• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Title Page
 Introduction
 "El lazarillo de ciegos camina...
 El lazarillo y la vida social del...
 Narciso arestegui y el nacimiento...
 La novela romantica - Luis Benjamin...
 Fernando casos y la iniciacion...
 Mercedes cabello de carbonera y...
 Clorinda Matto de Turner y la novela...
 Novelistas menores y epigonos
 Emilio Gutierrez de Quintanill...
 El modernismo
 Clemente Palma
 Enrique Lopez Albujar
 Epigonos y figuras menores del...
 Novela regionalista, poematica,...
 El realismo social (1930-1960)
 El realismo urbano
 El regionalismo
 El neo realismo (1950)
 Bibliography
 Index
 Back Cover














Group Title: novela peruana y la evolucion social.
Title: La novela peruana y la evolución social
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00087179/00001
 Material Information
Title: La novela peruana y la evolución social
Physical Description: 288 p. : ; 22 cm.
Language: Spanish
Creator: Castro Arenas, Mario
Publisher: J. Godard
Place of Publication: Lima
Publication Date: 1967?
Edition: 2. ed.
 Subjects
Subject: Peruvian fiction -- History and criticism   ( lcsh )
Social problems in literature   ( lcsh )
Roman péruvien -- Histoire et critique   ( rvm )
Problèmes sociaux dans la littérature   ( rvm )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage: Peru
 Notes
Bibliography: Bibliography: p. 269-288.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00087179
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 00692550

Table of Contents
    Front Cover
        Front Cover 1
        Front Cover 2
    Title Page
        Title Page 1
        Title Page 2
    Introduction
        Page 1
        Page 2
        Page 3
        Page 4
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
    "El lazarillo de ciegos caminantes"
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
    El lazarillo y la vida social del siglo XVIII
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
    Narciso arestegui y el nacimiento de la novela
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
    La novela romantica - Luis Benjamin Cisneros
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
    Fernando casos y la iniciacion de la novela politica
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
    Mercedes cabello de carbonera y el naturalismo
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
    Clorinda Matto de Turner y la novela indigenista
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
    Novelistas menores y epigonos
        Page 113
        Page 114
        Page 115
    Emilio Gutierrez de Quintanilla
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
    El modernismo
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
    Clemente Palma
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
    Enrique Lopez Albujar
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
    Epigonos y figuras menores del modernismo
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
    Novela regionalista, poematica, cosmopolita, historica, humoristica (1920-1930)
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
    El realismo social (1930-1960)
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
        Page 239
        Page 240
        Page 241
        Page 242
        Page 243
    El realismo urbano
        Page 244
        Page 245
        Page 246
        Page 247
        Page 248
        Page 249
        Page 250
        Page 251
        Page 252
    El regionalismo
        Page 253
        Page 254
        Page 255
        Page 256
    El neo realismo (1950)
        Page 257
        Page 258
        Page 259
        Page 260
        Page 261
        Page 262
        Page 263
        Page 264
        Page 265
        Page 266
        Page 267
        Page 268
    Bibliography
        Page 269
        Page 270
        Page 271
        Page 272
        Page 273
        Page 274
        Page 275
        Page 276
        Page 277
        Page 278
        Page 279
        Page 280
        Page 281
        Page 282
        Page 283
        Page 284
        Page 285
        Page 286
        Page 287
        Page 288
        Page 289
        Page 290
    Index
        Page 291
    Back Cover
        Page 292
Full Text
MARIO
CASTRO
ARENAS


LA NOYLA

. PERUANAy
LA YOLUCION

SOCIAL
. :. .


:ior
" 0" ,:.a .d
!.':: '.-. ,.







LA NOVELA PERUANA

Y LA EVOLUCION SOCIAL


SEGUNDA


EDICION


0



MARIO CASTRO ARENAS



*



EDITOR
JOSE GODARD

















































El autor ha contado con la valiosa colaboraci6n bibliografica de
Julia Arnillas y C6sar Bazo.



















INTRODUCTION


De alguna manera, la novela refleja la realidad. En el mas
fantastico de los relates, en la mas esoterica de las novelas,
siempre existe un ligamen que enlaza la obra narrative y al-
guna de las aristas tangibles del vario mundo. Inconcientemen-
te o proponi6ndoselo, el novelist proyecta a trav6s de su obra
una imagen ya nitida, ya desvaida, ya fragmentaria de la .poca
en que ha situado su narraci6n.
En el cuento egipcio de la toma de la ciudad de Joppe por
los soldados de Tutii, encontrado con otros relates antiquisimos
en papiros de los siglos XIII y XIV antes de la era cristiana
(1); y en el Ulises de Joyce, palpita, brumosa o pldstica, una
cierta parcela de realidad. Vemos a plena luz o atisbamos ape-
nas por sutil hendija, el movimiento externo e interno de una
6poca. Los hombres que la sofiaron, construyeron o devasta-
ron. Las ideas religiosas, sociales, morales, 6ticas, que movie-
ron en algin sentido a esos hombres y a la sociedad en que vi-
vieron. Contemplamos los dioses que adoraron, las ocupacio-
nes que ejercieron, las mujeres que halagaron o burlaron, los
caudillos que derrocaron o entronizaron.
Obra de un hombre sobre otros hombres, la novela recoge
desde los viejos papiros fara6nicos cuanto de animal social
tiene el hombre y sus semejantes. Sea su asunto de indole ma-
gica, o ut6pica, o pertenezca a su mis fresco engendro, la cien-
cia-ficci6n. Lo ha dicho Henry James: "Una novela es una cosa






MARIO CASTRO ARENAS


viva, toda una continue, como cualquier otro organismo, y
en proporci6n a como vive, se descubrird, creo yo, que en cada
una de sus parties hay algo de cada una de las demrs parties" (2)
Partimos, pues, de la premisa de que la novela, como la
literature, es, *en esencia, un acto social creado por el hombre,
ente social, y expresado por el lenguaje, creaci6n social por
excelencia.
A partir de Zola y sus secuaces de les soirees de Medan
este natural entramado de novela y sociedad aparece con cierta
finalidad conciente. Zola, con mas encendida intenci6n que
Maupassant y Huysmans, acusa en sus novelas una marcada
preocupaci6n por revelar las perturbaciones sociales.
Pero son los critics marxistas quienes, a partir de Plejanov,
conciben una relaci6n fatal entire novela y sociedad. De un lado,
ellos verifican y critical el origen social del escritor para dedu-
cir su intenci6n ideol6gica. Y de otra parte, examinan el tras-
fondo social de la obra de arte con un excluyente y combative
criterio politico.
Rene Wellek y Austin Warren observan "que por lo co-
mfin, la investigaci6n relative a la literature y la sociedad se
plantea de un modo mis angosto y externo. Se formula cues-
tiones sobre las relaciones de la literature con una situaci6n
social dada, con un sistema econ6mico, y politico determinado;
se hacen intentos de escribir y definir la influencia de la socie-
dad sobre la literature y de prescribir y juzgar el puesto de la
literature en la sociedad. Este acercamiento sociol6gico a la
literature lo cultivan particularmente los que profesan una fi-
losofia social especifica. Los critics marxistas no s6lo estudian
estas relaciones entire literature y sociedad, sino que tienen
tambien su concept netamente definido de lo que debieran ser
tales relaciones, tanto en nuestra sociedad actual como en la
future sociedad "sin classes Practican la critical valorativa,
"judicial", basada en criterios politicos y 6ticos no literarios.
No solo nos dicen lo que fueron y son las relaciones sino lo que
debieran haber debido ser o tendrian que ser. No s6lo son es-
tudiosos de la literature y la sociedad, sino profetas del future,






LA NOVEL PERUANA


admonitores, propagandistas; y se les hace dificil separar estas
dos funciones" (3)
Refutadas las desvirtuaciones de la relaci6n novela-socie-
dad en que ha incurrido la critical marxista, prevalecen diversos
metodos de investigaci6n y studio. Desdichadamente, esta me-
todologia literaria, aut6noma del criteria politico, no ha dado fru-
tos en la critical peruana y latinoamericana, por lo general vi-
siblemente incluida por la critical marxista.
Uno de estos m6todos, uno de los sistemas que mejor for-
tuna ha tenido en la critical universitaria anglosajona,. es el
que consiste en estudiar las obras literarias como documents
sociales, "como espejos en medio del camino de la vida". A me-
dias sociol6gico, a medias literario, cct sistema de trabajo, tal
como anotan Wellek y Warren, "s61o tiene sentido si conoce-
mos el m6todo artistic del novelist estudiado, si podemos de-
cir -no ya en t6rminos generals, sino concretamente- que
relaci6n guard el cuadro o la pintura con la realidad social" (4)
Pero no basta esto. Es important precisar, como distingue
agudamente Kohn-Bramsted, que "en cada caso ha de sepa-
rarse sutilmente qu6 es puro capricho, que observaci6n realista
y que expresi6n tan s6lo de los deseos del aator' '(5).
Y para lograr esta vision en tres miras, s precise que el
investigator coteje rigurosamente la obra literaria con los do-
cumentos que informan acerca de los hombres y la estructura
social que describe dicha obra. De esta manera podremos ob-
tener una imagen calidosc6pica, ancha, pluriforme, del momen-
to social desde cuyo humus ha emanado la obra de creaci6n.
S6lo asi podremos comprobar, con veracidad y sin concep-
tos predeterminados, qu6 porci6n de vida individual y colectiva
ha re-creado el narrador, que ha escamoteado de esa misma
vida, qu6 ha idealizado, qu6 ha urdido imaginativamente con
esos mismos materials, y qu6 es lo que ha falseado delibera-
damente.
Nos proponemos examiner la 'evoluci6n paralela de la so-
ciedad y la narraci6n en el Peru con un m6todo que acarrea ma-
teriales sociol6gicos y literarios.
No ha sido escrita adn en forma organica y sistematica una






MARIO CASTRO ARENAS


historic de la novela peruana. Podria decirse que esa historic
estd implicita en los studios de Luis Alberto Sanchez sobre
la narrative hispanoamericana. La observasi6n es valedera.
Sanchez es quien mds fervorosamente ha asediado el aridli-
sis de la novela national: ha discutido su existencia a la par
que la latinoamericana; ha revisado su processo y conteni-
do"; ha sido 61 qui6n ha puesto mayor 6nfasis en la proyec-
ci6n social y revolucionaria de la prosa de ficci6n. A despe-
cho de la posici6n de los critics s61o atentos al lado estilis-
tico, Sanchez se ha pronunciado a favor de los critics de tipo
social. Dice Sanchez: "Considero que la estilistica, tal como
se aplica hoy, olvida el impulse inicial de la obra sobre la
cual trabaja; se coloca por encima del creador y olvida los
elements externos ("la circunstancia" que dice Ortega y los
existencialistas) de toda obra literaria. Ademas, en el caso de
la novela americana, juzgo indispensable tener en cuenta esa
"circunstancia" amblental y personal para entenderla, sentirla,
pulsarla, explicarsela y gozarsela". (6)
Aunque con reserve, compartimos la tesis de S6nchez. Exa-
minar al propio tiempo la obra narrative y las circunstancias
externas proporciona mayores luces acerca de la relaci6n en-
tre la forma artistic y la realidad social. Tal es la meta de
este trabajo. Pero no es la inica manera, ni much menos, de
estudiar la narrative. Por el contrario es, precisamente, la des-
preciada estilistica un instrument valiosisimo para penetrar en
la otra cara de la novela: sus formas internal, su engranaje
ret6rico. En punto a m6todos critics, nos afiliamos al agnosti-
cismo. No creemos en la validez absolute, excluyente, de nin-
gin sistema de studio literario. Cada m6todo de trabajo po-
see cierta importancia circunscrita al alcance acotado de su
prop6sito. La estilistica deliberadamente excluye los elements
que resultan extrafios a su indagaci6n en el mundo estricta-
mente artistic de la obra de creaci6n. Y, en su turno, la cri-
tica social examine apenas perif6ricamente los rasgos de estilo
y concentra su atenci6n b6sicamente en la apoyatura social de la
obra.
Menos ortodoxo en metodologia critical que Sanchez, Al-





LA NOVEL PERUANA


berto Escobar, uno de los critics mas dotados para escribir la
historic de la novela peruana, ha dado a conocer una antolo-
gia general de la narrative que abarca, quizes con liberalidad
excesiva, desde los origenes pre-incaicos de la prosa de ficci6n
a nuestros dias. Los studios monograficos que acompafian la
antologia deben considerarse como los bocetos preliminares de
la historic organica de la narrative que, brillantemente, Esco-
bar puede escribir.
Existen tambi6n trabajos monograficos sobre narradores -
los del propio Escobar sobre Alegria, los de Augusto Tamayo
Vargas sobre Mercedes Cabello de Carbonera, las antologias de
Armando Bazan, Luis Jaime Cisneros, Estuardo Nifiez- que
constituyen valiosas, aunque fragmentarias, contribuciones al
conocimientos de la novelistica peruana.
Hemos revisado ligeramente los antecedentes critics res-
pecto a la novela peruana para poder situar, con todas sus des-
ventajas y ventajas, la indole de la tarea que nos proponemos
cumplir.
Debemos decir, por eso, que 6sta no es una historic de la
novela peruana. Lo diremos con mayor precision ain: es 6sta
una historic de la novela peruana y algo mis. Se propone este
trabajo mostrar la historic de la novela peruana y la historic
de la sociedad peruana. Y revelar asi dos moments de una mis-
ma realidad: el Peru. Compararemos qu6 hurta la novela a la
sociedad, qu6 rasgos del rostro de la sociedad peruana refleja,
opaca, o escamotea, la cara de la novela. Y para poder cumplir
este trabajo sera precise, de un lado, tender las lines parale-
las de la sociedad y la narrative peruanas, y de otro, tender los
puentes en que las paralelas se unen y confunden.
Como podrd observarse a lo largo de este trabajo, la novel
peruana ostenta una vocaci6n de realismo verdaderamente ad-
mirable. Es una constant que se extiende desde El Lazarillo
de Ciegos Caminantes hasta Congrains. Es obvio que no se tra-
ta del realismo prefabricado por los te6ricos politicos en los con-
gresos regimentados. Se trata de una como fuerza secret que
insta al narrador -sea Narciso Ar6stegui, sea Clorinda Matto
de Turner, sea Ciro Alegria- a pintar la sociedad de su tiem-






MARIO CASTRO ARENAS


po sin mixtificaciones. Algo sutil, innombrable, empuja al es-
critor a plantar los pies en la tierra y a dibujar sus ficciones
con los materials mismos que tiene al alcance de la mano, co-
mo un pintor que untase la tela con la arcilla del paisaje que
quiere retener.
La novela se nutre de hechos reales, de acontecimientos vi-
gentes muchas veces en el tiempo hist6rico del narrador. Este
actualismo, esta identidad entire la narraci6n y la 6poca, esta
correspondencia de la novela y la evoluci6n social, tipifica ex-
cepcionalmente a la narrative peruana. Y es gracias a la unifor-
midad de este rasgo que la novela posee alto valor testimonial
en el examen del desarrollo de la sociedad peruana. Quien quie-
ra conocer cudl es el grado de advance o de anquilosamiento en
las comunidades indigenas obtendrd una espl6ndida perspective
contemplando panoramicamente las novelas de Ar6stegui, la se-
fiora Matto de Turner, la sefiora Cabello, L6pez Albdjar, Ale-
gria y Arguedas. Lo mismo, en las novelas de Cisneros, Cas6s,
Ddvalos y Lisson, Camino Calder6n, Vegas Seminario convoca-
mos un conjunto de animados frescos hist6ricos que nos infor-
man acerca del devenir ideol6gico de la repfblica en forma
much mIs fiel, aut6ntica, palpitante, que cualquier documen-
to official.
ZC6mo explicar la homog6nea voluntad realista que unifi-
ca a los narradores peruanos de los siglos XIX y XX?
ZA qu6 atribuir esta obstinada fidelidad del narrador pe-
ruano en la descripci6n verista de su tiempo hist6rico?
ZSe trata, acaso, de una cong6nita incapacidad para el libre
vuelo de la fantasia, sin ningfin g6nero de trabas?
ZPor que razones la novela fantdstica, la novela ut6pica, en
fin, todas las variedades de estas tendencies vehementemente
imagintivos, s6lo tienen solitarios representantes en el Perf?
Puede explicarse este fen6meno en otro rasgo que, con el
realism, constituyen quizas las caracteristicas mas sobresalien-
tes de la narraci6n peruana: el acusado didactismo de sus crea-
dores. Los narradores peruanos, tanto en el pasado siglo como en
este, se consideran obligados colaboradores en la tarea de edu-
car a la naci6n. A la mayoria la guia una intenci6n mesianica






LA NOVEL PERUANA


que cuanto mas espontdnea tanto mas valiosa. La novela es, a
la vez, citedra magisterial y tribunal acusatorio. A trav6s de
ella se ensefia y se formula denuncias. Ar6stegui y las sefioras
Matto y Cabello escriben sus novelas cumpliendo una trascen-
dente pedagogia moral. Quieren mostrar a las mujeres de su
tiempo cudl es el verdadero camino de perfecci6n spiritual
ante la acechanza oscurantista de ciertos extraviados clerigos
de provincia. Para despejar cualquier duda sobre las verdade-
ras intenciones por las que ella describe novelas, la sefiora Ca-
bello cita a Tolstoy. Y comprobamos que en su anticlericalismo
late una alta finalidad 6tica. Ella no satiriza a los malos cl6-
rigos por que son cl6rigos sino por malos.
A la postre, el mesianismo social excesivo perjudica a la no-
vela. Unos novelistas se aferran a la predica o a la admonici6n
violent estimulados inicamente por su conciencia individual.
Pero otros, cumplen consignas dogmdticas. El resultado de esta
desfiguraci6n del enraizamiento social de la novel es la me-
diocridad artistic.
Realismo y didactismo: por lo primero, la narraci6n perua-
na se afinca tercamente en su scenario social; por lo segundo,
trasciende a un elevado plano de orientaci6n ideol6gica. Se eva-
de por su mira trascendente de la grisdcea chatura que conde-
na a la narraci6n meramente descriptive. La reproducci6n mi-
nuciosa de un medio social muchas veces deprimente y lacerante
tiende no a una complaciente re-creaci6n del acontecimiento por
el acontecimiento sino a su transformaci6n. MAs alli de su vo-
caci6n realista, la narraci6n peruana alienta, pues, un categ6-
rico objetivo de reestructuraci6n social y moral.
Quienes se animen a acompafiarnos en este incitante cotejo
de novela y realidad, podran verificarlo. Empecemos con el ani-
mado, picaresco, revelador Lazarillo de ciegos caminantes del
enigmdtico Calixto Bustamante, Carlos Inga alias Concolor-
corvo.

(1) Menindez Pelayo Marcelino. "Origenes de la Novela".
Tomo I, p.p. 13-14. Espasa Calpe.
(3) Wellek y Austin. "Teoria Literaria". P. 157. Gredos. Madrid. Ver
sobre el mismo problema: "Literatura y Sociedad" de Edmund








8 MARIO CASTRO ARENAS

Wilson. Sur. Buenos Aires. 1957. Lukacs George. "Studies in Eu-
ropean Realism". London 1950. Rivar Jozsef. "Lukfis and so-
cialist realism" London. 1950. Burgum Edwin Berry, The Novel
and the World's Dilemma. Nueva York. 1947. Finkestein Sidney.
"Art and Society". N. York. 1947. Friville Jean. "Sur la Litt6ra-
ture et l'art". 2 vols. Paris. 1936. Henderson P. "Litt6rature and
a changing civilization". London. 1935, "The Novel of today".
Oxford. 1936. Plejanov Jorgen. "El arte y la vida social". Trotsky
Le6n. "Litterature and Revolution". N. York. 1925. Lukies George.
"Goethe und Seine Zert". Berna. 1947.
(4) Wellek y Austin. op. cit. p. 1-74.
(5) E. Kohn-Bramsted: "Aristocracy and the Middle Clases in Ger-
many". Londres. 1937.
(6) "Proceso y contenido de la n'ovela hispanoamericana. Gredos.
Madrid. 1957.



















"EL LAZARILLO DE CIEGOS CAMINANTES"


Los origenes de la tradicci6n narrative peruana se remon-
tan, como bien se sabe, a la 6poca pre-colombina. "Los incas
amaron particularmente el arte de contar. El testimonio de
Garcilaso y las leyendas recogidas por los cronistas post-tole-
danos y extirpadores de idolatrias confirman esta vocaci6n na-
rrativa" dice Rafil Porras Barrenechea. (7).
Criticos como Luis Alberto Sanchez (8) y Alberto Escobar
(9) proceden con criterio lato al considerar tanto las leyendas
incaicas como a los cronistas de la conquista y la colonia en el
esquema general de la narraci6n peruana. Cierto es que, para
conocer intimamente el alma de los primitives peruanos, no
puede prescindirse de los mitos que concibieron. Como estable-
ce Escobar, "la narraci6n en dicha etapa respondi6 no s6lo a la
necesidad popular de imaginar una explicaci6n trascendente, o
al deseo de elaborar leyendas en torno a fen6menos naturales,
o al afdn de perennizar sucesos espectaculares, sino a una vo-
caci6n muy arraigada, connatural al modo del ser del habitan-
te, la misma que en su forma menos espontdnea lleg6 a cons-
tituir discipline official" (10).
Pero no estamos en busca del tiempo perdido, del tiempo
mitico, de la cdngelada eternidad de los museos. Buscamos los
hilos que se entraman en el telar hist6rico del tiempo present.
Buscamos el enlace director, transparent, de la corriente no-






MARIO CASTRO ARENAS


velistica que se abre paso al travis del siglo XIX y que desem-
boca tumultuosamente en nuestros dias, reflejando la evoluci6n
hist6rica de la actual sociedad peruana.
Guiados por este criterio, necesariamente debemos descar-
tar, el rastreo de los "prigenes de la novela" peruana, tanto des-
de el punto de vista hist6rico cuanto estilistico, en lo que no
atiende al process de formaci6n de la sociedad peruana.
Ni el incanato, ni la conquista. Pero si la colonia, a partir
del siglo XVIII "que sefiala la aparici6n de lo criollo" (11). Si,
El Lazarillo de Ciegos Caminantes, semilla narrative plantada
en la segunda mitad del siglo XVIII a la sombra crepuscular de
la novela picaresca espafiola. La historic de la narraci6n perua-
na -por razones de estilo, por razones de lengua, por razo-
nes sociol6gicas- no puede prescindir de esta cr6nica de viajes,
escrita en 1773 (12), supuestamente por el mestizo Calixto Bus-
tamante Carlos Inga con el seud6nimo literario de Concolor-
corvo. En otro trabajo (13) he llamado la atenci6n del error de
la critical al pasar ligeramente a la vera del Lazarillo peruano.
Tradicionalmente, El Lazarillo de Ciegos Caminantes ha sido
considerado como una cr6nica de viaje, como un informed buro-
crdtico, ajeno a la literature. Puede decirse que el interns de los
eruditos se ha concentrado fundamentalmente en el enigma de
la personalidad del real autor del Lazarillo. iFue Calixto Busta-
mante Carlos Inga? ZFue el visitador espafiol Alonso Carri6 de
la Vandera? iFu6 Fray Calixto San Joseph Tupac Inga como
insinfia Augusto Tamayo Vargas? LFue algin desconocido crio-
1lo, cazurro, deslenguado, cinico, burl6n, del siglo XVIII?
No pocos mordieron el anzuelo de la supercheria, aceptan-
do la identidad detallada por el narrador en las pdginas del La-
zarillo:
"Yo soy indio neto, salvo las trampas de mi madre, de que
no salgo por fiador. Dos primas mias coyas conservan la virgi-
nidad, a su pesar, en el convento del Cuzco, en donde las man-
tiene el rey nuestro senior. Yo me hallo en dnimo de pretender
la plaza de perrero de la cathedral del Cuzco para gozar inmu-
nidad eclesiastica y para lo que me serviria de much merito
haber escrito este itinerario...".





LA NOVEL PERUANA


El notable estudioso francs Marcel Bataillon ha aclarado
definitivamente el enigma (14). El real autor del Lazarillo fue
el visitador espafiol Alonso Carri6 de la Vandera. En el Archi-
vo General de las Indias, un discipulo de Bataillon encontr6 car-
tas de Carri6 de la Vandera que precisan la paternidad del La-
zarillo y explican la raz6n de la supercheria al desdoblarse en
Calixto Bustamante Carlos Inga:
"Disfrac6 mi nombre por no verme en la precision de re-
galar todos los exemplares. No ignoran VSS. lo arido de un dia-
rio, particularmente en payses despoblados, por lo que me fue
precise vestirle al gusto del pays para que los caminantes se
diviertan en las mansiones y se les haga el camino menos ru-
do. Yo recelo que no sean del agrado de VSS por difuso y en al-
gunas parties jocoso. Lo primero lo execute a pedido de los tra-
tantes de mulas que no creo sea desagradable a ninguno...
en lo segundo procedi segin mi genio, en que no falt6 en punto
a la realidad".
Esto es lo que dice Carri6 de la Vandera en una carta al en-
viar en 1776 dos paquetes con 12 ejemplares del Lazarillo a los
jueces administradores generals de la Renta de Correos de
Madrid. Carri6 de la Vandera lleg6 a Lima en 1746, a los 31
afios, segin ha establecido Bataillon. Contrajo matrimonio en
1750. Fue un ambicioso funcionario, ansioso de puestos de ran-
go, que tropez6 con el egoismo de las autoridades virreyales y
la helada indiferencia de los cortesanos de la metr6poli. Fue
convoyante de los expulsados jesuitas del Peri a Chile. Este es
uno de los pocos sucesos mas o menos inusitados en la vida del
bur6crata condenado a ocupaciones aridamente administrativas
hasta que atraves6 memorablemente la ruta de postas desde
Buenos Aires hasta Lima. Las intrigas burocrdticas aprisio-
naron su ambici6n, pero no domefiaron el vuelo de su espiritu
agudamente burl6n y critic. La amargura que fluye en muchas
de las piginas del Lazarillo transparent su resentimiento con-
tra las autoridades, particularmente contra Jos6 Antonio de
Pando, el hostile administrator general de Correos en el virrey-
nato del Perd.
Oficialmente el Lazarillo es un guia de v.iaie. Lo especifica





MARIO CASTRO ARENAS


pormenorizadamente su largo titulo muy de la 6poca: El Laza-
rillo de ciegos caminantes desde Buenos Aires hasta Lima, se-
gin la mds puntual observaci6n, con algunas noticias tiles a
los Nuevos Comerciantes en tratan en mulds; y otras Historias.
Sacadas de las memories que hizo don Alonso Carri6 de la Van-
dera, en este dilatado viaje, y Comisi6n que tuvo por la Corte
para el arreglo de Correos y Estafetas, Situaci6n y Ajuste de
Postas desde Montevideo.
En apariencia, la obra no se aparta del prop6sito enuncia-
do. El narrador acopia informaci6n heterogdnea de todo lo que
vio a lo largo de la ruta. Empieza el viaje de Montevideo y el
narrador describe la ciudad con anotaciones filol6gicas sobre el
origen de su nombre ("voz barbara, o a lo menos viciada o co-
rrompida del castellano Monteveo, o del portugu6s Monteveio,
o latin Montemvideo"); critical de paso a los holgazanes crio-
llos o "gauderios", precursores de los gauchos; luego emprende
una arida estadistica sobre el nimero de habitantes esphfio-
les y criollos, haciendo una digresi6n humoristica sobre los ra-
tones que de noche salen a tomar el fresco "en competentes
destacamentos". En C6rdova hace notar acidamente el contras-
te entire el apogeo de la venta de mulas y las iglesias indecen-
tes, dando informaci6n tambien sobre el comercio de negros;
en San Miguel de Tucumdn abre los ojos para describir las es-
pl6ndidas carretas; lo mismo hace en Salta para recomendar las
mejores rutas y en Tucumin para pontificar como un baqueano
sobre los estilos de tucumanos e indios amansando mulas. Cru-
za la frontera el Lazarillo y, camino a Chile, previene a los via-
jeros contra los criados negros "que son unos trastos inftiles
y casi perjudiciales"; continia el itinerario hacia Potosi y La
Plata; y finalmente, cumplido el animado periplo por tierras
del Plata y la audiencia de Chuquisaca, ingresa a sus ciudades
familiares -Cuzco y Lima- entire an6cdotas picantes y signi-
ficativos diAlogos entire espafioles y criollos.
ZQu6 es lo que salva al Lazarillo de ser uno entire los ago-
biantes, densos, indigeribles, centones burocriticos de la colo-
nia?
ZQu6 lo rescata de la papeleria colonial?






LA NOVEL PERUANA


Para los histori6grafos ofrece una rica cantera informative.
(15). "Paleta riquisima de colors y matices que servira para
iluminar la historic" dice el bibli6grafo boliviano Ren6 Moreno.
En 1908, la Junta Nacional de Historia y Numismdtica Ameri-
cana de Buenos Aires imprime la segunda edici6n del Lazari.
1lo, en edici6n dedicada a los histori6grafos, con anotaciones de
Martiniano Leguizam6n...
Pero la critical literaria casi no repara en el Lazarillo. Ja-
vier Prado lo ignora en Genio de la Lengua y de la Literatura
Castellana. Lo mismo Jos6 de la Riva Agiiero en Cardcter de la
Literature del Peri Independiente. Es Ventura Garcia Calder6n
quien rescata al Lazarillo peruano del olvido (16). En el pr6-
logo a la edici6n de la Biblioteca de Cultura Peruana perfec-
ciona su juicio primitive de 1914 (17): "Con menos gravedad y
mejor ret6rica, a la manera desgarbada de los novelistas pica-
rescos de Espafia, Concolorcorvo inaugura en el Peri una tersa
y sabrosa mezcla ret6rica de indio cazurro con espafiol lengua-
raz, "clarivoyante", como 61 dice, con deliberado galicismo (18).
Luis Alberto Sanchez es el primer critic que tiene clara con-
ciencia literaria de la importancia del Lazarillo en el process
de la novela peruana. En uno de sus primeros, controvertidos en-
sayos sobre novela hispanoamericana apunta que el Lazarillo
"echa las bases de una novela americana con mayor derecho
que el Inca Garcilaso, que Pineda y BascufiAn y que Sigiienza
y G6ngora, y con casi tanto como Lizardi" (19). Afios adelante
afina su punto de vista, comentando: "Considero el Lazarillo
de Ciegos Caminantes, modelo de literature de viajes; muestra
primeriza de ensayo geogrdfico; conato de novela... (20).
Pero, en rigor, jcudles son los rasgos que definen el caric-
ter literario de esta cr6nica de viaje?
En primer lugar, est la declarada intenci6n de Carri6 de
la Vandera en el sentido de escribir una narraci6n entretenida.
En la carta a los funcionarios de la Renta de Correos de Madrid
arguye con sutileza para justificar por qu6 el diario contiene
elements extrafios a la desp6tica precisi6n de los informes bu-
rocrdticos:






MARIO CASTRO ARENAS


"No ignoran VSS. lo arido de un diario, particularmente en
paises despoblados, por lo que me fue precise vestirle el gusto
de pays para que los caminantes se diviertan en las manciones
y se les haga el camino menos rudo".
Y el pr6logo y en la primera parte del Lazarillo, el narra-
dor no es avaro en explicaciones acerca de su radical distan-
ciamiento de los historiadores solemnes.
"Asi como los escritores graves, por ejemplo, el Plomo, y
ain los leves, v.g. el Corcho, dirigen sus dilatados pr6logos a
los hombres sabios, prudentes y piadosos, acaso por libertarse
de sus critics, yo dirijo el mio, porque soy peje entire dos aguas,
esto es, ni tan pesado como los unos, ni tan liviano como los
otros, a la gente que por vulgaridad llaman de la hampa, o
cascara amarga, ya sean de espada, carabina y pistolas, ya de
bolas, guampar y lazo". (21).
"Si fuera cierta la opinion comin, o llmese vulgar, que
viajero y embustero son sin6nimos, se debia preferir la lectura
de la fabula a la de la historic. No se puede dudar con raz6n,
que la general extract su principal fondo de los viajeros, y que
algunos particulares se han escrito sobre la fe de sus relacio-
nes... supuesta, pues, la incertidumbre de la historic, vuelvo
a decir, se debe preferir la lectura y studio de la fabula, por-
que siendo ella parto de una imaginaci6n libre y desembaraza-
da, influye y deleita mas" (22).
El narrador se propuso informar y entretener: na faltar "un
punto a la realidad" pero al mismo tiempo deleitar a la demo-
cratica, y poco refinada grey de tratantes de mulas, viajeros
bisofios, a la gente de la "cascara amarga" en suma. Su divisa es
la cita latina que inscribe en el p6rtico del Lazarillo como el
lema de un apicarado caballero medieval: "Canendo et ludendo
refero vera": cantando y jugando digo la verdad.
Para entretener, el narrador se vale de dos classes de re-
cursos: la narraci6n de breves, insinuantes histories referidas a
la manera de las anecdotas; la seducci6n de su lenguaje, me-
chado de humor, sAtira y desenfado. Estos dos rasgos, ademAs
de sus puntos de contact con la novela picaresca espafiola que
analizaremos mis adelante, acentian el sabor literario del La-






LA NOVEL PERUANA


zarillo y, lo que es mas important desde el lado estilistico, mar-
can el punto de partida de recursos expresivos que florecen
posteriormente en el lenguaje de satiricos y costumbristas y
llegan a su apogeo con las Tradiciones Peruanas de Ricardo
Palma.
Desde el punto de vista de las formas narrativas, debemos
observer que el Lazarillo no es una novela: ni novela corta, ni
median, ni larga. Yerran, pues, quienes descalifican al Laza-
rillo como obra narrative porque carece de secuencia novelis-
tica. Pertenece a la familiar de diaries de viajes entretenidos que
contienen elements semi-narrativos. El narrador inserta, entire
el cafiamazo de una cr6nica de viaje, una colecci6n de histo-
rias breves; una series de relates cortos, muy cortos, a veces de
una extension de pocas lines, sin conexi6n temdtica, que el
narrador va interpolando a media que progress en la descrip-
ci6n de los lugares por los cuales viaja.
Las principles histories o anecdotas, muchas de ellas de
sazonado tono rapaz, son: las cuatro PPPP de Lima (aprove-
chada por Palma en una tradici6n); la del gula indigena afi-
cionado a la bebida; la de las monjas embaucadas por un se-
rrano ladino; la del espafiol dormido sorprendido por un indio;
la de las coplas de color subido; la del juego del pato; la histo-
ria del obispo de Durango y las mulas flacas; la historic del
mexicano Xicotencal; la an6cdota de los canutos de piojos; la del
ingles que injuri6 Buenos Aires; la significativa historic de las
hostias y otras mas.
Modelo extraordinario del estilo narrative del autor del
Lazarillo es la an6cdota de las Cuatro PPPP de Lima. Estruc-
turada sobre el didlogo ficticio entire el visitador Carri6 de la
Vandera y Concolorcorvo, la an&cdota refiere la apuesta entire
"un guatemalteco gachupin y ciertos chapetones limefios", para
que 6stos descifraran cuales eran las cuatro principles PPPP
de Lima, bajo la pena de cien pesos para un refresco si no acer-
taban con su verdadero sentido. En esta divertida anecdota no
se sabe qu6 admirar mas; si el juego de alusiones salaces apo-
yado en la intencionada nominaci6n de las cuatro PPPP; si la
esplendida descripci6n caricatural del barroco, a todas luces,






MARIO CASTRO ARENAS


extravagant atuendo del mayor de los sefiores limefios que nos
trae la memorial la t6cnica enumerativa en la fijaci6n de los
rasgos fisicos de sus personajes, caracteristica en Palma; si los
recursos expresivos a los que acude Carri6 de la Vandera para
acentuar el halo satirico que recubre atm6sfera y personaje; si,
por tiltimo, la pintura de la voluptuosa atm6sfera de la colo-
nia, en donde hidalgos, jueces y arzobispos rien a caquinos ce-
lebrando el torneo de agudezas capitosas.
Bastaria la historic de las cuatro PPPP para establecer la
relaci6n entire el autor del Lazarrillo y Palma, vinculaci6n evi-
dente, por lo demds, por el aprovechamiento temdtico y esti-
listico del autor de las Tradiciones de la an6cdota. Don Ricardo
reconoce: "Gracias al Inca Concolorcorvo y a su desvergonzado
librejo Lazarillo de caminantes he logrado averiguar la signi-
ficaci6n de las enigmdticas letras" (23).
Pero la verdad es que pueden encontrarse a lo largo del
Lazarillo otros nexos de identidad de estilo y lenguaje entire
Carri6 de la Vandera y Palma.
Veamos la tecnica enumerativa de Carri6 de la Vandera
en la presentaci6n de un personaje:
"En el sombrero trafa una toquilla de cinta de la China con
una escuadra de paraos, bajeles mercantes a la chinesa... la
capa, aunque algo raida, era de patio azul finisimo, de Carca-
sona, con bordados de oro, que por la injuria de los tiempos se
habia convertido en plata... la chupa no llegaba al tamafio
de la casaqueta, pero tenia unos bolsillos que en cada uno ca-
bian holgadamente mil piezas regulars de encajes manche.
gos..".
Y 6ste es el retrato de Concolorcorvo trazado por el narra-
dor:
"En el color somos opuestos, porque el mio es de cuervo y
el suyo es de cisne. Sus ojos algo dormidos son diferentes de
los mios, que se parecen a los del gavilan, y s6lo convenimos
en el tamafio y particular gracia que tenemos en el rostro para
destetar nifios. Su boca es rasgada de oreja a oreja y la mia,
aunque no es tan dilatada, se adorna en ambos labios con una
jeta tan buena que puede con la del rey de Monicongo".





LA NOVEL PERUANA


Leamos ahora c6mo describe Palma a don Dimas de la Ti-
jereta: "... cartulario de antiparras calbalgadas sobre nariz ci-
ceroniana, pluma de ganso u otra ave de rapifia, tintero de
cuerno, gregiiescos de paiio azul a media pierna, jub6n de tiri-
tafia, y capa espafiola de color parecido a Dios en lo incom-
prensible..." (24).
La t6cnica enumerativa en las descripciones fisicas, los re-
lieves por intensificaci6n y contrast, el empleo de l6xico arcai-
co y locuciones latinas, que Alberto Escobar ha analizado en
su studio sobre el lenguaje de Ricardo Palma (25), aparecen
extrafiamente esbozados en el Lazarillo de ciegos caminantes.
Carri6 de la Vandera, como Palma, recurre, en su afdn de en-
riquecimiento 16xico, a peruanismos y cultismos, pseudo-cultis-
mos diriamos mejor, para vitalizar el tono satirico de su prosa.
Ejemplos:
"Esas senior inca son damas de la Arcadia, que se alimen-
tan al alimento pastoral y bailan al son de los albogues del
semicapro dios...".
"La implacable Juno abate toda su grandeza, suplicando a
Eolo sople, came o se enfurezca. La bizca manda a Marte como
Proserpina a un pobre diablo. Palas no sale de la fragua del cojo
herrero hasta ver a su satisfacci6n templados broqueles y es-
padas, y la sabia diosa no se desdefia transformarse en un viejo
arrugado y seco para servir de ayo y director del hijo finico de
Pen6lope".
A la brevedad de la narraci6n; al lenguaje salaz aderezado
con regionalismos y voces latinas, incorpora el convoyante de
los expulsados jesuitas, .cierta irreverencia anticlerical leve-
mente atenuada. Asi queda perfeccionado el paralelo con Palma.
LEn qu6 media influenci6 la novela picaresca espaiiola al
Lazarillo de ciegos caminantes?
Marcel Bataillon, que previene contra la exageraci6n del
valor artistic del Lazarillo, sefiala que si Carri6 de la Vandera
se hubiera cultivado mds "habria sido, con Torres Villarroel y
Cadalso. un s6lido eslab6n entire los moralistas picaros del siglo
XVII y los costumbristas del XIX" (26).





MARIO CASTRO ARENAS


Las constantes referencias de Carri6 de la Vandera a los
novelistas del ciclo picaresco -Quevedo, Estabanillo Gonzalez,
Mateo Alemn-- evidencian que conocia a estos autores, y que
al parecer, los habia leido. Cuando aparece el Lazarillo, la pi-
caresca ingresaba a su disoluci6n, despues de dos siglos de
apogeo. Su grandeza y su decadencia es la grandeza y la deca-
dencia del imperio espaiol. En el alternate juego de claros-
curos, en la recurrencia de Escila y Garibdis en el espiritu li-
terario espafiol, la picaresca corresponde socialmente a las som-
bras. "Sea cualquiera el concept que merezca el picaro en la
sociedad, es el hecho que se daba en todas parties en el siglo
XVI, como resultado en gran parte de las guerras prolongadas
en toda Europa. A nuestra literature le corresponde la gloria
de haber sublimado en el nimbo del arte un tipo y una actitud
procedentes de los mIs bajos y equivocos fondos sociales. Mu-
chas veces el eco hist6rico es tan vivo que puede una novela
ser casi un libro de memories de un aventurero por los campos
de batalla y las grandes ciudades comerciales de Europa..."
aprueba el critic espafiol Arturo Valbuena Prat.
La corrupci6n de la novela picaresca hispana actia a ma-
nera de abono literario de la novel de America. Elementos pi-
carescos contienen el Lazarillo de ciegos caminantes y el Peri-
quillo Sarmiento de Lizardi. Es nitida la influencia de la pica-
resca espafiola en diversos rasgos de estilo del Lazarillo. Estd,
por ejemplo, en la modalidad de mantener la narraci6n en pri-
mera persona. Es 6sta una convenci6n capital en la picaresca
que observan desde el Lazarillo de Tormes hasta Torres Villa-
rroel. "Yo hice"... "Yo vi".. "Yo me finaba de hambre": con-
fesi6ni direct, picara y acongojada, del pilluelo de Tormes, del
desventurado con Pablos, de la picara Justina, del Bachiller Tra-
paza.
Nuestro Lazarillo conserve tambien este punto de vista
narrative que comunica sabor de intimidad a sus coloquios,
desvinculados de las truhanerias y malandanzas de sus herma-
nos de progenie literaria en segundo grado:
"Con licencia de usted, senior don Alonso, voy a pegar dos






LA NOVEL PERUANA


coscorrones a los extranjeros envidiosos de la gloria de los es-
pafioles. ..".
Otro rasgo de la picaresca que advertimos en el Lazarillo:
el sarcasmo autocaricatural del propio narrador, la cinica com-
placencia en la duda de su propio origen, la auto-critica despia-
dada, indiscreta, inmisericorde contra 61 mismo.
"Que confesando yo no ser mas santo que mis vecinos de
esta monada, que en este grosero estilo escribo, no me pesard
que hayan parte, y se huelguen con ello todos los que en ella
algfn gusto hallaren" confiesa con desaprensi6n el Lazarillo de
Tormes en el pr6logo.
"Veis aqui, sin mas aci ni mas alli, los linderos de mi pa-
dre. Porque decir que se alz6 dos o tres veces con haciendas
ajenas, tambien se le alzaron a 61: no es maravilla" dice Guz-
mdn de Alfarache de su propio padre.
"Teresa de Manzanares, hija nacida en las verdes riberas
de aquel cortesano rio, se present con sus embustes a los ojos
de todos" confiesa sin arrepentimiento La nifia de los embustes
de Castillo Sol6rzano.
Y nuestro Lazarillo no se rezaga en el camino de las confe-
siones impfidicas:
"Yo soy indio neto, salvo las trampas de mi madre, de que
no salgo por fiador..."
"Esto tambien en l1 que los cholos respetemos a los espa-
fioles como a hijos del Sol, y asi no tengo valor (aunque des-
cendiente de sangre real, por linea tan recta como la del arco
iris) .".
Tambien esta present en el Lazarillo el element satirico
contra el medio social, oficios y profesiofies. Valbuena Prat ob-
serva que "en la novela picaresca entra, en gran parte, el ele-
mento satirico. Los diversos oficios o estados sociales son el
blanco de las graciosas burlas o las aceradas censuras del per-
sonaje que traza, a capricho del autor, su pretendida autobio-
grafia" (27).
En el cotejo del Lazarillo y la situaci6n social de la segun-





MARIO CASTRO ARENAS


da mitad del siglo XVIII examinaremos detalladamente la sig-
nificaci6n de las satiras del Lazarillo contra los vestidos de li-
mefios y limefias, contra ciertas autoridades clericales, contra
los vicios de los indios y la holganza de los negros, contra crio-
llos y espafioles, contra la ensefianza a base de teologia y latin
en Lima, etc.
No escasean en el Lazarillo, de otro lado, las alusiones a
personajes mitol6gicos, como hemos anotado ya, y tambien la
mezcla de 6tica y picaresca. Un rasgo curioso: asi como el La-
zarillo despliega el conocido juego de satiras con las cuatro
PPPP de Lima, asi el Guzmdn de Alfarache de Mateo Alemdn,
practice un juego humoristico parecido con la letra F (28).
En contra de la tesis de la presencia de la picaresca espa-
fiola en el Lazarillo se arguye que Concolorcorvo no llega a en-
carnar el prototipico antihdroe del Lazarillo de Tormes, el Bus-
c6n, Marcos Obreg6n, etc. Es cierto: Concolorcorvo se zahiere
con filoso cinismo, pero no refiere andanzas divertidas suyas
sino de gentes que va encontrando en el camino o que recuerda
o que le refiere el visitador. Esto se explica por el agotamiento
del ciclo picaresco que deriv6 inevitablemente en la quiebra de
las convenciones del ciclo y en la fuga del picaro hacia otros
g6neros literarios, como el teatro.
La americanizaci6n de la picaresca introduce variantes for-
males en el estilo novelistico. pero sigue field en la encarnaci6n
del clasico personaje. "Es hist6ricamente l6gico -dice el criti-
co chileno Fernando Alegria- que la primera novela ameri-
cana sea de tipo picaresco, lo extrafio seria que no lo fuiese. Tan
permanentes habian de ser esas races de la picaresca en el
M6xico de Lizardi como en la Espafia del Padre Isla y por eso,
por su castiza tradici6n y resistencia, el g6nero no muere ni en
Espafia, ni en M6xico, ni en America, y reaparece intermiten-
temente con vigor renovado a trav6s del siglo XIX y del XX
en las novelas de un Pereda, o de un Baroja, de un Barrios o
un Manuel Rojas, de un Jos6 R. Romero y un Xavier Icaza
que adaptan el g6nero a las tecnicas modernas de novelar, a la
ideologia y la sensibilidad del hombre de hoy" (29).







LA NOVEL PERUANA


(7) Porras Barrenechea, Ra61. "Mito, Tradici6n e Historia en el Perid",
Lima, 1953.
(8) Sinchez, Luis Alberto. "La Literatura Peruana", I-II T. Ed. Gua-
rania. Buenos Aires. 1951.
(9) Escobar, Alberto. "La Narraci6n en el Perd", 19 Ed.
(10) Escobar, ob. cit.
(11) Basadre, Jorge, "La Multitud, la Ciudad y el Campo" 1947, Lima.
(12) Bataillon, Marcel. ("Introducci6n a Concolorcorvo y a su itinerario
de Buenos Aires a Lima", Cuadernos Americanos, Julio-Agosto de
1960, M6xico) sefiala que "el libro apareci6 en Lima a principios
de 1776 con una falsa indicaci6n de fecha y lugar: Gij6n, 1773".
(13) "La novel picaresca espafiola y El Lazarillo de Ciegos Caminan-
tes", Revista Fanal. 1963. Agosto.
(14) Bataillon, ob. cit. Este studio, cuya version al espafiol apareci6
en Cuadernos Americanos, fue escrita originalmente en frances
como studio de introducci6n a una edici6n francesa del Lazarillo
para la UNESCO, en su colecci6n de obras representatives.
(15) Bose, Walter. "El Lazarillo de Ciegos Caminantes y su problema
historico. Labor de los Centros de Estudio. Universidad de La
Plata. T. XXIV-1940.
(16) "El Lazarillo de Ciegos Caminantes", Biblioteca de Cultura Pe-
ruana, T. VI, 1938, Descl6e de Brouwer, Bl6gica.
(17) Garcia Calder6n, Ventura, "La Literatura Peruana", Revue His-
panique, 1914, Paris.
(18) Biblioteca de Cultura Peruana, ob. cit.
(19) "America, novel sin novelistas". 29 ed. Ercilla, 1939. Chile.
(20) "La Literatura Peruana", T. IV. Ed. Guarania 1951. Buenos Aires.
(21) "El Lazarillo de ciegos caminantes", Pr6logo y dedicatoria de los
contenidos en 61. Biblioteca de Cultura Peruana.
(22) ob. cit. Primera parte. En adelante las citas pertenecen a la edi-
ci6n de Ventura Garcia Calder6n para la Biblioteca de Cultura
Peruana.
(23) "Las Cuatro PPPP de Lima", Tradiciones Peruanas, T. IV. ad.
Libreria Internacional del Perd.
(24) "La Magia Versal de Ricardo Palma", Eco, Revista de Occidente,
Bogota, Noviembre 1961.
(25) Bataill6n, ob. cit.
(26) La Novela Picaresca Espafiola. Estudio Preliminar Ed. Aguillar
Madrid, 1956.
(27) Valbuena Prat, ob. cit.
(28) Guzmin de Alfarache, p. 341. Aguilar.
(29) Breve Historia de la Novela Hispanoamericana, M4xico, 1959.



















EL LAZARILLO Y LA VIDA SOCIAL DEL SIGLO XVIII

El Lazarillo de ciegos caminantes se inscribe como un de-
talle, rico en color y significado, en el mural hist6rico del siglo
XVIII. Reproduce en pequefia escala la honda conmoci6n ideo-
16gica que sacudi6 Espafia y sus posesiones ultramarinas. Bajo
el signo liberal de los Borbones, Espafia volvi6 la espalda a la
tradici6n de oscurantismo religioso y cultural e ingres6 a la
corriente renovadora impulsada por el movimiento de Ilustra-
ci6n de Inglaterra y el enciclopedismo francs. Contradictoria-
mente, pero de manera ineluctable, la caducidad del viejo or-
den ideol6gico, decretada por ordenanza real, prepare las bases
del movimiento independentista que, a la postre, motive el
ocaso del imperio colonial hispano. Roido por sus propias con-
tradicciones hist6ricas, gangrenado por el envilecimiento de su
organismo social, el aparentemente inconmovible castillo feu-
dal del imperio se desmoron6 como castillo de barajas al soplo
del viento enciclopedista.
"Es curioso ver -anota el profesor.Boleslao Lewin- c6mo
el ancien regime, con su base feudal y el predominio de la reac-
ci6n cat6lica y ortodoxa, abre brechas en su propia valla de-
fensiva, preparando el advenimiento inevitable de sucesos de
mayor envergadura y trascendencia social, aunque las reforms
del Despotismo Ilustrado, al principio, no afectaban seriamente
su estructura politico-social. Pero nada indica con mayor cla-
ridad la aproximaci6n de una grave tormenta social o political,






LA NOVEL PERUANA


que el otorgamiento de concesiones por parte de regimenes ca-
ducos. Esas concesiones nunca lograron detener el process re-
volucionario; por el contrario, lo aceleraban todavia, al eviden-
ciar la debilidad de quienes se mantenian en el poder. Y si el
sector pujante cobraba brios en tales circunstancias, el otro, en
cambio, se desmoronaba" (30).
En el orden ideol6gico puede decirse que la emancipaci6n
se inici6 en 1767, afio del decreto de la expulsion de los jesuitas
de las posesiones espafiolas. El propio Alonso Carri6 de la Van-
dera fue convoyante de los jesuitas expulsados del Peru. por
aplicaci6n national del Breve Dominus ac Redemptor expedido
por el Vaticano a Jose Mofiino, mds tarde Conde de Florida-
blanca, a instancias del Rey Carlos III (31).
Si los jesuitas fueron expulsados por razones politico-reli-
giosas, pudo extenderse tan drdstica resoluci6n al clero en ge-
neral por motives morales. Los documents de la 6poca testi-
monian el grado de relajamiento al que habian llegado nume-
rosos religiosos espafioles en las colonies americanas. Era nota-
ble el numero de locales religiosos: 22 conventos, 14 monas-
terios y 4 beaterios (32). Y como asevera Basadre, "los virreyes
se quejaban a menudo de que el nfmero de frailes y monjas
era superior a la capacidad de la ciudad y a las caracteristicas
de la poblaci6n; y numerosas 6rdenes fueron expedidas para que
disminuyera el nimero de los religiosos que venian a America"
(33). Como dice Javier Prado, el alma de la colonia pertenecia
a la Iglesia. "En la colonia la Iglesia lleg6 a ejercer autoridad
omnipotente. Su fidelidad a la monarquia era absolute, pero
con igual firmeza, en cuestiones constantes de competencia, de
jurisdicci6n defendia y disputaba infatigable e inquebrantable
sus prerrogativas e ilimitadas atribuciones... el poder mondr-
quico habia entregado a la Iglesia el dominio del pensamiento
que lo ejercia el Tribunal de la Inquisici6n, con celo y rigor fa-
ndtico que mantenian a los espiritus en constant inquietud,
peligro y temor" (34).
Pero al promediar la segunda mitad del siglo XVIII, la
antigua firmeza fandtica de los cl6rigos avecindados en Lima






MARIO CASTRO ARENAS


se habia trocado en franca corrupci6n. Los viajeros espafioles
y franceses certificaron con sus informes secrets y desapasio-
nados la situaci6n de alarmante postraci6n moral en que cha-
poteaban monjas y clerigos (35).
Pintando certeramente la situaci6n moral del clero expone
Jorge Guillermo Leguia: "Si las costumbres licenciosas de las
capas inferiores de la sociedad, y de las nobles que ocupaban
los caserones aulicos de la metr6poli virreynal nublaban el am-
biente de la Colonia, las alteraciones provocadas por la cinica
incontinencia de los eclesiasticos no ensombrecian menos la at-
m6sfera moral de nuestra tierra en los afios burbujeantes del
siglo XVIII. Asi entire los que hacian vida colonial, como entire
el clero secular y la gente de mundo, la soUidaridad mas estre-
cha vinculaba en lo que se refiere al pecado de la came, que el
numeroso grupo de santurrones de entonces calificaba de obra
diab6lica, a los pobladores de la Lima colonial" (36).
Los virreyes pugnan por reintroducir la discipline adminis-
trativa y los fueros de la austeridad monastica entire la desca-
rriada grey religiosa. Amat informa al rey en su memorial acer-
ca de la inobgervancia del clero peruano a las disposiciones de
la burocracia virreynal. Los pdrrocos abandonan las parroquias
sin permiso de las autoridades dejando a los feligreses en ma-
nos de malos clerigos"
"A mas de los curatos a que se presentan cl6rigos secula-
res, estaban encargadas varias doctrinas a las religiones de la
Orden de La Merced, San Francisco, San Agustin y Santo Do-
mingo, en que despu6s de varias controversial qued6 asentado
el m6todo con que debian practicarse sus nombramientos, dis-
tinto del de los anteriores; porque en estos el Prelado regular,
sin former concurso en caso de vacantes, proponia tres Reli-
giosos al Vicepatr6n, para que est6 eligiendo uno de ellos, li-
brase la provision ordinaria con la que ocurria el Eclesiastico a
fin de que examinando y constandole de su suficiencia en la
teologia moral y lengua de Indios, le dice can6nica instituci6n
y colaci6n. Esta regla se debe observer invariablemente res-
pecto de aquellas doctrinas que adn permanecen en el dia des-






LA NOVEL PERUANA


pu6s de la reform que de ellas posteriormente se hizo, de que
voy a tratar, debi6ndose igualmente cumplir con aquella dis-
posici6n general de no haberse de remover estos, ausentarse ni
recibir coadjutores sin expreso consentimiento del Vicepatr6n:
siendo de notar que la Real C6dula de que hice menci6n en el
pdrrafo anterior no solamente procede prohibiendo estas au-
sencias sin la referida intervenci6n a todo doctrinario, sea se-
cular sino que expresa y nominadamente se expedi6 con mo-
tivo de la separaci6n de Fr. Francisco Pacheco, Religioso de la
Or-den de La Merced, del curato de Livitaca que obtenia, de-
jando en l1 un coadjutor de la misma religion con el pretexto
de falta de salud y permiso del Obispo del Cuzco; de modo que
no s61o son uniforms las decisions, sino que en mi sentir son
mas poderosos los motives por ser mis perjudiciales a las feli-
gresias los efectos de estas ausencias, y que en lugar de los pro-
pietarios que acaso no se mueven de los conventos, se substi-
tuyen unos frailes mozos, sin otra recomendaci6n que la parcia-
lidad, los cuales, a mas de no dar el mejor ejemplo, estrujen a
los miserables indios por hacer crecer las utilidades a un cfimulo
que les constituya provechosa la petici6n. Por estos y otros
gravisimos fundamentos, a mas de un siglo y medio que se ha
traido en dispute si convendria despojar enteramente a los re-
gulares de las doctrinas que administran y conferirlas a cldri-
gos seculares". (37).
La laxitud de la autoridad religiosa, como es de suponer,
era reflejo de la atm6sfera galante, sensual, ciertamente afran-
cesada que se respiraba en la Lima del siglo XVIII. Entre tan-
to sarao palaciego, entire tan generoso calendario de festivida-
des religiosas y oficiales, no eran extrafios el erotismo, la hol-
ganza. El siglo de las luces no s61o era representado por Diderot
y Voltaire; tambi6n estaba Versalles. Las luces enciclopedistas
se escondian en las gavetas secrets de las bibliotecas y encen-
dian las mentalidades criollas. Pero en las alcobas imperaba
una discreta penumbra de hispanos faroles a gas.
Tapadas de saya y manto, virreyes escler6ticos y libidino-
sos, c6micas de renombre convertidas en barraganas de gran






MARIO CASTRO ARENAS


estilo, funcionarios despreocupados, frailes disolutos, eran los
personajes de reparto de la ligera zarzuela limefia del siglo
XVIII.
"Lima, Lima, tus pecados son tu ruina" apostrofaba el
clerigo desde el plIpito a la Pompeya americana. Y en 1746,
cuando se agrietaba la tierra y el mar embestia la ribera, la
multitude traia a los labios la ap6strofe del cl6rigo Castillo. Pero,
a poco que cesaba el desastre y se rehacian iglesias y casonas,
se reiniciaba el jolgorio. Para el ripido olvido, ahi estaba el
narc6tico de las corridas de toros, las rifias de gallos, procesio-
nes, y sobre todo, ahi estaba el teatro.
Entre otras cosas, el siglo XVIII marca el predominio del
especticulo esc6nico. Guillermo Lohman Villena ha trazado, con
espiritu notarial antes que con percepci6n artistic, el cuadro
del arte dramatico de Lima en la colonia (38). Lope de Vega
Calder6n de la Barca, Vl6ez de Guevara entire los espafioles, Pe-
ralta y Fray Francisco del Castillo entire los peruanos, anima-
ban con sus obras a la multitud que se apretujaba en el Coliseo
en un ambiente que reproduce en su liviandad y gracejo popu-
lar la atm6sfera de la calle, y aan de los conventos, pues segdn
anota Lohman Villena "era costumbre ofrecer en los cenobios
monjiles funciones dramdticas... no empece haber sido prohi-
bidas repetidas veces" (39).
En la cumbre del arte dramatico del siglo XVIII estd Mi-
caela Villegas. Sefiala su presencia no s6lo la prevalencia del
espectaculo teatral en el gusto de la multitud del siglo XVIII,
sino principalmente, como observa Basadre, la aparici6n de la
cortesana de gran estilo en la sociedad colonial. "Ese es el sig-
nificado de la Perricholi; en la 6poca de. la golilla, del apogeo de
los autos de fe, de los virreyes como Lemos que cargaba las
andas de la Virgen del Rosario en las procesiones, ella no hu-
biera podido aparecer. Pero en el siglo XVIII, aqui tambi6n lo
inmoral se ha vuelto de buen tono: abundan los matrimonios
detrds de la Iglesia que las excomuniones clericales no refre-
nan, pues, dice Frezier, el clero es parte interesada. En el fondo
se trata de uno de los muchos galicismos que estin entonces






LA NOVEL PERUANA


de moda; y cronistas superficiales han comparado el Paseo de
Aguas (fruto urban de la pecadora frivolidad perricholesca)
con Versalles aunque no cabe insistir much en nuestro rococ6,
pues no deben olvidarse nuestros gallinazos y nuestras ace-
quias" (40).
La-Perricholi es la espuma de un process social que tipifica
o, sf se quiere, pervierte, a las mujeres criollas y mestizas de las
classes populares. La influencia francesa ha refinado la cualidad
carismdtica de la malicia y coqueteria de la mujer limefia. Y
la simbiosis de lo gdlico y lo criollo produce un nuevo tipo de
mujer que deslumbra a los forasteros. Jorge Juan y Antonio
de Ulloa ponderan a las limefias de la 6poca que "unian a las
perfecciones corporales las de entendimientos claros y perspi-
caces; mantenian su conversaci6n con discretos y elegantes dis-
cursos y con propiedad trataban de los asuntos que suscitaban";
y no ahorran elogios los famosos viajeros espafioles para alu-
dir a "su genio alegre y risuefio, de su gracia y chiste natural
y su afici6n al baile y a la mdsica" (41).
Pero cada cual habla de la feria segin como le ha ido en
ella. Y tal parece que al francs Frezier y al espafiol Esteban
de Terraya y Landa (Sim6n Ayanque) no les fue tan bien. En
su festival y pesimista Lima por dentro y fuera apostrofa Sim6n
Ayanque a las limefias:

Aquellas que a Parlampanes
desde pequefas se dieron
y finalizan sus dias
sin que tengan escarmiento.
Aquellas que viven huecas
de que traen un aro puesto
siendo canastas andantes
no polleras, si polleros...
Aquellas que a medianoche
se ensayan de movimientos
de piso, modos de andar,
de pass y de meneos.





MARIO CASTRO ARENAS


Aquellas pues que se ensayan
de visajes y de gestos
y estdn las noches enteras
mirdndose en el espejo. (42).
iQu6 desencantos, qu6 secrets desengafios, escondian los
versos satiricos de este espafiol que intent tardiamente defen-
der con poesia tefiida de acrimonia sus derrotas en el combat
del amor!
Protegido del virrey Teodoro de Croix, Terraya desahog6
en Lima por dentro y fuera todo el despecho que le suscit6 ver-
se de pronto sin protecci6n official cuando su protector volvi6
a la peninsula.
Sin embargo, la imagen de concupiscencia que aparente-
mente proyecta el siglo XVIII es, desde otra perspective, en-
gafiosa y fragmentaria. No todo fue regocijo, no todo liviandad,
no todo fiesta epicirea. Espiritus apresuradamente inclinados
a las generalizaciones han trazado un cuadro puramente equi-
voco y despreocupado de la Lima del siglo XVIII, cuadro que
omite acontecimientos esenciales en el campo de la cultural y
las ideas.
Como sostiene Javier Prado, "el primer factor de la reno-
vaci6n intellectual fueron las grandes expediciones cientificas
que los monarcas Felipe V y Carlos VII organizaron con muy
alto espiritu y gran desempefio y liberalidad". Las inici6 un
sabio francs, el padre Louis Feill6e, de 1707 a 1712, que con-
sigui6 sus observaciones en una notable obra: Journal des ob-
servations physiques, mathematiques et botaniques. A poco, en
1712, el sabio Fresier exploraba Chile y el Peri, y publicaba su
Relation du voyage de la Mer du Sud. En 1736, a pedido de Luis
XV de Francia a Felipe V de Espafia, se organizaba la c6lebre
expedici6n encargada de medir los grades de meridiano terres-
tre bajo el Ecuador, y compuesta de los sabios franceses Godin,
Bouger, La Condamine y Jussieu y de los espafioles Jorge Juan
y Antonio de Ulloa" (43).
Bajo el reinado de Carlos III se sucedieron nuevas expedi-
ciones cientificas francesas y espafiolas. La expedici6n mixta





LA NOVEL PERUANA


formada por el sabio francs Dombrey y los botinicos espafioles
Hip6lito Ruiz y Jos6 Pav6n dio como resultado la obra Flora
Peruviana et Chilensis. En 1790 arrib6 a tierras peruanas la me-
morable expedici6n de Tadeo y Antonio Haenke y Louis Ne6.
"Tan importantisima labor y corriente cientifica desarrollada
continuamente, a trav6s de un siglo, caus6 en los intelectuales
de la Colonia profunda impresi6n e irresistible influencia. Fue
ella la que dirigi6 su espiritu hacia el amor y el studio de la
naturaleza, la que lo apart de la ciencia escolastica, abstract
y formalista, y la que tambien liberty al lenguaje de la forma
culterana para devolverle el natural, claro y sencillo, propio de
los studios cientificos. Entraron, entonces, en lucha en el mo-
vimiento intellectual del Virreynato en el siglo XVIII, las dos
corrientes e influencias, la antigua y la nueva, para terminar
triunfando al fin la renovadora en los studios y en las letras"
(44).
German Arciniegas ha acuiiado una brillante interpretaci6n
del significado de la political liberal de Carlos III en Espafia y
sus colonies: "Con Carlos III Espafia se remoza. La casa bor-
b6nica trae a la peninsula esa agitaci6n de los espiritus en que
arde Francia, y de mano en mano circulan los libros en dond'
el grAvido siglo XVIII echa a correr palabras magicas de un
nuevo renacimiento. La corte del rey se trueca en asamblea de
los mas efectivos pensadores, en quienes la fiebre de un entu-
siasmo in6dito graba estampas de Utopia. Se quiere transfor-
mar a Espafia y a sus colonies en hogares de cultural. Por esas
llanuras secas en donde se venian paseando desde hacia tantos
siglos las pAlidas imagenes del Greco, los ascetas de Zurbaran,
hostiles a toda liviandad renacentista, querian los ministros de
Carlos III agitar las ideas de su siglo, poner a galopar el jfbilo
de los descubrimientos con que las ciencias empezaban a ale-
grar los paisajes de Europa. Se planearon entonces reforms
universitarias, se quiso redimir de su ignorancia a las colonies,
se formula la political que ha pasado a la historic con el nombre
de "despotismo ilustrado" (45).
Del encuentro de la yesca enciclopedista y el pedernal de






MARIO CASTRO ARENAS


la inquietud criolla brota la prodigiosa chispa intellectual que
ilumina el siglo XVIII peruana. Florece una generaci6n sin par
de graves varones eruditos a los cuales, a veces con excesivo ate-
soramiento enciclopedista, poco del intelecto les es ajeno. A la
desmesurada cultural barroca de Peralta y Barnuevo sucede la
formaci6n intellectual macerada en la filosofia cartesiana, las
teorias matemiticas de Newton, las doctrinas de los enciclope-
distas franceses. La floraci6n de hombres sabios es avasallante:
Eusebio Llanos Zapata, limefio precoz que a los 19 afios diser-
taba sobre medicine, fisica y hablaba ocho idiomas, explora-
dor deslumbrado de los reinos mineral, vegetal y animal; Cosme
Bueno, espafiol avecindado en Lima desde la juventud, jefe de
una escuela de cosm6grafos, m6dicos, matemiticos, astr6no-
mos, historiadores, autor de la Relaci6n descriptive general del
Virreynato; Gabriel Moreno, sabio limefio formado en la es-
cuela de Bueno, tambien cosm6grafo, tambi6n naturalista, ca-
tedritico de San Marcos, escritor sin rebuscamientos; Jos6 Ig-
nacio Moreno, latinista y matemAtico, te61ogo, legislator, abo-
gado, colaborador de cuidada prosa en El Mercurio Peruano;
Francisco Gonzales Laguna, botanico colaborador de la expe-
dici6n de los espafioles Ruiz y Pav6n, y_ de los franceses Haenke
y Dombrey; Jose Agustin Pardo de Figueroa, Marqu6s del Valle
Umbroso, poeta y astr6nomo, hombre de memorial portentosa,
alabado por Feij6o; Pedro Bravo Lagunas, protector de las le-
tras, historiador, jurisconsulto, que dej6 su fortune para pasar
sus filtimos dias en una celda monacal; Pedro Franco DAvila,
botanico, ge6logo, atesorador de uno de los mis importantes
museos naturales de la 6poca, Director del Gabinete de Histo-
ria Natural de Madrid por disposici6n expresa de Carlos III; el
limefio Domingo Orrantia, humanista insigne. literate, ge6gra-
fo, jurisconsulto nota, oidor de Lima a los 21 afios; Pablo de
Olavide, una de las mas audaces personalidades de la 6poca,
mezcla de humanista y aventurero, hombre de pensamiento
desafiante, ensalzado por Voltaire, perseguido por la Inquisi-
ci6n, enciclopedista arrepentido que muere pidiendo los santos
61eos.
En 1785 lleg6 al rectorado del Colegio de San Carlos, en





LA NOVEL PERUANA


el que se habian refundido los colegios de San Felipe y San
Martin de los jesuitas, el notable sacerdote Toribio Rodriguez
de Mendoza, el Bacon peruano. Destierra el escolasticismo del
curriculum de San Marcos y abre el camino a los studios ex-
perimentales de Fisica, las ciencias matematicas, astron6micas
y mecanicas, creando cdtedras de Derecho natural y de gentes.
Despu6s de la creaci6n del Diario Erudito, econ6mico y
commercial de Lima en 1790, aparece al afio siguiente El Mer-
curio Peruano, maxima tribune de la intelectualidad criolla
virreynal. El 16gamo de las expediciones cientificas europeas
fructifica en la obra de los redactores del Mercurio Peruano,
expresi6n organica de la madurez cientifica, artistic, juridica
de la sociedad peruana de fines del siglo XVIII.
La conciencia national de los redactores del Mercurio Pe-
ruano estA patente en este pdrrafo de su prospect:
"En lo referente a Noticias Piblicas, tendria siempre pre-
sente, que mas nos interest el saber lo que pasa en nuestra na-
ci6n, que lo que ocupa al Canadense, al Lap6n o al Musalma-
no... Sobre todo merecerdn un lugar de predilecci6n las noti-
cias de este Reino. Una obra- pblica. una escuela, un puente,
un camino, los descubrimientos de una mina, de una cascarilla,
de un monte itil, etc., serdn noticia que emplearemos en esta
parte, con un gusto igual al que conceptuamos en un pueblo
como 6ste tan amante de su patria y tan deseoso de ilustrarla"
(46).
En el piano politico, los movimientos insurreccionales, que
llegan a sangriento climax con el levantamiento de Tfpac Ama-
ru, desmienten la visi6n epicfrea del siglo XVIII peruano. Por
esta raz6n, "se equivocan quienes piensan que el regimen es-
pafiol se ha caracterizado por la ausencia de graves conmocio-
nes sociales y political, y yerran mas ain los que sienten afio-
ranza por la vida de la colonia tranquila y patriarcal" (47).
Boleslao Lewin ha precisado la influencia de los diversos
levantamientos y conspiraciones en el virreynato peruano del
siglo XVIII en la preparaci6n del movimiento formidable y pre-
cursor de Tfipac Amaru. Criollos de Lima y Arequipa, indige-
nas del Cuzco y Potosi aparecen hermanados en el vigoroso y





.3 MARIO CASTRO ARENAS

exasperado rechazo a la opresi6n colonial. La conspiraci6n de
B6lez de C6rdova en 1737, con su memorable manifiesto de
agravios "en que se hacen presents las razones que asisten a
los criollos ilustres de estos nuestros reinos del Peru asi espa-
fioles como Pobres Indios y naturales, que siendo legitimos se-
fiores de la tierra unos y otros, nos vemos oprimidos de la Ti-
rania, viviendo con sobresalto y tratados poco menos que es-
clavos...; la rebeli6n de Juan Santos Atahuallpa de 1742 que
sacude la costa, la sierra y la montafia; la rebeli6n limefia de
1750, frustrada por la revelaci6n del secret en el confesionario;
el violent levantamiento de Arequipa de 1780 provocado por
la tentative de presionar a la poblaci6n mestiza a pagar las
mismas tasas tributaries que la poblaci6n indigena; y por ulti-
mo, como culminaci6n, la epopeya libertaria de Tupac Amaru,
testimonian que, tras la ornamentaci6n frivola y barroca, el
siglo XVIII ardia apasionadamente de apetito intellectual y de
ira social y libertaria.
LEn que media El Lazarillo de ciegos caminantes repro-
duce a la realidad social peruana del siglo XVIII? Hemos traza-
do una vue de ensemble de la vida social, religiosa, intellectual
y political de la segunda mitad de la 6poca en que el espafiol
Alonso Carri6 de la Vandera escribi6 el Lazarillo. ZQu6 es lo
que refleja el Lazarillo, qu6 lo que satiriza, idealiza o escamo-
tea?
En rigor, el Lazarillo, como informed burocrdtico, corres-
ponde a la gran reorganizaci6n de las comunicaciones terres-
tres y maritimas de la monarquia espafiola, emprendida en la
segunda mitad del siglo XVIII. Pero el hecho es que trasciende
este cardcter y tiene la calidad de un informed sociol6gico de
primer orden, ameritado por la circunstancia de ser "la inica
relaci6n de este tipo conocida hasta ahora" (48). A la luz del
advance actual de las ciencias sociales, sabemos que "para com-
prender una sociedad particular... la sociologia debe llegar a
conocer algo acerca de sus miembros y de sus caracteres inna-
tos y adquiridos, de su medio geogrdfico, de sus instituciones
sociales, de su lenguaje, est6tica, religion, moral y leyes, de su
estructura econ6mica y diferenciaci6n en classes, y finalmente,






LA NOVEL PERUANA


de sus relaciones con otros pueblos y su interacci6n con el resto
del mundo" (49). Y todos estos requisitos los reine el Laza-
riilo.
Frente a la sociedad peruana del siglo XVIII, el autor del
Lazarillo desdobla 'su posici6n critical en una actitud compren-
siva y vigilante frente a los nficleos criollos y en una postura
acremente satirica y err6nea ante los grupos indigenas andinos.
Carri6 de la Vandera postula sutilmente una tesis en favor del
mestizaje social y racial. Marcel Bataill6n aprueba que "la for-
ma misma con que hace suyas las consideraciones de Feij6o
sobre los "espafioles americanos" nos ayuda a precisar en qu6
sentido participaba 61 de una conciencia americana, no obstan-
te situarse un poco al margen del mundo criollo". Podemos ad-
mitir que Carri6 de la Vandera, que lleg6 a Lima en 1746 a los
31 afios y se despos6 cuatro afios mas tarde, sintiera el sortile-
gio de la capital en la que florecian bellas mujeres criollas y
talents sin igual. Su actitud ante Lima es siempre zalamera y
reverencial. En el capitulo XXVI pretend que hacer una des-
cripci6n de Lima "era una empresa que no habian podido con-
seguir muchos hombres gigantes y que serfa cosa risible que
un pigmeo la eniprendiese". Subestima al Cuzco para ponderar
las excelencias de Lima y destaca que "los ingenios de Lima
parecen los mas sobresalientes de todo el reino". Y en el debate
sobre las diferencias de ingenio entire los criollos de Lima y los
espafioles peninsulares defiende con aspavientos a los america-
nos: "Protesto a usted senior inca que ha cerca de cuarenta
afios que estoy observando en ambas Americas las participa-
ciones de los ingenios de los criollos y no encuentro diferencia,
comparados en general, con los de la peninsula... Si los ame-
ricanos saben tanto a la edad de cincuenta afios como los eu-
ropeos a los sesenta, y fueron tan tiles por su doctrine y escri-
tos, deben ser mas aplaudidos, asi como aquel operario que con
igual perfecci6n hace una estatua en un dia como otro en dos.
Lo cierto es que hay pauses en que se conserve mas que en
otras parties la robustez del cerebro, y asi entire Lima y M6xico
hay una gran diferencia. En M6xico, la sequedad y sutilidad de
los aires, y los influjos, destemplan el cerebro y causan insom-






MARIO CASTRO ARENAS


nios. Al contrario sucede en Lima porque sus aires espesos y
himedos fortalecen los cerebros, conciliando el suefio, con que
dejan las potencias agiles para continuar la tarea de media
ci6n".
jQu6 es lo que realmente impulsa al autor del Lazarillo a
alabar a los criollos apelando hasta a los arguments mds in-
verosimiles y pueriles?
La clave puede partir de este pasaje del pr6logo del Laza-
rillo: "Quisiera preguntar a los sefiores pasajeros, asi europeos
como americanos, el fruto que sacan de sus arrogancias. Yo creo
que no consiguen otra cosa que el de ser peor servidos y expo-
nerse a una subtevaci6n lastimosa".
En los desmesurados elogios a los criollos, puestos en boca
de un funcionario espafiol al servicio de la corona, y en esta ex-
hortaci6n a prevenir los males de "una sublevaci6n lastimosa",
que, aqui aparece de modo enfdtico pero que en la obra se
transparent tdcitamente, podemos encontrar cierta correspon-
dencia entire la posici6n del autor del Lazarillo y la corriente de
revision de la political colonial que propugnaba el Conde de
Aranda ante Carlos III. Con videncia poco comfin para entrever
consecuencias entire la brumosa perspective de tos hechos his-
t6ricos, el Conde de Aranda, autor del c6lebre Informe Secreto
de 1783, vislumbr6 la desmembraci6n del imperio colonial es-
pafiol y recomend6 la instauraci6n de medidas para borrar divi-
siones entire espafioles y criollos. Observa Boleslao Lewin que
"ya en 1768 (dos afios despu6s de la aparici6n del Lazarillo),
y en forma realmente revolucionaria, Aranda opinaban que no
s61o los criollos deberian ser admitidos en los puestos pfblicos
en un pie de igualdad con los peninsulares sino tambi6n los
indios "descendientes de otros tales" (50). Carri6 de la Van-
dera no compare en todo la vision integracionista del Conde
de Aranda: acepta la igualdad intellectual de espafioles y crio-
llos, pero segrega injustamente a los indigenas.
En la division clasista del virreynato (51), en la escala
superior estaban los espafioles, con sus ramificaciones jerdrqui-
cas del virrey a las autoridades religiosas y a los funcionarios y
doctors; luego estaban los criollos; y a continuaci6n los indios,






LA NOVELA PERUANA


mestizos, negros, mulatos. El autor del Lazarrillo, inconcien-
temente inmerso en la corriente revisionista del Conde de Aran-
da, sugiere algunas modificaciones en la estructura clasista:
espafioles y criollos al mismo nivel, con matices de diferencia
por razones de gobierno. Pero acepta que "en los espafioles se
puede incluir a los mestizos y otras castas mezcladas que se
escalonan a niveles mAs o menos elevados por encima de los
indios no civilizados". Certeramente anota Bataillon que "Ca-
rri6 asume serenamente la realidad del mestizaje... Zno es
6sta, en definitive, la significaci6n sutil del desdoblamiento en-
tre Carri6 y el indio semi-real, semi-imaginario, al que ha ad-
mitido dialogar con 61" (52)
Si aceptamos tambi6n que el autor del Lazarillo remite a
los indigenas y negros a los iltimos lugares de la escala social,
concluiremos que Carri6 de la Vandera postul6 idealmente en
cierta manera la estructura clasista que pervive ain en la
repiblica. Con justicias y errors. Y entire. stos hay que
sefialar el mayor: su vision parcializada, injusta, dura, de la
situaci6n de la masa indigena, particularmente de los trabaja-
dores de los obrajes. Creo, con Bataillon, "que ya es hora de
privarle (al Lazarillo) de su dudosa aureola de indigenismo.."
(53) Carri6 de la Vandera "hace de Concolorcorvo un defensor
de los conquistadores y un acusador de los indigenas" (54)
En el capitulo XVI, el autor del Lazarillo justifica la con-
quista con el argument official de la corona espaiiola. Era mi-
si6n encomendada por la Iglesia a los monarcas espafioles sa-
car de error a quienes vivian en el pecado. Carri6 de la Vande-
ra recoge la leyenda negra del incario y refuta la leyenda ne-
gra antiespafiola. Denigra una para redimir a la otra. Los incas
sacrificaban a sus prisioneros de guerra, practicaban la poliga-
mia, y el homosexualismo. "Muchos ejemplares podria traer
de estas providencias, dadas por algunos prudentes corregido-
res, pero las omito por no hacer dilatado este diario, que ya me
tiene fastidiado, por lo que paso a defender a los buenos es-
pafioles, de las injuries que publican los extranjeros de sus ti-
ranias" polemiza el autor del Lazarillo. Las relaciones de ma-
los tratos de espafioles a indios son, en el criterio colonial del






MARIO CASTRO ARENAS


autor del Lazarillo, s61o la obra de "piadosos eclesiasticos" que
escribieron a la corte con "plumas ensangrentadas". Si queda-
ra alguna duda sobre la identidad del autor del Lazarillo bas-
taria citar los pasajes en que el espafiol Alonso Carri6 de la
Vandera, como anota Marcel Bataillon, "hace de Concolorcorvo
un defensor de los conquistadores y un acusador de los indige-
nas" (55)
El antindigenismo de Carri6 de la Vandera no es la resul-
tante de una posici6n intellectual en un debate hist6rico que
comprometia la defense de los valores hist6ricos. Es el testimo-
nio turbiamente parcializado de un ex-corregidor, de un ex-
Alcalde de Minas, esto es de un funcionario que, a su modo, tm-
puls6 la inhumana maquinaria de explotaci6n indigena. Carri6
de la Vandera fue Alcalde de Minas y se desvel6 por ser nombra-
do corregidor de Arica y Huarochiri. Su defense de los corregido-
res de autodefensa. El conoci6 de primera mano la situaci6n de
los indigenas ante los corregidores. Pero su version defigura la
realidad hist6rica, aceptada por otros espafoles de rango mayor.
De un lado justifica y defiende la misi6n de los corregido-
res: "Dirdn los extranjeros y ain muchos espafoles que los co-
rregidores no se arreglan a arancel y que se exceden en la can-
tidad y precious. Esta expresi6n tomada en general es temera-
ria, porque me consta que muchos han rebajado del precio y no
han podido expender toda la cantidad asignada, por no querer-
se opener a una tibia resistencia".
Cinicamente, de otro lado, admite que los corregidores ob-
tuvieran en las reparticiones o comercio con los indigenas una
ganancia del ciento por ciento: "Este ciento por ciento, que
entire los italianos por ironia se tiene por moderada garancia,
lo es en realidad en nuestro caso, porque el ciento por ciento
se debe entender en el espacio de cinco afios, que sale a veinte
por ciento en cada afio".
La defense que hace el autor del Lazarillo del corregidor
y de las reparticiones, simbolos trdgicos de la opresi6n indige-
na, es el lastre capital de Carri6 de la Vandera. Sus exhortacio-
nes hacia la nivelaci6n social de espafioles y criollos y mestizos






LA NOVEL PERUANA


desaparecen para ceder el paso a una ciega, obstinada incom-
prensi6n de los padecimientos de la masa indigena.
Contra la version parcial del autor del Lazarillo se levan-
tan las acusaciones de Jorge Juan y Antonio de Ullo contra los
despiados corregidores (56). Y el Virrey Mancera anatematiza
de esta manera a los inhumanos funcionarios:
"Tienen por enemigos estos pobres indios la codicia de sus
corregidores, de sus curas y de sus caciques, que todos atentos
a enriquezer de su sudor; era menester el celo y autoridad de
un Virrey para cada uno; en fe de la distancia se trampea la
obediencia y ni hay fuerza ni perseverancia para proponer se-
gunda vez la quexa" (57). Amat llama a los corregidores "ver-
daderos diptongos de comerciantes y jueces" (58). El propio
Visitador Areche testimonia: "Los obispos declaman contra es-
te abuso; no hay quien no conozca este mal; pero todos se mi-
ran unos a otros, sin acercarse a remediarlo. La falta de jueces
de rectitud, las mitas de indios y el comercio proveedor, tienen
cadaver a esta Am6rica. Los corregidores no tratan de otra cosa
aue de sus intereses" (59).
Pero es el inmortal TUipac Amaru quien ofrece en una car-
ta la mas vivida descripci6n del papel siniestro del corregidor
y de la mercantilizaci6n entire ridicule y malvada de las re-
particiones:
"Este maldito y viciado reparto nos ha puesto en este es-
tado de morir tan deplorable con su inmenso exceso. Alli a los
principios por career nuestras provincias de j6neros de Casti-
lla y de la tierra, por la escasez de los beneficios conducentes,
permiti6 S. M. a los correjidores una cierta cuantia con nom-
bre de tarifa para cada capital, y que se aprovecharan sus res-
pectiyos naturales, tomdndolos voluntarios lo precise para su
alifio en el precio del lugar; y porque habia diferencias en sus
valuaciones, se asent6 precio determinado para que no hubiese
socapa en cuanto a las reales alcabalas... de suerte que los j6-
neros de Castilla que han cogido por mont6n y lo mas ordinario
que estdn a dos o tres pesos, nos amontonan con violencia por
diez o doce pesos: el cuchillo de marca menor que cuesta un
real nos dan por un peso: la libra de fierro ruin a peso: la ba-






MARIO CASTRO ARENAS


yeta de la tierra a cualquier color que sea, no pasa de dos rea-
les, y ellos nos dan a peso. Fuera de esto nos botan alfileres,
agujas de Cambray, polvos azules, barajas, anteojos, estampi-
tas, y otras ridiculeces como 6stas. A los que somos algo aco-
modados, nos botan fondos, terciopelos, medias de seda, enca-
jes, hebillas, ruan en lugar de olanes y cambrayes, como noso-
tros los indios usaramos estas modas espafiolas..."
Las desfiguraciones hist6ricas de Carri6 de la Vandera no
se detienen en la defense de los corregidores y reparticiones:
avanzan hasta el incredible exceso de aventurar la justificaci6n.
del regimen esclavista de los obrajes. Nuevamente su version
colisiona con las de viajeros y virreyes, cristianamente conmo-
vidos por la inhumana expoliaci6n a la que, bajo pretextos econ6-
micos, eran sometidos los naturales. La descripci6n que ofrece
el autor del Lazarillo de los obrajes indica claramente que los
conoci6 de manera direct. En el di6logo ficticio entire el visi-
tador y Concolorcorvo, toma la palabra Carri6 de la Vandera.
Es el expositor friamente minucioso de la political econ6mica
del rey y de sus ejecutores jerdrquicos. Describe los obrajes
en un tono neutro que s6lo abandon para enfrentarse ir6ni-
camente a las versions extranjeras que pintaban a los primi-
tivos talleres textiles como realmente eran: prisiones de tra-
bajo forzado, carceles inmundas como los llam6 Humboldt.
Jorge Juan y Antonio Ulloa trazan este cuadro de los obra-
jes:
"Para former perfect juicio de lo que son obrajes es pre-
ciso considerarlos como una galera que nunca cesa de nave-
gar, y continuamente rema en calma alexdndosele tanto del
puerto que no consigue nunca llegar a 61, aunque su gente tra-
baja sin cesar con el fin de tener algin descanso. El gobierno
de estos obrajes, el trabajo que hacen en ellos los indios, a quie-
nes toca esta suerte verdaderamente desgraciada, y el riguro-
so castigo que experimentan aquellos infelices, excede a todo
cuanto no es possible referir" (60)
Carri6 de la Vandera intent desprestigiar la version de
los propios espafioles que coinciden con Jorge Juan y Antonio
de Ulloa:





LA NOVELA PERUANA


"Los espafioles, sin practice alguna, y ain muchos sefio-
res ministros, informados de aquellos falsos piadosos, han con-
cebido tanto horror, que por s6lo oir este nombre, que les pa-
rece mas oscuro y tenebroso que la cueva de Trofonio, o que a
lo menos tienen una semejanza a las minas de azogue que hay
en Espafia, por lo que dijo el gran Quevedo en nombre de un
forzado, la siguiente copla:
Zampuzado en un banasto
me tiene Su Majestad
en un callej6n Noruega
aprendiendo a gavildn
El mismo criterio frio y utilitario oue emplea el autor del
Lazarillo para analizar el regimen de trabajo en los obrajes lo
aplica para juzgar a la mita, particularmente a los mitayos que
trabajaban en las minas obligatoriamente. En el caso de los
obrajes, Carri6 de la Vandera se present inicamente preocu-
pado porque los obrajes del Cuzco estdn "muy atrasados, por-
que el comercio de la Europa es mas continue y las bayetas
de Inglaterra se dan a un precio infimo..." Y tratdndose de
minas sus comentarios se enderezan a critical el empirismo
indigena en la t&cnica extractiva y a enturbiar la tradici6n
aurifera de los incas:
"Es constant que los indios jams supieron ni saben el
modo de beneficiary las minas y que solamente dirigidos de los
espafioles saben sacar el metal de la minas... lo que dicen los
indios de que habiendo sabido la muerte de su emperador, en-
terraron en los altos de Huamanga aquel inmenso tesoro, es
una quimera, la mas extravagant que se pueda imaginar..."
Procede, pues, en conjunto, del Lazarillo, una vision evi-
dentemente antindigenista. La posici6n de Carri6 de la Van-
dera es rabiosamente antiincaista. Recoge toda la escoria po-
l6mica de los cronistas enemigos del Imperio Incaico en su ob-
sesi6n de "defender a los buenos espafoles de las injuries que
publican los extranjeros de sus tiranias con los indios, en que
convienen muchos de nosotros por ignorancia, falta de practice
y desconocimiento del reino". Acusa a los viajeros extranjeros






MARIO CASTRO ARENAS


y espafioles de andar a la caza "de extravagancias, fabulas 3
cuentos, que algunos espafioles les inspiran para ridiculizar sus
memories entire los hombres sabios".
El informed de la situaci6n social y econ6mica de la masa
indigena que ofrece el Lazarillo, malogrado las intenciones de
Carri6 de la Vandera, ilustra significativamente acerca de la
efervescencia revolucionaria que agitaba los dias crepusculares
del virreynato del Perf. Carri6 de la Vandera ignora la agita-
ci6n. Pero su precisa descripci6n de cada una de las formas
que habia adquirido la maquinaria colonial de exacci6n econ6-
mica indigena represent rico venero sociol6gico para observer
que.supervive de aquel regimen en el process de transici6n so-
cial de la dominaci6n espafiola a la repfblica, que ha caducado
y qu6 modificaciones ostenta en nuestros dias.
De otra parte, result significativa la presencia del indi-
gena humillado y ofendido en esta obra germinal en el pro-
ceso de la narraci6n peruana. Carri6 de la Vandera, sin pro-
ponerselo, o quizas, por lo contrario, buscando excusas para
defender la political espafiola de mano de hierro en su dominion
native, perfila y anuncia la narraci6n indigenista.
El Lazarillo de Ciegos Caminantes muestra al negro en el
filtimo peldafio de las classes sociales de la colonia. (61). Como
fardos de g6nero llegaban las piezas de 6bano con las que la
Compaffia inglesa del Mar del Sur, por virtud del Tratado de
Utrecht de 1713, abastecia a las posesiones espafiolas al sur de
Panama. Los ingleses controlaban el monopolio negrero, pero
la corona espafiola se heneficiaba con el 25 por ciento de las
utilidades. Anota Boleslao Lewin que "la apertura de los puer-
tos hispanoamericanos a los barcos negreros y el estableci-
miento en ellos de representantes de la Companfia, dio un nuevo
impulso al comercio int6rlope. En vista de las grandes ganan-
cias que arrojaba el contrabando, todos los dependientes de la
empresa esclavista se esforzaban por participar en 61. De poco
freno servia el control de las autoridades espafiolas, con fre-
cuencia ellas mismas comprometidas en el lucrative comer-
cio. (62).
El autor del Lazarillo, sin ocultar su desagrado por la baja






LA NOVELA PERUANA


sensualidad del esclavo africano, pinta vividamente los can-
tos, bailes y mdsica de los negros: "Las diversiones de los
negros bozales son las mas bdrbaras y groseras que se pueden
imaginar. Su canto es un aullo... y sus danzas se reduce a
menear la barriga con much deshonestidad".
iCual es la imagen de Lima que brota de las pdginas del
Lazarillo? ZC6mo pinta a sus pobladores?
Una vision opulenta, de boato y magnificencia, una vision
de Lima que corresponde al apogeo arquitect6nico impulsado
por Amat y Juniet, es la que ofrece el deslumbrado Carri6 de
la Vandera. Con el pormenorismo de un cronista hechizado por
la fascinaci6n de la cludad, el autor del Lazarillo sitiia a Li-
ma por encima de M6xico y el Cuzco. Lima es su meridiano
spiritual. Lima, para este bur6crata avido de ascensos, repre-
sentaba el principio y el fin de sus apetencias. La media de
la importancia de Lima radicaba para Carri6 de la Vandera en
que "esta gran capital se mantiene un Virrey con grandeza...
tiene asimismo tres guardias costeadas por el Rey, de caballe-
ria bien montada y pagada; infanteria y alabarderos, que no
sirven solamente a la ostentaci6n y grandeza sino al resguardo
y quietud de esta gran poblaci6n, a que se agrega una audien-
cia complete, tribunal de contaduria mayor, real Inquisici6n,
universidad, teatro de comedies y paseos pdblicos inmediatos
a la ciudad..."
Carri6 de la Vandera se regodea describiendo a la sociedad
cortesana de Lima del siglo XVIII. En cada parrafada intui-
mos la escondida frustraci6n del arrivee, del hombre que por-
menoriza voluptuosamente el scenario brillante en el que a 61
le habria agradado vivir. Ensalza a las families nobles de pri-
mera agua y lanza discretos puyazos contra los segundones:
"La nobleza de Lima no es disputable, o lo sera toda la de-
m.s del mundo... muchos sujetos que vinieron de Espafia s6-
lo con el fin de hacer fortune han tenido su nobleza oculta
hasta que la consiguieron y pudieron mantener su lustre en
un lugar tan costoso y en que esta demasiadamente estableci-
do el lujo".
Carri6 suavemente zahiere a la sociedad limefia dispen-
siosa y afrancesada de su tiempo:






42 MARIO CASTRO ARENAS
"La multitud de criados confunde las casas, atrae cuida-
dos, entorpece el servicio y es causa de que los hijos se apol-
tronen y apenas acierten a vestirse en la edad de doce afios,
con otros inconvenientes que omito. El actual establecimien-
to, con el de los costosos trajes que se introduced desde la cuna
con la demasiada condescendencia que tienen algunas madres,
son dos manantiales de sangrias que debilitan insensiblemen-
te los caudales".
Aunque censura los gastos frivolos, Carri6 de la Vandera,
vehemente ponderador de la mujer limefia del siglo XVIII, no
vacila en elogiar, y ain defender de los cargos de deshonesti-
dad y escdndalo, los trajes de limefias y limefios. A diferencia
de Terraya y Landa, antilimeflista enceguecido y atrabiliario
denostador de la mujer limefia, Carri6 de la Vandera, con
Jorge Juan y Antonio de Ulloa, pertenece a la linea de los apo-
logistas de la limefia. Encandilado por el indumento de las
limeiias lo moteja superior al europeo y mexicano (63). La sen-
sualidad descriptive del autor del Lazarillo lo impulsa a deta-
llar "la grandeza de las camas nupciales y los ajuares de los re-
ci6n nacidos en casas opulentas", donde esplenden las colga-
duras de damasco carmesi de Milan y las sobrecamas guarne-
cidas con tisi de Francia.
Lo que es elogio para la mujer se convierte en sdtira con-
tra el recargado atavio de los hombres. En uno de sus mds fe-
lices desarrollos de ironia, Carri6 de la Vandera traza la silueta
amanerada y recargada del gachupin de la historic de las cua-
tro PPPP de Lima. El autor del Lazarillo postula la modifi-
caci6n de los trajes varoniles recargados: "Todas las naciones
pulidas del mundo han variado de trajes y modas, y todas pa-
recieran al present extravagantes y ain ridiculas. Tiempo lle-
gard en que las actuales se critiquen y gradfen por tales..."
La fina pincelada ir6nica de Carri6 de la Vandera discrepa
de los gruesos brochazos satiricos de Terraya y Landa y El C16-
rigo de la Merced. Profesa un limefiismo sin tacha, irrevoca-
ble, que lo insta a disminuir los pecados veniales de las cos-
tumbres y los indumentos para exaltar los dones del ingenio
y la gracia. Participa, como se ha dicho, de la corriente lime-
fiista de los viajeros europeos -franceses y espafioles princi-






LA NOVEL PERUANA -o

palmente- que rinden tribute al encanto de la ciudad y des-
tacan las virtudes de las limefias. Puede decirse que el Laza-
rillo de Ciegos Caminantes inicia en la prosa narrative perua-
na el limefiismo o criollismo que, mds adelante, los costumbris-
tas (Pardo, Segura), y Palma cincelan y perfeccionan. Pero,
a contrapelo, su limefiismo, su adhesi6n a la metr6poli, signi-
fica, de otro lado, la marginaci6n del mundo indigena. Desde
una perspective exterior al process literario-social del Peri, el
autor del Lazarillo aparece, como anotado Bataillon, tal si fue-
ra "un defensor de los conquistadores y un acusador de los
indigenas". Pero observando al Lazarillo desde la perspective
internal de la problematica national, vemos que inicia el deba-
te entire centralismo o criollismo y descentralismo o indigenis-
mo, entire hispanistas e indigenistas, que enfrentaria a las gene-
raciones peruanas en la repfiblica.
Obra clave en el decurso estilistico de la narrative nacio-
nal, El Lazarillo de Ciegos Caminantes asume, tambi6n, una di-
mensi6n important en. la encrucijada social adn irresuelta en
los dias que corren de la vida peruana.


(30) "La Rebeli6n de Tupac Amaru y los origenes de la emancipaci6n
americana", Buenos Aires, 1957.
(31) Cf. Lewin, Boleslao, ob. cit. Vargas Ugarte, Ruben. "Jesuitas en el
Perd". El Episcopado Colonial. Mendiburu, Manuel, Diccionario
Hist6rico-Biogrifico del Perd. Medina, Jose Toribio, Noticias bio-
bibliogrificas de los jesuitas expulsos en 1764.
Process Inquisitoriales. Lorente. Sebastian, Historia del Perd bajo
los Borsones (1555-1808). Menendez Pelayo, Marcelino, Historia
de los Heterodoxos Espafioles. Memorial del Virrey Amat (Me-
morias de Virreyes publicadas por M.A. Fuentes) Prado, Javier,
Estado Social del Perd durante la dominaci6n espaiiola.
(32) Carlos A. Romero, "Disturbios Religiosos en Lima", Revista His-
t6rica, T. I; Joseph y Francisco de Mugaburu "Diario de Lima"
Colecci6n Romero Urteaga.
(33) Basadre, Jorge "La Multitud, la Ciudad y el Campo", Lima .1947.
(34) "El genio de la lengua y de la literature Castellana", Revista Uni-
versitaria, 1917, 49 Trimestre, Lima.
(35) Jorge Juan y Antonio de Ulloa, "Noticias Secretas de Am6rica"
Edici6n 1826, Londres. Frezier, "Relation de voyage de la Mer du
Sur", 1713 (puhlicada en 1732).






MARIO CASTRO ARENAS


(36) "Lima en el siglo XVIII, 1921.
(37) Memoria del Virrey Amat. Memorias de Virreyes publicadas por
M.A. Fuentes, Lima, 1859.
(38) "El arte dramatico en Lima durante el Virreynato", Madrid, 1945.
(39) ob. cit. pfg. 370.
(40) Basadre, ob. cit.
(41) "Relaciones Historica del viaje a la America Meridional".
(42) "Lima por dentro y fuera" obra jocosa y divertida en que con sa-
lados concepts se descubren, ademas de otras cosas, las costum-
bres, mafias de las madamitas de alli, de aca y otras parties. Lima.
1829.
(43) ob. cit.
(44) Prado, Javier, ob. cit. Ver tamb. Barreda y Laos, Felipe, "La vida
intellectual en la Colonia". 1909.
(45) "Ambrica, Tierra Firme", Buenos Aires, 1959.
(46) Mercurio Peruano. Prospecto. Lima 1790.
(47) Boleslao Lewin. ob. cit. pp. 114.
(48) Bataill6n, op. cit. pp. 202.
(49) Jay Rumney y J. Maier, "Sociologia, la ciencia de la sociedad",
Buenos Aires, Ed. Pardos. 1961.
(50) ob. cit. pp. 64-65.
(51) Ronsemblat, Angel, "La poblaci6n indigena de America desde 1492
hasta la actualidad". 1945, Buenos Aires.
(52) ob. cit. p. 216.
(53) ob. cit. p. 198.
(54) ob. cit. p. 214.
(55) ob. cit. p. 214.
(56) Noticias Secretas de America, Madrid. 1918.
(57) Memorias de Mancera. Lima. 1896. Edici6n de Jos6 Toribio Polo.
(58) Memoria del Virrey Amat. Memorias de Virreyes publicadas por
.M. A. Fuentes. Lima. 1859.
(59) Manuscritos sobre America. Carta de Jose Areche a Fernando Man-
geno. 1777. Real Academia de la Historia, citada por Boleslao Lewin,
ob. cit. p. 297.
(60) Noticias Secretas de America, tomo. I.
(61) VWase "Ojeada a la esclavitud bajo el regimen colonial". Revista
de Lima. Tomas Mendiburu.
V. "Negros y Caballos", Carlos A. Romero. Lima 1905.
Diario de Lima, Mugaburu. "Estudio Social del Perd durante la
dominaci6n espaiiola". Javier Prado. 1894.
(62) ob. cit. p. 33.
(63) La moda en Lima. Siglo XVIII. Max Von Bon. "Lima en el Siglo
XVIII". Jorge Guillermo Leguia.


















NARCISO ARESTEGUI Y EL NACIMIENTO DE LA NOVELA


En rigor, El Padre Hordn es la primera novela peruana -
la primera edici6n es de 1848- y su autor, Narciso Ar6stegui,
el primer novelist national. A estas calidades habria que su-
marle otra: es la primera obra novelistica que plantea, aunque
de manera lateral, la depresiva situaci6n social de la masa in-
digena, en tono reivindicacionista.
Augusto Tamayo Vargas ha descrito los puntos basicos del
itinerario vital del cuzquefio Ar6stegui (64). Nacido en el dis-
trito de Huaro, distrito de la capital imperial, pas6 por las au-
las del Colegio Nacional de Ciencias y Artes y el Colegio Se-
minario de San Antonio Abad donde se gradu6 de abogado. Fue
catedritico de Historia y Literatura, al par que secretario y
bibliotecario del colegio de Ciencias. Fue, pues, Arestegui, un
professional de las letras. Pero no se crea que su vida trans-
curri6 retraidamente entire el polvo de las bibliotecas. Fue un
hombre de acci6n, revolucionario, autoridad political. En 1853
se enroll con el grado de capitdn en un batall6n preparado
para combatir bolivianos. Pormenoriza Tamayo Vargas que,
por sus m6ritos militares, fue ascendido a Teniente Coronel y
que lucia estos galones cuando se incorpor6 al ej6rcito revolu-
cionario de Castilla en la batalla de La Palma.
"Es nombrado Subprefecto del Cuzco -dice Tamayo Var-
gas- y luego Juez Militar en esa plaza; para participar mds tar-
de en la batalla de la Jumina, a las 6rdenes del Mariscal San
Roman, frente al General Vivanco rebelado contra Castilla. Co-






MARIO CASTRO ARENAS


ronel efectivo del Ej6rcito peruano despubs de esa nueva pd-
gina en la historic military, renuncia a su condici6n de miem-
bro del ej6rcito en 1864 ante las negociaciones del gobierno
de Pezet con Espafia, en el conocido asunto de las islas de
Chinchat Pero el gobierno revolucionario de Prado que obtie-
ne el triunfo del Dos de Mayo contra la escuadra espafiola, le
devuelve sus galones y lo nombra Rector del Colegio Nacio-
nal de Ciencias del Cuzco. En 1867 se le ve figurar, ademds
como vice-director de la Sociedad Amigos de los Indios; y en
ese mismo afio encabeza en la capital cuzquefia la rebeli6n
contra la dictadura de Prado, proclamdndosele Prefecto y Co-
mandante General del departamento. Consolidado el orden le-
gal, renuncia al cargo para volver a su actividad civil. El 10
de setiembre de 1868 es nombrado Prefecto de Puno, siendo
President el Coronel Balta y Ministro de Gobierno el lider
liberal Pedro Galvez (65).
Narciso Ar6stegui pereci6 tragicamente ahogado en el
Lago Titicaca, un martes de Carnaval, en 1869. Tenia alrede-
dor de 50 afios.
Literariamente, Narciso Ar6stegui es un declasee. Aunque
Palma en La Bohemia de mi Tiempo lo menciona entire las
figures secundarias del romanticismo, exactamente no enca-
ja en los linderos literarios de este grupo generacional. Cuan-
do aparece 'El Padre Hordn" en jornadas de folletin, el tar-
dio romanticismo peruano esti en embri6n, si consideramos
que Palma sefiala la cronologia romdntica entire 1848, afio de
la aparici6n de la novela de Ar6stegui, y 1860. Luis Alberto
SAnchez ve a Narciso Ar6stegui "como sobre un alambre ten-
so, vacilando entire dos escuelas y dos temperamentos: el su-
yo y el de su tiempo, el romanticismo y el realismo, sus lectu-
ras y sus experiencias, y de contera, ese rotundo Balzac a
quien desea igualar (66). "En verdad, romanticismo y realis-
mo se entrelazan mas o menos homog6neamente en todo el
movimiento romAntico hispanoamericano, al que el critic chi-
leno Fernando Alegria divide en cinco grupos: la novela po-
litica argentina, la novela sentimental, el realismo romAnti-
co, la novela de idealizaci6n del indio y la novela hist6rica. (67).





LA NOVEL PERUANA


La filiaci6n literaria de "El Padre Horin" es mis com-
pleja de lo que se ha conjeturado. Con la venia de la Socie-
dad Amigos de Palma, disiento del autor de "La Bohemia
de mi Tiempo": Arestegui pudo ser amigo de los artificiosos
bohemios romanticos, pero en su obra fundamental los ele-
mentos basicos -tema, intenci6n, localizaci6n en el tiempo
y el espacio de los acontecimientos- contrarian las convencio-
nes romAnticas. "Eco de ecos, reflejo de reflejos", como de-
signara Riva Agtiero al romanticismo peruano (68), abunda
en exotismos hist6ricos, caballeros cruzados, amantes melan-
c61icos y meditabundos, importados de Francia y Espafia.
"Se llor6 porque Lamartine y Musset habian llorado -
comenta Ventura Garcia Calder6n-. Se emboc6 la trompeta
heroica porque Victor Hugo habia contado la leyenda de Na-
pole6n... al mismo tiempo, los j6venes poetas sabian de me-
moria los cantos de Zorrilla, Espronceda y B6cquer. De este
entusiasmo nacieron orientales y rimas, y a veces el cinismo
elegant de don Felix de Montemar. ZNo es original y casi
inexplicable encontrar en libros de Ricardo Palma y Manuel
Garcia, los madrigales a huries morenas, en metro breve, que
popularizaron el nombre de Zorrilla. Cuando los leo, no pue-
do dejar de sonreir. Pienso en la escasa sinceridad de esta
poesia. No era un estado de alma, sino un pasatiempo litera-
rio. En Francia se cantaba a los trovadores, porque el roman-
ticismo resucitaba la edad media. En Espafia, la vida morisca
ofrecia al poeta la evocaci6n de un pasado national y suntuo-
so en el Perd era simple literature, en el sentido desdefioso
de Verlaine, narrar escenas "a la falda del g6tico castillo"
(Corpancho) (69).
A los caballeros templarios y a los indios hierdticos de los
romanticos opone Narciso Ar6stegui al punzante actualismo
de los hechos que narra. Desdefia el evasionismo preciosista
de los romanticos y su obsesiva preocupaci6n atiende a la re-
forma de los sucesos que describe. Sus personajes estan toma-
dos del tablado vivo de la realidad social, apenas retocados,
apenas idealizados. Visten ropajes toscos, prosaicos, antirro-
manticos. Y si algin sentido romantico palpita en sus senti-






MARIO CASTRO ARENAS


mientos no corresponde 6ste at romanticismo literario de es-
cuela, sino al primitive romanticismo que se prolonga a trav6s
del tiempo desde que dos series humans descubrieron que se
amaban apasionadamente.
Pero si "El Padre Horan" escapa al fichero del romanti-
cismo ortodoxo, tampoco pertenece -no podria pertenecer-
al naturalismo, por obvia raz6n cronol6gica. Ar6stegui publi-
ca "El Padre Horan" en El Comercio en 1848. La escuela na-
turalista francesa- Zola y sus secuaces de les soirees de M&-
dan aparecen en 1887, fecha del Manifiesto de los Cinco. Entre
el naturalismo de Zola y Maupassant y Ar6stegui no puede
existir, pues, ninguna relaci6n literaria.
En cambio, temporal y literariamente podria admitirse la
influencia de Balzac y Flaubert. De Balzac tiene Ar6stegui el
concept de indagaci6n novelistica de la naturaleza social;
mAs no, por cierto, el supremo genio narrative, no la visi6n
6pica de La comedia humana. De Flaubert pudo haber tomado
Ar6stegui la vision de la novela como escena de costumbres
provincianas. Y nada mas. Las limitadisimas virtudes de es-
tilo de Ar6stegui convierten en ut6pica cualquier otra clase de
relaci6n literaria. Pequefias son las fuerzas de nuestro nove-
lista, observadas dentro de la d:imensi6n del realismo europeo
de mediados del siglo XIX. Pero Ar6stegui no sale mal libra-
do, contemplado con el mismo rasero de los novelistas hispa-
noamericanos de su tiempo.
"El Padre Horan" narra la truculenta historic de un ase-
sinato y como marco escenogrifico y social de su novela toma
al Cuzco conventual de principios de la segunda mitad del si-
glo XIX. La fidelidad entire la anecdota novelistica y la rea-
lidad es extraordinaria y deliberada. El Padre Horan y Ang&-
lica, su idilica victim, vivieron en el Cuzco, y fueron los per-
sonajes de un escandaloso hecho de sangre que lleg6 a los tri-
bunales. La audacia de Arestegui ocasion6 la proscripci6n de
su novela, en nombre de la absurda excusa de que ofendia el
sentimiento religioso del pueblo cuzquefio, y sostenia un re-
pudiable espiritu anticlerical. Este cargo es tan falso como la
hip6crita pudibundez de los sostenedores de la proscripci6n.





LA NOVEL PERUANA


En la Biblioteca-Museo del Cuzco se halla el original del
expediente criminal seguido contra el religioso franciscano
Eugenio Or6s por la muerte de Angela Barreda.

Este es el texto de la querella:

QUERELLA

Sefior Gobernador Provisor y Vicario General:

Dofia Ignacia Barrios, vecina de esta ciudad, madre de la
finada Angela Barreda, ante Uds. haciendo la narraci6n que
mas convenga y querelldndome criminalmente contra el reli-
gioso franciscano Fray Eugenio Or6s, en el modo que mas ha-
ya lugar, comparezco y digo: Que aquel religioso olvidando
los deberes sagrados de su ministerio sacerdotal y los de su
instituci6n, se present ayer en mi casa, 11 del corriente, a ho-
ras tres y media o cuatro de la tarde, y despues de ser recibido
con las consideraciones de urbanidad que se le debian, como
a padre spiritual de mi finada hija; aparentando sagacidad,
acometi6 a la infeliz Angela con un pufial grande, de cacha
blanca, y le descarg6 cuatro pufialadas, dos en la nuca, una
en la mejilla izquierda, y la otra en el brazo del mismo lado,
de cuyas heridas mortales por su naturaleza, expir6 hoy, a la
una del dia. Sefior Provisor, este hecho horroroso y de tanta
trascendencia pide castigo. Ud. que tanto vela por el orden de
la grey que apacenta conoce mejor los resultados funestos. En
cuya atenci6n recurro a Ud. haciendo la narraci6n de lo acae-
cido para que se digne tender, que sirviendo de cabeza de
process, se siga de oficio la causa que corresponde segfin las
leyes y cdnones; pues es natural que una madre afligida, con
el golpe intempestivo que ha recibido, no se halle en el caso
de hacer gastos excesivos indispensables en la sustanciaci6n
de estos hechos. Por lo que: a Ud. pido que habiendo por re-
ferida la relaci6n del hecho ordene se haga el reconocimiento
de las heridas, se libren las 6rdenes convenientes para la de-
tenci6n del reo en un lugar seguro y se proceda al sumario
con los demds pasos que se requieran por la ley, con el fin de





MARIO CASTRO ARENAS


que se satisfaga la vindicta pdblica. Es justicia la que pido y
para ello juro no proceder de malicia.

Ignacia Barrios.

El desgraciado suceso ocurri6 en 1836 .El gobierno con-
federado intervino en el asunto, conminando al Obispo del
Cuzco para que el padre Or6s fuese entregado a la justicia. Al
parecer, las autoridades eclesiAsticas presionaron a los padres
de Angela Barreda para que desistiesen la causa criminal. En
primera sentencia, el Padre Or6s fue condenado a diez afios de
prisi6n, en ausencia. Ante la apelaci6n de su abogado, la Corte
Superior declare insubsistente la sentencia y baj6 la causa a
primera instancia. Pero la segunda sentencia conden6 al reli-
gioso a catorce afios de internamiento en la isla Esteves del
Lago Titicaca. La segunda sentencia fue confirmada, pero la
pena de confinamientto fue rebajada a diez afios, en la ciudad
del Cuzco, el tres de octubre de 1838.
Sobre el telar de este hecho veridico, Ar6stegui urdi6 una
trama fundamental, acompaiada de subtramas que, a veces,
se apartan del tronco argumental. El asesinato de Angelica es
el acontecimiento culminante de una historic en la que se en-
hebran el amor, la lujuria, la codicia, asonadas pueblerinas,
el antagonismo de las classes sociales, el fanatismo religioso, la
atm6sfera quietamente provinciana del Cuzco de mediados del
siglo XIX.
Angelica, humilde doncella de la mesocracia cuzquefia, hi-
ja de un ex combatiente de la independencia y de una mujer
d6bil de cardcter; el siniestro Padre Hordn, intrigante ,sen-
sual, despiadado en la satisfacci6n de sus protervos apetitos;
la beata Brigida, mujer indeseable, secuaz de intrigas del Pa-
dre Hordn; Fray Lucas, religioso sin mIcula, contrapunto es-
piritual de Hordn, guia de la juventud cuzquefia, son los per-
sonajes centrales de la historic. Cada uno de ellos contiene
algo de la posici6n conceptual de Ar6stegui frente a los males
de la provincia. Antes que criaturas humans son concepts
de una sola pieza: Ang6lica encarna el concept de Ar6stegui






LA NOVEL PERUANA


sobre la castidad de las j6venes doncellas; por eso lo describe,
con inevitable cursileria, como la "melanc6lica flor, el triste
lirio de suaves aromas del antiguo jardin del Sol". El Padre
Horan represent la sintesis de las abominaciones morales del
narrador: el vicio, la corrupci6n, la insinceridad, la falsifica-
ci6n moral y sentimental. La beata Brigida personifica a este
personaje clasico del tinglado social peruano que aparece en
las comedies costumbristas anteriores a "El Padre Horan". Co-
mo sostiene enfdticamente Jorge Guillermo Leguia, "el agent
de ese repugnante microbio colectivo (la calumnia) era la bea-
ta de apergaminado rostro. Ella, simbolizada en la Catita de
Manuel Asencio Segura, se encargaba de esparcir, entire san-
tiguamientos y aspavientos hip6critas, entire una abluci6n de
agua bendita y un p6same Sefior ante las sagradas imagenes, ella
se encargaba, repito, de esparcir las novedades, los falsos tes-
timonios nacidos en los cerebros de los habitantes de la me-
tr6poli virreynal. (70). La descripci6n de la beata colonial
coincide con la figure y la catadura moral de la beata cuzque-
fia republican perfilada por Ar6stegui. Representa la beata el
envilecimiento del seritimiento religioso, la pervertida cari-
catura de la verdadera devota. Y el novelist cuzquefio, en su
fustigante critical de costumbres, denuncia igualmente al mal
cl6rigo y a la mala devota.
Al ingenuo fanatismo religioso de la 6poca debemos atri-
buir la absurda proscripci6n que durante muchos afios reca-
y6 sobre "El Padre Horan". Mauriac y Greene habria corri-
do la misma suerte en manos de los censores eclesiasticos cuz-
quefios de entonces. La preocupaci6n 6tica de Ar6stegui es
evidence. Tall6 un personaje religioso -Fray Lucas- que,
como simbolo de la perfecci6n moral, constitute la contrapar-
tida de las aberraciones de Horan. Fray Lucas, como sostiene
Jos6 Gabriel Cosio, "es la salvaci6n de la tesis religiosa" (71).
En una de las escenas de mayor dinamismo narrative, Ar6s-
tegui evoca una asonada suscitada por el rumor de que la ima-
gen cuzquefia del Sefior de los Temblores iba a ser trasladada
a Bolivia. En la ira elemental del populacho alzado se mezcla
el fanatismo religioso al sentimiento anti-confederacionista,






MARIO CASTRO ARENAS


anti-boliviano. En verdad, los agitadores aprovechan la inge-
nuidad religiosa del pueblo cuzquefio para canalizarla como
algarada antiboliviana.
Es de observer que, ademds de la critical al fanatismo re-
ligioso popular, este pasaje de la novela transparent la linea
political de Arestegui, enrolado en 1853 al Batall6n Guardia
Nacional, con el grado de Capitdn, en moments de tension
con Bolivia, y combatiente del lado de las huestes de Castilla.
Fue, tambien, el novelist cuzquefio autoridad political casti-
llista: Subprefecto del Cuzco en 1855, Juez military y en 1867
Prefecto y Comandante General del departamento como con-
secuencia de haber encabezado en la capital cuzquefia la re-
beli6n contra la dictadura de Prado.
Pero, en cierta manera, Narciso Ar6stegui novelist con-
tradice a Narciso Arestegui revolucionario, politico. En las
frecuentes, excesivas digresiones politico-sociales de "El Pa-
dre Hordn" se halla present la censura a las revoluciones:
"Diezmado el Cuzco en las frecuentes guerras civiles por
la enorme contribuci6n de sus hijos, que reclutados sin distin-
ci6n y convertidos en soldados van a presentar sus pechos en
la primera acci6n de armas... jc6mo podrdn bullir en mayor
nimero, en sus plazas ni en sus calles... (72).
"Y si algunos de aquellos infelices desertaron de sus filas
con el deseo de enjugar el Ilanto de sus esposas, y disminuir
el hambre de sus hijos principiando un nuevo trabajo, Zno
son castigados muchas veces con la iltima pena? Y sin duda
que sera much placer para estos desdichados, abrazar a una
esposa que ya se creia viuda, a unos hijos hu6rfanos desde el
moment en que el padfe tom6 el fusil; quiza a unos padres
ancianos, que privados de los auxilios que ellos les suminis-
traban, los lloraron por muertos, viendolos partir al son de la
mdsica military (73).
"Si no han sido abandonados en un lejano pueblo, con car-
go de que se les remita al Ej6rcito luego que se alivien sus do-
lencias, han marchado s61o para precipitarse de la cumbre de
un cerro, antes que soprtar un dia mas el dolor de sus pier-
nas destrozadas por los gijarros... Los mas fuertes han llegado





LA NOVEL PERUANA


al campo de la muerte, a ese espacio de terreno que pronto
debia recibir sus ensangrentados cuerpos... los ayes, los jura-
mentos. los ruegos, las maldiciones, apagados por la detona-
ci6n de las armas de fuego; los desaforados gritos de vencedo-
res y vencidos al ruido de la mdsica triunfal; los vivas de en-
tusiasmo, de frenesi, sin una sola ldgrima, se levantan envuel-
tos entire el humo negro de la p6lvora. ZY acaso el vencedor
ha combatido por la ventura national? ZSerdn menos oprimi-
dos los pueblos?... grecompensados los que derramaron su san-
gre con la esperanza de ver a su patria feliz e independien-
te?... (74).
QuizA el novelist veinteafiero de "El Padre Hordn" no
presagi6 que, afios mas tarde, 61 se veria envuelto en el tumul-
to de la revoluci6n. Pero si anotamos el desacuerdo entire el no-
velista mozo y el revolucionario maduro, debemos remarcar la
congruencia de su trayectoria indigenista. Su ardorosa defense
novelistica de la masa indigena fue corroborada una veintena
mas tarde, cuando, en 1867, fue nombrado Vice- Director de
la Sociedad Amigos de los Indios.
Como certeramente ha sefialado Augusto Tamayo Vargas
(75), Narciso Ar6stegui es el primer novelist peruano que ex-
pone la situaci6n social de la masa indigena con criterio revi-
sionista pol6mico. Cuarenta afios antes del c6lebre discurso de
GonzAlez Prada en el Teatro Politeama y de la aparici6n de
"Aves sin Nido" de Clorinda Matto de Turner, Ar6stegui inicia
la defense literario-social del campesino indigena, a trav6s de
la novela. Los estudiosos que han seguido el process de la no-
vela indigenista modern omiten generalmente al cuzquefio
Ar6stegui (76). Que no se perpetfe la omisi6n.
Como sus sucesoras Mercedes Cabello de Carbonera y Clo-
rinda Matto de Turner, Arestegui posey6 una aguda conciencia
de la responsabilidad del escritor ante la sociedad, especialmen-
te frente a los grupos humans desposeidos, cual es el caso de
la masa indigena. En el capitulo en que pinta la situaci6n aficti-
va de un matrimonio de campesinos indigenas y revisa la si-
tuaci6n econ6mico-social del aut6ctono de su tiempo, enun-
cia asi su posici6n ante este problema:





MARIO CASTRO ARENAS


"Nuestra misi6n al tomar la pluma es la de manifestar las
miserias de esa porci6n de individuos de nuestra especie, recla-
mando la igualdad ante la ley de que deben gozar con todos y
que esta escrita en la Carta; la de los legisladores es sin du-
da echar una ojeada paternal sobre la suerte de los pobres in-
dios".
Las critics de Ar6stegui se centran principalmente con-
tra la implacable tirania tributaria que agobiaba al indigena.
Para analizar el sentido de las critics de Ar6stegui, es necesa-
rio referirse retrospectivamente a la condici6n juridico-social
del indigena desde el inicio de la Repfblica. Con un regimen po-
litico y econ6mico inspirado en los ideales de la Revoluci6n
Francesa y en las ensefianzas de los fisi6cratas como Quesnay,
Hume, Adam Smith, enemigos del feudalismo y partidarios de
la propiedad privada, se inicia la repfiblica del Peru y con ella
una aparente nueva orientaci6n de la political indigena. Bajo
esta inspiraci6n, Bolivar consider a las comunidades indige-
nas como instituciones incompatible con el regimen democrd-
tico y expidi6 su famoso decreto de Trujillo del 8 de Abril de
1824:
Art. 39 Que las tierras llamadas de comunidad se partiran
conforme a ordenanza entire todos los indios que no gocen de
alguna otra suerte de tierra, quedando duefias de ella... (77).
Este error de Bolivar, que contrariaba el ancestral espiri-
tu comunitario del indigena peruano, "fue aprovechado por
los gamonales para ensanchar sus latifundios con las tierras co-
munales" (78). Asi tambien lo sostiene Jose Frisancho, agent
fiscal de Azangaro, Puno, cuando en su informed a raiz de las
sublevaciones de los indigenas de esa region dice: "Cambi6
bruscamente en el Peri la forma de la propiedad privada y
la situaci6n del indigena, adoptdndolos a un individualism'
prematuramente disolvente, proclive al caciquismo; permiti6n-
dosele vender o transferir a cualquier titulo su pequefia propie-
dad..." "esto se llama establecer la libertad e igualdad de los
derechos civiles, cuando en realidad se le despoja de su dere-
cho comunitario y inico medio de defense contra la ambici6n







LA NOVEL PERUANA


terrateniente del gamonal que le compraba sus tierras a precio
irrisorio". (79).
En la misma corriente se pronuncia Jorge Basadre cuan-
do observa que: "La legislaci6n republican, reflejo del indi-
vidualismo de la Revoluci6n Francesa, atac6 a la comunidad,
queriendo disolverla con el reparto de las tierras (Decretos de
8 de Abril de 1824 y de 4 de Julio de 1825). Los c6digos no le-
gislaron sobre la comunidad porque no legislaron sobre ella el
Derecho Romano, las Partidas ni el C6digo Napole6nico; su
individualism importado fue contra ellas. Pero disminuida por
la prescindencia o la hostilidad legislative y sobre todo por el
aumento del latifundio, la comunidad subsiste en forma agri-
cola o agricola ganadera o de pastos o aguas o de usufructua-
ci6n; subsiste con su hogar en que la mujer guard la casa, pas-
tea el ganado, se engancha en el trabajo en el que se engancha
el marido, vende en las ferias sus artefactos... en la Rep6blica
la gran propiedad aument6. La legislaci6n fue contra la comu-
nidad, pero no contra la gran propiedad. No hubo limits para
el derecho de adquisici6n ni sanciones para la falta o el atraso
del cultivo, ni siquiera la sanci6n indirecta del impuesto. La
Repfblica fue, en medidas te6ricas favorables al indio, inferior
a la Colonia". (80).
Fueron tantos los abusos cometidos amparados en los De-
cretos de 1825 que Bolivar se vio obligado a dictar en el Cuzco
el Decreto del 4 de Julio de 1825 sobre "la abolici6n de los caci-
cazgos y la rectificaci6n del Decreto de 1824" (81). Sin em-
bargo, a causa del estado de convulsion del pais, el decreto no
tuvo cabal cumplimiento, a pesar de las reiteradas circulares
del Ministro Jos6 Maria Pando que ocupa figuraci6n desta-
cada en la political agraria del Libertador.
El 4 de Julio de 1827 se install solemnemente el Congre-
so Constituyente que declare nula la Constitucion Vitalicia. Con
respect al indigena, la Constituyente, con fecha 3 de Agosto de
1827, expide la resoluci6n legislative "suspendiendo las ventas
de tierras de las comunidades hasta estudiar el asunto" (82).
Pero esta media de alivio momentdneo desaparece al expedir
la misma Constituyente la ley de 31 de Mayo de 1828 "decla-






MARIO CASTRO ARENAS


rando a los indios y mestizos propietarios de las tierras que
poseian en la fecha, pudiendo enajenarla con tal que supieran
leer y escribir" (83). Esta ley constituy6 otro atentado contra
el indigena, pues numerosos gamonales se aprovecharon para
presentar como individuos concientes a indigenas analfabetos
a quienes hicieron firmar contratos de compro-venta al amparo
del tinterillaje.
Victor M. Guill6n asi lo comenta: "Se hace en un prin-
cipio violentando a los indios hasta conseguir la venta de sus
parcelas; una vez introducidos en la comunidad, les era fAcil
absorberla. Por iltimo en el campo judicial han hecho a los
indios victims de las mIs inauditas sorpresas contando con la
complicidad de algunos doctors de la ley" (84). El citado Fri-
sancho proporciona un abrumador informed sobre el desampa-
ro legal del indigena y los vejdmenes a los que eran sometidos:
"un dato revelador del grado de relajamiento de las prActicas
del foro en Azangaro, es que no existe un solo caso, uno solo,
en que el indio no obstante haber sido victim de frecuentes
crimenes, haya alcanzado justicia contra algin hacendado"
(85). Guill6n observa que "felizmente la Constituci6n de 1828
reconoci6 la subsistencia e intagibilidad de las tierras de co-
muniaad y este precepto fue el ancora de salvaci6n que, en al-
go, protegi6 la subsistencia de los agregados comunitarios; pe-
ro, con todo, el estado alarmante de su situaci6n continue" (86).
Desde 1830 a 1846, esto es, dos afios antes de la aparici6n
de "El Padre Horan", se prolong una etapa de complete es-
tancamiento en la political indigena en que los trabajos de mi-
tayos y pongos proseguian en toda la Sierra, especialmente
en Puno y Cuzco. Castilla, con fecha 6 de Agosto de 1846, pro-
mulg6 una ley en Huancayo, en la que se dispone "que las
enagenaciones de tierras nacionales, de bienes pertenecientes
a establecimientos de instrucci6n, beneficencias, comunidades
religiosas y comunidades indigenas, durante los gobiernos de
Orbegoso, Santa Cruz y despu6s del 15 de julio de 1835, sea
material de indemnizaci6n. "AdemAs dispuso que todos los com-
pradores quedaban en posesi6n de esos bienes y si en el t6r-
mino de seis afios, el gobierno no les devolvia el precio, los






LA NOVEL PERUANA


compradores adquirian el pleno dominio (87). El 11 de Octu-
bre de 1847 se dio la ley convocando a elecciones y "habili-
tando en el ejercicio de la ciudadania a los indigenas y mesti-
zos que siendo casados o mayores de 25 afios, no sepan leer o
escribir, a fin de que ejerzan derecho en las elecciones hasta
que se haga la reform del articulo constitutional".
Toda esta pequefia legislaci6n que surge entire 1847 y 1849
muestra la preocupaci6n que nuevamente se otorgaba a la si-
do, Ar6stegui describe prolijamente su mecanismo de expolia-
tuaci6n del indigena. Asi, en 1849, se dieron dos decretos sor-
prendentes: uno declarando "a los indios de Matucana, Turi-
cocha, San Bartolom6, Tuna y San Damian, como duefios de
las tierras adquiridas del Rey de Espafia" (88); y otro "resti-
tuyendo las tierras a los indigenas de Huanchos, Carampona,
Ascensi6n, Laraos y San Miguel de Viso, con la condici6n de
sostener escuelas" (89). Pero, en verdad, eran atisbos de so-
luci6n del problema national que tenia postrada a la masa
indigena.
"iOh! td no estds al cabo del tratamiento que se da a los
infelices de nuestra clase... por los dos reales que me tiran al
fin del dia, es precise trabajar como un macho, sin atreverse a
tomar aliento sino cortisimos instantes... so pena de un grito
injurioso... tal vez acompafiado de un golpe..." se lamenta el
indio Dionicio en el pasaje en que Arestegui clama por la rei-
vindicaci6n del campesino verndculo.
El indio Dionicio y Leandra su mujer se lamentan de la
desaparici6n de su hijo presumiblemente secuestrado en una
casa-hacienda para ser dedicado al pongaje. Porque, no obs-
tante la prohibici6n de trabajos de mitayos y pongos, Ar6ste-
gui testimonia que proseguia el infame comercio de nifios in-
digenas. Tambien lo ratifica la circular a los prefectos de 17
de setiembre de 1950", a fin de que se dicten las 6rdenes per-
tinentes para hacer cumplir la prohibici6n de trabajos de mi-
tayos y pongos"(90).
En cuanto a la tributaci6n indigena, como hemos anota-
do, Arestegui describe prolijamente su mecanismo de explo-
taci6n:






MARIO CASTRO ARENAS


"Estin obligados los indios a pagar tributes y a prestar
todos los servicios que de ellos se exija porque disfrutan de
una porci6n de terreno que se les ha sefialado... Bien: este es
un contrato... pero un contrato que tiene visos de leonino. Exa-
minemoslo. En el reparto de la porci6n de terreno de un dis-
trito, los indios que pertenecen a 61 llegan a optar un trecho
de escasas varas cuadradas: nada mas que el que su cacique
les ha sefialado. Ademis de las faenas a que se les obliga, como
son el cultivo de las chacras del cacique, el de la pertenencia
del Alcalde, el de la iglesia tal, la chacra sefialada para dar cul-
to al Santo cual; tiene que ser para el quinceno de sus esca-
sos products, fuera de las primicias... iy qu6 diremos de esos
indios tributaries sin goce de tierras que se conocen con el
nombre de forasteros?... iy de esos j6venes indios, que ain an-
tes de cumplir 18 afios, ya pagan tribute con la denominaci6n
de pr6ximos entrantes?".
Las disposiciones de San Martin aboliendo el tribute y el
servicio personal, al igual que el decreto de Bolivar suprimien-
do tambi6n el tribute, quedaron nulas cuando por ley de Agos-
to de 1826 se restableci6 el tribute y la llamada contribuci6n
de castas. Comenta Basadre que "versitiles disposiciones de
1829 y 1830 se sucedieron a este respect (la contribuci6n in-
digena), hasta que se volvi6 al punto de partida de 1826... La
supresi6n de la contribuci6n de castas se volvi6 a efectuar por
ley de 22 de noviembre de 1939, manddndose a cumplir por ley
de 25 de Setiembre de 1840, quedando exentos de todo pago
quienes no eran indigenas pues el tribute continue pagindose.
Un decreto de Agosto de 1842 la refundi6 dentro de la con-
tribuci6n de jornales y suprimida esta contribuci6n por ley de
19 de Noviembre de 1845, la contribuci6n de indigenas qued6
vigente y aislada".
Significativamente, el tribute indigena fue suprimido por
el caudillo politico -Mariscal Castilla- por cuyas filas com-
bati6 el autor de "El Padre Horin". Alguna influencia pudo
tener Ar6stegui, sin duda, en el decreto dictatorial de Casti-
lla de 1854 por el cual se suprimi6 la contribuci6n de indige-
nas, "quienes no contribuirdn desde entonces sino en los mis-






LA NOVEL PERUANA


mos casos en la misma forma que los demds habitantes del
Perd". Pero el jibilo no duraria much. La tributaci6n indi-
gena constituia el principal soporte de la vida fiscal. Y al supri-
mirse el tribute indigena, obviamente el fisco se vio en apu-
ros financieros. Hombre marginal, segregado de la vida eco-
n6mica, juridica, educativa, political del pais, el indigena so-
portaba sobre sus famelicos hombres el sustento del Estado
que lo expoliaba. Fue asi que el' mismo Castilla en 1855 ex-
pidi6 un decreto estableciendo la contribici6n personal, segin
la cual todo peruano estaba obligado a contribuir en la siguen-
te proporci6n: en la sierra con 1.5 pesos; en la costa con 3 pe-
sos y los indios con el cuatro por ciento sobre el product de
sus tierras". Innumerables abuses se urdieron a la sombra de
esta disposici6n que, te6ricamente, intentaba repartir la carga
tributaria entire todos los naturales del pais.
Con menoscabo del ritmo narrative de "El Padre Horan",
Arestegui, como hemos visto, express su noble preocupaci6n
por la redenci6n social indigena. La arquitectura novelistica
de "El Padre Horan" se resiente con la intromisi6n de un ale-
gato sociol6gico, en buena cuenta extrafio al asunto narrative.
Los imperfectos concepts narratives de la epoca impidieron
fatalmente que Ar6stegui incorporara al cuerpo de la acci6n
su aguda preocupaci6n social. Esto en cuanto a lo propiamen-
te novelistico o literario. En punto a lo social, debemos recla-
mar para Ar6stegui la primacia americana y peruana de la
novelistica de tema indigenista y contenido social. Conveni-
mos en que el tratamiento del problema indigena es lateral
ante el suceso central de la novela, emanado, como sabemos,
de la veridica historic del Padre Horan. No es irrazonable,
sin embargo, sostener que Narciso Arestegui inaugura, en las
visperas del romanticismo, la vigorosa escuela de la novela
indigenista.
Muerto Ar6stegui, se public su segunda novela "El An-
gel Salvador" (91). Se trata de una novelette amasada con los
ingredients caracteristicos del romanticism vernacular -
pudorosas doncellas, donceles, villanos, sabor afiejo. Aunque
"El Angel Salvador" revela una madurez de estilo, ausente






MARIO CASTRO ARENAS


en "El Padre Horan", esta desligada de la linea de realismo
y preocupaci6n social. No afiade ni merma nada a la ubicaci6n
literaria de este pundonoroso cuzquefio que inici6 el arte de
la novela y dentro de 6sta, la tendencia indigenista -
en el Peri.


(64) Literatura Peruana, T. II, Ediciones Miranda, 1954, pp. 117-123.
(65) Tamayo Vargas, ob. cit.
(66) "Proceso y contenido de la novel hispanoamericana". Ed. Gredos,
Madrid, p. 138.
(67) Breve Historia de la novel Hispano americana, Manuales Studium,
M6xico, p. 28.
(68) Caracter de la literature del Perd independiente. Universidad Ca-
t6lica. Lima 1963.
(69) "Del Romanticismo al Modernismo", Libreria Paul Ollendorff, Paris,
1910.
(70) "Lima en el siglo XVIII, p. 34.
(71) "El Padre Horan", Reediciones de la Universidad Nacional del Cuz-
co, pr6logo, p. 10.
(72) "El Padre Horan" Universidad Nacional del Cuzco. 1954 p. 39.
(73) ob. cit. pig. 40.
(74) "El Padre Horan" pag. 40.
(75) Literatura Peruana, T. II Lima, 1954 Edmundo Miranda.
(76) Ver "La Novela Indianista de Hispano america" por Concha Me-
lendez, Madrid. 1934. "El Indio en la novel de America". Aida
Cometta Manzoni. Buenos Aires. 1960. "Siete ensayos de inter-
pretaci6n de la Realidad Peruana". J. C. Mariitegui. Lima. 1957.
(77) Colecci6n de Leyes, Ordenes y Decretos del Peril. M. Santos de
Quiroz. Huaraz, 1853. Imprenta Mariano Osorio.
(78) Sivirichi, Atilio. Dereche Indigena Peruana. 1946. Lima Ed.
Kunter. p. 122.
(79) Frisancho Josi Macedo. "Algunas Vistas Fiscales concernientes
al problema de los indigenas". Lima. 1915.
(80) "La Multitud, la Ciudad y el Campo". pp. 237-238.
(81) Santos de Quiroz, ob. cit. T. de 1825.
(82) Sivirichi, Atalio, ob. cit, p. 102.
(84) Guillin, Victor M. "Reintegraci6n de la Propiedad Indigena".
Lima. p. 41.
(85) ob. cit.
(86) ob. cit.
(87) Sivirichi. ob. cit. p. 121.
(88) Colecci6n de Leyes. T. 10.








LA NOVEL PERUANA 61

(89) Colecci6n de Leyes. T. 10.
(90) Colecci6n de Leyes. T. 11.
(91) "El Angel Salvador" Novela de costumbres cuzquefias. 19 Edici6n,
Lima, 1872, 2V Edici6n Tip. El Comercio. 1962. 39 Edici6oi. Pri-
mer Festivial del Libro Cuzquefio. Edit. H. G. Rozas S. A. Cuz-
co, 1958.






















LA NOVELA ROMANTIC


LUIS BENJAMIN CISNEROS

Opacados por la sombra poderosa de Palma, frustrados
por el florecimiento tardio de un movimiento que habia dado
ya sus mds sazonados frutos novelisticos, los narradores del
romanticismo peruano carecen de vigencia hispanoamericana
y s6lo tienen resonancia local. Ain considerada en el conjun-
to de la floraci6n literaria romantica, la novela cede fuerzas
ante la poesia y el teatro, a diferencia de la producci6n narra-
tiva romantica de otros paises del continent. Argentina pro-
dujo a Esteban Echevarria, y a Jos6 Mdrmol, entire los nove-
listas romanticos de renombre; Colombia a Jorge Isaacs; Md-
xico a Ignacio Manuel Altamirano, Luis G. Incldn y Manuel
Payno; Chile a Alberto Blest Gana; Cuba a Cirilo Villaverde.
Peri estd secundariamente representado por las novelas oca-
sionales de un poeta -Luis Benjamin Cisneros-: por los im-
promptus narratives de un desmelenado politico -Fernando
Cas6s-; y los conatos novelisticos de un diplomdtico -Jose
Antonio de Lavalle.
Cronol6gicamente, el primer novelist romantico es Luis
Benjamin Cisneros (1837-1904). Pocos hombres de letras pe-
ruanos han gozado en vida del elogio de sus contempordneos






LA NOVEL PERUANA


como Cisneros, poeta coronado pfblicamente, en su amada
Francia romantica, politico, financista. Su muerte ocasion6 un
consternado duelo national. Y al pie de su tumba, Javier Pra-
do dijo elogios que hoy resuenan como franco, excesivo diti-
rambo: "Cisneros es la mayor gloria de la poesia nacional...
no hay poeta americano que lo supere en la intense sinceridad
de su emoci6n, en la alteza de sus concepciones, en el vigor y
esplendidez de sus imdgenes, en el esmero y cadencia de su
verso, en la pureza propiedad de su expresi6n; siendo precise
ir a la vieja madre Espafia para ponerle frente a frente a su
mas grande poeta, a Gaspar Nifiez de Arce y contemplar en-
tonces el hermoso especticulo de dos titans disputdndose no-
blemente las palmas del arte literario" (92). Y Jos6 Gdlvez,
una treintena de afios mas tarde, lo exalt6 asi en una encen-
dida apologia: "El indeclinable optimism de Cisneros, su cul-
to al amor, su fe absolute en el progress del mundo, todo lo
que en 61 vive de generoso y de puro, se revelan en aquellos
cantos que tienen la infinite y melanc6lica grandeza de las
obras truncadas". (93)
Si Luis Benjamin Cisneros poeta ha sido considerado ge-
nerosamente, en cambio, el novelist ha tenido una valoraci6n
ambigua. Desde el severe andlisis de Riva Agiiero, su obra
novelistica ha sido valorada desganadamente, sin que se haya
intentado desde la aparici6n de "Cardcter de la Literatura del
Pe.ri independiente" un aut6ntico esfuerzo para esclarecer su
ubicaci6n en la narrative national.
Veamos c6mo juzg6 Riva-Agilero a Cisneros novelist:
"Quien, acostumbrado a la lectura de los novelistas contem-
pordneos, quiera encontrar algo semejante en Julia o en Ed-
gardo, sufrird de seguro un desengafio. Pero las obras han de
juzgarse relativamente a su medio y a su tiempo; y para apre-
ciar y gustar las dos novelas de Cisneros, que no se recuerden
las modernas y extranjeras: recu6rdense las de la sefiora Go-
rriti, las de Cas6s o El Padre Hordn de Ar6stegui. Adgardo y
Julia no son sino ensayos de novela, segfin las calific6 su autor
mismo, pero son ensayos buenos... En Edgardo parece Cisne-
ros haberse propuesto demostrar las funestas consecuencias





MARIO CASTRO ARENAS


de la anarquia y las guerras civiles, y en Julia los perjudicia-
les efectos de la pasi6n del lujo. Aqui nos corresponde juzgar-
las como obras de arte, prescindiendo de sus moralizadoras y
laudables intenciones. (94). Critica Riva-Agiuero "una prisa
muy pronunciada por resolver todas las dificultades de la ac-
ci6n... los retratos y las descripciones son vulgares y se pare-
cen todos entire sf, los didlogos se convierten a cada paso en
cansados sermones sobre t6picos morales, y de repente inte-
rrumpen la narraci6n pesadas disertaciones y medianisimos
paisajes..." (95). Remata su juicio el implacable redactor
juvenile del "Caracter de la Literatura del Perfi independien-
te", sosteniendo que "Cisneros vale much mis como poeta
lirico que como novelist" (96). Continfia siendo este juicio
de Riva-Agiiero el mis rotundo sobre las novelas de Cisneros.
Pero no el mis analitico. Porque es important, antes que ana-
lizar el valor estilistico de las narraciones de Cisneros y su
repercusi6n social, observer c6mo se conciertan romanticismo
y realismo en sus novelas. Fernando Alegria distingue cinco
aspects fundamentals en el desarrollo de la novela roman-
tica hispanoamericana: la novela political argentina, la novela
sentimental, el realismo romantico, la novela de idealizaci6n
del indio y la novela hist6rica (97). Podriamos, siguiendo la
clasificaci6n de Alegria, ubicar a Cisneros en los lineamientos
del realismo romantico. Como romantico, Cisneros acoge en
sus novelas "Julia" y "Edgardo, un joven de mi generaci6n"
las notas tipicas que se dan, de acuerdo a Guillermo Diaz-Pla-
ja, en el romanticismo: el choque dramAtico entire el yo (sub-
jetivo) y el mundo (objetivo) que lo circunda; la conciencia
de soledad que agobia al h6roe en algfn moment de su vida;
la presencia nitida de lo sentimental; el ideal femenino en el
que se armonizan la belleza fisica y la belleza moral; la idea
del progress. (98)
A estos elements rominticos incorpora Cisneros su vo-
luntad de escribir "escenas de la vida de Lima", esto es tomar
la realidad como modelo director; y, tambidn, de critical las
costumbres sociales imperantes en su tiempo. Cisneros, como
anota Luis Alberto Sanchez, quiere ejercer cierta especie de






LA NOVEL PERUANA 00

critical social moderada, ajena a los excess de los satiricos. En
el pr6logo a "Julia" explica Cisneros la indole de su enjuicia-
miento, sosegado, leve, moderado, sobre las costumbres socia-
les:
"El ridicule frivolo y la critical hiriente se han apode-
rado muchas veces en nuestras costumbres; pero nadie ha
estudiado hasta ahora su faz bella, elevada y po6tica. Hay sin
embargo en nuestra existencia social, en nuestra vida intima
de familiar y en nuestros hdbitos populares, un horizonte in-
finito abierto a la poesia, a al contemplaci6n y al romanticis-
mo. El espiritu del romance francs modern, noble y moral
en el fondo, ha sido corrompido en su cuna. Transplantarlo sin
sus formas de escdndalo y prostituci6n a una sociedad como
la nuestra, llena de indefinibles susceptibilidades y dotada de
un instintivo criterio literario, es un trabajo mds dificil de lo
que a simple vista parece. En cuanto al pensamiento moral
que me ha guiado, dejo su apreciaci6n a cada cual".
Cisneros, espiritu mesocrdtico, sin las tempestades in-
teriores de su disconforme antecesor Ar6stegui y de sus su-
cesores Cas6s, Carbonera y Matto, aspira s61o al amonesta-
miento, a la reconvenci6n moralista, contra los pecados ve-
niales del lujo, el juego, la ostentaci6n social, y la superficia-
lidad sentimental. A contrapelo de los naturalistas, rehusa
hurgar en las intimidades de las miserias humans y socia-
les; y, romantico por definici6n literaria y humana, no pre-
tende entenebrecer la faz po6tica y optimista de la existencia.
Con Cisneros, la clase media insurge por vez primera en
la novelistica national. Families venidas a menos, viudas y
hu6rfanas de oficiales de alta graduaci6n, agricultores de pro-
vincia emigrados a la ciudad, comerciantes, nuevos ricos, for-
man el paisaje human de "Julia" y "Edgardo", novels es-
critas en la 6poca del contrato de consignaci6n d-I guano y en
las visperas de la conflagraci6n con Espafia. Observa Jos6 Me-
jia Valera que "el incremento del comercio y el ingreso del
capital extranjero al pais cre6 una burguesia incipiente que
inici6 su prosperidad a base del guano y el salitre. Muy pronto
esta clase burguesa-terrateniente reemplaz6 a la casta domi-






MARIO OASTRO ARENAS


nante durante el virreynato tanto en el campo econ6mico co-
mo en el politico, por simple renovaci6n de las generaciones.
Por otra parte, la misma transformaci6n econ6mica del Perfi
dio lugar a la aparici6n de un nuevo tipo de clase media que
comenz6 a borrar las antiguas fronteras entire los criollos ple-
beyos y los mestizos para amalgamarlos en una capa perfec-
tamente definida por su posici6n dentro de la estructura eco-
n6mica del pais. Esta clase media nueva, formada por comer-
ciantes, profesionales, empelados, profesores jy altos funcio-
narios de principios de siglo, empezaron a competir con la cla-
se burguesa-terrateniente para alcanzar los altos puestos de
la sociedad peruana. Se produjo una tension structural que
comenz6 a fines del siglo XIX y se inwtnsific6 en los primeros
cincuenta afios del present siglo XX" (99).
"Julia o Escenas de la Vida de Lima", la primera novela
de Cisneros, publicada en Paris en 1860, recoge un tipico dra-
ma de la nueva clase media peruana: los contrariados amores
de Andr6s, un joven que "en el colegio era sefialado por su
pobreza y por su escrupulosa integridad" y Julia, Madame Bo-
vary criolla, hu6rfana, educada por un tio, exaltadamente
arrive como la francesa, pero con un erotismo conventual muy
limefio. Trastornada por el encandilamiento de la holgura y
el boato, Julia renuncia al amor sin fastuosidades de su galan
para enmaridarse con el clasico audaz fingidamente potenta-
do, para luego, una vez reparado el momentaneo extravio,
volver a los brazos honrados, austeros, de su primitive pre-
tendiente.
Andres acoge a su pudorosa Bovary porque intimamente
esta convencido de no es ella responsible del desvario senti-
mental sino la sociedad. En la hora de la desesperaci6n, apos-
trofa asi el h6roe de Cisneros a la sociedad:
"No era a si misma a quien debia Julia la infortunada si-
tuaci6n en que se encontraba. Era a la sociedad en que vivimos,
que arroja por primera semilla en el coraz6n de nuestras hijas
de familiar la ambici6n del lujo y del fausto". (100)
-Y en otra de sus constantes digresiones ktico-sociales, Cis-
neros fustiga al lujo en estos t6rminos:





LA NOVEL PERUANA


"El lujo podria llamarse la serpiente dorada de nuestra so-
ciedad. Se ha enroscado en su coraz6n y acabard por roerlo. Ya
no constitute un habito: constitute una pasi6n, un vicio de
nuestras families. El lujo deslumbra y atrae; da v6rtigos y pro-
duce fiebre. La sociedad en que vivimos ha llegado a este pe-
riodo". (101)
Despuds de informar indignadamente sobre la existencia
en Lima de 1,200 tahures, critical Cisneros el vicio del juego:
"Las cosas de juego son la bolsa de lujo de Lima... hay ju-
godores que son jefes de families compuestas de un gran ni-
mero de personas, entire las cuales se cuentan cuatro o cinco
preciosas sefioritas que rayan en la aurora de los quince o los
diez y ocho afios. ZC6mo pueden esos hombres subvenir, no
s6lo a las necesidades de' su casa, sino hasta a las exigencias
mas superfluas de un tren profuso? GC6mo pueden habitar en
salones suntuosos. correr todos los afios a gozar de las costosas
temporadas de Chorrillos, cubrir a sus esposas de brillantes, a
sus hijas de sedas y, despues de todo esto, llevar el bolsillo Ile-
no de onzas que arrojan en los tapetes de las casas pfiblicas de
juego por encima de las cabezas de los espectadores?". (102)
Repara Jorge Basadre que "Julia, escrita en 1860, es un
testimonio acerca de la creciente importancia que estaban to-
mando entonces en Lima el affn de lujo, "la pasi6n de la ex-
terioridad", la tendencia a disipar el dinero, el vicio del juego.
Junto con el contrabando y el agio, Cisneros los consider como
lacras de la vida social". (103).
Las buenas y un tanto ingenuas intenciones morales de
Cisneros son opacadas por sus m6dicas virtudes novelisticas.
Sobre el decorado social veridico y punzante, install criaturas
literarias acartonadas, convencionales, sin carnadura humana.
Julia es una criatura irreal que flota espectralmente sobre los
sucesos. Hay un descoyuntamiento entire el verismo del escena-
rio social y la excesiva idealizaci6n romantica del personaje.
Cisneros pag6 excesivo tribute a una de las mas notorias ca-
racteristicas del romanticismo: el ideal romdntico. Su definici6n
romantica procede fundamentalmente por su idealizaci6n de lo
femenino. Como las doncellas de B&cquer, Espronceda, el Du-





MARIO CASTRO ARENAS


que de Rivas eritre los espafioles, como las criaturas de Chau-
tebriand, Lamartine y Musset entire los franceses, Julia es un
ser incorp6reo, evanescente, al que Cisneros, convencionalmente
ausente de originalidad, describe como una pintura de Rafael.
En ocasionales notas de color local, Cisneros pinta a Cho-
rrillos y Miraflores con la paleta subidamente literaria del ro-
manticismo --",no parece el bello fragmento de una copa de
esmeralda?"- y augura el auge urban y social de Miraflores:
"Esta llamado a ser un oasis privilegiado de delicia y de en-
canto para las classes ricas de las grandes ciudades de America"
Y, como anota Basadre, "hay incidentalmente tambien una
revista de los bailes de moda entonces: la polka, la mazurca y
la cuadrilla. Y en el moment peor de la vida de Julia se ve
como a una mujer desamparada no podia quedarle mdjor re-
curso que asilarse en un convento". (104)
Analizando las grandes novelas del siglo XIX, el critic
norteamericano Lionel Trilling observa que "el h6roe que de-
fine tales novelas puede ser llamado el Joven de Provincias.
No es necesario que venga de provincias en un sentido literal:
su clase social puede constituii su provincia. Pero un naci-
miento y crianza provincianos sugieren la simplicidad y las gran-
des ilusiones con que empieza. Comienza haciendo una gran
demand a la vida y maravillando grandemente por la com-
plejidad y promesa que ella entrafia. Es inteligente, o por lo
menos, despierto, pero de ningin modo astuto en los asuntos
mundanos. Debe haber adquirido alguna educaci6n, puede ha-
ber aprendido en los libros algo sobre la vida, aunque no la
verdad... de tal modo, provisto de pobreza, orgullo e inteligen-
cia, el Joven de Provincias se encuentra al margen de la vida
y trata de penetrar en ella... a diferencia del h6roe meramen-
te sensitive y social; desea compartir el placer y el poder, y
consecuentemente asume riesgos verdaderos, a menudo de la
propia vida". (105).
Sobre este patr6n romdntico de los heroes de Balzac, Sten-
dhal, Tolstoy y James, esta recortado el personaje central de
la segunda novela de Luis Benjamin Cisneros: "Edgardo, un
joven de mi generaci6n". Bizarro, orgulloso, valiente, ambicio-





LA NOVEL PERUANA


so, provinciano, Edgardo tiene la sustancia de los apasionados
heroes de la novela del siglo diecinueve, pero tambi6n posee
los atributos humans y reales de un peruano de su tiempo.
En el Perd de la segunda mitad del XIX, innumerables, an6-
nimos Rastignac, Sorel, Pierre Bezuhov, Hyacinth Robinson,
se asfixiaban, pugnaban, amaban, padecian, luchaban, o mo-
rian tristemente en algdn remote campo de batalla sin que na-
die se enterara. Edgardo fue uno de ellos. Desde la nifiez admi-
raba a Salaverry porque 6ste, con su bizarria, su apostura y
su muerte heroic, conciliaba los ingredients del h6roe ro-
mdntico.
"Esta pasi6n retrospective por el dictador del 35 era casi
un culto. El joven official sabia de memorial todas las procla-
mas b6licas de su idolo hist6rico, llenas en verdad de arran-
ques inspirados, y repetia sin cesar estas pateticas palabras que
el vencido de Socabaya escribia a su esposa, moments antes
de marchar al patibulo, en su capilla de muerte: "Te he que-
rido cuanto se puede querer, y llevo a la eternidad el pesar pro-
fundo de no haberte hecho feliz. Preferi el bien de mi patria
al de mi familiar, y al cabo no me han permitido hacer ni uno
ni otro". (106).
Edgardo poseia una vision romdntica, y liberal por ende
de la historic. Cisneros lo describe como apasionado lector de
la Revoluci6n Francesa: "su imaginaci6n exaltada se apasio-
n6 del ideal de justicia. El joven official am6 la libertad y la
igualdad de todos los hombres con todo el fuego y el delirio
de los veinte y un afios". (107).
En el aspect literario, Edgardo "ley6 o para decir mejor
recorri6 lo que leen todas las almas j6venes de su generaci6n.
Las robustas estrofas y las bellas fantasias de Espronceda; las
rom.nticas leyendas de Zorrilla, desalifiado, pero simpatico tro-
vador de dos mundos; las armonias sentimentales y sublimes
de los poetas franceses modernos, en cuya lengua procuraba
iniciarse...". (108). Cisneros atribuye a Edgardo sus propias
afinidades literarias. Pero la atribuci6n no va en mengua de
la autenticidad Vital de su personaje, pues Edgardo, como reza
el subtitulo de la novela, "es un joven de mi generaci6n". Las





MARIO CASTRO ARENAS


postreras palabras de Edgardo moribundo tienen el significa-
do de la elegia de la generaci6n de Cisneros: generaci6n frus-
trada por la absurda esterilidad de las guerras civiles, las pa-
siones political aldeanas y todo el cfmulo de insensateces de
la repiblica.
Luis Alberto Sanchez comenta licidamente que "ante su
muerte (la de Edgardo), Cisneros lanza el grito de protest de
su generaci6n; y aunque abuse, en otro lugar, de las digresio-
nes hist6ricas, su alusi6n a Salaverry, como el prototipo de
la esperanza de la juventud de su tiempo, por su deslumbra-
dora vida y su tempranisima muerte, es de un vigor y validez
psicol6gica est6tica e hist6rica indudables".
Basadre conceptfa que "Edgardo simboliza un implicito
llamado al orden, a la paz, a la cordura, la organizaci6n, a la
solidaridad social y national. Obra escrita inmediatamente
despues de las grandes agitaciones que conmovieron a la ju-
ventud entire 1854 y 1860, refleja el cansancio ante la discordia
intestina, y ante las pol6micas vanas que explica, en parte,
la pasividad national primeramente durante las postrimerias
de la segunda administraci6n de Castilla y luego a trav6s del
period en que se produjo la sucesi6n pacifica de San Roman,
Diez Canseco y Pezet en el poder. Pero el conflict con Espa-
fia y las obsesionantes preocupaciones econ6micas y political
vinieron, a pesar de los anhelos y de la exhortaci6n de Cisne-
ros, a turbar profundamente al pais entire 1864 y 1879 antes
que lo desolara la catistrofe national".
Podremos objetar ahora, como lo hizo Riva Agilero, la ex-
cesiva teatralidad de la muerte de Edgardo prolongando in-
terminablemente su agonia con un excesivamente dilatado
discurso elegiaco. Podremos, en fin, formular reparos a los
desmayados excess de la novel romintica. Pero, al margen
de estas consideraciones estrictamente literarias, debemos des-
tacar el acierto novelistico de Luis Benjamin Cisneros al en-
carnar en un personaje las angustias, desvelos, suefios de los
hombres j6venes del Peri de la segunda mitad del siglo XIX.
Al conferirle jerarquia narrative a este h6roe novelesco ama-
sado por la ficci6n y la realidad, Cisneros alcanz6 la perenni-
dad.







LA NOVEL PERUANA


Luis Benjamin Cisneros escribi6 posteriormente a "Julia"
y "Edgardo" dos relates cortos: "Amor de Nilio" en 1864 y
"Cecilia" en 1865. El primero refiere la extrafia historic de
un niiio enamorado hasta la agonia de una mujer mayor. Pre-
ludia singularmente un cuento de scenario rural de Jos6 Ma-
ria Argiiedas: Warma Kuyay (Amor de nifio). "Cecilia" es un
cuento lUnguidamente romdntico, en el que Cisneros prolonga
su fervor por las doncellas exquisitamente descritas como ma-
donnas renacentistas.

(92) Obras completes de Luis B. Cisneros. T. II. p. 2. Lima 1939.
(93) Obras completes de Luis B. Cisneros. T. II p. 16.
(94) Riva Agiiero, Jose de la, "Caracter de la Literatura del Perd
Independiente" p. 160. Lima. 1962. Edici6n de la Pontificia
Universidad Cat6lica del Peri.
(95) Caracter... p. 161.
(96) Caricter... p. 161.
(97) Alegria,.Fernando, "Breve Historia de la Novela Hispanoameri.
cana". M6xico. 1959 p. 28.
(98) Introducci6n al studio del Romanticismo Espafiol. Espasa-Calpa,
Argentina.
(99) "La Estratificaci6n Social en el Perd". Cultural Peruana. Univer-
sidad de San Marcos. Lima. 1962.
(100) "Julia" Obras Completas de L.B. Cisneros. p. 176.
(101) "Julia" Obras Completas de L.B. Cisneros. p. 176.
(102) "Julia" Obras Completas de L.B. Cisneros. p. 178.
(103) Historia de la Repfblica del Perd. T. IV p. 1886. Lima 1961.
(104) Historia de la Repiblica del Perd. T. IV p. 1887.
(105) "La Imaginaci6n Liberal". Editorial Sudamericana, Buenos
Aires, 1956.
(106) "Edgardo, un joven de mi generaci6n". Obras completes de L.B.
Cisneros. p. 202.
(107) Idem. p. 203.
(108) Idem. p. 203.
(108) Idem. p. 203.





















FERNANDO CASOS Y LA INICIACION DE LA
NOVELA POLITICAL


Cerca de treinta aflos despu6s que Echevarria, Sarmiento y
Mdrmol tifieran de pasi6n political la novela romdntica, apare-
cen en el Peril las obras de Fernando Cas6s, iniciador de la
novela political national. Respecto del romanticismo novelis-
tico de Cisneros, las novelas de Cas6s proponen la incorpora-
ci6n de elements nuevos, tales como el pronunciamiento po-
litico personal, la peripecia rigurosamente autobiogrdfica. Ca-
s6s fue, al propio tiempo, observador y actor de los sucesos
que narra, en sus dos inicas novelas o romances hist6ricos
Los Amigos de Elena publicada en dos tomos, y Los Hombres
de Bien. (109).
Cas6s no escribi6 sus novelas satisfaciendo un reclamo
est6tico. Fueron, por el contrario, fruto fortuito de sus mal-
andanzas political, via de desahogo para su enconado resenti-
miento contra los hombres, instituciones, poderes pfblicos' de
su tiempo.
"Lo que yo hago es una revoluci6n literaria en la novel o
romance contempordneo que necesita cierto coraje para po-
ner con todos sus pelos y sefiales, sus defects y virtudes, nues-
tros hombres, nuestros hechos, nuestras instituciones y nues-
tras cosas".






LA NOVEL PERUANA


"Escribo la novela contemporanea, porque estoy conven-
cido que el maldito guano ha hecho nuestra sociedad tan in-
sensible, que para nada ha de servir, sobre la generaci6n pre-
sente, la critical del pasado, y que lo hace mella todo lo que
sea hacerla pasar, como al mirtir San Lorenzo, por la parrilla...
de este modo, mientras uno de nuestros sabios, como por
ejemplo, Pepe Aranibar, se ocupa de la historic, yo divertire
al pueblo con los sucesos mis culminantes de mi 6poca, los
robos de los caminos de hierro, los negocios de guano, las cr6-
nicas de sal6n y los cuentos de los conventos" (110).
Cas6s, para decirlo de una vez, fue un turbulento politico
al que los desengafios y dolorosas vicisitudes que forzaron
su exilio lo encaminaron a la novela. Trujillano, abogado, fun-
cionario pfiblico, .diputado, orador tempestuoso, constitucio-
nalista, liberal a ultranza, ministry sin carter en las infaustas
jornadas de los Gutierrez, Cas6s fue abrumado por la precipi-
taci6n aluvi6nica de sucesos politicos sangrientos en uno de
los frecuentes moments de insania de nuestra vida republi-
cana. Asi lo ve Basadre:
"El orador renombrado, el abogado active, el revolucio-
nario de 1854, el tribune liberal del Congreso de 1858 y de la
Constituyente de 1867, el vocero de las muchedumbres patri6-
ticas de 1864, el autor de un olvidado proyecto de Constitu-
ci6n, reformando la de 1856, carecia de la t6cnica literaria para
escribir buenas novelas. El mundo de la ficci6n no era sino un
disfraz para presentar el mundo de la realidad tal como 61 lo
vefa o como queria que lo viesen los demas" (111).
Augusto Tamayo Vargas, el critic literario que con
mayor agudeza y detenimiento ha examinado la obra no-
velistica de Cas6s, recuerda, que fue "liberal extremist y vi-
vi6 intense, apasionadamente los moments hist6ricos de en-
tonces y se le consider uno de los mejores oradores parlamen-
tarios de la 6poca. El Gobierno de Castilla -a quien respeta
personalmente Cas6s- tiene matices ingratos para 61, sobre
todo cuando abandon a los liberals y se rodea de conserva-
dores, despuds de 1858. Es asi como en la Convenci6n que ha
de dar la Constituci6n Politica moderada de 1860, se le ve en






MARIO CASTRO ARENAS


la oposici6n intransigente. Se suceden los gobiernos del Ma-
riscal San Roman -breve lapso liberal-, el de Pezet y el de
Prado, con el que nuevamente colaboran los liberals. La re-
voluci6n de Diez Canseco y el Gobierno de Balta lo muestran
otra vez en la oposici6n, manteni6ndose como discipulo de Jo-
s6 Gdlvez, el lider del liberalism peruano, muerto en el corn-
bate del Dos de Mayo de 1866 contra la escuadra espafiola. Al
t6rmino del Gobierno de Balta y cuando habia triunfado en
los comicios electorales el candidate civil Manuel Pardo, se
produce la revoluci6n military de los hermanos Gutierrez: "el
diab6lico 22 de julio que el cielo sepulte en los abismos del
tiempo" dira el propio Fernando Cas6s. El jefe de la revolu-
ci6n, Coronel TomBs Guti6rrez lo llama como Secretario Ge-
neral -Ministro sin Cartera especifica- ante la negative de
los dirigentes civiles de los partidos de entonces. El Presiden-
te Balta es asesinado en la prisi6n y la turba mata, a su vez,
uno a uno, a los hermanos de Gutierrez. Cas6s, al conocer la
muerte de Balta, renuncia la Secretaria General del Gobierno
y se asila en la Legaci6n del Ecuador. MAs tarde, con la in-
tervenci6n mediadora- del Ministro de Francia, sale de Lima y
viaja hacia Valparaiso, para seguir a Europa, escapando asi
de la reacci6n popular que produce entonces y que culmina
en una de las notas trdgicas de la historic peruana". (112).
Resulta imprescindible la relaci6n de la trayectoria poli-
tico-vital de Cas6s para cotejar, al trav6s de sus dos novelas,
el mirador de su vision novelistica, sus simpatias y diferen-
cias ideol6gicas con la rigurosa, documentada realidad politi-
co-social de las etapas hist6ricas tratadas en "Los Amigos de
Elena" y "Los Hombres de Bien".
"Los Amigos de Elena" trata sucesos politicos ocurri-
dos en 1848 durante la primera administraci6n de Castilla. So-
bre este telar hist6rico desarrolla Cas6s, de un lado, la histo-
ria intima de Alejandro Asecaux, "el Joven de Provincias"
idealizado, autobiografico; de otro lado, retrata el novelist a
Elena, la romAntica heroina del arrogante, talentoso, triun-
fador Asecaux; y rodeando a la idilica pareja tipicamente ro-
mantica aparece la amodorrada calma aldeana y conventual de






LA NOVEL PERUANA


Trujillo, perturbada pintorescamente por los esclavos de color,
y_ la comparsa entire picaresca y esperp6ntica de los politicos
avecindados en Lima.
Romantico en su proyecci6n vital, Cas6s, siguiendo la
mas escrupulosa tradici6n novelistica del siglo diecinueve, se
perfil6 a si mismo en la figure novelistica de Alejandro Ase-
caux. Pero en su narcisismo no se limit a contemplar su pro-
pia, fiel imagen narrative. Exacerb6 su natural talent y sus
virtudes fisicas. Alter6 a su favor la realidad. Siguiendo el pro-
cedimiento pueril de alterar el nombre de los aut6nticos per-
sonajes politicos por mal encubiertos anagramas, troc6 su ape-
llido por el afrancesado Asecaux. Si fue moreno se pint6 rubio.
Si no fue de prosapia invent exaltadas genealogias. Ir6nica-
mente comenta Basadre que Cas6s "al personaje Alejandro Ase-
caux (que era 61 mismo) lo hizo rubio y bello, perteneciente
a una familiar que figuraba en el Almanaque de Gotha, pro-
digio de talent y probidad, rico y afortunado y con un amor
purisimo; cuando a 61 vulgarmente se le conocia como "el zam-
bo Cas6s" y su carrera habia sido tempestuosa, discutible y
contradictoria" (113).
El mismo Basadre precisa que "el esfuerzo de Cas6s fue
literariamente fallido pero sociol6gicamente muy interesan-
te". En cuanto a las virtudes novelisticas de Cas6s, plenas de
intuiciones de t6cnica narrative, no compartimos las reserves
del distinguido historiador, y en su turno desarrollaremos nues-
tro criterio al respect. Siguiendo su sugesti6n sobre el inte-
r6s sociol6gico de las novelas de Cas6s, por ahora, nos limita-
remos a observer y comparar la version que ofrece en "Los
amigos de Elena" de un suceso verdaderamente interesante
desde el punto de vista sociol6gico: el levantamiento de los ne-
gros esclavos del valle de Chicama, clamando libertad.
En el capitulo XIX Amistades Peligrosas de "Los Ami-
gos de Elena" refiere el novelist que su protagonista Alejan-
dro Asecaux, a instancias de Norberto el sacristan de color,
trab6 contact con los peones que ansiaban la manumisi6n y
redact6 la proclama de su movimiento liberatorio. Asi reza-
ba la proclama: "Compatriotas y hermanos: Nuestros herma-






MARIO CASTRO ARENAS


nos de Lambayeque y Chiclayo acaban de armarse con sus
propias cadenas de esclavos y han proclamado definitivamente
su libertad: el valor los ha salvado de la miseria y la ignomi-
nia. Nuestros hermanos de Chancay, Pisco y Lima, son libres
tambien; a estas horas, se han levantado juntos contra sus
injustos opresores: el valor los ha salvado de la servidumbre.
Las leyes de la naturaleza y las del Estado protegen nuestra
causa -nuestra personalidad es igual a la de todos, nuestros
derechos tambidn lo son; la esclavitud de unos es la afrenta
de la libertad de los otros. Deberiamos ser ya libres, como
ellos, sino nos hubiera detenido la cobardia de la degradaci6n;
pero no importa, ain es tiempo, si hay algunos que quieren
seguirnos, para libertar a todos. Que estos pocos se levanten
hoy en todo el valle de Chicama; proclamaremos hoy mismo la
libertad de los esclavos en la Plaza de Trujillo".
Este es un pasaje rigurosamente autobiogrdfico de Ca-
sos y se ajusta, ademis, a la realidad hist6rica. Como lo co-
rrobora el historiador trujillano H&ctor Centuri6n Vallejo, "uno
de los mentores ideol6gicos de la redenci6n de los negros es-
clavos en Trujillo fue el tribune, ilustre politico, consumado
orador y escritor Fernando Cas6s" (114). Y asevera Centu-
ri6n Vallejo que Cas6s redact6 la proclama del levantamien-
to a pedido del sacristan Norberto Cedefio, sacristan, tal cual
aparece en la novela.
Pero donde se hace present el talent satirico de Cas6s
en mengua de la verosimilitud hist6rica es en la descripci6n
de los sucesos que convirtieron Trujillo en teatro de sangrien-
tas convulsiones entire esclavos de color y la tropa. De las 64
provincias con que contaba en 1851 el Peri, la esclavitud s61o
existia en tres provincias de Lima y una de La Libertad.
Es necesario insertar este episodio de la insurgencia an-
tiesclavista en La Libertad en el cuadro hist6rico del Perg pa-
ra apreciar su just perspective. El hecho de que la esclavi-
tud pervivie5s en La Libertad indica con qu6 irregularidad la
repiblica habia llevado a la practice los ideales que te6rica-
mente la impulsaron. Iniciada en los albores de la conquista
con la autorizaci6n concedida a Francisco Pizarro para que






LA NOVEL PERUANA


trajera "cincuenta negros esclavos, entire los cuales debia ha-
ber, a lo menos, un tercio de hembras", la esclavitud fue su-
primida s6lo en parte por el decreto firmado por San Martin
y Monteagudo el 12 de agosto de 1821. El process de la eman-
cipaci6n americana no trajo, consigo, la libertad total de las
razas. La fuerza de la costumbre -inhumana costumbre- pu-
do mas que los ideales de Libertad, Igualdad y Fraternidad.
El decreto de San Martin decret6 la libertad de todos los
hijos de esclavos que hubieran nacido y que nacieran en te-
rritorio peruano; dispuso que anualmente se realizard un sor-
teo peri6dico de los esclavos para que obtuvieran su libertad;
y sefial6, tambien, que todo esclavo que, a partir de la fecha,
ingresase al territorio independiente del Perui, quedard auto-
mdticamente libre. Si se hubiera aplicado escrupulosamente
este decreto no hubiera habido mas esclavos en el Peri. El
principio esbozado por San Martin de que nadie nace esclavo
en el Perd aparece en las Constituciones del 28 y el 34; pero
s6lo en parte se cumplieron estas disposiciones, dado que los
hacendados reclamaron contra esas disposiciones. Verifica
Basadre que los hacendados "elevaron una reclamaci6n en
nombre de sus vulnerados derechos a la Convenci6n Nacio-
nal de 1834", pidiendo el reconocimiento de cr6dito sobre la
hacienda pdblica, el permiso de introducir esclavos agricul-
tores de otros paises americanos, la obligaci6n para los hijos
de esclavos de permanecer en las chacras o casas de los pa-
trones como colonos o aprendices. En ese document sefiala-
ron los hacendados ademds que "la expoliaci6n sufrida por
los propietarios habia convertido a labradores tranquilos en
ociosos vagabundos o bdrbaros salteadores de caminos que
del departamento de Lima habian hecho un desierto atravesa-
do por hordas de beduinos". (116).
El trdfico de esclavos provenientes de otras repdblicas
americanas, especialmente de Colombia, fue autorizado por
Salaverry y luego en el period de 1845 a 1847, just durante
el primer gobierno de Castilla. El C6digo de 1852 reconoce con
cardcter expreso la esclavitud y las instituciones que de ella se
derivan, pues conviene recorder que la manumisi6n se realize






MARIO CASTRO ARENAS


en el Peru con indemnizaciones para los amos. En 1851, Bar-
tolom6 Herrera pidi6 en el Congreso la daci6n de una ley que
declarase delito la pirateria del trdfico maritime de esclavos
negros; los intereses creados por el esclavismo impidieron que
el Congress dictase esta ley restrictive de la esclavitud.
La libertad de los negros tuvo, en realidad, un origen in-
cidental. El gobierno de Echenique, por interns politico y por
incrementar sus huestes, decret6 el 18 de Noviembre de 1854
que "todo esclavo dom6stico o de hacienda que se presentara
al servicio del Ejercito obtendrA su libertad por s6lo este he-
cho y la gracia se hard extensive a su mujer legitima". Cas-
tilla neutralize a su favor la oferta de Echenique anunciando
desde su campamento que libertaria a todos los negros sin
excepci6n si la revoluci6n triunfaba. El odio politico entire los
caudillos fue el verdadero libertador. Fue asi como el 5 de
diciembre, en Huancayo, Castilla y Ureta firmaron el decreto
que proclam6 la libertad de todos los hombres que pisaban el
territorio de la repfiblica.
En la 6poca del movimiento antiesclavista tratado por Ca-
s6s, la situaci6n social de los esclavos de color estaba regulada
en Trujillo por un reglamento de Policia aprobado en 1847. Es-
te reglamento, exhumado por Centuri6n Vallejo, establecia "la
obligatoriedad de los amos de denunciar la fuga de.sus negros,
la facultad de aplicarseles seis azotes a los pr6fugos por cua-
tro dias, de duplicarles la pena por ocho dias". Curiosamente,
el mismo reglamento prohibia "maltratar malamente a los bu-
rros y otras bestias de transport, en la ciudad o en el campo,
so pena de seis azotes, si fuera esclavo el que lo hiciese". (117)
Cas6s se complace en ridiculizar a la sociedad trujillana
que obligaba a azotar a los esclavos por reglamento y que, en
cambio, protegia a los burros y otras bestias de transport. A la
noticia del advance de lop esclavos, empieza el cierra-puertas
y el Prefecto cobardemente se refugia en un convento Premu-
nido de papeles y sellos envia desde su seguro refugio numero-
sos parties a Lima en los que, segun Cas6s, magnifica desme-
suradamente los alcances de la revoluci6n. Por una confusion,
el prefecto es torado por muerto y las autoridades militares se






LA NOVEL PERUANA


hacen cargo de la situaci6n. Rifien los coroneles, enredan los
notarios, se aprovechan los impresores, sollozan en sus alcobas
las matronas trujillanas. En los didlogos, en las descripciones,
en el andlisis de las psicologias, brota la punzante, corrosiva
ironia de Cas6s.
Toda la situaci6n hist6rica desarrollada narrativamente por
Cas6s pertenece escrupulosamente a la realidad de los aconte-
cimientos. H6ctor Centuri6n Vallejo ha cotejado este pasaje de
"Los Amigos de Elena" con los informes mliitares, los comu-
nicados aparecidos en el diario El Comercio, el informed del Co-
ronel Freyre, Prefecto de la Libertad, al Ministro de Gobierno
de la 6poca, el acta de manumisi6n de los negros esclavos otor-
gada por los amos de Trujillo el 19 de febrero de 1851, el Pri-
mer Libro de Acuerdos del Superior Tribunal de La Liberdad,
y ha comprobado que la version del novelist obedece a un co-
nocimiento director, de primera mano, de los sucesos.
Pero aunque se ajusta a la realidad hist6rico-social, Cas6s
revela sus condiciones narrativas, enfatizando ir6nicamente
ciertos sucesos -el animo pusildnime del Prefecto en el con-
vento- y ciertos personajes, para cumplir los fines literarios
del sarcasmo y la caricature. Este procedimiento, ligado a la
mejor tradici6n de narradores hispanos que empieza con Que-
vedo y se prolonga en Valle-Inclin y Baroja, llega a su climax
en los pasajes que tienen como scenario la capital. Ya veremos
c6mo, literariamente, el esfuerzo de Cas6s es menos frustrado
de lo que se consider.
Al haber de este novelist sepultado por la acrimonia de
sus adversaries politicos es just incorporar y destacar y salu-
dar la nobleza de su posici6n antiesclavista. Fernando Cas6s
fue influido por la actitud antiesclavista del doctor Alfonso
GonzAlez Pinillos, catedrdtico de Derecho del Seminario de Tru-
jillo, maestro del novelist en las materials de Derecho Natural
y de Gentes. Como lo exalta Cas6s, Gonzalez Pinillos no se li-
mit6 a predicar el derecho de los esclavos a la libertad sino que
fue uno de los primeros hacendados en firmar, noblemente, la
escritura de manumisi6n. De la misma manera, Cas6s fue teo-
rizante del derecho a la libertad y a ia vez se comprometi6 dig-






MARIO CASTRO ARENAS


na, valerosamente con la causa antiesclavista redactando el
manifiesto de la rebeli6n y escribiendo "Los amigos de Elena".
Si con sus enemigos politicos fue arbitrario, procaz, implacable,
con los subyugados esclavos del valle de Chicama fue just,
tolerante, humanitario.
La paleta suave, sosegadamente ir6nica de Cas6s al pintar
a Trujillo, se endurece, se avinagra, se exalta desmesuradamen-
te al trazar el aguafuerte goyesco de la Lima de la primera ad-
ministraci6n de Castilla. Nada escapa a su mordacidad, nada
escapa a su diatriba, nada se libra de su iracundia. Bajo el pris-
ma deformado del encono del exilado hombre pfiblico, Lima
surge como la ciudad gemela de Gomorra. En Lima el politico
se envilece, las mujeres se prostituyen, estafan los comercian-
tes, prevarican los jueces, especulan maliciosamente los agents
de bolsa, pecan escandalosamente los can6nigos, engafian los
tenderos, y los hombres de estado parecen criaturas del Que-
vedo satirico de El Busc6n. Picaros limefios, ventrales, ado-
cenados; conspiradores timoratos, taimados, sorprendidos en
ajenas alcobas en situaciones similares al peor vaudeville; ta-
padas licenciosas, queridas del politico en apogeo, fenicias y
lascivas; ruines agents extranjeros, sangtiijuelas de la hacien-
da pfblica; ministros venales, ilicitamente enriquecidos con los
empr6stitos dolosos.
En dos pasajes destella la mordacidad de Cas6s como una
daga toledana: en el baile fastuoso con que en 1848 el mariscal
Castilla celebr6 el aniversario de Ayacucho. Palacio de Gobierno
se convierte, desde la perspective agria de Cas6s, en un lupa-
nar. En los departamentos interiores de Palacio, las tapadas mos-
traban generosamente lo que en pfblico ocultaban. Si es ma-
gistral la escena en la que Cas6s enumera los recargados ata-
vios de los invitados al sarao palaciego, no lo es menos la des-
cripci6n de la atm6sfera licenciosa de "verdadera noche de ja-
rana y verbena". Asi con este prolijo sarcasmo, describe Cas6s
la atm6sfera:
"Y si en los salones, las Rosas Mercedes y Manuelitas echa-
ban el resto con la juventud, mientras que sus padres o mari-
dos arrastraban de mala. o seguian la una y la otra en los luga-






LA NOVEL PERUANA


res del monte, en los corredores, Bartolita y Tomasita, la Pe-
tita del senior cura, las nifias del general Iberique Cueto y el
can6nigo Charun, Carolina y sus hermanas, Jacobita, las chinas
del Jefe de Yungay, Nisida y las Celazcos, se sacaban el clavo,
deshaciendose como azdcar en el fondo del vaso, con todos los
dispersos del sal6n official a quienes cogian como prisioneros
de guerra, con todos los honors, fueros y distinciones de un
baile de palacio... muchas flores de los tocados salieron mar-
chitas, que mas de un marido no se dio cuenta de lo que habia
pasado, y mas de un padre vino a saber despues que algunas
muchachas habian dado y recibido esponsales en celebridad de
la patria. Asi termin6, a las cinco de la mafiana la fiesta de nues-
tra litima victoria sobre la madre patria..."
El otro memorable pasaje es aqu6l que transcurre en Tru-
jillo durante una velada teatral. Con singular intuici6n Cas6s
emplea excelentemente un procedimiento narrative que antici-
pa el mas refinado repertorio t6cnico de la novelistica contem-
porAnea: el didlogo que hace progresar la acci6n. En la platea
y palcos, se reparten las classes sociales de la aristocratizante
Trujillo: el pdblico de la platea era compuesto por "gente de
pcquefio comercio, de tres o cuatro gringos, de chacareros de
los campos vecinos, artesanos y colegiales" que se entre-
tenian en mirar y murmurar de "las gentes de los palcos y nom-
brarlos por sus titulos", Pues bien: los didlogos y murmuracio-
nes de los palcos y la platea le confieren una animada vivacidad
plastica a la narraci6n, y expresan, de otro lado, la idiosincra-
cia de los grupos sociales trujillanos. Este mismo recurso em-
plea con fortune Cas6s a lo largo de la novela: ya en la visit
que hacen los amigos Alejandro y Aristides al restaurant "La
Bola de Oro", ya la sucesi6n de episodios dialogados en los
que el vituperado Saona distribuye tarjetas de invitaci6n al
baile dcl aniversario de Ayacucho entire la gente de trapfo de
la Lima de entonces. En revancha por las burlas de Cas6s,
Saona, nombre levemente modificado de Buenaventura Seoa-
ne, escribi6 a manera de vitri6lica respuesta, segin refiere
Basadre, la novela Mica la loca.
Nadie, pues, se evadi6 de los aguijones de Cas6s, en el






MARIO CASTRO ARENAS


caricaturesco mural de sus novelas. Copioso es el catAlogo de
civiles y militares que aparecen con sus apellidos trocados en
anagramas o alteraciones triviales: Tabal es Balta, Torriones
es Torrico, San Goban es San RomAn, La Font es la La Fuente
Edgardo DAtiles es Ricardo Palma. S61o Castilla aparece sin de-
formaciones en el apellido, ya que si en la conduct financiera.
Basadre advierte que "historiador, si obedece a las reglas de la
critical de sinceridad y exactitud, se cuidara much de utilizar
como fuentes precisas las escenas en que aparecen personajes
aut6nticos en "Los amigos de Elena" y "Los Hombres de Bien"
(118).
El mismo afio de 1874, en Paris, la ciudad de su destierro,
Cas6s edit6 su segunda novela "Los Hombres de Bien", con el
seud6nimo de Segundo Pruvonena. El novelist trujillano anun-
ci6 esta obra como primera parte del ciclo novelistico El Bece-
rro de Oro; igualmente dio noticias de la aparici6n 'de El
Olimpo, segunda parte del mismo ciclo, y de Los Corone-
les, tercera parte del ciclo que debi6 abarcar el period his-
t6rico comprendido entire 1872 y 1874; pero ninguna de las
anunciadas novelas posteriores a "Los Hombres de Bien" vio
la luz.
Novela menor, sin la grandiosidad calidosc6pica de "Los
amigos de Elena", "Los Hombres de Bien" represent la pro-
longaci6n crepuscular de los afanes critics de Cas6s. Reco-
giendo las lamentaciones del pr6logo de su primera novela,
en la segunda sentencia Cas6s que "tres fuentes impuras tie-
nen las' fortunes improvisadas entire nosotros --el huano con
sus pr6rrogas y empr6stitos, los empr6stitos y agencies finan-
cieras de Europa y los ferrocarriles".
Centrando su corrosiva critical contra la construcci6n de
los ferrocarriles, traza un retrato satirico de Enrique Meiggs,
al que present como Mr. Gimegs, "un gran corruptor para
el pais". Revisa la situaci6n political provocada por la revolu-
ci6n de 1865, alaba y censura a Mariano Ignacio Prado (el
general Campo), analiza negativamente los regimenes de Cas-
tilla, mantiene su antibaltismo a pesar de los sucesos de los
Guti6rrez, y rellena la novela con personajes como la Carosa,







LA NOVEL PERUANA


desventurada rabona tardiamente arrepentida, y la Salaman-
ca, vieja usurera, que aparece y desaparece desordenadamente
en la acci6n. Para mantener la unidad cronol6gica entire "Los
amigos de Elena" y "Los Hombres de Bien" inserta artificial-
mente a los personajes de la primera novela en los pasajes pos-
treros de la segunda. Hay en el libro much material de cr6-
nica hist6rica irregularmente incorporado a la acci6n nove-
lesca.
Al margen de sus conocidas fobias contra los caudillos de
su 6poca, la actitud frente a Meiggs condensa un sentimiento
testimonial de la inteligencia peruana, sentimiento que Gon-
zdlez Prada transferiria mds tarde a su prosa de combat.
Porque Cas6s, con sus errors, y su ira a menudo excesiva,
encarn6, como sostiene Basadre, "por vez primera en la vida
republican al intellectual dispuesto, sin consideraci6n alguna,
a convertir su pluma en un arma mortifera" (119).

(109) "Los amigos de Elena" Romances Hist6ricos del Perd". Paris,
Libreria Espafiola de E. Denn6 Schmitz. Paris 1874.
"Los Hombres de Bien". por Segunda Pruvonena. Paris. Libreria
Espafiola de E. Denn6 Schmitz. 1874.
(110) Pr6logo de "Los Amigos de Elena". pp. 8-9.
(111) Historia de la Republica del Perd. T.V.p. 2154.
(112) Literatura Peruana T. II. Veinse tambien Tamayo Vargas, Au.
gusto, "Redescubrimiento de Fernando Cas6s" Revista Turismo.
Lima, Enero 1946. Defense de Fernando Cas6s. Valparaiso. Im-
prenta de El Mercurio. 1872. Discurso pronunciado en el Con-
greso Constituyente de 1864. Copilados y anotados por Evaristo.
San Cristobal. Lima, Imprenta de E. RAvago. 1927. San Cristobal,
Evaristo. "La ocurrencia de Fernando Cas6s". El Comercio, de
Lima 21 de Mayo de 1958.
(113) ob. cit. p. 2154.
(114) "Eaclavitud y Manumisi6n de Negros en Trujillo" Trujillo.
1954.
(115) Ver Mac-Lean y Esten6s, Roberto "Sociologia Integral". Lima
1951.
(116) Historia de la repAblica. T. I 2A ed. p. 310.
(117) ob. cit. p. 11.
(118) ob. cit.
(119) ob. cit.




















MERCEDES CABELLO DE CARBONERA Y EL
NATURALISMO


La Guerra del Pacifico precipit6 con su violencia y desqui-
ciamiento institutional el naufragio de la generaci6n roman-
tica. Nada important se describe en novela desde 1874, afio
de la edici6n de "Los amigos de Elena" y "Los Hombres de
Bien" de Fernando Cas6s, hasta 1886, afio de la primera edi-
ci6n de la primicia novelistica de Mercedes Cabello de Car-
bonera: Sacrificio y Recompensa. Uno que otro narrador oca-
sional y secundario -a los que analizaremos al final del ca-
pitulo- brota esporadicamente en el coto literario local.
"Despu6s de la generaci6n romnntica -comenta Riva-
Agiiero-, la literature peruana pas6 por un period de este-
rilidad. La desgraciada guerra con Chile y la depresi6n de la
energia national, que fue su consecuencia, explican de sobra
el fed6meno. Despues de San Juan y Miraflores y de la ocu-
paci6n chilena, no estaban los dnimos para versos y novelas"
(120).
La generaci6n inmediata a log "afios terrible" de la Gue-
rra del Pacifico inicia la reedificaci6n est6tica e institucional
de la literature peruana. En el Circulo Literario se refnen vo-
ces dispersas que, ora prolongando el costumbrismo a la ma-
na palmista, ora ensayando una tardia modulaci6n de la cuer-
da romantica, buscan a ciegas la nueva voz de la literature






LA NOVEL PERUANA


peruana. Pero esta nueva voz habl6 con la lengua de fuego de
Gonzalez Prada y el neo-naturalismo de la sefiora Cabello de
Carbonera. Ellos acusaron licidamente el trauma spiritual
que en su generaci6n habia dejado la hecatombe del Pacifi-
co. Si la guerra del 79 fue nuestro 98, GonzAlez Prada encar-
n6 entire nosotros el rol ag6nico y dolorido de Unamuno y Mer-
cedes Cabello de Carbonera hurg6 en el espiritu national con
el mismo escalpelo naturalista de Baroja.
Existe un sutil hilo conductor que enhebra las novelas de
Cisneros, Cas6s y la sefiora Cabello de Carbonera: el realis-
mo y el antilimefiismo. Los tres novelistas comparten el co-
mfin objetivo de entresacar de la realidad social inmediata sus
criaturas novelisticas y de apostrofar los vicios y miserias de
la vieja ciudad.
Al final de su carrera novelistica y como fundamentan-
dola, Mercedes Cabello de Carbonera (1845-1909) dio a cono-
cer un agudo ensayo, La Novela Moderna, con el que obtuvo
el primer premio del concurso hispanoamericano de la Acade-
mia Literaria de Buenos Aires, en 1892. Ademas de revelar
que, por encima de los restantes novelistas peruanos de siglo
XIX, ella posey6 una escrupulosa conciencia de los fines del
metier novelistica, este ensayo define la pugna entire roman-
ticismo y-naturalismo, briosamente (121).
Con admirable conocimiento del movimiento literario
europeo y americano, la sefiora Cabello de Carbonera pasa re-
vista a la novela romdntica y naturalista del viejo continent
y analiza su refractaci6n al nuevo mundo. Cuando en America
se recogia el eco europeo para sancionar la muerte del roman-
ticismo y al insurgencia del naturalismo; cuando Zola y sus
discipulos sefioreaban en los predios novelisticos, la escritora
peruana, con audacia intellectual que mezquinamente le rega-
teaban sus coetaneos, planted una suerte de sintesis dial6ctica
que, fruto del maridaje de romanticismo y naturalismo, exhi-
biera las virtudes de ambas escuelas y se liberara de sus
deficiencies.
"Es llegado el moment en que debemos preguntar: ZTie-
ne la escuela naturalista m6ritos suficientes para alcanzar el






MARIO CASTRO ARENAS


triunfo complete y definitivo?... Dado el fin que la novela
modern se propone jpuede una de esas escuelas presentarse
como la n(ica perfect y suficientemente amplia, para llenar
las aspiraciones del novelador que estudia al hombre y la so-
ciedad? Contestamos: iNo! Las dos son igualmente imperfec-
tas por haberse colocado ambos en extremes opuestos a donde
se halla el hombre; es decir, el objeto sobre el cual deben fijar
la atenci6n para estudiarlo y conocerlo. Las realidades de la vi-
da no deben mirarse ni con el telescopio del astr6nomo ni con
el miroscopio del bacteriologista. Y tal ha sucedido con ambas
escuelas". (122)
jQu6 le reprocha la sefiora Cabello al romanticismo?
"El romanticismo con aquella superabundancia de vida y
color que le fueron propias, idealiz6 sus creaciones hasta tocar
en la exageraci6n. Hijos de la fantasia de ricas y poderosas
imaginaciones, cre6se un mundo ideal y superior, desdefian-
do mirar al mundo real, aquel que el novelist debe estudiar;
no como poeta que va en pos de lo bello sino como fil6sifo que
busca la verdad; no para recreaci6n y contentamiento de ocio-
sos y sofiadores, ni para crear tipos simpiticos adornados de
cualidades extraordinarias, sino para copiar de alli sus mode-
los, sus personajes, los cuales, para ser humans, deben tener
no solamente las cualidades que se derivan del ser moral sino
tambi6n las debilidades y miserias que se refieren al hombre;
a ese ser complejo compuesto de grandeza y miseria, de ins-
tintos y sentimientos, de cuerpo y alma". (123)
iQu6 le reprocha al naturalismo?
"El naturalismo, su antagonista ,en odio a su antecesora,
descomplet6 al hombre, eliminando de l1 la parte mis bella y
noble, y no menos cierta del ser human: el factor, o factors
mas poderosos en la vida; los que con mayor dominio influyen
en el destiny del individuo; esta es, el sentimiento y la pa-
si6n" (124)
Mercedes Cabello de Carbonera postula un realismo que
sea "reflejo moral del hombre". "Realismo es la magnifica
divisa bajo la cual pueden cobijarse sin causarse, dafio ni con-
trarrestarse, lo mismo el mas subjetivo poeta lirico que el mas






LA NOVEL PERUANA


objetivo y fil6sifo novelador. Clasicismo, romanticismo, natu-
ralismo, todos sin distinci6n ninguna pueden afiliarse a la nue-
va escuela, que alli s61o se rinde culto a lo real y verdadero.
La verdad sin convencionalismos ni imposiciones; he aqui la
nueva escuela que nosotros debemos acatar y seguir; ella no
es mas que una evoluci6n, que coloca el arte en el t6rmino
medio sin empequefiecer ni desfigurar al hombre, sino mas
bien acercandolo a los grandes problems que debe resolver
la sociologia; esa ciencia que estd adn por crearse, dice Herbert
Spencer, y a la cual el arte puede llevarle el contingent de
su experimentaci6n". (125)
Propugna, en sintesis la novelist peruana cierto realis-
mo social independiente de consignas o imposiciones, libre, au-
t6nomo, que aproveche las indagaciones cientificas de la em-
brionaria sociologia para mostrar al hombre y a la sociedad.
La reiterada devoci6n por Augusto Comte reafirma su bfis-
queda de una novelistica de cardcter sociol6gico. Balzac,
Daudet y sobre todo Tolstoy a quien dedicara un studio (126)
son los arquetipos de la variedad novelistica que predic6 la
sefiora Cabello. De ahi que se advierta en sus novelas la pugna
interior entire la observaci6n fria y mecinica del cuerpo so-
cila, tribute a las corrientes positivistas entonces en boga, y
la proyecci6n moral, tolstoyana, de sus personajes. En algunas
novelas no consigui6 equilibrar ambas tendencies. En otras
predomin6 el positivismo o la preocupaci6n excesivamente mo-
ralista. Augusto Tamayo Vargas, autor de documentado estu-
dio sobre la novelist peruana sostiene: "En La Novela Mo-
derna, Mercedes Cabelo se identifica con la inquietud de su
6poca. Busca el realismo de America, ajeno a toda influencia.
Si ella no lo encuentra definitivamente, siente venir la novela,
enterrando el pasado"
Tamayo Var'gas sefiala a "Sacrificio y Recompensa" como
la primera novela de Mercedes Cabello. Pero ella, en el pr6logo
a "Sacrificio y Recompensa" (127) indica a "Los Amores de
Hortencia" como su primera novela. Riva-Agoero ignora ambas
novelas; Ventura Garcia Calder6n menciona inicamente a "Sa-
crificio y Recompensa" entire piadoso e ir6nico; y Luis Alberto






MARIO CASTRO ARENAS


Sanchez, presumiblemente siguiendo la cronologia de Tamayo
Vargas, menciona como novela primigenia a "Sacrificio y Re-
compensa".
Optaremos por la cronologia que dicta la propia novelist,
esto es consideramos como primera novela a "Los Amores de
Hortencia". Como un primer esbozo hacia la cincelaci6n de
Blanca-Sol, la Madame Bovary criolla, puede considerarse a
"Los Amores de Hortencia". Provinciana y romantic, Horten-
cia se mantiene impacientemente a la espera del amante flauber-
tiano que la rescatara de la rutina de la provincia y de la me-
diocridad del marido insensible. El desarrollo de las situaciones,
a excepci6n del desenlace, esta notoriamente influenciado por
el tema de Madame Bovary. El marido de Hortencia, a di-
ferencia del tolerante y melanc6lico Carlos de la historic de
Flaubert, intent ultimar al amante de su mujer; pero en el
forcejeo se interpone Hortencia. El sacrificio es inftil: el ma-
rido ofendido se ampara en la autoridad ben6vola que disimula
el hecho de sangre, y el amante Alfredo Salas olvida a la he-
roina y contra enlace con la hija de un agiotista. El prosaismo
situacional esta en consonancia con la prosa desgarbada, desa-
lifiada, que inicia la obra narrative de la sefiora Cabello. Aparte
de la influencia de Flaubert, puede anotarse la presencia de
residues romanticos en la trama de la novela. El fracaso de
"Los Amores de Hortencia" reside en la pugna entire los in-
concientes lastres romanticos de la sefiora Cabello y su volun-
tad conciente para derivar al realismo. Ambiguamente roman-
tica y realista, "Los Amores de Hortencia" revela las contra-
dicciones internal que corrofan la obra inicial de una escritora
resuelta a encontrar un nuevo canon en la ruta de la novela
national. S6o1 al final de su obra, en "El Conspirador", pudo
vislumbrarse el victoridso resultado del esfuerzo narrative de
la sefiora Cabello de Carbonera.
En el prefacio de "Sacrificio y Recompensa", primera
edici6n de 1886, la sefiora Cabello glosa ciertas ideas sore el
realismo que evocan algunas premises narrativas de Luis Ben-
jamin Cisneros. "Separarme del realismo, tal cual lo comprende
la escuela hoy en boga -anota Mercedes Cabello de Carbone-






LA NOVEL PERUANA


ra- y buscar lo real en la belleza del sentimiento, copiando los
movimientos del alma, no cuando se envilece y degrada sino
cuando se eleva y ennoblece; ha sido el m6vil principal que me
llev6 a escribir "Sacrificio y Recompensa". Si hay en el alma
un lado noble, bello, elevado, Zpor qu6 ir a buscar entire series
envilecidos, los tipos que deben de servir de modelo a nuestras
creaciones? Llevar el sentimiento del bien hasta sus fltimos
extremes, hasta tocar con lo irrealizable, sera siempre mas itil
y provechoso que ir a buscar entire el fango de las pasiones todo
lo mas odioso y repugnante para copiarlo a la vista, muchas ve-
ces, incauta del lector... no he copiado lo absurdo e invero-
simil, sino algo que el novelist debe mirar y enaltecer como
dnico medio de llevar a la conciencia del lector lecci6n mas
fltil y ben6fica que la que se propone la escuela realista" (128).
Felizmente variaron mas adelante los concepts 6tico-na-
rrativos de la sefiora Cabello. De esa manera se libraron sus
novelas mas valiosas, "Blanca Sol" y "El Conspirador", de caer,
como las anteriores, bajo la asfixiante presi6n de una estrecha
vision de la moral que s61o toleraba personajes novelisticos
bellos, nobles, serdficos, aburridos.
La mania de los amores desgraciados hizo presa de la se-
flora Cabello en "Los Amores de Hortencia" y en "Sacrificio y
Recompensa". En esta laureada novela, la sefiora Cabello des-
parrama la desventura sentimental no en una pareja sino en
dos, urdiendo ciertos enredos er6ticos familiares realmente
desdichados, al par que inverosimiles. Los personajes son in-
curablemente romanticos. Alvaro, apuesto cubano que huy6 de
su pais entire el fragor de la lucha por la independencia,
abandonando dolorosamente a su prometida por motives pa-
tri6ticos, pues el padre era espafiol y enemigo natural de la
liberaci6n cubana; Estela. dulce limefia que ama calladamente
al patriota antillano; Catalina, amada de Alvaro que se desposa
con el padre de Estela ignorando las vinculaciones sentimen-
tales con su ex-prometido.
De consecuencias de este puzzle sentimental, Catalina,
luego de mil y una aventuras artificiosas, vuelve a los brazos de
su fogoso cubano. Al parecer, segin sefiala Tatnayo Vargas, la






MARIO CASTRO ARENAS


sefiora Cabello escribi6 esta novela bajo el vertigo de sus sim-
patias a la causa cubana. No se oculta que la reputaci6n litera-
ria de la sefiora Cabello habria quedado francamente deterio-
rada con otra novela de inspiraci6n patri6tica.
Asoma en el estilo de "Sacrificio y Recompensa" cierta
pretension de llevar la prosa a la jerarquia po6tica. El es-
fuerzo estilistico de la sefiora Cabello en "Sacrificio y Recom-
pensa" se vi6 frustrado por su natural inclinaci6n al amanera
miento y su ausencia de sensibilidad para la buena prosa; fra-
cas6, tambi6n, por su frecuente empleo de imagenes de origen
cientificista. En la descripci6n de un amanecer en el Salto del
Fraile, la sefiora Cabello introduce pasajes como 6ste: "A fa-
vor de templada y dulce temperature, la vida circula en la na-
turaleza como la sangre en el organismo; esa vida que es el alma
ignorada y oculta de la naturaleza que se agita, se mueve, y
palpita desde el moluzco hasta el hombre, desde el alga hasta
el cedro..."
Timidamente se insinia la sdtira social en "Sacrificio y
Recompensa". No centra y desarrolla la critical social al travys
de la conduct de un personaje como en "Blanca Sol" y en "El
Conspirador" sino que la injerta al margen de la acci6n narra-
tiva. Son digresiones fugaces sobre la suntuosidad de las casas
de Chorrillos y el contrast del ranchito de totora, "asemejdn-
dose a muchacho andrajoso y atrevido que se intercalara entire
grandes y peripuestos sefiores".
"Sacrificio y Recompensa" -comenta Luis Alberto San-
chez- describe la vida de Chorrillos, a mediados del siglo, pre-
senta cuadros de costumbres y plantea un drama pasional en
que, pese a la intenci6n de la autora, predominan afn elemen-
tos romdnticos, mas ya esta present alli, tambi6n, la critical so-
cial, la actitud pol6mica caracteristica de dofia Mercedes" (129).
Por su lado, Tamayo Vargas anota que "en esta novela el
intent manifestado repetidas veces es el de hacer una exhibi-
ci6n de conflicts de pasiones. El m6todo romantico perdura
sin embargo en todas las paginas -pese a las reiteradas lec-
ciones cientificistas que la Carbonera nos ofrece- y se descu-






LA NOVEL PERUANA


bre el afdn stendhaliano de poner en juego la pasi6n por encima
de las demds caracteristicas humans" (130).
"Eleodora", publicada inicialmente en folletin en 1887
en Madrid, y desarrollada posteriormente en "Las Consecuen-
cias" cierra le ciclo de novelas romanticoides de la Cabello.
Culmina la fase de los tanteos, de las primeras armas narrati-
vas, de la inmadurez en suma. Aprovech6 la sefiora Cabello de
Carbonera una historic previamente tratada por Ricardo Pal-
ma en una tradici6n --"Amor de Madre"- que, tambi6n, to-
maria en una pieza teatral el espafiol Benito Perez Gald6s.
Podriamos dividir en dos periods la novelistica de Mer-
cedes Cabello de Carbonera. El primer ciclo, que es el ciclo de
"Los Amores de Hortencia", "Sacrificio y Recompensa" y "Eleo-
doro o Las Consecuencias", corresponde al period crepuscular
de la novela romantica. Es la fase experimental, inmadura, de
la sefiora Cabello. Batalla dramdticamente por desprenderse de
los rezagos romdnticos y el conflict limita, frustra, este mo-
mento narrative de bfsqueda, de indecision. El segundo ciclo
abarca las novelas de madurez de la Cabello. Es el mds valio-
so, el mas important. Comprenden "Blanca Sol" y, particular-
mente, "El Conspirador". Con un instrument narrative depu-
rado, con una lfcida conciencia de critical social, Mercedes Ca-
bello de Carbonera describe la mas valiosa novela, desde una
perspective rigurosamente est6tica, del siglo diecinueve en el
Peri: "El Conspirador".
La notoriedad puramente literaria de la sefiora Cabello se
troc6 en escAndalo de dimension political cuando di6 a conocer
en folletin su "novela social" Blanca Sol. El escandalo fue sus-
citado por el rumor pfblico de que la sefiora Cabello, para des-
cribir la historic frivola y pecaminosa de la heroina Blanca
Sol, habia tomado como modelo a una dama del gran mundo
social y politico de su 6poca. En la segunda edici6n que adqui-
ri6 la forma ortodoxa de libro (131) y en las ediciones poste-
riores, Mercedes Cabello escribi6 "un prol6go que se ha hecho
necesario" en el que, de un lado, niega que hubiese tomado co-
mo modelo a la dama con la que se relacionaba a su Blanca Sol,






MARIO CASTRO ARENAS


y de otro, precisa agudamente las vinculaciones entire novela y
realidad, tal como ella las entendia.
"Pasaron ya los tiempos en que los cuentos inverosimiles y
las fantasmagorias quim6ricas servian de embeleso a las imagi-
naciones de los que buscaban en la novela lo extraordinario y
fant&stico como deliciosa golosina. Hoy se le pide al novelist
cuadros vivos y naturales, y el arte de novelar, ha venido a ser
como la ciencia del anat6mico: el novelist estudia el espiritu
del hombre y el espiritu de las sociedades, el uno puesto al
frente del otro, con la misma exactitud que el m6dico, el cuer-
po tendido en el anfiteatro. Y tan vivientes y humans han re-
sultado las creaciones de la fantasia que mas de una vez Zola
y Daudet en Francia, Camilo Lemoinnier en Bl6gica y Camba-
ceres en la Argentina, hanse visto acusados. de haber trazado
retratos cuyo parecido, el mundo entero reconocia, en tanto que
ellos no hicieron mas que crear un tipo en el que se imprimie-
ron aquellos vicios o defects que se proponian manifestar. Por
mas que la novela sea hoy obra de observaci6n y de andlisis,
siempre le sera vedado al novelist descorrer el velo de la vida
particular, para exponer a las miradas del mundo los pliegues
mIs ocultos de la conciencia de un individuo. Si la novela es-
tuviera condenada a copiar fielmente un modelo, seria necesa-
rio proscribirla como arma personal y odiosa" (132).
A pesar de sus censuras renovadas contra el naturalismo
francs, la sefiora Cabello inaugura formalmente el naturalismo
en el Perii, con Blanca Sol y El Conspirador. Es naturalista por-
que extrae de la realidad humana y social sus personajes novelist
ticos, sin afeites, apenas retocados de literature. Si niega la evi-
dente relaci6n entire su Blanca Sol y una linajuda, poderosa li-
mefia de finales del siglo diecinueve, lo hace por una prudent
estrategia; no por motives literarios. Pero, como subraya Luis
Alberto Sanchez, "todo Lima sefial6 a la protagonista en la vi-
da real". A la postre, lo dice tambi6n perspicazmente Sanchez,
."esta obra le costaria quizds su propia salud, por la campafia
iniciada a partir de entonces contra su autora" (133).
Es naturalista la modalidad narrative de la sefiora Cabello
porque, superando los falsos prejuicios moralistas de sus pri-






LA NOVEL PERUANA


meras novelas, disecciona caracteres negatives, analiza muje-
res endemoniadas y hombres de alma s6rdida, describe cuadros
sociales depiimentes, observa en suma el lado feo, oscuro, re-
vulsivo, de la condici6n humana y la sociedad.
Es, tambi6n, naturalista, la sefiora Cabello porque en 6stas
sus dos novelas de madurez alienta un nitido prop6sito de co-
rrecci6n social. Habria que aplicar a la sefiora Cabello este jui-
cio de Thibaudet sobre Zola: "Es precise no ver en su pesimis-
mo un pesimismo radical, a la manera de Taine, sino un pesi-
mismo relative. que acaba en idealismo social y creencia en el
progress" (134).
Es, en definitive, naturalista la autora de Blanca Sol por
su ingenua creencia en la novela considerada como ciencia.
"Hoy que. luminosamente y cientificamente se trata de definir
la posibilidad de la irresponsabilidad individual en ciertas situa-
clones de la vida, la novela estd llamada a colaborar en la solu-
ci6n de los grandes problems que la ciencia le present, Quiza
si ella llegard a deslindar lo que afin permanece indeciso y os-
curo en ese lejano horizonte en el que un dia se resolveran
cuestiones de higiene moral". Hoy estas palabras de la sefiora
Cabello tienen la misma acogida que el entusiasmo de Zola
por el experimentalismo de Claude Bernard.
Como certeramente sefiala Fernando Alegria, "naturalismo
puro no existe en nuestra literature (la hispanoamericana) ni
tampoco existe en la francesa. En cambio, a fines del siglo XIX
y comienzos del XX abundan en Hispanoamerica las denuncias
sentimentales, densas de documentaci6n concrete, plet6ricas de
fe positivista, dirigidas a exponer y corregir los males de la so-
ciedad burguesa y a defender los derechos de la clase obrera,
de la mujer y el nifio desvalidos, denuncias que llevan el sello
inconfundible de Zola y de su robusta pasi6n por la justicia
social" (135).
Con "Blanca Sol". Mercedes Cabello de Carbonera arriba a
la cima de la tarea novelistica que d6bilmente se propuso
cumplir Luis Benjamin Cisneros al trav6s de "Julia": reflejar
la cafda moral de una mujer enceguecida por los destellos de la
gran vida de la opulencia y el boato; y justificar esta decaden-






MARIO CASTRO ARENAS


cia individual como el product fatal, ineluctable, de la descom-
posici6n de una clase social.
El primer boceto caracterol6gico de Blanca Sol es consu-
mado en su brevedad y justeza psicol6gica:
"La educaron como en Lima educan a la mayor parte de
las nifias: mimada, voluntariosa, indolente, sin conocer mas
autoridad que la suya, ni mas limited a sus antojos que su capri-
choso querer".
En un period pinta la ya madura narradora los rasgos
centrales de la limefiisima psicologla de su heroina y puede de-
cirse que el resto de la novela no es sino la ampliaci6n, el lento,
exhaustive desarrollo de esta personalidad femenina "mimada,
voluntariosa, indolente". Mimada fue al nacer, en la hora de-
cisiva de la infancia y en la plenitud fisiol6gica esta mujer fe-
lina que s61o conocid las caricias del marido bobo y los er6ticos
halagos de sus amantes. Con mimos ap6critos deshonr6 a su
marido y con mimos igualmente falsos logr6 llevarlo a un des-
pacho ministerial. Voluntariosa: tras este ben6volo calificativo
recubria Blanca Sol la imposici6n desp6tica de su voluntad, su
tirania de limefia de casa grande habituada al d6cil acatamiento
de sus servidoras de color. Voluntariosa: entendamos esta cua-
lidad como la fria, cinica, calculada, decision de la mujer que,
ante la ruina de su familiar y la muralla que esa ruina erigia a
su apetito de saraos y rubies, se dice a si mismo:
"El amor puede ser cosa muy sabrosa cuando llega acom-
pafiado de lucientes soles de oro; pero amor a secas, sabeme a
pan duro con agua tibia. Yo necesito, pues, novio con dinero,
y en iltimo caso tomar6 dinero con novio; de otra suerte, con
toda mi belleza y mis gracias, ir6 a desempefiar el papel de
oscura ama de Haves".
Indolente. No la indolencia como inacci6n, como abulia fi-
sica y spiritual. Es la indolencia moral, la indolencia que sig-
nifica una actitud neutra, pasiva, ante el bien y ante el mal. In-
dolentemente, Blanca Sol asiste a la ruina de su marido, al des-
moronamiente 6tico de los hombres y mujeres que la rodea-
ban, que conformaban el decorado de opereta de sus reuniones
frivolas. Indolentemente, .juega Blanca Sol con los nervios y la






LA NOVEL PERUANA


lucidez mental de su marido que, a la postre, vencido por la in-
sidiosa astucia de su mujer, acaba en una casa de salud, con
camisa de fuerza en pabell6n de loco furioso.
Al final de la peripecia, acosada de deudas, reemplazada
por su humilde costurera en los abrazos de Alcides, olvidada
por sus antiguos pretendientes, Blanca Sol compete el acto ma-
yor de su indolencia que es, al propio tiempo, el preludio de la
crisis final: recibe a sus amigos transfigurada en mujer de me-
dio-pelo, en bata dom6stica, moradora de una casa mes6crata,
y la reunion culmina en una orgia. Indolentemente, Blanca
Sol, sin reparar en sus descenso social, deviene de gran co-
cotte de lujo a barragana de clase media. La decadencia se ha
consumado.
"Nos perderemos todos" es el comentario que rubrica la
indolencia moral de Blanca Sol, quizA uno de los retratos de
mujeres mds brillantes de la novelistica peruana.
Novelista social por elecci6n, la sefiora Cabello describe a
Blanca Sol como la figure dominant de un process econ6mico-
social gestado por las contradicciones internal que sacudieron
las bases humans y sociales del Peru posterior a la conflagra-
ci6n con Chile. Como un iracundo profeta, Gonzalez Prada ini-
ciaba una pr6dica de fuego, apostrofando implacablemente los
seculares vicios nacionales. "En la Guerra con Chile, no s6lo
derramamos la sangre: exhibimos la lepra... no se disculpa,
no se perdona, ni se concibe la reversi6n del orden moral, el
complete desbarajuste de la vida pdblica, la danza macabra
de polichinelas con disfraz de Alejandros y CUsares" clamaba
GonzAlez Prada en "Paginas Libres", anticipando en la sem-
blanza de Grau de 1885 la critical fustigantemente revisionis-
ta de la prosa de ficci6n de la sefiora Cabello de Carbonera,
asi como de su prosa periodistica.
Miembro del Circulo Literario del que Gonzalez Prada
lleg6 a ser president, positivista, adversaria radical del mi-
litarismo, polemista political temible, Mercedes Cabello parti-
cip6 plenamente de la actitud revisionista del autor de "Ho-
ras de Lucha".






MARIO CASTRO ARENAS


En las pdginas del diario "El Pert Ilustrado" ,en la d6-
cada de 1800, pueden encontrarse innumerables testimonios
de la posici6n de la combatiba novelist frente a la crisis sus-
citada por la Guerra del Pacifico. Y Blanca Sol puede consi-
derarsele como un product de esa crisis que trastorn6 los
estamentos morales y materials de la sociedad peruana.
"En la resuelta y decidida corriente de la generaci6n
Gonzalez Prada se encuentra el positive paso de un nuevo
Perl literario. La marca es grave y profunda. Alrededor del
combatido ep6stol del Circulo Literario esta la cultural perua-
na de nuestra post-guerra. Es su paso el que encierra ruta
o aspiraci6n; y si anchos caminos se abrieron correspondent
todos a este movimiento... asi se condensan los dos nortes
que movieron la inquieud literaria de Mercedes Cabello. El
sentido de la escuela cientifica y culteranista, con su secuela
realista en literature; y la diatriba del fen6meno politico y
social -dentro de marcado peruanismo- que emprendiera el
grupo radical de Prada, Am6zaga, Gamarra, "Huanvilca" y
demrs miembros del Circulo Literario, mIs tarde dividido por
en las altas y bajas de nuestra political" comenta Augusto
Vargas Tamayo en su studio sobre la Cabello (136).
A "Blanca Sol" sucedi6 "Las Consecuencias", ampliaci6n
novelistica de "Eleodora", como sabemos, inspirada en una tra-
dici6n de Palma. "Las Consecuencias" prolonga la temdtica
romdntica de "Los Amores de Hortensia" y "Sacrificio y Re-
compensa" mezclada a la critical naturalista contra el irresponsa-
ble vicio del juego, que la sefiora Cabello reprueba al igual que
Cisneros. La novelist traza un retrato sombrio de Enrique,
el tarambana seductor de Eleodora, prototipo del cazador de
fortunes a la bfsqueda de nfbiles limefias adineradas. Aparte
de hMbiles indagaciones de studio psicol6gico de personajes
--capitulo del juego en el que Enrique abandon a Eleodora
para amanecer en una clandestine casa de juego-, "Las Con-
secuencias' abunda en situaciones melodramaticas (escena en
la que don Cosme Alvarado sorprende a su hija Eleodora, in-
conciente y afn no seducida, en la alcoba de Enrique).
Obra de madurez, "El Conspirador" sefiala la plenitud del




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs