• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Title Page
 Dedication
 Prefacio a la primera edicion
 Prologo a la segunda edicion
 Prologo a la tercera edicion
 Primera Parte: En torno a los siete...
 Las bases economicas
 El problema del Indio
 El problema de la tierra
 La instruccion publica
 Regionalismo y Centralismo
 El problema religioso
 La evolucion de nuestra cultur...
 Segunda parte: Otros problemas...
 El problema politico
 El problema social y el econom...
 El problema universitario
 La necesidad de una filosofia...
 Indice
 Back Cover














Title: La realidad nacional
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00087161/00001
 Material Information
Title: La realidad nacional
Physical Description: xviii, 220 p. : ; 21 cm.
Language: Spanish
Creator: Belaúnde, Víctor Andrés, 1883-
Publisher: s.n.
Place of Publication: Lima
Publication Date: 1964
Edition: 3. ed.
 Subjects
Subject: Civilization -- Peru   ( lcsh )
Politics and government -- Peru -- 20th century   ( lcsh )
Civilización -- Perú
Política y gobierno -- Perú -- 1829
Genre: non-fiction   ( marcgt )
 Record Information
Bibliographic ID: UF00087161
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 02833553
lccn - 65036583

Table of Contents
    Front Cover
        Front Cover 1
        Front Cover 2
    Title Page
        Page i
        Page ii
        Page iii
        Page iv
    Dedication
        Page v
        Page vi
    Prefacio a la primera edicion
        Page vii
        Page viii
        Page ix
        Page x
    Prologo a la segunda edicion
        Page xi
        Page xii
        Page xiii
        Page xiv
        Page xv
        Page xvi
    Prologo a la tercera edicion
        Page xvii
        Page xviii
    Primera Parte: En torno a los siete ensayos de J.C. Mariateguli
        Page xix
    Las bases economicas
        Page 1
        Page 2
        Page 3
        Page 4
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
    El problema del Indio
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
    El problema de la tierra
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
    La instruccion publica
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
    Regionalismo y Centralismo
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
    El problema religioso
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
    La evolucion de nuestra cultura
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
    Segunda parte: Otros problemas peruanos
        Page 153
        Page 154
    El problema politico
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
    El problema social y el economico
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
    El problema universitario
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
    La necesidad de una filosofia contructiva
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
    Indice
        Page 221
    Back Cover
        Page 222
        Page 223
Full Text



- VICTOR


BELAUNDE


ANDRES






a







La obra del doctor Belainde trata,
en forma orginica y brillante, todas
las cuestiones de las cuales debe
estar informado el peruano culto y
patriota.
El problema del indio ha sido
tratado con simpatia y decision por
el doctor Belatlnde desde hace various
aiios. Sostenia en 1908, que la "cues-
ti6n social del Peri es la cuesti6n
indigena; ningin pueblo puede re-
nunciar a su destino, y el del Perd
es resolverla, cualesquiera que sean
los obsticulos y los sacrificios que
haya que hacer para vencerlos". Esto
no quiere decir que el autor este de
acuerdo con la tesis indigenArquica
de Mari.tegui: "La aplicaci6n del
racism -dice el doctor Belaunde-
no es la afirmaci6n de la naciona-
lidad, sino su desintegraci6n o rup-
tura.
Las soluciones que se puede dar
al problema de la tierra son tres y
correspondent a "la tesis imperialista,
la antitesis indigenista y lo que po-
driamos llamar la sintesis verdadera-
mente national de la tradici6n hist6-
rica". Esta iltima, que ha probado
su eficacia, es la soluci6n cristiana
de naturaleza integral y de acuerdo
tanto con las condiciones y posibili-
dades reales como con los principios
que no caducan. Necesita ser aplica-
da con criterio libre de "la perturba-
dora vision de privilegios que man-
tener o de posiciones que alcanzar".
De la misma suerte que el autor
no acepta ni capitalism privado sin
limitaciones ni capitalism socialist
del Estado, sino un equilibrio arm6-
nico entire el capital y el trabajo, un
corporatismo con gradaciones justas,
en el orden de la instrucci6n no
admite ni el utilitarismo ni el cultu-
ralismo unilaterales sino una educa-
ci6n para la vida penetrada de sen-





VICTOR ANDRES BELAUNDE


LA REALIDAD


NACI


ONAL


TERCERA EDICION


LIMA PERU













LA REALIDAD NATIONAL





VICTOR ANDRES BELAUNDE


LA

NA


REALIDAD

CIONAL
TERCERA EDICION


LIMA P E R U
























A mi padre muerto y a mi
madre ausente,
Aquella ejemplar memorial
y este beroico carifio
fueron mi apoyo y mi aliento
en el destierro done concebi
estas pdginas en dolor y
esperanza.















PREFACIO A LA PRIMERA EDICION


En la carrera administrative de mi ya distant ju-
ventud, mi atenci6n fue absorbida por los studios bis-
6Iricos de aplicacidn a nuestras cuestiones internaciona-
les. Al dejar el Archivo de Limites, tuve que cultivar la
filosofia para mi cdtedra de la universidad. Wi las tenden-
cias a la investigaci6n bistdrica de mi antiguo empleo, ni
la seducci6n de las nuevas tareas lograron desviarme de
mis studios preferidos de sociologia y political peruana.
En 1912, aprovecbando la oportunidad que me daba ser
director de LA ILUSTRACI6N PERUANA, publique una se-
rie de ensayos sobre la psicologia national, llamando la
atenci6n sobre nuestra incoberencia, nuestras tendencies al
initil decoratismo y nuestra pobreza sentimental. Creia
que era indispensable basar las reforms political y socia-
les en el abondamiento de nuestra psicologia.
Cuando la universidad me bonr6, en 1914, con el en-
cargo del discurso annual de apertura, dejC de lado un en-
sayo relative al tema de mi cdtedra sobre la reaccion idea-
lista contempordnea para ocuparme, con entera sinceridad,
de la crisis profunda que atravesaba el Pera. Mi deseo
era completar aquel studio con el examen de las diver-
sas corrientes espirituales que babian agitado el pais y que
nos babian desviado de la contemplaci6n direct de nues-
tra realidad. S6lo tres aflos mds tarde, en 1917, y me-
diando requerimiento amistoso del director de EL PERU,
don Victor %M. CMairtua, pude llevar a cabo mi prop6sito







PREFACIO


en diversos ensayos critics que aparecieron como capitu-
los de un libro cuyo titulo era LA REALIDAD NACIONAL.
Preparab a la parte constructiva de mi libro cuando aten-
ciones de una nueva catedra y mayor trabajo professional
me impidieron dar forma a los ensayos largamente medi-
tados sobre la leyenda de la riqueza de nuestro territorio,
la quiebra de la clase media, nuestro vasallaje econ6mico,
las fuerzas efectivas en nuestra political y la ilusidn inter-
nacional. Tan sdlo por la urgencia del tema publiquW en
EL COMERCIO el ensayo relative al "Jmpuesto del alcohol
como suceddneo del tribute". Misiones en el Uruguay y
en los Estados Unidos, me obligaron a abandonar los te-
mas de sociologia national para volver a mis viejos es-
tudios en las cuestiones internacionales en defense de los
derecbos del Peru.
De regreso al pais, mi prisi6n interrumpi6 la redac-
ci6n para MERCURIO PERUANO del ensayo cue llamaba
"la ilusi6n international", en que me proponia reiterar, con
mis nuevas experiencias, la mds antigua convicci6n de que
en nuestro gran problema babiamos cometido un grave
error al basar nuestra political en sucesivas esperanzas fra-
casadas: el apoyo argentino, los Congresos panamerica-
nos y la amistad de los Estados Unidos.
En el destierro, no tuve tiempo para completar mi so-
iiado libro. El tema de mis conferencias en las jiras por los
Estados Unidos y de las cdtedras que desempeftd en diver-
sas universidades, tenia que versar, no sobre un pais deter-
minado, sino sobre today la America bispdnica. XMis nuevos
studios ampliaron mi criteria sobre nuestros problems
con la vision de otros paises de America. Absorbido es-
taba por esta material, cuando lleg6 a mis manos el libro
de 7aridtegui con el requerimiento de mis amigos de MER-
CURIO PERUANO de que le dedicase un detenido examen cri-
tico. La obra de 7aridtegui venia a abordar, con nueva
informaci6n, el criteria novedoso del materialismo bistdri-







PREFACIO


co, y en forma clara y brillante, los mismos temas de los
ensayos de mi libro inconcluso. El deseo de contribuir al de-
bate que renovaba, con autoridad e interns, el escritor so-
cialista y de volver al tema preferido y tristemente aban-
donado, me bizo escribir la critical que se me pedia y que
apareci6 en cuatro entregas del MERCURIO. Al bacerlo, tuve
que vencer la dificultad del escaso tiempo que me deja-
ban el diclado y la preparacion de dos boras diari'as de
clase en un idioma que no era el mio y la falta casi ab-
soluta de material y documentaci6n peruanos. Algunos
amigos mios me insinuaron la reunion de estos ensayos
en forma de libro. 7Me preparaba a concluir el ultimo y
a agregarle consideraciones sobre el rCgimen de eguia,
en consonancia con mis protests y critics de los prin-
cipales aspects de su political national e international,
cuando se recibi6 la noticia de su caida. Esta circunstan-
cia me estimuld a apresurar la realizacidn del proyecto.
XIi libro podia tener la utilidad de presenter un punto de
vista mds y el resultado de algunas experiencias y lectu-
ras en Esiados 7lnidos y en Trancia, en el moment de
la nueva organizaci6n del Per~. 'He redactado, con la pre-
cipitaci6n consiguiente, el final de mi critical a 37aridte-
gui y la segunda parte en que bago el process de la ti-
rania, necesario para explicar los graves problems que
nos deja y para formula las posibles soluciones.
Con emoci6n intellectual, pongo a mi nuevo libro el
mismo titulo de mi truncada obra juvenile.
Creo cumplir un deber al presenter mi modest con-
tribucidn a la labor constructive de estos instances. 7fe
doy perfect cuenta de las deficiencies de mi trabajo, agra-
vadas por la premura con que ba sido escrito y contem-
plare, con espiritu abierto y agradecido, el seiialamiento de
las omisiones en que baya podido incurrir o la rectifica-
ci6n de inevitable errors. A esta obra de verdadera coope-
racidn intellectual invito a mis lectores. 7o pretend pre-







X PREFACIO

sentar dogmaticamente un program. Adoptando franca-
mente el punto de vista de mis convicciones, mi propo-
sito es contribuir at planteamiento de nuestros problems.

Paris, Noviembre de 1930.















PROLOGO A LA SEGUNDA EDICION


Presentamos boy la segunda edicion de LA REALIDAD
NACIONAL, requerida bace tiempo por baberse agotado la
primera y por el cardcter vital y urgente de los problems
que plantea. Es actual boy, como lo era bace quince aifos,
y quizd con mayor intensidad, el reformismo social cris-
tiano que inspira las pdginas del present libro. Esta ten-
dencia se acentia boy en las democracies occidentales.
Entre los problems estudiados queremos destacar al-
gunos de supreme importancia. Comenzaremos por el pro-
blema de la familiar. Se ha establecido la disoluci6n del
matrimonio por mutuo disenso. Las estadisticas judiciales
nos muestran boy la pavorosa cifra de los divorcios. -la
quedado no sdlo confirmada sino rebasada la previsidn de
los que se opusieron a aquella ley absurda. La irregula-
ridad de las relaciones maritales, cancer de nuestras cla-
ses populares, comienza a extenderse boy, bajo la cubier-
ta de una mentida legalidad, a nuestras classes media y
alta.
A pesar de que se ban dictado algunas disposiciones
favorables a la familiar, no constituyen un todo organico
ni la expresidn de una political definida que establezca una
situaci6n favorable, desde el punto de vista econdmico, ad-
ministrativo y politico para los jefes de bogares legitimos.
Se impone, por consiguiente, todo un program de esti-
mulo a la formaci6n de las nuevas families y de apoyo y
defense de las ya establecidas.







PROLOGO


El admirable y fecundo ensayo de la granja Salce-
do', establecido por los Sdlesianos en Puno para la edu-
cacidn indgena, no se ha generalizado. 5Mientras no se,
screen establecimientos semejantes, en los principles nu-
cleos de poblaci6n indigena, este problema fundamental
no quedard resuelto. A la objeci6n de que las granjas-ta-
lleres pueden arrojar al mercado el mayor numero de obre-
ros babies de los que este puede absorber, contest yo,
bace diez ahos, insinuando la media de retener a estos
obreros en los propios establecimientos para la produccidn
de los objetos que el Estado necesita, en lugar de recu-
rrir integramente al costoso sistema del contrato de abas-
tecimiento. Los bechos recientes parecen descartar esa ob-
jeci6n o por lo menos la atenuan, porque todo bace es-
perar que el desarrollo econ6mico del pais demand cada
vez mds un mayor numero de obreros bhbiles.
Se ba establecido, con el aplauso de todos, el Segu-
ro Social; mas e6 no basta porque no atiende a los impe-
rativo.s de la justicia distributiva sobre la participaci6n del
trabajo en el incremento de la producci6n y el aumento
de las utilidades en la industrial, la agriculture, la mineria
y el comercio, determinado por la guerra europea.
El program social cat6lico no puede ser mds expli-
cito sobre el particular, llegando a preconizar el acciona-
rado obrero y, aun en ciertos casos, la copropiedad. Dado
el bajo standard de vida de nuestros trabajadores y la di-
ficultad de desarraigar hdbitos tradicionales, seria incon-
veniente que esa participaci6n se reflejara en el simple au-
mento de salario o de sueldo o en entregas de dinero. Se
correria el peligro de, una desacertada o viciosa inver-
si6n o el de la reduccidn de los dias de trabajo con daiio
de la productividad del pais y de la salud y bienestar del
propio obrero. La soluci6n que aconsejan de consuno la
justicia, la prudencia y el sentido de nuestra realidad es
la constitucion de la entidad juridico-econ6mica del Bien







PROLOGO


de 7amilia al cual se alribuiria la participaci6n de los be-
neficios en forma de propiedad de la babitaci6n, mobilia-
rio, utensilios, prestaciones en especie y en acciones de la
misma empresa. La instituci6n del Togar del Trabajador
o Bien de aamilia exige un studio serio de part de nues-
tros economists y jurisconsultos para llevarla a cabo en
nuestro medio con todos los adelantos tcnicos y dentro
de las lines de la concepci6n cristiana.
Las cifras aterradoras de la tuberculosis vienen a re-
velarnos el grave peligro que corre la nacionalidad, cuyo
porvenir depend de una poblaci6n infantil sana, fuerte y
numerosa. 7Intil serd extender nuestras carreteras abrien-
do nuevas zonas a la explotaci6n agricola o minera si ellas
sirven para llevar masas obreras que acabarian por sucum-
bir prematuramente dejando la triste berencia de su en-
fermedad. 7ano el intent de la industrializacidn del pais
si para el funcionamiento de las nuevas fdbricas y esta-
blecimientos tenemos obreros atacados en gran part por
el germen terrible. Trdgico, por tiltimo, el porvenir de
un ejercito, que, por una causa identica, veria reducido
en cifras alarmantes el nvmero de sus reclutas. Sin guitar
importance a las medidas profildcticas y curativas y al
establecimiento de dispensarios y sanatorios, es evidence
que la lucha contra la tuberculosis estriba en la alimen-
taci6n de nuestra poblacidn infantil. 5Mucbos de los legi-
limos y, seguramente, la mayor parte de los precarios y
an6malos bogares de trabajadores, no pueden tender a
una adecuada alimentaci6n de sus bijos. En tal caso la
obligatoriedad de la instrucci6n agrava el daiTo con la con-
centraci6n de nifos enfermos y familicos. No queda otra
media que la de los refectorios escolares que propiciamos
en la Constituci6n de 1931. La pronta y eficiente generali-
zaci6n de estos refectorios en las escuelas de primer gra-
do establecidas, encuentra serio obstdculo en las influen-
cias del caciquismo parlamentario que prefiere aumentar las







PROLOGO


escuelas de segundo grado y extender, en desproporcidn a
nuestras necesidades, la segunda ensefianza, canal inevi-
table del inadecuado incremento de nuestra poblaci6n uni-
versitaria. El problema es de tal gravedad y bondura que
no vacilamos en patrocinar una political quirirgica para
obtener, por medio de reducciones radicales en nuestro
presupuesto, la suma que demandaria el establecimiento de
refectorios en las escuelas fiscales. Ellos ofrecerian desa-
yuno y almuerzo a los nifos cuyos padres, a causa del
salario o sueldo que perciben, no pueden proporcionar-
los en forma convenient.
La situaci6n europea de la post-guerra debe deter-
minar movimientos migratorios de la poblaci6n de las re-
giones devastadas. Trente a este becbo es claro e impe-
rioso deber de nuestros dirigentes atraer al Peru esas co-
rrientes migratorias seleccionadas, preparando las areas que
pudieran recibirlas. En este sentido, merece toda atenci6n
y simpatia la iniciativa del 7ng. Carlos Llosa Belaunde para
la utilizacidn a este efecto, de nuestra inexbausta rique-
za maritima.
7Wo debemos olvidar que el progress de la nacionali-
dad exige imperiosamente la incorporaci6n a nuestro me-
dio de sangre nueva; lo cual represent no solamente una
renovacidn bioldgica indispensable sino el medio mds
efectivo de asegurar la complete asimilaci6n de nuestras
masas a la cultural occidental. Todo esfuerzo que en esta
material realizara el Gobierno, estaria ampliamente com-
pensado.
En sintesis, proclamamos nuevamente la political que
consolide y protea a la familiar, derogando el divorcio y
estimulando la constitucidn de nuevos bogares y ampa-
rando a los existentes, que defienda al ninio del bambre
y su consecuencia, la tuberculosis, y salve asi el porve-
nir de la naci6n peruana, que garantice la subsistencia y
un bumano standard de vida al hogar de los trabajado-







PROLOGO


res y empleados, baciendo que redunde en su provecho
el aumento de la produccidn y de las utilidades y, por il-
timo, que transform al indigena, habilitdndolo para ser
labrador o artesano y garantizdndole, en caso de no en-
contrar empleo en el mercado, trabajo y subsistencia en
las granjas-escuelas que deben establecerse para los dos
sexos en todos los grandes centros de poblaci6n aut6c-
lona.
No bemos introducido ninguna alteraci6n, salvo la de
algunas palabras no rigurosamente castizas en el texto de
1930, y la supresi6n de algunos capitulos indicada en
el lugar respective. En uno que otro punto bemos tenido
que cambiar de opinion, como en la participaci6n de los
estudiantes en los consejos universitarios; pero 'debemos
dear constancia al mismo tiempo, de que esa represen-
taci6n del. estudiantado propiciada por nosotros no llega-
ba al extreme del llamado co-gobierno. En otras materials
bemos precisado y definido mejor nuestra posici6n;, tal
como aparece en nuestros libros recientes, La Crisis Pre-
sente y Peruanidad. Pero estas ligeras rectificaciones o mas
amplios desarrollos no exigian una especial referencia en
esta nueva edici6n. En cambio, la repro'ducci6n exacta
del texto al cual, con la ayuda de Dios, bemos sido fieles
en la cciedra, en la tribuna parlamentaria y en la vida pt-
blica, proporcionarci a los incomprensivos y mal informa-
dos la prueba de que el avanzadisimo program social
cristiano tuvo entire nosotros una expresidn concrete y
sincera cuando, derrocado el regimen del oncenio y liqui-
dados los partidos bist6ricos, surgi6 en el Perti la propa-
ganda de las doctrinas marxistas.


Lima, Diciembre 1945.















PROLOGO A LA TERCERA EDICION


La tercera edicidn de LA REALIDAD NACIONAL alienta
el mismo propdsito de la segunda y complete edicidn de
MEDITACIONES PERUANAS, que aparece en estos mismos
dias: reproducir en su forma original el ideario que me
cupo exponer como aporte de mi generaci6n a los proble-
mas nacionales.
Escrita en el destierro, LA REALIDAD NACIONAL fU6
una replica inmediala a los Siete Ensayos de '. C. 7Marid-
tegui, que apareci6 inicialmente en various nutmeros de
nuestra revista MERCURIO PERUANO, lOS aios 1929 y 1930.
La primer edicidn se realize en Paris en 1930, con una
segunda part sobre el regimen del ONCENIO. El libro tuvo
difusidn en mucbos paises de America y recibi6 acogida
favorable de diversos exponentes de la mentalidad conti-
nental. El mismo 7Maridtegui en la dedicatoria cordial de
sus SIETE ENSAYOS reconocid la forma comprensiva que
babia empleado yo en 'mi refutaci6n. En 1945 se bizo en
Lima una segunda edici6n de mi libro, en la cual se supri-
mid la parte relative al period de Leguia.
7loy no suscribiria todos los asertos de la edicidn de
Paris. TFelizmente en otros various trabajos be tenido la
oportunidad de bacer algunas rectificaciones. Cada autor,
siguiendo altisimos ejemplos, tiene que bacer al debido
tiempo, si no "retractaciones", al menos algunas "recon-
sideraciones", para emplear el termino de Toynbee.
En la primera edici6n de LA REALIDAD NACIONAL, la
segunda parte se iniciaba con un studio sobre el origen,






PROLOGO


desarrollo y caida del regimen inaugurado en 1919 y la
critical de su gestidn international. Al aparecer la segunda
edici6n en Lima en 1943, consider que era mejor la
inclusion de los site capitulos que comprendia ese studio
en el tomo 7V de La Wida Jnternacional del Peru que esta-
ba en preparaci6n. Desgraciadamente no me ba sido posi-
ble continuar la series 'Vida Internacional del Peru comen-
zada con La Constituci6n 7nicial, pero los becbos a que
se refieren los citados capitulos son material del cuarto
tomo de mis Memorias titulddo "Diez Aflos de Destierro",
estimo que es mds apropiado historiarlos en este tomo.
Ademds,, hay para ello otra consideracidn. Los becbos
referidos ban sido confirmados en su part esencial por
el curso de los acontecimientos; pero respect de algunas
apreciaciones creo mds just y ,mds noble bacerlas boy con
la tranquilidad que me dan los afios y la larga experiencia
oivida en lugar de reproducir las que bice en esa 6poca en
el estilo poldmico y con el espiritu explicable tras un largo
destierro.
Abrigo la esperanza de que la vision realist y el cri-
terio filosofico de nuestras primeras contribuciones a la
sociologia peruana no sdlo pertenezcan a la historic sino
que puedan tener aplicaci6n a la compleja y dramdtica
realidad que vivimos.
7lay dos cosas que pueden unir a los bombres de
buena v:otuntad por encima de los intereses y las pasio-
nes: el anbelo de objetividad y la inspiracidn de un ideal
bumano y patri6tico.


New York, noviembre de 1963.


XVIII
















PRIMER PART



EN TORNO A LOS SJETE ESAYOS

DE J. C. MARIATEGUI















CAPiTULIO I


LAS BASES ECONOMICS


LA distancia ideol6gica que me separa del autor -toda
la que media entire el cristianismo integral y el socia-
lismo integral- y la evidence injusticia con que trata a
la generaci6n a la que pertenezco, imponen de mi parte,
al estudiar sus Siete Ensayos de 7nterpretaci6n de la Rea-
lidad Peruana, un deber de mayor imparcialidad. Deber
ficil en este caso. Tengo el espiritu abierto a la admi-
raci6n, y la despiertan sinceramente el talent y la obra
de Maridtegui.
En curva ascendente ha pasado de la cr6nica political
a la critical literaria y al ensayo sobre political internacio-
nal. Despues de pasear su vista por la escena contempo-
rinea, concentra su atenci6n, afinada y enriquecida, en
la realidad peruana. Autodidacta en la plenitud de la vida,
Mariategui sigue la orientaci6n intellectual patri6tica de la
juventud genial de Francisco Garcia Calder6n. Despuds
de De Litteris y 7-ombres e ideas de nuestro tiempo, la
primera figure de la generaci6n novecentista nos dio El
Pert Contemporaneo, obra bisica de la sociologia nacio-
nal.
Entre el libro de la mocedad de Garcia Calder6n y
la obra de madurez de Mariategui, hay, ademis de la di-
ferencia impuesta por esta circunstancia, el contrast en-






VICTOR ANDRES BELAUNDE


tre el ambiente intellectual finisecular y novecentista y el
de la post-guerra. Al despuntar el siglo, no obstante la
central influencia de Comte y de Taine, el sociologismo
hist6rico atravesaba una crisis de dispersi6n teoretica de
multiplicaci6n de hip6tesis y de puntos de vista. En la
post-guerra los espiritus sienten la necesidad de afirmar;
se ha realizado el il faut choisir, de Maurras. Entramos en
un period dogmdticou. Si a veces la realidad peruana en
El Perut Contempordneo se esfumaba o perdia en la tupi-
da malla de teorias y doctrinas, esta misma realidad su-
fre, en los ensayos de Mariitegui, las inevitable defor-
maciones impuestas por el credo rigido del socialismo pseu-
docientifico. Pero seamos justos; dentro de ese molde es-
trecho, icudnto contenido de realidad, y vista directamen-
te, encontramos! Dire algo mis: era uitil aplicar a la rea-
lidad peruana el criterio del materialismo hist6rico, e in-
tentar la interpretaci6n econ6mica de nuestra vida.
En el materialism hist6rico, mas que en ningTrn otro
sistema, se da la aplicaci6n de la verdad de Leibnitz. Es
verdadero por lo que afirma y falso por lo que niega. La
realidad econ6mica no es la realidad total que envuelve
ademds factors. vitales y espirituales, pero es la parte mis
considerable y conocible. En ciertos paises, en que las
fuerzas vitales han Ilevado un ritmo lento o han decaido
las fuerzas espirituales, la aplicaci6n del materialismo his-
t6rico nos aproxima a la mis exacta vision de las cosas.
En la evoluci6n humana los hechos cumbres son obra
del elan vital y del Espiritu, pero los hechos normales, la
terrible gravitaci6n cotidiana, son obra de los factors eco-
n6micos.
El materialismo histdrico no puede explicar ni la con-
quista ni la independencia de Am6rica. Mariategui es-
quiva inteligentemente las dificultades de la aplicaci6n de
ese criterio a los dos hechos fundamentals de nuestra
historic. Respecto de la conquista, que es una embriaguez







LA REALIDAD NATIONAL


de aventura, un ejemplo tipico del elan vital, parece in-
clinarse a aceptar la explicaci6n estetica de Vasconcelos.
Respecto de la independencia, afirma que no se habria
realizado sin una generaci6n heroica, tratando de conci-
liar "el hecho intellectual y sentimental con el hecho eco-
n6mico". iHermosa inconsecuencia! La aplicaci6n estricta
del materialismo hist6rico reduciria los primeros al segun-
do, considerdndolos apenas como epifen6menos. Esta in-
consecuencia y la diferencia que pretend establecer al-
guna vez entire materialismo filos6fico y materialismo his-
t6rico revelan en Mariategui un fino sentido para apre-
ciar nuestra psicologia radicalmente opuesta a toda con-
cepci6n burdarhente materialista. Prefiero, sin embargo, la
rudeza de los socialists ortodoxos que no separan el pro-
grama alucinador de su tosca base metafisica. Marx cre6
el materialismo hist6rico por ser adherente entusiasta del
materialismo filos6fico. Era, como se sabe, discipulo de
Fuerbach, jefe de la izquierda hegeliana, renovadora del
materialismo en Alemania.
Se piensa siempre a trav6s de una metafisica. Es me-
jor tenerla clara y audaz que subyacente o vergonzante,
como sucedia con la mayor parte de los positivistas.
Exageraciones en la aplicaci6n de la tesis materialista
y lamentable antihispanismo Ilevan a Mariategui a afir-
mar, sin reserves y matices, que Espafia no fue un pais
colonizador y que los espaioles se preocuparon cast tni-
camente de la explotaci6n del oro y de la plata, revivien-
do el criterio unilateral de la leyenda negra.
En la colonia hay necesidad de hacer diferenciacio-
nes horizontales por lo que se refiere al tiempo y verti-
cales por lo que se refiere a las instituciones. El autor pa-
rece no negar su admiraci6n a la conquista. Despues de
ella, hay una period de creaci6n econ6mica mis admi-
rable aun. La aprehension del continent fu6 obra de la
audacia individual de los conquistadores; la formaci6n de







4 VICTOR ANDRES BELAUNDE

organismos nuevos, la creaci6n de la vida municipal y po-
litica y de una nueva vida econ6mica, fue obra de los
nuevos pobladores y del Estado. Y si la conquista dur6
apenas cincuenta afios, no fu6 mayor el tiempo que de-
mand6 aquel milagro de construcci6n y de organizaci6n.
A principios del siglo XVII Espafia habia trasplantado a
America todas sus instituciones sociales y sus fuerzas eco-
n6micas. Se estableci6 la ganaderia, nula en muchos pai-
ses o limitada en otros a los ejemplares de la fauna au-
t6ctona. Se desarroll6 la mineria, que no contrari6 sino
que foment la agriculture, como lo ha probado Humboldt;
se introdujeron nuevos cultivos y se implantaron nuevas
industries que en un moment podian competir con las
peninsulares. La de tejidos, antes de la desgraciada cedula
de 1711, lleg6 a tal desarrollo, que no solamente bastaba
para el consume de la poblaci6n americana, sino que bus-
caba salida para sus products. Se erigieron, por iltimo,
magnificos edificios para la Iglesia o para los servicios del
Estado, que no han sido superados desde el punto de vis-
ta artistic. Es necesario poner de lado todo el movimien-
to modern de rectificaci6n hist6rica que culmina en la
obra de Carlos Pereyra para negar a la Espafia del siglo
XVI sus titulos, no superados por otro pueblo, de pais
colonizador y creador. Este period brillante dura, como
hemos dicho, poco tiempo. Las energies vitales de Espa-
fia, desparramadas simultineamente de California al cabo
de Hornos, se agotan. Initil recurrir a otra explicaci6n.
Como afirma muy bien Oliveira Martins, Espafia tenia
que decaer inevitablemente; su decadencia se refleja en
America. Los organismos se hacen rigidos, la burocracia
aumenta, la explotaci6n se acentda, se detiene el impulse
creador; s6lo mantienen su vigor las fuerzas espirituales
alejadas de los niAcleos ya poblados y establecidos en los
paises de fronteras, porque ellas actian con cierta inde-
pendencia del Estado enfermo. (Este hecho ha sido visto







LA REALIDAD NATIONAL


claramente por Mariategui, cuando hace el elogio de la
aptitude de creaci6n econ6mica de los jesuitas). La deca-
dencia marca su nivel mis bajo en la 6poca en que Juan
y Ulloa visitaron la America. Estamos acostumbrados a
juzgar la colonia por esa 6poca de maxima decadencia es-
tereotipada en la clisica relaci6n. Un criterio cientifico im-
pone distinguir en la colonia, desde el punto de vista eco-
n6mico, los periods siguientes: construcci6n, paralizaci6n,
decadencia. A los cuales habria que agregar el de las ten-
tativas de reform de la 6poca borb6nica, principalmente
de Carlos III. La relative libertad de comercio, la crea-
ci6n de nuevas unidades political, la orientaci6n cienti-
fica y modern de los colegios y el fomento de las socie-
dades econdmicas precipitaron la formaci6n de nuevos nd-
cleos nacionales. Habria ganado la obra de Mariategui
en claridad y en justicia si no diera inicamente la vision
fragmentaria de la colonia decadente de fines del siglo
XVII y de principios del siglo XVIII.
Respecto de las bases econ6micas de la reptublica, da
el primer lugar al comercio britdnico y esti en lo cierto
cuando afirma que tuvo mas influencia en la independen-
cia que la filosofia de los enciclopedistas. Agregaremos no-
sotros: muchisimo menos que la voluntad heroica y la
energia creadora de nuestra propia raza en ese moment
hist6rico. El papel de Inglaterra es mayor despu6s de la
independencia que en la independencia. La politica'ingle-
sa busc6 una conciliaci6n entire Espaiia y America y s6lo
se rindi6, como la de los Estados Unidos, ante el hecho
consumado. La independencia se realize, como dijo Bo-
livar, contra la voluntad del universe. Despues de la in-
dependencia los paises americanos, desde el punto de vis-
ta econ6mico, giran alrededor del comercio y del capital
ingles.
La evoluci6n econ6mica de la repiblica es dividida
en s61o dos periods: el del guano y el salitre y el de la







VICTOR ANDRES BELAUNDE


economic actual. Hace de ellos una interesante y jugosa
descripci6n. Empero, es artificial e incomplete considerar
s6lo dos periods prescindiendo de la 6poca que prece-
di6 al guano y al salitre y no destacando como period
aparte el que comprende, despuds de la guerra con Chile,
el esfuerzo constructor nacionalista. La 6poca actual s6lo
comienza en la post-guerra europea. Seria inexacto pro-
longar el period del guano y del salitre liquidado por la
guerra del Pacifico, hasta incluir la administraci6n Pierola
y las inmediatamente posteriores, o confundir la 6poca re-
ciente, caracterizada por la sibita duplicaci6n de la ri-
queza y las rentas nacionales, los empr6stitos y hegemo-
nia extranjera, con el esfuerzo constructor nacionalista que
se inicia el afio 1895. El autor incurre en esta iltima equi-
vocaci6n.
La guerra de la -independencia produjo un enorme
desgaste econ6mico. Las acciones militares devastaron el
territorio y destruyeron la riqueza. Se calcula que el Peril
mantuvo un ejercito, contando las cifras de ambos lados,
de mis de 50,000 hombres. A la independencia sucedi6
el caos politico y la absolute desorganizaci6n. La obra
de Castilla fue la de crear las bases de una reconstrucci6n
political y econ6mica. No pueden separarse estabilidad ins-
titucional, presupuesto, seguridad, prestigio exterior, bases
del desarrollo del oriented. Todo eso debe el Peru a la
obra de Castilla y todo eso tuvo reflejos econ6micos. De
manera que no es cierto que el gobierno de Castilla fuera
el exponente o el resultado de la formaci6n de una clase
capitalist, sino a la inversa; el orden traido por Castilla
hizo possible la formaci6n o la reconstituci6n del capital
national. Este process se aceler6 y orient6 infaustamente
por el descubrimiento del guano y el sistema de las con-
cesiones fiscales. A la pequefia y empobrecida oligarquia
colonial se agrega, mezcldndose con ella, una burguesia
nueva que adquiri6 decisive influencia political. La pluto-







LA REALIDAD NATIONAL


cracia del guano, que se aprovech6 de la obra de conso-
lidaci6n political de Castilla, no supo guardar su mensaje
international sobre la superioridad maritima del Peru. La
guerra del Pacifico liquid el period del guano y del sa-
litre, y esta liquidaci6n esti bien observada: depresi6n
general de la producci6n y del comercio, desaparici6n de
la moneda, ruina del cr6dito. Habria que agregar: destruc-
ci6n de los funds costefios, base de la economic perua-
na. La inconvertibilidad del billete y el contrato Grace
marcan las tristes etapas de la liquidaci6n de la guerra.
El autor concluye que "la naci6n sufria una terrible ane-
mia"; mas no nos dice por obra de qui6n aquel organis-
mo ag6nico pudo reconstituirse. En su afin de buscar s61o
las causes objetivas habla de la aparici6n de la industrial
modern, de la funci6n del capital extranjero y del recien-
tisimo acortamiento de distancias con Estados Unidos y
Europa, prescindiendo de los factors principles: el es-
fuerzo individual y la obra del Estado. Las fortunes del
guano y del salitre habian desaparecido en el absentismo
europeo, en la crisis financiera y en la destrucci6n por los
chilenos de las maquinarias agricolas. Los propietarios pe-
ruanos tenian s61o los cascos de sus funds. Poco a poco,
por obra del esfuerzo paciente, la agriculture volvi6 a su
pie normal. Hay que reconocer esto en cr6dito de los pro-
pietarios nacionales. Tal esfuerzo habria sido ineficaz sin
la obra de estabilidad political y de acierto administrative
que signific6 el gobierno de Pi6rola. Clamorosa es la in-
justicia con que le trata Maridtegui. La political econ6-
mica de Pi6rola no pudo ser otra que la de fomentar el
capital renaciente; pero ella no se puso al servicio inde-
bido de la plutocracia, como se insinua. Pi6rola gobern6
con la oligarquia inevitable en ese moment; pero no para
la oligarquia. Aboli6 la contribuci6n personal que 6sta ha-
bia establecido en administraci6n anterior; y su political,
definida en el gobierno y fuera de el, fu6 la de oposici6n







VICTOR ANDRES BELAUNDE


al aumento tributario, sobre todo al de los consumos. Su
sistema fiscal de estricta economic y de absolute honra-
dez hizo possible la iniciaci6n de un program de obras
piblicas sin recurrir al emprestito. La estabilidad mone-
taria fu6 un beneficio general, sobre todo para la clase
obrera. Antes el exportador vendia en oro y pagaba en
plata depreciada; por obra de Pierola el salario y el suel-
do se pagaron en oro. Censurar a Pierola, en un moment
de recreaci6n del capital, porque no siguiera la political
del diletantismo socialist de hoy, me parece contrario a
todo recto criterio hist6rico. Pierola en la oposici6n se
mantuvo fiel a su program. Si hubiera vuelto al poder,
a las bases de su political creadora del 95, habria, segu-
ramente, agregado reforms de orden agrario e industrial.
La iniciaci6n de algunas industries apareci6 como un re-
sultado de la obra de Pierola; los bancos se desarrollaron
a consecuencia de la estabilidad political y de la estabili-
dad monetaria. De manera que las que se consideran co-
mo causes primordiales, son en realidad efectos que des-
pues, naturalmente, adquieren el carActer de causes. La
obra de Pirola fu6 tan important que dur6, aun sepa-
rado del gobierno, seguida fragmentariamente por dos o
tres de las administraciones que le sucedieron. El period
que sefiala en el Perl deberia llamarse el de la reconstruc-
ci6n nacionalista.
La guerra europea marca el cuarto period en la eco-
nomia national con sus caracteristicas sobre utilidades y
emprestitos. El autor, que se extiende, y con acierto, al
tratar del period del guano y del salitre, omite un es-
tudio semejante de la etapa actual que resultaria jugoso,
hecho por un observador tan fino. Habria descubierto cu-
riosas semejanzas entire el period del guano y el del em-
prestito. La duplicaci6n violent del capital national, por
obra de la guerra europea, corresponde al don gratuito de
la riqueza guanera. En ambos casos, no bastando al Es-







LA REALIDAD NATIONAL


tado las mayores rentas, se contratan empr6stitos. Omite,
tambien, Maridtegui, sefialar en esta oportunidad (*)
datos muy interesantes sobre la realidad econ6mica ac-
tual y el predominio del capital extranjero, lo que podria-
mos llamar la esclavitud econ6mica del Perd. El partido
comunista da una importancia muy grande a los rasgos
de esta etapa que caracterizan a los paises que llama se-
micoloniales, porque en ellos la revoluci6n social es al mis-
mo tiempo anticapitalista y anti-imperialista. A la fuerza
del socialismo, se suma asi el nacionalismo. LPor que Ma-
riAtegui, entusiasta adherente al program de la Interna-
cional Comunista, omite sefialar esos rasgos? Nos dice en
su pr6logo que no es un critic imparcial, objetivo, y que
sus juicios se nutren de sus sentimientos y de sus pasio-
nes. Habria que agregar que estas explican sus silencios.
No puede negarse que palpita entire lines mas que una
benevola neutralidad para este ultimo period de la evo-
luci6n econ6mica del Perd. No podemos hacerle la ofensa
de atribuirlo a otra cosa que no sea a lo que los france-
ses llaman la politique du pire. La extremaci6n del capi-
talismo y del imperialismo conducen a la revoluci6n so-
cial, que es ideal del autor.


(*) Lo hace despu6s y s6lo al referirse a la agriculture de la costa.


















CAPiTULO II


EL PROBLEMA DEL INDIO


El merito principal de los Ensayos de 7nterpretaci6n
de la Realidad Peruana es haber dado el primer lugar en
la sociologia national, al problema del indio, y el haber
afirmado que su nuevo planteamiento supone el problema
de la tierra. Sorprenderd seguramente mi aserto a los que,
ignorando mis opinions, vertidas desde hace veinte afios
en articulos, discursos y conferencias, tomen a lo serio
la gratuita afirmaci6n de Mariategui, de estar yo vincula-
do por educaci6n y temperament a la casta feudal del
Peru.
Permita el lector esta digresi6n de orden personal,
en gracia al derecho de legitima defense. El autor, que
ignora el medio y centros de mi primera formaci6n y que
no me ha tratado intimamente, no tenia derecho a dog-
matizar sobre mi educaci6n y temperament. Tenia, si,
para conocer mis tendencies, el document vivo de mis
declaraciones. Voy a referirme a ellas ripidamente.
Cuando el Centro Universitario inici6 la discusi6n,
en 1908, del problema indigena, frente al criterio biolo-
gista y anti-indigenista, sostuve con todo calor la siguien-
te tesis: "La cuesti6n social del Peri es la cuesti6n indi-
gena; ningtin pueblo puede renunciar a su destino y el del







VICTOR ANDRES BELAUNDE


Perd es resolverla, cualesquiera que sean los obstdculos y
los sacrificios que haya que hacer para vencerlos".
Mi discurso en la apertura universitaria del afio 14
fue un ataque a fondo a las posiciones del feudalismo y
del gamonalismo en el Peri, al proponer la supresi6n de
la base provincial del sufragio, que nos habia dado feu-
dos electorales como los burgos de bolsillo de la Ingla-
terra anterior a 1832. La idea central de ese discurso era
sustituir, mediante la implantaci6n del escrutinio depar-
tamental, la influencia de los gamonales, por la democra-
cia de la burguesia y de los obreros de los centros po-
blados.
En 1915, en mi conferencia dada en el teatro Muni-
cipal de Arequipa, reitere la idea de que el aspect tipico
del problema social del Perd es el indigena, "que entra-
fiaba la existencia misma de la nacionalidad". Prob6, en
forma parecida a la que ha empleado Maridtegui, que la
repdblica habia agravado el problema por la absorci6n
de las comunidades y el mantenimiento del enganche, agre-
gando un aspect que 1e apenas ha tratado en una nota:
el del impuesto del alcohol que yo llame desde entonces
el sustitutivo del tribute. "Vive entire nosotros -dije en
esa epoca- el regimen feudal; un feudalismo sin religion,
sin poesia y sin gloria". Proponia la media inmediata de
la limitaci6n de la producci6n del alcohol y la creaci6n
de una legislaci6n tutelar.
Mis ensayos sobre "La realidad national", publica-
dos en el diario El Peri, en 1917, respiran una honda
preocupaci6n indigenista. Entresaquemos algunas citas: "Es
inaceptable y simplista la conclusion de los etn6logos que
han dogmatizado tanto sobre inferioridad radical de la
raza aborigen... El criterio para apreciar el valor de una
raza es el de su aptitud para dominar su medio. No pue-
de imaginarse una raza mIs adecuada a las bases econ6-
micas del ambiente en que vive... Su psicologia, tan re-







LA REALIDAD NATIONAL


fractaria al regimen individual y tan propicia y fecunda
en los trabajos colectivos... La repAblica, viviendo a es-
paldas de la poblaci6n indigena, la ha convertido en fau-
na humana".
Para juzgar nuestra ideologia political tenia una pie-
dra de toque: la cuesti6n indigena. Asi critique la obra
civilista del 86 por la constituci6n "de los congress con
los elements extraidos del caciquismo o feudalismo pro-
vincialista; por la contribuci6n personal que no era sino
la degradante resurrecci6n del tribute y por el impuesto
al alcohol en lugar del monopolio que limitara su consu-
mo". Al analizar el ideario del radicalismo, lament que
se limitara a la recuperaci6n de los terrenos de las comu-
nidades sin exigir ademas su reform y una legislaci6n es-
pecial. Id6ntica critical hice de la declaraci6n del partido
dem6crata, a pesar de mi simpatia por ella.
En 6poca en que la plutocracia costefia, productora
del alcohol, era omnipotente en el Perd y no se la podia
atacar impunemente como hoy, no vacil6, en ensayo es-
pecial publicado en El Comercio, en 1917, en probar con
acopio de datos estadisticos, mi tesis del afio 15 sobre
que el impuesto al alcohol era el sucedaneo del tribute,
proponiendo la prohibici6n de la internaci6n del alcohol
en la sierra y su industrializaci6n, en unos casos, o el cam-
bio de cultivo en otros. Por iltimo, en el trabajo a que se
refiere MariAtegui, el cargo mAs grave que hice a la Uni-
versidad fue el de no haber estudiado la comunidad, cues-
ti6n central en el problema indigena, que "simbolizaba la
personalidad hist6rica y la personalidad etica del Peru".
Como ve el lector, mi posici6n ideol6gica ha sido per-
fectamente definida. Sin Ilegar al planteamiento radical e
integral de la cuesti6n agraria, para la cual nos faltaban
entonces y aun nos faltan hoy series investigaciones, ocu-
pd dentro de la ideologia demoliberal, comin en esa epo-







VICTOR ANDRES BELAUNDE


ca, un puesto de avanzado reformismo o intervencionismo,
es decir, lo contrario a toda oligarquia y feudalismo.
En la formaci6n y expresi6n de mi pensamiento no
puedo atribuirme el m6rito de haber tenido que contra-
rrestar mi medio hereditario, mi educaci6n u otras influen-
cias posteriores. Al contrario, todos estos factors contri-
buyeron a l1. Arequipa, ciudad en que naci y recibi mi
primera educaci6n, no es, como Trujillo o Lima, una ciu-
dad sefiorial, sino tierra de medianos hidalgos, cristianos
viejos de exiguo solar y escasa hacienda, pequefios pro-
pietarios en la campifia o en los valles, obligados a tra-
bajar sus propios funds o dedicados al comercio o al
transport: industries de clase media. Hice mi instruc-
ci6n primaria y media en el Seminario que fund el celo
apost6lico del padre Duhamel. En sus classes reinaba un
ambiente de cristiana democracia. En los claustros uni-
versitarios los maestros que mis influyeron en mi fueron:
Villarin, un realista, y Madrtua, ademis mi jefe en las
cuestiones de limits, a quien Maridtegui con justicia re-
conoce un criteria reformista. Me liberty bien pronto del
positivismo y del biologismo imperantes. Mi profunda he-
rencia cristiana me hizo ver en Nietzsche el te6rico del
aristocratismo vital, tan leido en ese tiempo, un formida-
ble poeta y un creador de paradojas, pero no un director
spiritual. La reacci6n idealista de Boutroux y de Berg-
son, por mi encuentro con Pascal, me orient6 hacia el es-
piritualismo 6tico y no al vitalismo estetico, en el que se
quedaron otros. En mi citedra de filosofia explique, so-
bre los textos, a Pascal, Spinoza y a Kant, tratando de
conciliar el primero y el dltimo en un cristianismo inde-
pendiente, que es la base metafisica del reformismo libe-
ral. Para los problems nacionales, ansioso de un criteria
realista y no encontrindolo en el radicalismo ret6rico y ja-
cobino, ni en el positivismo universitario, cientificista y li-
bresco, busque la inspiraci6n de los grandes maestros: Bo-







LA REALIDAD NATIONAL


livar, Sarmiento, Alberdi. Los Discursos y las Cartas, el
Facundo y Las Bases fueron mis libros preferidos. Con-
vencido de que los pueblos europeos de complicada es-
tructura capitalist e industrial no guardaban analogia con
el nuestro, y que si la tenia Espafia, me sustente largamen-
te con el olvidado Macias Picavea y el formidable Costa.
El problema national, Oligarquia y caciquismo, Politica bi-
drdulica, Europeizaci6n de Espaia fueron leidos avidamen-
te por mi. Respecto de political europea, me seducia el au-
daz reformismo de Lloyd George. iBuenos maestros de
feudalismo Costa y Lloyd George! Me separaron siempre
del socialismo ortodoxo, no obstante el bello ideal de la
supresi6n del salariado, su metafisica materialista y anti-
cristiana, su sociologia antirrealista, fundada en el mila-
gro de las transformaciones subitas, y su psicologia hecha
de complejos de envidia y de odio, forjadora de rebeldes
candidates a dominadores.
Todos hemos evolucionado en la 6poca present, de-
cisiva y dramitica. Los jacobinos, por 16gica en la uto-
pia, se han hecho socialists. Larga residencia en paises
protestantes me llev6 del cristianismo independiente al ca-
tolicismo y, de un modo paralelo y 16gico, de la demo-
cracia liberal a la democracia gremial, funcional o corpo-
rativa. Creo tener hoy una vision mds humana y mds sim-
pitica del problema social que la de mi antiguo reformis-
mo. Se diri que esto es medioevalismo y colonialism. Es
ficil jugar con los vocablos; pero hacerlo seria faltar a
todo principio de honradez mental. El medioevo es el feu-
do; pero lo son tambien la corporaci6n y el gremio; la
colonia es el encomendero; pero es tambi6n la obra mi-
sionaria. La corporaci6n, la uni6n de los hombres de una
misma actividad econ6mica es, despues de la familiar, la
mis natural de las asociaciones humans; indestructible
como ella. No hay que basar la sociedad political ni en
el individuo ni en la masa, extremes que se tocan (Rous-







VICTOR ANDRES BELAUNDE


seau y Marx se entienden), sino en la familiar y en el gre-
mio. Sin los gremios no habria habido control para el feu-
dalismo. La utopia de Rousseau nos dio, bajo el estado
liberal, el dominio de una casta industrial. Las corpora-
ciones reviven en las trade-unions y en muchos sindica-
tos del siglo XIX que han sido la gran fuerza controla-
dora. La ilusi6n de Marx nos dard, en realidad, el domi-
nio de una casta de demagogos. Para prevenirla o para
libertarse de esta dominaci6n no hay otro remedio que
el corporatismo. Lo que quedard de la revoluci6n rusa no
seri la dictadura del proletariado con su fachada de so-
viets, como la plutocracia tuvo la fachada del parlamen-
tarismo, sino la pequefia propiedad y las cooperatives que
nunca estuvieron en el program del marxismo ortodoxo,
asi como lo que quedard del fascismo no seri el ideal na-
cionalista y la estatolatria, sino la organizaci6n sindical
que se hari mis flexible y mis libre.
Necesaria era esta apologia que ha resultado tam-
bien una confessio fidei. Es tiempo de cerrarla y de vol-
ver con serenidad filos6fica a la 7nterpretacidn de la rea-
lidad peruana.
El capitulo sobre el "Nuevo planteamiento del pro-
blema del indio" contiene una sustanciosa revista de los
distintos criterios anteriores al econ6mico respect del pro-
blema indigena. Son fundadas sus conclusions sobre la ine-
ficacia de una political simplemente gubernativa, la infe-
rioridad de la republica respect de la colonia en este
punto, lo arbitrario de los cargos de los bi6logos y lo in-
genuo de las esperanzas de un cruce migratorio. No da
valor a la predica humanitarian y se lo niega, absolutamen-
te, en el moment actual, al criterio religioso reconociendo
que 61 se situ6 hace siglos, con mayor energia, o por lo
menos con mayor autoridad. Es evidence que el humani-
tarismo sin una base religiosa crea una 6tica sentimen-
talista y verbalista; generosa pero deficiente. Por desgra-







LA REALIDAD NATIONAL


cia la etica modern, fuera del catolicismo, es s6lo eso.
No comprendemos c6mo el autor, reconociendo mas po-
sibilidades de 6xito en la pr6dica religiosa, descarta dog-
miticamente su actualidad considerando la "soluci6n ecle-
siastica como la mas rezagada y antihist6rica de todas".
Sus dos arguments: la menor capacidad spiritual e in-
telectual de la Iglesia hoy, y el papel atribuido a los mi-
sioneros por un distinguido escritor cat6lico de mediado-
res entire el indio y el gamonal, no son convincentes. El
primero esta desmentido por el vigor del renacimiento ca-
t6lico modern, institutional e intellectual, y por la poli-
tica nacionalista respect de las razas inferiores que si-
gue, hoy mAs que nunca, la Iglesia romana. El segundo
no es tampoco pertinente. En el moment actual de inco-
herencia y de falta de una legislaci6n indigena, tal vez
los misioneros no podran hacer otro papel que el de me-
diadores; pero la verdadera soluci6n religiosa supondria
una legislaci6n inspirada en ella, nuevas estructuras ecle-
siasticas, reemplazo de los curatos por los conventos, con-
vertidos en parroquias y escuelas misionarias; en sintesis,
la constituci6n de una autoridad en las misiones, no de
simple mediaci6n, sino de franca defense y protecci6n de
los intereses indigenas.
Exagera su desd6n el autor por la soluci6n pedag6-
gica del problema. En la pedagogia hay incuestionable-
mente una cuesti6n de ambiente, pero hay tambien una
cuesti6n tecnica. Ambas van indisolublemente unidas. El
error de los pedagogistas ha sido confiar en la tecnica sin
crear un ambiente de justicia social para el indio. Sin des-
conocer en el problema indigena el aspect t6cnico o pe-
dag6gico creo que las fases principles de 61 son la re-
ligiosa y la econ6mica. Ambas eran contempladas en el
program de una legislaci6n tutelar indigena que pedia
yo en 1915. Habia que adaptar a las necesidades y tec-
nica modern lo que habia de mejor en la legislaci6n es-







18 VICTOR ANDRES BELAUNDE

pafiola "que contempl6 con mayor realismo la situaci6n
indigena".
MariAtegui esti en lo cierto al afirmar que el frac-
cionamiento de los latifundos para crear la pequefia pro-
piedad no es una soluci6n bolchevique o revolucionaria.
La soluci6n de la pequefia propiedad no puede aplicarse
exclusivamente. En esto el realismo es esencialmente re-
lativista. Para el mestizo o el indio transformado en el
ambiente de los grandes centros mineros o agricolas y que
ha adquirido asi la psicologia individualista, la soluci6n
sera la pequefia propiedad; para la masa indigena, ad-
herida a las comunidades, la soluci6n sera la defense, vi-
talizaci6n y modernizaci6n de 6stas. No creo en una so-
luci6n uinica reformista como existe una soluci6n inica
socialist: la nacionalizaci6n total de la tierra.















CAPITULO I I I


EL PROBLEMA DE LA TIERRA

En el largo ensayo que Mariategui dedica al proble-
ma de la tierra, hay que distinguir el process hist6rico,
la descripci6n de la situaci6n present y la soluci6n.
S61o el present nos es dado pintar, y aun esto de
un modo particular, con vision direct e inmediata. Para
lo pasado necesitamos el apoyo de teorias e hip6tesis y
para lo future, la proyecci6n de la luz de una doctrine.
Mariategui se muestra un excelente realista cuando nos
describe la comunidad bajo la repTblica, la comunidad y
el latifundio y el colonialismo en la costa; pero cuando
se remonta al pasado, surgeon los prejuicios y los claros
de su andamiaje intellectual.
La historic de la propiedad territorial en el Peru no
esta escrita y, por lo mismo, todo ensayo de reconstruc-
ci6n debe comenzar por la confesi6n de inevitable de-
ficiencias e ignorancias. La primera forma de propiedad en
el Peru es la comunal: el ayllo o la marca: sistema genera-
lizado en todos los valles de la sierra y la costa. El ayllo
precedi6 al imperio; el merito de los incas consisti6 en res-
petar las comunidades, tomando solamente parte de las tie-
rras que dedicaron al estado y al culto. (1) La constituci6n
del imperio supuso una cercenaci6n de la propiedad comu-
nal. ZCudl fue la proporci6n de los territories cercena-

(1) Vease mi tesis "El Pern Antiguo y los Wtuevos Sociblogos".







VICTOR ANDRES BELAUNDE


dos? No lo sabemos; pero si tenemos testimonies hist6-
ricos que hablan especificamente de tierras de comunida-
des tomadas por los incas. Que a pesar de esta expo-
liaci6n, lo's incas, por su political de eficiencia en el tra-
bajo y de irrigaciones, crearon una situaci6n de prospe-
ridad y de mayor rendimiento, no hay la menor duda.
Exagerada, sin embargo, para la poblaci6n, es la cifra de
diez millones. El calculo mas optimista que conozco es
el de ocho, incluyendo Quito, Charcas, el norte de Ar-
gentina y de Chile.
Cuando los espaholes ilegaron al Peru no encontra-
ron solamente la propiedad de las comunidades indigenas,
sino tambien la numerosa propiedad estatal o national que
los incas dedicaban al sostenimiento de su burocracia ci-
vil y eclesidstica. Al apoderarse de un modo stibito de
toda la extension del imperio y destruir la jerarquia in-
digena, dispusieron desde el principio de su inmensa can-
tidad de tierras. El sistema de la gran propiedad, el la-
tifundio, fue inevitable. Atribuir la gran propiedad a la
psicologia o la incapacidad del espafol, haciendo un pa-
ralelo con el process de la colonizaci6n americana, me
parece un gran error. MariAtegui, al incurrir en el, revive
el criteria romintico y falso sobre los origenes y evolu-
ci6n de los Estados Unidos. El divergente process de las
dos colonizaciones no se debe s61o a diferencia de psi-
cologia en las razas, sino a diferencia de situaciones y
de tiempo. Mientras que los ingleses fueron apoderindose
parsimoniosa y lentamente de la limitada region entire el
AtlIntico y los Alleghanys, destruyendo o empujando a
la poblaci6n aborigen, Espafia se aduefi6, en cincuenta
afos, de toda la tierra laborable de Mexico hasta Chile.
La expansion de los Estados Unidos mas alli de los Alle-
ghanys, the winning of the West es cosa de fines del si-
glo XVIII y principalmente de principios del siglo XIX







LA REALIDAD NATIONAL


(1). Espafia, en lugar de destruir o de repeler hacia la
hoya amaz6nica a la raza aborigen, trat6 de asimilarla y
conservarla. Censurar a Espafia por la apropiaci6n de las
tierras del estado valdria tanto como reprocharle la am-
plitud de su esfuerzo descubridor. Tan es cierto que el
regimen de la gran propiedad en America, con su triste
aditamento, la servidumbre, fue el resultado de condicio-
nes objetivas territoriess ocupados y razas existentes) que
los colonos ingleses en la region del sur, de tierras mas
extensas y de climas mas favorables, establecieron el la-
tifundio y el trabajo de una raza inferior importada: la
negra. Lo interesante en el caso de Espafia es que una
vez destruido el imperio incaico, bajo la influencia de las
ideas religiosas, que encarnaba la escuela dominica, Las
Casas, Vitoria, de Soto y otros, tratara de limitar la dis-
tribuci6n a las tierras del estado incaico, respetando las
comunidades existentes.
La political de la 6poca constructive (1550) era adap-
tar el regimen espafol al regimen incaico, en lo que se
refiere a la propiedad y al trabajo. Respecto de la prime-
ra, la masa indigena conservaria toda la que tenia, en
tanto que la propiedad estatal se daba a los individuos
e instituciones civiles y principalmente religiosas. Respecto
del trabajo, este deberia representar prestaciones en es-
pecies o en servicios, de ningmin modo mayores que las
impuestas por el regimen incaico. Tal es, en esencia, la
famosa cedula expedida por Carlos V a los licenciados
SantillIn, Ondegardo y Matienzo, que deberian respon-
der al mis interesante y complete cuestionario que existe
sobre la cuesti6n indigena (1). Hasta que punto en la
historic efectiva la constituci6n de las grandes propieda-
des particulares y eclesiAsticas respet6 la political de esa

(1) VWase mi trabajo "Jbe frontier in South American NHistory" The Rice
Institute Pamphlet, Vol. 10, No. 4 October 1923.
(1) Vease la Relaci6n de Santillan.







VICTOR ANDRES BELAUNDE


c6dula y el latifundio sefiorial o eclesiastico sali6 de los
limits de la antigua propiedad estatal? 4Cudl fue el efec-
to que en las propiedades produjo la political de reduc-
ciones del Virrey Toledo y el mantenimiento de las en-
comiendas? La falta de studio sobre datos hist6ricos, es-
tadisticos, impide cientificamente Ilegar a conclusions ter-
minantes; pero es de presumir, como lo sostiene Ugarte,
que gran parte de la propiedad indigena pasara legal o
ilegalmente a manos de los espafoles y criollos, por obra
principal de las encomiendas.
La gran tragedia para la raza aborigen fue la siguien-
te: la political de protecci6n inspirada por la Iglesia, de-
bida al regalismo espafol no qued6 encomendada a ella
en su aplicaci6n. Es un error muy corriente, y del que
no esta libre el propio MariAtegui, considerar al estado
espafiol, en esa 6poca, como el tipo del estado medioeval.
Nada es menos cierto. El estado espafol antes de la con-
quista realize la modern evoluci6n hacia el absolutismo.
El estado espafol, un siglo antes que Francia y dos antes
que Prusia, es el tipo del Estado que lo absorbe y lo do-
mina todo: el Estado que podriamos Ilamar monista en
oposici6n al Estado plural de la Edad Media. Este Esta-
do no se halla sometido a la Iglesia, sino al contrario. A
pesar de su fe cat6lica, Espafia, en esto, como la Francia
galicana, no se diferencia de los estados protestantes o
de la Iglesia national. Por el patronato la Iglesia perdi6
en parte el caracter corporativo de la Edad Media y que-
d6 convertida en un rodaje de la maquina political. Por
eso hay que distinguir, en la colonial, la jerarquia eclesiis-
tica sometida al rey, de la Iglesia relativamente libre de
las 6rdenes religiosas. La tendencia regalista, que es una
tendencia imperialista, fue eliminar las 6rdenes religiosas
de los territories habitados por quechuas y aimaras, in-
dios de paz, que habian evangelizado, relegandolas a las
regions de frontera, indios de guerra, de las hoyas del







LA REALIDAD NATIONAL


Orinoco, del Amazonas y del Paraguay. Los reyes de Es-
pafia daban apenas diez afios para convertir una misi6n
en doctrine en la region del antiguo Pert. Al terminar ese
plazo, el grupo indigena escapaba al misionero y quedaba
bajo la jurisdicci6n del cura, sometido al obispo, el cual
lo estaba mAs al Rey que al Papa. El indio peruano ne-
cesitaba de la permanencia indefinida del misionero como
maestro y defensor. En lugar de organismos misionarios
para defender a las comunidades, cre6 Lope de Castro la
nueva instituci6n de los corregidores de indios, destinada
a controlar a los encomenderos; pero que, careciendo del
celo religioso y de sentido corporativo, result a la pos-
tre una especie de encomienda temporal. A pesar de todo
esto, la propiedad eclesiastica (conventos e iglesias) y la
legislaci6n sobre las comunidades, atenuaron evidentemen-
te los resultados desastrosos del latifundio. La propiedad
eclesiastica de rentas moderadas o de censos o de cino-
nes reducidisimos favoreci6 la constituci6n de una clase
agricola media. Ademis, esa propiedad respondi6 a fines
de orden esencialmente colectivo: el culto, necesidad es-
piritual y estetica; la beneficencia, hospitals y hospicios,
y, sobre todo, a la educaci6n. A todo lo cual habria que
agregar que la renta eclesiastica, como lo ha probado Pe-
reyra, se invirti6 siempre en las colonies, en tanto que
de la renta del Estado, buena parte iba a la peninsula.
Desde el punto de vista econ6mico, puede Ilegarse a esta
conclusion: la propiedad eclesiastica realize una funci6n
nacionalista y democritica.
Por eso fueron tan desastrosos los efectos de la su-
presi6n de los jesuitas, a quienes con tanta justicia elo-
gia Mariitegui, desde el punto de vista econ6mico. Las
propiedades de estos pasaron a incrementar el latifundio
laico. El caso fu6 notable en Arequipa, en donde la pro-
piedad jesuitica pas6 a manos de la familiar Goyeneche,
y una renta que ha llegado a la suma de 300,000 soles







VICTOR ANDRES BELAUNDE


al afio, en lugar de emplearse en el debilitado organismo
de esa ciudad, salia todos los afos al extranjero.
La acci6n misionaria, Ia misma obra de la Iglesia se-
cular, a pesar de su sumisi6n al Estado, la preservaci6n
de las comunidades, el monument no superado de legis-
laci6n tutelar y sus tentativas de aplicarlo constituyen la
parte luminosa de la 6poca colonial.
Mariategui ha reconocido parcialmente este cuadro,
al reivindicar, con legitimo orgullo, la constataci6n rela-
tiva a las 6rdenes religiosas que le ha correspondido ha-
cer, "a pesar de ser marxista convict y confeso". La par-
te sombria del cuadro la constituyen la encomienda, la
mita para las minas y la introducci6n de la esclavitud en
la costa. Aqui no caben ni excusas ni paliativos; pero no
hay que suponer que el regimen colonial espafol tuvo
el monopolio de estos sistemas de explotaci6n. Bastaria la
comparaci6n con otros paises y la historic reciente del
contact de las razas superiores con los pueblos de co-
lor, para probar nuestro aserto.
La revoluci6n americana, desde el punto de vista de
los factors econ6micos internos, es fruto de los intere-
ses, no s61o de una aristocracia territorial criolla, que bus-
caba salida para sus products y al mismo tiempo in-
fluencia political, sino tambien de la clase media de los
mestizos dedicados a la pequefia propiedad, o a ciertas
profesiones liberals o anhelosos de posiciones burocrAti-
cas. En el Perh, me parece exagerado atribuir la indepen-
dencia, como lo hace Mariategui, a factors puramente
externos. Aunque nos falt6 el factor decisive de una per-
sonalidad genial, no puede dudarse que despu6s de la de-
cepci6n que trajo la restauraci6n absolutista de 1814, la
aristocracia territorial y el mestizaje, o sea la clase media,
se orientaron definitivamente hacia la independencia. En
la revoluci6n no hubo evidentemente un program de ca-
rtcter agrario; no aparece tampoco exigido por las con-







LA REALIDAD NATIONAL


diciones econ6micas en ese moment, ni por ninguna rei-
vindicaci6n de clase. Con un criterio de relativismo his-
t6rico, no cabria censurar a los leaders de la revoluci6n por
la falta de division de propiedades. La aristocracia terri-
torial se sum6 a la revoluci6n y estaba empobrecida des-
pues de la guerra; el latifundio eclesiAstico desempefiaba
una funci6n social. Las nuevas ideas y necesidades de la
circulaci6n de la riqueza exigian la abolici6n de las vin-
culaciones y de los mayorazgos; se sigui6 esa political, que
fue coronada por el c6digo civil. Con el mismo criterio
de relativismo hist6rico no podia exigirse mAs de ella. El
Perd estuvo libre felizmente de la orientaci6n jacobina que
domin6 en otros paises de Am6rica, orientaci6n que res-
pet6 el latifundio privado y se aduefi6 del latifundio ecle-
siistico, como en Mexico: la Ilamada political de las le-
yes de reform. Hoy sabemos cudl fue el resultado. La
confiscaci6n de la propiedad eclesidstica no favoreci6 ni
al arrendatario ni al pe6n y sirvi6 unicamente para acen-
tuar el latifundismo laico (1). Si en el Perd hubiera go-
bernado el radicalismo, se habria producido identico fra-
caso.
Pero si no seguimos una orientaci6n jacobina, acen-
tuamos el regalismo de la 6poca colonial. La Iglesia con-
tinu6 esclavizada y burocratizada; las misiones fueron
abandonadas aun en la region de frontera. La republica
no necesit6, respect de la raza aborigen, importar la ideo-
logia humanitarian de la Revoluci6n francesa; le hubiera
bastado revivir la tradici6n vernAcula de la escuela do-
minicana. De esto tuvo una clara vision Bolivar y de ahi
su culto por Las Casas. Para defender al indio psicol6gica
y econ6micamente, bastaba proteger las comunidades y
revivir las misiones. A ello se opusieron la ilusi6n iguali-
taria y revolucionaria y la atenuaci6n de los sentimientos
religiosos en la clase dirigente y en la clase media. Las
(1) VWase la opinion de Priestley en su Nlistoria de 'Iexico.







VICTOR ANDRES BELAUNDE


nuevas generaciones fueron esc6pticas y materialistas o in-
diferentes y la religion era relegada a las mujeres o al pue-
blo ignorante. Era impossible, dentro de este ambiente de-
presivo, que la Iglesia conservara autoridad y eficiencia.
Por el abandon de aquella hermosa tradici6n, la part
censurable, en la political republican, es lo relative a las
comunidades indigenas. Puede decirse que la revoluci6n fue
un advance desde el punto de vista national, pero no desde
el punto de vista de la justicia social. No olvidemos que
el tribute y la esclavitud se conservan hasta el afio 54.
Al mismo tiempo el latifundio se extiende a las tierras de
comunidad al amparo de las leyes y decretos que hacian
ficticiamente al indio propietario. Seria un studio inte-
resante el de fijar el numero de comunidades y su exten-
si6n territorial a principios del siglo XIX y a principios
del siglo XX. Todo induce a pensar que la diferencia se-
ria muy grande en contra de la epoca actual. El autor,
que sefiala bien las fases de este process, no deduce sin
embargo, la tremenda lecci6n que de el se desprende. No
basta tener un ideal generoso, y lo era el de hacer al in-
dio propietario individual; es necesario un criterio realis-
ta. La utopia del individualism no se aparta de la uto-
pia socialist con su igualitarismo econ6mico. El indio no
fue ni ciudadano, ni propietario con el sufragio universal;
manana, en que sin criterio realista se nacionalice toda la
tierra y se le Ileve a los soviets, como antes se le levaba
a las inforas, no seri tampoco propietario, ni ciudadano.
Si la revoluci6n se bas6 en los intereses de la gran
propiedad y respondi6 a las finalidades burocrAticas del
mestizaje medio, fue hecha por el ejercito y de aqui que
el poder politico no tenga una sola base, como cree Ma-
riAtegui: la gran propiedad; sino dos bases: la aristocra-
cia territorial y la burocracia military. En el Pert se agre-
garon pronto dos factors: uno, por la formaci6n de una
nueva oligarquia, a consecuencia del guano, y otro, por el







LA REALIDAD NATIONAL


funcionamiento politico que tenia que crear a la larga el
tipo del pequeio gamonal politico o cacique provincialis-
ta. Un partido de clase media y de profesionales no pudo
formarse; asi fracasaron el partido liberal y su continua-
ci6n: el primer partido civil de Ureta y de Arenas. S61o
la nueva plutocracia, mis bursitil que territorial, logr6
cristalizarse en un partido politico para luchar contra la
clase military, al principio, entendiendose con ella, despues.
La democracia desarrolla el tipo del politico, de caciques,
propietarios o no, que llegan a former artificial y momen-
taneamente fuerzas de consideraci6n. Clientela en unos ca-
sos de la burocracia military, en otros de la plutocracia, ha
revelado a veces tentativas de emancipaci6n, como en el
afio 90, en que Rosas representaba la oligarquia; Mora-
les Bermiidez, la burocracia military, y Valcircel, el caci-
quismo parlamentario. En regimenes de corrupci6n, el ca-
ciquismo parlamentario estA destinado a enriquecerse y a
agregarse a la plutocracia territorial absorbiendola. De
esos ritmos de lucha entire esos tres elements o de sus
mds peligrosos contubernios, que nos explican perfecta-
mente los factors econ6micos, s61o se sale en la historic
del Peru por la influencia de las grandes personalidades:
Castilla y Pierola. Su obra no puede ser, por eso, explica-
da por el materialismo hist6rico. La abolici6n del tribute
y de la esclavitud representaba para el fisco una seria dis-
minucidn en la renta y un serio golpe para la agriculture.
Si Castilla hubiera sido el simple agent de una burocra-
cia que necesitaba ser bien pagada o de los propietarios
costefios, no habria ni reducido sus entradas, ni quitado a
estos ultimos el brazo seguro y barato. Puede decirse lo
mismo respect de la obra esencial de Pierola: la aboli-
ci6n de la contribuci6n personal y la estabilidad monetaria.
Tales son las reserves y rectificaciones que cabe
hacer desde el punto de vista de la evoluci6n hist6rica.
Ellas se refieren principalmente a matizar la vision colonial







VICTOR ANDRES BELAUNDE


destacando en ella la tendencia 6tico-realista en el pro-
blema indigena y a atenuar algunas exageraciones del ma-
terialismo hist6rico en la interpretaci6n de la historic re-
publicana. Pero es just reconocer que son inatacables
las afirmaciones de Mariitegui respect del papel de las
comunidades indigenas en la economic incaica, de la le-
gislaci6n tutelar, de la obra misionaria en la colonia y los
cargos que formula sobre la political republican destruc-
tora de la comunidad. El interest, la exactitud, la profun-
didad de vision del autor, se acentian cuando describe
la 6poca contemporinea. Los capitulos sobre el latifundio
y la comunidad, el regimen del trabajo, servidumbre y
salario y sobre todo el dedicado al colonialismo de la agri-
cultura castefia contienen piginas de antologia political.
Establece la clara diferencia entire el latifundismo de
la costa industrializado y modernizado y el primitive e
infecundo latifundismo serrano. Habria que hacer s6lo la
excepci6n de las nuevas ganaderas que son la iniciaci6n
de ese process de modernizaci6n en la sierra. Con los
datos del interesantisimo studio de Castro Pozo, sostiene
la vitalidad y plasticidad de las comunidades y la estagna-
ci6n del latifundio serrano.
El latifundio costefio, aunque industrializado, conser-
va un regimen feudal de trabajo por el enganche y el ya-
naconado. Sagaces son las observaciones del autor res-
pecto al latifundio y la despoblaci6n y la nueva tenden-
cia de los grandes propietarios de crear nticleos de peque-
fia propiedad a su alrededor. Pavorosa y exacta la pin-
tura que nos hace de una producci6n agricola orientada
hacia el mercado extranjero y controlada por este. Alar-
mante la cifra de cuatro millones de libras que el Peril
importa en viveres y que revela hasta qu6 punto ha lle-
gado nuestra dependencia econ6mica. Sus proposiciones
finales son en general inobjetables, cuando condena el ab-
sentismo por injusto y por los obsticulos que present al







LA REALIDAD NATIONAL


progress agricola (falta de estimulo en el arrendatario);
cuando afirma que una nueva political inmigratoria es in-
compatible con la intangibilidad del latifundio; cuando
sostiene la necesidad de una political intervencionista en
la costa frente a la imposici6n extranjera; cuando sefiala
la inaplicaci6n de las leyes higienicas y de protecci6n
obrera (inaplicaci6n que revela en el Perd lo que podria-
mos Ilamar la abdicaci6n del estado) y cuando asevera
que si el gamonal o feudal no result productive, ha per-
dido su titulo aun dentro del criterio capitalist.
Todas estas conclusions conducen 16gicamente a un
program realista sin utopias y sin dogmatismos que sus-
cribirian muchos que no son comunistas; protecci6n y vi-
talizaci6n de las comunidades, expropiaci6n del latifundio
improductivo o retardado, conversion del yanac6n o
aparcero en propietario, defense y extension de la peque-
fia propiedad, constituci6n de un banco agricola para los
fines anteriores y para sustituir la habilitaci6n extranjera,
gravar el absentismo, aplicar rigurosamente las leyes de
protecci6n obrera, fijar una proporci6n al capital national
en toda empresa, establecimiento de parroquias conven-
tuales y escuelas misionarias, y culminando todo este sis-
tema y como clave de el, sustituci6n del parlamento, pseu-
do-demo-liberal, por la representaci6n de todos los orga-
nismos vivos en los que el trabajo tendria una gran ma-
yoria.
No es esta por desgracia la soluci6n del autor, entu-
siasta adherente al program marxista. En este hay que
distinguir la finalidad ortodoxa, la nacionalizaci6n de la
tierra, que es la soluci6n definitive, y los medios o m6to-
dos que constituyen la soluci6n de estrategia. Es evidence
que no s6lo la pequefia propiedad sino la comunidad son
opuestas al dogma de la nacionalizaci6n absolute de la
tierra. El program comunista adoptado el 1 de septiem-
bre de 1928 en Mosc6, en lo referente a los paises semi-







VICTOR ANDRES BELAUNDE


coloniales de America Latina, no precisa soluciones estra-
tegicas, pues habla s61o de "lucha contra el feudalismo y
las formas precapitalistas de explotaci6n. .. de una series
de etapas preparatorias, como resultado de un period de
transformaci6n de la revoluci6n democritica burguesa en
revoluci6n socialista. En sintesis, nada definitive.
No son mis precisos los comunistas peruanos. Infe-
rimos que no se trate de defender las presents comuni-
dades sino de extenderlas y de reconstruir las extingui-
das... Respecto de la tierra no comunal y no ficilmente
atribuible a antiguas o nuevas comunidades, seri la so-
luci6n entregar al peonaje el latifundio serrano y al obrero
los funds industrializados de la costa para que por falta
de tecnicos y capital se paralice la producci6n y reine el
hambre? En uno u otro caso, queda el problema de la
organizaci6n del estado y del contenido y espiritu de la
Naci6n. Aqui la soluci6n comunista trasciende del punto
de vista econ6mico y obrero y aborda un problema mis
hondo: el problema de la nacionalidad, problema relativa-
mente ficil en los paises de unidad racial, problema com-
plicadisimo en los paises de mestizaje. Por gravitaci6n na-
tural, por surencbhre demag6gica, el program socialist
se ha hecho en el Peri program del indigenismo radical.
El indio no es una parte esencial de la nacionalidad, sino
la nacionalidad misma. Lejos de todo program de "occi-
dentalizaci6n", se trata de revivir la civilizaci6n incaica,
haciendo de ella una pintura idealizada. La tesis indige-
nista en su origen fu6 una simple manifestaci6n romAntica:
primitivismo, amor del color local, y tuvo, hasta ahora,
expresiones est6ticas mis que political. Nadie sofiaba re-
constituir la nacionalidad sobre bases y direcciones exclu-
sivamente indigenistas; pero he aqui que las necesidades
de la estrategia de la revoluci6n mundial ponen a la orden
del dia el problema de la liberaci6n de las razas de color.
El indigenismo radical adquiere asi un nuevo aspect que







LA REALIDAD NATIONAL


podriamos Ilamar pragmatico. En la lucha contra el capi-
talismo asume una importancia de primer piano la rebe-
li6n de las razas sometidas. El socialismo abandon su
criterio humanitario y adopta, con inconsecuencia palma-
ria, lo que podriamos llamar el nacionalismo racial.
La aplicaci6n de este nacionalismo racial no present
obstaculos en los paises en que se puede establecer una
ecuaci6n entire raza y naci6n, como en la India o mejor
todavia en la China, en que el element de las razas ex-
trafias se ha mantenido en la periferia ejerciendo apenas
la hegemonia political o econ6mica. En esos paises racis-
mo es nacionalismo.
En la America andina, en que la raza espafiola ha
convivido y se ha mezclado con la raza aborigen durante
tres siglos, creando el tipo del mestizo, que constitute la
mayoria de la poblaci6n, y del criollo, que por influencia
del ambiente es mestizo por 6smosis, la aplicaci6n del ra-
cismo no es la afirmaci6n de la nacionalidad, sino su de-
sintegraci6n o ruptura. La conquista no fu6 un hecho po-
litico, como cree Maridtegui; la conquista fue sobre todo
un hecho biol6gico. No cabe ya moralizar sobre el, sino
partir de 1l. El Per(u de hoy, el Peru real, no puede ser
comparado ni con la China ni con la India. De la civili-
zaci6n primitive se pueden respetar el Estbetos y cierto
Teknos, pero seria monstruoso e impossible intentar revivir
el Logos y el Ethos y sacrificar a ese suefio parte de la
poblaci6n que, por herencia biol6gica y spiritual, perte-
nece a la civilizaci6n cristiana. El nacionalismo racial lleva
a la barbarie. Sus gestos simb6licos en America serian
sacar la piedra sacrifical del museo de Mexico y ponerla
de nuevo, anhelosa de victims, en lo alto del Teocali; o
tomar los huacos de los museos peruanos y, repartiendo-
los en el territorio, revivir los adoratorios fetichistas: re-
negar de la liturgia, que es ascensi6n por la material al es-







VICTOR ANDRES BELAUNDE


piritu, para volver a la magia, que es inmersi6n del espi-
ritu en la material.
No insistamos en el pavoroso cuadro: el comunismo
peruano no tiene en esto la aprobaci6n de la Internacio-
nal. Parece que en Mosci no han perdido del todo el
sentido de la realidad. Leemos en el N 16 de La Corres-
pondencia 7Jnernacional (15 de abril de 1929, numero de-
dicado especialmente a la America Latina) : "La consigna
propaganda por la organizaci6n nacionalista pequefia bur-
guesa A.P.R.A.: America latina para los indios es una uto-
pia irrealizable. El desenvolvimiento hist6rico, econ6mico
y social de America Latina ha creado una situaci6n de
hecho: millones de negros, de blancos, de emigrados, de
mestizos y de mulatos viven y trabajan en America Latina.
Pensar expulsarlos para reservar la America Latina idnica-
mente para los indios, guardando la pureza de su raza y
restableciendo sus costumbres, su lenguaje y sus organiza-
ciones sociales en tribus, etc., es querer remontar el curso
de la historic y puramente ut6pico".
Contemplando el problema indigena en su double as-
pecto econ6mico y national, cabe decir, sintetizando, que
pueden reducirse a tres los puntos de vista y las solucio-
nes: la tesis imperialista, la antitesis indigenista y lo que
podriamos Ilamar la sintesis verdaderamente national de
la tradici6n hist6rica. Para la teoria imperialista, el indi-
gena constitute la infraestructura del organismo national.
Las teorias biol6gicas modernas, imbuidas en el con-
cepto de la superioridad de ciertas razas, vinieron a acen-
tuar la concepci6n imperialista. Para ella la naci6n es s61o
el element blanco y el element mestizo. El element in-
digena esti destinado a ser absorbido o a desaparecer. La
tesis imperialista ha tenido mas adherentes de lo que se
supone. Pocos tenian la franqueza de enunciarla; pero
ella gravitaba en la subconsciencia de una inmensa mayo-
ria, inspirando diversos hechos legislativos, politicos o so-







LA REALIDAD NATIONAL


ciales. Frente a la tesis imperialista, que excluye del alma
de la nacionalidad al indigena, aparece la tesis indigenista
radical, o sea la antitesis: el indio es el pais.
Apartada igualmente de la concepci6n imperialista,
del feudalismo colonial y del biologismo modern, y de la
tesis indigenista, inspirada por la estrategia revolucionaria,
surge la vieja concepci6n que encarn6 la vida de Las Casas
y el pensamiento de Vitoria. Esta concepci6n es etica por
la inspiraci6n y realista por las aplicaciones. La tesis impe-
rialista tiene una inspiraci6n econ6mica; la tesis indigenis-
ta, una finalidad demag6gica y political la sintesis cristia-
na surgi6 sin representar intereses o pasiones. Fu6 la ge-
nerosa aplicaci6n al descubrimiento de America de los
principios del Derecho Eterno, de la Philosophia Pe-
rennis. Esa doctrine proclam6 con Vitoria el derecho de
las razas aborigenes no s6lo a la propiedad y a la libertad,
sino a la soberania political. Y luego de establecido el do-
minio espafiol, con Montesinos y Las Casas mantuvo para
los indios el cardcter de libres vasallos de la monarquia y
se opuso al establecimiento de las encomiendas y del tra-
bajo forzado y defendi6 a las comunidades. Esta concep-
ci6n puso en la colonizaci6n espafiola la nota etica que la
diferencia de las otras colonizaciones. En tanto que Ingla-
terra en el siglo XVII y otros paises en el siglo XIX si-
guieron sin vacilaciones una linea econ6mica que los llev6
a la extinci6n del element aborigen, Espafia sinti6 el
deber y la misi6n de protegerlo legislando sobre el. El
primer intent de esa legislaci6n produjo la formidable
crisis que casi destruye el imperio colonial: las guerras
civiles, conflict entire los intereses de los conquistadores
y el ideal de justicia inspirado a la corona por la escuela
dominicana. El materialismo hist6rico podri explicar el
primer element, pero jams el segundo. La concepci6n
cristiano-nacional se mantiene viva en los continuadores
de Las Casas, de Vitoria y Soto: en el padre Agia, tan







VICTOR ANDRES BELAUNDE


citado por Soldrzano Pereyra, en el padre Avendafio, autor
de Thesaurus 7ndicus, condenador de la esclavitud, y Ilega
hasta Villalba, el precursor, el gran enemigo de la mita.
Filosofia de lucha en la conquista, filosofia vencedora en
la legislaci6n tutelar, filosofia aplicada en la obra misio-
naria, Ilega hasta nosotros como una gran fuerza viva y
de perenne juventud de la tradici6n colonial. A esos ti-
tulos de vitalidad hist6rica habria que agregar las cuali-
dades que le sefialaria, en comparaci6n con las soluciones
contrarias, un andlisis imparcial. Es 16gica en su inspira-
ci6n etica porque s61o sobre la igualdad moral y spiritual
se pueden basar los derechos politicos y las reforms eco-
n6micas. El socialismo, al relegar como un mito la unidad
spiritual de la humanidad, no tiene base para establecer
la igualdad political y la igualdad econ6mica. Como el
humanitarismo de la escuela utilitaria inglesa, el humani-
tarismo marxista es una flagrante contradicci6n. De la
concepcion materialista de la vida, el (inico que ha sacado
las consecuencias 16gicas ha sido Nietzsche, el nifio terri-
ble de la filosofia. Individualismo y socialismo se han de-
corado de un ideal cristiano despojindolo de su fuente
misma.
La concepci6n cat6lica es mas complete porque con-
templa en el problema no s61o el aspect econ6mico, sino
tambien el pedag6gico y el tecnico. No es dogmatica y
unilateral, sino realista y flexible. Por iltimo, no desinte-
gra la nacionalidad, sino que la salva. Lo que necesita
hoy es ser aplicada con un criterio modern y frente a
los datos concretos y actuales, sin la perturbadora vision
de privilegios que mantener o de posiciones que alcanzar.
Bien se que aunque ella represent la raz6n y el sen-
tido de lo possible, no es la que esti mis cerca de nuestra
realidad. Es la historic universal y principalmente nuestra
historic, el trAgico dialogo del interns y de la pasi6n. La
raz6n, desoida antes del conflict, s61o es Ilamada tardia-







LA REALIDAD NATIONAL


mente para salvar pobres despojos entire la destrucci6n y
las ruinas.
No desconocemos que la historic contempordnea esti
dominada por las formas del materialismo: capitalism y
socialismo. Si desapareciera la civilizaci6n occidental en
este duelo terrible, al cristianismo le corresponderia, como
dice Berdyaev, una misi6n parecida a la que le cupo des-
pues de la invasion de los barbaros. Por eso en definitive
y a la larga el porvenir es del cristianismo. De esto tuvo
una vision profetica Chateaubriand, cuando decia, en Xie-
morias de 'Ultratumba, que estando para escribir El Qenio
del Cristianismo lo habia compuesto de diferente modo:
"En lugar de recorder los beneficios de las instituciones
de nuestra religion en el pasado, yo haria ver que el cris-
tianismo es el pensamiento del porvenir y de la libertad
humana. Y que este pensamiento redentor es el solo fun-
damento de la igualdad social... El cristianismo actia con
lentitud porque acttia por doquiera. No se adhiere a la
reform de una sociedad particular, sino que trabaja por
la sociedad general. Esto es lo que 1l expresa con una
maravillosa simplicidad en sus oraciones mas comunes, en
sus votos cotidianos, cuando dice a la multitud: roguemos
por todo el que sufre sobre la tierra. El Verbo no se en-
carn6 en el hombre del placer, sino en el hombre del
dolor, con el fin de la liberaci6n de todos, de una frater-
nidad universal y de una salvaci6n inmensa".



















CAPiTULO IV


LA INSTRUCTION PUBLIC


En el largo capitulo que el autor consagra al process
de la Instrucci6n piblica, se senalan sus tres elements:
la herencia colonial y las influencias francesa y norteame-
ricana.
Naturalmente, en el balance de la herencia colonial
s6lo se indica el debe y no el haber. Sabemos los aspec-
tos desfavorables o defectuosos de la educaci6n colonial
que constituyen ya un clis6 en la sociologia americana. Lo
interesante habria sido sefialar los puntos luminosos en ese
cuadro de sombras. Estos son cuatro. Es el primero
la educaci6n misionaria. En los capitulos relatives al pro-
blema de la tierra y al religioso, MariAtegui se refiere con
simpatia a la obra misionaria. L6gicamente debi6 consi-
derarla tambien en el capitulo de la Instrucci6n piblica.
Vasconcelos no ha vacilado en declarar en 7ndologia que
toda obra de educaci6n popular, principalmente de educa-
ci6n indigena, tiene que seguir las trazas de los misione-
ros y que su esfuerzo no ha sido superado ni siquiera
igualado. La educaci6n misionaria revisti6 un aspect eco-
n6mico, un aspect prActico. No se trat6 simplemente de
ensefiar a los indios la religion cristiana, sino las artes y
los oficios, dentro de la tecnica de esa epoca. Es el se-
gundo el contrapeso que tuvo la educaci6n aristocritica ofi-







VICTOR ANDRES BELAUNDE


cial en el sentido democratic que a la alta ensefianza
dieron los colegios religiosos. Mientras que el rey excluia
de la ensefianza superior a las razas de color, estas eran
acogidas en los colegios de las 6rdenes religiosas. Vale la
pena insistir en este punto, presentando un testimonio in-
contrastable: el de los interesados. Dice una nota del fo-
Ileto publicado en Lima en 1812 con los discursos pro-
nunciados en las Cortes de Cadiz en defense del voto de
los mestizos: "No hay una sola aula de latinidad y ret6-
rica en que no se ensefie indistintamente a los nifios y
plebeyos sin exceptuar a los indios, castas y morenos.
Hay tambien various colegios y universidades pontificias
pertenecientes a las 6rdenes religiosas en los que se en-
sefian la filosofia y la teologia a los j6venes de toda clase
y color y nacimiento Los cuerpos religiosos de esta
ciudad nos han preservado de la ignorancia a que estd-
bamos condenados por la falsa political del siglo".
El tercer punto sefiala algo com(n a la educaci6n
aristocritica del Estado y a la democracia de la Iglesia.
Es verdad que a ambas les falt6 tender a las ciencias
experimentales y de observaci6n y que en el period de
decadencia la sutileza y el verbalismo fueron manifiestos.
A pesar de estas degeneraciones, la educaci6n escolistica
sobresali6 en dos disciplines fundamentals: la L6gica de-
ductiva y la Etica. Ha recordado Lasserre, en sus recien-
tes conferencias en la Sorbona sobee el neotomismo, que
la Escolistica era un fuerte entrenamiento para el racio-
cinio, para el andlisis y la precision verbal. Por lo que se
refiere a la Etica, se impone el contrast entire sus claros y
s6lidos principios y la desorientaci6n de los tiempos mo-
dernos, que Faguet califica como la dimisi6n de la Moral.
Nosotros, por las ciencias experimentales, tenemos mejo-
res instruments objetivos, mas, en muchos casos, los dos
valores subjetivos tan esenciales: un claro raciocinio, un
recto criterio 4tico, son, en los hombres modernos, infe-







LA REALIDAD NATIONAL


riores a los de anteriores generaciones. La 6poca colonial,
como la Edad Media, no tuvo ciencia experimental, pero
tuvo una Filosofia. La 6poca actual tiene ciencia, pero ca-
rece de Filosofia. No puede lamarse tal, sobre todo desde
el punto de vista 6tico, la infinita variedad de creaciones
subjetivas, verdaderos poemas metafisicos que nos han
conducido a la mas complete anarquia spiritual desde
Descartes hasta hoy. La gran obra del future seri la con-
ciliaci6n entire la ciencia modern y la Pbilosopbia Peren-
nis. Pongamos, pues, en el haber de la herencia colonial
la concepci6n 6tica de la vida y el fuerte sentido de los
valores absolutos. Era natural que a mediados del siglo
XIX, utilitario, materialista o agn6stico, se desdefiaran
como un mito aquellos valores. La situaci6n ha cambiado
totalmente en el siglo XX. La Filosofia se orienta otra
vez en Alemania y en Francia hacia lo absolute, hacia los
valores eternos. No podemos repetir en el siglo XX la
apreciaci6n sumaria, unilateral y dogmdtica de la Filosofia
medioeval del agnosticismo y del materialismo del siglo
pasado. La tragedia del materialismo hist6rico y del so-
cialismo integral es la de haberse plasmado dentro de una
concepci6n, hoy anticuada, de las relaciones entire la ciencia
y la religion, de la experiencia y lo absolute. En la 6poca
de Marx y de Renan(l), se crey6 que la ciencia reempla-
zaria a la Filosofia y a la religion. El estupendo progress
cientifico de los filtimos ochenta anos ha revelado que el
misterio no ha muerto, como creia Berthelot. Los mis al-
tos representantes de la ciencia, sefialando sus limitacio-
nes, no la creen incompatible con la religion. No debe ig-
norar el autor de la 7nterpretaci6n de la realidad peruana,
tan bien informado sobre el movimiento de las ideas eu-
ropeas, la respuesta de los cuarenta sabios de la Acade-
mia de Ciencias a la c6lebre enquete de Le Tigaro, sobre

(1) E Manifiesto Cominista, y I'Avenir die la Science son de 1848.







VICTOR ANDRES BELAUNDE


las relaciones entire la religion y las ciencias; y las recien-
tes y famosas declaraciones del professor Eddington, uno
de los mas grandes astr6nomos y fisicos ingleses, acerca
de los mundos visible e invisible. No todo es, pues, cien-
cia experimental y t6cnica, como lo quiere el socialismo;
sobre la ciencia esta la filosofia; sobre la tecnica, el es-
piritu.
Aun respect de la orientaci6n experimental cabe ha-
cer una reserve; y aqui intervene el cuarto punto. Al fi-
nalizar el siglo XVIII se intent una reform en la ense-
fanza universitaria. Ello se original en los injustamente ol-
vidados proyectos de la Junta de Aplicaciones de los bie-
nes de jesuitas, de 1772, que sugerian un program in-
novador experimental y nacionalista. Este program se rea-
liza, afos mis tarde, en los colegios carolinos. La orien-
taci6n intellectual de fines del siglo XVIII es inductiva, ex-
perimental, econ6mica, nacionalista, y de nuevas discipli-
nas sociales. Es una especie de renacimiento al finalizar
nuestra Edad Media; y como renacimiento un movimien-
to complejo en que se juntan, a la rica savia de la tradi-
ci6n 6tica, nuevas disciplines y nuevas orientaciones. Juz-
gando con un criteria de relativismo hist6rico, no podria-
mos decir que en el siglo XIX se present entire nosotros
un movimiento de realismo cientifico econ6mico y nacio-
nalista comparable al del antiguo XMercurio Peruano, tan
admirado por Humboldt. Nuestra obra, en la Reptiblica,
exigia proscribir la sutileza y el verbalismo, la exagera-
ci6n deductiva, y destruir los marcos aristocriticos de la
ensefianza del Estado. Sin necesidad de hacer importa-
ciones violentas e integrales, y conservando las discipli-
nas 16gicas y 6ticas, cabia revivir para la instrucci6n po-
pular el sentido t6pico, la orientaci6n al dominio de la
tierra de las primitivas escuelas misionarias, y acentuar
en la instrucci6n superior la orientaci6n realista de los il-
timos tiempos. Al lado de esta obra de continuidad his-







LA REALIDAD NATIONAL


t6rica, pudo agregarse la adaptaci6n de los mejores mo-
delos extranjeros.
No fue el sistema frances el primeramente imitado,
a raiz de la independencia. La fiebre imitativa en Am6rica
se orient hacia el m6todo de Lancaster; se le atribuian
virtudes prodigiosas. Se vivi6, ademas, dentro del mito del
alfabetismo, cuando la ensefianza simplemente literaria no
salvaba el problema. Llama la atenci6n el contrast entire
la ineficacia de las medidas adoptadas y la absolute fe en
que pronto no habria analfabetos. Es conocido que las pri-
mitivas constituciones exigian para la ciudadania el sa-
ber leer y escribir; pero con la reserve de que tal exigen-
cia no seria efectiva sino desde el afio 40. Se creia que
en esa fecha los indios habrian alcanzado ese grado de
instruccion.
El primer gran esfuerzo hacia la organizaci6n gene-
ral de la Instrucci6n public se debe a Castilla y es el de
la ley del 61. El autor omite referirse a 1e, obedeciendo in-
conscientemente a su tendencia a aminorar la influencia
de las personalidades dominadoras de nuestra historic:
Castilla y Pierola. Aquella ley tuvo dos meritos: uno, elo-
cuentemente sefialado por el Dr. Villarin, la centraliza-
ci6n, base de la eficacia del sistema; y otro (a pesar de
inspirarse en el modelo frances), el respeto' a la autonomia
universitaria, que salv6 a esta instituci6n del anquilosa-
miento burocratico. No bastaba una buena ley. La instruc-
ci6n popular en el Perd demandaba un esfuerzo apost6-
lico. Apagada la mistica misionaria, necesitAbamos misti-
cos laicos del tipo de Sarmiento. Ademis, en ese moment
nos habria convenido para la instrucci6n, no el modelo
francs, sino el modelo americano, de mayor sentido rea-
lista, orientado hacia la producci6n y la eficiencia. Fer-
vor apost6lico en el impulse y sentido realista en la t6c-
nica, es lo que llev6 Sarmiento a su genial obra. Este re-
cuerdo, en triste contrast, nos conduce a apreciar las de-







VICTOR ANDRES BELAUNDE


ficiencias de lo nuestro. La ley del 76 agrav6 los males
de la orientaci6n acad6mica, con la ineficiencia directive,
al descentralizar la Instrucci6n ptblica y entregarla a las
municipalidades. El autor no encuentra, al estudiar los de-
fectos de nuestro sistema, sino una explicaci6n: el caric-
ter feudal de nuestra sociedad, que repite como un leit
motiv. Y el hecho es que nuestra Instrucci6n ptdblica no
tuvo cardcter aristocritico. Para explicarnos el fracaso,
basta observer su falta de sentido realista. Ultrademo-
critica era la ley del 76, que ponia a las escuelas en ma-
nos de los municipios, fruto del sufragio popular. Ultra-
democritico era el movimiento empefiado en generalizar
la instrucci6n media, en lugar de las escuelas pricticas o
las primaries superiores. Fu6 sincere el deseo de nuestros
padres de difundir las luces, y de hacer accesibles a to-
dos la ensefianza media y la ensefianza superior. Es, pre-
cisamente, la exageraci6n de tal tendencia la que ha pro-
ducido la crisis professional.
No es inconvenient el modelo secundario frances,
hasta hoy el mejor del mundo, para los colegios prepa-
ratorios de la universidad. Lo absurdo fue mantener un
tipo inico de colegio, con sacrificio de las escuelas espe-
ciales con orientaci6n direct hacia la vida.
Al fracaso de una imitaci6n integral del sistema fran-
ces, sucedi6, por obra de nuestro espiritu simplista, el
de la imitaci6n integral (instrucci6n medja y primaria)
del modelo americano, a principios de este siglo. Maria-
tegui no puede ocultar sus simpatias por esta tentative.
No nos sorprende. Los socialists condenan al capitalis-
mo, pero viven en una constant admiraci6n de sus m6-
todos y orientaciones. El sistema popular -la Qrammar
School- de los Estados Unidos, es excelente. Su seduc-
ci6n debi6 ser grande en la epoca de Sarmiento y de Ho-
race Man, en que palpitaba todavia la vida simple y pin-
toresca de los pioneers. Aunque tardia, la imitaci6n de







LA REALIDAD NATIONAL


ese modelo para nuestra instrucci6n primaria era buena
y possible. (Puede decirse lo propio respect a la instruc-
ci6n media? La comparaci6n reciente hecha por Fisher,
entire la -ligb-Scbool americana y la -igh-School ingle-
sa, result desfavorable para la primera. En la escuela
americana hay un sentido igualitario, toscamente nivela-
dor, que sacrifice las capacidades excepcionales al ter-
mino medio de los alumnos. El criterio de selecci6n no
es un criterio aristocritico: el progress de la sociedad con-
siste en el mAximo rendimiento de las mejores inteligen-
cias. Al error de esta imitaci6n unilateral americana, se
agreg6 otro procedimiento; se crey6 que s6lo podrian in-
troducirse m6todos americanos por medio de funcionarios
americanos, que no siempre resultaron adaptables al me-
dio. Atribuir el fracaso de la orientaci6n americana a nues-
tra estructura social, es sencillamente arbitrario. Solamen-
te puede haber dos causes de este fracaso: la falta de una
colaboraci6n del gobierno, y, en algunos casos, la inadap-
tabilidad del personal traido. Id6ntico o peor fracaso se
realizaria, establecido el socialismo, en condiciones seme-
jantes.
El prejuicio socialist explica las equivocadas afirma-
ciones del autor, respect del process general de la Ins-
trucci6n ptiblica. Un nuevo factor de orden sentimental
agrava esta desviaci6n cuando trata de la reform uni-
versitaria. Ese factor es su inocultable antipatia a la ge-
neraci6n novecentista. Afanosamente se empefia en atri-
buir el movimiento de renovaci6n en America a la agita-
ci6n universitaria argentina. Insiste en considerar que el
nuevo program de reforms en el Pertr data s61o de 1919,
omitiendo inexcusablemente los movimientos universi-
tarios de 1905 a 41908. Dando mas franca expansion a
sus sentimientos, acusa a la generaci6n futurista de ha-
ber marcado una orientaci6n conrservadora y de begemo-
nia civilista en la universidad. La generaci6n novecentista







VICTOR ANDRES BELAUNDE


apareci6 en la universidad cuando 6sta, por obra de maes-
tros a quienes trata con simpatia justificada: Prado y Vi-
Ilaran, habia orientado a la universidad hacia el positivis-
mo. Esa generaci6n, bajo la influencia de aquellos maes-
tros, represent evidentemente una rectificaci6n de la sim-
plista y primaria ideologia radical. Dos elements de va-
lor positive habia de adoptar esa generaci6n: la acentua-
ci6n del nacionalismo en los studios y la rectificaci6n
del positivismo en consonancia con el renacimiento idea-
lista de las corrientes modernas en Francia, Alemania e
Italia. En este sentido, dicha generaci6n fu6 esencialmen-
te reformista. Llev6 incluso al claustro un sentido de se-
riedad, de vocaci6n cientifica, de aplicaci6n estudiosa. Ha-
bia en la juventud de ese tiempo un sincere deseo de apren-
der. Bajo la presi6n de esa exigencia se abri6 la biblioteca
universitaria y se encargaron revistas extranjeras. El ideal
de los alumnos era no s61o dar buenos exdmenes, sino co-
ronar su carrera con una buena tesis. Este trabajo absor-
bia tanto tiempo o mas ain que la asistencia a las cla-
ses. Las tesis fueron originales contribuciones de caricter
esencialmente nacionalista; mis que monografias, ver-
daderos libros, en muchos casos representaban un gran
esfuerzo de inteligencia y de voluntad. Esta fu6 una re-
forma silenciosa como todas las grandes reforms, sin bu-
las callejeras y sin agitaci6n demag6gica. La generaci6n
que pas6 por la univ'ersidad de 1900 a 1910 fu6 un gran
estimulo para los maestros mismos, renov6 completamen-
te nuestro ambiente spiritual y no se limit fnicamente a
esta funci6n de orden intellectual. En su debido moment
inici6 una political de protest contra los catedriticos ruti-
narios e incapaces. Tal fu6 el movimiento de 1905, de mu-
cho mayor mdrito que el de 1919, porque la rebeli6n uni-
versitaria en aquella 6poca no tuvo el apoyo de la situa-
ci6n political; al contrario, el gobierno tenia especiales vin-
culos con algunos de los catedr~ticos tachados.







LA REALIDAD NATIONAL


El Congress de Montevideo di6 a la generaci6n, no-
vecentista una oportunidad para formular sus ideales en
lo que se refiere a la reform universitaria. Apenas, de
pasada y en forma equivoca, refierese Maridtegui al Con-
greso de Montevideo, olvidando que el verdadero pro-
grama de reform universitaria continental comienza en
61. En efecto, aquel Congreso proclam6: 1V, la condena de
la disertaci6n, y el establecimiento del conversatorio uni-
versitario ; 21, la abolici6n del examen; 39, la participa-
ci6n de los estudiantes en el gobierno de la universidad;
4, la preparaci6n especial para la carrera del profesora-
do; y 5, la docencia libre. Los dos primeros principios,
los que atacaban a fondo la reform, fueron iniciativa de
la delegaci6n peruana, la cual tuvo, ademis, participaci6n
decisive en el apoyo de la propuesta uruguaya sobre do-
cencia libre y participaci6n de los estudiantes en el go-
bierno, y la propuesta chilena, relative a la formaci6n del
institute pedag6gico. Atribuir, pues, a la agitaci6n poste-
rior argentina y al movimiento del 19 en el Peru la ini-
ciaci6n de aquel program reformador, es injusto. El Cen-
tro universitario en el Perd se.fund6 a raiz del Congreso
y en 61 se iniciaron los debates y la propaganda en favor
de aquellos principios. Poco tiempo despues, los leaders
de esa generaci6n universitaria Ilegaron a ser maestros y
todos ellos trataron en sus citedras, que desempefiaban
muchas veces s61o con un cardcter interino, de introdu-
cir nuevos m6todos y nuevas orientaciones. Los decanos
que se eligieron para las facultades de Letras y Jurispru-
dencia, los citados doctors Prado y Villarin, tuvieron
como principal sosten en sus iniciativas aquellos elemen-
tos nuevos. Hubo en las mencionadas facultades criterio
amplio en el reclutamiento del profesorado. Ni prejuicios
de clase, casta o partido, presidieron la selecci6n del per-
sonal. Los nuevos nombramientos, en su mayoria, casi en
su totalidad, recayeron en j6venes de indiscutible com-







VICTOR ANDRES BELAUNDE


petencia. Que algunos de ellos tuvieran apellidos histo-
ricos, no fu6 su culpa; ni ello erda un desdoro para el pais
y para la universidad. A pesar de la renovaci6n que su-
ponia la political seguida por los nuevos decanos y los nue-
vos catedraticos, faltaba much por hacer. Quedaban to-
davia algunos catedraticos rutinarios o anticuados. Con-
tra ellos se dirigi6 el movimiento universitario de 1919,
que, ademAs, abog6 por la implantaci6n inmediata del jus-
to principio de la participaci6n de los estudiantes en la
ensefianza. No es cierto que los catedraticos j6venes no
participaran en ese movimiento. Podian ellos no haber sim-
patizado con la agitaci6n political (1) que le precedi6,
pero es evidence que tenian que aprobar un program que
en sustancia era el suyo. Algo mas; los candidates de la
revoluci6n universitaria para reemplazar a los tachados,
pertenecian a la generaci6n novecentista. Habia, sin em-
bargo, un punto, en el program de 1919, el finico en
que 6ste avanzaba sobre el de 1908, que era a todas lu-
ces inconvenient: la abolici6n de las listas. Era una pri-
ma a la pereza e importaba una acentuaci6n del esteril aje-
treo alrededor de las elecciones universitarias. En la uni-
versidad habia dos males que combatir: el catedritico ru-
tinario y el alumno perezoso, inerte en la clase o en la
biblioteca o ausente de ellas; pero activisimo y present
en los circulos eleccionarios, verdadero tipo de politician
que, no pudiendo basar su influencia en el studio y en
su labor intellectual, la buscaba en el exito de menudas in-
trigas. No obstante esta reserve, es evidence que el mo-
vimiento universitario de 1919 estuvo bien inspirado. El
Congress del Cuzco, realizado en el afio siguiente, di,
caricter national al program invocado, reiterando la ac-
titud de los Congresos que sucedieron al de Montevideo,

(1) Agitaci6n inconcebible a favor de Leguia, a quien se proclam6 maestro
de la juventud.







LA REALIDAD NATIONAL


respect a la vinculaci6n de la universidad con las ma-
sas populares y respect a la defense de las libertades pu-
blicas. En estricto e imprescindible cumplimiento de ese
acuerdo, la juventud universitaria de Lima y de provin-
cias acogi6 el movimiento, extrafio a toda vinculaci6n de
political personalista, que iniciaron algunos catedriticos en
1921. Para juzgar tal movimiento nos falta perspective
hist6rica. Poco a poco van acumuldndose los hechos y re-
saltando la intenci6n rectisima de los que actuaron en esa
fecha. El haber condenado el movimiento de 1921 no im-
pide al autor hacer el elogio del suscitado dos afos des-
pues con motive de la political religiosa del gobierno y
que tuvo, por cierto, un program menos important des-
de el punto de vista national. A pesar de haber calificado
de reaccionario al grupo encabezado por Villarnn, no pue-
de negar que ese grupo sigui6 una political reformista y
de simpatia hacia el alumnado, despues de arreglado el
conflict con el gobierno. En realidad, la renovaci6n uni-
versitaria estuvo encarnada desde entonces en la uni6n
que se estableci6 en 1921 entire el grupo de catedriticos
reformistas que dirigia Villaran y el alumnado. Su pro-
grama significaba nuevos metodos en la ensefianza, au-
tonomia en la universidad frente al gobierno, y condena,
por parte de esta, de todo regimen personal. El escritor
socialist se empefia inttilmente en dislocar este program
Tinico y en separar la obra de los catedraticos j6venes y
la de los alumnos. No puede dejar de aludir a la expul-
si6n de los alumnos de Trujillo, a las medidas represivas
contra los de San Marcos, al retire del propio doctor Vi-
Ilaran; pero no sefiala la estrecha conexi6n de estos acon-
tecimientos. Concluye su capitulo referente a la universi-
dad, haciendo una confrontaci6n del program de refor-
ma en sus puntos esenciales y el estado actual de la uni-
versidad. Alejado del pais hace ocho afios, carezco de los
datos suficientes para pronunciarme sobre esa confronta-







VICTOR ANDRES BELAUNDE


ci6n: pero si estoy profundamente convencido de que,
aun siendo cierta la pintura que traza, no era su remedio
la burocratizacion de la universidad por su absolute so-
metimiento al gobierno. La universidad s61o podri refor-
marse por obra del profesorado joven, en cooperaci6n con
los alumnos, manteniendo su dignidad, su autonomia y
la conciencia de su misi6n national. Hemos tenido opor-
tunidad de analizar en otro studio, publicado en La Re-
forma Social, el nuevo estatuto y de probar que la uni-
versidad no queda francamente, como en el sistema fran-
ces, sometida a la direcci6n responsible del ministry de
Instrucci6n Publica, sino al manejo an6nimo y profano de
un Consejo de amigos del Presidente de la Reptiblica. El
autor elude dar una opinion a fondo sobre el Estatuto,
pero lo vence, al fin, su simpatia por la atentatoria me-
dida, y nos dice que el Estatuto tiende a la docencia es-
pecializada y es un instrument legal de la transformaci6n
t6cnica de la ensefianza. jCuesti6n de gustos o de sim-
patias!
Me es forzoso referirme en este ensayo a la inter-
pretaci6n que ha hecho el autor, de algunos concepts
mios sobre la universidad. Las frases de que la universi-
dad represent el lazo de uni6n entire la Reptblica y la
Colonia y encarna nuestra continuidad hist6rica, le sir-
ven de asidero para su gratuita afirmaci6n de que la uni-
versidad ha sido dominada por el espiritu y la aristocra-
cia colonial. Al emplear aquellas expresiones, no he po-
dido insinuar la estagnaci6n de la universidad. Las pala-
bras deben interpretarse de acuerdo con las ideas reinan-
tes. No digo un lector de Bergson, habituado al sentido
dinimico de la palabra continuidad, pero los mismos ya
rezagados discipulos de Spencer tienen que interpreter esa
palabra y la expresi6n lazo de uni6n en un sentido evo-
lutivo. El escritor socialist poseia, pues, el criterio del
lenguaje ambiente, para dar a mis palabras un sentido rec-







LA REALIDAD NATIONAL


to; si no habia tenido la oportunidad de leer mi trabajo
"La Historia y el Espiritu Nacional" (1908), en que de-
fini claramente lo que entiendo por tradicionalismo evo-
lutivo. Que la universidad es el lazo de uni6n de la Re-
piblica y la Colonia, se debe a un hecho que quiere ig-
norar el autor: la reform de la universidad a fines del
siglo XVIII. En la historic de la universidad en el siglo
XVIII hay dos periods: el de la decadencia escolAstica
y el de la encyclopedia. Ninguna reform se crea de la
nada, ni es fecunda si se debe a una absolute imposici6n
exterior. La continuidad hist6rica que yo asigno a la uni-
versidad, se debe a la tendencia reformista de fines del
siglo XVIII, cuyo impulse debimos conservar.
Decir que la universidad no ha evolucionado, aunque
imperfectamente, y ha seguido fiel a su tradici6n escolAs-
tica, conservadora y espafiola, es hacer una afirmaci6n
absolutamente infundada. Despues de la universidad enci-
clopedica, tuvimos la doctrinaria con Herrera, luego la li-
beral con GAlvez y Lorente y despu6s la positivista. La
generaci6n novecentista inici6 un period de idealismo y
neohumanismo. Mas arbitrario ain result afirmar que la
universidad fue el dominio de la aristocracia colonial. De-
cia GonzAlez Prada que, al entrar en un sal6n en Lima,
podia exclamarse: "iSaludo a todas las razas y a todas
las castas!" Semejante saludo estaria mAs justificado fren-
te al cuerpo docente de nuestra universidad en el siglo
XIX. Lo digo sin la despectiva intenci6n de GonzAlez Pra-
da y mAs bien como un homenaje al espiritu igualitario
y de unidad national que represent, a pesar de sus de-
fectos, nuestro mAs alto institute.
El author socialist no puede negar que en mi trabajo
sefalk el defecto principal de nuestra universidad: su falta
de vinculaci6n con la realidad national; pero agrega: "La
investigaci6n de Beladnde no podra ir mAs alli". Tal afir-
maci6n apenas se concibe en persona que ha tenido en






VICTOR ANDRES BELAUNDE


sus manos y ha citado mi referido trabajo. No me limits
yo a hacer la constataci6n referida, sino que la probe en
un andlisis detallado de los periods de la universidad y
de los planes de studios, hacienda resaltar lo artificioso
del filosofismo en la Facultad de Letras y del internacio-
nalismo en la de Ciencias political; critique la desviaci6n
positivista, consistent en la inutil importaci6n de hip6-
tesis, en lugar de la just aplicaci6n del m6todo; hice no-
tar que las principles cuestiones nacionales: la cuesti6n
indigena, la independencia de la clase media, la autono-
mia econ6mica national y los problems creados por la
guerra del 79, no estaban planteados y discutidos en la
universidad, Ilegando a afirmar que mientras no lo estu-
vieran "era la universidad una instituci6n moralmente emi-
grada". Destaque el contrast de aquellas deficiencies con
la alta misi6n national y educativa, no solamente profe-
sional, de la universidad. Seiale la causa del mal al afir-
mar que "la universidad vivia de prestado, de actividades
accesorias, de meros diletantismos" y que el principio de
la division del trabajo habia sido mal aplicado en la uni-
versidad. Sostuve que, en vez de la multiplicaci6n de ca-
tedras, deberiamos volver al principio de la consagraci6n
exclusive de actividades. Estudiando el problema de esta
mala division del trabajo, critique sus dos causes: una,
econ6mica: la escasa retribuci6n de las catedras, y otra,
psicol6gica: el decoratismo national. Conclui afirmando
que la universidad s61o se reformaria por la intense vo-
caci6n en los maestros, la entusiasta colaboraci6n de los
alumnos, y la formaci6n de un ambiente spiritual por obra
de la revista, de los conversatorios o seminaries (mi ini-
ciativa en el Congreso de Montevideo) y las sociedades
de debate.
La crisis de nuestra universidad se ha debido a esta
causa de sentido comtin: a la falta de vocaciones pedag6-
gicas (la vocaci6n es un misterio psicol6gico) no se ha






LA REALIDAD NATIONAL


debido, como artificialmente cree Marittegui, al caracter
feudal, aristocrdtico, de la universidad. De todas las ins-
tituciones nacionales, la menos feudal, la menos aristo-
critica, ha sido el viejo claustro de San Marcos.
Cierra el capitulo sobre Instrucci6n piblica un sutil
ensayo que, con el titulo de "Ideologias en contraste,
versa sobre el didlogo Deustua-Villaran, acerca de la orien-
taci6n de nuestra Instrucci6n puiblica. Mariategui no tra-
ta, como Garcia Calder6n, de buscar entire el ideal de alta
cultural, preconizado por Deustua, y el de aptitud econ6-
mica, preconizado por Villaran, la necesaria conciliaci6n.
Present, extremdndolas, las ideas del Dr. Deustua, a las
que da un caricter latifundista, y se decide por la orien-
taci6n econ6mica, unilateralizada, que atribuye a Villarin,
olvidando que 6ste, en su discurso de recepci6n a los es-
tudiantes del Tercer Congreso Continental, abog6 tam-
bidn por la cultural desinteresada en la universidad. En la
tesis del Dr. Deustua se reflejaba, evidentemente, cierto
aristocratismo intellectual, que no corresponde, como cree
el author, a un concept feudal, sino burgues. (El aristo-
cratismo intellectual se ha desorrollado en Francia, en ple-
no dominion de la burguesia). Habia en la tesis del Dr.
Deustua un fondo de verdad; pero, al mismo tiempo, una
tabla de valores falsa. La verdad es 6sta -y en ella con-
venia el Dr. Villaran-: que la instrucci6n superior y aun
la media, relacionada con ella, no podian tener un caracter
meramente utilitario, sino de cultural integral, cientifica,
est6tica y 6tica. La exageraci6n consisti6 en afirmar que esa
reform era mds urgente que la de la instrucci6n prima-
ria. Contra esta falsa tabla de valores, se levantaba el sen-
tido comin: Primum vivere, deinde pbilosophare. La edu-
caci6n popular era, evidentemente, la primera necesidad
national. Esa educaci6n deberia orientarse al dominion del
medio, sin descuidar las disciplines 6ticas, como lo pen-
saron los primitives misioneros, y lo realize Sarmiento en






VICTOR ANDRES BELAUNDE


la Argentina. En sintesis, por lo que se refiere a la tabla
de valores, tenia raz6n el Dr. Villaran. El peligro, en la
tesis realista o economist, consistia en su extremaci6n;
riesgo que parecia inevitable dada la boga del positivis-
mo, del utilitarismo y del americanismo, antes de la re-
acci6n idealista que Rodo y sus discipulos iniciaron en
America. La orientaci6n de MariAtegui lo lleva a aceptar,
no s61o la posici6n moderada y eclectica del Dr. Villaran,
precisada en sus iltimos trabajos, sino las consecuencias
extremes a que conducen fatalmente el economismo y el
materialismo. Una vez mas queda confirmada la tesis de
que el socialismo es el esclavo intellectual del capitalism.
No es cierto que la civilizaci6n occidental, capitalist, ha-
ya exaltado el trabajo por el trabajo mismo, sino porque
el trabajo es la fuente de riqueza. La dignidad del tra-
bajo, aun en los oficios mis humildes, no es un valor mo-
derno, sino un valor cristiano. Es calumniar a la Edad
Media sostener que ella tuvo en menos el trabajo. Re-
cu6rdese el sentido religioso de las corporaciones y de los
oficios. El mundo modern ha visto en el trabajo no su
sentido moral, sino su sentido utilitario. No ha visto en
el trabajo un fin, sino un medio, y el desd6n por el tra-
bajo manual, en la psicologia espafiola, no le viene por
su concepci6n cristiana de la vida, sino por la fatal orien-
taci6n militarista y autocritica durante los ocho siglos de
guerrear con los moros. Hoy podemos contemplar, desde
un punto de vista mis alto, este diilogo entire culturalistas
y economists. Ambas direcciones son imperfectas, por-
que no estin animadas por una profunda inspiraci6n es-
piritual. No tenemos necesidad de elegir entire la prima-
cia de la eficiencia. Los discipulos de Rod6, cuyo vocero
fue el Dr. Deustua en el Peru, se decidieron por el pri-
mero; los viejos y nuevos capitalistas, se decidieron por
el segundo. En virtud de esa conformidad profunda, de
raigambre, entire socialismo y capitalism, los socialists







LA REALIDAD NATIONAL


se decide tambien por la eficiencia. Nuestra tabla de
valores es distinta. Apreciando la cultural y la eficiencia, ele-
gimos la primacia del espiritu. El mundo modern, aban-
donando los valores absolutos, primero en la vida (he-
donismo de los siglos XVII y XVIII) y despu6s en el
pensamiento (agnosticismo del siglo XIX), s61o ha creado
dos tipos o models: el anglo-saj6n, que se extrema en el
utilitarismo y pragmatismo americano, y el neopaganismo
del aristocratismo intellectual frances, que, nacido en el
despotismo ilustrado, florece en el siglo XIX. En resu-
men: neopaganismo y americanismo. El socialismo no in-
tenta salir en este dilema por un salto metafisico, y mien-
tras se mantenga sometido al concept material y cuanti-
tativo odiard las jerarquias intelectuales y ensalzard, como
pasa hoy en Rusia, los metodos y los ideales americanos.
Hay que dar, pues, ese salto metafisico para restaurar el
sentido spiritual de la vida. Entonces cambia el panora-
ma de la sociedad, las elites son necesarias y sus derechos
no tienen otra cohonestaci6n que el fin moral o social que
deben servir. El trabajo no debe ser regulado unicamente
por el criteria de la eficiencia, sino por el de la justicia.
Oficios y profesiones representan vinculos de solidaridad,
funciones morales, itanto como funciones econ6micas. Esa
situaci6n de equilibrio y de armonia s61o se realize fu-
gazmente bajo la inspiraci6n cristiana, en el admirable si-
glo XIII: el siglo de las universidades democriticas e in-
ternacionales, el siglo de las corporaciones, de los cabildos,
el siglo del arte esencialmente popular, por la inspiraci6n,
por el trabajo y por el goce multinime; el siglo, en fin,
de la cathedral g6tica, viviente simbolo de aquel ideal de
armonia al sumar el esfuerzo de los humildes y la genial
creaci6n de los artists en la misma comuni6n de lo in-
finito.


















CAPiTULO V


REGIONALISMO Y CENTRALISMO


Si fuera necesario escoger entire los Siete Ensayos de
7nterpretaci6n de la Realidad Peruana, no vacilaria en pro-
nunciarme por el que Ileva el titulo anterior. Como en la
cuesti6n indigena, revela el autor sus mejores cualidades
de observador y de realista. El estilo precise, dgil nos trae
a veces el recuerdo de algunas piginas de Alberdi. No se
si es coincidencia spiritual en la intuici6n realista o in-
fluencia positive del gran pensador argentino.
En lo sustancial no creo que nadie pueda discrepar
de sus "ponencias bAsicas": el anacronismo del debate
centro-federal, la uni6n del centralismo con el caciquismo
o provincialismo y la dificultad de establecer una just
diferenciaci6n geogrifica en regions en el Peru.
El federalismo -entiendo por tal la artificial divi-
si6n de la unidad national en pequefios estados aut6no-
mos que luego se unen con un vihculo mds o menos fuer-
te- es, no s6lo anacr6nico sino violentamente anat6pico.
En America, los t6rminos gobierno federal y gobierno re-
presentativo se aplicaron del modo mis absurdo. En Chile
no entendian por regimen representative el regimen de un
parlamento national con un poder ejecutivo unitario. Para
los chilenos de la Patria Vieja, el gobierno representative
consistia en la representaci6n de las provincias en el Po-







VICTOR ANDRES BELAUNDE


der Ejecutivo. En Nueva Granada y en Venezuela, la f6r-
mula federal que sirvi6 en los Estados Unidos para for-
mar primero una confederaci6n o alianza y despu6s en
1787 una verdadera naci6n, se aplic6 a cada ciudad, a
cada cabildo, que se constituian asi en estados semi-inde-
pendientes. Esta aberraci6n federativa fue la bandera de
las oligarquias locales. Parecido fen6meno se realize en
el Plata. Naturalmente, los realistas de esa 6poca, en el
Norte y en el Sur, Bolivar y Monteagudo, repudiaron esa
clase de federalismo; este iltimo, con arguments mejores
que el de nuestra falta de preparaci6n para esa clase de
gobierno, cuando afirmaba la tesis a que di6 su
formula el padre Mier, al decir que el federalismo se ima-
gin6 para unir lo que estaba dividido y no para dividir lo
que estaba unido. Una tendencia verdaderamente federal
no existi6 en el Peru, y el hecho se debi6 a dos causes:
a la tradici6n de unidad national, que venia del Imperio
incaico y que mantuvieron el Virreinato y la Audiencia de
Lima, y a la falta en el Peru de los movimientos insurrec-
cionales de los cabildos, que di6 a estos el caricter de ni-
cleos politicos. No existi6 entire nosotros, en la 6poca de
la emancipaci6n, aquella rivalidad entire Caracas y Valen-
cia, Cartagena y Cundinamarca, Buenos Aires y las pro-
vincias interiores.
El Cuzco tenia, es verdad, el herildico prestigio de
haber sido la capital del Imperio, el titulo de sede de la
audiencia creada a raiz de la sublevaci6n de Tdpac Ama-
ru y el mas important de haber sido el centro del gran
movimiento de Pumacagua; pero fracasado 6ste y pronun-
ciada la costa por la Ind.ependencia, la ciudad imperial
qued6 convertida en centro de la resistencia espafiola. Al
consolidarse la independencia por la fusi6n de las dos co-
rrientes libertadoras, la del Norte y la del Sur, no sur-
gi6 el debate federalista de los afios 10 al 12. Los gran-
des caudillos San Martin y Bolivar se inclinaban no so-







LA REALIDAD NATIONAL


lamente a mantener las unidades nacionales de tradici6n
colonial, sino a former integraciones nacionales mis vas-
tas: San Martin, por medio de la forma mondrquica (Perd,
Chile y Rio de la Plata); Bolivar, por la federaci6n de
los Andes. El problema que surgi6 a raiz de la indepen-
dencia peruana fu6 el de las nacionalidades dentro de los
criterios opuestos: las grandes unidades virreinales, que
parecia ser el de Bolivar, y el principio de la propia deter-
minaci6n, que se aplic6 al Alto Perd. La formaci6n de Bo-
livia resolvi6 las pretensiones opuestas del Perd y Buenos
Aires, y consagr6 el criterio audiencial sobre el virreinaticio
en la constituci6n de las nacionalidades. Puede decirse que
la separaci6n del Alto Peru reiter6 en el Bajo su sentido
unitario. La idea que surge en esa 6poca no es de fede-
racidn de provincias, sino federaci6n de estados, emplean-
do las claras palabras de Bolivar para unir, ya al Peru
con Bolivia, ya estos dos paises con la Gran Colombia.
La idea de dividir el Bajo Pert en dos entidades nacio-
nales aparece en ese moment, obedeciendo a ciertas ten-
tencias separatists, que tenian su centro en Arequipa.
La reacci6n contra el imperialismo bolivariano se ma-
nifest6 en la forma de descentralizaci6n, pero no de fe-
deralismo, debido a la sagacidad de Luna Pizarro. Se tra-
t6 de dar mayores atribuciones a las Juntas departamen-
tales y se restablecieron las municipalidades que suprimi6
Bolivar. La constituci6n del 34 conserve esa tendencia des-
centralizadora. Cuando Santa Cruz revivi6 el proyecto de
Bolivar, resucit6, naturalmente, el de dividir el Perd y se
crearon los estados Nor y Sud Peruanos. He dicho al-
guna vez, y no he encontrado hasta ahora nada que mo-
difique mi opinion, que la confederaci6n santacrucina fue
popular en el Sur, no por el principio de integraci6n, sino
por el principio de division. El ideal maximo de Santa
Cruz era la reconstituci6n del antiguo imperio y del anti-







VICTOR ANDRES BELAUNDE


guo Virreinato, y el ideal minimo, la incorporaci6n del
Sur del Peru.
Hoy creemos muchos que fu6 gran desgracia que el
proyecto maximo de Santa Cruz no se consolidara. El
Norte del Perd, que es la costa, defendi6 realmente su
hegemonia con la bandera de la unidad national. La re-
acci6n nacionalista se tradujo en la centralista constituci6n
de Huancayo. Puede decirse que desde esa 6poca el na-
cionalismo peruano fue centralista. Maridtegui traza rd-
pidamente el cuadro de la discusi6n desde esa 6poca, cons-
tatando que la oligarquia formada a mediados del siglo
XIX tuvo tendencies liberals y descentralizadoras. Re-
cuerda que en Pierola aparece la palabra federaci6n. El
ideal de Pierola fue la reconstituci6n de la federaci6n pe-
ruano-boliviana en la 6poca de la Dictadura (1). La cita
que trae Maridtegui de la declaraci6n de principios del
Partido Dem6crata revela que Pierola, convencido de la
necesidad de una political regionalista y de su popularidad,
la acogi6 empleando la palabra ya consagrada, aunque in-
correctamente, pero cuid6 de precisarla en la forma que
salvara la unidad national. La forma federativa, segun el,
deberia realizarse "en condiciones aconsejadas por la ex-
periencia de este regimen en pueblos semejantes al nues-
tro y las peculiares al Peru". Esas experiencias eran dos:
la de la Constituci6n centro-federal argentina del 53, y
la muy reciente, en esa 6poca, de Colombia, cuya carta
del 86 modific6 o restringi6 el exagerado federalismo de
las constituciones anteriores, consolidando la unidad na-
cional. Hay que suscribir, sin mayores reserves, los aser-
tos del autor sobre la inocuidad de las ideas federales en

(1) En la nueva edici6n de la Declaracidn de Principios del Partido Dem6crata,
publicada en 1912, hay una nota en que Pierola dice que nunca fue la
mente del partido la federaci6n del Perd, sino cuando este constituyera con
Chile y Bolivia la confederaci6n de los Estados Unidos del Sur del Pacifico,
cuya formaci6n, retardada por la malhadada guerra del 79, vendra inevitable-
nente.








LA REALIDAD NATIONAL


el partido liberal, en el llamado federal y en la plataforma
billinghurista. Felizmente para el Perd, han prevalecido,
contra las veleidades federalistas, el sentimiento y el ins-
tinto national de la unidad, que ha sido, digamos asi, una
reiterada creaci6n hist6rica. La unidad national del Perd,
a pesar de los obstdculos geograficos y de la complejidad
de nuestra estructura, es una realidad: nuestro primer
deber, posponiendo diferencias ideol6gicas o partidistas, es
mantenerla. Para los romdnticos y los idealistas, la naci6n
es una persona, un arquetipo, una categoria, una forma
superior de solidaridad humana; para los positivistas es,
por lo menos, un hecho, y nada habla con mas elocuen-
cia que los hechos. El inico problema por resolver es el
de encontrar la formula por la cual esa unidad sea mas
just, sea mas rica, sea mas fuerte. Y evidentemente que
esa formula, dados nuestro territorio y nuestra diversidad
de razas, no consistia en un centralismo uniformador, es-
trecho y absorbente, en el centralismo jacobino o napo-
le6nico, que, por desventura, ha prevalecido, sino en un
regionalismo arm6nico que extendiera la vitalidad econo-
mica y cultural por todo el territorio.



Leyendo con detenimiento el capitulo que Mariate-
tegui dedica a la region en el Perd, observamos con ver-
dadero pesar que en el no palpita el sentimiento de la uni-
dad national. Un tendencioso empefo en acentuar los con-
trastes geograficos y raciales, en destacar una irreducti-
ble dualidad de elements, inspira al autor. Sobre la gra-
vitaci6n hist6rica de cuatro siglos de convivencia y de
fusi6n entire las razas espafola e indigena, coloca la dife-
rencia geogrdfica entire la costa, la sierra y la montana. Se-
para la montafia, especie de imperio colonial, como si exis-
tiera entire ella y el resto del territorio una verdadera so-







VICTOR ANDRES BELAUNDE


luci6n de continuidad, y destaca, exagerdndolo, el con-
traste de naturaleza entire la costa y la sierra. La costa es,
para 1l, mestiza y espafiola; la sierra, indigena. El regio-
nalismo "no denuncia un conflict entire la capital y las
provincias, y anuncia el conflict entire el Peri costefio y
espafol y el Peru serrano e indigena". Habla francamente
de dualidad de raza, de lengua y de sentimiento entire
el Pert aut6ctono y una raza extranjera que no ha logra-
do ni eliminarlo ni absorberlo.
El apriorismo comunista sobre las razas de color ha
llevado al autor a exagerar el cuadro de la realidad na-
cional desde los puntos de vista geografico y 6tnico.
Comencemos por rectificar el error en que incurre
respect de la montafia. La region de Mainas fu6 una
creaci6n de los pioneers espafioles, conquistadores o re-
ligiosos de la region andina, y, por lo mismo, tiene con-
tinuidad y semejanza spiritual con los ndcleos blancos
y mestizos del resto del territorio peruano. Los caucheros
del siglo XIX son los sucesores de los conquistadores. Am-
bos han buscado El Dorado: los primeros, est&rilmente,
entire lagunas y rios fantisticos; los segundos lo hallaron
en la savia de los arboles. La misma audacia, la misma
sed de aventura, la misma mezcla de ambici6n y de sen-
tido heroico de la vida. Por la obra genial de Requena,
a la unidad geogrifica que a trav6s del Marafi6n tenian
las misiones de los rios boreales y las de los rios meridio-
nales (como el Ucayali y el Huallaga), se junt6 la uni-
dad political, por la creaci6n de un inmenso gobierno de
frontera que fu6 agregado al Virreinato peruano. Aquella
no fu6 una anexi6n artificial: basta leer los razonadisimos
informes de Requena. Mainas era parte del Per6. En la
epoca de la independencia, el voto espontdneo de los ha-
bitantes de esa region vino a reiterar lo que sobre bases
geogrdficas hizo el monarca espafiol, al fin de la colonia.
Mainas jur6 la independencia del Peru el afio 21. En me-







LA REALIDAD NATIONAL


dio de las incoherencias de nuestra political se destaca un
program de verdadera continuidad en lo que se refiere
a la vinculaci6n de ese territorio con el resto de la Re-
p6blica. Castilla, Pardo y Pierola tuvieron la misma poli-
tica oriental. Prescindiendo de la importancia econ6mica
que tuvo Loreto para el Peru en cierta epoca, el factor
psicol6gico, que es tan real como cualquier otro factor,
fu6 enteramente favorable a la unidad national. Loreto
di6 siempre muestras de un patriotism intense, acentua-
do por su caricter de pais fronterizo.
La oposici6n entire la costa y la sierra no es tan ra-
dical como Mariitegui la pinta. No hay un salto brusco
o un abismo entire ellas. La region intermedia, la llamada
sierra Cisandina, viene a constituir como un lazo de uni6n
entire las clasicas zonas. Esta faja intermedia, al ancharse,
sobre todo en el Sur, sostiene nucleos de poblaci6n im-
portante, en que se matizan o se armonizan los rasgos de
las zonas extremes. Ejemplo tipico es el de Arequipa, ciu-
dad que sintetiza, por decirlo asi, la unidad national. Ra-
cialmente espafiola, es geogrificamente andina y serrana.
Mariategui ha visto el fen6meno, a pesar de contradecir su
tesis central, al deciros que el Sur es fundamentalmente
serrano, que los Andes avanzan hacia el mar convirtiendo
a la costa en una estrecha cornisa. Y aunque esto iltimo
pueda afirmarse tambien de toda la costa, la tesis de Ma-
riitegui es cierta por la circunstancia de ser los valles de
la costa del Sur, escasos, profundos y estrechisimos -en
ciertos sitios, verdaderas cafiadas- y de muchisima me-
nor importancia que los de la costa del Norte. En el Sur
las cordilleras se multiplican, siendo tres, en lugar de dos,
las principles; y en el nudo de Vilcanota se abren forman-
do la inmensa altiplanicie del Collao. El Sur es, incues-
tionablemente, mis serrano que el Norte; pero la influen-
cia en un centro de la importancia de Arequipa, a fines
del siglo XVIII, el nicleo de poblaci6n blanca mis gran-







VICTOR ANDRES BELAUNDE


de, no s61o en el Perd sino en Sud America (en Arequipa
habia 23,000 espafioles, contra 17,000 en Lima), hace que
no sea exclusivamente indigena, sino blanco y mestizo.
El Sur represent, asi, mds tipicamente, la unidad nacio-
nal sobre el contrast de las razas. Pero aun prescindien-
do de esta zona intermedia -cbaupiyunga, diriamos en
t6rminos incaicos-, a la oposici6n geogrdfica entire la cos-
ta tipica y extrema, la linea del litoral, y la sierra inter-
andina, no corresponde id6ntica oposici6n desde el pun-
to de vista 6tnico. Mariitegui prescinde en la costa, de
los yungas, olvida que al element indigena hay que verlo,
no s6lo en los aborigenes puros, sino en el alto porcentaje
de sangre indigena de la costa, y elimina, al mismo tiem-
po, al factor espafol y al mestizo de la sierra. Para com-
prender que 6ste era de primera importancia, basta leer
el censo de Gil de Taboada y Lemus de fines del siglo
XVIII.
Mariategui nos repite, en esta oportunidad, su an-
tiguo error, estampando generalizaciones absolutamente in-
justif icadas como esta: "Ni el espafiol ni el criollo supie-
ron ni pudieron conquistar los Andes: en los Andes, el
espaiol no fu6 nunca sino un pioneer o un misionero".
Frente a la repetici6n de ese error, es forzoso que noso-
tros repitamos la verdad. La political hispana, a diferen-
cia de la anglosajona y aun de la portuguesa en la pri-
mera 6poca, no fu6 jams una political costefia o litoral,
sino una political de penetraci6n, y de penetraci6n no s6lo
explorativa, sino de colonizaci6n y asiento. Cortes fija su
capital en M6xico, y es el Anthuac el nficleo de la Nueva
Espafia. La vieja Guatemala es fundada en la planicie cen-
troamericana. San Jose es erigida en la meseta cen-
tral de Costa Rica, como Santa Fe de Bogota en la de
Cundinamarca. El espafol siembra de ciudades la aveni-
da de los volcanes en el reino de Quito. En el Peri, Ca-
jamarca, Le6n de los Caballeros de HuAnuco, Huamanga







LA REALIDAD NATIONAL


y el Cuzco fueron mas importantes que las ciudades o
villas de la Costa. Un pueblo de indios como Chuquiapu
queda convertido en la ciudad de La Paz. Potosi lleg6 a
tener hasta 150,000 habitantes. Chuquisaca y Cochabam-
ba eran ciudades espafiolas andinas. Los pioneers se hi-
cieron vecinos, y se fundaron los cabildos; el misionero
fu6 reemplazado por la alta jerarquia eclesiastica. Pudie-
ron ser al principio esas ciudades reducidas aristocracias
de encomenderos; pero la poblaci6n creci6, en progresi6n
que nos revelan las citas del mencionado censo de Gil
de Taboada y Lemus. La creciente burocracia estaba re-
presentada por el element blanco, asi como el comercio
y parte de las pequefias industries. Aquellos miles de blan-
cos (en el Cuzco Ilegaban a 16,000) no podian estar to-
dos compuestos de sefiores feudales: habia una clase me-
dia blanca. Por iltimo, aquellas ciudades fueron centro
de fusi6n, centros de mestizaje. El mestizo y el blanco,
a pesar de las leyes que lo prohibian, salieron de esa ciu-
dad e irradiaron a los corregimientos vecinos, en cuyas
cabezas o capitals se fueron formando, a su vez, ntcleos
de blancos y mestizos. El indigena s6lo se conserve puro
en las haciendas. Las villas y los pueblos, en gran parte,
tienen en la sierra un porcentaje mestizo y aun blanco.
No todo en la sierra son comunidades indigenas o caba-
fias aisladas. Cuando el caserio aumenta y se convierte en
pueblo o en aldea, y la aldea en villa, este process se rea-
liza con la paralela aparici6n de element blanco o mes-
tizo. Asi, los postulados de Mariategui necesitan ser modi-
ficados. La costa Norte y la costa Centro del Peri son
predominantemente mestizas y espafiolas. La sierra inter-
andina es predominantemente indigena. El mestizo es un
vinculo de uni6n entire ambas.
Ademis del factor racial, que se combine, aunque
con diferencias de porcentaje, en las diversas zonas del
Perd, hay otros factors de unidad y de cohesi6n, que no







VICTOR ANDRES BELAUNDE


pueden ser desdefiados por el materialismo hist6rico.
Es el factor de la interdependencia econ6mica. No siem-
pre las naciones se han establecido sobre absolutas uni-
dades geogrificas o raciales; pero si han buscado la base
mis s6lida de la unidad econ6mica. Mariitegui, que tie-
ne sentido realista cuando no lo perturban los dictados
de la demagogia racial, ha visto con claridad esa unidad
econ6mica entire la sierra y la costa. Dice, con raz6n, que
el Peru no puede dividirse longitudinalmente, sino latitu-
dinalmente, y que el desarrollo de los centros producto-
res de la sierra depend de la salida al mar. Rectificando
y atenuando su tesis, agrega que regionalismo no quiere
decir separatismo. Necesidades econ6micas han impuesto
una determinada political de transportes" y el caricter de
penetraci6n de nuestros ferrocarriles, que han seguido en
esto el sentido de la colonizaci6n espafiola y creado uni-
dades o regions econ6micas. El Sur debe ese caracter a
la linea entire Mollendo y el Cuzco. Puede decirse, del
mismo modo, que Junin y Lima constituyen otra unidad
econ6mica; y que, a media que avancen los ferrocarriles
del Norte, se consolidard la vinculaci6n de la costa y de
la sierra en esa parte del Peru.
Sin tener un optimism panglossiano respect de la
unidad national y apreciando todas las dificultades y con-
trastes, el studio imparcial nos Ileva a la conclusion de
que s61o desviaciones de orden spiritual y grandes erro-
res de orden politico o international pueden comprome-
ter la unidad national creada por nuestra historic.
Nadie ha penetrado mis sutilmente en el complejo
y esquivo concept de naci6n que Renan en su famoso
ensayo. Despues de descartar como factor predominante el
factor geogrifico-racial, se inclina a lo que podriamos lla-
mar los factors hist6ricos y los factors espirituales. Co-
munidad de recuerdos y de esperanzas a trav6s de una
larga convivencia political, parece que fuera el element







LA REALIDAD NATIONAL


constitutivo de toda nacionalidad. Esa comunidad espiri-
tual ha existido, a pesar de nuestra incultura y analfabe-
tismo, de nuestras incoherencias y divisions, y se ha des-
pertado a veces en forma clara y eficiente. Que esa co-
munidad une, a pesar de complejos psiquicos, a blancos
y mestizos, a serranos y costefios, no hay la menor duda,
y se puede afirmar tambien que ella ha ido permeando
las capas indigenas. Yo no puedo career que toda la masa
indigena carezca del concept de nacionalidad y que mas
facilmente pueda adquirir una conciencia racial retrospec-
tiva que una conciencia national. El indio puro, el indio
que se ha mantenido absolutamente impermeable, no le-
vara su sentido colectivo mas alli de la comunidad o de
su cofradia. La raza, para 61, en una remota perspective
hist6rica, tiene que ser menos asimilable que el concept
present de naci6n.
Por diferentes medios el element indigena recibe la
atracci6n tentacular del sentimiento national: el cuartel,
la misi6n o la parroquia, la fabrica, la explotaci6n mi-
nera, y, si se hubiera seguido una political sabia, la es-
cuela. Agudos observadores han visto que el indio, frente
a esos 6rganos de la vida occidental, se transform y se
individualiza, diferenciandose del siervo de la hacienda
feudal en que la vida de relaci6n y la psiquis national
existen atenuadas o larvadas. ZDebemos empeiiarnos, en
nombre del socialismo o de un regionalismo trascenden-
tal, en impedir esas trasmutaciones y hacer gravitar al
indigena solamente alrededor de su comunidad y de una
remota y ya desvanecida tradici6n aut6ctona?
Mariategui proclama esa tendencia con un nuevo re-
gionalismo que quiere que "el Peru repose sobre sus na-
turales cimientos biol6gicos", y que desea crear un Peru
mis aut6ctono. Dejando de lado su just afirmaci6n, en
capitulos anteriores, de la imposibilidad de establecer una
demarcaci6n entire sierra y costa, vuelve a decirnos que







VICTOR ANDRES BELAUNDE


el regionalismo es la expresi6n de una conciencia serrana,
de un sentimiento andino, y que su obra es cuzquefia y
es quechua. Las declaraciones enfiticas del program de
demagogia racial destruyen las observaciones del escritor
realista. El propagandista y el politico pagan en Maridte-
gui tribute al 6nfasis y a la exageraci6n y contradicen al
soci6logo.
La educaci6n del indio y la soluci6n del problema
de la tierra no exigen una demarcaci6n racial. El ga-
monal ha medrado al apoyo de los gobiernos centrales
porque nuestra estructura political someti6 a una especie
de capitis deminutio maxima a los elements profesiona-
les, industriales y obreros de ciudades de la costa y de
la sierra. Si estos elements, en que predomina el mestizo,
hubieran tenido influencia en los destinos del Peri, la cues-
ti6n indigena habria sido abordada hace much tiempo.
Un regionalismo puramente indigena, rural, anticiudada-
no, antimestizo, quitaria al movimiento de redenci6n del
indio su mejor apoyo, si no su mejor aliado. El indio no
se salvara por el debilitamiento, por la division national.
Hay una estrecha solidaridad, aunque no aparezca a nues-
tros ojos, entire el desarrollo de una clase media y la for-
maci6n de nucleos obreros, y el problema indigena. El
Pert no estd compuesto unicamente de gamonales o ser-
vidores de gamonales e indigenas. Si asi fuera, nuestro
problema no tendria soluci6n.
Partiendo de la base de que la unidad national su-
pone un double process de diferenciaci6n y de integraci6n,
para el primero no podemos aceptar el simple y exclusive
process racial. La diferenciaci6n tiene que tender, mAs
que a elements biol6gicos, a elements econ6micos y a
tradiciones hist6ricas.
El autor sigue el mismo criterio dualista al tender
al factor geogrifico. Cree que el Sur del Perd, Arequipa,
Puno, Cuzco y Apurimac tienen los caracteres de una ver-







LA REALIDAD NATIONAL


dadera region; dando a entender que el resto del Peru
-costa y sierra- deberia former otra. El regionalismo no
puede consistir en una dualidad.
El destacar al Sur para oponerlo al Norte, siguiendo
la idea de la Federaci6n de los Andes o de la Federaci6n
Peru-Boliviana, sin las ventajas de la constituci6n de esas
unidades, seria simplemente sentar la base del mas des-
graciado separatismo. Y si bien es cierto que el Sur cons-
tituye una unidad econ6mica, existiria, para la formaci6n
de esa region, el grave problema de la capital. El Cuzco
invocaria sus titulos hist6ricos; Arequipa, su mayor im-
portancia y su mejor posici6n geogrAfica. Ese regionalis-
mo en mayor escala, seria, naturalmente, visto con sim-
patia por Chile y por Bolivia, pues reduciria al PerC a su
rnxima debilidad, transformAndolo, no siquiera en un es-
tado federal en que todos los diversos elements por su
numero y pequefiez se compensan, sino en una especie
de repablica dual, de equilibrio impossible y de existencia
precaria.
El verdadero regionalismo exige, pues, superar las dua-
lidades de sierra y costa, de Sur y Norte. Su base geogra-
fica, trascendiendo nuestra provincia y nuestro departa-
mento, no debe aproximarse a la extension de un estado.
La soluci6n del problema supone, como hemos dicho,
un double criterio realista: historic y econ6mico.
ZC6mo se form la sociedad peruana despu6s de la
conquista? El process ha sido ya indicado. El espafiol no
se limit a ocupar la costa y a expedicionar o tener sim-
plemente puestos avanzados en la sierra. Ocup6, pobl6 y
aprehendi6 todo el territorio del imperio incaico. Y sobre
la totalidad de los estratos indigenas erigi6 sus n6cleos de
poblaci6n, con la vida integral, cultural y econ6mica de
las ciudades hispanas. De ese modo, la ciudad espafiola
fu6 la verdadera cl6ula viva del organismo colonial. La







VICTOR ANDRES BELAUNDE


ciudad comprendia los llamados terminos, o sean los te-
rritorios de los indios encomendados a sus vecinos. Se po-
dria decir que la ciudad y sus terminos constituyeron la
primera region. Claro estd, y hay que decirlo: aquel nu-
cleo fu6 feudal (la economic feudal es la economic de ese
tiempo). Seria un error suponer que las ciudades se in-
movilizaron y que el Perti continue tal como aparece en
la prolija e interesante Relaci6n del Virrey Enriquez (1).
La ciudad creci6, la ciudad produjo el mestizaje, como
hemos manifestado; la ciudad era un centro religioso: te-
nia el obispado; la ciudad era un centro cultural: tenia las
escuelas conventuales, y, algunas de ellas, como el Cuzco
y Huamanga, poseian universidades; la ciudad era el prin-
cipal mercado de su region: era la sede de corrientes co-
merciales; en la ciudad aparecieron el industrial, el arte-
sano y el obrero. Alrededor de la ciudad se dividieron los
funds y se estableci6 la pequefia propiedad; en tanto que
la grande, la feudal, qued6 relegada a lo mAs lejano de
los tdrminos. El rey no quiso, sin embargo, que el corre-
gidor de la ciudad extendiera su jurisdicci6n a los llama-
dos t6rminos, y 6stos se fragmentaron en corregimientos,
con la idea, al principio, de controlar al encomendero por
medio de los corregidores. Cuando los abuses de los il-
timos superaron los de los primeros, se establecieron las
intendencias, que no fueron tan artificiales como cree Ma-
ridtegui. Cada intendencia fu6 creada sobre el nticleo de
la vieja ciudad y del bien definido territorio de un obis-
pado. La costa del Perti se dividi6 en tres intendencias:
Trujillo, Lima y Arequipa. La sierra comprendi6 otras
tres: Tarma, Huamanga y Cuzco. Mainas form un go-
bierno military con atribuciones excepcionales, y luego las
provincias del Altiplano, que pertenecian a la intendencia
de La Paz, constituyeron otra intendencia: la de Puno,
(1) V\ase la Pt iueba Pernml e'l l I ( lCestion de Limites con Bolivia, V. I.







LA REALIDAD NATIONAL


que se agreg6 al Peru. La importancia del Sur se revela
en la existencia de varias intendencias. No se uni6 Hua-
manga al Cuzco o Huamanga a Tarma; no podia hacerse
una sola unidad political de Arequipa y el Cuzco. Puede
decirse que la primitive demarcaci6n intendencial dibu-
jaba una base de demarcaci6n regional.
La Constituci6n de Cadiz, aplicada en el Pera del 12
al 14, extendi6 los cabildos o municipalidades a los par-
tidos, y cre6 para las provincias grandes o intendencias,
las Ilamadas diputaciones provinciales, que eran nombra-
das por los mismos electores de las Cortes.
Desgraciadamente, la Rep6blica no atendi6 a esa es-
tructura que cristalizaron las intendencias y las diputacio-
nes provinciales; y, aunque plasm6 sobre ellas el depar-
tamento, en el punto esencial, la representaci6n parlamen-
taria atendi6 principalmente a los corregimientos o parti-
dos, Ilamados ahora provincias, de escasa poblaci6n ur-
bana, en lugar de poner su atenci6n en los principles
centros de poblaci6n y de cultural.
Bolivar, que se mostr6 tan realista en otras 6pocas,
principalmente en 1819, suprimi6 las municipalidades, y,
siguiendo el ejemplo napole6nico, di6 a los colegios elec-
torales de las pequefias provincias grandes atribuciones,
prescindiendo de los hist6ricos nicleos regionales. Esta
idea de localismo pequefio se compaginaba con la idea
cesarista y centralista. El feudalismo colonial, que tuvo su
sede en la ciudad espafiola, se desplaz6 al corregimiento.
En la pequefia provincia no habia sino dos influencias
efectivas: la del gran propietario o gamonal o la del pe-
quefio professional, aliado del poder central, propietario
en formaci6n y destinado a suplantar al viejo feudal; en
tanto que en las ciudades, la aristocracia local podia ser
controlada por los grupos profesionales y por el verdadero
demos que se habia formado. El centralismo comprendi6
instintivamente que debia aliarse con las dispersas influen-







VICTOR ANDRES BELAUNDE


cias locales en las pequefias provincias y que no podia
disponer de las viejas ciudades. Esto explica el fen6meno
por el cual se busc6 la base del antiguo corregimiento para
las elecciones legislativas. Nuestro Congreso no ha sido,
como creen algunos, representative de la plutocracia coste-
fia, sino del caciquismo provincialista serrano, aliado siempr'e
del regimen personal. Maritegui, descuidando sus causes,
describe, sin embargo, en el capitulo que llama Descentrali-
zacidn centralista, la equivocada political que se sigui6 al
constituir los concejos departamentales en la 6poca de Par-
do, en la misma forma en que se constituia el Congreso,
es decir, sobre la base provincial. El error se agrav6 en la
ley del 86, en la cual se prescindi6 aun del sufragio di-
recto y se constituyeron las juntas departamentales con
delegados de los concejos de las provincias. La capital
del departamento, que representaba mayor poblaci6n, ma-
yor fuerza econ6mica, mayor cultural y posibilidad de opi-
ni6n pdiblica por la prensa, resultaba tener un solo voto
frente a la mayoria de los delegados provinciales, repre-
sentativos de intereses feudales o caciquistas. Consecuente
con mi discurso universitario sobre la crisis present,
pronunciado en 1914 y cuya tesis era: Provincialismo
es Ce'ntralismo, decia yo en contestaci6n a la enquete
del 7eraldo, de Arequipa, sobre el regionalismo: "El
caciquismo provincialista es el aliado natural del regi-
men personal, su colaborador entusiasta, su servidor
incondicional; el centralismo logra las lines generals
de su political con el apoyo del los caciques provin-
ciales en el Congreso, y los caciques provinciales, a
trueque de ese apoyo, consiguen el subprefecto que les
permit arrebatar a los indigenas sus tierras, comprar a
precio vil las lanas, contrabandear alcohol y tender a sus
intereses personales. Aquel maridaje de centralismo y de
localismo culmina en esa aberraci6n que se laman las
juntas departamentales, que vienen a ser corporaciones de







LA REALIDAD NATIONAL


caciques, de feudales o de gamonales, en que tiene muy
escasa participaci6n la ciudad cabeza de departamento y,
por consiguiente, ninguna influencia la democracia regio-
nal".
Descartado el regionalismo basado en las pequefias
provincias, y descartada tambien la artificial division tri-
partita del territorio, hay que buscar otra base de demar-
caci6n geogrifica para la region. El autor consider arti-
ficial la base departmental, calificando de igual modo
la intendencial sobre la que se plasm6. Si bien es cierto
que muchos de nuestros departamentos son los herederos
de las intendencias, no se puede decir que ellos coincidan
en extension territorial. La Republica subdividi6 las in-
tendencias en forma tal que los departamentos han tri-
plicado el ndmero de aquellas. De un modo general, la
demarcaci6n intendencial fu6 para esa 6poca, una buena
base de demarcaci6n regional. Ninguna distribuci6n te-
rritorial es perfect. Hay que ver cuil es la menos mala
y elegir esa.
El process hist6rico de los organismos vivos del pais
-antiguas ciudades e intendencias- debe ser completa-
do o modificado por los factors econ6micos de la 6poca
present. El gran desarrollo de la costa norte del Perd
no permit incluirla con la sierra y former una sola re-
gi6n como la antigua intendencia de Trujillo. Puede de-
cirse que la demarcaci6n judicial present es la base de
una demarcaci6n regional. Cajamarca y Amazonas pue-
den former una region. En la costa norte, desde el punto
de vista econ6mico, hay dos regions: la del petr6leo
(Piura y Tumbes) y la del azdcar (Libertad y Lambaye-
que). El punto de vista econ6mico coincide con la anti-
gua demarcaci6n intendencial en el resto de la costa. La
region de Lima (antigua intendencia) es la del algod6n
y la vid. La region de Arequipa (con Moquegua y Tac-
na) esti caracterizada por el trifico international.







VICTOR ANDRES BELAUNDE


Por lo que se refiere a la sierra centro, la demarca-
ci6n colonial tuvo presents dos factors que han desapa-
recido: la importancia de la explotaci6n del mercurio en
Huancavelica y el desarrollo de la ciudad de Huamanga,
punto intermedio del trAfico entire el Cuzco y Lima. Por
eso hubo dos intendencias: la de Tarma y la de Huaman-
ga. Por ahora, y dada la unidad que adquiere esa region
por el ferrocarril, bastaria una, que seria la region del co-
bre. En la sierra del Sur hubo tambi6n dos intendencias:
para anexar al Peru las provincias del Collao, riberefias
del Titicaca, se cre6 la de Puno (1). La region del Sur,
esencialmente ganadera y agricola, podria coincidir con
el distrito de la audiencia del Cuzco, incluyendo los de-
partamentos del Cuzco, Apurimac y Puno. Esta diferen-
ciaci6n es natural y, en general, exacta.
En el regionalismo hay, ademas de la cuesti6n de
la base o criterio demarcativo, dos cuestiones que son de
igual o mayor importancia: la., forma en que debe cons-
tituirse el organismo superior que debe regir cada region;
2a., deslinde de las atribuciones de 6stos y del gobierno
central. Maridtegui no se pronuncia sobre esos dos pro-
blemas, que 61 consider de mera forma. Por desgracia,
las cuestiones de forma y de estructura son esenciales en
la political (la revoluci6n rusa es en realidad una cuesti6n
formal). La transformaci6n econ6mica de la sociedad s61o
puede mantenerse cuando encuentra su forma political. Con-
vengo en que el segundo problema del regionalismo, la
manera de constituir los organismos que lo presidan, no
encuentra una soluci6n adecuada en el sufragio individua-
lista, universal o limitado, que ha sido el dogma de la de-
mocracia liberal. Aun dando a ese sufragio la forma mds
adecuada, que es la representaci6n proporcional, 61 su-
pone verdaderamente un criterio adjetivo, dir6 mejor, ar-
(1, Si esta zona se desarrollara, podria constituir una region. Puno es esen-
cialmente altiplanitico y pastoral.







LA REAL.IDAD NATIONAL


tificial. Claro esta que las juntas regionales establecidas
por representaci6n proporcional estarian much mis ale-
jadas del gamonalismo que las viejas juntas departamen-
tales formadas por los representantes del caciquismo pro-
vincialista. Sin embargo, esta innovaci6n seria ineficiente
y aparencial, como lo seria, tambien, y mas que ella, la
constituci6n de la piramide de soviets, ciegos instrumen-
tos de una dictadura revolucionaria. Un criterio realist
tiene que apartarse de la abstracci6n del ciudadano in-
dividuo y de la masa informed. Si las regions se diferen-
cian, seri por sus actividades econ6micas e industriales.
Asi, el salvador principio de la representaci6n ocupacio-
nal (1) (profesiones, oficios, actividades en general) basa
la political, no sobre ideas y apariencias, sino sobre rea-
lidades. Si la representaci6n es dificil de obtener en la po-
litica general, puede aplicarse con mejor exito en la or-
ganizaci6n regional. Por algo los regionalistas en Francia
son entusiastas partidarios de la representaci6n profesio-
nal u ocupacional, que, en buena cuenta, no es sino el
corporatismo medioeval aplicado a la vida modern del
Estado. Este nuevo regionalismo no sera uniform ni ar-
tificialmente simetrico. En el Sur, por ejemplo, la region
del Cuzco -que incluiria Apurimac y Puno- estaria ca-
racterizada por la representaci6n predominante en su or-
ganismo director de las comunidades de aldea. En Are-
quipa, el regionalismo estaria caracterizado por la impor-
tancia de la representaci6n de los elements obreros y co-
merciales. Un contrast parecido existiria entire la region
Norte y la region Centro de la sierra. En Lima, el elemen-
to professional y burocratico alcanzaria gran importancia.
En la costa Norte del Peru se dividirian la mayor influen-
cia los obreros y directors de la industrial agricola y de
la petrolera.
(1) Prefiero el anglicismo ocupacional al galicismo professional, porque include
los oficios v toda clase de actividad.







VICTOR ANDRES BELAUNDE


Se me dira que existe una dificultad muy grande para
convertir, en fuerzas de solidaridad y acci6n political, me-
ras instituciones econ6micas. Aceptando la dificultad, ca-
be afirmar, sin embargo, que dolorosas experiencias han
demostrado a las fuerzas econ6micas los p6simos resul-
tados de su prescindencia political. Un movimiento ini-
ciado en este sentido responded hoy a una necesidad sen-
tida. Los que representan elements de creaci6n y produc-
ci6n en el Perd van adquiriendo plena conciencia de que
su falta de influencia political, como grupos o como en-
tidades, los ha llevado a sufrir las consecuencias de ges-
tiones absurdas o tiranicas. Para mi, la mis seria dificul-
tad de la reform consiste en lo que podriamos Ilamar su
cristalizaci6n tecnica; la constituci6n de los diversos gre-
mios o corporaciones y la proporci6n de su representa-
ci6n. Es un trabajo de experts que no podria hacerse
dentro de las tendencies simplistas y apasionadas de una
revoluci6n.
El tercer problema en el regionalismo, y sobre el cual
Maridtegui guard absolute silencio, es el de las atribu-
ciones de los organismos regionales. cQu6 ramos estarian
a su cargo?, zde qu6 rentas dispondrian? En esta material
hay una vieja y una nueva political. La vieja political es-
tablecia a prior todas las funciones del poder central y
de los organismos locales o federales. El espiritu jacobi-
no es una mezcla de pasi6n rousseauniana y de geome-
trismo cartesiano. La vieja escuela liberal no s6lo tuvo
principios o dogmas en la political por lo que se refiere
a sus fundamentos morales ( en lo cual estuvo en lo cier-
to), sino que tuvo dogmas puramente politicos. Ciertos
principios, o dir6 mejor, casi todos ellos, eran infalibles
e inatacables. Los socialists han heredado este criterio de
lo absolute en la political. Para ellos, casi todas sus orien-
taciones o principios son intangibles. Una nueva political
tiene que superar esa oposici6n de fundamentalismos y







IA REA.IDAD N\CIONAL


aceptar en el terreno de las medidas practices un criterio
relativista y esencialmente experimental. Este criterio es
el que habria que invocar en el deslinde de las atribucio-
nes del poder central y de los organismos regionales. Un
ejemplo: es evidence que el product de la contribuci6n
predial debe emplearse en las regions, al menos en gran
parte. Pero la recaudaci6n, serS regional o central? El
regionalista fundamentalist dird que la recaudaci6n debe
ser regional; pero un politico realista observari lo imper-
fecta que ha sido esa recaudaci6n regional en el Peri y
la gran economic de gastos que supondria la recaudaci6n
national. Ahora, la recaudacidn no es por cierto la inver-
si6n. No tengo a la vista las cifras recientes, pero recuer-
do que el rendimiento de la contribuci6n predial a cargo
de las juntas era ridicule y en clamorosa desproporci6n
con la propiedad y la renta en el Peri. En material de ins-
trucci6n public, el ensayo descentralizador fu6 catastr6-
fico. La experiencia fu6 la misma en todos los paises. La
gran reform de Vasconcelos en M6xico consisti6 en fe-
deralizar, es decir, centralizar la instrucci6n pdblica, so-
bre todo la primaria. La instrucci6n prictica, la media de
preparaci6n direct para la vida, con sus diferenciaciones
industrial, commercial o agricola, puede quedar en manos
de los organismos regionales, que asi podrian organizarla
dentro de la fisonomia econ6mica de cada region.
Las mds importantes atribuciones de las organismos
regionales serian, no las relatives al regimen interno de
la region misma, sino las relatives al regimen national.
Pongamos otro ejemplo: la independencia del Poder Ju-
dicial en el Perti exige su absolute separaci6n del Ejecu-
tivo. Para lograrla, habria que transferir las atribuciones
que correspondian al Poder Ejecutivo a los organismos re-
gionales, interesados en tener jueces honrados y compe-
tentes. Aun en el mismo orden de las autoridades politi-
cas habria que dar a esos organismos, si no el derecho







VICTOR ANDRES BELAUNDE


de presentation, por lo menos el derecho de veto (1).
Una media nueva queda cohonestada, a falta de experien-
cia direct, por la experiencia contraria de la media an-
terior. Cien afios de vida independiente nos han mostra-
do las fatales consecuencias de un poder judicial, hechu-
ra del regimen personal centralista.
El autor cierra este ensayo sobre regionalismo con
el planteamiento de un problema que hasta ahora habia
revestido unicamente interns hist6rico: el de la capital na-
cional. Ese problema surgi6 en Nueva Granada, por la
rivalidad entire Cartagena y Bogota. Fue la cuesti6n ma-
xima en la Repdblica Argentina durante setenta afios, has-
ta que se resolvi6 por la nacionalizaci6n o federalizaci6n
del puerto y ciudad de Buenos Aires el aiio 80. Ese pro-
blema existe ain en Bolivia,' que no es ya la Charcas de
Potosi, sino un pais cuyo centro commercial y econ6mico
se ha desplazado hacia el Norte. En sintesis, el problema
de la capital ha sido un problema real en muchos paises
de America; es decir, se ha debido a conflicts creados
por hondas razones de orden politico o de orden econ6-
mico. En el Perd no ha existido ese problema. Viendo
las cosas retrospectivamente, con placentero vagar de di-
letante o erudito, cabe discurrir acerca del error que su-
puso fundar una capital en la costa, sometida a los ata-
ques de los pirates, en una soluci6n de aparente equidis-
tancia geogrifica; pero alejada, por el obstaculo terrible
de la cordillera, no s6lo de la gran masa de poblaci6n in-
digena, sino de los ndcleos de poblaci6n espafola del res-
to del territorio. Cortes y Jimenez de Quesada estable-
cieron su capital en la de los reinos que dominaban. Pi-
zarro cre6 una capital. Es sabido que su pensamiento fu6
fundarla en Jauja, en plena sierra. ZPor que renunci6 al
Cuzco? Habia que tener en cuenta la necesidad de man-
(1) Tomo estas ideas de proyectos formulados por mi hermano, Dr. Rafael
Belaminde,







LA REALIDAD NATIONAL


tener una relacion constant con Panama y la circunstan-
cia de que el gobierno de Pizarro apenas abarcaba el
Cuzco, que fu6 objeto de la dispute entire 61 y Almagro.
Cuando la capital fu6 trasladada a Lima, cuyo valle te-
nia una numerosa poblaci6n indigena y cuya situaci6n
se hallaba pr6xima a un santuario o centro religioso, la
fundaci6n se consolid6 definitivamente por la opinion de
los viejos oidores, enamorados de su clima dulce "en que
no Ilueve, ni nieva nit graniza". Y Lima fue capital por
ser centro burocritico, y, dada la political del monopolio,
centro commercial. El gran centro econ6mico de los siglos
XVI y XVII, Potosi, determine la creaci6n de una au-
diencia en el valle pr6ximo de Chuquisaca. El Cuzco no
fu6 siquiera sede audiencial, y se debati6 largamente so-
bre si deberia gravitar alrededor de Charcas o alrededor
de Lima. La audiencia s61o se estableci6 en 1787. Los po-
los de la economic peruana, el comercio entire Panama
y Lima y la explotaci6n minera -plata en Potosi y Pas-
co, y mercurio en Huancavelica- pusieron de-lado a la
ciudad incaica. Pero hubo algo mis. En el mismo Sur del
Peru se formaron otros nicleos que rivalizaron con ella:
Huamanga y Arequipa. Esta, a fines de la Colonia, lie-
g6 a superarla en poblaci6n y en importancia. A pesar
de todos los inconvenientes geogrificos y climatol6gicos,
el Perui no tuvo problema respect de la capital. Cuando
se estableci6 la Confederaci6n peru-boliviana, surgi6 la
cuesti6n. Tacna estaba destinada a ser la capital; pero
Lima deberia tener una sedtcci6n singular, cuando lo fu6
de hecho con Santa Cruz. No se qu6 especie de sortile-
gio debe haber tenido la capital peruana, para infundir
suefios de grandeza a caudillos y a conductores. San Mar-
tin es en Chile simplemente el military; en Lima es el pro-
tector y se rodea de una pompa monArquica. Bolivar con-
serva cierta austeridad republican; en Lima concibe el
proyecto de la Federaci6n de los Andes. Algo de eso pasa







VICTOR ANDRES BELAUNDE


con Santa Cruz, con Castilla, con Pardo y aun con Pie-
rola, sobre todo con el Pierola de la Dictadura. No lo digo
en son de homenaje, sino de critical.
Lo cierto es que la primacia o la capitalidad de Lima
estaba basada en factors de caricter commercial y econ6-
mico en la Colonia, y se consolid6 en la Repfiblica por
los mismos factors, reiterados por la riqueza guanera,
primero, azucarera, despu6s, que eran costefias, y de la
mineral serrana, que tiene por Lima su salida. Sutiles e
ingeniosas y, a veces, ciertas, son las observaciones de
Mariategui acerca de los defects de esta capital, que no
puede constituir ni un gran centro ferrocarrilero, ni un
gran centro industrial, ni un gran mercado. Pero, Jlas
otras ciudades del Peru estin en mejores condiciones,
prescindiendo de la realidad actual y de la tradici6n
hist6rica? (En qu6 poblaci6n del Perd, dentro del cri-
terio realista invocado por Mariategui, vemos mayores
posibilidades d'e ser un centro de comunicaciones? Li-
ma es el centro del trAfico maritime, y lo' sera me-
jorando las condiciones del Callao. Lima empieza a
unirse, por ferrocarriles longitudinales, con la costa, y,
si se construyera una linea de penetraci6n de Hua-
cho al Centro, como prev6 Mariitegui, el hecho perju-
dicaria mis al Callao que a Lima. Es evidence, y en esto
tiene raz6n Mariategui, que nunca seri Lima una capi-
tal congestionada como Buenos Aires. Y quizd sea mejor
para el Peru tener repartidos sus centros industriales en
todo el territorio y no sufrir la encefalitis de paises como
la Argentina y aun Francia. De modo que aqullo, que
Mariategui consider como un defecto, es, quiza, una ven-
taja.
Al plantear artificialmente el problema de la capital,
Mariategui ha descubierto, a pesar de sus protests en con-
trario, el verdadero caracter de su regionalismo, esencial-
mente apriorista e inspirado en el desviador ejemplo de








LA REALIDAD NATIONAL


la revoluci6n rusa. Asi como 6sta se encarna en el gesto
simb6lico de la traslaci6n de la capital de Leningrado a
Mosc6, la revoluci6n peruana se encarnara en otro gesto
simb6lico: la traslaci6n de la capital al Cuzco. Vese, pues,
todo lo que hay de conventional y artificial en el llama-
do nuevo regionalismo. Desgraciadamente, estas orienta-
ciones, por artificiales que sean, crean factors psicol6gi-
cos y corrientes espirituales, que, aunque fracasen luego
ante las exigencias imperiosas de la realidad, vienen a com-
plicar la soluci6n de nuestros ya gravisimos problems.
En lugar de opener la Sierra a la Costa, el Norte al Sur,
el element mestizo o espafiol al element indigena y per-
sonificar estas oposiciones, nuestro empefio debe ser com-
pletar la obra de sintesis que se realize lentamente en la
Colonia y que debi6 culminar en la Independencia. Aquel
anhelo de una mds intense integraci6n estS simbolizado
en la aparici6n del Inca Huaina-Capac, en el inmortal poe-
ma de Olmedo. Poco nos importa que la critical haya en-
contrado incoherentes e il6gicas las palabras del gran rey,
al considerar como hijos suyos a los descendientes de los
que destruyeron su imperio. No puede remontarse el cur-
so del rio de la Historia. Incas y conquistadores se fun-
den en la continuidad de nuestra vida. La 6poca actual
no puede reproducir o continuar exclusivamente, ni el Im-
perio, ni la Colonia, ni siquiera la Independencia: la vida
es un process de perpetua sintesis y de perpetua supera-
ci6n. Empobrecer nuestra perspective hist6rica, limitar
nuestro present con artificiales exclusivismos, seria em-
pobrecer y limitar el porvenir. (1)




(1) En la 2a edicion de mi libro Perlnidad (Lima, Publicaciones del Instituto
Riva-Agiiero, 1957) en el capitulo Problemtiica de la Repiiblica, he dedicado varias
paginas a un nuevo planteamiento del descentralisno.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs