• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Half Title
 Frontispiece
 Title Page
 Preambulo
 Table of Contents
 List of Illustrations
 Introduction
 Introduccion a la primera...
 Las zonas aridas
 Recoleccion y manipulacion...
 Viveros forestales
 Produccion de plantas en viver...
 Forestacion
 Plantacion
 Cuidado de las plantaciones
 Costo de la forestacion
 Plantaciones especiales
 Apendice 1: Especies empleadas...
 Apendice 2: Resumen por especies...
 Apendice 3: Resumen por especies...
 Bibliography
 Mapas
 Back Cover






Title: Metodos de plantacion forestal en zonas aridas
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00087052/00001
 Material Information
Title: Metodos de plantacion forestal en zonas aridas
Physical Description: Book
Language: Spanish
Publisher: Organizacion de las Naciones Unidas para la Agricultura y Alimentacion
Place of Publication: Rome
Publication Date: 1964
 Record Information
Bibliographic ID: UF00087052
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.

Table of Contents
    Front Cover
        Front Cover 1
        Front Cover 2
    Half Title
        Page i
    Frontispiece
        Page ii
    Title Page
        Page iii
        Page iv
    Preambulo
        Page v
        Page vi
    Table of Contents
        Page vii
        Page viii
        Page ix
        Page x
    List of Illustrations
        Page xi
        Page xii
    Introduction
        Page 1
        Page 2
        Page 3
        Page 4
    Introduccion a la primera edicion
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
    Las zonas aridas
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
    Recoleccion y manipulacion de semillas
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
    Viveros forestales
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
    Produccion de plantas en viveros
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
    Forestacion
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
    Plantacion
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
    Cuidado de las plantaciones
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
    Costo de la forestacion
        Page 181
    Plantaciones especiales
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
    Apendice 1: Especies empleadas para repoblaciones en zonas aridas
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
        Page 239
        Page 240
        Page 241
        Page 242
        Page 243
        Page 244
        Page 245
    Apendice 2: Resumen por especies de los metodos de recoleccion, extraccion, almacenamiento y tratamiento previo de las semillas
        Page 246
        Page 247
        Page 248
        Page 249
        Page 250
        Page 251
        Page 252
        Page 253
    Apendice 3: Resumen por especies de las operaciones de vivero
        Page 254
        Page 255
        Page 256
        Page 257
        Page 258
    Bibliography
        Page 259
        Page 260
        Page 261
        Page 262
        Page 263
        Page 264
        Page 265
    Mapas
        Page 266
        Page 267
        Page 268
    Back Cover
        Page 269
        Page 270
Full Text
-FoT



METODOS DE PLANTACION
FORESTAL EN ZONAS ARIDAS


ORGANIZATION DE LAS NACIONES UNIDAS PARA LA AGRICULTURA Y LA ALIMENTACION






METODOS DE PLANTACION FORESTAL EN ZONAS ARIDAS






















































FIGURA 1. La tierra denudada por la erosi6n puede volverse productive gracias
a la forestaci6n.






FAO: Cuadernos de fomento forestal


METODOS DE PLANTACION FORESTAL

EN ZONAS ARIDAS



Esta es la edici6n corregida y aumentada del texto publicado en
1955 como parte de la series Manual universal de plantacidn de bosques.
Su autor es el Dr. A.Y. Goor. Agradecemos a los selores G.W. Chap-
man, ex Conservador de bosques de Chipre; R.M. Gorrie, del Ser-
vicio forestal de la India (jubilado); A. de Philippis, Profesor de Silvicul-
tura de la Universidad de Florencia, Italia; M.L. Saccardy, Conser-
vador de bosques, Argel; R. Karshon, de la Estacidn de investigaciones
forestales de Illanoth, Israel; e Y. Favre, de la Estacidn experimental
forestal de San Luis, Argentina, la informaci6n que nos han facilitado
sobre los resultados prdcticos por ellos obtenidos, y el haber revisado
el original en varias fases de su preparacidn.

N.A. OsARA
Director
Direcci6n de Montes y Productos Forestales









ORGANIZATION DE LAS NACIONES UNIDAS PARA LA AGRICULTURE
Y LA ALIMENTACION
Roma, 1964


N 16































































FAO 1964
Impreso en Italia








PREAMBULO


Uno de los prop6sitos fundamentals de la Organizaci6n de
las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentaci6n es esti-
mular la producci6n de alimentos y su mejor distribuci6n, asi como
elevar los niveles de nutrici6n, especialmente en los paises menos
desarrollados. Desde que se fund la FAO, en 1945, se ha avanzado
much en tal sentido merced a la labor de las organizaciones inter-
nacionales, multilaterales y bilaterales, y de las nacionales.
Pero, a pesar de cuanto se ha hecho, el problema del hambre
sigue sin resolver y hasta amenaza con adquirir mayor gravedad. En
un reciente studio de la FAO se demuestra que de 300 a 500 mi-
llones de personas padecen de aut6ntica falta de alimentos, y de un
tercio a la mitad de la poblaci6n del mundo, que se eleva a 3.000
millones, sufre de malnutrici6n en distintos grades. Si no se adoptan
medidas radicales, serin mis los millones de personas que vengan a
unirseles en los afios venideros, a causa del rdpido aumento de la
poblaci6n mundial. Se espera que 6sta se duplique para fines de siglo,
siendo probable que el total pase entonces de los 6.000 mi-
llones.
En vista de la persistencia del problema y de la amenaza de
que se agrave mas afin en los cuatro decenios pr6ximos, el Director
General de la FAO, Dr. B.R. Sen, propuso la Campafia Mundial
contra el Hambre, que fue iniciada el 1 de julio de 1960. Esta Cam-
pafia, que recibe el apoyo de los pueblos de todos los paises, asi
como tambi6n de las Naciones Unidas y de todos los Organismos
Especializados y los Estados Miembros de la FAO, constitute, en
efecto, una reafirmaci6n de los objetivos inscritos en la Consti-
tuci6n de la FAO. En realidad se propone atraer la atenci6n del
mundo hacia el problema constant del hambre y crear un clima de
opinion que pueda desembocar en un ataque en masa y en escala
global con el fin de resolverlo.
Por lo tanto, una parte vital de la Campafia se orienta hacia la
informaci6n y la ensefianza, es decir, a difundir el conocimiento y







VI METODOS DE PLANTACION FORESTAL EN ZONAS ARIDAS

la comprensi6n de la magnitude de tal problema y a explicar lo que
puede hacerse para darle soluci6n definitive. A este respect, toda
publicaci6n que trate algfin aspect del problema ya sea t6cnico,
econ6mico o social es una aportaci6n a la Campafia y, por consi-
guiente, a las metas que se fija la FAO.










INDICE


PREMMBULO ..........

INTRODUCCI6N ........

INTRODUCCI6N A LA PRIMERA


. . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . I

EDICI6N . . . . . . 5


1. LAS ZONAS &RIDAS . . . . . . . .


Clima ...........
Suelo . . . . . .
Ecologia de la vegetaci6n


2. RECOLECCIO6N Y MANIPULACION DE SEMILLAS

La semilla . . . . . . . . . .
Origen. . . . . . . . . . . .
Recolecci6n . . . . . . . . . .
Extracci6n y limpieza . . . . . . . ..
Almacenamiento . . . . . . . . .
Distribuci6n . . . . . . . . . .
Ensayo . . . . . . . . . . .
Tratamiento previo . . . . . . . . .


3. VIVEROS FORESTALES

Viveros permanentes y
Emplazamiento .....
Disposici6n . . ..
Semilleros . . . ..
Cercas y edificios . .


temporales .


4. PRODUCCI6N DE PLANTS EN VIVEROS ...............

Siem bra . . . . . . . . . . . . . . .
T rasplante . . . . . . . . . . . . . .
R ecipientes . . . . . . . . . . . . . .


. . . . . .







VIII METODOS DE PLANTACION FORESTAL EN ZONAS ARIDAS


Plantas con cepell6n . . . . . . . . 76
Macetas de tierra y turba prensada .... . . . . . 77
Macetas de barro cocido . . . . . . . . . . . 79
Macetas de hormig6n. . . . . . . . . . . . . 80
Tubos de material vegetal y macetas de hojas. . . . . . ... 81
Recipientes de madera o residues de madera .. . . . . ... 82
Recipientes de papel y cart6n . . . . . . . . . ... 84
Recipientes metalicos . . . . . . . . . . . . 84
Recipientes de plastico . . . . . . . . . . . . 87

Propagaci6n por estacas . . . . . . . . . . 88
Estacas de rama . . . . . . . . . . . . . 88
Estacas de raiz. . . . . . . . . . . . . . 90

Cuidado de las plants de vivero ... . . . . 91
Empleo de abonos . . . . . . . . . . . . . 91
Cobertera muerta. . . . . . . . . . . . . . 93
R iego . . . . . . . . . . . . ... . . 98
Binas y escardas . . . . . . . . . . . . . 111
Lucha quimica contra las malas hierbas ... . . . . 112
Despunte de raices . . . . . . . . . . . . . 115
Asombrado ... . . . . . . . . . . . 121
Extracci6n y clasificaci6n . . . . . . . . . . . 126
Transporte. . . . . . . . . . . . . . . 129
Costo . . . . . . . . . . . . . ... . 130


5. FORESTACION . . . . . . . . . . . . . 132

Repoblaciones en zonas de precipitaci6n escasa . . ... 132
Elecci6n de species para la plantaci6n . . . . . 133
Preparaci6n del terreno . . . . . . 138

Casillas . . . . . . . . . . . . . . . 139
Terrazas o bancales. . . . . . . . . . . . . 140
Fajas a curvas de nivel . . . . . . . . . . . . 144
M6todo estepario. . . . . . . . . . . . . . 145
Herramientas de mano . . . . . . . . . . . . 147
M Aquinas .. . . . . . . . . . ..... 148
Construcci6n de caminos y senderos .... . . . . . 152
Lucha quimica contra la maleza ...... . . . . . 153

6. PLANTACIN . . . . . . . . . . . . . 155

Epoca .. . . . . . . . . . . ... . ... 155
Riego de las plants para favorecer su establecimiento 155
Espaciado . . . . . . . . . . . . . 156






INDICE IX


Operaciones de plantaci6n . . . . .
Siembra direct . . . . . . . .

7. CUIDADO DE LAS PLANTACIONES ......
Reposici6n de marras . . . . . .
Sachaduras y escardas . . . . . .
Plantaciones con riego . . . . . .
Riego por corrimiento desde acequias de cabecera..
Riego por corrimiento en fajas con bordos ....
Riego por regueras horizontales . . . . .


Riego por corrimiento en espiga. ..
Riego a manta. . . . . .
Riego por infiltraci6n. . . . .
Establecimiento . . . .
Protecci6n contra el pastoreo


y el fuego ...........


8. COSTO DE LA FORESTACION ..... . . . . 181

9. PLANTACIONES ESPECIALES . . . . . . . . . . 182
Huertos forestales ....... ............. . . 182
Plantaci6n en tierras arables. . . . . . . . . . . 188
Espaciamiento y claras . . . . . . . . . ..... 189
Lucha contra la erosi6n . . . . . . . . 190
Tierras pantanosas. . . . . . . . 193
Fijaci6n de dunas . . . . . ........ ... 195
Rompevientos y cortinas protectoras . . . . . .. 200
Principios fundamentals de los rompevientos . . . . . ... 201
Plantaciones a lo largo de carreteras . . . . . . 209
Arboles forrajeros ... . . . . . 213

APtNDICES
1. Especies empleadas para repoblaciones en zonas dridas . 215
2. Resumen por species de los m6todos de recolecci6n,
extracci6n, almacenamiento y tratamiento previo de las
semillas . . . . . . . . .. ..... 246
3. Resumen por species de las operaciones de vivero ... 254

BIBLIOGRAFIA . . . . . . ............ .... . 260










LISTA DE ILUSTRACIONES












Figura
1. La tierra denudada por la erosi6n puede volverse productive gracias a la
forestaci6n. . . . . . . . . . . . . . .
2. Territories fitogeogrificos del Cercano Oriente . . . . . . 6
3. Tipos de semillas . . . . . . . . . . . . . 33
4. Equipo para la recolecci6n de semillas. . . ... . . . . 38
5. Plataforma de hormig6n para secar la semilla . . . . . . 41
6. Secadero de pifias con fondo de tela metalica .. . . . . ... 41
7. Limpiando semillas de eucalipto en un tambor giratorio. . . . .. 43
8. Interior del almac6n de semillas. . . . . . . . . . 44
9. Vivero permanent . . . . . . . . . . . . . 54
10. Vivero forestal en el Negev septentrional. .. . . . . . ... 54
11. Semilleros (latas) protegidos del viento por un seto de Dodonaea viscosa 60
12. Semilleros (latas) con plantitas de Pinus halepensis listas para el trasplante 64
13. Siembra direct en macetas ..... . . . . . . 65
14. Plantitas protegidas por marcos de tela metdlica . . . . . . 68
15. Repicados en maceta dispuestos en pilas. .. . . . . . .... 73
16. Tipos de recipients que se utilizan en los viveros para siembra y trasplante 75
17. Riego por aspersi6n en un vivero permanent . . . . . . 108
18. Despunte de raices de Cupressus sempervirens con tijeras podadoras . 118
19. Manojos de plants a raiz desnuda depositados en una trinchera. . ... 127
20. Cami6n con anaqueles para el transport de macetas o latas . . . 129
21. Esquema de una terraza en corte transversal . . . . . ... 140
22. Zona abancalada plantada de pinos .. . . . . . . 142
23. Trincheras de media luna, plantadas de Acacia cyanophylla en terrenos muy
erosionados . . . . . . . . . . . . . . 143
24. Faja cultivada sembrada con Pinus brutia (dos afios) . . . . . 145
25. Plantaci6n de ladera con Eucalyptus gomphocephala en zonas dridas . 146
26. Instrumentos manuales para cavar y sachar .. . . . . ... 148
27. Sachadura en una plantaci6n de eucaliptos en terraza . . . . 164








XII METODOS DE PLANTACION FORESTAL EN ZONAS ARIDAS


28. Cortafuegos en una ladera plantada ... . . . . . 179
29. Ladera abancalada para combatir la erosi6n y proteger la zona urbana con-
tra un possible alud de lodo. . . . . . . . . . 191
30. Vivero para la repoblaci6n de dunas. ..... . . . . 198
31. Repoblaci6n de dunas en una zona arida con Tamarix articulata. Acacia
cyanophylla y Eucalyptus camaldulensis . . . . . . . . 198
32. Rompevientos de chopos siempreverdes de dos afios de edad . . . 202
33. Plantaci6n de adorno de caminos en zona arida con Acacia cyanophylla 205
34. Plantaci6n de Cupressus sempervirens de ocho afios al borde de una carretera 212

Dos mapas que muestran la distribuci6n de los homoclimas dridos (fin de la obra)








INTRODUCTION


A media que la poblaci6n mundial aumenta se agudiza la preo-
cupacidn universal por las escaseces de alimentos y materials primas
esenciales, entire ellas la madera y otros products forestales. El
temor de la escasez y el deseo de mejorar las condiciones de vida del
gdnero human han dado pie a esfuerzos tendientes a desarrollar las
regions donde la producci6n es inferior a su potential y el consume
no alcanza ni siquiera el minimo estricto.
Se calcula que cerca de un cuarto de la superficie terrestre no
recibe mds de 300 mm. anuales de lluvia. Estas son las zonas que
se denominan dridas y abarcan los grandes desiertos del planet, como
los del Sdhara, Australia, Turquestdn, Arabia, Argentina, Chile, PeruI
y el oeste de los Estados Unidos de America. Sin embargo, el problema
no estd en modo alguno circunscrito a tales regions, porque existen
ademds extensas tierras marginales, denominadas semidridas, donde el
agua es el factor limitador de la produccidn agricola. Si se toma una
precipitacidn annual de 500-600 mm., repartida en una o dos temporadas
relativamente breves, como base para caracterizar a las zonas menos
favorecidas del mundo, se verd que cerca de un tercio de la superficie
terrestre cae dentro de esta categoria.
Todo esfuerzo sistemdtico por mejorar la condicidn de los pueblos
que viven en las zonas dridas y semidridas, y por volver a istas mds
productivas, suscita una multitud de problems. Por lo comin, se
otorga la mdxima precedencia al mejoramiento de la tierra y a los pro-
yectos de agriculture, zootecnia, ordenaci6n de pastos, fomento de los
recursos de agua, mejoramiento de la tenencia de la tierra, nutricidn,
salubridad e higiene. En algunas de tales zonas puede haber recursos
mineros poco explotados cuyo aprovechamiento podria ser motor de
una mayor prosperidad.
Tambien a la ciencia forestal le toca desempei~ar un papel im-
portante en el mejoramiento de las tierras dridas y semidridas.
En casi todas las zonas dridas y semidridas, la vegetacidn y los
suelos se han degradado, generalmente como consecuencia del pastoreo






2 METODOS DE PLANTACION FORESTAL EN ZONAS ARIDAS

abusive y la destruccidn de la cubierta vegetal por el fuego o las talas.
Asi sucede sobre todo en ciertos paises que son asiento de viejas civi-
lizaciones, como los del Medio Oriente o como la India y China, pero
no es un fendmeno exclusive de ellos. La sequoia y el acentuarse de la
erosion causan estragos en los suelos de esas regions y hacen que
su rehabilitacidn sea extremadamente dificil.
La plantacidn de drboles no debe en modo alguno restringirse a
las zonas originalmente cubiertas de bosque, pues incluso en aquillas
donde no han crecido jamds drboles, la forestacidn debe ser un capitulo
important de todo program de mejoramiento.
Con una planificaci6n adecuada, la ciencia forestal, trdtese de
forestar o de reforestar, o bien de conservar y mejorar la cubierta
arbdrea natural, puede contribuir considerablemente al bienestar general
de las poblaciones de las zonas dridas y semidridas. En esas zonas,
suele haber factors climdticos y eddficos adversos para el crecimiento
de los drboles. Ademds, los programs forestales deben encuadrarse
dentro del marco de una political general de aprovechamiento de la
tierra. Hay que tener siempre en consideracidn el problema de las
relaciones de los montes con la agriculture y la ganaderia. De hecho
toda political forestal se debe concebir y realizar como parte de una
political general de mejora y aprovechamiento racional de los recursos
de tierras.
Es sabido que los drboles y arbustos ejercen un efecto benefico
sobre el clima, aunque no se debe esperar que alteren el clima en
general de una region aumentando, por ejemplo, la precipitacidn pluvial.
Sin embargo, una arboleda o una fila de drboles ejercen un influjo bend-
fico muy sefialado en su proximidad; al frenar la velocidad del viento,
los drboles reduce las pirdidas de humedad debidas a la evapora-
cidn del suelo y la transpiracidn de los vegetables. Ademds, al disminuir
la velocidad del viento se observa tambien un marcado descenso en la
erosion edlica, uno de los peores azotes de las tierras dridas y semi-
dridas. Por lo tanto, los drboles plantados en rompevientos, cortinas
protectoras o bosquecillos influyen sei~aladamente en los rendimientos
agricolas. Esto es uno de los principles beneficios que se derivan de
la plantaci6n forestal en tierras marginales. Por si esto fuera poco,
los drboles, ademds de proteger al suelo contra la erosion edlica, sirven
para fijar dunas movedizas y contener la erosion en cdrcavas o lami-
nar; defienden los huertos, campos y prados contra los efectos nocivos
de los fuertes vientos; conservan la cohesion del suelo, regulan la esco-






INTRODUCTION 3

rrentia; protegen los embalses contra el entarquinamiento. Al mismo
tiempo, los drboles satisfacen las necesidades de la poblacidn local
en cuanto a lefia, carbon vegetal, postes, madera para fabricar aperos
y construir edificios agricolas y material prima para las industries
madereras. Por otra parte, en las zonas dridas y semidridas se otorga
una importancia especial a subproductos tales como cortezas tdnicas,
fruta, semillas y hojas para forraje del ganado, gomas, resinas, aceites
esenciales, etc. Los drboles se pueden cultivar tambien por el nectar
que sus flores produce para las abejas. Cabe mencionar asimismo el
efecto << refrescante >> del follaje arb6reo en un paisaje desolado. A
menudo, las consideraciones estiticas y recreativas bastan para justificar
la plantaci6n de drboles.
Por lo comfin, estos objetivos se pueden alcanzar del todo o en
parte mediante la conservacidn, el mejoramiento o la conversion de
las actuales zonas forestales o con la creaci6n de nuevas masas. Fre-
cuentemente, para establecer esas plantaciones hay que modificar las
prdcticas imperantes de aprovechamiento de la tierra, en el sentido
de crear una agriculture intensive y mejorar los mitodos de pastoreo.
Habrd casos en que se necesiten nuevas leyes para implantar una poli-
tica forestal orientada a proteger con mayor eficacia los drboles. Las
actuales necesidades de products forestales, susceptibles de provocar
sobrecortas, se deberian mitigar con el suministro de otros products
sustitutivos. Como no siempre se dispone de nuevas tierras para el
apacentamiento, acaso sea necesario aumentar la capacidad de entrada
de las praderas ya existentes. En pocas palabras, habria que reducir
la presidn demogrdfica sobre los bosques. Quizds hubiera que empren-
der experiments en gran escala bajo la forma de proyectos piloto, asi
como minuciosas investigaciones previas a la implantaci6n de una nueva
political forestal, tareas para las que se requieren ticnicos calificados
en ordenacidn forestal de zonas secas y aprovechamiento y utilizacidn
de la tierra en general. Una amplia campaia de propaganda podrd
familiarizar a la poblacion con los beneficios que suponen los drboles
y el bosque.
En algunas zonas de poca extension, seleccionadas en cuanto
representatives de regions mds vastas con iguales condiciones natu-
rales, econdmicas y demogrdficas, se podrian realizar proyectos piloto
que demostrasen, aunque fuera en pequeia escala, cdmo pueden miti-
garse algunos de los rigores de orden social y econdmico que suelen
afligir a las poblaciones de las tierras dridas y semidridas, y que per-






4 METODOS DE PLANTACION FORESTAL EN ZONAS ARIDAS

mitiesen hacer una evaluacidn de las ticnicas utilizadas en las poli-
ticas de aprovechamiento de la tierra.
Aunque los principios fundamentals de la plantacidn y repobla-
cidn forestal son los mismos para cualquier zona drida y semidrida, las
condiciones locales modifican, como es evidence, su forma de aplica-
cidn. Al decidir tratamientos silvicolas y elegir las species arbdreas
para las diferentes estaciones y tipos de aprovechamiento habria que
consultar todos los datos asequibles sobre el clima, los suelos y la
vegetacidn natural, asi como los resultados de cualesquiera otras plan-
taciones forestales efectuadas precedentemente.
En 1954, en ocasidn del Congreso Forestal Mundial celebrado en
la India, se recomendd que los gobiernos iniciaran y fortalecieran
actividades de lucha contra el desierto y repoblacidn de zonas dridas y
semidridas. Por consiguiente, era necesario estudiar los problems
propios de las zonas dridas y compilar informaciones al respect para
luego comunicarlas a todos los paises interesados. El present trabajo
es un paso hacia la puesta en prdctica de esa decision, pues rehne
los resultados de los experiments efectuados y la experiencia dispo-
nible en various paises.
Por otra parte ayudard a que cada pais conozca lo que estdn
haciendo otros en lo relative a repoblacidn de las zonas dridas y semi-
dridas. Sin embargo, cabe aiadir que, mientras mayor sea el volume
de las informaciones adicionales que se recojan, mayor serd la reduc-
cidn en el costo de las operaciones y la eficiencia de estas.








INTRODUCTION A LA PRIMERA EDICION


En todos los continents existen zonas Aridas que abarcan grandes
extensions y que, desde hace much tiempo, han constituido un
dificil problema para los silvicultores. Varios paises han intentado,
con 6xito divers, la creaci6n de bosques en esas regions, tanto en
forma experimental como en cumplimiento de planes de gran mag-
nitud. En el Cercano Oriente se encuentran ejemplos tipicos de
muchas de tales zonas y alli tambi6n se han hecho ensayos y se han
puesto en practice planes permanentes de plantaci6n de bosques
en el curso de los Altimos cincuenta afios. Gracias a estas actividades,
los silvicultores han llegado a establecer sistemas de forestaci6n que
se adaptan especialmente a esas tierras aridas. El conocimiento de
la historic fitol6gica del Cercano Oriente ha ayudado much para
alcanzar el 6xito que han obtenido en dicha region las operaciones
de plantaci6n forestal. Si observamos, por ejemplo, la zona que se
extiende desde el norte de AmmAn y del Tauro hasta la peninsula
del Sinai, encontraremos que, en la actualidad, s6lo un sector infe-
rior al dos por ciento de su superficie tiene una cubierta vegetal
arb6rea o arbustiva. Esta zona nunca estuvo totalmente recubierta
de Arboles, pero no hay duda que, en una 6poca anterior, el bosque
o << maqui ) ocupaba una porci6n much mayor de su territorio.
Existen datos hist6ricos que prueban que, desde el siglo II o III
a.C. hasta nuestros dias, la tala de montes con el fin de establecer
cultivos, obtener madera y lefia y permitir el pastoreo, asi como la
movilizaci6n de los innumerables ej6rcitos que han pasado por la
region, han destruido los iltimos restos de vegetaci6n en muchos
sectors. De hecho, la destrucci6n ha sido tan complete que s6lo
en algunos bosquetes se encuentran ahora vestigios de ciertas species
arb6reas.
Pero, ademas, la desaparici6n de la cubierta vegetal dio como
resultado la erosi6n del suelo. Capas profundas de tierras f6rtiles
fueron arrastradas por las aguas hasta las llanuras y el mar, dejando
en algunos casos un delgado estrato de suelo que apenas podia sus-


























.. . .. . . I








JERUALE 0 ANALE

............ ...
..... .... .... .. ......

..
............i
........................... ...................... .......... n Z
.... ... .... ... .. .... ... .. ... ... .... ... .... ... ...
..... ... ....

.. ... .... .. ... .... ... ... .... ... ...
..__ _ ...... .. ... . ... .. .. ........ ......
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
_________ .......:::: : ........ ...............
... .. .. ... : :: .: ::.. .. .. .. ... .. .. ... .. :: .. .. ... .. .. ... .. .. ..
.... . .. .... ... ..... ... ...
.... .... ... .... .... ...






D A M~ ~ ~ ~ A SU D .. ..



FIG....2.T................e........s.del.Cercano.......e
Clave 1 Regon.............2.Regon....n. tu an............ahar...dian...seg n M Zoha..






INTRODUCTION A LA PRIMERA EDICION


tentar una vegetaci6n pobre y espinosa; descubriendo, en otros, la
roca desnuda y, finalmente, causando en el microclima una modifi-
caci6n que acentu6 ain mis la sequedad del terreno. Hay que res-
taurar los tipos intermedios originales, utilizando para ello cultivos
colonizadores o protectores, sobre todo de arbustos xer6filos, antes
de que se puedan plantar con 6xito las species de monte alto.
Sin embargo, aun en semejantes condiciones, algunas de esas
zonas denudadas se pueden repoblar, si bien, para hacerlo, es nece-
sario determinar ciertos hechos fitogeogrificos de caracter funda-
mental. Partiendo de los vestigios de vegetaci6n es possible recons-
truir la composici6n de los bosques que anteriormente existian en
esos terrenos. Esta reconstrucci6n podria orientar la selecci6n de las
species para la plantaci6n.
Los drboles aut6ctonos, plantados adecuadamente, son los que
mejor garantizan el buen 6xito del embosquecimiento, pero tambi6n
hay que ensayar con discernimiento la introducci6n de species ex6-
ticas. El pino insigne (Pinus radiata) crece mejor en Nueva Zelandia
que en su habitat de origen, California, y various eucaliptos crecen
mis rdpidamente en California que en su habitaci6n natural del
continent australiano. Para un gran nfimero de species de euca-
liptos, lo mismo que para la mayoria de las plants, estd ya com-
probado que el ambiente potential de cultivo suele ser much mas
amplio que el natural.
La probabilidad de 6xito en condiciones tan diversas puede, sin
embargo, ser determinada para. las distintas species y, por lo
mismo, es aconsejable incluir, a manera de ensayo, entire las species
que se van a introducir, algunas que procedan de lugares que, aun
cuando no correspondan estrictamente al habitat local, tengan ca-
racteristicas que posibiliten el buen 6xito de la plantaci6n. Sin
embargo, no debe intentarse ninguna introducci6n de species ex6-
ticas sin haber estudiado y comparado detenidamente las condiciones
ecol6gicas -suelo, clima y vegetaci6n- tanto de la zona en que
se va a crear el bosque como del lugar de origen de la especie
ex6tica que se intent plantar.
A este respect, pueden utilizarse como << indicadores ) algunas
species arb6reas y su distribuci6n natural puede: indicar cudles son
los limits apropiados para ciertas species introducidas. Por ejemplo,
el habitat del algarrobo puede admitirse como apropiado para la
introducci6n del Eucalyptus gomphocephala.






8 METODOS DE PLANTACION FORESTAL EN ZONAS ARIDAS

La mencionada secci6n del Cercano Oriente se puede dividir
en tres regions fitogeogrdficas:
1. La mediterranea, con climax de vegetaci6n arb6rea.
2. La iranoturaniana o region esteparia regionn subdes6rtica).
3. La saharosindiana o zona des6rtica. 1
De estas tres regions, la mas fdcil de plantar es, naturalmente,
la mediterranea, en donde existen ya algunas coniferas, tales como
pinos, cipreses y cedros y ciertos arboles frondosos, como alga-
rrobos, pistacheros y encinas, tanto caducifolias como perennifolias.
Hay muchas species indigenas que se pueden plantar en esta re-
gi6n, pero existen tambi6n muchas species ex6ticas que pudieran
introducirse con buenos resultados.
No se puede afirmar lo mismo de la region iranoturaniana,
ya que en 6sta s6lo hay una media docena de species indigenas,
aparte de algunos arbustos lefiosos. La elecci6n de species ex6ticas
para introducir es much mas dificil, y para ello podrian tomarse
en consideraci6n los arboles que crecen al borde del desierto en
las distintas parties del mundo. Las plantaciones en esta zona se rea-
lizan sobre todo en forma de rompevientos y cortinas protectoras,
generalmente con algo de riego.
Desde luego, la region saharosindiana es la que present mayores
dificultades para las operaciones de plantaci6n y naturalmente el
nfmero de species que podrian elegirse para este fin es muy limi-
tado. Hasta ahora se han hecho poquisimas tentativas de plantar
estas tierras. Hay regions que, debido a su topografia, regimen
de lluvias o composici6n quimica del suelo, nunca podrAn llegar,
de un modo natural, a un climax forestal. Formardn, en realidad,
praderas, estepas o desiertos.
El elevado costo de plantaci6n y las dificultades que, en condi-
ciones tan adversas, deben superarse para lograr el embosqueci-
miento de esas tierras, indican la necesidad de que la labor se enfoque
con prudencia y madurez de juicio y sobre una base experimental.
Pero ello no significa forzosamente que el m6todo que se emplee
para repoblar una zona tenga el mismo 6xito en otra. En las zonas
peladas y en las regions Aridas en general, las condiciones son tan
variables y tan hostiles a la plantaci6n forestal que no debe inten-
1 En las mayores altitudes del Kurdistan, Azerbeijin y Anatolia meridional existen
grandes extensions de monte claro de roble.







INTRODUCTION A LA PRIMERA EDICION 9

tarse la realizaci6n de grandes programs de forestaci6n hasta que
no se haya demostrado plenamente, por medio de plantaciones
experimentales, las posibilidades de cada lugar y de cada especie
plantada.
Ademis de estas tres regions bien definidas, existen tierras
pantanosas, riberas fluviales y dunas, que forman asociaciones vege-
tales particulars y que deben tratarse de manera muy distinta cuando
se las plant.
Al preparar un proyecto de plantaci6n forestal, debe tenerse
present, ante todo, el objetivo que se persigue. S61lo en los lugares
mas propicios de estas regions se podrAn crear bosques productivos,
pero para cultivar Arboles con buenos resultados se necesita expe-
riencia acerca de los procedimientos mis acreditados que hay que
aplicar en cada fase de la empresa, desde la recolecci6n de la semilla
hasta los cuidados culturales.









1. LAS ZONAS ARIDAS


CLIMA
En las zonas dridas del mundo se distinguen diversos grados de
sequedad, y se utilizan adjetivos tales como << des6rtico >>, << subtro-
pical y o mediterrdneo para caracterizar los climas que produce
diferentes tipos de vegetaci6n. Las zonas dridas poseen caracteris-
ticas ambientales que les son propias, como por ejemplo plants
muy espaciadas, vegetaci6n sumamente especializada y suelos tipicos.
Sin embargo, el factor esencial es la insuficiencia de lluvias, acom-
pafiada de fuerte calor. No obstante, tambi6n existen zonas dridas
de clima frio; dos de las cuales muy extensas.
Aunque el regimen de lluvias es el principal criteria para definir
las zonas aridas, no es por si mismo un indice de aridez adecuado,
ya que su eficacia no s6lo depend de la cantidad y la distribuci6n
de las precipitaciones, sino tambi6n de la velocidad de evaporaci6n.
Esto a su vez se determine por la temperature, la humedad relative
y la duraci6n y velocidad del viento.
Meigs clasifica los climas secos en semidridos, aridos y extrema-
damente aridos, basindose en el indice de humedad de Thomth-
waite, que expresa la suficiencia de la precipitaci6n pluvial en rela-
ci6n con las necesidades de las plants. Dicha suficiencia se calcula
a partir de la temperature y la precipitaci6n, asi como de las p6r-
didas potenciales de humedad por la evaporaci6n del suelo y por la
transpiraci'n de las plants. Por consiguiente, el grado de aridez
dependerd ademis de la precipitaci6n, de la temperature y del
viento, mis bien que de la sola pluviosidad (Mapa 1, al final del
volumen.
Las zonas dridas se caracterizan tambi6n por otro indice de
humedad, es decir, cuando la precipitaci6n no es suficiente para la
practice normal de la agriculture. El t6rmino << extremadamente
arido > se aplica a las zonas donde se ha registrado un minimo de
doce meses consecutivos sin lluvia. Estos son los verdaderos desiertos,
en los que s6lo crece vegetaci6n en los lugares donde la capa freitica
es alta o donde se aplica el riego artificial.






LAS ZONAS ARIDAS 11

Evidentemente, la duraci6n de la temporada o temporadas de
pluviosidad suficiente reviste una gran importancia, y en la efecti-
vidad de la lluvia repercuten en sumo grado factors tales como la
cantidad de agua que cae cada vez, el nfimero de dias pluviosos, su
distribuci6n a lo largo del afio, la temperature y la evaporaci6n
durante las temporadas lluviosas y entire 6stas. Si se toman en
consideraci6n estos factors, es possible identificar tres tipos princi-
pales de zonas iridas: mediterrineo, tropical y oc6anico o con-
tinental.
1. Mediterrdneo. La estaci6n lluviosa es el invierno, y dura habi-
tualmente de tres a cuatro meses al afio, los veranos son casi o
completamente secos, cdlidos y soleados. Las temperatures inver-
nales son mis bajas. Este clima no es en modo alguno exclu-
sivo de los paises mediterrAneos; se encuentra tambi6n en el
hemisferio occidental y en Australia.

2. Tropical. Las lluvias son en verano, aunque cerca del ecuador
puede haber dos maximos anuales; en los bordes de la faja tro-
pical se acercan las fechas de estos maximos de lluvia que se
fusionan en uno solo en el verano. A media que nos alejamos
del ecuador, mas breve es el period lluvioso. En la region de
los monzones el contrast entire el verano y el largo invierno
seco es todavia mas acentuado.

3. Regimen ocednico o continental. No hay una temporada concrete
de lluvias sino que Ilueve a lo largo de todo el afio; el period
de maxima precipitaci6n puede variar.

Por consiguiente, los climas dridos pueden definirse finicamente
si se incluye el element temperature. Para clasificar la aridez de
los climas se utilizan las siguientes zonas de temperature:

1. Zona ecuatorial. La temperature media es bastante uniform en
toda la zona, y es caracteristica notable la monotonia t6rmica
con s61o escasas diferencias entire la media de los meses mis
frios y la de los mas cAlidos, mientras que la variaci6n media
diurna es mayor que la variaci6n media annual.

2. Zona tropical. A media que nos alejamos del ecuador la media
annual de temperature es mas baja, mas frios los inviernos y mis






12 METODOS DE PLANTACION FORESTAL EN ZONAS ARIDAS

c~lidos los veranos. La variaci6n estacional de temperature es
mis marcada. La escala annual de temperature se ensancha;
el invierno es una estaci6n netamente fresca, pero el calor del
verano casi no conoce interrupciones.

3. Zona subtropical. Los veranos no son mis frescos que en el
ecuador, pero en cambio los inviernos son suaves o incluso
frios. El tiempo es variable, sobre todo en invierno. La variaci6n
annual de la temperature aumenta con la latitud, pero se deter-
mina principalmente por la continentalidad, es decir, por la dis-
tancia respect del oc6ano. El ritmo annual se caracteriza sobre
todo por los veranos cAlidos y los inviernos frescos o frios. La
primavera y el otofio son estaciones importantes y netas.

4. Zona templada. Las temperatures pueden variar much y oscilar
entire altas y muy bajas, con una gran diferencia entire el verano
y el invierno. Las regions dridas comprendidas en esta zona
pertenecen al tipo seco y frio.

Si bien la pluviosidad y la temperature son los principles fac-
tores en que se basa la aridez, hay otros que tambi6n son perti-
nentes. Por ejemplo, except alli donde el aire esta saturado de
humedad, la evaporaci6n y la consiguiente p6rdida de agua son casi
tan importantes como la precipitaci6n. La evaporaci6n aumenta
rapidamente a la par con la temperature y el viento. En las zonas
cilidas la temperature y en las zonas frias el viento, son los princi-
pales agents de la reducci6n del agua de lluvia de que dispone la
vegetaci6n. La transpiraci6n de las pantas contribute tambi6n a
la p6rdida de humedad del suelo. En esto intervienen asimismo el
viento, la temperature y el contenido higrom6trico del aire.
En la region mediterranea, los vientos cdlidos, polvorientos y
secos, conocidos con los nombre locales de sirocco, khamsim y sharav,
provienen de regions de invierno calido situadas en el interior de
los desiertos del norte de Africa y del sur de Arabia. Estos vientos
soplan durante horas o dias con un efecto sorprendentemente de-
secador. Se observan vientos analogamente calidos en California,
Chile, Argentina, Australia y en muchas otras zonas aridas, a
donde Ilegan de los desiertos calidos, mientras que en la Patagonia
y parte de la Rusia asidtica soplan vientos frios y secos que de-
secan las zonas Aridas de esas regions.






LAS ZONAS ARIDAS


En las montafias y altiplanos, los climas altitudinales constituyen
una modificaci6n local del clima propio de las tierras bajas de la
region. En consecuencia, en las zonas aridas, la altitude influye much
en el clima y, por lo tanto, en el desarrollo vegetativo, en las posi-
bilidades de forestaci6n y en la elecci6n de species. Hay que tener
present que, por lo que hace a la vida de los vegetables, no s6lo
es important el rigor del frio, sino tambi6n la 6poca en que sobre-
vienen las temperatures bajas.
Las montafias influyen much en la direcci6n del viento, la tem-
peratura, la nubosidad y la precipitaci6n. Es notable la intensidad
de la insolaci6n, que ejerce un efecto calorifico superior al de la
temperature del aire, a lo que se debe el marcado contrast que
se observa en la vegetaci6n de las laderas expuestas al septentri6n
o al mediodia en una misma zona. En las zonas semidridas, la
altitude puede repercutir notablemente en el caricter tanto del clima
como de la vegetaci6n. Las grandes altitudes son mas frias que las
tierras bajas; en las primeras las variaciones t6rmicas son much
mas acentuadas en verano que en invierno. Con la altura la evapo-
raci6n disminuye algo, mientras que la precipitaci6n generalmente
aumenta. Las montafias de las zonas calidas y aridas pueden estar
coronadas de nieve, de acuerdo tanto con la altitude como con la ex-
posici6n. Las montafias ademis desvian la direcci6n general de los
vientos. Por consiguiente, 6stos son regulados por la topografia.
Caracteristicos de los climas de montafia son los vientos secos y
cAlidos, como los vientos < berg>) de Sudifrica, y el < al este de las Montafias Rocosas.
En ciertas zonas dridas predomina un clima de meseta. Una
meseta es una extensa superficie de altitude considerable y bastante
uniform, que puede tener un clima continental. Mientras mayores
y mas altas son las mesetas, mis vigorosa es su influencia. Cerca del
ecuador, el promedio t6rmico mensual es mis bajo en las mesetas
que al nivel del mar. En los subtr6picos, la variaci6n t6rmica diaria
en los altiplanos es igual o mayor que al nivel del mar, y las dife-
rencias en el promedio mensual de las temperatures varian segfin
la estaci6n. La precipitaci6n tiende a ser baja. La lluvia cae con fre-
cuencia en copiosos aguaceros. La evaporaci6n es en general mas
alta en las mesetas subtropicales que en las tierras bajas adyacentes,
contrariamente a la habitual reducci6n de las lluvias en relaci6n
direct con la altitude.






14 METODOS DE PLANTACION FORESTAL EN ZONAS ARIDAS

SUELO
En las zonas dridas los principles tipos de suelo no estin
netamente diferenciados. La humedad afecta en sumo grado a la
formaci6n del suelo, raz6n por la cual la cantidad y la duraci6n
de la humedad en el suelo son los principles factors que condi-
cionan su desarrollo. Para los fines practices, los suelos de las zonas
Aridas pueden definirse como suelos cuya humedad es demasiado
escasa para consentir la prActica de la agriculture sin riego, except
durante la temporada de lluvias o poco despu6s de terminada 6sta;
sin embargo, esos suelos pueden sustentar una flora con pocas
exigencias de agua o con un sistema radical muy desarrollado capaz
de alcanzar el agua contenida en los horizontes profundos.
El suelo se forma bajo la acci6n combinada de la vegetaci6n
y el clima, que actian sobre la roca madre condicionada por el
tiempo. Las diferencias locales generalmente responded a las de la
roca madre.
Los suelos se clasifican en zonales, azonales e intrazonales.
Los zonales son suelos en equilibrio con el ambiente y que
expresan plenamente el efecto del clima y la vegetaci6n. Los suelos
azonales se hallan dentro de zonas de suelos demasiado j6venes
que ain no poseen las caracteristicas de los suelos zonales. A esta
categoria pertenecen los suelos aluviales. Los suelos intrazonales
poseen caracteristicas bien desarrolladas, pero en su formaci6n
un factor local ha predominado, o por lo menos ha modificado
significativamente, el process formativo normal, produciendo suelos
diversos de aquellos que reflejan los efectos de la vegetaci6n y del
clima. A esta categoria pertenecen los suelos pantanosos y salinos.
En las zonas aridas, la erosi6n suele ser muy active porque la
escasa vegetaci6n consentida por la poca humedad no puede pro-
teger al suelo cuando cae un fuerte aguacero; por lo comfin, cuanto
menor sea la precipitaci6n, mayor serd la proporci6n de tierra que
esta erosionandose o recibiendo activamente los products de la
erosi6n. Por consiguiente, las zonas aridas poseen menos suelos
zonales y mis suelos intrazonales y sobre todo suelos j6venes azo-
nales.
Los suelos se forman mediante process de desintegraci6n fisica
y descomposici6n quimica de las rocas. En las zonas Aridas, pre-
domina la meteorizaci6n fisica debido sobre todo a las grandes
oscilaciones t6rmicas. En un plazo relativamente breve, las rocas






LAS ZONAS ARIDAS


que en las regions huimedas formarian suelos arcillosos, en las
regions aridas produce suelos con un contenido de arcilla mis
bien bajo.
En las regions aridas, la meteorizaci6n de rocas arenosas pro-
duce suelos arenosos. La sequedad y la poca vegetaci6n permiten
que la arena se mueva con el viento y se acumule formando dunas
movedizas y campos arenosos.
En un ambiente arido los process formativos de un suelo
normal son muy lentos debido a la exiguidad de la cubierta vegetal,
tan necesaria para estabilizar la superficie edifica contra los efectos
de la lluvia y el viento, lo que hace, por otra parte, que no haya
suficientes raices que mantengan el suelo abierto y poroso y dejen
penetrar el agua de lluvia.
En los suelos dridos la lixiviaci6n, o sea el movimiento descen-
dente de ciertas sales del suelo arrastradas por el agua, es lenta y
s6lo en raros casos complete. En este process, el agua lixivia
primero las sales mis solubles, como el cloruro de sodio y el sul-
fato de sodio, y despu6s el sulfato de cal y el carbonato de calcio.
El material lixiviado se puede acumular en capas. En las grandes
praderas de los Estados Unidos el carbonato de calcio es lixiviado
completamente cuando la precipitaci6n supera los 500 mm., al
paso que por debajo de la isoyeta de 500 mm. se acumula en capas
poco profundas. A menudo, la acumulaci6n del carbonato de calcio
lixiviado de las capas superiores se combine con una acumulaci6n
de cal proveniente de las aguas subterrineas. De esta manera se
forman espesas capas de carbonato de calcio que, al desaparecer
el suelo superficial por la erosi6n, quedan al descubierto constitu-
yendo una superficie maciza de costras duras.
Entre los principles grupos de suelos de las zonas Aridas figuran
los siguientes: suelos des6rticos, suelos pardos y grises, suelos cas-
tafios, suelos chernozem, y sus subtipos azonales e intrazonales.

1. Suelos deserticos. Grupo mal definido de suelos que no se ha
estudiado suficientemente. La meteorizaci6n en el desierto es
predominantemente fisica. Las inundaciones intermitentes ori-
ginadas en tierras altas contiguas pueden suministrar humedad
estacional. Con frecuencia, los efectos de la acci6n del agua suelen
ser espectaculares; aunque la pluviosidad es muy baja, es a
menudo muy intense; con frecuencia suelen observarse grandes






METODOS DE PLANTACION FORESTAL EN ZONAS ARIDAS


extensions aluviales de grava. No hay vegetaci6n, except
arbustos aislados de tipo des6rtico y Arboles pequefios. La erosi6n
e6lica es muy acentuada y con frecuencia la superficie del suelo
esta cubierta por el llamado pavimento des6rtico, que consiste
en piedras toscas y fragments de roca de los que el material
mas fino ha sido separado por el viento. Debajo de la cubierta
des6rtica que actfia como protecci6n se encuentra material fino.
A menudo, la acumulaci6n de soluciones salinas que ascienden
a la superficie al evaporarse el agua durante el period seco
forma una costra.

2. Suelos pardos y grises. En condiciones menos aridas predominan
los suelos semides6rticos pardos y grises. Los suelos grises s6lo
contienen pequefias cantidades de material organica resultante de
la descomposici6n de las plants. Con frecuencia tienen capas
calcareas y yesosas bastante cerca de la superficie. Las sales de
sodio generalmente permanecen en estos suelos, debido a la
insuficiente lixiviaci6n consecuente a la escasez de lluvia, fen6-
meno que se acent-ia en las regions mas Aridas. En las zonas
donde, debido a la topografia, el nivel freatico esta pr6ximo a la
superficie, se encuentran tambi6n suelos salinos o alcalinos. Tam-
bi6n pueden formarse suelos des6rticos pardo grisaceos por la
acumulaci6n de dep6sitos de origen e61lico conocidos como
loessss >>. La cubierta vegetal de los suelos de este tipo es en
general rala; se compone sobre todo de pequefios arbustos general-
mente espinosos. Esa vegetaci6n crece en forma natural, pero con
t6cnicas apropiadas se pueden cultivar Arboles.

3. Suelos castaios. En condiciones menos Aridas este tipo zonal
de suelo existe en todo el mundo. Tambi6n en estos suelos, la
proporci6n de material orgAnica en la capa superior es relativa-
vamente pequefia y la zona de acumulaci6n calcArea se halla
pr6xima a la superficie. Entre los components del suelo puede
haber tambi6n yeso. El color del horizonte superior, que contiene
la material orgAnica, es pardo grisaceo, mientras que las capas
mas profundas son de color castafio. La vegetaci6n natural es la
estepa de gramineas bajas.

4. Suelos chernozem. Este tipo de suelos de las tierras aridas es uno
de los mAs importantes. Su caracteristica mas evidence es su






LAS ZONAS ARIDAS 17

color negro debido a la presencia de residues vegetables que,
habiendo sufrido un complejo process quimico y microbiol6-
gico, han perdido toda traza de su estructura original. Cuando
las condiciones ambientales son caracteristicamente favorables a
la formaci6n del chernozem, tiene un color negro profundo,
que se cambia en gris en las parties mis h6medas, y en el pardo
de los suelos castafios en las parties mis aridas. El espesor de la
capa de color oscuro varia de 40 a 150 cm. La nitidez de la
transici6n al material de partida de color claro, que esta debajo,
es variable. En el chernozem, la lixiviaci6n de las sales solubles
es complete, mientras que la del carbonato calcico y del sulfato
calcico es incomplete. Por consiguiente, aunque no hay acumu-
laci6n de sales de sodio, la hay de carbonato calcico en una
capa acompafiada en ocasiones de yeso; esta capa estard tanto
mis pr6xima a la superficie cuanto mas calcAreo sea el material
de partida y mis arido el clima. La vegetaci6n es esteparia con
una exuberante brotaci6n herbacea en primavera y principios
del verano. Los suelos chernozem suelen formarse de loess, que
es un material de origen e61lico.

En India, hay un suelo conocido como regur, o suelo algodonero
negro, que ocupa una vasta extension en la mitad meridional de la
peninsula indostanica; la vegetaci6n natural es de tipo herbiceo
estepario. La roca madre es en general basalto negro. La profundidad
y desarrollo de la capa de carbonato calcico varia considerablemente.
La temperature y la precipitaci6n son much mas altas que en la
zona de chernozem tipica. El regur, por consiguiente, puede descri-
birse como un chernozem tropical. Se encuentran suelos similares
tambi6n en algunas parties de Africa y en las pampas argentinas.
El chernozem represent el tipo de suelo formado en las condi-
ciones propias de las zonas semidridas, en el limited, entire los suelos
hfimedos y dridos. Hay chernozem de alta latitud, de latitud media,
subtropicales y tropicales, todos los cuales tienen una cubierta supe-
rior de color oscuro y una capa de acumulaci6n de carbonato cal-
cico. La vegetaci6n es de tipo estepario, sabanero o pampero,
sin Arboles o con pocos arboles muy desparramados.
Los mencionados tipos pertenecen a los suelos normales o zo-
nales. En la zonas aridas son tambi6n importantes los suelos intra-
zonales, asociados con material calcareo de partida. Tales suelos






18 METODOS DE PLANTACION FORESTAL EN ZONAS ARIDAS

pertenecen a dos grupos, uno en que el color tiende hacia tonos
parduzcos y negrogrisdceos, inclusive suelos calizos grises o blancos;
en el otro, el color predominante es el rojo o el pardorrojizo. El
primer grupo se conoce como << rendzina >; el segundo como << terra
rossa . Ambos tipos son caracteristicos de las regions montafiosas.
Los suelos rendzina son tipicamente oscuros. Contienen car-
bonato de calcio libre. El color no siempre guard relaci6n con el
contenido de material organica. Los rendzina generalmente se for-
man sobre roca caliza blanda.
Terra rossa. Es el nombre que se da al suelo rojo de los paises
de clima mediterrdneo. El suelo rojo pasa abruptamente a la subya-
cente roca caliza, sin una zona visible de transici6n. Se forma sobre
rocas calizas compactas. En general, el carbonato de calcio se lixivia,
pero si se halla present en el suelo adopta sobre todo la forma de
fragments de roca que, por raz6n de su tamafto, no afectan a la
composici6n quimica del suelo.
En las zonas aridas los suelos salinos y alcalinos ocupan un
lugar preeminente entire los suelos intrazonales. Deben sus carac-
teres bien sea a la presencia de un exceso de sales de sodio o al
predominio del sodio entire las bases intercambiables.
Los suelos salinos se denominan tambi6n suelos alcalinos blancos.
Contienen en exceso sales de sodio, por lo general cloruro y sul-
fato de sodio. Suelen localizarse en las depresiones. En las tempo-
radas secas presentan eflorescencias blancas de sales, de donde el
nombre de alcalinos blancos . Durante las lluvias, las sales se
disuelven y lixivian. Las propiedades del suelo dependent de la pro-
fundidad del agua freatica, de la cantidad y distribuci6n de la lluvia,
de la concentraci6n y composici6n de las sales solubles y del cardcter
general del suelo de la region. Los suelos salinos son muy frecuentes
en las zonas dridas y pueden ser suelos grises, castafios o chernozem
modificados. Pueden sustentar vegetaci6n, pero tambi6n estar pela-
dos; en ciertos casos mantienen comunidades vegetables abiertas de
arbustos especializados o incluso arboles desperdigados.
Los suelos alcalinos se caracterizan por la presencia de carbonato
de sodio. En una zona de suelos salinos, la alcalinidad se puede
former en las depresiones. Cuando llueve se acumulan soluciones
alcalinas de material organica que al secarse dejan dep6sitos negros.
Por esta raz6n se les denomina tambi6n << alcalinos negros >>. Los
horizontes que los componen tienen estructuras diversas.






LAS ZONAS ARIDAS 19

No existe una linea neta de division entire suelos salinos y alca-
linos, y se advierten diferentes fases de transici6n de acuerdo con la
posici6n del agua freitica, la composici6n del agua subterrinea, el
carActer del suelo y el grado de lixiviaci6n por la lluvia o el riego.
Un exceso de sales de sodio en los suelos salinos da por resultado la
sustituci6n parcial o complete del calcio intercambiable por sodio
intercambiable.
Entre los suelos azonales habria que incluir los suelos aluviales,
formados de materials aluviales depositados por los rios. Pueden
hallarse en todas las etapas de formaci6n, de acuerdo con su edad.
El t6rmino se aplica a los suelos j6venes en que los caracteres edd-
ficos estan dominados por la roca madre. Figuran entire los suelos
mis f6rtiles.

ECOLOGIA DE LA VEGETATION

En las zonas semiaridas los principles tipos de vegetaci6n varian
much debido a las amplias diferencias de clima y suelo que alli
se observan. Sin embargo, como lo caracteristico de las tierras Aridas
es la escasa pluviosidad y la deficiencia de humedad del suelo, por
lo menos durante una parte del afio, las plants, tanto individual
como colectivamente, presentan muchas caracteristicas comunes.
La vegetaci6n que se observa hoy en esas regions es el resul-
tado de un largo process de adaptaci6n al ambiente Arido con sus
escasas e irregulares precipitaciones. Las plants soportan tempe-
raturas extremes y los ataques de animals, insects y otros organisms
destructores de vegetables, como resultado de lo cual adquieren la
capacidad de sobrevivir a los dificiles factors fisicos y biol6gicos del
ambiente. Sin embargo, a su vez, el medio fisico result modificado
por la vegetaci6n, al punto que se vuelve capaz de sustentar una
vegetaci6n mAs evolucionada y abundante. Las plants que logran
establecerse mejoran el suelo afiadi6ndole humus y, por otra parte,
reduce la escorrentia e intensifican la infiltraci6n del agua en el
suelo a trav6s de los canalillos que las raices forman al descomponerse.
La vegetaci6n resultante de esas condiciones es representative
de cada ambiente. Sin embargo, en ambientes andlogos, se pueden
encontrar tipos diversos de vegetaci6n, seglin sea el sitio y la evolu-
ci6n particular de la flora, o las species vegetables que se encuentren
alli. Esto a su vez es consecuencia de las alteraciones geograficas






20 METODOS DE PLANTACION FORESTAL EN ZONAS ARIDAS

que ha sufrido la superficie terrestre durante los diversos periods
geol6gicos. Por ejemplo, las cactaceas de M6xico y el matorral aus-
traliano o << mallee >>, que poseen especiales caracteristicas fisiog-
n6micas y floristicas, estdn confinadas a esas dos regions. En otras
regions de clima analogo, la vegetaci6n y la flora son diversas.
Dentro de una zona determinada que constituya una unidad
geogrdfica, las caracteristicas geol6gicas influyen fuertemente en el
desarrollo vegetal. La vegetaci6n de clima seco se ha adaptado por
complete a las condiciones del suelo que, a su vez, guardian estrecha
relaci6n con la geologia de la roca subyacente.
Tambi6n la altitude influye sobremanera en la estructura y distri-
buci6n de las comunidades vegetables. Aunque en un area extensa
el clima es el factor dominant para la flora, la composici6n de la
comunidad vegetal se determine por el suelo y la exposici6n. Si se
mejora el suelo es possible mejorar artificialmente la cubierta vegetal.
En una determinada localidad, en cordilleras de estructura
geol6gica similar crece una vegetaci6n esencialmente igual; las dife-
rencias dependent de la altitude y la exposici6n. Si los suelos se han
formado sobre materials distintos, se observan diferencias de vege-
taci6n. Con frecuencia la linea de demarcaci6n entire dos comu-
nidades vegetables sigue muy de cerca la linea de contact entire dos
formaciones geol6gicas diversas.
En la zonas Aridas, todos los factors que influyen sobre el
equilibrio hidrico son decisivos para la supervivencia y el desarrollo
de todas y cada una de las plants. Los valles y llanuras bajos que
reciben de aguas arriba escorrentia y materials edAficos, pueden
recoger un volume de liquido varias veces mayor que el efectiva-
mente precipitado en la zona misma; por consiguiente, pueden crearse
en ellos condiciones de sabana, incluso en medio de desiertos casi
est6riles, con poca o ninguna precipitaci6n.
La composici6n de la flora de las zonas Aridas se determine
no s6lo por efecto de factors externos, sino tambi6n por la compe-
tencia entire las plants o las comunidades de plants. En las zonas
aridas y semidridas, donde el principal factor de supervivencia y
desarrollo vegetative es el agua, la competencia por el poco liquid
disponible es muy dura, lo que explica la poca abundancia de vege-
taci6n. Dondequiera que la tierra se empobrece por obra de un
pastoreo abusive, aumenta la escorrentia y se agudiza la compe-
tencia entire las plants por el agua.






LAS ZONAS ARIDAS 21

En cualquier zona, la vegetaci6n cambia casi continuamente.
Si la estaci6n mejora al hacerlo las condiciones edaficas, apare-
cer~n plants mejores. Dichos cambios se conocen con el nombre
de sucesidn. La fase final en el mejoramiento del tipo de vegetaci6n
o sucesi6n se denomina climax, y se alcanza cuando la vegetaci6n
se equilibra al fin con el ambiente.
En las zonas aridas y semidridas es raro encontrar la fase final
de la sucesi6n debido a que, en general, el ambiente es modificado
por los incendios y las plagas, o por factors antropog6nicos como
la agriculture y la ganaderia. A menudo, esto ocasiona la inversi6n
de la sucesi6n natural que retrocede a una etapa anterior y degradada
de vegetaci6n.
El studio de la compleja interrelaci6n existente entire las plants,
los grupos de plants y el medio ambiente, en cualquier zona o
region, asi como de los cambios que sufre la composici6n de la flora
como respuesta a las alteraciones del ambiente, se denomina ecologia.
Dado que las zonas Aridas son muy extensas, no debe sorprender
la diversidad de su vegetaci6n. Se han establecido various sistemas
de clasificaci6n de esta vegetaci6n en grupos, ninguno de los cuales
es enteramente satisfactorio o aplicable a todas las zonas. En esta
obra se ha aceptado la clasificaci6n propuesta por Beard y Pichi-
Sermolli, donde se toman en cuenta sobre todo las condiciones eco-
16gicas del habitat y la fisionomia o aspect general de la vegetaci6n.
Empezando por los tipos mas secos, los grupos de vegetaci6n
de las zonas aridas pueden subdividirse como sigue:
1. Desierto. Es raro encontrar zonas extensas desprovistas de toda
vegetaci6n, es decir, desiertos absolutos; en cambio, existen
grandes superficies de vegetaci6n tan rala que se les aplica el
nombre de desiertos. La vegetaci6n des6rtica se compone de
hierbas, matas, arbustos enanos y algunos arboles solitarios
esparcidos por la zona, alternados con manchas de terreno total-
mente desprovistas de vida vegetal. Cuando Ilueve, germinan
las semillas de plants efimeras o de vida corta que desaparecen
al cabo de pocos dias.
2. Matas y hierbas subdeserticas. Figuran en este grupo todas las
comunidades vegetables compuestas por hierbas, gramineas, matas
y arbustos bajos, esparcidos, solitarios o agrupados en pequefias
colonies, en tierras desprovistas de vegetaci6n en mas de la






METODOS DE PLANTACION FORESTAL EN ZONAS ARIDAS


mitad de su superficie. Ocasionalmente se encuentran aislados
arboles achaparrados o enanos. En algunas estaciones, las comu-
nidades se componen de todas las plants mezcladas, mientras
que en otras predomina una especie y las otras estan muy espar-
cidas.

3. Matorral subdesertico con drboles aislados. Este tipo de vegeta-
ci6n se compone de masas muy abiertas de arbustos o matas
con Arboles aislados. Los arbustos tienen de uno a dos metros
de altura y generalmente se presentan solitarios o en pequefios
grupos. Las matas son solitarias o estan asociadas con arbustos
en pequefias colonies. En esta vegetaci6n se encuentran comnin-
mente plants suculentas y a veces algunas gramineas y hierbas
perennes. Estas plants estan irregularmente esparcidas sobre el
terreno, que present grandes espacios desprovistos de vegeta-
ci6n donde, cuando Ilueve, brotan algunas efimeras. Los Arboles
son caducifolios o suculentos, pero raramente alcanzan mas de
6 a 7 m. de altura, y estan siempre alejados los unos de los
otros, solitarios, aunque con frecuencia son, junto con la escasez
de efimeras, la caracteristica mas notable de la fisionomia de esta
vegetaci6n.

4. Matorral subdesertico sin gramineas. Consiste en una agrupaci6n
abierta de Arboles enanos, por lo general de una altura maxima
de tres metros, y arbustos achaparrados mezclados con arbustos
bajos, matas, matorrales suculentos, plants bulbosas y tube-
rosas y gramineas y hierbas efimeras. La ausencia de gramineas
perennes y el hecho de que los Arboles mas altos est6n muy
desparramados o prActicamente no los haya, son dos caracteris-
ticas importantes de este tipo de vegetaci6n. Las plants estin
distribuidas con irregularidad y a distancias relativamente grandes
unas de otras. La superficie del suelo generalmente present
grandes espacios pelados, donde cuando llueve aparece una cu-
bierta rala de gramineas anuales y otras hierbas.

5. Matorral subdesdrtico con gramineas. Este tipo de vegetaci6n con-
siste en una comunidad abierta de plants lefiosas, con una vege-
taci6n rasante de gramineas y otras hierbas. Las plants lefiosas
dominantes son arbustos caducifolios que no pasan de cuatro
metros de altura. Puede haber Arboles mas grandes. La vegetaci6n






LAS ZONAS ARIDAS 23

rasante consiste en matojos desparramados y macollas de gra-
mineas perennes. Entre los arbustos, asi como entire las plants
de la vegetaci6n rasante, se abren grandes espacios pelados, donde
crecen efimeras cuando Ilueve. Los arbustos son solitarios o for-
man pequefias colonies.
6. Matorral suculento. Este tipo de vegetaci6n consiste en comu-
nidades vegetables abiertas dominadas por plants suculentas.
En Am6rica, se compone sobre todo de cactos columnares y
nopales o chumberas mezclados con arbustos esparcidos, a me-
nudo espinosos. No hay gramineas y con frecuencia el suelo
esta desnudo. En el Viejo Mundo, el matorral suculento se
compone de grupos de plants cactiformes, que dominant la
fisionomia de las comunidades vegetables, acompafiadas por ar-
bustos mis o menos suculentos. Puede haber gramineas o no.
La principal caracteristica de este tipo de vegetaci6n es la abun-
dancia de plants espinosas en que se observa una extrema
reducci6n de las hojas y un gran desarrollo de los tejidos reser-
vantes que forman tallos suculentos.
7. Monte xerdfilo abierto. Este tipo de vegetaci6n esti constituido
por agrupaciones abiertas de plants lefiosas y hierba, entire las
cuales dominant tambi6n grandes arbustos, matas y gramineas
perennes. Los grandes arbustos son principalmente caducifolios
y espinosos, a menudo su altura es de 3 a 5 metros. Entre estos
arbustos se encuentran arboles aislados que se consideran como
caracteristicos de la fisionomia de estas comunidades. La vege-
taci6n rasante, discontinue, se compone de arbustos bajos, gra-
mineas matojosas o perennes, hierbas y unas cuantas matas.
Este tipo de bosque se caracteriza sobre todo por arboles y
arbustos grandes, que suelen tener frecuentemente copas bajas
y aparasoladas, pero sin former una cubierta cerrada y dejan
al descubierto grandes espacios donde crecen arbustos chatos,
matas y hierbas.
Esta clasificaci6n es, naturalmente, muy general e imprecisa,
por lo que en muchos casos quizis sea necesario subdividir los tipos
de vegetaci6n ateni6ndose a criterios ecol6gicos, edificos y clima-
ticos, fision6micos y floristicos. Por ejemplo, la vegetaci6n de una
zona drida como el desierto de Rajasthan, en India, se puede subdi-
vidir en las siguientes grandes unidades: (a) vegetaci6n de dunas






24 METODOS DE PLANTACION FORESTAL EN ZONAS ARIDAS

movedizas; (b) vegetaci6n de dunas estabilizadas; (c) vegetaci6n
xerofitica y de roca arenisca; (d) vegetaci6n hal6fita; y (e) vegetaci6n
de marga arenosa. Cada una de estas divisions require un studio
intensive y a su vez puede subvidirse en muchas comunidades bien
definidas.
La precedent clasificaci6n se aplica a la vegetaci6n arida de los
paises tropicales. No comprende los tipos de vegetaci6n propios
de los paises semidridos con climas subtropicales o continentales.
Aunque haya presents algunas de las unidades aqui reconocidas,
la clasificaci6n deberia extenderse a las zonas mas hfimedas y abarcar
los bosques semidridos del tipo arbustivo conocido como chapa-
rral o maqui, donde, si estan presents, los arboles armados de las
families Mimosaceae o Caesalpiniaceae dominant la fisionomia de la
comunidad vegetal. En el Cercano Oriente, esos tipos de vegetaci6n
incluyen las comunidades de plants propias de las regions saha-
rosindiana e iranoturaniana. No se incluyen los bosques xerofiticos
ni las etapas regresivas de la region mediterrinea. Lo mismo se aplica
tanto a los bosques y chaparrales de Am6rica del Norte, como al
matorral semidrido, mallee, y los bosques y montes sabaneros de
Australia, donde el arbol dominant suele ser el eucalipto, y al << mon-
te >> de las zonas dridas y semidridas de la Argentina.
En condiciones especiales donde hay mejores suelos -
la poblaci6n arb6rea es mas densa y se forman bosques con arboles
altos de fuste recto. Las races de estos Arboles generalmente penetran
much en el suelo en busca de agua, pudiendo alcanzar profundi-
dades superiores a 25 m. Esos arboles tienen tambi6n largas raices
superficiales con las cuales absorben gran parte del agua llovediza.
Son de crecimiento lento y por lo regular se reproducen por semilla
o rebrotan de cepa o de raiz.
Por consiguiente, a pesar de que las zonas dridas se hallan dis-
tribuidas en grandes superficies del globo y de que los tipos de vege-
taci6n que produce son muy heterog6neos, tales zonas poseen
caracteristicas comunes que nos permiten estudiarlas como un todo y
clasificarlas de acuerdo con sus respectivos grupos de vegetaci6n.
Cuando las plants se clasifican en grandes grupos basados en
sus relaciones con el agua, se reconocen en general tres categories
principles: hidr6fitos, mes6fitos y xer6fitos, que correspondent res-
pectivamente a las plants de zonas muy hfimedas, hfimedas y secas.
Aqui nos interesan principalmente los xer6fitos.







LAS ZONAS ARIDAS 25

Los xer6fitos se definen como plants de habitat seco. Ecol6-
gicamente se definen como plants que crecen en suelos donde, en
general, el agua necesaria para el desarrollo vegetativo se agota por
lo menos durante una parte del afio. En las regions aridas, se con-
sidera xer6fitos a todas las plants no confinadas en las riberas de
los rios y lagos, o en suelos himedos por cualquier otra raz6n. Esas
plants deben ser capaces de escapar a las sequias recurrentes o de
soportarlas. Son plants que se han adaptado a superar este incon-
veniente por diferentes medios.
El mecanismo de xerofitismo mis evidence es el de la suculencia.
En efecto, las plants suculentas constituyen uno de los principles
tipos de vegetaci6n de las zonas dridas del planet. La suculencia
result de la multiplicaci6n de las c6lulas y permit a tales plants
acumular grandes cantidades de agua en las breves temporadas
lluviosas. Gracias a esta acumulaci6n de liquid, asi como a la escasa
transpiraci6n en la estaci6n seca, la plant puede superar la natural
desigualdad de las precipitaciones. La suculencia puede ser de los
tallos, las hojas o las races.
Las plants perennes no suculentas poseen otros caracteres mor-
fol6gicos y fisiol6gicos que les permiten resistir a la sequia. A con-
tinuaci6n se described los principles mecanismos desarrollados por
las plants con este fin:
En las tierras aridas es muy comfin un rnpido alargamiento
de la raiz primaria. En efecto, toda plant cuya velocidad de pene-
traci6n radical sea lo suficientemente grande como para que su raiz
maestra se adelante a la desecaci6n progresiva del suelo a partir
de la superficie, escapando asi a la sequedad superficial, es poten-
cialmente capaz de medrar en un habitat seco. La ausencia de esta
caracteristica excluye de muchas zonas aridas a muchas species. La
importancia de la velocidad en el crecimiento de la raiz central se
puede ejemplificar con Haloxylon amnodendron, cuyas semillas ger-
minan cuando el suelo esta afin cubierto de nieve. Al fundirse 6sta
y penetrar la humedad en la tierra, la raiz empieza a alargarse con
la misma velocidad con que el agua desciende a media que va
secandose la superficie del suelo.
La Aspidosperma llamada << quebracho blanco , a las seis u
ocho semanas de haber germinado la semilla posee ya una raiz
central de una longitud aproximada de 1 m., mientras la plant
mide apenas de 6 a 10 cm. de altura. En los arboles grandes, la







METODOS DE PLANTACION FORESTAL EN ZONAS ARIDAS


raiz central es en su arranque tan gruesa como el tronco y reduce
su diametro muy paulatinamente, de tal modo que una raiz central
con un didmetro de 30 cm. en la parte superior puede tener un
diametro de 15 cm. a 8 m. de profundidad en el suelo. Se ha com-
probado que la raiz central de un quebracho blanco, de no mis de
12 m. de altura, penetraba a 16 m. de profundidad. Tambi6n las
raices laterales y superficiales son largas y cubren una circunferencia
de 10 a 15 m. de radio en torno al arbol; en ocasiones estas raices
superficiales se doblan formando un codo y penetran a gran pro-
fundidad. En algunas zonas existe una espesa capa del suelo sin
agua, pero, segfin parece, les raices de Aspidosperma lo traspasan
para llegar a la humedad subterrinea. De tal forma, este magni-
fico drbol es capaz de crecer en zonas con menos de 300 mm. de
precipitaci6n y un bajo indice higrom6trico.
En la misma region de la Argentina donde crece Aspidosperma,
se encuentra tambi6n Acacia cavenia, Acacia aroma, Prosopis nigra,
Caesalpinia paraguaiensis, Zizyphus mistol, todos los cuales son de
largas raices centrales que alcanzan mas de 8 m. de profundidad.
Los extensos sistemas de races superficiales son otra caracte-
ristica important de la vegetaci6n de las zonas aridas. Cuando el
contenido de humedad del suelo es tal que las raices no pueden ex-
traer agua, las plants se marchitan. Casi todas las plants poseen
mis o menos la misma capacidad de absorci6n de la humedad del
suelo que entra en contact con las raicillas. Sin embargo, la ramifi-
ficaci6n de la raiz y el nfimero y longitud de los pelos radicales di-
fieren much de una plant a otra, y son caracteristicas estrecha-
mente relacionadas con la eficiencia relative del sistema radical,
porque una pequefia cantidad de agua contenida en una gran masa
de suelo equivale a una gran cantidad de agua contenida en una
masa pequefia. Por lo tanto, uno de los modos mis importantes en
que los vegetables des6rticos se han adaptado a la aridez consiste en
la gran extension de las raices por contrast con la porci6n area,
merced a lo cual han aumentado su capacidad de absorci6n de la
humedad sin exponer a la atm6sfera mas que una parte relativamente
pequefia de la plant. Por otra parte, explica el gran espaciamiento
de los vegetables en las zonas aridas, pues aunque en apariencia la
vegetaci6n cubre s6lo una pequefia porci6n del terreno, en general
result que casi todo el suelo esti ocupado por sistemas radicales
que compiten por la humedad disponible.






LAS ZONAS ARIDAS 27

Ademas de la gran extension horizontal del sistema radical,
muchos arboles y arbustos del desierto desarrollan raices tan pro-
fundas que entran en contact con el subsuelo permanentemente
hfimedo.
Arboles como Acacia raddiana, Haloxylon amnodendron y Pro-
sopis juliflora tienen raices que penetran a profundidades excep-
cionales. Se ha comprobado que las raices de Prosopis penetran a
mis de 20 m. bajo la superficie. Aunque a esas profundidades la
humedad puede ser insuficiente para alimentar un desarrollo activo,
salvo cuando se complement con la humedad superficial durante
las lluvias o despu6s de 6stas, evita o por lo menos abrevia el period
de sequedad total en la rizosfera.
En general, los xer6fitos soportan p6rdidas considerable de
agua por las hojas y las superficies verdes de la plant. En esto
se distinguen netamente de los mes6fitos, cuyas hojas no toleran sin
daiio mais que una deshidrataci6n muy escasa.
Otra caracteristica important de las plants de las zonas Aridas
es su capacidad para reducir la transpiraci6n durante las sequias.
Aunque algunas plants des6rticas tienen un bajo indice de transpi-
raci6n, se ha comprobado que 6ste no es un rasgo caracteristico de
los xer6fitos. En efecto, la mayoria de los xer6fitos no suculentos
transpiran much mAs que los xer6fitos suculentos cuando disponen
de agua suficiente.
Las Iplantas de las zonas Aridas cuentan con otros medios
para reducir su transpiraci6n. Las variaciones estacionales de los
6rganos de la plant que repercuten en su aprovechamiento del agua,
asi como los cambios dimensionales en el cuerpo de la plant misma,
responded a la economic hidrica del organismo vegetal. Como ejemplo
se puede citar el comportamiento del tamarisco y ciertas acacias
africanas. Estos Arboles no dejan caer las hojas o ramas viejas sino
cuando se han formado las nuevas, de manera que no hay defo-
liaci6n. La 6poca de la caida de las hojas es el verano. Sin embargo,
alli donde las precipitaciones son elevadas y en las regions con
temperatures invernales bajas, las hojas caen en esta estaci6n.
Hay plants en forma de escoba, como Retama y Calligonum,
que cambian las hojas en invierno y se mantienen verdes todo el afio,
a las cuales en verano se les seca y desprende una parte de las ramas
del afio precedent. De esta forma reduce considerablemente su
superficie transpiradora.






METODOS DE PLANTACION FORESTAL EN ZONAS ARIDAS


Algunas plants conservan el follaje mediante especiales adap-
taciones estructurales que reduce la transpiraci6n. Tales cambios
son especialmente eficaces en la culminaci6n de la temporada seca.
Las plants de hojas siempreverdes y recubiertas de una gruesa
capa de cera, poseen una gran resistencia a la sequia. Las plants de
este tipo se denominan esclerofilas, o de hojas duras. Como ejem-
plos notables se pueden citar los eucaliptos y casi toda la vegetaci6n
de maqui.
Bulnesia retama, que crece en zonas con 100 a 600 mm. aproxi-
madamente de precipitaci6n annual, aumenta su contenido de cera
vegetal cuando disminuye la lluvia.
Otra caracteristica important de la vegetaci6n de zonas secas
es la microfilia, que reduce el efecto de la sequia sobre las hojas.
Ademis, se ha comprobado que mientras mis pequefia es una
hoja mejor resisted al calentamiento por radiaci6n solar. La tendencia
a producer hojas pequefias es evidence en muchos arboles, como las
acacias africanas. En algunos casos, la microfilia llega al extremo
que las hojas degeneran y adoptan forma de aguja, como en Casua-
rina y Tamarix, mientras que en otras desaparecen por complete,
como en las acacias australianas (Acacia spp.). En estas plants la
funci6n foliar se transfiere a los peciolos o a los tallos, que son
verdes. En las species de zonas aridas es tambi6n muy acentuada la
reducci6n del tamafio de las c61ulas y se ha comprobado que es posi-
ble seleccionar estirpes resistentes a la sequia sobre la base de sus
dimensions celulares.
Estas caracteristicas permiten a los xer6fitos prosperar en las
zonas secas. Aunque los xer6fitos son caracteristicos de los desiertos,
no estan en modo alguno circunscritos a las tierras aridas, ni tampoco
son xerofiticas todas las plants de los desiertos. Las peculiaridades
estructurales y fisiol6gicas propias de los xer6fitos se han desarrollado
en diferentes grados y tipos de sequia. Esto da por resultado diversi-
dades en el comportamiento de la plant durante la culminaci6n de
la temporada seca. Los xer6fitos se han clasificado como sigue:
1. Plantas que escapan a la sequia. Las plants de este grupo son
anuales adaptadas a un breve period vegetativo, de cuatro a seis
semanas de duraci6n, y capaces de completar su ciclo biol6gico,
desde la germinaci6n hasta la maduraci6n de la semilla, durante
la temporada hitmeda.






LAS ZONAS ARIDAS 29

2. Plantas que evitan la sequoia. Estas plants sobreviven con una
reserve de humedad muy reducida gracias a sus pequefias dimen-
siones, a su limitado desarrollo y a que crecen muy distanciadas
entire si o a que tienen pocas exigencias de agua.

3. Plantas que toleran la sequoia. Se trata principalmente de arbustos
y arboles; por lo general, se presentan muy espaciados unos de
otros y crecen poco cada temporada. Cuando la humedad del
suelo es inferior al minimo indispensable para el desarrollo, las
hojas se marchitan o se secan o bien se caen. Sin embargo, las
plants continian viviendo sin vegetar hasta que las raices vuelven
a disponer de agua. Casi todas ellas son capaces de soportar
largos periods secos. En efecto, casi toda la vegetaci6n lefiosa
de las zonas dridas y semidridas pertenece al tipo que soporta
la sequia.
4. Plantas que resisten a la sequoia. Las plants de este grupo resisted
a la sequia acumulando una reserve hidrica que utilizan cuando
no les es possible obtener agua del suelo. Gracias a esa reserve,
continnian desarrollindose durante largos periods. Al grupo
pertenecen plants suculentas como Cactus y Agave y otras espe-
cies carnosas. Hay species resistentes a la sequia que no son
suculentas, pero son capaces de acumular grandes reserves de
agua en los tallos o en las parties subterrineas, como lo hacen
algunos arboles de las praderas africanas. Estos arboles florecen
antes de las lluvias, al terminar el prolongado period de sequia
y las quemas.

Ademis de los xer6fitos estin los hal6fitos, es decir plants
que crecen en suelos salinos y poseen una resistencia especial a la
salinidad. Los hal6fitos son importantes porque las zonas salinas son
frecuentes en las tierras dridas y semidridas.
Son relativamente pocas las species que han logrado ajustar
su fisiologia a las condiciones propias de las tierras salinas. El grado
de adaptaci6n, que se mide por la concentraci6n de salinidad tole-
rada, varia de acuerdo con las species. Por consiguiente, los hal6-
fitos indican con su presencia diversos grados de salinidad. De esa
forma, la vegetaci6n que brota en torno a los saladares continentales
o pequefios manchones de suelo salino muestran una secuencia de
zonas extraordinariamente bien definidas. Hubo un tiempo en que






30 METODOS DE PLANTACION FORESTAL EN ZONAS ARIDAS

se creia que esta division en zonas era sobre todo indice del grado
de salinidad, pero la mala aereaci6n que suele ser consecuencia del
aumento de la humedad y la salinidad es tambi6n un factor impor-
tante por lo que hace a la distribuci6n de los hal6fitos en dichas zonas.
Los efectos fisiol6gicos de la salinidad sobre las plants son do-
bles: fisicos y quimicos.
Los hal6fitos, al contrario de los glic6fitos, o sea, las plants que
viven de agua dulce, pueden ajustar su fisiologia a grandes concen-
traciones de sal en el suelo y en la excreci6n cellular. Algunas de ellas
excretan la sal superflua por medio de glandulas especiales; en las
species gutantes suelen formarse costras de sal sobre el follaje. De
ahi el gusto salado de los brotes de Tamarix.
Los hal6fitos absorben agua de soluciones de suelos altamente
concentradas, como lo demuestran sus elevados indices de transpi-
raci6n. En cuanto grupo ecol6gico, se caracterizan por su capacidad
no s6lo para soportar altas concentraciones de ciertas sales en el
agua, sino tambi6n para absorber agua en esas condiciones.
Las plants de suelos salinos crecen principalmente durante la
temporada lluviosa, cuando el agua del suelo se ha diluido y parte
de las sales ha quedado lixiviada mas abajo de la rizosfera. En estas
condiciones, la caracteristica superficialidad de las raices de muchos
hal6fitos es decididamente ventajosa. Los suelos salinos secos, como
las hammadas del Cercano Oriente, son por lo general casi est6riles.
Los efectos de la salinidad en la vegetaci6n son ante todo fisicos.
En efecto, con iguales concentraciones de diferentes sales se obtienen
reducciones iguales del desarrollo. Sin embargo, los carbonatos solu-
bles produce efectos fisiol6gicos especiales que no son caracteristicos
de otras sales. Ademis, cada una de las sales responsables de la
salinidad tiende a producer determinados efectos especificos en
las plants. La tolerancia a las sales parece ser mas bien una adap-
taci6n fisiol6gica adquirida por las diversas species.
Habria que tener siempre present la importancia de los reco-
nocimientos floristicos como base para planificar el uso de la tierra,
inclusive la repoblaci6n forestal y el tratamiento de los montes. Para
sacar el miximo provecho de la vegetaci6n como indicadora, es im-
portante conocerla bien y considerarla como un element de la
naturaleza susceptible de ser modificado por causes naturales o por
la influencia del hombre. Por lo tanto, en los studios sobre la vege-
taci6n deberian incluirse evaluaciones de los factors ambientales:






LAS ZONAS ARIDAS $1

geologia, suelos, clima e hidrologia. Ademis, es indispensable conocer
la estructura y caricter de la vegetaci6n. En otras palabras, tales
reconocimientos permiten no s6lo evaluar la vegetaci6n, sino tambi6n
el complejo que se denomina ambiente. Como es obvio, cuando se
trata de una zona que se va a embosquecer, esta investigaci6n es
esencial. Los reconocimientos a6reos permiten levantar mapas fito-
geogrdficos. Son temas esenciales de esos studios las caracteristicas
cuantitativas y cualitativas de la vegetaci6n y sus components.
El principal objetivo de todo studio de la vegetaci6n es encon-
trar en otros ambientes andlogos species para plantar. En efecto,
los studios de la vegetaci6n se relacionan estrechamente con la uti-
lizaci6n de plants o comunidades vegetables como indicadores de
various suelos, clima y demis condiciones que repercuten en el cre-
cimiento arb6reo. Este concept de las plants como indicadoras se
basa en una relaci6n de causa a efecto. Si se parte del principio eco-
16gico de que existe una relaci6n concrete entire las plants y su medio
ambiente, se llega a la conclusion de que todas las plants dan, hasta
cierto punto, la media del ambiente. Muchas plants indigenas
son much mas exigentes que las introducidas. Se puede pronosticar
la adaptaci6n de las ex6ticas sobre la base de las condiciones repre-
sentadas por la presencia de ciertas species. Por lo comfin, todo
el complejo de la vegetaci6n es, en cuanto indicador, much mis
fidedigno que la presencia o la condici6n de una sola especie aislada.
Al determinar estas correlaciones, se tomarin ademis en cuenta los
efectos del pastoreo, el fuego y otros factors. Por consiguiente, los
programs encaminados a mejorar la vegetaci6n deberian basarse en
una evaluaci6n del medio ambiente.









2. RECOLECCION Y MANIPULACION DE SEMILLAS


LA SEMILLA

Las semillas se forman en las flores femeninas fecundadas con el
polen de las flores masculinas. En ciertos casos, los 6rganos mascu-
linos y femeninos se encuentran en la misma flor, como en el eucalipto
y la acacia. En otras species, tanto la flor masculina como la feme-
nina pueden estar en el mismo drbol, como en el pino o el roble, o
desarrollarse en diferentes individuos de la misma especie, como
sucede, por ejemplo, con el pistachero y el algarrobo (Ceratonia
siliqua). Cumplida la fecundaci6n, los tejidos empiezan a desarrollarse
y diferenciarse y el resultado final de este process es lo que suele
denominarse semilla.
La semilla contiene un embri6n provisto de una radicula o rudi-
mento radical, que se convertird en la raiz, y de una parte central,
el future tallo de la plintula, con su apice vegetative que no es sino
un rudimento de yema. Adheridas al tallo estin las hojitas o aci-
culas de la plintula, que a veces se despliegan despu6s de la germi-
naci6n, como en el caso del pino o el algarrobo, o bien permanecen
bajo el suelo para alimentar a la plantita, como acontece con el roble
y el nogal (Juglans regia). El embri6n puede estar envuelto en un
tejido reservante denominado endosperma, que se encuentra, por
ejemplo, en la semilla del algarrobo, pero no en la de la acacia.
El embri6n y el endosperma estin contenidos en una cipsula que
lleva el nombre de tegumento de la semilla y puede ser permeable
al agua, como sucede con las coniferas, los eucaliptos y el roble,
o bien impermeable, como en la mayoria de las leguminosas, por
ejemplo, el algarrobo, Prosopis, la acacia y Cercis siliquastrum. En
ciertos grupos, las semillas y los frutos suelen tener ap6ndices. En
las coniferas, como el cedro, el pino y el cipr6s, las semillas son
aladas; algunas species frondosas se caracterizan tambi6n por las
alas o vellos de sus semillas, como es el caso del fresno, el arce y
el alamo.





RECOLECCION Y MANIPULACION DE SEMILLAS 33


0g4


@1
la4d


* ID


I". j
-

1 .9
S.

bW ''*9**
I
O I.
w..


FIGURA 3. Tipos de semillas.
Las semillas se pueden clasificar en tres tipos principles:
1. Semillas verdaderas. Estas semillas se extraen de los frutos o
conos secos que produce la mayoria de las coniferas (cedro,
pino, cipr6s), las species leguminosas (acacia y Prosopis) y otras
species frondosas (eucalipto, alamo, sauce) cuyas semillas estin
contenidas en cipsulas.
2. Frutos secos. En este caso, la semilla esti rodeada de un tejido
compact y muy adherido, como sucede con el roble, el fresno
y el arce. Las semillas de este grupo no suelen extraerse del
fruto, y por esto se le puede dar al fruto entero el nombre de
semilla.
3. Frutos carnosos. Esta clase de frutos se encuentra en la morera y
en la mayoria de las rosiceas, como el espino y el madrofio,
e igualmente en ciertas coniferas, como el enebro. En general,
las semillas se extraen del fruto, pero tambi6n 6ste puede sem-
brarse entero.


B
*~
**
*'






METODOS DE PLANTACION FORESTAL EN ZONAS ARIDAS


Las semillas tienen una cubierta llamada episperma que las
protege contra la humedad, los dafios fisicos y los insects. Existen
diferentes tipos de cubierta seminal segin las diferentes species de
arboles. El episperma puede ser impermeable al agua, como en Pro-
sopis, o bien puede prolongarse en forma de ala como en Aspidosperma
quebracho blanco, o llevar penacho, como sucede con el alamo y
el sauce.
En la capacidad de fructificaci6n del arbol influyen various fac-
tores como la edad, el tamafio y el vigor, asi como las circunstancias
de la polinizaci6n y la fecundaci6n y las condiciones ambientales
de clima y suelo. Por lo que se refiere a las species introducidas,
el grado de adaptabilidad a las nuevas estaciones puede influir tam-
bi6n en su capacidad para producer semillas sanas. El mal tiempo,
los pdjaros y los insects pueden influir much en la producci6n
de semillas. La edad en que empieza la fructificaci6n varia segfin
las species. Pinus halepensis y algunas species de eucalipto dan
semillas entire los tres y cuatro afios de edad; el algarrobo y el
roble necesitan mas tiempo. Ciertas species arb6reas no produce
buenas cosechas de semilla todos los afios, sino a intervalos de
dos o mis. Algunos pinos fructifican cada cinco afios. Ciertos ar-
boles fructifican con mayor abundancia y regularidad que otros.

Origen

Cuando se trata de arboles forestales la fuente de las semillas
tiene importancia capital para determinar la capacidad de una especie
para crecer y establecerse en un determinado ambiente. Se ha com-
probado que ciertas propiedades tan importantes como la forma
del fuste, la ramificaci6n, la fuerza y textura de la madera, la sen-
sibilidad a las heladas, la resistencia a la sequia y la rapidez de cre-
cimiento, no son iguales en todo el habitat de una especie, sino que
varian de acuerdo con el origen de la semilla.
Este principio se aplica sobre todo a las species de area de
distribuci6n natural extensa, como Pinus halepensis o P. nigra. Se
han distinguido ya diversas variedades geograficas de Eucaliptus
camaldulensis, en las que cambian algunas de sus propiedades.
El origen de la semilla reviste una importancia capital para el
buen 6xito de las plantaciones. El empleo de semillas procedentes
de arboles que crecian en ambientes poco adecuados se ha traducido






RECOLECCION Y MANIPULACION DE SEMILLAS


en fracasos y rendimientos mediocres. Por esta raz6n, deben pre-
ferirse siempre las semillas procedentes de una estaci6n apropiada
para la especie de que se trate y utilizarlas en condiciones clima-
ticas y edaficas que sean, en todo lo possible, similares a las del
sitio donde se recolectaron. Al recoger las semillas se recomienda
observer los siguientes principios:

1. Las zonas de selecci6n y recolecci6n de semillas se deben elegir
tomando como base las condiciones climaticas que en ellas im-
peren.

2. En la media de lo possible, la recolecci6n debe limitarse a semi-
llas locales de origen conocido, prescindiendo de plantaciones de
Arboles de origen desconocido. Sin embargo, en el caso de algunas
ex6ticas, por ejemplo, el eucalipto, las semillas deben recolec-
tarse localmente, pero en condiciones ambientales que sean lo
mis parecidas possible a las de la zona donde se van a plantar,
ya que se puede considerar que los portagranos han demos-
trado su adaptabilidad a tales condiciones.

Al ordenar semillas del extranjero se tendra cuidado de especificar
la procedencia que se desea. Por ejemplo, Eucaliptus camaldulensis
de una determinada provincia de Australia, puede ser mas resistente
a la salinidad, la alcalinidad o la sequia que el de otros lugares.
Esto sucede tambi6n con algunos pinos como Pinus nigra, Pinus
maritima, etc.
Tratandose de species de importancia econ6mica, que se plantan
sobre todo para producer madera, no se deben recoger semillas de
todos los Arboles que han fructificado. Hay que elegirlos con cui-
dado y recoger las semillas s6lo de los mejores, faciles de distinguir
de los demas del rodal por cualidades como la derechura del fuste,
sutileza del ramaje y la rapidez de crecimiento. La recolecci6n de
semillas exclusivamente de Arboles selectos puede resultar costosa,
pero a la larga reportara provecho ya que los ensayos han demos-
trado que la progenie de Arboles selectos, rectos y de crecimiento
rdpido da un product much mas valioso por la buena forma de los
Arboles y el incremento de la masa. Se deben desechar las semillas
de Arboles pequefios, de ramas bajas o de fuste torcido, aunque su
recolecci6n sea mas facil y barata. Los defects en los Arboles debi-
dos a semillas mal seleccionadas no se pueden percibir sino hasta






METODOS DE PLANTACION FORESTAL EN ZONAS ARIDAS


pasados muchos afios de la plantaci6n. En species como Acacia
cyanophylla, que se plantan con fines de conservaci6n de suelos,
fijaci6n de dunas o para lefia, lo Anico que se require es que los
portagranos sean fuertes y crezcan bien.

Recoleccidn
En la recolecci6n de la semilla es important identificar co-
rrectamente los portagranos. Para ello, conviene adiestrar equipos
especializados en esta opeiaci6n; pero si quieren evitarse errors en
el caso de species muy afines, como son los diferentes robles y pinos,
conviene former una colecci6n de frutos y semillas conocidos para
que sirva como referencia. La colecci6n se puede guardar en pe-
quefios tubos de vidrio, con unas cuantas hojas y agujas, y, si es
possible, flores y trozos de corteza de las distintas species. Para la
mayoria de los arboles forestales mas comunes de las regions semi-
aridas, bastard con disponer de un equipo bien adiestrado y una
colecci6n modelo para recolectar todas las semillas que se necesitan.
Para recoger semillas de species dificiles de clasificar, como el tama-
risco y el eucaliptus, tendri que ser un botinico capacitado el que
se encargue de la identificaci6n y la recolecci6n.
No se debe recolectar la semilla sino cuando est6 madura. Las
semillas inmaturas tienen un escaso poder germinativo y no se con-
servan bien. Por tanto, el moment de la recolecci6n se determinard
sobre la base del grado de madurez de la semilla y del tiempo que
6sta pueda permanecer en el arbol o incluso en el suelo, sin que se
deteriore antes de dispersarse.
La 6poca de la recolecci6n para las distintas species arb6reas
no se puede fijar sino aproximativamente y como es 16gico varia
segfin la especie. Por ejemplo, la semilla de eucaliptus se puede
recoger practicamente en cualquier 6poca del afio, con algunos
periods culminantes de madurez en primavera y en otofio. Las
de pino o de cipr6s pueden recogerse a fines de verano, antes de que
se abran las pifias, y las de casi todos los arboles y arbustos nativos
de hoja ancha, en otofio y a principios del invierno. En otras espe-
cies, como Retama roetam y Acacia cyanophylla, la semilla madura
en verano. Por supuesto, la fecha exacta de la maduraci6n varia
un poco todos los afios por efecto del clima y el lugar. En cada
caso, antes de proceder a una recolecci6n en gran escala deben
someterse a prueba la sanidad de las semillas y su grado de madurez.






RECOLECCION Y MANIPULACION DE SEMILLAS


Los ensayos necesarios para comprobar la bondad de las semillas se
expondrin mis adelante, si bien a continuaci6n se dan unas cuantas
reglas generals para determinar el moment correct de recolecci6n.
1. El color de la semilla o del fruto es un buen indicio de madu-
rez. Las pifias de cipr6s y de pino, lo mismo que las bellotas,
al madurar pierden el color verde y adquieren un color castaflo
grisiceo. Los frutos maduros de un afio de edad son de color
violeta rojizo. Tambi6n los frutos del madrofio (Arbutus andra-
chne) cambian su color amarillo a violeta rojizo.
2. Los frutos carnosos y pulposos, como los de Arbutus, el espino
y el almez pierden su dureza y se ablandan al madurar.
3. Todas las semillas que caen al suelo cuando estin bien maduras
deben recogerse en fecha lo mis pr6xima possible a la 6poca
del desprendimiento general. Esta regla se aplica al fresno, pla-
tano, madrofto, espino y roble, y, sobre todo, a las semillas de
coniferas, cuya dispersi6n puede empezar en el otofio si la tem-
peratura es cAlida.
Despu6s de que las pifias se abren, como sucede con el pino
y el cipr6s, o se desintegran, como en el caso del abeto, es im-
posible recoger las semillas porque se dispersan rapidamente. Si no
se dispone de una instalaci6n especial para secar las pifias o los fru-
tos, hay que recoger en cuanto se pueda los que est6n maduros
para ponerlos a secar al sol. Antes de la cosecha, se puede pro-
ceder a unas cuantas pruebas sencillas, como por ejemplo cortar
pifias de pino o abrir vainas de acacia, para obtener una valiosa
estimaci6n respect al grado de madurez de la semilla y el mo-
mento oportuno para su recolecci6n.
Los instruments necesarios para recolectar eficazmente las
semillas cambian de acuerdo con la especie de que se trate. Entre
los instruments bAsicos pueden citarse los siguientes: escaleras (para
los Arboles mas altos, como las coniferas o los eucaliptus), cubos,
ganchos podadores para desprender frutos o pifias, pequefias sierras
de podar, p6rtigas de diversas dimensions, tijeras de podar monta-
das en mangos de diferentes longitudes, hierros para trepar consis-
tentes en anillos con puntas cortas que se atan a las botas por medio
de correas de cuero, o escarpias que se clavan en el Arbol para for-
mar escaleras, y hebillas, cinturones de seguridad, sacos, latas y telas
enceradas







36 METODOS DE PLANTACION FORESTAL EN ZONAS ARIDAS


FIGURA 4. Equipo para la recolecci6n de semillas: ganchos escaladores y cintur6n de
seguridad; podadoras de mango largo, hachas, sierras y diferentes tipos de tijeras
podadoras.

En el caso de que se utilicen escaleras, deben ser de material
ligero y compuestas de secciones que puedan unirse las unas a las
otras. Ademis, deberan poderse sujetar al tronco del arbol por
medio de cadenas.
Como es 16gico, el procedimiento de recolecci6n varia segiin
la especie. Las bayas y bellotas pueden recogerse del suelo, pero
en general hay que evitar este m6todo porque las semillas caidas
pueden haber sido atacadas ya por los insects.
Para la recolecci6n a mano pueden emplearse cubos o telas
enceradas extendidas (si el suelo bajo el arbolado est. lo suficiente-
mente limpio de malezas y hierbas), tratandose de species frondosas
como robles, pinos, madrofios y acacias. En estos casos, conviene a
veces utilizar una escalera pequefia. Las pifias se pueden desprender
de los arboles por medio de ganchos podadores o tijeras de mango
largo, o bien recogerse a mano.
Tratandose de arboles altos, como los eucaliptus, la recolecci6n
la puede hacer un trabajador adiestrado que, provisto de cintur6n
de seguridad y ganchos escaladores, semejantes a los que usan los
reparadores de las lines telef6nicas o el6ctricas, suba hasta lo alto del
drbol, donde con una sierra pequefia pueda desprender las ramillas






RECOLECCION Y MANIPULACION DE SEMILLAS 39

que tengan semillas maduras. Las capsulas se separan a mano de
las ramitas y se colocan inmediatamente en envases apropiados ya
que pueden abrirse durante el transport al almac6n. Si por ejemplo
se van a recolectar inicamente semillas de una sola especie de euca-
lipto, se pueden transportar al almac6n ramas enteras (o s6lo las
ramitas fructiferas), pero hay que poner a secar inmediatamente los
frutos. Esta operaci6n debe hacerse s6lo cuando la distancia al
dep6sito de semillas no es demasiado grande, pues la rapida apertura
de las capsulas puede causar la p6rdida de cierta cantidad de semillas.
Si la distancia hasta el almac6n es considerable, las semillas deben
secarse cerca del lugar de la recolecci6n y llevarse al almac6n en
envases cerrados.
Una vez recogido, cada lote de semillas debe rotularse inme-
diatamente con precision. La etiqueta respective contender el nom-
bre cientifico (o el nombre comfin, si no hay riesgo de confusion),
asi como la fecha y el lugar de la recolecci6n. En la parte exterior
del envase se coloca una etiqueta, y dentro de 61 un duplicado de
6sta.

Extraccidn y limpieza
En general, las semillas deben limpiarse bien y secarse com-
pletamente antes de almacenarlas o sembrarlas.
Conviene que todo el process de manipulaci6n a que hay que
someter las semillas antes de la siembra se haga en un almac6n
central, donde est6n concentrados todos los medios para extraerlas,
limpiarlas, secarlas y conservarlas bajo una vigilancia apropiada.
Tan pronto como se hayan recogido, las semillas rotuladas se envian
al almac6n, donde se mantienen registros sobre su origen, cantidad,
fecha de recolecci6n y destino subsiguiente.
Sin embargo, los recolectores de semillas deben poseer ciertos
conocimientos acerca del desecado, ya que las semillas de algunas
species se deterioran al cabo de pocos dias y no deben transpor-
tarse sino despu6s de una preparaci6n adecuada.
Son pocas las semillas que estin lo suficientemente secas como
para almacenarlas inmediatamente despu6s de la recolecci6n, except
las que se secan en el arbol, como por ejemplo, las de leguminosas.
Las de casi todas las demas species deben crearse bien en una at-
m6sfera seca. Si no es possible extraer inmediatamente la semilla
antes de enviarla al almac6n central, los frutos reci6n recogidos se







METODOS DE PLANTACION FORESTAL EN ZONAS ARIDAS


exponen durante various dias a la intemperie, extendi6ndolos de
modo que formen una capa delgada. Cumplido esto, se pueden
almacenar provisionalmente hasta el moment de extraer la semilla.
En las semillas reci6n recogidas de la mayoria de las species,
se produce casi siempre un calentamiento espontaneo si se las amon-
tona o ensaca sin removerlas de vez en cuando. Esto da lugar a una
p6rdida de vitalidad, por lo menos en algunas de ellas. Por consi-
guiente, tan pronto como lleguen al almac6n deben tomarse pre-
cauciones especiales para impedir la fermentaci6n.
La extracci6n en la mayoria de las coniferas puede hacerse expo-
niendo las pifias directamente a la luz solar hasta que desprendan la
semilla. Asi sucede con algunos pinos, como Pinus halepensis y Pinus
brutia. Las semillas de arboles recolectadas durante la temporada
seca se pueden mantener de tres a diez dias a la intemperie seguin
las condiciones. A tal fin, se podria utilizar un piso de hormig6n
y se han obtenido buenos resultados construyendo plataformas espe-
ciales de hormig6n que son baratas y ficiles de hacer y mantener.
Las plataformas se pueden dividir en compartimientos para permitir
el secado simultineo de diferentes lotes de semillas. Los comparti-
mientos pueden ser de las mismas dimensions y cubrirse con basti-
dores provistos de tela metAlica de alambre o vidrio corriente para
proteger las semillas contra los pijaros y aumentar la temperature
de modo que se acelere el process del secado. Las semillas no deben
former capas de mis de 5 a 10 cm. de espesor, tratindose de pifias
de coniferas, y de no mis de 2 a 5 cm. de espesor en el caso de la
mayoria de las frondosas. Cuando el secado se haga a la intemperie,
se tomard la precauci6n de tener listo lo necesario para proteger a
las semillas contra las lluvias tempranas. Este secado previo require
de tres a diez dias, seg6n las condiciones. En ciertos casos, se puede
utilizar un bastidor de madera que tiene ademis la ventaja de po-
derse cambiar de lugar.
Las pifias de abeto se pueden secar de esta misma manera, o
bien bajo techo a la temperature de la habitaci6n. La Figura 6
muestra un bastidor con fondo de tela de alambre para secar pifias.
Una vez desprendidas las escamas de la pifia, hay que limpiar con
cuidado las semillas. Las semillas de cedro no deben retirarse de
las pifias antes de almacenarlas, pues pierden rdpidamente su vitalidad
despu6s de la extracci6n. Para extraerlas, se sumergen las pifias en
agua y despu6s de dejarlas secar un poco se abren a mano.







RECOLECCION Y MANIPULACION DE SEMILLAS 41


FIGURA 5. Plataforma de hormig6n para secar la semilla. Obs6rvense los bastidores de
tela de alambre y marcos de vidrio de tamafio uniform.


FIGURA 6. Secadero de pifias con fondo de tela metdlica. Los cajones que recogen
las semillas tienen el fondo de hierro galvanizado.






METODOS DE PLANTACION FORESTAL EN ZONAS ARIDAS


En las regions mis htmedas, las pifias y las semillas se secan
en hornos con ventilaci6n artificial, especialmente si se requieren
grandes cantidades. Los hornos pueden ser de diferentes formas y
tamafios, pero todos se basan en el mismo principio, es decir, constant
de un calentador merced al cual se establece una corriente de aire
caliente que circula entire los bastidores de la camara o caja donde
las pifias se han puesto a secar.
Las semillas de eucalipto se extraen ficilmente de las cipsulas
exponiendo 6stas al sol. Como las cipsulas se abren ficilmente du-
rante el transport, se extienden en el vehiculo sobre una tela ence-
rada que recoja las semillas sueltas.
Las semillas carnosas del espino, ciruelo y madrofio se ponen a
macerar en agua en un lugar templado para que sea mis fdcil quitar
la pulpa. Una vez ablandados los frutos, se separan las semillas de
la pulpa para luego secarlas a fondo. Cuando los frutos se ponen en
agua, las semillas se hunden y la pulpa, que queda flotando, se
puede recoger ficilmente. La pulpa y las semillas se pueden ablandar
con acido clorhidrico o carbonato de sodio, pero una vez cumplida
la extracci6n se enjuaga la semilla con agua pura.
Las vainas de species de leguminosas, como acacia, ciclamor,
retama y algarrobo se deben secar al sol si se piensa almacenarlas.
Cuando las semillas de cubierta dura se extraen inmediatamente
despu6s de haberlas recogido, no necesitan ningun secado especial.
Si las bellotas se recogen con tiempo lluvioso se dejan secar
s6lo superficialmente; en caso contrario no hay que secarlas y se
almacenan en un ambiente humedo.
Hay que quitar las alas de las semillas aladas antes de sembrar-
las o almacenarlas. Para ello se las restriega ligeramente sobre un
tamiz o simplemente con las manos. El tamizado o incluso el aven-
tamiento bastan para separar las alas sueltas de las semillas.
En algunos casos hay que recurrir a m6todos especiales de ex-
tracci6n. Por ejemplo, para quitar la pelusa a las semillas de balsa
se colocan en mont6n en un tamiz de alambre con una trama de 3 mm.
y se le prende fuego. El fuego consume instantineamente las pelusas
y las semillas caen a trav6s del tamiz. Este procedimiento no s6lo
no dafia a las semillas sino que incluso acelera la germinaci6n y
aumenta su porcentaje. Sin embargo, para obtener los mejores resul-
tados se procura que las semillas caigan en una vasija con agua
colocada a unos 5 cm. debajo del tamiz.






RECOLECCION Y MANIPULACION DE SEMILLAS 43


Limpiando semillas


La separaci6n y limpieza de las semillas se puede hacer con
eficacia mediante un tambor giratorio de tela de alambre. Las
ciscaras quedan en el tambor mientras que las semillas caen a
trav6s de la malla de alambre y s- recogen facilmente.


Almacenamiento

Es indispensable almacenar como se debe las semillas porque
no todas las species arb6reas fructifican con abundancia cada afio,
y porque el suministro constant de este material es de la maxima






METODOS DE PLANTACION FORESTAL EN ZONAS ARIDAS


importancia para el cumplimiento de los programs de vivero y de
repoblaci6n. En el almac6n central de semillas debe haber siempre
reserve de las species mis importantes, a fin de reponer las marras
de germinaci6n y de supervivencia que, por condiciones climiticas
desfavorables o por peste de los semilleros, pudieran ocurrir en los
viveros. Por consiguiente, es necesario guardar las semillas en condi-
ciones tales que conserven su viabilidad hasta el moment en que
se necesiten.
Casi todas las semillas de arboles se pueden conservar en dep6-
sito durante cierto tiempo sin que pierdan apreciablemente su via-
bilidad y su facultad germinativa, a condici6n de que existan buenas































FIGURA 8. Interior del almac6n de semillas. Obs6rvese la pesada puerta recubierta de
material aislante.






RECOLECCION Y MANTPULACION DE SEMILLAS


instalaciones para su almacenamiento. Algunas semillas pierden su
viabilidad poco tiempo despu6s de la maduraci6n. Este period
puede durar de seis semanas a algunos meses.
La mejor manera de conservar las semillas es en un ambiente
poco hudmedo y a temperatures bajas, pero hay excepciones a la regla.
Si bien no se ha establecido todavia cuales son las condiciones idea-
les para el almacenamiento de la mayoria de las species indigenas
de las regions semidridas, las siguientes indicaciones pueden resultar
tiles.

1. Para las semillas de coniferas, asi como de la mayoria de las
species caducifolias, se recomienda el almacenamiento en reci-
pientes cerrados y en un ambiente seco y fresco. En tales condi-
ciones, las semillas no fermentan ni germinan y pueden perma-
necer guardadas various afios.

2. Para algunas species frondosas como el roble, el nogal y el
castafio, se require un almacenamiento himedo y frio. Las
semillas se deben mezclar con un volume igual, double o triple
de arena mojada, turba o algfin otro material semejante. En los
climas frios, donde se registran regularmente descensos de tem-
peratura y nevadas intensas, las semillas se pueden colocar sobre
el suelo, cubiertas por una capa de paja y protegidas contra los
roedores mediante una tela de alambre. Al almacenamiento a la
intemperie se recurre s6lo si se piensa sembrar en primavera;
en el caso contrario, las cajas se colocan en una cimara fria,
semejante a la utilizada para el almacenamiento en frio y en
ambiente seco. El almacenamiento en frio debe hacerse a tem-
peraturas pnco superiores al punto de congelaci6n; la tempe-
ratura ideal para la mayoria de las species es de unos 40C. Se
justifica ampliamente la construcci6n de una cimara fria, bien
aislada, ventilada y con aparatos de refrigeraci6n, pues un almac6n
central, convenientemente situado, puede surtir de semillas a un
territorio muy extenso. Si por razones financieras no es possible
una instalaci6n de este tipo, se construird un almac6n de semillas
bien aislado y ventilado, proyectindolo de manera que mis
tarde se le puedan afiadir aparatos de refrigeraci6n. Para conservar
pequefias cantidades de semillas valiosas es muy Atil disponer
de una refrigeradora grande de tipo dom6stico.






46 METODOS DE PLANTACION FORESTAL EN ZONAS ARIDAS

3. El m6todo mas sencillo y antiguo consiste en practicar el alma-
cenamiento a la temperature normal del aire. Las semillas de
ciertas species, por ejemplo, las de acacia y otras leguminosas,
asi como las de eucalipto, se pueden conservar asi durante mu-
chos afios, sobre todo en los climas secos. Las semillas se envasan
en latas precintadas y se guardian en s6tanos frescos o en edifi-
cios dotados de aislamiento, en los que la temperature interior
no sufre cambios tan acentuados como en el exterior. En los lu-
gares muy calientes, las semillas se pueden almacenar en fresco
aprovechando cuevas profundas. Si el aire es huimedo, se colocan
en los envases, junto con las semillas, agents desecadores, como
6xido de calcio.

Distribucidn
Las semillas se distribuyen a los viveros con poco tiempo de
antelaci6n al moment efectivo de la siembra, ya que casi siempre
se deterioran una vez que salen del almac6n. Se las protegeri de la
humedad guardindolas en envases de lata o de plistico. Los envases
deben ser fuertes para que resistan las rudezas en el transport.
Dentro y fuera de los paquetes de semillas se ponen etiquetas
donde se indique con exactitud la especie, el origen y la fecha de
recolecci6n. En todos los paquetes se escribird claramente el domi-
cilio del destinatario y el domicilio del remitente.

Ensayo '
Cada lote de semillas de las species principles se someterd
a ensayo al llegar al almac6n central, repiti6ndose la prueba antes
de la siembra. Entre los diversos m6todos empleados para determinar
la calidad de la semilla figure la prueba de germinaci6n. Recu6r-
dese que las semillas s6lo germinan en la temporada que les corres-
ponde y que la capacidad germinativa de casi todas las species
cambia peri6dicamente debido a las condiciones del clima y a su
ritmo interno.
Para el ensayo de semillas, se toman muestras representatives
de la composici6n media del lote. Se extraen muestras separadas

1 Vase tambi6n La manipulaci6n de semillas forestales, por H.I. Baldwin, 1956.
FAO, Cuadernos de fomento forestal, No 4.






RECOLECCION Y MANIPULACION DE SEMILLAS 47

de cada envase y cada ensayo se repite por lo menos dos veces.
Cuando se trata de frutos pesados, como las bellotas, se ensaya
un minimo de 25 semillas, hrimero que puede subir a various
cientos tratindose de semillas pequefias de arboles como euca-
liptos y Casuarina spp.
El ensayo de semillas no es cosa que compete finicamente a las
estaciones de investigaci6n. Cada almac6n debe realizar sus propias
pruebas. Se recomienda poner al frente del almac6n central a per-
sonas capacitadas para esta tarea. Para efectuar tales ensayos se
necesita muy poco equipo y el ensayo de las species mas comunes
no present dificultades especiales.
Se deben llevar a cabo las siguientes determinaciones:

1. Autenticidad. Las semillas de las species menos conocidas deben
compararse con las semillas de una colecci6n garantizada de
muestras, sobre todo si las que se van a ensayar no se han lim-
piado todavia. Tratandose de las species mis comunes de eu-
calipto, la autenticidad puede verificarse con bastante exactitud
si se dispone del capullo y de las capsulas maduras para su com-
paraci6n. Al recolectar semillas de diferentes species de eucaliptos
mantenidos en arboretos, hay que recorder que algunas de ellas
pueden resultar hibridas y que no todas las plants seran id6n-
ticas al arbol padre. Lo mismo sucede con Cupressus semper-
virens, del que se pueden obtener hibridos por fecundaci6n cru-
zada entire var. horizontalis y var. pyramidalis. Por consiguiente,
para recolectar la semilla se escogeran masas puras alejadas de
Arboles de otras variedades.

2. Pureza. El peso de las semillas limpias de una determinada especie
se expresa como porcentaje de peso de la muestra total, es decir,
el peso de las semillas mas el peso de las impurezas.

Pureza peso de la semilla limpia x 100
peso de las impurezas de la semilla

La pureza se determine inspeccionando la muestra; las semillas
puras o limpias se apartan y se pesan separadamente. En las
species de semilla grande, como el roble, y las coniferas, cabe
esperar una mayor pureza que en las de semilla pequefia, como
los eucaliptos.






48 METODOS DE PLANTACION FORESTAL EN ZONAS ARIDAS

3. Nudmero de semillas limpias por unidad de peso. Esta relaci6n es
sumamente important pues, junto con el porcentaje de germi-
naci6n, permit determinar la cantidad de semilla necesaria
para obtener un cierto nAmero de plants. El nimero de semillas
por unidad de peso es una buena expresi6n del valor de la semi-
lla, pues las semillas buenas son mis pesadas que las vanas y
se sabe ademis que las semillas pesadas produce arboles mis
vigorosos. Las semillas de una misma especie pero procedentes
de diferentes regions, o de diferentes arboles, o incluso del mismo
drbol en diferentes afios, varian por su tamafio y peso. En el
Cuadro 1 se dan nAmeros aproximados de semillas por kilogramo
de peso.
4. Porcentaje de semillas sanas. Se determine por diferentes m6-
todos segin las diversas species. La prueba del corte permit
apreciar rdpidamente el nfimero de semillas llenas. Para ello se
secciona la semilla y se examine el embri6n, gracias a lo cual
puede comprobarse ficilmente la sanidad de aqu611la. La prueba
del corte se emplea con semillas grandes como las bellotas, asi
como tambi6n con algunas semillas pequefias como las de Pla-
tanus orientalis. Para cortar facilmente las semillas pequefias sin
que resbalen, se ponen sobre un pedazo de cinta plastica adhesive
(scotch tape) colocada con la superficie pegajosa hacia arriba.
Las semillas de leguminosas se cortan sin dificultad despu6s de
someterlas a un cierto tratamiento. En algunos casos se trituran
en vez de cortarlas. Sin embargo, por lo que se refiere a casi
todas las coniferas, la sanidad de las semillas puede verificarse
mediante la prueba de flotaci6n; por lo general las semillas vanas
quedan flotando en la superficie del agua, mientras las llenas se
hunden. La prueba es aplicable a Pinus pinea y Pinus brutia,
pero no a Pinus halepensis y Pinus nigra. Tambi6n el color sirve
para distinguir las semillas vanas de las llenas; las vanas suelen
ser de color mas claro. Asi sucede con Pinus halepensis; por lo
que toca a Pistacia atlantica, las semillas rojas estan vacias, las
de color verde oscuro son sanas.
5. Ensayos director de germinaci6n. Estos constituyen el m6todo
mejor para determinar la viabilidad de las semillas, y consistent
en poner a germinar muestras representatives en condiciones uni-
formes. Los ensayos de germinaci6n pueden hacerse en envases








RECOLECCION Y MANIPULACION DE SEMILLAS


CUADRO 1. PESO MEDIO DE LAS SEMILLAS LIMPIAS


Species Nfimero de semillas
Especies ]por Kg.


Abies cilicica. . . . . . . . . . . .
Acacia arabica. . . . . . . . . . . .
Acacia cyanophylla. . . . . . . . . . .
Acacia raddiana . . . . . . . . . ...
Acacia spirocarpa. . . . . . . . . . .
Ailanthus glandulosa . . . . . . . . . .
Arbutus andrachne . . . .................
Aspidosperma quebracho-blanco. . . . . . . .
Azadirachta indica . . . . . . . . .
Bulnesia retama . . . . . . . . . . .
Calligonum comosum . . . . . . . . . .
Cedrus atlantica ..... . . . . . . .
Cedrus libani. . . . . . . . . . . .
Celtis australis. . . . . . . . . . . .
Ceratonia siliqua . . . . . . . . . . .
Crataegus azarolus . . . . . . . . . .
Cupressus arizonica. . . . . . . . . . .
Cupressus macrocarpa. . . . . . . . . .
Cupressus sempervirens . . . . . . . . .
Dalbergia sissoo ... . . . . . . . .
Elaeagnus angustifolia. ... . . . . . . .
Eucalyptus camaldulensis . . . . . . .
Gleiditsia triacanthos ... . . . . . . .
Juglans regia . . . . . . .
Melia azedarach . . . . . . . . . . .
Parkinsonia aculeata . . . . . . . . . .
Pinus brutia . . . . . . . . . . . .
Pinus canariensis. . . . . . . . . . .
Pinus halepensis . . . . . . . . . . .
Pinus nigra . . . . . . . . . .......
Pinus pinaster . . . . . . . . . . .
Pinus pinea ..... . . . . . . .
Pistacia atlantica. ... . . . . . . . .
Platanus orientalis . . . . . . . . . .
Prosopis alba .................... . .
Prosopis caldenia. . . . . . . . . . .
Prosopis juliflora . . . . . . . . . . .
Prosopis nigra . . . . . . . . . . .
Prosopis spicigera. . . . . . . . . . .
Quercus calliprinos . . . . . . . . . .
Quercus infectoria . . . . . . . . . .
Ratama roetam. . . . . . . . . .......
Rhus coriaria . . . . . . . . . . .
Robinia pseudoacacia .. . . . . . . .
Schinopsis lorentzii . . . . . . . . . .
Tetraclinis articulata ... . . . . . . .
Ulmus campestris. .. . . . . . . . .
Ulmus pumila ... . . . . . . . .
Zizyphus spina-christi . . . . . . . . ..


8 000
7000-11 000
81 000
15 300
43 000
27 000
3 300
7 500
4000
45 000
32 000
14000
10 800
2 800
5 000
1 300
91 000
133 000
60 000-75 000
16000
11 400
290 000
3 000-4 500
90
1 800
10000
17400
9 000
52 000
57 000
20 800
1 200-1 500
6 700
235 000
16000
37 000
23 500
38 000
13 000-28 000
240
200
12000
31 000
30 000-50 000
3 200
75 000-100 000
154 000
143 000
1 500






50 METODOS DE PLANTACION FORESTAL EN ZONAS ARIDAS

similares a los empleados en los viveros, o bien en recipients de
vidrio, como los platillos de Petri, segfin sea el tamafio de las
semillas. Se puede utilizar cualquier tipo de recipient a condi-
ci6n de que ofrezca suficiente espacio para la germinaci6n de las
semillas sometidas a ensayo. Las semillas se colocan en arena,
turba o papel filtro, debidamente humedecidos, y se cubren con
un ligero estrato del mismo material. El papel de filtrar en plati-
llos de Petri, es el germinador ideal para ensayar las semillas
mis pequefias, como las de acacia, eucalipto y pino. Se pro-
curard que la humedad y la aeraci6n del germinador sean cons-
tantes. El tamafio de la muestra debe ser tal que arroje resultados
suficientemente precisos para los objetivos de la prueba. Por
regla general, nunca deben utilizarse menos de 100 semillas por
ensayo. En general, de 30 a 40 dias suelen ser suficientes para
completar un ensayo de germinaci6n, siempre que se lleve a cabo
en la 6poca en que la germinaci6n debe ocurrir. Algunas species
necesitan un tratamiento previo al ensayo. Con las species de
germinaci6n ripida, como los eucaliptos, el ensayo no dura mis
de 10 a 15 dias. Algunas semillas germinan sin luz, otras la
necesitan. A intervals regulars, lo mismo que al terminar el
ensayo, el nuimero de semillas germinadas se registra y se
expresa como porcentaje del nuimero total de semillas contenido
en la muestra media de andlisis. Esto es lo que se conoce como
<< porcentaje de germinaci6n . Las semillas que no han germinado
al terminar la prueba se cortan o quebrantan para ver si estaban
sanas. Los resultados de los ensayos sirven para calcular la can-
tidad de semillas que debe sembrarse en el vivero para obtener un
determinado nfimero de plants; pero no se olvide que en la
t6cnica de viveros el nfimero de plantitas de semillero y repicadas
supervivientes puede diferir much del previsto con arreglo al
porcentaje de germinaci6n y otras pruebas de semilla debido a
las condiciones del vivero, como una temporada de clima desfa-
vorable, un brote de peste de los viveros, una invasion de roedo-
res, pijaros o insects, etc. En previsi6n de estas calamidades,
los viveristas generalmente siembran mis semilla de la necesaria
para obtener un cierto numero de plants. En cada vivero y
region la excedencia de siembra se calcula sobre la base de la
experiencia practice y a partir de las p6rdidas de arbolitos regis-
tradas en la region.






RECOLECCION Y MANIPULATION DE SEMILLAS


Tratamiento previo
Aunque en su mayoria las species germinan ficilmente si se
siembran en la estaci6n propicia, algunas semillas no logran germi-
nar; asi ocurre cuando estin en estado latente, es decir, con las
funciones vitales suspendidas, o bien germinan despacio si antes no
se han sometido a un tratamiento especial previo a la siembra.
Las semillas se pueden dividir en dos grupos principles de
acuerdo con el factor determinante de la lentitud en la germinaci6n.
El primero se compone de las semillas de cubierta dura, generalmente
impermeable, como las de Robinia pseudoacacia, acacia y algarrobo;
en el segundo grupo, la incapacidad de germinar se debe a las con-
diciones internal de la semilla.
Las incluidas en la primera categoria, que abarca casi todas las
species leguminosas, se pueden preparar para la siembra mediante
escarificaci6n o por inmersi6n en acido o en agua caliente.
La escarificaci6n consiste en practical una pequefia incisi6n
a las semillas o rasparlas el extremo opuesto al embri6n de las
semillas duras. Para tratarlas en grandes cantidades se necesitan
mAquinas especiales. El tratamiento con Acido sulfurico concen-
trado produce buenos resultados, pero require un cuidado y una
atenci6n particulares; el period de maceraci6n va de unos cuantos
minutes a varias horas. El tratamiento con agua caliente, am6n
de sencillo, es tan eficaz como los dos anteriores. Las semillas, pues-
tas a remojar en agua calentada hasta el punto de ebullici6n, se dejan
toda la noche en el liquid que se enfriara gradualmente. Este trata-
miento basta para volver permeable la mayoria de las semillas de
cubierta dura. Tan pronto como se sacan del agua se siembran y
en general germinan de manera uniform y rapida. Si no se siem-
bran todas, las que quedan se envuelven en tierra hitmeda y rica para
evitar que se sequen. Las semillas tratadas con agua se vuelven muy
sensibles a la sequia.
En las semillas de la segunda categoria, actian factors interns
que impiden la germinaci6n hasta que no se operen ciertos cambios
fisiol6gicos en la propia semilla, los cuales dependent de la humedad,
la temperature y la estaci6n. Para provocar estos cambios, se require
una estratificaci6n en frio, en arena o turba htimedas, a ciertas
temperatures y por un period determinado. La estratificaci6n en
frio como procedimiento para tratar las semillas no debe confun-
dirse con la estratificaci6n que se hace para conservarlas. Las bellotas






METODOS DE PLANTACION FORESTAL EN ZONAS ARIDAS


frescas no necesitan de tratamientos para germinar, pero es impo-
sible conservarlas sin estratificaci6n en frio pues de otra manera
podrian perder su viabilidad.
En la practice la estratificaci6n como tratamiento previo es
igual a la de conservaci6n. La estratificaci6n en frio se efectia a
unos 40C, pero si no se dispone de medios para regular la tempe-
ratura se puede practicar la estratificaci6n caliente a la intemperie,
durante casi todo el afio. Para cada especie, debe establecerse la
duraci6n y la temperature de la estratificaci6n. Atin no se ha deter-
minado si es necesario o no estratificar las semillas de las princi-
pales species indigenas de las zonas aridas, pero la estratificaci6n
en frio puede aplicarse a las semillas cuya germinaci6n se estima difi-
cil, como las del pistachero, el enebro y el espino.
Para comodidad del lector, en el Ap6ndice 2 se resume los
procedimientos mis usuales o recomendables en lo que respect a la
recolecci6n, extracci6n, almacenamiento y tratamiento previo de las
semillas de las diversas species utilizadas en las zonas aridas.








3. VIVEROS FORESTALES


VIVEROS PERMANENTES Y TEMPORALES
La elecci6n del lugar apropiado, la disposici6n y administraci6n
adecuada de los viveros son esenciales para que result econ6mica
la producci6n de material de plantaci6n forestal de primera clase.
Por consiguiente, es necesario estudiar con cuidado su situaci6n y
topografia, asi como la disponibilidad de agua, tierra vegetal y mano
de obra, pues todo ello repercute no s6lo en el cost de produc-
ci6n, sino tambi6n en la calidad del material y, por consiguiente,
en el buen 6xito de la repoblaci6n. A la postre cuesta menos
comprar un buen emplazamiento que tratar de corregir los defects
de otro. Se evitaran todos aquellos lugares donde haya un gran
riesgo de sufrir ataques por insects o por enfermedades, o donde
el suelo tenga nematodos u hongos dafiinos. En cambio, es conve-
niente la presencia de hongos micorriz6genos.
Por razones de orden silvicola y econ6mico, deben tenerse en
cuenta la influencia que el clima y el suelo ejercen sobre las plantitas,
y las distancias que debe recorrer el material para llegar al lugar
elegido para la plantaci6n; por otra parte, el vivero se debe situar
dentro o cerca de la zona donde va a efectuarse la repoblaci6n. De
la amplitud de la superficie que vaya a plantarse y del tiempo que
se necesite para ejecutar el proyecto dependerd el que el vivero tenga
caricter permanent o temporal.
Los viveros permanentes se establecen cuando hay que abastecer
de plants una gran superficie donde las operaciones de forestaci6n
van a durar various afios. Pero ademis, estos viveros pueden abastecer
a todas las zonas de repoblaci6n que carecen de ellos, o aquellos
cuyo vivero no puede producer el nfimero necesario de plants. En
los viveros permanentes se produce ademis aquellas plants que
necesitan cuidados especiales. Este tipo de viveros exige una mayor
inversi6n de capital, ya que hay que mantener un ritmo constant
de producci6n, disponer de una abundante provision de agua, cons-
truir edificios permanentes y abrir caminos. Sin embargo, una in-








54 METODOS DE PLANTACION FORESTAL EN ZONAS ARIDAS


FIGURA 9. Vivero perma-
nente. A la derecha: secci6n
residential. Al centro e
izquierda: oficinas, talleres,
almacenes, garaje. Advi6r-
tanse el sistema de cami-
nos y las albitanas rectan-
gulares.


FIGURA 10. Vivero forestal en


el Negev septentrional.






VIVEROS FORESTALES


version de tal magnitude s6lo se justifica en el caso de un program
continue de plantaci6n forestal, dado que el establecimiento de un
vivero permanent no es lucrative en los primeros afios. El nfimero
de plants que debe producirse cada afio ha de ser muy grande,
por lo menos un mill6n. El tamafio del vivero tendrd como base
esta cifra minima, pero la disposici6n ha de permitir en caso nece-
sario acrecentar la producci6n.
Los viveros temporales o volantes s6lo requieren una inversi6n
inicial reducida, pues no tienen otro objeto que producer plants
durante unas cuantas temporadas.
La preparaci6n del lugar require poco trabajo, si bien es indis-
pensable disponer de agua en abundancia (si es possible, por gravi-
taci6n), y no hay que construir sino edificios provisionales. Los
viveros temporales deben situarse lo mas cerca que sea possible del
centro de la zona de plantaci6n; tan pronto como terminal el trabajo,
se trasladan a otro lugar. La cantidad de plants que se produce
en estos viveros es forzosamente pequefia: de 50.000 a 100.000
como minimo por vivero. Si se necesitan cantidades inferiores a
6stas se pueden transportar ficilmente hasta el lugar de plantaci6n
desde los viveros mas grandes, a menos que 6stos queden dema-
siado lejos o que en la temporada de plantaci6n los caminos no sean
transitables. Para cada vivero se necesita un personal permanent.
Incluso en un vivero pequefio se necesita un capataz y un cierto
ndmero de peones que por lo general permanecen inactivos ciertos
periods del afio.
Cuando el cost del trasplante no es alto a veces se prefieren
los viveros permanentes porque sus gastos por miller de plants
resultan mas reducidos, especialmente tratAndose de species que
pueden manipularse a raiz desnuda y de plantitas de tres o cuatro
meses. Pero aun si se trata de material con cepell6n, en la actualidad
su transport se simplifica much empleando recipients ligeros y
flexibles.

EMPLAZAMIENTO

Al elegir el terreno para un vivero, sea 6ste volante o perma-
nente, lo primero que debe tenerse en cuenta es su emplazamiento.
El vivero debe situarse en la zona que se va a plantar, o por lo
menos en un lugar muy pr6ximo.







56 METODOS DE PLANTACION FORESTAL EN ZONAS ARIDAS

Dos razones justifican esta situaci6n central. El transport de
las plantitas en macetas o en otros recipients hasta el lugar de la
plantaci6n es caro y pesa excesivamente sobre el presupuesto de
la forestaci6n, dado que s6lo en contados casos se aconseja la plan-
taci6n a raiz desnuda. Por otra parte las plants pueden sufrir dafios
durante el transport a largas distancias. En los viveros, las plants
deben criarse en condiciones de clima y de suelo lo mas semejantes que
sea possible a las de la zona de repoblaci6n, y los resultados mejores se
consiguen cuando en el vivero las plants se atemperan o endurecen
para soportar las condiciones que rigen en el lugar de la repobla-
ci6n.
El problema de la mano de obra es important, sobre todo
en el caso de los viveros permanentes. Es factor esencial la facilidad
de access para los trabajadores. Si es possible, el vivero permanent
debe estar situado por lo menos en una carretera secundaria conec-
tada con la red principal de carreteras. El emplazamiento de un vivero
volante se escogerd procurando que la distancia al lugar de plan-
taci6n sea lo mas corta possible. Ademas, debera estar conectado
con la red de caminos forestales que ird extendi6ndose a media
que progress el embosquecimiento. De igual importancia es contar
constantemente con mano de obra, y especialmente los viveros per-
manentes no deben establecerse nunca lejos de las fuentes de 6sta,
ya que en las temporadas culminantes de trasplante y extracci6n
se require un gran nimero de jornaleros suplementarios. A este
prop6sito, se pueden utilizar los servicios de las mujeres de la vecin-
dad; su trabajo suele ser muy eficaz, porque las operaciones de vivero
no exigen gran fuerza y resistencia fisica.
La disponibilidad de agua para el riego es otro important
factor que determine tanto el emplazamiento como el tamafio del
vivero, dado que el material se debe regar durante casi todo el afio.
Por lo tanto, para que un terreno se preste al establecimiento de un
vivero, es indispensable que cuente con agua abundante y de buena
calidad. Hay que calcular cuidadosamente la cantidad de agua que
se require, y adoptar todas las precauciones necesarias para que no
falte en ningin moment del afio. El bombeo, si se utilizan pozos
poco profundos o aguas superficiales, result muy caro y s61o se
debe recurrir a 61 cuando se trate de un vivero permanent. A veces
puede bombearse el agua de una corriente o una fuente perma-
nente. En los viveros permanentes se perforan pozos profundos






VIVEROS FORESTALES 57

para el bombeo s6lo si no existe otro medio de proveerse de
agua.
El terreno ideal para un vivero debe ser a nivel, llano y limpio
de piedras. En las regions montafiosas es possible preparar super-
ficies llanas construyendo terrazas y quitando las piedras que pueden
aprovecharse para sostener las propias terrazas.
Conviene que la superficie del vivero tenga un ligero declive de
preferencia en una sola direcci6n. Se evitaran los terrenos expuestos
a calentarse much por la tarde. El lugar ha de estar bien prote-
gido contra el viento, pero no deben elegirse las hondonadas entire
colinas por el peligro a las heladas. Se prescindird tambi6n de los
lugares en donde se acumule en exceso la humedad proveniente de
las lluvias de invierno, a menos que pueda instalarse un sistema
adecuado de avenamiento. Se regular la escorrentia de las aguas de
riego o de lluvia. El suelo del vivero debe ser francoarenoso, de
textura ligera o media, ficil de trabajar y con buenas propiedades
de drenaje. Por regla general, si hay que traer suelo de otros lugares,
se procurard que sea lo mis semejante que se pueda al de la zona
que se va a plantar.
Si se tiene la intenci6n de criar en los semilleros species frondo-
sas como Ailanthus glandulosa, Robinia pseudoacacia y dlamos, con-
viene que el suelo retina las siguientes propiedades: el subsuelo debe
tener una discreta capacidad retentiva de la humedad, por lo que deben
evitarse los suelos con subsuelo arenoso o de grava, a menos que
se disponga de riego por aspersi6n. Si se va a practicar el riego por
infiltraci6n, se necesitard un subsuelo mis pesado que retenga el
agua en la rizosfera. El horizonte A del suelo del vivero debe ser
muy f6rtil y estar libre de sales solubles perjudiciales a las plants,
asi como de toda clase de plants adventicias. En realidad, todo
suelo capaz de buenos rendimientos agricolas se presta para un
vivero. El suelo no debe tener un porcentaje excesivamente alto de
cal, pero tampoco debe estar del todo desprovisto de ella. En los
suelos calizos se cultivaran exclusivamente species que se sabe tole-
ran bien una cierta proporci6n de cal.
No obstante la conveniencia de que el vivero est6 pr6ximo al
lugar de la plantaci6n, se emplazart atendiendo sobre todo a la
calidad del suelo y al suministro de agua. Estos factors, asi como
tambi6n la disponibilidad de mano de obra, important mAs que la
distancia del vivero al lugar de la forestaci6n.






58 METODOS DE PLANTACION FORESTAL EN ZONAS ARIDAS

DISPosICI6N
Una vez elegidas las species que se van a producer, se estudia el
tipo, la situaci6n y la producci6n annual del vivero. Tanto la pro-
ducci6n annual como la especie de arboles de que se trate determinan
directamente el tamafio del vivero. Este tamafio depend no s6lo
del nimero de plants que se van a criar, sino tambi6n del m6todo
que va a emplearse. Para la crianza de frondosas se nece'ita mis
espacio que para la de coniferas, algarrobos o eucaliptos en recie
pientes. Tambi6n es important el tiempo que las diferentes especis-
necesitan permanecer en el vivero. En su mayoria, las frondosas
suelen permanecer de siete a nueve meses en el vivero, y las coniferas
unos 15 meses, mientras que las plantitas de cedro necesitan dos
afios por lo menos.
En una hectarea se pueden criar medio mill6n de plants en
macetas y cerca de un mill6n en latas o cajas, pero si se trata de
plants a raiz desnuda en hileras, en esa misma superficie s6lo caben
unas 250.000, observando las distancias apropiadas y dejando el
espacio que require el cultivo mecinico.
La disposici6n general del vivero se adaptard a la topografia
del terreno, asi como a la necesidad de que el agua llegue a todos
sus puntos si el riego es por gravitaci6n. El trazado debe ser tal que
elimine movimientos innecesarios de los trabajadores.
La primera operaci6n consiste en nivelar el terreno o terracear
la ladera. Se quitan las piedras, pero los cantos rodados se pueden
dejar en su lugar. Siempre que sea factible, el terreno se nivela con
maquinaria pesada, como bulldozers y traillas, pero en las vertientes
muy pendientes hay que trabajar a mano. Al efectuar la nivela-
ci6n es important conservar arriba la capa arable del suelo o uti-
lizarla para llenar los recepticulos.
Se construye un sistema de caminos merced al cual los camiones
y tractores puedan llegar a todas las parties del vivero con cargas
de piedra o recipients, o bien para recibir los plantones que deben
transportarse. Siempre que sea possible, las eras serin rectangulares.
Estas eras se utilizan para producer plants a raiz desnuda, o para
colocar los tiestos, latas o cajas empleados en la cria de plants
con cepell6n.
El sistema de riego serd objeto de un planeamiento cuidadoso.
Se puede hacer por gravitaci6n mediante zanjas abiertas, canales o
cafierias. En los viveros grandes, es mejor que el agua circle a






VIVEROS FORESTALES 59

presi6n por una red de tubos con un sistema complete de lines
principles y secundarias que lleguen a todos los puntos del vivero.
El riego por aspersores es un m6todo muy convenient para hume-
decer campos extensos con un minimo de mano de obra, pero como
require una cuantiosa inversi6n inicial se justifica s6lo en los viveros
permanentes.
En los viveros volantes, de pequefias dimensions, el riego se
hace a mano por medio de mangueras de caucho o con aspersores.
En muchos casos, en viveros de reducidas dimensions, se puede
efectuar el riego directamente con regaderas de mano. El riego por
infiltraci6n se puede utilizar en los campos donde estin criandose
plants a raiz desnuda.
SEMILLEROS
Las parties del vivero que no est6n en barbecho se dividirin en
semilleros y criaderos. Por regla general, los diseminados se cultivan
en rotaci6n con los trasplantes o con otros cultivos. Los semilleros
serin estrechos de manera que sea fdcil alcanzar con la mano todas
las plants desde los senderos que lo circundan, en todas las ope-
raciones de reemplazamiento o de deshierbe. Tampoco deben ser
demasiado largos a fin de que los trabajadores puedan circular fdcil-
mente entire ellos. Por lo comfin, suelen tener 1,20 m. de ancho
por 4 a 6 m. de longitud. Los semilleros con tiestos se disponen de
modo que estos filtimos queden empotrados con la superficie superior
al mismo nivel que los senderos circundantes. Para evitar la eva-
poraci6n por los costados de las macetas se rellenan con arena los
espacios que los separan. Tambi6n las latas se colocan en el suelo.
Cuando las plants se siembran o se plantan directamente en el
suelo, los semilleros estarin al mismo nivel que los senderos. No
se obtiene ninguna ventaja especial alzando o bajando la superficie
del semillero con respect al nivel de los senderos. Si en el cultivo y
el deshierbe se emplea equipo mecinico, los semilleros pueden ser
largos; en estos casos, la longitud pasa de 50 metros.
CERCAS Y EDIFICIOS
El vivero debe estar cercado con alambre de ptias o tela metA-
lica si es necesario protegerlo de los conejos, y tendrA una entrada
principal y unas cuantas entradas secundarias. Para defenderlo del
viento se pueden plantar a su alrededor hileras de arboles a manera
de rompevientos.






METODOS DE PLANTACION FORESTAL EN ZONAS ARIDAS


Es aconsejable regar estos arboles en los primeros afios con
objeto de acelerar su desarrollo. En los viveros nuevos podrian
plantarse species de crecimiento ripido aptas para rompevientos,
como Arundo donax o Pennisetum purpureum hasta que los Arboles
permanentes hayan crecido lo bastante como para frenar el viento.
Entre las muchas species que se prestan para rompevientos la mejor
es, al parecer, Cupressus, pero tambi6n se plantan chopos, Casuarina
y Tamarix. En torno a los tablares conviene former setos de Dodo-
naea viscosa u otras species apropiadas.
En algunos lugares se tiende a plantar demasiados setos y rompe-
vientos, que roban much espacio y absorben much trabajo de
mantenimiento, sobre todo los setos. Se acostumbra cultivar pequefios
jardines de flores para embellecer el vivero. Esta costumbre es esti-
mable siempre y cuando no se exagere. El personal de los viveros
suele tambi6n instalar huertos de Arboles frutales, y aunque esta
prActica es recomendable no debe rebasar ciertos limits de pru-
dencia. Al superintendent del vivero compete decidir los limits


FIGURA 11. Semilleros (latas) protegidos del viento por un seto de Dodonaea viscosa.






VIVEROS FORESTALES 61

dentro de los cuales se mantendrd. Los arboles exigen atenciones a
expenses de la producci6n de plants para la forestaci6n.
Se dejard un espacio grande para las reserves de macetas y reci-
pientes, y otro para preparar composite y para secar y extraer las
semillas.
Por lo que se refiere a los edificios constarin de una oficina,
un s6tano para almacenar semillas, un dep6sito de herramientas,
alojamiento para los trabajadores, duchas y un comedor. Conviene
ademis montar un pequefio taller de reparaciones menores, y cons-
truir cobertizos para tractores, camiones, caballos o mulas.








4. PRODUCTION DE PLANTS EN VIVEROS


SIEMBRA
La siembra es una de las operaciones mis importantes del vivero.
De su 6xito o fracaso depend que 6ste pueda suministrar el nfimero
requerido de plants y que el plan de repoblaciones llegue a buen
t6rmino. Por consiguiente, la preparaci6n de los semilleros reviste
la maxima importancia para el conjunto de las actividades del vivero.
No todas las semillas se siembran al mismo tiempo ya que la
6poca apropiada de siembra varia segfin la especie. Sin embargo,
por lo que se refiere a la practice de viveros, se pueden distinguir los
siguientes y grandes grupos de species con caracteristicas similares.
1. Semillas de species de crecimiento mis bien lento, como las
coniferas y los algarrobos, que se siembran a principios de otofio.
Los diseminados de estas species se repican en invierno y los
arbolitos deben estar listos para la plantaci6n en la siguiente
temporada.
2. Semillas de species de crecimiento rapido, como los eucaliptos,
las acacias y Casuarina, que se siembran a fines de primavera.
Los diseminados se repican mis o menos al mes y estin listos
para la plantaci6n en el bosque a principios del invierno del
mismo afio.
3. Semillas de la mayoria de las frondosas, que se crian a raiz des-
nuda, tales como Robinia pseudoacacia, Fraxinus y Acer; se
siembran generalmente a fines del invierno o a principios de la
primavera (asi como tambi6n Melia azedarach y Ailanthus glan-
dulosa). Las plants deben estar listas para plantarlas al invierno
siguiente.
Las fuertes lluvias invernales pueden causar graves dafios a
los semilleros y si la lluvia cae en el moment de empezar la ger-
minaci6n de la semilla, el fracaso puede ser total. Por esta raz6n
las coniferas tienen que sembrarse temprano de manera que, al






PRODUCTION DE PLANTS EN VIVEROS


empezar las lluvias, las plantitas est6n ya establecidas. En cambio,
las temperatures altas favorecen a los hongos causantes de la peste
de los semilleros y pueden ocasionar una gran mortalidad entire
las plantitas. Las coniferas no germinan si se siembran demasiado
temprano. Si Pinus halepensis, P. pinea y P. brutia se siembran a
mediados del verano, no germinan en absolute. Por lo tanto, tra-
tindose de coniferas, la siembra y la germinaci6n deberin haber
terminado antes de las primeras lluvias intensas. En el caso de las
coniferas, el otoiio es la mejor 6poca de siembra, pues la experiencia
demuestra que las plantitas procedentes de siembras de primavera
son demasiado pequefias para el replante en el siguiente invierno, ya
que su desarrollo es mis bien lento. En algunas species de creci-
miento lento, como el cedro, el abeto y el enebro, a veces hay que
mantener las plantitas en el vivero mis de un afio. Las semillas de
estas species se pueden sembrar en primavera.
Las species de crecimiento rdpido no necesitan permanecer mis
de ocho meses en el vivero, raz6n por la cual la siembra debe hacerse
a fines de primavera. En general, Casuarina, los eucaliptos y las
acacias deberian sembrarse en el orden mencionado. Una siembra
temprana daria por resultado un excesivo desarrollo apical. Una
siembra demasiado tardia coincidiria con temperatures altas que
reducirian el porcentaje de germinaci6n aumentando, en cambio,
el riesgo de p6rdidas por peste de los semilleros. Si los eucaliptos
se siembran muy temprano con tiempo frio, germinan con lentitud
o incluso fracasan del todo.
Las semillas de una determinada especie no se siembran todas
al mismo tiempo, sino a intervals aproximados de una semana,
con objeto de evitar p6rdidas por aguaceros repentinos y a fin de
asegurar un suministro continue de arbolitos del tamafio just
para el trasplante.
Las semillas se siembran en los recipients escogidos para ello
o en los semilleros. La siembra en recipients ofrece varias ventajas,
entire otras, que el recipient con sus plantitas se puede trasladar
ficilmente al lugar del trasplante, y que las plantitas se conservan
lozanas en su propia tierra hasta que terminal la operaci6n.
Cuando no es possible repicar en una jornada todas las plantitas
de un mismo recipient no hay peligro de que se sequen las que han
quedado para el siguiente dia. Con los semilleros el costo es menor,
pero en cambio aumenta el peligro de enfermedades y el riesgo de






64 METODOS DE PLANTACION FORESTAL EN ZONAS ARIDAS


FIGURA 12. Semilleros (latas) con plantitas de Pinus halepensis
listas para el trasplante.

que las plantitas se sequen despu6s de extraidas y Ilevadas al lugar
del trasplante. En la mayoria de las species, como pinos, eucaliptos,
Casuarina y cipreses, las plantitas se repican del semillero al criadero,
pero algunas species se pueden sembrar directamente en 6ste. Las
species con raiz central larga, como el algarrobo y Pinus pinea,
se pueden sembrar en recipients, pero las species frondosas se
pueden sembrar en su mayoria en semilleros; esto mismo se aplica
a casi todas las frondosas caducifolias, como Ailanthus glandulosa,
Robinia pseudoacacia, fresno, arce, Dalbergia sissoo y roble. Las
acacias destinadas a la repoblaci6n de dunas pueden sembrarse direc-
tamente en hileras en el vivero. Estos diseminados no se deben repicar
antes del trasplante.







PRODUCTION DE PLANTS EN VIVEROS


FIGURA 13. Siembra direct en macetas. Advi6rtase la germi-
naci6n de Ceratonia siliqua unas tres semanas despu6s de la
siembra.

Para evitar la peste de los semilleros, los recipients de siembra
se llenan con tierra ligera que no se haya utilizado antes. Ya en el
recipient la tierra se comprime y nivela cuidadosamente. A conti-
nuaci6n se riega procurando humedecerla toda. Escurrido el exceso
de agua, se siembran las semillas y se cubren con una capa de arena
limpia, de un espesor mis o menos igual al didmetro de las semillas.
Las semillas pequefias, como las de eucalipto y Casuarina, pueden
sembrarse y cubrirse con arena; las semillas mis grandes se compri-
men ligeramente para que penetren apenas en el suelo antes de cu-
brirlas. La capa de tierra que recubre las semillas se comprime lige-
ramente y despu6s se riega.






00 METODOS DE PLANTACION FORESTAL EN ZONAS ARIDAS

Cuando se siembra en semilleros o en hileras, el suelo se prepare
con sumo cuidado y es muy important darle un buen mullido,
recurriendo a una t6cnica adaptada a la textura. El laboreo se puede
hacer a mano o a miquina; esta Altima soluci6n es preferible en los
viveros grandes. La arada de otofio o invierno se hace a una pro-
fundidad de 30 a 50 cm., pero si hay que aplazar la labranza hasta
la primavera, conviene abstenerse si el suelo esta muy mojado.
Apenas terminada la arada de primavera, se pasa una rastra de
discos, que se puede enganchar directamente al arado. Si la labranza
se practice en otofio, el rastreo se hace antes de la siembra, cuando
las condiciones de humedad son favorables. Pasando la rastra en
sentido trasversal se puede obtener un buen mullido.
Cuando se trata de la crianza de plantitas de coniferas desti-
nadas al trasplante, las semillas se siembran en semillero y se cubren
de la misma manera que cuando se utilizan recipients. Para sem-
brar directamente plants que no se repicaran en el mismo vivero,
las semillas se disponen en lines. La distancia entire las hileras
dependerd de las dimensions del equipo que se utilice para trabajar
la tierra. Si se va a cultivar con arado y discos tirados por un trac-
tor, la distancia entire las hileras sera de 1,50 m. o mis. Si se emplea
un arado pequefio, tirado por un caballo o una mula, se necesita
menos espacio. La longitud de las hileras debe ser superior a 50 m.
Si el laboreo se hace a mano, bastard una distancia de 50 a 70 cm.
entire las hileras. A veces, la siembra se efecttia en hileras doubles
espaciadas unos 20 cm., pero entonces se trabaja el suelo Inica-
mente entire las doubles hileras a la distancia antes mencionada. Si
en vez del riego por aspersi6n se utilizan acequias, la distancia entire
las hileras puede variar entire 40 cm. y 1 m.
El tamafio de la semilla es important para determinar la densi-
dad de siembra, ya que cada semilla necesita espacio suficiente para
germinar. La cantidad de semillas que se siembra por unidad de
superficie o de longitud depend de la especie, pero sobre todo de
las propiedades de la semilla. Si se usan latas de 24 x 24 x 12 cm.,
el nimero indicado es de 300 a 500 plantitas por recipient. En
latas de estas dimensions se pueden sembrar s6lo de 100 a 200
semillas de algarrobo.
Sembrando de 3 a 5 semillas por tiesto, deberian obtenerse
por lo menos de 2 a 3 plantitas. Es mejor sembrar un mayor ni-
mero de semillas y despu6s eliminar las plantitas superfluas, que






PRODUCTION DE PLANTS EN VIVEROS 67

reponer las semillas que no germinan o las plantitas que mueren.
En general se pueden sembrar de tres a cinco semillas por tiesto.
Para sembrar en hileras, la densidad se determine por la rela-
ci6n que existe entire germinaci6n y supervivencia definitive. Esta
relaci6n es variable debido a las diferencias en la calidad de las
semillas, la fertilidad del suelo, las condiciones meteorol6gicas
durante la germinaci6n, la intensidad y cualidad de las operaciones
de vivero, las p6rdidas por enfermedad y la competencia entire las
plants. Por consiguiente, hay que sembrar con cierta excedencia
para compensar las p6rdidas posteriores. Las distancias minimas
entire las plants deben ser por lo menos de 20 a 30 cm., de acuerdo
con el hdbito de crecimiento de la especie; pero la siembra debe ser
much m~s densa. Asimismo, la profundidad a que se coloque la
semilla dependerd del tamafio de 6sta, y quizes convenga sembrarla
a una profundidad algo mayor que la debida para evitar que el
agua de escorrentia la arrastre. Las semillas se cubren con tierra del
lugar. Tanto la apertura del semillero o surco, como la siembra y el
cubrimiento de la semilla se hacen a mano. Se cuidard especialmente
el paralelismo de los surcos, pues de otra manera las subsiguientes
operaciones de labranza mecdnica pueden destruir algunas de las
plantitas.
Entre los cuidados anteriores a la germinaci6n y durante 6sta,
debe figurar la defense de los diseminados contra los p~jaros y los
roedores. Para esto los envases o los semilleros sembrados se cubren
con una tela metdlica de malla fina, de 10 a 15 mm. Con tal fin
conviene utilizar marcos de madera con tela de alambre.
A este respect, suelen utilizarse tambi6n, con buenos resulta-
dos, h61lices de viento, espantapajaros, trozos relucientes de hojalata
y objetos que hacen ruido. En ocasiones convendrd encargar la
vigilancia del terreno a un hombre provisto de escopeta y cartu-
chos de salva. Las hormigas son capaces de desenterrar incluso semi-
llas grandes, pero se las puede exterminar por medio de products
comerciales o con aplicaciones de DDT. Los ratones y otros roe-
dores pueden combatirse con trigo tratado con estricnina, fosfato
de plomo u otro veneno. Estas plagas se pueden reducir desbrozando
la zona circunstante. Con repelentes adecuados, se pueden reducir
much los dafios que causan los pdjaros y los roedores. Los de
uso mas general son la antroquinona o el bisulfuro de tetrametil-
tiurAn al 50 por ciento, el segundo de los cuales es a veces eficaz







68 METODOS DE PLANTACION FORESTAL EN ZONAS ARIDAS

para combatir la peste de los semilleros. Para combatir ciertas enfer-
medades se aplican a las semillas antes de la siembra revestimientos
protectores de sustancias quimicas apropiadas, operaci6n que en
ingl6s se conoce como << pelleting >>. La t6cnica consiste en recubrir
primero la semilla con un fijador y despu6s con la sustancia quimica
propiamente dicha, efectuado lo cual se pone a secar. Las semillas


FIGURA 14. Plantitas protegidas por marcos de tela metilica.


se siembran normalmente. La sustancia pegajosa se hace de celulosa
metilica o litex.
La peste de los semilleros es una enfermedad de los disemi-
nados causada por diferentes hongos que atacan directamente a las
semillas o que infestan a las plintulas reci6n nacidas. Las plantitas
afectadas sufren postraci6n o bien permanecen erectas y se secan.
Generalmente, se advierte una constricci6n del tallo a ras del suelo,
en tanto que se manifiesta una pudrici6n en parte de la raiz y del
tallo. La peste de los semilleros es muy comuin en las coniferas. y






PRODUCTION DE PLANTS EN VIVEROS 69

debe combatirse mediante un tratamiento quimico, procurando evitar
la siembra demasiado densa y aclarando el diseminado para conse-
guir mayor ventilaci6n a ras del suelo.
El calor y la humedad favorecen la difusi6n de la peste de los
viveros. Por consiguiente, no se debe sembrar ni muy a principios
del otofio ni muy a fines de la primavera. Se han ensayado muchas
sustancias quimicas para combatir la enfermedad, pero como 6sta
se transmite por el suelo se la puede controlar tambi6n esterilizando
6ste antes de la siembra con sustancias quimicas como el formol y
el acido sulffirico. Se puede emplear una soluci6n de formol comer-
cial al uno por ciento. Una vez humedecido con la soluci6n, el suelo
se cubre con lonas, y transcurridos diez dias se puede proceder a la
siembra en el modo normal. La peste de los semilleros puede conte-
nerse pulverizando los diseminados con una soluci6n de sulfato
de cobre al cuatro por ciento. Es important que la soluci6n llegue
a la zona superficial del suelo que es donde esta la infecci6n y las
pulverizaciones deben repetirse hasta que la enfermedad est6 do-
minada.
Las hormigas se pueden combatir esparciendo DDT por los
semilleros. En las regions donde hay termites, se procura mantener
el suelo del vivero limpio de todo residuo lefioso en descomposici6n;
si el suelo se trata con dosis elevadas de bisulfuro de carbon antes
de la siembra, la tierra quedard libre de termites.
Ademis de estos cuidados se realizan entresacas ocasionales.
Si la germinaci6n es demasiado densa, es de buena t6cnica viverista
eliminar las plantitas superfluas para que las demis se desarrollen
vigorosamente. En los tiestos no debe quedar mas que un solo
arbolito, mientras que en las hileras la entresaca se practicard de
manera que las plants queden bien distribuidas, con un espacio
minimo de 20 a 30 centimetros entire si.
El sombreado artificial puede ser convenient durante la germi-
naci6n, pero en terrenos muy extensos result caro. Se pueden uti-
lizar los marcos con tela de alambre, pero recubiertos con arpillera u
otro material apropiado, por ejemplo, varillas de bambi. Se procu-
rard que los semilleros tengan una buena ventilaci6n, pues de lo
contrario se crea un ambiente caluroso y huimedo sumamente pro-
picio para el desarrollo de la peste de los semilleros.
Durante la germinaci6n, y en la fase de diseminado, no se
necesita ninguna otra atenci6n, salvo un riego frecuente y cuidadoso.






METODOS DE PLANTACION FORESTAL EN ZONAS ARIDAS


Aun cuando se disponga de un sistema de riego por aspersi6n, antes
y durante la germinaci6n el riego se debe practicar a mano con una
regadera de lluvia fina. Como es indispensable mantener a los semi-
lleros o recipients himedos, conviene efectuar various riegos al dia,
procurando que el agua caiga de manera que no perturbe a las
semillas que estdn germinando ni se formen charcos. Si la siembra
se ha hecho en lines, se emplea el riego por aspersi6n o por zanjas,
pero tambi6n en estos casos se pocurard no usar agua en demasia.
Tan pronto como las plants se robustecen, disminuye su nece-
sidad de agua y se puede utilizar el riego por aspersi6n.
Las plantitas pueden estar ya listas para el repicado al cabo de
uno o cuatro meses, segin la especie. Las que no se transfieren a
otro lugar del vivero reciben los mismos cuidados que las tras-
plantadas.

TRASPLANTE
Como ya hemos dicho, las plantitas de casi todas las species
arb6reas que se crian para la forestaci6n se repican dentro del vivero.
Asi se precede tanto con las plantitas criadas en recipients como
con las obtenidas en semilleros. El repicado es una practice de vivero
que se aplica corrientemente a las species mis importantes, por
ejemplo, coniferas, eucaliptos y Casuarina. Sus principios y t6cnica
se deben estudiar con atenci6n, pues es de suma importancia rea-
lizarla en el moment oportuno.
El repicado de las plantitas que han crecido en masa densa
favorece el desarrollo del sistema radical, sobre todo de las raicillas
que absorben los alimentos del suelo. Como al trasplantar se inte-
rrumpe temporalmente el crecimiento apical de la plant, se obtiene
entire la copa y las raices una mejor relaci6n que influye decisiva-
mente sobre la calidad del individuo future. Por otra parte, el repi-
cado da a cada plantita mayor espacio, estimulandose el desarrollo
gracias tanto a la disminuci6n de la competencia como al aumento
de la superficie de enraizamiento, asi como de los nutrients y de la
humedad.
La 6poca del repicado depend de diversos factors, tales como
la 6poca de siembra, la rapidez del crecimiento y las condiciones
meteorol6gicas. Es tarea que require una organizaci6n cuidadosa,
suficiente mano de obra, y el espacio necesario ya listo para el tras-
plante.






PRODUCTION DE PLANTS EN VIVEROS 71

Las plantitas de Pinus halepensis, P. brutia y P. nigra pueden
trasplantarse cuando los cotiledones se han desplegado del todo y
empiezan a aparecer las primeras agujas verdaderas. En esta fase, el
tallo del arbolito debe ser fuerte y estar parcialmente lignificado. La
misma regla se aplica al repicado de cipreses. Esta fase del desarrollo
se alcanza dos o tres meses despu6s de la siembra, por lo general a
principios o mediados del invierno. El repicado puede continuar
hasta fines de la estaci6n internal. Conviene recorder que el tras-
plante debe ser temprano para que las plants se desarrollen lo sufi-
ciente despu6s de la interrupci6n inicial, pues de otra manera no
alcanzan el tamaiio requerido sino hasta fines de la temporada, o
sea, en el siguiente invierno, y tienen que dejarse otro afio en el
vivero.
Las plantitas de eucalipto se repican cuando tienen de tres a
cuatro hojas, cerca de un mes despu6s de la siembra. Por esto, es
necesario empezar a repicar los eucaliptos al principio del verano
para terminar a mediados de 6ste, pues de lo contrario las plantitas
sertn demasiado pequefias. El trasplante de Casuarina se hace mis
o menos en la misma 6poca, cuando las plantitas tienen de 3 a 4 cm.
de altura.
En cuanto a la acacia y otras leguminosas, el repicado se hace
al aparecer las primeras hojas, una vez que se han desplegado com-
pletamente los cotiledones. Conviene recorder que muchas acacias,
como Acacia cyanophylla, dan hojas verdaderas despu6s de abiertos
los cotiledones, pero que esas hojas son reemplazadas muy pronto
por estructuras foliares llamadas filodios que no se pueden consi-
derar como hojas aut6nticas. Es aconsejable observer la sucesi6n
de las diferentes formas foliares de A. cyanophylla, a fin de deter-
minar debidamente el moment del trasplante.
No puede darse ninguna regla de carActer general para las muchas
species que se cultivan en un vivero de zona. Por lo regular, el
trasplante debe practicarse cuando la plantita no tiene todavia un
robusto sistema radical, pero tiene ya un tallo lo suficientemente
fuerte, es decir, una vez que se han desplegado por complete los
cotiledones y durante la aparici6n de las primeras hojas verdaderas.
Las species cuyas plantitas produce una vigorosa raiz central,
como el roble y el algarrobo, sufren much con el repicado. El pro-
cedimiento que normalmente se sigue en este caso es la propaga-
ci6n por siembra direct en recipients en el vivero (algarrobo), o






METODOS DE PLANTATION FORESTAL EN ZONAS ARIDAS


incluso mediante la siembra direct de asiento en la zona que se va a
repoblar (roble). Pinus pinea se puede trasplantar con 6xito a mace-
tas o al campo cuando las plantitas tienen tres meses de edad, o
bien de las macetas al campo si se tiene cuidado de no lastimar
las raices.
La 6poca del repicado varia segin la especie, pero su moment
exacto se debe decidir de acuerdo con las condiciones climdticas
prevalecientes. El mejor tiempo para el trasplante es un dia nu-
blado con un alto indice higrom6trico. Tales condiciones se dan
ficilmente en los meses invernales. Cuando a fines de la primavera
se trasplantan arbolitos de frondosas como el eucalipto, la operaci6n
debe efectuarse exclusivamente en las primeras horas de la mafiana,
interrumpiendo la operaci6n tan pronto como la temperature empiece
a subir. Antes del repicado, es necesario regar concienzudamente la
tierra de los recipients o criaderos, para evitar que las raices se se-
quen durante la operaci6n, ya que si 6sta se realize en los periods
en que soplan vientos calidos la supervivencia puede resultar muy
baja. Por ningin motivo se expondran las raicillas de los arbolitos
al sol. Las plantitas se extraen del semillero en forma tal que se
pueda colocar un manojo de ellas, con una cantidad suficiente de
tierra en las raices, dentro de un recipient en el que se llevan al
lugar del trasplante. Si las plantitas se han cultivado en latas se
llevan 6stas al criadero; a media que el repicado se efectile, se van
sacando de las latas pequefios manojos de plantitas con tierra adhe-
rida a las raices y se envuelven en un trozo himedo de arpillera.
Es de gran importancia que las raices se manipulen con sumo cui-
dado, por lo que el trabajo debe hacerse bajo la vigilancia de per-
sonas experts. Las plantitas se mantienen bajo sombra los dos
o tres dias siguientes al repicado. Cuando en el vivero se repican
grande cantidades de plants (sobre todo si se trata de eucaliptos)
la operaci6n puede hacerse en cualquier hora del dia a condici6n de
que haya sombra. Para el sombreado se pueden emplear marcos
desmontables o una celosia permanent.
El trasplante al suelo o a recipients se hace con el auxilio de
una pequefia herramienta, el plantador, que consiste en un cilindro
de madera o de metal, de unos 20 cm. de longitud por 3 de dia-
metro, aguzado en un extreme y con un mango en el otro. Con-
viene encomendar esta tarea a mujeres, que suelen ser mas cuidadosas
para este tipo de operaciones que los hombres.






PRODUCTION DE PLANTS EN VIVEROS


Despu6s de abrir un agujero con el plantador, se toma una
plantita del manojo y se introduce al moment en el agujero despu6s
de podar levemente las raices con las ufias. Las raices se podan para
que quepan en el agujero abierto. En seguida, se comprime la tierra
contra las raicillas por medio del plantador. Cuando se ha repicado
un cierto nfimero de plantitas hay que regarlas inmediatamente. Si
se esta repicando en latas, es menester regarlas con un poco de agua,


- r'


FIGURA 15. Repicados en maceta dispuestos en pilas. N6tese la anchura del sendero.


con una regadera, cada vez que se prepare una docena de recipients,
poco mas o menos.
Las latas y las macetas se disponen en hileras cuya longitud
dependerd del espacio disponible. La anchura de estos grupos de
macetas no deberd ser mayor de 100 6 120 cm., para que sea fdcil
el trasplante y el deshierbe a mano desde cualquiera de los lados.
Entre una hilera y otra se dejan senderos de 40 a 50 cm. de ancho.
En cada maceta se repica finicamente una plantita, pero cuando se






74 METODOS DE PLANTACION FORESTAL EN ZONAS ARIDAS

utilizan latas el mnimero de plantitas dependerd del tamafio de aqu6llas.
Si las dimensions de los recipients son 24 x 24 cm. pueden al-
bergar de 12 a 16 plantitas.
El trasplante puede practicarse tambi6n con una << tabla de
plantar)>. Esta t6cnica consiste en colocar la parte area de las plan-
titas tendida sobre una tabla a los espacios convenientes. En seguida
se les pone encima otra tabla para sujetarlas dejando las raices fuera.
Las tablas se llevan al criadero y se hace penetrar las raices en una
zanjita preparada para tal fin. La tierra se aprieta en torno a las
raices y las tablas se separan dejando los arbolitos colocados en la
posici6n deseada. Es una t6cnica muy buena. Las tablas de plantar
son por lo general de madera, pero es preferible el aluminio o cual-
quier otro metal ligero, porque ademAs de ser ligero es indeformable.
El repicado se puede hacer tambi6n con miquinas especiales que
consistent en dos trasplantadores instalados en una unidad auto-
m6vil. Un trabajador coloca plantitas en cada trasplantador, el
cual las plant en una trinchera que la misma maquina abre y cierra.
Se puede obtener una velocidad de 40 a 50 plants por minuto y
por trabajador.

RECIPIENTS
En las zonas dridas y semiAridas los forestales tienen que vencer
grandes dificultades para trasplantar con 6xito arbolitos a raiz des-
nuda del vivero al campo. Esto se debe a que la tierra se seca durante
el transport, en el moment de la plantaci6n y despu6s de 6sta. El
problema se resuelve utilizando plantitas con cepell6n. El cepell6n
conserve la humedad durante el transport y durante algfin tiempo
despu6s de la plantaci6n, con lo que protege a las raices; por otra
parte, la tierra de vivero que forma el cepell6n sirve para inocular el
suelo con micorrizas y mejorar asi las condiciones en que los arbo-
litos empezaran a desarrollarse. Por estas razones, las plants con
cepell6n dan en general porcentajes mis altos de supervivencia y son
de crecimiento mis rtpido que las plants a raiz desnuda en las zonas
dridas.
El material con cepell6n se produce en el vivero criando las
plantitas en recipients de various tipos.
Los recipients se escogen por lo general de acuerdo con la dis-
ponibilidad y el cost de las materials primas, asi como el precio de
la manufacture. Para una producci6n ininterrumpida de plants de






PRODUCTION DE PLANTS EN VIVEROS 75

vivero se require, como es natural, una vasta reserve de recipients;
por lo tanto, las materials primas deben ser ftciles de conseguir en
el lugar mismo del vivero o en sus proximidades para que se puedan
ordenar los recipients en grandes cantidades, con la debida antici-
paci6n. Como el costo de los recipients influye much sobre el del
material producido por el vivero, se procurard que sea tan bajo
como se pueda, sobre todo si en general van a utilizarse s6lo una vez.
En lo que atafie a los que se emplean varias veces, se deben tener en
consideraci6n factors tales como su durabilidad, amortizaci6n y
cost. A pesar de que la practice de plantar materials con cepell6n
es relativamente cara, a la larga result mis econ6mica que la otra,
en apariencia mas barata, de plantar a raiz desnuda. El elevado
porcentaje de supervivencia reduce las operaciones de reposici6n
de marras y de cultivo, ademds de que se obtiene un crecimiento
rdpido y uniform.
Las dimensions de los recipients influyen en su peso y en la
cantidad de tierra de que dispondran las plants. Deben preferirse


FIGURA 16. Tipos de recipients que se utilizan en los viveros para siembra
y trasplante.






76 METODOS DE PLANTATION FORESTAL EN ZONAS ARIDAS

los recipients pequefios y ligeros para reducir los costs de mani-
pulaci6n y transport. Como el tamafio debe ser suficiente para la
crianza de las plantitas durante una o dos temporadas, se reco-
mienda utilizar recipients con capacidad de 0,6 0,8 litros de tierra.
Para criar plants con raiz central, que no resisten al despunte de
las raices, o plants ornamentales de caracter especial, se necesitan
recipients mis grandes. La forma no tiene importancia, pero son
de preferir los rectangulares o exagonales porque al juntarlos no dejan
entire ellos espacios vacios, con lo que se econonomiza agua de riego
y se reduce la brotaci6n de hierbas adventicias. Se tomaran las me-
didas del caso para que escurra el exceso de agua; por lo coming
para este fin los recipients tienen uno o mais agujeros en el fondo o
en los costados. Tambi6n el color es un factor important; en los
paises calidos y aridos son de preferir los recipients de color claro
porque reflejan la mayor parte de la radiaci6n entrante y evitan el
calentamiento excesivo de la tierra que contienen. Por iltimo, los
recipients no deben tener efectos quimicos nocivos para la plant.
Se recomienda no ordenar recipients en gran nfimero sin antes
haber realizado extensas plantaciones de ensayo de todas las species
que est6n utilizindose, y sin haber investigado a fondo su com-
portamiento en el vivero y la economic de su empleo.
En los viveros se utilizan muchos tipos de recipients, entire los
cuales se pueden distinguir los siguientes grupos de acuerdo con el
material empleado para su fabricaci6n.


Plantas con cepelldn

A primera vista, el m6todo mis sencillo para obtener plants
con cepell6n consiste en criarlas en macetas de tierra. En efecto,
este m6todo es muy eficaz y se utiliza much para obtener material
con cepell6n de species como eucalipto, Casuarina, pino, acacia y
Prosopis. El m6todo es muy convenient tanto desde el punto de
vista silvicola como econ6mico, dado que la maceta se plant en el
bosque junto con el arbolito y los uinicos costs que deben sufragarse
son los de la mano de obra requerida para extraer las plants o
manufacturer las macetas, siempre y cuando cerca del vivero haya
tierra apta para este fin. Las raices de los plantones penetran en
la tierra formando un cepell6n sostenido por el sistema radical.






PRODUCTION DE PLANTS EN VIVEROS 77

Los criaderos para el repicado se preparan haci6ndolos del
tamafio normal. El fondo y los costados se cubren con papel alqui-
tranado o cemento. A continuaci6n el criadero se divide, por medio
de ladrillos, tablas o planchas de hoja de lata, en compartimientos
de las dimensions que deben tener los cepellones. Estos comparti-
mientos generalmente contienen de 0,6 a 0,8 litros de tierra. Las
semillas se plantan al centro de cada compartimiento. En el period
vegetative las raices de la plant y la tierra forman el cepell6n.
Llegado el moment de plantar el material se quitan las paredes divi-
sorias y la plant queda con su cepell6n lista para su transport al
lugar de la plantaci6n.


Macetas de tierra y turba prensada

Tambi6n se pueden hacer cepellones de tierra comprimida que
contenga un minimo del 50 por ciento de arena y menos del 50 por
ciento de limo y arcilla. A la tierra ligera, demasiado arenosa, se
le mezcla paja, arcilla o esti6rcol que sirvan como ligaz6n. Las tierras
con demasiado limo y arcilla se mezclan con arena hasta obtener
una composici6n apropiada para la compresi6n. Antes de former
el cepell6n, se agrega agua en cantidad necesaria para que la mezcla
sea ficil de manipular. Habra adquirido la consistencia necesaria
cuando se deje moldear y conserve la forma sin exudar humedad.
La maceta se hace a mano o en molde y se pone a secar al sol. Dis-
puestos en eras y plantados con arbolitos estos cepellones mantienen
la forma de tres a seis meses y resisten al riego, a la poda de las
raices, a la extracci6n y al transport. La poda de las raices es in-
dispensable, pues de lo contrario crecen fuera de la maceta. Si esta
poda no conviene, los arbolitos se plantan cuando son todavia pe-
queiios.
En la India se repican plantitas de tres a cuatro meses en blo-
ques de tierra fabricados con una mezcla de limo rojo, arena y esti6rcol
de vaca en parties iguales y puestos a secar a la sombra. Los bloques,
de 22 cm. de altura, miden 15 cm2 en el fondo y s6lo 10 cm2 en
la parte superior. La plant se mete en un agujero de 3 cm. de did-
metro por 12 cm. de profundidad, abierto en la parte superior. Los
bloques se acomodan en hileras cerradas o en albitanas previamente
recubiertas con una capa de hojas, cuyo objeto es impedir que las






78 METODOS DE PLANTACION FORESTAL EN ZONAS ARIDAS

raices penetren en el suelo natural. A continuaci6n las hileras de
bloques se cubren con una capa de arena de 1 cm. de espesor para
que no se deshagan con el riego. La arena mezclada en los bloques
les confiere una porosidad que permit al sistema radical de las plants
ramificarse sin dificultad; el esti6rcol de vaca, ademis de ser un ex-
celente abono, les hace retener la humedad, y el limo rojo pro-
porciona tambi6n nutrients minerales. El sistema radical no tarda
en ocupar todo el bloque. Para plantar, se trasfieren los bloques
con sus arbolitos bien arraigados y en vigoroso desarrollo a hoyos
de 25 x 25 x 25 cm. La higroscopicidad del bloque absorbe hu-
medad y ayuda a las plants a superar la temporada seca. Los
bloques se vacian en un molde formado por planchas de madera
fuerte, de casi 2 cm. de espesor, s6lidamente machihembrados a
cola de milano. El interior del molde es de las mismas dimensions
que los bloques. El agujero en la parte superior de 6stos se hace
mediante una clavija cilindrica de madera del tamafio requerido,
que se proyecta de la plancha superior del molde y se empuja hacia
el interior de 6ste.
En Brasil, se ha perfeccionado un m6todo para moldear con
una mezcla de lodo y paja toscas macetas exagonales para plantar
eucaliptos. En una sola operaci6n con una prensa de mano se pro-
ducen 7 macetas exagonales de 15 cm. de profundidad y 6 cm. de
diAmetro, con un agujero de unos 2 cm. de diAmetro y 6 cm. de
profundidad. Las macetas se extraen a mano; la producci6n diaria
puede ser de hasta 2.500 macetas por trabajador. Las plantitas de
eucalipto se repican despu6s de llenar los agujeros con una mezcla
de tierra y esti6rcol o composite. En Portugal, se ha perfeccionado
una pequefia prensa para hacer cepellones destinados a los eucaliptos.
Se fabrican potes de 12 cm. de altura y 8 cm. de diametro; el
agujero tiene 4 cm. de anchura y 5 cm. de profundidad. La capa-
cidad media es de menos de 1 Kg. de tierra por pote. La produc-
ci6n diaria por trabajador es de 2.000 a 3.000 potes.
En el comercio se ofrecen diversas prensas para tierra, de mano
o provistas de un motor el6ctrico. Una pequefia prensa de mano
puede prestar servicios muy satisfactorios y hacer macetas de dife-
rentes tamafios.
Si se dispone de dep6sitos grandes de turba se pueden fabricar
tambi6n con este material cepellones que se han empleado con 6xito
incluso en zonas no aridas. En algunos paises, se venden en el co-






PRODUCTION DE PLANTS EN VIVEROS 79

mercio macetas de turba prensada. En ciertas regions, la turba tiene
una textura tal que se puede cortar directamente en pedazos del
tamafio propio para la maceta.

Macetas de barro cocido

Las macetas de barro cocido se cuentan entire los mejores reci-
pientes para criar plantitas con cepell6n, aunque su poca durabilidad
y alto costo se traducen en una elevada amortizaci6n. En condiciones
favorables y con una manipulaci6n cuidadosa duran de seis a siete
afios. No obstante los antedichos inconvenientes, se utilizan much
en las zonas Aridas. Gracias a su forma c6nica es fAcil extraer los
plantones con su pella antes de plantarlos en el bosque. Sin embargo,
su forma redondeada impide colocarlos en bloques rectangulares,
por lo que dejan entire un tiesto y otro espacios donde pueden crecer
plants adventicias. Sin embargo, la invasion de malezas puede evi-
tarse poniendo las macetas sobre liminas metAlicas o pisos de hor-
mig6n. Para criar eucaliptos, pinos y cipreses, se emplean much
macetas de 8 a 12 cm. de altura, 9 a 13 cm. de diametro superior
y 4,5 a 7 cm. de diametro inferior. Su empleo ha resultado tambi6n
muy satisfactorio para criar plantones grandes de acacia destinados
a ser plantados profundamente en arenas movedizas. Estas macetas
tienen en el fondo un pequeiio agujero por donde escurre el agua
sobrante. Por lo general, este agujero se obtura parcialmente con un
pequefio guijarro o una concha marina para impedir que las raices
lo atraviesen al crecer y penetren en el suelo o que se salga la tierra.
Sin embargo, esto hace que el sistema radical forme al crecer un
nudo en espiral. Las raices que salen por el agujero deben podarse
por lo menos una vez, aproximadamente un mes antes de la planta-
ci6n. Se utilizan macetas de barro tambi6n para criar plantitas de
coniferas de uno a cuatro meses de edad. Se pueden criar varias
plantitas dentro de una misma maceta. La maceta se lleva al bosque
y las plantitas se extraen y plantan con su cepell6n.
A veces el cepell6n se saca de la maceta en el vivero mismo, se
envuelve en papel y se empaqueta en cajones apropiados. Estos
cajones se llevan hasta el lugar de la plantaci6n, con lo que se
economiza en el costo del transport y en macetas rotas.
En la India se crian Prosopis y Albizzia en macetas de barro sin
fondo. Estas macetas tienen aproximadamente 15 cm. de diametro






80 METODOS DE PLANTACION FORESTAL EN ZONAS ARIDAS

en un extreme y 10 cm. en el otro. Se utilizan tambi6n tubos de 25
cm. de largo y 7 cm. de diametro con un extreme cerrado. En
Rhodesia, las plantitas de eucalipto se repican en cilindros de barro
abiertos por ambos extremes, con una longitud aproximada de 15 cm.
y un didmetro intern de 6 cm. Cuando las plantitas alcanzan unos
15 cm. de altura, las macetas se rompen plantdndose de asiento sin
sacar las plantitas de la maceta.


Macetas de hormigdn

Cuando las macetas de barro u otros tipos de recipient son difi-
ciles de conseguir, o resultan muy cars, se pueden usar macetas de
hormig6n, que son much mas fuertes y en general mas duraderas
que las de barro, a condici6n de que se fabriquen con las justas
proporciones de arena y cement. Se pueden fabricar rapidamente
en grandes cantidades, pues se produce en moldes andlogos a los
que sirven para fabricar los bloques de hormig6n para construc-
ci6n. Su cost inicial es much menor que el de las macetas de barro,
dado que 6stas requieren cocimiento, y a la larga resultan incluso
mas baratas que los recipients fabricados con metal de desecho.
Adem~s de esto, el cost del equipo necesario para la fabricaci6n
en masa es muy reducido y los materials necesarios se encuentran
practicamente en todas parties. Las macetas de hormig6n se pueden
hacer de forma c6nica o cuadrada. Estas uiltimas suelen ser las pre-
feridas. Ademis son mas fdciles de manejar y por consiguiente
resultan mis econ6micas para el vivero. Sin embargo, suelen pesar
mas que las macetas de barro. En cuanto a tamafio se recomiendan
los siguientes: 12 x 12 x 12 cm. para coniferas, y 9 x 9 x 11 cm.
para frondosas como el eucalipto.
Para fabricar 500 macetas grandes se mezclan 75 Kg. de cement
con el cuddruple, mas o menos, de arena fina. Dos trabajadores pue-
den hacer unas 1.400 macetas en una jornada de 7 horas. Una vez
sacadas del molde, se colocan en pequefias tablas de madera, se
dejan secar un dia y, a continuaci6n, se riegan una vez al dia du-
rante 12 dias. No deben usarse antes de que hayan fraguado comple-
tamente, de lo contrario las plantitas quedarian expuestas a la clo-
rosis. Por consiguiente, las macetas de hormig6n no deben utili-
zarse sino cuando ha terminado el process de endurecimiento.






PRODUCTION DE PLANTS EN VIVEROS 81

Tubos de material vegetal y macetas de hojas

Los tubos de bambi y las macetas o cestos de hojas han resul-
tado eficaces para criar plants con cepell6n. Sin embargo, su empleo
se limita sobre todo a los paises tropicales, donde abunda la material
prima. No obstante, si el costo de la mano de obra no es alto, se
recomienda sin mis su empleo, pues ademis de ser baratos son
ficiles de transportar.
En la India, para criar teca se emplean macetas de hojas (donas)
con excelentes resultados. Las plantitas, despu6s de ocho a diez dias
de nacidas, se trasplantan en donas hechas con hojas de Bassia, Bu-
tea o Diospyros. Las donas tienen el fondo perforado; sus dimen-
siones son: 12 cm. de didmetro y 15 de profundidad. Se colocan
en plataformas de bambfi a una altura de 30 cm. del suelo, y se
cubren la mayor parte del dia con esterillas de bambi colocadas
de 2,5 a 3 m. de altura. Transcurridas de dos a cuatro semanas,
cuando las plantitas alcanzan 10 cm. de altura, se plantan en hoyos
en el bosque sin sacarlas de la dona. Las plants criadas en dona
arrojan un indice mis alto de supervivencia y crecen mas que los
toconcillos de vivero (< stumps )). En el Congo y en Kenia se plantan
eucaliptos y otras ex6ticas y drboles aut6ctonos en cestillos de hojas
fabricados especialmente con hojas de bananero.
Tambi6n esti muy difundido el empleo de recipients de cafia,
que dan excelentes resultados. En Malasia se prefiere utilizar tubos
pequefios, de 10 a 14 cm. de didmetro y de 15 a 18 cm. de largo,
porque los tubos mis grandes, ademis de que pueden dafiar a la
plant, atraen a los cerdos silvestres y a las hormigas blancas. Ulti-
mamente se ha generalizado un m6todo que consiste en utilizar
tubos pequefios, de 10 cm. de largo y de 8 a 10 cm. de diametro, que
se rajan longitudinalmente por la mitad, se llenan con tierra y se
atan con una cuerdecilla. Llegados al lugar de la plantaci6n, se
abren los tubos y se extrae y se plant el cilindro de tierra que
nutre a los arbolitos. Los tubos se recogen y se vuelven a usar.
Gracias a su reducido tamafio, el transport hasta el lugar de la
plantaci6n y de vuelta al vivero result muy econ6mico. Por lo
que se refiere a las species con raices de crecimiento ripido, como
el pino canario, el trasplante no puede efectuarse antes de que las
raices emerjan del extreme del cilindro, ya que de lo contrario las
plantitas seran demasiado j6venes y habri que despuntar varias






METODOS DE PLANTACION FORESTAL EN ZONAS ARIDAS


veces las raices. Para esta operaci6n se sacan los tubos del criadero,
se efectia la poda, y luego se clasifican las plants por tamafios antes
de volver a colocarlas siempre con tubo en el criadero.
En Africa Oriental, se fabrican macetas con canutos de bambfi
de no menos de 5 cm. de didmetro interno, cortados en secciones
de 45 cm. de longitud. Uno de los extremes de estas secciones se
corta inmediatamente debajo de un nudo, a fin de que el tubo tenga
un fondo donde se abre un agujero de 1,5 cm. de didmetro. A
continuaci6n, el canuto se raja a lo largo en dos mitades, una de
las cuales se pone a remojar durante varias horas en una soluci6n
al 1 4 por ciento de sulfato am6nico. Al juntar las mitades con alam-
bre se obtienen las macetas, que constarin de una mitad tratada y
de una sin tratar. Las plantitas listas para el repicado se colocan
en sus tubos, que se han llenado previamente con una buena mezcla
de suelo. En el moment de la plantaci6n, se abre el recipient cor-
tando los alambres. Al abrir el canuto se advierte que las raices
de la plant se han adherido al medio tubo tratado. Esta mitad se
inserta junto con la plant en un agujero abierto con una barra.
El objeto de la operaci6n es evitar dafios a las raices. A continuaci6n
se llena el agujero y se comprime la tierra en la forma acostumbrada.
A veces el arbolito se plant junto con el tubo, que por lo comfin
se pudre en la tierra, sobre todo cuando se utilizan cafias o tallos
de girasol. Estos iltimos han dado excelentes resultados para el
pino carrasco y el algarrobo. Se toman tubos de tallo de girasol de
unos 25 cm. de largo por 2,5 cm. de didmetro, se llenan de humus
fino, se acomodan en grupos compactos en una caja con tierra co-
miun y corriente y se siembran con dos o tres semillas. Para la plan-
taci6n se eligen las mejores plantitas que se plantan con todo el
recipient.


Recipientes de madera o residues de madera

En los paises productores de madera y donde hay fdbricas de
madera contrachapada, es muy comuin el empleo de recipients de
madera o despojos de madera, como viruta o residues de contra-
chapado. Los cajones de madera destinados a otros usos y emplea-
dos como recipients para plants tienen la desventaja de su peso y
volume, pero en ciertas circunstancias su uso se justifica plenamente.






PRODUCTION DE PLANTS EN VIVEROS


Los tubos de madera contrachapada fabricada con desechos general-
mente son baratos y s6lo se utilizan una vez. Al aplicar preservadores
de la madera a las cajas o tubos, t6ngase cuidado de que el preser-
vador no empape la tierra y dafie o envenene a las plantitas.
En Sudifrica se ha generalizado la practice de criar las plants
en bandejas de vivero que contienen 25 a 30 plants cada una. Las
bandejas se llevan hasta el lugar de la plantaci6n, las plantitas se
extraen una a una y se plantan con un trasplantador. Las bandejas
y cajones se fabrican con madera recuperada corriente y material de
desecho. Tratadas con creosota pueden durar varias temporadas.
El tamafio normal es de 30 x 25 x 10 cm. Tambi6n se usan cajones
de una sola plant. Para podar las raices se colocan las bandejas
sobre listones de madera, a una cierta altura del suelo, y se les pasa
por debajo un alambre fino del que se tira alternativamente de un
lado al otro hasta que se despuntan todas las raices que salen del
fondo del recipient. En Turquia, se emplean cajones de 12 x 45 x
66 cm. para la crianza de eucaliptos en vivero. Se entierran a ras del
suelo, con lo que se reduce much los costs del riego.
Hay lugares donde los tubos de chapa resultan baratos. La
ventaja de estos tubos es que pueden desenrollarse ficilmente sin
perturbar la tierra o las raices, y sin peligro de cortaduras o arafia-
zos durante la manipulaci6n. La plant y su cepell6n se pueden sacar
facilmente del tubo, dejando el sistema radical relativamente indemne
o bien se puede plantar el arbolito junto con el tubo, que se pudre
al cabo de una temporada.
En Australia se estin empleando tubos de 20 cm. transversal-
mente a la fibra por 15 cm. longitudinalmente, fabricados con chapa
de 1 mm. de Pinus radiata. La chapa se enrolla hasta former un tubo
que se sujeta con una o dos bandas de goma elistica. Los tamafios
mis comunes oscilan de 20 x 15 a 50 x 25 cm. Las plantitas entu-
badas se colocan en cajones donde permanecen hasta que se sacan
al campo. El tubo se plant juntamente con la plant y se deja
pudrir en el suelo, pues por su baratura se consider como un articu-
lo desechable que no vale la pena recuperar. A veces se utilizan
tubos para criar eucaliptos sin repicado. En cada tubo se siembran
de dos a tres semillas y las plants se crian alli hasta llegado el mo-
mento de plantarlas de asiento.
En Malasia los tubos de chapa de madera dan resultados muy
buenos para criar material de plantaci6n. Se han adoptado como






METODOS DE PLANTACION FORESTAL EN ZONAS ARIDAS


element normal para la crianza de plantitas destinadas a la planta-
ci6n forestal. Las fibricas nacionales de madera contrachapada
produce chapas de varias species que se prestan para este fin. En
general su espesor es de 1 a 2 mm. El tamafio normal es de 35 x
22 cm., con la fibra paralela al eje de los 22 cm. Las chapas no
tratadas se pudren en unos seis meses. Se han utilizado durante
tres o mis afios chapas tratadas con preservadores de la madera,
sin que se registraran p6rdidas por pudrici6n. Sin embargo, hay
p6rdidas por rajadura, pero las chapas rajadas pueden volver a servir
insertando un listen de chapa dentro del tubo despu6s de enrollarlo
y antes de llenarlo de tierra. El tratamiento preservador consiste en
sumergir durante dos minutes la chapa secada al aire en una solu-
ci6n al 3 por ciento de Cuprinol verde SQD. Los tubos se forman
enrollando la chapa y colocando en cada extreme un anillo de 10 cm.
de diametro, preparado de antemano, de alambre fino galvanizado.
Se ataca un pufiado de hierba en el fondo del tubo y el resto se
llena con composite para macetas. La tierra se asienta levantando y
dejando caer repetidas veces el tubo sobre una superficie s6lida desde
una altura de 5 cm. Para efectuar la plantaci6n se quita el alambre
del fondo y se coloca la plant, junto con el tubo de chapa dentro
de un hoyo de profundidad apropiada. El hoyo se llena aproxi-
madamente hasta la tercera parte de su profundidad, y a conti-
nuaci6n se saca el tubo hacia arriba liberando el cilindro de tierra y
el arbolito. Por lo general, hace falta sacudir ligeramente el tubo
para que se desprenda el cilindro de tierra.


Recipientes de papel y cartdn
En los iltimos afios se ha manifestado un interns creciente
por el empleo de recipients de papel y cart6n en las operaciones
de vivero. Se afirma que ofrecen varias ventajas: son ligeros y ficiles
de manejar; las raices pueden crecer hacia abajo, dado que es possible
fabricar facilmente tubos de la profundidad adecuada; y, por ultimo,
plant y recipient se pueden plantar juntos y economizar tiempo y
dafios a las raices. Sin embargo, hay species que responded mejor
cuando se elimina el recipient.
El m6todo mis ficil para producer tubos de papel alquitranado
para viveros consiste en doblar simplemente una hoja ddndole la forma
y el tamafio deseados y deslizar en cada extreme del cilindro asi obte-






PRODUCTION DE PLANTS EN VIVEROS


nido un anillo grueso, de alambre galvanizado, o una banda de caucho.
Se ha construido una sencilla miquina manual con la que se pueden
hacer macetas de papel. Las principles parties de dicha maquina
consistent en una series de bloques de madera, que obligan a entrar
una banda, previamente cortada, de papel comfin para techar, den-
tro de un molde que le da forma de U. A continuaci6n, las parties
de la banda que sobresalen del bloque en el molde se cruzan ple-
gdndolas sobre 6ste. La maquinaria se monta permanentemente
sobre una mesa fuerte de madera y esti dotada de un pedal con un
resort que saca el bloque del molde. Una vez que el bloque en-
vuelto en papel sale del molde, se saca el papel y las parties sobre-
puestas se sujetan con una engrapadora de mano. Para former el
fondo de la maceta se practice en uno de los extremes del tubo,
con un par de tijerillas, un corte de la longitud apropiada en cada
uno de los cuatro angulos, y a continuaci6n se entrelazan las cuatro
lengtietas formadas de esta manera. Hay otra miquina que produce
tubos de papel alquitranado; las orillas de las hojas de papel se
pegan con alquitrin caliente. Con un rollo de 25 m. de papel
alquitranado se pueden hacer 200 tubos. Un trabajador experimen-
tado puede fabricar 125 tubos o mis por hora.
Tambi6n se emplean recipients cuadrados hechos de cart6n
alquitranado # 30; sus dimensions son 12 cm. de altura por 5 cm.
de anchura. Para montarlos se pegan con alquitrin y se sujetan con
grapas; para terminar se entrelazan las cuatro lengtietas que forman
el fondo. Los recipients son plegadizos, lo que facility el transport.


Recipientes metdlicos
Se ha difundido much el empleo de recipients metalicos im-
provisados con latas de conserve. Se utilizan para la crianza de
casi todas las semperviventes, como pinos y cipreses, asi como tam-
bi6n algarrobos, eucaliptos y acacias. En general, no pesan dema-
siado y su costo result relativamente bajo en los paises donde se
consume muchas conservas. En ciertos casos incluso conviene
preparar los recipients aprovechando los desechos de hojalata de
las fibricas de conservas. Pero tambi6n en el vivero se pueden fa-
bricar recipients de hojas de lata. Todo lo que se necesita es un
bloque para dar la forma a las bandas previamente cortadas de
hojalata, y martillos.






METODOS DE PLANTACION FORESTAL EN ZONAS ARIDAS


En ciertos casos, algunas species, como acacia, eucalipto y
Casuarina, han resentido negativamente la crianza en recipients de
hierro galvanizado, habi6ndose observado un amarilleo del follaje,
achaparramiento y en algunos casos muerte de la plant. Las raices
crecian normalmente hasta que tocaban el tubo; a partir de ese mo-
mento empezaban a marchitarse progresivamente y ciertas obser-
vaciones parecian indicar que un riego excesivo agravaba la situa-
ci6n. En cambio se han obtenido resultados satisfactorios con hoja-
lata de estafio herrumbrosa o con tubos de acero sin barnizar, he-
rrumbrosos o no. En consecuencia, se recomienda que antes de pro-
ceder a criar plants en grandes cantidades se ponga a prueba la
aptitud de los recipients metilicos.
En various viveros, las tapaderas de las latas se quitan por medio
de abridores de gran tamafio que consistent en una hoja afilada de
forma triangular unida a un mango. Cuando el mango se baja el
abridor corta la tapa y la separa de la lata.
En Australia, se emplean habitualmente tubos de hierro gal-
vanizado, por lo comAn de 15 x 5 6 20 x 5 cm., como recipients
para enraizar estacas de Pinus radiata y para criar araucaria austra-
liana. La hojalata se dobla primero por ambos lados, en el sentido
de la longitud, dejando dos solapas de 1 cm. de anchura. Al enro-
liar la hojalata para former el tubo, las solapas lo engafan.
Cualquier lata de conserve puede servir como recipient para
criar plants, siempre y cuando el tamafio sea apropiado. En el
fondo es necesario abrir uno o various agujeros. Estos recipients se
utilizan s61o una vez, pues para abrirlos y sacar la plantita en el
moment de la plantaci6n en general hay que cortarlos. La lata se
puede plantar junto con la plant, siempre que los agujeros del
fondo sean lo bastante grandes como para dejar pasar a las raices.
Por lo comin no se cria mas de un arbolito por lata; para species
con raiz central se utilizan latas de mayor tamafio.
Tambi6n se emplean latas portatiles de gasoline y otros tipos
de envases de lata para derivados del petr6leo, cortadas en dos en
el sentido de la longitud. En media lata se pueden criar various
arbolitos. Los tamafios mas comunes son 36 x 32 x 9 6 26 x
26 x 8 cm. Para que el agua escurra se abren agujeros en el fondo.
El despunte de las raices generalmente se practice levantando la
lata y arrancando las raices que han salido por los agujeros. Tra-
tandose de plants mas grandes se puede utilizar como recipient




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs