• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Title Page
 Table of Contents
 Prologo
 La amnista de 1974 en Argentin...
 Migraciones internacionales con...
 Back Cover














Group Title: Documento de trabajo
Title: La amnistía migratoria de 1974 en Argentina
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00087126/00001
 Material Information
Title: La amnistía migratoria de 1974 en Argentina
Series Title: Documento de trabajo
Physical Description: 85 p. : ; 29 cm.
Language: Spanish
Creator: Mármora, Lelio
International Labour Office
Publisher: Oficina Internacional del Trabajo
Place of Publication: Washington
Publication Date: 1983
 Subjects
Genre: non-fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage: Argentina
 Notes
General Note: "Migraciónes internacionales con fines de empleo."
 Record Information
Bibliographic ID: UF00087126
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 48280093
isbn - 9223033683

Table of Contents
    Front Cover
        Front Cover
    Title Page
        Title Page 1
        Title Page 2
    Table of Contents
        Page i
    Prologo
        Page ii
    La amnista de 1974 en Argentina
        Page 1
        Page 1a
        Page 2
        Page 3
        Page 4
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
    Migraciones internacionales con fines de empleo
        Page 86
    Back Cover
        Page 87
        Page 88
Full Text





MIGRACIONES INTERNACIONALES CON FINES
DE EMPLEO


Documento de trabajo

















LA AMNISTIA MIGRATORIA

DE 1974 EN ARGENTINA

por

Lelio Marmora


Oficina Internacional del Trabajo






MIG WP 9 S


MIGRACIONES INTERNACIONALES CON FINES DE EMPLEO


Documento de trabajo


LA AMNISTIA MIGRATORIA

DE 1974 EN ARGENTINA

por

Lelio MArmora


Nota: Los documents de trabajo publicados por el Servicio de
Migraciones Internacionales con fines de Empleo son
documents preliminares que se publican no oficialmente
en numero limitado de ejemplares con el fin exclusive de
estimular la discusi6n y los comentarios critics. Son de
uso reservado y no deben citarse sin autorizaci6n.


Febrero de 1983












Copyright ( Organizaci6n Internacional del Trabajo, 1983

ISBN 92-2-303368-3
























Las denominaciones empleadas, en concordancia con la practica seguida
por las Naciones Unidas, y la forma en que aparecen presentados los
datos en esta publicaci6n no implican juicio alguno por parte de la
Oficina Internacional del Trabajo sobre la condici6n juridica de ninguno
de los paises o territories citados o de sus autoridades, ni respect
de la delimitaci6n de sus fronteras.

La responsabilidad de las opinions expresadas en los articulos,
studios y otras colaboraciones firmados incumbe exclusivamente a sus
autores, y su publicaci6n no significa que la OIT las sancione.









INDICE


PAgina

A. PROLOGO, por W.R. B6hning ................................... ii

B. LA AMNISTIA DE 1974 EN ARGENTINA, por Lelio Marmora

INTRODUCCION................................................. 1

1. LA INMIGRACION INDOCUMENTADA EN ARGENTINA Y SU PAPEL EN
EL MERCADO DE TRABAJO................................... 6

2. LAS AMNISTIAS MIGRATORIAS EN LA ARGENTINA................ 14

3. ANTECEDENTES DEL DECRETO 087/74 ........................ 23

4. EL CONTEXT DEL DECRETO 087/74 Y SU EJECUCION ........... 39

4.1. Las political de poblaci6n y migraciones ........... 39
4.2. La ejecuci6n del Decreto 087/74 .................... 45

5. LOS INMIGRANTES LIMITROFES DOCUMENTADOS POR EL
DECRETO 087/74 .............................. ............. 53

5.1. Total de radicados por nacionalidad ................ 53
5.2. La distribuci6n en el territorio ................... 55
5.3. Edad y sexo ....................................... 62
5.4. Analfabetismo ...................................... 65
5.5. Ingreso al pals .................................... 66
5.6. AAo de llegada al pais ............................. 68
5.7. Participaci6n laboral ............................. 70
5.8. Ocupaci6n ................................ .......... 71

6. CONCLUSIONS Y CONSIDERACIONES FINALES .................. 78

C. MIGRACIONES INTERNACIONALES CON FINES DE EMPLEO: Documentos
de trabajo ...................................... ............ 86




Sii -


A. Pr6logo



Este es un document de trabajo de la series publicada por el Servicio

de Migraciones Internacionales con Fines de Empleo de la OIT. Los objetivos

del Servicio consistent en contribuir a (1) mejorar la capacidad de los

gobiernos, organizaciones de empleadores y trabajadores, formular, ejecutar

y evaluar political en material de migraci6n international y (2) aumentar

la protecci6n de los derechos de los trabajadores migrants y de los miembros

de su familiar, inter alia mediante medidas para asegurar la igualdad de

oportunidades y de trato. Sus medios de acci6n son (a) studios e informes

(b) servicios de asesoria (c) actividades de cooperaci6n t6cnica (d) reuniones

t6cnicas y (e) trabajos relacionados con instruments y normas internacionales.

El Servicio tambi6n recopila, analiza y difunde informaci6n relevant a los

miembros y unidades de la OIT y a otras parties interesadas.

Trabajadores migrants que se encuentren indocumentos o en situaci6n

irregular con respect a su admisi6n, estadia o empleo es uno de los temas

prioritarios en el program de trabajo del Servicio en los pr6ximos afos.

En primer lugar, la investigaci6n pretend explorer cuestiones relatives a

las causes de la entrada, estadia o empleo irregular, al porqu6 se desconocen

mecanismos existentes, al alcance y limitaciones de las sanciones

en contra de empleadores, traficantes y migrants, asi como tambien al rol

y eficacia de amnistias o medidas similares de regularizaci6n. En este

ultimo context, se han iniciado various studios y el present trabajo es

uno de ellos, constituyendo a la vez el primero que se refiere a un pais

en vias de desarrollo.

Lelio Marmora desarrolla un analisis lleno de perspicacia que penetra

en el porqu6, cu6ndo y c6mo, en los resultados de las medidas de amnistia

puestas en practica por los gobiernos argentinos despues de la segunda guerra

mundial y en las ensefanzas que se pueden derivar de estas experiencias, en

particular de la amnistia de 1974.


Febrero, 1983 W.R. B6hning

1
El lector puede interesarse en studios previous realizados por David S.North: The Canadian
experience with amnesty for aliens what the United States can learn; OIT, Ginebra 1979; mimeografiado
World Employment Programme Research Working Paper; restringido; J.-P. Garson and Y. Moulier:
Clandestine immigrants and their regularisation in France, 1981-1982;OIT, Ginebra, Mayo 1982;
mimeografiado International Migration for Employment Working Paper; restringido (disponible tambien
en frances); y D. Storer: Out of the shadows A review of the 1980 Regularisation of Status
Programme in Australia; Ginebra, OIT, Junio 1982; iimeografiado International Migration for
Employment Working Paper; restringido.

























B. LA AMNISTIA MIGRATORIA


DE 1974 EN ARGENTINA



por



Lelio Marmora


(Director del area de
Poblaci6n y Recursos Humanos,
Fundaci6n de Estudios Contemporaneos,
Buenos Aires)







- 1 -


INTRO DUCCI ON




Las polTticas migratorias de Argentina mantienen en los 6ltimos cien aios
tendencies similares a las de la generalidad de los pauses de la region, con un pe-
rTodo de promoci6n y apertura desde mediados del siglo pasado que bajo el lema "go-
bernar es poblar" buscara y lograra en la realidad "gobernar para proveer fuerza
de trabajo" en funci6n de la expansion de una economTaagrTcola-ganadera escasa en
mano de obra.


Esta political de apertura toca su fin a partir de la crisis mundial de
1929, cuando se inicia una tendencia de control y restricci6n que s6lo se va a
interrumpir luego de la segunda guerra mundial,respondiendo a las necesidades que
el pats tiene del factor de trabajo para la expansion de su process de industria-
lizaci6n urbana.


Entre ambos perTodos, se va a ir dando tanto un cambio en la legislaci6n
como en la concepci6n y prActicas administrativas migratorias desde un esquema fran
camente promocional a uno de control, pero conservando siempre el principio general
del reconocimiento de la necesidad del aporte de poblaci6n extranjera para el desa
rrollo de un pats con escaso crecimiento y densidad demografica.


Entre 1931 y 1935, la Argentina cierra sus puertas a la inmigraci6n de ul
tramar, y a partir de 1940 establece un sistema de admisi6n selective. Es en este
perTodo donde se impone la obligatoriedad de la radicaci6n para todo aquel extranje
ro que quisiera asentarse en el pats.


Es asT como la inmigraci6n europea que va a llegar luego de la segunda
guerra mundial, adembs de encontrarse con un pats absolutamente distinto al que
arribaron los llegados a principios de siglo, tambi6n encontraron una estructura
institutional diferente. Ya no organizada en funci6n de la promoci6n migratoria,
sino de los distintos controls de ingreso, permanencia y actividades del migrant.








-2 -


Estas condiciones administrative institucionales existentes ya a fines de
la decada del 40, van a chocar con las explicitas polTticas de fomento migratorio
del gobierno institutional de ese moment, lo cual da lugar a la primera ley de am-
nistTa migratoria del paTs, dictada con el objeto de regularizar la situaci6n legal
de miles de europeos.


En esa misma 6poca, como product del acelerado desarrollo econ6mico que
se da en la Argentina, acompaiado por un fuerte movimiento de migraci6n internal, y
de un crecimiento del empleo e ingresos en lossectores urbanos, asT como un despo
blamiento de fuerza de trabajo en algunas zonas rurales de cultivos industriales,
se va a intensificar el traditional movimiento,migratorio desde paTses limftro-
fes (1), transformandose en la d&cada del 50 en el principal aporte poblacional
desde el exterior.


Las condiciones de esta corriente de migrants para residir legalmente
en el paTs resultaron much mas dificultosas que las de los anteriores flujos de
extranjeros, ya que no se encontraban al amparo de ninguna promoci6n como la migra
ci6n de ultramar de principios de siglo; ni favorecidos por una explTcita polTtica
de inmigraci6n y un consenso sobre su aporte positive al paTs, como en el caso de
los europeos Ilegados luego de la segunda guerra mundial. Por el contrario, el in-
greso masivo desde los paTses limTtrofes se va a dar sin ningun tipo de promoci6n;
en forma incontrolada a trav6s de los multiples pasos fronterizos; con una legisla
ci6n cada vez mas restrictive; y sobretodo sin una imagen positive en terminos de
su contribuci6n al paTs.


Los contingentes de migrants limTtrofes, generalmente mestizos o en mu-
chos casos indTgenas, no correspondTan, ni correspondent actualmente a la imagen
de la "Argentina europea", que algunos sectors de la sociedad ain conservan.


(1) Hasta esa 6poca, concentrado mayoritariamente en las provincias limTtrofes con
los respectivos paTses de origen.










Fue asT como, a pesar de la necesidad que el paTs ha tenido de esta mano
de obra (2), y de su ingreso legal en la mayorTa de los casos, no pago lo mismo
con su establecimiento para el desarrollo de actividades laborales, el cual ha si
do frecuentemente en condiciones de indocumentaci6n.


En las Gltimas d6cadas se han ido dando process de acumulaci6n de indocu
mentados de paTses limTtrofes, y process de descompresi6n normalmente logrados a
travel de diferentes medios de amnistTas, frente a esa situaci6n de ilegalidad acu-
mulandose la masa de indocumentados durante los gobiernos militares de facto, carac
terizados por una posici6n altamente restrictive frente al asentamiento de este tipo
de inmigraci6n, pero a su vez permisiva en cuanto a su permanencia illegal y por lo
tanto pasible de cualquier tipo de utilizaci6n como fuerza de trabajo disponible y
barata; y legalizando su situaci6n e integrandolos al paTs durante los tres cortos
periodos democraticos que tuvo la Argentina desde el ano 1958 (3)



El analisis de amnistfa migratoria promulgada en el ultimo de esos perio
dos, que llega a radicar a cerca de mil indocumentados diaries durante los seis me
ses de su vigencia, es el objetivo de este trabajo.


Para ello se presentan en primer lugar algunas hip6tesis tentativas sobre
el papel de la fuerza de trabajo limTtrofe indocumentada en Argentina, ya que el
advance de investigaciones sistematicas sobre el problema es practicamente nulo en
el paTs.


(2) Que en el caso de los bolivianos ha cubierto, en los ultimos treinta aros, las
necesidades de fuerza de trabajo en los cultivos industriales del noroeste del paTs;
en el de los chilenos, ha provefdo de mano de obra a las explotaciones fruticolas,
mineras, forestales y ganaderas del sur; y en el de los paraguayos cubre la demand
de las explotaciones agricolas del nordeste, asT como en la industrial de la cons-
trucci6n y servicio dom6stico de diferentes centros urbanos.
(3) En estos tres perTodos, y durante los primeros meses de cada uno de estos go-
biernos, se dictan las amnistTas que permiten la mayor documentaci6n de migrants
limTtrofes en los iltimos veintidos anos, ya que a travis de las mismas, con una
vigencia de alrededor de tres anos en total, se radic6 en el paTs el 63 % de los
legalizados en ese lapso.









-4-


En segundo lugar se analizan las caracterTsticas generals de las cuatro
amnistTas migratorias, su contenido y sus resultados cuantitativos.


La tercera parte del trabajo va a presentar los antecedentes del decreto
087/74, con respect a los diagn6sticos de la situaci6n laboral y legal de los mi-
grantes limTtrofes a principios de la decada del 70.


La cuarta parte se refiere al context de polTticas de poblaci6n y de mi
graciones en que se inscribe la amnistTa de 1974, asT como los pasos de su ejecu-
ci6n.


Posteriormente, se analizan las caracteristicas demograficas y laborales
de los inmigrantes documentados por medio del decreto citado.


Finalmente se presentan algunas conclusions tanto sobre el efecto y las
dificultades por las que debi6 pasar la aplicaci6n de la amnistTa del 74, ast como
su viabilidad como instrument dentro de una polTtica de migraciones laborales en
Argentina.


El tratamiento del tema ha intentado cubrir los diferentes niveles a tra
v6s de los cuales se puede entender tanto la significaci6n, como el process mismo
que implica una amnistTa de esta Tndole en un paTs como la Argentina; ya que la
aplicaci6n de este tipo de medidas constitute un centro de pol&micas entire aquellos
sectors que la apoyan por razones basicas de justicia social a un sector desprote
gido y explotado de la poblaci6n, y aun mas alli, como una de las formas de inte-
graci6n poblacional del paTs al resto de America Latina. Mientras que por otra par
te, el rechazo ha sido explTcito por parte de los sectors que, o bien usufructan
la indocumentaci6n del inmigrante limTtrofe a trav6s de su explotaci6n como mano
de obra barata, o tambien mas all5, por el temor de que el paTs pierda su condici6n
de "Am6rica blanca".


Por supuesto que esta pol6mica, y las medidas emergentes de la misma,
han estado a su vez, estrechamente ligadas a los distintos gobiernos de turno que
la Argentina tuvo en los dltimos treinta ahos. De ahT tambien la insistencia, qui-









-5-


zas en algin moment excesiva, pero lamentablemente vigente, con que se vincula a
trav6s de todo el trabajo, la intima relaci6n que ha existido en estas decadas,
entire las political migratorias, las leyes de amnistfa, y la existencia de gobiernos
democr5ticos o degobiernos militares en la conduccl6n del paTs.







-6-


1. LA INMIGRACION INDOCUMENTADA EN ARGENTINA Y SU PAPEL EN EL MERCADO DE TRABAJO


A pesar de ser la Argentina un pals hist6ricamente receptor de grandes
contingentes migratorios provenientes de todas parties del mundo, el fen6meno de
la inmigraci6n indocumentada s6lo se comienza a presentar en los dltimos trein-
ta a~os, asociado directamente a la inmigraci6n proveniente desde paTses limT-
trofes, y a politicas de caracter cada vez mas restrictive para el asentamiento
de poblaci6n extranjera.


Casi no existen en el paTs problems de ilegalidad migratoria en los mas
de cinco millones de extranjeros, que provenientes de paTses de ultramar, van a
ilegar entire 1821 y 1947 (1); pero la indocumentaci6n va a tener un ritmo cre-
ciente en los cientos de miles de bolivianos, brasileros, chilenos, paraguayos
y uruguayos que desde mediados de la d&cada del 40 incrementan su flujo masivo y
sostenido hacia la Argentina.


Es ast como, en t6rminos de una primera caracterizaci6n y diferenciaci6n
con otros casos de migraci6n indocumentada (tal como la observada en paTses como
Francia, Canada, Australia y mismo en una porci6n de la establecida en EE.UU.),
puede decirse que en Argentina, la ilegalidad esta asociada al origen limTtrofe
del migrant.


Por otro lado, este tipo de movimientos migratorios no estarfa respondien
do, como en el caso de los paTses mencionados anteriormente a una relaci6n desi-
gual centro periferia (2), sino que se inscriben en una l6gica de los process
de migraciones internal, como prolongaci6n de los mismos en el paTs de recepci6n.




(1) Salvo con los Ilegados en los anos posteriores a la segunda guerra mundial.

(2) En el sentido planteado por Portes, donde las migraciones internacionales
serTan parte del sistema international econ6mico unificado. Portes, A. "Labour
Functions of illegal aliens, Society, Sept-Oct., 1977. V.4, NO 6, P.37.









- 7 -


La inmigraci6n illegal limftrofe hacia Argentina, presentarTa el caso de
un movimiento entire dos paTses perif6ricos, con desigual nivel de desarrollo,
pero no necesariamente con una relaci6n de dependencia entire ellos.


En este context, tambien sus caracteristicas son particulares, si se
compare estos flujos con otros en condiciones estructurales similares como el
colombo-venezolano. Ya que si bien esta dltima inmigraci6n se insert en parte
como continuidad del process migratorio interno venezolano, una proporci6n con
siderable de la misma esta constituTda por mano de obra calificada o semicali-
ficada, y sus modalidades de ilegalidad responded a mecanismos distintos.


AsT, mientras la ilegalidad del migrant limitrofe colombiano en Venezue
la se va a dar predominantemente por su forma clandestine de entrada al paTs y
consecuente residencia indocumentada; en el caso de los extranjeros limTtrofes
en la Argentina, su entrada es normalmente legal (como turista), estableciendo-
se su ilegalidad en su forma de residencia en el paTs.


En cuanto a la insersi6n laboral del migrant limitrofe documentado o in
documentado en Argentina, esta responded en t6rminos de mercado de trabajo, a
las reglas de juego de los mismos, tanto en su lugar de origen como de Ilegada,
presentando como caracteristica basica una extrema elasticidad en la oferta y
una fluctuante demand.


En este caso se observa claramente la proposici6n de Bbhning al respect,
cuando afirma que si bien la oferta de migraci6n indocumentada es necesaria para
que 6sta exista, la condici6n suficiente esta en la demand del pats receptor(3).


La demand de trabajadores indocumentados en Argentina se va a centrar
en una parte de la fuerza de trabajo necesaria para las cosechas de cultivos
estacionales (4), algunas actividades extractivas y ganaderas en el sur, y en



(3) Bdhning, W. E., Temporary or permanent: that is the question, en "Conferen-
cia: Temporary labour migration in Europe. Lesson for the American Policy deba-
te". Maryland, 1980.
(4) Tabaco en la provincia de Salta, az6car en Salta y Jujuy, vid en Mendoza,
fruticolas er el Valle del RTo Negro y algod6n y tabaco en el nordeste.








- 8 -


las dreas urbanas en el sector construcci6n y servicios dombsticos.


Esta oferta de mano de obra en situaci6n de ilegalidad no constitute una
necesidad structural para la economfa argentina en su conjunto, pero si resul-
ta un requisite vital para el funcionamiento de algunas de sus economTas regio-
nales, y para la provision de fuerza de trabajo urbana no calificada, en los mo
mentos de expansion de la economTa (5).


En este punto es important ubicar en una perspective realista, el papel
que esta fuerza de trabajo puede Ilegar a cumplir, tanto con respect a la eco-
nomTa en su conjunto del paTs receptor, como a la dingmica de los mercados de
trabajo.


Con respect a su papel frente a la economTa en su conjunto, en el caso
argentino, es necesario, en primer lugar, hacer una diferenciaci6n entire la fun
ci6n que cumple la migraci6n limTtrofe en general, y la migraci6n limTtrofe in-
documentada en particular.


El papel de la inmigraci6n limTtrofe en Buenos Aires ha sido considerado
por algunos autores como el de una manoo de obra adicional" que afecta directa-
mente el nivel de salaries en algunos sectors ec6n6micos industriales urba-
nos (6), contribuyendo por lo tanto, a la generaci6n de excedentes en el proce
so de acumulaci6n de capital a trav6s de la reducci6n de los costs de produc-
ci6n.


Desde nuestro punto de vista, esta hip6tesis serfa discutible si se tie-
ne en cuenta el impact real de esta inmigraci6n, en terminos cuantitativos,



(5) Su funci6n serTa muy similar a la propuesta por Keely y Thomas para ciertos
sectors de la economTa de los EE.UU., en Keely, Ch. y Thomas, S., The disposa-
ble worker: historical and comparative perspective on clandestine migration, do
cumento presentado en el Annual Meeting of the Population Association of Ameri-
ca, Montreal, 1976, P. 2.

(6) Marshall, D. El mercado de trabajo en el capitalism periferico. El caso ar-
gentino. PISPAL, 1978.









-9-


(por ejemplo, s61o aproximadamente 5.000 paraguayos estartan vinculados al sector
industrial de Buenos Aires, en 1960) (7); la fuerte organizaci6n sindical de la
clase trabajadora urbana en Argentina, y los bajos niveles de desempleo relatives
caracteristicos del mercado de trabajo de la industrial bonaerense hasta fines de
la decada del 70.


Sobre este Gltimo punto, si bien es innegable que en los ltimos trein-
ta afos ha existido permanentemente una oferta de trabajo superior a la demand
(oferta alimentada por los flujos de migrants internos y en much menor media
extranjeros limTtrofes) la simple relaci6n entire mayor oferta frente a menor de-
manda no permit arribar automaticamente a conclusions sobre sus efectos en el
nivel de salaries.


En este sentido es important tener en cuenta lo que podrfa llamarse "nt-
veles de tolerancia" del mercado de trabajo con respect a la repercusi6n de los
desniveles entire oferta y demand, sobre el nivel de salaries. Encontrando que,
adn existiendo un margen dedesempleQ, este no afecta los salaries, en ciertos
mercadosd e trabajo con un control sindical fuerte.


Quizas la hip6tesis sobre esta manoo de obra adicional" pudiese ser mas
plausible cuando se aplica al migrant indocumentado (8), pero tambien en este
iltimo caso se deberTa tomar con much prudencia en consideraciones de la sig-
nificaci6n de su nimero relative, y sobre todo de sus modalidades de insersi6n
en el mercado de trabajo.


En efecto, la hip6tesis general que vamos a proponer es que el in-
migrante limTtrofe legal, y el illegal en menor grado, no representan una compel


(7) Marmora, L. "Comentarios al document de J. M. Carron, Consideraciones
te6ricas geherales para el studio de las migraciones internacionales interre-
gionales en el Cono Sur de Am6rica Latina", en Estructura Polftica y Politicas
de Poblaci6n, PISPAL, Santiago de Chile, 1977, p. 425.

(8) Carron, J. M., "Consideraciones te6ricas generals para el studio de las
migraciones internacionales interregionales en el Cono Sur de Am6rica Latina",
en Estructura Polftica y Politicas de Poblaci6n, PISPAL, Santiago de Chile,
1977, P. 413.









- 10 -


tencia de mano de obra ni para el trabajador rural, ni para el trabajador urban
argentino.


Esta hip6tesis se basa, en primer lugar, en el presupuesto de gran movi-
lidad que tiene la inmigraci6n limttrofe hacia la Argentina, inmigracl6n que a
travis de sus canales de informaci6n y desplazamiento establecidos, se va a ins-
taiar o retirar a su pats de origen, de acuerdo a las posibilidades de trabajo
y diferencias de salaries existentes en el paTs de recepci6n.


Esta elasticidad de la oferta inmigrante limitrofe, y sobre todo de la .in
documentada, se debe tambi6n al "tipo" de trabajo que va a tomar esta mano de
obra, el cual (al igual que las explicaciones elaboradas por Ruebens para el caso
de los inmigrantes indocumentados en EE.UU. (9)) normalmente es el indeseable adn
para los desocupados argentinos.


La inmigraci6n limitrofe, y especialmente la indocumentada, de una calif
caci6n y educaci6n generalmente mas baja que la argentina (10), con diferentes
expectativas de clase y estilo de vida, s6lo penetra en aquellos huecos de mano
de obra, que los mercados de trabajo dejan disponibles, en los moments de auge
econ6mico del pats receptor, y en consecuencia, no puede ser considerada como ma-
no de obra en competencia con la argentina.


(9) Ruebens, E. Inmigration problems limites-visa programs and other options, Cen
ter of Philosophy and Publics Policy, University of Maryland, 1980, p.13; sien
do este enfoque compartido de una u otra forma por autores como Cornelius, W. Mexi
can migration to the United States: Causes and U.S. responses, Cambridge Center
for International Studies, Massachusetts Institute of Technology; Piore, M. Birds
of passage: Migrant labour and industrial societies, New York, Cambridge Universi-
ty Press, 1979.

(10) Esta caracterizacidn no se ajustaria a la inmigraci6n uruguaya, la cual, sin
embargo, por el hecho de concentrarse casi totalmente en Buenos Aires, y por
su cercania al lugar de origen, no se escaparia de la hip6tesis propuesta de elas-
ticidad de su oferta como mano de obra.









- 11 -


De alli que se consider como dudosa la interpretaci6n de manoo de obra
adicional" que afirma que por su presencia disponible ejerce presl6n depresora
sobre los salaries; resultando mas claro su papel como complement y/o fuerza
de trabajo necesaria, en un pars donde la mano de obra no calificada constitute
un factor escaso.


La caracterTstica de indocumentaci6n de parte de esta mano de obra inmi
granted, mas que deberse a la necesidad de la economia argentina en su conjunto,
se debe a la conjunci6n del interns de ciertos sectors empresariales de abara-
tar costs de mano de obra y a elements ideol6gicos institucionales que han mi
rado a la inmigraci6n proveniente desde otros pauses latinoamericanos como no
deseable por razones culturales, educacionales, e incluso 6tnicas.


El caso de los sectors econ6micos que utilizan esta mano de obra limT-
trofe indocumentada, merece tambi6n una atenci6n especial, ya que present dis-
tintas caracterTsticas. En las zonas rurales (sobre todo en la recolecci6n de
cultivos temporales) gran parte de la cosecha s6lo puede efectuarse con fuerza
de trabajo inmigrante, a la cual se somete a condiciones de trabajo y salaries
normalmente inferiores a los que corresponderTa legalmente.


Estas condiciones se aplican al conjunto de los trabajadores ; el hecho
de que parte de ellos sean indocumentados asegura una mayor impunidad en su tra-
tamiento por fuera de las leyes laborales.


El indocumentado como mano de obra, no representarTa en este caso, una
necesidad, sino una situaci6n de hecho que facility una explotaci6n generalizada
de un sector de la fuerza de trabajo. Su no existencia, o su encarecimiento como
mano de obra, implic6en algunos casos, uno de los elements que condujo a una
mayor mecanizaci6n en tareas como el corte y recolecci6n de cana de azucar en el
noroeste del paTs.








- 12 -


En el caso de la insersi6n urbana de trabajadores migrants Indocumenta-
dos, su presencia se da en el sector construcci6n, servicios domesticos y en ac
tividades diversas del sector informal.


En el sector construcci6n, cumple funciones similares a las sefaladas en
el.sector rural, cubriendo una necesidad de mano de obra escasa, en actividades
no deseadas por la mano de obra national (por el tipo de trabajo a realizar,
por su periodicidad, y condiciones de trabajo), resultando ademas de un bajo
costo, en el caso de pequenas unidades de contrataci6n, siendo aht donde en al-
gunos casos podrTa entrar en competencia o como factor de depresi6n salarial
frente a los sectors de menos calificaci6n de fuerza de trabajo native.


En cuanto al servicio domestico, las condiciones de contrataci6n, sala-
rid y caractertsticas de trabajo hacen del mismo un area donde facilmente se
inserta la mano de obra indocumentada femenina llmitrofe, siendo su utilizaci6n
realizada a bajos costs, pero facilmente desplazada por la mano de obra native
en moments de depresi6n econ6mica.


El sector informal urban serTa de gran absorci6n de este tipo de fuer-
za de trabajo, en activiades semicalificadas independientes, o bien como asala-
riados en pequefas unidades de producci6n constituyendo otra area laboral donde
el indocumentado podrTa llegar a competir con cierto sector no calificado de
mano de obra national.


Esta gama de situaciones de insersi6n del migrant limitrofe indocumenta
do permit observer la complejidad que asume su participaci6n y funciones en
los mercados de trabajo argentinos, las cuales s6lo pueden ser ennumeradas en
t6rminos de hip6tesls a verificar, ya que no se cuentan en el paTs studios con
el suficiente nivel de especificidad. para una refutaci6n o verificaci6n de las
mismas.


De cualquier manera, y frente a la interpretaci6n del papel de la mano
de obra indocumentada como possible competencia a la mano de obra native, puede
decirse que esta hip6tesis podria ser admisible s6lo en ciertas condiciones es










- 13 -


pecTficas, donde la ilegalidad permitirTa la contrataci6n del inmigrante por mas
bajos salaries y bajo malas condiciones de trabajo. Pero en el moment que el
inmigrante limitrofe pasa a una situaci6n legal, su efecto de competencia o de-
presi6n de salaries en la clase trabajadora serfa muy discutible, no s6lo por
las posibilidades de control de esta sobre las condiciones de trabajo y sala-
rios, a travys de sus organizaciones sindicales; sino tambien y fundamentalmente
por la extrema flexibilidad que tiene esta oferta de trabajo. As!, frente a si-
tuaciones de recesi6n, su estrategia migratoria laboral no es la de competir con
la mano de obra native por puestos de trabajo escasos, sino el retorno al lugar
de origen.


Este iltimo punto result de fundamental importancia frente al planted
y ejecuci6n de polTticas de migraciones laborales, que en el caso especifico de
la Argentina han presentado una interesante paradoja en t6rminos de la relaci6n
entire la interpretaci6n del fen6meno migratorio y la toma de desiciones frente
a los migrants limTtrofes.


Esta paradoja parte de la interpretaci6n del papel de la mano de obra mi-
grante limitrofe (incluTdo implTcitamente pero nunca diferenciado el indocumenta
do), como una competencia a la mano de obra national. Interpretaci6n realizada
en el marco de lineas de andlisis ubicadas dentro de categorTas como las de acu-
mulaci6n de capital, ejercito de reserve, mano de obra adicional, etc., constitu
yendo un excelente argument para las polTticas restricitvas, y a veces repre-
sivas que frente al inmigrante limTtrofe, han Ilevado adelante permanentemente
los gobiernos militares.


AsT, a partir de estas proposiciones sobre el papel de competencia labo-
ral de los inmigrantes limftrofes, el prejuicio cultural y 6tnico, del cual han
hecho gala los gobiernos no democraticos argentinos, encuentra un argument
mas para justificar sus politicas exclusivamentes proeuropeTstas en t6rminos de
inmigraci6n.







- 14 -


2. LAS AMNISTIAS MIGRATORIAS EN ARGENTINA



Las amnistTas para inmigrantes indocumentados, no constituyen un procedi
miento nuevo en las politicas migratorias de Argentina, ya que el gobierno ha
recurrido a este instrument en varias oportunidades hist6ricas.


Normalmente estas medidas fueron adoptadas en situaciones en que los in-
migrantes extranjeros asentados en el pats presentaban un alto Tndice de indo-
cumentaci6n, ya sea por las dificultades administrativas que surgTan frente al
creciente nimero de inmigrantes, o bien por los obstaculos que algunos gobier-
nos pusieron a la normal radicaci6n de estos contingentes de poblaci6n.


Cuatro son las amnistTas de regularizaci6n de la situaci6n de inmigran-
tes extranjeros, que se dictaron en Argentina, todas ellas durante los cuatro
gobiernos democraticos que tuvo el pals en los dltimos 35 anos.


La primera, promulgada en 1949 (1) por el primer gobierno peronista, fue
concedida como un "indulto general a los extranjeros que ingresaron al paTs con
violaci6n de disposiciones legales o reglamentarias", y estuvo dirigida funda-
mentalmente a los inmigrantes de ultramar llegados al pals en la postguerra,
acogidos tambien a ella los primeros contingentes de inmigrantes limTtrofes que
se encontraban en situaci6n de ilegalidad.


Este decreto, con una duraci6n inicial de 90 dTas, fue prorrogado en tres
oportunidades, finalizando su aplicaci6n en marzo de 1951 (2).


La segunda ley de amnistta es dictada por el gobierno radical del presi
dente Frondizi en 1958 (3), con un espiritu similar al del anterior gobierno
civil, y en funci6n de regularizar la situaci6n de aquellos que no habian podi


(1) Decreto N0 15.972 del 8 de julio de 1949. BoletTn Oficial N 15-7-1949.
(2) Decreto 24666 del 4-10-49; Decreto 12.369 del 17-6-50; Decreto 25950 del
6-12-50.
(3) Decreto N 3364 del 4 de agosto de 1958.









- 15 -


do acogerse al anterior decreto, o bien no habTan podido "satisfacer los re
quisitos usuales para radicarse legalmente en el pars".


Su duraci6n es de seis meses, con la particularidad que es durante ese
periodo donde se inician los tramites, los cuales luego fueron resueltos en
los aios siguientes.


La tercera, promulgada por el gobierno radical del president Illia en
1964 (4), y que estS dirigida exclusivamente a los inmigrantes provenientes
desde parses limitrofes, tiene una duraci6n inicial de 1 aio, y es prorrogada
luego hasta fines de 1966 (5).


Y la cuarta que se dicta en enero de 1974 (6) durante el dltimo gobier
no democratico argentino, siendo president el General Per6n, tambien como la
anterior, dirigida a los inmigrantes limrtrofes, y que tiene una duraci6n de
seis meses.


Un rdpido andlisis de estas leyes de amnistra permit observer una se-
rie de diferencias entire las mismas tanto por su contenido, aplicaci6n y al-
cances.


El primer punto a destacar es el de los arguments por los cuales se
justifican los respectivos decretos, tal como lo expresan sus considerandos.


AsT pueden distinguirse en los tres primeros, una clara alusi6n a
la necesidad de la integraci6n social de los indocumentados al pars, como ar-
gumento basico para la promulgaci6n de los decretos; lo cual corresponde a la


(4) Decreto Ley del 3 de enero de 1964, ratificado por Ley N 16.478 y el "Re
glamento de Migraci6n", aprobado de decreto 4418/65.
(5) Decreto N0 11.982 del 30 de diciembre de 1965.
(6) Decreto 087 del 11 de enero de 1974.








- 16 -


preocupaci6n de los respectivos gobiernos con respect a la necesidad permanent
te de la Argentina de lograr una rapida asimilaci6n de los extranjeros.


Tambi6n en los tres primeros decretos surge claramente el tema de los
problems administrativos a los que se enfrentaron los migrants como para ha-
cer efectiva su radicaci6n legal, y en especial en la segunda y tercera amnis
tia que se establecen luego de sendos periodos de gobiernos militares.


Cabe anotar que es en esos perfodos de gobierno military donde las polf-
ticas migratorias se tornan mas restrictivas, y por supuesto mas represivas, y
donde normalmente crece el porcentaje de indocumentados (7).


En la tercera amnistfa surgeon a la vez dos arguments nuevos que funda-
mentan la decision, uno de ellos es el de la soberanfa con que cada estado pue
de disponer sobre qulen va a permanecer, entrar o salir de su territorio, y el
otro sobre las necesidades de "control mas efectivo de las autoridades argenti
nas" sobre los habitantes extranjeros.


Estas dos puntualizaciones, que evidentemente remarcan aspects de segu
ridad national, pueden deberse al hecho de la condici6n de limitrofes de los
indocumentados, y a las posibles crTticas y actitudes de desconfianza que los
organismos de seguridad han manifestado permanentemente frente a esa poblaci6n.


El ultimo decreto que nos ocupa especialmente en este trabajo, presen-
ta una Ifnea argumental diferente a los anteriores, no haciendo referencia en
sus considerandos, a los problems administrativos, de integraci6n social ni
tampoco de control, sino planteando directamente el problema laboral que se
present con la inmigraci6n indocumentada, y los objetivos de integraci6n lati


(7) Marmora, Lelio, "Migrations illegales et non enregistr&es en Amerique du
Sud" en Congres International de la Population, communications sollicitees,
Union Internationale pout l'4tude scientifique de la population, Tomo 2, Manila
1981, pag. 499.









- 17 -


noamericana que alientan la media.


AsT, su planteo, se deriva directamente de los postulados de dos obje-
tivos polTticos del partido gobernante en ese perfodo, la de la justicia so-
cial y la de la integraci6n latinoamericana.


Es evidence que este cambio en los arguments sustentadores de la media
da, corresponde a su vez a una mayor importancia de la presencia de la mano
de obra limitrofe en el paTs, ast como el de una mayor conciencia por parte
de algunos grupos politicos y sociales de la situaci6n de explotaci6n que cier
tos sectors de la poblaci6n ejercian sobre esta fuerza de trabajo.


Se podrTa decir que a trav6s de esta iltima ley de amnistTa, se obser-
va en las politicas de migraciones de Argentina una evoluci6n desde una posi-
ci6n inicial de integraci6n social del extranjero; para luego pasar a una po-
sici6n de control como funci6n basica del aparato administrative migratorio;
terminando en una perspective de la migraci6n en terminos de polftica laboral,
tanto en funci6n de sus repercusiones sobre el empleo, como en los salaries
y condiciones de trabajo.


Es asT como los primeros parrafos de los considerandos del Decreto
087/74 dicen textualmente:


"Que los inconvenientes que esta situaci6n les report por la carencia
de documentaci6n adecuada, los hace pasibles de abuses por parte de sus emplea
dores".


"Que la existencia consiguiente de un verdadero mercado negro de mano
de obra, deprime por imperio de las ineludibles eyes de la oferta y la deman-
da, los niveles de retribuci6n establecidos por eyes y convenios laborales".


"Que ello dificulta el desenvolvimiento de sus vidas con las segurida-
des que la Naci6n esta obligada a ofrecerles".









- 18 -


Por otra parte, la presencia de los objetivos de consolidaci6n de una
posici6n latinoamericanista, se expresan en los pgrrafos cuatro, c-inco y seis
que dicen:


"Que el Gobierno Nacional persigue como objetivo prioritario en la eta
pa actual, los altos principios de la hermandad y de integraci6n latinoameri-
cana".


"Que invariablemente ha mantenido una polftica generosa consecuente con
su tradici6n en material de inmigraci6n".


"Que es necesario traducir en hechos ,concretos las aspiraciones expre-
sadas en el piano de las ideas, principios y prop6sitos".


En cuanto a las condiciones para la radicaci6n, que establecen las dis-
tintas amnistTas, practicamente no existen diferencias entire los requisitos exi
gidos por los diversos gobiernos que las promulgan.


Los principles requisitos que se exigen en los diferentes decretos son
la certificaci6n de fecha de entrada al pals, la identificaci6n del extranjero
con documents argentinos o de su pafs de origen, el certificado de buena sa
lud y la no existencia de antecedentes penales.


En este ultimo punto es donde se diferenciarTan las amnistfas de los go
biernos radicales y peronistas.


En los primeros se establece la necesidad de probar que el indocumenta-
do extranjero no tiene antecedentes penales en su pars de origen; mientras que
el los decretos dictados en los gobiernos peronistas, o hien no se incluye el
requisite (en el de 1949), en el caso del 087/74, s6lo se exige que por decla-
raci6n jurada el inmigrante establezca que "...no se encuentra comprendido en
las inhabilidades del Reglamento de Migraci6n, ni registra antecendentes de or-
den contravencional en la Republica".









CUADRO 1


AMNISTIAS MIGRATORIAS EN ARGENTINA


Caracters- C 0 N S I D E R A N D 0 S
icas De integraci6n Administra De control De soberanfa e integraci6n De evitar la Tie de Presdente Alcance del Aplicaci6r

ecre del migrant tivas migratorio y convenios atinoamerica explotaci6nde duraci6n que
Decre promulga Decreto
tDc al paTs internaciona la a mano de o- pr Decret
to y el Decreto
fecha les bra migrant

15972 del X X Inicial 3 me Per6n Todos los ex- PolicTa Feoe
8 7 49 sesduraci6n tranjeros ral
total: 19
Prorrogado por meses
decr. 24666
del 4-10-49 Per6n
Prorrogado por
decr. 12369
del 17-6-50 Per6n
Prorrogado por
decreto 25950
del 6-12-50 Per6n

3.364 del 6 meses Frondizi Todos los ex- DNM y organic
1-5-58 X X tranjeros mos auxil iares

49 del 3-1-64 X X X X Inicial 12 Illia Inmigrantes DNM y orga-is
meses, dura limitrofes mosauxil iares
ci6n total
24 meses
Prorrogado por Illia
decreto 11982
del 30-12-65
x 6 eses Peri


Inmigrantes
limTtrofes


DNM y organs
mos auxi 1 iares


087 del
11-1-74


Per6n


6 meses


X






- 20 -


Por ultimo, en cuanto al alcance que tienen estos decretos con respec-
to a la cantidad de indocumentados que se legaliza, s6lo se tienen los datos
correspondientes a los anos 1958, 1964 y 1974, ya que la ejecuci6n del de
1949 no fue hecho por la Direcci6n de Migraciones, sino por las delegaciones
de la PolicTa Federal, que otorgaban directamente la cedula de identidad al
extranjero legalizado.


De acuerdo a esos datos, la amnistTa de 1958 va a permitir la radica-
ci6n de extranjeros durante 4 anos (8), con un total de 31.526; por medio de
la de 1964 se radican extranjeros limTtrofes durante siete aios, llegando a
una cantidad de 216.677; y en la de 1974, en sus seis meses de duraci6n Ile-
gan a documentarse 147.383 personas.


Es de destacar que tanto en las amnistras del 58 como del 64, muchos
migrants finalizaron sus trdmites various aios despues del cumplimiento del
perTodo de vigencia.del decreto, por lo cual los efectos de las medidas se
extienden incluso durante otros gobiernos y regimenes politicos diferentes a
los que le dan origen a la media.


Entre 1958 y 1980, sobre 629.258 migrants extranjeros radicados en
Argentina 395.586, es decir el 62.9% lo hicieron a traves de las amnistTas
dictadas en 1958, 1964 y 1974.


Cabe sehalar que en la amnistTa de 1958 el ritmo de radicacton mensual
durante 42 meses fue de 750 migrants; en 1964 (durante 72 meses) fue de
3.009 migrants; y en 1974 (6 meses) fue de 24.563 migrants.


(8) Es necesario tener en cuenta que, adn cuando cada amnistTa tuvo un limite
precise de tiempo, el hecho de haber iniciado los trdmites en ese periodo,
permitia al migrant completar el resto del procedimiento en aios posteriores.
De ahT que se encuentra en muchos casos altas cifras de radicaciones a travis
de las leyes de amnlstTa, a6n various anos despues de haber finalizado el 1Tmi
te de vigencia de estas medidas.







- 21 -


CUADRO 2


RADICACIONES COMUNES Y POR AMNISTIA.


1958 1980


. AO RADICACIONES COMUNES AMNISTIAS TOTAL

TOTAL DE RADIO TOTAL INMIGRAN
CIONES COMUNES TES LIMITROFES


1958
1959
1960
1961
1962
1963
1964
1965
1966
1967
1968
1969
1970
1971
1972
1973
1974
1975
1976
1977
1978
1979
1980


2.720
3.429
3.200
3.184
3.561
3.572
3.820
4.878
6.413
9.099
16.426
26.276
20.181
15.929
10.949
7.237
6.780
8.827
11.218
30.486
28.125
14.362


1.166
1.829
1.843
2.137
2.551
1.923
1.429
1.609
2.117
4.596
12.683
22.213
17.259
13.493
8.958
5.172
3.354
6.474
9.051
27.776
24.018
11.643


2.996
11.429
4.544
12.557



17.015
33.371
37.940
89.818
21.275
6.317
10.841





147.383


2.996
14.149
7.973
15.757
3.184
5.561
20.587
37.291
42.818
96.231
30.374
22.743
37.117
20.181
15.929
10.949
154.620
6.780
8.827
11.218
30.486
28.125
14.362


TOTAL 240.672 183.294 395.586 636.258

Fuente: Datos D N M.





- 22 -


0





CO
w

0















C)
0
a-

>-

0



0
to








C)




















0-J
V)
w

LL.:




0
c-
1-






oU
w





0





I-



w
a-










w

z
0









0
c1
t/1

UJ


r
r~CL
,r
rr
r


- -


f -
..


U-\
oo

CO4


0 00

m-0

co L.


0
o

e Io
S Lo


In








I L.
N- -

o







CT
u ( 0 1.



















L L
A 0 0











00 0 %D 4-J
L- -- L



% 0 0
(11 C












(0 fl

o 0O

4-* 1
'( "0 C(

S 0 0
0 0UO 4
C. C I (



1- Eb
U) E







00 u












on
0 (0 1
4-' 0 -









LO C

oo cU (0
-Q C
0 to 0.


(0 U -
V *(U -













i n
LW1

A" -Q 10^


-C
V..


o 0 0 0 0 0 O 0 0 0 0 0 0 0 0 O 0
o 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 O 0
o) 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0

oD LA 0 0 0 0 0M 00 0 .0 0 0 0 0
- i i - I -








- 23 -


3. ANTECEDENTES DEL DECRETO 087/74

3.1. EL PROBLEMA DE LA INDOCUMENTACION DE LOS INMIGRANTES LIMITROFES

Durante la d&cada del 60 la inmigraci6n limttrofe hacia la Argentina se
va a acrecentar en casi un 50% mas que en la decada anterior, pasando su saldo
de 255.062 entire 1950-59 a 375.748 personas entire 1960-69.


Frente a este incremento inmigratorio, y al bajo nivel de radicaciones
concedidas por la Direcci6n Nacional de Migraciones (un promedio de alrededor
de 3.000 annual entire 1960-64), se promulga, tal como se vio anteriormente, la
amnistfa de 1964.


Esta amnistTa s6lo va a permanecer abierta hasta fines de 1966, permi-
tiendo la regularizaci6n de la situaci6n legal a aquellos migrants limTtrofes
ingresados al paTs antes del 1 de julio de 1965 (1).


Es asT como desde mediados de la decada, y ante los inconvenientes que
se presentan en los tramites regulars de radicaci6n, asT como a la actividad
restrictive del gobiemo military que assume el poder en 1966, se inicia
el mayor process de acumulaci6n de indocumentados limTtrofes ocurrido en el
pals


Frente a la situaci6n de marginamiento laboral y social de estos contain
gentes migratorios, comienzan a surgir, hacia fines de la decada, diferentes
analisis y denuncias pdblicas que buscan llamar la atenci6n de las autorida-
des y de la opinion pdblica sobre ese problema.


En esa perspective surgeon los primeros analisis sobre la incidencia de
la falta de radicaci6n, en la integraci6n y marginalidad social de los inmi-
grantes chilenos en el sur del paTs (2).

(1) Decreto 11982/65, Articulo 1?
(2) Marmora, L. Migraci6n al sur, Libera, Bs.As. 1968; Marmora, L., "Marginali
dad y conciencia national en grupos migrantes",Aportes, N0 7, 1968.








- 24 -


En 1969 la Iglesia hace pdblico un document, en el cual denuncia abier
tamente la situaci6n de la inmigraci6n illegal limitrofe, y formula una estima
ci6n del total de extranjeros de este origen en la Argentina, que llegarTa a
1.580.000 (3).


En dicho document, elaborado por un delegado de Caritas Internacional,
por el Secretario General de la Comisi6n Cat6lica Internacional de Migraciones,
y por el Secretario General de la Comisi6n Cat6lica Argentina de Inmigraci6n,
este ultimo cuestiona los resultados de la amnistTa de 1964, por la falta de
difusi6n y de adecuaci6n de la informaci6n, pertinente a las caracteristicas
de los inmigrantes a quienes estaba dirigida.


En la misma linea, en 1970, el Centro de Investigaci6n y Acci6n Social,
organismo fundado por la CompahTa de Jesds, public su document sobre la inmi
graci6n illegal paraguaya (4), donde adembs de presentar una impactante vision
de la situaci6n de explotaci6n de estos inmigrantes, propone para la soluci6n
del problema un "nuevo plazo o amnistia general"; una 'lactualizaci6n de la pre
senate legislaci6n en material de migraciones", en especial la llamada "Ley de
Seguridad Nacional o Ley de Frontera"; y "aumentar la capacidad y el numero de
las delegaciones de la Direcci6n Nacional de Migraciones".


El advance mayor para la bdsqueda de soluci6n al problema a nivel guber
namental, se va a dar en 1970, con la creaci6n de la Oficina Sectorial de Re-
cursos Humanos, organismo dependiente del Ministerio del Interior de la Repd-
blica Argentina, y a la cual se le asignan como objetivos, la realizaci6n de
un diagn6stico sobre la inmigraci6n limitrofe hacia la Argentina, y el anli-
sis de la factibilidad de reinicio de la inmigraci6n europea.


(3)Rochcau, J.;Perridon, J.; Predisic, L., Inmigrantes bolivianos, chilenos y
paraguayos en Argentina. Comisi6n Cat6lica de Inmigraci6n, Bs. As.,1969.

(4) Pellegrini, V.,y de Paula Oliva, F.,"La inmigraci6n illegal paraguaya, Luna
minorTa condenada?; Revista del C.I.A.S., ano XIX, N0 192, 1970.








- 25 -


El primero de estos objetivos responded en ese moment a la preocupaci6n
de las autoridades militares sobre lo que se catalogaba como una avalanchea"
de migrants provenientes desde paTses vecinos (por ejemplo, se manejaban ci-
fras de hasta 1.000.000 de chilenos en la Patagonia), la mayorfa de los cuales
se consideraba en situaci6n de indocumentaci6n.


El segundo objetivo, enmarcado en la traditional politica inmigratoria
argentina, intentaba dar respuesta a la disminuci6n de los flujos de inmigran-
tes europeos, ya de signo negative a inicios de la decada del 70.


Frente al primer objetivo, la oficina mencionada realize entire 1970-73
un amplio diagn6stico consistent en su primera etapa, al anglisis comparative
de la inmigraci6n limitrofe en los censos nacionales de 1869, 1895, 1914, 1947
y 1960.


La segunda etapa de trabajo se centr6 en studios de las caracterfsti-
cas de la inmigraci6n, en las zonas donde esta era relevant, tanto en termi-
nos demograficos, como econ6mico-sociales.


Con estos fines se realizaron investigaciones sobre diez greas rurales
y urbanas del paTs, receptoras de inmigraci6n boliviana, chilena y paraguaya(5)


En estos studios se analizaban, previa una caracterizaci6n de las ac-
tividades productivas de cada zona, la historic migratoria de los migrants,
sus caracterTsticas individuals, su situaci6n ocupacional y de singresos, sus
contacts con el lugar de origen, su participaci6n en asociaciones voluntarias;
su situaci6n legal, etc.


El primer resultado de este diagn6stico se reflej6 en la cifras que sur
gian de los datos del censo de 1960 mas los saldos migratorios 1960-70, compu
tados por la Direcci6n Nacional de Migraciones.


(5) En zonas urbanas y rurales de Tierra del Fuego (aserraderos y estancias ga
naderas); en fincas frutTcolas del Valle de RTo Negro, en la ciudad de Barilo-
che, los ingenios azucareros de las provincias de Salta y Jujuy, las ciudades
de Salta y Posadas y las fincas tabacaleras de Salta.








- 26 -


Segin este calculo se podTa estimar que la poblaci6n migrant limftrofe
en la Argentina estaba compuesta en diciembre de 1970 por 851.333 personas; de
los cuales 362.746 eran paraguayos, 200.544 chilenos, 159.553 bolivianos,
69.340 uruguayos y 59.170 brasileros (6)


Estas cifras permitieron ajustar las especulaciones cuantitativas de al
gunos medios de comunicaci6n, e incluso de ciertos organismos oficiales de se-
guridad, para los cuales la poblaci6n inmigrante limTtrofe superaba en ese mo-
mento a los 2.000.000 de personas (en los cdlculos mas modestos)


Por otra parte, y en contrast con los datos proporcionados por el Cen-
so Nacional de Poblaci6n de 1970, las cifras anteriormente expuestas permitie-
ron confirmar que el fen6meno de la indocumentaci6n de inmigrantes limTtrofes
habTa alcanzado un alto nivel en los primeros aios de la d6cada.


Es asT como el calculo Censo 1960 + Saldos Migratorios 60-70, va a pre-
sentar diferencias sustanciales con los datos censales de 1970, estableciindo-
se la probabilidad de que en estos dltimos haya una subestimaci6n, o bien que
exista un sobreregistro en los saldos migratorios. Las diferencias por naciona
lidad entire los datos calculados por la Oficina Sectorial de Recursos Humanos
y el Censo de Poblaci6n de 1970 era de un 39.2 % para el caso de los paragua-
yos, 36.8 % para los bolivianos, 29.1 % para los chilenos, 18.% para los bra-
sileros, y un 2 % para los uruguayos.


La probable sobre estimaci6n de los saldos migratorios, ha intentado
ser explicada po la existencia de un registro de entradas much mas fidedigno
que el de las salidas de poblaci6n, luego de la "desconcentraci6n de las vTas
de acceso" a partir de 1977 (7).


(6) OSRH, La inmigraci6n desde pauses limftrofes hacia la Argentina, mimeo,
Bs. As., 1972, P. 12.
(7) INDEC, Evoluci6n de la poblaci6n argentina 1950-2000, Bs. As., 1974.








- 27 -


Otra causa de la diferencia observada puede ser la subestimaci6n censal,
la cual, a su vez, puede deberse a los errors de cobertura general que alcanza
el censo de 1970; y en el caso especTfico de los inmigrantes limTtrofes, al no
registro de los que se encontraban en forma illegal en el paTs.


Estos iltimos se ubicaban necesariamente en el margen de los 271.433 que
aparecian como diferencia entire las dos estimaciones, cifra que establecra un
tope maximo de indocumentaci6n, pero que no permitfa apreciar en forma clara,
la verdadera cantidad de ilegales.


De cualquier manera, la cifra de 200.000 a 300.000 indocumentados, fue
la asumida como probable, frente a la definici6n del problema y las propuestas
de la amnistTa para su soluci6n.


CUADRO 3


Nacionalidad Datos OSRH


Datos Censo
1970


Diferencia
Datos OSRH
y Censo 70


% Diferencla


Bolivianos

Brasileros

Chilenos

Paraguayos

Uruguayos


T o t a 1 851.333 579.900 271.433 31.8


Fuentes: OSRH, La inmigraci6n
Bs.As., 1973.
Censo Poblaci6n 1970.


desde pauses


159.553

59.170

200.544

362.746

69.340


100.900

48.500

142.150

220.300

67.900


58.563

10.670

58.394

142.446


36.8

18.0

29.1

39.2


1.440


limitrofes hacia la Argentina, mimeo,






- 28 -


Los resultados de la segunda parte de la investigaci6n realizada por el
citado organismo official, demostraron a traves de sus conclusions generals
que (8):


La inmigraci6n proveniente desde paTses limTtrofes constitufa la mano
de obra disponible en areas del pals donde no existTa otra fuerza de trabajo.
Ello debido, ya sea al process de migraciones internal (sobre todo en el noro-
este del paTs); a que nunca hubo mano de obra disponible en la zona (en sur del
pats); o bien a que en ciertas zonas se produce migraciones estacionales de
argentinos que dejan huecos de empleo disponibles temporariamente (como el caso
de los recolectores de uva de Mendoza, que abandonan sus tareas hortTcolas -
de menor remuneraci6n para dirigirse a la vendimia durante un plazo de dos me
ses siendo reemplazados en ese lapso por migrants bolivianos).


Por esas razones se determinaba que esta inmigraci6n era convenient pa-
ra la Argentina, pals con una subpoblaci6n relative.


Otra conclusion de los citados studios era que la inmigraci6n de paTses
limTtr6fes era sometida a distintas formas de explotaci6n por parte de los em-
presarios argentinos; y que dicha explotaci6n era facilitada por la situaci6n
documentaria irregular de muchos de estos inmigrantes, causada, a su vez, por
una legislaci6n migratoria que fomentaba estas situaciones.


A su vez, esa situaci6n de explotaci6n, transformaba a estos migrants
en una clase marginal, cultural, social, econ6mica y polTticamente; impididndo-
le su participaci6n total en la sociedad argentina y por lo tanto su integra-
ci6n.


Los efectos de la no integraci6n se reflejaban a su turno, en el reforza
miento de los sentimientos nacionalistas de los endogrupos extranjeros.


(8) Marmora, Lelio, "PolTtica e Investigaci6n en un Proceso de Planificaci6n
Migratoria", en Estroctura PolTtica y polfticas de Poblaci6n, PISPAL, San-
tiago de Chil:e, 1977, pp. 349-350.









- 29 -


Por Gltimo, se habia liegado a la conclusion de que el volume y la in
tensidad de los flujos inmigratorios provenientes desde los paTses limftrofes
habTan sido tradicionalmente exagerados. Reforzando prejuicios funcionales a
la explotaci6n econ6mica de los migrants.


La divulgaci6n de los resultados precedentes, realizada por diferen-
tes medios, entire los aios 1972 y 1973 permiti6 ir generando una vision obje-
tiva sobre el problema en diferentes sectors de la opinion pdblica y grupos
de presi6n, creando las condiciones para las medidas que luego fueron toma-
das, durante el gobierno democratic en 1974.


3.2.LA DISTRIBUTION Y CARACTERISTICAS DE DOCUMENTATION DE ALGUNOS GRUPOS DE INMIGRAN
TES LIMITROFES A PRINCIPIOS DE LA DECADE DEL 70.


Los studios realizados por la Oflcina Sectorial de Recursos Humanos
proporcionaron, a su vez, la primera informaci6n cuantitativa y de situaci6n
laboral de inmigrantes limTtrofes indocumentados, obtenida sistematicamente.


Esta informaci6n, complementada con los datos del Censo de 1970, per-
miti6 una vision actualizada de la distribuci6n y situaci6n migratoria de es
ta poblaci6n.


En cuanto a la situaci6n por nacionalidad hacia 1970, puede sehalarse
que los paraguayos constitulan la inmigraci6n limftrofe m&s numerosa y anti-
gua en la Argentina, pudiendo observarse al igual que los demos movimientos
migratorios, que aparte de los saldos de asentamiento permanentes, verifica
dos anualmente, existe una fuerte migraci6n temporal de trabajadores de esta
nacionalidad en el nordeste argentino, vinculados al cultivo y recolecci6n
del algod6n.


Asimismo se observa de acuerdo al Censo de 1970 que casi el 60 % de
esta inmigraci6n se concentraba en Buenos Aires, el 30 % en las provincias
limitrofes con Paraguay, y el resto en otras provincias.








- 30 -


En cuanto a la situaci6n legal de algunos grupos de esta nacionalidad,
a trav6s del studio de la Oficina Sectorial de Recursos Humanos, realizado
en la ciudad de Posadas (9), ubicada en el noreste argentino, se constat6 que
el 55 % de los encuestados habian entrado al pars sin ningdn control, un 36 %
como turista, un 2 % como trabajador temporario, y s6lo un 4 % como inmigrante
permanent, es decir en forma legal como para desarrollar actividades remune-
radas.


Siendo la situaci6n documentaria en el moment de la encuesta, de un
75 % con cedula de identidad argentina (radicados legalmente), un 12 % nacio-
nalizados argentinos, un 1 % con tarjeta de trabajo temporario, y un 12 %
sin documentaci6n valida para trabajar.


La segunda inmigraci6n limTtrofe hacia la Argentina, es la chilena, de
la cual, en 1970, mas del 71 % se ubicaba en las provincias del sur, y el 29 %
en Buenos Aires.


Desarrollando tareas de baja calificaci6n y escasa remuneraci6n en las
zafras laneras del sur, la explotaci6n del petr6leo en Comodoro Rivadavia, las
minas de carb6n en Rio Turbio, los servicios de turismo en Bariloche, las ex-
plotaciones ganaderas y aserraderos de Bariloche, y la recolecci6n de fruta en
el Alto Valle de RTo Negro.


De acuerdo a la informaci6n obtenida por las investigaciones de la Ofi-
cina Sectorial de Recursos Humanos en las ciudades de Tierra del Fuego (10),
Alto Valle del Rio Negro (11), y Bariloche (12), se encontr6 que en la media

(9) Rissech, Elvira, Paraguayos en la Ciudad de Posadas, Oficina Sectorial de
Recursos Humanos, mimeo, Bs. As., 1973.
(10) Lepore, S., Chilenos en Tierra del Fuego, OSRH, mimeo, Bs. As., 1973.
(11) Rissech, E. y Rodriguez, F., Chilenos en el Alto Valle de Rio Negro,
OSRH, mimeo, Bs. As., 1973.
(12) Pavons, S. y Rodriguez, F., Chilenos en San Carlos de Bariloche, OSRH,
mimeo, Bs. As., 1973.








- 31 -


en que las activiades a desarrollar eran de caracter mas temporal, era mayor
la cantidad de migrants que se encontraban con visa turTstica y luego se
quedaban trabajando.


Observandose que en el conjunto de las tres zonas, el 17 % de los chi
lenos habia entrado sin ningin tramite legal; la mayorTa habTa entrado con
visa turTstica y luego se habTa quedado trabajando; y s61o en el lugar de lie
gada con posibilidades de trabajo mas stable (Bariloche) se encontraba una
proporci6n significativa de migrants entrados con radicaci6n permanent.


En cuanto a la permanencia, se pudo observer que s6lo en el Alto Valle,
de predominante actividad temporal de recolecci6n de frutas, permanecTa un
porcentaje significativo de migrants en situaci6n laboral illegal (43 %). A
su vez, en las zonas donde las posibilidades de trabajo resultaban mas esta-
bles, y por mas largo tiempo, el porcentaje de chilenos radicados permanente-
mente en terminos legales, e incluso nacionalizados argentinos, fue de una
gran proporci6n, encontrando un 90 % en Bariloche, y un 53% enTierra del Fue-
go, en estas condiciones.


En todos los casos se habTa podido apreciar una regularizaci6n progre
siva de la situaci6n legal de los migrants, desde el moment de su entrada
al paTs.


La regularizaci6n de la situaci6n legal de los migrants chilenos esta-
ba a su vez, ligada con la antiguedad de permanencia de los mismos en cada zo-
na.

En efecto, en Bariloche, el 48% habTa llegado antes de 1950; el
44 % entire 1951 y 1964 y s61o el 8 % luego de 1965. En tanto que en Tierra
del Fuego, los porcentajes eran para los mismos periodos del 29 %, 34 % y
37 % respectivamente; mientras que en el Alto Valle, la zona con mayor ilegali
dad de permanecia y de caracteristicas mas temporarias de trabajo, s6lo el
15 % habia llegado antes de 1950, el 32 % entire 1951 y 1964 y el 53 % luego
de 1965.





32 -
CUADR 0 4



CATEGORIA DE INGRESO DE INMIGRANTES CHILENOS A TIERRA DEL FUEGO, ALTO VALLE
DE RIO NEGRO Y SAN CARLOS DE BARILOCHE


Zona

CategoriTa
de ingreso


Alto
Rio


Valle de

Negro


Tierra
Fuego


San Carlos de
Bariloche


Radicaci6n
Permanente 1 7 22


Bracero o
Migrante tempo-
rario


Visa
TurTstica


I... I.~~- I


Entrada
clandestine 7 8 3




Transito
vecinal
fronterizo



No sabe
No contest 2 4 1


TOTAL


N = 108


N = 315


I I


N = 179


Fuentes: Pavon, S. y RodrTguez, F., Op. cit.
Rissech, E. y RodrTguez, F., Op. cit.
Lepore, S. Op. cit.


Legal


para


trabajar


Ilegal


para




trabajar








- 33 -


C UADRO 5


DOCUMENTATION EN 1972 DE INMIGRANTES CHILENOS EN LA TIERRA DEL FUEGO,


ALTO VALLE DE RIO NEGRO Y SAN CARLOS


DE BARILOCHE


I a. U


Zona


Documentaci6n


Alto
RTo


Valle de
Negro


Tierra del
Fuego


San Carlos de
Bariloche


Libreta cTvica o
de enrolamiento 2 10 7
(Nacionalizados)


Cedula de identi
dad argentina -40 41.5 83



Certificado de
Radicaci6n 1.5


Permiso tempora-
rio de trabajo
actualizado


35 *


]----.. --.--.-4---.-------.-4 ____


Permiso tempora-
rio de trabajo
vencido


Visa de turista


Carece de docu-
mentaci6n argen 17 12.5
tina


TOTAL


N = 108


100
N = 315


N = 179


* No fue indicado si el permiso de trabajo estaba o no actualizado, no obs
tante se estima que por lo menos un 70% de esos permisos estaban actual
zados.
FUENTES: Pavon, S. y RodrTguez, F. op. cit.
Rissech, E. y RodrTguez, F. op. cit.
Lepore, S. op. cit.


1


Legal



para




trabajar


I legal



para




trabajar







- 34 -


El tercer grupo limitrofe, a princip[os de la decada, era el de boli-
vianos, de migraci6n antigua en el noroeste, pero relativamente reciente a
Buenos Aires, donde estaba asentado un 37 % de la poblaci6n de este origen en
1970. En ese aio, el 46 % de los bolivianos en Argentina estaban ubicados en
las provincias nortenas de Salta y Jujuy.


A traves de los studios de la Oficina Sectorial de Recursos Humanos,
pudo analizarse la situaci6n de los bolivianos en las zonas tabacaleras de
las provincias de Salta y Jujuy (13), en la ciudad de Salta (14), en los inge
nios azucareros de Salta (15) y Jujuy, y en las fincas horticolas y vinedos
de Mendoza (16).


Compr6bandose que en todos los casos de ingreso a zonas rurales, mas
del 50 % de los inmigrantes lo habfan hecho en forma legal como trabajador;
mientras que el ingreso de los que estaban en la ciudad de Salta presentaban
a un 71 % como turistas, lo cual no los habilitaba para trabajar.


Estas diferencias son l6gicas si se tiene en cuenta que el tipo de
demand de trabajo de los centros urbanos no da lugar a pedidos de braceros
o personal temporario, que era el tipo de ingreso predominante en las areas
rurales.


De cualquier forma, la entrada legal (sea o no para trabajar), era la
que predominaba en todos los casos, encontrando s61o un 8 % de entradas clan-
destinas en la migraci6n que labor en fincas tabacaleras, un 6 % en las fin-
cas y viiedos de Mendoza, un 2 % en los ingenios azucareros; y un 10 % en el
caso de los migrants residiendo en la ciudad de Salta.


(13) Villar, J., Bolivianos en fincas tabacaleras del norte, OSRH, mimeo,
Bs. As., 1973
(14) Villar, J., Bolivianos en la ciudad de Salta, OSRH, mimeo, Bs. As., 1973.
(15) Villar, J., Bolivianos en los ingenios azucareros de Salta y Jujuy, OSRH,
mimeo, Bs. As., 1973
(16) Bellati, C. Bolivianos en las fincas y vifedos de Mendoza, OSRH, mimeo,
Bs. As., 1973






35 -
C UADR0 6 -35-



CATEGORIA DE INGRESO DE INMIGRANTES BOLIVIANOS A FINCAS TABACALERAS E INGENIOS
AZUCAREROS DEL NOROESTE, FINCAS Y VIREDOS DE MENDOZA, Y CIUDAD DE SALTA


ZONA
Category
de ingreso


Fincas tabaca
leras del no-
roeste


Ingenios azuca
reros del noro
este


Fincas y viine
dos de Mendo
za


Radicaci6n 3 3
Permanente


Bracero o migrant
temporario


I _. I I


Visa turTstica


Entrada clandes-
t8 2 6 10
tina



Trgnsito vecinal
fro 11 35 8 13
fronterizo


No sabe
No contest


Total


* Se incluye en este porcentaje un 23-% de visas de estudiante
Fuentes: Villar, J., Bolivianos en fincas tabacaleras... op.cit.
Villar, J., Bolivianos en los ingenios... op.cit.
Bellati, C. op. cit
Villar, J., Bolivianos en la ciudad... op. cit.


Legal


para


trabajar


Ilegal


para



trabajar


Ciudad de
Salta


71 *


c - ----------







- 36 -


Son los ingenios azucareros los que tambign mostraban una menor proper
ci6n de ilegales en el moment de tomarse la encuesta, con s6lo un 2 % en esas
condiciones .


En el resto de las zonas estudiadas, la situaci6n legal en el moment
de la encuesta fue inversa a la observada con respect al ingreso de los inmi-
grantes; en efecto, fue en las fincas tabacaleras de Salta y Jujuy donde
se encontr6 una mayor proporci6n de bolivianos careciendo de documentaci6n va-
lida para ejercer tareas remuneradas (41 %); mientras que en las fincas y vine
dos de Mendoza se encontr6 un 22 % y en la ciudad de Salta un 18 %.


En el caso de las fincas tabacaleras, el porcentaje observado cobra ma
yor relevancia si se tiene en cuenta que s61o habian entrado ilegalmente al
pals un 8 %.


Si se consider por otra parte que el 89 % de esos trabajadores ha
bTa laborado en una finca rural desde el moment en que entr6 al paTs, y que
adem6s, son las empresas que los contratan las que estan obligadas a repatriar-
los una vez vencido el plazo acordado por las visas, es evidence la alta res-
ponsabilidad de estas empresas en la permanencia illegal de esta inmigraci6n.


De acuerdo a los datos precedentes, era evidence que el logro de un
status legal resultaba directamente relacionado al acceso que el migrant tenTa
a los organismos de documentaci6n en las zonas urbanas. Es asi como en las
zonas rurales de grandes empresas (ingenios azucareros) la legalidad era casi
total, tanto en cuanto a la entrada como a la permanencia. Mientras que en las
zonas de pequehas propiedades (fincas tabacaleras) a pesar de existir un alto
ingreso legal, la fuerza de trabajo migrant se transformaba a travis de los
anos en una migraci6n con documentaci6n insuficiente para ejercer actividades
remuneradas.




- 37 -


CUADRO 7

DOCUMENTATION EN 1971 DE INMIGRANTES BOLIVIANOS EN FINCAS TABACALERAS E INGENIOS
AZUCAREROS DEL NOROESTE, FINCAS Y VIREDOS DE MENDOZA, LA CIUDAD DE SALTA


U.. I I T


Zona


Documentac io


Fincas taba-
leras del
noroeste


Ingenios azu-
reros del no
roeste


Fincas y vi-
hedos de Men
doza


Libreta civica o
de enrolamiento 1 1 3
(Nacionalizados)


Cedula de identi-
dad argentina 40 93 67 57


Certificado de
Radicaci6n 2


Permiso tempora-
rio de trabajo
actualizado 18 2 10 22


Permiso tempora- 4
rio de trabajo 5 1
vencido



Tarjeta turTstica 1410



Sin documentaci6n 21 1 18



Otros 1


Total


100

N = 92


100

N = 183


100

N = 90


___________ 1 __ U- I- -

FUENTES: Villar, J.; Bolivianos en fincas tabacaleras... op.cit.
Villar, J.; Bolivianos en los inqenios... op. cit.
Bellati, C.; op. cit.
Villar, J.; Bolivianos en la ciudad... op. cit.


Ciudad de

Sal ta


Legal





para




trabajar


11egal


100

N = 112








- 38 -


Los elements seialados, mas el andlisis de las condiciones de traba-
jo e ingresos de los trabajadores bolivianos en las areas rurales estudia-
das, permitfan ver con claridad la fntima relaci6n existente entire la situa-
ci6n de ilegalidad migratoria y las precarias condiciones de trabajo y bajos
ingresos en que se encontraba esta mano de obra.


En cuanto a la inmigraci6n uruguaya y brasilera, s61o se contaba en
ese moment con los datos intercensales, ya que si bien la primera de ellas
(concentrada en un 78.8 % en Buenos Aires en 1970) va a crecer vertiginosa-
mente hacia 1973 y 1974, al principio de la decada, ambas constltuTan s6lo
el 15 % del total del aporte migratorio proveniente de los paTses limitrofes,
lo cual determine que no se las hubiere inclufdo en los studios espectficos
realizados por la Oficina Sectorial de Recursos Humanos.(17)


La inmigraci6n uruguaya se va a duplicar entire 1970 y 1975, estimsn-
dose un saldo migratorio de 142.839 personas de esta nacionalidad en ese quin
quenio, de los cuales la mayor parte se asienta entire 1974 y 1975 (113.865
personas) constituyendo en esos aios el 34 % del total de la inmigraci6n li-
mTtrofe en Argentina.


Por Gltimo, en el caso de los brasileros, la inmigraci6n limTtrofe es
menos numerosa, el 51 % de la misma estaba asentada en 1970 en la provincia
de Misiones, y un 30 % de la provincia de Buenos Aires.


(17) Al respect vale la pena senalar que la selecci6n de zonas de inmigraci6n
limitrofe que realize la OSRH respondi6 al criterio de "areas donde esta inmi-
graci6n tuviese una incidencia relevant en los mercados de trabajo", por lo
cual, casos como Buenos Aires, donde se concentraba la mayor proporci6n de es-
ta poblaci6n, no es inclufdo, ya que el impact de mano de obra limitrofe en
los mercados de trabajo de esta ciudad, fue considerado de menos importancia
relative que en ciertas economTas regionales.







- 39 -


4. EL CONTEXT DEL DECRETO 087/74, Y SU EJECUCION


4.1. LAS POLITICAL DE POBLACION Y MIGRACIONES


El 25 de mayo de 1973, luego de siete aios de gobierno military, se
inicia en la Argentina un gobierno democratic que plantea para el desa-
rrollo de su gesti6n un plan trienal econ6mico social, orientado basica-
mente a la reactivaci6n econ6mica, a una polTtica redistributiva del in-
greso, a la soluci6n del desempleo, y a la definici6n de una polTtica ex
terior e interior de fuerte contenido national.


El plan, llamado de Reconstrucci6n y Liberaci6n Nacional, es rati-
ficado con la asunci6n de la primera magistratura del pats por parte del
lider del partido gobernante, el Gra.l. Juan Per6n, en octubre de ese mis-
mo aio, luego de un process eleccionario que lo proclamaba president del
pats con el 70 % del electorado.


Una de las preocupaciones basicas de este plan, estaba constiturda
por la herencia de desempleo que habTa quedado del anterior gobierno, es-
timada s6lo en los centros urbanos, de algo mas del 6 % hacia mediados de
abril de 1973.


Para poder superar esta situaci6n, las metas que se fijan en ese
moment con respect a la evoluci6n del empleo en el context del desarro
1lo econ6mico, presuponfan durante el perTodo 1973/77, tasas de creci-
miento del PBI de un 7.5; un 4.0 de productividad media; y un 1.5 de po-
blaci6n econ6micamente active.


El peso de la creaci6n de nuevos empleos iba a recaer en el sector
no agricola, que debTa incrementar las ocupaciones al 3.4 % annual acumula
tivo, estimandose un aumento de 962.000 empleos en el trienio. Ese incre
mento, mas el de ocupaciones del sector agropecuario, trabajadores inde-
pendientes y pequeios empresarios, permitia contar de acuerdo a las previ








- 40 -


siones del Plan, con 1.105.000 nuevas ocupaciones hacia el aio 1977.


De esa forma se esperaba, en el lapso de tres aios, absorber la
desocupaci6n, el subempleo visible y encubierto, y el incremento vege
tativo de la poblaci6n active, pronosticandose un problema de escasez
de mano de obra a partir del aio 1978.


En funci6n de este previsible "cuello de botella" de escasez de
fuerza de trabajo, asT como del lento crecimiento demografico, y de los
movimientos de migraciones internal y externas de personal national y
extranjero, una de las primeras preocupaciones de este gobierno fue la
de elaborar los objetivos, estrategias y medidas inmediatas deuna polT-
tica de poblaci6n y migraciones.


Dichas polTticas debfan inscribirse en los objetivos del Plan
Trienal de desarrollo en cuanto a sus aspects inmediatos, y a su vez
proyectarse a largo plazo en terminos del tamano y distribuci6n de la
poblaci6n que se esperaba de la Argentina hacia el aio 2.000.


Su concepci6n y desarrollo fue asignado a los organismos ticni-
cos del Ministerio del Interior (Oficina Sectorial de Desarrollo de los
Recursos Humanos y Direcci6n Nacional de Migraciones), en coordinaci6n
con los entes de planificaci6n global y sectorial del pats.


La preocupaci6n de esta polftica consistTa en que las tendencies
demogr5ficas del pats no aseguraban un crecimiento suficiente de la
poblaci6n argentina, en funci6n de una ocupaci6n plena y equilibrada de
su territorio y de sus posibilidades de desarrollo econ6mico.


Este problema de subpoblaci6n relative, acompanado por un soste
nido process de envejecimiento de la poblaci6n, llamaba la atenci6n de
las autoridades del gobierno sobre la necesidad de ampliar sus reserves








- 41 -


de mano de obra frente a la alternative de Ilegar a una situaci6n de
cuasi pleno empleo.


Por otra parte, preocupaban los limites del mercado interno del
paTs, derivables de un tamano de poblaci6n que no permitta el desarro-
Ilo de una estructura industrial con una suficiente economTa de escala
que a su vez permitiese aceptables niveles de productividad.


Estos elements, Ilevaron a plantear la necesidad del creci-
miento de poblaci6n como un objetivo prioritario de las politicas demo
graficas argentinas. Objetivo que Ileva a nivel international a una
abierta oposici6n de Argentina a los postulados del control indiscrimi
nado de la poblaci6n, como una de las soluciones generalizables para
los problems econ6mico sociales de los paTses en desarrollo.


AsT, en la Conferencia Mundial de Poblaci6n de Bucarest, en 1974,
el document official de la delegaci6n argentina plantea: (1)


"A su vez ampliando esta vision (la necesidad de aumento de po-
blaci6n de Argentina) al continent latinoamericano, con una densidad
inferior a la de otras dreas del mundo, y con una cuantiosa reserve de
recursos a explotar, nos Ileva a preguntarnos nuevamente sobre como de-
be plantearse la ecuaci6n poblaci6n-desarrollo, y a cuestionar el con-
trol indiscriminado de la natalidad como herramienta valida para el de
sarrollo de los pueblos".


"De la misma manera ponemos en discusi6n las tesis mecanicistas
sobre desenpleo-poblaci6n; la tesis sobre la relaci6n causal entire al-
ta tasa de crecimiento de la poblaci6n y lento crecimiento del pro-
ducto; y la tesis de la necesidad de la reducci6n de la natalidad para
lograr una mayor tasa de ahorro".



(1) Discurso official del Presidente de la delegaci6n argentina ante la
Conferencia Mundial de Poblaci6n, Bucarest, agosto 1974.








- 42 -


"Creemos que much antes que el aumento de la poblaci6n como peli-
gro para la sobrevivencia de la humanidad, existen otros flagelos que el
hombre tiene que erradicar. Ellos son basicamente las relaciones de depen
dencia y explotaci6n sistematica de los pauses pobres por los ricos, y
las relaciones de injusticia social dentro de cada pals.


Mas important que suprimir futures series humans es suprimir las
injusticias basicas que los estan condenando a la miseria desde el momen
ton en que nacen.


No se puede pretender que los pauses pobres reduzcan su presi6n de
mogrifica, para que aquellos, ya enriquecidos, puedan mantener un nivel
de vida superior al que los actuales recursos materials del mundo permi-
ten".



En este mismo sentido, el problema de la superpoblaci6n en algunos
paTses latinoamericanos es considerado por el gobierno justicialista como
una cuesti6n a solucionar en mayor media a trav6s de una redistribuci6n de
la poblaci6n, que a trav6s de controls masivos de la natalidad (2)


Como mecanismos para esa adecuada redistribuci6n regional de la
poblaci6n se proponTan las migraciones internacionales interamericanas.


En tErminos de estos objetivos generals, se definieron los princi
pios que debTan regir la political migratoria del pals a partir de tres pro-
gramas bssicos:(3)


(2) Ponencia official de la Argentina en la Conferencia Latinoamericana de
Poblaci6n, preparatorioa al Congreso Mundial de Poblaci6n. Discurso pro
nunciado por el Ministro de Interior de Argentina, Embajador Benito
LlambT, San Jose de Costa Rica, abril 1974.
(3) Marmora, Lelio, PolTtica demogrdfica y, migratoria del Plan Trienal de
Reconstrucci6n v Liberaci6n, Informe presentado ante los Ministros del
Poder Ejecutivo, y demos funcionarios del Gobierno Nacional, mimeo, Bs.
As., 8-2-74.








- 43 -


El reinicio de las corrientes inmigratorias de ultramar, a traves de
un program de migraci6n selective, con capital, y dirigida a zonas
rurales.


La recuperaci6n del personal calificado argentino emigrado hacia el
exterior.


La integraci6n de la inmigraci6n proveniente desde los paTses limf-
trofes.


El decreto 087/74 constituy6 la primera media en funci6n del iltimo
program.


Otro paso que consolida la puesta en march de las polTticas de pobla-
ci6n y migraciones, y que acompaia a la ejecuci6n del decreto 087/74, es el
decreto 980 del 28 de marzo de 1974 por el cual se crea la Comisi6n Nacional
de Politica Demografica "...cuya misi6n sera proyectar una polTtica national
de poblaci6n, e intensificar el crecimiento cuantitativo y cualitativo de la
poblaci6n argentina y su mas adecuada distribuci6n regional". (4)


Debido a la importancia que se le atribuye a este objetivo, y a la com-
petencia sobre el mismo de todos los ambitos del gobierno, el decreto es re-
frendado por el entonces Presidente Per6n, y todos los Ministros de su Gabi-
nete.


Otro element de orden coyuntural, va a estar vinculado a la promulga-
ci6n del decreto de amnistTa, y es el constituTdo por la decision del Gobier
no Argentino de recibir e integrar al paTs a los ciudadanos chilenos que se
ven obligados a abandonar su paTs debido al golpe military de setiembre de
1973.


(4) Articulo 1 del Decreto 980/74.








- 44 -


Frente a este hecho, las autoridades argentinas ordenaron la apertura
de fronteras y la acogida de todos los chilenos que se vieron forzados a
migrar, aceptindolos ya sea en calidad de asilados o refugiados.


Con respect a aquellos que buscaron asilo en la Embajada Argentina
en Santiago de Chile, se los recibi6 en el pats en calidad de trsnsito has
ta tanto pudiesen conseguirasjentamiento definitive en otros parses. Mien-
tras que aquellos que llegaron en calidad de refugiados o simplemente entra
ron al paTs con visa turTstica (se calcula un total de mas de 25.000 person
nas), pudieron conseguir su radicaci6n definitive a travys del decreto
087/74.


Como apoyo para una rapida y eficaz atenci6n a esta poblaci6n, el Minis
terio del Interior aprueba, por Resoluci6n No 1853 del 26 de abril de 1974,
la creaci6n de una Comisi6n Coordinadora de Acci6n Social, auspiciada por
el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, y conforma-
da por la Comisi6n Cat6lica Argentina de Inmigraci6n (CCAI), La Comisi6n Ar
gentina de Ayuda al Refugiado (CAREF), El Comit6 Ecumenico de Acci6n Social
(CEAS), La Asociaci6n de Protecci6n al Refugiado (APR), y la colaboraci6n
del Comite Intergubernamental de Migraciones Europeas (CIME), organizando
las salidas de los refugiados y la llegada de los familiares de los mismos,
Caritas y el Servicio Social Internacional.


Entre 1973 y 1975 son reconocidos por el Alto comisionado de las Nacio
nes Unidas, un total de 11.299 refugiados, de los cuales un 84.5% fueron
chilenos, un 11% uruguayos, un 2.2% bolivianos, un 1.3% brasileros, y el res
to de otras nacionalidades(5).


Es asT como a trav6s de una series de medidas tendientes a una planifica
ci6n del crecimiento y distribuci6n poblacional, donde las political de mi-
graciones constituTan la principal herramienta; y a otras medidas que respond
den a la presi6n migratoria de refugiados provenientes de los parses vecinos
(todos sometidos en ese moment a gobiernos militares), surge el decreto

(5) Segdn datos presentados por Letcher, J. Refugiados latinoamericanos en
Argentina, Anexo Migraciones No22, Comisi6n Catblica Argentina de Migra
clones, Bs. As. 1981. P.11.









- 45 -


087/74 como un instrument basico para el inicio de la ejecuci6n de las polt
ticas migratorias de Argentina en 1974.



4.2. LA EJECUCION DEL DECRETO 087/74



La decision gubernamental, adoptada a fines del ano 1973 es consultada
con distintos sectors de la comunidad, de acuerdo a la metodologTa de con-
certaci6n que el gobierno estaba utilizando, frente a los problems important
tes en el orden national.


A partir de esas consultas, Ilevadas a cabo por las autoridades del Ml
nisterio del Interior, incluidas las de la Direcci6n de Migraciones, se obtu
vo el apoyo inmediato de tres sectors: El de los trabajadores a travis de
la Confederaci6n General del Trabajo; el de un sector de los Empresarios a
trav6s de la Confederaci6n General de Empresarios; y el de la Iglesia, a par
tir de diferentes asociaciones confesionales de distintas religiones, que ya
estaban trabajando sobre el problema.


Logrado ese consenso por parte de las principles fuerzas sociales de
la comunidad argentina, el 11 de enero de 1974 se firma el decreto 087, que
se va a comenzar a implementar sesenta dfas despues.


Desde el inicio del decreto surgeon dos tipos de problems que van a
dificultar su aplicaci6n, si bien no logran incidir en sus resultados.


El primero, de orden politico e institutional, fue por un lado el de
la reacci6n negativade algunos sectors o grupos de la sociedad, que for-
mularon diferentes crTticas a esta media, a partir de una gama de argumen-









- 46 -


tos desde posiciones claramente xen6fobas.(6).


Por otro lado es important seialar la oposicion a la amnistTa por par-
te de diferentes sectors de la burocracia gubernamental, y en especial del
Ministerio del Interior y de la misma Direccion Nacional de Migraciones.


Esta oposici6n, que se va a manifestar de diferentes formas en el trans
curso de la amnistia, tiene su origen a su vez, por lo menos en dos hechos:
las caracter'sticas de los organimos estatales y las del personal de estas
instituciones.


En cuanto a las caracteristicas de las instituciones, se podrTa anotar
que asT como toda la vida social y polftica del pals ha sido permanentemente
invadida por la presencia y estilo de los mGltiples golpes militares de los
dltimos 30 anos, tambi6n el impact lo ha recibido la administraci6n pdblic4
y con mayor raz6n, organismos como el Ministerlo del Interior, o la Direc-
ci6n de Migraciones, como entidad dependiente del anterior.


Es asT como los sucesivos gobiernos militares han ido imponiendo en una
prioridad inobjetable la concepci6n de la "seguridad" en las distintas esfe-
ras del quehacer national. Cobrando mas peso e importancia en el aparato es-
tatal aquellos organismos que mds contribuci6n puedan aportar a este esquema.



(6) En este sentido es de destacar un extenso articulo publicado una semana
despugs del inicio de la amnistTa, por el diario LA NACION, (de tenden-
cia conservadora), donde refiriendose a la inmigraci6n de chilenos en la
ciudad surefa de Comodoro Rivadavia, sefala: "Thcnicos de los que se de-
nomin6 la batalla del petr6leo, comentaban todavta con un franco estupor
e indignaci6n las incidencias que produjeron en la zona esas mareas de
"coreanos" como se los conocTa en el argot industrial"... "0torgarles do
cumentaci6n por decreto a quienes no pudieron o no quisieron presentar
sus antecedentes en largos anos de permanencia en el pats significa un
premio exagerado y un arma de double filo que puede repercutir desfavora-
blemente en regions tan despobladas como esta". La Naci6n, 19 de marzo
de 1974.








- 47 -


Esta caracterTstica que se va a consolidar en el Gltimo gobierno mili-
tar, actualmente en vigencia, ya estaba bastante present en 1973, y por su-
puesto vigente en organismos como el Ministerio del Interior y la Direcci6n
Nacional de migraciones.


Este Gltimo organismo habrfa ido adoptando a trav6s de los aios un ca-
racter crecientemente restricitvo en cuanto a la legislaci6n que determine
su acci6n, perdiendo a su vez, paulatinamente, el car5cter de promoci6n de
inmigraci6n.


Es evidence que esta ideologTa restrictivea" y de seguridad que apare
ce a nivel burocratico institutional, es funcional a su vez a la generaci6n
de masas de indocumentados, con una desprotecci6n basica en el mercado de
trabajo. Y este hecho se corrobora en el sentido que la Direcci6n Nacional
de Migraciones es un organismo "restricitvo" pero no "represivo" contra el
migrant.


Genera y aplica una permanent urdiembre de trabas para legalizar a
los migrants (fundamentalmente limitrofes), pero no actua para sacarlos
fuera del paTs. Es decir que en dltima instancia genera las condiciones pa
ra la existencia de la indocumentaci6n.


Dentro de este esquema, donde la Direcci6n de Migraciones dej6 ya ha
ce much tiempo su papel de herramienta clave para el desarrollo de ambi-
ciosos proyectos nacionales de poblaci6n, para transformarse en un organism
mo con vocaci6n policial, se ha ido generando un cuerpo de funcionarios,
para los cuales cumplir celosamente con ese conjunto de normas restricti-
vas constitute la raz6n de ser de la instituci6n.










- 48 -


La discusi6n en asambleas de personal,sobre los objetivos de la am-
nistTa, y en especial el apoyo que desde el inicio de su aplicaci6n brlnd6
el sindicato del personal de la Direcci6n Nacional de Migraciones, permi-
ti6 neutralizar este problema, logrando incluso el aporte de muchos funcio
narios aun fuera de sus horarios de trabajo.


Dentro de las caracteristicas de los agents del Estado vinculados de
alguna manera a la aplicaci6n de la amnistTa, se dio tambien la oposici6n,
a nivel de las estructuras administrativas del Ministerio del Interior,
de aquellos que provenian del anterior gobierno military, ya sea
por razones ideol6gicas, o bien por su vinculaci6n a intereses econ6micos
afectados por la media.


Otro tipo de dificultades fueron las correspondientes a la ejecuci6n
propiamente dicha del Decreto de amnistfa, ya sea por la carencia numdrica
de personal de la Direcci6n Nacional de Migraciones, o bien por la necedi-
dad de una informaci6n suficiente y adecuada a la poblaci6n indocumentada.


Con respect al primer problema, la ejecuci6n de la amnistTa determi-
n6 la contrataci6n de alrededor de 300 funcionarios "ad hoc" para su aplica
ci6n, los cuales iniciaron sus tareas en el moment de puesta en march del
Decreto. Coordinando a su vez acciones de apoyo con diferentes asociaciones
voluntarias, religiosas y laicas, que se encargaron de una difusi6n sobre
las posibilidades y formas de tramites del Decreto, entire la poblaci6n de
indocumentados.


Estas instituciones (7) fueron las que junto con los medios de comuni
caci6n de masas se encargaron de difundir las ventajas de la amnistTa para


(7) Comisi6n Coordinadora de Acci6n Social; Comisi6n Cat6lica Argentina de
Migraciones, Centro Evangelico de Acci6n Social (CEAS); Fondo de Ayuda para
Extranjeros (FAPE); Servicio Social Internacional; Fundaci6n Tolstoy; Aso-
ciaci6n de Protecci6n al Refugiado; Comisi6n Argentina para Refugiados del
Consejo Mundial de Iglesias (CARFE), etc.









- 49 -


los migrants indocumentados. Pero aparentemente la informaci6n propalada ca
reci6 de claridad ya que el primer dia de aplicaci6n del decreto, se presen-
taron a la Direcci6n de Migraciones mas de 5.000 personas que en la creen-
cia de que ese dia era el 6nico que tenfan para radicarse, provocaron un ini
cio desordenado y de dificil control por parte de los funcionarios.


Regularizada la presentaci6n espontanea de indocumentados, se inici6
un procedimiento coordinado con las diferentes instituciones mencionadas,
donde algunas de estas brindaban informaci6n, y otras organizaban la document
taci6n necesaria de los migrants en sus lugares de vivienda y trabajo, y
una vez obtenida los trasladaban en grupos a la Direcci6n de Migraciones,
donde se concluTa el tramite.


A partir del segundo mes de aplicaci6n del Decreto se implant una
nueva modalidad, consistent en el traslado durante los dTas feriados de
funcionarios voluntarios a las comunas del Gran Buenos Aires, donde en con-
junto con las Municipalidades y organismos religiosos se radicaba a los indo
cumentados en sus lugares de vivienda.


Uno de los principles obstaculos que tuvo la implementacl6n de la am-
nistTa se present a finales del segundo mes de su inicio, cuando frente al
entorpecimiento (por parte de la administraci6n del Ministerio del Interior)
del pago a los funcionarios adicionales contratados para la aplicaci6n del
Decreto, la Seccional de la Direcci6n de Migraciones del Sindicato de Uni6n
del Personal Civil de la Naci6n, decidi6 una huelga hasta tanto se soluciona
se esa situaci6n.


El paro durante tres dTas de todas las actividades de la Direcci6n de
Migraciones, y la amenaza de una suspension de la atenci6n de entrada y sali
da en aeropuertos y puertos marTtimos determine la soluci6n del conflict
por gesti6n direct del president de la Repdblica, y el reinicio de la a-
plicaci6n de la amnistTa hasta el fin de su duraci6n.








- 50 -


En cuanto a los indocumentados que se presentaban en la Direcci6n de
Migraciones cabe destacar que, a pesar de los inconvenientes de los primeros
dTas, el flujo se regulariz6, con el hecho a destacar que s6lo se utilizaron
las facilidades excepcionales que brindaba el decreto para justificar la en-
trada al pals en una minorTa de los casos.


Es important seialar que para poder acogerse a la amnistTa, el indocu
mentado debTa demostrar su entrada antes del 31 de diciembre de 1973, por docu
mentos alternatives tales como un certificado de ingreso; o la tarjeta de en
trada al pats; o el pasaporte con su respective sello de ingreso, o un ins-
trumento pdblico; o un certificado de funcionario pdblico;o s61o en caso
de no tener ninguno de estos documents, podfan presentarse a realizar el
tramite con dos testigos que bajo declaraci6n jurada testificasen la entrada
del inmigrante antes de la fecha establecida.


Esta iltima opci6n fue utilizada por un bajo porcentaje de los migran-
tes, encontrando en una muestra de 4.000 casos, que s6lo el 24% de los uru-
guayos, el 16 % de los bolivianos, el 15 % de los paraguayos, el 8 % de los
brasileros y el 5 % de los chilenos habTan justificado su permanencia en el
pals por medio de testigos.


Siendo el principal document presentado a esos fines la tarjeta migra
toria de entrada al paTs, por !a cual habrfan comprobado su residencia el 67%
de los chilenos, el 54 % de los paraguayos, el 37 % de los brasileros, el 36%
de los uruguayos y el 25 % de los bolivianos.


A traves de los inconvenientes y facilidades enunciadas, result claro
que la ejecuci6n de la amnistfa migratorip de 1974, tuvo que sobrepasar una
series de problems para el logro de sus objetivos. No obstante los cuales se
lleg6 a un promedio de casl 1.000 radicados diaries durante los seis meses de
su aplicaci6n.








- 51 -


CUADRO 8




INDOCUMENTADOS RADICADOS POR .DECRETO 087/74, POR NACIONALIDAD Y TIPO DE


DOCUMENT PRESENTADO


Documentaci6n Certifi- Tarjeta Pasaporte Instru- Certifica Declara- Total
do de Fun
cado de de mento .- ci6n de
cionario
Nacionalidad Ingreso Entrada Pdblico Publico Testigos


Bolivianos


Brasileros


Chilenos


Paraguayos


Uruguayos


3.9




5.5.


25.4


37.2


67.7


11.7


22.6


8.2


18.9


16.8


24.0


9.5


16,7


I 9 -1 1


12.5


12.5


15.0


4


20.6


36.6


24.4


i-


100
N = 918


N = 137



100
N = 770



100
N = 970



100
N =2375


-& I 4 1


el Decreto N087/


FUENTE: Gurrieri, J. Algunas caracterTsticas de los radicados por
7_4 DNM. mimeo, 1982.


1 -








- 52 -


A pesar del esfuerzo que implic6 ese ritmo de radicaciones., no se lleg6
a cubrir las expectativas existentes, ya que el c6lculo estimativo de indocu-
mentados para 1974 era entire 200.000 y 300.000, de donde los logros de esta
amnistTa habrTan alcanzado a cubrir entire 50 % y el 75 % de estas cifras,
de acuerdo a esas diferentes apreciaciones.


Frente a estos resultados quedaron flotando algunas dudas, y otras cer-
tezas con respect al alcance efectivo de la media en terminos de solucionar
el problema de la indocumentaci6n de los inmigrantes limTtrofes.

En primer lugar la duda 16gica sobre el possible sobredimensionamiento
de la cantidad de inmigrantes limitrofes que se habia estimado. Sobreestima-
ci6n que aparece como factible si se tienen en cuenta los datos sobre radical
ciones de los afos posteriores (8), y del total de extranjeros limTtrofes en
1980 (9).

Es decir que es muy probable que la cantidad de indocumentados en 1974
Ilegara a la cifra de las 200.000 personas.

En segundo lugar, es evidence que la informaci6n, el esfuerzo y la movi
lizaci6n para la radicaci6n de indocumentados fue much mas intense en la Ca-
pital Federal y Gran Buenos Aires, que en el resto de las ciudades del pafs,
y de una diferencia adn mas grande con las zonas rurales, en las cuales la in
cidencia de la amnistTa fue mTnima.

Quizas esta diferencias podrian haber sido subsanadas si el Decreto 087
/74 (al igual que en otras amnistTas) hubiese sido prorrogado, pero los cam-
bios politicos que se suscitan en Argentina luego de la muerte del Presidente
Per6n, (10) no van a brindar las condiciones propicias para que ello ocurra.

(8) En el perTodo 1975-76 s6lo se radican 9.828 inmigrantes limftrofes.
(9) De acuerdo a los datos del Censo Nacional de Poblaci6n de 1980 habitan en
Argentina un total de 667.045 limitrofes, es decir s6lo 87.145 mas que en 1970,
y sorprendentemente 105.120 personas menos que el total de los lImitrofes en
1970 mas los radicados entire 1971 y 1974. Este dltimo dato es tambien un indi-
cador de la flexibilidad de retorno de esta migraci6n en aquellas situaciones
econ6micas que no favorecen su integraci6n sociolaboral.
(10) Julio de 1974.







- 53 -


5. LOS INMIGRANTES LIMITROFES DOCUMENTADOS POR EL DECRETO 087/74


5.1 TOTAL DE RADICADOS POR NACIONALIDAD


Tal como se mencion6 anteriormente el total de inmigrantes limTtro-
fes que se acoge al decreto de amnistTa de 1974, es de 147.383 personas, de
los cuales la mitad son paraguayos, seguidos por chilenos,bolivianos, uru-
guayos y brasileros en orden de importancia.


C U A D R 0 9


INMIGRANTES LIMITROFES RADICADOS POR DECRETO 087/74


Nacionalidad Total %


Bolivianos 22.596 15.3


Brasileros 9.462 6.4


Chilenos 24.449 16.6


Paraguayos 73.793 50.1


Uruguayos 17.083 11.6


T o t a l 147.383 100.0


FUENTE: Gurrieri, J. op. cit.






- 54 -


Una de las primeras observaciones que se pueden hacer con respect
a las radicaciones en el Decreto 087/74, es que su distribuci6n por nacio-
nalidad difiere de la distribuci6n de migrants limftrofes en Argentina de
acuerdo al Censo de 1970. pero se corresponderfa a la misma distribuci6n
si se le agregan los saldos migratorios de 1971/73.


Es asT como si bien de acuerdo al Censo de 1970 los paraguayos re-
presentaban alrededor de un 40 % del total de limTtrofes, y en el Decreto
087/74 representan un 50 %, la adici6n del porcentaje correspondiente a
los saldos 1971/73 (63 %), permit equiparar hacia fines del 73 la parti-
cipaci6n de esta nacionalidad con los resultados de los radicados en el
decreto (es decir 51,4% y 50.0 % respectivamente).


Una situaci6n similar se darfa con los chilenos cuya proporci6n
en 1970 era de 24.6 %, mientras que si se consider su proporci6n 1970 +
saldos 1971/73, Ilega a 16.3 %, siendo 16.6 % en el caso de los radicados
en la amnistTa. Encontrando en el caso de los bolivianos un fen6meno simi
lar con porcentajes del 14.3 % para el Censo 1970 + saldos 1971/73, y de
15.3 % para el Decreto.


De acuerdo a los datos precedentes, y si partimos de la hip6tesis
de que la indocumentaci6n se distribufa en forma proporcional entire los
diferentes grupos de limitrofes, se podrTa proponer que el resultado del
Decreto de amnistTa respondi6 en forma equitativa a las necesidades de le
galidad de las distintas nacionalidades.








- 55 -


CUADRO 10




DISTRIBUTION DE MIGRANTS LIMITROFES DE ACUERDO AL CENSO DE 1970,
SALDOS MIGRATORIOS 1971/73 Y DECRETO 087/74





Nacionalidad Censo 1970 Saldos Censo 1970 + Decreto
1971/73 Saldos 1971/73 087/74

Bolivianos 17.6 10.9 14.3 15.3

Brasileros 8.3 10.4 9.3 6.4

Chilenos 24.6 7.9 16.3 16.6

Paraguayos 39.6 63.3 51.4 50.0

Uruguayos 9.9 7.5 8.7 11.6


100 100 100 100

N=580.000 N= 162.141 N= 742.141 N= 147.383

FUENTE: Datos DNM y Censo Nacional de Poblaci6n 1970.



5.2. LA DISTRIBUTION EN EL TERRITORIO



En cuanto a la distribuci6n de radicados por el Decreto 087/74,
en el territorio national, lo primero que se puede destacar es que casi el
60 % de las radicaciones son hechas en Buenos Aires (57 % en Capital y
Gran Buenos Aires).


Si se tiene en cuenta que la distribuci6n para los datos de limT-
trofes en el Censo de 1970, s61o daba una concentraci6n del 47 % de estos








- 56 -


en la Provincia de Buenos Aires (1), es alta la diferencia que surge de
ambas distribuciones.


Las causes de esta predominancia de concentraci6n en Buenos Ai-
res de los limitrofes radicados por el Decreto,puede deberse a diferen-
tes causes tales como:


(a) La aplicaci6n mas instensiva de la amnistfa en Bue
nos Aires, tal como se seial6 anteriormente.


(b) Un aceleramiento de los flujos migratorios limftro
fes hacia la Capital Federal en los primeros afos de la decada.


(c) Una mayor proporci6n de ilegales en Buenos Aires
que en otras ciudades del paTs, debido a las posibilidades de anonimato
que permit la gran ciudad, y las dificultades mayores de radicaci6n
normal que se presentan en 6sta.


(d) Un aumento relative de algunas nacionalidades predo
minantemente concentrados en Buenos Aires, tal como el caso de los uru-
guayos.


La diferencia observada en cuanto a su concentraci6n en Buenos
Aires para los totales de limTtrofes, se va a repetir en el caso de boli
vianos, paraguayos y uruguayos.


AsT, en los bolivianos, frente a un 36.6 % de los mismos en Bue-
nos Aires en el Censo de 1970, surge un 63.8 % de radicados por el Decre
to 087/74. Enccnt*ndose en el resto de su distribuci6n s6lo un porcentaje
significativo de un 23.3 % para las provincias de Salta y Jujuy.

(1) Para efectos del anglisis se toma Provincia de Buenos Aires, pero es
necesario tener en cuenta que el 93 % de les inmigrantes documentados
en esta Provincia mediante el Decreto 087/74, residTan en el Gran Bue
nos Aires y Capital Federal.









- 57 -


Esta concentraci6n en Buenos Aires, corresponderia tal como se seia
16 anteriormente para el total de los limitrofes, a dos causes fundamenta-
les: por un lado a la acelerada transformaci6n de la migraci6n boliviana,
que pasa de ser predominantemente fronteriza a constituirse en un flujo cre
ciente hacia la principal metr6pols del pats (2); y por otro a las posibles
diferencias de cobertura de la amnistia en las provincias de Salta y Jujuy.


En el caso de los paraguayos, se present tambien una mayor concern
traci6n en la Provincia de Buenos Aires para los radicados por el Decreto
087/74, que para los censados en 1970 (3).


Esta diferencia (16.2 %), se da fundamentalmente a partir de la
perdida (comparativamente entire en Censo y el Decreto) de las provincias
de Formosa y Chaco, ubicada en el orden de un 11.8 %, y en menor media a
la perdida de la Provincia de Misiones (1.6 %).


En t6rminos generals las explicaciones sobre las diferencias obser
vadas entire las distributiones de paraguayos en el Censo y en el Decreto,
podrTan ser similares a las propuestas para los bolivianos, pero con dos mo
dalidades: en primer lugar, que las caracteristicas de antiguedad y flujo
migratorio, la inmigraci6n paraguaya ha ido acumulando paulatinamente una
proporci6n relativamente grande de sus nacionales enCapital Federal y GranBuenos
Aires. En segundo lugar, porque aparentemente habrTa habido una menor cober-
tura del Decreto 087/74 en las provincias de Formosa y Chaco que en Salta y
Jujuy.


(2) Es important seialar que este process se observa claramente a traves de
los distintos Censos,encontr6ndose que,de los bolivianos residents en Argen
tina, s6lo un 0.8 % se encontraban en la Provincia de Buenos Aires en 1914;
para pasar a un 2.4 % en 1947; un 7.2 % en 1960; y un 36.6 em 1970. Asimismo
la proporci6n de bolivianos en Salta y Jujuy, sobre el total de residents
de esa nacionalidad en el pals, va a pasar de un 87.8 % en 1947, a un 76.9 %
en 1960, a un 47.2 % en 1970.
(3) Ya en 1947 habTa un 7.2 % de paraguayos instalados en la Provincia de
Buenos Aires (igual proporci6n que para los bolivianos en 1960); encontrandose
en 1960 el 20 % y en 1970 el 58.5 %.









- 58 -


Los uruguayos constitutan el tercer grupo del Decreto cuya
presencia en Buenos Aires result mayor que en el Censo.



En este caso es claro el efecto del aumento masivo de la inmigra
ci6n uruguaya en los primeros aios de la d6cada del 70 (con saldos migra
torios que duplican entire 1971-74, la cantidad de los computados en el
Censo de 1970), la cual siguiendo las pautas tradicionales de este flujo
pobl.acional se asienta mayoritariamente en Buenos Aires (4).


En el caso de los chilenos, baja su participaci6n en Buenos Aires
respect del Censo 1970, para aumentar su radicaci6n mediante el Decreto
en las provincias del sur, las cuales concentranm 67.7 % (5). Disminuyendo
tambien visiblemente en San Juan y Meiidoza, o1 cuai estarfa mostrando una
mala cobertura del Decreto en esas Provincias, ya que si bien la inmigra-
ci6n chilena es antigua en esta zona, y por lo tanto presumiblemente legal,
durante 1974 habia una considerable presencia de inmigrantes recientes de
ese origen debido al Golpe de Estado de 1973 en ese paTs.

Por dltimo, los brasileros radicados poc el Decreto de amnistTa,
estarTan ubicados en su casi totalidad,en la Provincia fronteriza de MisLo
nes, donde, de acuerdo al Censo s6lo se encontrban el 50 % de los residen-
tes de esa nacionalidad.

Este hecho puede deberse a la diferencia de antigUedad entire la in
migraci6n brasilera que reside en Buenos Aires y la ubicada en la Provin
cia de Misiones, la cual se habrfa visto incrementada en los primeros anos
de la decada del 70.


(4) La inmigraci6n uruguaya se asienta en Buenos Aires en un 27.1 % en 1914,
un 31.2 % en 1947, un 34.8 % en 1960, y un 78.8 % en 1970.
(5) Rio Negro 21.3 %, Neuquen 19.7 %, Santa Cruz 13.9 %, Chubut 9.4 % y Tie
rra del Fuego 4.8 %.







CUADRO 11

DISTRIBUTION PORCENTUAL DE INMIGRANTES LIMITROFES POR NACIONALIDAD, EN PROVINCIAS SELECCIONADAS, SEGUN


CENSO 1970 Y


DECRETO 087/74


Nacionalidad

Jurisdicci6n


Bolivianos


Censo Decreto
1970 087/74


Brasileros


Chilenos


Paraguayos


Censo Decreto Censo Decreto Censo Decreto
1970 087/74 1970 087/74 1970 087/74


Uruguayos


Total


CEnso Decreto Censo Decreto
1970 087/74 1970 087/74


GBA y Prov. Bs.As.

Misiones

Formosa y Chaco

Salta y Jujuy

Mendoza y San Juan

Pcias. Surehas

Resto del PaTs

Desconocido


100 100
N=103.700 '
N=22.596


100 100
N=49.050
N=9.462


100 100
N=144.900
N=24.449


100 100
N=233.350
N=73.793


100 100
N=58.500
N=17.803


100 100
N=589.500
N=147.383


FUENTE: Gurrieri, J., op. cit.


36.6

0.0

0.2

47.2

7.1

1.2

5.1

2.6


63.8

0.0

0.8

23.3

4.1

2.4

5.6

0.0


30.4

50.8

0.7

0.2

3.8

0.8

12.4

0.9


4.3

91.6

0.2

0.0

0.5

0.2

3.2

0.0


28.8

0.1

0.1

1.0

7.3

57.4

3.2

2.1


25.0

0.2

0.0

1.2

4.5

67.7

1.4

0.0


58.5

16.4

19.0

0.6

0.3

0.1

3.6

1.4


74.7

14.8

7.3

0.1

0.0

0.9

2.2

0.0


78.8

0.2

0.1

0.1

0.0

0.8

20.0

0.0


87.9

0.2

0.1

0.2

0.1

0.6

10.9

0.0


47.0

10.8

7.7

8.8

3.5

14.5

6.1

1.6


61.8

13.3

3.8

3.9

1.4

12.2

3.6

0.0








- 60 -


Si por otro laso se analizan las provincias mis relevantes en
recepci6n inmigratoria limitrofe, y la distribuci6n de los limitrofes en
cada una de ellas, se puede observer que la distribuci6n de limitrofes en
la Provincia de Buenos Aires no presentaria grandes modificaciones, salvo
en el caso de los paraguayos, que aumentan en un 11.2 % entire el Censo y
el Decreto, a costa de los chilenos que disminuyen un 9.7 %, y los brasi-
leros que bajan en un 5 %.


Es decir que las diferencias observadas por nacionalidad se atempe-
rartan, e incluso casi van a desaparecer en el caso de los uruguayos que prac
ticamente mantienen su misma proporci6n entire el Censo y el Decreto.


Estas distribuciones permiten proponer que el aumento de los flujos
migratorios hacia Buenos Aires en las tres principles corrientes (6) de 1 imftro-
fes, ha sido relativamente proporcional a la participaci6n que cada una de
ellas tenTa en 1970. AGn cuando para ello, tal como se observaba anteriormen
te, la distribuci6n de cada nacionalidad en el pats habrfa variado sustan-
cialmente entire las fechas tomadas.


Si por otro lado se analizan las provincias o conjuntos de provin-
cias limitrofes, se observa que en el caso de Misiones, la predominante re-
presentatividad de los paraguayos va a disminuir, surgiendo un aumento rela-
tivo de los brasileros.


Tal como se seialaba anteriormente, la disminuci6n paraguaya se de-
berTa a un process de transferencia de poblaci6n hacia Buenos Aires, que se
ha ido dando durante las Gltimas decadas, pero en el caso brasilero serfa plau
sible tener en cuenta que se estarra en presencia de un nuevo flujo migratorio,
en latas condiciones de ilegalidad.


(6) De acuerdo a los resultados del Decreto 087/74, paraguayos, uruguayos y
bolivianos.












CUADRO 1 2


DISTRIBUTION PORCENTUAL EN PROVINCIAS SELECCIONADAS, DE INMIGRNANTES LIMITROFES POR NACIONALIDAD


SEGUN CENSO 1970 y DECRETO 087/74


Jurisdicci6n G.B.A. Misiones Formosa Salta Mendoza Provincias Resto del
y Prov y y y Surenas PaTs
Buenos Aires Chaco Jujuy San Juan
Nacional idad
Nacionalidad Censo Decreto Censo Decreto Censo Decreto Censo Decreto Censo Decreto Censo Decreto Censo Decreto
1970 087/74 1970 087/74 1970 087/74 1970 087/74 1970 087/74 1970 087/74 1970 087/74


Bolivianos 13.7 15.8 0.1 0.1 0.5 3.2 93.9 92.4 36.2 43.8 1.5 3.1 14.5 23.2

Brasileros 5.4 0.4 39.2 44.1 0.8 0.3 0.2 0.1 9.0 2.0 0.5 0.1 16.9 5.6

Chilenos 15.0 6.7 0.1 0.2 0.2 0.2 3.0 5.3 51.6 52.6 97.0 92.4 13.0 6.4

Paraguayos 49.3 60.5 60.3 55.4 98.4 95.8 2.8 1.8 3.2 1.0 0.4 3.9 23.3 24.9

Uruguayos 16.6 16.4 0.8 0.2 0.1 0.5 0.1 0.4 13.0 6.4 0.6 0.6 32.3 34.6


100 100 100 100 100
N=277.182 N=63.489 N=45.215


N=91.024


N=19.646


100 100 100 100 100


N=5.585


N=51.258
N=5.718


N=20.455
N=2.108


100 100 100
N=85.713 N=36.077


N=17.912


FUENTE: Censo de Poblaci6n 1970 Tabulaciones Especiales.
Gurrieri, J., op. cit. Calculos propios,
I

I


100


N=5.379


I








- 62 -


En el resto de las provincias se mantiene una similitud entire las
proporciones observadas en el Censo y el Decreto, salvo algunas excepciones
tales como un aumento de uruguayos y bolivianos en Mendoza y San Juan, y de
la presencia de estos dltimos en otras regions del pats no fronterizas; asT
como un aumento visible de la participaci6n sobre el total de limitrofes en
las provincias surefias.


5.3. EDAD Y SEXO


De acuerdo a la informaci6n existente, se ha podido verificar que
la poblaci6n que se document en la ultima amnistTa era mis joven que
la poblaci6n total del paTs, segun los datos del Censo de 1970.


En efecto, la primera alcanza una edad media de 27.5 afos,
frente a un 28.39 de la poblaci6n argentina, y un indice de envejecimiento
de 2.1 frente a un 4.6, respectivamente.


A su vez, el Tndice de dependencia de los radicados serfa de 17.53
diferencigndose ampliamente del de la poblaci6n total que alcanzaba en
1970 a 57.88. Siendo para los radicados el indice de dependencia juvenile de
un 16.18, y el indice de dependencia senil de s6lo 1.35.


Estos datos, mas el hecho de que el grupo de 15 a 30 afios de los
migrants radicados representaba el 61.7 % del total (en la poblaci6n total
del paTs constituyen el 38 %), permiten verificar el aporte a la poblaci6n
econ6micamente active que represent la inmigraci6n limTtrofe.


En un anglisis por nacionalidad se puede observer que son los boli
vianos los que tendrian una edad media mas baja (25.31) y a su vez, uno de
los mayores Tndices de dependencia (18.70) determinado exclusivamente por la
gran proporci6n de poblaci6n joven del grupo, ya que el indice de dependen-
cia senil de esta nacionalidad serTa a su vez, el mas bajo de todos los limit
trofes.







- 63 -


Los brasileros son los de una edad media mas alta (30.37), casi
similar a la del total del paTs (30.78), con indices de dependencia senil
y de envejecimiento sensiblemente mayores a los otros grupos migrants
(2.30 yl.92 respectivamente).


Los paraguayos son el inico grupo que present una raz6n de mas
culinidad por debajo de 100, es decir inferior a la media del total de los
radicados en el Decreto que es de 111, e inclusive a la del total del paTs,
97. Mientras que los chilenos y uruguayos tendrfan las razones de masculi
nidad mas altas de un orden del 149.


Es interesante destacar que los valores mdximos de masculinidad
en todos los grupos se presentarfan entire los 20-24, (con excepci6n de los
uruguayos que se da entire los 25-29), para luego descender abruptamente.
Encontrando que en el caso de los bolivianos una reversi6n de la raz6n a
partir de los grupos de 30 aios y mas; en los paraguayos a partir de los
60; y en los brasileros, a partir de los 65.


Los chilenos serTan el inico grupo national donde se mantiene una
raz6n de masculinidad superior a los 100 en todos los grupos etarios.


El indice de dependencia mas bajo es el de los uruguayos, con
16.12, determinado tanto por su indice de dependencia juvenile (15.07), como
senil (1.14), ambos los mas bajos de todas las nacionalidades de inmigrantes
limTtrofes.







- 64 -


CUADRO 13




EDAD MEDIA, INDICE DE ENVEJECIMIENTO Y DE DEPENDENCtA Y RAZON DE MASCULINIDAD

DE LA POBLACION RADICADA POR EL DECRETO 87/74, SEGUN NACIONALIDAD, Y TOTAL
DEL PAIS CENSO 1970


Nacionalidad


Edad
Media


Indice Indice de dependencia


de enve-
jecimien
to


Total Juvenil


Senil


Bolivianos

Brasileros

Chilenos

Paraguayos

Uruguayos


T 0 T A*L

TOTAL PAIS


25.31

30.37

27.47

27.86

28.92


27.57

28.39


0.73

1.92

1.29

1.17

0.98


18.70

19.50

18.10

17.06

16.21


17.83

17.20

16.58

15.69

15.07


0.97

2.30

1.52

1.37

1.14


1.15 17.35 16.18 1.35

4.65 57.88 50.54 7.34


FUENTE: Gurrieri, J., op. cit.


Raz6n de
masculi-
nidad








- 65 -


5.4. ANALFABETISMO

Sobre la base de una muestra de los radicados en Buenos Aires en
el Decreto 087/74, encontramos diferenc-ias marcadas entire las distintas na-
cionalides, en cuanto a su nivel de analfabetismo.


Los bolivianos presentarfan el mis alto nivel de analfabetismo con un
16.9 % sobre la poblaci6n mayor de 5 anos, seguidos por los brasileros con
un 6.1 %, los paraguayos 4.1 %, los chilenos 3.7 % y los uruguayos con un
1.6 %.


En todos los casos, el nivel de analfabetismo encontrado entire los
radicados por la amnistia era sensiblemente menor al de sus paTses de origen,
si bien es mayor en promedio,.al de la Argentina.


El nivel de analfabetismo es mayor entire las mujeres que entire los
hombres, en el caso de los bolivianos (mas de dos veces), y en los brasile-
ros (el double ; relativamente similar en el caso de los uruguayos y chilenos
y menor en el de los paraguayos, donde las mujeres tienen un nivel de 3.12
frente a un 5.25 de los hombres.


CUADRO 14

PORCENTAJE DE ANALFABETOS EN RELACION A LA POBLACION MAYOR DE 5 AROS, SEGUN
NACIONALIDAD Y SEXO, DE LOS RADICADOS POR EL DECRETO 087/74


Sexo I Femenino Masculino Total
Nacionalidad _


Bolivianos 25.2 7.9 16.9
Brasileros 7.9 3.7 6.1
Chilenos 3.8 3.6 3.7
Paraguayos 3.1 5.2 4.1
Uruguayos 1.6 1.5 1.6

FUENTE: Gurrieri, J., op. cit.








- 66 -


5.5. INGRESO AL PAIS


En la misma muestra realizada sobre los radicados en Buenos
Aires en la amnistTa de 1974,.se pudo observer que en el caso de los boli-
vianos, el 84 % habTa ingresado al pats por los pasos fronterizos de la
Quiaca y Pocitos, predominando el tren como medio de transport (82.4 %), y
el 6mnibus o auto en segundo lugar (8.2 %), con s6lo un 4.7 % por vTa area.


Los brasileros radicados en Buenos Aires s6lo habian entrado por
un paso fronterizo important (Paso de los Libres) en un 19 %, por otros
lugares en un 31 %, y directamente a Buenos Aires, ya sea por puerto o aero
puero, un 49.7 %. La mayor proporci6n habrTa ingresado al paTs por 6mnibus
y auto (33.6 %); un 33.6 por barco y lancha, un 25.6 % por avi6n y s61o un
5.8 % por tren.


Los chilenos habrTan ingresado en un 84.7 % por pasos fronterizos,
y s6lo un 15.3 por los aeropuertos de Buenos Aires. Siendo su principal for-
ma de entrada en 6mnibus y auto, 42.7 %, y s6lo un 18.7 por avi6n.


El ingreso de los paraguayos, se daba en su casi totalidad por los
pasos fronterizos de Posadas y Pilcomayo (89.3 %), con un 43.9 % entrados en
omnibus y auto, un 28.1 % por tren y un 24.3 % en lancha y aliscafo, con so-
lo un 0.7 % por vTa area.


Por ultimo, los uruguayos entraron en su casi totalidad directamen
te por Buenos Aires, ingresando el 78.3 % por barco, y el 19.8 % por avi6n.








- 67 -


CUADRO 1 5



PROPORCIOII POR.PUNTO DE INGRESO DE DOCUMENTADOS POR NACIONALIDAD, EN DECRETO


087/74, EN BUENOS AIRES


Nacionalidad Puertos de entrada Total

La Quiaca Pocitos Resto
Bolivianos
70.3 13.7 16.0 100

Ezeiza y Aero Puerto Paso de los Resto
Resto
parque Bs.As. Bs. As. Libres

Brasileros 23.4 26.3 19.0 31.3 100

Ezeiza y Aero Las cuevas Comahue Bari
parque Bs.As. y Cuyo locheyTromen Resto

Chilenos 15.3 64.5 10.2 10.0 100

Posadas Pilcomayo Resto

Paraguayos 44.1 45.2 10.7 100

Ezeiza, Aero-
parque Bs.As. Tigre Puerto Bs.As. Resto
Don Torcuato

Uruguayos 31.2 8.5 58.7 1.9 100


FUENTE : Gurrieri, J. op. cit.








- 68 -


5.6. ANO DE LLEGADA AL PAIS


De acuerdo a la muestra sobre los radicados en Buenos Aires, se ob-
serva que mas del 80 % habrTa ingresado al pafs en los 6ltimos 4 aios antes
del Decreto.


Es decir que el indocumentado limTtrofe que se acoge a la amnistTa
es en general un inmigrante relativamente reciente.

Este fen6meno se observa con much claridad en el caso de los uru-
guayos, de los cuales el 92 % habria arribado al pats a partir de 1970; sien-
do para los bolivianos el 86 %; para los paraguayos y brasileros el 82 %; y
para los chilenos el 81 %.


Si se diferencia por aio y por nacionalidad, se observa que son los
uruguayos, chilenos y brasileros los que presentarian una llegada masiva en 1973,
comput&ndose el 67 % de los primeros, el 58 % de los segundos y el 62 % de
los terceros, como residents desde ese aio.


En el caso de los uruguayos y chilenos, la situaci6n political de
sus respectivos paTses y la apertura democratica en Argentina, podrTa haber
pesado decisivamente en estas proporciones.


Mientras que el caso paraguayo y boliviano aparecerTa con una dis-
tribuci6n mas equilibrada en los diferentes aios; encontrando que el 67 % de
los paraguayos habrTa arribado a la Argentina antes de 1973, el 49 % antes
de 1972 y el 30 % antes de 1971; mientras que entire los bolivianos el 57 % se
establecieron con anterioridad a 1973, el 41 % antes de 1972, y el 26 % antes
de 1971.

Estas dos corrientes, surgirTan como menos sensibles a cambio co-
yunturales, y de una posibilidad de mantenimiento en la indocumentaci6n du-
rante mas aios que las otras nacionalidades.









- 69 -


CUADRO 1 6




PROPORCION DE INMIGRANTES LIMITROFES RADICADOS EN BUENOS AIRES POR DECRETO 087/74,


DE ACUERDO AL ARO DE LLEGADA AL PAIS


Nacionalidad

Fecha
acreditada Bolivianos Brasileros Chilenos Paraguayos Uruguayos
de residencia


Antes de 1950 0.1 3.6 0.4 0.4 0.6
1950/54 0.4 2.9 2.3 0.4 0.4
1955/59 0.2 0.7 2.9 0.3 0.2
1960/64 2.4 0.7 2.8 1.5 0.4
1965/69 11.1 10.2 11.7 15.4 6.4
1970 11.4 2.2 5.3 11.4 5.2
1971 15.8 10.2 8.0 19.6 8.4
1972 15.6 7.3 9.8 18.3 11.3
1973 42.9 62.0 57.8 32.7 67.1

100 100 100 100 100

N = 918 N = 137 N = 770 N = 970 N = 2.375


FUENTE: Gurrieri, J., op. cit.







- 70 -


Mascul


Femenino


Tot


5.7. PARTICIPATION LABORAL


El 63.8 % de los inmigrantes radicados por el decreto 087/74, se
encontraban ejerciendo alguna actividad en el moment de su legalizaci6n
en el paTs.


Los uruguayos presentaban el porcentaje mas alto con un 66.8 %,
seguidos por los paraguayos con un 65.5 %; los brasileros con un 63.3 %;
los chilenos con un 62.6 % y los bolivianos 57.3 %.


En los hombres el porcentaje en actividad era de un 83.4 %, mientras
que en las mujeres de un 41.9 %.

Encontrando las mayores diferencias por nacionalidad, en la partici-
paci6n laboral femenina, donde mientras un 49.5 % de las paraguayas apare-
cen como activas, seguidas por un 39.2 % de brasileras, 38.2 de uruguayas;
y s6lo un 30 % de chilenas y un 28.4 % de bolivianas.


CUADRO 17


PROPORCION DE RADICADOS PO'DECRETO 087/74, SEGUN NACIONALIDAD, CONDITION DE ACTI-
VIDAD Y SEXO

Condici6n
Nacional idad
Sexo de activi-
dad laboral Bolivianos Brasileros Chilenos Paraguayos Uruguayos Total

Activa 80.4 84.8 84.4 83.1 86.0 83.4
no No Activa 19.6 15.2 15.6 16.9 14. 16.6
No Activa 19.6 15.2 15.6 16.9 14.0 16.6


Activa
No Activa


28.4
71.6


39.3
60.7


30.0
70.0


49.5
50.5


38.2
61.8


42.0
58.0


Activa 57.3 63.3 62.6 65.5 66.8 63.8
a No Activa 42.7 36.7 37.4 34.5 33.2 36.2


N=22.596 N= 9462 N=24.449 N=73.793


N=17.003 N=147.383


FUENTE: Gurrieri, J. Op. Cit.








- 71 -


5.8. OCUPACION


La distribuci6n de la ocupaci6n de los radicados por el decreto
087/74, es una muestra del sesgo que esta amnistfa tuvo hacia las zonas ur
banas, quizds con la Gnica excepci6n del caso de los brasileros en la Pro-
vincia de Misiones.


AsT, el 57.5 % de los radicados estaban ocupados como artesanos y
trabajadores ocupados en diversos process de la producci6n, mientras que
un 18.3 % se encontraban en ocupaciones de servicios, un 7.2 % como emplea
dos de oficina, y s6lo un 8.4 % se desempenaban como agricultores, pesca-
dores, cazadores o trabajadores forestales, un 3.1 % de profesionales y un
0.4 en minas y canteras.


En el caso de artesanos y trabajadores, son los obreros de la cons
trucci6n los que concentran un mayor porcentaje (18.2%), seguidos por
los peones, 14.3 %, sastres, peleteros, tejedores etc., con un 9.1 %, me-
canicos de precision 5.6 % y mecanicos 5.0 %.


El 85 % de los ocupados en servicios correspondent a servicios do-
mesticos (15.7 % sobre el total).


A partir de una estimaci6n sobre la participaci6n de los radicados
por rama de actividad, se puede ver en forma aun mis clara el subregistro
en actividades primaries (8.8 %), y el fuerte porcentaje de los limttrofes
en el sector secundario (57.5 %).


Con respect al sector terciario, habrTa que diferenciar especifi-
camente el subsector de servicios dom6sticos, donde estarTa ocupada el
50 % de la fuerza de trabajo femenina. Observando asimismo que habrTa'
una gran proporci6n de mujeres ocupadas en el ramo de modisterTa (24.8 %),
y en el de empleadas de oficinas (9.5 %).









- 72 -


Su mayor o menor participaci6n en cada oficio se va a diferenciar
de acuerdo a la nacionalidad, aunque en general, el porcentaje empleado
en actividades manuales es mayor que el masculine para todas y cada una
de las nacionalidades, encontrando que el 13 % de las mujeres se encon-
trarTan ocupadas en esas actividades frente a un 9 % de los hombres.

En un anglisis por nacionalidad, puede observarse que los bolivia
nos son los que presentan un mayor porcentaje en la categoria artesanos
y trabajadores manuales, con 6.7 % De estos el 37.6 % se desempenaban
como trabajadores de la construcci6n, un 10.6 % como sastres, modistas,
etc.; un 9.2 % como mecanicos de f5brica, un 9.9 % como mecanicos y un
29.9 como peones.


CUADRO 18


PROPORTION POR NACIONALIDAD DE RADICADOS POR EL DECRETO 087/74, POR RAMA DE ACTIVIDAD*


Rama
de
actividad
Nacionalidad


Bolivianos

Brasileros

Chilenos


Paraguayos


Uruguayos


TOTAL


Primaria Secundaria


Terciar i a


Desconocido


A. I


8.3

55.9

6.5


5.6


1.1


67.8

12.0

59.0


67.8


49.7


23.4

31.2

33.7


32.1


48.4


0.5

0.9

0.8


0.5


0.8


Total


100
N=12.942
100
S5.993
N=
100
N=15.297

100
N=48.360

100
N=11.413


.4 4


8.0


57.5


33.1


*Estimaci6n aproximada a partir de los datos de ocupaci6n de los radicados


FUENTE: Gurrieri, J. op. cit, calculos propios








- 73 -


Esta nacionalidad es la de mayor proporci6n de obreros de la construct
ci6n y en carpinteros. Otra de sus caracteristicas es la de una baja propor-
ci6n en servicios, la menor de todas las nacionalidades, la cual estg muy in-
fluenciada por la baja participaci6n laboral femenina boliviana, por la distri
buci6n de esa fuerza de trabajo en las diferentes ocupaciones; encontrando que
sobre el total de mujeres bolivianas ocupadas, el porcentaje en servicio domes
tico (45 P), es menor que el porcentaje promedio de las mujeres limftrofes ocu
padas (50 %).


En el caso de los brasileros, la mayor concentraci6n ocupacional se
daba en agricultores, pescadores y cazadores (55.9 %), con s61o un 12 % de ar-
tesanos y trabajadores manuales, pero tambi6n con el mayor porcentaje por na-
cionalidad en servicios, concentrados en su casi totalidad en la subcategorfa
de servicios domesticos.


La diferenciaci6n por sexo en estas ocupaciones es total, ya que el
91.4 % de las mujeres brasileras estarfan ocupadas en servicios domesticos,
mientras que la casi totalidad de la fuerza de trabajo masculina se ubicarTa
en actividades primaries y secundarias.


En la categorTa de artesanos y trabajadores manuales, los brasileros
se agrupan en su mayoria en la ocupaci6n de peones.


Es evidence la baja calificaci6n de esta inmigraci6n, que por otra par
te s61o contarTa con un 1.4 % de profesionales (el porcentaje mas bajo del
conjunto de limitrofes), un 0.08 % de empresarios, y un 0.88 de empleados de
oficina.


Los chilenos aparecTan con una proporci6n superior a los otros dos
grupos en ocupaciones de "cuello blanco", con un 4.1 % de profesionales, un
0.1 % de empresarios, un 10.9 % de empleados de oficina. Representado a su
vez el mayor porcentanje de ocupados como mineros y canteros (2 %), y como
trabajadores en los transportes y comunicaciones (4.4 %).







- 74 -


Si bien su participaci6n en el sector secundario se encuentra entire
las mas altas (al nivel de los bolivianos y paraguayos), su ocupaci6n en el
mismo es mas diversificada, con unporcentajesensiblemente mas bajo que las
otras nacionalidades en la construcci6n, y con una mayor proporci6n de per-
sonal en mecanica de fabrica y carpinteros.


En los servicios dombsticos su participaci6n es menor que el prome-
dio total de los radicados, debido a que la fuerza de trabajo femenina de
esta nacionalidad tiene bajo nivel de actividad laboral, y por otro lado
una mayor ocupaci6n en actividades de oficina (21.6 % frente a un promedio
total de limftrofes femeninas de 9.5 %), y de profesionales (7 % frente a
un 3.5 % del total de limitrofes mujeres).


Los paraguayos, constituyen luego de los bolivianos, los de mayor par
ticipaci6n en el sector secundario, y los de una mayor concentraci6n ocupa-
cional como trabajadores de laconstrucci6n con un 21.1 %.


Presentando las mayores proporciones sobre el total de los radica-
dos, en profesiones como la de zapateros y talabarteros (4.7 %) y sastres y
modistas (13.8 %), esta dltima ocupaci6n desempefada basicamente por mano de
obra femenina, la cual se concentra en un 30.6 % en dicha actividad, con una
mayor participaci6n que el resto de las nacionalidades.


La concentraci6n en estas ultimas profesiones, podrTa indicar una ma-
yor tendencia de los paraguayos al desarrollo de actividades "cuenta propia",
e incluso a su insersi6n en los sectors informales urbanos.


En cuanto a la ocupaci6n como trabajadores de servicios, los paragua-
yos constituyen luego de los brasileros, el segundo grupo en ese sector, con
un22.3% sobre el total de paraguayos ocupados. Esto es debido a la alta part
cipaci6n laboral femenina de esta nacionalidad (la mas alta de todos los limf
trofes), de la cual el 50 % estarfa ocupada en el servicio domestico.


Por dltimo los uruguayos, surgeon como la nacionalidad que desarrolla-
rTa ocupaciones con una mayor calificaci6n y predominantemente "no manual".







- 75 -


AsT, el porcentaje de uruguayos profesionales aparece como de un 8.8%
frente a un 3.1 % del total de los limftrofes; el de empleados de oficina
16.7 % frente a un 7.9 % del total ; y el de comerciantes y vendedores de un
8.4 % frente a un 2.4 % del total de radicados.


En estas distribuciones tiene un peso important la participaci6n de
la fuerza de trabajo femenina, la cual ademis de ser relativamente alta (ca-
si un 40 %), se distribuye en una alta proporci6n en empleados de oficina,
(24 %), profesionales (12.2 %). y comerciantes y vendedores (6.6 %).


Con respect a su participaci6n en el sector secundario, si bien es
sensiblemente menor que la de bolivianos, paraguayos y chilenos, era la mas
alta de todas las nacionalidades en oficios como mecanicos de fabrica (10.4%),
obreros metal6rgicos (2.5 %), mec5nicos de precision (0.3 %), obreros de ar-
tes gr5ficas (1 %); obreros en preparaci6n de alimentos (1 %); y la mas baja
en peones,(8.1 %) y en trabajadores de la construcci6n (12.3 %), salvo el ca
so de los brasileros.


En cuanto a la participaci6n de los uruguayos en servicios, (12 %),
era la mas baja junto a los bolivianos, pero en este caso no influirTa la ba
ja participaci6n laboral femenina, sino la distribuci6n de las mujeres en las
distintas ocupaciones, encontrando que s6lo el 23.9 % de las uruguayas ocupa
das ejercTa este oficio, frente a un 50 % del total de las mujeres radicadas
por el Decreto 087/74.


Es interesante destacar que en el sector servicios aparecta un relati-
vamente alto porcentaje de uruguayos en el sector gastron6mico (3.2 %), much
mayor que el total de limTtrofes (1.1 %).


Como conclusions generals de la ocupaci6n de los documentados por me
dio del Decreto 087/74 puede decirse lo siguiente:


Su distribuci6n por ocupaciones no reflejaria la distribuci6n real de
los inmigrantes limftrofes en el paTs, e incluso tampoco la de los do-
cumentados, ya que estaria subregistrado el sector primario, al cual







- 76 -


evidentemente no lleg6 a alcanzar los beneficios de la amnistTa.


SDe cualquier manera los datos que brindan los radicados en este Decre
to, permiten tener una vision aproximada de la distribuci6n de las
ocupaciones de los indocumentados en las areas urbanas (salvo en el
caso de los brasileros), y de las caracteristicas de ocupaci6n por
nacionalidad.


.Aparece asT una inmigraci6n limTtrofe con una fuerte participaci6n en
el sector secundario, y especialmente en el sector construcci6n donde
los bolivianos y paraguayos serTan las nacionalidades con mayor apor
te de fuerza de trabajo.


Por otro lado representan una provision de mano de obra para el sec-
tor servicios, y fundamentalmente servicios dom6sticos donde los bra-
sileros y los paraguayos tendrfan una mayor participaci6n a trav6s de
su fuerza de trabajo femenina.


_ En cuanto a las actividades agricolas, la inica nacionalidad en la
cual la amnistTa habia penetrado, serl.a la brasilera, que surge como
la corriente migratoria mas rural, y con menor calificaci6n.


_ Un caso inverso serTa el de los uruguayos los cuales presentarian
un alto grado de calificaci6n relative, y una participaci6n de su
fuerza de trabajo femenino en actividades predominantemente no manua
les.


- En general es evidence que los indocumentados estaban cubriendo pues-
tos de trabajo de muy baja calificaci6n, y con alguna tendencia que
se perfilarfa sobre todo en el caso paraguayo hacia el trabajo "cuen-
ta propia".






- 77


C UADRO


PROPORCION POR NACIONALIDAD, DE RADICADOS POR DECRETO 087/74, POR OCUPACION



acionalidad

Ocu paci. Bolivianos Brasileros Chilenos Paraguayos Uruguayos Total


0 Profesionales
1 Empresarios
2 Empleados de Ofi-
cina
3 Comerciantes y
vendedores
4 Agricultores, pes
cadores, cazadores
trabajadores forces
tales y asimilados
S- Mineros canteros y
asimiliados
6 Trabajadores de
los transportes y
comunicaciones
7 8 Artesanos y tra
bajadores ocupa
dos en diversos
process de pro
ducci6n y peones

(Sastres, modistas,
etc.)
(Mecanicos de fabri
ca)


(Obrero de
trucci6n)


(Peones)
9 Trabajadores de
los servicios
(Servicio domestico)

Trabajadores sin
Oficio


TOTAL


2.7
0.0

4.8

1.7



7.9

0.4


2.2




67.8


(7.2)

(6.3)

(25.5)
(20.3)

12.0
(10.2)


0.5


1.4
0.1

0.9

0.9



55.9

0.0


0.5




12.0


(0.5)

(0.7)

(1.1)
(8.7)

27.4
(27 .0)


0.9


4.3
0.1

10.9

1.9



4.5

2.0


4.4




59.0


1.8
0.1

5.1

1.6



5.b

0.0


1.2




61.8


(2.5) (13.8)


(8.2)

(14.0)
(26.2)

12.2
(10.3)


0.8


8.6
0.3


16.8

8.4


1.0

0.0


2.4




49.7


(7.4)


(4.0) (10.4)


(21 .1)
(11.1)

22.3
(19.9)


0.5


(12.3)
(8.1)

12.0
(5.6)


0.8


100.0 100.0 100.0 100.0 100.0
N=12.942 N= 5.993 N=15.297 N=48.360 N=11.413


2.0





57.5


(9.1)

(5.6)

(18.2)
(14.3)

18.3
(15.7)


4-


100.0


FUENTE: Gurrieri, J. op.cit


la cons-






- 78 -


6. CONCLUSIONS Y CONSIDERACIONES FINALES


Las leyes de amnistTa migratoria en Argentina han tenido como objetivo
fundamental la integraci6n social y laboral del extranjero indocumentado, y sus
respectivas promulgaciones correspondent a los cuatro gobiernos democraticos que
ha tenido el paTs en los 6ltimos 35 anos.


Estas legislaciones necesarias.frente a las polfticas cada vez mas res
trictivas con respect a la radicaci6n de extranjeros (especialmente limTtrofes),
actuaron como verdaderas valvulas de descompresi6n de las situaciones sociales
cada vez mas graves, generadas por la indocumentaci6n masiva.


Se observa asT la paradoja que se ha debido a medidas de excepci6n para
radicar a extranjeros, en un paTs donde el aporte laboral de los mismos es necesa
rio, y donde no constitute una competencia frente a la mano de obra national.


Los efectos de estas amnistTas han repercutido en los mercados de traba
jo en el sentido de incorporar al trabajador migrant limftrofe a la fuerza de
trabajo legal, es decir aquella protegida por las leyes laborales del pats, y con
derecho a la sindicalizaci6n, que en el caso de la Argentina es la de mayor pro-
porci6n de America Latina, en cuanto al total de los trabajadores asalariados.


La respuesta de la sociedad a este tipo de medidas ha sido normalmente
de diferente tenor, de acuerdo a los intereses, prejuicios, u orientaciones ideo-
16gicas de diferentes sectors sociales.


AsT, en el caso de la ultima de estas amnistTas (el Decreto 087/74), la
misma cont6 con el apoyo de amplios sectors polTticos, sindicales, gremiales y
religiosos, que veTan en su aplicaci6n la soluci6n de un grave problema social.


La respuesta no fue tan favorable por parte de los sectors mas tradicio
nales de la sociedad argentina, que ya sea por prejuicios culturales o 6tnicos, o
bien por intereses econ6micos especTficos, realizaron algunas crTticas a la ejecu-
ci6n de esta media.







- 79 -


Es de destacar en esta linea, la oposici6n de los intereses azucareros
del norte del pals, donde se desempeiaba gran parte de la mano de obra indocumen-
tada boliviana. Y si bien, tal como se ha visto, la amnsitia no tuvo una suficien
te cobertura en las zonas rurales, no serfa demasiado aventurado proponer cierta
influencia de este process de legalizaci6n de la fuerza de trabajo en el hecho de
que es hacia esa fecha que en estos ingenios azucareros se acelera el process de
mecanizaci6n, que esta basicamente dirigido al reemplazo de la mano de obra de
cortadores y recolectores de cafa.


A otro nivel, son de senalar las trabas generadas por los organismos
ejecutores del aparato estatal.


Esta oposici6n antag6nica del aparato burocratico, racionalizada en ar-
gumentos tales como el que la amnistTa establecTa un principio de caos en los trS
mites regulars para la documentaci6n de migrants, fue asumido en su totalidad,
y aumentado en la evaluaci6n que se hizo de esta media durante el gobierno mili-
tar que se inicia en Argentina en 1976.


AsT, la interpretaci6n del gobierno military al Decreto 087/74 fue en 1T-
neas generals que el mismo constituy6 un instrument para que los guerrilleros
subversivos de los paTses limitrofes (1), pudiesen entrar y legalizar su situaci6n
c6modamente en el pals, con la complicidad del gobierno democrdtico.


La endeble sustentaci6n de esta posici6n, que no constituTa otra cosa
que la justificaci6n de la traditional polTtica de este tipo de gobierno frente a
los inmigrantes limitrofes, se basa en primer lugaren la no aceptaci6n de los rea
les objetivos de justicia social que movieron a la implantaci6n de dicha amnis-
tia. Objetivos rechazados en principio por este regimen, no s6lo para los extra
jeros sino para el total de la poblaci6n del pats, tal como demostraron sus anos
de gobierno.


(1) Durante 1973 a 1975, ingresan a la Argentina uruguayos y chilenos que huyen
de sus paTses a raTz de la instauraci6n de gobiernos militares.









- 80 -


En segundo lugar, por considerar en principio como subersivos a todos
los ciudadanos chilenos y uruguayos que por razones econ6micas o polTticas emi-
graron de sus respectivos parses, gobernados por sendos gobiernos militares.


Y en tercer lugar, por el absurdo de suponer que los guerrilleros extran
jeros que pudiesen entrar al paTs iban a buscar una radicaci6n legal, cuando un
principio basico de los pertenecientes a estas organizaciones era mantenerse en la
clandestinidad, para la cual llegaron a contar con los m6todos mas sofisticados de
documentaci6n falsa.


Con respect al papel de las leyes de amnistTa en las political de migra
clones argentinas, valdria la pena destacar dos tipos de reflexiones generals;
una referida a la mecanica que permit efectivizar la aplicaci6n de esta media, y
la otra con respect a sus efectos.


En cuanto a la mecanica, de acuerdo a la experiencia obtenida en la apli
caci6n del Decreto 087/74, puede seialarse que normalmente el principal problema
esta presentado por la falta de medios con que cuentan los organismos que deben a-
plicar estas medidas, normalmente limitadas en el tiempo, y dirigidas a tender a
una poblaci6n varias veces mayor que la normal en este tipo de trdmites.


En este sentido result de vital importancia el apoyo de organismos
auxiliares, tanto del aparato estatal, como de organizaciones voluntarias religion
sas o de bien pdblico, las cuales por su contact permanent con poblaci6n indo-
cumentada pueden cumplir una positive funci6n tanto en la detecci6n de indocumen-
tados, como en la difusi6n de los beneficios de la amnistTa, asT como la obtenci6n
de los documents personales de los inmigrantes.


La confianza del indocumentado hacia este tipo de instituciones permit
salvar probables reticencias de los mismos frente a los organismos estatales, nor
malmente visualizados como posibles represores ante la poblaci6n inmigrante.








- 81 -


En relaci6n a sus efectos, son diferentes las interpretaciones que se
pueden desarrollar frente a estas medidas de legalizaci6n masiva.


Sin considerar las interpretaciones ya seialadas provenientes de las
perspectives de los organismos de seguridad, xen6fobos por principio, y normal-
mente partidar.ios de la deportaci6n como soluci6n al problema de los indocumen
tados, existen otras interpretaciones que tambi6n reduce su evaluaci6n a los as
pectos supuestamente negatives de estas medidas.


Un ejemplo de las mismas es el anglisis de los efectos de la amnistTa
como una de las causes del aumento masivo de la inmigraci6n durante 1974 y 1975.
Ya que se encuentra un salto de mas del double en los saldos de migrants limitro
fes entire 1973 y 1974, siendo para el primero de esos afos de 70.000, para 1974
de 143.000 y para 1975 de 182.000.


A partir de esas cifras, y teniendo en cuenta que el Decreto 087/74,
si bien establecia una fecha ITmite de entrada al pats al 10 de enero de 1974,
aceptaba como prueba de entrada la declaraci6n jurada de dos personas y no un
document pdblico, algunos autores, (2) suponen que muchos inmigrantes ingresa-
ron legal o ilegalmente durante el tiempo que dur6 la amnistfa (hasta setiembre
de 1974). Senalando finalmente que el aumento de los saldos puede tener un nexo
causal con la vigencia de esta norma.


Esta interpretaci6n, que fue mantenida tambien anteriormente por los
opositores a la ley de amnistTa, incurre en dos omisiones: en primer lugar, no
consider que ademas del factor legal que represent la vigencia de la citada
amnistTa durante 1974 y 1975 existe en Argentina un process de expansion eco-
n6mica y de consecuente absorci6n de fuerza de trabajo donde la mano de obra
proveniente de paTses limTtrofes se constitute en necesaria para la economfa del



(2) Orsatti, Alvaro, Migraciones limitrofes en el Cono Sur. La perspective Argen-
tina. Taller latinoamericano sobre Politicas de Migraciones Laborales,Bogota
CalT, 1980, p. 124.






- 82 -


pats; y que por otro ladoexisteun factor politico social que estS representado en
que la Argentina se constitute en esos aios en el inico paTs democratico del Cono
Sur, rodeada por regTmenes militares en Chile, Bolivia, Uruguay y Brasil.


En segundo lugar, no tiene en cuenta que el aumento de los saldos migra-
torios de poblaci6n limitrofe no s6lo se da durante 1974 (afio de vigencia de la
amnistla), sino tambien en 1975, donde s61o se radican a 2.000 personas (cifra me
nor que la de todos los aios precedentes de la decada).


En este caso es de suponer que el saldo 182.000 inmigrantes de 1975, se
deba mas a las condiciones polfticas y econ6micas del paTs, que a la ley de amnis-
tfa que se habia finalizado el aio anterior.


Otro tipo de interpretaci6n, no ya ligada como la anterior a hip6tesis
basadas en la falta de un control mas riguroso sobre la fecha de entrada de los
inmigrantes, sino en la conveniencia de contar con una oferta ilimitada de mano
de obra por parte del capital, es la adelantada por otros autores que vinculan la
polTtica migratoria expresada en el Decreto 087, con la necesidad del capitalism
argentino de una manoo de obra adicional" (3).


Segun esta perspective, "la permisibilidad o admisi6n incontrolada de
migrants extranjeros" no son accidentales, y responderfa a una estrategia que se
vigorizarTa en perTodos como el de 1974, donde el empleo mejoraba progresivamente.


De esta forma, las polTticas migratorias de esa epoca, y en especial me
didas como el Decreto 087, constituirTan para esta interpretaci6n, basicamente u-
na estrategia del capital para aprovisionarse de una abundante mano de obra que
por efecto de presi6n en los mercados de trabajo deprimiese los salaries.


Pasamos asT'de una vision policial como la serialada anteriormente donde
la ley de amnistTa estarTa prkcticamenete al servicio de la "subversi6n interna-



(3) Marshall, Adriana, El mercado de trabajo en el capitalism perisferico, el ca-
so de Argentina, PISPAL, Santiago de Chile, 1978, P. 59.








- 83 -


cional", a otra no menos conspiracionista, donde el capitalism moverTa los resor-
tes del aparato del Estado para proveerse de los medios indirectos para presionar
la baja de salaries de los mercados de trabajo.


El problema aquT, igual que como se observaba anteriormente, es que la
inmigraci6n desde parses limTtrofes no llega al pars por efectos de tal o cual me-
dida legal, sino por una situaci6n diferencial de oportunidades de empleo, ingre-
sos y libertades p6blicas entire los parses.


Encontr6ndose por otro lado que realmente se dan casos de verdadera compel
tencia y depresi6n de salaries en el mercado de trabajo cuando la inmigraci6n se
encuentra indocumentada, de donde si existe una political instrumentada por aquellos
que desean esos efectos, la misma estarg orientada no precisamente a la legaliza-
ci6n de esa fuerza de trabajo.


A6n mas all de esta linea de interpretaci6n de las polTticas que in-
volucraban al Decreto 087, donde se busca la complicidad de las mismas con la bus
queda de explotaci6n del migrant, se puede citar el analisis de contenido de otro
grupo de autores (4), que seialan que a nivel de discurso official se ha ejercido
una influencia sobre los candidates de inmigraci6n desde los parses vecinos hacia
la Argentina.


En efecto, segun estos autores se hace referencia mas bien a ideas

tales como: "fraternidad latinoamericana", "Argentina pafs hist6ricamente de inmi
graci6n", "debilidad hist6rica de la tasa de natalidad" y much menos a razones de
caracter mas socioecon6mico.


Esta interpretaci6n ignorarTa que los principles considerandos del De-
creto de amnistTa de 1974, se refieren explicitamente a la situaci6n de explota-
ci6n econ6mica del migrant indocumentado, y a sus efectos en el mercado de traba
jo.

(4) De Sierra, G; Marcotti, D.; Rojas, C.; "Quelques elements d'analyse sur les mi
grations internationales entire les pays du "Cono Sur" de l'Amerique Latine",
Institute d'6tudes de pays en developpement. Univ.Cath. de Louvain, 1975, pp.
32-33, cit. por A. Marshall, op. cit. p. 59.








- 84 -


Aparentemente el problema de este tipo de interpretaciones, es el de no
tener en cuenta que dentro de sociedades donde se da un juego democratico, las
instituciones, no necesariamente van a responder automtticamente a los intereses
sectoriales de representantes del capital, dependiendo de la orientaci6n polfti-
ca de los gobiernos, el que las medidas que estos tomen, favorezcan o no a la
clase trabajadora, sea esta national o extranjera.


En este sentido, el efecto de las medidas de amnistra migratoria cons-
tituyen invariablemente una herramienta correctora de una situaci6n de injusticia
social, constitufda por la existencia de habitantes indocumentados dentro de un
territorio national determinado.


Su aplicaci6n no constitute "per se" la soluci6n del problema inmigra-
torio limTtrofe si se consider que el mismo puede llegar a manejarse a trav6s
de medidas administrativas. Y en el caso espectfico de Argentina con much
menos probabilidades ya que tal como se seral6 anteriormente, los patrons
migratorios internacionales limitrofes, conformados por una oferta extremadamente
elastica de mano de obra, van a responder permanentemente a las oportunidades di-
ferenciales de uno y otro lado de la frontera.


Las politicas migratorias viables en este caso, son las de informaci6n,
canalizacion de las corrientes migratorias, y de regularizaci6n permante de su
status legal, para lo cual las medidas de amnistTaconstituyen el instrument
mas id6neo, cuando el aparato estatal no ha querido o no ha podido otorgar una
situaci6n regular a estos migrants.


En este sentido, puede preveerse para un future pr6ximo, la necesidad
de una nueva amnistTa, ya que la political restrictive migratoria del actual go-
bierno military ha repetido el mismo esquema y resultados que sus antecesores.


AsT, una political migratoria que corresponda a la perentoria necesidad
de integraci6n de Argentina con el resto de America Latina, y que a su vez, bring
de todos los elements necesarios para la efectiva integraci6n del inmigrante







- 85 -


limTtrofe, deberg recurrir ineludiblemente, y una vez mas a este tipo de media de
excepci6n.


Por otra parte, la 6nica forma de evitar encontrarse nuevamente en un fu
turo con esta situaci6n, ser la de flexibilizar al maximo, y en forma permanent,
las mayores facilidades para la radicaci6n de los inmigrantes limitrofes como nor
ma incluTda en la legislaci6n permanent.


En este sentido, sera necesario un nuevo estatuto migratorio, adaptado a
los objetivos enunciados anteriormente, no restrictive, y promulgado a traves de
una ley del Congreso de la Republica una vez que el pats vuelva al ejercicio de
la Constituci6n Nacional.


Por ultimo, cabe destacar que invariablemente las eyes de amnistia mi-
gratoria constituyen un acto de justicia social, donde la soberanTa national se
ejerce en funci6n de un sector desprotegido de la poblaci6n extranjera, con el ob
jeto de brindarle los mismos derechos y obligaciones que al rest de la poblaci6n.
Que esta media sea interpretada como una trampa mas de la explotaci6n capitalis-
ta, o una estrategia de lasubversi6n international, s6lo responded a una perspecti
va donde la bdsqueda del enemigo invisible, oculta el ejercicio del respeto de
los derechos humans.








C. l MEIGTIAL glgRATION FOR EMPLOYMENT



1. nteronati^agi-i^]2ga-Sint Atio_ -leSSAti9IAiS192:
ment,
by C.W. Stahl, Jan. 1982.

2. Totards-a-s8tem9-E2c ense f_ i-gjItg ation all--_e oabour2a

by W.R. Bdhning, Feb. 1982.

3. Contract migration Pollicies in_ the_ Philiines,
by L.S. Lazo, V.A. Teodosio and P.A. Sto. Tomas,
Mar. 1982.

4. Contract migration in the Republic of Korea,
by S. Kim, Apr. 1982.

5. EmiSraio__of scarce skills in Pak isan,
by H. Ahmad, May 1982.

6. F Les clandestine et la r6.qlarisation de 1981-1982 en

par J.-P. Garson et Y. Moulier, 10 mai 1982.

6. E Clandestine imiqaranqts ad their reularisation in
ran~_e, 1_ 1 1982,
by J.-P. Garson and Y. Moulier, 10 May 1982.

7. _Ou of the shadows A review of the 1980 Reaularisa
tiognofStatqs_.rsrageg in-A.stralia,
by D. Storer with the assistance of A. Faulkner,
June 1982.

8. International contra__EMi ign in the li.hjt_f 9_O
insgtrumentS_ gitSecgial referen eU2_Atsan_]ian^
sendin.qc tiLies,
by W.R. B6hning, July 1982.

9. S lasamnisLia miaratoria de 1974_enArgenta,
por Lelio MArmora, febrero 1982.


E-5301-7:7











International migration and

development in the Arab region

In 1975 over two-and-a-half million Arab workers and their dependants, as well as
another half-million non-Arabs, were living in Arab countries other than their home-
land. Migration on such a scale is largely the result of economic forces, in particular
the apparently insatiable demand for labour in oil-exporting, capital-rich States
such as the Libyan Arab Jamahiriya and Saudi Arabia.
In this well researched book the authors examine the volume and pattern of
international migration for employment to, from and between the Arab States of
the Middle East and analyse the factors underlying it. In so doing they draw atten-
tion to the advantages and disadvantages of these flows both to the countries of
origin and to the countries of employment, and suggest what might be the conse-
quences of the ever greater recourse now being had by the migrant-receiving
countries to labour from the Indian subcontinent and the Far East. The book con-
cludes by setting out a number of courses that the Arab migrant-sending countries
might consider in order to improve their position vis-a-vis the capital-rich
States.
xii +175 pages 25 Swiss francs ISBN 92-2-102251-X (limp cover)
35 Swiss francs ISBN 92-2-102252-8 (hardcover)








Black migration to South Africa

A selection of policy-oriented research
Edited by W R Bohning

The results of research initiated by the ILO in 1976 into the whole question of Black
migration to South Africa are brought together in this study, which is published
with the financial support of the UN Fund for Population Activities. Taking as their
starting-point the assumption that Black migration to the Republic of South Africa
should be eliminated on both moral and political grounds, the researchers set
themselves two aims first, to examine how the working and living conditions of
both the migrants and their dependants can be improved as long as migration con-
tinues; and second, to discover what means there are of reducing the dependence
of the migrant-sending countries on job opportunities in South Africa and, in partic-
ular, to consider how the existing migration link can be used to relieve these coun-
tries of their need to send workers to South Africa. The final chapter suggests a
possible plan for the gradual phasing-out of migration over a period of 15 years

20 Swiss francs ISBN 92-2-102759-7 (limp cover)
30 Swiss francs ISBN 92-2-102758-9 (hard cover)








Trade in place of migration
An employment-oriented study with special reference to the Federal
Republic of Germany, Spain and Turkey
By U. Hiemenz and K. W. Schatz
An important feature of a new international economic order would be an efficient
international division of labour that would encourage a mutually profitable revival of
world trade. The present book is one of a number of case studies carried out under
ILO auspices to quantify some of the factors involved.
After examining in some detail the competitiveness of the industries of the
Federal Republic of Germany, in particular, which is one of the developed countries
already most integrated in world trade, the study estimates the effects of a liberali-
sation of the country's imports on employment in the Republic by industry, by area,
and by the skill, sex and nationality of the workforce. The possibilities of re-employ-
ment in their own countries for the Spanish and Turkish migrant workers who
might well be displaced by such a liberalisation are assessed in a concluding sec-
tion, which contrasts the economic policies recently followed in Spain and Turkey
and points to their employment implications.

x + 118 pages 17.50 Swiss francs ISBN 92-2-101865-2 (limp cover)
27.50 Swiss francs ISBN 92-2-101864-4 (hard cover)




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs