• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Title Page
 Preface
 La lengua castellana en la America...
 Transformaciones de la ortografia...
 Vicios de lenguaje y provincialismos...














Group Title: Vicios del lenguaje y provincialismos de Guatemala;
Title: Vicios del lenguaje y provincialismos de Guatemala
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00087114/00001
 Material Information
Title: Vicios del lenguaje y provincialismos de Guatemala estudio filológico
Series Title: Vicios del lenguaje y provincialismos de Guatemala;
Physical Description: 562 p. : ; 26 cm.
Language: Spanish
Creator: Batres Jáuregui, Antonio
Publisher: Encuadernacion y tipografi´a nacional
Encuadernacion y tipografía nacional
Place of Publication: Guatemala
Publication Date: 1892
 Subjects
Subject: Spanish language -- Provincialisms -- Guatemala   ( lcsh )
Spanish language -- Idioms, corrections, errors   ( lcsh )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage: Guatemala
 Notes
Statement of Responsibility: por Antonio Batres Jáuregui.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00087114
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 02273780
lccn - 04001544

Table of Contents
    Title Page
        Page 1
        Page 2
    Preface
        Page 3
        Page 4
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
    La lengua castellana en la America Española
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
    Transformaciones de la ortografia Española
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
    Vicios de lenguaje y provincialismos de Guatemala
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
        Page 239
        Page 240
        Page 241
        Page 242
        Page 243
        Page 244
        Page 245
        Page 246
        Page 247
        Page 248
        Page 249
        Page 250
        Page 251
        Page 252
        Page 253
        Page 254
        Page 255
        Page 256
        Page 257
        Page 258
        Page 259
        Page 260
        Page 261
        Page 262
        Page 263
        Page 264
        Page 265
        Page 266
        Page 267
        Page 268
        Page 269
        Page 270
        Page 271
        Page 272
        Page 273
        Page 274
        Page 275
        Page 276
        Page 277
        Page 278
        Page 279
        Page 280
        Page 281
        Page 282
        Page 283
        Page 284
        Page 285
        Page 286
        Page 287
        Page 288
        Page 289
        Page 290
        Page 291
        Page 292
        Page 293
        Page 294
        Page 295
        Page 296
        Page 297
        Page 298
        Page 299
        Page 300
        Page 301
        Page 302
        Page 303
        Page 304
        Page 305
        Page 306
        Page 307
        Page 308
        Page 309
        Page 310
        Page 311
        Page 312
        Page 313
        Page 314
        Page 315
        Page 316
        Page 317
        Page 318
        Page 319
        Page 320
        Page 321
        Page 322
        Page 323
        Page 324
        Page 325
        Page 326
        Page 327
        Page 328
        Page 329
        Page 330
        Page 331
        Page 332
        Page 333
        Page 334
        Page 335
        Page 336
        Page 337
        Page 338
        Page 339
        Page 340
        Page 341
        Page 342
        Page 343
        Page 344
        Page 345
        Page 346
        Page 347
        Page 348
        Page 349
        Page 350
        Page 351
        Page 352
        Page 353
        Page 354
        Page 355
        Page 356
        Page 357
        Page 358
        Page 359
        Page 360
        Page 361
        Page 362
        Page 363
        Page 364
        Page 365
        Page 366
        Page 367
        Page 368
        Page 369
        Page 370
        Page 371
        Page 372
        Page 373
        Page 374
        Page 375
        Page 376
        Page 377
        Page 378
        Page 379
        Page 380
        Page 381
        Page 382
        Page 383
        Page 384
        Page 385
        Page 386
        Page 387
        Page 388
        Page 389
        Page 390
        Page 391
        Page 392
        Page 393
        Page 394
        Page 395
        Page 396
        Page 397
        Page 398
        Page 399
        Page 400
        Page 401
        Page 402
        Page 403
        Page 404
        Page 405
        Page 406
        Page 407
        Page 408
        Page 409
        Page 410
        Page 411
        Page 412
        Page 413
        Page 414
        Page 415
        Page 416
        Page 417
        Page 418
        Page 419
        Page 420
        Page 421
        Page 422
        Page 423
        Page 424
        Page 425
        Page 426
        Page 427
        Page 428
        Page 429
        Page 430
        Page 431
        Page 432
        Page 433
        Page 434
        Page 435
        Page 436
        Page 437
        Page 438
        Page 439
        Page 440
        Page 441
        Page 442
        Page 443
        Page 444
        Page 445
        Page 446
        Page 447
        Page 448
        Page 449
        Page 450
        Page 451
        Page 452
        Page 453
        Page 454
        Page 455
        Page 456
        Page 457
        Page 458
        Page 459
        Page 460
        Page 461
        Page 462
        Page 463
        Page 464
        Page 465
        Page 466
        Page 467
        Page 468
        Page 469
        Page 470
        Page 471
        Page 472
        Page 473
        Page 474
        Page 475
        Page 476
        Page 477
        Page 478
        Page 479
        Page 480
        Page 481
        Page 482
        Page 483
        Page 484
        Page 485
        Page 486
        Page 487
        Page 488
        Page 489
        Page 490
        Page 491
        Page 492
        Page 493
        Page 494
        Page 495
        Page 496
        Page 497
        Page 498
        Page 499
        Page 500
        Page 501
        Page 502
        Page 503
        Page 504
        Page 505
        Page 506
        Page 507
        Page 508
        Page 509
        Page 510
        Page 511
        Page 512
        Page 513
        Page 514
        Page 515
        Page 516
        Page 517
        Page 518
        Page 519
        Page 520
        Page 521
        Page 522
        Page 523
        Page 524
        Page 525
        Page 526
        Page 527
        Page 528
        Page 529
        Page 530
        Page 531
        Page 532
        Page 533
        Page 534
        Page 535
        Page 536
        Page 537
        Page 538
        Page 539
        Page 540
        Page 541
        Page 542
        Page 543
        Page 544
        Page 545
        Page 546
        Page 547
        Page 548
        Page 549
        Page 550
        Page 551
        Page 552
        Page 553
        Page 554
        Page 555
        Page 556
        Page 557
        Page 558
        Page 559
        Page 560
Full Text













VICIOS DEL LENGUAJE







Provincialismos de Guatemala






STUDIO FILOLOGICO


POR


ANTONIO BATRES JAUREGUI,

MIEMBRO DE LA FACULTA'D DE DERECHO, INDIVIDUO DE LA
ACADEMIA ESPA OLA, DE LA MATRITENSE DE JURIS.
PR UDENCIA Y LEGISLATION, DE LA SOCIEDAD DE
HISTORIC DIPLOMATIC DE PARIS, DE
LA SOCIEDAD LITERARIA HISPANO
AMERICANA DE NUEVA
YORK, ETC.

INSTITUTE DE STUDIOS
LINGUISTICS Y Lil E1C RIOS
JUAN DE GAHAY

GUATEMA A:
Encuadernaci6n y T'pografia Nacional, Decima Calle Poniente, Nfims. 29 y 31.
1892




























ES PROPIEDAD DEL AUTOR.
















PROLOGO.

"Lejos de que la conservaci6n castiza
delidioma pueda ser traba para el de-
senvolvimiento de la civilizaci6n de los
estados hispano-americanos, por el con-
trario, serA medio eficaz para su progre-
so, para su culture y perfeccionamiento
intellectual "
( El idioma national," por Vicente
G. Quesada, publicist argentino.)

I.
Cuando nuestro festivo escritor D. Jos6 Milla
*describe el tipo del natural de Guatemala, en el
.cuadro de costumbres intitulado El Chapin," le
atribuye donosamente, entire otras cualidades, la
de hablar un castellano antiquisimo, salpicado de
provincialismos, algunos de ellos tan expresivos
.como pintorescos; y esto sin contar, diriamos nos-
otros, con las muchas corrupciones e impropieda-
des de t6rminos y frases, ininteligibles para un
*espailol recien llegado al pais.
Harto comlin es, por desgracia, oir en Guate-
mala mird, andd, tene, habis, (1) y otros arcafs-

Jl)-Tambien dicen frecuentemente levantate, senate, sosegate por
-levdntate, siIntate, sosiggate; yo lo vide, l lo vido, a usanza antigua, en
vez de yo lo ri, Al lo vi6; hubieron fiestas, hubieron diversiones, en lugar
de hubo fiestas, hubo diversiones; yo cambeo, tti vaceas, que debe ser yo
cambio, yo vacio; los paderones, por las paredes grandes, empleando
una metatesis que debe evitarse; le mandaron que SE callase, y SE call,
-como decfan en lo antiguo, usando pronominalmente el verbo: hoy se
dirfa le mandaron que callase, y called; vertir por verter; ponnmelo por
p6nmelo; veniste por viniste; caia, traia, leia, por caia, traia, leia; caido,
traido, leido, por caido, traido, leido; molestoso por molesto & &. Hay
otros muchisimos defects 6 impropiedades en nuestro lenguaje, que
anotaremos en el curso de esta obra.











PR6LOGO


mos de esa laya, que si se usaron en tiempos re-
motos, hoy no hacen mas que afear el idioma
patrio, que se reciente, por otra parte, de impropio
y vulgar, en boca de aquellos de nuestros compa-
triotas que hablan "de vos," concertandolo unas
veces, con la segunda persona de singular de los
verbos, y conservando otras la terminaci6n es pa-
ra el plural del preterito de indicative, como
amastes, dejastes, Ilorastes, & usanza antigaa, en vez.
de amisteis, dejasteis, llordsteis, acabados en eis, co-
mo ha prevalecido en Espafia, desde el siglo XVII
hasta nuestros dias. Tambidn se conservan entire
nosotros muchas- palabras que ya no corren en la
Peninsula, y que trasplantadas aqui por los con-
quistadores, han tenido mas larga vida que en el
lugar donde nacieron. (2)
Curioso fen6meno el de un pueblo que, eman-
cipado de la metr6poli, alardeando de exuberante
vida propia, conserve afin, en much parte, el
idioma antigup de los capitanes que lo conquista-
ron; y no por espiritu de veneraci6n a sus mayo-
res, ni menos por apego a lo traditional y antiguo
-que no son tales por cierto las tendencies de
los pauses hispano-americanos sino porque, des-
pu&s de la grandiosa epopeya de la conquista de
America, cuando una paz octaviana vino 6 reinar
en los vastos imperios que derrocaron las huestes
(2)-"El caudal mis preciado de lenguaje criollo, consiste en una
gran cantidad de voces puramente castellanas, olvidadas en Espafia,
y repudiadas, puede decirse, por la lengua madre; que no estAn en
los diccionarios, y son tema continue de injusta censura para muchos-
puristas trascordados. America las conserve, y de ellas se constitute
en heredera."-(Origenes del Lenguaje Criollo, pij. 93).
Cuidaremos de apuntar, en el curso de este libro, esas voces olvida-
das en la Peninsula, y que son de uso corriente en Guatemala.











DEL AUTOR


espafiolas, implantando en el Nuevo Mundo el sis-
tema colonial, era escaso, tardio y pausado por ex-
tremo el trifago con la Madre Patria. Los osados
aventureros que se apoderaron de estas regions,
impusieron una paz inalterable de tres siglos, y
su potente voz tuvo larga resonancia, dando a mu-
chas locuciones y vocablos mis fijeza aun que la
que alcanzaron en la tierra misma donde tuvieron
origen. Si la conquista di6 vuelo A la actividad
personal, sin trabas ni formas, desenvolviendo ra-
pidamente una civilizaci6n en la tierra america-
na, y legAndole con ella la rica lengua de Castilla;
el sistema colonial abati6 las energies, apoc6 los
Animos, cohibi6 toda expansion, estancando hasta
el idioma, que debia seguir despugs tortuosos de-
rroteros.
En la series de los afios, y merced a diversas in-
fluencias, los idiomas cambian paulatinamente,
permitiendo la entrada a nuevos t6rminos, rele-
gando otros, modificando sus forms 6 accidents
y siguiendo la corriente del adelanto y del progre-
so; pero cuando se halla una region apartada de
otra por extensisimo mar; cuafndo las comunica-
ciones eran tardfas y diffciles; cuando entire los-
may pocos dados A las letras, se culivaba el latin
*en vez del habla vulgar, (3) 4 seria possible que
(3)-"El que no hubiera estudiado la lengua latina, no podia ni de-
bfa leer, porque existfa la fire persuaci6n de que todo lo median
que corriese en letras de molde. forzosamente debia encortrarse redac-
tado en el idioma del Lacio. El P. Aguirre se quejaba de tener que
hablar en su "Poblaci6n de Valdivia" en nuestro vulgar espailol; el
dean Machado de Chaves declaraba que le habrfa sido mis f&cil
escribir en latin que en castellano; Nifiez Castafio, por fin, llev6 sus
teorfas d este respect, tan lejos que, deseando celebrar en un poema
la retirada de los holandeses de las costas del Sur de Chile, eligi6 para











PR6LOGO


6sta tuviera los mismos giros y alteraciones que
tenia en el lugar de su nacimiento ? 4 Serk dable,
que el rio que mud6 de cauce, corra siempre con
las mismas curvas y con igual rapidez ?-No es,
pues, de extrafiar que en Guatemala, lo mismo,
que en toda la America ibera, queden restos del
idioma antiguo, que viven afin como vastagos es-
parcidos del tronco secular que les prest6 nutri-
mento.
Al propio tiempo que se habla en parte un es-
pafiol antiquisimo, se ha empobrecido por aca el
idioma, no empleindose todas las palabras de su
rico repertorio. El desuso en la Am6rica espa-
fiola de una porcion del vocabulario castellano, es
debido, segfin Paz Soldan y UnAnue, A la ignoran-
cia unas veces, al temor de no ser ampliamente
comprendido otras, y las mas, a la indolencia pro-
pia de las sibariticas regions de la hamaca, cuya
mon6tona oscilacion parece el pendulo del carac-
ter hispano-americano. Busquemos ahora la cau-
sa hist6rica, si es possible, del empobrecimiento-
sus estrofas la lengua de Virgilio." (Historia de la Literatura Colonial'
de Chile, por Josa Toribio Medina.-Tom. I, pdg. XL).
El celebre P. Landivar, que vivi6 en la Antigua Guatemala, para
describir las costumbres populares de aquellos tiempos, us6 de clsi-
cas estrofas latinas en su "Rusticatio Mexicana."
EstAn en latin las primeras obras que se dieron A luz en el primer
establecimiento tipogrifico fundado en America, en la ciudad de M6xi-
co, en el afio de 1535, en tiempo del virey Mendoza. (Historia critical.
de la Literatura en Mdxico, por Francisco Pimentel).
Cuarenta aflos despues de la fundaci6n de dos grandes ciudades,.
Bogota y Tunja, ya se publicaban epigramas latinos y se cultivaban
las letras cl6sicas. (Historia de la Literatura en Nueva Granada, por
Josa Maria Vergara y Vergara).
Vicufia Mackenna dijo, que Antonio Nebrisensis era nuestro rey,.
despu6s de haber destronado a los Borbones. (Recuerdos Literarios,.
por J. V. Lastarria).











DEL AUTHOR


del idioma entire nosotros. Los espafioles no s6lo
tuvieron que poblar la America de gente, sino
tambidn la casa de vajilla, de muebles y de los
miles enseres domesticos propios de la civiliza-
ci6n; las cocinas de sus respectivas baterias; las
despensas de especias diversas (como que hasta
hoy se dice pimienta de .......Castilla; vinagre de........
Castilla &.. &.,) desconocidas 6 una gente frugal,
sencilla, que en lo material como en lo moral 6
intellectual, habia vivido de muy poco; las huer-
tas de hortaliza y arboles frutales; los campos de
plants y animals fitiles, y finalmente, el territo-
rio todo de aparatos y maquinaria que vinieran &
reemplazar 6 los hombres en las numerosas y mo-
numentales obras, que como las del antiguo Egip-
to, s61o habrian podido realizarse merced al sin-
nfmero de brazos y a su condici6n de siervos. Y
como no era possible que los conquistadores, en
tiempos en que l1s comunicaciones eran tan difi-
ciles y los transportes tan costosos, fueran trayen-
do las variedades de cada articulo, de cada plant,
6 de cada animal, sino. s61o las m's indispensa-
bles, no pudimos conocer prdcticamente mas que
una parte del. idioma. Por eso desconocemos hoy
6 no sabemos aplicar bien la otra parte, porque,
como dice Horacio:
Segnius irritant animos dimissa per aurem
Quam que sunt oculis subject fidelibus."
A vueltas de esa pobreza, los espafioles que
arribaron estas playas tropezaban a cada paso con
muchos objetos nuevos, que bautizaban con nuevos
nombres 6 con los que ya tenfan en las lenguas
antiguas de este Continente, como es curioso ver-













8 PR6LOGO

lo en los escritos de G6mara, Fernandez de Enciso,
Oviedo, Bernal Dfaz del Castillo, el Inca Garcila-
so de la Vega y otros de aquellos valientes adali-
des, que no s6lo empufiaban la espada, sino que
redactaban cr6nicas, relaciones 4 histories. Tales
nombres, muchos de los cuales ya figuran en los
diccionarios de la lengua, pudieran bien llamarse
hispanismos de America (4.)
Mas como cada lugar 6 provincia, no s61o tenia
diversos usos y costumbres, sino tambidn dialec-

(4)-Al contemplar Crist6bal Col6n y sus compafieros la riqueza de
los campos tropicales, las costumbres de sus pobladores, y las escenas
todas que se desenvolvfan a su vista, comenzaron A bautizar con di-
versos nombres cuanto contemplaban extasiados. A] hombre ameri-
cano llamdronle indio, porque ellos buscaban las Indias. A muchas
cosas aplicaron voces maritimas, como que ellos eran gente de mar;
y asi no es extrafio ofr por acd rancho, ranchar, rancheria, cabuya,
zafarrancho, botar, guindar, largarse, abarrotar, trincar, virar, zafar,
tumbar, pasar crujia, chubasco, cimarr6n, cignega, dengue, damajua-
na, batea, rol, brisa, morro, socucho, ramalazo, rasqueta. Como eran
vascos muchos de aquellos marines, abundan nombres vizcainos
entire los que ellos dejaron; y como algunos sabfan el Arabe, que ha-
bfan aprendido en las guerras de Granada, no es raro que de esa len-
gua tomaran muchas palabras para nombrar los objetos que en Am6-
rica vefan. Tambi6n los fraiesy los licenciados, que alternaban con
los marines y soldados, dejaron nomlores latinos, y tomaron otros de
las lenguas de los aborfjenes, como aguacate, caache, chocolate, meca-
te, petate, saragate, zacate, soyate, tecomate, tomato, achote, apasote,
ayote, camote, coyote, tecolote, chayote, elote, jocote, ocote, zapote, zopilo-
te, olote, chilmole, atol, totopoxte, cacahuete, cacao, cutarra, milpa, chile,
guacamol, guacal, jicaro, nopal, petaca, zarape, zenzonte, tamal, pulque,
apaste, cajete, chichicaste, y otros muchos derivados del mexicano, los
cuales, en su.mayor parte ya figuran en el Diccionario. Del quichua
de los antiguos peruanos, tenemos algunos, v. g. cancha, canche, con-
dor, chacra, china (niiera), chirimoya, guanaco, huaca, jaguar, mate,
pampa, puche, &. Del quiche y kackchiquel: mazacuata, chinchinto-
rro, huizache, qiIijiniquiles, Amatitldn, Atitldn, chipe, chay, chalchi-
giiites, tzuquinay, Almolonga, Cazaguastldn, Comalapa, Zacapa, Que-
zaltepeque, Chimaltenango, Guacalate, Huehuetenango, Ixtahuacdn,
Itzapa, Jocotenango, Quezaltenango, Sacatepiquez, Suchitepequez, Zum-
pango, Tzacualpa, Xequijel, Salamd, tun, huepil, chichigua, &. &. &.











DEL AUTOR


tos y lenguas diversas, que se conservaron en gran
parte despuds de la conquista, era natural que el
idioma castellano se fuese infiltrando de nuevas
voces, criollas unas, y formadas otras de las mis-
mas raices del lenguaje de los espafioles, quienes
las popularizaban por doquiera. Esta es la raz6n
de. que en una repuiblica se encuentren provin-
cialismos de las otras. Entre los que usamos en
Guatemala, hay muchos completamente originales
y peculiares del pafs; pero no son pocos los que
tambien se emplean en M4xico, Cuba, Colombia,
el Peru, Chile y otras naciones del Continente.
La falta de studio, la carencia de centros desti-
nados & conservar la pureza del lenguaje, y la in-
diferencia lastimosa con que, durante largos afios,
se viera todo lo que al idioma se refiere, han sido
parte a que se corrompa de tal modo, que hay mu-
chas frases y voces viciosas, que por desgracia em-
plean hasta personas cultas y educadas, sin contar
con los innumerables vulgarismos que a cada paso
ofenden el buen gusto.
Y no se crea que somos los inicos, que nos la-
mentamos de haber desnaturalizado el idioma.
" La incorreccion con que en Chile se habla y es-
cribe la lengua espafiola, dice uno de sus mejores
literatos, es un mal tan generalmente reconocido
como justamente deplorado. Dos generaciones
han pasado ya por las aulas, desde que los sefiores
D. Andres Bello y D. Jose Joaquin de Mora echa-
ron en nuestro pais los fundamentos de los estu-
-dios gramaticales; y si es cierto que, sin cerrar los
ojos a la evidencia, no podrian negarse las jorna-
-das que hemos hecho por el buen camino, cierto











PR6LOGO


es tambidn por desgracia, que ain esta muy lejos
de su terminaci6n la obra iniciada en favor del
buen decir por aquellos ilustres extranjeros. Si
en lo tocante al punto en que nos estamos ocupan-
db, la Republica de Chile no es ya la filtima de
las naciones en que se habla espafiol, aun tiene
delante de los ojos el bochornoso espectAculo.de
otras que con menos elements, tranquilidad y ri-
queza que ella, la igualan y la vencen. No hemos
tenido un Baralt como Venezuela, ni un Pardo
como el Perfi, ni un Cuervo como Colombia; y
basta abrir los peri6dicos de Mexico, de Caracas,
de Bogota y de Lima, para persuadirse de que por
aquellos mundos se tiene much m6s respeto 6 las
reglas de la gramktica y se conocen much mejor
que entire nosotros, los modismos de la lengua, y
la propia y castiza significaci6n de sus vocablos."
Por lo que a Guatemala concierne, se vera en
esta obra que no siempre se respeta el genero de
los nombres; que se afiaden y se suprimen letras
a muchas palabras; que se dan terminaciones
antojadizas 6 algunos derivados; que se forman
verbos de muchos sustantivos castellanos que no
los admiten; y se cambian unos verbos por otros;
y se trastruecan las preposiciones; y se prefieren
las palabras vulgares a'las cultas; y hasta se mu-
da la significaci6n de los vocablos en various casos;
sin contar con los muchos arcaismos y neologis-
mos, que se emplean con stantemente, y algunas
metktesis que deben evitarse.
Existe tambien cierta propensi6n a desinencias
caprichosas, como sucede con la terminaci6n al,
que se aplica a los nombres de los Arboles, en vez











DEL AUTOR


de aplicarse a la plantaci6n 6 siembra de ellos: na-
ranjal, anonal, mangal, cipresal, granadal, duraz-
nal, zapotal, 'aguacatal, cocal, guayabal, deci-
mos, por naranjo, anono, mango, cipr&s, granado,
durazno, zapote, aguacate, coco 6 cocotero, guaya-
bo, &., &., &.
Apuntaremos ademas aquella tendencia exage-
rada al uso del diminutive: tantito, todito, luegui-
to, airecito, ahorita, alentadito, solito, dicen mu-
chas gentes melosas, que bien merecieron la burla
que, por sus itos, les hizo D. Antonio Jose de Irisa-
rri, y que prestaron merito a otro compatriota
nuestro, D. Francisco Rivera Maestre, para termi-
nar su Epistola A Guatemala mandindole mu-
chos adiositos.

II.
No faltaran personas que tal vez miren como
un trabajo indtil, sobre ser ingrato, este de pro-
curar la pureza y correcci6n del lenguaje, sefialan-
do los vicios mAs frecuentes en el uso diario y
coleccionando las voces y locuciones provinciales
mas someras que corren entire nosotros.
Para responder a los que asi desdefian el estu-
dio del idioma, como asunto baladi, nos sera licito
valernos de las expresiones del sabio Bello, cuan-
do dice que, si tal cosa se afirmara en Valladolid
6 en Toledo, todavia se pudiera argiiir que el cau-
dal de voces y frases que andan en la circulaci6n
general no es mas que una pequefia parte de las
riquezas de la lengua; que su cultivo la uniform
entire todos los pueblos que la hablan, y hace mu-
cho mas lentas las alteraciones que produce el










PR6LOGO


tiempo en esta como en todas las cosas humans;
*que, a proporci6n de la fijeza y uniformidad que
adquieren las lenguas, se disminuye una de las
trabas mis inc6modas que esta sujeto el comer-
cio entire los diferentes pueblos, y se facility asi
mismo el comercio entire las diferentes edades,
tan interesante para la cultural de la raz6n, y para
los goces del entendimiento y del gusto; que todas
las naciones altamente civilizadas han cultivado
con un esmero particular su propio idioma; que
en Roma, en la edad de C6sar y Cicer6n, se estu-
dio el latin; que entire preciosas reliquias que nos
han quedado de la literature del Lacio, se conser-
va un buen nuimero de obras gramaticales y filo-
16gicas; qiue el gran C6sar no tuvo A menos com-
poner algunas, y hallaba en este studio una dis-
tracci6n & los afanes de la guerra y los tumultos
de las facciones; que en el mas bello siglo de la
literature francesa, el elegant y juicioso Rollin
introdujo el cultivo de la lengua materna en la
Universidad de Paris; citariamos el trillado Hec
studio adolescentiam alunt &;" yen fin, nos apo-
yariamos en la autoridad de cuanto se ha escrito
sobre educaci6n literaria. De este modo pudiera
responderse, afin en los pauses donde se habla el
idioma national con pureza, a los que condenan
su studio como innecesario 6 est4ril. Quo di-
remos, pues, a los que lo miran como una super-
fluidad en America ?
Al fin logro el patriarca de la literature hipano-
americana, que esto escribia, que en Chile se pres-
tara toda la atenci6n necesaria al fomento de la
lengua national, mandando el Gobierno que su










DEL AUTOR


studio se hiciese durante tres afiios, para po-
der optar A las carreras profesionales; pero tam-
bi6n pensaba aquel consumado fil6logo que nada
se habria conseguido con poner en manos del ni-
fio una gramatica, hacerle aprender de memorial
frases que no entiende, ni puede entender, y que
absolutamente no le sirven para distinguir lo bue-
no de lo malo en el lenguaje. i, Qu6 provecho le
result, en efecto, de tener la cabeza, poblada de
definiciones, y de saber analizar una frase en la
pizarra, diciendo que la es articulo, tierra, sustan-
tivo, es verbo, y extensa adjetivo, si realmente no
sabe distinguir sino a tientas y a bulto, al nombre
del verbo, y al sustantivo del adjetivo; y si al sa-
lir de la escuela sigue diciendo, como antes de ha-
ber entrado 4 ella, yo tuezo, yo forzo, yo vaceo, vos-
sos, nosotros ibanos, nosotros venianos, hubieron
hombres, trancemonos en el pleito, &., & ?
Importa, a no dudarlo, conocer el mecanismo y
genio de la lengua; pero este- dificil studio debe
hacerlo el joven que abrace las profesiones litera-
rias, 6 el que aspire a una educaci6n muy esme-
rada: un niflo no puede peneti-ar en las abstrusas
cuestiones gramaticales, sino limitarse a aprender
algunos principios, y por medio de ejercicios prAc-
ticos, la manera de hablar correctamente, para
evitar desde temprano los adefesios de que esta
plagada el habla del vulgo.
En la repfblica de Colombia, que tan adelan-
tada se hall en materials literarias, hase recorio-
cido cuanto acabamos de insinuar; y he alli por
que el articulo 42 del decreto organico de la ins-
trucci6n pFblica primaria previene que el ade-










PR6LOGO


lanto de los nifios no tanto se grade por las re-
glas gramaticales que sepan de memorial, cuanto
por la correcci6n y propiedad con que hablen y/
escriban."
A ese prop6sito responded la preciosa gramatica
de la lengua castellana, por D. Emiliano Isaza, y
la de D. CUsar C. Guzman, quienes han observado
que la andlisis profunda del lenguaje es incom-
prensible para inteligencias no avezadas & especu-
laciones metafisicas; pero sin olvidar que, como
dice el literate D. J. Manuel Marroquin, debe
prepararse A los nifios con simples rudimentos de
la.lengua patria, tanto para que corrijan los vicios
y defects con que afea el lenguaje, dando pruebas
de mala educaci6n todo ignorante, como porque
tampoco es dable ensefiar los idiomas extranjeros
A los que no posean algunos conocimientos acerca
del propio.
Mas como las voces y locuciones viciosas que
se usan en Colombia, no son siempre las mismas
que en Guatemala se emplean, podran los maes-
tros que deseen seguir en esta parte el unico m6-
todo provechoso y eficaz, valerse de la present
obra que les ofrecemos, para proponer a sus
alumnos, con las frase.s y t4rminos que nosotros
apuntamos, ejercicios andlogos a los que contie-
nen aquellas gramaticas.
Al formular esta indicaci6n, no hacemos otra
.cosa que conformarnos con el sistema modern,
eempleado por Murray en sus ejercicios ingleses, y
por Noel y Chapsal en los que escribieron para la
ensefianza de la lengua francesa; el primero de
esos libros esta reconocido como texto en los Es-










DEL AUTOR


tados Unidos de Am6rica, y el segundo en las es-
cuelas de Francia.
A los mismos maestros de escuela puede ser de
alguna utilidad el registro de nuestro libro, ya que
la pureza de dicci6n y el lenguaje atildado, deben
brillar en sus explicaciones: Los nifos son cria-
ras de imitacion, como observa Emerson, y tratan
siempre de repetir lo que oyen, aunque muchas
veces no lo entiendan. Si, pues, el professor es
castizo en su modo de hablar 6 de expresarse, en
los discipulos se reflejar6, por decirlo asf, esta cua-
lidad, y 5stos le distinguir6n por la correcci6n con
que hablen; si, al contrario, usa de un lenguaje
mazorral y vicioso, a ellos se haran trascendenta-
les estos defects, y por ellos se conocera la igno-
rancia del que los ensefia."


IIL
Abogamos por la pureza del lenguaje, porque
creemos, valiendonos de las expresiones de un
distinguido venezolano, que si dieramos anchas a
esa especie de culteranismo, a esos caprichos de
extravagant neologismo, se reproduciria dentro
de poco en America la confusion de idiomas, dia-
lectos y jerigonzas del babil6nico caos de la Edad
Media; y diez pueblos perderfan uno de sus vincu-
los mds poderosos de fraternidad, uno de sus mas
preciosos iostrumentos de correspondencia y co-
mercio.
Entre las prendas que revelan cultural y distin-
Sguen a la gente bien educada, esta el hablar co-
Srrectamente su lengua; y ya que la nuestra se ha-











PR6LOGO


lla esparcida en los dos Continentes, y es la.
misma que sirve de mediq de comunicaci6n a la
heroica Espafia y 6 las j6venes republicas latino-
americanas, cuidemos de evitar ese a'lud de neo-
logismos, que bien pudiera al fin acarrear un te-
nebroso period, como el que atraveso la lengua
latina cuando fermentaban en Europa los dialec-
tos nuevos.
Hoy no tienen raz6n de ser los antagonismos y
las diatribas: los odios contra Espafia ya s61o son
buenos, como dice el eminente humanista D.
Rufino J. Cuervo, para fiingidos en discursos es-
tudiantiles: la Historia tiene ya dado su fallo, y
en su tribunal oprimidos y opresores han llevado
su merecido; rotas las antiguas ataduras, unos y
otros son pueblos hermanos. En el temple de la
gloria se yen hoy resplandecer los nombres de Ri-
caurte, Bolivar, Sucre, San Martin 4 Hidalgo, apa-
reados con los de Guzm6n, Padilla, Palafox y Cas-
taios, y todos proclaman al mundo que son ing6-
nitas la sed de libertad y el esfuerzo para conquis-
tarla."
En las evoluciones de los pueblos, lo utltimo que
se pierde es la lengua; y si bien es natural que
vaya-asimilandose nuevos elements, como se asi-
milan los series vivientes los g6rmenes de desarro-
1lo que los animan y sustentan, esto tiene que ser
sin que la unidad se pierda y la naturaleza se es-
trague: en la renovaci6n esta la vida; pero en la
renovaci6n ordenada, que produce las leyes de la
existencia y del tiempo. La transformaci6n pro-
gresiva que obedece al genio del idioma, dista mu-
cho de ser esa anarquia devastadora, ese furor eie-











DEL AUTHOR


go, que mueve cruda guerra f todo lo que va san-
cionado por los afios, con preexistentes derechos.
Si las nuevas formas y matices del pensamiento,
en su vuelo por las regions del progress, exigen
nuevos giros y nuevas voces, no serfamos nosotros
los que, sordos al clamor de la 6poca y adoradores
de exagerado purismo, rechazaramos incondicio-
nalmente todas las dicciones nuevas, hijas muchas
de ellas de los mfiltiples elements regionales del
Nuevo Mundo, que reflejan variado y rico colori-
do en el habla castellana. Es indudable que, A la
par que se pierden muchas voces que el uso rele-
ga, reciben otras carta de naturaleza, cuando la
necesidad las abona y el genio del idioma las
adopta; porque-lo repetimos-las lenguas vivas
experimentan p6rdidas y reparaciones, como suce-
de con todos los organismos, que se renuevan in-
cesantemente. Desde el punto de vista, pues, de
la esencia variable de las cosas, el arcaismo y el
neologismo son fen6menos naturales; pero asf co-
mo las mudanzas que forman la vida, se sujetan
a las leyes armonicas que dependent de la misma
esencia de los series, el organismo lingiiistico tiene
que someterse en su desarrollo a los preceptos que
impone el buen uso, fijado por el recto criterio de
doctas corporaciones, toda vez que, ( como dice el
Secretario Perpetuo de la Academia Colombiana,
el distinguido poeta D. Rafael Pombo) los ame-
ricanos somos ciudadanos hibiles, fraternalmente
reconocidos con voz y voto, en la gran Repfblica
deslindada por Cervantes, Alarc6n, Bello y Ven-
tura de la Vega.











18 PR6LOGO

No es, por lo tanto, vicioso ni espurio todo lo
.que en material de lenguaje pertenece & los hispa-
no-americanos, como lo demuestra el uiltimo dic-
cionario de la Academia Espafola, que acogi6
en sus columns la mayor parte de las c6dulas
que le dirigieron los Centros correspondientes de
Bogota, Caracas, Santiago, Lima y Mexico, confir-
mando ademas las doctrinas, en muchos articulos,
de las clasicas Apuntaciones Criticas," del pro-
fundo fil6logo colombiano D. Rufino J. Cuervo.
Bajo el influjo de tales pensamientos, escribi-
mos este libro, que contiene una lista, si no com-
pleta, numerosa al menos, de nuestros provincia-
lismos, con sus equivalentes castizos, cuando los
tienen, y con ejemplos unos y-otros, tomados los
primeros, de nuestros escritores nacionales, y los
segundos, de los clksicos espafioles. Tambien fi-
guran en esta colecci6n las voces que se pro-
nuncian mal, y las palabras y frases que ado-
lecen de vicios, que tanto afean nuestro modo de
hablar, y que notamos en locuciones sales.
No ha entrado en nuestro prop6sito, ni nos hu-
biera sido dable, coleccionar todos los nombres de
plants y animals de estas comarcas, cuyo estu-
dio corresponde a la bot6nica y A la zoologia; pero
no hemos podido.menos que dar cabida 6 muchos
de aquellos que, por decirlo asf, figuran en primer
t6rmino en el animado cuadro de nuesira varia
naturaleza.
IV.

Faltariamos A un deber, no s61o de cortesia lite-
raria, sino ademas de justicia, si no tributaramos










DEL AUTHOR


el homenaje de nuestro reconocimiento A los es-
*critores que nos han suministrado una parte del
material para nuestra labor.
No s6lo hemos tenido que consultar el diccio-
nario de la Real Academia Espafiola, que contie-
ne en su 12" edici6n, notables mejoras en caudal
-de voces, en m4todo, en redacci6n y en forma ti-
pogrkfica, comprendiendo por vez primera las eti-
mologias, mal que pese al erudito Miguel de Esca-
-lada, 6 sea D. Antonio de Valbuena y al c6lebre
Clarin, 6 D. Leopoldo Alas; sino que tambi6n he-
mos consultado frecuentemente el diccionario eti-
mol6gico de Monlau, y el de galicismos de Baralt,
obra cuyo m4rito es palmario, aunque calificada
por literatos de nota, de several con exceso y a ve-
ces falta de 16gica.
Hemnos tenido & la vista, si bien muy poco ha
debido servirnos, el Diccionario de Americanis-
mos de Bartlett," en el cual se estudian profunda-
mente los origenes de los neologismos que se usan
en los Estados Unidos de America, remontandose
hasta los dialectos de Inglaterra.
Desde el afio 1836 se di6 A luz por primera vez,
el Diccionario de Provincialismos de Cuba, por
Pichardo," que mas descuella por la notable eru-
dici6n que revela en la historic natural, y que al-
gunas veces citamos en el cuerpo de nuestra obra.
Las Apuntaciones Criticas sobre el Lenguaje
Bogotano," por Rufino Jos4 Cuervo, han sido de
suma utilidad a nuestro prop6sito, y tenemos
la satisfacci6n de confesar que, en ese interesante
libro (del cual hemos consultado la 4a edici6n,
notablemente aumentada,) hallamos much y rico
material.










PR6LOGO


El "Diccionario de Chilenismos," por Zoroba-
bel Rodriguez, dado a la estampa en Santiago, el
afio 1875, nos ha ayudado en alguna parte.
El "Diccionario de Peruanismos" que, como
ensayo filol6gico, public en Lima, en 1883, el no-
table escritor D. Pedro Paz Soldin y Unknue, ba-
jo el seud6nimo de Juan de Arona, nos ha sumi-
nistrado todo aquello que es comfin entire los pro-
vincialismos peruanos y los guatemaltecos.
El vocabulario de las voices provinciales de la
America, de D. Antonio de Alcedo, contiene mu-
chas cosas notables, que se refieren & las produc-
ciones naturales de este Continente; pero la ma-
yor parte de tales voces ha recibido ya, como era
natural, la sanci6n lexicogrffica, demandada por
la necesidad y justificada por el uso.
La Historia de Guatemala, 6 Recordaci6n Flo-
rida, escrita en el siglo XVII, por el capitkn D.
Francisco Antonio de Fuentes y GuzmAn," con-
tiene muchos nombres y descripciones de hierbas,
cortezas y races medicinales, propias de estas
comarcas.
La Gramktica de la Lengua Castellana," por
D. Andrds Bello-ese monument levantado a las
letras espafiolas en America-se cita, para honra
nuestra, no pocas veces, en las pgginas de esta
colecci6n.
Entre las "Memorias de la Sociedad de Lin-
giiistica de Paris," figure un curioso folleto, de G.
Maspero: Sur quelques singularitbs phonetiques
de 1' espagnol parle dans la champagne de Buenos
Aires et de Montevideo." Este studio nos ha de-
mostrado que una parte de nuestros barbarismos
no es desconocida en las mfrgenes del Plata.










DEL AUTOR


La Colecci6n de Lingiiistica y Etnografia Ame-
ricanas," publicada en San Francisco de Calfornia,
por A. L. Pinart, es otro de los libros que hemos
tenido a la vista.
"Las Cuestiones Filol6gicas de D. Antonio Jo-
s6 de Irisarri," son studios eruditisimos, de im-
portancia suma en various puntos que, con la his-
toria, la literature, los origenes y forma del len-
guaje, se rozan. Hemos tratado, pues;, de aprove-
char, dada la ocasi6n, las magistrales y fitiles
ensefianzas de tan distinguido guatemalteco.
La Gramitica PrActica de la Lengua Castella-
na," por D. Emiliano Isaza, es por todo extreme
recomendable, y algo de lo que figure en nuestras
pfginas ha sido torado de esa obrita colombiana.
Los Vocables indigenas de Venezuela," colec-
cionados por Aristides Rojas, y el "Arte de la
Lengua del Reino Cackchiquel 6 Gvatemalico,
con un paralelo de las lenguas Metropolitanas de
los Reinos Quich6, Cackchiquel y Zutujil, publi-
cada el aflo de 1-753, por el P. Fr. Ildefonso Joseph
Flores," han formado part de los libros de con-
sulta que. hemos tenido presents.
El Vocabulario Rio Platense razonado," de D.
Daniel Granada, es una curiosa colecci6n, que he-
mos hojeado con provecho.
El tratado que escribi6 D. C4sar C. Guzmfn,
con el titulo de Composici6n y Gramatica Prac-
tica," y del cual ya se han hecho cuatro ediciones,
registra algo apropiado al linaje de nuestros es-
tudios.
"Los Idiomas de la America Latina," por So-
brcn, y ",La Formaci6n de la Lengua Espafiola,"










PR6LOGO


por Roque Barcia, son obras que tambidn hemos
consultado.
La Gufa del Lenguaje Castellano" de Odon
Fonol, publicada en 1885, se cita de vez en cuan-
do en el present volume.
La antigua y curiosa obra, que sali6 por prime-
ra vez 6 luz en Madrid, el afio 1737, intitulada
',' Origenes de la Lengua Espafiola," recogidos por
D. Gregorio Mayans y Siscar, es de sumo interns
para conocer & fondo nuestro idioma. Nos ha
servido muchas veces, cuando hemos tenido que,
consultar el origen de voices, locuciones y refranes.
El precioso libro de D. Juan Ignacio d'e Armas,
" Origenes del Lenguaje Criollo," que sali6 d luz
el afio 1882, nos ha dado a conocer las etimologias-
y la formaci6n y uso de muchas voces americanas.
Primera Gramdtica Espafiola Razonada," se
llama la que escribi6 D. Manuel M. Diaz Rubio y
Carmeno, en dos grandes vol6menes, y que hace
cuatro afios se di6 a la estampa. Esta gramitica
y la de D. Manuel Maria Guill4n de la Torre, que
vi6 la luz public ec 1886, han formado parte de
los libros de doctrine que hemos consultado.
Nuestro distinguido amigo, el notable zo6logo
D. Juan J. Rodriguez, nos ha favorecido con los
nombres t6cnicos referentes a ciencias naturales.
Grato nos es consignar aqui el testimonio de apre-
cio que le debemos.
'Las obras literarias de D. Jos6 Milla, una de
nuestras glorias patrias, contienen discripciones
de asuntos del pais y copia de t4rminos provincia-
les que hemos aprovechado, exornando con ejem-
plos nuestros articulos.










DEL AUTO


Tambi6n figuran en estas pgginas algunos ver-
sos de D. Jos6 Batres Montfifar, de Rivera Maes-
tre, de Goyena, de los hermanos Di6guez y de
algunos otros bardos guatemaltecos, que han em-
pleado A las veces nuestros provincialismos.
Por lo demas, hemos tenido que ir haciendo
poco a poco, la lista de voces y frases que, sin ser
castizas, andan mezcladas con nuestro idioma, y
que dan lugar frecuentemente A confusiones y du-
das, que hacen incurrir en errors aun a personas
educadas.
Comprendemos que nuestro ensayo no puede
dar por resultado una obra complete, como seria
apetecible, y que la present tiene que resentirse
de errors y vacios.
Este libro no es mas que una base que servira
de punto de partida A aquellos que, con profunda
ilustracion, sobrado tiempo y prolijo examen,
puedan elaborar una obra. acabada, en este linaje
de studios, que tanto han menester de la critical,
" no la de hidr6picos encomios 6 de zumbas de
graciosos de esquina, sino aquella franca, honra-
da, independiente 4 investigadora, que estudia,
fecundiza y corrige el trabajo ageno, ilustrando y
estimulando al autor, y no paralizdndolo con la
inflaci6n del engreimiento 6 moviendolo a romper
la pluma ante ]a soez retribuci6n del escarnio."















LA LENGU CASTELLANA EN LA AMERICA ESPAROLA.


I.
Los osados aventureros que, en s6n de conquis-
ta, dejaban su native suelo, buscando lucro y ha-
zafias al venir a Am6rica, trafan entire sus recuer-
dos los de las gloriosas lides contra godos y 6rabes,
y en su rico idioma las pomposas galas de' los in-
genios que, en el siglo XVI, asombraron al orbe
con sus letras meritisimas. La espada ib6rica
despedia el fulgor de la expulsion de los moros y
de la destrucci6n de los bArbaros; mientras que la
lengua de Castilla era entendida casi por toda
Europa, que contemplaba con admiraci6n las in-
mortales obras de insignes pr6ceres. Habia lle-
gado a su apogeo la gloria hispana en el antiguo
Continente, y el idioma del sabio rey D. Alfonso A
su mayor auge, cuandose realizaron por Col6n los
suefios de S6neca, al descubrirse el Nuevo Mundo.
Trafan los debiles esquifes del inspirado genov6s,
con los g6rmenes de la civilizaci6n, que pudo pa-
sar por el tamiz de las preocupaciones de aque-
llos tiempos, el rico caudal de voces de una sono-
ra lengua llena de esplendor y galanura, destina-
da a resonar, entire los vitores del combat, al pie
de los Andes y en las risuefias margenes de-los
alegres lagos de la opulenta ciudad de Moctezu-
ma; sobre la nevada cresta de las cordilleras plu-
t6nicas, 6 en las verdes y serenas praderas de las










LA LENGUA CASTELLANA


faldas de cien volcanoes; en el rancho del cacique
y en la tienda del soldado; en boca de Pizarro y
en los fementidos labios de Felipillo, el indio as-
tuto que condujo al suplicio al desventurado Ata-
hualpa; en las agonias acerbas de dofia Beatriz de
la Cueva y en los 6xtasis de amor de la hermosa
Xicotenca.
El idioma castellano era digno de la exuberan-
te naturaleza que se ostenta en America; estaba
destinado A llevar, con heroico acento, al Dios de
las alturas, la f6rvida bendici6n del primero que
plant en el Nuevo Continente el estandarte de
los indomables leones: La algarada de las armas
habia de cesar; el regimen colonial era no mis
que pasajera evolucion; empero, el idioma de la
conquista echaria profund.as races en las regions
descubiertas ; porqueel sign admirable de la idea,
que la palabra envuelve, es lo ultimo que pierden
las nacionalidades destinadas a perecer, y lo pri-
mero que se incuba cuandola simiente del progre-
so se esparce por pueblos conquistados. El Arbol
secular de ancha copa y rico follaje, riega al vien-
to su semilla para que nunca se extinga, mientras
que la humilde enredadera necesita piadoso arri-
mo y prestada savia, 'a fin de que sus hojas tengan
efimera frescura y palidos matices sus delicadas
flores. Los obeliscos, arcos y piramides que pu-
dieron haber dejado los bravos castellanos, ya es-
tarian reducidos 6A polvo; pero los mares, los mon-
tes, las cordilleras, los rios y poblaciones que
con sus nombres bautizaron, alli estin para
siempre.










EN LA AMERICA ESPAl0LA


Habia que luchar, mas que contra las indianas
flechas, con la salvaje naturaleza de estas comar-
cas, que ocultaba doquiera g4rmenes de muerte
entire su primitive grandeza. Tras las moles in-
mensas de granite que iba A encontrar el con-
quistador? Despu6s de caminar hambriento en
forzadas marchas, fabricando canoas para atrave-
sar rios que semejaban mares 4qui6n sabfa lo que
adelante estaba? Col6n se lanz6 a lo ignoto del
oc4ano, y los Pizarros, Corteses, Alvarados y Val-
divias, se arrqjaban a menudo A lo desconocido de
la tierra.
En esas belicas exploraciones, prefiadas de pe-
ligros, iban los esforzados castellanos bautizando
los multiples objetos que & su vista se ofrecian.
Al ver de repente un temible cuadr6pedo, en algo
parecidoa a africano tigre, dsibanle por analogfa
tal denominaci6n; alconteniplar con espanto una
aguila colosal, que cerniase soberbia sobre las
crestas de los Andes, preguntaban al indigena por
el nombre de ese reyde las nubes 1el Condor!; al
saborear la sabrosa care. del agreste pavo, deja-
banle en cada region nomenclature aborigen; al
ave de negras plumas, que limpia las ciudades,
apellidabanla con indianas voices; y el rojo guaca-
mayo, el lijero senate, y tantas m6s de la alada
tribu, (como diria el poeta) que eran desconocidos
para los espafioles, requerian palabras diversas.
Sobre los nevados p6ramos peruanos vivia el agres-
te llama ; por el lado sur del continent dejibase
ver el months coyote, entire la verde chilca; y por
todo M4xico y la America Central, el mapache, el
micole6n, el perico lijero, la taltuza, la cotuza, el te-










LA LENGUA CASTELLANA


pescuinte, el tacuazin y muchos otros de originales
nombres, que poco a poco van naturalizAndose en
el lenguaje comfin, dado que no es possible desde-
fiar elements que se asimilan en la series de los
tiempos, ni es bastante el human esfuerzo para
detener la corriente invasora de neologismos, que
se introduced justificados por la necesidad de de-
nominar objetos 6 series nuevos.
Complacianse los conquistadores aquende el
oceano, al contemplar la variada fauna americana;
pero no se complacian menos al percibir la rica
flora de este suelo. Asi como llamaban con orgu-
11o "Nueva Espafia" A M4xico, y "Nueva Grana-
da" a Colombia, asi me figure tambi6n que aque-
llos f6rreos pechos de los hispanos soldados palpi-
tarian alguna vez al decirle rosa a la flor de la sil-
vestre sarza; pasionaria 6 la flor de la granadilla;
y espiritu santo, A la original orquidea paname-
fia. Algfn recuerdo siquiera fugaz debieron de
evocar las flores americanas en la memorial de los
esforzados adalides, que con caballerescas tradi-
ciones, subyugaron al Nuevo Mundo. Cuantos
besarian, como Miguel Angel bes6 al morir el re-
trato de su amada, alguna de esas silvestres flore-
cillas de nuestros campos, al expirar en ellos, al
rudo golpe de la suerte!
Raz6n tenian los codiciosos aventureros, al ad-
mirar estupefactos la naturaleza americana, para
decir que todo aquello s61o podia compararse con
el primitive ed4n. Con qjos de sorpresa miraban
la esbeltisima ceiba, de espl6ndido follaje, que se
esconde entire las nubes y parece desafiar las tor-
mentas torrenciales; ni debi6 de causarles menos










EN LA AMkRICA ESPAR0LA


asombro el guayacdn resinoso, de odoriferas ye-
mas y crispadas ramas, que cual gigante del bos-
que se exhibe ufano en la espesura; el volador que
crece enhiesto hacia el cielo, semejando aspiraci6n
et6rea; el cocotero de agrestes abanicos, como des-
tinado A refrescar el tropical ambiente; el incom-
bustible conacaste, que ofrece su corpulento tronco
para improvisar rfisticas embarcaciones; y tantos
Arboles raros y medicinales,'como encierran nues-
tras selvas. S6lo quien haya contemplado esos
enmarafiados bosques en que, al canto del censonte
y del pito real, finense los rumors de los insects
que perennemente zumban, y las armonias de
una naturaleza exuberante llena de matices y co-
lores, podra comprender la honda impresion que
recibieron los que buscaban tierra, casi perdidos
en el anchuroso mar, cuando con fe en el alrma y
alegria en el corazon, se arrodillaron en la prime.
ra isla que les depar6 el destiny. Desesperaban
los mariners hispanos de volver A sus lares y de
hallar salvamento en el embravecido pidlago,
cuando se aclar6 el horizonte, dibujAronse, revo-
loteando blancas nubes, en el firmamento azul;
escucharonse ecos vagos de rumorosa selva, cual
misteriosa respiraci6n de la gosta pr6xima; y se
les present el panorama mAs imponente que nun-
ca se viera. Sentirianse aquellas gentes, en esos
instantes de inefable arrobamiento, como atraidas
por este Nuevo Mundo de grandezas y encantos;
como llamadas & su rico seno ; como attomos del
planet que deben sumergirse al fin en el todo de
lo creado, con la floor, el rio, el ave, la plant y
cuanto tiene perecedera existencia.










LA LENGUA CASTELLANA


Verian mas tarde los iberos audaces otro subli-
me espectaculo. Era la inm6vil pampa, en donde
todo reposa callado 4 inerte, sin variedad ni loza.
nia. Las vizcachas grufien, los gauchos cantan con
melanc6lica y lugubre voz, y el horizonte se ex-
tiende ilimitado hasta confundirse con un cielo
que parece reflejar el verdor de aquella extensisi-
ma superficie, de mas de trescientas leguas. Las
resedas, las margarias y anmrnonas perecen alli
pIlidas de nostalgia, echando menos la sombra de
las 3elyas. Es tan grande el desierto, como tris-
te, sin brillo, ni rnaticves. iQud contraste. el bos-
caje paIadisiaco y la argen, ina )tpan pa!
Iin pero, quini6 habiaii de presenti r (< iie la raza de
aquellos descubridores, no s61o subytigara a.las nu-
merosas tribes anericaiians, si no que gran catistrofe del soberbiu itnmerio de MVIxico y
de la terrible hen;at,omrbe de los inMcts, hubiera de
extender, mis alli de la conquista y del gobierno
de los vireyes, la advenediza lengua de Castilla.
Verdad es que los nurnerosos idiomas indigenas
prestiroiile rico contingenote, a[ punto que, mien-
tras viva, guardara restos del quiche, del mexica-
no, del quichua, del guarani y de todas las prin-
ci pales lengnas quo aqui se hablaban al Ilegar los
capitanes iberos; porque cuando dos civilizaciones
chocan, prevalece la que mns fuerza moral encie-
rra, bien que algo queda de amalgama y compene-
traci6n, como sucedi6 con los irabes en Espafia,
cuya cultural se trasluce entire lo ibero, romano y
g6tico que caracteriza & la Peninsula. En Am'-
rica, acaso desaparecerdn las razas aut6ctonas; pe-
ro muchas de las palabras de sus lenguas iran co-











EN LA AMARICA ESPASTOLA


rriendo en el tiempo, como corren las gotas del
manantiial que caen en anchuroso rio, hasta per-
derse en el mar. La chala, el choclo argentinos;
la tusay el helote mexicanos y guatemaltecos, vi-
vira-n mientras se siembi-e el maiz, ese rico grano,
al que Col6n ]lamaba panizo, y se cultiven las mil-
pas, que,
Se despliegan al sol y se levantan
Ya doradas, temblando. las espigas,
Que sobresalen cual penachos jaldes
De un escuadr6n en las revueltas filas.

Brtta el blondo cabello del helote,
Que muellemente al despuntar se inclina;
El manso viento con sus hebrasjuega
Y los rayos del sol tuestan.y rizan."

Buri6n Ilamaremos nosotros, siquiera impro-
piamente, a ese microsc6pico pajarillo,

"Viva esmeralda tornasolada,
Aureo diamante que centell6a."

Ni podr&n los afios hacer que por acA se deno-
minen de otra suerte las flores de la cruz, que el
campo esmaltan; del bellisimo izote los sabrosos
botanes ; la'blancafloripundia 6 agreste campanula;
el"'orronchocho amargo, de apretados racimos; la
guayaba, que roba la turba estudiantil; el jocote
que ostenta corona de escarlata; y todas aquellas
flores del alma, que son flores guatemaltecas, y
todas esas frutas silvestres, que evocan los tiem-
pos risuefios de la inocente nifiez. Voces regio-
nales, que estan en la condici6n modest de pro-
vincialismos nuestros; pero que para nosotros tie-


31











LA LENGUA CASTELLANA


nen la importancia que, en la familiar se atribuye
& las reliquias abolengas, que el tiempo ha respe-
tado, por mAs que carezcan de intrinseco valor.
De esas palabras que andan por ahi. sin tutela,
como pobres hu6rfanas, que. no carecen 'de perso-
nales dotes, hay muchas americanas que deben fi-
gurar en el 14xico espafiol; que ya ha aceptado al-
gunas, porque las apadrina el uso de millares de
hombres ; otras son especiales para designer cosas,
costumbres, juegos 6 peculiaridades de pass dis-
tintos; mientras que no faltan pocas circunscritas
a pueblos 6 villas de una misma nacionalidad,
vergonzantes las mas, que en ciertos lugares son
de uso corriente, para significar animals 6 fru-
tas, y en otros designan objetos torpes 6 inmun-
dos.
Es curioso y itil el studio de ese lenguaje pin-
toresco A las veces, que va mezclAndose con el es-
pafiol, ataviado a usanza national, en cada una
de estas repfiblicas de Hispano-Am6rica; studio
que han hecho, en la Argentina Daniel Granada y
Alejandro Magarifio Cervantes, en Chile Zoroba-
bel Rodriguez, en el Perd Paz Soldan y Uninue,
en el Ecuador Pedro Fermin Cebalos, Santiago
Michelena en Venezuela, Rufino J. Cuervo en Co-
lombia, y la Academia correspondiente de la es-
pafiola en M4xico.
Cuando decia el principle de los ingenios que
las Indias eran refugio y amparo de desocupados,
y afiagaza general de mujeres libres, no presinti6
a la verdad que el rico idioma de Don Quijote y
Sancho, habria de hallar con el tiempo, inagotable
venero de elements lexicograficos, dignos de to-










EN LA AMERICA ESPATOLA


marse en cuenta, desde que se hallan esparcidos
-entre paiseses diversos, poblados por numerosa
gente, que lejos de amenguar el habla castellana,
,dale mas valor, riqueza y gallardia.


II.
Haciendo detenido studio de las obras que se
han escrito en la Am6rica Espafiola, sobre el len-
guaje peculiar de estas regions, n6tase sin esfuer-
zo que, durante el largo period colonial, acaecie-
ron dos fen6menos que contribuyen A enriquecer
el habla castellana. De un lado, conservaronse
*en el Nuevo Mundo millares de voices y giros que
en la peninsula son ya desconocidos, como arcAi-
'cos; y de otro, aument6se asombrosamente el vo-
cabulario usual, con voices aut6ctonas, aplicadas a
,objetos y usos distintos de los de Espafia; voces
que son americanismos de simpatico sonido y re-
gular estructura, dignos de figurar en el dicciona-
rio de la lengua, 4ni qu6 mas tiene que una voz
descienda del latin 6 del Arabe, 6 se derive del
quichua 6 el cackchiquel, si se emplea por una
-colectividad respectable, de los veinticinco millo-
nes de hombres que hablan espafiol en este conti-
nente? Nadie ha pretendido jams que s61o el
lenguaje que se oye al border del Manzanares, 6
las palabras que se escuchan en la calle de Val-
verde, sean las que registre el l6xico de la lengua;
ni nadie anhela contener le expansion del idioma,
ni much menos que se expresen todos como en
tiempo de Le6n y de-Granada. Lo que aconseja
el sentido recto y demand el interns de cuantos









LA LENGUA CASTELLANA


usan el rico idioma de esos celebres poetas, es que
no se vuelva un caos 6 torre de Babel la lengua
hispana, sino que se enriquezca y desarrolle, de
modo regular y ordenado, habiendo un centro que
sirva de regulador, en cuanto al uso correct y
acceptable, ya que ni todo lo que se dice por el vul-
go puede hacer ley, sin sujetarse a examen, ni
menos son las sabias corporaciones las que forman
los idiomas.
Asi lo ha entendido la Real Academia Espafio-
la, y prueba de ello es que la 12a edici6n del Dic-
cionario registra palabras mexicanas, platenses,.
peruanas, etc., bien que en material tan poco es-
tudiada como esta de los americanismos, haya ex-
tendido aquel respectable centro alguna vez el uso
de un vocablo m6s allA de sus limits regionales,
dejando de consignar palabras que buen derecho.
tenfan a hallarse al lado de sus hermanas. Pero
ni esos pocos errors y omisiones inevitable en
semejante linaje de trabajos, ni el haber explica-
do mal la significaci6n de algunos nombres, argu-
ye absolutamente nada que amenguar pudiera el
relevant m6rito dela ilustre corporaci6n, sino que
mas bien prueban el poco cuidado que en estasre-
publicas ha habido de estudiar el lenguaje y for-
mar vocabularios especiales, como filtimamente
se han formado. En tales libros aparecen vivas
aun muchas dicciones y voces que nos trajeron
los conquistadores, y que hoy no entenderian alli
en Espafia sino los literatos dados 6 exhumar la
lengua muerta; y se explican tambien las palabraq
y giros provinciales que en cada pais se usan co-
rrientemente.










EN LA AMRICA ESPA10LA


Podria asegurarse que en donde se habla y pro-
nuncia mas anticuadamente el castellano, es en
la America Central, acaso porque de todas las ca-
pitanfas generals fue 6sta la que mas alejada es-
tuvo de la Madre Patria, menos tr6fago tenia con
la Peninsula, y mas escaso movimiento literario.
El antiguo reino de Guatemala, era sin duda, des-
pugs de Mexico y el Peru, una de las joyas mas
preciadas de la corona de Castilla; pero todo su
comercio redujose a uno que otro barco menor que
venia a Sonsonate anualmente del Peri, con car-
gamentos de vinos de Chile, aceitunas, al-
mendras, pellones y unos $200,000 en moneda
para compra de afiiles; mientras que de la Haba-
na, Bataban6 y Cuba llegaban & Trujillo de ocho
& diez goletas, con mezquinos cargamentos de
aguardiente y otros objetos, que servian de pre-
texto para hacer contrabando, y llevarse unos
$80,000 en plata y oro de Honduras. Al rio San
Juan arrivaban tres 6 cuatro embarcaciones con re-
gistros de Cartagena, Santa Marta, y otros puer-
tos espafioles, trayendo g6neros, comestibles, y
uno que otro pillo que venia bajo partida reserva-
da (*). La literature colonial de M4xico, el Peru,
Chile, Nueva Granada, Venezuela, provincias del
Plata y Cuba, ofrecia menos sintomas de anemia
que la del Reino de Guatemala, en donde si no
faltaba uno que otro sabio, uno que otro erudito,
eran contadas estrellas en un cielo obscurisimo.
Los hombres instruidos eran pocos, y escasos los
que sabian leer y escribir, al punto que no venian
(*) Apuntamientos sobre la Agricultura y Comercio del Reino de
Guatemala, por don Antonio LarrazAbal, 1810.










LA LENGUA CASTELLANA


libros, y apenas se imprimian vidas de santos y
reglamentos para cobros de diezmos. Si Pimen-
tel, Medina, Vergara y otros que en este asunto se
han ocupado, lamentan en la historic literaria,
durante el gobierno espafiol, el estancamiento que
prevalecla en sus respectivos pauses, qug podremos
decir nosotros, que no conservamos lo que ellos
en sus fastos literarios? Verdad es que algunos
esfuerzos se hicieron en los reinados de various mo-
narcas, 6 fin de mejorar la condici6n de estos pue-
blos; pero lo cierto es que ni la distancia, ni los
tiempos eran favorables al progress. La Ameri-
ca, fue descubierta, para sumergirla despu6s en el
aislamiento mas complete. Explicase asi ese fe-
n6meno raro por demos, de que nosotros hable-
mos, despugs de tres siglos, como hablaban los
primeros espafioles que aqui vinieron; y que pro-
nunciaban la z y la c en medio de vocales, confun-
diendo su sonido con la s; ni daban a la 11 la pro-
nunciaci6n.fuerte que despu6s tuvo; y decian mid,
andd, teng, suprimiendo la d final de tales termi-
naciones ; y empleaban yo vide, 41 vido; y corrom-
pian el vos sois, vos quergis, vos amdis: diciendo
vos sos, vos quergs, vos amds, etc.; levantate, acostate,
callate, por levantate, acuestate, callate ; y mas que
todo, tenfan un gran caudal de voces, que fueron
de buena ley en el siglo de oro de la literature
castellana, olvidadas mas tarde en el lugar de su
nacimiento, mientras que entire nosotros viven to-
davia. La America espafiola, ha conservado la
herencia de muchos giros y voces que en Espafia
pasarian por arcaismos, y suelen dar a los escritos
de nuestros literatos cierto sabor antiguo, cierto











EN LA AMARICA ESPA:OLA


sello caracteristico, que al punto distingue el pe-
ninsular que nunca haya visitado nuestras pla-
yas.
Los mismos conquistadores fueron los prime-
ros que en sus largas y peligrosas espediciones,
iban exparciendo ciertas voices que, si fuera licito,
diriamos qne emigraban con ellos de un lugar a
otro distant. Bajaban los vocablos de la parte
setentrional de Mexico, por Yucatan y Centro
Am6rica hasta Panama, de tal modo que si com-
paramos los mexicanismos con nuestros chapinis-
mos, y con los provincialismos de Colombia, hay
marcada analogia, conservandose inalterables mu-
chisimos nombres indigenas, en todo el gran ist-
mo que se extiende desde Rio Grande a Cartage-
na. Muchos modismos mexicanos llegaron hasta
el sur del reino de la Nueva Granada y el Peru;
"donde prevalece el quichua, y existi6 aquel fa-
moso imperio de los incas, no menos important
en la historic que el azteca, cuya civilizaci6n,
idioma y costumbres se exterrdian tambidn muy
lejos, dominando quizgs cuanto estaba al frente,
al norte y al sur, no parando hasta tropezar con
la familiar guarani hacia el levante, la caribe al
septentri6n, y la azteca en las fronteras mks occi-
denltales del istmo." (a)
En la parte del continent que la colonia debi6
a los esfuerzos del afortunado Solis, predomina-
ban el quichua, el araucano y el guarani, de los
cuales extendigronse por los Andes los dos. prime-
ros, y el iltimo, por la tierra de los araucanos.
En esos paises cons4rvanse muchos vestigios en el
lenguaje comin, de aquellos famosos idiomas.











LA LENGUA CASTELLANA


"Mas el concurso lexicogrffico que ofrecen los pue-
blos de la cuenca del Plata y sus afluentes, 6 sean
argentinos, orientales y paraguayos, dice don Da-
niel Granada, no esti circunscrita esas voces
originarias, sino que tambign comprende otras
que traen su origen de fuentes mis lejanas, como
el antiguo Andhuac y las Antillas, 6 que en bar-
cos negreros han pasado 6 America de las costas
occidentales del Africa."
Si se compare el "Vocabulario Rioplatense" con
la colecci6n de nuestros provincialismos, se encon-
trarf diferencia muy marcada, que viene 6 esta-
blecer entire ambos modos de hablar la distancia
que hay entire dialectos diversos; pero ello es lo
cierto que, si tomamos todo el caudal de voces
que sin ser peculiares de cada region, sino comu-
nes & America, han enriquecido el castellano, ha-
ilaremos que tenia raz6n al decir, a mediados de
la filtima centuria, el erudito benedictino Fr. Mar-
tin Sarmiento, que los vocablos procedentes de
las Indias Orientales y Occidentales componian
mAs de una d4cima parte de la lengua de Casti-
lla.
Recibi6 la Am6rica hispana el espl4ndido pre-
sente del habla de Manrique y Garcilaso; pero
tambi6n los imperios de Moctezuma y Atahualpa,
el opulento reino del Quich6, el ind6mito Arauco,
las floridas Antillas, las populosas tribus del Pa-
rang, han rendido tribute, con sus indianos voca-
blos, al idioma que Carlos V creia propio para ha-
blar d los dioses. Hase comprobado que el Nue-
vo Mundo es la parte del planet, en donde mas
lenguas y dialects se hablan. En un radio redu-










EN LA AMARICA ESPAROLA


cido, en las mArgenas del mismo rfo 6 en las fal-
das del mismo volcan, hillanse todavia tribus que
no se entienden las unas A las otras. Los primi-
tivos idiomas indigenas abundan en voces que por
si solas expresan una frase.
El guaranf se compone de monosilabos, que com-
binados revelan diversas ideas: El quichua fu6
lengua official, que los incas procuraron generali-
zar, por medio de maestros y escuelas, y que vive
todavia, al pie de las colosales murallas, antes cu-
biertas de oro, que ain se alzan en el Cuzco, co-
mo lugubre recuerdo del legendario Tupac Ama-
ri. El aymara es conciso, abunda en armonia
imitativa, es aglutinante, puede contener en una
sola voz muchos concepts y se conserve afn en
pueblos, cerros y lugares, desde Puno hasta Chi-
chas y Atacama. En el antiguo reino de Guate-
anala se hablaban mas de veinte lenguas, si he-
mos de dar credito al oidor Garcia del Palacio,
que enumera las siguientes: mexicana, vebetlate-
*ca, tloque, zozil, zendalquel6n, mamcy, achi, cua-
hutemalteca (cakchiquel), chienanteca, hutatleca
quicheh6),. chirichota, populuca, pipil, poconchi,
,caechicolchf, chontal, tlacacesvastleca, apay, po-
t6n, taulepanlua, mangue, ulba, maribib, &. El
"Cuadro de idiomas indigenas de M6xico" del
erudito Pimentel, da idea de las numerosas len-
guas y dialectos de aquel riquisimo imperio. En
resoluci6n, la lingiistica americana ofrece a los
sabios un inmenso arsenal, el mis antiguo quizAs
que en la tierra se present, para penetrar en el
obscure laberinto del origen de la palabra huma-
na. Muchos de esos idiomas aut6ctonos, ain se










LA LENGUA CASTELLANA


hablan por los indios, con alguna mezcla de espa-
fiol adulterado, ya que asi como el castellano co-
rre, por estas tierras, en contubernio con voces.
aborigenes, tambi6n hlse infiltrado en el cauce de-
los idiomas indios: el lenguaje, como todas las co-
sas, lleva en si el germen de su desorganizaci6n y
el de su renacimiento.

III.
Asi como las plants que se llevan & lejanos cli-
mas, sufren alteraciones diversas, sucede con las
lenguas que se introduced a extrafia tierra, que so
ven al cabo de los tiempos, con variados giros y-
distintas voces, necesarias las mas para significar-
nuevos objetos y faces de la vida social; por lo que
no es extrafio que el habla de Castilla, al exten--
derse en America, experimentase el desenvolvi-
miento ocasionado por tales y tan poderosos mo-,
tivos; ni es singular que fueran viviendo en las
colonies, en medio de la calma y de la inercia que-
prevalecia antafio, otros muchos modismos y vo-
cablos que por muertos se tienen en la madre pa-
tria, bien asi como acaece con el hijo que vaga
errante en remote suelo, sin curarse ya sus ascen--
dientes de si vive 6 ha desaparecido para siem-.
pre.
Despu6s del aislamiento en que se hallaron los.
pauses hispano-americanos, era consiguiente espe-
rar que hasta entire ellos mismos hubiese mudan-
zas en la lengua, que no habia de permanecer in-
c6lume desde los rocallosos ventisqueros de Chile.
hasta los. floridos valles de Mexico, En un mun-
do joven, turbulento, soiador y arrogante, que:










EN LA AMERICA. ESPANOLA


sentia aspiraciones 6 ideales generosos, rebosando
de vida y de entusiasmo, hubo de sufrir hondo
trastorno la manera de ser political, al sonar la ho-
ra de la emancipaci6n y aparecer en el cielo de la
patria el sol esplendoroso de los pueblos libres.
Rompigronse violentamente los lazos que liga-
ron durante tres siglos, A estos pauses con la me-
tr6poli espanola, sin que quedara, en medio de los
acerbos odios de la lucha, mas vinculo que el
idioma, que muchos se empefiaron en convertir
en dialectos, sin parar mientes en las ventajas que
ofrece A cuantos hablamos castellano, tener un
medio comfin de inteligencia y un element pre-
cioso de comercio intellectual y material. La ten-
dencia a crearse peculiar lenguaje, estropeando las
leyes de la sintAxis, sustantivando y adjetivando
verbos, formando voces viciosas, aceptando vulga-
rismos extravagantes, y pronunciando A troche
moche los vocablos, no pas6 de ser en la America
espafiola, mas que 16gica consecuencia del odio
que se tuvo en un tiempo A cuanto provenia de
Espafia. Cuando Heredia y Olmedo, en viriles
estrofas, renegaban de la peninsula ibgrica, era
natural que se tuviera por el vulgo en poco la pu-
reza de la rica lengua que con tanta sonoridad y
maestria manejaban esos bardos her6icos, bien que
abogaron siempre por la conservaci6n del habla
que Felipe V se empefi6 en fijar, dandole esplen-
dor y gloria. Ni Bello, ni Irisarri, ni D. Jos4
Joaquin de Mora, con todo y ser muycelosos defen-
sores de la independencia, jams creyeron que al
cambiar de instituciones, debieramos haber cam-
biado de manera de hablar; ni que tengan nada











LA LENGUA CASTELLANA


que ver las leyes de la gramatica con las trans-
formaciones political, ni que fuera licito, ni con-
veniente, estropear a titulo de regeneraci6n y re-
publicanismo, el hermoso y rico idioma que en
suerte nos cupo tener A tantos millones de hom-
bres. No es precise, para vigorizar la emancipa-
ci6n, romper lanzas con la literature espafiola,
tan fecunda, esplenderosa y rica; ya que el canto
a Junin y la apote6sis al heroe de Pinchincha,
habrian perdido much de su viril energia y mar-
cial ardor, si en otra lengua se escriben; ni para
amar, como amamos, la independencia national,
hubo necesidad de maldecir & Espafia. "Todos los
latino-americanos estamos unidos, al decir del
eminente politico y escritor Riva Palacio, por un
vinculo que es una virtud nueva en el mundo, y
de la que no ha dado hasta hoy ejemplo la histo-
cia: el patriotism continental. Nadie lo inven-
t6, nadie nos lo ensefi6, ni de parte alguna lo hemos
copiado. Sin previo acuerdo, sin propaganda, sin
que los peri6dicos se ocupen en eso, el patriotism
continental existe en la America: es cada dia mis
vigoroso, y acabard por hacernos muy fuertes."
Pues bien, ese noble patriotism est& interesado
en que todos nos entendamos en el mismo idioma,
desde el pais de los araucanos hasta. las doradas
margenes del rio Bravo, en la her6ica patria de
Juarez; desde los declives andinos, que bafia el mar
de Balboa, hasta las ricas orillas de la isla famosa
que lame con sus soberbias olas el anchuroso
Atlantico. i Qu6 por siempre se comprendan
en estas vastas regions, de un extreme al otro de
la America latina, las inspiradas, sublimes notas











EN LA AM]RICA ESPASOLA


de Olegario Andrade; las dulces cAntigas de Mila-
n6s; las tiernas y pintorescas rimas de Juan Dig-
guez; y los suspiros de amor, que exhalaron las
celestiales arpas de Acufia el desventurado, y de
Flores el triste peregrino, de alma dolorida 4 ima-
ginaci6n de fuego!
Despu6s de la conquista espafiola, dej6 la catas-
trofe indiana restos esparcidos de sus dialectos en
el habla comiin ; mientras que con posterioridad
al nacimiento de las nacionalidades hispano-ame-
ricanas, habia de vivir por algfin tiempo el conato
de rebeldia hasta contra la lengua castellana. Si
nos figuramos, dice un modern fil6logo, el aspec-
to de nuestro idioma en la America espafiola, nos
parecera ver el vasto lecho de un oc6ano exhaus-
to. Alli hay de todos los naufragios; riquezas
completes, riquezas truncas; series de despojos
hermosos y por acaso bien ordenados; montones
de restos informes, heterog6neos, revueltos; lo ar-
caico al lado de lo flamante; resultado todo de los
dos grandes naufragios, el de la civilizacion indi-
gena que desapareci6 hace tres siglos con la con-
quista, y el de la espafiola que se perdi6 al comen-
zar el present, en la emancipaci6n. Esos mis-
mos g4rmenes de anarquia, products de causes
tan poderosas como las apuntadas, nos obligan a
empefiarnos mas cada vez en que, sin rechazar
los americanismos que pueden ser part A enri-
quecer el idioma, no reine la confusion, ni pre-
valezca el desorden, sino que la unidad del habla
sea un motivo mas que fortifique ese sentimiento
de amor entire la raza latina del continent, que
si no ha podido hasta hoy realizar el gran pensa-











LA LENGUA CASTELLANA


miento de Bolivar, de ligarse en beneficio comi'n,
esta llamado en America 6 conservar hist6rica-
mente los timbres que le dieran gloria durante
dieziocho siglos, en los cuales casi ella sola ha pro-
ducido la civilizaci6n actual, desde la unidad del
imperio romano, hasta pregonar, al trav6s de los
tiempos, y en medio del estallido de la revoluci6n,
los derechos del hombre. Si la raza latina tiene
en su cerebro el element creador, en su imagina-
ci6n la chispa del arte y en su sangre los arran-
ques de la pasi6n; que no pierda la unidad de len-
gua, en ese grupo de nacionalidades que de Chile
a Mexico se contemplan, como esperando el mo-
mento de ser ellas las que reciban los g6rmenes
de nueva vida para la humanidad, y nuevos hu-
rizontes para los pueblos fatigados de la Europa.
El americano espafiol, tiene las glorias de Espa-
fla, que son sus glorias ; tiene la solidaridad de
intereses de una raza que, como tanto se ha di-
cho, llena el pasado con sus proezas; tiene en lo fu-
turo el campo de las conquistas pacificas, por las
ciencias y las artes; y tiene en fin, la lengua mas
sonora, majestuosa y rica que se habla entire los
hombres.
Extinguidas las prevenciones, que si en mo-
mentos de lucha, pudieron tener raz6n de ser, hoy
son del todo ajenas a pueblos que abrigan id4nti-
cos propositos, no cuadra ya la mania de hablar
mal, adulterando la espafiola lengua ; sino que
cumple a todo el que estime la solidaridad de raza
y armonia de miras, tejer con carifioso empefio
los lazos de afecto y estimaci6n que unir deben a
America con Espafia. Si los pirates aleves per-





NSTITUTO DE STUDIOS
Li-NGUISTICOS Y LITERARIOS
S JUAN DE GARAY

EN LA AMAitfCA ESPAfOLA 45

seguian en otro tiempo a los galeones que Ileva-
ban el oro del Nuevo Mundo; que no se ostenten
hoy, despojando de sus preciados quilates a nues-
tro bello idioma, esos otros devastadores de mala
ley, que invaden el campo literario para cubrirlo
de abrojos, sembrando la cizafia en donde deben
lucir por siempre purisimas rosas y perfumadas
violetas.
A. BATRES J.













TRANSFORMACIONES


DE LA

ORTOGRAFIA ESPANOLA.


Se forma la cabeza por las lenguas, y los pensa-
mientos se tifien del color de los idiomas, decia
Juan Jacobo Rausseau, con lo cual daba a enten-
der toda la importancia que ha de atribuirse a los
studios filol6gicos y gramaticales.
El cultivo de nuestra lengua patria reviste aun
mas interns, si se la estima como medio de que
nos valemos diariamente, para expresar nuestras
ideas. El idioma espafiol, en efecto, mAs que otro
alguno, debe empefiar nuestra atenci6n, tanto por
haberlo heredado de nuestros padres, como por
ser el mas sonoro, el mAs elegant, y uno de los
que menos anomalias presentan en su pronuncia-
ci6n y escritura. Si no tiene la suavidad del ita-
liano, la gentileza del frances, la concision del in-
gl6s y la filos6fica profundidad del aleman, osten-
ta en cambio arm6nico ritmo y exuberancia de
viriles, sonoras dicciones, que harto justifican la
preferencia que Carlos V le diera para hablar
con los dioses. *
Nacida como- todas las lenguas romances, fu6
la espafiola, en un principio, amalgama informed
de adulterado latin con voces celtas, que por vez
primera exhibi6 la traducci6n de tos fueros de
Aviles, en los comienzos del siglo XII, y la del










TRANSFORMACIONES DE LA


fuero de los godos ordenada por San Fernando
despu&s de ganar & C6rdoba. Viene luego el in-
teresante poema del Cid, que si carece de riqueza
y gracia, es el principal monument del habla de
ese siglo, hasta que aparece en el siguiente la fa-
mosa obra del rey Alfonso, en la cual se fija, y se
eleva a un alto grado de esplendor el romance
vulgar, como entonces le llamaban. En la me-
morable corte de don Juan II, convirti6se en idio-
ma de las musas y de los galanteos; y en los feli-
nes tiempos de Fr. Luis de Granada y de Santa
Teresa de Jesus, lleg6 & ser la lengua de Castilla
lo que el griego de la apasionada Safo, en el pals
-de los helenos, y el latin del sublime Virgilio en
la soberbia Roma. Mencionar, por iltimo, al
principle de los ingenios, a Miguel de Cervan-
tes, equivale a decir que hemos recorrido toda la
progresiva escala, desde el primer peldafio de la
lengua, hasta la cufspide de su armonia, grandio-
sidad y elegancia.
Pero no vamos a estudiar ese prodigioso desa-
rrollo, sino describir 6 grandes rasgos, algunas
Ade las transformaciones que ha venido experimen-
tando, al trav6s de los tiempos, la ortografia es-
pafiola.
En la Gesta de mio Cid, poema de autor desco-
'nocido, que canta las hazafias del legendario cam-
peadar, encuentrase diversidad. *de escritura, en
las diversas ediciones, como es natural, que suce-
-da, en obra tan antigua, que vino transmiti6ndose
por manos de los copistas. Generalmente ha-
blando, la irosodia es diverse de la que despu6s
-adquiri6 el castellano, que no estaba fijada al na-










0RTOGRAFIA ESPASOLA


cer el idioma. Asi se advierte que ponian acento
6 la u en el preterito f4e, para indicar que se pro-
nuncia como o, puesto que en algunos versos se
rima fie con naci6, cal6, etc. Acentuaban tam-
bien la i de treinta, reina, acercindose a su origen
triginta, regina. En lo que respect al valor de
las letras, prevalecia constant confusion entire la
b, la v y la u, confusi6inderivada del latin, como
se ve si se consider que existen afin inscripcio-
nes en las cuales se halla bibere, bestra jubentus,
abe, berna; lo que demuestra ampliamente don
Mariano J. Sicilia, en sus principios de ortologia.
El mismo author del Quijote, se firmaba Cerbantes
Saabedra. La ch era equivalent. en el poema del
Cid a la c; la t 6 la d, al fin de las palabras; la x
sonaba como j, al principio de dicci6n; escribian
lorar por llorar; miller por mujer; en vez de j usa-
ban i, como en oios por ojos; se encuentra una e
en sone, amare, campeadore; a la A dabanle dos va-
lores, el de dos nn, en ensennar, y el que hoy tie-
ne en niio, rifo; decian sennos, por sendos; con-
fundian la y griega (conservadora, seguin algunos!)
con la i latina (liberal!); y no porque en aquellos
buenos tiempos de Nufio Rasuera, Lain Calvo y
Ruy Diez, hubiese en.Carri6n, Vilforada 6 Naje-
ra, mas que cristianos y moros, sino porque estan-
do en sus principios la escritura, no se curaban
de reglas ortograficas: lo mismo les daba yba que
iva.
Ni parece estrafio que al desprenderse, si se pue-
de hablar asi, el romance del latin, conservara en
su prosodia, y aun en la escritura, mis analogia
que la que actualmente tiene aquella lengua con










TRANSFOXMACIONES DE LA


4sta, si bien reinaba entonces verdadera confu-
sion en cuanto a norma ortografica.
Diremos, de paso, que el articulo el lo usaban
antes de toda vocal, en lugar del la femenino, y
suprimian la ultima e de algunas palabras, sefia-
lAndolas con ap6strofo;
"Violo el atalaya e tdnxo el esquila.
Prestas son las mesnadas de las gentes chrystianas.
Ad6banse de coraz6n, e dan salto de la villa.
Do s' fallan con los moros, cometignlos tan aina."

Tenian la hi equivalent al y francs, que por
desgracia se perdi6, obligandonos k usar construc-
ciones flojas con en el, en ello, del, de ella. Acaso
eran mas sonoros los vocablos con la s y d, que
hoy se suprimen cuando llevan encliticos, como
en torndmosnos, tornadvos; ni deja de ser gracioso
el quinquier 6 quisquier, por cualquier 6 quienquie-
ra. En lo negative usaban ren nada (res nata), y
de alli tomaron los franceses su rien, y nos qued6
la palabra nada. Cuando en boca del vulgo se
oye ani cosa nada, nos explicamos mejor el ren
nada de la 6poca del Cid.
Usaban indistintamente la d 6 la t en final
de palabras, como Trinidad, Trinidat, dat, dad. De
la pl latina naci6 el sonido de la ll, como plorare,
1lorar, plenus, lleno. La ch se usaba muchas ve-
ces por c, como archa, march, por area, marco.
Al leer el poema que refiere las hazafias de aquel
adalid tan denodado, es precise poseerse de esa mis-
tica veneraci6n que acompafia al curioso observa-
dor de una momia, que si 6sta no se recomienda
desde el punto de vista de la est6tica, es reliquia










ORTOGRAFfA ESPAROLA


-que ha sobrevivido a la acci6n destructora de los
afios. La cr6nica del campeador transport nues-
tra mente 6 los dias remotos de dofia Urraca y el
conde Peransures; cuando yantaron iuntos e entro
monge, don Alfonso en Safagun, mas con premia
.que de grado e despugs salio de la mongia e fuese a
Toledo en compaiia de los omes buenos del reyno.
Ya debe suponerse que muchisimas voces de
las que en el siglo XII se empleaban, han caido
en desuso, conformandose el organismo de la len-
gua con la ineludible ley de todos los organisms,
*que nacen, crecen y se transforman. Quien quie-
ra recorrer un dia el pante6n que guard los des-
pojos del idioma antiguo, no tiene mAs que leer
las paginas eruditisimas del indice que puso San-
*chez en la "Colecci6n de Poesias castellanas ante-
riores al siglo XV," 6 el que acompafia al "Tesoro
*de los Prosadores espafioles," 6 el "Glosario" de
Bello, que se encuentra en el 29 volume de sus
obras.
En estos apuntamientos, no podemos sin cam-
biar su objeto, engolfarnos en divers linaje de
consideraciones. Volvamos pues, los ojos A la
-obra grandiosa del sabio cuanto desventurado don
Alfonso; A' las "Siete Partidas," que nos mues-
tran el habla de Castilla organizada, pulida y con
.el sello de grandiosidad que hasta hoy conserve.
En esa memorable producci6n del ingenio huma-
no uniform6se bastante la escritura; aunque no
en pocos casos se apartaba de la regla etimol6gi-
ca, cual si pugnara el nuevo lenguaje por tomar
-cuanto antes peculiar fisonomia. Sabido es que
,cada parte, de que la obra se compone, comienza










TRANSFORMACIONES DE LA


con una de las letras del nombre de aquel monarca;
y en la cuarta se encuentraomes sin h, mientras que
en otras voces fisase innecesariamente de aquella
letra. Ni la pronunciaci6n fu6 la pauta de la or-
tografia, ni menos el uso, dado que el ilustradisi-
mo rey tuvo la gloria de haber, por lo menos en
lo literario, impreso al c6digo famoso, su tersura.
y rotundidad. Cuando un idioma se forma, no
es possible que obedezca A reglas ciertas; porque
no son ellas las que engendran el lenguaje, sino
que nacen de su misma estructura y esencia, si
fijado ya, es material del anDlisis' de los grama-
ticos. Antes de las "Partidas," fermentaba, por .-
decirlo asi, el romance, que surgi6, en obra tan
admirable, hasta un alto grado de esplendor. La
ortografia presentaba, en no poca parte, capricho-
so aspect, allA por los afios de 1263, en que se pu-
blic6 el c6digo alfonsino, ni era dable otra cosa,
una vez que la espontaneidad preside A todas las
creaciones, y s61o con el transcurso del tiempo se
establecen los accidents de las cosas.
Escribiase entonces facer, filio, figo, fembra, en
vez de hacer, hijo, higo, hembra, porque la h tenia.
un sonido parecido al de la f. La j se pronuncia-
ba suavemente, no como hoy se pronuncia. La c
sonaba como s, en las silabas ce, ci, y la z con el
sonido griego de ts, en complete acuerdo con otros..
idiomas de origen romano. Con la dominaci6n
de los Arabes en Espafia, comenz6se A pronunciar
Asperamente la z y la c lo mismo que la j. Los
vocables eran mas llenos y mejores cuando escri-
bian cobdicia, dubda, obscure.
Un siglo despugs, el infante don Juan Manuel,.










ORTOGRAF A. ESPAROLA


sobrino de don Alfonso X, escribi6 en polida pro-
sa. Era entonces mrs facil la dicci6n; pero no
por eso la ortografia habia sufrido muchas altera-
ciones, segfin podrA verse en el pasaje siguiente
de "La novia domada": "El casamiento se fizo y
levaron la novia a casa de su marido, y los moros
han por costumbre, que adovan de cenar a los no-
vios, e p6nenles la mesa, e dejanlos en su casa
fasta en otro dia, y fici6ronlo ansi aquellos."
En posteriores tiempos, aunque no hubo, ni po-
dia haber much uniformidad en material de es-
escritura, n6tase que en cuanto a la h, no eran,
como ya dijimos, muy etim6logos; y no faltan es-
critores de fama que no usaban c, sino z en pala-
bras como vezino, hacienda, hazer, juezes, ni gusta-
ban de cambiar en el plural por c la z de los vo-
cablos que con esa letra terminan en el singular:
escribian cruzes, luzes. No marcaban el acento f
las conjunciones 6, 4, ni armaban pendencia por
la y 6 la i, para particular conjuntiva. L6ase, en
prueba de ello, la primera edici6n del Terencio,
traducida por Pedro Simon de Abril, y las obras
del P. Garau. Tampoco empleaban con propie-
dad la h, 6 juzgar por lo que dice el "Dialogo de
las lenguas": "Que unos la ponen donde no es
menester, y otros la quitan de donde estk bien;
p6nenla algunos en hera, habia y han, y en otros
de esta calidad; pero esto hacenlo los que se pre-
'cian de latinos, y yo, que querria mas serlo que pre-
ciarme dello, no pongo la h porque leyendo no la
pronuncio. Hallardis tambi6n una h entire dos
ee, como en leher, veher; pero desto no cur6is, por-
que es vicio de los aragoneses, lo cual no permit










TRANSFORMACIONES DE LA


de ninguna manera la lengua castellana; y otros
quitan la h donde esti bien, diciendo: ostigar, ino-
jos, ugrfanos, uesped, ueste."
Cuando sali6 a luz, en tiempo de Carlos V, esa.
obra que lleva el nombre de "Dialogo de las Len-
guas," y que es en extreme curiosa, se acostum-
braba todavia decir hacello, cojello, ponello; pero,
no se excluia el actual hacerlo, cojerlo, ponerlo, que-
conenzaba A usarse entonces.
Es lIstima que se haya proscrito la pronuncia-
ci6n y escritura de la double ss, en los nombres su-
perlativos, como bonissimo, prudentissimo; los aca-
bados en esa, como abadessa, condessa, y en perso-
nas de verbos como trujesse. Siempre que pro--
nunciaban espesa la s era double, y cuando la silba-
ban era simple, como en francs poisson y poison,
cosas diversas. De igual suerte desapareci6 la ce-
dilla, que como en esa lengua extranjera, se us6
en castellano debajode la c, para darle sonido de z,.
en capato, coracon, acucar, etc. Asi, encontramos.
en la obra que, sobre refranes, escribi6 a ruego.
del rey don Johan, el famoso Ifigo L6pez de Men-
doca, escrito este cognombre con c.
Era en much diverse de la nuestra la ortogra-
fia de los castellanos, cuando Col6n arrib6 al Nue-
vo Mundo, como se deja ver en las cartas dcl ge-
nov6s a Carlos V y en las cr6nicas que en el siglo.
XVI se escribieron.
"El alfabeto castellano tenia 22 letras, y 26 so-
nidos al descubrirse la America, segun consta eni
el Diccionario de Romance, publicado en Salaman-
ca, por el c6lebre Nebrija, el mismo afio de 1492.
Las cinco vocales, que en 1435, cuando escribi6 el.










ORTOGRAFIA ESPAROLA


marquis de Villena su Arte de Trobar, conserva-
ban el double sonido que heredaron del latin, lo ha-
bian ya perdido; y habian desaparecido tambi6n
los diptongos impropios, en que s6lo se percibia
el sonido de las dos vocales. Pareee Anicamen-
te que el diptongo ue, mas bien por abuso que por
regla de escritura, conservaba atn el sonido de o
larga que habia tenido en siglos anteriores. Asi
Cueiba y Coiba, en los cronistas correspondent A
una misma pronunciaci6n. Dos de las vocales, la
u y la i, tenian ademAs sonido de consonante cuan-
do precedian A otra vocal, equivaliendo entonces
la primera A nuestra v y Ia segunda A nuestra y.
Vy U en lo escrito eran lo mismo: Vagoniana y
Uagoniana se pronunciaban siempre Vagoniana.
Y del mismo modo i, j, y, no eran mAs que un
triple signo correspondiente A una misma letra,
la cual se pronunciaba siempre como y delante de
otra vocal; iuca, juca, yuca, se lean del propio
modo." Cuanto a la i larga, dice Juan de Valdes,
ya al principio os dije que suena al castellano lo
que al toscano gi." Es insostenible el error en
que muchos incurren, atribuyendo A laj, 6 sea
iota, a la a y hasta A la h de los cronistas, el soni-
do modern de la j gutural. No apareci6 4ste en
Castilla hasta los ultimos afios del siglo XVI, lle-
vado por los moriscos expulsos del reino de Gra-
nada, despu6s de la rebeli6n de las Alpujarras.
No se generalize en la Peninsula hasta los afios
de 1650, ni en America hasta el final de aquel si-
glo. Se pronunciaba la ch como actualmente, ex-
cepto en las palabras latinas 4 italianas, en que
che, chi sonaban como que, qui; lo que hay que te-










TRANSFORMACIONES DE LA


ner en cuenta para entender el sonido de las vo-
ces que nos fueron primeramente transritidas
por Pedro Martir, Vespucio y otros que escribie-
ron en alguno de lqs dos expresados idiomas. A.
esta incertidumbre de sonido se debe, entire otros
casos, que Cemi, escrito por italianos, se leyese
Chemi por otros; y que esta voz A su vez, se trans-
formase en Quemi, leida a la latina. Tres pronun-
ciaciones y tres escrituras para la' misma palabra.
La x se pronunciaba como ch francesa. La g
delante de e, i sonaba de'modo dulce. Por eso se
encuentra indistintamente escrito en los cronistas
ajes, ages, axes, aies, ayes; aji, axi, agi. La h se
pronunciaba como f fuerte, y cuando se convirti6
en letra muda, que fuW hacia 1580, se bifurc6, por
decirlo asi, el,sentido de muchas palabras, adop-
tando una acepci6n diverse para cada modo de
escribirlas. Asi lleg6 diferenciarse hilo defilo,
hallar de fallar, hondo de fondo, horma de forma,
humo de fumo, hervor de fervor." De lo dicho por
D. Juan de, Armas, dedfcese, que, en much
parte, la.pronanciaci6n que hoy choca a los mis-
mos espafioles, cuando vienen a la Am6rica, es la
antigua del idioma castellano, asi como es un he-
cho apuntado por nosotros, en divers escrito del
present, que gran numero de vocablos y giros
que parecen peculiares 6 estas comarcas, no son
mas que.anticuados 6 muertos para Espafia. De
aquel tiempo aca, se han verificado muchas inno-
vaciones en la escritura. D. Antonio de Nebrija
hizo notar que la perfecci6n apetecible seria que
cada letra tuviera un sonido distinto, y cada so-
nido fuese representado por una sola letra. Esto










ORTOGRAFIA ESPAROLA


fu6 causa de que D. Mateo Alemin, excluyendo el
uso y origen, abrazase la fonologia absolute; que
D. Juan L6pez, pretendiera escribir como se ha-
blaba; y Gonzalo Correas quisiese sustituir la k a
la c fuerte y a la q, vistiendo, como le dijeron, el
idioma a la polaca.
Los dos grandes fil6logos latino-americanos,
Bello 6 Irisarri, se ocuparon en asunto de tanta
trascendencia, cu'al e3 6ste, para quien comprenda
-que la pronunciaci6n y ortograffa no son, como
-el vulgo pudiera career, baladies entretenimientos
.6 trivialidades sin objeto. El sabio humanista
de Venezuela escribi6 various articulos, el afio 1844,
en "El Araucano" de Chile, y en 1849, en "La
Revista de Santiago," sobre reforms ortograficas,
nencaminadas A secundar las ideas de Nebrija, en
no poca parte; pero comprendiendo Bello que eso
de introducir novedades en semejante ramo es
muy dificil, proponia hacerlo en dos 6pocas suce-
sivas. El eminente guatemalteco, autor de "Las
Cuestiones filol6gicas," expuso en dicha obra las
.anomalias del castellano en su escritura; mas sin
desconocer -que las fnicas reforms que sin gran
4dificultad podrian ser adoptadas, eran la substi-
tuci6n de la j a la g en todos los sonidos je, ji, y
:no dar a la y consonante el oficio de la i vocal.
Ambos literatos, al exponer el resultado de sus
profundos studios de la lengua, no desdefiaban
las importantes laborers de la Academia espafiola.
4Ni quign, por mas que no posga los profundos
*conocimientos de .aquellos dos ingenios, podrA
menospreciar los servicios relevantes que ella ha
liecho? Basta comparar el estado de la escritura










TRANSFORMACIONES DE LA


cuando el ilustre Cuerpo se dedic6 A simplificarla,
con el que hoy guard, despu6s de los trabajos de
la Academia; que bien visto su proceder, ni ha
sido, ni es intolerante de las opinions agenas, ni
presume asumir-dice ella misma-otra autori-
dad, ni otro oficio que ir notando gradualmente
el progress del idioma, y apuntando, como un
cronista, las innovaciones que introduce y gene-
raliza el uso de las gentes instruidas, y en parti-
cular el de los escritores que procuran explicarse
con propiedad y purismo. No se diga, pues, por
los que proceden con mas ligereza que discreci6n,
que en los tramites y resoluciones acad6micos
prevaleie el espiritu de retroceso: no hay en ver-
dad es furor de innovarlo todo, aunque sea bue-
no, tan s6lo porque tiene en su abono el prestigio
de los ,fios.
Ello as tan cierto, como que 'desde los proemia-
les del primer gran diccionario que sali6 a luz,
con ej mplos de clAsicos por via de autoridades,
hasta a filtima 12a edici6n; y desde la primera
gramatica, hasta la que di6 la Academia A la es-
tampa, poco tiempo hace, ha dirigido sus trabajos
por razonables y autorizadas innovaciones, lle-
vando n mira siempre la perfecci6n de la lengua.
En 1754 afiadi6 algunas letras que se echaban me-
nos, 6 ntrodujo en otras las reforms del caso.
En 17 3 sefial6 reglas para la acentuaci6n. En
1803 d 6 A la 1I y A la ch el sonido actual y quito-
le el v lor de c en voces como christo, chimera. La
ph dej de ser f, en Joseph y otras voces anfllogas.
En 18 5 suprimi6 la q de quando, qualquiera, y la
x de vier, xarabe, xarana, xefe. En las otras










ORTOGRAFIA ESPASOLA 59

ediciones del present siglo, ha mejorado la orto-
grafia, sobre todo en los acentos; y sin abrigar la.
presunci6n de haber puesto punto final a sus im-
portantes trabajos, sino por el contrario, expre-
sando que oiria hasta con jfbilo las voces autori-
zadas, para tenerlas en cuenta. Necesitase, a no
dudarlo, de un centro, que con sus propias luces,
y aprovechando ademAs las que todos los focos
del saber despidan, evite la confusion y el caos,
sin detener en lo mis minimo la corriente del
progress.
A. BATRES J.














VICIOS DEL LENGUAJE

-y-

Provincialismos de Guatemala.


A.
En Guatemala, ademas de las frases adverbia-
les castizas, corren muchas otras, entire las que ci-
taremos como mfs comunes, las siguientes:

A las iltimas.
O mfs comunmente EN LAS tLTIMAS, se dice que
esta el que se encuentra agonizando. En Espafia
es: 6 los lltimos.
"Diciendo esto, me llev6 A un cuarto donde el
triste Bias de Santillana, tendido en una cama
que mostraba bien la miseria de un pobre escu-
dero, estaba ya a los iltimos" (P. Isla, Gil Bias.)

A la pretina.
En Espafia habra madres que tengan a sus hi-
jas en pretina; pero no que las lleven A LA PRE-
TINA.
A pata.
Equivale en Chile a'descalzo, y entire nosotros
vulgarmente, a andar a pi6, a caminar en el co-
che de San Francisco, como dicen en Espafia.

A trompa taffeta.
En buen castellano es d trompa tafiida.











VICIOS DEL LENGUAJE Y


A revienta cinchas.
Es locuci6n que tambidn se usa en Chile, se-
grin Zorobabel Rodriguez, quien dice en su "Dic-
cionario de Chilenismo," que en Espafia es rom-
yiendo cinchas.
A patadas.
Dicese vulgarmente para significar que hay
abundancia de una cosa; v. g. "Criadas malas se
encuentran A PATADAS," por decir A cada paso (lla-
man aqui PATA al pid.) En castellano se dice a
porrillo 6 a rodo, que son los adverbios que signi-
fican "copiosamente, en abundancia."
A bocas de oraci6n.
En castellano se dice a boca de invierno, por A
principio 6 entrada de invierno, d boca de noche,
al anochecer, a boca de oraci6n, por el punto del
dia en que ya empieza A oscurecer; pero no en
plural, como dicen por aca, A BOCAS DE ORACI6N.
A medio palo.,
Decimos que estA el que se encuentra achispa-
do, casi temulento. En Espafia dicen que esta 6
medio pelo.
A memechles.
Se dice que uno lleva A otro A MEMECHES 6 A
miMISH (en estas palabras indias debe pronun-
*ciarse la shcomo en inigls, en mash,) cuando el
ultimo va A horcajadas sobre el otro, con la hor-
cajadura en la nuca 6 en la cintura de quien 10
ileva.
A saber.
Se emplea much, entire nosotros, en lugar de
quien sabe, no se, no se sabe. Supongamos que &










PROVINCIALISMOS DE GUATEMALA


uno le preguntan'--,Cr4e usted que vendra Juan?
"'A SABER.-(quien sabe)-A- SABER quien se robo
el dinero-(no se sabe quien se rob6 el dillero)-
-A SABER si volveir6 ver a mi madre (no s4 si
volver4 & ver 6 mi madre)-Cuando 6 saber se em-
plea como condicional; por ejemplo: "A saber que
venia Lorenzo, no hubiera yo venido," entonces
estd muy bien usado; 6 cuando expresa esto es,
,como si dij4ramos: "Las obras de Bello contie-
nen varias materials, a saber: Gramdtica, Historia,
Poesia, Derecho de Gentes, etc."

A troche y moche.
Asi hemos oido decir A algunos, en vez de "a
trochemoche," como es lo castizo.

A la pluma, al Iapiz.
Son-galicismos muy notables y muy comunes,
que pueden corregirse con s6lo decir d pluma, a
lapiz.
A la estampida.
Dicen algunos salir A LA ESTAMPIDA 6 DE ESTAM-
PIDA y es salir de estampia, embestir de estampia, 6
partir de estampia.
A espeta perros.
Salir A ESPETA PERROS es en buen espafiol, al
decir de Cuervo, salir como perro con vejiga.

Abarrotar.
Entre las acepciones de este verbo, es provin-
cial la que le damos cuando lo hacemos significar
que un sujeto monopoliza los g4neros de cierta
clase; por ejemplo: "Estanislao ha dado orden de










VICIOS DEL LENGUAJE Y


que le compren todo el,pescado,'y asegura que si
logra ABARRoTARLO, ganara much dinero." El
verbo castizo serla en'tal caso monopolizarlo.
Acaparar es galicismo que no, hace falta, seguin
Baralt; pero que D. Andr6s Bello acepta como
necesario (1).
Abarrotes.
En el Diccionario s61o encontramos: "Aba'rrote,.
el fardo peqItefio hecho a prop6sito para 1lenar el
vacio que dejan los grandes." De suerte que
no debe decirse como decimos: "Tienda 6 alma-
c6n de ABARROTES, sino especieria, abaceria 6 pul-
peria (2). D. Juan Ignacio de Armas explica el
origen de este provincialismo. Dice que en M6xi-
co se proveian las tiendas al menudeo de esos
fardos de pequefio bulto, con que se henchlan los.
huecos de la carga gruesa de las embarcaciones;
es decir de ABARROTES (Origenes del Lenguaje
Criollo, pig. 39.)
Siempre nos causa risa recorder que una her-
mosa guatemalteca llamaba, en Nueva York, A
esas tiendas GROCERIAS (en ingl6s groceries.)

Abnegaci6n.
Ensefia el sabio Bello que el uso que se hace
de esa palabra, es err6neo. "Parece que se le ha
1 V6anse los apuntes de D. Andr6s Bello acerca del Diccionario-
de Galicismos de Baralt, que se hallan en la Introducci6n A las
obras completes del mismo Bello, escrita por D. Miguel L. AmunA-
tegui, tftulo 8. o p. C.
2 Es curioso lo que dice D. Juan de Sol6rzano acerca de esta pa-
labra: "Por c6dulas reales del afio de 1631 se dispuso que en cada
ciudad 6 villa se sefialasen tiendas de las que en Castilla llaman
Abaceria, y en las Indias de Pulperia 6 Pulqueria, de pulque que es
una bebida que usan much los indios de Nueva Espafa. (Polftica
Indiana, libro V. cap. I. ndm. 19.)










PROVINCIALISMOS DE GUATEMALA


querido hacer equivalent la palabra francesa
DEVOUMENT, que significa una cosa diferente. Un
acto de abnegaci6n es aquel en querenunciamos
un goce 6 interns nuestro en provecho ajeno, y so-
bre todo por un motive religioso 6 patri6tico. Pe-
ro dovoument, segin la Academia Francesa, es el
abandon que hacemos de nuestra voluntad A la
voluntad de otro, estando DISPUESTOS A SERVIRLE
EN TODA OCASION; y denota asf mismo algunas ve-
ces el acto en que uno se expone a un gran peligro
en defense de una causa, de la religion, de la patria,
etc.; lo cual ya se ve que significa algo mAs que
renuncia, desintergs 6 desprendimiento, que es
todo lo que se encierra en abnegaci6n. Entre nos-
otros, se ha llevado el abuso hasta el extreme de
former un adjetivo ABNEGADO, que la lengua no
reconoce en ningfn sentido, y que si pudiera te-
ner alguno, designaria la persona que se niega
perentoriamente A lo que de ella se exige. N6te-
se que la preposici6n latina ab introduce 6 refuer-
za en los verbos la idea de desprendimiento 6 re-
pulsa, como se ve en ABDICAR, ABJURAR, ABROGAR."

Abolir.
Hace muchos afios que un diputado pedia en
una Asamblea, que se derogase cierta ley, y dijo:
"yo votare porque se ABOLA. Otro le corrigi6, di-
diciendo que SE ABUIELA, sin tender a que el ver-
bo abolir s61o se emplea en las formas en que la
terminacion es i 6 principia por i. Que much
que un Padre de la Patria dijera asi, cuando el
mismo Zorrilla emple6 ASOLA por asuela, en una
de sus composiciones pokticas; y estemos en que











VICIOS DEL LENGUAJE Y


aquellos diputados que decian ABOLA y ABUELA, no
eran tan atrasados como el de marras, que cansa-
do de oir muchos discursos sobre la conveniencia
de autorizar la fundaci6n de un nuevo cemente-
rio, exclam6: "Pues y contimds, de que si a mi se
me muriera un muerto, no lo habia de enterrar en
la tierra, sin6s de que en el Campo Santo."
Abombarse.
Es comfn la frase "me encuentro muy ABOMBA-
BADO," por estoy muy aturdido, atarantado, turu-
lato, alelado 6 atortolado.
En Chile ABOMBARSE es embriagarse.
En el Perui quiere decir ponerse f4tido algun li-
quido.
Pichardo, en el Diccionario de provincialismos
de la Isla de Cuba,-dice: "ABOMBAR, verbo active
vulgar. Causar BOMBERA 6 ponerse alguna cosa
30MBA. Usase tambi6n como reciproco. Y en la
palabra BOMBO-A, adjetivo zonzo 6 soso: pero tam-
bidn se aplica al agua u otro liquid sin gusto
6 calentado apenas.......... agua 6 bafio BOMBO 6
BOMBITO."
En Bogota, segun Cuervo, ABOMBADO vale por
aturdido, atolondrado.
BOMBA usamos nosotros para significar borra-
chera, y para designer ademas las campanas de
cristal, de forma semiesf6rica i oblonga, que se
usan para preservar del polvo los relojes, las es-
tatuas de los santos, etc. y que en castellano we
Ilaman (esas BOMBAS de cristal) fanales.
Ab razar.-Ab rasar.
Abrazar-Estrechar entire los brazos.











PROVINCIALISMOS DE GUATEMALA


Abrasar-Quemar, reducir a brasa, incendiary,
avergonzar, dejar corrido a alguno.
Algunos confunden estas voices, y entonces la
locuci6n viene A sei viciosa.

Abrogar.
Este verbo suele usarse impropiamente en Gua-
temala y en otras republicas de origen espafiol,
dandole el significado de arrogar. Cuando se di-
ce que alguno se abroga autoridad, jurisdicci6n 6
titulo que no le corresponde; debe decirse que se
arroga.
Abrogar es anular lo que por ley, privilegio 6
costumbre se hallaba establecido.

Aburrici6n.
Se dice frecuentemente aburrici6n por aburri-
miento; y aunque encontramos criticada.la prime-
ra de esas voces por acreditados puristas, cumple
a nuestro proposito hacer notar aqui que ya ha
recibido carta de naturaleza del Diccionario de la
Academia Espafiola, en la 12' edici6n, eomo ha
sucedido con las palabras siguientes, que antes
de ahora no figuraban en el lxico de la lengua:
"amordazar, connivencia, talabartero, macula, tusa,
majada, bracete, bufanda, convoy, aduegarse, codi-
ficar, cachivache, empastar, quebrado, cabez6n, ba-
rrig6n, parranda, tanal, pantufla, tambora, trozar,
guatemalteco, afrecho, batea, bombacho y extralimi-
tar.
AcApite.
En lugar de ACAPITE digase parrafo, aparte 6
sangria. El Diccionario de Chilenismos. el de
Peruanismos, el de Provincialismos de la Isla de










VICIOS DEL LENGUAJE Y


Cuba, y las "Apuntaciones" de Cuervo, tratanm
largamente de ese vocablo, que tiene todo el sabor-
latino.
Acatar.
AdemAs de la acepci6n castiza de venerar, con-
siderar, le damos nosotros la provincial de caer-
en cuenta, echar de ver. Asi decimos: "No ACATE.
que usted estaba enfermo;" "cuando ACATE ya se
habfa caido del caballo."-Antiguamente se usa-
ba, en buen castellano, el verbo acatar, por mirar
con atenci6n, considerar bien una cosa, de donde-
talvoez vienen esas locuciones que nosotros usa-
mos todavia en Guatemala, y que son siempre-
impropias.
El verbo catar, que en esos casos seria el ade-
cuado, janiAs lo empleamos, como sucede con
otras muchas palabras del rico idioma castellano,
que sin saberse por qu6 han caido en desuso, em-
pobreciendo asi el idioma.
Sancho decia con resignaci6n: "Tenga pacien-
cia, mi sefiora Dulcinea, que cuando menos se
cate, me vera hecho una criba de azotes, y hasta.
la muerte todo es vida." (Quijote.)

Acecido.
Esta es una de tantas palabras que nos han
quedado del lenguaje de los conquistadores cas-
tellanos del siglo XVI. Roy usan en la Peninsu-
la acezo.
Ya hicimos observer en el pr6logo de esta obra,.
que existe gran cantidad de voces.relegadas al ol-
vido en Espafia y vivas ain en America, como co-
bija por manta; chapa, por corradura; fajar poi











PROVINCIALISMOS DE GUATEMALA


pegar; limeta por botella; manida, hablando de la
care que comienza a descomponerse; paila; pa-
rarse, por ponerse en pi6; pila, por fuente; y otras
-que anotaremos en su lugar respective.

Accidentado.-Accidentes.
Accidentado quiere decir amagado de algin' ac-
,cidente 6 que ha quedado con reliquias de 61. En
la Am6rica espafiola se usa por quebrado, frago-
'so, dspero, cerril, desigual.
En vez de los ACCIDENTES del terreno, digase la
fragosidad 6 aspereza del mismo.
Salom4 Jil decia: "No ignoras que ese terreno,
ACCIDENTADO de volcanes, es tan propenso a tem-
blores, como las mujeres A la murmuraci6n y los
hombres a buscar a las mujeres. ;,QuIN QUITA,
pues, que haya habido un terremoto, y que a-
bri6ndose la tierra, se haya tragado al posta y &
.la balija y A las encomiendas?"

Acial.
Llmase asi entire nosotros un azote compuesto
-de una vara y una correa, que va atada al extreme
de esta.
ACIALAZO 11amamos al golpe dado con el acial.
El Diccionario dice que acial es un palo fuerte
-en cuya extremidad hay un agujero, donde se atan
los dos cabos de un cordel, y se forma un lazo en
donde se mete el labio 6 parte superior del hocico
de las bestias, y con el cual, retorciendo el cordel,
.se las tiene sujetas para herrarlas 6 curarlas.
A ese instrument, compuesto de tal lazo, le
llaman en Guatemala TORTOL.











VICIOUS DEL LENGUAJE Y


Acobarlar.
A buen seguro-dice Zorobabel Rodriguez-
que no escribimos para nadie una novedad, escri-
biendo que acobardar es un verbo castellano que
se usa como active en el sentido de intimidar, y
como reflexive en el de amilanarse. Lo que si no
apkrecer6 tan ocioso es que hagamos notar que
suele usarse la forma active de este verbo en el
sentido reflejo, y veces tambi6n como equivalen-
te de temor. Sea ejemplo de este ultimo uso de
acobardar la exclamaci6n en que suelen prorrum-
pir los mirones de las pendencias que se traban
con tanta frecuencia entire nuestros rotos: "iNo
le acobardes; no hay que acobardarle un pelo!-
Del primero nos suministrara uno el senior Vicu-
fia Mackenna. Dice en alguna parte de su "Die-
go Portales:" "Compafiero, no hay que acobardar,
hemos pasado lo rns dificil del camino."

Acolchonado.
Debe decirse acolchado.

Acomed irse.
Lo tomamos por prestarse a hacer algfn servi-
cio graciosamente.
ACOMEDIDO, lo usamos much por servicial, so-
licito, y DESACOMEDIDO, por lo contrario.
Ninguna de esas palabras se encuentran en el
Diccionario, ni tampoco ACOMEDIMIENTO por oficio-
sidad.
Acordi6n.
El instrument mfsico de viento que lHaman
SACORDION, es acorde6n (de acorde.)











PROVINCIALISMOS DE GUATEMALA


Acto.-Apto.
Muchos emplean una palabra de esas por la
otra.
Acto-Hecho f acci6n. Una de las parties del
drama.
Apto-Idoneo, habil, dispuesto.

Acredor.
Debe escribirse y pronunciarse acreedor.

Acusar.
Muchos de los que no paran mientes eit come-
ter galicismos, emplean acusar por denotar, reve-
lar, manifestar. "El hablar bien su idioma ACU-
SA buena educaci6n." Al que tal dice, lo acusa
Baralt de galicista rematado, incapaz de sacra-
mentos castellanos, pues ignoraque el acusar fran-
.c6s se traduce en este caso por revelar, manifes-
tar, dar a conocer, descubrir, patentizar, &., &.
Apuntamos este galicismo, porque es muy fre-
cuente en algunos escritores que, sin saber bien
su lengua, presumen de cultos.

Acus6te.
El muchacho que se ocupa en delatar a sus
compafieros. En eastellano, soploncillo.

Achimero.
Al que en espafiol se llama buhonero 6 mercachi-
fle, le damos en Guatemala el nombre de ACHIME-
RO, que no se encuentra en el Diccionario; y ca-
nasto de ACHIMES al cesto de mercaderias que
lleva. A nuestro ACHIMERO le llaman en Chile
FALTE.











VICIOUS DEL LENGUAJE Y


Achiquitar.
Para economizar letras y disparates, debe decir-
se achicar.
Achucuyado.
Es uno de nuestros provincialismos mas pinto-
rescos y usados. Significa desmerecido, marchito,
enjuto, amojamado, falto de vigor y lozania.
Si el poeta chileno Guillermo Matta hubiera vi-
vido entire nosotros, habrfa podido decir:
"i Cu6ntas flores se achucuyan
Por falta de agua y calor!
Cuantas mujeres padecen,
Se doblan y languidecen
Por falta de aire y de amor!
(Lagrimas.)
Adi6s mis flores.
Interjecci6n de sorpresa, con la que alguno de-
nota que algo se ha perdido.

Adefesio.
Hemos visto usado este vocablo en singular al-
guna vez, apesar de que es una palabra corrupt
de ad Ephesios. Gaya y Munain en su pr6logo de
su traducci6n castellana de la pogtica de Arist6te-
les, dice: "el juicio adefesios 6 & bulto," que coin-
cide con lo que dice Puigblanch (Opuisculos, 231)
que adefesios no tiene plural en castellano; opi-
ni6n que siguen Zorobabel Rodriguez y Paz Sol-
dan y Undnue. El Diccionario de la Academia
trae "adefesio."
AdIALtere.
Don Rufino J. Cuervo, en sus "Apuntaciones"
dice: "Llamase en el Derecho de gentes legado 6











PROVINCIALISMOS DE GUATEMALA


later un cardenal enviado extraordinariamente
por el Papa con amplisimas facultades cerca (La-
rra y Baralt se han burlado de este cerca) de un
soberano; y como esta expresi6n 6 lItere (del la-
,do) denota la proximidad 6 intimidad del carde-
nal enviado para con respect al Papa, ha venido
A usarse familiarmente como sustantivo (general-
mente en plural) aldteres significando compafie-
ro, allegado, auxiliador (v6ase el Diccionario de
SalvA;) pero es un desatino decir AD LATERE, como
siempre hemos oido decir y hallamos en este pa-
saje: "Afanados en proporcionarse una ocasi6n
favorable, buscan un AD LATERE a la mama y se
aferran a la deliciosa hija." Para comprender la
raz6n de esta censura, basta haber pisado los um-
brales de una clase de menores."

Adm6sfera.
Muchos cambian la t de atm6sfera por una d,
mas comunmente en la pronunciaci6n.

Aereonauta.
Digase aeronauta.

Aereostatico.
Tambien debe suprimirse esa segunda e, porque
aes aerostdtico.
Aereolito.
Muchos dicen asi, en vez de pronunciar correc-
tamente aerolito.
Esta tendencia A la raiz aereo la tienen muchos,
en las palabras que acabamos de mencionar, por-
que quizA ignoran que tales voces son formadas
del griego, lengua en la que aer, aeros es aire.











VICIOS DEL LENGUAJE Y


Asi aerolito se compone de aer y lithos (piedra)
aeronauta de aer (aire) y nautes (navegante) ae-
rostdtico, de aer (aire) y states (que se detiene).

Acabamiento.
Por antonomasia liaman acabamiento al vacio(
6 debilidad que se siente en el est6mago, bien sea.
por enfermedad 6 falta de alimento; v. g. "Estoy
muy aguado; siento un hoyo en el est6mago; este
acabamiento me mata."

Aflojar las cinco azucenas.
Se dice que una joven afloja las cinco azucenas
cuando da su mano; cuando se casa. Nuestras.
bellisimas paisanas, que no las han aflojado, de-
seguro podrAn decir, "que si la came estd en el ga-
rabato, no ha sido por falta de gato."

Afectar.
Recibe, segfin Bello, la forma refleja. "Si en
buen castellano se dice activamente: "Muchos
afectan generosidad," jpor que n6 en sentido pa-
sivo: "Se afecta muchas veces la generosi-
dad?" Lo que no debe hacerse, y es comin en-
tre noootros, es usar locuciones en que 'afectarse,.
es un verbo reflejo de toda persona: YO ME AFEC-
TO, TI TE AFECT IS, NOS AFECTAMOS, &."

Aguado.
Muchas veces hemos oldo a una persona enfer-
ma, que se siente sin fuerzas: "Hoy me encuen-
tro muy AGUADA," en vez de d4bil, desfallecida.
Tambien dicen, en sentido metaf6rico, que es.
AGUADO el que carece de energia.











PROVINCIALISMOS DE GUATEMALA


Aguadar.
No existe en castellano ese verbo, que en Gua-
temala se usa en vez de aguar, como cuando di-
cen: "La miel se debe AGUADAR cuando esta muy
espesa." Se toma tambign dicho vocablo por de-
bilitar; v. g: "No me gustan los bafios tibios, por-
que lo (debilitan) AGUADAN a uno mucho"

Aguardientero.
Se dice generalmente por aguardentero.

Aguatero.
El que lleva 6 vende agua no es AGUATERO, CO-
mo por acI le llaman, sino aguador. Ese provin-
cialismo es mas bien una corrupci6n de aguadero,
que asi se llam6 el aguador hasta los tiempos de
Felipe IV, segfin la gramitica de Franciosini, que
lo pone como ejemplo de los derivados en ero.

Agua florida.
Por mas que en ingles se diga Florida Water,.
en castellano tiene que ser "Agua de la Florida."

Agua de la Banda.
Asi han traducido el eau de la bande, que traen
los r6tulos de algunos frascos de. perfumes, en lu-
gar de "Agua de espliego," 6 "Agua de alhuce-
ma."
Agua chiva 6 chigua.
El mafz, que es uno de los granos que mas ge-
neralmente sirven para la alimentaci6n en Am6-
rica, ha dado origen 6 muchas voices provinciales.
En la popular "Memoria sobre el cultivo del
maiz," de Gregorio Guti6rrez Gonzalez, que es











VICIOS DEL LENGUAJE Y


mas bien un poema de sabor americano, encon-
tramos copia de palabras colombianas, que on su
mayor parte difieren de las que son peculiares '
Guatemala. Por ejemplo llamamos nosotros agua
chiva 6 chigua A la que queda despu6s de serlir
para cocer el maiz que se destina A la formaci6n
de la masa para las tortillas; y en Colombia 1, di-
cen agua-masa. Cuando el poeta hace la descrip-
ci6n de la molenderd, que
"Agil, arrutanada, alta, morena;
"Su seno prominent a medias cubre
"La camisa de tira de arrandela."
Agrega despugs, con sencillez patriarcal:
"Descubiertos los brazos musculosos
"Y la redonda pantorrilla muestra
"Con inocente libertad, pues sabe
"Que s61o para andar sirven las piernas."

"Se moja en agua-masa las dos manos,
"Las pone encima de ceniza fresca,
"Las sacude muy bien, y en la agua-masa
"Las lava luego y la ceniza deja."
El nomtre de agua-chiva pudo ser en su origen
corrupci6n de agua chirle, 6 le llamaron asi los
mismos conquistadores, recordando que en Espa-
fia daban, y hasta el dia dan, la denominaci6n de
chivo 'la poza 6 vasija que contiene las heces 6
residues del aceite iu otro liquid. En cuanto al
chigua, tiene marcado sabor indigena.

Agua loja.
Asi llaman a una bebida refrescante, hecha con
canela cocida en agua y ROSICLERES, 6 sean azuca-
rillos.











PROVINCIALISMOS DE GUATEMALA


Agua puesta.
Eq ,vez de decir que hay sefiales de lluvia, 6
que amenaza caer el agua, decimos que est& el
agua PUESTA.
. Don Jose Milla escribi6: "Supongo que sefioras
y caballeros estan ya preparados; que se aproxi-
mq !a hora; que se consult con inquietud al cie-
Ib, para ver si hay AGUA PUESTA. (*) ("El Libro
sin nombre," pagina 273.)

Aguacate.
El Diccionario de la Academia incluye este
nombre entire los castellanos; pero no trae la eti-
mologia que, segfin D. Aristides Rojas, es corrup-
ci6n del vocablo azteca ahuacdhuahuitl, "arbol de
ahuacd;" el nombre caribe es aouicate; en el Perd'
y en Chile llmanle PALTA, del antiguo quichua.
pallatay 6 pallta; en Colombia y en Venezuela,
usan la palabra CURA, que es chibcha. En Mdxi-
co le llaman Peral.
En la descripci6n que hace Paz SoldAn y Ung-
nue del PALTO (Persea gratissima,) dice que es un
Arbol elevado y de porte majestuoso, que se ense-
fiorea del aire, y que, pues no hay laureles entire
nosotros., podria reemplazar al laurel si tuvi6ra-
mos cabezas dignas de ser cefiidas por nobles ra-
mas."
Aguacates llaman por aca a los flojos 6 poco ani-
mosos. No hablemos mAs del avocat de los fran-
(*) Enti6ndase de una vez que al citar algunos trozos de Milla y
otros escritores, en los cuales hay palabras peculiares a Guatemala,
lo hacemos para que se vea como las han usado, en concept de tales,
escribi6ndolas con bastardilla; y de ningdn modo como palabras cas-
tizas. Si algunas veces censuramos el empleo que se ha hecho de
ellas, cual si fueran vocablos de buena ley, lo decimos claramente.











VICIOS DEL LENGUAJE Y


ceses 6 del alligator pear (pera de cocodrilo) de los
yankees, 6 de la mantequillavegetal, como otros lla-
man al aguacate, del cual se hace un aceite muy
recomendado para evitar la cafda del pelo y para
.aliviar los dolores de la gota. (*)

Aguacatal.
Es en castellano el terteno plantado de arboles
-que produce aguacates, y no el propio arbol (que
nosotros hlamamos AGUACATAL.)
En castellano tambi6n se llama aguacate, el
mismo arbol.
Aguaje.
Segfin el Diccionario es el t4rmino maritime,
,que significa las crecientes grandes del mar; y asi
dicen: "Hacer aguaje," cuando corren con much
violencia las aguas; pero es frase de marines, y no
creemos que sea propio llamar AGUAJE-Q-OmO nOS-
otros le llamamos-al aguacero, a la lluvia torren-
*cial. Tambien damos 6 la palabra AGUAJE la sig-
nificaci6n de regafio largo, que raya en insulto; v.
g.: "El Director le di6 una buena TRAPEADA, (repri-
menda) en el AGUAJE que le ech6."

AgU isote.
Lo usan much entire el vulgo, por mal ag ero,
6 mal presagio de cosas que han de suceder.

iAh cosa!
Es exclamaci6n muy usada, sobre todo por las
mujeres, cuando les sorprende algo: equivale a

(*) "El M4dico Botdnico Criollo," contiene un interesante ar-
ticulo sobre el aguacate, pAgina 269, tomo 1. o











PROVINCIALISMOS DE GUATEMALA


j Qug idea! que se usa en espafiol, francs 4 ingl6s.
{i Quelle idle!, what idea!)
Ahogos.
Padecer de AHOGOS es, segun el Diccionario, pa-
*decer de ahoguio.
Ahorcadoras.
Entre las muchas variedades de avispas que
existen en Guatemala, hay unas de las llamadas
AHORCADORAS (gen. Polistes,) cuya ponzofia segin
el vulgo, produce fuertes inflamaciones, siendo
mas temibles las ocasionadas en el cuello, porque
pueden producer asfixia. El dolor y mal causado
por estas avispas es, sin embargo, como los pro-
-ducidos por la introducci6n del aguij6n de una
:abeja de miel extranjera.
Ahorita.
AHORITA se usa para indicar que una cosa suce-
*di6 mis de present que ahora (como si eso fuera
possible ) lo cual sobre ser absurdo es vulgar. Es-
te adverbio provincial se usa much, no s61o por
aci, sino en Mexico, en Cuba y en el Peru. "AHO-
RITA vengo," dicen en lugar de "vengo muy pron-
to."
Aiguaixte.
Es nombre indfgena de una salsa hecha con ha-
rina, pepitoria y chile. El AIGUAIXTE sirve para
aderezar la care guisada, las patatas, etc.

Airecito.
Se dice en espafiol que una cosa tiene aire 6 se-
mejanza con otra; pero no en diminutive, como
muchos lo usan vulgarmente. Don Jose Milla di-










VICIOS DEL LENGUAJE Y


jo: "Guatemala debiera ser un pais de retratistas,
por la propensi6n y la facilidad que aqui hay pa-
ra coger al vuelo todo g6nero de semejanzas. Al
siguiente .dia de haber llegado de fuera una perso-
na a quienjamas se ha visto, los numerosos des-
cubridores de parecimientos hablan de que el re-
ci6~ venido tiene los ojos de Fulano, ]a nariz de
Zutano, el modo de andai de Mengano y que le
da AIRECITO A PERENSEJO." (Cuadro de Costum-
bres. "Las Semejanzas," pigina 65, tomo 1?)
Si se puede emplear castizamente aire en vez.
de viento. Pero es un provincialismo el decir uTT
AIRE, como sin6nimo de una hazaia; v.g.: "A Juan.
Lanas no se le ha visto nunca UN AIRE."

Ajonjolfn.
A la semilla que se llama en castellano alegria,.
sdsamo 6 ajonjoli, damos el nombre de AJONJOLIN
(sesamum orientale).
Ajotar.
Estimular, precisar, irritar, azuzar, es como debe
decirse, segfin los casos, y no AJOTAR, como dicen
por aca.
"Comenz6 a AJOTAR su perro, hasta que se me
ech6 encima (se arroj6 sobre mi.)-Hay gente que
s61o anda AJOTANDO al juez para que obre mal."

Ajustar.
Entre las muchas acepciones de este verbo, no
tiene en el Diccionario la de castigar 6 maltratar
dando golpes, que nosotros le damos: "El hijo de
Juan es muy travieso, apesar de que su mama le
AJUSTA TIESO muy A menudo. Cuando aqui dicen-









PROVINCIALISMOS DE GUATEMALA


"Le di6 de patadas, y despugs le ajust6 una TROM-
PADA que lo bot6 al suelo," dirian en Espafa: "Le
di6 de puntapigs, y en seguida le arrim6 una bo-
fetada que lo hizo caer en tierra."

Aladinado.
Se llama por act al indio que se esta volviendo
LADINO. Esta palabra (ademas de significar astu-
to, taimado, en sentido. metaf6rico,) significaba
en castellano antiguo "el romance 6 lengua nue-
va;" y de ahi vino que se llamaran ladinos, en
buen espahol, los que hablaban alguna 6 algunas
lenguas ademas de la propia, lo cual motiv6 que
a los indios que hablaban ladino (6 como ellos di-
cen CASTILLA) les llamaran ladinos. Hoy se ha
extendido la significaci6n de tal nombre 6 tidos
los de estos paises que no son indios, 6 que, A pe-
sar de serlo, no conservan su primitive idioma y
sus costumbres. En este sentido se puede decir
que es provincial la palabra LADINO; y es la acep-
ci6n que se le da en los cuadros estadisticos del
movimiento de nuestra poblaci6n, en los cuales
se habla f cada paso de indios y ladinos. En la
curiosa obra "Origenes del Lenguaje Criollo," se
dice: que al indio instruido y trabajador se le lla-
m6 LADINO, esto es latino, como si la ciencia que
habia adquirido fuese ciencia de universidad; y
al que no aprendia, 6 continuaba -voluntariamen-
Ste en el estado salvaje, se le llamaba chontal, 6 sea
tosco y grosero. Del.mismo modo que a los cas-
tellanos que levaban algunos afios de residencia
en las Indias se les llamaba baqueanos, porque sa-
bian baquear, 6 navegar con la corriente, cual-









VICIOS DEL LENGUAJE Y


quiera que fuera el viento, en el revuelto mar de
aquellas aventuras; mientras que al reciln llegado
se le saludaba con el dictado de chapet6n, corres-
pondiente en Espafia A todo aprendiz de oficio. Y
asi A los desaciertos de estos, como A la ligera in-
disposici6n que sentfan despu6s del desembarco,
en aquellos felices tiempos en que no habia v6mi-
to negro, se llamaba chapetonada."

Albarda.
Esta palabra se deriba del Arabe, y significa en
espafiol una parte del aparejo de las bestias de car-
ga, que se compone de dos A manera de almoha-
das, rellenas de paja y unidas en la parte que cae
sobre el lomo del animal.
En Guatemala la ALBARDA es la silla de montar
que usan las genes del campo, formada de cueros
sin curtir, con la parte de adelante y la de atras
algo levantadas y con pesados estribos de madera.
Sobre esa montura, que ofrece much seguridad,
ponen una zalea 6 un PELL6N, y ademns llevan
doblada por delante una MANGA 6 PONCHO, que es
una manta de lana de colors abigarrados, desti-
nada A cubrirse cuando lluve y A taparse al tiem-
po de dormir.
ALBARDA SOBRE APAREJO, dicen aqui para indi-
car, en tono de burla, que algo esta sobrepuesto 6
repetido innecesariamnente. En Espanfa se usa en-
tonces de la locuci6n: Albarda sobre albarda.

Albardeada.
Cuando ponen por primer vez Ia montura que
llamamos ALBARDA A un potro 6 caballo nuevo,











PROVINCIALISMOS DE GUATEMALA


En castellano no existed esa palabra; albardada
(que es la que trae el Diccionario,) se aplica a la
res vacuna, 6 a otro animal, que tiene el lomo con
pelo de diferente color de lo demis del cuerpo.

Alborotos.
A las confituras que se venden principalmente
en la feria de agosto, hechas de mafz tostado y re-
ventado, con un bafio de azfcar prieta, han lla-
mado por aca (no sabemos por qu6) ALBOROTOS.
En castellano se llaman canchas, voz tomada
del quichua CAMCHA, que quiere decir "maiz tos-
tado."
Alborotista.
El que alborota se llama alborotador, que no AL-
BOROTISTA. Alborotadizo es el que por ligero mo-
tivo se alborota.
Alcaguete.
Corrupci6n de la palabra alcahuete.

Alcancfa.
Es una vasija que es precise romper para sacar
el dinero que en ella habiamos depositado. En
esta acepci6n usamos nosotros bien aquella pala-
bra; pero la arquilla 6 caja de madera, piedra fi
otra material, que se fija en las iglesias para que
echen limosnas, por una albertura estrecha que
tiene la tapa, a fin de que pueda caber una mone-
da, no se llama ALCANCIA, sino cepo 6 cepillo.

Alcibiades.
Asf pronuncian muchos, cargando el acento so-
bre la a; pero la pronunciaci6n correct es "Alci-
biades."










VICIOUS DEL LENGUAJE Y


Alcol.
Asi dicen muchos en vez de alcohol.
Alentado.
En castellano quiere decir valiente, animoso. En
Guatemala se toma por sano, bueno, el que goza.
de-salud perfect, y asf se usa en locuciones como-
esta: "i Qu tal esti tu hermano?-Esta ALENTA-
DO, por voluntad de Dios;" "ICuanto me alegro>
de verlo tan ALENTADO !"
ALENTARSE se toma por curarse, restablecerse, y,
por antonomasia, por dar 6 luz un ni'lo, alumbrar,
parir. "Ya se ALENT6 LA Juana-jY qu6 tuvo,
HOMBRE 6 MUJER (por nifio 6 hembra?)-Fueron
CUACHES (gemelos 6 mellizos.)
Hemos oido decir: AHORITA acabo de ver al NIRO
Chico; ya estA TAN BONITO; si LUEGUITO no hubie-
ran llamado medico, ESPICHA EL MIVIDITA DE MI
ALMA; pero el pobrecito ya estA ALENTADITO, de lo.
cual me alegro MUCHISISiMO.
Alfarfa.
Digase alfalfa; y en vez de ALFARFAR, alfalfal
6 alfalfar.
"Uno de los cultivos mAs notables como forraje
es el de la alfalfa [medicago sativa.] "Apunta-
mientos sobre la topografia ffsica del Salvador,_
por el Dr. don David J. Guzman, p. 249."
Alf6rez.
Se usa en frases como esta: "No digas nada, que
ahi esta mi alfgrez; "No hables tan recio, porque
te puede oir mi alfgrez," refiriendose sobre todo-
A los nifios.












PROVINCIALISMOS DE GUATEMALA


Alfiler.
Vicio muy general es el de decir la alfiler, una
alfiler, alfiler mala, por el alfiler, un alfiler, alfiler
malo. Vulgarmente, muchos pronuncian ARFI-
LER.
Alfinique.
A la pasta de azucar y A la persona delicada de
cuerpo y complexi6n, que llamamos ALFINIQUE,
les da el Diccionario el nombre de ALFESIQUE.

Alicrejo.
Al caballo viejo y flaco llamamos ALICREJO, en
vez de denominarle rocin 6 rocinante.

Aljaraquiento.
Es comiin la propensi6n de cambiar la h en j,
acaso porque antiguamente se pronunciaba la h
dandole un sonido aspirado, en algunas voces (*).
Asi se oye decir ALJARAQUIENTO, ALJARACO, por al-
haraquiento, alharaco, JALAR, (**) por halar.

AlJedrez.
Asi dicen algunos, en vez de ajedrez, que es co-
amo debe decirse.
Almacigo.
Quiere decir "pepitas 6 simientes de las plan-
tas nacidas en almaciga;" de modo que el conjun-

(*) "El sonido gutural de la j 6 iota, no apareci6 en Castilla has-
ta los dltimos afios del siglo XVI, llevado por los moriscos expulsos
-del reino de Granada, despu6s de la rebeli6n de las Alpujarras. No
se generaliz6 en la Peninsula hasta los afios de 1650, ni en America
hasta el final de aquel siglo. (Origen del Lenguaje Oriollo, pag. 14.)
(**) Jalar vino con Col6n A America en su primer viaje." Y df-
joles el Almirante A 61 y A los otros, que halasen el batel que trafan
por la popa."-Diario del Almirante, Navarrete, tomo 1. o











VICIOS DEL LENGUAJE Y


to de almdcigos se llama almdciga. Nosotros de-,
cimos frecuentemente: "Pedro tiene un alm6cigo
de cafe de media manzana." Debe ser una alm4-
ciga, voz que nunca usamos.
Almdgana.
Es una corrupci6n de las voces castellanas al-
madena, almadana.
Almario.
Vulgarmente pronuncian asi, en vez de arma'io.

Alujar.
ALUJAR DOBLADORES, dicen por abrillantar la ho-
ja del maiz que sirve para hacer cigarros. Tam-
bi6n se toma ALUJADO por limpio, bien vestido.

Alumina.
DerivAndose del latin alumen, se pronuncia y se
debe escribir al4mina.
Almatroste.
Quien quiera hablar bien, diga armatoste, que no
ALMATROSTE, como se dice, no s6lo en Guatemala,
sino tambi6n en Colombia y en Chile, para deno-
minar el mueblejo apolillado y desvencijado, y al
sujetQ que se le asemeja.
Almuada.
Es barbarismo comfn, en vez de almohada.

Almuaza.
ALMUAZA y ALMUACIAR son otros barbarismos.
que no deben soportarse, en vez de almohaza y al-
mohazar.











PROVINCIALISMOS DE GUATEMALA


Alzar. Alzado. Alzo.
Todos saben que alzar tiene varias significacio-
nes; pero muchos creen que es peculiar & Guate-
mala el darle la acepci6n de guardar, como cuan-
do se dice: "Alzame ese dinero." El Diccionario,
sin embargo, da al verbo alzar el significado de
"guardar 6 quitar de en medic alguna cosa."
Alzado es el que quiebra fraudulentamente y
oculta algunos bienes; pero no debe decirse del
engreido 6 soberbio. iCudntas veces hemos ofdo
exclamar A personas de buena sociedad: "Ya no
puedo soportar A la Fulana, porque es muy ALZA-
DA! (*). En espafiol si se dice alzarse d mayo-
res, por engreirse 6 envanecerse. Alzarse con el
santo y la limosna, por llevarselo todo; pero cree-
mos que es frase provincial nuestra ]a de COGER
A ALGUNO DE ALZO, que en Espafia es tener entire
ojos, 6 sobre ojo a alguno. Es frase tambi6n que
priva much por aea la de HACER UN ALZO, por ha-
cer un robo. Conviene, pues, apuntar que esa pa-
labra ALZO no goza ain de honors lexicograficos.
Del gallo dicen, que tiene tantos ALzos, cuantas
son las peleas que ha ganado.
Amachinarse.
Se emplea en el lenguaje vulgar, por contraer
amistad ilicita, amancebarse. Se usa mas comun-
mente en el participio AMACHINADO, para denotar
al que lleva mala vida.
(*) El llamar ALZADO, en ese caso, al rebelde, viene de que en
America se di6 el nombre de alzados ( los indios que no obedecfan
y se remontaban & los bosques. Asf, p. e., dice D. Manuel de J. Gal-
van, en la leyenda dominicana "Enriquillo:" "Que los espafioles
habfan perdido hasta la memorial de que habia indios alzados" p. 30.











VICIOS DEL LENGUAJE Y


Amador.
Asif laman al "Llamador," que montado en
arrogante caballo, aparece en las corridas de toros
para cuidar del orden en la plaza.

Amaisteis.
Es vicio muy vulgar el decir asi, en vez de amds-
teis, que es la forma correct. Tambign emplean
muchos impropiamente las terminaciones anti-
cuadas amastes, corristes, fuistes, de la 2? persona
de plural, en lugar de amaste, corriste, fuiste, del
singular del pret6rito perfect de indicative.

Amalayar.
Mal haya es una imprecaci6n castiza que deno-
ta la falta que hace un objeto, y de ahi pas6 mal
haya A sugerir el deseo de tenerlo; de donde se
origin el jah mal haya! (por ojald,) y de este, el
verbo provincial AMALAYAR, que quiere decir an-
helar. Tambi6n se usa, y por cierto impropia-
mente: "Mal haya sea," en frases como la siguien-
te: "iMal haya sea la lluvia que no nos dejo
salir!
Don Jose Milla, en el Cuadro de Costumbres
"Nunca mfs nacimiento," dijo: "Yo me manten-
go muy content con lo que tenemos, no me man-
tengo amalhayando lo que por ahi dicen nos falta,
y me encuentro tan bien avenido con nuestras
costumbres, como nuestros hermanos del Salva-
dor en la divertida ocupaci6n de matarse los unos
A los otros, y como nuestros vecinos los mexicanos
en la no menos jocosa de pronunciarse y despro-
nunciarse cinco 6 seis veces al mes."











PROVINCIALISMOS DE GUATEMALA


Amariconado.
Hecho un maric6n 6 marica, como diria un es-
pafiol.
Amarrar.
Dice D. Zorobabel Rodriguez, tratando de esta
palabra: "Se usa disparatadamente en casos como
los que siguen: "El diputado que intente*contes-
tar ese discurso, tendrl que AMARRARSE bien an-
tes los calzones." "Es el D. Anacleto tan dejado
de la mano de Dios que en los cincuenta y tantos
afios que lleva sobre el espinazo, no ha podido
aprender todavia a AMARRARSE la corbata." "La
infeliz debe vivir martir de sus muelas, pues de
los doce meses del afio, seis A lo menos la veo con
la cara AMARRADA." Para expresarse con propie-
dad, convendria en los dos primeros casos atarse,
y en el uiltimo, en vez de cara AMARRADA, cara en-
trapajada.
"El senior Cuervo, a quien seguimos en esta
parte, al redactar el esp6cimen que publicamos en
marzo de 1874, en "La Estrella de Chile," propo-
ne que habldndose de la cara y cabeza, se diga en-
trapajada." Nuestro excelente y erudito amigo
D. Fernando Pauls6n advirti6nos del error en que
habiamos incurrido, dici4ndonos en una de sus
cartas: 'Entrapajado es demasiado familiar y has-
ta un tanto despectivo; ademAs, cara entrapajada,
no significa lo mismo que cara AMARRADA. Con
la cabeza entrapajada vemos frecuentemente 6
nuestros viejos y viejas; pero las nifias, que son
las que suelen andar con la cara AMARRADA, aun-
que ahora muchisimo menos que antes, porque ya
no gastan muelas, por ser muy prosaico esto de











VICIOS DIYL LENGrlAJE Y


muelas (lahora es dolor 6i la cara!), podran andar
si gustan con la cara vendada.
"Confirma la opinion de nuestro amigo el si-
guiente pasaje de Cervantes: "Ademas estaba mo-
hino y melanc61ico el mal ferido D. Quijote, ven-
dado el rostro y sefialado, no por la mano de Dios,.
sino pop. las ufias de un gato."

Amarradijo.
A un pafiuelo 6 cosa semejante que se ata con
iiuchos nudos, llaman por ac& AMARRADIJO, voca-
blo curioso, que puede traer su origen del habla.
antigua marinesca, que tantas voices, hoy desusa-
das en Espafia, dej6 en las comarcas que los es-
pafioles descubrieron.
Describiendo D. Jos6 Milla el tipo del distraido,
dijo:"Lleva el paiuelo lleno denudos, como cuer-
da de tercero, pues es su costumbre poner esas se-
fiales para recorder que ha de concurrir A una ci-
ta, que tiene que contestar una carta 6 que ha de
evacuar cualquiera otra diligencia muy urgente.
Por desgracia suele suceder que cuando ve los ta-
les AMARRADIJOS, no puede acordarse ni por cuan-
to hay para que los hizo."

Amol
Es una plant venenosa, que se usa para pescar,
y que mata todos los peces grandes y chicos.
El articulo 17 del decreto de 13 de agosto de
1835, dice: "Es prohibido en el Estado la pesca
con sustancias venenosas, como cal, AMOL, CHILA-
PATE, maguey, &.










PROVINCIALISMOS DE GUATEMALA


Los indios usan el AMOL para lavar su ropa,
pues la raiz produce una espuma semejante a la
del jab6n. En lengua mexicana se llama ese t6-
sigo AMOLE, nombre que conserve hasta el siglo
XVII, como puede verse en el siguiente pasaje de
la "Recordaci6n Florida" de Fuentes y Guzmdn:
"Aunque es cierto que estos g6neros de races
6 de AMOLE, fortalecidas y criadas con natura-
leza de t6sigo y mezcladas para mayor actividad
y potencia con la fortaleza y caustico de cal viva,
los hace menos provechosos y hasta nocivos y de
acre nutrimento a la salud humana, y mAs sien-
do por su propia naturaleza todo este peje de de-
licada complexi6n, y muy entreverados en lo cra-
so y jugoso de las enjundias que pasan y se arri-
man hasta los cueros." (PAgina 65, tomo 2?)

Amolar.
No solamente entire nosotros, que tambign en el
Perui y en otras parties del Nuevo Mundo, se usa
entire el vulgo AMOLAR, por moler, cargar 6 moles-
tar, que son los verbos que, para el caso, emplean
hoy en Espafia; y decimos hoy, porque en lo an-
tiguo se us6 tambi6n AMOLAR, en tal sentido, como
puede verse por una de las cartas de Moratin
(Epistolario Espafiol; tomo 2?, p6gina 216) en la
cual dice: "Leisela (a los c6micos una de sus co-
medias) y quedaron despatarrados; la estudiaron
con ansia; los amole & ensayos, y saqu6 de ellos
todo el partido que sacarse puede." En los cinco
mandamientos de Santiago, que tan populares
fueron en Espafia, se usa AMOLAR por molestar,
fastidiar, incomodar. Helos aqui:











VICIOS DEL LENGUAJE Y


"El 1? es amar A don Dinero.
El 2? es amolar A todo el mundo.
El 3? es comer buena vaca y ternero.
El 4? es ayunar despu6s de harto.
El 5? es beber buen blanco y into.
Y estos cinco se encierran en dos: todo para mi
y nada para vos." [Hand book for travellers in
Spain-Richard Ford, page 49.th]

En las "Rimas del Rimac" encontramos los ver-
sos siguientes:
"Las cien carretas
Las del caral
Las campanudas
Que llevan pan,
Y que son peores
Que las demas,
j,No son bastante
Para amolar?"

El Diccionario de la Academia en su iltima
edici6n, no da A AMOLAR el significado que el vul-
go le atribuye, y de que hemos tratado en este ar-
ticulo.
Anancas.
Debe decirse a ancas del caballo; y no ANANCAS.

Anaya.
Asi se llama una buena madera, entire otras que
tenemos, cuyos nombres comienzan con a, como
acoyo, aripin, arrellano, asta, alixco, ajac, auc6, &.

Anchar.
El verbo derivado de ancho es ensanchar.










PROVINCIALISMOS DE GUATEMALA


Anda.
Muchos usan viciosamente en el singular ANDA,
por andas, que es como debe decirse. Con raz6n,
pues, han sido censurados los versos siguientes de
don Arnaldo MArquez, que es el primer lirico pe-
ruano:
"Nifia, que quiere quien anda
Del balc6n a la baranda
Y la baranda al balc6n,
Como si fuese alguna anda,
Que llevan en procesi6n."

No sabemos por qu6 prefieren muchos el singu-
lar, en nombres que no lo admiten, como tijeras,
tenazas, despabiladeras, pinzas, parihuelas, ancas,
angarillas, alicates, cachas, enaguas &. En cambio,
afiaden una s A palabras que no pueden llevarla,
como donaire, cabal, corriente, y emplean muy sa-
tisfechos: donaires, cabales, (exclamaci6n) corrien-
tes, sin contar, como dice con gracia un literate,
con aquel 6pico de los corrientes, hablando de las
fechas.
Andate.
Vicio muy comfin es decir ANDATE, en lugar de
vete, y asi anda ese vocablo aun en labios de gente
que se precia de culta. No falta quienes digan
ANDAITE, quiza siguiendo, siquiera sea viciosamen-
te, el giro espafiol anda vete: ANDA ITE.
El anda vete se encuentra en la poesia popular
de Espafia y en los clAsicos:
"Andavete, el moro perro,
Anda y vu4lvete A Granada."
(Romancero de Rivadeneira, I, 61.)










VICIOUS DEL LENGUAJE Y


"Anda vete y no hagas bulla" [Hidalgo-Dialo-
go de apacible entretenimiento, 1606.]
Y a prop6sito del ITE, en lugar de vete, es de no-
tar que en Guatemala, lo mismo que en otras de
las repfiblicas latinas del Continente, hay propen-
si6n marcada en el pueblo a regularizar muchos
verbos que son irregulares. Cdn esto y con el
empleo de voces vulgares, se le da al rico y majes-
tuoso idioma castellano, cierto carActer bajo y ras-
trero, que se aviene mal con su indole y con su
origen. Mucho mas decimos: "barriga que vien-
tre, colorado que rojo, pelo que cabello, pila que
fuente, pelear que refiir, cdscara que corteza, miga-
j6n que miga, amarrar que atar, rienda que brida,
patear que cocear, piedra que guijarro, poyo que
aif6izar, corazonada que presentimiento, animal
que bicho 6 sabandija, cachete que carrillo, baraja
que naipe, pellejo que piel, afrecho que salvado, &.
Pero volviendo a aquella pleondstica forma del
imperative anda vete, es curioso notar que por aca
se usa para dar a entender cierta conformidad con
lo que a uno le proponent; p. e.: "Tras haberme
costado tanto la costura, quiere rebajarme mi sa-
lario, y pagarmelo hasta de aqui A ocho dias ......
iSi me lo diera hoy mismo; anda vete!"

And6. And6. Andaran.
En los albores del habla castellana era regular
en su conjugaci6n el verbo andar, como se puede
ver en el Fuero de Avil6s, que se tradujo al espa-
fi91 en el reinado de Alfonso VII en 1155; y en la
primer traducci6n del Fuero Juzgo (Lib. III, tf-
tulo 1? L. III.;) pero ya en los buenos tiempos de









PROVINCIALISMOS DE GUATEMALA


Cervantes se usaba el preterito anduve y los afines
anduviere, anduviese, anduviera:
"Poco anduvieron cuando llegaron A una altisi-
ma pefia" (Cervantes, Persiles, Libro I. Cap. IV.)
"Ahora sigue 6 todo este aparat" una infinita
tropa de carros que es la guardaropa de la Fortu-
na, tras la cual anduvieron desnudos y hambrien-
tos hombres y mujeres" -(Diablo Cojuelo--D.
Luis V41ez de Guevara.)
Pero el vulgo, en Espafa, todavia suele decir
ande, and6, andaran, como frecuentemente. se de-
cia por la gente zafia que vino A America en los
primeros afos de la conquista. No es extrafno,
pues, que entire los ignorantes se oiga todavia de-
cir asi, desde Mexico hasta Chile, entire aquellos
.que no se andan con repulgos de empanada.

Andar andando.
Esto de andar andando, como dicen por aca, es
,curioso en extreme: ", Qu6 anda haciendo nfo
Juan? Nada, senior; ando andando. A. ver veo
.como le hdido A su merced." Todavia el ver 4 ver
no puede tildarse de incorrect, aunque sea de mal
gusto; pero el andar andando, provoca a decir que
no se puede andar de otro modo. En espafiol po-
dra uno andar de Zoca en Colodra; andar A la so-
pa; andar A caza de gangas; andar A zarpa A la
grelia; andar en malos pasos; andar en pafios me-
nores; andar de Ceca en Meca; andar con tiquis,
miquis; andar con dimes y diretes; pero no
ANDAR ANDANDO, que ya serfa un pleonasmo de A
pliego.








VICIOS DEL LENGUAJE Y


Andarivel.
Esta voz nautica, tan conocida entire nosotrosr
no se encuentra en el Diccionario de la Academia;,
pero no por eso dejard de ser en espafiol el t6cni-
co que corresponde al ingl4s girt-line.

And6n.
Desde los primeros dias de la conquista aplica-
ron los espafioles el nombre de andenes la grade-
rla con que los incas circunvalaban los cerros 61
cubrfan las laderas. Anden significa en espafiol
vasar (repisa para poner vasos) anaquel, que es
tabla de estate etc. y tambi6n esplanada delante
de las embarcaciones. Ademas se usa much en
Espafia para significar el lugar en que pasan los
trenes y se detiene la gente para subir a los ca-
rros.
ANDEN, entire nosotros, se toma por acera. Tam-
bien se usa en esta frase: "En qu4 ANDENES an-
da Ud.? para preguntar al que afanoso va de un
lugar & otro, qu6 es lo que hace.
Aniega.
Los ojos no se ANIEGAN de lIgrimas, sino que-
se anegan:
"El lanto que al dolor los ojosniegan
Litgrimas sion de hiel que el alma anegan."
Anona.
SEste es el nombre castellano de la (Anona Ice-
vis, reticulata, Humboldtii) sabrosa fruta que lla-
man chirimoya en la America del Sur, custard:
apple en ingles ycoeur de bouef, anone en francs ;y







A










PROVINCIALISMOS DE GUATEMALA


que ha servido, por traslaci6n de significado, para
designer entire nosotros y familiarmente el bocio,
6 sea en nuestro peculiar modo de decir, el GUE-
GUECHO. En Chile Ilaman anonas & las asentade-
ras.
Ante.
En castellano anticuado significaba el plato 6
"principio" con que se empezaba la comida.
Hoy llaman ANTE, por aca, al dulce-que se hace
de alguna sustancia farinicea, mezclandola y co-
ci4ndola con miel de azuicar, de suerte que no for-
ma pasta, sino espeso liquid. Asi dicen: ANTE
de garbanzo, de frijol blanco &.

Antidiluviano.
Claro es que debe decirse antediluviano, para
significar lo anterior al diluvio; porque ANTIDILU-
VIANO seria contra diluviano.

Antinatural.
Suele decirse por lo que no es natural, 6 sea
contra lo natural; pero ni aquella voz se halla en
el Diccionario, ni INNATURAL de que se sirvi6 La-
rra, cuando dijo: "Bulliciosamente coronado de
aplausos todo gesto INNATURAL, todo adem6s gro-
tesco &." (Teatros.)

Antioco.
Debe decirse Antioco, cargando la pronuncia-
ci6n en la I, pues no es Antioco, como dicen por
ack el nombre del perseguidor de los judios, que
muri6 comido de gusanos, sino Antioco Epifa-
nes.










VICIOS DEL LENGUAJE Y


Apachurrar.
En algunos paises de origen espafiol dicen asi,
en lugar de despachurrar, que es como debe decir-
se.

Apalabreadas.

Cuando dos personas han convenido en una co-
sa, dicese en buen espaliol, que estan apalabradas,
que no APALABREADAS. Hay en el vulgo cierta
tendencia a poner esa silaba EA, en desinencias
analogas.
Aparejo.
En una de sus acepciones, significa esa palabra
el arreo para montar 6 cargar las caballerias. En
M4xico, lo mismo que en Guatemala, se llama
APAREJO, no A cualquier arreo que A taluso se des-
tina, sino A una silla burda que sirve para la car-
ga. Bartlett, en el "Diccionario de Americanis-
mos," dice: Aparejo--(Spanish) A pack-saddle.
The word is employed in the countries acquired from
Mexico, where packsaddles are used.
En el Peru significa aparejo, segfin el dicciona-
rio de peruanismos, montura de mujer.

Apaste.
Esta es una de tantas voces indigenas (apaxtle,)
que corren en Centro-Amgrica confundidas con
las palabras castellanas; y A fe que el APASTE, me-
recia honors lexicogrgficos, ya que A sus compa-
fieros el comal, el tamal, el coyote, el petate, el chile,
el atole y much otros vocablos mexicanos, se les
ha concedido la entrada en las columns del Dic-
cionario; porque no han podido los sefiores acad6-










PROVINCIALISMOS DE GUATEMALA


.micos de la calle de Valverde dejar de reconocer
el hecho de que, desde los primeros dfas de la con-
.quista, sobre la ancha base del idioma de Castilla,
.comenzaron a brotar-como silvestres flores que
pugnan por echar sus renuevos en la tierra don-
Ade antes crecian libres; en su propia tierra, que el
jardinero convirti6 despugs en artificial verjel-
muchas palabras indianas que sobrevivieron A los
reyes de aquella raza desgraciada, y que acaso la
veran desaparecer, siguiendo ellas en contubernio
.deslizandose en el lenguaje, como se deslizan las
-gotas de un manantial cuando caen en caudaloso
rio.
Pero no andemos en tantas chancharas mancha-
ras para deqir lo que es el APASTE, que no ha teni-
do la fortune de que se le otorgue carga de ciuda-
.dania., apesar de sus importantes y cotidianos ser-
vicios. iQui6e habia de pensar que la suerte, que
cual voluble maga regular el destiny de los morta-
les influyera hasta en las pobres palabras! Moc-
tezuma y Guatemozin tuvieron la mala suerte de
.acabar en trigico suplicio; DON Pantale6n Tsicajol,
de nuestro pueblo de Alotenango, obtuvo una con-
decoraci6n espafiola, con la adeala de usar el DON,
y el c6l'ebre Benito Juarez, levando el Aguila
mexicana por 4gida, no s61o rechaz6 heroicamen-
te la intervenci6n extranjera, sino que se vi6 col-
mado de honors ....... Asison las cosas. El re-
quemado comal se ostenta ufano en la lista auto-
rizada de los vocablos espaiioles, y el limpio APAS-
*TE anda por alli vergonzante, todavia como pro-
vincial palabra, que apenas alcanza 6 figurar en
una "COLECCI6N" como esta, que tiende a exhibir










VICIOS DEL LENGUAJE Y


locuciones y nombres espureos. El plebeyo comal
puede ya, con el derecho auton6mico de que goza,
decir & la olla "qu6 tisnada estas," invadiendo asf
los fueros de la sart6n, que es la que en Espafia
ha dicho siempre la caldera, "qultate alla culi-
negra." Pero su dia le llegard al APASTE, a la.
chita callando, en que se alce A mayores; y alla se
las haya si se raja cuando est6 arriba por bailarle
el agua delante de los ojos al comal, que estuvo
listo para asir la ocasi6n por los cabellos: que no
hay que andarse con tiquis miquis, sino procurar
caer en gracia, conforme caigan las pesas; darse
un verde con dos azules; estar siempre A verlas
venir, estirando la pierna mas que alcanza la sa-
bana, sin dormirse en las pajas, dejando que rue-
de la bola, arri.mndose al sol que mks calienta,
en vez de vender juncia; ya que suele tocar al peor
puerco la mejor bellota, puesto que de todo tiene
la vilia, uvas, pampanos y agraz ...... En fin, APAS-
TE, de mexicana alcurnia, que Dios te d6 fortune,
que lo demks nada importa; y ojala que no me
traiga & mal traer con los critics, que por una co-
ma son capaces de armar la de Dios es Cristo, to-
do esto que voy enjaretando acerca de vos, humil-
de trasto, que al cabo no sois mns que una vasija.
de barro 6 tierra cocida con dos asas u orejas, co-
mo muchos dirfan hablando metaf6ricamente.
Y si alguno tuviere'duda de si con esto iltimo
debiamos haber comenzado, y si ello era lo bastan-
te, puede hacer de caso que no hubiera leido. mas
que la parte final; y aun suprimir esta, si le pare-
ciere que la definici6n carece de aquellas circuns-
tancias 16gicas que concurrir deben en el g6nero




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs