• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Front Matter
 Frontispiece
 Title Page
 Introduction
 El gran desconocido
 El paraiso perdido
 Turismo
 Folklore
 Historia
 Produccion y desarrollo
 Cultura instituciones y ciudad...
 Back Cover














Title: Documental del Peru
ALL VOLUMES CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00087181/00001
 Material Information
Title: Documental del Peru
Physical Description: Book
Publisher: Informacion, Opinion Publica, Publicidad y Encuestas,
Publication Date: 1966
Copyright Date: 1966
 Record Information
Bibliographic ID: UF00087181
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: 20195558 - OCLC

Table of Contents
    Front Cover
        Front Cover
    Front Matter
        Front Matter
    Frontispiece
        Frontispiece
    Title Page
        Page 1
    Introduction
        Page 2
    El gran desconocido
        Page 3
        Page 4
    El paraiso perdido
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
    Turismo
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 32a
        Page 32b
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 48a
        Page 48b
        Page 48c
        Page 48d
    Folklore
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 64a
        Page 64b
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 80a
        Page 80b
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
    Historia
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
    Produccion y desarrollo
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 112a
        Page 112b
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 128a
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
    Cultura instituciones y ciudades
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
    Back Cover
        Page 162
Full Text
















;iC5~i'P~.~I- "





~ ii~:1


U--



jljl~~k











E C U A D O R/ *COLOMBIA
/I




0 '*^,-J\ B B PAS L
V \j \.- 4
1 i "- /
\ 7\


SEGUNDA EDICION
ABRIL, 1967






w*~~ 47,' r.



ECUA]


























................












s 1'


























CAR
l~lCAJ AMARCAr


SAN MARTIN


LA LIBERTAD


.c-.
-
:~
i


1









i --
:





.














DEPARTAMENTO DE
AMAZONAS


DxU EN A L
NP
DEL ],E U










La Colecciii.n

Documental de! Paerut


Veinticuatro tomos forman la co-
lecci6n "Documental del Peru". Ca-
da uno de los tomos se ocupa de
un Departamento del pais, de
acuerdo con la division political del
Per6 (a la Provincia Constitucional
del Callao, se le ha considerado
en la colecci6n como si fuese un
departamento).
En cada tomo, el respective De-
partamento es tratado en todos sus
aspects: turistico, hist6rico, geo-
gr6fico folkl6rico, cultural, agrico-
la, ganadero, minero, commercial e
industrial. Asimismo se consignan
todas las rutas, sus atractivos, sus
comidas tipicas, calendario de
fiestas, etc.
Los 24 Tomos de la colecci6n su-
man m6s de 6,000 fotografias a
todo color y en blanco y negro; y
centenares de mapas, croquis de
rutas, cuadros estadisticos, etc.
"Documental del Per6" se ha
convertido asi en el m6s gigantes-
co esfuerzo de divulgaci6n del Pe-
ru.
Los 24 tomos de "Documental
del Per6", son por orden alfab6-
tico, los siguientes:
I Amazonas; II Ancash; III Apu-
rimac; IV Arequipa; V Ayacucho;
VI Cajamarca; VII Callao; VIII Cuz-
co; IX Huancavelica; X Hu6nuco;
XI Ica; XII Junin; XIII La Libertad;
XIV Lambayeque; XV Lima; XVI Lo-
reto; XVII Madre de Dios; XVIII
Moquegua; XIX Pasco; XX Piu-
ra; XXI Puno; XXII San Martin;
XXIII Tacna; y XXIV Tumbes.


Pedro Felipe Cort6zar
Director General

Fernando Palao Alvarez
Director T6cnico

Roberto Arce Tuesta
Jefe de Fotografia

Helba Cort6zar Balta
Jefe de Relaciones PNblicas


I ~ ~I~











El gran desconocido


es una coleccidn de 24 tomos
S- uno por cada Departa-
mento del pais en la que
se trata de presentar al lec-
tor una descripci6n perio-
distica, dgil y amena, y a la vez profunda, de lo que
es cada uno de los departamentos del Perii.
En los volimenes de "Documental del Peru",
ilustrados con centenares de fotografias en blanco y
negro y a todo color, el turista, el maestro, el estudian-
te, el ama de casa, el hombre de negocios, el estudio-
so, el hombre comun y corriente, encontrardn por igual
una descripcion fdcil y entretenida y, a la vez, una or-
gdnica biblioteca de consult permanent sobre el Peru.
"Documental del Peri" no es un libro ticnico ni
hace alardes enciclopddicos ni literarios.
Es una amable guia prdctica, concrete y real, para
que 'pueda llegar a ser verdad aquello de "conozca el
Peru".
El lector se dard cuenta desde sus primeras pdgi-
nas, que es como el relato de algzin amigo sincere que
le contara sus viajes por las anchas tierras del Peru.
Y esto es asi porque "Documental del Peril" ha
sido hecho como resultado de un apasionado y reno-
vado peregrinaje por todas las regions y ciudades del
pais, consignando sus hechos hist6ricos, sus bellezas, sus
problems, sus posibilidades economicas y de desarro-
llo, su folklore, sus necesidades y costumbres.
Hemos recopilado cuanto dato hemos podido en-
contrar para "hacer viajar al lector" por el pasado y
el present de cada uno de los 24 Departamentos del
Perui y su proyecci6n al future.




















"Documental del Peru" es, a no dudarlo, la mds com-
pleta guia que se haya hecho hasta ahora, sobre el
Perui, en un gigantesco esfuerzo de divulgacion gene-
ral, al alcance de las grandes mayorias.
El equipo de investigadores, reporters y redac-
tores de "Documental del Peru" continuard urgando
por todas las bibliotecas del Peru y por todos sus pue-
blos y caminos para hacerla cada vez mds complete.
Porque nadie podrd negar que hasta ahora el Pe-
rzi es para nuestras actuales generaciones un "Gran
Desconocido".
Somos, como ya alguien lo dijo, un gran "archi-
pielago terrestre", con sus riquezas y pueblos encerra-
dos desde hace siglos, desconectados por la abrupta
geografia andina y la falta de adecuadas vias de co-
municacion.
Y "Documental del Peru" no s6lo trata de hacer
conocer todas las grandezas, pasadas y presents, de
la geografia e historic del Perui, su economic y belleza,
sus costumbres tipicas, etc.; szno que, fundamental-
mente, se interest por la vida cotidiana y sufrida del
hombre del pueblo, de todas las regions, cuya fami-
lia, cuya necesidad y cuyo dolor son la verdadera Pa-
tria.
"Es un esfuerzo para conocernos mdas, porque po-
co se pueden amar quienes poco se conocen".











El paraiso perdido




sierra y selva si-
tuado en el nor-
te de la Republica, es un pedazo fabulosamen-
te rico del Perzi que estuvo aislado por siglos
del resto del pais, y que recien "estd descubrien-
do" la carretera de penetraci6n Olmos-Rio Ma-
rainn que construye el Ejercito Peruano.
Durante centuries permanecid como un
exotic "paraiso perdido", habitado por los
emplumados aguarunas y huambisas, reducido-
res de cabezas humans; y por el nucleo de fa-
milias rancias y heroicas de Chachapoyas y sus
provincias meridionales, fundamentalmente
andinas, que resistieron el duro aislamiento des-
de que el Gonquistador Alonso de Alvarado,
"hombre de buena traza y cordura", fundara
la rancia ciudad de Chachapoyas el 5 de Se,
tiembre de 1538.
El avion lleg6 primero que el cami6n a
Chachapoyas en el aiio 1930.
Y el cami6n lleg6 con la carretera a Cha-
chapoyas recien el 14 de Agosto de 1960.
La carretera Olmos Marahin, que avanza
hacia un punto navegable del Marah6n deno-
minado Ayar Manco, y que ya ha llegado has-
ta Nazareth (Km. 232), ha abierto para la
produccidn la riquisima planicie de Bagua y
estd abriendo nuevas zonas para la colonizaci6n.







El Ejercito estd levantando en Nazareth el
primer proyecto de colonizacion popular -a
base de los aguarunas y soldados que construyen
la carretera- y que constitute una de las mds
importantes esperanzas del pais en la Conquis-
ta del Este y en el desplazamiento de las masas
humans que convergen ahora peligrosamente
en las ciudades de la Costa.
Asi buyen el trabajo y la esperanza en este
inmenso departamento, "paraiso perido" en un
paisaje maravillosamente bello, dominado por
la egida del fabuloso rio Marahdn, que con sus
formidable Pongos, va horadando la cordillera
para obrirse paso hacia el gran llano ama-
z6nico.
Los grande rios que desembocan en el Ma-
raiin -el Utcubamba, el Imaza, el Santiago,
el Chinchipe, etc.- demarcan perfectamente el
territorio de Amazonas en una gran unidad
geopolitica.
La selva alta de Amazonas es la mds pr6-
xima al Oceano Pacifico y sus conexiones con
las grandes rutas de la Costa son las mds bajas,
porque la gran carretera Olmos-Maraiin uti-
liza el famoso Paso de Porculla, Ilamado tam-
bien de Mesones Muro, que se encuentra a so-
lo 2,144 metros de altura sobre el nivel del mar.
Es el paso mds bajo de toda la Cordillera de
los Andes del Perzi.
Con el advance de la carretera, valientes pio-
neros estdn abriendo esta zona para el desarro-
llo econ6mico national, dando un indice del
empuje del empresario modern peruano.
Pero todavia en la gran zona mds septen-
trional del departamento, hasta sus limits con
el Ecuador, permanece invencible el bosque
virgen, donde entire la selva misteriosa supervi-
ven las tribus salvajes y semisalvajes.
























LA,
IrThS~~ 4_)I Lri'


El escudo nobiliario que exor-
na la portada del primer tomo de
la biblioteca "Documental del
Per6", correspondiente al Depar-
tamento de Amazonas, no es el
de la ciudad de Chachapoyas,
que hasta ahora no ha sido ha-
Ilado por los estudiosos que su-
ponen exista.
Los Reyes de Espaia favorecie-
ron con el calificativo de "Muy
Noble y Leal' a la Ciudad de San
Juan de la, Frontera de los Cha-
chapoyas, pero hasta ahora las
investigaciones en las archives de
Simancas y de Sevilla y en los va-
liosisimos particulares que poseen
algunas casas espaiolas, no han
dado resultados.
Los investigadores consideran
impossible que, dado el prestigio
que alcanz6 en la colonia la ciu-
dad de Chachapoyas, no hubiese


obtenido un Escudo de Armas.
El escudo de nuestra portada
corresponde a la desaparecida
ciudad de Valladolid del Per6,
fundada por los espaholes en ple-
na selva, durante sus 6picos tra-
jines por el territorio del Depar-
tamento de Amazonas, que en el
pasado era muchisimo m6s exten-
so, pues fue desmembrado cuatro
veces.
"El talentoso Marqu6s de Cafie-
te,, otorg6 el titulo de Corregidor
a Don Juan de Salinas y Loyola,
al obtener la encomienda de la
provincia de Yahuqr-Soncco --Co-
raz6n Sangrante.- a Paccamoros,
Ilamada despu6s Jaon de Braca-
moros, con una extension de cien
leguas", seg6n apunta el distin-
guido investigator M. Enrique Ga-
marra y Hern6ndez, en su obra
"Nobiliario de las Ciudades del
Per6".


~s~l~h
~alP~::




iai w ~;~"~
c2i~a







El mismo estudioso anota que
poco despubs sus posesiones ex-
tienden el Virreynato del Peru
desde Ja6n de Bracamoros (Ca-
jamarca actual) siguiendo ambas
m6rgenes del Marafi6n (Amazo-
nas actual), hasta el Huallaga
(Loreto actual); domina la provin-
cia de Loja, y dispute a los fero-
ces jibaros el imperio de la sel-
va"
"En esta vasta extension -con-
tin0a Gamarra y Hern6ndez-
funda las ciudades de Cumbinam6
(un rio de este nombre existe ac-
tualmente en el departamento de
Amazonas) a la que llama des-
pubs Loyola; Santiago de las Mon-
tahas; y, finalmente, Valladolid,
en honor de la ciudad espaiola
del mismo nombre.
"R6pido v floreciente cesarrollo
espera a Valladolid del Peru go-
bernada con especial acierto por
Don Juan de Salinas, que le de-
dica toda su actividad. La nueva
ciudad de Valladolid del Per6 se
levantaba orgullosa entire las sel-
vas, como una de las m6s valiosas
muestras de lo que es capaz de
hacer el ingenio hispano, cuando
est6 convenientemente encamina-
do"
"Y es tan notable el progress
de la nueva ciudad, que, seis
afios m6s tarde, Juan de Salinas
solicita y obtiene del Rey Don
Felipe II, que acaba de suceder al
Magnifico Emperador Carlos V, la
Real CBdula concediendo Escudo
de Armas a la Ciudad de Valla-
dolid del Per6, dada en Madrid
el primero de Agosto de 1572".
"A partir de esos tiempos las
noticias que se tienen de Vallado-
lid son cada vez m6s escasas".
"Alcedo, en su diccionario, ape-


nas consagra unas cuantas lines
a Valladolid; y Mendiburo, en el
suyo, se limita a recorder su nom-
bre y fundaci6n'.
"Lo positive es que, hace mu-
chos afios, sus Oltimos pobladores,
acosados por los salvajes, la aban-
donaron totalmente, y que la Natu-
raleza, vencedora de la obra hu-
mana, cubri6 los vestigios de la
ennoblecida urbe con su real
manto de perennial verdor".
"En nuestros dias -agrega Ga-
marra y Hern6ndez- el audaz
viajero, sorprendido por el hallaz-
go de sus ruinas, suefa con el
magnifico espect6culo de esas
grandisimas pret6ritas y, al aban-
donar sus derruidos muros, sobre
los que, tal vez campea aOn su he-
r6ldico blas6n, piensa que de tan-
ta grandeza y poderio, queda tan
s6lo una ejecutoria, fr6gil trozo
de papel que ha resistido triun-
falmente el embate de los siglos,
ante el que cayera la hoy derrui-
da ciudad, que con aquilla se en-
nobleciera, y que cumple todavia
la voluntad real que la expidi6
para que "quedase de ella per-
petua memorial .
El Dr. Hern6n Monsante Rubio,
President del Club Amazonas y
President de la Asocici6n de
Clubs Departamentales del Per6,
ha manifestado su intenci6n de
proponer la adopci6n del historia-
do escudo de armas de la "Ciu-
dad de Valladolid que fu6", co-
mo el escudo de armas de Amazo-
nas, mientras los investigadores
no hallen el supuesto escudo de
Chachapoyas.
Y bien le corresponderia a Ama-
zonas tal escudo, pues fu6 en su
territorio done se desarroll6 la
6pinr jornada de los fundadores
de Valladolid del PerO.













TURISMO























O


L 0 R E T O


,.0*.


AAL AEs


A, NA A 9

AfJO 1961


F? L TL


~I~~-
-----~
~.~
T
L-------






---TURISMO


Indudablemente que la mejor
6poca del aio para viajar al De-
partamento de Amazonas es la de
Mayo a Octubre. En los meses res-
tantes impera la 6poca de Iluvias
cuyo regimen es muy irregular.
Se puede viajar por la via area
o por tierra. O en una ruta com-
binada avi6n-carretera.



Por Avi6n



La Compariia de Aviaci6n Fau-
cett tiene un servicio de Chiclayo
a Chachapoyas, que funciona en
conexi6n con su ruta Lima a Chi-
clayo.
Hay vuelos de Chiclayo a Cha-
chapoyas los MiBrcoles y Viernes.


En la ruta

de los Pongos


__ _~L ~










I


Parten de Chiclayo a las 7.30 a.m.,
y Ilegan a la capital amazonense
a las 8.45 a.m. (El avi6n confin6a
hasta Yurimaguas y el regreso a
Chiclayo se realize los Lunes y
Viernes).
El pasaje de ida y vuelta Chi-
clayo-Chachapoyas vale S/. 654.60.
(Desde Lima el valor es de
S/. 1,650.10, ida y vuelta).


Sin embargo la ruta por aire es-
t6 sujeta a las contingencies del
tiempo y a las deficiencies del ae-
ropuerto de Chachapoyas.
Muchas veces, no obstante ha-
berse reportado buen tiempo des-
de el aeropuerto de Chachapoyas
a la hora de salida del avi6n de
Chiclayo; el tiempo cambia brus-
camente y el fuerte viento impide


I-?~i;-. .
~I
-.

'- ~`IF,t.: I I ..
:.~~;-':,~.~~~:1
i~- bIc-.;
.~-, r b;



i' ;":'`












El abra de Porculla, a una
altura sobre el nivel del mar
de 2,144 metros, es el paso
m6s bajo de toda la
Cordillera de los Andes
del Peri, por 61 pasa la
Carretera Olmos-Marai6n,
que es, a su vez,
la via m6s corta que existe
en el pais entire el Oc6ano
Pacifico y la Selva Alta.


que la nave pueda aterrizar en la
ciudad capital de Amazonas.
Los pasajeros se ven entonces
en la tremenda situaci6n de ate-
rrizar en Rioja o en Yurimaguas
para esperar el retorno del avi6n
en su itinerario de regreso a Chi-
clayo. Y a veces, tampoco hay
buen tiempo y la espera puede
durar hasta semanas.


Por otra parte, Ilegar en avi6n
coloca al turista en la inc6moda
situaci6n de no contar con movili-
dad propia, y la alquilada es muy
dificil de conseguir.
La acreditada Iinea national
Faucett utiliza para la ruta Lima-
Chiclayo sus c6modos aviones
DC-4, y para la ruta Chiclayo-Cha-
chapoyas, DC-3.


I___ ~_


11_1__ _








Grandes y poderosos camiones
transitan por el buen afirmado
de la carretera Olmos-Marai6n,
durante todo el afo.


W.
~ ~ ;-
~L ~ 2r


Desde Olmos hasta el
gran puente "24 de Julio"
sobre el rio Maraii6n,
se ha cubierto la primera
etapa del viaje a
Amazonas.


El aeropuerto se encuentra ubi-
cado a una distancia de 3 Kms.
m6s o menos de la ciudad, en una
Ilanura denominada "El Tapial".
En este campo, desprovisto de
pistas adecuadas y de las condi-
ciones e instalaciones necesarias,
aterrizan aviones desde el aio
1930.
Al Departamento de Amazonas
primero lleg6 el avi6n que el ca-
mi6n.


_1































"- 'c.'


T~- ,yr. .-
Url
-74 t#
42*
.3


En 1932 los trimotores "C6ndor"
establecieron el primer servicio
"casi normal".
La Corpac tiene un proyecto
aprobado que espera su financia-
ci6n para modernizar el aeropuer-
to de Chachapoyas.
En la zona, cerca de Chamaya,
hay pequefios campos de aterriza-
je para servicio de taxi-abreo. Mo-
vilizan la producci6n de-tabaco y
caf6.


Por Avi6n Carretera

Se puede viajar desde Lima par
carretera hasta Chiclayo, por la
Carretera Pcnamericana Norte,
hasta el desvio a Olmos (a la al-
tura del Km. 865 de la Panameri-
cana), que conducir6 hasta el de-
partamento de Amazonas.
Pero la mayoria de los viajeros







escoge la ruta combinada: por
avi6n de Lima a Chiclayo; y por
carretera de Chiclayo a Amazonas.
La Carretera Olmos-Marai6n,
cuya construcci6n y mantenimien-
to est6n a cargo del EjBrcito y del
Ministerio de Fomento, es la ruta
de penetraci6n a la selva alta de





NAZARETH


SCHIRIACO *
-INAYO
SHUSHUNGA O)9
.DURAN
MONTENEGRO --*ALMENOR.









MILAGRO







m6s eficiencia en la actualidad.
Por eso la selva alta de Ama-
zonas es la de m6s f6cil acceso
por tierra en el PerG.
Desde Chiclayo al desvio de Ol-
mos hay 104 kil6metros de distan-
cia, por la excelente pista asfal-
tada de la Panamericana Norte.


El paisaje en este tramo es muy
agreste, tipico del departamento
de Lambayeque. Se cruzan pe-
quefos pueblos empobrecidos por
las constantes sequoias. El paisaje
es casi siempre amarillento y tris-
te, salvo "el mitagro de la Iluvia".
Es una sucesi6n de arenales y de

























Del puente 24 de Julio
hasta Nazareth el camino
es muy bueno.



algarrobos retorcidos por la sed.
Asi se lega hasta el desvio a
Olmos. Aqui hay unos carteles in-
dicadores, sumamente precarios,
colocados por firmas comerciales.
Simplemente hay una flecha -que
a veces sefiala al cielo- que dice
"a Olmos".








































































































'

'' ~ -:

~

ric


i:
I.:

'I;-' ':~
*`-


:
F;


; ...
~)Pi~




























El Pongo de Rentema, es la puerta de entrada a ese desfile
maravilloso de p6rticos naturales por donde el Marafi6n labra la
cordillera para saltar al Ilano amaz6nico. El pongo de Rentema
abre la ruta de los pongos. Tres rios se unen en un mismo pun-
to, en un espectAculo fascinante, para el primer asalto de las rocas
de la cordillera en Rentcma. El Chinchipe viene del Norte, el
Utcubamba del Sur, y en un mismo punto se unen y atacan, en-
grosando al Maraii6n, a la cordillera. Tal es el Pongo de Ren-
tema.


Al navegar el Maraii6n, un nifo aguaruna descansa plAcida-
mente sobre una de sus canoas frente a su aldea. Asi viven ellos,
en un mundo cxtraordinariamcnte bello, perdidos entire la selva
y los rios.

Un legendario botero del Maraii6n, cargado con sus carri-
zos del rio, llega al atardecer. Lo acompafia un comerciante, in-
faltable actor en la conquista de la nueva tierra. Tal es el paisaje
que no ha variado desde que allA por los anos de 1533 cruzara,
en las mismas canoas y en un pintoresco bergantin, la expedici6n
de Gonzalo Pizarro y Orellana, camino del descubrimiento del
Amazonas. El notable investigator Ricardo Cavero-Egisquiza S.,
apunta, en cuanto al nombre del Marafi6n, que "en la expedici6n
de Gonzalo Pizarro y Orcllana, al divisar el rio, uno de los sol-
dados de este iltimo exclam6: "mar o nom" creyendo que era
el mar.

*-`


























maw







gresa al mismo tiempo al Depar-
tamento de Amazonas.
El puente, con su enorme estruc-
tura met6lica rojiza, ha eliminado
a los tradicionales "balseros del
Maraii6n".
Desde alli la carretera contin6a
en magnifico estado de conserva-
ci6n. Su trazo es muy bueno y se
puede correr a m6s de cien en mu-
chos tramos.
El paisaje se va embelleciendo
de kil6metro en kil6metro. Pero
siempre se advertir6 cu6n despo-
blada est6 la region. De vez en
cuando algunas casuchas de cafia
y barro, perdidas a los bordes de
la carretera. Pero son las semillas
de futuras ciudades. Cada vez que
se regresa se les encuentra m6s
desarrolladas.
Diez kil6metros despubs de cru-
zar el puente "24 de Julio", se en-
cuentra dos carreteras: 1) La que
conduce hasta Nazaret (Km. 342)
y que es la actual punta de la ca-
rretera en construcci6n hacia un
punto navegable del rio Marai6n,
Ilamado Ayar Manco. (Km. 500).
2) La que conduce a Chachapoyas.



A Chachapoyas



Enfilando el vehiculo con rumbo
hacia Chachapoyas se encuentra la
misma carretera de muy buen es-
tado. El paisaje es de una belleza
lujuriante.
Al mismo tiempo, al ingresar a
la gran planicie de Bagua uno en-
cuentra un mundo de gran trabajo
y riqueza.
Los campos de arroz se suceden
ilimitadamente en un verde claro


W "y I t. *.*&







~_v






















,! 'e

~~ii ."-.- -


Una tipica balsa aguaruna
con la que los indigenas
surcan los peligrosos pongos
y los rabiones del Maraiin.


oscuro bajo un cielo maravillosa-
mente azul.
Al pasar por la hacienda "Mo-
rerilla" de Don Emjlio Guimoye,
el camino est6 bordeado de pal-
meras, y hombres y bueyes est6n
sumergidos en los cultivos de arroz.

Los hermosos Ceb6s muestran
su gran tamaiio y fortaleza.
"Morerilla" queda en el kil6-
metro 235, y la hospitalidad es
espl6ndida de parte del Sr. Am6-
rico Chini y su esposa la Sra. Gui-
moye de Chini.
Desde "Morerilla" hasta el
puente de Magunchal, en el Km.
273, la carretera sigue siendo
magnifica. El paisaje se torna im-
ponente, y el rio Utcubamba se va
abriendo paso en un gigantesco
canon.
Pero a partir de este punto de-
saparece la magnifica carretera y
uno encuentra una trocha suma-
mente dificil.
En tales condiciones se cruza el
puente Corontachaca, sobre el Ut-
cubamba y quedan 59 kil6metros
hasta Chachapoyas.
Este l6timo tramo es sumamen-
te peligroso. El camino es muy es-
trecho. Y en un pleno paisaje de
sierra se bordean profundos abis-
mos cortados a pico. Y asi se Ile-
ga a Chachaooyas.
En realidad es un viaje como
para los turistas que buscan emo-
ciones fuertes. Pero el maravilloso
paisaje compensa todas las pe-
nurias.
Hay un servicio diario de 6m-
nibus entire Chiclayo y Chachapo-
yas. El viaje dura aproximada-
mente 18 horas y se hace en dos
etapas, de ocho horas por dia.







..! ;
.....
..i'-;"'ij~
:ui~P,
~
;.-'
O ''


En 6poca de Iluvias es imposi-
ble Ilegar a Chachapoyas en au-
tom6vil. M6s all6 de Magunchal
es pedirle much a los-autom6vi-
les. En el resto del afo es factible,
con las debidas precauciones.
En todo el recorrido hasta Cha-
chapoyas, pensar en hotels es
poco menos que un sueno.
En Chachapoyas, vieja ciudad
colonial (ver Ciudades), hay un
hotel, el "Amazonas", al que el
cansancio del viaje torna tolera-
ble. Tiene 34 habitaciones y regu-
lares servicios higienicos.


LOS PONGOS




Regresando al punto done se
bifurcan las carreteras diez kil6-
metros m6s all6 del puente "24
de Julio", tomaremos ahora "la
ruta grande", aquella que se va
internando en el coraz6n de este


verdadero "paraiso perdido", y
que actualmente Ilega hasta Na-
zareth.
Entre el puente y Nazareth el
turista s6lo puede recurrir a la
hospitalidad de los campamentos
militares, sobre todo el de Monte-
negro, que cuenta con todas las
comodidades, club, piscina, restau-
rante, etc.


.... 5



' '.' ", ..;
'' i








F~r~''n s
:'*iI..-~ .CL ';r ;i: : \
i--.~, .. I-i'`~
-~'e.:
i~"~-' ~. ~r


ff ... ....~~ ~
.:: ~ li:. I~ -4
r .; r17 -1.: m


Este tramo es el de la ruta de
los Pongos, palabra quechua que
significa "puertas", por donde pa-
san las aguas del Marafi6n para
romper estruendosamente la Cor-
dillera Oriental de los Andes.
Bastaria contemplar este mara-
villoso cuadro de la Naturaleza,
formado por una series de p6rticos
naturales por donde bajan las


aguas del Marafi6n, para desta-
car la importancia geogr6fica y tu-
ristica del deaprtamento de Ama-
zonas.
Observando el mapa de Ama-
zonas se aprecia que el Maraii6n
corre de Sur a Norte, cambiando
de direcci6n hacia el Este, para
enfilar contra el macizo de la ca-
dena oriental.




























El enorme caudal del rio
Marathon frente a 1a entroda
al Pongo de Monsernche.


































.~ I-


Weti grrastra en --
iriche froncos y roas.


^SIS ~


-" '-:,--'----.
-.L


'"L--"'-"-(^








A partir de Bagua Chica o Be-
Ilavista- los grandes Pongos del
Marafi6n son los siguientes: Rente-
ma, Utah, Escurrebraga, Huaraca-
yo, Cumuc-Yacu, Ujure, Zunqui-
pongo, Puyaya, Yulpa, Taquiriza.
Al recibir las aguas del ro San-
tiago, que Ilega del Norte, el Ma-
rai6n es un rio de enorme caudal
turbulento, y agitado en rabiones
y vor6gines, empieza el gran asal-
to a la Cordillera Oriental para
atravezarla por el famoso Pongo
de Manseriche.




"El que espanta"



Los quechuas lo Ilamaron "Man-
chariche", o sea "el que espanta".
Cuando el Marai6n se arroja so-
bre la cordillera Oriental, se abre
--con trabajo de siglos- una
puerta agitada, pavorosa, indes-
criptible en toda su tremenda her-
mosura. La Condamine qued6 so-
brecogido de espanto, cuando Ile-
g6 a 61 en el siglo XVIII.
"Llorar6s y llorar6s hasta po-
drirte" son los significados de las
palabras "Huaccanqui" y "Asna-
huaccanqui", que a su vez son los
nombres de los dos estrechos m6s
peligrosos dentro del pongo mis-
mo. Alli el ro se angosta hasta
los 45 metros, y a6n menos.
El pongo mide, aproximada-
mente, 1 kil6metro de largo. Un
poco antes del comienzo de los
r6pidos, es decir, cuando el Mara-
fi6n se une con el Santiago, el rio
mide unos 250 metros de ancho;
pero se va angostando r6pida-
mente al encajonarse el agua en-


tre dos paredes rocosas, que Ile-
gan hasta los 400 metros de al-
tura.
En el comienzo del pongo, y
cuando ya el ancho es de poco
m6s de 25 metros, se eleva un
enorme pefiasco de 30 metros de
alto, contra el cual se precipitan.
con formidable fuerza, las aguas
del Marafi6n. Al fondo de esta


:-
.-i -~
:z'; r .c' .c
-













































caida se forma un remolino muy
peligroso, que inclusive es consi-
derado peor que el remolino de
las cataratas del Ni6gara.
El 24 de Noviembre de 1864, el
Teniente de la Armada Peruana
don Melit6n Carbajal, surc6 el
pongo en una pequeria embarca-
-ci6n a vapor, es decir, lo recorri6
aguas arriba.


Pasada la 6poca de creciente,
el pongo es cruzado habitualmen-
te por los aguarunas y los pione-
ros de la region. Los ingenieros
del Ej6rcito lo cruzan en desliza-
dores de aluminio.
Y este cruce es una .de las m6s
espectaculares experiencias que
pueda saborear un turista en bus-
ca de aventuras inolvidables.










PESCA




Seg6n sefiala el acucioso inves-
tigador amazonense Luis A. Agui-
lar Bricefio, cuando el rio Utcu-
bamba penetra a la zona de Ba-
gua, con abultado caudal, los pe-
ces adquieren gran tamaio y los
habitantes se inclinan a pescar.
Las species son: el "tibur6n",
que es el m6s grande; la "gami-
tana", pez de forma ovoidal; los
"boquichicos", peces finos y muy
agradables; las "doncellas", "pla-
teados" y "cashcas" son otras va-
riedades.
Sefiala tambi6n que todos los
rios se hallan poblados de cama-
rones, aunque no muy grandes.
En algunas pequefias laguna
cercanas a los rios existen las
conchass" similares a las marinas,
especialmente en la region de Ba-
gua.


CAZA Y FAUNA



La fauna en Amazonas es igual-
mente riquisima. Se encuentran:
osos hormigueros, pumas, vena-
dos, hunganos (parecido al cerdo),
sajinos (andan en manadas), co-
nejos, canguros (canchul), tigrillos,
cashapicuro (cuadr6pedo que tie-
ne el cuerpo cubierto de espinas,
las cuales arroja cuando es ataca-
do), carachupa (armadillo), etc.
Entre los ofidios se encuentran:
"Macanche", culebra venenosa
propia de la zona de Bagua. Los
aborigenes utilizan su cuero como
adorno, y del cebo que contiene
extraen aceite muy utilizado en
medicine; "Colambo", venenosa y
propia de la zona de Bagua;
"Uyure", venenosa; "Chonta", de
color negro; "Cascabel", "Shusu-
pi", otorongomacha, c'rumam6n,
etc.






































La Laguna

de

Pomacochas


En las parties altas del depar-
tamentode Amazonas, en las "pu-
nas" y "jalquerias", se encuen-
tran muchas lagunas. Y la m6s im-
portante y hermosa de ellas es la
laguna de Pomacochas.
Para Ilegar a ella hay que to-
mar un desvio de la carretera a
Chachapoyas, cuatro kil6metros
m6s all6 del puente Corontacha-
ca, camino a la mencionada ciu-
dad de Chachapoyas, en el cam-
pamento military de Ingenio.
29



































Este desvio es part de la fu-
tura Carretera Marginal y est6
destinado a dar salida por tierra
a Moyobamba, cruzando el fabu-
loso valle del rio Mayo, hasta
ahora inexplotado.
La laguna de Pomacochas se
encuentra a 45 kil6metros de In-
genio.
Es casi un pintoresco lago ubi-
cado cerca del pueblo del mismo
nombre, capital del distrito de
Florida, provincia de Bongar6, a
una altura de 2,150 metros sobre
el nivel del mar.
Tiene una extension de doce ki-
16metros cuadrados, y es una de
las-m6s grandes del Per6.
Se estima que su mayor profun-
didad puede alcanzar los 80 me-
tros.


Las aguas tienen un maravillo-
so color verde azulado y se pier-
den entire las orillas en las que
crecen totoras, zarricillos y enre-
daderas.
En un paisaje de ensuefo y de
paz, botes y canoas surcan sus
aguas silenciosamente. Solamente
se escucha de vez en cuando el
chapotear de las truchas o el grito
de los p6jaros.
Los cultivos de maiz, habas, fri-
jotes, etc. se extienden hasta las
orillas, y las gentes del lugar, sen-
cillas y alegres, nunca niegan sus
pequefas embarcaciones, hechas
a veces de un tronco de una sola
pieza, para recorrer la laguna.
Pomacochas, es un pequeio y
pobre pueblo. Pero con la Ilegada






































BAGUA aROw ZA


MAGUNCHAL f PO CRCOCHM L
CACHAAYRAS











CHACHAPOYAS *


de la carretera ve que r6pidamen-
te se despereza y comienza su ca-
mino de superaci6n.
La construcci6n de un refugio u
hotel a orillas de tan hermosa la-
guna darfa lugar a que el turismo
Ilegara hasta esta region.
En la actualidad no hay dbnde
hospedarse. Tampoco hay restau-
rantes dignos de tal nombre. Y to-
do lo que se consigue es la senci-
Ila y frugal amabilidad de los ha-
bitantes de Pomacochas.
Hay muchos turistas que Ilegan
provistos de camionetas especia-
les o de carpas.
En las cercanias de Pomacochas
hay un pequefio campo de avia-
ci6n cuya inica "instalaci6n" es
una pampa.






































Los sencmnos habitantes
del pueblo de Pomacochas
siempre se encuentran dispuestos
a prestar sus embarcaciones.




--' '. .. "4 "C #"- '" -


.., = .--t ., ;, ..


- *-- .-
























































Con su largo cabello caracteristico, y el rostro tatuado e im-
pregnado de achiote, este aguaruna se detiene en el sendero, a
orillas del Chiriaco, y nos mira profundamente con sus ojos inex-
plicables. El tambi6n es un peruano que necesita educaci6n y
trabajo para convertirse en consumidor. Y sus ojos entristecidos,
bien pareciera que lo pidieran.





























--





























*1 -44;~\Illl~hCnir ~ I
4w.4
fMN. me. e





















.. .... ...h 4

















Ot iow* 1

4Q gg

.; .. ..a ..







Los origenes de estos pueblos
son todavia desconocidos. Algu-
nos hombres de ciencia, tomando
en cuenta sus caracteristicas racia-
les, opinan que probablemente
proceden de las regions andinas,
de las que han descendido a la
selva hacen muchos siglos.
Otros los entroncan con Centro-
america suponiendo que se han
internado en la selva amaz6nica
ingresando al continent por Ve-
nezuela, origen que seria com6n
a todas las tribus de nuestro
oriented.
Como todos los pueblos primi-
tivos, los aguarunas, que viven en
un contact m6s permanent con
la civilizaci6n que los huambisas,
se aferran todavia a creencias y
superticiones que los misioneros
cat6licos y protestantes tratan de
combatir.
En el orden moral son gentes
sanas y saludables que se gulan
por normas muy rigurosas.
No obstante, los grupos m6s
alejados de la civilizaci6n conser-
van a6n la aplicaci6n de terrible
castigos corporales para los que
violan las leyes morales, como pa-
ra los ad61lteros o los brujos que
hacen uso de sus conocimientos
para hacer da5o y no para aliviar
los males de los enfermos.






















Cl i ~RiC I




.e.





r-5.


Q
i \












S"
|~
!




Alegres y decidoras,
S las mujeres aguarunas
@ gustan de las leyendae.


/*
I~ll"











































































S -,.~R i
r .















S Ai

S... iF.,::~.~~~P .1*



Va *

















































Una de sus costumbres muy
agradables, a decir de los misio-
neros, es la de reunirse en ruedas
de conversaci6n en las que los
hombres maduros y los ancianos
cuentan viejas histories que se van
trasmitiendo de generaci6n en ge-
neraci6n y a las que con el tiem-


po se han ido agregando hechos
fant6sticos en los que figuran has-
ta animals que hablan y que se
convierten en sujetos de afectos,
virtudes o pasiones, al igual que
los humans.
Seg6n ellos, el Pongo de Man-
seriche fue en su origen solamen-


P2y- .















































te un paso cortado en la monta-
na por un dios que habitaba del
otro lado y queria comunicarse
con un valiente guerrero que vi-
via al Este y era muy apreciado
por sus virtudes y nobleza.
Asi podian visitarse mutuamen-
te y lo hacian con frecuencia has--


ta que el guerrero se enamor6 de
la hija del divino personaje y 6ste
para impedir su romance con un
mortal abismo cubri6 el paso de
grandes rocas.
El dolor del guerrero fue tan
grande, que su Ilanto no ha deja-
do de correr hasta hoy por entire
esas rocas, formando el peligroso
paso de "el que espanta".
Pero al lado de estos relatos
fant6sticos conservan el recuerdo
de sucesos que tienen comprobado
respaldo hist6rico, siendo de ad-
mirar de quienes los escuchan c6-
mo han conservado tales recuer-
dos a travis de los siglos.
Los aguaruncs siguen relatando
hasta nuestros dias su primer en-
cuentro con los espafioles, cuando
Alonso de Alvarado, que fue el
primer espafol que lleg6 al Mara-
ii6n en 1535, los sorprendi6 y ata-
c6 con sus armas de fuego y dicen
que el p6nico fue tan grande que
abandonaron sus pueblos y se in-
ternaron en la selva en done
desde entonces Ilevaron una vida
primitive.


Lo bruieria y el fetichismo
son todavict procticados par las
tribus que viven ein' lo m6s
hondo cle la selva,
sobre todo par' los huambisas.
La acci6n civilizaclora cle la
carretera, los va clesplozando
coda vez m6s.
Este brujo invoca a los espirtus
cle la selva I I
y realizd dahzas' ex6ticas para
curar a uh hotnbre*,enfermo.







-ij:.;. ii'r de Ia ~1 :i
-. "- 8elea~nde
vksito uno W~rbu aguarunax
ena Iai marge es dol riod Ma cCF~i,
durrante urno rd 6L5 e~CO Tor
dol i~n po~ecn du Ins bolrrs v ales,


Al parecer, en la antigiedad,
los aguarunas ocupaban las re-
giones de Ja6n Viejo, Ilamado an-
tiguamente Jaen de Bracamoros.
palabra esta que se supone una
corrupci6n de Pacamuros, palabra
con la que los incas designaban
a los aguarunas y que significa
pintados de rojo. Se consider po-
sible que los incas hayan tratado
de sojuzgar a estos habitantes
primitives que, ante la superiori-
dad del enemigo optaron por ale-
jarse a la region del Maran6n.
Hablan much tambi6n de lar-
gas luchas con una tribu Ilamada
hu6mpucos, que seg6n dicen ser-
vian a los espaioles, que los ha-
bian dominado, pero con los que
terminaron mezcl6ndose. Entre los
aguarunas se encuentran algunos
tipos con rasgos negroides y esto
hizo suponer a algunos que po-
drian tener un ancestro africano,
pero se ha comprobado que du-
rante la colonia huyeron a esa zo-
na muchos esclavos negros de los
cafaverales de la costa y que
eran bien acogidos por los indios.
Los huambisas, que se han es-
tablecido en las regions del rio
Santiago, en el norte de la pro-
vincia de Bagua, son menos d6-
ciles'que los aguarunas para tra-
tar con la gente civilizada y se


mantienen aun formando comuni-
dades que Ilevan una vida m6s
primitive y son por tanto hostiles
al hombre civilizado.
Los selv6ticos de esta regi6n
son de tez cobriza, de una talla
media mayor que la de otros ha-
bitantes de nuestra selva. Son de
constituci6n fisica fuerte, 6giles
para moverse en la selva, resis-
tentes para el trabajo y pese a













































que los aguarunas han avanza-
do bastante en su process de in-
corporaci6n a la civilizaci6n, se
esfuerzan por mantener las virtu-
des guerreras de la tribu y los
hombres m6s apreciados son los
que han destacado m6s en su ha-
bilidad para la lucha.
Por eso se interesan en averi-
guar las inclinaciones de sus hi-
jos desde que son niios, pues les


preocupa que pueda haber entire
ellos un cobarde, cosa que con-
sideran un gran deshonor. Cuan-
'do los niios tienen 10 o 12 aios
son sometidos al Natem Unutei,
especie de rito al que solamente
asisten los hombres y mujeres
adults y durante el cual los j6ve-
nes de m6s edad preparan una
bebida embriagante que dan a
los iniciados.


















































Al dia siguiente deben relatar
sus suenos y ellos indicar6n lo
que van a ser m6s tarde. Se con-
sidera bueno todo lo que demues-
tra disposici6n para el trabajo y
para la guerra.
El que no ha sofiado o ha teni-
do suefos que no representan na-
da para mantener las tradiciones
de la tribu es un cobarde poten-
cial y se le da la oportunidad de
ser probado en una nueva cere-
monia.


Usan el pelo largo, cortado en
linea recta a la altura de los hom-
bros y cerquillo. Su vestimenta
sencilla es de vivos colors. Los
hombres usari una especie de fal-
dd y las mujeres una prenda pa-
recida al sarong de las polinesias.
Hacen sus propios tejidos con de-
coraciones similares a las que se
ven en la alfareria incaica.
El hombre es el jefe supremo
de la familiar, pero los nifios son
confiados al cuidado de la madre


*L~~.
~i*~

"rli~-
Dr:
r;- I
r-.. -






~--. i.

7`; 1
i'
~- r:










r .-~~
,.:;


I:

































S. W a









o de la abuela a la que acom-
panan en todas sus faenas dia-
rias, hasta que tienen edad para
iniciarse como principiantes en el
trabajo propio de su sexo. Corres-
ponde a los j6venes de mayor
edad de ambos sexos los encar-
gados de comenzar la instrucci6n
de los nifios en las labores del
hogar y del campo. Los varones
aprenden a fabricar sus armas, a
cazar, a pescar, a fabricar embar-
caciones y viviendas, etc. Los pa-


dres son duehos absolutos de la
voluntad de sus hijas, que par lo
general son comprometidas en mo-
trimonio antes de los 1T0 oios y
en muchos casos antes de nacer.
Hay en la actualidad un nume-
roso grupo de maestros bilinguies
de su propia tribu que est6n ense-
fiando a leer a los niios en espa-
riol y en aguaruna.
Tienen escuelas y se esfuerzon
coma los dem6s pueblos del Pe-
ru par contar con vias de comuni-
caci6n, servicios sanitarios, ayuda
t&cnica para trabajar, etc. Una
gran cantidad de aguarunos son
ciudadanos que sirven en el EjBr-
cato y Ilevan una vida completa-
mente civilizada. Los mismos erro-
res que existen en el exterior res-
pecto a los peruanos los' hay en
el Peru con relaci6n a nuestros sel-
vicolas.
El viajero mal informado, que
espera encontrar en la selva solo-
mente hombres pintarrajeados car-
gados de plumas y flechas, sesor-
prende cuando en cualquier po-
blaci6n pr6xima a la selva est6n
tratando con un comerciante tan
igual a cualquiera otro y luego se
enteran que es un aguaruna y ha-
bla y describe el espai\ol y Ileva sus
cuentas sumando y restando y no
con semillas.
Esas personas sufren un impac-
to de mayores proporciones cuan-
do Ilegan a un campamento mili-
tar en el que todo es discipline
y orden. Ven a su personal movi-
lizarse como en cualquier centro
military en el mundo y, lo que es
m6s, trabajar con modernas ma-
quinarias en la apertura de cami-
nos. Y se quedan con la boca
abierta cuando les informan que
la mayoria de esos soldados son
los "salvajes" que querian ver.














it,



.. .. .....


*'Fr


r4i


Hombre emplumado
con los atuendos de fiesta.


1 ~


i











El enigma de


j A,1.


Una raza de hombres blancos,
altos, de cabellera lacia, corta y
rubia, habit6 en Cu6lap, muy cer-
ca de la ciudad de Chachapoyas,
entire los aios 500 o 1,000 des-
pues de Cristo, seg6n suponen los
historiadores.
Ellos vivieron en una ciudad-
refugio o fortaleza, de la que hoy
quedan imponentes ruinas, situa-
das a 3,072 metros sobre el nivel
del mar, sobre el fondo de una
quebrada que s6lo tiene ingresos
por el norte y por el sur.
La ciudad est6 formada por
una series de terraplenes de 15 a
20 metros de ancho, sobre los que
se alzan formidable muros incli-
nados que, en conjunto, dan la
impresi6n de un impresionante
monument de piedra.
Bloques de granite rosado, pro-
venientes de las canteras del Ma-


Con bloques de granite rosado....
































;41



io5-,'






















'vl;






















IrI
~ec~h'I
~~SW







raii6n, fueron utilizadas por los
primitivos pobladores de Cublap
para levantar su fortaleza. Se ha
calculado que en Cuelap se utiliz6
25 millones de metros c6bicos de
material, o sea tres veces m6s
que el volume de la gran pir6-
mide de Cheops, en Egipto.
Con sus muros cubiertos de ma-
leza, CuBlap es uno de los tantos
profundos enigmas de nuestro pa-
sado. cQuienes vivieron alli?
cCu6l era su grado de cultural?
,Qu6 hacian? Poco es lo que se
sabe, no obstante que cada dia
aumenta el interns por desentra-
5ar sus misterios.
Raymondi trajo a Lima un es-
queleto de un hombre de dos me-
tros de altura, encontrado en Cue-
lap. TambiBn se han encontrado
cr6neos con cabellera rubia.
Las casas de esta ciudad, que
se supone haya servido de refu-
gio, son de estructura circular y de
modestas dimensions. Hay como
trescientas de ellas, esparcidas en
la meseta rodeada de murallas.
Como las tipicas casas de pasto-
res serranos, son de piedra corta-
da mezclada con barro y sus pa-
redes tienen menos de 17 pulga-
das de espesor.
Conocida como "Cuidad de las
Jalcas" o "Ciudad de Malta", su
nombre proviene de la corrupci6n
de la palabra "C6nlap", nombre
de un agrupamiento que habitaba
en esa zona y que tributaba a los
espaioles en 1591.
Pero los espanioles al parecer
no tuvieron conocimiento de esta
ciudad. Por eso no figure en la re-
laci6n de ninguno de los cronistas.
Eso hace suponer que Cuelap
fue abandorada antes de la lIe-
gada de los conquistadores.
Se supone que en esa region
existio una naci6n que, por algu-


na raz6n hasta ahora desconoci-
da, emigr6 en masa del lugar
cuando ya habia alcanzado un
grado notable de adelanto.
Una de las caracteristicas de
este monument, y de las que
m6s han Ilamado la atenci6n, son
las entradas construidas en forma
de embudo, con un ancho de tres
metros en la parte exterior y se-
tenta centimetros en el interior.
S61o tres dan acceso al gran re-
cinto amurallado.
Se han encontrado en el lugar
muchos nichos en forma de hor-
nos, que han servido para depo-
sitar cad6veres. Los tejidos de al-
god6n en que est6n envueltas las
momias demuestran una buena
t6cnica en el uso de hilados y ha-
cen suponer que tenian comunica-
ci6n con otras regions, de las
que traian el algod6n.
En las proximidades de los mu-
ros se encontraron toscos morteros
de piedra, batanes y otros instru-
mentos, pero ning6n vestigio de
metal o de harramientas de pie-
dra o pedernal.
Las ruinas, descubiertas en
1843 por el subprefecto de la pro-
vincia, han sido visitadas por ar-
que6logos de fama, entire ellos
Tschudi,, Reiss, Stubel, Werthe-
man, Kiefer, Basadre, Wierner,
Langlois y Horkheimer.
Aparte del interns que tiene
Cu6lap para los investigadores,
podria ser tambi6n un extraordi-
nario lugar de turismo, aunque no
de inmediato por los grandes gas-
tos que demandaria su limpieza
y construcci6n de vias de acceso.
Tiene a su favor la ventaja de
que se encuentra a una distancia
relativamente corta de Chachapo-
yas, que haria possible ir y volver
al16 en el dia, de contar con un
camino.
























La casa de Jose y de


Pepe, dos aguarunas


He estado viviendo estos dias en la cabafia de una familiar
de Aguarunas en el alto Maraii6n. En la casa de Jose y de Pepe;
que no se llaman lo mismo sino distinto, porque sencillamente
-alegan- 'yo ser Josi y c1 ser Pepe".
Pasando la series formidable de site de los Pongos del Mara-
fi6n, done los rabiones y remolinos arremeten contra cl granite
de la Cordillera y lo vencen, el rio, se expand para tomar fuer-
zas para la arremetida final contra el Pongo de Manseriche, o
"el que espanta" (mancharichi), para derramarse glorioso en el
gran Ilano amaz6nico.
Entre los site pongos -Rentema, Nuevo, Muyo, Cangariso,
Yamakaenza, Numpacke, Larocachi- y los de Escurrebragas,
Huancayo y Manseriche, un recodo del rio, en la margen derecha,
estA ubicada la casa tipica aguaruna de Jos6 y de Pepe.
Sc levanta en un promontorio, rodeado de plitanos, corpu-
lentos Arboles del Pan y maravillosos helechos y "orejas de ele-
fantc".
Si Le Courvusier o cualquier otro arquitecto de fama mundial
visitara la casa de Jos6 y de Pepe, se quedaria boquiabierto
Es la arquitectura funcional, modern, con distintos niveles,
para aprovechar la dirccci6n del aire y la luz.
Los materials son de la region, troncos, hojas de palma, ca-
ia brava y paja, que le dan extraordinaria frescura y defense
contra las Iluvias.



















































* En la parte principal de la casa, en un nivel superior, se
extiende suspendida en el aire, como un c6modo divan oriental,
una estera de carrizo en piano inclinado.
Al recostarse uno en ella, se abre inmediatamente ante la
vista una ventana orientada precisamente sobre el paisaje mis be-
11o del recodo del rio.
Por ahi se march el Marafi6n, con sus aguas turbias, agi-
tadas y majestuosas, tornasoladas en la tarde, rodeadas de una ve-
getaci6n lujuriosa











(1


En el silencio de la tarde, donde s61o se escuchan de vez en
cuando el golpe de los remos de las canoas o el grito lejano de los
animals selvAticos, Jose y Pepe fuman, pintan sus tiestos y can-
tan susurrantes.
jEsta esa casa ubicada en ese promontorio por un simple azar?
jEstA ubicada esa ventana maravillosa ahi solamente porque si?
Por qu6 camino estos simples y sencillos tribefios han legado
a las mismas conclusions cientificas y metafisicas de la arquitec-
tura moderna...?


~rl~n~



































Como todos los aguarunas del Alto Marafi6n y sus afluentes,
Josi y Pepe son n6mades.
Llegan un dia en sus canoas con sus mujeres y sus hijos a un
hello recodo del rio; cortan los Arboles; levantan sus casas en
lugarcs bellos; cultivan plAtanos y yucas; pintan y tejen; pescan;
y se echan cuan largos son a mirar el esplendoroso panorama.
Cuando sc cansan de el, o cuando los brujos pintarrajeados
danzan pronosticando la viruela o el saranipi6n, abandonan todo,
cogen sus canoas, y otra vez van en busca de otro bello lugar.
iQu6 salvajada de vida! jQu6 salvajada de vida?
Pero ahora Jose y Pepe, con la llegada de la carretera Olmos
Maraii6n y las escuelas bilingiies del Instituto Lingiiistico, se
han comprado un motor fuera de borda, estAn aprendiendo a
leer su propio idioma y ya saben quc Ilevar y traer carga por
encima de los rabiones del Marafi6n, deja buen dinero.
Con la salida de la estrella del Sur, los brujos de monte aden-
tro le'en profecias en las entrafias abiertas de las ratas del rio.
Jos6 y Pepe, con sus largas melenas melanc6licas, atadas en la
nuca en "cola de caballo" se colocan en la postura del pensador
de Rodin, y prcguntan. "(Qu6 hacker" .
,Que podrA mis? ;La cscauela bilingiie, la carretera y el bo-
te a motor? ,O el atavismo del miedo en la danza de los brujos
que los hace n6mades?
,CuAl es la verdadera felicidad? ,Qud harAn Jose y Pepe?













FOLKLORE






























El folklore de Amazonas no es
tan variado como el de otros de-
partamentos del PerO.
No se ve aqui la profusi6n de
danzas, cantares y vestimentas
que hay, por ejemplo, en Puno o
Cuzco ni los amazonenses encuen-
tran tan numerosos motives de
festejos como en otras parties.
Pero, en cambio, el folklore
amazonense pone en evidencia
como en pocos pueblos el espiritu
de sus gentes, sencillo, ingenuo,
conservador. Su folklore se nutre
de leyendas, histories y relates en
los que siempre est6 present el
misterio y lo inexplicable. Pueblos,
lagunas, cerros, im6genes, tienen
siempre un origen que contravie-
ne invariablemente las reglas de
la 16gica o de la biologia.
Si se trata, por ejemplo de la
laguna de Cochaconga, dir6n que
est6 encantada, que tiene formaa
de pescuezo" y que al menor rui-
do provocado por un animal o por


el grito de una persona se inicia-
r6 una tremenda torment en me-
dio de la cual aparecer6 un enor-
me monstruo en forma de vaca,
que se enfurece con los extraios.
Y por eso, quien pasa por el re-
moto paraje lo hace con el m6xi-
mo de precauciones para no des-
truir el silencio del lugar.
Dar hospedaje al viajero es una
norma elemental de buena con-
ducta para con los semejantes.
Negarlo puede acarrear sobre el
egoista los m6s tremendous males,
de lo que es una prueba irrefuta-
ble el pantano de "Mono Muer-
to", en el distrito de Huambo, dra-
m6tica historic que todos cuentan,
con m6s o menos detalles, pero
con el mismo respeto.
Alli vivia un hombre muy rico.
El pantano era parte de su hacien-
da, en la que era feliz y nada le
faltaba, hasta el dia en que un
viajero le pidi6 asilo y se lo neg6.
Un brujo de los alrededores que


_ FOLKLORE


Leyendas, bandas



de musicos "iuanes"


y "chumaychadas"







se enter de la actitud del acau-
dalado vecino, se encarg6 de que
todas las maldiciones cayeran so-
bre 61 y asi desaparecieron todos
sus bienes y sus tierras quedaron
convertidas en f6tido pantano.
Poderes misteriosos atribuyen
asimismo a las cuatro lagunas de
Puquio, en las que hay monstruos
que influyen sobre los sembrios,
asi como a la laguna de Santa
B6rbara, que desaparece a la vis-
ta de los caminantes y est6 des-
tinada a iniciar el fin del mundo
con el desborde de sus aguas.
Esta predilecci6n por las som-
brias histories sobre los poderes
ocultos de las cosas se extiende
tambi6n a los lugares y acciden-
tes geogr6ficos. Entre Chachapo-
yas y Cajamarca, est6 |a monta-
na Calla Calla, asi denominada
porque, de acuerdo con la creen-
cia general, una desgraciada mu-
jer que la tuvo que recorrer con
su pequeio hijo a la espalda le
decia a 6ste "calla, calla,... hi-
jo mio", para tranquilizarlo de los
sufrimientos del frio.
Cerca de la ciudad de Chachapo-
yas hay tambi6n un cerro Ilamado
Piscohuaiuna, en el camino hacia
la selva. Ese nombre quiere de-
cir "Donde mueren los p6jaros",
pues la montafa mata a todas las
aves que se le acercan.
La mayor parte de la poblaci6n
del departamento de Amazonas
es indigena y mestiza, siendo no-
table la cantidad de personas, en
algunos casos comunidades ente-
ras, en que predomina el tipo es-
pufiol.
Aunque desde el tiempo de los
Incas existen leyendas sobre la
existenci6 de gente blanca en es-
tos parajes e inclusive hay versio-
nes recogidas por los cronistas en
las que se asegura que aqui se


escogian mujeres para el sobera-
no, precisamente, porque eran
blancas, se cree en estas localida-
des que el tipo europeo que se
ha mantenido tan puro en muchos
pueblos se debe al orgullo de an-
tiguos sefores mineros que no
querian mezclarse con los indige-
nas.
En toda la poblaci6n es marca-
do el predominio del sentimiento
religioso y en general se rigen las
*costumbres por rigurosas normas
tradicionales.
Quiz6 en pocos pueblos del Pe-
ru result tan dificil cortejar a una
moza como en este Departamen-
to. El joven enamorado tiene que
hacer gala de paciencia y constan-
cia para lograr acercarse por fin
a su amada. Pero esto no es sino
el comienzo.
Su paciencia y su constancia
tendr6n que enfrentarse a6n a la
muralla de la voluntad paterna.
Ablandarla es cosa que Ileva dos
o tres aios, porque los padres de-
ben estar muy seguros antes de
dar su consentimiento y cuando lo
Ilegan a dar la ceremonia tiene
que realizarse con todas las solem-
nidades sociales y religiosas que
son de rigor.
Pese a tales pruebas de volun-
tad que se requieren para con-
quistar un amor, tambi6n conspi-
ran factors ajenos a ella para de-
terminar de manera fatal el des-
tino de los hombres. Buen ejem-
plo de ello es la fuente Cuyana,
situada cerca de Chachapoyas. Un
manantial natural en el que bebie-
ron muchas generaciones atribu-
yendo al efecto maravilloso de sus
aguas el romance que llev6 al ma-
trimonio a todos los que alli ha-
bian calmado su sed.
Pero sea por la propia voluntad
o por la fatal intervenci6n de los


























'LI


hados, el hecho es que las ceremo
nias nupcia'es se Ilevan a cabo
con una gran pompa.
Los matrimonios se realizan de
noche, especialmente si se trata
de gentes acomodadas y en este
caso cuanto m6s tarde mejor. Los
vecinos se agrupan en las calls
para ver desfilar el cortejo. La no-
via va de brazo del padrino ha-
ciendo ceremoniosas reverencias a
uno y otro lado, seguidos de un
numeroso s6quito de invitados
vestidos con sus mejores galas.
La gente no se retira de las ca-
lies hasta que no los ve regresar


y er la gran fiesta que sigue a la
boda se sirven los "juanes", po-
taje preparado a base de came
de gallina y yuca, asi como otros
plates tipicos de cada localidad.
Todas las grandes fiestas co-
mienzan y terminan con la "chu-
maychada", especie de cuadrilla
francesa cuyas figures se suceden
r6pidamente al comp6s de una
m6sica parecida al huayno pero
m6s r6pida. Decir illeg6 la hora
de la chumaychada" es como de-
cir adi6s a las penas.
El entusiasmo es frenetico. Na-
die se queda sentado y en medio




U





: a










) ? /


ii'V.

i ~.3






^*^ -^^- '-'' I F
Addh. ALe
1r 1


-c*
cL
D.
?r


PS .*


. j.
" ,


I A
tabof


ar,


S F-at.o 'tcbero Arce T
V.W
.4'


V. .. .,


'#4t~


.b"
-..i


f


r
5!
t
~















































de un griterio fant6stico hasta los
m6sicos se mezclan con las pare-
jas danzando con ellas mientras
tocan.
Las casas de Chachapoyas y de
otras ciudades coloniales del De-
partamento conservan salones de
gran tamafo que en los dias de
fiesta dan cabida a entusiastas y


numerosos grupos de invitados.
La chumaychada los estremece
hasta sus cimientos.
Para esta danza no es solamen-
te de los grandes salones. Lo es
tambi6n de las casas humildes y
de las fiestas populares. Cerca de
Chachapoyas existe el pueblito de
Huanca, en done ha tenido su ori-









Los paseos de antorchas
con las vestimentas cl6sicas
para quitar las penas,
en una alegre fiesta en Luya.


(Foto Roberto Arce T.)

gen la danza huanca que se baila
tambi6n en various lugares del de-
partamento durante las faenas
agricolas, durante la construcci6n
de una casa etc. Es una especie de
rito pagano de acci6n de gracias.
Los conjuntos de m6sicos y bai-
larines forman tambi6n parte del
folklore de este departamento. Ca-


si no hay pueblo que no tenga su
banda de m6sicos que hace su
aparici6n en las fiestas civicas y
religiosas.
Estas bandas, formadas a base
de instruments de percusi6n y de
viento cuentan a veces con valio-
so instrumental de fabricaci6n eu-
ropea y, en general, con similares
a los que se oyen en todos los
pueblos del PerO.
Los conjuntos de baile, en cam-
bio, presentan m6s peculiaridades
y hay algunos cuyo prestigio reba-
sa la comarca. Tales son, por
ejemplo, "los danzantes de Levan-
to". Es 6ste un pueblito que est6
a unos 10 kil6metros de Chacha-
poyas, cuyos "danzantes" forman
un vistoso conjunto de trece cho-
los muy entrenados a los que guia
un "pifador" que toca a la vez la
antara y un pequeiio tambor al
que Ilaman "Tinya".
Visten camisa blanca de anchas
y largas mangas, chaleco negro
adornado con cintas rojas, panta-
16n negro y se tocan con una co-
rona de vistosas plumas de pavo
real. Su presencia es obligada en
todas las grandes celebraciones
de la region.
La m6sica popular es en linea-
mientos generals muy similar a la
de la mayoria de los pueblos de







la sierra del Peru. La misma ca-
dencia, la melancolia, el comp6s
etc.
La "m6sica de carnaval" que se
toca en Amazonas present sin
embargo notas de verdadera eu-
foria y contagia este espiritu a las
personas. Es una m6sica parecida
al huayno y a su comp6s danzan
las parejas la "pandilla" alrede-
dor de las "humishas", 6rboles
adornados con quitasueios, espe-
jitos, cadenetas, banderines y col-
mados de regalos, inclusive ani-
males vivos, que cogen los invita-
dos cuando al fin son derribados.
La pareja que en una fiesta de
carnestolendas hace caer la humi-
sha tiene el compromise de armar
otra para el aio siguiente.
Otras danzas conocidas, que se
bailan en diversas localidades son
la "conchiperla", en la que el va-
r6n tiende el paiuelo a su pare-
ja manteni6ndose con una rodilla
en tierra y si no lo hace debe be-
berse s61o un copa en castigo; el
"trapichillo", que lo bailan cuatro
parejas tomadas de la mano de-
recha y girando de derecha a iz-
quierda; y la "quinsamana" en la
que se mezclan insultos y piropos.
La religiosidad es una nota sal-
tante en la mayoria de estos pue-
blos y asi lo demuestra el entu-
siasmo y recogimiento que ponen
en estas celebraciones. Pero, fie-
les a su tradici6n, sus creencias
religiosas est6n mezcladas con
fant6sticas apariciones y casi
siempre figure en ella una cueva.
Hay tres Virgenes que son fa-
mosas. Son las de BelBn, en Cha-
chapoyas, de Sonche y de Levanto.
Pues bien, no hay quien no crea
la historic de que fueron encon-
tradas las tres en una cueva a la
que fue misteriosamente atraida
una joven pastorcita.


Y cuando la de Levanto va a
Chachapoyas "sus hermanas" sa-
len a "recibirla" en las afueras
del pueblo.
Tambien la imagen tan venera-
da de Santa Lucia fue hallada por
una nifia en una cueva, como lo
fue el Cristo de Bagaz6n, que se
venera en Rioja, pero fue encon-
trado por un ganadero que bus-
cando un buey que se le habia
perdido cerca de Almirante oy6
que lo Ilamaban por su nombre
desde el interior de una cueva, en
la que encontr6 al Cristo que le
dijo "llevame".
En los dias de prolongada se-
quia desaparece el Cristo de la
Contradicci6n de la capilla del Ce-
menterio de Chachapoyas y es
"descubierto cuando comienza a
Lover, inici6ndose entonces los
grandes festejos hasta Ilevarlo
nuevamente a su lugar.
Corpus Christi, Semana Santa,
La Asunci6n, el Dia de Difuntos y
la Navidad, son fechas cl6sicas en
el calendario del Departamento y
en los dias de Navidad hay con-
juntos de pastorcitos que recorren
las calls cantando y bailando an-
te los nacimientos. Con el mismo
esplendor se celebran las fiestas
patronales en todos los pueblos.
El vulgo atribuye perniciosas in-
fluencias a ciertos animals como
al mochuelo que "hiela el alma",
o al "quien-quien" que se burla
de los viajantes en los caminos,
o el grillo, cuyo canto en determi-
nadas circunstancias, como cuan-
do tiene sonido de campanas, pre-
sagia grandes males.
Se tiene asimismo gran respeto
por los restos de la antigiedad,
con la firme creencia de que cae-
r6n terrorificos castigos sobre los
que violaren las tumbas de los
"agiuelos" (momilas).





ItI


r


.,"X;..


7r


aplH --, r -!


Candelabros con profusos
adornos son Ilevados en las fiestas.
Los Ilaman "los centilleros".


". A '.



















l







(V













I







La anls rdiinae
cuntn onvaioo nsru ena


clefabicaiFneurpea













n6mica amazonense

; populares
'an en la region


5i,,i a crsa PII~: BII)
: i r:,u







TAMALITOS


La apariencia es similar a los
de la Costa. Pero son m6s se-
cos y pequeios. Apenas si alcan-
zan a siete centimetros. Pero, co-
mo los tamales de toda nuestra
tierra, son riquisimos. Y preparar-
los es sencillo.
Hay que poner en remojo dos
kilos de maiz pelado y seco. Des-
pu6s de escurrirlos, molerlos en
un bat6n.
Una vez molida la masa se
mezcla con un kilo de manteca de
cerdo. Esa es la base para el ta-
malito.
Se toma un poco de la mezcla
Al centro de cada porci6n se le co-
loca un picadillo de came con ma-
ni y aceitunas negras. Se tapa con
otra porci6n de masa y se envuel-
ve en hojas de "achirra".
Cada tamal debe estar bien
amarrado con una pita. Cuando
todos est6n preparados, se colo-
can en una olla, con un poco de
agua y se pone al fuego. Hay que
cuidar que no se quemen.
Ahora s61o hay que esperar que
hierva el agua... iy listo el ta-
malito!


CAZUELA










En cada region de Amazonas
la cazuela tiene sus matices. Esta
es la de Chachapoyas.
Se pone a hervir un trozo de
gallina, un buen pedazo de pul-
pa de came de res y otro de car-
nero. Se le aiade col, arroz, cho-
clo desgranado, zanahoria y una
copa de vino blanco.
Unos minutes antes de sacar la
olla del fuego, se agrega leche y
fideos cabello de 6ngel. Hay que
procurar que la cazuela tenga su-
ficiente caldo o jugo, para poder-
la servir como una sopa.
eBRNF .ARROLLADA


Un delgado filete de lomo de
res, limpio de grasa, se extiende
en una tabla de cocina y se le re-
Ilena con came molida frita, hue-
vos duros, aceitunas de botija, y
cebollas y se va enrollando. Se
amarra bien con una pita y se po-
ne a hervir hasta que la came es-
tB cocida. Se sirve en tajadas re-
dondas.





















~2 -, EQ
4: ? tb~rrr
-
4~-)2 j~ ~ '~


Sair-c ~iJ


-er

a;Er
Vt _I,~ f~ t -" "^-
"/ -' ', ", -
^I + +++:


4-M


(Foto Roberto Arce T.


Una .*.:u.j mesa en un
banquet 'h.oritn.-i
Con platos 1lp.I*ij .


%prr


I -^









P PURTUMUTE



Este es un plato muy popular,
sobre todo entire la gente de tra-
bajo. Se prepare a base de frijo-
les de various tipos y mote. Todo
se cocina junto, con un aderezo a
base de culantro. Es un plato muy
sabroso, multicolor, alimenticio y
barato en las regions que produ-
cen menestras.


C----
C i~


CHIPASMUTE




Es muy parecido al anterior.
Pr6cticamente una variante, por-
que en lugar de prepararlo con
mote se utiliza el choclo. Para mu-
chos es m6s sabroso que el purtu-
mute. El chipasmute mezcla cho-
clo con frijoles verdes. Se adere-
za con culantro y puede ech6rse-
le mani. El plato puede acompa-
fiarse con un aji molido mezclado
con queso.


sU ITA :. i CH0)


Se muele le choclo y se le mez-
cla con manteca, en forma simi-
lar a los tamales. Luego se to-
man pequeias cantidades y se le
pone al centro came de gallina,
queso y aceitunas. En lugar del
polio puede ponbrsele sardinas.
Se cubre con otra porci6n de
masa, se amarra con hojas de
choclo y se ponen a hervir hasta
que est6n cocidas.





Para confeccionar este plato se
usan de preferencia los pl6tanos
"palillos".
El pl6tano se parte a lo largo,
por el centro. Se le echa un relle-
no de picadillo de care de res
con mani.
Se baten huevos (uno por cada
pl6tano) y se echa harina. Se vier-
te sobre el pl6tano relleno. Se
frien, evitando que se doren. Y ya
est6n listos para servir.


7 -
r Y







WZRRETH
.1iB 7 ERT i





Esta carta fue dirigida por el Comandante General del Ejer-
cito, General de Divisi6n Julio C. Doig Sdnchez, al Sr. Pedro
Felipe Cortdzar, como autor del articulo, "Golpe Militar en la
Selva" publicado por la prestigiosa revista del diario "La Pren-
sa", "7 Diaz del Peri y el Mundo", articulo que reproducimos
textualmente en esta edici6n.




Lima, 2 de Julio de 1966

Seiior
Pedro Felipe Cort6zar
LIMA

Estimado Sefior

Con especial complacencia dirijo a Ud. la
present en representaci6n del Ejircito Peruano, al que ten-
go el honor de comandar, asr como en nombre propio, para
agradecer y felicitarle por su magniTico artrculo "Golpe Mi
litar en la Selva" que por su objetividad, present ante la
opinion p6blica national y a los lectores del extranjero una
im6gen clara, emotiva y verdaderamente nacionalista de la
labor que cumple la Instituci6n, dentro del program de Ac-
ci6n Civica Militar.


Aprovecho de esta oc i n para eiterarle
mis sentimientos de consideraci6n y n person Il.





Julio C. Doig Sdnchez


Dos soldados montan guardia marcialmente en la portada de
carrizo de rio, que da ingreso a la primera Colonizaci6n Militar
del Peru, en Nazareth, a orillas del turbulento Marai6n.










































































.. I1*


,,
: ..,



.:' ;... .
'"~ "'~" ~ ;:j; Y;:i
'TC i ::
:.;: '' .*
s;











La noticia del "golpe military"


hay que ir a buscarla alia,


donde nace un nuevo Peru


Cuando los militares han dado
"golpes" o "cuartelazos" la noti-
cia ha cundido como reguero en
p6lvora.
Ahora el Ej6rcito est6 dando un
"golpe" military en la selva alta,
contra la miseria y el subdesarro-
Ilo, y la noticia hay que ir ha bus-
carla a116, en las remotas regio-
nes donde est6 naciendo un nue-
vo Per6.
En la region del rio Marani6n,
en el Departamento de Amazonas,
en esa bellisima zona enclaustra-
da desde siempre, est6 avanzan-
do el Ej6rcito con la poderosa ma-
quinaria de dos batallones de in-
genieria dando lugar a un fabu-
loso aumento de la producci6n.
Por la gran carretera de pene-
traci6n Olmos-Marafi6n, done un
autom6vil viaja por sus compac-
tos afirmados con m6s seguridad
que por muchas calls y avenidas
de Lima, es possible cruzar la cor-
dillera en una hora y.cuarto y lIe-
gar hasta la ex6tica tierra de los
Aguarunas en menos de nueve
horas.
En un recodo del rio Marafi6n,
en la margen derecha, exacta-
mente a la altura del kil6metro
342, en la punta de la carretera,


el EjBrcito ha levantado sus cam-
pamentos para asestar un golpe
maestro: "Nazareth 1966".
Es bien adentro de la tierra de
los aguarunas, en aquel Ilamado
"paraiso perdido" del PerO, don-
de ha comenzado a desarrollarse,
"en el sitio", este proyecto tras-
cendental para el Peru, en estre-
cha colaboraci6n con los organis-
mos t6cnicos del pais, el IRPA, la
ONRA y el SIPA.
Con el Proyecto Piloto Naza-
reth se trata de demostrar c6mo
es possible la colonizaci6n t6cnica
de la selva por grandes grupos
populares.
Se trata de hacer lo que siem-
pre se supo y nunca se hizo. Es
decir, realizar una colonizaci6n po-
pular rigurosamente ajustada a la
t6cnica, a la discipline y a la di-
recci6n permanent.
Estaba demostrado que para
hacer una colonizaci6n popular
era necesario contar con una bue-
na carretera, studios previous,
planes de producci6n y de co-
mercializaci6n, centros de servi-
cios comunales, parcelas econ6-
micas, asistencia y supervision,
etc., pero todo 6sto siempre se hi-
zo en el papel.










SAN IGNACIO


PIURA


A LA MAROINAL
(RIO1JA


ABRA PORCULLA


CHICLAYO


Como una operaci6n
de "puntas de lanzas"
avanzan las carreteras
a la conquista del Este.


En el proyecto piloto "Nazareth
1966" hay la voluntad de hacer
todo esto, y lo est6 ejecutando ri-
gurosamente en el mismo terreno,
la recientemente creada Unidad
Military de Colonizaci6n No. 1.

Se convierte asi Nazareth, un
punto perdido en la region de los
silenciosos y tatuados Aguarunas,


en la m6s interesante esperanza
del pais para lograr que el dra-
m6tico 6xodo provinciano a Lima
y las ciudades de la Costa, tuer-
za su rumbo hasta la conquista
del Este. Del 6xito de Nazareth
depend en much el nacimiento
de una nueva mistica para un
nuevo Per6. Veamos que es y c6-
mo es Nazareth.


NAZARETH







"golpe" military en la selva


Al rayar el alba del dia 10 de
Mayo de 1961, los 61timos trasno-
chadores y los primeros madruga-
dores, contemplaron un espect6cu-
lo impresionante en varias aveni-
das de Lima.
Con gran estrepito,. un convoy
de gigantescos carros militares
marchaba con direcci6n al Norte.
Oficiales y soldados, enfunda-
dos en sus capotes de campaia,
con los cascos cefiidos, maneja-
ban los pesados vehiculos o via-
jaban en los grandes camiones de
transport.
Alguien diria que se dirigian a
romper las rejas del palacio de
Gobierno para dar un golpe mi-
litar.
Pero el convoy no Ilevaba tan-
ques, ni cationes ni ametrallado-
ras. Y los aauerridos "Rangers"
estaban durmiendo en sus cuar-
teles.
El convoy era de lo m6s extra-
fio, cuando se le examinaba a la
media luz de la madrugada. En
vez de tanques, caiiones y ame-
tralladoras, conducia enormes
gr6as, tractores, bulldozers grupos
electr6genos, puentes Bailey, bar-
cazas, picos y lampas.


Efectivamente, el convoy" iba a
dar un golpe rhilitar, pero un gol-
pe military a la pobreza y a la mi-
seria del pueblo peruano.
Era el primer escal6n del Bata-
116n de Ingenieria Sacsayhuam6n
No. 6 que, equipado a un cost
de 180 millones de soles, marcha-
ba hacia el Norte para acelerar,
con la m6s modern maquinaria,
la construcci6n de la Carretera
Olmos Marai6n.
Se lanzaba asi la ofensiva m6s
impetuosa organizada hasta 6sos
moments para lograr la Conquis-
ta del Este, bajo el lema de "dar
tierra para el que quiera traba-
jarla", lanzado por el entonces
Premier, Pedro G. Beltr6n.
A las 4 y 30 de la madrugada
en una sencilla ceremonia en los
patios del CIMP, desde donde
parti6 el convoy, el R. R. Mayor
Alberto Aranchino ley6 las ope-
raciones de despedida a la luz de
una linterna.
Y el batall6n parti6 entire hu-
rras y vitores, entonando el him-
no de Ingenieria Militar, que ter-
mina con el coro: "Ingeniero, t6
siempre forjaste la victoria por la.
libertad".
La participaci6n de las unida-
des del Ej&rcito en el Plan Vial
Nacional, -participaci6n que es
ejemplar en Am6rica- se inici6
en 1947, mediante una Resoluci6n
Ministerial que cre6 los "Batallo-
nes de Trabajadores".
Se destiny al "Batall6n de Tra-
bajadores "Morro Solar" No. 1
al actual distrito de Pucar6, pro-,
vincia de Ja6n, Departamento de
Cajamarca, situado en el Km. 127


~








































tie pri rc h


de la Carretera Olmos-Rio Mara-
i6n, tambi6n Ilamada "Mesones
Muro', en homenale al descubri
dor de la ruta de penetraci6n.
La misi6n del Batall6n que s6lo
fue en un comienzo de "mejora-
miento y conservaci6n", fue am-
pliada en 1950, encomend6ndose-
le la construcci6n del tramo Cha-


maya-Corral Quemado, hoy Puen-
te 24 de Julio (Km. 206), trabajo
que fue efectuado empleando so-
lamente las herramientas indivi-
duales de la unidad.
En el aio 1954 el Batall6n Mo-
rro Solar fue convenientemente
equipado, y a partir del tramo de
la mencionada carretera compren-






































































:i-..
74 -t5~


.~i~ ""~

Ir

w--i



;Y ~'
i..~- .




:.t.~~:-







:1 i. .

r-.- -'-~ ii







" ;
hi'


~~'"X'


PB~R?~"9-1~91~L~IC~
'' -~
'''




-~' .; .


.ATS


1-2:




-:7-7~




A-M




5.


ZWi.



f 2:






.I:I



s. i -

*.fr: i r s,











































dido entire el 206 y Delfos (hoy
Ayar Manco), que es un punto na-
vegable en el rio Marafi6n.

Despu6s de various movimien-
tos de diversas unidades y de 6r-
duo trabajo, parti6 a la zona el
mencionado dia 10 de mayo de
1961, el Batall6n Sacsayhuam6n
No. 6, equipado con los m6s mo-
dernos implements y maquina-
rias.
En el mes de Febrero de 1964,


se cre6 el Agrupamiento de In-
genieria "Marani6n" inicialmente
con sede en Lambayeque.

Y en los primeros dias del mes
de Junio de 1966 estableci6 su
Cuartel General en el Campamen-
to de "El Milagro",
Seg6n informan los voceros del
Ej6rcito, en todo moment las
Fuerzas Armadas han trabajado
en estrecha cooperaci6n con el
personal thcnico y administrative


C













.it p





N.: d


'pk
"~'":: .~:.::












kp,
A.. .
...... .
j:lr


de la Direcci6n de Caminos del
Ministerio de Fomento y Obras P6-
blicas, asi como con la mano de
obra civil especializada que tra-
baja dentro de la organizaci6n
military del mencionado Agrupa-
miento de Ingenieria.

DuranTe m6s de quince aois se
ha trabajado asi silenciosamente
en una de las m6s grandes bata-
Ilas para elevar el nivel de video
human en el pais. Una batalla


para lograr abrir la gran nqueza
del Marafi6n, que era s6lo "una
promesa".
Antonio Raimondi dijo: "el Pe-
r6 tiene un granero inexplotado en
el departamento de Amazonas".
Y dijo esto cuando hace ya m6s
de un siglo lleg6 despubs de un
viaje de diecis6is dias a mulo y en
balsa. Al finalizar su cr6nica agre-
g6: "Me alimenta la dulce espe-
ranza de que continent mi cami-
no"






"golpe" military en la selva


La llegada y El Milagro


Pocos, muy pocos, ser6n segu-
ramente los que recuerden la par-
tida del convoy military que, en la
madrugada del 10 de Mayo de
1961, march a trabajar en la ca-
rretera Olmos-Rio Marai6n.
Y m6s pocos ain quiz6 son los
que tienen cabal conocimiento de
Io que est6 hacienda el Ej6rcito
desde hace 5 afios en aquella
zona norte del Per6, lejana, apar-
tada, bella y solitaria como un
"paraiso perdido".
Quiz6 se sepa algo de la obra
fisica en si de la construcci6n de
la gran carretera de penetraci6n
que, naciendo en el kil6metro 865
de la Carretera Panamericana Nor-
te, cruza los Andes en direcci6n a
la selva alta, pasando por el pa-
so m6s bajo de la Cordillera, el
Paso de Porculla, a s61o 2,144 m.
sobre el nivel del mar.
Quiz6 tambi6n se sepa que es-
ta carretera est6 destinada a unir
el Pacifico con el Atl6ntico, cuan-
do alcance .un punto navegable en
el rio Marah6n, Ilamado Ayar
Manco.
Quiz6 tambien se sepa que la
mencionada carretera ha avanza-
do hasta Nazareth, un punto de
navegaci6n de menor calado en el
rio Marai6n.
Pero seguramente son muy po-
cos los que saben que esta carre-


tera es la via de penetraci6n m6s
eficiente y en servicio que hay ac-
tualmente en el Peru. Camiones,
camionetas y autom6viles pueden
circular par ella todo el aiio. Sus
terraplenes y afirmado son exce-
lentes. Su conservaci6n inmejora-
ble.
Y si alguien sabe todo esto, to-
davia ignora lo principal "Algo"
que no s6lo es el esfuerzo, el su-
dor, el sacrificio, el dolor fisico y
spiritual de los hombres que han
cumplido y cumplen esta grann
batalla" del Marafi6n, viviendo en
los duros campamentos, lejos de
sus families, de sus terrufios.
Ese "algo" que acaso todo el
pais ignora,es ese "milagro" que
han estado hacienda los hombres
que partieron antes y despu6s de
aquella madrugada del 10 de ma-
yo de 1961 en un gran convoy mi-
litar.
Para establecer este que llama-
riamos "el milagro de la carrete-
ra", bastar6 hacer algunas com-
paraciones:
En 1954 habia 25,000 habitan-
tes en la zona del Marafi6n, dedi-
cados en su mayoria al postoreo y
al cultivo de la tierra. En 1966 ya
hay m6s de 150,000 habitantes.
Y se observa un numeroso grupo
de comerciantes y un nOcleo in-
dustrial naciente.


~







































Soldados diestros
en el manejo de
maquinarias:
una nueva profesibn.


En 1954 el nivel de vida era
muy deficiente. Gente paup6rri-
ma, n6mada o aislada. En 1966
existen ciudades pujantes en su
mayoria como Jaen, pueblos en
nacimiento con agua, luz, desa-
gue, transportes, etc. Hay escuelas,
hospitals, postas m6dicas, casas
comerciales, oficinas de cr6dito,
ayuda t6cnica.
En 1954 los pobladores guarda-


ban desde siempre una elemental
forma de vida. En 1966 se trata
de una region en pleno desarrollo,
veloz y pu[ante, que require una
efectiva y urgente orientaci6n t6c-
nica.
En 1954 existian 2,000 hect6-
reas de tierras de cultivo. En 1966
existen m6s de 50,000 hect6reas
de tierra cultivada (arroz, caf6, ca-
cao, frutales, algod6n).














El Comandante Mir6 Quesada
pasa revist a las tropas
en perfect formaci6n.







En 1954 la producci6n annual re-
gistrada alcanzaba la suma de
8'500,000 soles. En 1966 en arroz
se ha producido m6s de 200 mi-
Ilones de soles al aFo, sin contar
el caf6, el tabaco y el cacao que
se cultiva en gran escala.
En 1954 el sistema de comercio
que predominaba era el trueque.
No habia sefiales de industrializa-
ci6n. En 1966 en la zona se en-
cuentra un n6cleo bancario (m6s
de seis oficinas bancarias) e in-
dustriales (4 plants de pilar arroz
y muchos molinos pequefos); des-
motadoras de algod6n; jab6n y
pasta de algod6n y numerosos
aserraderos.
En 1954 el regimen de trabajo
era el minifundio y las comunida-
des. El sistema de trabajo era ele-
mental, sin t6cnica ni maquinaria.
En 1966 junto con el minifundio y
las comunidades existen 13 ha-
ciendas. Se aprecia la tecnica y la
mecanizaci6n en los trabajos.
Este es el "algo" que casi na-
die sabe. Este es "el milagro de
palpable de la influencia positive
la carretera". Esto es una prueba
de las carreteras de penetraci6n a
la selva alta. Y esta tambi6n es
una prueba palpable de la obra
del Ej6rcito en el rio Marai6n.


L 4-
tcr'~


I-


,-
~-~-,

-
i*~71







"golpe" military en la selva


Ya hemos visto en las p6ginas
anteriores, cu61 es ese "algo" que
la mayoria de la poblaci6n del
pais ignora. Hemos visto c6mo es
muy poco spectacular este mara-
villoso "milagro de la carretera".
oC6mo lograr que este "mila-
gro" alcance a las grandes masas
populares? ,C6mo hacer para
que este milagro detenga la in-
vasi6n provinciana a Lima y las
ciudades de la Costa? cC6mo ha-
cer para que 6ste "milagro" se
convierta en una mistica del pue-
blo?
Los intentos para colonizar la
selva alta en forma acelerada con
grandes grupos humans popula-
res, han sido hasta ahora en nues-
tro medio un dram6tico fracaso.
O los "proyectos de coloniza-
ci6n" se quedaron precisamente
en eso, en "proyectos" en el pa-
pel, enrrollados en alg6n escrito-
rio de Lima; o la gente se lanz6
a la aventura sin ninguna prepa-
raci6n t6cnica y sin los medios
adecuados, sufriendo grandes de-
rrotas.
Solamente en la 6poca del Go-
bierno del General Oscar R. Be-
navides se puso en march un
plan semi-tecnico.
Se construy6 una carretera, se
levant6 un pequefio poblado en
los servicios m6s elementales; se
prepare un grupo de parcelas; y
se envi6 a un pulfado de colonos
dotados de "alguna ayuda".
Sin direcci6n t6cnica, sin studio
de las posibilidades comerciales,.
los colonos pasaron duras prue-
bas. Sin embargo, contando con


Nazareth


Primera colonizaci6n

popular


A


N -.







la carretera, lograron levantar Tin-
go Maria, que es ahora uno de
los principles centros de produc-
ci6n de la Selva Alta.
Sin carretera, sin studios pre-
vios, sin direcci6n t6cnica, sin cen-
tros poblados, sin studio de la
comercializaci6n de los products,
sin ayuda permanent, sin disci-
plina, es in6til pensar en la Con-
quista del Este por grandes gru-
pos populares.


Los actuales centros de produc-
ci6n en la selva alta han sido he-
chos por verdaderos superhom-
bres, que hbn luchado con el olvi-
do, la improvisaci6n, la falta de
caminos y toda suerte de duras
privaciones. '
La carretera Olmos-Marafi6n ya
ha Ilegado a tierras virgenes, a
tierras de libre disposici6n, a la
region bella y fascinante de los le-
gendarios aguarunas.


SCon formidable esfuerzo
m6quinas y hombres
abren la nueva tiera. ..


~1
~'
~-~
'

,







Antes que surlan los consabi-
dos traficantes de tierras que van
denunciando grandes extensions
para luego especular con ellas sin
hacerlas producer, el mismo Ejir-
cito que est6 construyendo la ca-
rretera ha tornado en sus manos
el establecimiento del primer n6-
cleo colonizador y, a partir de es-
te, se proyecta una series m6s en
various puntos del pais.
Este es un proyecto que por pri-
mera vez en el Per6 se est6 Ile-
vando a cabo "en el sitio", con
previo studio agrol6gico de las
tierras, con studio de la possible
producci6n y de la comercializa-
ci6n de los products.

Es un proyecto que, despu6s de
haber examinado tantos y tan pa-
sados proyectos, ojal6 tenga la
bendici6n de alg6n milagroso
santo para que sea en verdad t6c-
nico, organizado y no "a la crio-
Ila".
Del 6xito de este proyecto de
Colonizaci6n de Nazareth depen-
de todo el Bxito de la Conquista
del Este. Es un ejemplo que ob-
servar6 todo el pais.
En Nazareth las cosas se quie-
ren hacer "de a verdad". Asi lo
he visto.
Se trata de un ensayo de colo-
nizaci6n popular contando con la
mejor carretera de penetraci6n a
la selva alta.
El "Proyecto Piloto de Coloniza-
ci6n de Nazareth" est6 a cargo
de la primera Unidad military que
ha creado el Ej6rcito con este fin.
Ser6 una colonizaci6n dirigida
por el Ejercito, con discipline mili-
tar y con la colaboraci6n de los
t6cnicos del IRPA (ONRA y SIPA),
segun convenio firmado en Pala-
cio de Gobierno ante el Presiden-
te de la Rep6blica, Arquitecto Fer-


'.`. .
i.-
;: '";
~~ *~L~~~
'' ~;-.....~)..ii .,~ i.,























Keis ." j7








Mir
M I. "Pe

111111mm". Im






















El gran puente de "Corral Quemado" o 24 de Julio, realize
el primer cruce del Marafi6n, en la ruta de la carretera al cora-
z6n de la selva. El puente se encuentra a muy poca distancia de
la desviaci6n del Chamaya, tras una gran curva de la carretera.
EstA ubicado en l Kim. 206. Su longitud total es de 216 metros.
Tiene un tramo de acceso, de concrete armado, de 16 mts.; un
tramo principal, colgante, de 140 mts.; y un tramo lateral, col-
gante, de 60 mts. Cuenta con double via de trAnsito. El ancho de
la via es de 6.60 mts. y un ancho libre de 7.20 mts. Su peso
total es de 620 toneladas. La obra se inaugur6 el 24 de Abril de
1956, asistiendo al acto el ex-Presidente General Manuel A. Odria,
quien cort6 las cintas.







Las miiquinas avanzan destrozando la selva y cortando la roca.
"La montafia como la leyenda de "El Dorado" parece que ha
muerto -ha escrito el distinguido y erudito ge6grafo peruano,
Dr. Emilio Romero-. Hoy el ruido de los tractores, de las palas
mecAnicas en los caminos que se abren, el estruendo de los avio-
nes, estAn matando al gigante de oro de la leyenda".








S Dos enclenques posts, colocados por la colaboraci6n de firmas
comerciales, marcan sencillamente en la Carretera Panamericana
Norte, el desvio de ingreso a la gran carretera Olmos-Maraii6n.
Sin la colaboraci6n de estas firmas, seria muy dificil averiguar
d6nde nace tan important via.







nando Belaunde erry, el 21 de
mayo de 1965.
Esta primera Colonizaci6n Mili-
tar o "Proyecto Piloto Nazareth"
est6 ubicado exactamente en el ki-
16metro 342 de la carretera 01-
mos-Maraii6n, en la margen dere-
cha de dicho formidable rio, en


las tierras de los n6mades agua-
runas.
Ya se ha ejecutado la evalua-
ci6n agrol6gica de 2,300 hect6-
reas y se est6n realizando los es-
tudios para el asentamiento de las
primeras 70 families.
En la selecci6n de los colonos,


adem6s de los criterios t6cnicos, se
tendr6n en cuenta las siguientes
preferencias:
1) Las families de los selvicolas
Aguarunas, por ser tierra en la
que por centuries han vivido en
ellas, tendr6n la primera preferen-
cia. Son gente pacifica, de gran


entusiasmo y con enormes deseos
de civilizaci6n.
2) En segundo lugar se dar6
preferencia a los soldados que
trabajan en la construcci6n de la
carretera misma, despubs que ha-
yan cumplido su tiempo de servi-
cios. El contingent que trabaja







en la carretera es de voluntarios.
Y desde el primer moment se les
expone la posibilidad abierta pa-
ra convertirse en colono.
3) A todos- aquellos que reunan
los requisitos tecnicos solicitados.
A los oguarunas ya los solda-
dos del Ej6rcito se les est6 dando
ya el entrenamiento adecuado,
habiendo respondido hasta ahora
con gran entusiasmo.
Se les est6 enseiiando las t6cni-
cas agropecuarias, los sistemas
de cooperativismo, etc.
Est6 en plena discusi6n t6cnica
la etapa del planeamiento de las
parcels y se est6 estudiando las
conveniencias de la "chacra fa-
miliar" y del sistema de explota-
ci6n cooperative.
Se anuncia que las parcelas se-
r6n de las dimensions requeri-
das par la naturaleza del suelo y
par su rendimiento commercial, cal-
culado sobre la base de un estu-
dio de la necesidad familiar.
En la actualidad est6 en plena
etapa de ejecuci6n y construcci6n
el Centro de Servicios. Ya se est6n
levantando las edificaciones co-
rrespondientes a una Pasta Sanita-




**: ~ C. _QEai^^7^


ria, Centro Comercial, Oficinas de
Direcci6n T6cnica, Centro Experi-
mental Demostrativo Agropecua-
rio, Granjas, Oficinas Administra-
tivas y elements necesarios para
el Campamento Militar.
Se est6 realizando los desmon-.
tes y "roces" para la preparaci6n
de las parcels y la construcci6n
de los caminos interns de la co-
Ionizaci6n, que comuniquen a ca-
da parcela con el Centro de Ser-
vicios.
En cada parcela tambien se le-
vantar6 una casa para los colo-
nos. Ya se est6 estudiando una
casa tipica aguaruna obsequiada
por dos entusiastas tribehos llama-
dos "JosB" y "Pepe".
Se ha decidido que la Colonia
se dedicar6 a la explotaci6n ga-
nadera y de pan-llevar, par reque-
rirlo asi la naturaleza de los te-
rrenos y las necesidades comercia-
les de la zona.
Se calcula que en agosto de
1966 se podria empezar por el es-
tudio del asentamiento de las pri-
meras 70 families de colonos.
En Nazareth hay pues una gran
esperanza.












Vista panor6mica
de Nazareth: la
selva desbrozada
y las construccio-
nes.






"golpe" nilitar en la selva




Los Actores


de "La Conquista

del Peru

por los Peruanos"


"El hombre hace la casa, y la
casa hace al hombre", reza un an-
tiguo aforismo que muy bien pue-
de aplicarse a la obra de construc-
ci6n de la Carretera Olmos-Mara-
i6n y de la primera Colonizaci6n
military en Nazareth.
Jefes, Oficiales, ingenieros civi-
les de Fomento y del IRPA, agua-
runas y colonos en general, est6n
dotados de una alta calidad hu-
mana y de un entusiasmo que
contagia: la f6 en la ejecuci6n del
gran proyecto.
Los resultados en las zonas por
done ha pasado la carretera son
tan halagueios y elocuentes, que
conforman este estado de 6nimo
de euforia y de entusiasmo por
"una patria nueva".
Quiz6 en Lima se ignora toda-
via este espiritu formidable a la
vista de una nueva patria Ilena
de promesas.
Pero ali6 en la region del Ma-
raii6n se trabaja rudamente, con
una fe inquebrantable en un pals


nuevo, con capacidad para poder
alimentar a los miles de miles de
peruanos que nacen de afo a
a no.
Ellos saben que de continuar el
actual crecimiento vegetative sin
aumentar las 6reas de cultivo, Ile-
garemos "en un dram6tico reco-
rrido hacia el hambre total". (Fer-
nando Bela6nde Terry "La Con-
quista del Per6 por los Peruanos")
Ellos saben que "el 72 por cien-
to de nuestra poblaci6n represen-
ta alarmantes signos de desnutri-
ci6n y por ello la FAO nos ha ca-
talogado como "pais de hambre
cr6nica". (Fernando Bela6nde Te-
rry "La Conquista del Per6 por
los Peruanos").
Ellos saben que las barriadas
de Lima incrementan su poblaci6n
aceleradamente a raz6n de 60 mil
almas al afio, con un verdadero
6xodo provinciano.
Y ellos no se conforman con
simplemente saber todo esto, sino
que trabajan duramente para
"abrir un nuevo pais".




I


Este mismo espiritu de euforia
y de fe se puede observer en las
palabras Ilenas de entusiasmo del
General Italo Arbul6, Ministro de
Guerra; en las del Comandante
General del Ej6rcito, Gral. Julio
Doig S6nchez; en las del Coronel
Fernando Cardoza Jefe de Cons-
trucci6n de Carreteras; en las del
Comandante Mir6 Quesada, en el
Campamento El Milagro; en las A
del Mayor Gast6n Luna, Jefe de ',~ ..-*
la primera Unidad Militar de Co- '
lonizaci6n en Nazareth; en las del
ingeniero Juan del Aguila Sabel,
del IRPA; en las de los aguarunas
"Pepe y JosB"; en las del solda-
do Quispe ...
Todos ellos trabajan silenciosa-
mente en esta gran empresa, sin
escatimar esfuerzos de ninguna
close.
Y ningin military quiere hacer
esto o lo hace por propaganda
political; ni para Ilegar a conseguir
diputaciones; ni para postular
candidaturas; ni para darle base
electorera a ning6n partido. Lo
hacen "por el pais".
Asi lo he podido observer de
cerca en todos los campamentos
de la gran ruta de penetraci6n,
desde Olmos hasta Nazareth.
El espiritu de iniciativa y de
dedicaci6n a la obra es tan inte-
resante como la obra misma. Es
tan bello como el paisaje.
En todos los campamentos, en
El Milagro, Montenegro, Chiriaco, .i i
Nazareth, etc., los hombres traba-
jin duramente por la redenci6n
del hombre peruano. Pero no de
un peruano "N6mero Tal", ni
tampoco por un peruano puesto
como una cifra en un c6digo; sino
de un peruano de came y hueso
cholo, que tiene hambre, que tie-
ne hijos, que tiene necesidad de -





;T


lus
;P: I.6..

;''
:

';F.l5







un trabajo honrado con qu6 la-
brar su bienestar y el de su fami-
lia.
El Ej6rcito, por medio del: Agru-
pamiento de Ingenieria Mara6in,
cooper en la region del Mara-
fi6n con el Ministerio de Fomento
y Obras P6blicas en el Plan Vial
Nacional, teniendo a su cargo la
construcci6n, conservaci6n y mejo-
ramiento de las siguientes carre-
teras.
1) Olmos-Rio Marai6n. Con
una longitud total de 500 Km.
permitir6 la comunicaci6n con la
costa del Atl6ntico e incorpora el
potential agricola y ganadero de
los Valles de los rios Chinchipe,
Cenepa, Santiago, Morona, Pasta-
za y Tigre; lo que represent
2'300,000 hect6reas.
Se ha alcanzado en explana-
ci6n hasta el kil6metro 337 y la
apertura con terrapl6n Ilega al ki-
16metro 342, done est6 ubicada
la primera Colonizaci6n Militar.
Entre Montenegro y Nazareth s6lo
falta un puente sobre el Chiriaco.
2) Ingenio-Rio Nieva, de una
longitud de 80 Km. constitute un
tramo de la carretera Bagua-Po-
macochas-Tarapoto (339) que a su
vez es un tramo de la Carretera
Marginal de la Selva.
La carretera Ingenio Rio Nieva
favorecer6 la actividad agrope-
cuaria de los valles del Rio Blan-
co y Rio Nieva, y en especial del
Rio Mayo, done es possible la ex-
plotaci6n de un 6rea de 500,000
hect6reas.


General Italo Arbulu


General Julio Doig


























































Ing. Juan del Aguila


V Y 4:PWAMF,111'


-rT,




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs