• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Half Title
 Juan Bautista Alberdi
 Title Page
 Introduction
 Primera parte
 Segunda parte
 Tercera parte
 Conclusion
 Appendix
 Index
 Back Matter














Group Title: "La Cultura argentina"
Title: Sistema económico y rentístico de la Confederación argentina según su constitución de 1853
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00086624/00001
 Material Information
Title: Sistema económico y rentístico de la Confederación argentina según su constitución de 1853 con una introducción de Martín García Mérou
Series Title: "La Cultura argentina"
Physical Description: 2 p. l., 7-269 p., 1 l. : ; 23 cm.
Language: Spanish
Creator: Alberdi, Juan Bautista, 1810-1884
Publisher: Administracio´n general: Vaccaro
Administración general: Vaccaro
Place of Publication: Buenos Aires
Publication Date: 1921
 Subjects
Subject: Constitutional law -- Argentina   ( lcsh )
Historia latino-americana   ( larpcal )
Economic policy -- Argentina   ( lcsh )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage: Argentina
 Notes
General Note: At head of title : Juan B. Alberdi.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00086624
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 02559319
lccn - 41032787

Table of Contents
    Half Title
        Page 3
    Juan Bautista Alberdi
        Page 4
    Title Page
        Page 5
        Page 6
    Introduction
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
    Primera parte
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
    Segunda parte
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
    Tercera parte
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
        Page 239
        Page 240
        Page 241
        Page 242
        Page 243
        Page 244
    Conclusion
        Page 245
        Page 246
        Page 247
        Page 248
        Page 249
        Page 250
        Page 251
        Page 252
    Appendix
        Page 253
        Page 254
        Page 255
        Page 256
        Page 257
        Page 258
        Page 259
        Page 260
        Page 261
        Page 262
        Page 263
        Page 264
    Index
        Page 265
        Page 266
        Page 267
        Page 268
        Page 269
        Page 270
    Back Matter
        Page 271
        Page 272
Full Text



















SISTEMA ECONOMIC Y RENTSTICO
de la

CONFEDERACIN ARGENTINA





















JUAN BAUTISTA ALBERDI

Naci en Tucumn el 29 de agosto de 1810. Estudi en Buenos Ai-
res, en el Colegio de Ciencias Morales, vinculndose a Echeverra y Juan
M. Gutirrez, con quienes fund la "Asociacin de Mayo" (1837). Un
ao ms tarde graduse en derecho, emigrando a Montevideo, donde co-
menz (1839) su interminable batalla de polemista, por la prensa y
por el libro. En esa primera poca de su vida, cultiv casi todos los
gneros literarios hasta que su vocacin fu decidindose por las cien-
cias polticas y econmicas.
Pertenece a los comienzos de su carrera el libro "Preliminar al es-
tudio del Derecho" (1837, seguido por various panfletos politicos de im-
portancia. Despus de su viaje por Europa (1843), se estableci en Chile,
alcanzando gran xito como jurisconsulto y dando a luz nuevos escritos
polticos, histricos y forenses. En moments de prepararse la organiza-
cin national, public el de mayor significacin histrica, "Bases para la
organizacin poltica de la Confederacin Argentina", en Valparaso
(1852), inspirador de la Constitucin Argentina de 1853; corregido y
aumentado, hasta adquirir los caracteres de un texto definitive. fu ree-
ditado en Besanzn (1858). Esa obra fu pronto complementada por el
Sistema Econmico y Rentstico de la Confederacin Argentina" y los
Elementos del Derecho Pblico Provincial Argentino ". De sus polmi-
cas con Sarmiento, naci el ms agudo y certero de sus panfletos. "Car-
tas sobre la prensa y la poltica militant de la Repblica Argentina",
conocido con el nombre de Cartas Quillotanas" y replicado por Sar-
miento en Las Ciento y Una ". Pas luego Alberdi ms de veinticinco
aflos en el extranjero, polemizando sobre poltica interior e international,
hasta escribir la "Peregrinacin de Luz del 'Da, o Viaje y Aventuras de
la Verdad en el nuevo mundo", stira moral y profundamente humors-
tica en que aparecen caricaturados sus ms ilustres enemigos polticos.
Entre sus escritos de esa ltima poca merece mencionarse "Las pala-
bras de un ausente", magnifico de sinceridad y altivez. Esos libros y,
panflptos, unidos a otros muchos, constituyen las "Obras completes", de
Alberdi, editadas en ocho volmenes por Bilbao y O'Connor, bajo los
auspicios del gobierno argentino.
Despus de su muerte, otros libros y apuntes inditos fueron dados
a luz, bajo el ttulo de "Obras pstumas", en 16 volmenes, editados por
Manuel Alberdi y Francisco Cruz. Son los mas importantes: "Estudios
econmicos", "El crime de la guerra",, "Del gobierno en Sud Amrica'",
etc. Estos nuevos escritos constituyen un magnfico archivo de historic
argentina, desde 1830 hasta 1880. Desterrado la mayor parte de su vida,
por motivos de poltica interior, Alberdi puso grandsima pasin en cuan-
to escribi, por cuya causa la ecuanimidad en sus obras pstumas es
muy discutida.
Por su ciencia 'econmica y socioleica, su obra es unnimemente re-
conocida como la ms docta y clarovidlente pensada por argentino alogu-
no. La transformacin poltica ocurrida en la Argentina, en 1880, es la
realizacin de ideas bsicas que Alberdi defendi sin descanso durante
medio siglo.
Su actuacin poltica fu limitada. Tuvo la representacin diplom-
tica de la Confederacin Argentina ante algunos gobiernos euroneos; en
1878 fu electo diputarlo por Tucumin y regres a Buenos Air-s, sin-
tindose extrafo y emigranr'o para no volver. Falleci en Parfs el 18
de junior de 1884. Desie esa fecha su pr~sti'ilo ha crecido extraordinaria-
mente; en la actualidad compare con Sarmiento el primer puesto en la
admiracin national.






"'LA CULTURAL ARGENTINA"


JUAN B. ALBERDI




SISTEMA


ECONMICO


RENTISTICO


DE LA

CONFEDERACIN ARGENTINA
Segn su Constitucin de 1853

Con una introduooin de
MARTIN GARCA MROU












ADMINISTRATION GENERAL:
VACCARO, Avenida de Mayo 638, Buenos Aires.
1921



















INTRODUCTION




SUMARIO: Examen del "Sistema econmico y' rentstico de la Confe-
deracin Argentina, segn la constitucin de 1853. Poltica eco-
nmica de Alberdi. Errores del pasado. Los "Estudios sobre
la Constitucin de 1853 ", y los "Comentarios" del Sr. Sarmiento.
Instituciones argentinas e instituciones americanas. Opinin del
seor Calvo.

Completada para Alberdi la organizacin poltica de la Rep-
blica, bajo el rgimen institutional desarrollado en las Bases y con-
centrado en una forma sinttica en el Proyecto de Constitucin
que le .sirve de complement, le quedaba todava una parte princi-
pal en la tarea patritica que se haba impuesto.. El studio de la
historic y el examen de la situacin social de estos pases, desde el
primer moment, le descubra deficiencies y peligros que seal
valientemente a la meditacin de sus contemporneos. La despo-
blacin y la pobreza, con su cortejo de males, eran para l los ene-
migos ms poderosos del progress de la Amrica. Sus planes pol-
ticos tendan a combatir estos obstculos formidable, y sus afo-
rismos ms famosos, como lo hemos dicho ya, no eran sino fr-
mulas econmicas. Gobernar es poblar ", haba escrito, y esta m-
xima concisa contena todo un sistema de gobierno y una garanta
de prosperidad para los pueblos. La idea de poblacin, en efecto,
era, para l, sinnima de trabajo, renta, produccin, capital, crdi-
to; en una palabra, todos los factors que contribuyen a dar fuerza
y riqueza a las naciones de la tierra. Ms aun: penetrando en el
fondo del pensaminto de Alberdi, se descubre que, bajo la obse-
sin de las necesidades ms apremiantes de su tiempo y para dar
relieve a sus doctrinas, hacia consistir exclusivamente el problema
politico de 'estos pauses en la resolucin del problema econ-
mico. Preconizando la necesidad de la paz, de la unin de la fa-
milia argentina, de las garantas acordadas al extranjero por me-
dio dle los tratados, de la libre navegacin de los ros, no haca
ms que buscar los elements necesarios para el juego armnico y
libre de las fuerzas vivas y productoras que yacan en estado la-
tente en el suelo de su nacimiento. Esta preocupacin constant se
manifestaba en l de muchos aos atrs. Hemos hablado anterior-
mente de la Memoria sobre un Congreso General Americano, es-
crita en 1844; en ella consignaba Alberdi que el -mal que dicho
congress estaba llamado a tomar bajo su tratamiento era mal de
pobreza, de despoblacin, de atraso y de miseria ". Vela en Amrica
"desiertos sin rutas, ros esclavizados, costas despobladas por el
veneno de las restricciones mezquinas y la anarqua de las aduanas
y tarifas, ausencia de crdito y, por consiguiente, de medios de
producer la riqueza". He aqu las causes que trat de destruir,
trazando las bases y los puntos de partida para la organizacin de









5 JUAN B. ALBERDI

la Repblica Argentina; y es un anhelo igual el que lo lleva a de-
tenerse en el examen del sistema de poltica econmica que con-
tiene la Constitucin federal argentina, en cuanto garantiza, por
disposiciones terminantes, la libre accin del trabajo, del capital
y de la tierra". El propsito que, segn Alberdi. lo gua al reunir
en un cuerpo metdico de ciencia las disposiciones econmicas de
la ley fundamental, es el de "generalizar el conocimiento y facili-
tar la ejecucin de la Constitucin en la parte que ms interest a
los destinos actuales y futuros de la Repblica Argentina ". Esta
sola frase seala el inmenso camino recorrido por el intelecto na-
cional desde la guerra de la independencia y a despecho de los afos
luctuosos de la tirana. La educacin colonial, en efecto, en mate-
ria econmica, haba dejado en nuestro pueblo grmenes funestos.
Alberdi hacia notar ms tarde con justicia que las leyes que han
arruinado al espaol peninsular como agent de produccin y de
riqueza han obrado doblemente en la anulacin industrial del es-
paol de Sud Amrica, a quien durante tres siglos le fu prohibido
trabajar y producer todo lo que la Espaa poda traerle, en cambio
cel oro y de la plata a cuya explotacin se redujo la industrial co-
lonial. La despoblacin, la ignorancia y la anarqua de las nacio-
nes un da sometidas al yugo espaol estn demasiado ligadas con
el sistema commercial de la colonia para que sea necesario sealar
sus monstruosidades. Excluida por l la concurrencia, suprimida
en realidad la navegacin, recargados artificialmente los fletes,
exagerados los precious de los products europeos y envilecidos los
de los americanos, tasado el consumo y limitada la produccin, es-
tancados los capitals, desalentado el trabajo. provocando el abu-
so, fomentando la corrupcin administrative en la metrpoli y las
colonies y creando intereses srdidos que lo explotaban en dao
de la comunidad: tal sistema envolva la ruina de la Espaa y de
la Amrica a la vez" (1).
En la introduccin del Sistema econmico y rentstico de la
Confederacin Argentina, Alberdi declara que su objeto es hacer
ms bien un libro de poltica econmica que de economic political.
Para eso se abstiene de examiner cualquier teora, cualquier fr-
mula abstract que lo obligara a lanzarse a cuerpo perdido en el
abismo de la doctrine. Sin embargo, no puede dejar de partir de
ciertos principios generals, especie de punto de arranque o jalo-
nes que servirn para dirigirlo en el camino que empieza a reco-
rrer. As se apresura a arrojar una rpida mirada sobre las diver-
sas escuelas econmicas que luchan por su respective predominio
cientfico, exponiendo en algunos prrafos concisos sus tendencies
y sus elements. La escuela mercantil, la escuela fisiocrtica, son
presentadas por su anlisis severo, que se detiene complacido ante
Adam Smith, declarndose soldado de la causa del trabajo libre.
"A esta escuela de libertad, dice, pertenece la doctrine econmica
de la Constitucin argentina, y fuera de ella no se deben buscar
comentarios ni medios auxiliares para la sancin del derecho or-
gnico de esa Constitucin". Ms lejos aadir que nuestra ley
supreme es, en material econmica, como en todos los ramos del
derecho pblico, "la expresin de una revolucin de libertad, la
consagracin de la evolucin social de Amrica ". Todas las nece-
sidades ms vitales del pas y del resto de Amrica son, en efecto,
econmicas. Por qu carece la Amrica de caminos, de puentes,
de canales, de muelles, de escuadras, de palacios para las autorida-


(1) B. Mitre: "Historia de Belgrano '.








SISTEMA ECONMICO Y RENTSTICO


des, de capitals, etctera?... "Por qu duerme en sueo profun-
do y yace en obscuridad tan prxima a la indigencia esa tierra que
produce la seda, el algodn y la cochinilla, sin cultivo, que tiene
vias navegables que no se haran con cientos de millones de pesos;
centenares de leguas de esas mismas cordilleras de los Andes. que
han dado nombre fabuloso a Mjico, al Per, a Copiap? Por falta
de capitals, de brazos, de poblacin, de riqueza acumulada. Luego-
es menester que empiece por salir de pobre para tener hogar, ins-
truccin, gobierno, libertad, dignidad y civilizacin, pues todo es-
to se adquiere y conserve por medio de riqueza. Luego es econ-
mico su destino present, y son la riqueza, los capitals. la
poblacin, el bienestar material lo primero de que debe ocuparse
por ahora y por much tiempo ".
He aqu la base. Examinemos ahora de una manera general
los comentarios de Alberdi a las disposiciones y los principios eco-
nmicos de la Constitucin. Ocupndose primeramente de lo que se
refiere a la produccin de las riquezas, Alberdi encuentra que el
peor enemigo de la riqueza del pas ha sido la riqueza del Fisco ",
por lo cual la Constitucin ha tenido cuidado de elevar a la Nacin
sobre el Gobierno y preocuparse de los intereses pblicos antes que
de los intereses fiscales. Alberdi seala paso a paso todas las ga-
rantas que ofrece la Constitucin a la produccin econmica, des-
de el moment que por el articulo 14 de esa carta todos los habi-
tantes del suelo argentino gozan del derecho de trabajar y de ejer-
cer toda industrial lcita, de navegar y comerciar; de peticionar a
las autoridades; de entrar, permanecer, transitar y salir del terri-
torio national; de publicar sus ideas sin censura previa; de usar y
disponer de su propiedad; de asociarse con fines tiles; de profe-
sar libremente su culto; de ensear y de aprender. En rigor, todas
las libertades necesarias para el desarrollo progresista del pas se
encuentran consignadas con el articulo que acabamos de resumir..
Pero el autor de las Bases penetra en los detalles ms insignifican-
tes, esclarece los mviles ms ocultos, revela el mecanismo de las
instituciones, examinando su juego y sus propsitos, en una larga
series de comentarios en que sucesivamente enumera todos aquellos
principios constitucionales relacionados con la produccin agrcola,
con la produccin commercial y con la industrial fabril. No se satis-
face, sin embargo, con este studio, y se anticipa a sealar los es-
collos a que estn expuestas las libertades protectoras de la produc-
cin, mostrando de qu manera dichas libertades y garantas eco-
nmicas pueden ser derogadas por leyes reglamentarias de su ejef-
ciclo. La minuciosa y clara exposicin del autor de las Bases. las
concordancias y armonas que seala entire las ms adelantadas
conclusions de la ciencia de Adam Smith y el espritu de las insti-
tuciones argentinas, desentraado de su carta fundamental, consti-
,tuyen una obra notable, pero no bastante por si solas para hacer
del Sistema rentstico uno de los libros que debe ser el vademecum
del estadista y del poltico de estos pauses. La faz puramente didc-
tica, por decirlo as, de este admirable tratado, queda eclipsada y
obscurecida por el caudal de observacin prctica y de experimen-
tacin filosfica que se encuentra en cada una de sus pginas. Las,
reflexiones y las sentencias profundas se suceden en l en una ca-
dena interminable. Las tendencies de la raza, las desviaciones his-
tricas que han sufrido en nuestro suelo las leyes naturales que ri-
gen al desenvolvimiento de los pueblos, son sealados por la inte-
ligencia clara y el recto criterio del escritor brillante y mesurado-








JUAN B. ALBERDI


al mismo tiempo, amante de la libertad y siempre deseoso de dig-
nificarla y de servirla.
Todas las obras de Alberdi son como otras tantas batallas de
una larga y brillante campaa emprendida contra la ignorancia y
las preocupaciones de una sociedad semiprimitiva, enclavada en sis-
temas errneos, y en la cual no haban penetrado an los hallazgos
de la ciencia contempornea. El Sistema rentstico obedece a ese
mismo propsito. Es un libro de divulgacin y de propaganda. Se
apoya en la enseanza de los grandes maestros de la economa, pa-
ra hacer aplicaciones y trasposiciones de sus textos, tiles para
nuestro pas. El consejo benvolo se une en sus pginas a la crtica
penetrante. Su autoir es verdaderamente infatigable y no desmaya
en la tarea. Tiene la terquedad cariosa de los convencidos y algu-
nas veces la impaciencia de los que se fatigan de predicar en el
desierto. Pero hasta sus mismos reproches son elevados y dignos
siempre de grabarse en la conciencia popular. La instruccin co-
mercial, dice en una parte, la enseanza de artes y oficios, los m-
todos prctico de labrar la tierra y mejorar la raza de animals
tiles, el gusto y aficin por las materials mecnicas, deber ser el
grande objeto de la enseanza popular de estas sociedades vidas
de la gloria frivola y salvaje de matar a hombres que tienen opi-
nin contraria, en lugar del honor de vencer la naturaleza inculta
y poblar de ciudades el desierto ". La severidad del filsofo da to-
nos enrgicos a las frases anteriores, cuyo espritu ,es complemen-
tado por l en la siguiente form, algunos prrafos ms adelante,
refirindose a las escuelas de artes y oficios: Ms que la inteli-
gencia de las artes importa que la juventud aprenda en esas es-
cuelas a honrar y amar el trabajo, a conocer que es ms glorioso
saber fabricar un fusil que saberlo emplear contra la vida de un
argentino ".
Por lo dems, el espritu se siente .ennoblecido al medir la am-
plitud de miras y el amor a la repblica democrtica y a la liber-
tad bien entendida que resalta en cualquiera de las obras dasl pu-
blicista y especialmente en la que examinamos. Nadie lucha con
ms tesn que l por dignificar ila personalidad del ciudadano, mos-
trndole la austeridad de sus deberes y aconsejndole 'la defense
de'sus derechos. "Toda ley, describe, que deja en manos del juez
un poder discrecional sobre las personas, toda ley de Polica que
entrega a sus agents el poder irresponsible de prender y arrestar,
aunque sea por una hora, son leyes atentatorias de la seguridad
personal y, por lo tanto, esencialmente inconstitucionales. Tales le
yes desconocen su objeto, que no es alterar la Constitucin, sino re-
ducir a verdades de hecho sus libertades y garantas declaradas co-
mo derechos." Y como un contrapeso: "No hay. libertad que no
se vuelva ofensiva de la moral desde que degienera en licencia, es
decir, desde que deja de ser libertad".
El libro del Sistema rentstico, como su autor mismo lo pre-
siente, es una obra de cooperacin a los trabajos orgnicos "de la
Repblica Argentina de hoy y de maana ". Sus conclusions son
del mayor inters para, nosotros, por los asuntos que agita, los idea-
les que persigue y los pensamientos generosos que han precedido a
su incubacin. La clarovidencia de su ardiente patriotismo sostiene
siempre al autor y le hace ver con suma nitidez las peculiaridades
de nuestro modo de ser national y las difierencias radicales que en
este sentido nos separan de la Europa. Nada ms exacto, por ejem-
plo, que las siguientes palabras que encuentran su confirmacin
todos los das a nuestra vista: "En Sud Amrica hay riesgo de
que el salario suba hasta el despotismo, al revs de lo que sucede








SISTEMA ECONMICO Y RENTISTICO


en Europa, donde el salario es insuficiente para alimentar al tra-
bajador. El mismo hombre que en Europa recibe la ley del capita-
lista y del empresario de industrial viene a nuestro continent y se
desquita viendo a sus pies a los tiranos que all explotaban eu
sudor. All es siervo diel capitalist; aqu es su rey y soberano.
Los papeles se encuentran cambiados completamente. El capital,
entire nosotros, es mendigo de brazo y trabajo; el trabajador se ha-
ce buscar descansando a pierna suelta. Tal es la condicin del obre-
ro en las ciudades y campaas de Sud Amrica, tan pronto como
las agitaciones de la guerra civil ofrecen alguna seguridad y paz
a los trabajos de la industrial Por lo dems, sea cual fuere su
preocupacin momentnea, su pensamiento no se aparta un punto de
la necesidad que l consider primordial para el desarrollo de la
Amrica. Se levanta as contra la doctrine de Malthus, que consi-
dera incomplete para el nuevo continent. No se cansa por eso de
repetirlo: "Expresin de esta necesidad supreme de un pas de-
sierto, la Constitucin argentina aspir ante todo a poblarlo. Midi
el suelo, cont la poblacin que deban regir sus preceptos, y ha-
llando que cada legua cuadrada contena seis habitantes, es decir,
que el pas que iba a recibirla era un desierto, comprendi que en
el desierto el Gobierno no tiene otro fin serio y urgente que el de
poblarlo a gran prisa ". El publicista se encuentra aqu en su te-
rreno, domina como nadie la material de que trata y sus reflexiones
adquieren una profundidad y una fuerza Incontrastables. Cul es,
se pregunta, el sistema preferible para atraer corrientes de inmi-
gracin? Y su respuesta preconiza como ms eficaz y preferible el
sistema indirecto y ensalza la poblacin espontnea, porque es el
de la naturaleza. Ese sistema, describe, entrega el fenmeno de
la poblacin a las leyes econmicas que son inherentes a su des-
arrollo normal. Porque la poblacin es un movimiento instintivo,
normal, de la naturaleza del hombre, que se desenvuelve y progre-
sa con tal que no se le resist. Las naciones no son la creacin, si-
no las creadoras del Gobierno. El poder de desplobar que ste posee
no es la media del que l'e asiste para poblar. Posee el poder mate-
rial de desplobar, porque puede desterrar, oprimir, vejar, a los que
habitan el suelo de su mando; pero como no tiene igual powder en
los que estn fuera, no est en su mano atraerlos por la violencia,
sino por las garantas. A la abstencin del ejercicio de la violencia
se reduce el poder que el Gobierno tiene para poblar; es un poder
negative que consiste en dejar ser libre, en dejar gozar el. derecho
de propiedad, en respetar la creencia, la persona, la industrial del
hombre: en ser justo" (1)
La vulgarizacin de esas ideas, la franca y leal expresin de
pensamientos tan nobles y tan avanzados, han hecho indudablemen-
te ms por el progress de nuestro pas que todos los esfuerzos de
los caudillos de pluma o espada que han enarbolado cada uno a su
turno banderas de libertad y de regeneracin poltica. La Constitu-
cin que Alberdi explica bajo todas sus fases y cuya ndole glori-
fica, como 61 mismo lo afirma en la conclusion de su libro, es sabia
por haberse combinado para former la future Repblica Argentina.
Y esta misin desempieada con tan varonil magnificencia por e1
estadista austero tiene adems el mrito de la originalidad. Nadie
lo acompaa, en efecto, en esta ctedra de verdad, desde la cual
habla a sus contemporneos y a la posteridad. Es, en este sentido,


(1) Vase Bourdier: "La colonisation scientifique". Alberdi se an-
ticipaba a las ms recientes conclusions de los hombres de ciencia.









JUAN B. ALBEIDI


el primero que se lanza en el spero sendero. Reivindiquemos pa-
ra su gloria esta cualidad que l ha querido hacer constar a su
favor, no como un timbre de orgullo, sino como una disculpa ins-
pirada por su modestia: El pas de los publicistas, de los orado-
res, de los escritores ruidosos en Sud Amrica, no ha tenido un
solo libro en que su juventud pudiera aprender los elements del
derecho pblico argentino, los principios y las doctrinas en vista
de las cuales deba organizarse el gobierno politico de la Repblica
toda. Ni los unitarios ni los federales haban formulado la doctrine
r'.spectiva de su creencia poltica en un cuerpo regular de ciencia.
Pedid las obras de Varela, de Rivadavia, de Indarte, de Alsina, y
os darn peridicos y discursos sueltos, alguna compilacin de do-
cumentos, una que otra traduccin anotada; pero ni un solo libro
que encierre la doctrine ms o menos complete del gobierno que
concierne a la repblica. No pretend que no haya habido hombrea
capaces de formarlos, sino que tales libros no existen. Un tercer
partido, representado por hombres jvenes, inici trabajos de ese
orden en 1838. en los cuales estn tal vez los elements principles
de la organizacin que ha prevalecido por fifi para toda la nacin
en 1853. Alguna vez ser preciso ver el Gobierno y la' poltica en
otra cosa que en peridicos y discursos, y sobre todo en otra cosa
que en el engao, el dolo y el fraude... ".
Gracias a Alberdi poseemos ya esos libros que l buscaba en y
vano y que hoy son monumentos imperecederos de nuestra litera-
tura. Y en ellos no se limita solamente al examen de las institucio-
nes que deben regir a una nacin organizada bajo los principios
federales, sino que encuentra acentos viriles para defender la obra
de su cerebro y de su corazn, respondiendo al ataque sistemtico
de sus impugnadores. Los Estudios sobre la Constitucin Argenti-
na de 1853 responded a este propsito. En ellos refuta los Comen-
tarios de dicha Constitucin, obra hbrida escrita por el seor Sar-
miento con la mira de atacar al general Urquiza, como sostenedor
de la poltica federal a que responda la carta fundamental cuyos
cimientos haba arrojado Alberdi en los escritos de que acabamos
1de ocuparnos. Alberdi empieza por sealar en la publicacin del se-
flor Sarmiento un comentario y un ataque. y advierte que "e pre-
eliso no dejar nacer la costumbre de arruinar la ley so pretexto de
explicarla ". Ms lejos confront la actitud hostile del encarnizado
adversario de la Constitucin con la de los patriots de los Esta-
dos Unidos, que procedieron de un modo radicalmente opuesto:
"Jefferson, Franklin, Madisson y el mismo Washington, dice, des-
aprobaron y se opusieron vivamente a puntos muy "graves de la
Constitucin mientras se discuta; pero desde el instant de su
sancin por la mayora del Congreso y del pafs sellaron su labio
y slo tuvieron por ella el resplto religioso que todo buen repu-
blicano debe a la voluntad national. Es impossible tener leyes de
otro modo. No puede haber dogma ni ley ante el examen que no
sabe detenerse y respetar algn lmite. El que discute su deber es-
t en camino de desconocerlo. Hay un punto de honor en no dis-
cutir las leyes juradas de la Repblica". Por lo dems, penetrando
en el detalle del sistema seguido por el comentarista en su trabajo,
Alberdi le demuestra que ha tomado por gua a Story y que se ha
limitado a hacer trasposiciones de los studios de aqul, aplicn-
dolos a la Constitucin argentina. Esta tendencia marcada de su
escrito hace que el seor Sarmiento prescinda de las verdaderas
fuentes y antecedentes preparatorios, que dan un origen national
Y proio (nacido de nuestra revolucin de 1810 y de las tentativas
hechas posteriormente para organizer la Nacin) a los principios









SISTEMA ECONMICO Y RENTSTIOO


proclamados y sostenidos en la ley fundamental de 1853. El error
en que reposa, pues, el sistema de comento del autor de Facundo es
esencial y desnaturaliza por complete el carcter y la originalidad
de su obra. Se reproch en otro tiempo a Rivadavia, describe Al-
berdi, el error de importar en el Ro de la Plata instituciones fran-
cesas que chocaban con la condicin del pas. Hoy se incurre en el
mismo error por los que le criticaban, con slo la diferencia de
fuente extranjera. Se necesita una institucin para la Rioja? Al
moment se hojean los archives de Pensilvania. Se quiere una
respuesta de la historic para resolver una cuestin administrative
en San Juan? Pues no se acude a la historic de San Juan, sino a
la historic del Maine, en Estados Unidos. Esto es jurisprudencia
argentina? Story ha dado el tipo de esa jurisprudencia? Cuando 61
se propone explicar las leyes de Pensilvania o de Massachussets,
revuelve los archives de Lucerna o de Ginebra en la Federacin
Helvtica? "
Exacto en el fondo, es necesario no exagerar el juicio de Al-
berdi sobre las diferencias radicales de ambas Constituciones. El
mismo espritu de justicia y libertad las anima, y si bien es incu-
rrir en error aplicar textualmente a la letra de las cliusulas de la
carta argentina la crtica que ha sido hecha, para la americana, es
desconocer el mecanismo de ambas, no encontrar en ellas una simi-
litud perfect d.e ideales y de propsitos. En este sentido, como le
hace notar el seor Nicols Calvo en el brillante proemio que ha
puesto a una de sus laboriosas y notables traducciones de los comen
taristas norteamericanos, los argentinos tenemos el deber de estu-
diar con asiduidad el modelo que hemos adoptado y que est pro-
bado es el mejor que existe. "Tenemos en vigencia, afiade el. apre-
ciable constitucionalista, el mismo pacto fundamental que lig a
aquellos Estados, antes separados y desprendidos entire s por cau-
sas religiosas que entire nosotros no exi3ten y por otras varias de
circunstancias y de origen que tampoco operan entire nosotros, y
han logrado por la unin alcanzar el primer puesto entire las Na-
ciones que en el mundo modern se distinsnen nor sun -rtraor-U a-
rio progress. La Constitucin americana, como la Constitucin ar-
gentina, lo abarca todo, lo prev todo. resuelve pacficamente todos
los conflicts posibles, marca fijamente todos los rumbos adminis-
trativos y puede decirse que, por si misma, es el primer impulsor
del progress comn, de la libertad Individual y del powderr co'ectivo,
y que con slo la estabilidad y la paz ha conseguido este resultado,
que no es debido a la extraordinaria fecundidad del suelo ni a la
disposicin especial de sus habitantes primitivos, porque nuestro
suelo es ms fecundo oue aqul y mis variado, y la raTa argentina,
coIme la americana ahora, ser muy en breve de origen cosmo-
polita. (1)
M. G\ARCA MPiROU.


(1) N. A. Calvo: "P Pcisiones constitucionales de los tribunales fe-
derales de los Estados Unidos".






















SISTEMA ECONMICO Y RENTISTICO
DE LA

CONFEDERACIN ARGENTINA,

segn su Constitucin de 1853

















INTRODUCTION



La Constitucin federal argentina contiene un sistema com-
pleto de poltica econmica, en cuanto garantiza, por disposiciones
terminantes, la libre accin del trabajo, del capital y de la tierra,
como principles agents de la produccin, ratifica la ley natural
de equilibrio que preside al fenmeno de la distribucin de la ri-
queza, y encierra en lmites discretos y justos los actos que tienen
relacin con el fenmeno de los consumos pblicos. Toda la mate-
ria econmica se halla comprendida en estas tres grande divisions
de los hechos que la constituyen.
Esparcidas en various lugares de la Constitucin, sus disposicio-
nes no aparecen all como piezas de un sistema, sin embargo, de
que le forman tan complete como no lo present tal vez Constitu-
cin alguna de las conocidas en ambos mundos.
Me propongo reunir esas disposiciones en un cuerpo metdico
de ciencia, dndoles el sistema die que son susceptibles por las re-
laciones de filiacin y de dependencia mutuas que las ligan, con
el fin de generalizar el conocimiento y facilitar la ejecucin de la
Constitucin en la parte que ms interest a los destinos actuales y
futuros de la Repblica Argentina. La riqueza importa a la prospe-
ridad de la Nacin y a la existencia del Poder. Sin rentas no hay
Gobierno; sin Gobierno, sin poblacin, sin capitals, no hay Estado.
La economa, como la legislacin, es universal, cuando estudia
los hechos econmicos en su generalidad filosfica, y national o
prctica, cuando se ocupa de las modificaciones que esos hechos re-
ciben de la edad, suelo y condiciones especiales de un pas deter-
minado. Aqulla es la economa pura: sta es la economa aplicada
o positive. El present escrito, contrado al studio de las reglas y
principios sefialados por la ley constitutional argentina al desarro-
llo de los hechos que interesan a la riqueza de aquel pas, pertenece
a la economa aplicada, y es ms bien un libro de poltica econmi-
ca, que de economa poltica. En l prescindo del examen de toda
teora, de toda formula abstract, de las que ordinariamente son
material de los escritos econmicos, porque este trabajo de econo-
ma aplicada y positive supone al lector instruido en las doctrinas
de la economa pura; y sobre todo porque estn dados ya en la
Constitucin los principios en cuyo sentido se han de resolver to-
das las'cuestiones econmicas del dominio de la legislacin y de
la poltica argentina.
Al legislator, al hombre de Estado, al publicista, al escritor,
slo toca estudiar los principios econmicos adoptados por la Cons-
titucin, para tomarlos por gua obligatoria en todos los trabajos
dei legislacin orgnica y reglamentaria. Ellos no pueden seguir
otros principios, ni otra doctrine econmica que los adoptados ya
en la Constitucin, si han de poner en plant esa Constitucin, y
no otra que no existe.









JUAN B.. ALBERDI


Ensayar nuevos sistemas, lanzarse en el terreno de las nove-
dadies, es desviarse de 'la Constitucin en el punto en que debe ser
mejor observada, falsear el sentido hermoso de sus disposiciones,
S^' y echar el pas en el desorden y en el atraso, entorpeciendo los in-
tereses materials que son los llamados a sacarlo de la posicin os-
cura y subalterna en que se encuentra.
Pero como la economa poltica es un caos, un litigio intermi-
nable y complicado en que no hay dos escuelas que se entiendan
sobre el modo de comprender y definir la riqueza, Fla produccin, el
valor, el precio, la renta, el capital, la moneda, el crdito, es muy
fcil que el legislator y el publicista, segn la escuela -en que reci-
ban su instruccin, se desven de la Constitucin y alteren sus
principios y miras econmicas, sin pensarlo ni desearlo, con slo
adoptar principios .opuestos en las leyes y reglamentos orgnicos
que se dieren para poner la Constitucin en ejercicio.
Para evitar ese peligro, conviene tener present a cul de las
escuelas en que se halla dividida la ciencia econmica pertenece la
doctrine de la Constitucin argentina; y cules son las escuelas
que profesan doctrinas rivals y opuestas a la que ha seguido esa
Constitucin ien su plan econmico y rentstico.
Veamos antes cual es, para nuestro objeto, el punto principal
que las divide.
Hay tres elements que concurren a la formacin de las ri-
quezas:
1o Las fuerzas o agents productores, que son el trabajo, la
tierra y el capital.
29 El modo de aplicacin de esas fuerzas, que tiene tres faces,
la agriculture, el comercio y la industria fabril.
39 Y, por fin, los products de la aplicacin de esas fuerzas.
Sobre cada uno de esos elements ha surgido la siguiente
cuestin, que ha dividido los sistemas econmicos: En el inters
de la sociedad, vale ms la libertad que la regla, o es ms fecunda
la regla que la libertad? Para el desarrollo de la produccin, es
mejor que cad"a uno disponga de su tierra, capital o trabajo a su
entera libertad, o vale ms que la ,ley contenga algunas de esas
fuerzas y aumente otras? Es preferible que cada uno las aplique
a la industrial que le diere gana, o conviene ms que la ley ensan-
che la agriculture y restrinja el comercio, o viceversa? Todos los
products deben ser libres, o algunos deben ser excluidos y prohi-
bidos, coan miras protectoras?
He ah la cuestin ms grave que contenga la economa polti
ca en sus relaciones con el derecho pblico. Un error de sistema en
ese punto es asunto de prosperidad o ruina para un pas. La Es-
paia ha pagado con la prdida de su poblacin y de su industrial
el error die su poltica econmica, que resolvi aquellas cuestiones
en sentido opuesto a la libertad.
Veamos, ahora, cmo ha sido resuelta esta cuestin por las
cuatro principles escuelas en que se divide :la economa poltica.
La escuela mercantil, representada por Colbert, ministry de
Luis XIV, que slo vea la riqueza en el dinero y no admita otros
medios de adquirirla que las manufactures y el comercio, segut
naturalmente el sistema protector y restrictive. CoIbert formula y
codific .el sistema econmico introducido en Europa por Carlos V
y Felipe II. Esa escuela, perteneciente a la infancia de la economa,
contempornea del mayor despotismo poltico en los passes de su
origen galoespafiol, represent la intervencin limitada y desptica.
de la ley en el ejercicio de la industrial.









SISTEMA ECONMICO Y RENTSTICO


A esta escuela se aproxima la economa socialist de nuestros
das, que ha enseado y pedido la intervencin del Estado en la
organizacin de la.industria, -sobre bases de un nuevo orden social
ms favorable a la condicin del mayor nmero. Por motivos y con
fines diversos, ellas se dan la mano en su tendehcia a limitar la
libertad del individuo en la produccin, posesin y distribucin de
la riqueza.
Estas dos escuelas son opuestas a la doctrine econmica en
que descansa la Constitucin argentina.
Enfrente de estas dos escuelas y al lado de la libertad, se halla
la escuela llamada physiocrtica, representada por Quesney, y la
grande iescuela industrial de Adam Smith.
La filosofa europea del siglo XVIII, tan ligada con los orge-
nes de nuestra revolucin de Amrica, di a la luz la escuela phy-
siocrtica o de los economists, que flaque por no conocer ms
fuente de riqueza que la tierra, pero que tuvo el mrito de! profe-
sar la libertad por principio de su poltica econmica, reaccionando
contra los monopolios de today especie. A ella pertenece la formula
que aconseja a los Gobiernos: dejar hacer, dejar pasar, por toda in-
tervencin en la industrial.
En medio del ruido de la independencia de Amrica, y en vs-
peras de la revolucin francesa de 1789, Adam Smith proclam la
omnipotencia y la dignidad del trabajo; del trabajo libre, del tra-
bajo en todas sus aplicaciones-agricultura, comercio, fbricas-
como el. principio esencial de toda riqueza. Inspirado por la nue-
va era social, que se abra para ambos mundos (sin sospecharlo l
tal vez, dice Rossi), dando al trabajo su carta de ciudadana, y sus
ttulos de nobleza, estableca el principio fundamental de la cien-
cia. Esta escuela, tan ntima, como se ve, con la revolucin de
Amrica, por su bandera y por la poca de su nacimiento,, que a
los sesenta aos ha tenido por nefito a Roberto Peel en los lti-
mos das de su gloriosa vida, conserve hasta hoy el seoro de la
ciencia y el respeto de los ms grandes economists. Su apstol
ms lucido, su expositor ms brillante es el famoso Juan Bautista
Say, cuyos escritos conservan esa frescura imperecedera que, acom-
paa a los products del genio.
A esta escuela de libertad pertenece la doctrine econmica de
la Constitucin argentina, y fuera de ella no se deben buscar co-
mentarios ni medios auxiliares para la sancin del derecho org-
nico de esa Constitucin.
La Constitucin es, en material econmica, lo que en todos los
ramos del derecho pblico: la expresin de una revolucin de li-
bertad, la consagracin de la revolucin social de Amrica.
Y, en efecto, la Constitucin ha consagrado el principio de la
libertad econmica, por ser tradicin poltica de la revolucin de
mayo (de 1810 contra la dominacin espaola, que hizo de esa li-
bertad el motivo principal de guerra contra el sistema colonial o
prohibitivo. El doctor Moreno, principal agent de la revolucin de
1810, escribi el program de nuestra regeneracin econmica en
un clebre memorial, que present al ltimo virrey espaiqol, a nom-
bre de los hacendados de Buenos Aires, pidiendo la libertad de
comercio con la Inglaterra, que el desavisado virrey acept con un
resultado que presto nos di rentas para despedirle al otro con-
tinente.
Nuestra revolucin abraz la libertad econmica, porque ella
es el manantial que la ciencia reconoce a la riqueza de las nacio-
nes; poroue la libertad convena esencialmente a las necesidades
de la desierta Repblica Argentina, que debe atraer con ella la po-









JUAN B. ALBEEDI


blacin, los capitals, 'las industries de que carece hasta hoy con
riesgo de su independenpia y libertad, expuestas siempre a perder-
se para el pas, en el mismo escollo en que Espaa perdi su se-
oro: en la miseria y pobreza.
Luego la economa de la Constitucin escrita es expresin fiel
de la economa real y normal que. debe traer la prosperidad ar-
gentina; que no depend de sistema ni de partido poltico interior,
pues la Repblica, unitaria o federal (la forma no hace al caso),
no tiene ni tendr ms camino para escapar del desierto, de la
pobreza y del atraso, que la libertad concedida del inodo ms am-
plio al trabajo industrial en todas sus fuerzas (tierra, capital y
trabajo), y en todas su aplicadiones agriculturea, comercio y f-
bricas).
Por eso es precisamente que la Constitucin argentina ha he-
. ho de su sistema econmico la faccin que la distingue y coloca
sobre todas las constituciones republicans de la Amrica del Sud.
Comprendiendo -que son econmicas las necesidades ms vitales del
pas y de Sud Amrica, pues son las de su poblacin, viabilidad te-
rrestre y fluvial, importacin de capitals y de industries, ella se
ha esmerado en reunir todos los miedios de satisfacer esas necesi-
dades, en cuanto depend de la accin del Estado.
Cul es la necesidad argentina de carcter pblico que no
depend de una necesidad econmica? El pas carece de caminos,
de puentes, de canales, de muelles, de escuadra, de palacios para
las autoridades. Por qu carece de todo eso? Por qu no lo ad-
quiere, por qu no lo posee? Porque le faltan medios para obtener-
lo, es decir, capital, caudales, riqueza. Por qu no se explotan en
grande escala las industries privadas? Por la misma causa. Por
qu duerme en sueo profundo y yace en oscuridad tan prxima
a la indigencia esa tierra que produce la seda, el algodn y la co-
chinilla sin cultivo, que tiene vas navegables que no se haran con
cientos de millones de pesos; centenares de leguas de estas mismas
Cordilleras de los Andes, que han dado, nombre fabuloso a Mjico,
al Per y Copiap? Por falta de capitals, de brazos, de poblacin,
de riqueza acumulada.
Luego es menester que empiece por salir de pobre para tener
hogar, instruccin, gobierno, libertad, dignidad y civilizacin, pues
todo esto se adquiere y conserve por medio de la riqueza. Luego es
econmico su destino present; y son la riqueza, los capitals, la
poblacin, el bienestar material, lo. primero de que debe ocuparse
por ahora y por much tiempo.
Para alcanzar el goce de esos bienes, qu ha hecho la Consti-
tucin argentina? Estudiar y darse cuenta de los manantiales de
la riqueza; y guiada por los consejos de la ciencia, que ha demos-
trado y sealado la naturaleza y lugar de esos origenes, rodear de
garantas y seguridades su curso espontneo y natural.
En efecto, quin hace la riqueza? es la riqueza obra del Go-
bierno? se decreta la riqueza? El Gobierno tiene el poder de es-
torbar o ayudar a su produccin, pero no es obra suya la creacin
de la riqueza.
La riqueza es hija del trabajo, del' capital y de la tierra; y co-
mo estas fuerzas, consideradas como instruments de produccin,
no son ms que facultades que el hombre pone en ejercicio para
crear los medios de satisfacer las necesidades de su naturaleza, la
riqueza es obra del hombre, impuesta por el instinto de su conser-
vaci6n y mejora, y obtenida por las facultades de que se halla do-
tado para llenar su destino en el mundo.
En este sentido, qu exige la riqueza de parte de la ley para









SIISTEMA ECONMICO Y RENTISTICO


producirse y crearse? Lo que Digenes exiga de Alejandro; que
xo le haga sombra. Asegurar una entera libertad al uso de las fa-
cultades productivas del hombre; no excluir de esa libertad a nin-
guno, lo que constitute la igualdad civil de todos los habitantes;
proteger y asegurar a cada Uno los resultados y frutos de su in-
dustria: he ah toda la obra de la ley en la creacin de la riqueza.
Toda la gloria de Adam Smith, el Homero de la verdadera eco-
noma, descansa en haber demostrado lo que otros haban sentido,
que el trabajo libre es el principio vital de la riqueza.
La libertad del trabajo, en este sentido, envuelve la de sus me-
dios de accin, la tierra y el capital, y todo el dirculo de su triple
empleo-la agriculture, el comercio, las manufacturas,-que no son
ms que variedades del trabajo.
Segn esto, organizer el trabajo no es ms que organizer la
libertad; organizarlo en todos sus ramos, es organizer la libertad
agrcola, la libertad de comercio, la libertad fabril. Esta organi-
zacin es negative en su mayor parte; consiste en la abstencin
reducida a sistema, en decretos paralelos de los del viejo sistema
prohibitivo, que lleven el precepto de dejar hacer a todos los pun-
tos en que los otros hacan por si, o impedan hacer.
Por fortune la libertad econmica no es la libertad poltica;
y digo por fortune, porque no es poca el que jams haya razn de
circunstancias bastante capaz de legitimar, en el ejercicio de la li-
bertad econmica, restricciones que, en material de libertad pol-
tica, tienen divididas las opinions de la ciencia en campos rivals
en buena fe y en buenas razones. Ejeroer la libertad econmica es
trabajar, adquirir, enajenar bienes privados: luego todo el mundo
es apto para ella, sea cual fuere el sistema de gobierno. Usar de
la libertad poltica, es tomar parte en el gobierno; gobernar, aun-
que no sea ms que por el sufragio, require educacin, cuando no
ciencia, en el manejo de la cosa pblica. Gobernar es manejar la
suerte de todos; lo que es ms complicado que manejar su destino
Individual y privado. He aqu el dominio de la libertad econmica,
que la Constitucin argentina asimila a la libertad civil concedida
por igual a todos los habitantes del pas, nacionales y extranjeros,
por los artculos 14 y 20.
As colocada esta libertad fecunda, en manos de todo el mun-
do, viene a ser el gran manantial de riqueza para el pas; el ali-
*iente ms poderoso de su poblacin por la introduccin de hom-
bres y capitals extranjeros; la libertad llamada a vestir, nutrir y
educar a las otras libertades, sus hermanas y pupilas.
Pero la riqueza no nace por nacer: tiene por objeto satisfacer
las necesidades del hombre, que la forma. As es que luego que
existe, ocurre averiguar cmo se reparte o distribuye entire los que
han concurrido a producirla. Para esto es producida; y si el pro-
ductor no percibe la parte que corresponde a su colaboracin, deja
de colaborar en lo sucesivo, o trabaja dbilmente, la riqueza decae
y con ella la prosperidad de la Nacin. Luego es preciso que se
cumpla la ley natural, que hace a cada productor dueo die la uti-
lidad o provecho correspondiente al servicio de su trabajo, de su
capital o de su tierra, en la produccin de la riqueza comn y par-
tible.
Qu auxilio exige de la ley el productor en la distribucin de
los provechos? El mismo que la produccin: la ms complete liber-
tad del hombre; la abstencin de la ley en regular el provecho,
que obedece ,en su distribucin a la justicia acordada libremente
por 'la voluntad de cada uno.









JUAN B. ALBERDI


El consumo es el fin y trmino de la riqueza, que tiene por
objeto desaparecer en servicio de las necesidades y goces del hom-
bre, o en utilidad de su propia reproduccin: de aqu la division
del consumo en improductivo y productive. Distinguense igualmen-
te los consumos en privados y pblicos. La ley nada tiene que ha-
cer en los consumes privados; pero puede establecer reglas y ga-
rantas 'para que los consumos pblicos o gastos del Estado no de-
voren la riqueza del pas; para que el Tesoro nacional, destinado
a sufragarlos, se forme, administre y aplique en bien y utilidad
de la Nacin, y nunca en dao de los contribuyentes. El conjunto
de estas garantas forma lo que se llama el sistema rentstico o
financiero de la Confederacin.
He ah todo el ministerio de la ley, todo el crculo de su inter-
vencin en la procuccian, distribucin y consume de la riqueza p-
blica y privada: se reduce pura y sencillamente a garantizar su
ms complete independencia y libertad, en el ejercicio de esas tres
grandes funciones del organismo econmico argentino.
La Constitucin argentina de 1853 es la codificacin de la doc-
trina que acabo de exponer en-pocas palabras, y que voy a estudiar
en sus aplicaciones prcticas al derecho orgnico en el curso de
este libro, que ser dividido, como la material econm4ica, en tres
parties, destinadas:
La .L al examen de las disposiciones de la Constitucin, que
se refieren al fenmeno de la produccin de la riqueza;
La 2.a a la exposicin y studio de los principios constituciona-
les, que se refieren a la distribucin de la riqueza;
Y, por fin, la S3. al examen de las disposiciones que tienen re-
lacin con el fenmeno de los consumos pblicos; o bien sea de la
formacin, administracin y empleo del Tesoro national.

















PRIMERA PARTE



Disposiciones y principios de la Constitucin Argentina
referentes a la produccin de las riquezas

CAPITULO I.

CONSIDERACIONES GENERALS.
El prembulo en que la Constitucin ,expresa sumariamente las
grandes miras que president a sus disposiciones, enumera, entire
otras varies, la de promover al bienestar general, y asegurar los
beneficios de la libertafd para nosotros y para todos los hombres
del mundo que quieran habitar el suelo argentino.
La libertad, cuyos beneficios procura asegurar la Constitucin,
no es la poltica exclusivamente, sino la libertad de -todo gnero,
tanto la civil como la religiosa, tanto la econmica como la inteli-
gente, pues de otro modo no la prometera a todos los hombres del
mundo que quieran habitar el suelo argentino.
Todos los intereses contribuyen al bienestar general, pero nin-
guno de un modo tan inmediato como los intereses materials. Es-
te principio, que es verdadero en Londres y Paris, el seno de la
opulencia europea, lo es doblemente en pauses desiertos en que el
bienestar 'material es el punto de partida y el resume de la pros-
peridad present.
Por esta razn la Constitucin argentina (artculo 64, inci-
so 16), dando al gobierno legislative el poder -de realizar todo lo
que puede ser conducente a la prosperidad del pas, al adelanto y
bienestar de todas las Provincias y al progress de la ilustracin,
le demarca y sefiala terminantemente, como medios conducentes a
esos fines de bienestar y mejoramiento de todo gnero, el fomen-
to de la industrial, la inmigracin, la construccin de ferrocarriles
y canales navegables, la colonizacin de tierras de propiedad na-
cional, la introduccin y establecimiento de nuevas industries, la
importacin de capitals extranjeros y la. exploracin de los ros in-
teriores, por leyes protectoras de estos fines".
Como la industrial, es decir, el trabajo, como la inmigracin y
colonizacin, es decir los brazos, como los capitals no son ms que
los agents o instruments de la produccin de las riquezas, se in-
fiere que las leyes protectoras de esos medios son otras tantas le-
yes protectors de la produccin.
Las leyes protectoras de la produccin tienen ya sus principios
en la Constitucin; no pueden ser arbitrarias, ni deben ser otra
cosa que leyes orgnicas de la economa constitutional. En el curso
de iesta primera parte vamos a exponer los principios que la Cons-
titucin reconoce y garantiza como orgenes de la produccin ar-
gentina.









24 JUAN B. ALBERDI

Pero, antes de pasar adelante, detengmonos en la observacin
de un hecho, que constitute el cambio ms profundo y fundamen-
tal que la Constitucin haya introducido en el derecho econmico
argentino. Ese hecho consiste en la escala o rango preponderante
que la Constitucin da a la produccin de la riqueza national, sobre
la formacin del Tesoro o riqueza fiscal. Quin creyera que a los
cuarenta aos de principiada la revolucin fundamental fuese esto
una novedad en la Amrica antes espaola?
La Constitucin argentina es la primera que distingue la ri-
queza de la Nacin de la riqueza del Gobierno; y que, mirando a
la ltima como rama accesoria de la primera, halla que el verda-
dero medio de tener contribuciones abundantes, es hacer rica y
opulenta a la Nacin.
Y, en efecto, puede haber Fisco rico de pas desierto'y pobre?
Enriquecer el pas, poblarlo, llenarlo de capitals, es otra cosa
que agrandar el Tesoro fiscal? Hay otro medio de nutrir el brazo,
que engordar el cuerpo de que es miembro? O la Nacin es hecha
para el Fisco y no el Fisco para la Nacin?
Importaba consignar este hecho en el cdigo fundamental de
la Repblica, porque l solo constitute casi toda la revolucin ar-
gentina contra Espaa y su rgimen colonial.
Hasta aqu el peor enemigo de la riqueza del pas ha sido la
riqueza del Fisco. Debemos al antiguo rgimen colonial el legado
de este error fundamental de su economa espaola. Somos pauses
de complexion fiscal, pueblos organizados para producer rentas rea-
les. Simples tributarios o colonos, por espacio de tres siglos, somos
hasta hoy la obra de ese. antecedente, que tiene ms poder que
nuestras constituciones escritas. Despus de ser mquinas del Fisco
espaol, hemos pasado a serlo del Fisco national: he ah toda la
diferencia. Despus de ser colonos de Espaa, lo hemos sido de
nuestros gobiernos patriots: siempre Estados fiscales, siempre m-
quinas services de rentas, que jams llegan, porque la miseria y el
atraso nada pueden redituar.
El sistema econmico de la Constitucin argentina hiere a
muerte a este principio de nuestro antiguo y modern aniquila-
miento, colocando la Nacin primero que el Gobierno, la riqueza p-
blica antes que la riqueza fiscal. Pero en economa, ms que en
otro ramo, es nada consagrar el principio; lo que ms importa, la
ms arduo es ponerlo en ejecucin. No se aniquila un rgimen por
un decreto, aunque sea constitutional, sino por la accin lenta de
otro nuevo, cuya creacin cuesta el tiempo mismo que cost la for-
macin del malo, y muchas veces ms, porque el destruir y olvidar
es otro trabajo anterior. El modern rgimen est en nuestros co-
razones, pero el colonial en nuestros hbitos, ms poderosos de or-
dinario que el deseo abstract de lo mejor.
Hay, pues, un escollo en que puede sucumbir el hermoso siste-
ma de la Constitucin argentina, si no lo toma en cuenta el legis-
lador que debe regular la ejecucin del nuevo sistema en sus rela-
*iones con la produccin de la riqueza national.
Para servir a ese propsito, yo expondr primero el cuadro de
las garantas constitucionales protectoras de la produccin, y a su
lado el de los es3ollos y peligros. De aqu los dos capitulos que.
siguen.









SISTEMA ECONMICO Y RENTSTICO


CAPITULO II.

DElRECHOS T GARANTIAS PROTECTORES DE LA PRODUCTION..

La produccin de las riquezas se opera por la accin combina-
da de trees agents o instruments, que son:
El trabajo,
El capital,
Y la tierra.

En la tierra comprenden los economists el suelo, los ros y
lagos, las plants, las minas, la caza. En este sentido puede haber
y hay riquezas que no son producidas. Tomando esta palabra en su
acepcin tcnica, significa la modificacin por medio de la cual se
da o aumenta el valor de una cosa. En estas riquezas, que se lla-
man naturales, abunda admirablemente la Repblica Argentina,
pues tiene ros que representan ingentes millones como vehculos
de comunicacin; producciones increadas por el hombre, como son
la grana, el algodn, la seda, el oro y plata, las maderas de varie-
dad infinita, la sal, el carbn de piedra y campos fecundados por
un clima superior a toda indpstria. Unas y otras riquezas entran
en el dominio de las disposiciones constitucionales.
La accin, casi siempre combinada, de estos tres agents o fuer-
zas productoras, se opera de tres modos o formas del trabajo in-
dustrial, que son:
La agriculture,
Las fbricas.
Y el comercio.

Fuera de estos tres modos de produccin, fuera de estas tres
grandes divisions de la industrial del hombre, no hay otras. Im-
porta no olvidar que la agriculture, en su alto sentido econmico,
comprende, al mismo tiempo que la labranta del terreno, la mi-
nera, la caza y pesca, el corte de maderas y la produccin rural
o crianzas de ganados.
Cada uno de estos tres modos de produccin ha sido objeto de
disposiciones especiales de la Constitucin argentina; y todos los
tries de disposiciones que les son comunes.
Para exponerlas con claridad y buen mtodo, voy a dividir es-
te captulo en cuatro artculos que traten: el 19 de las garantas
de la produccin en general; el 2? de las relatives a la produccin
agrcola; el 3? a la produccin fabril, y el 49 a la produccin co-
mercial.
ARTCULO I.

GARANTIAS Y LIBERTADES COMUNES A LOS TRES
INSTRUMENTS Y A LOS TRES MODOS DE
PRODUCTION.

Son garantas comunps a todo gnero de industrial y al ejerc--
alo de toda fuerza industrial:
La libertad,
La igualdad,
La propiedad,
La seguridad,
La instruccin.








26 .JUAN B. ALBERDI

Estas garantas tienen dos aspects, uno moral y politico, y
otro material y econmico. Aqu sern consideradas como garantas
concedidas a la produccin de la riqueza argentina. En cuatro p-
rrafos distintos haremos ver que al consagrarlas, la Constitucin
ha querido asegurar otras tantas fuentes o principios de riqueza y
de bienestar material para el pas.

I

De la libertad en sus relaciones con la produccin econmica.

Ella es consagrada de un modo amplsimo por el articulo 14
de la Constitucin argentina, que dispone lo siguiente: Todos los
habitantes de la Confederacin gozan de los siguientes derechos
conforme a las leyes que reglamentan su ejercicio, a saber: de tra-
bajar y ejercer toda industrial illcita; de navegar y comerciar; de
peticionar a las autoridades; de entrar, permanecer, transitar y sa-
lir 'del territorio argentino; de publicar sus ideas por la prensa
sin censura previa; de usar y disponer de su propiedad; de asociar-
se con fines tiles; de profesar libremente su culto; de ensear
y de aprender.
Consideremos estos derechos en su aplicacin econmica y en
sus resultados prcticos a la riqueza argentina.
La libertad econmica es para todos los habitantes, para nacio-
nales y extranjeros, y as deba de ser. Ceirla a slo los hijos
del pas, habra sido esterilizar este manantial de riqueza, supues-
to que el uso de la libertad econmica, ms que el de la libertad
poltica, exige, para ser productive y fecundo, la aptitud e inteli-
gencia que de ordinario asisten al trabajador extranjero y faltan al
trabajador argentino de esta poca.
Derecho es el nombre y rango que la Constitucin da a la li-
bertad econmica, lo cual es de inmenso resultado, pues la libertad,
como dice Guizot, es un don ilusorio cuando no es un derecho exi-
gible con la Constitucin en la mano. Ni la ley, ni poder alguno
pueden arrancar a la industrial argentina su derecho a la libertad
constitutional.
Conforme a las leyes que reglamenten su ejercicio, es concedido
el goce de las libertades econmicas. La reserve deja en manos del
legislator, que ha sido colono espaol, el peligro grandisimo de de-
rogar la Constitucin por medio de los reglamentos, con solo ceder
al, instinto y rutina de nuestra economa colonial, que gobierna
nuestros hbitos ya que no nuestros espritus. Reglamentar la li-
bertad no es encadenarla. Cuando la Constitucin ha sujetado su
ejercicio a reglas, no ha querido que estas reglas sean un medio
de esclavizar su vuelo y movimientos, pues en tal caso la libertad
seria una promesa mentirosa, y la Constitucin libre en las pala-
bras seria opresora en la realidad.
Todo reglamento que so pretexto de organizer la libertad eco-
nmica en su ejercicio, la restringe y embaraza, compete un double
atentado contra la Constitucin y contra la riqueza national, que
en esa libertad tiene su principio ms fecundo.
El derecho al trabajo, y de ejercer today industrial licita, es una
libertad que abraza todos los medios de la produccin humana, sin
ms excepcin que la industrial ilicita o criminal, es decir, la in-
dustria atentatoria dae la libertad de otro y del derecho de tercero.
Toda la grande escuela de Adam Smith est reducidaa demostrar
que el trabajo libre es el principio esencial de toda riqueza creada.








SISTEMA ECONMICO Y BENTSTICO


La libertad o derecho de peticin es una salvaguardia de la
produccin econmica, pues ella ofrece el camino de obtener la eje-
cucin de la ley, que protege el capital, la tierra y lel trabajo, sin
cuya seguridad la riqueza carece de estmulo y la produccin de
objeto.
La libertad o derecho de locomocin es un auxilio de tal modo
indispensable al ejercicio de toda industrial y a la produccin de
toda riqueza, que sin ella o con las trabas puestas a su ejercicio, es
impossible concebir la prctica diel comercio, v. g., que es la pro-
duccin o aumento del valor de las cosas por su traslacin del pun-
to de su produccin al de su consumo; y no es menos difcil con-
cebir produccin agrcola o fabril, donde falta el derecho de darle
la circulacin, que le sirve de pbulo y de estimulo.
La libertad de publicar por la prensa importa esencialmente a
la produccin econmica, ya se consider como medio de ejercer la
industrial literaria o intellectual, o bien como garanta tutelar de
todas las garantas y libertades, tanto econmicas como polticas.
La experiencia acredita que nunca es abundante la produccin de
la riqueza, en donde no hay libertad de delatar y de combatir por
la prensa los errors y abusos que embarazan la industrial; y, sobre
todo, de dar a luz todas las verdades con que las ciencias fsicas
y -exactas contribuyen a extender y perfeccionar los medios de
produccin.
La libertad de usar y disponer de su propiedad es un comple-
mento de la libertad del trabajo y del derecho -de propiedad; garan-
ta adicional de grande utilidad contra la tendencia de la economa
socialist de esta poca, que, con pretexto de organizer esos dere-
chos, pretend restringir el uso y disponibilidad de la propiedad
(cuando no niega 'el derecho que sta tiene de existir), y nivelar
el trabajo del imbcil con el trabajo del genio.
La libertad de asobiacin aplicada a 'la industrial es uno de los
resorts ms poderosos que reconozca la produccin econmica mo-
derna; y en la Repblica Argentina es garanta del nico, medio de
satisfacer la necesidad que ese pas tiene de emprender la dons-
truccin de ferrocarriles, de promover la inmigracin europea, de
poner establecimientos de crdito privado, mediante -la accin de
capitals asociados o unidos, para obrar en el inters de esos fines
y objetos.
La libertad de asociacin- supone el ejercicio de las otras li-
bertades econmicas; pues si el crdito, si el trabajo, si el uso de
la propiedad, si la locomocin no son del todo libres, para qu ha
de servir la libertad de asociacin en material industrial?
El derecho de profesar libremente su culto es una garanta
que importa a la produccin de la riqueza argentina, tanto como
a. su progress moral y religioso. La Repblica Argentina no tendr
inmigracin, poblacin ni brazos, siempre que exija de los inmigran-
tes disidentes, que son los ms aptos para la industrial, el sacrificio
inmoral del altar en que han sido educados, como si la religion
aprendida en la edad madura tuviese poder alguno y fuese capaz
de reemplazar la que se ha mamado con la leche.
La libertad de ensear y aprender se relaciona fuertemente con
la produccin de la riqueza, ya se consider la primera como in-
dustria productive, ya se miren ambas como medio de perfeccionar
y de extender la educacin industrial, o como derogacin de las
rancias leyes sobre maestras y contratos de aprendizaje. En este
sentido las leyes restrictivas de la libertad de ensear y aprender,
a la par que ofensivas a la Constitucin que las consagra, seran
opuestas al inters de la riqueza argentina.








JUAN B. ALBERDI


A los principios que anteceden, consagrados por la Constitu-
aln argentina a favor de la produccin de la riqueza, aade otro
ese cdigo, que procurando satisfacer solamente una necesidad de
moral y religion, sirve a los intereses del trabajo industrial, cu-
rndole de una llaga afrentosa. El trabajo esclavo mengua el pro-
vecho y el honor del trabajo libre. El hombre-mquina, el hombre-
oosa, el hombre-ajeno, es instrument sacrilego, con que el ocioso o
inmoral dueo de su hermano obliga a malbaratar el product de
un hombre libre, que no puede concurrir con el esclavo, pues tra-
baja de balde porque trabaja para otro.
La Constitucin argentina previene ese desorden por su artcu-
lo 15, concebido de este modo: "En la Confederacin Argentina no
hay esclavos; los pocos que hoy existen, quedan libres desde la ju-
ra de esta Constitucin, y una ley especial reglar las indemniza-
ciones a que d lugar esta declaracin. Todo contrato de compra-
venta de personas es un crime de que sern responsables los que
lo celebraren y el escribano o funcionario que lo autorice ".
La libertad del trabajo recibe su ltima sancin del artculo 19
de la Constitucin, que dispone lo siguiente: Las acciones priva-
das de los hombres, que de ningn modo ofendan al orden y a la
moral pblica, ni perjudiquen a un tercero, estn slo reservadas
a Dios y exentas de la autoridad de los magistrados. Ningn habi-
tante de la Confederacin ser obligado a hacer lo que no manda
la ley, ni privado de lo que ella no prohibe ".
Vemos, por todo lo que antecede, que la libertad, considerada
por la Constitucin en sus efectos y relaciones con la produccin
econmica, es principio y manantial de riqueza pblica y privada,
tanto como una condicin de bienestar moral. Toda ley, segn esto,
todo decreto, todo acto, que de algn modo restringe o comprome-
te el principio de libertad, es un ataque ms o menos serio a la ri-
queza del ciudadano, al Tesoro del Estado y al progress material
del pas. El despotismo y la tirana, sean del poder, de las leyes
o de los reglamentos, aniquilan en su origen el manantial de la ri-
queza-que es el trabajo libre-, son causes de miseria y de esca-
sez para el pas, y origen de todas las degradaciones que trae con-
sigo 'la pobreza.

ii

De la igualdad on sus relaciones con la produccin.

Los trminos en que la Constitucin argentina establece el
principio de igualdad dan a esta garanta un inmenso influjo en
la produccin y distribucin de la riqueza.
Por el artculo 14 ya citado, todos los habitantes de la Confe-
deracin gozan de las mismas libertades conforme a las leyes.
Por el artculo 15, citado ya tambin, en la Confederacin Ar-
gentina no hay esclavos ".
El artculo 16, ms explicito que todos, dispone lo siguiente en
favor del principio de igualdad: La Confederacin no admite pre-
rrogativas de sangre, ni de nacimiento, no hay en ella fueros per-
sonales ni ttulos de nobleza. Todos sus habitantes son iguales ante
la ley... La igualdad es la base del impuesto y de las cargas p-
blicas ".
La Constitucin hace extensive la garanta de la igualdad en
favor de los extranjeros. "Los extranjeros (dice el artIculo 20)









SISTEMA ECONMICO Y RENTISTICO


gozan en el territorio de la Confederacin de todos los derechos ci-
viles del ciudadano."
La Constitucin no especifica cul es la ley ante la cual sean
iguales todos los habitantes, lo cual demuestra que se refiere a la
ley oivil, econmica y fiscal, lo mismo que a la ley poltica respec-
to de los naturales del pas.
As establecida la igualdad, tenemos que nuestro derecho fun-
damental econmico desconoce absolutamente las distinciones del
antiguo derecho realista, que divida las personas, para los efectos
econmicos, en:

Libres y esclavos,
Nobles y plebeyos,
Comunes y privilegiados,
Trabajadores y ociosos por clase y nacimiento,
Extranjeros y nacionales,
Tributarios y libres de cargas y pechos,
Mayorazgos y segundones, etc.

Todos son iguales hoy da ante la ley del trabajo, que preside
a la produccin de las riquezas.
Elevando al esclavo al nivel del hombre libre, la Constitudin
sirve poderosamente a la produccin, porque previene la concurren-
cia desastrosa entire el trabajador libre que produce para si y el tra-
bajador esclavo que produce para su amo; y rehabilita y dignifica
el trabajo, envilecido en manos del esclavo hasta volverle vergofi-
zoso a los ojos del hombre libre. Ennobleciendo, glorificando el tra-
bajo, por ese medio, la Constitucin pone al ciudadano en el camina
de su verdadera independencia y libertad personales, pues el tra-
bajo es la fuente de la fortune, por cuyo medio el hombre sacude
todo yugo servil, y se constitute verdadero seor de s mismo. El
hombre indigente es libre en el nombre; no tiene opinion, sufragio,
ni color. Lo da todo en cambio de su pan, que no sabe ganar por
el trabajo inteligente y viril. Voltaire deca que amaba la riqueza
como medio de independencia y libertad: y as es amada justamen-
te donde quiera que hay hombres libres.
Igualando al extranjero con el national en el goce de los de-
rechos civiles para ejercer todo gnero de industrial, trabajo y pro-
fesin, la Constitucin argentina (Art. 20) da a la produccin na-
cional un impulso poderossimo, porque el trabajo del extranjero,
ms adelantado que nosotros, a la par que fecundo en products
por ser ms inteligente, activo y capaz, contribute por su ejemplo
a la educacin del productor national.
Las consecuencias civiles del principio de igualdad, consagra-
do por la Constitucin en el derecho de sucesin hereditaria, son
de gran trascendencia en la produccin econmica, porque excluyen
la existencia de los mayorazgos, cuya institucin arrebata a la in-
dustria el uso general de la tierra, su ms poderoso agent, y faci-
lita su empleo por la subdivision de la propiedad.
Tambin se deben considerar como postulados del principio de
igualdad en lo econmico, porque lo son efectivamente, la extincin
de las matriculas y gremios en los various ramos de industrial, y de
patentes de monopolio indefinido que en cierto modo desmienten la
garanta de la igualdad.
Son tambin contrarios al principio de igualdad econmica,
consagrado por la Constitucin, las leyes y reglamentos protectores
de ciertos gneros de produccin, por medio de prohibiciones direc-
,tas o de altos impuestos, que equivalent a prohibiciones indirectas.









30 JUAN B. ALBERDI

La igualdad, como principio tributario o de imposicin que es-
tablece el Art. 16 de la Constitucin, emancipa a la produccin de
enormes cargas, que gravitaban sobre la parte menos feliz de la po-
blacin, en la poca de las divisions de clauses y de rangos. Hoy de-
ben concederse a los inmigrantes, a los importadores de industries,
de mquinas y procedures mecnicos -las exenciones que en otra
poca se daban a nobles ociosos y a soldados estriles.
Los derechos diferenciales en el derecho martimo argentino,
por razn de la nacionalidad extranjera del comerciante, seran un
contrasentido con el espritu y tendencia econmica del Art. 20, que
asimila la condicin civil del industrial extranjero con la del na-
cional, como medio de multiplicar las fuerzas y facultades de la
produccin national.
Resulta de lo que precede, que siendo la igualdad econmica,
por nuestra Constitucin, ms bien un medio de enriquecimiento y
de prosperidad que un fin, toda ley o reglamento contrarios al prin-
cipio de igualdad, ms que a la Constitucin son dainos a la ri-
queza y bienestar de la Repblica Argentina.


Im

De la propiedad en sus relaciones con la produccidn industrial.

La propiedad, como garanta de derecho pblico, tiene dos as-
pectos: uno jurdico y moral, otro econmico y material puramente.
Considerada como principio general de la riqueza y como un hecho
meramente econmico, la Constitucin argentina la consagra por su
artculo 17 en los trminos ms ventajosos para la riqueza national.
He aqu su texto: "La propiedad es inviolable, ningn habitante de
la Confederacin puede ser privado de ella, sino en virtud de sen-
tencia fundada en ley. La expropiacin por causa de utilidad pbli-
ca debe ser calificada por ley y previamente indemnizada. Slo el
Congress impone las contribuciones que expresa el Art. 4. Ningn
servicio personal es exigible, sino en virtud de ley y de sentencia
fundada en ley. Todo autor o inventor ,es propietario exclusive de
su obra, invento o descubrimiento por el trmino que le acuerde la
ley. La confiscacin de bienes queda borrada para siempre del C-
digo Penal argentino. Ningn cuerpo armado puede hacer requisi-
ciones, ni exigir auxilios de ninguna especie".
La economa poltica ms adelantada y perfeccionada no po-
dra exigir garantas ms completes en favor de la propiedad, como
principio elemental de riqueza.
Se ha visto que la riqueza, o bien sea la produccin, tiene tres
instruments o agents que la dan a luz: el trabajo, el capital y la
tierra. Comprometed, arrebatad la propiedad, es decir, el derecho
exclusive que cada hombre tiene de usar y disponer ampliamente
de su trabajo, de su capital y de sus tierras para producer lo con-
veniente a sus necesidades o goces, y con ello no hacis ms que
arrebatar a la produccin sus instruments, es decir, paralizarla en
sus funciones fecundas, hacer impossible la riqueza. Tal es la tras-
cendencia econmica de todo ataque a la propiedad al trabajo, al
capital y a la tierra, para quien conoce el juego o mecanismo del
derecho de propiedad en la generacin de la riqueza general. La
propiedad es el mvil y estimulo de la produccin, el aliciente del
trabajo, y un trmino remuneratorio de los afanes de la industrial.








SISTEMA ECONMICO Y RENTSTICO


La propiedad no tiene valor ni atractivo, no es riqueza propiamen-
te cuando no es inviolable por la ley y en el hecho.
Pero no bastaba reconocer la propiedad como derecho inviola-
ble. Ella puede ser respetada en su principio, y desconocida -y ata-
cada en lo que tiene de ms precioso,-en .el uso y disponibilidad
de sus ventajas. Los tiranos ms de una vez ,han empleado esta
distincin sofstica para embargar la propiedad, que no se atrevan
a desconocer. El socialismo hipcrita y tmido, que no ha osado des-
conocer el derecho de propiedad, ha empleado el mismo sofisma,
atacando el uso y disponibilidad de la propiedad en nombre de la
organizacin del trabajo. Teniendo esto len mira y que la propiedad
sin el uso ilimitado es un derecho nominal,, la Constitucin argen-
tina ha consagrado por su articulo 14 el. derecho amplsimo de
usar y disponer de su propiedad, con lo cual ha echado un cerrojo
de fierro a los avances del socialismo.
La Constitucin no so ha contentado con entablar -el principio
de propiedad, sino que ha dado tambin los remedios para curar
y prevenir los males en que suele perecer la propiedad.
El ladrn privado es el ms dbil de los enemigos que la pro-
piedad reconozca.
Ella puede ser atacada por el Estado, en nombre de la utilidad
pblica. Para cortar este achaque, la Constitucin ha exigido que
el Congress, es decir, -la ms alta representacin del pas, califique
por ley la necesidad de la expropiacin, o mejor dicho, de la enaje-
nacin forzosa, pues en cierto modo no hay expropiacin desde que
la propiedad debe ser previamente indemnizada.
Puede ser atacada la propiedad por contribuciones arbitrarias
o exorbitantes del Gobierno. Para evitar este mal ordinario en pai-
ses nacientes, la Constitucin atribuye exclusivamente al Congreso
el poder de establecer contribuciones.
La propiedad intellectual puede ser atacada por el plagio, me-
diante la facilidad que ofrece la difusin de una idea divulgada por
la prensa o 'por otro medio de publicidad. Para remediarlo, la Colis-
titucin ha declarado que todo autor o inventor es propietario ex-
olusivo de su obra, inzento o descubrimniento, por el trmino que la
ley le acuerde. Esto es lo que vulgarmente se llama privilegio o
patente de invencin, que, como se ve, no es monopolio ni limita-
cin del derecho de propiedad, sino en el mismo sentido que as pu-
diera llamarse la propiedad misma.
El trabajo y las facultades personales para su desempeo cons-
tituyen ila propiedad ms genuina del hombre. La propiedad del
trabajo puede ser atacada en nombre de un servicio necesario a la
Repblica. Para impedirlo, la Constitucin declara que ningn ser-
vicio personal es exigible sino en virtud de ley o de sentencia fun-
dada en ley. Se entiende que la ley o la sentencia no son causa, si-
no medio de exigir el servicio que tiene por causa la de un com-
promiso personal libremente estipulado.
La propiedad puede ser atacada por el derecho penal con el
nombre de confiscacin. Para evitarlo, la Constitucin ha borrado
la confiscacin del Cdigo Penal argentino para siempre.
La ,propiedad ,suele experimentar ataques peculiares de los
tiempos de guerra, que son los ordinarios de la Repblica Argenti-
na, con el nombre de requisiciones y auxilios. Para evitarlo, la
Constitucin previene que ningn cuerpo armado puede hacer re-
quisiciones, ni exigir auxilios de ninguna especie.
La Constitucin remacha el poder concedido a las garantas








JUAN B. ALBERDI


protectoras de la propiedad, declarando por su artculo 29 ~ue el
Congress no puede conceder al Ejecutivo national, ni las legislatu-
ras provinciales a los gobiernos de provincias, facultades extraor-
dinarias, ni la suma del poder pblico, ni otorgarles sumisiones o
supremacas por las que queden a merced de gobiernos o persona
alguna las fortunes de los argentinos".
En todos estos principios y garantas con que la Constitucin
defiende el derecho de propiedad contra los ataques que de diversos
.modos lo persiguen, la Constitucin hace otros tantos servicios a
la riqueza pblica, que tiene en la propiedad uno de sus manantia-
lee ms fecundos.

Iv

De la seguridad personal en sus relaciones con la produccin de la riqueza.

El trabajo no puede existir sin el hombre, porque no es ms
que la accin de las facultades humanas aplicada a la produccin
de la riqueza: esa aplicacin es indirecta en la accin de las mqui-
nas, cuyo trabajo en ltimo resultado se reduce al del hombre.
Ninguna mquina se hace a si misma, ni sostiene su propia activi-
dad sin el auxilio del hombre. El capital, que es la segunda fuerza
productora de la riqueza, no es ms que un resultado del trabajo
anterior; y la tierra es impotente y estril sin el trabajo y el ca-
pital, es decir, sin el auxilio del hombre, que la hace producer por
medio de aquellas fuerzas.
De aqu se sigue que el trabajo, el capital y la tierra no pue-
den desempear sus funciones productoras, ni la riqueza puede te-
ner desarrollo cuando el hombre no ve asegurado el seorio de su
persona por el apoyo de la Constitucin contra las agresiones de la
ley, de la autoridad y del inters individual.
Teniendo eso en mira, la Constitucin argentina ha sancionado
en favor de la seguridad individual las preciosas garantas que con-
tiene el siguiente Art. 18: Ningn habitante de la Confederacin
puede ser penado sin juicio previo, fundado en ley anterior al he-
,cho del process, ni juzgado por comisiones especiales o sacado de
los jueces designados por la ley antes del hecho de la causa. Nadie
puede ser obligado a declarar contra s mismo, ni arrestado, sino
~en virtud de orden escrita de autoridad competent. Es inviolable
la defense en juicio de la persona y de los derechos. El domicilio
es inviolable, como tambin la correspondencia epistolar y los pa-
peles privados; y una ley determinar en qu casos y con qu jus-
tificativos podr procederse a su allanamiento y ejecucin ".
Ningn servicio personal es exigible sino en virtud de ley o
,de sentencia fundada en ley", dice el Art. 17.
El Art. 19 complete la inviolabilidad del hogar, declarande que
las acciones privadas de los hombres, inofensivas al orden, a la
moral pblica y a tercero, estn reservadas Dios y exentas de la
autoridad del magistrado. Ninguno puede ser obligado a hacer lo
que no made la ley, ni privado de lo que ella no prohibe".
El Art. 29 niega al Congreso mismo el poder de conceder al
Ejecutivo national o provincial facultades extraordinarias que pon-
gan la vida del hombre a merced de Gobierno o de persona alguna.
Estas garantas, que slo parecen tener un inters poltico y
civil, son de inmensa trascendencia en el ejercicio de la produc-
i6n econ6mica, como es fcil demostrarlo.
No hay seguridad ni confianza en las promesas de un comer-









SISTEMA ECONMICO Y RENTSTICO


lcante cuya persona puede ser acometida a cada instant y sepul-
tada en prisin o desterrada.
No puede haber trlico ni comercio donde los caminos abun-
dan de asechanzas contra los comerciantes.
Es impossible concebir produccin rural, agrcola ni minera
-donde los hombres pueden ser arrebatados a sus trabajos para for-
mar las filas del ejrcito.
La inviolabilidad del hogar comprende la del taller y de la f-
brica. El respeto a la correspondencia y a los papeles privados im-
porta de tal modo al buen xito de los negocios del comercio y de
la industrial, que sin l sera impossible el ejercicio de los negocios
al travs de la distancia.
Por lo dems, la peor inseguridad para las personas es la que
nace del vicio de las leyes y de la arbitrariedad de los magistra-
dos, porque a la fuerza insuperable del poder pblico reune el
prestigio moral de la autoridad. Por lo mismo el Art. 18 de la Cons-
titucin cuida de establecer las bases de un enjuiciamiento, que no
deje a la ley, ni a la autoridad el medio de ejercer contra las per-
sonas la menor tirana con viso de legalidad.


v

De la instruccin en sus relaciones con la produccin econmica.

Hasta aqu hemos visto que la Constitucin intervene en favor
,de la produccin, al solo efecto de garantizar y asegurar el libre y
amplio ejercicio de sus fuerzas naturales, que son el trabajo, el ca-
pital y el terrazgo. Ella impone a la legislacin orgnica y regla-
mentaria, respect de la industrial, un solo deber, que se encierra
en esta clebre mxima: dejar hacer, dejar pasar.
Sin embargo, ella va ms adelante en su apoyo, sin comprome-
ter la libertad que sirve de base a su sistema econmico. Al estu-
diar sus disposiciones con relacin a cada una de las ramas de
la industrial, veremos lo que ella hace de positive en favor de la
riqueza, sin mengua de la libertad.
Veanio3 aqu el servicio que presta a la produccin en general,
interviniendo en favor de la instruccin pblica gratuita.
La instruccin debe ser tan variada en sus ramos y materials,
como los objetos y necesidades que present la vida social. La ma-
teria industrial tiene derecho a ocupar un lugar prominent en las
divisions de la enseanza pblica.
El articulo 59 de la Constitucin federal quiere que cada pro-
vincia o xef irc por medio de su constitucin local la educacin pri-
mara gratuita.
El Art. 64 da entire su poderes al Congreso el de proveer lo
,conducente a la prosperidad del pas y bienestar de las provincias,
y al progress de la ilustracin, dictando planes de instruccin ge-
neral y universitaria, y promoviendo la industrial y la inmigracin,
la construccin de ferrocarriles y canales navegables, y la coloni-
zacin de tierras de propiedad national, la introduccin y estable-
cimiento de nuevas industries, la importacin de capitals extran-
jeros y la exploracin de los rfos interiores, por leyes protectoras
de estos fines y nor concesiones temporales de privilegios y recom-
pensas de estimulo.
Igual poder atribuye el Art. 104 de la Constitucin federal a
las legislatures de provincia, sin perjuicio del que concede al Con-
,greso national para los fines indicados.








34 JUAN B. ALBERDI

Para que la instruccin general y la educacin gratuita produz-
can el efecto que les atribuye entire otros la Constitucin, de servir
a la prosperidad y bienestar material del pas, ser preciso que se
contraiga a instruir a las nuevas generaciones en el ejercicio prc-
tico de los medios de produccin. La instruccin, commercial, la en-
seanza de artes y oficios, los mtodos prcticos de labrar la tie-
rra y de mejorar las razas de animals tiles, el gusto y aficin
por las materials mecnicas, deber ser el grande objeto de la ense-
anza popular de estas sociedades vidas de la gloria frvola y sal-
vaje de matar a los hombres que tienen opinion contraria, en lugar
del honor de vencer la naturaleza inculta y poblar de ciudades el
desierto.
La mejor escuela del productor argentino es el ejemplo prc-
tico del productor europeo. Penetrada de ello, la Constitucin mis-
ma ha trazado el mtodo de educacin que ms conviene a nues-
tras classes industriales, encargando al Congreso de promover la in-
migracin (Art. 64). y haciendo "al Gobierno general un deber de
fomentar la inmigracin europea, y negndole el poder de restrin-
gir, limitar ni gravar con impuesto alguno la entrada en el terri-
torio argentino de los extranjeros que traigan por objeto labrar
la tierra, mejorar las industries, e introducir y ensear las ciencias
y las artes" (Art. 25).
Las eyes protectors de esos fines, por cuyo medio debe in-
tervenir el Estado, segn la Constitucin, en servicio de la educa-
cin industrial, han de proteger no de otro modo esos fines que por
la libertad y seguridad ms completes, por ser ste el nico siste-
ma de proteccin que la Constitucin admita, bien estudiado el
fondo de su sistema econmico. En cuanto a los privilegios y re-
compensas de estimulo, que tambin admite como medios de pro-
teccin, ellos son aplicables a las invenciones o importaciones de
novedades de grande utilidad, en cuyo caso son ms bien el reco-
nocimiento de una propiedad o especie de propiedad intellectual
(Art. 17), que el otorgamiento de un monopolio restrictive de la
libertad econmica.
Hemos examinado hasta aqu las garantas protectoras de los
various modos de produccin; veamos ahora las que se relacionan
con cada gnero de produccin en particular.


ARTICULO II.

PRINCIPIOS Y GARANTIAS CONSTITUCIONALES QUE TIENEN
RELACION CON LA PRODUCTION AGRICOLA.

La agriculture, en su ms lata acepcin econmica, abraza no
solamente el cultivo de las producciones vegetables, como cereales,
caa de azcar, algodn, camo, etc., sino tambin rural o crianza
de ganado y animals tiles al hombre, corte de maderas, explo-
tacin de minas, caza y pesca. y todo aquello en que la tierra con-
curre como instrument principal de produccin.
En este sentido la agriculture es la industrial por excelencia
para la Repblica Argentina de la poca present, por la aptitud
prodigiosa de sus ,tierras para la produccin agrcola en todos los
ramos mencionados.
Vemos, sin embargo, que ella no ha sido objeto de especiales
garantas constitucionales del gnero de aquellas en que la Cons-
titucin ha sido tan prdiga para con la industrial commercial. Por
qu razn? Porque habiendo sido la agriculture la nica industrial









SISTEMA ECONMICO Y RENTISTICO 35

permitida bajo el antiguo rgimen, no ha tenido el modern que
emanciparla de las trabas que mantuvieron encadenado a nuestro
antiguo comercio, colonial y monopolista; por esencia.
Si no hay para su rgimen y arreglo especial ms principios
y garantas que los ya mencionados de propiedad, de libertad, de
igualdad, de seguridad y de instruccin, que la Constitucin conce-
de a todos los modos de produccin, se deduce que todo el dere-
cho constitutional agrcola de la Repblica Argentina se reduce a la
no intervencin reglamentaria y legislative, o, lo que es lo mismo,
al rgimen de dear hacer, de no estorbar, que es la formula ms
positive de la libertad industrial.
Sguese de aqu tambin que tanto la legislacin minera, como
los reglamentos de caza y pesca, las leyes agrarias y los estatutos
rurales que han existido hasta aqu en la Repblica Argentina, de-
ben considerarse derogados en la parte inconciliable con los prin-
cipios de libertad econmica consagrados por la modern Constitu-
cin; y acomodarse a dichos principios los reglamentos y leyes
que en lo sucesivo se dieren sobre interests agrcolas de cualquier
gnero.
Organizar la agriculture segn la mente de la Constitucin
modern es organizer su libertad. La nica intervencin que, segn
ese cdigo, pueda ejercer la ley en este ramo de la industrial nacio-
nal, debe tener por objeto desembarazar de toda traba y obstculo
al trabajo agrcola, facilitando todos los medios de poner a su al-
cance los opulentos recursos y manantiales de riqueza que present
nuestra tierra digna del nombre de argentina, que lleva como sm-
bolo expresivo de su riqueza incomparable.
Muchas producciones y cultivos para los cuales es aptsimo
nuestro suelo dejaron de atenderse bajo el antiguo rgimen, por
errors econmicos de la poltica peninsular, que crey servir los
intereses de su monopolio, probibindonos, por ejemplo, el cultivo
de la cafa de azcar, del algodn, del lino, etc., etc.


ARTICULO III.

PRINCIPIOS Y DISPOSICIONES DE LA CONSTITUTION QUE SE
REFIEREN A LA PRODUCTION COMMERCIAL.

Hay una produccin que pueda llamarse commercial? El co-
mercio produce, en el sentido que esta palabra tiene en la econo-
ma poltica? Hoy no hay un solo economist que no d una so-
lucin afirmativa a esta cuestin.
Entienden por produccin los economists, no la creacin mate-
rial de una cosa que careca de existencia (el hombre no tiene
semejante facultad), sino la transformacin que los objetos reciben
de su industrial hacindose aptos para satisfacer alguna necesidad
del hombre y adquiriendo por lo tanto un valor. En este sentido
el comercio contribute a la produccin en el mismo grado que la
agriculture y las mquinas, aumentando el valor de los products
por medio de su traslacin de un punto en que valen menos a otro
punto en que valen ms. Un quintal de cobre de Coquimbo tiene
ms valor en un almacn de Liverpool, por la obra del comerciante
que lo ha trasportado del pas en que no era necesario al pas en
que puede ser ms til.
El comercio es un medio de civilizacin, sobre todo para nues-
tro continent, adems que de enriquecimiento; pero es bajo este
ltimo aspect como aqu le tomaremos.









JUAN B. ALBERDI


Ninguna de nuestras fuentes naturales de riqueza se hallaba
tan cegada como sta; y por ello. si el comercio es la industrial que
ms libertades haya recibido de la Constitucin, es porque ninguna
las necesitaba en mayor grado, habiendo ella sido la que soport el
peso de nuestro antiguo rgimen colonial, que pudo definirse el
cdigo de nuestra opresin mercantil y martima.
Para destruir la obra del antiguo derecho colonial, que hizo de
nuestro comercio un monopolio de la Espaa, la Constitucin ar-
gentina ha convertido en derecho pblico y fundamental de todos
los habitantes de la Confederacin el de ejercer el comercio y la
navegacin. Todos tienen el derecho de navegar y comerciar, ha di-
cho terminantemente su artculo 14.
Y para que la libertad de navegacin y comercio, declarada en
principio constitutional, no corra el riesgo de verse derogada por
reglamentos dictados involuntariamente por la rutina que gobierna
las nociones econmicas de todo legislator ex colono, la Constitu-
cin ha tenido el acierto de sancionar expresamente las dems li-
bertades auxiliares y sostenedoras de la libertad de comercio y de
navegacin.
El derecho de comerciar y de navegar, admitido como princi-
pio, ha sido y poda ser atacado por excepciones que excluyesen de
su ejercicio a los extranjeros. Nuestra legislacin de Indias era
un dechado de ese sistema, que continuaba coexistiendo con la Re-
pblica. Para no quitar al comercio sus brazos mis experts y ca-
paces, el Art. 20 de la Constitucin ha dado a los extranjeros el
derecho de comerciar y navegar, en igual grado que a los natu-
rales. Los extranjeros, ha dicho, gozan en el territorio de la Con-
federacin de todos los derechos civiles del ciudadano; pueden ejer-
cer su industrial, comercio y profesin; poseer bienes races, com-
prarlo3 y enajenarlos; navegar los rios y costas; ejercer libremente
su culto, etc."
El derecho de navegar y comerciar haba sido y poda ser anu-
lado por restricciones excepcionales puestas a la libertad de salir y
de entrar, de permanecer y de circular en el territorio, que no es
ms que un accesorio importantsimo de la libertad commercial. La
Constitucin hace impossible este abuso, consagrando por su Irtcu-
lo 14 "el derecho en favor de todos los habitantes de la Con'ede-
racin de entrar, permanecer, transitar y salir del territorio ar-
gentino.
El derecho de comerciar y navegar, establecido como principio
fundamental, poda ser anulado por exclusiones de banderas en la
navegacin de nuestros ros interiores y costas martimas. Para
que la navegacin interior tenga un sentido real y una existencia
verdadera, el Art. 26 de la Constitucin ha declarado que la na-
vegacin de los ros interiores de la Confederacin es libre para
todas las banderas. con su'ecin nicamente a los reglamentos que
dicte la autoridad municipal".
El comercio, la navegacin, la circulacin interiores, declara-
dos libres por principio de derecho constitutional, podan ser y ha-
ban sido atacados durante la revolucin republican, por reg'amen-
tos provinciales que establecan contribuciones de adunas interio-
res. La Constitucin de Mayo ha querido hacer impossible esta mis-
tificacin de libertad commercial, declarando cuatro veres por falta
de una, que el comercio y la navegacin interior no pueden ser
gravados con ningn gnero de impo icin. Los artculos 9, 10, 11
y 12 de la Conyiitnl-in son cuatro versions de un mismo precepto
de libertad commercial.







SISTEMA ECONMICO Y RENTISTICO


En todo el territorio de la Confederacin, dice el Art. 9, no
habr ms aduanas que las nacionales, en las cuales regirn las
tarifas que sancione el Congreso. "
En el interior de la Repblica, dice el Art. 10, es libre de
derechos la circulacin de los efectos de produccin o fabricacin
national, as como la de los gneros y mercancas de todas classes,
despachadas en las aduanas exteriores."
Los artculos de produccin o fabricacin national o extran-
jera, dice el Art. 11, as como los ganados de toda especie que pasen
por territorio de una provincia a otra, sern libres de los derechos
llamados de trnsito, sindolo tambin los carruajes, _buques o bes-
tias en que se trasportan; y ningn otro derecho podr imponrse-
les en adelante, cualquiera que sea su denominacin, por el hecho
de transitar el territorio."
Los buques destinados de una provincia a otra, dice el articu-
lo 12, no sern obligados a entrar, anclar y pagar derechos por cau-
sa de trnsito."
Por estas disposiciones se ve que la Constitucin ha tomado
todas sus medidas para no poder ser derogada por la ley reglamen-
taria. Para mayor seguridad, ha agregado una nueva garanta de
irrevocabilidad, mediante el Art. 28, que dispone lo siguiente: "Los
principios, derechos y garantas reconocidos en los anteriores ar-
tculos, no podrn ser alterados por las leyes que reglamenten su
ejercicio ".
Pero la Constitucin irrevocable por la ley orgnica poda ser
derogada por otra Constitucin en punto a libertad de navegacin
y comercio como en otro punto cualquiera. Para salvar la libertad
commercial de todo cambio reaccionario, el Art. 27 de la Constitucin
ha declarado que el Gobierno federal est obligado a afianzar sus
relaciones de paz y comercio con las potencias extranjeras, por me-
dio de tratados que estn en conformidad con los principios de de-
recho pblico establecidos en esta Constitucin" (1).
Los tratados as considerados son un remedio international
aconsejado por la experiencia contra el mal de versatilidad de nues-
tra democracia sudamericana, que todo lo altera y destruye, sin
conservar ni llevar a cabo cosa alguna grande y til, por la velei-
dad de sus instituciones sin raz ni garanta.
En todas esas libertades aseguradas al comercio y a la nave-
gacin, la Constitucin ha servido admirablemente a la produccin
de la riqueza argentina, que reconoce en la industrial commercial su
ms rico y poderoso afluente. Por mejor decir, esas libertades no
son sino derechos concedidos a la produccin econmica: la liber-
tad es el medio, no el fin de la poltica de nuestra Constitucin.
Cuando decimos que ella ha hecho de la libertad un medio y
una condicin de la produccin econmica, queremos decir que la
Constitucin ha impuesto al Estado la obligacin de no intervenir
por leyes ni decretos restrictivos en el ejercicio de la produccin
o industrial commercial y martima; pues en economa poltica, la
libertad del individuo y la no intervencin del Gobierno son dos
locuciones que expresan un mismo hecho.


(1) En cumplimiento de este artculo de la Constitucin, el Gobier-
no ha garantizado para siempre en la Confederacin las libertades de na-
vegacin y de comercio, firmando tratados a este fin con Inglaterra,
Francia, Estados Unidos, el Portugal, Cerdea, Chile, el Brasil. Esos tra-
tados son anclas de la Constitucin federal en cuanto al principio que le
sirve de base-: la libprtad de comercio y de navegacin fluvial. All to-
dos los puertos son fluviales.








JUAN B. ATLBDI


ARTICULO IV.

PRINCIPIOS Y DISPOSICIONES CONSTITUCIONALES QTTB SE
REFIEREN A LA INDUSTRIAL FABRIL.

I

Situaci6n fabril del pas.
La organizacin econmica de las colonies espaolas, que hoy
son las Repblicas de la Amrica del Sud, tuvo origen en el cono-
cido sistema de Carlos V y Felipe II, a quienes se atribuye la ruina
de la libertad .econmica en Europa, y el establecimiento de la po-
ltica de prohibiciones y exclusiones, que tantas guerras estpidas
ha ocasionado a la Europa. Fu la poca de todos los malos pen-
samientos, dice Blanqui, de todos los malos sistemas, en industrial,
en poltica, en religion. No conocemos hoy una falta, no obedecemos
a una sola preocupacin industrial, que no se nos haya legado por
ese poder malhechor, demasiado fuerte para convertir en ley sus
ms fatales aberraciones. No, jams la ciencia hallar trminos
bastante enrgicos, ni la humanidad bastantes lgrimas para con-
denar y deplorar los precedentes nefastos de semejante rgimen.
Felipe II, de siniestra memorial, slo sac las consecuencias; fu
Carlos V quien ech las bases."
Este solo antecedente basta para apreciar la complexion eco-
nmica que debemos a la poltica de nuestro origen, y cuanto tra-
bajo y tiempo sern necesarios para cambiar ventajosamente nues-
tro modo de ser originario y secular.
Satisfecha con el oro de Amrica, la Espaa desatendi y per-
di sus fbricas.
Para imponernos el consumo de sus products fabriles, nos im-
pidi obtenerlos del extranjero, y nos prohibit establecer manufac-
turas, construir buques y educar nuestros hijos en otro pas euro-
peo que la Espaa.
He ah el double origen de nuestra absolute nulidad en material
de industrial fabril.
Nos hallamos en el caso de crearla, como est toda la Amrica
espaola.
Para ello, cul ser el sistema que debemos adoptar? Se pre-
sentan dos: el de las prohibiciones y exenciones, y el de fomentos
conciliables con la libertad. La historic fabril puede estar dividida
en este punto, aunque no lo est la ciencia econmica de nuestros
das, cuyas verdades son de todas las edades como los fenmenos
de la qumica.
Esta cuestin ha dejado de serlo para la Repblica Argentina,
cuya Constitucin ha determinado los nicos medios de interven-
cin de parte del Estado en la creacin y fomento de la industrial
fabril.
Esos medios son:
La educacin e instruccin,
Los estmulos y la propiedad de los inventor,
La libertad de industrial y de comercio,
La abstencin de leyes prohibitivas y el deber de derogar las
existentes.
Examinemos estos medios en otros tantos pargrafos.








SISTEMA ECONMICO T RENTISTICO


II

La Constitucin argentina admit dos gneros de educacin in-
dustrial para nuestras classes trabajadoras: el que se obtiene por
la instruccin professional, recibida en escuelas pblicas o privadas;
y el que se opera por la accin del ejemplo de trabajadores ya for-
mados, venidos de pauses fabriles.
En apoyo del primero ha declarado la libertad de la enseanza
y del aprendizaje, por su Art. 14; el deber de los gobiernos de pro-
vincia de dar educacin primaria gratuita al pueblo, por su Art. 5;
y la obligacin de parte del Congreso de proveer al progress de la
ilustracin por la organizacin de la instruccin general y univer-
sitaria (Art. 64, inciso 16 de la Constitucin).
Gran partido podr sacar el Estado del ejercicio de estos me-
dios de instruccin en favor de la industrial fabril, fundando es-
cuelas de artes y oficios para la enseanza gratuita de las classes
obreras. Ms que la inteligencia de las artes, importa que la ju-
ventud aprenda en esas escuelas a honrar y a amar el trabajo, a
conocer que es ms glorioso saber fabricar un fusil que saberle
emplear contra la vida de un argentino.
He aqu el principal medio que el Estado tiene de fomentar
la industrial fabril en la Repblica: consiste en gastar una parte
del Tesoro pblico en hacer ensear al pueblo trabajador las dife-
rentes fabricaciones y manufactures de que el pas necesita.
El otro ms urgente y eficaz por ahora consiste en la inmigra-
cin de classes laboriosas e inteligentes en el trabajo. El poder de
intervencin del Estado sobre este punto se halla demarcado por
los siguientes artculos de la Constitucin: "El Gobierno federal
(dice el Art. 25) fomentar la inmigracin europea; y no podr
restringir, limitar ni gravar con impuesto alguno la entrada en el
territorio argentino de los extranjeros que traigan por objeto la-
brar la tierra, mejorar las industries e introducir y ensear las
ciencias y las artes ".
"Corresponde al Congreso (dice el Art. 64, inciso 16), proveer
lo conducente a la prosperidad del pas, al adelanto y bienestar de
todas las provincias y al progress de la ilustracin... promovien-
do la industrial, la inmigracin... la introduccin y el estableci-
miento de nuevas industrias... por leyes protectoras de i estos fi-
nes, y por concesiones temporales de privilegios y recompensas de
estimulo." El artculo 104 de la Constitucin establece otro tanto
con relacin al poder de provincia en el fomento de la industrial.

III

Las leyes protectoras, las concesiones temporales de privilegios
y las recompensas de estmulo son, segn el artculo citado, otro
medio que la Constitucin pone .en manos del Estado para fomen-
tar la industrial fabril que est por nacer.
Este medio es delicadsimo en su ejercicio, por los errors en
que puede hacer caer al legislator y estadista inexpertos, la ana-
logfa superficial o nominal que ofrece con el aciago sistema pro-
teccionista de exclusiones privilegiarias y de monopolios.
Para saber qu clase de proteccin, qu clase de privilegios y
de recompensas ofrece la Constitucin como medios, es menester fi-
jarse en los fines que por esos medios se propone alcanzar. Volva-
mos a leer su texto, con la mira de investigar este punto que i'm-








40 JUAN B. ALBERDI

porta a la vida de la libertad fabril. Corresponde al Congreso (di-
ce el art. 64) proveer lo conducente a la prosperidad del pais. etc..
promoviendo la industrial, la inmigracin, la construccin de ferro-
carriles y canales navegables, la colonizacin de tierras de propie-
dad national, la introduccin y establecim'iento de nuevas indus-
trias, la importacin de capitales extranjeros y la exploracin de-
los ros interiores (por qu medio?)-La Constitucin prosigue),
por leyes protectoras de estos FINES, y por concesiones temporales-
de privi7egios y recompensas de estimulo (protectoras igualmente
de esos FINES, se supone).
Segn esto, los I.\us que las leyes, los privilegios y las recom-
pensas estn llamados a proteger, son:
La industrial,
La inmigracin,
La construccin de ferrocarriles y canales navegables,
La colonizacin de tierras de propiedad national,
La introduccin y establecimiento de nuevas industrial,
La importacin de capitals extranjeros,
Y la exple.'acin de los ros interiores.
Basta mencionar estos FINES para reconocer que los medios de
proteccin que la Constitucin les proporciona, son la libertad y
los privilegios y recompensas conciliables con la libertad.

Iv

En efecto, podra convenir una ley protectora de la industrial
por medio de restricciones y prohibiciones, cuando el artculo 14 de
la Constitucin concede a todos los habitantes de la Confederacin
la libertad de trabajar y de ejercer toda industrial? Tales restric-
ciones y prohibiciones seran un medio de atacar ese principio de
la Constitucin por las leyes proteccionistas que las contuviesen;
y esto es precisamente lo que ha querido evitar la Constitucin,
cuando ha dicho por su articulo 28: "Los principios, derechos y
garantas reconocidos en los anteriores artculos, no podrn ser al-
terados por las leyes que reglamenten su ejercicio". Esta disposi-
cin cierra la puerta a la sancin de toda ley proteccionista, en
el sentido que ordinariamente se da a esta palabra de prohibitiva
o restrictive.
Podis concebir una ley que proteja la inmigracin por res-
tricciones y prohibiciones? Semejante ley atacara los medios que
seala la Constitucin misma para proteger ese fin. En efecto, la
Constitucin dice por su articulo 25: "El Gobierno federal fomen-
tar la inmigracin europea; y no podr restringir, limitar, ni gra-
var con impuesto alguno la entrada en el territorio argentino de
los extranjeros que traigan por objeto labrar la tierra, mejorar la
industrial, e introducir y. ensear las ciencias y las artes ". Este
artculo pone en manos del Estado cuanto medio se quiera de fo-
mentar la inmigracin, except el de las restricciones y limita.
ciones.
Tampoco se Concibe cmo pudiera la ley alcanzar la Introduc-
cin de nuevas industries y la importacin de capitals extranje-
ros, cerrndoles la puerta del pas con prohibiciones o con limita-
ciones y restricciones equivalentes a una prohibicin indirecta. La
ley protectora de esos fines no tiene otro medio de obtenerlos, se-
gn la mente de la Constitucin, que la libertad ms complete. El
dinero es bastante poderoso por si mismo para que la ley le pro-








SISTEMA ECONMICO Y RENTISTICO


teja con prohibiciones; la nica proteccin que la ley pueda darle,.
es la libertad.
Tampoco ha querido la Constitucin que la construccin de-.
ferrocarriles y canales navegables, la colonizacin de las tierras
nacionales, el establecimiento de nuevas industries y la exploracin
de los ros interiores, se protejan por medio de leyes prohibitivas"
y restrictivas de la libertad, que ella misma ha dado por su ar-
tculo 14, de trabajar y ejercer toda industrial, de navegar y comer-
ciar, de transitar el territorio, de usar y disponer de su propiedad,
de asociarse con fines tiles; porque eso seria admitir que ella ha
querido derogarse con excepciones legislativas, lo cual ha rechaza-
do de un modo expreso y enrgico por su artculo 25, que queda
citado textualmente.
Los pritilegios exclusivos que la Constitucin admite como me-
dio de proteccin industrial, son ms que privilegios, simples deri-
vaciones o modos del derecho de propiedad intellectual. El artcu-
lo 17 de la Constitucin, consagrando la inviolabilidad de la propie-
dad, declara que todo autor o inventor es propietario excl u s i v
de su obra, invento o descubrimiento, por el trmino que le acuerde'
la ley. Esta propiedad exclusive por determinado tiempo recibe el
nombre de privilegio temporal en el Art. 64, inciso. 16.
Extendindose, por una jurisprudencia recibida universalmen-
te, el sentido de la invencin o descubrimiento a la introduccin der
toda industrial nueva y a la aplicacin de todo mecanismo desco-
nocidos en el pas, aunque no lo sean en otras parties, la Constitu-
cin consider como propietarios exclusivos de su introduccin o-
aplicacin a los empresarios o autores de semejantes empresas; y
no es otra cosa que esta propiedad transitoria el privilegio tempo-
ral de que los inviste. Tal sera, por nuestra Constitucin, el sen-
tido de los privilegios exclusivos con que la ley protegiese los es-
fuerzos de las compaas y de los capitals, que emprendiesen la
construccin de ferrocarriles y canales, la colonizacin de nuestras,
tierras desiertas, y la importacin de capitals extranjeros para,
fundar bancos particulares.
Las recompensas de estimulo, admitidas por la Constitucin,
son otro medi de proteccin que podr emplear la ley con el fin de-
fomentar la industrial fabril, sin el menor ataque a la libertad;
pues ninguno de sus fines se compromete en lo mnimo por conce-
siones de medallas, de primas, de honors, de tierras, de premios
pecuniarios y de exenciones remuneratorias, con que el Estado pue-
de contribuir al establecimiento y progress de las manufactures,
nacionales, sin necesidad de echar mano de prohibiciones y exclu-
siones, ms desastrosas para las manufactures que se trata de pro-'
teger, que para la libertad industrial atacada por ellas.

v

En efecto, los medios ordinarios de estmulo que emplea el sis-
tema llamado protector o proteccionista, y que consistent en la pro-
hibicin de importar ciertos products, en los monopolios indefini-
dos concedidos a determinadas fabricaciones y en la imposicin de
fuertes derechos de aduanas, son vedados de todo punto por la
Constitucin argentina, como atentatorios de la libertad que ella
garantiza a todas las industries del modo ms amplio y leal, como,
trabas inconstitucionales opuestas a la libertad de los consumos
privados, y, sobre todo. como ruinosas de las mismas fabricaciones
nacionales, que se trata de hacer nacer y progresar. Semejantes.








42 JUAN B. ALBERDI

medios son la proteccin dada a la estupidez y a la pereza, el ms
torpe de los privilegios.
Abstenerse de su empleo, estorbarlo en todas las tentativas le-
gislativas para introducirlo, promover la derogacin de la multitud
infinita de leyes proteccionistas que nos ha legado el antiguo rgi-
men colonial, son otro medio que la Constitucin da al Estado para
intervenir de un modo negative, pero eficacsimo, en favor de la
industrial fabril de la Repblica Argentina.
Se puede decir que en este ramo toda la obra del legislator y
del estadista est reducida a proteger las manufacturas nacionales,
menos por la sancin de nuevas leyes, que por la derogacin de las
que existen. Derogar con tino y sistema nuestro derecho colonial
fabril, es el modo de introducir la lgica y la armona entire la
Constitucin sancionada y nuestra legislacin industrial, que, mien-
tras est vigente, mantendr como en encantamiento a la Constitu-
cin, seora del pas de las ideas, en tanto que las 'leyes coloniales
conservan el seoro de los hechos.
Tal es la obligacin poltica que nace del artculo 28 de la
Cons'titucin, que dice: Los principios, garantas y derechos (de
libertad) reconocidos en los anteriores artculos, no podrdn ser al-
terados por leyes que reglamenten su ejercicio. Este artculo habla
de las leyes pasadas, lo mismo que de las leyes futuras: a las unas
les prohibe nacer, a las otras les ordena desaparecer. Lo que quie-
re es que no haya leyes, viejas o nuevas, que alteren los principios,
garantas y derechos constitucionales con motivo de reglamentar u
organizer su ejercicio.
Y cuando el articulo 64, inciso 11, ha dado al Congreso la In-
cumbencia de dictar los cdigos civil, commercial y de minerfa, no
ha hecho otra cosa que imponerle el deber de reformar nuestra le-
gislacin realista y colonial de origen y destino, para ponerla en
armona con los nuevos principios de la Constitucin republican,
que encierra el cdigo de nuestra nueva existencia national. Por fin,
el artculo 24 de la Constitucin complete la sancin de ese deber
legislative, declarando que el Congreso promovier la reform de
la actual legislacin en todos su ramos.
Para facilitar el ejercicio prctico de esta rama importantsi-
ma de nuestra poltica econmica, vamos a destinar el siguiente
captulo al examen de los diversos medios de excepcin con que
pueden ser anuladas, en sus resultados, todas las libertades protec-
toras de la produccin por las eyes y reglamentos orgnicos.


CAPITULO III.

Escollos y*peligros a que estn expuestas las libertades
protectoras de la produccin.

ARTICULO I.

DE COMO LAS GARANTIAS ECONOMICS DE LA CONSTITUTION
PUEDEN SER DEROGADAS POR LAS LEYES QUE
SE DIESEN PARA ORGANIZER SU EJERCICIO.

Estos peligros y escollos de la libertad constitutional .en mate-
ria econmica resident en las leyes orgnicas reglamentarias de su
ejercicio. Son orgnicas de la Constitucin, tanto las leyes que se








SISTEMA ECONMICO Y RENTISTIC4


lieren despus de ella para ponerla en ejercicio, come la anterio-
res a su sancin. Unas y otras sern respectivamente objeto de dos
artculos en que ser dividido este captulo III.


I

La libertad declarada no es la libertad puesta en obra.

Consignar la libertad econmica en la Constitucin es apenas
escribirta, es declararla como principio y nada ms; trasladarla de
all a las leyes orgnicas, a los decretos, reglamentos y ordenanzas
de la administracin prctica, es ponerla en ejecucin: y no hay
ms medio de convertir la libertad escrita en libertad de hecho.
Ninguna Constitucin se basta a s misma, ninguna se ejecuta
por s sola. Generalmente es un simple cdigo de los principios que
deben ser bases de otras leyes destinadas a poner en ejecucin esos
principios. A este propsito ha dicho Rossi, con su profunda razn
habitual, que las disposiciones de una Constitucin son otras tantas
cabezas de capitulos del derecho administrative.
Nuestra Constitucin misma reconoce esta distincin. Los prin-
cipios, garantias y derechos reconocidos (dice el Art. 28) no po-
drn ser alterados por leyes que reglamenten su ejercicio. El ar-
tculo 64, inciso 28, da al Congreso el poder de hacer todas las le-
yes y reglamentos que sean convenientes para poner en ejercicio
los poderes concedidos por la Constitucin al Gobierno de la Con-
federacin Argentina.
Segn esto, poseer la libertad econmica escrita en la Consti-
tucin, es adquisicin preciosa sin la menor duda: pero es tener
la idea, no el hecho; la semilla, no el rbol de la libertad. La liber-
tad adquiere cuerpo y vida desde que entra en el terreno de las le-
yes orgnicas, es decir, de las leyes de accin y de ejecucin; de las
leyes que hacen lo que la Constitucin dice o declare solamente.
A los tiranos se imputa de ordinario la causa de que la liber-
tad escrita en la Constitucin no descienda a los hechos. Mucha
parte tendrn en ello: pero conviene no olvidar que la peor tirana
es la que reside en nuestros hbitos de opresin econmica, robus-
tecidos por tres siglos de existencia; en los errors econmicos,
que nos vienen por herencia de ocho generaciones consecutivas; y,
sobre todo, en nuestras leyes polticas, administrativas y civiles,
anteriores a la revolucin de Amrica, que son simples medios or-
gnicos de poner en ejercicio los principios de nuestro antiguo sis-
tema de gobierno colonial, calificado por la ciencia actual como la
expresin ms complete del sistema prohibitivo y restrictive en
economa poltica. Somos la obra de esos antecedentes reales, no
de las proclamas escritas de la revolucin. Esas costumbres, esas
nociones, esas leyes, son armas de opresin que todava existen y
que harn renacer la tirana econmica porque han sido hechas jus-
tamente para consolidarla y sostenerla.
Es necesario destruirlas y reemplazarlas por hbitos, nociones
y leyes, que sean otros tantos medios de poner en ejecucin la li-
bertad proclamada en materials econmicas. Cambiar el derecho de
los virreyes, es desarmar a los tiranos, y no hay ms medio de aca-
bar con ellos. El tirano es la obra, no la causa de la tirana; nues-
tra tirana econmica es obra de nuestra legislacin de Carlos V y
Felipe II, vigente en nuestros instintos y prcticas, a despecho de
nuestras brillantes declaraciones de principios,
Mientras dejis que nuestros gobernadores y presidents repu-








JUAN B. ALBERDI


blicanos administren los intereses econmicos de la Repblica se-
gn las leyes y ordenanzas que debemos a aquellos furibundos ene-
migos de la libertad de comercio y de industrial. qu resultar en
la verdad de los hechos? Que tendremos el sistema colonial en ma-
terias econmicas, viviendo de hecho al lado de la libertad escrita
en la Constitucin republican.
En efecto, todas las libertades econmicas de la Constitucin
pueden ser anuladas y quedar reducidas a doradas decepciones, con
solo dejar en pie una gran parte de nuestras viejas leyes econmi-
cas, y promulgar otras nuevas que en lugar de ser conformes a los
nuevos principios, sean conformes a nuestros viejos hbitos rents-
ticos y fiscales, de ordinario ms fuertes que nuestros principios.

II

El peligro de inconsecuencia viene de la educacin colonial y de la
Constitucin misma.

Este peligro tiene dos fuentes: lo Nuestra primitive contextu-
ra econmica, nuestra complexion de colonia, esencialmente exclu-
siva en material de comercio y de industrial; 29 El modo reservado
con que nuestra Constitucin ha declarado las libertades que Inte-
resan a la riqueza.
Encarnado en nuestras nociones y hbitos tradicionales el sis-
tema prohibitivo, nos arrastra involuntariamente a derogar por la
ley, por el decreto, por el reglamento, las libertades que aceptamos
por la Constitucin. Caemos en esta inconsecuencia, de que es tes-
tigo el extranjero, sin darnos cuenta de ella. Nos creemos secuaces
y poseedores de la libertad econmica, porque la vemos escrita en
la Constitucin; pero al ponerla en ejercicio, restablecemos el an-
tiguo rgimen en ordenanzas que tomamos de l por ser las nicas
que conocemos, y derogamos as el rgimen modern con la mejor
intencin' de organizarlo.
Y si algn reproche se levanta en el fondo de nuestra concien-
cia de republicans por esta inconsecuencia respect al nuevo r-
gimen, no falta una escuela econmica que en nombre del socialism
nos absuelve y justifica de esta restauracin del sistema prohibitive
con mscara de libertad y civilizacin; lo cual forma un tercer es-
collo contra la libertad apetecida.
Veamos cmo la Constitucin contribpye a facilitar su repro-
duccin, sujetando el ejercicio de las libertades econmicas que
proclama a las condiciones de la ley orgnica existente o possible,
vieja o nueva (ella no distingue).
La libertad de industrial, el derecho al trabajo, la libertad o
derecho de navegacin y comercio, de peticin, de locomocin y
trnsito, de imprimir y publicar, de usar y disponer de lo suyo, de
asociacin, de culto, de enseanza y aprendizaje: estas preciosas
y estupendas libertades, cmo son concedidas por la Constitucin
argentina? Conforme a las leyes que reglamenten su ejercicio, di-
ce el articulo 14.
La propiedad tambin es sometida a las condiciones de la ley.
Por el Art. 17 nadie puede ser privado de ella sino en virtud de
sentencia fundada en ley. La expropiacin por utilidad pblica de-
be ser calificada por la ley. Ningn servicio es exigible sino en vir-
tud de ley. La propiedad literaria dura el tiempo que determine la
ley (Art. 17).
El rt. 18 d la Constitucin declare inviolables el -domicilio,









SISTEMA ECONMICO Y RENTISTICO 45

la correspondencia, los papeles; pero confa a la ley el cuidado de
decir cmo podrn ser allanau.os y ocupados.
Ningn acto es obligatorio, cuando no lo manda la ley. dice
el Art. 19.
La navegacin de los rios interiores es declarada libre por el
Art. 26, con sujecin nicamente a los reglamentos que dicte la
autoridad national.
Este modo reservado y condicional de proclamar la libertad
econmica deja en pie los dos regmenes: el nuevo y el antiguo;
la libertad y la esclavitud: la libertad en la Constitucin, la opre-
sin en la ley; la libertad en lo escrito, la esclavitud en el hecho,
si la ley no es adecuada a la Constitucin.
Bajo los reyes absolutos de Espaa, no dejaron de existir to-
das aquellas libertades y garantias con sujecin a leyes, que supie-
ron dar ellos a la media de su inters. La persona, la liberlad. la
propiedad resplandecen como derechos sagrados en las palabras d-3
ms de un cdigo antiguo espaol, de los que aun rigen entire nos-
otros. Qu inconvenient poda traer esto al absolutismo politico
desde que la libertad se conceda en la media demarcada por la
ley o vo.untad del soberano? As se dio el nombre de libertad de
comercio a la habilitacin hecha, a mediados del siglo XVIII de
muchos puertos de Espaa para comerciar con muchos puertos de
Amrica. excluyendo siempre al extranjero del goce de esa libertad
privilegiada. Esa franquicia era una libertad. comparada con el r-
gimen que la haba precedido. La Espaa, no content con excluir
a todas las naciones del comercio de Amrica, excluy de l a sus
propios puertos, dando a Sevilla nicamente el permiso de despa-
char mercaderas para las Indias de Occidente. Ese sistema de un
puerto nico dur dos siglos-de 1573 a 1765,-hasta el estableci-
miento del sistema que se llam de libertad, porque se haban ali-
gerado las cadenas dentro de la crcel.
Conceder la libertad segln la ley. es dejar la libertad al arbi-
trio del legislator, que tiene el powder de restringirla o extenderla.
En poder de la buena intencin, este rgimen puede convenir al
ejercicio de la libertad poltica; pero ni con buena, ni con mala
intencin puede convenir jamis al ejercicio de la libertad econ-
mica. siempre inofensiva al orden, y llamada, como he dicho en
otra parte, a nutrir y educar a las otras libertades.
No participo del fanatismo inexperimentado. cuando no hip-
crita, que pide libertades polticas a manos llenas para pueblos
que slo saben emplearlas en crear sus propios tiranos. Pero deseo
ilimitadas y abundantisimas para nuestros pueblos las libcrtarlef
civi es. a cuyo nimero pertenecen las libertades ecndm ic.as de ad.
quirir. enajenar. trabajar. navegar, comerciar, transitar y ejercer
toda industrial. Estas libertades, comunes a ciudadanos y extranje-
ros (por los Aris. 14 y 20 de la Constitucin). son las llamarlas a
poblar, en'iquecer y civili7ar estos pases no las libertarles pol-
ticas, Instrunmnto de inquietud y de ambicin en nuestras manos.
nunca apetecidas ni tiles al extranjero. que viene entire nosorros
buscando bienestar, familiar. dignidad y paz. Es' felicirlad que las
libertades m-s fecundas sean las ms practicables, sobre torlo por
ser las accesibles al extranjero que ya viene educado en su ejer-
ciclo.
Por este mtodo de ser li'be con permiso de la ley, el derecho
constitutional de la Amrica antes espaola ha dado a luz. en eco-
nomn a r'el're toeo. r-il1res Oe leyrs ,v ordrinan''ns r11 tii"o de
la conocida ley de Fgaro, segn la cual se haba establecido en









46 JUAN B. ALBERDI

Madrid la libertad de escribir a ejemplo de su libertad de comer-
ciar. Se ha establecido en Madrid (dice jocosamente Beaumar-
chais) un sistema de libertad que se extiende an a la prensa, en
cuya virtud, con tal que no se able en sus escritos de la autori-
dad, ni del culto, ni de la poltica, ni de la moral, ni de los em-
pleados pblicos, ni de las corporaciones, ni de la pera, ni de los
otros espectculos, ni de persona que se refiera a cosa alguna, se
puede imprimir todo libremente, bajo la inspeccin de tres cen-
sores. "
No en broma sino muy seriamente dijeron sus leyes coloniales
de libertad de comercio: "Con tal que la mercanca sea espaola
y no de otra parte; que salga de puerto espaol habilitado por ley,
y vaya a puerto americano legalmente habilitado; que vaya en na-
vio habilitado especialmente, y'a cargo de persona habilitada para
ese trfico, previa informacin de sangre, conduct, creencias, etc.,
es libre el comercio de Amrica, segn las leyes".
Emancipada la Amrica, sus Constituciones han declarado la
libertad de comercio con arreglo a las leyes; pero -como su legisla-
cin commercial y fiscal ha continuado la misma que antes, la li-
bertad de comercio proclamada por la Repblica ha venido a que-
dar organizada de este modo: "Con tal que ningn buque venido
de afuera deje de pagar derechos de faro, derechos de puerto, de-
rechos de anclaje, derechos de muelle (aunque no haya muelle);
que no traiga mercaderas prohibidas o estancadas; que dichas
mercaderas se desembarquen por los trmites de la ley y paguen
los derechos de aduana, de almacenaje, de depsito o de trnsito;
que nadie abra casa de trato sin pagar patente, bajo pena de ce-
rrrsela, o bien sea de confiscarse su libertad constitutional; que
todo traficante interior pague el derecho de andar por caminos qu.e
no son caminos; que todo document de crdito, para ser credo,
se firme en papel sellado; que ningn comerciante entire ni salga
sin pasaporte, ninguna mercanca sin gua, el comercio es libre por
la Constitucin, segn las leyes".
Mientras la libertad econmica se conceda de ese modo en Sud
Amrica, no pasar de una libertad de parada o simple ostentacin.
Siempre que las Constituciones rijan segn la ley, y la ley sea la
misma que antes de la revolucin de libertad, quiere decir que se-
remos libres como cuando ramos esclavos: libres en general, y-
eseclavos en particular; libres por principios generates, esclavos por
leyes excepcionales; libres por mayor, y colonos por menor.
Importa traer la libertad, es decir, la revolucin, o mejor di-
cho la reform, al derecho orgnico, en que todava subsiste el go-
bierno de los reyes de Espaa. Repito que hablo de la libertad eco-
nmica; y tanto como de mi pas de toda la Amrica del Sud en
este punto. Importa, sobre todo, tener siempre a la vista el peligro
de anular todas y cada una de las libertades econmicas de la Cons-
titucin por leyes reglamentarias de su ejercicio.
Y como esas libertades tienen por objeto y rol social poblar,
pacificar, enriquecer, mejorar la condicin material y moral de
nuestro pueblo escaso y atrasado, se sigue que toda ley derogato-
ria de esas libertades, en el todo o en parte, es un ataque a la pros-
peridad real y verdadera de la Repblica, a su riqueza, a su bienes-
tar, es decir, a las miras altas y generosas de la Constitucin, de-
claradas en su prembulo.








SISTEMA ECONMICO Y RENTiSTICO


III
Ejemplos del medio de derogar la Constitucin por las leyes orgnicas.-
Cmo la garanta constitutional de la propiedad pu.ede ser alterada
por el Cdigo Civil.

Sealemos algunos ejemplos del modo como pueden ser dero-
gadas las libertades y garantas econmicas de la Constitucin por
disposiciones del derecho orgnico y reglamentario.
En los dominios del derecho orgnico estn comprendidos el
derecho administrative, el derecho civil, el derecho commercial, el
derecho penal y de procedimientos, los reglamentos de administra-
cin general y de polica en todo gnero. En todos estos ramos pue-
den ocurrir disposiciones capaces de comprometer la Constitucin
en sus garantas ms preciosas y la riqueza en sus origene.s ms
fecundos. Veamos cmo.
La propiedad, como garanta de la Constitucin, tiene su gran-
de y extensa organizacin en el derecho civil, que casi tiene por
-nico objeto regular la adquisicin, conservacin y trasmisin de la
propiedad o, como en l se dice, de las cosas o bienes.
Como derecho orgnico de la Constitucin, el derecho civil de-
be ser estrictamente ajustado a las miras de la Constitucin en la
parte econmica, que es la que aqu nos ocupa. De otro modo el
derecho civil puede ser un medio de alterar el derecho constitucio-
nal en sus garantas protectoras de la riqueza. Le bastar para es-
to conservar su contextura feudal y monarquista sobre la organi-
zacin civil de la familiar, sobre el modo de adquirir y trasmitir el
dominio, y de obligar el trabajo o los bienes por contratos.
El derecho civil, como organizacin de la propiedad, abraza
la industrial en sus tres grandes ramos: agriculture, industrial fa-
bril y comercio.
El comercio, industrial modern, desconocida de los romanos,
de quienes hemos copiado su derecho civil, se hallaba dbilmente
legislado en ste, y ha sido preciso suplementario por un ramo es-
pecial que se ha llamado derecho commercial, conocido en todas las
legislaciones de esta poca. Este solo hecho demuestra la insufi-
ciencia de nuestro derecho civil como organizacin de la propiedad
y de la riqueza privada, que es esencialmente industrial en este
siglo, al revs de lo que suceda cuando la formacin del derecho
civil romano, imitado por el nuestro, en que la industrial era nula
y la riqueza simplemente territorial. Igual complement necesita
en los otros ramos la industrial; o mejor dicho, todas las industries,
como medios de produccin o adquisicin, deben ser regladas por
las disposiciones de nuestro derecho civil, que aspire a satisf'acer
las necesidades de esta poca previstas por la Constitucin ar-
gentina.
El libro ms important en economa poltica aplicada no est
hecho todava. Sera aquel que tuviese por objeto estudiar y ex-
poner la incoherencia de nuestra legislacin civil de origen greco-
romano, con las leyes naturales que rigen los hechos econmicos
y los medios prcticos de ponerla en consonancia con ellas.
Un pargrafo especial del present captulo destinar a sealar
nada ms que el horizonte de esta reform inmensa, prevista ya
por el genio econmico de esta poca en pginas sueltas de profun-
dos economists.
Tambin puede ser alterada la Constitucin, en cuanto al de-
recho de propiedad, por las leyes reglamentarias del procedimiento
en los juicios. Las leyes judiciales que exigen grandes gastos, gran









JUAN B. ALBERDI


Vprdida de tiempo, multiplicadas tramitaciones para reivindicar la
-propiedad o conseguir el cumplimiento de un contrato son contra-
rias a la Constitucin, porque son aciagas a la propiedad y a la ri-
queza en vez de protegerlas. Tales leyes son favors concedidos al
robo, a la ociosidad avara de bienes que no sabe adquirir por el
trabajo. Qu importa reivindicar una cosa mediante gastos, dili-
gencias y tiempo, que representan un valor double? Perder otro tan-
to de lo que se pretend, y nada ms. El enjuiciamiento expeditivo
que se debe a la inspiracin del comercio es el tipo del que convie-
ne a esta poca industrial en que el tiempo y la atencin son espe-
cies metlicas.
La confiscacidn de la propiedad, borrada para siempre del C-
.,digo Penal argentino por el Art. 17 de la Constitucin, puede ser
restablecida con solo mantener o renovar las confiscaciones adua-
neras llamadas decomisos, as en el comercio terrestre como mar-
timo. Los bienes que la Constitucin prohibe confiscar, no son los
races nicamente; poco se conseguira con ello, si hubiera de que-
,dar en pie la confiscacin de bienes muebles, que son el cuerpo
de la riqueza modern.
La confiscacin aduanera es el azote con que Carlos V y Fe-
lipe II persiguieron y asolaron desde su origen el comercio de
-Amrica y de Espaa. Conservar la confiscacin en las leyes de
.aduana es peor que mantenerla contra la propiedad raz. menus
Important para la riqueza de estos pases que el desarrollo de la
prosperidad commercial.
El embargo temporal puesto al ejercicio del derecho de pro-
piedad es otro modo hipcrita de conservar la confiscacin abolida
-por la Constitucin. Desde los romanos hasta hoy, el derecho de
propiedad comprendi sfempre el de usar y disponer de ella (ar-o
:tfculo 14 de la Constitucin). Segn esto. embar.ar o embarazar el
uso de la propiedad. es confiscarla; confiscacin relative, confisca-
cin transitoria, pero verdadera conlsrarin. Hablo de embargo
penales y fiscales; pues ni la expropiacin, ni el embargo judicial
-entre particulars participan de la confiscacin considerada en su
naturaleza penal.
No basta que las contribuciones, que los auxilios, que los soco-
rros forzosos slo puedan exigirse en virtud de ley. Es preciso que
-esta ley en ningn caso tenga el poder de exigir contribucin, au-
xilio ni socorro, que no tengan por causa la estricta necesidad de
tender a gastos legtimos del Estado, o una causa de enajenacin
perteneciente al derecho civil. De otro modo, toda contribucin in-
necesaria, todo auxilio, todo servicio ajenos de conocida utilidad
para el pas. aunque sean exigidos en virtud de ley, no sern ms
que ataques que la ley haga a la Constitucin en su articulo 17,
y a la riqueza en su ms precioso estimulo.
La propiedad puede ser atacada por toda ley industrial que
,coarte o restrinja el derecho dle v.ar y dce dispover de ello. asegu-
rndo por el Art. 14 de la Constitucin. Este derecho de usar y dis-
pnn'r de su propiedad,. como acaba de verse, no es diferente, se-
parado del dominio que por el derecho romano y espaol se ha
definido siempre: El derecho es una cosa del cual .nace la facultad
de disponer de ella. (Ley 33. titulo V. partida 5a.)
Alg:anos socia'islas de esta poca, menos audaces. que los que
regaron el derecho de propiedad, han sostenido que el Estado te-
na legtimo powder para limitar el uso y disponibilidad de la pro-
piedad. ya que no el de desconocer el derecho de su existencia. Sea
cual fuere el valor de esta doctrine, ella es Inconciliable con el ar









SISTEMA ECONMICO Y RENTSTICO 49

tculo 14 de la Constitucin argentina y con la nocin del derecho
de propiedad, que debemos al Cdigo Civil romano-espaol.
Segn esto, las leyes sunltuarias o prohibitivas del lujo, sea ea
vestidos, en coaches, en edificios, en consumos, las leyes que prohi-
ben a la generalidad de los habitantes emplear su capital en tal e
cual industrial, fabricar tal o cual manutactura, plantar y cultivar
tal o cual produccin agrcola, son opuestas a la Constitucin en
los artculos 14 y 17, que garantizan el derecho de propiedad con
la facultad esencial de usar y disponer de ella. Si no fuese as, no
tendramos razn para quejarnos de las leyes de Felipe II, que
organizan el taller del obrero lo mismo que el traje de los habi-
tantes.

Iv

De qu modo la seguridad personal, garantida por la Constitucin, puede
ser derogada por la ley en dao de la riqueza.

La seguridad personal, garantida por el articulo 18 de la Cons-
titucin, conforme a la ley, puede ser desconocida y atropellada por
la ley misma en muchsimos casos. Toda ley que deja en manos del
juez un poder discrecional sobre las personas, toda ley de polica
,jue entrega a sus agents el poder irresponsible de prender y
arrestar, aunque- sea por una hora, son leyes atentatorias de la se-
guridad personal, y por lo tanto esencialmente inconstitucionales.
Tales leyes desconocen su objeto, que no es alterar la Constitucin,
sino reducir a verdades de hecho sus libertades y garantas decla-
radas como derechos.
Una mala ley de allanamiento facility la violacin legal del
domicilio consagrado por la Constitucin como asilo amurallado,
no slo contra los asaltos del crime privado, sino tambin del cri-
men official. La Constitucin es una gran ley, que pesa sobre el le-
gislador lo mismo que sobre el ltimo de los legislados.
La Constitucin es la ley de las leyes.
Toda ley que restringe o limita el uso de los medios de defen-
sa judicial, es una ley que ataca la seguridad de las personas.
Toda ley penal incomplete, que por la imprevisin de sus dis-
posiciones facility la impunidad de los delitos, presta una coopera-
cin pasiva pero eficaz a los crmenes contra las personas,
Las leyes contrarias a la seguridad personal lo son igualmente
a la riqueza, que consistiendo en esta poca de industria en bienes
muebles principalmente, los cuales son product del trabajo direc-
to o indirecto del hombre, todo embarazo a la persona es un obs-
tculo puesto a la produccin.

v

De los infinitos medios cmo la libertad econmica puede ser derogada
por la ley orgnica.

La libertad econmica es de todas las garantas constituciona-
les la ms expuesta a los atropellamientos de la ley.
Se pueden llamar econmicas: la libertad de comercio y de na-
vegacin, el derecho al trabajo; la libertad de locomocin y de
trnsito, la de usar y disponer de su propiedad, la de asociarse,
consagradas por los' artculos 10, 11, 12 y 14 de la Constitucin.
El goce de estas libertades es concedido por la Constitucin









JUAN B. ALBERDI


a todos los habitantes de la Confederacin (son las palabras de.
su artculo 14). Concederlas a todos, quiere decir concederlas a ca-
da uno; porque si se entendiese por todos el Estado que consta del
conjunto de todos los habitantes, en vez de ser libertades seran
monopolios del Estado los derechos consagrados por el articulo 14.
Toda libertad que se apropia el Estado, excluyendo a los particu-
lares de su ejercicio y goce, constitute un monopolio o un estanco,
en el cual es violado el artculo 14 de la Constitucin, aunque sea
una ley la creadora de ese monopolio atentatorio de la libertad
constitutional y de la riqueza. La ley no puede retirar a ninguno
los derechos que la Constitucin concede a todos.
La libertad de comercio y de navegacin puede ser atacada por
leyes de derecho commercial y martimo, que establezcan matriculas
o gremios para el ejercicio de esta industrial; por leyes que vin-
culen al estado poltico de las personas, como hace el Cdigo de
Comercio espaol, la prctica del comercio; por leyes que pongan
en almoneda el derecho de ejercer determinados negocios esencial-
mente comerciales, como el de abrir ventas al martillo; por leyes
que establezcan los derechos llamados diferenciales, que no son nms
que monopolios disfrazados de un carcter provocative; por leyes
fiscales de patentes, aduanas, trnsito, peaje y cabotaje, puerto,
anclaje, muelle, faro y otras contribuciones gravitadoras sobre la
industrial commercial (1). Estas leyes pueden daar la libertad,
creando impuestos que la buena economa aconseja abolir; alzando
las tarifas que el buen sentido econmico aconseja disminuir en el
inters fiscal, por la regla de que ms valen muchos pocos que
pocos muchos; multiplicando las formalidades y trmites para ase-
gurar la percepcin del impuesto aduanero, como si el fisco fuese
todo y la libertad nada.
Son derogatorias de la libertad de comercio las leyes restricti-
vas del movimiento de internacin y extraccin de las monedas,
por ser la moneda una mercanca igual a las dems, y porque toda
traba opuesta a su libre extraccin es la frustracin de un cambio,
que deba operarse contra otro product importado del extranjero.
Tales leyes son doblemente condenables como iliberales y como ab-
surdas; como contrarias a la Constitucin y a la riqueza al mis-
mo tiempo.

VI

Toda ley que da al Gobierno el derecho de ejercer exclusivamente indus-
trias declaradas de derecho comn, crea un estanco, restablece el co-
loniaje, ataca la libertad.

Toda ley que atribuye al Estado die un modo exclusive, priva-
tivo o prohibitivo, que todo es igual, el ejercicio de operaciones o


(1) Cuando se dice que la libertad de comercio puede ser atacada
por leyes reglamentarias de estos objetos, no se pretend por eso que to-
da ley que estatuya en esos puntos es dirigida a contrariar la libertad.
A veces la libertad misma se impone sacrificios transitorios con el in-
ters de extender sus dominios. Tales son los derechos diferenciales que
la Confederacin Argentina acaba de establecer en favor del comercio
director de la Europa con sus puertos fluviales, abiertos a todas las ban-
deras, justamente con la mira de atraer las poblaciones y los capitals
europeos hacia el interior de la Amrica del Sud. Una restriccin deja
de ser proteccin retrgada desde que tiene por objeto convertir en he-
cho prctico un gran principio de libertad. Los derechos diferenciales apli-
cados a los sostenedores del monopolio son la libertad que se defiende
con la pena del talin.









SISTEMA ECONMICO Y RENTSTICO


contratos que pertenecen esencialmente a la industrial commercial ,
es ley derogatoria de la Constitucin en la parte que sta garantiza
la libertad de comercio a todos y cada uno de los habitantes de la
Confederacin. Por ejemplo, son operaciones comerciales las opera-
ciones de banco, tales como la venta y compra de monedas y espe-
cies metlicas, el prstamo de dinero a inters; el depsito, el cam-
bio de species metlicas de una plaza a otra; el descuento, es de-
cir, la conversion de papeles ordinarios de crdito privado, como
letras de cambio, pagars, escrituras, vales, etc., en dinero o en bi-
lletes emitidos por el banco. Son igualmente operaciones comercia-
les las empresas de seguros, las construcciones de ferrocarriles y
de puentes, el establecimiento de lneas de buques de vapor. No hay
un solo cdigo de comercio en que no figure esas operaciones, co-
mo actos esencialmente comerciales. En calidad de tales, todos los
cdigos las defieren a la industrial de los particulares. Nuestras an-
tiguas leyes, nuestras mismas leyes coloniales, han reconocido el
derecho de establecer bancos y de ejercer las operaciones de su gi-
ro, como derecho privado de todos los habitantes capaces de comer-
ciar (1). La Constitucin ha ratificado y consolidado ese sistema,
declarando por sus artculos 14 y 20 que todos los habitantes de
la Confederacin, as nacionales como extranjeros, gozan del dere-
cho de trabajar y de ejercer toda industrial, de navegar y comer-
ciar, de usar y disponer de su propiedad, de asociarse con fines
tiles, etc., etc.
Si tales actos, pues, correspondent y pertenecen a la industrial
commercial, y esta industrial como todas, sin excepcin, ha sido de-
clarada derecho fundamental de todos los habitantes, la ley que
da al Estado el derecho exclusive de ejercer las operaciones cono-
cidas por todos los cdigos de comercio, como operaciones de ban-
co y como actos de comercio, es una ley que da vuelta a la Consti-
tucin de pies a cabeza; y que adems invierte y trastorna todas
las nociones de gobierno y todos los principios de la sana economa
poltica.
En efecto, la ley que da al Estado el poder exclusive o no ex-
clusivo de fundar casas de seguros martimos o terrestres, de ne-
gociar en compras y ventas de species metlicas, en descuentos,
depsitos, cambios de plaza a plaza, de explotar empresas de va-
por terrestres o martimas, convierte al gobierno del Estado en co-
merciante. El Gobierno toma el rol de simple negociante; sus ofi-
cinas financieras son casas de comercio en que sus agents o fun-
cionarios compran y venden, cambian y descuentan, con la mira de
procurar alguna ganancia a su patrn, que es el Gobierno (2).
Tal sistema desnaturaliza y falsea por sus bases el del gobier-
no de la Constitucin sancionada y el de la ciencia, pues lo saca de


(1) Leyes 1, 6 y 14, tt. XVIII, lib. V Recop. Cast.
(2) Buenos Aires ofrece el ejemple ms sobresaliente que se conoz-
ca de este desorden. All el Banco es una oficina del Gobierno. No es
como los Bancos de Londres, de Francia, de Nueva York, que, como se
sabe, pertenecen a particulares. En Buenos Aires el banquero es el Go-
bierno de la Provincia; hace todas las funciones de un comerciante, y
adems hace la moneda que sirve de instrument obligatorio de los cam-
bios. Ese Banco es un barreno perpetuo abierto a sus libertades pblicas.
En vano se dar Constituciones escritas; en vano repetir sus "revolu-
ciones de libertad". Mientras el Gobierno tenga el poder de fabricar mo-
neda con simples tiras de papel que nada prometen, ni obligan a reem-
bolso alguno, el "poder omnmodo vivir inalterable como un gusano
roedor en el corazn de la Constitucin misma. Ese mal slo tendr re-
medio cuando la Nacin asuma el ejercicio de la deuda pblica de Bue-
nos Aires, como atribucin esencial de su soberana.









JUAN B. ALBERDI


su destino primordial, que se reduce a dar leyes (poder legislati-
vo), a interpretarlas (judicial), y a ejecutarlas (ejecutivo). Para
esto ha sido creado el gobierno del Estado, no para explotar in-
dustrias con la mira de obtener un lucro, que es todo el fin de
las operaciones industriales.
La idea de una industrial pblica es absurda y falsa en su base
econmica. La industrial en sus tres grandes modos de produccin
es la agriculture, la fabricacin y el comercio; pblica o privada,
no tiene otras funciones. En cualquiera de ellas que se lance el
Estado, tenemos al Gobierno de labrador, de fabricante o de mer-
cader; es decir, fuera de su rol esencialmente pblico y privativo,
que es de legislar, juzgar y administrar.
El gobierno no ha sido creado para hacer ganancias, sino para
hacer justicia; no ha sido creado para hacerse rico, sino para ser
el guardian y centinela de los derechos del hombre, el primero de
los cuales es el derecho al trabajo, o bien sea la libertad de in-
dustria.
Un comerciante que tiene un fusil y todo el poder del Estade
en una mano, y la mercadera en la otra, es un monstruo devorador
de to'das las libertades industriales. Ante l todo comercio es im-
posible: el de los particulares, porque tienen por concurrente al le-
gislador, al Tesoro pblico, la espada de la ley, nada menos; el del
Estado much menos, porque un gobierna que adems de sus ocu-
paciones de gobierno abre almacenes, negocia en descuentos de le-
tras, en cambios de moneda, emprende caminos, establece lneas de
vapor, se hace asegurador de buques, de casas y de vidas, todo
con miras de explotacin y ganancias, aunque sean para el Estado,
y todo eso por conduct de funcionarios comerciales o de comer-
ciantes fiscales y oficiales, ni gobierna, ni gana, ni deja ganar a
los particulares.
Con razn la Constitucin argentina ha prohibido tal sistema,
demarcando las funciones esenciales del Gobierno, ajenas entera-
mente a toda idea de industrial, y dejando todas las industries, to-
do el derecho al trabajo industrial y productor, para el goce de
todos y cada uno de los habitantes del pas.

vin

De cmo el derecho al trabajo, declarado por la Constitucin, puede ser
atacado por la ley.

El derecho al trabajo, asegurado a todo habitante de la Confe-
deracin por los artculos 14 y 20 de la Constitucin, sinnimo de
la libertad de industrial, segn las palabras mismas de la Constitu-
cin, puede ser alterado, desconocido o derogado como derecho cons-
titucional decisive de la riqueza argentina (porque la riqueza no
tiene ms fuente que el trabajo), por todas las leyes que con pre-
texto o con motivo de reglamentar y organizer el ejercicio del de-
recho al trabajo, lo restrinjan y limiten hasta volverlo estril e im-
productivo.
Muchos son los modos en que la ley puede ejercer esta opresin
destructora del trabajo libre, que es el nico trabajo fecundo.
Son opresoras de la libertad del trabajo y contrarias a la Cons-
titucin (artculos 14 y 20) en este punto, las leyes que prohiben
ciertos trabajos moralmente lcitos; las leyes que se introduced a
determinar cmo deben ejecutarse tales o cuales trabajos, con in-
tencin o pretexto de mejorar los procedures industriales; las le-








SISTEMA ECONMIQO Y RENTISTICO 53

yes proteccionistas de ciertas manufactures con miras de favore-
eer lo que se llama industrial national. Esta proteccin opresora se
opera por prohibiciones directs o por concesiones de privilegios y
exenciones dirigidas a mejorar tal fabricacin o a favorecer tal
fabricante.
Las leyes que exigen licencias para ejercer trabajos esencial-
mente industriales, consagran implcitamente la esclavitud del tra-
Lajo, porque la idea de licencia excluye la idea de libertad. Quien
pide licencia para ser libre, deja por el hecho mismo de ser libre:
pedir licencia, es pedir libertad; la Constitucin ha dado la libertad
del trabajo, precisamente para no tener que pedirla al Gobierno, y
para no dejar a ste la facultad de darla, que envuelve la de ne-
garla.
Son derogatorios de la libertad del trabajo todas las leyes y
decretos del estilo siguiente: Nadie podrd tener en toda la campa-
fla de la Provincia tienda, pulperia (taberna), casa de negocio o
trato, sin permiso del Gobierno, dice un decreto de Buenos Aires
de 18 de abril de 1832.
Un Reglamento de Buenos Aires, para las carretillas del tr-
fico y abasto, de 7 de enero de 1822, manda que todos los cargado-
res compongan una seccin general, bajo la inspeccin de un comi-
sario de policia. Las carretillas del trfico y de abasto son organi-
zadas en falange o seccin, bajo la direccin de la polica poltica,
cuyos comisarios dependent del ministry del Interior. Anguno pue-
de ejercer el oficio de cargador, sin estar matriculado y tener la
correspondiente papeleta. Para ser matriculado un cargador, debe
rendir informacin de buenas costumbres ante el comisario de
polica.
Otro decreto del Gobierno local de Buenos Aires, de 17 de ju-
lio de 1823, manda que ningn pen sea conchavado para servicio
alguno o faena de campo, sin una contrata formal por escrito, au-
torizada por el comisario de polica. Por un decreto de 8 de se-
tiembre de ese mismo ao, tales contratas deben ser impresas, se-
gn un formulario dado por el ministry de Gobierno y en papel se-
llado o fiscal.
Tales leyes y decretos de que est lleno el rgimen local de
la provincia de Buenos Aires, hacen impossible el trabajo; y ale-
jando la inmigracin, contribuyen a mantener despoblado el pas.
Qu inmigrado europeo dejar los Estados Unidos para venir a
enrolarse de trabajador bajo la polica poltica de Buenos Aires?
Exigir informacin de costumbres para conceder el derecho de tra-
bajar, es condenar a los ociosos a continuar siendo ociosos; exigir-
la ante la polica, es hacer a sta rbitra del pan del trabajador. Si
ao opina como el Gobierno, pierde el derecho de trabajar y muere
de hambre.
La Constitucin provincial de Buenos Aires (Art. 164) concede
la libertad de trabajo en estos trminos: La libertad del trabajo,
industrial y comercio es un derecho de todo habitante del Estado,
siempre que no ofenda o perjudique la moral pblica ".
No hay libertad que no se vuelva ofensiva de la moral desde
que degenera en licencia, es decir, desde que deja de ser libertad. La
Constitucin de Buenos Aires no necesitaba decirlo. Poner esa re-
serva es anticipar la idea de que el trabajo, la industrial, el comer-
cio pueden ser ofensivos a la moral. Eso es manchar el trabajo con
la sospecha, en vez de dignificarlo con la confianza. Presumir que
el trabajo, es decir, la moral en accidn, pueda ser opuesto a la mo-
ral misma, es presuncin que slo puede ocurrir en pauses invete-








54 JUAN B. ALBERDI

rados en la ociosidad y en el horror a los nobles fastidious del
trabajo.
Ninguna libertad debe ser ms amplia que la libertad del tra-
bajo, por ser la destinada a atraer la poblacin. Las inmigraciones
no se componen de capitalistas, sino de trabajadores pobres; crear
dificultades al trabajo, es alejar las poblaciones pobres, que vienen
buscndolo como medio de obtener la subsistencia, de que carecan
en el pas natal abandonado.
Por otra parte, siendo el trabajo libre la principal fuente de
la riqueza, embarazarlo por reglamentos no es otra cosa que con-
trariar y daar el progress de la riqueza en su fuente ms pura y
abundante.
Son pocos los trabajos en que el inters mismo de su buen xi-
to exija la intervencin de la autoridad para todos los casos de em-
prenderse: tales son los bancos, los caminos, las lineas de buques
de vapor, las casas de seguros, y en general el establecimiento de
las sociedades annimas. Es prudent y til la intervencin de la
autoridad en la organizacin de estas empresas por particulares,
siempre que tal intervencin se limited a una simple vigilancia, en-
caminada a conseguir que la ley protectora de los derechos priva-
dos no se quebrante en su perjuicio, por los infinitos abusos que
facility el mecanismo de negocios, que afectan a centenares de per-
sonas, que se administran por unos pocos, y que se envuelven en
las regions nebulosas de la especulacin, inaccesibles de ordinario
a los ojos comunes.
Tambin hay trabajos o industries que sern siempre objeto de
profesiones exclusivas, por el inters que la sociedad en general y
los particulares tienen en que la medicine, v. g., la farmacia, la abo-
gaca, la nutica, el cabotaje, la geometra aplicada a las construc-
ciones y mensuras, sean ejercidas por personas investidas de diplo-
mas justificativos de haber hecho los vastos y complicados studios
que su ejercicio inteligente require, con la .esperanza de un mono-
polio que sirve a la vez de recompensa y estmulo de largos aos de
studios preparatorios, y de garanta general contra los desacier-
tos de la ignorancia y del empirismo alentados por el cebo de ad-
quisicin.

VIII

La libertad del trabajo puede ser atacada en nombre de la organizacin
del trabajo. Verdadero sentido de esta palabra alterado por los so-
cialistas.
En general puede ser atacada la Constitucin en sus libertades
sobre la industrial por todas las leyes, que, teniendo por objeto lo
que la escuela de economa socialist ha llamado organizacin del
trabajo, desconozcan que el trabajo no puede recibir otra organiza-
cin, o ms bien no puede ser organizado por otro medio, que por
la legislacin civil aplicada a los tres grandes ramos en que el tra-
bajo y la industrial se dividen: agriculture, comercio, industrial fa-
bril. En cualquiera de estos ramos, el rol orgnico de la ley es el
mismo que en la material civil; l consiste en establecer reglas con-
venientes para que el derecho de cada uno se ejerza en las funcio-
nes de producer, dividir y consumer el product de su trabajo (agr-
cola, fabril o commercial sin daar el derecho de los dems.
En este sentido, organizer el trabajo no es ms que organizer
o reglamentar el ejercicio de la libertad del trabajo, que la Consti-
tucin asegura a todos los habitantes. No hay ms que un sistema








SISTEMA ECONMICO Y RENTISTICO


de reglamentar la libertad; y es el de que la libertad de los unos
no perjudique a la libertad de los otros: salir de ah, no es regla-
mentar la libertad del trabajo; es oprimir. Los cdigos commercial,
agrcola y fabril tienen toda la misin de organizer el trabajo.
De lo dicho hasta aqu se infiere que la ley puede ser un medio,
y el ms temible, de derogar las garantas que la Constitucin con-
cede a la produccin de las riquezas, con motivo o con pretexto de
organizer su ejercicio; y que la Constitucin misma pone en manos
del legislator el pretexto de ejercer este abuso por ignorancia, in-
consecuencia o mal espritu, concediendo todas las libertades eco-
nmicas que dejamos pasadas en revista, con sujecin a la ley en
lo tocante a su ejercicio.

Ix

Por qu la Constitucin sujet a la ley el ejercicio de los
derechos econmicos.
Ni la Constitucin argentina ni ninguna otra habra sido capaz
de evitar este escollo, concediendo la libertad sin sujecin ni refe-
rencia a la ley. Este medio era impossible; porque, como hemos di-
cho arriba, ninguna Constitucin se realize por sus propias disposi-
ciones y sin el auxilio de la ley reglamentaria u orgnica de los
medios de ejecucin. Si una Constitucin se bastase a s propia, no
habra necesidad de otra ley que ella, y toda la legislacin civil y
penal carecera de objeto.
Era inevitable dejar a la ley el cuidado de hacer efectiva la li-
bertad econmica declarada por la Constitucin, cualquiera que
fuese el peligro. Este defecto no es de la Constitucin argentina, si-
no de toda legislacin humana.
Lo que debi hacer la Constitucin en este punto lo hizo, y fu
dar el antdoto, el contraveneno, la garanta para que el poder dado
a la ley de hacer efectiva la Constitucin, no degenerase en el po-
der de derogarla con el pretexto de cumplirla. En este punto la
Constitucin argentina excedi a todas las conocidas de Sud Am-
rica, por la seguridad que di al derecho privado contra el abuso
del ms temible poder, que es el poder del legislator.
En efecto, la Constitucin argentina, como todas las conocidas
en este mundo, Vi el escollo de las libertades, no en el abuso de
los particulares tanto como en el abuso del poder. Por eso fu que
antes de crear los poderes pblicos, traz en su primera parte los
principios que deban servir de lmites de esos poderes: primero
construy la media, y despus el poder. En ello tuvo por objeto
limitar, no a uno sino a los tres poderes; y de ese modo el poder
del legislator y de la ley quedaron tan limitados como el del Eje-
cutivo mismo.
Veamos los medios de que la Constitucin se vali para conse-
guir que su obra no fuese destruida por la obra de la ley, que de-
ba ser su intrprete.

x

Garantas de la Constitucin contra las derogaciones de la ley orgnica.-
Base constitutional de toda ley econmica.
De dos medios se ha servido la Constitucin para colocar sus
garantas econmicas al abrigo de los ataques derogatorios de la ley







JUAN B. ALBERDI


orgnica: primero ha declarado los principios que deben ser bases
constitucionales y obligatorios de toda ley; despus ha repetido pa-
ra mayor claridad explcita y terminantemente, que no se podr dar
ley que altere o limited esos principios, derechos y garantas con
motivo de reglamentar su ejercicio.
He aqu sus disposiciones en que se establecen las bases o prin-
eipios de toda ley econmica.
La Constitucin ha sido dada, segn las palabras de su prem-
bulo, con el objeto de afianzar la justicia, consolidar la paz inte-
rior, proveer al bienestar general y asegurar los beneficios de la
libertad, para nosotros, para nuestra posteridad y para todos los
hombres del mundo que quieran habitar en el suelo argentino ". No
son estos todos los objetos de la Constitucin, sino los objetos eco-
nmicos. No tengo necesidad de demostrar la intimidad que estos
objetos tienen con la economa poltica, o bien sea con la riqueza
national.
Toda ley que al reglamentar los intereses econmicos lleve
otros objetos que los que la Constitucin tiene en mira, es una ley
de falsia y de traicin a los propsitos de la ley fundamental. La
ley no debe tener otras miras que las de la Constitucin. La Consti-
tucin design el fin; la ley constitute el medio. Dice la Constitu-
cin: Hgase esto; y la ley dice: He aqui el medio de hacer eso.
Y a fin de que la ley no se extrave en la adopcin del medio,
la Constitucin ha sealado hasta los principios y bases de los
medios.
A este fin ha consagrado las siguientes disposiciones, que no
son sino resultados lgicos de sus miras generals expresadas en
el prembulo:
"Todos los habitantes de la Confederacin (dice el artculo 14)
gozan de los derechos de trabajar y ejercer toda industrial; de na-
vegar y comerciar; de entrar, permanecer, transitar y salir del te-
rritorio; de usar y disponer de su propiedad; de asociarse con fines
tiles; de profesar libremente su culto; de ensear y aprender."
Esta disposicin del Art. 14 traza los fines y limits en que se
encierra el poder del legislator, sobre el modo de organizer el ejer-
cicio de la libertad econmica.
"La propiedad es inviolable (dice el Art. 17); ningn habi-
tante de la Confederacin puede ser privado de ella. Slo el Con-
greso puede imponer las contribuciones qu seala el Art. 4 de la
Constitucin. Ningn servicio personal es exigible. Tolo autor o
inventor es propietario de su obra o invento. La confiscacin de
bienes queda borrada para siempre. "
Declarando esto, la Constitucin ha querido que estas miras
sean las miras de toda ley reglamentaria del ejercicio del derecho<
de propiedad, y que ellas sirvan de regla y lmite de sus disposi-
ciones orgnicas.
En favor de la seguridad personal. la Constitucion (Art. 18)
ha sealado a la ley, como bases y reglas inapelables de su powder
reglamentario de esa garanta, las siguientes: "Ningn habitante
puede ser penado sin juicio previo fundado en ley anterior al hecho,
ni sacado de sus jueces. Nadie puede ser obligado a declarar con-
tra s mismo, ni arrestado, sino en virtud de orden escrita de auto-
ridad competent. Es inviolable la defense judicial. El domicilio
es inviolable, lo son tambin la correspondencia y los papeles ".
Si al promoter estas garantas, la Constitucin hubiera querido
dejar en manos del legislator el poder de alterarlas o derogarlas
por leyes reglamentarias de su ejercicio, la Constitucin seria hip-
erita y falaz. Tal pensamiento no debe asomar en la cabeza de na-








SISTEMA ECONMICO Y RENTISTICO 57

die. Enumerando esos diferentes medios de garantizar la seguridad,
personal, la Constitucin ha dado a la ley los limits de que no,
puede salir su accin reglamentaria de esa garanta, sin la cual
la propiedad y la riqueza son quimricas.
Cuando la Constitucin ha dicho por su artculo 26: La nave-
gacin de los ros interiores de la Confederacin es libre para todas
las banderas, ha podido desear que quedase en manos de la auto-
ridad ordinaria la facultad de disminuir o alterar esa libertad? Tal
intencin hara deshonor a nuestra ley fundamental: no la ha te-
nido, y su tenor complete garantiza la pureza de su espritu de-
libertad en ese punto.
Una navegacin libre, conforme a reglamentos opresores, seria
la libertad de Figaro aplicada a los objetos ms serious de la le-
gislacin argentina; sera traer la comedia al inters de vida o
muerte para la Repblica desierta, que debe poblarse al favor de
la libre navegacin interior.
Para regular la libertad no es menester disminuir, ni alterar la
libertad; al contrario, disminuirla es desarreglar su ejercicio, que
por la Constitucin tiene por regla el ser y mantenerse siempre ella
misma, y no su imagen mentirosa.
En efecto, para no dejar al legislator la menor duda de que
el poder de reglamentar no es el poder de alterar o disminuir la li-
bertad, le ha trazado la siguiente regla, que envuelve toda la teora
fundamental del derecho orgnico y administrative argentino: Los
principios, derechos y garantas reconocidos en los anteriores ar-
ticulos (los ya citados) no podrn ser alterados por leyes que re-
glamenten su ejercicio (articulo 28).
Este lmite constitutional, trazado al poder del legislator y de
la ley, es una grande y poderosa garanta en favor de la libertad
y del progress econmico de nuestra Repblica, antes colonia es-
pafola.
Esa limitacin era una necesidad fundamental de nuestro pro-
greso.
Prohibir esa alteracin legislative es admitir la posibilidad de
su existencia. No poda dejar de admitirla una Constitucin leal y
sincera, que se propone fundar la libertad en un pas que ha reci-
bido de manos del mayor despotismo econmico su existencia, su
erganizacin, sus leyes y sus hbitos de tres siglos.
La Constitucin sabia que lo que ha existido por tres siglos no
puede caer por la obra de un decreto. Muchos afos sern necesarios
para destruirlo. Se puede derogar en un moment una ley escrita,
pero no una costumbre arraigada: un instant es suficiente para
derrocar a cafionazos un monument de siglos, pero toda la plvora
del mundo seria impotente para destruir de un golpe una preocu-
pacin general hereditaria. As la costumbre, es decir, la ley encar-
nada, la ley animada por el tiempo, es el nico medio de .derogar
la costumbre. Un siglo de libertad econmica, por lo menos, ser
necesario para destruir del todo nuestros tres siglos de coloniaje-
monopolista y exclusive.








JUAN B. ALBERDI


ARTICULO II.

DE COMO PUEDE SER ANULADA LA CONSTITUTION, EN MATERIAL
ECONOMIC, POR LAS LEYES ORGANICAS ANTERIORES
A SU SANCION.

I

Nuestra legislacin espaola es Incompatible en gran parte con la Cons-
titucin modern. La reform legislative es el nico medio de poner
en prctica el nuevo rgimen constitutional.

Las leyes a que la Constitucin sujeta el ejercicio de las liber-
tades y garantas por ella consagradas en favor de la produccin
econmica, no son nicamente las leyes que deben dar en lo future
nuestros Congresos para poner en ejercicio la Constitucin; son
tambin las leyes anteriores a la Constitucin tanto colonial como
republican.
Fuera de la Constitucin no existe, ni puede, ni debe existir
ley alguna que de algn modo no sea reglamentaria de los princi-
pios, derechos y garantas privados y pblicos, que la dicha Consti-
tucin establece como base fundamental de toda ley en la Repbli-
ca. Segn' esto, todas las leyes del derecho civil, commercial y penal,
todos los reglamentos de la administracin en sus diferentes ramos
de gobierno, guerra, hacienda, marina, etc., no son ms que leyes
y decretos orgnicos destinados a poner en ejercicio los derechos
del Estado y de sus habitantes, consagrados expresamente por la
ley fundamental de las otras leyes.
Por consiguiente, las garantas y declaraciones contenidas en
los Arts. 14, 16, 18, 26 y 28 de la Constitucin, que trazan los limi-
tes del poder de la ley y del legislator en la manera de regular el
ejercicio de los derechos econmicos, no slo prohiben la sancin
de nuevas leyes capaces de alterar la libertad econmica concedida
por la Cc.ustitucin, sino que imponen al legislator, y a todos los
poderes creados para hacer cumplir la Constitucin, el deber de
promover la derogacin expresa y terminante de todas nuestras le-
yes y reglamentos anteriores a 1853, que de algn modo limitaren
o alteren los principios del nuevo sistema constitutional. El enemi-
go ms fuerte de la Constitucin no es el derecho venidero, sino el
derecho anterior; porque como todo nuestro derecho, especialmente
el civil, penal y commercial, y lo ms del derecho administrative, son
hispano-colonial de origen y anterior a la sancin de la Constitu-
cin, ms ha tenido sta en mira la derogacin del derecho colonial,
que altera el ejercicio de los nuevos principios de libertad econ-
mica, que no el que debe promulgarse en lo future. La Constitucin
en cierto modo es una gran ley derogatoria, en favor de la libertad,
de las infinitas leyes que constituan nuestra originaria servi-
dumbre.
Esta mira se encuentra declarada expresamente por la Consti-
tucin en su Art. 24, que dispone lo siguiente: El Congreso promo-
ver la reform de la actual legislacin en todos sus ramos ".
Esta reform constitute la porcin ms important de la orga-
nizacin de la Constitucin y del pas. No es un trabajo de lujo,
de ostentacin, de especulacin administrativas; es el medio nico
de poner en ejercicio las libertades consagradas por la Constitucin,
el nico medio de que la Constitucin llegue a ser una verdad de








SISTEMA ECONMICO Y RENTSTICO


hecho. Para llevar a cabe nuestra organizacin de libertad en ma-
teria econmica, es menester destruir nuestra organizacin de co-
lonia. Nuestra organizacin de colonia se conserve entera en la le-
gislacin que debemos a los monarcas espaoles, que fundaron es-
tas repblicas de cuarenta aos, antes colonies de tres siglos. El
espritu de esa legislacin de prohibicin, de exclusion, de monopo-
lio, es la anttesis de la Constitucin de libertad industrial, que nos
hemos dado ltimamente. Pensar que una Constitucin semejante
pueda ponerse en ejecucin por las leyes orgnicas que se nos die-
ren por reyes como Carlos I, Carlos V y Felipe II, los autores y
representantes ms clebres del sistema prohibitivo en los -dos
mundos, es admitir que la libertad puede ejecutarse por medio de
monopolios, exclusiones y cadenas; es faltar a todas las reglas de
sentido comn. Pues bien, la obra de estos campeones del exclusi-
vismo y de la prohibicin existe casi intacta entire nosotros, frente
a frente de la repblica escrita en las Constituciones y hollada en
las leyes. Sus desoladoras leyes de navegacin fluvial y de comer-
cio han regido en el Plata hasta la cada de Rosas, y. el motivo bo-
chornoso del enojo de Buenos Aires con la Nacin es la derogacin
que sta ha hecho del derecho fluvial indiano por la mano del ven-
cedor de Rosas.
Las Leyes de Partida, y lo que es peor, las Leyes de Indias, la
Novsima Recopilacin, las Reales Cdulas de los monarcas abso-
lutistas que organizaron nuestra servidumbre en materials econmi-
cas, son el derecho privado y administrative que mantenamos has-
ta ahora poco, en medio de nuestro orgullo de republicans indepen-
dientes. Hasta hoy obedecemos infinitas leyes de despoblacin y de
ruina, emanadas de un Yo quiero, Yo Zo mando, de Felipe II y otros
reyes absolutos aciagos a la industrial como l, al mismo tiempo que
objetamos decenas de nulidades y negamos todo respeto a las leyes
de nuestros Congresos republicans.
Ha llegado la hora de traer la libertad, es decir la revolucin
de Mayo, el derecho orgnico, en que se mantiene el rgimen colo-
nial, gobernando los hechos de la vida prctica, mientras la revo-
lucin se mantiene ufana en las regions metafsicas del derecho
constitutional escrito.
La reform de la legislacin ha sido impuesta por la Constitu-
cin, porque ella es el medio de que las libertades constitucionales
no se truequen en cadenas legales al llegar a la 'prctica. En nada
ha sido ms leal y sabia la Constitucin de Mayo, que en esa dis-
posicin fecunda aue condena a muerte nuestro derecho colonial,
como enemigo radicalista del nuevo rgimen en poltica econmica
y rentstica.

I

Bases econmicas de la reform legislative.

La reform de la legislacin, tarea gloriosa de los Congresos
venideros, llamados a realizar las grandes promesas de la revolu-
cin americana consagradas por la Constitucin arrentina; la re-
forma legislative ser la parte difcil de la revolucin, porque ten-
dr necesidad del anoyo de la ciencia, y, ms que todo, de la expe-
riencia y del studio del modo de ser normal de nuestro sistema
econmico sud-americano.
En parte del program de esos vastos trabajos, que sern la
obra de muchas generaciones de hombres libres, sanos licito lan-








JUAN B. ALBERDI


zar algunas bases embrionarias, en este libro de cooperacin, a los
trabajos orgnicos de la Repblica Argentina de hoy y de maana,
si no estamos equivocados.
Un plan complete de reform legislative exigira tantos progra-
mas separados como ramas tiene la legislacin, porque todas ellas,
eoncurren a poner la Constitucin en ejercicio.
Enumerar las reforms econmicas exigidas por la Constitucin
en derecho civil, en material de procedimientos, en material penal,
-en derecho administrative, en legislacin de comercio y martima,
*n derecho agrario y fabril, seria escribir un libro entero, que no
est hecho y que carece de antecedentes auxiliares an en lenguas
extranjeras.
Me contraer slo a las reforms econmicas exigidas por la
Constitucin argentina en el ramo de legislacin civil.
Debe haber en el derecho civil un sistema econmico, como lo
hay en la Constitucin de que ese derecho es un cdigo orgnico o
reglamentario. Veremos qu reforms son requeridas para esta-
blecerlo.
El derecho civil estatuye sobre las personas y las cosas.
Veamos los puntos derogados por la economa constitutional en
cuanto a las personas primeramente, y despus en cuanto a las
soscs e bienes.


III

Reformas econmicas del derecho civil con respect a las personas.-Di-
visin de gas personas.-Potestad dominica.-Patria potestad.-Muer-
te civil.-Matrimonio.-Tutela y curatela.-Los menores, mujeres e
incapaces no deben ser protegidos por la ley a expenses del capital
y del crdito.

Desde la sancin de la Constitucin, ya no se diferencian las
personas en cuanto al goce (le los derechos civiles, como antes su-
ceda, en libres, ingenuos y libertinos; en ciudadanos y peregrinos;
en padres e hijos de familiar, para los fines de adquirir.
Todas nuestras leyes civiles sobre servidumbre o vasallaje, so-
bre ingenuos, sobre potestad dominica, sobre libertinos y sobre ea-
tranjeros, estn derogadas por los artculos 15, 16 y 20. El Art. 15
suprime la esclavitud; el Art. 16 iguala a todo el mundo ante la ley.
y el 20 concede al extranjero todos los derechos civiles del ciu-
ladano.
La patria potestad, que estableca nuestro derecho civil espa-
ol de origen romano-feudal, recibe de nuestra Constitucin moder-
na cambios de grande influjo en la economa poltica. La modern
ciudadana impone deberes incompatible con la antigua dependen-
cia domstica. Un ciudadano menor de veinte y cinco aos, que pue-
de ser elector poltico, es decir, que puede pactar y contratar en
los ms arduos negocios de la Repblica, seria incapaz de comprar
y vender eficazmente en material civil?
La antigua division de la patria potestad, en onerosa y til es
corregible por el nuevo espritu constitutional. En virtud de la po-
testad til, el padre tiene derecho de vender o de empear a sus
hijos, en casos de miseria, segn las leyes 8 y 9, ttulo 17, parte
cuarta. Este dominio inmoral subsistira en presencia de la Cons-
titucin, que ha dicho (Art. 15): Todo contrato de compra-venta de
personas es un crime?
La patria potestad til (leyes 5, ttulo 17, parties 4." y 13, ttu-
la 6, parte 6) da al padre la administracin y el usufructo de los









SISTEMA ECONMICO Y RENTISTICO 61

bienes adventicios del hijo menor de veinte y cinco afios. Son ad-
venticios los bienes que el hijo adquiere por su industrial, o por he-
rencia de su madre o parientes. Como el derecho civil rige tambia
en material de comercio, de agriculture y de industrial fabril, se si-
gue de ese principio que un negociante, un labrador, o un fabricante
menor de veinte y cinco aos bien podr adquirir la fortune de un
milln, no por eso seria dueo de administrarla por si, ni de los
provechos o frutos de ella. Ese sistema de origen romano, bajo cuyo
imperio los padres adquieren por medio de sus hijos lo mismo
que por sus esclavos, quita a la produccin su ms poderoso esti-
mulo, y hace insegura y difcil la circulacin de la propiedad, qui-
tando al hijo capaz de administrar el derecho de hacerlo vlida-
mente.
El matrimonio, raz de la familiar en que prende el germen de
la poblacin y en que se educan el hombre y el ciudadano, el ma-
trimonio, segn la ley 4.a, tt. 17, part. 4.a, slo es origen de la pa-
tria potestad, cuando es legtimo; y "slo es legtimo, cuando se
contrae conforme al orden establecido por la Iglesia". Segn la
ley 15, tt. 2, part. 4.a, es irreligioso el matrimonio celebrado con
un protestante, por consiguiente incapaz de producer efectos civi-
les, el primero de los cuales es la patria potestad. Semejante dere-
cho civil hace impossible la familiar argentina de carcter mixto, la
familiar hispano-sajona, que es la llamada a crear la libertad, la In-
dustria y la poblacin argentina por la mezcla de nuestro tipo orien-
tal con las razas del norte, mediante la pacfica accin de la ley,
en vez de provocar la conexin de la conquista. La derogacin de
ese derecho intolerante es consecuencia forzosa del Art 14 de la
Constitucin, que legitima y consagra "el derecho de profesar li-
bremente su culto"; y del Art. 20, que da a los extranjeros "todos
los derechos civiles del ciudadano, el de ejercer libremente su cul-
to, y el de casarse conforme a las leyes ", que en adelante deben
ser expresin en este punto de la libertad religiosa, consagrada por
el cdigo fundamental.
El nuevo derecho constitutional no admite la prdida del esta-
do civil capitiss diminutio) que nuestro derecho espaol tom del
romano. No hay crime que desnude al habitante de la Repblica
Argentina del derecho civil en su propiedad, estando al Art. 17 de
la Constitucin, que ha dicho': "La confiscacin de bienes queda
borrada para siempre del Cdigo Penal argentino".
Ya no hay tutela de patrons.
La curatela debe ser modificada en cuanto a la edad para su
expiracin. Es menester legitimar la administracin del menor de
veinte y cinco aos que es capaz de ejercerla sin su dao. Reducir
el trmino de la curatela, es disminuir el nmero de los incapaces
civilmente hablando.
Ya no es cargo pblico desde que cualquiera puede rehusarle
en virtud del Art. 17 de la Constitucin, por el cual ningn servicio
personal es exigible.
Los menores y las mujeres deben ser protegidos en su incapa-
cidad natural por la ley civil protectora de la riqueza pblica, no
por la concesin de privilegios e hipotecas, que destruyen las ga-
rantas de igualdad civil ante la ley, dada por el Art. 16 de la Cons-
titucin. En respeto de ese principio, que tambin impera sobre el
menor, la ley civil debe buscar seguridades y garantas que suplan
y remedien su incapacidad natural, en medios que no hagan peor
y desigual la condicin del crdito que interest al capitalist y al
industrial, menospreciados por el derecho romano que ha servido
de modelo al nuestro, sin tomar en cuenta la diferencia de las po-









JUAN B. A BEDI


cas, de los intereses y de civilizaciones. La caridad cristiana, alma
de la legislacin modern, exige much, es verdad, en favor de la
incapacidad del menor y de la mujer: pero deja de ser ilustrada
la caridad que concede esa proteccin a expenses de la civilizacin
y del bienestar general, que abraza el inters de todos, mayores y
menores; y que es llamada a desenvolverse en sus elements mate-
riales por la accin del capital, que no existe y que debe ser atrado
por favors estimulantes de la ley civil, a fin de que nos d pobla-
cin, caminos, canales, puentes, escuelas y todas las mejoras que no
podemos emprender por falta de capitals, como lo confesamos a
cada paso, y sin los cuales la condicin de los dbiles es ms d-
bil todava.
Qu estmulo ni qu aliciente pueden tener los capitals -ex-
tranjeros para venir a colocarse en pauses en que, a ms de vivir
expuestos a los peligros de la anarqua permanent y del despotis-
mo que renace con cualquier pretexto, encuentran su peor enemigo
en la ley civil, que les present de frente un ejrcito de competi-
dores armados de privilegios, los cuales echan al capital ocupado
en empresas progresistas en el ltimo rango, cada vez que es nece-
sario expropiar judicialmente al comn deudor insolvente? El me-
nor, el enfermo, la mujer, el ausente, el fisco, el cabildo, los cole-
gios, los hospitals, todo el mundo es de mejor condicin que el ca-
pital aplicado a la produccin de la riqueza national en cualquiera
de los tres grandes ramos de la industrial, comercio, agriculture y
fbricas. Tales leyes son ciegas; no ven dnde estamos ni adnde
vamos. Ellas son el secret de nuestra pobreza, soledad y abandon,
en el mismo grado que el desorden permanent.
Sobre todo esa legislacin civil, destructora del equilibrio, que
es la ley dinmica de la riqueza, es opuesta a la Constitucin (ar-
tculo 16), que hace a todos los habitantes iguales ante la ley, y
que suprime todas las prerrogativas y fueros personales. La igual-
dad deja de existir desde que hay prerrogativas, fueros o privile-
gios, que todo es igual, ya emanen de la sangre, ya de la edad, del
sexo o de la miseria. Al capital excluido, oprimido, vencido por el
privilegio, poco le importa que sea un noble o un menor el vence-
dor: la iniquidad es la misma a los ojos de la igualdad proclamada
base obligatoria y constitutional de la modern ley civil. El artcu-
lo 64, inciso 16, encarga al Congreso de promover el progress in-
dustrial y material, y la importacin de capitals extranjeros, por
leyes protectoras de estos fines y por concesiones temporales de
privilegios y recompensas de estimulo. Las leyes de que hablamos
son destructoras de estos fines, porque en vez de atraer los capi-
tales, ofrecindoles privilegios y estmulos en su favor, los alejan
concediendo privilegios en su contra. Esa disposicin constitucio-
nal es la sancin de la doctrine que acabamos de exponer; importa
ahora que la reform convierta en verdad prctica el favor ofreci-
do a los capitals extranjeros, reemplazando los privilegios que los
hostilizan por otros que los atraigan. El privilegio al capital, s,
que es un medio de igualacin o nivelacin: es la reaccin que de-
be traer el nivel.
Iv

Reformas del derecho civil que se refieren a las cosas o bienes.-Puntos
de oposicin entire el derecho civil romano, que ha sido y puede ser
modelo del nuestro, con el estado econmico de esta poca.
Veamos ahora las reforms que exige el sistema econmico de
la Constitucin, en la parte de nuestro derecho civil que se refiere









SISTEMA ECONMICO Y RENTISTICO 63

a las cosas, bienes o riqueza (que todo es igual), considerados en el
sistema de su adquisicin o produccin.
Para hacer ms perceptible la oposicin de algunos puntos de
nuestro derecho civil con el sistema econmico de nuestra Consti-
tucin, expresin cabal de la economa liberal modern, estudiare-
mos primero esa oposicin en el derecho romano, origen histrico
del nuestro y del Cdigo Civil francs, models favorites ambos de
,los cdigos civiles de la Amrica antes espaola.
Adquirir, en el derecho civil romano, equivala a producer, se-
gn la acepcin que la economa actual da a esta palabra.
De los tres modos actuales de producir-agricultura, comercio,
y fbricas-los romanos slo admitan el primero en su derecho
civil, porque era la nica industrial que ejercan. El comercio y las
fbricas estaban en manos de esclavos y de extranjeros. Roma pa-
gaba con el dinero obtenido por la guerra las producciones de la in-
dustria extranjera. El trabajo era ttulo de afrenta y vilipendio.
Un senador fu condenado a muerte por haber conducido una mer-
canca. Bajo ese espritu se form el derecho romano imitado por
el nuestro.
No se conoce derecho commercial romano, ni derecho industrial
romano, porque los romanos no ejercian el comercio ni la industrial.
Despus de la agriculture o antes que ella, su modo favorite
de adquirir era la guerra (ocupacin blica) a la que con razn mi-
raban como medio de adquirir, y no de producer; de todos los tra-
bajos el de la guerra es el nico que nada produce para la riqueza
general, aunque produzca para el conquistador.
La adquisicin blica, estril, primitive y salvaje por carcter,
es abolida en cierto modo por la Constitucin argentina (no obs-
tante su artculo 64, inciso 22), por la obligacin que impone al
.Gobierno de afianzar las relaciones de comercio con las naciones ex-
tranjeras, por medio de tratados que estn en conformidad con Tos
principios del derecho pblico establecidos en ella (Art. 27). El ar-
tculo 4 enumera las fuentes constitucionales del Tesoro national,
pero no comprende en ellas la ocupacin blica. El Art. 13, que
hace admisibles nuevas provincias en la Confederacin, no habla
de adquisiciones territoriales por conquista o guerra, sino de crea-
ciones interiores de carcter administrative. El derecho consignado
en los tratados con Inglaterra, declarado parte de la ley supreme
de la Nacin por el Art. 31 de la Constitucin, garantiza las pro-
piedades privadas de ambos pauses contra todo gnero de aquisicin
blica.
La adquisicin industrial, hija del trabajo, desconocida entire
los romanos, careca de la proteccin de sus leyes civiles.
Por la guerra adquiran tierras, capitals y brazos (esclavos).
Su agriculture hacia producer escasamente a la tierra por el
trabajo de sus esclavos, que de paso deshonraban y cegaban esta
fuente de riqueza.
Adquiran tambin por medio de Tos hijos, especie de esclavos
o de cosa perteneciente al padre, que tena derecho de vida y muer-
te sobre ellos. Las adquisiciones de los hijos, llamadas peculio, ,ce-
dan en provecho del padre cuando procedan de la industrial (pe-
culio profecticio y adventicio). Slo el peculio military (castrense)
era del hijo: en cuanto a estos bienes de origen guerrero, era con-
siderado como padre de familiar. Lo adquirido por la lanza era pro-
pio absolutamente; lo ganado por el arado perteneca al padre en
cuanto al beneficio y administracin. As estimulaban la adquisi-
cin blica que hizo pasar a sus manos la riqueza que Cartago y
el Egipto debieron al trabajo industrial.









JUAN B. ALBERDI


Todo el sistema de adquisicin civil es diferente en esta po-
pecho y pesar.
Lo que los romanos llamaban modo originario imperfecto de
adquirir (accesin industrial), es uno de los modos ms perfectos
que reconozca la adquisicin modern.
La adquisicin por medio de la produccin industrial simple
y pura, la adquisicin por medio del trabajo, de la tierra y del
capital propios, no ajenos, que es la ley de formacin de la riqueza
modern, ni siquiera cuenta con un solo estatuto protector en el
.derecho civil romano.
La accesin industrial agrcola, que era el medio de adquirir
el fruto productt) de la cosa ajena, supone el trabajo en unos y
la propiedad territorial en otros, es decir, el feudalismo patricio.
De lo que ellos llamaban su modo perfect de adquirir (la ocu-
pacin), slo tenemos en el da la invencin de las minas y la
*pesca.
La tradicin, que era su modo derivative de adquirir, no es el
nico en la poca present; pues el titulo (contrato) a que ellos
llamaban causa remota de dominio, basta por s solo en el da para
operar una adquisicin perfect y complete.
El derecho a la cosa, es decir, el crdito, la obligacin perso-
nal, es ms fecunda y frecuente en esta poca de industrial, que el
derecho en la cosa, derecho real, derecho de propiedad, al revs de
jo que suceda entire los romanos.
La cuasi tradicin de ellos, que es la tradicin de los crditos,
,obligaciones y derechos (bienes incorporales) a que se reduce la
mayor parte de la riqueza modern, es casi toda la tradicin co-
nocida en este tiempo en que las riquezas circulan por transferen-
cias simblicas.
La mujer, asimilada al hijo, especie de esclava, no administra-
ba; viva y mora en perpetua incapacidad: su marido era dueo
y sceor de sus cosas o hacienda. La familiar romana, distinta de la
nuestra socialmente hasta la venida del Cristianismo, era confor-
me a ese sistema, que en gran parte ha pasado a los cdigos espa-
-foles que nos rigen, y que amenaza conservarse por el ejemplo
prestigioso del Cdigo Civil francs, modelo favorite de nuestras re-
formas legislativas en derecho civil sudamericano.


v


'Puntos de oposicin entire el derecho civil francs, modelo de las refor-
mas legislativas en Sud Amrica, con el estado econmico de esta
poca.

Por este motivo, antes de pasar al examen de los puntos de
-oposicin que existen entire el derecho civil que nos rige y el sis-
tema econmico de la Constitucin, llamaremos brevemente la aten-
cin sobre el peligro que en este particular present la imitacin
irreflexiva de los cdigos franceses, en que ordinariamente consiste
nuestro trabajo de reform legislative y de codificacin civil y co-
mercial.
Economistas de gran sentido han considerado el Cdigo Civil
francs en sus relaciones con el estado econmico de la sociedad








SISTEMA ECONMICO Y RENTISTICO 65

de esta poca (1), y hecho notar la falta de armona, el desacuerdo
que con estos intereses ofrece la parte del Cdigo Civil que trata
de los bienes, de las modificaciones de la propiedad, de los medios
como ella se adquiere, trasmite y garantiza.
En la definicin y clasificacin de los products (frutos, en
el idioma de los legistas), condicin esencial de toda buena legis-
lacin civil, el cdigo francs ha sido incomplete por haber segui-
do el ejemplo del cdigo romano. Divididos los frutos en naturales.
industriales y civiles, ha visto los industriales nicamente en los
que se obtienen de un fundo territorial por medio de la cultural,
los frutos que pueden estar pendientes por ramos y races. (Cdi-
go Civ., Arts. 547, 583 y 585.) Los frutos civiles son las rentas de-
vengadas, los alquileres de casas, los intereses de las sumas exigi-
bles, las entradas que se obtienen del alquiler de los capitals, en-
tradas muy tiles, observa Rossi, pero que no son products, porque
no aumentan directamente la suma de las producciones nacionales.
No viendo asi otra cosa que products de la tierra y del trabajo
aplicado a la tierra y a las entradas del prstamo de los capitals, el
Cdigo Civil francs ha excluido y dejado fuera de su clasificacin
los products, sea del capital propiamente dicho, sea del trabajo ayu-
dado del capital sin el concurso de la tierra, tercer instrument de
la produccin. Los products de las manufactures, las riquezas que
ellas derraman en los mercados del mundo commercial, slo violen-
tamente entran en la clasificacin del Cdigo Civil francs.
Perteneciendo al marido los frutos de los bienes de la mujer
por la ley civil, se ha encontrado fuerte que este principio abrace
los casos, no slo posibles, sino frecuentes, en que una mujer ejer-
ciendo el comercio obtuviese grandes ganancias, o en que possyen-
do inmensas fbricas, hubiese heredado un proceder fabril desco-
nocido, capaz de producer ingentes ganancias; o en que fuera ar-
tista de gran celebridad o escritor afamadisimo.
Permitiendo al usufructuario de las cosas fungibles servirse de
,ellas a cargo de restituirlas iguales en cantidad, calidad y valor,
la ley civil francesa ha dado a la palabra valor un sentido total-
mente extrao a las nociones econmicas.
Distinguiendo la restitucin del prstamo hecho en lingotes o
barras, de la restitucin del prstamo hecho en plata amonedada,
el Cdigo Civil francs ha resucitado viejas preocupaciones de los
legistas sobre la moneda, que, segn ellos, recibe su valor de la
voluntad del legislator y no del estado del mercado.
Se ha notado que el sistema hipotecario y de venta de los in-
muebles no corresponde a las dos necesidades capitals del presen-
te estado social: la rapidez de las operaciones y la seguridad de
los negocios.
El contrato de sociedad que, aplicado a la produccin de la ri-
queza, es una fuerza que agranda en poder cada da, ha recibido
una organizacin incomplete y estrecha del cdigo francs, segn
la observacin de los economists. La sociedad o compaia indus-
trial, llamada a desempear un rol importantisimo en la produc-
cin y distribucin de la riqueza, no ha sido ni prevista por el
cdigo.


(1) El conde Rossi, especialmente, tan profundo economist como
sabio escritor de derecho pblico, ha bosquejado ese trabajo en una Me-
moria inserta en la colecci0n de las de la Academia de iencias morales
y polticas de Francia, trabajo al que hace frecuentes referencias respe-
tuosas M. Chevalier. economist versado en los intereses americanos, muy
popular en Sud-Amrica.








JUAN B. ALBERDI


Los seguros que, segn la hermosa expresin de Rossi, arran-
can a la desgracia su funesto poder dividiendo sus efectos, y por
cuyo medio el inters se ennoblece tomando en cierto modo las for-
mas de la caridad, el seguro terrestre sobre todo, no ha merecido,
un recuerdo del Cdigo Civil francs.
El enfiteusis, desconocido en su aptitud a hermanarse con los
progress de la economa modern, ni mencionado ha "sido por el
cdigo.
Por fin, los economists han encontrado censurable y digno de
reform el Cdigo Civil francs, en material de servidumbre, do
prescripcin, de venta y locacin.
Se ha preguntado, cmo unos cdigos tan nuevos han podido
dejar sin satisfaccin exigencias tan palpitantes como las econ-
micas en esta poca?
He aqu la solucin que da el sabio cuya doctrine dejamos ex-
tractada en este pargrafo.
Los cdigos franceses, por el curso natural de las cosas, han
visto la luz en medio de dos hechos inmensos, de los cuales uno.
los ha precedido y el otro sucedido, la revolucin social y la re-
volucin econmica. Los cdigos han reglado el primero, no han
alcanzado a regular el ltimo.
La revolucin social haba concluido por la destruccin del
privilegio. Aplicar la igualdad civil a todos los hechos de la vida
social, organizer la unidad national en el sistema poltico; tal era
el fin que convena alcanzar en ese moment por la sancin de los
cdigos, que segn eso desempefiaban un servicio de alta poltica,
ms que otra cosa. Se los ha llamado el verdadero decreto de in-
corporacin a la Francia de todos los pauses que los tratados o la
conquista haban reunido.
En 1803 y 1804, en que se promulgaba el Cdigo Civil francs,
la revolucin econmica estaba an lejos de su trmino.
Aunque la Francia haba proclamado la libertad del trabajo y
la emancipacin y division de la propiedad territorial, estos he-
chos no reciban todava sus consecuencias econmicas en el orden
politico.
La Francia continuaba siendo pas agrcola, casi exclusivamen-
te. La propiedad territorial ocupaba el primer rango a los ojos de
los autores del cdigo, la miraban como la base de la riqueza na-
cional.
En esa poca la industrial propiamente tal era pobre, dbil, des-
conocida, el comercio martimo estaba anonadado, el crdito desco-
nocido, el espritu de asociacin en paales, y la ciencia econmi-
ca apenas exista para un corto nmero de inteligencias. Ese
estado de cosas reaparece en los vacos del Cdigo Civil.
Napolen mismo contribuy poco ms tarde a cambiar las con-
diciones econmicas de la Francia, de un modo tan favorable a su
riqueza, que el Cdigo Civil no tard en quedar atrasado como ley
de un orden de cosas superior al de la poca de su sancin. La
creacin de un mercado interior favorecida por la adquisicin de
nuevos territories, grandes vas de comunicacin abiertas o mejo-
radas, el orden consolidado y la igualdad civil conquistada, contri-
buyeron a colocar las nuevas classes emancipadas en la senda de
la riqueza industrial y mobiliaria que reemplaz en rango a la ri-
queza territorial, y reclaman hasta hoy el apoyo del cdigo que
no la previ en sus disposiciones.
Tal es el modelo que sirve a las reforms legislativas de la
Amrica del Sud, despus del derecho romano, que sirvi de norma
a nuestro derecho civil espaol; al cual vamos ahora a considerar









SISTEMA ECONMICO Y RENTSTICO 67

en sus relaciones de oposicin con el estado econmico de este
tiempo, cuyas necesidades tienen en la Constitucin argentina su
ms complete y fiel expresin.

vi

Puntos de oposicin entire el estado y exigencias econmicas de la Am-
rica actual con el derecho civil de las Partidas, Fuero Real, Recopi-
lacin Indiana, Recopilacin Castellana, etc.-Variaciones introduci-
das por la Constitucin en la division de las cosas o bienes.

La nueva Constitucin econmica introduce profundos y radi-
cales cambios en el sistema de la division general de las cosas o
bienes que estableca el derecho de las Partidas, del Fuero Real,
de la Recopilacin de Indias y de la Recopilacin Castellana.
Las cosas o bienes materials, llamados de derecho divino, sub-
divididos en sagrados y eclesisticos, que pertenecen a los usos de
la Iglesia y al servicio y desempeo del culto, toman una posicin
nueva y diferente, en cuanto a su dominio y administracin, por
el Art. 2 de la Constitucin, segn el cual, el Gobierno federal sos-
tiene el culto catlico, apostlico romano. Este articulo convierte
en gasto ordinario de la Nacin el del sostenimiento del culto. Pa-
ra llenar se y los dems gastos nacionales, el Art. 4 de la Consti-
tucin design las fuentes de que emana el Tesoro national, desti-
nado a sufragarlos. La consecuencia de ese artculo es que entran
en el dominio de la Nacin todos los bienes ocupados en el servicio
del culto, que antes pertenecan a la Iglesia, de la cual es patrn,
en cuanto a sus intereses materials, el Gobierno national argenti-
no, proclamado por el Congreso de Tucumn el 9 de julio de 1816,
independiente de los reyes de Espaa y de toda dominacin extran-
jera. Desde entonces el culto forma una parte de la administracin
o gobierno del Estado, en cuanto a los medios de su sostn y arre-
glo econmico. Por eso es que la Constitucin destina para el ser-
vicio administrative de ese ramo uno de los cinco ministros secre-
tarios del Poder Ejecutivo, con el nombre de Ministro del Culto.
El Art. 84, que eso dispone, agrega que una ley determinar los
ramos de su respective despacho. Esa ley orgnica de la Constitu-
cin, en el servicio administrative del culto, por parte del Gobier-
no de la Repblica, tendr por puntos de partida:
1.9 La independencia national, declarada en 9 de julio de 1816,
de la cual es un resultado confirmativo la Constitucin de 1853;
29 Los artculos 2 y 4 de la Constitucin citados;
39 El articulo 83 en los siguientes incisos:
Inciso 8. El president de la Confederacin... "ejerce los de-
rechos del patronato national en la presentacin de obispos" para
las iglesias catedrales, a propuesta en terna del Senado ".
Inciso 9. Concede el pase o retiene los decretos de los con-
cilios, las bulas, breves y rescriptos del Sumo Pontfice de Roma,
con acuerdo de la Corte Suprema; requirindose una ley cuando
contienen disposiciones generals y permanentes. Estos poderes,
en cuanto se relacionan con los intereses materials de que pueden
ser objeto, o sobre que pueden influir las disposiciones del poder
romano, deben subordinarse siempre al Art. 1l de la Constitucin.
49 "La Nacin (dice este articulo) adopta para su gobierno
la forma representative republican federal, segn lo establece la
present Constitucin." El principio republican tiene grandes apli-
caciones polticas y econmicas en la jerarqua de la Iglesia nacio-
nal, en las disposiciones pontificias que deben cumplirse con las









68 JUAN B. ALBERDI

finanzas o rentas argentinas, en la modestia de los templos, que
no deben absorber en un lujo impropio de la simplicidad cristiana
fondos del pas necesarios a las empresas materials, que son otros
tantos medios de moralizar por la disminucin de la miseria, ori-
gen del vicio y del pecado, lo mismo que del crime y de la de-
gradacin.
Las cosas o bienes, que nuestro antjguo derecho espaol llama
de derecho human, subdivididos en cosas comunes, v. g., el mar;
cosas pblicas, v. g., los ros, puertos, caminos, puentes, canales,
plazas, calls, etc.; las cosas concejiles o municipal es, como los
ejidos, trminos pblicos, montes, dehesas, propios, arbitrios y p-
sitos, reciben de la modern Constitucin econmica argentina una
complete modificacin en cuanto a su naturaleza y clasificacin,
en cuanto a su administracin y dominio, y ms que todo respect
a la inversin de sus products.
El Art. 28 de la Constitucin ha asimilado los ros a los ma-
res territoriales de la Repblica, declarando que la navegacin de
los ros interiores de la Confederacin es libre para todas las ban-
deras ".
El Art. 4 incorpora en el Tesoro Nacional el product de la
venta o locacin de las tierras de propiedad national, y, por con-
siguiente, de sus accesorios, y da al Congreso un poder ilimitado
de imposicin en todos los lugares de la Confederacin, con lo cual
subordina a la Nacin el poder que daba a las ciudades o pueblos
una instruccin real de 3 de febrero de 1745, para imponer dere-
chos locales sobre los consumos de primera necesidad.
El derecho de propiedad, consagrado sin limitacin, concluye
coa los ejidos, campos de propiedad comn, situados a la entrada
de las ciudades, coloniales, que no se podan edificar.
Los Arts. 9, 10, 11 y 12, segn los cuales no hay ms aduanas
que las nacionales, quedando libre de todo derecho el trnsito y
circulacin internal terrestre y martima, hacen inconstitucional en
lo future toda contribucin provincial, en que con el nombre de
arbitrio o cualquier disfraz municipal se pretend restablecer las
aduanas interiores abolidas para fomentar la poblacin de las pro-
vincias por el comercio libre. En Francia se restauraron con el
nombre de octroi (derecho municipal) las aduanas interiores, abo-
lidas por la revolucin de 1789. Es menester no imitar esa aberra-
cin, que ha costado caro a la riqueza industrial de la Francia.
Los caminos y canales comprendidos por el antiguo derecho en
el nmero de las cosas pblicas, sern por la Constitucin de pro-
piedad de quien los construya. Ella coloca su explotacin por par-
ticulares en el nmero de las industries libres para todos. Desde
entonces, los caminos y canales pueden ser cosas de propiedad pri-
vada. Ni habra posibilidad de obtenerlos para la locomocin a va-
por, sino por asociaciones de capitals privados, visto lo arduo de
su costo para las rentas de nuestro pobre pas.

VIl

Reformas econmicas exigidas por la Constitucin en el derecho civil re-
lativo a las cosas privadas consideradas en el modo de adquirir, con-
servar v trasmitir su dominio.-Peculio de los hijos.-Ocupacin.-
Invencin.
En cuanto a las cosas privadas o de cada uno, consideradas en
el sistema de adauirir, conservar y trasmitir su dominio o propie-
dad, la modern Constitucin argentina hace indispensables much-








SISTEMA ECONMICO Y RENTSTICO


simas reforms en nuestra legislacin civil, que interesan al des-
arrollo de la riqueza national.
Casi todos los puntos de oposicin que presentan el derecho
civil romano y el derecho civil francs, con las necesidades econ-
micas de esta poca en cuanto al modo de adquirir y conservar la
propiedad, son comunes y aplicables a nuestro derecho civil espa-
fol, imitacin del romano, y a nuestro derecho civil patrio, imita-
cin del francs. Hemos examinado ms arriba esos puntos de opo-
sicin, con respect a nuestros dos models favorites de imitacin
legislative en material civil.
Examinmoslos ahora con respect a nuestro derecho, a pro-
psito de los principles medios de adquisicin que l reconoce.
Todas las leyes de Partida, que consideran a los hijos y escla-
vos como instrumentos mecnicos de adquisicin para sus padres y
seores, estn abolidas por el principio de igualdad, que suprime
el seoro, y hace a cada uno dueo y seor del product de su
tierra, capital o trabajo. (Arts. 14, 15, 16 y 17.) La ley de comercio,
bija. de esta industrial que no conocieron ni legislaron los romanos,
y que pertenece por su origen a nuestros tiempos modernos, la ley
commercial ha iniciado esta reform, considerando al menor comer-
ciante, labrador o industrial, como padre de familiar respect al do-
minio, administracin y provecho de lo que los romanos llamaban
peculio adventicio; al revs de su derecho civil, que slo conside-
raba padre de familiar al hijo menor en cuanto a su peculio castren-.
se o military. La ley civil argentina debe seguir en esto el ejemplo de
la legislacin commercial, a fin de estimular y ennoblecer el trabajo,
dando a los hijos en las riquezas que adquieren por su medio la
administracin y product, que concede al padre la ley 5, tt. 17,
part. 4.a, imitada del derecho romano, que despreci el trabajo in-
dustrial y prodig el favor a la milicia, en que. vi el nico medio
de adquirir riquezas.
En cuanto a la ocupacin, primer medio originario de adquirir
la propiedad segn nuestro derecho civil, la ocupacin btlica es un
medio anulado casi del todo por los principios de derecho interna-
cional privado que establece la Constitucin argentina. El artcu-
lo 20 concede al extranjero todos los derechos civiles del ciudadano.
El Art. 17 borra la confiscacin de bienes del Cdigo Penal argen-
tino. La penlidad abraza el derecho pblico lo mismo que el pri-
vado, el derecho international lo mismo que el interno. El Art. 27
obliga al Gobierno a consignar esa garanta en tratados. Los que
ya existan con Inglaterra sustraan las propiedades privadas de
ambos pauses a toda adquisicin de gnero marcial. Por ese prin-
cipio fecundo, la guerra no puede hacer cesar el derecho privado.
En pauses como los nuestros, en que la guerra civil es crnica, y
en que las guerras con el extranjero tienen su germen inagotable
en el odio que el sistema 'espaol colonial supo inocularles hacia
l, no hay ms medio eficaz y serio de asegurar la industrial, la
persona y la propiedad, que por estipulaciones internacionales, en
que el pas se obligue a respetar esas garantas, en la paz lo mis-
mo que en la guerra. Esa seguridad dcda a los extranjeros es deci-
siva de la suerte de nuestra riqueza, porque son ellos de ordinario
los que ejercen el comercio y la industrial, y los que deben dar
impulso a nuestra agriculture con sus brazos y capitals podero-
sos. Este gran medio econmico de asegurar la libertad y los re-
sultados del trabajo, en esta Amrica de constant inquietud, per-
tenece a la Constitucin argentina, que por el Art. 27 ya citado, de-
clara que el Gobierno federal argentino est obligado a afianzar
sus relaciones de paz y comercio con las potencias extranjeras, por








70 JUAN B. A BERDI

medio de tratados que estn en conformidad con los principios de
derecho pblico establecidos en esta Constitucin. O ms claramen-
te dicho, que sirvan para asegurar los principios del derecho p-
blico que establece la Constitucin argentina. En efecto, el sistema
econmico de la Constitucin argentina debe buscar su ms fuerte
garanta de estabilidad y solidez en el sistema econmico de su
poltica exterior, el cual debe ser un" medio orgnico del primero,
y residir en tratados de comercio, de navegacin, de industrial agr-
cola y fabril con las naciones extranjeras. Sin esa garanta Inter-
nacional la libertad econmica argentina se ver siempre expuesta
a quedar en palabras escritas y vanas.
No vacilo, segn esto, en career que los tratados de la Confede-
racin, celebrados en Julio de 1853 con la Francia, Inglaterra y los
Estados Unidos, son la parte ms interesante de la organizacin
argentina, porque son medios orgnicos que convierten en verdad
prctica y durable la libertad de navegacin y comercio interior
para todas las banderas, que encerrada en la Constitucin habra
quedado siempre expuesta a ser derogada con ella. El da que la
Confederacin desconozca que esos tratados valen ms para su ri-
queza y prosperidad que la Constitucin misma que debe vivir por
ellos, puede career que su suerte ser la misma que bajo el yugo de
los reyes de Espaia y de los caudillos como Rosas.
A la ocupacin, como medio originario de adquirir, pertenecen
la caza y pesca, que, como industries iguales a cualesquiera otras,
son libres por la Constitucin para nacionales y extranjeros, en
cuyo punto la Constitucin es derogatoria del antiguo derecho co-
lonial, y patrio semi-colonial, que la restringa en los mares argen-
tinos del sud especialmente.
La invencin, especialmente la invencin de minas, otro de
los medios de adquirir por la ocupacin, es manantial de inagota-
bles riquezas para la Repblica Argentina, que comprende en su te-
rritorio ms de ochocilentas leguas de esas mismas Cordilleras de
los Andes, que han hecho fabulosas las riquezas minerales de
Mjico, del Per y Chile. Si hasta hoy no han figurado entire sus
ramos de produccin, es a causa de estar situadas en su confn oc-
cidental, a trescientas leguas de sus costas fluviales y maritimas
frecuentadas por la Europa commercial. Las minas argentinas sern
trabajadas con tanto esplendor como las de Chile (situadas en la
cordillera divisoria y comn de los dos pauses) cuando el product
de su explotacin encuentre salida para el extranjero, por los ca-
minos que en un porvenir no muy lejano pondrn en comunicacin
el trfico de los dos Ocanos, por pauses exentos de pestes y cu-
biertos de tesoros de todo gnero. Los ferrocarriles que hoy se ha-
cen en Chile servirn a la explotacin de las minas argentinas, que
tal vez estn llamadas a exportar sus products por la costa del
Pacifico, mediante tratados que en material de industrial hagan de
Chile y de la Confederacin un solo pas indivisible. Los grandes
caminos no tienen patria; los de Chile son tan argentinos, como
los de aquel pas chilenos. La poltica que los comprende de otro
modo, desconoce su destino econmico, y confunde los grandes ve-
hculos del comercio con las mezquinas sendas del trfico vecinal.
La industrial minera, como ramo de la agriculture, mereci un
cdigo especial, en Sud Amrica, de parte del Gobierno espafol, que
hizo de ella el trabajo rey de la Amrica y el manantial casi nico
de sus rentas. La Espaa de Felipe II luci en su legislacin de
minas, para Amrica, su espritu de exclusion y de intervenoida
tirnica en la industrial privada. Todas las disposiciones en que








SISTEMA ECONMICO Y RENTSTICO


esas ordenanzas hacen al Erario partcipe del product de las mi-
nas, en que excluyen a ciertas personas del derecho de explotarlas,
en que prescriben reglas y mtodos oficiales de elaboracin, como
i1 fuesen trabajos por cuenta del Estado; todas las prohibiciones
y privilegios, todas las condiciones fiscales que esas ordenanzas co-
loniales en su espritu establecen contra la libertad de la industrial
-minera para regular su ejercicio, son derogadas virtualmente por
la modern Constitucin, que ha declarado base fundamental de
toda ley reglamentaria de una industrial cualquiera, sin excepcin,
la libertad de trabajar y ejercer toda industrial, la libertad de tra-
bajar solo o asociado, la igualdad de todos los habitantes extranje-
ros y nacionales ante la ley de la industrial, el derecho de usar y
disponer de su propiedad. (Arts. 14, 16, 17 y 20.)

VIII

Silencio y vaco del derecho civil espafiol sobre la produccin industrial
como el primer modo originario perfect de adquirir la propiedad en
esa poca.-Accesin.-Tradicin.-Titulo.-Importancia y base de la
reform en este punto vital a la circulacin de la riqueza.

La invencin, la caza y la ocupacin son los tres nicos modos
originarios perfectos de adquirir la propiedad, que nuestro derecho
civil espaol admit, a ejemplo de tu modelo- el derecho romano.
El derecho romano olvid el ms perfect y el ms originario
,de los medios de adquirir la propiedad de las cosas, que es su pro-
duccin o creacin por medio del trabajo industrial. El derecho ro-
mano omiti eso, porque el trabajo industrial no era medio de ad-
quirir para ese pueblo, que subsista del trabajo ajeno, por medio
de la guerra, de la conquista y del botn de la propiedad, de la
persona y del trabajo del vencido.
Este modo de adquisicin, variadsimo hoy da como las faces
del trabajo, es ajeno en su mayor parte a las previsiones de la
ley civil espaola que nos rige, imitacin fiel de la ley romana,
anti-econmica esencialmente.
La ley civil argentina es llamada a llenar este vaco. Elevando
la produccin industrial al primer rango entire los medios origina-
rios perfectos de adquirir la propiedad de los bienes, ella debe or-
ganizarla en sus tres grandes modos-agricultura, comercio, fabri-
cacin-y en sus tres grandes instrumentos-tierra, capital y tra-
bajo-bajo las nicas bases designadas por la Constitucin mo-
derna-la libertad, la igualdad y el derecho de cada uno.
La accesin, sobre todo la accesin industrial, calificada por el
derecho civil como medio originario imperfecto de adquirir, es el
que ms se acerca al medio favorite de adquirir de esta poca, que
dejamos citado. La accesin es el derecho de adquirir la cosa ajena
que se aumenta o junta a la nuestra. Pero este medio secundario y
pobre, como la industrial antigua, no debe ser equivocado con la
produccin modern.
La accesin mixta, por cuyo medio el propietario del suelo
adquiere, en ciertos casos, las siembras y plantaciones ajenas, tiene
mucho del derecho feudal, que siempre sacrifice la propiedad in-
dustrial a la del territorio. Este punt6o ligado esencialmente al xi-
to de la agriculture, que es la industrial favorite de estos pauses
nuevos, debe s.er legislado sin olvidar los nuevos principios de li-
bertad y de igualdad, concedidos a la produccin industrial por la
modern Constitucin argentina.
Nuestro derecho civil espaol ve en la tradicin el nico moda









JUAN B. ALBERDI


derivative. de adquirir el dominio o propiedad de las cosas. Como
el derecho romano, llama a la tradicin, causa prxima del dominion,
verdadero modo de adquirir y fuente principal del derecho en la
cosa, o bien sea del derecho real, que cae sobre la cosa sin rela-
cin a persona. A ms de esta causa de dominio, reconoce otra, lla-
mada remote, y consiste en el titulo o contrato que slo da derecho
a la cosa, o accin personal, sin miramiento a la cosa, objeto del
titulo o contrato. Las aplicaciones de esta teora, de origen roma-
no, son de inmensa trascendencia en la produccin commercial y en
las adquisiciones de todo gnero por va de contrato. Ella sujeta
la circulacin de la propiedad al requisito material y grosero de
la entrega o tradicin fsica de la cosa prometida. Basta imponer
ese requisito a la enajenacin commercial, para cortarle las alas y
privarla de su rapidez esencial, que sirve 4 la multiplicacin de
sus ganancias.
El Cdigo Civil francs ha operado en este punto capital una
revolucin digna de seguirse por todas las legislaciones protectors
de la libertad econmica. La obligacin de entregar la cosa se per-
fecciona por el mero consentimiento de los contratantes: ella vuel-
ve al acreedor propietario. (Cd. Civ., Art. 1138). Por esta doctri-
na, el contrato, el titulo, la palabra del hombre, adquiere el rango
de causa prxima y nica de dominio, origen del derecho en la
cosa, y de la accezn real para reivindicarla del vendedor o de ter-
cera persona, sea quien fuere.
Nuestro mismo derecho civil ofrece ejemplos de derechos y ac-
ciones reales que se adquieren sin necesidad de tradicin, v. g., en
la hipoteca, en la servidumbre negative, en la adjudicacin y en la.
adquisicin hereditaria. El extender esta doctrine a todas las ad-
quisiciones obtenidas por contrato (como ha hecho el cdigo fran-
cs), sera poner alas a la circulacin de las propiedades, que tanto
interest al progress de la riqueza, y suprimir en los contratos del
comercio civil e industrial la distancia inmoral que media entire
la promesa y el hecho, entire la enajenacin hablada y la enajena-
cin cumplida y puesta en obra.

IX

Continuacin del mismo asunto.-Adquisicin hereditaria.-Reformas exi-
gidas por la Constitucin a este respect, en el inters de la riqueza.
y de la libertad econmica.

.Prosigamos el studio de las reforms exigidas por el espritu
de la Constitucin econmica argentina, en los dems medios de
adquisicin civil, con tradicin o sin ella, en la adquisicin real y
en la adquisicin personal.
En el sistema de adquisicin hereditaria, hay consideraciones de
forma y de fondo con relacin a la reform econmica.
El derecho espafol ha multiplicado las solemnidades testamen-
tarias, imitando al derecho romano, que recarg de formas ese me-
dio de trasmisin de la propiedad, con miras polticas que intere-
saban al gobierno patricio de aquellos tiempos. La propiedad con-
sista en la tierra de ordinario, y la tierra era el poder. Slo in-
tervenan en el gobierno los que la tenan. En la edad media de la
Europa modern sucedi otro tanto, y la imitacin que nuestro de-
recho hizo no fu sin objeto.
Ese sistema ha dejado de estar en armona con los interests
de esta poca, formulados por la Constitucin argentina.








SISTEMA ECONMICO Y RENTISTICO 73

Las formalidades de la adquisicin testamentaria deben simpli-
ficarse por el derecho civil orgnico de nuestra Constitucin. Hay
testamentos solemnes, y otros menos solemnes o privilegiados, se-
gn e4 derecho actual. Estos ltimos slo exigen para su validez
la declaracin de dos testigos presenciales de la voluntad del tes-
tador, oral o escrita. Este fuero es acordado al testamento del mi-
litar y del que es hecho ad pias causes. El principio de igualdad,
consagrado por el Art. 16 de la Constitucin, excluye esta especie
de fuero o privilegio. Pero el resultado que la nueva ley debe sa-
car de esta supresin, no es que todos los testamentos deban ser
solemnes en el antiguo sentido, sino todos menos solemnes o tan
simples como los otorgados ad pias causes, y por individuos reves-
tidos de fuero military. As se celebran las transferencias ordinarias
entire vivos, por arduas y absolutas que sean. El requisito de nu-
merosas y rgidas solemnidades, no siempre practicables, slo sirve
para dejar incierta la propiedad y sujeta a las arteries de la co-
dicia.
En esta poca en que la riqueza mobiliaria iguala o sobrepasam
a la territorial, el industrial, es decir, el comerciante, el labrador,
el fabricante deben tener el derecho de testar con las formalidades,
breves, que hoy slo tiene el military.
En cuanto a la capacidad de testar, el derecho actual se la nie-
ga al condenado por libelo infamatorio, al apstata, al hereje. (Ley
N? 16, tt. 1, part. 6.) Todo esto deja de regir por la Constitucin,
que establece la libertad religiosa, la libertad de la prensa y el de-
recho civil de los extranjeros disidentes, en sus Arts. 14 y 20.
La ley civil argentina debe limitar el poder de desheredacin
que da a los padres la ley espaola, en los casos en que el hijo
es hechicero o encantador, o vive con los que lo son, en que pu-
diendo afianzar de crcel segura a su padre, no lo hace; en que
se hace cmico o representante de profesin no sindolo el padre;
en que la hija rehusa casarse contra la voluntad del padre; en que
el descendiente catlico se hace hereje; en que contrae matrimonio,
llamado clandestine por la Iglesia. (Leyes del tt. 17, part. 6.) No,
necesito demostrar que estos actos pierden por la nueva Constitu-
cin del poder de legitimar una desheredacin.
Muchos retoques admite nuestro sistema actual, en lo relative
a las personas capaces de heredar, y a otros puntos pertenecientes
a la sucesin testamentaria. Pero no es ste el lugar de extenderse
en ese studio.
En cuanto a la porcin hereditaria, nuestro derecho ha recibido
antes de ahora de manos de la reform republican importantes al-
teraciones, que suprimen los mayorazgos, los fideicomisos, y modi-
fican el sistema de vinculaciones pas, en el inters del nuevo r-
gimen y de la riqueza pblica.
La igualdad en la reparticin de la herencia pone al alcance y
en manos de todos el goce de la tierra, que es el maravilloso ins-
trumento de produccin agrcola. La tierra es una mquina por-
cuyo medio en algunos meses de tiempo se convierte un grano de
trigo en cien granos; y una semilla semejante o una rama de r-
bol en gruesas y corpulentas maderas, que en vano pretendera,
crear por otro camino el ingenio human. As la tierra posee tal
aptitud para multiplicar la riqueza, que una escuela econmica (la
physiocrtica) la ha mirado como la fuente nica de toda la.
riqueza.








JUAN B. ALBE~]


Continuacin del mismo asunto.-Servidumbre, prescripcin.-Hipotecas.-
Reformas necesarias para hacer efectiva la Constitucin a este res-
pecto.
En las servidumbres, tanto personales como reales, exige el
nuevo rgimen constitutional sustanciales alteraciones que impor-
tan a la suerte de la agriculture. Hablo de las servidumbres rsti-
cas, de send y camino, de acueducto y acequias, de fuente o pozo,
de derecho de apacentar en campo ajeno, de explotar cal, piedra,
-carbn, sal, etc., en fundo de otro, en cuyos puntos la ley civil es-
paola, que los rige, tuvo miras menos favorables a la libertad y a
la industrial, que las debe tener la ley actual a realizar el sistema
de- la Constitucin modern.
Nuestro sistema actual de prescripcin civil, medio frecuen-
tsimo de adquirir la propiedad, contraria los fines econmicos de
la Constitucin en muchas de sus reglas relatives a la cosa capaz
,de ser prescripta, y al tiempo exigido para prescribir. Las leyes de
la tercera Partida hacen imprescriptibles las contribuciones del
Estado, los bienes del menor de veinte y cinco aos, los adventi-
-cios del hijo de familiar, y los dotales de la mujer casada. Estas
excepciones son compatibles con el derecho de igualdad dado por
la Constitucin por base del derecho civil? Este es uno de los ca-
sos en que la incapacidad del menor y de la mujer tiene, a ms de
los guardianes y custodios suficientes para nivelar su capacidad,
privilegios suplementarios que slo ceden en dao del derecho de
propiedad. El Estado, los menores y las mujeres son dueos de los
-dos tercios de las propiedades del pas. Excluir esos dos tercios de
la prescripcin, es dejar en pie, para ellos, la incertidumbre, que
hace estril toda propiedad.
Respecto al tiempo necesario para prescribir, la ley actual es-
tablece desigualdades perniciosas al trabajo y a su product, que
de ordinario es la propiedad mobiliaria. Tres aos bastan para la
adquisicin de cosas muebles y el valor de los salaries; y diez y
veinte para adquirir los inmuebles. La prescripcin de cuarenta y
cien aos, la prescripcin inmemorial, para adquirir bienes perte-
necientes a las iglesias, en que los comentadores comprenden los
de los establecimientos de beneficencia y a las ciudades, son por
su requisito de tan dilatado tiempo un nuevo escollo del derecho
d quezas. La nueva ley, fiel intrprete de las miras econmicas de la
Constitucin, debe reformar el sistema actual de adquirir por pres-
cripcin, tomando por bases la igualdad en las cosas prescriptibles,
y la igualdad y reduccin en los trminos para prescribir.
La hipoteca o afectacin de los bienes a la ejecucin de un
compromise es el punto de nuestro derecho civil de origen roma-
no-feudal, que ms reforms exige para hacer efectivas las miras
de la Constitucin en favor del desarrollo del crdito, del progress
de los capitals y de la igualdad, como base civil de la ley regla-
mentaria de la trasmisin de los bienes por contratos.
Bastara dejar en pie nuestro actual sistema hipotecario para
hacer impossible el ejercicio del crdito, de que depend la activi-
dad del capital, instrument mgico llamado en nuestra Amrica
del Sud, no slo a fecundar la produccin, sino a poblar, a civili-
zar, a difundir la luz y la moral.
"El Gobierno federal fomentar la inmigracin europea, y no








SISTEMA ECONMICO YT RENTSTICO


podr restringir, limitar ni gravar con impuesto alguno la entrada
de los extranjeros que traigan por objeto labrar la tierra, mejorar
las industrial e introducir las ciencias y las artes. He ah todo
un sistema de gobierno econmico para un pas desierto como el
nuestro, encerrado en el Art. 25 de la Constitucin. Pero esa in-
mensa garanta de progress no pasar de palabra vaca, siempre
que se promulgue o dejen en pie leyes civiles del gnero de las que
hoy reglan nuestro sistema hipotecario. Qu ley sera tan estpida
para restringir, limitar o gravar de frente y a cara descubierta la
entrada de los extranjeros necesarios a la industrial? La restric-
cin possible ser la indirecta, ms temible que todas, por latente,
sorda, inapercibida: restriccin traidora que se colocar donde na-
die la advierta, para alejar desde "all la poblacin y los capitals,
que la Constitucin se afana en atraer. He aqu el papel constitu-
cional de nuestra antigua legislacin hipotecaria: ella restringe,
limita y grava la entrada de la poblacin, alejando, en vez de
atraer, los capitals extranjeros, sin cuyo auxilio la inmigracin es
impossible y sin objeto. Ella aleja los capitals oponindoles un
ejrcito de preferencias y exclusiones, de gravmenes y cargas
ocultas, de dilaciones y dificultades para el cumplimiento de la
garanta hipotecaria.
Nuestra actual hipoteca es la hipoteca romana y feudal, que
slo mir a mejorar la condicin del fisco, del menor, de la mu-
jer, del desvalido, por privilegios que destruyen la igualdad civil,
en nombre de la caridad mal entendida y poco ilustrada en los
medios econmicos de curar el mal de muchos por la riqueza y
bienestar de todos. El capital y el capitalist fueron a sus ojos
simples -explotadores usurarios, indignos del amparo de la ley y
del beneficio de la igualdad.
Disminuir el nmero de las hipotecas generals, es decir, de
las preferencias y privilegios;
Buscar fuera de ellas las seguridades para que el fisco, la
Iglesia, el menor, la mujer y la Incapacidad traten con 'los dems
con fuerzas iguales y sin riesgos de ser victims de su inferio-
ridad;
Imponer la publicidad de esos riesgos y gravmenes por la
inscripcin y otros medios;
Abreviar y reducir las tramitaciones judiciales para obtener
la expropiacin legal del gaje hipotecario;
He ah las bases que debe tener la reform de nuestra legis-
lacin civil de hipotecas, si aspira a organizer y satisfacer las mi-
ras de la Constitucin, en favor de la igualdad como base de los
contratos trasmisivos de la propiedad, y en favor del aumento de
poblacin por inmigraciones europeas, y del progress y desarrollo
de los capitals: inmigracin pecuniaria no menos til que la de
brazos a nuestra Repblica, ms pobre que desierta.


XI

Continuacin del mismo asunto.-Reformas econmicas exigidas por la
Constitucin en el sistema o teora de las obligaciones, como medio
de adquisicin.
-No se habla en esta poca sino de reform hipotecaria, en to-
das parties: prueba de que el capital, agent soberano de la civili-
zacin de esta poca, protest contra la ingratitud de la ley, que le
mira con los ojos de la ley romana; como si vivibramos todava








'16 JUAN B. ALBERDI

en la poca en que el botn y el pillaje eran la industrial de los
nobles, al paso que el comercio y la verdadera industrial eran ocu-
paciones de esclavos y de enemigos reducidos a vasallaje.
Pero es la hipoteca solamente la que exige esa reform tan
justamente reclamada? No: lo son todos los medios de adquirir la
propiedad, admitidos por nuestra legislacin civil. Hemos visto que
la ocupacin, la herencia, la servidumbre, la prescripcin, medios
de adquirir que tienen el mismo origen rancio y anti-econmico que
la hipoteca prodigada y oculta, son dignos de reform en muchos
puntos que se contradicen con las exigencias econmicas, protegi-
das por la Constitucin argentina.
Vamos a ver que igual reform es exigida en la teora de loa
contratos, en el sistema general y particular que preside a la for-
macin de las obligaciones civiles, como medio indirecto de obli-
gar la propiedad, obligando al propietario a dar o hacer alguna cosa.
La riqueza romana consista en la propiedad territorial; la in-
dustria fabril y el comercio nada producan, porque no existan
siquiera. A la propiedad territorial estaba vinculado el poder; pri-
vilegio de los patricios, era inaccesible al hombre del pueblo. Trans-
ferirla de una mano a otra, era un acto de trascendencia poltica,
que exiga solemnidades adecuadas.
Como ni la tierra misma era instrument de produccin, pues
la agriculture, desatendida y entregada a esclavos, apenas ayuda-
ba a los products del botn y de la conquista, la tierra no requera
en la transferencia de su dominio esa brevedad que la economa
actual exige en la circulacin de las riquezas.
De ah la solemnidad majestuosa y sacramental de los roma-
nos para la estipulacin de sus contratos trasmisivos de la propie-
dad, territorial casi toda en aquella poca.
La Europa feudal y modern, heredera hasta cierta poca de
la condicin econmica de los romanos, imit ese sistema, protec-
tor de la propiedad raz como atributo de nobleza y base de
poder.
Ennoblecido y emancipado el trabajo, y accessible al pueblo la
propiedad territorial, han visto la luz el comercio y la industrial
fabril con sus opulentos products, que constituyen la riqueza mo-
biliaria, nueva por excelencia.
Con esta riqueza excepcional y nueva naci una legislacin ex-
cepcional como ella, que reglament su produccin y trasmisin:
de ah el derecho commercial, martimo y fabril, que no conocieron
los romanos, y que rige en todos los casos en que calla el derecho
civil de origen romano-feudal.
Tal es la posicin de la riqueza mobiliaria y de su legislacin
favorite: posicin excepcional y subalterna.
Pero al paso que en la legislacin civil ocupan ese rango infe-
rior y secundario, en la vida prctica, en el dominio de los hechos
econmicos. la riqueza commercial, fabril y agrcola, la riqueza in-
dustrial, la riqueza nacida del trabajo libre, ocupa el primer rango
en estos tiempos por la superioridad de su origen y la extension
de sus fuerzas.
La Constitucin argentina, econmica esencialmente por esp-
ritu y tendencies, expresin leal de las exigencias industriales de
esta poca y sobre todo de las que abriga nuestro pas, ha querido
que la legislacin industrial (derecho commercial, derecho maritimo,
derecho rural y fabril) d la ley a la riqueza toda, en vez de reci-
birla de la riqueza territorial, antes nica, y hoy secundaria.
He ah la alta idea, la intencin general y auprema que debe
presidir a la reform de nuestras leyes civiles, reglamentarlas de









SISTEMA ECONMICO Y RENTSTICO


los contratos y obligaciones, como medio derivative de adquirir la
propiedad y los frutos del trabajo.


XII

Reformas econmicas que la Constitucin exige en el derecho civil re-
lativo a los contratos de mutuo, prenda, fianza, sociedad, locacin,
venta, mandato, etc., etc.

Partiendo de esta base constitutional de criterio, veamos cu-
les son las reforms que deben recibir los contratos de mutuo,
prenda, fianza, sociedad, locacin, venta, mandato, etc., de manos
de la ley civil argentina, reglamentaria de la Constitucin moder-
na, en el ejercicio de las garantas y derechos civiles que ella es-
tablece.
Empezaremos por el contrato de mutuo o prstamo de dinero
y de otros valores a inters.
Los artculos 64 (inciso 16) y 104 hacen para el Congreso na-
cional y para las legislatures de provincia una atribucin obligato-
ria en cierto modo, la de promover la importacin de capitals ex-
tranjeros por leyes protectoras de este fin. La Constitucin en este
punto es expresin de la ms alta necesidad de la Amrica del Sud.
Los capitals extranjeros (porque no hay otros en Sud Amrica)
son indispensables para llevar a cabo la construccin de frro-
carriles y canales, la colonizacin de tierras de propiedad national,
el desarrollo de la industrial ", que tambin desea la Constitucin
ver promovidos por leyes protectoras de estos fines (ibd.). La
obligacin de dar leyes protectoras de este fin envuelve natural-
mente la de remover sus leyes destructoras.
Las leyes que deben organizer la ejecucin de los dos artcu-
los citados de la Constitucin, las leyes que hoy destruyen y des-
organizan ese fin. son las leyes del derecho civil reglamentarias
del contrato de mutuo y de los contratos conexos con el mutuo.
Veamos el rol y trascendencia del contrato civil de mutuo en
nuestra civilizacin econmica.
El mutuo o prstamo es el contrato que pone en accin los
capitals, llamados a fompntar los trabajos del comercio, de la
agriculture y de la industrial.
La facultad de obtener prestado es el crdito; o bien el crdito
se pone en accin por el prstamo. Luego la organizacin del prs-
tamo es la base de la organizacin del crdito.
En este sentido, la organizacin civil del prstamo abraza la
de los contratos que contribuyen a darle seguridad. Esos contratos
accesorios o auxiliares del prstamo son la fianza. la prenda, la hi-
poteca. la solidaridad, el depsito. El rgimen civil de estos con-
tratos forma parte de la organizacin fundamental del crdito,
porque todos ellos contribuyen a dar al prstamo la confianza, que
nace de la seguridad, y forma la esencia del crdito.
Las bases de la ley civil en ese arreglo orgnico estn dadas
por la Constitucin: son la libertad de trabajar y de ejercer toda
industrial, de comerciar, de usar y disponer de su. propiedad, lo que
vale decir, la libertad de trabajar por si y por medio de su capital
y tierra: la igualdad ante la ley. y la inviolabilidad de la propiedad,
que no reconoce ms lmites que la utilidad pblica ca7ificar7a por
ley, y mediante indemnizacin anterior. (Arts. 14, 16, 17 y 20).
Cuando la Constitucin dice, que concede el goce de esos dere-
chos fundamentals del prstamo y de todos los dems contratos








JUAN B. ALBERDI


civiles trasmisivos de la propiedad y de sus usos, conforme a las
leyes que reglamentan su ejercicio, se refiere a las leyes nuevas
o viejas reglamentarias de la libertad civil, no a las leyes civiles
por cuyo medio reglamentaron el error econmico a su voluntad
desptica nuestros antiguos reyes absolutos. Lo contrario seria de-
cir, que se concede el goce de la libertad conforme a las leyes de
Carlos V y de Felipe II, es decir, conforme a las leyes de los tira-
nos que esclavizaron la industrial de su pas, y por su ejemplo la
de toda la Europa.
No hay que olvidar que todos los cuerpos de leyes que forman
nuestro derecho civil espaol, han sido otorgados por la voluntad
de reyes absolutos; no tenemos una sola ley civil espaola que
haya sido dada por un gobierno constitutional, responsible, pues
slo llegan hasta 1810 las que nos rigen. Lejos, pues, de ser regla-
mentarias de la libertad, de la igualdad, de la propiedad en la ex-
tensin y latitud con que han sido concedidas por la Constitucin
argentina, expresin de la revolucin americana, son nuestras vie-
jas leyes civiles reglamentarias de los contratos, meros actos desti-
nados a poner en ejecucin lo que a nuestros antiguos reyes ab-
solutos agrad prohibir o permitir en el ejercicio de la industrial,
sometida a su albedro irresponsible.
Conforme a semejantes leyes, puede entenderse concedido el
goce y ejercicio de las garantas de libertad, igualdad y propiedad?
Podra ser ejercida la libertad de comercio conforme a las leyes
de Felipe II y die su padre Carlos V, los opresores del comercio li-
bre? Nuestro legisladores deben tener present la historic del de-
recho que estn llamados a reformar; y todo economist argenti-
no debe fijarse en los nombres que suscriben la sancin de la ma-
yor parte de las leyes civiles que reglan el ejercicio de las garan-
tas que la Constitucin ha concedido a la industrial. As vern
que en la obra de la organizacin que nos rige en plena repblica
independiente, nueve parties tienen los reyes absolutos de Espaa,
y una la Amrica emancipada. Esta nica parte est en el derecho
constitutional; las nueve realistas en el derecho orgnico. Practi-
car la Constitucin conforme a este derecho, es realizar la repbli-
ca representative conforme a la monarqua simple y desptica. He
aqu lo que pasa de ordinario en nuestro rgimen econmico.
El mutuo o prstamo es libre por la Constitucin, que concede
a todos el derecho de comerciar (Art. 14); el prstamo es un acto
de comercio, prestar es comerciar: obtener la libertad de comercio
y verse limitado en la libertad de prestar, es un contrasentido que
slo se explica por una repblica ejercida segn el derecho org-
nico realista y desptico. Los prestamistas o mutuantes son iguales
como acreedores ante la ley civil que regla el pago del inters;
pero en tanto que la Constitucin dice esto (Art. 16), la ley civil
espaola divide los acreedores prestamistas en veinte jerarquas
de ms o menos privilegiados y preferentes. Puede esta ley lla-
marse protectora del fin de atraer capitals extranjeros para darse
a prstamo a los empresarios del comercio y de la industrial ar-
gentina? La propiedad es inviolable; su ejercicio es libre; ningn
servicio es exigible, segn la Constitucin: pero ejerciendo estos
derechos, quiere uno fijar libremente el inters de vuestro capital
prestado bajo ese aliciente; y la ley civil antigua, inspirada por el
odio a los judos, que ejercan el prstamo en la edad media, por-
que no se les dej tener bienes races, pone trabas a la libertad del
inters y aleja los capitals que la Constitucin quiere atraer, qui-
tndoles el nico estmulo que puede llamarlos a buscar colocacin









SISTEMA ECONMICO Y RENTSTICO


en pauses desiertos, sin seguridad, sin polica, llenos de peligros pa-
ra el prestamista.
El prstamo al Gobierno, es decir, el crdito pblico, uno de
los recursos de estos pauses de pobreza present y riqueza future,
puede tener desarrollo bajo leyes civiles que niegan el derecho
de demandar la devolucin de lo prestado al Gobierno y a las co-
munidades, a todo el que no pruebe que stos lo invirtieron en su
utilidad? (Ley 3, tt. I, part. 5a.)
Anhelar por capitals, llamarlos bajo la recompensa estimulan-
te de la libertad, ofrecerles como prima el derecho ilimitado de su
aplicacin a todo gnero de 'produccin industrial, y dejar en pie.
las antiguas leyes civiles que reglamentaron la fianza, el depsito,
la prenda, la hipoteca (estos medios auxiliares de la seguridad del
capital prestado y bases complementarias del crdito privado),
cuando el prstamo era oficio privativo de los judos detestados
por la ley, es decir, por la voluntad del rey catlico y absolute;
cuando el derecho al trabajo, el ejercicio de la industrial eran fa-
vores otorgados o recogidos por la voluntad del rey, y en pocas de
la mayor ignorancia sobre el rol del Estado y de la legislacin en
la formacin de las riquezas, es lo mismo que decir: -Venid, pres-
tamistas extranjeros, a colocar vuestros capitals bajo la ms com-
pleta libertad de usar y disponer de ellos, bajo la ms inviolable
seguridad; pero de todo ello gozaris conforme a las leyes con que
los reyes de Espaa echaron un milln de judos capitalistas, des-
terraron dos millones de rabes industriosos, convirtieron en cri-
men la libertad de la usura, excluyeron a los extranjeros, arruina-
ron la agriculture, las fabricas y el comercio de la Espaa y de
sus Indias.
No har largo y molesto este trabajo con el examen de las re-
formas, que el nuevo derecho constitutional exige en la legislacin
civil de los contratos de fianza, prenda, hipoteca. solidaridad y de-
psito, bastndome notar que la ms simple inspeccin de la or-
ganizacin que hoy tienen esos contratos, demuestra los obstculos
que ella ofrece al establecimiento de bancos particulares de giro,
de depsito y de descuento, y al ejercicio del crdito entire parti-
culares, bajo las bases de libertad, igualdad y seguridad, ofrecidas
por el derecho pblico constitutional, como bases de toda ley civil,
commercial y penal, a los habitantes de la Repblica Argentina.
Acabamos de ver que los capitals extranjeros, atrados y es-
tablecidos por el estmulo de una legislacin de libertad, son el me-
dio previsto por la Constitucin para fomento de las empresas de
ferrocarriles, de colonizacin, de lneas de vapores, bancos de cir-
culacin, seguros, etc. Pero los capitals no tienen el poder de lle-
var a cabo esas grandes empresas, sino por medio de la asociacin.
Los ferrocarriles, los canales, los bancos, las lneas de vapores, en
ningn pas del mundo son empresas que se acometan por un solo
capitalista. As, pues. la omnipotencia del capital, las maravillas
de transformacin y progress que la Amrica desierta espera de
ese agent soberano de produccin, resident y dependent de la aso-
ciacin o compaa, que es la unin industrial de muchos para ob-
tener un beneficio comn., Este medio de accin del capital es
igualmente aplicable a la produccin agrcola, fabril y commercial.
En todos los terrenos de la industrial, la asociacin es la fuerza
que da al capital el poder de obrar resultados en grande escala.
La Constitucin, en vista de esto, ha consagrado entire sus ga-
rantas de derecho pblico, la de asociarse con fines tiles (artcu-
lo 14). La libertad d.e asociacin vuelve a figurar entire los derechos









JUAN B. AIBERDI


'civiles concedidos expresamente a los extranjeros, en igual grado
que a los ciudadanos, por el Art. 20 de la Constitucin.
Las aplicaciones polticas de esta garanta podrn ser muy ti-
les, pero las verdaderamente tiles y fecundas sern las aplicacio-
nes industriales, las que se hagan a la produccin de las riquezas.
Al derecho civil le incumbe reglamentar estas ltimas por estatu-
tos sobre el contrato de sociedad, que tengan por base constitucio-
nal la libertad de asociacin; por fines y miras la importacin y
aplicacin de los capitales extranjeros a las grandes empresas de
mejoramiento material. Tal es la mente constitutional que asignan
a las leyes civiles reglamentarias del contrato de sociedad las pala-
bras del Art. 64, inciso 16 de la Constitucin.
Nuestro actual derecho civil satisface esta exigencia? La Par-
tida 5.a habla de la sociedad universal de los primeros cristianos:
lar de dos o ms personas para determinados fines: pero ni ella
ni los posteriores cdigos civiles pudieron prever las formas y des-
arrollo que ha recibido modernamente el contrato de sociedad, con
-el progress de industrial libre en los pauses de origen ingls. Nues-
tras Ordenanzas de Bilbao imitacin buena para su poca de las
de Colbert de 1665, participan en ese punto del espritu reglamen-
tario y desptico del modelo dictado por la voluntad omnmoda de
Luis XIV.
La sociedad annima, es decir, la sociedad que hace los ferro-
carriles, que establece las lneas de vapores, que funda bancos de
descuento, casas de seguros para colocar la riqueza al abrigo del
fuego, de la mar y de. la desgracia; la sociedad a que deben la
Inglaterra y los Estados Unidos su prosperidad industrial, y a la
que ha de deber nuestra Amrica del Sud su emancipacin de la
barbarie y del atraso; la sociedad annima, ni siquiera es mencio-
nada por nuestras leyes civiles y de comercio.
La compra-venta, funcin en que estriba casi todo el comercio,
que da desahogo por su medio a la produccin fabril y aplicacin
.a las materials primeras que produce la agriculture; la compra-ven-
ta, en su ejercicio, es un derecho o libertad de todos los habitantes
de la Confederacin, por el Art. 14 de la Constitucin, que consa-
gra el derecho de ejercer toda industrial, de comerciar, de usar y
disponer de su propiedad ". El Art. 20 vuelve a dar este derecho a
los extranjeros, para no dejar duda de que ellos lo disfrutan como
el ciudadano. Casi toda la libertad de comercio consiste en la li-
bertad de comprar y vender.
Nuestras actuales leyes civiles, a que queda sujeto el goce y
ejercicio del derecho constitutional de comprar y vender, remon-
tan por su origen histrico a tiempos en que la compra-venta, es
decir, el comercio, ni era un derecho irrecusable del hombre, ni era
un medio principal de producer riquezas. Casi toda la legislacin
espaola desde Carlos I, toda la legislacin de Indias, no son ms
,que una traba interminable, impuesta como ley de conduct a la
libertad de comprar y vender; prohibicin en cuanto a las perso-
nas, en cuanto a las mercaderas, en cuanto a los mercados, a los
precious, a las pocas, a todas las condiciones y medios de celebra-
cin de las compras y ventas. Se puede .definir todo nuestro dere-
cho colonial, una compilacin de prohibiciones del derecho de com-
prar y vender, es decir, del derecho de comerciar.
Segn esto, con solo dejar en pie nuestra legislacin civil re-
glamentaria de la venta, quedara sin efecto la libertad commercial
de vender y comprar declarada por la Constitucin. Podra ser
reglamentaria del goce de la libertad constitutional de comercio la








SISTEMA ECONMICO Y RENTSTICO 81

legislacin que se di con el objeto de reglamentar la opresin y
prohibicin del comercio?
La venta industrial est regida casi exclusivamente por el de-
recho civil, pues nuestra ordenanza de comercio poco estatuye a su
respect. Nuestro derecho civil, a ejemplo del romano, su modelo,
es embarazoso a la circulacin de la riqueza, por la lentitud, inse-
guridad y desigualdad que concurren en su celebracin y efectos.
A pesar de perfeccionarse por el consentimiento, exige la tradi-
cin y entrega material del objeto' vendido para operar la transfe-
rencia de su dominio. Aplicar en contra del comprador la regla que
jhace perecer la cosa para su dueo, o negarle la calidad de tal y
la accin del dominio o el derecho en la cosao. comprada, desde la
perfeccin de la venta, es inconsecuencia de nuestro derecho de
gran resultado en la circulacin de la propiedad. El cdigo francs
ha escapado a ella, por la disposicin de su artculo 1138, segn
la cual la obligacin de entregar la cosa se perfecciona por el con-
sentimiento solo de las parties contratantes; ella hace al acreedor
propietario ".
El derecho de retracto hace desigual la condicin de los com-
pradores, y compromete la seguridad de las ventas, contraviniendo
al principio de igualdad que la Constitucin seala entire las bases
d.e legislacin civil.
La ley 29, lib. 8, tt. 13 de la Recopilacin de Indias no reco-
noce como venta eficaz la que no es hecha ante escribano pblico,
en todos los casos en que por ella se debe alcabala al fisco. As el
sistema fiscal, que nos ha regido por siglos, desprecia la santidad
de los contratos cuando se cruza el inters de la ms triste de sus
contribuciones.
El cambio, en el sentido del contrato de que es expresin la
letra de cambio, por cuyo conduct ingeniosisimo opera el comer-
cio la traslacin del numerario sin los riesgos del trasporte mate-
rial, no es mencionado siquiera por nuestras leyes espaolas. La
permuta domstica, contrato primitive y desusado, es el cambio
nico de que ellas hablan.
El mandato, contrato trasformado por las exigencias de la In-
dustria modern, en que desempea un papel variadsimo con las
diferentes denominaciones de mandatario, procurador, administra-
dor, agent, factor, pagador, mancebo, y por fin comisionista y con-
signatario, bajo cuya ltima significacin es y ser por largo tiem-
po el contrato ms frecuente y arduo del comercio de Sud Amri-
ca, el mandato debe ser reorganizado por nuestra legislacin civil,
tomando por bases los principios de libertad, de igualdad y de se-
guridad, introducidos por la Constitucin en proteccin de la indus-
tria y de los actos que sirven a la circulacin de sus products.
No he procurado sealar todos los puntos en que nuestra le-
gislacin civil debe ser reformada para que la Constitucin llegue
a ser una verdad y deje de ser contrariada por las leyes orgnicas,
sino acumular bastante nmero de casos para no dejar duda de la
oposicin que ella present a las miras de la Constitucin y de la
necesidad imperiosa de entrar en su reform complete y general.
Veamos ahora los medios de iniciar y acometer ese trabajo.








JUAN B. ALBERDI


XIII

Medios constitucionales de iniciar y acometer la reform de la legislacim
orgnica.-En qu consiste la organizacin del pas.-La que hoy
tiene la Confederacin, reside casi toda en los cdigos espaoles y
pertenece a los reyes absolutos.
La Constitucin es la piedra fundamental de la organizacin,
pero no es la organizacin; es el cimiento, el fundamento del edi-
ficio orgnico, no es el edificio mismo.
La organizacin ms propiamente reside en las leyes orgnicas
de la Constitucin; es decir, en las leyes que rigen los hechos, no
en la ley que rige a las leyes.
Son leyes orgnicas de un pas, todas las que forman el cuer-
po de su legislacin general, en que se comprenden sus cdigos ci-
vil, industrial, penal, administrative, etc.
En este sentido, las actuales leyes orgnicas de la Repblica
Argentina, las leyes en que vive hoy su organizacin prctica, las
que reglan la propiedad y todos los derechos e intereses civiles y
comerciales de sus habitantes, las que rigen sus herencias y con-
tratos y sirven a los tribunales para fundar sus decisions, son las
leyes contenidas en los siguientes cdigos:
Fuero Juzgo, Fuero Real, Leyes del Estilo, Siete Partidas, Or-
denamiento de Alcal, Ordenamiento Real, Nueva Recopilacin, Re-
copilacin de Indias, Reales Cdulas, Ordenanza de Minas, Orde-
nanzas de Bilbao, Ordenanza de Intendentes, Leyes nacionales o
patrias.
Se ve que no nos falta organizacin, sino que tal vez nuestra
desgracia consiste en que tenemos organizacin de sobra, estamos
organizados ms de lo necesario. De mil aos a esta parte no hay
rey absolute de Espaa que no haya dado alguna ley de las que
hoy rigen la vida civil de la Repblica Argentina.
Los millares de leyes, de que constant esas compilaciones gobier-
nan nuestra vida prctica, sin ser gobernadas por la Constitucin.
Emanacin de la monarqua pura y simple, expresin de la
voluntad irresponsible de soberanos absolutos, esas leyes son me-
dios orgnicos de los intereses del poder, no de los derechos del
hombre, porque se dieron cuando el poder era todo, y el hombre
nada. En ninguna de ellas tuvo parte la voluntad del pueblo, nin-
guna fu colaborada por Congreso o Asamblea de representantes de
la Nacin.
De ah result, que esa legislacin no puede servir para poner
en ejercicio los derechos de libertad, igualdad, seguridad, consa-
grados por la Constitucin, como bases de toda ley orgnica.
Cambiarla y promulgar otra en su lugar, que no teniendo otras
miras que las de la Constitucin, sirva para llevar a cabo la eje-
cucin de sus principios, esto es propiamente organizer la Rep-
blica. Lo dems, es declarar principios, no es organizer su ejecu-'
cin. Luego la organizacin no es obra de un moment. Ejemplo,
la que tenemos, que es el trabajo de diez siglos. Felizmente cuesta
menos organizer la libertad, cuyo trabajo consiste en dejarla libre,
como es, en la abstencin legislative de parte del Estado, que or-
ganizar sus trabas.
Esta obra est decretada y forma uno de los deberes del Go-
bierno argentino. "El Congreso promover la reform de la actual
legislacin en todos sus ramos ", ha dicho el Art. 24 de la Consti-
tucin. Toda Constitucin de Sud Amrica, que carezca de esa re-








SISTEMA ECONMICO Y RENTISTICO 83

gla, desconoce su destino y rol modern. Esto es poner la organi-
zacin en su verdadero camino, que consiste en derogar ms que
en estatuir.

XIV

Hay dos mtodos de reform legislative: por cdigos completos, o por
leyes sueltas.-Dificultades del primero; motivos de preferir el l-
timo.

Esta reform, este cambio deber ser simultneo o gradual?
Cul ser el mtodo que convenga a la reform? La sancin de
cdigos, o la promulgacin de leyes parciales y sucesivas? La
Constitucin sugiere los dos medios, sin preferir ninguno: el ar-
tculo 64, inciso 11, da al Congreso la facultad de dictar los Cdi-
gos Civil, Comercial, Penal y de Minera; la facultad, no la obliga-
cin de legislar en esos ramos por cdigos. No era de la Constitucin
el fijar mtodos ni plazos a la reform. Por eso el mismo artculo
icitado, en dicho inciso y en el inciso 16, dan igualmente al Con-
greso el poder de satisfacer las necesidades del pas, promoviendo
los intereses materials, por medio de leyes protectoras de esos fines.
Siendo tan admisible y constitutional un mtodo como otro,
el pas debe someter la eleccin a la prudencia.
Los cdigos son el mtodo para satisfacer todas las necesida-
des legislativas de un pas en un solo da y en un solo acto. Esto
solo basta para notar que es un mal mtodo en pases que dan
principio a una vida tan desconocida y nueva en sus elements y
medios orgnicos, como el suelo, el principio, la combinacin y fin
de su desarrollo.
Los cdigos son la expresin de la sociedad, la imagen de su
estado social, que result esencialmente de la combinacin de tres
rdenes de hechos, a saber: los hechos morales, los hechos politicos
y los hechos econmicos. Estos hechos se desenvuelven por leyes
naturales, que les son propias. Estas leyes naturales impulsan a los
hombres a realizar los cambios involuntariamente y por instinto,
much antes que los hombres conozcan y sepan formularlos por
la ciencia. As la riqueza es anterior a la ciencia econmica; la li-
bertad es anterior a las constituciones escritas, pues ella eos quien
las describe. Las leyes escritas pueden ayudar a su desarrollo, pero
no son causa ni iprincipio motor.
La ley escrita, para ser sabia, ha de ser expresin fiel de la
ley natural, que gobierna el desenvolvimiento de esos tres rdenes
de hechos. Cuando esos hechos no son bien conocidos en sus leyes
normales, las leyes escritas no pueden ser expresin fiel de leyes
desconocidas. No pueden menos de ser desconocidas las leyes natu-
rales de hechos que empiezan a existir o no han empezado a existir.
En este caso, el deber de la ley escrita es abstenerse, no estatuir
ni regular lo que no conoce. Tal es el caso en que se encuentran los
hechos econmicos, especialmente de los tres rdenes de hechos que
forman el estado social de la Repblica Argentina, y en general de
toda la Amrica del Sud. Me ceir a ellos, porque ellos son el
objeto de esta obra.
Dar leyes reglamentarias de nuestros hechos econmicos, es le-
gislar lo desconocido, es regular hechos que empiezan a existir, y
muchos otros que ni a existir han empezado. Nadie conoce el rum-
bo ni ley en cuyo sentido marchan a desenvolverse los intereses eco-
nmicos de la Amrica del Sud. Slo sabemos que las antiguas le-
yes coloniales y espaolas propenden a gobernarlos en sentido con-








JUAN B. ALBEBDI


trario; y de ah la lucha entire las necesidades sociales, entire los
instintos y los deseos de la sociedad y la legislacin present. En
este estado de cosas, el principal deber de la ley nueva es remover
la ley vieja, es decir, el obstculo, y dejar a los hechos su libre
desarrollo, en el sentido de las leyes normales que les son inheren-
tes. De aqu el axioma que pide al Estado: Dejar hacer, no in-
tervenir.
Si en cada ley suelta existe el peligro de legislar lo desconoci-
do y de poner obstculos a la libertad, qu no sucedera respected
de los cdigos, compuestos de millares de leyes, en que por exigen-
cias de'lgica, por no dejar vacos y con la mira de legislar sobre
todos los puntos legislables, se reglan y organizan hechos infinitos,
que no han empezado a existir, en pueblos que la Espaa dej em-
brionarios y a medio formarse?
He aqu el peligro de los cdigos de comercio en Sud Amrica,
y de todos los cdigos en general, porque no hay uno que tenga
por objeto las cosas, los bienes, la fortune y riqueza, sea que per-
tenezca al Estado, o a las families, o a las ocupaciones del comer-
cio, de la agriculture y de la industrial fabril.
Slo son cabales y completos los cdigos, cuando son expresin
social de los pueblos que se acercan a su fin. Ejemplo de esta ver-
dad son los cdigos de los emperadores romanos despus de la ve-
nida del Cristianismo, cuando el imperio se reasuma en esos c-
digos para desaparecer dejando en ellos la ltima palabra de su
existencia de siglos.
Para pueblos que empiezan, los cdigos son simples programs
embarazosos, siempre incompletos y siempre refutados por la ex-
periencia del da siguiente. Ejemplo de ello los cdigos franceses,
rehechos despus de su sancin reciente en sus ms importantes
libros, y protestados, reconvenidos por las necesidades econmicas
de la Francia nueva en los libros que quedan intactos. Diganlo sino
las infinitas obras sobre la reform hipotecaria, sobre la organiza-
cin del crdito, sobre la organizacin del trabajo, sobre la venta
pblica de inmuebles: cambios escritos en el program de todos
los partidos, que se estrellan contra la codificacin precoz con que
el imperio de Napolen I encaden la prosperidad material de la
Francia al inters de la unidad poltica de ese pas y a la gloria de
su nombre personal.
Si nuestras leyes sueltas, que se dan bajo el dictado de una
necesidad sentida, pero mal comprendida, se reforman y revisan
tan pronto como se sancionan, porque la experiencia de hoy no
tarda en demostrar el error de la copia de ayer, qu suceder con
los cdigos que, por ser cdigos, tendrn necesidad de regular infi-
nitos hechos, sobre los cuales no tenemos el menor aviso de la ex-
periencia? Suceder uno de dos males a cual mayor: o habr que
reformarlos cada da, porque cada da deja de ser nuestra sociedad
naciente lo que fu ayer; o habr que mantenerlos a viva fuerza
en nombre del principio conservador, lo cual ser tener en guerra
perpetua al pas con la ley, que estorba sus adelantos y progress.
Sin duda .alguna, es preferible el mtodo de reform legislati-
va por leyes sueltas o parciales, porque l tiene por gua y cola-
borador a la experiencia, que es la reveladora de las leyes norma-
les, de que deben ser expresin fiel las que dan los Congresos pru-
dentes y sensatos.
Es el mtodo seguido por los pueblos ms dignos de imitacin,
ms ricos de principio vital, ms florecientes de juventud y pros-
peridad de estos tiempos: la Inglaterra y los Estados Unidos que,
careciendo de cdigos civiles, dan lecciones de libertad, de indus-









SISTEMA ECONMICO Y RENTISTICO 85

tria y progress a la Francia, ms orgullosa de sus cdigos que de
la prosperidad contenida por ellos.

xv

S61e hay dos medios de operar reforms en legislacin tcnica: el despo-
tismo imperial, o las autorizaciones dadas al Poder Ejecuti\o cuando
rige una Constitucin.-Chile debe al ltimo medio sus grandes re-
formas.-A quin la iniciativa?-Ante quin y por quin son acu-
mables tas leyes inconstitucionales?-Todos los cdigos, antiguos y
modernos, son models sospechosos de reform, porque emanan de la
voluntad omnmoda.

Pero, sea cual fuere el mtodo de legislar que se adopted, sea
la. codificacin, o sea la sancin de leyes sueltas, hay un obstculo
para uno y otro mtodos en la ndole de la repblica representa-
tiva, que hace sus leyes por Congresos compuestos de personas aje-
nas de ordinario a los puntos tcnicos de la legislacin econmica,
v. g., que es la que nos ocupa.
Los cdigos debieron casi siempre su sancin al despotismo,
a la soberana de una sola voluntad, que, despus de oir, delibera
y resuelve por s. Tal es el origen de los cdigos ms clebres que
debieron su sancin a Justiniano, Alfonso, Napolen, Federico, Ni-
cols, Fernando VII.
Bajo la repblica, el mtodo eficaz y expeditivo de legislar so-
bre puntos tcnicos y complicados de derecho civil o commercial, es
el de conferir autorizaciones especiales al Poder Ejecutivo.
En Sud Amrica se dan facultades extraordinarias para deste-
rrar, embargar o encarcelar; rara vez o nunca para decretar ca-
minos, para derogar leyes civiles que destruyen la riqueza, para
fundar instituciones salvadoras de la civilizacin. A este mtodo
colocado en manos de Egaa y de Portales, debe Chile sus reforms
ms interesantes. A l debe la Repblica Argentina el cambio ms
grande que se haya obrado en provecho de su prosperidad, desde
1810: la libertad de los ros, decretada por el vencedor de Rosas
el tirano.
Viene ahora otra cuestin. A quin la iniciativa de la reform?
Cmo, por quin deben ser perseguidas las leyes orgnicas que al-
teran o atacan la Constitucin?
Segn el Art. 65 de la Constitucin, las leyes tienen principio
en cualquiera de las dos Cmaras que forman el Congreso y en
el Ejecutivo.
Por el artculo 64, slo el Congreso puede dar leyes que no
existen.
Pero el Art. 14 da a todos los habitantes de la Confederacin
el derecho de peticionar a todas las autoridades.
El derecho de peticin ejercido colectivamente con los fines de
obtener la abrogacin de instituciones malas y la sancin de otras
buenas, es el medio de iniciativa para la reform de la legislacin
ms alto, ms digno de un pueblo que quiere cambiar su ley sin
salir de la ley, y el ms fecundo en resultados, pues deja en manos
del pas la facultad de colaborar en la obra de su legislacin. ejer-
ciendo un medio de soberana que se reserve constitucionalmente
al delegarla en los poderes que le representan.
A qu autoridad argentina corresponde pronunciar la necesi-
dad de la reform? Cul es el tribunal llamado a procesar y juz-
gar las malas leyes? Cul el llamado a decidir entire las leyes que
desea el pueblo, y las que da el Congreso; entire las leyes que po-
nen realmente la Constitucin en ejercicio, y las que la infringen









JUAN B. ALBERDI


y destruyen con pretexto de organizarla? La Corte Suprema, dele-
gataria de la soberana del pueblo argentino para juzgar en los
asuntos federales, es el tribunal a quien corresponde el conocimien-
to y decision de todas las causes que versan sobre puntos regidos
por la Constitucin (Art. 97). No hay punto que en cierto modo
no est regido por la Constitucin. Los puntos de que hablan estas
palabras, son los regidos inmediatamente por la Constitucin, sin
Intermedio de otra ley orgnica; esos puntos son los relatives a las
leyes mismas, es decir, a la constitucionalidad de las leyes; a saber
y decidir si una ley en cuestin es o no conforme a la Constituciu.
Es la jurisprudencia de los Estados Unidos, cuya Constitucin ha
sido imitada por la nuestra en esa facultad dada a la Corte Supre-
ma. En su virtud la Corte ha declarado all ms de una vez incons-
titucionales y dignas de reform muchas leyes del Congreso, re-
clamadas por el inters perjudicado, en uso del derecho de peticin.
La Corte Suprema declara inconstitucionales a las leyes que
lo son. No las deroga, porque no tiene el poder de legislar; derogar
es legislar. Declarada inconstitucional la ley, sigue siendo ley has-
ta que el Congreso la deroga.
Son condenables por la Corte, y revocables por el Congreso, las
leyes que alteran 'los principios, derechos y garantas de la Cons-
titucin, en virtud de su articulo 28.
El artculo 29 prohibe dar ley que concede facultades extraordi-
narias al Poder Ejecutivo. Es extraordinaria toda facultad que no
es otorgada por la Constitucin. Y como nuestras leyes monrqui-
cas dan al Ejecutivo facultades que no le da la Constitucin, se
puede decir que nuestras compilaciones espafiolas no son ms que
cdigos de facultades extraordinarias.
Actos o leyes de esta naturaleza (dice la Constitucin) llevan
consigo una insanable nulidad, y sujetan a los que los cometen a la
responsabilidad del crime de -lesa patria.
Con esas terrible disposiciones de la ley fundamental, todo el
mundo puede acusar ante la Corte Suprema la inconstitucionalidad
de las leyes civiles y administrativas realistas, que alteran los princi-
pios y poderes establecidos por la Constitucin, y pedir que se
declared contrarias a ella.
De este modo la Corte viene a tomar en sus manos la reform
de la legislacin realista, o bien sea, la organizacin de la Rep-
blica, por la condenacin de las leyes que la desvirtan y reac-
cionan.
As la Repblica viene a tener el medio de sujetar a causa, de
traer a juicio ante la soberana judicial del pueblo, representada
por la Corte Suprema, la obra del despotismo secular, el antiguo
rgimen, las leyes torpes que desconocen los principios de libertad,
seguridad, igualdad, base religiosa de toda ley humana. Son los
reyes y los siglos de barbarie trados a los bancos de la justicia
del pueblo a responder, como reos, de sus atentados contra la ra-
zn, contra la verdad y contra la Repblica, que es el Evangelio
aplicado al gobierno poltico.
Condenada por la Corte, derogada por el Congreso la ley in-
constitucional, es preciso suplirla por otra nueva.
Segn qu manera, qu ejemplo, cul modelo?
Nuestros models favorites son: en lo civil, el cdigo de Na-
polen; en lo commercial, el de Fernando VII. Obras del despotismo
puro y simple, pueden ser modelo, esos cdigos, de leyes llama-
das a poner en ejecucin una Constitucin que impone al legisla-
dor civil como principio y limited de su obra, la libertad?
















SEGUNDA PARTE


Disposiciones de la Constitucin que se refieren al
fenmeno de la distribucin de las
riquezas.

Las disposiciones de la Constitucin argentina, relatives a la
distribucin de las riquezas, pueden ser consideradas en sus aplica-
ciones al salario, como beneficio del trabajo; a la rental, como be-
Deficio de la tierra; al inters, como beneficio del capital; y a la
poblacin, como element capaz de influir en el poder de las fuer-
zas productoras y en los beneficios de la produccin.
De aqu la division de esta segunda parte en los cinco captu-
los que siguen.


CAPITULO I.

Consideraciones generals sobre el sistema de la
Constituci6n argentina en la distribucin
de las riquezas.

Dijimos en la Introduccin de este libro, que la Constitucin
federal argentina contena un sistema complete de poltica eco-
nmica, puesto que sus disposiciones abrazan los tres fenmenos de
la produccin, distribucin y consumos de la riqueza national, en
que la' ciencia econmica divide los hechos que son objeto de su
studio.
Hemos examinado en la primera parte que antecede las dispo-
siciones de la Constitucin relatives a la produccin, considern-
dolas sucesivamente en sus principios constitucionales, en sus me-
dios orgnicos de ejecucin, en sus obstculos y resistencia, y en
el plan de remocin o reform de esos obstculos.
Vamos ahora a estudiar las disposiciones y principios de la
Constitucin que se relacionan con la distribucin de las riquezas;
o ms bien, vamos a estudiar los mismos principios que president
a la produccin, en sus aplicaciones a la distribucin; porque no
son los principios, sino sus aplicaciones, lo que vamos a encontrar
de diferente entire el studio que antecede y el que empezamos.
No se podra concebir libertad; de una especie para producer un
valor, y libertad de otra especie para aprovechar del valor produ-
cido. El-principio de igualdad, v. g., que reconoce en todos el de-
recho al trabajo, o, lo que es igual, a producer valor, no podra des-
conocer el mismo derecho a aprovechar de la utilidad correspon-
diente a su parte de produccin. El derecho al trabajo, v. g., est








88 JUAN B. ALBERDI

tan ligado al derecho al product o resultado del trabajo, que no
son ms que un solo derecho considerado bajo dos aspects. Slo
la iniquidad ha podido admitir el uno y desconocer el otro; slo
ella ha desconocido el derecho al trabajo, para disputar el de optar
a sus provechos.
La justicia natural, regla comn de los hechos morales, eco-
nmicos y polticos de que consta la humana sociedad, la justicia
divide y distribuye los beneficios de todo product entire los agen-
tes o fuerzas que concurren a su produccin. Dar utilidades a los
unos y excluir de ellas a los otros, seria contrario a la moral cris-
tiana, que haciendo de todos el deber del trabajo, ha dado a todos
el derecho a vivir de su product.
La Constitucin argentina ha hecho de esta parte de la poltica
econmica el objeto predilecto de sus garantas. Ella vi que dar
garantas en favor del provecho que corresponde a los servicios
del capital, del trabajo y de la tierra en la produccin de las rique-
zas, era no solamente el medio de conseguir el bienestar de los ha-
bitantes del pas, que la Constitucin comprende entire sus prop-
sitos supremos, sino tambin el verdadero medio de fomentar su
produccin, cuyo estmulo no es otro que el deseo de alcanzar ese
provecho, necesario a la satisfaccin de las necesidades del hombre
y al sostn de su existencia de un modo digno de su noble natu-
raleza.
Reconociendo que la riqueza es un medio, no un fin, la Cons-
titucin argentina propende por el espritu de sus disposiciones
econmicas, no tanto a que la riqueza pblica sea grande, como
bien distribuida, bien nivelada y repartida; porque slo as es na-
cional, slo as es digna del favor de la Constitucin, que tiene
por destino el bien y prosperidad de los habitantes que forman el
pueblo argentino, no de una parte con exclusion de otra. Ella ha
dado garantas protectoras de este fin social de la riqueza, sin des-
conocer que el orden social descansa en las bases de la libertad,
igualdad, propiedad, seguridad, etc.
Ella ha querido que las riquezas, que son obra del trabajo com-
binado de todos los servicios productores, redunden en el bienestar
y mejora de todo's los que asisten a su produccin, por medio de sus
respectivos servicios; es decir, de la mayora de la sociedad, en
que reside la Nacin, no de una porcin privilegiada de ella. No
haya esclavos, ha dado en esa virtud; es decir, no haya hombre-
mquina, hombre-tierra, hombre-capital, que teniendo hambre gane
el pan con su sudor para satisfacer el hambre de otro. Ella ha he-
cho un crime de esa torpeza tan ofensiva a la riqueza del pas,
como a la moral del Evangelio. No haya extranjeros, ha dicho; no
haya excluidos en el banquet de la riqueza national, haciendo del
suelo argentino la patria de todo- el mundo para lo que es former
riqueza y disfrutarla en su provecho propio.
Para proteger mejor el fin social de la riqueza, ha preferido
la distribucin libre a la distribucin reglamentaria y artificial. La,
distribucin de las riquezas se opera por s sola, tanto ms equi-
tativamente cuanto menos se ingiere el Estado en imponerle reglas.
As la Constitucin argentina, en vez de inventar despticamen-
te reglas y principios de distribucin para las riquezas, las ha to-
mado de las leyes naturales que gobiernen este fenmeno de la eco-
noma social, subordinado a las leyes normales que rigen la exis-
tencia del hombre en la tierra.
Vamos, pues, a examiner en esta segunda parte qu aplicacin
tienen los principios de igualdad, libertad, propiedad y seguridad
en favor del derecho que asiste a todo productor, para participar








SISTEMA ECONMICO Y RENTISTICO 89

de la utilidad del product, en proporcin al servicio con que ha
cooperado a su creacin.
Por este studio vamos a ver que mediante esos principios,,
aplicados a la distribucin de las riquezas, la Constitucin argenti-
na protege el desarrollo de stas, no en el inters material de la
riqueza considerada en s misma, sino con el fin de proteger la
mejora y bienestar de la parte ms numerosa de la sociedad argen-
tina. (Prembulo de la Constitucin, y Art. 64, inciso 16). La ri-
queza no es para ella el fin, lo repetimos, sino el medio ms eficaz
de cambiar la condicin del hombre argentino, que al present peca
especialmente por la pobreza material, en el sentido de su progress
y bienestar, que es el fin de todas las disposiciones de la Constitu-
cin; pero fin que, al present, depend del bienestar material del
pas y de sus habitantes.
La Constitucin no intent hacer del pas un mercado; de la,
Repblica una bolsa de comercio; de la Nacin un taller. Tomando
el pas como es por la obra de Dios, con sus necesidades morales
a la vez que fsicas, y sirvindole en sus intereses de todo orden,
la Constitucin de la Confederacin Argentina satisface las exigen-
cias de la economa cristiana y filosfica, sin incurrir en las ex-
travagancias y descarrios del socialismo, que con tanta razn ha
espantado a los hombres de juicio, proponiendo remedios ms acia-
gos que el mal.
Por lo dems, conviene tener present que la distribucin de
las riquezas, terreno de la economa poltica que sirve hace afos de
campo de batalla a los partidos polticos en Europa, no tiene en
Sud Amrica, y much menos en el Rio de la Plata, el inters de
aplicacin que en las naciones del otro continent; porque no exis-
tiendo entire nosotros el desnivel o desproporcin entire la poblacin
y las subsistencias, que en Europa hace tan objetable el orden de su
sociedad, que permit que unas classes sobrenaden en opulencia y
las otras perezcan en degradante miseria, en Sud Amrica son no
slo inconducentes sino ridculas y absurdas las aplicaciones, las
doctrinas y reforms proclamadas por los socialists de Europa.


CAPITULO II.

Disposiciones de la Constitucin que tienen relacin
con los salaries o provechos del trabajo.

Esas disposiciones, repito, son las mismas que consagran los'
principios de libertad, igualdad, propiedad, seguridad, en sus rela-
ciones con el fenmeno de la produccin, que hemos estudiado ya.
Al persente vamos a estudiar esos principios en sus aplicacio-
nes especiales y directs a los beneficios del trabajo, es decir, a
los salaries.

I
De la libertad en sus relaciones con los salaries.

La libertad o derecho al trabajo, concedido a todos los habi-
tantes de la Confederacin por los articulos 14 y 20 de la Constitu-
cin, envuelve esencialmente el derecho a los provechos del traba-
jo. Todos tienen opcin a los beneficios del trabajo, bajo las reglas








JUAN B. ALBERDI


de una entera libertad sobre su tasa entire el que ofrece el trabajo
y el que le busca.
El salario es libre por la Constitucin como precio del trabajo,
su tasa depend de las leyes normales del mercado, y se regla por
la voluntad libre de los contratantes. No hay salario legal u obliga-
torio a los ojos de la Constitucin, fuera de aquel que tiene por
ley la estipulacin expresa de las parties, o la decision del juez fun-
dada en el precio corriente del trabajo, cuando ocurre controversial.
Cuando la Constitucin proclama la libertad o derecho al tra-
bajo, no da por eso a todo trabajador la seguridad de hallar tra-
bajo siempre. El derecho de ganar no es el poder material de hacer
ganancias. La ley puede dar y da el derecho de ganar el pan por
el trabajo; pero no puede obligar a comprar ese trabajo al que no
lo necesita, porque eso sera contrario al principio de libertad que
protege al que rechaza lo que no quiere ni necesita.
La Constitucin, por si, nada crea ni da: ella declara del hom-
bre lo que es del hombre por la obra de Dios, su primitive legisla-
dor. Dios, que ha formado -a todos los hombres iguales en derecho,
ha dado a los unos capacidad y a los otros inepcia, creando de este
modo la desigualdad de las fortunes, que son el product de la ca-
pacidad, no del derecho. La Constitucin no debia alterar la obra
de Dios, sino expresarla y confirmarla. Ni estaba a su alcance igua-
lar las fortunes, ni su mira era otra que declarar la igualdad de
derechos.
Garantizar trabajo a cada obrero sera tan impracticable como
asegurar a todo vendedor un comprador, a todo abogado un client,
a todo mdico un enfermo, a todo cmico, aunque fuese detestable,
un auditorio. La ley no podra tener ese poder,. sino a expenses de
la libertad y de la propiedad, porque seria preciso que para dar
a los unos lo quitase a los otros; y semejante ley no podra existir
bajo el sistema de una Constitucin que consagra en favor de todos
los habitantes los principios de libertad y de propiedad, como bases
esenciales de la legislacin.


i

De la igualdad en sus aplicaciones a los salaries.

El principio de igualdad, tal como 1ha sido consagrado por los
artculos 15 y.16 de la Constitucin, tiene consecuencias infinitas
en la buena distribucin de los beneficios del trabajo.
La Constitucin ha enriquecido los provechos del trabajo libre,
aboliendo el trabajo esclavo y servil, que le hacia concurrencia de-
sastrosa. En la Confederacin Argentina no hay esclavos. Todo
contrato de compra y venta de personas es un crime infamante",
dice el Art. 15.
Desconociendo las prerrogativas de sangre y nacimiento, los
fueros personales y los ttulos de nobleza, haciendo a todos los habi-
tantes de la Confederacin iguales ante la ley, y fijando el jirin-
cipio de igualdad como base del impuesto y de las cargas pblicas,
el Art. 16 de la Constitucin ha concluido con las antiguas divi-
siones de los hombres, respect al trabajo y sus beneficios, en "pri-
vilegiados y plebeyos, trabajadores y ociosos, extranjeros y nacio-
nales, tributarios y no tributaries, clients y seores feudales",
bajo cualquiera denominacin. Todos son admitidos por la ley a
tomar igual asiento en el banquet de los beneficios del trabajo.
Con la abolicin de los privilegios de todo gnero, dejan de









SISTEMA ECONMICO Y RENTSTICO


ser constitucionales las leyes que establecen gremios, cuerpos y ma-
triculas de trabajadores. Tales instituciones son tradicin de las
corporaciones industriales de la edad media en Europa, que pu-
dieron ser tiles en aquel tiempo, pero que hoy constituyen privi-
legios ofensivos de la igualdad, designada como base de la distribu-
cin de los beneficios del trabajo, declarado libre para todos los
habitantes del pas. Las inmigraciones extranjeras no podrn diri-
girse en busca de trabajo y de salaries a pauses donde sea preciso
incorporarse en gremios, matricularse en corporaciones, someterse
a cierta discipline, para poder trabajar y ganar el pan.

III

De la propiedad en sus relaciones con los salaries.

La propiedad de los beneficios del trabajo es garantida a todos
los habitantes de la Confederacin por el Art. 17 de la Constitucin,
que declara inviolable toda propiedad y todo servicio personal (tra-
bajo), ya se consider en si, ya en sus resultados.
Las garantas que concede el Art. 18 en favor de la seguridad
de las personas, de la defense judicial, del domicilio, de la corres-
pondencia y papeles, son de inmensa consecuencia en los beneficios
del trabajo, casi siempre personal, y en la reparticin segura y-
equitativa de los beneficios del trabajo. Esta seguridad desaparece
a menudo en pauses donde las guerras civiles interminables arreba-
tan a los hombres de las ocupaciones de la industrial, para emplear-
les en el servicio de las armas. La Constitucin argentina, para co-
locar el trabajo industrial al abrigo de este mal y neutralizarlo
en cierto modo a las disensiones polticas, ha eximido a los extran-
jeros naturalizados o no, es decir, a los trabajadores ms tiles, de
todo servicio military y de toda contribucin extraordinaria de ca-
rcter forzoso. (Artculos 20 y 21.) Y para que esta promesa de la
Constitucin no quede ilusoria, el Art. 27 obliga al Gobierno a esti-
pular tratados de paz y de comercio con las potencias extranjeras,
destinados a afianzar la estabilidad de esos principios.
He ah las bases que ha dado la Constitucin argentina para
la organizacin del trabajo en cuanto a sus beneficios o salaries.
Las leyes orgnicas de la Constitucin, en ese punto, no tienen ms
misin que dar las reglas convenientes para que el salario sea libre
en cuanto a su tasa, accessible a todos por igual y para todos in-
violable y seguro.

IV

La organizacin' del trabajo no tiene en Sud-Amrica las exigencias que
en Europa.-Aplicaciones plagiarias.-Condicin del pobre en la Re-
pblica Argentina.
Importa no perder de vista que la organizacin del trabajo, en
lo relative a la distribucin de sus provechos, no tiene en las Pro-
vincias de la Confederacin Argentina las exigencias que en los
pueblos de Europa, donde la condicin del trabajador y la deman-
da de sus servicios son del todo diferentes que en Amrica. A este
respect, todas las condiciones econmicas son opuestas y deseme-
jantes en los dos continents.
Nada ms loco, ms ajeno de sentido comn, que las aplicacio-
nes plagiarias que pretenden hacer los agitadores de Sud Amrica









92 JUAN B. ALBERDI

de las doctrinas de algunos socialists europeos sobre la organizaci6
del trabajo, como medio de sustraer las classes pobres a los rigores
del hambre y a las tiranas del capital y del terrazgo, en estos pa-
ses donde las condiciones econmicas del trabajo son del todo pe-
culiares y diferentes de las conocidas en Europa. Tales aplicaciones
suponen la ignorancia ms complete de las proporciones que guar-
dan en esta Amrica desierta la poblacin con las subsistencias.
En Sud Amrica hay riesgo de que el salario suba basta el
despotismo, al revs de lo que sucede en Europa, donde el salario
es insuficiente para alimentar al trabajador. El mismo hombre que
en Europa recibe la ley del capitalist y del empresario de indus-
tria, viene a nuestro continent y se desquita viendo a sus pies a,
los tiranos que all explotaban su sudor. All es siervo del capita-
lista; aqu es su rey y soberano. Los roles se encuentran cambiados
completamente. El capital entire nosotros 'es mendigo de brazos y
trabajo; el trabajador se hace buscar descansando a pierna suelta.
Tal es la condicin del obrero en las ciudades y campaas de Sud:
Amrica tan pronto como las agitaciones de la guerra civil ofrecen
alguna seguridad y paz a los trabajos de la industrial.
La condicin del pobre en la Repblica Argentina es inconce-
bible para el pobre de las naciones europeas. Puede conocer todos
los sufrimientos menos el del hambre. La tierra misma le ofrece
medios de vivir cuando no quiere trabajar. Las lluvias de un cielo
siempre azul y benigno y los calories de 'un sol prdigo de fecundi-
dad, hacen a menudo las veces del capital y del trabajo en tierras.
que, sin el auxilio del honibre, multiplican las cras de ganados y
de toda clase de animals tiles, produce espontneamente el al-
godn, la seda, el ail, la cochinilla, etc.
El pobre de nuestras provincias, pastoras en la mayor parte,.
vive harto de care, posee terrenos y animals; es propietario a
su modo las ms veces.
El mendigo de las PIrovincias argentinas anda a caballo muchas
veces, y no es raro que posea tierras y animals. La dulzura del
clima le suple de cobija, y le dispensa de construir techos acaba-
dos. Habita campos ricos de caza facilsima y de vveres espon-
tneos.
Es pobre las ms veces porque es vago y holgazn; y no es
holgazn por falta de trabajo sino por sobra de alimentos. Educado
en la desnudez y privacin de ciertas comodidades, no sufre por
ello fsicamente, gracias a la clemencia del clima. Tiene que co-
mer, y gusta naturalmente de las delicias del dolce far niente. De
Sordinario es un filsofo que realize por instinto los sueos de al-
gunas escuelas de la antigua Grecia.
Compared el discurso de la reina de Inglaterra al Parlamento
de cada ao con los mensajes anuales de nuestros presidents: all
no se habla sino de cereales, de trigos, de cosechas, es decir, de
pan y sustento; aqu no se habla sino de falta de brazos, es decir,
de bocas, para multiplicar y consumer los products fciles de tie-
rras opulentas por su naturaleza y formacin.

v

Origen legal de la holgazanera entire los hispanoamericanos.

Junto con el clima, concurren a producer este estado de cosas
la educacin traditional del pueblo espaol de raza infelicisima pa-
ra servir a las necesidades de la industrial. Las leyes que han arrui-








SISTEMA ECONMICO Y RENTISTICO 93

nado al espaol peninsular como agent de produccin y de rique-
za, han obrado doblemente en la anulacin industrial del espaol
de Sud Amrica. Durante tres siglos nos fu prohibido trabajar
y producer todo lo que la Espaa poda traernos en cambio del oro
y de la plata, a cuya explotacin se redujo nuestra industrial co-
lonial. Hemos sido ociosos por derecho, holgazanes legalmente. Se
nos ense a consumer sin producer, para ser tiles a las necesi-
dades de la produccin peninsular.
Nuestras antiguas capitals abundaban de conventos de mon-
jes de ambos sexos, en que millares de ociosos reciban el sustento
cuotidiano tan luego en nombre de la religion que ense al hom-
bre a vivir del sudor de su frente. Nuestras capitals ociosas eran
escuelas de vagancia, de donde salan, para desparramarse en el
resto del territorio, los que se haban educado entire las fiestas, el
juego y la disipacin, en que vivan envueltos los virreyes, corrup-
tores por sistema de gobierno.
Nuestro pueblo no carece de pan, sino de educacin, pues aqu
tenemos un pauperismo mental. Nuestro pueblo argentino muere de
hambre de instruccin, de sed de saber, de pobreza de conocimien-
tos prcticos en el arte de enriquecer.
Sobre todo muere de pereza, es decir, de abundancia. Tiene
pan sin trabajo; vive del mand, y eso le mantiene desnudo, igno-
rante y esclavo de su propia abyeccin. Si el origen de la riqueza
es el trabajo, cabe duda de que la ociosidad es el manantial de la
miseria? La ociosidad es el grande enemigo del pueblo de las pro-
vincias argentinas. Es preciso marcarla de infamia; ella engendra
la miseria y el atraso mental, de que son hijos los tiranos y la
guerra civil para su destruccin, impossible por otro medio que no
sea el progress y la mejora del pueblo.

VI

Medios legales de mejorar el trabajo y su organizacin.-En qu
consiste la organizacin del trabajo.
Para remediar este estado de cosas, qu puede hacer la ley?
Si por la peculiaridad de los casos fuese inaplicable a la mejora
del pueblo trabajador de Sud Amrica la doctrine de algunos eco-
nomistas europeos sobre la organizacin del trabajo, habra algn
otro sistema de organizacin legal del trabajo adecuado y aplicable
al estado econmico de la Repblica Argentina?
La ley no podr tener a ese respect ms poder que el que le
ha trazado la Constitucin. Su intervencin en la organizacin del
trabajo no puede ir ms all del deber de garantizar los beneficios
de la libertad, de la igualdad, de la propiedad y seguridad, en favor
sible de parte del Estado; cualquiera otra es quimrica o tirnica.
La organizacin del trabajo es problema que se ha desfigurado
y achicado por los socialists europeos, que han querido ver todo
el trabajo en el trabajb manual y material, con el fin de interesar
las classes pobres en la reform y trastorno del gobierno poltico.
El trabajo tiene gradaciones y modos infinitos. Es director,
cuando se opera por los brazos; es indirecto, cuando se desempea
por la accin del capital y de la tierra, que en cierto modo son ins-
trumentos del trabajo. El trabajo tiene tantas faces como la indus-
tria; hay trabajo agrcola, trabajo fabril, trabajo commercial. Orga-
nizar estos ramos de la industrial, seria llevar al cabo la organiza-
cin del trabajo.








JUAN B. ALBERDI


Pero esta obra est hecha por la legislacin comn y por los
cdigos especiales de comercio, de minas, de marina; por las leyes
rurales, agrcolas y fabriles. La organizacin del trabajo es tan
antigua como las leyes civiles e industriales.
Est mal ejecutada? merece reform? es incomplete? Esto
ya es diferente.
Est mal ejecutada, en el sentido que la ley organize demasia-
do, que intervene ms de lo preciso, estrechando el dominio de la
libertad individual en el ejercicio del trabajo y en el goce de sus
beneficios.
Bajo este aspect es convenient la reorganizacin del trabajo,
es decir, la reform de la legislacin comn en sus aplicaciones a
los beneficios del trabajo, sobre las bases de la igualdad, libertad,,
propiedad y seguridad, dadas por la Constitucin. He aqu el campo
y objeto de la reform econmica, en sus relaciones con la organi-
zacin del trabajo.
Esta tarea consiste entire nosotros, ms bien en derogar que
en estatuir; en derogr las trabas que dejla colonia y renov la
Repblica, poco avisada en los misterios que ligan la libertad a la
industrial, ms bien que en estatuir nuevas reglas de que poco ne-
cesita la libertad.
Ese trabajo no tendr por objeto equilibrar la distribucin de
la renta entire los coproductores, pues la distribucin nunca pec
por desigual en la Repblica Argentina, donde la uniformidad de
condiciones y classes rein an bajo el antiguo sistema colonial.
Nunca hubo nobles ni ttulos de sangre en las Provincias que hoy
forman la Confederacin Argentina; apenas se conocieron uno o dos
mayorazgos. El Gobierno espaol ofreci cuarenta ttulos de noble-
za a families argentinas, con motivo de las victorias obtenidas con-
tra los ingleses en 1807, y ninguno fu admitido. La reorganizacin
del derecho comn argentino en sus relaciones econmicas con los
provechos del trabajo tendr por objeto ms bien que nivelar esos
provechos, fecundarlos y aumentarlos para todos los participes de
l. en calidad *de cooperadores a la produccin por medio del tra-
bajo.
He ah la panacea, he ah la proteccin que el trabajo espera
de la ley argentina, orgnica de la Constitucin en este punto:
libertad, seguridad, propiedad, igualdad.
El trabajo entire nosotros no es un campo de batalla; no hay
concurrencia, no hay vctimas. Los hospitals, la caridad, la bene-
ficencia pblica no tienen que ejercitarse en favor de las victims
del trabajo; son las vctimas de la ociosidad quienes de ordinario
disfrutan de sus socorros.
Buenas leyes de polica contra la vagancia; persecucin del ocio
como delito contra la sociedad; premios al trabajo dirigidos a dig-
nificarlo, ennoblecerlo; sobre todo, instruccin industrial al pueblo:
he ah el complement de la intervencin legtima del Estado en la
organizacin del trabajo respect a la buena distribucin de s'us
provechos. La Constitucin argentina no permit ms a la accin
de sus leyes orgnicas: ella impone la reform y prohibe la sancin
de toda ley que con pretexto de organizer el derecho al trabajo,
concedido por el Art. 14, altere ese principio y los de igualdad y
seguridad, que le son correlativos. (Art. 28 de la Constitucin ar-
gentina.)








SISTEMA ECONOMIC Y RENTISTICO


VII
Oposicin del antiguo derecho espaol y argentino con los principios de
la Constitucin federal sobre el trabajo.-El viejo rgimen en las
leyes industriales de Buenos Aires.

Los cdigos de las Siete Partidas, de la Recopilacin Castella-
na, de la Recopilacin de Indias, las Ordenanzas de Bilbao y mu-
chas Reales Ordenes de los antiguos soberanos espaoles, vigentes
hasta hoy en la Repblica Argentina, contienen disposiciones infi-
nitas que son incompatible con el derecho al trabajo sancionado
en trminos tan anchos por la modern Constitucin de las Pro-
vincias confederadas. Se necesitara un libro especial, muy exten-
so, para enumerar todas las leyes antiguas restrictivas y opresoras
de la libertad del trabajo, que requieren revocacin o revision por
los principios del nuevo derecho fundamental. Pero lo que hace ms
necesaria esta reform y ms fuerte el poder reaccionario de la
antigua legislacin colonial, es la especie de rehabilitacin que esa
legislacin restrictive ha recibido, despus de la independencia, de
las leyes industriales dadas en la Provincia de Buenos Aires, que
por su ejemplo han ejercido y son capaces de -ejercer en las otras
provincias confederadas un influjo pernicioso a la libertad de in-
dustria y al progress de la poblacin como su consecuencia ne-
cesaria.
Por el derecho local de Buenos Aires, todo el trabajo est di-
vidido en gremios o corporaciones inaccesibles (algunos de ellos
bajo pena de ser destinados al ejrcito de lnea) a todo trabajador
que no hubiese obtenido de la polica poltica su inscripcin en la
matrcula correspondiente al ramo en que quiere trabajar. Hay ma-
tricula de lancheros del puerto, matrcula de vendedores de caree,
matrcula de abastecedores, matrcula de acarreadores de ganado,
matrcula de cargadores, matrcula de peones, matrcula de comer-
ciantes, matrcula de estudiantes, matrcula de abogados y mdicos.
Las puertas de esos trabajos y ejercicios- estn cerradas para todo
el que no ha cuidado de proveerse de papeletas y salvoconductos de
manos de la polica poltica, bajo cuya inspeccin corren los ms
de esos gremios industriales.
Por un decreto del Gobierno de Buenos Aires, de 17 de julio
de 1823, ningn pen -puede ser conchavado para. servicio alguno o
faena de campo, sin una contrata formal por escrito, autorizada por
el comisario de polica de la seccin respective. La falta de esa so-
lemnidad hace ineficaz el contrato; ni es admisible en juicio de-
manda alguna para la devolucin de un salario anticipado.
Semejante legislacin puede ser propia para arrebatar a los
Estados Unidos de Norte Amrica una parte de las inmigraciones
que les enva la Europa exuberante de poblacin? Si en el Estada
de California, por ejemplo, el ms atrasado de los Estados de la
* Unin, por ser el ms nuevo, se hablase de establecer matrculas de
ese gnero, para enrolar a los trabajadores que de todas parties acu-
den all en busca de la libertad, no emplumaran, al estilo del
norte, al que proyectase tal atentado contra la libertad del trabajo?
La organizacin que el trabajo necesita en el inters de la
buena distribucin de sus provechos, no es precisamente la que pue-
de darle el Estado; sino la que depend de la voluntad libre de los
trabajadores que saben asociar sus esfuerzos y poner en armona
sus intereses rivals, por medio del derecho de asociacin concedi-
do por el Art. 14 de la Constitucin federal argentina. Al derecho








96 JUAN B. ALBERDI

individual, al inters de cada uno corresponde, y no al poder del
Estado, organizer y regular las condiciones del trabajo, para que sus
beneficios se compartan entire todos, con una igualdad que la ley
no puede establecer sin violar el derecho de algunos otros. Que 'el
trabajo se organic a s mismo, como en el inters de sus prove-
-chos hacen los dems agents de la produccin: el capital y el
terrazgo. La libertad industrial, como la lanza de Aquiles, tiene
el poder de curar las heridas que abre ella misma.


CAPITULO III.

'Disposiciones de la Constitucin que se refieren al inters
o renta de los capitals y a sus beneficios.

I

Los capitals son la civilizacin argentina, segn su Constitucin.-Medios
que sta emplea para atraerlos.

Los capitals no son el dinero precisamente; son los valores
-aplicados a la produccin, sea cual fuere el objeto en que consistan.
Par pasar de una mano a otra, se convierten ordinariamente en
dinero, en cuyo caso el dinero slo hace de instrument del cambio
o traslacin de los capitals, pero no constitute el capital propia-
mente dicho.
Los capitals pueden trasformarse y convertirse en muelles, en
buques de vapor, en ferrocarriles, puentes, pozos artesianos, cana-
les, fbricas, mquinas de vapor y de todo gnero para beneficiary
metales y acelerar la produccin agrcola, as como pueden consis-
tir en dinero y mantenerse ocupados en hacer circular otros capi-
tales por su intermedio.
Bajo cualquiera de estas formas o trasformaciones que se con-
-sideren los capitals en la Confederacin Argentina, ellos constitu-
yen la vida, el progress y la civilizacin material de ese pas.
La Constitucin federal argentina es la primera en Sud Am-
rica que habiendo comprendido el rol econmico de ese agent de
prosperidad en la civilizacin de estos pases, ha consagrado prin-
cipios dirigidos a proteger directamente el ingreso y establecimien-
to de capitals extranjeros.
Esa mira alta y sabia est expresada por el Art. 64, inciso 16
de la Constitucin federal, que atribuye al Congreso el poder obli-
gatorio en Cierto modo de: "Proveer lo conducente a la prosperi-
dad del pas, al adelanto y bienestar de todas las provincias, y al
progress de la ilustracin del pas, dictando planes de instruccin
general y universitaria, y promoviendo la industrial, la inmigra-
cin. la construccin de ferrocarriles y canales navegables, la colo-
nizacin de tierras de propiedad national, la introduccin y esta-
blecimiento de nueras industries, la importacin de capitals ex-
tranjeros y la exploracin de los ros interiores, por leyes protec-
toras de estos fines y por concesiones temporales de privilegios y
recompensas de estimulo ".
El Art. 104 de la Constitucin, comprendiendo que los capita-
les son una necesidad de cada provincia, al paso que de toda la
-Confederacin, atribuye aquellas mismas facultades a los gobiernos
de provincia, sirvindose de las mismas expresiones.









SISTEMA ECONMICO Y RENTISTICO 97

Se ve que la Constitucin consider como cosas conducentes a
la prosperidad del pas la industrial, la inmigracin, los ferrocarri-
les y canales, la colonizacin de tierras nacionales. Y como todas
,estas cosas conducentes a la prosperidad no son ms que trasfor-
maciones del capital, la Constitucin cuida de colocar a la cabeza
de esas cosas y al frente de los medios de promoverlas la importa-
cin de capitals extranjeros.
Ella seala como medio de provocar esta importacin de capi-
tales, la sancin de leyes protectoras de este fin y las concesiones
temporales de privilegios y recompensas de estimulo.
Toca a las leyes orgnicas de la Constitucin satisfacer y ser-
vir su pensamiento de atraer capitals extranjeros, empleando pa-
ra ello los medios de proteccin y de estimulo ms eficaces que
reconozca la ciencia econmica, y que la Constitucin misma haga
admisibles por sus principios fundamentals de derecho econmico.
No debiendo las leyes orgnicas emplear otros medios de pro-
teger la venida de los capitals que los medios indicados por la
Constitucin misma, importa tener present cules son esos medios
designados por la Constitucin, como base fundamental de toda
ley que tenga relacin con los capitals considerados en su princi-
pio de conservacin y de qumento, y en sus medios de accin y de
aplicacin a la produccin de sus beneficios.
Esos medios de proteccin. esos principios de estmulo, no son
otros que la libertad, la seguridad, la igualdad, asegurados a to-
dos los que, habitantes o ausentes del pas, introduzcan y establez-
can en l sus capitals.
La Constitucin los establece por sus artculos 14, 15, 16, 17,
18, 20. 26, 27 y 28, tantas veces citados y trascritos en el curso de
este libro.
Segn esto, proteger el capital por los medios designados por
la Constitucin, es dejarle su amplia y entera libertad de accin
y de aplicacin, es darle seguridad para su principal y para sus
beneficios e interfes; es colocarle bajo el amparo de la igualdad
contra los privilegios y monopolios de todo gnero. La ley, nueva o
antigua, que saliendo de esos principios somete la condicin de los
capitals a otras reglas econmicas que no sean sas, quebranta la
Constitucin, a'eja los capitals, y atrasa y embrutece al pas.
Veamos cules son los medios prcticos que puedan emplear las
leyes relatives al capital, pa 'a hacer efectivos en su proteccin y
provecho los prinrinios de libertad, seguridad, igualdad, consagra-
dos por la Constitucin.
El capital es demasiado poderoso por s mismo para que nece-
site proteccin pecuniaria de parte de la ley. Ahora veremos que
lo que la Constitucin llama recompensas y privilegios de estimulo
para atraer los capitals, son un verdadero seguro con que la Na-
cin paga el riesgo que corren los capitals que vienen a estable-
cerse en servicio de su civilizacin. en medio de los infinitos pe-
ligros que son inherentes al desierto, al atraso del pas y a la ine-
ficacia de las leyes y de las autoridades nacientes para proteger el
derecho privado.
El capital es demasiado perspicaz para que necesite que la
ley se encargue de formarle sus ganancias, o de sealarle los em-
pleos ms lucrativos y ventajosos para su incremento.
Fl capital no quiere ms apoyo de la ley que el que le da la
,Constitucin.








3UAN B. ALBEDI


nI

La Constitucin argentina protege el capital con la libertad Ilimitada en
la tasa del inters y en sus aplicaciones.-Naturaleza econmica del
inters y orgenes de su alza y baja.-Leyes contrarias a la Consti-
tucin en este punto vital.

La libertad protege el capital de muchos modos; pero hay dos
principalmente en que ella se identifica con sus beneficios, a sa-
ber: 19 la tasa de sus provechos e intereses; 29 las aplicaciones y
empleos industriales del capital.
La Constitucin argentina garantiza a los capitals su libertad
complete en la tasa de sus beneficios y en la forma de sus apli-
caciones.
El inters y su tasa es un fenmeno que se opera por causes
peculiares y suyas, en que la ley no debe intervenir, sino para ase-
gurar la ms complete libertad al desarrollo de ese fenmeno. La
Constitucin lo ha reconocido as.
El inters es el precio con que se paga el uso o alquiler de un
capital prestado. El capital se alquila, como se alquila la tierra o
se alquila el trabajo.
Como precio del capital prestado o alquilado, el inters no se
decreta; lo establece la demand. Si fuere lcito fijar su inters al
capital, por qu no lo seria tambin fijar al trabajo sus salaries,
a la tierra sus rentas, a la venta de todos los objetos su precio?
As como no hay precio legal, ni salario legal, tampoco hay in-
ters legal.
La libertad de estipular el inters forma parte de la libertad
de comercio, pues no es ms que la libertad de prestar, que envuel-
ve esencialmente la de estipular el precio del prstamo, condicin
esencial del contrato.
Prstamo, alquiler del capital o venta del servicio del capital
son diferencias de palabras, que no alteran la justicia con que se
debe al capital una compensacin por el beneficio y utilidad que
se saca de su servicio.
Entre los romanos, el contrato de prstamo era gratuito; pres-
tar, era servir, favorecer sin inters. De ah es que pareca illegal
todo inters exigido por un prstamo de dinero.
Las leyes espaolas copiaron esa doctrine en la poca en que
el comercio era tan naciente como haba sido entire los romanos.
Entonces se prestaba el capital para consumos estriles, es decir,
para satisfacer necesidades; y el inters exigido a la desgracia se
miraba como un acto de crueldad.
Con los progress de la industrial y del comercio, el prstamo
tuvo otros destinos; se prest el capital para usarle en la produc-
cin- de nuevas riquezas, y esta novedad hizo del todo legtimo el
pago de un inters p alquiler por un prstamo, que tena por obje-
to hacer ms rico y feliz al que reciba prestado.
Hay un principio de justicia en la libre tasa del inters del ca-
pital por exorbitante que parezca a veces.
Lo que se llama de ordinario inters del. capital, comprende
dos compensaciones esencialmente diferentes, que conviene no con-
fundir: una constitute el precio del prstamo, y se llama inters
propiamente dicho; otra es el pago del riesgo que corre el presta-
dor de no volver a recuperar el todo o parte de su capital. Est
ltima forma un verdadero precio del seguro. Tan legitima es una









SISTEMA ECONMICO Y RENTISTICO


compensacin como otra, y el prestador debe tener entera libertad
4e estipular el valor de ambas.
Los que consideran el inters del capital como el precio de su
simple alquiler, califican naturalmente de usura la porcin del pre-
mio con que se paga el riesgo que corre el prestador de no volver
-a entrar en posesin del todo o parte de su dinero, o de recuperarlo
tarde y dificultosamente.
La libertad, o su expresin la ley, debe respetar este ltimo
derecho del prestador, as por la justicia que envuelve, como por
va de estmulo para atraerle a pauses tan fecundos en riesgos de
todo gnero. En Sud Amrica forma el seguro la mayor parte del
inters del dinero, y debe ser as.
El alza del seguro o precio del riesgo del capital prestado de-
pende naturalmente de la inseguridad que tiene el prestador.
La inseguridad depend del empleo arriesgado de los capitals,
de la falta de hbitos de puntualidad en nuestros pauses nacientes,
y de nuestra legislacin y administracin incompletas y embriona-
rias. Raro es el empleo de un capital en Sud Amrica que no sea
arriesgado: la explotacin de minas es un juego de azar las, ms
veces; el comercio lucha con los impuestos coloniales de origen,
con la falta de vas de comunicacin, con las' perturbaciones ince-
santes de la guerra civil; la agriculture ve malogrados sus clcu-
los por la falta de brazos, de mercados, de tranquilidad. La coloca-
cin de grandes capitals en ferrocarriles, en canales, en muelles,
en mquinas de gran costo corren riesgos tan multiplicados y fre-
cuentes, en pauses como los nuestros, que no hay compensacin ni
premio de seguro que no sea pequeo para pagar tamaos riesgos.
La ley debe dejar que esos riesgos se paguen librements eegn
sus dimensions.
La puntualidad en el cumplimiento de las promesas es el re-
sultado de una educacin regular y el fruto de una civilizacin muy
adelantada. Estn muy lejos nuestras sociedades sudamericanas de
llegar a este grado; entretanto es preciso que los capitals se
hagan pagar el riesgo que corren, prestndose a manos poco habi-
tuadas a devolver lo ajeno puntualmente.
La insubsistencia de la autoridad en pauses nacientes, la Im-
perfeccin de nuestras leyes civiles, que atemorizan al prestamista
con una multitud de hipotecas ocultas, de privilegios y causes de
preferencia, que le arrebatan el gaje sobre cuya seguridad haba
prestado su capital, la lentitud de las tramitaciones judiciales, las
malas leyes sobre quiebras, dan ocasin a otros tantos riesgos que
el capital corre de no volver a manos de su prestador; y muy jus-
to y legitimo es que esos riesgos tengan un precio, cuya tasa debe
ser libre expresin de la voluntad de los contratantes.
Las leyes que, en vez de reconocer y aceptar el poder que tie-
nen esas causes en la elevacin del inters y del seguro de los ca-
pitales, pretenden limitarlos y disminuirlos por mandates despti-
cos, son leyes ignorantes de la material sobre que estatuyen, leyes
ciegas que atropellan la justicia en vez de protegerla, infringen la
Constitucin y ponen los capitals en la alternative de arruinarse,
o de abandonar el pas, que los hostiliza y aleja, en vez de atraer.
Llamar injustas esas leyes, es darles un nombre que no me-
recen por suave. Es menester derogarlas como leyes de barbarie,
de empobrecimiento y de desolacin. Hace doscientos aos que Mon-
tesquieu atribua la decadencia del comercio a las leyes perseguido-
ras del prstamo a inters: hoy es axioma entire el vulgo de los
economists.
Despus de derogadas entire nosotros, las sobreviven los hbi-









100 JUAN B. ALBERDI

tos e instintos que han hecho nacer con su reinado de muchos si-
glos. Estos hbitos e instintos hostiles al prstamo a inters, y a
la consideracin de los que se dedican a ese utilsimo giro, son
barreras de ignorancia y de atraso contra la prosperidad de estos
pauses.
Una ley de Partida negaba sepultura en lugar sagrado al usu-
rero muerto sin penitencia de este crime (ley II, ttulo XIII,
part. la.). Otra ley del mismo cdigo llamaba infame al usurero. El
libro XII de la Novsima Recopilacin coloca la usura en el dere-
cho penal. La ley la. del ttulo XXII prohibe y anula los contratos
con moros y judios, interviniendo usura. Otra ley condena al cris-
tiano a la prdida de lo que prest a usura.
Esas leyes ignorantes, promulgadas en, dao de la industrial y
en odio de los rabes y judos, que hacan florecer la Espaa en la
edad media, despoblaron ese pas de sus habitantes ms cultos e
industriosos, y dejaron en nuestros corazones, espaoles hasta el
da, preocupaciones que nos hacen mirar de mal ojo lo que precisa-
mente debe servir para sacarnos de la oscuridad y de la pobreza.


III

Continuacin del mismo asunto.-La Constitucin atrae los capitals por
la libertad absolute de su empleo.-De qu modo puede ser violada
por leyes que dan al Estado la facultad exclusive de ejercer ciertos
trabajos.-Garanta contra este abuso funesto a la civilizacin ar-
gentina.

Otro de los medios de libertad que la Constitucin argentina
emplea, y que debe emplear su legislacin orgnica para estimu-
lar la venida de los capitals extranjeros al pas, as una expansion
ilimitada y complete dada al crculo de sus aplicaciones y empleos
por los artculos 14 y 20, que aseguran a todos los habitantes "la
libertad de trabajar y de ejercer toda industrial; de usar y dispo-
ner de su propiedad; de asociarse con fines tiles, etc. ".
Bancos, casas de seguros, ferrocarriles, lneas de navegacin a
vapor, canales, muelles, puentes, empresas y fabricaciones de todo
gnero, toda cuanta operacin entra en el dominio de la industrial,
debe de estar al alcance de los capitals particulares dispuestos a
emplearse en la explotacin de esos trabajos y empresas verdade-
ramente industriales, si las libertades concedidas por los artculos
14 y 20 de la Constitucin, como bases del derecho industrial, han
de ser una verdad prctica y no una ostentacin de mentido libe-
ralismo.
La industrial, es decir, la fuerza que produce las riquezas, for-
ma esencialmente un derecho priiado. As lo ha entendido la Cons-
titucin' argentina, colocando entra los derechos civites de sus ha-
bitantes el de ejercer toda industrial y todo trabajo, de navegar y
comerciar, de entrar, salir y transitar el territorio, de usar y dis-
poner de su propiedad. Conceder todo esto es hacer de la industrial
un derecho civil de todos los habitantes del pas, porque todo eso
forma el ejercicio de la industrial y no es ms.
De este principio, el ms trascendental que contenga el edifi-
cio poltico argentino, result que-toda ley, todo reglamento, todo
estatuto, que saca de manos de los particulares el ejercicio de al-
guna de esas operaciones, que se reputan y son industriales por
esencia en todas las legislaciones del mundo, y hace de l un mo-
nopolio o servicio exclusive del Estado-ataca las libertades con-
cedidas por la Constitucin, y altera la naturaleza del Gobierno, cu-








SISTEMA ECONMICO Y RENTiSTICO 101

yas atribuciones se reduce por la Constitucin a legislar, juzgar
y gobernar; jams a ejercer industries de dominio privado. No ha-
llaris en toda la Constitucin argentina una disposicin que atri-
buya a rama alguna del Gobierno la facultad de ejercer el comer-
cio, la agriculture o las manufactures por cuenta del Estado.
El Gobierno que se hace banquero, asegurador, martillero, em-
presario de industrial en vas de comunicacin y en costrucciones
de otro gnero, sale de su rol constitutional; y si excluye de esos
ramos a los particulares, entonces se alza con el derecho privado y
con, la Constitucin, echando a la vez al pas en la pobreza y en
la arbitrariedad.
Si esas industries fuesen atribuciones suyas y no de los par-
ticulares, por utilidad del Estado convendra desprenderle de ellas,
y deferirlas a los particulares. No hay peor agricultor, peor comer-
ciante, peor fabricante que el Gobierno; porque siendo estas cosas
ajenas de la material gubernamental, ni las atiende el Gobierno, ni
tiene tiempo, ni capitals, ni est organizado para atenderlas por
la Constitucin, que no ha organizado sus facultades y deberes co-
mo para casa de comerci, sino para el gobierno del Estado.
Las necesidades de Sud Amrica son peculiares a este respec-
to, y para sus gobiernos especialmente es verdadera la doctrine
que acabo de expresar. Raro es el gobierno que en esta poca no
entregue a particulares an los trabajos, construcciones y fabrica-
ciones que para utilidad exclusive del Estado han acostumbrado
desempear por su cuenta y por agents director.
En la tercera parte de este libro veremos la utilidad que ha-
bra en que la Confederacin encomendase siempre a particulares
empresas las construcciones de aquellas obras, que est obligado a
sostener y costear para servicio del Gobierno, y para la percepcin
de beneficios declarados contribuciones pblicas por la Constitu-
cin. Tales son los edificios de aduanas, los muelles, las casas para
oficinas federales, los caminos del Estado, los buques de la marina
federal, los tiles y artculos del Ejrcito, etc. En Inglaterra y en
Estados Unidos es uniform hoy da esta costumbre.
En cuanto a la industrial privada, conviene a la Confederacin
Argentina y a los destinos de la Amrica antes colonia espaola,
que su existencia se mantenga en cierto modo independiente de la
accin del Gobierno, muy lejos de convertirse en monopolio suyo
en ninguno de sus ramos.
La mayor sabidura de la Constitucin argentina est en haber
hecho de la industrial un derecho civil comn a todos sus habi-
tantes.
El derecho a la industrial envuelve esencialmente la libertad
omnmoda de los capitals de emplearse en todos los ramos y en
todos los trabajos que pertenecen al dominio de la industrial; la
cual reconoce en el capital su ms grande y soberano instrument.
As, el deslinde que acabamos de hacer de los anchos dominios
de la libertad de industrial, como derecho civil de todos los habi-
tantes del pas argentino, no es ms que la descripcin del campo
abierto a la actividad y empleo de los capitals privados por la
Constitucin argentina sancionada en 1853.
Ella ha querido que la libertad de accin dada al capital se
asegure por tratados internacionales de comercio, a ms de estarlo
por la Constitucin. En esa virtud se han estipulado ya tratados
con Inglaterra, Francia y Estados Unidos, que aseguran la accin
de los capitals extranjeros empleados en la navegacin de los ros
interiores abiertos a sus banderas. Se deben hacer tratados que ro-
deen de igual inmunidad todo banco, todo ferrocarril, canal, mue-







102 JUAN B. ALUERDI

lle, fbrica, en que flote una bandera de la nacin amiga a que
pertenezca el que explota esas industrial, ejerciendo un derecho el-
vil que ha consagrado la Constitucin, y que deben garantizar los
tratados en favor de los capitals extranjeros. Ser se el nico
medio de colocarlos al alrigo de los peligros de la guerra civil ina-
cabable; es decir, de atraerlos del extranjero, de fijarlos en el
pas, y de obtener la baja del inters por la disminucin de loe
riesgos que hacen subir al inters.
Eso es colocar bajo la garanta de los tratados la civilizacin
material de la Repblica Argentina, que, como se ha dicho arriba,
consiste en los capitals trasformados en ferrocarriles, telgrafos,
canales, puentes, muelles, fbricas, etc., etc.
El derecho de todo capital a tomar esas formas, a convertirse
en esos objetos, es y debe ser una libertad civil de todos los habi-
tantes del pas; pero, a ms de una libertad, debe ser un derecho
asegurado, una garanta.

IV

Do la seguridad, como medio de atraer capitales.-Bases que a este res-
pecto da la Constitucin a las leyes sobre prstamo, crdito, hipoteca.
-Accin de los tratados exteriores en el crdito, como medios de
seguridad.

Despus de la libertad, la seguridad es otro de los medios que
la Constitucin argetina emplea para atraer los capitals extran-
jeros. La ley orgnica debe hacer que esa garanta se vuelva rea-
lidad: ahora veremos por qu medios.
Dar seguridad a los capitals es no solamente un medio de
atraerlos, sino de ponerlos al alcance de todos, para fecundar la
produccin y multiplicar el bienestar comn, por la baja del inte-
rs y del seguro, que es un resultado de la seguridad.
Dijimos ahora poco que las causes ms ordinarias de inseguri-
dad residan en la clase de aplicacin o empleo de los capitals,
en los hbitos de inexactitud de los habitantes del pas, y en las
leyes viciosas, imprevisoras o mal observadas.
La primera de esas causes est fuera del alcance de la ley,
que ni puede limitar la libertad que cada uno tiene de emplear su
capital en el servicio que mejor le parezca, ni puede desnudar de
un golpe a los empleos del capital en Sud Amrica del carcter
aleatorio o azaroso que en cierto modo deben al estado naciente de
cosas en el Nuevo Mundo sudamericano.
Los hbitos de exactitud y puntualidad en la ejecucin de los
pactos privados forman una parte de las costumbres del pas, en
cuya formacin no cabe a las leyes ms que una accin indirecta
y mediata.
De modo que la accin de la ley sobre s misma es el medio
que est ms al alcance del Estado, para contribuir a que se realice
en favor del capital la garanta de la seguridad ofrecida por la
Constitucin. (Artculos 17, 18 y 20.)
Los trabajos de la ley a este respect se refieren al derecho ci-
vil, al derecho commercial y al derecho international positive.
Rara vez son propios los capitals aplicados a la produccin.
El que tiene fortune la disfruta, en vez de darse la pena del tra-
bajo tras de bienes que ya posee. Cuando ms, hace trabajar su
fortune, y para eso la presta mediante un alquiler (inters y se-
guro) a otro, que careciendo de ella se ocupa precisamente en ex-
plotar capitals ajenos en busca de uno propio. El mismo capita-




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs