• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Table of Contents
 Editorial
 Basos del corporativismo en el...
 La via chilena dos anos despue...
 Los herejes de Belgrado
 Documentos
 Si es bayer es bueno
 Universisdad y politica
 Coyuntura
 Historia y lucha de clases
 Acerca del hombre socialista
 Back Cover














Group Title: Sociedad y política
Title: Sociedad y política
ALL VOLUMES CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00086904/00002
 Material Information
Title: Sociedad y política
Physical Description: v. : ill. ; 29 cm.
Language: Spanish
Publisher: s.n.
Place of Publication: Lima
Frequency: quarterly
 Subjects
Subject: Politics and government -- Periodicals -- Peru   ( lcsh )
Politics and government -- Periodicals -- Latin America   ( lcsh )
Genre: periodical   ( marcgt )
Spatial Coverage: Peru
 Notes
Dates or Sequential Designation: año 1- junio 1972-
 Record Information
Bibliographic ID: UF00086904
Volume ID: VID00002
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 01786166
lccn - 73642777

Table of Contents
    Front Cover
        Front Cover
    Table of Contents
        Table of Contents
    Editorial
        Page 1
        Page 2
    Basos del corporativismo en el Peru
        Page 3
        Page 4
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
    La via chilena dos anos despues
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
    Los herejes de Belgrado
        Page 25
        Page 26
    Documentos
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
    Si es bayer es bueno
        Page 31
        Page 32
        Page 33
    Universisdad y politica
        Page 34
    Coyuntura
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
    Historia y lucha de clases
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
    Acerca del hombre socialista
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
    Back Cover
        Page 58
Full Text
















,I
BASE


I1,J '4IJ1f,


In


(IA C@


1 IIld I]


IMl


MUiAS


L~ IIII


A X I tI 4;
Ii k9 t. fw II, 1


v


IkW ,IN'MII


I I '4n. Mi :


















ANO 1 REVISTA TRIMESTRAL No. 2 OCTUBRE 1972 LIMA PERU


DIRECTION:


COMITE DE REDACCION:


Anibal Quijano

Heraclio Bonilla
Julio Cotler
C6sar Germana
Felipe Portocarrero
Ernesto Y&pez


COMITE ASESOR INTERNATIONAL:


Sergio Bagi (Argentina))
Fernando Henrique Cardoso (Brasil)
Agustin Cueva (Ecuador)
Samuel Lichteztejn (Uruguay)
Edilberto Torres Rivas (Guatemala)
Rodolfo Stavenhagen (Mexico)


INDICE


EDITORIAL

PERU:
Bases del Corporativismo en el Per6
Julio Cotler


Pdg. 1



Paq. 3


AMERICA LATINA:
La "Via Chilena" Dos aios despuds
Anfbal Quijano Pag. 13

INTERNATIONAL: .
f Los Herejes de Belgrado
Michel Bosquet Pag. 25

LA POLITICAL Y EL COMENTARIO DOCUMENTS Pig. 27

COYUNTURA
Si es Bayer... Es Bueno?
C6sar Germana Pag. 31

Universidad y Polftica: Situaci6n Actual
Felipe Portocarrero Pag. 34

CRITICAL:
Historia y Lucha de Clases
Heraclio Bonilla Pag. 39

Acerca del hombre Socialista
Isaac Deutscher Pag. 45


La responsabilidad por el contenido de los articulos co-
rresponde a sus autores. La Revista s6lo es responsible por
las notas Editoriales. Toda colaboraci6n que se envfe a la
Revista sera bienvenida, pero no se mantendrd correspon-
dericia sobre colaboraciones no solicitadas debido a la limi-
tacidn de nuestros recursos.























,ED. qiL-





El primer nitnero de Sociedad y Politica obtuvo una rdpida v amplia circulapi6n entire los
trabajadores i estudiantes, ast como en otros groups interesados en el debate politico del pais. De
dentro y de fiwra del Peri heimos recibido mensajes de apoyo y de colaboraci6n.
Esta recepcion mutestra no sokimente que la revista llena una efectiva necesidad actual en la
izquierda socialist revolucionaria, sino sobre todo que su orientacint y su contenido correspon-
den al desarrollo de las luchas de los dominados de esta lierrm y findamentalmente delproletaria-
do, que. son la base de la madiraci6n del pensamiento y in prdctica de los revolucioarios
socialists, a c'uyo process esta revista se esfinci za por contribuiir
La demostraci6n eficaz de que Sociedad y Politica march en la ruta misma de orientacl6n
de los sectors m/ts avanzados y conscientes de los trabajadores, es el crecimiento de la resistencia
de Ostos contra los intentos del regimen inilitar de destruir la autonomia de clase de las organiza-
clones sindicales para imponer su political corporativista, y de entramipar a los trabaladores con
una ideologia de conciliaci6n de classes para servir a una political econ6mica fundada cada vez mds
en crecientes concesiones a la inversion extranjera, intentos que han sido y son objeto de nuestra
persistent critical y denuncia.
La difisi6n y el impact de nuestro primer nimero, oblig6 a los ide6logos y propagandistas
del regimenn a contestarnos en la prensa oficialista. No obstante, sin sorpresa para nosotros,.esa
respuesta revela ki banalidad ideol6gica y la inacttdlidad de los conocinientos de los defensores
del reformisino. 'St impotencia intellectual no pudo ser ocultada ni siquiera por el recurso al
humorismno piitoresco. Es importance, sin embargo, destacar el hecho de que los propagandistas
oficialistas han usado esta ocasion para desarrollar una suerte de terrorism ideol6gico cargado de
cinismo, y de actitudes represivas, tratando de coinfrndir a stis lectures, col la especie de que esta
es ka tinica revoluci6n possible en el Perti, que las alternatives de la izquierda socialista revotuctona-
ria o son inexistentes o no son de corto plazo y que, en consectencia, el realismm" consistiria en
el abandon de la critical revolucionaria y de ld lutcha junto a las masas, para adherirse al furgdn
del regimen reiformista. Nada nmas expresivd del esfuerzo desmovilizador de los ideliogos y
propagandists del rdgimten. Inclusive, con desusado cinismo, un editorial de "OIGA" (No. 493
Fecha 22-9-72) nos informna que en este moment el Pert ya puede onsidt.rarse ntil pais socialis-
la, sin duda para desprestigiar ante las masas hasta la propia palabra socialism. Asi, tambinn,
dcIbealertarsea las masas acerca del hecho deque I' i prensa oficialista, y, en especial, ese seImainario
buscan cubrir el pobre nivel de su polemiica contra la izquierda, con .oblicuat intsiiuaciOnres
destinadas a cmpaiar el prestigio personal de quienes rechazan former parte del carro Oficiativia.
Y, finalmente, acerca de las no muty )Ychldas insinuaciones de represion, que algunos de oss
Ipriodisttas ojlicialiytas hni dcslizado coman part del terrorismo id1cohOgico.






lisic se'gitdo. mnnr dFc ret o; in/t'rcc eCt Iinwyi.iiitf re.pe kil dcl a/ ctil, irni' c.'v, All
c.tinplirse el cdiartoauin'iersariodelr'glipenl nmittar, .m' an tiarifircdo suJifcleii'tie'tfre %n(s tangostx ,
tendencias predomnittintes, asi' coino del kido de kshiass ns raialadoraiw wi"c i flckriftlndose stus
alternatlMs rentee cl refbormlsmo.
En primer hlgar, es cada vez mcns visible la deptract6n del cm tenido de close del actual
regimen. I/iclado como expresiOn tie las expectativas y de lits contradicctioes kiolhilcav .de'
S sectors medios, en el context de una grian autonotia relatlia qce la debillkid politlca de la
bwuutesia nativa y de los trabafadores permitia, el Goblerno Reioluclonario de la Fuerza/Armada
tiende ahor a auna nt maor coordlnaci6n de su potltlca con los mids avacizados y avizores griipos de
la buwguesia native e- nternacional. Mieitras que ein los aflos an terlores, 'l rcgimici puso en
marcha un impyortante conltunto de medidas refoirmistasde contenldo pitriclisista, ei el ciroso del
alo actual las mins importantes medidas de polftica ecotnmiica atienden solkaiente a los intereses
de una burguestia modern y desarrollista. La me/or expresiln de elto son los (tomra os irids
reclentes con cmprcesas' multltiaclonahes v relaciones calda vez mlds estrechas icordtilesc con el
sistema international de fliictimlanento, el mistmo que en otron s casos coao o C ent Chitle bloqtua
ahora con today eitrgia cl crdkito y los recursos financicros del exterior r sabfteg, ailfcrlranic'ti'
los esfiierzos del rcgimien popular efn ese pais.
Paralekikmcite cl rigimbei military aicncitia sits esfi.vcrzos pi'ra inc'tar puor medio dcl SINA-
MOS las orgatnzaciones sindicales de hls trabaltadir's. biuidiiat l cl onitrl estaithl dr' t:\lis IrtI't
umanteiter ki paz social qlte sits planes de destrrollo cotptinlitlt rcqfic) r -iin. Esto ies, se haice p!clHa-
mente visible Iho0' el lien to de imlpolnr ati: rgiitehi politico corlra par la critical de idaizquierda.
En este riientoel rcgim'n se c'frh'ie it i algilnai series (fic1crlt/1de.s de' orld'n ecotwmfjtC o.
Una grave crisis de la industrial pesquera, con la consigic'i ttl dIe.'so'iit cii d dIdc (e'vi im ti' iles de
trabajadores v la dismninci6n de los recursos fisti\hc', loh (fectos de nil ao agricoki deficitarlo
sobre el alzd del cost de vida y la necesidad de iinportar produictos agr'olas alimenticios
preclsamente cutando disminuyent los ingresos flisatles de divisase e la /pesca;rl reqciente r'ltm
infkicionarlo y la redccci6n del salario real de los tirbajiadores. Todos estosJiactores confilgtriv
una situaci6n preiiada de'problemas para el regimen yi de riesgos importanites para los trabajadores
y para cl nmoiino i popdtltar,
El reginmetc require claramente umplkir v consolidar los actterdos col la fijnatacicliot itmpic-
rialista y con ka itvers6in extramjera, parn conseguir los recursos qute hiagan fuctibles sits plhales, y
similttidneaitmntte itecesita manttener la paz social.
Es claro lue bajo las actriates circunstanlcis, a despecho de las apehlaciones del rtgimen a los
trabaladores para contender sits demands salariales, cstos no pi'iden teler otrc altericativa que la
de Intensificar stuspresio)les relvindicativas como defe'nsa contra la iniflaci6 n y i: desocipactcin.
Frente a esa perspecti'a, el regimten trata de acelerar lk penetracioni dcl SINAMOS ry- I
puesta en mcirclhaVde si proyccto' corporativista. Y ante cl )echazo creelente de los tribajadores
organizados, asi conio frente a la revitalizaciOn del mto viniento estitdiktttil, los obstdcutos a Ia
accion silnaista tienden a setc compensados por cl conmibnzo de tia esctlada represivi.
A nte esta siitacizn, los trabafadores del pats estdn yi haIciendo present su rottndo rechlazo
contra la political corporativista v ka accion ,del SINAMOS y sit protest encrgica- contra la
represi6n. Los recientes conntlwihados de Il CGTfP y de mnuerosos sindicatos de todo)el pais,
manifilestctn el desa'rollo de este movinmiento de los trabafadores.
Para la izqiterda socialist re'olhtcionaria y para el movintiento popular enC i S contjitto, estt
colyntitra implica altehiativas muy concretas de orientaci6n y de acci6n: La lichn piar desarrollar
la capacidad de critical, de movilizaci6n y de organizaci6h de los trabajadores, estudlantes, y otros
sectores populares, pard defender a cualquier precio la autonomfa de clase de las organizaciones
sindicales y populares, para hacer valer el derecho! de los trabajadores a reclamar por sus reivindi-
caciones salariales en el momientto rismn en que la inflacincii avania, para presionar en deman-
da de trabajo stable y adecuadamente remunerado, e el moment en que la desoculpact6n crece,
y para continuar en fa luchd organizada por la nacionalizaci6n de las empresas imperialists y por
el cese de las concesiones cricientes a la inversi6n extranjera en el pafs.
Eni esta hlcha, la izquierda entera f estd comprometida, aprendendo a liberarse al ntmsmo
tieimpo del sectarismo yl del oportinismo, rescatando y. desarrollando la unidad en li base y en Ia
accin, sin amenguar, para nada la vigilancia'de clase del process. y onstrityendo las bases de in'
imovlmittento popular en cuyo centro estdit, fortalecicndose permanentenlente, los intereses, It
Ideologia y el modo de accidn del proletariado. En eso estamos.


SOCIED
y~~pognidl







dele.: I0V 0 9 fil w


pmwE


Jilio Cotler'


I
a instalaci6n del dobierno Revolucionario (re la
Fuerza Armada el 3 de octubre de 1968 y las trhns-
formaciones quo desde entonces vien' icalizando
en el Perlf clausuran, sin lugar a duda's, un largo
capftulo.de su historic y abren uno nuevo, cuyos
rasgos mias generates so van pcrfilandd con nitidez.
Las series inodificaicion's que desdc hace cuatro
afios cl gobierno niilitar ha c'cctiuado en la econo-
mila y en la sociedad peruana, aSf como las apcrtu-
ras politicas que propicia, tanto al interior del pafs
como en sus relaciones internacionales, vienen a
ultimar las tormas tradicionales de organizaci6n de
la sociedad y de la ieconomia peruana, caracteriia-
'das por su factura oligarquico-dependiente de tipo
primario. Y, a su vez, promueven el pleno desarro-
Hfo del capitalism modern y national, cuya ex-
pansi6n so encontraba seriamente restringida por lI
incncionada estructuraci6n oligArquico-dependien-
te.
Lawreforma agraria, las disposiciones que reorga-
nizan los sectors de la indust'ia, de la nlineria y de
la pesquerfa; la ciasi estatlzacldn de la banca y del
comercio exterior, la nueva political international
del Estado, solo para mencionar algunas de las mis
importantes medidas del regimen; configuran en su
conjunto una verdadera estrategia, en el estricto
sentido military do la palabra. cncunminada a crradi-
car las bases semi.coloniales de la economla de ex-
portacl6ii y los altos niveles de concentraci6n de
los rccursos sociales qub detentaban los enclaves
extanjeros y, en forma subsidiaria, una fraitja de los
propietarios nativos. A si vcz, esta estrategia res-
poide a las insistentes presiones que varios sectors
dc las diflrentes cl.ises de la sociedad venfan reali-
zando durante los' utimvos 20 anos, a fin de lograr
una suisainial c pulisi6n dei nrireudo iiiterno coii
kt consiguienilt redistribucion dt'l ingrpso, y la ri-
queza. Asiinismio respondt laI nccesidad di reajits-
tar ce filnionanllijnto dvl sisl'lma, debiuo a los pcih-
gros polwciauks irovenientlc de l.i crecidenti radittu-
cizacin dc los sectores inios. or;gaiizadl s di Lls hi-
ses dominlats i C contrra de Ila ctructuracii'n clasi%-
ta i la socicdaid .


r'l '- Ilr ~llr
II L IC~*


En efecto, en el transcurso doe ias .dos tiltini.'
d cadas, aproxiniadamnte, 1a estructura econb6li-
co-social dcl Peril atraves6 un process de cambioN
caracterizado por la crecicnte cxpansi6n, diversifi-
caci6n y joderni'aci6n del capitalism, conducido
por un nuevo tipo de inversiones extranjeras,,que
conienz6 a entrar en conflict con la previa modali-
dad de dominaci6n imperialist.
SimultAneamente a estas forms contradictorias
dcl desarrollo ccon6mico del pais, la sociedad pc-
ruana citr6 igualmente en ina crisis social y polfti-
ca. Esta crisis fue cl resultado de un mfiltiple con-
flicto centre las varias. fracciones de la burguesfa nia-
tiva, diferencialmcnte conectadas con las nievas
forms dominates del capitalism international y
c, tre la pequeiLia y'mediana burgtiesia que diriglan
los partidos refdrmistas-populistas que arrastraban
a los sectors populares del Peril. Pero, la secular
debilidad structural de la burguesia peruana y la
incapacidad y cont'usi6n de la pcqueila burguesfa.
impidieron que pudieran constituirse en ejecutores
de los cainbios de la econiomia y la sociedad perta-
nla.
El cari'cter insoslayable de.cstos cat bi6s deter-
hIin6 que la Iglesia y el Ejrcito, pilares de la Insti-
tucionalidad, desertaridn de sus :unciones tradjcio-
iales y que el (ltifio instrumentarai las reforplas
que la burguesia y la median burguesia politizada
Itleron incapaces de llevar a cabo.


LA CRISIS OLIGARQUICA



a cstructura oligarquica y las relaciones depen-
dicntes de naturaleza prinmria configuraron ulna
ecotiomia basada en las cxpdrtaciones de inaterias.
primas y su contrapartida, el las importacioncs do
bicnes de consunio dcstinados a' los propicturios
intivus y sus ulicgados, asf coti do bienes de capi-
tal, priicipalmnentc dedicados a la explotuai6n de
los artfculos dc explrtici6n. Lsta conl'orinacin
ecouiinmica-sociialseo eticoiirlrtba, a su vez,intina-
mcinte ligada y cuoibinida ccn I'liras prc-capitmis-
tas &d producciOn y dc relaiC.'.ii social, que senta-
roiin us bas)e par..ia i Ia proliid., hi'ierogenieidad so-
cial y cultural que singtularii .i .,riI ri en cl corrtex-
to latinamoericato y qui.' pli ,. para que durantc
mueto ikin-po., crtai's curt iwni'. idOologicas postu-
arati li ii natuiile'a "kl dal-ltii'tia' d la usitruc-
ltta de la soeicdad" pdruiiiiai .


"





El- cardcter abierto, semi-colonial, de la econo-
nmfa peruana, articulado con reladones precapitalis-
tas, determine un elevado nivel de concentracibn
de poder econ6mico, social y liol'tico, centrado
fundamentalmentc en li red Institucional que con-
trolaban los.capitalcs extranjeros y, en formal se-
cundarla, los propletarios nativos.Estos Oltimos de-
blan contentarse con los despojos que las cmpresas
extranjeras les dejaban en vista del cardcter semi-
colonial de la cconomfa y con los que debfan ins-
trumentar poifticameite el sistema de doinnaci6n.,
De esta manera la posibilidad de la burguesfa oli-
gArquica-dependiente de constituir un foco'aut6no-
mo de poder se encontr6 scriamente limitada.
Sin embargo y a partir de los aflos cincticnta esta
forma organizativa de la sociedad comenz6 a res-
quebrajarse. La nueva coyuntura internaciioal de
la postguerra signific6 un sustantivo incremento y
diversificaci6n de las exportaciones perunnas de
materials primas, que permitl6 al Estado, y por su
intermedio a la burguesfa native, uh mayor vol0-
men de acumulaci6n de capital. Estos recursos se
.destinaron.cada vez eh forma mils abultada a satis-
facer la demand proveniente de los sectors mc-
dios y populares que se expandfan alrededor del
incipiente crecimiento del mercado urbano .En esta
situaci6n la burguesfa rural y los capitals extran-
jeros de los enclaves agro-mineros.comehzaron a
trasladarse a la Industria de la construcci6n, a la
producci6n de bicnes de consume y i captar cl
aliorro privado a trav6s de la constituci6n y amplia-
ci6n de instituciones crediticias, sin hacer abandon
de la tierra y las minas.
Asimismo, la nueva disposicibn del capital Inter-
nacional a invadir nuevas areass econ6nicas, adcmids
de la explotaci6n de materlas primas, favoreci6 su
inserci6n en los sectors econ6rnicos urbanos a fin
de satisfacer la demand crecierite de nuevas capas
de la poblacl6i, determinando que, por ejemplo, la
industrial presentara durante la decada de Ids ailos
cincuenta una tasa de crecimiento dcl 14 o/o annual
y que Ilegara a sobrepasar en importance al sector
agropecuarlo. Es asf como se fue desarrollando en-
el seno mismo do la formaci6n semi-colonial, una
nueva modalidaddc acumulaci6n y reproducci6n ca-
pitalista que fue resquebrajando las formas tradi-
cionales de producci6n, pero sin llegar a elimiliar la
presencia polftica de los interests tradicionales.
Es en este context de quiebra del sistema de
doninaci6n traditional y de emergcncia del capita-
lismo nmoderno, que no logra sin embargo estable-
cer su hegenionia political, que se inscriben las cre-
cicntes migraciones de los campesinos que persi-
guen asf escapar a la dominaci6n traditional e inser-
tarse en las ciudades mins desarrolladas, es decir,
aqhcllas que presentan imds claramente las modali-
dades modernas del capitalism; las. invasiones y
levantamientos campesinos, que buscan eliminar las
modalidades pre-capitalistas y asociarse al nuevo
mercado en expansion; la diversificaci6n y el creci-
miento dei-a matricula escolar, en tanto la educa-
ci6n es percibida como el canal de movilidad social
mas apropiado, por la poblaci6n que se desplaza de
las dreas y de los sectors tradicionales, para intro-
ducirse en las nuevas formas de producci6n y de


relacion social; la miovilizaci6n polfticu estudiantil
y las guerrillas, que lpersiguiic ultimnar oelisistcia de
doniinaci6n tradicional y en general de today for-
ma clasista; los camblos en la Iglcsia y en cl EjCrci-
.to, en done se pcrcibe que la pcrduraci6n del r-
gimen trudicional cngindrta I'ucrzus "antlcristinnas"
y revoluclonarlas.
,Es decir que In crisis oligiirquica desatada cn los
anios sesenta result do csas contradicelones surgi-
das en el seno de la socicdad peruana. El Goblerno
Rcvolucionarlo de la Fuerza Armada vendria a rc-
solvcr esta situaci6n conflictive buscundi o t1 climil-
paci6n de las forms pre-capitalislas y semi-coloniia-
jes de la econonla y de l. soledad pcruana abrien-
do paso al desLnvolvimliento dct capitalismo moder-
ilo y native.


LA ESPECIFICIDAD DEL
CHARACTER ANTIOLIGARQUICO
Y NACIONALISTA DEL
GOBIERNO REVOLUCIONARIO
DE LA FUERZA ARMADA

e.csta manera cl Gobierno Revolucionario de li
Fuerza Armada cumple, de mantra administrative,
los, objetivos anti-oligdrquicos y nacionalistas qie
diversos passes de Amdrica Latina realizaron en for-
ma revolucionaria, eslo es, por medio de la inter-
venci6n protag6nica de las masas populares. En t.6r-
minos generals las revolucioncs anti-oligArquicas y
nacionalistas se caracterizaron porque a trav6s de la.
movilizaci6n polfticd de las masas populares, dirigi-
das y orientadas ideol6gicamente por la pequefna
burguesfa, persiguieron climinar cl irea pre-capita-
lista'y semi-colonial de la socicdad bajo circunstan-
clas en las cuales el capitalism modern, y las nue-
vas formas de dominaci6n fimprialista no, habfan
Ontrado en escena en dichos passes, La consigkiicnte
rigidez'del sistema traditional de doininaci6n rcqui-
(i6 la intervencl6n revolucionaria de.las masas po-
pulares y de la pequena burguesfa. En el caso pe-
runno, en cambio, esc(s objetivos sc realizan por la
via administrative en vista que el poder traditional
se encontraba en franco process de postraci6n.
SEn definitive estos process anti-oligclrquicos y
pacionalistas propenden a la homogenizaci6n de la
estructura de la sociedid para dar paso al capitalis-
mo modern. Es decir, persigueh integrar los dife-
ientes sectors de las actividades prodtictivas, con
|a consiguiente eliminaci6n del colonialismo inter-
no en las relaciones de classes, ampliar y unificar el
mercado interno y de ese modo dar lugar a un.
process de integraci6n national.
A su vez estos factors deberlan permitir, segun
la ideologfa de estos movimientos, la constit,uci6n
de un Estado representative que, a trav6s del con-
trol y la direcci6n de la edconohila, fomentara el
desarrollo de una burguesia, "nacionalizando" asf
la sociedad y la economla del pals. De esta suerte
jas revoluciones anti-oligbrquicas y iacionalistas de
America Latina podrfun ser considcradjs, enjrelit-
ci6n al particular desarrollo hist61ico-social de *hi
regi6n, como equivalentes a las "rcvoluciones bur-
Fuesas".






Es asf como sc present la ironfa de que el Go-
bicrno Revolucionario de la Fuerza Armada busca
realizar una vieja aspiracibn "civil" quo so remonta
a Manuel Pardo, Francisco (arcia Calder6n, Htaya
de la Torre y quo so piolongarii ecn ct Movimiento
Social Progrcsista, on la Democracia C'ristiana y en
Acci6n Popular. Esdecir. la formaci6n de una Na-
ci6n y de un Estado que realmente la represent,
de un pa s orgafuicamente constituido on el quc so
hubiescn depurado los intercses y las contradiccio-
ics de las class. Y es precisamente en esta nedida
|I Lc el gobierno military he'oeda y rccoge las varias tra-
diciolnes a nti-oligigairquicas y nacionalistas. (ue incor-
pora n se sit senl a representatives di dicha itradici6n.
La series de dispositivos administrativos (Iue ha
dictado on el curso de los cuatro afios el Gobierno
Revolucionario de las Fuerzas A'rmadas se enmarca
On eCstC culadro, al, buscar climinar las forms se -
,mni-coloniales y pre-capitalistas c impulsar un miodo
ioderno de acuinulacion y reproducci6n dcl capi-
tal.
En primer lugar. a trAves de la reforma agraria el -
-gobierno persigue erradicar el ired tipicncmente tra-
diconal de la economic y de la sociedad, asi como
uno de los sustentos ihiciales del poder oligAirquico.
La reform agraria deberia favorecor la dinamiva-
ci6n de la actividad agro-pecuaria creando ita im-'
portante oflrta de alimentds y de demand indus-
trial de los campesinos. Estas nuevas situacioncs
dcberian permitir4 por tin lado, ahorrar divisas por
concept de importaciones de alimentos que 'rever-
tirian on la inversi6n del pais' y, por ,l otro, el
crecimiento industrial, resultando asi cn la integra-
ci6n de los trabajadorcs agricolas con el mercado
industrial.
Esta reconvcrsi6n traeria, adema(s, el definitive
traslado del capital acumulado en el agro tradicio-
nal al sector industrial o minero, mediante el reco-
nocimiento en efectivo dcl valor de los bonos de la'
deuda agraria si Cste se dedica a dichas actividades.
Do esta suerte la burguesia agraria acabarfa de tras-
ladar su sede al sector urban y modern.
En segundo lugar, las medidas legales dictadas
por el gobierno military se oricntan a "desenclavar"
y descolonizar, el sector exportador de la ccono-
Smia, creando industries para la production y trans-
formaci6n de mcercancias provenientes de la agri-
cultura, mineria y pesquerfa que, a la par de sustti-
tuir importaciones, darfa lugar para que el pais fuc-
ra convirtitndose en un exportador de manufactu-
ras. En este iltimo sentido, el Pacto Andino debe-
rfa jugar un papel de fundamental importancia de-
bido a la conformaci6n de un mercado ampliado y
protegido de cerca de 60'millons de personas. I)e
esta mantra se harfa possible la constituci6n de una
burguesia ampliada al drea andina.
A fin de Ilivar a cabo este acto de descnclavar las
cxpordacioncs, el-gobicrno de los militares ia redc-
finido cl papel que tradicionalmente so habia asig-
nado al Estado, a la burguesfa native y al capital
extranjero. El Estado, segiln la nueva fltormula, no
s61o se convierte en el inspirador y orientador de
esta nucva dininlica -econ6micia. sino que tambidni
intervienc directaitmete, como el principal inversio-
nista y empresario et la produccin y comercializa-
cibn de lis actividades econ6micas, en especial dc


las consideradas estratdgicas para -el desarrollo'dcl
pais. )De esta malnera sc modclarfa un capitalism
estatal.
La burgucsfa native se encueintra t'avorecida para
que, sola o en asociaci6u con el Estado, intervenga
cn las actividadcs que hasta hoy monopolizaba el
capital extranjcro, exigicndole, sin embargo, que
modifiquc su orientaci6n traditional y dependicn-
te, haciendo uso de insIumos nacionales, sustituyCn-
do importaciones y produciendo manufacturers dc-
dicadas a una exportaci6n. competitive, impulsAn-
dola on. este sentido a tonar 1Una active participa-
ci6bn enl Grupo Regional Andino.
El capital extranjero, apaite dt la explotacibn
minera que viene desarrollando, deberi participar
ch el future en forma asociada con el Estado y el
capital native, colmpromctitndose a aceptar so
"progresiva tiacionalizaciOn" mediante el traspaso
de su inversion a la burguesia y al Estado..
La actualizaci6n de estas acciones destinadas a
integrar la actividad agropccuaria y la industrial, y
a desenclavar cl sector de las exportaciones con el
consiguicnte cnlazamiento de la industrial, Ja mine-
ria y la pesqueria, conlleva ti esfuerzo mdayfsculo
de financial into interno asi como la consecuci6n
de inversiones, creditos de proveedores y de lirsta-
mos director de gobiernos extranjeros. Es'asf co!pn
el Plan dc Desarrollo 1971-1975 consider que cl
pay's de'b invertir on este perfodo la suma de
270.000 millones de soles, es decir alrededor de
6.000 millones de dolires, de los que 1.800 debe-
rian provenir dcl exterior incluido el monto de la
deuda externa que tiene contraida el pais. De csta
mantra el Per(t podrfa clear considerablcmente la
tasa actual dc sus inversions y el Estado, paura 1975
llgaria a star cn condiciones de colocar el 56 o/6
de la inversion total.

: En tercer lugar, cl Gobierno Revolucionario de
la Fucrza Armada para lograr el control dc los me-
canismos financieros y de Csa manera hacer efecti-
vo los planes de inversi6n y el objetivo de integra-
ci6n de la cconoimfia pcruana, ha estatizado la ma-
yor part del capital bancario y ha obligado al capi-
tal extrAnjero a traspasar a la burgucsia native una
part important de las acciones de las instittcio-
l.es de crrdito; asimismo ih hecho realidad la csta-
tizati6n del Banco Central de Reserva y lha consoli-
dado al Banco de la Naci6n convirti6ndolo, de lie-
chosen la mils ilmportante entidad bancaria del pais.
Adcmins, ha estatizado el comcrcio exterior de la





harina de pescado y do los minerals que constitu-
yen cerca del 70 o/o del valor de las exportaciones;
control el iovimiento de moneda extranicra y
program las -importacioncs cstatales y privadas.
Por ultimo a traves de la Corporaci6n Financicra
del Desarrollo, el Estado persigue captar el alorro
privado y piiblico asf como los pr6stamos intcrna-
cionales a fin do obtener el capital necesario para
financial las empresas estatales, las'mixtas y las pri-
vadas nativas.
Las inedidas antt-oligArquicas y naclonalistas em-
prendidas por el goblerno, a travys de la reform de
la estructura del agro y de la cmpresa capitalist,
mediante la .comunidad laboral, deberfan crear una
spiral distributiva, aunque desigual entire cada.uno
de los sectors poblacionales favorecidos. Por otro
lado, la nueva polftica econ6mica y las inversiones
que el Estado propende realizar en el future debe-
rfan disminuir la poblaci6n sub-empleada del pals
del 24o/o al 180/o de la poblaci6n econ6micamen-
te active, mediante la creaci6n, en el perfodo de
cuatro aiios que consider el Plan, de una masa de
empleo equivalent al 40 o/o de la que existe en el
pais en la actualidad...De esta manera se lograria,.
progresivamente, una redistribuci6n de los ingresos
y la creaci6n efectiva del mercado interno, que re-
vertirfa en tna elevada capatidad de ahorro hacien-
do possible reducir la dependencia al financinimiento
externo. (1)
Estos prop6sitos del regimen military qte: consti-
tuyen un ambicioso proyecto, requerirfan para su
cumplimiento de dos condiciones bisicas: paziso-.
Scial y arregtos con la burguesfa imperialista. Lo pri-
mero obligarfa a una sustantiva redistribuci6n del
ingreso, que sin embargo entra en conflict con las
urgentes necesidades de capitalizaci6n del Estado y
de la burguesfa, asf como del consume de los secto-
res medios. Lo segundo supone la consecusifn de
nuevos recursos destinados igualmente a la capitali-
zaci6n internal e international, local limit, tam-
bi6n, la mencionada posibilidad de redistribltci6n.
Es precisamente por estas restricciones que el rdgi-
men busca mantener la paz social a travys de for-
mas polfticas autoritario-corporativas que permitan
controlar las presiones populares y sustituir la re-
distribuci6n social con una political asistencialista.


EL "NO-CAPITALISMO Y EL
NO-COMUNISMO" DEL
PROYYCTO MILITARY


hora bien, de acuerdo a lo dicho hasta ahora, el
actual process polftico-econ6mico no significa sino
la eliminiaci6n de los rasgos oligdrquicos y semi-co-
loniales en pleno curso de descomposici6n y quie-
bra, cuando las nuevas modalidades de capitalism
c imperialismo estaban en trance de alcanzar la he-
gemonia y requerian su consolidaci6n political.

(1) Ver, Raid Prebisch: Transfdrmaci6n y Desarrollo. Informed at
Banco Interamericano de Desaolo, 1970
(2) CEPAL: Estudio econ6mico de Am6rica Latina, 1970; pp.
301-348.


Por el contrario, en los afos tretnta, tin process
anti-ooigi~rquico y nacibnalista habrfa significado la
vrradicaciOn de to qut precisamente era hcigebnin-
co entonces.
Eu los anos setcnta las medidas dictaminadas por
el Gobicrno Revolucionario de ti Fuerza Armada
resultan ser claramente insuficientes, puesto'que al
eliminar el Area capitalist y semi-colonial, en fran-
co estado de- postraci6n so favbrece un verdadero
ajuste de la economna y de la sociedad perualta a la
ilodalidad, capitalist hegem6nica y a las nuevas
forms que adopt el imperialismo.
En efecto, a diferencia de lo que ocurrfa 40 aflds
atrAs, el imperialismo de hoy no s61o no so opone a
la industrializaci6n de los passes dependientessino
que, en raz6n de los cambios que ha sufrido la
composici6n del capitalism international, alienta
la industrializaci6n de los pauses subdesarrolla-
dos. (2). Hoy en dia no existed asf ningurta incompa-
tibilidad structural para que el imperialism se en-
lace con burguesfas nativas modernas, ampliadas re-
gionalmente, y con Estados-empresarios. Al contra-
rio, tstas pueden constituir socios, menores es cier-
to, pero de no poca impoitancia cn.algunos casos,
para asegurar la acumulaci6ji y reproducci6n del
capital privado a nivel international. Es en este
marco como puede comprenderse la reticencia del
gobierno norteamericano y de las corporaciones
multinacionales de hacer causa combn con la mas
poderosa empresa international, la Standard Oil of
New Jersey, y al contrario, la excelencia de las rela-
ciones que viene estableciendo el Gqbierno Revolu-
cionario de la Fuerza Armada con los proveedores
industriales y finanoieros de los diferentes centros
mnetropolitanos interriacionales.
Es precisamente por estas razones que el gobier-
no mllitar puede realizar las reforms mediante dis-
positivos administrativos, disenados en fonna tec-
nocrAtica y en un ambiente en el cual impera el
secret y la reserve, sin tener necesidad de recurrir
a ia -ovilizaci6n political popular. Y es mas, que
rechace tal participaci6n pesto que ella podria
desembocar, como ep Cuba, en la revoluci6n socia-
lista.
Pero tambi6n es cierto que la naturaleza tecno-
crAtica del gobierno military es permitida por la de-
bilidad de las organizaciones political populares y
del movimiento obrero en particular.
Es por este mismo caracter de ajuste que tienen
las medidas del gobierno, que la burocracia tecnica
y military, puede desenvolver su acci6n en medio de
una relative calma political en la que no se observa
ni oposici6n violent de los sectors desplazados,ni
tampoco apoyo espontineo y ferviente de las ma-
sas populares. El desinflamiento de la otrora pode-
rosa oligarqufa, I timidez de sus protestas, guardian
asf estrecha relaci6n con el escepticismo del pueblo
trabajador, .en el campo y en la ciudad, sobre el
character "revolucionario" de las medidas y del Go-
bierno Revolucionario de la Fuerza Armada.
Claro estA que el caricter pacifico de las transfor-
maciones se debi6 tambi6n a que 6stas se realizaron
bajo el control military. Pero considerar este hecho
como determinant es no tomar en cuenta las con-
sideraciones hist6ricas y estructurales en que se ha
dado el Gobierno Revolucionario de la Fuerza Ar-


L
~LI r ~ earls Is I Mr -c~





hiada. 'Asf par ejemplo. no existed duda que si el
"Zorro". Jinm6nez en los. afos treitita, hubleri desa-
tado una revolucl6n anti-oligirquicaj ella'necesaria:
mente hubiese desembocado en rina guerra civil.
Iloy esto no es necesario debido a que el regimen
oligarquico-dcpendlente se cincontrab;a en.u frtando
process de crisis. AdeiimA, detris de csta felativ ciat-
tiia soe enctuclttra l hbcho clcrtd (que las rcl'orni1s
anti-oligarquicas dticron al Orgiicmen Ia sutficiente (k-
gitimidad comno puari clitar con un apoyo tAcito de
amplios sectors polptulares.
Es pOfecisamente debido 'i esta Insuficicncia'
de las reforms: y de .la manera de Ilevar-
las a cabo, que algunos ideblogos del gobierno insis-
"ten en el.cardcter "procesIl" de las transformacio-
nes que par via admihistrativa el Gobierno .Revolu-
clonatio de la Fuicza Armada viene realizando des-
de 1968.' Y. qfie, asimismo, como un paso. en este
process, se haya propuesto la construcci6n de.una
sociedad pliralista "no capitalista y no-comunista"
a trav6' de la conformaci6n de in "irea de propie-
dad social'".
En esfa sociedad -pluialista, '"''o-capitalista y
no coinunista"', la economfti st dividirfa en tres
onmlpartimentos: el cstqtal, encargado de' la
direcid6n y control de la cxplotacl6n de los recur-
sos naturales, en aspciaci6ri coh el capital ektraje.-
ro, de las indtistrias bAslcas y de,lop servicios pibli-
cos. El sector priyado' reformado, a ,trav6s de las
comunidades laborales, encargado de la producci6n
de "bienes esehciales para la'poblaci6n y de bienes
e insumos para las actividades prodtictivas'. El sec-
torde propipdad social,-s bien su fudlcionamiento y
irea de acci6n no ha sido .defiida en forma cxpli-
cita por el gobierno ntillitar, por lo que se ha ade-
lantado, estarla constituido por empresas de,pro-
piedad y administracl6n de los trabajaddres que
particlpan en ellas,:esto es serla propiedad de un
grupo; deberfa ser el sector que absorblcra mis em-
pleo, visto que el sector,estatal se iorienta a las'
actividades que utilizan ern forma Intensiva el capi-
tal. Asi, el Area social podria legar a caracterizarse,
por lo que diferentes.voceros gubernamentales haft
declarado, en cooperatives de producci6n que usa-
. rn tecnologfas, que requieran uso intensive de la
manoo de obra y que se caracterizan por su relative
baja productividad,'
Pero esta soluci6n, hasta donde se sabe, no pare-
ce resolver tampoco. la insuficiencia 'de la polltica
reformista del goblerno de los mniitares. El factor
que determine el character de las sociedades es el
cardctef privado o social de la apropiaci6n y repro-
ducci6n del capital y no,la frecuencia de la empresa
privada o.de las cooperatives autogestionarias. Asi
como passes capitalistas pueden contener remanen-
tes pre-capitalistas, o bien cooperativas de produc-
ci6n muy desarrolladas, China y Cuba pueden tener
remanentes dde propiedad privada. Pero las formas
dominates de acumulacibn a.nivel de la sociedad
son privadas y clasistas en el primer caso y sbciales
en el segundo.
De alli que la formaci6n de un area social, en el
que la propiedad y administraci6n es de los trabaja-
dores que participant en ella, podrA disimular el
sub-empleo existence in la actualidad, pero no sig-


nificarA la formaci6n de un aiea "io-capitalista",
puesto que los comunitarios o cooperativistas se
insertardn en las formal de apropiaci6n privada, tat
come sucede con las comunidades laborales. ,
De allf que en la media que la acumn laci6n del,
capital se prosiga realizando, en forma dominant,
en terminos privados y por ende clasistas, el sector
estatal subsidiary y financiard, a la burguesfa y el
area social se constituird en su complement.
Pasar del modo de producci6n tapitalista a bor-
mas "no-capitalistas/y ho-cpmuriistas" supone,,ne-
cesariamerlte, la miovilizaci6n polftica popular a fint
que la actual clase dominada, en si conjuntoicon-.
trole efectivatnente los r6cutsos de la sociedad y los
distribuya en funci6nr de los requerimientos de la
clase a hivel global Y esto es llaiamente socihis-
mo.
i ,, I I _. '1' \ I -'.t r' '_ .


DEMcOCRATIZACION RELA'lI A,
.ASISTENCIALISMQ9 y
CONCILIACION DE'CLASE'



e to anterioriMente.dichose podrfa iriterpretar
que pretendemos reducir. la 'importancia de las
transformaciones ejecu adas por el Gobierno Revo-:
-lucionario de la Fuerza Armada. Se' ttat de cold-
carlas en su perspective hist6rica y social, insistien-
do sobre us alcances y limitaciones,
..Ta como decfamosal inicio de este trabajo, este
gobierno y las a'ciones que hacmprendido clausu-
ran, sin lugar a dudas, un largo capftulo de la histo-
ria peruana. En efecto, las refprmas anti-oligdrqul-
cas y nacionalistas, athn cn las limitacioiies senfala-
das anteriormente, suponen la incorporaci6n par-
cial de intereses y reivindi6aciones que hlist6rica-
mente se plantearon lbs sectors populares y me-
dios del pals.
Esta relative incorporaci6n de las exigencias po-
pulares se materializan a trav6s de una distribuci6n
segmentaria de los beneficips qie resultan de laS
reforms emprendidas por el Gobierno Revolucto-
nario de la Fuerza Armada. Es decir, no se trata de
un movimiento d stributivo a nivel de la clase en su
totalidad, sino a seg.mentos de'ella. Asi, 1or ejem-
plo, la reform agraria pernite que los trabajadores
azucareros, que cohstituyen alrededor del 2 o/o.de
la poblaci6n rural econ6micamente activaacumule
alrededor de la tercera part del.monto redistribui-
ble en el area rural. Las cqmunidades laborales en la'
indystria, minerfa y pesquerfa, que agrupan alrede-
dor de 250,000 personaS (es decir, el 12 o/o de la
poblacibo econ6micamente activa'no-rural) rNdlis-
tribuyen los beneficios de dichas eintidades interna-
monte a los trabajadores de cada uno de estos sec-
tores, con excepci6n del Area industrial donde la
distribuci6n se realize al interiorde cada unidad de
producci6n;
Esto supone que los sectors y las empress de
mayor rentabilidad ec6n6mica, como las mineras
para poner un caso, estin en capacidad de otorgar a
los integrantes de la comunidad laboral.beneficios
mayores que los de baja'rentabilidad.





La, rcalizac1i6n, dan lde parolal de-ls cigerncias
populllres, sU1pon o do Itehio una 'denmocratizacibn
relativa de' la soclead -. dentro dcl perfiletro quoe
hIn~rca of slstcmau -de dotninaciln closlstapio n96 del
Esttdo, el qtol, at col*titralo, vaslenridd eada vcimnlits
objeto del control nutorlttdrio -1or pLitte do .Ciebu-
eocroclo. SinClemLtargo, Im los htei de osto deniocra-
.irzclni iocial tstilh dados 1lorditcIL a pcsdi dcl reco)-.
nocIrIncnto forimat de ln te-imi tidnd 'do- tat demacn-
1ag pdputacu (c6mptto Ingrcso tfluru, Iviviendii,
WdUc=ici, kuialIud, rcceeocl6n, 0t0.) of Wistomd, fun-'
dudo sobte tI dpropiaci6ft ptivadn do los bonericlos1
qtle:producc In socledad, to estd cli cdpoiddad de
ofrecer una participacfe6 crecctloto y clqiitativta bfl
fc broducto social. Dobidb a. ekto6tltinio,el Estado
se vo obligado a dosarirolhnr inia polfifaj nsistciicla-
lista coino sustituto a hUna cfctiva y lcrnianoentde
4cdiit~ribuci6,i social.
Ashilsino, debidQ a io debilidad &e la burglUcsi .
iiativei, cl Estado asotno grain part d las funciin's,
cnnosLar'i iles lograndd osf, i41 1 umpijo Imargen de
* dutono1liia reladtivacoll rcspcco i Ja'soci dade n sit
v,6c untit.Es decir, el E~tado se encucntra oni cnpd.
icidad de crear y dirigit por su propia cdcnta impo*-
.61tntes fieas d& In 'Ada econ6mica del pais; asi co-
m1o. por to debilidaid'de las organizncioincs polfticas,
burguesas y poequetia burguesas, eI Estado asume
*estis furiclones polfficas a (raves de orgunivzclones
cstat&cs, tad-hoc, cohio el Sihamos.
Paralclamento la asto, Ia poitica asisticialista,
"Ina tguroda- n 'grait ccala. ccnrtofkc al Estado Una,
ogi't I in ida d retdci'~atiichWtc miptiitpla 'itrtc vitstos eso.
tords' de a pojbabla. Aunq tic,, cm conlifeza a
sr chiof gceibU asisteitciaclatsa 0e1 Estado favore-
.w una presi6n innfi athi cluc rto c.i
*bntra do- In comithltdad ay pmpli do 0sto opif-
:'iEs decir'ue Ia -autoiouldnl relative de1'1stado
*sobree ci conjunto de la,soiiedaid y ia Ioift'ca asis-
;toil cllista, h.:porimiteli teller Wi rot derirbitro Qntre
las clascs,fialta eo Itinite del sitsOonflictos Sepunda-
rios. sed, aquellos in qutte no se cuestionii'1 4 o!s-
tructturA clasistg dd tn sbcie;Wad~ DO esa inahnera so
busca euillibrar las tnisiones cjue se prodUceti en-
tre Ins diftcrcntes'ciascsqtre portni te et desarrollo de
,,una idcolbgfa qu6 presehtoa at iluievo tgglmien conlo
Vitt tali ta'' ..
E& decik que 6ljuevo sistema polffico. quo se va
perfilaudo persigue i t cohcilieac1ii6 'y,:arniohiiac16n
dc las vtrins chases y sgu difereitos soctores buscan-
'do IntegrarWas a.'notulbr de los tequerimientos del


(3) "rEn dos anticulos publicadclw on 'a revlsia !'Oifo, (Nos 48?-
488) Cartos -clado ha prioteadido arefutar nueilrd prolpos~5idl
Irclaliy at canorict concsllldoi del tiglenmilitar. mlargtmon-
to quo tsgrtnl el eutos soe'itra en Ai hchIo quoea pfitricipa-
*clkn do 16s trabajadores en ta ropiodad de ls medios do pro-
4uccibn, a travis do Ins cotutWidades laborslos, deberia, tw6ri-
cammente,elimirls r I ewdstencln de la class at suprimirse Ia
poladaci6,s anta~nlca buurc roia-proiohriado. "El abdooills-
mode Is opsrid6n irreduct en to "burguosia" y et "pto-
lotarlado" tradidonal ya "0 ewistirfa -die 1Delgado- no pot
%los leresegdt omrbas dates sdckdes hoIbioran aia 'concl-
Huhs" sina porquc hbutia dejado do extisir la polasidad Amso
htt( 4utro propltdad total potr un lado y desprpledad t"tst per
of Otto. Lte 5It lfa*o In prelestaslado cotu Ia burguesia
tBbrian sido abotidos comb, duaes sotlvci". En este minmto
Aeatldo of aato, os am m nis eiPlto- "si los Irabajadorrspose.
acmri 50 olo dela trapmleW do los medis do producci6n ya
exuslrfst ,-mamlstmamne babtando- pFotetadrtdo. NI 4am-


desarrollo nac0ioiini. Ms. do uia vez]ds z0 Mifct esiits
Inleinbros dcl e.2Jecttivo invocarfan A '"todos" los
,peruanos a jugar Oor ia castquia blcolot, Sin dis-'
tindiones de 1lilnguna lestecle vuctco quo "ftobs lIds
peru~iiUs" dcbcrfwnqs coniroriii:1tr 0i411llldad totial,.
orgAnica, sln~difcrefic'lis algullas ptr el bien do "Ia"
* Las' S llferenncilns y. onhigov'011iog tias'ktaq go vetrfa
d!f pulcstas' do tado et pro da, Li 4iitcyriacibin ilticip-
hul y irolftlco do la soodw(We, lu constitutye 61 ob
jetivo estruwigico Ia opeRa 6i11 mnilita'i (litlgitida
,llor eclGoblerno R vWluceloIiato le Ia fPurzii AMinn-
Chi.1 3


.ELt DISEiO CORPORATIVO
DEL ESTADO PERUANO


C InoclIo, esto' supono e crseguir 11 despolliza-
"Lion dt los doninadlos. Es dccir, procurar qrioi no
tomeoin conciencia dc coinslituir una.clase cxplotada
C 1in11pedir qp'e So organlict'n ll Y1iillllo s die sus inte-
roses esli)cdficos Al contrnrno. se ravorcoe todas las
formas organizativas que propeiidan a lIt realizacidii
,'do objetivos .coilcrctos e itinnedjalos, en SuS hiigares
-de residencla, de trabajo, tie estIdio. Es docir, so,
estinnula las accloiics dirigidas a transrorhmir r a VoW._`
tica "'eni Lin problema dc Ia vida cotidiana".
Eg conciliacl6n y arionlz;iciz n do claims quo
eI psiguo establecer ci Gobiorno Revolucionario do
I)a Fuerza Annaid~, con 1. coiislguciiki despolltiza-
cibit de ]as class doinhiadas, supoiie Ia croacl6n do
t ccanismos instittuciorialeS Cjlte UentLtren i I16S.
$ecdorls qui '"SO' pisltigo iintegrr. 1c csth iiiuaieta so .
podrhi retducir Ins prcslon's quoe desbordon los mar-.
*.cosi capitittistas y tecniocriitieos (llw ci jgoblerno'4c
los inilitares ha. colocado a4 pog, combat h fiiron
las huclpas d'. los nacstrds, A6 los inineros, de los
iLzucar ros; Ins m6vitizacdinds populares do Cuzco,
Arequlpa y Puno 'o; como 16L sigu 1ciu s 1ondo a& las ri ,
Witneg Oresiones sindicales. Asihilshio, estos nicco-
isins os iistituclonalcs de ciicuararuicnto servirfan,
1ifliuy claramichto, pura Wuc.War los d~biles cillontos
dc los pairtidos de d" las organizaciones sindicales.'
que ollos control an y quo preftenden mnaiitcddr e'i
un -estado de olativa auiltaonmi a C1 relacliim al po-


poco'burguesfa. .
El arrtimento es mns viajo quo ce Ap, 1s mnire de Ins f(nentO
mis roacclonorias del pcnsamniieto social y no Pot cso s IlesnDIM
disparatado. Es Indudable qoe Ba ni dolidod dei capitalismo dcl
siglo XIX ha vatadao suatabtlvatmentc, situ P or ocit npuqja
serunlaento dccirtue cl tapitazslio y los A ellictm do close ha-
yin dojado de c. ,stir. Uno de los tantos cambios quo h1 tonido
61 cajlbtaijmo es ci offecer a los Wkbaijidorc una parcla desu
fropio trabajo baCidndoles croc quest sc les 1torgs of produefho
totpl dol inimso. El do dales participaci6n cn los conitax diu~rei-
tivos do ils emipresas y hLctrics crooi que con clo bsw decides *
tes -Ran deterritihntct ot to roluz de 1a crinpv y do -s
sowedod. FE rnsi on micims de los pa ises ,ipi+iis1as nv.,zadds.
Pero eslu cs simple y Ibnlbnauele plkildpfiOonlmo.
Ua i w6 tnoiha de D)lgadn vq cILim: apuisla a IL desmrWi=izCtuI
prililica dc W, cbasms pptplavis haIciendo %.v que c- iL n lientin
liILeIs qwdrpcdrcios, sma quo Wi conlrodro im1os se rundon en ci
todo, iiico, do Is Nad6n.


1


















bierno,'como es eO cao .del Apra y dil Partido
Comunista, de la Confedcraci6n de Trabajadores
del Per(i y de la Cortfederaci6n General de Trabaja-
dores dL1 Per'i. Por iltimo, permitirla canalizar eli
forma apropiada las exigencias de indole, asistencia-
lista de manera tal de captar las lealtadcs de la
poblaci6n y cuidar quc dichas dcenmndas no pongan
Cni peligro los rcquerimientos dc invcrsi6n del Esta-
do.
En efecto, cl plan dcl gobierno military contem-
pla que dentro de veinte anos, en 1990, se habrli
logrado la realizaci6n de sa proyecto national. Pi'ra
haccr realidad tal propbsito,-se reqiuerirfa, tal como
se dijo antes de uw may(tsculo esfueizo de capitali-
zaci6n que nb deberfa scr inltrruimpido por las cxi-
gencias de consumo de los sectors popularbs y quc
pudicran poner en peligro los gastos de inversi6n
del Estado. Dc alli quc's haria necesario organizer
a la poblaci6n popular a fin de racionalizar los gas-
tos asistenciales y prom ver para que con sus reduci-
das posibilidades de alorro y trabajo,.rcsuelvan sus
nccesidades inmediatas.

Estos mecanismos institucionales sc han ido,
creando a lo largo de los (liltimos dos ailos pero sin
ceilirse a un plan dctcrninuado. A partir de marzo
de este afto, coni la creaci6n de Sinamos (Sistema
Nacional de Apoyo a la Movilizacion Social), esta
situacl6n ha variado sustanciilmente, En efecto, la"
huelga magisterial a nivel national, la movilizaci6n
de los miners y por filtlnio la de los azucareros,
hicieron ver la necesidad de crear organizaciones
que sirvieran de mediacion entre'el Estado y las
masas populares. Estas podrian servir de canal de
persuasion y asistencialismo por un lado y de re-
cepci6n do exigencias inmediatas de los sectors
populares. Sinamos se convierte asf en la organiza-
ci6n estatal encargada de organizer o reorganizar a
la poblaci6n popular a fin de adecuarla a los fines
del proyecto del Gobidrno Revolucionario de la
Fuerza Armada y de esta manera realizar una "de-
mocracia social de participacion plena".

La reducida proporci6n de la poblaci6n popular
que se encuentra organizada ysu secular debilidad,
por la falta dc autononxia de los sindicatos y parti-
dos politicos, constituyen, conjtintamLnte con las
reforms anti-oligCirquicas y naciomtftistas, una base
importance para que lo Estado -a traves de Sina-
mos- pueda clcctivizar relalivamente los prup(si-
tos mencionudos.


A rafz de -lu aplicaci6n de Ia Ley de Re forma
Agraria, la poblaci6n rural benefticiada pas6 a for-
mnar part de diversas fnrmas asociativas tales como
cooperatives, socledades agricolas de inteids social,
y de.las reorganizadas comunidades de Indfgcnas.
Hasta hoy estas instituciones so encontraban vaga-
mcnte conectadas con las'dlstintas oficinas regiona-
les de las varias depcndencias p~blicas. A partlr de
mayo y a travts de la emisiln del Decreto Ley
19400 se.liquid6 a la oligarquica Sociedad Nacio-
ial Agraria .y de paso a todas las organ-izaciones
campcsinas que sc habfan constiluido durante los
ultimos quince afios. Este decreto ley ordena la
forma organizaitiva quc deben tener las organizacio-
nes aigrarias y los 'niveles de. jcrdarqla a los quo
deben itcnerse: los objetivos que deben perseguir:
"difundir las digposiciones y medidas qcue adopted
(sic) los organismos pftblicos para cl area rural y
cooperar (sic) con log 6rganos del Estad6 en las
acciones relatives al desarrollo econobmico, social y
cultural del area rural"; las prohibiciones a las que
deben someterse "dcdicarse a asuntos de polftica
partid aria" y la obligaci6n que tienen de registrars
en Sinamos para tener personerfa juridica. Asimis-
no el decreto ley establece la potestad de Sinamos
de disolver estas organizaciones "ciu;iido rcalicen
actos ajenos a sUs fines o contrarios n las (eyes. '."
Por (ltimio, se crea la Conlede action Nacional
Agraria que viene a scr la culminaci6n de la jerar-
quizacion de las organizaciones.de base, que se en-
lazan en ligas, que a su vez conforman federaciones
que se representan en la Confederaci6n Nacional
Agraria.

Tal como se desprende de esta diSposici6n, el
carActer autoritario y tecnorTitico del regimen es
plenamente manifesto y contradice el verbalismo
ideol6gico de la "democracia social departicipaci6n
plena", y pucde constituir cl modelo general de en-
cuadramiento politico de la poblaci6n popular, que.
se quiere hacer pasar por "moviHzaci6n social"

En este senlido eii el aire- urbano-industrial se
presentan tres posibilidadcs.- L' convocatoria a un
Congress de Coinunidadcs Industriak's para este
aio, por medio del establecihiento de una comi-
si6n ad-hoc, que prepare el temario ~ ce rclainento
de la reunion, anticipa la possible creaci6n de una
cstruciura vertical similar. La obfigada rcorganiza-
ci6n de ta Sockidad Nacional de hndtustriius por dis-
posici6n del Minislt.ri, de Indstriias. hize posibte





que se diera cabida en dihia sociedaid a various dele-
gados de las Comunidades Industriales, dcsignados
provisionalmente. Dc esta suerte se inicia formal-
mente la integraciOn institutional del sector capita-
lista y c comutnitario y puedc constituir un antici-
po de to que puede suceder en otros frentes institu-.
cionales. As( sc podrfa ver la incorporacdi6n de de-
gados de comunidades laboralesi en cada una de las
sociedades qiu representan los sectors capitalists
que culminiarfan a su vez en una "federiic6n de
socicdades" en la tue estarfan nltegradosos os cm
presarios y los comunitarios.
Por (iltimo. Sinamos realize claros esfucrzos para
ganarse a difcrentes organizaciones sindicales, a fini
de lograr obtcner una base sobre la que pueda mon-
tar un Movimiento Revolucionario Laboral, libre
de las Ingerencias partidistas, espccianlmentc del'
Apra y del Partido Comunista. El patrocinio gubeir
namental que tendrfa el Movinfiento deberfa scrvir
de atracci6n at d&bil movimiento sridical que se
verfa asf clientelizado por la via asistencialista. 1
SEn este sentido hace ya algin tiempo que se
comenta la existencia de un proyecto de ley'sindi-
cal que dictaminarfa, at igual que en el caSo de las
organizacioncs agrarias, la uiificaci6n del sindicalis-
mo peruano bajo el patronazgo de Sinamos.
Otra dream organizational en la que el gobicrno Ih
intervenido en forma decisive es cl de las barriadas
marginales, denominacl6n que ha sido modificada
por decreto ley en "pueblos j6venes", Estos dcpenl-
dfan de la acci6n de la Oficina Nacional de Pueblos
J6venes que en tun primer moment serv(a de ase-
soria tecnica a las guarniclones militaries que se on-
cargaban de Ilevar a la prActica las recomcndacioncs
de dicha depdndencia. Asf por ejeiplo, los pueblos
j6venes de Lima fueron divididos en cuatro ionas,
cada una a cargo de una guarnici6n. Estas sc dedi-
caron, con la maquinaria y el personal a su disposi-
dc6n, a nivelar calls, ejecutar obras de limpieza y
ornato.
Posteriormente cuando esta dependencia se inte-
gr6 en Sinamos y qued6 convertida en el sector de
pueblos j6venes, se dedic6 a organizer a esta pobla-
ci6n por manzanas y calls y fomentar la elecci6n
de sus dirigentes vecinales. Al igual que en cl caso
de las cooperatives azucarcras, Sinamos specific
la condicidn que debfan tener dichos dirigentes: un
trabajo permanent, excluycndo ast a los sub-em-
pleados; un hogar formalmente constituido y no
tencr convivientes, es decir, tener una vida familiar
intachable. Por iltimo, no tener antecedentes
penales ni politicos. .. es decir, ni haber sido delin-
cuente cpmfin ni haber militado ell partidos polfti-
cos... La conformaci6n de estas brganizaciones ha.
echo possible que Sinamos canalice la acci6n de los
pueblos j6venes en la colocaci6n de redes de agua
.potable, dcsagile y la de constituir asociacioies que'
rcciban prdstamos para la instalaci6n de luz eldctri-
ca y para .mejorar la vivienda. Asi, los interests
inmediMtos de esta poblaci6n, que siempre fueron
puestos de lado, se ven plenamente considcrados
por el gobierno military. Los planes de "desarrotlo
comunal" y de "auto-ayuda" cobran dimensions
insospechadas y es de esperar que tengan una deci-
siva importancia part despolitizar, at menos transi-
toriamente, a esta poblaci6n.


A partir de la constituci6n'de Sinamnos se central.
liz6 las accioncs asistenciales que diferentes orga-
nismos publicos reailizaban en.forinu disperse y sc
institucionaliz6 c caracter vertical, autoritarloi de
las relacionils del Estado con la poblaci6n popular.
De acuerdo a la tey que dispone su existencia, Sina-
mos debe orientar su acci6n a fitt de hacker posiblc
la organizaci6n fuinconal y territorial de la pobln-
ci6n,s dec en terms dcir t os de scgniento de clase y
de ireas geogr;ificas. Sinamos, "ticne seis jimbito,
considerados prioritarlos": 'pueblos j6vcncs y
"dreas de sub-desarrollo urbano-internio" (ttll-
ros), organizaciones rurales, la' uv'ehind. las orguni-
zacioncs laborales (sindicatos y comunidlades labo-
rales), las culturales, profcsionales y las econ6ninJvas
de propiedid social cooperativess, sociedades dgrf-
:olas de interds social, cmpresas auto-gestionarias).
A su vcZ, la estructura orgatnizativa quo tione Sii-t.
mos os bastante indicativa. En tanto que es un "Sis-
tema" consta de "tin organism central, organls-j
mios regionales, zonales y locales y represenitaciones
sectorhiles".
Las regions de Sinamos se supetponen a las re-
gioneo militares y los Jefes dc tstas -con clerta,
excepciones- son a su turno los de aqucllas, quiir-
tics, con la debida asesorfa ttcnica de los proresio-
tiales qlu laboran en las dcpcndcncias de Sinamos,'
confeccionan el Plan do acci6n asisteidial de los
pueblos j6venes, los campesinos, los sindicatos, cb-
munidadcs laborales, organlzaciones culturales.
profesionales y las futures empresas de propledad
social.
De csta mantra, los mecanismos instittucioihales
que el gobierno de los militares ha' dispuesto para
favorecer la plenaa participaci66" de la poblaci6n
se caracterizan por que persiguen clientelizar en
forma segmnentaria alas classes populares mediante
el cstablecimiento de formas organizativas vertica-
les y jerarquizadas, con la consiguiente despolitiza-
ci6n de la poblaci6n dominada, en el moment
mismo ijue las reforms anti-oligarquicas procuran
su homogenizaci6n. En segundo lugar dichos meca-
nismos procuran intcgrar institucionalmente a las
masas con la clase.dominarite, a fin de lograr la
coincidcncia de sus designios y la difuminaci6n de
los intereses especificos de los sectors dominados.
La segmentarizaci6n de las classes populares, a
trav6s d minecanismos organizativos verticales y je-
rarqu'izados y la integraci6n en la ci'spide de estos
s sectors con los de la clase dominant, correspon-
den tfpicamcnte a un diseflo politico de factura
corporativa. De alli quo en otra oportunidad nos
refiriesemos al nacimiento del corporativismo pe-j
ruano y al a version peruana del corporativismo. :
A rafz de la nota que publicamos ce la secci6i
La Polftica y cl Comentario en el primer nimcro
de Sociedad y Polftica, en el que adclantamos cl
character corporativo del gobierno de los inilitares,~
Ismael Frias y Jos6 Bernardo Adolph de La Cr6ni-
ca, concluyeron abusivamente..ein cl sentido que ca-
lificAbamos al gobierno por ser fascist. Si to defi-
nimos al Gobierno Revolucionario de la Fuerza Ar-
mada como un gobierno fascista no se debi6 a al-
g(n temor de dejar traslucir nueslras ideas clara-
mente.
El corporativismo es tn esquema de organiza-
ci6n potltica del Estado-en el que se segment las





classes socials, integrando vcrticalmente, es decir
attoritariamente, a estos segnentos en organizacio-
nes poll-clasistas dc caraictet functional", esto cs
por sectors de actividad econ6mica y social.. 11
Estado impone sobre.cstas organizacioncs un con-
trol autoritario y una ideologfa de conciliaci6n dec
intercessl SI bien la burguesfa, o e stas condici6ncs,
se Uil'icai con el [stado, las classes dominatds pier-
deli auttonlomfa y son impedidas de desarrollar sus
propirs organizaciones y coil cllo su conciencia de
clase. El fascismo supone, junto con cl corporativis-
mo, la presencia de uni sistcmfAtica y brutal repre-
si6,n sobre las organiizciones revblucionarias y dec
los trabajadorbs, Esta (ltinma condici6n provino,
hist6ricaimcntc, de la crisis international del capita-
lismo.
Como lo deben saber Frias-Addlph, cl fascisnmo
naci6 en un context hist6rico determinado por
una muy fucrte crisis del capitalism a escala inter-
nacional y cn quc la burguesia se encontraba inca-
pacitada de sostenerse frcnte a los embates de tifc-
rentcs organizaciones pol ticas populares y'dcl mo-
vimicnto .obrcro que Ic disputaban as(, cl powder
politico. Ante csta situaci6n la burgucsia sufrag6 a
tui sector de la pequca burguesfii atcrrorizada por
'sti creciente paupcrizacion y la proximidad de una
revoltici6n social, a fin de crcar, con cl apoyo tici-
to del gobicrno, Ui aparato partidaiid dedicado a
reprimir brutalmecntc las mencionadas organizacio-
nes populares, capturar cl Estado y rcdefinirlo cn
trmninos autorilarios y corporativos. Dcbido a la
crisis international del capitalism, cl Estado Nue-
V oo la "Patria Ntiva", install una cconomia de
guerra y persiguiO la cxpansi6n territorial a fin de
resolver la mcncionada crisis ccon6mica y. social. E,
decir qite dadas ciertas condiciones intcrnas c inter-
nacionales cl autoritarismo corporativo descmboca
ieF fascismo. Idcntificar corporativismo con fascis-'
mo es, pues, rcsultado pot lo incnos, de una ligere-
za cn cl uiso de los conccptos.
En cl Per(i, es obvio que no se dan ninguna de las
condiciones anotadas para que se desarrollc un Es-
tado fascista, pero estan crcindose todas las posibi-
lidades para.la instalaci6n de una dominacion capi-
talista de caracter autoritario por mcdios corporati-
Vos. Si no ,qLi cs la segmdntarizaci6n que el Estado
prbpugna dc las classes populares; la articulaci6n
vertical y jcrarquizada quc Sinamos estU organi.:an-
do? ,qu6 cs la integraci6n de classes en la Socicdad
Nacional de Industrias, que es la invocaci6n a la
"unidad" national, sobrepasando todos los intere-
ses de clase? Si se quiere denoninar todos estos
rasgos como "deinocricigi, social de participacibn
plena" en lugar de la denominaci6n clasica dc cor-
porativisnio, eso formaa parte de la "auto-nomi'a"
del vocabulario "ideo-polftico" del regimen military,
pero nada mtrs.
Pero el sistema autoritario y corporativo quc Va
adoptando cl Gobierno Rcvolucionario dq la Fucr-
za Armada no se present de manera sistcmati-
camente represiva. Esta situaci6n sc explica fun-
damentalmente por dos factors que ya han sido
anteriormente mencionados. En primer lugar debi-
do at caricter anti-oligirquico y nacionalista de las
medidas del regirmen que cl otorgan una iniportante
base de legitimidad. En segundo lugar; en raz6i de
la debilidad de. las organizacionesfpolIticas,y sindi-


cales poiuilares para presionar a fin de rndicalizat
diclas refornlns. Ambos factors, haccn puc, in e*'
cosaria la rcprcsi6n violent y sn(cimtica parn'im-L
poner el corporativismo.
Sin embargo, Ins ntiedidas distributivas y ldemo-
cratizantes del gobicrno crcan itna dintimicas quc
puede scr contraproduccntc al proyccto del rtgl-
men, en In la dida qtic cada vcz mns segmcntos de
la poblaci6n popular I te Iardn prescntes pnra solid-
tar su parcela de bcieficios en la nueva coytilituht:,
Tai como en la actualidad es patented, la prision
inlflacio iaria (que su'ir la ccoionmfa pectiaona es en
buena cuenllt resultado de la nvleva sittiaci6n creldla
por las imcncioinadas rclonias ant-olignrquilcasy n i-
cionlalistas.
'I
Adcmfis, cll la ncdida que cl proccso crecdo por
las niedidas antioligAirquicas sc vayan agotando, l.l'
presionecs populares se irdin intcnsiricando y ,cs(a
vez sc liarzili presents atacando dircctamentc l;
nueva cstructuraci6n cconoinica y social de caniic-
tcr capitalist miodelrno dc la socicd(ad pcruam ,
Es en csta nucva situaci6n quc la organizalciOii
political dc naturaleza corporativa dcberia Il ciar a
teier un papcl de fundamental iniportancioa para
bloqucar e impcdir la naterializaci6n de estas pfc-
sioiics dn forma organizada y clasista. Ya hoy en
dia, cuando ia(in Sihamos no ha capturido del todo
las pocas organizacioncs de los Irabajadorcs, cada
vez que sc desatan movilizacioncs populares qlue
prcsionan por hacer rcalidad las prCdicas revoltucio
' narias del gobicrno, Sinamos se encarga de coordi-
nar la acci6n quc aplaque, canalice, persuade a I
poblaci6n que irrulmpe en el csccnariod politico sill
cl pcrmiso ecfrcndado por un lecrcto Icy.
En cste sentido, cl periodismo official jtlegl 1n
pIapclIdccisivo. En cfcctO, cstos pcriudicos tatai:an
sistcmaticanlcnte las moviliiaciones populares q(Ite
licncn tnl claro cointelido clasista;, no asfi Ins Ihuclgas
dc car"ictcr reivindicativo (Id ill sildicato dc Ciiprllr
sa. I'ara cllo argtunentIln (qucn qutcllas atent 1il cOriira
.la ccbnoinm I acional, sin lhac'r niliguna espccil'ica-
ciin dcl piapel quce cni ella tic en los trabajidores, y
porquC, stiptcstaimente, estarfann dirigidas por hi
"CIA"y poe mini-partidos comio cl Apra y los "i -
tras'" que, sin embargo, cstar(an dotados de la capa-'
'cidad de star en todas parts y al mismo t iecmpo.
l)adas las,nucvas condiciones quc crpa cl mismo
gobierno a travds de las reforms anti-oligdrquicas y
nacionilistas, con la consiguiente depuraci6n de los
conflicts de las classes socialcs al inscribirlas en un
contexto plcnamcnte capitalista-moderno, se co-
mienzan a observer las tensions entree las presioncs
populares, y las acciones del gobicrno,i por
intermedio de Sinamos, para impedir quc ellis
alcanccn, a tomar ribctcs que pongan eCi discusi6ir
cl principio de autoridad de la nueva domnlnacioil
clasista impucslt por cl Gobicrno Rcvolucionario
tI dla Itucrza Arinida.
S En clecto, :1i paz social que cl proyccto corporati-
vo dcl gobierno de los militares pretend impontr
no podra dcjar do ser enfrentada por la poblaci6oi
trabajadora, .soit. ida, al misnio tiiemlo a los efcc-
tos de la inflaci6n.y a las urgentes necesidadcs de
acumulaci6n capitalist. En estas coudiciones, ,el
corpora ivistlo, tcndr( aiventtualine nte, que apclur
a la violcncia,







ILuAr:


Antbal Quijatio.


I ciatro de setiembre de esto fito. se cumplie-
ron dos anlos de la singular experlencia politic a
iniciada con la eecci6n de.Salvador Allende; Ifder
dcl Partido Socialista de Chile, a la Presidencia de
la Repfiblica, a la'cabcza do una coalici6n de parti-
dos y corricntcs polfticas que conformian la Unidad
Popular.
En esta experiencia, bautizada. por cl propid
compailero Presidente; como la "via chilena", al so-
.cialismo, sus conductors proclaman persegutr uin
arriesgado objetivo: a.brir las puertas at socialism
en Chile, utilizando-el propio apdrato estatal here-
dado de la dominaci6n burgusa, .a travds de un
process de cambios qlte se cumphan sin abandoner
el terreno de la legalidad y oen un marco politico
pluralista, esto es, policlasista.
Es necesario insistir en este enorie detalle. Tal
como lo presentan sus conductores, Cste no cs ,to-
davia un process socialista, sino uno de transition
hacia 61. No deblera ser, por to tanto, enjuiciado
-como es ya la tentaci6n de muchlos dentro y.fuec
ra de Chile- como si se tratara de un efectivo pro-
.ceso socialist. Las ensenanzas que de allf se deri-
ven se refieren, segfin eso, a los problems de la
lucha por la instauracl6n de un powder socialist,
antes que a .los de la construccl6n misma de una
socledad socialist.
Esta consideraci6n no estA, sin embargo, liberada
de dlficultades. Conio para subrayar la extrema
complejidad de este proceso, cs claro para observa-
dores y protagonistas qut, on este njarco sui gine-
ris, ambas luchas no p ueden pensarse ni darse por
separado. De una clerta mantra, la propia lucda por
"abrir las puertas" al socialismo pasa por determi-
nadas areas cuyo cumpliniento efcctivo implica
ya poner en escena, ccon6niica y polfticaticnte, 4as
formas iniciales de relaciones de poder y de pro-
ducci6n de cardcter sociatista on algunos sectors
de la sociedad.
Para los revoltcionarios socialists de AinLrica
Latina, el actual proccso chileti no conslituyc so-


-' -b~ -- 1~- p:


lamcnte iun privieglado laboratorio de educaci6n
pol(tica, quc' permit observer y decidir lasposibili-
dades y las inposibilidades de un model liista
ahora hist6ricamente singular de transici6n entree el
capitalism y el socialism. Acaso mias qute so0,
constituye tanbi6n en este moilento en Anierica
Latina, el mis important campo do batalla donde
revoluci6n y contrarrevoluci6n se, enfrcntan, miAs
alil del model missito puesto ta prueba. La vig1latn,
cia 'ilitante de lo que alli succdc. el examen y
cuidadosa evnliaci6n de tina sitnaci6 n l n la cal 'no
se estai jugando 'Onicameinnt la rcvolhci6n chilcia,
es ona imperative obligaci6n.'


'SANTIAGiO, ClUDAD
AGITADA. CHILE, PAIS
AGITADO



os rasgos comipletamentc: mhabituales, domil
nan hioy dia In vida de la capital chitena:.Sus princi-
pales calls y sus areas comcrciales rmuestran el hfa"
noso trajin de n multitudes entrando y saliendo de:
los establociminttos.comerciales de todo tipo, co-
no en las visperas de Navidad, disputindose las
mcrcaderias y en algunos lugares hacienda largas
colas para adquirirlas. Junto a cso. con creciente
trecuencia, grupos politicos se *enfrentan violenta-
mente entree s o con las fuerzas'policiales, ia huma-
rcda de los gases lacrim6ginos se iezcla,con el ya
i'ucrtc "smog" de la ciudad, "comandos" paramili-
tares cuya acci6n revela~organizaci6n ycoordlha-
ci6n notables, con las banderas e insignias de los
grupos fascists aparecidos dcspu6s de la elecci6n
de Allende, recorren las caltes del "iarrio alt9" e
incursionan en las areas c6ntricas agredlendo a tra-
bajadbres. En las noches, las mujeres de los barrios
ricos produce su diario "concierto" de cacerolas a
una hora prefijada.
Los extranjeros residents enSantiago, que hasta
hace dos aiaos so sorprendfan, y en ocasoiocs so
quejaban, de la tranquilidad de la vida cotidiana de
la ciudad, estdn ahora bien servidos.
Pero en el rest del liafs, en el campo y en sits
principals citd.adcs, la situacibn no es diferentc.
Conccpci6n o Vailpurafso, son escenailos de cons-
tantcs cnfirentaluicnto entree los partidarios del rigi-
men allendista y sus opositores, de in (tines muiltitu-
















.J .


dinarios, con heridos y en ocasiones muertos de
uno ti otro bando, inclusive entire las fuerzas poli-
cialos. En el campo, una cada vcz mayor agresivi-
dad de los terratenientes y de sus partidarios arma-
dos, ha cobrado ya, en las (ltimas semanas, varias
vtctimas centre los campesinos que presionan por la
liquidaci6n total do la'propiedad terrateniente en el
campo. '
Estos dos rasgos, dan cuenta simultaineamente de
lo que csta ocurriendo en la arena econ6mica y en
la lucha .propiamcnte polftica durante los dos pri-
mcros anos de la experiencia allendista de la "via
chilena", asi como tambidn de las crecientes dift-
cultades a las quo csta se estd enfrentando.


LA POLITICAL
ANTIMPERIALISTA,
ANTIMONOPOLISTA Y
ANTIOLIGARQUICA

I aslimir Allende el gobierno, la situaci6n eco-
n6mica de Chile no era muy diferente de la que
caracteriza a los demis paises'de America Latina.
Cuba exccptuada. El cobre, principal recurso natu-
ral de exportaci6n, estaba bajo el dominion del capi-
tal nortcamericano y elarreglo conseguido por el
gobierno de Prei bajo el mote de "chifenizaci6n del
cobre", ocultaba bajo una ficci6n jurfdica el au-
mento de los beneficios imperialistas y la carga de
sus problems por el Estado, como en cutalquier
otra forma de asociaci6n cntrc el capital impnrialis-
ta y tin Estado Nacional-Dependiente. La penetra-
ci6n imperialista en la industrial manufacturer ha-
bia llegado ya a tener posici6n dominant, pareja-
mente con el curso de monopolizaci6n. La reform
agraria emprendida por el regimen den6crata cris-
tiano no habfa avanzado sino de modo limitado,
aunque habia despertado las iras de la bu'guesfa
terrateniente oligarquica. La inflacibn galopaba y la
desocupacibn abierta hiabfa alcanzado a nm4s dcl
8 0/o de la poblaci6n' econbmicamente active. La
tasa de crecimiento econ6mico de todo et perfodo
dcmocristiano (1964-70) estaba cstancqda on tun
inagro 3.9 o/o. Todo cllo, a pcsar de quo el 0gbier-


no frefsta habfa tenido la ventaja be contar con
precious excepcionalmente altos en el mercado in-
ternacional del cobre, y de haber disfrutado de una
crecida corriente de prdstamos y crdditos del exte-
rior, como parte de la political imperialista de pre-
sentar cl regimen democristiano de Frei como la
alternative eficaz contra la revoluci6n cubana.
Frente a esa sittaci6n de partida, el gobeirno dc
la Unidad Popular al cumplir su segundo aflo, pue-
de exhibir un, exitoso avanc6 en la lucha contra la
dominaci6n imperialista, contra la presencia del la-
tiftndio y contra los grandes nionopolios capitalis-
tas del pals. El cobre ha sido total y definitivamen-
'e nacionalizado, lo mismo que el hierro, el acero,
et salitre, en condiciones que para algunos observa-
dores superman las propias expectativas de los parti-
darfos del rdgimen,'esto es, negindose a pagar a las
empresas imperialistas sino fnfimas sumas y rom-
piendo toda anociaci6n con aquellas.
Ha terminado prdcticamente la eliminacibn de la
propiedad latifundista en et campo (todo predio
mayor de 80 hectdreasde griego bfsico) y el process
tiende a profundizarse para afectar las propiedades
mayors de 40 hectdrcas.
De los veintiseis bancos privados que existian,
18 han sido nacionalizados, 2 est~n bajo control
del Estado y los 6 que quedan son de menor impor-
tancia. Se nacionaliza la Companfa de Tel fonos,
filial de la ITT y todas las empresas industrials y
comerciales de control extranjero. De las 90 empre-
sas consideradas monop6licas, 47 han sido plena-
mente incorporadas a la propiedad del Estado,
ademis do nuinerosas otras empresas de tamano
intermedio. En conjunto, eso significa que aproxi-
madamente el 50 o/o del valor, total de la produc-
ci6n estd ya bajo cl drea de propiedad piblica.
La dcsoctpaci6n, abicrta habfa sido reducida pa-
ra fines de 1971 at 3.5 o/o de la poblaci6n econ6-
micamente active, bajando de mhs del 8 o/o en que
la dcjara Frei, lo que implica la creaci6n de casi
200,000 nuevos empleos en el pafs en poco mis de
un afno. 48 millones de litros de leche han sido
distribuidos entire los nifios de la poblaci6n popu-
lar, lo que sin duda ayuda a explicar el descenso de
la mortalidad infantil en un 10 o/o en un afio. En
fir, la tasa do crecimiento econ6mico lograda en
1971 Ileg6 at 8.5 o/o, y la cifra para.1972 serd
probablemente s61o poco inferior.
Sc tendrn una mejor perspective de enjuiciamien-
to de los rcsultados de csta political, si se tiene en




cuenta que clla ha sido cumplida a plisar de una
drAstica disminuci6n del precio del cobre -el ptin.
cipal product chileno de cxportaci6n y por lo tan-
to su principal fucnte national de divisas -en el
mercado interliacional, dcsde cerca de 60 ctvs,.do
d6lar la libra en 1970 hasta 47 ctvs, en 1971; A"
pesar de la pesada herencia de una dcuda extersna
de various miles de milloncs de d6lares que se acit-
nmul6 bajo cl gobierno de Frei; de tin sistematico
bloqueo impcrialista a toda posibilidad efectiva de
refinancaci6n 'de csa dcuda, do crtditos cxtcrnos,
do sistemitica retracci6n de invcrsioncs por part
dc los capitalistas nativos. A pcsar. sobre todo, de
la sistcmAtica oposici6n de ut Parlamento controla-
do por la DC y cl Partido Nacional, que bloqtlca y
fragment las nmedidas de political ccon6mica del
rOgimen allendista.,



REDtSTMRBUTIVA Y LOS
PROBLEMS DE
ABASTECIMIENTO

-in duda uno de los nudos mas significativos del
carter de la polltica cconomica allendista. so ubib
ca en este terreno que no por casualidad ha pasado
a scr en cstos dfas uno de los mis transitados luga-
res de la controversial polftica tcl pafs.
El Gobicrno Popular plantc6 como una de sus
tateas fundamnentales, la rcdistribuci6n significativil
del ingrcso en favor de los trabajadores. Para powder
levarla a cabo,en las criticas condiciones en quo so
cncontraba la economfa del pals, era indispensable
tratar de coordinar various instruments. Los-qui
mancj6 en su primer ailo el Gobiern6 Popular fu.-
ron: un aumento important de la producci6n
combinada don una political salarial adecuada para
que una proporci6n mayor de bienes y scrvicios
fuera a manos do los trabajadorcs, una political del
gasto fiscal centrada en la ampliaci6n de invcrsio-
ies productivas y en las inversiones para servicios
bAsicos de necesidad popular, y una political d0c
efectiva contenci6n de precious
En general, csa political fue notablemente exito-
sa durante el primer aho del Gobierno Popular. Siis
'cl'ctos pudieron aprcciarsc en la contencion dtc la
inflaci6n, el abaratamiento imprcsionante del cost
de vida al mismo tiempo que los salaries so reajus-
taban por encima del aumninto del costo de vida en
cl afio anterior, ci la dridsti:a reducci6n de la ccsan-
tia. en la construcci6n de mils de 100 inil viviendas
populares, sin considerar las viviendas dc emcrgen-
cia entregadas a diversos sectors en diversos-mo-
mentos, la entrega de leche diaria a los nifios de los
trabajadores, la reducci6n de la mortalidad infantil,
cl aumento.de la matricula escolar entire 5 o/o y 37
o/o segin los tramos de cscolaridad, la ampliacio6n
y cl mejorantiento de los scrvicios de salud ia lo
largo de todo el pais. Se posibilik6 asi un atimento
del 13 o/o en el consumo familiar y un aumento enl
hl participacion de los salariados en el product
national la que Ileg6 ahora a casi 60 o/o.
La experiencia posterior, sin embargo. ha revcla-
do que otras inedidas habrian sido indispensables
para asegurar la continuidad y la consolidaci6n de


esta polltica redistributiva. En efecto, el resuttado
de la political salarial y de la contencion de precious.
si bien permiti6 un aumento.sustantivo cli la capa-
dldad de compra popular favorite tamibicn y qui-
zvs en much mayor medida el de los sectors me-
dios y burgueses. Y, simultaiicamentc, la polftica
de precios afectaba desigualmielte a los blenes y,
serviclos do consumo popular y a los otros, en tain-
to quc la polftica do nacionalizacloncs so cjercf.
sobre todo etn las unidades produictivus destinaldas a
los primcros. El resultado fue que,precisaitente, el
Area do la propledud social o piblica cargaba con,
los'costos.de la polftica do precious, mlentras que el
area privada remaneicnt sc vefa bcneficiada, con cl
agravante do. que esta fllinina practicaba abiert~-
mcntc una polftica de retracci6n dc inversioncs,
.qucmando sus stocks on l enarco' de la, frenfeticu
carrera de coinpras desatada pot esi combinaci6n
do alza de salaries y de contencci6n .dc precious.
'g'ualnmnte, como todo cl circuit de distribucioii
y' de comnorcializacibn permatlecca sustantlivamnente
en llanos privadas, la burguesfi commercial resultaba
nctamente bcnicficiada, y sobre' todo facititaba a
fondot ulna 'cxacerbacion de las prdcticas especulall-
vas y dc acaparamiento que los sectors medios y
burgueses instrunmntaban para sabotear cl exito de
las medidas redistributivas del Goblirno Popular.
Dc cse modo, nmuy poco despuds do iniclada la
polftica redistributivista dcl tcgiten allendista, la
presion de la demailda de biencs fue levantdndose
hasta alcanzar extremos (fmite. Centenas de miles
de turistas, cspecilmente desde la badlda del Plata.
se descolgaron sobre Chile para aprovechar la In-
creible baratura de los prccios y la carrera alcista
del dQlar on el mercado negro. Hubieron quienes
Ilegaron con sus autom6viles ssemidestruidos y re-
greoaron con ellos totalmente renovados al mas ba-
Jo costo'y llcviindosc mercaderlas de todo tipo. El
contraband por las zonas froiterizas con Pertf y
Bolivia sobre todo, iLe inmediatamente estimulado
y usufructuado por la btirguesla. El acaparamienth
de los art(culos de primera nccesidad y de los insUl-
nos necesarios para la producci6n, se puso a la
orden del dia como part del gran negocjo y de tin
eficaz instrument politico para sabotear la poli-
tica dcl Gobierno Popular.
En esas condiciones, el conjuinto de medidas des-
tinadas a .favorecer a los trabajadores mostr6 ri-
pidamente que favorecia igualmente a sus enemi-
gos, econ6mica y polifticamqntc. La producci6n ba-
tfa todos los records de los iltimos decenios, las
unidades productivas operaban al maximo de su
capacidad instalada por primer vez, y sin embargo
comenzaban a escasear en cl mercado los biencs
indispensable para la producci6n y para el consu-
mo. Una palabra ingres6 al vocabulario politico co-
tidiano: desabastecimiento.
Si a esas circunstancias se aniade el bloquco im-
perialista para la refinanciaci6n de la subida deuda
external, para la consecuci6n de pristain6s y crddi-
tos para la compra de products alimenticios en los
cuales la producci6n national ya era deficitaria an-
tes del rdgi!nmn de la U.P., de bicnes de produccibn
que el pais no produce; ia disminuci6n accntuada
dcl precio del cobre y la consiguiente dsnrinuci6n
de ta principal f'luenlc de divisas del pais, conmbi-a-
da con las dificultades en la producciOn del ietal




por la polftica de sabotaje de los tWcnicos pro-impe-
rialistas que quedaban aun en la minerfa; la political
ti retracci6n de. inversions de los capitalistas nati-
vos; y, por sl no fuera suficicnte, una serle de intun-
diciones quite liquidaba la producci6n avicola na-
iconal y de tcrrcmotos 9 llutvias que obligabinS al
gobierno a distraer en la atenci6n de esos proble-
mas los recursos financieros que no abundaban.
Con todo ello, so tendrd unta image de las constric-
clones a que la polftica redistributiva del Gobierno
Popular sc enfrentaba,
Parai mnntener con dxito sus prop6sitos, el Go-
bierno Popular liabria tenido necesidad de realizar
ciertas niedidas sustantivas dcsde el comienzo mis-
nmo de su political redistributivista; Un alza general
de salaries no podia favorcccr realmente a los trn-
bajadores, de nmanra duradera, si no estaba acom-
pailada de una profunda modificaci6n de la estruc-
tura de distribucion y comercializacibn de bienes,
para inipedir que dstos fueran canalizados ante to-
do hacia los sectores'medios y burgueses del pats,
facilitando la especu'laci6n, cl acaparamiento y el
mercado negro, en desmcdro de las nccsidades de
los trabajadQres. Y, sobre todo, habrfa sido indis-.
pensable modificar Ia composici6i de la "canasta
de blenes" puesta en el mercado, esto es, modificar
la estructura misma de la producci6n-desde la parti-
da.
No so puiede evitir la. impresi6n de que en cl
fondo de la polftici inicial de redistribuci6n, anida.
Sbuna ncierta ambigliedad en la definici6n de clase.
de la polftica economica, lindante con una pIostura
populist aunqiue radicalizada, porque en la prncti-/
da fundaba esta political en el binomio-salarios --
prccios, colocandose de ese modo en la arena de las
reglas del mercadoi burgiu s, sin apelar al, mismo
tiempo a reorganizar el caricter mismo de Ia pro-
dtcci6n y at control de la distribuci6n, a tdspecho
de los objetivos explicitamente favorable a la clase'
trabajadora.
Todo esto, sobre todo, teniendo en cucnta que
durante todo este primer aflo,,a pesar.del hecho de
que la polftica salarial fue establecida sobre la base
de acuerdos con la Confederaci6n Unica de Traba
jadores de Chile (CUT), el curso de la polftica ge-
neral del regimen aparecfi. conducido de un modo
bdsicamente burocrAtico, ya que las masas mismas
de trabajadores y sus organizaciones de base no
participaban realmente en la ejecuci6n o en el pla-
neamiento de esa political, y pronto fue plenanmen-
tc evident que los instruments propios del apara-
to institutional del Estado burguds cran, obviamen-
te, ineapaces para sustituir la participaci6n popular
organizada en la prdctica de las medidas de polftica
econ6mica, y en filtima instancia, siquiera para
amortiguar con sus propios recursos la frcn6tica ca-
rrera de especulaci6n, acaparamiento y otras for-
ras de sabotaje de la oposici6n.
Hacia noviembre de 1971, las presiones sobre
esta political eran ya claras. Se agotaban las rescrvas
internacionales, so copaba la capacidad instalada
para la producci6n, las reserves ei stocks sc agota-
ban, y las presiones inflacionarias volvian a presen-
tarse.
En ose mismo mothento, la polftica antimperia-
lista-antimonopolista y antioligArquica del r6giimel
popular enconaba a la oposici6n political, dentro de


Ia cual se tendfa a soldar alianzas ,ntre el Partido
Nacionat, rcprescntante ded os rcstos de la burgue-
sfa torratcnientc-oligarq(iica y de na burguesfta mo-
nopolista asociada a las modatidades tradicionalcs
de donlinaci6n imperialist, el Partido Democratu
Cristiano cxprcsion de la mcdiana y la pequci'i
burguesfa y dc los nuevos grupos de burguesia mo-
nopolista modernist, fracciones escindidas del Par-
tido Radical y una oirganizaci6n fascist emergida
en *c mismo moment de la etecci6n de Allende.
con cJ nombre de Patria y Libertad. El Parlamcnto
dominado por csos partidos, intensificaba sit oposi-
ci6n a la profundiiaci6n de Ins hididas antimono-
polistas que te Gobicrtio Popular buscaba por la vf.i
ide incorporar las emprcsas monop6licas.il drea d.
propicdud social o' pfiblich. La Contralorif y el Po-
der Judicial, bajo el control de la oposici6h, ejectl-
taban los dAsignios dte sta trabando la aplicaci6n
do las mcdidas legales del rLginimn. Todo lo cual,
para un Gobiernio forzado a mantenerse dentro de
los Ifmitcs de l llegalidad burguesa, pronto dio co-
Ino resultado una situaci6n pantanosa que resaltaba
los limits que esa legalidad imponia al process de
paimbios, y las dificultades para realizar una politi-
pa econ6mica cohercntemento integrada.
Del otro campo, simultincamente, comenzaban
p subir las presiones de lasmasas buscando ampliar'
ptt participaci6n n la cjecuci6n de las medidas del
Gobierno y oln la iprictica political. concrete en to-
das las otras dimensions del process. Las "tomas"
de tierras agricolas e~ el ctamnp y la ocupacibn de
las faibricas, la formaci6n de comit6s'delfibrica por
los trabajadores, son las principles manifestaciones
de esas presiones. Muchas de ellas eran estimuladas
por organizaciones political de izquierda nO inte-
-gradas a la Unidad Popular, collio el MIR. Otras
estaban asociadas a las corrientes mis radicaies de,
la propia Unidad Popular, ubicadas en diversos grao
dos en cada uno dc los, partidos que la conformanti
Tales acciones buscabnl crear las condiciones ade-
cuadas para que el Gobierno Popular pudiera inter'
venir' en sas empresas y f-bricas,para coitrolar su
march ccon6mica, gracias a dispositivos legales es-
tablecidos en la effmera "repitblica socialist" de
Marmaduke Grove en 1932 y que, curiosamente,
no habian side abrogadas desde entonces aunquc
nunca'aplicadas.
El Gobicrno'de Allende y las direcciones oficia-
les de la UP si bien no iniciaban ni estimulaban esas
presiones, respondfan siempre positivamente a
ellas. Pero esa conduct, prccisamente, intensifica-
ba los esfuerzos de la.oposici6n burguesa conserva-
dora y fasdista, para obstaculizar y sabotear las mc-
didas. El regimen comenz6, asf, a encontrarse colo-
cado en una situaci6n apremiante. El advance del
process rcqucrfa o romper con el marco institucio-
pal vigente o modificarlo con medidas legales que
ampliaran sustanltivamente sus limites. Lo primero
es expresamente rechazado por el Gobierno Popu-
lar y para lo segundo tropieza con un Parlamento
vontrolado por la oposici6n. Habria, pues, que con-
temporizar. Pero en esc caso, no solamente no se
profundiza el process, no sc lograria realmente
"abrir las pucrtas" al socialismo, sino que, sobre
todo, habria que enfrentar las presiones crecientes
de las masas.
A lo largo del afio on curso, la political econ6mi-





ca del Gobierno Popular ha debido reflejar, inevita-
blemente, el rcsultado de cstas ambivalencias en la
conduccibn polftica y de las encontradas presiones
politico-sociales que exprcsan los intercscs-de clase
que se enfrentan a fondo en la actual coyuntura
chilena, y que desde fines del afio'pasado no ha
hecho sino crecor en intensidad.
Eritre tarito, la presi6n inflacionaria ha ido on
aumenito, las reserves internacionales sc agotaron,
la inversi6n ha disminuido on un 7.7 o/o, en tela-
ci6n al aflo anterior, el mercado negro de d61ares
leg6 a cotizar 6stos en mins de 300 escudos, el
consumo ha continuado su frenttico ritnmo y cl dc-
sabastecimiento se ha acentuado, aunque desde luc-
go sin justificar para nada el escindalo que levanta
la oposici6n sobre este problema y sobre todo las
nmjeres de los barrios ricos de Santiago.


ILA POLITICAL DE ALZAS
SDE pRECIOS Y SUS
IMPLICACIONES


a intensificacion de la oposici6n parlamentaria,
fortalecida con el paso a ella de una fracci6n cen-
trista del Partido Radical, produjo una rcsonancia
no muy sorprendcnte en el propio scno de la Uni-
dad Popular. El senator. Orlando Millas, promincn-
te lider dcl Partido Comunista Chileno, hizo pfibli-
ca una cvaluaci6n de la situacibn political hacia mc-
diados del afno actual, enfatizando la cvoluci6n des-
favorable -segfin l1- de la correlaci6n de fucrzas
para la UP y proponiendo, consecuentemente, la
necesidad de adecuar la political dcl regimen a las
nuevas circunstancias.
En el terreno econbmico, ese viraje implicaba la
necesidad de transar con determinados sect9res de
la burguesia (media y pequcia), para rescatar st
ncutralidad si no su adhesion al regimen, con el
prop6sito de consolidar lo ya conseguido por el
process. Concretamente, se trataba de dc:plazar
maypres beneficios a tales sectors de la burguesfa
para que ellos pudieran sentirse estimulados a in-
vertir, desestimular la intcrvenci6n de los trabaja-
dores y del Estado en las empresas de ese nivel, en
una political que buscaba equivalencias a las.medi-
das de la Nueva Politica Econbmica que el gobicr-
no bolchevique tuvo que hacer inmediatamente
despuds de la Guerra Civil para restaurar la des-
truida cconomia sovictica do ese moment.
Poco ticmpo despuds, importantcs cambios en el
Gabinete Ministerial sc producfan. Pedro Vuskovic,
cconomnista do izquierda no afiliado a ningtn parti-
do y considerado el arquitecto de la political ccon6-
mica hasta cse moment, fuc rccmplazado por Cai-
los Matus. economist socialist, en cl Ministcrio
de Economic. El propio Orlando Millas asumi6 la
cartera de Hacienda, cn lugar de otro micmbro del
mismo Partido Comunista.
Entre las principals medidas det nuecv G.ibiic-


to, las de mayor significaci6n son la devalunci6n
monctaria y la cadena de alzas de precios, a hk qul
han seguido reajustcs salariales. Dc hicho, el nivlc
promedio de las alzas cs mayor que cl 80 o/o dot
promedio de precios anteriores y superior por to
tanto a la agnitud alcanzada hasta ese moment
por el ritmo inflacionario. La explicaci6n de cso, so
hace residir en la necesidad de incorporar a las alzas
no solamenic la necesaria adecuaci6n a la inflaci6n
ya producida, sino tambidn los costs de los rcajus-
tes salarialcs consiguientes para mantener cl powder
adquisitivo de los trabajadores, con la csperanza de
poder controlar la relaci6n precios-salarios por lo
menos hasta marzo de 1973, on cuyo mes dcben
haucrse la elecciones de renovaci6n parlamelitaria.
El regimen allendista trataba con estos pasos, de
enfrentar la desenfrenadir cspcculaci6n de precios
on el mcrcado negro, que permitia' laI burguesia
obtener grades utilidades precisamente con los
products salidos de las empresas incorporadas a la
propiedad pilblica; de crradicar la especulaci6n con
los products importados con tipo de cambio bajo,
Y, sobre todo, de devolver a los trabijadorcs el,
poder adquisitivo absorbido por productores c in-
tcrmediarios privados.
Sin embargo, on la mcdida on quc cl aparato de
distribucibn y comercializaci6n siguc en s. partW
'undamcntal en manos privadas, y on tanto que la
estructura de la "canasta de bienes" quc sc entrega
al mercado no se modifica, aun la que produce el
irea incorporada a la propiedad pitblica, en la pr6c-
tica y por to imenos a corto plazo, cl regimen vuclve
a fundar su political redistributive -esta vez con el
agravantc do una cadena alcista de precario con-
trol- en la manipulaci6n del binomio precios-sala-
rios. Otra vcz, asi, con instruments que dificil-
ircnte pueden ser -usados a fondo en bcneficio de
los trabajadores, sin cl control de la propia estruc-
tura de la producci6n.
Ciertamente, el regimen trata de compensar los
cfcctos negativos de las alzas para los trabajadores,
no solamente a trav6s del reajuste de salaries, sino
anunciando otras medidas paralelas que supondrian
la elininaci6n dc subsidies, del mercado negro, el
reajuste de los mecanismos de comercializaci6n, nla
elevaci6n de las tarifas tributaries sobre los biends
riices, la manipulaci6n selective de la distribuci6n
de bienes entire barrios de ricos y de pobres, y un
advance en la constituci6n del area de propledad
p6blica o social.
Algunas dc .esas nmedidas pueden cumplirse por
via administrative, pero otras tropiezan ya con la
valla parlamcnlaria que la oposici6n domina, lo que
diliculta actuaimente la financiaci6n adecuada de
los reajustes salariales y la aprobaci6n de la political
tributaria, asi como con la sistemoitica presi6n de
los gremios de comerciantcs y de ducifos de los
medios de transport colectivo y commercial, cuya
acci6n tiende a detcriorar el control gubernamenta!
sobre la relaci6n precios-salarios a trav6s de deman-
das que sobrepasan la capacidad fliianciera del Fis-
co, y a traivs de continuaci6n de las pr6cticas de
acaparamicnto y cspeculaci6n cc prccios en el mer-
cado negro.
Con tales dificultades, na posibilidad de control
de la relaci6n precios-salarios, aun sin considerar


















los lfmites de este mecantlsmo desde el punto de
vista de los intereses de los trabajadores, repose en
verdad sobreuna base mds blen precarla.
SLa oposici6n trala ahora de utilizar a fondo estas
atzas como instrument de agitaci6n en contra de
!a Unidad Popular, buscando no solnacnte socavar
todavfa mrs la ya discutible raigambre del regimen
entire la pequefla burguesfa, sino tamibirn de ganar
alas capas marginales de la poblnci6n popular y de"
influir sobte los ptopios tiabajadores organizados.
Con desiguales enfasis y para fines no del todo
coincidentes, en este. empelo corivergeh desde la
Democracia Cristiana hasta los grupos abierl;imente
fascistas de Patria y Libertad y del Cdhianrdo Ro-
lando Matus, este pertenecicnte al Par ido' Nacio-
nal.' .
Es obvio' aintbilh que los propios trabajadores
que son la base misma del regimen allendistd, ven
con preocupacl6n cl curso de estas alzas, teinlendo
un propeso cuyas dificultades de conftol tuedati '
deteriorar sus remuneraciones reajustadas despitdsS
de las alzas.
Las consecudnclas de corio plazo de las ntedidas
alcistas sobre los ingresos reales de las dil'ereqtes
claSes y fracciones de cada una de ellas, es dirfcil de
evaluar con preclsi6n. Es notorio que los precios al
consumlddr ya habfan subido fuertenieiite:en tdr-
minos realescomo efecto del iercado nieio: des-
plazando hacla la burguesfa los Ingresos en ;oder
de los trabajadores. Despuds de las alzas, esa situai
ci6n quizds no serd alterada de mbdo sustantivo a
corto plazo. Mis todavfa, en el caso de los proditc-
tores agropecuarios los nu9vos precios considerani
,un margen de utilidad que no salamente beneficia-
rd a las unidades productivas nacidas con la refor-
inma agraria y a los pequbfnos propetarios, sino tam-
bien a los campesinos ricos con propledades supe-
riores a las 40 hs. de riego bdsico.
El desarrollo del Area de Propledad Social, esto
Os estatal. 'con control de los trabajadores, es tod4-
via miuy insuflciente hoy dia como para queo los
beneficios de las alzas puedan canalizarpe en su par-
te decisive a esas uhidades productivas y revertir en
beneficio de los trabajadores. No existed control so-
bre, las empresas privadas, .i respect de la produc-
cift ni de la comercializaci6n, -o que hard inevita-
ble que un caudal Importante de los beneficios de
las alzas se canalice a esos sectors. Y la nueva
liquidez. monetaria en manos de lot trabajadores
despuds del reajuste salarial, ya esta generando pre-
stries de la limediana y\ pequefa burguesfa pata


tomper el Iffmite de los niievg precious oficitles,
inclusive por la violencla. La perspective de tontper
el control official sobre la tcndencia alcistn de proe
bios, pucde estiniular a nl burguesft at aclpara-
inictilo y al inercado iegro en forma 'aai mrs lti
tensa que antes, como un eficaz imslrutmcnto de
desgaste polfrico del r~gimrin, ki lis propl.is organl-
zaciones de trabalndores no usumien el control de
este problcina de inanera generalizadu, ples los re-
cursos instituclonales dcl Estzdo son probadainmnte
insuficientes para hacerlo admnlistratlvanenr te.
Scyurainchte, como culminacion dc Ins diliclta-
des de'denlro y de fucra a que la polfllca de la
Unidad Popular ha sido sometida durante estos dos
aflos, ,asf come dc las vacilciones ,yi ambi-
gbiedades del prbpio Goblcrno Popular para eniren-
tar alquellos obstdculos, in polftica de alzar los pti-
cios gener:lizadaniente era un paso obligado Sin
embargo, quizds no lo era en la inismnt media la,
decisiOn de fijar los nuevds pkjecios a un ilvel toah
alto, arriesgando adcmis sti dificultad do control
bajo circuinstancias polfticas cada dia mis violci-
tas. Pero, sobre todo, ct mayor problema podrfa
residir en qu la: conducci6n oficiil del rdgiien
considerara qlte este nuevb curso de la polltica eco-
n6mica pudiera ser un modo Bficaz de dar solhci6il
stable a los problemas'de la especulaci6n.y. el abas-
tecimlento, o qUe para procurar la buscada Weutria-
ltdad political dc la mcdainn y pequefla burguesta y
de sus organizactones politicasedstai medidas se en-
focaran como un mnstrUtmento sustittitorio doi o-
iras que contlcven el dcsarrollo de la niovilizaci6n.y
participaci6n popular En ptros, trminos, si esta
nueva political fuera disefada como vehiculo eficaz,
para la consolidaciOn delactual proceso.
En ese sentido, no debe sorprender el hecho de
que los comerciantes, dueflos de vehfculos de tras-'
porte y productores inedianos y pequeflos, no han
cesado en sus esfuerzos de romper el control'oficial
sobre los precious tccuirriendo'a todos los rtcdios,
desde huelgas nacionales de comerciapntes y traspor-
tistas, hasta."tomas" de camales y mercacos popu-
lares (por ej. en Lo Valledor) en el mismo momenl-
To en que se produifan las afzas. Esto es, los erce-
tos politicos que Se esperaban de 6stas sobre In
median y pequefla burguesfa no se han materhill.
zado, ni hay sefates de que eso pudiera ocurrir i
corto plazo, .d~cahora a marzo de 1973, clando
esos efoctos politicos gravltarfn sobre los resulta-
dos electorates.











I


LEGALUDAD INSTIJTUCOAL
VY CHA OM CtASES


os avatares de ta pol(tica econt6mica del fsgi-
men altendista mnnstran dos cosas. Utio, tos timites
qur. cl marco histitucional d tla k'legidad burgtesa
Shnpot at process. Dos, (ls discontinuidades qe
Shay entree tas principates tendencias pulfticis y u s,
respcctivas Opciones estratCgicas y tfcticas dentrem
Sde la Unidad Poptrtr, y quite produhcM uin condtic-
ci6n signada por la oscitaci6n entire tales opciones.
Por debajo de estas caractcristicas del process,
to que. hoy dia domina claramente cl scenario po-
Iftico chilcno es una cada vez mayor diferenciaci6n
centre dos modalidades y nivclcs de lucha de class,
qtie dan conio resultado dos marcos politicos dis-
tintos queen este moment se condicionan mutua-
mente. Se trata, de un lado, del marco-polftico
institutional que bajo cl domino de la burguesfa se
Slegaliz6 y sirvi6 para encuadrar la licha de classes.
De otro lado, de una nueva structural de relacioncs
politics que los movimientos de clase bajo el rdgi-
men allendista ban ido generando, en un curso de
agudizaci6n y polarizaci6n de los conflicts de cla-
se, y que ya rio caben en los 1(mites del encuadra-
miento legal, Institucionalizado bajo ei domino po-
litico de la burguesfa.
Los "Ingleses de America del Sur"
En Chile, como quizds en ningi'n otro pals de
America Latina, la democracia burguesa tuvo 6in
este siglo un efectivo valor operative, sobre todo
despuds de los aflos veinte, Inclpsive los interregnos
de ablerta dictadura burguesa por Ja ilegalizaci6n
de los partidos polfticos que representan los lnterc-
ses del proletariado, se cunplieron generahnente
bajo formas constitucionalcs y bajo gobiernos civi-
les.
Uni burguesia oligdrquica con fire hegemonfa
sobre una economfa nacionalmente ihtegrada y una
sociedad con gran homogencidad cultural; articula-
da de manera estrecha at mcrcado mundial dcsde el
comicnzo mismo de la Rep6(blcRq y con capacidad
de clase como para contraer con las burguesfas im-,
perialistas un tipo de asociacl6n que le permit(a un
important margcnde autonomfa relative para or-
ganizar su dominacibn political dentro del pais, pu-
do construir un ordcn polftico-social de gran esti-
bitidad institutional y con aptitud para admitir
process de cambios modernfzantcs sin crisis de ca-
ractcristicas abruptas.
El proceso de diversificaci6n econ6mico-social
dentro de un cauce de evoluci6n modernizante,
hizo necesaria y possible la reducci6n de la hcgemo-
nfa oligArquica desde los atlos veinte de este siglo,
por la ascension at gobicrno de rcgfmenes acaudilla-
dos por sectors de median y pcquena burguesia.
Y, en mcdio de los efcctos de la crisis financicra
international de los aftos treinta, ta hcgcmonia oli-
girquica fue ain mais detcriorada por cl ascenso de


I
_ I 1 3 1 I


JUGANDO EN CANCHA
CONTRARIA Y CON LAS
REGLAS DE JUEGO DEL
ENEMIGO


i bicn, no obstante, la institucionalidad burgue-
sa sc rcvct6 apta para modificarse y admitir los
cambios que ln modernizici6n del sistema capitalis.
ta international implicabo, la experiencia de tos dos
primeros anosde Gobicrno Popular indica co can
ridad que las traisformactones con proyecci6n re-
vohlcionaria entran nrpidamente en conflict con
ese marco instituicoual y que tos conflicts declase


rcgi~mncw s cr .osittiidco por iiftnzas rcak's de orga-
nizatciows ptitttcas qtc' exprcsahban tes iterecs
popetfarcs y ls ~ e hi bt r M'i~ mvodirni irhlttria;l
rwhbinm. :., t'i'LEto, dl Frcni' Propukw dic 19W3L,
en ittc participanan t s piar tils Comnunista Socitl-
lista y Radfk'al, quie posibilite ha inhiistrinliaichm
sustitttiva y ta eonsotlkmai6n de ns insliltioines
ciracteristicas de an dicmocracia lihbral-burtutesa.
Frue en ct marco de in (at process que etfproleta-
riado minmro y urbano-imndstrial pudo ~ieer comto
pobtacibn socimlrenth dircrenciada y desaritarsa
politicamrenc rormando la iase de ils m.'ls inipor-
tantes partidos politicos que, ep Anzrica Latina,
cxprnsan con nitklt z los interests de esta chise, usu
miendto explictlaniepte una. orienaciion marxisti.
Y, entn f, fu- este desarrollo politico de los trabaja.
dores y de sus organizaciones sindicakls y political,
to que entpnj6 progresivamenote a la mais domcstica-
da clase media de America Latina a ir asumniendo
posiciones politicas reformists que en algunos de
sus sectors Ilegan ai lindero del socialismo refor-
mista.
En la ultima decada, la ascensi6n ia gobierno de
un partido como el Dcmbcrata Cristiano, en e' cual
la presencla influyente de sectors sociales medios
con aquellas caracterfsticas convergia con ta pre.
si6n permanent de tas organizaciones de trabaja-
dores, produio un conjunto de reforms ecvon6mi.
co-sociales que afectaron serianieite los dtimos re.
ductos de In burguesia oligarquica, como en el caso
,particular de ta sindicalizaci6n campesina y el co-,
micnzo de ta refornta agrarta. Este procesdoprodujo
una important division political en el seno de la
propia burguesfa, entrc ,os representantes de los I
restos de la-burguesfa oligdrquica y de los intereses
imperialists tradicionales, de una parte, y fraccio-
nes de burguesfa. industrial modern y modernist
usociada a la entrada de nuevas modalidades de do-
minaci6n inperialista..
El triunfo electoral de Salvador Allende, Ilder
del Partido Socialista y varlas veces candidate a la
Presidencia de la Rcpibljca, rfe fundamentahlnentc
favotecido por esa division political de la burguesia,
cl deterioro de la lealtad de los sectors medios
politizados,hacia la dominaci6n burguesa y cl gran
desarrollo politico alcanzado por el proletariado
ininero y urbano-industrial, quc so cxpresa en la
gran diimcnsi6n de los Partidos Comunista y Socia-
lista.

rl




tiendon a sobrepasarlo y a salirse de d consiitu-
vcndo unla aren't ein lqu stis interests sc: xpresan
en miodalidadics,de acciin ho constrcirld (l s por Id
legalidad instittiida.
Ell ct linmbl mistlo d ii islitridi di Allendlc at
Gobicrno, tos iniis rcaccionarios scctoirs de la bur-
guesfi y de his Fuerzas Armadas, col tit coipiiliici-
dad probada dcl' nulceo freista del rcginln dleml6
cratu cristitno, itntiro creir (tin situ;ii6ni que
obligara at Congrcso a tiegar a Allcnde ia cotifirmua-
ciOn de sut mnando oa nas FuerZas Arnmrdas a tomniir
el poddr. .
Esa coispiracilOn fracas6 debido a la citrgfa d.
los csfucrzos dcl propio Allende y deI s organizna-
ciones polfticas revolucionarias, para dtnunciar y
trlbar cl intent golpista. Pero, tanbidn, cl fraciaso
itdica quc.la experiencia cOnspirativa acumtilltda en
csos sectors. cla Ier in scasu Cn'loivllC, lti vigtiVinia
lint dt la felicidad dcl grucsot de lis I' I .r/;f Anni-
ldas a stl papcl de garatlc dcl orden coisliliucionail,
,y dc lhi I'idclidad, en ese moment. dtel cllI ,lliniavo-
irtario de, los piartidos con a;nplia iii 'liiLnci;ii.idc los
scclores medios. I la i cgali.dad Insliluc-ioin.l.
En cuanquier otro pats de Aiun6rica Latinal, ut
conspiraci6n que agrupaba a los altos nmandos dec
las tres ramas de las Iuerrza Anradas y Policiales
con la comnplicidad dcl nliclco central del gobierno,
no hubiera tenido dificultid alguna para cmininar a
Palacio y antinciaral pais cl hccho consuinado. Pc-
ro en Chile, en cse miomento, no era tan sencillo. El
General en Je'c de las Fucrzas Armadlih, Gri, Rendt
Sclineidcr, no estaba persitadido de li convctlictcin
del golpc y los conspiruaorcs decidicroin secucetrar-
to purii exigir conio rescelte In anuilull6n del derc,
cho de Allende ia tom i'r C i Gobk'ilo imb lil finla-
dor de liis ciecloncs, lNsi die'is hi recvelubi i Ifaita
dil con'liinzu d los Itiandlos inlitltrs y clvlvls 'ons,
piliniloi~s n In renccln dcl rest dev liFI 1erI.lis
Armndus y en Is ircill in civil orianiilzanl Y, por lo
ldemnis, iunquc sorlprildcnti no Ls ban nll ci i auil
In lunLedotia del secuestro: oeho colmplotiidog Intenll
iln cl secuestro del Gcncrul Schneidclr, con stis pro,
iios ailtonm6vlces, con sus patintets o'chilacs y silU
docu ncntos pcrsonilis en In la guntcra! Yantc In
I rsistsehciia cndrgica del Gcneriil, cl intcnto tionc ill
Irigico rcsultado: el asesinato,
El sacrificio dte In vida del alto jefe ltil ti hi lkglli-
dad constiticional, produjo una rcacci6n.kp(iblioa
totalnmnte contraproducn te para la conspiraci6n,
inclusive entre las Fucrzas Arinadas, Y Allende
pudo liegar al Gobierno en la ola de esa vasta reac-
ci6n legitimadora. Pcro esta fire Icgitiinidud : l-
canzada tenia un precio obligado: sujetar'el nuevo
gobicrno al cumplimiento estricto de i liegalidadt
burguesa, en cuyo nombre se Ic legitimaba, to que
so tradujo en los acutrdos politicoslquc Allnede
tuvo (que hacker con todas hIs denims organizaciones
political, en particular con la Deinocracia Cristia.
na,
Iurante los primeros wicscs del nucvo regimen,
las mudidas antimperialistas como la naciod~aliza-
ci6n total de gran minerfa y la acclcraci6n de li1
rcforina agraria con Ia inisma lcgislaci6n del rtgi-;
inmn salicnte, pudlieron contar con el reticent apo-
yo deii6cratu cristiano en el Parliinento y el copn-
pleto respaldo p(iblico de.las propias bases socialec.


dd cstc tipo de organizacioncs polfticas. V ls inedi-
das dehistiadnits ia l; contcncion de la infllac6n y a ai
tredltLin te hi ccsanIt., asf como ide redistribi-
ci6o dc ingresos vfa manejo dc Ilt rclaci6n precios-
mil.Hiros, no produicron rcaccioncs muy rabiosas
por parle de la burguesia.
i'Parrccf, aus, qti era l'eclivamcntic pioslble qul
lis graindes transformancones contenidtts en el pro-
grinl dc Jia Unidad Popular, podrfan cantinar sin
duimusbldos sobrcsiltos i trav6s de los inismos cnna-
les de la irisliticionalidad hurguesa lihora utilizado'
por li Gobicrno Popular. Las ilusioncs de una par-
Ic det la Unidad Popular n la facllibilidad de la "v(a
chilcnn", robustecidus de ese niodo, niellaron en
cse iprfodo las presiones de los otros sectores y de
las .bases trabajadoras de ia .ciudad y del ca'mpo
pari i r1lpi'da profundtzacib6 de las medidas por la
inoviliraci6n y la incorporaci6n organizada de los
trabljadtlores al manejo de los recursos productivos
nilcionali7nlos. y para ti modificaci6n de la red de
distribticiiin comercial y de la composici6n de la
c.caniasta dc biencs" ptista en el mercado.
Por todo cso, durante aquellos meses, el process
se caractcriz6 precisament e por la rcticencia a la
(novilizaci6n de las nuasas, a la discusi6n political de
jas miedidas coln os trabajadores de base, al desarro-
Ito del control obrero y popular de la ejecuci6n de
fas meditds gubernamentalcs. So tendia a basar el
process en la virtualidad de uctos administra'tivos.
Mdy pronto despucs, sin embargo, comeniz6 a
scr evident que tomar cl gobierno no era exacta-
inente equtivalente a tomar el powder, El aparato ad-
mitnistrutivo del Estaido construido bnJo el rt6imecn
hriiir uH, no solunimnto era itsuflclonte purn poier
, n prictlcan 'pfondo las'miedidus de cnmblo, sino
quic, sobre todo, inks del 50 o/o do los funclonarlos
lde la Admlinlstrucl6n P(ibllct ostd btjo Ce control cc
los, pirtidtos dtc hl oposlcli6 b trpgucsa y pe(nIL'rio
buIuriiLcs y sao lcalltad signiriei un ia prdctica cl
s botiuij no slimpre cncublurtp a la political dcl
r6glilnc popular, cin troas tan crfticas como las re-
laciones cxterlores, la barnca estatal, etc, cn las cuu-
Ics sOlo los funclonarlos de .mis aill Jerarqufu quc
dependen directtimn nte dcl nombranicnto dcl Pre-
sidcnte de la Rcpitblica provicinn dc las filas de la
Unidad Popular. Los dermiis, son onmligos,'y, ade-
inlsi.cstdn bajo el aniparo de la ley qut hlppide su
rcmoci6n.
Las priicticas dc cspliccucici6n, acaparamelnto.
Inercado negro, etc. que la burgucsfa y aI pequenu
birgucsta seguidista conienzarbn a emplear para sa-
botear los cfectos de las medidas redistributivas y.
asistencialistas en favor de los trabajadores, obliga-
ron il Gobierno Popular a ceder a Ias presiones de
bas para incorporar en alguna Incdida a las pr6pias
inasas para controlar esu sitiuaci6n. Sc organizaron
las Juntas de Abastecimiento y Precios (JAP) con-
(roladas por los trabajadorcs, para esos prop6sitos.
Crecian las presiones (d gran part del campe-
sinado para la intensificaci6n y la profundizaci6n
de la reforima agraria, con la participaci6n active de
|as organizaciones canpesiias, estimuladas por or-
ganizaciones de izquierda fucra de la Unidad Popu-
lar, conio cl MIR, y fracciones del Partido Socialis-
tI y del MAPU, miteilbros de. la UP. At mismo
ticmpo en las ciudades los trabajadores industries





empuj.Uhan ; (;tiobimrno a i intervcnci6n dc las cim-
presas monopolisl a y do nlvcl intermedio. S.c xa-
cerb ta irrilaicti do hi burglacsia y de' sius oirgani-
.:acicme' polfticas en so oposicim i al (Iobiierio Po.
pular.
Es deck, el ilcilo d(t lin prolun'itiuaci6n del proi e-
so tie cambios contra 'los monopolies, los tcrrate-
nientes, y ;is lra:cchonies dc medianbitnrgurcsfi cou-
yas empress trabatlln e cumplitmiento dl llis me-
tis dc:producci6n det gobirmno, necesariaminte dlio
origin a nn desarrollo acelcIrado de In radlicalizaci6oi
tanto dec la burgucsfa como dv los trabjuadores, ron
on curso de polarizaci6n poftica hacia los cxtre-
mos etn el mismo pafs (quc Itistia lace poco aites sc
caractcrizaba y se prcciaba dcl cquilibrio politico y
del predominio centrista quii sostenian la hegeno-
nia burguesa.-
Las ilusiones puestas por los mins podcrosos sec-
tores do la Unidad Popular en las virtues del caric-
ter naqconal, para haccr pasar un process hacia el
socialisino sin desgarrantientos sociales y politicos
profundos, esto es sin fractures decisivas en la insti-
tucionalidad establecida por la burguesha, comenza-
ron a set desafladas por las nuevas caracterisitcal
que asumlaa a {ucha de classes en el pafs.


LA POLARIZAIC IO1' DT- cLASE
Y SUS EFECTOS SOBRE LA,
UNIDAD POPULAR



a Unidad Popular naci6 como una alianza do
classes, de los trabajadorcs de la ciudud, las minas y
el campo, con importantes fracciones de sectorcs
medios asalariados, do pcquenla burguesfa, y on me-
nor media de median burguesfa.
Los trabajadores representados por el Partido
Comunista, pro-sovidtiCo, el miAs grande, el nmejor
organizado y el de mayor raigumbre popular entire
sus equivalents en Amnrica Latina; el Partido So-
cialista, con important influencia entire los trabaja-
dores y entire capas medius quo se orientaban at
socialism, el cual en el perfodo postcubano habfa
radicalizado su predica colocdlndose en ese piano oe
una posici6n mds.avanzada que la del PCH, perq
ccuya grganizaci6n y cohesion interna envidia larga-
mente a la de dste. Ambos partidos conlormaban,
una alianza con cl nombre dc Frente Rcvolucio-
nario de Acci6n Popular (FRAP), quc fue la base
de la UP. A ellos so sumaron, en el moment final
del regimen frefsta, una fraccibn escindida do h1
Democracia Cristiana y que so frganiz6 como parti-
do con cl nombri de Movimiento do Acci6n Popu-
lar Unitaria (MAPU), con influencia apreciable enC-
tre el campesinado y on grupos j6vcnes td sectors
medios intclectualcs radicalizados laicin cl socialis-
mo, y postcriormente ci aja mayoritarla del 'artido
Radical, cxprcsi6n definida de uni part dce la pe-
quefia y mediana burguesia y de sectors medios
asalariados,
Parcial y formalmente, la Unidad Populat rcplan-
teaba la.cxperiencia del Frento Popular de 1938,
pero su contenido hist6rico y social eur esoncial-
mente different. El Frente Popular estaba liderudo


por l Piartido R.dtic.l y ltcv6 a cabo Iun;a plat.ifor-
ma reformnistia (quiL dcsarroll los intric's-s de te br-
guecsfa iaindru lii. l-hrl',i mi dcrni-.ta. La Untiadd Po
pular est bajo el c comnatdo politico decisivo dc los
partidos idc la clase Ir.iiajidor.i y so propone rom-
per tl dominion burgu6s y ";ni i'r tas puortas al sociq;
lisimo",
in ,sita aliainza polftica, ce peso, predo(timini:an
CoI'ni'sp, tnd I' al Partido Cotmi nista, princlpalin-
piika'd-i de la c tr:inc!i.A dt la "via chlioni",.y quo
dbio veneer las reticencias del IP' tido Socialista a
Inn tmci6n con cl Partido Radical. IE hecho de que
ambos partidos del prolctariado so hubieran desa-
iTollado en cl marco de la legalidad burguesa habi-
tuandose a prficticas parlamcntarias y bur6crAticasf
de lucla political y de relaci6n con sus bases socia-
les, gravity fecrtemente en cl estilo de acci6n de ia
Uni6n Popular. La alianza de classes que 6sta exprc-
saba, so viabilizaba a trav6s de acuerdos interparti-
darios y en decisions en la cicpula de csas 6rganiza-
ciones, y la movilizaci6n de los trabajadores se
ofectuaba en los canales propios de las reglas del
juego electoral.
A Io largo de los primeros meses del Gobierno
,Pliopular, fuc justamente ese el estilo predominant
Sde la conducci6n official del process. El "cardeter
national" chileno, la niesura, la ponderaci6n y'el
equilibrio en .la lucha polftica, imptustas por el do-
minio politico oligarquico-burgues, so reflejaban
tambidn en la conduct polltica de las direcciones
political de los trabajadores. Pero, sin duda, la
opci6n estrat6gica legalista sostenida por el Partido
Comu;nista, acentuaba ese estilo.
Cuando la radicalizaci6n de la oposici6n burgue-
sa a la profundizaci6n de la polftica del Gobierno
Popular se fue desarrollando, los obstiiculos que de
allf se derivahan afectaron profundamente la com-
posici6n political orgAnica y la hegemonia de la
lfnea legalista en la UP, asf como tambi6n impor-
tantes efectos se produjeron en el seno de la Demo-
cracia Cristiana,
Asf, el Partido Radical incorporado a la UP, que
ya habla tenido previamente una ruptura derelati-
va importancia, sufri6 ahora una nueva escisi6n.
Los grupos mAs representatives de la median bur,
guesfa que ese partido cobijaba, decidieron organi-
zarse separadamente bajo el nombre del Partido de
Izquicrda Radical, y iluy poco despues abandona-
ron la UP pasAndose a la oposicin. En la aDemnocra-
cia Cristiana, una fracci6n radicalizada de sectors
medios intelectuales, abandon ese partido con el
nomibre de Izquierda Cristiana y se incorpor6 a la
Unidad Popular, pero con'bases sociales enverdad
reducidas,
Por fuera de la Unidad Popular, el Movimichuto
de Izquierda Revolucioniaria (MIR) que desd.e 1965
venfa criticando la linca legalista del PC y las vaci-
lacioncs en la direcci6n del PS, fle desarrolhtndose
desde un nicleo estudiantil radicalizado en la Uni-
versidad de Concepci6n con cierta influenciu entree
los pobladores, do algunas zonas doe rabajadores
marginaties, lhasta ganar presencia import anteen it
novilizaci6n de muchus dreas del camposinado y do
tr;ibajadores urbano-indiustriales, de Concepcion .y
de Santiago.
'lsta organizaci6n nacida bajo et sign castriksi,
tras habcr predic;tdo ai lucha armadacomo lia ltor-
inativa frcnte a ha iefma clccioIil dvl IUP, tl'-i'u:L'





del triunfi de Allende modifico prdgmnuiticamcnte
su political para colocarse cn nit posici6ni de apoyo
critico iA Coblerno Popular, dcsdc riiera dc In Uni-
dad Popular. Algu nas inlnovaciones ticticas impor-
tantes, como la crcaci6n del Moviiiento ';iimpesi-
no Revolucionario de apreciable influencia en las
zonus de campesnhado maptichc, ce Frente Revolu-
cionario de Trabajadores, los Coiatidos de Pobla-
dores ,y cl Movimiento Universitario de Izquierda,
ampliaban su influncia cn o muchos sectors de ma-
sas en mncdida mayor que la que su capacidad or-
gdnica real Ie hubicra pcrmitido de otro modo,
El MIR converge con los sectors mnis radicals
del PS, del MAPU y de la Izquierda Cristiana, en
estimular las presiones de las masas para participar
mis profundamente eon el process y para empujar
por la proftindizaci6n de las imdidas del gobicrno
popular. Su dcfinici6n cstrat6gica anterior a las
elcciones no ha sido objeto de una autocritica sis-
temistica y profunda, y antique su pragmatismo c1
permit escapar, In mayor part de las veces a las
tentacioncs de ultiaizquierdismo a la que sucum-
ben otras organizaciones menorcs como cl VOP,
etc., la alternative quc planted a la condicci6ni ofi-
cial de la UP no Ilega 'a preschtar un prograna 'co-
herente. A pesar de cllo, sc ha Convcrtico emn'un
factor important de .radicalizaci6n de la conduct
de amplios sectors de trabajadorcs, si bicn cso no
significa necesariaenite que su capacidad orgainica'
o el volume de su minitancia hayan crecido y ma-
durado en la misma media.
Dc todos modos, la acci6n convergontdeldl MIR,
de part del MAPU, do la Izquierda Cristliatay de
part del Partido Socialista, aunada al crecimicnto
de la radicalizaci6n de las masas en el curso do los
enfrentamientos con la burguesfa, han significado
cl incremento de las acciones de masas en las tomas
de tierras, de fibricas, en la lucha de los habitantes
de las "callampas" o barrios marginales por cons.
truir nicleos do poder'popular local. La acci6n del
Gobicrno y de la direcci6n official de la UP, liege-
monizada por el PC, ha comenzado a ser presiona-
da dcsde las bases y'a scr en part sobrepasada. El
mls imnportainte hecho en esta dirccci6n fue la ini-
ciativa de establecor una Asamblea Popular en la
ciudad de Conccpci6n, enclavada cn un irca de tra-
bajadorcs mineros e industrials imuy radlcal)zados,
y en cuya iniciativa tomaron part las basesiegio-
nales de todos los partidos de la UP y el MIR. lsa
cxperiencia, si bien no del todo cristalizada aiit~
pasard pronto a convertirso en'la consigna central
dcl actual perfodo para todas las fracciones de la
UP que convergen con el MIR on levant'r la alter-
naiiva do desarrollar los 6rganos propip del: poder
popular por ft'ura dco Estado gobcrnado hoy dfa
por la Unidad Popular.
Estos fuctorcs quo so han ido dosarrollando
simult4neamonte con ol auniinto do nls acciones
ilugalcs y violontus Io las ugrupacioncs de dercchn,
hun producido unn reocci6n Irrltada on el Partido
Comunistu, y vacilucioncs profundas on hi dircc.
ci6n dcl PS y,en cl MAPU.
El Partido Comunista ha ucusado sistemdtica,
mnnte ul MIR (e Indircctamento a las fracciones do
los partidos de li UP que convergen con asto), dor
practicar una political tfplcumento ultrnizquierdis,
ta, quc scrd la causn principal dc la exacorbaci6n


de la oposici6n y su polarizaci6n hacia elfascismo
y que arriesga tcaccionics golpistas en cl seno de ias
Fucrzas Armadas. La violencia de la reacci6n del
PC contra estas tendencies ie ha izquierda de la UP
y en cid MRI to ha lcvado hasta hace ntty poco
tiempo a levantar una campanla de prensa de tono
muy subidamente condeiatorio. En el caso cspecf-
fico de la Asamb!ca Popular de Cohcepci6n, ci pro-
pio Presidcnte, Allende sum6 su condena contra
-este acto a la alrada rcaccl6n dcl PC.
Como part de este enfreilamienon o n c serio dc
la izquierda, el 5 de agosto de este ailo, fuerzas
policialcs dirigidas por autoridades pertcnecicntes a
la UP invadicron violentamente la poblaci6n-cam-
pamento "Asalto al Cuartel Moncada", en Lo
Ilcrmida, un .sector pobre do Santiago, donde el
MIR predomina politicamentc. con el pretexto de
capturar delincuentes coimunes, producietido mucr-
tos y press y una violent reacci6n de defense de
los pobladores que se enfrentaron a las fucrzas poli-
diales. La calm dcmostrada allf por el MIR para
impedir que la provocaci6n diera sus frutos, contri-
buy6 a que cse acto inttsitado dc.sdctarlsnmo politi-
co de un sector de'la izquierda legalista contra
otro, produjera finalmente una reacci6n popular cll
contra de esa mcdida, la intcrvencl6n apaciguadora
del propio Allende y tin estrcmccimientd politico
en Ia propia base del PC, el cuat fue acusado de la
responsabilidad de cstos hechos Junto con algunos
nil 'eos dcl PS.
ie todos modos, el heclio actual es quoe tl movi-
lizaci6n popular va en aumento, las prcsiones de
base en los partidos obreros so incrclhentan
constantcmente, y on diycrsos sectors do acti-
vidad y on diversas localidades, van surgiendo cm-
briones de powder popular que gcneran uha nueva
cstructura political distinta y contrapuesta a la lega-
lizada en el marco institutional traditional.
Del lado de la op6sici6n burguesa y pequeilo
burguesa, la situaci6n ha tendido y tiende a altcra'-
se en las mismas Ifneas de polarizaci6n.
El Partido Nacional, de la derecha conservadora,
prohij6 el nacimiento del nf(tleo fascist Patria y
Libertad ya al borde mismo de la subida de Allende
al gobierno, y luego ha organizado un commando
"Rolando Matus" dentro del propio partido, que
coordina sus acciones con Patria y Libertad. Estas
agrupaciones fascists, y en especial este tiftimo, se
han desarrollado de modo notable en el curso de
este ailo, cxhibicndo una organizaci6n paranilitar
efectiva que Ic permit disputar cl domino de la
calle con los partidos do la Unidad Popular, y co-
meter actos tcrroristas enl la ciudady en cl campo,
como so evidenci6 ya en diclembre del aflo pasado
poco dcspucs del rcgreso de Fidel Castro.
En los moscs do agosto y seticmbre de este ano,
han desencadcnado una cans diarin agitacl6n calle-
jorn on los barrios cdntrlcos do Santiago, en cluda-
des de provincnl como Los Angeles y on muchos
soctoros campesinos. Han provocado In muerte'de
clnco c1 mpcslnos,en cl sur del pats, han loegido ii
asaltar la casa del Ministro de Trabajo al que
inclusive agrcdieroit pirsonalmeinte, la casa del MI-
nistro de Economin, y aasaltar locales partidarlos
dtic I UP.
En lI bDmocracin Cristlana, unit proflunln dife-
rcnciaci6n centre el ala friftat, que tiendo a coordli




n'ar sus acclones con Ct Partldo Naclonal, y et ala
Tomicista ravorabie a i difccnsa cel-rtginmen consti-
tucional, parece ahondarse. Las def'iciencias de la
lucha ideol6gici dc la izquicrda y de In moviliza.
ci6n popular, pcrnimtierotn qtel In )DC ganarin la di-
recci6n d a dra d I Fddec Estudiantes Secunda-
:rios de Santiago, y cso ha pcrmitido que ics sector
dc cstudiantes. sobre todo dc los colegios particulu-
res de In ciudad, participen on la actual agltacl6n
callcra contra cl regimen con grani militnncih,
Sc puede obscrvnr, en conjunto, que of process
de profundiznci6n de la tclia de class ha lcvado a
la polarizacitn crecicnte hacia los extremos. El
nuevo contexto politico-social quc eso genera, hace
visibles ciertos desplazamientos'de clatse imuy signi-
ficativos.
De una part, la burguesfa cstAi cobrando utna
autonomla creciente respect de los partidos polf-
ticos que hi cxpresan, tendicndo a manifestarse por
la accl6n de sus 6rganos grenjales, y sobre esa base
oriental tesde fuera la accibn de sus partidos, y va
ganando li adhesi6n de la mediana y pequcila bur-
guesfa. Patria y Libertad so nutre, sin duda, ante
todo de este pr&ceso y ha crecido sificientomente
para asumitr tha posici6n indcpendiente respccto
de las direcciones political conservadora o moder-
nista, La peqluefa burguesfa coriiienza a aterrorizar-
so por el advance de las medidas de la UP, la prcsi61j
popular y el riimo veloz de la iriflaci6n, y abando-
nado sus posiciones centristas habituales extrcma
su oposici6n a la political del rdgimen popular. La
huelga national de comerciantes y hi d( los duenAos
de los veh(culos de transport commercial y colecti-
vo, las presiones de los pequeilos productores agro-
pecuarios e industrials que leogan lista enfrenta-
niientos agrcsivos con la policia y los funcionarios
de la UP, dan cuenta de la ruptura de estas capas
con la Unidad Popular, a favor de las vacilaciones y,
ambiguedades on la conduccibni official dc 6sta. Dc
ese modo, la base social de las tendencies fascistas,
no sin tradici6n en cste pais, sc van cnsanchaindo y
permitiendo la cada vez mayor agresividad de estas
organizaciones.
En el otro campo, el fen6meno de mayor signifi-
caci6n es un visible cambio en las rolaciones entire
las direcciones de los partidos principals de la UP
y en especial el' PC y las bases socials en las quc
reposan. Ese cambio consist en quc mientras en el
perfodo previo, la conduct de las mass era canali-
zada por los 6rganos partidarios, bastante burocri-
ticamente, en la actualidad las masas tienden a pre-
sionar y a rebasar esos canales partidarios y a sus
direcciones, obligando a 6stas a adaptar si con-
ducta a esas presiones de masas, inclusive en contra
de sus opciones_ formales de estrategia y ticticas
legalistas. No quiere decir esto, o por lo mcnos
todavfa, que esas msasa estdn abandonando las di-
recciones oficiales de sus partidos, o quc una nueva
direcci6n se estW generando desde el seno de las
mnasas. Lo que significa, es la creciente dificultad.de
las direcciones legalistas del PC o del PS, para ma-
niobrar en el marco de la legalidad institutional por
encima de las masas y, sobre todo, para buscar arre-
glos polfticos hada cl centro.
SLa polarizaci6n de classes ha liegado ya hasta el
punto de pomcnzar a sobtepasar cl matco legat iis-
ttitcional y a reducir las bases de uq cauce tegalista


y do arreglos para tn replicgic ha'cia cl centro fiarn
prscrvar hI k'galidad consituciional frCmn a aii radi-
calizaciiu hlciah los extrcni(s. Pero no ha Iteghid
ya tiasta el cpintto ie ilmpedirlo totalmcinte.
Anibos marcos polfticos so supcrponen, 'entrin
eni confllicto, sO ntndifican y so condiciornin nwituta-
mnentc., Cuakluicr anmliisis politico q(tc sc ftiindra
solamonte en li structural institdcional tradicional
como marco de rclfrencia, Ano podria rescdtur sino
uni part y _qulzils Ia rm;s superfichil de la rcalidad
polftica actual de Chile, En una perspective ce ma-
yor alcance, srAi sin duda in nteva estiuclura que
!a tuchia de classes de este period ha Venido estabic-
ciencido. to que pasarfi a d(terniihur el duestino dec
'actual iproceso,.
Eso permit explicarse por qlti cuiaindo l. PC
intent construir un acuercdo con Ia'DC, hacia me-
diadols de cste a-io, 'para iaintcner ct orden conlsti-
tucionai contra In cinbstlild fascista y sus coilse-
cuencias, las prcsiones deio s extrvmibs de ambo.
campos on lucha inpid icroh a la postre la cristaliza-
ci6n de esos acuerdos; El cnfoquel dct Sr. Millas
resultalndo la desfavorabtc evolticibo dc li correia-.
ci6n de fuerzas para la UP, )y cel iual sv fl'mdd esC
intent del PC, sin duda estaba ref'rido principal-
mentl a la correlaci6n id fucrzas parlamentarias y
nucho mennos a la que se deriva de la radicalizaci6n
yvdel asccnso de mIlasas.



I .:iAMENAZAS DE GOLPE
MILITAR?



a violintia fascist en las calls durante las sc-
nianas anteriorcs al 18 de seticibre, dia national
chileno, obligaron a todos los partidos de lia UP a
cnfre'ntlrla con una dcemostraci6n de fuerza. La agi-
taci6n callejcra y la agresividad fascist lleg6 a'un
nivel que oblig6 al propio PC a suspender sus ata-
ques al MIR, para enfrentar la ofensiva de la reac-
ci6n.
La izquicrda entera cit6 a sus mass a una dc-
mostracibn callejcra para cl 4 de seticmbre. Pocos
on la izquierda, ocultaban su temor sobre el efecto
que las alzas de precious y las vacilaciones de la UP
pudieran tencr sobre hl disposici6n de las masas
para manifestirse en las calls. Pero ese dia, se pro-
dujo el mitin politico mins grande de la historic
chilena.
La march del dia 4 de setiembre tuvo una ca-
racteristica. Alli desfilaron los trabajadores y los
revolucionarios del pais. Sus aliados 41o estaban
presents, no.estaban mis. Pero tvto otra nims im-
portante: la extraordinaria dccisi6n de los traba-
jadores, de contender y veneer la cmbestida fascist.
Algunos dirigentes de la UP, conctuyeron que las
masas habian comprendido el valor de las alzas pa-
ra el process actual. Pero no se trataba, sin dtlda,
de cso. No, las masas ldsfilaron i pes.ir de l.is id.;s,
comt dotlcnuionsi do su decision dcis ." tlucha revoti-
ctoiaria,
La agitacidin fascistasck rtcdiuo en los lias postc-
fiores. Pere en las caftes ctnc-ricas, ht dirccci6n do-




















mocristiana dc los estudiantes secindarios conti-
nut6 la Iagi~tci.6.,
Los d ias inmcdiatamente anteriores al dia 18 de
scticinbc. insistehtcs rumors c informaciones so-
brc pasos golpistas en las Fuerzas Armnads, sobre-
saltdiron a la izqttictda :y al pais critero. Parce pro-
bable qile esos pasos' golpistas no fucrain meramneh-
te rtmorcs invehtados. Las tcidlnclas centristasy
tomicistas d& la DC, Ildcidicron optar en coiltra.de
cualquicr jioslbilidad de golpe. dcnloiclaron a los
grupos fdtsclstas pot traiar de utilijatr laisdcmostra-
ciones callejcras del partidb, aniiiciaron sIt disocia-
cio6 polftica dc esos. grupos, y s decision de sus-
pendtcr su propia demostraci6n dc f'ueras pi(ogra-
nada plara' esos dias. Eso permill6 it los scctries
xonstitheionalistas dd las iFucrzas Arnns, afiniil:r
U. posidi6li antigolpista y poco tldspiies la scpar;l-
i6n del servicio dti los mandos ospeclhosos de acti-
idadcs conspirativa.
.Todo parcce indicar quc, por cl mbimcntq al mnc-
lOs, cl obicrnlo )optilaf ha logrado capcat la ola
ascista y golpista. Pcro este incidlintc, oblige a rc-
lxiolar sobre cl papel y lai situacion deI las Flucr-
as Armuadas en esc peculiar proccso.
l.a, clara hcgeimonia burgucsa en la historic ante-
or dc(l pais, permiti6 is subordipaciOn professional
c las Fucrzas Arniadas'al papel de garantes de cse
rdcn constitutional. Sus ocasloiales intervcicio-
cs fieroln 'ugaces y el fiici6n de csc papcl. No
irgi6 por cso ninguin iiderazgo politico dcntro dce
s Fuerzas Ariadas, iii se desarroll6 tin proccso de
olitizaci6n y dei reparaci6n lpari(djcrcer el poder,
mo on otros paises de Amrrica Latini.
Sin embargo, yd en las postti litrias del regimen
meocristiano, los conflicts intcrburgueses y el
censo politico de los trabajadores, dicron lugar a
Le' indicios de uri nlievo process en las Fucrzas
rmadas so iniciaba. El "tacnazo" qncabczado por
GrI. Viaux y cl desarrolio politico posterior de
te y su grupo en connivcncia con cl fascisnmo, su
sponsabilidad en la conspiraci6n antiallendista en
period electoral y en la miicrte del GrI. Schnci-
;r, lo.deuestra.
Durante estos dos aflos de Gobierno Popular,
lende ha tratado de ganarse la adhesi6n de las
ierzas Armadas, por medio de mejoras ccon6mi-
, de atenci6n a sus nccesidadcs profesionales, y
incorporarlos a los"plancs,de desarrollo en las
ones fronterizas y en .otras areas de actividad,
Sque se olvide el hecho de que el Gobierno de
lende se present perinanentemente como el ce-


loso guardian del mantcnimicnto de la lc~rlidad
constitucional. Pero es esto sificientv?
Las Fuerzas Armadas, como cinalqiicr otra fns-
tiltci6n dcl sistcma son atravcsadats y itfctadas
por has luchas de clak en la s6oiedad, quc en $its
perfbdos de agudtzaci6t produce difcrcdacitots
ideol6gicas y polftfcas en el seno de elas instftl-
ciones, esto es produce politizaac6tn 'ntre ellas.:'
Poco se sabe acerca de este process er el motmenfto
acttial en Chile. En todo ciiso, este plafl arraviesa
hoy dfa tn proceso de prortinda polarizacion de
closcs, que destruye las bases socihefs y pSiceoc'-' .
les del apolititismo y de la neutlralrdad polltica, y
dificilmento csto, dpjar'fa inminte tas Feu;crzas
Armiadas,
.De ptro lado, cl desarrollo de los conflicts do
clase, que reduce el ctaibito de in legalidad institti-
clonal, las difcrenclas poliftias ciltre las organiza-
ciondi burgucsas y pequcho burguesas de la oposi-
ciOn y las vacilaciones y difcrcnciaciones on cl Scno
de la IUnidad Popular, si so manticncn, podrian ir
gcneratlldo una sitttacion de crisis: de hcgenonfa po-
Iftica, on cuyo contcxto las Fucrzas ARmadas o sus
sectcrcs dominiantes podr(an emergc r con ina crc-
ciente autdlnonlmf relative en su funcion political y
tcntar el arbitrajc. r.
I IA problem cs, sin embargg, que dado cl nivel
alcanzzado pot cl dcsarrollo polftico de los trabajai
does, la flurza do sus organizacioncs partidarias, y
dado el grado que estAi alcanzando cl enfrcntamien-
to de clases,csta sociedad 16 podria ser mnis sus-
ceptible de arbitraje militar-tccnocr6tico -entre las
class bdsicas. Es possible quc todq paso golpistp de
'las Fucrzas Armada pudicra desembocar a corto
plazo on una guerra civil o en un baifo de sangre
contra los trabajadorcs.
Este es, fucra de duda, un factor de gran peso en
la considcraci6n burguesa conservadora o reformis-
ta y en la de las Fuerzas Armadas, cn relaci6n a
cualquier decision dc propiciar un golpe military. Y,
.ademas, es possible que las Fucrzas Armadas no es-
tdn aim, en esle moment, preparadas como para
pretender ejercer un gobiernopor cuenta propia,
dirigiendo a una tecnocracia d6cil, cpm6 en las va-
riantes militaristas imtiuestas en otros pauses de
Arnica Latina.
El desarrollo de la sitiuai6n polftica chilena, en
el pcrfodo que comfenza, no estadpues exento de
los riesgos de una intervenci6n military sobre el po-
der; pero estas posibilidades no son tampoco muy
fWciles.







LAS ALTERNATIVES DEL
PERIODO ACTUAL Y BUS
L PROBLEMS




modo generall, sc tuedb decli.qtie dcsde t1
punto de vistt de la iizqlierdt y dc los trabajadorcs
chilenos, dos Ifiteas cstrattgicas pugnan por impo-
lerse la tna sobre la otrni, stf t tdtticis s6lo son
pariialmncte convergellcs;
l PC, cn primer tirmniio, seclores del PS. del
MAPtJ y dcl Part!do Radical, ilicittah ia pIcrspccl-
va de desarrollar ecte procdso sin violentar cl actual
nlarco instititclonat heredado d'e a bitragicuia, ino-
viendo los lfniltcs legatds por ecdid de ',ttrcglos coli
la .Dciocracia Cristiana.. Eli dcteinhnadosniomcii-
tos, esta.cstrategia, condtice a sostlenr qut, eCt li
-imposibilidad de, cotiscgitir potr sta i a el a ianic
del process, cs Indicspnsible por lo 'ellos l ante-ll
ner 'o ganado y la c~tabilldad coiislltiluctonal contra.
el golpisnmo y el fascisimo, conto e11el 0intento de
mediados de cst6 ano.
SDe otto ldo, l MiR, sectors ddl-PS, del MAPU
y la liquicrda Cristialla, presioriaii poira ptoftindtl-
zaclbn del process por iedio dc ddsattrolio dc la
'movilizaci6n popular, tid organilsmos y muccafllsmos
du poder popular qtic Ipcdan, uampliar la btse del
Goblerno .Poplalnr y fortalccersc: mittutulieitt coll
Il,, ptcplardlidose al iisnlo 'tilntpo part cln' tfrenta*
nientos dtc clasc cada vz ilids viblcntos.
J La primnra do cstas opcioions cstratdgtlcas 'ticti
en si favor *a magnitude y la colnpacta orgatnididdl
del PC ysut gravitaci6n decsiva acn cl seno de ici
Unidad Popular. La ,segunda no cuenta col' iina
dlrccci6n tiolftlca, ulifictdd .y colicrcriit compare,
ble con la anterior, :unqtle en su favor inlita dl
dcsarrollo de lacombatividad y la creclebto r pcslbn6
de las masas sobre sits dirccionics prtdariasc,'i i-
cluido cl PC. Si esta segurida altcrnativa' nd logra
alcanzar organicidad polftica y dirccccib n liiificada,
9 producer un progratna contrcto dc'iarcas para ia
construcci6ni do uti poder popular, dciffcilmletee po-
dria elevarse hasta una posici6n de fucrza cotno
para canalizarcel process en sus tdrininos. '
SNo obstante,,la actual ptesib6f de las tnasas y sit
radicalizaci6n frente a la tmibcstida fasetsta y a los
riesgos de golpe military, no dejarin de crcar las
condiciones para et crecinliento de la fucrza do esa
scgunda alternative, ya que-la propia dirccci6n del
PC en los moments de crisis se adapted resuctta-
mentc a la combatividad de las inasas y cli talcs
coyunturas atiende positivaniente a las presiones de
sus bases.
El enfrentamnient con, el impcrialismo est(i co-
brando nuevas condiciones. De una situaci6n inter-
nacional relativamente fluida entire 1967,y 1972, se
ha pasado a un nuevo orden international que a
corto plazo proporciona ventajas at Imperialismo y
a su principal Estado (torteamericano) y eso pet-
Inite a dste emprender agresivamente stu nfrenta-
miento a movimientos y process revoliclonaries.


Dc hecito, en ci caso clilyno6, in liosicl6i imperaldls.
0 hra- pasado dcl "cerco In'ln.i'ik" a in 6gresi&n ect
n6mikn ablerhi V' ai sosthii eO'c~tvo dti In uitra i1d-e-,
did rascisto elln e iOas.
Ell csas drctunstancias. In "vOa ChILII&'I L li~ pui
clera contar con icrspiectis nsiu)i rivotbalcS ylIi
pcrdumnclif de las Iiuslolieg ci tinll nsito iicflneo
Y legal 1a1 6ci Soclhlis10. CI1 In& virtides dcl "ca-
rlder nacloiarl" l chi tl ue lIartil lieparfii ii logrmti,
qUe In burgucsfi i utivtl deuizrn giusuir sill resistciicl;l
violonta el sociallsmo, ptlriah I kvat e5te procCst) 11
All cafle.16it sil saildd wo'ruuble a los thibujadore".
Do' este cailcJ1i 9li tikllia pacir In tiedc.1 surgir till
fir6ccsm soclulderm6ciutii, UIImpolt-lbui desde luvcj
en' Aimirkla Latinia pro til pobre suiltiitb dce so-
tjlhdjsino. fundado cni tii cal~italishc utd uslaio. 0.'-
11a 1gterra civil a In etoil los trabaildoilceg y 5. rcolt'-
cionarios de (ille turricsgtuii lIegitr sin ian ldoId l'oi
talizat jirepliiiclra:6u, si 1his liiigiia.5 LiCttiaks ell H
gendle ld UP 110 te rtseieive el Favoltic d u nta-'
conldiccl6nl rcvoltleioniirlt, asentida ci In liovill/.i-.
cifn de Jos t, abfjadorcgd y ew .d tiesarrollo desus
oigaiisiiio's do libdch, ,. .


:CHILL~ Y-AMERICA LATINA:
CAMPANAS7
R OUI N, DOBLAN LAB I
1 Chile no so: sta i jtigihdo (inlcanmnte cl d'sti-I
no de un inodclo dt trdnsitd at socialismo, la "vf'L
chlilcnd", il solamcnte el destinb. de In i'evolUciOlI
chtilond itts nllj de ese niodelo. Allf sci Juga hoy nL'
difa tnicho del porvcnir, a coto plazo, de la rcvoli-,
Sci6n latlnoirdiericain cl sti conjunto. '
Los ,trtibjacldoicsy los.revoluciotiartbs socidis{as
de todos los passes dte esta 'igl6ii, o piiedcn igno-
ra, qu tiuria derrotade In rcvoluctid chileni pirmni-
.tiira cl endurccinentlico de as inais hibiosas tnctin-
clas reaccionllaiiis, do Ia reprcsi6n iiiasku, Cn practi-
cancnte tbdos.estos pilfses, ast como la desmorall-
a/ncon dle 11un plrte del mnovniiLcnto rcvoluicioonario
La (dfcn~ia tl' lii revolici6n,-socialiati k 'n Iili',
cstai estrcchliamente asociada at desarrbllo detlos
'inovimientos revollicionaios eii nutestros paiscs. Es
decir, al dcsarrollo de las luchas popiulares contra cl
imperialisino y la burguesIf en cKada 1no de 16s
passes. El impLria.lismo y la reacci6n burgucsa lati-
noamericana, deben seinlir en la nicn l i haloar-
diente dc la rcvolucibn en cada pais, como jan lis
cficaz adhesl6n y defense del desarrollo de ln fevo-
luci6n socialista en Chile,
Junto con eso, no obstante,,los trabajadores y
revolucionarios de America iatina. ienen quii pre-
pararse a organizer diversos itncios purn manifestar
su iespaldo.al desarrollo de la rcvoluci6n socialist
chilcna, a ta organizaci6n del poder de los trabajai-
dores chitenos, y a salir en su defense .cuando cl
imperialismo y el fascism lleven su agrcsi6n hacia
tin golp,' military o a una guerra civil en contra del
' iovimiento popular chileno y latlnoamericano. '
















Michel Bosquet


El presenrte art(ulo, tornado. deLe Nouvel Olservateur, Parls, 7-13 de Agosto de 1972, No,
404, pg. 24, te himonia el combat ardoroso de una urventud por nrintener vivas la fuerza y
la esperanza del Sociallsmo, en un pats en el cudl la butocratizaci6n y los arreglos con el
capitalisiio estdn desnaturalizando el process hacia el Soclalismo y mostrando los lfthltes de
una "dutogestl6n" obrera de las empress, sin parela\ gestl6n de la economfa global de la
Socledad y del Estado por loS trabafadores. Es una ledcl6n que los trabaladores y j venres
d'l,1 Peri' ti mneit qlu discuir V' recover (n cvtce precisO momento.


-DOS AROS DE PRISON POR HABER RECLA-
MADO LA AUTOGESTION.

Son tres estudiantes de La Facultad de Letras
de Eilgrado. Estudiaban la historic del movimiento
revolucionario a trav6s de los escritos contempot'a-
neos y de los textos de los clisicos marxistas. En
sus, propios artfculos, abogaban por la autogesti6n
obrerd integral. la planificaci6n democrAtica de la
economic y cl del Estado. ,Se podrfa decir que estas
cran actividades nuy normales para intelectuales
yugoslavos? Pues no: cran actividades de "enemigos
del pueblo y del Estado" tendientes a "derribar de
manera anticonstitucional las instituciones elegidas
del pafs". Asf lo decidi6 el tribunal de Belgrado
.presidido por Milivoje Djekic. Acababan de conde-
nar a Milan Nikolic y a Pavlusko Imsirovic a dos aflos
de penitenciaria; Jclka Klajic es condenado a diecio-
cho meses de prisi6n.
La causa de los tres estudiantes era juzgada des-
e su arrest en diciembre 61timo. El responsible
el Partido en la Uniersidad, Branko Pribocevic,
Ips declaraba culpables much antes de la apertura
del process. Los diaries y semanarios de gran tiraje
publicaban el expediente de la instrucci6n bastante
antes de que los abogados defensores de los incul-
pados fuesen autorizados a consultarlo.
*(Las pruebas acumuladas contra los tres "enemi-
gos del pueblo" eran pues tan abrumadoras? Juz-
guen Uds.: en .el domicilio de uno de ellos, que
estudiaba los problems de la organizaci6n revolu-
cionaria, se encontraron volumenes editados por la
IV International vol6menes que ellos pudieron
comprar en otras ediciones, en cualquier librerfa
especializada, en Yugoslavia o en otra parte. Se
encontr6 tambi6n en posesi6n de los detenidos ma-
nuscritos y artfculos: eran, dijo la policfa, "volan-
tes" y "escritos trotskistas". Los abogados pidie-
ron el nombramiento de un. expert para decidir
sobre la calidad "trotskista" de esos textos. El juez
se niega. Por otra parte en Yugoslavia, el delito de
"trotskismo" es tan indefinible que no existe.


El delito de Nikolic, Imsirovic y Klajic es, en
cfecto, de otro orden. estos tres estudiantes toman
con seriedad las teorfas oficialessobre la autoges-
ti6n, el derrumbe del Estado, la sociedhd sin classes.
Y ellos prueban que la prActica del partido no estf
conforme a su teorfa. Ellos no estan solos en este
caso. En junio de 1968, siguiendo la huella del Ma-
yo francs, millares de estudiantes en Belgrado ha-
bran sacado la niisma conclusion: se habfan marti
festado por la supresi6n de las desigualdades, la,
abolici6n de los privilogios, demaslado visible de la
"nueva burguesfa" burocrdtica por un socialism
real'pente ,autogestionario fundado por el poder
real de la clase obrera.
La juventud de un pafs socialist que sale a Ias
calls para reclamar la realizaci6n de las ideas socla-
listas en las cuales ha sido nutrida esto todavfa ho
se habfa'visto en ninguna parte. En el verano de.
1968, el poder, con Tito a la cabeza, comienza a
.felicitarse. Desputs golpea precipitadamente en re-
tirada: esos j6venes eran, decididamente, demasia-'
do radicales. A partir del otofio de 1968, la mayo-
rfa de las publicaciones estudiantiles fueron prohi-
bidas. El comitd de redacci6n de "Studen" fue dl-
suelto. Desde entonces, ninguno de los nuevos co-
mitts, fue considerado suficientemente d6cil. El dl-
timo nfmero de "Student" signific6 uti process,
actualmente en curso, a sus principles redactores.
El comity del peri6dico estudiantil "Tribuna", de
Ljubljana, acababa de ser disuelto. En Novi Sad,
penas de ocho meses a tres aflos fueron infligidas,
en la primavera pasada,, a estudiantes culpables de
artfculos y poemas juzgados hostiless" al Estado.
La represi6n gana terreno.


EL MIEDO REINA
Ain en julio de 1970, cuando el estudiante VIa-
do Mijanovic fue condenado a vcinte meses de pri-
si6n por haberse declarado en huclga d6 hambre, en





soittaridc d con los minero~, do flosnic quo ocupa.
ban st mina, los cstudiantcs dt Belogrdo declnraron
una huolga gpncrmal ella fuc total Actualnmnte In
conduct dto Nikolic, Imslrovli y KInJIe, no provocn
mns manifcstuclones mnisivus, Li relaci6n do fuer-
zas ha cambiado: hay muchos Intolectuales cn pri-
si6n; otrps -entre los cuales hay micmbros ilustros
de la inteligcncia yugoslava.- han sido privados de
sus pasaportcs. El micdo reina. Y"'el orden".
',EI regimen esti consolidado? 1,Qud regimen?
El de los aparatos -policfa, partido, cj6rcito- y sus
dignatarios o cl dcl socialism autogestionario?
Todo el problema reside en esto y Nikolic rcspon-
dfa a su manera, la vfspera de su condona, en una
carta que li hizo Ilegar al diario italiano I'l Mani-
festo". En ella cscribe:
-'Nosotros somos perseguidos por herejia porque
hiemos afirmado (que his relaciones socialists ver-
,daderamente humans no pueden ser establecidas
dentro del cuadro de una econouini dp mercldo( y de
una competeicia descontrolada; que la democracia
socialist y la autogesti6n no puedcn scr cdi-
fjcadas si. al mismo tiempo. se refuerza constante-
mente el rol politico y econ6mico del Estado: que
no puede pretenderse haber realizado la autoges-
ti6n obrera y el poder de la clase obrera cuando no
hay obreros alli donde se toman las principals de-
cisiones sobre el destino de la sociedad cuando el
nminero y la influencia de los obreros disrtinuye
raipidamente en el seno del inico partido tue de-
tenta el poder.
Nosotros somos acusados de herejfa porque esti-
mamos que es possible y necesario realizar inmedia-
tamente la autogesti6n obrera integral a todos los
niveles de la sociedad -desde el nivel de las fabricas
hasfa el de la Federacl6n Yugoslava- confiando a
las mass la gesti6n de la sociedad y abollendo el
rol de "politicos profesionales"; que es possible edi-
ficar una economla equilibrada,altamente desarro-
Ilnda y capaz de asegurar el pleno empleo, apoydn-
dose sobre un andlisis clent(fico de Ins necesidndes
de la soclednd, utiliznndo los recursos disponlbles y
te.liendo medios para una planificaci6n democrAti-
ca de la economfa ...
Mis amigos y yo pensamos que el socialismo hu- .
mano y democrAtico y la atitogesti6n obrera .no
pueden ser edificadas si no son liberadas todas las
energfas creativas del pueblo, lo cual supone una
total libertad de bfisqueda y de expkesi6n para el
progresivo desarrollo de la sociedad. Ahora b6,n,
toda concepci6n contraria, a la official es considera-
da como hostile al socialismo. Seguramente nosotros
no seremos los (6timos en ser perseguidos por nues-
tras ideas".
En efecto, no fueron los flltimos. La semana pa-
sada, algunos dfas despues de la condena de Niko-
- tic, Imsirovic y Klajic, el procurador de Sisak, hizo
embargar el ciltimo n6mero de la revista "Praxis",
la inica revista de investigaci6n y discusiones mar-
xistas internacionale existente en el mundo socia-
lista: textos de fil6sofos yugoslavos, anglo-sajones,
.alemanes, italianos, franceses se reunfan en ella.
LA VICTORIA A LO PIRRO

"Praxis" fue cmbargada-esta vez, a causa de un
articulo dedicado al professor Mihajlo Djuric, que


purga una pena de dos anos de prisi6n (61 tambidn,
cl ano pasado, habfa criticado la nucva estratifica-
ci6n de clase de la sociedad yugoslava). El artfculo
afirmaba, particularmnentc, que en Yugoslavia "el
marxismo sc ha convcrtido on unu pieza de musco"
y quo "los marxistas son pcrscguidos", Lucgo del
juiclo de lielgrado, el embargpmiunto de In revisti
confirm rdpldumentc dichos prop6sitos.
A diferencia -aunquc Openas tin poco me-
jor- de los otros Estados socialists de Europa, c)
regimen yugoslavo ha. tenido hasta ahora una ligera
ventaja sobre los demns: la oposici6n no estO sola-
mente hecha de desafecto, de indiferencia y de sor-
dos descontentos; en los j6venes, los obreros, los
intelectuales, la crftica a la sociedad y cl regimen es
frecuentemcnte conducida a nombre de los valores
socialists, que los mantienen vivos. En ning6n otro
pals del Este -ni siquiera en Checoslovaquia, on
1967-1968- el caricter "de izquierda", socialist y
marxista, de la crftica ha sido tan marcada. Es a
esta crftica de izquicrda que el gobierno de Belgra-
do busca alora reducir al silencio. Si logra triunfar;
habra conseguido una victoria a. I'irro: la opo-
sici6n de izquierda embozalada, no habra reducido
por tanto toda oposici6n. Esto, al contrario, toma-
ri la forma del nacionalismo exacerbado (croatas,
eslovenos, montenegrinos) y del descontento apolf-
tico, "pujadista", como ya ha ocurrido en otras
parties. El regimen yugoslavo habrai acabado enton-
ces tambidn su "nornalizaci6n".


(Traducci6n de: R. Flranco Arniiz)













LA FEDERATION CAMPE$INA DEL VALLE CHAN.
CAY-HUARAL.AUCALLAMA PROTEST FOR LA
REPRESSION POLICIAL A LOS OBREROS, EMPLEA.
DOS, ESTUDIANTES PROFESORES DE LA AGRARIA
LA MOLINA
I l i -.- i iil ii i i II[


Heridos y centenares de press, son el resultado initial
de la represibn que la policia ha desencadenado, por manda-
to del falso rector y del poder judicial, en la Universidad
National Agraria La Molina. Obreros, empleados, estudian.
tes y profesores han sido duramente reprimidos y violenta-
mente desalojados de fa Universidad Agraria, en toda una
operaci6n military cuidasamente preparada en la madrugada
del lunes 18.
La policia ha asaltado las viviendas de los trabajadores
sin consideraci6n a mujeres y nifios. La policia ha arrojado
al aqua los viveres que los trabajadores de todo el departa-
mento habiamos enviado en apoyo a nuestros hermanos
trabajadores huelguistas de la Universidad. Muchisimos
obreros padres de familiar han sido separados de sus families,
ya sea por que estdn en la carcel, o porque hallAndose fuera
de la universidad en el vomento del asalto no pueden ingre-
sar a ella, atestada de policies.
iPorque es que 'se ha reprimido con tal brutalidad a los
obrer6s, estudiantes y docentes de la Universidad?
La Universidad Nacional Agraria fue creada hace mas de
cincuenta ailos por los que mas adelante conformaron la
Sociddad Nacional Agraria (SNA). Y desde entonces siem-.
pre ha servido a los intereses de los gamoles Los profesores
en su mayorfa han estado ligados direct o indirectamente
con esta oligarqula agraria, y los estudiaites, hijos de la
burguesia, se formaron para explotar rejor a los obreros
agricolas. Por Io tanto, la Universidad Agraria ha sido siem.
pre profundamente reaccionaria. La mayoria de los profeso-
res son reaccionarios, como lo demuestra el hecho quo el
actual vicerrector, elegido ilegalmente por un grupo de do-
centes professors) ha sido president de la Socledad Na.'
lonal Agrarla.
SPero hay otro hecho important: la Universidad Agfaria
tiene un centre agropecuario experimental, con mas de 200
hectdreas y 750 obreros. Es decir, Ia Universidad tiene un
latifundio, la Universidad TAMBIEN ES UNA HACIENDA
que, en plena reform agraria, explota a los obreros como lo
harfa cualquier gamonal. La Federaci6n ha tenido la opor-
tunidad de visitar esta hacienda, y observer que los obreros
viven en condiciones infrahumanas.
Por mas reaccionaria que fuese la Universidad, un grupo
progresista de estudiantes y profesores, y la gran mayoria
de obreros y trabajadores no docentes quisieron que esta
Universidad fuese dirigida no s6lo por los profesores, sino
tambien POR LOS OBREROS Y'TRABAJADORES NO
DOCENTES. Es decir, que la Universidad fuese DEMO-
CRATICA, y al servicio del PUEBLO, y dirigida con PAR.
TICIPACION DEL PUEBLO.
Este grupo eligib. DENTRO DE LOS MARCOS LEGA.
LES un Consejo Ejecutivo de la Universidad en la que todos
participaban. Y es este Consejo Ejecutivo el que, junto con
los que lo apoyaban, ha sido reprimido. Por otro lado los
profesores reaccionarios han elegido otro Consejo Ejecuti-
vo, legal, presidido por un reaccionario, el Dr. Federico
Anavitarte, y cuyo vicerrector es el Ing. Manuel Arca Bie-


lich, ex president de la Sociedad Nacional Agraria y es este
Consejo Ejecutivo reaccionario el que ha sido reconocido.
La represi6n pues ha sido dirigida para impedir que la
Universidad Agraria se transform para servir al pueblo,
usandose el pretexto ya conocido; que "grupitos de la ultra-
derecha y la ultraizquierda" han mangoneado a los trabaja-
dores y obreros. i iC6mo si los obreros no supiesen perfec-
tamente cales son SUS interests, y como luchan por
ellos! !
La represi6n ha sido dirigida tambi6n para que los obre-
ros de la hacienda de la Universidad no dirijan, a traves del
Consejo Ejecutivo reprimido, una explotaci6n agricola que
les pertenece por ser ellos los que la trabajan.
Hoy dia la Universidad Agraria es un campo de
concentraci6n en la cual nadie puede entrar, ni salir, en la
que los menores de edad estdn siendo obligados a trabajar
en reemplazo de sus padres ausentes o encarcelados. Hoy
dia los elements progresistas estan en prisi6n. Esto es lo
que la prensa burguesa llama "normalizacibn" o "vuelta a la
legalidad".
La Federaci6n Campesiha, representante mAxima del
campesinado y proletariado rural del valle:
Protesta cndrgicamente contra la represi6n a los obre.
ros, empleados, estudiantes y profesores progresistas y exige
que se designed responsables por los muertos que han habi-
do en lJabrutal represi6n *
Rechaza al actual Consejo Ejecutivo reaccionario que
solicit la represi6n, y qUe no represent sino a un grupo de
profesores burgueses anti-populares.
Repudia la actitud del powder judicial en la persona del
Sjuez instructor Joses Betancourt, quien orden6 la massacre.
So solidariza con los trabajadores, estudlantes y protf-
sores progresistas reprimidos por la policia.
Apoya las justas reivindicaciones de los trabajadores,
estudiantes y profesores en su intent de hacer de la Univer-
sidad Nacional Agraria una Universidad -dirigida por el pue-
blo y al servicio del pueblo.
Solicita a las autoridades competentes que se afecte la
hacienda experimental de la Uliversidad y se entregue a sus
trabajadores.
Utilizard todos los medios a su alcance para proporcio-
nar ayuda material y moral efectiva a los compaieros repri-
midos, segii han acordado las bases de la Federaci6n, y en
defense a sus reivindicaciones.

iNO A LA REPRESION!
iABAJO LOS REPRESENTANTES DE LA
OLIGARQUIA!
iEXIGIMOS NO SE PERPETUE LA
RELACION UNA-SNA!
iVIVA LA LUCHA CLASISTA!


(*) EI Dr. Anavitarte ha desmentido que hubieran rcsultado
niucrtos, en b rrpresibni policiil. (N. de R,)


s Ls I


I--I Ir I --- I ------I









"AmO DE LOS CENSOS NACIONALES"

CONFEDERACION GENERAL DE TRABAJADORES
DEL PERU (CGTP)

A LA OPINION PUBLIC


La Confederaci6n, General de Trabajadores del Peri
(CGTP)'expresa la viva preocupaci6n del proletariado class.
ta per la forma c6mo los efectivos policiales estdn encaran.
do su relacion con los trabajadores. Diversos Sindicatos han
sufrido la embestida policial mbs injustificable, dando lugar
al firme rechazo y a la protest mas encendida del movie.
miento sindical peruano. En este sentido, la CGTP denuncia
y condena el trato vejatorio del que han side victims los
trabajadores de Convar, La Moderna, Ray-O-Vac, Scala y
otros. No puede permitirse en esta epoca que los trabajado.
res en lucha sean tratados simplemente como delincuentes,
contra los que se ejerce la violencia mas intemperante,
mientras que se observa una conduct poco en6rgica en el
trato con empresas abiertamente contrarrevolucionarias y
provocadoras
La CGTP, al mismo tiempo, se solidariza con la lucha de
los trabajadores de Calzado Bata, con los Cerveceros de
Backus, Modelo y Malterfa Lima; con los trabajadores de la
Fdbrica de Tejidos "La Uni6n" Limitada (Secci6n Puerte),


que han denunciado un incalificable atropello judicial; con
las compalleras de Convar que plantean la intervenci6n del
Estado para cooperativizar su empresa; y demand una solu-
ci6n efectiva y pronta a todos estos conflicts:
Finalmente, la CGTP express su apoyo a los trabajadores
de los 12 Sindicatos de la Cerro de Pasco y a los compane-
ros de Toquepala e Ilo y declare su firm decision de respal-
dar su lucha en defense de sus Pliegos de Reclamos.
Lima, 27 de Septiembre de 1972.

GUSTAVO ESPINOZA 1/.
Secretario General
JOSE CHAVEZ C.
Secretario de Defensa

ISIDORO GAMARRA R.
President


Quillabamba 10 de Agosto de 1,972.
Selor Presidente de la Reptzblica, General
EP. Juan Velasco Alvarado.
LIMA

Senor Presidente:
En nombre de la Federaci6n Provincial de Campesinos
de la Convenci6n y Lares, nos diriginos al Gobierno Revo-
lucionario de la Fuerza Armada que Ud. preside, para solici-
tarle se digne disponer el retorno al territorio Patrio del
Dirigente Sindicalista Campesino HUGO BLANCO GAL-
DOS, y del Dirigente Universitario ROLANDO BRERSA, ex-
patriados hace muchos meses, en un acto que consideramos
illegal o injusto, per los siguientes razones: *
1.- Que el Compaiero Hugo Blanco ha-sido uno de los
Dirigentes que mas se ha esforzado en la organizaci6n
de los Sindicatos Campesinos en la provincia de la
Convencibn en su lucha contra el feudalismo en los
ahos 1961 y 1962, epocas en las que hasta el simple
pronunciar las palabras REFORMA AGRARIA era ca-
lificada por autoridades retr6gradas como "un desaffo
"al orden constituido", "un reto a la religion cat6li-
ca"; insult a nuestras costumbres cristianas"; y quie-
nes luchdbamos por la Reforma Agraria autantica dra-
mos tildados por esas autoridades y sus secuaces de
"agitadores"; agentss del demonio", -"extremistas",
"guerrilleros", cuandb en aquella 4poca jamAs existi6


CAMPESINOS PIDEN REGRESO DE HUGO BLANCO




guerrilla alguna, sino solamente en la imaginaci6n de
los duelos de los peri6dicos oligdrquicos, y case curio.
so, result que ahora, muchos de esos caballeritos asi.
duos services del fuedalismo, enemigos jurados de la
Reform Agraria, quienes se negaban oir siquiera esas
2 palabras porque les cala come pedrada en la oreja,
siguen encaramados en la Administraci6n Piblica del
actual Gobierno Revolucionario, especiainente en las
dependencias de la Direcci6n General de Reforma
Agraria y Asentamiento Rural, aplicando a su mode
las actuales disposiciones de la Ley de Reforma Agra-
ria, resolviendo los problems de espaldas a la realidad
tambidn, con Un espiritu vacio de patriotism aJ ser-
vicio del pueblo, tratando de meter "gato por liebre",
llendndose sus bocas con las palabras. "revolucibn",
"roforma agraria". Gentes sin pudor y sin principios
que pasan su vida adulando a todos los gobiernos en el
poder, escupiendo a sus Amos de ayer, o simplemente
sirvidndoles de quintacolumna entregados al serrucha-
miento alevoso.
2.- Con lo que acabamos de expresar, vemos que Ia depor-
taci6n del Senor Hugo Blanco Galdos, y del Dirigente


-~~-1--~--~ II- -"~ il -- II


I I


I- -' I I L~ I r























Universitatio Senor Rolando Brefa es injusta e illegal,
veamoslo:
a).- Nuestra Constituci6n Naclonal Vigente sefiala en su
artlculo 24 "Nadie estd oblig4do a hacer lo'que la ley
no manda ni impedido de hater lo que ella no prohi.
be"; en artlculo '59 continha "La libertad de concien.
da y de creencia es inviolable, nadle puede ser perse-
guido pot raz6A de sus ideas"; el artlculo 68 es mds
categ6rico: "Nadie puede ser extrafaado del territorio
de la Republica, ni separado del lugar de su residencia,.
sino por sentencia ejecutoriada o por aplicaci6n de la
ley de extranjerfa".
En el artfculo 67 especifica: "Es libre el derecho de
entrar, transitar, y salir del territorio de la Repiblica".

b).- La Declaraci6n Universal de los Derechos Humanos,
SProclamada por la Asamblea General de las Naciones
Unidas, de la que es signatario el Estado Peruano, y lo
ha hecho por Resoluci6n Especial Ley de la Repiblica
en reiteradas ratificaciones, nos impone la observancia
de normas sustanciales que rigen la vida de los pueblos
civilizados del Mundo, en .irArffculo 9: "Nadie Podra


ser arbitrariamente detenido, preso ni desterrado". En
su Articulo 11 dice: Todo persona acusada de delito
tiene derecho a que se presume su inocencia mientras
no se pruebe su culpabilidad, c6nforme a ley y en
juicio pbblico, en el que hayan todas Jas garant/as ne.
cesarias para su defense". Articulo 13 dice "Toda per.
sona tiene derecho a circular libremente y a elegir su
residencia en el territorio de un Estado. Toda persona
tiene derecho a salir de cualquier Pals, incluso del pro-
pio, y a regresar a su Pals", etc. .
Todas estas normativas justas y humanistas, nos obli.
gan a todos los hombres de un pueblo soberano, a cumplir
reglas esenciales de la vida humana en una colectividad mo-
derna, en donde la ley sea cumplida empezando por quienes
la dan por raz6n de sus funciones o del cargo que ostentan.
En base a lo que se acaba de exponer, pedimos a Ud.
Seior Presidente de la Rephblica, se'digne disponer bl retor.
no al Pais de los Seihgres Hugo Blanco Galdos y Rolando
Brenia.
DE UD.



S [ /..+ / '* tinos '
de .,lfr- .ralid,,I Lar#!p





*"f' "- f'
Nicanozr ova T o
SRORZjTARIO D3 ORGANIZATION


Orego2io Idfga Peralta
SRETARIO DE AOTbAS


6SA Y PROPAGANDA


SantC4o1 B3 0 umj Pw
SUB-SEBOFIAIO DE AOTA8


_ III I II -1 l~r91~P~- ss I r -g sspr


L


_ I I I I L r--- II I I ~IPlr


BD ZA





















REPRESION SOBRE OBREROS,. ESTUDIANTES Y PROFESORES


Desde hace mhs de un.mes, los trabajadores, estudiantes
y un sector de profesores de la Universidad Nacjonal Agra-
ria (LaMolina), sostenfan un paro, con ocupaci6n de sus
locales e .instalaciones, reclamando que se reconociera la
legalidad de un gobierno universitario formado pot esos tres
grupos, y de los eximenes de ingreso realizados bajo ese
regimen, conr aumento del nOmero de vacantes para la admi-
si6n de nuevos estudiantes. Un grupo de ips mbs reacciona-
rios profesores de-esa universidad, habla desconocido la au-
toridad de ese regimen universitario; la validez de sus actos
y eligi6 otrasautoridades. El Consejo Nacional de la Univer-
sidad Peruana (CONUP) respald6 a 6stas, lo que ocasion6 el
paro.
Durante este perfodo, el regimen military mantuvo una
poslci6n ambigua frente al conflict; tratando que el Sr.
Manuel Arca, cabeza inicial del nocleo reaccionario y elegi.
do Rector por 6ste, abandonara el cargo en favor de alguien
no vinculado a la Sociedad Nacional Agraria, de la cual Arca
fue un tiempo Presidente, y que las circunstancias fueran
mns propicias a una intervencibn por la fuerza.
El 14 de setiembre, el Sr. Arca fue reemplazado'por el
Sr. Federico Anavitarte Condemarfn corio Rector, y en la
madrugada del 18, las fuerzas policiales invadieron violenta-
mente los locales universitarios ocipados por los trabaja-
dores, apresando a los dirigentes de 6stos y de los profeso-
res.
El Comunicado Oficial que da cuenta de ese hecho, alega
la necesidad de'restablecimientodel orden. Pero la significa-
ci6n de este acto represivo del regimen military debe ser
examinado con mayor profundidad.
Es important sefalar que la represi6n se produce en
dircunstancias que la facilitan. Los estudiantes de las Uni-
versidades principles de Lima estan de vacaciones, la Comi-
si6n Estatutaria habfa cesado sus funciones y'el foro deo
discusi6n sobre el problema universitario que permiti6 su
funcionamiento no estaba pues present. Hay, as(, razones
que fundan la sospecha de que el'Gobierno esperb una oca-
sl6n adecuada para reprimir, mientras negociaba con ambas
parties del conflict.
'Durante las l0timas semanas, mientras la Comisi6n Esta-
tutaria debatla e4 Estatuto de la Universldad Peruana, al'
mismo tempo que se desarrollaba el conflict en la U.A., la
prensa oficialista compiti6 con la prensa privada reacciona-
ria, en presenter de la manera mds distorsionada y caricatu-
resca los debates sobre el Estatuto y el conflict de la U.A.,.
creando sobre ambos asuntos una imagen que permitiera la
posterior represi6n sin una reaccibn p6blica de proteita.
En ambos casos, la direcci6n del movimiento universita-
'rio no hizo. el suficiente esfuerzo para contrarrestar esa
mendacidad de la prensa oficialista y privada, para informal
y movilizar al estudiantado del pals tras sus planteamientos
para ampliar la base del apoyo obrero a una nueva concep-
ci6n universitaria que busca vincular orgAnicamente la Uni-
versidad a los intereses de los trabajadores.


En el caso particular de La Molina, es fundamentalmente
la participaci6n unbnime de los trabajadotes de la Universi.
dad lo que dio fuerza a la posici6n de'los huelguistas; y
atrajo la solidaridad moral y material de numerosos sindica-
tos, en particular de.la Federaci6n Campesina del Valle de
Chancay. (VWase su comunicado, en este mismo nOmero).
Constretiido por presiones inflacionarias, la crisis pes-
quera, los efectos de un aio agr(cola deficitario, las necesi-
dades de mantener us arreglos con la burguesfa imperialis-
ta, el regimen military, cuya political es esencialmente desmo-
vilizadora y persigue un encuadramiento corporativista, no
puede admitir un movimiento de trabajadores, estudiantes y
profesores, en el gobierno de las universidades, a la vez que
busca tambi6n autoridades mds cercanas a sus propias posi-
ciones y, por supuesto, por eso mismo no puede admitir un
Estatuto Universitario que signifique la legalizaci6n de ese
movimiento de tratajadores, estudiantes y profesores en la
direcci6n de las Universidades y la expresa prohibici6n de la
intervenci6n policial en los campos de las Universidades que
ese Estatutb contiene.
Todo eso explica por que, el regimen militaral reprimir el
paro de la Universidad Agraria, en realidad busca demostrar
con este ejemplo su real posici6n frente al Estatuto aproba-
do por la' Comisi6n y frente al movimiento de renovaci6n
universitaria que suelda la solidaridad active de trabajado-
res, estudiantes y profesores.
Este nuevo acto represivo del regimen no es, por eso, ni
casual, ni aisladb. Se inscribe en una escalada represiva (la
massacre de Puno, Cobriza, la represi6n a las huelgas magis-
teriales de 1971 y de setiembre de este aleo, el apaleamientq
de los obreros en huelga en Ray-O.Vac, Tigre, etc.), que debe
producer el repudio y la resistencia organizada de trabajadores
y estudiantes.


LQUIEN DEBE PAGAR LOS EFECTOS DE LA
CRISIS PESQUERA?


esde comienzos de 1972, factors climaticos y bio-eco-
16gicos aun no bien identificados, han originado la paraliza-
cibn de la pesca de anchoveta y de la fabricacl6n de harina
de pescado, reduciendo a la inactividad a decenas,de miles
de trabajadores y obligado a que el PerO se retire temporal-
mente del mercado mundial de estos products. La crisis
pesquera significa que s6lo en los 6ltimos meses el pais ha
dejado de vender 60 millones de d6lares de harina de pesca-
do, con la consiguiente disminuci6n de ingresos fiscales, y
que si la situaci6n no so normaliza el pr6ximo aRo la dismi-
nucibn on el valor de la exportaci6n total del pais alcanzarA
aproximadamente 280 millones de d6lares.
Sigue en la PAg. 5t5:








si8 BAYER...



6ES buenoQm

Cesar Gerlnand

EL "CONTRATO BAYER" Y
EL MODEL PERUANO DE
DESARROLLO.
"Tenemos confianza en el future in-
dystrial dcl Peri y es por eso que in-
vertimos con today seguridad". Ktrt
Hansen, Presidente Ejecutivo de la
Farbenfabriken Bayer AG, Alemania
Occidenttal.


Por Decreto Supremo.del 22 de junior de 1972.
se ha declarado a Bayer Indust'rial S.A. (BISA) co-
ino Empresa Industrial Mixta y Estrategica para el
Desarrollo Nacional. Al dia siguiente se inauguraba
oficialhiente la gigantesca fibrica de fibras adrfli-'
cas, bonstruida y equipada por tlSA -subsidiaria
del holding Bayer Foreign. Investments Ltd.
(BAYFORIN). con sede en Toronto, Canadal, qtic
es controlada por el monoplio germano occidental
Farbenfabriken Bayer AG-- ti unt costo de 640 mi-
Iones de soles.
j,Qu6 es Bayer? Su sfmbolo, las letras BAYER
cruzadas dentro de uti circulo, nos es familiar, ;,A
ittuin pertenece esta cruz comerclal? A la Farben-
fabriken Bayer AG. -:del trust IG-Farben--, uno de
los mis grandes monopolios de Alemania Occiden-
tal. Fabrica todaclase de products qufmicos; atn- ,
que su especialidad son las materials t6xicas y gas.
Fueron utilizadas, primero, por los nazis (I); ac-
tualmente forman parte de los arsenales de sustan-
cias qufmicas y biol6gicas del Pentagono y del ejtr-
cito de la Rep6blica Federal Alemnana. Gracias a
una millonaria propaganda, se ha intentado demos-
trar que "Bayer" es el "salvador de la humanidad"
y que"por eso "Bayer" es sinonino de "bueno"
Pero ;para quien es bueno Bayer?


LA PENETRACION
IMPERIALIST.
GERMANOCCIDENTAL EN
AMERICA LATINA.
,dl
eespues de la 2a. Guerra Mundial, la capacidad
productive de la industrial alemana se recupera con
una enormne rapidez. Se nos quiere hacer career en la
leyenda del "'milagro alemAn", que reposa en el


supuesto mitico de que Atenania parti6 de la nada.
Y no se quiere ver que su industrial s6lo fue afecta-
da en un quinto por la guerra. Que las utilidades dc
los monopdlios durante la guerra habian.sido tan
grandes, que existia capital disponible para una rA-
pida modernizaci6n. Que Estados Unidos, a travs-
del Plan Marshall, inyect6 en Alemania miles de
millones de d61ares. He aqui, en sintesis, la realidad
de laleyenda.
Los monopolies resurgen dcspues de la Guerra.i
"La concentraci6n econ6mica fue estimulada hasta
tal punto que en una fecha tan temprana conmo
1950, el 8 o/o de las empress de la R.F.A. cotitro-
laban el 50 o/o del product national bruto, y ipe-
nos del 3 o/o de las fdibricas ocupaba el 50 o/o de
los obreros. En la misma fecha el 1 o/o de las em-
presas realizaba un 62 o/o de las cifras de nego-.
cios" (Juan Alonso Bravo, "La Segunda Gran Poten
cia Imperialista").
La expansion de la Reptblica Federal Alemana
abarca preferkhtemente a Animrica Latina..En
1964, las inversiones directs alemanas en er exte-
rior sumaban ya 6,576 millones de marcos. Un
30o/o se concentr6 en los pauses pobres y un
22. o/o en-Am6rica Latina. En los aflos 1968-1969.
las inversiones auinentan sensiblemente, especial-
,men'te en Centroamerica como se.ve en el cuadro
siguiente:



(1) "Con ia ayuda de la sucursal DEGESCH (abreviatura de la
Sociedad Alemana para insecticides), la Bayer Ag suministro 55
toneladas de gas del tipo "cicl6n" utilizado pr los fascistas paTa
asesinar en gran escala a millones de hombres, entire ellos judiuo
procedentes de varies passes europeos.'Solamente con esta ac-
ci6n de asesinato en masa, el consorclo Bayer gano cerca de un
mill6n de marcos" (1. Mader: Los nuevos conquistadores, Co-
lombia 1971)







Datosa fines
de 1968

1.8
20.5
2.3


1969
2.1

3.3


(Fuente: Julius Mader. op.cit.)

Los principles monopolies que dirigen la ofcnsi-
Sva imperialista de la Repdblica Federal Alemana en
America Latina son: en el campo quimico, la Ba-
dische Anilin-&Soda-Fabrik Ag (BASF) del grUpo
IG Farben; la Bayer. Ag y la Hoechst AG; en la
'electr6nlca-electrotdcnica, dominant la AFG-Tele-
funken y Siemens-Osram; en la produoci6n de ace-
ro, de vehfculos y aviones, la Volskwageri y la Do-
nier.




BAYER

8 LAS INMENSA5 GANANCIAS DE
Segn la revista noratncmericana FORTUNE, la
'arbenfafriken Bayer AG, ocup6 el lugar 21, du-
rante los afls 1969 9 1970, entire las conupufifas
mds grandes del mundo, no estudounidenses, En
Alemanil Occidental, ocupa el primer lugar entire
las compuafas que tiencn mas altas ganancias.
"En 1967, este consorcio registry una gigantesca
ganancia neta de un mil doscientos millones de
marcos y en los aflos 1969-70 subi6 a cerca de,,un
nil quinientos millones. En otras palabras las ga-.
nancias netas anuales de este monstruo monopolis-
ta son tan altas come todo el monto de su capital
en acciones" (Julius Mader, op.cit.)
Desde 1954, Bayer se lanzb a la conquista de los
mercados latinoamericanos. Farbenfabriken Bayer.
*AG, de Alemania Occidental, control a trav6s del
holding Bayer Foreign Investments Ltd. (Toronto,
Canada), 88 companies en todo el mundo. De es-.
tas, 4 en America .del Norte, 11 en Centroam6rica y
18 en America del Sur. En 1954, la Bayer reinicia
sus actividades en Argentina. en 1956, en Brasil y
en 1957, en M~xico. En el Perf,.la Bayer comienza
a operar desde 1960.
Los accionistas de Bayer, en 1954 cobraron un
dividrndo del ocho por ciento; hoy. despues de la
penetracibn en los mercados de America Latina,
cobran el quince por ciento,
. II I I I I I I1 I I I' I J I


LA BAYER EN EL PERU


n el PerO, la Bayer AG, a travis del holding
BAYFORIN, control tres empress: Lab6ratorioS


SInvetiones germane occidentales en miles de millo
ni6 de marcos


Sudamnrica
Centroamericii
Total


Bayer SA., Bayer Qufmica4 Unidas S.A. y BaI
yer Industrial S.A,.
Bayer Qufmicas Unidus S.A., en 1971. tiene ua
capital que asclende a ia sumA de
S/. 40'500,000.00 (40,500 acciones). El 75 o/o de
las acciones 6s propledad de BAYFORIN; y el
25 o/o corresponde a empresarlos locales (Guller.
nio Cornejo, 52 acciones; Ernesto Roedenbeck,
106 y PRODEINSA S.A. 10,125).
SBayer Industrial S.A. (BISA) inagur6 ot'claiten.
te su plant, con la presencia del Ministro de Induk-
trias JimPnez de Lucio y el Presidente de la Farben-
fabriken Bayer AG Kurt Hansen, para producer fi-
bra acrflica, segin .el contrato suscrito par el go-
bierno el 28 de mayo de, 1969. Ha realizado una
inversj6n de 640 millones de soles y anuncia una
inversion. additional de 354 millones de soles para
duplicar su producci6n a 12 mil toneladas anuales
de fibra acr(lica.


LA BAYER Y EL GOBIERNO

El "contrato Bayer" y la promulgacibn del De-
creto Supremo que declare a la Empresa Industrial
Mixta y Estrat6gica para el Desarrollo Naclonal, sig-
nifica la apertura de una mayor colaboracl6n entire
el Estado y los monopollns Imperlallstas, Este en.
tendimlento con el caplial extrunjero express de
manera ttldau el rumbot' ihe a tumindo la polftlcU
econ6mica dl.'goblerno, Bayer Industrial es SU
primer resultado,
El Estado particlpa en el 30,14 o/o (105 millo.
nes de soles) del capital social de BISA, al comprar
COFIDE acciones pos un monto,de 50 millones de
soles (Integro del aumento de capital, acordado re-
clentemente por la empresa). Antes de esta con
pra, el Estado participaba con el 18.5 o/o de las
acciones, a trav6s del Banco Industrial. Adem'ds,
participan en la propiedad de las acciones de BISA,
Bayer Qufmicas Unidas S.A. (controlada en un
75 o/o por BAYFORIN) y un grupo de empresa-
rios peruanos (11 o/o),,
La asociaci6n entire el EstJdo y el monopolio
Bayer es el nejor ejemplo del "modelo peruano"
de desarrollo. Este 'nodelo significa la combinaci6n
de la empresa estatal con la empresa privada. La
Empresa Industrial Mixta (Art. 100 del D.L.
19262) tenderA a ser la modalidad predominante
de la penetraci6n de la burguesia imperialist en la
economic del pafs, por las garantias que le ofrece.
iCuAle5 son estas garantfas? Veamos el caso de
Bayer Industrial.
En cuanto a la Comunidad Industiial, esta exis-
te, pero por tratarse de industrial Mixta, Estrategica
y de primer prioridad funciona de manera diferen-
te. La C.I. s6lo participa en las utilidades de..la
empresa. No participa ni en su gesti6n ni en el
capital accionario. LaCI tendrai participaci6n de
15 o/o de la renta neta en la forma de bonos de la
empresa o en valores de COFIDE.
Ademnis, existed la posibilidad de crdditos blandos'
(ie pueden wcr otorgados por la banca nacionaliza-
da o.privada.,Asi,pran realizar su inversion, BISA
ha recurrido al t'inanciamiento de la oanca local. En
1971 cuatro bancos Ii hatn concedido prdstamos




pIr S/. i18'988,000 (hi Itlycr Qttfrnicas Unidias
S.A -ha recibido pr t;;amootp SI.A48'(770.O0)().()(
sietnd( en so sector, hi enipresa i qte -ntiis cr~ t it ilto ha
rcciIbiLo). Pie l ros uatr0 baucos Que :fbiatwian a
I `ay4r, dos fkorman pat 'tic In Imilc,, ctdadl ( BanlC
I'optular y ci .lili(coontnaciitat y dos son lrir kadl
((Wridito y Wiesef. -
L;i inversion tic HISA, (We es fi Ii l;'% prantiv (111C
se rctliiia ell el Per(i desdO (Iiie los nil litlires astuimic-
roni cl, gobicrno. exrnsit litr coll Fi; na tie ia bti rpit -
slI imperifiista I i,'c no es para inc 110. L;a
uluewv cnpre~a titie Alcctuic a rada% vt\a' :alciiladas
en, 600 millones de sous III l io. IJISAtikene dewe-,
elloS xciusivos para vender lifoductos dc fillma
acrilica en Peril,, Clile !y 'liOvi1k. segn Cil Alucardo
(IcCoi ptemc11VntClINC6n petroqti mica fi rinddo eni
I w18 baj 'jo 0 Traaidoi dc Moncvvi~dco.' Atclindi. 0t
Ilact() Andino it or'reCe exccfcntc uoporluidadthuc%
pilra controhar los ihicretittaos,de Fcuador v ('olom-
,Ia, a purtir de tina base'segOL ragianIi.,;idti por el
gobierno piruano,
II1 crectinmento. de II dernandit de Cibras acrilicas
cll c Inercado.d(I Pcril; Cheile y oliiia hlia soiTcIa-
sado las expectativas prinfiitivas. Fi ai o pasado las
vents de fibra tircalica cn los tres pa (ses alcanl'o IaN
7,800 tonciadas y sc colculIa quc para 1973 alcartia-
I'lt ;1 10,000 tonlcirtlts. f 1i Iavc~a invcrs6ihi ife
354 millones tic soles, duplicando !i, production de
hil phlant a 1 I2,~000 toncltidas tic i'ihra Ocrilica 1)01
'10o, tendri' til mitercalo seguro y en cxpansion,,
Se ascgia aihi lu ayer, c0 ticvces sjrotegutl o a los
nircardos de l'crOi, Chile y Biolivia, coi~ Ia posihili-
tdad die aillpliai)lo a Colombia v Ecuador, seguii ce
acticr(l( dcl Pacto Andinl'o, Stis gananvaias est"ll nase-
gu rkiduis Asitnilsino sti Oupac 'idatl dc renid f as, al cx,-
(crior, lo mi~m)o (Itc-otros tipos tic remesas il'cxtc-
rior ( palcntes, royalties), Aden"Ifs licne aseguraido
cl fhnuacia niento i terlnt o do su inversi6n a t tlavcs
(cI ILI binca estatal y particular. It, Inclusive, ci pro*,
1)1 callaillito de batal 1at dci r'~gimen,la (Comutnidad
Industrial, es di.0doitil niximlo para imlpcdlir a los
trabaJad ores toda posibilidad de intervCnckb t en'la
adninistra6io n o Ia' pro;ictlad de li cnprwsa imlpe-
rialista. _


EL CONTRATO BAYER Y LA
POLITICAL DEL GOBIERNO
HACIA EL CAPITAL
SEXTRANJERO


I "contirato Bayct:" significa la lalian/a del 'Esh-
do, die li burguesiha imperialist y de 1i biurguesia
native (como socio nlenor); y, de otro lado, la cx-
Llusi6n de los trabajadores de today participation en
las decisions sobre.la einpresa.
El aislamiento del gobierno del aioyo de'las ma-
sas populares significa en la pr~cticat una colabora-
ci6n cada vez mils estrecha con la.,burguesia impe-
rialista. Asimismo la debilidad de la burgucsia nali-
va Ila leva a convertirse en ci socio mnenor del imlpe-
rialisimo, sin capacidad de decision e influencia, es-
(ando sii creciminento en funci6n del capital extran-
jero. Son estos elements los que caracterizan cl
nuevo model de ta sociedad peruana post-oligir-
quica: eltciipitalismo estatli juridicamente hegenm-


niecos. aliado al c.'pital imperialisia y at capilal pri-
*vado laclonal, ci. li exxplolacion de los trabajadores .
perH nn os.
Pliede..asi. observers ahol'a con claridad (qu no
da Itigur a equ(tvocs., C06)no se Vi ,'perfilando en ia
pri'ctica la I'In se inleva de la dolliniiciObh imn pci'llista'
sobrl los rcculrsos y los' .raljlladores dcl p;als. Til
com rci ie pIrvisto por los aniillisltas de la izquierti;i
lpel'tlnla, Cn cl proccso de dcsirrollo tie estl moduli-
daid inperialisti. il r(ginten militar cede t las pre-
siones de li bhurguecsia iniperri'lista y rccorah y. el la
pr rticul, aniline, hitstla Ips niis publicitados cleincbi-
ios de, si pollitica rl'ormnistu, colIolii conitinihid
Industrial,
Frentcl a estas yl a;bultaid;s tcndlcicusi, la propi-
lalnda icerca de hl.inlrodiucci6l de cmpresas lilama-
ilas "atllogestionarias':, coillo tin sector en el filul-
ro predoniinaiincte eo lIa conoinli pertiana, nmueistrd
iambicn 'siln cqufvoc csc tipo dc ('iiprCl'; Sl deY tinla los ni.t'l'e"ichos
jl.iiilii ()linlc de la economy ll' del paiss,'clya subordi-
liaci6n real ai los interests de lai grjn cinpriesa capi-
lalista no piuede soslayarse si, al mismto tiemipo, los
sectors s.staintlivis de k production soi) sistcmllti-
cainll tc entregpldos al lstado C(apitalista o a la bur-
guesia imperialist aliada con el Estado y la burgue-
sina nativa coio socio menor y se tiende a excluir de
Cstos scCtores hasta la dtdosa oferta de la '"coges-
li6n" con la comunidad'industrial.
Tal comno lo acab)b de scfialar el propio Vice-Mi-
nistro del MinislCrio de IldUstria y Comercio4 la
famosa comnunidad industrial debe considerarse !no
lniccho nmis iquc una nulva formal de inipuesto a la
rental; el cual debcrL, scg(tn el mismo funcionario.
compensarse a la cimpresa capitalist por exonera-
clones (en la prictica subsidies) adecuadas.
Los trabajadores del PerI no pueden pues fla-
marse a engano. Esta political frente al capital im-
perialista decline y clarifica a fondo los limits del
process reformist y el carLicter de clase del actual
regimen. Ese caricter correspond al enemnigo de
case de los traltlijdores peruanos.















Fellpe Portocrtrrero.


I 1 5----- ------


LA SITUATION DE LA
UNIVERSIDAD PERUANA EN ^
e LOS AiOS SESENTA



I process dc reform iniversitaria, que se inlci6
en el Perfi en 1919, ha conducidb a tina dcmocrati-
zaci6n rclativa de. li univer'sidad on to qilU so rcficre
I;lnito a sus lornmas dec gobicrno. a tiravcs de la co0n-
(quista del cogobierio, omo ir .li diversificacinil
del reclutamicnto cstudiantil. Este proccsd surrin
on 1e pertodo de 1920 a 1960 mfiltiples aancces y
retrocesos dcterminados por las ditintas correla-
clones de f(trzas entire las classes que se dispittaban
la hlcgeinon'fi polftica, La dcrrota reitcrnida de los
Intentos rcformistas reflejaba la .debIlidad de las
fuerzas de los sectors hiedios y poptilares, que.n1o
consiguicron romper en este pcrfodo la dominaci6n
oligrquica. Solaniente a partir de comientzos de 1h
dicada de los sescieta sc obtlene IA conqiista y con.
solidaci6n de las viejas reivindicaciones de la reform.
ma utnivcrsitaria, gracias a las. movilizacionecs y a Id
radicalizaci6n polftica de segmentos de la pcquciiCn
burguesfa intellectual, dentro del contexto del desa-
rrollo de los movimientos obreros y campesinos.
Pero el earactcr radical de las miicidas propugnar
das por la rcfonna lniv'erslttria se ha visto transfor-
mado por el desarrollo de la sociedad peruana, que
puede absorber nitchas de (as medidas propuestas c
intorporarlas dentro de sut propia l6gica de desarro.
Ilo.
SA lo largo do este process la Universidad Pertla-
na ha sido condicionada en mayor media por preo
siones polftico-ideob6gicas que por presiones eco,
n6micas. Esto se ha debido en primera instancia at
bajo.grado de desarrollo de las fuerzas productivas
y a in rcducida dlversificaue6n de la structural cco,
n61nie ,.
Elio implicaba Ll'qute la ciencia y la tecnolo,
gla nucionales no desempeflaran un rol fundamen,
tal dentro del process de acumulaci6n de capital, y
que por to tanto su desarrollo se encontraba en un
ostado muy inciplente. Por el contrario, el pals de&
pendfa de las Inverstones extrajcras y de las tm-
portociones panra a incorporael6n dut progrsso
ccntrfico y tecnof6itco en su estructura ccon6mi-
ca. En segundo lugar, tu swsa diversificact6n do ti


ccotomfu se reflejaba en las reducidits exlgencitas
de person cal alficado en las disciplines cicntfficas
y tcticds. iPor ofro tado,,el desarrollo die :i iiniversi-
dad cstaba dctcinminado l'tillI;nlmnhtatilntlci por' lo I
. creciente presi6n poilfica dc los sectoicsiftedios y
populares para obtener ediucacion superior, que da-
do cl subdesarrollo det pats constitiufi el principal
canal de movilidad social. Por iltimio, el desarrollo
de itl Universidad se. vio riindamniltalmente influcn-
ctado por la oposici6n cr(tica qit asunti6 et tiovi-
miclt, estudiantil frente al siStema de' doiinaci6n,
constituyendo iino de los:pocos sectors polftlca-
mente articulados co i un certo grado de aiutono-
uifa drganizativa.
.A Jtafz del predoiniio de jas prcoiahes potfllco-
idcol6gicas sobre (as ecoiti6ricas, por his razoncs
cxpuestas, el Estado ho desarroll6 uha polftica uni-
versitaria tendicnte a fuinconalizar;la etsefianza su*
period a los requerimientos del desarrbllo ecotn6mi-
co. Esta auscncia reveclba la haturalezadependicti-
to del sisteiiim dc dominacijn, incapaz de conceblr
y jecutar un proyecto dc desarrolld dotado de al1
g6n grado de autongpiifa intlcrna,
Dentro do este cdntexto, la evoluci6h de la uli-
versidad en los nnos sesentn so realiz6'dentro de
dos Itneas principals:
nh La vfa principal de evoluci6n (tic la reprodlic-'
ci6n ampliada del sistemia universitario traditional
destinada a satisfacer la crcciente presi6n social de'
educaci6h y a ganarse ast el apoy de los sectors
medtos y popiplares, gr aclas a a aprtur do 'tuevit
posibilklades de movili.tid'socialt st;i teniiiicli ss
manifest6 por el crecimiento de las ramas tradicioz
nales, conm educaci6h y letras; dentro de las 'Unl
versidades establecidas y por la creaci6n d'de nue-,
rosas itistiticiones de ensefianza superior orienta-
ilas principalmente hacia estas disciplinas. El resul-
lado de este process fue qe el aumento de lb ma.
tricUla so rcaliz6 a cxp6nsas,de lascarreras cieitt (flci'
y tecnicas, a pcsar de su iinpotaincia estritegica para'
el desarrollo dcl pa(s, slondoasf que su participaci6n
on la miItrifcula cay6 del 4 o/o en 1960 al 30 o/o
,nueve aios despu~s(t).
b) La segunda ifnea de desarrollo que caracter-.
z6 a las universidados en este perodo fre la inder-
nlzaci6n selectiva de aigunas universtdadcs y espe'.
cialidades clentificas y tMcnicas, con el fin de dispo.
ner del personal calificado cxitgdo pVo la reiaIai,
diverslficat6n y complcJizad6n de tP economy.
Sit embargo, esta modenmtzacl6n arect6 solamente
(II tCf. Cwadcrd p do CONtf, adctcmbra do tP9, p5g" 40)



















a tin reduddo iscetor de lapobaci6n universitair
por elcarrctet lilnitado de la delianda del aparato,
prodiictivo. Estia tendcica so iiianifesl6 pripcipil-
nimnte eh los catiiblos de la UNI, fa UNA y la Uni-
versidad tauye tano 'Hcrbdia,; que concentran itll
masa rolativailientc inportinit de reciirsos presiu-,
puestalce y do qyuda intcrnacional, dentro de ii
process cn, el cuul se introdiicen nlgu'iins dc'las rc-
formas qtic sern gmneralizadls en 1969 al conjunto
del 'sistclin tiniversltario. La inodcrnizaci6ii do cs-
tas instituciones no cs el producto'de una planifica-
ci6n cohbrente dcl Estado sino reprcscnta mlls Nbien
el resultado de las presiones internal de Innovaci6n.
dc las exigencias del sector cniprcsarial y dc la polf-
tica de ayuda selective de las orga'nizaciones inter-
ni clonales. .. .
El desarrollo de la unilversidud in los aios sscil-
ta, con lis cnrliilcrlsllcas sefaladas, tiene cdmo
consecucncias;
a),La desadaptaci6b eiitre los products del sis-
tenta universitario y los'requcrimientos del aparato
productivo,;eii process de diversificaci6n. Ello sc
manifiesta en la producci6n de un cxceso dd gra-
duados en las icarreras de educacl6n y Ictras, y por,
,Ia faita do preparacit6 dc'i n nimcro adecuadqd fe
especialisfas en las' ramas cichtfficas y t6cnicas,
abriendo la perspc6tiva d( una "proletarizaci6n" de
cicrtos sectors profesionalcs.
b) El aumcpto explosive de, la natrfcuta y la
multiplicaci6n del. rifmero de universidades, lo que
conlleva la duplicacl6n de esfierzos, la dispcrsi6n
de los recursos ,dc enselanza e investigacl6n,y In
generalizici6n de condiclones prccarias de studio,
cspecialniento en las nuevas unlyersidades. El nl-
nimero de estudlantes pasa de 30,983 en. 1960 a
11 1572 ie 1970 y el ifiamero de iniversidades de
9 el 1960 a 34 en 1970(2)
c) El crdcinmlnto aceulrado dc los gastbs deola
universidad, tunto en tdrmirios absolutes' como en
proporci64 ul total del gasto estatul en cducaci6n,
Es asi queocntre 1960 y 1967 losprineros pasan de
180.5 a 908.5 millones de soles a preclos constan-
tes 1963, niientras que los scgundos se. levan del
7.6 o/o al 2,5 o/o. (3)
/ d) La accntuaci6n de la crisis universitaria que
entraAa la nccesidad do adoptar una polflica que
trascienda los Ifmites de. la modernizaci6n selective
y pernita la recstructuiacl6n y racionalizuci6n glo-
bal del sistema univcrsitario, adaptdndolo a las nue-
vas tendencies del desarrollo econ6mnico del Per6,


'EL mbIV IMIENTO kSjtOANIT IL
ENtLOS AROS SESENTA





s doitro de este Colltexto~q ui. 61 1959 sw InIc la
Olda nueyva fuswen Li ovolucl6ii dcl -movimieintoes-
tudililatil. EIlAPRA pcrdi6 st aiqltgut 'posicl6n he.-
Xemiuinica y s8c dq~arrbIl6 bii creclich'iiprbccso de
radtcalzac,6n polftiea clf un inarco deliiido por Id',
rcvoltild6i cubana y por el desarrollo de nioviloine
tos obrieros y 'iii1pcslnos."
,ElI nilovimicento VstudialilI s orlentoprogresiva-
I Iliente liucia cI planlcauiniento de lina alternative
rOvulucionaria, tmlL supoiira Lina qilaiza cdii ci pro-_
letariado y)e cai inpeslnindo. coino futergas iiotflccss?
(Ie L' hraiisroriiiaci6i socialista. Sini dlbargo, la, ar-
Iiculaci6n (Icd esta aiju'Za se vio difictiltalpu on pri-
mer lugiar, por Ia IlmLrogeieidad cstructilral de loj
foriiaci6n social pcXrumia, que coitlda modos de
producci6n capiil sla is y prcecapit alias. lo q0uep se
.r1tleja en hCi cairc. lc niaciiil de los miovi 'L icitos so-
dlales do Itis case's dolninadas. En sc'guitdo Iuga,11"
estd OrtictlaciO n no se matorializ6 en prtii iiwdida
debid9 a hI falta de tn proyecto eoireto a1 Ilivel
programaitico y orgailzativo quoe fItrmitiese superar
los efectos de osta difercnciuvlui6, Y Uimlicar lIa Itu-
chas de has class domiinadas dcii tro dou~pia orielntu-
cidn rovollcioaaurla. -
Es asic quo so, dcsatrrolla''nis biin 611 0proyrcoto
rovoluclomiirlo quo. ,oCtro do thna sblidi buses social,
y Cuya principal-drc~i do Influonlit'es la unjivrsi-
dad. Esta siiuacifn cra untu distunciii ontre cl.pro-
yccto y la nn'turulezu cuonctota Y osJecffica, dc las
movilizacionespopulares, producieno un.urautonol


(2) (cf Darcy Riljiro "El Sistittu Univeristato PInsanO", fOr
me presented at CONUP, ULrn, mayo 4* 1972, Mimno,
pPgx. 38-9).
(3) (of. CONUP "situacl"n uitvat del Slateoms wnllr#taiotN'sua
no", Umlsl, marzo de 9192, Mimo plp#, 62)'





inizacl6n del itundo'del discurso idcol6gico, que
constltuye la Actividad dominante dentro del nibvi-
,tniento estudlantil.
Esta situail6n se refljuc n Ia falta de tua fithea
cstratlgica y tActica coherente, carencha que diti-
culta Ilac evaic6n dcl aivel de conclecia de i base'
y 'avorcce el desarrollo do tendencll s burocrdticas
y inanipulativis etla dirigeni'a estudiantil, cuyis
.lazos con us bases so debilitin,,
En'la ptrctica se supcrpondi al disctlrso idcoo6.
glco eegein6nico itta deflnsa do nt i rcado thito gre-
Inial de los intercseAs tiiiidiatos dct eCtudiantado,
sin qlue ambos nivcles 'scan Integrados.a travcs de
itnlL'crftlca radical del sistenia educativo como.
agent rbproductor de las relaclones do produccl6if
capitalists. Por esta raz6n el movlinentb estudlan-,
tll no logra desartollar uti proyecto alternatlvo de
fcforma de la universidad, .
Sin embargo, of d6sarrollo dcl hiovtnlinto csti.*
dinlttil on cstc ucrfodo irvela tlgunos aspectos de
los nutvos cofiflfctos do clase y hace parents cicr '
tias coitrttdlccloties del sistcnlti dte domlinact16i
conlstltuycundo unit fuerzU polftiuit dottda do una
capacidad rclatlvamento att6nonia do organlzcit6n
y movllizacl6n. Pero el claro predomlnito del discur.
so, deol6glco sobre unu prtctlca, polftica coniretu
sc irfleja ln el fraccionuinmeltio y en lus luchas fi-
tornas del: movlnlento estudlantil que ab'srbch
una important fraccl6n de sus energfus ty Ic impl.
den el logro de uin mayor organicidad.


LA REFORM UNIVERSITARIA
DEL GOBIERNO MILITARY



a nueva orientaci6n Jpolftida global del regimen
y la crisis'universitaria conducen al gobierno-militar.
a dictaminar en febrero de 1969 una rcestrt.ctura-
ci6n total de la instifuci6n y a la elaboraci6n de
una political Universitaria del Estado. Esta refornia
pretende activar la transformaci6i de la enseflanza
superior, contrastando-con la actitiia pasiva y con-
servadora que primaba en los sectors Universita-
rios, y en forma parad6jlca, en los grupos estudian-
tiles, que no han elaborado un proyecto alternative
y que so afcrran alas forms tradicionales.
La adopci6n de esta political estqtal se produce
sin que ain el proyecto rforfmista del rgiimen se
haya materializado en transformaciones estructura-
les que le brindcn una amplia legitimidad',situaci6n
que permit el desarrollo de una fuerte oposici6n q
esta media. :
En esta fuse la political universitaria del'gobierno
military persigue trcs objetivos principles:
a) Funclonalizar a untiversidad at plan' d desa-
trollo del gobierno military, que conficrc una gran
importancina a ciencit y la tecnologfa dentro dcl


proycuto hacloiai dte ictuuitdaclt6 de capital. lsta
,orienctacl6 conlitva la rede'illlci6n del tol de lhi
univcrsidad en tanto 6rgano doe nvestigticiln plra'.
iplicada, y te oIrmnaci6n ie Cfucr?; de trabLio catii,
cada.
b) Raclonalizar IaiiiverslAn y optiml.ar ef telnd i
hilento del sistema iiniversitario; terin!nqndo coin hi
i'ase deldesarrollo to l plnificado caractcrfstica deC
perfodo interior.
< c) iiilniur odebilitar ia base d'l: cJp'stioniiidlTn-
to del nmovid ento cstudiantil, inedida ncccsaria pd.
ra ci proVeIto refQrmista del jgobiernb a fI' de evi-
tar un pdsiblc desbordaimieito polftico, ya qtte dti-
cho proyecto se basa en la dtabil capncidnd de maovi-
liziicij6i y articilaci6n de las principals fterzas p",
Ifticas.
La Urticulaci6n de estos tres objetivos dellrne ci
c~rActer tecinocrntico do la tctormiit.tniversitirid del
rdglmen mlltiir, que bttsca 'oevar ie grado de ratdo-
iialidad dc uin sstiiina cuyas opclones bdstcag ho
son discutldas; nsf como despolj tzarel problOetn
Oinlversitarlo a( travis dc tlna solucl 6 supuestamilnte
ntcutraly tO nilci.(4). I : 7 .d
Lat iplicaciMn do la reformni asuilteel eraciter do
unia lmposlci6n ddesde rrlba, sin que tos sectors
afectados hayait sido consultados, y toma tuian
orientacl6n represiva frente ail movmniento estu.
dlahtll, cuyas organizacionis gren)iales sor desco-
no0cdas por la Icy. La, tinpeinchIad6n de esta ie
dida es acompan ada do scveros recortes presupiies-
tailos dcterminados poi. a nedcsidad;de racionali-
zar la inversi6n estatal y de reducir el deficit fiscal,
con to que se profundiza la desorganizaci6n -intro-
ducida por el proyecto de refornia.
Desde la promiulgaci6oi de a le y el inovimliento
estudiantil va a desarrollar una, active resisteicia
contra su aplicaci6n, lucha que, se iianifiesta en
tres movilizaciones principals pero no coordina'-
das. A i en fin primer monmeito se intent6'en la
Universiditd Nacioiial Agraria (UNA) transfortnr la
aplicaci6nkde I ley, a trav6s de.la movilizaci6n del,
istudiantado y la realizaci6n de claustros'plenos,
xigihndose que la UNA fuese declarada universi-
dad experinimental paa poder organizarse dentro de
mnarcos diferentes a los'sefalados por la ley, reivii-.
lJicaci6n que fue reclazada porel gobierno. Eni tui
segundo moincnto so reaiiz6 uino movilizaci6n do
alcance regional en Ayacicho contra la polftica
cducativa del regimen, a nivel universitario y secun-
dario (rechazo del decreto 006 que suprimlfa lagra-
tuidad de la cnsenaliza secundaria), movilizaci6ih
que tuvo un fuerte respaldo popular en la zona y
que fue erifrentada por el gobierno 'a travds de una
comnbinaci6n de represi6n y de concesignes. Pero
esta iniciativa regional no tuvo un cco comparable
a nivel national. '
Finalmente la resistencia active del inovimientp'
estudiantil se manifest6 en el bioqueo de las elec-
ciones, d delcgados estudiantiles estipuladas-por la
ley y en el intent en la Universidad Nacioqal de
Ingenierfa (UNI) de frustrar las elecciones de auto-
ridades aca5ddmicas, intent que cuiimin6 con el re-



(4) (cf, subrv leas ru otmas reeno'rilca1 A. Gotz "Rformeet. Rt*.
eOatiton", Ed. Sehl, 9 W Pr1969,,, J<190Ya g9ts.).




ceso de la UNI, la represi6n y exptilsi6t de los
princtpales dirigentes.
El1 fracaso dea' laucha por hi -derogatori.i dc ,la
Icy hizo que la resistencia asumiecsc un carscler nids
defensive *y entrasc en luia afse dc relative latencia
a partir dc 1970. Sc abre'usf 'th perfodo de crisis
internal y de rcplatitcamieitb td(c objetivos estralcgi-
cos y tacticos dentro del movimiento estudiantil.
La reform es implementada por las nuevas autori-
dades acadtniicas, queofrente a la resistencia de los'
difercntes sectors no logran crear un conscnso de
opinion que legitimice las transformacionies. Estas
iltimas produce en la mayorfa de los cidsos cam-
bios formales que no afectan fiindamentailiente el
ftncionamiento de la instituci6h.
La consecuenciatde esta situaci6n es q ic 1 refor-
ma universitaria no corisigue realizar los objetivos
fijados por el gobierno, constilfyendo Ia fnica me-
dida que ha encontrado una resistceicia generaliza-
da en el corto plazo de parte de los sectors afecta-
dos. Esta situacl6n conduce al estado a reformular
sU polftica universitaria dentro del context de la
reform general de la educaci6n (ley 19326 del 21
de marzo de 1972) y de la implementac6n de los
nuevos.mecanistios de participaci6n ci6aln s l
La nueva political universitaria se limita a fijar las
opciones bfsicas de Ila reforonim y realiza algunas
concesiories qtle incluyen la modincaci6n y la ex-
tensi6n del cogoblerno, la adopcl6n possible del sis-
temia facultativo y la ampliaci6n de la autonomfa
universitaria, puntos sobre los cuales se habfa ar-
ticulado la resistencia estudiantii.
La reglamentaci6n y especificaci6n de las opcio-
nes-bisicas es cnl'iada a la Coinisi6q Estatutaria
National (CEN), organismo representative de la co-
munidad uniiversitarla national, que debe elaborar
un proyecto de reglamento para su posterior apro-
bacl6n o modificaci6n por cl reimen. Es asf como
gracias a la creaci6n de estos marcos de participa-
ci6n en la elaboraci6n y aplicaci6n delay ley, ast
como en las concesiones mencionadas, se Intenti
dotar de una nueva legitimidad a la reformsa.y aso-
clar a los sectors mayoritarios de la universidad el
su, allcac6n, posibilitandose de esta manera una
'cfectiva transformaci6n y dlnamizacl6n de la ins-
tituti6n dentro del imbito de las opciones basicas
definidas por la ley.
Los objetivos fundamentals de la reform son la
funcionaltzaci6n de la universidad a las exigencias
del proyecto de desarrollo, la racionalizacl6n de la
inversi6n estatal, la constitucl6n de un sisterpa upi-
versidarto coherent, -objetivos b4sicos que conm-
parte con la reform de 1969- y la'creaci6n de un
regimen de participacl6n de la comunidad universi-
taria dentro de las nuevas estructuras.
Frente a la resistencia estudiantil y al fracaso de
la reform de 1969 el gobierno aplica una estrate-
gia "liberal" y "flexible", posibilitada por la lcgiti-
midad que le confieren las transformaciones estruc-
turales puestas en aplicaci6n, y realize concesiones
que no comprometen los objetivos fundamentals
de la reform. Al mismo tiempo propone una parti-
cipacl6n que revela los alcances y las limitaciones
del proyecto pdlftico global del regimen, En efecto,
se trata de obtener la participaci6n active de los


sectors iafclados por el process de transforma-
ci6n dentro del marco fijado por las opciones bdsi-
cas definldas por.el gobierno military, sin que dicfios
sectors tengan fa posibilidad de poner en cuesti6n
y modificar esas opciones. En realidad se buscarfa
te desarrollo de iuna participaci6n dependiente del
proyecto polflico del regimen military, o dicho de
otro modo, de una partlcipaci6n carente de auto-
nomfa polftica a nivel mils general.



LA ACTUAL COYUNTURA:
LINES DE UNA ESTRATEGIA
Adahl ALTERNATIVE


I bloquco del procesode rcforna universitariade
1969 y In neccsidad de reestructura el sisteina
'ducativo conducen al Esttado a replantear su
polftica universitaria adoptando los rasgos que ya
se han examinado. El movimiento estudiantil se en-
cuentra fraccionado y debilitado, a consecuencia
de su resistencia frente a la ley 17437. Sin embar-
go, a partir de la.segunda mnitad de 1971 se desarro-
La una nueva Ifnea de resistencla bajo Ia forma de
los gobiernos fripartitos en, las Universidades, de
Al :quipa y Cuzco, creando situaciones de. fact
que tienden a superar los marcos de Ia refordia del
regimen.' Esta Iniciativa regional, 6i bien no logra
extenderse a nivel national, contribuyen a dinami-
zar ja acci6n del movimlento estudiantlll, y a plas-
mar elenieiitos de ina estrategia altcrnativa de lu-
cha que trasciende los IImites de una acci6n predo-
minantemente defenslva
La creaci6n de marcos de partliipaci6n y las
concesiones realizadas en la Ley General de Educa.
cl6n obedecerfan a una double estrategia de Ia polf-
tica universitaria del Estado. Por un lado, se busca-
rfa asoclar a la comuntidad universitaria en la elabo-
raci6n y aplicaci6n de la reform, proporcionindo-
le una nueva base de legitimidad y un dlnamismo
real en su implementaci6n. Por el otro, se iitentak
rfa nislar a los sectors opositores destruyendo su
base de legitimidad y apoyo, demostrando, sea que
carecen de un proyecto alternative y que asumen
una actitud meramente negative, sea que no son
qapaces de resolver la contradicci6n existence entree
su. participaci6n en las nuevas estructuras universi-
tarias y el tipo de universidad que proponen.
Frente a esta transformacl6n de la p.oltica uni-
versitaria del Estado, el movimiento e dtudiantl se
divide en dos campos principles. Por'uh lado, las
tendencies participacionistas, mayoritarias, que
buscan explotar el nuevo terreno de lucha abjerto
por la ley, cuestionando su orientaci6n y explotan,
do sus contraditciones on la, tarea de reconstruc-
ci6n y revitalizacl6n del'movimiento estudiantil, y
en la elaboraci6n de una nueva estrategia'de lucha
por una universidad national, cientifica y democrd-
tica. Por cl otro, las tendenclas no-participacionistas
que en base a su caracterizaci6n del regimen
military como pro-iuperialista y fasdistizante, cuya
polftica educativa refleja su naturaleza de clase,
consideran como un acto de colaboracionismo today




intervelici6n del niovimiitnto csttidiantil dentro del
.imbito do tcluch abierta por la lcy; Esta actitud
puede signilicar oi la prdictica dejar el terlrno libre
al proyecto rclorinista del rtgintn., diindole una
possible base (tie gitlltiii/ i6n. yl qItue is mI1IIntentOul
ulln citict iabstracta y no art ictuda onll liittacittt
cspccilic;i dcl cstutidiatitado a I ravs delc dsarrollo de
un plantenlientlo ftciltnativo qule sirni de base ai utna
real movili.zacin plf(tica detl'ro dc ta universidad.
de la univcrsidad.
La promulgaci6n de hl ucva Ley General de
Educaci6n y la realizaci6n de las elecciones Uliver,
sitarias para Ia integraci6n de la CEN abricron On
debate y promovieron tin marco de politizaci6n
que revitali.6 la actividad del movitliento estldlaln-
til a nivel national.
Los dclcgados participacionistas han utilizado 11
la CEN conmo una tribune para la critical de la poil-
tica cducativa del'r6gimen y han presentado un
proyecto de universidad nacionai, cicntfflca y dc-
mocritica. (5). Este (ltlino rcpresenta cl objctivo
estratcgico de la lucha del moviiniento estudiantll,
pero no es realizable en sus aspectos I'fuldaeientales
dentro de la actual correlaci6n de fettrzas. No se
han plantcado con claridad los objctivos tdcticos de
la participaciBn, la extensi6n y los Ifinites de las
reivindicaciones negociablcs y su artictiiaci6n del-
tro del proyecto inas general, confirlendo al plai-
tcumicnto estudiantil un caricter ut6pico. La faltt
de integraci6n entro los nlveles estraitgicos y ticti-
cos de la participaci6n ha tenido como consecuen-
cia ci desarrollo de un debate do naturaleza oligir-
quica, limitado a las dirigencias de los dilferentes
estamentos.univcrsitarios, debate que no lha repr-t
cutido dc mantra significativa en la base estudian-
S-til, produciendo una relative desmovilizaci6n del
inoviriicnto.. Esta situaci6n le ha inipedido desarro-
liar mna mayor prcsion sobre la CEN y dar ulpa
respuesta cficaz a la ofensiva del gobierno en lol
medios de connunicaci6n do Ilasas, que ha propata-
do una image distorsionadas del debate, re'orzan-
'lo la legitimidad de su political universitaria y aicen
tuando la distancia entire la base ddl movimlento
estudiantil y las discussions dentro de la CEN.
La situaci6n actual del movimiento cstudiantli
puede clarificarse recurriendo a la'anaJogfa doe 1
negociaci6n sindicato-enipresa. La ptrticipacin ,dec
sindicato ticne como objetivo la unibn de dos nlve.
Ics dc lucha; la integraci6n de la conquista de cier,
tas reivindicaciones concretau con la politizaci6n, 14
crftica y el reforzamiento de la organizaci6n de sus
miembros a traves de la combinaci6n de la negoclda
ci6n y-cl enfrelitamiento, dentro de los marcos de
su autonomfa de organizaci6n y do orientacl6n cla-
sistas. En la participici6n dcl movimiento estudian-
til no s hal establccido una' integracibn clarq entre
ambos niveles, no so ha desarrolludo una estrategiu
alternative concrete a la polftica uhiversitaria del
regimen, oscilando su participaci6n centre el enfren-
tamiento frontal y la negociaci6n Iuera del process
do movilizaci6n de las bases estudiantiles;
El diseflo de una estrategia alternative deberia
tomar cono base las contradicciones de la polftici
educativa dcl regimen, caracterizadas fundamental-
mente por funcionalizar a la universidad dentro del
proceso de acumtiulaci6i y de desarrollo national, al
mismo tiemupo que reqtliere la partlcipaci6n dc It,


coinitiiid;id utiivcrsitaria en cst: area. As( so ccpre-
Mi cl rot de la imlivcrsidad comto agenlte reproiluctor
tke las relacioncs de. producci6n y de lit division
social del ttabajo, que astinen on la sociedad capi-
talista un caracter antag6ilco (6) Esta polilica tic-
i comno supucsto la convergenclit do intereses riil-
damientalcs de las difcrcntes closes dentro del pro-
Sycoto de desarrollo propucslo, y sittia a la hiiivetsi-
daitd on una posicloit estnratiicLi en til]to centrot d
clalbora:cibt cintlifico-tctcnol6gico y de innovacin:
tilturald idenlidicae y cnl colnseceucln al lligha iull
' estrccl'amntlic a los conflicts y contradicciones
hbisiios del sisteima de doniinaci6l.
La estrategia ait,crnativa ho puede contcntarsc
con ina critical abstract de csta polfticn; que bus-
qUc prescrvat el alslamiento de la-tniversidad, sino
qtic debe buscar ta conquista de cicrtos objetivos
nifnimos, como la autonoinfa, el cogobierno. la in-
vbstigaci6n y la proyecci6n social de la univcrsidad.
que g$iranticen tin marco de cuestionamiento del
sistenta y de politizaci6n pormianenlt y prdctica ar-
ticllada sobro las contradicciones bAsicas del siste-
nia, La realizaci6n de cste planteamiento soponchla
oroprcsiva conquista do una autonoinfa relative lde
!4 unlvcrsidad, es dccir, la recsttictutaci6n del mo-
vinimlnto cstudiantil y de las estructuras acad6micas
sobre una nueva base political y n cstrecha uni6n
con las class donlinadas. Dentrd de este contexto
dodrfanmateriallzirse corireaciolnes de fierzas in-
ternas y externas a la universidad en una pnrcticu
polftico-cientifica ttndencialmente favorable a di-
chas classes, es decir en la aproxinaci6n al objetivo
cstratigico de una universidad national, cintfl'ica
y denocratica que cuestione pricticameite la divi-
si6n social dcl trabajo vigcntc, proporcionando on
tercnlo comniin a la alianza centre el tnovimiento
estudiantil y las class domninadas. Es evidence quc
este process tiene qie star fntimamlecite ligado al
desarrollo de la lucha de clhscs a nivel nacionat y
reflcjar suevoluci6n no s6lo a nivcl ideol6gico y dc
una solidaridad abstract sino a travds de la trans-
formacl6n internal de la actividad universitaria,
integrada al process de dispute y de conquista de la
hcgemonfa de las classes dominadas a nivel polftico,
ideol6gico y te6iico,














(5) (Cf. PEP "Documento de Trabajo para at Tipificaci6n de la
Univeraltdd", Lima, Julio de 1972, Edicionea IFUSM).
(6) (Cf. C. (ertnanA)
"La Polittea Edcativa del R~gimen MUlitM", en Sociedd y
Potkica No. Janto 1972.

















Heraclo Bonlla


"La Historia Censurn, ein feclo, poite en traspa. csc6pticos o de malos coiiscjeros ... .
rencia lo indeseable, nicentras la Historia Patri6tica y Pues blen, volviendo at tema qile me ocupo digo,
Moralizadora exalta y levanta et espfritu civico con la quc antes quc Ilittoria ( rnsura ilacrlhos hacvr illst
reminscencia de los grades hechos que son ejempllfi- ria Moralitadora porqic clin c, Indllpcniallic liara teC.
cadres para las generaclones del future. vanttr ,rtustro dcttisld< espiritu naitnliil, pardctldar-
Esta Historia Censura tambin ha /incidido y- ain mtcte en cl canhpo dce lajuvcntiid que cA ia Fecria del
Inside; en presentarnos los cuadros ndgativo del pasa- i aniaa"
do, sea porque realmcnte fueron tales o sea itlenialn- ((incral Felipe do ia Burra,'litoril Ccn-sua e iilsorlu a*-
do empujarlos hacia este camino por obra de cspirituas trioti'a y Moralizadora" en Actuoaldad Mitalr, Llna., 30 do.
Jt. nio di? 196S. ulo IV, No. 74, pp 4 y 39, 1-:hulbruydo os


"Lit Comnisi6n Nacional estinua qul, Ia t.esi slustcilta sr rncuelntran suficientlthnti preparados.en l eonde.
daren cste libro (La Ind'pendencia on cl Peri() Do S 'l cimicnto del proceso histbrice do ntlestra iddependen-
carece de fundamento hist4rico y rcvcltt dccoiit.xcr lau cia.
fuientes documentales que atestiguan el esfuerzo pe. Por estas razones, cumnplienid el acuerd6 de li Co-
ruano a lo largo de todo el process de la independen- misi6n Nacidnal, elevo al despacho u e s digno cago a
cie, sino que incurred en apreclaciones antojadizas, quc copia del Memorandum en referenda y un ejemplar
parcc que obedecieran a orientaciones o consignas del )ibro que lo ha motivado, a fin de quc el.iobicrno.
extrailas, dcstinadas a haccr prcdominar influcncias de la luerzxa Armada tome au inedldas que estlpne
forincas qu no s6lo f4lscan li vcrdad sino quc ateot- convenientes."
tan contra la htica del movmicento peruano pot Ia ((Crta del Gral, do Ilv. Juan Mti doza ltadlriguol, Presldcntc.
indcpendencia y la libcrtad y prctendcn quebrar la de la Comisi6n Naclonal del SstMicOltelontnrlo, a Gtral. de Dv.
moral quc inspire cl cspiritu civic de la Naci6 I.. I:'. lrnesto Montagne Saiinchli, I'rlntlr Minlstro Ministro
Asimnismo consider quc su influcncia es de ofcctos d (;tr La, 15 dI nMarN z do i 97S, Bo tin info rmii
ae a o ie Is Comisl6n Naiconal dol Sesqilcenttenaio, L.ha, I-Iv-
negativos para-la educaci6n civica de nucstra juvcntud ro-Ablril 1972. aio lll. No, I Ipp. 91-92. I :l.ulthnryido :.
y en.general dc nucstro pueblo y de todos cuantos no mnio).


"Esta clase de trabajos (La Indepcndcncia cn c.l'crui) tual, la fe en sus prohombres y en sus instituciones"
contribuyen a distorsionar las bases en que reposan
sus hechos hist6ricos de un pueblo, la fuerza espiri- (Editorial de El Comcrcio, Lima 4 de julio de 1972)


"Y es que boy como ayer, han sido precisamente de la sociedad peruana -pese a las dlferenctla do calst
S las fuerzas ma retr6grWdas, la reaccibn' colonial, las que anota Benito Laso- enromper la depetnddnca de
que se han empeoado en quebrantar el seintdo de la metr6poll espauola. Ni tampoco, por otra part, to
unidad national, negar Ia existqncia de una eonclencia genuino de esa gesta excluye today vinculad66 con el
nacioqal, .palancas fundamentals para romper ta de. mundo international de fines del siglo XVIII y princi-
pendeicia, elatraso, ta opresi6n y la miseria .. pios del XIX. Considerar que nuestro pafs en esa epo-
Mis a6n ahora que sectors seudo-revolucionarios ca fue s6lo scenario de antagonismos forineos y ne-
y de dudosa solvencia cientffica pretenden near el garle al pueblo peruano la voluntad soberana que pu-
rol decisive que jug6 Ia conciencia national como fac- so en juego para dccidir su destino, es un absurd
tor unificador en las amplias masai populares que ecumfnico.
-solas en un primer momento- y unidas posterior- Est s t:una tcsis abcrrante y falsa que jamuls
mente a los ejircitos de San Martin y Bolivar derruia- puede pair de ua historiador mediantamnte sero y,
ron y expulsaron del Peru a las huestes cohmlalistas tnucho menos marxista".
`espalaolas e inslalaron la Reptablica ... .
espainolas e nstalri, es r tbhu cilal .(i. I ia" *It Verdadero Sentdo de NueItra Prnlmer Indepn-
L Independencas, pes, fue tn hechu national nci" on UidlE, iLguno dct Partde r Comun Porualo.
porque hubo consensus mayoritarin entire los grupos LUnw, 3 dc agostv de 1972, N., 95. pap. 4)





E lector ha de disculp~t qiut c1 prCescnte jir(l fliil
C c prccedido pot" vatrioes y'-mis o mernos .xten-
-s< extracts t lats d-itribats qt metcrC.ra kt- liblo
La Irndeicnndlecii eit e Iert, (lmnt, ln tiitin ti.
l-stldKios Perttrntos. 1972). No es mil propr'i;io :1ql(
abrtr tin debtcle strh. la s conlclusiones dc' miiu trta-
baio., No prctcnl tointpoco tisciulir kos '"arguiftllU -
Sos" &de nis ccnsorcs.aUa breve notiti interior (*)
: 'ito cutntn tt los ibslurdo dcshliindos rpot l h t e-
vos reprcscnntantes de la.nquisttu bn coti4etmpori't
:nea (t)
1i) Cf. i.. ont,. "Historti y Voddad" eti &actedod y It4S4is.
S tnma, 1972, N". I pp. 5-5 2.

*)ta nota que astdo foe breve porque nris comenta-
ri s a las "crdfcas"dd Dr. Tauro del Pinn fticron cla-
boradas a partir de Ia reproduccln en "Et Comer.
do", de los pmdrafos mis lgnflcativos de un Memo.
randum dirigido por el menclonado historiador Ia Ge-
neral Mendoza ftodriguez. Poco despuds me Informa-
ba que dicho Memordndtm slrvi6 para que 16te en su
condlcl6n de Presidente de la Combl6n del Sesquicen.
tenarlo, solctara al Prier Mfnistro y Ministro de,
Guerra quo "el Goblemo de la Fuerza armada tome
las medidas que estlme convententc (sic) contra ea
libro La Indepcndencia en cl Peru. Como no hubO
ningin pronuncamlento p6bllco del Dr. Tauro del
Pino en contra de ese pedido, debo suponer que estu
vo y esti de acucrdo con tan, ins6lita dcmanda
Posteriormente, el eltimo nnmero del Bolctin Infor-
mativo de la Comtis6n del Sesquicentenasro reprodujo
Integramente el document menconado del Dr. Tau-
ro del Pino. Emprendf su lecture pensaido que "El
Comercio" habfa utitizado 6io aquellas parties que
ntis convenfan a sus fines. Grande ha sido mi decep-
d6n al constatar que ese document, en su conjunto,
no hace sino confirmar el ocaso intellectual de su au-
tor.
En efecto, el Memordndum aludido trae s64o dos
apredaciones conplementarias a las ya anteriormente
difundidas por. "El Comerclo" y comentadia per mfi
Dice el Dr. Tauro del Pino, delegado del Consejo Na-
clonal de la Universidad Peruana en la Comisi6n Na-
donal del Sesquicentenario de la Independencia del
Peru, que entire las confesiones de alarmante ignoran-
cia de Karen Spalding y mlas, tamblen sp encuentrat L
nuestras afirmaciones: "a) la genesis y el desarrollo do
esta crisis general (registrada en el Pert durante el
siglo XVIII) no han sido todavfa estudiaaos y b) la
historic agraria del Peru es todavfa desconocida"(l).
Respecto a la primer, no yeao eahnente comno un
historiador sero puede desconocer el hecho de que,
aparte de las reflexiones niciales de Cspe des del Cas-
tillo (2) y parcialmente rectificdas recientemente por
Fisher (3), ia crisis del iltimo tercio del siglo XVIII
require todavfa un estudlo serio y que tal estudio es
por to menos doblenente necesatio: para conocer los
mecanismos de una crisis colonial y, sobre todo, para
conocer los Ifmites de funcionamiento del capitalismo
colonial. Por otra part, ome near igutnitente quc,
apart de los pioneros y sobrsoliates trabejados de
ablo Macerma (4, de Ia tesis am6n fIa&ta do Robert
Keith, no conocemos todaEwa tI diadmo s Ic d stica de
I estrctlura agraria drl Perfi coloiat. A mtnar quoet
s bbtoriador aniarnuinao salti so cwalkstd clte-
tffica con ls deteznablei estutos do "aturta a-
sir" de certos histortedores a con las platarer "re-"


Printendo mras bim.n presenter ulgun;s considcrd-
Chirn' inktinkas, ltendintcs ail esclareciininto dcl els-
liltita k;irk'o (O ti- rncxlin hi4t6rica y de su rol
gh tl coit uhntc pfti.ko du' hai class poprtttrs La
1ildiu.li%61n (ilcl (ilc extfn1e.Cencicrrin s qe (It' exi-
gencdal:di i revision critical tie la historic de In
sociedald icranain no cs frestltlado de un capricho
ctpiliqilra, sino que se suslenta en la propin re-
1vxi6n cicntf'ka. Pero untes de proceder a esta
dtcmostracil('n.cs necesario mcditar un poco sobre et


Ilexiones hi t6rics" de antropalogos, so logo y
economists.
Pero es la sgunda aprVcincl6n que es realmente
igniflcativa porque, para utilUzr as palabra del Dr.
Tauro del Pino, permit "destacar laI motvaciones
presents hada las euales punts" mu memorandum.
Cita otra de ita cowcluslones de nuestro trabao: "de
l biutruesfa crtolOa peana, grupo ya en decadenca,
no ere possible esperar que orrolera una nueva form.
laec6n polftica, econ6mtca o social", para comentar,
iorpresivamento, "de lo cual so deduce que hey no es
posble esperar qui el pa1s oncuentre un camino pro-
pdo a la solucl6 do mus problems coyunturans'"($).
Sorpreuiva; porque no hay ninguna roeac[in l6gica so-
tre nuestra aflrmac6n y su comentaoro; signiflcativa:
porque esta incoherencia revela la posic6n ldeol6gica
del Dr. Tauro del Pino. Para comenar, nadie puede
cuestionar setdamente el echo de que la crisis de la
burguesfa colonial fue precisamente la que Impidl6
que ella pudiern convertirse en el tiglo XIX en una
clae realmente revolucionaria. Nadle, igualihente,
puede discutir seriamente de que en el Peru contem-
pordneo la crisis del Estado burguis y de la hegemo.
nfa burguesa, abri6 el camino al actual Goblemo Mili-
tar. Pero el reconocimiento de la incapacidad de la
burguesfi, de hoy y Ia de ayer, es una costa y otra
muy distinta es sentenciar que este reconocmiento
significa postular: "que no es possible esperar que el
pafs encuentre un camino propio a la soluci6nde sus
problems coyunturales". A menos de que el doctor
.Tauro del Pino piense que el destino del Perf esti
asociado al destiny de su burguesla. Pero esta conclu-
si6n es ideol6gica y no cientffica.
Quisiera, pot ml parte, que el extenso pirafo ante-
rior haya definitivamente revelado la vergonzosa su-
perficialidad de nuestros "crfticos" y de la repulsiva
campaan macartista que ellos contribuyeron a aninar.
Este trabajo de depuraci6n y de limpieza era absoluta-
tamente indispensable para que la Historia pueda Ie-
vantarse sobre bases realmente clentfficas.


(l) Boletin lnformativlo, L!na. Etnro-Abri 1972, No. It.
S,2) dtel Castifo, aGunitfermo, Lta y Besno Aires.
SrMa 1947.
O) i khm, J.L., Oovemtani and Socd"y in Colionit Pnm:
7The Aucmkiai lyshia, Lofrtes,. 1970.
A)_- \a'n, paruth-Uente. dFe PYt Miecra. tacrtclenes
p sa eC Mamje oI tss Itahcketds aitnss eat edA.
.lma, 196. Mapas Cnolniair do laciendsr Culqwfa,
Lmra, 1%8 (Inm.) y, sohre tol ). cadut aro Celento
,Aimmnrsm d, c m s ,e lag 11tack&asiS Periane" en At
Arta tlUiver6ta Si- icat, S6g-d, t)71. pr 3-43
f5) t. ilm t.w nfmoma1lHv. 'u. 4.




contenido explfcito e implicit dc los plrrnfos cita-
dos nl comiknto. Ello nos conduce de golpe al pro-
blcima central.


I


SHISTORIA i IDEOLOGIA


os pdrrafos citados, asf como cl contunido del
memorandum ,del Dr. Tauro del Pino, prcsentan,
para los prop6sitos que nos interesan, dos caructe-
rfsticas fundamentals: a) todos'son tematicamente
homoghneos; en este caso especffico ellos insisted
sobre el cardcter unitario de la sociedad colonial
peruana en el moment de Ia Independenci y
b) untnimemente todos, igualmente, rechazan vio-
lentamente todo intento,de revisar seriamente los
fundamentos de las thesis contraries que defienden.
Permitaseme examiner mas, de cerca estas oaracte-
rfsticas.
La unanimidad en laargumentaci6n parece a pri-
mera; vistd sorprendente. En efecto, es bastante
chocante constatar que las afirmaciones de los re-
presentantes del pensamiento reaccionario scan
iddnticas a las de los voceros del Partido Comunista
Peruano. Sus representantes, al suscribir la tesis de
una "conciencia national" unitarlk como fucrzu
motriz de la Emancipaci6n peruana, no s6lo hacen
suyo in absurdo hist6rico sino que, parad6jicamen-
to, lnegan la divisl6n y las contradicciones existen-
tes en la sociedad colonial. Debo senalar sin embar-
go, que esta tesis tan peculiar no es hiuva. En
1965, en una revista vinculada al Partido Comunis-
ta (2), uno de sus redactores celebraba ya las cono-
cidas tesis del Dr. Dc la Puente y Cahdamo no
obstante seguir considerAndolo .todavia como un
"calificado representante de la derecha cultural pe.
ruana" (3). Esta curiosa alianza entire las tesis del
Partido Comunista y los postulados reaccionarios
no s6lo es el resultado do uni crude lgnoranclo del
prosee hlistfreoo del PortS sli tambldn do lu Incen
padided quo so tlone do diotlnngur euldodosnime nto
lus ineas divlslorlus entro "nncl6n" y "close", stte
problemui do Indudable vigenclu en el monmnto on


que vivimos. estuvp ya sin embargo en el coraz6n
mismo de los debate y de los dramas de la III
Intcrnacional.
La igualmentc unanime condena de todo InTento
de rcvisar y reexaminar la historia del Perti no es
menos significative. Es el relejo del temor y el
miedo de ver caer en escombros una cuidadosa
construcci6n idcol6gica forjado por los represen-
tantes de la burgucsfa, para modeler una conciencia
hist6rica que legitimairu su dominacl6n. Es este pre-
cisamente el problema fundamental. Es aquf done
el anilisis hist6rico, conducido sobre lineamlentos
genuinamente cientlficos, se convierte en un arma
de combat politico.


LA HISTORIC: EL PROBLEMA I
EPISTEMOLOGICO


I punto de partida que es necesario establecer
radical en la posici6n especial del historiadbr, y per
extension de todo cientffico social, en relaci6n al
objeto de su conocimlento. Brevemente, a diferen-
cia de to que ocurre cn las ciencias naturales y en
las ciencias exactas, cl investigator social Juega Un
rol active en el process del conocimiento, en la
media en que el binomio sujeto-objeto de conoci-
miento se present como una unidad y no como
una ruptura, El sujeto que conoce es a su vez obje-
to de conocimiento, Una de las consecuencias mas
evidentes de esta situaci6n en el campo de ia Histo-,
ria y en el de las Ciencias Sociales, es que el investi-
gador no es pues un cnte pasivo que s6lo se limit a
registrar lo que ocurre en su mundo exterior, sino
que, por el contrario, introduce factoressubjetivos
on la producci6n de los conocimientos, Pero esta
subjetividad; a su vez, require ser ilgurosamente
deslindada.
En Cfecro, puede reconocerse dos formas he sub-
jetividad. La primer, Ia mds'espOrea, es la que de-,

t2) Cl' "Coln enitai flealei, Pxuifavleo Hillagola del r, Do lI
I'uaet y Mofiit6l'elo on Talfeu dol nifmlenloe Pruone,
U lnim 1965, a o llI, No, pp, 5859
(3) Ibld pal, 58.


PORU" UhQLAGIUNO5
CREEN QUE LO UNICO QUE
14AY QUE MANTENEr LIMPIO 4
DE LA TP1IA C UL PASADO
I1 40T~Rco Y CSAS COS~rz





Forma conscit'etcutmetc colnocimicnto dc .n t i'-
tio o-dl tifl proccso, por intrcs.ntamla (c. cotplici-
d t, o afbsluitt parcjthidtd. Este tipo d "suobctvi-
d"' no hIiecw nada tte ver con l cociImk-nto
cletiffi c y por to tnito debe scr descartadi. td
otri subjetividad es 1a inherente a todo process de
onoviniiento en el campo de las clenclas socides y
sNu e istencia cs muchns veccs imperceptible para
sus propios practicantes. Es en este iltimo sentido
que pitcde kIgfimtiaiinntc hablarse de tina distor-
si6n."inconsciciite"de los process hidt6rico socin-
ls.
ts este adcmits efc Unico tipo de subjelivldad
qie merece scr adecuadainetite discutido desde el
punt de vista cintifido., 1,C6mo emerge y c6mb se
imtpregna en cl conociitiento? ,
Hasta utrid s ha rcco'idcldo<, cn .is ci'vi as socii-
icl, el rol active del suicto qile cotroce y la impost-
bilidad de uia ruptir.a entire sujcto-objifo. Esto, ei
botras palabras,, significa qile ct sujeto que conoce
esta'sometido a ladeterminaci6n de un coiijunto
de relacines sociales. De todas estas, la case social
,a la que 'pertenece cl investigator es nlajue juega el
' rol de primer orden. Ld clasc, en efecto, configura
ci utiverso cultural 'y spiritual del investigator, el
neccsario marco de rcl~rencia de los interests socia-
ces a de fender 6 reivirtticar consciente O inconscien-
tenichile.
.La afirmacio16, anteriot'; sin embargo, dcbe ser
tonada con ceirtas iprcauciones. Decir que la clase
a In qic pyrt.necu el sujeto que investiga juga el
rol de primer ordtcn cn la ginesls de lad determina-;
uiohes socials, las que a su vczson tps que haceii
:quc aqu I project' sui subjetividad en el proccso de'
conoclmiento, no signlfica d tilngun modo near,
Ia existencht de otro tlpo de determlnaciones soia.
uls, como las quo puedonl merger do su gruipo fatmt-
liar, do su grupo profusionnl, de su grupo naclonal e
incluso de sls' proplas frustraclones. So trata simple
Iy lhanamente do, ostablecer uni Jerarqufa priorlta,
ria.
Por otra parte, no ,s truta tamnoco do estable-
or,'nlng(in tipo dc rielcl6n aultomidtlcn, direct.,y
11ciuiaeu entire la close y el uJeto que conoco, Eni
oste santido srlitt totilmento absurd buscir unu
concomltititchi diredta ontr e lans propoellclone de
ull nutor y Il1n exigenclls'de tlunla elf Entre utibps
existoi miin blend un conjunto de medlielones, quo
son hist quo procisanmete deobn ser compreptcldas y
cxplicadas; En otras palabras, e probable quo la
Icturit de un libro de historic o de un texto literario,
on general, no '"relej"' directamente los intereses
dte fl clhse a In que pcrtenec el autor, CpnMo en tin
uspeja puldo tratarse iias blen do tin roflejo Invertl-
do. I'uro es precisanmnte esta "lnversibn" la quo es
significativa, No pudo reallzarse sino parla presen-,
cl de un doblo mecanismo de intermedinac6n: en-
Stru la clIse y el investlgador y cntre sdte y la obra
quo produce. '
Es nccesarlo introduclr uhorn un nuevo ordon do
Ideas, sicmpro a prop6sito do costa subjetividad. Una
revisl6n cuidadosa de today historlqgralua serial so-
bre un determinado problema hist6rico, permtirfaN
muy claruimento r'vular qup lus' Intcrprctaclones
propucstus acerca do esto problem vurufn a travds
dvl tlmnpo. Aquf, hi subjetividud no es s la del,
Investlgador; es, digndmosto nas, unu "subjelvidad"


.anciada en ia histaria misna. En efkect, ni~s aihi de
IkB Interpirctciones divergcntcs dte los historiauior.s
atqe sonr debithas, ItCptlo, a stu condicionannieni o so-
cluii, cflwfec Wift ikiW histbrica 111A. o 0 nlcni L0-
jnOn para utda t pucut histbrlca, conio si cacdr "ie-
mcrrto Invcnttaa sui propishistoria, su ptco *ip visijrn
dul presunte y del devenlr. Es por esto title today
SHistorin es sienipre una.Histkwla escrita en el tiem.
gO preseni\;t'; s por esto' quc ella no es hiewnOrit'-ll
'registro: eq. In teligencia. ftspor esto, fialnfilfdnte
que todo conocinitento hist6rico i siei pie till
proceso. uil devenir, y no un inusco d& co0nS rnulei
,os. Es aqufi dondc reside tinbidn parte dc hi faseb
!1Rci6n 'q'eL ejerce la- Historia sobre 18 conciencw V
ci espfritu btivtin o8. Per', cu1.l s I6az(cIl (it? kesta
contilemporaiheida d pcriincnte' de la Iistoria?
jPor qWIp, conio dice Becker (4)iel I;aisziclo es iCs
Mcani sobry el cual ci petscste proyecha s.ti v'isi6ii
dce pasucVdn
ba ran6iiz& fu nen~l, no la Inica, reside Cn CI
lichlio de "uc Ioda intorprelaci6n de Ia lilsiniij rc-
fleja los dranimas yl las crisis cainbiantes "..: tocd so-
tied ad' fumtnana. En ehste pertnanentt didiiogo eiitr
ci presented cly lpasado (tue cin clfinitiva es Ia Ilisto'
fla, los homrbres interrogmn a Ia Jiistorja plrd tratar
de encontrar una respuestA alas crisis del iiioiiicil-
to. Es esta iuiterrogaci6ii cada vez nitevyay original,
qile prniite rcinitrprelair c pisado, adecu~iindoio a
las necesidades sociales del inomento. Puara juslifit
car unia situacifn y ocomnodarse a ella o liart ethcon-
tiar la anticipaci6n'de un futuroo inejor, Enl cste
"sentido los pcrfodog de cstabilidad y de tranquili-
dad, pam citar de nuevo a Becker (5) ,l[avoiccein ol
conldnsc u social. n Jo quo, concierne 'a ita i-mageii
tradicidnal (lei pasado, on camblo. on los perfodbo
do' crisis, cuundo hI cstnbilidud estd, q(Iiebrantiaii,
ls1 hombres dosconlentos del imsonSite cshin ljilal-,
monte descoiitontos del tiyer,


LEXI8Te1 UNA' HISTOAIA
I JiETI VAI?


I cl lotor-uOcpta Ills pranlsfs quo hio o i11 11 1Iikii
un, 1114 11P~I ivi u'. iintci'ov, rIApidiuncit ivv po0dr C'uj)-'
oluir quo cl vonoulnitldvnto hlst6rleco 1Iiieee1 pues
'Impregnado por ti subjetlvidad 'do cada Wiltorlador,
y. osto, desde of conticnzo do sit trabijpq dosdc I1
momento mismo en que cscoje los heolios Ihist(ri-
cos y los presenta, La pretendida "objetividad",vo
ci wCtido usual do la palabro, no estl plrosmite
puCs, Inciuso on esta inis cruda oipericifii prinarlia,
Li obra hlqt6rica resultanto, con mayor razbn,cn-
cierra unat mayor "dosis" do subjetivismo, eln in
media que toda ella porta -oi "sello" pcrsonnl del
Investigudor. S61o la tqtnl inidloorldad dcl hilstorin-
dor puocdO laranthuar in absoltrto 0 VVolutivO dIivpr~l
clo ontro itl y ia obra quLcI product.,. Adam Sehall'
sWlala con razn quo ce conocinloento cicntifico y'
sit produccl6n son sleinpre objetivo-subjotivos: oti'

1t' ickar, Curl L. "Mr. We1katiid the NuW llliow y' U'ri. 1.
. Micker Evewninn Ills 111w11 iIi0thto pp. 1694 70.
05) IbI, pg. I1W





jetivo, en retaci6n at objetb coti el cual se relacio-
natn y del cual soni.e "roflejo" especft'ico, como en
raz6n dc su relative valor universal y,de la climfitna
ci6n tamblidn relntiva de su cbloraci6n emotlvyn:
subjetivos: en el scntido mds general, como coisc'
cuelcia, delrol activo del stjeto quc conoce (6) '
Tod6 to clue sc acaba de sostcner pucdl tal vew
fuhdar cn algunos.ccito escptilcismo acerca do fa
.posibltidad de construtr una HiistoridiClencla JC6-
mo, se preguntarA, hablar de una Cienc lao delay
posibilidad de una, cuando no existed niligfin ostt-
lade universaimente viido?. En otras pplabias es el
enorme problema de la objetividad del conocimieiie
to hist6rico quo so encuentra aif planicado.
Pienso sin embargo, que tod;as aIs conseciichclas
antes menclonadas,derivndas dcl rol active del stiu-
jeto en el process del conocimlento. no debeni lle-
var ern manera alguna a negar la objetividad del
,'ondcitnicnto hist6rico. Paia esto 0me parrce mnuy
til tener presence la .distinci6n sugcrida power
Schaff, en el sentido de io confrindir cl caricter
.'objetivo de la verdad con su, carficter absotuio.(7).
Las verdades parctales, fragmentarias, constituyen
verdades bbjetivas incluso si son incompletas. El
carddtdr de este 'tipo de conocimiento clehtffico,
antes que.fundar li imposibilidad de construii tina
Histotla-Ciencinasdbre bases objetlvas; debe permi-
tir mins blend In tomn de concienci' de lot Ifiites y
,de los nmpasses dc la objetividid de su razonamien-
to. Puosto que no' cs pqsiblc elirhtiar el factor
subjetlvo on el process del obnoctmierito hlist6ricb
(siio al precib d6 qlminar pl mismo tlempo today
posiblidad de intellgencla do cste process) us lie.
cesarlo, despuds 'do accpltn que es tins situaci6n
inherente al conoclilentb social, perdcbir clara-
menote sus bellgros y sus llmjtactones, Pero todo
esto a In vez qte se tnta paralolanmeinte o dsupoe r-
los 'i traves de un perfcclonamiltht contlnlo del
saber. Es por esto quoel corioclmlento'hist6rico se
constltuye como el resultado do un process y no
como algo -ya dado. Empero,' una vez mids, tsta
superaci6n deolos Ifmites Impuestos' 'or ei. factor
suibjetlvo en'a prodticcl6n del conoclmiento puede
ser Alo cl resultado de un process social. Por dos
razones fundamientales.,
Por una paril porque la toma de conelencla, por
part del siueto que conoco, dl1 canricterr 8ocalmen-
toe condicionado de su conoclmiento es el resultado
de un aprendizaje, desde fueri; per otra ptrto, In,
superaci6n de lasllimltaclones del conoc hIetto in-
dlyidual es igualmente el resiltado doe un process
social, puesto qui require del concurs de otros
hombres de ciencia para formular verdades mds
completes, tendientes hacia un conocimiento intc-
gral. (8)



LA HISTORIC COMO LIECCION
CIENTIFICA Y COMO
VALORACION POLITICAL


oda la argumentaci6n anterior ha ltevado a la
conclusi6n de que dada la naturateza dcl conoci-
miento hist6rico,- no es posiblc quc cl investligador


escape al condicionamiento social y principlimente
al de sut propia clasc, La tosin de conctencia dc csta
situaci6n, ljos de nutrir ttn esccpticistno sobre lus
posibllldide du conislriccl6ii de una listorin-Clen-
cia, puude mds blen constituir la base pant la pIo-
ducci6n do tin conocimicito inns adccuudao .ala
relidad. Puro es lo primcro qUe require unia aten-e
ci6n mayor. Ptiesto que es inevitable el condiciona-
miento social, de clase, iiintre lodo cl haz de cortes'
socialcs Impuesto por In cstructurn de classes de una
,socledad, que opci6n elegir ell la bi'sqiled' dei co-
nocimi'ento? La respuesta a esta cucsti6n crucial
ine parece incqu(voca: tn del prolclariudo. Son, por
to mcnos, cuatro rnzones, las que 'Juslficain esta
clecci6n.
Explicar par qu6 cl nsumlr nl posidr6n y los inte-
rsecs del prolktriado es la gnrantfa mnis s6lida para
alcanpar cl conocimnicnto cicntffico dei una roalidnd
,social, histhrica. o presciic, exigirfa escribir todl
un libro (9) Lo que propongo son 'ape.ias tieas
breves ilotas para b inicio de un 'discius6in; 'cis
fuerbn escritas, por btra part, con tl intleci6n de
hacer frent la pr~idica reaccionaria quc pretend
presdrvar la Versi6b tradlcionail delproccso hlst6ri:
co del Per(t, echdzanido el cardcter, cicntlicol de
tod6 ihtento, tndentce a sti rcvisi6n...
SPara coionzar; l andopcl6n de an poslci6n del'
prolctaiiado implica, a tU vez, 'cl tecortociitlnto do
la validcz ciontffica del inaterialismo hlist6rico, co.
mo tdorti y coino prdxis, Por"colhesiulcnte, sgniri-
ce'postular la necesidid de la totalidad en uil andil-
sis social, como cl camtilio ninAs adocuado parti In
corfecti Inteligenclade ulndetrctnnlnado prodCso.)
Li Historla burgilesa, en cainblo, s61o coinsidera los
fen6bienos sociales desdc utna posiclon unilateral,
cl del'lndivlduo, reproduclendo en el pensamnlento
(a fragmentaci6n Imptiesta en hin socledad por,el
rgimeon capitallstt de prodicol6n, Albra' blen, to-
do cl desairollo de la Historla cientfrica reoientdlia
corroborado pleiamentic ln exlgencli dcl ttntididd
del materiallsmon hist6rlco, No s6lo porque la tota-
ldad es'la traduccil6h 1efoctiV de los procosossoela-
les, sino porque es tsta totalldad la tlueootorgn sen-
tido y signlficado a tin fn'116lnweo particular. I
SPor otra part, wun clei hist6riea quc liugt
suya los initreses del proletarludo es necesarianlIt-
to una cluncla do critical y de oposlcl6n. Per fuerza
buscu revelar los mecaiiimos de opresibn y de uani-
bio de ,una socledad. Es decir persigue poler al,
desnudo lo que la ideologfa renccionaria ludorosa-


(6) .Schaff,, Adam, listolic ct VWitO Essal ut 1'objectlIVt0 de.Ia
connaissance historique, Parisi editions Anthropos, 19171,iP9,
91.
1I7 SNcaiT, Adam; Op. cit.. pag. 304
iX SchafT, Adam, Opocit.pp. 318 y ss:
(9) cCf. Alglinos arsurncntos, en esto scltildo pIcden dncontrarse cii
Adtai St iiff, Op. cit. Lucleui Goldrnan, Cioncias flmanaoas y
Fiflosorua, Rcchechn DDlidctiues, Le Dicit Cachi y Marxisme
ce Scicnce- IHrmaines: LUszek Kolijkowkid, Mfvandm and Do-
yond; Adgwiun LrabdjoN de o-, fli6sofls del 1-. Lcucla dte! I-raru-
forl ). sobr. todo, Gc-org Lukacs, IlislurA2 y VOnClqnin dc
Clase"


















mente eincubre. Es obvio que esta posture no es
s6lo de denuncia; la Histotia, desde su constituci6n
como CieAcia, ha tenido siempre la pretensi6n de
comprender y hacer'pomprender las leyes que rigen
el movimtento hist6rico de una sociedad.
Asumfr la posici6n del proletariado significa,
ademis, el reconocimiento de la estructura de closes
de una sociedad; esto supone, por consiguiente,
que la investigacib6 deba conduclrse a partir de las
fuerzas esenciales del proceso hist6rico, es decir las
classes. Ttotski, a este prop6sito, en su Historia de
la Revohci6n Rusa, tiene una frase que debierq
tenerse en cuenta: 'el coeficlentede subjetivismo.
esta Oues determinado, limitado y controlado no,
en absoloto por el temperamen'to del historlador
sino por el caracter de su m6t6do"(10)La historic
reaccionaria, en camblo, al rechazar el corte de cta-
ses de toda sociedad hist6rica hace Incontroldble el
coeflciente de, subjetivismo en el conocimiento y
distorsiona irreversibtemente la objetivilad del mis-
mo.
Finalmente, una histpdia como la que se propone
Impedirdacaer en el etror de la historic burguesa de
tritar los problems como eternos e inmutables. En
efecto, para esta Mitima, como tostiene Lukacs, la
history se convlerte, en ultimo andlisis, en el reino
Irracional de potencias clegas que se encarnana lo
maximq en el "espfritu del pueblo" o en "los grin-
des hombres",. to cual s6lo puede ser descrito prag-
mnticamente pero noexplicado racionalrente. La
historia cient(fica, on cambio, part delreconocl-
miertlo de. la fundamental historicidad de los he-
chos sociales, por consiguiente de la posibilidad de.
su transformaci6n..
Es, necesarlo sin embargo establecer-aquf una
precision. Si se recuerdan todas las premises que
ievaron a la cdnclusi6n enunciada en los prrafcis
precedentes, es indispensable considerar que los re-
sultados de la Historia que se propone no son, a su
vez, ni unfvocos, ni perfectos,nti tampoco definiti-
vos. Pero, incluso asf, que inmenso progress en re,
'iaci6n at conjunto de vaguedades que en el pafs se
conoce todavia bajo el nombre de Historial Esta
nueva Historia, y es esto io fundamental, abre las
puertas a su permanent superaci6n porque estA
elaborada sore bases clentfficas perfectlmente
controlables
En la rota de este permanent perfeccionamien-
to det saber hist6rco, la Historia qur liga su razo-
:namiento y sus interests a Jes del proirtariado, ya
cuenta por to menos con tres procedimientos para
et control de ius propios resultados: 1) el estableci-


miento de Una absolute coherencia er el interior
del discurso hist6rico, es decir, la t6glca de la narra-
ci6n misma; 2) ta verificaci6n a travds de la praxis
polftica y.3) el establecImiento de relaciones resales
entire estos hechos. Las pruebas de la objetividad
clentffica, pars retomar los argimentos de Trotski
(11) no deben ser buscadas en los ojos del historla-
dor o en las inflexiohes de su voz sino en la l6gica
niisma de Ia narraci6n: st los episodios, los teatimo-
nios, las cifras, 1as citaciones coinciden con'las Indi-
caciones generates de la aguja imantada del andlisls
social, entonces el lector tiene la mls seria garantfu
le la solidez clentffica de las conclusions.
Pero, inversaoTente, es necesario advertir con la
misma energfa que no basta que una: Historia se
proclame del lado del proletariado para q ue Ote
s6lo hecho Ilene los requisitds de su clentificidad.
La histbriograffa esttf lena deo innunerables ''histo.
rias proletarias" que en la prActica no son sino me-
diocres discursos ideol6gicos. F materiallsmo his-
t6rico tiene sus propios requisitos de cientificidnt
y la demostract6n del etncadenamijeto de un proce-
so hlst6rico estd igualmente sometido a reglas pre-'
cisas y controlables. Despuds de todo es necesario
recorder, por muy doloroso que ello sea, que 'I
hegemnonfa de la historic reaccionaria en nuestro
medio, revels tamblna la extrema deblit~ad de
aqueltas obras quo, abusiamnentte, membretaron bu
abterta adhesion al marxismo.
Este, brevd articulo no tuvo otro'.propslto que
el de apbrtar algunos l sm ltos a a dlscusbt6n obre
la situaci6n de aI Historia en nucAtro medio, el de
efenalar la profunda debilidad tc6rjca de los supues-
tos de la Historli reiccioriaria y el probar que la
necesidad de uia revisi6n crfitca de la historic pe-
ruana, no es pues ol resultado de la "obra de malos
consejeros o de espfritus esc6pticos"; sino que se
funda en exigencins de inobjetable valor cientfflco.
S61o el continue ejercicio de la prdctica clentifica,
en los tnrminos.propuestos, el valor y el coraje de
los estudiosos, permitirin superar el Impasse entire
Ciencia e Jdeologf (12)en beneficio de la primer.


(10) Tiostski, Leon, Histoi de la RIveot'ttd Rftse, Paci, Editions
di Seutit, 1950, tomo 1I, pDg. 9

(1 Trotksk, Leea, OP. Outl i
U2) Vt'f a esk pro.iawj6 bIr pcruavivos, retfkrr.n do Paste I#-
eea en "la lifitona eun .: Per-"- CIrea r 1Jolol ,i", Am.,.
Lime Abril-Juado de 1968, No. 6,












Isaac Deutschei


.SOClOAL) %V POLJI'ICA public con ontiusikis-
mro ol leto da latt de las dflihmas cntiJcretnckts del
L'ntitente. h6storiWor \inarxrsla Isqaa I)Outsch or,
pirotiticicada antie lcl Coitgreso ?utual de profesores
socialinr, el P1ueaxet York, setiembre de 1966. Lai
Vers'i Il francesa doose ltexto npvrrichi6 n Ia 1ovis-
I(, L 'honitte et In wiO ele, ,P qris; nuirzo d e 1968 ",
No. 7, pp. 83-97.1 Los urgrunr1ivilo, de -Dealscher i
'cdinslittuyel valiosos aportes a Ia discusion det so-


clialisilio y del hombre s o' 60dista, ;spccitdmeiii o
u;ci wopo ,tetto en qte e(!l Pdrif's. prcltt& difiwtidir
Una simbria cacrlra tura del sociatshiho. Aitsis iNo,
ciuando abusiontelitLto se busca vonfundiat 1ochiq.i
rilo tols Lots ifgintonos om S r is y O( .s it ui-
los e uol IEste 'y us( podeor'jichlij~hwr he pa rticeihltr
option del jooiir'rit. mililur. Por cstas ruzontes Ole
rnTbqjo dy eCsI( deiebatLe enl sonrjCi V pltilicalnehhi ,
e "y porrr~r


LA CONTRADICCION ESENCIAL
DE LA SOCIEDAD BURGUESA


e hain pedido que les able del H,ombre Socia-
lista. Este problema es tan amplio, require de taii-
tas aproximaciones y, puntos de vista tan diferen-
tcs, que debo pedirles que me disculpen si nmis pala-
bras tiencn la forma de una'"charla" libre, en ltigar
de uina.cxposici6n sistematica.,
Los marxistas casi siempre han tenido reticencia
a hablar sobre el Hionbre Socialista; y debo recono-,
cer que al comienzo, cuindo si me prcselnt6 e te-
ma de esta conferencia, yo ilismo experiment al-
go parecido. Todo intent de presenitar una des-
cripci6n positive del HombreSocialista -en otias
palabras, de hacer el iotrato de un miembro de la
future sociedad sin clases- tendri siempre un, cler-
to sabor a utopia; Este fIuc el campo de los gr'iindcks
visionaries del socialism, Saint Simon y Fourier
particularmente, Estos, al igual que losracionalistas
Trancescs del siglo XVIII, se imaginaban que ellos
-y a travds de ellos la Raz6n- hlabfandescuibierto
por fin al hombre ideal; y desde el miomento en
que hicieron este tescubrimiento, su realizaci6n
-pensaban- debfa reccesariamento efcctUarse. Na-
da estd mias lejos de Marx, de Engels o de'los gran-
des marxistas que los sucedieron; que uima concep-
,ci6n de esta naturaleza. Ciortamente no ,le diccn a
ia' humanidad: "He aquf el ideal, arrodfillnse de-
lante de 611 Lejos de ofrecerpos una imagen rosa-
'da de l sociedad venidera, consagraron sus trabajos
a un anilisis piofiundaimente realista de la sociedad
tal como era y talcomo Cs,-de la sociedad capitalfs-
tai;y afrontando la uclia.:de class de su epoca,
ellos se consagraron irrevocablemente alla causa de!
proletariado.


Arentus a las ncc'sidades de su Spoca, 11o le vol-
viroli sin einlirgo'ia cspiilid aulfpturo. Interntaron
por lo menos adivinar la forma general de las cosai
que vendrfan; pieo ftli sicLprv con gr.iiI reservi
qtie forhmularon sus Co.ieilur.is y n o 1lo cidroln 1inlS.
qutl incidcirtit,'ii niitic. 'ii:Eln el lI j.lln tc decscritos (qil
Marx y Engels nos han dejaido, s6lo, hay ahlgtinis.
Wagas alusiones dispcrss: Coil rospocto al topia deo
nuestro debate; estos braves pisajcs, con ligazonies
inteligibles, dejail entreveir'astos lhrizodntes thue-
vos, pero no sc trata, inis que dei aitiusionc,. Quc
.Carlos Marx ha. u tdnido su propii concepcibii del
Hombre Socialist9, no sc puede dudat; pero orn Il
hip6tesis de trabajo de un analistui y iI el fruto de
un ccrebro visionatio; y si ci eslaba convencido, del
realisino hist6rico do sus anticipaciones, las tratabt
sicmpre con ima cierta dosis de cspepticisnio,
Marx -' ir.'i fr.ictindo stis propiis puliabras- son-
de6 minuciosamente el cnibri6n del socialislio eii
la matriz del capitalism; igualnmeote no pido ver
mis que el embriOn del Hlombre Socialista. Con el
riesgo de deccopcionar.a algunos de pstedcs, debo
inencionar que aimn Ioy on dia,' so os todo lo qtil
podemos hacker, Luetgo de todas ls l revolucionUes dt
nuestro tiernpo y a pesar'dc todolaqdiclo que lic
mos podido :iprender sobre la sociedad despuas dc
Marx -e lo10 que respect il lpnibre Sociltista-
estamos en el mismo punto quie 6e: uain no pode-
mos superar los riudiientos delpr6blema. Todo lo
que podemos decir sobre este' toma serd forzosa-"
,mente muy general, fraginentario' y, en .ui sentido,
negative. Podetnos ver mnis fdcilinente artiqulo que
el Hombre Soctiallst, no puiede scr. No ld que seOrt
Sin embargo, en la moedida.~e que una pegaci6n
implica tainbin una tifrilaci6n, tin retrato negati-
vo del lHombre Socialista deja igualminto cnttrvc'r
algunos de sus rasgos positions.
El iuarxismo hia sitilado It contradicci6n esencial
de Ia sociedad burguesa, la causa mils ;profuhida de
su irracionalidad y do su anarqufa, enl e conflict
entire la socializaciin creciente del process de pro-


r _1 __~~__ _I___ I I__ __


- -~L.


rr IY I*. IL ~~-r~-aaslw
~"~~- ~s~r ~r I)L--~8edlRa~l





ducci6n y el caricter no social del control que la
propiedad privada ejerce sobre este process. La tec-
nologfa y la industrial modern tienden a unificar la
sociedad mientras que la producci6ni socializada
(aquel elmento rudimentario de colectivismo en' el
seno de la economfa capitalist y, si se qqiere, neo-
capitalista) debe liberarse de las relaciones burgue-
sas de propiedad que la estrangulan y Ia desorgani-
zan. Durante mi's de uti siglo, esta contradicci6n st
les escape a los economnistas burgueses, hasta que
Keynes y sus ,discipulos, -a su manera y no sin
eclecticismo- la reconocieron,.pagando asf in tri-
buto inconfcsable a la critica ifarxista.
Pero todo lo qtic produjo el keynesianismo y el
neocapitalismo, inms que nunca prcocupados por el
espectro del comunismo, fuc introducit sobre la
base de la propiedad privada (es decir, sobre aqu&e
Ila de los grande monopolies capitalistas) una es-
pecie de control seudo-social sobre el process so-
cializado de producci6n. Noes esta la primer ni la
iltima vez que los hombres luchan desesperada-
mente para perpetuar las instituciones o los modos
de vida arcaicos, convertidos en caducos e inittiles.
Recuerdo a tin aldeano de mi pals natalI en Polo-
nia, que, habiendo adquirido por azar ui viejo au-
tombvij no querfa utilizarlo mAs que enganchindo-
lo a sus caballos. El keynesianismd.y el neocapita-
lismo dejan enganchados los.caballos de la;propie-
dad privadaa lus inaqttinas automtiticas y alas naves
espaciales de nuestia tpoca y amenazan con remo-
ver el Cielo y la, tierra para impedir que los desen-
t-anchemos.


SLA SOCIEDAD, FRUTO DE LA
CREACION DEL HOMBRE


POA
aravolvir a mi tcina: nucstra idea del socialism
no es fruto de una construccibn intelectdal arbitra-
ria, sino la prudent extrapolaci6n y proyecci6n en
el future de los elementos de una organizaci6n so-
cial racional, inherentes a la sociedad capitalist,
pero due esta filtima contrarresta.y niega constan-
temente. De igual manera, nuestra idea del Hombre
Socialista no es sino la proyeccl6n de este hombre
social que existe ya potencialmente en nosotros,
pero que se encuentra estropeado, aplastado, nega-
do por sus condiciones de vida. El germen del
Hombre Socialista est, incluso present en el traba-
jador alieiado de nuestra 6poca, en esos ratrs mo-
mentos en que se eleva a una toma de conciencia
autintica de su rol en. a.sociedad y cuando asume
una verdadera solidaridad de clase, y lucha por su
liberaci6n. Es en este sentido que nuestras aspira;
ciones estdn ancladaS en las realidades y sostenidas
por ellas; hay que afladir que muy a menudo aque!,
Has permanecen prisioneras de las realidades.
Nosotros sabemos, repito, lo que el Hombre So-
cialista no puede ser y lo que no ser:. No puede sey
el product de una sociedad antagonist; tampoco
puede ser el productor colectivo dominado pp?
aquello que, produce para su ambiente social, en
lugar de controlarlo; no puede ser el juguete de las
fuerzas ciegas del mercado, ni el robot de la eco-


.noml t(e guicrra de tin neo-capitalisnmo estatal; tam-
poco puede ser cl proletario alienado y sometido
que hemos conocido; ni la opaca copia del pequrelo
burgucs ein la cual nuestra sociedad, que se denomi-
na- de abundancia, transform at trabajador. No
puede ser 61 mism6, en su condici6n de obrero co-
lectivo, sino en una sociedad colictivista y altaimen-
te desarrollada. Solamentd una sociedad tal le per-
initirl, reducir su trabajo socialmente necesario a
ese mninimo que permitte ya, la nueva tecnologfa.
Solamente una sociedad tal podrfa asegurarle utla:
satisfacci6Ai (anteriormente aleatoria) de sus necesi-
Idads materials y estiirituales, dc manera racional
y no faitasiosa. No es sino en Una sociedad tal
donde il podri orientar la satisfacci6n de sus nece-
Sidadcs y el empleo de su -oco, segfin elecciones
conscientes y de ac'uerdo al discerhimiento qud per-
mite la educaci6h,; y no de acueido a los consejos
silenciosos o vociferantes de algun anuncio publici-
*tario. Solamente uia comunidad socialist podri
permitirle al hombre desarrollar integralniente sus
ca;pacidudes biol6gicas y espirituales, ensanchar e
integrar su pcrsonalidad y liberarse de Ia herencia
sonmbrfa de una privacibn material, de dlia desigual-
dad y de una opresi6n mileiiarias. Es solametite en
una comunidad tal donde el hombre podrd por,fin
superar el divorcio entire el trabajo ffsico y el traba-
jo intelcctual, divorcio'qte se encueitra en el ori-
gel. de la cosificacion de los liombres, de la division
de la humanidad en gobcrnantes y gobernados yen
',lases antag6nicas -divorcio que la tecnologfa do-
tual vuelve superfluo, pero que el eapitalismo y el
ncecapitalismo tratan a toda costa de perpetuar. El
lionbre Socialista no podra desarrollar plenainente
su capacidad sino en el apogeo de diuestra cultural y
de nuestra civilizaci6n. Este apogeo esta al alciance
de nuestra vista, pero nuestras relaciones de propie-
dad, nuestras instituciories sociales, al mismo fenm-
po que una inercia profundamente arraigada, hos
mipiden llegar a te con today la firmeza y todd la
r ipidcz possible.
A menudo se. ha criticado el optimism a today
prucba de: nuest'ra idea del k-ombre Socialista. No-
sotros somos tambi6n -se dice- utopistas y. que
nuestros postulados hist6rico-filos6ficos, asf como
nuestros supuestos sicol6gicos, no tendrfan base.
.Se: ailade que "el paralso sobrp la tierra",,del que
hlablan los partidarios del socialisimo es tan inacce-
sible como el parafso celeste de los teblogos..Noso-
tros no debemos cerrarnos a tales criticas; ocurre
que contienen partfculas de verdad..Debemos reco-
nocer que, m6s de una vez, tenemos puntos de vista
muy optimistas, si no del socialism, por lo menos;
de las vfas 'que lievan a 61. Teniemos sin embargo
que darnos cuenta de que inuchas de estas crfticas
no son sino la expresi6n de aqudllo que impregna la
sociedad burguesa y a sus ide6logos, o de las for-
mas igualmente irracionales que toma la desilusi6n
en nuestro propio campo.
De esta manera, cicrtos existencialistas, nos di-
cen que tratamos de cerrar los ojos frente a los
fundamentos esenciales de la condici6n humana y.
frente a' ese absurdo que Son inherentes a nuestro
destino; Es extremadaniente dif(cil entablar una
discusi6n fructifera cuatquiera con los adversaries
que discuten sub specie aeternilatis y cuyos argu-
mentos tienen premises puraniente teol6gicas. Los




existencialistas psihnistas plantean la antigua pre-
gunta: 1"'Cutil es la finalidad, la meta de la existen-
cia y dc la actividad huimanas frcnte a los dos
infinitos del tiempo y del espacio? A esta pregun-
ta, nosotros no le daios ninguna respuesta; los
existencialistas tampoco. Pero es la pregunta misma
que es absurd, porque postula la exigencia o la
necesidad de una finalidad iltima, metaffsica, de la
existencia humana y vilida para toda la eternidad.
Nosotros no tenemos una tal finalidad y no la nece-
sitamos. No Ie encontrainos ning(n sentido meta-
I 'sico a litlesltra exislciiCii y en collscuCl nclia 1no
la vemos como un absurdo -cl sentido y lo absur-
do no son mas que el rev6s y cl derecho de la
misma pieza; no sc puede hablar de lo absurdo sino
sc postult un sentido.
La condici6n humana que nos inferesa no cs la
de la soledad del hombre frente al infinito'del espa-
cio y del tiecipo -en este infiniito, los mismos ter-
minos soledad y absurdo sc ven desprovistos de
todo significado. Lo que nos import es la condi-
ci6n del hombre en una sociedad que es fruto de su
propia creaci6n y que 61 puede transformer. El ar-
gumento sub specie aeternitatis es filos6ficamente
est6ril y socialmente reaccionario; permit justifi-
car la mayoria de las veces la indiferencia moral, el
quietismo politico o la aceptaci6n resignada de
nuestras condiciones sociales tales como son. Por
azar los existencialistas -Sartre es un ejemplo no-
torio- pueden mostrarse filos6ficamente inconse-
cuentes y aceptar, a pesar de su creencia en lo ab-
surdo de la condici6n humana, la idea del liombre
Socialista.
La critica de las aspiraciones socialists y marxis-
tas que hizo Freud en Malestar en la civilizaci6n, es
en cierto sentido nims especffica. A nuestra image
de to que el hombre podrti ser, y probhblcmente
serd on una sociedad sin classes y sin Estado, Freud
opone el vicjo dicho: Homo homini lupus.. Los sc-
res humans, dice, permanecer!n, siempre agresivos
y hostiles los unos frente a los otros. Su agresividad
instintiva estA biol6gicamente determinada y sus
instintos no pueden modificarse fundamentalnente
pdr una transformaci6n structural de la sociedad,
cualquiera que 6sta sea. "Los comunistas, describe
Freud, piensan que han descubierto la via que nos
library de nuestro infierno. Segin ellos, el hombre
es completamente bueno y esta bien dispuesto
frente a su projimo, pero la instituci6n de la pro-
piedad privada ha corrompido su naturaleza. La po-
sesi6n de riquezas privadas permit el poder indivi-
dual y, con dste, la tentaci6n de maltratar al pr6ji-
mo; por su parte, el hombre privado de toda pose-
si6n debe necesariamente rebelarse contra su opre-
sor. Si la propiedad privada se aboliera, si los bienes
se poseyeran colectivamente y si se pudiera com-
partir equitativamente el disfrute de los bienes, el.
mal y la agresividad desaparecerian de entire los
hombres. Cuando cada uno puede satisfaccr sus
necesidades, los hombres ya no tendrAin ningun
raz6n para verse como enemigos; y todos empren-'
der4n entonces voluntariamente el trabajo nece-
sarib".
Antes de continuar, quisiera primero verificar si
el breve anAlisis que hacc Freud de la concepci6n
marxista es correct. ,iNosotros reanlentc pcnsa-


mos que el hlombre es, por naturaleza, "completa-
mente bueno y bien dispuesto fiente a su pr6ji-
mo? Freud, que sc hallaba mal informado sobre
la teoria marxista, ha encontrado seguramente es-
tas afirmaciones en la propaganda popular comu-
nista o social dem6crata (donde no es dudoso que
aparezcan). Sin embargo, la teorfa 'marxistd seria
jambs ha hecho tales supuestos sobre la naturaleza
iunmana; se puede, a lo mds, encontrar tales ideas
en el joven Marx, en sus escritos "feuerbachianos".
Recuerdo que este problema me habfa preocupado
much cuando, siendo muy joven, empezaba a co-
nocer la tcorfa marxista y trataba de aclarar la con-
cepci6n impllcita de ta naturaleza humana que sta
tcnfa. Trabajando sobre los escritos de Marx,
Angels, Kautsky, Plejanov, Mehring, Rosa Luxem-
burgo, Lenin, Trotsky y Bujarin, llegie a la conclu-
si6n de que sus postulados sobre la naturaleza hu-
mana eran, si asf se puede decir, esencialmente
neutros. Para ellos, el hombre no es "completa-
inente bueno" ni "totalmente nalo"; no esta de
antemano "bien o mal dispuesto frente a su pr6ji-
mo". En resume, ellos se niegan a aceptar la con-
cepci6n mnetafisica de una naturaleza humana in-
mutable, independientemente de las condiciones
sociales. Sigo pensando que la conclusion a la qtte
!legud, liace ya cuarenta aflos, sigue siendo correc-
ta. \
El hombre es una creaci6n de la naturaleza, pero
de manera especial de aquella parte de la naturaleza
que, en tanto que sociedad humana, se diferencia
y, parcialmente, se opone a 6sta. (ualesquiera que
scan los fundamentos biol6gicos de nuestro ser, son
las condiciones sociales las que juegan el rol decisi-
V9 en la formaci6n de nuestra pcrsonalidad -los
mismos factors biol6gicos varfan y son partial-
mente transformados por nuestra personalidad so-
cial.
Desde cierto punto de vista, las condiciones
sociales penetran y deforman hasta tal punto la
naturaleza del hombre, incluidos sus instintos, que
tal vez tengamos que esperar cl moment en que
estas condiciones pierdan su cardctcr opresivo y su
poder deformante para poder tener una imagen
mas clara y mas cicntifica que antes de los distintos
elements biol6gicos y sociales que componen la
naturaleza humanai

Tambi6n podemos formular la critica esencial
.que un marxista tiene el derecho de hacerle al freu-
dismo (y. por mi parte, reconozco de todo coraz6n
el carictcr fundamental y revolucionario de la
contribuci6n de Freud a noestra comprensi6n de la
picologia): Freud y sus discfpulos han dejado de
lado muy a menudo esta variaci6n y esta transmu-
taci6n de las conductas instintivas del hdmbre a
travys de las modificaciones de su identidad social;
y, sin embargo, es a Freud a quien debemos cl
echo de scr conscientes de process que son nada
inenos que los mecanismos de, sublimaci6n. Ilasta
el moment, cl sicoandlisis no ha tenido que ver
sino con cl hombre burgu6s, con el hombre de la
epoca del imbperialismo; ha tendido a presentarlo
como el hombre "en general"; los conflicts inter-
nos de este homnbre burgues sc presentaif, entonces,
fuera de la historic, como conflicts inherentes,a





nuestra condici6n y que cxexprimenta todo ser tt-
mano, en today dpoca y bnjo todo orden socilI. Deo-
de estc punto de vista, el hombre socluli i no 1 s
ilus que lina varijnttc dot hombre burguis. El min-
mo, Freud senate esto: "Al aboflr la propiedod pri.
vndn, privnamos cl unor, del hombre bacia In ngre
il6n de iuno desus poderosos instruments, aunque
ciertamente no del principal; pero do ninguna ma-
nern camblamos Ins diferencins que hi agresividnd
determine sin discernimlento en Ia esfera del powder
y ic li inil'iucnilvi sociiil, ni (tit1mpocoin odiicaimos el
lilJu .i1 naitiraliz .. "
Luego, Freud hacc estu al'irmnaci6n oin mins cute- *
g6rica: "La ngresividad no ha sido creada por la
propledad; en los tienipos primitivos, cuando la
pr6piedad era amn nmuy reducida, In agresividad rel-
-naba casi sin ifmites; y ella se revela ya en la cuna,
antes de haber abandonado su forha anal origi-
nal..... Si nosotros suprimimos los derechos perso-
nales sobre las riquezas materials, ain permane-
cerd la prerrogativa en el terreno de las relaciones
sexuales, que debe convertirse necesariamente, en-
tre los hombres que bajo otras relaciones estin en
el mismo pie de igualdad, en la filente de la mis
poderosa aversi6n y de In mas violent hostilidad".
Sc nos advierte asi quC el Hombre Socialista no
seri inenos agresivo quo el honbrc burgu6s, ni lu-
cliarin mc nos contra su pr6jino y que sut agreslvidad
sc revclani desde la cuna.
N6tcse que si Freud reconocfa cli in propiedad
privada Un medio poderoso de agresl6n, emperor 1e
afirma de la mancra mils dogmndfca qtic no es dste
ciertaincnt cel mins podcroso. i,C6m to sabe?
;,('i6m)o iidc 0t1 l podcr rerltivo doe stos distintos
Instrunmentos do natrosl6n? Nosotros, los nlarxistas,,
somos con respccto a esto itds modcstos y Illbnos
do'lnuiiticos: io prctendlemos hluIhr reillazudo modi-
this coimporntivos tin pruclsait como porn qut nos
permiltanv,cvaluair el peso de los impulsos sexuales y
Ado I ngresividad instlntiva contra las necosldades,
los interdscs y Ins restricclones de In socledad. No
hay ninguna dudi' de que los Impulsos Instlntivos
segulrdn presontqs on cl Hombre Socialista ,c6moi
podr(a 110 set us(? Pere Ignoramos c6mo se refle-
jnrdin cn su personalidad, Podemos solamente supo-
tier qute su influenciu sort dlferento en 61, on el
lHonibre Socialista, on comparacl6n con aqualla
que ejcrcen sobre el hombre burguis. (Yo picnso
asimismo que cl Hombre Socialista le ofreceri al
'sicoanaillsta un material much mds rico y mds se-
guro en cuanto a las investigacidnes y a las conclu-
siones, porque un futtiro Freud podrd entonces
observer directamente ei aqeel l funcionamicnto
de los impulsos.instintivos, sih estos lintes ahtinn-
dos, sin estos prismas dformonantes de ia sicologfa
de clase del analista y de su paciente. Freud no
tiene tampoco-raz6n cuando dice que la propicdad
es solamente tin instrulnento de nuestros instihtos
de agresividad; por cl contrarlo, la propiedad utiliza
a menudo estos instintos y crea sus proplas varleda-
des de impulses agrcsivds. Despus de todo, en el
transcurso de la historic, los hombres y sus ejerci-
tos sc masacraron por la propiedad o por los
derechos que la conciernen; pero, hastis hoy, no
han combatido, mais quo en la mitologfa, por."una
prerrogativa en el terreno de aIs relaclones sexua-
les".


Igualmente, cuando Freud sotienue qoe li nboli-
ci6n de la propiedad no modificard "ts direrenclas
quc determine In agresivldld en In easern del poder
y de la influencia social" y no "cnmblard on nada In
naturaleza d la agresividnd humnna", te hace unp'
simple peticl6n 'de prftndiio; y cuundo describe en
segulda qce "en los tempos primitives, ctando in
propiedad era a(n mity reducida, In agresividad rel-
nabs cnst sin I(mites", no sospucha tampoco que es
prccisamente cste cardcter imlittdo de In prople-
dad, dicho do otra mantra, In oscascz material, lo
que dcstruye nl unidad do In sociedad primitlva y
ongendra las litchas salvajes por los recursos poco
abundantcs, lutchas que hace quo so escinda la so-
ciedad on class antag6nicas. Nosotros sostenemos,
tainbidn, que el oinbre Socialista no es concebible
sind e ecl trasfondo de una abundancia sin prece-
dentes de bienes y servicios materials y culturales.
Tal es el ABC del marxismo. Un viejo sicoanalista
de nis amigos, un hombre informado, decfa a me-
nudd' suspirando:"A'h. Si s61o hublera lefdo Freud
El origen tic la Familia. de la Propiedad Priva4a y
del Estado de Engels, habrfa evitado muchas falsas
pistas y errors! ". Habrfa evitado tambidn dale'
arms a aqu6llos quc hacen del homo homini lupis
sut grito de guerra contract socialisnmoy el progre-
so,. a ailutllos que explotan cl cspcctro del terilo
lobo human en beneficio del lobo real y viviente
que cs cl imperialism contemljordneo.'
Pol;cemos estar de acuerdo on quoe h agresividad
del Hombre Socialista se maniflesta desde In cuna,
bajo "su formal anal original" asf comto su desarro-,
tlo ulterior. No obstante, Osto dependent bastantc,
entree otras cosas, del curdcter quo revista la educa-
cl6n Inlclul: j,se iriturd de cducur Indivlduntalnnte
a los ninlos ocl scno do la unldad familiar de I,
mancrn quo conoecmos nosotros? O so tratard do
una oducacl6n conaunltaria luego de la dlsolucl6n
do usti unidad? En iueostrus hip6tosls sobre el
HIombre Soclallsta, suponumos que lna 'finlli actual
S-con sus rolaciones monetarlas y con Ih dependon-
eia de la muJer asf como del nifo con respect al
padre- no serd mtns el marco do su vida, PensImnos
quoe stard much munos sometido a in autoridad
patorna quo anteriormcinto (o que no oo experiincn-
tard on absolute); quo cuando sea adult podrdi
conducir libremente su vida cr6tica y sexual o quo
serd, de otra manera,'incomparablcmente mils libre
en todos los nspcctos que cl hoinbre burguds pata
seguir suts impulses afectivos y su necesidad de
Samor sin entrar en conflict con la sociedad. No
podemos predecir la manera en que los impulses
instintivos se reflejardn en la personalidad del Honi-
bre Socialista, pero ciertamente no seri como
Freud asegura.
iQuln puede garantizar, por ejemplo, que el
Hombre Socialista estard sujeto al complejo de Edi-
Ipo Este complejo, que tanpoderosamente ha mar-
cado nuestra pslquis. -por to thenos desde que el
matriarcado fue sustituldo por la sociedad patriar-
cal- i.existird todavia si la humanidad logra su-
perar la forma burguesa de la familla patriarchal? Y
uno puede preguntarse que serd el super-ego del
Hombre Socialista,'ierd el mismo super-ego que se
agita en nosotros como censor moral y como padre
inconsclcntes? Freud cofunmde tn paternidad, que





es una categorfa biof6gica. con la autoridad paler-
na, que cs Una instituci6nisocial, y !iene por seglifa
la permaineiicia del super-ego. del complejo. dd Edi-
po y dc otros reflejos de In sociedad paternalista
sobre cl siquismo individual.
En realidad, parcel haber prescitido en alg/im
mnom'nto otras posibilidadcsi "Si debi&ermos hacer
que desaiiarezca este factor (se trata de la prerroga-
tiva ch cl tdrrciio de las relacioncs sexinakls) permi-
tiendo tuna vida sexual totnimente libre, abolichdo
por tanto aI familiar, celuln fiindameiitnl de nueslra
sociedad, es cierto que nosotros no podenips prever
f-icilmelite qii~ nuevas vias podr(a tomar el desarro-
Ho de.la civilizaci6n", Sin embargo, si 61 nd pilede
imaginar este porvcnir, c's liorquc In familiar mono-
gimica siguc sicndo para 61 la c6lula indispensable
de la civilizaci6n: incluso en el pensamiento, Freud
0io puede scpararsc de stt,enfenno, dli buirguis mo-
n6gamo acostadol deante de 61 en uCi diviin. Tam--
bien, aunque reconoce (no sil esfuerzo) que no se,
pu ide' prevcr las nuevas vfas que seguird el desarro-
1lb dila civilizaci6n si desaparece la uhidad familiar
actual, el sigue segtiro, pesar de sto, de qtic la
agresividad indestructible de la paitraleza humana
persegiird at HIoimbre Socialista por encnila de la
sociedad, del estado,y de la ramilia.
,Aci 'nuiVamiente, iiosotros, marxistas, prefer:
mnos una cletta dosis de agnosticismo. A decir veri.
dad, inds ocupaiiios antes que nada de esa crueidad
y de esa opresl6n que son engendradas directamcn-
te p6r la' miserina por la falta de, recursos, por'la
sociedad de classes y la ddminaci6n del hombre pbr
el hombre. Cida Vez que Frqud se aventura cri lb
tcrrenos que de la Historia y de lit sociol6gfa,.por s(
mismo se exponc al reproche de hablar, voluntaria
iiente o no, coihi uh defensor de la sociedad exis.
tente. Sin embargoJ.lo qtie nos ha ensehado sobrc
la realidad dde los.eleinentos pgresivos.y destructo-
res en la naturaleza hliunalan es importattd, Por su-
puesto es.verdad que los .emperadores, los r(-yes, los
jefes de guerra, lo dictadores, los gobcinantes y los
dirigentes de loda cspecie no habrfan podido hacer
actual a los ihonbres con 1b violcncia que estos hati
mostrado, si no existiera la igl-esividad en la natura-
leza humana -. nuestros gobernantds siempre han
apelado (y aln 16 sigu6n haciendo) a los impulses
Instintivos prinarlos del'hbmbre' Pero la cuesti6n
de saber en qu6: proporciones la agresividad $exul
d biol6glcamente condicionada modiflcara las rela-
ciones.no biol6gicas del, Hombre Socialista, una
chusti6n tal, dcbe permanecer abierta.
Nosotros no sostenemos que lsocialismo pueda
resolver todos los problems de la especie humana.
Luchafiids primero contra los problems qtic son
creados por el hombre y que el hombre puedc re-
solver. Asf, Trotsky hablaba de las tres tragedies
que afectaban a la humalidad: el hambre, el sexo y,
la muerte. El hambre es el adversario cuyo desaffo'
aceptan e inarxisnio yel movimiento obrerp. Al
hacer esto, ellos tienden naturalmentc a desconoceIr
o a: conferirle menos valor a los otros problems.
,No es cierto, sin embargo, qiie el hamnbre, o de
manera mas general, ia opresi6ni y la desiguaklad
sociales han avivado y: complicado considerable-
irente, para innumneruabes series humans tos tor-


hientos del sexo y de la ihucrtie?
SAl luchar contra la oprcsi6n y la desigualdad so-
cialkes nosotros combatimos lambicil para itcuuna
cstos golpcs que la natiralczan nos infligy, A mii
'iiodo de Ver, es de niancra adccuada que el ni:aris-
nio ha trdtado y trata afin de afronlar lus taic;as
hist6ricas de iuestra sociedad,'Los freudianos se
han ceritrado sobre el ,sexd' y h~il dcscojucido o
confcrido micnos valor a los problems socia.ls dcl
liombre. ,Y cuiil es cl resultdo? En comparaci6n d
today l Inimportancia te6ric 'del :siconn5lisis, los be-
hcficios bricticos de su terapin ho soi..'ei inesh:ij
sociedad sind cI patrinionio de .una pequcnia inIno,
ria privilgindan. En ~arnibio, nhuestra visi6ni del
liombre Socialistast Hia iniptiesto en una ilinmensa
parte de In lhumanidAd, y a pesat de ids diveisbS
6 xitos de hucstros coibates, a pesar de Ins terribles
derrotas que liemos suftido,, sil embargo heimos le'
vantado moritafias mientras que lodo cl slcoainilisi
,dcl iundo no ha podido reduciucr' ni uil pice ia btu
Ilente agresividad que desborda nuestro mundo,'
Sf,.cl sexo y la miuerte perseguiraii aini al Hlom-
bre Socialista; pero estamos Cohveoicidos de que
Cste estardi mejor equipado' qle nosotros para cn-
frentarlos. Y si su naturaleza coiitincia siendo agrc-
siva, su sociedad le,'ofrecer, -y esto, sii'ninguna
comparaci6n con lo que nuestra sociedad puedo
ofrecerle al hombre de la sociedad butgiesai- blipr-
.tuniuades inucho inayores y inds variadas liani su,
blima' sus impulses instinct vos y orientarlos liacia
tin emplko creative de llos. 'Aunquc cl l Hombre
Socialista no est6 compl ctaipente "liberado de la
culpabilidad y ddl sufrlmiento" '`nomo 'sdnPba
Shelley, estari "'sin cetro, librei sii' llmilaclonles,
como iiun- ombre igual, sln clase, sin tribu, sin Ila-
cl6n, libre de todo culto y de todo terror". El
michibri' medio de uni socledad socialist podrfir
alcanzar, como 1o anticipara Trotsky, el nivel de tri
Arist6tcles,de tin Goethe o dc ~' u Marx cqliicnes.
ptalesquiera.que hayan sido sus instihtossextales'o
,sis impulses de agreSividad quiiplier6n algiuas dc.
las m4s grades tealizaiones 'de la humanidad; y
posotros pensamos que "nuevos picos se clevarin
mnas arriba de estas cunbres". El Hombre Socialista
no es para nbsotros el product ultimo yperfebto
de la evoluci6n, o el fint de :a historia; e6 'Oierto
sentidp, no es sipo su comienzo. Ciertamente, pue-
*de ser quc 1l sufra alii esos0 Unbehageti, de esos
malstarcs y de esos tormentos que la civilizaci6n
impone a la bestia'que lay en el hombre. Sin'bin-
bargo, 6sta sera quizas la mis esencial de sus con-
tradicciones y de sus tensionel internal qle IQ im-
pulsarin a progresar mAs y a elevarse a alturas que
nuestra imaginaci6n no puede concebir,

SPara todo marxista, estos puntos de vista son (o
debian ser) truismos y quizd dcbia disculparnne po'r
exponerlos delante de' universitarlos socialistas.
Desgraciadamente, en el estado actual del movi-
iniento obreroast como del pcnsainlento socialist,
sc debe restableccr ciertas verdades clenmenales que
han sido muy a menudo olvidadas o falsilicadas por
*las neccsidades de ciertus acoinodaciones poltiicas
tudoesas. Sc ia dicho, por ejernplp, quo el temna de
ini cxposici6o debhc ser cl Hombre Socia ista que
vive hoy tli., en la URSS o en Chiln. flabrf acepla.





do este punto de vista si pensara que estos passes
ya han realizado el socialismo o cqPe estAn a las
puertas de lograrlo. Esto no es to'que pienso; y yo
no pienso que se pueda describir como Hombre So-
cialista at miembro medio (o afin adelantado)de las
sociedades sovijtica b china.
"' IZp 1 ..'


EL HOMBRE SOCIALIST ViVE
EN UNA SOCIEDAD SIN
CLASSES Y SIN ESTADO'


iertamente, nosotros hablamos generalmente
'le la URSS, de China y de los Estados que les es-
tzn asociados o disociados como de "pafscs socia.
listas"; y hay 'raz6n para hacerio, en tanto quo
queremos simplemente opener sus regfmenes a (los
Estados capitalistas, indicar su carActcr post-capi-
talista y referirnos a los orfgenes socialists como.la
,inspiraci6n de sus gobernos y de sus politicas. Peteo
aquf, necesitamos hacer una descripci6n te6brca-'
mente correct .de la estructura de su sociedad y
del tipo de relaciones humanias que evolucionan en
el marco de esta estructura. Ustedesrecuerdan que.
hace mas de treinta arios, Stalin proclam6 que la'
Uni6n Sovidtica habfa logrado la construcci6n del
socialismo y hasta el dfa de boy, 'a pesar de la
denominada desestalinizaci6n y a pesar de ia des-
trucci6n de numerosos mitos stalinistas, dste sigue,
siendo afn uno de los dogmas centrales de la ideo-
logfa sovidtica official. Ademas, l9s sucesor6s' de
Stalin afirman que la Uni6n Sovi6tica se encuentra
'hoy dfa comprometida en la'fase de transicj6n del
socialismo al comunismo, que entra desde ahora en
ese' grado superior de la sociedad sin clases,- que
debe terminar el ciclo de las transformaciones so-
clalistas abiertas con la revolucl6n de Octubre.
Los voceros de la Repiblica Popular China han
"dado, con respect a su pats, declaracionds simila-
res. Este dogma stallnista del logro del socialism
en la Uni6n Sovietica ha transformado y afectado
en su sentido mismo la imagen popular del Hombre
Socialista; tambi6n ha confundido el pensamiento
de un pequeflo nfmero de intelectualeg socialists.
Y, sin embargo, un hechosalta (o debfa saltar)
inmediatamente a la vista: bajo. Stalin, asf como
bajo sus sucesores, el miembro tfpico de la socie-
dad sovi6tica contrast tan violentamente con la
concepci6n marxista del Hombre Socialista; que
hace que nosotros debemos rechazarle este nombre
o blen tirar por la borda esta concepci6n marxista,
como lo ha hecho implicitamente la escuela de
pensamiento stalinista. No. se trata aca de una que-
rella sobre la'letra de un Evangelio, sino de un
problema cuya soluci6n es para nosotros de la ma-
yor importancia te6rica y practice. Si nuestra meta
es el Hombre Socialista, ta manera en que to conce-
bimos es entonces vital para nuestro pensamiento
te6rico, para el ctima.politico-moral del movimien-
'to obrero y para nuestra capacldad o nuestra impo-
tencia para animar a ntestras case. obreras.
.Para Marx, como para todos sus discipulos hasta
Stalin, el Hombre Socialista es un librt productor
asociado que; ain en ta denominada fase inferior


del comunisto, trabaja en trna. economfa raciona'-
mente planificada, que no es iids comprador ri
vendedor, ni intercambia mas sus prodtctods en un
nercado, sirio que produce los bienes para el con-
Junto de ta sociedad de cuyo fondo comin recibe
to necesario para su consume personal. Pot defitl-
;ci6n el Hombre Sociatista vive ch una sociedad sin
classes y sin Estado, libre de t6da opresi6n social o
political, aunque en tn principio ad deba lievar tn
carga -que se aligera constantemente- de la dest-
gualdad social que ha heredado. La sociedad en que
vive debe alcanzar un nivel de d&sarrollo, de rique,
zas, de cultural y de civilizaci6n tal, que desapare-
cerA today necesidad, o toda exigehcia objetiva, que
permitirfa alguna recrudescencia de ia npresibn o
de la desigualdad.
Esto, n'o o duda nlng6n marxista anterior a
'Stalin; Es el ideal que ha inspirado a generaciones
de'socialistas y, sin 61, el marxisnmo jamas habrfa
podido convertirsein c la fuerza dindmica de nies-.
iro siglo. El marxismo ha probado el carActer realis-
ta'de este ideal, at mostrar, qlue ei desarrollo de la
.sociedad modern en su conjunto; con su .tecnolo-
gfa, su industrial y la socializaci6n crecdentq del pro-
ceso de producci6n, tiehde a este resultado. El
Hombre Socialista que Stalin y sus sucespres hat
presentado al muhdo no es mas que una pobre pa-
rodia de la imagen formada por el marxisrio. Sin
embargo, el citdadano sovidtico vive en una socie-
dad ei la que-el Estado, y no los capitalistas, posee
jos medios de prodficci6nt,y esta situaci6n se refle-
ja. ya en ciertos rasgos progresistas de su menta-
'lidad. Ni. ain el mAs reaccionarto de los obreros
sovieticos niega la propiedad social y piblica de los
medios de producci6n. La propiedad privada de
S:una.fitbricao de una mina de carbon le parece el
vestigio ignominioso de algOn pasado bdrbaro. S61o
el. pensarlo le hace estremecerse. La consider, y su
actittid es exactamente igual a la de ur miembro
inedio de cualquier sociedad burguesa modern cpn
respect a la bsclavitud, como una condic6in social
degradante. para el hombre. Pero si esto elenieitos
progresistas se perfilan en el horikonte del ciudada-.
no sovi6tico, sin embargo aun no son los rasgos
dominantes de su sicologfa social
La sociedad sovi6tica ha experimentado y sigue
experimentando aOn una penuria material (y ante
t'odo una falta extrema de bienes de consume), o1
que durante d6cada- ha llevado inevitablcmente a
una recrudescencia y a una agravaci6n de las desi-
gualdades sociales, a una profunda division entire
una mifiorfa privilegiada y una rayorfa desmuinida,
a una reafirmaci6n, espontdnea de las fuerzas eco-
n6micas del mercado, a la renovaci6n y at terrible
crecimiento de las funciones opresivas del Estado,
El Hombre Socialista que Stalin ha presented
al mundo era, dbrero o campesino, un ser ham-
briento,'mal vestido, mal calzad o sin zapatos, que
compiaba o que vendfa una canisa,'un mueble,
algunos gramos de came o algOn pedazo'de pan en
lOs mercadoi negros o semiclandestinos, que traba-
jaba de diez a doce hotas al dia en ta fibrica en
cotdiciones cuasi-militares, pagando algunas veccs
un delito real o achacado con anos dr trabajos for-
zados en uf cmprIo de 'concentra'i6n. No osaba
criticar a un director de f4brica, sBoo un dirigente
del partido podfa pcrmritrse esto. No tenfk> ning6n

















detecho a expresar una opini6n cualquiera sobre
todas las cuestiones principles que determinaban
su destino y el de la naci6n. Debfa votar conio se le
ordenaba, aplaudir al jefe con un entusiasmo deli-
,rahte Ocuando se le ordenaba, y dejar que se burlara
5su dignidad y su personalidad bajo el regimen deno-
hminado culto de la personalidad. Tales son los he-
chos reconocidos oficialmente por los dirigentes
sovi6ticos y reflejados en una vasta literature con
toda la fuerza de la butenticidad. Si estas condicio-
ntes han mejorado grandemente en los Oiltlmos arios,
sin embargo, la pobreza, I desigualdad, la ausencia
de libertad polftica o intellectual y el terror buro-
'cratico siguen existlendo ain.'
Al hacerles recorder esto, ml prop6sito no es
polemico: es porque para mi, la causa principal de
estas condiciones no reside en la mala voluntad de
los dirigcntes, aunque nunca hlya faltado, sino en
las condiciones objetivas, en esta espantosa pobreza
que la Uni6n Sovittica (y hoy dJa China) recibi6 en
herencia y que debe suporar sola, contra el blo-
queo, !a guerra y la carrera de arniamentos. Estaba
excluido que un pafs pudiera en tales condiciones
lograr el socialismo. Debi6 consagrar toda su ener-
gfa a la "acumulaci6n primitiva", es decir a la crea-
ciOn, dentro del marco de la propledad estatal, de
las premises econ6micas esenciales a toda construe-'
ci6n aut6ntica del socialism. Tambi6n la Uni6n
Sovidtica sigue siendo hoy dfa una sociedad eri
trarisicl6n que busca una via entire elcapitalismo y
el socialismo, combinando los elements de uno y
de otro y revelando todavfa las marcas de su heren-
cia precapitalista mis primitive. Desgraciadamente,
lo mismo ocurre-en China, Vietnam, Corea del Nor-
te y en la mayorfa de los pauses del Este de Europa.
En Occidente tenemos una gran responsabilidad
con respect a las.dificultades que encuentran estos
pafses: nuestra impotencia para promover el socia-
lismo en el Oeste ha sido la causa determinate de
su fracaso..Pero si debemos replantearnos esta tarea
y permitir que una nueva generaci6n de socialist
retome la lucha, es necesario que nos desembarace-
mos de todas las concepciones erradas y de todos
los mitos concernientes al socialismo que se han
desarrollado en las iltimas dicadas. De una vez por
todas debemos disociar al socialismo, no de la
Uni6n Sovi6tica o de China y de sus realizaciones
progresivas, sino del stalinismo y de la parodia
post-stalinista del Hombre Socialista.
No puedo extenderme aquf sobre las razones de
dogma y de prestigio que .tevaron a Stalin y a sus


socios a proclamar que la Uni6n Sovietica habfa
logrado el socialismo, razones que determinaron
que sus sucesores todavia mantuvieran esta preten-
si6n. Quisiera hablar solamente de las repercusiones
que este dogma o que esta pretension han tenido
sobre el socialismo en Occidente. Estas repercisio-
nes fueron desastrosas. Han desmoralizado a nues-
tro movimiento obrero y confundido at pensamlen-
to socialist; A su inodo, y; io sin clarividencia,
nuestras classes obreras observaron el dsarrollode hi
Uni6n Sovidtica, y sacaron sus propias conclusio-
nes: "Si es ese el Ideal del hombre socialist, enton-
ces, se deefan, no querenios nada con el'. i n gran
numero de intelectuales socialists que rkacciona-
ron de esta manera se embrollaron de tal rorma en
la npitologfa y la escolfstica stalinista que pcrdieron
ese elan* y ese poder de convicci6n del socialismo;
se desmoralizaron 'de tal forma que se volvieron'
incapaces de luchar contra el desencanto y la apa-.
tfa en el seno de la clase obrera,
Una vez se ha dicho de los'Jesuitas que al no
poder elevar la tierra hasta el cielo, hicieron descen-
der el cielo a la tierra. De la misma manera, Staliny
el stalinismo, incapaces de clever una Rusia pobre y
desprovista al nivel del socialisno, rebajaron a este
ultimo al nivel de la iniseria rWsa. Se puede pensar
que ellos tuvieron que actuar asf. Pero, ainque ha-
ya sido asf, nosotros teneinos'otra area: debemos
elevar al socialismo nuevamente a su propio nivel.
Debemos explicar a nmiestras'clases obreras y a
nuestros intelectuales por qu6 la Uni6n Sividtica y
China fueron jncapaces de construir al Hombre So-
cialista, y esto no obstante las importantes realza-
clones que justifican nuestro reconocimlento y
nuestra solidaridad. Debemos volver a darle todo su
esplendor spiritual a la.imagen del Hombre Socia-
lista. Debemos restaurarla primeramente p'ara,noso-
tros mismos; luego, reforzados en nuestra convic-
ci6n y rearmados polfticainente, debemos devolver
a la clase obrera la conciencia y la idea socialists.
(Al termino de esta exposici6n se ley6 una carto
del Profesor Herbert Marcuse quien, no habiendo
podido asistir a la conferencia, desarroll6 en la car-
a los principals temas de su ultimo libro, El Hom-,
bre Unidimensional. La lecture de esta carta estuvo
seguida por las intervenciones del Profesor S.
Cohen, de D' Shane Mage, de Donald McKelvey y.
del Profesor Robert P. Wolff. Luego de estp, Isaac
Deutscher concliy6 con estas palabras)

en ftanc s en eloriginal




Scor Presidonte, ptenso que ueted ha exagerado
al decir que short yo I a u responder, Rcc:ln ni
repongo de Iu penosa sorpresa que me ha product.
do, por 16 menos, nl primer parte de nuestra discu-
si6n.Se aprendc a iml edad; se aprende slempre:
Agradezco a los dos ultimos oradores el habei'
restablecido, aunque sea un poco, nl sentido dc la
realidad. Puedo ester de acuerdo o en desacuerdo
'con elioS, pero en todo caso es possible el didlogo,
Me lento, sin embargo, en la obligaci6h de dedicar
la mayor pirte de mi tespuesta a las primeras Inter-
vedciones del debate,, porque ahf vislumbro sfito-
mas Inquictantes del pensamlento do los intelectua-
les americanos, de la jove gerieraci6n de profeso.
res pot otra part atormentados por una fermenta-
cl6n creadora. Pero, los extranos subproductos de
esta fermentacl6n me parece que tienn ,iiplican-
clas muy pcligrosas."'
'Estoy confundido por el texto que nos ha envia-
do el profesor Marcuse. Conm los primeros orado-
res formaron una espece de core para apoyar a su
inspirador ausentei desgracdadamente debo centiar
iii intervetici6n cn la ponencia del professor Mar.'
use. El seflnla tries o cuatro puntos importailts..
pero los Iruadh de tiiii. iiune'ra tan vagt y tan altsiva
que Ihce la discusi6n in poco diftcil,
Duclara primeramente que hemos avanzado des-
pues.de Marx y del niarxismo, quo nuestra socledad
occidental uvanzada ha cotivertldo al marxismo en
a duco y que, on coisocuoncla, debeinos, a partir
del marxismo, trator deo Ir mrds ail do Osteo Me
slento slempre Inrclnudo a n cptat que so me dlggu
quo tel marxismo no es clertamente lafltima pala-,
bra en el desarrollo del pdnsamlento'huniano y que
debemos avanzar a partir del marxismo. Esta es una
objec6ni ,aiutnticamente marxista para el marxis-
mo, y yo estoy presto a adherirme a ella. Pero
debemis preguntarnos tambidn jn en qu6-imdida cl
matxismo.estf realmente caduco y hacia d6nde se
supone que debamos ir a partir del marxismo?
Primeranlente, debo 'plantear Una pregunta: la
contradicci6n fundamental de la sociedad capitalis-
ta, tal Como el marxismo la ha analizado y diagnos-
ticado (la contradicci6n entire el process socializa-
dode producci6n y el caracter no social del control
que la propiedad privada ejerce sobre la'produc,
cl6n), esta 9ontradicci6n fundamental ha sidb supe-
?ada? LO bien, se ha vuelto cada vez mAs pronun-
diada cada vez mas traditional enel tranScurso de
las iltimias ddcadas?
Se nos dice que la sociedad americana avanzada
:Ia vuelto caduco al andlisis nmarxista del capitalis-
mo; pero puede asegurarse esto de una sociedad
que mantiene su equilibrio y el curso de su produc-
ci6n por uiestado e gticrra c-tai-iermaneni te? .
No consigo comprender por quo piroccsos 16gi-
cos o il6gicos, do tazpnai'nieto puede imponerse
uLna tal conclusion. Es impossible, se nos dice, soste-
ner que un diagn6stico, basado en la tccnologfa de
1867, siga sicndo vdtido. Es'por esto, dicen, que el
marxismo ya esti obsolete.
Mi opinion es que, por cl contrario, Marx estaba
intelcctuahncnte tan adelantado a su epoca, tan
adviantado a la sociedad en la cual vivia, que 1n
inuchos aspects aun cstamos inAs atrasados lque t,
Y si fucra necesario confirmar .sto, nuestra solar
discusi6n constituye uta prueba.


El hecho as que hace clen aftl, Marx poetulaba
co01o condlcl6n previa atl loclalsmo una socledud
tan altamentu dosurrollada en et piano tecnotf6ico
y capaz de producer una abundarlta tal do blenes,'
quo realmente, para su a poca, lavisi6n de una so-
ciedud de este tipo era cO4slt6pII, Si se analizaran
las estadfsticas concernwletfes a'i producct6n per
,cdpita en Ins sodcedades cpitalistas s ms avanzadas
del siglo 19, se concluirfa que ,l sociallsmo, si se
hublera impuesto entonces, se habrfa instaurado en
los passes que, de acuerdo a uestraas caracterizacio.
ies actuales, sortln sabdesarrotlldos. Esta es ta
crftica que se le puede hacr a MaIx: estaba Inteluc.
tualmente tan adelantado con tIepeFto at s tempo
-e Incidentalmente sobrq .et nUestrb- que a6n. no
hemos podido darke alcance. '
i ,Marx, se nos dice, no.preyi6 ttns sociedad on la
due todos las maquinas y las cdltladoras electr6ni
cas substituirfan at trabaje de las hombres, at nivel .
eln qu cesto ocurre boy dft. Marx no previ6 una
sociedad en la que los sabloh y la proto-clase que
forman serfa tan importantes. Pero dl, por el con-'
trario, slempre pens6.que'sl socdedad estaba ya en
el moment de convcrtirse en esto y do aht, ed s,
equivoc6. Estd muy bicv decir que uni teorfa for-
mulada hiace ceiln alos debla a'str en clertos aspcc-
, toe coadca; desgrcilcdaihtWh(, la In ayQrfude aqu&'
(los que sosticnen tuna Qpih0 l Oti 4h dstatermltan
por lo general -cuittdo fid hoa BOtaditj pl uio de
estupt;l'clenteu para I'bllbIarho de Itd'oprel 6n de
esta soclednd or postulo p tt' to eo a altnIa
Ideas premarx'ists, alguna Vc' 0 1 criltinilmo.
que cs 2,000 anod onfts oven que ol ma'rrlismo '.
En eC mejor de los 'casos,, Uando se trata de
crfticos del marxismo muy sablos y mby soflstica.
dos, se nos ofrece entonces un retorno, una regre-
si6n -.sin embargo no'se trata de una regresi6n
infnntil-, al socialstiio ut6pico o al racionalismo
del siglo 18. Sucede que clertas tevoluliones en el
pensamiento huinano son Irreversibles. Nadie pue-
de volver at sistema cosmol6gico pre-coperiiciano
ctiando el desarrollo de la mente-humana inos ha.
ilevado de Copmrnico a Einstein; pero dste no se
phdo forjar sino alrededor de 250 aftos i6s tarde,
Yo no creo que cl marxlspno sea superado cn' su
prftica general del sistema capitalist en tanto que
este sistenma -y paco important suq desarrollos ulte-
rjores- se perpetke, Nuepra lnipaclencla frente a
las formulas y los truismos'familiares del marxismo
en absolute no los convierte pn falsos o inOtiles.
Siendo esto asf, alginos piensan que para resol-
ver los problems de nuestra 6poca es suficiente
con volver al jovcn Marx y retomar, interpretando
en todos sus sentidos, en su context o fuera de
Nste, las primeras reflexiones, a menudo prematu-
ras, sqbre la alienaci6n y la Cosilcaci6n. Pero no
van liasta ql marxismo o- hsta a. Marx de la madu-
rez; retorgaan al joven Marx, cast il adolescent.
Pro anin adolescent, Marx pensaba con gran
Inadurez, en coniparuci6n con aquellos que revelah
lloy dia esta lendencia a la regresi6n infanlil -para
retornar las palabras de Wno de los oradores.
Pd riii part,. yo no ved inds que til solo punto,
i;ada mis quc una -sotl cuusti6bn6 incipal en la que
ci iiarxismto y la previsiit hiarxista del socialismo
liun recibido de I: historic y de sus desarroflos an
desmentido, en ccerta media, ts categ6rico: et




sociallsmo no se ha Instaurado en tninguta de las
sociedades capitallstas avanzadas, sino en los pauses
subdesarrollados dorade In estricturn feudal comen-
zaba a hundirse bajo "el impact" del capitallsmoo
y done los.sistemas inlxtos, feudoles-capitalistas,
eran destruidos por las primeras revoluciones bur-
guesas y soclallstas.
Tal es el desarrotlo hist6tico qtie homos hbreda-
do, y diticre realmente de la previsl6n tarxista.
Una bposlcl6n formidable separa at Este del Oeste,
oposlci6n que desgracladamente tieride a perpe-
tuarse en detrlmeitto tanto del tino como delotro.
Y paia los marxistas, para los soclalistas, para
log universitarlos socialistas, cualqltiera qtte sea su
pafs de origen, el grand problema de nlpestra dpoca,
el que'debemos resolver para lograr el Hombre y, la
Sociedad Socialista, este gran problema, es el de
cricontrar los mnedios de lienar este abisrno que ,se-
paran las rutas hist6ficas, divergentes y distintas,
que el Este y el Oeste hah tornado, Tal es el verda-
'dero problema y nadie puede tuir de el tefugiAndo-
se en Una utopia o en cualqttler droga."iiberadora".
,Qutsiera compartir el enttisiasno de mi camara-
da (del auditorio) que estd aquf a mi derecha' en lo
que respect al desarrollo actual de la situaci6n en
China..Quisiera hiacerlo, porque reconozco su gfan
ideal revolucionario y el valor internaclonal de cier-
.tas inhovaciones revoltcionarias que los Chinos han
realizado.
Desgraciaddmente, rio reportatia para nosotros
ningCin beneficio mostrar un tal engafo idealista en
cuantd a la realidad de la situaci6n material quc
'expegimenta China, en cuanto at atrasp industrial y
cultural de iila .sociedad lue ha tenido el cbraje
heroic de comenzaf una revoluci6n -socialista en
un estado de,miseria y de subdesarrollo espantoso.
Desgraciadamenfteestos factors no dejan d inifluir
en la political del gobierno chino; levan tambicn a
los Guardias 'Rojps a'denunciar, no solamente el
llamado revisionismo. ruso, sino tambi6n a Beetho-
ven y a Shakespeare como,las reliquias inttileg de
una;cultura burguesa degeneradia.
Me es impbsible considerar esto como socialisimo;
me es impossible considerar s'to como una expe-
riencia liberadora. Yo no puedo aceptar tampoco
que el culto de Mao sea de ninguna manera preferi-
ble al de Stalin,. aunque en ciertos.aspectos sea mis
disculpable.
Tddos estos deparrollos proftindizan y ensancchan
el abismo tragictb que separa las sociedades capita-
*listas. avanzadas' de Occidente (comprendidas sus
classes obreras) de las sociedades revoluctonarias,
post-capitalistas, 'del Este, Se puede encorttrar un
precedent hist6rico de esta situaci6n en el abismd
que se produjo durante las guerras religiosas centre
los pauses cat6licos y protestantes.
En Sus comienzos, el protestantismo fue.tambien
un movimiento de liberaci6n, de sublevaci6n con-
tra el carActer opresivo de la Iglesia Cat6lica, Pero,
mis tarde,.en el transcurso mismo de su lucha, de-
,sarroll6 sus propios elements opresivos. Por filti-
mo, luego de siglos de lucha,Pa situaci6n se estabili-
z6 y la Ifnea de demarcaci6rt Fntre cat6licos y pro-
testantes ya no podrfa jamss desaparecer.
La coexistencia hist6rica de estas dos creencias
religiosas rivals, detrAs de las cuales se tramaban
igualmente grandes movimientos spciales, se volvi6


iUri hecho, Existe bioy dfa una sltudd6n similar. Vi-
imos actualmeite la cocxistencla hostile, antng6nl-
ca ,de dos sistemas relativdmente estabilzados: cn-
pl laistn-iniperlallsta en Occidente;,,post-capitallstli
y senilsocialista en cl Este.
A pesar de todo, yo creo que esta analognf hlst6
rice puedo, oih un clerto punto, triductrnbs afli
error. A largo plazo, el aiatoltdsmo y el rotcstan-
tismo bodfan coexisllr. El iundo de las guerras do
rellgi6n, el mundo del siglo 17 y del siglo 18 no era
aon uii nundo: no estaba afin inlficado por la teo-
'nologfi y 'lia hdustria. Era un itinndo dividido eti
numerosas tUidades ti j6venes Estado-Naciones,
de principados feudalts o senifeudales y eh;ttros
comntildades inms particulars.
El mundo de hoy estd virtualimeite unifcado; lo
est6 ya realmente. La tecnologia y el:desarroll6 do
las fuerzas productivas hacen de la htima'lidad ula
unidad iidisoluble que llalpa a gritos a su intcgra-
ci6n. 0 la humanidad se integrara on cl marco del
socialismo, o deberd desaparecer. Es por esto que
esta especie de equilibrio de las !ineasd de dnarca-,
ci6n, que se vio al final de las guerras religiosas, es
boy dia impossible, El mundo serd uno y debe con-,
vertirse uio; y s61o el socialismo puede unificarlo;
El capitalismo no pucde sino inantener sti desuni6n
y conducirlo al desastre.
De hecho, la cuesti6ri es': c6mo realizar esta
Unificaci6i del jmndo? Yi ai mismo tieinpo, la
flcha de cases en el mrnUido ptlede transformarse
'en Uti pioceso hilco?
Marx ha dichb sobre la historic de la huinanidad
que ella era la historic de la lucha de classes. Pero no
al punto de que sea solo en la historic, qUe la lucha
de classes se desarroll6 siemnpre y en todo lugar con
la misma intensidad. El paso del capitalism. also-.
cialismo es -lo sabemos hoy- obra de muchas ge-
neraciones.
La d6bil intensidad de la lucha de closes en nues-
tra sociedad occidental no me descorazona hasta el
uhto de renunciar al anaiisis o a la prcvisi6n inar-
:,xistas. Que nuestras classes obreras -y especialnen-
e sus 'niembios mis antiguos- se hnyan dejado
derrotar, desmorhlizar y corromper porlasventajas
ficticias que les oftece. nuestra denoniinida socie-
dad de abundancia, no es dtidoSo. Sin embargo,- el
problema quo el diftinto C. Wright Mills planteaba
.- .qiui6n s el.agente del socialism: la clause obrera
o las Ilitcs de intelectuales? -, este problema exige;
a mi imodo de ver, y especialniente'en los Estados
Unidos, una discusl6n y un amilisi profundos; por-
que no se plantea en ningfin otro sitio cont tdnta
gravedad,


LOS iNTELECTUALES Y LA
CLASE OBRERA


ace ya sesenta aflos, un gran marxista ruso,
Le6n Trotsky, escribfa que Europa occidental ex-
portaba sus dos principles products en dos direc-
ciones diferentes. Le exportaba a Rusia su ideolo-
gfa mis avanzada (el marxismo); le exportaba a
Estados Unidos su tecnologfa 'as modema.





Pero Rusia, que recib(a in marxismo impo(rtado
de Occidentc permuneefa on el campo de li, i'dnicu
y de hl Industria como In nids atiasada deto s ga an-
ces nuclones europens.
Los Estados Unidos, tecnol6gicamente tan adide
lattados, desgracindamente hun quedado reiagados
en el campo del pensamiento polftico, y me duele
tener que dedr que en este campo, siguen slendo
afin uno de los passes mls retardaturios.
Y los grande movimlentos de teach in de estos
dos iltimos a9los o las reunidnes coma ,sta, pienso,
me gustarfa pensar que son at prueba de que los
Estados Unidos tratan de comenzar a desembara-
sarse de su retraso cn material de ideologfa y de
pensamiento politicos. Pero que larga es la ruta
para lograrlo!
'A mi miodo de ver, una de las grandes debilida-
des de este movimiento es que pueda realizarse acd
una conferencia de ifitelectuales americanos sin
quc csta suscite el nienor intcrcs en la clase obrera
de este pais. Y ustedes no deberfan quejarse de esta
situaci6n no tienen derecho a hacerlo; porque mu-
chfsimos de ustedes, intelcctualec socialists de
America (no quisiera generalizar), se despre6cupan
totalmente de su clase obrera.
No soy de esos que desprecian o subestiman los
movimientos de protest que nacen en'el seno de la
intelectualidad. Siempre recuerdo quc fue la inte-
lectualidad rusa la quc, i\ lo largo del siglo 19, carg6
sobre sus d&biles hombros el terrible fardo de la
lucha contra la autocracia rusa, todo el peso terri-
ble de la revoluci6n rusa.
Generaciones y gcncraciones de intelectuales ru-
sos se sacrificaroi; se rompieron heroicamente la
cabeza contra los murds de acero de la autocracia
zarista rusa y perecieron. Pero no perecieron en
vano. Ellos pfeparaban el porvenir, trabajaban para
dste.
Piensb que ustedes tahibidn trabajan para el fu-
turo, por el Hombre Socialista. La intelectualidad
rusa se qued6 muy alslada en el siglo 19: los cam-
pesinos no le respondian y la clase obrera ain no
existfa; tambien'ellos debieron luchar solos. De es-
to,result6 una cierta megalomania entire los intelec-
tuales; y la gran epopeya de la lucha revolucionaria
en la Rusia del siglo 19 estd liena de episodios pat&-
ticos y de conductas extravagantes. En efecto, sin
Un vivo contact con los trabajadores de su propia
naci6n, los intelectaules tienden a desarrollar un
egocentrismo extravagant y a inventar para la so-
ciedad no se que remedio fantdstico.
Nuestro' debate ha revelado una debilidlid senie-
jante en la America de hoy. Ruego que me discul-
pen sl me aparto de mi tcma, el Hombre Sodialista,
pero debemos hablar tambin del hombre que le va
a abrir el camino: y dse son ustedes.
Estoy convencido, -y no a causa de una fe dog-
miitica, sino de tn analisis de la'sociedad; de un
analisis marxista- que vuestra clase obrera sigue
siendo el agent decisive del socialism, tal como
fo pr6b6 por ella misma la.case obrera rusa luego
de generaciones y generacioncs del comlbate solita-
rio de la intelcctualidad.
Puede ser que tambicn ustedes combatan solos.
ZPor cuiAnto tiempo? Eso depcnde dti ustedes. Pue-
dte ser cuesti6n de.algiauos anlos solimente, si es que
encuentran un camino pasra it hcia stu clisc obrera;


o de decenas de afros si tstedes httentan ignorarta.
Pueden rompersc cn cabez contra nto cudios
muros do acero si es qisc set sp n r deu Sa cs
obrera; porque'cuda movimilento dt protest, cads
Jnovimiento de oposicl6ni a t s poderosas ollgaB.
qufas capitalistus estd, a largo plazo, coridenado a
la Impotcncia, si cs que no cstd firmemente enclado
en el aparato productive do la nacin.,
Es clerto que vuestros ciontfficos astdn hoy diu
mucho mfs ane ados en cste upuruto quo las genera-
clones prccedcntus. Pero, i pesar de todo Io 'qtte
puedan ustedes dccir sobre la ciberinticu y sbbre in
gran vision dcl porvenir "supru-cibernttico', los.
obrcros siguen constituyendo la gran masa de pro-
ductoresi y no creo que olios tcnpan mins niotivbs
para estar satisfeclbs con csta socidad (y Ia alicha-
cl6n quc conlleva) quc vucstros intelcctiales o que
ustedes, j6vcenes universitarios umcricanps.
,Ticnen ustedes tal dcsprccio por vuestras ciascs
obreras que piensin que ustedes son los mticos qtic
posden tanta scnsibilidad y nobleza como para quc
no les.satisfaga esa sociedad degrudinte y quc ellas
no pueden hallar por su cuenta razoncs para star
insatisfechas? i,Crecn ustedes realmeinte que vues-
tros trabajadores estAn mAs inclinudos quc ustedes,
y' naturalmente mas condicionados, a dcjarse co-
rrompcr por las ventajas cngauiosas de tu capitalis-
io que sc cnriquece con la.guerra?
.Yo so.,yo sc que los vicjos clementode dc clase
obrera aliicricana estdn casi totalimente corrompi-
dos. Comparan su situuci6n actual con la qu cono-
cieron en los ai'os 30. Pero la innte dcl joven obre-
ro aniericano clcrtamnente no seha transfornado ni
cotifundido porque en la casa de sus padres hayA
un aparato de television y pot que .t pueda com-
prarse un autombvil. Para dl, csto es completa-
miente normal; estos objetos formnan part del
standard de vida en el que l6 so encucntra al co-
menzar su vida de adulto. Ciertamente no es esto lo
que corrompe y este joven obrcro tiehc nmis do unn
raz6n para estas insatisfccho. Estoy convencido de
que, detrAs de esta aparente apatif polftica, se es-
conden numerosas dudas, descontentos y el senti-
iniento de que debe ganar su vida trabajando para
la niucrte, trabajando para la guerra4
iNo.pueden ustedes acercarse a cse joven traba-
jador y decide quce so debe vivir trabajando para la
vida y no para la muerte? .iScrfa indigno para los
universitarios americanos.el tratar'de hacer esto?
En adelante, nos dice el Profesor H. Marcuse, no
debemos seguir contando con la clase obrera, pero
l1 no nos dice con quidn debemps contar. Debemos
contar, dice, con, aquellos j6venes que expresan su
rechazo a las convenciones scxtales de esta socle-
dad. Con today scguridad debcmos contar tambien
con ellos. Despuds de todo, Engels escribi6un librp
sobre los orfgenes de la familiar, a la que trata como
una instituci6n que pertncece s61o a una o varias
fases de la historic de la sociedad; y analiza las
convenciones de la moral burgucsa construidas oi
torno a la familiar.
No debemos ignorar la insatisfacci6n qiue suscl-
tan, centre nucstra juvcnlud, las conv'nciones fami-
iares y sexualcs: sin embargo, se me ocurre que
ciertos vicjos prolfsores Ian respetablcs como H.
Marcuw m)ts Itluca.i atiugia bromnu y s divierten a
cxpelnsas nitistras. Ef conmirnza ditc tdo que el





marxismo o ra bastunte ut6pico, luego arirma
que el d(esarrollo actual permit pensar que la idea
de una revolucion socialist en las socicdadcs indus-
triales avanzadas no era, o o ces realistic, y que ella
cstd superada al igual como la idea del paso gradual
del capitalismo al'socialisnmo,
Ahora, si ustedes to permiten, retomemos csto:
la revoluci6n, dice, .cs una idea unticuada, pcro ci
rclormismo lo 's igualmente. Dicho en otrls paln-
bras, no existed nilignua via del capitalism al socia-
lismo, ya sea rcvolucionaria o reformista. Entonccs,
,para qud hablar del socialismo?
*El Profesor iMarruse primcro nos dice quc cl so-
cialismo era tt6pico, lucgo anade quc no lo era
tan to. ,C6mo pucde un vicjo proftsor tan respcta-
ble como 61, en cinco breves pdrrafos, contradccirse
de csta mancra, decir tantas cosas il6gicas y jugat
con generalidadcs tan vagas y tan poco scriiis? lie
ahf lo que no alcanzo a comprcnder.
En muchos aspcctos, cste debate ha constitnido
para mi una triste expcricncia. Sin embargo, sigo
siendo un optimist invcterado. Iienso quc son los
costs accidentales de la crcadora fIrmenntaci6n in-

lienc'do la PAn, ':'
Esta grave situaci6n es enfrentada por el regimen military
con un conjunto de medidas dostinadas a paliar la dramatica
contingencia de los trabajadores, entire las que so encuentra
la urgente redistribuci6n de los aportes de las Comnunidados
Pesqueras I trav6s de la Comunidad de Compensaci6n Pes-
quera. Asirhismo se otorga una series de concesiones a las
empress privadas que controlan esta actividad. Parailola-
mente, el Ministro del ramo ha hecho un Ilamado a los
trabajadores miners pare que no demanden sus reivindica-
clones, de modo que con los recursos producidos por el
aumento de la producci6n minor el Estado pueda compen-
sar los efectos de la crisis pesquera. Ademds el mismo Minis,


telectual que sc dcsarrolla entire vosotros. Yo les
desco tiun pensamiento claro, asf como honrado; yo
espero tambidn qiue ustedes se concentren en lo
esenclal en lugar de dejarse descarriar hacia clertas
actunciones que, si esdii cercanns al circq. no tie-
(len nadal que ver con tn pensamiento potltico'sc-
rio.,
Ustedes no pu den rehuir la polftica; es cierto
que los hombres no viven solamente de la polftica:
pero, sera accesario, sin embargo, quc resuelvan
por ustedes mismos y a trays de vuestra propia
comprensi6n, los grades problems politicos que
plantea el marxismo, las contradicciones del tapita-
lisimo y las relaciones mutuas quc existen entire el
intclectual y el obrero cn nuestra sociedad; requeri-
rn1 encolltrar tun clamino hacia los j6vcncs obreros'
y despertar a ese gigante -dormido que es la clase
obrera americana, de otra mantra ustedcs estaran
perdidos.
Vuestra (mica salvaci6n es dar de nuevo a la clase
obrer la laidea del socialism y volver con ella xpara
tomar por asalto si, tomtr por asalto, los bas-
tioies dcl capitalism.



tro ha anunciado que ir6 acompaiiado de trabajadores pes-
iueros para convencer a los obreros mineros de no presen-
tar sus reivindicaciones.
Esta Oltima postura del Ministro implica la pretenci6n de
hacer recaer sobre los castigados hombros del proletariado
minero los costs do la crisis pesquera, tanto para las conc-e-
siones a las empresas privadas de esta rama, para las facilida-
des necesarias para los trabajadores pesqueros, asl como
,para compensar los problems de acumulaci6n de exceden-
tes y del equilibrio de la balanza de pagos. De ese modo, el,
regimen military podr(a preserver las bases de una polftica
econ6mica fundada ante todo en la asociacibn con las grandes


EN DEFENSE DE LA REVOLUTION SOCIALIST EN CHILE
El articuldo -que sobre el process tcilceno actual se public er este uiimero de la relista file
terminado de escribir a fines de seiiembre. Alientras estaba en prensa, la itrgiuesia y gran part de la
.pequeila burgucst'a chilenas han puesto en mardcd,' similtdineamcnte con la agrcsion imperialista al
comercio international de ese pals, tua cscalada de I' clgas y. ac/os tcrroristas contra el Gobierno
Popular encabezado por Salvador Ailende. IFrnte a eso, los trabajadores y los demds sectors populares
manifiestan coin firieza V colisi(ni su apo yo al riginmen, inanteniendo la production y la distribuicin de
los bienes y servicios Indispensables, sobre ctuya base el regimen popular picde mantener el domino de la
situation. Nada express nejor c el nively .la orientation de las luclhas de clase eni esa coyuntura, asi tcomn
los' linites y las dificultades de la "'ia c'lilena" al socialisino, como cl licclio de que junto con la
embestida fascista.-itperialista. la prcnsa contrarrevolcionaria exige abicrtamcente a las Fuerzas Armadas
romper con la legalidad institutional, a pesar d qe qe dsta es licchira de la propia burguesia y a pesar del
hhech;o ostensible dc qe cl' rtgilmen allcndista irata de no salirse de ese marco cole al
pais bajo el control de /as Fuerzas Armadas, admic iendo inclusive el ricsgoso cost political de dispotcr
Ique cstas pasen a controlar direct e inmediatamente el uso de armas en powder de particulars, lo que
naturalmente include a los propios Krupos de la izqicierda revolficionaria noi soklmente a la bandas
fascistas de Patria y Libertad y Rolando Mlatus. Esta media habtia sido rciteradamnete exigida por la
-Oposicital parlamentriia, desde (l c mrienzo mIismod del re'(giitenl popular.
IL, oI'nlsira fascista e! Clhile, obliga a rlo traha/adores y re vlucionario c de Amdrica Latina, a
exlpresar por todus los metdios su aipoYo al (;iobieno Popular y su solidtridad acti wi a la hchI a por a1
rel'uhi'cil, socialista io' e'se pais, rpani iyudar a los traba/adores chlileos a tomar en sus propilas manos la
pr(filcidizacion retwoliuonaria del actual process, fointaleicndlo I ampliando los organos propios del
podcer popular, sin i co 'ual no podria espcrarse iUnac solrucik) ret'vucioiiarkiw al actual ctiitc'retamticnto de
closes, ni quizds la pernmanencia misma del Gobicrno lbopular 'in lanto qcue ilstrummento de avancc del t11r-
I'lriiento popular camintl al siciallsmno.
Soclkdad y Polithica lama a todos los traba/adores, estudknites e hitelcctuales del Pern, a proclafnar
publicamntete, en los centros de trabajo, de studio, ent la prensa, eni k calle, su solidariidai cdYn la reilt -
(' cidt si'ialista cidlena y su apo, yo al Gobierno IPopular contr a la embestida /aiscdsta-inperialista.
i Ii I












































Scorporaciones,
La crisis pesquera y su efetos sobre la economfa del
pae V sobre la sjtuaci6n .de los trabajadores de esta rama,
do pueden ser costeados por el proletariado peruano cuyos
ingrbsos reales bajan por el avance inflacionario actual. Si
alg(ilen tlene ,quo pagar, deben see, preclsamente, los ghant
des -tonopolios Imperialistas qye silguer. eplotando a, los
trabajadores y P ucoionando los recursos del Rpas, y desde
luego los emlvresarios privados de la pesca que acumularon
fabulosas ganahcias.




La Political Corporativista
: del SINAMOS y la flespuesta dela CGTP.


Desde hace un tempo el SINAMOS ha venido implemen-
tando una penetraci6n corporativista en el Brea laboral. Esta
polftica encuentra una crediente resistencia de los trabajado-
,re$ que ha obligado a to Confederaci6n General de Trabaja-
dorei del Per(e (CGTP) a oponerse a esta infiltracl6n. Esta
nueva posici6n de la CGTP ha abierto una primera brecha
fundamental en sus ya dificuttosas relaciones con el regimen
miitar.
La CGTP, la mis important central sindtica detpafs,


actualmente tbajo control del Pattido Comtniisa Perdano
(PCP), en las resoluciones .rf su Segunda Confrencia Nacio-
SelW de Organizaci6n -del8 a 10 do setiembre- ha prode.
mado la dofema de la autlonomri de claso de lea organza.
clntes indricales y polfticas del proletarlado, en la luche
anti-imperialista y anti-oiigbrquica, por una hbcWedad "de.
mocrtUcn, avanzada y sociBtista"' '
t.a CGTP seiala que el enfrentamniehto entire SIN MVOS
y et nmovimicnto sin dical roelifl la iuchL Idool6gica y polftll
ca entire las concepciones de la pequeria burgJestan Idi
Intoreses do clase del proletarlido (of. "Co'nwksiones de Ia
II Conferencia Natconal de Organizaci6n de la CGTP'', ptiri-
to 8. Unidad, 14 de s t. de 1972, p.6)
SEste enfoti'e subraya acertadamehte cl choque entro dos
Ifneas dc clase y revela la natUraleza poiftica de lo acci6n
iSinamista. Todo elo ticne una brofUtida importatnclepara et
desarrollo del tnoVimiento obrero.
Sin embargo, on el mlsrno document la CGTP procisa
que su rechazo.no abarca a la totalidad d ia'polltica del'
SINAMOS, sino a su Icntclraciin on cl area Iboral. Adcin~s
,denuncia quo algunas rdi la: dificultades se deben a i plre-
tencia en ella de ", .pL'r'nrilidedes polfficas tontra-
dictorias; carentes de piria Ifilca justa y de tna, concopcl6n
de clase definida quo favorezca las accidnes dul p.oletirla-.
do" (Conclusiones. ." punto g.
Esta segunda afirmacibn dnbilita en la prActfca el corre.-
t6 andlisis de clase planteado En.el enloque Vnteriot al haceat
recaer sobre pdrsonas el carter de la bilticr laboral del
rqgiinen military.
Es ovidento quo [a polftica del tginiun military que SINA.
MOS implemonin, precisamente cn el i'ie critical do las
relacolnes gon los trabajadores, 'no puEde ser explicada sinq
e tArminos de orientaci6n de ciso, y la prescncia de -tn-
les o cu;.es porsonplldaeds' pulflicas no c,' sufclconte para
darcuenta de una acciton que Ja propialdirecclt6rfdelai
CGTP califica de "antiubrera V ahtllab6ral"
'Lo que nosotrot hemos criticado y criticaremos, as que
se pretehda utiliair Uria entidad vLSlolal pare vulnerar lla U-
tonorrla do las organizaclones sindicalds,; que so haga Uso de
procodimlentos y mbtodos antiobroros y antllaborales,,que
se coblje a gontes de Una peosonalidad sdnlios' que ,u"can
enfrentar 2a lo$ trabajadores cbotr Ila ievoldcldn" ("CGTP
Aclara 6 7 D(as", carta de Gustavo Espinozd; Unidad, 21,d4
setiembre de 1972, p, .1).
En realidad, la presencia y el carbcter do dichas persona-
lidades traduce la naturaleza de coasb de .1 pol(ftic global
del SINAMOS. Su per ntreci6n en el cfti laboral bbedece a
la 16gica misma del modelo corporativista deo Goblerno; au
polftica desmovilizadora necdshriarnenit cqileva la elimina-
ciin de la independdhcia y de la autonomrfi deI cias del,
proletarfado, cuya dcfernsa ; el' objetivo com6n de toda la
izquieda. Poresta raz6n nla xplicacibn propueste sobre las
dificultades con SINAMOS es insificiente para promovei el
desarrollo de la conciencia polfticd del prolcearlado y do su'
autonomifa e independence Ifrnie al Gobierno.
Este nUievo giro en las rclkc'iores btltre la CGTP y el
i6gimen military pone de manifesto tanto la resistencip do
los trabajadores a la political cbrporativista, coino las pmbt-
giuedades de la posici6n polftica de lalactual direccibn de la
CGTP y del PCP. La defense do la Ifnea de apoyo crftico al
regimen, se torna mds problcmAtica ante Ia ofensiva porpo-
tativista. porque 6sta arnenaza la articulaci6n pojltica del
proletariado y disminuye o destruye las bases sociaies del
.apoyo cr(tico, inclusive el cual supone, en todo caso; ta
indeperidenca del movimiento obrero,
La ofensiva del SINAMOS tara ganarel cortrpl def mo.
vimiento obrero ha hecho mbs visible la naturaleza db case
de la political del rigirne )ilnilitar. Fiente a ella, la izqulerda
toda esta colocada en ta; necesidod do tichar por !a dpfensa
de la autonom(a de clase polfticas de los trabhajadores. Eso require le maxima closi-
dad de sus posiciones y enfeonqui:' condh:ibn indispensable
para of desarretoo die la conciencia poftlia y de la capacidad
de movilizaci6n y orgainvzacin aultiromn-i de la case.













i"-s L' *. a ii
'c?.


8 DEaTUBRE


Impreso en: Tecni Offset Ica 820


Publicaci6n y Distribuci6n.
Empresa Editora Sociedad y Pol ftica.
Suscripci6n annual: En el Per( S/. 200.00
en el extranjero U.S. Dis. 10.00
Para suscripci6n y correspondencia
dirgirse a Sociedad y Politica. Apartado
Postal 11154. Sta. Beatriz, Lima Peru.








A travTC s del movirniento revolucionario en Amilnnrrica Latina, de las organir~I~aciones



*etri a.s *ius Es eeai Slimer al .nx monesr py poiio *usr II ,
^ 3.365 c* cc *.ii iii *mi


















^^Bfffll^BjlnluflrxB
se ~ em.tao de ** g .o .meilsa mdr n qu eirsed mm ie Nam. m La *so



Ieen e s i. I U *enci *n pai e m. mdoil Ieen e Iu *,as me lo *ud Ip r no

meme de e im. I i *e i Ci. m ml
ices er monsuse me nes me I.rr mmmmo i*d vece la iisisn i de Iubod






FIE
mm I iO^^ ci 11% lili^Es 111I Ic
^^ ifffKmiHs mfl.B^^Bfl^^HM'anfi^fi
m m cc .m mmmi C *m mm m mm^^^^^^^^^^U^BI^^^
* mm l^f.im| mm^^ mmm mm. ege e IC^^^f^




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs