• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Table of Contents
 Presentacion
 La leccion de Sherlock Holmes:...
 Sobre cronicas y testimonios: Los...
 La guerra y la paz: Violencia y...
 Lo de todos los dias: La sociologia...
 La resurreccion de Robinson Crusoe:...
 De nuevo que es la sociologia?...






Group Title: Publicaciones de la Asociación Colombiana de Sociología
Title: La Sociología y el país
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00087159/00001
 Material Information
Title: La Sociología y el país una experiencia en sociología y periodismo
Series Title: Publicaciones de la Asociación Colombiana de Sociología
Physical Description: 275 p. : ; 21 cm.
Language: Spanish
Creator: Bibliowicz, Azriel
Parra Sandoval, Rodrigo, 1938-
Asociación Colombiana de Sociología
Publisher: Asociación Colombiana de Sociología
Place of Publication: Bogotá
Publication Date: 1983
 Subjects
Subject: Sociology -- Colombia   ( lcsh )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage: Colombia
 Notes
Statement of Responsibility: Azriel Bibliowicz, Rodrigo Parra Sandoval, compiladores.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00087159
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 11467659
lccn - 84155749

Table of Contents
    Front Cover
        Page 1
        Page 2
        Page 3
    Table of Contents
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
    Presentacion
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
    La leccion de Sherlock Holmes: Metodologia e investigacion
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
    Sobre cronicas y testimonios: Los processos sociales
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
    La guerra y la paz: Violencia y sociedad
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
    Lo de todos los dias: La sociologia de lo cotidiano
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
    La resurreccion de Robinson Crusoe: Individuo y sociedad
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
    De nuevo que es la sociologia? Los problemas del oficio
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
        Page 239
        Page 240
        Page 241
        Page 242
        Page 243
        Page 244
        Page 245
        Page 246
        Page 247
        Page 248
        Page 249
        Page 250
        Page 251
        Page 252
        Page 253
        Page 254
        Page 255
        Page 256
        Page 257
        Page 258
        Page 259
        Page 260
        Page 261
        Page 262
        Page 263
        Page 264
        Page 265
        Page 266
        Page 267
        Page 268
        Page 269
        Page 270
        Page 271
        Page 272
        Page 273
        Page 274
        Page 275
Full Text









A
RODIG AR SANOVA





















:I














ASOCIACION COLOMBIANA DE SOCIOLOGIA


COMITE EJECUTIVO

GONZALO CATARO
President

GABRIEL RESTREPO
Vicepresidente


ANGEL FACUNDO
Secretario Ejecutivo

NYDIA MOLANO
Tesorera

FERNANDO CUBIDES
Vocal

MILCIADES VIZCAINO
Fiscal


CARMEN INES CRUZ
Secretaria de asuntos
Cientificos

RODRIGO PARRA
Spcretario de asuntos
Internacionales

ALINA DE REY
Secretaria de asuntos
(roi iale's


PUBLICACIONES DL LA ASOCIACION COLOMBIANA DE SOCIOI OGIA

1. Memnora del primer cungrs v nacionl d sociol,,ola (BogotA Aqoci(aci,6
Colombiana de Sociolog(a, 1963)
2. Sociologfa y sociedad cn Latinoam(n'cric. csttlios sobre sij dt'larroill
(Bogotd: Asociaci6n Colombiana de Sociologra, 1965 y 1967), 2 Vols
(Memoria del VII Congreso Lati'ioamericano de Sociologia).
3. l.a sociologia en Columbia: balance y perspectivas (Bogota: Asociaci6n
Colombiana de Sociolog(a, 1981). (Memoria del III Congreso Nacional
de Sociologia).
4. Directorio colombiano de sociologos (Bogotl: Asociaci6n Colomnnllna
de Sociolog'a, 1982)
5. La sociologia y el pais: una experiencia en sociologi'a y period m
cornp. por A. Bibliowicz y R. Pa ra Sandoval (Bogota: Asociaci6in Co
lomhiana de Sociolog'a, 1983)
6. La sociedad colombiana y la ii'stiacii6n sociohlgiica (Bogota. ICFES-
Asociaci6n Colombiana de Sociologqa, 1983) (MPmoria del IV congress
nacional de sociologia)

















IN I('E


PRESENTATION


S 11


LA LECCION DE SHERLOCK HOLMES:
METODOLOGIA E INVESTIGATION


1. La leccl6n de Sherlock Holmes . . . 19
AZRIEL BIBLIOWICZ

2. La Soclologia: una aventura de la Imaglnaci6n . . . 23
AZRIEL BIBLIOWICZ

3. La imaginaci6n sociol6glca. . . . . 27
AZRIEL BIBLIOWICZ

4. El mundo no es Io que parece. . . . .... 31
AZRIEL BIBLIOWICZ

5. Eloglo soclol6gico de la sorpresa . . . . . 35
FERNANDO URICOECHEA

6. Abajo la entrop(a Iviva la clencial . . . . . 39
FERNANDO URICOECHEA

7. La Invencible escolastica. ....... . . 43
GABRIEL RESTREPO

B. El escrlblr como process metodol6glco . . . . 47
AZRIEL BIBLIOWICZ

9. Las agendas de publloidad y las clenclas soclalel . . 51
AZRIEL BIBLIOWICZ

10. El dolor de las tesls. . . . .. . . 55
AZRIEL BIBLIOWICZ

11. Los socl6logos y la Iterature . . . . . So
RODRIGO PARRA SANDOVAL


SOBRE CRONICAS Y TESTIMONIOS:
LOS PROCESS SOCIALES

1. Sore dr6nlcas y testlmonlos . . . .
RODRIGO PARRA SANDOVAL

2. Exodus: Ia caldera Interna y el exilladO econn6mio
RODRIGO PARRA SANDOVAL

3. ExoduS: hacla la tierra prometlaa . . .
RODRIQO PARRA SANDOVAL


. .69


. 73












4. Exodus: de periferia a periferia . .
ROORIGO PARRA SANDOVAL

5. Nueva soclologla de la famllia colomblana
RODRIGO PARRA SANDOVAL

6. A famlla muerta, famllia puesta .
ARMANDO BORRERO

7. Naturaleza y socedd . . .
RODRIGO PARRA SANDOVAL

8. Religl6n y tabu Soclol6gco . . .
RODRIGO PARRA SANDOVAL

9. Hadia una soclolog(a de la droga . .
RODRIGO PARRA SANDOVAL

10. La historic como produccl6n . . .
FERNANDO URICOECHEA


. . 77





. . . 85


. 89


. . . 93


. . . 97


. . 99


LA GUERRA Y LA PAZ:
VIOLENCIA Y SOCIEDAD


1. La guerra y a paz . . . . .
ALVARO CAMACHO

2. El leviatin desatado. . . . .
RODRIGO PARRA SANDOVAL

3. Raz6n y slnraz6n de las guerrillas . .
FERNANDO URICOECHEA

4. Un panorama sombro . . . . .
MARIA CRISTINA SALAZAR

5. El colonlalismo al revs. . . . ..
ORLANDO FALS BORDA

6. El magnetismo de las Ideas. . . .
ORLANDO FALS BORDA

7. De nuevo, las Ideas forAneas . . . .
ORLANDO FALS BORDA

8. La polftica colombiana: sistema versus contingencla
FERNANDO URICOECHEA

9. Los soci6logos y la naclonalidad (I) . . .
ALVARO CAMACHO

10. Los socl61ogos y la nacionalidad (II). . .
ALVARO CAMACHO

11. Dos caras de la Ideolog(a en Colombia ..
CARLOS H. URIBE CELIS

12. Las trees Bogoth . . .
HUGO DOLGOPOL

13. Las dos burocracias: letrados y t6cnicos ..
FERNANDO URICOECHEA

14. Subdelarrollo y conoclmlento predator . .
FERNANDO URICOECHEA


. . 105


. . .107


. . 111


. . 115


. 119


. 123


. . 127


. . 131


. 135


. 139


. . 143


. . 147


. 151


. . 155













159


163


15. Sociedad e informadtca .
EDUARDO RAMOS

16 C61era, cuarentenas y librecamblo
ARMANDO BORRERO


IV


LO DE TODO LOS DIAS
SOCIOLOGIA DE LO COTIDIANO


1. Sociologla de la coclna . .
AZRIEL BIBLIOWICZ

2. Soclolog(a del bafto. . ..
AZRIEL BIBLIOWICZ

3. La coqueterla y la ropa Interior
AZRIEL BIBLIOWICZ

4. Sociolog(a de la pornograffa
AZRIEL BIBLIOWICZ

5. Soclologia de lo maravilloso
AZRIEL BIBLIOWICZ

6. Sociologla y billetes. . .
ARMANDO BORRERO

7. El teatro y la cludad .
FERNANDO URICOECHEA

8. Informar, educar y entretener.
ARMANDO BORRERO

9. La escuela Invisible . .
RODRIGO PARRA SANDOVAL


. . . 169


.. . 173


. . . . 177


.. . 18 1


. . 185


. 189


.. 193


.. 197


.. 201


LA RESURRECCION DE ROBINSON CRUSOE
INDIVIDUO Y SOCIEDAD


1. La resurreccl6n de Robinson Crusoe . . . .
RODRIGO PARRA SANDOVAL

2. El Interns del psicoanAllsls para la soclo g(a .
ALBERTO FERGUSSON

3. Robinson Crusoe s(, pero Tarzan no . . ..
ARMANDO BORRERO

4. Mutis o el carisma de la lclenca .. .
GABRIEL RESTREPO

5. La soclolog(a y la opinion puiblica .
FERNANDO URICOECHEA


.211


S215


S219


S223














VI

DE NUEVO, LQUE ES -A SOCIOLOGIA? :
LOS PROBLEMS DEL OFICIO


1. De nUevo, L.du as la soclololga? .
GONZALO CATAIO

2. Rescatar la soclolog(a . . .
QONZALO CATAINO

3. Memorla soClol6glc . . ..
GABRIEL RESTREPO

4. El culrto congress de socologa . .
NORA SEGURA

5. NueVos rumbos de la socoloog(a naclonal
GONZALO CATAIIO

6. Velnte alos de soclologia . . .
ARMANDO BORRERO

7. Los clen afos de tociolog(a en Colombia
AZRIEL BIBLIOWICZ

8. La SOclolog9a y el alo 2000 . .
HUGO DOLGOPOL

9. Socl6logo busca objeto . .....
ARMANDO'BORRERO


. . 229


. . 239


. . . 251


. . . 255


. . . 257


. . 261


. . . . 265


. . . 269


. . . . 273











PRESENTATION


La idea de usar las p'ginas de la prensa escrita para
difundir concepts sociol6gicos no naci6 solamente de
nuestra experiencia en El Espectador. En los iltimos
treinta aflos various destacados soci6logos como Theodoro
Adorno, Max Horkheimer, Raymond Aron, Walter Lipp-
mann, C. Wright Mills, Irving Howe, Rose K. Goldsen,
entire otros, decidieron aprovechar los medios de comuni-
caci6n como instruments para llegar con sus tesis a un
p(iblico general. Si bien estos soci6logos contaban con
otros medios para discutir con sus colegas, creyeron que
su labor tambien debfa ir dirigida a un lector lego en la
material, y que la sociologfa podia ser fitil para el ciudada-
no medio en la comprensi6ni de su realidad.

En Amnrica Latina, a diferencia de los pauses industria-
lizados, el acceso a las revistas especializadas es precario.
MAs adn, las pocas publicaciones que existen tienen una
espada de Damocles econ6mica que pende sobre sus cabe-
zas y por lo general su vida es corta. Por ello las paginas
de los magazines dominicales de los peri6dicos juegan un
papel central en el desarrollo cultural de nuestros pauses.
Sin buscarlo, se han transformado en el sitio privilegiado
para muchos debates de tipo acad6mico.

Un grupo de soci6logos nos sentimos preocupados por
el hecho de que la sociologi'a colombiana, despu6s de jugar
un papel important en el anAlisis y la discusi6n de los
problems nacionales en la d6cada de los sesenta, se habfa
convertido en un ente invisible. Sus studios segufan el
destiny de las publicaciones clandestinas: se perdfan su-
mergidos en el total anoniiiato. Estibamos convencidos
de que existfa una producci6n sociol6gica national ftil y
de relieve pero tambidn de que le faltaba imagen y difu-
si6n. Si bien durante la d6cada de los sesenta la sociologfa
colombiana fue tildada unas veces de subversivea" y otras








de "conservadora", por lo menos tenia, para bien o para
mal, una presencia. En 1979 se resucit6 La Asociaci6n
Colombiana de Sociologfa y el debate sociol6gico volvi6 a
agitarse en el pais. Aprovechando estas circunstancias
creimos convenient divulga algunas preocupaciones que
nos inquietaban y Ilegar a un piblico mAs amplio. Seguf-
mos creyendo que una comprensi6n cientifica y profesio-
nal de la realidad national le aportaria al pafs luces sobre
los problems que lo hah venido afectando. Decidimos,
entonces, lanzarnos a la aventura y pedirle a El Especta-
dor que nos abriera sus pdginas para este experiment.

Valdria la pena hablar un poco sobre este matrimonio
entire la sociolog(a y el periodismo que para algunos puris-
tas result una uni6n inaceptable. Para ellos-esta relaci6n
"manchaba la pureza de la reflexi6n socioldgica con una
peligrosa inmediatez". Pero esta pol6mica no es nueva ya
que existen precedentes dignos de consideraci6n. C.
Wright Mills, un observador ciidadoso de la sociedad
americana durante la d6cada de los cincuenta (lamentable-
mente olvidado por muchas de nuestras facultades de
sociologfa), observ6 que tanto los profesores como el
mundo academico mostraban una actitud despectiva hacia
los periodistas, afirmando tambien que muchos de ellos
hubieran querido ser autores de algunas cr6nicas cuyo
detalle y-precisi6n podria enorgullecer a la mejor sociolo-
gia. Los nuevos desarrollos de la sociologia en Estados
Unidos, especialmente la recuperaci6n de la etnografilt, la
critica del funcionalismo y el fetichismo estadfstico en la
metodologfa, le han dado la raz6n a Mills. No creemos,
pues, que esta experiencia haya sido peligrosa para la
sociologfa colombiana. Por el contrario, pensamos que
puede ofrecer lecciones dignas de aprender.

Sin embargo, nuestro prop6sito no es critical en este
moment a la sociologfa o a sus maestros y su actitud
hacia el periodismo, sino destacar cudles pueden ser las
ventajas de esta uni6n. En primer lugar, creemos que el
periodismo-desmistifica la escritura. Los periodistas no
pueden esperar a que "las musas" los iluminen. Su prdcti-
ca es diaria, siempre se ven obligados a cumplir con unas







tareas. En este sentido el oficio periodistico puede ser
una vacuna contra la constipaci6n que se ha apoderado
de la sociologia colombiana y que la esta convirtiendo en
un territorio sagrado de especialistas. La labor periodfsti-
ca puede significar para el soci61ogo la adquisici6n de una
discipline de trabajo cotidiano y lo puede acostumbrar a
plasmar con fluidez los studios y las observaciones reali-
zadas. La sociologi;i que se queda en borradores y en
sinples apuntes en realidad no existe. El periodismo pue-
de impulsarnos a producer y a airear nuestra creaci6n
sociol6gica, evitando el anonimato que le es caracteristi-
co a nimestro medio.

Otra caracteristica del periodismo que puede resultar
convinienite para la sociologila colombiana es la liinitaci6n
lt espacio. Los periodicos, y en particular las columns,
cxitign un determniniao paginaje. Esta restricci6n puede
ser una bendici6n en inuchos casos dado que fuerza a
concretar y a sintetizar la exposici6n. Uno de los pecados
de nuestra producci6n sociol6gica es la imposici6n de un
csqluelna que lainentablemente se ha identificado con el
"nmarco te6rico", dando vueltas en el carrusel de los clasi-
cos, resumi6ndolos y citandolos en el mejor de los casos.
Solamente desputs de haber pasado por este ritual, se
cntra al terreno de lo investigado. El periodismo y las
limitaciones de espacio nos ensefian a sintetizar la exposi-
ci6n y a contar sin rodeos los hallazgos y las conclusions.

Otra experiencia que vivimos a lo largo de esta aventura
fue la lucha contra la jerga. El lenguaje sociol6gico se ha
tornado en una mascara que oculta el conocimiento en
lugar de esclarecerlo. En este sentido la claridad y la senci-
Ilez del lenguaje que demand el periodismo siempre re-
sulta una buena escuela para el escritor. La abolici6n de
la jerga fue uno de los requisitos de la column. Algunos
soci6logos comprendieron esto mejor que otros. Fue una
experiencia novedosa y no siempre fdcil. Muchos colabo-
radores confesaron que abandonar su lenguaje, el que a
travys de los aflos se habfa tornado en una identidad, casi
en una segunda piel, fue la lecci6n mAs diffcil. La jerga es
un empaque que Ileva la sociologia a cuestas y que, al







igual que las mariposas, debe abandonar si desea volar.
La column ayud6 a muchos soci6logos a pensar sobre los
problems del lenguaje que ha permeado a las ciencias
sociales y que en muchos casos ha detenido su progress.

Al principio la column fue escrita por un pequefio
grupo de soci61ogos. Se buscaba garantizar con ello el
compromise adquirido con el peri6dico. Pero despuds de
algunos meses se decidi6 que era preferible abrir "La
Sociologia y el Pais" a columnistas invitados. Sabemos
que,,esta experiencia tuvo un impact en la comunidad
sociol6gica national: los artfculos se colocaban semanal-
mente en las carteleras de las facultades de sociologfa de
las diferentes universidades del pais y eran discutidos por
estudiantes y profesores. Tambidn fuimos invitados a
hablar sobre esta experiencia en sociologia y periodismo,
recibiendo de los colegas constantes incentives para con-
tinuar en la-tarea.

Varias veces nos han preguntado la raz6n por la cual se
acab6 "La Sociologia y el Pais". Realmente fue una deci-
si6n editorial: El Espectador opt6 por cambiar el format
del Magazin Dominical y su nuevo disefio eliminaba las
columns fijas. Habrfamos preferido que esta experiencia
hubiera sido mins larga y amplia. Esperamos que ella abra
las puertas para que otros soci6logos propongan nuevas
ideas que resulten creativas para la discipline.

Las columns conforman una muestra del pensamiento
y de los temas que venfan siendo objeto de studio de los
soci6logos de comienzos de la d6cada de los ochenta.
Hemos ordenado los capitulos con algunos titulos que
tienen un claro sabor literario (esta era otra forma de
hacer sociologia a la cual quisimos Ilegar). Esperabamos
que la sociologfa aprendicra del periodismo su claridad y
que paulatinamente aceptara el reto que propone el arte:
la belleza. La analogia que prevalece en la sociologfa es la
de la ciencia. Si bien la sociologia ha ganado con esta
identificaci6n que por cierto le ha proporcionado una
madurez y unos mntodos, tambidn ha olvidado que existe
otra analogfa que le puede resultar itil, liberadora y ben6-







fica. Como explican Robert Nisbet y Jacob Bronowski: el
arte .tambi6n prove m6todos y esquemas que pueden
iluniinar el camino de la ciencia. Al igual que la ciencia 61
tiene una 16gica del descubrimiento que en muchas oca-
siones ha olvidado la investigaci6n -sociol6gica. Por eso
creemps que el reto de la imaginaci6n y el descubrimiento
es el que debe impulsar a la sociologia en la d6cada de los
ochenta.

Las columns incluidas en este libro han sido organiza-
das en seis grupos temdticos que representan diferentes
aspects de la aproximaci6n de la sociologra al pait. El
primer grupo, "La lecci6n de Sherlock Holmes: metodo-
logia e investigaci6n", se refiere a la pregunta cc6mo in-
vestiga? uno de los problems fundamentals del queha-
cer cientifico. El segundo grupo, "Sobre cr6nicas y testi-
monios: los process sociales", resefla los trabajos de
mayor inter6sque han sido realizados en los iltimos aflos.
El tercer grupo, "La guerra y la paz: violencia y socie-
dad", agrupa las columns que presentan opinions sobre
conflicts politicos, la violencia, el papel de la nacionall-
dad, la organizaci6n del Estado y de sus formas de adyni-
nistraci6n. El cuarto grupo, "Lo de todos los dfas: socio-
logia de lo cotidiano", intent rescatar el studio de
aquellos temas que han sido considerados banales, como
la pornograffa, la moda y la recreaci6n. El quinto, "La
resurrecci6n de Robinson Crusoe: individuo y sociedad",
busca agrupar las columns que analizan el papel que jue-
ga el individuo en la dinamica social. Por dltimo, bajo el
tftulo "De nuevo, Lqud es la sociologfa? : los problems
del oficio", se analizan los dilemas concernientes a la pro-
tesi6n y al quehacer sociol6gico.

La Asociaci6n Colombiana de Sociologia y los compila-
dores de este volume desean expresar su agradecimiento
a El Espectador pot la hospitalidad que le brind6 a "La
Sociologfa y el Pafs" durante dos aflos, y en particular a
don Guillermo Cano, a don Jos6 Salgar y a Miguel
Garz6n.

AZRIEL BIBLIOWICZ RODRIGO PARRA SANDOVAL
Universidad Nacional de Colombia Centro de Investigaolones U.P.N.





























I


LA LECCION DE SHERLOCK HOLMES:
Metodologia e investigaci6n













LA LECCION DE SHERLOCK HOLMES


AZRIEL BIBLIOWICZ

En 1973 el New York Times report que grandes cen-
tros de investigaci6n cientifica en los E.U. gastaron miles
de d6lares para investigar y descubrir: que la leche mater-
na es mejor para los infants que la leche de vaca o de ca-
bra o las formulas elaboradas por las grandes compafllas.
Que el queso es el mejor anzuelo para los ratones, y no los
products quimicos que se venden para ese prop6sito en
las tiendas. Que caminar era mejor para el sistema respira-
torio y circulatorio quie montar en carro. Que el jugo de
naranja natural era mis saludable que el jugo de naranja
artificial.

Es sorprendente, para un lego en el mundo de la investi-
gaci6n, que alguien se sienta en la necesidad de realizar
este tipo de studios. Se podria especular por horas sobre
cual fue la raz6n que llev6 a investigadores tan series y a
centros tan importantes a gastar tiempo y dinero en inves-
tigar lo obvio; pero lo inico cierto es que en nuestro mun-
do tecnol6gico la investigaci6n equivale a la bendici6n o
aprobaci6n de un Shaman o brujo de las sociedades primi-
tivas.

- C. Wright Mills, el famoso soci6logo norteamericano, ya
hab'a advertido que el caracter burocritico y el negocio
detrs de los centros de investigaci6n, probablemente nos
llevardan a esto: a estudiar y a comprobar mecAnicaniente,
por medio de unas tecnicas, una series de premises total-
mente evidentes. Si miramos nuestras universidades y cen-
tros de investigaci6n, probe blemente veremos que tam-
bi6n hay miles de pesos invertidos en investigaciones que
no valen el papel en que estAn siendo consignadas.

El problema puede ser considerado en gran parte meto-







dol6gico, en la media en que en las universidades hemos
ensefiado unas tWcnicas (en lo que Ilamamos cursos de
metodologfa) que se aplican mecAnicanente y para todos
los studios (no importa la teoria en que se est6 enmar-
cando la investigaci6n) come ;i fuera un recetario de coci-
na. En otras palabras hemos dejado a un lado lo que lla-
m6 Mills: "La imaginaci6n Sociol6gica".

Desde otra perspective valdrfa la pena decir que hemos
olvidado la lecci6n de Sherlock Holmes. Este gran detecti-
ve fue el que nos ensefi6 que si la investigaci6n es obvia,
si el crime es evidence, pues no es necesario un investiga-
dor privado. Toda la gracia del investigator, y de la inves-
tigaci6n, estdi en demostrarnos c6mo, si bien en apariencia
el criminal cs el mayordomo, en realidad fue la persona
de la cual menos sospechAibamos. Es con base en una
coherente y maravillosa construcci6n basada en lo que los
soci6logos Ilamamos variables y los detectives pistas,
como se fabric una explicaci6n de los motives y forma
del crime.

Holmes es un maestro de la investigaci6n en cuanto que
nos ensefia que la realidad es una construcci6n. De igual
forma toda investigaci6n sociol6gica es una construcci6n
social de la realidad, como lo explic6 Peter Berger, en su
libro:La construcci6n social de la realidad. Pero el investi-
gador sociol6gico a] igual que Holmes tiene que tener en
cuenta qu(e su oficio no es investigar lo obvio. La investi-
gaci6n consist en mostrar que la simple apariencia no sir-
ve para explicar la realidad social.

La gran genialidad de Galileo Galilei no fue decir que
el sol giraba alrededor de la tierra sino que era la tierra la
que giraba alrededor del sol. Todo el mundo veia, por
simple observaci6n, que el sol nacia en oriented, al medio
dia eslaba en su cenit, y que se ocultaba en occidente.
Era 16gico concluir que era el sol el que giraba alrededor
de la tierra.'La grandeza de Galileo (que era un gran in-
vestigador) consisti6 en demostrar que la apariencia era
falsa, y era la tierra la que'giraba, y seguia girando, a
pesar de que la iglesia lo juzgara por sus ideas.








La investigaci6n es necesaria en la media en que no
podemos confiar en la apariencia para explicar los fen6-
menos que nos rodean. Lo mismo sucede con la investiga-
ci6n sociol6gica. En nuestros pauses la investigaci6n-no
solo es important sino necesaria'para que podamos com-
prender en una forma aut6ctona lo que nos rodea y afec-
ta. De lo contrario estaremos condenados a career que la
tierra es plana.


Febrero 1, 1981




















A -'











LA SOCIOLOGIA:
UNA AVENTURA DE LA IMAGINACION


AZRIEL BIBLIOWICZ


l.os )OC6ilogos est in c(onvncidos q(ue la Sociologji' es
una ciencia. Dtefinden esta aseveraci6n explicando que
elli pose un conjiunto lde tecnicas y mntodos que sirven
para reiunir nllos dates y constatar unos resultados.
DI)satfortunadanmcllte, l uso mecanico de estas tIcnicas y
mitotdos, acompaiacdos por una jerga ininteligible, han
hecho de gran part de la producci6n sociol6gica una
selva de cuadros y de textos inabordables.

El dominio de esta jerga 0s indispensable para pertene-
cer al gremio. Los soci6logos la defienden diciendo que es
vital para la discipline y que este lenguaje especializado
ayuda a definir y comprender mejor los temas estudiados.
Si la jerga ha servido para unir a los soci6logos tambien ha
colaborado para alejarlos del hombre de la calle. En busca
de una cientificidad, los soci6logos han mistificado un
discurso social y se han encerrado en el.

Estoy convencido que la Sociolog'a tiene que Ilegar a
tn p(lhlico general y no solo al especialista o al iniciado.
Si la Sociolog'a es una ciencia tiene un compromise con
el hombre y con la sociedad en la cual trabaja. Este com-
promiso consiste en analizar y dar luces sobre nuestro
comportamiento social, como tambien explicar el comple-
jo mundo en que vivimos.

No dudo que la Sociolog necesita de unos m6todos y
tecnicas, pero ello no nos obliga a caer en la oscuridad de
una jerga y la aridez y falta de imaginaci6n de unas esta-
disticas. El problema de la exposici6n sociol6gica y de la
escritura es en iltimra instancia un problema metodol6gi-








co. Escribir es un process de selecci6n y ordenaci6n de
ideas. La claridad de la exposici6n implica siempre una
comprensi6n del tema. Es muy dificil describir y analizar
algo que no se conoce a cabalidad.

Vale la pena preguntarse hasta d6nde la jerga ha servido
para esconder antes que develar los conocimientos.

La caracterizaci6n de la Sociologia como ciencia ha
colaborado para impimirle a la discipline una frialdad y
una pesada prosa que no tienen raz6n de ser. Uno de los
libros, que en mi opinion, demuestra que la Sociolog'a
puede ser calida, amena, vital y a su vez profunda es
Tristes Tr6picos de Claude Levi Strauss.

Este soci6logo-antrop6logo francs, recorri6 algunas
tribus indigenas del Brasil durante los afos cuarenta y en
esle recorrido escribi6 un diario de campo que nos pinta
con gran fuerza lo que ahi encontr6.

El trabajo es un testimonio, una vivencia, narrada en
primera persona que invita a la lectura. Tomo el caso de
Levi Strauss porque 61 es un convencido de que las cien-
cias sociales son ciencias y porque ha sido uno de los
grandes defensores de la precision y del rigor cienttficos.

Tristes Tr6picos cs un libro important para los sociolo-
gos, en la media en que nos enseila que el acercamiento
del investigator a una sociedad debe ser total. A las socie-
dades hay que sentirlas, olerlas, palparlas, vivirlas y todas
estas experiencias son tambien cientlTicas. En Tristes
Tr6picos se described atardeceres comparandolos con
oberturas; amaneceres con preludios y todo ello sin per-
der la rigurosidad del anilisis. A lo largo del trabajo la
belleza del arte y de la poesia se teen en la comprensi6n
de la sociedad que los produce:

Hay otro aspect important que vale la pena ser desta-
cado en esta obra, y es que a diferencia de muchos traba-
jos antropol6gicos, no defiende indiscrininadamente lo
estudiado. La labor del antrop6logo o del soci6logo no







consiste en el de un relacionista pfiblico. Si bien, Levi
Strauss respeta las cultures indfgenas, es capaz de afirmwr
que ciertos grupos no fueron de su agrado. La ciencia,
como el investigator, no tienen por qu6 guardar la menti-
rosa apariencia de objetividad. Tienen el derecho de opi-
nar, de gustar o no de lo estudiado; de sentirlo, de apre-
ciarlo, y si lo prefiere de polemizar con 61.

Tristes Tr6picos nos demuestra que el conocimiento es
una experiencia personal y Ilena de color. La ciencia no
tiene por qu6 ser frfa y herm6tica. sino una aventura de la
imaginaci6n.


Abril 11, 1982













LA IMAGINACION SOCIOLOGICA


AZRIEL BIBLIOWICZ

En mi opini6n uno de los libros de sociologfa que infor-
tunadamente se ha dejado de leer en las facultades de
sociolog(a, pero que constitute uno de los textos mAs re-
frescantes e importantes para la discipline es la Imagina-
ci6n Sociol6gica de C. Wright Mills.

I.l libro originalmente fue publicado en el aflo de 1959
C cs ino die esos textos capaces de pasar por la prueba del
icmnpo. En otras palabras, es un libro que ya debe ser
Considered chisico.

Mills era un tejano norteamericano y como lo Ilam6
Carlos Fuentes, fue uno de los grandes amigos de Ameri-
ca Latina en los E.U. Debido a ello el novelist le dedic6
su obra: "La Muerte de Artemio Cruz". Mills fue un per-
sonaje complejo y existen varias lecciones que debemos
sacar de su vida, que infortunadamente fue corta, ya que
imuri6 repentinamente de un infarto. Mills fue un irreve-
rentc, tn critico social, pero al mismo tiempo fue un es-
tudioso y un hombre dedicado a la sociologia con pasi6n
y amor. Mills le ensefi6 a sus estudiantes que no se debian
separar la vida de la profesi6n. Cuando un joven empren-
de una carrera, el compromise que estA adquiriendo es
con la vida misma.

El libro la Imaginaci6n Sociol6gica debe ser lefdo no
solo como una discusi6n hist6rica entire colegas en un
moment dado (de paso vale la pena agregar que todos
los colegas de Mills con los cuales discute en el libro, son
hoy en d(a tambidn clAsicos de la sociologia mundial) sino
tambi6n como una obra de metodologfa.

Lamentablemente en las escuelas de sociologfa, la meto-








dologia ha pasado a ser algo acartonada, rigida y bAsica-
mente matemntica. Se confunde enseflar nietodolog'a con
estadisticas y se cree que la metodologfa es equivalent a
un recetario de cocina, con el cual se pueden realizar
automAticamente buenas inv .itigaciones.

La metodologfa es una discipline compleja, y mns auin
yo me atreveria a decir, que es una fonna de ordenar
ideas y de pensar. La metodologia es la forma en que el
investigator present una informaci6n ordenada y siste-
mAtica, en cuanto que la investigaci6n tiene que compio-
bar algo. Esta comprobaci6n debe pasar por unos pasos y
tener un minimo de coherencia. Ademas, el m6todo cons-
tituye basicamente una forma de trabajo. De ah(que Mills
en el ap6ndice del libro decide hacer algo muy poco co-
min entire los autores de sociologia y es contarle al estu-
diante c6mo trabaja y cuAl era su m6todo.

Uno de los puntos que Mills enfatiza es el uso de f6lde-
res y el aprender a tomar notas. Ademis, sostiene que el
investigator debe comprender que su experiencia profe-
sional es vIlida y no debe ser descartada en la investiga-
ci6n. Pero la experiencia no es aquello trivial o impresio-
nista. La experiencia de la cual esti hablando Mills es
professional o, mejor, la experiencia sociologica del inves-
tigador. Una experiencia que debe ser sisteinatizada y
ordenada. Por eso Mills incluye en el ap6ndice algunos
ejemplos de c6io 61 lo hizo.

En Oltima instancia el libro es una gran alabanza a la
imaginaci6n en las ciencias sociales. De nuevo esta alaban-
za no debe ser confundida con una experiencia aluci-
nante. La imhginaci6n en las ciencias es la capacidad del
investigator de poder relacionar mais de una discipline. El
gran salto de la imaginaci6n de Marx, explica Mills, con-
sisti6 en relacionar el pensamiento de los economislas
ingleses con el de los fil6sofos alemanes.

El gran salto de la imaginaci6n de un autor como Levi-
Strauss y el estructuralismo frances, fue el de relacionar
la lingUilstica de F. de Saussure (como m6todo) con la
iS







anitropolog(a inglesa.

Otro gran salto de la Imaginaci6n puede ser el del nuevo
periodismo norteamericano que relacion6 las ticnicas del
periodismo con la literature. En fin, la idea que desarrolla
Mills es que la imaginaci6n en las ciencias no es el produc-
to de la alucinaci6n sino el de la discipline y el trabajo.
Un concept vwlido en nuestros di'as y una gran lecci6n
para los j6venes soci6logos.


Mayo 17, 1981













EL IVMUNDO NO ES LO QUE PARECE


AZRIEL BIBLIOWICZ


Uno de los aparatos que mrs ha influido en cambiar
tiuestra percepci6n de la realidad es la camara fotogrAfica.

El sacar fotograffas parece ser un rito social establecido.
La cadnara es parte de la vida familiar. De acuerdo con
algunos studios realizados en pauses como Francia y los
Estados Unidos, se sostiene que la mayor(a de los hogares
poseen una cimara fotografica. Las estadi'sticas tambidn
senalan que si la casa encuestada tiene nifos, la probabi-
lidad de que esta tenga siquiera un aparato, es mayor.

La fotografia tambien parece estar Iltimamente ligada
a una actividad que se ha desarrollado con gran fuerza en
nuestra sociedad industrial: el turismo. Generalmente
cuando se sale de viaje se va acompafado de una cAmara,
y por cierto que en algunos pauses se le ensefla al turista
en d6nde puede lograr sus mejores tomas. Las fotografias
terminan siendo el trofeo final del viaje y certificarAn la
experiencia. Lo que no se comprende, como explica
Susan Sontag en su libro Sobre la fotografia es que la
fotograffa tambien es una forma de alejarse y negar la rea-
lidad.

Este libro plantea una tesis sobre la fotografia, sobre la
cual vale la pena reflexionar. Si bien, la foto tiene implici-
ta la noci6n de que es un espejo de la realidad, cuando la
cAmara se dispone a capturar la llamada gente normal,
generalmente la hace aparecer normal. La fotograffa es
por naturaleza un arte surrealista. Explica la Sontag: "El
surrealismo subyace en el coraz6n de la empresa fotogrd-
fica: en la creaci6n misma de un mundo duplicado, de
una realidad de segundo orden, estrecha, pero mas drama-







tica de la que uno percibe con la vision natural."

La idea de que la fotograffa reproduce la realidad de
una forma diferente, transformandola y creando una con-
cepci6n nueva, reta la idea traditional que se tiene de la
misma. Esta fina y penetrante critical norteamericana va
m4s ali : "La fotograffa tran"forma nuestro pasado en co-
sas consumibles. . Cualquier colecci6n de fotograffas es
una composici6n de montaje surrealist y una ahreviaci6n
surrealist de la historic."

La fotograffa no puede ir separada de la colecci6n
de la misma. El fot6grafo es a su vez un coleccionista, y
al igual que este, busca apropiarse del mundo juntdndolo,
construydndolo por retazos. El acercamiento del colec-
cionista y del fot6grafo de la realidad es poco sistematico
y por cierto momentaneo. La realidad tanto para el fot6-
grafo como para el coleccionista --y de pronto para el
soci6logo es una suma de fragments casuales. QuizAs
por esto uno de los mejores ensayos sobre la fotograffa
fue escrito por Walter Benjam(n que fue tambien un
gran coleccionista.

La fotograffa ha dejado de ser seud6nimo de realidad,
para pasar a ser la norma, la forma en que se nos aparecen
las cosas y por consiguiente la fotograffa ha cambiado
la idea misma de lo que es la realidad y el realismo. La
fotograffa ha dejado de ser el escriba de la realidad para
ser una forma de poesta de la misma.

Debido a que toda fotografia es solo un fragmento, su
moral y peso emotional dependent del context en aue
se encuentre. Al igual que Wittgestein sostenfa que el
significado de las palabras estA en su uso, lo mismo se
puede decir de la fotograffa.

La cAmara es parte de nuestro mundo y al igual que
con los carros y las pistolas, nos hemos vuelto adictos a
ellos. En el mundo agitado de nuestra sociedad industrial,
este fino y cada dfa mas sofisticado aparato, es una
mAquina de fantasia que nOs permit congelar nuestros








sueflos. 0 sera que la cAmara es una compafifa indispen-
sable para nuestro mundo como lo explica Roberto Mi-
chel, un personaje del cuento "Las babas del diablo", de
Julio Cortdzar cuando (lice: "Entre las muchas maneras
de combatir la nada, una de las mejores es sacar foto-
gra ffas."


Junio 20, 1982






































































Al











ELOGIO SOCIOLOGICO DE LA SORPRESA


FERNANDO URICOECHEA

"Lo mas protundo es la piel"
Paul Valery
A todos los locos del mundo


LI ciiste es, si no estoy n al, de ('Chaplin: distrai'do por
la lectura matinal del peri6dico, C'arlitos pone una canti-
dad desmesurada de azicar en su tasa de cafd. Despuds de
un primer sorbo, hace una mueca de desagrado e insasti-
faccion. .. y vuelve a poner afin mrs azdcar. En este caso
la sorpresa es, como queria Bergson, la ruptura con lo
habitual o esperado y lo que induce a la risa. Pero la sor-
presa, a mi juicio, da para explicar la risa y much mas.
Puede servir, por ejemplo, para esbozar rudimentariamen-
te una teoria sociol6gica de la noci6n de orden social.

La sociedad puede ser pensada,capturada te6ricamente,
gracias a un dato fundamental: detrAs de toda actividad
humana, de cada sociedad existe un orden, una estructura.
La forma mas impresionista e inmediata de identificar ese
orden o estructura es, por supuesto, a travis de la caracte-
rizaci6n de su rutina correspondiente. La rutina es la ex-
presion practice de cierta normatividad, de cierto conjun-
to de normas constitutivas del orden social. La continui-
dad de ese orden y de las normas que lo sustentan esta
asociada de una manera u otra a la continuidad de la ruti-
na.

Transformar la rutina es, eni cierto modo, transformar el
orden. 0, tambi6n, la transformaci6n de la rutina es un
indicio probable de la transformaci6n anterior del orden.

Pero la rutina no es una estructura o forma que se pres-








te a modificaciones caprichosas o experimentales. La ruti-
na no solo dura. Tambidn perdura. Solamente las revolu-
ciones y las grandes transformaciones sociales provocan
cambios significativos en la rutina. jC6mo, pues, exami-
nar la rutina al mismo tiempo que permanecemos dentro
de ella? iC6mo vernos desde fuera mientras inevitable-
mente continuamos dentro? A travys de una categoria
seguramente cara a lal6gica est6ica, la 16gica del aconteci-
miento: la sorpresa.

La sorpresa es una expresi6n metaf6rica, parad6jica del
orden. Es una fonna surrealista, extravagant, truculenta,
de poner al desnudo el orden subyacente mediante su
negaci6n repentina, "sorpresiva". No es accidental que el
desarrollo mAs formidable y extenso de la sorpresa como
forma est6tica se dd justamente por no decir finicamen-
te en el seno del movimiento surrealista. No es por azar
que ese movimiento haya surgido precisamente al mismo
tiempo que comienza a constituirse en Europa un mundo
nuevo, un nuevo orden industrial asociado a la gran indus-
tria y al capitalism monopolista. La de Chirico es, a mi
entender, practicamente la inica pintura con sabor a
burocracia y alienaci6n urbana. No hay pint ura mas bur-
guesa en contenido que la pintura surrealista de Magrillt
ni Crucifixi6n mas reverente y piadosa que el atrevido
Cristo de Dali. El "mensaje" para usar ese concept (un
descrestador e inhibidor de la sensibilidad artistica no
iniciada es igual en los tres casos y se impone uniforme-
mente en todos ellos por encima del humor o la idiosin-
cracia de cada pintor. Tampoco es casual que, en el terre-
no de la literature, Garcfa MArquez nos introduzca e insta-
le en el mundo mAgico de Macondo con la ayuda de un
acontecimiento doblemente sorpresivo: el descubrimiento
del hielo por parte del niflo Aureliano Buendfa. Sorpresi-
vo subjetivamente para el personaje infantil que lo experi-
menta. Sorpresivo objetivamente para el lector que es in-
troducido profundamente, mediante ese dato superficial,
en la ruralidad elemental y mAgica de la cultural macon-
diana.

La sorpresa, parafraseando la definici6n de poesla de







Baudelaire de Roland Barthes, posee un poder de despro-
porci6n que permit identificar al mismo tiempo que
transform. La sorpresa, ademAs se sitia estrictamente
en el terreno de la est6tica.

Nunca en el de la 6tica. El equivalent 6tico de la sor-
presa es el escAndalo. En ambos casos, la dial6ctica es la
misma: hacer surgir el sentido de un orden a trav6s de su
negaci6n abrupta, repentina. En ambos casos, tambi6n, la
misma: una acentuaci6n desproporcionada que remite a
un estado anterior, un estado de orden. Orden est6tico en
el caso de la sorpresa. Orden moral en el caso del escinda-
lo.

I.a ciencia modern ha sustituido la noci6n de certeza
como criterio cientffico por la noci6n de probabilidad.
(onlo cientfficos, hoy en dia quedamos satisfechos con
establecer juicios de probabilidad. Para usar el lenguaje
del viejo pero siempre actual Kant, el modo de juicio
cientffico es problemAtico, es decir, lo que el juicio afirma
o niega es aceptado como 16gicamente probable y no es-
trictamente como verdadero o como necesario. Pues bien.
La sorpresa, en cambio, nos remite a un modo de ser
est6ticamente mas fecundo, mds generoso, mAs pr6ximo
de las profundidades, de la poesia, del infinite: el mundo
de lo possible, el mundo de lo inesperado que estA mis alli
del mundo limitado, mezquino recortado de lo empirica-
mente probable.

Lo probable es la empiria. Lo possible es la utopia. La
sorpresa es, pues, una reivindicaci6n de la posibilidad y de
la utopia contra todos los indicios de la empiria: una
reivindicaci6n de la virtualidad frente a la actualidad.
iViva la sorpresal


Octubre 4, 1981













ABAJO LA ENTROPIA iVIVA LA CIENCIAI


FERNANDO URICOECHEA


De todas las leyes de la termodindmica, la mds conocida
es la segunda. Segiin ella, la energfa del universe se va
disipando de manera constant y la organizaci6n y el
orden desaparecen ante el movimiento aleatorio y desor-
ganizado de part(culas con un nivel crecientemente uni-
forme e indiferenciado de energi'a. Dos cuerpos con dife-
rentes temperatures, por ejemplo, automiticamente tien-
den a alcanzar una temperature comnn, uniform.

Esos process y tendencies, Ilamados entr6picos, no
obstante operan inicamente en el seno de sistemas cerra-
dos. Sistemas que no establecen relaciones con otros sis-
temas que les sirvan de ambiente y de reposici6n de ener-
gia. Son, por lo demAs, caracterfsticos del mundo fisico.
Los sistemas biol6gicos y orgAnicos, por el contrario, son
sistemas abiertos. En cuanto tales, pueden aumentar su
organizaci6n y energia a costa de otros sistemas continues
con los cuales interactdan.

Igual cosa ocurre con los sistemas sociales humans.
Son tambidn sistemas abiertos que se organizan y desarro-
Ilan justamente en funci6n de la integracion e intercam-
bio aue establecen con otros sistemas contiguos. Pidnsese,
por ejemplo, en la division international del trabajo y los
beneficios que ella acarrea en cuanto a la generacion de
organizaci6n y energfa en el seno de cada una de las
economias que participa de ella.

La noci6n de entropfa es, pues, te6rica y empfricamen-
te contraria a la noci6n de sociedad humana y de organi-
zaci6n social. Mi tesis, no obstante, es que en situaciones
hInites el concept de entropfa puede ser de alguna utili-







dad para entender y diagnosticar ciertos process sociales
degenerativos. Estas situaciones Itnites son extremada-
mente infrecuentes y atlbicas en la vida social. Probable-
mente uno de los pocos casos tipicos es la "entrOpia
sexual" que se produce en casos de agudo aislamiento
cultural y social de families en asentamientos dispersos
de frontera. La escasfsima investigaci6n empfrica que
existe sobre el incesto, por ejemplo, revela que este tiende
a darse en casos tipicos de aislamiento: cuando la fami-
lia se aparta moral y hasta espacialmente de las comuni-
nidades contiguas. No es sorprendente, pues, que la fre-
cuencia de practices incestuosas sea mayor en pequeflas
comunidades campesinas relativamente aisladas. La mo-
dalidad mas extrema y perverse de esa practice la convi-
vencia sexual abierta del padre con la hija y con la
esposa- se da, caracterfsticamente, en situaciones de
frontera acentuadamente aisladas de cualquier contact
con otro grupo humane. La "entropia" consiste, en este
caso, en la quiebra y disoluci6n del orden sexual estable-
cido. La misma noci6n podrfa servir,tambidn, para escla-
recer las habituales fantasias incestuosas del mundo
dolorosamente solitario del esquizofrenico.

Una situaci6n pr6xima a un estado entr6pico, a mi
juicio, es la que se estA operando en el seno del sistema
cientifico national. El aislamiento extreme de nuestros
centros de creaci6n cientifica -la falta de comunicaci6n
con la comunidad international, la escascz precaria de
recursos, etc.- genera tendencies entr6picas.

En primer lugar, la energfa se disipa: la productividad
no solamente es escasa sino su propio valor es dudoso:
hay poca investigaci6n original, creative, audaz. En segun-
do lugar, el orden y la organizaci6n se comprometen: los
ideales de excelencia acad6mica y de talent intellectual se
malogran con el consiguiente deterioro institutional.

Las consecuencias anotadas antes no son, desde luego,
las 6nicas. La desorganizaci6n engendra, de manera para-
d6jica pero tambidn tfpica, la substituci6n de criterios
cientificos de organizaci6n por criterios administrativos

40







y formales que ocultan el divorcio enitre vida acamiiiica
y producci6n cientffica.

El 6nfasis en los requisitos burocriticos y en el control
administrative es una manera ritual de disfrazar la escasez
de energfa y de valores cientificos.

El orden institutional resultante se instaura, asi, sobre
bases enteramente diferentes y ajenas a las autdnticas exi-
gencias de la vida acaddmica. Un buen proyecto de inves-
tigaci6n, por ejemplo, pasa por el escrutinio entorpecedor
de instancias administrativas, que demoran su aprobaci6n
por periods Inexcusables. Cuando el investigator recibe
los fondos, uno o dos aflos mis tarde, la inflaci6n ya se ha
comido la mitad de estos. Tengo noticias, por ejemplo,
que, por circunstancias como las descritas, estAn sobrando
anualmente fondos para la investigaci6n cientifica! La
desorganizaci6n, por otra parte, puede asumir la forma de
una organizaci6n escler6tica. Todavia predomina, por
ejemplo, la idea obsoleta segun la cual todo professor tiene
que ser investigator y viceversa. La division modern del
trabajo cientifico, en otras palabras, pertenece a un sis-
tema contiguo que nuestra entropia no nos ha dejado
similar.

iViva la ciencia! iAbajo la entropia!













LA INVENCIBLE ESCOLASTICA


GABRIEL RESIREPO


('Coll todo sistemna de pensainienio, la escoldstica con-
tiiie tanto ide ancho coino de largo. EscolAstica fue y a
caso sea nuestro temperament. Las univcrsidades colo-
iniles, caseras y conventuales, giraron sobre stiles dis-
tinciones de forma, material y sumllo bien. EI latfn fue su
lenuiia; b'rtulos, niomotretos y dictados dlc los medliosde
llansmisi6n. De espaldas a la realidad No tanto, de un
Idlo, porque e pequcfios tallcres salia la avanzadilla a la
catc(iqicsis y a la dispersion de lengua, (quI sacaron nacion
dic iiiontoneras. Mucho si, del otro lado, porqune no pare-
la significado apropiado a la palabra, ni experiencias tro-
picales cabfan en verbo propio de Ingel.

Virtud y defecto, la escolistica asoma en nuestro inge-
nio ret6rico, en especulaciones de caf6, en disgresiones
idiominticas, y ahn seria impossible sin esa primera piel la
afici6n a las mateinticas que mostraron los antepasados
santaferefios.

No seria quizds aventurado pensar que aqui el pobre
Bentham se ley6 de modo escoldstico, porque los c6digos
han sido la mfs dramitica prueba de una querella entire
perfecci6n o sutileza de la forma y muy cojeantes ejecu-
ciones. Muchos abogados tenemos, se ha dicho, y poca
justicia. La elocuencia rifle con los actos. Sirva el introito
de comentario a las "palabras finales" del informed presen-
tado en 1944 por Jos6 Francisco SocarrAs donde anuncia-
ba su retire de la direcci6n de la Escuela Normal Supe-
rior: ". .al frente del establecimiento, me le ha consagr4
do en cuerpo y alma. .No hay en 61 laboratorio que yo
no haya instalado, program que no haya revisado, ni
direcci6n cultural en la que yo no haya influido.







La biblioteca,a la que he dedicado lo mejor de mi tarea,
es ya una realizaci6n patri6tica de trascendencia. Lamen-
to tener que haoer resaltar en esta forma la obra por mi
Ilevada a cabo, pero bien se que el pafs es olvidadizo en
demasfa, especialmente para toda labor que tiende a mo-
dificar la realidad por medio de la acci6n sin palabras".

Pese al cuidado sobrevino el silencio. Y una obra paran-
gonable a la Expedici6n Botanica o a la Comisi6n Coro-
grafica por fundir el espiritu cientffico con nuestra tradi-
ci6n escolistica y mestiza pas6 como aquellas al inc6mo-
do rinc6n de la historic. Diversos rostros de la guerra.
intolerancia y el demente espiritu de partido bastaron
para borrar los principles trazos.

La Escuela Normal se propuso former el talcnto de tal
modo que indicara a otros el camino del talent. Lo que
no es possible sin humanismo. Para estimularlo estaban el
poeta Maya; la sala de mfsica; la gimnasia y el deport;
los grupos de teatro; lenguas vivas y muertas hasta el sins-
crito; filosofi'a como integraci6n del saber. Otros dos in-
gredientes inquietaron: que se fucra tolcrante en rcligi6n
y que el hombre aprendiera a convivir intelectualinente
con la mujer. Viejos pilares del liberalism que n nuestra
pacata Santa Fe fueron denunciados como intromisi6n
fordnea y socialist.

Por primer vez surgieron aqui como cucrpo integrado
y aut6nomo cicncias exactas y ciencias sociales. Tcoria y
practice sc vinculaban, pues se pasaba de aulas a laborato-
rio, al trabajo de campo, a la practice pedag6gica en el
Institute Nicolas Esguerra, al centro de idiomas, o en fin,
a seminarios y a bibliotecas. MAs que ensefiar a obedecer
y a memorizar, se ensayaba a plantear problems, pues
mAs vale pregunta bien formulada que lecci6n mal apren-
dida.

La Escuela Normal Superior capt6 talents que vinieron
a parar al claroscuro de este Nuevo Reino a causa de los
innumerables disturbios europeos, esperanzados acaso en
hallar la famosa Atenas Suramericana. En todo caso, a


.... 44







ellos se debi6 la renovaci6n de los m6todos de investiga-
ci6n: paisajistas y ge6grafos descriptivos teniamos, y
buenos, como Vergara y Velasco, pero a Ernesto Guhl a
Pablo Vila debemos una geograffa met6dica y modern.
flistoriograffa existfa copiosa, pero de la Escuela Normal
saldra el fermen mas fecundo de la nueva historic. En
antropologia han marcado el camino desde entonces Rivet
y el Instituto Etnol6gico Nacional. Otro tanto podria
decirse de la filologia y en alguna media de las ciencias
naturales, aunque estas hallaron mayor acomodo en el
[nstituto de BotAnica fundado por Enrique P6rez Arbe-
liez e integrado de la'Universidad Nacional.

Obra hecha sin bulla; antes bien: con una modestia ex-
cedida.

iQud se hizo todo aquello ? ,Qu6 de libros y laborato-
rios y estudiantes ? Los alumnos varones pasaron a Tunja,
las mujeres quedaban en Santa Fe: separaci6n de sexos,
pureza doctrinaria. "Y un pais olvidadizo en demasia",
El talent formado en la escuela ha sostenido, aunque
marginalmente, sin centro de gravedad, lo poco que se ha
salvado en las ciencias sociales ante la irrupci6n de una
opaca medianfa.

No digamos que carecemos de tradici6n en esfuerzos de
investigaci6n, o de talent. La Escuela Normal prob6 lo
positive de lo uno y de lo otro. Nuestra crisis cultural ha
de buscarse en otra parte: en el espiritu pusilAnime y en
la ausencia de imaginaci6n y de arrest para organizer
actividades cientificas y culturales.

iConsecuencias de la liquidaci6n de la Escuela Normal?
Hoy no tenemos mas que los defects de la escolAstica,
sin sus virtudes: ensefianza autoritaria y de memorial, in-
digesti6n y no humanismo, espfritu de secta o de partido,
palabras y palabras desmen.idas por las obras. Los ropa-
jes han variado a trav6s del tiempo: Arist6teles, Bentham,
Astete, Althusser o Mao, pero el fondo es el mismo que
denunciara Zea: "cientificas boberas".







Serd invencible la mala cara de la escolAstica mientras
no recuperemos el espfritu que nos indicaran Mutis, Coda-
zzi, Cuervo o Socarrds.


Julio 18, 1982






































46
..I i,: :.











EL ESCRIBIR COMO PROCESS METODOLOGICO


AZRIEL BIBLIOWICZ


Cuando se ingresa a una Facultad de Sociologfa se escu-
cha durante la primera semana una y mil veces esta frase:
"Todo trabajo cientifico debe tener un conjunto de datos,
una teorta y una metodologfa".

Si bien se puede afirmar que la ensefianza de cada una
de estas parties adolece de grandes fallas, realmente la que
mis dificultades present es la metodologfa. La ensefian-
za de esta (ltima se ha reducido a un simple recetario y a
suponer que ella consiste solo en el conocimiento de unas
formulas. Todo eso se comprime en un paquete estadisti-
co que se espera pueda ser procesado por un computador
sin mayores complicaciones.

El computador se ha convertido en un instrument md-
gico para los soci6logos. Su uso parece que proporcionara
un sabor "cientiffico" a la investigaci6n y la impregnara de
autoridad. Como el modelo adoptado es lineal, todo se
reduce a "hip6tesis" donde una hip6tesis es una suma de
variables, en las cuales hay una independiente, una depen-
diente y una series infinita de intervinientes. Esta visi6n
lineal se ha prestado para crear todo tipo de caricaturas y
de simplificaciones de la realidad. Lo nefasto de todo esto
es que se ha convertido en una f6rmula para cualquier ti-
po de investigaci6n, no importa lo que se est6 observan-
do.

Plantedndome el problem del m6todo y de la investi-
gaci6n, me encontrd con el famoso manual del conocido
professor de Humanidades de la Universidad de Columbia,
Jacques Barzun y su colega Henry F. Graff, titulado: The
Modern Researcher (El Investigador Moderno). Desafor-







tunadamente este libro no ha sido traducido al espaflol,
aun cuando es considerado una obra clasica en metodolo-
gfa.

Este libro fue publicado en 1957 y aparece constante-
mente citado y recomendado en obras maestras como:
La Imaginaci6n Sociol6gica de C. Wright Mills. El texto
de Barzun y Graff es un manual sobre aspects de investi-
gaci6n y escritura. En otras palabras, no separan el proce-
so de la investigaci6n al de la exposici6n.

Barzun y Graff sostienen que el solo hecho de escribir
es un process metodol6gico. Para poder escribir es indis-
pensable tener ideas claras y en caso de no tenerlas esto
se traslucirfa en el papel. Escribir, es por lo tanto, una
tarea de ordenaci6n y sistematizaci6n de pensamientos.
las ideas y su escritura no son independientes. No pue-
den ser separadas. Los hechos no hablan por si mismos,
alguien tiene que hacerlos por ellos, o mAs afin, hacerlos
hablar. En ese sentido los concepts tienen que ser selec-
cionados, expuestos, ordenados y relacionados.

El hecho de que un trabajo sea escrito en la priniera
persona del singular, no es lo mismo a que lo sea en la ter-
cera. En el primer caso el autor es testigo, esta comprome-
tido en la exposici6n, mientras que en el segundo, cstd
tomando una distancia ante lo expuesto. la simple esco-
gencia de persona transform el discurso y el significado
mismo.

Ia investigaci6n, como bien lo explican Barzun y Graft,
no es un fin en sf mismo. Llega el moment en el cual el
placer de la "biisqueda detectivesca" terminal y el mate-
rial estudiado tiene que ser escrito. Es en ese instant
cuando la escritura no es un simple ingredient que se le
agrega al plato. Es el plato mismo. En palabras de los au-
tores: "La expresi6n es el conocimiento. Lo que no se
present en una forma adecuada, simplemente no se pre-
senta y lo que podria ser nunca llega a serlo".

Sin lugar adudas escribir es una tarea diffcil. Lograr que







las palabras sean placenteras para el lector y que se escri-
ba algo digno de ser recordado, es siempre un reto que
debe afrontar el investigator. El uso de t6rminos adecua-
dos para describir los fen6menos en cuesti6n sin caer en
una jerga incomprensible, tampoco es sencillo. Lograr
que la presentaci6n despierte una confiabilidad por parte
del lector, es otra de las grandes dificultades que desaffa
el investigator. Todo ello es el meollo del problema meto-
dol6gico.


Junio 7, 1981













LAS AGENCIES DE PUBLICIDAD
Y LAS CIENCIAS SOCIALES


AZRIEL BIBLIOWICZ


En su nota del 30 de septiembre, Gonzalo Mallarino
Botero analiz6 c6mo algunos j6venes soci6logos son muy
dados a caer en cliches y estereotipos cuando se refieren a
las agencies de publicidad. Lo que rio se imaginan es que
las ciencias sociales, sus m6todos y t6cnicas han estado
mas cerca de estas empresas de lo que ellas mismas estin
dispuestas a reconocer.

Paul Lazarsfeld, uno de los padres de la medici6n en
sociologfa, puli6 y foment6 muchos de los concepts y
t6cnicas que hoy se ensefian y discuten en la mayoria de
los departamentos de sociologfa del mundo y que nacie-
ron de sus investigaciones en mercadeo. Lazarsfeld era un
viends que cuando lleg6 a los Estados Unidos, invitado
por la Fundaci6n Rockefeller, trabaj6 en el campo del
"Market Research". En estas investigaciones busc6 anali-
zar y desarrollar un perfil del consumidor. Por cierto, en
un interesante articulo autobiogrAfico titulado: "On beco-
ming an inmigrant" (convirti6ndose en un inmigrante),
este pensador que se consideraba socialist busc6 estudiar
cual era el perfil del consumidor proletario.
Las investigaciones que efectu6 tenfan un trasfondo
te6rico much mas complejo de lo que muchos soci6lo-
gos le atribuyen. Lo que le interesaba a Lazarsfeld era
encontrar un comfin denominador que le permitiera desa-
rrollar la noci6n de acci6n social. Es por esto que se preo-
p6 tanto por la pregunta: LPor que? iPor qu6 va la gente
a cine ? ZPor qu6 votan por un candidate ? Por qu6 con-
sumen ciertos.productos ? "El arte de preguntar por qud"
es hoy en dfa un artfculo cldsico en el area de las ciencias
sociales y fue publicado en 1934 por la revista "National







Marketing Review".


Lazarsfeld no lleg6 a las investigaciones de mercadeo
por azar. En su autobiograffa nos dice que al iniciarse la
II Guerra Mundial, las necesiJades econ6micas y la falta
de oportunidades en las universidades hicieron que un
grupo de sic6logos norteamericanos entire ellos E.L
Thorndike y J. M. Cattell, fundaran un centro privado de
investigaciones que se conoci6 como: "Psicological Cor-
poration". En este centro se promovi6 el uso de la sicolo-
gia aplicada y se busc6 como clients a las agencies de pu
blicidad y a los hombres de negocios. El institute le di6 la
oportunidad a muchos estudiantes en el campo de las
ciencias sociales para que pudieran hacer sus primeras
practices y aprendieran las t6cnicas que se desarrollaban
ganando algin dinero.

En muy pocas universidades norteamericanas habfa cen-
tros de investigaci6n y las agencies de publicidad necesi-
taban resultados concretos. No tenfan ningin reparo en
contratar a los mejores te6ricos y cientificos para que les
averiguaran: iCuBles medios de comunicaci6n estaban in-
fluyendo en la acci6n social ? iSi los atributos de sus pro-
ductos eran los que impulsaban a la gente a comprarlos o
si se debia a factors externos ? ,Cudles eran las tenden-
cias por las cuales el consumidor era controlado; en olras
palabras, si compraba para hacer un regalovn un dia cspe-
cffico o no? Buscaban conocer y crear un cuadr o o mis
complete possible de los consumidores. Bajo este tlcho
fueron desarrollados y elaborados algunos mitodos y (ec-
nicas que se utilizan hoy en las ciencias sociales.

Tal vez, al igual que en otros hechos del mundo de las
agencies y la sociologfa, hay algo inapropiado detrAs de
este cuento. Las agencies de publicidad son sin lugar a du-
das entidades pragmaticas y es bajo esta tutela que, gusted
nos o no, se desarrolla la ciencia en las sociedades indus-
triales. En Colombia todo parece indicar que las agencies
comienzan a preocuparse y a patrocinar algunos studios
en el campo de las ciencias sociales. Ojald nuestros inves-
tigadores encuentren en ello no s61o fuentes de trabajo









Silo Ia I 0)0O1Lill ii d (id t: SCI ifllC )VkildoI-CS ('11l ai d iSCII)IIHa,
comIo lo log16 vl Iiit0odolugo nortcaMiriL~ricno ImIl F I III-
za rsfelt.



()ctubre 7, 1982














EL DOLOR DE LAS TESIS


AZRIEL BIBLIOWICZ


iAy professor! iYo no soy capaz de escribir la tesis!

Esta frase se escucha a diario en los corredores de las
universidades colombianas. Para los estudiantes, la tesis es
el grann coco". Este trabajo final, que algunas institucio-
nes tratando de mimetizar para evitar el drama, han deno-
ininado monograffa, sigue siendo una barrera dificil de
saltar y muchos estudiantes prefieren no graduarse a en-
frentar el doloroso process de terminarlo.

iPor qu6 se ha vuelto tan dificil este requisite acadimi-
co? LEs cierto que la investigaci6n es un process tan
complicado y asustador ? No creo. Lo que pienso es que
en nuestras universidades se ha mitificado la investigaci6n.
Todos los dias se habla de investigaci6n y de c6mo es im-
portante y necesario llevarla a cabo. Sin embargo, son
pocos quienes la hacen y ain menos las instituciones que
tienen las condiciones necesarias para que esta se pueda
realizar.

Otro hecho que ha ayudado a mitificar la investigaci6n
en el pals y que la ha vuelto especialmente complicada ha
sido el famoso "m6todo cientifico". En otras palabras, se
ha credo que existe una receta o formula mAgica a la cual
deben ceflirse los investigadores si quieren que su trabajo
sea financiado, reconocido y ungido como valido y acep-
table. la receta se encuentra tanto consignada en los do-
cumentos de los organismos financiadores de investiga-
ci6n en el pais, como en los proyectos de investigaci6n
que tienen que entregar los estudiantes antes de empren-
der la famosa tesis.







La f6rmula, receta o "m6todo cientifico" que se debe
seguir se podrfa resumir de la siguiente manera:

Primero, se debe comenzar especificando cudl es el mar-
co te6rico (lastima que los manuales no nos cuenten en
que marqueterfa se consiguen); luego, se presentan unas
hip6tesis y se establecen unas variables. A continuaci6n,
el investigator debe especificar unas t6cnicas y mntodos
con los cuales va a verificar las hip6tesis.

Por (ltimo se elaboran unas conclusions. Si se sigue
este m6todo los "cientfficos" nos aseguran que se obten-
drd una "investigaci6n cientifica". Desafortunadamente
los que promueven este m6todo, o receta, no tenninan
agregando: revu6lvase bien y sfrvase frio con varias notas
de pi6 de pdgina.

La investigaci6n deberfa ser un process creative y pla-
centero. Es una l stima que hayamos reducido y confun-
dido la investigaci6n con lo que se ha denominado:"La
16gica de la demostraci6n" Cuando esto sucede se cree
que investigar es someterse a unas reglas y prescripciones,
que en iltimas solo produce una series de esfuerzos este-
riles.

Robert Nisbet. un conocido sociolugo norteamericano
escribi6 un libro titulado: La sociologia como una form
de arte, en donde nos present una valiosa critica al "me-
todo cientifico", que consider tiene ahogados a nucst ros
investigadores. Las formulas o recetas solo contribuyen a
desarrollar un lenguaje cientifista y mitificador para la in-
vestigaci6n, el cual la enajena de toda posibilidad aut6nti-
mente creative.

Nisbet distingue entire dos 16gicas diferentes:la Ilainada
16gica del descubrimiento y la 16gica de la demostraci6n.
La investigaci6n que olvida el espiritu del descubrimiento
tiende a caer en el pecado de cientifismo. La ciencia que
terminal solo demostrando hechos sin ser capaz de cuestio-
narlos o decir nada nuevo sobre el mundo, terminal ago-
tAndose a sf misma. Es important recalcar que la crea-








ci6n va tomada de la mano de la discipline. La imagina-
ci6n en las ciencias es product de la discipline y la capa-
cidad de relacionar elementos antes no relacionados.

De acuerdo con este soci6logo y mnt6dologo nomtcalmc-
ricano, el arte nos proporciona un lenguaje que nos alum-
bra nuevos caminos para comenzar a pensar en tnrminos
de una 16gica del descubrimiento y la creatividad. El pro-
ceso creative tanto en la ciencia como en el arte es similar.
QuizAs nuestras investigaciones han buscado ser "dema-
siado cientificas" olvidando la lecci6n que nos puede dar
el arte. Si queremos que la investigaci6n nos ayude a des-
cubrir nuevas alternatives, si queremos que sea creative,
placentera y possible, es necesario que tengamos en cuenta
su caracteristica artesanal.

Los artists son testigos de c6mo la uni6n del tiempo,
de la discipline, de la capacidad de romper las f6rmulas,
le permiten a las musas iluminarnos y abrirnos nuevos
caminos.

Marzo 3, 1983













LOS SOCIOLOGOS Y LA LITERATURE


RODRIGO PARRA SANDOVAL


El soci6logo es, por encima de las diferentes formas que
toma su actividad professional, un escritor.

El soci6logo describe visions de la historic, studios de
comunidad, informes tkcnicos, histories de vida, crftica
social, memorandos burocraticos, comentarios periodfsti-
cos, diatribas politicas, ensayos, memories y una gran va-
riedad de trabajos inconclusos. AMn una actividad tan ver-
bal como la docencia es inconcebible si el professor no es-
cribe. ,C6mo former soci6logos para que escriban si el
professor no describe? Por eso en una especie de acto pro-
piciatorio, cuando los estudiantes de Sociologia conside-
ran que un professor es brillante y profundo, pero que por
una series de razones de peso no describe, graban en secret
sus conferencias y las publican.

Y sin embargo, la Sociologra colombiana siguc siendo,
si se consider el ya amplio numero de profesionales exis-
tente, una actividad abrumadoramente oral. lsto, por
supuesto, lleva a pensar cual es la relacion que existed en-
tre los sociblogos y sus hernnanos mayors en el arduo
trabajo de escribir: los escritor's. O inis precisamente en-
tre la literature y los socinlogos.

iPara qu6 le sirve la literature a los soci6logos? Por
supuesto para el placer estetico. Y para aprender a escri-
bir. Pero sobre esto no hay consenso. Algunos consideran
que no es important hac'r el intent de escribir decente-
mente. Arguyen: no todos podemos ser escritores. No
hay que idealizar la palabra escrita. Basta con hablar bien.

Sobre lo que sf hay consenso es sobre la utilidad de la







novel como document de una 6poca. Es decir, como
fuente de informaci6n, como suceddneo de la sociedad,
como remplazo de la encuesta, del archivo, del documen-
to. Si se la mira con la lente sociol6gica se pueden entre-
sacar grupos primaries, classes .ociales, conflicts de inter
ses, modos de producci6n. Por eso muchos soci6logos
prefieren las novelas del realismo, del naturalismo, la mal
Ilamada novela polftica o, mas etnoc6ntricamente, socio-
16gica. Esto es, sin embargo, el aspect en que la novela
es de menor utilidad a la Sociologia precisamente porque
esta discipline con sus sofisticados instruments te6ricos
y metodol6gicos de obscrvaci6n de la sociedad ha sobre-
pasado en este campo a la novel.

Son otros los terrenos del conocimiento del hombre
donde la novela se convierte verdaderamente en la herma-
na mayor de la Sociologia. Esos espacios estan definidos
por el inmenso problema de la conciencia del hombre.
Alli, en su mundo privado, en su personal interiorizaci6n
de la sociedad, en su soledad, se debate cl hombre con las
grandeslpreguntas sobre la vida, el amor, el poder, el arte,
lalmuerte y la naturaleza de su conocimiento. Ese es cl
hombre mis olvidado por el soci6logo colombiano. Esa
sociedad que hierve dentro de la conciencia de cada hom-
bre es una tierra practicamcnte virgen para los soci6logos
que siempre estin preocupados por la bisqueda de leyes
objetivas de la conduct humana. Es allf donde la novel
con su variada gama de instruments de suma plasticidad,
de sutiles flexibilidades, se convierte en la maestra del so-
ci6logo, en caja de sugerencias para la exploraci6n del
territorio de la conciencia que, por supuesto, es condicio-
nado por la sociedad exterior con sus leyes y dinimicas,
pero que al tiempo crea concepciones de la realidad quc
afectan la suerte del individuo y del conglomerado huma-
no mas amplio.

Claro estd, no toda novela se interest en el alucinante
mundo de la conciencia del hombre. Muchas se dedican a
describir la sociedad, a narrar sus hechos, a juzgarlos, a
construir la cr6nica de sus hazaflas y desventuras. Alli
coinciden con la sociologfa y allf es donde el soci6logo






suele ver err6neamente, pensando en la similitud y no en
la complementariedad, la utilidad de la novel.

Porque en realidad ni en el caso de la novel ni en el
caso de la Sociologia se trata de contar la historic del
ladr6n y del guerrillero sino la interacci6n entire la socle-
dad y la conciencia del hombre que los Ileva a cada uno
por casinos tan diferentes. Ni se trata de saber si en un
pafs violent como Colombia la literature debe ser una lis-
ta de muertos o si por el contrario ya no hay ni muertos
en esa literature. Lo que el soci6logo debe aprender de la
literature es la observaci6n de la temblorosa conciencia
del hombre que piensa en la vida y en la muerte en esta
sociedad concrete o en todas las sociedades que ha forma-
do, como lo hacian Hamlet, el Virgilio de Hermann Broch
o Artemio Cruz.

Elias Canetti en un l(cido y revelador libro, El Otro
Proceso de Kafka, dice algo luminoso sobre los escritores,
pero que puede aplicarse perfectamente a los soci61ogos,
puesto que tambidn son escritores: "No tenia para los pro-
cesos privados ese desprecio que distingue a los autores
insignificantes de los escritores aut6nticos. Quien se cree
capaz de separar su mundo interior del mundo externo,
no tiene ningdin mundo interno del cual pueda separar
nada".


Marzo 7, 1982






























II


SOBRE CRONICAS Y TESTIMONIOS:
Los process sociales













SOBRE CRONICASY TESTIMONIOS


RODRIGO PARRA SANDOVAL


En sus dos d6cadas de historic professional en Colombia
la Sociologfa ha buscado multiples aliados. Ha caminado
al paso con la Antropologfa funcionalista en una larga
series de studios de comunidad. Ha ido del brazo de la
economia obsesionada por la determinaci6n que los he-
chos materials ejercen sobre otras esferas de la vida y ha
convertido su material propia en algo vergonzante, secun-
dario, ajeno a las urgencias primordiales del hombre. Ha
vivido en contubernio con las matemAticas y el computa-
dor para cobijarse con el prestigio de la precisi6n y ha ol-
vidado que en el estado actual de su desarrollo solamente
algunos pocos fen6menos sociales de relevancia pueden
ser aprehendidos cuantitativamente. Se ha dejado engolo-
sinar con los enfoques macroestructurales de la historic
sin tener las herramientas propias de esa discipline. 0, en
contrast, se ha introvertido en la manipulaci6n abstract
de sus propias teorfas. En general, y con contadas honro-
sas excepciones, se ha olvidado de la otra Colombia. No
la Colombia de las teorfas y de los libros, no la que sale de
la mente del investigator, de su vision del mundo, de sus
models te6ricos. No esa,sino la otra, la multiple, la varia-
da, la contradictoria, la inesperada, la que se descubre
cuando se deja hablar a los actors del drama national,
cuando se les devuelve la voz.

Por eso result en extreme reconfortante sentir aires
nuevos, trabajos que se airiesgan, que se juegan en la bus-
queda de mejores caminos para conocer realidades que
han parecido inasibles para la soflsticaci6n sociol6gica
pero que resultan abondables con herramientas artesaria-
les. Se trata de Mompox y Loba de Orlando Fals Borda
(Valencia Editores) y de Los Bombardeos en El Pato de








Alfredo Molano y Alejandro Reyes (Controversia, CINEP).
Orlando Fals recobra para la Sociologfa colombiana las
viejas artimaflas del cronista que cuenta un mundo extra-
fo para 61, que lo cuenta c6mo Io ve, teflido, pasado por
la lente de sus convicciones jro que al tiempo lo declare
asi, sin ambages, sin pretendidas objetividades. Pero afla-
de elements intelectuales propios del hombre contempo-
raneo como la variedad de camaras y los distintos puntos
de vista: deja hablar a los actors, a los homnbres de la
' cultural anfibia", a la nifla Delia, al hombre Caiman, a
Juan David Cifuentes y, finalmente, saca de entire las
mangas nada menos que una mesa redonda en la filtima
vuelta del caio (bomemiel, en las cercanias de Loaba.

En El Testimonio de Sofia Espinosa, Alfredo Molano
adopta para la Sociologia colombiana la tecnica de la his-
toria de vida. R-ro no al estilo de Oscar Lewis como visio-
nes individuals sobre situaciones familiars, sino como
una composici6n comunitaria, como una gran voz hecha
de muchas voces, inclusive la del autor o compositoi
como dl mismo se llama. Su mano, en efecto, es visible
en la composici6n de esa polifonfa de voces sobre el mis-
mo tema: la violencia hecha a los campesinos. Esto, por
supuesto, no se niega, ni debe ocultarse, porque 1a f'uerza
expresiva, el clima dramitico de la narraci6n, porIque
estamos ante una narraci6n, desborda los eficcos del
montaje. Y porque, al fin de cuentas, la voz dcl sci>i'lok
tambidn debe dejarse oir.

Ambos escritores destacan de manera expresa la vo
del cientifico social. Fals Borda a trav6s de un segundo
canal en que se discuten los concepts qu e se derivan d
su cr6nica y que constitute una segunda version del libro.
y Molano introduciendo otra voz, la de Alejandro Reyes,
para que present el analisis sociol6gico del testimonio.
En el libro de Fals Borda la parte narrative muestra,en
medio de una prosa brillante, imaginative y bien lograda.
alguna inconsistencia en los narradores, algunas dificulta-
des con la verosimilitud de los personajes. En cambio el
canal cientffico aparece bien integrado en el texto. En
Molano, por el contrario, la parte narrative es una especie







de gas que se mete por todas parties, que avasalla, que es-
tremece, que castiga conciencias. Dentro de ese context,
el anTlisis de Reyes, que es indudablemente iicido, se
convierte en un anticlimax con una funci6n did6ctica cla-
ra, que produce el efecto de la discusi6n de una pelicula
en un cineforo.

Ambos autores plantean una posici6n comprometida,
aunque de diferente tipo, ante su material de studio, an-
te los hombres y comunidades cuya vida cuentan.La cr6-
nica y el testimonio son muy acertadas como formas de
aproximaci6n para lograr el objetivo que se proponen.
Primero porque permiten una penetraci6n de rastreo mis
d6ctil, mas viva, de la realidad y, segundo, porque esos
mismos planteamientos hechos en el lenguaje convencio-
nal del soci6logo pueden resultar en un discurso esterili-
zante y sin fuerza. Lo fundamental, sin embargo, por en-
cima de estas pequefias observaciones, es que estos dos
caminos, que en el fondo son uno, parecen muy eficientes,
iluminantes, acertados y muy valerosos como contrapro-
puesta al entablillado cientifismo reinante.

Estas cosas, por supuesto, no son nuevas, son el eterno
dilema del intellectual, como ya lo habia dicho bien Juan
Rodrfguez Freyle, el cronista: ".. .y estAn luchando con-
migo la raz6n y la verdad. La raz6n me dice que no me
meta en vidas ajenas. La verdad me dice que diga la ver-
dad. Ambas dicen muy bien, pero valga la verdad; y pues
los casos pasaron en audiencias p6blicas y en cadalsos
p6blicos, la misma raz6n me da licencia que lo diga, que
lo escriba yo".

Junio 28, 1981














EXODUS:


1. LA CALDERA INTERNAL
Y EL EXILIADO ECONOMIC


RODRIGO PARRA SANDOVAL


La idea de que Colombia, a trav6s de su historic, ha si-
do un pais quieto, stable, donde no pasa el tiempo y a
las gentes lessalen races en su hacienda, en su pueblo, en
su region, no parece ser cierta. Al leer los trabajos de los
dein6grafos, una de las ciencias sociales de mayor desa-
rrollo en el pais, se tiene la sensaci6n de que, por el con-
trario, tenemos hormigas en los pies.

Basta considerar a manera de ejemplo algunos de los
movimientos de poblaci6n mis documentados y mis sig-
nificativos ya sea por su importancia econ6mica, por su
relevancia cultural o por el volume de gentes que toma-
ron parte. Un punto de partida pueden ser las inmigracio-
nes espafolas de la Conquista y la Colonia y la consecuen-
te redistribuci6n espacial masiva, desestructuraci6n social
y aniquilamiento de la poblaci6n indfgena. Y por supues-
to, la inmigraci6n forzada de esclavos. Todo esto con con-
secuencias arrasadoras en la organizaci6n political, en la
vida econ6mica, en la estratificaci6n social y en la ecolo-
gia. O el surgimiento de centros urbanos artesanales en el
Oriente y en la zona tabacalera de Ambalema hasta reven-
tar en el impetu migratorio de la colonizaci6n antioquefla
que llen6 de cafe grandes espacios vacfos, traslad6 al Occi-
dente del pats el centro dindmico de la economfa y lo
pobl6, con el tiempo, de e,, hombre nuevo llamado em-
presarios y de ciudades de primera importancia. Olos
movimientos urbanizadores de principios de este siglo y
el desplazamiento de obreros a la construcci6n de vfas. O
el surgimiento de ciudades industriales, la avasallante ola







de migraciones del campo a la ciudad y el apocalipsis de
la violencia que azot6 al campo hasta que, entire todos,
convirtieron el pafs en una sociedad urbana pobre y sub-
empleada. Hasta la reversi6n actual de algunas tenden-
cias migratorias con la colcnizaci6n de nuevos espacios,
la industrializaci6n de la agriculture y la aparici6n de
grandes contingentes de obreros migratorios, cosecheros,
corteros, que abandonan la ciudad o el pueblo y encuen-
tran el camino por vivienda y la soledad por familiar.

Estos process han sido acompaflados de transforma-
ciones sustanciales en la sociedad: los centros que rigen
la economia se han trasladado varias veces de un lugar a
otro, han aparecido ciudades nuevas y otras han muerto o
perdido su antiguo brillo, han Ilegado y partido grupos
humans, colonizadores, hacendados, artesanos, industria-
les, financistas o siervos de la gleba, operarios, obreros,
empleados, desempleados, contrabandistas, traficantes,
estudiantes. O tal vez sea mAs acertado decir que todo ese
heterog6neo conglomerado human coexiste hoy, migra
y conforma la hirviente caldera que es hoy el pais.

Por eso no es possible sorprenderse ante la opinion de
experts internacionales que afinnan que los colombianos
tienen un espiritu trashumante y aventurero y que nunca
estAn quietos. Una especie de teorfa del colombiano como
judfo errante, como ansioso impenitente, como desarrai-
gado dentro de su propio suelo. Lo que es, por supuesto,
solamente la otra cara de la moneda. Porque su desarrai-
go no es un fen6meno gen6tico o solamente cultural
como se sugiere sino el claro efecto de process econ6mi-
cos y sociales que han agitado la caldera de la historic na-
cional.

La situaci6n internal descrita asf a grandes Ifneas, con-
juntamente con las vertiginosas tasas de crecimiento po-
blacional en las iltimas d6cadas, determinaron cambios
dristicos en la polftica de migraci6n international de
Colombia. De una polftica que auspiciaba la inmigraci6n
sobre todo de europeos, pero en su defecto hasta de asia-
ticos, se pas6 hacia los afos cincuenta a restringir fronte-







ras. Paulatinamente el pafs se fue convirtiendo en expor-
tador de poblaci6n hasta llegar al desbordamiento de la
caldera internal y a la proliferaci6n de lo que Elsa Chaney,
en un studio sobre migrants colombianos a Nueva York,
llama el exiliado econ6mico.

Dentro de este context national se presentardn en las
dos pr6ximas columns los resultados de una series de in-
vestigaciones realizadas por soci61ogos sobre las migracio-
nes de colombianos a los Estados Unidos y a los pauses
fronterizos. Estudios pioneros, exploratorios, valierltes,
que nos cuenta, a la manera cientffica, las desventuras,
los 6xitos y las desesperanzas del nuevo Gulliver colom-
biano: el exiliado econ6mico.

Abril 12, 1981














EXODUS:
2. HACIA LA TIERRA PROMETIDA


RODRIGO PARRA SANDOVAL


Durante las dos iltimas d6cadas se ha convertido en al-
go natural para el transeinte observer desde tempranas
horas largas colas de ciudadanos colombianos ante la Em-
bajada de Estados Unidos. Las colas son, por supuesto,
un sfntoma de fen6menos de la mayor importancia. Bas-
tan un par tie datos para insinuar la gravedad del hecho:
de 1951 a 1977 Colombia ha ocupado el primer lugar en
Suiranmrica en la obtenci6n de visas para Estados Unidos
y ha alcanzado a acaparar el 27.5o b del total concedido.
Y como si esto fuera poco, Colombia es, despuEs de MNxi-
co, la primer fuente de inmigrantes ilegales a los Esta-
dos i hidos. Sin embargo, esto no ha sido siempre asf: de
las migraciones legales ocurridas entire 1936 y 1977 el
97o b ha tenido lugar entire 1956 y 1977.

LQuienes son estos colombianos?, 4por qu6 se van?,
iLqu6 hace el Gobierno ante este hecho? Ramiro Cardona,
Carmen Inds Cruz, German Mesa y otros investigadores de
la Corporaci6n Centro Regional de Poblaci6n y Col-
ciencias acaban de publicar en la Editorial Tercer Mundo
un libro titulado "El Exodo de Colombianos" done ana-
lizan estas y otras preguntas.

Afirman los autores que ha habido dos olas migratorias
a los Estados Unidos que se diferencian por el tipo de mi-
grante. La primera ola estu-o formada predominantemen-
te por profesionales y ticnicos, lo que caus6 preocupa-
ci6n porque implicaba la p6rdida de recursos humans
calificados para el pafs. En ese hecho se originaron los
primeros studios sobre la llamada "fuga de cerebros"







escritos hacia 1969 por Eduardo Arias Osorio y Gerardo
Euse Hoyos en Colciencias e Icetex y el trabajo sobre
indocumentados publicados por Norman Gall en el Ame-
rican Universities Field Staff.

La segunda ola de migrants, mas reciente y volumino-
nosa, mis indefinida y versdtil ocupacionalmente, provie-
ne de una extracci6n social mis baja. Sin embargo, no
puede decirse que salga de las filas de los desocupados o
de los marginales. MAs de la mitad estA compuesta por
personas entire los 20 y los 40 aflos, es decir, en plena
edad productive y el rest son fundamentalmente sus
hijos. Ostentan niveles de escolaridad muy superiores al
promedio national (53o/o han alcanzado nivel secunda-
rio y 32o/o universitario). Generalmente desempeflan
ocupaciones que requieren calificaci6n pero que son muy
pobremente remuneradas o que ofrecen minimas posibi-
lidades de progress en Colombia como la docencia, el
trabajo secretarial o actividades de nivel t6cnico. Es decir,
los cuadros intermedios que forma el pais para su desarro-
1lo. Por supuesto que allf tambi6n, entreverados, agazapa-
dos, estAn los traficantes de todas las layas y pelambres,
los aventureros, los indeseables.

Los migrants provienen de las ciudades colombianas,
no del campo o de los pequeflos pueblos. El 79o/o reside
en las cuatro ciudades mis grandes del pais en el momen-
to de iniciar su periplo. Su caracter urban, claro esti,
puede ser adquirido por migraci6n: el 870/o de ellos ha
migrado dentro del pais por lo menos una vez y el 530/o
ha vivido por lo menos en cuatro lugares diferentes. Sola-
mente el 13o/o no ha migrado nunca, pero de estos los
dos tercios han nacido en las dos urbes mas populosas dcl
pais.

Los colombianos que viajan hacia Estados Unidos se
dirigen hacia los grandes centros metropolitanos. se tras-
ladan desde las ciudades mis grandes del pals hacia las
connurbaciones americanas. Los destinos mis atrayentes
son Nueva York, Nueva Jersey, California, Florida c
Illinois, donde resident aproximadamente el 80o/o, segui-







dos de Connecticut, Puerto Rico, Massachusetts, Pensilva-
nia, Rhode Island y Texas, donde prkcticamenlte se uhica
el resto.

En las grande ciudades americanas los colombianos
tienden a former conunidades y a conservar hibitos, len-
guaje y caracterfsticas culturales que los siguen identifi-
cando con el pas de origen. All se anuncian en los restau-
rantes los tamales tolimenses, las empanadas de pipian, el
cuchuco y se re(nen los miembros del Club Deportivo
Cali local. Tal es el caso de Jackson Heights, llamado
Chapinerito en Nueva York.

Los colombianos en Nueva York, muestra el studio ci-
tado, piensan siempre en el regreso, se sienten a mitad de
camino, votan en las elecciones presidenciales de Colom-
bia, intentan asociaciones nacionales, ahorran y anhelan
el retorno como una meta veleidosa, esquiva, pero siem-
pre present. El gobierno organize un program de repa-
triaci6n que result muy corto y con muchas deficiencies
y que con la gran expansion del sistema escolar en Co-
lombia. y el naciente desempleo de profesionales, no tiene
traza de convertirse en una political continuada y efioien-
te.

Mientras tanto los colombianos siguen y6ndose a Esta-
dos Unidos por necesidad a ahorrar, a mejorar su situa-
ci6n, a permanecer como extranjeros, como exiliados
econ6micos, a pensar en el regreso con dudas y temores.
Como afirma Cecilia G6mez, la secretaria calefia que
desde 1972 trabaja como dom6stica en Nueva York y
ahorra para pagar la casita que estd comprando a plazos
en Colombia. "Pero en cuanto canceled la deuda regresard.
Aun cuando a veces dudo de poder adaptarme de nuevo a
aquel ambiente tan restringido y a aquellos horizontes tan
limitados en que se vive".

Abril 19, 1981














EXODUS:
3. DE PERIFERIA A PERIFERIA


RODRIGO PARRA SANDOVAL


tlasta hace treinta afos ecuatorianos y venezolanos mi-
graban hacia Colombia. Ese process, como es sabido, se
ha invertido de manera drAstica y preocupante y ha dado
lugar a una series de trabajos que van desde las licidas
visions periodfsticas de Gonzalo Guill6n Jim6nez, los es-
tudios puntuales de Jorge Villegas, Maria Fernanda Velo-
sa y Luis Mansilla hasta los mds especificos de Renzo
Ugarte sobre las migraciones al Ecuador y Ponciano Tora-
les sobre las caracterfsticas del context chocoano, ori-
gcn dc las migraciones a Panainm. Los studios sobre las
migraciones a Venezuela estin mejor documentados y
cuentan con informaci6n estadistica recogida en el terre-
no. Sobre el caso venezolano es necesario destacar dos
tiabajos soci616gicos: "Las migraciones colombianas a
passes fronterizos" realizado en la Corporaci6n Centro
Regional de Poblaci6n por Ramiro Cardona y Carmen
in6s Cruz y que contiene informaci6n estadistica de inte-
is asf como tambi6n un andlisis de las noticias de prensa
y "La migraci6n de trabajadores colombianos a Venezue-
la" de Gabriel Murillo Castaflo llevado a cabo con la cola-
boraci6n del Ministerio de Trabajo, la OIT y la Universi-
dad de los Andes. En este iltimo studio, el de mayor en-
vergadura te6rica y riqueza informative, se basa este
comentario.

El studio del process migratorio a pauses limitrofes
empieza por una visi6n gei.-ral de los desarrollos hist6ri-
cos de ambos pafses y por un andlisis particular de los con-
textos especfficos donde se da la expulsion de poblaci6n.
En el caso de la migraci6n a Venezuela, 6sta proviene







principalmente del Valle, Antioquia, Bolivar, Norte de
Santander, Santander y Boyaca.

Ladecisi6n de migrar se enfoca a nivel de la familiar,
analizando la relaci6n entire ingresos y consumo. Los mi-
grantes rwnson los desempleados sino los que consideran
que sus iAgresos son insuficientes, aun los de toda la fami-
lia, para satisfacer sus necesidades fundamentals. Emi-
gran hombres j6venes menores de treinta aflos, obreros,
jornaleros, empleados con trabajo stable y con experien-
cia laboral pero con ingresos inferiores a $5.000, residen-
tes de areas urbanas en un 75o/o, de los cuales el 40o/o
ha tenido educaci6n primaria, el 50o/o alguna secundaria
y el lOo/o son analfabetas. Sin embargo el 80o/o de los
migrants tienen casa propia con los servicios bsicos.

Los flujos de migrants colombianos crean desarrollos
regionales fronterizos donde se prestan servicios especiali-
zados en visas, recomendaciones, enganches laborales.
medicine popular, comercios, oficinas de deportados y
repatriados. Es comiin ver en estos sitios a empleadores,
amas de casa y proxenetas venezolanas que han hecho
largos viajes para reenganchar a sus trabajadores que han
sido deportados por las autoridades del vecino pais.

No es much lo que se sabe a ciencia cierta sobre el tra-
bajo de los colombianos en Venezuela, sobre la naturale-
za del mercado de trabajo en que se insertan, aunque pue-
de decirse que uno de cada cuatro logra un trabajo esta-
ble y con prestaciones. Pero en general las condiciones
parecen bastante precarias, aunque permiten ahorros de
cierta significaci6n.

Pero lo mAs caracterfstico de esta migraci6n a diferen-
cia por ejemplo de 6xodo a Estados Unidos, es que tanto
debido a la naturaleza periferica de ambos passes, a su
cercanfa como tambi6n al tipo de migrant. este movi-
miento poblacional es en buena parte circular y estacio-
nal. El retorno es un hecho y no un suefio. Aunque, claro,
no para todos.







Los colombianos regresan a sus casas, a sus families y
traen, en el 80o/o de los casos un capital de retorno que
fluctia entire $10.000 y $60.000. Con 61 solucionan dlhfi-
cists en la vivienda, en la salud, en la educaci6n, amplan
negocios, mo.ntan talleres artesanales, organizan tiendas
vecinales, toda clase de actividades inforniales donde no
hay afiliaci6n al ISS, no se lleva contabilidad. Nace una
actividad empresarial no formal al lado de las grandes
fuerzas econ6micas que mueven el pars, proliferan los pe-
quefios einpresarios, los que luchan por no caer o por sa-
lir de su carActer proletario de vendedores de su fuerza
de trabajo, vasto movimiento .popular encauzado por de-
bajo o por los lados de la desigualdad generada por la na-
turaleza del desarrollo national.

Mientras este process sigue su camino se empieza a ha-
blar en voz baja en las esferas directives de educaci6n
para la emigraci6n, para la exportaci6n de mano de obra.
Las estadfsticas dicen que del 50o/o de los colombianos
que migran a Venezuela y que tienen alguna educaci6n
media, el 40o/o ha sido formado en el Sena. Entra asiel
pais a una nueva era de exportaci6n de recursos humans
tecnicamente capacitados y se inicia para los colombianos
un nuevo 6xodo circular, con una eterna partida y un
eterno retorno.


Marzo 3, 1981














NUEVA SOCIOLOGIA
DE LA FAMILIAR COLOMBIANA


RODRIGO PARRA SANDOVAL


En los iltimos afios se ha abierto camino la idea de que
la familiar colombiana se esta derrumbando. Esta vision
apocaliptica no puede ser mis desacertada. Se trata sen-
cillamente del process de adaptaci6n (y de la ola de rup-
turas y conflicts que de alli nacen) de la familiar a los re-
querimientos del crecimiento econ6mico y a la organiza-
ci6n social que impone el desarrollo del capitalism en el
pais. Se tiene tambi6n la impresi6n de que despu6s de los
trabajos pioneros de Virginia Guti6rrez de Pineda sobre la
tamilia colombiana el tema ha cafdo en el olvido. Nada
mas falso. Este es posiblemente el tema mis estudiado
por los soci6logos en los iltimos afios. Solo que lo han
hecho de una manera diferente a la precursora: con ma-
yor rigor cientifico, con categorfas te6ricas que permiten
una mayor profundizaci6n en el andlisis, pero de una for-
ma menos amena, enconchada en los formalismos del in-
forme t6cnico. Lo cual, por supuesto, es un obsticulo pa-
ra su difusi6n mis alld de cfrculos especializados.

Virginia Gutierrez nos habla, en un tono casi novelesco,
de complejos culturales, parentescos, unions libres, ma-
dresolterismo, concubinatos, poligamia, machismo catAr-
tico, religion y dualidad 6tica sexual, de la familiar exten-
sa, de la beata, la religiosa y la prostitute. arra con des-
parpajo, con fuerza y convicci6n, nos present una etno-
graffa de la familiar. Y de paso se convierte tambi6n, aun-
que matizada, en la primera feminist de las Ciencias
Sociales en Colombia. Su trabajo esta enraizado en el de-
sarrollo acad6mico de la Antropologia y la Sociologfa nor-
teamericanas y europeas de la primera mitad del siglo.







Por el contrario, la nueva Sociologia de la familiar nace
de dos hechos muy difercntes: de los movimientos femi-
nistas de Estados Unidos y Europa cuyos planteamientos
reivindicatorios del papel de la mujer han influido a los
soci6logos colombianos y de la importancia que a estos
hechos han dado entidades internacionales que financial
studios y que proclaman el a'lo international de la
mujer.

La nueva Sociologia de la familiar sc bifurca hacia el es-
tudio de las formas de inserci6n dcl hombre y la mujer en
la economfa cambiante del pais y bacia la conformaci6n
modernas ideologias sobre la mujer colombiana contemn
pordnea. En ambos casos se ha realizado una series bastan-
te significativa de studios de diversas magnitudes e im-
portancia. Aqu se mencionan solamente algunos.

Un grupo de investigadores de la Asociaci6n Colombia-
na para el Estudio de la Poblaci6n dirigido por Magdalena
Le6n ha realizado un trabajo de gran envergadura sobre
"La mujer y el capitalism agrario". El tema central cs la
participaci6n econ6mica de la mujer en regions con di-
versos grades de desarrollo agrario y las relaciones que sc
dan dentro de la familiar con las nuevas forms de division
sexual del trabajo. Dos conclusions de importancia: la
posici6n de la mujer (y del hombre) ante la producci6n y
el trabajo varfa con el desarrollo dcl capitalism agrario.
Entre mis se desarrolla cl agro mns participa la mujer. Por
otra parte, el studio muestra quc no existed una familiar
en Colombia, existen muchas, todas en transici6n, en
trance de ajustarse a los cambios que experiment el pals.

Igual cosa sucede en las areas urbanas seg(n lo muestran
los studios realizados por Ulpiano Ayala y Nora Rey en
la Universidad de los Andes y por Cecilia Mufioz sobre
gamines y trabajo infantil.

En la ciudad el capitalism urban lleva a la mujei, a
los hijos y a las personas de edad a una mayor participa-
ci6n en el trabajo. Solo que lo hacen en sectors tradicio-
nales de la economic, como complementaci6n de los in-







gresos lque cl jet'f del hogargenerahlmeint' devcnga en enti-
dades modcrnas, inAs capitalists.

Otro tcina quc ha centrado la atenci6n de los soci6logos
es la image die la niu.ier. F xiste ya una bibliografia sobre
investigaciones en este tema recopilada por Patricia Anzo-
la y Elizabeth Fox. Hay una amplia gama de trabajos que
van desde planteamientos generals sobre la desfigura-
ci6n a que los medios de comunicacion someten la imagen
de la I~fujer (Myriam Zfifliga, la mujer del buz6n senti-
mental) hasta los efectos que la conciencia femenina pue-
de tener en la conduct y el desempeflo laboral (Nora
Segura, Universidad del Valle). Elssy Bonilla ha realizado
una csclareccdora investigaci6n sobre la propaganda en la
television y ha encontrado que la distorsi6n de las imAge-
nes no sigue tanto la linea de los sexos sino la de creaci6n
y reforzamiento de una imagen consumista de la familiar y
la sociedad. Los estudiosos tienden cada vez mis a plan-
tear el problema en terminos de la familiar y no solamente
de la mujer y a ubicar la familiar dentro del contexto.de la
sociedad que la moldea y condiciona.

La tendencia es a reconvertir los studios de la mujeT en
investigaciones sobre la familiar, utilizando una 6ptica que
ofrece grandes posibilidades. Los soci6logos empiezan a
interesarse en un campo que parecfa privativo de las in-
vestigadoras, no solamente para estudiar los problems de
la mujer sino tambidn los del hombre. Un caso: Alberto
de Brigard Pdrez acaba de llevar a cabo un studio sobre
revistas masculinas y ha encontrado que al hombre tam-
biWn se lo usa como objeto de consume y como objeto
sexual. Al fin de cuentas, concluye de Brigard Perez, "es
el hombre quien compra la joya que su mujer exhibira
para confirmar la prosperidad de su posici6n".














A FAMILIAR MUERTA, FAMILIAR PUESTA


ARMANDO BORRERO M.


En un escrito reciente del doctor Guillermo Mojica (1),
se avanza una series de inquietudes sobre el destiny de la
familiar traditional en la Sociedad ContemporAnea. Las
cifras de las estadisticas sociales en las naciones industria-
lizadas de Occidente y la observaci6n de la realidad Social
cn nuestro propio medio, muestran que en nuestra 6poca
se opera una revoluci6n de las nociones de familiar, hogar,
pareja y crianza de los hijos.

Hl trabajo citado se refiere al censo norteamericano de
I 980 done se encuentran cifras como las siguientes:
durante el period 1970 1980, el nimero total de hoga-
res aument6 de 63.4 a 79.1 millones, con una tasa de
crecimicnto del 24.80/o, mis del double que el aumento
general de poblaci6n, la cual creci6 s6lo en un 11.5o/o.
F n ese mismo period, los hogares matrimoniales aumen-
tan solamente en un 7.7o/o frente a un aumento del
5 2.3o/o de las families libres.

1: n una nota tan corta como esta no caben muchas esta-
di'sticas. Pero vale la pena escribir que tambi6n aumenta-
ron los matrimonios sin hijos por familiar. Aumentaron
las personas que viven solas, desde adolescents hasta
ancianos, los hogares de dos hombres o de dos mujeres,
los arreglos mixtos y por supuesto, el n(imero de families
incompletas. Entre estas, es notable que el nimero de fa-
milias con una mujer como cabeza del hogar, aument6 en
71o/o desde 1970. MAs dici, nte es el aumento de hogares
con madres solteras, que fue del 90.6o/o.
(1) Mojica Guillermo, El Dilema de la Vida Urbana en la Gran
Ciudad, Bogoti, 1982.







En Colombia no se dispone de estadfsticas completes,
pero se conoce el aumento de mujeres en el mercado de
trabajo y la disminuci6n, muy fuerte, de la natalidad. Es
cierto que las cifras globales de uni6n libre y de madres
solteras fueron mas altas en el pasado, en t6rminos pro-
porcionales, por situaciones de desarrollo social y cultura-
les bien distintas de aquellas dadas en los pauses desarro-
llados. Pero se observa hoy, que ya en nuestra sociedad
aparece la madre soltera por decision propia y consciente,
las parejas de j6venes en uni6n libre, como opci6n respe-
table frente al matrimonio conventional, los divorcios de
hecho y los matrimonios "Contenta-Suegras" en Vene-
zuela, Haitf o Panama. Se comienza tambi6n a hablar de
los problems de la tercera edad y entire estos, su residen-
cia institutional o individual, fuera de la familiar tradicio-
nal.

LSignifica esto que estamos en la via de la extinci6n de
la familiar? En la historic, la familiar se ha extinguido mis
de una vez. Siempre para dar paso a una nueva forma de
la instituci6n. Mis a(n, la familiar no siempre existi6 en
la historic. Tiene un origen precisable en el desarrollo
social y a media que las sociedades se hacen mis com-
plejas, la familiar se simplifica.

Cada vez mis, la familiar cumple menos funciones. En
sociedades complejas, las relaciones sociales del ser huma-
no se dan en el Ambito de una gran division institutional.
A mayor division y socializaci6n del trabajo, mayores son
las constelaciones de relaciones sociales y menores, por
supuesto, los compromises afectivos que se pueden invo-
lucrar en esas relaciones. La misma crianza de los hijos se
ejecuta, en buena part, institucionalmente fuera de la
familiar y ademAs el nlmero de estos no puede ser tan
grande como en el pasado.

Pero, por otra parte, los compromises afectivos posibles,
tienden a ser mas libres y profundos. Ya no se sostiene la
uni6n matrimonial sobre la base de las sanciones sociales,
de las apariencias, ni se condena la madre soltera al ostra-
cismo, ni. . un mont6n de cosas mis. Toda crisis es







trdnsito a otra forma, ni mejor ni peor: s61o necesaria en
t6rminos hist6ricos. Y mAs bien, mejores casi siempre.
Los optimistas dicen que todo tiempo pasado fue peor...
y la familiar tambien.

Noviembre 7, 1982













NATURALEZA Y SOCIEDAD


RODRIGO PARRA SANDOVAL


iQu6 importancia tiene la naturaleza en el desarrollo de
las sociedades humans? Los grandes te6ricos de las cien-
cias sociales han inclufdo en sus esquemas mAs globalizan-
tes el tratamiento de esta pregunta. Han definido la natu-
raleza como un element de la estructura social, ya sea
como medio de producci6n o como recurso natural. Pero
su importancia nunca ha sido suficientemente destacada.
Una muestra significativa de este hecho es la manera equl-
voca como sigue enunciandose la pregunta en el campo de
las Ciencias Sociales. Porque en realidad, el hombre es
solamente una parte de la naturaleza, aunque sea el ser
que mds la ha modificado y aunque haya alcanzado el
dudoso titulo de mayor depredador. Por su parte las Cien-
cias' Naturales no han conferido la suficiente importancia
a la organizaci6n social y a los grandes process politicos
y econ6micos como-elementos dinamicos en los cambios
que experiment la naturaleza.

De la vision parcial de ambos enfoques se ha pasado a
buscar soluciones recortadas, que no contemplan las raf-
ces profundas de la gran irracionalidad que puede surgir
de la relaci6n entire el hombre y la naturaleza. Se habla
de establecer normas para disminuir el ruido, purificar el
aire o las aguas, de acelerar process de reciclaje. Nacen
grupos, asociaciones, partidos polfticos con banderas eco-
16gicas de izquierda y de derecha. En la mayprfa de los
casos su acci6n es bendfica, pero no deja de ser parcial y
de alguna manera ineficientc.

Para resolver estos problems, un grupo de cientificos
tanto de las Ciencias Naturales como de las Ciencias So-
ciales estin trabajando en la elaboraci6n de un enfoque







que incluya ambas perspectives. La propuesta es escribir
una historic de las relaciones entire la naturaleza y el hom-
bre, la organizaci6n social, la sociedad.

A partir de un trabajo de diagn6stico ambiental de
Panamd, un grupo integrado por Rail Brafies, Oscar Ma-
rulanda, Jorge Morello y Hector Sejenovich, con el apoyo
del Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambien-
te, Ilevan a cabo una labor pionera en el diseflo de una
metodologfa que basada en la investigaci6n hist6rica bus-
ca explicar la dindmica de las relaciones entire la sociedad
y la naturaleza en un ambiente determinado. Posterior-
mente, Nicolo Giglio Viel y Jorge Morello aventuran ya
una primera interpretaci6n de la historic ecol6gica de
Amdrica Latina, al tiempo de Carlos Barrera y Gilberto
Gallopfn desarrollan un trabajo similar en la provincia del
Chaco en la Argentina. E sfuerzos mAs recientes son Ileva-
dos a cabo por Oscar Marulanda y Humberto Rojas en un
proyecto sobre planificaci6n del ambiente en Venezuela.
A su vez, un grupo de trabajo de Clacso se orienta en esta
misma direcci6n en Bogotd.

Mientras este aventurado y esperanzante proyecto his-
t6rico que pretend reunir conocimientos cientfficos de
diversas dreas toma forma, se han estado realizando
studios intermedios sobre el impact ambiental que los
cambios socioecon6micos y bioffsicos estAn induciendo
en regions colombianas. Un notable ejemplo lo constitu-
ye el trabajo realizado por Oficel sobre el impact
ambiental del Plan de Desarrollo Turistico de Cartagena
y Santa Marta. En el trabajo sobre Cartagena se conside-
ran no solamente los recursos naturales, la explotaci6n
turistica de Barfi, fen6menos relacionados con el Canal
del Dique, las murallas de Cartagena, el empleo, la inci-
dencia de Mamonal, sino tambi6n elements de tipo
politico, la conservaci6n de las mass coralfferas, la repro-
ducci6n de los erizos de mar y la supervivencia de los
grupos de flamencos que emnbellecen el paisaje y la vida
de los habitantes. En el trabajo de Santa Marta el 6nfasis
se pone en lo que podrfa llamarse "zonificaci6n ambien-
tal" del territorio municipal dirigida a regular sus usos







con un manejo adecuado,


Los studios intermedios muestran que serfan necesa-
rios cambios fundamentals en las polfticas de planeaci6n
para lograr una mejor conservaci6n de los recursos natu-
rales. Carlos Barrera en un trabajo reciente sostiene que
la diferencia entire el concept traditional y el ecol6gico
de planeaci6n radica en que el primero se propone la
satisfacci6n de necesidades de acuerdo con una demand,
mientras que el segundo debe determinar el nivel de re-
cursos para los perfodos siguientes como una actividad
central de su enfoque.

Lo deseable seria que en Colombia se pudiera adelantar
un trabajo serio sobre la historic ecol6gica del pafs como
una manera de entender fen6menos globales que tienen
que ver con la relaci6n entire la sociedad y la naturaleza,
E-sta es una condici6n necesaria para llegar a una mAs
acceptable planificaci6n del ambiente, para su uso racional
y para su conservaci6n. Y para aumentar, por medio de
la educaci6n, la capacidad del hombre colombiano de
evitar mayors catAstrotes ecol6gicas.













RELIGION Y TABU SOCIOLOGICO


ROORIGO PARRA SANDOVAL


Roger Bastide afirma en un ficido articulo sobre los
problems de las mutaciones religiosas: "A pesar de su
caricter de conmemoraci6n y de eterno recomenzar de
in mito de origen o de un event hist6rico pasado, las
religiones canbian como todos los hechos sociales; siguen
los grandes cambios que hacen pasar al hombre del noma-
dismo a la situaci6n sedentaria, de las ciudades a los
imperios, de las civilizaciones rurales a las sociedades
industriales ". Las religiones, las iglesias, la fe,llegan a
tender de esta manera el caracter de hechos susceptibles
de ser estudiados con las herramientas que depara la
Sociologia.

La investigaci6n sociol6gica en esta area del conoci-
iniento ha pasado en Colombia por varias etapas hasta
Ilegar a un punto muerto, una zona sagrada, vedada, que
ni siquiera la creciente conciencia de la importancia de la
religion para entender los fen6menos sustanciales de la
situaci6n national, ha logrado romper.

La primera etapa en el desenvolvimiento de la Sociolo-
gia de la Religi6n en el pais estuvo a cargo de los studios
de comunidad en la forma de descripciones culturales de
la vida de parroquia y de la influencia de los valores
religiosos en los conglomerados rurales. Un andlisis mis
especifico de valores religiosos fue Ilevado a cabo
bajo la influencia de la Universidad de Lovaina y de Fran-
cois Houtart, secundado poaieriormente por los desarro-
llos de la sociolog'a de la religion en Francia impulsados
por Gabriel Le Bras.

Estos trabajos investigativos se concretaron en Colom-







bia con la organizaci6n del FERES. Sus studios se
centraron en la descripci6n morfol6gica y demogrdfica
de las iglesias, en censos de files, de seminaristas,de cole-
gios, sacerdotes, obispos y obras eclesiales. Esta informa-
ci6n fue empleada por las iglesias con fines pastorales y
sirvi6 de fundamento para reorganizaciones internal a
nivel de parroquia o de programs. Es la etapa que Jaime
Rodriguez Forero llama sociogrAfica.

Una tercera etapa se distingue por la intenci6n explicit
de utilizar marcos te6ricos que guien los andlisis de la
informaci6n recogida.

Aparecen aquf trabajos de much interns orientados
por el concept de modemizaci6n y, mds especificamen-
te en el caso de la Sociologfa de la Religi6n, por la noci6n
de secularizaci6n o relativizaci6n de la concepci6n del
mundo. Ademis de la corriente traditional sociol6gica
que transit estos caminos es important subrayar la in-
fluencia de Harvey Cox con su ensayo sobre la Ciudad
Secular y los trabajos de Ivan Vallier contenidos en Cato-
licismo, Control Social y Modernizaci6n en America Lati-
na. De estas races se nutren studios como Sociedad y
Religion en Colombia de Benjamin Haddox y Sacerdote
y Cambio Social de Gustavo Jim6nez Cadena, pastor pro-
testante en primero y sacerdote jesufta el segundo, que
representan ya la escuela de pensamiento sociol6gico nor-
teamericana. En la misma corriente navegan los dos libros
de Jaime Rodrfguez; sacerdote salesiano: Religi6n y Cam-
bio Social en el Bachillerato Colombiano y Educaci6n
Cat6lica y Secularizaci6n en Colombia.

Es el mismo Jaime Rodriguez quien en un hicido ensa-
yo posterior plantea una acerada critica al enfoque de la
secularizaci6n y a sus consecuencias, al tiempo que mues-
tra la notable ausencia de trabajos que conecten la estruc-
tura social y la religion en Colombia. Se Ilega asi a la zona
vedada. Y a la inevitable pregunta: por qu6 si en los anali-
sis de la economfa, la polftica, la familiar, el ejercito, la
educaci6n, la sociologia colombiana ha, por lo menos,
intentado buscar los nexos entire la sociedad y esos fen&-






menos, el Area de la Sociologia de la Religi6n parece
haber evitado su studio?

No es por ausencia de una tradici6n porque los padres
de la discipline, Weber, Marx, Parsons, concedieron una
gran importancia al fen6meno religioso para la compren-
si6n de la vida econ6rmica, polftica, familiar y para la
conformaci6n de ideologies. Tal vez, debido a quo Is
mayorfa de los practicantes de esta rama de la Sociologa
son religiosos, some aquf el temor de las iglesias a la
Ciencias Sociales cuando estas abandonan el campo pura-
mente instrumental y se adentran en las preguntas funda-
mentales del hombre. Y, por supuesto, no hay que olvi-
dar la compleja trama polftica en que se mueven los fen6-
menos religiosos. O tal vez habria que mirar tambi6n hacia
hechos de carActer ideol6gico, concientes o inconcientes,
de los investigadores, religiosos o laicos, que yen en la
Iglesia una madre, segin la imagen cat61ica, y pensar que
los asalta el temor a la irreverencia, el pudor que produce
posar los ojos con detenimiento en el cuerpo de la ma-
dre'

La Sociologia ('olombiana parece estar construyendo
aqui' una zona tabu que es necesario derribar para apro-
piarse sin complejos de un campo de investigaci6n de
vital importancia para el conocimiento del pals.














HACIA UNA SOCIOLOGIA DE LA DROGA


ROORIGO PARRA SANDOVAL


"El mayor peligro que se cierne sobre la sociedad norte-
americana es un negro con cocafna", afirma un distingui-
do medico estadounidense citado por Robert Sabbag. De
esta desafortunada pero iluminante frase puede partir un
aiilisis sociol6gico de las repercusiones y del significado
que la droga tiene en cualquier sociedad. Aparecen allf los
fen6nienos de clase, los intereses profesionales y la impor-
tancia social que la droga ha alcanzado en el moment
Iiist6rico de que se habla. Y esto es lo que hace Alvaro
Camacho Guizado en la Universidad del Valle en su incisi
vo y poltmico ensayo Droga, Corrupci6n y Poder: Mari-
Imana y Cocaina en la Sociedad Colombiana.

La droga es sin lugar a dudas on fen6meno que esta a la
orden del dia en Colombia. Sin embargo, un andlisis serio
sobre su naturaleza y significado real solamente ha sido
abordado desde el Angulo de la Economia. Por eso el tra-
bajo de Camacho result mis valioso y mas valiente.
Porque ademis es un intent vilido de sortear las dos
calls ciegas en las que se ha perdido la Sociologfa colom-
biana en la Cltima ddcada: la encuesta tomada como ini-
co camino de aproximaci6n a la realidad y la discusi6n
interminable y est6ril de los clasicos que ignora la reali-
dad national.

Para plantear su muy convincente andlisis social de la
droga Camacho parte de la reformulaci6n de un concept
fundamental: la coyuntura ya no es un corte horizontal
en el devenir hist6rico sino un conjunto de circunstancias
que general situaciones significativas de cambio. Es decir,
no siempre se pudde hablar de la existencia de coyuntu-
ras.







La part sustantiva del trabajo discute fundamental-
mente dos fen6menos: la reorganizaci6n que la droga ha
implicado en la estructura de classes sociales y la relaci6n
entire droga y political. Se analizan las diferentes forms
que toma la relaci6n de rechazo y atracci6n que se da en-
tre la antigua burguesia y los grupos emergentes, las con-
secuencias negatives que sufrcn grupos culturales como
los negros en Estados Unidos y los indigenas en Colom-
bia, que de alguna manera se hallan en medio del process
y sobre los que recae en buena media el "estigma" que
Ileva consigo la situaci6n illegal de la droga. El analisis
politico sustancia la afirmaci6n de que la crisis existente
no es political, ni del Estado, sino solamente una crisis de
hegemonia entire grupos dominantes nuevos y viejos.
Dentro del teatro de esa crisis hegem6nica la droga esta
jugando un papel de estrella, de vedette romantica. Allf,
en ese scenario, (amacho assume sus mejores habilidades
y va desnudando a la bailarina, descubriendo los secrets
que se esconden dletrs de cada uno de sus disfraces, con
habilidad, con finura y. algo novedoso en la Sociologia,
con humor.

Dentro de esta farandula social incentivada por la droga
('aiacho va recogiendo una series de cuerdas que Ilevaii a
una representaci6n de las ideologi'as iiplicitas. Pero este
complejo y espinoso analisis es mnjor dejirselo a un perso-
naje citado en el studio de Camacho Guizado y que tiene
toda la autoridad que uno quiera pedir para hablar del
tena: Al Capone. "Debemos proteger a los obreros de la
prensa roja y cuidar de que sus convicciones permanezcan
sanas. Soy un hombre de negocios y nada mis. GanO dine-
ro satisfaciendo las necesidades de la naci6n. Si al obrar
de esta manera infringe la ley, en tal caso mis clients son
tan culpables como yo. Todo el pais querfa aguardiente y
yo organic el suministro de aguardiente. En realidad qui-
siera saber por que se me llama un enemigo public. Yo
sirvo a los intereses de la conunidad. No puedo canibiar
la situaci6n del pa's. La afronto. Eso es todo".


Enero 11. 1981










LA HISTORIC COMO PRODUCTION


FERNANDO URICOECHEA


La madurez de las ciencias sociales colombianas es un
process reciente y, desde luego, inacabado. Y la idea de
ella viene dada, a su vez por su misma producci6n. Un
ejemplo important de la frontera actual de nuestra em-
presa cientffica es el reciente libro de William Ramfrez
Tob6n, Historia de la producci6n y producci6n de la his-
toria: El concept de modo de producci6n en Marx
(Bogotai: Cinep, 1981).

El libro es para mi valioso por varias razones. Hay una
primera clase de razones que tiene que ver con los aspec-
tos estetico-literarios de la obra. Es refrescante encontrar
un texto que, no s6lo en su desarrollo sino tambien en la
titulaci6n de sus capitulos ("Exaltaci6n y crisis de una
amistad entire conciencias" "Esa inc6moda conciencia de
la ciencia" para dar apenas dos ejemplos), introduce al
lector a un discurso lleno de finesse, humor, elocuencia y,
en una palabra, estilo. Porque Ramrrez Tob6n se revela
como un esteta de la lengua y un artesano del estilo.
Uno de los aspects mis atractivos de ese estilo es su
caricter antiacad6mico: el discurso carece de los rasgos
tipicos del academicismo: el ritualismo de la presentaci6n,
el esquematismo del texto, la irrelevancia e impertinencia
frecuentes de los textos de apoyo, el agobiante ceremo-
nialismo. William Ramfrez sabe que para escribir seria-
mente no hay que posar de serio. Por eso, ademrs, se da
la libertad (ibienvenida! ) de ser un iconoclasta de las
formas acad6micas. La feliL aliteraci6n que sirve de tftulo
a la obra (ejercicio en el cual, dicho sea de paso, Marx era
un virtuoso) es apenas un indicio introductorio. Frecuen-
temente confirmado, agr6guese, por empleo acertado,
sutil y sugestivo de sus adjetivaciones. El trabajo de







William Ramirez es inclusive pedag6gico; puede ensefiar-
le a esa legi6n de acad6micos literariamente tediosos que
la frescura del estilo enriquece y es siempre preferible al
formalismo empobrecedor; que el empleo audaz e imagi-
nativo de metiforas y alegorias, tan frecuentes en el texto
to, enriquece el significado y la interpretaci6n al sugerir
perspectives novedosas de aproximaci6n que toman por
sorpresa al lector; y, finalmente, que la obra cientifica
puede ser construida como una obra de arte.El resultado
de todo ese conjunto de atributos literarios es la crea-
ci6n admirable de un ritmo que acompafia toda la obra.
Hay, como en toda obra de genuine valor cientifico, una
impresi6n de movimiento y de cadencia que hace de su
lecture un placer literario.

Sospecho que el lector mis academicista estara impa-
ciente por escuchar un juicio sobre el contenido de la
obra y su valor cientifico. Esta es, precisamente, la segun-
da clase de razones por las cuales consider el trabajo de
William Ramirez intelectualmente valioso. iCuAl es la
tesis central que 61 se propone desarrollar? La que esti
mis o menos insinuada, mas o menos oculta en el titulo.
Historia de la producci6n y producci6n de la historic no
es una simple aliteraci6n o una expresi6n ingeniosa de
acrobacia ret6rica: la idea que encierra es la de que el
conocimiento te6rico de la historic de la producci6n es
un ingredient fundamental pata la producci6n de la his
toria, esto es, para la praxis political, para la praxis revolu-
cionaria. La ciencia de la historic es, ni mns ni menos, la
teoria revolucionaria de la polftica como prictica.

El comienzo del libro es un ensayo erudito y elegant
por situar el papel fundamental de la historic como espa-
cio integrador en el campo marxista por oposici6n a y
en lucha con la filosoffa. El desarrollo de la obra con-
tinia con la exposici6n que conduce a establecer relacio-
nes necesarias entire el conocimiento hist6rico, real, con-
creto, especifico y el conocimiento desde la economiia.
El anterior desarrollo en forma de adagio sirve como in-
troducci6n para el allegro que inaugural el tercer capltulo,
el mis rico de todos. Apoyindose en el clebre texto so-







bre el mdtodo de la economia political de la Introducci6n
General a la Critica de la Economfa Poliftica, William Ra-
mnrez acertadamente muestra c6mo "a la historic hay que
buscarla en el centro mismo de la teorfa del conocimiento
marxista" (p.63). Como concepts practices, los concep-
tos hist6ricos estn asociados necesariamente a un desa-
rrollo concrete. La historic es parte constitutiva de la
formaci6n. No nacen acabados, como categorfas concre-
tas mOltiplemente determinadas. Surgen inicialmente de
manera imperfecta, como categorfas simples. La multipli-
cidad de determinaciones que los identifican no s6lo
dependent de la historic para su surgimiento sino tambidn
para su inteligibilidad. La anatomfa del hombre, como
clave para la anatomia del mico, es, simultdneamente, un
desarrollo hist6rico concrete y un canon metodol6gico.

William Ramirez liga todo ese desarrollo al concept de
modo de producci6n y al de formaci6n econ6mico-social.
Gracias a ellos y a su caracter especifico y concrete, es
possible urdir en una sola trama mdtodo, historic, teorfa y
praxis, y a la vez, evitar el esquematismo stalinista y fun-
cionalista, si senior, de los cinco estadios de desarrollo.
De esa manera, la reconstrucci6n de la especificidad hist6-
rica de cada formaci6n econ6mico-social se torna mis
d(ictil, mis "negociada" con la praxis y menos "compro-
metida" con esquemas apriorfsticos. Y la met6dica preo-
cupaci6n por escudrifiar los moments y determinacio-
nes especificas de cada modo de producci6n impedirfan
la hip6stasis y el esquematismo.

Solo quisiera hacer dos reparos a este trabajo. El prime-
ro es que no veo por qud haya que privilegiar los dos
concepts mencionados para darle relievancia prActica al
andlisis hist6rico marxista. Dicha relievancia estA necesa-
riamente ligada al status te6rico-practico de todo conoci-
miento con pretensiones dialdcticas y es independiente
del concept o concepts integradores. El segundo repa-
ro consiste en la manera de William Ramfrez fundamental
el rendimiento practice del andlisis. De nuevo, ese rendi-
miento no viene dado, como l1 cree, por "el enfoque
que dentro de su estructura 16gica tienen las fuerzas pro-







ductivas, las relaciones de producci6n entire las classes, la
organizaci6n del noder politico y social, la generaci6n y
distribuci6n de la cultural' (p.98). La practicidad del and-
lisis marxista, a mi juicio no descansa en el modo de arti-
culaci6n te6rica de sus diversas categorfas. Depende, mns
bien, de la naturaleza te6rico-practica del conocimiento
marxista. Del cardcter practice, en una palabra, de todas
sus categorfas.


Enero 3, 1982



























III


LA GUERRA Y LA PAZ
Violencia y sociedad




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs