• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Title Page
 El movimiento feminista
 Para una teoria de las tareas...
 Reproduccion de la fuerza...
 Mercado de trabajo
 Las relaciones de dominacion en...
 Socializacion y educacion
 Sexualidad y liberacion
 Notas sobre sexualidad femenin...
 Conclusion
 Bibliografia














Group Title: Transformaciones
Title: La condición de la mujer
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00086798/00001
 Material Information
Title: La condición de la mujer opresión y liberación
Series Title: Transformaciones
Physical Description: p. 141-166 : ill. (some col.) ; 29 cm.
Language: Spanish
Creator: Cortazzo, Marisa
Publisher: Centro Editor de América Latina
Place of Publication: Buenos Aires
Publication Date: 1972
 Subjects
Subject: Feminism   ( lcsh )
Feminism -- History   ( lcsh )
Genre: bibliography   ( marcgt )
non-fiction   ( marcgt )
 Notes
Bibliography: Includes bibliographical references (p. 168).
Statement of Responsibility: Marisa Cortazzo.
General Note: Cover title.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00086798
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 32734876

Table of Contents
    Front Cover
        Page 1
    Title Page
        Page 2
    El movimiento feminista
        Page 3
        Page 4
        Page 5
        Page 6
        Page 7
    Para una teoria de las tareas domesticas
        Page 8
        Page 9
    Reproduccion de la fuerza de trabajo
        Page 10
        Page 11
    Mercado de trabajo
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
    Las relaciones de dominacion en la familia
        Page 18
        Page 19
        Page 20
    Socializacion y educacion
        Page 21
        Page 22
        Page 23
    Sexualidad y liberacion
        Page 24
        Page 25
    Notas sobre sexualidad femenina
        Page 26
        Page 27
        Page 28
    Conclusion
        Page 29
    Bibliografia
        Page 30
Full Text

CENTRO EDITOR DE AMERICA LATINA







ENCYCLOPEDIA DE LOS GRANDES FENOMENOS DE NUESTRO TIEMPO

can

t. cornIcu 4Ini:i$u '








@ 1972
Centro Editor de
America Latina S. A.
Cangallo 1228
Buenos Aires
Secci6n Ventas:
Rinc6n 87 Buenos Aires
Hecho el dep6sito de ley
Impreso en la Argentina
Printed in Argentina
Se termin6 de imprimir
en los talleres graficos
de Sebastian de
Amorrortu e Hijos S.A.
Luca 2223 Buenos Aires,
en-Noviembre 1972.


Indice
El movimiento feminist
Para una teoria de las
tareas domdsticas
Las relaciones de dominacion de
la familiar
La reproducci6n
Socializaci6n y education
Sexualidad y liberacion
Conclusiones


Transfornaciones
ENCYCLOPEDIA DE LOS GF-lJE_; FENOMENOS DE NUESTRO TIEMPO


En el pr6ximo numero:

Las villas miseria


_






































Cuando el 26 de agosto de 1970, miles de
mujeres se lanzaron a las calls de Estados
Unidos en homenaje a las luchas de las
sufragistas, se hizo palpable la importancia del
movimiento feminist que en s6lo un alo habia
logrado un apoyo masivo. Habian quedado atras
las fogatas alimentadas por corpinos y
cosm6ticos, las caras despintadas, los uniforms
militants, los pequehos grupos, que en el dia
de la madre invadian supermercados al grito de
"bombones, por 364 dias de mierda". Estos eran
simbolos superficiales de una rebeli6n que a
despecho de la sociedad (y de algunas mujeres)
se perfilaba con hondos contenidos
revolucionarios. La masividad de las luchas de las
mujeres -en Estados Unidos y en menor
escala en Francia, Italia e Inglaterra- plantea
interrogantes que acucian al capitalism y crea
inquietud en los partidos revolucionarios: es
que el movimiento pretend, con la insolencia
de los oprimidos, englobar en la lucha, la
necesidad del cambio en la estructura del poder
politico y la revoluci6n en la vida cotidiana.
"Quien habla de la revoluci6n, sin hablar de la
vida cotidiana, lo hace con un cadaver en la
boca" decian los estudiantes franceses en
mayo del 68; "lo personal es politico", dicen las
feministas de hoy; ambas consignas expresan la
unidad de dos elements, que se proponen como
sospechosamente inconciliables: la political y la
vida de la gente. Hablar de revoluci6n significa
aqui incluir en su espectro, el cambio econ6mico,
social, cultural y sexual.


El movimiento feminist
Herederas de las sufragistas de principio de
siglo, solidarias con los grupos de liberaci6n
de los negros y el espiritu del mayo frances, las
feministas se plantean la creaci6n de una mujer
nueva, en una sociedad distinta. Algunas creen que
para conseguirlo deben luchar contra los hombres,
a quienes consideran el enemigo principal;
otras, visualizan su lucha con mas realidad.
Para ellas, es el sistema patriarcal el que
prime indistintamente varones y mujeres, aunque
enfatizan el hecho de que estas iltimas sufren
una opresi6n much mayor, que asume
caracteristicas particulares y diferenciales con
respect a otros grupos explotados.
Luego de la Revoluci6n Francesa, muchas
mujeres pudieron comprobar que el tan mentado
principio de "igualdad" que sustentaba "La
declaraci6n de los derechos del hombre", era tan
fiel a su titulo que de hecho excluia a las
mujeres de los beneficios econ6micos, sociales
y politicos otorgados a dstos. A pesar de que el
injusto reparto de derechos era evidence en
muchos ambitos, prefirieron privilegiar una de las
tantas reivindicaciones, por considerarla la mas
important: el derecho a expresarse como
ciudadanas. La lucha para conseguirlo result
much mas ardua y larga de lo que al principio
se esperaba. El siglo XX, recibe a las mujeres
sin votos, except en Nueva Zelandia, Australia y
cuatro Estados del oeste de Estados Unidos.
Surge asi la necesidad de construir un movimiento








1) Manifestaci6n de
mujeres portorriquenfas.
2) Grupos feministas
marchando en Miami en
ocasi6n de la
convenci6n del Partido
Republican.


organizado que reclame la igualdad ante la ley y
el sufragio femenino. En Estados Unidos e
Inglaterra, aparecen las organizaciones mbs
importantes (algunas de ellas fomentadas por el
Partido Socialista): sus miembros fueron
denominadas "sufragistas". La memorial official
las recuerdan como una retahila de matronas,
chillonas, histericas, que tenian raz6n en pedir
el voto y que lo hubieran conseguido lo mismo sin
tanto escAndalo. En realidad, el sufragismo fue
un movimiento de masas, que en sus moments
de auge realize movilizaciones multitudinarias de
hombres y mujeres que las apoyaban. Sus
miembros eran perseguidas, castigadas en las
calls y finalmente apresadas. Sus mdtodos de
lucha algunas veces eran pacificos y otras no
tanto: se ataban a las verjas de la casa de algun
ministry o del parlamento gritando sus
reivindicaciones, hacian huelgas de hambre en
prisi6n, algunas se suicidaron por-la causa. Por
otra parte, formaban piquetes de sufragistas
armadas con piedras para romper vidrieras,
ponian bombas en lugares estratdgicos, invadian
los recintos del Congreso y agredian a los
parlamentarios. Pero aquellas que creian haber
encontrado el por que de la opresi6n de la mujer,
las que veian el voto como el "Sdsamo Bbrete"
de su liberaci6n, descubrieron que el advance
en la igualdad juridica era s6lo eso y que la
esencia de la opresi6n femenina debia
indagarse en otros lados. A pesar de que en
various paises existian organizaciones de mujeres
nucleadas en ramas feministas de partidos


politicos o en instituciones interesadas en
problems especificos de 6stas, recien en 1956
surgeon grupos que intentan elaborar una political
propia y a la vez dar cuenta de la situaci6n de la
mujer desde una perspective te6rica,
Ya Simone de Beauvoir, habia iniciado la batalla
con "El segundo sexo", un ensayo exhaustive
de la situaci6n de la mujer, y mds adelante
Betty Friedan, con "Mistica femenina", publicado
en 1963.
En 1966, se crea en Inglaterra la "Revolucionary
Socialist Student Federation" (Federaci6n de
Estudiantes Socialistas Revolucionarios) formada
por la uni6n de distintos grupos de mujeres,
en su mayoria americanas, que luchaban contra
la guerra de Vietnam apoyando a los desertores,
y algunas trabajadoras que en la empresa Ford
habian realizado una huelga reclamando salaries
iguales. Tambidn comienzan a proliferar
pequenos grupos y ya en 1969 la mayoria
de las ciudades cuentan con uno o mas
c6nclaves feministas. En la actualidad el
movimiento se organize en el NCC (Comit6
Nacional de Coordinaci6n), formado por
representantes de los distintos grupos liberals,
socialists y anarquistas y sus fracciones.
El NCC no tiene program, ni poder de iniciativa
y s6lo realize acciones en comtn cuando todas
las participants estan de acuerdo.
En Holanda existen dos movimientos importantes:
El "Dolle Mina" (Dolle: locas; Mina: diminutive
de una famosa militant feminist de principio
de siglo) y MUN (Hombres y mujeres en


142





























Los nuevos grupos feminists


sociedad). El primero combat la discriminaci6n
sexual de las mujeres y se sustenta en
postulados marxistas. El MUN es un grupo
mis conservador; encara los cambios legales y se
declara en contra de la discriminaci6n social
y econ6mica. En ambos hay varones y mujeres y
los primeros son frecuentemente dominantes.
En Suecia existen various grupos pequeflos, de
orientaci6n marxista que se plantean dos tareas
fundamentals: crear equipos de studio y
fomentar organizaciones de trabajo integradas
por mujeres que trabajan en fabricas.
En Francia, surge en Paris despu6s de Mayo
del 68, el Movimiento de Liberaci6n femenina
constituido en nucleos chicos de mujeres
marxistas, americanas algunas y otras estudiantes
que habian participado del movimiento de mayo.
En este moment existen various c6nclaves en
Paris y provincias. Todos ellos coinciden en
una posici6n explicitamente anticapitalista, atacan
a la familiar y todas las leyes que permiten que
se mantenga, y ponen 6nfasis en la opresi6n y
explotaci6n de la mujer de la clase obrera.
Mantienen estrechos contacts con algunos grupos
de Inglaterra.
Italia, en este iltimo tiempo ha presenciado un
incremento notable de grupos feministas. El
mrs conocido es Rivolta Feminile (Rebeli6n
Femenina) que se organize en equipos; tambidn
existen cuantiosos grupos que se originaron
en las universidades.
En Estados Unidos es donde el movimiento ha
adquirido un cardcter indiscutiblemente masivo.


Hay tantos grupos y tendencies tan diversas
entire ellos, que es muy dificil catalogarlos.
Esquemrticamente, puede hablarse de tres
direcciones dentro del movimiento feminist:
reformistas, radicales y socialists. Las
primeras constituyen un nOcleo muy important,
sus exigencias nunca rebasan el marco de la
sociedad capitalist y no creen que deban
hacerlo, combaten dentro de la legalidad del
sistema y algunas cooperan con el Partido
Republican y otras con el Dem6crata. Sus
reivindicaciones centrales son: igualdad de
oportunidades dentro del mercado del trabajo y
de salaries; en contra de la discriminaci6n en
los centros de studio; contra la utilizaci6n de la
mujer como objeto sexual, por aborto legal,
reimplantaci6n de guarderias pdblicas y privadas
en las empresas con personal femenino. El
c6nclave mas representative de esta tendencia
es el NOW (Organizaci6n Nacional de Mujeres; la
sigla NOW significa: ahora). Fundado en 1966
por Betty Friedan, es un grupo mixto y tiene una
s6lida organizaci6n jerArquica, lo cual marca una
diferencia notable con los otros grupos femenistas
norteamericanos y del mundo que rechazan toda
clase de liderazgo. En relaci6n con esta
postura Barbara Zilber, vicepresidenta del
NOW en Boston, senala en un reportaje "yo creo
que es un error que todo el movimiento haya
enfatizado la ausencia de liderazgo, porque una
de las cosas que todas las mujeres tienen que
desear es una direcci6n suya, y pienso que lo
mejor que podemos hacer es entrenar otras







































personas para posiciones dirigentes, de tal
manera que se sientan lo suficientemente fuertes
y competentes para poder asumir, quiza, roles
politicos, dirigentes, en la gran comunidad".1
El NOW Ileva a cabo acciones muy diversas;
entire otras, inicia juicios a las universidades
estatales por tener pocas profesoras, y como a
dichas instituciones el estado les suspended los
subsidies, cuando se hallan en juicios, estas
prefieren aceptar demands de la organizaci6n,
antes de verse perjudicadas. El NOW tambidn es
duefo de una cadena de Boutiques -aparente-
mente con el objetivo de emplear mujeres- que
funcionan en various estados y fabrican telas,
botones, prendedores y otros objetos, con sus
distintivos.
Los grupos de tendencia radical, sostienen que
la mujer, esta oprimida porque se la consider
clase inferior a causa de su sexo. "Como
feministas radicales -dicen- creemos que el
agent de nuestra opresi6n es el hombre"; de
alli concluyen que su "pelea" es contra ellos y
agregan que "la liberaci6n de las mujeres,
finalmente significarb la liberaci6n del hombre
de su rol destructive, como opresor; no nos
hacemos la ilusi6n de que los hombres van a
dar la bienvenida a esta liberaci6n sin
una lucha"...
Uno de los grupos mAs conocidos, es el New York
Radical Femenists (Feministas Radicales de
Nueva York). Las organizaciones de tendencia
socialist afirman que'es impossible un cambio
en la condici6n de la mujer sin una previa


revoluci6n social y political. Consideran que la
situaci6n de esta es cualitativamente distinta
a la de cualquier otro grupo oprimido, por eso
asumen la lucha por sus reivindicaciones
especificas como una forma de beneficiarse y de
contribuir a la revoluci6n socialist.
Las autoras del libro "Bread and Roses" (Pan y
Rosas) enroladas en esta tendencia analizan
cual es la situaci6n de las mujeres de distintas
classes: "Todas las mujeres, aun aquellas de la
clase dominant, son oprimidas en tanto mujeres,
en la media en que no pueden realizarse mds
que en el rol de companeras, esposas o madres.
Esta definici6n de las mujeres forma parte de la
cultural burguesa, toda esa superestructura de
ideas que sirven para explicar y reforzar las
relaciones sociales dentro de un sistema
capitalista" Sin embargo, las consecuencias
son muy distintas para las mujeres de distintas
classes. Si para todas, implica la pdrdida de su
"independencia, dignidad y libertad sexual",
para la mujer proletaria, adembs "justifica su
sobreexplotaci6n material y la desdicha fisica de
que es victim, su opresi6n es total."
En general, los movimientos feministas surgeon
como movimientos de mujeres de clase media,
pero en el l6timo tiempo ha habido un notorio
viraje hacia la izquierda por parte de numerosos
grupos. Algunos que comenzaron siendo
separatists y sectarios, ahora se plantean
acciones en common con grupos socialists de
varones y elaboran programs de contenido
marxista; los c6nclaves nuevos, en su mayoria,


i








1) Ilustraci6n de un
folleto feminist de
principio de siglo.
2) Arresto de una
sufragista inglesa
en 1921.
3) Marcha de feministas
francesas en 1969.


tambien se definen como socialists y Ilevan una
political tendiente a reclutar mujeres de la clase
obrera para su organizaci6n. El movimiento en
general -salvo aquellas que se mueven dentro
del statu quo y lo aceptan-, estA organizado
pequeflos grupos, y cuando el nimero de
miembros es cuantioso se dividen en subgrupos
homogeneos. Estos grupos son aut6nomos y
todos coinciden -excepto el NOW- en no
aceptar liderazgos ni elitismos.
La prensa official se encarga de distorsionar su
sentido, acusAndolos de anarquistas; sin embargo,
tras el aparente desorden surge el germen de un
nuevo tipo de organizaci6n social, autdnticamente
democrdtica y antiburocrAtical donde pueden
expresarse, en forma integrada, los conflicts
personales y politicos de sus miembros. Para
lograrlo, los grupos femeninos -adem6s de
encarar las tareas de elaboraci6n de program,
propaganda, studio, publicaciones, acciones en
conjunto- forman los Ilamados "equipos de
concientizaci6n". En este ambito el lema de la
politizaci6n de lo personal adquiere un car6cter
concrete, porque al hablar de sus experiencias
las mujeres buscan las races comunes de su
opresi6n, lo cual les permit sentirse identificados
con sus "hermanas". Se intent ademas crear
un sentimiento arraigado de solidaridad de las
integrantes del grupo entire si y con el resto
de las mujeres. Se pretend asi que cada una
tome conciencia de que no hay problems
individuals, sino sociales y politicos y que en
consecuencia la lucha debe ser encarada en


conjunto. (El andlisis detallado de estas
cuestiones, las discusiones te6ricas y political
dentro del movimiento y la situaci6n actual de
la mujer, son temas de otro capitulo de
esta series )
El ataque official se ensafia con las feministas,
las ridiculiza e intent trivializar sus luchas. Las
caducas letanias de que son mujeres histericas,
que no tienen otra cosa que hacer, "solteronas"
insatisfechas, grupos minoritarios, ya no surten
efecto; debido a eso sus mdtodos para
combatirlas son ahora mas sutiles y eficaces. Las
Ilaman exc6ntricas y se ocupan muy bien de
propagandizar, mostrAndolas como primordiales
y inicas, acciones tales como la quemaz6n de
cosm6ticos y prendas intimas. Sugieren que la
mayoria son lesbians o aspirantes a serlo, pero
la realidad demuestra que en Estados Unidos,
existe un solo grupo de feministas lesbians: el
Gay Women's Liberation de Boston, y que en los
demos grupos, el n6mero de mujeres
homosexuals es reducido. Otros son mas
sagaces y al advertir la importancia del
movimiento intentan integrarlo al sistema.
Reconocen que algunos de sus clamores son
justos y hasta se vuelven defensores de aquellas
reivindicaciones menos conflictivas. Inclusive los
publicitarios no vacilan en incluir condimentos
feministas (o anti) en sus propaganda.
Pero la brecha abierta por 1l movimiento
de las feministas cala hondo, y a pesar de las
ironias su sola existencia crea zozobra
en los miembros de la clase dirigente y en








1 y 2) Una constant
de la dependencia: ser
bella para el hombre.


algunos hombres que no estan dispuestos a
aceptar que las mujeres son iguales a ellos.
Es cierto que el movimiento adolece de carencias
te6ricas y practicas, que se han cometido y se
siguen cometiendo muchos errors, que
algunas asumen posturas extremes e irracionales
que las perjudican, que muchas veces no
tienen en cuenta la realidad en la cual estan
operando, y que en ciertos casos su
resentimiento es tan grande que les impide
ver mas alld de el. Pero es inevitable
que todo esto suceda en un movimiento que
esta gestandose. Por otra parte, la tarea
que inician es inmensa y cuentan con pocos
antecedentes para Ilevarla a cabo: por
ejemplo, no hay ninguna historic complete del
rol que ocup6 la mujer en la humanidad;
ninguna teoria social (ni siquiera los andlisis
que el materialismo hist6rico hace de la sociedad
capitalist) contempla la situaci6n especifica
de la mujer, ni las particularidades de su
explotaci6n; tampoco se sabe como
opera la ideologia dominant en relaci6n con
las mujeres ni las caracteristicas de su
sexualidad. Es dificil mantener la cordura y
y es f6cil caer en el nihilismo cuando se
descubre que la humanidad ignora quidnes
son las mujeres y que ni ellas mismas lo saben.
Sumido es esta ausencia de conocimiento
seguro, el feminismo se enfrenta adembs
a interrogantes mds inmediatos: iC6mo
se crea un movimento aut6nomo? iCon qu6
contenidos? ZEs possible y efectivo que


las feministas encaren su lucha en forma
aislada? Y en relaci6n con esto: 1C6mo insertan
su acci6n con la de otros movimientos sociales
revolucionarios? Estas preguntas ain no
tienen respuesta, quizes sblo puedan responderse
en la dialectica del movimiento mismo.

Para una teoria de las tareas dom6sticas

Uno de los lideres estudiantiles franceses,
Rudy Deutschke, decia que el movimiento de
mayo iniciaba "la larga march por las
instituciones", para arrasar con ellas y crear
nuevas formas que respondieran a las necesidades
reales de los hombres. Dentro de la sociedad
civil, el matrimonio y la familiar son dos
instituciones sobre las cuales se aposenta
el poder burgu6s y patriarcal, que las idealiza
y exalta. Las feministas las han transformado
en el blanco de sus critics porque es en
el seno de ellas donde se desenvuelve
gran parte de la vida de la mayoria de las
mujeres. Ya Engels, en relaci6n al matrimonio,
afirmaba: "la monogamia entra
en escena bajo la forma del esclavizamiento
de un sexo por el otro, como la proclamaci6n
de un conflict entire los sexos"... Y
afade: "el primer antagonismo de classes
que apareci6 en la historic coincide
con el desarrollo del antagonismo entire
el hombre y la mujer en la monogamia; y la
primera opresi6n de clase, con la del sexo
femenino per el masculine". Y junto a Marx


























































































































1it


I


i
iV


~ntr..:,



I .







Reproducci6n de la fuerza
de trabajo
"Los economists entienden
corrientemente que para
reemplazar los medios de
producci6n y vida (mAquinas,
sometidos a continue consume,
los hombres han de producer
nuevos bienes materials. A este
process de renovaci6n constant
de la producci6n lo Ilaman
producci6n, la cual tendria lugar
lo mismo dentro de cada
sociedad en su conjunto. Pero
empresa que en cuanto a la
lo que se omite es que esta
reproducci6n econ6mica simple
se realize a dos niveles distintos,
correspondientes a la division
de trabajo -entre hombres y


mujeres- que hemos seiialado.
Uno de 6stos es la forma mas
primitive de empresa: la casa.
Si bien los hombres y las mujeres
obreros, reproducen fuerza de
por medio de la creaci6n de
mercancias para el intercambio y
por lo tanto para su consume
indirecto, las amas de casa
reponen diariamente gran
parte de la fuerza de trabajo de
toda la clase trabajadora. S61o
la existencia de una enajenante
ideologia milenaria del sexo,
impide percibir con claridad la
importancia econ6mica de esta
forma de reposici6n direct y
privada de la fuerza de trabajo.


Muy burdamente podria
sefialarse que si el proletariado
no contara con este tipo de
trabajo femenino que le
proporciona alimentos, vestidos.
etcetera, en un mundo donde no
existen los servicios necesarios
para que esta reposici6n se
colectivice, las horas de plus.
trabajo serian significativamente
menores. Al evaluar la economic
de un pais y sus posibilidades
de desarrollo, es insuficiente
comparar el plustrabajo social-
mente aprovechable con la part
del trabajo de los obreros cuyo
valor se les paga para su
sostenimiento y el de su familiar.


Los trabajos de la mujer en la casa


coinciden en que "la primera division
del trabajo es la que se hizo entire el hombre
y. la mujer para la procreaci6n de los hijos",
la cual define la ubicaci6n de la mujer
dentro de la familiar. Las primeras publicaciones
feministas analizan exclusivamente esta
situaci6n, en relaci6n con las funciones de
reproducci6n y socializaci6n, en la media en
que determinan el sometimiento sexual
femenino. Por su parte, los studios
econ6mico tienen como centro la forma peculiar
de explotaci6n de las mujeres en el
mercado de trabajo.
Sin embargo trabajos posteriores intentan
demostrar que la opresi6n de la mujer
en la sociedad de classes tiene races econ6micas,
y se manifiestan tambidn en el tipo de tareas
que realize en el hogar.
En la casa la mujer ejecuta distintas
actividades que sint6ticamente son: reproducci6n,
cuidado y educaci6n de los hijos y trabajo
domdstico. Por trabajo dom6stico se entiende
las tareas de limpieza en general, cuidado
de la ropa, cocina, compras, etc. La
familiar es la unidad econ6mica de la sociedad,
y dentro de ella, las mujeres son las personas
encargadas de una producci6n determinada:
la producci6n de "valores de uso en las
actividades ligadas a la casa y a la familiar. 5
Para la teoria marxista la mercancia tiene un
double aspect, el de valor de uso y el de valor
de cambio. El primero se define por su utilidad,
son bienes producidos para ser usados


por la gentle; el segundo express una relaci6n
entire mercancias que tienen un valor
en el mercado. Como valor de uso, una
mercancia represent un rasgo universal
present en todas las formas de sociedad, es
un rasgo permanent de 6sta. En cuanto
valor, la mercancia es caracteristica de un tipo
hist6rico de sociedad, cuyas caracteristicas
especificas son: la produci6n privada y la
division del trabajo desarrollada. La sociedad
capitalist es "la primera sociedad de
la humanidad, en que la mayor parte
de la producci6n esta constituida por
mercancias". Esto no significa que toda
su producci6n sea de mercancias. "Dos grupos
de products, conservan todavia un simple
valor de uso. ." Los producidos para ser
consumidos en la granja y las cosas
que se produce en el hogar. En la casa
la mujer prepare la comida, lava, cose, plancha
y esto constitute una producci6n en
la cual se emplea gran cantidad de trabajo
human. Esta produci6n empero, no se vende
en el mercado sino que es consumida en el
propio hogar. Por el contrario, cuando
este mismo tipo de trabajo es realizado
por empresas comerciales -casas de comida,
lavaderos, guarderias, etc.-, se vuelve
evidence su carhcter productive. La diferencia
entire ambas reside en que la primera es una
producci6n de valores de uso, en tanto
la segunda lo es de mercancias. Como la
sociedad capitalist se basa en la producci6n










El obrero y su familiar no se
sostienen solo con lo que
compran con su salario, sino que
el ama de casa y demas
familiares deben invertir muchas
horas en el trabajo domCstico
y otras labores de subsistencia.
Para tener una idea del aporte
de las amas de casa, supongamos
que dediquen s6lo una hora
diaria al mantenimiento de cada
uno de los series humans que
hay sobre la tierra (cifra
absolutamente conservadora):
legariamos a una cantidad muy
superior a tres mil millones de
horas de trabajo invisible
realizadas diariamente. En las


condiciones actuales, s6lo
contando con estas horas de
trabajo invisible puede el
proletariado producer plusvalia
en la economic social. For lo
tanto puede decirse que el
trabajo femenino en el seno del
hogar, se express transitivamente
en la creaci6n de plusvalia, a
trav6s de la fuerza de trabajo
asalariada."
En relaci6n con la producci6n
dombstica agrega: "El product
invisible del ama de casa es la
fuerza de trabajo. Es s61o en el
capitalism que la fuerza de
trabajo adquiere categoria de
mercancia al crearse la clase


obrera. El capitalism vincula a
la mujer sns directamente a la
economic monetaria, ya que
produce en cierto sentido para el
mercado, mercado labor.
Pero no es ella la propietaria de
la fuerza de trabajo, sino que
6sta pertenece a su esposo e
hijos v son ellos quienes la
venden."
Tornado de Isabel Largula, LA
MUJER, en "Las mujeres dicen
basta", Ediciones Nueva Mujer,
Argentina, 1972.


"En la familiar, el hombre es el burgu es
la mujer represent al proletariado"


de estas iltimas, el trabajo realizado en
ambos lados -la casa y la empresa- adquiere
caracteristicas y valoraciones distintas.
El trabajo efectuado en la casa es econ6micamente
invisible, el otro es econ6micamente visible.
La tarea domestica es considerada una
fatalidad sexual mas que una categoria
econ6mica. La sociedad de classes ha ejercido
una real division sexual del trabajo; en ella
el var6n se define esencialmente como productor
de mercancias y su trabajo se torna
econ6micamente visible en tanto produce
objetos que crean riqueza. El trabajo domdstico
de la mujer, por el contrario, invisible puesto
que produce objetos perecederos, carentes
de valor. La funci6n econ6mica que se
les asigna en la casa es la de reproducir
buena parte de la fuerza de trabajo de los series
humans. Para Engels "el hombre es en
la familiar el burgu6s; la mujer represent en ella
al proletariado".3
Nadie puede negar que el trabajo dom6stico
es uno de los mas embrutecedores y
aburridos; las mujeres se convierten en eternas
Penl6opes que tejen y destejen el mismo
mon6tono e interminable trabajo. Para colmo
se les ha inculcado tan bien que 6sta
es su misi6n trascendental, que a muchas
ni se les ocurre pensar que podrian ser otra
cosa. A esta mistificaci6n aportan sus mensajes
las revistas femeninas y la television; ambas
se dedican a reforzar sistemSticamente
esta imagen de la mujer, haciendola pasar


como un hecho natural, encubriendo al mismo
tiempo su origen cultural. Laboriosos, estos
medios se dedican a bombardearlas con
recetas de cocina, sugerencias decorativas,
lamentables "tests" que indagan el grado de
su femineidad, si son buenas amas de casa,
caprichosas, seductoras o timidas, m6todos
ins6litos para adelgazar o ser mas bonitas,
modas y otras vanalidades. El ama de casa no
comprende por qud se siente insatisfecha
e infeliz; no import, su desanimo es paliado
a cada instant por un monstruoso aparato
ideol6gico, montado a sus espaldas, que la
gratifica canonizAndola como madre,
convenci6ndola de que el hogar es el reposo
del hombre, que en el sexo d6bil encuentra
6ste su fuerza. Engafio, pura mistificaci6n que
le permit retornar a su trabajo, cansador,
solitario y cotidiano, como Sisifo a su piedra.
lCudl es la soluci6n propuesta? Las feministas
ensayan una que tiene sus pro y sus contras.
Como uno de los rasgos esenciales de la
producci6n domestica es el de ser privada,
se concluye que esta debe transformarse en
una producci6n p6blica. La industrializaci6n
dp la producci6n domestica traeria como
consecuencia la destrucci6n de la familiar como
"unidad econ6mica de la sociedad". Dentro
del regimen capitalist es casi impossible
que se genere este cambio debido a que el
trabajo invisible de las mujeres es insoslayable
para la sociedad y su caracter gratuito
beneficia a los propietarios de los medios de







Las tareas dom6sticas:
un trabajo no asalariado.


-.0. 1 #
L Iin-t


producci6n. Pagarles por l6, implicaria
una considerable distribuci6n de la riqueza.
Ademas la familiar cumple un rol primordial como
consumidora; destruirla significaria subvertir
todas las pautas actuales de consume. Por eso,
el proyecto de industrializaci6n de las tareas
domesticas exige para realizarse una sociedad
distinta regida por criterios de beneficio
comln y no de enriquecimiento de unos pocos.
El socialism se vuelve asi el inico camino
abierto a las expectativas de las feministas,
y en esto coinciden con todos los trabajadores
explotados del mundo.

Mercado de trabajo
Muchas mujeres realizan a la par de las tareas
domesticas, otras fuera de sus casas.
Su ubicaci6n en el mercado estA sobredeterminada
por su carActer de trabajadoras invisibles
y por la idea que tiene la sociedad de la funci6n
que cumplen dentro de ella. Como el que
realize en su casa no es considerado trabajo,
parece natural que estas mujeres asuman
tambidn la responsabilidad de los oficios
dom6sticos. Asi, a la jornada que cumplen en
las fAbricas u oficinas se le suma otra
en sus hogares: en lugar de uno estin
efectuando un double trabajo.
"Mi trabajo -ironiza en un reportaje una
empleada de oficina- consiste en servir cafe,
tender el tel6fono, tipear cartas aburridas
y aceptar constantemente 6rdenes de mi


((partner)) masculine. Al final de mi dia de
trabajo estoy cansada y deprimida. Todo
el dia he sido usada como un instrument.
Luego subo a un 6mnibus contaminado y voy
a casa. Alli encuentro al beb6, los plates
en la pileta, la cena por hacer y un marido
que quiere que luzca como Twiggy. Y la gente
pregunta por que las mujeres quieren
liberarse".7
En Francia el 37,8 % de las mujeres casadas
-censo 1968- trabajan afuera, y en Estados
Unidos son el 62,2 % -censo 1966-
de la poblaci6n femenina econ6micamente
active. El minimo de trabajo que debe realizar
para mantener su hogar -si no tiene hijos
y es casada- le insume un tiempo de
quince a veinte horas semanales. Si ademAs
tiene hijos se eleva a sesenta horas; y si se le
agrega la jornada que cumple fuera de la casa
se vuelve evidence el caracter double de su
trabajo. Tambi6n se entiende por que ciertas
mujeres sueftan con dejar su empleo: unas
para tender s61o su casa y otras para contraer
matrimonio. Es que para ellas el tiempo
libre no existe y las condiciones en el mercado
de trabajo son poco atractivas.
En una encuesta realizada por dos investigadores
franceses 8 a un grupo de obreras, una costurera
que habia querido estudiar y ser dactil6grafa
dice: "Querria tener una familiar, fundar
un hogar feliz". Sin embargo, frente a la
pregunta, "qu6 haria usted si pudiera cambiar
totalmente segdn su voluntad?", responded:





































"Yo no me quedaria como soy, no seguiria
siendo mujer, pero eso no puede ser". Otra,
obrera bobinadora, responded en forma
similar a este interrogante y acota: "Creo
que las mujeres son abandonadas por la vida".
Mas adelante duda que exista la felicidad
en la tierra y afirma no career en ella; a pesar
de ello concluye: "Mds tarde, cuando me
case con Francois ..., fundar6 un hogar".
Las contradicciones saltan a la vista: o el conflict
se express en un ilusorio ser o no ser
que se sabe impossible o se intent tener fe
en ese hogar, paraiso de los cuentos en
el que no creen demasiado.
Los motives por los cuales el sector femenino
ingresa en el mercado de trabajo son
multiples: en un principio las exigencias
de la industrializaci6n y los cambios que en ella
se han producido, vuelve necesaria esta
mano de obra y determine la forma
de su incorporaci6n. En algunos paises
el process de pauperizaci6n de la clase media
y en otros las necesidades artificiales
que crea la sociedad de consume, tambien
influyen en este sentido. Por Oltimo, algunas
mujeres piensan que esta es una forma
de lograr mayor independencia. Para el
movimiento feminist es fundamental el andlisis
de la situaci6n de las mujeres en sus empleos
ya que el aislamiento de las amas de casa
en sus hogares vuelve dificil y lenta su
organizaci6n. Esta es mds factible en los
centros de trabajo donde la mujeres


se encuentran naturalmente juntas y por
consiguiente se ve con mayor claridad que
existen una series de reivindicaciones comunes.
El sector femenino constitute una parte
considerable de la fuerza de trabajo, por ejemplo:
en EE. UU., en 1966 eran el 37 % de la.
poblaci6n laboral; en Francia en 1968 estaban
integradas a la producci6n 5.990.000
mujeres, de las cuales 5.160.000 eran asalariadas.
Que se siga sosteniendo que el lugar
de la mujer es su casa, perjudica enormemente
a las trabajadoras porque este uso de los
arguments mas utilizados por los patrons
para justificar la forma particular de explotaci6n
que ellas sufren. Realizan los trabajos mas
ingratos y peor remunerados; por el mismo
trabajo reciben salario menor que el de
los varones; no intervienen en los cursos
de capacitaci6n; los beneficios sociales no
contemplan sus necesidades especificas;
en situaciones de desocupaci6n son las primeras
en perder su empleo.
Los datos coincide en que el trabajo femenino
es el peor pagado: se estima que su salario
estAn un 60 % por debajo del masculine en
EE. UU. y un 40 % en Francia. Esto tiene
que ver con el tipo de trabajo que realizan
porque la mayoria son empleadas de oficina,
obreras en industries poco tecnificadas,
vendedorqs, maestras o empleadas domdsticas.
El caso de las obreras es significativo:
en general estan empleadas en la industrial
textil, alimenticia o de manufacture del cuero.








1) Obreras en una
plant metalurgica
en Alemania.
2) Obrera en una plant
electr6nica en los
Estados Unidos.


El salario femenino


En este tipo de industries el rubro salario
influye much mas en relaci6n con los costs
totales que en otras mas tecnificadas.
En ellas el trabajo es intense y el sueldo
m6s bajo, ya que a menor salario de las
trabajadoras corresponde mayor ganancia para
el capitalist. En un articulo referido a
Canada 9 se establece que en 1969 el promedio
de salaries en las fAbricas de indumentaria
y de tejido de punto era de 78 d6lares
y de 81 dolares en las de products de cuero;
en comparaci6n con industries que
emplean mano de obra fundamentalmente
masculina los salaries suben a 139 en la quimica
y 133 d6lares en la produccion metalhrgica.
Las empleadas de oficina cumplen
generalmente tareas auxiliares con salaries
minimos. Otro de los rasgos de la situaci6n
de las trabajadoras es que se las excluye de los
cursos de capacitaci6n y se les pone trabas
para su promoci6n. Es muy comin que
en las empresas, aun las que tienen gran
cantidad de personal femenino, los puestos
ejecutivos y de supervision esten ocupados por
hombres. La ausencia de mujeres en ellos
se explica por una supuesta ineptitud
de 6stas para el mando o porque tienen poca
experiencia y adiestamiento. Es bastante
arbitrario afirmar que las mujeres, por su
naturaleza, no pueden cumplir determinados
roles; lo que si puede ser verdad es que,
en algunos casos, no Ilenan los requisitos
de idoneidad. Ellas no son culpables


de esto, porque para aprender es necesario
que se le brinde la oportunidad de hacerlo. Las
fabricas cuyo personal es fundamentalmente
femenino no brindan, en general, cursos
de aprendizaje; en las otras (metalirgica,
automotriz, quimica) su trabajo es poco calificado
y los cursos de capacitaci6n para tareas
calificadas no estan abiertos para ellas. En
otros lugares, el que se las incluya o no
en programs de adiestamiento depend much
de quin es el encargado de la selecci6n
y cudles son sus bases. En un studio Ilevado
a cabo en Norteamerica (1950) en relaci6n
con universitarios,10 sobre doce bancos,
ninguno de los que realizaba estos cursos
aceptaba mujeres en ellos, y los siete
que empleaban graduados no admitian mujeres
universitarias; en el caso de treinta compafiias
aseguradoras, s61o ocho admitian alumnas.
A pesar de tratarse de datos poco recientes, las
feministas estiman que la situaci6n no
ha cambiado demasiado.
La condici6n de la trabajadora es agobiante,
su trabajo mon6tono y poco creative,
las largas horas pasadas frente a una maquina
bobinadora o de escribir, sus ilusiones
destrozadas, no son cosas que tenga en cuenta
un sistema social deshumanizado. Tampoco
le preocupa contradecirse, porque la misma
ideologia que sustenta los inmutables mitos
femeninos, no tiene reparos en negarlos de
hecho cuando se enfrentan a sus beneficios
econ6micos: "la maternidad es el bien mhs


152





































sagrado", sin embargo deja de serlo cuando las
obreras tienen abortos espontaneos como
consecuencia de las condiciones de trabajo; "el
lugar de la mujer es su hogar", hasta que las
necesidades del desarrollo capitalist no diga
lo contrario; "es el sexo debil", pero no para
levantar durante horas paquetes inmensos en
los talleres grbficos. Para las feministas, en
cierta media los varones son c6mplices -muchas
veces involuntarios- de esta hipocresia,
porque a pesar de que analizan y luchan contra
la explotaci6n de la trabajadora, no entienden
hasta qu6 punto prime a la mujer la concepci6n
que se tiene de ella en esta sociedad. Les
parece natural que sea la que haga las tareas
domesticas y cuide a los hijos, aunque trabaje
fuera de la casa. A los companeros de empleo,
les indigna que un jefe o el patron se propase
con una mujer, pero no les parece mal que
cobre menor salario por un trabajo igual al de
l6. Cuando acepta que se le pague menos por
ser mujer, no percibe que esta excusa le sirve
a la empresa para dividirlos como trabajadores
y para aumentar los beneficios. Betty Friedan en
su libro "Mistica Femenina", reproduce los
resultados de una investigaci6n en la que se
demuestra que las compaiias manufacturers
norteamericanas, en 1950, obtuvieron una
ganancia de 5.400 millones de d6lares (un 23 %
de todas las ganancias) pagando a las mujeres
salaries inferiores al de los hombres por un
trabajo semejante. Inclusive aquellas que ocupan
cargos directives sufren esta diferencia. Una


investigaci6n efectuada por la Universidad de
San Francisco en 1962 mostr6 que en esa zona,
las empleadas jerArquicas cobraban entire un
10 y un 20 % menos que los varones.
Los empresarios intentan ocultar los beneficios
y justificar la explotaci6n, argumentando que no
les conviene emplear mano de obra femenina
porque son inestables en su empleo, faltan
much, tienen que pagar las licencias por
embarazo y mantener guarderias para las
trabajadoras con hijos pequenfos. En t6rminos
generals es real que los cambios de personal
son mayors entire las mujeres. En un studio
realizado por el Departamento de la Mujer de
los E. E. U. U. se sefiala que un factor primordial
que influye en estos cambios es el nivel de
salaries mas bajo en las industries que emplean
personal femenino. Las mujeres son mas
estables en aquellos empleos mejor pagos,
y en las empresas donde participan en los
cursos de adiestramiento su estabilidad es igual
a la de los hombres. El cambio tambi6n es
menos frecuente entire las empleadas que
ocupan cargos directives o cuando tienen
expectativas y posibilidades de ascenso. El
empleador exagera las prestaciones que paga
por la trabajadora. Su mayor preocupaci6n es
la ley que protege a las mujeres embarazadas
y que establece la obligatoriedad de la licencia
con goce de sueldo unos meses antes y despues
del parto. En realidad la posibilidad de que
queden embarazadas, no supera un 4 % entire
todas las mujeres empleadas (datos del







1 y 2) Mujeres que
trabajan: menor salario
que los hombres e
iguales tareas.


Departamento de la Mujer). Ademis, gran parte
de la mano de obra femenina esta contratada
como trabajadora de tiempo parcial o temporal
con tiempo complete lo que evita el pago de
estas prestaciones. Algunas empresas s6lo
permiten el ingreso de solteras y cuando estas
se casan son inmediatamente despedidas, lo
que les soluciona de entrada este problema.
En relaci6n con las guarderias, hay pocos paises
-la Argentina es uno de ellos- donde leyes
y convenios obligan a la empresa a montar
salas cuna o guarderias si entire sus empleadas
se encuentra un numero determinado de mujeres
con nifios pequeflos, pero el resto no reglamenta
en absolute esta situaci6n que queda asi
librada a la buena voluntad del empresario.
Los sindicatos, por su part, no incluyen este
punto en las discusiones de convenios colectivos
y cuando lo hacen es el primero que desechan
en la negociaci6n. Son ellos mismos los que
se quejan luego porque las mujeres son las
primeras en volver al trabajo boicoteando las
huelgas. Es cierto que son "rompehuelgas" y
conservadoras, pero tambi6n lo es que hasta
ahora sus demands no se han tenido en cuenta.
Las feministas intentan sacar a las mujeres de su
ensueflo, destruir las ataduras que les impiden
liberar su fuerza latente. Su apuesta es audaz
porque implica luchar contra una cultural de
siglos aceptado no s6lo por los hombres sino
tambien por ellas mismas.
IC6mo empezar a desmontar este complejo
mecanismo social que atrapa a los series


humans? iPor d6nde iniciar la larga lucha por
la liberaci6n de la mujer?
Para Peggy Morton "las classes dominantes tratan
de controlar al pueblo mutilando sus identidades.
Nuestra tarea como organizadoras no es
decirles a las mujeres que estAn oprimidas, sino
entender primero las formas c6mo la gente se
rebel todos los dias contra su opresi6n; el
mecanismo por el cual esta rebeli6n nace en
forma colectiva pero es reprimida; c6mo la gente
es separada para que sus opresiones sean vistas
como algo individual y no como opresiones de
sexo y clase; y proveer teoria y prActica
revolucionaria que posibiliten nuevas formas de
lucha contra su presi6n".9
Si el paso imprescindible para la liberaci6n de las
mujeres es el cambio de la sociedad capitalist
por una socialist, no por eso deben descuidarse
sus reivindicaciones especificas como
productoras y amas de casa dentro del sistema
actual. La organizaci6n de las mujeres en sus
lugares de trabajo. es un primer paso insoslayable,
que no excluye otros tambi6n importantes. Pero
si el movimiento feminist levanta el lema
"Destruya la familiar" como consigna inmediata
lo mis probable es que no consiga apoyo masivo y
se transform en un nucleo reducido de mujeres
aisladas. Esta consigna no tiene sentido en el
moment actual y s6lo lo adquiere como
estrategia a largo plazo. La mayoria de las
feministas son concientes de esto, por eso insisted
en revelar la particular forma de explotaci6n
que sufre la mujer como trabajadora visible e


154





































invisible y sus demands prioritarias tienen que
ver con esta situaci6n. Un program de sus
reivindicaciones para trabajadoras asalariadas
podria sintetizarse en:
a) El mismo derecho al trabajo igual.
b) Salaries iguales.
c) Guarderias gratuitas controladas por las
madres.
d) Ingreso a los cursos de adiestramiento.
e) Mejores condiciones de trabajo.
En relaci6n con este Iltimo punto es notable
como influye que sean mujeres en el trato que
reciben en el trabajo. El testimonio de obreras
del calzado de una f6brica argentina es
significativo, una de ellas cuenta: "en la fabrica
nos tienen como esclavas, no nos podemos reir,
ni hablar porque nos suspended. A mi me
suspendieron porque movi un banquito. Claro,
yo era un poco contestadora. Pero otra chica
que le contest mal al hijo del patr6n, recibi6
una cachetada." A la pregunta de si los hombres
reciben el mismo trato responded: "No, se imagine
que si alguien le pega a un hombre este se la
va a devolver. Las chicas tenemos mis
miedo..." Otra obrera dice "Algunas chicas
salen con el patr6n; les conviene porque asi
nadie les dice nada... Las chicas buenas que
no lo aceptan, las despiden o les hacen la vida
impossible Testimonios de obreras grhficas y
textiles y de oficinistas argentinas coinciden
en senalar que muchos jefes y patrons tratan
de aprovecharse de su jerarquia para tener una
"aventura" con sus empleadas. Y 6stas no son


efusividades exclusivas del espiritu latino. En
un studio de Shulamith Firestone sobre
empleadas de cafeterias, restaurants y bares
en Estados Unidos, se demuestra que una de las
situaciones que les crea mayor conflict y
angustia son las arremetidas romhnticas de los
dueflos y parroquianos. Las humillaciones, las
amenazas, inclusive la violencia fisica son
comunes para algunas trabajadoras que
cotidianamente ven avasallada su dignidad como
personas. Se podria hacer una larga enumeraci6n
de las formas sutiles de explotaci6n o los
problems de insalubridad que acarrean las
condiciones en que se trabaja, pero para el
caso de las mujeres lo important es senalar en
qu6 media se especula con sus "supuestas"
"debilidades" -que ellas han internalizado-
para someterlas a un dominion mayor.
Que las mujeres no tomen conciencia de la
opresi6n y luchen, no s6lo las perjudica a ellas
sino tambidn a los otros sectors oprimidos. El
bajo nivel de afiliaci6n femenino quita a los
sindicatos una considerable fuerza que podria
ser utilizada en su beneficio; las diferencias
salariales y de categories crean una division entire
hombres y mujeres, en tanto trabajadores, que
beneficia al capitalist; en algunas empresas
los hombres son despedidos y reemplazados por
mujeres ya que la suya es mano de obra mas
barata. Un metodo utilizado por las empresas
en conflict es el de enviar cartas a las esposas
de los trabajadores en huelga donde se les
explica los perjuicios (despido, descuentos,








1 y 2) Mujeres que
trabajan: menor
posibilidad de
capacitaci6n laboral y
menor posibilidad de
ascenso en la empresa.
3) "Pintora de
pavimentos de
Copenhage", foto
de Sem Presser.


suspension) que puede acarrearle a sus maridos
esa lucha. Los empresarios saben que la
presi6n que ellas pueden ejercer en su casa es
mas fuerte que sus propias amenazas. Es dificil
que las amas de casa alienadas en su reducido
mundo hogareno puedan comprender los
conflicts de una sociedad compleja. Ellas
creen que han elegido libremente esa situaci6n
y aunque viven y sienten una opresion constant
piensan que sus problems son individuals y
no sociales. Las feministas intentan demostrarles
que la familiar tal como se piensa hoy, no es
una instituci6n natural y eterna sino mas bien
un product cultural e hist6rico de nuestra
sociedad.

Las relaciones de dominaci6n
en la familiar

Para Engels, la monogamia "fue la primera
forma de familiar que no se basaba en condiciones
naturales, sino econ6micas, y concretamente en
el triunfo de la propiedad privada sobre la
propiedad comi(n primitiva..." Para l1 surge
de la necesidad de asegurar la paternidad
indiscutible de los hijos que heredarAn los bienes
del padre. El patriarcado es una creaci6n de
la sociedad de classes ya que en la comunidad
primitive la herencia era matrilineal. Evelyn
Reed coincide con otras feministas en que "con
la evidencia del pasado, nosotras podemos
refutar el mito de que la mujer fue el sexo
inferior y que su lugar ha estado siempre en la


casa";12 de alli se desprende la necesidad de
investigar la sociedad primitive y la situaci6n
de la mujer en ella.
Hay pocos studios antropol6gicos que la
analicen desde el angulo especifico de la mujer
y los studios feministas recien comienzan.
Algunas apreciaciones son reveladoras: que se
las Ilame sociedades matriarcales no quiere
decir que las mujeres dominen a los varones,
sino mas bien que son "hermandades" de
hombres donde impera la igualdad sexual. Es
probable que las mujeres tuvieran a su cargo las
tareas sociales y organizativas. Se dedicaban
a la agriculture y en esta actividad realizaron
grandes descubrimientos tecnicos, herramientas
de labranza, semillas, abono, process de cultivo,
uso medicinal de las plants, etc. Estos datos
recogidos por Evelyn Reed, son interesantes en
cuanto sirven de base a un studio mas profundo
de la historic de la mujer y la familiar.
Para Engels, la uni6n de hombre y mujer varia
en relaci6n con lo que Lewis Morgan llama los
tres estados fundamentals de la evoluci6n
humana: al salvajismo corresponde el matrimonio
en grupo; a la barbarie el sindiasmico; a la
civilizaci6n, la monogamia. Esta iltima "no
aparece de ninguna manera en la historic como
una reconciliaci6n entire el hombre y la mujer"
y en un principio las unions eran contratos
concertados por las families, a espaldas de los
contrayentes. Posteriormente, se sustent6 en
una elecci6n "libre", pero para la esposa el
"hogar se transform en un servicio privado;


1











1) Mujeres musulmanes
charlando en el poblado
del oasis de Ghardaia,
Argelia.
2) Milicianas de una
comuna popular china.


A
~3P I'


La maternidad


la mujer se convirti6 en la criada principal".
Las feministas aceptan, como punto de partida,
el andlisis socialist del origen de la familiar y
la monogamia pero le critical el no haber
profundizado en las funciones que cumplen ni
en la situaci6n de opresi6n de las mujeres.
Para ellas ademAs del econ6mico anteriormente
expuesto, la familiar esta compuesta de tres
aspects diferenciados; la reproducci6n, la
socializaci6n de los hijos y la sexualidad.
La maternidad, en sentido biol6gico, es un
hecho inmutable y no hist6rico. Pero esta
realidad fisiol6gica no tiene que ver con los
valores que cada sociedad le atribuye a la
funci6n materna. Simone de Beauvoir abunda
en ejemplos para concluir que "no existe ningOn
'instinto maternal'; la palabra no se aplica en
ning6n caso a la especie humana. La actitud de
la madre es definida por el conjunto de su
situaci6n y por el modo en que la asume y, (.. .)
es extremadamente variable"."1 Esta afirmaci6n
se contrapone a la idea generalizada en nuestra
cultural, de que la funci6n primordial de la
mujer es la de procrear ya que su naturaleza
asi lo indica. Segi(n la feminist inglesa Juliet
Mitchell," la reproducci6n es un "remedo" del
process productive en el capitalism. En este
el hombre enajena su trabajo en la elaboraci6n
de un product, que es apropiado por el
capitalist. La maternidad es vista como un
process cuyo product biol6gico es el niflo.
Legal y econ6micamente el padre asume el
control del hijo y la mujer y en este sentido


ambos estdn sujetos a l1. La mujer es considerada
como productora de hijos y lo que es una
capacidad biol6gica se transform en una
actividad sustitutiva del trabajo. Ella se aliena
como ser human, pierde su autonomia, anula
su capacidad creative y de acci6n. Cuando la
maternidad deja de ser un acto natural de
creaci6n y se convierte en un process productive,
la mujer pasa a ser definida en funci6n del
papel que juega en dicha producci6n y no por
su condici6n de ser human. Toda su actividad
social result complementaria de su rol primordial
como madre. Mientras los m6todos anticoncep-
tivos no estaban muy difundidos, resultaba
dificil poner a la mujer en su just lugar. Con
su proliferaci6n, el acto procreador se vuelve
voluntario y deseado y la maternidad, elecci6n
libre. El problema persiste, ya que el suministro
de anticonceptivos no esta universalizado y su
eficacia es todavia relative. El movimiento
feminist exige en sus reivindicaciones que se
incluya en los programs escolares el studio de
los diversos metodos de control de la natalidad en
una material dedicada a la educaci6n sexual y
el suministro gratuito de anticonceptivos por
parte del Estado. Esta ultima demand puede
convertirse en un arma de double filo si no se
tiene en cuenta las condiciones especificas de
cada lugar: basta recorder los programs
de control de la natalidad del imperialismo en
paises de Asia, Africa y America Latina.
Dada la proliferaci6n de abortos ilegales en
condiciones que ponen en peligro la vida de las





































mujeres, las feministas reclaman la abolici6n
de las leyes contra el aborto y que estos sean
efectuados en clinics y con personal capacitado.
Algunas sostienen que el Estado no debe
legislar sobre cuestiones privadas y que el
aborto es un problema moral que cada persona
encara segun los dictados de su conciencia.
Once estados norteamericanos, entire 1967 y
1970, "han liberalizado sus leyes sobre aborto.
En 1967, Colorado reform sus leyes conforme
a las recomendaciones del Instituto de Leyes
Americano. Otros estados, aprobaron una
legislaci6n similar que permit a los medicos
efectuar abortos en los hospitals si la salud
fisica y mental de las mujeres prefadas estaba
amenazada, si su embarazo era el resultado de
violaci6n o incesto o si era probable que su hijo
naciera con graves defects. Mississippi estipulaba
que el aborto s6lo se justificaba en caso de
violaci6n. Los otros cincuenta estados
mantuvieron sus leyes, otorgando el aborto s6lo
cuando es necesario para salvar la vida de la
mujer preflada".15 Otra caracteristica de nuestra
sociedad es la de valorar la maternidad s61o
cuando se realize en el matrimonio. Ser madre
soltera es un anatema y hasta no hace much
la legislaci6n civil establecia diferencias entire
hijos legitimos y naturales. AIn hoy, a pesar de
la creciente liberalidad en las relaciones sexuales,
las mujeres solteras y sus hijos tienen que
tolerar situaciones ingratas, insinuaciones o
rechazo. Si es cierto, tal como se nos propone,
que la maternidad es la funci6n esencial, el


bien mdximo que esta debe alcanzar (que
importancia tiene que Io logre estando soltera
o casada? La moral dominant no es inocente,
tras su apariencia idealista se ocultan las
necesidades materials de un sistema econ6mico
basado en la familiar, la monogamia y la
propiedad privada. El mismo que pretend
mantener a la mujer aislada de la sociedad,
cumpliendo d6cilmente su misi6n de inventar
hijos en su mundo privado. No es que las
feministas estdn en contra de la procreaci6n:
lo que atacan es que una caracteristica biol6gica
marque el destiny de la mitad de los series
humans. Es cierto que algunas pocas fabulan
con los adelantos cientificos -hijos en probeta-
y ven en ellos la posibilidad de su liberaci6n total.
Sus delirios de ciencia ficci6n son inocentes
pero a la vez peligrosos: primero por la
manipulaci6n que de ellos hacen los medios de
comunicaci6n, al presentarlos como "el
pensamiento de las teministas"; segundo porque
un movimiento social femenino que pretend ser
masivo debe partir de las condiciones reales y
concretas de las mujeres y brindar sustento
te6rico a su situaci6n de opresi6n y explotaci6n.

Socializaci6n y educaci6n
La maternidad, en la actualidad, significa para
la mujer asumir la responsabilidad del cuidado
y educaci6n de los nilos. Esta funci6n
socializadora se convierte en su vocaci6n cultural.
Se supone que nadie puede mejor que la madre








1) Mujeres en
Norteamerica y en
Vietnam (2).


asumir este rol, que ella brinda a sus hijos
ternura y protecci6n. Para Simone de Beauvoir,
sin embargo, es una mujer sin satisfacciones,
sexualmente frigida y que se siente socialmente
inferior al hombre en la mayoria de los casos,
y como madre intentart compensar todas sus
frustaciones a traves de su hijo. "Cuando se
comprende hasta qud punto la situaci6n actual
de la mujer dificulta su total expansion, y cuantos
deseos, rebeliones, pretensiones y reivindicaciones
la habitan sordamente, una se espanta de que
le abandonen nilos sin defense". Y algunas
pbginas mas adelante agrega "Es una paradoja
criminal negar a la mujer toda actividad
publica, cerrarles las carreras masculinas y
proclamar su incapacidad en toda clase de
actividades, al mismo tiempo que se le confia
la empresa mds grave y delicada que existe:
la formaci6n de un ser humano".3 Querer ser
buena madre no es lo mismo que serlo, y esto
lo comprueba la mujer en su prhctica cotidiana.
En su diario, Sofia Tolstoi, esposa del escritor,
hace confesiones reveladoras: "Con mis hijos
he perdido el sentimiento de ser joven. Me
siento tranquila y dichosa". Unos afos mas
adelante describe "Me dedico endrgicamente y
con fervoroso deseo de hacer bien las cosas, a
la educaci6n de los nifos. Pero, Dios mio,
ique impaciente e irascible soy, y c6mo grito!...
jque triste es esta eterna lucha contra los
ninos!"
La cultural patriarcat prime a la mujer y la
esclerotiza en determinados roles que ella


internaliza y asume como propios, pero esta vive
una contradicci6n constant entire lo que supone
que debe ser y lo que en realidad necesita.
Incluso al internalizar su opresi6n se convierte
a su vez en opresora, ya que en la educaci6n
de hijos varones y mujeres reintroducirh la
division social masculino-femenino. El reducido
mundo hogarefio se transform en un espejo
donde se reproducen las divisions sexuales que
se dan en la sociedad. El chileno Jorge Gissi'6
en un studio sobre los mitos femeninos senala
la importancia que tiene la socializaci6n de
los ninos. El modelo que reciben y experimentan
es el de hombre-mujer en la relaci6n de
padre-madre y consecuentemente la larga lista
de caracteristicas miticas que definen a ambos
sexos. Desde que nacen las criaturas se
distinguen por la ropa que usan, la forma en
que se los trata o los juguetes que se les ofrece.
Si a una nifia le gusta treparse a los drboles,
agarrarse a golpes o jugar con un juguete
masculineo" se la llama "machona"; a la
inversa si un var6n prefiere las munecas, sera
un "mariquita". Desde la infancia se prepare
a la mujer para ser esposa o madre; con una
sonrisa y en calidad de regalos se le entrega
munecas, cocinas y escobitas. Los padres
observan con satisfacci6n como lava, arregla y
acuna a su mufieca, hace coqueterias o inventa
comidas inexistentes. Detr6s de estos juegos
aparentemente inocentes se va labrando el
destiny de la incipiente "mujercita". Ella no
sabe que cuando acuna ese objeto sonrosado y








ri Ir


ik9


Cl..lY?
S4~r


consistent, cuando simula que plancha y arregla
un vestido, en la alegria del juego y la
inconciencia se va gestando su historic de
opresi6n. Mas tarde descubre la ironia; pero
el mufleco es un ser human frdgil y exigente,
la cocina estA Ilena de plates sucios, la ropa
se amontona y la rueda de la vida gira entire
pelusas y Ilantos infantiles. Tambien percibe
que la realidad no es ludica y que ha pasado
el tiempo de decir "este ofici; no me agrada".
La feminist Juliet Mitchell, utiliza concepts
de T. Parsons para sefalar el rol que desempefian
los padres en el process de socializaci6n. La
mujer en la familiar asume la funci6n "expresiva"
y el var6n represent la "instrumental". En
una primer etapa preedipica del infante, la mujer
cumple ambas funciones y ella es la fuente de
aprobaci6n y desaprobaci6n. Posteriormente la
division instrumental-expresiva, es asumida por
padre-madre respectivamente. En la sociedad
contemporAnea "la persona que represent la
funci6n de integraci6n-adaptaci6n-expresi6n, no
puede ocuparse todo el tiempo en labores
instrumental-ocupacionales, por ende hay una
inhibici6n estructurada del trabajo de la mujer
lejos del hogar".4 El process de socializaci6n
es necesario en cualquier sociedad, pero no la
forma en que se lo realize en la actualidad, ni
siquiera que sea la madre o la escuela los
encargados de ejercerla. Las feministas insisted
en destacar la extremada importancia de este
process y la necesidad de contar con educadores
aptos y maduros para Ilevarlo a cabo. Son


concientes de que no es possible una revoluci6n en
los sistemas educativos dentro de una sociedad
regida por la ganancia y la alienaci6n, y que
s61o a partir del socialismo la responsabilidad
colectiva de la educaci6n de los ninos puede
significar mayor cuidado y bienestar para estos.
Sin embargo sus propuestas no desdefan la
coyuntura present y organizan, por ejemplo, lo
que denominan "guarderias liberadas". Se
establecen en un barrio y aceptan el ingreso
de todos los nihos, cobran cuotas muy bajas,
su personal es reducido por motives econ6micos,
pero principalmente porque intentan que padres
y madres colaboren en el cuidado de los infants.
Las tareas y juegos son iguales para chicos y
chicas, ya que "deseamos promover un espiritu
cooperative y que la guarderia refleje nuestros
valores". Pero como ellas mismas reconocen es
dificil dar a los ninos una imagen realista,
honest y no sexista de la vida, ya que nuestra
sociedad refleja los valores sexistas"."1
El proyecto inicial era el de crear comunidades
donde los ninos comieran y durmieran juntos,
pero los padres se resisten a ello. Las feministas
intentan quebrar los lazos parentales y el
sentido individualista de propiedad sobre los
hijos que se esconden tras 6stos, reemplazar las
categories de "mi hijo" o "tu hijo" por la de
"nuestros hijos". Es una empresa inmensa
construir una cultural donde todos los adults
se sientan padres o madres y responsables de
los ninfos cualquiera sea su origen. Inimaginable,
por ahora.







1, 2 y 4) La mujer
como objeto.
3) El autor serfala que
a pesar de que estas
caracteristicas mitol6gi-
cas anotadas en este
cuadro son consideradas
normales en nuestra
cultural no pueden
desconocerse
variaciones segun pais.
epoca y clase social.


Sexualidad y liberaci6n

En su libro "Del Amor", Stendhal afirma: "La
fidelidad de las mujeres en el matrimonio cuando
no media el amor, es probablemente una cosa
contra la Naturaleza". Pasaron muchos afios
y todavia result mas tolerable la infidelidad
masculina que la femenina; incluso en la mayoria
de las legislaciones penales la tipificaci6n del
adulterio mantiene esta diferenciaci6n. Es
addltera la mujer que realize un acto sexual
con un hombre que no sea su c6nyuge, el
marido s6lo cuando tiene manceba dentro o
fuera de su hogar. La injusticia penal tiene su
correlato en la condena moral porque lo que
es en el hombre un signo de virilidad muy
apreciado, en la mujer pasa a ser una
confirmaci6n de su carActer frivolo. Esto en
terminos generals, ya que en ciertos sectors
sociales y en las sociedades mis desarrolladas,
en los Oltimos aflos se viene dando un fen6meno
de liberalizaci6n de las costumbres sexuales
La proliferaci6n de anticonceptivos, las relaciones
sexuales pre y extra-matrimoniales, el divorcio,
traen como consecuencia este ablandamiento.
El cambio result un ataque a los valores
tradicionales del vinculo exclusive y permanent
que sustenta la instituci6n matrimonial. La
reform en las relaciones personales, entire
otras cosas, da origen a una industrial de la
pornografia, basada en la explotaci6n de las
debilidades e insatisfacciones de los individuos.
Este mercado se sustenta fundamentalmente


en la transformaci6n y utilizaci6n de la mujer
como objeto sexual. En forma semejante la
publicidad hace de esta imagen su tema
predilecto y la convierte en simbolo del consume.
Es innecesario dar ejemplos al respect, lo
important es destacar en qu6 media este
hecho sume a la mujer en una nueva
contradicci6n. Si el cambio en las costumbres
significa un primer paso en el camino de la
liberaci6n femenina, 6ste sentido se tergiversa
cuando es utilizado comercialmente. Porque
cuando se le atribuye a la mujer el rol de
objeto sexual se avasalla el contenido primordial
de su liberaci6n que es el de convertirse en
sujeto.
Para dos feministas francesas "no puede existir
una verdadera liberaci6n sexual mas que si la
mujer es realmente igual al hombre, para que
el intercambio sexual se produzca entire dos
'sujetos' y no entire un 'sujeto' y un 'objeto'(. ..)
la liberaci6n del cuerpo es lo primero que debe
ocurrir, ya que no puede haber liberaci6n
femenina sin liberaci6n sexual".18
Los te6ricos marxistas senalaron el caracter
econ6mico de la instituci6n familiar en la
sociedad de classes, la esclavitud de la mujer
en relaci6n con el hombre y el antagonismo de
su relaci6n; pero no comprendieron el sentido
especifico de su opresi6n sexual. Lenin"'
exclamaba "iAbajo esta mentira! Abajo los
falsarios que hablan de libertad e igualdad para
todos, mientras existe un sexo oprimido.. ."
y las reclamaba para las mujeres mas adelante


162









LI


Mitologias de la

Femineidad Virilidad
Caracterologia
Suave, dulce Duro, rudo
Sentimental Frio
Afectiva Intelectual
Intuitiva Racional
"Atolondrada", impul- Planificado
siva, imprevisora
Superficial Profundo
Frigil ("sexo d6bil") Fuerte
Sumisa Dominante, autoritario
Dependiente Independiente
(Cobarde). Protegida Valiente (protector)
Timida Agresivo
Recatada, prudent Audaz
Maternal iPaternal?
Coqueta Sobrio
Voluble, inconstante Estable
Seductora (conquistada) Conquistador
Bonita (iFeo?)
Puede llorar Hombres no lloran
Insegura Seguro
Pasiva Activo
Sacrificada, abnegada C6modo
Moral sexual
"Mon6gama" "Poligamo"
Virgen "Experto"
Fiel Infiel
Existenclal Social
De la casa I Del mundo
Psiquiatria
Masoquista SBdico
Histirica Obsesivo
Tomado de Gissi, Jorge, Mitologia de la femineidad,
Ediciones Nueva Mujer, Buenos Aires, 1972.


___








Notas sobre sexualidad


femenina
"Al,gozar de un placer que es
mera respuesta al placer del
var6n, la mujer se pierde a si
misma como ser aut6nomo, exalta
la calidad de complement del
macho y se ve reducida a
encontrar en 61 la motivaci6n
de su existencia.
La cultural sexual patriarchal, por
ser rigurosamente reproductive
ha creado para la mujer el
modelo del placer vaginal, pero
los anticonceptivos, abortos y
esterilizaciones, revelan una
incongruencia del mundo
patriarcal: ponen en evidencia que
reproducci6n y placer ya no
pueden estar identificados. Pero


en vez de cuestionar al modelo
sexual de la reproducci6n como
modelo 'natural', lo ratifican
movilizando una series de medidas
que convierten en no-reproductor
el acto de la reproducci6n.
Unas piginas mis adelante
asegura "Para nosotras,
afirmar el propio sexo no
significa empobrecer el encuentro
entire el var6n y la mujer, sino
mis bien deseamos revalorizarlo,
ya que no perdemos de vista la
problematica de una relaci6n
humana con todos sus impre-
vistos. En esta 6poca en que el
mundo de los sentimientos se va
arrastrando hasta desembocar


en unions miticas, en relaciones
monogAmicas de chantaje y de
oportunismo, la llamada
relacion humana esta muy
publicitada, pero al mismo
tiempo aparece escindida del
erotismo y se ha transformado
en un process que se extingue
en la formalidad, sin un desahogo
vivificante." y reafirma el
concept "Autonomia para la
mujer no significa aislamiento
respect del var6n (...) sino
disponer para si de aquella
potencia que durante milenios
ha cedido a su amo."
En relaci6n con lo que llama
"verdadero erotismo" dice que


La conduct sexual de las mujeres


dice "La igualdad ante la ley no es la igualdad
en la vida. Necesitamos que las trabajadoras
consigan la libre igualdad con los trabajadores
no s6lo ante la ley, sino en la vida". Sin
embargo es muy distinta su actitud frente a un
folleto sobre sexualidad de Ines Armand y cuando
dsta lo consult, le responded que el amorr
libre" es una "reivindicaci6n burguesa y no
proletaria". En su correspondencia a Clara
Zetkin, le reprocha en 1920 "La lista de sus
pecados, Clara, no esta todavia agotada. Me
dicen que durante esas veladas de lectura y
discusi6n se examinan generalmente con las
obreras los problems de los sexos y el
matrimonio" y agrega "es una ocupaci6n a la
que son afectos los intelectuales y los medios
que estan relacionados con ellos". Si las
feministas de izquierda insisted en selialar las
carencias de la teoria marxista, no es por un
simple afan de critical, sino porque creen que la
liberaci6n sexual es un problema esencialmente
politico. Es necesario un cambio de sistema
econ6mico y politico pero esta revoluci6n no
garantiza el fin de la opresi6n sexual de las
mujeres. AdemAs haciendo suyo el postulado de
W. Reich sostienen que la ausencia de toda
teoria provoca la asfixia de la revoluci6n sexual.
Para las militants la mayoria de las
investigaciones sobre las caracteristicas sexuales
femeninas estan viciadas porque aceptan la
categoria freudiana del double orgasmo en la mujer.
La imposici6n de un modelo de sexualidad
clasico significa un acto de violencia impuesto


culturalmente que virtualmente las condena a
la frigidez. La division entire orgasmo clitoriano
(en la etapa infantil) y orgasmo vaginal (en
la sexualidad madura) no hace mas que
refrendar la opresi6n sexual de la mujer frente
al var6n. Para Carla Lonzi20 "El sexo femenino
es el clitoris, el sexo masculine es el pene"; la
vagina es la cavidad apta para la fecundaci6n
y a trav6s de la cual se produce el nacimiento
del hijo, y agrega "El mecanismo del placer
en el var6n esta estrechamente ligado al
mecanismo de la reproducci6n; en la mujer el
mecanismo del placer y el de la reproducci6n
no coinciden". Existen dos moments en la
relaci6n sexual: el de la reproducci6n y el er6tico
sexual. Tanto la mujer como el var6n deben
complementary libremente ambos moments ya
que la funci6n del placer ligada al primero
"garantiza la continuaci6n de la especie,
mientras que el segundo, "expresa una necesidad
biol6gica fundamental del individuo". La
norteamericana Anne Koedt21 luego de un
anhlisis anat6mico del grado de sensibilidad
de ambos 6rganos, concluye que el clitoris es el
que cumple la funci6n del placer y que la
vagina esta poco provista de terminaciones
nerviosas lo que le otorga escasa sensibilidad.
Sus afirmaciones y las de otras feministas se
basan en las investigaciones realizadas por
Kinsey y W. H. Master junto con Virginia E.
Johnson. Por su parte Carla Lonzi reproduce
una cita de W. Reich en la que 6ste afirma que
entiree los centenares de pacientes observados











"no es la fusi6n con el otro, o la
p6rdida de conciencia ligadas a
emociones, relacionadas a la vez
con el suefio adolescent de
enamoramiento, sino un juego
y exaltaci6n en los que las
posibilidades de exaltaci6n de
si misma se sienten brotar
directamente de las respuestas
mutuas del cuerpo de la una y el
otro. El erotismo puro, al
provenir del estado de conciencia,
liberal en el ser human la
la capacidad de transformarse
en individuo, en tanto que a la
mujer abandonada a la sensaci6n
y al 6xtasis del unisono, se le ha
sustraido el polo carnal que,


junto al itico, le habria dado el
sentido de lo absolute que Ileva
al impulse creador.
Culmina sintetizando el rol que
cumple el feminismo:
"Tradicionalmente, la mujer ha
buscado una autoafirmaci6n en
la cultural, y, a6n mis ambiciosa,
en la creatividad masculine. A
media que pierde terreno en la
adolescencia y en la juventud, la
muchacha, exaltindose o reple-
gAndose dentro de si misma,
encuentra a veces espontanea-
mente una salida en la
expresividad y trata de
encauzarse en un destino creative.
Hoy el feminismo pone en


guardia a las mujeres sobre este
punto y las invita a reflexionar
sobre lo siguiente: la primer
condici6n para el despegue, en la
existencia femenina es reconocer
en la colonizaci6n sexual la
condici6n bAsica del debilita-
miento y del sometimiento de la
mujer. Es de alli de donde toda
mujer para liberarse debe partir."
Tornado de Carla Lonzi, La donna
clitorea e la donna vaginal, Edici6n.
de la autora, Italia.


La revolucion sexual


por mi y tratados en el transcurso de algunos
afios, no habia una sola mujer que no sufriera
la complete ausencia del orgasmo vaginal".
La cultural patriarcal cre6 un modelo sexual
reproductor al que correspond la exclusividad
del placer vaginal en las mujeres y "el placer
clit6rico-debe su descrddito al hecho de no ser
funcional para el modelo genital masculine".20
Hay mujeres que aceptan la existencia del
orgasmo vaginal: para las feministas esta
afirmaci6n es product de un autoengatho o de
la dificultad para reconocerse frigidas. Para
ellas, la mayoria de estas iltimas son sexualmente
sanas, pero les hacen career que est6n enfermas.
La reivindicaci6n del orgasmo clitoriano no
significa la revoluci6n sexual femenina, porque
para que dsta se Ileve a cabo es necesario
destruir el concept de erotismo y sexualidad
que sustenta la sociedad modern.
Germaine Greer en su libro "The Female Eunuch"
(La Mujer Eunuco) sefiala: "El continue e intense
goce sexual de la mujer, que prosigue mas
alld del orgasmo y que el hombre observa con
sorpresa, no est6 basado sobre el clitoris, que
no responded demasiado bien al estimulo
permanent, sino sobre una totalizadora
respuesta sensual. Si localizamos la respuesta
femenina en el clitoris, estamos imponiendo a la
mujer la misma limitaci6n sexual que ha frustrado
la respuesta masculina". En los pArrafos
siguientes dice "Muchas mujeres que saludaron
las conclusions de Masters y Johnson exclamando
'Yo lo habia dicho' y 'Soy normal', sentirAn que


esta critical es una tradici6n. Ellas descubrieron
el placer sexual despues que les fue negado,
pero el hecho de que s61o hayan experimentado
gratificaci6n mediante el estimulo del clitoris,
es una prueba a mi favor, porque 6ste es un
indice de la desexualizaci6n del cuerpo, de la
sustituci6n de la sexualidad por la genitalidad".
La revoluci6n sexual para el movimiento
femenino implica la ruptura con todas las
inhibiciones y tables tradicionalmente sustentados
por nuestra cultural; la plena aceptaci6n social
de las necesidades sexuales de los individuos;
y la destrucci6n de antinomias tales como
homosexual/heterosexual, o dama/prostituta.
Aunque proponen una libertad total en las
costumbres, una nueva valoraci6n del cuerpo
human y el establecimiento de una igualdad
real y no ficticia, es muy dificil preveer los modos
particulares que estos cambios asumirAn a
partir de dicha relaci6n sexual.
Lo concrete es que la existencia de una
renovaci6n en las tradicionales sexuales da
origen a diversos movimientos que reclaman
mayor libertad sexual para el moment actual.
Para el sector femenino el campo que se abre
es amplisimo e impensable, sin embargo no se
ha elaborado aln una teoria y ni siquiera se
conoce a fondo las peculiaridades sexuales de
la mujer. En este sentido el movimiento recien
esta dando sus primeros pasos.
Juliet Mitchell luego de analizar las distintas
estructuras que integran a la mujer sostiene:
"Es dificil no Ilegar a la conclusion que la








I y 2) Consignas y
manifestaci6n feminist
en California.


,t


0 V


N


Uw* I,


Familia e igualdad sexual


estructura principal que actualmente se encuentra
en r6pida evoluci6n es la sexualidad"." Las
tres restantes -producci6n, reproducci6n,
socializaci6n- se han anquilosado, en Occidente,
y a su vez las mujeres no exigen que haya
cambios en su condici6n en relaci6n con 6stas.
El eslab6n m6s d6bil en la cadena es entonces
la sexualidad, ya que es la estructura que
present mayores contradicciones. La amenaza
que se cierne sobre el matrimonio con la
liberalizaci6n de las relaciones antes y despu6s
de 61, son datos, entire otros, que confirman,
para Mitchell, la hip6tesis anterior. El afirmar
que la estructura sexual es el eslab6n mds
d6bil no significa que s6lo a trav6s de ella se
proponga una soluci6n. Una estrategia general
debe incluir todas las estructuras y reivindicaciones
especificas para cada una de ellas a corto y
largo plazo. En relaci6n con la sexualidad, la
consigna socialist de la abolici6n de la familiar
burguesa ya no es eficaz, "La preocupaci6n
estrat6gica de los socialists debiera ser la
igualdad de los sexos, no la abolici6n de la
familiar. Las consecuencias de esta demand no
son menos radicales, pero son concretas y
positivas y pueden ser integradas en el curso
real de la historic". Ademas, la igualdad sexual
y la familiar son incompatible, Io que significa
que la instauraci6n de una trae aparejada la
abolici6n de la otra.
Por otra parte, las feministas francesas Anne y
Jacqueline sostienen que "Hay tres classes de
contestatarios que correspondent a las tres


categories 'menores' de nuestra sociedad: los
obreros, las mujeres, los estudiantes". La lucha
proletaria y su expresi6n el marxismo, es la
que cuenta con mayor experiencia te6rica y
practice. El feminism es la "toma de conciencia
de las mujeres acerca de su dominaci6n por los
hombres",18 y en tanto movimiento, adolece
de mayores ambiguedades y carencias. Estos
rasgos se repiten en el caso del movimiento
estudiantil.
De las tres, la condici6n obrera es la que aparece
mas claramente como fen6meno social. No se
puede Ilevar a cabo una revoluci6n global si
estas tres fueran sociales no se unen. Pero
existen grandes carencias en la triada y cada
una debe integrar en sus reivindicaciones la de
los grupos restantes y a su vez cada uno de los
contestarios debe sentir como suya la lucha
de los otros y apoyarla. Si de todas las teorias
la marxista es la mas elaborada esto no
significa que ella contemple todos los aspects
de la opresi6n que sufren estos sectors. En
este sentido "ha podido actuar sin un andlisis
psicol6gico profundo porque la opresi6n contra
la que luchan es psicol6gicamente simple. Las
relaciones entire hombres y mujeres son much
m6s complejas: hay hombres que se suicidan
por una mujer, pero no hay patrons que se
suicide por un obrero..."."
La sexualidad, prioritaria en mujeres y j6venes
es, para las francesas, el punto de uni6n de los
tres movimientos, y este es un aporte fundamental
que realizan ambos al socialismo. A pesar de que


/,
/j


C n r


8tJAL F~icP

FOVA Itb










TLLJ


los clasicos marxistas, intuyeron su importancia,
no estaban dadas las condiciones objetivas
para que aquellos despertaran a la lucha. El
tiempo ha madurado y feministas y estudiantes
atropellan en su intent por inventar una
sociedad distinta. Ya profetizaba Engels "Cuando
esas generaciones aparezcan, enviar6n al
cuerno todo lo que nosotros pensamos que
deberian hacer. Se dictaran a si mismas su
propia conduct, y en consonancia, crearAn una
opinion p6blica para juzgar la conduct de
cada uno. iY todo quedarS hecho!".3

Conclusion
Exigirle al feminismo la coherencia te6rica de un
movimiento social maduro implica el riesgo de
desvirtuar su significado y no entender los
valores concretos de sus contradicciones.
Rozando la angustia las feministas intentan
desentraiar los motives de su opresi6n y las
formas de canalizar su indignaci6n social en
una lucha productive. Pero la madeja tiene
muchas puntas, y encontrar el principio y el
fin son tareas que requieren tiempo y preparaci6n.
Estan en el comienzo y es facil caer en
infantilismos, pero lo prefieren a permanecer
inactivas. Si se piensa en los afos de esclavitud,
separaci6n e inconciencia, es comprensible su
desborde incontenible, pero no por eso es
justificable y la mayoria lo sabe. Tienen el apuro
de los que quieren cambiar, la rebeli6n de los
que han estado contenidos por siglos, y la


desesperaci6n de saber que no son justamente
ellas las que van a presenciar el surgimiento
de una sociedad libre.
No todas las mujeres son concientes de su
opresi6n; ya el fil6sofo Kierkegaard lo decia:
"iQue desgracia ser mujer! Y cuando se es
mujer, la peor desgracia en el fondo, es no
comprender que es una desgracia". Y las
estudiantes del Mayo francs lo confirmaban en
sus carteles: 18
"Muchacha estudiante
que lo cuestionas todo,
las relaciones del obrero con el patr6n,
las relaciones del alumno con el maestro,
(has pensado tambidn en cuestionar
las relaciones del hombre y la mujer?"
Para sus militants, el Onico camino que les
queda a las mujeres para su liberaci6n es el
feminismo en tanto "es la toma de conciencia
por la mujer de la opresi6n que padece" y el
movimiento feminist por ser "la acci6n
colectiva que corresponde a la toma de conciencia
de una alienaci6n".18 Esta afirmaci6n no
significa que las feministas propongan un tipo
inico de organizaci6n o que sean un partido
politico o que se nieguen a integrar grupos
politicos mixtos. La mayoria de los grupos
encaran en la actualidad esta discusi6n, inclusive
dentro de aquellos que tienen decision tomada
al respect.
El movimiento feminist, con sus caracteristicas
actuales, surge en las sociedades mAs
desarrolladas y se ha elaborado en el seno de









Acto pdblico de un
grupo feminist en
Nueva York.


6stas. A pesar de que este hecho crea
dificultades en el pasaje a los paises dependientes,
el andlisis esencial de la opresi6n social y
sexual de las mujeres es comin a toda sociedad
de classes y sus luchas son validas siempre
que se tenga en cuenta las particularidades de
cada pais.
Las feministas se han asentado en la historic
con fuerza extrafia a su supuesta fragilidad.
Las mujeres despuds de tantos aros de
ignorancia y olvido, intuyen una esperanza. El
movimiento responded con una oferta tentadora
que s6lo las propias mujeres pueden realizar:
reconstruir el pasado de acuerdo a sus
ambiciones y crear un future acorde a sus
necesidades.

BIBLIOGRAFIA

1) Hysteria; a paper by and for women, N" 4,
Boston, 1917.
2) NY Radical Feminist Manifest.
3) Federico Engels, El origen de la propiedad, la
familiar y el estado, Ediciones Claridad, Argentina.
4) Carlos Marx y Federico Engels, La ideologia alemana,
Editorial Pueblos Unidos, Uruguay.
5) Margaret Benston, Para una economic political de
Ia liberaci6n de la mujer, en La Liberaci6n de la
mujer; Ano cero, GrAnica editor, Argentina, 1972.
6) Ernest Mandel, Introducci6n a la teoria econ6mica
marxista, Carlos Perez Editor, Argentina.
7) We usually don't hire married girls, en On the job
oppression of the working class, publicado por
New England free press, Boston.
8) Andr6 Andrieux y Jean Lignon, L'ouvrier
D'aujourd'hui, Editions Gonthier, 1966.


9) Peggy Morton, El trabajo de la mujer nunca se
terminal, en Las mujeres dicen basta, Ediciones
Nueva Mujer, Argentina, 1972.
10) Joan Jordan, La situaci6n de las mujeres
norteamericanas, en Las mujeres, editorial Siglo XXI,
M6xico, 1970.
11) Shulamith Firestone, Be charmed, en On the job
oppression of the working class, op. cit.
12) Evelyn Reed, Problems of Women's liberation,
New enlarged editions, EE. UU., 1970.
13) Simone De Beauvoir, El segundo sexo, Ediciones
Siglo XX, Argentina, 1970.
14) Juliet Mitchell, Las Mujeres: la revoluci6n mis larga,
en Las Mujeres, op. cit.
15) State of abortion message, en Women: a journal of
liberation, Summer, 1970.
16) Jorge Gissi, Mitologia de la Femineidad,
Ediciones Nueva Mujer, Argentina, 1972.
17) Rosalyn Baxandall, Cooperative Nurseries, en Women
a journal of liberation, Spring '70.
18) Anne y Jacqueline, De un grupo a otro, en La
lberaci6n de la mujer: Aio cero.
19) Marx, Engels, Lenin y otros, La emancipaci6n de la
mujer, Editorial Grijalbo, Mexico, 1970.
20) Carla Lonzi, La donna clitorea e la donna vaginal,
Edici6n de la autora, Italia.
21) Anne Koedt, El mito del orgasmo vaginal, en La
liberaci6n de la mujer: Alto cero.
22) Trevor Lloyd, Las Sufragistas, Ediciones Nauta,
Espana, 1970.
23) Juliet Mitchell, Woman's Estate, Penguin Books,
Inglaterra, 1971.
24) Revistas feministas:
Through the looking glass.
No more fun & Games.
Off our backs.
Women.
Hysteria.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs