• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Title Page
 Front Matter
 Prefacio
 Apuntes autobiograficos de Jose...
 Planteamiento de la cuestion
 La organizacion de masas
 La organizacion partidaria
 Apendice
 Indice
 Back Cover






Group Title: organización del proletariado
Title: La organización del proletariado
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00087156/00001
 Material Information
Title: La organización del proletariado
Physical Description: iv, 261 p. : ; 18 cm.
Language: Spanish
Creator: Mariátegui, José Carlos, 1894-1930
Publisher: Ediciones "Bandera Roja"
Place of Publication: Lima
Publication Date: 1967
 Subjects
Subject: Communism -- Peru   ( lcsh )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage: Peru
 Notes
General Note: At head of title: Proletarios de todos los países, uníos!
 Record Information
Bibliographic ID: UF00087156
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 01725698

Table of Contents
    Front Cover
        Front Cover
    Title Page
        Title Page
    Front Matter
        Front Matter 1
        Front Matter 2
    Prefacio
        Section 1
        Page 1
        Page 2
        Page 3
        Page 4
        Page 5
    Apuntes autobiograficos de Jose Carlos Mariategui
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
    Planteamiento de la cuestion
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
    La organizacion de masas
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
    La organizacion partidaria
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
        Page 239
        Page 240
        Page 241
        Page 242
        Page 243
        Page 244
        Page 245
        Page 246
        Page 247
        Page 248
        Page 249
        Page 250
    Apendice
        Page 251
        Page 252
        Page 253
        Page 254
        Page 255
        Page 256
        Page 257
        Page 258
        Page 259
        Page 260
        Page 261
    Indice
        Page 262
        Page 263
    Back Cover
        Page 264
        Page 265
Full Text


JOSE CARLOSIARIATEGUI




LA ORGANIZATION
DEL PROLETARIADO


EDICIONE3
"BANDERA ROJA"


1,967
LIMA PERU





iProletarios de todos los paises, unios!


JOSE CA RLOS MARIATEGUI




LA ORGANIZATION

DEL PROLETARIADO


EDICIONES
"BANDERA ROJA"


1,967
LIMA PERU

















Los articulos de esta obra han si-
do tomados del material existente
en la Biblioteca Nacional, de la Co-
lecci6n Obras Completas de Jos6
Carlos MariAtegui, a6n incomplete,
y del material propio del Partido
Comunista Peruano. En las notas
se da referencia s61o de la primera
publicaci6n de los articulos.






















a2-/l/c


i;P:


EX",; ?













PREFACIO


















En sus cuatro ddcadas de existencia, el Parti-
do Comunista Peruano ha gravitado decididamente
en el desarrollo del process revolucionario del pue-
blo peruano. Cuando el Partido ha acertado en el
andlisis y ha dado political correctas, el pueblo pe,
ruano ha cosechado 6xitos y el process revoluciona
rio ha hecho progresos evidentes. Cuando el Parti-
do ha cometido errors, el pueblo peruano ha que-
dado desorientado y no ha podido enfrentarse con
dxito a la rpacci6n. Esto es asi porque el Partido Co-
munista -"vanguardia del proletariado, la fuerza po-
litica que asume la tarea de su orientaci6n y direc-
ci6n en la lucha por la realizaci6n de sus ideales de
clase"-- es el principal factor subjetivo de la Revo-
luci6n Peruana.
Para el desarrollo exitoso de la causa popular
es necesario el desarrollo de las condiciones objeti-
vas y subjetivas. Actualmente, ni siquiera la reacci6n
pone en duda la existencia de las primeras. Pero si
hay quienes pretenden negar la existencia de las se-
gundas. Niegan que la conciencia revolucionaria del
pueblo peruano se esta desarrollando impetuosa-
mente; niegan que exista la vanguardia organizada;
niegan que exista la direcci6n revolucionaria.
Pero el Partido Comunista existe. Y su historic
es una historic gloriosa que no puede ser negada o







tergiversada por nadie. Los dos extremes de esta
historic son, por un lado, la etapa dirigida por Jos6
Carlos Maridtegui; y, por otro, la etapa que se inicia
con la IV Conferencia (enero de 1964). Ya el Parti-
do ha publicado los documents concernientes a la
labor realizada desde 1964. Ellos, y los que se elabo-
ran actualmente, reafirman que el Partido, tanto en
su labor te6rica como practice, ha retomado el cami-
no de Mariategui, abandonado por un grupo de di-
rigentes oportunistas, agents de la burguesia y la-
cayos del imperialismo.

Pero, qu6 significa retomar el camino de Ma-
riategui? Significa en la teoria adherir al marxismo-
leninismo y, en la prActica, desarrollar la violencia
revolucionaria para aplastar la violencia reacciona-
ria e implantar la dictadura de democracia popular,
en esencia, la dictadura del proletariado.
Esta es la importancia hist6rica de la IV Con-
ierencia del P.C.P. y, mis ain, de la V Conferencia
(noviembre de 1965). El Partido Comunista Perua-
no es el primer Partido en Am6rica, y uno de los
primeros en el mundo, en haber roto resueltamente
con el revisionismo contemporaneo y en haber arro-
jado de sus filas a los revisionistas criollos. El de-
senmarcaramiento y aplastamiento de la camarilla
Barrio-Acosta-Del Prado, obsecuentes seguidores y
servidores de los revisionistas jruschovistas, y luego
de Sotomayor y su grupo, ha acelerado mis a6n el
process de consolidaci6n y desarrollo bolchevique
del Partido de Jos6 Carlos Mariategui.
A los documents que demuestran esta verdad,
se suma ahora el present volume LA ORGANIZA-
CION DEL PROLETARIADO, que reune en un todo
organico los trabajos de Jos6 Carlos Mariitegui so-
bre el desarrollo de la conciencia revolucionaria, la
organizaci6n de masas y la organizaci6n partidaria.
Para la estructuraci6n del present volume, se






ha tomado en cuenta la actitud de Jos6 Carlos Ma-
riategui, quien, "ajeno a la t6cnica profesoral", nun-
ca pretendi6 la "producci6n intencional, deliberada,
de un libro", y mis bien escribi6 de manera que sus
pensamientos formasen un libro "espontinea e inad-
vertidamente".
Los articulos que forman este libro yacian en su
mayoria, hasta hace poco, cubiertos por el polvo del
olvido y la herrumbre del tiempo. (Los "discipulos"
de Mariategui, procedieron con 61 como procedieron
con Marx los viejos oportunistas de la II Internacio-
nal, desenmascarados por Lenin. Trataron de cas-
trar el contenido revolucionario de la obra de Ma-
riategui y, con las anuales "romerias" a su tumba,
trataron de convertirlo en "icono inofensivo"). Pu-
blicados ahora, reunidos en un todo organico, la mi-
litancia partidaria, el pueblo peruano, el proletaria-
do international, podran tener conocimiento de la
excepcional vigencia del pensamiento revolucionario
y bolchevique de Jos6 Carlos Mariategui.
El ordenamiento de los articulcs no obedece so-
lamente a un criterio didactico. Teniendo present
el criterio leninista de que la consolidaci6n y desa-
rrollo de la conciencia de las masas es un problema
ideol6gico, y por lo tanto de educaci6n, Jos6 Carlos
Maridtegui, apenas regres6 a la Patria, se dedic6 no
a organizer la central sindical o el Partido, inmedia-
tamente, ni much menos "lanzarse" a la revoluci6n,
sino a la perseverante labor de forjar la conciencia
revolucionaria de las masas. Los articulos dedica-
dos a esta labor estan reunidos en el capitulo PLAN-
TEAMIENTO DE LA QUESTION. Con ellos Jos6 Car-
los Mariategui predic6 la revoluci6n v orient6 al
proletariado y pueblo peruano por el camino lumi-
noso del socialismo.

Pero Jos6 Carlos Maridtegui sostuvo siempre
que "no basta predicar la revoluci6n, hay que orga-







nizarla". Y los articulos dedicados a esta tarea es-
tin reunidos en dos capitulos. Son dos y no uno,
porque Jose Carlos Mariategui, marxista "pensante
y operatee, supo distinguir qu6 cosa es organizaci6n
de masas y que cosa es organizaci6n partidaria; qu6
cosa es trabajo abierto y qu6 cosa es trabajo secre-
to. Por ello, en el capitulo LA ORGANIZACION DE
MASAS estin reunidos sus articulos dedicados a la
organization de la central del proletariado peruano;
a la vertebraci6n del frente inico sobre la base de
la alianza obrero-campesina; y en el capitulo LA
ORGANIZATION PARTIDARIA se presentan reuni-
dos sus articulos en torno a la organizaci6n de la
vanguardia revolucionaria, el Partido Comunista.

Inicia este volume los APUNTES AUTOBIO-
GRAFICOS DE JOSE CARLOS MARIATEGUI, que
constituyen material de primera mano para conocer
la contextura revolucionaria del autor. Y lo conclu-
ye el ap6ndice que trae las CONDICIONES DE IN-
GRESO EN LA TERCERA INTERNACIOAL, genial
document leninista, ocultado a la militancia por
los revisionistas criollos durante muchos afios.
Es deber de la militancia estudiar profunda-
mente y aplicar revolucionariamente este grandiose
legado de Jos6 Carlos Maridtegui. El Partido ha re-
tomado el camino de Mariategui, porque su pensa-
miento esta vigente en el process revolucionario del
pueblo peruano. Cuanto mas estudiemos, cuanto
mas apliquemos el pensamiento de Jos6 Carlos Ma-
riategui, mas cerca estaremos del triunfo de la cau-
sa popular, mas desenmascararemos al revisionismo
y mas aplastaremos al imperialismo.
14 de Junio de 1967
LA COMISION POLITICAL DEL
COMITE CENTRAL DEL
PARTIDO COMUNISTA PERUANO





APUNTES AUTOBIOGRAFICOS DE
JOSE CARLOS MARIATEGUI








"he madurado, mds que cambiado"









- 9 -


APUNTES AUTOBIOGRAFICOS DE
JOSE CARLOS MARIATEGUI *





"Aunque soy un escritor muy poco autobiogrd-
fico, le dar6 yo mismo algunos datos sumarios. Naci
el 95. A los 14 afios trabaj6 en el diarismo, primero
en "La Prensa", luego "El Tiempo", finalmente en
"La Raz6n". En este ultimo diario patrocinamos la
reform universitaria. Desde 1918, nauseado de poli-
tica criolla, me orient resueltamente hacia el socia-
lismo, rompiendo con mis primeros tanteos de lite-
rato inficionado de decadentismo y bizantinismo fi-
niseculares, en pleno apogeo. De fines de 1919 a me-
diados de 1923 viaj6 por Europa. Residi mis de dos
afios en Italia, donde despos6 una mujer y algunas
ideas. Anduce por Francia, Alemania, Austria y otros
paises. Mi mujer y mi hijo me impidieron Ilegar a
Rusia. Desde Europa me concert con algunos pe-
ruanos para la acci6n socialist. Mis articulos de
esa 6poca sefialan las estaciones de mi orientaci6n

En esta carta. enviada por Jos6 Carlos Mariategui el 10
de enero de 1927 al escritor Enrique Espinoza (Samuel Glus-
berg), director de la revista "La Vida Literaria", que apa-
recia en Buenos Aires, se puede apreciar nitidamente la per-
sonalidad del gran Amauta. Ya a los 23 afos, "nauseado de
political criolla", se habia orientado "resueltamente hacia el
socialismo". Pasandode la teoria a la practice, durante su
estadia en Europa se concert con otros peruanos "para la
acci6n clasista". Y para reafirmar esta decision, no bien re-
gresa a la Patria, inicia su "trabajo de investigaci6n de la
realidad national, conforme al m6todo marxista", ejemplo
de ligaz6n de la teoria con la practice concrete, conforme
reclaman los clAsicos del marxismo, la teoria dialectica del
conocimiento.
La carta complete fue publicada por "La Vida Literaria"
en su numero de mes de mayo de 1930, en homenaje a Ma-
riategui.





10 -

socialista. A mi vuelta al Peru, en 1923, en reporta-
jes, conferencias en la Federaci6n de Estudiantes, en
la Universidad Popular, articulos, etc., expliqu6 la si-
tuaci6n europea e inici6 mi trabajo de investigaci6n
de la realidad national, conforme al m6todo mar-
xista. En 1924 estuve, como ya lo he contado, a
punto de perder la vida. Perdi una pierna y qued6
muy delicado. Habria seguramente ya curado del
todo con una existencia reposada. Pero ni mi po-
breza ni mi inquietud spiritual me lo consienten. No
he publicado mas libros que el que Ud. conoce. Ten-
go listos dos y en proyecto otros dos. He aqui mi
vida en pocas palabras. No creo que valga la pe-
na hacerla notoria; pero no puedo rehusarle los da-
tos que Ud. me pide. Me olvidaba: soy un autodi-
dacto. Me matricul6 una vez en letras en Lima, pe-
ro con el solo interns de seguir el curso de latin de
un agustino erudito. Y en Europa frecuent6 algunos
cursos libremente, pero sin decidirme nunca a per-
der mi caricter extrauniyersitario y, tal vez, si has-
ta antiuniversitario. En 1925 la Federaci6n de Estu-
diantes me propuso a la Universidad como catedra-
tico de la material de mi competencia; pero la mala
voluntad del Rector y, seguramente, mi estado de sa-
lud, frustraron esta iniciativa".





- 11 -


INFORMED SOBRE LA ACTIVIDAD POLITICAL
DE JOSE CARLOS MARAITEGUI *





Sobre los problems nacionales puede consul-
tarse, para apreciar la labor de Mariategui, ademas
de su libro "7 Ensayos de interpretaci6n de la reach.
dad peruana", los articulos no comprendidos en es-
te libro publicados en la revista "Mundial", de 1925
a 1929, en la secci6n "Peruanicemos al Peru", o bai'
el rubro "Motivos pol6micos"; la poldmica con Luis
Alberto Sanchez, "Mundial" y "Amauta" N 7; la te-
sis sobre el problema indigena (N 25 de Amauta"); y
otras notas publicadas en la secci6n "El process d:l
gamonalismo", de la misma revista; el articulo "So-
bre el problema indigena", transcrito por el N 1 de
"Labor" y escrito para la agencia TASS de Nueva
York, y traducido y publicado por la famosa revista
"The National" de EE. UU., que incorpor6 con esa
transcripci6n a Mariategui en el niimero de sus co-
laboradores.
Prepara actualmente un libro sobre political e
ideologia peruanas, que sera la exposici6n de sus
puntos de vista sobre la Revoluci6n Socialista en el
Peri y la critical del desenvolvimiento politico y so-

Nota preparada por Jose Carlos MariAtegui para uso de
la delegaci6n que asisti6 a la Primera Conferencia Comu-
nista Latinoamericana, realizada en junio de 1929, en Buenos
Aires. En la Conferencia, la delegaci6n del PCP present la
tesis de Jose Carlos Mariategui: "Antecedentes y desarrollo
de la acci6n clasista", "Punto de vista antimperialista" y
"Esquema del problema indigena" publicadas en la presen-
te edici6n. El libro "sobre ideologia y political" a que se
refiere Josd Carlos Maridtegui, no lleg6 a publicarse, pues
los originales fueron perdidos por un amigo del autor, en-
cargado de la edici6n.





- 12 -


cial del pais y, bajo este aspect, la continuaci6n de
la obra cuyos primeros jalones son los "7 Ensayos",
en los que algunos han querido ver una teorizaci6n
political, algo que absolutamente no se proponian,
como se comprueba desde el pr6logo o advertencia
al lector. Los "7 Ensayos" no son sino la aplicaci6n
del mdtodo marxista, para los ortodoxos del marxis-
mo, insuficientemente rigido en cuanto reconoce sin-
gular importancia al aporte soreliano, pero que en
concept del autor corresponde al verdadero moder-
no marxismo, que no puede dejar de basarse en nin-
guna de las grandes adquisiciones del 900 en filoso-
fia, psicologia, etc.

El trato de Maridtegui con los t6picos naciona-
les no es, como algunos creen, posterior a su regre-
so de Europa. Es evidence que en Europa se ocu-
p6 particularmente en studios de political, economic,
sociologia, filosofia, etc. De su viaje data su asimila-
ci6n al marxismo. Pero no hay que olvidar que a
los 14 6 15 afios empez6 a trabajar en el periodismo
y que, por consiguiente, a partir de esa edad tuvo
contact con los acontecimientos y cosas del Peru,
aunque carecia, para enjuiciarlos, de puntos de vista
sistematicos. Durante various afios trabaj6 como re-
dactor parlamentario de "La Prensa" primero y de
"El Tiempo" despu6s, en la 6poca en que la vida par-
lamentaria interesaba much mas al pdblico y en
que el cargo de redactor parlamentario era mas es-
timado. Y "La Raz6n", diario fundado por Mariate-
gui, en colaboraci6n con Falc6n, en 1919, hizo la cam-
pafia por la Reforma Universitaria, puso ampliamen-
te sus columns a disposici6n del grupo que la ani-
m6 y dirigi6; apoy6 el movimiento obrero de 1919,
en la forma en que se consigna en el folleto de Mar-
tinez de la Torre "El movimiento obrero de 1919", y
efectu6 una important agitaci6n de los empleados,
hasta que desapareci6 por haber roto el contrato d.
impresi6n, en virtud del cual se imprimia en los ta-
lieres de "La Tradici6n", empresa tipografica de es-





13 -
te nombre, por orden del Arzobispo de Lima, a quier,
movieron a este paso consideraciones political de
obsecuencia al leguiismo.

La orientaci6n socialist de Maridtegui tiene su
punto de arranque en la publicaci6n, a mediados de
1918 de la revista "Nuestra Epoca", influida por la
'Espafia" de Araquistain, que muri6 al segundo nii-
mero a consecuencia de un articulo antiarm-imentis-
ta de Mariitegui que los oficiales de la gua-nici6n
de Lima estimaron ofensivo para el Ejircito, oi lo
que realizaron una manifestaci6n violent en la im-
prenta de "El Tiempp" contra su autor. Este hecho
produjo una crisis en las relaciones de Mariategui
con la direcci6n de "El Tiempo", en cuyos talleres
se imprimia "Nuestra Epoca", y ani con la redac-
ci6n de la revista cuyos miembros no apreciaron
igualmente el incident.










PLANTEAMIENTO


DE LA QUESTION


"la revolucidn es la gestacidn dolorosa,
el parto sangriento del presente.


_










LA CRISIS MUNDIAL Y EL PROLETARIADO
PERUANO *





En esta conferencia -llam6mosla conversaci6n
mas bien que conferencia- voy a limitarme a expo-
ner el program del curso, al mismo tiempo que al.
gunas consideraciones sobre la necesidad de difundir
en el proletariado el conocimiento de la crisis mun-
dial. En el Perfi falta, por desgracia, una prensa do-
cente que siga con atenci6n, con inteligencia y con
filiaci6n ideol6gica el desarrollo de esta gran crisis;
faltan, asimismo, maestros universitarios, del tipo de
Jos6 Ingenieros, capaces de apasionarse por las ideas
de renovaci6n que actualmente transforman el mun-
do y de liberarse de la influencia y de los prejuicios
de una cultural y de una educaci6n conservadoras y
burguesas; faltan grupos socialists y sindicalistas,
duefios de instruments propios de cultural popular, y
en aptitud, por tanto, de interesar al pueblo por el
studio de la crisis. La inica catedra de educaci6n
popular, con espiritu revolucionario, es esta catedra
en formaci6n de la Universidad Popular. A ella le to-

Publicado en la revista "Amauta", N? 30, Lima, abril,
mayo de 1930. Es el texto de la conferencia que, con el ti-
tulo "La Revoluci6n Social en maicha a trav6s de los diver-
sos pueblos de Europa", sustentara Jos6 Carlos Mariategui
el 15 de junio de 1923 en el local de la Federaci6n de Estu-
diantes. En ella llama la atenci6n sobre la falta de una
prensa docente y "con filiaci6n ideol6gica", ademAs de la
necesidad de intelectuales revolucionarios y de cuadros sin-
dicales. Es ejemplo imperecedero su actitud de llegar a las
masas proletarias con la modestia del revolucionario aut6n-
tico, de ir a ellas no p.ara "ensefiarles", sino para estudiar
juntos "la historic de la crisis mundial". Tras de sefialar
que la Revoluci6n Rusa inicia la revoluci6n social, reafirma
su fe en el pr6ximo ocaso "de todas las tesis reformistas".





- 18 -


ca, por consiguiente, superando el modesto piano de
su labor inicial, presentar al pueblo la realidad con-
temporanea, explicar al pueblo que esta viviendo una
de las horas mas trascendentales y grandes de la his-
toria, contagiar al pueblo de la fecunda inquietud
que agita actualmente a los demas pueblos civiliza-
dos del mundo.

En esta gran crisis contcmporanea el proletaria-
do no es un espectador; es un actor. Se va a resolver
en ella la suerte del proletariado mundial. De ella va
a surgir, segun todas las probabilidades y segin to-
das las previsiones, la civilizaci6n proletaria, la civi-
lizaci6n socialist, destinada a suceder a la declinan-
te, a la decadente, a la moribunda civilizaci6n capi-
talista, individualist y burguesa. El proletariado ne-
cesita, ahora como nunc?, saber lo que pasa en el
mundo. Y no puede sabe: lo a trav6s de las informa-
ciones fragmentarias, epis6dicas, homeopaticas del
cable cotidiano, mal traducidas y peor redactadas en
la mayoria de los casos, y provenientes siempre de
agencies reaccionarias, encargadas de desacreditar a
los partidos, a las organizaciones y a los hombres
tariado mundial.

En la crisis europea se estin jugando los desti-
nos de todos los trabajadores del mundo. El desarro-
Ilo de la crisis debe interesar, pues, por igual, a los
Irabajadores del Perd que a los trabajadores del Ex-
tremo Oriente. La crisis tiene como teatro principal
Europa; pero la crisis de las instituciones europeas
es la crisis de las instituciones de la civilizaci6n oc-
cidental. Y el Peni, como los demas pueblos de Ame-
rica, gira dentro de la 6rbita de esta civilizaci6n, no
s6lo porque se trata de paises Doliticamente indepen-
dientes pero econ6micamente coloniales, ligados al
carro del capitalism britanico, del capitalism ame-
ricano o del capitilismo francs, sino porque europpa
es nuestra cultural, europeo es el tipo de nuestras ins-
tituciones. Y son, precisamente, estas instituciones





- 19 -


democriticas, que nosotros copiamos de Europa, es-
ta cultural, que nosotros copiamos de Europa tam-
bi6n, las que en Europa estan ahora en un period
de crisis definitive, de crisis total. Sobre todo, la ci-
vilizaci6n capitalist ha internacionalizado la vida de
la humanidad, ha creado entire todos los pueblos la-
zos materials que establecen entire ellos una solida-
ridad inevitable. El internacionalismo no es s6lo un
ideal; es una realidad hist6rica. El progress hace que
los intereses, las ideas, las costumbres, los regimenes
de los pueblos se unifiquen y se confundan. El Peri,
como los demis pueblos americanos, no esta, por
tanto, fuera de la crisis; esta dentro de ella. La crisis
mundial ha repercutido ya en estos pueblos. Y, por
supuesto, seguird repercutiendo. Un period de reac-
ci6n en Europa sera tambien un period de reacci6n
en Am6rica. Un period de revoluci6n en Europa se-
r. tambien un period de revoluci6n en Am6rica. Ha-
ce mis de un siglo, cuando la vida de la humanidad
no era tan solidaria como hoy, cuando no existian
los medios de comunicaci6n que hoy existen, cuando
las naciones no tenian el contact inmediato y cons-
tante que hoy tienen, cuando no habia prensa, cuan-
do 6ramos ain espectadores leianos de los aconteci-
mientos europeos, la Revoluci6n Francesa dio origen
a la Guerra de la Independencia y al surgimiento de
todas estas repuiblicas. Este recuerdo basta para que
nos demos cuento de la rapidez con que la transfor-
maci6n de la sociedad se reflejard en las sociedades
americanas. Aquellos que dicen que el Peri, y Am&-
rica en general, viven muy distantes de la revoluci6n
europea, no tienen noci6n de la vida contemporinea,
ni tienen una comprensi6n, aproximada siquiera, de
la historic. Esa gente se sorprende de que lleguen al
Peri los ideales mis avanzados de Europa; pero no
se sorprende en cambio de que lleguen el aeroplano,
el transatlAntico, el tel6grafo sin hilos, el radio; todas
las expresiones mis avanzadas, en fin, del progress
material de Europa. La misma raz6n para ignorar el
movimiento socialist habria para ignorar, por ejem-





20 -
plo, la teoria de la relatividad de Einstein. Y estoy
seguro de que al mis reaccionario de nuestros inte-
lectuales -casi todos son impermeables reacciona-
rios- no se le ocurrird que debe ser proscrita del
studio y de la vulgarizaci6n la nueva fisica, de la
cual Einstein es el mis eminente y maximo represen-
tante.
Y si el proletariado, en general, tiene necesidad
de enterarse de los grandes aspects de la crisis mun-
dial, est'a necesidad es ain mayor en aquella parte
del proletariado, socialist, laborista, sindicalista o
libertaria que constitute su vanguardia; en aquella
parte del proletariado mis combative y consciente,
mis luchadora y preparada; en aquella parte del pro-
letariado encargada de la direcci6n de las grandes
acciones proletarias; en aquella parte del proletaria-
do a la que toca el rol hist6rico de representar al
proletariado peruano en el present instant social;
en aquella parte del proletariado, en una palabra, que
cualquiera que sea su creado particular, tiene con-
ciencia de clase, tiene conciencia revolucionaria. Yo
dedico, sobre todo, mis disertaciones, a esta van-
guardia del proletariado peruano. Nadie mas que los
grupos proletarios de vanguardia necesitan estudiar
la crisis mundial. Yo no tengo la pretensi6n de venir
a esta tribune libre deuna universidad libre a ense-
fiarles la historic de esa crisis mundial, sino a estu-
diarla yo mismo con ellos. Yo no os ensefio, compa-
fieros, desde esta tribune, la historic de la crisis mun-
dial; yo la studio con vosotros. Yo no tengo en este
studio sino el m6rito modestisimo de aportar a 61
las observaciones personales de tres y medio afios de
vida europea, o sea de los tres medio afios culmi-
nantes de la crisis, y los ecos del pensamiento euro-
peo contemporineo.
Yo invito muy especialmente a la vanguardia del
proletariado a estudiar conmigo el process de la cri-
sis mundial por varias razones trascentales. Voy a
enumerarlas sumariamente. La primera raz6n es que





- 21 -


la preparaci6n revolucionaria, la cultural revolucio-
naria, la orientaci6n revolucionaria de esa vanguar-
dia proletaria, se ha formado a base de la literature
socialist, sindicalista y anarquista anterior a la gue-
rra europea. O anterior por lo menos al period cul-
minante de la crisis. Libros socialist, sindicalistas,
libertarios, de vieja data, son los que, generalmente,
circulan entire nosotros. Aqui se conoce un poco la
literature clasica del socialismo y del sindicalismo; no
se conoce la nueva literature revolucionaria. La cul-
tura revolucionaria es aqui una cultural clasica, ade-
mas de ser, como vosotros, compafieros, lo sab6is
muy bien, una cultural muy incipiente, muy inorga-
nica, muy desordenada, muy incomplete. Ahora bien,
toda esa literature socialist y sindicalistas anterior
a la guerra, esta en revisi6n. Y esta revision no es
una revision impuesta por el capricho de los te6ri-
cos, sino por la fuerza de los hechos. Esa literature,
por consiguiente, no puede ser usada hoy sin bene-
ficio de inventario. No se trata, naturalmente, de que
no siga siendo exacta en sus principios, en sus ba-
ses, en todo lo que hay en ella de ideal y de eterno;
sino que ha dejado de ser exacta, muchas veces, en
sus inspiraciones tacticas, en sus consideraciones his-
t6ricas, en todo lo que significa acci6n, procedimien-
to, medio de lucha. La meta de los trabajadores si-
gue siendo la misma; lo que ha cambiado, necesaria-
mente, a causa de los iltimos acontecimientos his-
t6ricos, son los caminos elegidos para arribar, o pa-
ra aproximarse siquiera, a esa meta ideal. De aqui
que el studio de estos acontecimientos hist6ricos, y
de su trascendencia, result indispensable para los
trabajadores militants en las organizaciones cla-
sistas.

Vosotros sabdis, compafieros, que las fuerzas pro-
letarias europeas se hallan divididas en dos grandes
bandos: reformists y revolucionarios. Hay una In-
ternacional Obrera reformist, colaboracionista, evo-
lucionista y otra Internacional Obrera maximalista,





- 22 -


anticolaboracionista, revolucionaria. Entre una y otra
ha tratado de surgir una Internacional intermedia.
Pero que ha concluido por hacer causa comin con
la primera contra la segunda. En uno y otro bando
hay diversos matices; pero los bandos son neta e in-
confundiblemente s61o dos. El bando de los que quie-
ren realizar el socialismo colaborando politicamente
con la burguesia; y el bando de los que quieren reali-
zar el socialismo conquistando integramente para el
proletariado el poder politico. Y bien, la existencia
de estos dos bandos proviene de la existencia de dos
concepciones diferentes, de dos concepciones opues-
tas, de dos concepciones antit6ticas del actual mo-
mento hist6rico. Una parte del proletariado cree que
el moment no es revolucionario; que la burguesia
no ha agotado ain su funci6n hist6rica; que, por
el contrario, la burguesia es todavia bastante fuerte
para conservar el poder politico; que no ha llegado,
en suma, la hora de la revoluci6n social. La otra par-
te del proletariado cree que el actual moment his-
t6rico es revolucionario; que la burguesia es incapaz
de reconstruir la riqueza social destruida por la gue-
rra e incapaz, por tanto, de solucionar los problems
de la paz; que la guerra ha originado una crisis cu-
ya soluci6n no puede ser sino una soluci6n proleta-
ria, una soluci6n socialist; y que con la Revoluci6n
Rusa ha comenzado la revoluci6n social.

Hay, pues, dos ejircitos proletarios porque hay
en el proletariado dos concepciones opuestas del mo-
mento hist6rico, dos interpretaciones distintas de la
crisis mundial. La fuerza num6rica de uno y otro
ejercitos proletarios depend de que los aconteci-
mientos parezcan o no confirmar su respective con-
cepci6n hist6rica. Es por esto que los pensadores,
los te6ricos, los hombres de studio de uno y otro
ejdrcitos proletarios, se esfuerzan, sobre todo, en
ahondar el sentido de la crisis, en comprender su
caricter, en descubrir su significaci6n.
Antes de la guerra, dos tendencies se dividfan el





23 -

predominio en el proletariado: la tendencia socialis-
ta y la tendencia sindicalista. La tendencia socialist
ta era, dominantemente, reformista, social-democra-
tica, colaboracionista. Los socialists pensaban que
la hora de la revoluci6n social estaba lejana y lucha-
ban por la conquista gradual a trav6s de la acci6n le-
galitaria y de la colaboraci6n gubernamental o, por
lo menos, legislative. Esta acci6n political debilit6 en
algunos paises excesivamente la voluntad y el espiri-
tu revolucionarios del socialismo. El socialismo se
aburgues6 considerablemente. Como reacci6n contra
este aburguesamiento del socialismo, tuvimos al sin-
dicalismo. El sindicalismo opuso a la acci6n politi-
ca de los partidos socialists la acci6n direct de los
sindicatos. En ei sindicalismo se refugiaron los es-
piritus mas revolucionarios y mAs intransigentes del
proletariado. Pero tambi6n el sindicalismo result,
en el fondo, un tanto colaboracionista y reformisti-
co. Tambidn el sindicalismo estaba dominado por
una burocracia sindical sin verdadera psicologia re-
volucionaria. Y sindicalismo y socialismo se mostra-
ban mas o menos solidarios y mancomunados en al-
guos paises, como Italia, donde el Partido Socialis-
ta no participaba en el gobierno y se mantenia fiel a
otros principios formales de independencia. Como
sea, las tendencies, mis o menos beligerantes o mAs
o menos pr6ximas, segtin las naciones, eran dos: sin-
dicalistas y socialists. A este period de la lucha
social corresponde casi integramente la literature re-
volucionaria de que se ha nutrido la mentalidad de
nuestros proletarios dirigentes.

Pero, despues de la guerra, la situaci6n ha cam-
biado. El campo proletario, como acabamos de re-
cordar, no esta ya dividido en socialists y sindica-
listas; sino en reformistas y revolucionarios. Hemos
asistido primero a una escisi6n, a una division en el
campo socialist. Una parte del socialismo se ha
afirmado en su orientaci6n social-democratica, cola-
boracionista; la otra parte ha seguido una orienta-





- 24 -


ci6n anti-colaboracionista, revolucionaria. Y esta par-
te del socialismo es la que, para diferenciarse neta-
mente de la primera, ha adoptado el nombre de co-
munismo. La division se ha producido, tambi6n, en
]a misma forma en el campo sindicalista. Una parte
de los sindicatos apoya a los social-democriticos; la
otra parte apoya a los comunistas. El aspect de la
lucha social europea ha mudado, por tanto, radical-
mente. Hemos visto a muchos sindicalistas intransi-
gentes de antes de la guerra tomar rumbo hacia el
reformismo. Hemos visto, en cambio, a otros seguir
al comunismo. Y entire 6stos, se ha contado, nada
menos, como en una conversaci6n lo recordaba no
hace much al compafiero Fonk6n, el mis grande y
mis ilustre te6rico del sindicalismo: el francs Geor-
ges Sorel. Sorel, cuya muerte ha sido un luto amar-
go para el proletariado y para la intelectualidad de
Francia, dio toda su adhesi6n a la Revoluci6n Rusa
y a los hombres de la Revoluci6n Rusa.

Aqui, como en Europa, los proletarios tienen,
pues, que dividirse no en sindicalistas y socialists
-clasificaci6n anacr6nica- sino en colaboracionis-
las y anticolaboracionistas, en reformistas y maxima-
listas. Pero para que esta clasificaci6n se produzca
con nitidez, con coherencia, es indispensable que el
proletariado conozca y comprenda en sus grandes li-
neamientos, la gran crisis contemporinea. De otra
manera, el confusionismo es inevitable.

Yo participo de la opinion de los que creen que
]a humanidad vive un period revolucionario. Y es-
toy convencido del pr6ximo ocaso de todas las tesis
social-democriticas, de todas las tesis reformistas, de
todas las tesis evolucionistas.

Antes de la guerra, estas tesis eran explicables,
porque correspondian a condiciones hist6ricas dife-
rentes. El capitalism estaba en su apogeo. La pro-
ducci6n era superabundante. El capitalism podia





- 25 -


permitirse el lujo de hacer sucesivas concesiones eco-
n6micas al proletariado. Y sus margenes de utilidad
eran tales que fue possible la formaci6n de una nume-
rosa clase media, de una numerosa pequefia-burgue-
sia que gozaba de un tenor de vida c6modo y con-
fortable. El obrero europeo ganaba lo bastante pa-
ra comer discretamente y en algunas naciones, como
Inglaterra y Alemania, le era dado satisfacer algunas
necesidades del espiritu. No habia, pues, ambiente
para la revoluci6n. Despu6s de la guerra, todo ha
cambiado. La riqueza social europea ha sido, en
gran parte, destruida. El capitalism, responsible
de la guerra, necesita reconstruir esa riqueza a costa
del proletariado. Y quiere, por tanto, que los socia-
listas colaboren en el gobierno, para fortalecer las
instituciones democriticas; pero no para progresar
en el camino de las realizaciones socialists. Antes,
los socialists colaboraban para mejorar, paulatina-
mente, las condiciones de vida de los trabajadores.
Ahora colaborarian para renunciar a toda conquista
proletaria. La burguesia para reconstruir a Europa
necesita que el proletariado se avenga a producer mas
y consumer menos. Y el proletariado se resisted a
una y otra cosa y se dice a si mismo que no vale la
pena consolidar en el poder a una clase social culpa.
ble de la guerra y destinada, fatalmente, a conducir
a la humanidad a una guerra mis cruenta todavia.
Las condiciones de una colaboraci6n de la burgue-
sia con el proletariado son, por su naturaleza, tales
que el colaboracionismo tiene, necesariamente, que
perder, poco a poco, su actual numeroso proselitis-
mo.

El capitalism no puede hacer concesiones al so-
cialismo. A los Estados europeos para reconstruirse
les precisa un regimen de rigurosa economic fiscal,
el aumento de las horas de trabajo, la disminuci6n
de los salaries, en una palabra, el restablecimiento
de concepts y de metodos econ6micos abolidos en
homenaje a la voluntad proletaria. El proletariado





- 26 -


no puede, 16gicamente, consentir este retroceso. No
puede ni quiere consentirle. Toda posibilidad de re-
construcci6n de la economic capitalist estd, pues,
eliminada. Esta es la tragedia de la Europa actual.
La reacci6n va cancelando en los paises de Europa
las concesiones econ6micas hechas al socialismo; pe-
ro, mientras de un lado, esta political reaccionaria
no puede ser lo suficientemente endrgica ni eficaz
para restablecer la desangrada riqueza piblica, de
otro lado, contra esta political reaccionaria, se pre-
para, lentamente, el frente 6nico del proletariado.
Temerosa a la revoluci6n, la reacci6n cancela, por
esto, no s6lo las conquistas econ6micas de las ma-
sas, sino que atenta tambidn contra las conquistas
political. Asistimos, asi, en Italia a la dictadura fas-
cista. Pero la burguesia socava y mina y hiere asi
de muerte a las instituciones democrAticas. Y pierde
toda su fuerza moral y todo su prestigio ideol6gico.

Por otra parte, en el orden de las relaciones in-
ternacionales, la reacci6n pone la political externa en
rnanos de las minorias nacionalistas y antidemocrati-
cas. Y estas minorias nacionalistas saturan de chau
vinismo esa political externa. E impiden, con sus
orientaciones imperialistas, con su lucha por la hege-
monia europea, el restablecimiento de una atm6sfe-
ra de solidaridad europea, que consienta a los Esta-
dos entenderse acerca de un program de coopera-
ci6n y de trabajo. La obra de ese nacionalismo, de
ese reaccionarismo, la tenemos a la vista en la ocu-
paci6n de Ruhr.

La crisis mundial es, pues, crisis econ6mica y
crisis political. Y es, ademis, sobre todo, crisis ideo-
16gica. Las filosofias afirmativas, positivistas de la
sociedad burguesa, estin, desde hace much tiempo,
minadas por una corriente de escepticismo, de rela-
tivosmo. El racionalismo, el historicismo, el positi-
vismo, declinan irremediablemente. Este es, induda-
blemente, el aspect mas hondo, el sintoma mas gra-





- 27 -


ve de la crisis. Este es el indicio mis definido y pro-
fundo de que no estA en crisis finicamente la econo-
mia de la sociedad burguesa, sino de que esta en cri-
sis integralmente la civilizaci6n capitalist, la civili-
zaci6n occidental, la civilizaci6n europea.

Ahora bien. Los ide6logos de la Revoluci6n So-
cial, Marx y Bakounine, Engels y Kropotkine, vivie-
ron en la 6poca de apogeo de la civilizaci6n capitalis-
ta y de la filosofia historicista y positivista. Por con-
siguiente, ho pudieron prevcr que la ascensi6n del
proletariado tendria que producirse en virtud de la
decadencia de la civilizaci6n occidental. Al proleta-
riado le estaba destinado crear un tipo nuevo de ci-
vilizaci6n y cultural. La ruina econ6mica de la bur-
guesia iba a ser al mismo tiempo la ruina de la ci-
vilizaci6n burguesa. Y que el socialismo iba a en-
contrarse en la necesidad de gobernar no en una epo-
ca de plenitud, de riqueza y de pl6tora, sino en una
6poca de pobreza, de miseria y de escasez. Los so-
cialistas reformistas, acostumbrados a la idea de
que el regimen socialist mAs que un regimen de
producci6n lo es de distribuci6n, creen ver en esto
el sintoma de que la misi6n hist6rica de la burgue-
sia no esta agotada v de que el instant no esti ain
maduro para la realizaci6n socialist. En un repor-
taje a La Cr6nica yo recordaba aquellas frases de
que la tragedia de Europa es 6sta: el capitalism no
puede mis y el socialismo no puede todavia. Esa fra-
se que da la sensaci6n, efectivamente, de la tragedia
europea, es la frase de un reformista, es una frase
saturada de mentalidad evolucionista, e impregnada
de la concepci6n de un paso lento, gradual y beatifi-
co, sin convulsiones y sin sacudidas, de la sociedad
individualista a la sociedad colectivista. Y la histo-
ria nos ensefia que todo nuevo estado social se ha
formado sobre las ruinas del estado social preceden-
te. Y que entire el surgimiento del unio y el derrum-
bamiento del otro ha habido, 16gicamente, un perfo-
do intermedio de crisis.





- 28 -


Presenciamos la disgregaci6n, la agonia de una
sociedad caduca, senil, decr6pita; y, al mismo tiem-
po, presenciamos la gestaci6n, la formaci6n, la ela-
boraci6n lenta e inquieta de la sociedad nueva. To-
dos los hombres, a los cuales, una sincere filiaci6n
ideol6gica nos vincula a la sociedad nueva y nos se-
para de la sociedad vieja, debemos fijar hondamen-
te la mirada en este period trascendental, agitado e
intense de la historic humana.




EL FRACASO DE LA SEGUNDA
INTERNATIONAL*



Las notas del autor:

No omitir6 la exposici6n del movimiento anar-
quista. No traer6 ningmin espiritu sectario. Creo
oportuno ratificarme en estas declaraciones. Algu-
nos compafieros temen que yo sea muy poco im-
parcial y muy poco objetivo en mi curso. Pero soy
partidario antes que nada del frente finico proleta-

Nota preparada por Jos6 Carlos Mariitegui para la Con-
ferencia que luego sustentara, el 30 de junio de 1923, en el
local de Federaci6n de Estudiantes. En ella Jos6 Carlos
MariAtegui, tras de expresarse con pensamientos clisicos so-
bre el frente inico proletario, desenmascara la tActica almi-
barada de la reacci6n, que para asegurarse al proletariado
"le dio participaci6n en el poder" y aparent6 hacer "algu-
nas concesiones".
El comentario a la conferencia, publicado en "El Tiem-
po", Lima, 28 de junio de 1923, que seg6n explic6 Josd
Carlos Mariategui- "dentro del regimen capitalist se in-
cuba permanentemente la guerra". Y la nota de la COLEC-
CION OBRAS COMPLETAS, tomo 8, pig. 33, donde se publi-
ca la version de Jose Carlos Maridtegui, dice que "en la par-





- 29 -


rio. Tenemos que emprender junto muchas largas
jornadas. Causa comun contra el amarillismo. An-
tes que agrupar a los trabajadores en sectas o par-
tidos aguparlos en una sola federaci6n. Cada cual
tenga su filiaci6n, pero todos el lazo comin del cre-
do clasista. Estudiemos juntos las horas emocionan-
tes del present.

Completaremos el examen de la conduct de los
partidos socialists y sindicatos. Veremos c6mo y
por que el proletariado fue imponente para impedir
la conflagraci6n.

La guerra encontr6 impreparada a la Segunda
International. No habia aln program de acci6n con-
creto y prActico para asegurar la paz. Congress de
Stuttgart. Moci6n de Lenin y Rosa Luxemburgo:

"En el caso de que estalle una guerra, los socia-
listas estan obligados a trabajar por su rApido fin
y a utilizar la crisis econ6mica y political provocada
por la guerra para sacudir al pueblo y acelerar la
caida de la dominaci6n capitalista.

Pero en la Segunda Internacional habia muy po-
cos Lenin y Rosa Luxemburgo.

Tres afios despues, el Congreso de Copenhague,


te final, es just su tesis de que las guerras son inevitable
dentro del sistema capitalista. Esto esta de acuerdo con
el Marxismo-leninismo, que sostiene la inevitabilidad de las
guerras dentro de la sociedad dividida en classes antag6nicas.
Sin embargo, la citada colecci6n, al publicar la version de
Jos6 Carlos Mariategui, pone, como escrito por 61 que "La
experiencia ensefia, que dentro de este regimen las guerras
no son inevitables. Este es un evidence error, en modo al-
guno atribuible a Jos6 Carlos Mariategui, y que estA en
desacuerdo con el Marxismo-leninismo, con el comentario
de "El Tiempo" y con la misma nota de la Colecci6n de las
obras completes de Jose Carlos Mariategui.





30 -

Vaillant y Keir Hardi propusieron la huelga general.
Se dej6 la cuesti6n para Viena 1914.

En 1912 la situaci6n grave oblig6 a la II Inter-
nacional a convocar un congress extraordinario. Ba-
silea 1912 noviembre. De este congress sali6 un ma-
nifiesto. Y de nuevo de dej6 la cuesti6n t6cnica pa-
ra Viena, agosto de 1914.
Antes, Sarajevo. El Bureaur Internacional de
Bruselas convoc6 de urgencia para el 29 de julio a
los partidos socialists de Europa. Por Francia,
Jaur6s, Sembat, Vaillant, Guesde, Loguet. Por Ale-
mania, Haase, Rosa Luxemburgo. Apresurar el con-
greso. Paris 9 de agosto en vez de Viena 23 de agos-
to. Declaraci6n de la Oficina Internacional. Palabras
de Jaures en la noche del 29 de julio.
Dos dias despues Jaur6s muerto. Mueller en Pa-
ris, el 1? de agosto. Esterilidad de su misi6n. La
guerra ya incontenible se desencaden6. El Congreso
del 9 de agosto no pudo efectuarse. Paginas de Cla-
ridad described con vivo color el ambiente de deli-
rante patriotism y nacionalismo. La mayqria ofus-
cada, contagiada por la atm6sfera guerrera, marcial,
agresiva. La prensa y los intelectuales instigadores.
(Por qu6 la Internacional no pudo opener una
barrera a este desborde de pasi6n nacionalista? Por
que la Internacional no pudo conservarse fiel a sus
principios de solidaridad clasista? Veamos las cir-
cunstancias que dictaron la conduct socialist.
Declaraci6n de los diputados alemanes en el par-
lamento el 4 de agosto. Catorce votos, contra.
Declaraci6n de los socialists franceses en el
parlamento el 6 de agosto. En Francia, naci6n agre-
dida, la adhesion fue mis ardorosa, mas viva.
La actitud de los demas partidos obreros. "De
la Seguhda y la Tercera Internacional".





- 31 -


La conduct de los socialists italianos reclama
especial menci6n. Manifestaron mayor lealtad al in-
ternacionalismo. El 26 de julio, manifiesto socialis-
ta. Lucha entire neutralistas e intervencionistas. Los
factors socialists del intervencionismo. Arturo La-
briola. Benito Mussolini. An6cdota de ambos.

Formula de los socialists italianos: "Ni adherir-
se a la guerra ni sabotearla". Declaraci6n socialist
en la Camara. La reuni6n de Zimmerwald en se-
tiembre de 1915. Asistieron delegaciones alemana,
francesa, taliana, rusa, polaca, balcinica, sueca, no-
ruega, holandesa y suiza. Inglaterra neg6 los pasa-
portes. Lenin. El fanifiesto de Zimmerwald primer
despertar de la conciencia proletaria.

Pero este llamamiento no repercutia en todas
las conciencias proletarias. Los fieles, en minoria.
La uni6n sagrada. El frente 6nico national. Tre-
gua de la lucha de claseg. Un solo partido: el de la
defense national.

Para asegurarse al proletariado, la burguesia le
dio participaci6n en el poder. Algunas conceciones
al program minimo. La guerra exigia la mayor dis-
ciplina national possible. Libertades restringidas. Es-
ta political pareci6 la inauguraci6n de la era socia-
lista. Guerra revolucionaria.

El Estado subsidiaba a las families de los com-
batientes, ofrecia a bajo precio el pan y subvencio-
naba largamente a la industrial. Trabajo abundant
bien remunerado. Con esto se adormecia en las ma-
sas la idea de la injusticia social, se atenuaban los
motives de la lucha de classes. El proletariado no
se fijaba en que esta prodigalidad del Estado acu-
mulaba cargas para el porvenir. Concluida la gue-
ira. los vencidos pagarian. Que el pueblo comba-
liese hasta el fin. Habia que vencer.
Los aliados mas que prddica de intereses, prddi-




- 32 -


ca de ideales. El pueblo ingl6s, creia combatir en
defense de los pueblos d6biles. El pueblo francs
contra la barbarie, la autocracia, el medioevalismo.
El odio al boche.

La fuerza de los aliados consisti6, precisamente,
en estos mitos. Para los austro-alemanes, guerra mi-
litar. Para los aliados, guerra santa, cruzada por
grandes y sacros ideales humans. Los lideres, en
gran parte, prestaron su concurso a esta propagan-
da. Adhesi6n efectiva de gran parte del proletaria-
do. No hablaban s61o los politicos de la burguesia.
En Austria y Alemania la adhesi6n era menos s61i-
da. Guerra de defense national. Las minorias pa-
cifistas mas fuertes. Liebknecht, etc., disponian de
mayor ambiente. Alemania rodeada de enemigos.
Sensaci6n, victoria. En nombre defense national y
esperanza victoria, Alemania disponia de argumen-
tos suficientes.

Todas estas circunstancias hicieron que clduantx c
cuatro afos los proletarios europeos se ascsinasen
los unos a los otros. Asi fracas la Segunda Inter-
nacional. La experiencia ensefia, que dentro de es-
te regimen las guerras son inevitable. La demo-
cracia capitalist, la paz armada, la political de equi-
librio, la diplomacia secret. Se incuba permanente-
mente la guerra. Y el proletariado no puede hacer
nada. Ahora la experiencia del conflict franco-ale-
man- Pesan auin demasiados intereses y sentimien-
tos nacionalistas.

Conforme a estas duras lecciones para combatir
la guerra, no basta el grito de abajo la guerra. Grito
de la II Internacional, de todos sus congress, hasta
de los pacifistas tipo Wilson. El grito del proleta-
riado: Viva la sociedad proletaria. Pensemos en
construirla.

Ya la gran frase de Jaur6s no debe apartarse de






- 33


nuestro recuerdo:

"Hay que impedir que el espectro de la guerra
salga cada seis meses de su sepulcro para aterrori-
zar al mundo".




ZINOVIEV Y LA TERCERA INTERNATIONAL *




Peri6dicamente, un discurso o una carta de Gre-
gorio Zinoviev saca de quicio a la burguesia. Cuando
Zinoviev no describe ninguna proclama, los burgue-
ses, nostalgicos de su prosa, se encargan de inven-
tarle uno o dos. Las proclamas de Zinoviev recorren
el mundo dejando tras de si una estela de terror y
de pavura. Tan seguro es el poder explosive de estos
documents que su em-pleo ha sido ensayado en la
filtima campafia electoral britinica. Los adversaries
del laborismo descubrieron, en visperas de las elec-
ciones, una espeluznante comunicaci6n de Zinoviev.
Y la usaron, sensacionalmente, como un estimulante
de la voluntad combative de la burguesia. Qu6 ho-
nesto y apacible burguds no iba a horrorizarse de la

*Publicado en "Variedades", afio XX, N? 873, Lima, no-
viembre 22 de 1924 Epigrafe de su secci6n; Figuras y as-
pectos de la vida mundial. Titulo del articulo: Zinoviev y
la Tercera Internacional.
Ante la debacle de la Segunda Internacional, Jos6 Car-
los MariAtegui constata que faltaba "el orientamiento espi-
ritual de la clase trabajadora", orientamiento que no podia
darlo la Segunda Internacional, cuyos lideres continuaban
creyendo "en la posibilidad de una dulce transici6n del ca-
pitalismo al socialismo". Su fe en la Tercera Internacional,
a la que adheriria el PCP, lo Ileva a calificarla certeramente
como "una miquina de combate.





34 -

posibilidad de que Mac Donald continuara en el po-
der? Mac Donald pretendia que la Gran Bretafia
prestara dinero a Zinoviev y a los demas comunistas
rusos. Y, entire tanto, qu6 hacia Zinoviev? Zinoviev
excitaba al proletariado britAnico a la revoluci6n. Pa-
ra la gente bien informada, el descubriemiento care-
cia de importancia. Desde hace muchos afios Zino-
viev no se ocupa de otra cosa que de predicar la re-
voluci6n. A veces s- ocupa de algo mis audaz toda-
via: de organizarla. El oficio de Zinoviev consiste,
precisamente, en eso. Y c6mo se puede honrada-
mente querer que un hombre no cumpla su oficio?
Una parte del public no conoce, por ende, a
Zinoviev sino como un formidable fabricante
de panfletos revolucionarios. Es probable hasta
que compare la producci6n de panfletos de Zinoviev
con la producci6n de autom6viles de Ford, por ejem-
plo. La Tercera Internacional debe ser, para esa par-
te del puiblico, algo asi como una denominaci6n de
la Zinoviev Co. Ltd., fabricante de manifiestos con-
tra la burguesia.
Efectivamente, Zinoviev es un gran panfletista.
Mas el planfleto no es sino un instrument politico.
La political en estos tiempos es, necesariamente, pan-
fletaria. Mussolini, Poincar6, Lloyd George son tam-
bi6n panfletistas a su modo. Amenazan como Zino-
viev amenaza y detracta a los capitalistas. Son prime-
ros ministros de la burguesia como Zinoviev podria
serlo de la revoluci6n. Zinoviev cree que un agita-
dor vale casi siempre mas que un ministry.
Por pensar de este modo, preside la Tercera In-
ternacional, en vez de desempefiar un comisariato
del pueblo. A la presidencia de la Tercera Interna-
cional lo han llevado su historic y su calidad revolu-
cionarias y su condici6n de discipulo y colaborador
de Lenin.
Zinoviev es un polemista organico. Su pensa-





35 -
miento y su estilo son esencialmente pol6micos. Su
testa dantoniana y tribunicia tiene un perenne acti-
tud beligerante. Su dial6ctica es agil, agresiva, cali-
da, nerviosa. Tiene matices de ironia y de humour.
Trata, despiadada y acerrimamente, al adversario, al
contradictor.

Pero es Zinoviev, sobre todo, un depositario, de
la doctrine de Lenin, un continuador de su obra. Su
teoria y su practice son, invariablemente, la teoria y
la prdctica de Lenin. Posee una historic absoluta-
mente bolchevique. Pertenece a la vieja guardia del
comunismo ruso. Trabaj6 con Lenin, en el extranje-
ro, antes de la revoluci6n Fue uno de los maestros
de las escuela marxista rusa dirigida por Lenin en
Paris.

Estuvo siempre al lado de Lenin. En el comien-
zo de la revoluci6n hubo, sin embargo, un instant
en que su opinion discrep6 de la de su maestro. Cuan-
do Lenin decidi6 el asalto del poder, Zinoviev juzg6
premature su resoluci6n. La historic dio la raz6n a
Lenin. Los bolcheviques conquistaron y conservaron
el poder. Zinoviev recibi6 el encargo de organizer la
Tercera Internacional.

Exploremos rdpidamente la historic de esta Ter-
cera Internacional desde su origenes.

La Primera Internacional fundada por Marx y
Engels en Londres, no fue sino un bosquejo, un ger-
men, un program. La realidad international no es-
taba adn definida. El socialismo era una fuerza en
formaci6n. Marx acababa de darle concreci6n hist6-
rica. Cumplia su funci6n de trazar las orientaciones
de una acci6n internationall de los trabajadores, la
Primera Internacional se sumergi6 en la confusa ne-
bulosa de la cual habia emergido. Pero la voluntad
de articular internacionalmente el movimiento socia-
lista qued6 formulada. Algunos afios despu6s, la In-





- 36 -


ternacional reapareci6 vigorosamente. El crecimien-
to de los partidos y sindicatos socialists requeria
una coordinaci6n y una articulaci6n internacionales.
La funci6n de la Segunda Internacional fue casi ini-
camente una funci6n organizadora. Los partidos so-
cialistas de esa 6poca efectuaban una labor de reclu-
tamiento. Sentian que la fecha de la revoluci6n so-
cial se hallaba lejana. Se propusieron, por consi-
guiente, la conquista de algunas reforms interinas.
El movimiento obrero adquiri6 asi un anima y una
mentalidad reformistas. El pensamiento de la social-
democracia lassalliana dirigi6 a la Segunda Interna-
cional. A consecuencia de este orientamiento, el so-
cialismo result insertado en la democracia. Y la Se-
gunda Internacional, por esto, no pudo nada contra
la guerra. Sus lideres y secciones se habian habitua-
do a una actitud reformista y democratic. Y la re-
sistencia a la guerra reclamaba una actitud revolu-
cionaria. El pacifismo de la Segunda Internacional
era un pacifismo extiticp, plat6nico, abstract. La
Segunda Internacional no se encontraba spiritual
ni materialmente preparada para una acci6n revolu-
cionaria. Las minorias socialists y sindicalistas tra-
bajaron en vano por empujarla en esa direcci6n. La
guerra fracture y disolvi6 la Segunda Internacional.
Unicamente algunas minorias continuaron represen-
tando su tradici6n y su ideario. Estas minorias se
reunieron en los congress de Khiental y Zimmer-
wald, donde se bosquejaron las bases de una nueva
organizaci6n international. La revoluci6n rusa im-
puls6 este movimiento. En marzo de 1919 qued6
fundada la Tercera Internacional. Bajo sus banderas
se han agrupado los elements revolucionarios del
socialismo y del sindicalismo.
pfI
La Segunda Internacional ha reaparecido con la
misma mentalidad, los mismos hombres y el mismo
pacifismo plat6nico de los tiempos preb6licos. En su
estado mayor se concentran los lideres clasicos del
socialismo: Vandervelde, Kautsky, Bernstein, Turati,





- 37 -


etc. Malgrado la guerra, estos hombres no han perdi-
do su antigua fe en m6todo reformista. Nacidos de
la democracia, no pueden renegarla. No perciben los
efectos hist6ricos de la guerra. Obran como si la
guerra no hubiese roto nada, no hubiese fracturado
nada, no hubiese interrumpido nada. No admiten ni
comprenden la existencia de una realidad nueva. Los
adherentes a la Segunda Internacional son, en su ma-
yoria, viejos socialists. La Tercera Internacional, en
cambio, recluta el grueso de sus adeptos entire la ju-
ventud. Este dato indica, mejor que ninguin otro, la
diferencia hist6rica de, ambas agrupaciones.
Las raices de la decadencia de la Segunda Inter-
nacional se confunden con las raices de la decadencia
de la democracia. La Segunda Internacional esti to-
talmente saturada de preocupaciones democraticas.
Corresponde a una 6poca de apogeo del parlamento
y del sufragio universal. El m6todo revolucionario le
es absolutamente extrafio. Los nuevos tiempos se ven
obligados, por tanto, a tratarla irrespetuosa y ruda-
mente. La iuventud revolucionaria suele olvidar has-
ta las benemerencias de la Segunda Internacional co-
mo organizadora del movimiento socialist. Pero a
la juventud no se le puede, razonablemente, exigir
que sea justiciera. Ortega y Gaseet, dice que la juven-
tud "pocas veces tiene raz6n en lo que niega, pero
siempre tiene raz6n en lo que afirma". A esto se po-
dria agregar que la fuerza impulsora de la historic
son las afirmaciones y no las negaciones. La juven-
tud revolucionaria no niega, ademis, a la Segunda
International sus derechos en el present. Si la Se-
gunda Internacional no se obstinara en sobrevivir, la
iuventud revolucionaria se complaceria en venerar
su memorial. Constataria, honradamente, que la Se-
gunda Internacional fue una miquina de organize.
ci6n y que la Tercera Internacional es una mdquina
de combat.

Este conflict entire dos mentalidades entire dos
I




38 -

6pocas y entire dos m6todos del socialismo, tiene en
Zinoviev una de sus dramatic personae.* Mas que
con la burguesia, Zinoviev polemiza con los socialis-
tas reformistas. Es el critic mas acre y mis tunden-
te de la Segunda Internacional. Su critical define ni-
tidamente la diferencia hist6rica de los dos interna-
cionales. La guerra, segin Zinoviev, ha anticipado, ha
precipitado mejor dicho, la era socialist. Existen las
premises econ6micas de la revoluci6n proletaria. Pero
falta el orientamiento spiritual de la clase trabaja-
dora. Ese orientamiento no puede darlo la Segunda
International, cuyos lideres continiian creyendo, co-
mo hace veinte afios, en la posibilidad de una dulce
transici6n del capitalism al socialismo. Por eso, se
ha formado la Tercera Internacional. Zinoviev remar-
ca c6mo la Tercera Internacional no actia s61o so-
bre los pueblos de Occidente. La revoluci6n -dice-
no debe ser europea sino mundial. "La Segunda In-
ternacional estaba limitada a los hombres de color
blanco; la Tercera no subdivide a los hombres segin
su raza". Le interest el despertar de las masas opri-
midas del Asia. "No es todavia -observa- una insu-
recci6n de masas proletarias; pero debe serlo. La co-
rriente que nosotros dirigimos libertard todo el mun-
do".

Zinoviev polemiza tambi6n con los comunistas
que disienten eventualmente de la teoria y la practi-
ca leninistas. Su dialogo con Trotsky, en el partido
comunista ruso, ha tenido, no hace much, una reso-
nancia mundial. Trotsky y Preobrajenski, etc-, ataca-
ban a la vieja guardia del partido y soliviantaban con-
tra ella a los estudiantes de Mosci. Zinoviev acus6 a
Trotsky y a Preobrajensky de usar procedimientos de-
mag6gicos, a falta de arguments series. Y trat6 con
un poco de ironia a aquellos estudiantes impacientes
que "a pesar de estudiar El Capital de Marx desde
hacia seis mreses, no gobernaban todavia el pais". El
debate entire Zinoviev y Trotsky se resolvi6 favora-
blemente a la tesis de Zinoviev. Sostenido por la vie-





- 39 -


ja y la nueva guardia leninista. Zinoviev gan6 este
duelo. Ahora dialoga con sus adversaries de los otros
campos. Toda la vida de este gran agitador es una
via poldmica.





TROTSKI Y LA OPOSICION COMUNISTA *




La expulsion de Trotski y Zinoviev del Partido
Comunista ruso y las medidas sancionadas por 6ste
contra la oposici6n trotskista, reclaman una ojeada
a la political internal de Rusia. La critical contrarre-
volucionaria, tantas veces defraudada por los acon-
tecimientos rusos, se entretiene ya en pronosticar
una inminente caida del regimen sovietista a conse-
cuencia de su desgarramiento interno. Los mis avi-
sados y prudentes escritores prefieren conformarse
con la esperanza de que la political de Stalin y el
partido represented simple y Ilanamente la march
hacia el capitalism y sus instituciones. Pero basta
una rapida ojeada a la situaci6n para convencerse de
que las espectativas interesadas de la burguesia occi-
dental no son esta vez mas solventes que en los dias
de Kolchak y Wrangel.

La revoluci6n rusa, como toda gran revoluci6n

Publicado en "Variedades", afio XXIV, N? 1043, Lima,
febrero 25 de 1928. Epigrafe de su secci6n: Figuras y as-
pectos de la vida mundial. El perfil de Lenin queda dibuja-
do con trazos indelebles: Lenin gan6 su autoridad con sus
propias fuerzas; la mantuvo luego con la superioridad y
clarividencia de su pensamiento.





-40 -


hist6rica, avanza por una trocha dificil que se va
abriendo ella misma con sus impulses. No conoce
hasta ahora dias faciles ni ociosos. Los problems
externos se complican, en su process, con los pro-
blemas interns. Es la obra de hombres heroicos y
excepcionales, que, por este mismo hecho, no ha sido
possible sino con una maxima y tremenda tension
creadora. El partido bolchevique, por tanto, no es
ni puede ser una apasible y unanime academia. Le-
nin le impuso hasta poco antes de su muerte su di-
recci6n genial; pero ni ain bajo la inmensa y inica
autoridad de este jefe extraordinario, escasearon den-
tro del partido los debates violentos. El partido bol-
chevique nunca se someti6 pasivamente a las 6rde-
nes de Lenin, sobre cuyo despotismo fantase6 a su
modo una prensa folletinesca que no podia imagi-
narselo sino como un zar rojo. Lenin gan6 su au-
toridad con sus propias fuerzas; la mantuvo luego
con la superioridad y clarividencia de su pensamien-
to. Sus puntos de vista prevalecian siempre por ser
los que mejor correspondian a la realidad. Tenian,
sin embargo, muchas veces que vencer la resisten-
cia de sus propios tenientes de la vieja guardia bol-
chevique. Asi sucedi6, por ejemplo, en octubre de
1917, en la vispera del asalto al poder, que lo encon-
tr6 en estricto acuerdo con Trotski y en abierto con-
traste con Zinoviev y Kamenev.

La muerte de Lenin, que dej6 vacant el puesto
de un jefe genial, de inmensa autoridad personal,
habria sido seguida por un period de profundo
desequilibrio en cualquier partido menos disciplina-
do y orgAnico que el Partido Comunista ruso. Trots-
ki se destacaba sobre todos sus compafieros por el
relieve brillante de su personalidad. Pero no s6lo le
faltaba vinculaci6n s6lida y antigua con el equipo
leninista. Sus relaciones con la mavoria de sus miem.
bros habia sido antes de la revoluci6n, muy pocos
cordiales. Trotski, es notorio, tuvo hasta 1917 una
posici6n casi individual en el campo revolucionario





- 41 -


ruso. No pertenecia al partido bolchevique, con cu-
yos lideres, sin exceptuar al propio Lenin, polemiz6
mis de una vez acremente. Lenin apreciaba inteli-
gente y generosamente el valor de la colaboraci6n
de Trotski, quien, a su vez.-como atestigua el volu-
men en que estan reunidos sus escritos sobre el jefe
de la revoluci6n- acat6 sin celos ni reserves una
autoridad consagrada por la obra mas sujestiva y
avasalladora para la conciencia de un revolucionario.
Pero, si entire Lenin y Trotski pudo borrarse casi to-
da distancia, entire Trotski y el partido mismo la
identificaci6n no pudo ser igualmente complete.
Trotski no contaba con la confianza del partido, por
much que su actuaci6n como Comisario del Pueblo
mereciese unanime admiraci6n. El mecanismo del
partido estaba en manos de hombres de la vieja guar-
dia leninista que sentian siempre un poco extrafio y
ajeno a Trotski, quien, por su parte, no conseguia
sustanciarse con ellos en un fnico bloque. Por otra
parte, Trotski, segun parece, no posee absolutamen-
te los dotes especificos de politico que en tan sumo
grado tenia Lenin. No sabe captarse a los hombres;
no conoce los secrets del manejo de un partido. Su
posici6n singular -equidistante entire el bolchevismo
y el menchevismo- durante los afios corridos entire
1905 y 1917, ademis de desconectarlo de los equipos
revolucionarios que con Lenin prepararon y realiza-
ron la revoluci6n, hubo de deshabituarlo de la prAc-
tica concrete de lider del partido.

El conflict entire Trotski y la mayoria bolche-
vique, que arriba a un punto culminante con la ex-
pulsi6n del trotskismo de los ranges del partido, ha
tenido un largo process. Tom6 un caracter de neta
oposici6n en 1924 con los ataques de Trotski a la po-
litica del comit6 central, contenidos en los documen-
tos que, traducidos al frances, se publicaron bajo el
titulo de "Cours Nouveau". Las instancias de Trots-
ki para que se adoptara un regimen de democratiza-
ci6n en el partido comunista miraban al socavamien-





- 42 -


to del poder de Stalin. La pol6mica fue agria. Mas,
entire la oposici6n del comit6 y la de Trotski cabia
axin el compromise. Trotski cometi6 entonces el
error politico de publicar un libro sobre "1917", del
cual no salian muy bien parados Zinoviev, Kamenev
y otros miembros del gobierno, duramente califica-
dos por Lenin en ese tiempo por sus titubeos para
reconocer el carfcter revolucionario de la situaci6n.
El debate se aviv6 con un violent recrudecimiento
del ataque personal. Zinoviev y Kamenev, que ha-
cian causa comiin con Stalin, no ahorraron a Trots-
ki ninglin molesto recuerdo de sus querellas con el
bolchevismo antes de 1917. Pero, despu6s de una
controversial ardorosa, el espiritu de compromise vol-
vi6 a prevalecer. Trotski se reincorpor6 al comity
central, despu6s de una temporada de descanso en
una estaci6n climdtica. Y torn a ocupar su puesto
en la administraci6n.

Mas ]a corriente oposicionista, en el siguiente
congress del partido reapareci6 engrosada. Zinoviev,
Kamenev y otros miembros del comit6 central, se
sumaron a Trotski, quien result asi el lider de una
composici6n heterog6nea, en la cual se mezclaban
elements sospechosos de desviaci6n derechista y so-
cialdem6crata, con elements incandescentemente
extremists, amotinados contra las concesiones de
la Nep a los kulaks.

Este bloque, con todo, acusaba dominantemente
en su critical las preocupaciones y recelos del elemen-
to urban frente al poder del espiritu campesino.
Trotski, particularmente, es un hombre de cosm6po-
lis (Uno de sus actuales compafieros de ostracismo
politico, Zinoviev, lo acusaba, en otro tiempo, en un
congress comunista, de ignorar y negligir demasia-
do al campesino). Tiene un sentido international,
ecum6nico, de la revoluci6n socialist. Sus notables
escritos sobre la transitoria estabilizaci6n del capi-
talismo ("A d6nde va Inglaterra") lo colocan entire







los mas alertas y sagaces critics de la 6poca. Pero
este mismo sentido international de la revoluci6n,
que le otorga tanto prestigio en la escena mundial,
le quita fuerza momentAneamente en la practice de
la political rusa. La revoluci6n rusa esta en un perio-
do de organizaci6n national. No se trata, por el mo-
mento. de establecer el socialismo en el mundo, sino
de realizarlo modestamente en una naci6n que, aun-
que es una naci6n de ciento treinta millones de habi-
tantes que se desbordan sobre dos continents, no
deja de constituir por eso, geogrifica e hist6rica-
mente, una unidad. Es 16gico que en esta etapa, la
revoluci6n rusa est6 representada por los hombres
que mas hondamente sienten su caricter y proble-
mas nacionales.
Stalin, eslavo puro, es de estos hombres. Perte-
nece a una falange de revolucionarios que se man-
tuvo siempre arraigada al suelo ruso: presidio o Si-
beria eran Rusia todavia. Mientras tanto, Trotski, co-
mo Zinoviev, como Radek, como Rakovsky, pertene-
cen a una falange que pas6 la mayor parte de su vida
en el destierro. En el destierro hicieron su aprendi-
zaje de revolucionarios; ese aprendizaje que ha da-
do a la revoluci6n rusa su lenguaje universalista, su
vision ecum6nica.

Por ahora, a solas con sus problems, Rusia pre-
fiere hombres mas simple y puramente rusos.






INTERNACIONALISMO Y NACIONALISMO *


En varias de mis conferencias he explicado c6-
mo se ha solidarizado, c6mo se ha conectado, c6mo
se ha internacionalizado la vida de la humanidad.
Mas exactamente, la vida de la humanidad occiden-
tal. Entre todas las naciones incorporadas en la ci-
vilizaci6n europea, en la civilizaci6n occidental, se
han establecido vinculos y lazos nuevos en la histo-
ria humana. El internacionalismo no es inicamente
un ideal; es una realidad hist6rica. El internaciona-
lismo existe como ideal porque es la realidad nueva,
la realidad naciente. No es un ideal arbitrario, no
es un ideal absurdo de unos cuantos sofiadores y de
unos cuantos utopistas. Es aquel ideal que Hegel y
Marx definen como la nueva y superior realidad his-
t6rica que, encerrada dentro de las visceras de la
realidad actual, pugna por actuarse y que, mientras
no esta actuada, mientras se va actuando, aparece
como ideal frente a la realidad envejecida y decaden-
te. Un gran ideal human, una gran aspiraci6n hu-
mana np brota del cerebro ni emerge de la imagina-


Publicado en la revista "Generaci6n". Lima, abril-mayo
de 1954. Es el texto de la Conferencia que, con igual titulo,
sustentara Jose Carlos Maridtegui, el 2 de noviembre de
1923, en el local de la Federaci6n de Estudiantes. Demos-
trando s6lido dominio del materialismo hist6rico, explica
que "el latifundio industrial y el latifundio agricola condu.
cen al obrero primero a la organizaci6n para ]a defense de
sus intereses de clase y luego, a la voluntad de la expropia-
ci6n del latifundio y de su explotaci6n colectiva". Y asi
como el socialismo surge de la nueva realidad econ6mica,
lo mismo acontece con el internacionalismo". En el cam.
po del materialismo dial6ctico, explica la contradicci6n en-
tre la estructura econ6mica y la supraestructura political,
que corroe a la sociedad capitalist; por lo que la future
"organizaci6n international no puede ser capitalista.





- 45 -


ci6n de un hombre mis o menos genial. Brota de la
vida. Emerge de la realidad hist6rica. Es la reali-
dad hist6rica present. La humanidad no persigue
nunca quimeras insensatas ni inalcanzables; la hu-
manidad corre tras de aquellos ideales cuya realiza-
ci6n presiente ecrcana, presiente madura y presiente
possible. Con la humanidad acontece lo mismo que
con el individuo. El individuo no anhela nunca una
cosa absolutamente impossible. Anhela siempre una
cosa relativamente possible, una cosa relativamente
alcanzable. Un hombre humilde de una aldea, a me-
nos que se trate de un loco, no suefia jams con el
amor de una princess ni de una multimillonaria le-
jana y desconocida, suefia en cambio con el amor de
la muchacha aldeana a quien 61 puede hablar, a quien
61 puede conseguir. Al niflo que sigue a la maripo-
sa puede ocurrirle que no la aprese, que no la coja
iamas; pero para que corra tras ella es indispensa-
ble que la crea o que la sienta relativamente a su
alcance. Si la mariposa va muy lejos, si su vuelo es
muy rdpido, el nifio renuncia a su impossible con-
quista. La misma es la actitud de la humanidad an-
te el ideal. Un ideal caprichoso, una utopia imposi-
ble, por bellos que sean, no conmueven nunca a las
muchedumbres. Las muchedumbres se emocionan
y se apasionan ante aquella teoria que constitute
una meta pr6xima, una meta probable; ante aquella
doctrine que se basa en la posibilidad; ante aquella
doctrine que no es sino la revelaci6n de una nueva
realidad en march, de una nueva realidad en cami-
no. Veamos, por ejemplo, c6mo aparecieron las ideas
socialists y por que apasionaron a las muchedum-
bres. Kautsky, cuando ain era un socialist revo-
lucionario, ensefiaba, de acuerdo con la historic,
que la voluntad de realizar el socialism naci6 de la
creaci6n de la gran industrial. Donde prevalece la
pequefia industrial, el ideal de los desposeidos no es
la socializaci6n de la propiedad sino la adquisici6n
de un poco de propiedad individual. La pequefia
industrial genera siempre la voluntad de conservar





- 46 -


la propiedad privada de los medios de producci6n
y no la voluntad de socializar la propiedad, de ins-
tituir el socialismo. Esta voluntad surge alli donde
la gran industrial estA desarrollada, donde no exista
ya duda acerca de su superioridad sobre la peque-
fia industrial, donde el retorno a la pequefia indus-
tria seria un paso atras, seria un retroceso social
y econ6mico. El crecimiento de la gran industrial,
el surgimiento de las grandes fibricas mata a la
pequefia industrial y arruina al pequefio artesano;
pero al mismo tiempo crea la posibilidad material
de la realizaci6n del socialismo y crea, sobre todo,
la voluntad de llevar a cabo esa realizaci6n. La
fabrica retne a una gran masa de obreros;
a quinientos, a mil, a dos mil obreros y genera
en esta masa no el deseo del trabaio individual y so-
litario, sino el deseo de la explotaci6n colectiva y
asociada de ese instrument de riqueza. Fijaos c6-
mo comprende y c6mo siente el obrero de la fabri-
ca la idea de sindical y la idea de colectivista; y fi-
jaos, en cambio, c6mo la misma idea es dificilmen-
te comprensible para el trabajador aislado del pe-
quefio taller, para el obrero solitario que trabaja por
su cuenta. La conciencia de clase germina facilmen-
te en las grandes masas de las fabricas y de las ne-
gociaciones vastas; germina dificilmente en las ma-
sas dispersas del artesanado y de la pequefia indus-
tria. El latifundio industrial y el latifundio agricola
conducen al obrero primero a la organizaci6n para
la defense de sus intereses de clase y, luego, a la
voluntad de la expropiaci6n del latifundio y de su
explotaci6n colectiva. El socialismo, el sindicalismo,
no han emanado asi de ningun libro genial. Han
surgido de la nueva realidad social, de la nueva rea-
lidad econ6mica. Y lo mismo acontece con el in-
ternacionalismo.
Desde hace muchos lustros, desde hace un si-
glo aproximadamente, se comprueba en la civiliza-
ci6n europea la tendencia a preparar una organiza-





- 47 -


ci6n international de las naciones de Occidente. Es-
ta tendencia no tiene s61o manifestaciones proleta-
rias; tiene tambi6n manifestaciones burguesas. Aho-
ra bien. Ninguna de estas manifestaciones ha sido
arbitraria ni se ha producido porque si; ha sido siem-
pre, por el contrario, el reconocimiento instintivo de
un estado de cosas nuevo, latente- El regimen bur-
gu6s, el regimen individualista, liberty de toda tra-
ba los intereses econ6micos. El capitalism, den-
tro del regimen burgu6s, no produce para el merca-
do national; produce para el mercado international.
Su necesidad de aumentar cada dia mis la produc-
ci6n lo lanza a la conquista de nuevos mercados. Su
product, su mercaderia no reconoce fronteras; pug-
na por traspasar y por avasallar los confines politi-
cos. La competencia, la concurrencia entire los in-
dustriales es international. Los industriales, ademds
de los mercados, se disputan internacionalmente las
materials primas. La industrial de un pais se abas-
tece del carbon, del petr6leo, del mineral de paises
diversos y lejanos. A consecuencia de este tejido
international de intereses econ6micos, los grandes
bancos de Europa y de Estados Unidos resultan en-
tidades completamente internacionales y cosmopoli-
tas. Esos bancos invierten capitals en Austria, en
la India, en la China, en el Transvaal. La circulaci6n
del capital, a trav6s de los bancos, en una circula-
ci6n international. El rentista ingl6s que deposit
su dinero en un banco de Londres ignora tal vez a
d6nde va a ser invertido su capital, de d6nde va a
proceder su r6dito, su diidendo. Ignora si el banco
va a destinar su capital, por ejemplo, a la adquisi-
ci6n de acciones de la Peruvian Corporation, en es-
te caso, el rentista ingl6s result, sin saberlo, co-
propietario de ferrocarriles en el Pert. La huelga
del Ferrocarril Central puede afectarlo, puede dis-
minuir su dividend. El rentista ingl6s lo ignora.
Igualmente, el carrilano, el maquinista peruanos ig-
noran la existencia de ese rentista ingl6s, a cuya car-
tera iri a parar uha parte de su trabajo. Este ejem-





- 48 -


plo, este caso, nos sirvqn para explicarnos la vincu-
laci6n econ6mica, la solidaridad econ6mica de la
vida international de nuestra 6poca. Y nos sirven
para explicarnos el origen del internacionalismo bur-
gu6s y el origen del internacionalismo obrero que
es un origen comun y opuesto al mismo tiempo. El
propietario de una fibrica de teiidos de Inglaterra
tiene interns en pagar a sus obreros menor salario
que el propietario de una fibrica de tejidos de Es-
tados Unidos, para que su mercancia pueda ser ven-
dida mis barata y mis ventajosa v abundantemen-
te. Y esto hace que el obrero textil norteamericano
tenga interns en que no baje el salario del obrero
textil ingl6s. Una baia de salaries en la industrial
textil inglesa es una amenaza para el obrero de Vi-
tarte, para el obrero de Santa Catalina. En virtud de
estos hechos, los trabajadores han proclamado su so-
lidaridad y su fraternidad por encima de las fronte-
ras y por encima de las nacionalidades. Los traba-
jadores han visto que cuando libraban una batalla
no era s61o contra la clase capitalist de su pais si-
no contra la clase capitalist del mundo. Cuando los
obreros de Europa lucharon por la conquista de la
jornada de las ocho horas, luchaban no s61o por el
proletariado europeo sino por el proletariado mun-
dial. A vosotros, trabaiadores del Peri, os fue facil
conquistar la ley de ocho horas porque la ley de
ocho horas estaba ya en march en Europa. El ca-
pitalismo peruano cedi6 ante vuestra demand por-
que sabia que el capitalismo europeo cedia tambi6n.
Y, del mismo modo, por supuesto, no son indiferen-
tes a vuestra suerte las batallas que libran en la ac-
tualidad los trabaiadores de Europa. Cada uno de
los obreros que cae en estos moments en las ca-
lles de Berlin o en las barricades de Hamburgo no
cae s6lo por la causa del proletariado alemin. Cae
tambi6n por vuestra causa, compafieros del Peri.

Es por esto, es por esta comprobaci6n de un he-
cho hist6rico que desde hace mas de medio siglo,





49 -

desde que Marx y Engels fundaron la Primera In-
ternacional, las classes trabajadoras del mundo tien-
den a crear asociaciones de solidaridad internacio-
nal que vinculen su acci6n y unifiquen su ideal.

Pero al mismo efecto de la vida ec6nomica mo-,
derna no es insensible, en el campo opuesto, la po-
litica capitalist. El liberalism burgu6s, el libera-
lismo econ6mico que consinti6 a los intereses capi-
talistas expandirse, conectarse y asociarse, por
encima de los Estados y de las fronteras, tu-
vo por fuerza que incluir en su program el libre
cambio. El libre cambio, la teoria libre-cambista
corresponde a una necesidad honda y concrete de un
period de la producci6n capitalist. Qu6 cosa es
el libre-cambio? El libre-cambio, la libre circulaci6n,
es el libre comercio de las mercaderias a trav6s de
todas las fronteras y de todos los paises. Entre las
naciones existen no s61o fronteras political, fron-
teras geograficas. Existen tambi6n fronteras econ6-
micas. Esas fronteras econ6micas son las aduanas.
Las aduanas que, a la entrada al pais, gravan la mer-
caderia con un impuesto. El libre-cambio pretend
abatir esas fronteras econ6micas, abatir las aduanas,
franquear el paso libre de las mercaderias en todos
los paises. En este period de apogeo de la teoria
libre-cambista la burguesia fue, en suma, eminente-
mente internacionalista. Cudl era la causa de su
librecambismo, cudl era la causa de su internaciona-
lismo? Era la necesidad commercial de la industrial de
expandirse libremente en el mundo. El capitalism
de algunos paises muy desarrollados econ6micamen-
te encontraba un estorbo para su expansion en las
fronteras econ6micas y pretendia abatirlas. Y este
capitalism librecambista, que no abarca por su-
puesto todo el campo capitalist sino s6lo una par-
te de 61, fue tambi6n pacifista. Preconizaba la paz y
preconizaba el desarme, porque miraba en la gue-
rra un element de perturbaci6n y de desordenamien-
to de la producci6n. El librecambismo era una ofen-





-.50 -

siva del capitalism britinico, el mas evolucionado
del mundo, el mis preparado para la concurrencia
contra los capitalismos rivals. En realidad, el capi-
talismo no podia dejar de ser internacionalista, por-
que el capitalism es, por naturaleza y por necesi-
dad, imperialista. El capitalism crea una nueva
clase de conflicts hist6ricos y conflicts b6licos.
Los conflicts no entire las naciones, no entire las ra-
zas, no entire las nacionalidades antag6nicas, sino
los conflicts entire los bloques, entire los conglome-
rados de intereses econ6micos e industriales. Este
conflict entire dos capitalismos adversaries, el bri-
tAnico y el alemdn, condujo al mundo a la uiltima
gran guerra. Y de ella, como ya he tenido ocasi6n
de explicaros, la sociedad burguesa ha salido honda-
mente minada y socavada, precisamente a causa del
contrast entire las pasiones nacionalistas de los pue-
blos, que los enemistan y los separan, y la nece-
sidad de la colaboraci6n y la solidaridad y la am-
nistia reciproca entire ellos, como inico medio de
reconstrucci6n comin. La crisis capitalist, en uno
de sus principles aspects, reside justamente en es-
to: en la contradicci6n de la political de la sociedad
capitalist con la economic de la sociedad capitalist.
En la sociedad actual la political y la economic han
cesado de coincidir, han cesado de concordar. La
political de la sociedad actual es nacionalista; su eco-
nomia es internacionalista. El Estado burgu6s esta
construido sobre una base national; la economic bur-
guesa necesita reposar sobre una base internacio-
nal. El Estado burgu6s ha educado al hombre en el
culto de la nacionalidad, lo ha inficionado de ojeri-
zas y desconfianzas y aun de odios respect de las
otras nacionalidades; la economic burguesa necesi-
ta, en cambio, de acuerdos y de entendimientos en-
tre nacionalidades distintas y aun enemigas. La en-
sefianza tradicionalmente nacionalista del Estado
burguds, excitada y estimulada durante el period
de la guerra, ha creado, sobre todo en la clase me-
dia, un estado de animo intensamente nacionalista.





-51-


Y es ahora ese estado de animo el que impide que
las naciones europeas se concierten y se coordinen
en torno de un program comfun de reconstrucci6n
de la economic capitalist. Esta contradicci6n entire
la estructura political del regimen capitalist y su es-
tructura econ6mica es el sintoma mas hondo, mis
elocuente de la decadencia y de la disoluci6n de es-
te orden social. Es, tambi6n, la revelaci6n, la con-
firmaci6n mejor dicho de que la antigua organiza-
ci6n political de la sociedad no puede subsistir por-
que dentro de sus moldes, dentro de sus formas ri-
gidamente nacionalistas no pueden prosperar, no
pueden desarrollarse las nuevas tendencies econ6mi-
cas y productivas del mundo, cuya caracteristica es
su internacionalismo. Este orden social decline y ca-
duca porque no cabe ya dentro de 61 el desenvolvi-
miento de las fuerzas econ6micas y productivas del
mundo. Estas fuerzas econ6micas y productivas as-
piran a una organizaci6n international que consien
ta su desarrollo, su circulaci6n y su crecimiento. Esa
organizaci6n international no puede ser capitalist
porque el Estado capitalist, sin renegar de su es-
tructura, sin renegar de su origen, no puede dejar
de ser Estado nacionalista.

Pero esta incapacidad de la sociedad capitalist
e individualista para transformarse, de acuerdo con
las necesidades internaciales de la economic, no im-
pide que aparezcan en ella las sefiales preliminares
de una organizaci6n international de la humanidad.
Dentro del regimen burgu6s, nacionalista y chauvi-
nista, que aleja a los pueblos v los enemista, se
teje una densa red de solidaridad international que
prepare el future de la humanidad. La burguesia
misma puede abstenerse de forjar con sus manos or-
ganismos e institutes internacionales que atenfien la
rigidez de su teoria y de su practice nacionalista.
Hemos visto asi aparecer la Sociedad de las Nacio-
nes. La Sociedad de las Naciones, como lo dije en
la conferencia respective, es en el fondo un home-





--52-


naie de la ideologia burguesa a la ideologia inter-
n-cionalista. La Sociedad de las Naciones es una
ilusi6n porque ningun poder human puede evitar
que dentro de ella se reproduzcan los conflicts, las
enemistades y los desequilibrios inherentes a la or-
ganizaci6n capitalist y nacionalista de la sociedad.
Suponiendo que la Sociedad de las Naciones llega-
ra a comprender a todas las naciones del mundo,
no por eso su acci6n seria eficientemente pacifista
ni eficazmente reguladora de los conflicts y de los
contrastes entire las naciones, porque la humanidad,
refleiada y sintetizada en su asamblea, seria siem-
pre la misma humanidad nacionalista de antes. La
Sociedad de las Nciones juntaria a los delegados de
los pueblos; pero no juntaria a los pueblos mismos.
No eliminaria los motives de contrast entire 6stos.
Las mismas divisions, las mismas rivalidades que
aproximan o enemistan a las naciones en la geogra-
fia y en la historic. las aproximarian o las enemista-
rian dentro de la Sociedad de las Naciones. Subsis-
tirian las alianzas, los compromises, las ententes,
que agrupan a los pueblos en bloques antag6nicos y
cnemigos. La Sociedad de las Naciones, finalmente,
sera una Internacional de clase, una Internacional
de Estados; pero no seria una Internacional de pue
blos. La Sociedad de las Naciones seria un interna-
cionalismo de etiqueta, un internacionalismo de fa-
chada. Esto seria la Sociedad de las Naciones en el
caso de que reuniese en su seno a todos los gobier-
nos, a todos los Estados En el caso actual, en que
no reline sino a una parte de los gobiernos y a una
parte de los Estados, la Sociedad de las Naciones es
much menos todavia. Es un tribunal sin autoridad,
sin jurisdicci6n y sin fuerza, al margen del cual las
naciones contratan y litigan, negocian y se atacan.
Pero. con todo, la aparici6n, la existencia de
la idea de la Sociedad de las Naciones, la tentative
de realizarla es un reconocimiento, es una declara-
ci6n de la verdad evidence del internacionalismo de





-53-


la vida contemporinea, de las necesidades interna-
cionales de la vida de nuestros tiempos. Todo tien-
de a vincular, todo tiende a conectar en este siglo
a los pueblos y a los hombres. En otro tiempo el
scenario de una civilizaci6n era reducido, era pe-
queno; en nuestra 6poca es casi todo el mundo. El
colono ingl6s que se instala en un rinc6n salvage del
Africa lleva a ese rinc6n el tel6fono, la telegrafia sin
hilos, el autom6vil. En ese rinc6n resuena el eco de
la uiltima arenga de Poincar6 o del ultimo discurso
de Lloyd George. El progress de las comunicacio-
nes ha conectado y ha solidariazdo hasta un grado
inverosimil la actividad y la historic de las nacio-
nes. Se. da el caso de que el pufietazo que tumba a
Firpo en el ring de Nueva York sea conocido en
Lima, en esta pequefia capital sudamericana, a los
dos minutes de haber sido visto por los espectado-
res del match. Dos minutes despu6s de haber con-
movido a los espectadores del coliseo norteamerica-
no, ese pufietazo conternaba a las buenas personas
que hacian cola a las puertas de los peri6dicos lime-
fios. Recuerdo este eiemplo para dar a ustedes la
sensaci6n exacta de la intense comunicaci6n que
existe entire las naciones del mundo occidental, de-
bido al crecimiento y al perfeccionamiento de las
comunicaciones- Las comunicaciones son el tejido
nervioso de esta humanidad internacionalizada y so-
lidaria. Una de las caracteristicas de nuestra 6poca
es la rapidez, la velocidad con que se propagan las
ideas, con que se trasmiten las corrientes del pensa-
miento y la cultural. Una idea nueva, brotada en In-
glaterra, no es una idea inglesa, sino el tiempo ne-
cesario para que sea impresa. Una vez lanzada al es-
pacio por el peri6dico esa idea, si traduce alguna
verdad universal, puede transformarse instantinea-
mente en una idea universal tambidn. Cuinto ha
bria tardado Einstein en otro tiempo para set po-
pular en el mundo? En estos tiempos, la teoria de
la relatividad, no obstante su complicaci6n y su tec
nicismo, ha dado la vuelta al mundo en poquisimos





-54-


afios. Todos estos hechos son otros tantos signos
del internacionalismo y de la solidaridad de la vida
contemporanea.

En todas las actividades intelectuales, artisticas,
cientificas, filantr6picas, morales, etc., se nota hoy
ia tendencia a construir 6rganos internacionales de
comunicaci6n y de coordinaci6n. En Suiza existen
1-as sedes de mds de ochenta asociaciones interna-
cionales. Hay una international de maestros, una
international de periodistas, hay una international
femenista, hay una international estudiantil. Hasta
los jugadores de ajedrez, si no me equivoco, tienen
oficinas internacionales o cosa parecida. Los maes-
tros de baile han tenido en Paris un congress inter-
nacional, en el cual han discutido sobre la conve-
niencia de mantener en boga el fox trot o de resuci-
tar la pavana. Se ha echado asi las bases de una
international de los bailarines. Mas ain. Entre las
corrientes internacionalistas, entire los movimientos
internacionalistas, se esboza una que es curiosa y
perad6jica como ninguna. Me refiero a la interna-
cional fascista. Los movimientos fascistas son, como
sab6is, rabiosamente chauvinistas, ferozmente pa
trioteros. Ocurre, sin embargo, que entire ellos se es-
timulan y se auxilian. Los fascistas italianos ayu-
dan, segin se dice, a los fascistas h~ingaros. Musso-
lini fue una vez invitado a visitar Munich por los
fascists alemanes. El gobierno fascista de Italla
ha acogido con simpatia explicit y entusiasta el sur-
gimiento del gobierno filofascista de Espafia. Hasta
c! nacionalismo, pues, no puede prescindir de cierta
fisonomia internacionalista.







EL HOMBRE Y EL MITO (-)


I

Todas las investigaciones de la inteligencia con-
temporinea sobre la crisis mundial desembocan en
esta unanime conclusion: la civilizaci6n burguesa su-
fre de la falta de un mito, de una fe, de una espe-
ranza. Falta que es la expresi6n de su quiebra ma-
terial. La experiencia racionalista ha tenido esta pa-
rad6gica eficacia de conducir a la humanidad a la
desconsolada convicci6n de que la Raz6n no puede
darle ninglin camino. El racionalismo no ha servi-
do sino para desacreditar a la raz6n. A la idea Li-
bertad, ha dicho Mussolini, la han muerto los dema-
gogos. Mas exacto es, sin duda, que a la idea Ra-
z6n la han muerto los racionalistas. La Raz6n ha
extirpado del alma de la civilizaci6n burguesa los re-
sidues de sus antiguos mitos. El hombre occidental
ha colocado, durante algfn tiempo, en el retablo de
los dioses muertos, a la Raz6n v a la Ciencia. Pero
ni la Raz6n ni la Ciencia pueden ser un mito. Ni la
Raz6n ni la Ciencia pueden satisfacer toda la nece-
sidad de infinite que hay en el hombre. La propia
Raz6n se ha encargado de demostrar a los hombres
que ella no les basta. Que fnicamente el Mito posee
la preciosa virtud de ilenar su yo profundo.

La Raz6n y la Ciencia han corroido y han disuel-
to el prestigio de las antiguas religiones. Eucken en

Publicado en "Mundial", Lima, 16 de enero de 1925. Co-
mo se sigue constatando, "sin un mito la existencia del hom-
bre no tiene ningun sentido hist6rico". Explicando que "el
hombre contemporineo siente la perentoria necesidad de un
mito", demuestra que "la burguesia no tiene ya mite algu-
no", mientras "el proletariado tiene un mito: la revoluci6n
social".




-56-


su libro sobre el sentido y el valor de la vida, explica
clara y certeramente el mecanismo de este trabajo di-
solvente. Las creaciones de la ciencia han dado al
hombre una sensaci6n nueva de su potencia. El hom-
bre, antes sobrecogido ante lo sobrenatural, se ha
descubierto de pronto un exorbitante poder para co-
rregir y rectificar la Naturaleza. Esta sensaci6n ha
desalojado de su alma las races de la vieja meta-
fisica.

Pero el hombre, como la filosofia lo define, es
un animal metafisico. No se vive fecundamente sin
una concepcion metafisica de la vida. El mito mue-
ve al hombre en la historic. Sin un mito la existen-
cia del hombre no tiene ningun sentido hist6rico. La
historic la hacen los hombres poseidos e iluminados
por una creencia superior, por una esperanza super-
humana; los demas hombres son el coro an6nimo del
drama. La crisis de la civilizaci6n burguesa apare-
ci6 evidence desde el instant en que esta civiliza-
ci6n constato su carencia de un mito. Renin remar-
caba melanc6licamente, en tiempos de orgulloso po-
sitivismo, la decadencia de la religion, y se inquieta-
ba por el porvenir de la civilizaci6n europea. "Las
personas religiosas -escribia- viven de una som-
bra. (De qud se vivira despuds de nosotros?". La
desolada interrogaci6n aguarda una respuesto to-
davia.

La civilizaci6n burguesa ha caido en el escepti-
cismo. La guerra parecid reanimar los mitos de la
revoluci6n liberal: la Libertad, la Democracia, la Paz.
Mas la burguesia aliada los sacrifice, en seguida, a
sus intereses y a suis rencores en la conferencia de
Versalles. El rejuvenecimiento de esos mitos sirvi6,
sin embargo, para que la revoluci6n liberal conclu-
yese de cumplirse en Europa. Su invocaci6n conden6
a muerte los rezagos de feudalidad y de absolutismo
sobrevivientes adin en la Europa Central, en Rusia
y en Turquia. Y, sobre todo, la guerra prob6 una




-57-


vez mis, fehaciente y trAgica, el valor del mito. Los
pueblos capaces de la victoria fueron los pueblos ca-
paces de un mito multitudinario.

II

El hombre contemporaneo siente la perentoria
necesidad de un mito. El escepticismo es infecundo
v el hombre no se conforma con la infecundidad. Una
exasperada y a veces impotente "voluntad de career ,
tan aguda en el hombre post-b6lico, era ya intense y
categ6rica en el hombre pre-b6lico. Un poema de
Henri Frank, La Danza delante del Area, es el do-
cumento que tengo mis a la mano respect del esta-
do de animo de la literature de los l6timos afios pre-
bdlicos. En este pocma late ura grande y honda
emoci6n. Por esto robre todo, quiero citarlo. Henri
Frank nos dice su profunda "voluntad de career Is-
raelita, trata, primero, de encender en su alma la fe
en el dios de Israel. El intent es vano. Las pala-
bras del Dios dc sus padres suenan extrafias en esta
dpoca. El poeta no las cormprende. Se declara sor-
do a su sentido Hombre modern, el verbo del Si-
nai no puede captarlo. La fe muerta no es capaz de
resucitar. Pesan sobre ella veinte siglos. "Israel ha
muerto de haber dado un Dios al mundo". La voz
de Imundo modern propone su mito ficticio y pre-
cario: la Raz6.i Pero Henri Frank no puede aceptar-
lo. "La Raz6n, dice, la raz6n no es el universe'.

"La raison sans Dieu c'est la chambre sans
lampc"

El poeta parte en busca de Dios. Tiene urgen-
cia de satisfacer su sed de infinite y dE eternidad.
Pero la peregrinaci6n es infructuosa. El peregrine
querria contentarse con la ilusi6n cotidiana. "iAh!
sache franchement saisir de tout moment-la fuyan-
te fumee et le sue 6ph6m6re". Finalmente piensa que
"la verdad es el entusiasmo sin esperanza". El hom-





-58-


bre porta su verdad en si mismo-

"Si I'Arche es-vide oi tu pensais trouver la loi,
lien n'est reel que ta danse".

III
Los lil6sofos nos aportan una verdad analoga a
ia de los poetas. L- filoso'ia contemporanea ha ba-
:rido el mediocre edificio positivista. Ha esclarecido
y demarcado los modestos confines de la raz6n. Y
ha formulado las actuales teorias del Mito y de la
Acci6n. Initil es, segtin estas teorias, buscar una
verdad absolute. La verdad de hoy no sera la ver-
dad de maiiana. Una verdad es vilida s61o para una
6poca. Content6monos con una verdad relative.

Pero este lenguaje relativista no es asequible, no
es ineligible para el vulgo. El vulgo no sutiliza tan-
to. El hombre se resisted a seguir una verdad mien-
tras no la cree absolute y supreme. Es en vano re-
comendarle la excelencia de la fe, del mito, de la ac-
ci6n. Hay que proponerle una fe, un mito, una ac-
ci6n. (D6nde encontrar el mito capaz de reanimar
espiritualmente el orden que tramonta?

La pregunta exaspera la anarquia intellectual,
la anarquia spiritual de la civilizaci6n burguesa. Al-
gunas almas pugnan por restaurar el Medio Evo y el
ideal cat6lico. Otras trabajan por un retorno al Re-
nacimiento y al ideal clAsico. El fascismo, ror boca
de sus teoricos, se atribuye una mentalidad medioe-
val y cat6lica; cree representar el espiritu de la Con-
tra-Reforma; aunque por otra parte, pretend encar-
nar la idea de la Naci6n, idea tipicamente liberal. La
teorizaci6n parece complacerse en la invenci6n de los
mas alambicados sofismas. Mas todos los intentos
de resucitar mitos preteritos resultan, en seguida,
detinados al fracaso. Cada 6poca quiere tener una
intuici6n propia del mundo. Nada mas esteril que





-59-


pretender reanimar un mito extinto. Jean R. Bloch,
en un articulo publicado en la revista Europe, escri-
be a este respect palabras de profunda verdad. En
la cathedral de Chartres ha sentido la voz maravillo-
samente creyente del lejando Medio Evo. Pero ad-
vierte cuinto y c6mo esa voz es extrafia a las preo-
cupaciones de esta 6poca. "Seria una locura -es-
cribe- pensar que la misma fe repetiria el mismo
milagro. Buscad a vuestro alrededor, en alguna par-
te, una mistica nueva, active, susceptible de mila-
gros, apta a lenar a los desgraciados de esperanza,
a suscitar mirtires y a transformar el mundo con
nromesas de bondad v de virtud. Cuando la habreis
encontrado, designado, nombrado, no ser6is absolu-
tamente el mismo hombre".

Ortega y Gasset habla del "alma desencantada".
Remain Rolland habla del "alma encantada". Cudl
de los dos tiene raz6n? Ambas almas coexisten. El
"alma desencantada" de Ortega y Gasset es el alma
de la decadente civilizaci6n burguesa. El "alma en-
cantada" de Romain Rolland es el alma de los for-
jadores de la nueva civilizaci6n. Ortega y Gasset no
ve sino el ocaso, el tramonto, der Untergang. Remain
Rolland ve el orto, el alba, der Aurgang. Lo que mas
neta y claramente diferencia en esta 6poca a la bur-
guesia y al proletariado es el mito. La burguesia no
tiene ya mito alguno. Se ha vuelto incr6dula, esc6p-
tica, nihilista. El mito liberal renacentista, ha en-
vejecido demasiado- El proletariado tiene un mi-
to: la revoluci6n social. Hacia ese mito se mueve
con una fe vehemente y active. La burguesia
niega, el proletariado afirma. La inteligencia bur-
guesa se cntretiene en una critical racionalista del
m6todo, de la teoria, de la tdcnica de los revolucio-
narios. iQu6 incomprensi6n! La fuerza de los revo-
lucionarios no esti en su ciencia; estA en su fe, en
su pasi6n, en su voluntad. Es una fuerza religiosa,
mistica, spiritual. Es la fuerza del Mito. La emo-
ci6n revoluconaria, como escribi en un articulo so-





-60--


bre Gandhi, es una emoci6n religiosa. Los motives
religiosos se han desplazado del cielo a la Tierra.
No son divinos; son humans, son sociables.

Hace algin tiempo que se constata el caracter
religioso, mistico, metafisico del socialismo. Jorge
Sorel, uno de los mis altos representantes del pen-
samiento frances del siglo XX, decia en sus Reflexio-
nes sobre la Violencia: "Se ha encontrado una ana-
logia entire la religion y el socialismo revolucionario,
que se propone la preparaci6n y aun la reconstruc-
ci6n del individuo para una obra gigantesca. Pero
Bergson nos ha ensefiado que no s6lo la religion pue-
de ocupar la region del yo profundo; los mitos re-
volucionarios pueden tambi6n ocuparla con el mis-
mo titulo". Renan, como el mismo Sorel lo recuer-
da, advertia la fe religiosa de los socialists, consta-
tando su inexpugnabilidad a todo desaliento. "A ca-
da experiencia frustrada, recomienzan. No han en-
contrado la soluci6n: la encontrardn. Jamas los asal-
ta la idea de que la soluci6n no exista. He ahi su
fuerza".

La misma filosofia que nos ensefia la necesidad
del mito y de la fe, result incapaz generalmente de
comprender la fe y el mito de los nuevos tiempos
"Miseria de la filosofia", como decia Marx. Los pro-
fesionales de la Inteligencia no encontrarfn el cami-
no de la fe; lo encontrardn las multiples. A los fil6-
sofos les tocari, mis tarde, codificar el pensamiento
que emerja de la gran gesta multitudinaria. iSupie-
ron acaso los fil6sofos de la decadencia romana
comprender el lenguaie del cristianismo? La filoso.
fia de la decadencia burguesa no puede tener mejor
destino.







LA LUCHA FINAL (*)


Madeleine Marx, una de las muieres de letras
mis inquietas y mis modernas de la Francia contem
porfnea, ha reunido sus impresiones de Rusia en un
libro que lleva este titulo C'est la lutte finale La
frase del canto de Eugenio Pottier adquiere un re-
lieve hist6rico. "iEs la lucha final!".
El proletario ruso saludo la revoluci6n con este
grito que es el grito ecumdnico del proletario mun-
dial. Grito multitudinario de combat y de esperan-
za que Madeleine Marx ha oido en las calls de Mosci
y que yo he oido en las calls de Roma, de Milan, de
Berlin, de Paris, de Viena y de Lima. Toda la emo-
ci6n de una 6poca esta en 1e. Las muchedumbres
revolucionarias creen library la lucha final.
(La libran verdaderamente? Para las esc6pticas
criaturas del orden viejo esta lucha final es s61o una
ilusi6n. Para los fervorosos combatientes del orden
nuevo es una realidad. Au dessus de la Melee, una
nueva y sagaz filosofia de la historic nos propone
otro concept: ilusi6n y realidad. La lucha final de
la estrofa de Eugenio Pottier es, al mismo tiempo
una realida y una ilusi6n.

Se trata, efectivamente, de la lucha final de una
epoca y de una clase. El progress -o el process hu-

Publicado en "Mundial", Lima, 20 de marzo de 1925.
Dan-do un permanent mensaje al proletariado peruano, Jos6
Carlos Mariategui ensefia que "el proletariado revoluciona-
rio..., vive la realidad de la lucha final", conforme canta
la estrofa de "La Internacional".





-62-


mano- se cumple por etapas. Por consiguiente, la hu-
manidad tiene perennemente la necesidad de sentir-
se pr6xima a una meta. La meta de hoy no seri se-
guramente la meta de mariana; pero, para la teoria
humana en march, es la meta final. El mesianico
milenio no vendra nunca. El hombre llega para partir
de nuevo. No puede, sin embargo, prescindir de la
creencia de que la nueva jornada es la jornada defi-
nitiva. Ninguna revoluci6n preve la revoluci6n que
vendra despu6s, aunque en la entrafia porte su ger-
men. Para el hombre, como sujeto de la historic, no
existe sino su propia y personal realidad. No le in-
teresa la lucha abstractamente sino su lucha concre-
tamente. El proletariado revolucionario, por ende,
vive la realidad 'de una lucha final. La humanidad, en
tanto, desde un punto de vista obstraeto, vive la ilu-
si6n de una lucha final.
II

La revoluci6n francesa tuvo la misma idea de su
magnitude. Sus hombres creyeron tambidn inaugurar
una era nueva. La Convenci6n quiso grabar para
siempre en el tiempo, el comienzo del milenio repu-
blicano. Pens6 que la era cristiana y el calendario
gregoriano no podian contener a la Reptblica. El
himno de la revoluci6n salud6 el alba de un nuevo
dia: "le jour de gloire est arrived La repilblica indi-
vidualista y jacobina aparecia como el supremo de-
sideratum de la humanidad. La revoluci6n se sentia
definitive e insuperable. Era la lucha final. La lucha
final por la Libertad, la Igualdad y la Fraternidad.
Menos de un siglo y medio ha bastado para que
este mito envejezca. La Marsellesa ha dejado de ser
un canto revolucionario. El "dia de gloria" ha perdi-
do su prestigio sobrenatural. Los propios fautores
de la democracia se muestran desencantados de la
prestancia del parlamento y del sufragio universal.
Fermenta en el mundo otra revoluci6n. Un regimen




-63-


colectivista pugna por reemplazar al regimen indivi-
dualista. Los revolucionarios del siglo viente se apres-
tan a juzgar sumariamente la obra de los revolucio-
narios del siglo dieciocho.
La revoluci6n proletaria es, sin embargo, una
consecuencia de la revoluci6n burguesa. La burgue-
sia ha creado, en mas de una centuria de vertiginosa
acumulaci6n capitalist, las condiciones esperituales
y materials de un orden nuevo. Dentro de la revo-
luci6n francesa se anidaron las primeras ideas socia-
listas. Luego, el industrialismo organize gradualmen-
te en sus usinas los ei6rcitos de la revoluci6n. El pro-
letariado, confundido antes con la burguesia en el
estado llano, formula entonces sus reivindicaciones
de clase. El seno pingtie del bienestar capitalist ali-
ment6 el socialismo. El destino de la burguesia quiso
que 6sta abasteciese de ideas y de hombres a la revo-
luci6n dirigida contra su poder.

III

La ilusi6n de la lucha final result, pues, una ilu-
si6n muy antigua y muy modern. Cada dos, tres o
mas siglos, esta ilusi6n reaparece con distinto nom-
bre. Y, como ahora, es siempre la realidad de una
innumerable falange humana. Posee a los hombres
para renovarlos. Es el motor de todos los progress.
Es la estrella de todos los renacimientos. Cuando la
gran ilusi6n tramonta es porque se ha creado ya una
nueva realidad humana. Los hombres reposan enton-
ces de su eterna inquietud. Se cierra un ciclo roman-
tico y se abre el ciclo clasico. En el ciclo clasico
se desarrolla, estiliza y degenera una forma que, rea-
lizada plenamente, no podra contener en si las nue-
vas fuerzas de la vida. S61o en los casos en que su
potencia creadora se enerva, la vida dormita, estan-
cada, dentro de una forma rigida, decr6pita, caduca.
Pero estos 6xtasis de los pueblos o de las sociedades
no son ilimitados. La somnolienta laguna, la quieta
palude, acaba por agitarse y desbordarse. La vida




-64-


recupera entonces su energia y su impulso. La India,
la China, la Turquia contemporineas son un ejemplo
vivo y actual de estos renacimientos. El mito revolu-
cionario ha sacudido y ha reanimado, potentemente,
a esos pueblos en colapso.

El Oriente se despierta para la acci6n. La ilusi6n
ha renacido en su alma milenaria.

IV

El escepticismo se contentaba con contrastar la
irrealidad de las grandes ilusiones humans. El rela-
tivismo no se conforma con el mismo negative e in-
fecundo resultado. Empieza por ensefiar que la rea-
lidad es una ilusi6n; pero concluye por reconocer que
la ilusi6n, es, a su vez, una realidad. Niega que exis-
tan verdades absolutas; pero se da cuenta de que los
hombres tienen que career en sus verdades relatives
como si fueran absolutas. Los hombres han menester
de certidumbre. uQud importa que la certidumbre de
los hombres de hoy no sea la certidumbre de los
hombres de mafiana? Sin un mito los hombres no
pueden vivir fecundamente. La filosofia relativista
nos propone, por consiguiente, obedecer a la ley
del mito.

Pirandello, relativista, ofrece el ejemplo adhi-
rikndose al fascismo. El fascismo seduce a Pirandello
porque mientras la democracia se ha veulto esc6ptica
y nihilista, el fascismo represent una fe religiosa, fa-
natica, en la jerarquia y la Naci6n. (Pirandello que
es un pequefio-burges siciliano, carece de aptitud psi-
col6gica para comprender y seguir el mito revolucio-
nario). El literate de exasperado escepticismo no
ama en political la duda. Prefiere la afirmaci6n vio-
lenta, categ6rica, apasionada, brutal. La muchedum-
bre, mAs ain que el fil6sofo esc6ptico, mAs ain que
el fil6sofo relativista, no puede prescindir de un mi-
to, no puede prescindir de una fe. No le es possible






-65-

distinguir sutilmente su verdad de la verdad pret6ri-
ta o futura. Para ella no existe sino la verdad. Ver-
dad absolute, unica, eterna. Y, conforme a esta ver-
dad, su lucha es, realmente, una lucha final.

El impulso vital del hombre responded a todas
las interrogaciones de la vida antes que la investiga-
ci6n filos6fica. El hombre iletrado no se preocupa
de la relatividad de su mito. No le seria dable siquie-
ra comprenderla. Pero generalmente encuentra, me-
jor que el literate y que el fil6sofo, su propio cami-
no. Puesto que debe actuar, act6a. Puesto que debe
career, cree. Puesto que debe combatir, combat. Nada
sabe de la relative insignificancia de su esfuerzo en
el tiempo y en el espacio. Su instinto lo desvia de la
duda esteril. No ambiciona mas que lo que puede y
debe ambicionar todo hombre: cumplir bien su jor-
nada.









LA ORGANIZATION


DE MASAS


"la organizacidn sindical nm necesita de
etiquetas sino de espiritu,,








EL 1? DE MAYO Y EL FRENTE UNICO (*)


El 1 de mayo es, en todo el mundo, un dia de
unidad del proletariado revolucionario, una fecha que
reune en un inmenso frente unico international a to-
dos los trabajadores organizados. En esta fecha re-
suenan, undnimemente obedecidas y acatadas, las
palabras de Carlos Marx: "Proletarios de todos los
paises, unios". En esta fecha caen espontaneamente
todas las barreras que diferencian y separan en various
grupos y varias escuelas a la vanguardia proletaria.

El 1" de mayo no pertenece a una Internacional:
es la fecha de todas las Internacionales; Socialistas,
Comunistas y Libertarios de tods los matices se con-
funden y se mezclan hoy en un solo ej6rcito que mar-
cho hacia la lucha final. Esta fecha, en suma, es una
afirmaci6n y una constataci6n de que el frente fini-
co prolctario es possible y es practicable y de que a su
crganizaci6n no se opone ningdn interns, ninguna
exigencia del present. A muchas meditaciones invita
csta fecha international. Pero, para los trabajadores
peruanos la mis actual, la mis oportuna, es la que
concierne a la necesidad y a la posibilidad del frente
6nico.


SPublicado en El Obrero Textil, afo 5, N' 59. Lima 1
de Mayo de 1924. Por primera vez en el Peru se plantea
l tactica del Frente Unico. Jos6 Carlos Maridtegui define
e! Frente Unico: "acci6n solidaria ante un problema con-
creto", plantea la cuesti6n de la independencia dentro del
Frente: "no significa la confusion ni la amalgama de to-
das las doctrinas en una sola"; y esclarece la cuesti6n de
la unidad: "vinculados por la lucha comin contra el ad-
versario comin". Estos planteamientos son precisamente
los que sigue el Partido al retomar el camino de Jos6 Car-
los Mariategui, a partir de su IV y V Conferencias.




-70-


Ultimamente se han producido algunos intentos
seccionistas. Y urge entenderse, urge concertarse pa-
ra impedir que estos intentos prosperen, para evitar
que socaven y minen la naciente vanguardia proletaria
del PerA. Mi actitud, desde mi incorporaci6n en esta
vanguardia, ha sido siempre la de factor convencido,
la de un propagandista fervoroso del frente rinico.
Recuerdo haberlo declarado en una de las conferen-
cias iniciales de mi curso de historic de la crisis mun-
dial. Respondiendo a los primeros gestos de resis-
tencia y de aprehensi6n de algunos antiguos y hiera-
ticos libertarios, mis preocupados de la rigidez or-
todoxa del dogma que de la eficacia y de la fecundi-
dad de la acci6n, dije entonces desde la tribune de la
Universidad Popular: "Somos todavia pocos para di-
vidirnos. No hagamos cuesti6n de etiquetas ni de ti-
lulos". Posteriormente he repetido estas o andlogas
palabras. Y no me cansar6 de reiterarlas. El movi-
niento clasista, entire nosotros, es afin muy incipiente,
muy limitado para que pensemos en fraccionarle y es-
cindirle. Antes que llegue la hora, inevitable acaso, de
una division, nos corresponds realizar much obra
comin, much labor solidaria. Tenemos que empren-
der juntos muchas largas jornadas. i'os to.:a, por
ejemplo, suscitar en la mayoria del proletariado pe-
iuano, conciencia de clase v sentimiento de clase. Es-
ta faena pertenece por igual a socialists y sindicalis-
tas, a comunistas y libertarios. Todos tenemos el de-
ber de sembrar germenes de renovaci6n y de difundir
ideas clasistas. Todos tenemos el deber de alejar al
proletariado de las asambleas amarillas y de las fal-
sas instituciones representativess". Todos tenemos el
deber de luchar contra los ataques y las represiones
reaccionarias. Todos tenemos el deber de defen-
der la tribune, la prensa y la organizaci6n
proletaria. Todos tenemos el deber de soste-
ner las reivindicaciones de la esclavizada y opri-
mida raza indigena. En el cumplimiento de estos
deberes hist6ricos, de estos deberes elementales se
encontrarin y juntaran nuestros caminos, cualquiera





-71-


que sea la meta iltima. El frente linico no anula la
personalidad, no anula la filiaci6n de ninguno de los
que lo componen. No significa la confusion ni la amal-
gama de todas las doctrinas en una doctrine 6nica.
Es una acci6n contingent, concrete, practice. El pro-
blema del frente inico consider exclusivamente la
realidad inmediata, fuera de toda abstracci6n de to-
da utopia. Preconizar el frente 6nico no es, pues, pre-
conizar el confusionismo ideol6gico. Dentro del frente
inico cada cual debe conservar su propia filiaci6n y
su propio ideario. Cada cual debe trabajar por su
propio credo. Pero todos deben sentirse unidos por la
solidaridad de clase, vinculados por la lucha comun
contra el adversario comuin, ligados por la misma vo-
luntad revolucionaria y la misma pasi6n renovadora.
Formar un frente inico es tener una acci6n solidaria
ante un problema concrete, ante una necesidad ur-
gente. No es renunciar a la doctrine que cada uno
sirve ni a la posici6n que cada uno ocupa en la van-
guardia. La variedad de tendencies y la diversidad de
matices ideol6gicos es inevitable en esta inmensa le-
gi6n humana que se llama el proletariado. La exis-
tencia de tendencies y grupos definidos y precisos no
es un mal; es, por el contrario, la serial de un period
avanzado del process revolucionario. Lo que impor-
ta es que esos grupos y esas tendencies sepan enten-
derse ante la realidad concrete del dia. Que no se es-
trellen bizantinamente en excomuniones y exconfesio-
nes reciprocas. Que no alejen a las masas de la revo-
luci6n, con el espectaculo de las querellas dogmaticas
de sus predicadores. Que no empleen sus armas ni di-
lapiden su tiempo en herirse unos a otros, sino en
combatir el viejo orden social, sus instituciones, sus
injusticias y sus crimenes.

Tratemos de sentir cordialmente el lazo hist6ri-
co que nos une a todos los hombres de la vanguar-
dia, a todos los fautores de la renovaci6n. Los ejem-
plos que a diario nos vienen de afuera son innumera-
bles y magnificos. El mis reciente y emocionante de





-71---

estos ejemplos es el de Germaine Berthon. Germaine
Berthon, anarquista, dispar6 certeramente su revolver
contra un organizador y un conductor del terror blan-
co, por vengar el asesinato del socialist Jean Jaur6s.
Los espiritus nobles, elevados y sinceros de la revo-
luci6n, perciben y respetan asi, por encima de toda
barrera te6rica, la solidaridad hist6rica de sus esfuer-
zos y de sus obras. Pertenece a los espiritus mezqui-
nos sin horizontes y sin alas, a las mentalidades dog-
maticas, que quieren petrificar e inmovilizar la vida
en una formula rigida, el privilegio de la incompren-
ri6n y de los egotismos sectarios.

El frente minico proletario, por fortune, es entire
nosotros una decision y un anhelo evidence del pro-
letariado. Las masas reclaman la unidad Las masas
quieren fe. Y, por eso, su alma rechaza la voz corro-
siva, la voz disolvente y pesimista de los que niegan
y de los que dudan, y buscan la voz optimista y cor-
dial, juvenile y fecunda de los que afirman y de los
que creen.







MENSAJE AL SEGUNDO CONGRESS OBRERO
DE LIMA (*)





El Primer Congreso Obrero de Lima realize, den-
tro de sus medios, su objetivo esencial, dando vida a
la Federaci6n Obrera Local, c6lula, nicleo y cimien-
to de la organizaci6n de la clase trabajadora del Peru.
Su program natural, modesto en apariencia, se redu-
cia a este paso. El desarrollo, el trabajo de la Federa-
ci6n Obrera Local durante estos cinco afios, demues-
tran que en esta asamblea los trabajadores de van-
guardia de Lima, a trav6s de inseguros tanteos, su-
pieron encontrar, finalmente, su camino. El Segundo
Congress Ilega a su tiempo. Ha tardado un poco; pero
no seria just reprochar esto a sus organizadores. Y
sus fines son, 16gicamente, nuevos y propios. Se trata
de dar un paso mas, y hay que saberlo dar con reso-
luci6n y acierto. La experiencia de cinco afios de tra-
bajo sindical en Lima debe ser revisada y utilizada.
Proposiciones y debates que en 1922 habrian sido pre-
maturos e inoportunos, pueden ser hoy abordados
con los elements precisos de juicio allegados en es-


(*) En este articulo, publicado en Amauta, afio II,
N? 5; Lima, enero de 1927. Jos6 Carlos Marittegui plan-
tea los fundamentos doctrinarios y orgdnicos del sindica-
lismo revolucionario: "el sindicato constitute, fundamen-
tal y exclusivamente, un 6rgano de clase", donde no hay
que iesconfiar del instinto de las mayorlas, porque "los
mejores prevalecen cuando saben ser efectivamente 1os
mejores".
Para los que pretenden convertir a Jos6 Carlos Maria-
tegui en un Icono inofensivo o afirmar que nunca fue
Marxista, basta, para refutarlos, su profunda definici6n de
la doctrine del proletariado: "un m6todo fundamentalmen-
te dialkctico... que se apoya integramente en la realidad,
en los hechos".





-74-


te period de lucha. La discusi6n de las orientaciones,
de la praxis, no es nunca tan est6ril como cuando re-
posa exclusivamente sobre abstracciones. La historic
de los iltimos cinco afios de la crisis mundial, tan
gravidos de reflexiones y ensefianzas para el proleta-
riado, exige de sus conductores un criterio realist.
Hay que despojarse radicalmente de viejos dogmatis-
mos, de desacreditados prejuicios y de arcaicas su-
persticiones. El marxismo, del cual todos hablan pe-
ro que muy pocos conocen y, sobre todo, comprenden,
es un m6todo fundamentalmente dial6ctico. Esto es,
un m6todo que se apoya integramente en la realidad
en los hechos. No es, como algunos err6neamente su.
ponen, un cuerpo de principios de consecuencias rigi-
das, iguales para todos los climas hist6ricos y todas
las latitudes sociales. Marx extrajo su m6todo de la en-
trafia misma de la historic. El marxismo, en cada
pueblo, en cada pais, opera y acciona sobre el am-
biente ,sobre el medio, sin descuidar ninguna de sus
modalidades. Por eso, despu6s de mis de medio siglo
de lucha, su fuerza se exhibe cada vez mas acrecen-
tada. Los comunistas rusos, los laboristas ingleses,
los socialists alemanes, etc., sc reclaman igualmen-
te de Marx. Este solo hecho vale contra todas las
objeciones acerca de la validez del metodo marxista.
El sindicalismo revolucionario, cuyo maximo maestro
es Jorge Sorel -menos conocido tambi6n por nues-
tros obreros que sus adjetivos y mediocres repetido-
res- no reniega abiertamente la tradici6n marxista.
Por el contrario, la complete y amplia. En su impul-
so, en su esencia, en su fermento, el sindicalismo re-
volucionario constituy6 precisamente un renacimiento
del espiritu revolucionario, esto es, marxista, provo-
cado por la degeneraci6n reformista y parlamentaria
de los partidos socialists (de los partidos socialists,
no del Socialismo). Jorge Sorel se sentia id6ntica-
mente lejano de los domesticados socialists del par-
lamento que de los incandescentes anarquistas del
motin y la violencia esporadica. La crisis revolucio-
naria abierta por la guerra ha modificado fundamen-






-75-


talmente los t6rminos del debate ideol6gico. La opo-
sici6n entire socialismo y sindicalismo no existe ya.
El antiguo sindicalismo revolucionario, en el mismo
pais donde se pretendia mis pura y fielmente sore-
liano -Francia- ha envejecido y degenerado, ni mis
ni menos que cl antiguo socialismo parlamentario,
contra el cual reaccion6 e insurgi6. Una parte de este
sindicalismo es ahora tan reformist y estA ahora tan
aburguesado como el socialismo de derecha, con el
cual tiernamente colabora. Nadie ignora que la crisis
post-b6lica rompi6 la C.G.T. (Confederaci6n General
del Trabajo Francesa) en dos fracciones, de las cua-
les una trabaia al lado del Partido Socialista y otra
mrcha con el Partido Comunista. Vieios lideres sindi-
cales, que hasta hace poco se Ilenaban la boca con los
nombres de Pelloutier y Sorel, cooperan con los mis
domesticados reformistas del socialismo. La nueva
situaci6n ha traido, pues, una nueva ruptura o mejor
una nueva escisi6n. El espiritu revolucionario no esta
ahora representado por quienes lo representaron an-
tes de la guerra. Los t6rminos del debate han cam-
biado totalmente. Jorge Sorel, antes de morir, tuvo
tiempo de saludar la revoluci6n rusa como la aurora
de una nueva era. Uno de sus iltimos escritos es su
"Defensa de Lenin". Repetir los lugares comunes del
sindicalismo preb6lico, frente a una situaci6n esencial-
mente diverse, es obstinarse en una actitud superada.
Es comportarse con absolute prescindencia del ace-
lerado y convulsivo process hist6rico de los iltimos
afios, sobre todo cuando los lugares comunes que
se repiten no son los del verdadero sindicalismo sore-
liano, sino los de su mala traducci6n espafiola o mis
bien, catalana. (Si hay algo que aprender del sindi-
calismo anarquizante de Barcelona es, sin duda, la
lecci6n de su fracaso).

El debate programitico, entire nosotros, no tiene,
ademas, por qu6 perderse en divagaciones teor6ticas.
La organizaci6n sindical no necesita de etiqueta sino
de espiritu. Ya he dicho en "Amauta" que este es un






-76-


pais de r6tulos. Y aqui quiero repetirlo. Extraviarse
en esteriles debates principistas, en un proletariado
donde tan d6bil arraigo tienen todavia los principios,
no serviria sino para desorganizar a los obreros,
cuando de lo que se trata es, justamente, de organi-
zarlos. El lema del Congreso debe ser la UNIDAD PRO-
LETARIA. Las discrepancies te6ricas no impiden
concertarse respect de un program de acci6n. El
frente unico de los trabajadores es nuestro objetivo.
En el trabajo de constituirlo los trabajadores de van-
guardia tienen el deber de dar el ejemplo. En la jor-
nada de hoy nada nos divide, todo nos une. El
sindicato no debe de exigir de sus afiliados sino la
aceptaci6n del principio clasista. Dentro del sindi-
cato caben asi los socialists reformistas como los
sindicalistas, asi los comunitas como los libertarios.
El sindicato constitute, fundamental y exclusivamen-
te, un 6rgano de clase. La praxis, la tactica, depend
de la corriente que predomine en su seno. Y no hay
por qud desconfiar del instinto de las mayorias. La
masa sigue siempre a los espiritus creadores, realis-
tas, seguros, heroicos. Los mejores prevalecen cuando
saben ser efectivamente los mejores. No hay, pues, di-
ficultad efectiva para hacerse entender acerca del
program de la organizaci6n obrera. EstAn demAs to-
das las discusiones bizantinas sobre las metas remo-
tas. El proletariado de vanguardia tiene ante los ojos
cuestiones concretas: la organizaci6n national de la
clase trabajadora, la solidaridad con las reivindica-
clones de los indigenas, la defense y el fomento de
las instituciones de cultural popular, la cooperacion
con los braceros y yanacones de las haciendas, el des-
arrollo de la prensa obrera, etc., etc. Estas son las
cuestiones que deben ocuparnos capitalmente. Los
que provoquen escisiones y disidencias, en el nombre
de principios abstractos. sin importar nada al estu-
dio y a la soluci6n de estos problems concretos, trai-
cionan consciente o inconscientemente la causa pro-
letaria.
Al Segundo Congreso Obrero le toca echar las






-77-


bases de una Confederaci6n General del Trabajo, que
reuna a todos los sindicatos y asociaciones obreras
de la Repuiblica que se adhieran a un program cla-
sista. El objeto del primer Congreso fue la organiza-
ci6n local; el segundo debe ser, en lo possible, la orga-
nizaci6n national. Hay que former conciencia de cla-
se. Los organizadores saben bien que, en su mayor
parte, los obreros no tienen sino un espiritu de cor-
poraci6n o de gremio. Este espiritu debe ser ensancha-
do y educado hasta que se convierta en espiritu de
clase. Lo primero que hay que superar y vencer es el
espiritu anarcoide, individualista, egotista, que, ade-
mis de ser profundamente antisocial, no constitute
sino la exasperaci6n y la degeneraci6n del viejo libe-
ralismo burguds; lo segundo que hay que superar es
el espiritu de corporaci6n, de oficio, de cartegoria.
La conciencia de clase se traduce en solidaridad con
todas las reivindicaciones fundamentals de la clase
trabajadora. Y se traduce, ademas, en discipline. Nin-
guna gran obra humana es possible sin la mancomu-
nidad, levada hasta el sacrificio, de los hombres que
la intentan.
Antes de concluir estas lines quiero deciros que
es necesario dar al proletariado de vanguardia, al
mismo tiempo que un sentido realista de la historic,
una voluntad heroica de creaci6n y de realizaci6n.
No basta el deseo de mejoramiento, el apetito de
bienestar. Las derrotas, los fracasos del proletariado
europeo tienen su origen en el positivismo mediocre
con que pavidas burocracias sindicales y blandos equi-
pos parlamentarios cultivaron en las masas una men-
talidad sanchopancesca y un espiritu poltr6n. Un pro-
letariado sin mAs ideal que la reducci6n de las ho-
ras de trabajo y el aumento de los centavos de sala-
rio, no sera nunca capaz de una gran empresa hist6-
rica. Y asi como hay que elevarse sobre un positivis-
mo ventral y grosero, hay que elevarse tambien por
encima de sentimientos e intereses negatives, destruc-
tores, nihilistas. El espiritu revolucionario es espi-






-78-

ritu constructive. Y el proletariado, lo mismo que la
burguesia, tiene sus elements disolventes, corrosivos
que, inconscientemente, trabajan por la disoluci6n de
su propia clase.

No discutir6 en detalle el program del Congre-
so. Estas lines de saludo no son una pauta sino una
opinion. La opinion de un compafiero intellectual que
se esfuerza por cumplir, sin faciles declamaciones de-
mag6gicas, con honrado sentido de su responsabili-
dad, disciplinariamente su deber.







LA ORGANIZATION DE LOS EMPLEADOS (*)


La fundaci6n de la Confederaci6n de Empleados
de Lima y Callao, a pesar de todas las reserves que
imponen la estructura y la orientaci6n anticuada de
casi todas las sociedades que la componen, merece
ser sefialada como un important signo de concen-
traci6n y actividad de la clase media.

No es, sin duda, a trav6s de sociedades de anti-
guo tipo mutualista, con pretenciones de casino so-
cial, como la organizaci6n de los empleados alcan-
zara sus objetivos ni llenara sus funciones de clase.
La asociaci6n de los empleados necesita, para ser
orgAnica, ajustarse al principio sindical que condu-
ce a la agrupaci6n por categories, articulando ma-
sas homog6neas, en vez de asambleas comp6sitas.
La Federaci6n de Empleados Bancarios que, como
lo anuncia el espiritu combative y renovador de
su quincenario y lo confirm su gesti6n de inicia-
dora de la Confederaci6n, constitute la vanguardia
de los empleados, represent entire nosotros el tipo
mas o menos precise de sindicato de categoria. Por
raz6n de una mayor pluralidad de ranges y por fal-
ta de grandes concentraciones, la asociaci6n gremial


(*) Publicado en Mundial, afio VIII, N9 384; Lima,
octubre de 1927 en moments en que el proletariado, conso-
lidando y desarrollando su organizaci6n, se esforzaba por
aglutinar a toda la fuerza laboral. El marxismo ensefia
que el proletariado debe educar a todas las capas socia-
les, y Jos6 Carlos Mariategui nos da una lecci6n de c6mo
hay que analizar sus problems, reconocer sus limitacio-
nes y sefialarles el camino a seguir: "ninguna victoria de
clase es perdurable sino para los que se mantienen en
constant aptitud d ganarla de nuevo". Jos6 Carlos Ma-
riategui entiende por clase media, como 61 mismo lo ex-
plica, a la pequefia burguesia.








de los empleados es much mis compleja y dificil
que la de los obreros. Pero, por esto mismo, no pue-
de sustraerse a un criterio de organicidad, so pena
de no funcionar nunca con unidad y congruencia.
La flamante Confederaci6n adolece, desde este
punto de vista, de un defecto cong6nito a quienes,
no se les podia exigir la faena previa de sindicar o
asociar por categories a una masa tan fluctuante e
informed. Era forzoso Ilegar a una relative unifica-
ci6n por medio de las antiguas sociedades que, aun-
que en desacuerdo con un criterio funcional, repre-
sentan siempre un principio de asociaci6n y de so-
lidaridad.
El hecho de que la fundaci6n surja en respues-
ta a la creciente amenaza de una ofensiva reacciona-
ria contra la Ley del Empleado, la define como una
actitud esencialmente corporativa y clasista. La de-
fensa de esta ley -que por muchas que sean las
deficiencies y oscuridades, propicias sobre todo las
altimas a las celadas de la resistencia patronal, sig-
nifica una conquista de la clase media-, puede y
debe ser el punto de partida de una amplia acci6n
gremial de los empleados. Esto es lo important.
Seria premature y excesivo reclamarles desde
ahora a los empleados una mas vasta perspective
ideol6gica. Al descubrir que ninguna victoria de cla-
se es perdurable sino para los que se mantienen en
constant actitud de generarla de nuevo, nuestra
mesocracia arranca a la Ley del Empleado su mas
trascendente lecci6n y su mis rec6ndito secret. La
defense de la ley, asediada por el despierto interns
capitalist, tiene, sobre todo, el valor de un impul-
so a la acci6n. En el curso de 6sta, los empleados
ensanchardn su sentimiento clasista, todavia confu-
so y rudimentario y esclareceran la verdadera natu.
raleza de sus problems. La lucha dilatard, inevita-
blemente, su horizonte te6rico y practice.








Los empleados no son toda la clase media, a
la cual pertenecen tambi6n, con sensible influencia
de su anarquia, pequefios comerciantes, funcionarios
y profesionales, movidos por impulses centrifugos e
individualistas; pero los empleados componen su
nmicleo principal y active. El derecho de represen-
tarla les viene de la capacidad esencial de reconocer
y precisar sus intereses de clase.

Political y socialmente, la clase media, la peque-
fla burguesia, ha jugado siempre un papel subsidia-
rio y desorientado en el Pert. El proletariado na-
cional que, por nuestro escaso industrialismo, te-
nia que desprenderse penosa y lentamente de la tra-
dici6n degenerada del artesanado, empez6 a afirmar
su sentimiento y su autonomia de clase en una epo-
ca en que la mesocracia carecia del menor atisbo
ideol6gico. Las jornadas obreras por las ocho ho-
ras de trabajo, por ejemplo, acusaban ya una con-
ciencia proletaria ofrmada en las fibricas, donde en-
contraban un terreno favorable de aplicaci6n las
primeras nociones del socialismo y sindicalismo. Co-
mo una de las causes de nuestro escaso advance de-
mocrdtico se ha sefialado la debilidad de la clas2
media, particularmente sensible en las provincias,
en las cuales un estado semifeudal la ha sofocado
inexorablemente. Se habia hecho, sin embargo, un
lugar comfin de nuestro medio, desde que se acen-
tuaron las reivindicaciones obreras, la aserci6n de
que el verdadero proletariado era el hombre de la
clase media o, mas exactamente, el empleado. Fin-
gida compasi6n patronal o burguesa que no decidia
a los empleados a rebelarse contra su condici6n eco-
n6mica. Herederos de rancios prejuicios espafioles,
escondian pudorosamente su miseria. No se sentiai
capaces sino de la reivindicaci6n de su decencia.

Con todo, result indudable el rol sustantivo de
la clase media en el movimiento politico de 1919. Y,
por esto, aparece perfectamente 16gica la conquista






-82-

alcanzada por la mesocracia con la daci6n de la Ley
del Empleado, bajo el gobierno nacido en ese mo-
vimiento plebiscitario, mis bien que electoral.

Pero s6lo algin tiempo despu6s ha comenzado
la clase media a orientarse parcialmente hacia la
asociaci6n gremial. Los primeros signs de renova-
ci6n ideol6gica son tambien muy recientes.

Y este no es un fendmeno exclusive de la cla-
se media peruana. En las naciones de mis avanza-
da evoluci6n political la clase media, conducida por
ei irreductible conflict entire el capitalism y el so-
cialismo a renunciar a toda excesiva ambici6n de
originalidad y de autonomia, se ha caracterizado por
su desorientaci6n y confusionismo, que muchas ve-
ces la han convertido en el primer instrument de
la reacci6n burguesa.

MAs bien en nuestros pauses, colocados bajo la
presi6n del capitalism extranjero, la clase media
parece destinada a asumir, a media que prosperen
su organizaci6n y orientaci6n, una actitud naciona-
lista revolucionaria.







EL PORVENIR DE LAS COOPERATIVES (*)




Cuando se discurre entire nosotros sobre la ne-
cesidad de fomentar el establecimiento de coopera-
tivas de consume, se prescinde con frecuencia de
los principios econ6micos que rigen univefsalmente
el desarrollo de las cooperatives.

Se suelen considerar a las cooperatives como
empress privadas que pueden surgir del esfuerzo
personal, aunque no est6 articulado con una masa
organizada de consumidores, y se desenvuelva den-
tro de un medio individualista e inorganico. La coo-
peraci6n es, sin embargo, un m6todo econ6mico que,
hasta por la palabra que lo design, no deberia pres-
tarse a confusiones. Es evident que sin coopera-
dores no hay cooperaci6n. Y a estos cooperadores
no es possible asociarlos con el exclusive objeto de
constituir una cooperative, sin alg6n vinculo pre-
vio de Comunidad. La cooperative nace generalmen-
te del sindicato. No necesita, como la empresa pri-
vada, que afronta los riesgos de la librc concurren-
cia, adquirir poco a poco una clientele de consumi-
dores. Su scguridad commercial reposa precisamente
en la masa de sus asociados. Las utilidades que le
garantizan los consumes de 6stos, le bastan para
subsistir.


(*) Publicado en Mundial, afio VIII, N" 405; Lima,
marzo de 1928. Este articulo cobra extraordinaria actual
dad ahora que la reacci6n se empefia en castrar el espiritu
clasista de los sindicatos, desviando a los trabajadores ha-
cia el "cooperativismo"; y que los revisionistas criollos tra-
tan de ver en las cooperatives "un factor de socializaci6n".
Jos6 Carlos Mariitegui define "la cooperative, dentro de
un regimen de libre concurrencia, y ain con cierto favor
del Estado, no es contraria sino, por el contrario, itil a
las empresas capitalistas".






-84-


La ciencia econ6mica tiene esclarecidas desde
hace ya tiempo, las leyes de la cooperaci6n. En nues-
tras universidades y colegios se estudia economic
conforme a los textos de Charles Gide, quien justa-
mente se caracteriza por su recalcitrant coopera-
tivismo. Y los experiments de cooperaci6n que han
prosperado entire nosotros confirman objetiva y con-
cretamente el principio de que la cooperative de
consume encuentra las condiciones propicias de des-
arrollo 6nicamente en las masas o conjuntos de tra-
bajadores o empleados, susceptibles de asociaci6n.

No hay razones para engafiarse respect a las
causes por las cuales no se ha extendido ni acredi-
tado mis la cooperacion en nuestro pais.

Un cooperativismo incipiente esta en estricta
correspondencia con un sindicalismo embrionario.
El sindicato precede, regularmente, a la cooperati-
va, porque una categoria o un grupo de trabajado-
res se asocia para la defense de sus mis elementales
intereses econ6micos, antes que para un abasteci-
miento de comestibles, ropa o vajilla. El cooperati-
vismo es, tipicamente, una de las creaciones de la
economic capitalist, aunque en la generalidad de
los casos aparezca inspirado en una orientaci6n so-
cialista o, mis exactamente, prepare los elements
de una socializaci6n.

El movimiento Guildista -culminaci6n del coo-
perativismo- no habria sido possible en la Gran
Bretafia sin las bases que espontaneamente le ofre-
cia el movimiento trade-unionista. Y lo mismo se
puede decir de todos los paises donde el cooperati-
vismo ha alcanzado un grado notable de prosperi-
dad. En todos esos paises ha sido la asociaci6n gre-
mial y no ningin sediciente comit6 "laborista", el
motor de la cooperaci6n. "Los actuales sindicatos
obreros -escribe un autorizado guildista- constitu-
yen las bases naturales de las guildas". La guilda






-85-


supera a la cooperative, tanto por estar concebida
sobre un plan national, en vez de un plan local, co-
mo por mirar a la socializaci6n de una industrial en-
tera; pero, por esto mismo, permit apreciar con
la mayor exactitud possible el grado de solidaridad
entire cooperativismo y sindicalismo.

En la media en que en un pais se entraba el
advance del sindicalismo, se entraba tambi6n el pro-
greso de la cooperaci6n. Lo que no significa que -
como suponen los cooperativistas a ultranza- la
cooperaci6n conduzca espontineamente al socialis-
mo, con la misma o mayor certidumbre que el sindi-
cato. La cooperative, dentro de un regimen de li-
bre concurrencia, y ain con cierto favor del Esta-
do, no es contraria sino, por el contrario, itil a las
empresas capitalistas. Jorge Sorel las consider "ex-
celentes auxiliares del capitalismo, puesto que con-
siente a 6ste comerciar directamente con la cliente-
la y poder aprovechar de todo el aumento de con-
sumo que corresponde notmalmente a una reducci6n
de preci6s". (El pensamiento del sindicalismo revo-
lucionario no subestima, por esto, !a funci6n de las
cooperatives. Reconoce amplianinte que son cam-
pos de experiencias muy interesantes y que "nos en-
sefian cuales son los servicios de aprovisionamiento
que es possible socializar con provecho y c6mo pue-
de ser operada esta socializaci6n"). El sindicato mis-
mo tiene un origen en la lucha de classes, pero fun-
ciona ordinariamente como un 6rgano de concilia-
ci6n y compromise. Henri de Man esta en lo cierto
cuando en su reciente libro -tan vulnerable bajo
sus otros aspectos-, observa que el sindicato man-
tiene en el obrero sentimientos que le hacen acep-
tar el taller y el trabajo en condiciones que sin los
estimulos morales de la asociaci6n, acabarian por
parecerle intolerables. "El movimiento sindical -
escribe de Man- al que los patrons acusan de fo-
mentar la repugnancia al trabajo y que es, en gran
parte, la consecuencia de esta enfermedad, contribu-






-86-


ye eficazmente a sostener o crear las condiciones
que pueden favorecer el placer del trabajo. Tal es
la labor que realizan los sindicatos, luchando por
el aumento del salario y la reducci6n de la jornada.
De este modo protegen al obrero contra la mtseria
y la fatiga, y le permiten ver en el trabajo otra co-
sa que una servidumbre abominable. Le dan la con-
ciencia de su humana dignidad, sin la cual todo tra-
bajo no es mas que esclavitud".

En el Peru, el desarrollo de las cooperatives no
puede dejar de estar subordinado, conforme a las
ensefianzas de la teoria y de la practice econ6micas,
ni al desenvolvimiento de la asociaci6n sindical ni
a los factors generals de nuestro process econ6-
mico. Pero, con todo, es el Perti uno de los paises
de la America Latina donde la cooperaci6n encuen-
tra elementos mas espont6neos y peculiares de arrai-
go. Las comunidades indigenas rocnen -la mayor can-
tidad possible do aptitudes morales y materials pa-
ra transformarse en cooperativas de producci6n y
de consume. Castro Pozo ha establecido con acierto
esta capacidad de las "comunid,' .1", en las cuales
reside indudablemente, contra c; -t,resado escepti-
cismo do algunos, un element active y vital de rea-
lizaciones socialists.

Mientras en las ciudades, lo mismo que en los
centros agricolas del pais, falta aun la base sindical
o trade-unionista sobre la cual pueden reposar las
cooperatives de consume, en los centros indigenas
campesinos las tradiciones comunitarias ofrecen los
elements de un cooperativismo integral.








PRESENTATION DE "LABOR" (*)


Para extender nuestra labor de difusi6n cultu-
ral, y llegar a los sectors de public a los cuales
"Amauta" no alcanza, hemos resuelto la publicaci6n
de este peri6dico, que tendra el mismo espiritu y
program. "Labor" se vendera en toda la reptibli-
ca al precio de 10 centavos ejemplar y aparecera
el Iro. y 3er. sAbado de cada mes, a partir de no-
viembre.


(*) El 10 de noviembre de 1928, un mes despu6s de
fundado el Partido Comunista Peruano, apareci6 el primer
nrimero de Labor, para el cual Jos6 Carlos Maridtegui escri-
bi6 el presence articulo editorial. Asi como Amauta en ei
campo de la doctrine, Labor, en el campo de la informa-
cidn, represent toda una etapa insuperada del periodismo
peruano. Distinguiende ambas publicaciones, Jos6 Carlos
MariAtegui explicaba que Labor tendia al tipo de peri6di-
co de informaci6n. "Su funci6n no es la misma respecto
a Amauta. Red.). Como la information, especialmente en
nuestro ca'so, no puede ser entendida en el estrecho senti-
do de la cr6nica de sucesos, sino como cr6nica de ideas
(Subrayado nuestro Red.), Labor tiene respect de su pii-
blico. obligaciones de ilustraci6n integral de las cues-
tiones y movimientos contemporaneos, que una revista doc-
trinal desconoce". Esta profunda distinci6n entire cr6nica
de ideas y cr6nica de sucesos fue conculcada por el opor-
tunismo, que hizo degenerar la prensa partidaria en meros
panfletos de 'oposici6n".
Labor, durante sus diez nmneros, se convirti6 en fac-
tor de primer orden para la elevaci6n de la conciencia
clasista de los trabajadores, la vertebraci6n de la organi-
zaci6n sindical y el esclarecimiento de la doctrine de cla-
se y desenmascaramiento del oportunismo.







PRESENTATION A "EL MOVIMIENTO
OBRERO EN 1919" (*)




Con este documentado y sencillo studio sobre
la huelga general de mayo de 1919, Ricardo Marti-
nez de la Torre, pone la primera piedra de una obra
a cuya ejecuci6n deben contribuir todos los estu-
diosos de la cuesti6n social del Peri. El movimiento
proletario del Peri no ha sido resefiado ni estudia-
do todavia. Los conquistadores, los virreyes, los
caudillos, los generals, los literatos, las revolucio-
nes de este pais encuentran facilmente abundantes
aunque no siempre estimables bi6grafos. La cr6ni-
ca de la lucha obrera esta por escribir.

La faena no es, en verdad, facil. Los documen-
tos de las reivindicaciones proletarias andan disper-
sos, en hojas sueltas o eventuales y en papeles inm.
ditos, que nadie se ha cuidado de coleccionar. En
la prensa diaria, cerrada ordinariamente al clamor
de los obreros revolucionarios, es raro hallar otra
cosa que una sistematica justificaci6n de las peores
represiones. Por consiguiente, para reconstruir la
cr6nica de una huelga, de una jornada sindical, hay
que interrogar a testigos, generalmente imprecisos
en sus versions, expurgar la informaci6n confusa


(*) A fines de 1928 la Editorial Amauta public el li-
bro El Movimiento Obrero de 1919, del cual es este pr6lo-
go escrito por Josd Carlos Mariftegui, donde constata que
en la prensa diaria "es raro hallar otra cosa que una sis-
temitica justificaci6n de las peores represiones".
Adelantdndose a los sucesos, alerta contra el criollo
oportunismo de Martinez de la Torre, quien, afios despu6s,
pasaria a ser uno de los lideres del reformismo, animador
de la "unidad national" y agitador y propagandist del oli-
garca Prado.






-89-


v hostile -simple comunicado policial, en la mayo-
ria de los casos- de los diaries, buscar entire los mi-
litantes quienes conserven ejemplares de los volan-
tes y peri6dicos proletarios. Martinez de la Torre ha
empezado un trabajo con el "paro de las subsisten-
cias" no s61o por tratarse de la mis considerable
batalla del proletariado de Lima y Callao, sino por
la version casi complete que de este suceso y de
sus antecedentes y consecuencias, encuentra en "La
Raz6n", el diario que durante poco m6s de tres me-
ses, dirigimos y sostuvimos en 1919 CUsar Falc6n
y yo y que, iniciado ya nuestro orientamiento hacia
el socialismo, combati6 al flanco del proletariado,
con animo de un "simpatizante", en una vigorosa
movilizaci6n de masas.

Esta circunstancia y la de haber instado yo mu-
chas veces a algunos compafieros a ocuparse en la
tarea a la cual se entrega hoy Martinez de la Torre,
con una voluntad y un ardimiento muy suyos, me
autorizan a escribir estas breves palabras prelimi-
nares para su trabajo que inaugura una series espe-
cial en las ediciones de "Amauta".

La informaci6n documental de Martinez de la
Torre, en este trabajo es bastante complete; el pro-
ceso del "paro de las subsistencias", cuya experien-
cia condujo al proletariado a su primera tentative
de organizaci6n sindical national, bajo el principio
de la lucha de classes, esti aqui explicado en sus prin-
cipales factors y aspects.

Los juicios del autor sobre el confusionismo y
desorientaci6n de que fatalmente se resentia la ac-
ci6n obrera en esa .jornada y sus preliminares, me
parecen demasiado sumarios. Martinez de la Torre
no tiene a veces en cuenta el tono incipiente, bal-
buceante, instintivo de la acci6n clasista en 1919.
Despu6s de su victoriosa lucha por la jornada de
ocho horas, en esa la primera gran agitaci6n del pro-






-90-


letariado de Lima y el Callao, de carActer clasista,
la direcci6n del movimiento no puede presentar la
hnea severamente sindical que Martinez de la Torre
echa. de menos en ella. Por su juventud Martinez
de la Torre no aporta con testimonio personal de la
lucha del 19. Juzga los hechos a la distancia, sin
relacionarlos suficientemente con el ambiente hist6-
rico dentro del cual se produjeron. Prefiero hallar-
lo intransigente, exigente, irnpetuoso, a hallarlo crio-
'iamente oportunista y equivoco. Pero a condici6n
de no omitir este reclamo a la objetividad de mi co-
mentario, obligado a establecer que el m6rito de es-
te trabajo no estA en su parte critical, presurosa-
mente esbozada.
Los escritores que concurrimos a la propagan-
da y la critical socialist en el Peru, tenemos el de-
ber de reivindicar, como historidgrafos, las grandes
jornadas del proletariado national. La de mayo de
1919 es una de ellas. Nuestro joven y estimado com-
pafiero. debuta con acierto al elegirla para su pri-
mer ensayo de historiografia de la lucha de classes
en el Peri.






ADMONICION DEL 1 DE MAYO (*)


La conmemoraci6n del 1 de Mayo, ha ido ad-
quiriendo en el process de la lucha por el socialis-
mo, un sentimiento cada vez mis profundo y preci-
so. Hace ya much tiempo que no se reduce a la
conmemoraci6n de los martires de Chicago. Ese fue
su punto de partida. Desde 1888 en que el Congreso
de Paris instituy6 esta conmemoraci6n, el proleta-
riado mundial ha recorrido una parte considerable
del camino que conduce a la realizaci6n de sus idea-
les de clase. En este tiempo se han sucedido, en su
historic, muchas jornadas de luto y tambi6n mu-
chas jornadas de gloria. La clase obrera ha entra-
do en su mayor edad. La cr6nica de la asunci6n
econ6mica y political, registra siempre grandes acon-
tecimientos, que impiden al proletariado limitar la
significaci6n del 1 de Mayo a una sola efem6rides.
La experimentaci6n, la actuaci6n del socialismo ha
empezado desde 1918. Quedan ain por ganar las
mis dificiles y largas batallas. Pero en la lucha, la
clase obrera acrecienta incesantemente su capacidad
para crear un nuevo orden: el orden socialist.
El 19 de Mayo, afirma todos los afios la solida-


(*) El present articulo, publicado por Jos6 Carlos
Mariategui en el N 8 de Labor, mayo de 1929, marca una
nueva etapa en las luchas del proletariado peruano. Tras
de declarar que "la lucha por el socialismo no se nutre de
evocaciones dolientes o colericas, ni de esperanzas exalta-
das", Jos6 Carlos Maridtegui sefiala que el problema fun-
damental es el 'problema de organizaci6n". La elevaci6n
de la conciencia clasista de los trabajadores conducia ne-
cesariamente a resolver el problema orgAnico, el de la
formaci6n de la central clasista del proletariado peruano.
Admonici6n del 1 de IMayo, ha sido publicado 1ltima-
mente en Bandera Roja, 6rgano central del Partido Comu-
nista Peruano, N 20, mayo de 1966.






-92-


ridad international de los trabajadores. Es la fecha
international, universal, por excelencia. En su cele.
braci6n coinciden las avanzadas del proletariado de
los cinco continents. En este hecho reside su ma-
yor significaci6n revolucionaria. Lo sienten bien los
nacionalismos reaccionarics cuando, como el fas-
cismo en Italia, se empef..a: :'n proscribir esta fe-
cha del sentimiento de la cl.s; trabajadora. Empe-
lio intitil, porque nada d'.ai: in caricter mis religio-
so y profundo a la conn:;.wcoraci6n del 19 de Mayo,
en el espiritu de cada obiero, que la persecuci6n y
condenaci6n reaccionarias. El fascismo estd resuci-
tando en Italia la edad heroica de las catacumbas
Este dia transcurre hoy en Italia sin comicios, sin
huelgas, sin himnos revolucionarios, sin banderas ro-
jas; pero en mil hogares escondidos se jura, con mas
fervor revolucionario que nunca, la fe en el socia-
lismo.
Hay que desterrar del 19 de Mayo, todo lo que
en much ha tenido, y tiene todavia, de rito mecd-
nico, de simple efem6rides. La lucha por el socia-
lismo no se nutre de evocaciones dolientes o coldri-
cas, ni de esperanzas exaltadas. Es, antes que nada,
acci6n concrete, realidad present. Trabajan por el
advenimiento de nna sociedad nueva los que todo
el afio, disciplinadli, obslinadamente, combaten por
el socialismo; no los que en esta u otra fecha sien-
ten un momentineo impulso de motin o asonada.
Para nuestra Vanguardia obrera, cada 19 de Ma-
yo representaria muy poco si no sefialara una etapa
en su propia lucha por el socialismo. Afio tras afio,
esta fecha plantea cuestiones concretas. Cuales han
sido los resultados y la experiencia de la acci6n des-
arrollada? zCuales son las tareas del porvenir? El
problema que hoy se present en primer plano es,
sin duda, un problema de organizaci6n. La vanguar-
dia obrera tiene el deber de impulsar y dirigir la
organizaci6n del proletariado peruano, misi6n que
reclama un sentido de responsabilidad, al cual no
es possible elevarse sino en la media en que se rom-




-93-


pa con el individualism anarcoide, con el utopismo
explosive e intermitente de los que antes, guiando
a veces las masas, se imaginaban que se las conduce
hacia un orden nuevo con la sola virtud de la ne-
gaci6n y la protest.

Reivindiquemos integra, absolutamente, el dere-
cho de asociaci6n de los trabajadores, su libertad
de organizaci6n legal, en las ciudades, las minas y
la hacienda. Y asumamos la tarea de que la recla-
maci6n de este derecho sea la afirmaci6n de una ca-
pacidad .He aqui la obra por cumplir; he aqui la
misi6n por absolver. Que el 1 de Mayo sirva esta
vez para que, comprendi6ndolo, afirmemos sin ini-
til declamaci6n, la voluntad y la aptitud de reali-
zarlos.






MANIFIESTO A LOS TRABAJADORES DE LA
REPUBLICAN LANZADO FOR EL COMITE
PRO 1 DE MAYO (*)




Compafieros

Salud.

El 19 de Mayo es y serA, mas que un motivo de
recordaci6n de la massacre de Chicago, el dia en que
el proletariado de todo el Universo efectia el balan-
ce de sus actividades y el recuento de sus acciones,
para, despu6s de una critical sincera, marcar el ca-
mino a seguir en cl nuevo afio a comenzar.

El proletariado del Peri tambidn tiene esta obli-
gaci6n y por eso, despuds de estudiar dia a dia sus
movimientos, podemos declarar que el balance arro-
ja un enorme deficit. (Y en que nos fundamos para
decir esto? En las acciones de los Sindicatos, en
las acciones de las Federaciones. Dentro del afio he-
mos tenido una series de movimientos mal plantea-
dos y peor conducidos. En la totalidad de Sindica-


(*) Con este, el present volfimen incluye cuatro do-
cumentos no escritos por Jose Carlos Maridtegui, pero que
se publican para mayor inteligencia del conjunto.
El Manifiesto a los Trabajadores de la Reputblica, fue
lanzado por el Comite Pro 1P de Mayo y publicado en Labor,
N" 8, mayo de 1928. Si bien Jos6 Carlos Mariategui no lo
escribi6, orient6 su redacci6n con valiosisimos consejos y
sugerencias. Se sigue avanzando en la comprensi6n del
problema organic, planteAndolo con un criterio clasista.
Y se plantean dos cuestiones de capital importancia: que
en las organizaciones de masas no pueden emplearse los
metodos de trabajo secret (hay que luchar por la libertad
de organizaci6n), y que el proletariado debe contar con su
propia prensa "que servird como el mejor medio, por hoy,
de nacer propaganda de organizaci6n".





-95-


tos v Federaciones ha habido una marea de retro-
ceso; hemos visto c6mo en la mayoria de estos Sin-
dicatos y Federaciones, los obreros han sido despo-
jados, por los patrons, de sus mas preciosas con-
quistas; hemos visto c6mo los patrons, con su in-
solencia inaudita, han querido negar la organization
y, en muchos casos, lo han logrado, aunque momen-
tineamente, desoyendo y desconociendo toda comi-
si6n de reclamos, toda comisi6n de obreros que han
querido poner coto a sus abuses cotidianos; hemos
visto, en fin, c6mo los trabajadores han tenido que
"aguantar", resignadamente tanto abuso, tanta ini-
quidad patronal. JPero, por haber visto todas estas
cosas, podemos decir que el proletariado sigue sien-
do el mismo? Las masas no se han despojado de
su sed de justicia, no se han despojado de sus an-
sias reivindicativas; lo que no ha habido es evolu-
ci6n dentro de su organizaci6n. Mientras la burgue-
sia se ha armado de todos sus adelantos reacciona-
rios, el proletariado sigue actuando como ayer, con
sus mismas organizaciones "a la antigua". Y de ahi
sus fracasos, de ahi su retrocesos. Pero esta situa-
ci6n no puede seguir asi; es precise que el Proleta-
riado reaccione; es precise que reconstruya sus or-
ganismos, pero dentro de un criterio clasista; es pre-
ciso que el proletariado cree sus cuadros sindicales
a base de la organizaci6n de empresa, a base de
la organizaci6n por industrial; no podemos seguir
con organismos a base de oficios; la experiencia mun-
dial, precisamente, nos demuestra que esta forma
de organizaci6n ya ha llenado su rol dentro de la
revoluci6n social; hoy vivimos la era de la maqui-
na; hoy que el capitalism da su formidable ofen-
siva con sistemas de racionalizaci6n, el proletaria-
do tiene que reconcentrarse, tiene que centralizarse,
y esto tiene que hacerlo a base de los comitds de
empresa, de los comites de fibricas; y hoy mas que
nunca, porque ya vemos que dentro del horizonte
proletario asoma la sombra siniestra del oportunis-
ino, del reformismo burgu6s; tanta es la despreocu-




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs