• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Title Page
 Indice
 Prologo
 Advertencia
 Esquema de la evolucion econom...
 El problema del indio
 El problema de la tierra
 El proceso de la instruccion...
 El factor religioso
 Regionalismo y centralismo
 El proceso de la literatura
 Back Cover














Group Title: Colección América nuestra
Title: Siete ensayos de interpretación de la realidad peruana
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00087157/00001
 Material Information
Title: Siete ensayos de interpretación de la realidad peruana
Series Title: Colección América nuestra
Physical Description: 264 p. : ; 22 cm.
Language: Spanish
Creator: Mariátegui, José Carlos, 1894-1930
Publisher: Editorial Universitaria
Place of Publication: Santiago de Chile
Publication Date: 1955
 Subjects
Subject: Education -- Peru   ( lcsh )
EDUCACION -- PERU   ( renib )
Civilization -- Peru   ( lcsh )
Economic conditions -- Peru   ( lcsh )
Social conditions -- Peru   ( lcsh )
CIVILIZACION -- PERU   ( renib )
CONDICIONES ECONOMICAS -- PERU   ( renib )
CONDICIONES SOCIALES -- PERU   ( renib )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage: Peru
 Notes
Statement of Responsibility: Prólogo de Guillermo Rouillon.
General Note: Consists of articles previously published in "Mundial" and "Amauta."
 Record Information
Bibliographic ID: UF00087157
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 01591381
lccn - 56026159

Table of Contents
    Front Cover
        Page i
        Page ii
        Page iii
    Title Page
        Page iv
        Page v
        Page vi
        Page vii
        Page viii
    Indice
        Page ix
        Page x
    Prologo
        Page xi
        Page xii
        Page xiii
        Page xiv
        Page xv
        Page xvi
        Page xvii
        Page xviii
        Page xix
        Page xx
        Page xxi
        Page xxii
        Page xxiii
    Advertencia
        Page 1
        Page 2
        Page 3
        Page 4
    Esquema de la evolucion economica
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
    El problema del indio
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
    El problema de la tierra
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
    El proceso de la instruccion publica
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
    El factor religioso
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
    Regionalismo y centralismo
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
    El proceso de la literatura
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
        Page 239
        Page 240
        Page 241
        Page 242
        Page 243
        Page 244
        Page 245
        Page 246
        Page 247
        Page 248
        Page 249
        Page 250
        Page 251
        Page 252
        Page 253
        Page 254
        Page 255
        Page 256
        Page 257
        Page 258
        Page 259
        Page 260
        Page 261
        Page 262
        Page 263
        Page 264
    Back Cover
        Page 265
Full Text





























COECO AMRC USA








"Estimr much en Jos6 Car-
los Mariategui la libertad del
pensamiento, la nobleza del
prop6sito y la claridad de la
expresi6n. Estas cualidades que
en 61 descubri desde que un
articulo suyo me cay6 a la ma-
no, y de lance para mejor, mo-
tiv6 una simpatia compartida,
por decirlo asi, "tamen et dis-
cessio", segfn nos lo acuerda
con superioridad la aristocrAtica
virtud de la tolerancia" (Leo-
poldo Lugones. De la Vida Li-
teraria, Buenos Aires. 1930).
"Jos6 Carlos Mariategui per-
tenece ya a la categoria de los
escritores universales en Am-
rica. Su educaci6n, su manera
de sentir, su vision de los tiem-
pos no es americana sino en
cuanto el continent a que per-
tenecemos forma parte, con la
mentalidad de sus mejores uni-
dades y las aspiraciones comu-
nes a todos sus habitantes, de
la cultural predominante en los
paises occidentales" (Sanin Ca-
no. "Critica y Arte". Pig. 121).
"Cien afios hace que San
Martin y Bolivar pasaron des-
de el Atlantico al Pacifico,
aquella march liberty a las co-
lonias de los ej6rcitos de Es-
pafia. La juventud que ahora
invita a Mariitegui para que
vaya a Buenos Aires no pien-
sa seguramente, en simbolos
continentales. Sin embargo, la
march de este guerrero del
pensamiento desde el Pacifico al
Atlantico, cierra el ciclo comen-
zado hace una centuria. El
Continente de la America his-
pana no se transform s6lo con
derrotar ej6rcitos y expulsar
virreyes. Al Golpe Libertador
asestado desde Oriente a Occi-
dente hay que responder con
otro que vaya a Oriente. La















COLECCION

AMERIC

NUESTRA







dirigida por

CLODOMIRO ALMEYDA


Compuesto con Baskerville Linotype 10/10 e impreso en los talleres de
la Editorial Universitaria, S. A., calle Ricardo.Santa Cruz 747,
en Santiago de Chile. Tipografia de Mauricio'Amster


E









Siete ensayos
de interpretaci6n
de la realidad
peruana
por
Jose Carlos Maridtegui



Pr6logo de
GUILLERMO ROUILLON


II. _


EDITORIAL UNIVERSITARIA, S. A.
SANTIAGO DE CHILE, 1955










































PORTADA DE

NEMESIO ANTUNEZ











Indice



Prd logo

pdg. xi

ADVERTENCIA
pAg. 1


Esquema de la evoluci6n econ6mica


I. La economic colonial 5
II. Las bases econ6micas de la
Repfiblica .. .. 7
III. El period del guano y del
salitre . ..... 10


IV. Caricter de nuestra economic
actual . .. .13
V. Economia agraria y latifun-
dismo feudal ... 16


El problema del indio


Sumaria revision hist6rica 23


Su nuevo planteamiento 27


El problema de la tierra


El problema agrario y el pro-
blema del indio .35
Colonialismo-Feudalismo 37
La political del coloniaje: des-
poblaci6n y esclavitud 39
El colonizador espafiol 41
La "comunidad" bajo el co-
loniaje . .. 45
La revoluci6n de la indepen-
dencia y la propiedad agra-
ria ... 47
Political agraria de la Repui-


blica . .. .. 50
La gran propiedad y el poder
politico . 53
La "comunidad" bajo la Re-
piiblica . 56
La "comunidad" y el latifun-
dio . . 61
El regimen de trabajo. Servi-
dumbre y salariado 64
"Colonialismo" de nuestra agri-
cultura costefia . 70
Proposiciones finales 72


El process de la instrucci6n psblica


La herencia colonial y las in-
fluencias francesa y norte-
americana . .. 77
La Reforma Universitaria
Ideologia y reivindicaciones 89


Political y ensefianza universita-
ria en la America Latina 95
La Universidad de Lima 98
Reforma y reacci6n 100
Ideologias en contrast Ill


El factor religioso


I. La religion de Tawantinsu-
yo . . 120
II. La conquista cat61ica 125


III. La Independencia y la Igle-
sia . 137








Regionalismo y centralismo


I. Ponencias basicas 144
II. Regionalismo y gamonalis-
mo .. . 147
III. La region en la Repdblica 151


IV. Descentralizaci6n centralista 156
V. El nuevo regionalismo 159
VI. El problema de la capital 161


El process de la literature


I. Testimonio de parte 170
II. La literature de la colo-
nia . 173
III. El colonialismo sup6rsti-
te . 177
IV. Ricardo Palma, Lima y la
Colonia . .. 182
V. Gonzalez Prada 189
VI. Melgar .. .. .197
.VII. Abelardo Gamarra 199
VIII. Chocano . .. .201
IX. Riva Aguero y su influen-
cia. La generaci6n "futu-'


rista" . 204
X. "Col6nida" y Valdelomar 209
XI. Nuestros "independien-
tes". . 216
XII. Eguren . .. 218
XIII. Alberto Hidalgo 227
XIV. CUsar Vallejo ... 231
XV. Alberto Guillen 237
XVI Magda Portal . 242
XVII. Las corrientes de hoy. El iri-
digenismo ... .246
XVIII. Alcides Spelucin 260
XIX. Balance provisorio 262








Prologo


MARIATEGUI, EL HOMBRE Y EL PRECURSOR

Confluyen en Jose Carlos dos razas titdnicas, dos corrientes
de libertad. Su antecesor por la linea paterna fue Francisco Xa-
vier Maridtegui, de origen vasco, heroe civil de la gesta emanci-
padora, cuyos principios se inspiraron en el pensamiento de Juan
Jacobo Rousseau. Ide6logo mayor del liberalism, don Francisco
Xavier, hizo triunfar sus ideas en la primigenia Constituci6n li-
beral que tuvo el Perut en el siglo XIX. La ascendencia materna
de Jose Carlos se cree provenga de los descendientes del hazaio-
so cacique La Chira, al que dieran muerte los conquistadores es-
pafioles poco despuds de haber hollado el valle de Piura.
UN NUEVO MESTIZO. El progenitor de Jose Carlos, Jose Fran-
cisco Maridtegui, dedicase desde joven a irabajar en la adminis-
tracidn publica. Por razones del cargo que desempefiaba hubo
de radicarse en la ciudad de Huacho. Alli uni6 su destino al
de Maria Amalia La Chira Vallejos, natural del vecino distrito
de Saydn. Esta joven mestiza era hija de un pequefio agricultor
que habia llegado a la provincia de Chancay, procedente de Piu-
ra, en las huestes revoltosas de un ambicioso caudillo military.
Como fruto del matrimonio de la pareja Maridtegui-La Chira,
nacieron cuatro hijos; Jose Carlos (14 de junio de 1895), fue el
segundo.. A temprana edad estos nifios, perdieron a su hermani-
td, Amanda, la menor de ellos, y a su padre; con tal desventu-
ra, empez6 el drama para esta familiar. Maria Amalia, mujer de
trabajo, asumi6 la responsabilidad de mantener a su prole. En-
treg6se al oficio de modista. Y entire plegarias y rezos crecieron
los Maridtegui. Procuraba la madre, con su fe, morigerar la or-
fandad de sus retofios.
ETAPA MISTICA. Otro infortunio abatid a los Maridtegui; un
dia Maria Amalia observed, con sorpresa, que Jose Carlos cojea-
ba. Su primera reacci6n, la llev6 a examiner al nifio y di6se con
un enorme hematoma a la dltura de la rodilla. La madre, presa
de nerviosidad, pregunt6 a su hijo por el origen de aquella le-
si6n. Pero el pequefio, que habia venido ocultando aquelhecho,
persistid en no confesar la causa de su dolencia. Siguieron las
pregintas de la mamd, y por fin se descubrid la verdad. En la
Escuela de Huacho, donde Jose Carlos empezaba a cursar sus
studios primaries, un escolar apellidado Marcenaro, peleando
con Maridtegui, le propind un fuerte puntapid en la rodilla. Se







agravd la dolencia. Hubo consult de mddicos. E inmediatamen-
te se trasladd al enfermo a la capital. Fue internado en la Mai-
son Sainte, clinic que estaba administrada por religiosas fran-
cesas. Corrian los dias de octubre de 1902. Era el mes del Seiior.
de los Milagros, el cristo moreno que venera el pueblo de Lima.
Mds de cien dias permanecid inm6vil en la cama Josd Carlos.
Pronto acostumbrdse a ese ambiente mondstico. La soledad y
la querencia lo hizo proclive al misticismo. Cuando abandon
la casa de salud, sali6 baldado. Los rapazuelos del barrio empe-
zaron a llamarlo: icojito Maridtegui!
Maria Amalia, entire tanto, habia seguido en su oficio. Po-
seia un pequeino taller de costura, donde confeccionaba trajes
para su clientele particular. Para cumplir con sus compromises
tenia que trabajar intensamente. La mdquina de coser no inte-
rrumrpia su march. Habiase convertido en el corazdn de la
vida econ6mica para los suyos. Sin embargo, una vez ces6 com-
pletamente el ruido de esta; la alarma cundi6 en los hijos, que
corrieron hacia el lugar del silencio, y hallaron a la madre atur-
dida por el dolor proveniente de una hernia abdominal. El me-
dico que acudi6 a tender a la enferma, recomend6 reposo, pe-
ro aquello equivalia a mds de una muerte. Maria Amalia re-
primid su dolor y volvid a su costura. Cerca del cuarto de traba-
jo, se halla la habitaci6n de Jose Carlos. Este niiio hacia cua-
tro afios que estaba en cama debido a la lesi6n que sufriera en
el colegio. Ese tiempo lo habia dedicado a leer la pequefia bi-
blioteca heredada de su padre. La viuda Maridtegui preocupd-
base porque Jose Carlos leyera hasta avanzadas horas de la
noche, temia que la vigilia tan prolongada le hiciera dafio a su
restablecimiento. Le apagaba la luz a su hijo, pero este apro-
vechaba la luz que se filtraba de una Idmpara del alumbrado
pzblico para continuar leyendo. Tan pronto mejor6 de su en-
fermedad, manifesto sit deseo de trabajar en un diario. Le
atraia el periodismo. Frente a la tenaz persistencia de su hijo, la
madre obtuvo, por medio de una amiga cuyo esposo trabajaba
en "La Prensa", colocacidn para Maridtegui como ayudante de
linotipista y de alcanza rejones. Desde entonces, se veia a Ma-
ria Amalia acompaiiar a su hijo hasta la puerta del Diario. Jose
Carlos tenia once anios de edad y una pierna defectuosa. Su la-
bor en el taller consistia en leer originals a los linotipistas,
pues venian escritos a mano. Le agradaba dar lectura a las co-
laboraciones de: Rod6, Garcia Calder6n, Gdmez Carrillo, Cis-
neros, Ulloa y Yerovi.
Este nifio trabajador a los once aios, habia aprendido a me-
ditar en las horas que otros chiquillos se entregaban a juegos







propios de su edad. Cre6 su mundo interior, como refugio y
compensaci6n a las privaciones impuestas por la pobreza. Com-
placiase en escuchar de labios de sus familiares, las proezas de
sus abuelos. Queddbase abismado en los recuerdos de sus ma-
yores. Despues de recorrer esas imdgenes amadas, llegaba hasta
el. Entonces se apoderaba el anhelo en este chico, de que la
historic de los suyos continuara. Era ya, por impulse propio,
una flecha disparada hacia un blanco. Ya en el, por otra parte,
empezaba el conflict entire la resignaci6n y la inconformidad
frente al- drama de los pobres que lo rodeaban. A veces, con-
fundido por esos problems, buscaba refugio en la lecture del
Antiguo y Nuevo Testamento. Reflexionaba sobre la tragedia
del pueblo hebreo y acerca del trdgico destino del ninio que
lleg6 a ser hombre y fue clavado en dos maderos, por su apos-
tolado de amor a la humanidad.
Gobernaba el pals, por aquel tiempo, Jose Pardo, hijo del
fundador del Partido Civil. Eran los dias en que Augusto B.
Legula preparaba su campaiia para la presidencia de la Repu-
blica. Se escuchaban muchas aclamaciones por Pidrola y pocas
por Leguia. "La Prensa" constituia el baluarte de los demdcra-
tas, alli se conspiraba hasta avanzadas horas de la madrugada.
Maridtegui se informaba de todos los sucesos politicos median-
te la lectura que hacia al pie de los linotipos. Oia con interns
las charlas y las discusiones que se suscitaban entire sus compa-
fieros de labores, sobre: Reclus, Kropotkin, Faure, Grave, Ba-
kunin y Proudhom. A hurtadillas leia los articulos de Gonzd-
lez Prada, que aparecian en los peri6dicos anarquistas: "Los
Parias" y "La Protesta". Los obreros, en su gran mayoria, esta-
ban influenciados por la predica libertaria.
Una nmafana en que el Director del Diario hacia su reco-
rrido habitual por los talleres de la imprenta, observe a Jose
Carlos que con gran esfuerzo, debido a su pierna defectuosa,
porfiaba por alcanzar el distribuidor de la mdquina de linoti-
po. Esto impresion6 a don Alberto Ulloa Cisneros, quien Ila-
md al muchacho y le hizo varias preguntas relacionadas con el
trabajo que realizaba. El. Director de inmediato -dispuso que es-
te fuera trasladado a las oficinas de Redacci6n. Ahi atendia al
ptblico y llevaba los originales al taller. Por iniciativa propia,
comenzd a redactar las noticias que recibia y de esta manera
hizose cronista. Luego se vinculd a Cisar Falcdn y a otros pe-
riodistas. A veces la madre, toda agitada y temerosa, aparecia
por "La Prensa" en busca de su hijo, en tanto que por las ca-
lles de Lima se cruzaban las balas y habia cierra puertas.
xiii







Jose Carlos, por otra parte, admiraba el espiritu rebelde
de Manuel Gonzdlez Prada. Su propia vida y su propia inquie-
tud llevdronle donde el Maestro. Concurria a la casa de este,
en compafia de un grupo de literatos jdvenes. Sentiase atraido
por Gonzdlez Prada, Luis Ferndn Cisneros y Abraham Valde-
lomar, a quienes tambien consideraba sus gulas intelectuales.
Estos tres personajes sdlo tenian puntos de contact en su acti-
tud anti-academica, por lo demds eran completamente disimiles
entire si. Le seducia Prada por su inconformismo con todas las
normas establecidas. Cisneros, por la orientaci6n literaria que
imprimia al periodismo. Valdelomar, por sus inquietudes ar-
tisticas. Lq obra de estos valores extrauniversitarios, constituy6
una de las primeras fuentes de su evolucidn spiritual. Marid-
tegui, no obstante estas influencias, prosegula con los, temas
misticos. Sus autores preferidos eran: Amado Nervo; Jose Asun-
cidn Silva, Dario, Herrera Reissig, Unamuno y Cervantes.
Desde el 1 de enero de 1914 Josd Carlos habia empezado
a firmar sus crdnicas en "La Prensa" con el seud6nimo de "Juan
Croniqueur". Colaboraba, ademds, en las revistas "El Turf" y
"Mundo Limefio". Pretendia crear cuentos y poemas turfisti-
cos. Iniciaba su etapa "Modernista", que se caracteriz6 en el
por su individualism extreme y por la elegancia de su estilo
literario.
Retorn6, por ese tiempo, de Italia, Abraham Valdelomar,
quien trajo consigo algunas modalidades de ese ambiente, en-
tre otras la de Marinetti y su movimiento Futurista. En Lima,
Valdelomar se vincul6 a un grupo de escritores anti-oligdrqui-
cos, en su mayoria provincianos, con los que fund la revista
"Col6nida", desde cuyas columns arremetieron contra la men-
talidad colonialista y las ideas de la clase dominant. Prada
habia abierto el camino de la insurgencia de esa juventud. Su
predica iconoclasta fue recogida con pasidn por los coldnidas.
Maridtegui atn no habia encontrado la orientaci6n de su
vida. Unas veces acusaban sus obras de: teatro, poesia, cuento,
cr6nicas y ensayos, inf1l.encia decadentista; otras, la huella es-
teticista; y otras, preferencia por el modernismo. Podiase obser-
var en dl dos posiciones, dos actitudes antag6nicas. En una, un
afdn de fugar de la realidad, del drama de la vida. Y en otra,
el. anhelo por hallar su verdadero destino. En esos dias, se ha-
bia apoderado de su espiritu el escepticismo. Y repetia como
Unamuno: "Los que no dudan no creen"; Intentd en esta eta-
pa publicar un poemario con el titulo "Tristeza", pero qued6-
se en mero proyecto.








A mediados del afio de 1916, Josd Carlos cambid de Diario,
abandon "La Prensa", despues de nueve afios ininterrumpidos
de labor, para ir a trabajar como Redactor principal del nuevo
periddico "El Tiempo". Ahi escribia editoriales, hacia la cr6-
nica parlamentaria y tenia a su cargo la column "Voces". El
periodismo y su inquietud spiritual lo relacion6 con todos los
circulos artisticos. Pero poco participaba Maridtegui de la vida
bohemia nocturna de sus impenitentes amigos. El, era delicado
de salud y estaba obligado a hacerle compailia a su madre. Gui-
llermina, su hermana, casada y con hijos, se hallaba fuera de
Lima, vivia en una provincia lejana. Y su hermano menor, Ju-
lio Cesar, trabajaba en Huaral. Ya en el hogar Jose Carlos vol-
via a sus meditacionse, ahora objeto de estas era la etapa de
lucha y de difusidn de la doctrine cristiana. Preferia este perio-
do por su gran contenido human. Iba dejando atrds el mis-
ticismo. Leia los articulos de Luis Araquistain: "Poldmicas de
la guerra 1914-1915", "Los origenes, hechos e ideas", "Princi-
pios y political en pugna", "Batallas econdmicas", "El espiritu
socialista. Y tambien los ensayos de cardcter principista de
Unamuno y Alomar. Esta literature political aparecia en la revis-
ta "Espaia". Era precisamente la epoca en que Maridtegui, de
simple periodista queria alcanzar una posici6n doctrinaria.
Acercdbase gradualmente a la orientaci6n esperada.
Corrian los meses de 1917, hacia dos afios que se hallaba
al frente del Gobierno de la Republich, don Jose Pardo. Y un
trienio que se habia iniciado la primera guerra mundial. Esta
conflagracidn alter lavida political, econ6mica y social del
Pern, debido a la gran demand de materials primas. La mayor
explotacidn de los recursos agro-minerales contribuy6 a que se
desarrollaran las fuerzas del proletariado y la clase media. Se
preferia sembrar algoddn en vez de articulos de panllevar. La
mano de obra estaba dedicada a producer materials para la ex-
portacidn. El estado de guerra habia provocado la subida de
los fletes. Se tuvo que hacer frente a innumerables restricciones
y, por consiguiente, al encarecimiento de la vida. Al terminar
el conflict belico se habian reforzado la burguesia, la clase
media y el proletariado. El Gobierno de Pardo, representante
de los intereses de la oligarquia traditional, result incapaz
para encauzar a estas classes sociales.
EMPIRISMO SOCIALISTA. La circulaci6n de la revista "Espa-
ia", las promesas de Wilson y las noticias sobre los movimien-
tos socialists en Europa despertaron la inquietud por los pro-
blemas de orden social en Josd Carlos Maridtegui, Cdsar Fal-
cdn y Filix del Valle. Estos acordaron crear "Nuestra Epoca",
xv








drgano de prensa, que se inspire en las ideas renovadoras. En
esta Revista se hizo intentos por llegar al pueblo. Aparte de
Gonzdlez Prada ninguno otro intellectual se habia preocupado
porque su mensaje fuera a las masas populares. La vida del
peri6dico fud efimera, s6lo alcanz6 dos nzmeros. Maridtegui
-se vi6 envuelto en un incident con un grupo de militares que.
se sintieron aludidos por un articulo que publicara sobre el
ejfrcito.
Fracasada la empresa de "Nuestra Epoca", Jose Carlos y
Falc6n, a fines del aio 1918 pretendieron fundar el Partido
Socialista en el Per2. Conversaron sobre el particular con un
grupo de personas interesadas en las ideas del socialismo, las
que aceptaron el proyecto. Hubo varias reuniones a las que
concurrieron: Luis Ulloa, Carlos del Barzo, Pedro Bustamante
Santisteban, Cesar Falc6n, Jose Carlos Maridtegui, Humberto
del Aguila y un italiano Polestri. De estas sesiones no sali6 nada
positive. El oportunismo de algunos de los concurrentes ech6
a perder los propdsitos que animaba Jose Carlos.
A principios del mes de enero de 1919, Maridtegui y Falc6n
dejaron "El Tiempo" para dar vida a un peri6dico propio,
con orientacidn doctrinaria. Y fundaron "La Raz6n", diario es-
te que prestd decidido apoyo a la clase obrera, a los empleados
de comercio y a los estudiantes, que, desde esa tribune inicia-
ron el movimiento de la Reforma Universitaria. "La Raz6n"
emprendi6 varias campaias de cardcter principista. Fue el 6rga-
no de prensa de las nuevas fuerzas sociales, que se reforzaron
con la primera guerra mundial. Maridtegui habia decidido lu-
char en favor de los pobres del mundo. En esa epoca ya habia
definido su orientaci6n socialist. Entonces evocaba las sombras
de sus mayores para templar su espiritu. Con fl llevaba al niino
que en su memorial habia recogido las injusticias sociales. Ese
nifio, convertido en hombre, tenia por delante un camino.
A0os DE APRENDIZAJE. Las postrimerias de la Gran Guerra
coincidieron con el period de las elecciones para elegir Presiden-
te de la Republica. Los nuevos ricos y la clase media escogie-
ron su candidate: Augusto B. Leguia. El civilismo lanz6 como
contrincante a Antero Aspillaga. Leguia fue proclamado Maes-
tro de.la Juventud por los universitarios. Las masas populares,
a consecuencia de su ignorancia political, lo ungieron su caudi-
llo. Por esa misma epoca, existia una corriente mesidnica en la
mayoria de los paises hispanoamericanos. En Chile habia sur-
gido Arturo Alessandri; y en la Argentina, Hipdlito Irigoyen.
Legula gand el process electoral al candidate de la reacci6n.








Pero, no obstante haber logrado la victoria, el leguismo tuvo
que dar un golpe de estado el 4 de julio de 1919 para llegar
al poder. Con Leguia hacia su ingreso a la political una nueva
clase: la burguesia.
"La Raz6n" era un periddico de oposicidn; desde el pri-
mer moment estuvo en contra del regimen leguista. Se alen-
taba la critical y la censura. Un dia Maridtegui escribi6 un edi-
torial titulado "La Patria Nueva" y llevaba como subtitulo:
"Un personal senil 'y claudicante". Este ataque sirvi6 de pretex-
to para que el Gobierno clausurara el Diario. Se sabia que las
autoridades no veian con buenos ojos las campaiias que se rea-
lizaban en favor del movimiento social. Leguia, ademds de si-,
lenciar "La Raz6n", di6 orden de arrest para Jose Carlos y
Falcdn, a quienes consideraba como elements disociadores del
orden pdblico. Luego recapacitd, tuvo en cuenta Leguin los
vinculos familiares que unian a Jose Carlos con la seiora Julia
Swayne Maridtegui de Leguia, su esposa. El Presidente de la
Repiblica dispuso que ambos periodistas fueran a Europa co-
mo agents de prensa del Pertr. Los nombramientos recaidos en
Falc6n y Maridtegui causaron sorpresa. Alberto Secada, miem-
bro del Parlamento Nacional, manifesto su disconformidad y
amenazd con interpelar al Ministro responsible de tales repre-
sentaciones que el Regimen habia confiado a Jose Carlos y a
Falcn en el Viejo Continente. El 8 de octubre de 1919 se em-
barcaron estos periodistas, custodiados por la policia, al atarde-
cer de ese mismo dia; el barco se hizo a la mar .con proa a Euro-
pa. Falcdn estaba designado para Espaiia y Jose Carlos para
Italia.
Cuando lleg6 Maridtegui a la Peninsula, se hallaba esta
seriamente agitada por problems de la postguerra: Existia un
gran descontento en el pais; Italia no habia obtenido todo lo
que deseaba y esperaba del Tratado de Versalles. Esta situa-
cidn trajo como consecuencia el caos politico y econ6mico. Las
huelgas se sucedian unas tras otras y los anarquistas hacian de
las suyas. El Gobierno italiano no respondia, sentiase debil pa-
ra arreglar este estado de cosas. Carecia de orientacidn adecua-
da para tomar medidas. Por otra parte, Francia e Inglaterra,
que luchaban por la hegemonia political y econcmica en Euro-
pa, alentaron este desgaste de energia del pueblo italiano. Es-
tas potencias asi obtenian un competitor menos en el campo
imperialista. Todas estas circunstancias fueron aprovechadas
por el ex-socialista Benito Mussolini. El fascismo, integrado y
orientado por la clase media, habia hecho su aparici6n en la
escena political europea, el 23 de marzo de 1919. Los fascios, en
xvii








su etapa inicial, sufrieron derrotas, pero luego aumentaron sus
fuerzas a base de la demagogic, el nacionalismo y el terror. Nu-
merosos afiliados del anarco sindicalismo fueron a engrosar las
filas del fascism.
El Partido Socialista italiano se encontraba dividido en va-
rias fracciones, lo que producia una desorientaci6n en el pue-
blo. En estas condiciones se realize el Congreso de los socialis-
tas, en la ciudad de Livorno, entire los dias 15 y 20 de enero de
.1920. Alli en el seno de esta magna Asamblea se planted la
escisi6n entire reformistas y revolucionarios. Tratdse de mante-
ner la unidad de esta fuerza, pero fue impossible. Existian tres
corrientes: los reformistas de derecho con Turati a la cabeza;
los centristas dirigidos por Serrati; y por ultimo, la extrema iz-
quierda. Ahi se expuso la tesis de reform o revoluci6n. Sdlo
quedaron dentro del Partido Socialista los derechistas y centris-
tas. El ala izquierda de esta agrupacidn se separd y form tien-
da aparte. Entre tanto, Maridtegui, que seguia con interns y pa-
sidn los acontecimientos politicos e ideoldgicos, decidid adhe-
rirse al socialismo de extrema izquierda. El y un grupo de pe-
ruanos crearon un organismo de orientacidn marxista. Con el
propdsito de ganar una mayor experiencia political, Maridtegui
habiase entregado a entrevistar a los hombres mds representa-
tivos de Italia; estuvo con: Croce, Papini, Turati, Gobetti,
D'Annunzio, Marinetti, Nitti, Sturzo y otros. Visit tambien a
Mdximo Gorki y a Jorge Sorel, quienes en esos aios residian
en la Peninsula. Se puso en relacidn con los emigrados politi-
cos que llegaban procedentes de los paises balcdnicos. Estudiaba
la doctrine marxista en la teoria y en la accidn. Para el, Italia
fue su mnejor experiencia. Era el conocimiento vivo, palpitante,
de los problems humans de esa hora del mundo contempord-
neo. Alli descubri6 la crisis,de'la civilizacidn europea. Y vi6 en
el socialismo la esperanza de todos los pueblos. Alternaba su
preocupaci6n doctrinaria con el'recorrido de ciudades y mu-
seos. En ese pais, contrajo matrimonio con una bella jovencita
italiana, Ana Chiappe, en compaiila de la cual residi6 en Fras-
catti.
Poco tiempo despuds asistid, junto con su amigo Falcdn,
quien llegd de Espaia trayendo la representacidn del diario "El
Liberal", a la Conferencia Econ6mica de Genova en 1922, a la
que concurrieron Briand, Lloyd George, Giolitti, Tchicherine.
Todos los sucesos politicos, sociales, econdmicos y culturales de
la realidad europea, Maridtegui los comentqba en articulos que
enviaba a Lima para ser publicado en "El Tiempo" con el ti-
tulo "Cartas de Italia".








Despues de la Conferencia de Genova, Mussolini organize
su march sobre Roma con 40.000 fascists. Aquella parodia de
las legiones romanas aterroriz6 al Gobierno y lo hizo rendirse.
El Duce obtuvo todo el poder, y con ello empez ,el drama para
los antifascistas italianos. Frente a estos acontecimientos politi-
cos, Jose Carlos decidi6 regresar a la patria. Los ailos de apren-
dizaje habian terminado. Con un nuevo quehacer por delante,
como era el de contribuir a la incorporacidn del Peru al mo-
vimiento socialist mundial, emprendi6 el viaje de retorno.
"Nos habiamos entregado sin reserves -escribia Maridtegui-,
hasta la ultima cdlula, can una ansia subconsciente de evasion,
a Europa, a su existencia, a su tragedia. Y descubrimos, al fi-
nal, sobre todo, nuestra propia tragedia, la del Perit, la de His-
panoamirica. El itinerario de Europa habia sido para nosotros
el del mejor y mds tremendo descubrimiento de America".
MARIATEGUI, CREADOR Y REALIZADOR DEL SOCIALISM PERUANO.
Asi un 20 de marzo de 1923, Jose Carlos, despuds de cuatro aiios
de ausencia, volvid a la tierra de sus primeras inquietudes. Su
madre, hermanos y unos pocos amigos le dieron la bienvenida.
Vino con An ita, "madonna toscana", quien traia en sus brazos
un retoiio. Maridtegui retornaba con "una filiaci6n y una fe"
y la misidn de crear el movirniento socialist. Sabia que la pri-
mera realidad era su pueblo, su patria. Erpezd por estudiar:
las formas de produccidn, las relaciones sociales y los antagonis-
mos de clase. Continuaba como Jefe del Estado, por ese tiempo,
Augusto B. Legula, quien propiciaba una political favorable a
los intereses norteamericanos. El capitalism yanqui, con sus
sistemas de inversiones para explotar las materials primas y sus
emprdstistos al Gobierno, habia terminado por imponer su he-
gemonia sobre la actividad econdmica del pais, quedando des-
plazado en gran parte el capital singles. Los representantes mds
conspicuous de la oligarquia traditional se hallaban extraiiados
de la Repiblica. Leguia sdlo combatia a los "civilistas" en el
plano de la political, no se atrevia a tocarles sus intereses eco-
n6micos a estos sefiores feudales. Sin embargo, el Rdgimen tenia
algunos aspects progresistas, entire ellos: su political vial, el
plan de riego y sus medidas de desarrollo de la econpmia na-
cional. En lo que respect al movimiento social, la ciudadania
acusaba una gran desorientaci6n political e ideol6gica.
Maridtegui, a los pocos dias de su llegada, fud a visitar a
sus antiguos amigos del diario "La Raz6n". Fausto Posada lo
vincul6 a Victor Rail Haya de la To.re, Secretario General de
la Universidad Popular "Gonzdlez Prada", quien le brind6 a
Jose Carlos una cdtedra en el indicado centro de cultural. Ins-








tituci6n vista que habia sido fundada el aio 1921, por acuerdo
del Congreso de Estudiantes celebrado en la ciudad de Cuzco
en el mes de marzo de 1920, con la finalidad de Ilevar la cul-
tura al pueblo. En esos organismos de extension cultural, la pe-
quefia burguesia trataba de orientar a las masas populares. Josd
Carlos dictd en su cdtedra un ciclo de conferencias, sobre los
problems sociales contempordneos. De esta manera reinicid su
contact con los trabajadores. Tambidn se encargd de publicar
el ntimero 5 de la revista "Claridad", drgano de prensa de la
Universidad Popular. Desde el primer moment las ideas de
Jose Carlos fueron antag6nicas con el espiritu de los directors
de esas aulas. Aquellos pretendian difundir principios que, por
otro lado, Maridtegui los consideraba caducos, en crisis.
Europa le habia demostrado la importancia del periodismo
en la divulgaci6n de las ideas politics. Maridtegui, obligado
por su pasidn socialist, empez6 a utilizar las revisias limefias:
"Mundial" y "Variedades", para orientar hacia nuevas formas
de vida. Mas, cuando proyectaba crear un 6rgano de prensa
propio, vidse interrumpida la empresa, porque su antiguo pa-
decimiento hizo crisis en la pierna que aparentemente tenia
buena, a consecuencia de haber estado recluido por la policia
en un lugar insalubre. Agrav6se la lesidn y hubo que internarlo
en el Hospital Italiano, en donde fue sometido a una inter-
vencidn quirzirgica, en la que le amputaron la pierna. Al ani-
quilamiento fisico, le opuso su accidn creadora. Salid de la cli-
nica en una silla de ruedas, que deberia usarla por vida. Duran-
te su convalecencia, escribi6 su primer libro: "La Escena Con-
tempordnea". Lima, Ed. Minerva, 1925. Esta obra contenia:
"Biologia del fascismo, "Las crisis de la democracia", "Hechos
e ideas de la revolucidn rusa", "La crisis del socialismo, "La
revoluci6n y la inteligencia", "El mensaje de Oriente", "Semi-
tismo y antisemitismo". Ensayos estos de divulgacidn y de in-
terpretacidn de los acontecimientos mundiales. Con esa vision
del mundo contempordneo mostr6 al pueblo y a los intelectua-
Ise, una sociedad que terminaba y otra que se conquistaba pal-
mo a palmo.
Entre la aparicicn de "La Escena Contempordnea" y la pu-
blicacidn de "Siete ensayos de interpretaci6n de la realidad
peruana". Lima, Biblioteca Amauta, 1928, funda Maridtegui la
revista "Amauta", tribune de cultural socialist. Mediante sus
campaias en este 6rgano de prensa, al que, por otra parte, le
brind6 su colaboracidn lo mds select de la intelectualidad pe-
ruana, despierta la conciencia social de los trabajadores y de la
inteligencia. Los articulos, ensayos, polemicas, conferencias y







libros de Jose Carlos no fueron mds que la expresi6n de su mi-
si6n socialist. A dl se debe como parte de su trabajo ideoldgi-
co, haber superado la etapa del anarco sindicalismo y que el
pueblo tuviera inquietud por las ideas progresistas. Cabe tam-
bidn seiialar que en el piano de los intelectuales y de los artis-
tas, alentd a Sstos en la investigaci6n y en el studio de la his-
toriay de los problems del Peri profundo. Corresp6ndele, por
otro lado, haber esclarecido la actitud equivocada de la peque-
fia burguesia que persistia por imponer su hegemonia sobre el
proletariado. En igual forma, denuncid el pseudo anti-imperia-
lismo y sus proyecciones demagdgicas. Consideraba al respect
que el ser socialist era ser consecuente anti-imperialista. Nadie
mds que el sabia de las vacilaciones propias de la pequefia bur-
guesia. Traia la experiencia vivida en Italia, lugar donde ha-
bia observado el papel que desempeiiara la clase media en la
direccidn ideol6gica del fascismo y de los partidos social refor-
mistas. El. queria, con today pasidn, que el Perui estuviera libre
de infortunios.
En la etapa de preparacidn socialist, Josd Carlos public
su segundo libro: "Siete ensayos de interpretaci6n de la reali-
dad peruana", obra que signified, sin duda alguna, el primer
studio serio de la historic de los problems nacionales, desde
el punto de vista marxista. En esta tesis revelase la madurez al-
canzada por el pensador en su meditacidn, creacidn y critical. El
autor de los ensayos examine a la luz de la filosofia materialis-
ta, tanto el origen como la evoluci6n econdmica, political, so-
cial, educational y literaria del Peri. Mhestra las caracteristi-
cas de la supervivencia feudal en todos los aspects de la vida
econdmica, institutional y en el campo de las ideas. Fuerza esta
a la que responsabiliza, el, de la entrega de gran parte del pa-
trimonio national y, por consiguiente, de mantener a la Patria
en la condicidn de pais semicolonial, productor de materials
primas. Asimismo, present la explotaci6n agraria y el estado
de servidumbre, con todas las manifestaciones subhumanas, que
padece la poblaci6n india del Perz desde la conquista a la Re-
pzblica. Explica tambien que los intereses de los sectors terra-
tenientes impiden el desarrollo de la economic national. En
esta revision hist6rica, analiza las contradicciones de clase y las
actitudes progresistas y retardatarias. Finalmente, sefiala las
fuerzas sociales a quienes correspond la misi6n de liquidar los
rezagos feudales y de transformer al pais de acuerdo con las
ideas renovadoras.
JosS Carlos descubre el Pertz, que pertenecerd a las nuevas
classes sociales. Y entrega con su obra, la radiografia de todos los







males y la solucidn de estos. Propugna el socialismo, advirtien-
do que no s6lo es para un pais, sino 'para todas las naciones
del mundo. No desmaya en su pasidn por hacer participar al
pueblo en las nuevas formas de vida que plantea el socialismo.
Su antepasado, Francisco Xavier Maridtegui, idedlogo del libe-
ralismo, habia introducido "El Contrato Social", de Juan Jaco-
bo Rousseau y las ideas de los enciclopedistas. Corresp6ndele a
Jose Carlos Maridtegui, un siglo mds tarde, convertido en ide6-
logo socialist, difundir "El Capital" de Carlos Marx. Ambos
pensadores peruanos confundian sus ideales de transformar el
Per7 y de destruir al mismo enemigo de la patria. Francisco
Xavier, revolucionario burgues en el siglo XIX. Josd Carlos, re-
volucionario de la clase trabajadora en el siglo XX. Asi, pues,
por las venas de este corria la misma sangre y habia la misma
idea de liberaci6n national por la que lucharon sus mayores.
A veces su tarea, su pasi6n por difundir la doctrine socia-
lista, se veia transitoriamente paralizada por la enfermedad o
por las restricciones policiales. Luego del tiempo perdido, redo-
blaba sus esfuerzos en la preparaci6n de los dirigentes para el
movimiento partidario y sindical. A su casa de Washington, en
Lima, acudian los obreros textiles, choferes, mineros, ferrovia-.
rios y maritimos y portuarios, etc., para recibir orientaci6n ted-
rica y prdctica. Este hombre estaba informado de todas las co-
rrientes filosdficas, political, econdmicas y artisticas. Podia ha-
blar acerca de los teatros experimentales, los manifiestos surrea-
listas, el cubismo, la danza, las revoluciones mejicana, rusa, chi-
na, alemana y hlztngara. Tambidn conversaba sobre el movi-
miento de Hitler, surgido en una cerveceria de Minich.
Habia en el Apdstol demasiada preocupacidn por el traba-
jo. Su abnegada compaiiera, Ana Chiappe, entregaba lo mejor
de su vida para prolongar la de este. Ejemplar caso. Nunca mu-
jer amo tanto a un hombre y a su obra, como ella. Jose Carlos,
en homenaje a la "madonna toscana" -Anita-, consagrd su ac-
titud en un poema en prosa, escribid: ..."la vida que falta es
la vida que me diste"...
Pasada la etapa de preparacidn doctrinaria, surgi6 el gran
moment histdrico de la fundaci6n del Partido Socialista, por
JosC Carlos Maridtegui y un grupo de sus discipulos, que se efec-
tu6 entire los dias 16 de septiembre y 7 de.octubre de 1928. Jose
Carlos fue elegido Secretario General de esta agrupacidn politi-
ca; y al mismo tiempo, corrida con la elaboracidn del acta de
constitucidn y el program inicial. El Partido adopted el mdtodo
marxista leninista. Este movimiento combatid todas las corrien-
tes de la social democracia y de.la Segunda Internacional. En







ese aFo cred un drgano de prensa obrera, "Labor", de orienta-
cidn sindical, para. que circulara en las fdbricas y en las con-
centraciones de los trabajadores. Posteriormente, Maridtegui or-
ganizd al proletariado en una central sindical, que se denoini-
nd Confederacidn General de Trabajadores del Peri (C. G. T.
P.). Antes habia contribuido a former la Federacidn de Campe-
sinos y Yanaconas, la Federacidn de Mineros del Centro y la
Federaci6n de Maritimos y Portuarios. Desde su silla de ruedas,
este invdlido, que segtin un poeta: "ensefiaba materialismo sien-
dp el espiritu" dirigia Ids destinos del socialismo en el Peri.
MARIATEGUI, FILOSOFO SOCIALIST. Sus trabajos de investi-
gacion: "Ideologia y political en el Peri" y "Defensa del mar-
xismo" ** indican el alto grado de superacidn alcanzado por las
ideas filosdficas de Maridtegui. Este habia estudiado profunda-
mente el materialismo dialdctico. Ademds, fud a las fuentes de
la evoluci6n spiritual de los creadores del marxismo y de los
continuadores de esta doctrine. El resultado de su conocimiento
filosdfico estd en su obra de divulgaci6n socialist. Para valo-
rar la meditacidn, la creacidn y la critical de Maridtegui, hay que
revisar sus conferencias, articulos, ensayos, poledicas y libros.
La utilizaci6n de la filosofia materialista para explicar los pro-
blemas de la realidad peruana y universal, hizo de dl un pensa-
dor original. La etapa de preparacidn doctrinaria y, despues, el
trabajo del Partido Socialista, le impidid emplear mds tiempo
en los studios filosdficos, pero alentaba en sus discipulos a en-
tregarse al aprendizaje de esta discipline. Les advertia, por otra
parte, que "sin teoria revolucionaria no hay accidn revoluciona-
ria". Para Maridtegui la filosofia era un instrument al servicio
de la liberaci6n national, en sus multiples aspects. En esa eta-
pa de su vida, express: "Me he elevado del periodismo a la doc-
trina, al pensamiento, a traves de un trabajo de superacion".
Prepardbase a viajar Maridtegui con destino a Chile y la
Argentina, paises estos a los que iba invitado para ofrecer ciclos
de conferencias y colaborar en revistas y periddicos, pero hubo
de variar su itinerario a consecuencia de una grave enfermedad
en la pierna. Sufrid various dias intense dolor, le sobrevinieron
complicaciones a su dolencia. Y entonces, al termino de su
agonia, se repitid, una vez mds, las cdlebres palabras: "ha deya-
do de pensar un hombre". Era un jueves de la Semana Santa,
16 de abril de 1930. GUILLERMO ROUILLON
Ideologia y Politica en el Peril, segunda parte de los "7 ensayos de
interpretaci6n de la realidad peruana", que debia publicar la Editorial
Historia Nueva de Madrid, pero se extravi6 al ser remitido a Espaiia.
** Obra polkmica publicada por Ediciones Nacionales y Extranjeras
de Santiago de Chile, 1934.








Advertencia



REUNO en este libro, organizados y anotados en siete ensayos,
los escritos que he publica!o en "Mundial" y "Amauta" sobre
algunos aspects sustantivos de la realidad peruana. Como "LA
ESCENA CONTEMPORANEA", no es este, pues, un libro orginico.
Mejor asi. Mi trabajo se desenvuelve segin el querer de Nietzs-
che, que no amaba al autor contraido a la producci6n inten-
cional, deliberada, de un libro, sino a aquel cuyos pensamien-
tos formaban un libro espontinea e inadvertidamente. Muchos
proyectos de libro visitan mi vigilia; pero s6 por anticipado que
s6lo realizar6 los que un imperioso mandate vital me ordene.
Mi pensamiento y mi vida constituyen una sola cosa, un finico
process. Y si algin m6rito espero y reclamo que me sea recono-
cido es el de -tambien conforme un principio de Nietzsche-
meter toda mi sangre en mis ideas.
Pens6 incluir en este volume un ensayo sobre la evolu-.
ci6n political e ideol6gica del Peru. Mas, a media que avanzo
en 1l, siento la necesidad de darle desarrollo y autonomia en
un libro aparte. El nimero de pAginas de estos "SIETE ENSAYOS"
me parece ya excesivo, tanto que no me consiente completar al-
gunos trabajos como yo quisiera y debiera. Por otra parte, esta
bien que aparezcan antes de mi nuevo studio. De este
modo, el piblico que me lea se habri familiarizado oportu-
namente con los materials y las ideas de mi especulaci6n po-
litica e ideol6gica.
Volverd a estos temas cuantas veces me lo indique el cur-
so de mi investigaci6n y mi polemica. Tal vez hay en cada
uno de estos ensayos el esquema, la intenci6n de un libro au-
t6nomo. Ninguno de estos ensayos esta acabado: no lo estarin
mientra y viva y piense y tenga algo que afiadir a lo por mi
escrito, vivido y pensado.
Toda esta labor no es sino una contribuci6n a la critical
socialist de los problems y la historic del Peru. No faltan
quienes me suponen un europeizante ajeno a los hechos y a
las cuestiones de mi pais. Que mi obra se encargue de justi-
ficarme contra esta barata e interesada conjetura. He hecho
en Europa mi mejor aprendizaje. Y creo que no hay salvaci6n
para Indo-Amdrica sin la ciencia y el pensamiento europeos u
occidentales. Sarmiento, que es todavia uno de los creadores de







la argentinidad, fu6 en su 6poca un europeizante. No encon-
tr6 mejor modo de ser argentino.
Otra vez repito que no soy un critic imparcial y objeti-
vo. Mis juicios se nutren de mis ideales, de mis sentimientos,
de mis pasiones. Tengo una declarada y en6rgica ambici6n: la
de concurrir a la creaci6n del socialismo peruano. Estoy lo
mis lejos possible de la t6cnica profesoral y del espiritu uni-
versitario.
Es todo lo que debo advertir lealmente al lector a la en-
trada de mi libro.

Lima, 1928. / /






















Ich will keinen Autor mehr lesen, dem man
anmerkt, er wollte ein Buch machen; sondern
nur jene, deren Gedanken unversehens
ein Buch wurden. NIETZSCHE.
Der Wanderer und sein Schatten.











Esquema

de la evoluci6n

economic

I. LA ECONOMIC COLONIAL

EN EL PLANO de la economia se percibe mejor que en ningfin otro
hasta que punto la Conquista escinde la historic del Per6. La
Conquista aparece en este terreno, mis netamente que en cual-
quier otro, como una soluci6n de continuidad. Hasta la Con-
quista se desenvolvi6 en el Perl una economic que brotaba
espontinea y libremente del suelo y la gente peruanos. En
el Imperio de los Incas, agrupaci6n de comunas agricolas
y sedentarias, lo mis interesante era la economic. Todos los
testimonios hist6ricos coinciden en la aserci6n de que el pue-
blo incaico -laborioso, disciplinado, panteista y sencillo- vi-
via con bienestar material. Las subsistencias abundaban; la
poblaci6n crecia. El Imperio ignor6 radicalmente el problema
de Malthus. La organizaci6n colectivista, regida por los Incas,
habia enervado en los indios el impulse individual; pero habia
desarrollado extraordinariamente en ellos, en provecho de este
regimen econ6mico, el habito de una humilde y religiosa obe-
diencia a su deber social. Los Incas sacaban toda la utilidad
social possible de esta virtud de su pueblo, valorizabah el vasto
territorio del Imperio, construyendo caminos, canales, etc., lo
extendian sometiendo a su autoridad tribus vecinas. El tra-
bajo colectivo, el esfuerzo comln, se empleaban fructuosamente
en fines sociales.
Los conquistadores espafioles destruyeron, sin poder natu-
ralmente reemplazarla, esta formidable maquina de producci6n.
La sociedad indigena, la economic incaica, se descompusieron
y anonadaron completamente al golpe de la Conquista. Rotos
los vinculos de su unidad, la naci6n se disolvi6 en comunida-
des dispersas. El trabajo indigena ces6 de funcionar de un modo
solidario y orginico. Los conquistadores no se ocuparon casi
sino de distribuirse y disputarse el pingiie botin de guerra. Des-
pojaron los templos y los palacios de los tesoros que guardaban;
se repartieron las tierras y los hombres, sin preguntarse siquiera
por su porvenir como fuerzas y medios de producci6n.
5







El Virreinato. sefiala el comienzo del dificil y complejo
process de formaci6n de una nueva economic. En este period,
Espafia se esforz6 por dar una organizaci6n political y econ6-
mica a su inmensa colonia. Los espafioles empezaron a cultivar
el suelo y a explotar las minas de oro y plata. Sobre las ruinas
y los residues de una economic socialist, echaron las bases
de una economic feudal.
Pero no envi6 Espafia al Peri, como del resto no envi6
tampoco a sus otras posesiones,- una densa masa colonizadora.
La debilidad del imperio espafiol residi6 precisamente en su
caracter y estructura de empresa military y eclesiAstica mAs que
political y econ6mica. En las colonies espafiolas no desembarca-
ron, como en las costas de Nueva Inglaterra, grandes bandadas
de pioneer. A la Am6rica Espafiola no vinieron casi sino virre-
yes, cortesanos, aventureros, cl6rigos, doctors y soldados. No se
form6, por esto, en el Peri una verdadera fuerza de coloniza-
ci6n. La poblaci6n de Lima estaba compuesta por una pequefia
corte, una burocracia, algunos conventos, inquisidores, merca-
deres, criados y esclavos 1. El pioneer espafiol carecia, ademas,
de aptitud para crear n6cleos de trabajo. En lugar de la utili-
zaci6n del indio, parecia perseguir su exterminio. Y los coloni-
zadores no se bastaban a si mismos para crear una economic
s61ida y organica. La organizaci6n colonial fallaba por la base.
Le faltaba cimiento demografico. Los espafioles y los mestizos
eran demasiado pocos para explotar, en vasta escala, las rique-
zas del territorio. Y, como para el trabajo de las haciendas de
la costa se recurri6 a la importaci6n de esclavos negros, a los
elements y caracteristicas de una sociedad feudal se mezclaron
elements y caracteristicas de una sociedLd esclavista.
Sl6o los jesuitas, con su orgAnico positivismo, mostraron
acaso, en el Peru como en otras tierras de America, aptitud de
creaci6n econ6mica. Los latifundios que les fueron asigpados
prosperaron. Los vestigios de su organizaci6n restan como una
huella duradera. Quien recuerde el vasto experiment de los
1 Comentando a Don:oso Cortls, cl malogrado critic italiano Piero
Gobetti califica a Espania como "un pueblo de colonizadores, de busca-
dores de oro, no ajenos' a hacer de esclavos en caso de desventura". Hay
que rectificar a Gobetti que consider colonizadores a quienes no fueron
sino conquistadores. Pero es impossible no meditar el juigio siguiente: "El
culto de la corrida es un aspect de este amor de la diversi6n y de este
catolicismo del especticulo y de la forma: es natural que el 6nfasis deco-
rativo constituya el ideal del haraposo que se da el aire del senior y que
no puede seguir ni la pedagogia anglo-sajona del heroismo serio y testa-
rudo, ni la tradici6n francesa de la fineza. El ideal espahol de la sefio-
rilidad confina con la holgazaneria y por esto comprende como campo
propicio y como simbolo la idea de la corte".







jesuitas en el Paraguay, donde tan hibilmente aprovecharon y
explotaron la tendencia natural de los indigenas al comunismo,
no puede sorprenderse absolutamente de que esta congregaci6n
de hijos de San Ifiigo de Loyola, como los llama Unamuno,
fuese capaz de crear en el suelo peruano los centros de trabajo
y producci6n que los nobles, doctors y cl6rigos, entregados en
Lima a una vida muelle y sensual, no se ocuparon nunca de
former.
Los colonizadores se preocuparon casi 6inicamente de la ex-
plotaci6n del oro y la plata peruanos. Me he referido mis de
una vez a la inclinaci6n de los espaiioles a instalarse en la
tierra baja. Y a la mezcla de respeto y de desconfianza que les
inspiraron siempre los Andes, de los cuales no llegaron jams
a sentirse realmente sefiores. Ahora bien. Se debe, sin duda, al
trabajo de las minas la formaci6n de las poblaciones criollas
de la sierra. Sin la codicia de los metales encerrados en las
entrafias de los Andes, la conquista de la sierra hubiese sido
much mis incomplete.
Estas fueron las bases hist6ricas de la nueva economic pe--
ruana. De la economic colonial -colonial desde sus raices-
cuyo process no ha terminado todavia. Examinemos ahora los
lineamientos de una segunda etapa. La etapa en que una eco-
nomia feudal deviene, poco a poco, en economic burguesa.
Pero sin cesar de ser, en el cuadro del mundo, una economic
colonial.

II. LAS BASES ECONOMICS DE LA REPUBLICAN

Como la primera, la segunda etapa de esta economic arranca
de un hecho politico y military. La primera etapa nace de la
Conquista. La segunda etapa se inicia con la Independencia.
Pero, mientras la Conquista engendra totalmente el processo
de la formaci6n de nuestra economic colonial, la Independen-
cia aparece determinada y dominada por ese process.
He tenido ya -desde mi primer esfuerzo marxista por
fundamental en el studio del hecho econ6mico la historic pe-
ruana- ocasi6n de ocuparme en esta faz de la revoluci6n de
la Independencia, sosteniendo la siguiente tesis: "Las ideas de
la Revoluci6n Francesa y de la Constituci6n norteamericana en-
contraron un. clima favorable a su difusi6n en Sud-America,
a causa de que en Sud-Amdrica existia ya, aunque fuese em-
brionariamente, una burguesia que, a causa de sus necesidades
e intereses econ6micos, podia y debia contagiarse del humor
revolucionario de la burguesia europea. La Independencia de







Hispano-Amdrica no se habria realizado, ciertamente, si no
hubiese contado con una generaci6n heroica, sensible a la emo-
ci6n de su 6poca, con capacidad y voluntad para actuar en
estos pueblos una verdadera revoluci6n. La Independencia, des-
de este aspect, se present como una empresa romintica. Pero
esto no contradice la tesis de la trama econ6mica de la revolu-
ci6n emancipadora. Los conductores, 16s caudillos, los ide6logos
de esta revoluci6n no fueron anteriores ni superiores a las pre-
misas y razones econ6micas de este acontecimiento. El hecho
intellectual y sentimental no fue anterior al hecho econ6mico".
La political de Espafia obstaculizaba y contrariaba total-
mente el desenvolvimiento econ6mico de las colonies al no
permitirles traficar con ninguna.otra naci6n y reservarse como
metr6poli, acaparindolo exclusivamente, el derecho de todo co-
mercio y empresa en sus dominios.
El impulse natural de las fuerzas productoras de las colo-
nias pugnaba por romper este lazo. La naciente economic de
las embrionarias formaciones nacionales de AmCrica necesitaba.
imperiosamente, para conseguir su desarrollo, desvincuiarse de
la rigida autoridad y emanciparse de la medioeval mentalidad
del rey de Espafia. El hombre de studio de nuestra &poca no
puede dejar de ver aqui el mis dominant factor hist6rico de
la revoluci6n de la independencia sudamericana, inspirada y
movida, de modo demasiado evident, por los intereses de la
poblaci6n criolla y aun de la espafiola, much mas que por los
intereses de la poblaci6n indigena.
Enfocada sobre el piano de la historic mundial, la indepen-
dencia sudamericana se present decidida por las necesidades
del desarrollo de la civilizaci6n occidental o, mejor dicho, capi-
talista. El ritmo del fen6meno capitalist tuvo en la elabora-
ci6n de la independencia una funci6n menos aparente y osten-
sible, pero sin duda, much mis decisive y profunda que el
eco de la filosofia y la literature de los enciclopedistas. El Im-
perio Britanico destinado a representar tan genuina y trascen-
dentalmente los intereses de la civilizaci6n capitalist, estaba
entonces en formaci6n. En Inglaterra, sede del liberalism y el
protestantismo, la industrial y la' miquina preparatban el por-
venir del capitalism, esto es, del fen6meno material del cual
aquellos dos fen6menos, politico el uno, religioso el otro, apa-
recen en la historic como la levadura spiritual y filos6fica. Por
esto le toc6 a Inglaterra -con esa clara conciencia de su des-
tino y su misi6n hist6ricas a que debe su hegemonia en la
civilizaci6n capitalista-, jugar un papel primario en la inde-
pendencia de Sudamerica. Y, por esto, mientras el Primer Mi-
8








nistro de Fraricia, de la naci6n que algunos afios antes les habia
dado el ejemplo de su grand revoluci6n, se negaba a reconocer
a estas reptiblica sudamericanas que podian enviarle "junto con
sus products sus ideas revolucionarias" 2, Mr. Canning, traduc-
tor y ejecutor field del interns de Inglaterra, consagraba con ese
reconocimiento el derecho de estos pueblos a separarse de" Es-
pafia y, anexamente, a organizarse republican y democritica-
mente. A Mr. Canning, de otto lado, se habian adelantado
pricticamente los banqueros de Londres, que con sus pristamos
-no por usurarios menos oportunos y eficaces- habian finan-
ciado la fundaci6n de las nuevas repiblicas.
El Imperio espafiol tramontaba por no reposar sino sobre
bases militares y political y, sobre todo, por representar una
economic superada. Espafia no podia abastecer abundantemen-
te a sus colonies sino de eclesidsticos, doctors y nobles. Sus co-
lonias sentian apetencia de cosas mis pricticas y necesidad de
instruments mis nuevos. Y, en consecuencia, se volvian hacia
Inglaterra, cuyos industriales y cuyos banqueros, colonizadores
de nuevo tipo, querian a su turno ensefiorearse en estos merca-
dos, cumpliendo su funci6n de agents de un imperio que surgia
como creaci6n de una economic manufacturer y librecambista.
El interns econ6mico de las colonies de Espafia y el interns
econ6mico del Occidente capitalist se correspondian absolu-
tamente, aunque de esto, como ocurre frecuentemente en la
historic, no se diesen exacta cuenta los protagonistas hist6ricos
de una ni otra parte.
Apenas estas naciones fueron independientes, guiadas por
el mismo impulse natural que las habia conducido a la revo-
luci6n de la Independencia, buscaron en el trafico con el capital
y la industrial de Occidente los elements y las relaciones que
el incremento de su economic requeria. Al Occidente capita-
lista empezaron a enviar los products de su suelo y su subsuelo.
Y del Occidente capitalist empezaron a recibir tejidos, mi-
quinas y mil products industriales. Se estableci6 asi un con-
tacto continue y creciente entire la America del Sur y la civili-
zaci6n 'occidental. Los paises mis favorecidos por este trifico
fueron naturalmente, a causa de su mayor proximidad a Euro-
pa, los paises situados sobre el AtlAntico. La Argentina y el
Brasil, sobre todo, atrajeron a su territorio capitals e inmi-
grantes europeos en gran cantidad. Fuertes y homogeneos alu-
viones occidentales aceleraron en estos paises la transforma-
2 "Si Europa es obligada a reconocer los gobiernos de hecho de Ame-
rica -decia el Vizconde de Chateaubriand- toda su political debe tender
a hacker nacer monarquias en el nuevo mundo, en lugar de estas repdbli-
cap que nos enviarin sus principios con los products de su suelo".







ci6n de la economic y la cultural que adquirieron gradualmente
la funci6n y la estructura de la economic y la cultural europeas.
La democracia burguesa y liberal pudo ahi echar races seguras,
mientras en el resto de la America del Sur se lo impedia la
subsistencia de tenaces y extensos residues de feudalidad.
En este period, el process hist6rico general del Peri entra
en una etapa de diferenciaci6n y desvincilaci6n del process
hist6rico de otros pueblos de Sud Am6rica. Por su geografia,
unos estaban destinados a marchar mas de prisa que otros. La
independencia los habia mancomunado en una empresa co-
mun para separarlos mis tarde en empresas individuals. El
Peri se encontraba a una enorme distancia de Europa. Los
barcos europeos, para arribar a sus puertos, debian aventurarse
en una viaje larguisimo. Por su posici6n geogrifica, el Peril
resultaba mas vecino y mas cercano al Oriente. Y el comercio
entire el Peri y Asia comenz6 como era 16gico a tornarse consi-
derable. La costa peruana recibi6 aquellos famosos contingen-
tes de inmigrantes chinos destinados a sustituir en las haciendas
a los esclavos negros, importados por el Virreinato, cuya manu-
misi6n fuC tambien en cierto modo una consecuencia del tra-,
bajo de transformaci6n de una economic feudal en economic
mis o menos burguesa. Pero el trafico con Asia no podia
concurrir eficazmente a la formaci6n de la nueva economic
peruana. El Peri emergido de la Conquista, afirmado en la
Independencia, habia menester de las mAquinas, de los meto-
dos y de las, ideas de los europeos, de los occidentales.

III. EL PERIOD DEL GUANO Y DEL SALITRE

El capitulo de la evoluci6n de la economic peruana, que se
abre con el descubrimiento de la riqueza del guano y del salitre
y se cierra con su perdida, explica totalmente una series de fe-
n6menos politicos de nuestro process hist6rico que una concep-
ci6n anecd6tica y ret6rica mis bien que romAntica de la historic
peruana, se ha complacido tan superficialmente en desfigurar
y contrahacer. Pero este rapido esquema de interpretaci6n no
se propone ilustrar ni enfocar esos fen6menos sino fijar o definir
algunos rasgos sustantivos de la formaci6n de nuestra economic
para percibir mejor su carActer de economic colonial. Conside-
remos sblo el hecho econ6mico.
Empecemos por constatar que al guano y al salitre, sustan-
cias humildss y groseras, les toc6 jugar en la gesta de la Repu-
blica un rol que habia parecido reservado al oro y a la plata
en tiempos mis caballerescos y menos positivistas. Espafia nos







queria y nos guardaba como pais productor de metales precio-
sos. Inglaterra nos prefiri6 como pals productor de guano y sali-
tre. Pero este diferente gesto no acusaba, por supuesto, un m6vil
divers. Lo que cambiaba no era el m6vil; era la 6poca. El oro
del Peri perdia su poder de atracci6n en una epoca en que,
en America, la vara del pioneer descubria el oro de California.
En cambio el guano y el salitre -que para anteriores civiliza-
ciones hubieran carecido de valor, pero que para una civiliza-
ci6n industrial adquirian un precio extraordinario- constitulan
una reserve casi exclusivamente nuestra. El industrialismo
europeo u occidental -fen6meno en pleno desarrollo- necesi-
taba abastecerse de estas materials en el lejano litoral del sur del
Pacifico. A la explotaci6n de los dos products no se oponia, de
otro lado, como a la de otros products peruanos, el estado
rudimentario y primitive de los transportes terrestres. Mientras
que para extraer de las entrafias de los Andes el oro, la plata,
el cobre, el carb6n, se tenia que salvar isperas montafias y enor-
mes distancias, el salitre y el guano yacian en la costa casi al
alcance de los barcos que venian a buscarlos.
La ficil explotaci6n de este recurso natural domin6 todas
las otras manifestaciones de la vida econ6mica del pais. El guano
y el salitre ocuparon 'un puesto desmesurado en la economic
peruana. Sus rendimientos se convirtieron en la principal renta
fiscal. El pais se sinti6. rico. El Estado us6 sin media de su
cr6dito. Vivi6 en el derroche, hipotecando su porvenir a la
finanza inglesa.
Esta es a grandes rasgos toda la historic del guano y del
salitre para el observador que se siente puramente economist:
Lo demAs, a primera vista, pertenece al historiador. Pero, en
este caso, como en todos, el hecho econ6mico es much mis
complejo y trascendental de lo que parece.
El guano y el salitre, ante todo, cumplieron la funci6n de
crear un active trifico con el mundo occidental en un period
en que el Per6; mal situado geogrificamente, no disponia de
grandes medios de atraer a su suelo las corrientes colonizado-
ras y civilizadoras que fecundaban ya otros paises de la Am6rica
indoibera. Este trafico coloc6 nuestra economic bajo el control
del capital britinico, al cual, a consecuencia de las deudas con-
traidas con la garantia de ambos products, debiamos entregar
mis tarde la administraci6n de los ferrocarriles, esto es, de los
resorts mismos de la explotaci6n de nuestros recursos.
Las posibilidades del guano y del salitre crearon en el Peri,
donde la propiedad habia conservado hasta entonces un carActer
aristocra-tico y feudal, los primeros elements s6lidos del capital







commercial y bancario. Los profiteurs director e indirectos de las
riquezas del literal empezaron a constituir una clase capitalist.
Se form6 en el Peri una burguesia, confundida y enlazada en
su origen y su estructura con la aristocracia, formada principal-
mente por los sucesores de los encomenderos y terratenientes
de la Colonia, pero obligada por su funci6n a adoptar los prin-
cipios fundameritales de la economic y la political liberals. Con
este fen6meno -al cual me refiero en various pasajes de los
studios que componen este libro- se relacionan las siguientes
constatacicnes: "En los primeros tiempos de la Independencia,
la lucha de facciones y jefes militares aparece como una conse-
cuencia de la falta de una burguesia orginica. En el Peril, la
revoluci6n hallaba menos definidos, mis retrasados que en otros
pueblos hispanoamericanos, los elements de un orden liberal
burgu6s. Para que este orden funcionase mis o menos embrio-
nariamente tenia que constituirse una clase capitalist vigoro-
sas. Mientras esta clase se organizaba, el poder estaba a merced
de los caudillos militares. El gobierno de Castilla marc6 la etapa
de solidificaci6n de una clase capitalist. Las concesiones del
Estado y los beneficios del guano y del salitre crearon un capi-
talismo y una burguesia. Y esta clase, que se organize luego en
el "civilismo", se movi6 muy pronto a la conquista total del
poder".
Otra faz de este capitulo de la historic econ6mica de la
Repiiblica es la afirmaci6n de la nueva economic como econo-
mia prevalentemente costefia. La biisqueda del oro y de la plata
oblig6 a los espafioles -contra su tendencia a instalarse en la
costa- a mantener y ensanchar en la sierra sus puestos avan-
zados. La mineria -actividad fundamental del regimen econ6-
mico implantado por Espafia en el territorio sobre el cual pros-
per6 antes una sociedad genuina y tipicamente agraria- exigi6
que se estableciesen en la sierra las bases de la Colonia. El guano
y el salitre vinieron a rectificar esta situaci6n. Fortalecieron el
poder de la costa. Estimularon la sedimentaci6n del Peri nuevo
en la tierra baja. Y acentuaron el dualismo y el conflict que
hasta ahora constituyen nuestro mayor problema hist6rico.;
Este capitulo del guano y del salitre no se deja, por con-
siguiente, aislar del desenvolvimiento posterior de nuestra eco-
nomia. Estan ahi las raices y los factors del capitulo que ha
seguido. La guerra del Pacifico, consecuencia del guano y del
salitre, no cancel las otras consecuencias del descubrimiento
y la explotaci6n de estos recursos, cuya pdrdida nos revel6 tri-
gicamente el peligro de una prosperidad econ6mica apoyada o
cimentada casi exclusivamente sobre la posesi6n de una rique-
12







za natural, expuesta a la codicia y al asalto de un imperialism
extranjero o a la decadencia de sus aplicaciones por efecto de
las continues mutaciones producidas en el campo industrial
por los inventories de la ciencia. Caillaux nos habla con eviden-
te actualidad capitalist de la inestabilidad econ6mica e in-
dustrial que engendra el progress cientifico 3.
En el period dominado y caracterizado por el comercio
del guano y del salitre, el process de la transformaci6n de nues-
tra economic, de feudal en burguesa, recibi6 su primera en6r-
gica propulsion. Es, a mi juicio, indiscutible que, si en vez -de
una mediocre metamorfosis de la antigua clase dominant, se
hubiese operado el advenimiento de una clase de savia y Oian
nuevos, ese process habria avanzado mis organica y seguramen-
te. La historic de nuestra postguerra lo demuestra. La derrota
-que caus6, con la perdida de los territories del salitre, un
largo colapso de las fuerzas productoras- no trajo como una
compensaci6n, siquiera en este orden de cosas, una liquidaci6n
del pasado.

IV. CHARACTER DE NUESTRA ECONOMIC ACTUAL

El fltimo capitulo de la evoluci6n de la economic perua-
na es el de nuestra postguerra. Este capitulo empieza con un
period de casi absolute colapso de las fuerzas productoras.
La derrota no s61o signific6 para la economic national la
pdrdida de sus principles fuentes: el salitre y el guano. Signi-
fic6, ademas, la paralizaci6n de las fuerzas productoras nacien-
tes, la depresi6n general de la producci6n y del comercio, la
depreciaci6n de la moneda national, la ruina del cr6dito exte-
rior. Desangrada, mutilada, la naci6n sufria una terrible ane-
mia.
El poder volvi6 a caer, como despu6s de la independencia,
en manos de los jefes militares, spiritual y orginicamente in-
adecuados para dirigir un trabajo de reconstrucci6n econ6mi-
ca. Perb, muy pronto, la capa capitalist formada en los tiem-
pos del guano y del salitre, reasumi6 su funci6n y regres6 a su
puesto. De suerte que la political de reorganizaci6n de la eco-
nomia del pais se acomod6 totalmente a sus intereses de clase.
La soluci6n que se di6 al problema monetario, por ejemplo, co-
rrespondi6 tipicamente a un criterio de latifundistas o propie-
tarios, indiferentes no s61o al interns del proletariado, sino tam-
ben al de la pequefia y media burguesias, finicas capas sociales
a las.cuales podia damnificar la sibita anulaci6n del billete.
8 J. Caillaux, "OLi va la France? Ot va l'Europe?", p. 234 a 239.







Esta media y el contrato Grace fueron, sin duda, los ac-
tos mis sustantivos y mis caracteristicos de una liquidaci6n de
las consecuencias econ6micas de la-guerra, inspirada por los
intereses y los concepts de la plutocracia terrateniente.
El contrato Grace, que ratific6 el predominio britinico
en el Peru, entregando los ferrocarriles del Estado a los ban-
queros ingleses que hasta entonces habian financiado la Repli-
blica y sus derroches, di6 al mercado financiero de Londres las
prendas y las garantias necesarias para nuevas inversiones en
negocios peruanos. En la restauraci6n del cr6dito del Estado no
se obtuvieron los resultados inmediatos. Pero inversiones pru-
dentes y seguras empezaron de nuevo a atraer al capital briti-
nico. La economic peruana, mediante el ,reconocimiento pric-
tico de su condici6n de economic colonial, consigui6 alguna
ayuda para su convalecencia. La terminaci6n del ferrocarril a
la Oroya abri6 al trinsito y al trifico industriales, el departa-
mento de Junin, permitiendo la explotaci6n en vasta escala
de su riqueza minera.
La political econ6mica de Pi6rola se ajust6 plenamente a
los mismos intereses. El caudillo dem6crata, que durante tan-
to tiempo agitara estruendosamente a las masas contra la plu-
tocracia, se esmer6 en hacer una administraci6n "civilista". Su
metodo tributario, su sistema fiscal, disipan todos los equivo-
cos que pueden crear su fraseario y su metafisica. Lo que con-
firma el principio de que en el plano econ6mico se percibe
siempre con mis claridad que en el politico el sentido y el
contorno de la political, de sus hombres y de sus hechos.
Las fases fundamentals de este capitulo en que nuestra
economic, convaleciente de la crisis postb6lica, se organize len-
tamente sobre bases menos pingiles, pero mis s6lidas que las
del guano y del salitre, pueden ser concretadas, esquematica-
mente en los siguientes hechos:
19 La aparici6n de la industrial modern. El establecimien-
to de fabricas, usinas, transportes, etc., que transforman, sobre
todo, la vida de la costa. La formaci6n de un proletariado in-
dustrial con creciente y natural tendencia a adoptar un idea-
rio clasista, que siega una de las antiguas fuentes del proseli-
tismo caudillista y cambia los tdrminos de la lucha political.
29 La funci6n del capital financiero. El surgimiento de
bancos nacionales que financial diversas empresas industriales
y comerciales, pero que se mueven dentro de un Ambito estre-
cho, enfeudados a los intereses del capital extranjero y de la
gran propiedad agraria; y el establecimiento de sucursales de







bancos extranjeros que sirven los intereses de la finanza norte-
americana e inglesa.
39 El acortamiento de las distancias y el aumento del tri-
fico entire el Peri y Estados Unidos y Europa. A consecuericia
de la apertura del Canal de PanamA, que mejora notablemen-
te nuestra posici6n geogrifica, se acelera el process de incor-
poraci6n del Peru en la civilizaci6n occidental.
49 La gradual superaci6n del poder britanico por el poder
norteamericano. El Canal de PanamA, mAs que a Europa, pa-
rece haber aproximado el Perui a los Estados Unidos. La-par-
ticipaci6n del capital norteamericano en la explotaci6n del co-
bre y del petr6leo peruanos, que se convierten en dos de nues-
tros mayores products, proporciona una ancha y durable base
al creciente predominio yanqui. La exportaci6n a Inglaterra
que en 1898 constituia el 56,7% de la .exportaci6n total, en
1923 no llegaba sino al 33,2. En el mismo period la exporta-
ci6n a los Estados Unidos subia del 9,5% al 39,7. Y este movi-
miento se acentuaba mas afin en la importaci6n, pues mientras
la de Estados Unidos en dicho period de veinticinco afios pa-.
saba del 10,0 al 38,9%, la de la Gran Bretafia bajaba del 44,7
al 19,6% 4.
59 El desenvolvimiento de una clase capitalist, dentro
de la cual cesa de prevalecer como antes la antigua aristocra-
cia. La propiedad agraria conserve su potencia; pero decline la
de los apellidos virreinales. Se constata el robustecimiento de
la burguesia.
69 La ilusi6n del caucho. En los afios de su apogeo el pais
cree haber encontrado El Dorado en la montafia, que adquie-
re temporalmente un valor extraordinario en la economic y,
sobre todo, en la imaginaci6n del pais. Afluyen a la montafia
muchos individuos de "la fuerte raza de los aventureros". Con
la baja del caucho tramonta esta ilusi6n bastante tropical en
su origen y en sus caracteristicas ,.
79 Las sobreutilidades del period europeo. El alza de los
products peruanos causa un ripido crecimiento de la fortune
privada national. Se opera un reforzamiento de la hegemonia
de la costa en la economic peruana.
I "Extracto Estadistico del Perd". En los afios 1924 a 26, el comercio
con Estados Unidos ha seguido aventajando mis y mas al comercio con
la Gran Bretafia. El porcentaje de la importaci6n de la Gran Bretafia des-
cendia en 1926 al 15.6 de las importaciones totales y el de la exportaci6n
a 28.5 En tanto, la importaci6n de Estados Unidos alcanzaba un porcen-
taje de 46.2, que compensaba con exceso el descenso del porcentaje de
la exportaci6n a 34.5.
5 VWase en el sexto studio de este volume sobre Regionalismo y
Centralismo, la nota 4.







89 La political de los empr6stitos. El restablecimiento del
cridito peruano en el extranjerg ha conducido nuevamente al
Estado a recurrir a los prestamos para la ejecuci6n de su pro-
grama de obras p6blicas Tambidn en esta funci6n, Norte-
america ha reemplazado a la Gran Bretafia. Plet6rico de oro,
el mercado de New York es el que ofrece las mejores condicio-
nes. Los banqueros yanquis estudian directamente las posibili-
dades de colocaci6n de capital en pr6stamos a los Estados la-
tinoamericanos. Y cuidan, por supuesto, de que sean inverti-
dos con beneficio para la industrial y el comercio norteameri-
canos.
Me parece que estos son los principles aspects de la evo-
luci6n econ6mica del Peri en el period que comienza con
nuestra postguerra. No cabe en esta series de sumarios apuntes
.un examen prolijo de las anteriores comprobaciones o propo-
siciones. Me he propuesto solamente la definici6n esquemitica
de algunos rasgos esenciales de la formaci6n y el desarrollo de
la economic peruana.
Apuntar6 una constataci6n final: la de que en el Perd ac-
tual coexisten elements de tres economies diferentes. Bajo el
regimen de economic feudal nacido de la Conquista subsisten
en la sierra algunos residues vivos todavia de la economic co-
munista indigena. En la costa, sobre un suelo feudal, crece una
economic burguesa que, por lo menos en su desarrollo mental,
da la impresi6n de una economic retardada.

V. ECONOMIC AGRARIA Y LATIFUNDISMO FEUDAL

El Peru mantiene, no obstante el incremento de la mineria,
su caricter de pais agricola. El cultivo de la tierra ocupa a la
gran mayoria de la poblaci6n national. El indio, que represen-
ta las cuatro quintas parties de 6sta, es traditional y habitual-
mente agricultor. Desde 1925, a consecuencia del descenso de
los precious del azitcar y el algod6n y de la disminuci6n de las
cosechas, las exportaciones de la mineria han sobrepasado lar-
gamente a las de la agriculture. La exportaci6n de petr6leo y
sus derivados, en ripido ascenso, influye poderosamente en este
suceso. (De Lp. 1.387.778 en 1916 se ha elevado a Lp. 7.421.128
en 1926). Pero la producci6n agropecuaria no esti representa-
La deuda exterior del Per6, conforme el "Extracto Estadistico" de
1926, subia al 31 de diciembre de ese afio a Lp. 10.341.906. Posteriormen-
te se ha colocado en New York un emprcstito de 50 millones de d61ares,
en virtud de la ley que autoriza al Ejecutivo a la emisi6n del Empr6stito
Nacional Peruano, a un tipo no menor de 86% y con un interns no ma-
yor del 6%, con destino a la cancelaci6n de los empr6stitos anteriores,
contratados con un interns del 71/ al 8%.







da sino en una parte por los products exportados: algod6n,
azdcar y derivados, lanas, cueros, gomas. La agriculture y ga-
naderia nacionales proven al consume national, mientras los
products mineros son casi integramente exportados. Las im-
portaciones de sustancias alimenticias y bebidas alcanzaron en
1925 a Lp. 4.148.311. El mas grueso rengl6n de estas importa-
-clones corresponde al trigo, que se produce en el pais en can-
tidad muy insuficiente ain. No existe estadistica complete de
la producci6n y el consume nacionales. 'Calculando un consu-
mo diario de 50 centavos de sol por habitante en products
agricolas y pecuarios del pais se obtendrA un total de mis de
Lp. 84.000.000 sobre la poblaci6n de 4.609.999 que arroja el
c6mputo de 1896. Si se supone una poblaci6n de 5.000.0.00 de
habitantes, el valor del consume national sube a Lp. 91.250.000.
Estas cifras atribuyen una enorme primacia a la producci6n
agropecuaria en la economic del pais.
La mineria, de otra parte, ocupa a un nmrnero reducido
ain de trabajadores. Conforme al Extracto Estadistico, en 1926
tiabajaban en esta industrial 28.592 obreros. La industrial ma-
nufacturera emplea tambien un contingent 'modesto de bra-
zos 7. S61o las haciendas de cafia de azdcar ocupaban en 1926
en sus. faenas de campo 22.367 hombres y 1.173 mujeres. Las
haciendas de algod6n de la costa, en la campafia de 1922-23, la
iltima a que alcanza la estadistica publicada, se sirvieron de
40.557 braceros; y las haciendas de arroz, en la campafia 1924-
25, de 11.332.
La mayor parte de los products agricolas y ganaderos que
se consume en el pais proceden de los valles y planicies de la
Sierra. En las haciendas de la costa, los cultivos alimenticios
estin por debajo del minimum obligatorio que sefiala una ley
expedida en el period en que el alza del algod6n y el azlcar
incit6 a los terratenientes a suprimir casi totalmente aquellos
cultivos, con grave efecto en el encarecimiento de las subsisten-
cias.
La clase terrateniente no ha logrado transformarse en una
burguesia capitalist, patrona de la economic national 8. La
mineria, el comercio, los transportes, se encuentran en manos
del capital extranjero. Los latifundistas se han contentado con
servir de intermediaries a este, en la producci6n de algod6n y
I El "Extracto Estadistico del Perti" no consigna ningin dato sobre
el particular. La "Estadistica Industrial del Perd" del Ing. Carlos P. Ji-
mCnez (1922) tampoco ofrece una cifra general.
S Las condiciones en que se desenvuelve la vida agricola del pais,
son estudiadas en el ensayo sobre el problema de la tierra, pigs. 49 a
107 de este volume.








azicar. Este sistema econ6mico, ha mantenido en la agricultu-
ra, una organizaci6n semifeudal que constitute el mis pesado
lastre del desarrollo del pais.
La supervivencia de la feudalidad en la Costa, se traduce
en la languidez y pobreza de su vida urbana. El nimero de
burgos y ciudades de la Costa, es insignificant. 'Y la aldea
propiamente dicha, no existe casi sino en los pocos retazos de
tierra donde la campifia enciende todavia la alegria de sus par-
celas en medio del agro feudalizado.
En Europa, la aldea desciende del feudo disuelto 9. En la
costa peruana la aldea no existe casi, porque el feudo, mis o
menos intacto, subsiste todavia. La hacienda -con su casa mis
o menos clisica, la rancheria generalmente miserable, y el in-
genio y sus colcas-, es el tipo dominant de agrupaci6n rural.
Todos los puntos de un itinerario estAn sefialados por nombres
de haciendas. La ausencia de la aldea, la rareza del burgo, pro-
longa el desierto dentro del valle, en la tierra cultivada y pro-
ductiva.
Las ciudades, conforme a una ley de geograffa econ6mica,
se forman regularmente en los values, en el punto donde se
entredruzan sus caminos. En la costa peruana, valles ricos y
extepsos, que ocupan un lugar conspicuo en la estadistica de
la producci6n national, no han dado vida hasta ahora a una
ciudad. Apenas si en sus cruceros o sus estaciones, medra a
veces un burgo, un pueblo estagnado, palidico, macilento, sin
salud rural y sin traje urban. Y, en algunos casos, como en el
del valle de Chicama, el latifundio ha empezado a sofocar a la
ciudad. La negociaci6n capitalist se torna mis hostile a los fue-
ros de la ciudad que el castillo o el dominio feudal. Le dispute
su comercio, la despoja de su funci6n.
Dentro de la feudalidad europea los elements de creci-
miento, los factors de vida del burgo, eran, a pesar de la eco-
nomia rural, much mayores que dentro de la semifeudalidad
criolla. El campo necesitaba de los servicios del burgo, por
clausurado que se mantuviese. Disponia, sobre todo de un re-
manente de products de la tierra que tenia que ofrecerle.
Mientras tanto, la hacienda costefia produce algod6n o cafia
I "La aldea no es -escribe Lucien Romier- como el burgo o la ciu-
dad, el product de un agrupamiento: es el resultado de la desmembra-
ci6n de un antiguo dominio, de una sefioria, de una tierra laica o ecle-
siAstica en torno de un campanario. El origen unitario de la aldea trans-
parece en varias supervivencias: tal el "espiritu de campanario"', tales las
rivalidades inmemoriales entire las parroquias. Explica el hecho tan im-
presionante de que las rutas antiguas no atraviesen las aldeas: las respe-
tan como propiedades privadas y abordan de preferencia sus confines"
("Explication de Notre Telnps").








para mercados lejanos. Asegurado el transport de estos pro-
ductos, su comunicaci6n con la vecindad no le interest, sino se-
cundariamente. El cultivo de frutos alimenticios, cuando no ha
sido totalmente extinguido por el cultivo del algod6n o la ca-
fia, tiene por objeto abastecer al consume de la hacienda. El
burgo, en muchos valles, no recibe nada del campo ni posee
nada en el campo. Vive, por esto, en la miseria, de uno que
otro oficio urban, de los hombres que suministra al trabajo
de las haciendas, de su fatiga triste de estaci6n por donde pasan
anualmente muchos miles de toneladas de frutos de la tierra.
Una porci6n de campifia, con sus hombres libres, con su co-
munidad hacendosa, es un raro oasis en una sucesi6n de feudos
deformados, con miquinas y rieles, sin los timbres de la tradi-
ci6n sefiorial.
La hacienda, en gran n6mero de casos, cierra completa-
mente sus puertas a todo comercio con el exterior: los "tam-
bos" tienen la exclusive del aprovisionamiento de su pobla-
ci6n. Esta practice que, por una parte, acusa el hAbito de tra-
tar al pe6n como una cosa y no como una persona, por otra
parte, impide que los pueblos tengan la funci6n que garantiza-
ria su subsistencia y desarrollo, dentro de la economic rural de
los valles. La hacienda, acaparando con la tierra y las indus-
trias anexas, el comercio y los transportes, priva de medios de
vida al burgo, lo condena a una existencia s6rdida y exigua.
Las industries y el comercio de las ciudades estin sujetos
a un contralor, reglamentos, contribuciones municipales. La
vida y los servicios comunales se alimentan de su actividad. El
latifundio, en tanto, escapa a estas reglas y tasas. Puede hacer
a la industrial y comercio urbanos una competencia desleal. Es-
tA en actitud de arruinarlos.
El argument favorite de los abogados de la gran pro-
piedad es el de la imposibilidad de crear, sin ella, grandes cen-
tros de producci6n. La agriculture modern -se arguye-, re-
quiere costosas maquinarias, ingentes inversiones, administra-
ci6n expert. La pequefia propiedad no se concilia con estas
necesidades. Las exportaciones de azicar y algod6n establecen
el equilibrio de nuestra balanza commercial.
Mas los cultivos, los "ingenios" y las exportaciones de que
se enorgullecen los latifundistas, estin muy lejos de constituir
su propia obra. La producci6n de algod6n y azdcar ha prospe-
rado al impulse de cr6ditos obtenidos con este objeto, sobre
la base de tierras apropiadas y mano de obra barata. La orga-
nizaci6n financiera de estos cultivos, cuyo desarrollo y cuyas
utilidades estan regidas por el mercado mundial, no es un re-








sultado de la previsi6n ni la cooperaci6n de los latifundistas.
La gran propiedad no ha hecho sino adaptarse al impulso
que le ha venido de fuera. El capitalism extranjero, en su
perenne bdsqueda de tierras, brazos y mercados, ha financiado
y dirigido el trabajo de los propietarios, prestindoles dinero
con la garantia de sus products y de sus tierras. Ya muchas
propiedades cargadas de hipotecas han empezado a pasar a la
administraci6n direct de las firmas exportadoras.
La experiencia mais vasta y tipica de la capacidad de los
terratenientes del pais, nos la ofrece el departamento de La Li-
bertad. Las grandes haciendas de sus valles se encontraban en
manos de su aristocracia latifundista. El balance de largos afios
de desarrollo capitalist se resume en los hechos notorious: la
concentraci6n de la industrial azucarera de la region en dos
grandes centrales, la de Cartavio y la de Casa Grande, extranje-
ras ambas; la absorci6n de las negociaciones nacionales por
estas dos empresas, particularmente por la segunda; el acapa-
ramiento del propio comercio de importaci6n por esta misma
empresa; la decadencia commercial de la ciudad de Trujillo y la
liquidaci6n de la mayor parte de sus firmas importadoras 10
Los sistemas provinciales, los hibitos feudales de los an-
tiguos grandes propietarios de La Libertad no han podido re-
sistir a la expansion de las empresas capitalistas extranjeras.
Estas no deben su 6xito exclusivamente a sus capitals: lo de-
ben tambi6n a su t6cnica, a sus metodos, a su discipline. Lo
deben a su voluntad de potencia. Lo deben, en general, a todo
aquello que ha faltado a los propietarios locales, algunos de
los cuales habrian podido hacer lo mismo que la empresa ale-
mana ha hecho, si hubiesen tenido condiciones de capitanes de
industrial.
Pesan sobre el propietario criollo la herencia y educaci6n
espafiolas, que le impiden percibir y entender netamente todo
lo que distingue al capitalism de la feudalidad. Los elemen-
tos morales, politicos, psicol6gicos del capitalismo no parecen
haber encontrado aqui su clima 11. El capitalist, o mejor el
propietario, criollo, tiene el concept de la renta antes que el
de la producci6n. El sentimiento de aventura, el impetu de
o1 Alcides Spelucin ha expuesto recientemente, en un diario de Lima,
con much objetividad y ponderaci6n, las causes y etapas de esta crisis.
Aunque su critical recalca sobre todo la acci6n invasora del capitalism
extranjero, la responsabilidad del capitalism local -por absentismo, pqr
imprevisi6n y por inercia- es a la postre la que ocupa el primer termino.
11 El capitalism no es s61o una tecnica; es ademis un espiritu. Este
espiritu, que en los paises anglo-sajones alcanzan su plenitud, entire nos-
otros es cxiguo, incipiente, rudimentario.
20








creaci6n, el poder organizador, que caracterizan al capitalist
autentico, son entire nosotros casi desconocidos.
La concentraci6n capitalist ha estado precedida por una
etapa de libre concurrencia. -La gran propiedad modern no
surge, por consiguiente, de la gran propiedad feudal, como los
terratenientes criollos se imaginan probablemente. Todo lo con-
trario, para que la gran propiedad moderna.surgiese, fu6 ne-
cesario el fraccionamiento, la disoluci6n de la gran propiedad
feudal. El capitalism es un fen6meno urban: tiene el espi-
ritu del burgo industrial, manufacturer, mercantil. Por esto,
uno de sus primeros actos fu6 la liberaci6n de la tierra, la des-
trucci6n. del feudo. El desarrollo de la ciudad necesitaba nu-
trirse de la actividad libre del campesino.
En el Peri, contra el sentido de la emancipaci6n republi-
cana, se ha encargado al espiritu del feudo -antitesis y nega-
ci6n del espiritu del burgo- la creaci6n de una economic capi-
talista *.
S* Las formulaciones de Mariitegui sobre la realidad peruana fueron
tan precisas en 1926 que a pesar de las tres d6cadas transcurridas desde
entonces ain conservan su validez. Esto s6lo puede lograrse cuando se lle-
ga, como 61 logr6 hacerlo, a la entraia misma del process hist6rico, a la
medula del desarrollo econ6mico, social y politico de un pais. Es natu-
ralmente cierto que las condiciones del Perf tienen que haber variado
desde entonces. Algunas de las tendencies de la economic peruana que 61
vi6 con tanta claridad se han acentuado, mientras que ha disminuido la
importancia de otras. Mas, en general, no puede decirse que tales varia-
clones hayan sido tan profundas que la realidad peruana de hoy difiera
considerablemente de la que se describe en los 7 Ensayos de MariAtegui.
A diferencia de algunos otros paises latinoamericanos, en donde los
avances del industrialismo les van restando su caricter eminentemente agri-
cola, como por ejemplo Chile, la agriculture es todavia predominante en
la vida econ6mica peruana. Y esto no es s61o porque el indio "tradicio-
nal y habitualmente agricultor" continue constituyendo la mayoria de la
poblaci6n del Perl, sino tambi6n porque su incipiente clase industrial,
que se origin .en el agro, sigue manteniendo con 61 lazos que no se han
roto todavia. Un fuerte desarrollo de la industrial, estableciendo competen-
cia por la mano de obra no es nada que pueda acomodar a la clase te-
rrateniente peruana. Su interns radical en los altos precious para los pro-
ductos agricolas de exportaci6n, o modificaciones en la tasa de cambio
exterior cuando los precious de sus products bajan. Es cierto que en los
liltimos alios el desarrollo urban y los aumentos de poblaci6n han venido
presionando fuertemente por una mayor producci6n de alimentos para el
consume local, pero en la agriculture de la costa siguen predominando
los cnltivos destinados a la exportaci6n. Y los agricultores peruanos han
tenido suerte. Desde la iniciaci6n de la Segunda Guerra .Mundial sus pro-
ductos se hanvendido a altos precious y ello se aprecia en el aparente auge
econ6mico de que el Peri goza actualmente. Sin embargo, nada funda-
mental se ha hecho desde que MariAtegui escribi6 su obra para transfor-
mar bAsicamente la economic peruana. El indio sigue sujeto al "chaqui-
taclla" o arado de pie heredado del incanato y al tinterillo cuando es
miembro de alguna comunidad, al capricho del senior feudal cuando "per-
21








tenece" a alg6n predio serrano, o a jornales insuficientes cuando labor en
las grandes empresas agricolas de la costa.
Mientras tanto el cuadro que pinta MariAtegui de los an6micos ca-
serios de la costa y sierra del Perd. impotentes de desarrollarse, rodeados
de grandes propiedades latifundistas sigue intacto. Lo fnico que progress
realmente es la capital. Pero esto es porque alli se radican los terratenien-
tes absentistas y es alli donde convergen las riquezas que crea el indio
en un agro que hace cuatrocientos afios dej6 de ser suyo.
Hay tambien otro progress aparente en el Peril y este es la expansion
de las grandes empresas extranjeras, que a trav6s de las minas de cobre,
de las fuentes de petr6leo, o de las ricas haciendas azucareras contindan
acaparando las fuentes de riquezas nacionales. Y como lo constat6 Mariai-
tegui no s6lo las nuevas concesiones han sido mayormente obtenidas por
empresas norteamericanas, sino que durante la Segunda Guerra Mundial
la tendencia a comerciar con el poderoso pais del norte se acentu6 sin que
los reajustes postcriores del comercio international hayan hecho variar sus-
tancialmente esta situaci6n. Asi seg6n informaciones publicadas por el
Banco Central de Reserva del Peri, del valor total de las exportaciones
peruanas en 1953 y 1954, 38.1 y 35.6 por ciento respectivamente, fueron a
los Estados Unidos y un 55.1 y 51.9 por ciento de las importaciones pro-
cedieron de este pais en los mismos anos.
Primitivismo, feudalidad y dependencia del capital extranjero conti-
nuan siendo todavia fuerzas predominantes en la vida econ6mica del
Peru. (N. del E.)








El problema

del indio*


Los siguientes apuntes, que completan en
cierta forma el capitulo sobre EL PROBLEMA DEL
INDIO de "7 ENSAYOS DE INTERPRETACION DE LA
REALIDAD PERUANA", constituyen una breve revi-
sidn histdrica de la cuestiin, escrita por Jose
Carlos Maridtegui para la Agencia Tass de
Nueva York, que le pidid un articulo al res-
pecto. Por este motivo hermos creido convenien-
te incluirlos en la present edicidn. (Nota de los
Editores).

SUMARIA REVISION HISTORIC

LA POBLACI6N del Imperio incaico, conforme a cAlculos pruden-
tes, no era menor de diez millones. Hay quienes la hacen su-
bir a doce y a6n a quince millones. La Conquista fu6, ante to-
do, una tremenda carniceria. Los conquistadores espafioles, por
su escaso nimero, no podian imponer su dominio sino aterro-
rizando la poblaci6n indigena, en la cual produjeron una im-
presi6n supersticiosa las armas y los caballos de los invasores,
mirados como series sobrenaturales. La organizaci6n political y
econ6mica de la Colonia, que sigui6 a la Conquista, no puso
termino al exterminio de la raza indigena. El Virreinato esta-
bleci6 un regimen de brutal explotaci6n. La codicia de los me-
tales preciosos, orient la actividad econ6mica espafiola hacip
la explotaci6n de las minas que, bajo los incas, habian sido
trabajadas en muy modest escala, en raz6n de no tener el oro
y la plata, sino aplicaciones ornamentales y de ignorar los in-
dios, que componian un pueblo esencialmente agricola, el em-
pleo del hierro. Establecieron los espafioles, para la explota-
ci6n de las minas y los "obrajes", un sistema abrumador de
trabajos forzados y gratuitos, que diezm6 la poblaci6n abori-
gen. Esta no qued6 asi reducida s61o a un estado de servidum-
bre -como habria acontecido si los espafioles se hubiesen limi-
tado a la explotaci6n de las tierras, conservando el caracter
agrario del pais-, sino, en' gran parte, a un estado de esclavi-
tud. No faltaron voces humanitarias y civilizadoras que asu-
mieron ante el rey de Espafia la defense de los indios. El padre








De las Casas sobresali6 eficazmente en esta defense. Las Leyes
de Indias se inspiraron en prop6sitos de protecci6n de los in-
dios, reconociendo su organizaci6n tipica en "comunidades".
Pero, pricticamente, los ifidios continuaron a merced de una
feudalidad despiadada que destruy6 la sociedad y la economic
incaicas, sin sustituirlas con un orden capaz de organizer pro-
gresivamente la producci6n. La tendencia de los espafioles a
establecerse en la costa ahuyent6 de esta region a los abori-
genes a tal punto que se carecia de brazos para el trabajo. El
Virreinato quiso resolver este problema mediante la importa-
ci6n de esclavos negros, gente que result adecuada al clima y
las fatigas de los values o llanos cAlidos de la costa, e inaparen-
te, en cambio, para el trabajo de las minas, situadas en la sierra
'fria. El esclavo negro reforz6 la dominaci6n espafiola que, a
'pesar de la despoblaci6n indigena, se habria sentido de otro
modo demogrificamente demasiado d6bil frente al indio, aun-
que sometido, hostile y enemigo. El negro fud dedicado al ser-
vicio dom6stico y a los oficios. El blanco se mezcl6 fAcilmente
con el negro, produciendo este mestizaje uno de los tipos de
poblaci6n costefia con caracteristicas de mayor adhesi6n a 16
espafiol y mayor resistencia a lo indigena.
La Revoluci6n de la Independencia no constituy6, como
se sabe, un movimiento indigena. La promovieron y usufruc-
tuaron los criollos y adn los espafioles de las colonies. Pero apro-
vech6 el apoyo de la masa indigena. Y, ademas, algunos indios
ilustrados como Pumacahua, tuvieron en su gestaci6n parte
important. El program liberal de la Revoluci6n comprendia
16gicamente la redenci6n del indio, consecuencia automAtica
de la aplicaci6n de sus postulados igualitarios. Y, asi, entire los
primeros actos de la Repiblica, se contaron varias leyes .y de-
"cretos favorables a los indios. Se orden6 el reparto de tierras,
la abolici6n de los trabajos gratuitos, etc.; pero no represen-
tando la revoluci6n en el Peru el advenimiento de una nueva
clase dirigente, todas estas disposiciones quedaron solo escritas,
faltas de gobernantes capaces de actuarlas. La aristocracia lati-
fundista de la Colonia, duefia del poder, conserve intactos sus
derechos feudales sobre la tierra y, por consiguiente, sobre el
indio. Todas las disposiciones aparentemente enderezadas a
protegerla, no han podido nada contra la feudalidad subsisten-
te hasta hoy.
El Virreinato aparece menos culpable que la Repfiblica. Al
Virreinato le corresponde, originalmente, toda la responsabili-
dad de la miseria y la depresi6n de los indios. Pero, en ese tiem-
po inquisitorial, una gran voz cristiana, la de fray Bartolom6








De las Casas, defendi6 vibrantemente a los indios contra los
mktodos brutales de los colonizadores. No ha habido en la Re-
piblica un defensor tan eficaz y tan porfiado de la raza abo-
rigen.
Mientras el Virreinato era un regimen medioeval y extran-
jero, la Repuiblica es formalmente un regimen peruano y libe-
ral. Tiene, por consiguiente, la Repilblica deberes que no tenia
el Virreinato. A la Repuiblica le tocaba elevar la condici6n del
indio. Y contrariando este deber, la Repuiblica ha pauperizado
al indio, ha agravado su depresi6n y ha exasperado su miseria.
La RepAblica ha significado para los indios la ascensi6n de una
nueva clase dominant que se ha apropiado sistemAticamente de
sus tierras. En una raza de costumbre y de alma agrarias, como
la raza indigena, este despojo ha constituido una causa de diso-
luci6n material y moral. La tierra ha sido siempre toda la ale-
gria del indio. El indio ha desposado la tierra. Siente que "la
vida viene de la tierra" y vuelve a la tierra. Por ende, el indio
puede ser indiferente a todo, menos a la posesi6n de la tierra
que sus manos y su aliento labran y fecundan religiosamente.
La feudalidad criolla se ha comportado, a este respect, mis
Avida y mis duramente que la feudalidad espafiola. En general,
en el encomendero espafol habia frecuentemente algunos hAbi-
tos nobles de sefiorio. El encomendero criollo tiene todos los
defects del plebeyo y ninguna de las virtudes del hidalgo. La
servidumbre del -indio, en suma, no ha disminuido bajo la Re-
pflblica. Todas las revueltas, todas las tempestades del indio,
han sido ahogadas en sangre. A las reivindicaciones desespera-
das del indio les ha sido dada siempre una respuesta marcial.
El silencio de la puna ha guardado luego el tragico secret de
estas respuestas. La Repiblica ha restaurado, en fin, bajo el
titulo de conscripci6n vial, el regimen de las mitas.
La Repuiblica, ademis, es responsible de haber aletargado
y debilitado las energies de la raza. La causa de la, redenci6n
del indio se convirti6 bajo la RepAblica, en una especulaci6n
demag6gica de algunos caudillos. Los partidos criollos la ins-
cribieron en su program. Disminuyeron asi en los indios la
voluntad de luchar por sus reivindicaciones.
En la sierra, la region habitada principalmente por los in-
dios, subsiste apenas modificada en sus lineamientos, la mAs
bArbara y omnipotente feudalidad. El dominio de la tierra co-
loca en manos de los "gamonales", la suerte de la raza indige-
na, caida en un grado extreme de depresi6n y de ignorancia.
AdemAs de la agriculture, trabajada muy primitivamente, la
sierra peruana present otra actividad econ6mica: la mineria,







casi totalmente en-manos de dos grandes empresas norteameri-
canas. En las minas rige el salariado; pero la paga es infima,
la defense de la vida del obrero casi nula, la ley de accidents
de trabajo, burlada. El sistema del "enganche", que por medios
de anticipos falaces esclaviza al obrero, coloca a los indios a
merced de estas empresas capitalistas. Es tanta la miseria a que
los condena la feudalidad agraria, que los indios encuentran
preferible, con todo, la suerte que les ofrecen las minas.
La propagaci6n en el Perd de las ideas socialists ha traido
como consecuenca un fuerte movimiento de reivindicaci6n
indigena. La nueva generaci6n peruana siente y sabe que el
progress del Peri seri ficticio, o por lo menos no serm peruano,
mientras no constituya la obra y no signifique el bienestar de
la masa peruana que en sus cuatro quintas parties es indigena y
campesina. Este mismo movimiento se manifiesta en el arte y en
la literature nacionales, en los cuales se nota una creciente re-
valorizaci6n de las formas y asuntos aut6ctonos, antes deprecia-
dos por el predominio de un espiritu y una mentalidad colo-
niales espafiolas. La literature indigenista parece destinada a
cumplir la misma funci6n que la literature "mujikista" en el
period prerrevolucionario ruso. Los propios indios empiezan a
dar sefiales de una nueva conciencia. Crece dia a dia la articu-
laci6n entire los diversos n6cleos indigenas antes incomunicados
por las enormes distancias. Inici6 esta vinculaci6n la reuni6n
peri6dica de congress indigenas, patrocinada por el Gobierno,
pero como el carmcter de sus reivindicaciones se hizo pronto
revolucionario, fu6 desnaturalizada luego con la exclusion de
los elements avanzados y a la leva de representaciones ap6cri-
fas. La corriente indigenista presiona ya la acci6n official. Por
primera vez el Gobierno se ha visto obligado a aceptar y pro-
clamar puntos de vista indigenistas, dictando algunas medidas
que no tocan los intereses del "gamonalismo" y que resultan
por esto ineficaces. Por primera vez tambien el problema indi-
gena, escamoteado antes por la ret6rica de las classes dirigentes,
es planteado en sus t6rminos sociales y econ6micos, identificin-
dosele ante todo con el problema de la tierra. Cada dia se im-
pone, con mAs evidencia, la convicci6n de que este problema
no puede encontrar su soluci6n en una formula humanitarian
No puede ser la consecuencia de un movimiento filantr6pico.
Los patronatos de caciques y de ribulas son una befa. Las ligas
del tipo de la extinguida Asociaci6n Pro-Indigena son una voz
que clama en el desierto. La Asociaci6n Pro-Indigena no lleg6
en su tiempo a convertirse en un movimiento. Su acci6n se re-
dujo gradualmente a la acci6n generosa, abnegada, nobilisima,







personal de Pedro S. Zulen y Dora Mayer. Como experiment,
el de la Asociaci6n Pro-Indigena sirvi6 para contrastar, para
medir, la insensibilidad moral de una generaci6n y de una
6poca.
La soluci6n del problema del indio tiene que ser una so-
luci6n social. Sus realizadores deben ser los propios indios. Este
concept conduce a ver en la reuni6n de los congress indigenas
un hecho hist6rico. Los congress indigenas, desvintuados en
los 6ltimos afios por el burocratismo, no representaban todavia
un program; pero sus primeras reuniones sefialaron una ruta
comunicando a los indios de las diversas regions. A los indios
les falta vinculaci6n national. Sus protests han sido siempre
regionales. Esto ha contribuido, en gran parte, a su abatimien-
to. Uni pueblo de cuatro millones de hombres, consciente de su
numero, no desespera nunca de su porvenir. Los mismos cuatro
millones de hombres, mientras no son sino una masa orginica,
una muchedumbre dispersa, son incapaces de decidir su rumbo
hist6rico.

EL PROBLEMA DEL INDIO

SU NUEVO PLANTEAMIENTO

TODAS las tesis sobre el problema indigena, que ignoran o elu-
den a 6ste como problema econ6mico-social, son otros tantos es-
teriles ejercicios teoriticos -y a veces s61o verbales-, condena-
dos a un absolute descredito. No las salva a algunas su buena
fe. Practicamente, todas no han servido sino para ocultar o
desfigurar la realidad del problema. La critical socialist lo des-
cubre y esclarece, porque busca sus causes en la economic del
pais y no en su mecanismo administrative, juridico o eclesiasti-
co, ni en su dualidad o pluralidad de razas, ni en sus condicio-
nes culturales y morales. La cuesti6n indigena arranca de nues-
tra economic. Tiene sus raices en el regimen de propiedad de
la tierra. Cualquier intent de resolverla con medidas de ad-
ministraci6n o policia, con metodos de ensefianza o con obras
de vialidad, constitute un trabajo superficial'o adjetivo, mien-
tras subsista la feudalidad de los "gamonales" 12
12 En el pr6logo de "Tempestad en los Andes" de ValcArcel, vehemen-
te y beligerante evangelio indigenista, he explicado asj mi putto de vista:
"La fe en el resurgimiento indigena no proviene de un process de
"occidentalizaci6n" material de la tierra quechua. No es la civilizaci6n, no
es el alfabeto del blanco, lo que levanta el alma del indio. Es el mito,
es la idea de la revoluci6n socialist. La esperanza indigena es absolu-
tamente revolucionaria. El mismo mito, la misma idea, son agents deci-
sivos del despertar de otros viejos pueblos, de otras viejas razas en co-








El "gamonalismo" invalida inevitablemente toda ley u or-.
denania de protecci6n indigena. El hacendado, el latifundista,
es un senior feudal. Contra su adtoridad, sufragada por el am-
biente y el habito, es impotente la ley escrita. El trabajo gra-
tuito estA prohibido por la ley y, sin embargo, el trabajo
gratuito, y aun el trabajo forzado, sobreviven en el latifundio.
El juez, el subprefecto, el comisario, el maestro, le recaudador,
estan enfeudados a la gian propiedad. La ley no puede pre-
lapso: hindcies, chinos, etc. La historic universal tiende hoy como nunca
a regirse por el mismo cuadrante. ePor que ha de ser el pueblo incaico,
que construy6 el mas desarrollado y arm6nico sistema comunista, el 6nico
insensible a la emoci6n mundial? La consanguinidad del movimiento in-
digenista con las corrientes revolucionarias mundiales es demasiado eviden-
te para que precise documentarla. Yo he dicho ya que he llegado al en-
tendimiento y a la valorizaci6n just de lo indigena por la via del socia-
lismo. El caso de Valcarcel demuestra lo exacto de mi experiencia per-
sonal. Hombre de diverse formaci6n intellectual, influido por sus gustos
tradicionalistas, orientado por distinto g6nero de sugestiones y studios,
Valcarcel resuelve politicamente su indigenismo en socialismo. En este
libro nos dice, entire otras cosas, que "el proletariado indigena espera su
Lenin". No seria diferente el lenguaje de un marxista.
La reivindicaci6n indigena carece de concreci6n hist6rica mientras se
mantiene en un plano filos6fico o cultural. Para adquirirla -esto es pa-
ra adquirir realidad, corporeidad- necesita convertirse en reivindicaci6n
econ6mica y political. El socialismo nos ha ensefiado a .plantear el pro-
blema indigena en nuevos terminos. Hemos dejado de considerarlo abs-
tractamente como problema 6tnico o moral para reconocerlo concreta-
mente como problema social, econ6mico y politico. Y entonces lo he-
mos sentido, por primer vez, esclarecido y demarcado.
Los que no han roto todavia el cerco de su educaci6n liberal bur-
guesa 'y, colocandose en una posici6n abstractistas y literaria, se entre-
tienen en barajar los aspects raciales del problema, olvidan que la po-
litica y, por tanto la economic, lo dominant fundamentalmente. Emplean
un lenguaje pseudo-idealista para escamotear la realidad disimulAndola
bajo sus atributos y consecuencias. Oponen a la dial6ctica revoluciona-
ria un confuso galimatias critic, conforme al cual la soluci6n del pro-
blema indigena no puede partir de una reform o hecho politico por-
que a los efectos inmediatos de 6ste lescaparia una compleja multitud
de costumbres y vicios que s6lo pueden transformarse a trav6s de una evo-
luci6n lenta y normal.
La historic, afortunadamente, resuelve todas las dudas y desvanece
todos los equivocos. La Conquista fue un hecho politico. Interrumpi6 brus-
camente el process aut6nomo de la naci6n quechua, pero no implic6 una
repentina sustituci6n de las leyes y costumbres de los natives por las de
los conquistadores. Sin embargo, ese hecho politico abri6, en todos los
6rdenes de cosas, asi espirituales como materials, un nuevo period. El
cambio de regimen bast6 para mudar desde sus cimientos la vida del
pueblo quechua. La Independencia fue otro hecho politico. Tampoco co-
rrespondi6 a una radical trasformaci6n de la estructura econ6mica y so-
cial del Peris; pero inaugur6, no obstante, otro period de nuestra his-
toria, y si no mejor6 prActicamente .la condici6n del indigena, por no
haber tocado casi la infraestructura econ6mica colonial, cambi6 su .si-
tuaci6n juridica, y franque6 el camino de su emancipaci6n political y so-
28









valecer contra los gamonales. El funcionario que se obstinase
en imponerla, seria abandonado y sacrificado por el poder cen-
tral, cerca del cual son siempre omnipotentes las influencias del
gamonalismo, que actlian directamente o a trav&s del parla-
mento, por una y'otra via con la misma eficacia.
El nuevo examen del problema indigena, por esto, se pre-
ocupa much menos de los lineamientos de una legislaci6n
tutelar que de las consecuencias del regimen de propiedad agra-
ria. El studio del Dr. Jos6 A. Encinas ("Contribuci6n a una
cial. Si la Repiblica no sigui6 este camino, la responsabilidad de la omi-
si6n corresponde exclusivamente a la clase que usufructu6 la obra de los
,libertadores tan rica potencialmente en valores y principios creadores.
El problema indigena no admite ya la mistificaci6n a que perpe-
tuamente lo ha sometido una turba de abogados y literatos, consciente
o inconscientemente mancomunados con los interests de la casta lati-
fundista. La miseria moral y material de la raza indigena aparece dema-
siado netamente como una simple consecuencia del regimen econ6mico
y social que sobre ella pesa desde hace siglos. Este regimen sucesor de la
feudalidad colonial, es el gamonalismo. Bajo su imperio, no se puede
hablar seriamente de redenci6n del indio.
El termino "gamonalismo" no design s61o una categoria social y
econ6mica: la de los latifundistas o grandes propietarios agrarios. Desig-
na todo un fen6meno. El gamonalismo no esta representado s61o por los
gamonales propiamente dichos. Comprende una larga jerarquia de fun-
cionarios, intermediaries, agents, parasitos, etc. El indio alfabeto se trans-
forma en un explotador de su propia raza porque se pone al servicio del
gamonalismo. El factor central del fen6meno es la hegemonia de la gran
propiedad semifeudal en la political y el mecanismo del Estado. Por con-
siguiente, es sobre este factor sobre el que se debe actuar si se quiere ata-
car en su raiz un mal del cual algunos se empefian en no contemplar sino
las expresiones epis6dicas o subsidiaries.
Esa liquidaci6n del gamonalismo, o de la feudalidad, podia haber sido
realizada por la Repilblica dentro de los principios liberals y capitalis-
tas. Pero por las razones que llevo ya sefialadas, estos principios no han
dirigido efectiva y plenamente nuestro process hist6rico. Saboteados por
la propia clase encargada de aplicarlos, durante mis de un siglo han sido
impotentes para redimir al -indio de una servidumbre que constituia un
hecho absolutamente solidario con el de la feudalidad. No es el caso de
esperar que hoy, que estos principios estin en crisis en el mundo adquie-
ran repentinamente en el Peri una ins6lita vitalidad creadora.
El pensamiento revolucionario, y aun el reformista, no puede ser ya
liberal sino socialist. El socialismo aparece en nuestra historic no por una
raz6n de azar, de imitaci6n o de moda, como espiritus superficiales supo-
nen, sino como una fatalidad hist6rica. Y sucede que mientras de un lado,
los que profesamos el socialismo propugnamos 16gicamente y coherente-
mente la reorganizaci6n del pais sobre bases socialists y -constatando que
el regimen econ6mic6 y politico que combatimos se ha convertido gradual-
mente en una fuerza de colonizaci6n del pais por los capitalismos imperia-
listas extranjeros-, proclamamos que este es un instant de nuestra his-
toria en que no es possible ser efectivamente nacionalista y revolucionario
sin ser socialist, de otro lado no existe en el Peri, como no ha existido
nunca, una burguesia progresista, con sentido national, que se profese li-
beral y democrAtica y que inspire su political en los postulados de su doctrine".
29








legislaci6n tutelar indigena") inicia en 1918 esta tendencia, que
de entonces a hoy no ha cesado de acentuarse 13. Pero, por el
carActer mismo de su trabajo, el Dr. Encinas no podia for-
mular en 61 un program econ6mico social. Sus proposiciones,
dirigidas a la tutela de la propiedad indigena, tenian que limi-
tarse a este objetivo juridico. Esbozando las bases del Home
Stead indigena, el Dr. Encinas recomienda la distribuci6n de
tierras del Estado y de la Iglesia. No menciona absolutamente
la expropiaci6n de los gamonales latifundistas. Pero su tesis
se distingue por una reiterada acusaci6n de los efectos del lati-
fundismo, que sale inapelablemente condenado de esta requisi-
toria 14, que en cierto modo preludia la actual critical econ6-
mico-social de la cuesti6n del indio.
Esta critical repudia y descalifica las diversas tesis que con-
sideran la cuesti6n como uno u otro de los siguientes criterios
unilaterales y exclusivos: administrative, juridico, ktnico, mo-
ral, educational, eclesiistico.
La derrota mis antigua y evidence es, sin duda, la de los
que reduce la protecci6n de los indigenas a un asunto de or-
dinaria administraci6n. Desde los tiempos de la legislaci6n colo-
nial espafiola, las ordenanzas sabiasy prolijas, elaboradas despuds
de concienzudas encuestas, se revelan totalmente infructuosas.
La fecundidad de la Repiblica, desde'las jornadas de la In-
1" Gonzilez Prada, que ya en uno de sus primeros discursos de agitador in-
telectual, habia dicho que formaba el verdadero Peru los millones de indios de
los valles andinos, en el capitulo "Nuestros indios" incluido en la fultima
edici6n de "Horas de Lucha", tiene juicios que lo sefialan como el pre-
cursor de una nueva conciencia social: "Nada cambia mis pronto ni mis
radicalmente la psicologia del hombre que la propiedad: al sacudir la es-
clavitud del vientre, crece en cien palmos. Con s61o adquirir algo el in-
dividuo asciende algunos peldaiios en la-escala social, porque las classes se
reduce a grupos clasificados por el monto de la riqueza. A la inversa del
globo aerostAtico, sube mis el que pesa. Al que diga: la escuela, resp6n-
dasele: la escuela y el pan. La cuesti6n del indio, mas que pedag6gica, es
econ6mica, es social".
"Sostener la condici6n del indio -escribe Encinas- es el mejort mo-
do de elevar su condici6n social. Su fuerza econ6mica se encuentra en la
tierra, alli se encuentra toda su actividad. Retirarlo de la tierra es variar,
profunda y peligrosamente, ancestrales tendencies de la raza. No hay co-
mo el trabajo de la. tierra para mejorar sus condiciones econ6micas. En
ninguna otra parte, ni en ninguna otra forma puede encontrar mayor fuen-
te de riqueza como en la tierra", ("Contribucidn a una legislacidn tutelar
indigena", p. 39). Encinas en otra parte, dice "Las instituciones juridicas
relatives a la propiedad tienen su origen en las necesidades econ6micas.
Nuestro c6digo civil no estA en armonia con los principios econ6micos,
porque es individualista en lo que se refiere a la propiedad. La ilimitaci6n
del derecho de propiedad ha creado el latifundio con detrimento de la
propiedad indigena. La propiedad del suelo improductivo ha creado la
enfeudaci6n de la raza y su miseria" (p. 13).
30








dependencia, en decretos, leyqs y providencias encaminadas a
amparar a los indios contra la exacci6n y el abuso, no es de
las menos considerable: El gamonal de hoy, como el "encomen-
dero" de ayer, tiene sin embargo muy poco que temer de la
teoria administrative. Sabe que la practice es distinta.
El caricter individualista de la legislaci6n de la Repiblica
ha favorecido, incuestionablemente, la absorci6n de la propie-
dad indigena por el latifundismo. La situaci6n del indio, a
este respect, estaba contemplada con mayor realismo por la
legislaci6n espafiola. Pero la reform juridica no tiene mis
valor practice que la reform administrative, frente a un feu-
dalismo "intacto en su estructura econ6mica. La apropiaci6n
de la mayor parte de la propiedad comunal e individual in-
digena esti ya cumplida. La experiencia de todos los paises
que han salido de su evo-feudal, nos demuestra, por otra parte
que sin la disoluci6n del feudo no ha podido funcionar, en
ninguna parte, un derecho liberal.
La suposici6n de que el problema indigena es un problema
ktnico, se nutre del mis envejecido repertorio de ideas impe-
rialistas. El concept de las razas inferiores sirvi6 al Occidente
blanco para su obra de expansion y conquista. Esperar la eman-
cipaci6n indigena de un active cruzamiento de la raza aborigen
con inmigrantes blancos, es una ingenuidad antisociol6gica,
concebible s6lo en la mente rudimentaria de un importador de
carneros merinos. Los pueblos'asiiticos, a los cuales no es infe-
rior en un ipice el pueblo indio, han asimilado admirablemente
la cultural occidental, en lo que tiene de mas dinimica y crea-
dor, sin transfusions de sangre europea. La degeneraci6n del
indio peruano es una barata invenci6n de los leguleyos de la
mesa feudal.
La tendencia a considerar el problema indigena como un
problema moral, encarna una concepci6n liberal, humanitarian,
ochocentista, iluminista, que en el orden politico de Occidente
anima y motiva las "ligas de los Derechos del Hombre". Las
conferencias y sociedades antiesclavistas, que en Europa han
denunciado mAs o menos infructuosamente los crimenes de los
colonizadores, nacen de esta tendencia, que ha confiado siem-
pre con exceso en sus llamamientos al sentido moral de la civili-
zaci6n. Gonzalez Prada no se encontraba exento de su esperanza
cuando escribia que "la condici6n del indigena puede mejorar
de dos maneras: o el coraz6n de los opresores se conduele al
extreme de reconocer el derecho de los oprimidos, o el inimo
de los oprimidos adquiere la virilidad suficiente para escar-
31








mentar a los opresores" 15. La Asociaci6n Pro-Indigena (1909-
1917) represent, ante todo, la misma esperanza, aunque su
verdadera eficacia estuviera en los fines concretos e inmedia-
tos de defense del indio que le asignarpn sus directors, orien-
taci6n que debe much, seguramente, al idealismo prictico,
caracteristicamente saj6n, de Dora Mayer16. El experiment
esta anipliamente cumplido, en el Peru y en el mundo. La
pr6dica humanitarian ni ha detenido ni embarazado en Europa
el imperialismo ni ha bonificado sus mCtodos. La lucha contra
el imperialismo no confia ya sino en la solidaridad y en la
fuerza de los movimientos de emancipaci6n de las masas colo-
niales. Este concept preside en la Europa contemporanea una
acci6n antiimperialista, a la cual adhieren espiritus liberals
como Albert Einstein y Romain Rolland, y que por tanto no
puede ser considerada de exclusive caricter socialist.
En el terreno de la raz6n y la moral, se situaba hace siglos,
con mayor energia, o al menos mayor autoridad, la acci6n
religiosa. Esta cruzada no obtuvo, sin embargo, sino leyes y
providencias muy sabiamente inspiradas. La suerte de los in-
dios no vari6 sustancialmente. GonzAlez Prada, que como sa-
bemos no consideraba estas cosas con criterio propia o sectaria-
mente socialist, busca la explicaci6n de este fracaso en la
entrafia econ6mica de la cuesti6n: "No podia suceder de otro
modo: oficialmente se ordenaba la explotaci6n; se pretendia que
humanamente se cometiera iniquidades o equitativamente se
consumaran injusticias. Para extirpar los abuses, habria sido
necesario abolir los repartimientos y las mitas, en dos palabras,
1 Gonzailez Prada, "Horas de Lucha", 24 edici6n. "Nuestros indios".
10 Dora Mayer de Zulen resume asi el caracter del experiment Pro-
Indigena: "En fria concreci6n de datos practices, la Asociaci6n Pro-In-
digena significa para los historiadores lo que MariAtegui supone un expe-
rimento de rescate de la atrasada y esclavizada Raza Indigena por medio
de un cuerpo protector extrafio a ella, que gratuitamente y por vias lega-
les ha procurado servirle como abogado en sus reclamos ante los Poderes
del Estado". Pero, como aparece en el mismo interesante balance de la
Pro-Indigena, Dora Mayer piensa que esta asociaci6n trabaj6, sobre todo,
por la formacidn de un sentido de responsabilidad. "Dormida estaba -ano-
ta- a los cien aflos de la emancipaci6n republican del Perd, la concien-
cia de Jos gobernantes, la conciencia de los gamonales, la conciencia del
clero, la conciencia del plblico ilustrado y semi ilustrado, respect a sus
obligaciones para con la poblaci6n que no s61o merecia un filantr6pico
rescate de vejimenes inhumanos, sino a la cual el patriotism peruano de-
bia un resarcimiento de honor national, porque la Raza Incaica habia
descendido a escarnio de propios y extrafios". El mejor resultado de la
Pro-Indigena result sin embargo, segfn el leal testimonio de Dora Mayer,
su influencia en el despertar indigena.'"Lo que era deseable que sucedie-
ra, estaba sucediendo; que los indigenas mismos, saliendo de la tutela de
las classes ajenas concibieran los medios de su reinvindicaci6n".
32








cambiar todo el regimen colonial. 'Sin las faenas del indio ame-
ricano se habrian vaciado las arcas del tesoro espafiol" 17. Mas
evidentes posibilidades de 6xito que la pr6dica liberal tenia,
con todo, la pr6dica religiosa. Esta apelaba al exaltado; y ope-
rante catolicismo espafiol mientras aquella intentaba hacerse
escuchar del exiguo y formal liberalism criollo.
Pero hoy la esperanza en una soluci6n eclesiAstica es indis-
cutiblemente la mAs rezagada y antihist6rica de todas. Quieries
la representan no se preocupan siquiera, como sus distantes
-itan distantes!- maestros, de obtener una nueva declaraci6n
de los derechos del indio, con adecuadas autoridades y orde-
nanzas, sino de encargar al misionero la funci6n de media
entire el indio y el gamonal 18. La obra que la Iglesia no pudo
realizar en un orden medioeval, cuando su capacidad espiri-
tual e intellectual podia medirse. por frailes como el padre De
las Casas, icon qu6 elements contaria para prosperar ahora?
Las misiones adventistas, bajo este aspect, han ganado la de-
lantera al clero cat6lico, cuyos claustros convocan cada dia me-
nor suma de vocaciones de evangelizaci6n.
El concept de que el problema del indio es un problema de
educaci6n, no aparece sufragado ni afin por un criterio estricta y
aut6ctonamente pedag6gico. La pedagogia tiene hoy mis en cuen-
ta que nunca los, factors sociales y econ6micos. El pedagogo
modern sabe perfectamente que la educaci6n no es una mera
cuesti6n de escuela y m6todos didicticos. El medio econ6mico
social condiciona inexorablemente la labor del maestro. El ga-
monalismo es fundamentalmente adverse a la educaci6n del in-
dio: su subsistencia tiene en el mantenimiento de la ignorancia
del indio el mismo interCs que en el cultivo de su alcoholism 19
La escuela modern -err el supuesto de que, dentro de las
circunstancias vigentes, fuera possible multiplicarla en propor-
17 Obra citada.
S"S61o el misionero -escribe el senior Jos6 Le6n y Bueno, uno de los
lideres de la "Acci6n Social de la Juventud"- puede redimir y res-
tituir al indio. Siendo el intermediario incansable entire el gamonal y el co-
lono, entire el latifundista y el comunero, evitando las arbitrariedades del
Gobernador que obedece sobre todo al interns politico del cacique crio-
1lo; explicando con sencillez la lecci6n objetiva de la naturaleza e inter-
pretando la vida en su fatalidad y en su libertad; condenando el desbor-
de sensual de las muchedumbres en las fiestas; segando la incontinencia
en sus mismas fuentes y revelando a la raza su misi6n excelsa, puede de-
volver al Perd su unidad, su dignidad y su fuerza". Boletin de la A. S. J.
Mayo de 1928.
10 Es demasiado sabido que la producci6n -y tambi6n el contrabando-
de aguardientes de cafia, constitute uno de los mis lucrativos negocios de
los hacendados de la sierra. Aun los de la costa, explotan en cierta escala
este fil6n. El alcoholism del pe6n y del colono result indispensable a la
prosperidad de nuestra gran propiedad agricola.
33







ci6n a la poblaci6n escolar campesina-, es incompatible con
el latifundio feudal. La mecanica de la servidumbre, anularia
totalmente la acci6n de la escuela, si esta misma, por un mila-
gro inconcebible dentro de la realidad social, consiguiera con-
servar, en la atm6sfera del feudo, su pura misi6n pedag6gica.
La mis eficiente y grandiosa ensefianza normal no podria
operar estos milagros. La escuela y el maestro estin irremisi-
blemente condenados a desnaturalizarse bajo la presi6n del
ambiente feudal, inconciliable con la mis elemental concepci6n
progresista o. evolucionista de las cosas. Cuando se comprende
a medias esta verdad, se descubre la formula salvadora en los
internados indigenas. Mas la insuficiencia clamorosa de esta
formula se muestra en toda su evidencia, apenas se reflexiona
en el insignificant porcentaje de la poblaci6n escolar indige-
na que result possible alojar en estas escuelas.
La soluci6n pedag6gica, propugnada por muchos con per-
fecta buena fe, esti ya hasta oficialmente descartada. Los edu-
cacionistas son, repito, los que menos pueden pensar en
independizarla de la realidad econ6mico-social. No existe, pues,
en la actualidad, sino como una sugesti6n vaga e informed, de
la que ning6n cuerpo y ninguna doctrine se hace responsible.
El nuevo planteamiento consiste en buscar el problema indi-
gena en el problema de la tierra.








El problema


de la tierra


EL PROBLEMA AGRARIO Y EL PROBLEMA DEL INDIO

QUIENES desde puntos de vista socialists estudiamos y defini-
mos el problema del indio, empezamos por declarar absoluta-
mente superados los puntos de vista humanitarios o filantr6pi-
cos en que, como una prolongaci6n de la apost6lica batalla
del padre De las Casas, se apoyaba la antigua campafia pro-
indigena. Nuestro primer esfuerzo tiende a establecer su caric-
ter de problema fundamentalmente econ6mico. Insurgimos
primeramente, contra la tendencia instintiva -y defensiva- del
criollo o "misti", a reducirlo a un problema exclusivamente
administrative, pedag6gico, etnico o moral, para escapar a toda
costa del piano de la economic. Por esto, el mAs absurdo- de
los reproches que se nos pueden dirigir es el de lirismo o lite-
raturismo. Colocando en primer plano el problema econ6mico-
social, asumimos la actitud menos lirica y menos literaria po-
sible. No nos contentamos con reivindicar el derecho del indio
a la educaci6n, a la cultural, al progress, al amor y al cielo.
Comenzamos por reivindicar, categ6ricamente, su derecho a la
tierra. Esta reivindicaci6n perfectamente materialista, deberia
bastar para que no se nos confundiese con los herederos o
repetidores del verbo evang6lico del gran fraile espafiol, a quien,
de otra parte, tanto materialismo no nos impide admirar y
estimar fervorosamente.
Y este problema de la tierra -cuya solidaridad con el
problema del indio es demasiado evidente- tampoco nos ave-
nimos a atenuarlo o adelgazarlo oportunistamente. Todo lo
contrario. Por mi parte, yo trato de plantearlo en t6rminos ab-
solutamente inequivocos y netos.
El problema agrario se present, ante todo, como el pro-
blema de la liquidaci6n de la feudalidad en el Perui. Esta
liquidaci6n debia haber sido realizada ya por el regimen de-
mo-burgues formalmente establecido por la revoluci6n de la
independencia. Pero en el Peri no hemos tenido en cien afios
de republican una verdadera clase burguesa, una verdadera clase
capitalist. La antigua clase feudal -camuflada o disfrazada
de burguesia republicana- ha conservado sus posiciones. La po-
35








litica de desamortizaci6n de la propiedad agraria iniciada por
la revoluci6n de la Independencia -como una corisecuencia
16gica de su ideologia- no condujo al desenvolvimiento de la
pequefia propiedad. La vieja clase terrateniente no habia per-
dido su predominio. La supervivencia de un regimen de lati-
fundistas produjo, en la practice, el mantenimiento del latiftn-
dio. Sabido es que la desamortizaci6n atac6 mas bien a la
comunidad. Y el hecho es que durante un siglo de repliblica,
la gran propiedad agraria se ha reforzado y engrandecido a
despecho del liberalism te6rico de nuestra Constituci6n y de
las necesidades practices del desarrollo de nuestra economic
capitalist.
Las expresiones de la feudalidad sobreviviente son dos:
latifundio y servidumbre. Expresiones solidarias y consustan-
ciales, cuyo andlibis nos conduce a la conclusion de que no
se puede liquidar la servidumbre, que pesa sobre la raza indi-
gena, sin liquidar el latifundio.
Planteado asi el problema agrario del Peri, no se presta
a deformaciones equivocas. Aparece en toda su magnitude de
problema econ6mico-social -y por tanto politico- del dominion
de los hombres que actian en este piano de hechos e ideas. Y
result vano todo empefio de convertirlo, por ejemplo, en un
problema t6cnico-agricola del dominio de los agr6nomos.
Nadie ignora que la soluci6n liberal de este problema seria
conforme a la ideologia individualista, el fraccionamiento de
los latifundios, para crear la pequefia propiedad. Es tan des-
mesurado el desconocimiento, que se constata a cada paso,
entire nosotros, de los principios elementales del socialismo, que
no sera nunca obvio ni ocioso insistir en que esta f6rmula
-fraccionamiento de los latifundios en favor de la pequefia
propiedad- no es utopista, ni heretica, ni revolucionaria, ni
bolchevique, ni vanguardista, sino ortodoxa, constitutional, de-
mocratica, capitalist y burguesa. Y que tiene su origen en el
ideario liberal en que se inspiran los Estatutos constitucionales
de todos los Estados demo-burgueses. Y que en los paises de
la Europa Central y Oriental -donde la crisis belica trajo
por tierra las l6timas murallas de la feudalidad, con el con-
senso del capitalism de Occidente que desde entonces opone
precisamente a Rusia este bloque de paises anti-bolcheviques-
en Checoeslovaquia, Rumania, Polonia, Bulgaria, etc., se ha
sancionado leyes agrarias que limitan, en principio, la propie-
dad de la tierra, al maximum de 500 hectAreas.
Congruentemente con mi posici6n ideol6gica, yo pienso que
la hora de ensayar en el Peril el m6todo liberal, la f6rmula







individualista, ha pasado ya. Dejando aparte las razones doctri-
nales, consider fundamentalmente este factor incontestable -y
concrete que da un caricter peculiar a nuestro problema agra-
rio: la supervivencia de la comunidad y de elements de socia-
lismo practice en la gricultura y la vida indigenas.
Pero quienes se mantienen dentro de la doctrine demo-
liberal -si buscan de veras una soluci6n al problema indio,
que redima a este, ante todo, de su servidumbre-, pueden
dirigir la mirada a la experiencia checa o rumana, dado que
la mexicana, por su inspiraci6n y su process, les parece un
ejemplo peligroso. Para ellos es aiun tiempo de propugnar la
formula liberal. Si lo hicieran, lograrian, al menos, que en
el debate del problema agrario provocado por la nueva gene-
raci6n, no. estuviese del todo ausente el pensamiento liberal,
que, segfn la historic escrita, rige la vida del Peri desde la
fundaci6n de la RepAblica.

COLONIALISMO-FEUDALISMO

El problema de la tierra esclarece la actitud vanguardista
o socialist ante las supervivencias del Virreinato. El "perricho-
lismo" literario no nos interest sino como signo o reflejo del
colonialismo econ6mico. La herencia colonial que queremos
liquidar no es, fundamentalmente, la de "tapadas" y celosias,
sino la del regimen econ6mico feudal, cuyas expresiones son
el gamonalismo, el latifundio y la servidumbre. La literature
colonialista -evocaci6n nostAlgica del virreinato y de sus fas-
tos- no es para mi sino el mediocre product de un espiritu
engendrado y alimentado por ese regimen. El Virreinato no
sobrevive en el "perricholismo" de algunos trovadores y algu-
nos cronistas. Sobrevive en el feudalismo, en el cual se-asienta,
sin imponerle todavia su ley, un capitalism larvado e incipien-
te. No renegamos, propiamente, la herencia espafiola; renegamos
la herencia feudal.
Espafia nos trajo el Medioevo: inquisici6n, feudalidad, etc.
Nos trajo luego la Contrarreforma: espiritu reaccionario, m6-
todo jesuitico, casuismo escolastico. De la mayor parte de estas
cosas nos hemos ido liberando, penosamente, mediante la asi-
milaci6n de la cultural occidental, obtenida a veces a travys de
la propia Espafia. Pero de su cimiento econ6mico, arraigado
en los intereses de una clase cuya hegemonia no cancel la
revoluci6n de la independencia, no nos hemos liberado toda-
via. Los raigones de la feudalidad.estAn intactos. Su subsisten-
37







cia es responsible, por ejemplo, del retardamiento de nuestro
desarrollo capitalist.
El regimen de propiedad de la tierra determine el regimen
politico y administrative de toda naci6n. El problema agrario
-que la Repilblica no ha podido hasta ahora resolver- domi-
na todos los problems de la nuestra. Sobre una economic semi-
feudal no pueden prosperar ni funcionar instituciones demo-
criticas y liberals.
En lo que concierne al problema indigena, la subordina-
ci6n al problema de la tierra result mis absolute afn, por
razones especiales. La raza indigena es una raza de agricultores.
El pueblo incaico era un pueblo de campesinos, dedicados
ordinariamente a la agriculture y al pastoreo. Las industries,
las artes, tenian un caracter domestico y rural. En el Perd de
los incas era mis cierto que en pueblo alguno el principio de
que "la vida viene de la tierra". Los trabajos pfblicos, las obras
colectivas mis admirables del Tawantinsuyo, tuvieron un
objeto military, religioso o agricola. Los canales de irrigaci6n
de la sierra y de la costa, los andenes y terrazas de cultivo de los
Andes quedan como los mejores testimonies del grado de or-
ganizaci6n econ6mica alcanzado por el Peri incaico. Su civili-
zaci6n se caracterizaba, en todos sus rasgos dominantes, como
una civilizaci6n agraria. "La tierra -escribe Valcircel estudian-
do la vida econ6mica del Tawantinsuyo- en la tradici6n reg-
nicola, es la madre comin; de sus entrafias no s61o salen los
frutos alimenticios sino el hombre mismo. La tierra depara
todos los bienes. El culto de la Mama Pacha es par de la he-
liolatria, y como el sol no es nadie en particular, tampoco el
planet lo es. Hermanados los dos concepts en la ideologia
aborigen, naci6 el agrarismo, que es propiedad comunitaria de
los campos y religion universal del astro del dia" 20
Al comunismo incaico -que no puede ser negado ni dis-
minuido por haberse desenvuelto bajo un regimen autocrAtico
de los incas- se le design por esto como comunismo agrario.
Los caracteres fundamentals de la economic incaica -segl6n
Cesar Ugarte, que define en general los rasgos de nuestro pro-
ceso con suma ponderaci6n- eran los siguientes: "Propiedad
colectiva de la tierra cultivable por el "ayllu" o conjunto de
families emparentadas, aunque dividida en lotes individuals
intransferibles; propiedad colectiva de las aguas, tierras de past
y bosques por la "marca" o tribu, o sea la federaci6n de ayllus
establecidos alrededor de una misma aldea; cooperaci6n com6n
en el trabajo: apropiaci6n individual de las cosechas y frutos" 21
Luis E. ValcArcel, Del Ayllu al Imperio, p. 166.
2 Cesar Antonio Ugarte, Bosquejo de la Historia Econdmica del Peri, p. 9.







La destrucci6n de esta economic -y por ende de la cultural
que se nutria de su savia- es una de las responsabilidades me-
nos discutibles del coloniaje, no por haber constituido la des-
trucci6n de las forms aut6ctonas, sino por no haber traido
consigo su sustituci6n por formas superiores. El regimen colo-
nial desorganiz6 y aniquil6 la economic agraria incaica, sin
reemplazarla por una economic de mayores rendimientos. Bajo
una aristocracia indigena, los natives -componian una naci6n
de diez millones de hombres, con un Estado eficiente y orgd-
nico cuya acci6n arriba a todos los ambitos de su soberania;
bajo una aristocracia extranjera los natives se redujeron a una
dispersa y andrquica masa de un mill6n de hombres, caidos
en la servidumbre y el "felahismo".
El dato demografico es; a este respect, el mis fehaciente
y decisive. Contra todos los reproches que, -en el nombre de
eonceptos liberals, esto es modernos, de libertad y justicia- se
puedan hacer al regimen incaico, estA el hecho hist6rico -po-
sitivo, material-, de que aseguraba la subsistencia y el creci-
miento de una poblaci6n que, cuando arribaron al Peri los
conquistadores, ascendia a diez millones y que, en tres siglos
de dominion espafiol, descendi6 a un mill6n. Este hecho condena
"al coloniaje y no desde los puntos de vista abstractos o te6ricos
o morales -o como quiera calificArseles- de la justicia, sino
desde los puntos de vista prActicos, concretos y materials de la
utilidad.
El coloniaje, impotente para organizer en el Peru al me-
nos una economic feudal, injert6 en 6sta elements de economic
esclavista..

LA POLITICAL DEL COLONIAJE: DESPOBLACION
Y ESCLAVITUD

Que el regimen colonial espafiol resultara incapaz de or-
ganizar en el Peru una economic de puro tipo feudal se ex-
plica claramente. No es possible organizer una economic sin
claro entendimiento y segura estimaci6n, si no de sus princi-
pios, al menos de sus necesidades. Una economic indigena,
orgAnica, native, se forma sola. Ella misma determine espon-
tineamente sus instituciones. Pero una economic colonial se
establece sobre bases en parte artificiales y extranjeras, subor-
dinada al interns del colonizador. Su desarrollo regular depend
.de la aptitud de 6ste para adaptarse a las condiciones ambien-
tales o para transformarlas.
El colonizador espaiiol carecia radicalmente de esta apti-







tud. Tenia una idea, un poco fantistica, del valor econ6mico
de los tesoros de la naturaleza, pero no tenia casi idea alguna
del valor econ6mico del hombre.
La prictica de exterminio de la poblaci6n indigena y de
destrucci6n de sus instituciones -en contrast muchas veces
con las leyes *y providencias de la metr6poli- empobrecia y
desangraba al fabuloso pais ganado por los conquistadores para
el Rey de Espafia, en una media que 6stos no eran capaces
de percibir y apreciar. Formulando un principio de la economic
de su 6poca, un estadista sudamericano del siglo XIX debia
decir mis tarde, impresionado por el especticulo: de un conti-
nente semidesierto: "Gobernar es poblar". El colonizador espa-
fiol, infinitamente lejano de este criterio, implant6 en el Perd
un regimen de despoblaci6n.
*La persecuci6n y esclavizamiento de los indios deshacia
velozmente -un capital subestimado en grado inverosimil por
los colonizadores: el capital human. Los espafioles se encon-
traron cada dia mis necesitados de brazos para la explotaci6n
y aprovechamiento de las riquezas conquistadas. Recurrieron
entonces al sistema mis antisocial y primitive de colonizaci6n:
el de la importaci6n de esclavos. El colonizador renunciaba asi,
de otro lado, a la empresa para la cual antes se sinti6 apto
el conquistador: la de similar al indio. La raza negra traida
por 61 le tenia que servir, entire otras cosas, para reducir el
desequilibrio demogrifico entire el blanco y el indio.
La codicia de los metales preciosos -absolutamente l6gica
en un siglo en que tierras tan distantes casi no podian mandar
a Europa otros productos-, empuj6 a los espaiioles a ocuparse
preferentemente en la mineria. Su interns pugnaba por conver-
tir en un pueblo minero al que, bajo sus incas y desde sus mis
remotos origenes, habia sido un pueblo fundamentalmente agra-
rio. De este hecho naci6 la necesidad de imponer al indio la
dura ley de la esclavitud. El trabajo del agro, dentro de un
regimen naturalmente feudal, hubiera hecho del indio un siervo
vinculindolo a la tierra. El trabajo de las minas y las ciudades
debia hacer de 61 un esclavo. Los espafioles establecieron, con
el sistema de las mitas, el trabajo forzado, arrancando al indio
de su.suelo y de sus costumbres.
La importaci6n de esclavos negros. que abasteci6 de braceros
y domisticos a la poblaci6n espafiola de la costa, donde se en-
contraba la sede y corte del Virreinato, contribuy6 a que Espafia
no advirtiera su error econ6mico y politico. El esclavismo se
arraig6 en el regimen, viciindolo y enfermindolo.
El professor Javier Prado, desde puntos de vista que no son
40








naturalmente los mios, arrib6 en su studio sobre el estado
social del Peri del coloniaje a conclusions que contemplan
precisamente un aspect de este fracaso de la empresa coloni-
zadora: "Los negros, dice, considerados como metcancia comer-
cial e importados a la Am6rica como miquinas humans de
trabajo debian regar la tierra con el sudor de su frente; pero
sin fecundarla, sin dejar frutos provechosos. Es la liquidaci6n
constant siempre igual que hace la civilizaci6n en la historic
de los pueblos: el esclavo es improductivo en el trabajo como
lo fu6 en el Imperio Romano y como lo ha sido en el Per6;
y es en el organism social un cancer que va corrompiendo los
sentimientos y los ideales nacionales. De esta suerte ha des-
aparecido el esclavo en el Peri, sin dejar los campos cultivados;
y despu6s de haberse vengado de la raza blanca, mezclando su
sangre con la de 6sta, y rebajando en ese contubernio el criteria
moral e intellectual de los que fueron al principio sus crueles
amos, y mis tarde sus padrinos, sus compaiieros y sus her-
manos" 22
La responsabilidad de que se puede acusar hoy al coloniaje,
no es la de haber traido una raza inferior -este era el reproche
esencial de los soci6logos de hace medio siglo-, sino la de
haber traido con los esclavos, la esclavitud, destinada a fra-
casar como medio de explotaci6n y organizaci6n econ6micos
de la colonia, a la vez que a reforzar un regimen fundado s61o
en la conquista y en la fuerza.
El aaricter colonial de la agriculture. de la costa, que no
consigue ain liberarse de esta tara, proviene en gran parte del
sistema esclavista. El latifundista costefio no ha reclamado nun-
ca, para fecundar sus tierras, hombres sino brazos. Por esto,
cuando le faltaron los esclavos n'egros, les busc6 un sucedaneo
en los culies chinos. Esta otra importaci6n tipica de un regimen
de "encomenderos" contrariaba y entrababa, como la de los ne-
gros, la formaci6n regular de una economic liberal congruente
con el orden politico establecido por la revoluci6n de la inde-
pendencia. CUsar Ugarte lo reconoce en su studio ya citado
sobre la economic peruana, afirmando resueltamente que lo que
el Peril necesitaba no eran "brazos", sino "hombres" 23

EL COLONIZADOR ESPANOL

La incapacidad del coloniaje para organizer la economic
peruana sobre surs naturales bases agricolas, se explicaba por el
23 Javier Prado, Estado Social del Perd durante la dominacidn espa-
fiola, en "Anales Universitarios del Pert", tomo I. XXII pp. 125 y 126.
3 Ugarte, ob. citada, p. 64.







tipo de colonizador que nos toc6. Mientras en Norte America
la colonizaci6n deposit los g6rmenes de un espiritu y una
economic que se plasmaban entonces en Europa y a los cuales
pertenecia el porvenir, a la Am6rica espafiola trajo los efectos
y los m6todos de un espiritu y una economic que declinaban
ya y a los cuales no pertenecia sino el pasado. Esta tesis Duede
parecer demasiado simplista a quienes consideran s61o su as-
pecto de tesis econ6mica y, sup6rstites, aunque lo ignoren, del
viejo escolasticismo ret6rico, muestran esa falta de aptitud para
entender el hecho econ6mico que constitute el defecto capital
de nuestros aficionados.a la historic. Me complace por esto en-
contrar en el reciente libro de Jos6 Vasconcelos, "Indologia",
un juicio que tiene el valor de venir de un pensador a quien
no se puede atribuir ni much marxismo ni poco hispanismo.
"Si no hubiese tantas otras causes de orden moral y de orden
fisico -escribe Vasconcelos- que explican perfectamente el
especticulo aparentemente desesperado del enorme progress de
los sajones en el Norte y el lento paso desorientado de los lati-
nos del Sur, s61o la comparaci6n de los dos sistemas, de los
dos regimenes de propiedad, bastaria para explicar las razones
del contrast. En el Norte no hubo reyes que estuviesen dispo-
niendo de la tierra ajena como de cosa propia. Sin mayor gra-
cia de parte de sus monarcas y mAs bien, en cierto estado de
rebeli6n moral contra el monarca ingles, los colonizadores del
Norte fueron desarrollando un sistema de propiedad privada en
el cual cada quien pagaba el precio de su tierra y no ocupaba
sino la extension que podia cultivar. Asi fud que en lugar de
encomiendas hubo cultivos. Y en vez de una aristocracia gue-
rrera y agricola, con timbres de turbio abolengo real, abolengo
cortesano de abyecci6n y homicidio, se desarroll6 una aristocra-
cia de la aptitud, que es lo que se llama democracia, una demo-
cracia que en sus comienzos no reconoci6 mis preceptos que
los del lema francs: libertad, igualdad, fraternidad. Los hom-
bres del Norte fueron conquistando la selva virgen, pero no
permitian que el general victorioso en la lucha contra los indios
se apoderase, a la manera antigua nuestra, "hasta donde alcanza
la vista". Las tierras recien conquistadas no quedaban tampo-
co a merced del soberano para que las repartiese a su arbitrio
y crease nobleza de double condici6n moral: lacayuna ante el
soberano e insolente y opresora del mis d6bil. En el Norte
la Repltblica coincidi6 con el gran movimiento de expansion
y la Repuiblica apart una buena cantidad de las tierras buenas,
cre6 grandes reserves sustraidas al comercio privado, pero no
las emple6 en crear ducados, ni en premier servicios patri6ti-
42







cos, sino que las destin6 al fomento de la instrucci6n popular.
Y asi, a media que una poblaci6n crecia, el aumento del
valor de las tierras bastaba para asegurar el servicio de la en-
sefianza. Y cada vez que se levantaba una nueva ciudad en
medio del desierto no era el regimen de concesi6n, el regimen
de favor el que primaba, sino el remate pfiblico de los lotes
en que previamente se subdividia el piano de la future urbe.
Y con la limitaci6n de que una sola persona no pudiera adqui-
rir muchos lotes a la vez. De este sabio, de este justiciero regi-
men social procede el gran poderio norteamericano. Por no
haber procedido en forma semejante, nosotros hemos ido cami-
nando tantas veces para atris" 24
La feudalidad es, como result del juicio de Vasconcelos,
la tara que nos dej6 el coloniaje. Los paises que, despues de la
Independencia, han conseguido curarse de esa tara son los que
han progresado; los que no lo han logrado todavia, son los
retardados. Ya hemos visto c6mo a la tara de la feudalidad, se
junt6 la tara del esclavismo.
El espafiol no tenia las condiciones de colonizaci6n del an-
glo-saj6n. La creaci6n de los EE. UU. se present como la obra
del pioneer. Espafia despues de la epopeya de la conquista no
nos mand6 casi sino nobles, cl6rigos y villanos. Los conquista-
dores eran de una estirpe heroica; los colonizadores, no. Se
sentian sefiores, no se sentian pioneers. Los que pensaron que
la riqueza del Perf eran sus metales preciosos, convirtieron a
la mineria, con la prActica de las mitas, en un factor de aniqui-
lamiento del capital human y de decadencia de la agriculture.
En el propio repertorio civilista encontramos testimonies de
acusaci6n. Javier Prado describe que "el estado que present la
agriculture en el Virreinato del Peru es del todo lamentable
debido al absurdo sistema econ6mico mantenido por los espa-
fioles", y que de la despoblaci6n del pais era culpable su r6gi-
men de explotaci6n 25.
El colonizador, que en vez de establecerse en los campos se
estableci6 en las minas, tenia la psicologia del buscador de oro.
No era, por consiguiente, un creador de riqueza. Una econo-
mia, una sociedad, son la obra de los que colonizan y vivifican
la tierra; no de los que precariamente extraen los tesoros de
su subsuelo. La historic del florecimiento y decadencia de no
pocas poblaciones coloniales de la sierra, determinados por el
descubrimiento y el abandon de minas prontamente agotadas
o relegadas, demuestra ampliamente entire nosotros esta ley
hist6rica.
SJose Vasconcelos, Indologia.
2 Javier Prado, ob. citada, p. 37.
43







Tal vez las 6nicas falanges de verdaderos colonizadores que
nos envi6 Espafia fueron las misiones de jesuitas y dominicos.
Ambas'congregaciones, especialmente la de jesuitas, crearon en
el Peru various ipteresantes n6cleos de producci6n. Los jesuitas
asociaron en su empresa los factors religioso, politico y econ6-
mico, no en la misma media que en el Paraguay, donde reali-
zaron su mis famoso y extenso experiment, pero si de acuerdo
con los mismos principios.
Esta funci6n de las congregaciones no s6lo se conforma con
toda la political de los jesuitas en la Am6rica espafiola, sino
con la tradici6n misma ,de los monasteries en el Medioevo. Los
monasteries tuvieron en la sociedad medioeval, entire otros, un
rol econ6mico. En una 6poca guerrera y mistica, se encargaron
de salvar la tecnica de los oficios y las artes, disciplinando y
cultivando elements sobre los cuales debia coristituirse mis
tarde la industrial burguesa. Jorge Sorel es uno de los econo-
mistas modernos que mejor remarcan y definen el papel de los
monasteries en la economic europea, estudiando a la orden be-
nedictina como el prototipo del monasterio -empresa indus-
trial. "Hallar capitals -apunta Sorel- era en ese tiempo un
problema muy dificil de resolver; para los monjes era asaz sim-
ple. Muy ripidamente las donaciones de ricas families les pro-
digaron grandes cantidades de metales preciosos; la acumulaci6n
primitive resultaba muy facilitada. Por otra parte los conventos
gastaban poco y la estricta economic que imponian las reglas
recuerda los habitos parsimoniosos de los primeros capitalistas.
Durante largo tiempo los monjes estuvieron en grado de hacer
operaciones excelentes para aumentar su fortune". Sorel nos
expone c6mo "despues de haber prestado a Europa servicios
eminentes que todo el mundo reconoce, estas instituciones decli-
naron rapidamente" y c6mo los benedictinos '.'cesaron de ser
obreros agrupados en un taller casi capitalist y se convirtieron
en burgueses retirados de los negocios, que no pensaban sino
en vivir en una dulce ociosidad en la campifia" 26
Este aspect de la colonizaci6n, como otros muchos de nues-
tra economic, no ha sido ain estudiado. Me ha correspondido
a mi, marxista convict y confeso, su constataci6n. Juzgo este
studio, fundamerital para la justificaci6n econ6mica de las
medidas que, en la future political agraria, concernirAn a los
funds de los conventos y congregaciones, porque establecerA
concluyentemente la caducidad prictica de su dominio y de los
titulos reales en que reposaba.
SGeorges Sorel, Introduction a L'Economie Moderne, pp. 120 y 130.







LA "COMUNIDAD" BAJO EL COLONIAJE


Las eyes de Indias amparaban la propiedad indigena y
reconocian su organizaci6n comunista. La legislaci6n relative a
las "comunidades" indigenas se adapt6 a la necesidad de no
atacar las instituciones ni las costumbres indiferentes al espiritu
religioso y al caracter politico del coloniaje. El comunismo
agrario del "ayllu", una vez destruido el Estado Incaico, no
era incompatible con el uno ni con el otro. Todo lo contrario.
Los jesuitas aprovecharon precisamente el comunismo indigena
en el Peri, en Mexico y en mayor escala en el Paraguay, para
sus fines de catequizaci6n. El regimen medioeval, te6rica y
prncticamente, conciliaba la propiedad feudal con la propiedad
comunitaria.
El reconocimiento de las comunidades y de sus costumbres
econ6micas por las leyes de Indias, no acusa simplemente saga-
cidad realista de la political colonial sino se ajusta absoluta-
mente a la teoria y la practice feudales. Las disposiciones de
las leyeq coloniales sobre la comunidad, que mantenian sin
inconvenience el mecanismo econ6mico de 6sta, reformaban, en
cambio, 16gicamente, las costumbres contrarias a la doctrine
cat6lica (la prueba matrimonial, etc.) y tendian a convertir la
comunidad en una rueda de su maquinaria administrative y
fiscal. La comunidad podia y debia subsistir, para la mayor
gloria y provecho del Rey y de la Iglesia.
Sabemos bien que esta legislaci6n en gran parte qued6
iinicamente escrita. La propiedad indigena no pudo ser sufi-
cientemente amparada por razones dependientes de la practice
colonial. Sobre este hecho estan de acuerdo todos los testimo-
nios. Ugarte hace las siguientes constataciones: "Ni las medi-
das previsoras de Toledo, ni las que en diferentes oportunida-
des trataron de ponerse en prActica, impidieron que una gran
parte de la propiedad indigena pasara legal o ilegalmente a
manos de los espafioles o criollos. Una de las instituciones que
facilitaron este despojo disimulado fue la de las "Encomiendas".
Conforme al concept legal de la instituci6n, el encomendero
era un encargado del cobro de los tributes y de la organiza-
ci6n y cristianizaci6n de sus tributaries. Pero en la realidad
de las cosas, era un senior feudal, duefio de vidas y haciendas,
pues disponia de los indios como si fueran arboles del bosque,
y muertos ellos o ausentes, se apoderaba por uno u otro medio
de sus tierras. En resume, el regimen agrario colonial deter-
min6 la sustituci6n de una gran parte de las comunidades
agrarias indigenas por latifundios de propiedad individual, cul-
45







tivados por los indios bajo una organizaci6n feudal. Estos gran-
des feudos, lejos de dividirse con el transcurso del tiempo, se
concentraron y consolidaron en pocas manos a causa de que
la propiedad inmueble estaba sujeta a innumerables trabas y
grav~menes perpetuos que la inmovilizaron, tales como los ma-
yorazgos, las capellanias, las fundaciones, los patronatos y de-
mis vinculaciones de la propiedad" 27
La feudalidad dej6 anilogamente subsistentes las comunas
rurales en Rusia, pais con el cual es siempre interesante el
paralelo, porque a su process hist6rico se aproxima el de estos
paises agricolas y semifeudales much mas que al de los paises
capitalistas de Occidente. Eug6ne Schkaff, estudiando la evolu-
ci6n del mir en Rusia,- describe: "Como los sefiores respond'an
por los impuestos, quisieron que cada campesino tuviera mis
o menos la misma superficie de tierra para que cada uno con-
tribuyera con su trabajo a pagar los impuestos; y para que la
efectividad de 6stos estuviera asegurada, establecieron la res-
ponsabilidad solidaria. El Gobierno la extendi6 a los demis
campesinos. Los repartos tenian lugar cuando el nfimero de
siervos habia variado. El feudalismo y el absolutismo transfor-
maron poco a poco la organizaci6n comunal de los campesinos
en instrument de explotaci6n. La emancipaci6n de los siervos
no aport6, desde este aspect, ningin cambio" 28. Bajo el regi-
men de propiedad sefiorial, el mir ruso, como la comunidad
peruana, experiment una complete desnaturalizaci6n. La su-
perficie de tierras disponibles para los comuneros resultaba
cada vez mis insuficiente y su repartici6n cada vez mis defec-
tuosa. El mir no garantizaba a los campesinos la tierra necesa-
ria para su sustento; en cambio garantizaba a los propietarios
la provision de brazos indispensables para el trabajo de sus
latifundios. Cuando en 1861 se aboli6 la servidumbre, los pro-
pietarios encontraron el modo de subrogarla reduciendo los
lotes concedidos a sus campesinos a una extension que no les
consintiese subsistir de sus propios products. La agriculture
rusa conserve, de este modo, su carActer feudal. El fatifundista
emple6 en su provecho la reform. Se habia dado cuenta ya de
que estaba en su interns otorgar a los campesinos una parcela,
siempre que no bastara para la subsistencia de el y de su fami-
lia. No habia medio mas seguro para vincular el 'campesino a
la tierra, limitando al mismo tiempo, al minimo, su emigraci6n.
El campesino se veia forzado a prestar sus servicios al propie-
tario, quien contaba para obligarlo al trabajo en su latifundio,
-si no hubiese bastado la miseria a que lo condenaba la infima
"7 Ugarte, ob. citada, p. 24.
8 Eugene Schkaff, La Question Agrarie en Russie, p. 118.
46







parcela- con el dominio de prados, bosques, molinos, aguas, etc.
La convivencia de "comunidad" y latifundio en el Perd
esti, pues, perfectamente explicada, no s61o por las caracteris-
ticas del regimen del coloniaje, sino tambien por la experien-
cia de la Europa feudal. Pero la comunidad, bajo este regimen,
no podia ser verdaderamente amparada sino apenas tolerada.
El latifundista le imponia la ley de su fuerza desp6tica sin
control possible del Estado. La comunidad sobrevivia, pero den-
tro de un regimen de servidumbre. Antes habia sido la cdlula
misma del Estado que le aseguraba el dinamismo necesario para
el bienestar de sus miembros. El coloniaje la petrificaba dentro
de la gran propiedad, base de un Estado nuevo, extrafio a su
destino.
El liberalism de las leyes de la Rep6blica, impotente
para destruir la feudalidad y para crear el capitalism, -debia,
mas tarde, negarle el amparo formal que le habia concedido el
absolutismo de las leyes de la Colonia.

LA REVOLUTION DE LA INDEPENDENCIA Y
LA PROPIEDAD AGRARIA

Entremos a examiner ahora c6mo se present el problema
de la tierra bajo la Reptiblica. Para precisar mis puntos de
vista sobre este period, en lo que concierne a la cuesti6n
agraria, .debo insistir en un concept que ya he expresado res-
pecto al caricter de la revoluci6n de la independencia en el
Peri. La revoluci6n encontr6 al Peru retrasado en la forma-
ci6n de su burguesia. Los elements de una economic capita-
lista ,eran en nuestro pais mis embrionarios que en otros paises
de America donde la revoluci6n cont6 con una burguesia me-
nos larvada, menos incipiente.
Si la revoluci6n hubiese sido un movimiento de las masas
indigenas o hubiese representado sus reivindicaciones, habria
tenido necesariamente una fisonomia agrarista. Esti ya bien
estudiado c6mo la revoluci6n francesa benefici6 particularmen-
te a la clase rural, en la cual tuvo que apoyarse para evitar el
retorno del antiguo regimen. Este fen6meno, ademAs, parece
peculiar en general asi a la revoluci6n burguesa como a la revo-
luci6n socialist, a juzgar por las consecuencias mejor definidas
y mis estables del abatimiento de la feudalidad en la ,Europa
central y del zarismo en Rusia. Dirigidas y actuadas principal-
mente por la burguesia urbana y el proletariado urban, una y
otra revoluci6n han tenido como inmediatos usufructuarios a
los campesinos. Particularmente en Rusia, ha sido esta la clase
47







que ha cosechado los primeros frutos de la revoluci6n bolche-
vique, debido a que en ese pais no se habia operado adn una
revoluci6n burguesa que a su tiempo hubiera 'liquidado la
feudalidad y el absolutismo e instaurado en su lugar un r6gi-
men demo-liberal.
Pero, para que la revoluci6n demo-liberal haya tenido estos
efectos, dos premises han sido necesarias: la existencia de una
burguesia consciente de los fines y' los intereses de su acci6n
y la existencia de un estado de animo revolucionario en la
clase campesina y, sobre todo, su reivindicaci6n del derecho a
la tierra en t6rminos incompatible con el poder de la aristo-
cracia terrateniente. En el Perui, menos todavia que en otros
paises de America, la revoluci6n de la independencia no res-
pondia a estas premises. La revoluci6n habia triunfado por la
obligada solidaridad continental de los pueblos que se rebela-
ban contra el dominio de Espafia y porque las circunstancias
political y econ6micas del mundo trabajaban a su favor. El
nacionalismo continental de los revolucionarios hispanoameri-
canos se juntaba a esa mancomunidad forzosa de sus destinos,
para nivelar a los pueblos mas avanzados en su march al ca-
pitalismo con los mis retrasados en la misma via.
,Estudiando la revoluci6n argentina y por ende, la ameri-
cana, Echeverria clasifica las classes en la siguiente forma: "La
sociedad americana, dice, estaba dividida en tres clase opuestas
Sen interests, sin vinculo alguno de sociabilidad moral y political.
Componian la primera los togados, el clero y los mandones; la
segunda los enriquecidos por el monopolio y el capricho de
la fortune; la tercera los villanos, llamados-"gauchos" y "com-
padritos" en el Rio de la Plata, "cholos" en el Peri, "rotos",
en Chile, "leperos", en M6xico. Las castas indigenas y africanas
eran esclavas y tenian una existencia extrasocial. La primera
gozaba sin producer, y tenia el poder y fuero del hidalgo; era
la aristocracia compuesta en su mayor parte de espafioles y de
muy pocos americanog. La segunda gozaba, ejerciendo tranqui-
lamente su industrial y comercio; era la clase media que se
sentaba en los cabildos; la tercera, fnica productora por el
trabajo manual, componiase de artesanos y proletarios de todo
g6nero. Los descendientes americanos de las dos primeras classes
que recibian alguna educaci6n en Am6rica o en la Peninsula,
fueron los que levantaron el estandarte de la revoluci6n" 29.
La revoluci6n americana, en vez del conflict entire la no-
bleza terrateniente y la burguesia comerciante, produjo en mu-
chos casos su colaboraci6n, ya por la impregnaci6n de ideas
20 Esteban Echevarria, Antecedentes y primeros pasos de la revolu-
cidn de mayo.







liberals que acusaba la aristocracia, ya porque 6sta en muchos
casos no veia en esa revoluci6n sino un movimiento'de emanci-
paci6n de la corona de Espafia. La poblaci6n campesina, que
en el Perd era indigena, no.tenia en la revoluci6n una presen-
cia direct, active. El program revolucionario no representaba
sus reivindicaciones.
Mas este program se inspiraba en el ideario liberal. La
revoluci6n no podia prescindir de principios que consideraban
existentes reivindicaciones agrarias, fundadas en la necesidad
prictica y en la justicia te6rica de liberar el dominio de la
tierra de las trabas feudales. La Republica insert en su estatuto
estos principios. El Perd no tenia una clase burguesa que los
aplicase en armonia con sus intereses econ.micos y su doctrine
political y juridica. Pero la Rep6blica -porque este era el curso
y el mandate de la historia- debia constituirse sobre princi-
pios liberals y burgueses. S6o1 que las consecuencias pricticas
de la revoluci6n, en lo que se relacionaba con la propiedad
agraria, no podian dejar de detenerse en el limited que les fija-
ban los intereses de los grandes propietarios.
Por esto, la political de desvinculaci6n de la propiedad
agraria, impuesta por los fundamentos politicos de la Repi-
blica, no atac6 al latifundio. Y -aunque en compensaci6n las
nuevas leyes ordenaban el reparto de tierras a los indigenas-
atac6, en cambio, en el nombre de los postulados liberals, a
la "comunidad".
Se inaugur6 asi un regimen que, cualesquiera que fuesen
sus principios, empeoraba en cierto grado la condici6n de los
indigenas en vez de mejorarla. Y esto no era culpa del ideario
que inspiraba la nueva political y que, rectamente aplicado,
debia haber dado fin al dominio feudal de la tierra convir-
tiendo a los indigenas en pequefios propietarios.
La nueva political abolia formalmente las "mitas", enco-
miendas, etc. Comprendia un conjunto de medidas que signi-
ficaban la emancipaci6n del indigena como siervo. Pero como,
de otro lado, dejaba intactos el poder y la fuerza de la propie-
dad feudal, invalidaba sus propias medidas de protecci6n de la
pequefia propiedad y del trabajador de la tierra.
La aristocracia terrateniente, si no sus privilegios de prin-
cipio, conservaba sus posiciones de hecho. Seguia siendo en el
Perd la clase dominant. La revoluci6n no habia realmente ele-
vado al poder a una nueva clase. La burguesia professional y
comerciante era muy d6bil para gobernar. La abolici6n de la
servidumbre no pasaba, por esto, de ser una declaraci6n te6rica.
Porque la revoluci6n no habia tocado el latifundio. Y la servi-
49







dumbre no es sino una de las caras de la feudalidad, pero no
la feudalidad misma.

POLITICAL AGRARIA DE LA REPUBLICAN

Durante el period de caudillaje military que sigui6 a la
revoluci6n de la independencia, no pudo 16gicamente desarro-
llarse, ni esbozarse siquiera, una political liberal sobre la pro-
piedad agraria. El caudillaje military era el product natural de
un period revolucionario que no habia podido crear una nueva
clase dirigente. El poder, dentro de esta situaci6n, tenia que
ser ejercido por los militares de la revoluci6n, que, de un lado,
gozaban del prestigio marcial de sus laureles de guerra y, de
otro lado, estaban en grado de mantenerse en el gobierno por
la fuerza de las armas. Por supuesto, el caudillo no podia sus-
traerse al influjo de los intereses de clase o de las fuerzas his-
t6ricas en contrast. Se apoyaba en el liberalism inconsistent
y ret6rico del "demos" urban o el conservantismo colonialista
de la casta terrateniente. Se inspiraba en la clientele de tribu-
nos y abogados de la democracia citadina o de literatos y rec-
tores de la aristocracia latifundista. Porque, en el conflict de
intereses entire liberals y conservadores, faltaba una direct y
active reivindicaci6n campesina que obligase a los primeros a
incluir en su program la redistribuci6n de la propiedac agraria.
Este problema basico habria sido advertido y apreciado de
todos modos por un estadista superior. Pero ninguno de nues-
tros caciques militares de este period lo era.
El caudillaje military, por otra parte, parece orginicamente
incapaz de una reform de esta envergadura que require ante
todo un avisado criterio juridico y econ6mico. Sus violencias
produce una atm6sfera adversa a la experimentaci6n de los
principios de un derecho y de una economic nuevas. Vascon-
celos observa a este respect lo siguiente: "En el orden econ6-
mico es constantemente el caudillo el principal sosten del la-
tifundio. Aunque a veces se proclamen enemigos de la propie:
dad, casi no hay caudillo que no remate en hacendado. Lo cierto
es que el poder military trae fatalmente consigo el delito de
* apropiaci6n exclusive de la tierra, Ilimese el soldado, caudillo,
Rey o Emperador: despotismo y latifundio son terminos corre-
lativos. Y es natural, los derechos econ6micos, lo mismo que los
politicos, s61o se pueden conservar y defender dentro de un
regimen de libertad. El absolutismo conduce fatalmente a la
miseria de los muchos y al boato y al abuso de los pocos. S61o
la democracia a pesar de todos sus defects ha podido acercar-







nos a las mejores 'realizaciones de la justicia social, por lo me-
nos la democracia antes de que degenere en los imperialismos
de las repuiblicas, demasiado pr6speras que se ven rodeadas de
pueblos en decadencia. De todas maneras, entire nosotros el
caudillo y el gobierno de los militares han cooperado al des-
arrollo del latifundio. Un examen siquiera superficial de los
titulos de propiedad de nuestros grandes terratenientes, basta-
ria para demostrar que casi todos deben su haber, en un prin-
cipio a la merced de la Corona espafiola, despues a concesiones
y favors ilegitimos acordados a los generals influyentes de
nuestras falsas repuiblicas. Las mercedes y las concesiones se
han acordado, a cada paso, sin tener en cuenta lo derechos de
poblaciones enteras de indigenas o de mestizos que carecieron
de fuerza para hacer valer su dominio" s0
Un nuevo orden juridico y econ6mico no puede ser, en
todo caso, la obra de un caudillo sino de una clase. Cuando
la clase existe, el caudillo funciona como su interprete y su
fiduciario. No es ya su arbitrio personal, sino un conjunto de
intereses y necesidades colectivas lo que decide su political. El
Pert carecia de una clase burguesa capaz de organizar un Esta-
do fuerte y apto. El militarismo representaba un orden elemen-
tal y provisorio, que apenas dejase de ser indispensable, tenia
que ser substituido por un orden mis avanzado y organico. No
era possible que comprendiese hi considerase siquiera el pro-
blema agrario. Problems rudimentarios y momentaneos aca-
paraban su limitada acci6n. Con Castilla rindi6 su mAximo
fruto el caudillaje military. Su oportunismo sagaz, su malicia
aguda, su espiritu mal cultivado, su empirismo absolute, no
le consintieron practicar hasta el fin una political liberal. Cas-
tilla se di6 cuenta de que los liberals de su tiempo constituian
un cenaculo, una agrupaci6n, mas no una clase. Esto le indujo
a evitar con cautela todo acto seriamente opuesto a los intere-
ses y principios de la clase conservadora. Pero los m6ritos de
su political resident en Io que tuvo de reformadora y progresis-
ta. Sus actos de mayor significaci6n hist6rica, la abolici6n de la
esclavitud de los negros y de la contribuci6n de indigenas, re-
presentan su actitud liberal.
Desde la promulgaci6n del C6digo Civil se entr6 en el
Peri en un period de organizaci6n gradual. Casi no hace falta
remarcar que esto acusaba entire otras cosas la decadencia del
o0 Vasconcelos, conferencia sobre El Nacionalismo en la Amdrica Latina
en Amauta NQ 4, p. 15. Este juicio, exacto en lo que respect a las rela-
ciones entire caudillaje military y propiedad agraria en America, no es igual-
mente vilido para todas las 6pocas y situaciones,hist6ricas. No es possible
suscribirlo sin esta precisa reserve.







militarismo. El C6digo, inspirado en los mismos principios que
los primeros decretos de la Repiblica sobre la tierra, reforzaba
y continuaba la political de desvinculaci6n y movilizaci6n de la
propiedad agraria. Ugarte, registrando las consecuencias de este
progress de la legislaci6n national en lo que concierne a la tierra,
anota que el C6digo, confirm6 la abolici6n legal de las comu-
nidades indigenas y de las vinculaciones de dominio; innovando
la legislaci6n precedent, estableci6 la ocupaci6n como uno de
los modos de adquirir los inmuebles sin duefio; en las reglas
sobre sucesiones, trat6 de favorecer la pequefia propiedad" 31.
Francisco Garcia Calder6n atribuye al C6digo Civil efectos
que en verdad no tuvo o que, por lo menos, no revistieron
el alcance radical y absolute que su optimism les asigna: "La
Constituci6n -escribe- habia destruido los privilegios y la ley
civil dividia las propiedades y arruinaba la igualdad de derecho
en las families. Las consecuencias de esta disposici6n eran, en
el orden politico, la condenaci6n de toda oligarquia, de toda
aristocracia de los latifundios; en el orden social, la ascensi6n
de la burguesia y del mestizaje". "Bajo el aspect econ6mico, la
partici6n igualitaria de las sucesiones favoreci6 la formaci6n de
la pequefia propiedad antes entrabada por los grandes dominios
sefioriales" 32
Esto estaba sin duda en la intenci6n de los codificadores
del derecho en el Peri. Pero el C6digo Civil no es sino uno
de los instruments de la political liberal y de la pnictica capi-
talista. Como lo reconoce Ugarte, en la legislaci6n peruana "se
ve el prop6sito de favorecer la democratizaci6n de la propie-
dad rural, pero por medios puramente negatives aboliendo las
trabas mis bien que prestando a- los agricultores una protec-
ci6n positive"33. En ninguna parte la division de la propiedad
agraria, o mejor, su redistribuci6n, ha sido possible sin leyes espe-
ciales de expropiaci6n que han transferido el dominio del suelo
a la clase que lo trabaja.
No obstante el C6digo, la pequefia propiedad no ha pros-
perado en el Peru. Por el contrario, el latifundio. se ha con-
solidado y extendido. Y la propiedad de la comunidad indi-
gena ha sido la uinica que ha sqfrido las consecuencias de este
liberalism deformado.
81 Ugarte, ob. citada, p. 57.
82 Le Pdrou Contemporain, pp. 98 y 99.
a Ugarte, ob. citada, p. 58.







LA' GRAN PROPIEDAD Y EL PODER POLITICO

Los dos factors que se opusieron a que la revoluci6n de
la Independencia planteara y abordara en el Pern el problema
agrario -extrema incipiencia de la burguesia urbana y situa-
ci6n extrasocial, como la define Echavarria, de los indigenas-
impidieron mas tarde que los gobiernos de la RepAblica des-
arrollasen una political dirigida en alguna forma a una distribu-
ci6n menos desigual e injusta de la tierra.
Durante el period del caudillaje military, en vez de forta-
lecerse el demos urban, se robusteci6 la aristocracia latifun-
dista. En poder de extranjeros el comercio y la finanza, no era
possible econ6micamente el surgimiento de una vigorosa bur-
guesia urbana. La educaci6n espafiola, extrafia radicalmente a
los fines y necesidades del industrialismo y del capitalism, no
preparaba comerciantes ni tecnicos sino abogados, literatos, te6-
logos, etc. Estos, a menos de sentir una especial vocaci6n por el
jacobinismo o la demagogia, tenian que constituir la clientele
de la casta propietaria. El capital commercial, casi exclusivamente
extranjero, no podia a su vez hacer otra cosa que entenderse y
asociarse con esta aristocracia, que, por otra parte, ticita o ex-
plicitamente, conservaba su predominio politico. Fu6 asi como
la aristocracia terrateniente y sus rallies resultaron usufructua-
rios de la political fiscal y de la explotaci6n del guano y del
salitre. Fue asi tambien como esta casta, forzada por su rol
econ6mico, asumi6 en el Perd la funci6n de clase burguesa,
aunque sin perder sus resabios y prejuicios coloniales y aristo-
craticos. Fue asi, en fin, como las categories burguesas urbanas
-profesionales y comerciantes- concluyeron por ser absorbidas
por el civilismo.
El poder de esta clase -civilistas o "neogodos"- proce-
dia en buena cuenta de la propiedad de la tierra. En los pri-
meros afios de la Independencia, no era precisamente una
clase de capitalistas sino una clase de propietarios. Su condi-
ci6n de clase propietaria -y no de clase ilustrada- le habia
consentido solidarizar sus intereses con los de los comercian-
tes y prestamistas extranjeros y traficar a este titulo con el
Estado y la riqueza pfblica. La propiedad de la tierra, debi-
da al Virreinato, le habia dado bajo la Repflblica la posesi6n
del capital commercial. Los privilegios de la colonia habian en-
gendrado los privilegios de la Repiblica. #
Era, por consiguiente, natural e instintivo en esta clase el
criterio mis conservador respect al dominio de la tierra. La
subsistencia de la conciencia extrasocial de los indigenas, de







otro lado, no oponia a los intereses feudales del latifundis-
mo las reivindicaciones de masas campesinas conscientes.
Estos han sido los factors principles del mantenimiento
y desarrollo de la gran propiedad. El liberalism de la legis-
laci6n republican, inerte ante la propiedad feudal, se sen-
tia active s61o ante la propiedad comunitaria. Si no podia
nada contra el latifundio, podia much contra la "comuni-
dad". En un pueblo de tradici6n comunista, disolver la "co-
munidad" no servia a crear la pequefia propiedad. No se
transform artificialmente a una sociedad. Menos ain a una
sociedad campesina, profundamente adherida a su tradici6n
y a sus instituciones .juridicas. El individualism no ha teni-
do su origen en ningIn pais ni en la Constituci6n del Estado
ni en el C6digo Civil. Su formaci6n ha tenido siempre un pro-
ceso a la vez mis complicado y mis espontineo. Destruir las
comunidades no significaba convertir a los indigenas en pe-
quefios propietarios y ni siquiera en asalariados libres, sino en-
tregar sus tierras a los gamonales y a su clientele. El latifun-
dista encontraba asi, m~s facilmente, el modo de vincular el
indigena al latifundio.
Se pretend que el resort de la concentraci6n de la pro-
piedad agraria en la costa ha sido la necesidad de los propie-
tarios de disponer pacificamente de suficiente cantidcad de agua.
La agriculture de riego, en valles formados por rios de escaso
caudal, ha determinado, segun esta tesis, el florecimiento de
la gran propiedad y el sofocamiento de la media y la peque-
fa. Pero esta es una tesis especiosa y s61o en minima parte
exacta. Porque la raz6n tecnica o material que superestima,
unicamente influye en la concentraci6n de la propiedad desde
que se han establecido y desarrollado en la costa, vastos cul-
tivos industriales. Antes de que esto prosperara, antes de que
la agriculture de la costa adquiriera una organizaci6n capita-
lista, el m6vil de los riesgos era demasiado d6bil para-decidir
la concentraci6n de la propiedad. Es cierto que la escasez de
las aguas de regadio, por las dificultades de su distribuci6n
entire multiples regantes, favorece a la gran propiedad. Mas
no es cierto que 6sta sea el origen de que la propiedad no se
haya subdividido. Los origenes del latifundio costefio se remon-
tan al regimen colonial. La despoblaci6n de la costa, a con-
secuencia de la prictica colonial, he ahi, a la vez que una de
las consecuencias, una de las razones del regimen de gran pro-
piedad. El problema de los brazos, el linico que ha sentido el
terrateniente costefio, tiene todas sus raices en el latifundio.
Los terratenientes quisieron resolverlo con el esclavo negro en








los tiempos de la colonia, con el cull chino en los de la repli-
blica. Vano empefio. No se puebla ya la tierra con esclavos. Y
sobre todo, no se la fecunda. Debido a su political, los grandes
propietarios tienen en la costa toda la tierra que se puede
poseer; pero, en cambio, no tienen hombres bastante para vi-
vificarla y explotarla. Esta es la defense de la gran propiedad.
Mas es tambien su miseria y su tara.
La situaci6n agraria de la sierra, demuestra, por otra
part lo artificioso de la tesis antecitada. En la sierra no exis-
te el problema del agua. Las Iluvias abundantes permiten, al
latifundista como al comunero, los mismos cultivos. Sin em-
bargo, tambien en la sierra se constata el fen6meno de concen-
traci6n de la propiedad agraria. Este hecho prueba el caric-
ter esencialmente politico-social de la cuesti6n.
El desarrollo de cultivos industrials, de una agriculture
de exportaci6n, en lis haciendas de la costa, aparece integra-
mente subordinado a la colonizaci6n econ6mica de los paises
de America Latina por el capitalism occidental. Los comer-
ciantes y prestamistas britinicos se interesaron por la explota-
ci6n de estas tierras cuando comprobaron la posibilidad de de-
dicarlas con ventaja a la producci6n de azficar primero y de al-
god6n despues. Las hipotecas de. la propiedad agraria las colo-
caban, en buena part, desde 6poca muy lejana, bajo el control
Sde las firmas extranjeras. Los hacendados, deudores a los co-
merciantes, prestamistas extranjeros, servian de intermediaries,
casi de yanacones, al capitalism anglo-saj6n para asegurarle
la explotaci6n de campos cultivados a un costo minimo por
braceros esclavizados y miserables, curvados sobre la tierra ba-
jo el lctigo de los "negreros" coloniales.
Pero en la costa el latifundio ha alcanzado un grado mis
o menos avanzado de tcnica capitalist, aunque su explota-
cion repose ain sobre prActicas y principios feudales. Los coe-
ficientes de producci6n de algod6n y cafia correspondent al sis-
tema capitalist. Las empresas cuentan con capitals poderosos
y las tierras son trabajadas con miquinas y procedimientos mo-
dernos. Para el beneficio de los products funcionan podero-
sas plants industriales. Mientras tanto, en la sierra las cifras
de producci6n de las tierras de latifundio no son generalmente
mayores a las de tierras de la comunidad. Y, si la justificaci6n
de un sistema de producci6n esta en sus resultados, como lo
quiere un criterio econ6mico objetivo, este solo dato condena
en la sierra de manera irremediable el regimen de propiedad
agraria.








LA "COMUNIDAD" BAJO LA REPUBLICAN

Hemos visto ya c6mo el liberalism formal de la legis-
laci6n republican no se ha mostrado active sino frente a la
"comunidad" indigena. Puede decirse que el concept de pro-
piedad individual casi ha tenido una funci6n antisocial en la
Repfblica a causa de su conflict con la subsistencia de la
"comunidad". En efecto, si la disoluci6n y expropiaci6n de
6sta hubiese sido decretada y realizada por un capitalism
en vigoroso y aut6nomo crecimiento, habria aparecido como
una imposici6n del progress econ6mico. El indio entonces ha-
bria pasado de un regimen mixto de comunismo y servidum-
bre a un regimen de salario libre. Este cambio lo habria des-
naturalizado un poco; pero lo habria puesto en grado de or-
ganizarse y emanciparse como clase, por la via de los demAs
proletariados del mundo. En tanto, la expropiaci6n y absor-
ci6n graduates de la "comunidad" por el latifundismo, de un
lado lo hundia mas en la servidumbre y de otro destruia la
instituci6n econ6mica y juridica que salvaguardaba en parte
el espiritu y la material de su antigua civilizaci6n34.
4 Si la evidencia hist6rica del comunismo incaico no apareciese in-
contestable, la comunidad, 6rgano especifico de comunismo, bastaria para
despejar cualquier duda. El "despotismo" de los incas ha herido, sin em-
bargo, los escrdpulos liberals de algunos espiritus de nuestro tiempo. Quie-
ro reafirmar aqui la defense que hice del comunismo incaico objetando
la tesis de su mis reciente impugnador, Augusto Aguirre Morales, autor
de la novela "El Pueblo del Sol".
El comunismo modern es una cosa distinta del comunismo incaico.
Este es lo primero que necesita aprender y entender, el hombre de estu-
dio que explore el Tawantinsuyo. Uno y otro comunismo son un pro-
ducto de diferentes experiencias humans. Pertenecen a distintas 6pocas
hist6ricas. Constituyen la elaboraci6n de disimiles civilizaciones. La de
los incas fue una civilizaci6n agraria. La de Marx y Sorel es una
civilizaci6n industrial. En aquella el hombre se sometia a la naturaleza.
En 6sta, la naturaleza se somete a veces al hombre. Es absurdo, por ende,
confrontar las formas y las instituciones de uno y otro comunismo. Lo tni-
co que puede confrontarse es su incorp6rea semejanza esencial, dentro de
la diferencia esencial y material de tiempo y de espacio. Y para esta con-
frontaci6n hace falta un poco de relativismo hist6rico. De otra suerte se
core el riesgo cierto de caer en los clamorosos errors en que ha caido
Victor Andrds Beladnde en una tentative de este genero.
Los cronistas de la conquista y de la colonial miraron el panorama in-
digena con ojos medioevales. Su testimonio indudablemente no puede ser
aceptado, sin beneficio de inventario.
Sus juicios correspondent inflexiblemente a sus puntos de vista espa-
fioles y cat61icos. Pero Aguirre Morales es, a su turno, victim del falaz
punto de vista. Su posici6n en el studio del Imperio Incaico no es una
posici6n relativista. Aguirre consider y examine el Imperio con /aprioris-
mos liberals e individualistas. Y piensa que el pueblo incaico fu6 un
pueblo esclavo e infeliz porque careci6 de libertad.
56








Durante el period republican, los escritores y legislado-
res nacionales han mostrado una tendencia mis o menos uni-
forme a condenar la "comunidad" como un rezago de una so-
ciedad primitive o como una supervivencia de la organizaci6n
colonial. Esta actitud ha respondido en unos casos al interns
del gamonalismo terrateniente y en otros al pensamiento in-
dividualista y liberal que dominaba automaticamente una cul-
tura demasiado verbalista y extitica.
Un studio del doctor M. V. Villarin, uno de los intelec-
tuales que con mis aptitud critical y mayor coherencia doctri-
nal represent este pensamiento en nuestra primer centuria,
sefial6 el principio de una revision prudent de sus conclusio-
La libertad individual es un aspect del complejo fen6meno liberal.
Una critical realista puede definirla como la base juridica de la civiliza-
ci6n capitalist. (Sin el libre arbitrio no habria libre trifico ni libre con-
currencia, ni libre industrial Una critical idealista puede definirla como
una adquisici6n del espiritu human en la edad modern. En ning6n
caso, esta libertad cabia en la vida incaica. El hombre del Tawantinsuyo
no sentia absolutamente ninguna necesidad de libertad individual. Asi co-
mo no sentia absolutamente, por ejemplo, ninguna necesidad de libertad
de imprenta. La libertad de imprenta puede servirnos para algo a Agui-
rre Morales y a mi; pero los indios podian ser felices sin conocerla y adn
sin concebirla. La vida y el espiritu del indio no estaban atormentados por
el afAn de especulaci6n y de creaci6n intelectuales. No estaban tampoco
subordinados a la necesidad de comerciar, de contratar, de traficar. dPara
que podria servirle, por consiguiente, al indio esta libertad inventada
por nuestra civilizaci6n? Si el espiritu de la libertad, se revel6 al quechua
fu6 sin duda en una formula o, mAs bien, en una emoci6n diferente de
la f6rnnula liberal, jacobina e individualista de la libertad. La revelaci6n
de la libertad, como la revelaci6n de Dios, varia con las edades, los pue-
blos y los climas. Consustanciar la idea abstract de la libertad con las imi-
genes concretas de una libertad con gorro frigio -hija del protestantismo
y del renacimiento y de la revoluci6n francesa- es dejarse coger por una
ilusi6n que depend tal vez de un mero, aunque no desinteresado, astig-
matismo filos6fico de la burguesia y de su democracia.
La tesis de Aguirre, negando el carActer comunista de la sociedad in-
caica, descansa integramente en un concept err6neo. Aguirre parte de
la idea de que autocracia y comunismo son dos t6rminos inconciliables.
El regimen incaico -constata- fu6 desp6tico y teocrAtico luego- afirma-
no fu6 comunista. Mas, el comunismo no supone, hist6ricamente, libertad
individual ni sufragio popular. La autocracia y el comunismo son incom-
patibles en nuestra 6poca; pero no lo fueron en sociedades primitivas. Hoy
un orden nuevo no puede renunciar a ninguno de los progress morales
de la sociedad modern. El socialismo contemporAneo -otras 6pocas han
tenido otros tipos de socialismo que la historic design con diversos nom-
bres- es la antitesis del liberalism; pero nace de su entrafia y se nutre
de su experiencia. No desdefia ninguna de sus conquistas intelectuales. No
escarnece y vilipendia sino sus limitaciones. Aprecia y comprende todo lo
que en la idea liberal hay de positive: condena y ataca s61o lo que en
esta idea hay de negative y temporal.
TeocrAtico y desp6tico fu6 ciertamente, el regimen incaico. Pero este
es un rasgo comfn de todos los regimenes de la antigiiedad. Todas las mo-








nes respect a la "comunidad" indigena. El doctor Villarin
mantenia te6ricamente su posici6n liberal, propugnando en
principio la individualizaci6n de' la propiedad, pero prActica-
mente aceptaba la protecci6n de las comunidades contra el la-
tifundismo, recondcicndoles una funci6n a la que el Estado
debia su tutela.
Mas la primera defense organica y documentada de la "co-
munidad" ind.igena tenia que inspirarse en el pensamiento so-
cialista y reposar en un studio concrete de su naturaleza, efec-.
tuado conform a los m6todos de investigaci6n de la sociolo-
gia y la economic modernas. El libro de Hildebrando Castro
Pozo, "Nuestra Comunidad Indigena", asi lo comprueba. Cas-
tro Pozo, en este interesante studio, se present exento de pre-
conceptos liberals. Esto le permit abordar el problema de la
narquias de la historic se han apoyado en el sentimiento religioso de sus
pueblos. El divorcio del poder temporal y del poder spiritual es un he-
cho nuevo. Y mas que un divorcio es una separaci6n de cuerpos. Hasta Gui-
llermo de Hohenzollern los monarcas han invocado su derecho divino.
No es possible hablar de tirania abstractamente. Una tirania es un
hecho concrete. Y es real s6lo en la media en que prime la voluntad
de un pueblo o en que contraria y sofoca su impulse vital. Muchas veces,
en la antigiiedad, un regimen absolutista y teocratico ha encarnado y re-
presentado, por el contrario, esa.voluntad y ese impulse. Este parece ha-
ber sido el caso del imperio incaico. No creo en la obra taumat6rgica de
los Incas. Juzgo evidence su capacidad political; pero juzgo no menos evi-
dente que su obra consisti6 en construir el Imperio con los materials hu-
manos y los elements morales allegados por los siglos. El ayllu -la co-
munidad-, fu6 la c6ula del imperio. Los Incas hicieron la unidad, inven-
taron el Imperio; pero no crearon la celula. El Estado juridico organi-
zado por los Incas reprodujo, sin duda, el Estado natural pre-existente.
Los Incas no violentaron nada. EstA bien que se exalte su obra; no que
se desprecie y disminuya la gesta milenaria y multitudinaria de la cual
esa obra no es sine una expresi6n y una consecuencia.
No debe empequefiecer, ni much menos negar, lo que en esa obra
pertenece a la masa. Aguirre. literate individualista, se complace en ig-
norar en la historic a la muchedumbre. Su mirada de romAntico busca
exclusivamente al h6roe.
Los vestigios de la civilizaci6n incaica declaran uninimemente, con-
tra la requisitoria de Aguirre Morales. El autor de "El Pueblo del Sol"
invoca el testimonio de los millares de huacos que han desfilado ante sus
ojos. Y .bien. Esos huacos dicen que el arte incaico fu6 un arte popular. Y
el mejor document de la civilizaci6n incaica es, acaso, su arte. La ceramica
estilizada sintetista de los indios no puede haber sido producida por un
pueblo grosero y birbaro.
James George Frazer -muy distance spiritual y fisicamente de los
cronistas de la colonia-, describe: "Remontando el curso de la historic, se
encontrara que no es por un puro accident que los primeros grandes pa-
sos hacia la civilizaci6n han sido hechos bajo gobiernos desp6ticos y teocrA-
ticos como los de la China, del Egipto, de Babilonia, de Mexico, del Pe-
rl, paises en todos los cuales el jefe supremo exigia y obtenia la obediencia
servil de sus sfibditos por su double carActer de rey y de dios. Seria ape-
58








"comunidad" con una mente apta para valorarla y entenderla.
Castro Pozo, no s61o nos descubre que la "comunidad" indige-
na, malgrado los ataques del formalismo liberal puesto al ser-
vicio de su regimen de feudalidad, es todavia un organismo vi-
viente, sino que, a pesar del medio hostile dentro del cual vege-
ta sofocada y deformada, manifiesta espontaneamente evidentes
posibilidades de evoluci6n y desarrollo.
Sostiene Castro Pozo, que "el ayllu o comunidad, ha con-
servado su natural idiosincrasia, su caracter de instituci6n casi
familiar, en cuyo seno continuaron subsistentes, despu6s de la
conquista, sus principles factors constitutivos" 3.
En esto se present, pues, de acuerdo con Valcarcel, cuyas
proposiciones respect del "ayllu", parecen a algunos excesi-
vamente dominadas por su ideal de resurgimiento indigena.
iQud son y c6mo funcionan las "comunidades" actualmen-
te? Castro Pozo cree que se les puede distinguir conforme a
la siguiente clasificaci6n: "Primero: Comunidades agricolas; Se-
gundo: Comunidades agricolas ganaderas; Tercero: Comunida-
des de pastos y aguas, y Cuarto: Comunidades de usufructua-
ci6n. Debiendo tenerse en cuenta que en un pais como el nues-
nas una exageraci6n decir que en esa 6poca lejana el despotismo es el
mis grande amigo de la humanidad y por paradojal que esto parezca, de
la libertad. Pues despues de todo, hay mis libertad, en el mejor sentido
de la palabra -libertad de pensar nuestros pensamientos y de modelar
nuestros destinos- bajo el despotismo mis absolute y la tirania mis opre-
sora que bajo la aparente libertad de la vida salvaje, en la cual la suerte,
del individuo, de la cuna a la tumba, es vaciada en el molde rigido de
las costumbres". ("The Golden Bought" Part. 1).
Aguirre Morales dice que en la sociedad incaica se desconocia el
robo por una simple falta de imaginaci6n para el mal. Pero no se des-
truye con una frase de ingenioso humorismo literario un hecho social
que prueba, precisamente, lo que Aguirre se obstina en negar: el co-
munismo incaico. El economist francs Charles Gide piensa que, mis
exacta que la -c6lebre f6rmula de Proudhon, es la siguiente formula: "El
robo es la propiedad". En la sociedad incaica no existia el robo porque
no existia la propiedad. 0, si se quiere, porque existia una organizaci6n
socialist de la propiedad.
Invalidemos y anulemos, si hace falta, el testimonio de los cronis-
tas de la colonia. Pero es el caso que la teoria de Aguirre busca amparo,
justamente, en la interpretaci6n, medioeval en su espiritu, de esos cro-
nistas, de la forma de distribuci6n de las tierras y de los products.
Los frutos del suelo no son atesorables. No es verosimil por consi-
guiente, que las dos terceras parties fuesen acaparadas para el consume
de los funcionarios y sacerdotes del Imperio. Mucho mas verosimil es que
los frutos que se supone reservados para los nobles y el Inca, estuviesen
destinados a constituir los dep6sitos del Estado.
Y que representasen, en suma, un acto de providencia social, pecu-
liar y caracteristico en un orden socialist.
3 Castro Pozo. "Nuestra Comunidad Indigena".
59







tro, donde una misma instituci6n adquiere diversos caracte-
res, seg6n el medio en que se ha desarrollado, ningoin tipo de,
los que en esta clasificaci6n se presume se encuentra en la rea-
lidad, tan presciso y distinto de los otros que, por si solo, pu-
diera objetivarse en un model. Todo lo contrario, en el pri-
mer tipo de las comunidades agricolas se encuentran caracteres
correspondientes a los otros y en 6stos, algunos concernien-
tes a aquel; pero como el conjunto de factors externos ha im-
puesto a cada uno de estos grupos un determinado g6nero de
vida en sus costumbres, usos y sistemas de trabajo, en sus pro-
piedades e indutrias, priman los caracteres agricolas, ganade-
ros, ganaderos en pastos y aguas comunales o s6lo los dos uil-
timos y los de falta absolute o relative de propiedad de las
tierras y la usufructuaci6n de estas por el "ayllu" que, indu-
dablemente, fu6 su inico propietario" 30
Estas diferencias se han venido elaborando no por evolu-
S ci6n o degeneraci6n natural de la antigua "comunidad", sino
al influjo de una legislaci6n dirigida a la individualizaci6n de
la propedad y, sobre todo, por efecto de la expropiaci6n de
las tierras comunales en favor del latifundismo. Demuestran,
por ende, la vitalidad del comunismo indigena que impulsa
invariablemente a los aborigenes a variadas formas de coope-
raci6n y asociaci6n. El indio, a pesar de las leyes de cien afios
de regimen republican, no se ha hecho individualista. Y esto
no proviene de que sea refractario al progress como pretend el
simplismo de sus interesados detractors. Depende, mAs bien,
de que el individualism, bajo un regimen feudal, no encuen-
tra las condiciones necesarias para afirmarse y desarrollarse. El
comunismo, en cambio, ha seguido siendo para el indio su fini-
ca defense. El individualism -no puede prosperar, y ni siquie-
ra existe efectivamente, sino dentro de un regimen de libre
concurrencia. Y el indio no se ha sentido nunca menos libre
que cuando se ha sentido solo.
Por esto, en las aldeas indigenas donde se agrupan fami-
lias entire las cuales se han extinguido los vinculos del patri-
monio y del trabajo comunitarios, subsisten ain, robustos y
tenaces, hibitos de cooperaci6n y solidaridad que son la ex-
presi6n empirica de un espiritu comunista. La comunidad co-
rresponde a este espiritu. Es su 6rgano. Cuando la expropia-
ci6n y el reparto parecen liquidar la "comunidad", el socialis-
mo indigena encuentra siempre el medio de rechazarla, man-
tenerla o subrogarla. El trabajo y la propiedad en comin son
reemplazados por la cooperaci6n en el trabajo individual. Co-
8" Id. pp. 16 y 17.








mo describe Castro Pozo: "la costumbre ha quedado reducida
a las "mingas" o reuniones de todo el "ayllu" para hacer gra-
tuitamente un trabajo en el cerco, acequia o casa de alg6n co-
munero, el cual quehacer efectian al son de arpas y violines,
consumiendo algunas arrobas de aguardientes de cafia, caje-
tillas de cigarros y mascadas de coca". Estas costumbres han
llevado a los indigenas a la prictica -incipiente y rudimenta-
ria por supuesto- del contrato colectivo de trabajo, mis bien
que del contrato individual. No son los individuos aislados
los que alquilan su trabajo a un propietario o contratista; son
mancomunadamente todos los hombres tiles de la "parciali-
dad".

LA "COMUNIDAD" Y EL LATIFUNDIO

La defense de la "comunidad" indigena no reposa en prin-
cipios abstractos de justicia ni en sertimentales consideracio-
nes tradicionalistas, sino en razones concretas y prActicas de
orden econ6mico y social. La propiedad comunal no represen-
ta en el Peri una economic primitive a la que haya reemplaza-
do gradualmente una economic progresiva fundada en la pro-
piedad individual. No; las "comunidades" han sido despojadas
de sus tierras en provecho del latifundio feudal o semifeudal,
constitucionalmente incapaz de progress tecnico 37.
En la costa, el latifundio ha evolucionado -desde el pun-
to de vista de los cultivos-, de la rutina feudal a la tecnica ca-
pitalista, mientras la comunidad indigena ha desaparecido co-
mo explotaci6n comunista de la tierra. Pero en la sierra, el
latifundio ha conservado integramente su caricter feudal, opo-
niendo una resistencia much mayor que la "comunidad" al
desenvolvimiento de la economic capitalist. La "comunidad",
en efecto, cuando se ha articulado, por el paso de un ferroca-
rril, con el sistema commercial y las vias de transport centrales,
ha Ilegado a transformarse espontineamente, en una cooperati-
va. Castro Pozo, que como jefe de la secci6n de asuntos- indige-
nas del Ministerio de Fomento, acopi6 abundantes datos sobre
la vida de las comunidades, sefiala y destaca el sugestivo caso
de la parcialidad de Muquiyauyo, de la cual dice que present
los caracteres de las cooperatives de producci6n, consume y cre-
dito. "Duefia de una magnifica instalaci6n o plant electrica
87 Escrito este trabajo, encuentro en el libro de Haya de la Torre "Por
la emancipacidn de la Amdrica Latina", concepts que coinciden absolu-
tamente con los mios sobre la cuesti6n agraria en general, y sobre la co-
munidad indigena en particular. Partimos de los mismos puntos de vista,
de manera que es forzoso que nuestras conclusions scan tambien las mismas.







en las orillas del Mantaro, por medio de la cual proporciona
luz y fuerza motriz, para pequefias industries a los distritos
de Jauja, Concepci6n, Mito, Muqui, Sincos, Huaripampa y Mu-
quiyauyo, se ha transformado en la instituci6n communal por
excelencia; en la que no se han relajado sus costumbres indi-
genas, y antes bien ha aprovechado de ellas para llevar a cabo
la obra de la empresa; han sabido disponer del dinero que po-
seian empleandolo en la adquisici6n de las grandes maquina-
rias y ahorrado el valor de la mano de obra que la parcialidad
ha ejecutado, lo mismo que si se tratara de la construcci6n de
un edificio comunal: por "mingas', en las que hasta las muje-
res y nifios han sido elements litiles en el acarreo de los mate-
riales de construcci6n" 38
La comparaci6n de la "comunidad" y el latifundio como
empresa de producci6n agricola es desfavorable para el latifun-
dio. Dentro del regimenr capitalist, la gran propiedad sustituye
y desaloja a la p1equefia propiedad agricola por su aptitud para
intensificar la producci6n mediante el empleo de una tecnica
avanzada de cultivo. La industrializaci6n de la agriculture trae
aparejada la concentraci6n de la propiedad agraria. La gran
propiedad aparece entonces justificada por el interns de la pro-
ducci6n, identificado; te6ricamente por lo menos, con el interns
de la sociedad. Pero el latifundio no tiene el mismo efecto, ni
responded, por consiguiente, a una necesidad econ6mica. Salvo
los .casos de las haciendas de cafia -que se dedican a la produc-
ci6n de aguardiente con destiny a la intoxicaci6n y embruteci-
miento del campesino indigena-, los cultivos de los latifundios
serranos, son generalmente los mismos de. las comunidades. Y
las cifras de la producci6n no difieren. La falta de estadistica
agricola no permit establecer con exactitud las diferencias par-
ciales; pero todos los datos disponibles autorizan a sostener que
los rendimientos de los cultivos de las comunidades, no son, en
su promedio, inferiores a los cultivos de los latifundios. La uini-
ca estadistica de producci6n de la sierra, la del. trigo, sufraga
esta conclusion. Castro Pozo, resumiendo los datos de esta esta-
distica en 1917-18, describe lo siguiente: "La cosecha result, tar-
mino medio, en 450 y 580 kilos por cada hect~rea para la pro-
piedad comunal e individual, respectivamente. Si se tiene en
cuenta.que las mejores tierras de producci6n han pasado a po-
der de los terratenientes, pues la lucha por aqudllas en los depar-
tamentos del Sur ha llegado hasta el extreme de eliminar al po-
seedor indigena .por la violencia o masacrandolo, y que .la
ignorancia del comunero lo lleva de preferencia a ocultar los
Castro Pozo, ob. citada, pp. 66 y 67.








datos exactos relatives al monto de la cosecha, disminuy6ndo-
la por temor de nuevos impuestos o exacciones de parte de
las autoridades political subalternas o recaudadores de 6stos; se
colegird facilmente que la diferencia en la producci6n por hec-
tarea a favor del bien de la propiedad individual no es exacta
y que razonablemente, se la debe dar por no existente, por
cuanto los medios de producci6n y de cultivo, en una y otras
propiedades, son id6nticos" 3.
En la Rusia feudal del siglo pasado, el latifundio tenia
rendimientos mayores que los de la pequefia propiedad. Las
cifras en hectolitros y por hectarea eran las siguientes: para el
centeno: 11,5 contra 9,4; para el trigo: 11 contra 9,6; para la
avena: 15,4 contra 12,7; para la cebada: 11,5 contra 10,5; para
las patatas: 92,3 contra 72 40
El latifundio de la sierra peruana result, pues, por deba-
jo del execrado latifundio de la Rusia zarista como factor de
producci6n.
SLa "comunidad", en cambio, de una parte acusa capaci-
dad efectiva de desarrollo y transformaci6n y de otra parte se
present como un sistema de producci6n que mantiene vivos
en el indio los estimulos morales necesarios para su maximo
rendimiento como trabajador. Castro Pozo hace una observa-
ci6n muy just cuando describe que "la comunidad indigena
conserve dos grandes principios econ6micos sociales que hasta
el present ni la ciencia sociol6gica ni el empirismo de los
grandes industrialists han podido resolver satisfactoriamente: el
contrato rmiltiple del trabajo y la realizacidn de este con me-
nor desgaste fisiol6gico y en un ambiente de agradabilidad,
emulacidn y compaieerismo" 41
Disolviendo o relajando la "comunidad", el regimen del
latifundio feudal, no s6lo ha atacado una instituci6n econ6-
Ibid. p. 434.
40 Schkaff, ob. citada, p. 188.
I Castro Pozo, ob. citada, p. 47. El autor tiene observaciones muy
interesantes sobre los elements espirituales de la economic comunitaria.
"La energia, perseverancia e interCs -apunta- con que un comunero siega,
gavilla el trigo o la cebada, "quipicha" (Quipichar: cargar a la espalda.
Costumbre indigena extendida en toda la sierra. Los cargadores, fleteros y
estibadores de la costa, cargan sobre el hombro) y desfila, a paso lige-
ro, hacia la era alegre, corrihndole una broma al compaiiero o sufriendo la
del que va detrds halAndole el extreme de la manta, constituyen una tan
honda y decisive diferencia, comparados con la desidia, frialdad, laxitud
del inimo y, al parecer, cansancio, con que prestan sus servicios los ya-
nacones, en id6nticos trabajos u otros de la misma naturaleza, que a pri-
mera vista salta el abismo que diversifica el valor de ambos estados psi-
cofisicos, y la primera interrogaci6n que se insignia al espiritu, es la de qu6
influencia ejerce en el process del trabajo su objetivaci6n y finalidad con-
creta e inmediata".








mica, sino tambien, y sobre todo, una instituci6n social que
defiende la tradici6n indigena, que conserve la funci6n de la
familiar campesina y que traduce ese sentimiento juridico po-
pular al que tan alto valor asignan Proudhon y Sorel 42

EL REGIMEN DE TRABAJO. SERVIDUMBRE
Y SALARIADO

El regimen de trabajo esta determinado principalmente,
en la agriculture, por el regimen de propiedad. No es possible,
por tanto, sorprenderse de que en la misma media en que
sobrevive en el Perd el latifundio feudal, sobreviva tambien,
bajo diversas formas y con distintos nombres, la servidumbre.
La diferencia entire la agriculture de la costa y la agriculture
de la sierra, aparece menor en lo que concierne al trabajo
que en lo que respect a la t6cnica. La agriculture de la costa
ha evolucionado con mas o menos prontitud hacia una tActi-
ca capitalist en el cultivo del suelo y la transformaci6n y co-
mercio de los products. Pero, en cambio, se ha mantenido de-
masiado estacionaria en su criterio y conduct respect al tra-
bajo. Acerca del trabajador, el latifundio colonial no ha renun-
ciado a sus hAbitos feudales sino cuando las circunstancias se
lo han exigido de modo perentorio.
Este fen6meno se explica, no s61o por el hecho de haber
conservado la propiedad de la tierra los antiguos sefiores feu-
dales, que han adoptado, como intermediaries del capital ex-
tranjero, la prActica, mas no el espiritu, del capitalism moder-
no. Se explica, ademAs, por la mentalidad colonial de esta cas-
ta de propietarios, acostumbrados a considerar el trabajo con el
criterio de esclavistas y "negreros". En Europa, el senior feudal
encarnaba, hasta cierto punto, la primitive tradici6n patriar-
cal, de suerte que respect de sus siervos se sentia naturalmen-
te superior, pero no ktnica ni nacionalmente divers. Al pro-
42 Sorel, que tanta atenci6n ha dedicado a los concepts de Proudhon
y Le Play sobre el rol de la familiar en la estructura y el espiritu de la
sociedad, ha considerado con buida y sagaz penetraci6n "la parte espiri-
tual del medio econ6mico". Si algo ha echado de menos en Marx, ha
sido un insuficiente espiritu juridico, aunque haya convenido en que este
aspect de la producci6n no escapaba al dial6ctico de Treves. "Se sabe
-escribe en su "Introduccidn a l'economie moderne"- que la observaci6n
de las costumbres de las families de la plana sajona impresion6 much a
Le Play en el comienzo de sus viajes y ejerci6 una influencia decisive so-
bre su pensamiento. Me he preguntado si Marx no habia pensado en es-
tas antiguas costumbres cuando ha acusado al capitalism de hacer del
proletario un hombre sin familiar Con relaci6n a las observaciones de
Castro Pozo quiero recorder otro concept de Sorel. "El trabajo depend,
en muy vasta media, de los sentimientos que experimentan los obreros
ante su tarea".







pio terrateniente arist6crata de Europa le ha sido dable acep-
tar un nuevo concept y una nueva prictica en sus relaciones
con el trabajador de la tierra. En la America colonial, mien-
tras tanto, se ha opuesto a esta evoluci6n, la orgullosa y arrai-
gada convicci6n del blanco, de la inferioridad de los hombres
de color.
En la costa peruana el trabajador de la tierra, cuando no ha
sido el indio, ha sido el negro esclavo, el culi chino, mirados,
si cabe, con mayor desprecio. En el latifundista costeiio, han
actuado a la vez los sentimientos del arist6crata medioeval y
del colonizador blanco, saturados de prejuicios de raza.
El yanaconazgo y el "enganche?' no son la uinica expresi6n
de la subsistencia de m6todos mis o menos feudales en la agri-
cultura costefia. El ambiente de la hacienda se mantiene inte-
gramente sefiorial. Las leyes del Estado no son vilidas en el la-
tifundio, mientras no obtienen el consenso ticito o formal de
los grandes propietarios. La autoridad de los funcionarios poli-
ticos o administrativos, se encuentra de hecho sometida a la
autoridad del terrateniente en el territorio de su dominio. Este
consider practicamente a su latifundio fuera de la potestad del
Estado, sin preocuparse minimamente de los derechos civiles de
la poblaci6n que vive dentro de los confines de su propiedad.
Cobra arbitrios, otorga monopolies, establece sanciones contra-
rias siempre a la libertad de los braceros y de sus families. Los
transportes, los negocios y hasta las costumbres estAn sujetas al
control del propietario dentro de la hacienda. Y con frecuencia
las rancherias que alojan a la poblaci6n obrera, no difieren
grandemente de los galpones que albergaban a la poblaci6n
esclava.
Los grandes propietarios costeiios no tienen legalmente es-
te orden de derechos feudales o semifeudales; pero su condici6n
de clase dominant y el acaparamiento ilimitado de la propie-
dad de la tierra en un territorio sin industries y sin transportes
les permit practicamente un poder casi incontrolable. Median-
te el "enganche" y el yanaconazgo, los grandes propietarios re-
sisten al establecimiento del regimen del salario libre, funcio-
nalmente necesario en una economic liberal y capitalist. El
"enganche", que priva al bracero del derecho de disponer de
su persona y su trabajo, mientras no satisfaga las obligaciones
contraidas con el propietario, desciende inequivocamente del
trifico semiesclavista de culies; el "yanaconazgo" es una varie-
dad del sistema de servidumbre a trav6s del cual se ha prolon-
gado la feudalidad hasta nuestra edad capitalist en los pueblos
political y econ6micamente retardados. El sistema peruano del








yanaconazgo se identifica, por ejemplo, con el sistema ruso del
polovnischestvo, dentro del cual los frutos de la tierra, en unos
casos, se dividian en parties iguales entire el propietario y el
campesino y en otros casos este filtimo no recibia sino una ter-
cera parte 43.
La escasa poblaci6n de la costa represent para las empre-
sas agricolas una constant amenaza de carencia o insuficiencia
de brazos. El "yanaconazgo" vincula a la tierra a la poca po-
blaci6n regnicola, que sin esta minima garantia de usufructo de
tierra, tenderia a disminuir y emigrar. El "enganche" asegura a
la agriculture de la costa el concurso de los braceros de la sierra
que, si bien encuentran en las haciendas costefias un suelo y un
medio extrafios, obtienen al menos un trabajo mejor remune-
rado.
Esto indica que, a pesar de todo y aunque no sea sino apa-
rente o parcialmente44, la situaci6n del bracero en los funds
de la costa es mejor que en los feudos de la sierra, donde el
feudalismo mantiene intacta su omnipotencia. Los terratenien-
tes costefios se yen obligados a admitir, aunque sea restringido y
atenuado, el regimen del salario y del trabajo libres. El cardcter
capitalist de sus empresas los constrifie a la concurrencia. El
bracero conserve, aunque s6lo sea relativamente, su libertad
de emigrar asi como de rehusar su fuerza de trabajo al patr6n
que lo prime demasiado. La vecindad de puertos y ciudades;
la conexi6n con las vias modernas de trifico y comercio, ofre-
cen, de otro lado, al bracero, la posibilidad de escapar a su'
destiny rural y de ensayar otro medio de ganar su subsistencia.
Si la agriculture de la costa hubiera tenido otro caracter
mis progresista, mas capitalist, habria tendido a resolver de
manera 16gica, el problema de los brazos, sobre el cual tanto
se ha declamado. Propietarios mis avisados, se habrian dado
cuenta de que, tal como funciona hasta ahora, el latifundio
es un agent de despoblaci6n y de que, por consiguiente, el
problema de los brazos constitute una de sus mas claras y 16,
gicas consecuencias 45.
Schkaff. ob. citada, p. 135.
No hay que olvidar, por lo que toca a los braceros serranos, el
efecto extenuante de la costa cAlida e insalubre en el organismo del in-
dio de la sierra, presa segura del paludismo, que lo amenaza y predispone
a la tuberculosis. Tampoco hay que olvidar el profundo apego del indio
a sus lares y a su naturaleza. En la costa se siente un exilado, un "mitimae".
I Una de las constataciones mas importantes a que este t6pico con-
duce es la de la intima solidaridad de nuestro problema agrario con nues-
tro problema demogrAfico. La concentraci6n de las tierras en manos de
los gamonales constitute un freno, un cancer de la demografia national.
S61o cuando se haya roto esa traba del progress peruano, se habrA adop-
tado realmente el principio sud-americano: "Gobernar es poblar".








En la misma media en que progress en la agriculture
de la costa la ticnica capitalist, el salariado reemplaza al
"yanaconazgo". El cultivo cientifico -empleo de maquinas,
abonos, etc.- no se aviene con un regimen de trabajo peculiar
de una agriculture rutinaria y primitive. Pero el factor demo-
grafico -el "problema de los brazos"- opone una resistencia
seria a este process de desarrollo capitalist. El "yanaconazgo"
y sus variedades sirven para mantener en los valles una base
demogrifica que garantice a las negociaciones el minimo de
brazos necesarios para las labores permanentes. El jornalero
inmigrante no ofrece las mismas seguridades de continuidad
en el trabajo que el colono native o el "yanac6n" regnicola.
Este iiltimo represent, ademis, el arraigo de una familiar cam-
pesina, cuyos hijos mayores se encontrarin mas o menos for-
zados a alquilar sus brazos al hacendado.
La constataci6n de este hecho conduce ahora a las pro-
pias grandes propiedades a considerar la conveniencia de es-
tablecer muy gradual y prudentemente, sin sombra de ataque
a sus intereses, colonies o n6cleos de pequefios propietarios.
Una parte de las tierras irrigadas en el Imperial han sido re-
servadas asi a la pequefia propiedad. Hay el prop6sito de apli-
car el mismo principio en las otras zonas donde se realizan
trabajos de irrigaci6n. Un rico propietario inteligente y expe-
rimentado que conversaba conmigo iltimamente, me decia que
la existencia de la pequefia propiedad, al lado de la gran pro-
piedad, era indispensable a la formaci6n de su poblaci6n, sin
la cual la explotaci6n de la tierra estara siempre a merced de
las posibilidades de la inmigraci6n o del "enganche". El pro-
grama de la Compafia de Subdivisi6n Agraria es otra de las
expresiones de una political agraria tendiente al establecimien-
to paulatino de la pequefia propiedad 46
48 El proyecto concebido por el Gobierno con el objeto de crear la pe-
quefia propiedad agraria se inspira en el criterio econ6mico liberal y ca-
pitalista. En la costa su aplicaci6n, subordinada a la expropiaci6n de fun-
dos y a la irrigaci6n de tierras eriazas, puede corresponder afn a posibi-
lidades mis o menos amplias de colonizaci6n. En la sierra sus efectos se-
rian much mas restringidos y dudosos. Como todas las tentativas de do-
taci6n de tierras, que registra nuestra historic republican, se caracteriza
por su prescindencia del valor social de la "comunidad" y por su timidez
ante el latifundissa cuyos intereses salvaguarda con expresivo celo. Esta-
bleciendo el pago de la parcela al contado o en 20 anualidades, result
inaplicable en las regions de tierras donde no existe todavia una econo-
mia commercial monetaria. El pago, en estos casos, deberia ser estipulado
no en dinero sino eni products. El sistema del Estado de adquirir fun-
dos para repartirlos entire los indios manifiesta un extremado miramiento
por los latifundistas, a los cuales ofrece la ocasi6n de vender funds poco
productivos o mal explotados, en condiciones ventajosas.
67







Pero, como esta political evita sistematicamente la expro-
piaci6n, o, mis precisamente, la expropiaci6n en vasta escala
por el Estado, por raz6n de utilidad p6blica o justicia distri-
butiva, y sus restringidas posibilidades de desenvolvimiento, es-
tin por el moment circunscritas a pocos valles, no result pro-
bable que la pequefia propiedad reemplace oportuna y amplia-
mente al "yanacongzgo" en su funci6n demogrAfica. En los va-
lles a los cuales el enganche de braceros de la sierra no sea capaz
de abastecer de brazos, en condiciones ventajosas para los ha-
cendados, el "yanaconazgo" subsistird, pues, por algdin tiempo,
en sus diversas variedades, junto con el salariado.
Las formas de "yanaconazgo", aparceria o arrendamiento,
varian en .la costa y en la sierra, segdin las regions, los usos o
los cultivos. Tienen tambi6n divers nombre. Pero en su misma
variedad se identifican en general con los m6todos precapitalis-
tas de explotaci6n de la tierra observados en otros paises de
agriculture semifeudal. Verbigracia, en la Rusia zarista. El sis-
tema' del otrabotki ruso presentaba todas las variedades del
arrendamiento por trabajo, dinero o frutos existentes en el Perii.
Para comprobarlo no hay sino que leer lo que acerca de este
sistema describe Schkaff en su documentado libro sobre la cues-
ti6n agraria en Rusia: "Entre el antiguo trabajo servil en que
la violencia o la coacci6n juegan un rol tan grande y el trabajo
libre en que la inica coacci6n que subsiste es una coacci6n pu-
ramente econ6mica, aparece todo un sistema transitorio de for-
mas extremadamente variadas. que unen los rasgos de la barcht-
china y del salariado. Es el otrabototschnaia sistema. El salario
es pagado, sea en dinero en caso de locaci6n de servicios, sea
en prodUctos, sea en tierra; en este iltimo caso (otrabotki en
el sentido estricto de la palabra) el propietario presta su tierra
al campesino a guisa de salario por el trabajo efectuado por
6ste en los campos sefioriales". "El pago del trabajo, en el sis-
tema de otrabotki, es siempre inferior al salario de libre alqui-
ler capitalist. La retribuci6n en products hace a los propie-
tarios mAs independientes de las variaciones de precious observa-
dos en los mercados del trigo y del, trabajo. Encuentran en los
campesinos de su vecindad una mano de obra mAs barata y go-
zan asi de un verdadero monopolio local". "El arrendamiento
pagado por el campesino reviste formas diversas: a veces, ade-
mAs de su trabajo, el campesino debe dar dinero y products.
,Por una deciatina que recibirA, se comprometeri a trabajar una
y media deciatina de tierra sefiorial, a dar diez huevos y una
gallina. EntregarA tambi6n el esti6rcol de su ganado, pues todo,
hasta el estiercol, se vuelve objeto de pago. Frecuentemente ain








el campesino se obliga "a hacer todo lo que exigiri el propie-
tario", a trasportar las cosechas, a cortar la lefia, a cargar los
fardos" 47
En la agriculture de la sierra se encuentran particular y
exactamente estos rasgos de propiedad y trabajo feudales. El rd-
gimen del salario libre no se ha desarrollado ahi. El hacendado
no se preocupa de la productividad de las tierras. S6lo se pre-
ocupa de su rentabilidad. Los factors de la producci6n se redu-
cen para 61 casi inicamente a dos: la tierra y el indio. La pro-
piedad de la tierra le permit explotar ilimitadamente la fuer-
za de trabajo del indio. La usura practicada sobre esta fuerza
de trabajo -que se traduce en la miseria del indio- se suma
a la renta de la tierra, calculada al tipo usual de arrendamien-
to. El hacendado se reserve las mejores tierras y reparte las me-
nos productivas entire sus braceros indios, quienes se obligan a
trabajat de preferencia y gratuitamente las primeras y a con-
tentarse para su sustento con los frutos de las segundas. El
arrendamiento del suelo es pagado por el indio en trabajo o
frutos, muy rara vez en dinero (por ser la fuerza del indio
lo que mayor valor tiene para el propietario), mis comlnmen-
te en formas combinadas o mixtas. Un studio del doctor Ponce
de Le6n, de la Universidad del Cuzco, que entire otros informes
tengo a la vista, y que revista con documentaci6n de primera
mano todas las variedades de arrendamiento y "yanaconazgo"
en ese vasto departamento, present un cuadro bastante objeti-
vo -a pesar de las conclusions del .autor,'respetuosas a los pri-
vilegio de los propietarios-, de la explotaci6n feudal. He aqui,
algunas de sus constataciones: "En la provincia de Paucartam-
bo el propietario concede el uso de sus terrenos a un grupo de
indigenas con la condici6n de que hagan todo el trabajo que
require el cultivo de los terrenos de la hacienda, que se ha re-
servado el duefio o patron durante todo el afio. Tienen, ademAs,
los arrendatarios o "yanaconas", como se les llama en esta pro-
vincia, la obligaci6n de.acarrear en sus propias bestias la cose-
cha del hacendado a esta ciudad sin remuneraci6n; y la de ser-
vir de pongos en la misma hacienda o mis comfnmente en el
Cuzco, donde preferentemente resident los propietarios". "Cosa
igual ocurre en Chumbivilcas. Los arrendatarios cultivan la ex-
tensi6n que pueden, debiendo, en cambio, trabajar para el pa-
tr6n cuantas veces lo exija. Esta forma de arrendamiento pue-
de simplificarse asi: el propietario propone al arrendatario: uti-
liza la extension de terreno que "puedas", con la condici6n de
trabajar. en mi provecho siempre que yo !o necesite". "En la
Schkaff, ob. citada, pp. 133, 134 y 135.
69







provincia de Anta el propietario cede el uso de sus terrenos en
las siguientes condiciones: el arrendatario pone de su parte el
capital (semilla, abonos) y el trabajo necesario para que el cul-
tivo se realice hasta sus iltimos moments (cosecha). Una vez
concluido, el arrendatario y el propietario se dividen por igual
todos los products. Es decir, que cada uno de ellos recoge el
50 por ciento de la producci6n sin que el propietario haya
hecho otra cosa que ceder el uso de sus terrenos sin abonarlos
siquiera. Pero no es esto todo. El aparcero esti obligado a
concurrir personalmente a los trabajos del propietario, si bien
con la remuneraci6n acostumbrada de 25 centavos diaries" 4s.
La confrontaci6n entire estos datos y los de Schkaff, basta
para persuadir de que ninguna de las sombrias fases de la pro-
piedad y el trabajo precapitalistas falta en la sierra feudal.

"COLONIALISMO" DE NUESTRA AGRICULTURE
COSTENA
El grado de desarrollo alcanzado por la industrializaci6n
de la agriculture, bajo un regimen y una t6cnica capitalist, en
los valles de la costa, tiene su principal factor en el intere-
samiento del capital britinico y norteamericano en la produc-
ci6n peruana de azicar y algod6n. De la extension de estos
cultivos no es un agent primario la aptitud industrial ni la
capacidad capitalist de los terratenientes. Estos dedican sus
tierras a la producci6n de algod6n y cafia financiados o ha-
bilitados por fuertes firmas exportadoras.
Las mejores tierras de los valles de la costa estin sem-
bradas de algod6n y cafia, no precisamente porque sean apro-
piadas s6lo a estos cultivos, sino porque iinicamente ellos
important, en la actualidad, a los comerciantes ingleses y yanquis.
El cr6dito agricola -subordinado absolutamente a los intere-
ses de estas firmas, mientras no se establezca el Banco Agricola
Nacional- no impulsa ningin otro cultivo. Los de frutos ali-
menticios, destinados al mercado interno, estAn generalmente
en manos de pequefios propietarios y arrendatarios. S61o en
los valles de Lima, por la vccindad de mercados urbanos de
importancia, existen funds extensos dedicados por sus pro-
pietari6s a la producci6n de frutos alimenticios. En las ha-
ciendas algodoneras o azucareras no se cultivan estos frutos, en
muchos casos, ni en la media necesaria para el abastecimiento
de la propia poblaci6n rural.
El mismo pequefio propietario, o pequefio arrendatario, se
encuentra empujado al cultivo del agod6n por esta corrienite
I Francisco Ponce de Le6n. "Sistemas de arrendamiento de terrenos
del cultivo en el departamento del Cuzco y el problema de la tierra".







que tan poco tiene en cuenta las necesidades particulares de
la economic national. El desplazamiento de los tradicionales
cultivos alimenticios por el del algod6n en las campifias de la
costa donde subsiste la pequefia propiedad, ha constituido una
de las causes mas visible del encarecimiento de las subsisten-
cias en las poblaciones de la costa.
Casi lnicamente para el cultivo de algod6n, el agricultor
encuentra facilidades comerciales. Las habilitaciones estin re-
servadas, de arriba a abajo, casi exclusivamente al algodonero.
La producci6n de algod6n no esti regida por ningfn criteria
de economic national. Se produce para el mercado mundial,
sin un control que prevea en el interns de esta economic, las
posibles bajas de los precious derivados de periods de crisis
industrial o de superproducci6n algodonera.
Un ganadero me observaba Altimamente que, mientras
sobre una cosecha de algod6n el cr6dito que se puede conseguir
no esti limitado sino por las fluctuaciones de los precious, sobre
un rebafio o un criadero, el cr6dito es completamente conven-
cional o inseguro. Los ganaderos de la costa no pueden contar
con prestamos bancarios considerable para el desarrollo de
sus negocios. En la misma condici6n estin todos ,los agricul-
tores que no pueden ofrecer como garantia de sus emprestitos,
cosechas de algod6n o cafia de azicar.
Si' las necesidades del consume national estuviesen satisfe-
chas por la producci6n agricola del pais, este fen6meno no
tendria ciertamente tanto de artificial. Pero no es asi. El suelo
del pais no produce auin todo lo que la poblaci6n necesita para
su subsistencia. El capitulo mis alto de nuestras importaciones
es el de "viveres y especias": Lp. 3.620,235, en el afio 1924. Esta
cifra, dentro de una importaci6n total de dieciocho millones
de libras, denuncia uno de los problems de nuestra economic.
No es possible la supresi6n de todas nuestras exportaciones de
viveres y especias, pero si de sus fuertes renglones. El mas grueso
de todos es la importaci6n de trigo y harina, que en 1924 as-
cendi6 a mis de doce millones de soles.
Un interns urgente y claro de la economic peruana exige,
desde hace much tiempo, que el pais produzca el trigo nece-
sario para el pan de su poblaci6n. Si este objetivo hubiese sido
alcanzado, el Peri no tendria ya que seguir pagando al ex-
tranjero doce o mis millones de soles al afio por el trigo que
consume las ciudades de la costa.
fPor que no se ha resuelto este problema de nuestra eco-
nomia? No es s61o porque el Estado no se ha preocupado
a6n de hacer una political de subsistencias. Tampoco es, re-







pito, porque el cultivo de la caiia y el de algod6n son los mis
adecuados al suelo y al clima de la costa. Uno solo de los
valles, uno solo de los llanos interandinos -que algunos kil6-
metros de ferrocarriles y caminos abririan al trifico- puede
abastecer superabundantemente de trigo, cebada, etc., a toda
la poblaci6n del Perl. En la misma costa, los espafioles culti-
varon trigo en los primeros tiempos de la colonia, hasta el
cataclismo que mud6 las condiciones climat6ricas del litoral.
No se estudi6 posteriormente en forma cientifica y 'organica,
la posibilidad de establecer ese cultivo. Y el experiment prac-
ticado en el Norte, en tierras del "Salamanca", demuestra que
existen variedades de trigo resistentes a las plagas que atacan
en la costa este cereal y que la pereza criolla, hasta este expe-
rimento, parecia haber renunciado a vencer 49
El obstAculo, la resistencia a una soluci6n, se encuentra, en
la estructura misma de la economic peruana. Su movimiento,
su desarrollo, estan subordinados a los intereses y a las necesi-
dades de los mercados de Londres y de Nueva York. Estos mer-
cados miran en el Peri un dep6sito de materials primas y una
plaza para sus manufactures. La agriculture peruana obtiene,
por eso, creditos y transportes s6lo para los products que puede
ofrecer con ventaja en los grandes mercados. La finanza ex-
tranjera se interest un dia por el .caucho, otro dia por el algo-
d6n, otro dia por el azsicar. El dia en que Londres puede recibir
un product a mejor precio y en cantidad suficiente de la India
o del Egipto, abandon instantineamente a su propia suerte
a sus proveedores del Peri. Nuestros latifundistas, nuestros
terratenientes, cualesquiera que sean las ilusiones que se hagan
de su independencia; no actian en realidad sino como inter-
mediarios o agents del capitalism extranjero.

PROPOSICIONES FINALES

A las proposiciones fundamentals, expuestas ya en este
studio, sobre los aspects presents de la cuesti6n agraria en
el Peru, debo agregar las siguientes:
19 El caracter de la propiedad agraria en el Perui se.pre-
senta como una de las mayores trabas del propio" desarrollo
del capitalism national. Es muy elevado el porcentaje de las
tierras, explotadas por arrendatarios grandes o medios, que
Los experiments recientemente practicados, en distintos puntos de
la costa, por la Comisi6n Impulsora del Cultivo del Trigo, han tenido,
seg6n se anuncia, exito satisfactorio. Se han obtenido apreciables rendi-
mientos de la variedad "Kappli Emmer", -inmune a la "roya"- aun en
las "lomas".







pertenecen a terratenientes que jams han manejado sus fun-
dos. Estos terratenientes, por complete extrafios y ausentes de
la agriculture y de sus problems, viven de su renta territorial
sin dar ningin aporte de trabajo ni de inteligencia a la activi-
dad econ6mica del pais. Corresponden a la categoria del aris-
t6crata o del rentista, consumidor improductivo. Por sus here-
ditarios derechos de propiedad perciben un arrendamiento que
se puede considerar como un canon feudal. El agricultor arren-
datario corresponde, en cambio, con mas o menos propiedad,
al tipo de jefe de empresa capitalist. Dentro de un verdadero
sistema capitalist, la plusvalia obtenida por su empresa de-
beria beneficiary a este industrial y al capital que financiase
sus trabajos. El dominio de la tierra por una clase de rentistas
impone a la producci6n la pesada carga de sostener una renta
que no estr sujeta a los eventuales descensos de los products
agricolas. El arrendamiento no encuentra, generalmente en
este sistema, todos los estimulos indispensables para efectuar
los trabajos de perfect valorizaci6n de las tierras y de sus
cultivos e instalaciones. El temor a un aumento de la locaci6n,
al vencimiento de su escritura, lo induce a una gran parsimonia
en las inversiones. La ambici6n del agricultor arrendatario es,
por supuesto,. covertirse en propietario; pero su propio empefno
contribuye al encarecimiento de la propiedad agraria en prove-
cho de los latifundistas. Las condiciones incipientes del cr6dito
agricola en el Perd impiden una mis intense expropiaci6n ca-
pitalista de la tierra para esta clase de industriales. La explota-
ci6n capitalist e industrializaci6n de la tierra, que require
para su libre y pleno desenvolvimiento de eliminaci6n de todo
canon feudal, avanza por esto en nuestro pais con suma len-
titud. Hay aqui un problema, evidence no s61o para un criterio
socialist sino tambi6n para un criterio capitalist. Formulando
un principio que integra el program agrario de la burguesia
liberal francesa, Edouard Herriot afirma que la tierra exige la
presencia real 50. No esti de mas remarcar que a este respect
el Occidente no aventaja por cierto al Oriente, puesto que la
ley mahometana establece, como.lo observa Charles Gide, que
"la tierra pertenece al que la fecunda y vivifica".
29 El latifundismo subsistente en el Peru se acusa, de otro
lado, como la mis grave barrera para la inmigraci6n blanca.
La inmigraci6n que podemos esperar es, por obvias razones, de
campesinos provenientes de Italia, de Europa Central y de los
Balkanes. La poblaci6n urbana occidental emigra en much
menor escala y los obreros industriales saben, ademis, que tie-
"o Herriot, "Creer".







nen muy poco que hacer en la Am6rica Latina. Y bien. El
campesino europeo no viene a America para trabajar como bra-
cero, sino en los casos en que el alto salario le consiente
ahorrar largamente. Y este no es el caso del Peri. Ni el mas
miserable labrador de Polonia o de Rumania aceptaria el tenor
de vida de nuestros jornaleros de las haciendas de cafia o de
algod6n. Su aspiraci6n es devenir pequefio propietario. Para
que nuestros campos est6n en grado de atraer esta inmigraci6n
es indispensable que puedan brindarle tierras dotadas de vi-
viendas, animals y herramientas y comunicadas con ferroca-
rriles y mercados. Un funcionario o propagandista del fascismo,
que visit el Perd hace aproximadamente tres afios, declar6 en
los diaries locales que nuestro regimen de gran propiedad era
incompatible con un program de colonizaci6n e inmigraci6n
capaz de atraer al campesino italiano.
39 El enfeudamiento de la agriculture de la costa a los in-
tereses de los capitals y los mercados britAnicos y americanos,
se opone no s61o a que se organic y desarrolle de acuerdo con
la necesidades especificas de la economic nacional- esto es ase-
gurando primeramente el abastecimiento de la poblaci6n- sino
tambien a que ensaye y adopted nuevos cultivos. La mayor em-
presa acometida en este orden en los fltimos afios -la de las
plantaciones de tabaco de Tumbes- ha sido possible -s6lo por
la intervenci6n del Estado. Este hecho abona mejor que nin-
g6n otro la tesis de que la political liberal del laisser faire, que
tan pobres frutos ha dado en el Peri, debe ser definitivam'ente
reemplazada por una political social de nacionalizaci6n de las
grandes fuentes de riqueza.
49 La propiedad agraria de la costa, no obstante los tiempos
pr6speros de que ha gozado, se muestra hasta ahora incapaz
de tender los problems de la salubridad rural, en la media
que el Estado exige y que es, desde luego, asaz modest. Los
requerimientos de la Direcci6n de Salubridad Pdblica a los
hacendados no consiguen aun el cumplimiento de las disposicio-
nes vigentes contra el paludismo. No se ha obtenido siquiera
un mejoramiento general de las rancherias. EstA probado que
la poblaci6n rural de la costa arroja los mrs altos indices de
mortalidad y morbilidad del pais. (Exceptfianse naturalmente
los de las regions excesivamente m6rbidas de la selva). La esta-
distica demogrAfica del distrito rural de Pativilca acusaba hace
tres afios una mortalidad superior a la natalidad. Las obras de
irrigaci6n, como lo observa el ingeniero Sutton a prop6sito
de la de Olmos, comportan posiblemente la mAs radical solu-
ci6n del problema de las paludes o pantanos. Pero, sin las obras







de. aprovechamiento de las aguas sobrantes del rio Chancay
realizadas en Huacho por el senior Antonio Grafia, a quien
se debe tambi6n un interesante plan de colonizaci6n, y sin las
obras de aprovechamiento de las aguas del subsuelo practicadas
en "Chiclin" y alguna otra negociaci6n del norte, la acci6n del
capital privado en la irrigaci6n de la costa peruana resultaria
verdaderamente insignificant en los l6timos afios.
59 En la sierra, el feudalismo agrario sobreviviente se mues-
tra del todo inepto como creador de riqueza y de progress.
Excepci6n hecha de las negociaciones ganaderas que exportan
lana y alguna otra, en los valles y planicies serranos el latifun-
dio tiene una producci6n miserable. Los rendimientos del suelo
son infimos; los m6todos de trabajo, primitivos. Un 6rgano de
la prensa local decia una vez que en la sierra peruana el ga-
monal aparece relativamente tan pobre como el indio. Este ar-
gumento -que resultaba completamente nulo dentro de un
criterio de relatividad- lejos de justificar al gamonal, lo con-
dena inapelablemente. Porque para la economic modern -en-
tendida como ciencia objetiva y concreta- la Anica justificaci6n
del capitalism y de sus capitanes de industrial y de finanza
esta en su funci6n de creadores de riqueza. En el plano econ6-
mico, el senior feudal o gamonal es el primer responsible del
poco valor de sus dominios. Ya hemos visto c6mo este latifun-
dista no se preocupa de la productividad sino de la rentabili-
dad de la tierra. Ya hemos visto tambi6n c6mo, a pesar de ser
sus tierras las mejores, sus cifras de producci6n no son mayores
que las obtenidas por el indio, con su primitive equipo de la-
branza, en sus magras tierras comunales. El gamonal, como
factor econ6mico, esti, pues, completamente descalificado.
69 Como explicaci6n de este fen6meno se dice que la
situaci6n econ6mica de la agriculture de la sierra depend ab-
solutamente de las vias de comuicaci6n y transport. Quienes
asi razonan no entienden sin duda la diferencia orginica, fun-
damental, que existe entire una economic feudal o semifeudal
y una economic capitalist. No comprenden que el tipo patriar-
cal primitive de terrateniente feudal es substancialmente dis-
tinto del tipo del modern jefe de empresa. De otro lado el
gamonalismo y el latifundismo aparecen tambi6n como un obs-
ticulo hasta para la ejecuci6n del propio program vial que el
Estado sigue actualmente. Los abuses e intereses de los gamo-
nales se oponen totalmente a una recta aplicaci6n de la ley
de conscripci6n vial. El indio la siente instintivamente como
un arma del gamonalismo. Dentro del regimen incaico, el
servicio vial debidamente establIcido seria un servicio pdblico








obligatorio, del todo compatible con los principios del socia-
lismo modern; dentro del regimen colonial de latifundio y
servidumbre, el mismo servicio adquiere el carActer odioso ,de
una "mita".







El Proceso


de la Instrucci6n


POblica

LA HERENCIA COLONIAL Y LAS INFLUENCIAS
FRANCESA Y NORTEAMERICANA

TRES influencias se suceden en el process de la instrucci6n en
la Repiblica: la influencia o, mejor, la herencia espafiola, la
influencia francesa y. la influencia norteamericana. Pero s61o
la espafiola logra en su tiempo un dominio complete. Las otras
dos se insertan mediocremente en el cuadro espafiol, sin alterar
demasiado sus lines fundamentals.
La historic de la instrucci6n puiblica en el Peri se divide
asi en los tres periods que sefialan estas tres influencias 1.
Los limits de. cada period no son muy precisos. Pero en el
Peri este es un defecto comfin a casi todos los fen6menos y
a casi todas las cosas. Hasta en los hombres rara vez se observa
un contorno neto, un perfil categ6rico. Todo aparece siempre
un poco borroso, un poco confuso.
En el process de la instrucci6n puiblica, como en otros
aspects de nuestra vida, se constata la superposici6n de ele-
mentos extranjeros combinados, insuficientemente aclimatados.
El problema esta en las raices mismas de este Peru hijo de la
conquista. No somos un pueblo que asimila las ideas y los
hombres de otras naciones, impregnindolas de su sentimiento
y su ambiente, y que de esta suerte enriquece, sin deformarlo,
su espiritu national. Somos un pueblo en el que conviven, sin
fusionarse ain, sin entenderse todavia, indigenas y conquis-
tadores. La Repiblica se siente y hasta se confiesa solidaria
con el Virreinato. Como el Virreinato, la Repulblica es el Peri
de los colonizadores, mis que de los regnicolas. El sentimiento
y el interns de las cuatro quintas parties de la poblaci6n no
juegan casi ningun rol en la formaci6n de la nacionalidad y
de sus instituciones.
51 La participaci6n de educadores belgas, alemanes, italianos, ingle-
ses,-etc., en el desarrollo de nuestra educaci6n pliblica, es epis6dica y con-
tingente y no implica una orientaci6n de nuestra political educational.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs