• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Introduction
 Retratos y caricaturas
 Aspectos de Montevideo
 Costumbres, uniformes militares...
 Marinas, escenas historicas y movimiento...
 Sitio de Montievideo, 1843-185...
 Viaje a caseros
 Viajes al interior del pais,...














Title: Iconografía uruguaya
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00086625/00001
 Material Information
Title: Iconografía uruguaya
Physical Description: Book
Creator: Arredondo, Horacio.
Publisher: Impr. "El Siglo Ilustrado, ",
Publication Date: 1929
Copyright Date: 1929
 Record Information
Bibliographic ID: UF00086625
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: 05522177 - OCLC

Table of Contents
    Introduction
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
    Retratos y caricaturas
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
    Aspectos de Montevideo
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
    Costumbres, uniformes militares y escenas historicas
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
    Marinas, escenas historicas y movimiento portuario
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
    Sitio de Montievideo, 1843-1852
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
    Viaje a caseros
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
    Viajes al interior del pais, 1839-1856
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
Full Text


















ICONOGRAFIA URUGUAYA

La obra de Juan Manuel Besnes e Irigoyen
POR

HORACIO ARREDONDO (HIJO)

Vulgarizar la obra de Juan Manuel Besnes e Irigoyen, es
realizar obra de cultural y de patriotism. Comentarla, repre-
senta la labor afirmativa de un erudito. Intentar6 la labor
primera, dejando el comentario y la critical hist6rica para los
especialistas que en el future puedan formarse en nuestro me-
dio. Esta segunda tarea, sobre ser dificil, demand la disponi-
bilidad de un tiempo del que no dispongo. Filtame, tambi6n,
el dominion de los detalles imprescindibles para avalorar la obra
ejecutada en lo que respect a su tema de costumbrista. Esce-
nas marinas, arboladuras, envergaduras, aparejos, botalones, jar-
cias, todos los elements de la arquitectura naval, son para mi
campo vedado. En tan deficientes condiciones, ciar la fidelidad de esa vida marinera, de paz o de guerra, a la
que Besnes dedicara innumerables dibujos y acuarelas?
Apenas si podria echar un cuarto a espadas frente a escenas
cameras. Alguin otro poco de anAlisis quizi pudiera dedicar
a los edificios que figuran en su obra multiple. Una leve ano-
taci6n, espaciada e inorginica, marginaria de vez en cuando las
escenas urbanas en las que, como elements secundarios, grupos




171 0R

LATIN
AMERICA



(i REVISTA DE LIA SOCIEDAD <

de personas animan el conjunto destacando las polleras ampu-
losas, los mirifiaques solemnes de las figures femeninas tocadas
de altos peinados sujetos con los espectaculares peinetones pro-
pios de la 6poca, y tambi6n el abanico travieso y la sombrilla
protectora; y el todo mezclado con los graves trajes masculi-
nos, en los que descuella la nota sugestiva de los cuellos de
foque, el artistic y a veces llamativo corbat6n, fisonomias
caracterizadas por un bigote denso, poblada barba y el som-
brero de copa terminando la silueta ataviada a la moda del
period romintico a la saz6n vigente. Avanzaria una que otra
observaci6n sobre el indumento military, tan lleno de misterio.
Asi las cosas, s6lo emergeria s61ido el comentario hist6rico
fuera de lugar en las piginas de esta Revista, puramente de-
dicadas a temas de arqueologia. (1)


(1) Es de desear se trate cuanto antes, en forma monogrifica, la cues-
ti6n del traje durante la epoca colonial y primera mitad del siglo pasado.
Es un tema mis serio y mis complicado de lo que a primera vista parece.
Refiriendonos al traje military, me son conocidas las dificultades con que e!
senior Emilio Regalia viene tropezando desde muchisimos afios atras, para
documentarse para la magnifica galeria de acuarelas de uniforms militares
uruguayos que prepare. Cuando esa obra silenciosa y paciente sea conocida,
todos admirarin la pericia de su dibujo, el acierto y la viveza de los co-
loridos; pero pocos casi ninguno, sospecharin la tarea previa realizada
para que esas policromadas acuarelas, recreo de la vista, fueran lo que son:
fidedignas reconstrucciones hist6ricas.
Y en lo que se refiere al traje civil, baste recorder las critics provocadas
en Buenos Aires, con motivo de la erecci6n de estatuas a algunos de los
pr6ceres de Mayo.
Sobre este interesante asunto, el actual Intendente de Buenos Aires, doctor
Jose Luis Cantilo, en la sesi6n realizada el 15 de mayo de 1910 por la
Junta de Historia y Numismitica, manifest que en Europa era relativa-
mente ficil reconstruir el pasado, pero que en la Argentina habria que
teconstruir improvisando. (C6mo era el Sal6n del Virrey Cisneros en el
Fuerte? (Que mobiliarios estaban en auge en 1810? (Cuiles eran las carac-
teristicas del nivel social en el hogar?, preguntaba ese hombre puibli-
co argentino. Esa pregunta qued6 en silencio, pues la respuesta dada por
el senior Alejandro Rosa, apenas si algo adelantaba. Dijo, respect al primer
punto pues a los otros nadie respondi6 que el doctor Vicente G. Que-
sada recordaba haber visto la Sala del Fuerte, en la mayor pobreza de
decoraci6n.












ICONOGRAFiA URU(UAYA


En tan precarias condiciones, lo cuerdo es callar, limitando
la acci6n a vulgarizar el material grifico, copioso y select
bajo el punto de vista documental, para el studio de los an-
tiguos usos y costumbres de la patria; precediendo las series
en que agrupo el material, de unas brevisimas lines a manera
de presentacio6n.


A continuaci6n express el doctor Cantilo que el detalle de los pantalones
largos o cortos, podria ser un detalle indigno de un studio hist6rico sobre
la Revoluci6n de Mayo; pero, en cambio, era de vivisiro interns si se trataba
de un cuadro con escenas de esos dias o de la estatua de algunas de las
figures descollantes de esa hora.
Manifest6 que como miembro de la Comisi6n que asesor6 a los artists
a quienes so les enconiendaron obras escult6ricas, habia tenido que recurrir
a las fuentes europeas, pues en el Museo Hist6rico no habia datos al respec-
to, y de la indagaci6n en Europa, result que el pantal6n largo se usaba a
la par del corto, en 1810. Despues de una larga disertaci6n, sostuvo que el
pantal6n largo estaba en uso desde fines del siglo XVIII y que se estableci6
en la invitaci6n del Cabildo abierto que la reuni6n era "sin etiqueta";
agregando que tampoco era presumible que las gentes de Buenos Aires an-
duvieran en ese entonces por las calls perpetuamente cubiertas de polvo 'o
de barro, con zapatos y pantalones de sal6n a todas horas del dia.
En apoyo de su tesis rocuerda que Jose Puiggari, en su "Monografia del
traje" (Barcelona, 1886), public liminas de la colecci6n Herv6, de 1808
a 1810, que prueban que el pantal6n largo con tirilla, estaba en auge desde
la 6poca imperial. Qu2 en la obra "Historia de la Moda" (Berlin, 1890),
se encuentran trajes de hombre, usados de 1810 a 1812, con pantal6n largo,
sobretodo con esclavina, y bast6n, como la estatua de Castelli, que era la
mis criticada. Que en la publicaci6n de Roger Miles "Comment discerner
les stigles", en la pagina 104, debajo de una ilustraci6n que prueba que el
pantal6n largo estaba en uso en 1810, dice textualmente: "La culotte a
cede le pas au pantalon collart, la botte droite a la botte a rivers", agre-
gando que se ha criticado severamente que esta .ltima bota se haya per-
-mirido en la estatua de Larrea.
El doctor Carlos M. Urien entendia que la indumentaria de la estatua
de Castelli es rigurosamente hist6rica, "porque Buenos Aires siempre ha se-
guido las costumbres francesas, tanto en la indumentaria civil como en la
" military ; y expresa que lo criticable "son los bajorrelieves del monument,
principalmente el que represent el moment en que comparece ante Cis-
" neros el coronel Rodriguez, para comunicarle que su poder ha caducado,
" escena que se hace desarrollar en un sal6n que recuerda los de las Tu-
" Ilerias, siendo sencillo el alojamiento del Fuerte". Tambien critical la
banda que ostenta Castelli, que, a su juicio, nunca pudo tener.












REVISTA DE LA SOCIEDAD AMIGOS DE LA ARQUEOLOGIA>


A colmar esas lagunas, a subsanar esa falta de conoci-
mientos respect al indumento de nuestros mayores, asi como
tambien en lo que se relaciona con los objetos y cosas ma-
teriales grandes y chicas de que se servian, tiende esta
publicaci6n, contribuci6n a la que seguirin otras que, si bien
menos numerosas, no le ceden en calidad a esta de Besnes e
Irigoyen.
Sintetizando: el dibujante de "la Bonita", Durand-Brager,
Debret, D'Hastrel, Pallieres, Rugendas, Ouseley, Aulburg, Du-
ran, Nin y Gonzilez, Blanes el grande Spondaburu, He-
quet, etc., y various an6nimos, completarin la obra que iniciara
con Brambila (2), Orme (3), Heath (4), Robinson (5) y
Merigot (6).


Don Jose Toribio Medina intervene y recuerda, entire otros elements
para la reconstrucci6n fidedigna del traje, las liminas de Malaspina y la
medalla que la sefiora Mercedes Gonzilez de Lavalle hizo acufiar en Chile,
con motivo del rechazo de las invasions inglesas, en la que hay detalles
de indumentaria dignos de Ilamar la atenci6n. (Extracto del "Boletin de la
Junta de Historia y Numismitica Americana", vol. V. Buenos Aires, 1928).
Los antecedentes expuestos demuestran que el tema de los trajes no es
tan baladi, y esa anarquia de opinions es perfectamnte aplicable a nuestro
medio, tanto urbano como rural, pues tampoco existen trabajos que traten las
modificaciones habidas en el traje de nuestro gaucho, ni de su apero, temas
cuya dilucidaci6n tratare de provocar en pr6ximos trabajos.
(2) "Montevideo en 1794", en "Fortificaciones de Montevideo. El port6n
de San Pedro", por Horacio Arredondo (hijo). Montevideo, 1927, pigs.
10-11.
Interesado en aportar los mayores datos sobre Brambila, el dibujante 'de
la expedici6n de Malaspina, transcribo el siguiente pirrafo de una carta
particular que, de Sevilla, me envia con fecha 6 de octubre de 1929, el
distinguido investigator argentino don Jose Torre Revello:
"Brambila es un dibujante excelente, y el dia que se conozcan todas sus
" producciones con vistas de !as principles ciudades de America y de
" Filipinas, se le hari justicia a sus meritos. Todos sus trabajos estin hechos
" a la aguada, con blanco y negro; por eso salen muy bien en las foto-
" grafias. Era pintor de gran soltura y de pinceladas amplias y jugosas".
(3) "Asalto de Montevideo por los ingleses, el 3 de febrero de 1807, por
Eduardo Orme", en "Iconografia de Montevideo. Grabados de las invasio-
nes inglesas", por Horacio Arredondo (hijo). Montevideo, 1927, pigs. 4-5.
Al publicar este grabado, manifesto en la nota nim. 2, que la repro-












ICONOGRAFiA URUGUAYA


La labor de Besnes represent una contribuci6n formidable
para el studio del pasado, en sus mias variados y atractivos as-
pectos. La confrontaci6n cuidadosa con la labor similar de sus


ducci6n que insertaba, tomindola del que adquiriera en Buenos Aires para
ci Museo Hist6rico Municipal, lo suponia argentino; y agregue que no pu-
diendo confirmar el dato, me comprometia a obtenerlo y divulgarlo en
la primera oportunidad.
El senior Jos6 Juan Biedma, ex Director del Archivo de la Naci6n y ca-
ballero gentilisimo, ha aclarado el enigma en carta particular de 28 de
mayo de 1928, donde me manifiesta:
"Estoy en condiciones de aclararle la duda que usted expresa en la pi-
" gina 4 de su "Iconografia de Montevideo", con referencia al grabado de
" Orme, recordatorio del asalto del 3 de febrero de 1807, por las tropas
" de Auchmuty.
"No puedo precisarle el afio, pero alli por los de 1882 a 84, don Angel
Justiniano Carranza, a invitaci6n del doctor Francisco P. Moreno, Di--
rector del Museo de La Plata, inici6 la publicaci6n en gran format (46
X 31), y con gran lujo, de la obra "Campafias Navales de la Republica
" Argentina", que, a no mediar una pequefiez, a que no escapan aun los
grandes hombres, fuera un monument de nuestra bibliografia hist6rica,
" como ocurri6 despues con la obra del historiador chileno, Jos6 Toribio
Medina, sobre "La Imprenta en la America Espafiola", cuya impresi6n
" cost a aquel institute muchos miles de pesos. Pero ocurri6 que don Angel,
" ya impresa la primera entrega, quiso introducir modificaciones que, segin
" Moreno, inutilizaban el material empleado, raz6n que le aconsej6 desistir
" del prop6sito, y esto fu6 lo suficiente para hacer fracasar la publicaci6n.
" Apareci6 la primera entrega de 30 piginas, profusamente ilustrada con
" grabados interesantisimos, y centre 6stos, el del asalto de Montevideo a
" que usted se refiere, y el ataque a Buenos Aires, en julio de 1807, en
" cartulinas del format ya dicho, ocupando los grabados 28 112 por 22
" centimetros.
"Aparte de estos dos grabados, nitidamente impresos, trae intercalados
en el texto, los siguientes: pigina 2, al comienzo del capitulo I, el anti-
" guo "Fuerte de Buenos Aires" (cuadro de Durand Brager); pigina 4,
" retrato y aut6grafo de "Don Baltasar Hidalgo de Cisneros"; la 5. "Vista
" de la Gran Canaria desde el mar" (sitio de deportaci6n del virrey de-
" rrocado); en la 6, el "Cabildo abierto de 22 de mayo de 810", bosquejo
" de don Juan M. Blanes; pig. 7, en toda la plana, reproducci6n grifica
" del nombramiento de Irigoyen comisionado ante el Gobierno ingles y
" comunicado al comandante del Apostadero de Montevideo, don Jos6 M.
" Salazar; pig. 8, retrato y aut6grafo de don Jose de Bustamante y Gue-
" rra; pig. 9, "Croquis de las inmediaciones de Montevideo, cuando el ata-
" que de los ingleses", que es el mismo que usted public en las pigs. 10












10 REVISTA DE LA SOCIEDAD <>

predecesores y sucesores, nos dara el ansiado dominio del am-
biente en que actuaron los personajes y se usaron los objetos
que 61 plasmara en sus obras, dibujos, acuarelas o simples apun-
tes de una y otra cosa.


y 11 de su opfisculo, pero sin la vista de la ciudad que tiene el de la
colecci6n de Gonzilez Garafio, y algunas otras insignificantes diferen-
cias que me hace suponer pertenecen a distintas ediciones; pig. 10, re-
trato de Auchmuty; pig. 11, "Portada y Poterna de la Ciudadela de
Montevideo" (demolida en 1833) y aut6grafos de Pascual Ruiz Hui-
dobro y Jose M. Salazar; pig. 12, "Retrato y aut6grafo de Popham";
pig. 13, "Retrate del almirante George Murray (y su escudo)"; pig. 14,
"Antiguo Fuerte de San Jose, en Montevideo" (que yo conoci en mis
mocedades y que Latorre, seguin creo, mand6 demoler); pig. 15, "Re-
trato, escudo y aut6grafo de Liniers"; "Retrato de Whitelocke"; pig. 16,
Plaza de Toros de Buenos Aires" (demolida en 1817); pig. 17, "Retra-
to de Baltasar Unquera"; pig. 18, "Vista de la Iglesia de Santo Dcmingo":
pig. 19, "Retrato y aut6grafo de don Juan Balbin Gonzilez Vallejo", y
pig. 20, "Retrato y aut6grafo de don Pedro Feliciano Sainz de Cavia
(Secretario del Cabildo de Montevideo"). Siguen ocho piginas de "Notas
complementarias al capitulo I", que cierra el grabado del escudo no-
biliario del uiltimo virrey (Cisneros). Creo que estos datos le ayudarin
a despejar la pequefia inc6gnita, si6ndome de much complacencia poder
trasmitirlos para que los utilice si le place.
"Yo no hice incluir ese grabado en la edici6n de las "Campafias Navales"
que dirigi despues de la muerte del doctor Carranza (dste falleci6 en
mayo de 1899), porque entonces no poseia la entrega que consegui
despues".
Del magnifico grabado ingles, no existe sino un ejemplar en el pais -
ahora puedo afirmarlo rotundamente y es el que actualmente posee el
Museo Hist6rico Municipal, adquirido por mi en Londres, en la The Parker
Gallery.
En Buenos Aires tengo noticias de dos: el primero, algo incomplete, por
un torpe corte en la base, tambien vendido por la referida casa especialista;
y el otro, complete, que perteneci6 al doctor Francisco P. Moreno y que,
indudablemente, fu6 utilizado para la reimpresi6n argentina, en la colec-
ci6n del sfiior Alejo Gonzilez Garafio, el que tambien adquiri6 el primero.
(4) "Asalto de Montevideo por los ingleses, el 3 de febrero de 1807", por
W. Hearth. Grabado por Sutherland y publicado en 1815 por J. Jenkins",
en "Iconografia de Montevideo", etc., pigs. 6-7.
De la aguatinta coloreada de Heath, ya he conseguido un ejemplar para
el Museo Hist6rico Municipal, adquirido en la casa Mitchell, de Buenos
Aires.
(5) "Vista de San Felipe de Montevideo, por Jorge Robinson. Grabado











ICONOGRAFIA URUGUAYA


Nada escap6 a la fina percepci6n de su espiritu esencial-
mente detallista, meticuloso y veraz. El acontecimiento hist6-
rico de resonancia, la incidencia pueril de su tranquila vida de
bur6crata, los tipos populares de la campafia que entreviera en
.sus breves incursiones por el interior del pais de 1839 y de 1855
y 56, las escenas de la ciudad que eligiera para su residencia,
el trivial o el important suceso en la bahia, los panoramas
bdicos navales desarrollados en el rio, al Sur de la ciudad,
durante la Guerra Grande, los uniforms militares de una 6po-
ca de incesante batallar, las marinas, la arquitectura urbana de
Montevideo, Canelones, Santa Lucia, San Jos6 y Durazno; la
rural, con las "casas" primitivas de sus estancias y de los "pues-
tos" de mediados del pasado siglo, en las que se albergara en
sus cortos viajes, etc. En fin, nada desdefi6 su lipiz diligente,
trasladando a sus cuadernos de notas, los sucesos de la vida que
llamaran su atenci6n de hombre curioso.
Comentando, puede afirmarse sin temor a ser rectificado,
que traslad6 a la forma grifica, los acontecimientos, tipos y


por Merigot y publicado por W. Faden", en "Iconografia de Montevideo",
-etc., pigs. 8-9 y variante pigs. 10-11.
No he podido obtener ejemplar del grabado de Robinson, a pesar de te-
nerlo encargado a ciertos sutiles sabuesos, en Europa, y a no perdonar la
requisa en los catailogos d2 anticuarios que continuamente me llegan.
En cambio, por una deferencia del coleccionista uruguayo don Roberto
Pietracaprina, puedo anunciar la existencia de un nuevo grabado ingles ab-
solutamente desconocido en el pais.
"He visto un grabado formidable de la Iglesia Matriz, con las tropas
" inglesas al pie, todas ellas con sus vistosos uniforms, pero forma parte
" de una colecci6n de batallas inglesas, hasta la caida de Napole6n; y no
es negocio adquirir toda esa colecci6n, que vale un dineral, para sacar
" ese grabado solo".
(Carta particular. Londres, 21 de agosto de 1929).
(6) Vista del pueblo y puerto de Montevideo. Grabado por Merigot, pu-
blicado por Colnaghi y Cia.", en "Iconografia de Montevideo", etc., pi-
ginas 12-13.
Al Museo Hist6rico Municipal incorpor6 el grabado de Merigot, adqui-
riendolo en la casa de los anticuarios Maggs Bros, de Londres, hace muy
poco tiempo.










12 RtVISTA DE LA SOCIEDAD <

costumbres de una 6poca interesantisima, que estaria plena de
vacios sin su trabajo de observador paciente, escrupuloso y
prolific.
Si el aspect artistic deja que desear, si la falta de pericia-
ticnica que evidencia en sus cuadros, es indiscutible, si los de-
fectos de perspective se acusan en sus paisajes en forma indu-
bitable, si las fallas de sus dibujos resaltan al ojo menos obser-
vador, y si la desproporci6n de las figures de su obra de com-
posici6n se acusa netamente a la primera ojeada, en cambio, la
fidelidad del detalle, la naturalidad de la escena, la exactitud del
color en los trajes y el acierto de sus temas, salvan del olvido
su labor, consagrindola, por el contrario, en forma definitive
por los afios presents y para los venideros. Es mis. Esa tarea
poco hibil desde el punto de vista artistic, tan valiosa como
imperfecta, constituiri en el future la cantera de noble ma-
terial de la que se servirin todos aquellos empefiados en la
realizaci6n de la obra de verdad y de exactitud que se league
a la posteridad. Jamis sofi6 el modestisimo Besnes, la funci6n
capital que sus trazos ingenuos jugarian con el correr del
tiempo.
Por tanto, 61 es, por excelencia, nuestro iconografista. A
este preciado titulo su supervivencia esti asegurada. Cronol6-
gicamente fu6 el primero, y no por cierto el menos sagaz de
los que despues siguieron sus huellas. Y le asigno tal prioridad,
en atenci6n a que Brambila, Orme, Heath, Robinson, Faden,
etc., que le precedieron, documentaron tan s6lo aspects edilicios
o militares con parquedad realmente britinica. El admirable
dibujante de la "Bonite" de Vaillant, en sus cinco aportes de
1836, realize identica contribuci6n, destacando el impecable
grabado del mercadito de Sostoa, de un valor artistic y do-
cumental verdaderamente remarkable. Earle o Prior, por esos
mismos afios, realizaron en las tres escenas grabadas por Col-
burn, una labor digna de encomio, pero la exigiiidad de la
contribuci6n no alcanza a igualar, por su cortedad, a la de-










ICONOGRAFiA URUGUAYA


fectuosa pero grande de Besnes, no obstante la superioridad
artistic de sus aportes. La minima cooperaci6n de Gore
Ouseley, la mis notable de Pallieres, la esporadica de Nin
y Gonzilez, la de Durin Brager, la de Durin criollo, asi como
la de algunos an6nimos lit6grafos, de Wiegeland y otros, na-
cionales y extranjeros que a su tiempo tratar6, no empafian
la fundamental de Besnes. Juan Manuel Blanes, en su admira-
ble obra pict6rica, Nicanor Blanes, Miguel Palleji, Horacio
Espondaburu, Federico Renom, asi como Di6genes Hequet y
otros pintores menores que realizaron obra de interns para el
conocimiento del pasado, fueron posteriores, documentindose,
en algunas escenas, de segunda mano, pero sin dejar de reco-
nocer que, en la mayoria de los casos, se documentaron bien.
En consecuencia, por ser el mis fecundo y por tomar sus
apuntes del natural, Besnes es el primer contribuyente a per-
petuar integralmente las cosas del pasado del Uruguay.
Es, por tanto, de singular importancia, la vulgarizaci6n de
su obra, y esta valoraci6n la justifica ampliamente el esfuerzo
que se realize con esta impresi6n, desde que apenas si son co-
nocidos algunos de sus trabajos, de tema puramente hist6rico,
lamentando que la penuria de fondos, impida las reproduccio-
nes en colors y aun mismo, las en negro, pero en tamafio
mayor.
Presentar el todo en un conjunto orginico es mi prop6sito,
pero me adelanto a expresar que es dificil la reuni6n de todo
ese inmenso material, para la que se necesitarian los ojos de
Argos y la paciencia de Job.
Si considerable y valioso es lo salvado en las iconotecas pui-
blicas, si important es el conjunto desperdigado en las colec-
ciones particulares, de consideraci6n es tambien la obra per-
dida en el anonimato o en la destrucci6n total. Para apreciar
el fundamento de este aserto, basta s6lo recorder dos de sus
trabajos mis importantes para la iconografia uruguaya: los re-
tratos de Rivera y de Oribe, que, dado el prestigio de sus










14 REVISTA DE LA SOCIEDAD <>

personas, es ficil inferior la contracci6n y el esmero que el autor
habri puesto en la obra. Estos retratos los ofreci6 Besnes en
venta, a la Asamblea Nacional, en 1836, pero parece no fue-
ron comprados. S61o se sabe que fueron exhibidos en Paris, a
principios de 1840, por el doctor Jos6 Ellauri, -cuando el des-
empeiio de su misi6n diplomitica ante el Gobierno francs.
Hace poco mis de un afio, apareci6 a la venta, en Buenos
Aires, una de las acuarelas mis importantes de Besnes, consi-
derada como factura artistic por el asunto y por sus dimen-
siones, y la adquiri para el Museo Hist6rico Municipal, y es la
que reproduzco en las primeras liminas de este trabajo. Eje-
cutada durante la dominaci6n portuguesa y dedicada a don
Juan Jos6 Durin y sefiora, es una vista del puerto y de la
ciudad de Montevideo, tomada desde el Cerro.
Con posterioridad, aparecio6 otra acuarela un guayaqui
de Rivera adquirido por el senior Sim6n Lucuix, con el que
obsequi6 al doctor Carlos Travieso, y una de las mesas revuel-
tas mis interesantes, en poder del senior Gomensoro Ruano. (7)


He presentado a Besnes e Irigoyen como icon6grafo, porque
a este titulo nos interest y porque gracias a l1, su nombre pa-
sari a la posteridad. Pero su active vida de empecinado traba-
jador, caracteriz6se tambi6n por otras actividades. Fu6 maestro
de escuela, y de los mejores de su tiempo; fu6 lit6grafo, posi-
blemente el segundo, anteponi6ndole cronol6gicamente Jos6
Gielis, belga de origen, que en 1838 estableci6 el primer taller
litogrifico en el pais y que fu6 su maestro.
Pero por sobre su producci6n de dibujante, de acuarelista, de
lit6grafo y de maestro de escuela, fu6 caligrafo, y un notable


(7) El senior Jose Antonio Ferreira, distinguido coleccionista uruguayo y
persona de singular versaci6n en material artistic, poseia una acuarela de
Jrigoyen que tenia como tema cl puerto de Montevideo. Este important
document le fue sustraido, hace afios, de su valiosa pinacoteca, y es de
lamentar que no haya aparecido hasta el dia.










ICONOGRAFiA URUGUAY A


caligrafo. Su habilidad al respect era prodigiosa y aun ahora
llama grandemente la atenci6n.
La copia que hizo en 1854, de la famosa obra de Rubens,
"El descendimiento de la Cruz", era una maravilla de paciencia
y de proligidad, segun cuenta la tradici6n, siendo enviada a la
exposici6n de Paris de 1855 junto con otros dos cuadros
caligrificos con models de letras valindole una menci6n
honorifica. Vuelta al pais, fu6 ofrecida en venta a la cathedral
de Buenos Aires infructuosamente, suponi6ndose que posterior-
mente fu6 adquirida por suscripci6n circulada entire los espa-
fioles de Montevideo y enviada a Espafia. La Sociedad Univer-
sal de Artes e- Industrias de Londres, discerni6 a Besnes, por ese
paciente trabajo, una medalla de cobre.
Con anterioridad, en 1847, envi6 una composici6n aleg6rica
a Pio IX, que minuciosamente describe en un manuscrito exis-
tente en la Biblioteca Nacional. (8) Un obsequio similar a
Isabel II, representando a las provincias espafiolas sosteniendo
a la hija de Fernando VII, le vali6 la designaci6n de Caballero
de la Orden de Isabel la Cat61lica. Otro al Ayuntamiento de su
pueblo natal San Sebastian fu6 retribuido con un gran
tintero de plata. A su muerte, estos obsequios, asi como los
premios citados, conjuntamente con una medalla de plata que
le otorgara nuestra Universidad, y otra de oro que le acufiara la
Sociedad de Beneficencia de Montevideo, pasaron, por dispo-
sici6n testamentaria, a poder del referido Ayuntamiento de
San Sebastian.
Seg6n el doctor Fernindez Saldafia, de cuya notable bio-
grafia sobre Besnes voy a entresacar los datos que siguen (9),


(8) Detalla escrupulosamente la composici6n aleg6rica, que en conjunto
tenia 48 pulgadas de alto por 31 de ancho. Es de fecha 20 de octubre
de 1847.
(9) Instituto Hist6rico y Geogrifico: "El dibujante Juan M. Besnes e
Irigoyen". Conferencia leida en el sal6n de actos puiblicos de la Univer-
sidad, el 10 de mayo de 1919, por el doctor J. M. Fernindez Saldafia.
Montevideo, 1919.










16 REVISTA DE LA SOCIEDAD <

teniendo igual origen algunos de los precedentes, son nu-
merosos los trabajos caligrificos con que el autor obsequia-
ba a los hombres influyentes del pais, a los representantes
diplomiticos extranjeros y a hombres notables llegados a esta
tierra, y entire los uiltimos destaca al bar6n Deffaudis, al Mi-
nistro ingl6s Gore Ouseley, al Agente espafiol Creus, al Nuncio
en Rio de Janeiro, al contralmirante LainM, al pintor italiano
Gallino, etc.
Esta mania lamentable detalle de debilidad mental del
autor provoc6 la confecci6n de uno de sus mis notables
trabajos, que destin6 a Urquiza, en 1852. Se trataba de un
ejemplar de la Constituci6n, escrito y decorado con la fron-
dosidad y esmero propios de sus modalidades de caligrafo. (10)
Elocuente ejemplo de estas caracteristicas, son los grandes di-
plomas del Instituto de Instrucci6n PWiblica que se conservan
en el Museo Hist6rico Nacional y de la Hermandad de Caridad,
en el Hospital de Caridad.
Los dos grandes cuadros de letras existentes en el Museo
Hist6rico, son tambi6n notables, siendo de mencionar la origi-


(10) En los apuntes manuscritos d' la Biblioteca Nacional, originales de
Besnes, da los siguientes detalles de estos envios:

Tarj.'tas d: 40 pulgadas de alto por 27 de ancho

Destino Afo Asunto

Al almirante Laine 1845 America, Amistad, Comercio v Farna.
A Gallino 1847 Amistad, America, Sabiduria y Pintura.
A Deffandis 1847 Justicia, Historia, Fama, Sabiduria, Jo-
ven Repuiblica y templo d2 la In-
mortalidad.
A Ouseley 1847 Religi6n, Historia divina, Felicidad,
Candor, Herejia y Errores abatidos.
A Zumarin 1845-46 Un majo y una bolera.
Al Ministro espafiol 1845 Espafia y America al pie de la Amistad.
1846' Un nuevo gusto figurando un damas-
co y su figure.











ICONOGRAFiA URUGUAYA


nalidad que algunas de ellas presentan, al estar formadas por
figures de gauchos entrelazados.
Historiaba, ademis, con paciencia de benedictino, pafiuelos,
delantales, escarcelas y carpetas, asi como los bolsillos o ridicu-
los conmemorativos de la batalla de Cagancha, de raso blanco,
en dos modeloe distintos, de los que se conservan uno de cada
tipo en el Museo Hist6rico Nacional, al parecer ejemplares
umnicos.
Una idea de la frondosidad propia de su estilo, puede obte-
nerse observando las caritulas de los ilbumes en que esti re-
unida la mayor parte de su producci6n: Prontuario de Paisajes,
Viaje al Durazno, Albumes de Lelong y de la sefiorita Dorotea
Durin, con la advertencia de que se trata de trabajos ligeros,
sin la menor importancia en su labor caligrifica.
Deliberadamente omito la publicaci6n de la mayor parte de
sus litografias, de las que s6lo public algunas de las que los
originales no son conocidos. Entre ellas existen algunas muy
interesantes, que me propongo publicar en oportunidad, junto
con las de Giellis, Bettinotti, etc., los primeros lit6grafos.
Asi tambien, algunas escenas. repetidas: retratos, croquis, es-
bozos y figures sin mayor interns para este conjunto, las que
aumentarian considerablemente la contribuci6n grifica. (11)




(11) Salvo indicaci6n en contrario, los grabados que public provienen
de los conjuntos: "Viaje al Durazno", "Prontuario de Paisajes", Cuaderno
.chico" (existentes en la Biblioteca Nacional), "Album del Plata" o de Lelong
(en el Museo Hist6rico Nacional), "Album de Dorotea Durin", (de' propie-
Adad del senior Emilio Regalia) y del Album que podriamos llamar del
Sitio de Montevideo, de propiedad del senior CUsar Batlle Pacheco, cuyos
materials tomo de unas antiguas fotografias de Fleurquin y Cia., en mi
biblioteca.
Al reproducir las caritulas de estos conjuntos, doy las dimension-s
.correspondientes.
Las obras sueltas, indico su situaci6n y tamafio en cada caso,
2


17











18 RFVITA DE LA SOCIEDAD (<
Fernindez Saldafia, en su conferencia sobre Besnes, al tra-
zar su biografia ha corregido porci6n de errors, aclarando
debidamente las principles incidencias de su vida. (12)
Naci6 el 12 de julio de 1788, en San Sebastian, y murio en
Montevideo el 21 de agosto de 1865, a los 77 afios.
Besn6 era su apellido, el que espaiioliz6 con la agregaci6n
de la s final, a raiz de la guerra de 1808, entire Francia y Es-
pafia, pues Besne era de origen francs.
Lleg6 a Montevideo el 21 de mayo de 1809, cuando apenas
contaba 17 afios, y de inmediato entr6 a servir al Estado, segiin
parece, como escribiente del Gobernador Elio.
Cesante a raiz del triunfo patriota de 1814 y habiendo acep-
tado los hechos consumados, sin que por esto renunciara a su
amor a la tierra vasca en que naciera, como lo evidencian rei-
terados hechos de su vida, se hizo maestro de escuela.



(12). No. obstantE. en la pag. 29 del folleto en que la publicara el Ins-
titutb HiNwdrioe y Geogrifico, al tratar de las relaciones con Gielis que
lo iniciara en la litografia, afirma: "Colijo que este Gielis, animado por el
proselitismo de los "Hermanos" de entonces, le insinuara con 6xito al-
gunas id:as emancipadas, pues entire los importantes papeles de nuestro
caligrafo, oue me ha franoueado su sobrino-nieto el arquitecto don Fe-
derico Delgado cooperaci6n que psiblicam-nte agradezco entire esos
papeles, Aecia, hay mis notas de la Logia Sol Oriental, dirigidas al res-
petable hermano Juan Besnes Irigoyen". Y agrega: "En 1857, el con-
gregante de San Jose, se habia hecho mas6n".
La fotografia de Besnes que public y que debo a la amabilidad del
senior Raiil Montero Bustamante nos lo muestra viejo, alrededor de los
setenta ai.os, ostentando junto a la pluma que sostiene su diestra, dis-
tintivo de su oficio, con la que tantos primores ejecutara, la insignia
de la congregaci6n del Sagrado Coraz6n.
Este document grifico, comprobaria que, de hab:-r sido mas6n a los 59
afios, con posterioridad volvi6 al seno de la iglesia cat61lica, o que por lo
inenos no abandon sus creencias primitivas, desde que por ese entonces no
.,xistia la implicancia actual entire mas6nicos y cat6licos.
El tintero que sc observa en la fotografia, debe ser el de plata con que
lo obseouiara el Ayuntamiento de San Sebastiin.










ICONOGRAFiA URUGUAYA


Durante la dominaci6n brasilefia, en 1825, Besnes figure
como reemplazante de don Jos6 Catali, en la benem6rita es-
cuela lancasteriana fundada cuatro afios antes por el esclare-
cido Larrafiaga.
Miembro de la Hermandad de Caridad desde 1824; Director
de las escuelas primaries instaladas dos aiios despubs por la Co-
fradia de San Jos6 y Caridad, y que funcionaban en el edificio
del Hospital de Montevideo; Director de la Escuela Normal
del Estado, de 1829 a 1834; segundo diputado de la Herman-
dad de Caridad en la Junta de Gobierno de 1836; Vocal de
la Comisi6n Topogrifica en el mismo afio oficina de la que
era ya delineador; soldado en la Compafiia Urbana de infan-
teria de la Uni6n, que comandaba Joaquin Sagra y Periz, so-
licitando, su jefe, al-licenciarse, esa furerza,jpara e1, los despachos
de segundo subteniente; official de la Comisi6n Topogrifica ya
referida; lit6grafo del Estado, en 1843; miembro de la Asam-
blea de Notables, de 1850 y del Consejo Universitario; inte-
grante del Instituto de Instrucci6n Ptiblica de 1857, etc. Des-
pues de prestar tantos servicios, obtuvo los beneficios de la
jubilaci6n, en julio de 1857. (13)



(13) Varios bi6grafos ha tenido ya Besnes e Irigoyen. Isidoro De-Maria
habla de 6l, en su "Galeria de Hombres Notables".
Soraiuce aporta algunos datos en su "Historia de Guipuzcoa". Luis Carve,
en sus "Apuntaciones biogrificas" ("Revista Hist6rica de la Universidad",
T. I. Montevideo, 1907, pigs. 270-271), destina un par de piginas en-
cabezadas por el retrato al 6leo que existe en el Museo Pedag6gico, du-
plica del de Blanes, existente en el Museo Nacional de Be'las Artes,
que utiliza Fernindez Saldafia, en su ya mencionada conferencia. Est!
.autor aventaja a los predecesores en todo sentido, arquitecturando su
studio de manera feliz; pero a pesar de sus grandes conocimientos en ico-
nografia national y de la sagacidad y el acierto con que por lo general
orienta sus pesquisas, escap6 a su sutil labor de indagaci6n, uno de loT
conjuntos mis copiosos e interesantes de Besnes. Me rzfiero a las veintiocho
acuarelas del Sitio de Montevideo, hoy propiedad del senior CUsar Batlle
Pacheco y que perteneciercn a la familiar de Hocquart.











20 REVISTA DE LA SOCIEDAD

Besnes cas6 con la sefiora Juana Josefa Zamudio, portefia,
viuda de Durin, la que falleci6 en 1860, despues de mis de
cuarenta y dos afios de matrimonio. No tuvieron descenden-
cia. (14)


(14) Las reproducciones provienen directamente de copias fotogrificas,
en su mayoria tomadas por la Secci6n Foto-Cinematogrifica de la Direcci6n
del Comercio Exterior, a cuyo Director, el doctor Antonio Grampone, que-
,do deudor a la atenci6n, asi como a la buena voluntad del fot6grafo-jefe,
senior Damonte.
Las del sitio son directamente tomadas de las fotografias de Fleurquin
y Cia.

























"-"V
s:.


- S


I


Juan Manuel Besnes e Irigoyen

(Fotografia. Col. Raul Montero Bustamante).


v


f' '4 4 .1










IF


-7.






4A/
( *'/~.~f'.;~~ / -


Portada del "Viaje a la Villa del


Durazno" (50X34)
(Biblioteca Nacional).


A A.



7?
I K


A'


P



., 'o




"Ok


'2




* I A


Portada del "Album de Lelong" (28X18)
(Museo Hist6rico Naeional).


_ __ __


I -, B


- -~-


ji





































Portada del "Album de Dorotea DurAn
(Propiedad del sefior Emilio Regalia).


- r10.


"s;


.-4r^^..Y


^/ 22>


Portada del "Prontuario de Paisajes'' (31X20)
(Biblioteea Nacional).
























RETRATOS T CARICATURES



















Retratos y caricaturas

Abre esta galeria de las obras de Besnes, una pequefia series
de sus retratos y caricaturas, modalidades pict6ricas en que, si
bien su producci6n no es copiosa, es de calidad no desdefiable.
Aquilatadas las acuarelas en su conjunto, y artisticamente
consideradas, result un saldo en extremo favorable para sus
condiciones de retratista, asi como para su variante de carica-
turista, en la que acusa rasgos de fino humorismo, obteniendo
excelente partido de las caracteristicas fisicas de los sujetos
que elige.
Obligado por las exigencias de indole econ6mica que me
fuerzan a espigar en su mriltiple obra, ya que no seria possible
publicar toda su obra inddita, entresaco dos retratos y otras
tantas caricaturas, tomando de cada una de ellas un busto y
un retrato de cuerpo enter.
El presbitero doctor Jos6 Manuel P6rez Castellano, sabio
agricultor y virtuoso sacerdote, es presentado por Besnes en
una pequefia caricature que, original, conserve el Museo His
t6rico Nacional.
De pleno perfil aparece el rasurado rostro del author de las
"Observaciones de Agricultura" y del "Caj6n de Sastre" (15),


(15) "Las Observaciones de Agricultura", fueron editadas por primer
vez en 1848, por la imprenta que el ejercito de Oribe tenia en el Cerrito.
Es escasisima.
La reimpresi6n de 1914, efectuada por Benjamin Fernindez y Medina
("Observaciones sobre Agricultura, del Pbro. Dr. Jos6 Manuel P6rez Cas-
tellano. Primera edici6n, complete y ajustada al texto original definitive.
Publicada con una introducci6n y notas, por Benjamin Fernindez y Me-
dina". Montevideo, 1914), es complete, subsanindose en ella los vacios y
errors de distinto orden de la edici6n original.











2Q BTVISTA DE LA SOCIEDAD AMIGOS DE LA ARQUEOLOGIA

con una acentuada prolongaci6n de nariz, sonrosado cutis, cu-
bierta la cabeza cana con un birrete de uso domestico, que
da a la figure un marcadisimo sabor de caricature humoristica.
Es, en verdad, una fina y respetuosa travesura.
Apreciase este efecto conseguido en forma por demis es
pontinea y natural, cotejindolo con el retrato que del ilus-
trado prelado publicara su bi6grafo, el doctor Daniel Garcia
Acevedo, en su trabajo "El doctor Jose Manuel Perez Caste-
llano. Apuntes para su biografia". (16) Al pie, luce una le-
yenda plena de errors, pues lo da como nacido el 23 de mar-
zo de 1743 y como muerto el 3 de setiembre de 1815, cuando
las fechas exactas son, respectivamente: 19 de marzo de 1745
y 1." de setiembre de 1815. (17)


Los manuscritos que P6rez Castellano leg6 a la Biblioteca public, se
perdieron hace ya mis de un siglo, ignorindose en qu6 consistian.
Fernindez y Medina efectu6 la transcripci6n de un c6dice original, que
en 1906 adquiri6 en un almacen de libros viejos, conteniendo el texto de-
finitivo y complete de las "Observaciones", a la que precede una copia de
la respuesta del marquis de Grimaldi a la memorial que el embajador por-
tugues present en 1776 sobre limits de las colonies anericanas. Esti ava-
lorada con notas originales de Perez Castellano, de un gran interns. Lo
complete una cr6nica del Congreso de la Capilla de Maciel (8 de diciem-
bre de 1813), al que asisti6 como representante de Minas; una nota rela-
cionada con la entrada de Otorgues al frente de las tropas artiguistas a
Montevideo, en febrero de 1815, y la resefia de una fiesta de luminaria rea-
lizada el 4 de marzo del mismo afio, en el Miguelete.
La noticia de la existencia del manuscrito "Cax6n de Sastre", la di6 el
doctor Garcia Acevedo, en su folleto "El doctor Manuel Perez Castellano.
Apuntes para su biografia". Montevideo, 1908, apartado del T. I de la
"Revista Hist6rica de la Universidad", en que fuera publicado.
(16) "Revista Hist6rica de la Universidad", T. I, pigs. 256-257. Mon-
tevideo, 1907.
(17) B. Fernindez y Medina. Introd. cit.
Los primeros bi6grafos de Perez Castellano fueron Isidoro De-Mari.t
("Hombres notables de la Repiiblica Oriental del Uruguay", lib. II. Mon-
tevideo, 1879); Carlos Maria de Pena ("Anales del Museo Nacional de Mon-
tevideo". Montevideo, 1894); Enrique M. Antufia ("Temas de Moral Civi-
ca". Montevideo, 1903), y Daniel Garcia Acevedo (Ob. cit.), quien rea-
liz6 un trabajo complete, haciendo resaltar la vida del ejemplar compatriota
y depurando los errors en que incurrieran sus antecesores.










ICONOGRAFIA URUGUAYA


El retrato a pluma de Juan Balbin de Gonzilez Vallejo, tam-
bi6n en el Museo Hist6rico Nacional, se acusa vigoroso, pre-
sentando una gran firmeza de lines y un acabado de deta-
lies que, sin llegar al censurado "relamido", da la impresi6n
de una obra acabada con la proligidad propia del dominador
de las minucias, del acostumbrado a no dejar nada incomplete.
La caricature de don Jos6 Diaz, honrado comerciante de la
plaza mayor y amigo de Besnes, es una figure de cuerpo en-
tero, en la que el autor saca ventajosos efectos de la adiposidad
del buen senior, a quien present con soltura y naturalidad.
En este cuadrito, asi como en el mis defectuoso del maris-
cal espafiol don Francisco de Ordufia, nos procura dos docu-
mentos valiosos por el acopio de antecedentes para la fijaci6n
de la indumentaria civil y military de la 6poca.
El anciano mariscal que, en los limits de la ancianidad,
acudiera a la defense de la Ciudadela cuando el ataque in-
gl6s de 1806, da, no obstante algunos defects de dibujo, una
impresi6n complete de decrepitud procurada hibilmente en la
lasitud de un cuerpo trabajado por los afios y por la vida
transcurrida en las duras jornadas del soldado. La impresi6n de
su rostro gastado, produce una acabada sensaci6n de senectud,
completando el conjunto y pese al malisimo estado de la
pintura.
Esta producci6n de Besnes, asi como una de las figures con-
tenidas en las liminas finales de la obra de Pernetty (18), ti-

(18) "Histoire d'un voyage aux isles Malouines, Fait en 1763 & 1764,
avec des observations sur le detroit de Magellan, et sur les Patagons, Par
Dom Pernetty, Abbe de l'Abbaye de Burgel, Membre de l'Academie Royale
des Sciences & Belles Lettres de Pruffe; Affocik Corresppondant de celle de
Florence, & Bibliothecaire de Sa Majeft6 le Roi de Pruffe ct., T. I. Paris,
MDCCLXX.
En el Archivo Grifico del Museo Municipal, existe una antigua fotogra-
fia en la que el author, del trabajo original ha colocado esta figure de
Ordufia en march hacia el muro de la antigua Ciudadela que intentara de-
fender, cuando la invasion britinica. Al fondo, hacia la izquierda, y per-
filada, se ve la portada artistic de la important construcci6n, guardada
por un soldado espafiol que monta la guardia.











30 REVISTA DE LA SOCIEDAD (AMIGOS DE LA ARQUEOLOGIA)

tulada "Espagnol de Montevideo", han servido de modelo ilus-
trativo al Museo Hist6rico Municipal para la iniciaci6n de una
series de figures en madera policromada, de median tamafo,
en la que se reproducira la mayor cantidad possible de antiguos
tipos montevideanos, aporte que consider 1itil para dar una
vision de los antiguos trajes y modalidades' complementarias
del indumento del pasado.


A pesar de las investigaciones que he realizado, no me ha sido possible
dar con el original de esta adaptaci6n, asi como tampoco con el nombre
de su autor, aun cuando en el ingulo inferior izquierdo, se lee claramente
Juan M. Blanes. Sobre no conocer el original, es bueno saber qu- Blanes
no firmaba sus trabajos pict6ricos.

















































Presbitero doctor .Jos6 Manuel P6rez Castellano, natural de esta ciu-
dad de Montevideo. Nacid en 23 de marzo de 174;1, v muri6 de
;ipoplejia en la mismna ciudad, el din 3 de setiembre de 1815.
(22X30).
(Caricatura. Museo Hist6rico Nacional).


Junin Balbiji de (3onzUlez Vallejo. (17X20)
( Retrato a pitina. Aluseo I Iist6rico National).























*1~'

























I-'


;l
E .<".-.i"^


Mariscal don Francisco de


Orduia. (14X20)


(Museo Hist6rico Nacional).


Zaid Esej, dibujado en 22 de agosto de 1823. (20X29)
(Anagrama de don Jos6 Diaz. Caricatura.
Museo IHist6rico National).

























ASPECTS DE MONTEVIDEO

















Aspectos de Montevideo

La "Vista de la ciudad y puerto de Montevideo, tomada des-
de el N. 0.", dedicada "al Illmo. y Excmo. senior don Juan Jos6
Durin, Caballero Comendador de la Orden de Cristo y Oficial
de la Imperial del Crucero, Brigadier de los ej6rcitos Nacionales
e Imperiales y Gobernador Intendente de la Provincia y a mi
Sefiora dofia Juana Ramona Duran, el dia 24 de Junio de
1826", es una de las acuarelas de mayores dimensions y alien-
tos del autor.
La adquiri en una casa de antigtiedades de Buenos Aires,
hace unos dos afios, para el Museo Hist6rico Municipal, no
obstante estar algo maltratada por el abandon evidence en que
antiguos poseedores la han tenido.
Es el document de mayores proporciones de los muchos que
Besnes dedicara a nuestro puerto, pero sobre todos ellos so-
bresale por reproducir la antigua bahia abierta en su amplitud
mixima y por darnos el aspect de la ciudad en la 6poca de
la Cisplatina vista desde el Noroeste, o sea desde el Cerro.
Examinada con lupa, se miran confusamente las antiguas
casamatas militares de las B6vedas y la bandera brasilefia enar-
bolada sobre el viejo fuerte San Jose, a la entrada del puerto.
Como fondo, el caserio montevideano se expand por el
vasto promontorio en que se asienta, dominado por la mole
de su iglesia mayor. Los muelles, plenos de un hormigueo de
embarcaciones menores propias de las labores portuarias, for-
man movido z6calo al blanco caserio; y las grandes embarca-
ciones a vela agrupadas en primer termino, con verdadero
acierto estetico, contribuyen a dar una nota de animaci6n en
1o que quizai fuera una zona vacia, extension de agua mis o











36 REVISTA DE LA SOCIEDAD

menos mansa, en la que romperian la monotonia inherente al
poco trifico de entonces, algunas goletas, bergantines y navios
de variado tonelaje. El escudo de la ciudad oprimida por el
extranjero, pone, en primer t6rmino, y dividiendo la cuidada
dedicatoria, una nota original de iconografia herildica.
Pocos meses despu6s, en octubre de 1826, Besnes produce una
nueva vista del puerto y de la ciudad, pero ahora tomada des-
de la boca o antepuerto, permiti6ndole incorporar el detalle ca-
racteristico de la urbe: la hist6rica atalaya del Cerro que
habilitara al tripulante de Magallanes para el bautizo de Monte
Vidi que, por una evoluci6n por demis confusa, pararia, con el
correr de las centuries, en el Montevideo de hoy. (19)
Esta nueva producci6n, incorporada al acervo del Museo
Hist6rico Nacional por generosa donaci6n de don Eusebio Ji-
m6nez, el distinguido hijo de Mercedes y Presidente casi per-
petuo del Club Oriental de Buenos Aires, su autor la inscribi6
en la larga nomenclatura de sus obras, con el titulo de "Vista
de la ciudad, Cerro y Puerto de Montevideo, tomada el 22
de agosto de 1826, desde la corbeta de los Estados Unidos,
" "La Boston".
La mis superficial observaci6n hace resaltar el error pade-
cido por Besnes. Mal podia haber tomado la perspective que
comentamos desde la corbeta, cuando la vemos destacar en pri-
mer termino, con el estrellado pabell6n a popa y el gallardete de
guerra en su palo mayor.

(19) La menci6n de Monte Vidi que efectuo, no importa en lo mas
minimo la aceptaci6n de mi parte, de esa expresi6n como la original que
di6 base a la denominaci6n actual d; la ciudad. Va, simplemente, como re--
ferencia mis vulgarizada.
La etimologia del nombre "Montevideo" ha dado origen a la realizaci6n
de dos series studios realizados por el doctor Carlos Travieso ("iMontavi-
deo! Origen del nombre de Montevideo". Montevideo, 1923. 62 p.), y por
el doctor Buenaventura Caviglia ("La etimologia del nombre Montevideo.
Pistas y sugestiones para rastrearla en un primitive M6t vi, di". Monte-
video, 1925. 69 p.).
A ellos deb? recurrir quien desee ahondar el tpma.










ICONOGRAFIA URUGUAYA


Hacia la izquierda, el Cerro emerge desnudo de toda habita-
ci6n, coronado por su hist6rico fuerte, desarrollindose en lon--
tananza, al fondo de la bahia y con bastante inexactitud
topogrifica una series de colinas plenas de pastos que serian
fiel reproducci6n de lo que entonces era en las alturas de lo
que hoy es la Teja y Belveder, pero que son arbitrarias hacia
las primeras estribaciones del Cerro, donde el dibujo no acusa
la depresi6n de la cuenca del arroyo Pantanoso que por ahi
desagua sus turbias aguas, por una llanura de aguas estancadas
en grandes charcos malolientes.
A la derecha, la ciudad se acusa con el niveo toque de sus
casas encaladas y la punta de San Jos6 avanza en la bahia la
entonces traidora negrura de sus rocas en cuyo extremo se ob-
serva una embarcaci6n tumbada.
En el puerto, la arboladura de la abigarrada flota que lo
puebla, da el detalle de su movimiento; y en medio de la ba-
hia, la isla de Ratas resalta en una nota oscura, quizi con
topografia exagerada en altitude.
Las ocho acuarelas subsiguientes muestran aspects intere-
santisimos del Montevideo de mediados del siglo pasado, de
1848, vale decir, en pleno sitio, cuando la Guerra Grande de-
sangraba la familiar uruguaya. Son documents preciosos por
su valor documental.
El perfil de la costa de la bahia, precisamente en la parte
en que radicaba el movimiento del puerto tornado de Oeste a
Este, nos muestra la barraca de Lafone con el caserio de la
ciudad por fondo hacia la derecha, donde claramente se ve
el gusto arquitect6nico predominante en la 6poca y del que
tantos ejemplares aun subsisten. Se precisa con nitidez la casa
de Vedia que aun queda en la esquina de Cerro Largo y
Florida tocada con su mirador y residencia a la que con-
currian los emigrados argentinos albergados en la ciudad, para
salvar la cabeza de la mazorca rosista.
Las pequefias explanadas del puerto marginan la ribera, y










38 P.EVISTA DE LA SOCIEDAD <
los muelles de Parry y de Gowland avanzan en las tranquilas
aguas pobladas de botes y pequefias embarcaciones. Al fondo,
algunas casas salpican la amplia hondonada de la Aguada y
luego, corriendo la vista hacia la izquierda, las alturas de la
capilla de P6rez, el mirador de Suirez y posiblemente el Ce-
rrito. Tambien, en el propio puerto, una gran embarcaci6n
a pique, vestigio inequivoco de las fuerzas del pampero que, al
levantar gruesa mar, entraba como por su casa en la abierta
rada de entonces.
Otra vista muestra este sector del puerto, visto del Este al
Oeste, teniendo por fondo el Cerro y sefialando a la izquierda,
con nitidez, el murall6n hasta donde Ilegaban los edificios y
los referidos muelles de Parry y de Gowland.
Complete esta series la "Vista del muelle viejo y B6vedas",
en la que precisa estos aspects del litoral portuario, aunque im-
perfectamente, por falta de claridad y aun de detalles, pues
apenas si se ve un extreme de la explanada superior de las
B6vedas y el lugar ocupado por el antiguo desembarcadero de
la 6poca colonial, playa abierta, en la que despues entraban las
carretas a fines del siglo pasado, a la descarga de las chatas, a
las que se trasbordaban las mercaderias provenientes de ultra-
mar, provocando pintorescas escenas en las que las mulas, con
el agua hasta los encuentros, arrimaban los pesados armatostes
a la borda de los barcos de cabotaje que venian de los rios, para
facilitar la descarga.
Las acuarelas que podriamos llamar mediterrineas, compren--
den una "Vista del Oeste de la ciudad de Montevideo, sacada
del mirador de la casa de don Juan Maria PNrez", situada mis
o menos a la altura de la calle Buenos Aires, en las inmediacio-
nes de su cruce con la de Cimaras. (Creo que, err6neamente,
hace suponer otra ubicaci6n esta acuarela).
Present un sector interesante, convergiendo las miradas ha-
cia el edificio de la Catedral que revela integralmente su ar-
quitect6nico frente.










ICONOGRAFIA URUGUAYA


Pero el mAs notable de todos estos documents, es la "Vista
del mercado de Montevideo, tomada desde el mirador de don
Juan M. PNrez".
Aparece alli, completamente mutilada, la que antes fuera
airosa y temida Ciudadela. Si bien conserve su portada ar-
tistica y parte de una de sus cortinas, muestra su interior con-
vertido en mercado, con construcciones extrafias hechas a la
ligera, para adaptarlas a su prosaico nuevo destino. Horadada
su hermosa capilla, de la que aun restaba la cfipula, para dar
paso al intense trifico que se observa, centralizaba la nueva ciu-
dad edificada en lo que antes fuera campo cruzado por el fuego
de los cafiones de sus dos baluartes exteriores. La calle de 18
de Julio se abre generosa al desborde de las nuevas actividades,
:ncauzandolas para afuera o albergAndolas para desbordar en
las arteries radiales que la cruzan. Una de las explanadas sup2.-
riores, la del Sur, la que mira al mar, se conserve como por
milagro, pero ni vestigios quedan de sus cuatro baluartes apun-
tados por el progress urbano. El foso relleno y antiest6ticas
construcciones, se levantan en el espacio antes ocupado por su
Plaza de Armas.
Pero recalco que esta acuarela es precioso document para
el studio del desenvolvimiento edilicio de la ciudad. Los de-.
talles anotados justificarian sobradamente esta valoraci6n al
darnos la pauta del estado de la Ciudadela en 1848. Pero estos
meritos suben de punto al darnos la exacta ubicaci6n en el
espacio que hoy ocupa la plaza Independencia, y al mostrar-
nos el desborde auspicioso de la edificaci6n, cercando y desbor-
dando sobre lo que antes fuera construcci6n avanzada de la
ciudad en la soledad del campo.
La arcada de la Pasiva hacia el Sur y el Este, la present nitida
pero con grandes errors de perspective y de perimetro. Efec--
tivamente: hacia el Este, Besnes le asigna una prolongaci6n
inusitada, ocupando el lugar en la que a poco edificara Fran-
cisco Esteves lo que despu6s fuera sede, y hasta hoy, de la
Casa de Gobierno.










40 REVISTA DE LA SOCIEDAD

No menos exacto estuvo al asignarle en la Pasiva, hacia el
Este, altura desmedida al entresuelo que coronaba la logia, cu-
yos bajos ocupara el famoso caf6 de Malakof y hasta hace
pocos afios el no menos conocido de la Giralda.
Hacia el Norte de la plaza, present tambien deprimido al
hotel de Papini, hoy Barcelona, y, en fin, pese a estos lunares,
reitero la importancia del document, que en verdad es in-
sustituible. (20)
Las otras dos acuarelas son de tema guerrero propio de la
epoca: las "Baterias de Rondeau y Cerrito" y la del "Como-
doro", de real y positive significaci6n para el examen de las
defenses de la ciudad en la Guerra Grande y que en buena
parte se completan con lo publicado por el doctor Carlos Tra-
vieso con la exhumaci6n de las "Memorias del general Ventura
Rodriguez", efectuada en 1919. (21)
En el "Prontuario de Paisajes", Besnes intercala una acuarela
de grandisima importancia. Es la "Casa de don Francisco Llam-.
bi (o de la sefiora de Reyes), tomada desde la acera que mira
al Norte; y de la casa de la maestra Rosa, tomada a las seis
de la tarde del dia 4 de diciembre de 1839".
Yo no s6 por que esta acuarela ha ejercido siempre sobre mi
una influencia extraordinaria. Desde el primer momento- agru-
p6 en su favor todas mis simpatias; y asiento esto sin descono-
cer la pobreza arquitect6nica del edificio que present.
Creo que esta influencia proviene del extraordinario poder
de evocaci6n, de la exactitud y naturalidad de su composici6n,
que tengo por un fiel trasunto de ambiente. Para quien haya
desentraiiado del polvo de los documents lo que fuera la sen-
cilla y pobre vida montevideana de fines del XVIII y princi-
pios del XIX; para quien se encuentre compenetrado de los


(20) La documentaci6n grifica y escrita que he logrado reunir para el
studio de la Ciudadela, es muy complete y me serviri para un trabajo
pr6ximo. Es en virtud de ella que adelanto conclusions en el texto.
(21) Carlos Travieso, "Memorias del General Ventura Rodriguez. Gue-
rra Grande. Sitio de Montevideo". Montevideo, 1919. 177 p.










ICONOGRAFiA URUGUAYA


rusticos patrons de la simple edificaci6n de entonces, para el
embebido en la llaneza de los usos y costumbres de antafio, le
resultari fuertemente evocative esta mancha de color en la
que Besnes, pese a incorrecciones de todo genero, ha plasmado
acertadamente la casa de entonces con sus techos de teja de
dos aguas, las ventanas y ventanucos horadando los recios pa-
redones de grandes adobes, agraciado el frente por los simples
relieves de los marcos y el detalle airoso de los guardapolvos co-
ronando los dinteles escarzanos de las ventanas en curva sim--
ple como cejas. Del portal parad6jicamente pesado y esbelto
a la vez, se observan las macizas puertas de par en par abiertas
como invitando a entrar para participar en la sencilla tertulia
familiar. El detalle de los postes protectores facilitando el paso
de los transeuntes que, ataviados con el indumento de la epoca,
pueden transitar por la riistica acera cubierta con grandes
losas de piedra, al resguardo de carros y carretas que para evitar
los beaches de la calle se introducian por sobre las losas, es otro
detalle de ambiente que contribute a realzar los m6ritos de
este apunte, que se ve completado por la dama de ampulosa
pollera y alto y abierto peinet6n que transit acompafiada de
un chiquillo (22). Refleja tan fielmente el pasado, que el
senior Emilio Regalia, captado por los indudables m6ritos que
encierra, ha elegido este asunto como motivo decorative de
fondo del piquete de mifiones que ha realizado en la ejecuci6n
de su vasto plan de reconstrucci6n de uniforms usados por las
fuerzas militares que han ocupado la ciudad desde la epoca de
su fundaci6n.



(22) En el Museo Municipal se halla una "point sec" de autor descono-
cido, pero de epoca relativamente reciente, puesto que data de la 6poca en
que empezara a acopiar materials don Alberto G6mez Ruano, en que se
reproduce este apunte.
En el caso, el an6nimo ejecutante ha introducido variantes de importan-
cia que, en parte, desnaturalizan la concepci6n original, aunque reconozco
que, arquitect6nicamente, en algo la mejoran.















. .- v' -* '
"~?a~"'~ cc~*JfF-~


4 ..,,--,


A VISTA lIl I ,\ (.11l.\1) PU.TKKO *
"" uw j ma n i .. 4)


slO N 't.' ll)IO .'1 (-L\ .l\ l ?I ,I, )F, E .(, : "I
an r. tc LS ofr ctri sto Idigg p uip ai a
(Museo Histcrao Naional).


(Mluseo Hist6rieo Nacional).

























































Vista de la ciudad, cerro y puerto de Montevideo, tomada el 22 de agosto de 1826 desde la corbeta de los Estados Unidos la "Boston" (65X39)
(Museo Hist6rico Nacional).









































184:8.-Vista del muelle viejo y B6vedas. (54X32)
(Museo Hist6rico Nacional).


1848.-Batcria de Rondeau y Cerrito. Sitio de Montevideo. (54x32)

(Museo Hist6rico Nacional>.


















.A~.
'C

trk





~,' r.

'-1~


-'.-. %


"1





4:
~ 14


1848. Barraca del senior Lafone y muelle de Parry y Gowland. (54X32)


(Museo Hist6rico Nacional).


'


I I *


















.9


4~c


(54X32)


1848.-Vista de los muelles de Parry y Gowland al ponerse el sol.


(Museo Hist6rico Nacionii


I


iii


^. I
~^
^ -'-


i. ^..;










































," ||1 1


1S48.-Vista del I'n eado de Montevideo, tomada desde el niirador dc don Juan M. P6rez. (54X32).

(MIuseo Hist6rieo Nacional).


_____ _I_ I__


- 0


'i :






































1S4S,.--B-iteria doI C(omnodor. Sitio id Montevideo. (54X32)
(Muuseo Hist6rico Nacional).


tS14S.-Vista del Oeste de la ciudad de Montevideo, saeada del mirador de la casa de
don Juan M.a Perez. (54X32)
(Museo Hist6rico Naeional).


~LYL























COSTUMBRES, UNIFORMS MILITARIES
ESCENAS HISTORICAL

















Costumbres, uniforms militares y escenas hist6ricas

No es por cierto el fuerte de Besnes los apuntes que nos ha
legado, ilustrativos de las escenas gauchas. En ellos, mas que en
otros aspects de su labor artistic, es que denotan fuerte-
mente las flaquezas de su dibujo.
Escenas interesantes pero ingenuamente desarrolladas, produ-
cen una fuerte sensaci6n de labor de adolescent adelantado.
Pero sea como sea, es una herencia no despreciable, desde que
su confrontaci6n con la obra similar de otros, nos dari la so-
luci6n de puntos oscuros respect a los antiguos usos y cos-
tumbres del Uruguay.
Public una selecci6n no muy numerosa, pero en la que
liguran las faenas propias del hombre de campo del pasado,
iratada en todos sus aspects.
Llamari la atenci6n que la carreta cargada de pasto, de
bujes de madera y de la que tiran dos yuntas de bueyes uncidos
en la forma de ritual, lleve un boyero a pie y no a caballo.
La explicaci6n la encuentro en la leyenda del propio apunte:
"Carrada de pasto que pas6 por la puerta de mi casa".
En realidad, result algo an6malo que el conductor march a
pie, conocida la aversi6n de nuestro hombre de campo por este
ejercicio, y a que invariablemente los elements grificos anti*
guos de que se dispone y aun la supervivencia de ese arreo
en el dia, lo presentan a caballo o sentado en el vehiculo, cuan-
do no en el pertigo, posici6n mis comun que la anterior.
Viviendo Besnes en la ciudad, la leyenda aclara la excepci6n.
Se trata de un boyero urbano, que hace poco recorrido, distri-
buyendo su carga en un radio reducido. S61o asi y suponiendo
el deseo de disminuir gastos y trabajo en la manutenci6n y









52 KEVISTA DE LA SOCIEDAD <
cuidado del caballo, podemos explicar el boyero pedestre, a quien
fundadamente debemos suponer escaso de recursos.
El boyero ecuestre lo explican las ocupaciones a que se dedica,
y para nada influye en la utilizaci6n del caballo que realize la
aversion de nuestros campesinos por las largas caminatas a pie.
Sobre ser 6stas largas y fatigosas por la extension de las mar-
chas y el deficiente estado de las rutas, no seria possible el di-
rigir los seis, ocho y diez bueyes que unce, si caminara a la
vera de las yuntas, ya que tampoco es 16gico admitir las en-
camine desde el p6rtigo o desde el interior de la carreta, c6-
modamente.
Por otra parte, el caballo le es indispensable para el tanteo
de los malos pasos, ya sean vados pantanosos o corrientes de
agua mis o menos profundas; aparte de que le facility la re-
uni6n de la boyada cuando llega la hora de ufiir al t6rmino
de la parada forzosa con que jalona sus marchas.
No se concibe, ni en el pasado ni en el present, el boyero
sin su caballo, asi como tambien le result inseparable el perro
que lo acompafia, matizando con sus andanzas y correrias la
monotonia de las jornadas el pobre "cuzco" que le sirve de
vigia durante las noches y que le ayuda a juntar el ganado en
los amaneceres cuando reanuda la jornada extinta.
Completan la andariega vida de este judio errante de los pa-
trios trillos, la negra caldera de hierro y el mate con que sua-
viza la garganta ocupada en silbos de las mnisicas en boga o en
el vocear de los cantos con que ameniza su vida ambulante de
escasas perspectives y reducido rendimiento; o cuando saborea
el amargo divagando su espiritu con los pensamientos de las
cosas que le preocupan. Y finiquitando detalles, tambien debe
figurar en este breve inventario de su outillage, el chifle de
cuerno para el agua y quizi la pala para facilitar la salida de
los "peludos" que echa, aunque creo que su uso es cosa mo-
derna.
Este boyero "de a pie" es, pues, la excepci6n a la regla, y










ICONOGRAFIA URUGUAYA 13

a fe que por esta sola circunstancia, no deja de ser interesante
el document que public.
Un boceto del "Album Chico". present una escena que no
por estar incomplete result de "refugo". La rueda de la ca-
rreta, en la que un paisano apoya sus manos en el grasiento
buje, el caballo apenas abocetado, pero con rasgos finos y feli-
ces y el coloquio de la pareja de campesinos, contribuyen a
salvarla.
Del mismo conjunto es el "Hombre enlazando un toro", el
"Paisano boleando un caballo a la carrera", el "Toro enlazado,
pronto a ser tumbado para castrarlo", presentando como ele-
mento secundario otro "Gaucho persiguiendo un vacuno con el
lazo pronto para ser soltado", el "Caballo enlazado, parado de
manos", junto al "Tocador de guitarra", otro "Caballo enlaza-
do", mostrando al enlazador en una posici6n distinta y much
mis natural que la anterior, el "Pial de la res destinada a ser
sacrificada", del Prontuario, y la escena movida de "Orientales
acampados", plena de paisanaje a la orilla de un monte, son
inequivocos documents en los que Besnes supo enfocar con
justeza los asuntos mis tipicos de la vida de los gauchos del
pais. Tan s6lo es de deplorar que no trasladara a sus cuadernos
con eficiencia tecnica, esas palpitantes escenas de la vida rural.
En el esbozo del "Soldado del escuadr6n del comandante
Mendoza", document con exactitud las caracteristicas del
uniform, dando, a mayor abundamiento, la coloraci6n de las
distintas piezas.
En el "Encuentro de dos gauchos", a pesar de que apenas si
es un bosquejo, pone a los caballos y a los jinetes con natu-
ralidad, principalmente la actitud del paisano que para "pro-
siar" mis c6modamente, cruza la pierna sobre la cabezada del
recado. Listima que los dos uniforms militares de la misma
mancha no estin terminados y no los avaloren indicaciones
del cuerpo a que pertenecian. La posici6n de las dos figures
evidencia el prop6sito del autor de caracterizar la vestimenta,










54 LEVIS'TA DE LA SOCIEDAD <>

pues las coloca en situaci6n de poder apreciar a primera vision
el frente y la espalda de los uniforms con que comenzo a
vestirlos.
La "Vista de la casa y de la capilla de Perez, en el arroyo
Seco, tomada desde el muelle, el 19 de abril de 1832", es un
document de positive valimiento en la iconografia de Mon-
tevideo.
Sabido es que en ese edificio se realizaron, en junio de 1814,
las conferencias entire los delegados de Vigodet y Alvear que
dieron por resultado la ocupacio6n de Montevideo por los pa-
triotas.
Pasando por alto la exageraci6n de Besnes al afirmar que esa
vista la sac6 desde el muelle que distaria del punto en que
aparece dibujada, como cosa de tres kil6metros por lo menos -
y el hacer llegar las aguas de la bahia a unos 50 metros de la
casa, cuando en realidad debe haber existido una franja de
tierra firme de 300 metros por lo menos (23), la acuarela re-
sulta muy interesante si tambi6n se hace abstracci6n de las
altas colinas del fondo, a !as que asigna inusitada actitud y
aridez.
Considerablemente modificado, ha llegado hasta nuestros
dias el hist6rico edificio de don Antonio P6rez, conocido ac-
tualmente por quinta de Iglesias, hacia la derecha de la calle
Agraciada, en mitad de la cuesta de lo que fuera mirador de
Suirez, cuesta que arranca de la hondonada del arroyo Seco.
Basta cotejar la figure de la acuarela con la construcci6n que
subsiste, para apreciar la supervivencia del nicleo central de
la plant alta que figure en los trazos de Besnes.
La carreta, tirada por caballos, llevando de jinete al conduc-
tor que se ve a la izquierda, es un nuevo aporte para la historic


(23) Basta examiner el sitio ocupado por el mar, en los terrenos baldios,
algo hacia al Norte del lugar que ocupa el edificio de las Usinas El&ctricas
del Estado, para observer claramente las barrancas hasta donde, muy de
vez en .uando, llegaban las aguas de la bahia en las grandes crecidas del rio.










ICONOGRAFiA URUGIYAYA


de la locomoci6n urbana que cuenta variantes tan pronuncia-
das respect a la rural.
El "T6mulo y cenotafio erigido a la memorial del Vica-
rio Lamas en San Francisco, siendo cura don Martin P6-
rez", y el tuimulo que se le erigiera a ese virtuoso sacerdote y
brillante orador patriota, en la cathedral, siendo cura su sobrino
Estrizulas y Lamas, es tambi6n de interns para el studio de
los antiguos usos religiosos.
Los trajes con que engalana la pareja que situa actuando en
la noche del 25 de mayo de 1852, es, fuera de duda, de la series
del viaje que realizara a !a Argentina, por esa 6poca, y que
sit6o aqui por el asunto y por exigencias de compaginaci6n.
La "Chacra de Bejar" debe ser de don Jose de Bejar, el Mi-
nistro de Hacienda del Gobierno de la Defensa, y la avenida
que conduce al modesto edificio, pese a la mala caracterizaci6n
que invariablemente se observa cuando trata asuntos foresta-
les, se present franqueada por una alameda de ilamos itilicos,
lo que deduzco por la forma columnar del follaje y el hecho de
datar mis o menos de esa fecha su importaci6n al pais.
La "Cena en el muelle Victoria" es tipica representaci6n de
las costumbres populares de la 6poca.
La "Colocaci6n de la piedra fundamental del Hospital de
Caridad", rememora un hecho lejano, ocurrido en 1825, cere--
monia presidida por Lecor y Durin. La leyenda nos entera de
la participaci6n del maestro albafiil Jos6 Calder6n y que el
autor dirigi6 los detalles y adornos del acontecimiento, ponien-
do una nota de color y de movimiento el embanderamiento ale-
gre y llamativo y otra de evocative ingenuidad: "las estatuas
de los nueve pobres estropeados".
Tan important como la anterior, es la recepci6n al Minis-
tro Amaral en el puerto, en enero de 1854, en la que se ve
correctamente formado, rindiendo los honors militares del
caso, al batall6n 1.' de Cazadores. Acompaiian al diplomitico
brasilefio, el official mayor Flangini y el coronel don Trif6n
Ord6onez.









56( REVISTA DE LA SOCIEDAD ()

La escena camera que tiene por marco la estancia de don
Gregorio Mas, del afio 1839, proviene indudablemente de apun-
tes rezagados de su "Viaje al Durazno", y en ella se ve un
gaucho, a pie, en el patio de las casas, enlazando un potrillo.
Las rdsticas construcciones de un Saladero, testimonian la
sencillez de los locales en que se instalaba esta industrial tan
nuestra y ya en plena evoluci6n, pues el punto inicial radica
en la faena en campo abierto de los corambreros de antafio y
culmina en los modernos y suntuosos frigorificos de hoy. En
ese punto intermedio de la explotaci6n de la industrial de car-
nes, bastaban simples ranchos de adobe o de palo a pique, quin-
chados con totora, para llenar las necesidades del medio.
La vista de la acera Norte de la Plaza de San Jose, en 1855,
document un moment remoto de la existencia de la ciudad
maragata. Y en ella aparece de nuevo Ja carreta con su con-
ductor a pie, esporidica representaci6n del boyero que, como
en el caso anterior de Montevideo, explico como modalidad ur-
bana. Es de destacar el hecho de que en las dos representacio-
nes aparece caminando tras la carreta y no al costado de las
yuntas que la arrastran.
El "Paso del Ibicuy por las tropas del general Fructuoso
Rivera", primer acto de lo que fuera trascendental y profi-
cua campafia de las Misiones, rememora una incidencia impor-
tante de la historic patria.
A la derecha aparece un grupo de hist6ricas figures con el
atavio singular de la 6poca 1828 tan poco apropiado,
atento el concept actual, para la vida de campo. En 61, ade-
mais de don Frutos, figuran su hermano Bernab6, Jos6 Augusto
Possolo y el ayudante Manuel Antonio Iglesias, quien con pos-
terioridad document a Besnes para la tarea de composici6n,
pintura realizada dos afios despu6s, el 25 de diciembre de 1830.
El grabado que public es tomado de la reproducci6n que
del original hiciera el seinor Miguel Benzo, pintor official del
Museo Hist6rico Nacional, por cuanto el 6leo original esti por










ICONOGRAFIA URUGiUAYA 57

complete ennegrecido y las places fotogrificas mis sensibles,
s6lo reproduce un borr6n.
La "Entrada del general Rivera en Montevideo, el 11 de
noviembre de 1838", donde muestra al caudillo de pie, de
perfil, avanzando descubierto, recibiendo el homenaje de la
multitud por la calle 25 de Mayo, instantes antes de doblar
por la de 1." de Mayo, para dirigirse al Fuerte o casa de Go-
bierno, cuyo port6n se ve al fondo de la calle. A la derecha,
y con la bandera national coronando el frontis, se ve la an-
tigua Casa de Comedias, donde mis tarde se levantara el teatro
de San Felipe y actualmente el palacio de don Felix Ortiz de
raranco.
Finalmente, cierra la series el conocido dibujo de la Jura de
la Constituci6n, el 18 de julio de 1830.

















*~- ~
* *


~I


(Prontuaurii).


(Album Chliico).


~


-("Ahj


















12 de diciembre de 1834.-Ca'nrrada de pasto que pas6 pIr la ipuerta de mi cisa (Album Chico).


(Album Chico).


(Album C(hico),


r


























S(Album Chico).


Orientales aenmpados (Prontuario).






- ,






14a (-11 ^ aadr (Albu c)


_ r


(Album Chico).


FTl-eni, do saladero





























139.-Isttn in

Snladero (Album Chico).


L-L-


R.~i

..bq~ ~


SJIm W-


10 de mayo de 1856, a la una de la tarde. Vista del frente que mira al Sud de la plaza de San Josh
(Prontuarin).


i


~e~4~llffa~c~j=i~h"~~





















.^ -..' 1 /


EsIcadril6n de Mlleidoiza qu for'ivo en


ia plaza: botas d., eniro crldo, gorra nzul, cuello amarillo

(Album Chieo).


-_________ ____ ______ __ '.4


(Album Chico).



































Chacra dc Belai (Album Chico).


tI~

(

I




~

y 2


V "4



-15N


Noche del 25 de mayo (i 1852.


ell comnj1ilia do (10 l, Junitn, Aelolaida .\raanela Peunia
Tienmpa Iluvioso
(Pri'otuario).


~


























~t














Vista det tnnulo v cenotalfio. Cura Alar'tinl P6re(z
.(Lpiz. Pron;uario).
ist de tuil v ~elt ti. ut I ii










(ii.z Prontuarin).s^


































Agosto 21 de 1857. -Timnulo en el funeral
Vicario Apost6lico don Jos6 Benito Lamas.
la MVatriz. El eurn: Estriizulns.


del
En
(LApiix. Prontuario).


r r I F

~~~~ P. -


Vista de In casa y de la capilla de P6rez, en el Arroyo Seco, tomada desde el muelle,
el 19 de abril de 1832 (Album Chico),


1~





































Junio 10 de 18 55.-Cena en el muelle Vietoria


(Album de Iurfin).


**w


C,.


Colocaei6n de la piedia fundamental del Hospital Italiano en tiempo de la presidencia de Gir6
(Prontuario).





































1825.-- Al dia siguiente del dia de patrocinio de San Jose, se coloco la .piedra fundamental del
Hospital de CJridad de Montevideo, siendo padrinos el Exemo. senior CapitAn General
don Carlos Fedeiico Lecor y el Brigad'er don Juan Jos6 Durin. Maestro albaniil, don Josc
Calder6n. Irigoyen dirigio la galeria y todo el aparato que se ve en esta limina. Las estan-
tuns rep]resentan nueve pores estropeados.
(Museo Hist6rico Nacional).


Enero 30 de 1854, a la 1 y 112. Recepei6n del senior Ministro del Brasil doctor don Jos6 Maria de
Amaral en el puerto; estando medio batall6n del 1. de Cazadores haciendo los honors a la entrada
de la Sala de Gobierno. Entr6 acompafiado de su Secretario, del Oficial Mayor del Ministerio de
Relaeiones Exteriores Flangini y del edecin del Gobierno Provisorio, coronel Ord6fiez.
(Prontuario).























L.

.-. :',_A


.e::


ta "At


Paso del Ibicui o entrada en los pueblos de Misiones el 21 de abril do 1828. (1.02X0.64


.,'


I?-


W-%%


Abi.


^t-.^


~q~


(M5useo Hist6rico Nacional).
















1AA


Casa de Llambi


qi.


~j~L~VOW.












-.1~


t~*~ ~w,.


~iII


11


EI'trada de Rivera a Montevideo


I. -


- p


*7I















- I






iii"A a m


Jura de la Constituci6n

























MARINAS,
ESCENAS HISTORICAL T MOVIMIENTO PORTUARIO

















Marinas

ESCENAS HISTORICAS Y MOVIMIENTO PORTUARIO

Dije en el pr6logo, que Besnes document desde las escenas
mAs importantes desarrolladas en el rio, hasta las mis triviales
del puerto: y es aserto que ahora toca probar.
Empezar6 por decir que, pese a lo copioso de la selecci6n,
queda fuera de ella cantidad apreciable de escenas de la vida
marinfera, asunto que repite Besnes con sigular reiteraci6n.
La compulsa de estos aspects de su obra mriltiple, demues-
tra su extraordinaria afici6n por las cosas del mar. Se diria que
rememorando su tierra de nacimiento, acudia a la costa casi
diariamente para avizorar la liegada de las naves de ultramar
o para presenciar la salida de las que partisan hacia playas his-
panas. Este pensamiento cobra aspects de verosimilitud, si se
piensa en la delectaci6n con que parece pintara los barcos es-
pafioles o los que iban y venian alas costas vascas. Pero temeroso
de hacer base en tales sutilezas, s61o dir6, como cosa cierta, que
su espiritu se sentia fuertemente impresionado con el ir y ve-
nir de las embarcaciones v es influencia que se observe pre-
siona el espiritu de muchas personas nacidas o simplemente
habitantes de las ciudades de mar, como se observe en el dia
en que montevideanos recalcitrantes tienen como plato obli-
gado de sabroso paladar, la visit a los malecones y muelles del
puerto, al que concurren en cuanto sus obligaciones se lo per-
miten. Esa fascinaci6n del mar en el espiritu del hombre,
ha sido tratada y comentada ampliamente por porci6n de
autores, entire los que descuella Michelet. (24
Ia "Vista de la toma de la isla de Martin Garcia, por los


(24) "El mar".










76 REVISTA DE LA SOCIEDAD <>

franceses y orientales, el 11 de octubre de 1838", de factura
mnis que imperfecta, document una escena hist6rica, asi como
el apunte del "Desembarco de ]a division oriental de vuelta de
Caseros"; las cuatro pequefias acuarelas sobre el combat del 24
de mayo de 1841, a la vista de Montevideo, entire las escuadras
rosista y montevideana; la especie de demostraci6n naval que el
almirante brasilefio Grenfell hizo en Montevideo en noviem-
bre de 1844 y que arranca un comentario jocoso con una "qui-
jotada" en versos malisimos; el "Bloqueo de Montevideo", de
1841, y la salida de la barca espafiola "Res:auraci6n" en la ma-
drugada del 21 de octubre de 1853, conduciendo al general
Manuel Oribe, lo que le brinda ocasi6n para dar unos detalles
interesantes acerca de los honors que los barcos extranjeros
surtos en el puerto le tributaron.
En re las cosas de menor valor que registra, figuran dos "nau-
fragios: el del vapor "Borb6n", ocurrido el 10 de mayo de
1844 y el de la goleta argentina "Filomena" en la pefia del
Bagre, es decir, en el puerto, suceso producido el 1.' de fe-
brero de 1859.
Luego, salidas y entradas de barcos mercantes y de guerra.,
remolques, la partida de su amigo y condiscipulo, Santiago
Ayala, en el bergantin frances "Cornelia", oblando por con-
cepto de pasaje hasta Burdeos, 140 patacones. ; la de la bar-
ca "L..asarte", capitAn Arbiza, en 9 de marzo de 1857, llevando
un cuadro suyo con que obsequiara al Ayuntamiento de San
Sebastiin, su retrato, copia de su cuadro al daguerreotipo, un
pafiuelo, dos cardenales y un caracol... el retire a la Punta
del Indio, por cinco dias, de la fragata "Villa de Bilbao", para
evitar que su tripulaci6n tomara parte en los juegos de carna-
val, por esos dias en pleno auge en la ciudad... y el todo ava-
lorado con detalles horarios, direcci6n de los vientos, estados
del mar, de la atm6sfera, del cielo, etc., etc.
Tengo por cierto que toda esa minuciosa labor de informa-
ci6n aventaiaba a la del libro mayor de la Capitania del Puerto
de Montevideo.











































Vista tio Ia toa deI isla de Mrortii Garcia po los fninveses v oriiotales, el 11 de oethibe
de 1838. (57X43)
(-.NTist,(, flistoiittt Naviomia ).


Marzo de 1852.--Desembarco de la division oriental de vuelta de Ca.seros

(Prontuario).





































]21 orientales v 222 argentinos. Primera vista del combnte del dia 24 de marzo de 1841, entire
la escuadra de Buenos Aires v la de la Repiblica Oriental, tomada desde la itzotea del HTspital
de Caridad a 1; 9 v 112 de hi maiana con viento oestenoroeste. (29X18).
(Museo Histdrico Nacional).


Toreera vista del combat del dia 24 de mayo de 18 41, tomada desde el Hosp:tal de Caridad, a
la puesta del sol. (29X18)
(Del eotejo de las? lyendas que Besnes puso a este triptico, se despronde que esta es la
segiunda fa:z del combate)
(Museo Ilist'rico Naciona]).































eSeguinda vista del combat del dia 24 de mayo de 1841, a la vista de Montevideo, tomnada desde
el Hospital de Caridad a ln 1 v 112 de la mafiana
(Del cotejo de l;s leyemdas de este trilpteo de Besnes, f:ieilmente se infiere que 6sta no es la s
galnda sino la tereern tnz del combate). (29X1,8)

(Museo Hist6rico Na'ional).


ifiamna del 8 de noviembre de 1841.- y modo bruseo del :!imirante de la eseindra,
lrasil( iin Greiifell, ,aia reciannar un miarinero desertor. Nada extrafiaron algunos porque
"ele .in-:to onti" en el :ampo enemigo. (21X11).

F'o(ndeo :,. poeas varlas
levant6 las portifiolas,
prepar6 la g'ente y las mechas
ca16 o ehapeo,
paseo a popa, lyv6, cas6, vir6 y
se fu6i en bo.
Qiiijotada. (Museo Hist6rico Naeional).


~


41--A. i, .l
















i* I








IT- r; 4-L
v:


24 do mayo d1 1IS41. -Combiate d e';mt di'" Montevideo. (( 0X47)
(('1. A. lLninas. Mu1 s l Hist6rieo Naeonal).


1841.---Bloqneo de Montevideo. (1.18X0.58)
(Museo fist6rico Naion.al).





































Mavo 10 do 1S44.-Nnufrag'io del vapor "Borb6n", a las 8 de la mafiana, visto desde la
esqnina de Labasti6 (23X13)
(Muiseo Hist6rico Naneionil).


iebLero 1.' de 1859.--Nautragio de la goleta argentina "Filomena", cerea de la pefia del Pagre
(Prontuario).


I


k








































Agosto 19 de 1840.-Salida del bergantin 'Montevideo". (21X1t)
(Museo Hist6rico Nncional).


Abril 6 de 1852.- Entrada de la "Vetoria' en Buenos Aires. Bander, inglese,

(Prontuario).




























Abril 5 de 1852. Salida de Montevideo de la goleta inglesa "Victoria a


las 5 y 1 2 horas
(Prontnario).


f4


-4
san


I~~~~t*d r.,l;- ci-~~;~i.Y"


Salida de la corbeta brasileiia "Dofia Francisca", el 3 de noviembre de 1853 a las 6 de la mafiana
con calma. Viento 0. N. 0., reimolcada por la lancha suya y dos espafiolas v una americana. Vis-
ta desde el muelle Victoria".
(Prontuario).


_ __


. -w:^












iii WI-


Octubre 21 de 15.,{ ; las 6 y |I4 (d la maiiana, viento NE.-Salida de la barea espafiola "Restau-
raci6n de don F61ix Bujareo, en la que iba embarcado don Manuel Oribe. Saludaron los buques de
guerra franceses e imperiales. El espafiol teni;i .... la bandera .... Y no la arri6 euando lo hi-
cieron los otros buques.
(Prontnario).


Noviembre 3 de 1857. Salida del bergantin de guerra espafiol "Patriota" y la goleta de gue-
rra, tambien espafiola, "'Cartagena"'', a las 3 de la mafiana, con viento SE. Desde la casa de
Toribio.
(Prontuario).












































Enero 30 de 1854.-Viento Norocste a las 11 y 112 de la mafiana dlesde el muelle Victoria

(Prontuariio),


Febrero 30 do 1S54.-Viento Noroeste


(Prontuario),


--


,~.-...........:
Rr.r
** .;_^.Awed&.-















































IJunio 4 de 1856, a !as 12 de l dia. Salida d bergat frances "Cornel i",
wcfior Larros, con destiny a Burdeos, en eI que iba de pasaje mii c(iodiscipu]lo
I agando 140 patatcoies.


ldeilachado por el
don iSantiago Ayala,

(Prontuario).


Julio 17 de 1856, a las 11 y 1 2 de la mafiana. Bergantin portuguLs "Imperio".
celaje oscuro, coi neblina


Viento Sud, flojo;

(Pronituario).


I


Lbf
































C('tubre 27 de 18S57. Entrada d" la corbeta espafiola de guerra Villa de Bilbao", a his 7 y 112
de la iaiana. Vista tonada de;de la cnsa de Cubillas, en el Cuarte! do Dragomcs
(Prontuario).


/


* -C. ...


'' Adelaida '


(Album Chi
(A] bum C'hico),


--






















PA


Afarzo 9 de 1857, a Ins 12 del diai.-Snlida de hl bare;i "L sLirte", enpit:'Iii don ('elestino Arbiza.
'ali6 lara. i'ni ebn: ti;'in, lleviando el ciiadro que trihaj6 par el, Ayniiiitaniiiiento, mi retrito. un
earacol, dos eardenales Yv ni pfinielo y lIi copia dr mi v'liadro aradn nl daguerreotipo.
(Pronit uilario).


- -n


.. '' .-


Agosto 4 de 11858.-Corbeta espafiola "Bilbao". Sali6 ara el Janeirc con viento N. flojo y tienilp:
aturbonado y cerraz6n. A las 8 y 112 vino una raifaga de viento dcl 1 0. eon muclia mar, qcue
tomO a la corbeta fuera de Ptita Bravi. Vista desde mi (case n la e (le'.e de la Rcconqu'Ata.
(Prontuario).


~a~L4~ijrC*y~lllucns





























MAarzo de 1,S.9.-;lidl l. In \'illa ide Bil- Miarzo 9 de 1859).-I.lgad;a de 'a fragata Villa
bao" a II lpunta del Indio, 1por iio .jiug:r la tri- idle Bilblo", de vielta de 1;i [iunta del Indio
pulaciOn al aina\ l.
(Prontuario).


A-


Abril 4 de 1859, eon viento y tiempo hermoso, celajes del alba, toda la .... negra y fondo blanco.
-Salida de ]a barca franeesa Estrella'', done iba coil st familiar para el Havre, mi amigo don
,Jose Uhagon, natural de Bilbao,
(Prontuario).


I


F-ra
UA




































Octubre IS de 1859.- Amancei6 el bergaintin de
guerra espafiol V\'nldez", fodeado a la vista
,puerto. Al dia siguiente tuvo que sufrir una
cuarentein de 12 dias por haber sufrido la fie-
bre en la mar, de euyas results perdi6 18
hombres en la travesia de La Habana para
Montevideo. A las 10 del dia.


Octiibre 19 de 185.). Entrada
giuerra espafiol con tiempo del


del vapor d'
Sudesto fresco.

(Prontuario).


Febrero 22 de 1860, a las 6 v 5-1 de la maiaiia.-Salida de la fragata mercante "Palonia de Canta-
bria", parn la Corufia, 8aintander, Bilbao v San Sebastiain. Viento Norte flojo; celajes eargados
nor el Oeste. ua ).
(Prontuario).


\


~4.


5. 7Sj


~I~-












































Rtr;inl iii d
Nox jembre 14 de ill de' glierra vspaflol (I avaiiia coul vieulto Norte fresco, a las
1)x12 de Iv, imiiiana
(Projituario).


rX-


-


(Album Chico),


Aw.
























SITIO DE MONTEVIDEO
1843 1852
















Sitio de Montevideo

1843 -1852

Las acuarelas que forman esta interesante series, componen
un ilbum de pequefias dimensions, en cuyas piginas Besnes
dibuj6 cerca de una treintena de asuntos. Estin consignados
buena parte de los tipos militares y escenas que se desarrolla-
ron en Montevideo durante la Guerra Grande.
Sitiada la ciudad por el ejercito del general Manuel Oribe,
estableci6 su cuartel general en el Cerrito durante nueve largos
afios, dominandc. con intermitencias, porci6n considerable de
la campafia. Hasta el moment no se ha tenido noticia de la
existencia de un cuerpo orginico de dibujos que ilustren la
vida del Cerrito; y apenas si se tiene conocimiento de la exis-
tencia de apuntes sueltos que interest coleccionar cuanto antes
para desarrollar, ante las generaciones del present, el panora-
ma del campo sitiador, lo mas complete possible.
Los sitiados han tenido mis de un cronista grifico, y Bes-
nes es uno de ellos, el mas copioso sin duda, aunque tambien
el mis defectuoso t6cnicamente apreciado.
En este ilbum nos present apuntes sobre las escenas navales
de guerra desarrolladas a la vista de la ciudad, desde cuyas azo-
teas atisbaba, con perseverancia singular, los movimientos de la
escuadrilla montevideana comandada por el famoso Garibaldi,
y seguia las evoluciones de la escuadra rosista, aliada de Oribe,
que con la jefatura del almirante Brown renovaba dia a dia en
las aguas del estuario, movimientos estrategicos, escaramuzas y
sangrientos combates.
En este conjunto tienen honrosa y amplia representaci6n los








96 REVISTA DE LA SOCIEDAD <

uniforms de las tropas que actuaban en la ciudad sitiada, pero
respect a 6stos es de lamentar que no me sea possible dar la
coloraci6n de las distintas piezas, desde que para reproducir-
las he debido utilizar copias de los originales que tiene en su
poder el senior C6sar Batlle Pacheco. Por la misma circunstan-
cia no puedo dar integralmente algunas de las ley.zndas con
que el autor las acompafiaba, puesto que en las copias fotogra-
ficas de Fleurquin y Cia. son, en su mayor parte, ilegibles.
Aparte de los uniforms y de las escenas hist6ricas a que
me refiero, figuran, formando parte de estas uiltimas, una
porci6n de figures ataviadas ocn el traje urbano en uso por
ese entonces. Hombres y mujdres, en pintorescos grupos, co-
ronan las azoteas con vistas al mar, avizorando con sendos
catalejos las incidencias de las luchas de las dos escuadras. Otras
veces esos grupos ocupan los parajes prominentes de la costa
Sur, oteando a simple vista los movimientos de los buques, a
cubierto de todo peligro, pues las armas de entonces no tenian
el alcance suficiente como para ofender a los espectadores a
la distancia en que actuaban.
Esta diversion popular del Montevideo sitiado, es una de las
fases mis caracteristicas del sitio y ha perdurado hasta nos-
otros conservada en la tradici6n de las viejas families y con-
firmadas ahora por el lipiz diligente de Besnes.




* la-

Or*0


























































Efectos de la invasion en 1843










































N.' 3 de line. Avauzada


La mina del lia 11 de enero de 1845







r '


1i -
SB^~- -


-F 7 :1: r


(!iar( ]i N i]n 'al


C


Ip-*
Pil m










pv~


rd
*&


I I


It-'
-9 rig


hr
\ tL i:; '1


$4";


Division Flores


4


Ald
L ..-


-- 4]


~i~b~p
:i





















&~p .~yI -.


~r


.A


I A


Escuadi6n Dragones


Pasado enemigo


-. W


Avanzada


I
-L
+ c ~e










4.- x


-r w..
J&~e~


i'>


(('4)


N.! 4 tie line e guerrilla


d r


























I'-


aib.


stil te' *
Ah~a


Ii J


Regimiento Sosa que peIrs'igi' a Is f't'lra'l


; Ia














IL



OW Alp,


?
al
A S


., S~1F 1 Y f ;


(Sitio de Montevideo).


.- 5


~ij~k~c


Extramuros




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs