• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Frontispiece
 Title Page
 La coleccion documental del...
 Donde el tiempo se ha detenido
 Turismo
 Folklore
 Historia
 Produccion y desarrollo
 Cultura e instituciones
 Index
 Back Matter
 Back Cover














Group Title: Documental del Peru
Title: Documental del Perú
ALL VOLUMES CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00087181/00003
 Material Information
Title: Documental del Perú
Series Title: Documental del Peru
Physical Description: v. : ill. (some col.), maps, ports. ;
Language: Spanish
Publisher: Informacion, Opinion Publica, Publicidad y Encuestas
Información, Opinion Pública, Publicidad y Encuestas
Place of Publication: Lima
Publication Date: 1966
 Subjects
Subject: Peru   ( lcsh )
Colecciones de escritos -- Perú   ( bidex )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage: Peru
 Record Information
Bibliographic ID: UF00087181
Volume ID: VID00003
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 20195558

Table of Contents
    Front Cover
        Front Cover 1
        Front Cover 2
    Frontispiece
        Frontispiece 1
        Frontispiece 2
    Title Page
        Page 1
    La coleccion documental del Peru
        Page 2
    Donde el tiempo se ha detenido
        Page 3
        Page 4
        Page 5
        Page 6
    Turismo
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        32a
        32b
        Page 33
        33a
        33b
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        64a
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        67a
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
    Folklore
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 96a
        Page 96b
        Page 96c
        Page 96d
        Page 96e
        Page 96f
        Page 96g
        Page 96h
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
    Historia
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
    Produccion y desarrollo
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 128a
        Page 128b
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
    Cultura e instituciones
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
    Index
        Page 159
    Back Matter
        Page 160
    Back Cover
        Page 161
        Page 162
Full Text







,:.E--






0 COLCABAMBAo
Chal /IY0RA A S
A AES
ICAPAY 0UA 0OTARI
A SOR~ Pichirhuo 0
SAAYCA POCOHUA' ,lb A YI
,c1,1 ANACAO 0
0 CHALHUANCA \


1 tAR4AMBAI
/, J OTARUSEO 1
oI j ondo Ulo OMpom 4.
0


) ~ o '


uC
A Y C U


(C A A U 3I C MLRGUIA


cuzco


APURIMAC
Cnn ARANMAY


ONGO
&T
OBMB HU

CH HoNDRA Mtcb


t Po


HU A





ARir PicHiRHUAO
J. rquebam iiN

rJY'"~.I -LUC INTA
0 Cocho pued 1 0 A


Co
&cU"J H AYSHU L. ,
v 1,

tst 010 S SAN ANTC~O 0
0e l AFMPA MAQUIRA
HU, g/T MAMAR9-/


**,~I...Piyi 0 OROPES uJ~c ,
0 HUAQUIRC -
4ANTABAMBA'
0A -TAIBA A x \J
S,1c0o0 MOL EBAMBA (
o 0 olcoo a Oecu 0
P~oph.a`1>J0'
s..A A~\





%%--#ARE U 0 PU A P
5 5 0 20 30 40 50 K


por URAHUAS
TA BURCOAnCOPOfo

ANCAY>' /
1 oi C olLpo
VIO 1 otr0 v --i > n uon \


Q>VIRCA AM RAMA/ o0
S/ /PLPAC CHI

'CHACO E HUAIL Tk
>IMARC ElA$ BAS


I


'g


1 r .


L.


1 1 1 1-r- iii


...... .rr-


1


i


I



















































AREQUIPA


0Co


ir


T(L~E;~ r
TSL'
i
c























Amigo lector:
guard este cupn porque cuando re-
na todos los que aparecen en cada nue-
vo tomo de la Coleccin DOCUMENTAL
DEL PERU (desde Ancash hasta Tum-
bes son 23 tomos) podr canjearlos por
el tomo nmero 25 CONIPLETAMENITE
GRATIS Nota: el primer tomo publica-
do, sobre Amazonas. no tiene cupn.


DxU EN AL
DEL P
E U


departamento de
APURIMAC


DEPARTAMENTO DE

APURIMAC


i


i


L









I
La Coleccin
Documental del Per

La coleccin DOCUMENTALL DEL
PERU" se compone de 24 tomos,
uno por cada Departamento del
pas, y constitute la mayor obra
de divulgacin del Per.
Cada tomo aparece mensual-
mente. Ya han sido lanzados el
Tomo I, correspondiente a "AMA-
ZONAS", y el Tomo II, correspon-
diente a "ANCASH".
Ambos obtuvieron tan extraor-
dinario xito, que la crtica y los
libreros los sealaron como los
"best-sellers" del ao.
El present volume, correspon-
diente al III Tomo de la coleccin,
dedicado al departamento de
"APURIMAC", cuenta, como los
anteriores, con numerosas fotogra-
fas y mapas a todo color y en
blanco y negro. Asimismo, est
redactado en un lenguaje fcil y
modern, al alcance de todos.
El III Tomo, "APURIMAC", sigue
el mismo esquema de toda la co-
leccin, en cuanto a los temas: Tu-
rismo, Folklore, Historia, Desarro-
llo y Produccin, Instituciones y
Cultural, etc.
Los libros de la coleccin "DO-
CUMENTAL DEL PERU" son, por to- Pedro Felip
do esto, a la vez amenos y de Director
gran valor de consult permanent.


Fernando P
Director


e Cortzar
general

alao Alvarez
STcnico


Roberto Arce Tuesta
Jefe de Fotografa


Helba Cortzar Balta
Jefe de Relaciones Pblicas


--













Donde el Tiempo se ha detenido...





APURIMAC es uno de los departamen-
tos del Per ms olvidados.
Es como un cofre, tallado entree inmensos
cerros y profundos abismos, en donde el tiempo
se detuvo hace siglos.

A su intrincada geografa, verdadera "lo-
cura geogrfica", c1 sabio Antonio Raimondi
la llam grficamiente: "como un papel arruga-
do".

Esa intrincada geografa le ha dado a Apu-
rimac. la depresin ms grande del continent
americano, superior a la del famoso can de
Arizona: el legendario valle del ro Apurimac,
que le da el nombre al departamento.

Esa misma intrincada geografa ha hecho
de sus pocos caminos, serpenteando entire los
cerros y los abismos, obras de titanes y rutas de
valientes.

Esa geografa ha dejado aislado a Apur-
mac, como una extraa "isla terrestre".

Esa geografa implacable ha constreido a
los pueblos entire los enornm s contrafuertes de
los Andes, y los ha dejado pirdidos in el tiem-
po, padt riendo miseria y atraso.














Pero esa misma geografa ha labrado pai-
sajes de una grandiosidad inenarrable. Rinco-
nes sublimes de la tierra, en donde el tiempo no
existe.

Ah estn esos pueblos tragados por los ce-
rros y el paisaje, con sus mismas costumbres de
hace siglos, con sus mismos cantares, con sus
mismas fiestas, con sus mismas ingenuas mila-
greras.

Ah est an, en un crisol lejano, la colo-
nia suprstite. Ah se ha detenido la historic.

Y ah se puede ver an cmo se inici el
mestizaje en la mezcla de las costumbres occi-
dentales y las indias.

Y quiz por su mismo aislamiento, por su
misma pobreza, por su mismo doloroso atraso,
se dan en los pueblos de Apurimac las fiestas
ms bellas, ms alegres, ms coloridas... con
el mismo esplendor de hace siglos, con las mis-
mas costumbres, giros, vestimentas de hace si-
glos. Porque Apurimac es la tierra de la danza.
Es un pueblo que danza.

En el "Carnaval Abanquino" resuenan los.
aires del siglo XVI o XVII, con los compaces de
la zarabanda, la gallarda, el minu, la pavana
o el paspi, transformados por los indgenas, con
mscaras de zorros y de felinos, en danzas ri-
tuales de la "pachamama". (Tierra) y en fies-
tas mestizas insufladas de vida nueva.














Ellos, con las costumbres occidentales hi-
cieron lo mismo que con sus Cristos convulsos y
sus Vrgenes emperigolladas: los convirtieron en
sus dolos de piedra, en sus viejos fetiches fan-
tasmales.

En este cofre "donde el tiempo se ha dete-
nido" se puede ver todo esto.

Se puede ver a la grande y hermosa lagu-
na da Pacucha, la ms grande del Per, ten-
dida hacia el cielo azul como un "paraso de los
celajes".

Se puede ver a las mujeres ms hermosas
del Per, que dieron varias reinas de belleza
al pas: de all sali la famosa Manullita Petri-
cono, que fue proclamada la mujer ms bella
de Europa en el concurso mundial de Hambur-
go en 1914.

Se puede ver al imponente y sereno neva-
do Ampay, guardian de la ciudad de Abancay,
capital del departamento. Y desde lejos, entire
las cumbres, emergen las crestas del Salcantay
(Cuzco).

Se puede visitar la famosa piedra de Say-
wite, que segn algunos arquelogos es una es-
pecie de "maqueta del Tahuainisuiyo".

Se puede ir por sus caminos increbles, por
donde andan los silenciosos pastores con sus tro-
peles de llamas, taendo sus quenas de carrizo.













Se pueden ver las cho:as de "ichu" de las
punas, de incrcble miseria, hundidas en la so-
ledad andina, aplastadas por las cordilleras in-
mutables.

Se puede ver a millares de millares de ca-
bezas dI ganado de las comunidades indgenas,
dt, cnp radas y magras,

-Se puede ver a las chacras comunitarias
con los sistemas ms arcaicos de cultivo, que li-
mitan' la produccin.

Se puede ver a un pueblo descendiente de
los fieros chancess" que casi derrumbaron al
imnptrio incaico y de los intrpidos espaoles que
se jugaron la vida en sus parajes increbles.

Se puede ver a un pueblo que slo necesita
una pequea parte de los millones que se co-
men los intiles burcratas estatales, para mejo-
rar sus cultivos y sus ganados. Para construir sus
caminos. Para dejar de ser "insulares terres-
tres".

Su deseo de cooperar es inmenso. Por eso
ah (en el pueblo de Chincheros) Fernando
Belande Terry encontr el nombre para su
partido "Accin Popular".

Por eso el pueblo de Apurimac, el gran
pueblo, la gran masa, es una gran -masa que es-
pera. Y espera desde hace siglos. Se le puede
ver.
P. F. C.














TURISMO











TURISMO


"Como un papel

arrugado..."


Apurimac es, sin lugar a dudas,
una de las zonas ms pintoresoas
y de mayor atroccin turstica del
pas. Pero, como muchas otras zo-
nas del Per se padece el mismo
crculo vicioso: no hay turistas por-
que no hay hotels modernos, y no
hay hotels modernos porque no
hay turistas.
Pero adems en Apurimac no
hay buenas carreteras. Y a veces
-muchas veces- no las hay ni
malas.
Por todas estas razones, Apuri-
mac es, en todo caso, un lugar pa-
ra turistas en busca de emociones
fuertes. Para aquellos a quienes la
deleitacin absorta de los paisa-
jes sublimes, la soledad de la tie-
rra bravia, las maravillosas fies-
tas y danzas plenas de exotismo y
colorido, el color y el bullir de la
vida misma enclaustrada entire
cumbres y abismos, compensan los
malos caminos, la falta de hotels
y las duras fatigas del viaje...


Para ellos est abierto este ex-
trao paraso, donde el tiempo no
existe, donde nada apremia, don-
de los siglos se detuvieron hace
siglos...
La mejor poca para viajar a
Apurimac est constituida por los
meses de junior a octubre, pues en
el resto del ao predomina la po-
ca lluviosa.
Desde Lima hay cuatro formas
de viajar a Apurimac:
1) Por avin-carretera: Cuzco-
Abancay. 2) Por avin: Lima-An-
dahuaylas. 3) Por carretera: Lima-
La Oroya Huancayo Ayacucho.
4) Por carretera: Nazca Puquio -
Chalhuanca. La ms pintoresca es
la primer y la ms aconsejable
la segunda.




















Lima

Cuzco

ABANCAY




Desde Lima se sale en aviones
de la Compaa de Aviacin Fau-
cett, que tiene servicio diario.
Tambin se puede salir desde
Lima por carretera para seguir es-
ta ruta.
Desde Lima el viajero enrumba
por la Carretera Panamericana Sur
hasta el puerto arequipeo de
Matarani, tramo que se cumple
aproximadamente en diez horas.
La Carretera Panamericana est
en perfect estado.
En Matarani puede tomar el
tren al Cuzco, que brinda como-
didades semejantes a cualquier
ferrocarril europeo.
El automvil del viajero puede
ser transportado en una platafor-
ma del tren.
De la ciudad del Cuzco el tu-
rista toma la carretera al distrito
de Izcuchaca. La va es slo afir-
mada.









El profundo y formidable can
del rio Apurimac, uno de los
espectculos m6s bellos de la
Naturaleza.
Se le consider ms grande que
el de Arizona.










Veinte minutes despus de ha-
ber salido del Cuzco se encuentra
Iscuchoca All existe un desvo a
la derecha hacia Urubamba. De
all 172 kilmetros hasta Abancay.
Se inicia el ascenso de la cor-
dillera hasta coronar el abra de
Huillque. De all se baja al valle
de Limatambo: son 20 kilmetros
de carretera que serpentea los con-
trafuertes de la cordillera.
El valle de Limatambo se ubica
sobre los 2,890 m. s. n. m., es muy
pintoresco y de clima ligeramen-
te fro. De diciembre a marzo,
cuando arrecian las lluvias, los vi-
sitantes encuentran en este pun-
to dos hotelitos para descansar
mientras pasa el temporal.
Y luego se encuentra al majes-
tuoso ro Apurimac, que conforma
el lmite con el departamento del
Cuzco, y cuya gran y profunda
cuenca se abre a los ojos del via-
jero esplendorosamente.
La caracterstica ms notable de
este departamento es indudable-
mente el valle del Apurimac, que
le da el nombre, y que es una pro-
funda depresin, la ms honda
del continent americano, superior
a la del Can de Arizona. Sus








c uZCO


(A'


Pl.


ABANCAY



















































Desde el ro se aprecia
la slida estructura
del puente de Cnyac.






15









Occoruro, carretera hacia
Curahuasi, en la ruta
Cuzco.-Abancoy. La va serpentea
en una planicie con sembrios de
anis; alfombras verdes salpicadas
de flores blancas.















altitudes llegan casi a los 4 mil
metros, para bajar violentamen-
te a cerca de 500 metros, en una
garganta gigantesca, que confor-
ma uno de los espectculos ms
grandiosos de la naturaleza.
El viajero al cruzar el ro Apu-
rmac por el puente de Cnyac, es-
t ingresando pues al departamen-
to de Apurimac.
Surgen aqu paisajes de indes-
criptible belleza, en la ruta que
sigue el ro y bordea la carretera.
Las enormes moles de los An-
des, de gran variedad de tonos,
encierran en lo hondo al impo-
nente ro.
La carretera, que en todo el
trayecto es bastante mala, se tor-
na an peor en Huamanmayo. Es
un paso muy estrecho, casi colga-
do entire los cerros y los abismos.
Finalmente, los grandes campos
de ans, alfombras verdes con flo-
res blancas, avisan al viajero que
est ingresando al valle de Cura-
huasi.


.. i::








El pueblo es pequeo, pero muy
pintoresco. Tiene dos hotels don-
de se puede tomar algn refrige-
rio.
En Curahuasi se inicia el ascen-
so a Saywite, centro arqueolgico
por excelencia del departamento y
del que nos ocupamos en un ar-
tculo especial en este volume.
Despus nuevamente hay que
coronar la cordillera sobre los 4
mil m. a. s. n. m. para luego des-
cender a Abancay.
Desde el abra se aprecia en to-
da su imponente belleza el neva-
do Salcantay, que est ubicado en
el departamento del Cuzco.


El espectculo es realmente. ma-
ravilloso: se vuelve la mirada, y
en el fondo, como si fuera un pe-
queo nacimiento vivo, se ven las
casitas pintorescas de Abancay,
con sus techos de calamina y de
tejas rojas.
La bajada a Abancay es verti-
ginosa. La carretera se desenvuel-
ve como una serpiente de plata
abrazada a los cerros, en curvas y
curvas interminables.
La bajada dura una hora. Y se
ingresa a Abancay por una bella
alameda. En total son seis horas
desde el Cuzco.


i-'


''
*r*a,
i-



c~i;~'


Z_~i
I~it









I ," ,. ,
; I ,;.


`.n Al- ,


~WI Ir


1.0..i 1y
1:"' Ii .

.jf j3;.-
;I-Su .f' ~ 5,


Plaza de Armas de Curahuasi.


Municipio de Curahuasi
















































A. - -~ 81Eit

i~*.~ ..p..i.:~~~


Vista pcunorm-ic con la fanfosa
piedr de' SayWit'iC ,.pi:ienr pttino,
.Gd JW: d4svw cr, 1, i
"-Iuicc-l W.Aek1kji.urreter.a).-.;, ?f

pemtm.ad

- a *. *


C :;e

A .I _ _
-j; '4 ~2t
ji;;


.:.; ~ii;co~.:i:i ~: ; ~:i I:'1~: i;';~"'~~:;'.: ~
..i...:I ;
~~''`:~'j;~~i~i:~: ~ !:I~~?"-
.'';'~i;~; -';..i -:i~ri:.;
;~:.: -1 I. '~
*~~n '-::2: :


i~kd~'?i\-I:J:ru;r


3


. A rv "






















* *i-''.! 1. : z; '
-j *.
3~ m


t~~ ;"
1






:l















a...- .. t:
ABANCAY

W:,

Ic~l ~ ~ -C Y- :-


La nica empresa de aviacin
que hace servicio director de Lima
a Apurimac (Lima-Andahuailas) es
la Compaa de Aviacin SATCO.
Hay vuelos los das martes y
viernes. La hora de partida del
Aeropuerto Internacional "Jorge
Chvez" es las seis de la maa-
na. El pasaje de ida cuesta S/. 588;
y el de ida y vuelta S/. 1,116.60.
El vuelo es con escala en la ciu-
dad de Ayacucho.
El tiempo empleado entire Lima
y Ayacucho es de 1.30 horas. De
Ayacucho a Andahuaylas es de
0.30 hras.
Huancabamba, aeropuerto de
Andahuaylas, dista 16 kilmetros
de la ciudad, y cuenta con insta-
laciones muy deficientes.


r_---.- i;.


-I-=--ii ;

-1
:;;;


-71





















'















































de Andahuaylos. Carece
de instalaciones modernas.
Est a 15 kilmetros de
Andahuaylas.








Durante el vuelo se pueden
apreciar los grandes conjuntos de
formidable macizos y nevados de
los Andes, y al volar sobre Aya-
cucho y Apurimac, bien se da la ra-
zn al sabio Raimondi, quien lla-
m a Apurimac "como un papel
arrugado".
Andahuaylas es una ciudad se-
rrana (2,980 m. s. n.m.), que pare-
ce costea. Es la ms modern de
las ciudades de Apurmac. El cli-
ma es ligeramente fro.
Cuenta con los siguientes hote-
les:
El Cuzco, en la calle Constitu-
cin. S/. 30.00 por persona. Bao
comn. (Es el mejor hotel).
El Gran Hotel, en la esquina Bo-
lvar-Plaza de Armas. SI. 25.00 por
persona. Bao comn.
El Chipana, en la calle Ramn
Castilla. S/. 20.00 por persona.
Bao comn.
El Hotel de Turistas est en cons-
truccin.
Las principles plazas son lo de
Armas y el parque Lampa de Oro.









Vista panormica de la ciudad de
Andahuaylas.





,.-~c~,


'1~

t


m;r.1
i-jI,

u m


r~iT
-gstj "~- *'` ~" . r, ~_~*
;r-*''* -~~-.-' "i' .j;,,s.~
i- *- **r-.
- ;:8
:x ~4
'C ;r
---i~
r;-





I
i,,,

4'
;_-, ;


I
.-t. ,.
-




-

-2pll_
~.---I;_


i~'





-
~I
;i. ia

t'~i*?"-
-
,~-
i -I. -~;


Andahuaylas cuenta con luz,
agua y desage, pero los servicios
son muy deficientes.
Tiene una Central Telefnica con
no menos de 100 anexos. Hay co-
municacin con Lima.
La iglesia principal es la Cate-
dral de San Pedro de Andahuay-
las, de arquitectura colonial.
Hay en la ciudad una piscina
municipal y en el cercano distrito
de Talavera hay baos termales.
En los restaurants hay comida


'1



























II


comn. El que no est a la hora
de la comida corre el peligro de
quedarse sin comer.
Hay muy pocas calls pavimen-
tadas. La alameda que va al ve-
cino pueblo de San Jernimo es
muy hermosa.
En la Plaza de Armas de San
Jernimo, que es un distrito de An-
dahuaylas, se levanta el monu-
mento al Jefe de los Chancas. La
bella iglesita de San Jernimo se
encuentra en process de destruc-
cin.


pp






1'

% ~ 41


34
4 ~. -;i i.

UO
4"~-


~Ii.-
-r;
i
-1
j










TSj.



E p4sB~~a


Centro de Salud de Ando 1 huayias,
que eficentes servicios
bola o ir. ,',- %'-, de]
Dr. Rmuloe Tllo, notable
profesional apurnmeo.


El gran can del Apurimac.


n_~_~l_____~


































Calles alfombradas
con flores de retama y
huarango para la procesin
del Corpus (Abancay).
Pileta de una sola piedra
(Plaza de Andahuaylas).





















































La hermosa alameda de ingreso
al distrito de San Jernimo.







































CI- -~ -
-r z-- fl
--- na~i w ~.. e .2*


Plaza de Armas
de San Jernimo.


San Jernimo se encuentra a un
lado del camino de Andahuaylas
a Abancay, cuyo recorrido total es
de 136 kilmetros.
El nico lugar que existe para
proveerse de alimentos en esta de-
solada ruta es el llamado "La Ca-
baa", a 60 kilmetros de Aban-
cay. La carretera es psima.


~' I~
I- ;
-rc













U"

~~s~' &19. -


.r~~~;


-4.- -: -'

4, .-4 -.

.,, Jw 3..
3.)







; .- '-4'*



-r
4' -#- ti



LWs 1' u -

















;~
I:i~; "'P~~-
~*I ~L.;.~;
t~.;' .














































Desd los 4,100 m. a. s. n. m.
hay que bajar en una carretera que
se desenvuelve como una colosal
serpiente entire los abismos y las
faldas de las montaas, hasta en-
contrar el valle del rio Pachacha-
ca, a 2,000 m. a. s. n. m., pasan-
do el famoso y bello puente colo-
nial.


La violent bajada de Alfapata,
desde donde el viajero mira en la
lejana a la ciudad de Abancay
durante ms de horas... como si
nunca se pudiera llegar a ella.



E firtfrioad ponte colonol'i e4
-Pohocha,c. sobre -If : We1 m.n*m
I obre, en la ruto
m""u'y Ab:iy. '
S. 1 . -W ,









El puente se encuentra en per-
fecto estado no obstante su anti-
gedad.
En este lugar el viajero encuen-
tra los sembros amarillentos de la
caa de azcar y una invasion de
mosquitos en un clima clido, que
le produce gran impact luego de
haber descendido desde las frgi-
das alturas y haber cruzado las
desoladas pampas -en las que
de vez en cuando aparecen unas
cuantas Ulamos y ovejas- den-
tro de una densa neblina.
La ciudad de Abancay aparece
al fondo, al pie del excelso neva-
do Ampay, con un clima de eter-
na primavera.


: g. r


El.valle de Pachachaca,
donde se aprecian
los extensos caavercales.


_ __ I


___ il__ __~___1_1___





















































S. .Por fin se llega a la ciudad
de Abancay. Al fondo el Ampay,
cubierto de nubes.



43














































Sus calls son estrechas, sinuo-
sas, pobladas de apretadas casi-
tas blancas con techos de calami-
na o de tejas rojas. Son el expo-
nente del paisaje serrano en brus-
co contrast con sus palmeras que
se yerguen en sus plazas y par-
ques.
Las calls -casi todas en de-
clive- se encuentran en su ma-
yora pavimentadas y limpias.


Plaza de Armas de Abancay,
con sus clsicas palmeras.
Aparece el perfil de la Catedral.
Sus calls estn pavimentadas y
sus jardines muy bien cuidados.





























La avenida Arenas y la casa
commercial Apurimac, que realize
importaciones directs.


El Hospital de Abancay,
de lines modernas, cuyo Director
es el distinguido professional
Dr. Miguel Jarufe del Solar.


_ r p--'~ "-' '


1:. .t7.







































Las tarifas del mejor hotel de la
ciudad, que es el de Turistas, son
las siguientes:
Por persona S/. 100.00 con ba-
o privado (con pension SI. 220.
00); por persona SI. 60.00 sin ba-
o privado (con pension SI. 160.
00).
Tambin se encuentra el Hotel
Apurmac, en la Av. 2 de Mayo;
y el Gran Hotel, en la Av. Arenas.


Hotel de Turistas de Abancay.


-Ba~;


--
;;-i~~ ~PL~~,~2*~~~~~l~fl














































Son famosas su antigua cate-
dral y la Capilla del Seor de !a
Cada.
Sus plazas son: la Plaza de Ar-
mas, el Parque Ocampo, el Pat-
que Micaela Bastidas.
La ciudad cuenta con servicios
de agua, luz y desage.
Tiene una central telefnica con
ms de 200 anexos y con comuni-
cacin con Lima.

49


















Municipio de Abancay.














?esde Abancay se puede orga-
nizar excursions a las ruinas de
Saywite, al nevado de Ampay, a
!s baos termales de Jnoc en
,i distrito de Curahuasi y Pinca-
iuacho en la provincia de Ayma-
raes.
Los pasajes de Abancay a Say-
wite valen S/. 25.00 en mnibus.
La movilidad en camioneta o
automvil es muy escasa.
Hay bastantes automviles par-
ii.iares
La ciudad de Abancay est ro-
deada de una inmensa cantidad
de eucaliptos, sembrados especial-
mente por el Concejo Municipal.
Numerosas huertas de muy bue-
na fruta (sobre todo duraznos)
tambin rodean a la hermosa ciu-
dad.
El cercano distrito de Curahuasi
es uno de los lugares en donde se
produce el mejor ans del mundo.


',
.. r









































Esta ruta parte desde Lima por
la Carretera Central que est en
buen estado hasta Huancayo.
Desde esta ciudad, siguiendo la
Carretera Longitudinal de la Sie-
rra -que en grandes tramos slo
es un nombre muy pomposo- la
ruta se vuelve un camino de va-
lientes.
Saliendo de Ayacucho, a la al-
tura del Km. 141 de la menciona-
da Longitudinal de la Sierra, se
cruza el limited vial y se ingresa al
departamento de Apurimac por el
puente Pampas, a 1,820 m.a.s.n.m.

52











i pz-.


41$


It,


~.1. ; ..
":~ ic~t~~ :


,f BF- Q









































Plaza de Chincheros.





Despus de pasar por el peque-
o pueblo de Chincheros -lleno
de belleza y colorido- se sigue
hasta el de Uripa, centro de una
comunidad trabajadora y senci-
lla, sobre la que aparece un ar-
tculo especial en este volume.

54



























ABANCAY

n c a
o fp
p

A7",7 vero i,
U 1-- H UA R
A lfa,,,,ra













































Ms de una hora para desatollar
la camioneta en el psimo camino
de Uripa a Occobamba.
La carretera es recin construida.
Es un desvio de la ruta
Ayacucho-Andahuaylas-Abancay.





Plaza de Occobamba.

56
























































La antigua y hermosa iglesia de
Cocharcas, en el distrito de su
nombre.

















































po- de Raim.tidh, en: lo, t ~ioro
de Ayo;ucwho- 'Andol etmP.- 5









59



















;,


Plaza de Armas de
Talavera de la Reina, con la
esbelta torre del reloj.


Continuando, despus de cru-
zar la altura de Soraccocha se lle-
ga, tras un largo tramo, a la be-
lla e historiada ciudad de Talave-
ra de la Reina, que queda a 4
kilmetros de la ciudad de Anda-
huaylas.
La Plaza de Armas de Talave-
ra, hecha de piedra, luce una gr-
cil torre al centro de la cual se
encuentra el reloj pblico.
















- .4


r
-- -m


. : .














:.- ~ ~ ,- r-B^-



^ ": ;+.i


Otro aspect de .a
plazo de Talevero.


'
i
I'















t *, r --


,,
~-i i.- -.---.-~^
---r-
i-
'~L~


fi -



S i s Tta
eh 4M I< h











Tradicional viaje a
caballo a Abancay.


Tiene un servicio de agua y de-
sage en mal estado. La luz elc-
trica es buena. Muy pronto tendr
central telefnica. Sus calls son
afirmadas.
Antes de Talavera de la Reina,
a dos kilmetros se encuentran los
baos termales de Hualalache.
De Talavera se llega, en un tra-
mo de 4 kilmetros, como hemos
dicho, a la ciudad de Andahuay-
las.
La ciudad de Andahuaylas y el
camino hacia Abancay han que-
dado descritos en la ruta anterior.


Puente de Talavera.


Navegando en la
laguna de Pacucha.


_____ __ _ _ I


_ ___ I __


___I________


__ ____1___1_^1 1___1____























































~~- ,.,

:-' ..3








.,,Y'i.
a~;lRU*E1


i a

Lima-Nazca

Corresponde a un tramo de la
Carretera Panamericana Sur, con
una longitud de 448 Kms. Esta to-
talmente asfaltada. Su prolonga-
cin hacia el Cuzco y Desagade-
ro constitute la ruta international
cuya longitud entire Lima y la fron-
tera con Bolivia es de 1,636 Kms.
En la actualidad se est trans-
formando en autopista de double
va el tramo que va de Lima a Pu-
cusana, en una extension de 61.5
Kms., y se realizan diversos tra-
bajos de mejoramiento en el sec-
tor de Ica a Ocucaje.

Nazca Puquio Chalhuanca -
Abancqy.

Es la carretera de penetracin a
los departamentos de Apurmac,
Cuzco y Puno. Tiene este tramo un
total de 446 Kms. Se inicia a 1.5


Lima


Nazca


Puquio


Chalhuanca


ABANCAY


Kms. al sur de la ciudad de Naz-
ca, con un ancho promedio de 5
mts. de afirmado, y se encuentra
en buen estado de transitabilidad,
con excepcin de las trochas que
cruzan el valle de Nazca y la pam-
pa de Yauriviri, de 14 y 11 Kms.,
respectivamente.
La seccin entire Chalhuanca y
Abancay present fuertes desliza-
mientos de tierras, sobre todo en
pocas de lluvia, y hay inundacio-
nes provenientes del ro Chalhuan-
ca.
La carretera recorre los prime-
ros 14 Kms. a lo largo del valle de
Nazca, bordeando sembros de al-
godn. En la provincia de Lucanas
toma la quebrada de Otunia ha-
cia la zona denominada "Cuesta
Borracho", hasta la pampa de Pa-
ticorral a 1,750 m. s. n. m.
Prosigue en ascenso hasta los
poblados de Tambo Quemado y
Santiago y la quebrada de Toro
Muerto.
Entre los Kms. 81 y 105 (de Naz-
ca) pasa por la pampa de La Ga-
lera, apta para el desarrollo agro-
pecuario, debido a la presencia de
pastos naturales, y luego descien-
de hacia la quebrada de Condor-
senka, que registra una altura de
4,350 m. s. n. m. En el Km. 100
el camino comienza a descender
hacia la quebrada de Lucanas, que
cruza mediante un puente en ar-
co. Luego comienza de nuevo el
ascenso hasta Lucanas, situada a
3,450 m. s. n. m., llegando a Pu-
quio en el Km. 175.
Se sale de Puquio y se pasa por
los ramales que van a Andamarca,
Cabana, Coracora, mina de Cha-
yoc y mina de cobre de Curi, don-
de se alcanza la cumbre del Yau-
riviri, cuya altiplanicie probable-
mente constitute el divortium acua-
rium continental.















-. ..,-, -- r
I~~ , fl- 4 .-.~lf-~ ZI~~l
.'44~~~~ ~ I-4'- 4 P





4.', 4 4 --'4
~ ~ f 4*Z i. ,w




rS
4--Sti '4:~~




.444 44.-I -- -. :,::
4-,..:-
~: -It.- 4
.4- -;
4 ,i I
44* ,44' ' r~lnliAr .
4J'- '"`~~"-_



.4*i ,- -.

44~,i 4=- t. 4 .
4,44,

~;44Z ~ .' 444~; - 4=,..-.


e4.~~;-~ '. CrAfl CR VAS


-. -: =,

1 . 4








Fachada de
la iqlesia de Caipe.


Desde la cumbre del Yauriviri,
a 4,500 m. s. n. m. hasta la cum-
bre de Pilluni se extiende una gran
planicie de 76 Kms.
En el Km. 250 la carretera aban-
dona el Departamento de Ayacu-
cho para ingresar a Apurimac. Se
va descendiendo luego, hallndo-
se hasta ocho curvas de volteo,
hasta la quebrada de Cotaruse
(2,936 m. s. n. m.), hasta alcan-
zar Chalhuanca, en el km. 350 y
a 2,837 s. n. m.
Chalhuanca es la capital de la
provincia de Aymaraes. De all la
va prosigue por la misma quebra-
da, que despus toma el nombre


de Pachachaca, hallndose ya zo-
na agrcola, como las haciendas
Ninaybamba, Amoray, Yaca, Ico-
bamba, Itungunza, Purcay, Flori-
da, Casinchigua, Esperanza, San
Gabriel, Ilanlla, hasta alcanzar-
Abancay, capital del departamen-
to de Apurimac, en el Km. 446 y
situada a 2,400 m. s. n. m.
El da viernes 11 de noviembre,
en el despacho del Ministro de Fo-
mento y Obras Pblicas, se firm
el contrato para el mejoramiento
de un tramo de 110 Kms. de esta
carretera, entire el ro Mestisas y
Casinchigua, con una inversin de
128 millones de soles, financiados














































por la "Water Reasurces Develop-
ment" de la Repblica de Israel.
Las firms constructoras de este
tramo son "Alfonso Montero" y
Ca. y "Rodolfo Banquero Zavala"
Asociados.
En la actualidad se negocia,
asimismo, con la misma empresa
israel la construccin de otros dos
tramos con una extension de 232
Kms.


Camino de Caipe
a Abancay.









ARQUEOLOGIA



SAYWITE:




La maqueta del Tahuantisuyo?


Los restos de pasadas cultures
cubren materialmente today la ex-
tensin del Departamento de Apu-
rimac, pues no hay alguna de sus
provincias en las que no se conoz-
can yacimientos arqueolgicos que
testimonian la importancia que
tuvo esta region en pocas pret-
ritas.
Esos ceritros arqueolgicos co-
rresponden a diversos horizontes
histricos, lo que demuestra la an-
tigedad del hombre de la region,
sobre el que desgraciadamente
se sabe muy poco todava, por-
que los studios arqueolgicos han
avanzado en realidad muy poco
en Apurimac, pese a que en opi-
nin de entendidos arquelogos
es una region en la que pueden
hacerse importantes hallazgos,
pues lo que se conoce es nica-
mente lo que est a flor de tie-
rra.
Las excavaciones que se han
hecho han sido muy espordicos y
en extensions reducidas, habin-
dose logrado con ellas, sin em-
bargo, poner al descubierto res-
tos del pasado que han llamado
la atencin, como ha ocurrido en
el lugar denominado Saywite, al
norte de la ciudad de Abancay,


donde se han puesto al descubier-
to en pequeo parte ruinas que
ponen de manifiesto la existencia
de centros culturales an desco-
nocidos.
Saywite ha dado much que ha-
blar en los ltimos aos a causa
de una roca tallada de grandes
dimensions que fue descubierta
en esa localidad y que present
la particularidad, singularsima de
sus representaciones ideogrficas
en relieve, caso nico hasta aho-
ra, pues en ningn otro lugar del
Per se ha hecho descubrimiento
semejante, ni del incario ni de ci-
vilizaciones anteriores.
La piedra de Saywite tiene unos
cuatro metros de dimetro, es ca-
si circular y convexa por ambos
lados. En el que mira hacia arri-
ba se han tallado en forma mi-
nuciosa innumerables representa-
ciones de hombres, animals y
vegetables, agrupados de tal ma-
nera que parecen dar la idea de
que cada grupo corresponde a al-
guna de las regions naturales del
pas, lo que ha llevado a la in-
terpretacin por algunos arque-
logos de que en dicha piedra se
ha tratado de representar la con-
cepcin geogrfica que tenan los































,- yP
i:~~


l"l*r J J, mT


I~IL~r~~S~Ck~r I

""s .-
? *1YI


CPi ~IR~F i ;e
I*

!~ y ~, r.c
1 '


iii~' .--~--~~1-, .1

































dps.-pf


- st!:' -lcZ,









Incas del lahuantinsuyo. "Mapa
en relieve", segn anotan.
No es esa una interpretacin de-
finitiva, sin embargo, pues no se
basa en un studio cientfico, que
no se ha hecho todavia, sino en
simples apreciaciones "a ojo de
buen cubero", pues quienes no
consideran tan fcil de desentra-
ar el significado de esa roca re-
cuerdan que no se conoce ningn
otro caso de mapas o trazos simi-
lares, que no se ha determinado
la antigedad de la roca y pare-
ce que el lugar ms indicado po-
ra un mapa como este hubiera
sido el Cuzco.
Se consider tambin que po-
dra ser una especie de orculo o
piedra ceremonial y se abona es-
ta suposicin en la circunstancia
de haberse hallado en un lugar
en el que, con posterioridad, se
han descubierto restos de una im-
portante ciudad de los que forma
parte destacadamente un templo
de grandes dimensions, unido a
un recinto que le da la aparien-
cia de un monasterio.
La obra de ingeniera para for-
mar un sistema de canales y fuen-
tes es admirable, tanto, que el
doctor Chvez Balln ha opinado
que podra ser un lugar en el que
se renda culto al agua.
Dentro de la concepcin religio-
sa que parece tener la distribucin
urbana, se piensa que la piedra
Saywite podra tener otro signifi-
cado que el que se le atribuye, te-
niendo en consideracin tambin
el lugar elevado en que se encon-
traba.
Se consider probable que un
studio ms concienzudo del lu-
gar demuestre que en realidad,
aqu como en muchos otros luga-
res se han superpuesto diversas
civilizaciones que en el trascurso


. *.f..


















*:'


Ii.i
~`:r






?






































de los siglos han dominado la re-
gin.
Antabamba es otro centro que
podra ser un paraso para los ar-
quelogos y en donde existen ves-
tigios muy antiguos y singulares,
como primitivas esculturas de ba-
rro representando llamas. Abun-
dan las cavernas funerarias en las
que se han encontrado crneos tre-
panados de gran inters para ql
medicine por la perfeccin con
que se ha hecho la operacin en
muchos de ellos.
De ellas se ha recogido tambin
un valioso material de studio, co-
mo armas, utensilios domsticos,
instruments de caza.
Tambin se han encontrado en
estos sitios pequeas estatuas de


madera rudimentaria Irabajadas,
pero que indican la importancia
que en la vida de estos pueblos
debieron tener los rebaos de au-
qunidos.
En Antabamba hay adems res-
tos arqueolgicos, como un her-
moso templo de piedra y otras
construcciones similares que ponen
en evidencia un antiqusimo pasa-
do, sin que hasta ahora se pueda
saber nada sobre el origen de sus
pobladores.
Tambin en las provincias de
Andahuaylas, Aimaraes y Grau se
encuentran restos arqueolgicos di-
seminados, destruidos en grcn par-
te por aventureros de todos los
tiempos y que estn esperando la
atencin de hombres de studio.











-' r--i
1! P-





. ... .. ... .. ...


- -jq ii


i i


Misd Y2 an i
n .i --u -


"- -*: -~11;,.i I~R~~>rnltricr~::
tan y 1 5-
Se Cinff irCj-~U ~~iL:

supo!*
~;Tus fil 1


r~,-. ....
a


. -- -"- !:- ~. i:.'t.






































































-aunad. .uha







































playas de arena, el cielo anda-
huaylino, parece decir en sinfonas
sublimes, su nombre antiguo "An-
tahuaylla", pradera de los celajes.
En esa hora, cuando se filtran
los rayos solares a travs de gra-
ciosos cmulos de nubes, el campo
muestra sus mejores colors y al
borde de las chacras de la cebada,
del trigo y de las arvejas, el azul
de los tarhuis, nos hace pensar
que estamos en el paraso.
Nadie que haya culminado el
abra y comienza a bajar hacia Pa-
cucha, ha seguido su camino, todos
se detienen ante el majestuoso
paisaje. Siguiendo dos kilmetros
ms, ya aparece el pueblito que


da nombre al lugar, aguaitando
las casas de roja teja por el enma-
raado de los rboles. All est el
pueblo de obreros y artesanos tra-
bajadores y amantes de su terru-
o.
Se aprecia su lindsima avenida
central, obra de uno de sus ms
preclaros hijos y formando un aba-
nico otras dos que convergen en
su diminuta plaza, called amplias
y bien trazadas transversalmente,
completan el panorama y por fiK
al llegar con dos kilmetros ms,
vemos sus- amarillas arenas, sus
champas y su tbtoa y el bullicio
de sus patos.
Pacucha es el lugar ideal para








"Pradera de los Celajes",
el nombre antiguo de
"Antahuaylla", en la sinfonia
de luz y sombras de
la laguna de Pacucha.


el descanso, para el turista y para
la fiesta alegre. Sus 15 kilmetros
de circunferencia estn unidos por
una carretera de circunvalacin.
Cuando culmine el proyecto de po-
blar de rboles todos los cerros
que lo circundan, Pacucha cambia-
r su faz de erosin y tristeza que
dan esas faldas con grandes zan-
jas, con otra de alegra que siem-
pre proporciona la vegetacin.
cuando cientos de botes surquen


sus aguas y se yerga el Club de
Regaras, para la juventud y se le-
vante su Hotel de Turistas, Pacu-
cha ser la atraccin del pas todo.

Su escasa altura sobre el nivel
del mar y su fisiografa hacen que
su clima sea benigno, como lo
prueban la prosperidad de diversi-
dad de rboles que'al borde de
las chacras se levantan como mo-
numentos a la salud.



































La Sra.
Rita Cabrejos
de Almanza y el caso
extraordinario
de cra de venados.


Pumas,

venados y

cndores


Apurimac, en verdad se puede
considerar un gigantesco coto de
caza. Su fisiograf;a tan accidenta-
da que va desde las nieves perpe-
tuas hasta los abismos tropicales
en los que se juntan los majestuo-
sos ros Apurmac y Pompas y los
altiplanos de Pampachiri en sus l-
mites con Lucanas o los de Anta-
bamba, tierra de auqunidos.

83










Llevando el
candor a la corrida de toros
despus de la caceria.


-t 4-
? -cr16~.


Se encuentran pues en todos sus
recobecos, todas las gamas de la
caza, desde la mayor que requie-
re armas especiales para feroces
Pumas o para los osos que se en-
cuentran en los grandes tunoles o
gran puntera para cazar cndores
al vuelo.
All est el venado de las pu-


nas, plomizo, mimetizado con el
color de las tierras o rocas, el de
las quebradas pardo rojizo.
En los grandes roquedales de
Pampachiri estn los ciervos llama-
dos "Tarucas", que en mltiples
manadas hacen sonar sus astas al
chocarlas entire ellos.
En la puna fra est la Vizca-





* ; ~ .' ~ e 'y:- - ~ 1'-
a,.


o".:*


-i --


~-~*- -


As se cazan los patos en la
laguna de Pacucha.


cha "rezando" sobre los grandes
pedrones, esperando en perfect
silueta el tiro certero de la 22 y en
esos mismos parajes cuando uno
menos piensa salta la perdiz fran-
colina, que apenas vuela una sola
vez, la llaman la "Pisacca", de
abundante carne sabrosa. Ni qu


decir de las parvadas de palomas
en los valles abrigados que hacen
cambiar el color de los rboles
cuando se posan en cientos!
Las lagunas que besan las es-
trellas guardian multicolores pati-
llos y all est la mayor ave, la
ms grande, el ganso de las al-


~I~I~iCii]ii~s~~






































Cacera de patos
en la laguna de Pacucha


turos, la perezoso "Guallata".
Qu falta en Apur;mac, para el
cazador? Nada. La fauna es rico
y variada.
Un caso extraordinario de cria
de Venados.-En el pequeo fun-
do de Pacucha, denominado "San-
ta Elena", una maana entire los
alialfares el Capataz General Evoa-
risto Mondalgo encontr dos vena-
ditas recin nacidas. Con todo cui-


dado las llev a la casa y las en-
treg a la seora Rita Cabrejos de
Almanza, la que con amoroso afn
las cri con mamadera.
Han crecido lozanas y llevan un
collar con el nombre de la finca y
han tenido sus cras. Hacen sus
paseos por los alrededores y vuel-
ven a la casa. Los visitantes alar-
gan la mano cbn galletas y las ve-
naditas reciben.














FOLKLORE





















fri


< '6)


rJ~


so carnival 1
ino, sn su msica
y c agiosa.
7 ^


'r'



c
..

















y que danza

En el incomprensible "papel
arrugado" de su tierra, el hombre
apurimeo nativo, enclaustrado
por cumbres y abismos, dominado
por los verdes campos de sus va-
lles profundos y los azules inten-
sos de,su cielo, danza.
Danza, con loca alegra, en cen-
tenares de polcromas fiestas. En
lugar de vivir agazapado en su
honda miseria de siglos, se desfo-
ga psquicamente en la expresin
ms humana: la danza.
Entre polvos y cascabeles, centre
monteras de luces y mscaras pin-
tarrajeadas, las muchedumbres se
trenzan en interminable danzas,
incansables, de horas, de das, de
noches... hasta caer exhaustas.
Sus cantos, sus danzas, en me-
dio de su alegra, no son ms que
lamentos de las tristezas de la vi-
da cotidiana.
Su elemental lenguaje potico o
sus anacrnicas contorsiones de fi-
guras del siglo XVI o XVII, nos ha-
blan con. sus tristes melodas, con
sus aires montonos y melancli-
cos, o con su estallido de alegra
de charangas, del hambre, de la
soledad y de la falta de libertad.
"Son danzas de indios borra-
chos", "ya estn los indios bailan-
do y emborrachndose" dirn des-
pectivamente los pulcros y atilda-
dos "colonos mentales del si-
glo XX".










Desfile de orquestas,
en Pascua,
Ao Nuevo y Reyes.










Pero esas danzas antiguas y
esas borracheras significant lo mis-
mo que el modern "rock and roll"
o el "twist" que se baila en la os-
curidad de una boite modern: fu-
ga de si mismo, olvido del dolor,
exhumacin de la tristeza. "Re-
lox ', dirian los psiclogos moder-
nos.
Y los hombres nativos de Apu-
rimac bailan ms y se emborra-
chas ms, porque, simplemente,
sufren ms y necesitan liberarse
ms...
El cura de la colonia fue ms in-
teligente y se "hizo de la vista
gorda' o foment y asimil ese es-
tado de nimo para incorporarlo
a las fiestas religiosas catlicas.
Y as los indios celebraban y ce-
lebran la cosecha o la siembra de
la Pachamama milenaria, con el
mismo calendario del Corpus o de
la Natividad o de la Virgen de Co-
charcas.
Y as han continuado hacindo-
lo desde aquella lejana poca sin
que casi nada vare con el paso
de los siglos, porque Apurmac
-ya lo hemos dicho- es como un
cofre hecho por cumbres y abis-
mos, en el que se ha detenido el
tiempo
El "Carnaval Abanquino" es la
fiesta folklrica nocional ms cono-


cida entire la gran masa popular
de nuestro pas. Y es quiz el re-
sumen de todas las danzas y cn-
ticos de la region.
El Carnaval dura de cuatro a
ocho das. En Abancay, los Mirco-
les de Ceniza las comparsas se di-




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs