• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Cover
 Title Page
 Introduction
 Comunidad vs sociedad
 Desigualdad heredada
 Culturas plurales
 Una definicion de casta














Group Title: Mesas redondas y conferencias
Title: Estructura de casta y clase
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00087144/00001
 Material Information
Title: Estructura de casta y clase
Series Title: Mesas redondas y conferencias
Physical Description: 21p. : ; 29cm.
Language: Spanish
Creator: Aguirre Beltrán, Gonzalo
Publisher: Instituto de Estudios Peruanos
Place of Publication: Lima
Publication Date: 1966
 Subjects
Subject: Social classes -- Latin America   ( lcsh )
Clases sociales
Genre: non-fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage: Peru
 Record Information
Bibliographic ID: UF00087144
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 01546172

Table of Contents
    Cover
        Cover 1
        Cover 2
    Title Page
        Title Page 1
        Title Page 2
    Introduction
        Page 1
    Comunidad vs sociedad
        Page 2
        Page 3
        Page 4
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
    Desigualdad heredada
        Page 9
        Page 10
        Page 11
    Culturas plurales
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
    Una definicion de casta
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
Full Text



INSTITUTE DE STUDIOS PERUANOS






Estructura de Casta y Clase

por: Gonzalo Aguirre Beltrin









Serie: Mesas Redondas
y Conferencias
No. 2


Lima, diciembre de 1966





















ESTRUCTURA DE CASTA Y CLASE



por: Gonzalo Aguirre Beltran





Mesa Redonda: 11 de marzo de 1966








Serie: Mesas Redondas

y Conferencias

N 2


I N S T IT UT 0


DE STUDIOS

Lima, diciembre de 1966


PERUANOS








ESTRUCTURA DE CASTA Y CLASE


La estructura social de los pauses latinoamerica-
nos, hasta principios de la ultima gran guerra, era califi-
cada por los sociologos como una estructura neofeudal cuyos
rasgos significativos residian en su character dual. La pi-
ramide social se componia, en su vertice, de una reducida
elite de grandes terra y casatenientes, gente de ciencia y
letras, comerciantes, prestamistas y hombres publicos que
detentaban la riqueza y el poder y se sucedian en su goce
al traves de las generaciones. Las families gobernantes
fortalecian la unidad y la cohesion mediante la fabrica de
una tupida red de relaciones de afinidad y compadrazgo que
aseguraban la lealtad a la elite. Abajo.de ella, hasta ocu-
par la base, se ubicaba una enorme masa, miserable y analfa-
beta, dedicada a la agriculture, las artesanfas y la inter-
mediaci6n. Entre el vertice y la base no existiaagrupamien-
to tercero, semejante a la burguesia o a la clase media de
las sociedades europeas: solamente la elite y la masa ile-
trada. En la estructura dual, la movilidad social era de-
bil porque los intereses de la oligarqufa la desalentaban.

En la actualidad, las caracteristicas estructura-
les tan esquematicamente anotadas comienzan a modificarse,
o se han modificado ya, en las grandes urbes y en las regio-
nes mas favorecidas; pero en las regions de refugio perma-
necen invariantes con un agregado hist6rico trascendente: la
estructura dual y piramidal no es solo un arreglo entire cla-
ses, sino, ademas, una relacion entire castas. El vertice
de la piramide esta ocupado por el grupo mestizo, ladino o
national; y la base, por el grupo de poblaciones indigenas
y tribuales. La lucha de classes entire la elite y la masa
iletrada adquiere en esas regions tonalidades de una pugna
interetnica que engendra graves tensions entire los grupos
de cultural diferente y los enfrenta a constantes conflicts
cuando cualquiera pretend introducirse en el territorio,en
las actividades o en los derechos que cada uno tiene reser-
vad)s. La subordinaci6n indigena no impide la cfclica apa-
ricion de movimientos nativistas o mesianicos que ponen en
peligro la seguridad ladina; ni la superordinacion y el pri-
vilegio ladinos son incentives suficientes que propicien la
iritegraci6n de las poblaciones indigenas y tribuales a las
formas de vida modern. La movilidad social apenas existe.
El pase del status de indio al de ladino es obstruido por
presiones que se original tanto desde el vertice cuanto des-
de la base, presiones que estabilizan una estructura social
semejante al-sistema de castas que caracteriz6 a la Colonia.






2 -



Tal estructura social refuerza los patrons de explotaci6n
economic basados en la segregaci6n de las actividades pro-
ductivas v en la inequitativa distribucion de la libertad
y la riqueza


Comunidad vs Sociedad

Calificar como dual el sistema de relaciones que
ordena la convivencia indoladina es, por supuesto, un ar-
bitrio convenient que permit hacer simple y facilmente
ineligible un process complejo; sin embargo, la comprensidn
cabal y precisa de la coyuntura s6lo es possible si analiza-
mos con detenimiento los factors significativos involucra-
dos en la situacion y que son tres: los indios, los ladinos
y la gente, marginal a ambos grupos, que busca alocacion en
la estructura social.

Cuando se estudian las comunidades indigenas y tri-
buales americanas pronto se advierte que todas ellas ubican
a sus miembros en posiciones distintas de una escala gradua-
da de rangos; en una estructura de desigualdades regulariza-
da en la que los hombres son situados arriba o abajo de a-
cuerdo con el valor que se conceda a sus various roles y ac-
tividades. Aun los grupos tribuales mas primitives manifies-
tan una estratificacion en su organizaci6n social que ubica
a determinados individuos en la posici6n de jefes, Ifderes
o dirigentes del grupo para conducir actividades productivas,
ofensivas o rituales. A media 3ue las comunidades se vuel-
ven mas complejas en su tecnologla y, consecuentemente, mas
especializada la necesidad de satisfacer necesidades so-
ciales, a las que se asigna especial importancia, obliga a
un:grado mayor de diferenciacion internal, a la creacion de
roles mas y mas variados que tienen por function resolver
los problems que se suscitan de manera mas y mas satisfac-
toria y, de este modo, a la institucionalizaci6n de las di-
ferencias y a su ordenacion en un sistema unificado de valo-
res que estructura las relaciones sociales e integra y man-
tiene unidos a los integrantes de la comunidad.

Aunque la igualdad es un ideal que el hombre ha
venido perfeccionando en el curso de su desarrollo hist6ri-
co, las comunidades indigenas y la sociedad national basan
su ordenacion internal y la externa en la estratificaci6n de
las desigualdades. Unas y otras sociedades distribuyen a
sus miembros en posiciones distintas de su estructura social
y les inducen a cumplir con los roles asignados a esas posi-
ciones. Como los roles relacionados no son todos de la mis-
maimportancia Dara la supervivencia del grupo, ni dependent
de.las mismas capacidades,la alocacion social es obligato-






- 3 -


riamente diferencial la sociedad se ve compelida a otorgar
recompensas que utiliza como incentives para la accion y
formas distintas de distribuci6n de esas recompensas. Las
recompensas diferenciales y su distribucion con respect a
las posiciones sociales pasan a ser parte del orden social.

Las reompensas de que disponen las sociedades
para distribuir su personal y asegurar sus servicios esen-
ciales pueden ser otorgadas en bienes y servicios, en pres-
tigio y en poder, constituyendo..los derechos vinculados a
las posiciones. La importancia funcionales de la posici6n
y la escasez de personal calificado para llenarla son los
motives que llevan a desigualdad en la distribucion de las
recompensas. Los derechos de las distintas posiciones son
desiguales como un arbitrio por medio del cual las socieda-
des aseguran que las posiciones mas importantes sean ocupa-
das por personas capacitadas. La forma de establecer la ca-
lificacion de una persona es important en la diferenciacion
social; una es la capacidad adscrita y la otra la capacidad
adquirida. La primera es la base que subraya el sistema de
casta; la segunda es la que define la estructura de clase.
En la primera, idealmente, los hijos heredan los roles que
desempenan los padres y jams cambian de posici6n en la es-
cala social; en el segundo, tambien idealmente, los hijos
juegan roles independientes de la posicion de los padres.

Tanto los soci6logos cuanto los antrop6logos que
han tenido la oportunidad de investigar las comunidades in-
dias estan acordes en afirmar que en tales comunidades no
hay classes sociales ni se dan las condiciones estructurales
que require la emergencia de un sistema de classes. La alo-
caci6n de los recursos materials y los instruments de la
produccion se encuentran en manos de families extensas,del
clan territorial, a'llu o calpulli;las relaciones de la pro-
duccion se basan en la reciprocidad y en la redistribucion
de los excedentes mediante el consume conspicuo. Por el:con-
trario, en la sociedad ladina o national es evidence el con-
flicto que enfrenta a los trabajadores con la elite dominan-
te; en ella actuan los patrons de apropiacion que dividend
a La sociedad en classes asi como los grupos de interest cuya
operaci6n cambia la estructura obsoleta. Las classes, diga-
moslo de una vez, son grupos de interest, sustentados por ad-
quisici6n,que emergen de estructuras sociales verticalmente
diferenciadas.

El contrast entire la comunidad india sin classes
y .a sociedad ladina con classes usa como criteria de confron-
taci6n las maneras opuestas de organizer las relaciones de
production, conforme a la teoria social elaborada por Marx.






- 4 -


Otros estudiosos de la sociedad humana han utilizado crite-
rios distintos para fundar dicotomias muy variadas que opo-
nen a la comunidad la sociedad, como lo hace Tonnies: a la
sociedad de status y la de contrato, segin lo quiere Maine,
a la sociedad secular y la sagrada, de acuerdo a la formula-
ci6n de Becker; y a la sociedad urbana y la folk, de confor-
midad con el esquema conceptual brillamentemente construfdo
por Redfield, para no mencionar sino unos cuantos. La suma
de.tales criterios nos harfa calificar a la comunidad indf-
gena como una sociedad sin classes sociales, organizada como
un grupo de status, de Indole sacra y naturaleza folk que
define lo que generalmente llamamos una comunidad. La so-
ciedad ladina, por el contrario, seria una sociedad de con-
trato, de esencia urbana, secularmente orientada y dividida
en classes, configurando lo que es comun llamar una sociedad.

Al caracterizar a la comunidad indigena como una
sociedad sin classes en modo alguno pretendemos sugerir o es-
bozar la imagen ideal de una sociedad en la que no hay dife-
rencias en las posiciones de valor; queremos simplemente ha-
cer hincapie en el hecho de que esa sociedad no ha generado,
estructuralmente, grupos de interest en relaci6n de conflict.
Una sociedad sin classes no es, por necesidad, una sociedad
igualitaria. La aclaracion es important porque en Mexico
un grupo de precursores de su revolucion social, encabeza-
dos por Enrique Flores Mag6n, sostuvo como modelo de estruc-
tura a establecer, en sustituci6n de la obsoleta que enton-
ces funcionaba, la propia de las comunidades indigenas que
los anarco-agraristas utopicamente concebian como una socie-
dad en la que los ingresos, la estima y la autoridad se en-
contraban distribuidos equitativamente entire los ciudadanos.

Los precursores aludidos tuvieron una influencia
trascendente en la modulacion que luego tom6 la reform a-
graria, al reinterpretar en moldes modernos las formas de
tenencia de la tierra precolombinas;pero la idea que sus-
tentaron de una comunidad indigena anarquica e igualitaria
fue totalmente falsa. Se puede concebir una sociedad en
la que no haya grandes desniveles en los ingresos y en el
abolengo, esto es, una sociedad sin estratos sociales, pe-
ro nunca una comunidad sin diferenciaciones de roles en
terminos de poder, dice Dahrendorf. Las comunidades indf-
genas, como en su lugar veremos, contienen en su estructu-
ra political posiciones equipadas con diferentes derechos
de autoridad; pero no capacitan a ninguno de los grupos que
las integran para ocupar esas posiciones regular y exclusi-
vamente. Las personas y los grupos de las que esas perso-
nas forman parte, no llegan a monopolizar las posiciones
de autoridad; gozan de ellas y las entregan a otras perso-
nas y grupos que, a su vez, continuan el traspaso del po-
der de modo tal que es virtualmente impossible la emergen-






- 5 -


cia de grupos de interest; pero en esas comunidades sin cla-
ses la organizaci6n social require cierta diferenciaci6n
en las posiciones de valor.

Sin embargo, todos los investigadores coinciden
en describir a las comunidades americanas como fundamental-
mente homogeneas: no hay desniveles ostencibles en la pose-
si6n de los recursos, los bienes y los servicios; los cono-
cimientos y habilidades necesarios para ganarse la vida es-
tan distribuidos por igual o son accesibles para todos con
excepci6n de ciertas capacidades de 'ndole sobrenatural,co-
mo la de los shamanes, y otras pocas mis. Todos los inte-
grantes de la comunidad participan de una posici6n en el
orden social que varia dentro de lindes muy estrechos;cons-
tituyen un grupo de status que compare la misma cultural,
subculture o estilo de vida y que limita el ambito aproba-
do de la interaccion social a las fronteras territoriales
de la comunidad. Las unidades econdmicas que forman las
families extensas -calpulli o ayllu- son en gran media au-
tosuficientes y el pueblo -altepetl o llacta- es endogamico.
Los matrimonios con gente extraha -como gente extrafa se con-
sideran tanto los que pertenecen a otras comunidades in-
dfgenas, aun siendo de la misma lengua, cuanto los que com-
pohen los enclaves ladinos- estan estrictamente prohibidos.
Las'restricciones sociales, la simDlicidad cultural y la
baja especializacion t4cnica hacen possible la homogeneidad.

El sistema de estratificacion interno de la comu-
nidad emerge del patron de homogeneidad generalmente obser-
vado y se compone,en lo fundamental, de una jerarqula poli-
tico-religiosa que deDende para su funcionamiento del desem-
peno de cargos. Nash afirma que el sistema de cargos for-
ma el eje en derredor del cual gira la estructura social
del grupo y asegura que el sistema tiene una funcion seme-
jante a la que juega la estructura del parentesco en las co-
munidades negras o a la estructura de classes en la sociedad
ladina. Las distintas posiciones de la escala jerarquica
son ocupadas por los miembros de la comunidad que, a traves
del consume de bienes y servicios, pasan cargos en el go-
bierno parroquial; el cumplimiento de esos cargos impone
esfuerzos y costs considerable que no todos estin en la
posibilidad de solventar. En la mayoria de las ocasiones
la jerarqufa india se constitute a base de la ordenaci6n de
status adquiridos; pero se dan casos en que los status ads-
critos alcanzan una relevancia particular. En este ultimo
event, que se present en algunas comunidades o parciali-
dades andinas, el ayllu al que pertenece el cargo estrate-
gico de gobernador tiende a establecerse como un grupo de
status superior, separado del grupo de status comun; pero
elo no le exime del consume conspicuo de bienes y servi-
cios a que se halla obligada para mantener la position he-
redada.





- 6 -


Organizadas las comunidades indias como grupos
de status unicos, o con uno superior y otros inferiores,
al relacionarse entire si establecen una estructura etnica
que se caracteriza por el mutuo antagonism y la hostili-
dad compartida que separa a una comunidad de la otra. Ju
lio de la Fuente, al estudiar las relaciones interetnicas
mesoamericanas pudo comprobar que la unidad 4tnica, social,
religiosa y political entire los indigenas es el grupo muni-
cipal o parroquial. Igual acontece entire las comunidades
andinas donde las reserves o parcialidades son las unida-
des mayores de la organizacion india. No existe una uni
dad mayor que pudiera abarcar a los components de un gru-
po linguistico o cultural de amplitud substantial y, much
menos, un conglomerado mas amplio que pudiera composer una
nacion.

El mito de los imperios y reinos aborigenes,des-
critos como naciones por los cronistas de la Conqulita,
tiene su continuaci6n en el mito de las pequenas naciona-
lidades de nuestros dias. No hubo ni hay naciones indi
genas; hubo y hay tribus indigenas organizadas en comuni
dades parroquiales segregadas. Estas comunidades, antes
del contact con el hombre de Occidente, se agrupaban en
confederaciones tribales que permitian a cada comunidad
integrante mantener su independencia o, bien, una de ellas
sometia a las restantes y daba forma a imperios tribales
que, en ocasiones, alcanzaron prolongada estabilidad. En
uno y otro caso las comunidades que componian la estructu-
ra taDica se mantenian en conflict y controversial constant
te como un arbitrio para establecer y conservar la identi-
dad y las lineas fronterizas del grupo.

La situaci6n en la actualidad no ha variado en su
esencia; en las regions de refugio el grupo ladino, ac-
tuando como etnia, llena las funciones de la tribu imperial
imponiendo un dominion que permit la supervivencia de la es
tructura etnica en situacion de conflict. Cada comunidad
indigena se consider hostile y diferente de las demas comu-
nidades indias y hostile y diferente de la sociedad ladina.
a sus enclaves; acepta la superordinacion ladina como ine-
vitable; pero, con sentimiento ambivalente establece al
propio tiempo la convicci6n en la superioridad de su cultu
ra o estilo de vida al cual se apega.

Los ladinos constituyen la etnia dominant en las
regions de refugio; por lo comun habitan en una ciudad
que se convierte en el chef-lieux de la ecologfa regional
o se establecen como enclaves en las cabeceras ceremonia-
les de las comunidades indigenas llegando, a veces, en un
proceso de expansion, a desplazar del centro cfvico del
pueblo a los indigenas que, entonces,se situan en las







- 7


afueras. Los ladinos constituyen parte integrante de la
poblaci6n de cultural national y, por tanto, forman parte
de la cara modern de la sociedad; no se consideran como
una etnia separada del resto de la nacion sino como un
segment de ella que, en las regions de refugio, repre-
senta los intereses del grupo national mayoritario.

En consecuencia, ahorrariamos tiempo y esfuer-
zo al describir su estructura si dijeramos simplemente
que es un sistema de classes semejante a la de cualquier
sociedad industrial. De hacer tal cosa contribuiriamos
a propalar la impresion que ofrece el examen superficial
del grupo ladino que, en realidad, es una estructura ob-
soleta que estuvo en vigor en toda America antes de que
sesuscitara el process de modernizaci6n econ6mica que es-
ta hacienda cambiar las estructuras. En ella se descubren
dos classes sociales; la una Dosee el dominion de los recur-
sos y los instruments de production y se da a si misma el
nombre de aristocracia; la otra esta constituida por tra-
bajadores manuales, maestros u oficiales en variadas pro-
fesiones, que son comunmente llamados los artesanos. No
existe, por supuesto, una clase obrera industrial que pue-
da designarse como proletariado. En la aristocracia que-
dan comprendidos algunos ricos comerciantes, los profesio-
nales universitarios y los descendientes de families de al-
curnia venidas a menos; Dero la base de esta clase la cons-
tituyen los grandes casa y terratenientes duefios, en la ciu-
dad, de los predios urbanos de mas alto valor catastral si-
tuados en derredor de la plaza principal y, en el campo, de
grandes haciendas product de un process de concentration
de la tierra que ha tomado ventaja de la general indefensi6n
en que se encuentran las comunidades, reserves o parcialida-
des indias.

La estructura de classes dual, con aristocracia y
artesanado, ha sido reemplazada en las grandes urbes y en
las ciudades industrializadas de' Mestizo 1, America por una
relaci6n capitalist de tipo modern en la que ademas de las
dos classes tradicionales hay un sector intermedio llamado co-
munmente clase media. La emergencia de un estrato medio to-
davia no se da en las ciudades metropolis de las regions de
refugio; pero en ellas ocurre un fenpomeno structural que
nose puede pasar por alto, a saber: la existencia de una
poblacion marginal -conocida en los pauses sudamericanos co-
a.- chola y en los mesoamericanos como revestida- que a ve-
ces es una poblacion originada en el mestizaje biol6gico y
otras en el cultural, pero que, en uno u otro caso no tiene
una posicion establecida en la estructura social de las re-
giores: de refugio.







- 8 -


La existencia ce una poblaci6n marginal como la
desdrita se debe a la persistencia en las regions de refu-
gio de las relaciones de casta que caracterizaron la situa-
cion colonial. En efecto, en esas regions la poblacion
ladina, dividida en classes, en sus relaciones con la pobla-
ci6n indigena actua como casta dominant. No importa que
el ladino se encuentre ubicado en la position mas baja de
la escala social de su grupo, el simple hecho de pertene-
cer a la casta dominant lo situa por adscripci6n, en una
position superior al indfgena, aun cuando este sea un lider
o dirigente de su comunidad. Parrafos adelante insistire-
mos sobre la naturaleza de las relaciones indoladinas y ana
liZaremos la teoria que las sustenta, baste en estos momen-
tos dejar constancia del fen6meno para explicar, basado en
e1, la producci6n de una gente marginal.

La existencia de una casta que usurpa el privi-
legio y el poder y que somete a otras castas a una posici6n
subordinada engendra contradicciones que tienden a modifi-
car el ordenamiento social; los indigenas, que en el sis-
tema de casta ocupan la posici6n subordinada aceptan la si-
tuacion a que estan sometidos como inevitable pero no por
ello se conforman pasivamente con ella. Como grupo la co-
munidad en no pocas ocasiones levanta movimientos nativis-
tas que expulsan a los ladinos del territorio indio en tan-
to la sangrienta represi6n gubernamental, solidarizandose
con los ladinos, no las somete nuevamente a la subordina-
cion.

Como individuos, los indigenas que se revelan
contra su grupo propio al experimentar los efectos demos-
traci6n de cultural ladina, buscan a toda costa el case del
status de indio al de ladino. Ademas llama a este Droceso
ladinizaci6n; process que implica la negacion de la cultu-
ra de la comunidad de origen y la asimilaci6n en la cultu-
ra y la sociedad ladinas. La ladinizacion, segun se advier-
te, no es sinonimo de aculturacion ni de integracion a la
sociedad national. En el sistema de casta la movilidad so-
cial se encuentra vedada por la indole misma de la estruc-
tura, en consecuencia, los indigenas que adoptan el status
ladino deben pasar por ladino y para ello requieren el aban-
dono de la lengua materna y su negacion; el abandon de la
cultural native y sus simbolos de status, como la indumenta-
ria, la ocupacion, las obligaciones de reciprocidad y las
de redistribucion.

Los cholos o revestidos, al romper su afiliacion
con la comunidad de origen, pierden su identidad como:indio
y no adquieren una nueva identidad como ladinos o criollos
porque la ladinizaci6n no significa la aceptacion en el .gru-
po de status priviligiado. Establecidos,por lo general,
en las ciudades ocupan oficios bajos que son catalogados






- 9 -


y valorados como propios de indios. Ingresan asi revestidos
cholos y, en ocasiones, comunidades indias enteras, a una
economia de dinero que les lleva a obtener ganancias impor-
tantes que capitalizan en el comercio o en la tierra. Nacen
de tal modo diferencias en la posesi6n de bienes y servicios
y se original esbozos de classes sociales que, en la situa-
ci6n de casta, no se articulan con las classes ladinas; perma-
necen segregados ambos sistemas de classes por la barrera que
constitute la casta. Colby y Van der Berghe described una
situaci6n como la sefalada en la ciudad indoladina de Quet-
zaitenango donde la ifnea 4tnica segrega a las dos socieda-
des, la ladina y la india revestida, no obstante que ambas
estan estructuradas en classes socio-econ6ricas. Los indios
revestidos y los cholos constituyen,en realidad, una inter-
casta sin ubicaci6n en la estructura de casta. Pero veamos
que son las castas y qu6 los sistemas de casta para compren-
der la gravedad del problema y la necesidad de modificar
drastica y revolucionariamente la estructura existent.


Desigualdad heredada

Kingsley Davis ha dicho que el sistema de casta
hindi es la tentative mas complete conocida en la historic
humana de introducir la desigualdad heredada come principio
orientador de las relaciones sociales. El orden social fun-
dado en la casta no permaneci6 enclaustrado en el sudeste
asiatico; se difundi6 por distintas parties del mundo anti-
guQ e influy6 poderosamente en la configuracion de otros
sistemas de diferenciaci6n y evaluacion sociales que se su-
cedieron. Por tiempos del descubrimiento de America los
arabes, que conquistaron el norte de Africa, tenfan esta-
blecido en tierras bereberes una estructura de casta en la
cual los guerreros, los religiosos, los campesinos y los
tributaries constitulan estratos diferenciados similares
a las cuatro varnas originales del sistema hindu.

Cuando la trata.de esclavos se extendi6 al Nue-
vo Mundo los primeros contingentes de ebano estuvieron com-
puestos por bereberes calificados como de casta mora. El
te"mino casta, tempranamente introducido por los asentis-
ta6 portugueses, corri6 con suerte y llego, con los afos,
a Qalificar la totalidad del orden colonial, fundado en la
institucionalizacion de diferencias geneticamente origina-
das. Humboldt, observador acucioso, al confrontar la si-
tuacion colonial escribi6:"En Espafa es una especie de ti-
tulo de nobleza no descender ni de judios ni de moros; en
America la piel, mas o menos blanca, decide el rango que
ocupa el hombre en sociedad. En la estructura social
defla Colonia el status y el rol ocupacional estaban deter-
minados por el fenotipo. El orden colonial habfa estructu-
rado una socieaad dividida en castas.






- 10 -


En el sistema de casta los europeos ocupan el ran-
go de mas honor y estima; detentan la riqueza y el poder y se
dicen proceder de una limpia casta, sin raza ni macula. Los
indios, vencidos en la guerra de conquista, forman la casta
subyugada; pero disfrutan de una carta de obligaciones y pri-
vilegios que les asegura una funcion definida en la estructu-
ra colonial como casta tributaria. Las rebeliones indigenas,
que se suceden durante los siglos de la dominaci6n extranje-
ra, son un indice de la inconformidad de los vencidos con el
status que les es adscrito; sin embargo, como esa posici6n
esta definida claramente por deberes y derechos los indios
no tienen dificultad para reconstruir la antigua tabla de va-
lores que les otorga identidad.

En la dicotomia euro-india se introdujeron elemen-
tos de perturbaci6n que, al fin y al cabo, dan al traste con
el sistema; los esclavos africanos y asiaticos, de muy varia-
da procedencia etnica, al ingresar a la sociedad colonial
son tambien catalogados como castas; pero sus mezclas libres,
y los esclavos alforrados, no alcanzan un estatuto defini-
do en el orden creado. Los negros y las demas castas adve-:
nedizas son tituladas infames y el contact con ellas inter-
dicto como ritualmente impuro. El caracter masculine del
poblamiento europeo y de la migracion de negros represent
una grave contradicci6n para el sistema de casta; las nece-
sidades de reemplazo solo pueden llenarse por migraci6n y,
como es bien sabido, la circulacion humana esta regulada
por factors econ6micos que poco tienen que ver con una or-
ganizaci6n de status. Como inevitable consecuencia de la
coptradicci6n proliferan los mestizos, los mulatos y otras
mezclas, antes de haber conseguido una position legitima
en;el orden colonial. Pero e. la posici6n marginal de ed-
tas intercastas la que determine el fin del sistema econ6-
mico esclavista y, enseguida, el del sistema de casta.

SLos remanentes estructurales e ideol6gicos del
regimen colonial permiten la subsistencia del sistema en
las regions de refugio de los parses politicamente inde-
pehdientes, no obstante que indios y ladinos adquieren la
cohdici6n de ciudadanos. La intromision violent de los
ladinos en los derechos y privilegios que la Colonia habfa
acprdado a los naturales conduce a conflicts armados, de
la misma indole que los acaecidos en la 4poca colonial,que
reeiben la significativa designaci6n de guerra de casta.
Los movimientos revivalistas, igual que siglos antes, son
sangrientamente sofocados y un numero considerable de co-
munidades indias pierden su identidad. A traves de la
operaci6n del mecanismo dominical que s.eculariza la tierra
para distribuirla en propiedad privada pierden los indios,
ademas, la base territorial que los sustenta e ingresan a







- 11 -


la economia de dinero, como campesinos asalariados, en
condici6n de proletarios o como peones de hacienda en con-
dici6n de siervos. Las comunidades establecidas en las re-
giones de refugio, sin embargo, logran sobrevivir al impac-
to del laissez-faire liberal y retienen, frente a la pobla-
ci6n ladina, la antigua relaci6n colonial, esto es, la re-
laci6n de casta.

La digresion hist6rica que antecede es necesa-
ria porque hoy dia ciertos integrantes de la escuela socio-
logica structural tienden a negar validez al uso del ter-
mino casta si se emplea para calificar relaciones que no
sean las que caracterizan al sudeste asiatico. Louis Du-
mont y Oliverio C. Cox han objetado vigorosamente la apli-
caci6n del concept como instrument capaz de describir
las relaciones interetnicas en ciertos parses capitalis-
tas como los Estados Unidos. Para Dumont el sistema de
casta hindu es un ordenamiento social basado en la desi-
gualdad; en tanto que la barra de color es un mal social
que contradice los ideales igualitarios de la sociedad de-
mocratica. Rasgos como la endogamia, la segregacion mutua
en ciertas circunstancias y la escasa movilidad son seme-
jantes en uno y otro caso, pero esa semejanza no faculta
al cientifico para equiparlos a la totalidad de los rasgos
que configuran el sistema social y que le dan coherencia
funcional.

Los derechos y obligaciones mutuos de las dife-
rentes castas hacen de estas entidades funcionales consti-
tuidas por un conjunto propio de caracteristicas culturales,
las castas son un fen6meno cultural especificamente hindu,
enraizado en el sistema de valores y la filosoffa hindu,
que la hace incomprensible fuera de ellos. Cuando la cas-
ta se vuelve el principio de la organization social todas
las demas divisions sociales sucumben. El sistema de cas-
ta, se insisted, no se encuentra sino en sociedades en pe-
quefa escala y muy poco complejas, como las aldeas hinds,
y pierde sus caracteristicas estructurales cuando se con-
templa a escala del estado o la nacion. La complejidad po-
litica y econ6mica modern acaba con el sistema.

En Estados Unidos el uso corriente del termino
casta fue iniciado, aparentemente, por Dollard, en el cur-
so de los afios treinta, cuando describi6 la estratifica-
ci6n social en un pueblo negro sureAo. Al analizar las
barreras al contact social y ciertas formas de relaciones
las llam6 de casta. El termino,desde entonces, ha sido fuer-
temente controvertido; aceptar la existencia de un sistema
de castas en los Estados Unidos implica negar la imagen
de la organizaci6n social americana que tan pacientemente
han construido los fil6sofos y que los politicos tratan de









imponer en los pauses subdesarrollados. De consentirse con
tal afirmacion el modo de vida y de democracia norteamerica-
nos, como el modelo just de relaciones humans, se tambalea,
la sociedad estadounidense, como la representacion de la so-
ciedad del hombre comun o como una estructura de classes a-
biertas que brinda oportunidades a todo el mundo, se vuelve
insostenible.

Por otra parte, quienes luchan por la liberaci6n
del negro suponen que asentir significa colocar un obstaculo
insalvable que impide remediar la situacion. En el sistema
de classes abiertas de una democracia, que constitucionalmen-
te, declara la igualdad de todas las personas sin limitaci6n
de sexo, color o credo, la lucha por la liberacion del negro
es polltica y juridicamente mas facil que si se acepta la
inexistencia de la igualdad y la naturaleza fija e inmutable
de las relaciones inter-raciales; la resolucion del problema
en tal caso se situa en una meta much mas pr6xima. Es po-
sible que esten en lo just tanto los que contradicen a Do-
llard desde un marco de referencia te6rico cuanto los que
hacen basados en consideraciones practices. Nosotros pen-
samos que los problems sociales tienen mayor oportunidad
de resolverse cuando se esclarecen adecuadamente sus premi-
sas. Mas sea esta o la que antecede la postura correct el
hecho es que el termino volvio a correr con suerte; tanto
en los Estados Unidos como en Europa, diversos estudiosos
Id emplearon para calificar los sistemas sociales rigidos
en los que la movilidad social es nula o de poca monta.

:. Max Weber, Talcott Parsons, Kroeber, Nadel,War-
ner, y con ellos otros sociologos y antropologos consideran
que el sistema de casta es un concept util para calificar
las formas particulares de relaci6n que se caracterizan por
tener rasgos estructurales especificos entire los cuales son
importantes la rigidez del sistema, la pertenencia al mismo
por nacimiento, la lentitud del cambio, la endogamia y la
escala jerarquica de valores. Segun tal criteria el siste-
ma de casta represent un caso extreme, fijo e inmovil de
estratificacion.


Culturas plurales

El uso del termino casta como categorfa adecua-
'da para designer la naturaleza de las relaciones inter-ra-
ciales entire blancos y negros se extendi6 a Latino Ameri-
ca cuando los antropologos norteamericanos se enfrentaron
al problema de caracterizar las relaciones interetnicas in-
doladinas. Gillin y Tumin, sabiendo como sabian que la voz
tenfa una historic de uso muy antigua, explicitamente des-
cribieron la situaci6n como una relaci6n de casta, al estu-


-r12 -






- 13 -


diar un pueblo mesoamericano en el que interactu'an indios
y ladinos que.habitan la misma localidad. En ella ambos
grupos de poblacion disponen de patrons culturales priva-
tivos, pero el patron reciproco que caracteriza a la comu-
nidad como un todo es una relaci6n de casta.

Tumin titulo el libro que contiene los resulta-
dos de su investigacion- "Casta en una sociedad campesina:
Un studio de casos en la dinamica de las castas". A base
de encuestas sociologicas el autor construy6 un analisis
de las relaciones ladino-indias, en distintos lugares y
circunstancias, que le llevaron a conclusions que descu-
bren no s6lo la justicia de la designacion sino, ademas,
la existencia de un marcado antagonismo entire las castas.
Ambas conclusions fueron seriamente controvertidas por
quienes niegan validez al uso del termino y tambien por
aquellos que afirman su convicci6n de que pueden darse re-
laciones interetnicas sin hostilidad. Tumin se vi6 obliga-
do a insistir en la correccion de sus observaciones y en la
justeza de su interpretacion en una reunion de seminario en
la que prevaleci6 el criterio opuesto.

En Peru, Holmberg tambien se vio obligado a ca-
tegorizar la estructura de las relaciones entire los grupos
indios subordinados y los grupos mestizos superordinados
como una ordenaci6n de casta y, al contemplar la situaci6n
andina como un todo, no dud6 en llamar relaciones de casta
a:la interacci6n conflictiva que se observa en el confron-
tamiento de la comunidad india y el gobierno national, que
el caracteriza como hostile y agresiva. La estructura so-
cial esta fundada en un sistema de valores esencialmente es-
tatico e.inflexible; en los dos mundos, el mestizo y el in-
dio, persisten hondas diferencias culturales y de actitudes
y aun cuando en lo que concierne a lenguaje, organization
social, political y sentido de'los valores,representan dos mo-
dos de vida totalmente distintos, ambos mundos dependent
uno de otro a base de un ordenamiento de casta.

Julio de la Fuente crey6 possible resolver la
controversial -que en cierta media se funda en la observa-
cion de las variaciones multiples que ostentan las relacio-
nes interetnicas- contriuyendo un continuun que comprende-
rfa relaciones de clase, relaciones de cuasi-clase, rela-
ciones de cuasi-casta y relaciones de casta. De esta ma-
nera-los investigadores de campo de mentalidad ideografica
no tendrian dificultad para ubicar las conclusions deri-
vadas de los hechos sociales por ellos especificamente re-
copilados en una cualesquiera de las estratificaciones.del
continuun. De la Fuente consider que las relaciones indo-
ladinas caen, por lo general, en el casillero que denomina
de cuasi-casta,qsto es, similar o parecido a las relaciones







- 14 -


de casta. Los Reichel-Dolmatoff tambien califican como se-
mejante al orden de casta las relaciones de indios y no in-
dios en Colombia. Otros etnografos acuden, asimismo, a la
designaci6n circunloquial para eludir complicaciones ulte-
riores.

Sol Tax, Beals, Nash y algunos estudiosos mas,
en cambio, han creido salvar las objeciones que se hacen al
uso del termino casta describiendo el tipo social que carac-
teriza la situaci6n latino americana de las regions de re-
fugio como una sociedad multiple de cultures plurales. Con
esto siguen, mas o menos al pie de la letra, a Furnivall
que propuso el empleo del termino sociedades plurales para
clasificar la situaci6n que se present en el sudeste asia-
tico, concretamente en Burma, donde poblaciones inmigradas
china, hindu, musulmana, europea y otras, se establecieron
como enclaves entire la poblacion native. Cada uno de los
enclaves nacionales tiende a organizer sus relaciones y me-
dios de obtener el sustento como entidades autonomas dando
origen a un sistema de economfa plural. Tal hip6tesis,
evidentemente, no puede generalizarse a los pauses mestizo
americanos, como tampoco es possible hacerlo con el concept
de las pequefas nacionalidades a que tienden los sociologos
de mentalidad dogmatica, porque funcionalmente no son equi-
valentes ambos supuestos, muy a pesar de la coexistencia de
un numero grande de rasgos similares.

Nash defiende su posicion hacienda notar que,aun-
que la poblaci6n entera del territorio national esta compren-
dida por los lazos politicos y econ6micos que configuran la
nacion, s6lo una parte de esa poblaci6n es consciente de la
existencia de una entidad national. Unicamente ella parti-
cipa significativamente en la vida social y cultural; tiene
control sobre los recursos y las comunicaciones; esta dis-
tribuida por todo el territorio; detenta el poder politico;
el de las relaciones con otras naciones y sus decisions
econ6micas tienen repercusi6n national. En cambio, hay o-
tro sector de sociedades de pequefa escala, con diferentes
tradicionales culturales, localmente organizadas, con recur-
sos economicos parcos, sin poder politico y en el que la dis-
tancia cultural que le separa del segment national esta de-
finido por diferencias de lengua, costumbres, ocupaci6n, in-
dumentaria y aun de rasgos fisicos. Todo ello es cierto,pe-
ro .tambien lo es el hecho de que, analiticamente, esas so-
ciedades plurales al confrontar la superordinaci6n ladina,
no .bstante las diferencias de sus cultures, quedan reduci-
das a una sola categoria social, la de indio. El sector de
la poblacion national que tiene relaciones con esas socieda-
des les otorga una significacion social unica, una calidad
singular, una posici6n subordinada general y en la organiza-
cion de una estructura de relaciones sociales eso es lo que
cuenta.






-15


El criteria descriptive de clase social que ha
sido un instrument util para ubicar con precision a los in-
tegrantes de la sociedad norteamericana en alguno de los
seis casilleros de classes ideados por Warner y su escuela
fue seguido por Beals para configurar una tipificaci6n de la
estructura social latino-americana que arroja luz meridian
sobre las diferencias que separan a los estratos en los paf-
ses que aun no superan del todo su pasado feudal. Beals re-
conoce.el uso extensive del termino casta en tiempos colonia-
les y acepta que los grupos indios ocupan el nivel mas bajo
de la escala jerarquica, que son grupos que tienen atribu-
tos especiales entire los cuales tal vez el mas important
sea la existencia de estructuras de valor independientes y
un sistema interno de prestigio; pero esos grupos deben ser
llamados cultures plurales y no castas.

Wagley y Harris llevaron hasta sus iltimas con-
secuencias la orientaci6n descriptive al proponer una tipo-
logia de las subculturas latinoamericanas encaminada a re-
solver los perplejos problems que emergen de la diversidad
de instituciones y patrons culturales que contienen los
complejos nacionales en Latino America. Parten del supues-
to de que hay una series de valores y modos de conduct, ge-
neralmente compartidos, que constituyen un denominador co-
mun cultural compuesto por nueve tipos subculturales: 1) el
de los indios tribales, 2) el de los indios modernos, 3) el
de los campesinos, 4) el del ingenio-plantacion, 5) el de
la usina-plantacion, 6) el de la ciudad de provincia, 7) el
de la clase superior metropolitan, 8) el de la clase media
metropolitana,y 9) el del proletariado urban. Como es f4-
cil advertir, al construir su sistema taxon6mico subcultu-
ral, Wagley y Harris, usan indistintamente la dimension cul-
tural, la social, la economic y la etnica para conformar
categorfas diferentes. Desde el punto de vista de la logi-
ca la multiplicidad de medidas no es buena base para confi-
gurar un orden clasificatorio. Entre la subculture del in-
dio modern y la de los campesinos que con ellos conviven
Wagley y Harris sefalan que hay una relaci6n de cuasi-casta;
entire las restantes se supone que una relaci6n de clase.

El uso imprecise de los terminos casta y clase,
su combination con categorfas culturales y raciales, pero,
sobre todo, su empleo como categorfas descriptivas, ha pro-
vocado la just repulsa de la joven generaci6n de antrop6-
logos. Desafortunadamente han ido mas alla del punto de
equilibrio y niegan utilidad, justificacion y significado
al uso del termino en la situaci6n latinoamericana; para
ellos la estructura de las relaciones ladino-indias es una
estructura de clase cerrada, rigida, que descubre la condi-
cion de conflict y de explotacion a que estan sometidos
los indigenas que, en la sociedad dividida en classes, cons-







- 16 -


tituyen parte del proletariado campesino. La formulaci6n
de la tesis no es nueva; en Mexico, durante los moments
aigidos de la Revolucion, especialmente cuando la reform
agraria estuvo en el piano de las discusiones, los grupos
etnicos fueron designados como la clase indfgena. La con-
fianza ilimitada que la elite gobernante tenia en su capa-
cidad para resolver los problems ancestrales del pals le
hizo suponer que el problema del indio quedaba reducido a
liberarlo del ladino o mestizo que constituian la clase
burguesa que le explotaba.

El contact director con poblaciones indias, al
traves de la observaci6n participate, pronto hizo ver que
las cosas no eran tan sencillas como en un principio se
suponia. No siempre era possible distinguir con certeza a
los indios, integrantes de la clase explotada, de los mes-
tizos que con ellos convivian y que por definition compo-
nian la clase explotadora. Las caracteristicas raciales,
desde luego, careclan de valor para diferenciar a los na-
tivos de sus mezclas; las caracterlsticas culturales tam-
poco ofrecian garantia como rasgos diferenciales que, en
la practice, pudieran servir para identificar a la clase
explotada. La definicion de la comunidad indfgena con ba-
se en la orientaci6n psicol6gica norteamericana que ponfa
un enfasis decisive en el sentido de pertenencia tampoco
fue un criterio util por su gran subjetividad.

En otro lugar hemos expuesto el curso que toma-
ron todos esos prop6sitos definitorios y c6mo tuvieron su
fin natural cuando la teoria de la integracion regional,
elaborada por nosotros, hizo ver la necesidad ineludible
de tomar en cuenta la coyuntura en su cabal complejidad,
esto es, la estructura de relaciones que comprende a los
dos components de la situacidn regional, los indios y
los ladinos. Esas relaciones no son de classes, sino de
Qasta, no hay una clase indigena y otra mestiza, hay una
casta india y otra ladina; una casta subordinada y otra
superordenada que forman un sistema u ordenaci6n de cas-
ta. La solucion del problema indio no es, pues, facil;
implica el pase de una relaci6n de casta a otra de clase
y tal cambio, como bien lo hace notar Julio de la Fuente,
no es un process pacifico es un process revolucionario.


Una definici6n de casta


La discussion que antecede nos lleva a proponer
Una definici6n del concept casta que puede servir como
instrument analitico para explicar la situacion latinoa-
mericana. Las castas son grupos de status, sustentados






- 17


por adscripcion, que emergen de estructuras etnicas verti-
calmente diferenciadas. Los terminos de la definicion re-
quieren una explicacion detallada:

1. Las castas son grupos de status. Las re-
compensas que la sociedad otorga a los miembros que la com-
ponen por el desempefo de un rol funcionalmente important
para la supervivencia del grupo la suministra en incentives
economicos que concurren al sustento y bienestar, en simbo-
los de estima y honor que contribuyen al respeto de si mis-
mo y a la expansion del yo y en poder. El orden econ6mico
es el modo mediante el cual los bienes y servicios son dis-
tribuidos y usados. El orden de status es el modo como el
honor y el prestigio son distribuidos en una comunidad. En-
tre uno y otro orden las conexiones son intimas,pero uno y o-
tro orden no son identicos. Weber hace notar que los grupos
de status se estratifican de acuerdo con el principio del
consume de bienes,representado por un estilo de vida espe-
cial; en tanto que las classes se define de acuerdo con
sus relaciones con los medios de production y adquisici6n
de bienes. El grupo de status se compone con individuos
que ocupan una position similar en la jerarqula de presto
gio y que, en consecuencia, tienden a tratarse como social-
mente iguales para lo cual constituyen circulos privativos,
esto es, ambitos cerrados, restringidos, autosuficientes
y autocontenidos.

El circulo cultural es cerrado. El grupo de
status se expresa en la participaci6n comun en un estilo
de vida propio, esto es, en una cultural o subculture ple-
namente diferenciadas que a menudo disponen de un idioma
particular o de una variacion dialectal de una lengua que
tiende a diferenciarse y de un sistema de valores comparti-
do que constitute lo que Durkheim llama una comunidad moral.
En una situaci6n de casta el estilo de vida tiende a perpe-
tuarse; el process de aculturaci6n es lento y aunque se ma-
nifiesta a diferentes niveles de conjugaci6n, estos son ge-
neralmente bajos y facultan designer a la cultural del grupo
de status como una cultural traditional.

El circulo social es restringido. El intercurso
social de los miembros del grupo de status se encuentra se-
veramente limitado dentro de los estrechos limits del circu-
lo que autoriza al individuo a mirar por sus iguales, a for-
mar amistades o a escoger esposa solo dentro de il. Cuando
la casta compare su locacion fisica con otra casta, el
cfrculo social le asigna el lugar donde el individuo debe
habitar y ganarse la vida. La restricci6n del cfrculo so-
cial se sustenta, ademas, por interdicciones que prohiben
comer, beber, participar en ceremonies con personas extra-
has al grupo y desempeiar roles ocupacionales ajenos a los
tradicionalmente adscritos.






- 18 -


El circulo econ6mico es autosuficiente. El gru-
po considerado-en su conjunto actua como una unidad de pro-
ducci6n, distribuci6n y consume. Sus originales esferas
economics de subsistencia y prestigio predominan sobre la
esfera de mercado introducida por la economic de dinero.
De hecho, cuando esta ultima esfera predomina el grupo de-
ja de definirse por el orden de status y pasa a convertir-
se en un grupo de interns calificado conforme al orden eco-
n6mico. La autosuficiencia require una muy baja especia-
lizaci6n y un tamaho pequeno; el de la comunidad folk es-
tudiada en Yucatan por Redfield y Villa Rojas.

El circulo de propagaci6n es contenido. El ca-
racter cerrado del estilo de vida, las restricciones del
intercurso social y la autosuficiencia de las relaciones
econ6micas confinan al matrimonio de los miembros del gru-
po de status dentro de un circulo de propagacion contenido
caracterizado por la endogamia. El matrimonio fuera del
grupo esta estrictamente vedado y quienes quebrantan la pro-
hibicion pierden la identidad y la membrecia. El territo-
rio ocupado por el grupo constitute el limite real para la
interaccion social y el area en la cual la endogamia es
practicada.

2. Sustentados por adscripcion. En los grupos
de status la membrecla es hereditaria, adscrita por ascen-
dencia patrilineal e idealmente fija para toda la vida. El
principio de la herencia del status implica la herencia de
una desigualdad social; el miembro de una casta nace en e-
lla y en ella muere. No aspira a pasar a otra casta, cuan-
do esta tiene un status inferior, y no es aceptado en el
status superior de la casta dominant por razones obvias.
Debe permanecer en su lugar, en la position que le depart
el nacimiento. No obstante, el pase de una casta a otra,
aun en los sistemas mas extremes, siempre llega a darse;
no existe una inmovilidad absolute porque esta es imposi-
ble; el sistema nunca llega a lograr la perfecci6n suma.

3. Que emergen de una estructura 4tnica. Cuan-
do los grupos de status han realizado hasta sus 6ltimas
consecuencias el confinamiento de sus estilos de vida y
las distinciones de estima, prestigio y honor son vividas
esto es, sancionadas por las convenciones, la ley y el ri-
tual, las castas se consolidan; sin embargo, la estructura
de status alcanza esas consecuencias extremes s6lo cuando
subyacen diferencias de naturaleza etnica. En no pocas
ocasiones es impossible decir donde terminal la casta y cuan-
do empieza el grupo etnico, a tal punto se identificah.
Las castas son,en verdad, dice Weber, la forma normal me-
diante la cual las comunidades etnicas viven, usualmente,
lado a lado de un modo societalizado. Como las castas,las
comunidades etnicas organizan sus relaciones y actividades






- 19 -


con base en el sistema de responsabilidades y derechos deri-
vados del parentesco, excluyen el matrimonio exogmiLco de
sus patrons de conduct y restringen el intercurso social
al area que ocupa la comunidad.

Julio Luelmo hace notar que en la prehistoria
los grupos etnicos organizaron sus tratos mutuos a base del
sistema de casta; los estados americanos anteriores al con-
tacto con los europeos, llamados reinos e imperios, asi es-
t4ban constituidos. En tal situacion las contradicciones
externas adquirian una importancia que las colocaba en un
primer plano; la tribu que usurpaba el status superior se
situaba como la tribu imperial, frente a las tribus someti-
das, durante un tiempo determinado por el juego de las con-
tradicciones externas que, al fin y.al cabo, elevan.a otra
tribu una de las antes sometidas, a la categoria de tribu
imperial y asl sucesivamente. Los grupos etnicos, al favor
del process descrito, se estructuraban en ordenamientos de
casta, con sus circulos privativos, cada uno sustentando
su conviccion de ser superior a los vecinosi en todos los
casos se consideraban el pueblo elegido, los hombres verda-
deros, el centro del mundo.

4. Verticalmente diferenciada. Sin embargo,un
grupo etnico no es una casta sino forma parte de un sistema;
la casta no existe como entidad aislada sino como parte de
un sistema verticalmente diferenciado. La estructura de cas-
ta transform la coexistencia 6tnica horizontal en un siste-
ma social vertical de super-subordinacion; mientras tal fen6-
meno no acaece la estructura etnica no da nacimiento a un sis-
tema o estructura de casta. La coexistencia etnica condicio-
na un etnocentrismo que determine la mutua exclusion y des-
den del honor ajeno; pero permit a cada comunidad conside-
rar su propio honor como el mas alto. La estructura de cas-
ta acarrea una subordinacion social y un reconocimiento de
mas honor en favor de la casta previligiada. Segun Max We-
ber esto es debido a que en la estructura de casta las dis-
tinciones etnicas como tales se han convertido en distincio-
nes funcionales en la societalizacion polftica. Pero a6n en
la estructura de casta el grupo de status que ocupa la posi-
ci6n mas baja en la jerarqula es capaz de continuar cultivan-
do la creencia en su honor especifico lo que, hemos afirmado,
es igualmente peculiar en la estructura 6tnica.

Las comunidades mutuamente excluyentes son mino-
rlas etnicas subordinadas a una mayorfa national pero, en
ningun caso, son pequenas nacionalidades; la existencia de
estas implica la inexistencia de un sistema de casta. En la
estructura :de casta las comunidades indigenas estan actual
o potencialmente en conflict; aun en los casos en que las
diferencias culturales no son significativas y en aquellos






- 20 -


en que los grupos 6tnicos pueden comunicarse adecuadamente
al tra'vs de los simbolos de una lengua comun la competen-
cia por el privilegio y el honor estorba la unidad de pen-
samiento y de accion que caracteriza a una nacionalidad.
Los casos en que la estructura etnica regional recibe una
designacion unica -mayas- y que comprende tanto al grupo
mestizo dominant cuanto a los grupos indios sujetos son
los que mas confunden a quienes dogmaticamente postulan la
egistencia de pequefas nacionalidades.

El establecimiento de relaciones de super-subor-
dinacion asi como de otros complejos sociales y politicos
del mismo signo, tienen por objeto la gestacion y manteni-
miento de los privilegios que detenta una de las castas y
el establecimiento de competencias entire los grupos etnicos
por la conquista de preferencias y derechos. Las barreras
que impiden o dificultan la libre consecuci6n de las metas
sociales general hostilidad; esta se manifiesta ostensible-
mente cuando los grupos subordinados perciben y tienen con-
ciencia de las privaciones y frustraciones a que estin so-
metidos. El antagonismo de casta es la fuerza que subraya,
en todas las ocasiones, los motives que llevan a los indios
a la rebeli6n y que se expresan como movimientos nativistas
o revivalistas.

La ausencia de signos abiertos de hostilidad
en las sociedades divididas en castas no quiere decir que
los grupos etnicos subordinados acepten de buen grado el
arreglo social; simplemente significa que los mecanismos
dominicales sumisivos -metodos caritativos de opresi6n,des-
potismo benevolente, paternalismo- operan eficazmente. En
el sudeste asiatico tales mecanismos lograron mantener en
funci6n el sistema de casta durante cuarenta siglos, segun
se afirma; en Mestizo America lleva ya cuatro siglos de o-
peraci6n en su modalidad indoladina. La actualizaci6n de
los mecanismos dominicales, por contragolpe, refuerza la
unidad y sinergia del grupo sometido haciendole aislado,
restringido, autosuficiente y contenido; con ello pone ba-
rreras a la aculturaci6n y a la evoluci6n y desarrollo pro-
gresista de las etnias que sufriendo segregacion y segre-
gandose ellas mismas, limitan el acceso de una gente con
otra, esto es, la libre circulacion.

La tentative de construir un sistema de abso-
luta desigualdad social es intrfnsecamente contradictoria.
La propia escala de valores por medio de la cual una casta
se juzga mejor que la otra hace que sus integrantes traten
de mejorar y ganar prestigio; con ello afectan la posici6n
del grupo propio. Un cambio de posici6n, la modificaci6n
de la fortune economic, la alteraci6n en la observancia








- 21


de las reglas y tabs, afecta el sistema. La idea de la
desigualdad absolute no es s6lo interiormente incoheren-
te sino incompatible con las necesidades fundamentals
de la sociedad. Requerirfa un orden completamente esta-
tico y toda sociedad por la simple interacci6n de su es-
tructura, como lo hace notar Kingsley Davis, engendra
fricciones que cambian esa estructura; por otra parte, las
condiciones externas en que vive la sociedad cambian cons-
tantemente. El sistema de casta es una forma de estructu-
ra social arcaica, y a todas luces obsoleta, que no tiene
razon ni posibilidad alguna de sobrevivir en una sociedad
industrial modern.

Las relaciones indoladinas en Mestizo America
llenan las condiciones que impone la definicidn propuesta
de casta; son relaciones de casta e historic y sociol6-
gicamente es correct designarlas como tales.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs