• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Half Title
 Title Page
 Dedication
 Index
 Preface
 Introduction
 El hambre: Definicion
 La agricultura y el hambre en nuestra...
 En el antiguo Peru
 En la colonia
 Durante la republica
 La situacion actual
 La alimentacion y la geografia
 La selva o zona alimenticia de...
 Sequias, inundaciones y otras...
 La sierra o zona alimenticia del...
 La costa zona alimenticia...
 Factores determinantes y consequencias...
 Factores determinantes del...
 Consecuencias del hambre
 Bibliography
 Cuadro
 Back Cover














Group Title: Colección Toda la realidad
Title: Crónica del hambre en el Perú
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00087178/00001
 Material Information
Title: Crónica del hambre en el Perú
Series Title: Colección Toda la realidad
Physical Description: 285 p. : ; 22 cm.
Language: Spanish
Creator: Malpica Silva Santisteban, Carlos
Publisher: F. Moncloa
Place of Publication: Lima
Publication Date: 1966
Edition: 1. ed.
 Subjects
Subject: Food supply -- Peru   ( lcsh )
Starvation -- history -- Peru   ( mesh )
Food Deprivation -- Peru   ( mesh )
Food Supply -- history -- Peru   ( mesh )
Famines -- Peru   ( lcsh )
HAMBRE COLECTIVA -- PERU   ( renib )
Genre: bibliography   ( marcgt )
non-fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage: Peru
 Notes
Bibliography: Bibliography: p. 283-285.
Statement of Responsibility: por Carlos Malpica S.S.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00087178
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 02864832
lccn - 67071295

Table of Contents
    Front Cover
        Front Cover 1
        Front Cover 2
    Half Title
        Half Title 1
        Half Title 2
    Title Page
        Title Page 1
        Title Page 2
    Dedication
        Dedication 1
        Dedication 2
    Index
        Index 1
        Index 2
        Index 3
        Index 4
        Index 5
        Index 6
    Preface
        Preface 1
        Preface 2
    Introduction
        Page 1
        Page 2
    El hambre: Definicion
        Page 3
        Page 4
        Page 5
        Page 6
    La agricultura y el hambre en nuestra historia
        Page 7
        Page 8
    En el antiguo Peru
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
    En la colonia
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
    Durante la republica
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
    La situacion actual
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
    La alimentacion y la geografia
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
    La selva o zona alimenticia de la yuca
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
    Sequias, inundaciones y otras catastrofes
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
    La sierra o zona alimenticia del maiz
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
    La costa zona alimenticia del arroz
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
    Factores determinantes y consequencias del hambre
        Page 227
        Page 228
    Factores determinantes del hambre
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
        Page 239
        Page 240
        Page 241
        Page 242
        Page 243
        Page 244
        Page 245
        Page 246
        Page 247
        Page 248
        Page 249
        Page 250
        Page 251
        Page 252
    Consecuencias del hambre
        Page 253
        Page 254
        Page 255
        Page 256
        Page 257
        Page 258
        Page 259
        Page 260
        Page 261
        Page 262
        Page 263
        Page 264
        Page 265
        Page 266
        Page 267
        Page 268
        Page 269
        Page 270
        Page 271
        Page 272
        Page 273
        Page 274
        Page 275
        Page 276
        Page 277
        Page 278
        Page 279
        Page 280
        Page 281
        Page 282
    Bibliography
        Page 283
        Page 284
        Page 285
        Page 286
    Cuadro
        Page 287
    Back Cover
        Page 288
        Page 289
Full Text
cr6nica del

hambre en el Peru






CARLOS MALPICA S. S.









Un libro, ademis de sus cualidades
tdcnicas propias, vale por su grado de
necesidad. Y Carlos Malpica ha es-
crito indudablemente una obra nece-
saria tanto para el estudioso de los
temas sociales como para el comdn
de las personas que buscan orieritar-
se en el drama de nuestro tiempo.
Nuestro pueblo es actualmente uno
de los peores alimentados del orbe,
no s61o en elements cal6ricos, sino
principalmente en proteinas, vitamin
nas y sales minerales, dice Malpica.
Pero, asimismo, a lo largo del desa-
rrollo del libro el lector comprobard
cual ha sido el itinerario del hambre
en el Perd a traves de su historic.
Sorprenderd a algunos su afirmaci6n
de que los antiguos peruanos comian
mal, frente a lo sostenido por los "in-
digenistas" en el sentido que el in-
canato fue un sistema social de abun-
dancia alimenticia.
Los conquistadores distorsionaron la
economia del antiguo imperio del Ta-
huantinsuyo que estaba dedicada esen-
cialmente a la producci6n de alimen-
tos y fibras necesarias para satisfacer
la demand de su numerosa poblaci6n.
Las razones de por qu6 el pueblo pa-
deci6 hambre epid6mica y hambre en-
demica aparecen tambien ampliamen-
te expuestas. Por otro lado, el libro
contiene un exhaustive studio de las
causes de la crisis agricola y del ham-
bre durante la Repiiblica, para com-
pletar el cual el autor recurre al and-
lisis del material factico mis serio y
actual.
Por lo sucintamente expuesto el de
Carlos Malpica es un esfuerzo de in-
vestigaci6n de much mdrito, enca-
rado desde su posici6n de t6cnico y
de combatiente social. Basta decir
que fue reducido a prisi6n en tres
oportunidades: en 1950, en 1963 y en
1966 y que fue justamente cuando se
hallaba en la tenebrosa isla de "El
Front6n", que concibi6 los trazos fun-
damentales del present trabajo.







TODA LA REALIDAD


m ensayo










Primera Edici6n 1966
DERECHOS ADQUIRIDOS POR
(c) FRANCISCO MONCLOA, EDITORS S. A.
Jir6n Apurfmac 337, Lima






CARLOS MALPICA S. S.


cronica del


hambre en el Peru









FRANCISCO MONCLOA
E D ITOR E S S.A.
















A LUIS DE LA PUENTE UCEDA


Ya nos hemos sentado
much a la mesa, con la amargura de un niio
que a media noche, Ilora de hambre, desvelado...

Y cudndo nos veremos con los demds, al border
de una mafiana eterna, desayunados todos.


CUSAR VALLEJO



















INDICE

Introducci6n 1
El Hambre: Definici6n 3

PRIMERA PARTE: LA AGRICULTURE Y EL HAMBRE
EN NUESTRA HISTORIC. 7


SECCION PRIMERA: EN EL ANTIGUO PERU. 9

Cap. I. APORTES DE LAS EPOCAS PREINCAICA
E INCAICA A LA AGRICULTURE DEL
PAIS Y DEL MUNDO. 13
A. Mejoramiento de la infraestructura del agro 13
B. Instrumentos de producci6n y tdcnica agricola 16
C. Plantas cultivadas y animals domdsticos 19
D. Medidas de carActer econ6mico social 22

Cap. II. LA ALIMENTACION EN EL ANTIGUO PERU. 24
A. OQu6 comian los quechuas y los aimaras en la 6poca
incaica? 25
B. iC6mo preparaban sus alimentos? 28
C. eEra buena o mala la dieta alimenticia incaica? 29


SECCION SEGUNDA: EN LA ECONOMIC. 45

Cap. III. POBLACION DURANTE EL INCANATO
Y LA COLONIA. 47
A. Causas de la despoblaci6n 48

Cap. IV. CAUSES DE ORDEN ECONOMICO-SOCIAL
Y DISPOSICIONES LEGALES QUE
CONTRIBUYERON AL ATRASO AGRICOLA. 52
A. Latifundios y distancia a la metr6poli 52
B. Restricciones legales 53
C. R6gimen de tenencia: manos muertas 53
D. Sistema tributario 53

Cap. V. APORTES DE ESPARA A
LA AGRICULTURE DEL PAIS. 56

Cap. VI. LA ALIMENTACION DURANTE LA COLONIA. 58
A. Alimentaci6n de los indfgenas 58
B. Alimentaci6n de los conquistadores 60
C. La alimentaci6n en la capital 63










SECCION TERCERA: DURANTE LA REPUBLICAN. 65

Cap. VII. PRIMERA ETAPA. 67
A. Subsistencia de impuestos coloniales 67
B. Nuevas contribuciones 68
Cap. VIII. SEGUNDA ETAPA. 69
A. Principales cultivos 69
B. Supresi6n de los impuestos coloniales que afectaban
a la agriculture 71
C. Supresi6n de la esclavitud e importaci6n de "co-
olies" chinos 73
D. Iniciaci6n de las industries a base de products
agricolas y ganaderos 73
E. Influencias culturales 74
Cap. IX. TERCERA ETAPA. 75
A. Cara de azdcar 75
B. Algod6n 77
C. Otros cultivos importantes 78
D. La agriculture en la sierra 78
E. La ganaderia 78
F. La pesca 80
Cap. X. EVOLUCION ECONOMIC SOCIAL DEL AGRO
EN EL ULTIMO SIGLO. 82
A. Fin de la esclavitud e importaci6n de chinos 82
B. Progreso de la mecanizaci6n 82
C. Influencia norteamericana 84


SECCION CUARTA: LA SITUATION ACTUAL

Cap. XI. eEL PUEBLO PERUANO
ESTA BIEN ALIMENTADO? 89
Cap. XII. eCUANTO CONSUMIMOS Y
CUANTO DEBERIAMOS CONSUMER? 92
Cap. XIII. PORCIENTO DE LOS GASTOS DE CONSUMO
DEDICADOS A LA ALIMENTACION. 95


SEGUNDA PARTE: LA ALIMENTACION Y LA GEOGRAFIA. 97
SECCION PRIMERA: LA SELVA O ZONA ALIMENTICIA
DE LA YUCA. 103
Cap. I. REGIMEN ALIMENTICIO DE LA SELVA. 107
A. Modalidades en la preparaci6n y consume de los ali-
mentos mhs comunes 107
Cap. II. DEFICIENCIES CUANTITATIVAS
Y CUALITATIVAS DE LA DIETA
DEL SELVATICO. 119
A. Deficiencia cuantitativa 119
B. Deficiencia cualitativa 120
C. Carencias vitaminicas 126









Cap. III. INFLUENCIAS CULTURALES EN EL REGIMEN
ALIMENTICIO DE LA SELVA. 131


SECCION SEGUNDA: LA PUNA O ZONA ALIMENTICIA
DE LA PAPA. 133

Cap. IV. REGIMEN ALIMENTICIO DE LA PUNA. 135
A. Modalidades en la preparaci6n y consume de los ali-
mentos mds comunes 136

Cap. V. DEFICIENCIES CUANTITATIVAS
EN LA DIETA ALIMENTICIA DE LA PUNA. 149
A. Consumo de calories per capita 149
B. Las deficiencies cualitativas 150

Cap. VI. INFLUENCIAS CULTURALES. 155


SECCION TERCERA: SEQUIAS, INUNDACIONES
Y OTRAS CATASTROFES. 157

Cap. VII. EFECTOS DE LAS SEQUIAS
Y OTRAS CATASTROFES EN
LA ALIMENTACION HUMANA.
LA SEQUIA DE 1956 a 1958. 162
A. Falta de viveres 163
B. Los alimentos raros 165
C. Tuberculosis y epidemic 166
D. Estado fisico de los que padecen hambre 169
E. Estado psicol6gico de los que padecen hambre 171

Cap. VIII. AYUDA NORTEAMERICANA. 176


SECCION CUARTA: LA SIERRA
O ZONA ALIMENTICIA DEL MAIZ. 179

Cap. IX. DIFERENCIAS ALIMENTICIAS ENTIRE
LA SIERRA PROPIAMENTE DICHA
Y LA PUNA. 181

Cap. X. REGIMEN ALIMENTICIO DE LA SIERRA. 184
A. Modalidades en la preparaci6n y consume de los ali-
mentos mds comunes 186
B. Algunas supersticiones 191
C. Costumbres ligadas a la miseria y el hambre 192

Cap. XI. DEFICIENCIES CUANTITATIVAS
Y CUALITATIVAS EN LA DIETA
ALIMENTARIA DE LA SIERRA. 194
A. Deficiencias cuantitativas 194
B. Deficiencias cualitativas 195

Cap. XII. INFLUENCIAS CULTURALES. 202









SECCION QUINTA: LA COSTA O ZONA ALIMENTICIA
DEL ARROZ. 205
Cap. XIII. REGIMEN ALIMENTICIO. 207
A. Modalidades en la preparaci6n y consume de los ali-
mentos mis comunes 208

Cap. XIV. DEFICIENCIES CUANTITATIVAS Y
CUALITATIVAS DE LA DIETA DEL
LIMEiO. 214
A. Deficiencias cualitativas 214
Cap. XV. LA OTRA CARA DE LA MEDALLA. 217
A. Barriadas 217
B. La alimentaci6n en las haciendas y puertos 220
Cap. XVI. DEFICIENCIES CUANTITATIVAS
Y CUALITATIVAS DE LA DIETA
DEL HABITANTE DE LA COSTA. 222

Cap. XVII. INFLUENCIAS CULTURALES. 223
Cap. XVIII. CONCLUSIONS. 225


TERCERA PARTE: FACTORS DETERMINANTES
Y CONSECUENCIAS DEL HAMBRE. 227

SECCION PRIMERA: FACTORS DETERMINANTES
DEL HAMBRE. 229
Cap. I. INSUFICIENTE PRODUCTION DE ALIMENTOS. 231
A. Baja relaci6n hombre-tierra 231
B. eDeficiente productividad de la agriculture? 231
C. Distorsi6n de nuestra economfa 239
Cap. II. DEFECTS DE DISTRIBUTION. 241
A. Desigual distribuci6n de la riqueza: causes 242
Cap. III. IGNORANCIA Y HAMBRE. 249


SECCION SEGUNDA: CONSECUENCIAS DEL HAMBRE. 253

Cap. IV. TASA DE NATALIDAD. 255

Cap. V. TASA DE MORTALIDAD. 259
A. Comparaci6n con las tasas brutas de mortalidad de
otros pauses 260
B. Enfermedades que causan mas decesos 261

Cap. VI. COMPOSICION POR EDADES
DE LA POBLACION. 263

Cap. VII. ESPERANZA DE VIDA DEMASIADO CORTA. 264

Cap. VIII. PESO DE LOS RECIEN NACIDOS. 266









Cap. IX. MORTALIDAD NEO-NATAL. 268

Cap. X. MORTALIDAD INFANTIL. 270
A. Enfermedades carenciales y otras que causan la alta
tasa de mortalidad infantil 270
B. Tasa de mortalidad infantil: variaci6n en el dltimo
decenio 272
C. Comparaci6n con las tasas de otros passes 273

Cap. XI. TASAS DE MORTALIDAD, MORBILIDAD
E INFECCION FOR TUBERCULOSIS. 274
A. Tasa de mortalidad en los iltimos afios 274
B. Comparaci6n con las tasas de mortalidad de otros
pauses 275
C. Tasa de morbilidad 275
D. Tasa de infecci6n tuberculosa 276

Cap. XII. HAMBRE Y VIOLENCIA. 278
A. El hambre no es un fen6meno aislado 279
B. Factores internos de agitaci6n: miseria en las "ba-
rriadas" y retorno del campesino al agro 280
C. Factores externos: fortalecimiento del Tercer Mundo
y del bloque socialist; Cuba y una "teoria obso-
leta" 281
D. Lucha armada y disyuntiva hist6rica 282













Paris, 21 de enero de 1966


Sr. D. Francisco Moncloa


Muy estimado Sr. Moncloa:

Supongo habrd ya recibido mi telegrama contestando el
suyo.
Siento much no haber podido escribirle antes pero hace
mds de cuatro meses que estoy enfermo y hace s6lo unos
dias que pude reanudar mis actividades.
Referente al pr6logo, me ha sido impossible escribirlo has-
ta la fecha ya que cuando lleg6 a mi poder el manuscrito
estaba en la fase peor de mi enfermedad.
Lamento muchisimo que mi estado de salud no me haya
permitido hacer el pr6logo para el libro, por cierto exce-
lente, del Ing. Malpica, pero no creo convenient retrasar
por mds tiempo la publicaci6n de este libro, ya que de
moment no le puedo decir para que fecha le podria man-
dar el texto. Mi salud no me permit todavia hacerlo y
crea Ud. que siento muchisimo no haber podido cumplir
con mi promesa.
Sin embargo, caso de que le siga interesando para otra edi-
ci6n del libro, podria preparar este pr6logo dentro de unos
meses.
Reiterdndole mis mds sinceras disculpas por este contra-
tiempo, le ruego acepte el testimonio de mi consideraci6n
mds distinguida.


JosuV DE CASTRO





























































Este libro fue escrito en su mayor par-
te durante los meses de enero a mayo
de 1963, en las carceles del Sepa y del
Front6n.
Para la descripcidn de las dietas regio-
nales cont6 con la direct colaboraci6n
de los centenares de lideres obreros, cam-
pesinos, estudiantiles y politicos, aue fue-
ron mis compaferos de prisi6n. Para ellos
mi agradecimiento. Muy en especial para
Ernesto More, Juan Sotomayor y Juan
Antonio Redecilla. Ademas, a mi herma-
no Mario por su aporte en el fltimo ca-
pitulo y la labor de correcci6n realizada.

C.M.S.S.







INTRODUCTION


El tema del hambre, como otros graves problems que aque-
jan al Per6, ha sido pocas veces expuesto entire nosotros. S6-
lo en unos cuantos studios cientificos, informes oficiales y
articulos periodisticos se ha tratado de la grave situaci6n
alimenticia national. Ni siquiera la literature de ficci6n ha
abordado el tema.
El objeto de este libro es contribuir, aunque sea en modes-
to grado, a crear conciencia de la aflictiva situaci6n alimen-
ticia de nuestro pueblo.
La Organizaci6n de las Naciones Unidas para la Agricultura
y la Alimentaci6n (F.A.O.) ha iniciado, el afio pasado, una
campafia mundial de lucha contra el hambre de cinco afios
de duraci6n. Parece que a influjo de esa entidad los gran-
des 6rganos de publicidad han recientemente emprendido
campafias divulgando algunos aspects y consecuencias del
hambre.
Nuestros planteamientos, respect al hambre, estin muy in-
fluidos por las ideas de Josu6 de Castro, el soci6logo brasi-
lefio. Esa influencia va much mis lejos que las citas glo-
sadas. Pero advertimos que tenemos algunas discrepancies,
sobre todo respect a la alimentaci6n durante el Incanato.
Nos sentiriamos satisfechos si este trabajo significara algiin
aporte al gigantesco esfuerzo por extirpar el hambre en nues-
tro pueblo.








EL HAMBRE: DEFINITION


Al estudiar el hambre no s61o nos referimos al hambre to-
tal, a la falta absolute de alimentos, fen6meno que se pre-
senta en zonas de extrema miseria y en excepcionales oca-
siones, tal es el caso de sequias e inundaciones,

"sino tambien al fen6meno much mis frecuente y grave
en sus consecuencias numericas, del hambre parcial, de la
llamada hambre oculta en que por falta permanent de de-
terminados elements nutritivos en sus regimenes habitua-
les, grupos extensos de poblaci6n se dejan morir lentamen-
te de hambre, a pesar de comer todos los dias" 1

El diario limefio "La Prensa", en su edici6n del 15 de ma-
yo de 1963, public una exhortaci6n del doctor H. L. True-
man, Secretario del Comit6 Nacional Canadiense de la Cam-
pafia Mundial contra el Hambre, a todos los hombres y mu-
jeres del mundo para que arnen esfuerzos en la lucha con-
tra este flagelo que soporta la humanidad. Por ser una ex-
celente definici6n del hambre transcribimos el texto de di-
cha invocaci6n:

"El hambre ha llegado a adquirir en nuestros dias un sig-
nificado much mas amplio que la angustia temporal por
falta de alimentos. El hambre cr6nica, la hambruna y la
mala nutrici6n ya no pueden ser descritas sencillamente
en terminos patol6gicos, clinics o estadisticos. Ahora hay
que describirlos en terminos que, como la palabra guerra,
transmitan a la mente del hombre la noci6n de la miseria
humana, de la monstruosa injusticia social y del peligro pa-
ra la civilizaci6n que esos males representan".
"Este espiritu malkfico que se cierne sobre la cuna de ca-
da generaci6n sucesiva se esta personificando bajo el nom-
bre de "Hambre". Oigimosle hablar:"

1. Josue de Castro. "Geografia del Hambre". Pig. 21. Ediciones Peuser.
Buenos Aires, 1950.











"Yo soy el hambre. Soy la negaci6n de la necesidad bi-
sica del hombre, del primer derecho del nifio, del alimento
necesario para mantener la vida en el cuerpo en que naci6".
"Yo soy el hambre. Cuando las lluvias del monz6n no vie-
nen y el viento caliente sopla sobre los campos resecos,
cuando el grano en maduraci6n se marchita en las espigas,
cuando el ganado enflaquecido brama en los abrevaderos
resecos, entonces me paseo triunfante en la Tierra".
"Yo soy el hambre. Tengo servidores: la langosta que in-
vade las praderas ardientes; la peste de las plants en cre-
cimiento; el terrateniente codicioso que exige para si los dos
tercios de la cosecha; el prestamista voraz que duplica su
dinero cada dos o tres afios; el especulador del mercado
que paga a bajo precio las cosechas que compra, y engor-
da con lo que vende".
"Yo soy el hambre. Vengo en muchas formas: en alimen-
tos que carecen de las virtudes protectoras que impiden el es-
corbuto y la pelagra; en alimentos que carecen de los mine-
rales suficientes para la formaci6n de tejidos 6seos resisten-
tes; en alimentos que llenan el est6mago pero que no tie-
nen las proteinas necesarias para estimular el crecimiento.
Vengo en el kwashiorkor, la temible enfermedad provocada
por la falta de proteinas y a la que so conoce con muchos
nombres distintos en diversos paises".
"Yo soy el hambre. Me apodero de los cuerpos de hombres,
mujeres y nifios, y los retuerzo y los torture y los corrom-
po hasta que result una burla decir que alguna vez fueron
hechos a la imagen y semejanza de Dios".
"Arrebato a las victims la fuerza que necesitan para ayu-
darse a si mismas, la voluntad que precisan, la voluntad de
construirse un techo, la voluntad de gobernarse por el bien
com6n. Les arrebato incluso el simple deseo de caminar por
la buena tierra con vigor y alegria".
"Yo soy el hambre. Domino a mas de la mitad de la hu-
manidad".
"Yo soy el hambre. Soy la negaci6n de la necesidad
basica del hombre, del primer derecho del nifio: alimento
para mantener la vida en el cuerpo en que fue colocado
por Dios".
"El mundo no puede tolerar por mas tiempo esta nega-
ci6n. Puede tolerarla usted? La puedo tolerar yo?".











Tipos de hambre. En el Peru se presentan los dos tipos
de hambre: la falta absolute de alimentos debido a condi-
clones climaticas desfavorables, como las peri6dicas sequoias
que afectan sobre todo a la sierra v a la puna, pero que
tambien causan efectos desastrosos en la agriculture coste-
fia, o las inundaciones que se produce algunos afios en las
mdrgenes cultivadas de los rios selvAticos o del lago Titica-
ca. Es el hambre epid6mica.
Ademis, los regimenes alimenticios de una gran mayoria de
peruanos son deficientes en cuanto a necesidades cal6ricas
v estAn desequilibrados por su excesivo contenido de car-
bohidratos y poco contenido de proteinas, sales minerals
y vitamins. Es el hambre cr6nica.
Teniendo en cuenta esta situaci6n alimenticia, Josu6 de
Castro, ex-director general de la FAO y ex-ministro de Agri-
cultura del Brasil, en su trabajo titulado "Los problems
de la Alimentaci6n en la America del Sur", escrito por en-
cargo de la Organizaci6n de Educaci6n, Ciencia v Cultura
de las Naciones Unidas (UNESCO), clasifica al Peru en el
sector de los paises de sub-nutrici6n intense o sector de
"Hambre cr6nica".
En este mismo concept tienen al Peri otros autores, que
lo clasifican en el grupo de los pueblos que viven bajo un
regimen de "sub-alimentaci6n cr6nica". 2
La FAO efectu6 una double series de encuestas mundiales
sobre el problema de la alimentaci6n, encuestas realizadas
antes y despues de la Segunda Guerra Mundial. La prime-
ra fue realizada entire los afios 1934 y 1938, y la segunda
comprendi6 los afios 1949, 1950 y 1951.
De estas encuestas se logr6 saber que s61o el 27% de la
poblaci6n mundial tiene una raci6n diaria que excede las
2,700 calories, es decir, que Ilega a cubrir sus necesidades
calorificas, y que el 73% se encuentra en un estado prefa-
mdlico, con una raci6n diaria que varia entire 2,200 y 2,700
calories.

2. Renee Masseyeff. "El Hambre". PAg. 41. Editorial Universitaria de
Buenos Aires, 1960.








6


Por cierto, el Peru pertenece a este 6ltimo grupo; ni si-
quiera llegamos a consumer, en promedio, 2,200 calories. Fi-
guramos entire los paises peor alimentados del orbe: junto a
India, Irak, Ceilin, Africa del Norte, Congo Belga y Fili-
pinas.
Por estas encuestas se sabe tambien que s61o el 17% de
la poblaci6n mundial consume suficientes alimentos protec-
tores de origen animal: mas de 30 gramos diaries de protei-
nas de origen animal; el 25% s61o consume entire 15 y 30
gramos y el 58% dispone de menos de 15 gramos de pro-
teinas animals en su dieta diaria. El poblador peruano esti
entire este 58%, que integra el conjunto de los pobres de
la Tierra. La leche, los huevos y la came no estin a su al-
cance; los alimentos protectores de origen animal son pro-
pios de los pueblos y classes sociales ricos.









PRIMERA PARTE


LA AGRICULTURE Y EL HAMBRE EN
NUESTRA HISTORIC








SECCION I


EN EL ANTIGUO PERU








Reconociendo que, en la fijaci6n de los diversos regime-
nes alimenticios del pais, han intervenido algunos factors
econ6micos, sociales y culturales, en especial los vinculados
a la agriculture, vamos a procurar hacer un breve anAlisis
hist6rico de la importancia que esta actividad econ6mica
ha tenido en el desarrollo del pais y, ademas, un sucinto
recuento de las diferentes influencias culturales que han con-
tribuido a fijar las dietas alimenticias regionales.
El medio geogrAfico en que vivieron los primeros habitan-
tes del pais determine el tipo de su economic. En el terri-
torio peruano es dificil imaginar que la poblaci6n haya po-
dido subsistir s61o de la pesca, la caza y la recolecci6n.
En el litoral, algunos grupos humans pudieron probable-
mente alimentarse a base de pescado pero no asi en los lu-
gares retirados del mar, ya que los rios costefios o de la
sierra son de poco volume y escasos de peces. No creemos
que hayan tenido los antiguos peruanos capacidad para nu-
trir a grupos humans numerosos. Respecto a la posibili-
dad de alimentarse con los products de la caza y la reco-
lecci6n, ello es a6n mAs improbable. Los arenales de la Cos-
ta, los riscos y valles serranos y los paramos de la puna no
son lugares apropiados para que haya existido una gran can-
tidad de animals, con cuya came hubiese podido alimen-
tarse una poblaci6n numerosa. Es muy poco lo que se podia
y puede cazarse en el pais: unos pocos roedores y lagartos
en la Costa; algunas aves y mamiferos en la Sierra y Puna,
tales como: patos, gallaretas, venados, chinchillas, guanacos
y vicufias. No nos referimos a la Selva, porque en aquellos
tiempos no tuvo importancia econ6mica, va que permane-











ci6 casi deshabitada. En la Costa, Sierra y Puna existen
pocas plants silvestres con cuyos frutos se pueda alimen-
tar el hombre.
La subsistencia de una gran poblaci6n 6nicamente se puede
explicar por el conocimiento de la agriculture, y la poste-
rior ampliaci6n del Area agricola, a traves de obras de irri-
gaci6n en la Costa y en la Sierra y de los andenes en la
Cordillera, a media que el nimero de habitantes crecia.
Dentro del sector agricola, la ganaderia habia adquirido al-
guna importancia, por supuesto muv inferior a la agriculture
propiamente dicha, ya que fueron pocos los animals do-
mesticados.
No se ha superado la etapa de la discusi6n respect a si los
primeros pobladores del pais originalmente fueron agricul-
tores o pastores.
Al respect transcribimos la opinion de J. Alden Mason:
"En las teorias antiguas --a descartadas- respect a la
evoluci6n cultural, se suponia que la etapa econ6mica pas-
toril habia precedido a la agricola. Aunque esta teoria pue_
de ser vilida para el Viejo Mundo, e incluso, en este caso,
esti desacreditada en la actualidad, no puede en ninguna
forma aplicarse a Am6rica. Tan s6lo en el Per6 habia ani-
males grandes como: la llama v la alpaca, que son natu-
rales de las tierras altas y son susceptibles de ser domesti-
cados. El que en estas tierras altas se domesticaran prime-
ro las plants o los animals, es una cuesti6n discutible,
Y no se dispone de pruebas de ninguna especie. Posible-
mente ambos fueron, como lo son hoy, contemporineos".
"En un antiquisimo horizonte agricola en el valle de Vir6i
fueron encontrados los huesos de una llama; el animal, va
domesticado, debi6 de haber sido trasladado a la Costa des_
de las tierras altas. Mas esto ocurri6 hace much tiempo
(probablemente un milenio, por lo menos) despues de los
indicios mis antiguos de agriculture en la costa peruana". 3

El medio geografico, asimismo, determine el tipo de orga-
nizaci6n social. El origen v subsistencia del "avllu" esta

3. J.A. Mason. "Las Antiguas Culturas del Peru". Pags. 43-44. Fondo de
Cultura Econ6mica. Mexico, 1962








11


determinado por la necesidad de agruparse para enfrentar
al desaffo de la abrupta geografia del pais. Es muy dificil
pensar que el esfuerzo de un hombre y una mujer fuesen
suficientes para arrancar al hostile medio geogrffico, lo ne-
cesario para vivir.
Es esta la raz6n por la cual el "ayllu", unidad multifami-
liar, no se disoci6, como en otros lugares del orbe, en mu-
chas families mon6gamas. La construcci6n y conservaci6n
de los andenes y sistemas de riego necesitaba del trabajo co-
lectivo a cuya subsistencia ayudaron tambi6n los escasos e
ineficientes instruments de producci6n que entonces se co-
nocian.








CAPITULO I


APORTES DE LAS EPOCAS PREINCAICA E INCAICA
A LA AGRICULTURE DEL PAIS Y DEL MUNDO









A. MEJORAMIENTO DE LA INFRAESTRUCTURA DEL AGRO


Los antiguos peruanos fueron un pueblo eminentemente
agricultor. En respuesta al reto de la naturaleza tan acci-
dentada del pais, construyeron obras de infraestructura real-
mente notables. Descuellan las obras de riego de la Costa
y de la Sierra, los andenes y las hoyas.

a. Obras de riego. Desde antes del Tahuantinsuyo ya se
habian construido obras de riego notables en la Costa. Las
cultures Chimi, Mochica, Nazca y todas las demas de la
Costa, se edificaron sobre la base de la irrigaci6n de tierras
eriazas. Pero, sin lugar a dudas, los incas incrementaron no-
tablemente este tipo de obras.
Los incas construyeron muchas nuevas obras de irrigaci6n
en la Costa y en la Sierra, sobre todo en la primera, para
lo cual emplearon el desplazamiento de grandes masas de
trabajadores mediante esa original instituci6n llamada mi-
timaes. Al respect Garcilaso4 dice:

"De todas aquellas provincias frias sacaron por su cuenta
v raz6n muchos indios y los llevaron al Oriente de ellas
que es a los antis y al poniente, que es la Costa de la mar,
en las cuales regions habia grandes valles fertilisimos de
llevar maiz, pimientos y frutas, las cuales tierras y valles
antes de los incas no se habitaban, estaban desamparadas
como desiertos, porque los indios no habian sabido ni te-

4. Garcilaso Inca de la Vega. "Los Comentarios Reales de los Incas". Libro
S6ptimo. Cap. I. Pag. 87. Tomo II. Emec6 Editores. Buenos Aires, 1945.











nido mafia para sacar acequias para regar los campos. To-
do lo cual bien considerado por los reyes incas, poblaron
muchos valles de aquellos incultos con los indios que a una
mano y otra, mas cerca les caian; dieronles riego, allanan-
do las tierras para que gozasen del agua".
b. Los andenes. Fue una de las formas como los primi-
tivos peruanos aumentaron el Area agricola. Hasta la actua-
lidad en muchos lugares de la Sierra se encuentran vesti-
gios de los andenes construidos por los incas.
Se construian siguiendo las curvas de nivel del terreno, de
tal manera que los ubicados en la base de la cordillera
eran amplios y podian abarcar decenas de hectAreas. Su an-
cho y sus dimensions disminuian a media que aumentaba
la pendiente y se acercaba a la cima. Cerca de 6sta, s61o
tenian un ancho que permitia una o dos hileras de maiz o
papa, y una extension de fracci6n de hectarea.
Muchas veces en su construcci6n se empleaba tierra lle-
vada desde lejos. Esto, en los casos en que la tierra agrico-
la de la zona no fuese buena; la buena tierra era transpor-
tada para suplir la omisi6n de la naturaleza.
Con este tipo de construcciones, los incas se adelantaron
en siglos a la modern t6cnica agricola de las terrazas a
curvas de nivel utilizadas en el pais s6lo a partir de la cuar-
ta d6cada de este siglo en el sembrio del arroz. Las terra-
zas a nivel constituyen la mejor de las formas de conserva-
ci6n de los suelos recomendada por los agr6nomos. Su uso
no se ha generalizado debido a su alto costo pero, hasta la
actualidad, no se ha descubierto otro mejor.
Los andenes poseian dos ventajas:
En las zonas de much lluvia, impedian que la tierra agri-
cola fuese arrastrada por las aguas y se perdiese en los rios
o en el mar, tal como sucede en la actualidad; y en las zo-
nas de luvias escasas, las terrazas retenian la poca agua que
caia por la precipitaci6n pluvial.
c. Las hoyas. Constituyen otro modo muy interesante de
aumentar el Area agricola del pais; fueron construidas en al-











gunos lugares de la Costa donde no habian rios u otras
fuentes de agua superficial, o en las parties de los valles
donde no legaban las aguas de irrigaci6n.

Respecto a las hoyas dice Cobo:
"Hacian los indios estas hovas con inmenso trabajo cavan-
do en los arenales muertos y apartando y amontonando la
arena alrededor de ellas hasta descubrir el suelo hbmedo
a convenient distancia del agua, para que fructificase. Al-
gunas se hallan a dos o tres estados de hondo y otras me-
nos; unas son redondas y otras cuadradas y con otras for-
mas diferentes; mis, por la mayor parte, son largas y an-
gostas; algunas hallamos de extrafia grandeza, cual la que
esta en el valle de Asia en esta di6cesis de Lima, por la
cual pasa el camino real de los lanos, que tiene buena me,
dia legua de largo. Las ordinarias del valle de Chilca tienen
capacidad para una buena huerta o vifia cada una, porque
de las redondas y cuadradas hay muchas de a ciento y a
doscientos pasos de diametro. En las hoyas de Chilca usa-
ban los indios sembrar con el maiz y demis semillas una
cabeza o pedazo de sardina, con el cual beneficio tenian
abundantes cosechas; y era tan necesario, que sin 61 se iba
la sementera en vicio". 5

En este tipo de obras, hay que destacar dos aspects:

1. La falta de agua que fue superada escarbando hasta en-
contrar humedad, proveniente de alguna corriente subterra-
nea de agua dulce. No se trataba del agua del mar como
creia Garcilaso ni tampoco era possible hacer agriculture s6-
lo a base de rocio, como conjeturaba Cieza de Le6n. Ber-
nab6 Cobo estuvo acertado al sostener que el agua prove-
nia de corrientes subterrineas de agua dulce.

2. Se trataba de zonas de suelos arenosos sin material
orginica, situaci6n que solucionaron abonAndola con cabe-
zas de pescado, que contienen, ademis de material organica,
altas dosis de nitr6geno, f6sforo y otros elements necesa-
rios para el buen desarrollo del maiz. Esta modalidad de

5. Padre Bernabd Cobo. "Historia del Nuevo Mundo". Libro Segundo.
Capftulo XVII. Pag. 94. Obras del Padre Bernab6 Cobo. Ediciones
Atlas. Madrid, 1956.











abonamiento la utilizaron y utilizan otros pueblos que vi-
ven en zonas de abundante pesca.
El uso que dieron a los residues de los peces, es el ante-
cedente del modern empleo de la harina de pescado co-
mo abono, una de las varias aplicaciones que se da a este
product.

B. INSTRUMENTS DE PRODUCCI6N Y TECNICA AGRICOLA

a. Instrumentos de producci6n. Cualquiera que tenga con-
tacto con la producci6n, o sea un estudioso de los problems
econ6micos, tiene que aceptar que el grado de desarrollo
de los instruments de producci6n indica el poder de la
sociedad sobre la naturaleza, el grado de desarrollo de la pro-
ducci6n.
En el Incanato los instruments de producci6n en general,
y los dedicados a la agriculture en particular, fueron muy
rudimentarios. No conocian el uso del hierro. Los quechuas
s6lo alcanzaron la edad de bronce. En este aspect coinci-
den todos los cronistas, a quienes les Ilamaba la atenci6n
los pocos instruments y utensilios que los incas poseian.
En cuanto a los instruments empleados en la production
agricola, el mas important era la taclla que en su forma pri-
mitiva era una estaca grande; despuds se perfeccion6 hasta
adquirir la forma del instrument que hasta la actualidad
emplean los indigenas en la Sierra y que denominan chaqui-
taclla. Si se lee en "Nueva Cr6nica y Buen Gobierno" de
Huamin Poma de Ayala la forma como labraban las tierras
con la chaquitaclla, es como si nos estuvieran relatando
una siembra actual en algin lugar de nuestra serrania.
Otro instrument empleado fue el lijuana, en aimara, o
raukana, en quechua: una azada terminada en punta y
en forma de codo, "con que quebrantaban los terrones, es-
carbaban y mullian la tierra" 6, y se empleaba en el cultivo

6. Padre Bernab6 Cobo. "Historia del Nuevo Mundo". Libro decimo cuarto.
Capitulo Octavo. PAgina 252. Tomo II. Obras del Padre Bernab6 Co-
bo. Madrid, 1956.












del maiz, de la papa, oca u otros tub6rculos y raices tube-
rosas. Tambi6n desde aquella 6poca, se conoci6 la lampa,
pero con hoja de bronce, que se emplea todavia en la ac-
tualidad en las labores agricolas.
Respecto a otros instruments necesarios para la produc-
ci6n y sobre todo para la construcci6n de obras de infraes-
tructura, es poco lo que los incas tenian:
"No supieron hacer martillos con cabo de palo, labraban
con unos instruments que hacen de cobre y lat6n mez-
clando uno con otro, son de forma de dado, las esquinas
muertas, unos son grandes, cuanto pueden abarcar con la
mano para golpes mayores; otros hay medianos y otros chi-
cos y otros prolongados para martillar en c6ncavo". 7
"No supieron hacer limas ni buriles". "No supieron hacer
ni una sierra ni una barrena ni cepillo ni otro instrument
alguno para oficio de carpinteria". "No alcanzaron los del
Perlu mas del hacha y la azuela".
"Los canteros no tuvieron mas instrument para labrar las
piedras que unos guijarros negros que lamaban huihuana,
con que las labran machucando mAs que no cortando".8

Tenia raz6n Garcilaso al culpar a la:

"inhabilidad que los oficiales mecinicos tuvieron en sus ofi,
cios para que se vea con cuanta miseria y falta de cosas ne-
cesarias ivivan aquellas gentes".9
A excepci6n del empleo de la llama como bestia de carga
no utilizaron la tracci6n animal. Aquel animal tiene ademis
pequefiisima capacidad de carga, una arroba como mAximo.
Al respect, Garcilaso nos cuenta que:

"Para subir y bajar las piedras no tuvieron ingenio algu-
no; todo lo hacian a fuerza de brazos". 10
Sorprende que con instruments tan rudimentarios hayan lo-
grado construir obras de dimensions colosales, como las for-
talezas, los larguisimos canales de riego y los andenes. La

7. Garcilaso Inca de la Vega. "Los Comentarios Reales de los Incas". To-
mo I. Libro II. Capitulo XXVIII. PAgina 125-26. Emec6 Editores S.A.
Buenos Aires, 1945.
8. Ibid. Tomo I. Libro II. Capitulo XXVIII Pagina 126.
9. Ibid. Tomo I. Libro II. Capitulo XXVIII. Pagina 125.
10. Ibid. Tomo I. Cap. XXVIII. Pag. 126.











debilidad del individuo frente al resto de la inh6spita na-
turaleza determine la necesidad del trabajo colectivo. Lo
que, ademAs, oblig6 a que la tierra y los medios de produc-
ci6n fuesen comunes.
S61o en los iltimos tiempos del imperio del Tahuantinsu-
yo aparecieron los primeros brotes de propiedad individual
de la tierra.
Durante el incario 6nicamente tenian como propiedad pri-
vada los articulos dom6sticos y algunas herramientas que
a la vez les servian para defenders; una o dos llamas, y los
cuyes y patos en el n6mero que pudiesen criar.
b. T6cnica agricola. A pesar de lo rudimentario de los
instruments, la agriculture era avanzada para la 6poca. Se
puede afirmar que se trataba de cultivos hechos con tecnica
de huerta, como sucedi6 en la 6poca en China y otros pue-
blos Orientales. La presi6n demogrifica obligaba a aprove-
char el maximo de tierra y conseguir su mis alto rendimien-
to unitario.
Se obtenian estos objetivos a base de la aplicaci6n masiva
de mano de obra por unidad de superficie. Para la 6poca
los rendimientos por unidad de superficie deben de haber
sido altos; pero no con respect a la unidad de trabajo em-
pleado. El rendimiento por dia de trabajo debi6 ser bastan-
te bajo debido a lo primitive de los instruments de pro-
ducci6n.
Pero si los incas empleaban en la agriculture herramientas
muy primitivas: la taclla, la azada, la lampa, etc., tenian
algunos conocimientos muy adelantados, para esa 6poca, en
cuanto a irrigaci6n y conservaci6n de suelos, y sobre abona-
miento. A mis de la cabeza de pescado mencionada antes
hay que referirse al guano de las Islas. Garcilaso y Cieza
de Le6n refieren que usaban este guano en la parte sur de
la Costa
"desde mis abajo de Arequipa hasta Tarapaca". 1


II. Ibid. Libro Quinto. Cap. III. PAg. 230.











Esta afirmaci6n result rara ya que hay islas guaneras mas
al norte incluidas las mis famosas, las de Chincha. Es mas
probable que en toda la Costa hayan utilizado este abono.
Por las referencias de los cronistas se colige que lo tenian
en gran aprecio.
En la Sierra utilizaban generalmente como abono, el ex-
cremento human; s6lo en las zonas ganaderas, el estiercol
animal. Habria sido impossible, en aquella 6poca, transportar
el guano de Islas de la Costa a la otra region.

C. PLANTS CULTIVADAS Y ANIMALS DOMESTICOS

Los animals dom6sticos y las plants cultivadas tienen su
origen en species silvestres. En las primeras decadas del
present siglo se organizaron expediciones cientificas rusas
y americanas destinadas a las zonas geogrdficas donde se
desarrollaron las primeras civilizaciones, pues se suponia
que eran los lugares donde se habian domesticado las plan-
tas utilizadas como alimento. Estos studios condujeron a
determinar los "centros de origen de las plants cultivadas",
que son aquellos reductos botinicos donde se encuentra una
series de species silvestres antecesoras de las plants cultiva-
das y que contienen germoplasmas desconocidos en las ac-
tuales plants productoras de fibras o alimentos. Estas plan-
tas silvestres se utilizan para obtener por cruzamiento, plan-
tas resistentes a plagas y enfermedades, o variedades que reu-
nieran determinadas condiciones adecuadas para su indus-
trializaci6n, conservaci6n o transport.
Generalmente, estos reductos se encuentran en regions de
dificil acceso.
Se ha descubierto la existencia, en el mundo, de 9 centros
de origen de plants cultivadas y de 4 subcentros.
Uno de aquellos es el Centro Andino que abarca los si-
guientes tres paises: Ecuador, Per6 y Bolivia. Tiene dos sub-
centros: el chileno y el argentino-paraguayo-brasilefio. Entre
las plants domesticadas en este centro tenemos la papa, el











maiz, el tabaco, la yuca, la coca, el algod6n, el frijol, el pa-
liar, la caigua, la calabaza o zapallo, el camote, la oca, el
olluco, la mashua, la quinua, el aji, el mani, el agave.
Entre las frutas se cuentan la pifia, la chirimoya, la palta,
el pepino, la guayaba, el pacae o huaba, la 16cuma, la deno-
minada impropiamente "ciruela", la tuna, el capuli, etc.
Tenemos que referirnos a los dos subcentros, por haberse
extendido el imperio del Tahuantinsuyo hasta regions com-
prendidas en ellos: norte de Chile y norte de Argentina. El
subcentro de Chile ha dado origen a pocas species im-
portantes; entire las mismas, la mis notable es la fresa. El
subcentro paraguayo-argentino-brasilefio ha dado origen a
mayor n6mero de plants cultivadas: cacao, jebe o caucho,
granadilla, nuez del Brasil, marafi6n. La yuca y la pifia son
originarias de las estribaciones orientales de la Cordillera de
los Andes o de los llanos amaz6nicos peruano y brasilense.
La verdad hist6rica es que ambas plants fueron encontra-
das por los espafoles en el Tahuantinsuyo y por los por-
tugueses en el Brasil. Otras, por ejemplo la palta, fueron
cultivadas simultaneamente en el actual Per6 y M6xico; y
otras mis, tal el maiz, fueron cultivadas por peruanos, me-
xicanos y tribus norteamericanas simultaneamente, sin ha-
berse determinado hasta el moment que grupo tuvo la
primacia en su cultivo y mejoramiento.
En cuanto a los animals domesticados por los incas y sus
antecesores, fueron muy pocos. Entre los mamiferos, cuva
came consumian, habian conseguido domesticar 6nicamen-
te: la llama, la alpaca y el cuy.
Los primeros eran utilizados como productores de lana; la
llama, ademas, como bestia de carga. Entre las aves sola-
mente domesticaron una especie de patos, que seg6n Gar-
cilaso de la Vega eran medianos no tan grandes ni tan al-
tos como los gansos de Espafia, ni tan chicos como los pa-
tos de por aca. Los indios lo llamaban "fiufiuma". 2 Con
tan pocos animals domesticados era 16gico que la gana-


12. Ibid. Libro Octavo. Cap. XIX. PAg. 198.











deria s61o constituyera un auxiliar de la agriculture en el abas-
tecimiento de fibras y alimentos. Otra parte de sus necesi-
dades de lana y came la proveian mediante la caceria de
guanacos, vicufias, venados, vizcachas, chinchillas, etc., v de
algunas aves comestibles.
Seg6n various cronistas e historiadores, cada cierto n6mero
de afios se organizaban grandes cacerias Ilamadas chacu.
"Miles de hombres rodeaban un gran espacio de terreno y
cerrando el circulo daban caza a los animals que en 61
se encontraban. Con esto se hacian de abundantes provi-
siones. Daban soltura s61o a las hembras, con muy pocos
de los mas finos machos; a una gran parte de los demAs,
los trasquilaban y soltaban, v al resto los conservaban para
matarlos y comer sus carnes". 13
Durante las 6pocas preinca e inca la actividad econ6mica
fundamental fue la agriculture. Las otras actividades tenian
poca importancia en comparaci6n con ella. Conocieron el
cobre y el estafio y su aleaci6n el bronce; no conocieron
el uso del hierro a pesar de su abundancia en el pais, pero
tambien extraian el oro y la plata, el plomo y el platino. En
general puede afirmarse que
"no hicieron trabajos de arte minero, aprovechando s61o
los dep6sitos superficiales y los yacimientos muy ricos. No
se encuentran huellas de minas por lo mismo que sus he-
rramientas eran simples, como barretillas de madera con re-
gatones de cobre, cinceles o martillos de piedra". 14
En cuanto al artesanado, habian logrado desarrollar algu-
nos oficios, aunque su ocupaci6n no era siempre exclusive:
los metal6rgicos, los alfareros, los tejedores, los que fabri-
caban objetos de cuero, de madera, de hueso v de cuer-
da. Por ejemplo, la mayoria de los tejidos se hacian en el
tiempo que quedaba libre de las ocupaciones agricolas.
A excepci6n de los objetos ornamentales fabricados de oro,
plata o bronce; de la cerimica y de algunos tejidos, la pro-

13. Clements R. Markham. "Historia del Peril". Pdg. 31. Version Caste-
Ilana de Juan de D. Benitez. Lima, 1952.
14. Emilio Romero. "Historia Econ6mica del Peri". Pag. 76. Editorial
Sudamericana. Buenos Aires, 1949.











ducci6n artesanal dejaba much que desear. En general, los
artesanos s61o producian articulos para los templos, los no-
bles y el Inca. La runa o gente com6n se autoabastecia de
los objetos que necesitaba: vestidos, artefactos de cerami-
ca, etc.
Si comparamos los aportes en el campo minero y artesanal
con los aportes en la agriculture, la diferencia obliga a rati-
ficarnos en lo ya dicho: que la actividad agricola era la fun-
damental.

D. MEDIDAS DE CHARACTER ECONOMIC SOCIAL

a- Pleno empleo. El trabajo era obligatorio; ademas de
trabajar su topo de tierra, tenian los quechuas que laborar
las tierras del Inca, del Sol, de los Curacas, de los ausentes
que estaban en el ej6rcito, de las viudas, ancianos e invali-
dos, e intervenir en las obras piiblicas. Los Incas tuvieron
un gran sentido organizativo, procuraron aprovechar al mi-
ximo la fuerza de trabajo de sus stibditos; la ociosidad fue
elevada a la categoria de delito. Es esta la explicaci6n, de
por que en un territorio accidentado y pobre, desde el punto
de vista agrario, y contando solamente con herramientas
primitivas, haya podido establecerse un grupo human com-
puesto por millones de series.

b. Mitimaes. En su afan de aprovechar al maximo las
energies productivas de sus suibditos y, a la vez, como medi-
da political y military, los Incas crearon una instituci6n inte-
resante: los mitimaes.
Como media econ6mica, destacaban gentes de lugares so-
brepoblados a otros que no lo estuviesen; ademas, en las zo-
nas reci6n conquistadas, generalmente emprendian obras pa-
ra ampliar el Area agricola: construcci6n de andenes o de
nuevos canales de riego. Las zonas asi ganadas a la produc-
ci6n, las poblaban, muchas veces, con gentes de otras re-
giones. Tambi6n en esta categoria, se puede clasificar a los
mitimaes destacados temporalmente a zonas de clima dife-








23


rente, con el objeto de que produzcan algunos frutos que
no se cultivaban en su lugar de origen. Es el caso del Co-
llao, lugar desde el cual se destacaban a los antis y a la
Costa a millares de gentes, con el objeto de que produzcan
plants de clima cilido, que eran cambiadas por papa, ollu-
co u otro product de la meseta. El caso del Collao cons-
tituye una excepci6n, ya que los Incas siempre procuraban
trasladar a los mitimaes a climas semejantes a los de su
lugar de origen.
Como media political y military, desplazaban tribus fieles a
regions turbulentas y revoltosas; o tribus belicosas a zonas
donde quedaban rodeadas por tribus adictas al Imperio.
Tambi6n destacaban mitimaes a los puestos militares en las
fronteras para la defense contra posibles invasiones. La ins-
trucci6n, seg6n Cieza de Le6n, fue creada por Tupac In-
ca Yupanqui.








CAPITULO II


LA ALIMENTACION EN EL ANTIGUO PERU








De la 6poca anterior a los Incas poco es lo que se conoce
en este aspect, sobre todo de los primeros pobladores. La
informaci6n es mis deficiente respect a la Sierra va que
el clima ha influido en la destrucci6n de las tumbas v otras
fuentes de studio.
De la 6poca precerimica s61o se conocen unos pocos luga-
res ubicados en la Costa Norte y Central, pero donde se ha
obtenido mejor informaci6n al respect es en Huaca Prieta,
ubicada en la desembocadura del rio Chicama.
Este centro fue cuidadosamente examinado en 1946 por Ju-
nius Bird y en aquel entonces fue considerado el mis pri-
mitivo que se conocia en el Peri. Su antiguedad determi-
nada por el m6todo del carbon es de 4,297 afios, con una
aproximaci6n de 230 afios. Sobre los descubrimientos en es-
ta Huaca, J. Alden Mason en su libro "Las antiguas cultu-
ras del Perul" nos dice:
"Los habitantes, al igual que los de la Costa Occidental de
Estados Unidos, tenian un sistema econ6mico basado en
la pesca, la recolecci6n de plants silvestres v una aericul-
tura elemental. La poblaci6n -unque esparcida, probable-
mente era la maxima que podia subsistir en esas condiciones.
Parece que la mayor parte de su alimentaci6n consistia en
el pescado que se atrapaba con redes, va que el lugar no
era adecuado para pescar con sedal, annque ya se conocia
este 6ltimo sistema, como lo indica el descubrimiento de
pequefios angulos de concha o de espinas, apropiados sola-
mente para pieces pequefios de agua dulce. La caza tanto
de mamiferos maritimos como de animals terrestres, de
sempefiaba un papel poco important en la economic, pues
no se han encontrado armas de ning6n g6nero, ni tampoco
restos de anirnales terrestres; unos cuantos huesos de le6n











marine, de marsopa y de pijaros de mar indicaban que a
6stos los comian de vez en cuando, aunque no cazaran.
Puesto que todavia se cazaban animals terrestres en el il,
timo period Moche, no es de suponer que hubiesen desa-
parecido. Todo parece indicar, salvo una agriculture rudi-
mentaria, que la orientaci6n era hacia el mar. La alimen-
taci6n era fundamentalmente de procedencia maritima: pe,
ces, mejillones, almejas, cangrejos y hasta erizos v estrellas
de mar".
"Las plants silvestres proporcionaban un alimento adicio-
nal consistent en raices de espadafia, tub6rculos de juncos
y juncias, y various frutos silvestres tipicos del pais".
"Evidentemente, el desarrollo agricola es de interns espe-
cial. Falta el maiz, que mis tarde habia de constituir la
base de la alimentaci6n, y la mayor parte de las plants
alimenticias cultivadas que han sido descubiertas en las ex-
cavaciones son variedades usuales en todo el mundo". "Se
cultivalan varias classes de frijoles, cogorda, calabazas, chi-
les, achira y algod6n. Es myv possible naturalmente, que
algunas de estas plants fueran silvestres".
"El algod6n pertenece a la variedad de 26 cromosomas lla-
mada: Gossypium barbadense que se cree es un hibrido
asiftico-americano. Los frijoles son por lo menos de tres va-
riedades, pero todavia no se ha publicado ning6n informed
cientifico sobre el tema. Los cucurbitAceos, consistentes en
las variedades: Lagenaria y Cucurbita, son de considerable
interns. La primera esti representada por la Lagenarid si-
ceraria, la cogorda, que se utilizaba para una porci6n de fi-
nes ademas de para comer (y quizis no se comia), tales co_
mo la fabricaci6n de cucharones, recipients y flotadores pa-
ra las redes de pescar. Es pricticamente id6ntica a las co-
gordas de Polinesia v quizas fue traida desde alli. Las cu-
curbiticeas son las ficifolia y moschata, calabazas que se
supone son de origen Americano". is


A. gQUE COMIAN LOS QUECHUAS Y LOS
AIMARAS EN LA EPOCA INCAICA?

Reproduzcamos lo que al respect dice Louis Baudin, uno
de los que mejor ha estudiado el problema:

15. J. Alden Mason. "Las Antiguas Culturas del Peri". Pags. 45-46. Fondo
de Cultural Econ6mica. Mexico, 1962.












"Ya hemos enumerado los mas importantes animals y ve-
getales que se encontraban antiguamente en la meseta An-
dina. Las substancias alimenticias que se extraian de ellos
eran objeto de un process destinado a permitir su conser-
vaci6n. Importaba mas que nada, para evitar toda sorpresa,
constituir reserves familiares en previsi6n de las variaciones
estacionales. Con ese fin los granos de maiz v de quinua
se transformaban en harina, los tub6rculos eran reducidos
a chufio, infinidad de yerbas -bajo el nombre gen6rico de
yuyo- eran cocidas en dos o tres aguas, v despu6s secadas
al sol. Estas diversas) substancias eran conservadas en jarros,
en cajas de cafia de maiz o, en su defecto, enterradas en
hovos profundos. Para moler los granos los indios los aplas-
taban sobre una losa chata con una piedra semicircular que
sostenian por los dos extremos v balanceaban alternativa-
mente a derecha e izquierda. El chufio del que ya hemos
indicado la preparaci6n, podia comprender la papa, la yuca
v la oca. En princinio la llama no debia ser cameada: ser-
via exclusivamente de proveedora de lana v como medio de
transport. Quedaban los cobavos dom6sticos. comestibles
solqmente doce horas despuds de su muerte, v la caza obte-
nida con autorizaci6n de los funcionarios. Toda came se
cortaba en lonjas, salada, secada v guardada bajo el nombre
de charoui. Lis aves, ranas, gusanos comestibles. insects
semejantes a tAbanos, y hongos, permitian variar el gusto de
los guisos. Agreguemos a esta enumeraci6n algunas frutas.
en particular la del cacto: tuni: caracoles secos v, en las
regions maritimas o lacustres. nescados. Estos Altimos
abundaban en In Costa, donde los pescadores los c.mbia-
ban nor products de la meseta: tambi6n constituinn el me
dio de cambio, caso exclusive de los urns del 1igo Titi-
caca". 16

Concluye Baudin afirmando:
"Los cdlculos rnds recientes incitan a pensar que las calories
eran insuficientes; boy son estimadas en 3.400 por dia en
los periods favorables, pero no debian alcanzar esa cifra
antiguamente. Los tecn6cratas exageran cuando indican un
total de 2,000 calories solamente v ven alli la causa de la
inferioridad de los hombres de raza roja con respect a sus
adversaries blancos cuando la conquista. Los equilibrios
alimenticios no estaban mds asegurados. El chufio contiene

16 Louis Baudin. "La Vida Cotidiana cn Ticmpo de los uiltimos Incas".
PAgs. 233-234.












76.5% de gl6cidos contra 8.5% de pr6tidos y 0.5% de
lipidos; esti y estaba, por consiguiente, demasiado cargado
de hidratos de carbon. Los pr6tidos resultaban escasos,
se encontraban en la quinua, la cafiihua, el mani (26.5%)".
"A este respect, la leche, los huevos y la came de los eu-
ropeos faltaban completamente. Por suerte, se encontra-
ban vitamins en muchas substancias: la vitamin A su-
perabunda en el apichu; la A, B, y C existen en el maiz;
la A, B1, B2 y C, en la papa. Por l6timo, el calcio y el
hierro los proporcionaban la quinua y la arcilla comestible,
utilizada como condimento (chaco); los bellos dientes de
los indios testimonian su abundancia". 17
Citaremos tambien la valiosa opinion de J. Alden Mason 18:
"En la 6poca del Imperio, los animals salvajes, principal
sustento de los indios primitives, eran ya muy escasos y,
salvo por la pesca en la Costa, no figuraban en la, economic
del pais".
"Las plants silvestres alimenticias tampoco tenian impor-
tancia; unas cuantas plants y frutos del pais, desconocidos
fuera del Peri, eran recolectadas y se comian crudas o co-
cidas. Sin embargo, habia algunas species silvestres que
aunque no servian como alimentos, tenian otras aplicacio-
nes importantes. Entre estas figuraba, por ejemplo, la yer.
ba ichu que se empleaba para techar y hacer cordajes".
"El regimen alimenticio era casi exclusivamente vegetaria-
no. El Peri ha sido uno de los centros mas importantes
del mundo para la domesticaci6n de plantss.
"En la meseta alta, a 4,250 metros de altura, solamente
podian cultivarse patatas y otras cuantas plants poco co-
nocidas fuera del Per6, la quinua, la oca, el olluco, el afiu,
la mashua, el lupin y la cafiihua, que constituian la alimen-
taci6n principal de los habitantes de las tierras altas. El maiz
que aqui crece a altitudes superiores a los 3,300 metros, era
el alimento bisico en las regions intermedias, y las demis
plants mencionadas se cultivaban en las regions mis ba-
jas y cilidas".
La magra alimentaci6n del pueblo queda perfectamente des-
crita en la carta an6nima atribuida al licenciado Polo de On-
degardo y escrita en 1571:

17. Ibid. Pdgs. 234-235.
18. J. Alden Mason. "Las Antiguas Culturas del Peru". Pag. 137-138. Fondo
de Cultura Econ6mica. Mexico, 1962












"Es incredible que estas gentes lleguen a alimentarse con tan
poca cosa: una docena de patatas mal cocidas, un poco de
maiz medio tostado sin otro condimento, bastan para ali-
mentar 1 toda una familiar durante una jornada". 19
Por el contrario, la nobleza y el Inca se alimentaban en
forma diferente. Al respect tenemos la descripci6n que ha-
ce Huamain Poma de la dieta del Inca en cuya composici6n
entraban la came, el pescado, las aves y mucha fruta". Si
este cronista hubiese conocido los modernos concepts de
dietetica no habria podido inventar mejor regimen alimen-
ticio:

"El Inca se alimentaba con las comidas escogidas delicadas
v mis apreciadas entire ellos; asi, comia un maiz especial
lamado: Capya Utco-sara, maiz blanco y blando como al-
god6n; el Manay Chaucha, papa tierna que madura pron-
to; el Cuyro, care de una llama de color blanco; el Chi-
che, pescadito de rio; el Cuy blanco, much fruta y diver-
sidad de patos silvestres. Bebia una chicha muv suave que
la hacian ferrnentar durante un mes, llamada Yamor Aca:
en fin una series de alimentos especiales con los cuales s61o
el Inca podia alimentarse; cuvo consume estaba prohibido
v no podian tocar los indios comunes so pena de muerte".
"El Inca usaba ademis, sustancias olorosas, como el almiz_
cle v la algalia; asi como los sefiores principles de este
reyno" 20


B. COMO PREPARABAN SUS ALIMENTOS?
Se cree que los antiguos peruanos cocinaban sus alimentos
con la ayuda de pequefias piedras calientes que se dejaban
caer en recipients de agua junto con los alimentos, m6todo
empleado ain en la actualidad por algunos pueblos primiti-
vos de Africa v Oceania. Otra modalidad consistia en co-
cer sus alimentos sobre piedras calentadas directamente al
fuego. Con la invenci6n de la cerAmica "la mayor parte
de los alimentos se cocian en vasijas de barro colocadas di-

19. Hans Horkheimcr. "La alimentaci6n en el Per6 Prehispanico y su in-
terdependencia con la agriculture"
20 Felipe Huamn Poma de Ayala. "Nueva Cr6nica v Buen Gobierno
PAg. 248. Primera Parte. Interpretada por el Teniente Coronel Luis
Bustios GAlvez. Lima, 1956.











rectamente sobre el fuego, o se asaban; las sopas v los gui-
sados constituian las formas mis usuales de preparar la co-
mida", dice Mason.
No legaron a conocer la t6cnica de freir, quizas en gran
parte debido a la escasez de grasas entire sus alimentos.
Las labores de cocina se hacian por lo general al aire li-
bre si el tiempo lo permitia; en este caso se usaban 3 6 4
piedras de tamafio median sobre las cuales se colocaban
las vasijas de cerimica, tal como en la actualidad lo hacen
los pobladores de diversos lugares del pais. Pero muchas ca-
sas tenian hornillos de piedra o de arcilla, muy parecidos a
las actuales cocinas a lefia o carb6n.

De las cocinas incaicas dice Garcilaso:
"eran hornillos hechos de barro, grandes o chicos confor-
me a la posibilidad de sus duefios. El fuego les daban pot
la boca, y por lo alto les hacian agujeros dos o tres, seg6n
los plates que comian, donde ponian las ollas que guisa-
ban". 21

El menaje dom6stico era muy simple, consistia en unas
cuantas ollas, cantaros, plates y vasos de ceramica; los hu-
bo tambi6n de madera, de metal, de calabazas o "mates",
y de piedra. Se han encontrado tambien algunas cucharas
de madera y de cerimica, pero en general los alimentos se
tomaban directamente con los dedos. Los objetos de oro y
plata estaban reservados para la nobleza y el Inca.


C. ERA BUENA O MALA LA DIETA ALIMENTICIA INCAICA?

Los historiadores del Peri se han dividido en dos sectors
irreconciliables: los indigenistas y los hispanistas. Ha llegado
a tal extreme la pugna y la pasi6n que ninguno de los dos
grupos hace concesiones al grupo rival. Para los indigenis-
tas, todo lo que aconteci6 durante la 6poca del Imperio de

21. Garcilaso Inca de la Vega. "Los Comentarios Reales de los Incas". PAg.
204. Libro IV. Cap. XIV. Tomo I. Emec6 Editores S.A. Buenos Ai-
res, 1945.












los Incas fue maravilloso, extraordinario, digno de imitarse.
Por su parte los hispanistas, sostienen que

"el Peri de los Incas era una civilizaci6n muy primitive.
que salia de la piedra tallada y entraba en el period del
bronce". . "Al lado de esta cultural, inferior a la mejicana,
las primeras 6pocas de Troya, de Egipto y de la China,
parecen prodigies de complicaci6n v modernidad". 22
En resume: esta cultural no podia compararse a la que
entonces reinaba en la peninsula ib6rica.
Creemos que el Peril es el fruto de la fusion de dos pue-
blos y dos cultures, y que cada una aport6 algunos elemen-
tos. Somos un pueblo heredero de la religion, la lengua, las
costumbres, virtudes y defects de quechuas, yungas, aima-
ras y espafioles. Al analizar la alimentaci6n de la 6poca in-
caica trataremos de ser neutrales, respect a los dos grupos
de historiadores.
Para los indigenistas era excelente. Culpan asi a los con-
quistadores del hambre reinante durante el Virreinato v del
hambre actual. Para los hispanistas, la alimentaci6n du-
rante el Incanato era pesima y, por supuesto, los espafioles
contribuyeron a mejorar el regimen alimenticio con la intro-
ducci6n de una gran variedad de plants y animals, has-
ta ese entonces desconocidas en Am6rica.
Procederemos a analizar estas dos posiciones:

A los indigenistas, se les puede clasificar en dos subgrupos:
el primero, constituido por los que consideran al Tahuantin-
suyo el antecedente mas remote de los Gobiemos Socialis-
tas; ven en sus instituciones supervivientes (comunidad,
ayne, minka) elements aprovechables para construir el fu-
turo estado socialist. La mayoria de ellos son seguidores
francos o vergonzantes de las tesis econ6micas de Marx y
Engels; y el segundo subgrupo, formado por los que podria-
mos llamar indigenistas puros, nostalgicos de un pasado

22. Jose de la Riva Agiiero. "Por la verdad, la Tradici6n y la Patria".
Pag. 93. Conferencias en la Sociedad Entre Nous. 23-3-1934. Tomo II.
1938











glorioso, del cual, con raz6n o sin ella, se sienten herede-
ros raciales y/o culturales.

a. La interpretaci6n socialist. Entre los primeros, el re-
presentante mis destacado fue Jose Carlos MariAtegui. Por
supuesto, casi todos los seguidores politicos del te6rico mar-
xista no aceptan ninguna clase de critical al Imperio del Ta-
huantinsuyo; menos ain que alguien sostenga que el pueblo
inca comia mal y que hubiera 6pocas en que los slbditos
del Imperio morian de hambre.
Vamos a tratar de demostrar la verdad de esta "irrespetuo-
sa" afirmaci6n a la luz de los conocimientos marxistas.
Si se acepta la division de la evoluci6n de la humanidad en
tres periods: salvajismo, barbarie y civilizaci6n, clasificaci6n
que Engels acepta tomAndola del norteamericano Morgan,
tendremos que admitir que la civilizaci6n Inca no habia su-
perado el estadio medio de la barbarie. Al respect Engels
dice:
"Estadio Medio". Comienza en el Este con la cria de ani-
males dom6sticos; en el Oeste con el cultivo de las horta-
lizas por medio del riego y con el empleo de adobes (ladri-
llo sin cocer y seco al sol) y de la piedra para la cons-
trucci6n".
"Comenzaremos por el Oeste, porque este estadio no ha
sido sobrepujado en ninguna parte hasta la conquista eu-
ropea". "Los indios de los llamados pueblos de Nuevo Me,
jico, los mexicanos, los centroamericanos y los peruanos de
la 6poca de la conquista, halldbanse en el estadio medio de
la barbarie; vivian en casas de adobes y de piedra en for-
ma de fortalezas; cultivaban el maiz y otras plants alimen,
ticias, diferentes seg6n el lugar y el clima, en huertos de
riego artificial, que suministraban la principal fuente de
alimentaci6n; hasta habian reducido a la domesticidad al-
gunos animals; los mexicanos: el pavo y otras aves; los pe-
ruanos: la llama. Ademis, sabian labrar los metales except
el hierro; por eso continuaban en la imposibilidad de pres-
cindir de sus armas e instruments de piedra". 23

23 Federico Engels. "El Origen de la Familia". Pags. 572-573. Obras Es-
cogidas: Carlos Marx, Federico Engels. Editorial Cartago S.R.L. Bue-
nos Aires, 1957.











Esta es una somera descripci6n, de lo que con amplitud y
lujo de detalles transmitieron los cronistas al describir la vi-
da en tiempo de los incas. Al referirnos a los instruments
de producci6n del Incanato, hemos afirmado, basAndonos en
documents hist6ricos, que "eran muy rudimentarios" y que
no conocian el uso del hierro, en lo cual coincidimos ple-
namente con Engels.
El grado de evoluci6n de las herramientas determine los
niveles de desarrollo de los pueblos. El que trabaja con un
tractor producira mis eficientemente que el que lo hace con
arado y bueyes y 6ste lo hara en forma mas eficiente que el
que trabaja con chaquitaclla. Entre el arado y la chaquitaclla
quizAs la calidad de la labranza de aquCl no sea superior a
la de 6sta, pero la fuerza de los animals ahorra esfuerzo al
hombre y le permit arar much mais tierra en igual tiem-
po que con chaquitaclla.
"El grado de desarrollo de los instruments de producci6n
indica el poder de la sociedad sobre la naturaleza, el gra-
do de desarrollo de la producci6n. Las 6pocas econ6micas
se distinguen unas de otras, no por lo que se produce, si-
no por el modo c6mo se produce los bienes materials,
por los instruments de producci6n empleados".24
Si las herramientas en el Incanato eran rudimentarias, la
producci6n necesariamente tenia que ser ineficiente; con to-
da seguridad los rendimientos por capita tuvieron que ser
bajos.
Con una producci6n agricola ineficiente no podia haber un
buen regimen alimenticio para una numerosa poblaci6n.
En nuestro pais se cumpli6 la sentencia de Marx que dice:
"Los instruments de trabajo eran, en la sociedad primi-
tiva, tan rudimentarios que no permitian al hombre hacer
frente por si solo a las fuerzas de la naturaleza"; y agrega.
"Este tipo primitive de producci6n colectiva o cooperative
era, naturalmente, resultado de la debilidad del individuo
aislado, y no de la socializaci6n de los medios de produc-
ci6n". 25
24. Academia de Ciencias de la U.R S.S. "Manual de Economia Politica"
2da. Edici6n. PAg. 1. Editorial Grijalbo S.A Mexico, 1958.
25. Ibid. Pag. 14.











Esta era la verdadera raz6n de la explotaci6n colectiva de
la tierra durante el Tahuantinsuyo.

b. Los indigenistas. Respecto a los indigenistas puros, po-
demos considerar como su representante tipico a Luis E. Val-
circel, quien en su "Historia de la Cultura Antigua del Pe-
ri", nos dice:

"Los studios geogrificos sobre el territorio del Per6 reve-
lan los considerable territories, como los desiertos, el pi-
ramo y el bosque, que siguen siendo tierra de nadie; altas
y escarpadas montafias; rios que se precipitan por lechos pe-
dregosos que imposibilitan su navegaci6n; estrechos y pro-
fundos valles insalubres; ci6nagas y solares que cubren vas-
to espacio, playas inhospitalarias. Rugoso territorio fatigan-
te para el recorrido. Zonas sin lluvias. Creciente erosi6n
que empobrece dia a dia las parcelas cultivables. Irregula-
ridad de los cambios atmosfericos, sequoias e inundaciones,
deslaves y derrumbes, tierras inestables, suelos en formaci6n.
Flagelos peri6dicos de heladas y granizo que destruyen los
sembrados. Escasa fauna: el hombre no cont6 sino con la
llama como d6bil ac6mila, nunca utilizada como cabalga-
dura".
"El agricultor tenia en contra poderosos factors, comen-
zando por los limitadisimos espacios cultivables en las mar,
genes de los rios. Aquellas extensions mavores como las
mesetas andinas no podrian ser utilizadas sino en minima
parte a causa de su frigido clima".
"La consecuci6n del alimento signific6 para los peruanos
un sobre esfuerzo ininterrumpido, por millares de afios. La
imperiosa, inaplazable necesidad nutritiva que debia ser
satisfecha sin pausa y sin demora, requiri6 una atenci6n
constant, una vigilancia continue, una actividad met6dica
que embargaba la mayor parte de las energies del hombre,
desde a poco de nacer hasta la muerte; una vigilancia sin
descanso en el process del cultivo, en la cria de animals,
en la producci6n industrial, una organizaci6n lo mis perfec-
ta possible de la sociedad, movilizada en forma constant
para el cumplimiento del Plan Econ6mico, un desarrollo
acelerado de la t6cnica, evidentes conocimientos cientificos
que permitieron utilizar muchas plants alimenticias y me-
dicinales, una preocupaci6n obsesionante de lo alimenticio,
que se puede comprobar en las creaciones artisticas, en las











creencias religiosasa y en las fabulaciones miticas, impul-
sos y m6viles del mismo carActer que impelian a migracio-
nes guerreras o pacificas, una concepci6n del mundo co-
loreada por este pensamiento central, una conformaci6n
social impuesta por actividades tan absorbentes, una distri-
buci6n del tiempo basada en el process de producci6n ali-
menticia, observaciones astron6micas y prActicas de magia
que tienen que ver direct y preferentemente con ese ob-
jetivo fundamental: todo esto hace que se pueda sostener,
sin enfatismo ilusorio, que el motor de la actividad cultu-
ral era el alimento". 26
c. Nuestra tesis. Valcircel reconoce que el territorio perua-
no cuenta con poderosos obstAculos que conspiran contra el
desarrollo de la agriculture: desiertos, piramos, bosques, mon-
tafias y ci6nagas y ademAs fen6menos atmosf6ricos como se-
quias, inundaciones, heladas y granizo. Sin embargo, cree
que: "la preocupaci6n obsesionante de lo alimenticio" es
una prueba de que se trataba de un pueblo bien alimenta-
do. Todo lo contrario; estA demostrado que la obsesi6n por
los alimentos es una serial de que no contaban con suficien-
tes nutrimientos. Los individuos o pueblos satisfechos no
sienten ninguna preocupaci6n por lo que no les hace falta.
Valcircel llega en su pasi6n, porque no a otra cosa se pue-
de atribuir, a sostener que:
"Una sugestiva coordinaci6n entire el cultivo de la papa
y el del maiz permitian al habitante peruano disponer todo
el aflo de alimentos frescos de alto valor nutritivo".27
Considerar de alto valor nutritivo al maiz y a la papa es el
colmo del desconocimiento de lo mis elemental de la die-
t6tica. S61o los pueblos pobres del mundo se alimentan con
maiz; los pueblos ricos como Estados Unidos o los paises
europeos alimentan con este cereal a los animals. La papa
es un buen complement de la dieta, pero no se la puede
considerar como de alto valor nutritivo. Menos mal que Val-
circel reconoce que: "No era comi6n y ordinario el consu-
mo de la came", v que no consumian leche.

26. Luis E. Valcarcel. "Historia de la Cultura Antigua del Peru". Tomo I.
Volumen 2. Pag 62, siguientes.
27. Ibid. Pag. 75











1. Referencias hist6ricas. Sorprende que un historiador
prestigioso, Ilevado por la pasi6n, no haya examinado docu-
mentos que acreditan lo contrario. ,PrActicamente todos los
cronistas sostienen que la alimentaci6n en el Incanato no era
ni abundante ni variada. BAsicamente vamos a referirnos a
los "Comentarios Reales de los Incas" de Garcilaso Inca de
la Vega. A este cronista se le critical por su excesivo amor a
todo lo que represent el Imperio del Tahuantinsuyo. De 61
dice MariAtegui: "Garcilaso, sobre todo, es una figure soli-
taria en la Literatura de la Colonia. En Garcilaso se dan la
mano dos edades, dos cultures. Pero Garcilaso es mis Inca
que conquistador, mas quechua que espafiol".
La misma opinion sobre 61 tiene Baudin y el mismo ValcAr-
cel. For esta raz6n, vamos a utilizar, en apoyo a nuestra te-
sis, lo que Garcilaso escribi6 respect a la alimentaci6n du-
rante el Incanato.

En los "Comentarios Reales de los Incas", sostiene:
"La hora de la comida principal de los Incas y de toda
la gente comnin era por la mafiana de las ocho a las nueve;
a la noche cenaban con la luz del dia, livianamente, y no
hacian mAs comidas que estas dos. Fueron generalmente
malos comedores, quiero decir de poco comer; en el beber
fueron mas viciosos; no bebian mientras comian, pero des-
pu6s de la comida se vengaban, porque duraba el beber
hasta la noche. Esto se usaba entire los ricos, que los po-
bres que era la gente com6n, en toda cosa tenia escasez,
pero no necesidad". 28

Esta sola descripci6n bastaria para convencer al mis esc6p-
tico de que la comida no era abundante en este period his-
t6rico. El comer dos veces al dia es caracteristico de los pue-
blos pobres, donde la alimentaci6n no es abundante. Sub-
siste esta modalidad en las zonas mas pobres, del pais y del
orbe. Cuando mejora el abastecimiento de alimentos, las po-
blaciones comen 3 o 4 veces al dia. Sostiene tambi6n Gar-
cilaso que eran de pocoo comer" y, que la gente comirn en

28. Garcilaso Inca de la Vega. "Comentarios Reales de los Incas". Libro VI,
Capitulo I. Pagina 9. Tomo II. Emec6 Editores. Buenos Aires, 1945.












todo caso teniaa escasez". AdemAs, afirma que los quechuas
y aimaras comian poca care:

"Los indios en comin fueron pobres en ganado, que aun
los curacas tenian apenas para si v su familiar 29
"La gente plebeya en general era pobre de ganado ( si no
eran los Collas que tenian mucho, y por tanto padecian
necesidada de came, que no la comian sino merced de
los curacas o de alg6n conejo que por much fiesta mata-
ban, de los que en sus casas criaban y que llamaban coy".
"Para socorrer esta general necesidad, mandaba el Inca
hacer aquellas cacerias y repartir la came en toda la gente
com6n, de lo cual hacian tasajos, que lamaban charqui,
que les duraba todo el afio, hasta otra caceria, porque los
indios fueron muy escasos en su comer y muy avaros en
guardar los tasajos". "En sus guisados comen cuantas yer-
bas nacen en el campo, dulces y amargas, como no sean
ponzofiosas; las amargas cuecen en dos o tres aguas y las
pasan al sol y las guardian para cuando no las haya verdes.
No perdonan las ovas que se crian en los arroyos, que tam-
bi6n las guardian lavadas y preparadas para sus tiempos.
Tambi6n comian yerbas verdes crudas, como se come las
lechugas y los rAbanos, mis nunca hicieron ensaladas de
ellas". 30
Esta descripci6n revela que el pueblo quechua comia mal,
llegando al extreme de comer yerbas amargas. Las referencias
citadas no son las inicas. En el libro VIII. Cap. XV de
"Los Comentarios Reales de los Incas", repite algo seme-
jante:
"De las yerbas, por su multitud, sera dificultoso dar cuen-
ta; basta decir que los indios las comen todas; las dulces
y las amargas, dellas crudas, como acA las lechugas y los
ribanos, dellas en sus guisados y sus potajes, porque son
el caudal de la gente com6n, que no tenia abundancia
de care y pescado como los poderosos; las yerbas amargas,
como son las hojas de las matas que llaman sunchu y de
otras semejantes, las cuecen en dos o tres aguas y las secan
al sol y guardian para el invierno, cuando no las hay; y es
tanta la diligencia que ponen en buscar y guardar yerbas
para comer, que no perdonan ninguna, que hasta las ovas


29. Ibid. Libro Quinto. Capitulo 9. PAgina 240. Tomo I.
30. Ibid. PAgina 21. Tomo II.












y los gusarapillos que se crian en los rios y arroyos sacan
y alifian para su comida".31

Conceptos semejantes repite en el Libro VIII, Cap. XVII.
Todo esto lo reproducimos para demostrar que ni aun para
Garcilaso, criticado por pro Inca, abundaban en ese enton-
ces los alimentos. Los otros cronistas tambi6n insisted en
este punto de vista. Felipe Huaman Poma de Avala en su
"Nueva Cr6nica y Buen Gobierno" dice:

"(-Febrero-)"
"Era tiempo de aguas y llovia much, por cuyo motive ha-
bia abundancia de verduras, sobre todo, yuyos; pero como
escaseaban alimentos y existia hambre, en este mes, muchos
se veian obligados a comer estos yuyos, asi como la fruta
que en esta 6poca estaba completamente verde, producidn-
dose diarreas y enfermedades graves del est6mago que oca-
sionaban Id muerte especialmente a los ancianos y nifios,
no s61o por alimentarse con esta comida y fruta verde sino
tambi6n porque con el hambre todo el mal humor del cuer-
po se juntaba con el vapor de la ticrra abundante en es-
te tiempo". 32

Y luego al referirse al mes de marzo dice:

"En este mes, como los alimentos comenzaban a madurar,
ya tenian qu6 comer, por cuva raz6n empezaban los indios
por alimentarse con papas tiernas: 11ullo papa, con maiz
tierno: Michca Sara, v consumian abundante verdura. vu-
vos maduros que ya no hacian dafio ni enfermaban". "Ce-
saba el hambre en todo el reino, el ganado engordaba ripi-
damente por la abundancia de pastos, presentindose todo
el territorio cubierto de arbustos v abundante vegetaci6n".33

Es curioso que al hablar de febrero, mes en el cual "escasea-
ban los alimentos y existia hambre", se refiere a sintomas ti-
picos de las epidemias graves del hambre "diarreas v enfer-
medades graves del est6mago".

31. Ibid. PAgina 189. Tomo II.
32. Felipe Huiman Poma de Ayala. "Nueva Cronica y Buen Gobierno". Pa
gina 167-68. Primera parte interpretada por el Teniente Coronel Luis
Bustios GAlvez. Editorial Cultura. Lima, 1956.
33. Ibid. Pigina 168.












Se ha observado clinicamente que la malnutrici6n determi-
na por si misma estados de diarreas, que pueden corregirse
ripidamente mediante el suministro de los factors carencia-
les. Huamin Poma no pudo inventar estos sintomas ligados
a las hambrunas del mes de febrero, porque en aquellos tiem-
pos a6n no se habian estudiado los efectos de las hambres
epid6micas.

Respecto a muertes por hambre no es esta la unica referen-
cia. El mismo autor, al ocuparse del reinado de Pachacutec,
nos dice:

"En este tiempo hubo much mortandad de indios, por
hambre, sed y peste, porque Dios, como castigo no hizo
lover durante 7 afios y algunos dicen que hasta por 10
afios. Hubieron cataclismos, terremotos v muchas tempes-
tades, siendo la ocupaci6n de todos: llorar y enterrar muer-
tos".34
Tampoco es la inica referencia de este cronista, a catistro
fes y hambre. En la pigina 82 dice:

"En esta 6poca Dios castig6 con tanta dureza que no hubo
yerbas en la tierra".35

Otra referencia important, respect a hambrunas, es la de
Maria Rostworowsky de Diez-Canseco, quien dice:

"En otra ausencia de T6pac, que dur6 mis de 6 afios,
acaeci6 una terrible sequia en el Cuzco. Siete afios no llo-
vi6 o por lo menos, fueron muv escasos los aguaceros. La
hambruna, como consecuencia de la p6rdida de las cosechas.
fue tal, que lleg6se a producer casos de canibalismo mu-
riendo much gente de hambre".
"Amaru, como aficionado a las labores campestres, siem-
pre sacaba alimentos de sus chacras, aliviando de este mo-
do la terrible situaci6n. Posiblemente habia construido re-
presas especiales y acueductos, teniendo agua cuando fal-
taba totalmente en otros sitios". 36

34. Ibid. PAgina 80.
35. Ibid.
36. Maria Rostworowsky de Diez-Canseco. "Pachacutec Inca Yupanqui". Pa-
gina 240. Lima, 1953.











La autora ha torado la referencia de la pag. 191 de la Cr6-
nica de Santa Cruz Pachacuti. Es perfectamente creible que
una gran sequia trajese al Imperio al hambre y la muerte.
Los defensores de las excelencias de esta cultural sostienen
que ello no podia suceder porque existian, a lo largo y an-
cho del pais, numerosos tambos, donde se almacenaban ali-
mentos para casos de emergencia. La existencia de estos tam-
bos estA, indudablemente demostrada, pero nos atrevemos a
sostener que una extendida sequia (de cuya presencia duran-
te el Incario no dudan siquiera los mis recalcitrantes indi-
genistas) traia generalmente la hambruna y la muerte, no so-
lamente basAndonos en las anteriores descripciones sino por
la experiencia de lo que aconteci6 en el sur del pais, durante
la gran sequia de los afios 1956, 1957 y 1958. Contando con
ferrocarril y otros medios modernos de transport fue tremen-
damente dificil abastecer de alimentos a la zona afectada;
lleg6 incluso a suceder que millares de toneladas de cereales
de la ayuda norteamericana se malograsen en los dep6sitos
de los puertos y del ferrocarril, mientras los campesinos mo-
rian de inanici6n. Si esto sucede en pleno siglo XX, imagi-
n6monos las dificultades que se tendrian que veneer en los
siglos XV o XVI, para poder abastecer a una zona cualquie-
ra del pais, cuando s6lo se contaba con la llama como bestia
de carga. Si por cualquier accident climatico se perdian las
cosechas en una zona mas o menos extensa del Tahuantin-
suvo, una vez agotados los alimentos almacenados en los
tambos, la gente tenia que morir de hambre, pues era impo-
sible poderla abastecer desde las zonas vecinas. Eso si, tene-
mos que estar de acuerdo, que los tambos eran uitiles en al-
gunos casos de emergencia.
Otros hechos y referencias, que sirven para ratificar la tesis
de que la alimentaci6n era deficiente, son los siguientes:
2. Consumo habitual de estimulantes. Los pueblos cuya
alimentaci6n es mon6tona y escasa terminan por perder el
apetito y para comer cualquier cosa es precise que lo exciten
mediante aperitivos con contenido alcoh6lico u otros esti-
mulantes tales como el aji, la salsa "curry" o la nuez betel.











Alfredo Ramos Espinoza ha observado este fen6meno entire
los indigenas mexicanos, cuya alimentaci6n es a base de maiz.
En su libro "La alimentaci6n en Mexico", dice: "tienen que
vencer su inapetencia cauterizindose la boca y el est6mago
con pimienta, para producer una secreci6n refleja de saliva,
que pueda similar la provocada por el buen apetito".
Sabemos, por los cronistas, que los antiguos pobladores del
pais consumian habitualmente el aji, lo cual es un sintoma
de que su alimentaci6n no era abundante ni variada. Los
pueblos bien alimentados como los de Europa y de Estados
Unidos, no usan el aji ni otros products picantes. En cam-
bio, pueblos mal alimentados como los de M6xico v de la
India, consume grandes cantidades de "chile", salsa "cu-
rry" o nuez betel.

3. Consumo de hojas de coca. Casi todos los cronistas se
refieren al uso de la coca por los antiguos peruanos. Algunos
historiadores sostienen que era un vicio reservado a los no-
bles, pero otros creen que alcanzaba a todas las classes sociales.
He aqui la opini6n de J. Alden Mason:
"En la region Andina, y desde los tiempos mis remotos has-
ta el present, ha sido universal la costumbre de masticar
coca por los hombres".
"Esta droga alivia el cansancio, el hambre y la sed y por
consiguiente desempefia una funci6n important en la vi-
da de un pueblo obligado a trabajar duramente". "Al pa-
recer, en los dias del Imperio de los Incas no se abusaba
de ella, por lo menos entire las classes humildes, puesto que
les estaba prohibido su empleo, except en ocasiones es-
peciales, lo que nos hace sospechar que era un monopolio
del gobierno, ya que de otro modo la prohibici6n dificil-
mente hubiera sido efectiva. Cuando esta prohibici6n fue
levantada, el vicio de masticar coca lleg6 a constituir un
verdadero problerna, y no cabe duda de que ha contribuido
considerablemente a la decadencia de los pueblos andinos
modernos. Sin embargo, su uso o abuso es gran parte re-
sultado de la desnutrici6n habitual, pues en cierto modo
puede considerarse como un sustituto de la alimentaci6n".37

37. J. Alden Mason. "Las Antiguas Culturas del Peri". Pag. 142-143 Fondo
de Cultura Econ6mica. Mdxico, 1962.











De ser cierta la tesis del consume generalizado de coca, seria
una evidencia mAs de que los quechuas y aymaras se alimen-
taban mal, ya que el uso de dicha yerba embota el apetito,
mitigando de este modo el hambre y la sed.

4. Enfermedades carenciales. Los pueblos alimentados a
base de maiz, como Mexico y anteriormente el Sur de Es-
tados Unidos, son propensos a la presencia de enfermedades
carenciales, por lo defectuoso que es su regimen alimenticio
excesivamente cargado de hidratos de carbon y con fallas
notables en cuanto a proteinas y algunas vitamins. En las
areas del maiz, generalmente, se present la enfermedad de-
nominada pelagra, provocada por una grave carencia de vi-
tamina B2, y caracterizada, por lesiones cutAneas en forma de
petalos de rosa. Parece, que esta enfermedad carencial se
presentaba entire las poblaciones quechuas. Hemos encontra-
do algunas referencias que demostrarian su existencia, como
las siguientes:

"el grano del maiz, en fuerza y sustento, pienso que no
es inferior al trigo; es mis grueso y calido, y engendra san-
gre; por donde los que de nuevo lo comen si es con dema-
sia suelen padecer hinchazones y sarna". 38
Huamin Poma de Ayala 39, al tratar de las enfermedades
del Incanato, no deja duda acerca de que existia una enfer-
medad relacionada con el excesivo consume del maiz: la de-
nominada Sara Oncuy, traducida por 61 mismo como "en-
fermedad del maiz o viruela". Quizis deba su lltimo nombre
a las manchas que la pelagra provoca en la piel y que son
parecidas a los brotes de la viruela.
Las enfermedades de los ojos no debieron ser raras. Gene-
ralmente van vinculadas a la defitencia de varias vitamins,
comprensibles por la escasez de grasas, came y alimentos
verdes en la dieta alimenticia. Las congestiones de la c6rnea,

38. Padre Jose de Acosta. "Historia Natural y Moral de las Indias". Pdg.
109. Libro IV. Capitulo XVI. Obras del Padre Jose de Acosta. Edicio-
nes Atlas. Madrid, 1954.
39. Felipe Huamin Poma de Ayala: "Nueva Cr6nica y Buen Gobierno".
PAg. 177. 1 Parte. Version Tte. Coronel Bustios. Editorial Cultura
Lima, 1956.











con una red vascular muy dibujada, caracterizan, tambien,
la falta de vitamin B2 o riboflavina. Descripciones de la pre-
sencia de enfermedades en los ojos son frecuentes entire
los cronistas. Por ejemplo, Cieza de Le6n al referirse a la
zona donde fundaron San Miguel de Piura, dice:

"es algo enferma, a lo que dicen los que en ella han vivido,
especialmente de los ojos; lo cual creo que causan los vien-
tos y grandes polvos del verano y las muchas humedades
del invierno". 40
Hermilio Valdizan 41 dice:
"Las oftalmopatias no debieron ser raras entire los primitivos
habitantes del Per6 y la ceguera, la forma mis grave de ellas,
debi6 ser relativamente frecuente, a juzgar por las veces en
que se hallan representaciones de ella en la cerimica pe-
ruana"
EstA probado que existe una intima relaci6n entire el esta-
do de nutrici6n de un pueblo y' el n6mero de ciegos. Estos
incrementan su nimero despues de las epidemias de ham-
bre, fen6meno que ha sido observado tras la gran hambru-
na de 1848, en Irlanda; y en las frecuentes sequias que ocu
rren en el Nordeste brasilefio, explicaci6n que se hace ex-
tensiva a la gran cantidad de ciegos que, seg6n los historia-
dores, existieron durante la Edad Media europea, 6poca ca-
racterizada por las frecuentes epidemias de hambre.
Las referencias a las inflamaciones de las encias son tambien
frecuentes. Generalmente se deben a la falta de vitamin
C, dada la falta de frutas citricas y otros alimentos que pro-
porcionan esta vitamin.
Las diarreas que se presentaban cuando escaseaban los ali-
mentos, y a las cuales se refiere Huamin Poma de Ayala son
debidas a deficiencies proteicas en la alimentaci6n. Sinto-
ma de la falta de una adecuada proporci6n de proteinas,
sobre todo de origen animal, en la alimentaci6n de los ni-

40. Pedro Cieza de Le6n. "La Cr6nica del Peri". Capitulo LVIII. PAg. 193.
Espasa-Calpe S. A. Madrid, 1941.
41. Hermilio Valdizan. "Historia de la Medicina Peruana". Capitulo VIII.
PAg. 131.











fios. Es la presencia de lo que Garcilaso denomina "nifios
encanijados", a los cuales "llamaban Ayusca". 42
Para completar esta breve referencia sobre enfermedades
carenciales, nos ocuparemos del "bocio", originado por la fal-
ta de adecuada cantidad de yodo en los alimentos y el agua.
Su presencia, frecuente ain en nuestros dias, data de antes
de la conquista espafiola, y se la puede probar por la exis-
tencia de piezas de cerimica que representan a individuos ata-
cados por dicho mal y, ademis, por citas de los cronistas,
tales como la siguiente:

"S6lo en las tierras del Cuzco v Chuquisaca hay alguna
agua, que a tal o cual persona crian hinchazones en la
garganta, que llaman cotos".43
La suma de todo lo explicado nos ha hecho llegar a la
conclusion de que durante el Incario, la alimentaci6n de
la gente comuin o "runa" dejaba much que desear. Por su-
puesto, esta situaci6n se agrav6, notablemente, durante la
Conquista y el Virreinato, herencia que hasta el moment
no hemos podido superar.

















42. Garcilaso Inca de la Vega. "Los Comentarios Reales de los Incas". Li-
bro IV. Capitulo XII. Pagina 201. Tomo II. Emec6 Editores S.A. Buenos
Aires, 1945.
43. Fray Antonio de la Calancha. "Cr6nica Moralizada de la Orden de San
Agustin en el Peru". Los Cronistas de Convento. Biblioteca de Cultura
Peruana, 1938. Pig. 30.









SECCION II


EN LA COLONIA







CAPITULO III


POBLACION DURANTE EL
INCANATO Y LA COLONIA








Los historiadores no han logrado ponerse de acuerdo res-
pecto a la cantidada de habitantes que tenia el Tahuantin-
suyo. Para algunos como Sebastian Lorente, Larrabure, Una-
nue, Latcham y Mariategui, la poblaci6n alcanz6 de 10 a 12
millones. Esta cifra es la que cuenta con mayor aceptaci6n.
Para otros, como el norteamericano Philip Ainsworth Means,
los antiguos peruanos. fueron entire 16 y 32 millones. Angel
Rosemblat, en su monografia "La poblaci6n indigena de
Am6rica desde 1492 hasta la actualidad", sostiene que la
poblaci6n americana alcanzaba 13'385,000 habitantes, en la
6poca del Descubrimiento de Am6rica; al Area de los Incas
le asigna: 2'800,000 para el espacio ocupado actualmente
por Per6 y Bolivia; 500,000 para Ecuador; 600,000 para Chi-
le; y 850,000 para Colombia. Concolorcorvo cree que el Im-
perio de los Incas cont6 con una poblaci6n de 7'000,000.
A. L. Kroeber en su publicaci6n "Native American Popu-
lation", basAndose en la densidad de poblaci6n de las Areas
culturales de Am6rica, s61o admite que vivieron, en la 6po-
ca del mayor apogeo del Imperio: 8'400,000 habitantes. Por
l6timo, Sauer afirma que, al iniciarse la Conquista, la po-
blaci6n era semejante a la de los actuales territories, que en
ese entonces pertenecian al Imperio.
Esta breve recopilaci6n de opinions revela que hay much
desacuerdo en cuanto al cAlculo del numero de habitantes
que poblaron el Imperio del Tahuantinsuyo en el moment
que se inicia la Conquista. En lo que coinciden los histo-
riadores es en que el Coloniaje signific6 despoblaci6n por
destrucci6n de la raza indigena. En esto no diverge inclu-











so Riva Agiiero, caracterizado por ser defensor y admirador
de la Colonia y el Virreinato. En su obra: "Por la verdad,
la Tradici6n y la Patria" nos dice: "No significa lo dicho,
que desconozcamos la evidence despoblaci6n, analoga a la
que por entonces padecia la misma metr6poli, pero causa-
da aqui en much parte por tropelias y sevicia".
Parece ser lo mais pr6ximo a la verdad, que en 50 afios de
Coloniaje la poblaci6n indigena se redujo a su decima par-
te; esto qued6 probado con los primeros censos efectuados
durante el Virreinato.

A. CAUSES DE LA DESPOBLACION

La masiva despoblaci6n de nuestro territorio, tuvo por causes:
a. Atropellos, crueldades y abuses, lo que merm6 la mi-
tad de los habitantes sobre todo en las regions mineras.
b. Quizis la causa mis important de la muerte de millo-
nes de indios fue el hambre por el abandon de las tierras
agricolas, cuando los indios partieron huyendo de la servi-
dumbre y la explotaci6n que signific6 la mita y por la au-
sencia forzosa y descuido de la producci6n agricola, promo-
vidas por las numerosas guerras. Es dificil career que 6nica-
mente los trabajos en las minas, obrajes o haciendas, y las
guerras con instruments de destrucci6n primitives hayan
podido destruir de 8 a 10 millones de indigenas en pocos
afios. Al hambre y debilitamiento se sumaron las epidemias
que diezmaron a la raza indigena. Testimonio valioso para
reforzar esta tesis es el de Herrera quien en su "Historia Ge-
neral", al referirse a la guerra desatada por Manco Inca en
su retire a Vilcabamba, nos dice:
"El frio era tan intense que muchos perdieron las ufias de
los dedos, los dedos mismos v a veces los miembrost. Otros
cegaron a causa de la reverberaci6n de la nieve que refle-
jaba un sol intolerablemente brillante en la delgada atm6s-
fera de aquellas elevadas regions. El hambre vino como de
costumbre en pos de esta series de calamidades, porque en
aquellas tristes soledades no se advertia vegetaci6n que pu-












diera bastar para alimento del hombre, ni se veia ser al-
guno viviente, a excepci6n tan s61o del gran pdjaro de
los Andes, que se cernia sobre sus cabezas esperando el
banquet que le proporcionaban con frecuencia el gran n6-
mero de desgraciados indios, que incapaces de resistir con
sus tenues vestiduras los rigores del clima, perecian en el
camino. Tanto lleg6 a asolarlos el hambre que los misera-
bles que vivieron se alimentaron de los cuerpos muertos
de sus compatriotas, mientras los espafioles se sostenian
de los cadaveres de sus caballos, que se quedaban helados
en los desfiladeros de las montafias".
Debilitados por el hambre y el incremento del alcoholism
es 16gico que no pudieran resistir el ataque de las enferme-
dades. En los primeros afios muchisimos murieron como
consecuencia de epidemias de viruela, tifoidea, verruga y
otras enfermedades. El padre Acosta44, es otro de los cro-
nistas, que consideran a la deficiente alimentaci6n como
una de las causes de la crecida mortalidad de indigenas
durante la Colonia.
La gran mortandad de quechuas y aimaras nos podria ha-
cer pensar que quienes conquistaron el Per6 fueron birba-
ros, semejantes a los que afios atras destruyeron Roma pe-
ro no es esta la verdad hist6rica: Espafia no era un pue-
blo birbaro. En la 6poca del descubrimiento de America
iniciaba la etapa hist6rica del Renacimiento. Se podia pen-
sar tambi6n que los espafioles no tenian conocimientos agri-
colas suficientes, por lo que permitieron que decayera la
agriculture Inca. Esto tampoco es cierto. Nos remitimos
a la opinion de Josu6 de Castro, que en su libro: "Geogra-
fia del Hambre", nos dice:
"Con la invasion de la Peninsula Ib6rica por los arabes,
en los comienzos del siglo VIII, se inici6 en tierras euro-
peas un nuevo tipo de agriculture fundada en la policultura
rotativa, intense y con irrigaci6n". "Gordon East, en la
Historical Geography of Europe, subraya el hecho que
en la part musulmana de Espafia -pais de los vdndalos,
de donde se deriv6 el nombre de Andalucia-, los invaso-
res se organizaron con notable habilidad para explotar el

44. Padre Jos6 de Acosta. "Historia Natural y Moral de los Indios".








50


potential agricola de la Espafia Meridional: "las datileras,
los naranjos, los granados, los almendros" llenaban sus jar-
dines. "Cuando la dominaci6n irabe lleg6 a su apogeo a
mediados del siglo X, la agriculture ib6rica no tenia rival
en Europa. A trav6s de la traducci6n francesa hecha por
Doisy en 1873 del texto Arabe de un calendario de C6r-
doba del afio 961 recientemente resumido en el libro de
Levi Provenzal, Espagne Musulmane, se aprecia la riqueza
de los m6todos agricolas y la variedad de los cultivos que
alli se realizaban con 6xito. Hasta la edad de los grandes
descubrimientos, Portugal y Espafia fueron esencialmente
agricolas". 45
Los conquistadores tuvieron que ser fuertes para culminar
con 6xito la fabulosa empresa colonial; su fortaleza s6lo es
explicable contando con un adecuado regimen alimenticio,
product de una eficiente agriculture.

c. Abandono de las actividades agropecuarias- Queda en
pie la inc6gnita: Por que un pueblo poseedor de conoci-
mientos agricolas tan avanzados permiti6 que murieran de
hambre 10 millones de series?
En su respuesta estA la clave de la historic colonial y del
present del Per~. Los conquistadores distorsionaron la eco-
nomia del antiguo Imperio del Tahuantinsuyo que estaba
dedicada esencialmente a la producci6n de alimentos y fi-
bras necesarias para satisfacer la demand de su numerosa
poblaci6n. Los espafioles que venian a America s6lo pensa-
ban en enriquecerse para luego regresar a Espafia. Diferen-
tes fueron los ingleses que se establecieron en las colonies
de America del Norte, quienes desde el principio habitaron
con sus families las nuevas tierras y cuyo objetivo fue que-
darse en ese mundo que les ofrecia mejores posibilidades
que las agotadas tierras de su isla native. Otra diferencia
residi6 en que los espafioles contaban con una gran masa
de poblaci6n a la que podian explotar, mientras que los in-
gleses tuvieron ellos mismos que ser los constructores de
sus viviendas y labradores de sus tierras. La diferente con-

45. Josue de Castro. "Geografia del Hambre". Pag. 110. Ediciones Peuser.
Buenos Aires, 1950.











cepci6n que tuvieron los que colonizaron las dos Americas,
explica en parte su ulterior desarrollo: La Am6rica Latina
dividida en 20 paises subdesarrollados y semifeudales, frente
al coloso norteamericano, una de las dos potencias mis
grandes del mundo actual.
La colonizaci6n espafiola inici6 la explotaci6n destructive y
mercantil de las riquezas de America Latina. Como lo inico
que le interesaba era lo que podia comerciar con la metr6-
poli y lo que podia llevar de regreso a la peninsula, cambi6
la economic agricola encontrada por la minera. Para la men-
talidad de la 6poca los inicos valores econ6micos eran el
oro y la plata, metales con los cuales se acufiaban las mo-
nedas. Los conquistadores, de acuerdo a su tabla de valores,
trataron de extraer el maximo de oro y plata; todos sus es-
fuerzos fueron orientados en este sentido, relegando a un
piano muy secundario las otras actividades econ6micas, y li-
mitando, de este modo, las posibilidades alimenticias del
pais.
Tenia raz6n el Virrey Arzobispo Lifian, cuando declaraba
un siglo despu6s:

"La mineria es el coraz6n de este reyno, de que result
vivir la monarquia". 46
La importancia que adquiri6 la mineria la revelan las cifras
de exportaci6n: en el quinquenio 1785 a 1789, se export
por valor de: 35'979,339 pesos, de los cuales s61o 3'624,656
pesos correspondian a products no mineros 47, el resto se
trataba de minerales de oro y plata o en monedas de ambos
metales. Es decir, casi el 90% de la exportaci6n la consti-
tuian los products de la mineria; el 10% restante, eran en
su mayoria, tejidos e hilados de lana y algod6n producidos
en los obrajes y chorrillos y azicar, remitida a Chile.




46. Emilio Romero. "Historia Econ6mica del Peri". Editorial Sudameri-
cana. Buenos Aires, 1949.
47. Ibid. Pags. 178-179.








CAPITULO IV


CAUSES DE ORDEN ECONOMICO-SOCIAL Y
DISPOSICIONES LEGALES QUE
CONTRIBUYERON AL ATRASO AGRICOLA








A. LATIFUNDIOS Y DISTANCIA A LA METROPOLI


AdemAs de la distorsi6n que sufri6 la economic por efecto
de la preocupaci6n de los conquistadores en la extracci6n
del oro y de la plata, se puede considerar como otra cau-
sa de la decadencia de la agriculture, la creaci6n de latifun-
dios, por la distribuci6n entire los conquistadores de las tie-
rras del Inca, del Sol y de las huacas; y por haber otorga-
do el Rey las tierras de los ayllus en mercedes, repartimien-
tos y encomiendas. La mayor parte de la tierra de los lati-
fundios permaneci6 ociosa, o fue dedicada a cultivos de sub-
sistencia. Se trabajaban mediante la mita, el pongaje, el
yanaconaje u otras formas services que persisten en la ac-
tualidad; ademAs en la Costa, mediante la mano de obra
esclava: los negros importados del Africa. Los cultivos que
mis importancia adquirieron fueron la coca y la cafia de
azlicar. Tambien contribuy6 decisivamente a que se aban-
donase la producci6n agricola la distancia a que se encontra-
ba el Peri de la metr6poli y de los otros centros de impor-
tancia commercial. Con los medios de transport de la 6po-
ca, era impossible poder competir con el azuicar de Cuba o
Brasil, y con el caf6 o cacao de estos paises o del Africa.
Es esta la raz6n mss important por la cual en el pais no
se hicieron cultivos tipo plantaci6n, como en otros paises
de America, siendo la excepci6n el azicar que se vendia a
Chile a cambio de trigo para el consume de la Capital.











B. RESTRICCIONES LEGALES
La metr6poli dict6 algunas disposiciones legales que limi-
taban o prohibian el cultivo de determinadas plants que
podrian hacer competencia a la producci6n peninsular. Tal
es el caso de la vid y el olivo. Felipe II orden6 no dar licen-
cia para nuevos plantios de vid ni para reponer los que se
estaban agotando. Felipe III, en 1602, prohibit repartir in-
dios de mita para cultivar vides y olivos; y afios mas tarde
(1614), prohibit la entrada de vinos peruanos en Guatemala
y en Panami.

C. REGIMEN DE TENENCIA: MANOS MUERTAS

Contribuy6 al abandon de las labores agricolas el regimen
de tenencia de tierras denominado de manoss muertas" que
regia para las comunidades religiosas, los establecimientos
de Beneficencia e Instrucci6n y para numerosas personas,
que no podian enajenar libremente los bienes que adquirian.

"Las vinculaciones, asi como el regimen de manoss muer-
tas", sacaban a la propiedad inmueble del comercio v la
circulaci6n, y la encadenaban perpetuamente a una corpo-
raci6n o familiar, excluyendo a todos los demAs de la po-
sibilidad de aspirar a ella". 48
Este es el origen de casi todas las grandes propiedades de
la Iglesia y de otras instituciones.
A fines del siglo XVIII, se manifest en la legislaci6n colo-
nial, una tendencia favorable a la amortizaci6n, o sea, el mo-
do de adquirir de nuevo estas propiedades; sobre todo, se
trat6 de limitar la adquisici6n de nuevas tierras por las co-
munidades religiosas y otras manoss muertas", y de dar fa-
cilidades para la enajenaci6n de las capellanias eclesiasticas.

D. SISTEMA TRIBUTARIO
Dificult6 tambi6n el desarrollo agricola el sistema tributario.

48. Jorge Basadre. "Historia de la Repfiblica del Peru". Tomo I. Cap.
VII. PAg. 170. Ediciones "Historia". Lima, 1961.










Los campesinos se encontraban agobiados por una series de
impuestos cobrados por los encomenderos, caciques y co-
rregidores, tales como el tribute de indios y de castas y, mis
tarde, la contribuci6n de jornaleros y la personal, que gra-
vaban casi exclusivamente a los indigenas. Sumado a lo cual,
existian los "diezmos", "primicias" y "huasiveintenas" co
brados por la Iglesia. Todos estos impuestos coloniales si-
guieron cobrindose hasta mediados del siglo pasado.
La suma de todas estas causes contribuy6 al abandon y des-
trucci6n de las obras de irrigaci6n y de los andenes construi-
dos por los Incas y sus antecesores, y por consiguiente, al
aniquilamiento por el hambre y las enfermedades de vas-
tos sectors de la raza indigena. En el caso de los andenes,
contribuy6 much a su destrucci6n la introducci6n de la
tracci6n animal en las labolres de roturaci6n de los suelos.
Poco tiempo despu6s de la conquista, la mayoria de los va-
lles Costefios y Serranos se despoblaron casi totalmente. En
esta apreciaci6n coinciden casi todos los cronistas de ese
siglo entire ellos: Garcilaso, Bias Valera, Cieza de Le6n v
el Padre de Acosta. De este iltimo es el pirrafo siguiente:

"En nuestro tiempo esta tan menoscabada v disminuida
la habitaci6n de estas costas o llanos, que de treinta par-
tes se deben de haber acabado veintinueve; lo que dure
de indios, screen muchos que acabaran antes de mucho. 49
La political de abandon de la agriculture continue durante
los tres siglos del Virreinato y a tal extreme lleg6 el descui-
do de las actividades agropecuarias que incluso se olvida-
ron los conocimientos agricolas heredados de los Incas y de
los irabes. La t6cnica retrocedi6, en lugar de avanzar. Al
respect, es ilustrativa la "Descripci6n Geogrifica de la Ciu-
dad y partido de Trujillo", hecha por Jos6 Ignacio de Le-
cuonda, en el "Mercurio Peruano" de 1768 que en la parte
pertinente dice:

"No se molestan como en otros paises en estercolar, dese-
car, demoler el terreno tan prolijamente como en Europa;

49. Padre Jose de Acosta. "De Procuranda Yndorum Salute".











y otras tantas operaciones con las que se pueden obtener
beneficos frutos. Aqui son sus unicos instruments: el ara-
do, que aunque no semejante en su figure al que usan los
labradores de la Peninsula, obra en igualdad; el otro es la
lampa y con los dos hacen todo g6nero de beneficio; ca-
recen de rastro, de azada, de zarcillo, de lava, de los ma-
zos para machacar terrones y de otras varias herramientas
que son indispensables". 0

De la descripci6n se deduce que la agriculture en la 6poca
del Virreinato fue practicada con t6cnica mas atrasada que
durante el Incanato. Incluso se habian dejado de usar los
abonos, cuyo empleo era com6in en tiempo de los Incas.


50 Citado por E. Romero en su "Historia Econ6mica del Per6". Pag. 116.
Editorial Sudamericana. Buenos Aires, 1949.







CAPITULO V


APORTES DE ESPANA A LA
AGRICULTURE DEL PAIS








Por supuesto no todo fue negative de parte de los espafio-
les. Hicieron aportes valiosos en cuanto a instruments de
producci6n e introducci6n de plants cultivadas y animals
dom6sticos hasta ese entonces desconocidos en America.
Los espafioles trajeron los instruments fabricados de hie-
rro, como la rueda, barretas, palanas, machetes, hachas, ba-
rrenos, martillos, hachuelas. Entre los instruments propia-
mente agricolas introdujeron el arado de madera con reja
de hierro, la rastra, la guadafia, la azada y la hoz. En mate-
ria de herramientas, estaban much mis adelantados que los
indigenas.
En cuanto a plants cultivadas, su aporte es notable; impor-
taron el trigo, la avena, la cebada y el arroz entire las grami-
neas; toda clase de hortalizas y legumbres: lechuga, col, co-
liflor, ribano, haba, ajo, cebolla, perejil, berenjena, escarola,
acelga, espinaca, alverja, garbanzo, haba y lenteja. Frutas di-
versas, como los citricos: naranja, toronja, lim6n, lima; fru-
tas de hueso: durazno, albaricoque; ademis: manzana, pera,
membrillo, higo, granada, nispero, olivo y uva. A los espa-
fioles les debemos la tecnica de elaborar vino y la prepara-
ci6n de una de las bebidas alcoh6licas preferidas del pais,
el pisco.
Tambidn les debemos la implantaci6n de uno de los culti-
vos mis importantes del pais: la cafra de azicar. Fatalmen-
te, propiciaron el vicio mas dafiino que tienen los que-
chuas y aimaras: beber alcohol de cafia.








57


Entre los animals venidos de la Peninsula tenemos el ca-
ballo, que en la 6poca fue el principal element de transpor-
te entire las grandes distintas regions del pais. Poco se le
emple6 como animal de tiro de herramientas agricolas. Pa-
ra esa labor se prefiri6 el buey o la mula. Otro de los ani-
males empleados en el transport y traido de Espafia es el
asno. Introdujeron ademis el ganado vacuno, ovino, capri-
no y porcino y varias species de aves como la gallina, el
pato, el ganso, etc., e incluso el pavo que era de M6xico.








CAPITULO VI


LA ALIMENTACION DURANTE LA COLONIAL









A. ALIMENTACION DE LOS INDIGENAS


Consecuencia natural de la mala political agraria, fue la es-
casez de alimentos durante los tres siglos de dominaci6n
espafiola sobre todo para las classes mis necesitadas cuyo il-
timo escal6n estaba formado por los indios yungas, quechuas
v aimaras. El Padre Bernab6 Cobo, jesuita que vivi6 en Li-
ma en las primeras decadas del siglo XVII, nos habla de
la alimentaci6n de los indios peruanos por aquella 6poca:

"No son nada limpios en guisar y preparar sus manjares,
cont6ntanse los mAs regalados con comerlos medio crudos
o mal asados o medio cocidos, con no mas recaudo que
Pgua, sal y algunas hierbezuelas, sin reparar much en la-
varlas antes; porque no buscan mis limpieza en los man-
jares, ni en las demis cosas de que usan, que en sus per-
sonas; las cuales traen de ordinario tan sucias, que ponen
asco; v como casi nunca mudan ni lavan el vestido, dan de
si mal olor".

Luego agrega:

"Ordinariamente comen poco, lo cual hacen mis de lace-
rados y miserables, que de abstinentes; porque, cuando se
les ofrece la ocasi6n, se dan unas ventregadas como lobos:
que suelen ser cuando come a costa de los espafioles". S'

Con estas breves lines, el Padre Cobo describe la miseria
en que vivian los indigenas durante este period hist6rico.

51. Padre Bernab6 Cobo: "Historia del Nuevo Mundo". Pag. 21. Libro Un-
d6cimo. Capitulo VI. Obras del Padre Bernabe Cobo. Ediciones Atlas.
Madrid, 1956.











Miseria en el comer y en el vestir, que hasta la actualidad
no se ha logrado eliminar. La explotaci6n a que fueron so-
metidos los indigenas con el trabajo obligatorio en las mi-
nas, haciendas y obrajes no les daba tiempo para ocuparse
de las labores agricolas. En el "Libro de Informaciones de
Encomiendas y Encomenderos", se lee que
"en el pueblo de Cochama y anexos, en Quinua (Ambo),
los indios declaran tener much tierra para sus semente-
ras pero sin tiempo ni gente para cultivarlas. La parciali-
dad de Allauca, pueblo de Pomqr, dice por medio de su
Cacique que podria cultivar mis si tuvieran tiempo".52
Referencias como la present son frecuentes en los docu-
mentos de la 6poca.
a. Consecuencia: despoblaci6n. La escasez de alimentos,
en grado extreme, debe ser una de las causes del poco cre-
cimiento de la poblaci6n en estos tres siglos. Despues de
50 aflos de conquista, la poblaci6n se habia reducido a al-
go mis de un mill6n de personas. Seg6n Markham, la po-
blaci6n en 1695 era de 1'232,122 habitantes, cantidad que
permaneci6 sin cambios hasta la 6poca de la Independen-
cia. Seg6n Basadre 53, el censo de 1795 arroj6 para el Per6,
la cifra de 1'076,162 habitantes. Manuel Vidaurre en sus
"Memorias sobre la Pacificaci6n de Am6rica Meridional"
(1817), retrata la situaci6n del agro y de la poblaci6n, a fi-
nes del Virreinato, con las siguientes frases: "La cultural
en los campos es una prueba de la poblaci6n. Qu6 cul-
tura habri en pauses desolados? La poblaci6n acredita la fa-
cilidad de subsistencia. Pueblos enteros han muerto de ham-
bre v de quinientos en quinientos se conducen a la sepul-
tura". En los 6ltimos afios del Virreinato se intent obligar
a los latifundistas a trabajar sus tierras o arrendarlas a los
campesinos; con tal fin, se cre6 el impuesto Ilamado: "al-
cabala de cabez6n", que gravaba a la parte de la tierra sin
cultivar. Esta acertada media fue ratificada por San Mar-

52. Reproducido por Emilio Romero en su: "Historia Econ6mica del Per6".
Pag. 107. Editorial Sudamericana. Buenos Aires, 1949.
53. J. Basadre: "Historia de la Repdblica del Peri". Tomo I. Capitulo VIII.
PAg. 190. Ediciones "Historia". Lima, 1961.











tin y su ministry Unanue, pero no lleg6 a dar los frutos
esperados por haber sido derogada, por el decreto del 13 de
diciembre de 1826.

b. Alimentaci6n de los conquistadores. Los primeros aflos,
posteriores a la conquista, desde el punto de vista de la
alimentaci6n tampoco fueron favorables a los espafioles: su
alimentaci6n era semejante a la de los indigenas, a base de
papa, quinua, maiz y, a veces, came de llama. Este animal
fue sacrificado por millares para satisfacer las necesidades
proteinicas de los conquistadores. Respecto a los auqudni-
dos, como respect a la especie humana, aplicaron la mis
brutal political de destrucci6n masiva. Hubo conquistadores
que mataban auquenidos con el solo fin de saborear un
plato de sesos en fritura. Contribuy6 asimismo a la des-
trucci6n de la ganaderia incaica, la aparici6n de una gran
epidemia de sarna en tiempos del Virrey Blasco Nfiiez de
Vela. En el capitulo XVI de "Los Comentarios Reales",
Garcilaso Inca de la Vega dice: "Fue un mal muy conta-
gioso; despach6 con grandisimo horror de indios y espafio-
les, las dos tercias parties del ganado mayor y menor, paco y
huanacu".
La desaparici6n de la mayoria de auquenidos contribuy6 a
que la alimentaci6n de los espafioles se redujera a maiz, pa-
pa, quinua, camote y yuca. Trataron de introducir al pais
la mayoria de plants cultivadas y animals de la metr6-
poli, en especial el trigo, el olivo; la vid, la cafia de azucar,
toda clase de frutas, hortalizas y legumbres; ganado vacuno,
ovino, caprino, porcinos y aves. Recidn el afio 1548, comen-
z6 a beneficiarse el ganado proveniente de la peninsula,
habiendo sefialado el Cabildo como lugar de la carniceria
la orilla del rio, ordenando, ademrs, que dos dias a la se-
mana, martes y sabados, deberia expenderse came al p6-
blico. La escasez de alimentos proteicos y la superabundan-
cia de hidratos de carbon, se agrav6 por el excesivo consu-
mo de az6car y dulces y el poco consume de frutas y ver-
duras, transformando en inadecuado el regimen dietetico












de los conquistadores. Josu6 de Castro ha estudiado es-
te fen6meno en la dieta de los duefios de ingenios azucare-
ros del Nordeste del Brasil:

"La mandioca dulce, el cara, el flame, la batata dulce, el
pan dulce, la miel, los panqueques, los bollitos, las pamon-
has que se sirven a la hora del desayuno, del almuerzo, de
la comida y en las sobremesas de las casas ricas, llenan
de amilaceas al organismo. Consecuencia de este exceso es
la abundancia de la diabetes en ciertas families de due-
iios de ingenios que son destruidas en sucesivas generacio-
nes por esa enfermedad del metabolismo, provocada por la
exageraci6n en el empleo de un principio alimenticio por
ruptura de la armonia del regimen. El azucar comido con
exceso desequilibr6 los intercambios metab6licos. ."
"Esos ricachos mal alimentados, con su exceso de masas
azucaradas, estan mas expuestas que los pobres -que ca-
recen de todo- a los peligros de la avitaminosis B, a la
falta de tiamina, siempre insuficiente para metabolizar to-
da esa carga de carbohidratos. Mucho estrefiimiento, dis-
pepsia y neurastenia del duefio de ingenio tuvo su origen
patogenico en la avitaminosis B frustrada, no declarada en
los cuadros patog6nicos completes. Fadcecian avitaminosis
B, a6n cuando absorbian buenas dosis de esa vitamin:
buena en condiciones normales, pero insuficiente a causa
del vicio alimentario, del desmedido exceso de alimentos
azucarados en su regimen habitual".

Debe haber causado des6rdenes en la salud de los prime-
ros conquistadores la dieta con exceso de hidratos de car-
bono. Esto se deduce de lo que nos cuenta el Padre Ber-
nab6 Cobo:

"Tampoco es para pasar en silencio el superabundante y
excesivo consume de dulces que esta ciudad tiene, proce-
dido de la much azuicar que se coge en los t6rminos de
la di6cesis, y siempre anda a precio tan barato que no sube
de a 4 pesos la arroba, a que equivalent seis o siete reales
en Espafia. Con esta comodidad de azicar y la abundancia
de frutas, es cosa loca ver los infinitos generos de colaciones

54. JosuB de Castro: "Geograffa del Hambre". Pag. 136. Ediciones Peuser.
Buenos Aires, 1950.












y conservas que se hacen, regalo bien ajeno de la templan-
za y severidad de los fundadores y padres de esta rep6blica,
los cuales en su tiempo nunca consintieron que se hiciese
confituria, como parece por una Ordenanza que sobre 6sto
hizo el regimiento, en 29 de diciembre de 1542 afios, que
por ser de gran ejemplo no quise dejar de hacer menci6n
en ella, la cual dice en sustancia: que ninguna persona ha-
ga confituria de ningin g6nero para vender, pena de per-
dida la tal confituria, y mas cincuenta pesos, por la pri-
mera vez, y por la segunda destierro perpetuo de la tierra,
y mis los dichos cincuenta pesos, y da la raz6n de la pro-
hibici6n por estas palabras: "Por cuanto de hacerse la di-
cha confituria viene dalio a la republica, y se hacen los hom-
bres ociosos y vagabundos". 55

La observaci6n hecha, en aquellos tiempos, de que el exce-
sivo consume de az6car transformaba a los hombres en ocio-
sos y vagabundos, no estaba desacertada. Hay que tener en
cuenta que a6n no se conocia siquiera lo mis elemental
de la modern ciencia de la nutrici6n. En realidad se tra-
taba de algo mas grave que la simple ociosidad. El exceso
de consume de azucar contribuia a incrementar el n6mero
de diab6ticos, uno de cuyos sintomas es la laxitud del or-
ganismo y la p6rdida gradual de la aptitud de trabajar y,
ademAs, la deficiencia de vitamin B1 o tiamina, se traduce
en una series de des6rdenes gastrointestinales y nerviosos:
anorexia, palpitaciones, calambres, irritabilidad, perdida de
memorial, insomnios, etc., cuando su deficit no es muy acen-
tuado. En los casos graves, se manifiesta por des6rdenes
nerviosos: parexias y parilisis, que constituyen los sintomas
mas saltantes de ese mal, conocido en Oriente, desde la an-
tigiiedad, con el nombre de beriberi. A los hombres ataca-
dos por estas dolencias, era 16gico que los clasificaran de
"ociosos y vagabundos", ya que su deficiente salud, no les
permitia desarrollar ning6n trabajo que requiriese esfuerzo
fisico y/o mental.

55. Padre Bernabd Cobo. "La Fundaci6n de Lima". PAgs. 317-318. Libro Pri-
mero. Capitulo XIII. Obras del Padre Bernabd Cobo. Ediciones Atlas.
Madrid, 1956.











C. LA ALIMENTACION EN LA CAPITAL

Durante el Virreinato, ni siquiera la Capital estaba suficien-
temente abastecida. Pablo Patr6n en "Lima Antigua" sos-
tiene que el consume annual de alimentos, en el mercado
de Lima, a mediados del siglo XVIII, podia calcularse en
3,500 vacunos, 25,000 ovejas, 12,000 cerdos, 3,000 botijas de
aguardiente, 20,000 botijas de miel de cafia, 6,000 arrobas
de arroz y 40,000 arrobas de azicar.
En aquellos tiempos, la poblaci6n de la Capital ascendia
a cerca de 50,000 personas 56. Si convertimos las anteriores
cifras a kilos tendremos los siguientes consumes:

3,500 vacunos x 140 kg. c/u 490,000 kg. de care
25,000 ovejas x 12 ,, ,, 300,000 ,,,,
12,000 cerdos x 60 ,, ,, 720,000 ,,
Total: 1'510,000 kg. de care


Consumo per cApita: 30 kg. de came al aimo; de los cuales,
cerca de la mitad, correspondian a care de chancho v so-
lo una tercera parte a came de res.
El consume de arroz era pequefiisimo: apenas superaba el
kilo y medio por persona al afio.
Respecto al trigo, la mayoria de cronistas de la 6poca, en-
tre ellos Fray Antonio de la Calancha, Fray Reginaldo de
Lizirraga y Fray Diego de la C6rdova, sostienen que en los
values del Rimac y del Chill6n se producian 80,000 fanega-
das de trigo, a lo cual habia que agregar las cantidades que
se traian de los valles de Barranca, Supe, Pativilca y otros,
v tambi6n de Chile lo que hacia un total de 160,000 fane-
gas, que segun Romero, se consumian en Lima en el siglo
XVIII. De ser cierto este cilculo, se consumirian casi 3 fa-
negadas de trigo por persona al afio, cifra demasiado alta
si no consideramos a los campesinos. Con todo parece que

56. El Censo decretado por Real C6dula de 28 de setiembre de 1791 dio
para Lima 52,627 personas.







64


el trigo fue el alimento mas important de la ciudad de
Lima durante el Virreinato.
El mismo Pablo Patr6n describe asi la comida colonial: de-
sayuno: chocolate o cuajadita; almuerzo: sancochado de ca-
beza, came en adobo, chupe, tamales, chanfaina, picantes,
chilcano, tumbo, zango de fianju, campus, etc. Se consu-
mia ademis: charqui, chalona, jamones de res y llama, pa-
pa seca, chufio, cuyes, palomas de la tierra, chapanas, aji,
caiguas, rocoto, mirasol, zapallos aguachentos, tunas, pepi-
no, mamey, pifia, pacae, etc. Y como plates comunes: cau-
cau, estofado, carapulca, ajiaco, causa, olluquitos con char-
qui, etc.
Como bebidas se usaban la aloja, la chicha morada, sangria,
ante e hipocris, entonces el licor de moda. Los mis famo-
sos vinos, eran los llamados: "a la revuelta" y "de la O",
hechos por los jesuitas.









SECCION III


DURANTE LA REPUBLICAN







CAPITULO VII


PRIMERA ETAPA








Por razones metodol6gicas vamos a considerar a esta ipoca
republican dividida en tres etapas. La primera, desde el
punto de vista econ6mico, se caracteriza por el predominio
de la concepci6n virreinal de que la inica actividad renta-
ble era la mineria del oro y de la plata. La agriculture tuvo
poca importancia econ6mica en las primeras d6cadas repu-
blicanas.


A. SUBSISTENCIA DE IMPUESTOS COLONIALES

Contribuy6 much al desaliento de la producci6n agricola
la subsistencia de impuestos coloniales, tales como: diez-
mos, primicias y huasiveintenas, cobrados por la Iglesia. En
1823 (12 de octubre), el gobierno los reglament6, estable-
ciendo deducciones por gastos de cultivos; por supuesto, el
clero, al ser afectados sus intereses protest. S61o mis tarde
se eliminaron estos injustos impuestos.
Tambien durante esta primera etapa se siguen cobrando
otros impuestos coloniales tales como la contribuci6n de in-
dios y de castas, y mis tarde, la contribuci6n de jornale-
ros y la contribuci6n personal.
Ademis de los impuestos anteriormente citados subsistian
otras contribuciones coloniales que afectaban a la agricul-
tura: Estanco del Tabaco, nieve, tierras y bienes vacantes,
alcabalas, censos y obras pias, comisos novenos, o sea, la
parte que le correspondia al Estado de los diezmos eclesiis-
ticos y que fue aplicada a los hospitals; papel sellado, ma-
yorazgo, sisa, mesada eclesiastica v, en algunas regions, el











derecho de peaje y pontazgo, que aunque no existia nin-
guna ley que autorizara su cobranza, en muchos lugares del
Per6 se sigui6 exigiendo su cancelaci6n hasta hace pocos
anos.


B. NUEVAS CONTRIBUCIONES

En esta 6poca se crearon las contribuciones denominadas
predios r6sticos y urbanos. Se establecieron por los decre-
tos de 30 de diciembre de 1825 y 11 de agosto de 1826. El
gravamen era de s61o el 3% sobre la utilidad que producia
en arrendamiento la propiedad. Se establecia un catastro
que deberia renovarse cada 5 afios. Estos impuestos siguen
cobrindose hasta la actualidad, con ligera variaci6n en su
monto. La ley 7904, de 2 de julio de 1934, estableci6 que
el gravamen sea del 7% sobre la renta liquid annual, produ-
cida por el predio.








CAPITULO VIII


SEGUNDA ETAPA








Es la comprendida entire la cuarta decada del siglo pasado
y el afio 1879, en el cual se inicia la Guerra con Chile. Se
caracteriza por el predominio econ6mico que tuvieron dos
products usados como fertilizantes: el guano de las islas
y el salitre. Se siguieron descuidando las actividades agri-
colas, a excepci6n del cultivo de la cafia de az6car, que se
incrementa lenta pero firmemente, hasta convertirse un afio
antes de la Guerra del Pacifico en la segunda exportaci6n
en valor del pais, 6nicamente superada por el salitre.


A. PRINCIPLES CULTIVOS

A fines de esta segunda etapa republican, la agriculture
Costefia inicia su desarrollo. Se comienza a exportar a Eu-
ropa y Chile, az6car y algod6n. Ya desde antes se exporta-
ba corteza del arbol de la quinua, tabaco y vinos.
El cultivo de la cafia de az6car lleg6 a adquirir cierta im-
portancia en los filtimos decenios del Virreinato pero s61o
a partir de 1860 empieza a adquirir gran impulse, debido
a la introducci6n de maquinaria modern accionada a va-
por. El crecimiento fue lento de 1860 a 1871, para luego
exnandirse ripidamente hasta convertirse en 1878, por su
valor, en la segunda exportaci6n del pais. En 1871 se expor-
taron s6lo 4,500 toneladas; en 1873 mis del double, crecien-
do vertiginosamente hasta que en el aflo 1878, pas6 las
100,000 toneladas.
Alrededor de 1860, se comenz6 a exportar algod6n en can-
tidad. Favoreci6 su comercio con Europa la Guerra de Se-











cesi6n de Estados Unidos. De esta 6poca data la introduc-
ci6n de variedades norteamericanas como la Upland, Sea
Island y Mit-afifi.
A partir de la sexta d6cada del siglo pasado, se inici6 la ex-
portaci6n del lAtex de las hebeas o caucho. En 1862 se ex-
portaron 2,088 kg.; en 1870, la exportaci6n llegaba a 58,584
kgs., incrementAndose notablemente en los afios siguientes.
La corteza de la quina o cascarilla se exportaba desde la
epoca colonial por su probada acci6n contra el paludismo.

"Seg6n Humboldt, la exportaci6n de cascarilla en el siglo
XVII, fue de 12 a 14,000 qq. al afio, de los cuales 2,000
pertenecian al Virreinato de Santa Fe, 110 a Loja, y el
resto, o sea la mayor parte, a las provincias altas del Per6". 57

Durante este period de la Rep6blica se regul6 el comercio
para evitar la destrucci6n de los bosques. En 1839 se grav6
su exportaci6n. Desde 1838 se incrementa la venta a Ingla-
terra, donde se denomina "corteza del Peril". Se sigui6 ex-
portando durante todo el siglo pasado.
Fue Clements R. Markham quien extrajo semillas de esta
plant y logr6 su aclimataci6n en la India; luego se hicie-
ron plantaciones en Java y Ceilin, que compitieron venta-
josamente con los bosques naturales.
Otro product agricola que se exportaba desde la colonia
fue el tabaco. Casi toda la producci6n estaba concentrada
en los valles de Lambayeque, Ja6n y Bagua. Durante las dos
primeras 6pocas de la Repfiblica se export a Chile mis
o menos mill6n v medio de libras cada tres afios. Este co-
mercio ces6 al suprimirse el Estanco del Tabaco Chileno
el afio 1872. Durante todo el siglo pasado tambien se expor-
t6 vinos y aguardientes a Centro Am6rica y Colombia.


57. Emilio Romero: "Historia Econ6mica del Peru". Pag. 344. Editorial
Sudamericana. Buenos Aires, 1949.











B. SUPRESION DE LOS IMPUESTOS COLONIALES
QUE AFECTABAN A LA AGRICULTURE
1. Diezmos. Al tratar de la primera 6poca republican
nos referimos a la subsistencia de impuestos coloniales, en
tre los cuales citamos a los diezmos, primicias y huasivein-
tenas cobrados por la Iglesia. En los primeros afos de la li-
bertad political se crearon los juzgados de diezmos, cuya mi-
si6n era ocuparse de las causes que pudieran suscitarse con
motivo de la cobranza de la contribuci6n de ese nombre,
pagada por la agriculture para la manutenci6n de los mi-
nistros del culto.
"Para esta cobranza se hacia un remate cuyas formalidades
fueron prescritas por el decreto del 10 de junio de 1836; los
favorecidos en 61, hacian la recaudaci6n por su cuenta y se
obligaban a entregar el precio convenido a la contaduria de
diezmos y a la Tesoreria departmental respective". 58
Las leyes sobre diezmos fueron la del 7 de diciembre de 1832
y la del 18 de noviembre de 1839, promulgada el 21 de mar-
zo de 1846. Esta tltima reglamentaba la recaudaci6n del
impuesto, estableciendo que se deberia cobrar una vez des-
contados los gastos de cultivo y subsistencia de los agricul-
tores. Por supuesto, la Iglesia protest al ver afectados sus
intereses. La ley del 13 de agosto de 1855 aboli6 esta con-
tribuci6n, a cambio del otorgamiento por el "Estado a la
Iglesia de una cantidad annual, a cargo de los ingresos del
guano para la "congrua sustentaci6n del clero".
2. Tributo. Con este nombre se conocia al impuesto que
debian pagar los indigenas en la 6poca Virreinal. En la
prActica, sigui6 subsistiendo hasta 1867, en que fue dero-
gado. Las variaciones que sufri6 y los cambios de nombre
son los siguientes: Bolivar lo derog6 el 30 de Mayo de
1824; pero el 11 de Agosto de 1826 fue creada la contribu-
ci6n de indigenas, que venia a ser lo mismo que el tribute
colonial. Su recaudaci6n seguia reglamentada por la ins-
trucci6n del 1 de junior de 1784, con ligeras alteraciones.

58. Jorge Basadre: "Historia de la Republica del Peru". Tomo II. Capi-
tulo XXV. Pdg. 543. Ediciones "Historia". Lima, 1961.










Un afio despu6s fue ratificada con la que pagaban los de-
mis peruanos: la de castas. Fueron denominadas asi a las
dos contribuciones personales. Esto se hizo por la ley del
3 de diciembre de 1827. Su cobranza contribuy6 a acen-
tuar la pobreza de los indios. Se daba el caso parad6jico
que los mis desheredados fueran los que mas contribuye-
ron al sostenimiento del Estado. En 1830, por concept de
contribuci6n de indigenas, se recaudaba

"mis de un mill6n de pesos y por la de castas 431,000
pesos". 59
Durante el primer period republican se produjo la abo-
lici6n de la contribuci6n de castas por la ley aprobada por
el Congress de Huancayo, el 22 de noviembre de 1832, v
promulgada el 25 de setiembre de 1840. Sigui6 subsistien-
do sin embargo la contribuci6n de indigenas, con el pre-
texto de que se cobraba por concept de las tierras otorga-
das por los decretos de Bolivar y la ley de 1829.
Por resoluci6n del 8 de agosto de 1842, el Poder Ejecutivo
derog6 esta ley, creando en su lugar el "Impuesto de los
jornaleros", equivalent a tres pesos cuatro reales al afio.
Era la misma cosa con nombre distinto. Acertadamente,
por ley del 16 de setiembre de 1847, se derog6 este im-
puesto; meses antes, se habia autorizado su cobranza s61o
hasta el primer semestre de 1846, mediante la Resoluci6n
Suprema del 16 de marzo.
En este afio, el total de la recaudaci6n por concept de
Contribuciones Directas, ascendia a 1'569,084 pesos, de los
cuales 1'326,931 pesos correspondian a la contribuci6n de
indigenas; las cifras estin consignadas en el document pre-
sentado entonces por el Ministro de Hacienda al Congre-
so, titulado: "El Estado General de las Contribuciones Di-
rectas". Seguia subsistiendo la injusticia en la recaudaci6n;
los pobres indios eran casi los 6nicos que pagaban impues-
tos director.

59. Jorge Basadre: "Historia de la Republica del Peru". Tomo Ir. Capitu-
lo XXVIII. Pag. 599. Ediciones "Historia". Lima, 1961.











La abolici6n del tribute o contribuci6n de indios, fue he-
cha por el Mariscal Ram6n Castilla, por decreto de fecha
5 de julio de 1854. Fue preparado el decreto por su se-
cretario, Pedro GAlvez, el te6rico mAs destacado del libera-
lismo en el pasado siglo y firmado en la ciudad de Aya-
cucho.


C. SUPRESION DE LA ESCLAVITUD E IMPORTACION DE
"COOLIES" CHINOS

A pesar de las buenas intenciones de los forjadores de la
independencia political del pais, traducidas en varias leyes
y decretos limitando o prohibiendo la esclavitud, su aboli-
ci6n no se hizo efectiva hasta el 5 de diciembre de 1854,
dia en que el Mariscal Castilla y su ministry Ureta, firma-
ron en la ciudad de Huancayo, el decreto manumitiendo
a los esclavos.
Para reemplazar a los negros en el trabajo agricola y de los
ferrocarriles, se trajo "coolies" chinos, que venian de pre-
ferencia de Macao y Cant6n, en buques de la Compafiia
de Emigraci6n Lima u otros barcos particulars.
La ley autoritativa del ingreso de chinos dio como funda-
mentos que los funds estaban desiertos a consecuencia de
la manumisi6n de los negros esclavos y la urgencia de evi-
tar el alza de los precious de los articulos de primera nece-
sidad.


D. INICIACION DE LAS INDUSTRIES A BASE DE
PRODUCTS AGRICOLAS Y GANADEROS

En esta segunda etapa, se inicia el process de industriali-
zaci6n. AdemAs de las fabricas de elaboraci6n de az6car se
establece la primera fibrica de hilados y tcjidos de algo-
d6n. Fue de propiedad de Cagigao y Casanova y fracas
en 1852. Afios despu6s, Carlos L6pez Aldana restableci6 la
fabrica y en 1871 la traslad6 a Vitarte. Por esa 6poca se
instalan las primeras fibricas de tejidos e hilados de lana:











una en la Hacienda Lucre, en el Cuzco, y la otra en la Ha-
cienda Urc6n, en Ancash. La primera fue propiedad de la
familiar Garmendia y la segunda de la familiar Terry.
En 1864, existian cuatro fibricas de cerveza, tres en el Ca-
llao y una en Lima. Las ubicadas en el Callao eran: la Ale-
mana de Gustavo Springmoller, la Internacional de Schmitt
y Cia., y la Nacional de A. Kieffer. La de Lima funciona-
ba en Piedra Lisa y era propiedad de Eduardo Harster. Fue
la que despu6s pas6 a ser de Backus and Johnstons.
Otras fibricas de elaboraci6n de products agricolas que se
establecieron en aquellos anios, fueron la de manteca, de
Aparicio Hnos., y la primera de elaborar chocolates, de Vig-
nolo y Cia.
La influencia de la comida italiana comenz6 a hacerse sen-
tir con la aparici6n de la primera fAbrica de fideos, de pro-
piedad de Luis Suito, en 1860. Tres afios despubs, los her-
manos Ballero fundaron otra en Malambo. En 1874, Da-
mutti y Chiappe levantaron la que mis tarde seria la fa-
brica F6nix.
Estas fueron las primeras fibricas, con las que se inicia el
process de industrializaci6n del pais. Desde el principio,
predominaron las que elaboraban bebidas, comidas v ves-
tidos, tendencia que se mantiene hasta nuestros dias.

E. INFLUENCIAS CULTURALES

En esta etapa comienza la influencia de la cocina italiana
que es notable sobre todo en la Costa. Platos considerados
como criolloss" tienen su origen en la Peninsula Itilica: el
menestr6n, el mondonguito, los tallarines, los fetuccines,
los ravioles, etc.
De esta 6poca data tambien la influencia culinaria china:
el masivo consume de arroz v el gusto en las ciudades cos-
tefias por el "chifa" o comida china.








CAPITULO IX


TERCERA ETAPA








Comprende desde la Guerra del Pacifico hasta nuestros dias,
y se caracteriza por la alta significaci6n que en la economic
del pais han adquirido los products del agro, especialmen-
te el az6car, el algod6n y el arroz.
La guerra con Chile signific6 la destrucci6n de la econo-
mia del pais y en especial la de la agriculture. Seg6n Basa-
dre, Markham y otros historiadores fueron exprofesamente
destruidas las instalaciones industriales de las haciendas pro-
ductoras de azicar, que, como hemos dicho, constituian en
valor la segunda exportaci6n del pais.
Los primeros afios post-belicos se dedicaron a la reconstruc-
ci6n del pais y su economic. Por supuesto, habi6ndose per-
dido las salitreras de Tarapacd y casi agotado el guano, la
situaci6n financiera y econ6mica era sumamente critical.
La principal preocupaci6n fue reorganizar y reequipar la in-
dustria azucarera e incrementar la exportaci6n del algod6n
y otros products tales como el caucho y los minerales, lo
cual se vio facilitado por la apertura del Canal de Panami,
queacort6 distancias y rebaj6 fletes, permitiendo a nues-
tros products competir en los mercados europeos y de la
Costa Este de los Estados Unidos.


A. CANA DE AZUCAR

Desde el Virreinato fue el cultivo mis important de la
Costa. Las plantaciones se trabajaban a base de la mano de
obra esclava; posteriormente los chinos reemplazaron a los
negros en el trabajo de la cafia. El incremento de su pro-












ducci6n fue estimulado por los altos precious. Los primeros
aiios de expansion de la industrial se caracterizan por el au-
mento en el nmmero de fabricas. Seg6n Basadre, en el afio
1875 existian 235 pequefios ingenios distribuidos desde
Lambayeque hasta Arequipa 60. En esta 4poca se inicia la
revoluci6n t6cnica, en cuanto a la maquinaria empleada en
la industrial; se comenz6 a emplear el sistema de concentra-
ci6n de jugos al vacio, con lo que se ahorraba tiempo, com-
bustible y mano de obra y se evitaban las perdidas por in-
versi6n del las miles. Tambien se comenz6 a emplear el sis-
tema de centrifugas, para separar el azuicar de las miles. La
cada vez mayor demand de azlcar en el mercado estimul6
a los duenos de ingenio a ampliar la producci6n; esto lo con-
siguieron por dos medios: comprando v/o usurpando tierras
v aguas, y adquiriendo la producci6n de cafia de agriculto-
res vecinos que trabajaban sus tierras con capitals propios o
con capitals que les proporcionaban los mismos duefios de
ingenious.
Los convenios de adquisici6n de la cafia son de divers ti-
po; unas veces les pagan por tonelada de cafia puesta en la
chacra o el ingenio; otras veces con un porcentaje del az6-
car producido.
Los progress en cuanto a tecnica de elaboraci6n v maqui-
narias, exigian la concentraci6n de la producci6n en unida-
des cada vez mis grandes y mis eficientes, lo cual oblig6 a
reducir el n6mero de los ingenious.
La producci6n se sigui6 acrecentando, alcanzando una alta
covuntura durante la primera guerra mundial. La gran cri-
sis de 1929, repercuti6 en la economic y political del pais.
Por ese entonces existian unos 30 grandes ingenios entire
Lambayeque y Arequipa. En los valles de Lima, Huacho v
Caiiete existian various. La baja de los precious produjo la
quiebra de varias de las empresas. En la actualidad, la pro-
ducci6n alcanza cerca de 1'900,000 toneladas, de las que se
exportan, sobre todo al mercado norteamericano, las dos

60. Jorge Basadre "Historia de la Republica del Peru". Tomo V. Capitulo
LXXXIV. Pag. 2041. Ediciones "Historia". Lima, 1961.











terceras parties. El area de producci6n se ubica casi exclusi-
vamente en el Norte del pais en especial en los Valles de
Chancay y Zafia, en el Departamento de Lambayeque, y los
de Chicama y Santa Catalina, en La Libertad. Entre estos
dos Departamentos produce cerca del 80% de la produc-
ci6n national. Simultineamente se ha producido la concen-
traci6n del 90% de la producci6n en 12 ingenios: Pomalca,
Tumin, Pucali, Cayalti, Moche, Casa Grande, Laredo, Car-
tavio, Paramonga, San Jacinto, Andahuasi v El Ingenio.
En el pais no se han producido perdidas considerable cau-
sadas por enfermedades o virus como en Java y otras regio-
nes. Se debe al cambio de variedades; antes de que Ilegase
el mal se reemplaz6 las cafias Borb6n cultivadas desde la
colonia por las P.O.J., resistentes a los virus.


B. ALGODON

El crecimiento de la producci6n algodonera se inicia en el
siglo pasado con la introducci6n de las primeras desmotado-
ras. Su exportaci6n a Inglaterra fue favorecida por la gue-
rra de Secesi6n.
A principios del present siglo se produjeron grandes per-
didas en los cultivos debido al ataque de un hongo que pro-
ducia el marchitamiento de las variedades sembradas, que
en su mayoria, provenian de Norteamerica: Upland, Sea Is-
land, Mit-afifi. Felizmente, el agricultor Fermin Tangiiis
descubri6 una variedad resistente y que, ademis, cuenta con
otras cualidades sobresalientes, lo cual ha permitido que se
continue el cultivo de esta plant.
En la actualidad la mayor parte del algod6n cultivado perte-
nece a la variedad Tangiiis, caracterizada por su alto rendi-
miento en fibra ispera y larga que permit mezclarlo con
lana. En el Norte, en los Valles de Lambayeque, Piura v
Bagua se siembra el algod6n Pima v, ultimamente, la varie-
dad Del Cerro, caracterizada por su fibra extra larga, pareci-
da a la de los algodones egipcios. En la selva se cultivan va-
rias classes de algodones semiisperos.











La producci6n alcanza a mas de 3'000,000 de quintales, que
en su mayor parte se exportan al mercado europeo.


C. OTROS CULTIVOS IMPORTANTES

En este period alcanza importancia el cultivo del arroz,
coincidiendo con la inmigraci6n china. Por entonces ad-
quiere notoriedad una plant, originaria del pais: la coca, que
se cultiva en la ceja de Costa y en la Selva Alta. Tradicional-
mente se produjeron las hojas de la coca para el consume
de los indigenas, que las mastican adicionAndoles cal o ceni-
zas de tallos de quinua. En el siglo pasado Hip6lito Unanue
la estudi6, descubriendo algunas de sus propiedades. Adqui-
ri6 importancia, como product de exportaci6n, a consecuen-
cia de que un estudiante de medicine viends apellidado Ko-
ller demostr6 los servicios que, en operaciones quir6rgicas,
podian rendir las propiedades anest6sicas de la cocaine, alca-
loide aislado por primera vez de las hojas de la coca, en
1895, por Niemman de Goetinga.


D. LA AGRICULTURE EN LA SIERRA

Se reduce a products alimenticios para el consume de la
zona y su exportaci6n a las ciudades de la Costa. Los culti-
vos con mas importancia commercial son la papa, el maiz, el
trigo y iltimamente la cebada cervecera.


E. LA GANADERIA

Durante los primeros afios de independencia no recibi6 casi
ning6n aliento. Los rebafios de auqu6nidos y ovinos crecie-
ron, estimulados por los precious altos que pagaban los paises
extranjeros por sus lanas. Los obrajes se mantuvieron hasta
el final del siglo pasado, pero cada afio perdian importancia,
hasta que fueron desplazados por el advance social v por las
maquinas.











Desde la 6poca de Bolivar, se han dictado disposiciones le-
gales de protecci6n a los auqu6nidos establecidndose penas
de prisi6n y multa para los que cacen estos animals. Asi-
mismo se crearon premios para las personas que domestica-
sen a la vicufia. En 1848 el cura de Carabaya, Pablo Ca-
brera, recibi6 un premio acordado por el Congreso por ha-
ber criado un rebafio de vicufias. Afios despuds se premi6,
por esta misma raz6n, a don Faustino Bel6n, de Lampa y,
a otro ganadero de Huancayo. Parece que s61o recientemente
en el present siglo se ha logrado en verdad domesticar a es-
te animal. Tal hazafia se la debemos al senior Francisco Pa-
redes, de Puno.
Durante la Colonia, como hemos visto, se exportaban a la
metr6poli algunos articulos de lana. Pero en los otros pai-
ses industriales esta lana fue conocida s61o despues de la in-
dependencia.
Seg6n Markham fue la casa de Hegan de Tacna la que ex-
port6 unas muestras de lana de alpaca a Liverpool, el afio
1833. Romero afirma que la casa commercial inglesa Mohems
y Cia., establecida en Arequipa, fue ia primera exportadora
a Liverpool, antes del afio 1854, aiio en que se estabieci6 el
comercio regular de este product con un primer lote de
5,700 libras. Durante el siglo pasado se export exclusiva-
mente a Inglaterra, alcanzando, el ailo 1839, 1'325,000 libras;
en 1846, 1'500,000 libras; y, en 1877, 3'561,806 libras.
En la actualidad, el afio 1962, se export 3'371,696 kilos, por
valor de S/. 155'012,21861.
Fue Tito Salt, de Bradford (Inglaterra), el primero que esta-
bleci6 una fAbrica de elaborate tejidos de alpaca, habiendo si-
do premiado por la Reina Victoria por su contribuci6n al de-
sarrollo de la industrial. Parece que en los afios 1877 y siguien-
tes, los precious pagados a los criadores, eran muy buenos, ya
que Markham, que estuvo por esos afos en la zona, dice:
"Los duefios de ellas venden la lana directamente a los co-

61. Estadisticas del Comercio Exterior, Ministerio de Hacienda y Comercio.
Superintendencia General de Aduanas, 1962.











merciantes". "Se ignora que es lo que hacen con estas in-
mensas cantidades de dinero que reciben" 62
Desde el siglo pasado se export lana de ovino, principal-
mente a Inglaterra y Estados Unidos. A pesar de la construc-
ci6n de algunas fabricas de tejidos en las ciudades de Cuz-
co, Arequipa, Huancayo y Lima, una parte a6n considera-
ble de la producci6n de lana, se export. En 1878, se expor-
taron 3'549,700 libras de lana de carnero; el afo 1962,
3'157,194 kgs. por valor de 82 millones de soles. La lana
de auqu6nidos en su mayor parte se export, no asi la de
ovinos que en alta proporci6n se utiliza en la confecci6n
casera de la ropa de los campesinos y otra parte en las fa-
bricas de casimires y otros tejidos. Otros products impor-
tantes de exportaci6n de la ganaderia son los cueros y las
pieles.
La Sierra es la region donde se ha concentrado principal-
mente la actividad ganadera. Su producci6n ha crecido en
el 6ltimo decenio, pero deja a6n much que desear, ya que
afio a afio se incrementa la importaci6n de came v produc-
tos lacteos para el consume de la poblaci6n.


F. LA PESCA

En el iltimo decenio se ha incrementado notablemente
la pesca de species marinas. Ya desde la dicada del cua-
renta se comenzaron a establecer las primeras fabricas en-
vasadoras y congeladoras de pescado. Se empez6 por indus-
trializar el pez espada y el bonito. Despues de algunos anos
de bonanza las conservas peruanas fueron desplazadas del
mercado norteamericano por la producci6n japonesa.
En los iltimos afios la pesca se orient hacia la anchove-
ta, material prima de la harina de pescado, product de gran
acogida en el mercado europeo. Los buenos precious han es-
timulado grandemente su producci6n, ocupando en la ac-

62. Clements R. Markham. "Historia del Perd". Pag. 396. Version caste-
liana de Juan de Dios Benitez, Lima, 1952.








81


tualidad nuestro pais, el primer lugar en el globo en cuanto
a exportaci6n y producci6n de este material, lo mismo en
cuanto a tonelaje bruto de pesca: algo mis de 7'000,000 de
toneladas anuales.
Fatalmente, casi toda la producci6n pesquera se export
quedando para el consume interno una cantidad muy re-
ducida.







CAPITULO X


EVOLUCION ECONOMICO-SOCIAL DEL
AGRO EN EL ULTIMO SIGLO








A. FIN DE LA ESCLAVITUD E IMPORTACION DE CHINOS


La libertad de los negros y la importaci6n masiva de chi-
nos son fen6menos que se suceden en el tiempo. La raz6n
es que los chinos reemplazarian a los negros en el trabajo
agricola de las haciendas costefias. Su contrato duraba 8 afios,
despues de los cuales quedaban libres. En su condici6n de
libres podian disponer de su persona de acuerdo a lo que
mis les conviniese. Haciendo uso de esta situaci6n dejaron
las haciendas en las que trabajaban como peones y se tras-
ladaron a los pueblos, estableci6ndose generalmente como co-
merciantes minoristas. Otros se quedaron en el campo, pe-
ro como pequefios agricultores, ya sea comprando un peda-
zo de tierra, como aparceros, o como yanaconas. La falta
de brazos oblig6 a la mayoria de hacendados a arrendar
sus tierras, o a yanaconizarlas en pequefios lotes, reservnn-
dose generalmente la mejor parte para trabajarla por inter-
medio de un administrator o mayordomo, con la mano de
obra que, en la mayoria de los casos, estaban obligados a
proporcionar los arrendatarios o yanaconas. Otro grupo de
hacendados prefiri6 conformarse 6inicamente con la renta.


B. PROGRESS DE LA MECANIZACION

Afios mis tarde, ya en este siglo, con el progress de la me-
canizaci6n agricola, se produce el movimiento contrario. Los
hacendados quieren, y en muchisimos casos consiguen, desa-











lojar a los pequeiios agricultores a quienes arrendaron o die-
ron en aparceria o yanaconazgo lotes de tierra en sus la-
tifundios.
Por presi6n de los campesinos, y para evitar nuevos abuses,
el Parlamento, en various periods de sesiones, se ha preo-
cupado de este grave problema y ha dictado leyes favorables
a los pequefios agricultores. Fatalmente las intenciones se
han quedado en el "espiritu" de la ley y los c6digos.
Hasta ahora, se contin6a atropellando derechos y desalo-
jando campesinos en la Costa, en la Sierra y en la Selva. Es-
tos atropellos han sido la causa de muchos de los conflic-
tos sociales que han terminado en graves masacres. Tal es el
caso de Talambo, cuyo process se inici6 con el desalojo
de los yanaconas del sector Huabal el afio 1953 y continue
con la reclamaci6n de las tierras usurpadas a la comunidad
de ChepCn.
Este ha sido el patr6n general del desarrollo econ6mico so-
cial del agro costefio pero existen otros casos especiales de
gran importancia, cuyo desarrollo ha sido diferente. La ex-
cepci6n lo constituyen los hacendados que desde fines del
siglo pasado, decidieron establecerse como empresarios ca-
pitalistas. Determinaron pagar salaries y contratar mano de
obra "libre", para lo cual recurrieron a la gran reserve de
fuerza de trabajo del pais que es la Sierra y lograron me-
diante promesas y engafios llevar a los campesinos serranos
a trabajar a las plantaciones de cafia, algod6n y arroz. Se em-
ple6, y se sigue empleando, un sistema "sui generis" de-
nominado "enganche".
El mecanismo es el siguiente: Se consigue un "engancha-
dor", que es la persona encargada de dar a los campesinos
dinero prestado, con la condici6n de descontarlo en tra-
bajo en la fecha y condiciones pactadas. El dinero entrega-
do al campesino se llama "habilitaci6n". Para recibirlo
tiene que ofrecer garantia hipotecaria y, en caso de no ser
propietario, debe ser garantizado por 2 o 3 "notables" de
la localidad que posean bienes inmuebles. En la fecha acor-
dada tiene que viajar a la hacienda, en camiones u otros











medios proporcionados por los "enganchadores". Estos per-
ciben por su "trabajo" del 10 al 15% del salario del cam-
pesino mientras este permanezca en la hacienda. Como los
salaries, en la mayoria de las empresas, no superan los 20
soles diaries, una deuda de 1,000 a 1,500 soles transform al
campesino en esclavo o, en caso contrario, en tuberculoso,
ya que 61 por ahorrar para pagar la deuda, no come lo ne-
cesario para soportar el duro trabajo del corte de caria u
otras labores agricolas. El sistema en poco se diferencia del
trifico esclavista de los "coolies" chinos.
En los ltimos afios se ha producido el desplazamiento ma-
sivo de los campesinos serranos hacia la Costa lo que ha
traido como consecuencia que en algunos lugares de la re-
gi6n se disponga de abundante mano de obra rural, siendo
cada vez menor el nimero de "enganchados" en las ha-
ciendas costefias. Hay latifundios como Casa Grande, en
el cual menos del 10% de los trabajadores son contratados
mediante este sistema. Los demAs son trabajadores estables,
verdaderos proletarios rurales. Incluso en algunas hacien-
das se ha abolido el sistema.
El agro serrano y de la puna, en cuanto a desarrollo econ6-
mico-social, se ha quedado estancado en el siglo XVI. Su
evoluci6n hacia el capitalism es lenta. Contadas haciendas
se pueden considerar que han entrado a plena etapa capi-
talista; el resto sigue rigi6ndose por sistemas semifeudales
de explotaci6n.


C. INFLUENCIA NORTEAMERICANA

La penetraci6n imperialista de los Estados Unidos de Nor-
team6rica no s6lo se manifiesta en la cada vez mayor proli-
feraci6n de empresas que explotan nuestros recursos natura-
les, sino tambi6n en la influencia que en los l6timos afios
ha ejercido sobre nuestros modos de vida, legando incluso
a imponer algunos de sus hAbitos alimenticios. Hot dog,
"barbecue", chicken in basket, ham and eggs, corn flakes,




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs