Title: Rosao azul
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00086935/00001
 Material Information
Title: Rosao azul
Physical Description: Book
 Record Information
Bibliographic ID: UF00086935
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.

Full Text


&lo sAo Azu]?




EL AVE PICUDA

-;Ruben tenia tantas ganas
de un nifio! Lastima, no le di
gusto. A mi me daba lo mismo.
aunque hubiera preferido que el
primero fuera hombre. Claro que
adoro a mi hija... pobrecita, esti
tan chula.
-Ay mujer, no lo tomes tan
a pecho. Eres joven y Esta ape-
nas es la primera. tiene toda la
vida por delante. Ya vendri el
hombrecito. Mirame, tuve cinco
hijas y hasta despues nacieron
los dos hombres. No -te niego
que a partir de la tercera yo no
queria ni verle la cara a Gus-
tavo, ise enojaba conmigo como
si yo tuviera la culpa! Ni al hos-
pital iba. Ademis no te preo-
cupes las nifas son mis carifio-
sas, saben como conquistarse al
papa, te acompafian. En cambIo
a los hijos los tienes que educar
de otra forma, libre e indepen-
diente. o lo vuelves "rarito".
-Aqui entire nos. estoy feliz
con que haya sido nina: es mu-
cho mas linda la ropita, las pue-
de arreglar uno como muinecas.


Y tambidn es cierto que las ni-
fas como que son mis de una.
Lo veo con mi mamA. si no
fuera por nosotras, estaria bien
sola. Tanto mi papa como mis
hermanos siempre andan en sus
cosas. Pero no puedo dejar de
ver que una mujer se las ve
negras. Lo mejor es sacarle pro-
vecho a las ventajas que tene-
mos y "al mal tiempo, buena
cara".
Mientras tanto Ruben se de-
tiene pensativo frente al eleva-
dor. Consulta su reloj, es lem-
prano aun para volver al des-
pacho. No sabe qud hacer. En
realidad tenia ganas de star
con Susana, a solas, pero el vie-
jerio era otra cosa. Da un par
de vueltas por el pasillo y cuan-
do al fin ha decidido partir, se
abren silenciosas las puertas del
ascensor dejando salir a Carlos
que lo abraza al decir:
-Ruben, qud milagro. LQu6
aces por aqui?
-Ya ves, Ly tt?
-Ten un puro mano. Ando
bien content, ayer naci6 mi hi-
jo y vengo a ver a mi mujer.


Rub6n tom6 el puro y lo
guard en el bolsillo superior de
su saco. Sus dedos rozaron otros
habanos que l1 mismo habia
comprado -para los cuates--
el dia anterior. Sinti6 que una
oleada de sangre ascendia por
su cuerpo: una mezcla de ver-
guienza y coraje hacia aquellos
puros que no tenian ninglin sen-
tido en su poder.
-Pero hombre, traes una
cara... ,Vienes de ver a alglin
pariente?
-A mi mujer.
-iEsti en la sala? con ra-
z6n...
-No, ya naci6.
--,EstA mal?
-No hombre, mi mujer es-
la bien. ayer tuvo una nifia y
esti bien. Es que ando un poco
cansado, ya sabes la desvelada...
-iAh, vaya! Pues como
quiera que sea, felicidades. Ya
tienes a tus dos viejas.
En repetidas ocasiones oi-
mos y participamos en conver-
saciones como las de Susana y
Rub6n. Dar a luz. tener un
hijo, es una fiesta. El nacimien-
to de un ser human implica
siempre una nueva oportunidad,
y sin embargo insistimos en ate-
nuar dicha oportunidad cuando
se trata de una nifia. Simone
de Beauvoir ha escrito, "No se
nace mujer una Ilega a serlo.
Ninguin destino biol6gico, fisico
o econ6mico define la figure que
reviste en el seno de la sociedad
la hembra humana. La civili-
zaci6n en su conjunto es quien
elabora ese product intermedio
entire el macho y el castrado al
que se califica como femenino".
Un niflo recien nacido es como
una pAgina en blanco; en 1e im-
primimos lengua, ideas, actitu-
des. No es dificil que la nifia
de Susana se convierta en un ser
limitado dadas todas las "cua-
lidades" que su medio ambient
le design desde el moment
mismo de su nacimiento: cari-
iiosa, dependiente, mufieca para
vestir al antojo, compafiera, po-
brecita, alguien cuya existencia
no es digna de celebrarse con
los cuates. El var6n nace para
ser, para hacer. Es una prome-
sa. La nifia nace hecha. El
hombre se plantea como interro-
gante que ira respondi6ndose a
travys de su vida. Las mujeres
son una respuesta dada, aun an-
tes de plantearse la pregunta o
la dimension que pudiera alcan-
zar el misterio que traen con-
sigo.


LOS ARETITOS, DOS
AGUJ EROS MAS PARA
LA NISA
Por lo general, antes de salir de
la maternidad, cuando la prime-
ra impresi6n de la madre ha side
sustituida por aquellas actitudes
que son la respuesta a la vida de
la nina, se define con una marca
indeleble el oacto aue la madre
hace -sobre el cuerpo de la re-
cidn nacida- con la sociedad:
aporta un nuevo objeto decorati-
vo para uso y disfrute de los
hombres. En un acto de salvajis-
mo, que no por ser comiin es
menos primitive, se atraviesan
los 16bulos de las orejas de la
pequefia. Si analizamos este sim-
ple hecho, vemos que encierra
varias implicaciones dentro del
mal que tratamos de diagnosticar
-En primer lugar, quiere
decir que la madre acepta que
el cuerpo de su hija es un ob-
jeto decorable segin las normas
estdticas de nuestra sociedad. En
iltima instancia, valga la com-
paraci6n, es como un arbolito
de navidad del cual se colgaran
diferentes adornos para que "se
vea mejor".
-En segundo tdrmino, y mas
important aiin, esti la raz6n
socio-econ6mica. Recordemos
que los aretes de "fantasia" son
en su mayor part de tornillo
o de presi6n, por lo tanto los
finos son los que atraviesan el
16bulo. Asi, pues, al poner are-
tes a un bebd la madre acepta
que su hija sero el escaparate
de la posici6n social, primero
del padre y despu6s del marido.
La calidad de las joyas que por-
tara sera un indicador de la
prosperidad, del status del hom-
bre a quien pertenece. Sera mo-
tivo de orgullo y diferenciaci6n,
a la vez que el reflejo del "va-
lor" del hombre.
Una vez en casa y nada mis
que el frigil cuerpecito lo per-
mita, empieza la avidez de la
madre por "feminizar" a la ni-
fla. La p6rdida mis absurda de
tiempo y dinero: listones, enca-
jes, chambritas de complicada
ejecuci6n, zapatitos para quien
no camina, bamtas y esclavas
de oro, medallas, cobijas poco
abrigadoras pero realizadas con
gran destreza, canastos que pa-
recen pasteles de XV aflos... en
fin, una enorme lista de objetos
initiles que tambi6n se hacen
con el nifio pero en menor es-





cala. Si todo este esfuerzo se
dedicara a comprar libros sobre
el cuidado, educaci6n y psicolo-
gfa del nifio... Pero no, las me-
xicanas gozamos a nuestras mu-
fiequitas, ilegando al absurd
de hacer diminutos moios pan
softener los tres pelos de la ra-
la cabcita. Se incomoda a las
riaturas, pero eso no tiene im-.
Sportania, ya que lo prActico es
un sin6nimo de virilidad.

RELACIONES
FAMILIARES: ITODA ,
UNA MUJERCITA!
Si bie es derto que un infante
tienad a identificarse con sus
padres, el var6n lo hace con
ambos, aunque muy pronto le
corten el impulse de ejecutar
todo aquello que se consider
como laborers estrictamente fe-
meninas. En cambio la nifia, por
lo general desconoce el mundo
del padre, ya que date no so
dirige a ella como a un igual
sino casi como a un animalito
diferente, al que se acaricia y
con el cual so es tierno. Ella
percibe que la madre es una
autoridad, pero tambi6n nota
desde muy pequefia que dicha
* autoridad se mengua frente al
padre: la simple presencia de
eate cambia la rutina del "mun-
do femenino". Es cuando ella
trata de conquistar al powderr
supremo", y lo hace con las mis-
mas armas quoe esgrime la ma-
dre, ya que son las tnicas que
conoce. Se vuelve coqueta, se-'
ductora, pendiente de las reac-
clones de los demas. Quiere ha-
cerse notar, quiere admiraci6n
y carifio y lo logra aniquilando
sus impulses y representando ese
papel que le fie asignado desde
su nacimiento. Es buena, linda
y todaya una mujercita", si hace
lo qu ese espera de ela. El va-
r6n obtiene la admiraci6n de sus
padres cuando hace cosas, a
media que va descubriendo el
mundo, sf, es inquieto, si, es 1
mismo. Ella as querida en la
medida que sabe dar de Ai, com-
placer a los demas. Un ejemplo
de lo antes dicho lo tenemos
cuando Jesis se queda conver-
sando con los sabios del Tem-
plo, logra respeto de sus padres
a pesar de la preocupaci6n que
les caus6. En cambio Maria fue
eacogida pam ser madre de Dios
por ser buena y obediente: par
star libre de mancha, do inquie-
tud.


JUGUETES 0
ARTICULOS DEL
HOGAR PARA
ENANOS

--Mamm, por que no me
dejas salir a jugar a Ia calle?
Quiero echarme unas carreras
con Fernando y Jaime.
-Pues porque no eres una
marimacha y ademas hay mu-
cho trifico.
iMira a tus mufecas, pobre-
citasi las tienes desgrefadas y
desnudas. lQue case de mama
es used jovencita?
Anita toma la mufleca sin
ganas, impulsada por un pe-
queflo sentimiento de culpa se
dirige a su recAmara. Esta abu-
rrida -a lt vez que inc6moda.
Empiea por golpear a aquella
que la explota, que la obliga a
ceder. Golpea al objeto que re-
presenta a s madre y a ella
misma mientras dice: "Mala,
-desobedient e- por qu6 te des-
vistes? Apor qu6 te despeinas?
Ahora te vas a quedar castiga-
da". Mira sus juguetes y ningu-
no le llama la atenai6n: una
planchita, utensilios de cocina,
vanilla de plistico, ropita para
muiecas, una carriola 'la bafie-
ra. Una replica de "artfoulos
para el hogar". Ya desde los
dos aflos a los niflos les hemos
inculcado los papeles femenino
y masculine. Las deformacio-
nes, los estereotipos que nos ri-
gen los pasamos con naturalidad
a nuestros hijos, sin esfuerzo los
educamos en ellos.
-Th eres muy macho, no
noras.
-A k*o s6lo juegan las vie-
jas, t eres un hombre.
-A ver, jya estA la comi-
dita?
--No so ve preciosa? Pero
si parece una mufiequita.
-A la calle no, used ea una
senorita.
Y Anita se qued6 encetrada.
Doblemente .encerrada. Do re-
pente vio un estuche de maqui-
Ilaje y dijo:
-Voy a jugar algo padre.
Me ird de compras. Primero me
pooooongo esta crema, ahora
con esta toallita me la quiiiiito,
ya..
Anita obr6 "como mgamn".
No conoce otras posibilidades.
La tnica forma de conciliar su
deseo de salir a la calle siendo
mujer, as trash una mascara de
afeites.'Las mujeres to pueden


presentarse al mundo tal como
son, han de engalanarse para
poder ser vistas. Este hechoil
simple as aceptado y acofl
por la mayoria, a la vez que
repiten que "el hombre como el
oso mientras mis feo es mis her-
moso" e6 no se preocupa en ocul-
tar su rostro. Es querido y acep-
tado por Io que es, por lo que
hace. Pero como ellas no son,
ni hacen nada digno de amarse,
ban de lograr al menos, ser ob-
jetos bellos. Pero volvamos con
Anita. Ella querla salir a la ca-
lie. En su imaginacidn ha des-
cubierto la formula magica: ir de
compras. Es tan com6n la idea
que sostiene que la muijer "de-
cente" no tiene nada que hacer
fuera de su casa, sus breves in-
cursiones se reduce a acompa-
far a los hijos a los sitios que
ellos frecuentan, al sal6n de be-
Ileza, al mddico y de compras.
Siendo esto iltimo lo mas atra-
yente, ya que ademhs implica la
adquisici6n de cosas. Y cuando
no se es nada, lega a ser muy
important tener. Y entire mas,
mejor ya que momentineamente
so Hena un vacio.

LOS "ESTIMULOS"
Irene, de once aflos, era el ma-
.or problema de sus padres.
Unica mujer y la menor de cua-
tro hijos, se mostraba apitica,
indolente y sin mayor curiosi-
dad. Tiempo atris, Irene devo-
raba libros, tocaba bastante el
piano y parecla tener una sed
insaciable de conocimientos. Un
dia, despuds de larga enferme-
dad sufri6 esa transformaci6n
de gustos: no volvi6 a abrir un
libro y muri6 su. interns por la
mayoria de las cosas.
Una tarde, mientras su ma-
.dre corregla los examenes de_
sus alumnos, alcanz6 a oir los
comentarios que Irene le hacia
a una amiga:
-...voy a ser esposa y mama
porque soy mujer, y s6lo casin-
dome ser6 feliz. Si me voy a
casar mejor aprendo lo que ten-
dr6 que hacer, jno crees?
-Pero hay mujeres que no
se casan y son felices.
-,Conoces una?
-...no...
-Ademas las mujeres no sir-
ven para otra cosa. CuAndo
has visto una mujer famosa?
Todo lo ban hecho los hom-
bres. Hasta la Virgen es menos
que Dios.










-Tu mama es maestra, fue
a la Universidad...
De qu6 le sirvi6... la maestra
Maria Luisa no fue y tambidn
ensefia. Para eso hago cuatro
ailos despues de la secundaria
y ya. Mi mama podria trabajar
en lo de su carrera y no lo hace,
esta en la casa porque le gusta.
Nadie hace lo que no le gusta.
Era facil entender el process
mental de Irene. Toda una tra-
dici6n reafirmada por la con-
ducta de la madre. La nifia
habfa enfermado de hepatitis y
tuvo un contact mayor con la
doctor que la atendla. Esta
era una mujer gruesa y suma-
mente desdichada, que originaba
comentarios lastimeros. Iene no
conocia una profesionista que
ejerciera estando casada: la ma-
yoria capitulaba ..en favor del
matrimonio. Su edad le impedia
vislumbrar otras realidades dife-
rentes a la nuestra, los grande
progress de la humanidad los
habian hecho varones. Las mu-
jeres prominentes que conocia lo
hablan sido por su belleza, eso
era important para ser feliz. Su
mama aceptaba, con su con-
ducta, estos patrons. iQu6 al-
ternativa le quedaba sino desear
el matrimonio como inico bien
apetecible para una mujer?
Con el tiempo Irene volvi6
a interesarse en el studio, ter-
min6 la carrera de Antropolgia
y nos dice :
-Como mujer tienes que ser
doblemente esforzada si quieres
hacer algo bien. Tienes que lu-
char con actitudes sexistas de
maestros, compafneros y tuyas
propias. Y tiempo despuss,
cuando las superaste y sientes
que realmente estAs desarrollan-
do algo, que estis contribuyen-
do significativamente a la Inves-
tigaci6n en tu Area de trabajo,
se crea alrededor de ti un vacio.
Por un lado se reduce el nomero
de hombres que te pueden inte-
resar emotional e intelectual-
menle, y por otro es dificil es-
tablecer una relaci6n duradera
con los que te atraen. Por un
tiempo les cae bien que seas
inteligente, hasta brillante, pero
tienes que escoger: o trabajar
dentro del Area que te permit
esa relaci6n -por lo general
con el diletantismo del ama de


casa-, o renunciar a lo que has
hecho y dedicate a tu casa
tiempo complete, o bien quedar-
te sola. En nuestra sociedad no
se ha resuelto el dilema de la
mujer que sale a trabajar, la
formula sigue siendo: mujer, ca-
sa, hijos, trabajo. La del hom-
bre: hombre, trabajo.

STUDIOS
El campo de la ensefianza for-
mal es uno donde claramente
se vislumbra el process de nuli-
ficaci6n de la mujer. La madre
comienza por escoger una escue-
la "adecuada para su mufiequi-
ta". Por lo general la deposit
en manos de religiosas. Si nos
atrevemos a recapacitar un poco
sobre estas instituciones vemos
que son claustros grises que en-
cierran series cuyos cuerpos y
mentes languidecen bajo fine-
bres vestimentas, mujeres que
en lo general se dedican a ani-
quilar cualquier gesto de salud
mental en sus alumnas. Espe-
cialistas en frigidez e hipocresia,
en inculcar actitudes paternalis-
tas. Industriales ejemplares pues
logran imprimir en sus produc-
los un sell inconfundible, que
garantiza a la burguesia produc-
ci6n masiva de convencionalis-
mo, necrofilia, tibieza y confor-
.mismo. Con la fire convicci6n
de que este aniquilamiento de
lo human es lo mis parecido
a la santidad. Pero es dificil
reconocer dsto, ya que Io reli-
gioso sigue siendo un tabi. Asi,
el criteria de las madres para
escoger la escuela de sus hijas
es: encontrar un lugar para "se-
lioritas decentes", done les in-
culquen, hacienda caso omiso
del nivel acad6mico, los s61idos
principios morales que una mu-
jer ha de sustentar durante la
vida. Buscan que la escuela les
proporcione ias amistades ade-
cuadas. Gracias a Dios cada dia
aumenta el nimero de escuelas
laicas, mixtas y activas que con-
tribuyen a la formaci6n de series
mAs congruentes e integros con
la realidad actual.
Una vez que la nifia esta en
la primaria, los padres se sien-
ten mis o menos orgullosos de
ella de acuerdo con los 6xitos
que obtenga. Aunque existe un
margen mayor de tolerancia ha-
cia el fracaso escolar femenino
comparado con lo que se exige
a un var6n.


-Mira, total es mujer, vale
mAs que repita el afio y lo haga
bien.
No tiene prisa... y para que
mafiana se case...
A partir de la secundaria po-
demos encontrar mayor n6imero
de sint6mas. Las citas siguien-
tes son palabras textuales de
estudiantes cuya edad varia en-
tre los 15 y los 22 afios:
-No me dejan estudiar
Agronomia, tsta es una carrera
para hombres, con una Quimica
Bi6Ioga estarian contents aun-
que a mi me fastidiara.
-No entiendo por qu6 mis
papas se oponen a que yo estu-
die una carrera universitaria. Lo
fnico que me dejan hacer es
trabajo social o contadora, y eso
es una escuela "de sefioritas".
-Imposible que me dejen jr
a las prActicas de campo, mi.
mama se opone. Si al rato me
voy a casar para qu6 me mato,
dice.
-Nada de carreras, lo que
quieren es una hija titulada en
las Academias Vazquez o en el
Institute Patrulla.
-No me dieron permiso de
observer la intervenci6n que la
orientadora de la escuela nos iba
a Ilevar a ver. Usaron el argu-
mento: LQud tal si el enfermo
esta desnudo?
A la mujer se la limita en
sus aspiraciones y se la limita
en la practice educativa, con
esto las mujeres dificilmente po-
drAn aspirar a tener iguales
oportunidades de trabajo. Y si
tenemos en consideraci6n que
hoy dia la educaci6n es el pun-
to clave para obtener un lugar
dentro de la sociedad, estas li-
mitaciones la marginaran ain
mAs.

"SENORITA,
SQUIERE BAILAR?"
De pronto se vienen los grandes
cambios: la entrada a la secun-
daria, la Ilegada de la menstrua-
ci6n y la ppoca cuando la moda
se vuelve significativa. Nuestras
nilias se tornan en lindas joven-
citas. A partir de los doce afios
-al compararlas con varones
de su misma edad- oimos a
menudo decir que "las niflas
maduran antes que los niflos".
Esto es fAcil de entender si pen-
samos que la nifia en la puber-
tad ha llegado a su meta, o sea
la capacidad para hablar razo-





440 on -Iutar la mercancia y portawd so niega
UrA a pgar el misrno predo por un
Ad ot t 6, u nOmbre.
0, 94 Su articulo, 'u'sado. Asf, pues, cierta,*I.
O-poseMor, dO,
V, es salvpcon capa de las j6venes mexipanis,
upto 4ft la conducirA del ano-
que despus de baber sido ani
mblemewe acerea Ao todo 10
quiladas Inarniento,
lom"Qo- &0 es to que Ics con- jIiI*O;,OO u jcompren 6n y con un ret
'C digno de mejor6s Causas 'CstAn,
fierc "xnadvre", Iq quo no pasa d6f ilciima a. uia4- Yid que
St p", d a punto, de
quo por lnimal Una casarse Y, quer
do wrwm Otapa Pkeadoles, I I I
iwier no, OS, (4, q u e COnvencetse _.de su calculado:
'tencia, -go el'ser humgmp" 'Por W amor, cuentan los diai que ICS
dks9racis*_cn nuesfto-medio, p sort on Je de
or, faltan para ]a
ja op DO en a.
ca wo.. lu quo tr*sdOftdOfi Ai, ortuokh i &4
cha, fase y csto -e' b*duce eji todQ 16- quo Wbec 6 de ella.
Un do pelmr -y ver, el Esta: weicdad hasta S ha LA META:
'no- es
quh-ado; Oosi le ieercer ONIO
nWado,_,6 i0s 6IM' en una for- EL MATRIM
=a do no pensar ni ver, el mun- $in fftwo o Se Corre 6 t I I 'ItIeVO de
'do -mAs 404 "do lbs peq"fi Tyerder la "iiplotacl a Y, ellos
OS Ning" hornbre'. considera ol
ws del n6cleo On' to* qu6- ptorgahpl diploina matrimonio como el roy
interosts dontAok p 81cctp
do profes[01&49 _fun4amental de guvida., eft,
Ajfi`6'reeibed primer per cuentra Ia Y47
enci* 4- c, iticar 4n primera de su.
-baiW -eO _Casa a, 48' adojftftrg,,,prqt* s4lo existencia en la realizaci&I 6..
Ma amigL nA*e 4uioje', rhor. Pr to g"e
t4 sus capacidades Aquel des
qup su ja sea fit nKfor y no
-lia Tat, ve6ios q4- -Ubla hom. -su trabajo dontr6
peda del cam'
ft .930o, sentsda. Vestido nue- bres. pie po escotido por 61 lo que I
vq, maquftje, il papA tiene el Poe it s"o -pern-iite concern el'cambio, el,
cefio frunddo. La cltica com- 'to 40=6tran pmgresoy'a ]a vez expcrime
sus ttetivida#rs n.
'ipvfide que. &, Tq)enti Se Ya no C -Una, Rifla, sus estudios tar su proplo' Virriehto a tr -
v"Ito-importahte. At' Regar a son -un dfsfriz elL CU31 Se -del "pVack
hi fiesta quiere War, y ronto Aiscolp antojos, deWs 4e no -no C9
'ropa. J)ejRa_ W, tOU ada.,, (B
fe dej.
V po- e Alwesid'
-do Y AtC04, a fin: W% crior xuales, y de confort Busca A
guw 4, too -= Zr,4 1" 70410" an 'S to el rnatritnonio pva complemeritar'.
Im qft.(Ian 'el vertdidb, icual- 244 iar "Y'l-ja d rei6n S11 L eXiSteneia, En c,mbio en la
"jkWL Ottoftt* es vAdo st 10'" feM nbu Co
A titraste joven Ig frasb "me v oy a casar",
ser Xcopta& CWI a" sill' 6xito con la, roDe
"do 05 Iva La es la meta. Si bien 61 matrimo-'
f iWeturidad imomm, no
a so tair6s, en appra a ve, suene nio es para log dos wntrayente 77,
M %olf Vr Ole un roaro o un C1, teloon'o',iii a las ami-
L w4ta C un berieficio a la vez 'que una '
cuerpo; sin etribargQ, lohuma- gatL nlos de kvtextc or- e
cgga, vemos que, no hay sim
no, )a omoci6n y eJ pensamien- gaw Au evewos,Cnlo, par, tria on la situaci,6n de.,ambos
son se(marjos Pam M lid$ on. ya que para lamujer,-el matri-
a 10 bowbk& Ad Se ki a]
)a. jo_ li* -konio es,generalrnente, la nia-
vxI rnd *,4,
veft":*rga wn la*,esi6a, social- O'_ do, rw Ca manera de integfarse a la
Sug 4 *'if s ddii I de ser, aliada.,- colnunidad.'L PUS st p I e I rmanece.,:.
o" tsl6la e6 fit I %Cha'L' Eft"a" en Osa hpom -'Mien-:'.
soltora cs menoscabada.
qw ob-, 'Por prjra Y on tras 0 logra una existencia mAs
piena, ella justific 43 suya conm
y-un gWho SU vda ehiaamos.y verdugos
do I aines virtidndQse on vasalla, torna sa
I"Ibnero, si se gueda Y verdug se &I
podr" cpjopar eft e "I o de nombre, obteniendo do e su
So establece u nA, jerarqida: a ]a, P10
neha 'IM status, se intcgra a su, medio,
cabem f4 Ja *n) C In ter los
y clase smial, Io siguc a donde,
D, me
"P ', a la cola la quo 108
os pulge 140ft tw huen 61 trabaia, vive dondt cs con'.
hombres no 4
CD di opuentim, a' a] OtT veniente para 61, rornFre ma*
una ,don& b istad y que
la, SONOWWad abii w ps pisito"S un I bUen yor o menor grado con su pa-
promote" que sado Y se Convierte, Cn su
ftht '-Wwie4Wb masculino
illclu" "Ya va, en S rC*C, gtt:ncio. tad". Esta situaci6n la condu
ne8, C edlij so le mueso,: a tomar actitudes consevvadorasj:
entre I.ag inuieres Sean do Com- tran, Waludes y ;ualjdades,, Y pendiente, s6lo del mejoramienw
petencta, numa quo sp, prolon- I-Cuwwo 41,fia-bs *,R906 l an. to do ese pequPrIo o regulax":':
gaii Ca el futow. el hombre kre el ser to
con
con el 4Ue se ca*., Jos objetas
OUO, po=n, Ibs nWIos que, edu- Wit" ,Jj pmo "iu, wrr= Sm de... Tarnbi& hay quo can.
'Can, Us oosoquo' ha=, eted- Ahora'qr.ts ncila -4a de siderAy que'las condiciones aci
''tem Fy4fttar"'todas j da Cui(W,'40 x,04ra' 40ecAl SUL tvales de vfda -tn inestables%:.
:5141tlil( qu vI;9W&d,'$UJ6ina s coRaerte 0 incieftas- vuelvien. jartiwlar.-
hombreS CoMj&'Mn, en "#Ar to uficiejte sin Onftc_ mente, pesadas las c4rgas del
an UM raujer. Y dcsde ahora t6do", a que -.si- desea matlimonio para of honiLbre, que:
gu o I MOO= girari on detredor su ptoauclp a iAmbi* aidemAs puede 'cocontrar mdb
del proyerAo qup ta sociedad le 0 las, 13 moneditas;- ha do ficilmente''satisfactores 3 SUS
ene que pescar coqserv,r, cl.'certcado d ga- necesidades on la call
ha impuesto: ti C. Estal
Un hombre para quo la sit6e y T(ItWquo c4ivft"C" difficult s
tod osV- es'sumadas A ]a ausen-1:
le confleta ew valor qft c1la no. a ow cia dev premura, tiener" q per,,,
Ma&O MeXieano










pagadas por la mujer en alguna
form. Ella, mas que nunca,
ha de estar agradecida. Este
semi-chantaje emotional se ex-
plota mis en los matrimonios
"nnecesanos", done hubo rela-
clones sexuales previas, especial-
mente si hay embarazo. Asi, el
peso de la carga recae mis sobre
la mujer, quien con mayor ahin-
co proporcionarA al marido las
comodidades que de por si ob-
tiene al casarse. Comodidades
tales como la comida casera, que
es mejor que la del restaurant,
pero nunca como la de su ma-
dre; comodidades troticas, pues
siempre habr 'una mujercita dis-
puesta. Lo liberara de la sole-
dad pues para pronto empez6
la fabricaci6n de nifios "que
llevarhn su nombre".
La reci6n casada de hoy tie-
ne una desventaja con la de hace
algunos afios: antes las esposas
tenian que realizar los mismos
trabajos pero sin ese sentimien-
to de gratitud, ya que la mayo-
ria de los matrimonios se con-
certaban entire el marido y los
padres de ella. Por tanto era el
hombre quien escogla casarse y
por ended agradecla las atencio-
nes prodigadas por su esposa.
Hoy, ir6nicamente, la debilidad
social de la mujer es la que la
conduce a buscar marido: edu-
cada para agradar y servir, pro-
gramada para casarse y tener
nifios, enmarcada en campos de
trabajo seudodom6sticos (enfer-
meria, magisterio, secretaries,
decoradoras, asistentes...) la mu-
jer premiere casarse. En el ma-
trimonio l6 sacrifice gustos, ella
aporta su persona, ha de negarse
por consiguiente cualquier re-
ducto de su individualidad. Esto
es algo que today mujer descu-
bre, tarde o temprano, acompa-
fiando a tal descubrimiento una
crisis que puede Ilegar a ser muy
grave si se trata de encubrir.
Hay muchas maneras de escapar
de esta situaci6n dolorosa.
Andrea, quiere Ilenar su va-
c(o teniendo hijos.
-...parece no haber ninguna
raz6n para seguir "jalando": no
tengo ninguna cosa que me haga
esperar el future. Luis y yo nos


distanciamos hablando s61o de
cuentas pendientes y de cosas en
la casa que se tienen que arre-
glar. tl tambi6n se enfurrmuia
sintiendose viejo y atado. Lo
peor es que me desquito con
los nifios .pues me da un poco
de envidia la vida que tienen
por delante. Quisiera tener otro,
una criatura siempre te renue-
va..."
Tiene ya ocho hijos, hasta
cuindo podrA mantener su en-
gafto. Cuando esto sea insoste-
nible qqu6 pasara? Por otra par-
te Carmen nos dice:
-Te juro que me sentia aca-
bada, no vefa nada por delante.
para ml. Tuve hijos y al prin-
cipio fui mas o menos feliz en
mi matrimonio. Despu6s me en-
tr6 la fiebre por los cambios:
pintar la casa, muebles nuevos
y alfombrado que le quedara,
total, para volverme mis obse-
sionada con la limpieza, y mis
vacfa. Empecd a meterme mis
con los niiios al grado de sentir-
me mal si preferian ir a casa
de algin amigo en vez de pa-
sarse la tarde conmigo. Luego
me daba por hacer platillos com-
plicados y claro, me enfurecia
que Alfonso no viniera a comer
o que los nifios se negaran a
probarlo. Perdi toda proporci6n
de las cosas y empec6 con el
dolor: ilcera. El doctor me
mand6 tomar unas vacaciones
sola, recapacit6 muchas cosas y
ahora quiero inscribirse de nue-
vo a la carrera que dej6 a me-
dias.
Muchas mujeres hacen Io que
Carmen, pero otras no tienen la
"suerte" de general una 6lcera
y terminan por caer en cuadros
depresivos, pretextando cual-
quier pequefia contrariedad. Las
crisis se presentan generalmente


I


L,)fTRAS tE* cAbA

HOMB.E. CON 6XITO
ATy utWA MUJ-E-.
_RLR00SOr


- d~.


en las mujeres que son s61o
amas de casa: nada deprime tan-
to como descubrir un destino
sobre el que no se tiene poder
alguno. Cuando la esposa se da
cuenta que las puertas del hogar
se han cerrado tras ella y que
lo de adentro es lo que le que-
da en este mundo. En el mo-
menlo en que sabe qu6 areas
ha de ejecutar para siempre, es
cuando se le caen los dias enci-
ma con su mon6tona repetici6n
y ella estA ahi, precisamente pa-
ra garantizar su continuidad. Sin
embargo pocas se atreven a ad-
quirir nuevas responsabilidades
ya que han sido educadas para
ser esposas, sienten que fallarian
si abrazan otra empresa y como
ellas mismas dicen: "lo primero
es 1o primero"... la sociedad, el
marido y muchas veces los mis-
mos hijos y sus limitaciones la
tienen ahi, alada.
En M6xico ademas, existe
una caracteristica de sus hom-
bres que agrava la situaci6n; el
machismo que permda, en ma-
yor o menor grado, la persona-
lidad de todos los hombres, no
import su educaci6n o clase
social SegTn la formaci6n que
haya tenido en su nicleo fami-
liar se pueden encontrar mati-
ces, pero detrAs de cada madre-
cita abnegada siempre hay uti
macho mexicano. Celos, autori-
tarismo y una actitud dogmAtica
caracterizan al macho educado.
ti puede tener otras mujeres,
ella no tiene derechlo ni a hablar
con otros hombres, 61 le impide
salir a trabajar y desarrollarse.
Quiere a su "vieja" cuando es
buena, cuando es la image
de su madre. La abnegaci6n
ha sido el peor lastre del
mexicano, ya que anula a
la mujer y ella a su vez se en-
carga de incapacitar a los hom-
bres que forma pues jamAs per-
dona el trato que ha recibido.
El machismo crea su contrapar-
tida que to complement y lo
prolonga: el hembrismo, la mu-
jer se deja, acepta y contraata-
ca taimadamente, quedito, por
abajo.
Podriamos lenar hojas ente-
ras de comentarios de machos
y actitudes de hembras mexica-
nas. Tomemos algunos:
-Sidntate de este lado para
que 6se te deje de ver (Obedece
cambiando de lugar discreta-
mente).


h 5







pesnte oproducto de una pide obediencia y aigtado, esto
sociedad enfermial firnita e interrumpe el desgrro-
El macho mexicaho nd, con-m 110 de los serem humans. Luan-
-L~u tano haes e hi a. idera a la rnuiu~tc zdlaer do amamnos nos encontramos a
li? 6o abandonas tus deberes- lo que le conviene. I qujiqre ennooosmmoy oo pr
(Todo en la casa estA fulcio- 'fa media e'u que 611aetol demos por mieo a "exaspera
nando comeo debe, la tien u desiguald d.: la parte brusca.. irritable-. y dura
de (.nuesiro). caraeter O
hacdTselo notar). A la via que la povee ia
-Ninguna mulerdctes desprecia, desconfia 'de illa y
YO d uedsocs si dir adn e de~e osdmsque puteden: estar! HFOGAR D!ULCE
vaypudsa ao dispuestos a dar aqupilo 4ue 61 IO A
d& la gania, es diferenfte S no tiene. Asi la epistola del, Mel- IO A .
verdad. Ni modo). -Chor Ocampo q ti po) leyidebe
--Enia e u ttm er feida i= vanios $stad~sd Por 10 general.. el homnbre de
tegop, te queja (Nunca a uci l R~pfiiblica durante el Anatri, clase media consider. muebles
qesu trabajo vale aunq e ,o mo' iirpeet ~ ly' objjetos Como mferos, instru-
so tremunere, y callwar si sentir de uaaoraEho-mentos. SU, orden es funcional:
sici6n ecomdmica es 16o stificien I brec cuyas dotes sexuales son quiefe tener las cosas al, afeance
teene olad cmopaanb: prmncipalmnente el valor y la fer -de su mano.. Entre' mrAs crea-
reaiza qehaere dm~sico). za, deby_-dar, y darA a ~la maue, tivo Ms ef trabajo que desempe--
-Para Io quo td: aces, me,- protecci6n. alimento y direqci6n, fie, VA encontrando su hogar
jorsoo. e ostrf Inoy tratdindola si nipre 0o0 l ar dentro de sf. En cambio para
ta iqirapdiavvi n a, te mnis delicada, sensible yfina Ta mujer 0l hogar es Su prisonio",
(La, gatita comienza, a Tonjr de Si mhismo, y con la mvgna4pr1 u ieel eea
near para 4ue 61 we &d uen~ta himidad y b~nevotencia gehero- de -convertirlo en su reino., Lo-
deltesro ue ien encas). sa que ef fuerte deb' al debil. gra dicha transformaci~n. tra-
-Nada mis mie interrtunpes. esencialmente cuando'este ddbil yendo el mundo a su casa y lo
para decir babosadas... (Cla-o, se entregoa ai 6 und er acomnoda a su antojo, Por-eso
si no esti acostumbrada-a ha sceddsel busca adornos que habien del
blar~~~s le hea eis ~o.e m ra vonfiado. -La lugar que ocupa en !la escala
cocmna y. niftos.. ZPolitica? ten- seu yspicplsdtssocial. Con o sin, sirvienfas ella
drA~~~~ ~ ~~ Ino~nsqehy a eules.. cloro) son la abnie- administra la casa, vigi[A que el
drdla oinons uehaa ap gaci6n, ]a belleza, lalcomre~cn- trabajo-se haga .bajo su ,domi-
tado en Jas pl~ticas de sit padre sniiprpcc e rno eab ltaoylspo
mnarido o hermanos). debe ddebb lr rooe bmahi qel tiene on a
deYa sae que no me alr diencio q: d tinc Infru
-Ya abe qu nome dencu, grao, la vener4cid j-eres que explota. a las que no:
ce ,que no est6s en la casa cuan- que se doeb a aproa u e1tiiitv lua se
do yo Reo. (A veces ha dul&a esn u emteiiitv lua se
yo goaynos apoya y deffende, y con la _cialmente eh Ias casas, donde.
esvenganzas si se distribute el delicadeza de gaten no quiere habitan muchas personas, el tra-.
tiempo en la. mafiona o por las exasperar la pate brusca, irri_ ba jo.:nunca terminal. .Los medi,
dt entedod q6seqe table y dura de Si mismo6,:pro_ Cos nos sefialan el a Ilto n~mroir
jan ~ ~ ~ ~ ~ ~ i de so iniratinn oc oter" iV pdnsar dje neurosis que genera el ama
] as mu anqde Ow Merco ucaejv de casa. 1iQudz hacer? Alguien
que lastima much. Es ion prow tiene que, Ilevar. a cabo este Ira-.
blem vato e rice prfusdasbajo tan ingrate y jamfis reco-
sicol6gicas, econdmicas' H ol Ninguria rela idnen:doenocio iio etod n
ticas que ahora empiezania ana-: prevajece Cl amor coi 9 vfitculo economia de desperdicio: donde
li~zar las propas mlijee. ptedel c nsiderar 0 1 otro domo la I ecolgi InIo p ronedauce
-Simpe ecoes miasra. parte doil c interior.: El amo tamnina el ambiente -.y podc
rsque. te meten ideas. A y,13 entire hhmbre, y, mtfjer -dth-O serbee nga saamtls
son 0l tipo de amigas 44u1e te u In amor. entire series. herns caros y-nocivos que enalenan a
conieen(Mujcres soes Smdssrscmltsq e 00c- ]a. especie, hdrrana y, mrantiene a
inqieude sn ls amias ce a ttimsya ro. la mayoria de la pobtacid5n ex-
'perfecta. Evitan crear solidiari. que se cuida y sobre tod )se clotaa I E stie sistemlgoIba co~n mi-
dad entire mujeres incon ortnes .' respetan. L4a responsabil dad c eqir qel pbai' e
co ~ ~ ~ ~ ~ ~ 1 suppqpr gr4cre- mrs saulaqc.b Amerina trabaje smn horario ni
coa o ppelpar liear ree amros es quea qe bts"remuneracidn para lograr el
una misma que los problemas.. el bien del otr~o de aucurdolcon
que setienen son exclusiv~rmente to que es mejor para; 61-. tit],fr ogrio rdui
seglin lo que yo pienso que 'eb educar miris consumidores y mAs
ser. preservando su liber~tad e abadrsymsm una
indpedeci El'aornoesde reproduciu consumnidores, y
-pose.sidn"-ya que esta doslfica
atser arinadoTDos ers s e
Se aman march Aufs n oms trabajadoresp
f a sombra d la or El ao
es estIMI-1o para la roalizac16n-
de enda nersotia, farnk. eluaino~r




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs