• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Title Page
 Regimen de intendencias
 Misiones de Apolobamba
 Gobierno de Moxos y Apolobamba
 Las misiones de Ocopa
 Misiones comarcanas al Cuzco
 Misiones y territorios de...
 Conclusion
 Indice de los mapas que contiene...
 Table of Contents














Title: Defensa de los derechos de Bolivia ante el gobierno argentino en el litigio de fronteras con la república del Perú,
ALL VOLUMES CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00086622/00002
 Material Information
Title: Defensa de los derechos de Bolivia ante el gobierno argentino en el litigio de fronteras con la república del Perú,
Physical Description: Book
Creator: Saavedra, Bautista,
Publisher: J. Peuser,
Copyright Date: 1906
 Record Information
Bibliographic ID: UF00086622
Volume ID: VID00002
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: 07994089 - OCLC

Table of Contents
    Title Page
        Page 1
        Page 2
    Regimen de intendencias
        Page 3
        Page 4
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 36a
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 39a
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 46a
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
    Misiones de Apolobamba
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 62a
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
    Gobierno de Moxos y Apolobamba
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 150a
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 190a
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
    Las misiones de Ocopa
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 206a
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 226a
        Page 227
        Page 228
        Page 228a
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
        Page 239
        Page 240
        Page 241
        Page 242
    Misiones comarcanas al Cuzco
        Page 243
        Page 244
        Page 245
        Page 246
        Page 247
        Page 248
        Page 249
        Page 250
        Page 251
        Page 252
        Page 253
        Page 254
        Page 255
        Page 256
        Page 257
        Page 258
    Misiones y territorios de Mayans
        Page 259
        Page 260
        Page 261
        Page 262
        Page 263
        Page 264
        Page 265
        Page 266
        Page 267
        Page 268
        Page 269
        Page 270
        Page 271
        Page 272
        Page 272a
        Page 273
        Page 274
    Conclusion
        Page 275
        Page 276
        Page 277
        Page 278
        Page 279
        Page 280
        Page 281
        Page 282
        Page 283
        Page 284
        Page 285
        Page 286
        Page 286a
    Indice de los mapas que contiene este tomo
        Page 287
        Page 288
    Table of Contents
        Page 289
        Page 290
        Page 291
        Page 292
Full Text





'elensa ie tos

')edeos ie 2o\i\va

ANTE EL GOBIERNO ARGENTINO
EN lx


LITIGIO DE FRONTERAS CON LA REPOBLICA DEL PERO

POR

BAUTISTA SAAVEDRA
ABOGADO DEL eOBIERNO BOLIVIANO


SEGUNDO TOMO










BUENOS AIRES
'TALLERES DE LA CASA JACOBO PEUSER
1906


















Higimen do Intendencias


CAPITTJLO PRIMERO


El virreinato de Buenos Aires comenz6 su vida den-
tro de la periferia territorial que le marcara la cedula
de su erecci6n y bajo un sistema centralista de go-
bierno, al igual que el del Peru. Los virreyes que
ejercieron una potestad political, hacendaria y military,
amplisima en un principio, fueron perdiendo sucesi-
vamente sus omnimodas atribuciones a media que el
organismo colonial adquiria nuevos elements de ro-
bustecimiento y expansion, 1legando en los iiltimos
tiempos de la soberania espanfola, A representar s6lo
la antoridad de administraci6n general.
Lo extenso del campo de acci6n del virreinato pe-
ruano y el consiguiente aflojamiento de sus nervios
gubernativos, habia determinado la creaci6n del de
Santa Fe en 1718 y el de Buenos Aires en 1776,
Esas mismas causes agregadas a las preocupaciones
de la Corona por el fomento de sus vastos dominios,
debian producer un cambio de regimen politico, poco
despues de esta uiltima fecha. El regimen de inten-
dentes, que imperaba en la metr6poli desde las Orde-
nanzas de 1718, reformadas por la de 13 de octubre









-4-


de 1749, se trasplant6 a America. La < za para el establecimiento 4 intrucci6n de intenden-
tes>, dictada en 27 de enero de 1782 con destiny al
virreinato de Buenos Aires (1), fu4 la iniciaci6n de
este cambio politico. Verdad que 61 no trafa innova-
ciones radicales en el gobierno de las colonies. Era
sencillamente un sistema mAs descentralizador que el
antiguo.
Los ramos de hacienda, policia, guerra y patronato,
que antes estuvieron exclusivamente movidos por el
virrey y el superintendent de hacienda, se llevaron
en proporciones reducidas al seno de pequefias sircuns-
cripciones territoriales a cuya cabeza Idebia estar el
intendente. La intendencia representaba un eslab6n
de transici6n entire el virreinato, difuso y sin efica-
.cia prictica, y el antiguo corregimiento casi insignifi-
cante y poco atendido. Sin embargo, la autoridad y omnimodas facultades>>, como reza el ar-
ticulo tercero de la Ordenanza, concedidas al virrey
por las leyes de Indias como A gobernador y capitin
general, no sufrieron menoscabo, siendo considerado
siempre como la cabeza director del gobierno y re-
presentante legitimo del soberano espafiol. El nuevo
regimen, aun cuando hubiese encontrado obsticulos
propios a toda innovaci6n que remueve el orden tra-
dicional y rompe con intereses y opinions invetera-
das, se dict6 con el fin de corregir las deficiencias que
la prActica habia demostrado en la administraci6n ge-
neral de las posesiones americanas. Asi quedaron
enunciados estos prop6sitos en la exposici6n de moti-

(1) Real Ordenanza para el establecimiento 6 instrueci6n de intenden-
dentes de ejercito y provincia en el virreinato de Buenos Aires. Afto
1782. Madrid. En la imprenta Real. Un tomo en folio.











vos de la dicha Ordenanza. < trono, dice el Rey Fernando VI, he procurado uni-
formar el gobierno de los grandes imperios que Dios
me ha confiado y poner en buen orden felicidad y
defense mis dilatados dominios de las dos Americas,
he resuelto, con muy fundados informes y maduro
examen, establecer en el nuevo virreinato de Buenos
Aires y distrito que le esta asignado, Intendentes de
Exercito y Provincia y Provincias para que dotados
de autoridad y sueldos competentes gobiernen aque-
1los pueblos y habitantes en paz y justicia &>> (1).
El articulo primero de este c6digo establece las ba-
ses de la jurisdicci6n territorial de los nuevos gobier-
nos. pronto y debido efecto, mando se divida por ahora
en ocho Intendencias el distrito de aquel virreinato, y
que en lo sucesivo se entienda por una sola Provincia
el territorio 6 demarcaci6n de cada Intendencia con el
nombre de la Ciudad 6 villa que hubiese de ser su
Capital, y en que habra de residir el Intendente, que-
dando la que en la actualidad se titulare Provincia
con la denominacion de partidos y conservando estos el
nombre que tenian aquellas. SerA una de dichas In-
tendencias, la general de Exercito y Provincia, que
ya se halla establecida en la Capital de Buenos Aires,
y su distrito privativo todo el de aquel obispado. Las
sietes restantes que han de crearse seran solo de Pro-
vincia y se habran de establecerse, una en la Ciudad
de la Asuncion del Paraguay, que comprendera todo
el territorio de aquel Obispado; otra en la Ciudad de
San Miguel del Tucuman, debiendo ser su distrito to-
do el obispado de este nombre; otra en la ciudad de
(1) Obra citada, Preimbulo. Pag. 1.








- 6 -


Santa Oruz de la Sierra que sera comprensiva del
territorio de su obispado; otra en la Ciudad de la
Paz, que tendri por distrito todo el del obispado del
mismo nombre y ademas las Provincias de LAMPA,
OARABAYA Y AzANGARO;. otra en la Ciudad de Mendoza,
que ha de comprender todo el territorio de su Corre-.
gimiento en que se incluye la Provincia de Cuyo; otra
en la Ciudad de la Plata, cuyo distrito sera el del
arzobispado de Charcas, except la villa de Potosi con
todo el territorio de la Provincia de Porco en que
esti situada, y los de las de Chayanta, 6 Chareas,
Atacama, Lipez, Chichas, y Tarija, pues estas cinco
Provincias han de componer el distrito privativo de
la restante intendencia que ha de situarse en la ex-
presada villa y tener unida la Superintendencia de
aquella Real Casa de moneda, la de sus Minas, y Mi-
tas y la del Banco de restates con lo demis corres-
pondiente. Y las expresadas demarcacianes se expe-
sificarin respectivamente en los titulos que se expi-
dieren a los nuevos Intendentes que yo elija, pues
me reserve nombrar siempre y por el tiempo de mi
voluntad para estos empleos persona de acreditado
celo, honor, integridad y conduct, como que descar-
gar6 en ella mis cuidados, cometiendo al suyo el
inmediato gobierno y protecci6n de mis Pueblos>>.
El articulo 6 establecia que: liticos y militares de las Provincias del Paraguay, Tu-
cuman y Santa Cruz de la Sierra y el corregimiento
de la de Buenos Aires que ha de crearse, y los de la
Paz, Mendoza, La Plata, y Potosi, han de ir precisa
y respectivamente unidos A la Intendencia que estables-
co en dichas Provincias, quedando extinguidos los








- 7 -


sueldos que en la actualidad gozan los que sirven
aquellos empleos.... > (1).
Uno de los puntos salientes de las primeras dispo-
siciones del o6digo de intedentes, es que la 6rbita ju-
risdiccional del territorio que se atribuye A cada uno
de estos gobiernos concuerda con la extension de los
obispados existentes en el virreinato. A mis de la
facilidad demarcativa que ofrecia semejante deslinde
distributivo, tenia por objeto el unificar las jurisdic-
ciones civil y eclesiastica, cuya concordancia se de-
mostraba mas ventajosa, para los efectos del patro-
nato, por ejemplo, que su disparidad, a excepci6n he-
cha de aquellas provincias que por sus dilatadas tie-
rras u otras razones geogrificas y political no podian
sujetarse a este plan sin presentar graves dificultades.
Tal sucedi6 con las de Porco, Chayanta, Atacama, Li-
pez, Chichas y Tarija, que tuvieron que formal la
intendencia de Potosi, independientemente del distri-
to del arzobispado de la Plata, a cuya jurisdicci6n
pertenecian. Igual 6 parecida cosa sucedi6 con la
intendencia de la Paz, que A mas de los limits epis-
copales, abrazaba las provincias de Carabaya, Lam-
pa y Aziangaro, que correspondian al obispado del
Cuzco.
El perimetro de la audiencia de La Pata, dentro
del nuevo regimen y despu6s de la erecci6n de la pre-
torial de Buenos Aires, componiase de las cuatro in-
tendencias de Potosi, Charcas, Santa Cruz y La Paz,
A la que agreg6se posteriormente la de Puno. De
donde se concluye, que los limits de la audiencia de
Charcas y virreinato de Buenos Aires, por la part


(1) Ibid. ag. 2 5.









-8-


de las provincias del norte, que es lo que nos impor-
ta conocer, a ja 6poca del establecimiento de es-
tos gobiernos, al0anzaba hasta el tramo de Vilcanota,
puesto que las provincias de Carabaya y Lampa so-
guian dentro de su jurisdicei6n, y ellas reconocian co-
ma frontera nor9este la dicha cordillera, segin se tie-
ne demostrado. I
El gobierno p ninsular que se habia propuesto im-
primir un impulso de progress administrative en sus
posesiones someti4ndolas al regimen de intendentes,
no quiso que 41 se impusiese a titulo de media au-
toritaria, sino que bus6e su adaptaei6n tranquila. De
aqui es que a poco de expedirse la Ordenanza del ca-
so, pidiese S. M. informaciones a los principles funim-
cionarios de los virreinatos sobre las rectificaciones que
cabria hacer en ella, desde el punto de vista de su
utilidad y beneficio practice.
En 29 de julio de 1782, se orden6 al virrey y su-
perintendente de ej6reito de Buenos Aires, evacuasen
sus pareceres. Igualmente en la misma fecha se pidi6
informed a don Jorge Escobedo, visitador general del
Perdu, dici4ndole: < truccion impresa de Intendencias que quiere el sobe-
rano se forme en el virreinato de Buenos Aires, y pa-
ra que el deseo de S. M. sea satisfecho debidamento
mediante una information reflexiva respect del acier-
to del establecimiento de las intendencias se haga so-
bre la instruction impresa un informed circunstanciado
por el Virrey, el Intendendente, el Presidente de Char-
cas don Ignacio de Flores y el gobernador de Potosi
don Juan del Pino Manrique, information que se ele-
vara sin comunicarla A persona alguna y en la cual
cada uno emita el concept que tuviere y los incon-









-9-


venientes que encontrare en la observancia de dicho
plan de Intendencias y que hecho todo esto Don Jor-
ge Escobedo, emita a su vez el suyo expresando los
reparos que se le ofrezcan en la ejecuci6n de este
plan respect del virreinato de Lima para asi unifor-
mar su gobierno con el de Buenos Aires en todos los
puntos mas esenciales de la instruccion (1).
Las observaciones que elevaran don Jos4 de Virtiz
y don Manuel FernAndez, virrey 4 intendente general
de ej6rcito, respectivamente, de la provincia de la Pla-
ta, en quince de febrero de 1783, exponiendo las re-
formas que era menester introducir a la Ordenanza de
1782, motivaron el libramiento de las diez y site de-
claraciones contenidas en la eddula de 5 de agosto de
1783, cddula que fu4 incorporada A dicho c6digo, para
former un s61lo cuerpo. Mas, tales declaraciones traen
dos reforms en lo que 4 la cuesti6n que tratamos to-
ta. La una, contenida en el articulo primero, referen-
te a que se sustituya la simple denominaci6n de in-
tendentes por la de gobernadores-intendentes, y la otra,
en el articulo segundo, para nida en el articulo 7 de la enunciada Ordenanza de
intendentes con objeto A que subsistan el gobierno
de Montevideo y el de los treinta pueblos de indios
Guaranies ha de ser y entenderse comprensiva igual-
mente de los otros dos gobiernos de Moxos y Chi-
quitos respect de series comun la circunstancia que
en aquellos motiv6 la dicha excepci6n y consiguiente-
mente deberan tambi6n subsistiri. El alcance de esta
iltima declaraci6n es muy sencillo de entenderse. Por
el articulo 7 de la Ordenanza, los gobiernos politicos
(1) Arch. Ind. Expediente sobre asuntos de las intendencias que ha de
haber en todo el distrito del virreinato de Buenos Aires. 1682. 112-7-15.










de todo el virreinato quedaban suprimidos A excep-
ci6n del de Montevideo y de los treinta pueblos de
misiones Guaranies. Por la nueva declaracion, los co-
rregimientos y gobiernos militares de Moxos y Chiquitos
debian subsistir en las condiciones que tenian antes y
despuds de creado el virreinato.
El nuevo regimen, no debi6 ser ilnicamente aplicado al
virreinato de Buenos Aires, sino que se trataba de uni-
ficar bajo el mismo sistema administrative tanto el te-
rritorio de la peninsula como el de las colonies de
America. Y asi sucedi6, que en 1785 hubo de im-
ponerse al virreinato del Peru y en 1786 al de Nue-
va Espafia. En el reino de Nueva Granada, por cir-
cunstancias especiales, se implants s6lo en 180.3 (1),
Es, pues, con aquellas miras que se solicit de don
Jorge Escodedo su parecer sobre la practicabilidad de
la nueva Ordenanza en el virreinato peruano, dici6n-
dole que: < se le ofrezean en la ejecuci6n de este plan' respect
del virreinato del Perd, para asi uniformar su gobier-
no con el de Buenos Aires>> (2).
El examen de la aplicaci6n del plan de intended
cias al Peru, tiene para nosotros la importancia de
contribuir directamente al esclarecimiento de los dere-
rechos territoriales que se ventilan, puesto que nos
llevard A una demostraci6n cabal de cudles fueron los
limits extremes del virreinato peruano, no nicamen-
to por el sud, hacia las provincias fronterizas de Ca-

(1) El articulo 80 de la Ordenanza general formada por mandato de S. M.
y hecha imprimir y publicar en 1808, en la imprenta de la viuda de Iba-
rra, declar6 que mno habiendose verificado el establecimiento de inten-
deneias en el virreinato d e Santa F6 el virrey sin dilaci6n alguna cui-
dar& de su planteamiento-.
(2) Arch. Ind. Expediente sobre intendenoias. 1782. 112-7-15.








- 11 -


rabaya, Paucartambo y Calca y Lares, sino por todo
el oriented de su distrito. Esta es la raz6n por 14 que
nos ocuparemos de tal asunto con el detenimiento y
prolijidad que merece.
Las informaciones pedidas a don Jorge Escobedo
y otras autoridades del Perd, no tuvieron otro alcan-
ce que el de recoger opinions fundadas sobre las
ventajas del nuevo sistema en el distrito de aquel vi-
rreinato. Entre estos documents esta. el informed de
don Ignacio Flores, president de Chareas, que en 15
de marzo de 1783 elev6 al superintendent Escobedo.
No tomamos de 41 sino lo que pueda contribuir i la
cuesti6n que nos ocupa. Entre sus apartes encontra-
mos este: res, dice el president, convendria afiadir otra en la
provincia que llaman del Collado que son las de Lam-
pa, Azingaro y Carabaya>>. Despu6s agrega este pA-
rrafo, que es de valor inestimable: < vos y otros que tengo expuestos A dicho senior Virrey
en carta fecha en Lampa a seis de septiembre del
afno pasado, persiste mi deseo de que se verifique la
ereccion de Obispado en dichas tres provincias las cua-
les tienen magniflcas iglesias y bastante proporcion
papa mantener con una moderada decencia a su Pre-
lado, principalmente si como es muy verosimil a fa-
vor de su residencia en ellas se aumentase el cultivo
y comercio de la coca que produce Carabaya, se fo-
mentasen sus ricos minerales de oro, y se extendieso
su jurisdiction hacia la parte del Rio Inambari, cuyo
curso no estd todavia bastantemente conocido, pero
por algunas relaciones, noticias y conjeturas desagua








- 12 -


en el antiguo Marafion y promete breve comunicacion
con el virreinato de Lima> (1).
Este es el punto saliente de la informaci6n de Flo-
res, que tomamos del original mismo y que no ha
sido conocido hasta ahora. Y tdngase en cuenta que
la opinion de este alto funcionario esti cimentada en
conocimiento director que tuvo de la importancia te-
rritorial de las provincias de que hablaba, pues, en el
mes de agosto de 1782 hizo expedici6n A las provin-
cias llamadas del Collao, con motive de la sublevaci6n
de Tupac-Amaru (2). La aseveraci6n del presiden-
te de Charcas trae, desde luego, un dato de gran
valia que contribuira, con ayuda de otros, 4 disi-
par toda vacilaci6n sobre el limited oriental de Ca-
rabaya. El tenor de las palabras transcritas de-
muestra que esta provincia no lleg6 siquiera A las
aguas de dicho rio, y que el curso de este en su ma-
yor parte era desconocido en aquella fecha. Por otra
parte, no puede ser mis terminante la declaraci6n do
que por el Inambari se habriria comunicaci6n al vi-
RREINATO DE LIMA, esto es, que este rio pertenecia al
virreinato de Buenos Aires. Pero son las informa-
ciones de don Jose Ramos Figueroa y de don Jor-
ge Escobedo, las que se concretan al objeto del
planteamiento de intendencias en el virreinato del
Peru. La del primero, fechada en Valparaiso en 24
de mayo de 1783, entrando en observaciones deduci-
das de su propio criterio sobre el asunto, dice: <(Que
no halla en el plan cosa inadaptable al virreinato del

(1) Arch. Ind. Informe de D. Ignacio Flores sobre el plan de intended
cias. 1783. 112-7-16
(2) Arch. Ind. Carta de D. Ignacio Flores, president de la andiencia
de Charcas, al virrey VWrtiz. 1782. 122. 4. 20.









- 13 -


Perd y que encuentra justa-la disposition de don Jo-
s6 Galvez de que para el Perd han de servir en 41
las mismas ordenanzas dispuestas para Buenos Aires,
ya se vW con aquella diferencia accidental que ofrez-
can las circunstancias del territorio, pues en el Perd
no juzgo demasiado necesario el establecimiento de
alguna intendencia de Provincia separada del Plan ge-
neral de llevarlas por Obispados, como sucede en el
virreinato de Buenos Aires>>. ( agregA, que aunque pudiese dudar segun el tenor de
las cliusulas que hablan sobre mi dictamen si este de-
bo extenderlo a la division de Intendencias del Peru,
doy por supuesto natural que ellas habran de hacerse
por el ni6mero de sus Obispados segun el Plan de
Buenos Aires, y entonces seran cinco, una de Exer-
cito y Provincia, cuyo distrito privativo sea el del Ar-
zobispado de Lima, y cuatro de Provincia correspon-
dientes A los Obispados de Trugillo, Guamanga, Cuz-
co y Arequipa>> (1). El pensamiento principal que so-
bresale en lo discurrido por don Josd Ramos Figue-
roa, conformindose al espiritu del articulo 10 de la
Ordenanza, es el de adjudicar 4 cada uno de aquellos
inandos el distrito de un obispado.
Don Jorge Escobedo, que ejercia, en virtud de la
real cedula de 13 de septiembre de 1782, las fun-
ciones de Chile y Provincias del Rio de la Plata, de Intendente
de Ejdroito en el Virreinato de Lima y de Superin-
tendente de Real Haciendaw> (2), elev6 de Lima, con

(1) Arch. Ind. Informe de don Jos6 Ramos Figneroa sobre el plan do
intendencias. 1783. 112-7-16.
(2) Arch, Ind. Expediente sobre nombramientos de intendentes etc.
1776-1882. 124-3-22.










- 14' -


techa 15 de junio de 1783, el informed que le cupo
redactar, dando por cumplida asi la orden reservada
de 29 de Julio del 82. Entrando en material, comien-
za por decir, que si el virreinato de Bueuos Aires
abraz6 ocho intendencias, podria formarse con menos
el del Perui, y puntualizando sus ideas, describe: (No he
senfalado las intendencias que pueden caber en este
Virreinato por que su division es bien natural si se
atiende a los obispados pero muy dificil si se mide por
la situation de las provincias y su aspero terreno y
como no hay de ellas mapas exactos ni otros docu-
mentos que unas noticias muy superficiales y confu-
sas, &> (1). Dos meses despu6s el mismo funciona-
rio vuelve A escribir sobre este asunto A S. M. (carta
de 16 de agosto), y aludiendo al informed de Ram6s,
declara estar de acuerdo con 41 en muchos puntos re-
lativos a la aplicaci6n de la Ordenanza de intenden-
tes al virreinato del Peri. El tenor de dioba carta, por
ser de todo punto interesante, la insertamos; mas sera
preciso advertir antes, que la palabra de Escobedo es
digna de todo acatamiento, por que fu6 uno de los
funcionarios que por su ilustraci6n y seriedad mere-
oi6 distintas y suoesivas pruebas de la mIs alta con-
fianza de la Corona, quizas por encima del mismo
virrey como lo demostraran actos posteriores (2).

(1) Arch. Ind, Carta del visitador general del Perd en contestaci6n &
la B. 0. de 29 de junior de 1782. Informa sobre la instrucci6n de inten-
dentes. 1783. 112-7-16.
(2) Don Jorge Escobedo, segdn una consulta del Consejo de Indias de
28 de mayo de 1776, fu6: *Colegial en Granada y colegial mayor de Ouen-
ca en Salamanca, opositor A las catedras de CAnones, rector de ansu co-
legio, bachiller en leyes, (Arch, Ind. 120-4-9). En aquel aflo, 1776, hubo
de ser propuesto para oidor de la audiencia de Charcas. Posteriormente
fu6 intendente de Potosf, visitador general del virreinato y miembro
del Consejo de Indias.









- 15 -


Dice: < tengo ya remitido a V. E. por triplicado con el nu-
mero 71 el informed que me mando extender sobre el
nuevo Plan impreso para las Intendencias y havien-
dome ahora llegado el que se me previno hiciese po-
ner por escrito a Don Jose Ramos lo acompano para
completar aquellas noticias>.
Reino y de Chiloe y otras Islas de su Archipielago
son las unicas que V. E. hallara nuevas por que en
lo poco que toca de las demas del Plan lo tengo yo
bien, 6 mal dicho anticipadamente y asi propuse la
Intendencia de Guancavelica a que tambien Ramos
se inclina y able de la Contaduria de Tributos lo
mismo que el repite y no incluyo los documents que
cita porque seria obra muy larga copiarlos y asienta
estar ya dirigidos a V. E. por mi antecesor >>.
< to sujetas en lo spiritual al Obispado de otro como
Lampa y Azangaro, con el Cuzco y Jaen de Braca-
moros con Truxillo de que tambien habla Ramos lo
expuse yo en mi informed y aniado ahora con el nu-
mero 2 una description de todas las de este Virreinato
donde aunque haya algunos yerros vera V. E. sus li-
mites, confines y demas circunstancias que pueden
contribuir a la distribution que de ellas se haga entire
las respectivas Intendencias a que han de quedar su-
jetas. Nuestro Senfor guard a V. E. muchos afios.
Lima y Agosto 16 de 1783. Exmo. Sr. Besa la mano
de V. E. su mas atento y rendido servidor-firmado-
Jorge Escobedo.-Exmo. Sr. Don Jose de Galvez> (1).
(1) Arch, Ind. Carta ndmero 104 del visitador general del Perd don
Jorge Escobedo, acompaiada de un estado de las provincias de aquel
virreinato, sus limites, etc. 1788. 112-7-16.








- 16 -


Las descripolones A que se refiere el visitador ge-
neral en su carta, constituyen la base del estableci-
miento y demarcaci6n de intendencias, y tienen de
consiguiente, altisima importancia, porque en ellas se
precisan los limits de todas las provincias peruanas,
sefialando ademis el area territorial que tenia cada
una de ellas. De manera que si estos documents
forman el fundamento de las-nuevas circunscripciones,
como se demostrara que lo fueron, tendremos desde
luego idea exacta de los t4rminos jurisdiccionales del
virreinato del Peru, y conocidos estos, tantb mis ficil
sera deducir si A la vecina repdblica del Titicaca loe
asiste un derecho efectivo 6 no sobre la region dis-
putada. He aqui dichos documents.
QUE OCUPAN LAS PROVINCIAS QUE TOCAN A LAS CINCO DIO-
CESIS DEL VIRREINATO DE LIMA.

ARZOBISPADO DE LIMA

Cercado-Chancay-Santa- Conchucos-Caxatambo
-Huailas-Huamalies -Huanuco Tarma Canta-
Huarochiri-Jauja-Yauyos-Canete-lca.

OBISPADO DE TRUXILLO

Truxillo-Safia-Piura -Caxamarca Huamachuco
-Caxamarquilla-Chachapoya-Luya y Chillaos-Las
Misiones de los Lamas y Maynas. Nota-La Provincia
de Jaen que es del Virreinato de Santa Fe.

OBISPADO DE GUAMANGA

Huamanga Huanta Angaraes y Guancavelica-









- 17 -


Castro Virreina -Lucanas Parinacochas Vilcas-
huaman--Andahuailas.

OBISPADO DE AREQUIPA

Arequipa-Camana-Condesuyos de Arequipa-Co-
llaguas 6 Cailloma-Moquegua-Arica.

Obispado del Cuzco
Cuzco-Abancay Aymaraes Cotabambas-Chil-
ques y Masques 6 Paruro-Chumbibileas Canes y
Catches 6 Tinta--Quispicanchi-Calca y Lares-Uru-
bamba-Paucartambo.
Carabaya Lampa y Azangaro.-Estas tres provin-
cias son del virreinato de Buenos Aires.


DESCRIPCION DE LAS SITUACIONES Y LINDEROS 6 CON-
FINES DE LAS QUINCE PROVINCIAL QUE COMPRENDE LA JTU-
MISDICCION DEL ARZOBISPADO DE LIMA.

CERCADO
Esta Provincia comprende trece leguas de territorio
de largo sobre ocho de ancho confina por el norte con
la de Chancay por el N. E. con Canta, por el E. con
Huarochiri y por el 0. con la mar del Sur y Cafiete.

CHANCAY

Comprehende 27 leguas de largo sobre 27 de ancho
confina por el Sur con la de Cercado por el N. con
.Santa por el N. E. con Caxatambo por el E. con la
-de Canta y por el 0. con la mar.









- 18 -


SANTA

Comprehende 48 leguas de largo sobre diez 6 doce
de ancho. Confina por el N. con la de Truxillo, por
el E. con Huailas por el S. E. con Caxatambo y por
el 0. con la mar.

CONCHuCOS

Comprehende 52 leguas de largo sobre 20 de ancho
en algunas parties confina por el N. con Huamachuco:
por el N. E. con Caxamarquilla interpuesto con el
Rio Marafion: por el E. y S. E. con Huamalies y por
el S. con Caxatambo.

CAXATAMBO

Comprehende 24 leguas de largo sobre 32 de an-
cho: confina por el N. con Huaylas, por el N. E. con
Conchucos, por el E. con Huamalies por el S. E. con
Tarma por el S. con Chancay y por el N. con Santa.

GUAYLAS

Comprehende 82 leguas de largo sobre 16 de ancho.
en parages. Por la parte de el N. E. confina con
Conchucos, por el S. S. E. con Caxatambo y por el
0. con Santa.
Huamalies. Comprehende 82 leguas de largo sobre
30 de ancho en parbes, y 12 en otras. Confina por
el N. con Pataz 6 Caxamarquilla por el E. con las
montafas de los indios infieles por el S. E. con Hua-
nuco por el S. con Tarma, por el S. 0. con Cajatam--
bo, y por el 0. y N. E. con Conchucos.








- 19 -


HUANUCO

La posici6n de su distrito que no se sabe el terre-
no que ocupa es como un valle que comienza por la
Provincia de Tarma y finaliza con la montafia. Confina
por el N. y E. con las montafias de los indios infie-
les. Por el S. E. y S. con Tarma y por el 0. con
Huamalies.

TARMA

Tiene 9 leguas de largo sobre tres de ancho. Confi-
na por el N. con Huamalies y Huanuco: por el E. con
la montanfa de los indios infieles: por el Sur con Jau-
ja: por el 0. con Canta y un gir6n de Chancay y por
el N. ,O. con la de Cajatambo.

CANTA

Tiene 24 leguas de largo sobre 35 de ancho. Con-
fina por el N. E. y E. con Tarma, por el 0. con Chan-
cay y el Cercado y por el S. con Huarochiri.

HUAoCHImI

Tiene 30 leguas de largo sobre 24 de ancho. Con-
fina por el 0. con el Correximiento del Carcado: por
el N. con Canta por el N. E. con Tarma y por el E.
con Jauja.

JAUJJA

Tiene 12 leguas de largo N. S. y 15 de ancho E. 0.
confina por el N. y el N. E. con Tarma por el E.









- 20 -


con la montafa de los indios: por el S. E. con Huan-
ta: por el S. con la de Angaraes: por el Sudoeste con
Yauyos y por el Oeste con Huarochiri.

YAUYOS

Tiene 34 leguas N. S. y 28 de ancho E. y 0. con-
fina por el N. 0. y N. con Huarochiri: por el E. con
Jauja y Angaraes, por el S. E. y S. con la de Castro
Virreina y por el 0. con Cafiete,

CA-ETE
Tiene 32 leguas N. S. y de 8 A 9 de ancho E. 0.
confina por el N. E. con Huarochiro por el E. con
Yauyos: por el S. con Iea: por el S. E. con la de Cas-
tro Virreina por el N. con el Cercado y por el 0.
con la mar.

ICA
Tiene 50 leguas N. S. y 24 de ancho E. 0. confina
por el E. con Castro Virreina y Lucanas por el S. y
S. E. con Camana por el 0. con la mar y por el N.
con Cafiete.


Razon de las ocho provincias del Obispado de Tru-
jillo.
TIUXILLO
Tiene 27 leguas de largo S. E.-N. 0. y 10 de an-
cho confina por el N. E. con Caxamarca, por. el N.
con Safa, por el 0. y S. E. con la mar del Sur por
el S. con Santa y por el E. con Huamachuco.









- 21 --


SARA

Tiene 25 leguas de largo S. E. N. 0. y 14 de ancho.
Confina por el E. y N. E. con Caxamarca por el N. y
N. 0. con Piura y por el 0. con la mar.

PIURA

Tiene 66 leguas de largo N. S. incluyendo el des-
poblado de Sechura: confina por el N. E. con la Pro-
vincia de Loxa: por el E. con la de Jaen, ambas per-
tenecientes al Virreinato de Santa Fe por el S. E. con
parte de Caxamarca, por el 0. con la mar y por el
0. con la ensenada de Guayaquil.


CAXAMARCA

Tiene de largo cuarenta leguas S. E. N. 0. y 36 do
ancho. Confina por S, E. con Caxamarquilla: por el
E. con Chachapoyas: por el N. E. con Luya y Chi-
llaos, situadas las tres a la otra parte del Rio Mara-
non: por el N. con Jaen por el N. 0. con Piura: por
el 0. con la de Safa y parte de Truxillo y por el S.
con Huamachuco.


HUAMAcHUCO

Tiene de largo 30 leguas E. 0. y 10 de ancho con-
fina por el con Cajamarquilla 6 Pataz: por el N. E.
con Chachapoyas mediando el rio Marafion: por el N.
con Caxamarca: por el N. 0. y 0. con Truxillo y por
el S. con la de Conchucos.









- 22


CAXAMARQUILLA 0 PATAZ

Tiene de largo 26 leguas N. S. y 6 de ancho por
donde mas. Confina por el E. con las montanas de los
indios infieles: por el N. E. y N. con la provincia de
Cachapoyas: por el N. 0. mediando el Rio Marafion
con Caxamarca: por el 0. con part de Conchucos y
por el S. con Huamalies.

CHACHAPOYAS

Tiene en su mayor extension 38 leguas de largo so-
bre 38 de ancho. Confina por el E. y S. E. con la
montana de los indios infieles por el N. 0. con Luya
y Chillaos y por el 0. con Caxamarca.

LUYA Y CHILLAOS

Tiene sobre 18 leguas de largo S. E. N. E. y sobre
ocho legnas de ancho: confina por el E. con la monta-
na por el N. y N. 0. con Jaen interpuesto el Mara-
fion. Por el S. 0. con Caxamarca interpuesto el mis-
mo rio.

NOTA.

Ademas de las referidas 8 Provincias toca la de
las misiones de los Lamas y Maynas al Obispado de
Truxillo que estan en el territorio de la montafia de
los Indios infieles. Y asi mismo la Provincia de Jaen
en lo temporal al Virreinato de Santa Fe.
Razon de las 8 Provincias del Obispado de Gua-
manga.









- 23 -


HUAMANGA.

La ciudad de Huamanga confina por el N. y N. E.
con la provincia de Huanta: Por el S. con Viloas
Huaman 6 Cangallo y por el 0. con la de Castro Vi-
rreina.

HUANTA.

Tiene de largo sesenta leguas N. 0. S. E y cuarenta
de ancho. Confina por el N. 0. y N. con Xauxa por
el N. E. y E. con las montarfas de los indios infieles:
por el S. y S. 0. con parte de Angaraes y jurisdiction
de la ciudad de Huamanga y Castro Virreina y por
el S. E. toca a la de Andahuailas y Vilcashuaman.

ANGARAES Y HUANCAVELICA.

Tiene 24 leguas de largo de Este a Oeste y sobre
ocho de ancho comprendiendo el territorio que ocupa
la corta jurisdicci6n o recinto de la villa de Huanca-
velica. Confina esta Provincia desde el S. 0. hasta el
N. E. con la de Castro Virreina y con la Isla de Ta-
yacaja de Huanta. Por el 0. con parte de Yauyos y
por el N. 0. con algo de la de Jauja.

CASTRO VIRREINA.

Tiene de 35 a 40 leguas de N. S. sobre 22 de E.
A 0. Confina por el N. 0. con Yauyos. Por el N. E.
con Angaraes y algo con las jurisdicciones de Hua-
manga y Huanta: Por el E. con Vilcashuaman. Por
el S. E. con Lucanas y por el S. S. 0. y 0. con
Ica








24 -


Tiene 60 leguas de largo y 30 de ancho por algu-
nas parties y 12 por otras. Confina por el N. y N. 0.
con Castro Virreina. Por el E. y S. E. con Parinaco-
chas por el N. E. con parte de Vilcashuaman y An-
dahuailas y por el S. 0. y 0. con Camana.


PARINACOHAS.

Tiene de largo 35 leguas N. E. S. 0. y 22 de ancho.
Confina por el N. con Amaraes por el N. 0. con An-
dahuailas por el N. E. con Vilcashuaman. Por el E.
con Chumbibilcas; por el S. con Condesuyos de Are-
quipa y por el 0. con Lucanas.

VILCASHUAMAN.

Tiene de largo 24 leguas S. 0. N. 0. y 18 de ancho
confina por el N. con Huanta y con la jurisdicci6n
de la ciudad de Huamanga por el N. 0. con Castro ri-
rreina por el S. 0. con Lucanas por el E. y N. E.
con Andaguailas.

ANDAHUAILAS.

Tiene de largo 24 leguas N. 0. al S. E. y 15 de
ancho. Confina por el N. E. con Abancay por el E.
con Aymaraes por el S. E. con Parinacochas por
el S. con Lucanas por el 0. con Vilcashuaman y por el
N. 0. con la ceja de la montafia de los indios in-
fieles.









- 25 -


Razon de las 6 Provincias del Obispado do Are-
quipa.

AREQUIPA

Tiene de largo 16 leguas N. 0. S. E. y 12 de ancho
por donde mas. Confina por el N. con la provincia de
Collaguas o Cailloma por el E. con Lampas por el
S. E. con Moquegua y la de Arica y por el N. 0. con
Camana.

CAMANA.

Tiene de largo 25 leguas N. 0. S. E. y 14 de ancho
E. 0. confina por el N. 0. y N. con la provincia de Iea
por el N. con Lucana por el E. con las de Parinacocha
y Condesuyos por el S. E. con la de Collaguas y por
el 0. con la mar del Sur.

CONDESUYOS Y AREQUIPA.

Se le regulan 20 a 25 leguas de largo sobre 12 a 18
de ancho en parages: confina por el 0. con la Provin-
cia de Camana por el E. con la de Chumbibilcas por
el S. E. con la de Canes y Canches por el S. con
la de Collagua y por el N. con Parinacocha.

COLLAGUAS 6 CAILLOMA.

Tiene 52 leguas de largo S. E. N. 0. y 16 de ancho.
Confina por el N. 0. con la Provincia de Chumbibilcas:
por el E. con la de Canes y Canches o Tinta por el
S. E. con Lampa por el S. con la de Arequipa y por
el 0. con la de Camana.









- 26


MOQUEGUA.
Se le regulan de 25 a 30 leguas de largo sobre 15
a 20 de ancho en parages. Confina por el N. con las
Provincias de Lampa y Cailloma por el N. E. con Pau-
carcolla o Puno, por el E. con la de Chocuito por el
S. y S. E. con la de Arica y por el E. con ]a de Are-
quipa.

AXIcA.
Tiene de largo 82 leguas N. 0. S. E. y 16 de ancho
E. 0. Confina por el N. con la provincia de Moquegua:
por el N. 0. con la de Arequipa: por el 0. con la
mar del Sur: por el Sur con la de Atacama: por el
S. E. con la de Lipez y por el E. con la de Pacajes
cuyas tres uiltimas Provincias tocan a la jurisdicci6n
del Virreinato de Buenos Aires>> (1).


En cuanto a las provincias del obispado del Cuzco,
han sido ya examinadas en capitulo anterior (2). No
obstante, reproduciremos aqui lo que A la de Cara-
baya, que es la frontariza, concierne: <(ARABAYA tiene
de largo cuarenta leguas N. S. y en parte solo cua-
renta de ancho: confina por el E. con la provincia de
Larecaxa; por el 0. con la de Quispicanchi; por el
N.O. y N. CON LAS TIERRAS DE LOS INDIOS INFIELES QUE
LOS SEPARA EL FAMOSO RIO INAMBARI; por S.E. con la
provincia de Canes y Canches, por el S. con las de
Lampa y Azangaro y algo de Puno y Paucarcolla>> (3).
La enumeraci6n y deslinde de las provincias perua-

(1) Arch. Ind. Ibid.
(2) Vdase el capitulo tercero, tomo 1. Pag. 148 y 145.
(3) Ibid.









- 27


nas presentada por D. Jorge Escobedo al gobierno de
Madrid, guard absolute conformidad con la que trae
la obra de D. Cosme Bueno, lo que probaria que las
investigaciones del cosm6grafo de Lima fueron las
mis prolijas y concienzudas de aquella 4poca, raz6n
por la que gozaron de especial cr6dito.
Empero, prescindiendo de esto, t6canos declarar que
la informaci6n del visitador general debe considerarse
como document de irrecusable fuerza probatoria, no
por que las afirmaciones de 4ste fueran mas eviden-
tes y ciertas que las de aquel ui otros, sino porque las
palabras del alto funcionario colonial estin marcadas
con el sello de su autoridad y de sus prestigious ofi-
ciales, como que las descripciones transcritas fueron
las que sirvieron de patr6n para el verificativo de la
Ordenanza de intendeutes on el virreinato del Perd.
La conclusion a que podemos llegar, despu6s de la
lectura del document precedent, es que las provin-
cias mis orientales del territorio virreinaticio, confinan
al E., con las montafas de los indios infieles, frase
muy conocida desde 6poca remota para designer las
tierras inc6gnitas que corrian al interior de la cordille-
ia oriental de los Andes. Seria herir el delicado cri-
terio del tribunal arbitral si pretendieramos puntuali-
zar mis el sentido corriente de aquella frase. Basta
su simple enunciaci6n en los documents de que nos
valemos, para precisar su significado propio, y asi
vemos con la mayor claridad, que en la nota que corre
al final de la provincia de Luyo y Chillaos, se hace
constar que las misiones de Lamas y Maynas, que per-
tenecen al obispado de Truxillo, de la montana de los indios infieles>>. La distinci6n
no puede ser mas satisfactoria. Al establecer el confi-








- 28 -


namiento oriental de ciertas provincias, dice la des-
cripci6n que lindan al E. econ las montanas de los in-
dios infieles>>, usAndose de la particular CON en su sen-
tido natural de separaci6n 6 finalidad, y cuando so
habla de las misiones de Lamas 6 Maynas, que so
sabe estuvieron situadas en las regions de los bos-
ques, se dice que se hallan situadas EN EL territorio do
indios infieles.
Por otra parte, no debe olvidarse que A la provin-
cia de Carabaya, que pertenecia en aquel entonces al
virreinato de Buenos Aires, se le asign6 la extension
longitudinal N. S. de cuarenta leguas, y la latitudi-
nal de cincuenta, confinandola por el noreste y nor-
te: <(con las tierras de los indios infieles que los separa
el famoso rio Inambari>>; pero no en todo su curso,
sino en sus aguas superiores, conocidas actualmento
con los nombres de alto Inambari 6 Guariguari, que
corriendo en direcci6n N. S. en un principio tuercen ha-
cia la izquierda con rumbo E. 0., para luego desde su
confluencia con el Sangabin tomar una direcci6n noreste.
Tampoco conviene desatender la opinion de don Ignacio
Flores que dijo: que el rio Irambari era el limited de Cara-
baya y que la mayor parte del curso de el no se cono-
cia, tanto que el dicho president de Charcas asegura
que iba al Marafi6n. Esta falta de conocimiento exac-
to del uiltimo curso del Inambari, es pues, testi-
monio de que jamAs del lado del Cuzco se habian ex-
plorado 6 reconocido las regions bafiadas por las
aguas de 61, cerca de su confluencia con el Madre de
Dios.
Las declaraciones de Escobedo y Flores de que el
Inambari es el limited septentrional y oriental de la
provincia de Carabaya son inamovibles, y deben ser








- 29 -


aceptadas sin vacilaci6n alguna, no por raz6n de que
que hablaban la verdad asi comprobada y reiterada
por otras personas competentes, sino porque los he-
chos de que dan fe dichos funcionarios, en actos que
important procedures oficiales, deben ser tenidos como
testimonios probatorios, mientras otros hechos y otras
afirmaciones de mas valor y de mayor exactitnd geo-
grifica no venga a destruirlos. Ademis debe conside-
rarse que, aunque el visitador general no hubiera ex-
presado la verdad al emitir el aserto de la delimita-
ci6n de aquella provincia, muy sabida de antemano,
se reputaria que ella es la efectiva por haberla indi-
cado 41 por primera vez, 6 confirmado la existente,
cosa que no fue contradicha ni rechazada, llegando a
servir de base a la division posterior de intendencias.
T6ngase en cuenta que las delimitaciones provinciales
no se formalizaron y concretaron en el terreno por
actos director de la Corona, mediante comisiones de-
marcativas, ni tampoco es possible imaginar que el
gobierno de Madrid hubiese expedido eddulas especia-
les con el exclusive objeto de deslindar provincias
con limits arcifinios. El soberano colonizador no tuvo
necesidad de estos procedimientos para gobernar sus
posesiones. Por tanto, si no hubo c6dulas demarcati-
vas 6 actos director de la Corona de mayor valor le-
gal quo los deslindes trazados por el visitador general
del Perd, estos revisten caracter legal con fuerza deci-
siva y obligatoria para nosotros, mucho mas si se
tiene en cuenta que los actos de este alto funcionario
fueron aprobados por el Rey como luego se vera.
Pero, felizmente hay todavia otros documents poste-
riores a los aludidos, que confirman plenamente el hecho
geogrifico de que el Inambari fu6 limited de Carabaya.









- 30


Don Jos4 Garcia, juez subdelegado del partido de Chu-
cuito y sindico de los religiosos del colegio de Moque-
gua, hizo en 1818 entrada de reconocimiento A las fron-
teras de Carabaya, con objeto de que los indios infieles
de ellas fuesen sometidos a las conversiones que pre-
tendian desenvolver por aquella region los frailes de
este colegio. En el Diario que dej6 escrito sobre este
particular, dice: < piquete armado para el partido de Carabaya y pueblo
de Sadia que dista de esta capital 60 leguas. En el
permanecimos hasta el 2 de junio en que salimos para
Chunchusmayo, distant 28 leguas, poco mas 6 me-
nOS, HASTA 'DONDE SE ENTIENDE LA JURISDICCI6N DEL PAR-
TIDO DE CARABAYA>> (1). El rio Chunchusmayo entra en
el alto Inambari por su margen derecha, proximamen-
A la altura del paralelo 130 51' lat. sud. Luego hasta
aqui no mas fu6 el distrito de aquella provincia. Y
t6ngase present que el capitan Garcia era muy cono-
cedor de estas cuestiones, pues en otra ocasi6n penetr6
a la tierra de los infieles de esta region con los padres
Quintana y Valencia en 1806, y en 1809, solicitaba
entrar nuevamente por la misma frontera del Chun-
chusmayo (2). MAs antes, don Antonio Goiburu, coro-
nel de las fronteras de Carabaya y subdelegado de
este mismo partido, en 20 de agosto de 1807, decia en
informed official al gobernador intendente de Puno lo
siguiente: el seflor don Ignacio Flores Comandante General y
President de la Real Audiencia de Chareas a guar-

:(1) V. *Rovista de Archivos y Bibliotecas Nacionales, etc.. Tomo cita-
do. Pag. 883.
(2) Ibid. Representaci6n del capitin Jose Garcia, 16 de abril de 1809.
Pag. 378.









- 31 -


necer dicho partido de Carabaya jurisdiction de esta
provincia de Puno y Obispado del Cuzco con dos com-
panias do la division de Santa Cruz de la Sierra des-
pues de haber servido en la pacificacion de las provin-
cias sublevadas... El expresado partido esta situado
entire la jurisdicci6n de Apolobamba e Intendencia y
Obispado de La paz y por la parte del Poniente
confina con el partido de Quispicanchi Arunuos del
Cuzco y dividen las jurisdicciones los pueblos de
Suches por el lado de la Puna y de los Valles el
de Saqui y San Cristoval de la subdelegacion de
Apolo por la parte del Cuzco con la doctrine de Mar-
capata subdelegacion de dicho Quispicanchi... DIVIDEN
LOS TERMINOS DE LA CRISTIANDAD Y LOS GENTILES EL RIO
INAMBAI al que tributan dos rios caudalosos San Gaban
y Esquilaya etc.>> (1).
He aqui pues comprobado por diversos modos la de-
limitaci6n N. y N. E. de Carabaya por el INAM3ARI. Lo
que dijeron Goiburu y Garcia, lo habia asegurado
Cosine Bueno treinta afnos antes.
El establecimiento de intendencias en el virreinato
del Peru fue encomendad a don Jorge Escobedo, que
gozaba de la reputaci6n de ser uno de los funcionarios
de mAs habilidad y discreci6n political y de cuya nom-
bradia di6 en efecto reiteradas pruebas en el desempe-
fio de comisiones de la mis delicada ejecuci6n.
No omiti6 el visitador general todas las diligencias
conducentes al 6xito de la labor que S. M. puso en
sus manos. Hubo de tener en cuenta todas las condi-
ciones de estabilidad y buen gobierno, en relaci6n con
las conveniencias prActicas de la colonia, para realizar


(1) Ibid. Pag. 334.








- 32 -


una prudent y atinada distribuci6n de intendencias.
El 7 de julio de 1784 pas6 4 manos del virrey don
Teodoro de Croix los resultados de su cometido, expla-
nando todas las razones y circunstancias que tuvo en
mira para la fijacion definitive de las nuevas circuns-
cripciones political, y sobre cuyo particular dijo: todo
el plan 6 diseno general de la obra esta dado desde
el articulo 1.o hasta el 12 (de la instrucci6n) y no es la
menor dificultad la division de los distritos de que en
aquel se trata: la de este virreinato me ha costado no
pocas reflexiones por que sin considerar las pequenfas
desmembraciones que se han hecho de algunas pro-
vincias comprende 48 en esta forma: 15 al arzobispado
de Lima, 7 cada uno de los obispados de Truxillo y
Arequipa, sin contar en este a Chiloe. El de Guamanga
8 y el del Cuzco 2>> (1).
El criterio dominant en la division de intendencias
es el de asignar a cada una de ellas el territorio de
un obispado, exceptuando los que por su extension
podian comodamente fraccionarse en dos intendencias,
y asi lo declara terminantemente cuando dice: que el establecimiento no se retarde he acomodado
mis ideas 4 las 6rdenes del Rey que actualmente nos
gobierna y a la conexi6n que entire si tienen unas pro-
vincias con otras por raz6n de sus minerales, comercio
y puertos y dejando al tiempo y 4 la experiencia
aquella variation que entonces seri facil, he seguido
los terminos de la diocesis para que no se confundan
y ocasionen dudas y disputes por razon de vice-patro-
nato y otras incidencias y para que Vuestra Excelen-
cia tenga un golpe de vista de todo lo que he dicho


(1) Arch. Ind. Expediente citado. 112. 7.15.









-33 -


acompafio con el numero 1.0 la nota de las intenden-
cias que he figurado y provincias que les corrrespon-
den> (1).
Las intendencias fueron siete: Lima, Tarma, Tru-
xillo, Guamanga, Guancav4lica, Arequipa y Cuzco.
Las de Truxillo, Arequipa y Cuzco, tuvieron por ju-
risdicci6n el distrito de sus obispados. Las de Lima y
Tarma, se formaron del arzobispado de Lima, y los
de Guamanga y Huancav4lica del distrito de la di6ce-
sis de Guamanga (2).
Por provision de 7 de julio de 1784 el virrey Croix
aprob6 en todas sus parties el plan de division de in-
tendencias presentado por el visitador general Esco-
bedo. estrechos los encargos que tengo de S. M. para que
de acuerdo con el senor visitador y Superintendente
General de Real Hacienda disponga con la brevedad
possible que en today la comprensi6n de este Virreinato
de mi mando se establezcan las Intendencias como se
ha verificado ya en el de Buenos Aires bajo de las
reglas metodo y orden que prescribe la real instruc-
cion de 28 de Enero de 1782 y que no carezcan por
mas tiempo estos sus fieles y leales vasallos de las
-comodidades y beneficios que ofrece tan util estable-
-cimiento para que asi so verifique y conformandome
*con quanto propone dicho Senor Visitador General en
este su oficio como dirigido todo a su mas pronta y
fail ejecucion guardense y cumplanse las citadas Rea-
les disposiciones y procedase inmediatamente a su

(1) Arch. Ind. Expediente sobre asuntos de las intendencias que ha de
lhaber en todo el distrito del virreinato de Buenos Aires. 1782. 112. 71. 15.
(2) Arch. Ind. Carta mnm. 306 del visitador del Perd D. Jorge Escobedo
.dando cuenta del establecimiento de intendeneias etc. 1784. 112. 7. 15.
3









- 34 -


execution y cumplimiento estableciendose desde luego
las 7 Intendencias que para el mas fail desempeio
de los altos fines a que se dirigen estas disposiciones
se han considerado por ahora necesarias y convenien-
tes con el territorio o partido que a cada una se le
aplican segun se demuestra en el document sefialado
con el numero primero y para que llegue a noticia de
todos se publicara en la forma ordinaria el man-
do &> (1) .
Asi mismo en aquella fecha se public el edicto do
ejecuci6n de establecimiento de los nuevos gobiernos, y
tanto el virrey como el visitador Escobedo -eleva-
ron a S. M. con fecha 6 de julio del mismo anfo el expe-
diente de la material (2). Este iiltimo dirigi4ndose a don
Josd de Gilvez a quien comunicaba el cumplimiento
de su cometido, (3) deciale estas finales palabras::
< do del modo con que se ha verificado el establecimiento
de intendencias en este Virreinato yo tendre la mayor sa-
tisfaccion si logro que S. M. apruebe mis tareas y V. E.
conozca (en cuanto lo permit la distancia) las que he

(1) Ibid.
(2) En el texto del edicto se dice: -que teniendo el virrey autorizaoion
de S. M. quien quiere la implantaci6n de las Intendencias hace la pu-
blicacion del plan correspondiente para conocimiento de todos los ha-
bitantes del Peril, y que de acuerdo con el senior visitador general y
conformandose con lo que dicho funcionario le ha expuesto, resuelve so
verifiquen las Reales intenciones y que gaardAndose para el Reino de
Chile las particulares providencias cesen los Corregidores y se posesio-
nen los Intendentes de las Intendencias que las divide en siete que son
Lima, Tarma, Truxillo, Guamanga, Guancavelica, Cuzco y Arequipa. Or-
dena por tanto se publique este auto por medio de band tanto en la
capital del virreinato como en las de las Intendencias y demas pueblos
de Espanoles>.
(8) Carta nilmero 306 del visitador del Peril, don Jorge Escobedo A don
Jose de GAlvez, dando cuenta del establecimiento de intendencias en.
aquel virreinato. 1784. 112-7-15.








- 35 -


tenido para veneer las dificultades y riesgos de esta em-
presa que era la mas grave o unica de mis comisiones y
ha de ser la felicidad detodo el Reino A su vez el vi-
rrey expuso las circunstancias y condiciones en que se
dict6 el nuevo regimen y entire unas y otras considera-
ciones dice: tos que de ambos virreinatos le han ministrado sus des-
velos (se refiere A Escobedo) puso en mis manos el dia
1 del corriente todo el plan o proyeeto de la empresa
tan perfectamente detallado que a su primer examen
concebi el just dictamen que se merecia ratificandole
despues en los que pausadamente y con la mayor me-
ditacion he practicado>. Anade poco despues: <(Por re-
sulta de esta mi determination y union de dictamenes
anuncie al public el dia 8 del que rige el nuevo siste-
ma de gobierno que debe seguirse en lo sucesivo, pa-
sando yo en el siguiente a cumplimentar al mismo visi-
tador tanto por insinuarle verbalmente lo aceptables
que serian a Su Magestad sus infatigables tareas, como
por que comprenda el pueblo la real y verdadera buena
armonia que reina entire ambos>. La aprobaci6n de el
Rey sobre el establecimiento de intendencias, fu4 comu-
nicada al visitador Escobedo por una minute de cedu-
la que se libr6 con fecha 24 de enero de 1785 en la que
se dice: < trabajado y dispuesto en el establecimiento de Inten-
dencias de acuerdo y conformidad con el senor Vi-
rrey> (1).
Por el studio de c6mo se organizaron las intenden-
cias peruana%, en cuya exposici6n nos hemos detenido

(1) Arch. Ind. Carta del virrey del Perd dando cuenta de haberse con-
formado con cuantos puntos le propuso el visitador general sobre el es-
tablecimiento de intendencias. Lima 16 de julio 1784. 112-7-15,









- 36 -


acaso mis de lo regular, demu6strase que las provincias
orientales del virreinato del Pert, desde las que lin-
dan con Larecaxa (de Charcas), hasta la uiltima cerca-
na A la audiencia de Quito, hacia el norte, que seguin
su orden sucesivo de escalonamiento, son Ca rabaya, Pau-
cartambo, Calca y Lares, Andaguailas, Huanta, Jauxa,
Guinuco, Tarma, Caxamarquilla, Huamalies y Chacha--
poyas, limitaban al E., indios infieles>>, que comenzaban en las vertientes de lo
rios que forman el Inambari, Pilcopata, Urubamba,
Mantaro, Perene, y Huallaga, no pasando su extension
laditudinal E. 0. mas de cincuenta 6 sesenta leguas
mAximun, lo que demuestra que el imperium jurisdic-
cional del virreinato de Perui, comprensivo de las au-
diencias de Lima y Cuzco, no fue indefinidamente ha-
cia el oriented como quisieran sostener los defensores
peruanos. Ahi esti tambien el mapa construido por el
P. Sobreviela en 1791, donde la linea de < gentiles>) distinta de la jurisdicci6n conocida, sigue el
curso del rio Huallaga, dejando fuera del distrito vi-
rreinaticio la pampa del Sacramento y el Pajonal, como
cinco anos despu6s el virrey Gil y Lemos lo decla-
raba. Y concretando mis la cuesti6n diremos: que
las Ainicas intendencias y obispados del virreinato pe-
ruano que en realidad confinan con los territories pues-
tos en litigio, son el Cuzco y Guamanga, puesto que
las comarcas septentrionales de este filtimo casi tocan
el paralelo 110 lat sud, linea de frontera boliviana-bra-
silena. Pues bien, en cuanto al Cuzco, hase demostra-
do que sus limits extremes hacia el coraz6n del con-
tinente fenecian en el alto Inambari y en las fuentes
del Pilcopata. Que en lo que respect a Guamanga, ya
so vid que el auto por el que se determine las fronteras








-maw=


-rii


1i-


~h-flNaa-- I-L- -~U--PV -- ~ e --tl~---l-_LPU~----


Como Cdnsal de Bolivia en esta plaza certifico que son autin-
ticos la firma y sello que anteceden.


Es calco de su original existence en este Archivo General de
Indias en el Estante n.0 142, Cajdn n.o 4, Legajo n. 21.


Sevilla, 26 de Noviembre de 1904.


MANUEL TOBIA.


EL JEFE DEL ARCHIVO


PEDRO TORRES LANZAS.


Sevilla, fecha ut supra.


* P ftn rs


ro


'~Y----------------LL---l--------~-~~ ,


'; ~, .-~._


I I1l


1'ARTE DE LA NTEN- &o 3OpJtoCrJafltA0 'K

:MDNCIA DE- T AKMA AtiT0 1





I If



~ S j ~ U. ~m.. c




ARTIDO. e 1 ;f o 0 J'~a- N
-ACAIALDE vards ..-does 0
( ,~t

6 I- r-9, e pimr h.5jtip
aeWne* a de kaa
00



o mGuacafla &- panflevar.

14en ci iavea de asucar
8 Iiien deC6,chles e aoslcdes.
A Estaricia 6 baa1o.
FJ en e6anuob

'~'G Pa N
Cero t-aene revdo





416 7 y

Molina d qua. it






Ok
&az 5'J~~C A D~ AO

m0~ina 1 Occi der ti 'el L.VO eCd


~Y =- -- I


MWA ZZME


ii


1 _










- 37 -


del obispado en 1614, le sefal6 por confin oriental la
isla Tayacaxa. Pero para conocer su importancia terri-
torial bastarA presentar el cuadro adjunto que da mna
idea complete de su extension.






Leguas Rumbos Leguas Rumbos Leguas
PARTIDOS del del del del plans
Largo Largo Ancho Ancho cuadradas

Cercado 2 8/4 N. S. 1 2/3 E. 0. 4 4/9
Anco 13 N.O. S.E 5 2 N.E. S.O. 73 6
Guanta 23 N. S. 11 1 E. 0. 264 4
Cangallo 21 E. 0. 16 N. S. 3836
Lucanas 24 N. S. 24 E. 0. 576
Andaguailas 24 N.N.E. S.S.O. 12 S.S.E O.N.O 288
Parinacochas 27 N-E. S.O. 12 N. 0. 324



Leguas geogrificas caadradas de la Provincia apro-
ximadamente. 1,877 2/9 > (1).

Existe ademAs un otro document ilustrativo sobre
esta material. Es el < de Guamanga>>, que elev6 a conocimiento de S. M. su

(1) Arch. Ind. Carta del virrey del Perd al secretario de Estado, remi-
tiendo acta en que consta la distribuoi6n de partidos que han verificado
la audiencia y diputaci6n provincial, juntamente con las siete memories
que sirvieron de base A la operaci6n. Con 6 estados sefialados del 1 al 6.
1814. 110-7-7.











- 38 -


gobernador, D. Demetrio O'Higgins en 1808 (1). En
61 la frontera E. se encuentra en la margen izquierda
del Apurimac, hasta su confluencia con el rio Mantaro,
el cual le sirve de limited norte, como puede verse de la
copia exacta que se insert.
Mas, si queremos comprobar grAficamente lo hasta
aqui dicho respect de la extension jurisdictional de
las intendencias peruanas, no hay sino que acogerse
al , que elabor6
don Andres Baleato en 1796 de orden y con autoriza-
ci6n del virrey don Francisco Gil y Lemos. No es
que presentemos este mapa como document a1nico


(1) El intendente de Guamanga, don Demetrio O'Higgins, en carta di-
rigida al Exmo. Sr. don Miguel Cayetano Soler, fechada en 16 de julio
de 1808, dice:
ultima vista que hice de esta Provincia de mi mando remito A Vuestra
Excelencia por duplicado el Mapa Corografloo de ella en Marzo del afio
proximo pasado de ochocientos seis asegurando ser el mas fiel y exacto
de quantos se han dispuesto hasta ahora como que su formation se ha
dirigido por un conocimiento practice de los lugares asistiendo yo perso-
nalmente en ellos. Posteriormente con el motivo de haberse meditado-
en Lima formarse un mapa geografico del Reino por un Valiato noticioso
del que yo tenia de este departamento interpuso persona de circunstan-
cias para que me lo pidiera a fin de incluirlo en el suyo, y yo franquee
un exemplar del Original que dirijo a Vuestra Excelencia por el just
recelo de que el que remiti antes se haya desviado y dejado de llegar a
su destino protextando a Vuestra Excelencia que ninguno de quantos
anteriormente se han formado esta apoyado en los conocimientos y prin-
cipios que deben gobernar estas separaciones>.
Esta carta motive la siguiente real 6rden: E de Julio de 1809. El Rey Nuestro Sefior Don Fernando Septimo y en su
nombre la Junta Suprema Gubernativa de estos y esos dominios ha visto
con much satisfaccidn el Mapa corografico que Vuestra Sefioria me re-
mitio en carta de 16 de Julio de 1808 de la Provincia de su mando levan-
tado de sun orden y espera Sn Magestad que los demas Gobernadores In-
tendentes a imitacion de Vuestra Sefioria executaran lo mismo en cum-
plimiento de lo que esta prevenido a todos por la Ordenanzas (1).
(1) Arch. Ind. El intendente de Guamanga remite el Mapa de su pro-
vincia que es aprobado y se ordena a los virreyes del Perai y Buenos
Aires para que hagan lo mismo los gobernadores de su distrito.-1808.
142-4-21.









- 39 -


con fuerza definitoria. Es i titulo de element pro-
batorio que lo exhibimos, sin darle mayor alcance
del que tiene, ni quitarle su virtud demostrativa y
su caricter official.
Alli se ve, en efecto, que la linea general fronteriza
de todos los partidos 6 corregimientos interiores de la
intendencia de Trujillo, Tarma, Guamanga y Cuzco,
se detiene en una zona demasiado lejana de la que cae
al oriented del Ucayali, Urubamba y alto Madre de
Dios, que es la que Bolivia defiende como territorio
suyo.
La disposici6n territorial de los virreinatos de Bue-
nos Aires y Perdi no sufri6 alteraci6n alguna hasta
1796, en que se separ6 la intendencia de Puno del pri-
mero de ellos, para incorporarla al segundo. Conooida
que nos es la real c6dula de 1.o de febrero de aquel afio,
por la que se introdujo tal novedad jurisdiccional, no
queda sino determinar ouales fueron los territories
comprendidos en el distrito segregado, para llegar a
conocer de este modo los linderos cou que definitiva-
mente quedan cansagrados los dos virreinatos.
La intendencia de Puno fu6 constituida posterior-
mente i las ocho que se enunciaron en la Ordenanza
de 1782. Por el articulo primero de ella se asign6 a
la jurisdicci6n de la de la Paz, que abrazaba el terri-
torio de su obispado, las provincias de Lampa, Azin-
garo y Carabaya, que segin se tiene demostrado, per-
tenecian al obispado del Cuzco. Cuanda se cre6 la
audiencia de este nombre, en 1787, entraron tambi6n
dichos tres corregimientos en su jurisdicci6n; pero, en
asuntos de patronato y real hacienda, dependian del
virreinato de Buenos Aires. De suerte que en 1782,
no existia organizada la dicha intendencia de Puno.


O









Atsa" An-d~ulo~s f lTmx






d. aG.



H.


I ~J~ano general

N deL Dkeyrto cdet gCTW


en 6 Aet.LAe"flkru tuio C Ca~il,
4.d 6 1 wtais
Rkho kOrden 1,,/ X~lOJ u'j .i.I/-7 orvuraWt -LernoYs4
9*.9;L* U1V falat.asw Ac 1706.

-4 -ticlos ell qttL'esta ditJitif ccdiiti ftell(Il7:7

gienenu3IcSit. Ytedeaa kdvu'a
2 4ai~te.18 am da
w 3ol)tedilsa

-.L 3 w 4
1 6 t n d e c~ a AJN kido nd c tu a d e l G t zc o .


10 29-rd,.S.-4.,CI~
A7labm"
.~13~9~ma~* ...-, .-19dn'da
-j, -off-). I J9 ,c (m'fO 6$.
f.~ *J~ so- .. /3-
C~rtf~H 3- ~ .-' 2.~ Ca~ od is


Lcc; los flunierox tn~Acan c,,t 3e1- psahn ) C,7,fyljdtp~ ente-


~ s o~~7 S


4!-


..."' M^








- 40 -


Ella fu4 erigida posteriormente a las demas. En reali-
dad no se conoce la fecha- ni el texto de la orden 6
provision virreinaticia referente a la formaci6n do
este nuevo gobierno. Unicamente sabemos que su
fundaci6n se aprob6 por real orden de 5 de junio de
1784, y que su primer intendente fu4 don Jos6 de
Reseguin. D. Jos4 de Gilvez decia con este motive al
virrey e intendente de Buenos Aires en comunica-
ci6n de la misma fecha: bar el vando publicado por Vuecencia y Vuestra Se-
fioria A consecuencia de haber recibido la Real Orde-
nanza de veinte y oeho de Enero y cedula adicional
para el establecimiento de las Intendencias de Provin-
cia en ese Virreinato y los demas que han practicado
en este asunto. Igualmente se ha servido aprobar la
propuesta de otra Intendencia en la Provincia del
Collao, cuya capital sea la silla de Puno, reservan-
dose S. M. nombrar sugeto para ella con el mismo ti-
tulo que los demas, etc>> (1).
La anterior respuesta-aprobaci6n era correlativa a
la informaci6n que sobre el plan de intendencias di-
rigieron el virrey VWrtiz y el intendente Francisco
de Paula Sanz, en 31 de diciembre de 1783, en que
decian: < mos sea indispensable crear otra intendencia en las
Provincias del Collao, que abrose los partidos de PUNO
LAMPA, CHUCUITo, AZANGARO Y CARABAYA, siendo la ca-
pital cualquiera de los dos primeros pueblos porque
estan en el centre, dejando a La Paz con las de esta
Ciudad, Yungas, Pacaxes, Sicasica, Omasuyos, Lare-

(1) Arch. Ind. Comunicaci6n al virrey 6 intendente de B. Aires sobre
establecimieto de intendencias. 1784. 124, 3. 22.









- 41 -


caxa y Misiones de Apolobamba, pues unidos todos al
mando de una sola Intendencia etc> (1).
Habi6ndose aprobado plenamente este proyecto, las
misiones Apolobamba, colindantes con Carabaya por
el rio Inambari, quedaron incorporadas a la inten-
dencia de La Paz. El expediente que se form con
motive del nombramiento del marquis de Casa Her-
mosa en 1788, arroja la suficiente luz para determinar
los distritos de que se compuso la jurisdicoi6n del
nuevo gobierno. Eran las provincias de Carabaya,
Lampa y Azingaro, del obispado y audiencia del
Cuzco, y Puno y Paucarcolla de la audiencia de la
Plata y del obispado de la Paz. Ya en el auto divi-
sorio de los episcopados de Charcas, dictado por Alonso
Maldonado Torres en 1669, vimos que se incluyeron
en el distrito de aquella di6cesis los pueblos villas y
lugares de las dos 'iltimas provincias.
A fin de precisar estos hechos debidamente, nos
valdremos del testimonio de un document del mismo
Consejo de Indias, que corre en aquel dicho expedien-
te. Se trata de un oficio que el gobernador del Con-
sejo don Antonio Valdes pas6 a don Manuel Nesta-
res, dindole explicaciones sobre la cuesti6n suscitada
con motive del nombramiento para gobernador de
Puno del dicho marquis de Casa Hermosa. El oficio
es este: < delegado de Buenos Aires dieron quenta de la publi-
cacion y establecimiento de Intendencias en aquellas
Provincias en carta de treinta y uno de Diciembre de
1783 expusieron que en los informs que antes hicie-
ron tuvieron el involuntario descuido de no haber
(1) Arch. Ind. Expediente sobre establecimiento de intendencias. 1783.
124. 8. 2.









- 42 -


tratado de lo perteneciente a la jurisdiccion designada
a cada una de las nuevas Provincias o Intendencias
y que creian necesitarian alguna novedad por las dis-
tancias a que quedaban various partidos en unas con
mayor inmediacion A las de otras, y la improporcion
o dificultad para acudir con ordenes y demas de sus
respective Capitales-Remitieron un Plan formado con
concept a manifestar divididas segun comprendian
debian entrar en las nuevas jurisdicciones los Partidos
do cada Intendencia desde la de Salta que era el mas
arreglado de aquel Reino en la parte del Peru que
podian dirigir; pero que en medio de el aun vivian
persuadidos que para que su division pudiese con mas
comodidad surtir los felices efectos que debia ospe-
rarse seria necesario que los mismos Intendentes for-
mason sobre su terreno alguna separacion de sus ac-
tuales partidos dejando parte de ellos a las conveci-
nas Provincias para que la mayor proximidad de las
Capitales y residencias de los Intendentes les propor-
cionase los auxilios quo necesitaren para su fomento
con mas prontitud e inteligencia,>.
(Para los mismos fines juzgaron era indispensable
crear otra intendencia en las Provincias del Collao
que abrazase los Partidos de Puno, Lampa, Chucuito,
Azangaro y Carabaya, siendo ]a Capital qualquiera de
los dos primeros Pueblos, por que estaban en el cen-
tro dejando A la Paz, con las de esta Ciudad, Yungas
Pacaxes, Sicasica, Omasuyos, Larecaja, y MISIONES DE
APOLOBAMBA, pues unidos todos al mando de una sola
Intendencia y siendo estos no menos abundantes de
Pueblos que de Indios y de Minas como tambien In,
tisimos en su extension parecia sumamente dificil'









- 43 -


cuando no impossible que pudiese tender a todo un
Intendente>>.
( aprob6 esta disposition designando por Capital de la
nueva Intendencia la Villa de Puno previniendoles
al mismo tiempo se reservaba su Magestad nombrar
sujeto para ella con el mismo titulo que las demas, y
tambien un teniente asesor...> < muchos afos-Aranjuez 12 de Junio de mil seteoientos
ochenta y nueve-Valdes-(Rubricado)-Sefnor Don
Manuel de Nestares> (1).
En cuanto 4 saber los partidos y territories que
comprendian las cinco provincias de la intendencia de
Puno, podemos recurrir a un otro document de in-
negable autoridad.
Este es un estado que elabor6 el oidor de Charcas,
don Antonio Villaurrutia, quien en comisi6n especial
fu6 a Puno 4 organizer auto de pesquisa contra el
intendente marquis de Casa Hermosa, y que citare-
remos s6lo en la parte que nos interest.
Dicho estado es el siguiente:
< blos, Anexos y Minerales que comprende el Distrito
de esta Intendencia. (Puno)... con distinction de sus
Partidos, fechado en Puno a 13 de septiembre de 1796
y firmado de Antonio de Villa Urrutia>.
PATIOIO DE AZANGARO.-(POBLACIONES 16)>
< Subdelegado Pueblo de Espanoles e Indios: tiene una
Iglesia con un Curato: hay administration principal de
tabacos>.

(1) Arch. Ind. Various papeles y oficios que tratan de division de par-
tidos en el Peri y creaci6n de la intendencia de Puno. 1789. 121. 2. 6.









44 -

de Azangaro>.
< anexa de Azangaro>>.
Iglesia con un Curato>>.
( una Iglesia anexa de Asillo>.
< tiene una Iglesia con un Curato>>.
< un Curato>.
<(Achaya pueblo de Indios, tiene una Iglesia anexa
de Caminaca>>.
Iglesia con un Curato>.
Iglesia con un Curato.
Arapa, pueblo de Indios tiene una Iglesia con un
Curato>>.
< Arapa>>.
Iglesia con un curator. Aqui estan las cajas Reales de
Carabaya y en el dia trasladadas provisionalmente a
Chucuito>>.
Putina.
< sia con un curator .
<(Partido de Carabaya. (POBLACIONES 21)>
<(Sandia, Cabecera de este Partido donde habitat el









45 -

Subdelegado. Tiene una Iglesia con un curato. Pueblo
de Espafioles e Indios>.
< anexa a Sandia>.
<(Pitambuco y Chaquinimas. Minerales de Indios y
anexo a Sandia>>.
curator> .
<(Sina y San Juan del Oro. Minerales de Indios ane-
xos a Quiaca>>.
curato>>.
sia anexa a Coaza>.
((Para, pueblo de Indios tiene una Iglesia con un
Curato>>.
<(Aporoma, Alpacato Limbani y Chacani Minerales
de Indios anexos de Para>.
(Ayapata pueblo de Indios tiene una Iglesia con
un Curato>.
Ituata mineral de Indios anexo de Ayapata>>.
< un Curato>>.
anexos a Macusani>> (1).
El hecho de incorporarse la intendencia de Puno al
virreinato peruano, import, pues, la segregaci6n del
de Buenos Aires de las provincias de Carabaya, Lam-
pa, Azangaro, Puno y Paucarcolla, sufriendo de consi-
guiente los limits de ambos gobiernos modificaci6n vi-
(1) Arch. Ind. Estado que manifiesta las cindades, villas, pueblos, ane-
xos y minerales que comprende el distrito de la intendencia de Puno, y
los respectivos enteros, pensions y sinodos quo salen de estos. 1796.
120-5-9.










46 -

sible. Por raz6n de las provincias de Paucarcolla,
Azingaro y Carabaya, los lindes trasladaronse a los li-
mites orientales y meridionales de dichas provincias.
Quedaron de parte del Peri los curatos de Moho y
Vilque y el pueblo de Cojata, de Paucarcolla. El mi-
neral de Poto y el curato de Putina de Azangaro,
y los pueblos de indios de Sina y San Juan del Oro de
Carabaya. Mas al norte, el alto Inambari y el rio
San Juan del Oro, como fronteras extremes de Cara-
baya, vinieron a ser los linderos de ambos virrei-
natos. Por la parte de Buenos Aires quedaron el
el curato de Guaicho, y los pueblos y caserios de Hu-
chahucha, Puyopuyo. Ullaulla, Oquecaya, Suches, Co-
lolo y Puina, division que result confirmada posterior-
mente por un auto dictado por el obispo de La Paz,
monsefior Remigio de la Santa, en 17 de febrero de
1807 (1). El alto Inambari 6 Guariguari, dividia Apo-
lobamba de Carabaya, dejando la orilla izquierda del
San Juan del Oro hasta Chunchusmayo (rio de los
Chunchos) para el Perui.
(1) La part pertinente de dicho auto esti concebida en estos t6rmi-
nos: *Compadecido S. S. Iltma. de estas miserias y deseandoles propor-
cionarles estos santos espirituales socorros, haciendose muy dificil el
que los reciban del asiento mineral de Snchez, en donde ha recidido
eclesiastico algunas largas temporadas ya por razon de la distancia, y
ya por la dificultad de hallar sacerdote que recida en Suchez por su
cruel rijido temperament: trato desde el Pueblo de Apolo, y desde el
de Aten por escrito con los curas de Moho, Vilquechiquito, y Pelechu-
co, cuyas contestaciones. y usando de las facultades que le concede el
Santo Concilio de Trento para proporcionar el pasto spiritual a sus
obejas tomando cuantas medidas, y medios les parecieren convenientes
etiam in vidis rectoribusx>.
jata que es del Curato de Vilque, y abrace, y comprenda todo el territo-
rio de Surachichu y Tarucani nombrandose por S. S. Iltma. sacerdote
que la sirva con independencia de los curas de Vilque y Moho para que
asi no haya entire ambos la menor dispute: llevando por su trabajo y
asistencia todos los emolumentos quo por casamientos, entierros y fies-
tas produjere reservando como reserve al cura de Vilque la festividad


S 1. -











o E LA INTENDENCIA DE en79 6


Forna c/o /3 ar AE''tar'c/ Y /iy'z ez

I /DI CA C/OI EJ


o Cialda d
* C'r. o'. e.iovi ,cyl
. Anlexo o'A s .seatccinzdlo

*q-k p


- 0
-V
Ti


4


'-




-.
S-7
4* *"'"


V
~.
-t


1/~;


p-...


S


I AA //, -,'44 R eMerj










- 47 -


Concluimos pues, que al clausurarse el dominion espa-
nol, 6 sea en 1810, la linea de separaoi6n de los virrei-
natos era el alto Inambari, quedando ademas de part
del de Buenos Aires la region de los Chunchos, las mi-
siones de Apolobamba y el gobierno los de Moxos, que
comprendian todo el territorio banfado por el Madre
de Dios, entire el Ucayali, Urubamba y Madera.
Las demarcaciones do intendencias del Perd que-
daron inamovibles despues de la uiltima alteraci6n re-
lativa i la de Puno, no habi4ndose introducido nin-
guna otra hasta 1810. Asi vemos que en la Orde-
nanza general de la material publicada en 1803, en
el articulo 3o se establecia que: < Lima permaneceran con el sueldo de seis mil pesos,
que al principio se le sefalaron las Intendencias ya
establecidas en Tarma, Truxillo, Cuzco, Guamanga,
Huancavelica, Arequipa, a las cuales han de agre-
garse tambien las de Chiloe con seis mil pesos y la
de Puno con cinco mil, aquella mientras no se varie
su actual precisa dependencia de la capital de Lima,
y la de Puno por haberse su territorio posteriormen-


de Nuestra Sefora de la Navidad per ahora y hasta tanto que su Sefio-
ria Iltma. tome perfect conocimiento de los que produjeren estos alfe-
razgos y demas obenciones, a fin de que sin perjuicio del cura que tiene
sobre si las cargas tenga una competent donacion. Y per lo que res-
pecto al Curate de Pelechuco establecia y establecio, otra Vice-parro-
quia con sacerdote de continue asistencia. en la estancia Hichocollo que
esta en la mejor proportion para socorrer a los habitantes en las de Bu-
chahucha, Puyupuyo, Ullaulla, Oquecaya, Suchez y CololoZ: De modo que
sea a cargo de este sacerdote administrar el paste spiritual y los san-
tos sacramentos. sin dependencia del cura propio de Pelechuco a todos
los que viven a esta banda de la Cordillera: quedando al cargo del Cura
propio y su ayudante en aquella parroquia toda la feligrecia de la otra
banda de la Cordillera: extendiendose a Hilohilo, Tapi, Quiara y Puina,
reserbando come reserve al dicho Cura propio la festividad de la Navi-
dad de Nuestra Sefiora que se selebra en la Capital de Ullulla, con to-
dos sus alferazgos....









- 48 -


te separado del Virreinato de Buenos Aires esten-
diendo a el la Jurisdicci6n de la audiencia del Cuzco he-
cha despues del establecimiento de su Intendencia, se
unira esta a la Presidencia de aquel Tribunal con el
sueldo de ocho mil pesos por ambos respectss>. Pe-
ro la mejor comprobaci6n de la fijeza territorial de
las intendeuncias de uno y otro virreinato sin que pos-
teriormente a 1797 se hubiesen ampliado 6 modificado
sus distritos, esta en documents que sobre este par-
ticular salieron del gobierno de Madrid, con posterio-
ridad 6 la fecha del uti-possidetis americano.
El embajador de Espanfa en Paris remiti6 a S. M.
(con fecha 24 de julio de 1832) dos cartas que le
habia dirigido Mr. Schepeler, coronel prusiano y en-
cargado de negocios que fu6 de la corte de Berlin
en Espafa, por las que pedia ciertas noticias que le
eran de necesidad para completar una obra a que
venia dedicindose sobre las causas de la independen-
cia de America. Remitidas dichas cartas por real
orden de 31 de agosto del mismo afio al Consejo de
Indias, este dispuso informasen los secretaries acerca
de las expresadas noticias, informed que se evacu6 en
10 de septiembre, y en el que se dice: <(que cuando
se estableci6 el virreinato de Buenos Aires que es
una de las noticias que se piden se le agregaron y
separaron del de Lima las Provincias de Buenos Ai-
res, Paraguay, Tucuman, Potosi, Santa Cruz de la
Sierra con todo el distrito de LA JURISDICCION DE LA AU-
DIENCIA DE CHAROAS 6 igualmente las ciudades de Men-
doza y San Juan del Pico que estaba A cargo de la
gobernaci6n de Chile, con absolute independencia del
Virrey del Peri y Presidencia de Chile segun se par-
ticip6 al Consejo en Real Orden de 29 de Marzo de









- 49 -


1778. En las Ordenanzas de Intendentes se espresa
.el Distrito de cada una de que podra dar razon si
,es esto lo que solicita Mr. Schepeler, pues entire las
demas noticias pide lista de las Intendencias en Ame-
rica para Guatemala, Buenos Aires, Per, Chile, Santa
F6 y Quito, pero estas dos ultimas no se llegaron b
erigir por haberse suspendido la ultima ordenanza
general de Intendentes formada en 1803 en la que se
mandaba establecer>> (1). Y juntamente con estas in-
formaciones se facilitaron los estados que copiamos,
referentes a la division territorial del virreinato del
Peru, cuadros que no sabemos por qu6 raz6n no
fueron a parar a manos del interesado. Ellos, como
salidos del seno del Consejo de Indias, revisten gran
autoridad, y no son otros que los que formula D.
Jorge Escobedo.
LISTA de las Intendencias establecidas en el Vi-
rreynato del Peru con expresi6n de las Provincias 6
_partidos que comprenden y Di6cesis A que estos per-
tenecen.


Intendencia Partidos Nuimero Di6cesis 6 que
y que cada una
sus Capitales comprende. de ellos. correspondent.
Cercado
Yea
1 a. Cafiete Arzobispado
Chancay 8.
LIMA Huarochiri de
COanta LI m a
Yauyos
Santa


(1) Arch. Ind. Sobre satisfacer & las preguntas y noticias pedidas por
Mr. Schepeler encargado de negocios que fu4 de la Corte de Berlin en
3Espafia. 1882. 144-7-13.









- 50 -


Intendencias Partidos Ndmero Di6cesis & que
y que cada una
sus Capitales comprende de ellos correspondent
Pasco
Jauxa
2a. Guanuco Arzobispade
Guamalies 7. de
TARMA Coachucos Lima
Guaylas
ICajatambo
Saia
Caxamarquilla Obispadi
3a. Piura
Guamachuco 6.
TRUXILLO Chachapoyas Truxillo
Caxamarca
Guanta
4a. Vilcasguaman Obispado
Anco de
GUAMANGA Lucanas dama
Parinacochas Guamanga
lAndaguaylas
*5a. Angaraes Obispado
Huancavelica Castrovirreyna 3. de
[Isla deTayacaja Guamanga
Quispicanchi
Paucartambo
Tinta
Chumbibilcas 0 bispad o.
6a. Chilques yMasquez i 1.
Urubamba del
CU Z C 0 Cotabamba
Calca y Lares C u z c o
Vilcabamba
Abancay
-Aymaraes
Cailloma
[ Tarapaca Obispado
7a. Arica 6. de
ARE UIPA Moquegna
Condeseyus Arequipa
Camana

8a. LAamngaro Obispado del
Carabaya 5. Cuzo
PhN Pun to a d
tChucuito Obispado de La Pam









51 -

< sujeta al Virreinato de Buenos Aires hasta que con
motivo del arreglo de limits de la nueva Audiencia
del Ouzco resolvi6 S. M. a Consulta de 9 de Octu-
bre de 1795 que se agregase a dicha nueva Audienciat
y el todo de su distrito al Virreinato del Perd>> (1).

(1) Ibid.


















Misiones do Apolobamba


CAPITULO SEGUNDO


Tanto por la riqueza documentaria, huellas que el
apost6lico celo de los misioneros de San Francisco de
Charcas dejaron, cuanto por ser la material la que
mis pr6xima A inmediata relaci6n tiene con los terri-
torios en litigio, la ocasi6n seria la mis aprop6sito pa-
ra escribir la historic de las conversiones de Apolo-
bamba. Pero tal tarea traspasaria los limits de un
alegato. Debemos contentarnos con presentar solamen-
to la sintesis del desenvolvimiento que tuvieron hasta
la gpoca del uti possidetis de 1810, cuidando decon-
signar la mis field y exacta verdad de los hechos.
Que los primeros religiosos que entraron a la region
en que se formaron las misiones conocidas con el
nombre de Apolobamba, hayan sido estos 6 los otros,
del lado del Cuzco 6 de Larecaxa, es cosa que no
afecta A la cuesti6n misma de fronteras. Puede ser
que estas referencias, por remotas y poco esclarecidas,
no tengan la consistencia necesaria para invocarlas co-
mo fundamento de derechos territoriales, aunque en si
encierran un interns n6tamente hist6rico. Pero, el que
uno 6 various misioneros hayan entrado a evangelizar









- 53 -


ignotas tierras sin fundar reducciones apost6licas con
carkcter permanent, no prueba que esos paises perte-
nezcan a una a otra jurisdicci6n, al Cuzco 6 a Char-
eas. De esta consideraci6n hacemos derivar la necesi-
dad de describir, no precisamente la historic, sino el
encadenamiento de los sucesos mis notorious y trans-
cendentales a la conquista de los habitantes transan-
dinos que vivian entire el Beni y el Madre de Dios, y
A la posesi6n de determinados territories. Igualmente
debe cuidarse en deslindar las jurisdicciones apost61li-
cas y administrativas A las que pertenecieron dichas
misiones en virtud de mandates de la Corona, y no exhi-
bir como titulos dominicales actos aislados de una autori-
dad eclesiastica A opinions de estas 6 las otras per.
sonas, seculares 6 seglares, sin representaci6n ni va-
lor official.
Las misiones de Apolobamba, no fueron otras, por
donde quiera que se mire su establecimiento y pro-
greso, que las reducciones de los indios Chunchos,
comprendidndose de este vocablo, todos los infieles que
se extendian desde los Andes del Cuzco y el Inambari,
indeflnidamente hacia la mar del norte, como 4 ma-
yor abundamiento expondremos en este capitulo, fue-
ra de lo que queda rigurosamente probado en el IV
del libro primero.
Puede asegurarse con toda verdad, que es con la
entrada del presbitero Miguel Cabello Balboa en 1594,
como se ha visto anteriormente, que comienzan las ten-
tativas de conversion de los Chunchos. Es possible que
antes de este eclesiastico hubiesen otros penetrado
A aquellas regions, como los padres Pedro Vaez Urrea
y Diego de Porres, en 1560, 6 ciertos padres mercena-
rios en 1572; pero volvemos A insistir que esas entra-








- 54 -


das aisladas 4 individuals, de iniciativa casi puramen-
te personal, sin que estuvieran patrocinadas y auto-
rizadas por los virreyes 6 audiencias, no pueden ori-
ginar actos de cierta transcendencia territorial posesoria,
como para invocarlas como fuente de derechos actua-
les. Que nosotros sepamos, fu6 el dicho presbitero
Balboa, quien facultado por la audiencia de la Plata,
entr6 por Camata, hasta mas alli de Ixiamas. Es po-
sible que hubiera avanzado much mas, quizAs hasta el
rio Madidi. De esto, su relacion lo da A entender cla-
ramente, como ha podido juzgarse de los parrafos co-
piados en el capitulo IV. La empresa de Balboa con
ser la primera de las mas series, no dej6 verdadero
arraigo. Desde esta tentative de reducci6n de los Chun-
chos, no sabemos que misioneros hayan entrado hasta
1614, en que Pedro de Leagui emprendi6 la jornada
de que se ha hecho menci6n. Este llev6 en su com-
pafnia dos religiosos agustinos quo se establecieron en
San Juan de Sahagin.
En 1621 vemos que penetra A las montafias de los
Chunchos el padre fray Gregorio Bolivar, que recibi6
autorizaci6n direct del obispo de la Paz. En la
6poca de la misi6n de este padre, las regions de Apo-
lobamba no pertenecian ni a la jurisdicci6n del dicho
obispado ni A la del Cuzco. Eran como so ha demos-
trado, territories que si bien correspondian A la audien-
cia de Charcas, eclesiasticamente no estaban adheridos
A ninguna di6cesis. Sin embargo en la empresa del
franciscano Bolivar, debe mirarse los comienzos de la
acci6n apost61lica sobre las tierras de los Chunchos,
acci6n que fu6 reconocida al obispo de la Paz. Y
l1egados A este punto, pasamos como de la mano A
-tratar de las expediciones religiosas que del Cuzco sa-









- 55 -


lieron para los. dichos Chunchos, trasmontando la cor-
dillera de Carabaya, expediciones que algunos han con-
siderado como los primeros emperios apost61licos de re-
ducci6n de infieles eun aquellos paises, y como los pri-
meros avances misioneros hacia las mArgenes del Madre
de Dios. Pero es en la entrada de Diego Ramirez Carlos
,y fray Gregorio Bolivar, donde esti la iniciativa de
tales conversions que despuns se llamaron restringi-
damente de Apolobamba.
Por carta que el obispo del Cuzco, D. Manuel Mo-
Ilinedo y Angulo, dirigi6 a S. M. en 17 de abril de
1678, se sabe que el anfo anterior habia dado cuenta
al virrey conde del Castellar, que mediante informa-
ci6n que hizo levantar por el vicario de la provincia
de Carabaya, se resolvi6 que religiosos de la orden de
San Francisco entrasen (< A la tierra de infieles> de la
'que forma la base de la historic de las misiones francis-
canas son estos: provincia de Carabaya deste obispado entraron dos re-
ligiosos del orden de San Francisco a las contiguas a
.ellas que son de infieles a solicitar su conversion y
habiendo sido recibidos con gusto de los indios y que-
-dadose el uno en el primer pueblo instruyendolos en
las costumbres cristianas, el otro paso adelante y con
buen celo aunque imprudente antes de ponerlos en el
conocimiento del verdadero Dios les fue quemando los
idolos y casas de adoratorios y ejecutando esto en mu-
cehos pueblos sin que los infieles hiciesen sentimiento
en uno y no solamente por esta razon sino tambien por
haber tratado mal de obras a un cacique capitan de su
nacion le mataron a flechazoso (1).
(1) Arch. Ind. Carta del obispo del Cuzco & S. M. enviando recaudos
sobre misiones de Carabaya. 1678. 71-0-14.









- 56 -


No obstante de que por esta relaci6n no se dice quie-
nes, fueron aquellos apost6licos varones ni hasta donde
llegaron, se ha querido ver en aquel prop6sito evangeli-
zador la entrada del padre Domingo Alvarez de Toledo-
Pero este padre parece que penetr6 A las tierras trasan-
dinas en 1661, y los veinte y cuatro afios a que se refie-
re el obispo Mollinedo, corresponderian 4 1654 y no 1661.
De todos modos, las entradas de Cabello Balboa y Boli-
var son anteriores y se remontan a 1594 y 1620, respecti-
vamente. Sea de esto lo que fuere, lo cierto es que la sim-
ple entrada de este 6 el otro religioso no es un titulo
jurisdiccional, ni el obispo dice que fudse bajo esa condi-
ci6n el ingreso de los dos religiosos a que alude. Siga-
mos entire tanto con las conversiones de 1677.
En efecto, el cura de Sandia don Antonio de la Lla-
na, propiisose former una expedici6n conversora en
aquel afno, para lo que solicit el concurso de cuatro re-
ligiosos franciscanos. La conversion debi6 ser simple-
mente de los indios infieles vecinos a Carabaya.
Es esta y no otra la interpretaci6n que se despren-
de de la carta que dicho cura escribi6 al virrey mar-
-qus de Malag6n en 4 de octubre de 1677. < noticias y experiencias adquiridas, dice el presbitero
de la Llana, en el tiempo que fui vicario do esta
Provincia de Carabaya que en las contiguas a ella ha-
bia muchos cristianos y mu6hos infieles que los pri-
meros deseaban tener sacerdotes que les instruyesen
en las costumbres cristianas y los segundos no resisti-
rian el que se les encaminase al verdadero conocimien-
to para abrazar la fe>> (1). Con el deseo pues de cum-
plir tan piadosos fines, emprendieron la entrada el di-
cho cura, el padre Juan de Ojeda y Fray Bartolomg
(1) Arch, Ind. Ibid,









- 57 -


de Jesus y Zumeta, desde San Crist6bal, asiento de-
minas, lo 4ltimo de la cristianidad, segun decia el
padre Ojeda. Caminaron 18 a 20 leguashasta el pue-
blo de Santa Ursula, quo ilamaron asi a un lugar de-
nominado Masiapo, que A atenernos al mapa del Peri
de don Antonio Raimondi, estaria al otro lado de un
afluente del Guariguari 6 alto Inambari, que por su mar--
gen izquierda le contribute a la altura de 13 40' latitud
sud. Para mayor fidelidad remitimonos a la declaraci6n
del padre Juan de Ojeda, que en carta escrita desde aquel
punto al virrey Conde de Castellar, deciale: ((Dia de
Santa Clara Sefnor Excelentisimo, se dio principio a Ia-
apertura del camino que hay desde san cristobal asien-
to de minas y lo ultimo de la cristianidad diez y
ocho o veinte leguas a este pueblo que hemos puesto
Santa Ursula, y no pudimos todo contrastarlo para
mulas aunque hicimos todo lo possible. Asistio perso-
nalmente a el el capitan Diego de Zecenarro ayudan-
do el alferez Martin de Zecenarro &> (1).
Fray Ojeda, en compania del padre Bartolom6 de-
Jesuis Zumeta, avanz6 mAs alla de Santa lrsula ha-
cia el interior, seguin lo acredita una otra carta suya
de fecha 16 de diciembre de aquel afio. Pero en ella
no se precisa el lugar 6 region hasta donde entrase.
Habla unicamente de un parage y arboleda dias pasada la cordillera de los Andes>, pero por otra
frase mas iana y sincera, se puede inducir que no.
se alej6 de las mismas vertientes. En algunas parties,
dice el padre, cuando no lo refieran lo muestra la tierra por estar

(1) Arch. Ind. De fray Juan de Ojeda al virrey conde de Castellar y
marques de Malag6n sobre entrada & indios infieles. 1677. 70-3-10.









- 58 -


a las vertientes de Carabaya y otros parages ri-
%cos>) (1).
Aqui parece que terminan los progress evang6li-
cos que salieron del Cuzco, por Carabaya. Empero
para que nos demos idea cabal de las tendencias y
extension de estas misiones, hay que recurrir a los
.actuados que el obispo hizo levantar con el fin de
probar el valor 6 importancia de ]a empresa iniciada
por el cura de Sandia.
Produj4ronse varias informaciones, entire ellas, las
del bachiller don Antonio de la Liana y fray Juan
,Ojeda, que de vuelta de las dichas misiones encontri-
base en la ciudad del Cuzoo. Nos atendremos 6 la
informaci6n del padre Ojeda. Este dijo: qune el afto
pasado de 1677 estando el declarante en esta Ciudad.
y conventualidad del Cuzco el Reverendicimo Padre
Francisco Delgado Vice Comisario General de su Or-
den en estos Reinos le despacho una patent nom-
brandole por Misionero para que en compania de
otros Religiosos entrase por la Provincia de Carabaya
de este obispado a solicitar la conversion de los in-
dios infieles de la tierra dentro y que en virtud do
esta patent fue en compafia del padre Fray Barto-
lome de Jesus y Zumeta a quien se nombro por Pre-
sidente de dicha Mision de Fray Diego Mendo y Fray
Andres de Castro, Religiosos Recolectos de su Orden.r
de Nicolas Romero interpreted y un donado y que
llego en compafnia de algunos de los referidos aM
pueblo de Sandia donde hallo al Licenciado Don An-
.tonio de la Llana presvitero que viendo la imposibi-
lidad con que se hallaban para la entrada a la tierra

(1) Arch. Ind. Carta del P. Juan de Ojeda al -marqu4s de 3Malag6n, vi-
rey del PerA. 1677. 70-3-10.









- 59 -


de infieles por ser de caminos may asperos y mon-
tuosos se ofrecio a acompafiarlos y ayudarlos a rom-
per dichos caminos y luego pago gente a su costa
para este efecto la qual conducida al asiento y Puer-
to de Monserrate que viene a se f la frontera de di-
cha tierra de infleles por el capitan Diego de Zece-
narro por el mes de agosto de dicho afio pasado se
dio principio a abrir dichos caminos asistiendo a ello
el dicho capitan Diego de Zecenarro Padre Fray
Bartolome de Jesus y Zumeta Nicolas Romero y
otros sirvientes de la mission y 6 pocos dias se ade-
lanto este testigo con el dicho Nicolas Romero inter-
prete y llego al primer pueblo de la tierra de infie-
les que hoy se llama Santa Ursula de Miziguapo a
poco mas de la oracion y allaron toda la gente de
el en un galpon en medio de la plaza en borra-
chera>>. <<...Vio este testigo que a dicho pueblo do
Santa Ursula ilegaron diferentes tropas de indios in-
fieles que salian al puerto y asiento de Monserrate a
,sus rescates con sus capitanes y en especial las na-
ciones Sariona Pasionas y Isianas y que haciendoles
algunas platicas de los motives que nos llevaban a
sus tierras pasando trabajos y dejando nuestras casas
haciendas y parientes solo a fin de salvar sus almas
y hacerlos amigos de Dios y todo lo demas que
parecia convenient mostraban much gusto y agra-
decimiento ... >>. <... .Y encargaban much (los In-
dios de Isiama) a los Indios de Santa Ursula que
nos habian de guiar nos llevasen con cuidado por
que no nos sucediese algun fracaso y que estando
las materials en este estado trataron de valerse los .
dichos licenciado Don Antonio de la Llana Doctor
-Don Antonio Henriquez Comargo y demas espafio-









- 60 -


les que habian entrado de quo mostraron los indios:
gran desconsuelo por la voluntad y afior que los ha-
bian cobrado y que este testigo y el padro Fray Die-
go Mendo Sacerdote Nicolas Romero interpreted dos.
indiecillos de los sirvientes que habian llevado do es-
ta ciudad Don Manuel do Mollinedo Ne6fito otros
dos de Santa Ursula y cinco infieles Pasionas on
prosecution de su ministerio salieron de dicho pueblo
a los veinte y site de septiembre para la tierra' de-
adentro y abiendo caminado siete u ooho leguas lie-
gamos a unos ranchos llamados Guaiguapo donde
hallamos nueve cristianos que se holgaron de vernos-
y nos regalaron con frutas y huevos.... ......
Y despues a otra tanta distancia llegamos al pueblo'
de Taraniguapo habiendosenos apartado los infieles-
Pasionas que seguian otra derrota para ir a su tie-
rra y frente de una casa redonda muy hermosa y
bien enlucida y obrada hallamos puesta una cruz gran-
de.... >. ((.. .Y que este pueblo tenia cuarenta y
seis personas y las diez y seis estaban bautizadas y
el dicho cacique llamado Mata ..>. . Y al dia.
siguiente llegaron a un pueblo llamado Tamio que
es de nacion Inambaries y el cacique llamado Qua y
todos los indios le recibieron con much amor y gus-
to y los regalaron y hallaron puesta una cruz como
en los demas parajes y que los que vieron fueron
hasta 120 personas y a los lados estaban otros pue-
blos con mas cantidad de gente como se lo refi-
rio el dicho cacique y los demas, y al dia siguiente-
pasaron al pueblo de Madene donde tambien hallaron
puesta uua cruz que habia muchos arios la habia
colocado un cristiano y que hallaron asi mismo dos&
casas donde tenian sus idolos y en un adoratorio vie-









- 61 -


ron un bulto grande de la semejanza de persona
humana... > ,camino hallaron unos ranchos con gente y poco mas
adelante otro pueblo que en medio de la plaza tenia
colocada una cruz y otra en la casa del adoratorio y
ultimamente los que vieron y anduvieron fueron do-
ce pueblos y en todos hallaron colocada cruces fue-
ron bien recibidos y asistidos y en el mayor de to-
dos ellos que se llama Zemita.. .> < su casa joyas de oro y preguntandole si aquel oro y
plata lo habia llevado del Cuzco y dijo que no que
en aquellos parages habia much y se lo tributaban
y repreguntandole si ellos tributaban respondieron
que no desde sus abuelos por que sobre cobrar
el tribute envio el Inga a los Guarayos y se dieron
gradess batallas y que no han vuelto mas pero que
suelen salir a los Toromonas que son sus fronterizos
y es el pueblo mayor que conocen de su nation en-
tre otros setenta y uno que nos nombraron de mas
de los vistos por nosotros y hacerles guerra y a los
mozos que cojen los llevan para el servicio del In-
ga.. .>) ..Y asimismo dijo que desde el asiento de
Monserrate habra dos dias de camino hasta Santa
Ursula y abriendose por parte acomodada le parece
que desde el ultimo pueblo de Carabaya se podra ir
en uno y haciendose la misma diligencia en lo de
adelante se podra caminar en otros dos hasta la Pam-
pa donde viven los infieles quo es tierra acomodada
asi para caminarse como para todo lo demas de con-
veniencias humans que en dicha Pampa hallaron
hasta treinta cristianos vueltos a la idolatria y que
estos y los infleles piden ministros que los instruyan
y que en esto que vieron y reconocieron dejaron se-









- 62 -


falados dia de camino uno de otros tres pueblos pa-
ra recoger a ellos toda la gente do los contornos
& (1).
Ateni4ndonos a las mismas declaraciones del padre
Ojeda, probablemente anduvo cerca de Ixiamas, pero
de ninguna manera avanzaria mas alli, ni much
menos se aproximaria al Madre de Dios. Todo lo que
relata de los toromonas es de simple oidas.
Del alcance 4 importancia de esta misiones, infor-
maron al Rey, el conde Castellar y el obispo del Cuz-
co. El primero dijo 4 S. M. (Senor. En continuacion
de lo que en Galeones y con despacho de trece de
Noviembre de setenta y seis que llevo el ultimo avi-
so y se duplica en esta occasion tengo representado
a Vuestra Magestad cerca de las misiones y reduction
de los indios infieles en los parages retirados de los
Andes que circuvalan en su mayor parte estas dila-
tadas Provincias que Nuestro Sefnor fue servido po-
nerlas debajo del dominion Real y amparo de Y. M....
ha permitido lo mismo la Divina Misericordia con la
tierra llana que esta a las VEBTIENTES DE LOS UTLTIMOS
CERROS DE LA PROVINCIA DE CARABAYA, por medio de
la devocion y celo de unos Religiosos del orden de
San Francisco y el fomento del cura Don Antonio
de la Llana y algunos vecinos de aquella provincial
como todo consta y mandara V. M. reconocer por
sus cartas y mapas que acompafian a esta, y para
que sus representaciones consigan el fin que so desea
me he interpuesto con el Vice Comisario General

(1) Arch. Ind. Documentos relatives & las misiones de Carabaya. 1677.
70-8-10. V6ase tambi6n la < del Perid. Afio II, vol. II, 81 de marzo y el 80 de junio 1899, donde se ha
hecho la publicacidn de todos los documents que son relatives A mi-
siones de Carabaya, Apolobamba y Cuzco.
















'#Maaul


jenmon


u ,


9a4&AL


Ayn -


*1
ikf ,
f'bWL


MAPA remitido por fray Juan de Ojeda al virrey conde de Castellar sobre conversiones de Carabaya, 1677.
(Archivo de Indias. Estante 70. Caj6n 3. Leg. 10).


0@


,J^rt-rf/n^


.-$-









-- 63 -


y Provincial de aquella Provincia para que le asistanl
con los Religiosos y medios de su obligation y aten-
diendo a la de V. M, en la contribution de obra tan,
santa le he avisado remita razon de lo que hubieren
menester para las entradas sustento fundacion y or-
namento de las Iglesias para qne en la forma que
se acostumbra y esta mandado por Reales cedulas so
le asista de la Real Hacienda con lo preciso e inex-
cusable>> (1). Esta carta es de fecha tres de febrero'
de 1678. El obispo por la suya, que se ha.citado ya,
del 17 de abril del propio anfo, hizo relaci6n de las
misiones de que venimos ocupindonos, pidiendo en
conclusion que S. M. se digne asignar la cantidad de-
3000 pesos anuales para que sean asistidos los misio-
neros de las dichas conversiones y cuyo pago debia
situarse en las cajas del Cuzco.
Todos estos procedimientos determinaron a que el
Rey expidiera la cedula de 7 de agosto de 1679. Como-
este document constitute la piedra angular, para saber
si las misiones de Carabaya se hicieron y fomenta-
ron como resultado del celo que el prelado ouzqueflo
tenia por el progress spiritual de su jurisdicci6n epis-
copil 6 no, 6 mis claro, si las dichas misiones esta-
ban dentro de la jurisdicci6n de la di6cesis del Cuzco,
6 no lo estaban, y si el hecho de encargarse a dicho,
obispo su fomento y cuidado implicaba una adjudica-
ci6n territorial, para saber esto, deciamos, es por lo,
que convene conocer el tenor de 6l. Dice: Reverendo in Christo Padre Obispo de la Iglesia Ca-
thedral de la ciudad del cuzco, en las Provincias deo
Peru, de mi Consejo Hanse recibidos dos cartas vues-
tras de once marco y diez y siete de abril del afino
(1) Arch. Ltd. Ibid.








- 64 -


pasado de Mil seiscientos y setenta y ocho en que me
dais quenta de que haviendo tenido noticias que de
Ja otra parte de la Provincia de Carabaya hacia la del
Norte salian Indios a tratar con los Espafloles sacando
generouss de la Tierra y que algunos parecian de buen
,natural inclinados a las cosas del culto divino, pidien-
do que fuesen a su tierra sacerdotes que los instruye-
sen en los misterios de nuestra Santa Fee Catholica y
y que los Baptigasen; dispusisteis que el Vicario do
aquella Provincia hiciese Informacion con los Espa-
fioles que tsisten en aquellos parages y habiendo sido
Icierta la relacion que os habian hecho escribisteis al
Virrey Conde de Castellar, dandole cuenta de ello y
remitiendole un tanto de la Informacion de que en-
viasteis testimonio con que interpuso su autoridad con
-el vice comisario de San Francisco y se enviaron cin-
co Religiosos a los quales ayudaron dos curas de aque-
lla Provincia con grande celo diciendo que habian en-
-contrado muchos indios baptigados unos y catequiga-
dos otros quitandoles de los templos algunos idolos sin
violencia y en la carta citada de diez y siete de Abril
-afadis que aunque los Indios rogaron a los Religiosos
_se quedasen a ensefiarles las costumbres cristianas no
lo pudieron hacer por haber ido sin prevention de or-
namentos y los consolaron con que volverian aquel
verano en que decis entrarian ocho Religiosos, asi a
.mantener en la fee a los christianos olvidados de ella,
como a la conversion de los infieles en que no era du-
dable lograrian fruto considerable por la obediencia y
buena disposicion en que se hallaba estos Indios, y lo
representais para que fuesen servido de asignar a los
misioneros dos mil pesos cada ano para su congrua
.,sustenciacion y para ayuda de las Iglesias que hubie-








- 65 -


sen de fabricar.- Y hlabiendose visto por los de mi
Consejo de las Indias y consultandome sobre ello; ha
parecido daros las gracias por lo que habeis obrado en
estas Misiones y rogaros y encargaros (como lo hago)
que con todo el fomento que se espera de vuestro celo
y obligaciones, promovais las conversions de los Indios
contiguos a la Provincia. de Carabaya correspondiendoos
con mi Virrey de esa Provincia y el Superior de
la Ordern de San Francisco para que se adelante quanto
pueda conducir al mejor logro de esta material, que al
dicho Virrey ordeno por otro despacho de la fecha deste
de la providencia competent para que por falta de apli-
cacion de medics no cese una obra tan del servicio de
Dios y de mi primera obligaci6n disponiendo que de la
Caja Real de esa ciudad se acuda con lo que fuera precise
para los efectos que proponeis. De que se o, da aviso
para que lo tengais entendido: De Madrid a site de
agosto de 1679. Yo el Rey. Por mandado del Rey Don
Francisco de Madrigal. Seoialada del Consejo>> (1).
Ademis de la c6dula anterior existed otra dirigida al
comisario general de la orden de San Francisco en
Madrid, fray Miguel Abengoazar. con fecha seis de junior
de mil seiscientos ochenta y uno, por la que se le po-
nia en conocimiento los sucesos de las conversions de
Garabaya. En ella se refiere haberse encargado por e6-
dula de site de agosto de mil seiscientos setenta y nue-
ve al obispo del Cuzco promoviese dichas misiones orde-
nindose el pago por las reales cajas de esta ciudad de la
cantidad de dos mil pesos cada afio para su congriia y
fibrica. En resume, es una relaci6n de todo lo con-
tenido en la c6dula y documents ya conocidos, no
viniendo 4 agregar ni introducir ninguna novedad en
(1) Arch. Ind. Ibid.








- 66 -


en lo establecido en ellos. Hay tambi6n en el expe-
diente de esta material una carta del arzobispo-virrey,
dirigida a S. M. en veinte y tres de abril de mil seis-
cientos ochenta, en la que da cuenta de haber soco-
rrido con seis mil pesos al fomento de las misiones
de los religiosos franciscanos, < entendiendo, dice la carta, en la reducci6n de los in-
dios barbaros que confinan con las provincias de Cara-
baya frontera de los Chunobos>> (1).
Durante se alternaban estos documents, el estado
y progress de las misiones contiguas A Carabaya no
pasaron de aquella exploraci6n que hemos visto en el
relato de fray Juan de Ojeda. Es possible que se hu-
biese aproximado hacia los araonas; pero la reducci6n
conocida y mas avanzada fu6 la de Santa Ursula de
Masiapo. Hasta este moment, las misiones de que nos
ocupamos, se denominan en todas las cdulas, cartas
6 informaciones, unicamente < infieles contiguos a Carabaya>. No hay, pues, un solo
document que las llame misiones de Apolobamba, lo
que desde luego es una prueba de que no fueron las
entradas que se hicieron por Carabaya las que fun-
daron las misiones que llevaron aquel nombre.
Se puede decir que con esto se cierran tras fugaz
historic las empresas misioneras del Cuzco. Los reli-
giosos que debian continuar con las misiones de Cara-
baya abandonaron su empresa para seguir las conver-
siones por el lado de Larecaxa, en los llanos propia-
mente dichos de Apolobamba. Por carta que el mis-
mo obispo del Cuzco escribi6 al Rey en veinte y ocho
de junio de 1681, acusando recibo de la c6dula de 16
(1) Arch. Ind Carta del arzobispo-virrey del PerlA 4 S. M. sobre con-
versiones de indios contiguos A Carabaya. 1681. 71-3-14.









- 67 -


de septiembre de 1679 (1), que no tuvo ocasi6n de
cumplirse, se queja de la conduct de los religiosos
misioneros y dice: < seis mil pesos en las cajas Reales de esta Ciudad para
que se continuase dicha conversion y determine se
gastasen con intervention mia y habiendo dado a los
religiosos de San Francisco a cuyo cargo esta esta
mission tres mil ciento y veinte y un pesos que im-
portaron las cosas que pidieron y parecieron precisas
para la prosecution de esta material mudaron de in-
tento entrando por la provincia de los Mojos del obis-
pado de la Paz sin dar parte de esta resolution a
Vuestro Virrey ni a mi entendiendo seria con mas fa-
cilidad y que mientras participaban esta determination
perderian tiempo y aunque en muchos dias no me
avisaron del estado en que se hallaba... >> (2). Junta-
mente con su carta, elevaba el ]lmo. obispo Mollinedo y
Angulo la representaci6n que los franciscanos de quienes
se quejaba le dirijieron dAndole explicaciones de su con
ducta. Ella estaba suscrita por los padres Juan Mufioz
y Juan de Ojeda, y los particulares Santiago de Bu-
lacia, Francisco de Rojas, Bartolom4 VYzquez de Messa,
Francisco Garcia de Ijar, Bernardo de Cea Texada y
Blas de Chaves, y fechada en ( Concepcion de Apolobamba>> a 6 de mayo de 1681.
Es de notar que en este document las razones y cau-
sas que aportaban en apoyo de sus nuevos empefios,
son las siguientes: Dice el padre Juan Ojeda: Sefor. Despues de que sali de esta ciudad (Cuzco)
para esta Provincia de los Chunchos escribi a Vuestra

(1) La c6dula dirigida al obispo con mandato de lomentar las misio-
nes, lleva la fecha de 7 de agosto de 1679.
(2) Arch. Ind. Carta del obispo del Cuzco A S. M. 1681. 71-3-14.









6!i -

Senoria Ilustrisima por ma o de Antonio de Oquendo,
dandole cuenta de como v niamos a hacer la entrada
por estos Mojos por ser 1I tierra de los parages de
Carabaya incontrastables de poder abrir los caminos
ni poder meter bastimentos sino a hombros de Indios
ni tampoco poder entrar ningun ganado por ser mu-
cha la aspereza de la tierra y asi mismo ser muy ea-
ferma y aver hallado por estos parages much facili-
dad y mejores conveniencias como se ha visto y
experimentado pues estamos en este valle de Apolo-
bamba poblados con casa y capilla y metido el gana-
do necesario y ser las tierras y valle de misiones ha-
biendo abierto camino desde los mojos hasta aqui que
hay hasta veinte leguas y llegado con mulas cargadas
y el ganado lo cual no se pudiera haber hecho ni
conseguido por San Cristobal aunque se hubiera gas-
tado much suma de plata y asi mismo no se ha mu-
dado el fin de la mission mas que tan solamente el
camino pues desde este valle so comunica por tierra
aquellos indios infieles de las Pampas reconocidas por
fray Juan do Ojeda y estan mas cercanos de esta Po-
blacion y no hay tantos Rios que pasar como en los
oaminos de Carabaya y las causes do haber fundado
la Poblacion en este Valle de Apolobamba demas do
las referidas han sido muchas y muy convenibles quo
son las siguientes-la primera por ser el valle tan
ancho y tan capaz adonde so pueden fundar muchas
ciudades quantimas pueblos y tener tan buenos tem-
peramentos y ser la tierra tan fertil y de muches
aguas donde so pueden sembrar todos generous de se-
menteras como lo experimentamos en este afio que
todo lo quo sembramos se dio con abundanoia Lo
segundo. En el Valle poderse criar muchisimos gana-









69 -


dos como son yeguas vacas y mulas para tener lo ne-
cesario los moradores de este Valle Lo 3 por ha-
ber sido poblacion del Inga como tambien por haber
poblado aqui el Gobernador Pedro de Leagui ahora
ochenta aflos y estar en este valle vecina y rodeada
de muchas naciones a dia y medio de camino a sus
pueblos como son Pamainos, Araonas, Uchpiamonas,
Pasaramonas, Aguachiles, Savanionas, Chumanos, Le-
cos, Yuamonas, Saparimas. Estas naciones son las que
estan alrededor de este valle fuera de muchas que dan
noticia los Indios que comunican con nosotros hay en
la tierra mas adentro y solas estas naciones he visto yo
y comunicado con ellos y aprendido sus lenguas que
son casi lo mesmo unas que otras de aprender y en-
tender y general la una a todas ellas y cada nation se
compondra a mi entender unas de veinte pueblos y otras
de treinta y de diez y seis y de ocho y a este modo las
demas y en cada nation habra a dos mil almas y a mil
y quinientas y a quinientas poco mas o menos. Estas
no mas son Senfor las que he llegado a conocer y es-
ta gente dice y da noticias de muchima mas gente
que hay en la tierra mas adentro hasta la mar del
Norte. Desde este Valle de Apolobamba va un cami-
no Real ancho del Inga y dicen los chunchos que va a
sus tierras y pasa a la tierra mas adentro a una lagu-
na grande que alrededor do ella hay muchas pobla-
ciones. Todos estos que he comunicado desean ser cris-
tianos y algunos pueblos quieren venir y salir ya a
este Apolo a vivir con nosotros y para esto vienen
desde sus tierras abriendo camino asi para que noso-
tros vayamos alla como para salir ellos y sacar sus
families como nos los tienen prometido. Tambien tene-
mos reconocido por noticias que los indios nos han









- 70


dado en este valle y sus serranias vetas que dicen son
de plata y llevaran metales a fuera para que vean lof
que lo entienden si son de plata o no. Espero en Dios
que ha de ser de much util al bien comun y se han de
ganar muchas almas para el cielo como se espera de
la docilidad de la gente escepto de los de la nation de
los Lecos por ser gente retirada de los del Collao y
son muy feroces en su obrar y tienen enemistad con
todas las naciones que quedan referidas arriba no obs-
tante ser corsarios. Ilustrisimo Sefor. Habra ocho dias
que vinieron unos once Indios de paz a vernos pro-
metiendo ser nuestros amigos si bien no nos fiamos
de ellos por ser traidores y ser corsarios como digo de
las otras naciones y estos tienen nueve pueblos y son
hasta 300 Indios de arco y flecha fuera de las mugeres
y muchachos que para esto y lo que se ofreciere ne-
cesitamos de las bocas del fuego polvora y balas con
otras cosas necesarias para proseguir en esta obra con-
forme la memorial que tiene el hermano fray Juan do
Enebra> (1).
Para comprobar la exactitud de las afirmaciones que
los misioneros hacian en la carta transcrita, ocurri6-
seles enviar certificaciones del maestre de campo Luis
Lescano Echevaleta, corregidor de la villa de San
Juan de Sahagun y del bachiller Bartolom6 de Sala,
cura y vicario mismo pueblo, por las que se confirm
todo lo referido en la carta enviada al obispo del
Cuzco. < tados, han pasado por esta villa los Religiosos y de-
mas gente en su escolta y resguardo para los dichos
chunchos donde hoy estan actualmente amparando la
dicha poblacion que han hecho en la Pampa de Apo-
(1) Arch. Ind. Ibid.









- 71 -


lobamba tierras de Infieles por ser la tierra aproposito
para fundar una ciudad y mantener sus pobladores...
la tierra adentro pidiendo Religiosos para que les en-
sefie la verdadera ley, abriendo caminos para la dicha
Poblacion de Apolobamba poniendo cruces en los di-
chos caminos por haberles ensenfado los Religiosos que
han entrado adentro y per haberlos asistido a los di-
chos Religiosos en el dicho Apolobamba &>> (1).
Las inmediatas deducciones que se obtienen de la re-
presentaci6n de los misioneros que cambiaron de en-
trada en la conversion de los Chunchos son estas: 1.'
El nombre de Apolobamba es por primera vez emplea-
do para designer las misiones de que se hacen cargo,
y el uso de esta denominaci6n no fu4 sino el resulta-
do, asi se desprende del tenor del document anterior,
de haberse establecido, como punto de partida de fu-
turas operaciones, en los llanos de Apolobamba, cuyo
vocablo lo va indicando, pues, bamba, es simplemente
corruptela de paimpa. Mas antes, las reducciones
por Carabaya se llamaron < contiguos A Carabaya>>, y no podri ensetiarse un solo
document en el que se las design con otro titulo.
Esto desde luego probarA que la verdadera fundaci6n
de las de Apolobamba, aunque en general unas y otras
eran de Chunchos, no se hizo con los misioneros
apost6licos que salieron del Cuzco, que timidamentey
a manera de simple exploraci6n avanzaron hacia este
valle, pero sin detenerse a constituir conversiones de
ningin genero, volviendo inmediatamente a Santa Ur-
sula, segdn declaraciones innegables del mismo fray
Juan de Ojeda. La carta transcrita nos hace saber,
(1) Arch. Ind. Ibid,











que la fundaci6n de lo que desde entonces debia lla-
marse misiones de Apolobamba, fu4 planteada s61o en
1681, por los mismos padres que antes penetraron por
Carabaya; pero no bajo la direcci6n ni incumbencia
del obispo de Cuzco. 2.a Que quedaron definitivamen-
to abandonadas las empresas de propagar la fe religio-
sa por el lado de Carabaya, en vista de las dificulta-
des insuperables que presentaba la naturaleza de la
region, dificultades que no inicamente embarazaron y
obstruyeron las que ya conocemos, sino que constitu-
yeron siempre barrera infranqueable a toda otra ten-
tativa que pudiera presentarse en el porvenir, de
suerte que es possible afirmar con toda seguridad, que
no hubo mis entrada por aquella zona a las tierras
transinambaricas 6 del Madre de Dios. 3.* Que por
declaraci6n de los fundadores de las misiones de Apo-
lobamba, las naciones que rodean este valle, son va-
riasy numerosas, entire las que se cuentan las de los
araonas, pamainas, uchupiamonas, aguachiles &, fue-
ra de otras muchisimas que van hasta la mar del nor-
te, siendo todas ellas Chunchos. Virtualmente queda-
ban comprendidas, desdo entonces, en las conversiones
que se proponian aquellos religiosos, todas las gentes
infieles que habitaban aquellas tierras ignotas, hasta
las posesiones portuguesas. Y para que no quepa la
menor duda de esta afirmaci6n, que no es hija de una
simple hip6tesis, vamos A recurrir al testimonio del
padre Juan de Ojeda, que seis aflos despu4s de la fun-
daci6n de las misiones de Apolobamba, 6 sea en 1687,
aseguraba que ellas estaban comprendidas entire el rio
Beni y el Madre de Dios 4 iban hasta el Paititi 6 el
Madera. Esta declaraci6n no puede ser mis decisive
en el punto que estudiamos. En una petici6n que diri-









- 73 -


gi6 fray Ojeda a S. M. desde el Cuzco en 3 de onero
de aquel afio, dijo: bamba que hacen estas provincias dilatadisimas de In-
dios infieles de numeroso gentio contenidas entire los
dos famosos rios Mano y Diabeni, que segun relacio-
nes y noticias que tenemos vierte este y entra en la
gran laguna de Paititi nombre que tiene inquietos los
animos del Peru por sus dilatadas Provincias>) (1).
Contra esta aserci6n no puede alegarse siquiera el
error geogrAfico de la descripci6n. Mayor exactitud y
fidelidad no se encuentra ni en documents posteriores.
El hecho de que los fundadores de Apolobamba cre-
yeran, aunque territorialmente no hubiesen recorrido
sus Ambitos, que sus misiones se extendian 6 debian exten-
derse por todo el Madre de Dios, Madera 6 Paititi, hasta
la mar del norte, es ya un signo posesorio. Es el dnimus
possidentis de Paulo en el Derecho romano, 6 sea
la doctrine subjetiva del derecho dominical, que con-
siste <>, un territo-
rio sobre el que seo ha consagrado este element pura-
mente formal de apropiaci6n, complementario de titu-
los mas permanentes. Por otra parte, este documen-
to entrafia una nueva praeba de que por Chunchos
se consider A todos los pueblos que indefinidamente
se extendian al noreste de las cordilleras del Cuz-
co y norte de Pelechuco, distinguigndose dentro de
]a denominaci6n general por nombres tribales 6 pro-
vinciales.
No vamos a continuar el relato de las misiones de
Apolobamba, sin antes establecer debidamente mu
punto de derecho colonial, doctrine que surge con mo-

(1) Arch. Ind. Solicitud de fray Juan de Ojeda en que hace deseripci6n
de las conversiones de gentiles de Apolobamba. 1687. 70-3-19.








74 -


tivo de las entradas conversoras 4 los infieles de Cara-
baya 6 Apolobamba, si se quiere, salidas del Cuzco,
tal cual consta de los documents hasta aqui expues-
tos.
6Se podri afirmar que el hecho de que el obispo del
Cuzco autorizara y fomentara las misiones que en
1677 se hicieron por Carabaya hacia los infieles Chun-
chos, constitute un titulo territorial a favor del Perd,
sobre los paises transinambaricos hasta el Madre de
Dios? jPodrAse igualmente sostener que el hecho de
haberse dictado dos 6 mis reales c6dulas ordenAndose
tanto a dicho prelado como al virrey del Perd la pro-
moci6n de dichas conversions con encargo a la vez do
atenderlas con dinero de las cajas del Cuzco, forma
titulo de reconocimiento jurisdiccional 4 favor de la
di6cesis cuzquefla respect de todos aquellos territories
que iban <? Esto es lo quo
debemos examiner y dejar claramente establecido.
Recurriendo A los hechos antes que 4 la doctrine, se
ve que ninguno de los documents precedents exhi-
bidos, ni las cartas del cura Llana, ni las de fray
Ojeda, ni las del virrey Castellar, ni las del mismo
obispo, hablan para nada de la jurisdicci6n episcopal
de dicha di6cesis, como era de rigor, tratindose de una
empresa que se creyera afectaba mis 6 menos direo-
tamente al explendor 6 mengua de ella. Las codulas
tampoco dicen ni alusivamento nada sobre tal circuns-
tancia. Pero hay algo mas. El obispo en su carta de 17
de abril de 1678, al dar cuenta de las entradas del cura
Liana y demAs misioneros, habla delsocorro pecunia-
rio que debia darse para que los religiosos francisca-
nos continuasen <(sus misiones y convertir 4 nuestra
Santa Fe, dice, innumerables almas que carecen de









- 75 -


ella en provincias tan dilatadas que llegan a confinar
con el mar del norte, a lo que he entendido es ma-
yor parte de lo que queda descubierto en este nuevo
mundo>>. Si el ordinario del Cuzco hubiera creido que
se trataba de su jurisdicoi6n no hubiera hablado de
esa manera. Parece mis bien, y este es el sentido co-
rrecto de las Altimas frases copiadas, que trataba de
aquellas provincias como de tierras lejanas a su juris-
dicci6n. Y tanto es asi, que cuando en 28 de junio de
1687 daba cuenta del abandon que hicieron los
franciscanos de las misiones del lado de Carabaya,
nada dijo de que ellas continuasen en su di6cesis, y
buena prueba de ello, es que no volvi6 4 acordarse
mis del asunto. Si se hubiese tratado de su jurisdio-
ci6n, lo mismo le habria importado que aquellos reli-
giosos entrasen por uno A otro lado y no habria consi-
derado como un desvio el hecho de que escogieran
otro camnino. Ain hay mis. El mismo obispo declare
de manera inequivoca que las conversiones de que se
trata estaban fuera de su obispado. En la carta de 14
de mayo de 1678, escrita al Rey, dijo estas palabras:
provincia de Carabaya la ultima de este obispado, hacia
la parte del norte salian indios a tratar con nuestros
espaioles sacando algunos generous de la tierra & >> (1).
Estas frases: de la otra parte de la provincia de Cara-
baya la Atltima del obispado, no pueden ser mis revela-
doras del pensamiento del prelado. Quieren decir sen-
cillamente, que de tierras que estaban fuera de la pro-
vincia, venian infieles en busca de conversores. Y si
dicha provincia era la filtima de su obispado, implici-
(1) Arch. Ind. Documentos relatives a las misiones de Carabaya.
70-8-10.











tamente afirmado esti, que lo que cae al otro lado do
ella no entra en su jurisdicci6n. Ahora, compi-
rense las frases del prelado con otras de los virreyes
Castellar y Liftin, y con las de la c4dula de 12 do
junio de 1681, y la convicci6n sera mis profunda. El
primero decia: (por la tierra lana que esti A la ver-
tiente de los oLTrmos cerros de ]a provincia de Cara-
baya &>. El segundo repetia: que actualmente <(esta~
entendiendo (los misioneros) en la reducci6n de los in-
dios bArbaros que CONFINAN CON LA PROVINCIA DE CARABA-
YA>). Y la aludida c6dula declara que: i (los religiosos) a la conversi 6n de los indios CONTIGUOS A
LA PROVINCIA DE CARABAYA DE AQUEL OBISPADOD. Los voca-
blos contiguo, confinante, iltimos, establecen, pues, que
so trataba de infieles que no estaban en la provincial
aquella, y como el obispo tenia jurisdicci6n unicamen-
to en ella, fluye por tanto, que aquellas gentes no en-
traban en la jurisdicci6n diocesana.
Pero todo esto es una hip6tesis que nos la propo-
nemos colocindonos en el poor de los casos. Jamis
pudo el obispo hablar de su jurisdicci6n al otro lado
de la margen derecha del Inambari, por que la suya
no pas6 de alli seguin los autos de division de 1614.
La cddula de 1553, le adjudic6 s6lo quince leguas
alrededor de la cathedral, y el auto de 8 de marzo de
1614, le ampli6 hasta la cordillera de los Andes. Es
por ello que ninguna de les cddulas 6 documents ci-
tados habla de la jurisdicci6n del obispado del Cuzco.
Todo eso se tiene probado plenamente en capitulo
anterior. Y ain suponiendo que el obispo hubiese de-
clarado, y tuvo la prudencia de no hacerlo, que su
autoridad se extendia por todas aquellas regions, y
por ende, se tratase de desprender el derecho del Pe-








- 77 -


rd a ellas, por encima de tal declaraci6n 6 de los
simples actos del diocesano, estaria la prescripci6n de
la c6dula de 1563, que adjudic6 la region de los Chun-
chos 4 Charcas. Y no puede negarse que alli es-
taban los Chunchos, pues, ann prescindiendo de todo,
por las palabras de los mismos misioneros se viene en
conocimiento que esas gentes se llamaban Chunchos.
Luego, no habria sido valedera cualquiera pretensi6n
del obispo sobre dichas tierras, ni podria deducirse
tampoco de lo que hizo 6 dijo, un titulo contra dis-
posiciones de la Corona, que en ese entonces halla-
binse vigentes. Las alteraciones territoriales han de
probarse con c6dulas 6 mandates reales, no con su-
puestas declaraciones de obispos.
Mas si nos concretamos 4 establecer las cosas tales
como ocurrieron, llegaremos a demostrar que no fu6
el obispo quien inici6 las dichas conversiones de Ca-
rabaya, como le habria correspondido obrar en cum-
plimiento de su deber, en el supuesto de que los dio-
cesanos tuvieran tal obligaci6n. Por las cartas trans-
critas tenemos entendido que fu6 el cura de Sandia,
don Antonio de la Llana, quien ide6 y acometi6 tal
empresa. El obispo no hizo sino seoundarla, prestin-
dole su apoyo moral.
Ahora pasemos a la doctrine. Fuera el cura de la
Llana, fuera el mismo obispo quien iniciara tal obra
religiosa, se cometeria a mis de una falsedad histri-
ca un error juridico, si se sostuviera que el prelado
cuzquefio intervino en el impulse y fomento de las
misiones del alto Inambari por tratarse de su juris-
dicci6n. Las misiones jams estuvieron bajo el cuidado
y vigilancia de los ordinaries. Ellas, por donde quie-
ra, se desenvuelven, sin sujeci6n a tal autoridad, on









- 78 -


paises no sometidos al circuit eclesiastico de las did-
cesis. Y no s6lo en el Cuzco, sino en todas las mi-
siones conocidas en Am6rica, las 6rdenes religiosas
que direct 6 inmediatamente dependian de sus supe-
riores, provinciales, rectores 6 generals, se regian por
sus propias instituciones monisticas. Mientras no so
librase disposici6n especial por la Corona, sometiendo
A la autoridad de los ordinarios tales 6 cuales misio-
nes, no podia el obispo vecino ellas abrogarse fa-
cultadas que habrian herido gravemente la indole
propia de las 6rdenes conversoras.
Por eso el virrey que ejercia el patronato general
en la colonia, era el uinico que entendia en el fomen-
to de misiones. Amplisima es la documentaci6n que
demuestra esta verdad. Y en el caso present, es el
virrey a quien encarga el monarca en c6dula de 7 de
agosto de 1679 la protecci6n de tales intereses. Pero
de esto no se puede deducir que el Rey quiso adju-
dicar aquellas misiones al virreinato del Peru, cuyoS
derechos hereda la amiga y vecina rep iblica colitigan-
te, por que entonces aquel alto funcionario apareceria
como representante de los intereses del Cuzco, y no
como de los de la Corona.
Arrancar de la circunstancia de que los religiosos
que emprendieron dichas conversiones salieron del
Cuzco, y que de las cajas reales alli existentes fueron
socorridos, arrancar, decimos, de estos sencillisimos he-
chos titulos de dominion sobre las tierras de Apolo-
bamba, concediendo que alli hubieran ido dichos obre-
ros apost6licos, seria algo como desconocer la indole
misma de la historic de la soberania espaifola, fuera
de que tal concept envuelve una inversion, poco sos-
tenible. felizmente, de lo que es un titulo dentro del









- 79 -


derecho colonial. En primer t4rmino semejante aser-
to nos llevaria A los absurdos mas extremos. Pues bas-
taria alegar la nacionalidad de los misioneros 6 el
punto de partida de su empresa apost61lica para saber
a quien pertenecia un territorio reducido A la luz del
Evangelio. En segundo lugar, si las conversiones
apostolicas solo estaban sujetas A la obediencia de sus
superiores, fuera de toda intervenci6n en el orden
religioso y disciplinario de cualquier autoridad politi-
ca 6 eclesiAstica, y su fomento no era de la exclusive
y particular competencia de ningnm virreinato 6 au-
diencia, como interns suyo propio, sino que fu4 un
deber que se cumplia por ellos en nombre de S. M.,
mal pudieron ninguno de estos organismos atribuirse
derechos jurisdiccionales por ejercer ciertas funciones
de supervigilancia 6 incremento. Es decir, que nin-
guna sircunscripci6n political podrA alegar en su pro-
vecho el que hubiesen salido 6 no de su seno y a
costa de sus dineros misiones reductoras de infieles.
La demostraci6n de que los misioneros de tal 6 cual
colegio de propaganda fide se internaron como los pri-
meros cruzados de la fe no prueba nada, ni es g-
nero de prueba indirecta. Ellos obraban, no A nom-
bre de este 6 aquel interns, sino A nombre de
otro interns superior, el del monarca, que habia
tornado como principal deber de su Corona, respect
de sus posesiones, el de extender y propagar la fe
Ilevando la luz del Evangelio A todos los Ambitos de
sus dominios. Probaria, quizas, la acci6n de los misio-
neros, la posesi6n primera, pero siempre que hubiesen
obrado dentro de la jurisdicci6n territorial A cuyo nom-
bre se ejercieron estos actos de sometimiento y con-
quista apost61lica.








- 80 -


El obispo del Cuzco estuvo encargado simplemente
de cuidar por el progress de aquellas misiones, y no
se dice en ninguna de las cedulas citadas, que ella
se intentaron en la jurisdicci6n de su obispado, y si
esto hubiera sido verdad, el Consejo de Indias habria-
lo asi expresado, diciendole al prelado que le corres-
pondia como director de su di6cesis el fomentarlas.
La real cddula 7 de agosto de 1679 encargAndole
promover esta obra, dice: < virrey de esas provincias y el superior de la orden
de San Francisco>>.
En lo que respect a asistencia pecuniaria el razo-
namiento es claro. Acaso esos caudales eran del Cuzco?
6No eran todos los tesoros de Indias de la propiedad
de S. M.? Si se orden6 el pago de la c6ngrua de 2000
pesos por aquellas cajas, fu4 por la oportunidad del
proveimiento; pero inferir de esto, que las dichas mIj-
siones debian de ser de la jurisdicci6n del Cuzco, es
sostener un criteria sin precedent en la 16gica de los
titulos de soberania. El afirmar que constituyen titu-
los territoriales los pagos hechos por un tesoro, 6 los
auxilios pecuniarios facilitados A una misi6n, nos lle-
varia A consecuencias verdaderamente inverosimiles.
Las reales cajas de Potosi sostuvieron durante siglo y
medio la mayor parte de los servicios de la adminis-
traci6n colonial del virreinato del Peru. Con los dine-
ros de Nueva Espafia se atendi6 largo tiempo 4 las
necesidades de Tierra firme, virreinato de Santa Fe y
hasta las islas Filipinas. 6Y por esto podriase alegar ti-
tulos de sefiorio sobre aquellos territories?
La aplicaci6n del principio establecido de que las
misiones evangelicas estaban fuera de la intervencidn
direct de los ordinarios, tienen que ser una para to-









- 81 -


das las conversiones cualesquiera que sean. De ahi es
que el obispo de la Paz en la 4poca de la fundaci6n de
las de Apolobamba, no podia alegar derechos sobre
ellas, por que A mis de las razones dichas, que son igual-
mente las mismas para una A otra autoridad diocesana,
la jurisdicci6n del obispo pacefio no pas6 mAs allA de
Pelechuco y del rio Amantala, que A la altura de 14
y 15' latitud sud, pr6ximamente, va A desembocar en el
rio Tuiche. Pero, si el obispado de la Paz no puede en
esta fecha (1681) alegar derechos sobre las misiones
que se establecian en Apolobamba, sin que tampoco
sea invocado en su favor el hecho de haberse entra-
do por la via de Moxos (1), el camino mas expedite de
dichas misiones, la audiencia de Charcas tenia legiti-
mo 6 indiscutible derecho sobre aquellas tierras, pues-
to que las susodichas reducciones se establecian en
paises de Chunchos, que estaban incorporados A su
perimetro jurisdictional desde 1563. Y en este punto
cabe tambi6n distinguir. No es que queramos deeir que
la audiencia de La Plata tuviese derecho a las dichas
misiones, no obstante de que por un sin niimero de do-
cumentos se le encomend6 la supervigilancia 4 inter-
venci6n en ellas. Es que las tierras 6 regions donde se
desarrollaba la propagaci6n evang6lica eran de la es-
fera de su competencia. Fu6 muy posteriormente, que
el Rey, mediante c6dula especial, encomend6 6 incor-
por6 dichas misiones al obispado pacefio. Desde este
punto de vista y partida, es que Charcas alega de-
rechos sobre los territories en que se extendieron
dichas conversiones, y es fundandose en reales c6dulas

(1) No hay que confundir este villorio situado en la margen izquierda
del Tuiche & los 14 20' mlm. con la provincia de Moxos, al N. de Santa
Cruz de la Sierra, y que colonialmente iba hasta la mar del norte
6









82 -


express y terminantes. Y si la doctrine del uti posside-
tis, que en el caso actual tiene carActer de ley obliga-
toria para las parties litigantes, por haber sido pacta-
da solemnemente en el tratado de diciembre de 1902,
exige que se presented titulos, verdaderos titulos han
de ser los que vengan 4 comprobar el derecho terri-
torial disputado, pero titulo no es el hecho que se pa-
gue, verbigracia, por las cajas del Cuzco 2000 pe-
sos, ni titulo ha de ser el que hubiere encargado el
fomento de las misiones al obispo del Cuzoo, no por
tratarse de su jurisdicci6n, sino por ser prelado vecino.
Para ser tal, la c6dula de esta referencia, tendria que
expresar en terminos director que los territories don-
de se proyectaban tales misiones eran 6 serian en ade-
lante de su jurisdicei6n.
La fundaci6n de las misiones de Nuestra Sefora de
la Concepci6n de Apolobamba, como dicho queda, fu6
realizada por los padres Juan de Mufioz y Juan de
Ojeda, en 1681. Ellas se hicieron no A nombre ni
del obispo de Cuzco, ni de La Paz, ni del virrey. Se
las estableci6 y formula 4 nombre del monarca espafol.
El capitin Bulacia, dando cuenta al arzobispo-virrey
en carta de 6 de enero de aquel afio, fechada en la
misma reducci6n, declaraba lo siguiente: de septiembre iltimo di cuenta a V. E. de mi llegada
a esta pampa de Nuestra Senora de la Concepci6n de
Apolobamba en compania de los religiosos a poblar
y amparar la posesi6n que tengo tomada en nombre de
S. M. de que no he tenido respuesta>. Y aunque en
el moment mismo de la fundaci6n no se pasase de
valle de Apolobamba, donde se habia erijido una ca-
pilla y dos 6 tres habitaciones de enramada, se conside-
r6 que las misiones abarcaban un conjunto vario de tri-









83 -


bus y naciones circunvecinas. El mismo capitin Bula-
cia en la carta A que nos hemos referido, hace una
relaci6n extensa do aquellos indios infieles. Habla de
los aguachiles que salieron a pedirles reducci6n y
ofrecerles su amistad y que constaban de 14 pueblos.
Enumera A los chumanos, que dice son mis de cien
pueblos; A los uchupiamonas, blada>> y a los araonas, < cia de Carabaya>. Pero quien da una raz6n mas deta-
llada de las naciones circunvecinas a Apolobamba, es
(Ion Mateo Bravo, que entr6 con aquel capitan A las
dichas reducciones. En declaraci6n prestada ante el
licenciado Andr6s Mollinedo, dijo: < que solo lleg6 A
un pueblo de la de los aguachiles, mas que el dicho
padre comisario Fray Juan Mufioz le dio una memo-
ria de las provincias que su Paternidad y el Padre
Fray Pedro de la Penfa anduvieron en tiempo de un
afto que habian estado entire ellos que son las siguien-
tes.-La de los Lecos que tienen ocho pueblos y en
ellos ochocientos indios-la de los aguachiles que tie-
nen diez y seis pueblos y mas de mil almas en ellos-
la de los arionas que tienen cuatro pueblos (y no dice el
mimero de gentes)-la de los uchupiamonas que tiene
diez pueblos (tampoco dice el mimero de gente)-la de
los pasaramonas que tiene ocho 6 nuevo pueblos- la
de los antonios por otro nombre los pamainos que tie-
ne muchisimos pueblos-la de los masises que tiene
trece pueblos-la de los araonas-la de los bacanaguas
que tiene muchisimos pueblos-la de los sarionas que
son muchisimas-la de los saparunas que son muchisi-
mos mas-la de los chumanos que tiene mas de trein-
ta pueblos- la de suquituna que tiene muchisimos
pueblos-la de los ubamonas que son muchos indios y









- 84


pueblos-la do los yuvamonas que tiene muchos pue-
blos-la de chiriguas que tiene muchisimos pueblos-
la de los toromonas que tiene una poblaci6n tan gran-
de como esta ciudad del Cuzco-la de los guaracos que
tiene infinitos pueblos-la de los urichiapos que son
muchos en gran numero-la de los avaramonas que son
muchas-la de los caramayas que tienen muchos pue-
blos. Estas son veinte y una naciones y que asimismo
hay otras muchas naciones de las cuales no so acorda-
ron los dichos religiosos que le digeron que eran infini-
tas y tambien el numero de los pueblos hasta el mar
del norte con quien van A confinarx> (1).
La enumeraai6n anterior, se halla confirmada por
el padre Juan de Ugarte, religioso agustino, prior de
San Juan de Sahagin de Moxos, que entr6 a Apolo-
bamba con los misioneros de San Francisco (2).
Desde luego poseemos un dato important, y es que
las naciones infieles de toda esa region eran numerosas,
entire las que cuentan los araonas, toromonas y guara-
yos, encontrandose en disponibilidad de ser comprendi-
das en las misiones de Apolobamba, si es que ellas hu-
bieren tenido mayor incremento, hasta el mar del norte.
Dispuestas las cosas de esta manera, las misiones de
Apolobamba siguen su desenvolvimiento 16gico confor-
me a los elements de progress con que contaban. Es
interesante seguir su curso, siempre dentro del plan
narrative cronol6gico que nos hemos trazado.
Pasan 18 aflos desde que se establecieron las misiones

(1) Arch. Ind. Informaci6n ante el obispo Mollinedo sobre misiones de
Carabaya 1678. A 1681; 71-3-14:
(2) San Juan de Sahagdn de Moxos, es el pueblo fundado por Leagui,
como se recordara, en los Chunehos. Este Moxos se refiere pues al pue-
blecillo de que hemos heeho menei6n.









- 85 -


de Apolobamba, durante los cuales se desenvuelven con-
tinuadamente hasta que llegamos A la intervenci6n que
toma en ellas el padre Francisco Tapia, pro-ministro
de la provincia de San Antonio de los Charcas. Este
religioso pedia al Rey en 1697, una asignaci6n para
continuar el fomento de las conversiones. Con tal
motivo hace una historic rapida de los comienzos y
progress de las reducciones establecidas, A partir de
la entrada de Pedro de Leagui. Concluyendo su me-
morial fray Francisco Tapia, dice estas palabras: < en caso que Vuestra Magestad no delibere en la
asignacion que fuere servido para los costs que se
proponen se ha de servir de mandar se agreguen por
ahora al cuidado y doctrina de los dichos religiosos
dos pueblos que estan inmediatos a las dichas reduccio-
nes que son el de Mojos y Guancane sujetos al obis-
pado de la Paz en la Provincia de Paucarcolla por
que sirven como medio para conseguir el santo fin que
se pretend. ..> (1).
En este mismo moment, es decir, cuando el pro-
ministro de los franciscanos de Charcas solicitaba recur-
sos pecuniarios, para impulsar las misiones de Apolo-
bamba, las reducciones establecidas eran las de la Pu-
risima Concepci6n de este nombre, la de San Antonio
de Aguachiles y la de San Juan de Buena Vista, en-
contrindose en visperas de operarse la de los uchupia-
monas. Asi lo certificaron y confirmaron el goberna-
dor de la nueva conquista de Ayata, provincia de La-
recaxa, don Pedro Jacinto Roel Valdes y don Gregorio
de Santiago Concha, corregidor y justicia mayor de

(1) Arch. Ind. Expediente promovido por la representaci6n de fray
Francisco de Tapia, so-bre las misiones de Apolobamba. 1697 a
1709. 76-6-7.









86 -


Cabana y Cabanilla, a petici6n de dicho padre, que
queria reforzar su demand demostrando la vera-
cidad de sus asertos (1).
Su Magestad, atendiendo las instancias de fray
Tapia, orden6 por real cddula dada en Barcelona
A once de enero de 1072, que el president do
la audiencia de Charcas, en vista del expediente
organizado, informase del estado de las nuevas misio-
nes de Apolobamba, para en consecuencia acordar el
pago de veinte mil pesos de limosna que se gastaron
en abrir caminos. La audiencia de La Plata, en obede-
cimiento de aquella cddula, dirigi6 carta A S. M. fecha-
da en 31 de julio de 1706 en que dice: aumento y propagation destas nuevas reducciones se
mand6 que Pedro de Goicoechea, maestre de campo de
dichas reducciones informase puntualmente y lo ejecu-
to por el adjunto informed que se remite original 4 V.
M.)> (2).
El informed del maestre de campo Pedro de Goi-
coechea, suscrito en Apolobamba a 2 de octubre de
1703, en sus parties principles dice: que son diez los pueblos que han reducido los Religio-
sos desde que atienden a ello y conviene a saber: El de
la ciadad de Apolobamba, que es de la nation de los
Aguachiles y A esta se le agreg6 el pueblo de Nuestra
Sefnora del Juncal de los Aguachiles y 4 este se redujo
el de Tallapo-El pueblo de Nuestra Senora de Aran-
zuzu, todos de la nation de los Aguachiles. De la na-

(1) Arch. Ind. Testimonio de como salieron los indices uchupiamonas
en demand de sacerdotes. 1697. 76-5-7.
(2) Arch. Ind. Expediente promovido por la representaci6n de fray
Francisco de Tapia sobre las misiones de Apolobamba. 1697 & 1709.
76-6-7.








- 87 -


cion de los Pamainos de San Juan Bautista de Buena
Vista. Los pueblos que estan pr6ximos a reducirse
son los siguientes-El pueblo de Yugo, el de Achiqui-
ri-El de Siripita-El de Tuiche, que es el mayor de
todos El valle de Apolobamba fue lo lrimero que
fundaron los Religiosos, tiene de largo mas de veinte
leguas y de ancho quando menos quatro leguas y le
cifen dos lomas que la una se llama Parimarani, de-
tras de este esta otro valle que aun es mas espacioso
que el de Apolobamba, y detras de otra loma hay tan-
tas tierras que se pueden hacer haciendas gruesisimas
de cocales y caniaverales que con el tiempo despues de
haber repartido ]as tierras necesarias 4 los indios se
pueden hacer muchas poblaciones asi en el valle de
Apolobamba como en los demis que Ilevo referidos
por la abundancia que tienen de pastos y aguadas y
montafias y haberse hecho experiencia de ellas. Y esta
ciudad de Apolobamba es el puerto principal de todas
las naciones de indios, como son, la Provincia de los
Lecos-Aguachiles-Uochupiamonas-Pamainos-Pasa-
ramonas-Taranfonas -Pasionas- Zapalos-Ohumanos
-Camanavis-Suguitunas- Tacanas- Toromonas-Ti-
poanis-Maitapas-Mayamas- Mayas- Yumarionas-
Muinas- Marquiris- Yuguimonas- Baichabas- Zua-
nas-Chiriguas y otras muchas Provincias. Y no dudo
Sefnor que concurriendo la piedad de Vuestra Alteza
y socorriendo a los Religiosos conseguiran con el tiem-
po la reducci6n de todas estas naciones, y asi para
conseguir la reduction de las provincias referidas que
estan fronteras 4 la ciudad de Apolobamba le sera muy
dificultoso a los Religiosos a menos que concurriendo
Su Magestad con sus limosnas acostumbradas para
conseguir semejantes empresas por que he reconocido









88 --


con la experiencia que totalmente se hallan falli-
das. ..> (1).
No hay que olvidar el hecho de que los Toromonas
estin considerados como infieles pr6ximos a ser con-
vertidos, igualmente que las otras naciones vecinas de
Apolobamba, de cuyo punto se dice que es el centro,
esto es, el nmicleo de aquellas conversiones. Y en esta
material, el informed de don Pedro Goicochea, es docu-
mento oficlal digno de asenso, much mas si se tiene
en cuenta que no le movia ninguna mira personal g
representar hechos que no fueran la verdad pura y des-
carnada.
El Consejo elev6 en 12 de abril de 1799, como con-
clusi6n del expedient, detenida consult haciendo el
resume de todo lo actuado en raz6n de la solicitud
de fray Francisco Tapia. En determinado moment,
dice lo siguiente: < Misioneros (de Apolobamba) con lo necesario para el
progress de la predicacion convendria se consignase
y librase lo que pareciere mas preciso de las cajas de
Chucuito y la Paz como mas inmediatas a aquellas mi-
siones &> (2). He aquf, pues, confirmada por autoridad
del mismo Consejo, la doctrine que sosteniamos, que
los proventos pecuniarios para las misiones, se radica-
ban en los tesoros mas desahogados y accesibles, sin
que semejantes erogaciones se hayan hecho bajo el su-
puesto de que importaban titulos territoriales. tltima-
mente, la consult trae estos pirrafos muy significati-
vos: <
(1). Arch Ind. Ibid.
(2) Arch. Ind. Consulta del Consejo de Indias dando cuenta i S. M. del
estado de las nuevas reduceiones de indios do la provincia de Apolo-
bamba. 1709. 75-6-27.









- 89 -


siendo el primer encargo que a Virreyes se les hace
por sus titulos y por las leyes y el que habiendosele
dado quenta de todo con auto al Conde de la Mon-
clova para la audiencia de Charcas en el ano de 1703...
y hallandose con orden especial de Vuestra Magestad
y el Consejo en el anfo de setecientos dos para que
diese las providencias necesarias en razon de los gastos
causados para los descubrimientos, aperturas de cami-
nos y manutencion de los religiosos no solo no lo eje-
cutase pero que ni respuesta suya se haya recibido ni
visto en razon de lo referido. Por cuya causa consider
el Consejo por muy de su obligation dar 4 V. M. cuenta
de este descubriminnto de misiones y estado en que
se hallan y de todo lo logrado desde su principio por
el Audiencia y misioneros de San Francisco a fin de
que siendo de su real agrado y servicio se sirva apro-
barlo>> (1). La opinion mis saliente con que sierra el
Consejo su dictamen, despues do proponer que se haga
tributar A los pueblos ya reducidos A efecto de aliviar
asi las erogaciones de su fomento, es 6sta: <<(Y para
que esto sea prudencialmente y de forma que a los re-
ducidos les sea menos sensible y gravoso como quien
tiene la cosa present y con mas inmediato conoci-
miento a la calidad de los indios al territorio del
pais y sus frutos convendria ponerlo al cuidado de la
Audiencia por la satisfaction que de su proceder tiene
el Consejo>> (2).
Como consecuencia de tal consult, se despach6 a
la audiencia de La Plata la real c6dula de 11 de
junior de 1709, que en su part dispositiva dice:
He resuelto encargaros y mandaros (como lo hago)

(1) Arch. Ind. Ibid.
(2) Arch. Ind. Ibid.








- 90 -


procedais muy despacio y con gran tiento y suma
reflexion al principal fin de la conversion de los In-
dios, por lo que se arriesga y aventura, por adelan-
tar la conveniencia temporal se pierda esta, y la espi-
ritual de aquellas almas, como en casos semejantes ha
sucedido. Y asi mismo os encargo pongais el maior
cuidado en la manutencion y aliento de esta y de las
demas misiones, punto que en mi Real Hacienda tiene
preheminente lugar sobre todas las importancias e in-
tereses temporales de estos vastos dominios y en que
fio de vuestro celo y aplicacion atendereis no solo por
vuestra obligacion sino por la que os impone la con-
fianza que hago de vosotros, con la qual descansan
mis ansias impacientes de que mi Reinado se haga
feliz por el medio de que la noticia de nuestra Santa
Fe se extienda y radique en las mas remotas y dis-
tantes Provincias. Que por despacho de este dia en-
cargo lo mismo a mi Virrey de ese Reynado, para
que cuide del cumplimiento de lo arriba contenido y
de todo lo que obrareis me dareis quenta muy indi-
vidualmente & (1).
A partir de la c6dula de once de enero de 1702, se
puede decir que es la audiencia de Charcas la encar-
gada de asistir, vigilar y cuidar las misiones de
Apolobamba: < ordenaros y mandaros (como lo hago), dispongais que
los Religiosos de estas misiones sean atendidos con lo
necesario de los efectos mas prontos que hubiere, re-
cibiendo informes de estas nuevas misiones y del aug-
mento de ellas, y hareis junta de las personas que os
pareciere en que concurra el dicho Fray Francisco de


(1) Arch. Ind. Ibid.









- 91 -


Tapia u otro Religioso que haya estado en aquellas
misiones, y el Prelado de la Orden de San Francisco
que se hallare en esa ciudad, para que provistos los
religiosos que estan ocupados en dichas misiones y los
que de nuevo pueden entrar por la extension de ella
arbitren la costa que se ha de dar a cada Religioso y
los medios de donde se han de satisfacer con la maior
prontitud; y que desde luego se les asigne y vaya dis-
tribuyendo para su manutencion y socorro; y de todo
lo que en razon desto se executare me dareis quenta
con toda expression, que por despacho de este dia se
participa al Vierrey de esos Reinos lo que queda ex-
presado para que cuida de que tenga cumplimiento, y
tambien encargo al Arzobispo de esa Diocesis que por
su parte execute lo mismo para que se consiga el fin
deseado. En Barcelona a once de enero de mil sete-
cientos y dos> (1).
Los terminos del real mandate, son A no dudarlo
mis precisos que aquellos que fueron dirigidos al obis-
pado del Cuzco en 1677. Entonces se dijo simplemen-
te, que se ponia al cuidado del prelado el fomento de
las conversiones. En cambio, por la c6dula de 1702,
se ordena A la audiencia, entidad mas agena a tales
cuestiones que un prelado, que por sus funciones epis-
copales tiene relaci6n estrecha con todos los actos de
propaganda fide, que asista A dichas misiones, reciba
informes sobre ellas y provea todo lo convenient en
el orden material y moral para su regular y mis ficil
desenvolvimiento.
Mas, si ain se creyese que esta cedula de 1702, no
define claramente la jurisdicci6n A la que entraban, 6


(1) Ibid.









- 92 -


bajo la que se ponian las misiones de Apolobamba,
ahi esti la consult del Consejo de 1709. Ahi esti la
real c6dula de 11 de junior del propio afio. La con-
sulta sostiene que esas nuevas conversiones debian en-
tregarse i la autoridad administrative y political de la
audiencia de Charcas, y la oedula no hace sino repetir
lo que aquella decia, reiterando su vez que este tri-
bunal ejerza la <(manutenci6n y aliento de esta y de
las demis misiones>>. Ante tales declaraciones, no es
possible negar que desde este moment la audiencia de
Charcas assume plena potestad de vigilancia, direcci6n
y fomento material de las misiones de Apolobamba,
que por otro lado estaban arraigadas en territories que
desde 1563 le pertenecian indiscutiblemente.
A mas de lo expuesto, que es evidence con la evi-
dencia de la luz meridiana, debemos pensar en
penetrar lo mas hondamente que se pueda el fon-
do de las declaraciones contenidas en el expediente
que se organize con motive de las solicitaciones de
fray Francisco de Tapia, y sobre todo, el de las quo
informan la consult del Consejo de Indias. En todo
el texto de estos documents, se establece que las mi-
siones de Apolobamba son nuevas, y cuando se rela-
ciona su historic, no se hace menci6n de las conver-
siones de Carabaya como antecedentes de ellas. Y en
esto hay gran 16gica y verdad. En efecto, las con-
versiones de 1677 tuvieron lugar s6lo en el alto Inam-
bari, fundindose las unicas reducciones de Santa Ur-
sula y Santa Barbara en la margen derecha de aquel
rio, frente a la desembooadura del Masiapo. La entrada de
los padres Bartolom6 de Jesuis Zumeta y Juan de
Ojeda, hacia el interior, hasta Ilegar a un llano que
probablemente era el de Apolobamba, y del cual se









- 93 -


hablabla entonces vagamente, fu4 de simple explora-
ci6n sin intentar hacer alli conversiones ni dejar esta-
blecida ninguna reduccidn segin consta de los docu-
mentos relatives 4 las misiones de Carabaya. Una
simple entrada de exploraci6n no da derecho territo-
rial, y lo menos que debiera alegarse en este orden
de hechos, siempre que quiera verse en las entradas
apost6licas titulos 4 favor de una A otra circunscrip-
ci6n colonial, lo menos que debiera alegasse, decimos,
es el establecimiento de una reducci6n fija y perma-
nente. Esto es precisamente lo que no pasa con los
misioneros del Cuzco. Tanto los documents contem-
porineos 6 posteriores, cuanto las opinions de perso-
nas autorizadas que conocieron el asuuto, considera-
ron las de Apolobamba como fundadas solo en 1680,
titulAndolas nuevas, desconoci4ndose de consiguiente,
todo nexo 6 lazo, que en realidad no tuvieron, con la
entrada de 1677. Es por eso que el Consejo, refi-
ri6ndose A ellas dijo: < siones y estado en que se hallan>>, y la real c6dula de
once de junio de 1709, hablaba de brimiento se halla con veinte y siete aflos que han
pasado desde su principio>>. Esta fecha se remonta
unicamente A la fundaci6n que se oper6 en 1680 y
81. No podia ser de otro modo. GC6mo hubiese sido
possible que se sostuviera que la fundaci6n de las mi-
siones de Apolobamba habia tenido lugar en 1677,
cuando la inica que se estableci6 en aquel afio fu4 en
el rio Inambari? aNo es por esto que todas las car-
tas y reales cedulas producidas con tal motive se re-
ferian exclusivamente a qmisiones de indios infieles
de Carabaya>>?
He ahi, pues, probado, y no por simples induccio-









- 94 -


nes personales, sino en fuerza del testimonio de do-
cumentos, que las misiones de Apolobamba fueron
distintas de las .que salieron del Cuzco en 1677.
Mas, continuemos con la relaci6n del desarrollo de
las misiones apolobambesas, si vale el adjetivo.
Para contar con un punto que sirviera de estaci6n al
fomento de las conversiones, el comisario general de
San Francisco, fray FMlix de Como, propuso en 1686 el
canje del curato de San Pedro, que dicha orden po-
seia por derecho propio en los suburbios de La Paz,
con el de Charsani. Dando la raz6n de este hecho
decia aquel comisario al Rey: inferior en la conveniencia a la de San Pedro, con sus
medios cortos y con sus cercanias fomentase aquella
santa conversion>>, es decir, la de Apolobamba. (Carta
dirigida de Lima a 3 de agosto de 1687 (1). Afios
antes por cddula de 13 de febrero de 1619 se habia
facultado el cambio de aquel curato de los religiosos
franciscanos con una doctrine cualquiera del obispado
de la Paz, pero por consideraciones distintas a la de
1686. Llenados todos los requisitos y tramitaciones
del caso, el president de la audiencia de Charcas,
don Bartolom6 Gonzalez Poveda, facultado por la ex-
presada cddula de 1619 y mediante auto de 13 de ene-
ro de 1686, aprob6 la permuta de curatos concedi6n-
dose a los religiosos franciscanos el de Charasani con
mas el anexo de Pelechuco (2). Posesionados los mi-
sioneros de 61 prosiguieron con laudable celo el incre-
mento de las conversions de Apolobamba, que reci-
(1) Arch. Ind. El comisario general fray F6lix Como a S. M. dando
cuenta del progress de las misiones de su religion y permuta que hizo,
etc. 1657. 120-6-19.
(2) Arch. Ind. Testimonio do autos sobre devoluci6n del curato de
Charasani. 1760. 120-6-19.









-- 95 -


bian por otro lado, protecci6n moral y econ6mica de la
audiencia de La Plata y del obispado de La Paz, cu-
yos constantes desvelos para el fomento y progress
de ellas corre en profusa literature apost6lica que ha
quedado de aquella 6poca.
Tarea fatigosa y larga seria seguir con la relaci6n
minuciosa del desenvolvimiento de las misiones de
Apolobamba a partir de su fundaci6n, historiando de-
talles que en el present studio carecen de interns.
Bastenos citar los hechos A grandes rasgos.
El afo 1697 las conversiones fundadas eran cuatro. La
de San Antonio de Aguachiles, Ixiamas, Concepci6n de
Apolobamba, San Juan de Buena Vista (Pata) y la
iniciada de Uchupiamonas. (San Josd de Uchupiamo-
nas). En 1740 se estableci6 la de Santa Cruz del
Valle Ameno, y en 1745 la de la Santisima Trinidad
de Yariapo (Tumpasa). El Rey por oedula de 12 de
septiembre de 1754, pidi6 al president de Charcas
informed cirounstanciado del estado de las misiones
de Apolobamba y Moxos, en virtud de una represen-
taci6n del obispo de Santa Cruz de la Sierra, por la
que se hacia saber el mal estado de las dichas misio-
nes confinantes de las de Moxos, y del cual estado
tuvo ocasi6n de cerciorarse con motivo de la visit
que hizo de su di6cesis. En conclusion pedia este pre-
lado, que las misiones de los religiosos franciscanos se
entregasen a los padres jesuitas que corrian con las
de Moxos (1). La audiencia de La Plata evacu6 su infor-
me en 20 de febrero de 1758, y en 61 se sostenia que

(1) Estas misiones de Moxos, 11amadas asi por la provincia donde se
extendieron, fueron gobernadas por jesuitas a distinci6n de las de Apolo-
bamba que lo eran por francisoanos. El limited occidental de las misio-
nes de Moxos fud el rio Beni 6 Dia beni.









- 96 -


el nmmero de pueblos que los franciscanos tenian en
Apolobamba, era el de siete, incluso de San Juan de
Sahagdn. Es interesante conocer algunos parrafos del
dicho document en que se hace descripci6n de la po-
sici6n geogrifica de aquellos pueblos. Helos aqui:
<(Sefior.-En vista de la Real cedula de V. M. sobre
que se le informed el estado de las Misiones de Moxos
y Chiquitos que se hallan a cargo de los padres Fran-
ciscanos y Jesuitas, se libraron Reales Provisiones de
ruego y encargo al Reverendo Padre Obispo de la
Paz, Venerable Dean y Cabildo en Sede Vacante del
Obispado de Santa Cruz, Provincial de San Francisco
para que informasen lo convenient en material de
tanta importancia, y que respect de hallarse vacant
el curator de Pocona que obtenia la religion serAfica,
cumpliendo con reales ordenes de V. M. se proveiese
en clerigo secular y habiendo asi efectuado en esta
parte por lo que hace a los demas puntos contenidos
on la Real Cedula no teniendose por tan necesario el
informed que no ha hecho el Venerable Cabildo de San-
ta Cruz, ni debiendo dilatarse mas tiempo poner en
noticia de V. M. lo que desea su Real animo saber se
pasa a sus Reales manos el adjunto testimonio por
el que constant las diligencias actuadas para venir en
conocimlento de la verdad y de ellas result ser siete
los pueblos (incluso el de San Juan de Sahahun) que en
distancia de poco mas de cien leguas tienen los Re-
ligiosos Franciscanos de los quales el ultimo que es el
de San Antonio linda con el Rio Beni y oen distan-
cia de 14 leguas con el primero de Reies de los pa-
dres Jesuitas y perteneciendo este y los demas Mojos
y Chiquitos de la Provincia de Santa Cruz; el otro de
San Juan perteneciente a los Franciscos y primero




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs