Poco despu6s muri6 cuan-
do habia levantado los cimientos
solamente, y asi qued6 su obra por
much tiempo.
En 1655 se habian levantado ya
algunos muros y en ese tiempo se
hizo una petici6n al nuevo Virrey,
Conde de Alva de Liste, para que
proveyera lo necesario a fin de ter-
minar la obra.
La ayuda no Ileg6, pero fue Fr.
Cipriano Medina quien la continue
al asumir el Obispado, mas falle-
ci6 en 1644. Su c6lebre sucesor,
Crist6bal de Castilla y Zamora fue
el que puso fin a la obra, dedi-
c6ndose a ella con gran empefio
como lo hacia en todas las empre-
sas que le dieron fama. Y fue tal
su consagraci6n a terminar la edi-
ficaci6n que se le ha identificado
con ella al extreme de consider6r-
sele equivocadamente como inicia-
dor y realizador de la obra, que
qued6 completamente terminada
en 1671.


Entre los muchos templos que
tiene la ciudad de Ayacucho ocupa
un lugar destacado por su interns
hist6rico, artistic y arquitect6nico
la Iglesia de la Compafliade Jesus.
Si bien la riqueza artistic de los
altares, artesonado y obras pict6-
ricas es una de las caracteristicas
de las iglesias ayacuchanas, en la
de la Companlia aparecen exalta-
dos estos valores. Parece como si
los artifices se hubieran esmerado
en exigir m6s a su inspiraci6n pa-
ra tallar sus bellos retablos.
Tiene en sus altares im6genes
consideradas de much valor artis-
tico y ejemplares 6nicos en el mun-
do por la delicadeza con que han
sido esculpidos en madera. Sus
obras pict6ricas completan una de
las m6s valiosas y bellas coleccio-
nes de arte colonial que hay en
nuestro pais.
Este temple es apreciado, ade-
m6s, por su yalor arquitect6nico,
consider6ndose como un ejemplo
de la fusi6n de estilos que se ha
dado como resultado de la concu-
rrencia de alarifes y artesanos in-
digenas y espafioles provenientes
de distintas latitudes.
Las dos torres de ladrillo lucen
frisos de flores esculpidas en los
que Io critics de arte han desta-
cado la influencia arequipena, no-
t6ndose caracteristicas propias en










































La Comoafi~i.


los campesinos. La vieja Sacristia
tiene una portada de piedra en la
que se han tallado motives de mu-
cha originalidad, con un arco re-
nacentista y columns de gruesos
capiteles con diversos adornos y
cuyQ valor est6tico ha sido desta-
cado por H6ctor Velarde.


En la parte alta, al centro, est6
grabado un monograma de la
- Compaffia que tiene en su base un
elefante, motivo original y ex6tico
que apoya la opinion de quienes
sostienen que en el arte colonial
andino hay notorias influencias a-
si6ticas.





LA MECE


Su pequefia torre cuadrangular
con almenas da una singular per-
sonalidad arquitect6nica a la Igle-
sia de La Merced, la segunda que
se construy6 en Ayacucho, despu6s
de la de San Crist6bal.
Camo casi todas las iglesias de
Ayacucho ha sido construida con
una sola nave. Sus muros y b6ve-
das, asi como la fachada son de
piedra y cal, s61idos y macizos. El
templo tiene. dos puertas. En la
principal destaca su puerta de ma-
dera tallada y dorada, de much
valor artistic, como lo tiene tam-
bi6n su antiquisima pila bautis-
mal, que sin duda es una de las
obras m6s admiradas en La Mer-
ced.
La entrada lateral es notable por
su portada de piedra tallada, de
color blanco, en la que luce el es-
cudo de la Orden Mercedaria eje-
cutado con gran maestria por des-
conocidos artifices. Sus im6genes
en alto relieve y sus columns com-
puestas le dan un imponente as-
pecto.
Cuenta la tradici6n que cuando
la Iglesia qued6 terminada en
1550, probablemente por estrechez
econ6mica, estaba sin campana y
se tom6 entonces "en pr6stamo"
una de las de la capilla de San
Crist6bal. Es la m6s pequefia de
las campanas de La Merced, que
aun ahora, despues de 422 alios
se encuentra en el mismo sitio.
Su interior hace de este temple
una de las joyas artisticas m6s an-
tiguas de arte colonial. Las im6ge-
nes de la Virgen de las Mercedes,


de San Pedro Nolasco, de la Dolo-
rosa, ast como muchas otras que
se encueritran en sus altares, mag-
nificamente talladas, son todas
obras de reconocido valor escult6-
rico.
Complete el conjunto una valio-
sa colecci6n de pinturas, lamenta-
blemente muy disminuidas por las
depredaciones que ha sufrido este
templo, como muchos otros del
Per6, a lo largo de los afos.
La Congregaci6n Mercedaria es
la m6s antigua de las que se ins-
talaron en Huamanga. Sus miem-
bros Ilegaron pr6cticamente con los
primeros espaholes que se estable-
cieron alli e iniciaron una active
labor de catequizaci6n. Siendo Co-
mendador de la Orden Fr. Sebas-
ti6n Castalieda, fund en 1540 el
Convento de La Merced de Hua-
manga, que fue el primero que hu-
bo en esta ciudad, y es hoy uno
de los m6s antiguos del Per6.
Anexo al Convento se construy6
el temple, edificado con erogacio-
nes y gracias al. tes6n de Fr. Se-
basti6n la obra qued6 completa-
mente terminado en 1550. Valioso
apoyo a la construcci6n prest6 tam-
bi6n el Comendador Gutierrez de
Quintanilla.
Los restos de la gran heroina
ayacuchana y martir de la Inde-
pendencia de Am6rica, Maria Pa-
rado de Bellido, fueron sepultados
en la nave izquierda de la Iglesia
de La Merced y alli estuvieron has-
to que fueron exhumados para
trasladarlos definitivamente al
Oratorio de Chiquinquir6.


I j~ ','





















U


La Merced.


A.05
, e7


r
















SAN

C. *~RISTOBL~


La pequefia Iglesia de San Cris-
t6bal no tiene meritos arquitect6-
nicos ni artisticos y est6 muy lejos
del esplendor que despu6s tuvie-
ron los templos famosos de Aya-
cucho. Por el contrario, es humilde
y pequefia, como es modesto el
ambiente que la rodea. Es sin em-
bargo venerable a los ojos de los
ayacuchanos porque fue la prime-
ra iglesia que se levant6 en Hua-
manga despu6s de la Ilegada de
los espafioles. "
Se levanta en una solitaria ca-
lie, rodeada de tipicas construccio-
nes coloniales serranas, de prolon-
gados muros blancos y techos de
tejas. La construcci6n es muy pri-
mitiva. Tipica iglesia precursora,
de aspect campesino, su entrada


es sendila y pobre. Una torre es-
belta y armoniosa le da dignidad
a la franciscana fachada. En el in-
terior sus altares son igualmente
pobres, pero venerables.
No se sabe exactamente cu6n-
do fue levantada esta capilla ni
qui6nes la hicieron. Pero parece
evidence que es tan antigua como
la presencia de los espafioles en
Huamanga. Hay quienes afirman
que la construcci6n fue mandada
levantar por Crist6bal Vaca de Cas-
tro para dar gracias a Dios por la
victoria sobre los almagristas en
Chupas, y que dispuso que alli
fueran sepultados sus capitanes
muertos en acci6n. Se afirma asi-
mismo, por otro lado, que cuando
Vaca de Castro estuvo alli ya exis-
tia la Iglesia y lo que se hizo fue
cambiarle de nombre en su home-
naje y dar sepultura en su interior
a los muertos en Chupas.
Algunos historiadores sefialan al
Gobernador de Huamanga, Vasco
de Guevara como autor de la cons-
trucci6n, en 1540, y dicen que por
much tiempo fue Iglesia Matriz
y aun lleg6 a oficiar de Catedral.
Su primer cura fue Francisco Se-
rrada, nombrado por el primer Ar-
zobispo del Per6, Fr. Vicente Val-
verde.


San Crist6bal.















La Iglesia de San Francisco, co-
mo la Catedral, se distingue por
su gran amplitud en la que los ar-
quitectos que la proyectaron han
puesto de manifiesto el prop6sito
evidence de levantar un temple
que destacara sobre los de su
6poca.
Adjunto al temple, est6 el Con-
vento de los Franciscanos, fundado
en 1642, que se caracteriza tam-
bi6n por su ampria distribuci6n,
concebida con equilibria de formas
que dan a todo el recinto la sen-
saci6n de paz y sociego apropia-
dos para un lugar de retire y me-
.ditaci6n. Se ha destacado que, no
obstante estas notas saltantes de
su arquitectura, clautros y jardines
forman un conjunto alegre y Ileno
de vida, del que forma parte la
huerta.
Se estima que por la 6poca en
que fue fundado el Convento se
inici6 tambi6n la construcci6n de
su local y de su temple, aunque
en sus primeros afios de vida en
Huamanga la comunidad dependia


4' '
$4,6K


directamentte de sus superiores de
Lima y m6s tarde consigui6 su au-
tonomia provincial.
El temple de San Francisco est6
considerado entire los m6s nota-
bles, no solamente de Ayacucho
sino de todo el Per6 y figure al
lado de las iglesias de mayor va-
lor artistic. Es la 6nica que tiene
tres naves, despubs de la Cate-
dral.
Sus altares han sido primorosa-
mente tallados y con la profusi6n
que caracteriza la obra de arte co-
lonial en sus 6pocas de apogeo.
Lo mismo puede decirse de sus pin-
turas, muchas de' las cuales se en-
cuentran en magnifico estado de
conservaci6n y son admiraci6n de
los visitantes. Sigue siendo una co-
lecci6n muy rica pese a lo much
que se ha perdido.
La construcci6n es muy s6lida y
toda de piedra. Su portada senci-
Ila y tiene una torre, tambi6n de
piedra, considerada como ejemplo
tipico de un determinado estilo de
arquitectura colonial. Hasta 1898,
esta iglesia fue Parroquia Matriz.


.~.

- 1sfr MA~fscp i1 A.W


Convento e Iglesia de


SAN FRANCISCO




~~''~"N{~ *ii


Iglesia

y Convento

de

SAN AGUSTIN


Entre las congregaciones que ser
establecieron en Huamanga desde
los primers tiempos de la Colo-
nia, figure la de San Agustin, que
desbrroll6 una intense actividad en
la tarea de catequizaci6n de los
indios.
En 1637, Fray Lucas de Segura
decidi6 fundar un Convento, como
lo habain hecho ya otras 6rdenes
y congregaciones. Luego fue desig-
nado prior, el primero que tuvo el
flamante Convento.
Al lado se estableci6 el temple,
que es hoy uno de los principles
de Ayacucho, verdadero Museo en
el que se guardian valiosos testimo-
nios del esplendoroso pasado de
la Ciudad de Huamanga, en la
qde se desarroll6 un caracteristico
y singular arte religioso.
La Congregaci6n de San Agus-
tin tuvo nombradia en Huamanga
por la calidad intellectual y espi-
ritual de sus miembros y una prue-
ba de ello es que tres religiosos
de este Convento fueron elevados
a la dignidad de Obispos. Ellos
fueron Fr. Agustin de Carvajal,
Francisco Conderina y Jose Luis de
Lila.
El primero fue el fundador del
Obispado y, como tal,.le correspon-
di6 dar aplicaci6n a la bula de
erecci6n, en 1615. Realiz6 una fruc-
tifera labor en la organizqci6n de
su di6cesis. El segundo de los nom-
brados se volvi6 demente a poco
de hacerse cargo de la Di6cesis y,
considerado irresponsible, se le
nombr6 un coadjutor.
Fray Jos6 Luis de Lila fue el que
consigui6 la c6dula real de Carlos
Tercero, que trasfiri6 a los agusti-
nos el local que habia ocupado la
Compafia de Jes6s que los jesui-
tas 'fueron expulsados de Espaha
y sus colonies.





















































San Agustin.







Convento e


La iglesia de Santa Clara forma
parte tambi6n, del Convento del
mismo nombre, que tiene entire sus
caracteristicas m6s saltantes el ar-
tesonado del presbiterio, objeto
de admiraci6n y curiosidad para
todos los que visitan la antigua
ciudad de Ayacucho.
Esta obra, que tantos curiosos y
amantes de arte atrae, est6 consi-
derada como un acabado ejemplo
de inspiraci6n y buen gusto. Una
de las manifestaciones m6s admi-
radas del arte colonial, tanto por
su concepci6n como por la delica-
deza de su ejecuci6n.
Tiene adem6s este temple otros
retablos de much valor asi como
,diversas obras de arte, destacan-
do entire ellas la imagen de Jes6s
Nazareno, que desde tiempos re-
motos hasta la actualidad reune
en su torno a una enorme canti-
dad de devotos que se congregan
todos los afios para festejar su fes-
tividad.
El exterior del templo es pobre,
con una portada sencilla adornada
por dos columns. Su frontispicio
es Illano y sin adornos y en 61 des-
taca una sola torre al lado de-
recho.
Sobre la fundaci6n del Convento
se han tejido histories y leyendas.
Una de las m6s difundidas es la
que relata Montesinos, segOn la
cual Antonio Or6 y su esposa fun-
daron el Convento en 1568 para
dar estado religioso a sus cinco


virtuosos hijas. Pero Or6 no tenia
dinero para Ilevar a cabo su pro-
yecto. Un dia mientras descansaba
cerca de un camino su caballo se
alej6 y escarbando en el monte
descubri6 una veta de plata. Or6
vip esto como un mandate de Dios
y dedic6 todo el product a la
construcci6n de su obra y cuando
estuvo terminada la veta se extin-
gui6. Otra leyenda dice que nun-
ca pudo haber m6s de 50 monjas
en el temple, porque cuando pa-
saban de ese numero la muerte
lo reducia de nuevo a menos de
cincuenta.
Or6 tuvo tambi6n cuatro hijos
que fueron sacerdotes franciscanos
y dice la historic que cuando mu-
ri6 sus nueve hijos religiosos par-
ticiparon en las exequias y ritos
funebres.





















La Iglesia de Santo Domingo,
que forma parte del Convento del
mismo nombre, fue edificada du-
rante los siglos XVI y XVII y su
arquitectura demuestra la influen-
cia que dejaron cada uno de los
desconocidos artists que intervi-
nieron o dirigieron su construcci6n.
Los studios e investigaciones
que se han hecho acerca de su
construcci6n demuestran que el
piano original fue alternado en di-
versas oportunidades y a esto se
atribuye la falta de unidad de con-
junto que en estructura y en estilo
se advierten en esta famosa Igle-
sia.
El frontis de este templo presen-
ta marcadamente dos concepciones
distintas que, arquitect6nicamente
constituyen casi una rareza en es-
te tipo de construcciones. En efec-
to, en la parte alta, destaca una
hornacina en la que hay una puer-
ta que comunica con el coro. Deba-
jo hay una especie de corredor
sostenido por tres arcos.
Sobre el origen y objeto de es-
to singular composici6n se han te-
jido muchas versions, desde aque-
Ila rodeada de tenebrosas conje-


Iglesia y

Convenio de

SANTO

DOMINGO


50


turas, seg6n la cual esta disposi-
ci6n exterior del temple fue conce-
bida a servir a los prop6sitos de la
Inquisici6n, hasta aquella, quiz6
m6s 16gica por su simpleza, de
que 6nicamente se hizo ast para
tender a mayor cantidad de fie-
les, pues hubo 6poca en que con-
curria tanta gente a Santo Domin-
go que una verdadera muchedum-
bre quedaba sin poder entrar y
hubo entonces prelado que conci-
bi6 Ia idea de celebrar simult6nea-
mente misas en la parte de afuera.
Dicen otros que estos oficios ex-
teriores se celebraban en determi-
nadas 4pocas del afo durante al-
gunas festividades que traian a
muchos peregrinos. Se dice tam-
bi6n que este temple fue construi-
do asi porque fue scenario de
grandes predicas populares.
Frente a la torre, que desarmo-
niza por su, tamafio con el resto del
frontispicio, hay una cruz y de
acuerdo a las versions que atri-
buyen a toda la construcci6n exte-
rior de Santo Domingo la funci6n
de una especie de scenario para
ejecuciones en efigie ordenadas
por el Oficio, sirvi6 tambien a este
prop6sito. De acuerdo con esta
creencia, en el corredor sobre los
tres arcos se colocaban los jueces
que formaban el Tribunal de la
Inquisici6n y debajo los m6sicos.
El p6blico se ubicaba en la plazo-
leta y las ejecuciones se efectuaban
frente a la Cruz.
El Convento de Santo Domingo
fue fundado por Fr. Jer6nimo de
Villanueva en 1548 y 61 fue su pri-
mer Prior. En este Convento vivi6 a
mediados del siglo XVII el padre
Juan Villalobos, confesor de San-
ta Rosa de Lima a quien apoda-
r6n en Huamanga "El Vidente"
porque pronostic6 una memorable
tempestad en 1640.

































































Santo Domingo.


51


BC^Hggmapgpywq^isw ^^^ingnpyamaagsiraqpfifimpxw tsmgatecyuwns


2 .. 7. -,- -


















El Monasterio y la Iglesia de
Santa Teresa forman otro de los no-
" tables monumentos hist6ricos de la
ciudad de Ayacucho, tan rica, co-
mo pocas, en arte religioso.
Si bien este temple no figure en-
tre los m6s notables por su arqui-
tectura, no va a la zaga de los de-
m6s en cuanto a riqueza artistic,
ya que tiene tambi6n importantes
obras y sus altares son igualmen-
te de extraordinario valor por su
antiguedad y belleza.
Una de las caracteristicas del
convento es el trazo de su plant,
que, como el de San Fransjco, ha
sido concebida con amplio criteria
en su distribuci6n.
El Convento de Santa Teresa es
de monjas Carmelitas y fue funda-
do en 1690 por Juan de la Maza,
perqonaje nacido en Huamanga y
que lleg6 a ocupar destacadas po-
siciones, ya que fue amigo y con-
sejero del Virrey Conde de Caste-
liar, estuvo considerado como uno
de los m6s sabios catedr6ticos del
Colegio M6ximo San Pablo, de Li-


ma, y fue calificador del Tribunal
de la Santa Inquisici6n.
Deleg6 en su hermano, Fr. Fran-
cisco de la Maza, la tarea de em-
prender la construcci6n del Con-
vento y de la Iglesia cuando 61
viPj6 a Espafia. Mientras. se hacia
la obra, casi por 20 afios, las mon-
jas ocuparon el Hospicio, local que
en el siglo pasado se convirti6 en
la Casa de Ejercicios de Nuestra Se-
fiora de Lourdes.
Con el rendimiento de las fincas
del fundador se fue levantando la
construcci6n, que qued6 terminada
en los primeros afios del siglo
XVIII. En una solemne ceremonia
fueron instaladas las monjas en su
convento por el Obispo Ladr6n de
Guevara, quien en la misma fecha
consagr6 asimismo la Iglesia de
Santa Teresa.
La m6s destacada religiosa que
tuvo este Monasterio fue Sor Juana
Teresa de la Cruz, hija del Maes-
tre de Campo Francisco Lazo de
la Vega.


































La Magdalena.


La Magdalena La Buena Muerte


La Iglesia de La Magdalena es-
t6 situada en el barrio de su nom-
bre. Construida por los padres
dominicos en el afio de 1558, pre-
senta una fachada de franco es-
tilo barroco.
Los restablos del interior del
templo sufrieron incendios en los
afios 1883 y 1934.
El altar mayor es obra modern
de madera. Hay otros altares con
madera tallada y dorada.


El temple de la Buena Muerte
est6 ubicado en el jir6n Arequipa.
En el afio 1726 fue concluida
su construcci6n.
El Obispo Olivas Escudero en
su obra "apuntes para la histo-
ria de Huamanga, afirma que su
fundaci6n fue en 1741.
En la sacristia existe un arma-
rio de madera tallada, ejecutado
con much arte.
El antiguo convento de este
templo queda al lado izquierdo.


7%
































.1' -





































Santa Ana Otros templos
Ayacucho tiene, adem6s de
Se dice que Santa Ana fue la pri- las descritas, las siguientes
mera iglesia de la ciudad de Aya- iglesias, todas ellas con a-
cucho y que, inclusive, sirvi6 como tractivos artisticos y turisti-
Catedral. cos: San Francisco de Paula,
La arquitectura del templo es San Juan de Dios, El Calva-
de esti'lo barroco y en su interior rio, Conchopata, Carmen Al-
hay muy valiosos lienzos. to, San Sebasti6n, la Capilla
de Belem, Ccpilla del Arco,
El altar mayor est6 recubierto Pampa San Agustin, etc.
con planchas de plata repujada.








































Lk. U{IMCT CIVPA1II R~E UYVANTK,


En un fertil y pintoresco valle,
a 51 Kms. de la ciudad de Aya-
cucho se encuentra la hist6rica ciu-
dad de Huanta, que recibi6 el 61-
timo Blas6n de Espafia en Am6ri-
ca, por su fiera y conmovedora
lealtad al Rey.


Huanta ha sido en todo tiempo
un verdadero lugar de recreo para
los habitantes de Ayacucho (San
Juan de La Victoria) y de Huan-
cavelica (Villa Rica de Oropesa)
los que construyeron en ella en el
pasado confortables residencias































Ilk~


Rio Chacocc, en el camino
de Ayacucho a Huanta.


campestres, rodeadas de vergeles
en los que abundan las flores y
sazonados frutos, que, como el ge-
neroso jugo de sus parras, fueron
y son verdadero deleite para el
paladar.
La villa de Huanta fue, desde
sus primeros tiempos, netamente
espafiola, al punt que aun pue-
den encontrarse tipos con ojos azu-
les y tez clara.
Esta profunda influencia esoa-
fiola fue la que, sin duda, rnovi6
a sus habitantes a mostrar una


conmovedora y heroica lealtad pa-
ra con los colonos en los postre-
ros afios de la dominaci6n ib6rica.
Seg6n apunta Gamarra Hern6n-
dez, el amor a Espafia habia e-
chado profundas races en la ma-
sa popular, y ain en las lejanas
poblaciones de las alturas y en
los villorrios m6s pequefios, exis-
tia un sincero sentimiento de leal-
tad a la Madre Patria.
"En las abruptas cimas en que
se asienta la Parroquia de San Jo-
s6 de Iquicha, lo mismo que en la


~2


0^. 1 .
00,






~k


Municipalidad
de Huanta.


poblaci6n de Lauricocha, se for-
maron numerosas partidas de fa-
n6ticos partidarios de la causa
real, para secundar a las tropas
espaiolas que se esforzaban por
ahogar el ansia de independencia
que bullia en el espiritu peruano".
"Centenares de jinetes trajeados
de negro jerg6n, cefiido a la cin-
tura el pequefio poncho y arma-
dos de largos y filudos rejones,
en cuyas puntas se alzaban con
much frecuencia las cabezas de
los enemigos, se dispusieron a de-


fender la causa del Rey de Espa-
ia, cuando las primeras tropas del
Ejircito Libertador invadieron la
Intendencia de Humanga".
"La terrible cabalgata cama sor-
presivamente sobre la retaguardia
patriota, lanceaba a los rezagados
o asaltaban los bagajes.
Y, asi, en el estrecho desfilade-
ro, en la fatigosa cuesta, en el 6s-
pero pedregal, los huantinos eran
una pesadilla para la tropa en
march. Ni aun la noche la libra-
ba de sus feroces otaques y tem-





J -
1w


Plaza de Armas
e Iglesia de Huanta.


blaba cuando resonaban en las
sombras las palabras 'Viva el Rey',
con que siempre acompaiaban su
fant6stica acometida.
Durante cuatro largos afios de
la ruda campaign, y a6n despuks
del espl6ndido triunfo de Ayacu-
cho, el Ejircito Patriota mir6 con
temor a esta esforzada legi6n, y
no se atrevi6 a perseguirla en su
;tierra natal; en esa tierra 6spera
y bella, en done resonaba siem-
pre la voz de los curas que adoc-
trinaban. a sus feligreses 'en el
amor de Dios y del Rey de Espa-,
fia, sacerdotes sufridos y valero-
sos que, en m6s de una oportu-
nidad, combatieron al frente de

60


los mdravillosos jinetes huantinos
que pretendian aniquilar a quie-
nes luchaban por arrancar al Per6
del yugo extranjero.
Esa lealtad inquebrantable, or-
gullo de Caveros, Urbinas, Lazo-
nes, Santa Cruces, de la Vega, 0-
valle y otros apellidos no menos
ilustres, concit6 la admiraci6n de
los Virreyes al par que la aver-
si6n m6s decidida de los patrio-
tas. La villa de Huanta fue entre-
gada al saqueo, las llamas des-
truyeron sus casas, la sangre de
sus hijos reg6 sus called; paro ja-
m6s flaquearon, ni un solo instan-
te, ni su valor ni su lealtad.
De todos los pueblos del Per6,
































Un aspect tipico
de la ciudad de Huanta.


ninguno como Huanta se entreg6
m6s decidida y desinteresadamen-
te a una causa.
Por eso, cuando el poder espa-
fol se eclipsaba, cuando el edifi-
cio colonial se resquebrajaba, los
representantes de la Corona, apre.
ciando eri su just valer tan extra-
io caso de fidelidad, que s61lo tu-
vo parang6n en Am6rica con el
de los Pastusos ---que aniquilara
Bolivar-, quisieron premier hono-
rificamente a la Leal Ciudad, otor-
g6ndole el ."itimo Blas6n que con-
cedi6 el gobiemo espafiol en Am6-
rica.
Efectivamente, Don Jos6 de La
Serna e Hinojosa, 61timo Virrey


del Per6, expidi6 un Decreto el 22
de Febrero de 1821, en Lima, con-
cediendo a la ciudad de Huanta
el titulo de FIELD E INVICTA VILLA
DE HUANTA, y a su cabildo un
Escudo de Armas, en el que apa-
rece H1rcules, que los simboliza,
embrazando un Escudo en el que
campea un castillo de plata coro-
nado de laurel, simbolo de la vic-
toria y expresi6n de la lealtad in-
quebrantable que JAMAS DESFA-,.
LLECIO, seg6n reza el orgulloso mo-
te del Blas6n.
El mismo ardor con que comba-
tieron por la causa espafiola, y
m6s exaltado quiz6, emplearon los
huantinos para luchar contra la





invasion chilena. Ellos fueron los
m6s fieles y valerosos auxiliares
de C6ceres en la c61lebre campaia
de La Brefia.
Cuando las tropas enemigas
quisieron cruzar el rio para inva-
dir su terruio, ellos les cerraron
el paso con incredible tenacidad,
hasta caer vencidos solamente por
la superioridad del magnifico ar-
mamento de los invasores, los cua-
les no lograron, a pesar de sus
esfuerzos, escarmentar a los va-
lientes hijos de Huanta que los a-
cosaban incansablemente, sobre
todo cuando emprendieron la reti-
rada con direcci6n al Departamen-
to de Junin.
Pueblo tan altivo y valiente de-
bia tambi6n rebelarse cuando
creia que se lesionaba sus dere-
chos o se le imponia cargas exa-
geradas.
Por esta raz6n, cuando se dio
la Ley del Estanco de la Sal, el
afio 1896, los huantinos se levan-
taron en armas.
La sublevaci6n tom6 grande
proporciones, y el gobierno se vio
obligado a enviar una numerosa
expedici6n military para someter a
los insurrectos. Estos se defendie-
ron con el temerario valor que es
su caracteristica principal y no ce-
dieron hasta que las fuerzas del
orden diezmaron sus filas y cen-
tenares de muertos sembraron sus
campos asolados por dura repre-
si6n.


Otro aspect
de la iglesia de Huanta.

































Parque de
La Alameda.


Fue solo entonces cuando termi-
n6 la supervivencia increpable de
una antigua costumbre. Los p6rro-
cos de San Jose de Iquicha, al ter-
mirfar la misa parroquial, debian,
como en los tiempos coloniales, a-
rrodillarse para rezar "un Padre-
nuestro y un Ave Maria por la
buena salud de nuestro amo y se-
fior, el Rey que Dios guarde, ora-
clones que la muchedumbre corea-
ba fervorosamente.
Los fan6ticos devotos de Dios y
del Monarca, obligaron en varias
oportunidades a abandonar la doc-


trina a los p6rrocos que se nega-
ban a seguirlos en su extrafia
pr6ctica.
Como se ve, fue precise que
transcurrieran 72 afios del triunfo
de Ayacucho para que se desarrai-
gara en los iquichanos su lealtad
al Monarca espafiol.
En la actualidad Huanta es una
de las m6s pr6speras y bellas po-
blaciones interandinas, en donde
se guard el ardiente coraz6n de
los hijos de La Invicta Villa que
jamss desfalleci6".




LOS MOROCHUCOS


VL ? *.- -"
& '*i^








0O







.d e lapma







Enmedi de SO arpa eg
fi SSdna en el-brnocecm

5-e 0 05 55so, eareu a









meno eso me a pa de Ca*n-



brem, mue s y ae nh S, s s nuo
*a aleo pe lS, i n s a


*ei mmgrfio ain mea g 55 e
* mm Sas 5itra soia y *eo
* 5 5 5 5


rrr "wuTT i, -









Con sus cabaigatas
trashumantes en los linderos
infinites de la pampa...




Con sus barbas risadas y blon-
das flotando al viento, o con sus
hirsutas cabelleras tocadas con los
pafiuelos multicolores, viven, n6-
modes de siglos, con sus ponchos
gris6seos y sombrios, con sus ca-
balgatas trashumantes en los lin-
deros infinitos de la pampa.
Casi siempre hoscos, recortan
sus siluetas en el horizonte, aba-
tidos por la miseria, buscando,
desde hace siglos, un lugar done
aposentarse.
Muchos a6n son blancos, de ojos
claros. Mas los blancos y de ojos
claros ya son viejos, muy viejos...
Y sus cars alargadas, pomulosas,
como escapadas de la mono de
El Greco, nos dicen silenciosas, a-
pifiadas en si mismas, hundidas
en sus barbas quijotescas, de vie-
jas histories y de sufrimientos.
Cuenta la tradici6n que los "Mo-
rochucos", singulares hombres de
la serrania peruana, fueron los
primeros pobladores de la pampa
de Cangallo, en Ayacucho.
Diferentes, desde todo punto de
vista a los dem6s aborigenes pe-
ruanos, son conocidos como los
descendientes de los bravos alma-
gristas.
Los almagristas, en sus san-
grientas disputes de conquistado-
res, pernoctaron y a6n pasaron
various dias en las pampas de Can-
gallo en el aio 1542.
Su presencia en las pampas dio
lugar a los primeros mestizos.




'I,


El Enombre de Morochucos, se-
g6n algunos investigadores, les
proviene de dos voces quechuas:
"'Moro, que significa "diversos
colorss; y "Chuco", que quiere
decir "gorra".
Se dice que, parad6jicamente,
los indigenas bautizaron con 6ste
nombre a los espafioles que Ile-
garon a Cangallo y que Ilevaban
esta suerte de gorra para defen-
derse del frio. Con el tiempo ellos
mismos, o los descendientes del
mestizaje, han seguido Ilam6ndo-
se Morochucos.
Y crecieron asi, herm6ticos, be-
licosos, como otra isla peruana,
en el largo paisaje de la pampa.
Y ahi est6n a6n, conservando
sus caracteristicas, como si m6s de
cien afios de Rep6blica no hubie-
Hombres, mujeres y nios, sen pasado todavia.
jinetes de las mesetos inh6spitas. Hombres, mujeres y nifios son
excelentes jinetes a grandes velo-
cidades.
Hay todavia muchos que son al-
tos, fuertes, ojos azules, cabellos
Hay todavia muchos que son rubios y usan barba y bigotes.
de ojos azules y cabellos rubios. Los Morochucos son bohemios y
enamorados y, para hacerse de
una hembra, se valen de la ley
del monte.

despierto y le gusta hechar prosa
en las fiestas. Por lo general es
flojo y premiere la ganaderia a la
agriculture. Es resuelto en la pe-
lea, franco y valiente hasta la te-
meridad, y leal hasta la muerte".
Las mujeres no son extraias a
la psicologia colectiva de la des-
treza hipica y de la afici6n a lan-
cear a los toros, galopar sobre los
cabollos a pelo, y correr par las
inh6spitas mesetas con la "gua-
gua" (hijo) a la espalda.



















































Viven. desperdigados a grandes
distancias sobre la
inmensidad de las mesetas.

69





































Bohemios y enomorados,
grandes consumidores de alcohol.


Los muchachos concurren alas
lejanisimas escuelas, cabalgando
de tres en tres y hasta de a seis,
sobre los lomos peludos de sus ca-
ballejos, recortando sus originales
figures en el inmenso cielo azul
i de la pampa.
A El caballo morochuco, oriundo
de esta zona, es estimado como

70






































Son dados a los rudos
juegos campers.


hijo .del caballo andaluz, segura-
mente, a su vez, descendiente del
famoso caballo 6rabe, 6gil, brio-
so, resistente y dominador del de-
sierto.
Seg6n el studio realizado por
el Dr. Luis E. Galv6n, el caballo
espafiol, trasplantado a la mese-
ta frigida, se torn6 menudo y la-


nudo, pero fuerte y ligero; sobrio,
pero de gran resistencia; manso y
d6cil, pero nervioso y pertinaz. Es
admirable verlo cuando hala el
toro para las corridas de las fe-
rias lugarefias, c6mo plant los.
cascot menudos en el suelo roco-
so a fin de doblegar a la retre-
chera fiera, y luego c6mo salta y

































Las muieres no son extraias
a la incredible destreza hipica.




corre con la velocidad del viento,
hacienda cabriolas para escabu-
Ilirse del astado enemigo.
"Con estos caballos -dice el
escritor Varallanos- el cholo in-
tervino en las guerras de'nuestra
Independencia political national.
Por eso, si los caballos espafioles
realizaron la Conquista, los mes-
tizos hicieron la Independencia".
A los Morochucos, bohemios y
grandes consumidores de alcohol
y coca, aut6nticos mestizos, pro-
ducto conservado de la mezqla de


dos razas en los primeros afios de
la Conquista, se les inculpa per-
manentemente de abigeos.
H6bil jinete en su menudo ca-
ballo, es un centauro veloz.
Desde la m6s tierna infancia
emplea el caballo como medio de
transport entire las chozas de ba-
rro de sus familiares, con techo de
paja (ichu), desperdigadas a gran-
des distancias sobre la vastedad
de la meseta.
Desde nifios, en sus caballos a
pelo, portando su parca raci6n de
"cancha" (maiz tostado), de "kan-
ka" (came asada) o charqui, y
"mashyca" (harina de cereal) o el
mote, est6n acostumbrados al du-
ro trajin por la vida, sin ayuda
de nadie.
Asi van vestidos con sus largos
ponchos de tinte sombrio, con el
chullo o chunko bien seffido hasta
las orejas, y el pafluelo rojo ata-
do debajo del sombrero al6n.
Montan con unos zapatos rOs-
ticos Ilamados "ojota" o sandalia,
con sus gruesas medias de lana
de colors chillones y una o dos
sogas envueltas sobre el hombro,
dispuestas para enlazar al toro o
sujetar al caballo.
Al cinto va la invariable bolsa
de coca y su cal.
Cuando monta a caballo, tiene
al remate de la brida, que es muy
larga, lo que ellos Ilaman "coco-
bolo", que es su arma defensive
y ofensiva. Consta de un pedazo
'de plomo recubierto con una tren-
za dura de pelos de piel de bece-
rro, de una forma parecida a la
cachiporra, que es un bast6n que
terminal en una bola recia y ma-
cisa.
En las tardes y en las noches,
visperas de fiestas, consume
grandes cantidades de alcohol, y














































"'at
ZK




SAL -Alit







andan en grupos por la pampa de
limpido cielo estrellado, tocando
sus "charangos" (una especie de
guitarra cuyas cuerdas se afinan
con una series correspondiente a
las silabas de San-to Do-min-go).
En las jaranas y serenatas re-
doblan incansablemente las "tin-
yas" (tamborcillo que se hace con
piel de gato o de cordero pe-
quefio).
Y en la lejania de la pampa in-
conmensurable, rompiendo .el si-
lencio como un grito, se escuchan
las notas de los "wakra-punkos",
instruments obligados en las fies-
tas de toros y en el acompafia-
miento de las procesiones.
El Professor Gregorio- Medina Ro-
bles opina que el "wakrapunko"
deriva de los "pututos" incaicos
hechos de caracoles marines. Inte-
rrumpido el comercio con la Costa;
los indigenas se habrian ingenia-
do para fabricarlos de astas de to-
ros. De alli tambi6n su creencia de
que su sonido embravece a los
toros.
Los Morochucos participaron en
la gesta emancipadora encabeza-
dos por el valiente caudillo Basilio
Auqui, indio prototipo del pampi-
no altivo y rebelde en cuyas ma-
nos se sostuvo la bandera de la
revoluci6n y de la resistencia por
varies afios.
Auqui significa para Cangallo el
simbolo del valor indio, simbolo
de la rebeldia contra las injusti-
cias y la opresi6n, simbolo del he-
roismo m6ximo.




Esgrimen con gran destreza
sus largos "cocobolos",
arma defensive y ofensiva.


h
~






Los Morochucos consideran co-
mo sus heroes a Basilio Auqui y
a Maria Parado de Bellido.
Auqui paci6 aproximadamente
en 1747 en Incaraccay, y parece
que el objetivo de su vida fue hos-
tigar a los espaioles.
El y sus Morochucos, con des-
prendimiento, con abnegaci6n sin
limits, sirvieron a la causa de la
Independencia.
Enfrentaron y hostigaron a los
espafioles infatigablemente en la
inmensidad de la pampa, cay6n-
doles como b6lidos con sus lanzas
en ristre y sus cocobolos.
Despu6s de las batallas de
Huanta y de Matar6 concurrieron
a las de Picquimachay o Rucuma-
chay; Atunhuana y Atuntocto.
El Comandante Gonzales al dar
cuenta de dichas acciones dice:
"los Morochucos", con admirable
estoicismo, con desprecio de la vi-
da, se pusieron a distancia de ti-
ro de piedra hecho con la mano,
respect a los artilleros y rifleros
espanioles.


Los Morochucos intervinieron asi
en numerosas batallas contra los
espaholes.
En Huanta el 19 y 2 de Octubre
de 1814 participaron al mando de
Pumacahua. Se dice que alli mu-
rieron m6s de 600 morochucos.
Tambi6n participaron en la ba-
talla de Matar6, el 27 de enero
de 1815, en que fueron vencidos
por el ej6rcito del espafiol Tala-
vera.
Pero la verdadera massacre de
Morochucos ocurri6 el 23 de No-
viembre y el 3 de Diciembre de
1820, en que el realista Rocafort
asalt6 las pampas de Chapascon-
ga, convirti6ndola en una verdade-
ra carniceria humana, pues mat6 y
destroz6 a cuanto morochuco en-
contr6 a su paso.
Y una victoria memorable de
los morochucos fue la conseguida
al mando del caudillo Basilio Au-
qui, quien mand6 inundar las
pampas de Seccapampa, antes del
paso de las fuerzas del espaiol
Fernandino, quien cay6 en la tram-
pa junto con sus 400 hombres.
Perdi6 armaments y viveres.
A raiz de esta tremenda derro-
ta, el sanguinario Carratal6 pla-
ne6 una venganza contra los mo-
rochucos que ya cobraban fama
por su arrojo, valentia y coraje.
Ingres6 a sangre y cuchillo a la
ciudad de Cangallo y orden6 in-
cendiarla.
Despu6s de esta massacre los
morochucos sufrieron otra derrota
en su incansable hostigamiento al




En las fiestas
van tocando sus
originales 'charangos".

































Las mujeres, descendientes
del bravo valor indio,
cabalgan en la pampa de
Cangallo.


enemigo. Entre las pampas de Pa-
cuta y Chaquicochapampa los ca-
d6veres fueron amontonados y en-
terrados. Hasta hoy existen las
"chullpas" (sepulcros indigenas),
aunque semidestruidas por la ac-
ci6n del tiempo y los huaqueros.
La l6tima victoria de los moro-
chucos contra los realistas fue el
18 de enero de 1822, en que ven-
cieron a las fuerzas espafiolas a-
tac6ndolas por sorpresa en Chus-
chi.
Auqui, retirado en un cuartel ge-
neral en las solitarias punas de


Quilleapite, fue traicionado por
uno de los naturales que sabia de
una recompensa por la cabeza del
famoso caudillo.
Fue apresado junto con su mu-
jer e hijos y condenado a muerte.
Antes Auqui pas6 por el horrendo
suplicio de presenciar el ajusticia-
miento de sus hijos, siendo ejecu-
tado despubs en Carmen Alto, en
febrero de 1822.
Los morochucos, por su incansa-
ble batallar por la Independencia
recibian comisiones punitivas se-
veras, crueles, de todas -las fuer-





Tocando los sonoros
"wakrapunkos".


Sus caballos menudos, fuertes
son compafieros inseparable
de los morochucos. ,


** I I I


























En los dias de fiesta consume
grandes cantidades de
alcohol y de coca.

zas realistas que Ilegaban a Hua-
manga, pero no se amedrentaban
con nada.
Todo se experiment con ellos:
matanza de sus animals, incen-
dio de sus propiedades, fusila-
miento hasta de series inofensivos,
de muieres y nifios, como los que
se hicieron en el caso de Maria
Parado de Bellido, esa sublime
mujer.
Los primeros gobiernos naciona-
les no olvidaron a los morochu-
cos concedi6ndoles timbres de ho-
nor. San Martin en 1822, dispuso
que a costa del, erario public se
reedificase Cangallo y le otorg6 el
titulo de "Heroica Villa".
Bolivar en 1824 le dio el titulo
de Ciudad, y en 1828 se le 14am6
la "Heroica Provincia de Canga
lio".


Durante la Rep6blica los Moro-
chucos han sido atizados por los
bandos politicos y, aparte de Io
dicho, s6lo han recibido olvido,
postraci6n e indiferencia.
Ellos guardian concentradas fa-
bulosos energies que despertarian
con una buena 'educaci6n y direc-
ci6n t6cnica, que les permitiria in-
corporarse a la economic nacio-
nal.
En el tr6nsito de Ayacucho a
Cangallo, se les puede ver toda-
via como indios semib6rbaros, per-
didos en la soledad de su pampa,
la Pampa Heroica de los Morochu-
cos.
No solamente necesitan timbres
de honor, sino una vida mejor pa-
ra ellos y para sus hijos.
,Cu6ndo ser6 la Rep6blica ca-
paz de premier su valor y su es-
fuerzo?




"CASTILLO DE VILCASHUA-
MAN". CONSTRUCTION PI-
RAMIDAL CON UNA ES-
CALINATA CON 31 PEL-
DAFOS DE PIEDRA.










UNA DE LAS COLOSALES
PORTADAS TRAPEZOIDA-
LES DE LAS RUINAS DE
VILCASHUAMAN






VILCA


Portadas trapezoidales
de Vilcashuam6n.


Jl

































Columnas de piedra traidas
de las ruinas de Vilcashuam6n.

Situada a 110 kil6metros de A-
yacucho, en la provincia de Can-
gallo, Vilcashuam6n es una forti-
ficaci6n monumental, en parties se-
mejante a Ollantaytambo y Sac-
sayhuam6n.
El cronista Pedro Cieza de Le6n
dice que fue Inca Yupanqui quien
la mand6 edificar, y que sus pre-
decesores fueron quienes amplia-
ron sus edificaciones.
Ruiz Fowler, en cambio, sostie-
ne que es probable que Vilcashua-
m6n hubiese sido primitivamente
una poblaci6n aymara y que curn-
-do estos fueron desalojados por


los chances, fueron sus contedera-
dos, los huamanes, quienes ocu-
paron esa region de Cangallo, a
la que convirtieron en su capital
y su santuario.
Los principles restos arqueol6-
gicos los forman la ciudadela y el
Castillo de Osno, al parecer gue-
rreros puestos de observaci6n que
dominaban los territories de Luca-
nas, y Parinacochas.
En el relato de Cieza de Le6n
tiene especial importancia el Tem-
plo del Sol, muy grande y muy la-
brado, en el que habia un adora-
torio de piedra, que solia estar lie-






no de ,joyas de oro y pedreria. A
espaldas de este adoratorio, dice
Cieza, estaban los palacios de Tu-
pa Inca Yupanqui, otros aposen-
tos grandes y muchos dep6sitos de
armas y ropa fina.
Este Templo del Sol es al que
tambi6n denominan el Castillo de
Osno, y tambien Intihuantana. Las
piedras que forman el sol son de
granito, y tan perfectamente uni-
dos que no se distingue linea de
separaci6n y es impossible introdu-
cir la punta de un alfiler en sus
junturas.
La ciudadela es igualmente im-
presionante. Present,3 murallas de
diversos estilos arquitect6nicos. Al
Este tiene asombrosos p6rticos,
que dan acceso a una amplia pla-
za, dominada por un torre6n. Ha-
cia esa misma direcci6n se encuen-


Autoridades del pueblo
de Vilcas con sus
tradicionales varayocs.















TO-*


Trono de piedra.

























p I'r1






































































Cosa~~~~ heh o ida










.I .. -P.-


I


Iglesia de Vilcashuam6n
sabre construcciones prehisp6nicas.


fra el p6rtico principal de acceso.
Y hocia el torre6n hay 36 bien
pulimentados peldafios de piedra.
Murallas, alacenas y hornacinas,
lienzos murales, acueductos son
motivo de admiraci6n para los es-
tudiosos.


Al igual que la mayoria de
nuestros valiosos restos arqueol6-
gicos, los de Vilcashuam6n corren
el riesgo de desaparecer ante el
vandalism de los huaqueros, la
ignorancia de los pobladores y la
indiferencia de las autoridades.











HAR


A veinte kil6metros de la ciudad
de Aydcucho, en la provincia de
Huamanga, una meseta situada a
tres mil metros de altura e4cierra
uno de los misterios arqueol6gicos
m6s apasionantes de nuestra his-
toria: Huari, o Wari, como tom-
bi6n Io llaman los arque6logos.
Ciudad circular, aparentemente
una fortificaci6n p6trea convertida
ahord en ruinas, se presume que
fue habitada por los ind6mitos
chances. Son los restos de una ci-
vilizaci6n que tall la piedra para
sus construcciones, que trabaj6 la
arcilla y tuvo un claro conocimien-
to de los colors.
Dos tips de estructura se en-
cuentran superpuestas en esta ciu-
dad. La primera, de piedras sin
labrar, se halla sobre otra de pie-
dras finamente labradas, descritas
par Luis Lumbreras.
El primer tipo de piedras se en-
cuentran diseminadas sin seguir
un orden regular aparente, for-
mando grandes canchas separadas
por angostos pasadizos que seme-
jan calls.


Las piedras est6n unidas por
una masa arcillosa amarillenta en
la que muchas veces se encuen-
tran fragments de cer6mica utjli.-
taria. Son muros de tosca termi-
naci6n, gran espesor y de altura
dificil de establecer por el estado
de deterioro en que se encuentran.
Seg6n los estudiosos, estas cons-
trucciones pertenecen a un estado
de decadencia de la cultural Huari.
El otro tipo de. estructura es de
mayor calidad: El tallado de la
piedra 'ds fino. Son c6maras sub-
terr6neas de dos y tres pisos, to-
dos hundidos, a los que Tello Ila-
m6 "Chaukallas".
La m6s notable de estas estruc-
turas es la ubicada al noroeste de
la cueva del Infiernillo. Es una c6-
mara cubierta por cuatro lozas de
piedra labrada, que no tiene puer-
tas ni ventanas y que, de acuerdo
con los studios del sabio Tello,
debi6 servir de tumba de alg6n o
algunos personages importantes.
La zona de Huari tiene varias
secciones, siendo las m6s conoci-
das las de Capillayoj o Capilla





Cuevas


Y

monolitos




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs