• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Title Page
 Table of Contents
 Prologo
 Half Title
 Introduction
 La inmigracion en Venezuela
 La inmigracion indocumentada en...
 El indocumentado, leyes y...
 Algunas reflexiones finales
 Notas
 Bibliography
 Migracion internacional para el...














Group Title: Documento de trabajo Migraciones Internacionales con Fines de Empleo
Title: Inmigración ilegal y matricula general de extranjeros en Venezuela
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00087116/00001
 Material Information
Title: Inmigración ilegal y matricula general de extranjeros en Venezuela
Series Title: Documento de trabajo Migraciones Internacionales con Fines de Empleo
Physical Description: ii, 76 p. : ; 30 cm.
Language: Spanish
Creator: Michelena, A
Publisher: OIT, Oficina Internacional del Trabajo
Place of Publication: Geneva
Publication Date: 1984
 Subjects
Subject: Illegal aliens -- Government policy -- Venezuela   ( lcsh )
Illegal aliens -- Legal status, laws, etc -- Venezuela   ( lcsh )
Emigration and immigration -- Venezuela   ( lcsh )
Genre: international intergovernmental publication   ( marcgt )
non-fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage: Venezuela
 Notes
Bibliography: Includes bibliographical references (p. 71-76).
Statement of Responsibility: por Alfredo Michelena et al.
General Note: "Agosto de 1984."
 Record Information
Bibliographic ID: UF00087116
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 71803815

Table of Contents
    Front Cover
        Front Cover
    Title Page
        Title Page 1
        Title Page 2
    Table of Contents
        Page i
    Prologo
        Page ii
    Half Title
        Page iii
        Page iv
    Introduction
        Page 1
        Page 2
    La inmigracion en Venezuela
        Page 3
        Page 4
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
    La inmigracion indocumentada en Venezuela
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
    El indocumentado, leyes y politicas
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
    Algunas reflexiones finales
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
    Notas
        Page 70
    Bibliography
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
    Migracion internacional para el empleo. Documentos de trabajo
        Page 75
        Page 76
Full Text






MIGRACIONES INTERNACIONALES CON FINES
DE EMPLEO


-Documento de trabajo


INMIGRACION ILLEGAL Y MATRICULA
GENERAL DE EXTRANJEROS EN
VENEZUELA

por

A. Micheldna et al.


Oficina Internacional del Trabajo






MIG WP 15 S





MIGRACIONES INTERNACIONALES CON FINES DE EMPLEO


Documento de trabajo


INMIGRACION ILLEGAL Y MATRICULA
GENERAL DE EXTRANJEROS EN
VENEZUELA

por

A. Michelna et al.


Nota: Los documents de trabajo publicados por el Servicio de
Migraciones Internacionales con fines de Empleo son
documents preliminares que se publican no oficialmente
en n6mero limitado de ejemplares con el fin exclusive de
estimular la discusi6n y los comentarios critics. Son de
uso reservado y no deben citarse sin autorizaci6n.


Agosto de 1984.












Copyright Organizaci6n Internacional del Trabajo


ISBN 2-303914-2





Las denominaciones empleadas, en concordancia con la
prActica seguida en las Naciones Unidas, y la forma en
que aparecen presentados los datos en esta publicaci6n
no implican juicio alguno por parte de la Oficina
International del Trabajo sobre la condici6n juridica
de ninguno de los pauses o territories citados o de sus
autoridades, ni respect de la delimitaci6n de sus
fronteras.
La responsabilidad de las opinions expresadas en los
articulos, studios y otras colaboraciones firmados in-
cumbe exclusivamente a sus autores, y su publicaci6n no
significa que la OIT las sancione.








- i -


INDICE


Pagina


A. PROLOGO, por W.R. Bohning ....................................

B. INMIGRACION ILLEGAL Y MATRICULA GENERAL DE EXTRANJEROS EN
VENEZUELA, por A. Michelena et al ...........................

I. INTRODUCCION .............................................

II. LA INMIGRACION EN VENEZUELA ..............................

a) La inmigraci6n antes de los aios setenta ..............
b) La inmigraci6n durante los afos setenta ...............
i) Contexto socio-econ6mico .........................
ii) Los flujos inmigratorios .........................
iii) Politica migratoria de los afos 70 ...............

III. LA INMIGRACION INDOCUMENTADA EN VENEZUELA ................

a) El flujo inmigratorio .................................
b) Caracteristicas socio-demogrdficas ....................
c) Caracteristicas econ6mico-laborales ...................
d) La indocumentaci6n y el perfil del indocumentado ......

IV. EL INDOCUMENTADO, LEYES Y POLITICAL ......................

a) El indocumentado y las leyes venezolanas ..............
i) El indocumentado. Concepto........................
ii) La indocumentaci6n .............,.................
iii) R6gimen de sanciones .............................
iv) El trifico y la contrataci6n de indocumentados ...
b) La political hacia los indocumentados antes de la
matriculaci6n .........................................
c) El process de matriculaci6n ...........................

V. ALGUNAS REFLEXIONES FINALES ...............................

NOTAS .....................................................

BIBLIOGRAFIA ..............................................

C. MIGRACION INTERNATIONAL PARA EL EMPLEO. DOCUMENTS DE TRABAJO








- ii -


A. Pr6logo



Este es un document de trabajo de la series publicada por el Servicio

de Migraci6n Internacional para el Empleo de la OIT. Los objetivos del

Servicio consistent en contribuir a 1) mejorar la capacidad de los gobiernos,

organizaciones de empleadores y trabajadores, formular, ejecutar y evaluar

political en material de migraci6n international y 2) aumentar la protecci6n

de los derechos de los trabajadores migrants y de los miembros de su familiar,

inter alia mediante medidas para asegurar la igualdad de oportunidades y de

trato. Sus medios de acci6n son a) studios e informes b) servicios de

asesoria c) actividades de cooperaci6n tecnica d) reuniones t6cnicas y

e) trabajos relacionados con instruments y normas internacionales. El

Servicio tambi6n recopila, analiza y difunde informaci6n relevant a los

miembros y unidades de la OIT y a otras parties interesadas.

El present document forma parte de una series de studios sobre la

migraci6n o empleo illegal y la legalizaci6n del estatuto de los trabajadores

migrants. Los studios anteriores se refieren a Francia (Garson et Moulier

1982), Australia (Storer 1982), Argentina (Mirmora 1983) y Grecia, Italia y

Espafa (Ricca 1984). Michelena y sus colaboradores examinan el caso de

Venezuela y en particular la aplicaci6n de la Matrfcula General de Extranjeros

en vigencia en dicho pals en 1980-81.


Agosto de 1984


W. R. BijhninR













B. INMIGRACION ILLEGAL Y MATRICULA

GENERAL DE EXTRANJEROS EN

VENEZUELA



por


Alfredo Michelena, *

Ricardo Antequera, **

y Christina Motta **


* (Coordinador del Programa de Inmigraci6n

del Consejo Nacional de Recursos Humanos,

Venezuela)


** amboss Profesores en la Universidad

Centro-Occidental Lizandro Alvarado,

Venezuela)





- 1 -


I. INTRODUCTION


Si bien el asunto de ios indocumentados no es una realidad novedosa

en Venezuela, 6ste emerge como algo problem6tico alrededor del final de la

d6cada de los aftos setenta y el comienzo de los aftos ochenta.

Durante estos l6timos aftos la idea de que much de la inmigraci6n

venida a Venezuela no era lo mis adecuada y que este tipo de inmigraci6n

no deseada era la inmigraci6n indocumentada habia tomado cuerpo.

La idea de que Venezuela era un pais "invadido y ocupado" por extran-

jeros, los cuales en una proporci6n significativa no venian a trabajar y a

aportar al desarrollo del pais, aparecia frecuentemente en el discurso perio-

distico. (Cfr El Nacional, 13.7.80).

Las cifras dadas por las autoridades, reflejando posiblemente los

violentos incrementos de su trabajo en esta area, variaban pero sus estima-

ciones del numero de indocumentados se ubicaban en el rango de dos o tres

millones, llegando incluso a declarar que la cuarta parte de la pobla-

ci6n de Venezuela estaba compuesta por indocumentados (La Religi6n, 18.1.0 ).

Para muchos, la variable indocumentados jug6 un papel important en

la explicaci6n de los problems sociales y econ6micos de Venezuela. Ella

fue vista ejerciendo presi6n sobre los servicios pdblicos y la vivienda,

asi como en el area del empleo. Estas apreciaciones iban desde aquellas

que vefan en 6sto la causa del problema hasta aquellos que s6lo lo vefan

agravado por esta situaci6n (Cfr CEPAM, vol.3, no 14). Para este moment

la poblaci6n extranjera pasaba a ser vista como problematica para el desarrollo,

lo cual distaba much de la concepci6n que se habia venido teniendo en Vene-

zuela en relaci6n a la importancia de la inmigraci6n.

Aparentemente, dos corrientes de opinion surgieron dentro del gobierno:

una abogaba por tomar medidas inmediatas para controlar los ingresos masivos,

a trav6s de medidas tales como: cerrar fronteras, mayor vigilancia, persecu-

ci6n de las corruptelas que se habian generado alrededor de este hecho, y la

regularizaci6n de la situaci6n de los indocumentados. Otra corriente parecia

querer esperar para incluir este problema entire los problems internacionales

que estaban debatiendo Colombia y Venezuela (El Universal, 22.1.80).







- 2-


Finalmente, la political seguida fue la primera. El otorgamiento de

visas fue altamente restringido; algunos consulados en Colombia fueron

sometidos a reorganizaci6n. La policia investig6 denuncias sobre corrup-

telas; las medidas de vigilancia se extremaron y el 22 de mayo de 1980

se promulg6 el Reglamento sobre Admisi6n y Permanencia de Extranjeros en

el Pals, el cual tom6 la figure de la Matricula General de extranjeros,

prevista en la Ley de Extranjeros de 1937.

Este trabajo es un studio de la inmigraci6n indocumentada y el pro-

ceso de legalizaci6n de su estatuto, especialmente en relaci6n al process

de matriculaci6n que se gener6 a consecuencia de la aplicaci6n de la Matricula

General de Extranjeros. Es un anglisis inicial de un conjunto de investiga-

ciones que se han venido haciendo alredeaor del asunto migracional en Venezuela.

Como tal no es un studio acabado sobre el asunto; sin embargo, present a

la consideraic6n una series de interpretaciones de este fen6meno como via para

abrir la discusi6n en esta drea. En este sentido ella.no es conclusive

sino indicative.

Son nuestros objetivos: presentar brevemente a Venezuela como pais

receptor de migraciones internacionales, estableciendo las condiciones en

las cuales se dieron dichas migraciones y las political gubernamentales

implementadas. Un segundo objetivo es la caracterizaci6n de la inmigraci6n

indocumentada hacia Venezuela durante los afos setenta; otro es presentar

el context juridico-institucional a trav6s del cual se manej6 la political

hacia la inmigraci6n illegal en Venezuela y especialmente lo que denominaremos

la "matricula" o la "matriculaci6n de extranjeros" o sea la aplicaci6n de

la Matricula General de Extranjeros. Finalmente, haremos un primer intent

de evaluaci6n o reflexi6n sobre el process de regularizaci6n que se realize

en Venezuela durante el iltimo trimestre del afo 1980.

Para llevar a t6rmino nuestros objetivos, hemos dividido nuestro trabajo

en cuatro capitulos principles: el primero ubicard al lector en la proble-

mitica inmigratoria de los afos setenta; el segundo capitulo describirg y

analizarg al inmigrante indocumentado y a los flujos inmigratorios de indo-

cumentados que se dieron; el tercero presentard los diferentes process

y political que desarroll6 el gobierno Venezolano hacia los indocumehtados,







- 3 -


especialmente la matriculaci6n, y el marco juridico institutional en el

cual 6stas se desarrollaron. Finalmente, una reflexi6n sobre el process

de matriculaci6n y sus consecuencias serg presentada.


II. LA INMIGRACION EN VENEZUELA

El objeto de este capitulo es presentar algunosrazgos generals de

los flujos migratorios, asi como de las political seguidas por los gobiernos

Venezolanos para regular este process.

Dicha presentaci6n sera hecha en forma historiografica, presentando

primero el asunto de la inmigraci6n antes de los atos setenta, para luego

tratar la ddcada que nos interest. Esta ultima serg vista con mas deteni-

miento, destacando en su presentaci6n el context socio-econ6mico dentro del

cual hay que ubicar el process, presentando las caracteristicas del flujo

y estableciendo las political seguidas por el gobierno Venezolano.

a). La inmigraci6n antes de los afos setenta

Ha sido casi una constant de los gobiernos Venezolanos la bisqueda,

la estimulaci6n de la inmigraci6n de extrenjaros a Venezuela. Las razones

aducidas han variado pero la idea de la importancia de este contingent

human, ha estado siempre present entire nuestros dirigentes.

La importancia de esta idea puede deducirse del hecho de que en el

period que va desde 1887 hasta 1937 se promulgaron diez leyes de inmigraci6n

y colonizaci6n.

La idea de colonizar a un pais despoblado es recurrente; esta idea

se mantiene a6n durante los afos treinta, aAos de significativa transforma-

ci6n de la economia y de la sociedad Venezolana. Esta idea es claramente

expresada por el gobierno de la siguiente manera:

"Con un buen plan de colonizaci6n, Venezuela podria pu6s poblar

sus territories desiertos a incorporarlos a la vida national,

diversificar la agriculture, desarrollar nuevas industries y

perfeccionar las existentes ..." (Adriani, 1939, p.295).







- 4-


Estas eran las ideas que reinaban en el pais cuando se hizo nuestra

ultima ley de inmigraci6n y colonizaci6n en 1936. Esta no fue la ultima

ley referida a los extranjeros pues un afo despubs se dict6 la ley de extran-

jeros, y en 1942 se dictaron la ley sobre actividades de extranjeros en el

territorio de Venezuela, asi como la ley de naturalizaci6n.

En 1936 se cre6 la oficina de inmigraci6n y colonizaci6n como medio

institutional de poner en practica la political implicita enla ley de 1936.

Este institute no fue muy exitoso, si lo juzgamos sobre el hecho de

que en esa decada d6lo asent6 310 colonos en su mayoria inmigrantes. Sin

embargo el saldo del movimiento migratorio entire 1936 y 1947 fue de 39.871

personas; el cual duplicaba el del period anterior (1924-1934) el cual fue

de 19.130 personas.

La political inmigratoria implementada por el estado Venezolano entire

1945 y 1948, respondi6 alas transformaciones econ6mico-politicas que se

dieron en esos afos; en otras palabras, Venezuela no era ya mas un pais

agricola sino petrolero y la democracia (de voto popular) aparecia por pri-

mera vez. El cambio que se di6 en la political fue double, por una parte se

eliminaron algunas de las reserves que se tenian contra. el inmigrante como

potential portador de ideas subversivas, lo cual habia creado toda una legis-

laci6n (ley de actividades de extranjeros en Venezuela) y un control institu-

cional; por otra parte, aunque se sigui6 estimulando la colonizaci6n del

campo solo que esta vez bajo la conducci6n del Instituto Agrario Nacional -

la agriculture no fue mas el dnico objetivo de la inmigraci6n; la inmigra-

ci6n para suplir los requerimientos de la nueva industrial y los servicios

era parte de la agenda.

Esta political de"puerta abierta" fue seguida por la dictadura de P6rez

Jimenez durante los afos cincuenta. Aunque no tan amplio en el area political,

durante este period se sigui6 promoviendo la inmigraci6n europea.

La dictadura tuvo una political inmigratoria exitosa si lo juzgamos por
el hecho de que el saldo del movimiento migratorio fue de 369.037 personas;

33.549 por afo, entire 1949 y 1959. En realidad,los afos cincuenta fueron

afos de una dinimica inmigratoria s6lo comparable con la de los setenta.







- 5-


La dictadura simplific6 los requisitos para la tramitaci6n de los per-

misos de entrada al pais. Para 1954, s6lo se pedia a los emigrados de

Espafa, Italia y Portugal, las siguientes condiciones: ser menor de 35 afos;

no tener antecedentes penales; y poseer un certificado sanitario en orden.

Estos requisitos fueron extendidos hacia los nacionales provenientes

del Cercano Oriente, Canada y Estados Unidos. Sin embargo, para 1956, y

quizds como consecuencia del aumento de la tasa de desempleo en el pais,

provocada por el deficit fiscal en el que cay6 la dictadura en sus afos

postreros, los requisitos para la entrada en el pals se hicieron mas exigen-

tes al incluir otros requisitos tales como tener profesi6n u oficio acceptable

y convenient, o algunos requerimientos fisicos y de raza.

La dictadura estimul6 la inmigraci6n de families mas que de individuos.

Asi si el jefe de familiar viajaba con st familiar, se les concedian visa de

residents, mientras que a los que no, s6lo se le otorgaban visas de tran-

se6ntes por un afto.

Los trgmites para naturalizaci6n tambi6n fueron simplificados. En 1955

fue puesta en vigencia una nueva ley de naturalizaci6n que substituy6 a la de

1940, la cual recortaba el plazo para la naturalizaci6n, aparte de otras

ventajas para el extranjero que manifestara su decision de ser Venezolano.

La political inmigratoria de la democracia que se inicia a partir de

1958 acaba con la political de puertas abiertas que se venia desarrollando.

En realidad para la caida de Perez Jimenez, la recesi6n econ6mica en Venezuela

habia provocado un crecimiento del desempleo. Este alcanz6 para 1961 un nivel

de 13.1 %.

Asi, en una comunicaci6n emanada del Ministerio de Relaciones Exteriores

en julio de 1958, se sostuvo que:

"... por disposici6n de la Junta de Gobierno, este Despacho ha impartido

instrucciones a las Embajadas y Legaciones de la Repdblica, a fin de que

instruya a los funcionarios del Servicio Consular para que se abstengan

de conceder, hasta nuevo aviso, visto bueno de ingreso a los extranjeros

que desean trasladarse a Venezuela con el prop6sito de radicarse, con








- 6-


excepci6n del c6nyuge, hijos y padres de los ya residenciados en

Venezuela"(citado en Trompiz, 1983, p.119).

Esto pareci6 ser justificado por los problems de desempleo (Ibid.

p.120), pero no es de descartar que para ese moment la political de inmigra-

ci6n del Dictador estaba cuestionada politicamente; P6rez Jimenez, antes de

llamar a sus iltimas elecciones plebiscitarias habia permitido el voto de este

contingent human. Para much gente e incluso para algunos investigadores,

una de las intenciones de la political inmigratoria del dictador fue buscar

un apoyo politico en este grupo human, el cual venia a asumir posiciones

de direcci6n empresarial y se ubicaba en los mas altos niveles de califica-

ci6n de la mano de obra (tecnicos, profesionales, etc.). Este planteamiento

aunque un tanto instrumentalista, tiene su base no s6lo en el asunto del voto

de los extranjeros sino en el hecho de que por una parte casi un 50 % de los

cargos gerenciales eran ocupados por extranjeros, mientras que entire los

profesionales y tecnicos, estos alcanzaban una proporci6n de un 30 %; vale

la pena mencionar que para este afo los extranjeros constituian un 15 % de

la Poblaci6n Econdmicamente Activa (PEA en adelante) (Cfr. Censo 1961;

Pizani, 1978, pp. 26-27).

Como resultado de esa political, de la situaci6n econ6mica y del desar-

rollo de una cierta animadversi6n hacia los extranjeros, los afos setenta

son un period de saldo migratorio "cero". Adn mcs, en cuanto a inmigraci6n

europea 6sta no s61o se estanc6 sino que su contingent tendi6 a reducirse

debido a los significativos indices de retorno. Debemos agregar que los

sesenta fueron afos de mejoramiento de la situaci6n econ6mica europea.

Es desde este period cuando la inmigraci6n colombiana comienza a

convertirse en la mgs important corriente inmigratoria hacia Venezuela.

Ellos que eran s6lo un 19,2 % de los extranjeros residents en Venezuela

en 1961 llegaron a ser un 38,8 % en 1971. Los europeos por su parte

pasaban de ser un contingent de unos 370 mil personas a ser s61o 330 mil

(Michelena y Betancourt, 1983, p.9).







- 7 -


Durante el segundo quinquenio de los sesenta el asunto inmigratorio

comienza a aparecer como problema, por una parte los organismos empresa-

riales comienzan a plantear "... un program de inmigraci6n selective como

soluci6n a la crisis de mano de obra especializada ..." (El Universal,

14.10.1967). Esta idea que era compartida por el gobierno national, parecia

contradecirse con los problems de desempleo internos que aunque no tan graves

como los del comienzo de la d6cada eran preocupaci6n de muchos, en especial de

las organizaciones obreras.

Estas iltimas objetaban la idea basados, entire otras cosas, en

que con la demand de mano de obra calificada que habia en los paises

desarrolladc. &sta era una tarea dificil y proponian "... acelerar nuestros

planes de entrenamiento y adiestramiento de mano de obra calificada, para

cubrir nuestrs demands ..." (La Esfera, 30.7.1966). Aducian ademas que la

inserci6n del inmigrante no habia sido hacia el area productive (La Repdblica,

5.10.1967).

Esta dispute pareci6 no resolverse explicitamente sino con el adveni-

miento de los afos setenta durante los cuales una political de inmigraci6n

selective fue puesta en prictica.

El gobierno Venezolano, durante los sesenta focaliz6 su acci6n hacia

el area andina y fronteriza. En este sentido firm una series de acuerdos

con Colombia para la regulaci6n de los trabajadores fronterizos y regulari-

zaci6n de inmigrantes clandestinos (Acuerdo de Tonchala). Ademas de este

acuerdo, se firm otro con el Ministerio de Agricultura colombiano que se

referia m6s precisamente a los trabajadores agricolas; tambi6n hubo acuerdos

sanitarios y se reglament6 el trAfico fronterizo. Aparte de esto, Venezuela

entr6 en el Pacto Sub-Regional Andino, lo cual posteriormente repercuti6 en

su political migratoria.

En relaci6n a Europa, Venezuela adopt mas bien una political diferente al

retirarse del CIM ( Ccmit6 Intergubernamental de Migraciones), quedando s61o como

observador, e intentar manejar con este continent una political m6s direct,

a nivel bilateral.








- 8 -


Como hemos visto, la inmigraci6n en Venezuela ha tenido diferentes facetas.

Una primera que terminal a mediados de los cuarenta en la cual el gobierno se

interest en promover una inmigraci6n como medio de colonizaci6n y activaci6n

de la producci6n agricola, la cual fracasa a pesar del desarrollo institu-

cional hecho. Una segunda, que coincide con el fin de la segunda guerra

mundial y el crecimiento de la economic petrolera, la cual desarrolla una

political de puertas abiertas hacia los migrants, preferiblemente europeos,

como tambi6n fue el caso de los pasados intentos; esta dltima political al

menos numericamente fue exitosa pu6s permiti6 que la poblaci6n extranjera

llegara a adquirir una magnitiud significativa. Finalmente, durante los

afios sesenta, podriamos decir que las puertas tienden a cerrarse, el saldo

migratorio tiende a "cero" y lo que es especialmente relevant, la fuente

de los flujos inmigratorios se mueve de Europa a Latinoameerica y mas preci-

samente hacia Colombia.

b) La inmigraci6n durante los afios setenta

Esta secci6n presentarg el problema migratorio en la Venezuela de los

afios setenta, Sin embargo, es necesario no s6lo presentar el desarrollo

socio-econ6mico de este pais durante la 6poca, sino el de los pauses expul-

sores de migraci6n y delinear algunas relaciones. Luego veremos una descrip-

ci6n del flujo inmigratorio en general; para concluir, en una presentaci6n

de las political desarrolladas por el gobierno Venezolano durante la decada.

i) context socio-econ6mico

Los afos setenta fueron aflos de crisis en el context mundial. La

"stagflacion", novedosa conjunci6n de recesi6n e inflaci6n se hizo present

en las economias denominadas desarrolladas (Boyer, 1979, Boyer y

Mistral, 1978); para luego repercutir rapidamente en las economias denomi-

nadas subdesarrolladas.

La crisis tom6 diferentes formas en los diferentes paises de la region

latinoamericana (Aranda et al., 1980) dependiendo de la organizaci6n internal

de cada estructura socio-econ6mica y de su forma de articulaci6n al context

international.






-9 -


Para la mayoria de los pauses de Am6rica Latina, la baja de precious

de sus principles products de exportaci6n y el alza de los precious de los

products importados fueron, junto con las restricciones puestas en los pauses

desarrollados, los factors que, inicialmente,mgs rdpida y duramente golpearon

a sus economias internal.

Para Venezuela, pals petrolero, este panorama se present s61o parcial-

mente al subir a niveles inimaginados el precio del petr6leo. El precio del

barril de petr6leo aument6 alrededor de diez veces su valor nominal. La situa-

ci6n a mediados de los afos setenta present a Venezuela con una economic

en expansion y una Am6rica Latina en un process de recesi6n, e inflaci6n.

La Comisi6n Econ6mica para la Am6rica Latina (CEPAL) muestra este fen6meno

al observer la disminuci6n de la tasa de crecimiento del PIB de la region

en aproximadamente un poco m6s de un tercio entire los niveles del comienzo de

la d6cada y su segunda mitad.

Por otra parte, tambi6n es observado que el aumento de precio de las

importaciones crece mas rapidamente que los precious de los products de

exportaci6n, al menos en los paises no petroleros, (Aranda et al., 1980,

pp. 25-26). Esto repercuti6 fuertemente en las balanzas de pago de los

pauses de la region y en el nivel de sus reserves internacionales.

Los setenta se inician con profundas crisis political y sociales en

Am6rica Latina. Es durante este period en que algunosde los pocos pauses

democrAticos de la region dejan de serlo y la tesis de "la seguridad nacio-

nal" toma auge entire los regimenes militares del continent.

Venezuela pals que obtiene su principal fuente de divisas de su principal

product de exportaci6n y que a traves de 6ste el estado crea la demand para

la producci6n local, sufri6 un claro impact expansive en su estructura

econ6mica (Hausmann, 1981). La tasa de crecimiento del ingreso national que

se ubicaba a inicios de los anos setenta (1970-1973) a nivel de un 11.1 %,

crecia a mediados de la d6cada (1972-1978) a una tasa de 19.9 %.

El PIB por su parte, que crecia a principios de la d6cada a una tasa annual

de 3.1 %, lo hacia a una de 6.3 % en los afos medios de la d6cada de los setenta

(BCV, 1978, 1980).







- 10 -


El denominado "boom" petrolero encontr6 a Venezuela encaminada en un modelo

de desarrollo basado en un process de esquema de substituci6n de importa-

clones. Este modelo que parecia haberse agotado en la mayoria de los pauses

latinoamericanos, pareci6 en el caso venezolano tener la posibilidad de

superar la principal limitaci6n de esta "etapa": la carencia de capital para

substituir la importaci6n de bienes de capital, bienes intermddios y materials

primas basicas.

Esta idea pareci6 reflejarse en el V Plan de la naci6n 1976-1980

(Coordiplan, 1976), donde se planted el desarrollo de un conjunto de industries

basicas, de grandes inversiones a largo plazo.

Sin embargo, el aumento de la inversi6n internal, aunque permiti6 el
aumento de la demand internal y en consecuencia de la producci6n y del pro-

ducto no-petrolero interno, estimul6 la importaci6n, la cual creci6 a una

tasa del 26 % entire 1973 y 1977 (Hausmannm 1981, p.56); esto tuvo su impact
en la balanza de ccmercio exterior, la cual se hizo deficitaria por primer vez durante

la segunda mitad de este siglo.

Este process de expansion de la economic encontr6 a una poblaci6n alta-
mente urbanizada (80 %), basicamente en relaciones salariales (75 %)y, conse-

cuentemente, con una baja tasa de sustituibilidad por otra fuerza de trabajo

insertada en economies precapitalistas (Michelena, 1983c), dentro de un

regimen democratico con una fuerte organization sindical.

Debemos agregar a esto que el crecimiento del salario real en Venezuela

no s6lo era positive a comienzos de la d6cada (5.5 % annual) sino que

aument6 su tasa de crecimiento en casi un 50 % antes de concluir 6sta

(Michelna y Betancourt, 1983, p.34).

El inicio de los afios setenta present una tasa annual de crecimiento del

empleo que se coloc6 en un orden de un 4 %, a mediados de la d6cada 6sta habia
crecido en mis de la mitad para luego tener un decrecimiento al final de la

d6cada. Por su parte el nivel de desempleo tiende tambien a disminuir.

La demand de empleo que se puede deducir de la expansion econ6mica,
viene a ser reforzada por los bajos indices de productividad de dicho aparato







- 11 -


(Hausmann, 1981; Escobar, 1981); este esquema implica que la expansion violent

de la producci6n supone expansion violent del empleo.

El rdpido crecimiento de la demand de empleo que se produce a mediados

de los setenta encontr6 dificultades para ser satisfecha por la oferta

disponible en este tipo de economias heterogeneas, es decir, la mano de obra

que se reproduce en el sector no-capitalista (Dierckxsens, 1982), esto es la

mano de obra inserta en el esquema de auto-consumo o en la pequefa producci6n

de bienes y servicios urbanos o rurales, los cuales son en muchos casos traba-

jadores por cuenta propia; a esto debemos agregar la poblaci6n inactive, basi-

camente la mano de obra femenina. La mano de obra que pudi6ramos ubicar en

la categoria sector informal no pareci6 ser una important cantera para la

demand de los sectors modernos del mercado laboral, debido a que no sufri6

una contracci6n sino que su desarrollo s61o pareci6 estancarse (Coordiplan,

1983). La mano de obra minifundista conuquera aunque pareci6 participar en

la oferta de mano de obra (Torrealba, 1982a) no pudo proporcionar much

debido a su escaso volume. Finalmente, aunque la incorporaci6n de la mujer

creci6 significativamente (Llambi, 1982) 6sta tampoco fue definitoria debido

a su magnitude reducida.

Esta demand de mano de obra que no podia ser satisfecha en volume

por la poblaci6n internal del pais y que para muchos nuevos desarrollos requeria

calificaciones muy especiales, comenz6 a fluir a travys de las fronteras

venezolanas.

En sintesis una demand de trabajo creciendo con una oferta incapaz de

suplirla a los niveles requeridos, un salario real alto y creciente, dentro

de un estado democratico, el cual,debemos agregar,tenia un important gasto

social (Michelena, 1983b), eran indudablemente importantes factors de

atracci6n de la mano de obra que era necesaria a los requerimientos estructu-

rales de esta economic en expansion.

Por su parte Colombia, el pais que como veremos posteriormente registry

el mayor volume de inmigraci6n legal e illegal en Venezuela, era a su

manera participe de la crisis sufrida por los pauses latinoamericanos.







- 12 -


Colombia que se habia embarcado en un process de industrializaci6n hacia

afuera, con un dingmico sector de exportaciones no tradicionales, vi6

revertidas sus aspiraciones por una parte, a-i disminuir las tasas de

crecimiento de dichas exportaciones como product de la nueva situaci6n

international, mientras que, por otra parte, aumentaban de nuevo sus expor-

taciones tradicionales. El cafe fue una de las materials primas que aument6

de precio durante el period, 90 % entire 1975 y 1976,(DANE 1980). A nivel

de sus relaciones comerciales internacionales, esto permiti6 una recupera-

ci6n de la situaci6n de su balanza commercial al final del period.


A nivel interno, la tasa annual de crecimiento del PIB que se ubicaba a nivel de un 7%

a inicios de la d6cada descendi6 en un tercio para mediados de la misma. Esto

pareci6 deberse, entire otras cosas, a la disminuci6n del crecimiento del

sector manufacturer el cual lleg6 a disminuir su tasa de crecimiento a me-

diados de la d6cada a s6lo 1/3 de la registrada a comienzos de la misma (DANE,
1980, pp. 111-112).

Esto, evidentemente, repercuti6 en el mercado de fuerza de trabajo.

La estructura econ6mica que ya venia teniendo problems para la absorci6n

de mano de obra durante la d6cada anterior y que habia logrado una mejora

durante comienzos de la d6cada de los setenta, se deteriora a mediados de la

d6cada alcanzando sus niveles mis altos de desempleo, 12 % (Cardona, 1980).

Este mejoramiento de la tasa de desempleo al comienzo de los anos

setenta y la expansion del empleo, pareci6 deberse principalmente a la

expansion del empleo industrial cuyos salaries tendieron a deprimirse debido

entire otras cosas a los requerimientos de la competencia international

(Marmora, 1981).

El salario real cay6 en 1975 en un 25 % con respect a 1970 (Torales,

1979). El indice de precious al consumidor habia subido para ese ano a 239.2,

1970 afo base, (NN.UU. 1979). El nivel de salarizaci6n de la fuerza de

trabajo colombiano no alcanza al 50 % de la PEA (Dierckxsens y Campanario,

1982). Esto indudablemente genera una alta substituibilidad de la mano

de obra requerida por el sector capitalist de la economic.







- 13 -


Al tener este pais una migraci6n significativamente dingmica
(Torales, 1979), estos inmigrantes parecieran no tener otra salida

internal que incorporarse al sector informal urban, el cual parece ser

important (OIT, 1970, p.22). Al migrar internamente la mayoria de esta

poblaci6n no parece poder realizarse en una relaci6n salarial stable.

Esto supone que no acceda establemente a los beneficios vinculados con el

salario como las prestaciones sociales, etc.

En sintesis, Colombia durante la crisis de los afos setenta, experi-

ment6 una baja en el crecimiento de su PIB, un cierto deterioro de su

balanza commercial, un cambio de patr6n de exportaci6n, volviendo a las

tradicionales, luego de un esfuerzo para desarrollar las no tradicionales.

Esto indudablemente pareci6 golpear el area laboral, la cual contrajo el

crecimiento del empleo, aument6 el desempleo, disminuy6 los salaries reales

y no permiti6 un aumento de la absorci6n de esta fuerza de trabajo en rela-

ciones salariales.

Es dentro del marco de una Am6rica Latina en la que los desarrollos desi-

guales de sus estructuras nacionales tienden a agudizarse por la situaci6n

de crisis, donde debemos ubicar estos process de inmigraci6n international

que analizaremos.

Asi pues, los cambios particulares que sufrieron las estructuras

econ6micas sociales y political de los pauses latinoamericanos parecieron

ser las razones que generaron el process de inmigraci6n international que

tuvo como pais receptor Venezuela desde comienzo de la d6cada de los afos

setenta.

Estos cambios que sufrieron los pauses latinoamericanos a sus diferentes

niveles econ6micos, sociales y politicos, permitieron que una buena parte de

estos pauses fueran las principles fuentes de la mano de obra que requeria

la expansion del aparato productive venezolano.

Especificamente, es necesario decir que la inmigraci6n (masiva) no es
un fen6meno nuevo en Venezuela, asi como tampoco lo es la inmigraci6n colombo-

venezolana. En la d6cada de los sesenta, mientras la inmigraci6n interna-

cional hacia Venezuela pareci6 estancarse, la proveniente de Colombia creci6







- 14 -


a una tasa annual de un 8.2% (Michelena y Betancourt, 1983, p.9); ella parece ser

no s6lo product de las desigualdades de sus estructuras nacionales sino

ademas de su compartida historic, cultural y frontera.

Asi pues, no es de extraftar que dentro de las condiciones descritas,

la mano de obra que encontraba dificultades de realizacidn dentro de sus

parses pudiera responder a los requerimientos estructurales de la expansion

econ6mica de Venezuela. En especial si nos referimos a Colombia.

Finalmente, debemos agregar que, alrededor del comienzo de los afos

ochenta la situaci6n venezolana tendi6 a cambiar. El crecimiento del PIB

se estanca llegando a ser negativo;el crecimiento del empleo (de la ocupaci6n)

que siempre se habia mantenido por encima del crecimiento de la pobalci6n, comenzaba

a crecer por debajo de ella; el salario real comenzaba a decrecer,

mientras que entire los indicadores que crecian estaba el del desempleo

(Cfr. Coordiplan, 1983; Michelena y Betancourt, 1983).

La economic venezolana parecia haber sido alcanzada por la crisis. Y

es dentro de esta crisis donde se di6 el process de matriculaci6n de indo-

cumentados que estudiaremos en este trabajo.


ii) Los flujos inmigratorios

Los aios setenta fueron aios de intense inmigraci6n extranjera hacia

Venezuela.

Las estimaciones hechas en relaci6n al volume de extranjeros que migr6

hacia Venezuela durante la d6cada son variadas y muy diferentes. Ellas cubren

un rango tan grande como de 1 mill6n hasta 5 millones de inmigrantes (Cfr.
Figueroa, 1980).

Los datos dispcnibles, provenientes de la encuesta de hogares por muestreo

(EHxM en adelante y el resultado de la matricula general de extranjeros

(o process de matriculaci6n),nos sugieren que las estimaciones que se ubican

cercanas al mill6n de extranjeros ( o nacidos en el extranjero) que habitaban en

Venezuela para fines de la decada de los setenta parecen ser las cifras mis

razonables.







- 15 -


Para 1980, 871.041 personas fueron registradas como nacidas en el exterior

de Venezuela; al mismo tiempo, en base a la matricula general de extranjeros

realizada ese mismo afo, seha estimado que Habia 286.888 indocumentados

(incluyendo los menores de 10 aftos) (Michelena y Betancourt, 1983, cuadro

11-3).

De lo anterior deducimos que una cifra del orden de 1.2m de extranjeros

viviendo en Venezuela para comienzos de los afos ochenta parece ser una cifra

razonable; 6sta coincide, como ya lo mencionamos, con las estimaciones de

algunos autores (Cfr. Escalona, 1981;Marmora, 1981; Torrealba y Michelena, 1983).

En 1941 el censo registry unos 56 mil nacidos en el exterior; para 1951

esta cifra se habia cuadruplicado al alcanzar los 209 mil; para el censo de

1961 esta poblaci6n alcanz6 los 542 mil individuos, lo cual implic6 haber

doblado la cifra anterior ; sin embargo, durante los sesenta esta cifra apenas

logr6 alcanzar los 597 mil,o sea hubo un relative estancamiento de la ten-

dencia que veniamos apreciando. Los afos setenta son de nuevo

afos de inmigraci6n al duplicarse para fines de la decada el numero de nacidos

en el extranjero viviendo en Venezuela.

Venezuela ha sido indudablemente un important pals receptor de inmigra-

ci6n al menos despues de la segunda guerra mundial. El ha sido clasificado

como el segundo pals receptor de inmigrantes de Latino Am6rica, siendo el

primero Argentina (Cfr. OIT, 1975).

Al comparar la inmigraci6n de los afos setenta con la de las otras dos

decadas de la segunda mitad del siglo observamos que, si bien la inmigraci6n

de los afos setenta fue muy important en t6rminos absolutos, al

estudiarla en t6rminos relatives ella present otra cara. En relaci6n al

peso relative de esta poblaci6n tenemos que ella pas6 de ser 4.1 % de la

poblaci6n total del pais en 1951 a ser 7.2 % en 1961; luego baj6 a s61o

un 4.8 % en 1971 para volver a crecer alcanzando 6.2 % o 8.2 % si incluimos
3
a los matriculados (Michelena y Betancourt, 1983, pp.9-10)

Como podemos apreciar las dos d6cadas de inmigraci6n fuerte durante la

segunda mitad del siglo parecen tener un impact relative hasta cierto punto

similar en la poblaci6n total del pals. Asi pues, aunque la d6cada que








- 16 -


vamos a estudiar es important en terminos de volume, no parece ser la

de mayor importancia relative.

Lo que si parece ser diferente entire estos dos periods es, entire

otras cosas, el origen de los inmigrantes, su actividad econ6mica y la

aparici6n del indocumentado como problema.

La inmigraci6n de los setenta es una inmigraci6n latinoamericana

mientras que la de los sesenta fue basicamente europea; para 1961 s6lo

alrededor de un 40 % de la poblaci6n Nacida en el Extranjero (NE en adelan-
4
te) se dedicaba al sector terciario, mientras que en 1976 lo hacian mis de

un 60 %; finalmente, durante la d6cada de los afos 70 aparece el

problema de la indocumentaci6n el cual no era significativo en los

afos sesenta.


Comencemos la caracterizaci6n de la inmigraci6n de la d6cada de los

setenta con el studio de la poblaci6n Nacida en el Extranjero (NE) que

vivia en Venezuela durante la segunda mitad de dicha d6cada.5'6

Como fue mencionado, las corrientes inmigratorias durante los afos

setenta provinieron fundamentalmente de Latinoam6rica. Los Colombianos

para 1980 eran el 52 % de esta poblaci6n si incluimos a los matriculados;

en total,los americanos en general eran el 54 % de la poblaci6n NE que

vivia en Venezuela en 1980.

Esta informaci6n contrast con el hecho que en 1961 los extranjeros

de origen europeo eran el 80 % de esta poblaci6n y en 1971 eran el 70 %.

Un andlisis de saldos migratorios nos present a los pauses latino-

americanos aportando aproximadamente dos tercios del total; la mayoria

de ellos proviene de America del Sur, destacindose la proporci6n de argen-

tinos y chilenos, aparte de los colombianos. Los europeos que no llegan

a aportar un cuarto del saldo,crecen debido no a las corrientes tradicio-

nales de Espafa e Italia sino a la de Portugal (Torrealba, 1982b, pp.13-30).







- 17 -


En sintesis, un cambio de origenes entire la primera ola migratoria

y la segunda, permiti6 que la poblaci6n NE pasara de ser mayoritariamente

de origen europeo a que fueran americanos, latinoamericanos.

La poblacion NE durante el period tendi6 muy suavemente a envejecer

al disminuir su proporci6n de j6venes (menos de 24 afos) y aumentar la de

los de edades medias y viejas. El indice de masculinidad baj6 al aumentar
la proporci6n de mujeres a casi un 50 % al final de la d6cada; esta pobla-

ci6n es una poblaci6n altamente urbana (casi un 90 %) aun cuando se observa
una muy suave tendencia hacia el aumento de su proporci6n rural.

Al introducir los matriculados por una parte la poblaci6n se rejuvenece

al aumentar la proporci6n de individuos menores de 45 afios. La incorporaci6n

de los matriculados los cuales son esencialmente olombianos disminuye
la influencia de la poblaci6n europea; la cual tendi6 a envejecer durante

la decada, debido al estancamiento de esta region como fuente de corrientes

inmigratorias. Por otro lado, el indice de masculinidad baja adn mas al

llegar la proporci6n de mujeres a ser un 54 %.

La Poblaci6n Economicamente Activa (PEA) de los NE creci6 a un ritmo

de 5.2 %(o 8.8 % incluyendo a los matriculados) el cual fue mayor que el de

la PEA national (3.4 %) durante el mismo periodo 1971-1980.

La proporci6n de esta PEA en el total national creci6 de 9.7 % en 1971
-a 12.4 % en 1980 o 13.9 % ( dependiendo de la inclusion de los matriculados).

La poblaci6n mas joven de la PEA (menos de 45 afos)crece a una tasa

(5.1 %) superior a la de los mas viejos (3.6 %). La poblaci6n femenina creci6
a un ritmo (5.1 % annual ) superior al de la masculina (4.2 %) lo cual

hizo disminuir el indice de masculinidad; sin embargo, debe destacarse que

la proporci6n de hombres en la PEA estg un poco por encima de la relaci6n

2/1, lo cual nos habla de la innegable importancia de esta poblaci6n en el
context migratorio.

La PEA de los NE es basicamente urbana alrededor de un 90 % ; sin

embargo, la tendencia de crecimiento de la PEA rural es mayor que la urbana

(7.4 % y 4.4 %, respectivamente).








- 18 -


El crecimiento de la PEA se debi6 fundamentalmente a la inmigraci6n.

intracontinental pues el ritmo de crecimiento de la PEA de los provenientes

de otros continents se estanca e incluso se hace negative.

Los grupos etireos j6venes (menores de 25 afos) son los responsables

del crecimiento de la PEA de los migrants americanos, y hasta cierto punto

de la PEA de los NE en general.

La tendencia hacia la disminuci6n de la masculinidad es tambi6n product

de las caracteristicas de la inmigraci6n americana.

El caracter urban de la migraci6n viene dado por la creciente propor-

ci6n de las PEA americanas en esta grea; adn cuando es necesario aclarar

que los Colombianos proporcionan la mayor parte de la PEA rural (80 %).



Esta PEA tiene tasas de participaci6n proporci6n de la PEA en la

poblaci6n de 15 afos y mis (TP en adelante) mgs alta que la national.

Mientras la TP de los NE se ubicaba alrededor de un 66.5 % la national era

de 55.2 %. Esto evidencia el caricter laboral de la inmigraci6n.

La mayores TP se encuentran entire las edades de 25 a 64 afos ( 70 %

y entire los hombres (alrededor del 90 %); sin embargo, son los hombres del

grupo etireo intermedio de 25 a 44,los que logran la mayor TP, alcanzando

la impresionante cifra de 99 %. Las mujeres por su parte tienen TP alrededor

de un 40 % y alcanzan las mayores TP en los grupos mas j6venes.

Las TP son mas altas en el area rural ; sin embargo, esto se debe a

la poblaci6n masculina, pues la femenina tiende a disminuir en esta drea,

aunque aumenta en la urbana.

Las altas TP que son inicialmente explicadas por la de los europeos

son para 1980 explicadas por el crecimiento tenido por las TP de los colom-

bianos, caribetos y el resto de las nacionalidades de Am6rica.

Esta situaci6n parece poder explicarse por el aumento de las TP de los

grupos et6reos mas j6venes, las cuales crecen en el caso de los americanos

y decrecen entire los grupos extra-continentales.







- 19 -


La anterior parece ser tambi6n la explicaci6n del crecimiento de

las TP de las mujeres.

Las TP en el area urbana son mas altas entire los americanos y tienen

una tendencia a crecer. Las rurales son decrecientes y mas altas entire los

no americanos.

En sintesis tenemos una PEA NE con TP altas, especificamente entire los

grupos mas j6venes, debido no s6lo a la participaci6n masculina sino a la

creciente participaci6n femenina en la fuerza de trabajo, al menos en el area

urbana que es la determinante.

Esto parece ser product de las corrientes inmigratorias intracontinen-

tales pues el estancamiento de los europeos y otros inmigrantes del resto del

mundo genera unas TP mayores entire los menos j6venes, con disminuci6n de ella

entire las mujeres y en el area urbana.

Las diferencias que comienzan a.apreciarse entire las nacionalidades que

proviene de la primera ola migratoria de la segunda mitad del siglo (los

europeos)y las de la segunda ola (los latinoamericanos)parecen distinguirse

mas al analizar la inserci6n productive de los NE.

Las bajas tasas de desocupaci6n (aunque esta creci6 de 1.5 % a 2 % en 1979),

el crecimiento del empleo y de sub-empleo son las caracteristicas del periodo.

Los ocupados tienden a ser una poblaci6n con una cierta tendencia a su

rejuvenecimiento, en especial la femenina.

Un poco menos de dos tercios ( 53 %) de estos ocupados se concentran en

el sector terciario de la economic, mientras que un tercio de ellos lo hacian

en el sector secundario; la proporci6n en este l6timo muy suavemente tiende

a crecer mientras que en el primero la tendencia es a disminuir muy suavemente,

tambi6n.

Los concentrados en servicios lo hacen en las siguientes ramas de

actividad econ6mica: actividades relacionadas con comercio, restaurants

y hoteleria ( 27.3 % del total general en 1980) y aquellas relacionadas con

servicios comunales, sociales y personales ( 23 % en 1980).








- 20 -


Los que se concentraban en el sector secundario lo hacian en manufac-

tura (19.3 % en 1980) y construcci6n (11.1 % en 1980).

Observando mas de cerca a la rama de comercio, hotels y restaurants,

encontramos que el 58 % de los ocupados en ella lo hace en comercio al menor

y s6lo 19 % lo hace en restaurants y caf6s.

En la rama de servicios, el 45 % de los ocupados en ella lo estgn en

servicio dombstico, siendo el 92 % de ellos mujeres. Por otro lado, el 19 %

de los ocupados se dedican a servicios de reparaci6n.

Analizando estas dos ramas en t6rminos de nacionalidades, tenemos

primero que los colombianos concentraban (en 1980) 31 % de sus ocupados en

servicios comunales, sociales y personales, cubriendo asf un 54 % de la rama,

mientras que los europeos concentraban el 34 % de sus ocupados en comercio,

restaurants y hotels, los cuales representaban el 52 % de los extranjeros

ocupados en esa rama.

En el sector primario y principalmente en la agriculture son los Colom-

bianos los mas significativos al cubrir el 78 % de los extranjeros en la rama,
dedicando el 19 % de su poblaci6n ocupada a esta actividad.

El sector secundario, en especial la manufactura,atrae un 19 % de

la mano de obra NE, ccn los europeos cubriendo un 44 % y los colombianos un 41 %.

Asi pues, aunque se aprecia una important concentraci6n de los ocupa-

dos en el sector servicics, pudimos establecer que existen diferencias por

nacionalidades y en cierta forma por las diferentes olas inmigratorias

al estar los europeos concentrados en la rama de comercio, restaurants y

hotels y los colombianos en servicios comunales, sociales y personales.

Estas diferencias se agudizan en la agriculture donde los Colombianos

son la nacionalidad predominante. El sector secundario aunque important

absorbedor de NE no present estas diferencias.

En trminos de la ocupaci6n en los sectors foral e informal de la economic podemos decir

que "... para fines de la d6cada es possible afirmar que la mayoria de los NE

se dedicaban a actividades en el sector informal (Michelena y Betancourt,

1983, p.108).







- 21 -


Se puede decir que 1979 es el afo en que los ocupados en el sector informal,

que venian creciendo rapidamente (7.8% annual) superan a los ocupados en el sector

formal de la economia, los cuales habian venido creciendo a un ritmo

menor (3.1 %). El crecimiento del sector informal puede ser explicado por el

aumento de la ocupaci6n de los NE como asalariados en las pequefas empresas

(menos de 5 personas), los cuenta propia y los dedicados al servicio

dom6stico.

Un anglisis por lugares de nacimiento nos revela que

de la primera ola migratoria los europeos se distribuyen en una relaci6n 2

a 1 entire el sector formal e informal,aunque este l6timo tiene una dinamica mayor

y el primero se tiende a estancar.

La situaci6n es totalmente opuesta entire los Colombianos, aunque entire

el resto de los representantes de la segunda ola (los americanos) la distribu-

ci6n se asemeja. a la de los europeos aunque no en la dinamica de cada sector.

Asi pues, aunque el crecimiento del sector informal es debido principalmente a los

colombianos (por su volumen),el crecimiento de la ocupaci6n en este sector

por parte de otras nacionalidades y la contracci6n de la misma en el sector

modern de la-economia son tambi6n factors importantes en dicho crecimiento.

El ingreso real de los NE como el del resto del pais tendi6 a crecer

tan suavemente que lo que podemos decir es que no se deterior6. Esto es

debido al incremento de ingresos urbanos pues la situaci6n del area rural es

de reducci6n de dicho salario.

En relaci6n a la distribuci6n del ingreso podemos decir que hay una

tendencia hacia el deterioro de esta distribuci6n entire los americanos, la

cual se hace muy significativa si la comparamos con la de comienzos del periodo

cuando los americanos no colombianos ni caribefos tenian la distribuci6n

menos regresiva.

Casi la mitad de los NE (47.5 %) se ubicaba en los tramos cuyos ingresos

del trabajo (mensuales) eran menores a Bolivares 2.000 (unos 465 d6lares de

Estados Unidos, para 1980); y estos se ubicaban a actividades en el sector

informal de la economic.















- 22 -


En resume, es possible afirmar que la inmigraci6n de

los afos setenta fue una inmigraci6n basicamente americana, latinoamericana

y colombiana, lo cual expresa un cierto caracter fronterizo de esta migraci6n.

Podemos ademAs afirmar que ella es una poblaci6n joven, urbana, que posee una

tasa de masculinidad decreciente debido a la creciente participaci6n de las

mujeres j6venes del area urbana.

Estas caracteristicas tienden a repetirse entire la PEA, s61o que aunque

porcentualmente decreciente la poblaci6n masculina es much mayor que la

femenina.

Las altas TP y la determinaci6n de la PEA en las caracteristicas de

la poblaci6n nos habia del cargcter laboral de la inmigraci6n. La inserci6n

en el aparato productive parece estar signado por su ubicaci6n en el area de

servicios y en especial en la rama de servicios comunales, sociales y perso-

nales, asi como por su participaci6n creciente en el sector informal de la

economic.


iii) Politica migratoria de los afos 70

Dentro del marco econ6mico social descrito, durante el period de los

afos 70 ocurri6 un replanteo en las political sobre migraci6n, las cuales

se orientaron hacia aspects fundamentals:

inmigraci6n selective;

control de la inmigraci6n clandestine;

integraci6n de las migraciones laborales en el marco del area andina.

En cuanto al primer objetivo, es de sefalar que entire el 28 y el 30 de

enero de 1970, se celebr6 la Convenci6n Nacional de Empleo, con la partici-

paci6n de organismos oficiales, fedecamaras y las centrales obreras, cuyas

discusiones versaron, entire otros temas, sobre la apertura de la inmigraci6n

selective bajo la orientaci6n del CIM.








- 23 -


La political de inmigraci6n selective la express el entonces Ministro

del Trabajo, Alfredo Tarre Murzi, quien en rueda de prensa declar6:

"Deseo expresar que en este caso no se trata de repetir la political

migratoria de los gobiernos anteriores al 23 de enero de 1958... Esta

political se basarg en la necesidad sectorial que para el desarrollo de

nuevas industries basicas o de segundo piano tiene el pals, en relaci6n

al aporte de capital human altamente calificado venido del exterior ...

Seran t6cnicos en un reducido nimero. Quizis de 100 a 500 por afo y

previo anglisis y control de los requerimientos del pals ... El CIM no

es enemigo de la clase obrera. No hay que confundir al CIM con la poli-

tica de P6rez Jimenez ... El CIM es un organismo intergubernamental

integrado por expertss. (El Universal, 10.1.1970).

Esta political gubernamental no fue acogida unanimamente por los dis-

tintos sectors econ6micos y laborales del pais. Asi por ejemplo la Confe-

deraci6n de Trabajadores de Venezuela (CTU), a trav6s de su dirigente Pedro

Brito, declare:

Tenemos una triste experiencia, y quizis lo mas notorio, grave y desa-

gradable, es que en obras de empresas controladas por extranjeros se ha

comprobado, y el mismo Ministerio lo sabe por acciones de sus fiscales,

que se descrimina a la mano de obra venezolana".(El Universal, 20.1.1970).

La Confederaci6n de Profesionales Universitarios manifest ante el

Ministerio del Trabajo la preocupaci6n de los gremios profesionales del pais,

en torno a la possible inmigraci6n de t6cnicos, para incorporarlos al mercado

de trabajo venezolano.

En sentido contrario, Fedecamaras express su apoyo a la political de

inmigraci6n selective, ya que 6sta no afectaba la colocaci6n de mano de

obra national. Asi mismo, la Camara de Comercio de Caracas seial6 la nece-

sidad en Venezuela de una inmigraci6n selective, ya que el program de desem-

pleo lo constitula mas bien la inmigraci6n clandestine fronteriza de un pais

sub-desarrollado. Pro-Venezuela consider que, a pesar de que las tasas de

desempleo en el pais eran apreciables, tambi6n lo era la notoria falta de mano

de obra calificada en los mas variados ramos manufacturers y en la agriculture.







- 24 -


En el afo 1973, el Gabinete Ejecutivo aprob6 el reingreso de Venezuela

al CIM, con el fin de que 6ste lo asesorara en la aplicaci6n de las resolu-

ciones que se adoptasen en los campos de la political de una inmigraci6n

selective, con el aporte del capital human necesario para los grandes planes

de desarrollo industrial destinados principalmente a Guayana, el Tablazo y

la region Sur del Lago de Maracaibo.

En ejecuci6n de esa political de inmigraci6n selective, Venezuela celebr6

tambi6n convenios operacionales con los gobiernos de Portugal y Espafa, para

el ingreso al pais de trabajadores calificados, asi como un convenio sobre

normas de operaci6n con el mismo CIM.

Desde el punto de vista institutional, la political de inmigraci6n

selective tuvo su antecedente en la Direcci6n de Recursos Humanos de la Funda-

ci6n "Gran Mariscal de Ayacucho", que luego, bajo la denominaci6n de Programa

de Recursos Humanos, se adscribi6 a Cordiplan (Oficina de Coordinaci6n y Pla-

nificaci6n de la Presidencia de la Repdblica) con funciones entire otras, de

servir de 6rgano operative, por Venezuela, en el convenio celebrado con Portu-

gal.

Posteriormente, dicho organismo fue trasladado al Ministerio de Trabajo

con el nombre de Programa de Inmigraci6n Selectiva. Tales intentos de dar

funcionalidad a un organismo especializado en la material se justificaron como

respuesta a la incapacidad de la oferta national de recursos humans califi-

cados para satisfacer los requerimientos del mercado national, pues una vez

emprendidos los programs del Vo Plan de la Naci6n y el IVO Plan de SIDOR,

se hacia evidence el deficit de personal calificado, el cual podria constituirse

en un "cuello de botella" para el desenvolvimiento de los proyectos de desarrollo.

Es por ello que se pretendi6 manejar el problema migratorio vinculado al desar-

rollo, y no solamente como un asunto de seguridad de Estado; esto unido a la

necesidad de garantizar la existencia de un organismo que no estuviera invo-

lucrado con el otorgamiento director de visas de manera de preservarlo de

ciertas posibles irregularidades, fueron algunas de las razones para que el

29 de junio de 1976, un Decreto presidential creara el Consejo Nacional de

Recursos humans, al cual, entire otras, se le asign6 la atribuci6n de formular








- 25 -


una political de inmigraci6n selective de t6cnicos y mano de obra calificada

que se requeria, segin las necesidades del desarrollo econ6mico y social

del pals.

Adicionalmente este organismo junto con el CIM desarrolla una political

de migraci6n de mano de obra calificada, la cual permiti6 el ingreso de unos

80.000 extranjeros.

En 1977, la Direcci6n de Identificaci6n y Extranjeria del Ministerio de

Relaciones Interiores, se convirti6 en la Direcci6n General Sectorial de

Identificaci6n y Control de Extranjeros (DIEX). A raiz de este cambio, lo

que era hasta ese moment la Divisi6n de Extranjeria se transform en Direcci6n,

lo que le di6 una mayor capacidad de acci6n, en lo relative a los extranjeros.

La base legal en la cual se sustenta el organismo es la Ley Organica de la

Administraci6n Central, la Ley Org~nica de Identificaci6n y la Ley de Extran-

jeros y su Reglamento.

En cuanto al segundo objetivo, es decir el control de la inmigraci6n

clandestine, la political gubernamental acentu6 la preocupaci6n por el problema

fronterizo. Prueba de ello es la creaci6n, por Decreto presidential del 14

de octubre de 1970, del Consejo Nacional de Fronteras, con el fin de encar-

garse de todo lo relacionado con las political de integraci6n humana y el

desarrollo socio-econ6mico de la zona Marginal Fronteriza, demarcada en el

mismo Decreto.

Afos mas tarde, la Ley Organica de Seguridad y Defensa cre6 la Zona de

Seguridad Fronteriza, cuyos limits no han sido fijados hasta la fecha.

La political fronteriza hizo abordar igualmente el tema de la inmigraci6n

clandestine. En efecto, con la decada de los 70 surgi6 un incremento de los

flujos migratorios, especialmente a partir de 1974, comparable al de los afos

50, debido a las excelentes condiciones econ6micas y political del pais.

En esta 6poca las corrientes migratorias fueron predominantemente latinoamerica-

nas, siendo los Colombianos los nacionales mas representados. Si bien era

impossible calcular con exactitud el nimero de indocumentados existentes en

el pais para esa 6poca, es tambi6n cierto que no se podia negar su existencia

y lo que ella represent como fen6meno de much preocupaci6n en el pais.







- 2 6 -


El problema migratorio clandestine planted aspects positives y nega-

tivos: entire los primeros, se destac6 el que esta migraci6n vino a llenar

un vacio existente en el medio rural venezolano, por la escasez de jornaleros

agricolas, determinada en gran parte por los process de migraci6n rural-

urbanos que se venian experimentando en los iltimos afos. No obstante la falta

de cifras precisas al respect, existen apreciaciones en el sentido de que

las actividades agropecuarias en los estados andinos y en el Zulia, dependian

en un porcentaje significativo de braceros colombianos (Cfr. Torrealba,1982a).

Entre los segundos, debe sefialarse los temores de que una

inmigraci6n masiva y no seleccionada, como la ocurrida en el period, impu-

siera fuertes cargas al Estado por concepts de servicios pdblicos. Asi

como que aumentaran la posibilidades de que la mano de obra national fuera

desplazada por la sudamericana y del Caribe.

Finalmente, como consecuencia de la despoblaci6n de nuestras fronteras

y la ausencia de una political integral y sostenida, se creaban problems de

penetraci6n y colonizaci6n en la zona fronteriza venezolana.

Durante los afos setenta este problema se abord6 con dos political:

legalizaci6n y deportaci6n. La primera consistia en legalizar la estadia

de las personas que por alguna raz6n estaban indocumentadas, siempre que

ellas se acercaran a la DIEX; la segunda fue la del control de extranejros

mediante political de deportaci6n en sus diferentes formas: devueltos

cuando intentaban entrar ilegalmente, conminados a salir, o deportados por

no poder demostrar la legalidad de su permanencia.

Para el canienzo de los ochenta hubo un cambio en la forma de aplicaci6n de la political;

asi,adn cuando la deportaci6n y la legalizaci6n siguieron siendo las dos

caras de la misma political, el Estado tom6 la iniciativa en relaci6n a la

legalizaci6n. El Estado decidi6 emprender un process de matriculaci6n de

extranjeros.


El gobierno, despu6s de evaluar la situaci6n del pais decia:








- 27 -


Para 1980 el panorama presentaba un perfil que pronosticaba un agrava-

miento progresivo de la situaci6n econ6mica y social del pais; se difi-

cultaba la toma de decisions y la elaboraci6n de planes y proyectos de

superaci6n econ6mica, por el hecho de que se desconocia el ndmero y com-

posici6n de los ciudadanos extranjeros que ilegalmente convivian con

nosotros. En tal sentido, el Ejecutivo Nacional, conciente de que la

permanencia de extranjeros en el territorio de la Repdblica sin haber

cumplido los requerimientos previstos en la Ley para ingresar al pais,

podian constituir factor de perturbaci6n de la seguridad y el orden

pdblico, procedi6 a adoptar las medidas que estim6 mAs conveniente.

(Herrera Campins, 1981).

A tal efecto, el 22 de mayo de 1980, el Ejecutivo Nacional promulg6

el Reglamento sobre admisi6n y Permanencia de extranjeros en el pais, el

cual aprovech6 la figure de la Matricula general de Extranjeros, prevista

en la Ley de Extranjeros, como instrument para la normalizaci6n de la

estadia del inmigrante clandestine. Si bien la matricula contemplada en

dicha Ley, vigente desde 1937, tenia como finalidad tener conocimiento de

la poblaci6n extranjera en el pais, sin perjuicio de las operaciones rela-

tivas al censo de la Repdblica, fue implementado en el mencionado Reglamento

de 1980, para permitir cumplir con el compromise de regularizar la situaci6n

del trabajador migrant indocumentado, conforme al Instrumento Andino de

Migraci6n Laboral.

A trav6s del citado Reglamento, se facility al indocumentado la obtenci6n

de un"documento provisional de identidad", vdlido por un afo, lapso dentro

del cual el beneficiario debia acreditar un document de identificaci6n emi-

tido en el pals de origen y el estar ejerciendo en el pais una actividad

licita.

Conforme se explicard posteriormente, si bien los destinatarios princi-

pales del process de legalizaci6n eran los originarios de alguno de los

Estados miembros del Acuerdo de Cartagena, el mismo Reglamento garantizaba

a los demAs inmigrantes clandestinos un trato preferente en cuanto a la








- 28 -


normalizaci6n de su situaci6n, respect de aquellos que no acudieran a

inscribirse en la Matricula. De hecho, todos los extranjeros indocumentados

que cumplieron con las formalidades y requerimientos contemplados en el

mencionado cuerpo reglamentario, obtuvieron su legalizaci6n.

En cuanto al tercer aspect de la political migratoria en la decada

de los 70, es de hacer notar que, si bien los objetivos del Acuerdo de Carta-

gena contemplaban como principal area de acci6n la integraci6n econ6mica,

la influencia del sector social llev6 a los pauses miembros a "procurar

un mejoramiento persistent en el nivel de vida de los habitantes de la sub-

regi6n". En ese marco, los Estados del Pacto Andino celebraron various

acuerdos cuyo contenido concierne de una u otra manera, al problema migra-

cional. Tales son: el Convenio Andres Bello y el Convenio Sim6n Rodriguez,

el cual tiene como resultado el Instrumento Andino de Migraci6n Laboral y

el Instrumento Andino de Seguridad Social (Cfr. L6pez, 1982).

El Convenio Andr6s Bello tiene dos objetivos: la integraci6n cultural

de la region, la conservaci6n del patrimonio cultural latinoamericano y la

realizaci6n de esfuerzos conjuntos en el grea de la educaci6n, la ciencia

y la cultural, para lograr el desarrollo integral de la region. Para el

logro de esos fines, se implementan algunas medidas, entire ellas, la elimi-

naci6n de visas a las personas que con fines culturales deban trasladarse

de un pais a otro de la sub-regi6n. La revAlida de studios a nivel primario,

el reconocimiento de los studios a nivel de ensefanza media y la recomenda-

ci6n de los establecimientos de educaci6n superior de los pauses del convenio,

para determinar en condiciones de reciprocidad, cupos para el ingreso o

continuaci6n de studios de los alumnos procedentes de los demAs pauses.

En este mismo sentido, el Congreso Nacional, en 1975, sancion6 la ley apro-

batoria del Convenio Regional de Convalidaci6n de Estudios, Titulos y

Diplomas de Educaci6n Superior, en Am6rica Latina y el Caribe.

El Convenio Sim6n Rodriguez tiene como objetivos: la armonizaci6n

de las normas juridicas y de seguridad social, la coordinaci6n de political

en la material, el mejoramiento del sistema professional, agilizaci6n en la

movilizaci6n de la mano de obra y el mejoramiento de las condiciones







- 29 -


humans para superar el desempleo y el sub-empleo en la sub-regi6n. Para

lograr esos objetivos, los Estados miembros se adhirieron al Instrumento

Andino de Seguridad social y al Instrumento Andino de Migraci6n Laboral.

Mediante el Instrumento Andino de Seguridad Social, los Estados del

Acuerdo se comprometen a conceder igual trato que a sus nacionales, a los

originarios de los demas paises del Pacto, en las siguientes ramas del

seguro social: a) enfermedad y maternidad; b) accidents de trabajo y enfer-

medades profesionales; y c) invalidez, vejez, muerte y auxilio funerario.

El Instrumento Andino de Migraci6n Laboral contiene el compromise de

los Estados miembros para que, en la atenci6n de sus necesidades de inmigra-

ci6n laboral, procuren recurrir a los centros de mano de obra del Area andina,

a cuyos efectos los pauses del Acuerdo se obligan a intercambiar informaciones

sobre migraciones en forma peri6dica y regular y mantener coordinaci6n para

preveer y evitar problems de carActer laboral, en relaci6n con los migrants.

Asi mismo, el Instrumento compromete a los Estados miembros a adoptar previ-

siones tendientes a facilitar la regularizaci6n de la situaci6n de los indo-

cumentados que prueben haber ingresado antes de la entrada en vigencia del

Convenio.

En sintesis, la d6cada de los afos 70 y comienzos de los 80, fue un

period en el cual la political inmigratoria fue orientada hacia la selecci6n

de inmigrantes para suplir necesidades de mano de obra calificada que la

economic requeria, especialmente a las previsiones del V Plan de la Naci6n

y al "Boom" econ6mico de los 70. Pero dicho "Boom" no s6lo pareci6 requerir

mano de obra especializada sino que ademis demand mano de obra en general.

Esto produjo un aumento de la inmigraci6n no seleccionada, espontinea e incluso

indocumentada o illegal que debia ser controlada. Para ello el Gobierno se

prepare mejorando sus instituciones, especialmente la DIEX, la cual ejecut6

una political de legalizaci6n y control de extranjeros que finalmente desemboc6

en la Matricula General de Extranjeros que estamos estudiando. Eventualmente,

todo este process pareci6 vincularse al conjunto de political que Venezuela

estaba desarrollando en Latinoamerica y en.el Area Andina. Es indudable que

estas political y el origen de la inmigraci6n se encuentran relacionadas con

varias formas, no s6lo como marco legal sino dentro de otros plans como el

econ6mico y el politico.















- 30 -


III. LA INMIGRACION INDOCUMENTADA EN VENEZUELA


Este capitulo estA dedicado a estudiar el process de inmigraci6n illegal

en Venezuela. En 61 presentaremos tanto las caracteristicas del flujo inmi-

gratorio como las de los indocumentados.Al mismo tiempo exploraremos lo que

estas caracteristicas nos revelan en relaci6n a la indocumentaci6n. Final-

mente y como derivaci6n de las caracteristicas estudiadas, presentaremos un

perfil del inmigrante indocumentado en Venezuela.

Previo a este andlisis es necesario puntualizar que 6ste es un fen6meno

que aunque en general se ha presentado desde hace unas dos d6cadas (Marmora,

1981, p.50) no es sino hasta finales de la d6cada de los setenta que C1 se

convierte en un problema social. En el sentido que no s6lo comienza a ser

advertido como problemrtico sino que se torna en critic y se le comienza

a buscar soluciones especiales.


a) El flujo inmigratorio

La determinaci6n del volume exacto de indocumentados que de una

manera u otra estuvieron en el territorio venezonalo durante los afos setenta

es una tarea impossible. Lo que es possible es estimar las tendencies que se

experimentaron durante esos afos y asumir que la matriculaci6n de extranjeros

que se di6 a fin de 1980 prove una cifra acertada.

En relaci6n a las tendencies del flujo durante la d6cada es possible

decir que el flujo de inmigrantes indocumentos pareci6 crecer muy fuerte-

mente a partir del final del primer tercio de la d6cada, alcanz6 sus mas

altos niveles durante los primeros afos del tercio final y comenz6 seguida-

mente a decrecer hasta comienzos de la siguiente d6cada (Cfr. Cely, 1983,

p.14; MTSS, 1979) Este process tiende a coincidir con el flujo general

de inmigraci6n que previamente presentamos.








- 31 -


Esta inmigraci6n fue, al igual que la general, una inmigraci6n Latino-

americana. Lo que la diferencia del flujo general no es su component colom-

biano sino la altisima proporci6n que esta nacionalidad pareci6 alcanzar:

el 92.3 % de los matriculados eran Colombianos. Aproximadamente tres cuartos

del 7.7 % restantes era poblaci6n latinoamericana. Ellos eran principalmente

provenientes de Ecuador (22.91 %), Repdblica Dominicana (20.6 %) y Perd

(14.7 %).



La matricula general de extranjeros permiti6 registrar 266.795

extranjeros que siendo mayores de 10 afos querian legalizar su situaci6n.

Si estimamos los menores de 10 afos, la cifra alcanzaria los 286.888 individuos.

Esta cifra result ser bastante mas conservadora que la de dos o tres millones

que se esperaba. Esto significa que la proporci6n de indocumentados en rela-

ci6n a la poblaci6n extranjera en general tiende a ubicarse un poco por encima

de la cuarta parte de la misma (Cfr. Torrealba y Michelena,1983, p.9).

Ahora bien, al referirnos al caso de los Colombianos, la proporci6n

sube, pues estando el total de ellos cercano a los 600.000 (en relaci6n a

este calculo ver nota 3 ) los indocumentados de esta nacionalidad superarian

el 40% de ese total.Esta estimaci6n result tambi6n conservadora en relaci6n

a otros estimados (Cfr.Cely, 1983).

La mayoria de los indocumentados fueron matriculados en la region

andina y Zuliana. En estas regions fronterizas con Colombia se registraron

el 70.4 % de los matriculados; en la region capital (Caracas) s6lo se registry

un 14.7 %. La concentraci6n de indocumentados en estas zonas hace el problema

mas critic en t6rminos de su impact en el desarrollo socio-econ6mico de

ellas. Mientras la proporci6n de matriculados se ha estimado en un 1.8 %

a nivel nacional,en estas zonas ella alcanza a 5.5 % en la region andina

y 4.8 % en la region Zuliana (Van Roy, 1962, p.23).

Otros studios sefalan otros estados fronterizos como receptores de

inmigraci6n illegal (Cfr. MTSS, 1979). En general, es possible decir que el

destino mayoritario de la inmigraci6n illegal son los estados fronterizos








- 32 -


venezolanos, aunque una proporci6n no despreciable se ubica en la ciudad de

Caracas. Sin embargo, es possible concluir que en este sentido esta inmigra-

ci6n es fronteriza.

Otra interesante caracteristica de esta inmigraci6n es que su lugar

de origen, en t6rminos de su component colombiano, se ubica en regions si

no fronterizas, relativamente cercanas a la frontera venezolana. Las regio-

nes de los Andres colombianos, Antioquia y la costa atlantica parecen estar

entire las principles Breas generadoras de esta inmigraci6n indocumentada

(Cfr. MTSS, 1979).

En terminos generals ha sido observada una cierta relaci6n direct

entire los departamentos de origen de la inmigraci6n colombiana y los estados

venezolanos en los cuales se da la residencia. Algunos studios ha estable-

cido la existencia de dos grandes flujos: uno que parte de la costa

atlantica y Antioquia, el cual tiene como lugar de destino la region Zuliana,

principalmente, mientras que el otro parte de los Andes colombianos y finaliza

en los Andes venezolanos, los Llanos y Caracas (Bermddez, 1979, p.81, Mansilla,

1980, p.25).

Esto nos lleva a conclufr que la inmigraci6n colombiana es fundamental-

mente una inmigraci6n fronteriza. Pero no s6lo eso, ella parece ser una

inmigraci6n fronteriza integral, es decir, desde el punto de vista de su

origen y de su destino.

Ella es una inmigraci6n fronteriza de corta distancia (Torrealba y

Michelena, 1982, pp. 30-31). En este sentido es possible pensar este tipo

de inmigraci6n como una continuaci6n del process interno de inmigraci6n.

Las razones ultimas o estructurales de este tipo de inmigraci6n

no seran tratadas, aunque a manera de context necesario,

algunos puntos fueron tocados al inicio de este trabajo (supra Cap.II, sec.

b); no obstante al analizar el flujo es necesario preguntarse por qud

tantas personas tomaron la decision de migrar hacia Venezuela, e indagar

el porque adquirieron el status de indocumentados.








- 33 -


La inmigraci6n que se di6 hacia Venezuela durante los aftos setenta

pareci6 tener diferentes causes, en relaci6n al lugar de origen. Entre

ellas las causes econ6micas y political han sido presentadas como explica-

tivas del fen6meno (Cfr. Lazio, 1982). En realidad, la mayoria de los

indocumentados aduce un salario insuficiente en Colombia como la causa de

su inmigraci6n hacia Venezuela (MTSS, 1979, p.3; Cely, 1983, p.21). En

general la causa relative a su situaci6n econ6mica o la de su pais durante

el period anterior a su migraci6n, asi como en menor media, el desempleo,

tienden a esgrimirse de manera significativamente alta entire este tipo de

inmigrantes; esto sin embargo no es una caracteristica restringida a este

tipo de inmigraci6n sino que se encuentra como causal migratoria entire los

otros tipos de inmigrantes (SSI, 1980, p.23).

La situaci6n de indocumentado puede provenir de diversas causes: no

poseer documents, no poseer aquellos realmente pertinentes, etc.; empero,

algunas investigaciones han sefalado que un alto porcentaje de estos inmi-

grantes entran al pais sin poseer la documentaci6n suficiente para asegurar

su permanencia en Venezuela. Entre 1980 y 1981 los deportados por Cucuta,

en su mayoria estaba en esta situaci6n: un 59 % ingres6 a Venezuela sin

documentaci6n vAlida y un 24 % no contaba con document alguno (Cely, 1983,

p.19). Esta situaci6n pudiera ser deducida de una series de entrevistas que

hizo la DIEX entire noviembre 1982 y abril 1983 (entrevistas de la DIEX en

adelante), entire los cuales se detect que mas de un tercio de ellos, simple-

mente no poseian ningin document de identificaci6n o s6lo poselan su cedula

colombiana o su partida de nacimiento. Estos resultados nos apuntan hacia

una cierta tendencia de ilegalidad en el ingreso. En realidad, del grupo

anteriormente mencionado, mas de un tercio habia entrado de manera illegal

en Venezuela. En sintesis,. es possible decir que la ilegalidad o indocumen-

taci6n parece ser un hecho que se da previa o conjuntamente con el. ingreso

al pais.

















- 34 -


b) Caracteristicas socio-demograficas

Para el process de caracterizaci6n de los inmigrantes indocumentados

nos basaremos fundamentalmente en los datos que se recogieron a trav6s del

process de matriculaci6n que se realize a fines del afo ochenta. Aunque

este studio sera clave para esta secci6n y el resto del capitulo, otras fuentes

serin usadas. Entre ellas, vale la pena mencionar el conjunto de entrevistas

hechas por la DIEX durante el perfodo 11/82 4/83 en la ciudad de Caracas.

Nos referiremos a ellas como las entrevistas de la DIEX.

La distribuci6n por sexo de la poblaci6n matriculada muestra que

el 54 % de ella es del sexo masculine. Esto indica un indice de masculinidad

de 117.6 Si comparamos este indice con el indice de masculinidad de los

extranejros en general, el cual es de 104.1 notamos que la poblaci6n indocu-

mentada esta mAs masculinizada. Esta situaci6n es tambi6n encontrada en otros

studios (MTSS, 1979; Cely, 1983). En ellos sin embargo, la masculinidad de

la poblaci6n es much mayor ya que los porcentajes de poblaci6n masculi-

na se colocan por encima del 80 %.

Esta tendencia hacia la masculinidad no parece ser una caracteristica

del resto de la poblaci6n colombiana que habitat en Venezuela, pues en ella

la distribuci6n por sexos favorece a la poblaci6n femenina; en este caso el

indice de masculinidad es de 83.5 (Michelena y Betancourt, 1983: cuadro 11-4).


Si exclufmos la poblacidn colcmbiana, el indice de masculinidad baja a 99.8 par

alcanzar las mujeres al 50 %. En el sub-conjunto de los no colombianos son

los nacionales del Ecuador y de la Repdblica Dominicana los que empujan este

indice hacia abajo por ser casi el 50 % de la poblaci6n y tener un indice

de masculinidad de 76.1 Cabe aclarar que esta tendencia se observa

tambien en el resto de las nacionalidades.








- 35 -


Se trata de una poblaci6n que se puede considerar joven. El

65.32 % de los matriculados son menores de 31 afos. Esta es una poblaci6n

que se concentra en lo que se hadenominado la primera fase productive, ya

que un 42.0 % de ella se concentra entire los 21 y los 30 afos. Esta situa-

ci6n es tambi6n reflejada por los otros studios previamente citados.

Aunque como en el caso anterior las tendencies se extreman.

De manera de hacermis clara esta situaci6n, basta con decir que entire

los nacidos en el exterior, la proporci6n de individuos entire los 10 y los

30 afos era de 37.6; y la del grupo etgreo que va desde los 20 hasta los 30

afos era de 20.7 %. En ambos casos la tendencia es a doblar la concentra-

ci6n. Si comparamos estas proporciones con las del pirrafo anterior, podriamos

afirmar la mayor juventud de la poblaci6n extranjera matriculada.

En relaci6n a las variables sexo y edad puede decirse que la poblaci6n

extranjera indocumentada parece ser una poblaci6n joven, en su edad mas pro-

ductiva, y con una tendencia hacia la masculinidad. Estas caracteristicas

aunque presents en el resto de los nacidos en el extranjero se hacen mas

agudas y claras entire los indocumentados. El hecho de que este no sea el

caso de los colombianos en relaci6n a la variable sexo parece indicarnos

la peculiaridad de este tipo de inmigrantes en relaci6n con el resto.

Pasemos ahora a analizar. las caracteristicas y niveles de educaci6n

de esta poblaci6n. El nivel de analfabetismo de los matriculados es de

16.1 % Este nivel es alto cuando lo comparamos con los niveles de analfa-

betismo del resto de los nacidos en el exterior, el cual es de 6 %. Cuando

se excluye a los colombianos indocumentados de este cAlculo, el valor baja

a 3.4 %.

Un 65 % de los matriculados habia cursado algdn a~o de la educaci6n

primaria. Esta proporci6n es mayor que la que se registra para el resto;

ella se estim6 en 51.4 %. En este caso, al excluirse a los indocumentados

provenientes de Colombia, la proporci6n disminuye.

En relaci6n a la educaci6n secundaria, se puede observer que un 18.3 %

de los matriculados alcanz6 este nivel. Esta proporci6n es baja si se compare

con el resto de los extranjeros. Entre estos iltimos un 19.1 % alcanz6 los








- 36 -


primeros afos de este nivel-mientras que 11 % los cinco afos. Empero, los

matriculados alcanzan el nivel de 41.3 % al excluir a los colombianos.

A nivel t6cnico s6lo se registran proporciones por debajo de la unidad,

lo cual no merece ser analizado. El nivel superior s6lo fue alcanzado por

un 0.5 % de los matriculados o 3.6 % si excluimos a los colombianos. Para

el resto de la poblaci6n el porcentaje de individuos que alcanzaron el nivel

universitario fue de 9.1 %.

En relaci6n a los niveles educativos de los matriculados se hace evidence

que en general, ellos tienden a encontrarse por debajo del resto de los extran-

jeros. Esto parece revertirse para el caso de la primaria. Al igual que en

los casos anteriores la influencia de los colombianos es decisiva;sin ellos

los niveles educativos alcanzados por los indocumentados superarian en muchos

casos a los del resto de los extranjeros.

Pasemos ahora a analizar algunas de las relaciones sociales que se esta-

blecieron con este process inmigratorio.

Un 53 % de los matriculados declar6 no tener hijos. El peso de la

poblaci6n masculina determine esta tendencia pues mientras que entire los

hombres un 64.8 % no tenia hijos, entire las mujeres exactamente un 60.8 %

tenian hijos.

Mgs de la mitad de esto nitos nacieron fuera de Venezuela (59.4 %)

lo que pudiera sugerirnos que nacieron antes del process ihmigratorio.

En todo caso se observa que la mayoria de ellos viven fuera de Venezuela

(62.6 %). Ahora bien, el comportamiento por sexos varia significativamente

pues mientras los hombres es el grupo con mayor proporci6n de hijos extran-

jeros (64.3 % )pero que menos los tienen en Venezuela (28 %). Las mujeres

teniendo tambi6n una alta proporci6n de hijos nacidos fuera (56.3 %),

tienen una mayor tendencia a traer sus hijos a Venezuela (44.2 %).

Empero, s6lo el 37.1 % de los hijos de los matriculados vive fuera

del pais; en otras palabras, el 62 % de los hijos de los matriculados viven

con sus padres en Venezuela. Esta proporci6n aumenta a 68.6 % entire las

mujeres y baja a 53.7 % para el grupo masculine.







- 37 -


El 40.6 % de los hijos de los matriculados son venezolanos habitando
8
en su pals. Para el grupo femenino esta proporci6n aumenta a 43.7 %

Esto nos sugiere una mayor tendencia a la integraci6n de esta poblaci6n.

Esto se hace mds evidence cuando apreciamos que el 63.3 % de los nifos

que viven en Venezuela con sus madres indocumentadas son venezolanos.

En el caso del grupo masculine no s6lo se mantiene sino que crece un poco

(66.5 %), ellos son numericamente much menos que los hijos del grupo femenino,

alcanzando a s6lo 1/3 del total de hijos venezolanos.

La proporci6n de matriculados casados con enezolanos es relativamente
baja; esta no llega al 2 % de la poblaci6n. Esto sin embargo, no nos habla

en contra de una cierta tendencia hacia la integraci6n social del indocumen-

tado hacia Venezuela, pues en t6rminos legales el matrimonio con enezolano

permit resolver tan facilmente esta situaci6n que lo extrato es encontrar

este porcentaje. Por otra parte el 67.8 % de los casados con venezolanos

son colombianas, lo cual evidencia su mayor relaci6n con los nacionales.



Algunos autores han destacado que existe una alta proporci6n de los indo-

cumentados que dejan su familiar en su pais de origen (MTSS, 1979, p.3; Pinto,

1981, p.250), sin embargo,la matricula general de extranjeros nos muestra

que mas de la mitad de los hijos de estos individuos estgn con ellos en Vene-

zuela. Adicionalmente, la mayoria de ellos parece tener familiares o amigos

en el pais de acogida (MTSS, 1979). Menos de un cuarto de los indocumentados

interrogados por la DIEX dijeron no tener familiares en Venezuela. Es induda-

ble que todo process migratorio implica la separaci6n de la familiar, asi como

problems de integraci6n al nuevo ambiente, a la nueva sociedad; creemos que

aunque este problema es real e important, hay que destacar que las propor-

ciones de este hecho no lo present como un problema masivo en el caso de

Venezuela.

Es indudable que los hijos de los matriculados que son extranjeros
tienden mayoritariamente a ser dejados en su pais de origen; sin embargo,

lo que merece la pena destacar es 2/3 de los hijos de estos indocumentados

vivian con ellos en Venezuela, especialmente en el caso femenino.








- 38 -


Finalmente queremos destacar como otro sign important de integraci6n

el hecho de que el 40 % de los hijos de estos matriculaods son venezolanos;

esto se eleva a la proporci6n de 2/3 en el caso femenino. Por este hecho y

por ser ellas las que mas tienden a casarse con Venezolanos es que creemos

que ellas tienden mas a integrarse al medio venezolano.

En sintesis, la poblaci6n extranjera indocumentada tiende a ser joven,

masculina, con niveles de educaci6n formal un tanto menores que la del rest

de los extranjeros que habitan en Venezuela; ademis se nota una cierta ten-

dencia hacia la integraci6n social en el pais de recepci6n si tomanos en cuenta

la proporci6n hacia la radicaci6n de la familiar nuclear (al menos padre y/o

madre e hijos) y la tendencia de hijos venezolanos. Estos comentarios refuerzan

la idea de ver estas migraciones como extensions de las migraciones internal.


c) Caracteristicas economico-laborales

Esta secci6n analizarg el conjunto de los matriculados como fuerza de

trabajo. Para ello utilizaremos las mismas fuentes mencionadas en la secci6n

anterior.

La poblaci6n en edad de trabajar (15 afos y mis) concentra el 86.2 %

del total de los matriculados. Si comparamos esta poblaci6n con la de los

nacidos en el exterior, podemos observer que aunque se colocan en el mismo

orden de magnitud,.este ultimo es ligeramente superior (89 %)(para una compa-

raci6n de los matriculados en el rest de la poblaci6n de Venezuela ver Van

Roy, 1981).

La tasa bruta de participaci6n de esta poblaci6n total es de 63.0 %

ella se ubica por encima de la de los nacidos en el exterior, la cual era

de 59.1 %; esto indica que adn que la poblaci6n total bajo studio no est6

tan orientada hacia las edades formales de trabajar esta orientada hacia el

trabajo.

La poblaci6n econ6micamente active de los matriculados tiene como

caracteristica ser mas joven que la del rest de la nacida en el exterior.








- 39 -


Ella concentra en el grupo etareo entire 15 y 45 afos el 80.9 % de su pobla-

ci6n, mientras que por su lado nuestra poblaci6n de comparaci6n s6lo alcanza

un 68.8 %. En todos lascasos la poblaci6n colombiana es determinante,en este

caso vale la pena mencionar que para el resto de los c-olombianos la propor-

ci6n de poblaci6n mis joven tiende tambi6n a ubicarse en ese rango (82.0 %).

La masculinidad entire la poblaci6n econ6micamente active matriculada

(72.5 %) tambi6n es un poco mayor que la del resto (70.7 %). En este caso

nuestra poblaci6n bajo studio se comporta un tanto diferente al resto de

los colombianos cuya concentraci6n en el sexo masculine es menor (50.0 %).

La tasa de actividad (o neta de participaci6n) fue de 73.45 % en el
caso de los matriculados; ella es much mas alta que la del resto de los

nacidos en el exterior, pues esta ultima fue de 66.4 %. Ella es tambi6n

mayor que la del rest de los colobianos (69.4 %) que habitabanen Venezuela

durante el segundo.semestre de 1980.

En-t6rminos de la tasa (neta) de participaci6n por sexo, podemos apreciar

que ella es mayor entire los hombres (91.2 %) que entire las mujeres (40.8 %)-
para este caso se tom6 la poblaci6n de 10 afos y mis, o sea toda la poblaci6n

matriculada. La tasa masculina de los nacidos en el exterior (91.9 %) es

muy semejante a la anterior;sin embargo la femenina es mencr (39.8 %). Ahora

bien, si comparamos nuestra poblaci6n con la del resto de los colombianos,

notaremos que entire esta iltima, tanto la tasa de participaci6n masculina
(93.4 %) como la femenina (50.0 %) son mas altas. (La inclusion del grupo

etareo de 10 a 15 afos es quizas responsible de la menor tasa de participa-

ci6n de los matriculados en comparaci6n con el resto de los 6olombianos).

Aunque la ocupaci6n no fue un requisite para ser matriculado, si lo
era para la ulterior legalizaci6n. Entre los que se matricularon un 16.2 %
declar6 no tener empleo para ese moment; esta cifra parece un poco alta

si tenemos en cuenta que la tasa de desocupaci6n del resto de los nacidos

en el exterior es muy baja (2. %).

La poblaci6n active matriculada (mayores de 10 afos) alcanza un 68.2 %
del total; sin embargo, en el caso de los hombres esta proporci6n sube a 91.2 %
mientras que entire las mujeres ella baja a un 40.8 %.








- 40 -


La inserci6n laboral de los matriculados no puede ser claramente

establecida a partir de los datos recogidos en la matricula; podemos, sin

embargo, establecer la profesi6n de los mismos.

Las caracteristicas ocupacionales donde m6s se concentran estos

individuos son: obreros (26.8 %); servicio domestico (19.7 %); agricultores
(14.4 %) y en much menor media, albaiiles (8.2 %). Entre los hombres,

las profesiones que mas aparecieron fueron la de obrero (35.9 %); la de

agricultor (19.7 %) y la de albafil (11.2%). Entre las mujeres, la profesi6n

predominante fue la de servicio dom6stico (70.1 %).

Otras investigaciones han establecido que la mayoria de los indocumen-

tados ( olombianos) se insertan en las ramas econ6micas de la construcci6n
(21.5 %), industrial y manufacture (19.5 %); servicios (19.5 %) y la agriculture

(15.5 %) (MTSS, 1979, p.12).

En el caso del resto de los colombianos, esta distribuci6n es: 34.9 %
en servicios; 18.9 % en industries; 18.6 % en agriculture y 10.6 % en cons-

trucci6n (Michelena y Betancourt, cuadro III-5/1).

Se hace evidence de este andlisis que las ramas econ6micas en las cuales

mas se insertan los indocumentados tienden a ser la de los servicios, la

industrial, la de la industrial de la construcci6n y la del comercio. Vale la

pena hacer algunos comentarios adicionales sobre esta situaci6n. Comenzaremos
vor resaltar la importancia de la inserci6n en la agriculture, la que ha

sido especificada en otros studios (Torrealba, 1982a). No obstante,

cabe mencionar que de los nacidos en el exterior, casi 3/4 de los que trabajan
en agriculture son colombianos.

En relaci6n a los servicios, podemos decir que su inserci6n es tambi6n
muy important. Por ejemplo Van Roy(1982, cuadro 9) consider que un 22.5 %

de los matriculados tenian esta ocupaci6n. En general todo parece indicar

que la inserci6n en la sub-rama servicios dom6sticos es muy important. Esta

tendencia tambi6n se observa entire el resto de los colombianos. En esta
rama y sub-rama la participaci6n de la mujer es determinante (Van Roy, 1982,

cuadro 10).







- 41 -


La inserci6n en la rama de la construcci6n parece ser important; sin

embargo, s6lo tenemos la ocupaci6n albanil, y en esta rama otras actividades

pueden ser desarrolladas. Otra categoria dificil de determinar es la de obreros,

la cual puede referirse a casi la mayoria de las ramas econ6micas. Una agrupa-

ci6n tentative, mas pormenorizada de los resultados de la matricula nos ha

permitido observer que una significativa proporci6n de los ocupados (un poco menos

de 3/4 del total) pudieran ser considerados obreros. En esta bdsqueda tentative

pudimos ver algunas tendencies. La mis important es que los ocupados tienden

a concentrarse en las ocupaciones de servicios; mas de la mitad lo hizo asi.

Luego parecieran agruparse entire los trabajadores agricolas, casi 1/4 de ellos,

y finalmente a un nivel much mis bajo tenemos a los ocupados como artesanos y

operarios en fibricas.

Entro los indocumentados se ha observado una tendencia a ubicarse en los

que ha denominado el sector informal de la economic. Aunque no hay datos defi-

nitivos en relaci6n a esto, podriamos adelantar algunos element. Primeramente

1/4 de los ocupados entire los matriculados son o trabajadores por cuenta propia

o servicio dom6stico. Pudieramos agregar que algunos studios revelan que un

poco menos de 1/5 de los indocumentados eran trabajadores por cuenta propia;

del resto, mas de 3/4 de los asalariados trabajan en pequefas empresas (menos

de 20 empleados) (MTSS. 1979, pp.14-17). Aunque en Venezuela se ha torado a

las empresas menores de 5 empleados como media del sector informal (esto es por

razones estadisticas), es possible arguir que una buena parte del conjunto de

asalariados en empresas se ubicaba en lo que te6ricamente se puede conocer por

mini-empresas o pequefas empresas del sector informal. Datos como que casi la

mitad de ellos vivian donde trabajaban (MTSS, 1979, p.42), e igual proporci6n

no recibia prestaciones, que casi 1/4 de ellos no tuvieron salario











- 42 -


fijo (MTSS, 1979,p.29) y que la existencia de-sindicatos era virtualmente

nula (MTSS, 1979, p.46), nos revelan que es possible hablar de que un rela-

tivamente alto porcentaje de los indocumentados pudiera ubicarse en el deno-

minado sector informal de la economia. Cabe sefalar que el resto de los colom-
bianos se estim6 que un 64.6 % de ellos trabajaba en el sector informal.


Ahora bien, veamos si las condiciones de vida de estos migran-

tes se ha deteriorado debido al process. En-t&rminos de las condi-

ciones laborales no pareciera que ellas se hubieran deteriorado, si compara-

mos las condiciones en las cuales se di6 el process de trabajo en uno y otro

pais. Nos referimos fundamentalmente al pago de horas extras, de prestaciones,

de dias feriados, sindicalizaci6n etc. (Cfr. MTSS, 1979). Vale la pena decir

que esto no significa que esas condiciones eran buenas. La condici6n de trabajar

en lo que pudiera denominarse el sector informal de la economic no cambi6

aunque si los tipos de ocupaci6n y rama de inserci6n productive. El Area de

construcci6n y agriculture (Cfr. MTSS, 1979) y muy posiblemente el de servicio

dom6stico parecieron ser las areas mis demandadoras de esta mano de obra.

En t&rminos de ingreso, 4ste parece que mejor6 pues super en Venezuela

el nivel del salario minimo e incluso permiti6 el ahorro y la transferencia

de dinero hacia los pauses de origen. Este ahorro fue calculado en unos

100 d6lares EU (MTSS,1979). Estudios sobre el diferencial de salaries entire

Venezuela y Colombia demuestran que 6ste es positive a favor de Venezuela

entire un 100 % y un 300 %, dentro del rango de las ocupaciones comparable

(Velosa, 1978).

En cuanto a las condiciones de vida de los inmigrantes indocumentados,

6sta no pareci6 mejorar en relaci6n por ejemplo al tipo de vivienda en la

cual habitaron. Esta situaci6n pareciera ser explicada por algunos en t6rminos

de que "el migrant estaria dispuesto a realizar ciertos sacrificios para

lograr algo de ahorro..." (MTSS, 1979, p.38).








- 43 -


En resume podemos decir que 6sta es una poblaci6n joven, masculinizada

que teniendo una alta vocaci6n hacia el trabajo, se inserta en los sectors

informales rurales y urbanos, asi como el sector de servicios en-general.

Ella es promordialmente de origen colombiano y por lo tanto puede ser consi-

derada una inmigraci6n fronteriza. En relaci6n al resto de los extranjeros

que habitan en Venezuela, esta poblaci6n posee algunos rasgos diferenciales,

sin embargo, los indocumentados parecen extremar las caracteristicas no s6lo

de la fuerza de trabajo extranjera en Venezuela sino que tambi6n extreman la

del resto de los colombianos que trabajan y habitan en el pais.

Finalmente, es necesario apuntar que algunos aspects materials de la

situaci6n del inmigrante indocumentado mejoraron con respect a su pais; y

muchos otros al menos no parecen haberse deteriorado significativamente.


d) La indocumentaci6n y el perfil del indocumentado

Esta secci6n final present a manera de sintesis y a manera de conclu-

siones lo que podriamos denominar el perfil del indocumentado, es decir el

tipo de indocumentado que podemos reconstruir del conjunto de las informa-

ciones que poseemos.

Antes de establecer dicho perfil y en buena parte para poder estable-

cerlo, se hace necesario establecer las caracteristicas del flujo. Como

vimos, la inmigraci6n indocumentada hacia Venezuela es fundamentalmente

- aunque no exclusivamente una inmigraci6n de colombianos. Esto coloca

a la inmigraci6n como una inmigraci6n fronteriza; este calificativo lo

podemos usar en los dos sentidos del t6rmino. Esto es, por que ella se dirije

en buena media hacia las zonas fronterizas de Venezuela, a la vez que ella

parece provenir en buena parte de zonas cercanas a la frontera colombo-

venezolana. Esto la hace una migraci6n de corta distancia, la cual como

dijimos, se puede considerar como una continuaci6n del process de migraci6n

internal.








- 44 -


Este tipo de migraci6n nos parece que permit entender de una manera

mis cabal el problema de la indocumentaci6n. Otras causes como el bajo nivel

educativo han sido presentadas (Cely, 1983), ella indudablemente pudiera ser

parte de la multiplicidad de causes que entran en la explicaci6n ; sin embargo,

si observamos que el nivel educativo del resto de los colombianosque habitan

en Venezuela no se diferencia en much con el de los matriculados, tendrfamos

que concluir que en la jerarquia causal, esta causa no esta entire las primeras.

La inmigraci6n de corta distancia international que ademas es terrestre,

parece permitir a los individuos tomar ciertos riesgos, que en otras condicio-

nes se harian mas complejos. La entrada al pais con una visa de turista, la

cual podria cambiar al conseguir trabajo, en el entendido de que la consecuci6n

de trabajo es un process rdpido (SSI, 1980, p.30), o relativamente fdcil o al menos

possible entrada illegal pero dentro del mismo esquema (Cfr. Marmora, 1981, p.66

y ss,; G6mez, 1979, p.161) son opciones que parecen posibles, si adems

la migraci6n es temporal y con fines de ahorrar para volver al pais de

origen.

La imposibilidad o dificultad de conseguir una adecuada documentaci6n en

el pals de origen o en el receptor es indudablemente un factor que hay que

tomar en cuenta. El hecho de que la mayoria de los indocumentados tenia

trabajo, y en una significativa proporci6n tenia hijos venezolanos, hace

pensar que habia muchos cuya ilegalidad era formal, es decir estaban en condi-

ciones de ser legalizados. Es possible pensar que no lo hacian por las dificul-

tades que tenian para hacerlo o la poca importancia que le daban a este hecho.

Eh relaci6n a las dificultades, debemos recorder el esfuerzo efectuado por

las autoridades venezolanas al legalizar durante los anos setenta

un volume de extranjeros semejante a los matriculados. En relaci6n a la poca

importancia, debemos recorder por una parte el volume de deportaciones, por

otra, es indudable que mientras que la frontera terrestre entire Venezuela y

Colombia no es dificil de cruzar, y muchos lo hicieron mis de una vez. La

respuesta es deficil y pasa por todas las variables mencionadas. Sin embargo,

si la consideramos como una migraci6n corta, o extension de las migraciones

internal, las piezas parecen encajar de mejor manera.








- 45 -


Con esto no estamos negando que hay razones estructurales de esta

inmigraci6n illegal, las cuales parecen relacionarse con la funci6n de los

mercados laborales de indocumentados, en la economic de los pauses involu-

crados, studio que no abordaremos en este trabajo. Lo que estamos tratando

de explicar son algunas de las razones por las cuales la indocumentaci6n se

da entire los inmigrantes y no porqu6 se da la inmigraci6n indocumentada.

El studio de las causes estructurales de la inmigraci6n illegal o indo-

cumentada ha atraido a muchos investigadores; muchos han visto en la sobre-

explotaci6n de esta mano de obra, o en su papel como ej6rcito de reserve,

la clave de su funci6n econ6mico-social; otros han adelantado interesantes

trabajos criticando este acercamiento te6rico (Mirmora, 1983). Nosotros

creemos que s61o un anglisis que ubique este problema dentro de las articu-

laciones que se dan entire los pauses involucrados, que tome en cuenta la

integralidad de estas sociedades, sin reducirlas a su determinaci6n econ6mica

y que no olvide el hecho que a pesar de que sus desarrollos son desiguales. ellos

estdn articulados, puede ser la mejor via para explicar la inmigraci6n en

general y la indocumentaci6n en,especial. No obstante, result claro que un

anglisis de esta envergadura queda fuera de los alcances de este trabajo.

No parece possible establecer un perfil del indocumentado distinto al del

migrant legal colombiano; se podria decir en cambio que en el caso -del

indocumentado las caracteristicas:del otro se extreman, y

aunque parezca evidente,cabe resaltar que nuestro inmigrante indocumentado

se distingue del resto de sus compatriotas en la precariedad de su documenta-

ci6n en Venezuela.

Conscientes de esta situaci6n, lo que parece razonable es abogar por el

desarrollo de un process de investigaci6n mas profundo. Mientras tanto no

podemos mas que decir que la inmigraci6n indocumentada en el caso venezolano

no parece ser un tipo de inmigraci6n diferente de la del resto y que por lo

tanto no debe ser entendida como algo esencialmente distinto, como algo

aparte. Adn mis, las investigaciones que se adelanten deber6n

ser muy cuidadosas pues el papel de estos no parece ser muy diferente del

resto de los oolombianos que vivian en Venezuela, si lo juzgamos por su perfil.







- 46 -


IV. EL INDOCUMENTADO, LEYES Y POLITICAL

El present capitulo presentarg por una parte las diferentes political

que el gobierno venezolano desarroll6 hacia los indocumentados, asi como el

marco juridico-institucional en el cual se desarrollaron las mismas.



La exposici6n comenzarg con los aspects juridicos relacionados con el

indocumentado y la indocumentaci6n en el caso particular de Venezuela. Segui-

damente veremos las political que se desarrollaron durante los afos setenta, para

concluir con el process de matriculaci6n.


a) El indocumentado y las leyes venezolanas

En esta secci6n presentaremos el ordenamiento juridico relative a los

indocumentados, la indocumentaci6n y el trifico y la contrataci6n de los mismos.

i) El indocumentado. Concepto

La elecci6n de un t6rmino cuyo concept describe al extranjero en

situaci6n de permanencia illegal en un pais determinado, se hace muy dificil

pu6s el vocablo "indocumentado" no satisface las distintas situaciones que

pueden presentarse en el extranjero de status irregular. Asi, en el lenguaje

juridico el alcance de la palabra es muy restringido, pues s6lo alude a dos

personas:

quien carece de documents oficiales para identificar su personalidad,

o no los lleva consigo en el moment de serle requeridos por la autoridad;

y

quien no tiene meritos, prestigio o conocidos antecedentes para desempefar

un cargo o para hacer determinadas manifestaciones (Cabanellas, 1963,

p.371).

Tampoco la acepci6n del vocablo "indocumentado" en el lenguaje castellano

comin comprende las diferentes situaciones en studio, pues el citado t6rmino

esta referido a:

la persona que carece de documents para acreditar su personalidad; y

el individuo poco important.








- 47 -


Un tercer sentido, no incluido en el

Diccionario de la Real Academia Espafola, se aplica a la persona

ignorante o que desconoce la material que por su profesi6n deberia

conocer. (Moliner, 1981, p.122).

Como puede observarse la palabra "indocumentado" en ninguno de los

sentidos expresados se ha referido al extranjero el cual, no obstante estar

en posesi6n de sus documents de identificaci6n,permanece en el territorio

de un Estado bajo situaci6n illegal. Es por ello que a falta de un vocablo

omnicomprensivo de los distintos supuestos que comprendan este trabajo, se

utilizarg el t6rmino "indocumentado", con una acepci6n conventional, a saber:

Se entiende por "indocumentado" a los efectos de este studio, a "todo

extranjero que, teniendo o no la posesi6n de documents que acrediten su

identidad, se encuentre en el territorio de Venezuela en situaci6n irregular,

sea porque carezca de autorizaci6n de ingreso o permanencia, sea porque las

caracteristicas de su estadia no se ajustan a las condiciones establecidas

en su permiso de ingreso".

Asi entendido, el t6rmino comprende, de manera general:

el extranjero que carece de documents de identificaci6n;

el extranjero cuya admisi6n al territorio no ha sido autorizada;

al extranjero que infrinja las disposiciones bajo las cuales fue

autorizada su admisi6n; y

al extranjero afectado por decreto de expulsion.

ii) La indocumentaci6n

Un sefalamiento de los diferentes supuestos en los cuales un extranjero

puede considerarse en situaci6n de permanencia irregular en Venezuela, comprendre:

un andlisis de las causales de inadmisi6n de extranjeros contempladas en

la legislaci6n national;

una descriminaci6n de los casos en los cuales el extranjero infrinje las

condiciones bajo las cuales se le concedi6 autorizaci6n de estadia en

el pais;








- 48 -


un studio de la situaci6n del trabajador migrant indocumentado;

una relaci6n de las causales de expulsion del extranjero. Esta dltima

se analizarg al estudiar el regimen de sanciones.

Causales de inadmisi6n. Un anglisis de la legislaci6n venezolana vigente

en material de admisi6n de no nacionales en el territorio, evidencia la mutua

remisi6n que respect de las causales de inadmisi6n se formula en la Ley de

Extranjeros y en la Ley de Inmigraci6n y Colonizaci6n. Asi la primera de ellas

sefiala que se prohibe la entrada al pais, entire otros, de quienes se hallan

comprendidos en algunos de los motives de exclusion indicados en la Ley de

Inmigraci6n y Colonizaci6n. Esta, a su vez, dispone que no son aceptados

como inmigrantes, ademas de otros contemplados en su texto, los senalados en las

causales de inadmisi6n previstas en la Ley de Extranjeros. En este trabajo se

ha realizado una ordenaci6n de las causes de inadmisi6n indicadas en el articulo

32 de la Ley de Extranjeros y las de exclusion mencionadas en el articulo 50

de la Ley de Inmigraci6n y Colonizaci6n. De esta manera se clasifican las

causales en las siguientes categories: a) causes sanitarias; b) causes

relatives a la edad; c) causes de orden politico; d) causes de defense

social; y e) otras causes. Esta division no impide que alguna causal incluida

en una categoria pueda, a su vez, incidir en las demAs. Por otra parte, es

de hacer notar que el Ejecutivo Nacional esta facultado para autorizar la

permanencia en el pais, como transedntes, a las personas comprendidas en las

causales de exclusion previstas en la Ley de Inmigraci6n y Colonizaci6n.

a) Causas sanitarias. Los atacados de enfermedades contagiosas incu-

rables (lepra, etc.) o enajenaci6n mental, enfermedades mentales, los lisiados

o initiles que puedan ser una carga al Estado, ademas los alcoh6licos y

drog6manos en general; los que padezcan de enfermedades o defects fisicos

o mentales que, segdn examen medico, los incapacite para la vida.

b) Causas relatives a la edad. El menor de dieciseis afios que venga

por su cuenta. El mayor de sesenta aflos, a menos que sea familiar de un migrant

o resident.








- 49 -


c) Causas de orden pdblico. Aquel cuya presencia pueda turbar el

orden pdblico o comprometer las relaciones internacionales de la Repdblica,

que pertenezca a sociedades o fines opuestos al orden publico o civil, que

propague el comunismo, o violencia political, asi como aquel que propague

ideas contrarias a la forma de gobierno de la Repdblica y a la Constituci6n.

d) Causas de defense social. El depravado, vago, mendigo y toda per-

sona que carezca de aptitudes para el trabajo productive y de habitos noto-

rios de estabilidad, laboriosidad y honestidad, asi como el cantinero,

buhonero, revendedor o traficante de g6neros o articulos de baratija y en

general todo extranjero que derive sus medios de vida de la explotaci6n

menuda de las classes trabajadoras. AdemAs aquellos quienes hayan cometido

algIn delito comin que la ley venezolana califique y castigue, mientras no

est6 cumplida su condena o prescrita la acci6n o la pena. 0 qui6n no pueda

comprobar antecedentes limpios ni buenas costumbres.

e) Otras causes. Los considerados por las autoridades de inmigraci6n

como individuos manifiestamente sindicados de poseer caracteres y condiciones

desventajosas para la inmigraci6n venezolana. Los que no cumplan con los

requisites y formalidades exigidos por la ley venezolana para su ingreso al

pals, o que el Presidente de la Repdblica consider inadmisibles.


Infracciones a las condiciones de permanencia. Con vista de los requi-

sitos que debe cumplir el extranjero documentado, en cualquiera de sus cate-

gorias, para permanecer en el pais, pueden establecerse, contrario sensu ,

los supuestos de estadia irregular por violaci6n de las condiciones bajo las

cuales se autoriz6 el ingreso al territorio. Tales casos son:

a) El titular de una visa de ingreso, en cualquiera de sus modalidades

que permanezca en el territorio, una vez vencido el lapso de validez del

permiso, sin haber obtenido pr6rroga.

b) El titular de una visa de ingreso que lo autoriza a realizar sola-

mente determinadas actividades y ejecute otras que no le est6n permitidas.

c) El visitante local o fronterizo que sin determinado permiso de esta-

dia permanezca por mAs de tres dias en los puertos y lugares fronterizos o

ciudades venezolanas limitrofes o cercanas a la frontera.








- 50 -


d) El extranjero que ingrese al pais como asilado politico y fije su

residencia en una poblaci6n distinta a la asignada, o visit lugares que

le estgn prohibidos.

e) El national de Colombia que con permiso fronterizo traspase la zona

fronteriza, o permanezca en ella por mas de ocho dias sin haber obtenido

pr6rroga en la autorizaci6n de estadia.

f) El national de Colombia que obtenga un permiso fronterizo industrial

y permanezca o fije su actividad fuera del sitio de explotaci6n.

g) El national de Colombia que obtenga c6dula fronteriza y permanezca

en el territorio por tiempo mayor al necesario para la actividad pecuaria

que justifica la expedici6n de la c6dula.

h) Los nifos nacionales de Colombia titulares de un certificado de

educaci6n que se dediquen en el territorio a una actividad diferente a la

educativa. El national de Colombia titular de un permiso especial de reingreso,

que permanezca por mas de treinta dias en el territorio venezolano.

i) El trabajador migrant, en los t6rminos del Instrumento Andino de

Migraci6n Laboral, que ingrese al pais para prestar servicios subordinados

y, una vez en el territorio, se dedique a actividades distintas a aquellas

para las cuales fue contratado y en cuya virtud se autoriz6 al ingreso.

j) El trabajador migrant fronterizo, en los t6rminos del Instrumento

Andino de Migraci6n Laboral, que fije su residencia o la de su familiar en

el territorio national, sin haber obtenido la autorizaci6n pertinente.


La situaci6n del trabajador migrant indocumentado. El trabajador

migrant indocumentado, en los t6rminos del Instrumento Andino de Migraci6n

Laboral, es todo national de un pais miembro del acuerdo, que est6 ejerciendo

actividades licitas, por su propia cuenta o bajo cualquier tipo de contrato

de trabajo, en el territorio de otro pais miembro, sin contar con documents

oficiales id6neos o de viaje que acrediten nacionalidad y su permanencia

legal en otro pais miembro. Ahora bien, el sujeto asi definido present

especiales caracteristicas respect a cualquier otro trabajador extranjero

en situaci6n de permanencia irregular, a saber: a) por su origen national,







- 51 -


ya que debe tratarse de un national de pals miembro del Instrumento

Andino de Migraci6n Laboral; y b) por el tratamiento especial que le

contempla el Instrumento, toda vez que los pauses miembros se comprometen

a adoptar las previsiones tendientes a facilitar la regularizaci6n de la

situaci6n de los trabajadores migrants indocumentados que prueben haber

ingresado antes de la entrada en vigencia del Acuerdo, vale decir, por lo

que se refiere a Venezuela antes del 20 de septiembre de 1978.


iii) R6gimen de sanciones

En relaci6n a la inmigraci6n illegal el Ordenamiento Juridico Venezo-

lano establece un regimen de sanciones, el cual sera presentado atendiendo

a dos de sus aspects: el regimen de sanciones hacia el indocumentado y el

regimen de sanciones en relaci6n a los traficantes o empresarios de la inmigra-

ci6n illegal.

A nivel del indocumentado, la sanci6n que expresamente contempla la
legislaci6n venezolana para el extranjero con permanencia irregular, es la
expulsion, de acuerdo a lo previsto en el literal "a" del articulo 37 de la
Ley de Extranjeros, seg6n el cual puede ser deportado el que haya radicado
en el territorio national eludiendo, defraudando o infringiendo en general

las leyes y reglamentos sobre admisi6n. Sin embargo, una vision de conjunto

acerca del regimen de sanciones vinculado a la inmigraci6n illegal require,

por una parte, del studio de las causales, hechos punibles en los cuales
el sujeto active es, al menos en muchos casos, un indocumentado; o un extran-

jero, documentado o no, localizado ilegalmente en la zona fronteriza. Esos

supuestos dan lugar a sanciones deprisi6n, arrest o multa, segin los casos.

Causales de expulsion. En general puede afirmarse que la media de
trafamiento del territorio national, estg destinada a tres sujetos: a) al

ranjero indocumentado, de acuerdo al concept acogido en este trabajo;

1 extranjero que realice actividades political reservadas a los ciudadanos

olanos; y c) al extranjero de conduct indeseable. En referencia al

mentado la ley de Extranjeros establece como causales de expulsion:








- 52 -


a) Al que se haya radicado en el territorio national eludiendo,

defraudando o infringiendo las leyes, reglamentos sobre admisi6n;

b) Al que requerido por las autoridades competentes, no pueda identifi-

carse, oculte su verdadero nombre o disimule su personalidad o domicilio;

c) Al que use o porte documents de identidad falsos o adulterados, o

se niegue a exhibir los propios.


La expulsion prevista en la Ley de Extranjeros, se consider como acto

administrative o media de simple policia, y en nada se opone a la media de

extrafamiento que como pena contempla el C6digo Penal y la cual s6lo puede

imponerse en virtud de sentencia de los tribunales competentes, conforme a

los trdmites de la legislaci6n venezolana.

En lo que se refiere al trabajador migrant indocumentado y las medidas

de expulsion, deben tenerse en cuenta las disposiciones contenidas en el

Instrument Andino de Migraci6n Laboral, de acuerdo a la normativa siguiente:

a) El indocumentado que se present en demand de documentaci6n a las

oficinas correspondientes no puede ser expulsado durante el lapso que dure

su trAmite y puede continuar trabajando;

b) Cuando el indocumentado deba ser expulsado y teniendo en cuenta

que la salida debe cumplirse de acuerdo con los principios de la dignidad

humana, se dard aviso a las autoridades de su pais de origen, las cuales

deben prestar toda su colaboraci6n;

c) En ning6n caso la situaci6n de un indocumentado, ni la repatriaci6n de

una persona, menoscaba sus derechos laborales frente al empleador.

d) La decision del pals de inmigraci6n de negar la permanencia del

indocumentado y disponer su salida en un plazo perentorio, debe garantizar

que lo sea en condiciones compatibles con la seguridad y dignidad del traba-

jador, y en su caso, de su familiar. En todo caso se dara aviso previo a la

misi6n consular del pais del trabajador inmigrante.








- 53 -


Prisi6n. Esta sanci6n es contemplada para todo aquel que haya falsi-

ficado licencias, pasaportes, itineraries o permisos de residencia; o el

que haya alterado los documents antes mencionados, con el fin de atribuirlos

a persona, o referirle tiempo o lugares diferentes; o el que haya hecho uso

o dado a terceros dichos documents.

Tambi6n es contemplada esta sanci6n en el caso de persona que se atribuyan

identidad falsa; o que hayaicontribuido a que dichos documents se den alte-

rados. Igualmente serd castigado con prisi6n todo el que falsifique o adultere

una c6dula de identidad para su propia identificaci6n o para procurarsela a

otro, o el que haya usado una c6dula adulterada, asi como el que suministre

datos falsos.

Igual pena tendrd la persona que ingrese de nuevo al territorio national,

habiendo sido expulsado o no admitido.

Arresto. Esta sanci6n es contemplada para todo aquel que viole la

prohibici6n de construir obras industriales o de otra naturaleza en las

zonas de seguridad fronteriza sin la previa autorizaci6n del Ejecutivo Nacional,

por 6rgano del Ministerio de la Defensa ).

Multas. La multa es contemplada en el caso del extranjero que no haya

solicitado la debida autorizaci6n para continuar ejerciendo el derecho de

propiedad o posesi6n por cualquier titulo de bienes inmuebles en zona de

seguridad fronteriza que circunde instalaciones militares (para la entrada

en vigencia de la Ley de Seguridad y Defensa.

Tambi6n es contemplada esta sanci6n para todo mayor de dieciocho afos

que no obtenga su cdula de identidad. Asi como el que no la renueve.

Tambien es contemplado el caso de las personas naturales o juridicas que

suministraio utilicen indebidamente la Tarjeta de Turismo.

Todo este regimen de sanciones est contemplado en el C6digo Penal, la Ley

Organica de Identificaci6n, la Ley de Extranjeros, la Ley Org6nica de Seguridad

y Defense y la Ley de Turismo.








- 54 -


iv) El trafico y la contrataci6n de indocumentados

No obstante que el Instrumento Andino de Migraci6n Laboral, contiene

el compromise para los Estados miembros de establecer sanciones, tanto para

los reclutadores o intermediaries como para los empleadores que ocupan indo-

cumentados con posterioridad a la fecha de entrada en vigencia del aludido

Instrumento, lo cierto es que en la legislaci6n venezolana no existe un tipo

delictivo especifico contra el traficante o contratante de indocumentos.

Sin embargo, hay ciertos hechos punibles contemplados en las leyes

venezolanas que, en algunos casos, pueden cometerse en conexi6n con la actividad

que motiva estos comentarios.

En relaci6n al trafico de indocumentados, se puede contemplar:

penalidades en relaci6n a la actividad del trafico de indocumentados si

como medio de introducir en el pais al inmigrante se falsifican o alteran

documents;

tambi6n se prev6 penalidades por la falsificaci6n o adulteraci6n del

document national de identidad: cedula de identidad;

la introducci6n de inmigrantes bajo la modalidad de turistas tambien es

penado por las leyes, asi como aquellos que suministren indebidamente

dicha tarjeta;

el trafico de indocumentados para la prostituci6n(trata de blancas)

tambien es penado;

finalmente, la vieja Ley de Inmigraci6n y Colonizaci6n sanciona a los

capitanes de barco que falten a sus disposiciones, por ejemplo: trans-

portar a quienes no sean adminisbles como inmigrantes, asi como a

aquellos que no puedan acreditar su identidad.

En relaci6n a la contrataci6n de indocumentados, no existe ninguna ley

que haya reglamentado la obligaci6n contraida en el articulo 30 del Instrumen-

to Andino de Migraci6n Laboral, en cuanto a la sanci6n para los empleadores

de indocumentados. Apenas en la Ley del Trabajo existe una disposici6n que

pudiera aplicarse en algunos casos en el caso que se contempla.







- 55 -


La Ley del Trabajo contempla una disposici6n que establece

que por lo menos el 75 % de los trabajadores de una

empresa deben ser venezolanos, a menos que por razones t6cnicas se autorice

una reducci6n temporal de ese porcentaje. La norma no tiene sanci6n espe-

cifica.

El ordenamiento legal venezolano aunque permit establecer la situaci6n

de indocumentaci6n con cierta precision y establece las sanciones en este

respect, no permit un adecuado control de la otra cara del problema:

aquellos que se benefician directamente de esta situaci6n, es decir los

traficantes y los empleadores. Esta situaci6n en parte es debida por la

obsolecencia de dicho ordenamiento juridico; como hemos dicho todas estas leyes

fueron sancionadas antes de nuestra primera experiencia democrdtica durante

la segunda mitad de los afos cuarenta.


b) La political hacia los indocumentados antes de la matriculaci6n

El asunto de la inmigraci6n fronteriza, especialmente indocumentada

se ha tratado de manera bilateral con Colombia desde los afos cuarenta.

Un afo despubs de la firma del Tratado de Demarcaci6n de Fronteras y Nave-

gaci6n de Rios Comunes en 1941, el cual trataba el transito fronterizo,

se firm el Estatuto de Regimen Fronterizo (ratificado en 1944).

Mediante dicho instrument se regulariza el transito entire las fronteras

de ambos pauses, no s61o con fines turisticos, sino de estadia de los pro-

pietarios, arrendatarios y aparceros, sirvientes, empleados y obreros, de

explotaciones agricolas e industriales, en zonas limitrofes, asi como de los

estudiantes para cursar en los institutes docentes del pais vecino. Todo

ello bajo la expedici6n de permisos, licencias, c6dulas o certificaciones

que, en los t&rminos del convenio, resultan de sencilla tramitaci6n.

En noviembre de 1959 se suscribe en Cdcuta el "Instrumento de Reafirma-

ci6n de Amistad Colombo-Venezolana", conocido como el Ecuerdo de Tonchali.

En este instrument se trataron los problems de la indocumentaci6n y se

establecieron diferentes pautas de permanencia (aumentando los tiempos de

permanencia) y diversos tipos de permisos de ingreso, reingreso y perma-

nencia.







- 56 -


Cuando en 1963 se establece el Acuerdo Comercial y de Desarrollo

Fronterizo, que firman los ministerios de Agricultura de Colombia y Rela-

ciones Interiores de Venezuela, la intenci6n de solucionar el problema de

los indocumentaods vuelve a ser un punto important, asi como la contrata-

ci6n de los trabajadores agricolas.

Este conjunto de acuerdos, junto con las diferentes leyes que regulan

los extranjeros crean una series de requisitos de documentaci6n y procedimientos

para la obtenci6n de la documentaci6n pertinente.

Aparte del document national de identificaci6n o C6dula de Identidad,

que debe poseer cualquier extranjero que resida o vaya a residir en Venezuela,

por m6s de seis meses, el extranjero puede identificarse con su pasaporte

vdlido, debidamente visado. Las visas son de turista, transeunte (basicamente

con fines comerciales), trinsito, cortesia, diplomAtica y resident. AdemAs
existen la tarjeta de turismo, el permiso fronterizo, licencia fronteriza,

permiso fronterizo industrial, c6dula fronteriza, certificaci6n, permiso

especial de reingreso.

Aunque no todas estas formas de identificaci6n se utilizan, como estin

previstas en las diferentes leyes y acuerdos, se han utilizado de una u

otra forma durante periodos diferentes.

Dentro de este marco oper6 la political que hacia los indocumentados

se desarroll6 durante los setenta antes de la matricula General de Extran-

jeros de 1981.

En general, la political hacia este sector en t6rminos de su estatuto,

y no de sus causes o su situaci6n en la sociedad de acogida, puede ser
resumida en dos tipos de acciones gubernamentales: legalizaci6n de su

situaci6n y deportaciones. Estos serAn los dos process que estudiaremos

a continuaci6n.

Aquellos extranjeros que habiendo entrado de manera legal al pals y

poseyeran una documentaci6n valida al colocarse en situaci6n de indocumentados

podian acercarse a las autoridades venezolanas para legalizar su situaci6n.








- 57 -


Este procedimiento tuvo resultados relativamente aceptablespues

alrededor de un cuarto de mill6n de casos fueron tramitados por este

procedimiento. Esta magnitude se coloca en el mismo orden del process de

matriculaci6n.

La legalizaci6n de la situaci6n de los extranjeros indocumentados no

era un procedimiento noveddso ni aislado; este habia empezado antes de los

afos setenta aunque es a finales de esta d6cada cuando adquiere.niveles sin

precedentes, asi como un alto dinamismo.

Ante este aumento de la demand de legalizaciones

no es de extraftar que el asunto de los indocumentados se convierta en algo

mAs que problemAtico, critic, y la matricula general de extranjeros apare-

ciera como una alternative acceptable para la soluci6n de esta situaci6n.

Durante la d6cada de los setenta el ndmero de deportaciones se ubic6

en una cifra cercana a los ciento cincuenta mil casos. Los procedimientos

utilizados fueron diversos: deportados propiamente dichos; conminados a salir

del pais; devueltos de la frontera y aquellos que finalmente abandonaron el

pais voluntariamente.

Al igual que en el caso de las legalizaciones, las deportaciones tienden

a incrementarse durante la segunda mitad de la d6cada de los setenta; el

ndmero de deportaciones subi6 de estar en un rango de un mil trescientos

casos al comienzo de los afos setenta hasta colocarse en niveles por encima

de cuarenta y cinco mil para los afos 1977 y 1978. La cifra total de depor-

taciones ejecutadas durante esos afos alcanz6 los ciento cincuenta mil casos.

Desde este punto de vista una acci6n como la de la matriculaci6n tambi6n se

justificaba.

Durante la d6cada la DIEX manej6 un volume de casos de extranjeros

indocumentados que super los cuatrocientos mil casos, los cuales debido a su

crecimiento annual casi exponencial tendi6 a concentrar hacia la mitad

del periodo de la segunda mitad de los afos setenta. Para estos afos el

volume de casos manejados alcanzaba los niveles de los ochenta mil casos

al afo. Es claramente entendible la importancia que adquiri6 este problema

para esta instituci6n, y las apreciaciones que sobre la magnitude del problema

tenian sus autoridades.







- 58 -


Cuando observamos este fen6meno en relaci6n a la political general de

extranjeros desarrolladas durante la 6poca y dentro de ella, vemos sus aspects

institucionales, podemos entender mejor la importancia que le fue conferida esta

instituci6n. La Diex fue la instituci6n que manej6 la political de inmigraci6n

no selective o espontgnea y dentro de ella la inmigraci6n indocumentada.

La existencia del fen6meno de los indocumentados no represent una falta

de interns de las autoridades venezolanas hacia el fen6meno, sino una respuesta

que no parece del todo adecuada, al menos en terminos juridico-institucionales.

La decada de los setenta no fue un period de ausencia de political hacia los indocumentados;

de hecho el volume de legalizaciones y deportaciones nos muestra lo contrario. Sin embargo, se

podria decir que fue una decada en la cual las politics hacia el fen6neno de la

inmigraci6n tuvo diferentes ejecutantes con diferentes partituras aunque

fueran "variaciones de un mismo tema". 0 para ponerlo de otra manera,una

political de inmigraci6n selective con variados aunque no necesariamente

antag6nicos criterios de selecci6n. Se podria decir que mientras que para

la DIEX la tenencia de documentaci6n y empleo eran sus criterios de selecci6n,

para otros organismos era mas important el tipo de empleo. Unos ven mas el

problema en t6rminos de la seguridad del estado, es decir que el extranjero

no sea ni un peligro ni una carga para el estado, y otros en t6rminos del

desarrollo econ6mico.

La Matricula General de Extranjeros aplicada en 1981 no fue sino la

continuaci6n de este tipo de political. Fue la aplicaci6n masiva de las

political de legalizaci6n y deportaci6n: o se legaliza o se deporta.


c) El process de matriculaci6n

El 20 de setiembre de 1978 entr6 en vigencia en Venezuela el Instrumento

Andino de Migraci6n Laboral, tratado international tambi6n ratificado por

Colombia, Ecuador, Peru y Bolivia. Este convenio cre6 la figure del "Trabajador

migrant indocumentado" y comprometi6 a los pauses miembros a adoptar las

previsiones tendientes a facilitar la regularizaci6n de la situaci6n de los

indocumentos, que probaron haber ingresado al pais de acogida antes de la

entrada en vigencia del instrument. En Venezuela antes del 20 de septiembre

de 1978.








- 59 -


A los efectos de cumplir el compromise contraido por el instrument,

el Ejecutivo Nacional de Venezuela utiliz6 la figure de la Matricula General

de Extranjeros, prevista en el articulo 23 de la Ley de Extranjeros. Esa

Matricula habia sido concebida en dicha ley como un registro dirigido a todos

los extranjeros que permanecieran legalmente en el territorio, pero el

Gobierno Nacional lo utiliz6 en este caso para inscribir y legalizar a los

extranjeros indocumentados. A tal efecto, promulg6 el 22 de mayo de 1980

el Reglamento sobre Admisi6n y Permanencia de Extranjeros en el Pais.

Ella se bas6 en la Matricula General de Extranjeros contemplada en la

Ley de Extranjeros de 1937, y tenia como finalidad conocer el nimero, ubica-

ci6n y demis caracteristicas de la poblaci6n extranjera en el territorio

national, sin perjuicio de las operaciones relatives al Censo de la Repiblica,

el Reglamento sobre Admisi6n y Permanencia de 1980, aprovechando asi la

Matricula para poder cumplir el compromise de legalizaci6n asumido en el

Instrumento Andino de Migraci6n Laboral.

El Reglamento sobre Admisi6n y Permanencia de Extranjeros en el pais,

planted diversas situaciones. En relaci6n con la permanencia legal de'

extranjeros en el territorio, se puede decir que, si bien el Reglamento

contempl6 la obligatoriedad de todo extranjero de inscribirse en la Matricula,

ello no ocurri6 en la prActica, por considerarse innecesario y sin ning6n

efecto.

Para los extranjeros en general, con permanencia irregular en el pais

que hubieren ingresado al territorio antes de la promulgaci6n del reglamento,

una vez inscritos en la Matricula, se les acord6 un trato preferente en cuanto

a la regularizaci6n de su situaci6n, en relaci6n con aquellos que no concurrieran

voluntariamente y dentro del plazo establecido para su inscripci6n.

Mientras que para los extranjeros en general, en situaci6n irregular que

hubieren ingresado al territorio despu6s de la promulgaci6n del Reglamento

no se contempl6 su registro en la matricula, ni se previ6 ninguna preferencia

o beneficio en cuanto a su regularizaci6n.








- 60 -


Una especial consideraci6n fue prevista para los extranjeros con

permanencia irregular, nacionales de pauses miembros del Acuerdo de Cartagena

(y en consecuencia miembros del Instrumento Andino de Migraci6n Laboral).

Ellos tenian una series de privilegios que a continuaci6n enumeraremos.

a) Tenian derecho al otorgamiento de un documento provisional de iden-

tidad "vilido por un afto, previo el cumplimiento de los requisites previstos

en el Reglamento (articulo 40).

b) Una vez registrados en la Matricula, podian solicitar la expedici6n

de un document que les autorizara la permanencia definitive, siempre que

reunieran las condiciones siguientes:

que fueran portadores de un document de identidad emitido por un pais

miembro del Instrumento Andino de Migraci6n Laboral a sus nacionales;

que acreditaran haber estado ejerciendo actividades licitas, por su

propia cuenta o bajo cualquier tipo de contrato de trabajo en Venezuela,

antes del 20 de septiembre de 1978 (articulo70).

Una de las peculiaridades de la Matricula es que se centra mds en la

necesidad de identificar al inmigrante illegal" al indocumentado, que en contro-

las su situaci6n. En este sentido la identificaci6n lleva a la documentaci6n o a

la legalizaci6n. Asi aquellas personas que no podian demostrar legalidad en su

ingreso eran acogidas por la media; situaci6n que no era tan amplia en el

esquema anterior de legalizaci6n.

En relaci6n a los plazos de registro, el Reglamento concedi6 un plazo de

tres meses para para campanas de divulgaci6n de la Matricula, vencido el cual se

estableci6 otro de cuatro meses a los fines del registry de los extranjeros.

El lapso de inscripci6n comenz6 el 23 de diciembre del mismo afto (articulos

90 y 100).

Para acreditar los extremes exigidos a los fines de obtener el permiso

de permanencia y desarrollo de actividades en el pais, se concedi6 un plazo

de ocho meses a partir del vencimiento del lapso de registro de Matricula

General de Extranjeros, es decir, hasta el 23 de agosto de 1981.








- 61 -


Conforme a las disposiciones legales venezolanas, seg6n las cuales

la admisi6n, el ingreso, el control, la permanencia y la salida de extran-

jeros corresponde al Ministerio de Relaciones Interiores,el process de

inscripci6n en la Matricula y la legalizaci6n de la permanencia de los

extranjeros indocumentados correspondi6 al citado Ministerio qui6n la

ejecut6 a trav6s de su Direcci6n General Sectorial de Identificaci6n y

Control de Extranjeros (DIEX).con sede en la ciudad de Caracas y Oficinas

regionales en las diversas regions del pais. A su vez, esa Direccion General

y sus Oficinas Regionales contaron con la colaboraci6n de otros organismos

del Estado, por ejemplo, las Fuerzas Armadas de Cooperaci6n, rama de las

Fuerzas Armadas nacionales que tiene entire sus funciones el resguardo

fronterizo.

El process de inscripci6n y legalizaci6n'de extranjeros se realizaba

asi:

a) Todo extranjero que cumpliera los requisitos establecidos en el

Reglamento debia acudir a una oficina habilitada para la Matricula General

de Extranjeros, y exhibir un document de identidad valido en su pais de

origen.

b) El extranjero identificado era inscrito en la Matricula y se le

otorgaba un document provisional de identidad, valido hasta el 23 de agosto

de 1981.

c) Durante el lapso comprendido entire la inscripci6n en la Matricula

(23.08.80) y el vencimiento del document provisional de identidad (23.08.81)

el extranjero inscrito debia comprobar que ejercia en Veenzuela una actividad

licita, por su propia cuenta o en cumplimiento de un contrato de trabajo.

d) El extranjero que cumplia este Gltimo requisite, tenia derecho a una

visa de transeinte, que es el permiso de estadia otorgado por Venezuela a los

extranjeros cuando ingresan al territorio con el gnimo de permanecer en 61.

e) La visa de transednte tiene un afo de validez, prorrogable por lapsos

iguales. El extranjero que con visa de transednte tiene dos o mds anos de

permanencia en el pais, puede obtener la visa definitive de resident.








- 62 -


Como ya dijimos antes, la Matricula General de Extranjeros fue una

decision product de variables econ6micas y political, entire ellas la vincula-

ci6n al Pacto Subregional Andino fue un component important. Sin embargo,

si bien el Reglamento sobre Admisi6n y Permanencia de Extranjeros en el Pais,

que estableci6 las normas para la legalizaci6n de los extranjeros indocumen-

tados, se promulg6 con el fin de hacer efectivo el compromise contraido en

el Instrument Andino de Migraci6n Laboral (destinado a la regularizaci6n de

los trabajadores nacionales de los demis pauses miembros: Colombia, Ecuador,

Peru y Bolivia), la normativa de dicho Reglamento fue disefiada con el objetivo

de extender los beneficios de la regularizaci6n a todos los extranjeros indocu-

mentados, independientemente del pais de origen y de la condici6n o no de

trabajador. Es por ello que en los "considerandos" del Reglamento se hacia

alusi6n a la permanencia en el Territorio de la Repdblica de numerosos grupos

de extranjeros (sin especificar su nacionalidad), sin haber cumplido los

requisites legales, y que esa situaci6n de permanencia irregular require ser

solucionada.

Adicionalmente, es necesario destacar que si bien el Reglamento hace una

distinci6n en cuanto a los beneficios, entire los nacionales de los pauses

miembros del Instrumento Andino de Migraci6n Laboral, y los originarios de

otros pauses, el document provisional de identidad (contemplado en la letra

del reglamento para los originarios de paises del Acuerdo de Cartagena), fue

otorgado en la practica a todos los extranjeros en situaci6n irregular, con

independencia de su nacionalidad, que acreditaron su nacionalidad mediante

un document valido en el pais de origen.

Finalmente vale la pena recalcar que la implementaci6n y ejecuci6n de la

Matricula General de Extranjeros no represent un elevado cost social y

econ6mico, si se tiene en cuenta que como product de ese esfuerzo 266.795

extranjeros con permanencia irregular obtuvieron un document de identidad

valido en Venezuela. Por otra parte, el process de inscripci6n de extran-

jeros en la Matricula y su posterior legalizaci6n, permiti6 obtener ripidos

resultados que de otra manera y siguiendo los canales ordinarios de regula-

rizaci6n, habria requerido ahos para llegar a los mismos efectos.







- 63 -


V. ALGUNAS REFLEXIONES FINALES


Es indudable que si aceptamos que 266.795 personas se matricularon en

1980 y 283.516 en 1981 (DIEX, 1981), la Matricula General de Extranjeros

parece haber sido un 6xito. En realidad es innegable que el enorme esfuerzo

hecho por los organismos oficiales fue compensado por el volume de personas

que resolvieron su problema de indocumentaci6n.

Empero, es necesario tener claro que este process no resolvi6 el pro-

blema del flujo de indocumentados ni el problema de la indocumentaci6n, aunque

si el problema de esos 283.516 indocumentados.

La mayor amplitud de la media con respect a las anteriores medidas de

legalizaci6n, pudo dar cabida de una manera mfsficil a un mayor rango de

indocumentados,al centrar sus peticiones mas en su identificaci6n que en su

situaci6n de illegal o indocumentado.

Una media de tipo puntual o conyuntural como esta no puede atacar

ni las causes del flujo de indocumentados ni el conjunto de determinaciones

que convierten a estos extranjeros en indocumentados: el problema de la indo-

cumentaci6n.

Para resolver este problema debe destacarse las causes del flujo y los

process institucionales debido a los cuales un individuo se convierte en

indocumentado. Esto, por supuesto no es ni puede ser un objetivo de ningun

process de este tipo. La soluci6n de este problema, estg, o en evitar el

flujo o en evitar que sea problematico oen la combhaci6n de ambos. Para ello,

en el caso de Venezuela se ha planteado la necesidad de un nuevo ordenamiento

juridico y el delineamiento de una political migratoria, la cual no s6lo tome

en cuenta los requerimientos del pais, sino las caracteristicas del flujo,

el cual se debe regular.

En relaci6n al indocumentado es indudable que el process fue un relative

exito, pues legaliz6 la situaci6n de mas de un cuarto de mill6n de personas,

que por los process institucionales establecidos no se hubiera podido lograr.








- 64 -


Indudablemente, este cuarto de mill6n de personas cambiaron su status

social, e incluso econ6mico. En relaci6n a lo social, este grupo se incorpor6

al enorme contingent de extranjeros que trabaja en Venezuela, con los mismos

derechos que ellos; su nueva situaci6n les permit acceder a una series de

servicios y beneficios sociales, los cuales les estaban negados.

Para el Gobierno Venezolano la legalizaci6n de este contingent, le permiti6
al menos conocer mAs acerca de una alta proporci6n de extranjeros que habitaban

en el pais; en ese sentido podemos pensar que pudiera ayudar en la soluci6n

de problems que van desde aquellos de seguridad del Estado hasta aquellos

del empleo, servicios, etc.

Como vimos en capitulos anteriores, la matriculaci6n coincidi6 con un

process de deterioro de la economia venezolana; esto puede hacer pensar a

muchos que la migraci6n indocumentada se detendri o al menos se volveri a

niveles tolerables. Y en este sentido el cometido de la acci6n de matricular

y luego legalizar a los indocumentados cumpli6 su objetivo de bajar la presi6n.



Empero, la experiencia de otros pauses latinoamericanos como Argentina

nos dice que, el process de deterioramiento de las economias, de las sociedades

receptoras no necesariamente implica una soluci6n al problema. En el caso

argentino, no solamente la migraci6n fronteriza ha seguido a pesar de sus

dificultades econ6micas (Marshall y Orlansky, 1982) sino que desde que iniciaron

su primer process de matriculaci6n de extranjeros indocumentados,el process

se ha repetido tres veces (Marmora, 1983).

En el caso venezolano se ha estimado que la situaci6n econ6mica en rela-

ci6n al resto de los pauses de America Latina, y en especial aquellos que

expulsan migrants, se ha deteriorado en una media relativamente menor, y

que por otra parte, las causes econ6micas, politicas y sociales que han

impulsado la migraci6n en especial la indocumentada, no han desaparecido.

Muy probablemente, y por un period corto la presi6n de los indocumen-

tados baje aunque no desaparezca al menos se puede comprobar la existencia

del problema en 1983 y por parte de las autoridades venezolanas olviden el







- 65 -


problema. Sin embargo, existen fundadas esperanzas de que el Gobierno

Venezolano pueda producer un nuevo Ordenamiento Juridico e Institucional

y un mas adecuado conjunto de political.

En sintesis, aunque en t6rminos de legalizaci6n de indocumentados

este process fue un 6xito, 61 no puede resolver las races del problema y

se require una posici6n mas agresiva para su soluci6n. De no cambiar el

marco actual, el problema se repetird tarde o temprano, mas o menos grave.

La transformaci6n legal del indocumentado, la legalizaci6n de su status,

evidentemente afecta el papel de estos individuos en la sociedad venezolana.

Es indudable que su nueva posici6n los ubica en una situaci6n la cual

les permit tener acceso a una series de beneficios sociales y econ6micos

que las leyes venezolanas contemplan. Esto no implica que dichos beneficios

sea necesariamente provistos,pero si, que se ubican en un marco juridico

que les permit acceder a ellos.

Entre otros, estos trabajadores y su familiar tienen ahora acceso al

seguro social, a prestaciones sociales y al resto de las disposicionesde previ-

si6n social de las leyes de Venezuela, dentro de los marcos que dichas leyes

lo permiten. Adn man, debido a convenios internacionales su situaci6n prodria

mejorar much m6s, incluso a la vuelta a su pals.

La legalizaci6n de un indocumentado lo ubica a la par de los Venezolanos,

except en el area political; en este sentido, no s6lo tiene acceso a los

servicios mencionados sino que puede presionar para su obtenci6n.

Sin embargo, muchas de estas posibilidades vienen limitadas por el hecho

de que ellos son mano de obra extranjera ubicada en su mayorla en el sector informal

de la eccoamia y en consecuencia no son, ni ser6n, la mano de obra que se encuentra

en mejores condiciones frente a las leyes y los servicios. Sus niveles de

salario, director e indirectos, ser6n bajos. Y adn mis, las pequefas empresas

en las que trabajan pueden estar excentas de regulaciones sociales o simple-

mente la propia capacidad laboral para luchar por sus derechos es muy baja.

En realidad se ha establecido que mientras mas pequehas son las empresas, no

s6lo el salario director es menor sino el indirecto tambi6n lo es (Michelena,

1983a).














- 66 -


Asi pues, su cambio de status juridico no necesariamente implica un cambio

substantial en su inserci6n laboral, en su posici6n econ6mica y social, la

cual, como ya vimos, se asemeja al resto de los extranjeros en situaci6n

legal (especialmente al resto de los colombianos).

Segundo, si por el contrario,a travis de este process de legalizaci6n

ellos logran individualmente superar su situaci6n, es decir, salir del sector

informal, el puesto dejado por 61 pudiera pensarse tenderia a ser llenado por

otro indocumentado.

Asi pues, es possible prever que en t6rminos econ6micos el cambio de status

del indocumentado,es decir-su legalizaci6n,no necesariamente o, adn mns,proba-

blemente no lo sacard del tipo de inserci6n laboral en la cual estA; y si lo

hieciera la demand de mano de obra que se generaria, muy probablemente seria

suplida por indocumentados.

La idea de que exista un cierto mercado laboral de indocumentados no es

nueva y ha sido estudiada en otros pauses; es mis, en entrevistas realizadas

a funcionarios venezolanos, ellos manifestaron que la matriculaci6n a indo-

cumentados habia provocado un cierto flujo de matriculados de la frontera

hacia la capital del pais, Caracas, creando probablemente demand de este

tipo de mano de obra. En realidad, algunos empresarios agricolas se quejaron

del 6xodo de trabajadores agricolas, que estaba provocando la matriculaci6n
(El Universal, 10.9.80).

El Anglisis del process de matriculaci6n nos lleva a pensar que no

obstante el esfuerzo constant de las autoridades venezolanas para legalizar

la permanencia de los indocumentados que en el pais demuestran el desempeno

de actividades licitas y estables, es innegable que la regularizaci6n masiva

de indocumentados que habitaban el territorio a fines de 1980, no hubiera

sido possible sin el uso del Reglamento sobre Admisi6n y Permanencia del

Extranjero en el pais inspirado en el Instrumento Andino de Migraci6n Laboral.








- 67 -


La regularizaci6n de los indocumentados a trav6s del mecanismo previsto

en el Reglamento sobre Admisi6n y Permanencia del Extranjero en el Pais, por

sus propias caracteristicas permiti6 la legalizaci6n del extranjero en situa-

ci6n irregular hasta un determinado moment (1960). En embargo, el movimiento

migratorio clandestine es un fen6meno que continue y no existen medios actuales

para resolver el status del indocumentado salvo la facultad discrecional de las

autoridades competentes, para legalizar, en casos especificos, la permanencia

del indocumentado en el pals, metodo a travys del cual no creemos se pueda

resolver el problema.

La soluci6n al problema del indocumentado en Venezuela no se encuentra

en la reapertura del process contemplado en el Reglamento sobre Admisi6n y

Permanencia de Extranjeros en el Pais,pues ello siempre significard un remedio

temporal. Por lo demAs, esto no s6lo atentaria contra la Soberania del Estado

en cuanto a su facultad de admitir o no extranjeros en su territorio, sino que

perjudicaria los programs y political de desarrollo e inmigraci6n.

Sin embargo,la soluci6n del problema no se darg s61o en el piano juridico-

institucional. La soluci6n del problema debe abarcar las causes del flujo

migratorio tanto como los motives de la indocumentaci6n.

Con respect a lo primero lo complejo es que siendo un problema interna-

cional no puede solucionarse en el piano national, en otras palabras,requiere

soluciones multilaterales o regionales; esto trae el problema de que son las

peculiaridades de los pauses las que produce las desigualdades econ6micas,

sociales y political que a su vez son la estructura que determine o en la que

se desarrollan los flujos; estas desigualdades y/o diferencias son dificiles

de superar en el plano international. Empero, la idea de buscar soluciones

en el area andina apunta hacia donde creemos que estg la soluci6n. En este

mismo contexto,pero en un nivel national, el problema de la indocumentaci6n

puede ser resuelto mas facilmente a trav6s de cambios en el area juridico-

institucional.








- 68 -


En el caso que nos ocupa, tomando en cuenta que se trata de migraci6n

indocumentada fronteriza y basicamente colombiana, una series de solu-

ciones se podrian buscar desarrollando una acci6n fronteriza; esto es defi-

niendo una political de fronteras que tome en cuenta la irreversibilidad, al

menos en el corto plazo, de las causes estructurales de los flujos y que

pueda transformar este problema en un process positive, no s6lo para los

pauses de origen y el de recepci6n sino que tambi6n lo haga para los propios

inmigrantes.

Como ya mencionamos creemos que el desarrollo de un nuevo ordenamiento

juridico y una nueva political en esta material es una necesidad; empero debido

a lo tedioso de estos process y en funci6n de que alternatives puedan ser

mis rapidamente implementadas, creemos que seria muy convenient retomar el

espiritu del Estatuto de Regimen Fronterizo entire Colombia y Venezuela y

adecuar la letra.del instrument a las realidades actuales. Una implementaci6n

del acuerdo permitirfa la legalizaci6n de los indocumentados en la zona

fronteriza, especialmente en labores agropecuarias. El establecimiento de la

zona fronteriza, la provision de documents de identidad confiables para las

parties, la cooperaci6n interinstitucional para el control de estas personas

y de su trinsito dentro de las areas fronterizas,asi como hacia afuera, son

algunas de las medidas que se podrian implementar mas ripidamente.

En todo caso cualquier political que se desarrolle, asi como cualquier

cambio legislative e institutional que emprenda Venezuela, deberia hacerse

dentro del context multilateral o regional. En principio,creemos que las dispo-

siciones acogidas en el Instrumento Andino de Migraci6n Laboral serian una

buena base para estos desarrollos. Especialmente la participaci6n

de las Oficinas de Inmigraci6n Laboral en la ejecuci6n de la political de

inmigraci6n del respective pais, el control y vigilancia de los trabajadores

migrants y la relaci6n de estos con sus empleadores, la determinaci6n de la

conveniencia en la contrataci6n de empleados y obreros migrants y en la

participaci6n en las negociaciones, contrataci6n, colocaci6n efectiva y

protecci6n de dichos trabajadores. En este sentido,la diferencialidad de







- 69 -


de la posici6n laboral del inmigrante tenderia a disiparse y con ella sus

consecuencias. Por su parte no s6lo las prdcticas de trdfico de ilegales

(empresarios de migraci6n) podrian ser controladas de mejor manera, sino

que mas important adn, se controlaria al empleador de inmigrantes.

En sintesis,no creemos que Venezuela pueda manejar el problema de la

inmigraci6n, sea indocumentada o no, dentro del marco juridico institutional

vigente. El mejor ejemplo es la Matricula General de Extranjeros: su 6xito

no resuelve las causes del fen6meno y s61o resuelve temporalmente el problema

de la indocumentaci6n. Su efectividad es temporal y creemos que s6lo tiene

sentido como parte de un process que atienda a las causes del flujo y al

problema de la indocumentaci6n de una manera integral.








- 70 -


NOTAS



Como ya dijimos este trabajo se basa en buena media en investigaciones
previamente hechas, donde los autores participaron; es pues menester
reconocer el esfuerzo de estos otros investigadores los cuales no obstante
no haber participado directamente en la elaboraci6n de este trabajo, apor-
taron directamente a l1; ellos son: Torrealba R.; Lopez,J.; Betancourt,N.;
Trompiz, H. y Suarez-Mesa, I. Empero la responsabilidad total de este
trabajo es nuestra. Finalmente, vale la pena mencionar que esta investiga-
ci6n finaliz6 con la proposici6n de un nuevo ordenamiento jurfdico-institu-
cional y nuevos lineamientos de political.

2
Encuesta semestral sobre empleo y vivienda que realize la Oficina Central
de Informitica y Estadistica del Gobierno Venezolano (OCEI en adelante).

3
Cada vez que incluimos a los matriculados lo que estamos haciendo es
agregar a los de la EHxM los datos de la Matricula general de extranjeros.
4
NE incluye ademds de los extranjeros a los nacionalizados y a los hijos
de venezolanos nacidos en el exterior. Estos 6ltimos no pueden ser excluidos
de la categoria por limitaciones metodol6gicas; pero por su muy baja propor-
ci6n menos del 2 % no creemos que influyan significativamente en los
resultados.

Los datos que a continuaci6n usaremos provienen del studio denominado
Caracteristicas econ6mico-laborales durante los anos setenta (Michelena y
Betancourt, 1983), cuyas fuentes fueron las diversas EHxM (1976-1981) y los
censos nacionales de la OCEI. Todos estos datos fueron tratados especial-
mente para dicho trabajo.
6
A menos que se diga lo contrario los datos se refieren al period 1975-80.

7'
Este trabajo se refiere a una series de entrevistas que se hicieron entire
fines de 1978 y principios de 1979. Otros studios se han basado en ellas.
Muchos de ellos se han publicado en la Revista Migraciones Laborales,
SENALDE,OIT, Bogota. Vale la pena revisar entire otros el trabajo de Murillo
Castafo en el No 11 de esta revista (1979).
8
Esto plantea una muy especial situaci6n para estos padres quienes pueden
m6s facilmente regularizar su situaci6n.






71 -


BIBLIOGRAFIA


Adriani, Alberto (1939) "La Colonizaci6n en Venezuela" en Revista de Fomento,
Caracas, Vol. II, Ato 15.

Aranda, S. et al. (1980) America Latina en Crisis, Caracas, ILDES CENDES (ed.).

BCV, Banco Central.de Venezuela, variouss aflos), Informe Econ6mico, Caracas.

Bermidez, S.D., (1979) "Centro de Recepci6n de Migrantes Laborales" en
Migraciones Laborales, N03, Bogota, SENALDE/OIT.

Boyer, Robert (1979), "La crise actuelle: une mise en perspective historique"
en Critiques de l'Economie Politique, Paris, NO 7-9.

Boyer, R. y Mistral, J. (1978), Accumulation, Inflation et Crise, Paris,
Presse Universitaire Frangaise.

Cabanellas, Guillermo (1963), Diccionario de Derecho Usual, Vol.II, Madrid,
Ed. Santillana.

Cardona, Ramiro (1980) "Apuntes sobre Migraci6n de Colombianos a Venezuela",
ler Simposium sobre Inmigraci6n Selectiva, C.N.R.H., Caracas.

Cely Martinez, Julio (1983) "Consideraciones sobre las causes de la migraci6n
indocumentada en Latinoambrica" en International Migration, Ginebra,
Vol. XXI, NO 2.

CEPAM, Centro de Estudio de Pastoral y Asistencia Migratoria, en Acontecer
Migratorio, Caracas, various ndmeros.

Coordiplan, Direcci6n de Planificaci6n Social (1983)"El Comportamiento del
Empleo y los Salarios en Venezuela" (1973-81), Caracas, Plan Nacional
de Empleo. Mimeo.

Coordiplan, (Oficina Central de Coordinaci6n y Planificaci6n), 1976, V Plan
de la Naci6n, Caracas.

D.A.N.E., (1980), Colombia 'Estadistica' 1979, Bogota.

Dierckxsens, Wim., (1982) Capitalismo y Poblaci6n, Educa, San Jose, Costa Rica.

Dierckxsens, W. y Campanario, P. (1982), Raices hist6ricas de la crisis
salvadorefa. Una crisis de empleo?" en Revista Centro Americana de
Economia, Honduras, Ano 3, No 8.

DIEX (Direcci6n General de Identificaci6n y Extranjeria), Memoria y Cuenta,
Caracas ( various anos).







- 72 -


Escalona, Y. Nelson, (1981) "Algunas reflexiones relatives a los process y
estructuras demogrificas como base para efectuar las proyecciones de
poblaci6n", Caracas, OCEI, Mimeo.

Escobar, Gustavo (1981)"La Productividad en la Industria Venezolana",
Caracas, Consejo Nacional de Recursos Humanos (C.N.R.H.). Mimeo.

Figueroa, Brenda (1980) AnAlisis critic de la poblaci6n extranjera en
Venezuela para 1979-80", Caracas. Seminario Alternativa para Caracas,
Mimeo.

Gomez, I., (1979) "Mercado de Trabajo y Migraciones", en Migraciones Laborales,
Bogota, SENALDE/OIT.

Hausmann, Ricardo and Ominami, C. (1981), The Realization of the Oil Rent:
A preliminary study of the Venezuelan example 1964-79. Working papers
in Planning, No 48, Ithaca, Cornell University.

Hausmann, Ricardo (1981), "Las tendencies situacionales de la economic
venezolana", Mimeo. Cendes. Memorandum Tecnico No 53, Caracas.

Herrera Campins, Luis (1981) II Mensaje al Congreso Nacional, Caracas,
Imprenta Nacional.

Lazio, Enza (1982) "Identificaci6n y anglisis de las condiciones generadoras
de las corrientes migratorias latinoamericanas hacia Venezuela, 1974-79",
Memoria de Grado, C.N.R.H.

Llambi, Vanessa Cartaya de, (1982) "Influencia de la variable sexo en la dife-
renciaci6n de salaries en los mercados segmentados de trabajo", Caracas.
Coordiplan, Direcci6n de Planificaci6n Social. Iras. Jornadas de trabajo
y la productividad femenina. Mimeo.

Lopez C., Julia (1982) La Inmigraci6n y los Acuerdos internacionales contraidos
por el Gobierno de la Rep6blica de Venezuela", Caracas, Consejo Nacional
de Recursos Humanos (C.N.R.H.). Mimeo.

Mansilla, L.,(1980), Inserci6n socio-laboral de migrants indocumentados"
en Migraciones Laborales No 8, Bogota, SENALDE/OIT.

Marmora, Lelio (1981) "Las migraciones internacionales laborales en Colombia",
Organizaci6n de Estados Americanos (Secci6n 2da. N/VII: Mig 2Ab/Doc.9),
Quito. Mimeo.

----- (1983), La Amnistia Migratoria de 1974 en Argentina, Ginebra, OIT,
Febrero; Mimeo. Documento de trabajo, Servicio de Migraciones Interna-
cionales con Fines de Empleo; restringido.







- 73 -


Marshall, Adriana y Orlansky, Dora (1982) "Cross-National Migration to
Excess Supply Labour Markets The Southern Cone of Latin America".
Mexico, Tenth World Congress of Sociology. Mimeo.

Michelena, Alfredo (1983a), "Los Salarios y la Crisis", Caracas, Cendes.
No publicado.

----- (1983h) "El Gasto de Salarizaci6n en Venezuela", Caracas, Cendes.
No publicado.

---- (1983ac) "El Proceso de Salarizaci6n en Venezuela", Caracas, Cendes,
No publicado.

Michelena, Alfredo y Betancourt, N. (1983), "Caracteristicas Econ6mico-
Laborales de los Inmigrantes durante los aflos Setenta", Caracas,
C.N.R.H. U.C.L.A., Mimeo.

MTSS ( Ministerio del Trabajo y Seguridad Social, Repdblica de Colombia),
(1979) "Informe" (Diagn6stico de las condiciones de inserci6n laboral
de los migrants indocumentados colombianos tanto en el mercado laboral
venezolano como en el colombiano), Bogota. Mimeo.

Moliner, Maria (1981), Diccionario de Uso del EspaTol, Madrid, Ed. Gredos

Murillo, C.G., (1979) La migraci6n de trabajadores colombianos en Venezuela:
la relaci6n ingreso-consumo como uno de los factors de expulsion" en
Migraciones Laborales, No 11, Bogoti, SENALDE/OIT.

OIT (Organizaci6n international del Trabajo) (1975), "La situaci6n de los
trabajadores migrants en Sud Am6rica". Ginebra, Informaciones sobre
condiciones generals de trabajo No 31. Mimeo.

Pinto, A., (1981) "Undocumented and illegally resident migrant women in
Venezuela", en International.Migration, Ginebra, Vol.XIX, N01/2.

Pizani, Rafael (1978) "La Participaci6n de los Extranjeros en la Poblaci6n
Economicamente Activa en Venezuela seg6n los Censos de 1961 y 1971".
Universidad NOVA-ANRI, Caracas. Mimeo.

SSI (Servicio Social Internacional, Comisi6n Venezolana) (1980),"Caracteristicas
Socio-Culturales de la Migraci6n Latino Americana reciente a Venezuela"
(1977-79), Caracas. Seminario de Migraci6n Selectiva.C.N.R.H. Mimeo.

Torrealba, Ricardo (1982a) "El process de Proletarizaci6n Campesina y su
Impacto sobre las Migraciones Laborales en la Frontera de Colombia y
Venezuela". Mexico, 100 Congreso Mundial de Sociologia. Mimeo.

----- (1982b) "La migraci6n international hacia Venezuela en la d6cada de
1970: Caracteristicas socio-demogrificas", Caracas, CIM. Mimeo.








- 74 -


Torrealba, R., Suarez, M. y Scholetes, M. (1983)"Ciento Cincuenta Afos de
Politicas Inmigratorias en Venezuela", en Demograffa y Economia,
Vol. XVII, No 3.

Torrealba R. y Michelena A., (1983) La Migraci6n Ilegal de los Anos Setenta:
El caso venezolano, Caracas, C.N.R.H.

Torales, P., (1979) "La dinamica internal de los movimientos migratorios en
Colombia" en Migraciones Laborales, No 5. Bogot6, SENALDE/OIT.

Trompiz, Humberto (1983) "Politicas Inmigratorias del Estado Venezolano
1936-58", Barquisimeto, C.N.R.H.-U.C.L.A. Mimeo.

United Nations, (1979), Monthly Bulletin, New York, September.

Van Roy, Ralph (1982) Caracterfsticas socio-econ6micas de los extranjeros
indocumentados en Venezuela: andlisis en base a resultados de la Matricula
General de Extranjeros", Caracas, CEPAM.Jornada de reflexi6n studio y
coordinaci6n del problema migratorio en Venezuela.

Velosa, Maria (1978) Mercados de trabajo y salaries diferenciales en zonas
fronterizas", Bogota, Proyecto OIT Colombia 72/027.

PERIODICOS

Diario La Repdblica, Caracas (varios.afos)-

Diario El Nacional, Caracas variouss afos)

Diario La Esfera, Caracas variouss afos)

Diario El Universal, Caracas variouss afos)


Diario La Religi6n, Caracas variouss aios)




75 -


C. INTERNATIONAL MIGRATION FOR EMPL[OYMFNT


Working Papers


1. International labour migration and international development, by
C.W. Stahl, Jan. 1982 (out of print).

2. Towards a system of recompense for international labour migration, by
W.R. Bbhning, Feb. 1982 (out of print).

3. Contract migration policies in the Philippines, by L.S. Lazo,
V.A. Teodosio and P.A. Sto. Tomas, Mar. 1982.

4. Contract migration in the Republic of Korea, by S. Kim, Apr. 1982.

5. Emigration of scarce skills in Pakistan, by M. Ahmad, May 1982 (out of
print).

6.F Les clandestins et la r6gularisation de 1981-1982 en France, par
J.-P. Garson et Y. Moulier, 10 mai 1982.

6.E Clandestine immigrants and their regularisation in France, 1981-1982,
by J.-P. Garson and Y. Moulier, 10 May 1982.

7. Out of the shadows A review of the 1980 regularisation of status
programme in Australia, by D. Storer with the assistance of
A. Faulkner, June 1982.

8. International contract migration in the light of ILO instruments, with
special reference to Asian migrant-sending countries, by W.R. Bohning,
July 1982 (out of print).

9.S La amnistia migratoria de 1974 en Argentina, por Lelio Marmora,
Feb. 1983.

9.E The 1974 amnesty for migrants in Argentina, by Lelio Marmora, Feb. 1983.

10.F La libre circulation a l'int4rieur d'une Communaut4 entire pays en
developpement, par W.R. BShning, decembre 1983.

10.E Freedom of movement within a community of developing countries, by
W.R. BShning, Dec. 1983.

11.F L'administration du travail de 1'immigr4 en situation irreguliere en
Espagne, en Grece et en Italie, par S. Ricca, janvier 1984.

11.E Administering migrant workers in an irregular situation in Grece, Italy
and Spain, by S. Ricca, Jan. 1984.





76 -


12. -:'c.ruitLnent practices and working and living conditions ot Acian
migrant workers in the Middle East: Problems and possible soluLions,
by Z. Zar, May 1984.

13. International labour migration and the ASEAN economies, by C.W. Stahl,
June 1984.

14. International labour migration and skill scarcity in the Hashemite
Kingdom of Jordan, by I.J. Seccombe, July 1984.

15.S Immigracion illegal y matricula general de extranjeros en Venezuela,
par A. Michelena et al., agosto 1984.

15.E Illegal immigration and the general register of foreigners in
Venezuela, by A. Michelena et al., August 1984.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs