• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Title Page
 Front Matter
 Las bases del litigo arbitral
 Los limitas de la audienca...
 La audiencia de Charcas
 Obispado, intendencia y audiencia...
 La Chunchos y su distribucion...
 Tratado de limites entre Espana...
 Division de virreinatos
 Table of Contents
 List of Illustrations














Title: Defensa de los derechos de Bolivia ante el gobierno argentino en el litigio de fronteras con la república del Perú,
ALL VOLUMES CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00086622/00001
 Material Information
Title: Defensa de los derechos de Bolivia ante el gobierno argentino en el litigio de fronteras con la república del Perú,
Physical Description: Book
Creator: Saavedra, Bautista,
Publisher: J. Peuser,
Copyright Date: 1906
 Record Information
Bibliographic ID: UF00086622
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: 07994089 - OCLC

Table of Contents
    Title Page
        Page 3
        Page 4
    Front Matter
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
    Las bases del litigo arbitral
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 20a
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
    Los limitas de la audienca de Lima
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 54a
        Page 55
        Page 56
        Page 57
    La audiencia de Charcas
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 81a
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
    Obispado, intendencia y audiencia del Cuzco
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 140a
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 152a
        Page 152b
        Page 152c
        Page 152d
        Page 153
        Page 154
        Page 154a
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 163a
        Page 164
    La Chunchos y su distribucion geografica
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 176a
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
        Page 239
        Page 240
        Page 241
        Page 242
        Page 243
        Page 244
        Page 245
        Page 246
        Page 247
        Page 248
        Page 249
        Page 250
        Page 251
        Page 252
        Page 253
        Page 254
        Page 255
        Page 256
        Page 257
    Tratado de limites entre Espana y Portugal de 13 de enero de 1750
        Page 258
        Page 259
        Page 260
        Page 261
        Page 262
        Page 263
        Page 264
        Page 264a
        Page 265
        Page 266
        Page 267
        Page 268
        Page 269
        Page 270
        Page 271
        Page 272
        Page 273
        Page 274
        Page 275
        Page 276
        Page 277
        Page 278
        Page 279
        Page 280
        Page 281
    Division de virreinatos
        Page 282
        Page 283
        Page 284
        Page 285
        Page 286
        Page 287
        Page 288
        Page 289
        Page 290
        Page 291
        Page 292
        Page 293
        Page 294
        Page 295
        Page 296
        Page 297
        Page 298
        Page 299
        Page 300
        Page 300a
        Page 301
        Page 302
        Page 303
        Page 304
        Page 305
        Page 306
        Page 307
        Page 308
        Page 309
        Page 310
        Page 311
        Page 312
    Table of Contents
        Page 313
        Page 314
        Page 315
        Page 316
    List of Illustrations
        Page 317
        Page 318
Full Text






ejensa t&e tos


erehdos de 3otiuia

ANTE EL GOBIERNO ARGENTINO
EN EL


LITIGIO DE FRONTERAS CON LA REPUBLICAN DEL PERI

POR


BAUTISTA SAAVEDRA
ABOGADO DEL GOBIERNO BOLTVIANO


PRIMER TOMO










BUENOS AIRES
TALLERES DE LA CASA JACOBO PEUSER
1906
























La similitud de raza, 6 mejor dicho, la
comunidad de process national, ya que no
puede hablarse de lo primero en sentido etno-
16gico, habia impreso A la political de los
paises sud-americanos cierto tinte de senti-
mentalismo fraternal A raiz de sus gloriosos
y comunes esfuerzos de emancipaci6n. Mas,
la ley del progress, esto es la creciente di-
versificaci6n de los organismos, tiende A reem-
plazar aquella vinculaci6n traditional con
lazos de solidaridad mAs honda, mAs positi-
va y durable. El intercambio econ6mico, la
political aduanera y la convenci6n ferrovia-
ria, tienen mayor fuerza aproximativa que el
simple comercio de las letras, sin que es-
to quiera decir que han de perderse de vista








- 6 -


los grandes ideales sociol6gicos A que deben
llegar los pueblos de nuestro continent.
Empero, A la realizaci6n de esos fines de
expansion arm6nica y pujante, se oponen ain
las barreras de la frontera litigiosa 4 inac-
cesible, abrupta y recelosa, que caracteriza
la 6poca de aislamiento en que vivimos. AbrA-
mosla y franque6mosla; pero no con la ,con-
quista y el advance usurpativo, sino mediante
el deslinde tranquilo y sereno, mediante el
llamamiento de la locomotora y de la tari-
fa aduanera.
He ahi por que Bolivia y el Periu han que-
rido poner t4rmino A sus discusiones de ve-
cindad territorial, depositando en manos de
la noble Repdiblica Argentina la alta misi6n
de hacerles justicia. Las preclaras virtudes
civicas de este pueblo, su legendaria historic,
su present, prefiado de grandiose porvenir,
constituyen las mAs inequivocas prendas de
imparcialidad y sabiduria con que su ilus-
trado gobierno ha de fallar en el litigio fron-
terizo sometido a su conocimiento.
No fnicamente se trata de zanjar unacuesti6n
tan magna como Ardua, cual es la present.
Dadas las estipulaciones del tratado arbitral
de 30 de diciembre de 1902, por las que se
inviste al excelentisimo gobierno federal de









7 -
-7--

las funciones de juez de derecho, su actitud
ha de ser, y en ello tienen profunda fe los
dos Estados contratantes, de several y estric-
ta justicia.

B. SAAVEDRA.
ABOGADO DEL GOBIERNO BOLIVIANO.


Buenos Aires, 15 de Mayo de 1906.




















LAS BASES DEL LITIGIO ARBITRAL




Todo procedimiento que desecha las tortuosidades
initiles del camino no s6lo supone ahorro de esfuerzo,
sino que es direcci6n de probidad, de aproximaci6n a
la verdad que se busca. Desde este punto de vista,
conviene plantear por anticipado, en los umbrales de
la controversial fronteriza, aquello que pudiera consi-
derarse como tesis previa de la cuesti6n.
En el debate peri-boliviano la <
viene a concretarse asi; a De qud indole son los dere-
chos territoriales que se disputan? Cuiles los titulos
y cuil el criterio con que ha de sustentarse el
pleito ante la sidiresis arbitral del gobierno argen-
tino? Para responder A tales interrogaciones no hace
falta recurrir A teorias propias 6 extrafias. Las bases
han sido fijadas con gran acierto en el tratado de ar-
bitraje de 30 de diciembre de 1902. Su articulo pri-
mero establece: que el desacuerdo delimitativo entire
las repiblicas de Bolivia y el Perd, ha de concluirse
con la decision del juez de derecho que adjudique A








- 10 -


la primera: < cia a la jurisdicci6n 6 distrito de la antigua audiencia
de Charcas, dentro de los limits del virreinato de
Buenos Aires, por actos del antiguo soberano>, y 4 la
segunda: ctodo el territorio que en esa misma fecha
y por actos de igual procedencia pertenecia al virrei-
nato de Lima>>.
En las declaraciones de esta clAusula se resuelve
uno de los t6rminos previous del debate, esto es, que
se determine la naturaleza propia de los intereses que
se ventilan. Por otra parte, por qud no decirlo? Ellas
no hacen otra cosa que consagrar el principio genui-
no del uti possidetis de 1810, que si tan a menudo se
le ha invocado en todos 6 la mayor parte de los pac-
tos diplomaticos del continent, no lo ha sido siempre
con espiritu legitimo y sinceramente hist6rico. Su f6r-
mula, despuds de haber dado la vuelta a la literatu-
ra del Derecho de gentes americano, ha venido ha en-
cerrarse en este concept: que cada pais de origen
espafiol, tiene por dominio toda aquella circunscrip-
ci6n colonial, llamese virreinato, audiencia 6 capitania
general, establecida segun demarcaciones hechas por
el antiguo soberano y mediante actos vilidos y vigen-
tes hasta 1810.
Doctrina es la expuesta que ha tiempo pas6 de la
esfera puramente especulativa al terreno prictico del
deslinde fronterizo. El laudo dictado por S. M. C. en
16 de marzo de 1891, dirimiendo la contienda de limi-
tes entire las repiblicas de Colombia y Venezuela, debe
mirarse como la mAs cabal y prestigiosa sanci6n que
haya recibido aquella norma de convivencia interna-
cional. Con arreglo a lo estipulado por las altas par-
tes contratantes en el tratado de Caracas en 14 de se-









- 11 -


tiembre de 1881, el arbitro pronunci6 su fallo suje-
tindose a los mandates del soberano colonizador, que
habia separado los territories de la antigua capitania
general de Venezuela de los del virreinato de Santa
Fe, hoy repiblica de Colombia. El principio utiposi-
dario qued6, pues, definido y salvado integramente.
En el pacto de 30 de diciembre de 1902, se convi-
no tambien en dar el mismo sentido y aplicaci6n a la re-
gla demarcativa del uti possidetis. Y es en esa virtud que
el articulo tercero prescribe que: territorio ejercida por una de las altas parties contra-
tantes, no podri oponerse ni prevalecer contra titulos
6 disposiciones reales que establezcan lo contrario>.
El desconocimiento rotundo de carActer de titulo legal
a todo acto de simple >'ocupaci6n 6 advance territorial,
no es, pues, en el fondo sino part complementaria
del concept extrictamente juridico de aquella regla
de interdominio. Por tanto, la simple ocupaci6n, tran-
quila 6 violent, precaria 6 indefinida, la posesi6n de
hecho en una palabra, no puede constituir titulo de
dominio, sea que ella hubiese tenido lugar antes de la
independencia de las colonies, durante la guerra eman-
cipadora 6 por actos posteriores. Es necesario, para
juzgar del valor del derecho dominical, recurrir A man-
datos emanados de la Corona de Espafia, que fu6 la
autoridad que sefial6 las demarcaciones jurisdiccionales.
Pero, si la doctrine no ofrece, por lo visto, dificul-
tad alguna jd6nde esti entonces el choque de dere-
chos?- El desacuerdo no proviene tanto de la compren-
si6n que se tiene de las ideas que sirven de funda-
mento al criterio demarcativo, como del alcance 6
valor que se da a este A otro titulo por el cual se pre-
tende extender las fronteras hasta determinadas zonas









- 12 -


6 lineas geograficas. De consiguiente, lo que queda
por averiguar, es la mejor calidad de los titulos res-
pecto de las regions que cada part alega como su-
yas. Esto es, que la controversial se convierte en juicio
de hechos, en cuya ponderaci6n el field de la balanza
se inclinarA por el lado de las mejores pruebas.
La labor, empero, no es tan sencilla como A prime-
ra vista parece. El studio de las pruebas que han
de ofrecerse es, como en todos los litigios fronterizos,
complejo y vasto. Hay que reconstruir, reavivar, por
decirlo asi, esos organismos fosilizados del regimen
colonial. SerA necesario seguir paso a paso las hue-
las documentaries que la metr6poli haya dejado como
testimonio del esfuerzo desplegado para cimentar su po-
derio colonial en el nuevo mundo; habra que valorar,
sin perder de vista las condiciones de tiempo y lugar,
los actos de los soberanos espafioles por los que crea-
ron, alteraron y modificaron las circunscripciones de
sus dominios hasta el moment en que 4stos surgieron
A la vida national al llamamiento de los grandes acon-
tecimientos de fines del siglo XVIII.
Pues, bien. Si dentro de la administraci6n colonial
no existen documents, porque no se produjeron, que
definan con sencillas y axiomAticas prescripciones, los
limits de las jurisdicciones dom6sticas, A manera
de encasillados iguales 6 por lo menos equivalentes,
quizAs como se nos antojaria ahora, para salir asi del
paso mas facilmente, concluyendo con la exibici6n de
una pragmAtica 6 real c6dula las sempiternas disputes
territoriales que han constituido la enfermedad diplo-
mitica de este continent, sera indispensable que
tales cuestiones se traten con el acopio de todos los
elements hist6ricos y paleograficos, que sean valede-









- 13 -


ros por supuesto, en una palabra, con la cr6nica de
las vicisitudes coloniales en la mano. Y no es possible
colocarse en otro terreno. La conquista no debe con-
siderarse como simple asimilaci6n 6 apropiamiento geo-
grifico. Esto seria s6lo una de sus fases. Sera precise,
y quizas es lo que mas importa, penetrar en la
elaboraci6n subjetiva que el espiritu national de los
conquistadores oper6 en Am6rica, para establecer
su dominaci6n territorial y political. En uno como en
otro aspect hubo un process de desdoblamiento.
A partir de las primeras capitulaciones por las que
se conceden gobernaciones y provincias de centenares
de leguas A audaces guerreros, hasta las iltimas dis-
posiciones administrativas de principios del siglo XIX,
hay un tejido structural rico y vario. Lo singular-
mente caracteristico del period inmediato al descu-
brimiento del continent, es el aguij6n de la aventura
por la conquista de grandes 6 ignotos paises con que
soflaba la ardiente fantasia de aquellos capitanes, mezcla
de caballerosidad y bandolerismo. Este period puede
llamarse con propiedad el de los adelantados, consis-
tente en el otorgamiento de indefinidas zonas de tie-
rras por descubrir. Es la era de las temerarias empre-
sas de exploraci6n mas que de verdadero sometimiento.
Las capitulaciones por las que fueron instituidos ade-
lantados Pizarro, Almagro y el obispo Luque, para el
descubrimiento de tierras que quedaban al occidente y
mediodia de Tierras Firme, forman el nudo initial de
esa cadena de legendarios empefios. A Francisco Pi-
zarro se le benefici6 con doscientas setenta leguas. A
Diego Almagro con doscientas. A Pedro de Mendoza
con otras doscientas. El nuimero de doscientas leguas
era una especie de metro gigantesco para medir aque-









- 14 -


llos inmensos repartimientos geogrificos. Pero tales
adelantamientos representan s6lo una etapa transitoria
y de preparaci6n del regimen propiamente colonial,
que debia desenvolverse despu6s de arraigada la au-
toridad moral mas que territorial de la Corona cas-
tellana. Por de pronto, la concesi6n de regions in-
consideradamente vastas, trajo por consecuencia el
choque de ellas, de cuyas colisiones jurisdiccionales
nacieron vergonzosas querellas que empafiaron no poco
el brillo de las her6icas empresas de los conquista-
dores.
El sistema de las capitulaciones hubo de tener uti-
lidad precaria y tan s6lo de encaminamiento hacia un
dominio mis hondo, mis stable y mas civilizador.
Espanfa quizo llevar a sus posesiones de ultramar el
mismo regimen de gobierno existente en la peninsula.
La legislaci6n de Indias, obra monumental que ates-
tiguarg siempre el genio juridico del pueblo donde
nacieron las Leyes de Partida, ha consagrado sus me-
jores paginas al implantamiento de las instituciones
mis sabias de la epoca, entire las que sobresalen las
audiencias, centros de gobierno judicial y administra-
tivo. Juntamente A ellas, 6 con posterioridad, vienen
los virreinatos, que extienden sus ramas por todos los
ambitos del continent. Los virreinatos se fraccionan
en intendencias, organismos politicos con los que se cie-
rra la evoluci6n colonial.
Los' Estados americanos, recogiendo el acervo patri-
monial, adoptaron por base del deslinde de sus here-
dades los limits de aquellas circunscripciones. Hubo
quien reclam6 el perimetro de un virreinato, quien el
de una capitania general, y quien la jurisdicci6n de
una audiencia. Y con todo, la dificultad estriba preci-










- 15 -


samente en esto. 6Acaso el soberano espanol hubo me-
nester de trazar limits artificiales 6 naturales, inequi-
vocos 6 inamovibles, para deslindar los organismos com-
ponentes del todo de sus posesiones?
Los repartimientos jurisdiccionales, eclesiasticos, ad-
ministrativos 6 judiciales, no coincidieron siempre con
las demarcaciones que la geografia podia brindar. Ni
el obispado, ni la audiencia, ni el virreinato y la in-
tendencia se separaron y distinguieron por lines ar-
cifinias: rios, cordilleras, altas cumbres 6 divorcio de
aguas. Pero, este fen6meno es general y se present
en la formaci6n de todas las nacionalidades.
La falta de concordancia entire el imperium y la
topografia, no s6lo es imputable al process social ame-
ricano; es hecho que se repite en todos los ciclos de
la historic. Son coeficientes que no siempre van uni-
dos, y al contrario parecen divergentes. La sociologia
comparada ha demostrado que no es el territorio con
barreras naturales lo que original el fen6meno de
la nacionalidad, como se creia por los publicistas
qae podrian llamarse fisi6cratas. Se ha probado
que son muchos los lazos de esa congregacidn so-
cial. Quizas sea la afinidad de raza, la similitud
de costumbres y de instituciones, el parentesco de
idioma, la simpatia de ideales religiosos 6 politicos y
la sugeci6n por la fuerza, lo que en conjunto mantie-
ne la solidaridad de las colectividades dentro de ese
campo de atracciones reciprocas que se llama la na-
ci6n. Y hoy, como otras veces, vu6lvese a ver en las
misteriosas afinidades de la lengua el nervio que agru-
pa y estrecha a hombres y pueblos.
Sin embargo, los mares, las montafas y los gran-
des rios son vallas ante las cuales se detienen las co-










- 16 -


rrientes migratorias, pacificas 6 estrepitosas, pero son
vallas que atajan s61o momentineamente el advance de
la ola humana. Renacen 6 despiertanse nuevas ener-
gias y no hay barrera possible que se oponga a su
empuje. En el continent sud, esto es precisamente lo
que pasa. Espaircense las primeras huestes espafolas
a lo largo de las costas del Pacifico, 6 de la Mar del
Sur, como se deefa entonces, y de cuya zona de tie-
rra hacen teatro de sus hazaflas. Detidnense largo
moment ante las nevadas cumbres de los Andes, pero
al fin las franquean, abrigndose eamino por sus pro-
fundos boquetes, y cuando va i finalizar el siglo
XVIII, la conquista armada y la conquista evangeli-
ca, y 4sta mas que aquella, habiendo descendido por
los flancos orientales de las montafias llegaron hasta
los caudalosos rios de las grades hoyas amaz6nicas.
No hay para qu6 buscar en antemurales arcifinios
6 convenoionales la division y deslinde de las entida-
des coloniales que han venido A former la base territo-
rial de las nuevas naciones, y si tal pensamiento fu6-
se capaz de prevaleeer, importaria proclamar un prin-
cipio de dicernimiento inverse y opuesto A la natural
y ordinaria sucesi6n de los acontecimientos. Se quedria
ver departamentos geogr~fico come si el soberano es-
pafol hubiese obrado teniendo en cuenta el sindimero
de.disputas que sostendriamos ahora sus lejanos sub-
ditos. Y por muchas que hubiesen side las ventajas
de establecer perimetros regulars y definidos, median-
te documents y actos especialmente dirigidos A di-
cho objeto, no se debe siquiera suponer tal cosa, por-
que las conveniencias 6 intereses de la metr6poli es-
taban precisamente en lo contrario, es decir, en fian-
tener cierta unidad political, muy por encima de la









- 17 -


autonomia que deterininadas jurisdicciones regionales
hubieren formado al rededor de si.
Y tales observaciones no son fruto de ideas que
tengan un valor de actualidad. En aquellos tiempos
se apreciaron las cosas con el mismo criterio por quie-
nes podian emitir juicio sazonado en raz6n de su ex-
periencia y de sus funciones oficiales. El virrey del
Peru D. Manuel de Guirior, escribia a S. M. en 20
de mayo de 1778 diciendo: < visiones de jurisdicci6n mas oportunas y convenientes
son las que present la naturaleza: un rio, un monte,
un despoblado, una laguna es una valla natural que
intermedia entire naci6n y naci6n, entire poblaci6n y
poblaci6n, entire jurisdicci6n y jurisdicci6n, extingue
todos los inconvenientes que resultan de los ministe-
rios comunes de la sociedad. Dos naciones, dos pue-
blos, dos jurisdicciones que est4n solo divididos por
signos arbitrarios, quedan en continue ocasi6n de dis-
putas y controversial sobre la propiedad y uso de los
lugares limitrofes. Todo cuerpo, toda sociedad, por
impetu general de la naturaleza, aspira a extender
sus limits, a hacer mejor su condici6n respect al ve-
cino: de donde resultan las continues disputes y emu-
laciones no s61o de las naciones y de los pueblos sino
auin de los duefios de las pequefias heredades. Si el
reino del Peru se dividiese en dos jurisdicciones y
una autoridad tan elevada como la de los dos virre-
yes estando sus provincias tan enlazadas unas con otras,
en cualquier sitio que se colocase el t6rmino de am-
base, pondria una piedra de escandalo y de emula-
ci6n> (1).
(1) Archivo General de Indias. Carta del virrey del Peru ha-
ciendo present los graves perjuicios que A la real hacienda, al comercio









-- 18 -


Las iiltimas palabras del virrey son bien revelado-
ras de la indole de los asuntos que debatimos. El te-
jido de relaciones political y comerciales de las pro-
vincias se form bajo el influjo continue de unos
mismos intereses de raza y de geografia, y no
habria sido possible desligarlas y separarlas con
medianerias materials, y aun cuando en efecto dis-
tinguianse esferas de acci6n judicial, administrative y
episcopal, estas diferencias no importaban dislocamien-
tos de comunidad de vida.
El deslinde entire corregimientos, audiencias, virrei-
natos 4 intendencias, siendo como eran tales separa-
raciones exclusivamente convencionales, no implicaba
otra cosa que independencia jurisdiccional de los 6r-
ganos components de las colonies, A manera de cir-
culos concentricos que se mueven dentro de una esfera
mayor, comprensiva de todas ellas. Distinta cuesti6n
es que hayan existido zonas de vecindad mis 6 menos
visible y claras, por las que se rozaban dichas cir-
cunscripciones, A suponer que estas fuesen amojona-
das y demarcadas con procedimientos topograficos y
geoddsicos, que ain hoy mismo no se emplean del
todo, no s6lo tratindose de deslindes dom4sticos, sino
amin de internacionales. Por otra parte, en la mayoria
de los casos esas lines de avecinamiento eran desco-
nocidas 6 ignoradas por lo inaccesible y rec6ndito de
ciertas regions A las que no habia Ilegado el interns
particular ni la action administrative. Y este es pre-
cisamente el estado de ignorancia en que se encontra-
ron gran part de los territories que son objeto del
arbitramento argentino.

y S los vasallos en general se les origiginan con los bandos publicados
por D. Pedro de Cevallos, etc. 1778. Estante 110. Caj6n 3. Legajo 21.









- 19 -


Por tanto, el fondo mismo del litigio peru-boliviano,
consiste en indagar mediante interpretaci6n sana y
correct de documents relatives a las alteraciones de
la audiencia de Charcas y del virreinato del Perd,
que a partir de 1776 quedan excisionados en gobier-
nos distintos, cuiles fueron los limits que tuvieron
definitivamente en 1810. Y sea que la metr6poli hu-
biese deslindado expresamente 6 no sus jurisdicciones,
lo cierto es, que se ha buscado y se busca la fijaci6n
de dichas fronteras. La zona geografica objeto del des-
acuerdo vecinal, y donde ha de aplicarse el examen
de titulos de dominion, es la que se extiende al norte
del paralelo 140, latitud sud, y entire los 690 y 730
oeste del meridiano de Greenwich, pr6ximamente. 6
dicho de otra manera. La resoluci6n del conflict es-
tara en distinguir y separar los territories que situa-
dos al norte del dicho paralelo 140, pertenecieron al
dominion de la audiencia de Charcas, de los de la au-
diencia de Cuzco y Lima, que formaban el virreinato
del Peri. Mas como por el tratado de 17 de noviem-
bre de 1903, celebrado entire las repuiblicas del Brasil
y Bolivia, ha cedido 6sta a aquella los territories que
quedan al septentri6n del paralelo 110, tratado impli-
citamente acatado en el modus vivendi suscrito por el
Perd y Brasil en 12 de julio de aquel afo, y en cuyo
articulo primero se declare: cque la discusi6n diplo-
mitica para un acuerdo director de fijaci6n de los
limits entire el Brasil y el Perd, desde la naciente del
Yavari hasta la line del 11o de latitud sud, comen-
zara en el primer dia de agosto y deber4 quedar ter-
minado en el dia 31 de diciembre de este ano de
1904>>, el esclarecimiento fronterizo a que nos referia-
mos se reduce A una zona cuyo punto initial esti en









20 -

el rio Suches, y su finalidad en el dicho paralelo 11o.
De consiguiente, y en un sentido mis concrete, la apli-
caci6n de titulos deberi recaer sobre la jurisdicci6n
norte-oeste de la audiencia de Charcas, y sobre las
provincias mis internal hacia el E. de la audiencia
del Cuzco 6 intendencia de Guamanga, de la de Lima.
Dilucidado el objeto 6 material del juicio arbitral,
queda por examiner otro punto que no es de poca im-
portancia.
No ha de plantearse finicamente lo que el arbitro debe
conocer 6 sea la cuesti6n sobre la que dictari su fa-
11o. Se debe saber tambi6n de antemano cuiles son los
elements de prueba que se llevan ante su decision.
Este punto, como el anterior ha sido provisto en el
tratado de 30 de diciembre ya citado. El articulo
tercero de 61, declara que: el arbitro, para pronun-
ciar su fallo, se conformara con las leyes de la Reco-
pilaci6n de Indias, c6dulas y ordenes reales, ordenanzas
de intendentes, actos diplomiticos relatives a la
demarcaci6n de fronteras, mapas y descripciones ofi-
ciales, y en general con todos los documents que
teniendo caricter official se hubiesen dictado para dar
el verdadera significado y ejecuci6n a dichas disposi-
ciones reales.>
Dentro del plan general de arbitramento, la fijaci6n
de reglas para evaluar titulos no es sino correlativa
y complementaria del principio contenido en el arti-
culo primero, Si se consagra como fundamento de
derecho territorial el utipossidetis de 1810, claro estA
que 61 no podri aplicarse ni tener efectividad sin que
traigan ciertos elements juridicos de convicci6n en
favor de la soberania alegada, sin que se exhiban y pre-
senten titulos de mayor 6 menor fuerza probativa











74 73 72 71


4p
\ :,

N.


.^-^






fI ^

C/ A ^


(I
0
(10


*159


70 69 68 67 66 65


_ --- - r-----r ~---


g


IE


64 63 62


________________ --~ _________________ I-i -L --1 I119 IIIIIIC III


I


1*YftdfWJfiVrojVVV


1


005i7,Jf

9 4
5=o


r~


SL


&
C,
J2
A'


cyr Antirnery lul66 dOJ&..
- S AAntoni


a -10.b0 PT AGREe C /



........... finp estd
UI I~~~OP Plra BenDes/co3


i'





AO er'


-16-



HUA CVELI ~' ~ "An
rio 00






13 *d' Lir~~jgcj MU
~ ~m~z~~i, uAna



13 pen% i -r


II
,.. 7 ..,,
,:,~ 1h
1~c


:YA Cpuba nib k,


0 'An ta
i -AB AY
4:;W_-- 5 eeow la
- 16. '3qjer.ni




Chal I


/09 ranqa


9


I


Ii,


I j


'tAu

o7





'-


t1Tf ve




It
o~ :~~fal''~Y


rp


2p
&~_g7~/~~~~,
- ifi~~f -


u c
w





















NO,,


-Vc 4.".,. ew ; -- I f. 7 *1 -'Mit'. f J M&: 0vP A'L


' '
" i'~ "i r7cr


I?5


IP-.


/V / 4


-C I


Paumery
S.5.eba.'hbn
.Xpf .Xdpu~
----'N-/


LEEEEU ---


Cosi
Fl4, d/lfia

~-~d
IA' 1'
1?.Xas


0 C .





0 -
pd 3U I 9'mnh

Pit
4k 4
Cl1 *oo
,- io'
c aPG '


,f



pi a a -



I t


S/


- I


0 i


Cne,7 d4
I.'"


/ I1l~dE
/ awutr~g
A.P
iiUdr


-Oil
1ne


P. railIrans P


dere
(014


* ~TulnLI P6

1id rhjlld Jose

kcUr

9 3 u
I a piCI

rl

insv
C OO
Uh ii I


4.4. /?iosihoio 4


Z* Givon
O c (4.
II (4



$4


LihLoboa P?-Rico Fore




65




4.5Dw&A !FJ7.#A


* rcrue / r i u *dsd

A~'cu *lj~dJ~/ye/s

Crme,,Sqv
Hi/itrhfnvi/e 'c NHuevo
edivifd'
ddL
IY;.


JAIJ





Rojd






- rrPojbqh, e

\ *6*y COL

5or"

15oq hi
shl~a


- f


ey J7 ir-


S 00

~NZeroth
i i7


CAlb
14~
~CVeae /P
'grE,,
IXnq~JeML E


h

('5.

0


9'1


.R


I /-


C U M


'j

~ /---' n ~ .^-^/-


[Cxb. iMiv pai


Yild Car
E~sperenzaIjr0 C;~ll PA'drn
i- .at Platedns
d o foid~ l
i!t 8oyer a y
Bu~aRe~rlo Me '7'


B0



I E go




L,,to


,,,-.
-~ ~ ; -,- -



5,i; -I
P(


-o
C,


kp "4.n


Iir


i


Cr1
10. 1JiN'


/-un -


9 9
O'00. cbr 96
CP

Ima
C6


SIn6 A bfg~c
"' .

1*


(A~


-- I, '


-all !I---% 'r A IV -a


u vc7,6
Exaliacion







naa
k'~l

RC~
rn rCC\V Q)-l


) e
5-Joscrmin


I





LKJ


0~~T

Q


'S



'-p


. ;" -
- '1 -j


( / . -


I i'


In L


-R~r'~tMzg









K 'A


106


Maena

-9o




1117


/


E
o ___ ,50__ 3


I I


v'.


6.-


' e\


5


"70,7 Is,


Bud


s -- i A k 1% k1. -r


Coru/ bl'as*








ZO


- trn ? i-c- OUID4,T a~"-r 7' .w" N .4..a-L t -. mi .t -


at~eib


/ /



,.erIC
pa
Ft


r 1


SN9C Cm W'" I NM.W
,o,9R. C rh B ronw., Muche)


-' .. .u *CN -.
-rO ~ -*.
3r ir


(:hi.ri~fia ~*, '9 "5 ,4 4
4(0 I -, -s -
ppp





'VA ---A-.
ro0

~7"i ~"; :F3 o~Una U p y ;)
r. :i~p; NFg. 7,0,~r
.u u aca
6li u am O C a 11

Apta o. T/ TI~U?3~2
6 ft cocrlcor-
7-M IIA Q j -~p j


72


70


68


67


C P;


5 Pedro

SUvaer 0 --




TRI NIDAD


LoR
~ Lot, l


I,


-p


Lr.
Is


0



KCarmen \ ,


o







9

Cur/chi
,/o-


e Lr C itiopa

o Pbl




dNO 96 Me L
d,?

h \ON


LONGIT


El






R. e~


/"
3
a
3
3


* .5' -


- F=A I- N ;*. i 0 % .-- e -- 7' 1 31-7:- 4 1REF, %=


Or


(7Off



.t P
.A~rrbY~


orp


c 0

141

- '. et4 ; 1
RO

Azan
a; ~ '.? .~avinn


75


0,


..
,-d. l~F,


: :


,,,~,


do~:


,la:

//15
J a


Pf


F~~bb~41;


69


66


64


63


62


1P.



57



"6S.Anto,,,o
Cuc6. doo /leccue


re~~a~~cf,
'~


t


p/on' aqnr


In P


/garrpO



Pu r7t A/l re e0

.0


r t t 1


I
--
-I


"4


f-------- ----


r-


-I -


k,


I


I


I


I I


----W-_ -f o


I,]


P f! ir i f f


i


I


" "' '""" "


of -A4 -. - .---. I


:1% ; -v .


I


I


I


I


I


I


I


I


77 -


I


I


I


T


I


..M


-L


I I


F


1 i


i 4 -; ,,9 . cmj


ir


I


" I i 10


l


/ I


S I


-IL


-- --------------------- --


-Y ....


Ir


i4


r


mg


i


L J


.6 im lF i


i -!a %


j-O~ P Fa ZIi


--


-


-I . --


C- _. -I


r


I


l V


I


L


V f 15 i q"Iz


- hi 1 /, ) -7. 1 ti \ -- -7 7 ,, IT -.- R IIIIS1Cf -1/


- -cro.L'- dlr-z --- Ll L -1 e I Ali II-IC - I -11 1 n can";n ( \ v 17 %- I I lev


,u DID DAIZV


In5 Cu


,4
I;
1
o

c Ij
.-,



t


..

:r
i


1
r
r:


ws man~




5,/tO r~heutoI7o,


que ma











en cu)


se encu


a =i~
~ I : : c;

O
i..

I

.'b

-.
'lc;


~J
~6~
9)


o
G


1?1


''


1?5Coco m a a


cmre









- 21 -


procedentes de la autoridad misma que tuvo el sefto-
rio de las posesiones disputadas. En cambio, por titulos,
aunque fuese amplio el sentido de este vocablo, no
ban de tomarse cualesquiera documents. Por ellos
no debe entenderse otra cosa, que las disposiciones
dictadas en nombre del soberano espafol con las so-
lemnidades requeridas en tales casos, en que se revele
su voluntad expresa 6 presunta para asignar y alterar
limits y jurisdicciones a sus colonies, mandates que
tienen el caricter de verdaderas leyes dentro del
regimen monarquico absolute. Esta voluntad soberana
acumulada a travys del tiempo, ha venido a former
cuerpo de legislaci6n, cuyas rafnas principles se en-
cuentran en la Recopilaci6n de Indias, en ordenanzas
especiales y cedularios reales.
Los actos regios son de dos classes: disposiciones que
Ilevan la firma del monarca con la siguiente formula:
< Yo el Rey>, y dictados con el encabezamienfo direc-
to de su soberania, y disposiciones en que s6lo apare-
cen la firm y rdbrica del ministry de la Corona,
pero que se declaran ser dictadas de orden de Su
Majestad. Los actos de la primera categoria tienen
character general, y de esta clase son los c6digos, or-
denanzas y reales c6dulas. Los segundos son man-
datos de importancia secundaria, que se refieren ordi-
nariamente a cuestiones concretas de administraci6n
6 interns particular: tales son los decretos, ordenes y
providencias. En el fondo el valor de unos y otros es
el mismo, pues, son mandates del soberano absolute,
cuya potestad no esta sujeta a leyes 6 estatutos prees-
tablecidos; empero, las disposiciones de segundo or-
den, debian acomodarse dentro del espiritu de las pri-
meras, por raz6n de su generalidad y trascendencia.









- 22 -


La concatenaci6n en que habra de utilizarse todo
este element legislative queda establecida en el tex-
to del articulo tercero del pacto arbitral. Sera la Re-
copilaci6n de Indias en primer t6rmino, en cuyas pi-
ginas estA contenido todo el derecho positive de las
posesiones americanas. VendrAn despues las reales
c6dulas no incluidas en este cuerpo 6 posteriores a
41, las ordenanzas de intendentes, c6digos de regimen
politico y administrative, actos oficiales y diplomAti-
cos del gobierno peninsular referentes A la protecei6n
de sus intereses territoriales y A la demarcaci6n de
fronteras. Los otros elements de criterio, como son:
descripciones oficiales', documents explicativos de
mandates superiores, mapas, etc, deberan tomarse co-
mo elements secundarios y supletorios de prueba, y
entire estos mismos, por una raz6n hermeneutica, ha-
brA que preferir una consult del Consejo de Indias
A una provision virreinaticia; la descripci6n 6 relaci6n
de una audiencia, intendente A obispo, A la carta 6
declaraci6n de un corregidor, y la de una autoridad
official, cualquiera que sea ella, a los relates 6 infor-
maciones de un particular 6 viajero, por reputada que
sea su nombradia.
No es con todo labor facil la de saber interpreter
los alcances y terminos de documents que han per-
dido para nosotros much del sabor peculiar con que
fueron dictados. Ni la invocaci6n que se haga de mu-
chos de ellos tendrAn la virtud de definir categ6rica-
mente, con breves y rotundas frases, lo que viene dis-
cutiAndose. Es todo un arsenal documentario el que
hay que utilizar. Y en esta tarea habri que revestir-
se de la mayor dignidad intellectual a fin de encon-
trar s6lo la verdad. Habra que perseguirla inspirin-









- 23 -


dose inicamente en los imperatives de la justicia,
desechando las sujestiones llamativas del patriotism,
que en la mayor parte de los casos es un sentimiento,
pero no una raz6n.
Hechas las declaraciones antecedentes, 6 mejor di-
cho puestos los jalones preventivos del pleito fronte-
rizo, no corresponde mas que entrar en la exposici6n
de los titulos en que Bolivia funda sus pretensiones
territoriales. Estos tendrin que ser examinados obe-
deciendo al orden cronol6gico de las tranformaciones
coloniales del centro del continent.
Despu6s de un studio preparatorio de la primitive
extension de la audiencia de Lima, esbozo general de
sus lindes sobre los cuales contornos alzase hoy la
repiblica peruana, pasaremos A recomponer los anti-
guos limits de la audiencia de Charcas, segin la 16-
gica de sus alteraciones, para llegar a conocer, en
iiltimo t6rmino, el perimetro norte con que qued6
definitivamente en 1810. Completando ambos capitu-
los vendrA el studio de la audiencia del Cuzco. In-
gresarise despu4s en el de la division de virreinatos,
regimen de intendentes, posici6n y extension geogri-
fica de los Chunchos y misiones de Apolobamba, como
exposiciones demostrativas de los derechos bolivianos,
y el examen de los documents referentes a las ope-
raciones deslindadoras de fronteras entire Espafa y Por-
tugal, nos conduciri a la plena comprobaci6n de los li-
mites alegados. La historic de las misiones de Ocopa,
del Cuzco y Maynas, que son los uiltimos titulos que
puedene xhibirse de parte de la repiiblica peruana, con-
firmara, como actos postreros de soberania del Rey de
Espafa, cual es la periferia territorial que debe ser
reconocida al pais vecino.









24 -

Toda esta investigaci6n es integral, las parties se
fortalecen y contrabalanc6an reciproca y alternati-
vamente.


















Los limits de la audiencia de Lima


CAPITULO PRIMERO


Expondremos en este capitulo lo que A los pri-
mordiales titulos del Perd concierne.
Francisco Pizarro habia llegado hasta Tumbes en
sus exploraciones de conquista. Volviendo A PanamA,
de donde pas6 a la corte, obtuvo la capitulaci6n de
26 de julio de 1529, por la que se le faculty A con-
tinuar, con el titulo de adelantado, el descubrimiento
de las tierras del Peru en una extension de doscientas
leguas, por la costa, que debian comenzar desde el
pueblo indigena de Zemuquella 6 Santiago, <(hasta
llegar al pueblo de Chincha poco mas 6 menos>> (1).
Esa fu6 la base originaria de la gobernaci6n de
Nueva Castilla, A la que por real provision de 4 de
mayo de 1534, se le agreg6 setenta leguas mAs de
tierras hacia el sud (2).
Pero, por otra capitulaci6n que se tom6 el 21 de
mayo de 1534 con el mariscal Diego de Almagro,
habiasele otorgado doscientas leguas de conquista,
(1) Arch. Ind. Colecci6n de documents indditos de Indias. Tomo XXII
p&g. 273.
(2) Arch. Ind. Real cedula sobre extender la gobernaci6n de don Fran-
cisco Pizarro. 1529 & 1589. Est. 109. Caj. 7. Leg.I.








- 26 -


siempre en la zona de la costa del mar del sud, como
se llamaba entonces al Pacifico, que debian contarse
desde donde finalizase el gobierno del capitin Pizarro
(1). La concesi6n de la conquista de las provincias de
Nueva Toledo fu6 causa de disputes violentas entire
aquellos descubridores que alegaban, uno y otro, tener
derecho a la imperial ciudad del Cuzco en virtud de
sus respectivas capitulaciones. Encendi6se la guerra
civil; vino por mandate de S. M. el licenciado Cris-
t6bal Vaca de Castro y puso fin a ella con la batalla
de Chupas. Bien conocidas son estas querellas de la
historic primer del coloniaje, para excusar su remi-
niscencia puntual, que por otra parte no afecta in-
mediatamente a los intereses en debate.
Entre los mandates que recibi6 de la Corona Vaca
de Castro, constantes de la cddula de 15 de junio de
1540 (2) estaba el de deslindar las gobernaciones de Pi-
zarro y Almagro. Mas no hubo decision sobre esta
material, y nada se estableci6 respect del distrito a
que entraria la capital incisica. Sus actos se dirigie-
ron mAs bien a reunir en un solo y general mando,
preparando asi los cimientos del virreinato del Peru,
las provincias de Nueva Castilla, que se extendian
dice L6pez de Carabantes, desde Tumbes al Cuzco, y
de Nueva Toledo, desde el Cuzco a la provincia de
los Charcas, a las cuales agreg6 las provincias del
TucumAn, Paraguay y Santa Cruz de la Sierra, por-
que en su tiempo se empezaron a poblar de espafioles
por los asientos que para su descubrimiento hizo, y
la de Chile que habia descubierto y conquistado Diego

(1) Colecci6n de documents ineditos de Indias. Tomo XXII, pAg. 388.
(2) Ibid. Tomo XXIII, p&g. 468.









- 27 -


de Almagro, antes que se le diese la gobernaci6n
de Nueva Toledo con el titulo de adelantado> (1).
Cumpliendo Vaca de Castro uno de los capitulos
principles de las instrucciones que recibiera, esta-
bleci6 la division de los obispados del Cuzco, Lima
y Quito. El primer obispado del Peri habia sido el
del Cuzco, creado en 1538, sin t6rminos ni limits
definidos. El licenciado Castro estableci6 la jurisdic-
ci6n, tanto de la antigua como de la nueva di6cesis,
y en este acto de deslinde episcopal puede verse el
principio unificador del gobierno de las provincias del
Peru, una vez que por 41 se dispone y distribuye de
una extension territorial que abraza desde Popayin,
al norte, hasta el puerto de Copiap6 y el rio Ber-
mejo, al sud. Es de todo punto interesante conocer
el texto de esta provision. La historic de las trans-
formaciones jurisdiccionales del Peri se basa de tal
modo en ella, que creemos sea un obsequio A la cla-
ridad y seguridad de criterio con que deben tratarse
estas cuestiones, trascribir integramente su contenido
que a la letra es:
va Castilla en diez e ocho dias del mes de hebrero
afio del nascimiento de nuestro salvador chuxpo de
mill 6 quinientos e cuarenta e tres anos el Ilustre
senior licenciado xpoval Vaca de castro cavallero de
la orden de Santiago e del consejo rreal de su ma-
gestad e su gobernador e capital general en estos
rreynos e provincias de la nueva castilla e nueva
toledo llamado peru y en presencia de mi pero Lo-

(1) Arch. Ind. Francisco L6pez de Carabantes. Diseurso segundo sobre
la administraci6n de la real hacienda del Peri. 1606. 70. 4. I.









- 28 -


pez escrivano de su magestad e teniente de escrivano
mayor del juzgado de estos rreynos de la nueva Cas-
tilla dixo que entire otras cosas que por Su magestad le
fueron mandadas y encargadas que hiciese en estos
rreynos fue una que dividiese los obispados dellos de
la ciudad del Cuzco e de la ciudad de los rreyes e
de la ciudad de San Francisco de Quito, segun pare-
ce por un capitulo de su ynstruccion que su thenor
es este que se sigue>>. < suplicacion e presentation nuestra proveyo por Obis-
po de la ciudad del Ouzco al Reverendo ynxpo padre
don fray bicente de Valverde y agora entendida mis
la tierra ansi por las rrelaciones del dicho Obispo
como de otras personas ha parecido que convenia pro-
veer otros dos prelados en ella uno en la ciudad de
los Reyes y otro en la ciudad de San Francisco de
Quito e asi avemos presentado a su Santidad para el
Obispado de la ciudad de los Reyes al Reverendo
ynxpto padre fray Geronimo de Loaysa Obispo que
al present es de Cartagena &...... e seialareis
desde luego e cada uno de los dichos tres obispados
los limits que al present vos parecieren que con-
vienen que tengan para que cada uno sepa lo que
esta a su cargo e se escusen las diferencias que so-
bre ello los dichos prelados podian tener...... I por
que en cumplimiento del dicho capitulo dixo que hazia
e hizo la division suguiente:>>
c que al present esta vaco por limits y terminos de
su diocesis la misma ciudad del Cuzco con todos sus
terminos e jurisdicci6n e la villa de guamanga que
en nuestra lengua se llama San Juan de la Frontera
con todos sus terminos e jurisdicci6n que llegan hasta









- 29 -


el valle de la Nasca del cacique atun eucana que es
termino e jurisdiction de la villa de guamanga e part
terminos con el cacique de la Nasca que es de la jurisdic-
cion de la cibdad de los Reyes e por mas arriba la cor-
diela delante son terminos de la dicha villa de guamanga
e los chocorv os que confinan hasia los llanos la
sierra abajo con los caciques del valle de yea que
son terminos e jurisdiction de la ciudad de los Reyes
y mas adelante el cacique de ynaitara que es termino
de la villa de guamanga e parte terminos la sierra
abaxo hacia los llanos con el valle de la nay caxca
que por otro nombre se llama el tambo pintado que
es de la jurisdiction de la ciudad de los Reyes e mas
adelante la sierra adentro y cordillera el cacique de
Vilcacaxa con todos sus terminos que es de la juris-
diccion de guamanga que confina y parte terminos
con Urinayabio que esta en las cabegadas de lima-
guana que es termino y jurisdiction de la ciudad de
los reyes a mas adelante la sierra adentro tiene por
terminos la dicha villa de guamanga la provincia de
los angaraes que es de su jurisdiction y llega hasta
el rio de guarichaca donde se parten los termi-
nos entire el valle de xauxa jurisdiction de la ciu-
dad de los reyes con la provincia de los angaraes
es jurisdiction de la villa de guamanga e ansi
mismo parten terminos la jurisdiction de la ciudad
de los rreyes con la jurisdiccion de la villa de Gua-
manga con la puente del Angoyaco hacia la parte de
los montes de Condesuyo parte terminos por bamba-
marca que es termino y jurisdiction de la villa de
Guamanga la cual confina con los dichos montes de
Andesuyos e con ella quexa palanga que es ter-
mino e jurisdiction de la ciudad de los rreyes ansi









- 30 -


mismo se le sefialan en su diocesis la ciudad de ari-
quipa que se llama la villa hermosa con todos sus
terminos e jurisdiction que por la costa hazia la ciu-
dad de lbs rreyes llega hasta acari termino e juris-
diccion de la villa hermosa el cual hacari confina e
parte terminos con el cacique de la nasca que se
de la jurisdiction de la ciudad de los Reyes e por la
parte de arriba hacia la sierra confina con parinacocha
que es termino e jurisdiccion de la ciudad del Cuzco
e ansi mismo se le senala la villa de plata con el pueblo
de minas de porco con todos sus terminos e jurisdic-
cion que confina por una part con los terminos de
dicha ciudad de Arequipa e por otra part hazia Chille
costa arriba hasta el cacique de tocama que es termino
de la villa de plata de los charcas e asi mismo se le
senala la tierra adentro todos los pueblos que se descu-
brieren e poblaren hasta el rio Bermejo que es cerca
del principio del puerto de copayapo de las grandes
nieves e ansi mismo todas las entradas de los Andes lo
que en ella se descubrieren d poblaren.>>
< sente esta encomendado al muy Reverendo e muy mag-
nifico sefor don fray Geronimo de Loaysa se le senfala
por limits e terminos e diocesis la misma Ciudad de
los Reyes con todos sus terminos e jurisdicci6n e la
cibdad de Truxillo con todos sus t4rminos e jurisdiction
que llegan hacia la parte de San Miguel por la costa
hasta el cacique de tuarme que es de la jurisdiccion Tru-
xillo que confina con el cacique de jayanca que es de
la jurisdiccion de San Miguel e por la part de la sierra
el cacique de los rruambos que es de la jurisdiction de
la dicha ciudad de Truxillo que part t4rminos con los
caciques penachi e guancabamba que son de la jurisdic-









- 31 -


cion e termino de la dicha cibdad de San Miguel 6 le
sefalamos juntamente con estos la ciudad de la frontera
que es en los chachapoyas con todos sus terminos e ju-
risdiccion que llegan por la parte de la sierra hacia la
cibdad de San Miguel hasta el rio grande que viene
de guanuco que es el mas principal rio que tiene por
nombre el rio grande e de otra parte confina con los
terminos de la cibdad de Santiago que es en Moya-
bamba e con terminos del pueblo de guanuco e ansi
mismo se le sefiala la cibdad de Santiago de Moyabamba
e la entrada de la tierra adentro que al present tiene
a cargo de hazer el capitan Juan perez de guevara
con todos los pueblos que se descubrieren e poblaren
por aquella entrada e ansi mismo se le sefiala en su
obispado e diocesis la villa de guanuco con todos sus
terminos e jurisdiction que confinan con los terminos
de la cibdad de los Reyes e tambi6n se le senala entrada
de ruparupa con todos los pueblos que se descubrieren
e poblaren e declaramos que por el camino de la costa
hacia Arequipa e villa hermosa Ilegan los terminos
de la dicha cibdad de los Reyes hasta el cacique de
la nasca que es de la jurisdiction de la dicha cibdad
con todos los terminos de dicho cacique de la nasoa por
los llanos que confinan con el cacique hacari que
es termino e jurisdiction de Arequipa e por la
part de la sierra el cacique de la nasca parte ter-
minos con el cacique atambucana que es de la ju-
risdiccion e terminos de guamanga 6 por mas arriba
en la sierra tiene por terminos el cacique de yea que es
de la jurisdiction de la dicha cibdad de los reyes e part
terminos con los chacurvos que es cacique de la juris-
dicci6n e terminos de la villa de Guamanga e por mas
arriba por la sierra adentro y cordillera el cacique de










- 32 -


Linia y caxca que por otro nombre se llama el tambo
pintado que es de la jurisdiction de la dicha ciudad de
los Reyes que parte terminos por encima de la sierra
con el cacique de guaytara que es termino e jurisdic-
cion de la villa de Guamanga mas arriba la tierra
adentro las cabegadas de lunaguana que es hanmayabio
que estan encomendadas a francisco de hessas e son
de la jurisdiction e t6rminos de la cibdad de los Reyes
e parte terminos con el cacique bilcacaxa que le tiene
encomendado grisostomo de hontiveros que es de la ju-
risdiccion e termino de la villa de guamanga e mas
adelante por la sierra adentro con termino de la dicha
ciudad de los Reyes el valle de Xauxo que llegan los
terminos desde el dicho valle por una parte hasta el
rio que se llama guarichaca, por la otra parte hacia los
montes de Andesuyo bambamarca que es termino e
jurisdiction de la villa de guamanga e por otra part
terminos el dicho valle de Xauxa, jurisdiccion de la
cibdad de los Reyes con la puente de Ango yaco por
donde se parten los terminos del dicho valle de Xauxa
con el cacique de los angaraes que es de la jurisdiction
de la villa de guamanga con todos los pueblos que en
esta jurisdiccion se poblaren> ...... dlo qual que di-
cho es el dicho senior gobernador dixo que declaraba y
declare segun y como de suso se contiene por virtud
del dicho capitulo e facultad de Su Magestad e lo
firm de su nombre. el licenciado Vaca de Castro.-
Ante mi, pedro lopez, escribano de Su Magestad> (1).
Si la division episcopal de las nuevas tierras del
Peru, puede mirarse seguin queda dicho, como la fase

(1) Arch. Ind. Demarcaci6n hecha por el licenciado Vaca de Castro
en 18 de febrero de 1543, de los t6rminos y jurisdicei6n de los obispados
de Lima, Cuzco y Quito. 2. 2. 1/6. Ramo 39.









- 83 -


inicial de la unificaci6n del gobierno de las colonies,
es con todo, la real c6dula de 15 de setiembre
de 1543, la que delinea francamente la constituci6n del
virreinato peruano. Por ella se establece una au-
diencia en la ciudad de los Reyes, se nombra por su
president A Blasco Ndinez de Vela, invisti6ndosele de
las funciones propias de virrey, y se senalan los limi-
tes del nuevo tribunal, que debia abrazar la mayor
parte del continent sud, al decirse que tendria por ju-
risdicci6n: alas provincias del Peru y Nueva Toledo y
el quito y popayan y rio Sant Joan y otras cuales-
quiera provincias e islas que se descubriesen e poblasen
hasta el estrecho de magallanes y en el paraje de las
dichas provincias la tierra adentro> (1).
Pero esta indefinida extension asignada A la audien-
cia de Lima, sufri6 sucesivos cercenamientos con la
creaci6n de otras, especialmente con las de Charcas y
Quito, que restringieron a determinados lindes la ju-
risdicci6n de aquella, aun cuando la unidad superior del
virrienato 6 gobierno general del Peru se mantuviese
en las mismas condiciones de amplitud territorial hasta
la segunda mitad del siglo XVIII. En el present mo-
mento no tratamos de las transformaciones del virrei-
nato, ni seguimos los capitulos de su historic geogra-
fica. Debemos exponer lo que A la audiencia de Lima
simplemente se refiere, esto es, de aquella entidad terri-
torial y administrative A que se redujo e1, y sobre cuyas
bases se levant6 la republican peruana. No ha de opo-
nerse en esta 6poca el virreinato A la audiencia de
Charcas, puesto que esta era parte component de aqu8l

(1) Arch. Ind. Real c6 d ala A las justicias del Peril y Nueva Toledo
declarando las provincias que estin sujetas A la audiencia de Lima.
1514. 109 7. 2.









- 34


Adembs, el virreinato, no es, sobre todo, en los siglos
XVI y XVII, una entidad territorial. Es mAs bien una
autoridad moral de regimen superior A todos los orga-
nismos de gobierno esparcidos en el continent. Este
es un capitulo de estribaci6n que nos interest explanar,
tanto porque constitute el antecedente obligado A todas
las alteraciones jurisdiccionales sobre las que se dispute,
cuanto porque debemos conocer cuales son los derechos
ajenos que se colocan frente A frente del nuestro.
Los titulos territoriales de la audiencia de Lima, en-
cu6ntranse, para no citar mAs que aquellos que tienen
carActer permanent y definitive, en la real c6dula de 29
de agosto de 1563, que con la modificaci6n relative al
distrito del Cuzco contenida en la de 26 do mayo de 1573,
por la que se le divide entire aquella audiencia y la de la
Plata, pas6 integramente A former el texto de la ley V,
titulo XV, libro II de la Recopilaci6n de Indias, que
copiamos: < de las Provincias del Peru, resida otra nuestra audiencia
y Chancilleria real con un virrey gobernador y capitan
general y lugar teniente nuestro, que sea president;
ocho oydores; y tenga por distrito la costa que hay desde
la dicha ciudad hasta el reyno de Chile exclusive, y has-
ta el puerto de Paita inclusive: y por la tierra adentro
A San Miguel de Piura, Caxamarca, Chachapoyas, Moyo-
bamba y los Motilones, inclusive, por los terminos que
se senialan a la Real Audiencia de la Plata y, la ciudad
del Cuzco con los suyos inclusive, partiendo terminos
por el Septentrion con la Real Audiencia de Quito: por
el mediodia con la de la Plata: por el poniente con la
Mar del sur: y por el lebante con provincias no desce-
biertas segun les estan senalados y con la declaration
que se contiene en la Ley XIV de este Titulo.>>








- 35 -


Ain cuando la claridad de la letra de la ley copiada,
parece que excusa comentarios que la expliquen, hay que
insistir con todo, en fijar el sentido natural y correct de
ciertas frases que no tienen toda la precision deseada 6
que s6lo se integran relacionandolas al de otras disposi-
ciones de aquel libro legislative.
En primer t4rmino, sabido es que el territorio poblado
y totalmente sometido al dominio colonial, era en el
Peri, la faja de tierras costaneras, esto es, la que corria
entire el cord6n occidental de los Andes y el Pacifico,
desde Paita inclusive, como reza en el texto, hasta el rio
Loa. En cuanto A la part interior, andina y trasandina
la enumeraci6n de los pueblos y tierras sujetas A la au-
diencia es express y determinada: San Miguel de Piura,
Caxamarca, Chachapoyas, Moyobamba y los Motilones,
y, aquella frase: audiencia de la Plata>, se refiere, pues, A los limits
orientales de Lima, que tocaban con los de Charcas, no
por cualquiera parte, sino por la region de aquellos
lugares enumerados, y que en el estilo de la Recopila-
ci6n, se les llama .
Coordinando la filtima frase de la ley V, que establece
la delimitaci6n de la audiencia de Lima, por el levante,
con <, con los lindes que por
el septentri6n se senfal6 A la audiencia de Charcas en la
ley IX, se vendra A precisar mejor la extension que uno
y otro distrito tuvieron. Las tas>, no eran otras que las que corrian al sud y norte del
Maraflon y al E. de las provincias de Caxamarca, Cha-
chapoyas y Mayobamba, 6 sea A las cuarenta leguas de
la costa, en la part mAs ancha, que en la part mas es-
trecha tenia la audiencia s6lo veinte leguas. En efecto,
toda la zona bainada por los afluentes boreales y aus-









- 36 -


trales del Marafion era desconocida, 6 ,
segin la frase de la Recopilaci6n, no s6lo en la 4poca
en que aparece este cuerpo legislative, 1680 (1), sino ain
much despues. En las disposioiones references d las
audiencias y chancillerias, donde se especificaron los
lindes de estas circunscripciones coloniales, agreg6se al
texto sintdtico de las antiguas cddulas por las que se
fueron alterando sucesivamente la jurisdicci6n y ex-
tensi6n de ellas, la formula delimitativa de: provincias
no descubiertas. Pero si bien la hoya amaz6nica era
desconocida, 6 mejor dicho, no sometida al imperio de
la administraci6n colonial 6 al regimen de misiones en
1680, today ella pertenecia en el hecho y en el derecho
A la Corona espanola. Tras el descubrimiento del gran
rio por Francisco de Orellana, quen sali6 en su na-
vegaci6n hasta AtlAntico en 1539, pasando a la metr6-
poli, donde obtuvo el gobierno de Nueva Andalucia,
cuya entrada debi6 hacerse por el mismo Amazonas,
se olvid6 el conocimiento de los paises bafados por
esta poderosa arteria fluvial. Tanto estas circunstancias
de exploraci6n como los tratados subsistentes con la

(1) Felipe II en 1570 mand6 recopilar las leyes y provisions dadas
para el gobierno de Indias, de la cual obra, s61o pudo publicarse el
titulo del Consejo. Despubs, 6ste encomend6 a Diego de Encinas, official
de su secretariat, la copia de las cedulas hasta 1596, de las que se forma- '
ron cuatro volimenesimpresos, pero que no guardaban la disposici6n
convenient. Hechas algunas tentativas en 1608 para continuar esta
labor, el Consejo volvi6 A encargar al licenciado Rodrigo de Aguirre
la recopilaci6n complete. En 1621 mientras se daba fin A este trabajo,
y porque se conociesen las leyes vigentes, el Consejo ordend rigiese
el libro titalado: cSumario de la Recopilaci6n general de Leyess.
El afamtdo jurisconsulto Juan Sol6rzano y Pereira, del Consejo de
Indias, prosigui6 la recopilaci6n y arreglo de la legislaci6n colonial, que
fuB complementada en 1660 por el licenciado Jos6 Gonzalez, gobernador
de aquella corporaci6n. Poco despubs, recogi6ndose todo lo elaborado,
pdisose en vigencia el 26 de mayo de 1680 la Recopilaci6n de Indias,
reinando Carlos II. VWase la ley de su promulgaci6n, edici6n 1841, au-
torizada por real decreto de 16 de diciembre de 1840.









- 37 -


Corona de Portugal, especialmente el cde Tordesillas,
aseguraban no s6lo una presunci6n de dominion
sino una soberania real A favor de Espana de toda la
region amaz6nica y tierras adyacentes. La line de
separaci6n establecida por este pacto, cortaba, como
bien se sabe, las posesiones de una y otra monarquia
cerca del meridiano del Para. Por consiguiente, todos
los pauses que comenzaban en la cordillera de los Andes,
donde finalizaba la jurisdicci6n de Lima, hasta la line
de Tordesillas, eran del dominion espaiiol. Y asi lo
entendia este gobierno, como los sAbditos americanos.
Es indudablemente por esta raz6n, que el padre jesuita
Samuel Fritz, explorador del Amazonas, sostuvo en 1694,
que todo el curso de este rio pertenecia A Espafia,
puesto que el padre Crist6bal de Acufia lo habia des-
cubierto y reconocido en 1639, de orden del Rey Fe-
lipe IV (1). En el mismo afio el capitin Texeira,
come sibdito de este monarca, hizo la travesia del
Para A Quito, desde cuya 6poca, puede decirse que
comenzaron a realizar los portugueses sus avances de
apropiaci6n de las costas y afluentes de aquel rio.
De tales consideraciones se desprende, pues, que si
la ley V, del titulo XV, libro II de la Recapilaci6n,
establece de modo concluyente que la audiencia de
Lima confinaba por el E. con < biertas>, y la audiencia de la Plata, como se vera en su
lugar, se le asign6 por limited septentrional dichas vincias no descubiertas> y la line de demarcaci6n con
las posesiones portuguesas, claro esta, que el distrito de
la audiencia de Charcas, por el norte, corria entire las
provincias orientales de la de Lima y la dicha line de

(1) Arch. Ind. Expediente relative & la line demarcativa centre las
conquistas de Espafia y Portugal. 1692. 70. 8. 32.









- 38 -


Tordesillas. A no ser asi habriase dicho en la ley V,
que la audiencia de Lima lindaba, como expresamente
se dijo en la ley IX, con la dicha linea de Tordesillas.
Pero si queremos encontrar de modo precise y par-
ticular, cual conviene a la naturaleza del debate, los
limits que separaron las audiencias de Lima y Charcas,
no debemos inspirarnos finicamente en los mandates
contenidos en las disposiciones de la Recopilaci6n.
Constituyen estos en conjunto los lindes gengricos con
los cuales se separaron los distritos poblados, se organi-
zaron administrativamente las provincias y se exten-
dieron las conquistas guerreras y evangglicas. Hay que
recurrir tambidn a documents de caricter especial, a
actos emanados de la Corona misma, a opinions de fun-
cionarios publicos 6 de personas significadas, siempre
dentro de la graduaci6n de autoridad ya enunciada en
otra part, que expliquen y den sentido concrete A los
delineamientos generals trazados para separar las
jurisdicciones de las respectivas audiencias. Debemos
proceder por anilisis, para llegar A reconstituir el con-
junto sint6tico de los titulos territoriales de las audien-
cias, contenidos en las piginas de la legislaci6n de
Indias.
Echadas las primeras raices de la dominaci6n co-
lonial en el Perd, organizaronse las comarcas habitadas
mediante el sistema de reducciones de indigenas 6
concentraciones de las antiguas marcas 6 pueblos, en
provincias y corregimientos, bajo determinadas reglas
de servicio personal y tributario, que no es del caso exa-
minar. Por documents referentes 4 tales disposiciones
administrativas, sabemos cuales fueron los primeros co-
rregimientos 6 jurisdicciones parciales de territories de
las audiencias de Lima y Charcas. Existe, por lo pronto,









- 39 -


una informaci6n official que podemos considerarla como
punto de arranque para el conocimiento de las futures
alteraciones delimitativas. Por real cedula de 13 de
noviembre de 1581, se pidi6 al virrey Martin Errri-
quez, descripci6n complete de todos los pueblos y luga-
res que estaban snjetos al gobierno virreinaticio. ( que A nuestro servicio, dice el texto, conviene tener muy
particular noticia y relaci6n de las cosas de esas parties
para que mejor se pueda acertar en los que aca se ha
de proveer tocante a su buen gobierno y que esta sea
muy precisa, os mandamos que con la mayor brevedad
que fuere possible hagais que se saque una relacion de
todos los pueblos que hay en el distrito de vuestro go-
bierno asi de Espafioles como de Indios y en que forma
se administra en ellos nuestra justicia, &> (1).
Tras prolijo examen de los libros de registro, se envi6
al Consejo de S. M. en 1583, la noticia requerida, 6 sea
la E se proven en los Reynos e provincias del Peru en el
distrito y gobernacion del Visorrey>. Aparece en ella la
enumeraci6n que sigue, segiin su agrnpamiento al contor-
no de las ciudades principles: ( vincia de los Charcas: villa imperial de Potosi, corregi-
miento de Tomina, villa de san Bernardo de Tarija, Miz-
que, Porco, Amparaes, Chayanta, Paria, villa de Cocha-
bamba, Atacama. Ciudad de la Paz y su distrito: Caracollo
Yungas y provincias de Larecaja, Pacaxes, Paucarcolla,
provincia de Chuquito. Ciudad del Cuzoo y su distrito: co-
rregimiento deUrcosuyo en el Collao, Oollasuyo en la pro-
vincia del Collao, Carabaya>>. Hasta aquf, menos el Cuzco,
eran corregimientos sugetos g la audiencia de Charcas.
(1) Arch. Ind. Relaci6n de los oficios que se proven en la goberna-
cidn y provincias del Perd. 1588. 72. I. 12.








40 -


Los restantes del Cuzco, pero de la jurisdicci6n de la
audiencia de Lima, son: < provincia de Canches, corregimiento de los Chumbibil-
cas, provincia de los Chilques, Parinacochas, Aymaraes,
provincial de los Cotabambas, Abancay, Yucay, Anda-
guaylas, corregimientos de los Andes, corregimientos
de ]a provincia de Arequipa, del puerto de Arica, Conde-
suyos, provincia de los Collaguas, corregimiento de los
Carumas y Ubinas de Colesuyo, de Characato y Vitor,
de Camana, provincia de Guamanga, corregimiento de
los Canas y Andamarcas, de los Angaes, Harochilques,
provincia de Zangaro, corregimiento de la villa Rica de
Oropeza y minas de Guancavelica. Ciudad de los Re-
yes y su distrito: corregimiento de la provincia de
Xauxa, de Guarochiri, de los Yauyos, Canta, villa de
Yca, villa de Cafete, villa de Arnedo, corregimiento
de Ambar y Caxatambo,provincia de Guaylas. Ciudad
de Le6n de Guanuco: corregimiento de la provincia de
los Conchucos de Huamalies de Tarama y Chichacocha.
Ciudad de Truxillo: corregimiento de la villa de Sancta
de Hicama, Villa de Cana, de Caxamarca, ciudad de
San Francisco de Buena Esperanza. Ciudad de san
Juan de la Frontera de Chachapoyas: corregimiento de
Caxamarquilla, provincia de los Pacllas, corregimiento
de Luya y Chillaos>>. La nota final que cierra aquella
especificaci6n, dice: < espafioles e indios que se comprehenden en el distrito e
jurisdicci6n de la Real Audiencia de los Reyes y entran
los del distrito de la Real Audiencia de San Francisco
de Quito...>). La autenticidad de este document, cons-
ta de la siguiente diligencia que dice: ci6n) yo cristobal de miranda Secretario de la Goberna-
ci6n de estos Reyes del Pere saque de los libros de









- 41 -


registros de ella que quedan en mi poder a que me re-
fiero en cumplimiento de la Real Cedula de Su Mages-
tad que va puesta por cabeza e por mandado del Exce-
lentisimo Virrey don Martin Enriquez que es fecha en
la ciudad de los Reyes a ocho dias del mes de febrero
de 1583>> (1).
La nomenclatura de corregimientos que elev6 el
virrey don Martin Enriquez, fud la que perpetuamente
existi6 en el Peru, dentro de los limits generals tra-
zados por la ley V. ya citada, si bien sobrevinieron en el
curso de la administraci6n colonial alteraciones de forma
de algunos de estos distritos. Este hecho, por ahora,
quedar4 comprobado exhibiendo un otro document
posterior, de 1768, en que se relacionan todos los
corregimientos del virreinato peruano, distinguidndoseles
en raz6n de la autoridad audiencial 4 que estaban
sujetos.
En cumplimiento de la real cedula de 31 de mayo
de 1768 por la que se ordenaba se sacase testimonio de
los gobiernos y corregimientos del virreinato, ex-
pidi6se el que dirigido a S. M. a 10 de Mayo de 1769,
es de este tenor: la Audiencia de Lima: Cercado, Chancay, Guamachu-
co, Guanuco, Canta, Santa, Guailas, Guamalies, Caxa-
tambo, Conchucos, Tarma, Caflete, Caxamarca, Xauxa,
Huarochiri, Yauyos, Yea, Pisco y Nasca, Saia, Truxi-
1lo, Piura, Chachapoyas, Luya y Chillaos, Caxamar-
quilla, Arequipa, Condesuyos, Caylloma, Moquegua,
Arica, Tarapac, (este se dividi6 de Arica) Camani,
Guamanga, Lucanas, Guanta, Parinacochas, Castro


(1) Ibid.









- 42 --


Virreyna, Vilcas Guaman, Angaraes, Teniente, Calcai-
lares, Aymaraes, Quispicanchi, Cuzco, Chilques y Mas-
ques, Paruro, Urubamba, Cotabambas, Andahuailas,
Ohumbibileas, Canas y Canches 6 Tinta., Azangaro,
Paucartambo y Abancay. Corregimientos de la Audien-
cia de la Plata: Carabaya, Lampa, Chichas y Tarija,
Lipez, Atacama, Pilaya y Paspaya, Porco, Chayanta,
Amparaez, Mizque y Pocona, Cochabamba, Carangas,
Paria, Oruro, Sicasica, Omasuyos, Pacajes de Beren-
guela, Larecaxa, La Paz, Chucuito, Paucarcolla y Puno,
Santa Cruz de la Sierra>. Al pi6 de la certificaci6n
aparece una nota que dice: razon so paso el corregimiento de Apolobamba que no
tiene salario alguno.> (1)
Aunque el enumerar provincias y corregimientos, no
arroje luz suficiente en el conocimiento de los limits
de las audiencias, constitute, no obstante, antecedente
indispensable con el que habrA que enlazar posteriores
modificaciones territoriales. El conjunto de esos nAcleos
inferiores de gobierno, 6 sean los corregimientos, ve-
nia A former la audiencia y el virreinato, y ellos a su
vez, no era otra cosa, que cierta porci6n de tierra la-
branticia y tributiva con poblaciones de espafioles 6
indigenas arraigadas a ella, 6 nacidas al calor de los
incentives de las explotaciones mineras. Por donde se
deduce, que no se puede llegar a saber cuiles fueron
los Ambitos de esta 6 de la otra audiencia, si no se
tiene en cuenta el numero de los corregimientos. Ver-
dad que estos no surgieron ni se organizaron con con-
tornos trazados antelada y especialmente. Sus limits
(1) Arch. Ind. Carta de la audiencia de Lima & 8. M. con lo ejeonta-
do en cumplimiento de la real codula de 31 de mayo de 1768 en que se
le mand6 informer los corregimientos tenues de aquel virreinato. 1769.
111. 4. 2.









- 43 -


no fueron otros que los que la acci6n political 6 eclesias-
tica habia disefiado como esfera de su actividad. Si
hubo deslinde, mis conventional que expreso, ha debi-
do serlo en 6poca posterior, cuando la topografia de
aquellos distritos fu6 mejor conocida.
En cambio, hay otro g6nero de documents que pue-
den llevarnos a ideas mas exactas sobre la extension de la
audiencia de Lima. Son estos los referentes A las divi-
siones episcopales. Se ha visto ya que el primer obis-
pado del Ouzco se fraccion6 en 1543 en las di6cesis de
los Reyes y Quito, cuyos lindes jurisdiccionales queda-
ron entonces fijados aunque de manera vaga 4 inde-
cisa. Al del Cuzco se le adjudic6: con el pueblo de minas de porco con todos sus termi-
nos e jurisdicci6n que se confinan con una parte con
los terminos de la dicha ciudad de Arequipa, e por la
part hazia Chille costa arriba>>.
En 1553 se erigi6 el obispado dc la Plata, por man-
dato de la c6dula de 15 de febrero del propio afio.
Por ella desmembr6se del Cuzco las provincias del sud,
desde Chucuito y Collao inclusive, como se comproba-
ri despiues. De suerte que dentro de la audiencia de
los Reyes, al finalizar el siglo XVI, no quedaban sino
las di6cesis de Lima y Cuzco.
Es de suponer que las necesidades eclesiasticas del
Perd se pusieran muy por encima de esta primitive
distribuci6n episcopal, cuando en 1606, aquella audien-
cia en carta que dirige A S. M. con fecha 19 de agosto,
indica la conveniencia de crear otras nuevas di6cesis. A
este fin, la audiencia se anticipa A proponer los nuev&o
deslindes de esta manera: < risdiccion del obispado (del Cuzco), dice la carta, estan
dispuestos de manera que reciben comoda y proporcio-









- 44 -


nada division en tres iglesias catedrales que la una y
principal fuese en la misma ciudad del Cuzco y la otra
en Arequipa, y la otra en la de Guamanga, parece que
a la de Arequipa se le podrian sefialar por terminos to-
dos los valles que estan en la ribera del mar desde el va-
lle de la Nasca inclusive hasta la ciudad y terminos de
la ciudad y puerto de Arica, y por la parte interior de la
tierra, los valles y provincias de Collesuyo y Moquegua
y los Collaguas y Condesuyo con que venia a quedar la
misma ciudad de Arequipa en medio de su distrito. Y a
la de Guamanga, continue la carta, se le podrian sefa-
lar los valles y tierras que contienen en sus terminos los
corregimientos de Zangaro, Soras y Lucanas y Vilcas
Huaman, advirtiendo que se podria gobernar mejor des-
de Guamanga que desta suerte queda tambien en medio
de su distrito y 4uedando todos los demas para la igle-
sia del Cuzco parece que se acomodaria mejor su gobier-
no dilatando o estrechando estos limits como mas pare-
ciese convenir al tiempo de la misma division & (1).
Al mismo tiempo que se proponia el plan de crear
aquellas dos nuevas catedrales, se gestionaba tambidn
la erecci6n de otra, la de Truxillo. La misma audiencia
habiase dirigido a S. M. en 20 de mayo del propio afo,
sosteniendo esta idea: < bispado es grande y la parte de la provincia de Chacha-
poyas esta tan lejos que se gobierna y acude con much
dificultad a las necesidades espirituales de los naturales y
moradores de ella y a la necesidad de los clerigos de su
doctrine y nos parece convenient que vuestra mages-
tad mandase dar orden en dividir en esta occasion de va-
cante este arzobispado sacando del una Iglesia Catedral
(1 Arch. Ind. PArrafo de una carta de la audiencia de Lima a S. M.
de 19 de agosto de 1606. 70. 8. 27.









- 45.-


que hubiese su silla en la ciudad de Truxillo dandole
por jurisdiccion y Diocesis todo lo que esta poblado de
los llanos y riberas del mar desde la villa de Santa
hasta la ciudad de Piura y Puerto de Paita y por la
parte interior de la tierra las Provincias de Caxamar-
ca y Chachapoyas y alguna parte de los Conchucos y
podia ser tambi6n convenient que por este mismo lado
se le diese la ciudad de ids Bracamoros y su Distrito,
porque aunque esta ciudad y la de Piura y Puerto de
Paita de que arriba se hace mencion son del Obispado
de Quito por estar muy lejos de aquella Ciudad y con
las mismas dificultades en su gobierno que las referidas
de la Provincia de Chachapoyas, entendemos conven-
dria anexarlas a este nuevo Obispado> (1).
Sobre este asunito S. M. dirigi6 del Pardo a 15 de
octubre de 1576, carta A su embajador en Roma, para
que pidiese la division del obispado de Truxillo, nom-
brando A fray Francisco de Obando por obispo. Din-
dose en ella las razones de la imposibilidad material en
que se encontraba el prelado de Lima y obispo sufra-
ganeo, para tender sus deberes espirituales por la ex-
tensi6n de su territorio, se hacia constar que para reme-
diar este estado de cosas, y ( Obispados fueron erigidos por la Santa Sede Apostolica
se nos dio, declare el Rey, poder y facultad de los sefia-
lar los limits que cada uno obiere de tener y los afiadir
y mudar cada y cuando y como adelante viesemos que
conviniere y entonces le mandamos senfalar por limits
a cada uno quince leguas alrrededor de donde esta la ca-
tedral y los demas que tienen se les ha encargado por
cercania y que la ciudad y provincia de Truxillo esta

(1) Arch. Ind. Expediente sobre la division del arzobispado de Lima
y obispado del Cuzco. 1607. 70.1. 2.








- 46 -


sujeta en lo spiritual al dicho Arzobispado de los Re-
yes dista de la Metropolitana mas de noventa leguas.
(1). No hay que perder de vista las declaraciones ante-
cedentes en lo que respect a los lindes extremes de las
di6cesis pernanas. Ellas relacionadas con otros docu-
mentos, nos llevaran a la convicci6n de que aquellas cir-
cunscripciones eclesiasticas no alcanzaron ni remota-
mente A las regions que constituyen hoy la material del
litigio.
Form6se como era de uso en casos semejantes, expe-
dientes que acopiasen pruebas en favor de la utilidad
de los nuevos obispados. En uno de estos expedientes
corre la consult del Consejo de Indias de 6 de septiem-
bre de 1608, la cual despu6s de afirmar que S. M.
resolvi6 en consult anterior, que previamente se le in-
formara sobre las distancias que separaban unas igle-
sias de otras, expone: (que habiendose hecho la diligen-
cia mas puntual se ha venido a entender que el arzobis-
pado de Lima que por la parte del Sur confina con el
Obispado del Cuzco, parte terminos con el en el valle de
Xauxa por la sierra que esta treinta y quatro leguas de
Lima, y por los llanos con los valles del corregimiento
de yea que dista sesenta leguas de la misma ciudad, y
por la parte del norte confina con el Obispado de Quito
y parte terminos con el en un pueblo de los llanos lla-
mado Illimo una legua de pacora que es del Obispado
de quito, dista este pueblo de lima ciento y veinte le-
guas y por la sierra parte terminos en el corregimiento
de Chachapoyas y que esta de lima otras ciento y vein-
te leguas conforme a lo qual por la parte de los llanos
se extiende este Arzobispado a lo largo ciento ochenta
leguas y por la sierra desde Chachapoyas hasta el valle
(1) Ibid.









- 47 -


de Jauxa ciento y cincuenta, por esta distancia de lar-
go tiene en ancho lo que estd descubierto del piru que
es desde la mar a la sierra que comunmente se llama
la cordillera que va caminando a lo largo del piru des-
viandose de la mar de diez hasta veinte leguas y este es
lo que el Arzobispado tiene de ancho escepto por algu-
nas parties que hay pueblos en la misma sierra y de
esotra parte como son los Caxamarcas Chachapoyas
Santiago de los valles, por donde se extiende el Arzo-
bispado mas de quarenta leguas es de tierra de monta-
na y muy lluviosa todos los demas pueblos de la sierra
como la ciudad de Guanuco y su corregimientos de na-
turales que son Tarama y Chinchacocha y los Cochu-
cos y los desde Lima para arriba hacia el obispado del
Cuzco como la provincia de Guailas, la de Canta, la de
Caxatambo, la de Guarochiri, la de Jauja y otras me-
nores estan en la distancia de veinte leguas poco mas 6
menos de la mar, de manera que atendidas a una dis-
tancia y a otras asi de largo como de ancho se puede
tener este arzobispado por de ciento setenta leguas de
largo y veinte de ancho con algunas ciudades y villas es-
panolas. Este arzobispado por tener la distancia di-
cha se ha tratado de dividir sacando del una Iglesia
que parece se debe fundar en la ciudad de Truxillo que
esta situada en los Ilanos del piru ochenta leguas de la
ciudad de lima en la costa de la mar, hasele de sefialar
a este Obispado desde la villa de Santa que esta Quince
leguas de Trugillo hacia Lima hasta el pueblo de Illimo
que como esta dicho es el ultimo del Arzobispado que
confna con quito Caxamarca y Chachapoyas que son
los ultimos de este Arzobispado y estan la tierra aden-
tro........ quitansele al Arzobispado de Lima para el
obispado de Trugillo lo que hay desde Santa a Illimo









- 48 -


que son sesenta y cinco leguas de largo y veinte de an-
cho y por la parte de Chachapoyas quarenta y porque
aunque se le de este termino a Trugillo todavia quedara
de poca renta respect de ser los llanos tierra de muy
poca poblaci6n.........> (1).
En cuanto al obispado del Cuzco, dijo la consult, que
se extendia noventa y tres leguas hacia el norte, hasta
el pueblo de Acos, pasando el valle de Jauxa, y que por
el sud, partia terminos con el obispado de La Paz, junto
a la provincia de Chucuito. reza aquel texto, ciento cuarenta ytres leguas>> ( ancho tiene este obispado, se agregaba, a cien leguas y
a ciento veinte y a ciento treinta conforme la mar se ex-
tiende o encoje por los diversos senos o recodos de la
parte de la tierra adentro por arcabucos y montafias
que esta por descubrir inaccesibles por una part mas
que por la otra dende Arica puerto de mar hasta San
Francisco de la Victoria y a Vilcabamba que es lo mas
interior de tierra>> (2).
La lectura detenida de la consult del Consejo nos
lleva al convencimiento de cual era la extension territo-
rial considerada por todos sus lados de la audiencia de
Lima, compuesta'entonces de las dos di6cesis en dispo-
nibilidad de excisionarse. Sabemos, pues, que el arzo-
bispado de los Reyes tiene ciento setenta leguas de lar-
go, entiendase bien que no son geogrificas, (3) desde el
pueblo de Illimo, confinante al norte, con el obispado
de Quito, hasta Jauxa, que por el sud es la frontera del
Cuzco, y que en su ancho regular es de veinte leguas,
contadas de la costa, siendo el maximum en direcci6n
(1) Ibid.
(2) Arch. Ind. Consulta del Consejo de Indias sobre division del arzo-
bispado de Lima. 1608. 70.1.2.
(3) Leguas de 17 y 1/2 al grado, que eran las leguas espafiolas usuales.









- 49 -


de sus tierras interiors, cuarenta legias, pero este
ancho s61o es aplicable a ciertas provincias delnorte,
como Caxamarca y Chachapoyas, que en cuanto a las
del centro no tenian sino la latitud de las veinte leguas.
El limited sud del Cuzco estaba en Chucuito, exclusive,
qu eera de la di6cesis de La Paz. Y desde alli hasta Acos,
en el valle de Jauxa, tenia ciento y cuarenta y tres le-
guas de largo. En la zona de la costa desde Ica hasta
Atacama, ciento cincuenta leguas, por ciento treinta de
ancho, desde Arica a Vilcabamba, atravesando todas las
provincias de Arequipa, en una direcci6n S.S.O.N.N.E.
No pueden ser, en definitive, mas claros y express los
lindes determinados en el document de alta valia que
nos ocupa. Y esos linderos no estin reconocidos y de-
clarados asi no mas por un funcionario cualquiera 6 unu
autoridad de segundo orden. Fu6 la audiencia de Lima,
quien formula tal descripci6n geogrifica acogida por el
Consejo de Indias, que la traslad6 a una consult suya,
esto es, que la elev6 4 la categoria de minute de disposi-
ci6n real, que es el caracter que para nosotros entrania,
puesto que sobre ella se dict6 la c6dula de 5 de junio de
1612, que orden6 al virrey Montesclaros el nuevo frac-
cionamiento de obispados. Por otra part, vamos a
comprobar en el curso de este alegato, que ese deslinde
descriptive del Consejo de Indias, tan verdadero y exac-
to en el tiempo que se hizo, se mantuvo inalterable du-
rante el imperio colonial.
El marquis de Montesclaros recibi6 autorizaci6n de
S. M. para efectuar el deslinde de las di6cesis del Peri,
comprendidas en el distrito de la audiencia de Lima,
mediante c6dula dictada en 5 de junio de 1612. En ella
se le instruia el sefialamiento expreso de t6rminos fijos y
claros a los obispados de Arequipa, Guamanga y Cuzco.









- 50 -


Antes de esto, S. S. Paulo V., por breves de 20 de julio
de 1609 y 16 de enero de 1612, habia otorgado a Felipe
III la facultad de alterar, recomponer y fijar las juris-
dieciones episcopales. Acumuladas las diligencias pre-
vias de que se rode6 el virrey, dict6 el auto de 8 de
marzo de 1614 estableciendo las circunscripciones de las
iglesias dichas. No obstante de que en capitulo especial
trataremos de lo que a la extension jurisdiccional del
Cuzco se refiere, como obispado y como audiencia, tras-
ladaremos aqui los datos mis precisos que contribuyan
a dar idea de los confines orientales de la audiencia de
Lima.
El dicho auto de 1614, estableci6 los lindes gene-
rales de la di6cesis del Cuzco de esta forma: la manera que dicha es y van senialadas las dichas
doctrinas y terminos de este obispado hecha la de-
marcacion por solo quatro puntos principles de la
aguja: Levante, Poniente, Septentri6n y Medio dia,
confinan los corregimientos de Vilcabamba, Yucay,
Andes, Quispicanchi, Canes y Canches, Azangaro y
Asillo y Caravaya a la parte del Levante con la tie-
rra por conquistar que se extiende hasta el mar del
norte y costa del Brasil y por los corregimientos de
Cavana y Cavanillas, Azangaro y Asillo A la parte del
Medio dia con la provincia del Callao del Obispado
de La Paz &> (1).
He ahi c6mo la operaci6n divisoria del virrey, se-
fala por fronteras de las provincias mds internal del
Cuzco: Vilcabamba, Andes, que despues fu4 Paucar-
tambo, Quispicanchi y Carabaya, (que extendidndose

(1) Arch. Ind. Autos sobre division de los obispados de Guamanga y
Arequipa, separados del de Cuzco, dictados por el virrey marquis de Mon-
tesolaros. 1164. 70. 1. 36.









- 51 -


hacia la margen izquierda del Inambari, muere en la
confluencia de este con el Marcopata), la tierra por
conquistar, que no es otra que la region trasandina,
vacua 4 inexplorada 6 la que se denQmina: provincial
no descubiertas en la Recopilaci6n.
La di6cesis de Guamanga qued6 constitulda conlos
corregimientos siguientes: < reza el auto aludido, y los de la villa de Guancaveli-
ca, ciudad de Castro Virreyna, minas de Chocoloco-
cha, Vilcashuaman, los Soras, Lucanas y Andamar-
cas, los Chocorbos y Angaraes, Andaguailas, Chancas
y Parinacocha, Pomatamos y Guaiconotos, inclusive,
con todas las doctrinas que en ellos hay que se ha-
lla ser al present setenta y ocho> (1). Una vez ad-
judicados los corregimientos, el auto sefala los confi-
nes de la di6cesis con estas frases: < que dicha es y van sefialadas las doctrinas y termi-
nos de este obispado hecha la demarcacion por los
quatro puntos de la aguja referidos confinan los pue-
blos de Mayomarca y tambo de Cochacajes, corregi-
miento de Andaguailas, el de Soras y part del de
Parinacocha, por el Levante con los corregimientos de
Vilcabamba, Abancay, Aymaraes y Condesuyo del
Cuzco del distrito de dicho obispado del Cuzco y por
los corregimientos de Parinacocha y part de Luca-
nas al Medio Dia, con el corregimiento de los Conde-
suyos de Arequipa y valle de Acari, corregimiento de
Camana del obispado de Arequipa y al Poniente con
parte del Corregimiento de los Lucanas, Chocorbos y
Sangaro con la Nasca, Valle de Ica, Yauyos, y valle
de Xauxa del Arzobispado de Lima, y por el Sep-
tentrion la isla de Tayacaxa y pueblos de Mayomar-
(1) Ibid.









- 52 -


ca corregimiento de Sangaro con parte del valle de
Xauxa, Arzobispado de Lima, en los cuales dicho ter-
minos, &> (1).
El texto del auto virreinaticio como se ve, deslinda
francamente la jurisdicci6n del obispado de Guaman-
ga. Sus confines extremes, cuya puntualidad no debe
echarse en olvido, porque encierra asi, segtin se irA
probando, los lindes territoriales del Peri, son por el
lado de las regions disputadas: Vilcabamba al E., y
Tayacaxa y pueblos de Mayomarca al N. Vilcabamba
era una de las provincias mis interiors del Cuzco.
La isla Tayacaxa era el territorio comprendido entire
el semicirculo que hLace el rio de Jauxa para tomar,
con otros afluentes que recibe, el nombre de Mantaro.
Los pueblos de Mayomarca, no 1legaban siquiera a la
margen meridional de este rio, antes de unirse por
supuesto al Apurimac, esto es, que la frontera norte
de Guamanga no lleg6 a la confluencia del Mantaro
y del Apurimac.
Pero la division episcopal no para ahi. Poco des-
puds, en 24 de marzo de 1614, el mismo marques de
Montesclaros dict6 auto segregando el obispado de
Truxillo de territories pertenecientes a la arquidi6ce-
sis de Lima y al obispado de Quito, para lo que re-
cibi6 igualmente mandate expreso de S. M. por real
cddula de 20 de agosto de 1611. Empleados los mis-
mos procedimientos informativos que en la division
de los obispados anteriores, a fin de realizar concien-
zuda labor que respondiese i las necesidades espiri-
tuales de la colonia, estableci6 este deslinde: < en el Arzobispado de los Reyes se quedan 6 inclu-
yen los quince corregimientos siguientes. El del cer-
'1) Ibid.









- 53 -


cado de esta misma ciudad, Cafiete, Yea, Ysuyos, Jau-
xa, Guarochiri, Canta, Ciudad de Guanuco, Tarama y
Chinchacocha, Guamalies, Conchucos, Caxatambo y la
villa de Santa inclusive, todo lo que esta desde el rio
de la dicha villa para esta parte del Medio dia en
que se comprenden ciento doce doctrinas.>
Que en la manera que dicha es y van sefaladas las
doctrinas y terminos de este Arzobispado, hecha la de-
marcacion por solos los quatro puntos principles de la
agaja. Levante, Poniente, Septentrion y Medio dia,
confinan los corregimientos de Guamalies, Guanuco,
Andes de Tarama y Jauxa por la parte de Levante con
las provincias de indios de guerra y Isla de Tayacaja co-
rregimiento de Azangaro, del Obispado de Guamanga,
Sy por los Corregimientos de Jauja, Yauyos, Yea y La-
nasca a la parte de Mediodia con los corregimientos de
Guancavelica, Castro Virreyna, Chocorbos, del dicho
obispado de Guamanga, y a la del Poniente con el va-
lle de Lanasca y Pisco, Corregimiento de Yea, y el del
Casiete, Lima, Chancay, y parte del de Santa con la mar
del Sur y por el Septentri6n parte del corregimiento de
Santa y su rio, y los corregimientos de Guailas, Conchu-
cos, y parte del de Guamalies con part del de Santa y
del de Caxamarca y con el de Caxamarquilla, Chacha-
ipoyas y Moyobamba, los cuales dichos terminos confor-
me a las diligencias hechas &>.
En cuanto a la di6cesis de Truxillo, dice el auto:
los doce corregimientos siguientes. El de la misma ciu-
Pad de Trujillo y la part del Corregimiento de Santa
gue llega hasta el rio de aquella villa que se pone por
limited con el Arzobispado de Lima. La ciudad de Piura,
la ciudad de Bracamoros, las ciudades de Chachapoyas









- 54 -


y Moyobamba, la Villa de Safia, Caxamarca, Caxamar-
quilla, Luyas y Chillaos, Pacllas, Chiclayos, con todos
los beneficios y doctrinas que en ellos hay que se hallan
ser alpresente ciento ocho>. Y sefialando los confines
declare: doctrinas y terminos de este Obispado hecha la demar-
caoion por los quatro puntos referidos, confinan la pro-
vincia de Moyobamba con la de los Motilones y tierra de
guerra a la parte de Levante y por la dicha Provincia
de Moyobamba y al de Chachapoyas corregimiento de
Caxamarquilla y Caxamarca y parte del de Santa al
Mediodia con los corregimientos de Guamalies, Con-
chucos, Guailas, Rio y Villa de Santa, del Arzobispado
de los Reyes y a la parte del Poniente parte del
corregimiento de Santa, Trujillo, Chilcayo, Piura, has-
ta Tumbos con la mar del sur, y por la part del sep-
tentrion por los pueblos de Tumbes y Ayabaca, Co-
rregimiento de Piura y Corregimiento de Jaen y Moyo-
bamba, con los Corregimientos de Guayaquil, Lexa,
Zamora y Samura gobernacion de Yavarsongo del Obis-
pado de Quito que en los dichos terminos &> (1).
Hanse examinado con la mayor detenci6nposible, tanto
como la importancia del asunto lo require, las ereccio-
nes, repartimientos y delimitaciones de los episcopados
peruanos, porque el conocimiento de estos hechos forma
la base del derecho territorial de la repuiblica vecina.
Las jurisdicciones eclesiasticas son las que delinearon los
contornos de la audiencia de Lima primero, y del vi-
rreynato despues, 6 mejor dicho, sobre estos deslindes
catedralicios, que son los uinicos que se operan en condi-

(1) Arch. Ind. Auto impreso dictado por el marquis de Montesclaros
sobre la division del obispado de Truxillo, separado del arzobispado de
los Reyes y obispado de Quito. 1614. 70. 1. 36.






































codeItoeo.d. Trux
I


i~S~oL ir~iJOIMI.. ..........b6
I. L 4 ................ .
Cgaeb~ih zftJ ,euaf.IdI...
~i~lnr~~.... R
chize C 'na IJ. --. .r
~AY~ar.li~b... ..... K









- 55 -


clones propiamente demarcativas, se levantan y consti-
tuyen las jurisdicciones political y civiles. En verdad
los virreinatos no se conocieron por limits suyos,
propios. Fueron los limits de los corregimientos y de
los obispados los que sirvieron de patron jurisdiccional,
y esto no solo es un hecho exclusive del Peru. Es pro-
cedimiento que brotando de la naturaleza misma de las
cosas, se impone en todas las colonies americanas y ocei-
nicas. AdemAs hay que considerar que las demarca-
ciones eclesiAsticas en la manera en que fueron conclui-
das en 1614, quedaron inamovibles. Sobre ellas se crea-
ron en 1784 las siete intendencias peruanas, y sobre el
molde territorial del obispado del Cuzco la audiencia de
este nombre en 1787. De manera que, conociendo con
exactitud cuales son las circunscripciones episcopales,
conoceremos los limits de las administrativas y politi-
cas del Peru.
Entretanto, en vista de la documentaci6n exhibida en
paginas anteriores, podemos llegar a las siguientes con-
clusiones. Que comenzando por la di6cesis mas septen-
trional, diremos que, Truxillo, lleg6 con sus provincias
orientales, los Motilones y Moyobamba, s61o hasta el rio
Huallaga, que fu4 el line mis interno que se conocia
entonces, como puede comprobarse examinando cual-
quier carta colonial, especialmente el Mapa topogrdfica
de aquel obispado, construido por Jos4 Clemente del
Castillo en 1786. Que la arquidi6cesis de Lima, por
los corregimientos de Jauxa, Tarma, Guinuco y Gua-
malies, moria en la isla Tayacaxa, tierra la mas avanza-
da hacia el levante de aquellas provincias, y que se en-
cuentra en la gran vuelta 0. E. O. que traza el rio
Mantaro entire los 740 y 750 del meridiano de Green-
wich. Que las provincias igualmente extremes del obis-









- 56 -


pado de Guamanga, hacia el centro del continent, como
Andaguaylas, Mayomarca, Cochacajes y Parinacochas,
confinaban con el corregimiento de Aymaraes del Caz-
co. Soras estaba sobre el rio de las Pampas, que va al
Apurimac, y Andaguaylas no llegaba a la margen iz-
quierda de este rio. Ultimamente, que los corregimien-
tos orientales del Cuzco, que segin el auto divisorio de
1614, son: Vilcabamba, Yucay, Andes, Quispicanchi y
Carabaya, fenecian en la cordillera de los Andes de
donde se desprenden las vertientes de los rios que van
al alto Madre de Dios.
Luego, cabe, pues, sostener de manera incontestable,
que ninguno de las provincias 6 corregimientos de la
audiencia de Lima 6 virreinato del Perd, asomaron
ni lejanamente A la region que sirve de dispute, esto
es, al oriented de los Andes del Cuzco a Urubamba y
Ucayali.
Mientras Ilegamos a comprobar por otros medios es-
tas afirmaciones, cerramos este capitulo con la convic-
ci6n de haber demostrado que las primitivas distribucio-
nes juridiccionales de la audiencia de Lima, 6 sea las li-
neas fundamentals con que fueron establecidas desde
principios de la conquista, no rebazaron de una zona que
estA muy lejos de tocar las regions controvertidas. La
drbita eclesiAstioa, puede decirse que fu6 el molded de
todas las demis jurisdicciones administrativas 6 politi-
cas, judiciales 6 militares, de suerte que poseemos la
clave de una part del problema fronterizo.
Pudo haberse traido a contribuci6n del studio de la
monografia de la audiencia de Lima, mayor riqueza de
detalles, explanando de modo mas circunstanciado las
descripciones que abundan sobre tal material, pero seme-
jante tarea carece de objeto inmediato A la cuesti6n deli-









57 ---

mitativa, fuera de que hemos querido inicamente apo-
yarnos en documents de fuerza legal indiscutible,
como son los que quedan citados. La exposici6n general
que de la audiencia de Lima se ha hecho, tiene un ver-
dadero interns de estribamento y antecedente 16gico en
la historic de las transformaciones territoriales de aque-
llas posesiones coloniales que se llamaron el Peru.



















La audiencia de Charcas


CAPITULO SEGUNDO


La gobernaci6n de Nueva Toledo concedida al ma-
riscal Diego de Almagro, convirti6se en la audiencia
de Charcas, cuya herencia geogrAfica, despues de las
vicisitudes de su historic, reivindica hoy Bolivia para
si. Como todas las posesiones coloniales, pas6 por una
series de alteraciones y mudanzas hasta fines del si-
glo XVIII. El seguir, aunque sea a grandes rasgos
aquellas transformaciones, especialmente en lo que
toca A la region que se avecinda con las audiencias
de Lima y Cuzco, 6 sea la zona del litigio actual, es
de ineludible importancia para la defense de los dere-
chos bolivianos.
Uno de los antecedentes mas remotos de la fundaci6n
de esta audiencia, como del obispado de la Plata, esta
en una consult del Consejo de Indias, su fecha en
Valladolid el 20 de abril de 1551. La part principal
de este document esta concebida en t6rminos que ex-
cusa exponer las razones determinantes de la erecci6n
de Charcas. Dice: que para el buen gobierno de.








- 59 -


aquellas provincias no vasta la audiencia que esta fun-
dada en la cibdad de los reyes porque desde alli
hasta el fin de lo que esta descubierto hay mas de
quinientas leguas y por haber tan grand distancia no
puede ser aquello tan bien governado como convenia
desde la dicha audiencia de los reyes ni los naturales
tan bien tratados como seria just y ansi haviendo
platicado en este Consejo sobre ello ha parescido que
conbiene al servicio de dios y de vuestra magestad y
seguridad de su real conciencia que se ponga otra au-
dienoia real en la villa de la plata que es en los char-
oas cerca de las minas de potosi y que en esta audien-
cia se pongan quatro oydores y este devaxo de la
gobernaci6n del virrey que fuere en el Peru y si
algund tiempo con ellos rresidiere presida como lo ha
de hacer quando estoviere en la de los reyes y en su
ausencia presida el oidor mas antiguo esto en las co-
sas de justicia y administration della que en las de
governacion ha de entender solo el virrey como agora
lo hace en todo el distrito de ambas audiencias Asi
mismo ha parescido que conviene que se provea Pre-
lado en la dicha villa de la Plata por ser la tierra tan
gruesa y rica como es y haver en ella much gente
ansi de espafoles como de Indios por que el Obispo
del Cuzco en cuya diocesis al present entra aquella
no se puede dar recaudo a ello ni visitarle como seria
razon por la much tierra que es y ansi siendo vues-
tra magestad servido de que se provea prelado en la
dicha villa de la Plata ha parescido que seria qual
conbiene para alli Fray Pedro Delgado de la Orden
de Santo Domingo Provincial que al present es en
la Nueva Espanfa por concurrir en su persona las cali-
dades que se requieren>. A los extremes anteriores









- 60 -


de la dicha consult, recayeron los decretos siguientes,
que aparecen al margen de la misma: aunque se de orden en la division de la provincia como
se hizo entire Valladolid y Granada>. < Nuestra senora de la Paz, en adelante, conque desde
aqui inclusive sean los limits al sur> y que se haga la division de la diocesis como se debe
hacer ( sea este Provincial) (1).
Indudablemente, el establecimisnto de una nueva
audiencia no era hecho extraordinario. Las conve-
niencias de arraigar la conquista, como las reiteradas
indicaciones de los mismos funcionarios de Lima, in-
clinaron el Animo del gobierno peninsular a su erecci6n.
Pero, lo que despierta el interns critic en los comien-
zos de la historic americana, es el caricter con que sur-
gen estos tribunales. Dentro de las primeras huellas
con que la conquista marca su paso por el continent,
sobresale como punto luminoso un ndicleo institutional
que sirve de centro de cohesion a las posesiones es-
pafolas. Esos centros de acci6n political, administra-
tiva y judicial son las audiencias, que aparecen como
iniciaci6n del regimen propiamente colonizador, se des-
envuelven simultaneamente con el virreinato y llegan
a perder su antiguo explendor y poderio con el im-
plantamiento de las intendencias. No s61o son simples
delegaciones de la potestad soberana para ejercer jus-
ticia a los habitantes del nuevo mundo. Fueron crea-
das, para < rija y gobierne en paz y justicia, al decir de la ley

(1) Arch. Ind. Consulta del Consejo de Indias A S. M. sobre creaci6n
de una audiencia en los Chareas (La Plata), su division de la de los Re-
yes, erecci6n de un obispado, & 1551. 140. 7. 31.









- 61 -


primera del titulo XV del libro II de la Recopilaci6n
de Indias. Su establecimiento obedece A realizar todo
un program de dominaci6n pacifica. Y tanto por la
independencia de sus atribuciones, como por la distin-
ci6n jurisdiccional del territorio donde las desenvuelven,
vinieron a former una especie de provincias federadas
sujetas A la autoridad moral y political del virrey que
era lazo superior de uni6n entire ellas, en su calidad
de representante de la persona misma del monarca.
Acordada la fundaci6n de la audiencia de Charcas,
las diligencias consiguientes se encaminaron al sefiala-
miento de su 6rbita propia de gobierno. Expididronse
las reales c6dulas de 12 de junio y 18 de agosto de
1559, comisionando al virrey conde de Nieva y licen-
ciados Villag6mez y Jaraba, Briviesca de Munatones
y Vargas de Carvajal, para que efectuasen la demar-
caci6n jurisdiccional. La segunda de aquellas cddulas,
en su parte dispositiva, decia: gobernaci6n de las tierras y provincias que hay en
comarca de la ciudad de la Plata de los Charcas de
hesas provincias del Peru avemos acordado de proveer
de nuestra audiencia y Chancilleria Real que reside en
la dicha ciudad de la Plata para la cual havemos
nombrado un regente y quatro oydores y que el tiem-
po que vos el dicho visorrey rresidiere en la dicha
audiencia e no el dicho regente y por que al present
no tenemos noticia entera del distrito que a la dicha
audiencia se deve dar por la conflanza y gran satis-
faccion que de vuestras personas tenemos avemos acor-
dado de os remitir el sefialamiento del dicho distrito por
que como personas que teneis la cosa present y rela-
cion particular de lo que en ellas converna hacerse lo
proveays y senaleys el dicho distrito y asi vos mando









- 62 -


que llegados que seais a las dichas provincias del
Peru os informeis y sepals que provincias lugares y
pueblos sera bien dar por distrito a la dicha audiencia
de los Charcas y ansi informados le deis y sefialeis
por distrito las tierras y provincias que os parescie-
redes convenir que por la present mandamos &. (1).
Cumpliendo los comisarios el mandate regio, y
previas las informaciones que para el caso acumula-
ron, expidieron a nombre de S. M. C. Felipe II, real
provision con fecha 22 de mayo de 1561, por la que
fijan el distrito del nuevo tribunal. Y como este do-
cumento viene 4 ser el punto de partida de la juris-
dicoi6n de Charcas y de las modificaciones que ella
sufri6 despu4s, es indispensable el que se le conozoa
en sus parties esenciales. Consagradas las primeras
formulas, dice la provision: toca al distrito y jurisdiction que la dicha nuestra au-
diencia a de tener por estar muy lejos destos nuestros
reynos no podemos tender ny tenemos buena ny enter
noticia de que distrito y jurisdiction ayamos de dar
y senalar a la dicha audiencia acordamos de que te-
nemos probeydo y hordenado pasen en los dichos
reynos e provincias algunas personas que tenemos
nombradas para el asiento bien y beneficio public
quietud y sosiego dellos entire otros muchos negocios de
nuestro servicio que les sometemos que traten y en-
tiendan emos acordado de les someter como personas
que tienen mas noticias e mas presents las cosas de
la tierra que traten bean y confieran el distrito que
sera convenient que la dicha audiencia tenga y se le
sefiale las quales dichas personas aunque a pocos dias
(1) Arch. Ind. C6dula para que el virrey y comisarios sofialen A la
Audiencia de Charcas el distrito que ha de tener. 1559. 109. 7. 4. Tom. 9.









- 63 -


que an ilegado a la dicha ciudad de los reyes todabia
an tratado y platicado entire si y con personas de
ciencia y experiencia en las cosas e tierra de los di-
chos nuestros rreynos sobre el dicho distrito y juris-
diccion pero vista la dificultad que por los dibersos
pareceres que en ellos a avido y que conbiene de raiz
y con mas fundamento informarse como se hordene y
probea como combenga a nuestro servicio y buena
comodidad y buen expediente de los negocias y por
que el dicho regidor y Oidores que nos mandamos
enbiar a la dicha audiencia comiencen a entender en
ellos e no se pierda tiempo an acordado y les a pa-
rescido que la dicha audiencia aya e tenga por distrito
e jurisdicci6n la dicha Ciudad de la Plata con mas cien
leguas de tierra alrrededor por cada part e por nos
visto lo susodicho tubismolo por bien de senalar como
por la present senalamos a la dicha audiencia el
dicho distrito e jurisdicci6n de las dichas cien leguas
rreservando como rreservamos en nos y en los de nuestro
Consejo nombrados para el dicho asiento quietud y
sosiego de los dichos rreynos despues de averse mejor
informado y tratado y platicado y conferido sobre el
dicho distrito de anadir, quitar e declarar lo que mas
a nuestro servicio y buen despacho y expediente de los
negocios y a quietud paz y sosiego de los dichos
nuestros rreynos y al buen asiento y conservation y
tratamiento de los naturales y moradores de ellos y de
nuestra Real Hazienda conbenga... En la dicha ciu-
dad de la Plata a 19 de octubre de 1561. El Conde
de Nyeba, el licenciado birbiesca de Munatones. Vargas
de CarvajaL Ortega de Melgosa. Domingo de Ga-
marra secretario de S. M.>. (1)
(1) Arch. Ind. Real provision de la audiencia de Lima, acerca del
establecimiento de otra real audiencia en aquel reino, en la cindad de
la Plata & 1561. 2. 2. 419. Ramo 19.









- 64 -


No podia haber sido duradera la demarcacidn de
las CIEN LEGUAS a la redonda de Charcas. Ella, como
trazado puramente imaginario, result ineficaz, puesto
que no lleg6 a saberse cuiles eran los Ambitos de esa
circunferencia ideal, y muy bien por esto escribia a
S. M. el licenciado Pedro Ramirez en 15 de diciem-
bre de 1561, dicigndole, que: esta audiencia fue muy corto y confuso por que fue
cien leguas a la redonda desta ciudad que no se puede
cierto saber adonde llegan por que las leguas no estan
medidas y al que le pareciere dira que esta fuera de
las cien leguas fuera mas claro tal pueblo o provincial
con sus terminos que estos son mas cortos y estan
mas savidos por estar amojonados &>. (1).
Sin embargo, por una especie de deslinde conven-
cional, distinguianse aunque de modo gendrico y vago,
los confines de la nueva audiencia. La carta que sobre
este particular dirigi6 esta corporaci6n al Rey, poco
despu4s de dictado el proveimiento demarcativo, arro-
ja suficiente luz para juzgar el hecho. Fechada en 8
de octubre de 1561, contiene estos concepts: (Item
esta ciudad y su provincia esta a lo ultimo de este
rreyno y tiene a Chile hazia la parte do naze el sol dos-
cientas leguas y tiene a atacama que esta en el camino a
ochenta leguas que queriendo venir o ir por tierra pue-
de yr un hombre o dos seguros en quarenta dias y si
quisieren benir de chile a pedir su justicia por la mar
pueden venir al puerto de Atacama en muy pocos
dias y de hay pueden benir a esta ciudad en doce dias
&. Item tiene asimismo a tucuman a ciento cincuenta
leguas y a calchaqui a cien leguas y otros dos pue-
(1) Arch. Ind. Carta del licenciado Pedro Ramirez A S. M., diciembre
1561. Carta de los oidores, fiscal y audiencia de Charcas. 1561-1589. 74. 4. 1









- 65 -


blos que estan en la dicha provincia de tucuman a
ciento veinte leguas y a ciento treinta que estos pue-
blos de tucuman y calohaqui estan poblados hacia la
part de Chile y por ellos podria ir Chile &. Item
hacia la parte del norte tiene la poblacion que ha he-
cho el capitan nuflo de chaves que son dos pueblos
que el uno esta poblado en la ribera de un rio que
sale de esta probincia a nueve leguas de esta ciudad
que se dice Chinguri y esta el pueblo cien leguas de
esta ciudad tiene poblado otro pueblo al traves de
este quarenta leguas el uno del otro y este rio de
chinguri se tiene noticia ba dando buelta y rrecoje to-
dos los rrios que ay hasta el Cuzco y que ba a salir
a la mar del norte muy poderoso en el rio del brazil
(Amazonas?) do estan poblados los portugueses.
Item tiene esta ciudad la ciudad de la paz que es ha-
zio el Ouzco a setenta o ochenta leguas y tiene asi-
mismo a Ariquipa a oiento cincuenta leguas> (1).
En cuanto 4 los lindes septentrionales, confinantes
con los de la audiencia de Lima, no cabe duda que la
ciudad del Cuzco qued6 fuera de su distrito Cafa en
en su pertanencia tan s6lo desde cierta part de la pro-
vincia de Chucuito, como se desprende de una otra
carta del mismo tribunal dirigida al monarca. En ella,
que es de 22 de octubre de 1561, asentabase 4 manera
de informaci6n y queja, que el visorrey e comisarios entire tanto que mejor infor-
mados proveian otra cosa esta ciudad de la plata con
cien leguas al derredor en que entran solas dos ciuda-
des despaiioles esta y la de la paz en que puede haver
quarenta vezinos y pocos mas moradores y algunos
(1) Arch. Ind. Carta relaci6n sobre la ciudad de la Plata, su sitio
y tbrminos. 1561. 74. 4. 16.









- 66 -


pueblos de Indios en que entran los de la provincia
de chucuito de syete que ay y lo demas todo despo-
blado como parece de la provision que inviaron &>.
Y en otro parrafo en que se insignia la ampliaci6n de
los t4rminos jurisdiccionales se dice: ((De lo dicho se
college al bien de los naturales vecinos e pobladores y
conquistadores de este Reino y de todos en general
conviene que el Cuzco y su tierra entire al distrito de
esta audiencia aunque haya de rresidir en esta ciudad
por ser como es toda tierra y de un mismo temple)) (1).
Aquellos inconvenientes sumados a la desigualdad
de territories que comprendia una y otra audiencia, de
manera que, mientras la de Lima poseia la mejor y
mAs extensa zona desde PanamA hasta Chile, inclusive,
la de la Plata quedaba reducida al perimetro ya des-
crito, desigualdad de distribuci6n que por otro lado
envolvia desatenciones de gobierno, produjeron insis-
tentes reclamaciones de parte de la nueva audiencia
que elev6 4 la Corona sinnimero de informaciones y
memoriales que tendian 4 obtener inmediata reparaci6n
de lo dictado por los comisioiados reales. No desoy6
el Rey tales impetraciones, y expidi6se la cdula de 29
de agosto de 1563, cuyo texto es este:
(Don Phelipe &. Par quanto al tiempo que manda-
mos fundar la audiencia real que rreside en la ciudad
de la plata de las provincias del peru cometimos al
nuestro virrey y comisarios de las dichas provincias
que sefnalasen limits y distrito a la dicha audiencia los
quales se los senalaron y por que somos informados
que estos FUERON CORTOS y que a nuestro servicio y buena
gobernacion de aquella tierra conviene que la dicha
(1) Arch. Ind. Cartas de los oidores, fiscal y audiencia de Charoas A
S. M. y Consejo. 1531-1589. 70. 4. 1.









- 67 -


audiencia de los charcas se le den mas limits y qus es-
tos sean la governacion de tucuman y juries diaguitas
y la provincia de los Mozos Y CHUNCHOS y las tierras y
pueblos que tienen poblados andres manso y nuflo de
chaves con lo demas que se poblare en aquellas parties
en la tierra que ay dende la dicho ciudad de la plata
hasta la ciudad del Cuzco la qual quede sujeta a la di-
cha audiencia de los charcas por que es notable daflo el
que a los vecinos y moradores de las dichas provincias y
naturales dellos se le siguen aver de yr a la audiencia
de los rreies a sus pleitos y negocios y los de tucuman
juries y diaguitas a la governacion de chile y que se-
ria mas comodo y convenient que las dichas provin-
cias estuviesen sujetas a la dicha audiencia real de la
ciudad de la plata ansy por ser camino breve y seguro y
hacer sus negocios a menos costa como por otras cau-
sas y haviendolo entendido esto particularmente por
personas que han estado en aquellas tierra celosas de
nuestro servicio y del bien de los que resident en las di-
chas provincias avemos acordado de lo proveer y or-
denar asy y apartar la dicha governacion de Tucuman
juries y diaguitas de la dicha gavernacion de chile yn-
cluirla en el distrito de la dicha audiencia de los charcas
y ansymismo de APARTAR y dividir de el distrito de la
dicha audieneia de los rreies la dicha provincia de los
mojos y CHUNCHOS y lo que ansy tienen poblado andres
manso y nuflo de chaves con lo demas que se poblare
en aquellas parties en toda la tierra que ay de la dicha
biudad de la plata hasta la ciudad del Cuzco con sus
terminos inclusive de manera que la dicha ciudad del
cuzco con sus terminos queda sujeta a la dicha audien-
cia de los charcas para que con los limits que el di-
cho visorrey y comisarios seftalaron a la dicha audien-









- 68 -


cia lo tengan todo por su distrito y jurisdiction por
ende por la present deolaramos y mandamos que la
dicha governacion de Tucuman juries y diaguitas y la
provincia de los mojos y chunchos (1) y lo que ansy
tienen poblado andres manso y nuflo de chaves con lo
demas que se poblare en aquellas parties y toda la
tierra que ay desde la dicha ciudad de la plata hasta
la del Ouzco con sus terminos inclusive y la dicha
ciudad del cuzoo con los suios y mas los limits que
el dioho nuestro visorrey y oomisarios sefialaron a la
dicha audiencia esten sujetos a ella y no a la audien-
cia real de los relies ni al governador de la dicha pro.
vincia de chile y mandamos a los governadores y jus-
ticias de las dichas tierras y provincias y ciudad del
cuzoo y a los consejos justicias y regidores cavalleros
esouderos officials y onbres buenos de todas las ciu-
dades villas y lugares dellas que todo lo que por la
dicha audiencia real de la plata les fuere mandado lo
ovedezcan y acaten y cumplan y executen y hagan
cumplir y executar sus mandamientos en todo y por
todo segun y de la manera que por la dicha audiencia
les fueren mandado y le den y hagan dar todo el
favor y ayuda que les pidiere y menester hubiere sin
poner en ello excusa ni dilacion alguna ny interponer
apelacion ny suplicacion ni otro pedimiento alguno so
las penas que les pusieren y mandaren poner las quales
nos por la present les ponemos y avemos por pues-
tas y les dames poder y facultad para las executar en
los que reveldes e ynobedientes fueren y en sus bienes
(1) En la colecci6n de *Documentos in6ditos. de Pedro Torres Men-
doza, tomo 18, pdgina 2B, se dice moros yohinchos>, y en la pagina 29
cumentos originales, sin lugar a la menor duda, dicen: moxos y chun-
chos.









- 69 -


y ansimismo mandamos al nuestro president y oido-
res de la dicha nuestra audiencia Real de la ciudad
de Los Reies y al nuestro governador de la dicha pro-
vincia de chile que de aqui adelante no usen de juris-
diccion alguna en las dichas tierras y provincias y
governacion y ciudad del cuzco por cuanto nuestra
voluntad es que las dichas tierras y provincias y go-
vernacion y ciudad sean subjetas a la dicha audiencia
real de la dicha ciudad de la plata y los unos ny los
otros non fagades nin fagan ende al por alguna mane-
ra so pena de la nuestra merced y de oient mill ma-
ravedies para la nuestra camera. Dada en Guadalaxara
a veinte y nueve de agosto de mill y quinientos y
sesenta y tres afios. yo el rey. refrendada de francisco
de eraso y librada del consejo>> (1).
Es de significativa importancia para la cuesti6n de-
limitativa el tenor de la cedula anterior, pues como
queda visto, ella adjudic6 a Charcas los Moxos y Chunchos>>, que viene a constituir en par-
te la region colonial material del litigio. Pero, punto
es este que habrA que tratarlo separada y extensa-
mente, porque asi lo exige su trascendencia. Entre tanto
s6lo diremos que el expediente que se form de los
pareceres de los comisarios encargados de fijar el dis-
trito de la Plata, demuestra que una de las razones
por la que se expedi6 la cedula de 1563, fu4 la de
corregir la an6mala relaci6n que existia entire las pro-
vincias y la capital; pero la causa determinante de
ella, no debi6 ser otra que la de ampliar la cortedad
del perimetro de las cien leguas que se le asign6 en
1561, que en relaci6n de la importancia jurisdiccio-
(1) Arch. Ind. Real c6dula declarando los limits de charcas. 1563.
120. 4. 4.









- 70 --


nal de la audiencia de Lima, y dados los descubri-
mientos y 'conquistas que tenian lugar en ese enton-
ces, resultaba demasiado exiguo 6 insuficiente. Es a
partir de esta base que la mayoria de aquellos parece-
res se muestra propicia porque se d4 4 la de la Pla-
ta, la ciudad del Cuzco y sus t4rminos, menos Gua-
manga, y porque se le asigne, como en efecto se hizo,
Moxos Y CHUNCHOS. De manera que agregando 4 su ju-
risdicci6n el Cuzco, los Moxos y tierras pobladas por Ru-
flo de Chaves, excusado es decir que los territories
transandinos de aquella, ciudad 6 sean los situados
al E. del Cuzco que se conocen con la denominaci6n
de hoya del Madre de Dios, entraron por soluci6n de
continuidad en Charcas, y a cuya region se design
con el titulo de Chunchos comprendiendo, como en su
caso se veri, todas las tribus salvajes 6 indios infieles
que habitaban los valles orientales de la cadena de los
Andes, desde mas allA de las fronteras de Guamanga hasta
las cabeceras del rio Beni. Por otra parte, los territories
del norte de Larecaxa, las provincias de Moxos y las
descubiertas por Manso y Chaves, encontrgbanse en
disponibilidad de comunicarse mis facilmente con la
audiencia de la Plata que con la de Lima. Tales comu-
nicaciones no se referian precisamente al moment de
ser reci6n conocidos y explorados, sino al porvenir,
cuando ellos fuesen poblados y capaces de estar suje-
tos a las leyes colonizadoras. Por tanto los territories
del Madre de Dios, a los que llamabase en la c6dula
1563, Chunchos, no podian menos que pertenecer a
Oharcas.
Cinco ailos despu6s, dict6se la c6dula de 30 de no-
viembre de 1568 restituyendo la ciudad del Cuzco a
la jurisdicci6n de Lima. Sus t6rminos dispositivos









- 71 -


son: (Don Phelipe & por quanto al tiempo que man-
damos fundar la nuestra audiencia e chancilleria rreal
que rrecide en la cibdad de la plata de las provin-
cias del Peru cometimos al nuestro visorrey e comi-
sarios que seftalasen limits y distrito a la dicha audien-
cia los quales se lo senalaron e nos syendo informados
que los dichos limits fueron cortos por una nuestra
provision los sefialamos de nuevo otras provincias y
tierras que en ellas se declararon en que se metio e
incluyo la cibdad del cuzco y su termino e jurisdiction
para que estoviese sujeta e devaxo de la dicha audien-
cia y la mandamos apartar y eximir de la jurisdiction
de la nuestra audiencia rreal de la cibdad de los rre-
yes e que antes estaba sujeta e como quiera que por
entonzes mandamos proveer esto por entender que asi
conbenya para el bien de los negocios por relaciones e
informaciones y otros despachos que despues se han
visto en el nuestro consejo de las yndias ha parescido
lo contrario y asi por esto como por otros inconvenien-
tes y causes legitimas que se an representado por
donde no conbiene que la dicha cibdad este devaxo de
la jurisddiccion de la dicha audiencia de la plata y por
el deseo que tenemos que sea bien governada e por
otras justas causes que a ella nos mueven avemos
acordado y determinado de mandar tornar y poner la
dicha cibdad del cuzco y su termino e jurisdiction de-
vaxo de la dicha audiencia de los rreies a que antes so-
lia estar sujeta e quitarla y eximirla de la jurisdiction
de la dicha audiencia de la plata por ended declaramos
y mandamos que la dicha nuestra audiencia e chancille-
ria rreal que rreside en la cibdad de la plata de las
provincias del peru cometimos a nuestro visorrey e co-
misarios que seflalasen limits e distrito a la dicha au-









- 72 -


diencia los quales se los sefalaron e nos siendo infor-
mados que los dichos limits fueron cortos por una nues-
tra provision le sefialamos de nuevo otras provincias e
tierras que en ella se declararon en que se metio e yn-
cluyo la cibdad del cuzco y su termino e jurisdiction
para que la tuviese sujeta e devaxo de la dicha audien-
cia y la mandamos apartar y esimir de la jurisdiccion
de la nuestra audiencia real de la cibdad de los Re-
yes a que antes estaba sujeta e como quiera que por
entonces mandamos preveher esto por entender que asi
convenia para el bien de los negocios por relaciones y
informaciones y otros despachos que despues se an
visto en el nuestro consejo de las Indias a parescido lo
contrario y asi por esto como por otros inconvenientes
y cabsas legitimas que se an representado por donde no
conviene que la dicha cibdad este devaxo de la juris-
diocion de la dicha audiencia de la plata y por el de-
seo que tenemos que sea bien governada y se admi-
nistre en ella justicia e por otras causes que a ellos
nos mueven e porque ansi conviene a nuestro servicio
avemos acordado de mandar tornar y poner la dicha
cibdad del cuzco con su termino e jurisdiccion aya de
estar y este suxeta e devaxo de la jurisdiction de la au-
diencia rreal de la dicha cibdad de los rreyes como lo
estaba antes e al tiempo que se fundase la dicha au-
diencia de la plata y la apartamos e quitamos de la
jurisdiction della no embargante que aya estado sujeta
a ella por las cabsas de suso declaradas y mandamos
al consejo justicia e rregimiento de la dicha cibdad del
cuzco e su termino e jurisdiction que todo lo que por
la dicha audiencia rreal de la cibdad de los rreyes le
fuere mandado lo obedescan &. Dada en Aranjuez a









- 73 -


prostrero de noviembre de mil e quinientos y sesenta y
ocho afos. yo el rey. refrendada de erase> (1).
La innovaci6n que traia esta c6dula era uinicamente en
cuanto al Cuzco y sus terminos. Todos los demis te-
rritorios adjudicados a Charcas por la de 1563, Tucu-
man, Juries y Diaguitas, Moxos y Chunchos, y las tie-
rras pobladas por Manso y Chaves, quedaron en el
mismo pid, esto es, dependientes de Charcas. Ultima-
mente la real cedula de 26 de mayo de 1573, vino A es-
tablecer una especie de transaeci6n entire las audien-
cias de la Plata y Lima, que disputabanse la posesi6n
de aquella ciudad y su distrito, divididndola entire am-
bas en la forma que dicho document declare, cuyo te-
nor es el siguiente:
< que por nos fue dado y adjudicado a la nuestra au-
diencia Real que reside en la ciudad de la plata de los
Charcas de las provincias del Peru |le hubimos sefiala-
do y nombrado centre otros a la ciudad del Cuzco y su
termino y jurisdiction y despues haviendo sido infor-
mado que era mas convenient que la dicha ciudad
del Cuzco estuviese subjeta a la nuestra audiencia rreal
que rreside en la dicha ciudad de los Reyes de las di-
chas provincias como primeramente lo havia estado,
por una nuestra carta y provision real firmada de mi
mano y librada de los del nuestro consejo de las In-
dias dada enAranjuez a ultimo de noviembre del ano
pasado de quinientos sesenta y ocho probeimos y
mandamos que la dicha ciudad del Cuzco y su termino
y jurisdiction fuese y estuviese en el distrito de la di-
cha audiencia de los reyes e agora siendo mejor infor-

(1) Arch. Ind. Registros de oficio. Real cedula para que la eiudad del
Cuzco est6 sujeta A la audiencia de los Reyes. 1568. 109-7-14.









- 74 -


mado de lo que sobre ello se debe hacer y es mas con-
veniente y necesario a nuestro servicio y buena go-
vernacion de aquella tierra visto y platicado por los
dichos del nuestro consejo habemos acordado y deter-
minado dividir y partir los dominios y jurisdiction de
la dicha ciudad del cuzco entire las dichas nuestras
audiencias de los Reyes y los Charcas por ended por
la present declaramos y mandamos y es nuestra vo-
luntad que todo lo que esta desde el Collao exclusive
hasta la ciudad de los Reyes quede y sea y este de-
vaxo del distrito y jurisdiction de la dicha nuestra au-
diencia rreal que rreside en la dicha ciudad de los re-
yes y todo lo que esta dende el dicho Collao inclusive
a la dicha ciudad de la Plata quede y vuelva y sea
del distrito y limits de la dicha nuestra audiencia de
los Charcas declarando como declaramos que el dicho
Collao hacia la dicha ciudad de la Plata comience des-
de el pueblo de Ayabire que es de la encomienda de
Juan de Pancorbo por el camino de Urcosuyo y den-
de el pueblo de Asillo que es de la encomienda de
Geronimo Castillo por el camino de Omasuyo y por
el camino de Arequipa desde Atuncana que es de la
encomienda ne Don Carlos Inga hazia la parte de los
Charcas y ansi mismo ha de ser y estar en el distri-
to de la dicha audiencia de los Charcas la provincial
de Sangabana y toda la provincial de Carabaya inclu-
sive lo qual mandamos que ansi se guard y cumpla
no embargante &. Dada en madrid a veinte y seis
de mayo de mil y quinientos y setenta y tres aios.
Yo el Rey. refrendada de antonio de Heraso>> (1).
Esta vez la delimitaci6n es precisa y definitive. Lo

(1) Arch. Ind. De Oflcio. Real c4dula de 26 de marzo de 1583. 109. 7. 6.









- 75 -


primero, porque se sefialan lugares concretos donde se
separan las jurisdicciones de una y otra audiencia,
aunque sea simplemente en las provincias conocidas.
Son los pueblos de Ayaviri y Asillo, situados al norte
del lago Titicaca, muy proximamente sobre los 150 la-
titud sud, que sirven de puntos de amojonamiento. Lo
segundo, porque alli se cierran las demarcaciones au-
dienciales y terminan las disputes sobre el Cuzco, sin
que estas se hubiesen renovado 6 alterado aquellas
hasta fines del siglo XVIII, en que viene la division
de virreinatos y el implantamiento de intendencias.
De suerte que en virtud de la c6dula de 1573, Char-
cas abrazaba por el norte, ademis de la region de Mo-
xos y Chunchos, que se le seial6 por la de 1563, el
Collao, 6 sean los territories que despu4s formaron la
provincia de Lampa, Azangaro, Puno, Chucuito, y las
provincias de Sangaban y Carabaya. Las de Sanga-
ban no eran sino aquellas tierras que formaron poste-
riormente la parte septentrional de la de Azangaro,
lindante con Carabaya, y llamadas asi primitivamente
por un pequeno pueblo del mismo nombre cuyos vesti-
gios se encontraron a los pocos minutes al E. de San-
dia, como puede verse del piano de la intendencia del
Cuzco, elaborado por don Andr6s Baleato en 1792.
Por ahora, no vamos A determinar cuales eran 6 po-
dian ser los limits de Carabaya, los Moxos y Chun-
chos. Esto seria prejuzgar la cuesti6n, puesto que la
c6dula de 1573 no nos dice media palabra sobre el
particular, enderezAndose inicamente A separar las
jurisdicciones de Lima y Charcas en globo, por raz6n
de las provincias adjudicadas A uno y otro tribunal,
sin decir donde finalizaban 6 comenzabau los terminos
de la de Carabaya. Ni podia ser de otro modo. Tal








- 76 -


convencimiento fu4 fruto ulterior de los reconocimien-
tos geograficos hechos al norte y noreste del Cuzco.
S61o llegando a cierto moment del desarrollo hist6ri-
co de estos paises, es como sabremos donde estuvieron
aquellos confines.
Todas las disposiciones reales enunciadas, referentes
A la fijaci6n del distrito de Chareas, quedaron sinteti-
zadas en la ley IX, titulo XV del libro II de la
Recopilaci6n de Indias, que fu el c6digo supremo de
legislaci6n colonial. La real pragmAtica de 18 de
mayo de 1680 que la promulg6, derogaba toda c6du-
la, ordenanza 6 provision anterior que fuese contraria
A su espiritu y letra, quedando tan s6lo vigentes aque-
llas que dictadas para las audiencias no se opusieran
a las leyes recopiladas. En definitive, los titulos te-
rritoriales de la audiencia de Charcas, como las de la
de Lima, quedaron cristalizados en la ley citada, que
sobrevivi6 integra hasta 1810. Conviene, pues, por tan-
to, que se traiga aqui su texto, para probar con 61 y
la acumulaci6n que a su alrededor se haga de otros ti-
tulos principles y secundarios, los derechos de Boli-
via. Su exhibici6n, tratindose de interpreter exacta-
mente los vocablos y frases de titulo tan fundamental
no sera considerada impertinente. Dice: < dad de la Plata de la Nueva Toledo provincia de los
Charcas en el Peru resida otra nuestra Audiencia y
Chancilleria rreal con un president, cinco oidores, que
tambien sean alcaldes del crime, un fiscal, un algua-
cil mayor, un teniente de gran chanciller, y los demas
ministros y oficiales necesarios, la qual tenga por dis-
trito la provincia de los Charcas y todo el Collao, des-
de el pueblo de Ayaviri, por el camino de Hurcosu-
yo, desde el pueblo de Asillo por el camino de Huma-









- 77 -


suyo, desde Atuncana, per el camino de Arequipa,
hacia la part de los Charcas inclusive, con las pro-
vincias de Sangaban, Carabaya, Juries y Diaguitas,
Moxos y Chunchos, y SantaCruz de la Sierra, par-
tiendo terminos: por el Septentrion con la Real Au-
diencia de Lima, y provincias no desoubiertas, per el
Mediodia con la Real Audiencia de Chile, y per el
Levante y Poniente con los os MARES DEL NORTE y del
Sur, y LINE DE LA DEMARCOAION entire las Coronas de
los Reyes de Espana y de Portugal, per la parte de
la provincial de Santa Cruz del Brasil. Todos los qua-
les dichos terminos sean y se entiendan conforme a la
ley XIII que trata de la fundacion y ereccion de la
Real Audiencia de la Trinidad, Puerto de Buenos
Ayres, porque la nuestra voluntad es que la dicha ley
se guard cumpla y execute precisa y puntualmente>.
gCuhl es el sentido de la letra de la IX ley en 1680?
No obstante de ser clara con la claridad que arroja su
lectura de primera intenci6n, vamos a precisar cuanto
cabe su espiritu y aplicaci6n.
Los confines que se senalan 4 Charcas, por el norte
y levant, que es lo que interest 4 nuestro prop6sito,
son las <, que no eran otras
que las comprendidas entire la cordillera de los Andes
y la linea demarcativa de las posesiones portuguesas,
esto es, la convenida en el tratado de Tordesillas de
7 de junior de 1494, 6 sea el meridiano tirade de polo
a polo a las 370 leguas al occidente de las islas de
Cabo Verde, meridiano que debia pasar per la des-
embooadura del Amazonas. Se llamaron asi, ( cias no descubiertas>, porque desde la 6poca de las
primeras conquistas y despu6s de la magna empresa
de Orellana, 1539, todas las tierras situadas al oriented









- 78 -


de la cadena andina no fueron conocidas ni explora-
das. En 1680, cuando se dicta la Recopilaci6n de In-
dias, las provincias conocidas y sometidas 6 la juris-
dicci6n de la audiencia de Lima, son, como la ley V
de su referencia reza: Piura, Caxamarca, Chachapo-
yas, Moyobamba y los Motilones, inclusive, hacia la
nial que se consult, se verA que estos paises 6 pro-
vincias, en su mayor mediterraneidad, como Moyo-
bamba, alcanzaron inicamente al rio Huallaga. Asi
esta, verbigracia, en el mapa del virreinato del Peru,
por Andr6s Baleato de 1796. En cuanto 4 otras pro-
vincias meridionales, como las de Guamanga y Cuzco,
no hay para que hablar de ellas. Sus confines interns
fueron cortos y conocidas, como se demostrarA en otra
parte. De suerte que toda la zona de tierras inexplo-
radas que caian al oriented del Huallaga, concediendo
much, eran desconocidas 6 no descubiertas. Ahora
bien. Si a Charcas se le hacia partir t6rminos por el
septentri6n, con , los lin-
des de ella extendianse consiguientemente hasta la
zona austral del Amazonas.
Esta interpretaci6n correctisima de la ley IX se
confirm y complete con la demarcaci6n que por el
levante se senal6 a Charcas. GCuil era la linea de de-
marcaci6n de las posesiones portuguesas en tiempo en
que se dictan las leyes recopiladas?
El > en toda la literature colonial de
los siglos XVI, XVII, no es otro que el Atlnn-
rico; pero la cita del MAR DEL NOBTE en el texto de la
Recopilaci6n, tratandose del deslinde de la audiencia
de Charcas, no puede sino referirse a las costas
amaz6nicas. Los oidores de este tribunal, cuando en









- 79 -


1761 solicitaron a S. M. la ampliaci6n del distrito de La
Plata, hablaban de la comunicaci6n de Espana con las
provincias coloniales por el Amazonas y el mar del
norte. Esta region fu6 conocida desde la empresa de
Orellana como de la soberania espanola, region que se
trataba de protegerla y someterla al servicio de comuni-
caciones faciles con la metr6poli. Asi vemos que en la
provision otorgada por don Francisco de Toledo a don
Juan P6rez de Zurita, nombrindole gobernador de
Santa Cruz de la Sierra, en 2 de noviembre de 1571,
se estatula en uno de los items: informado muchos anos a que desde la provincia de
Santa Cruz se podria descibrir la navegacion por el
mar del norte para los reinos de espana por donde estas
provincias del peru se comunicasen con ellos en menos
tiempo y en menos costas> (1). Las expediciones pos-
teriores de Texeira, el padre Acufa y Fritz, no fueron
otra cosa que actos de plena soberania y posesi6n de los
paises amaz6nicos.
Por otra parte, si la linea de separaci6n entire las po-
sesiones espafolas y portuguesas era la estipulada en
el tratado de Tordesillas, es decir la que cortaba lon-
gitudinalmente las costas del Brasil a la altura de la
boca del Para, y no era la audiencia de Lima la que
corria hasta alli, una vez que su jurisdicci6n se ex-
tendi6 rinicamente a cuarenta leguas del Pacifico, tierra
adentro, en la part mis ancha de ella, claro es, que las
tierras comprendidas entire esta jurisdicci6n y la dicha
line de Tordesillas, estaban adjudicadas a Charcas
por la ley IX. Tampoco puede decirse que ellas per-

(1) Arch. Ind. Titulo y comisi6n que se did al capitan Juan Pdrez de
Zurita de gobernador de Santa Cruz de la Sierra y otras poblaciones.
1571. 1. 1. 729.









-80 -


tenecian i la audiencia de Quito, puesto que en 1680,
sus limits, segun la ley X, corrieron por el alto Ma-
ran6n, ademis de los pueblos de la Canela y Quixos,
hasta , que
eran sus tirminos al levante. Las misiones sometidas
al distrito de Quito, antes de promulgarse la Recopila.
ci6n, se extendieron s61o hasta el Napo. FuB desde
1686 que las misiones del Marafi6n tomaron incre-
mento merced a los desvelos del infatigable P. Sa-
muel Fritz, a quien La Condamine llama el Apdstol
del Maraidn. Tres afnos despu6s, en 1869, los estableci-
mientos misioneros fueron hasta la boca del Rio
Negro.
Por consiguiente la audiencia de Charcas fu6 la
unica que colindaba con la line de Tordesillas, que
era la line de derecho que separaba los dominios de
Espana y Portugal. Y como esta line finalizaba, por
el norte, en las bocas del Amazonas, quedando en
descubierto el mar del norte, y este mar se se-
nial6 a Charcas por su confin oriental, despr6n-
dese claramente que esta audiencia extendiase hasta
el Maraf6n, por el septentri6n, y hasta el desemboque
del Amazonas en el Atlantico. Y tales territories,
esto es, los ubicados en la hoya amaz6nica, fueron le-
gitimamente adjudicados a Charcas, porque eran de
la Corona de Espafa. Ellos no estuvieron ocupados
sino posteriormente 6 1680 por los portugueses. A
principios del siglo XVIII, dice el P. Andr6s
Zarate, comenzaron sus correrias, < pueblos que instruio el padre Samuel Fritz, y enton-
ces s6lo pretendian que les tocaba hasta el Rio Negro,
aunque subieron much mis arriba con el pretexto de









- 81 -


las guerras entire las dos Coronas>> (1). Desde este mo-
mento de las depradaciones ejercidas contra la obra
del P. Fritz, es que avanza la ola invasora de la am-
bici6n portuguesa. En 1749, en visperas del tratado
de 1750, los portugueses habian avanzado hasta el
Yavari, raz6n por la que en esta fecha se les reconoci6
la posesi6n de hecho.
En resume. Relacionadas las leyes V y IX del ti-
tulo XV, libro II de la Recopilaci6n, despr6ndese
que los territories septentrionales al Madre de Dios
fueron explicita 6 implicitamente adjudicados al dis-
trito de la audiencla de Charcas. A Lima se le se-
fiala por fronteras al levante: < biertas>>, y sstas, en la fecha en que se promulg6 la
Recopilaci6n, no eran sino las que comenzaban en
las estribaciones orientales de la cadena de los Andes,
euyos corregimientos interiores apenas si llegaban a
dichos contrafuertes, no s6lo en aquella 6poca sino
aimn tiempo de finalizar el regimen colonial. Las
misiones de Lima tampoco pasaban en aquella fecha
del rio de Jauxa, ni llegaron al Urubamba. Luego,
comprendiendo por la frase: < tas>>, la zona de tierras no conquistadas que se exten-
dian A lo largo de la cordillera interior, desde Li-
ma hasta Quito debe entenderse que las fronte-
ras de la audienoia de los Reyes morian en las
cabeceras y fuentes mismas de los grandes rios que
van a former la hoya del Ucayali. Ya se ha visto en
la descripci6n del arzobispado de Lima (1608), que
(1) Informe que hace A S. M. el padre Andr6s de ZArate de la Com-
pafia de Jeshs, visitador y viceprovincial &, fechado en San Joaquin de
Omaguas A 4 de enero de 1773, y publicado en la obra Relaci6n de las
Misiones de la Compafia de Jesils en el Pais de los Maynase, per el P.
Francisco de Figueroa. Madrid. 1904. Pag. 351.







76 6o. 7-*F ..

I ocRm o/ N4mIW/


/
4'YmebO


C04 0~


I


3 qRw*I~


S 66 64


-I. - 7,-- 4 4 9 1 I t


)


J
,.0c


E /7LT


A-


1 I


*1


NAe WI


hi '.

'U.,.


2 1 Id a I3 _ _i l
. .., J .. .. L L - - ----,


60 60I I
-
2 I4 .
57~


- .3


i "ii- F ii h "- i i i i


JAYA4 NA


cI I
I CI


, --






C -----D 0 F?-
------- ----------.....------ - .. .



2
%r








7 7
--- 4.-Al

















16 VuIAA V. t
.. .. ...-o.





6 ~4 1
----------- -- -
















































.SA0A 'F .1c,
-- -----K------ -- --
E NI l




































S colored red)













----" ------_-. boundary according lo the Treat- of Tordesilla,
boundary according to e Treaty of 1777.
IV-











A Z.. .. .n tW s o t
19 .. ._ ;. ,,< -" -"


-.----..\ S actual boundary of Brazil.

,by

'C \ \ \ : I ESTANISLAO S. ZEBALLOS,
\ \\ \ \ \ Isl\as a Envoy Extraordinary and Minister Plenipotentiary,
S\ of the Argentine Republic.

SWA8HINGTO N, D. ., 1894. ,

.r/


104 10 298 96 94 94 9s 98 86 S4w.0 .t 80 la i 7 9
L10 -_______ -


94,
-a
-.


























- 4


















































is


I/ f


71/


//:


I I" I I I I I I
56 A4 5 O J 46 LiA- 4z 40 38 36 34 32


8so
hR ~~ ~rL


Il


In i- I i N ii t


- ii i WINIIII


MIUM. -4a -36 i f N 0i t N i .- ml


I I


-lrr


-- I D.Za&4 -


I I\ r ~ ~~~ ic --~~LYRIIIII I u i


30 23 ZA 8 22 LO 18eC I


A..


i~7
I -\pFi~


I


I`
J1
mt


I7,

,,


GUAA


c4
rl
r


"'JI


I


L'~~


rGUAi


4-








- 82 -


la latitud de sus tierras, desde la costa A lo mis in-
terior, hacia el E., s61o llegaba & veinte leguas en las
parties angostas, y 4 cuarenta en lo mis ancho, y, que
todos los territories al oriented de esta faja geogrifica
se lamaban: , lo que equiva-
le a decir: >. En cuanto 4
Charcas, esta frase se refiere A provincias situadas en
el Amazonas. Y la raz6n es muy sencilla. Por c6dula
de 1563, se le habia adjudicado Moxos y Chunchos.
Estas tierras, segin documents de la 4poca y ain
posteriores, estaban colocadas al noreste del Cuzco y
norte de Larecaxa y Santa Cruz de la Sierra. Juan
Alvarez Maldonado habia entrado en 1568 4 las regio-
nes que con el nombre de Chunchos, como ha de de-
mostrarse adelante, se le otorg6 por gobernaci6n, que
debia comprender hasta el paralelo de Lima 120 lati-
tud sud y hacia la mar del norte. Aquel adelantado
habia navegado lo que hoy se llama el alto Madre de
Dios. Por tanto, en 1680, en que se estableci6 por
mandate de las leyes recopiladas la delimitaci6n de
Charcas, sefialindosele al septentri6n descubiertas>, los confines de esta audiencia debie-
ron ser los que estaban por encima de los territories
ya conocidos, otorgados en gobierno y conquistados.
Y este hecho se afirma mas cuando en el mismo texto
de la ley IX se declara que la dicha audiencia con-
fina por el levante y poniente: < norte y del sud>>. Si se establece que las provincial
del noroeste de Charcas, mas propiamente que del le-
vante, van hasta el AtlAntico, per la region amaz6ni-
ca, claro esta que las tierras intermedias entire el mar
del norte y los distritos mas septentrionales de la
audiencia, le pertenecen 4 ella.










- 83 -


A mas de estas demostraciones, debemos seguir con
la labor de determinar concretamente el perimetro
norte de la audiencia de la Plata,
Para conocer la historic geografica de las colonies
americanas, es sabido que no s6lo ha de recurrirse a
los actos de caricter civil 6 politico, sino que en los
mis de los casos las demarcaciones eclesiAsticas vi-
nieron a servir de molde A la distribuci6n y arreglo
de ciertas circunscripciones y jurisdicciones adminis-
trativas; y ain cuando esto no suceda siempre, su es-
tudio es de singular importancia, para reforzar en
unos casos 4 ilustrar en otros, la indagaci6n de los
limits de las [posesiones coloniales. Urge, por consi-
guiente, el que hagamos historic del episcopado de
Charcas.
Erigi6se en obispado la provincia de Charcas por
bula expedida por S. S. Julio III en 1552 (1). Ante-

(1) En una provision otorgada por fray TomAs de San Martin, pri-
mer obispo de la Plata, fechada en Madrid el 23 de febrero de 1558, co-
rren las bulas erecoionales de dicha iglesia. El primer aparte de ella
dice: -Carles Augusto Emperador de los Romanos y Rey de las Espaias
desde que alcanzo felizmente el gobierno del Reino nada tuvo por pri-
mero y mas principal que: el Dogma del Evangelio confinado por
la sangre de Cristo se extendiese a nuevas y lejanas parties juzgando
sabiamente que asi llenaba el deber de Principe Crixtiano.... y como a
lo ultimo de las fronteras de su Reyno en tiempos pasados fuera some-
tida por las armas una provincia llamada comunmente Charcas hasta
ahora sujeta a la diocesis del Cnzco a la que de todas parties tanto de
Espaioles como de los mismos Indios acuden muchos per la plata y
abundancia de otros frutos y por que dista de la misma ciudad del Cuz-
co mas de doscientas leguas por cuya distancia e impediments del ca-
mino el Obispo de aquella ciudad no puede personalmente celebrar en-
tre ellos las ceremonies Sagradas ni predicar como convene el Evan-
gelio el mismo Cesar Carlos habiendo obtenido aprobaci6n apost6lica
sobre esto determine erigir construir y edificar en la Cindad de la Plata
que es cabeza de aquella region) un nuevo obispado y catedral en
aquella provincia parroquias dignidades canonicatos y prebendas be-
neficios y demas cosas al efecto necesarias y nuestro Santisimo Sefor
Julio per la Dixina Providencia Papa III por presentation del mismo
invicto Carlos Rey y Sefior nuestro me eligi6 aunque indigno y si









- 84 -


riormente ti6nese dicho que a la dio6esis del Cuzco'
mediante auto de deslinde eclesiastico, 1543, el licen-
ciado Castro le senal6 como confin por el sud, el rio
Bermejo. Pues bien, el Rey par cedula de once de
febrero de 1552, estableci6 nueva demarcaci6n con
motive de la creaci6n de la cathedral platense, restrin-
giendo la jurisdicci6n de aquella y senalando a 6sta,
quince leguas a la redonda de la ciudad donde resi-
diese la mitra. He aqui dicho document: < los & por quanto por la buena relacion que tubi-
mos de la persona bida y costumbres del Reverendo
inxpo Padre Don Fray Tomas de San Martin de la
orden de Santo Domingo le presentamos a nuestro muy
Sancto Padre para obispo de la villa de la Plata que es
en la provincia de los charcas y su Santidad por virtud
de nuestra presentation le hizo gracia y merced
del dicho obispado e dio facultad para que nos pu-
diesemos sefialarle los limits que habia de tener
e alterarlos y mudarlos quando e como nos parecie-
cenos queriendo hacer declaracion cerca dello e seialar
los limits que an de tener ansi el dicho obispado de
la villa de la plata como el obispado de el Cuzco para
que cada uno de los prelados de ellos sepa lo que es a
su cargo y entienda en hacer en ello su oficio pasto-
ral visto y platicado por los del nuestro Consejo de las
Indias fue acordado que debiamos mandar esta nuestra
carta en la dicha razon e nos tuvismolo por bien por
la qual senialamos e damos de limits a cada uno de
los dichos obispados del Cuzco e villa de la plata cada
quinze leguas de termino en torno por todas parties que
fuerzas para tal carga como primer obispo de la dicha Provincia de
los Charcas y Ciudad de la Plata-.... Arch. Ind. Traslado antorizado
de la erecci6n de la iglesia cathedral de la ciudad de la Plata & 1553.
1-1-2.









- 85 -


comienzen a contarse en cada obispado del pueblo donde
estuviere la iglesia cathedral y la demas tierra que oviere
entire los dichos limits de las quinze leguas del un obis-
pado al otro mandamos que se parta por medio e que
cada uno dellos tenga su metad por cercania con tanto
que la ciudad de la paz con sus terminos sea y centre
en el dicho obispado de la villa de la Plata e con que
ansi partido por medio de la cabecera que cupiere en
qualquiera de los dichos Obispados entire con ella sus
sujetos aunque esten en limits del otro obispado y que
esto se guard y cumpla entire tanto que nos o los
Reyes nuestros sucesores alargamos o acortamos los
dichos limits o por nos otra cosa se prove e manda-
mos al nuestro Presidente e oidores de la Audiencia
Real de las dichas provincias del Peru que reside en
la ciudad de los Reyes que conforme a lo en esta car-
ta contenido proven que los dichos Obispados tengan
los dichos limits e que garden e cumplan e hagan
guardar e cumplir lo en ella contenido y contra el te-
nor e forma della no vayan ni pasen ni consientan ir
ni pasar en manera alguna. Dada en la villa de Ma-
drid a honze dias del mes de hebrero de mill y qui-
nientos y cinquenta y tres afos. yo el principle. yo
francisco de ledesma Secretario de su Cesarea y Cato-
lica Magestad la flee escribir por mandate de su Al-
teza (1).
La extension de (quince leguas> que se senal6 al
obispado de Charcas, es possible que fuese provisional,
mientras se procediera A un deslinde complete de las
tierras que debia compreder la audiencia, cuyo primer
perimetro habiase fijado, como queda dicho, en 1561.
(1) Arch. Ind. Expediente de la iglesia del Cuzco con la de la Plata
sobre division de dichos obispados. 1568. 45. 5. 112 1.









- 86 -


Puede asegurarse que de hecho, desde esta fecha y
desde 1573 en que se consolida definitivamente la es-
fera jurisdiccional de Charcas, la del obispado se ejerci6
en casi los mismos ambitos que comprendia aquella.
Sin embargo, con motive de un pleito suscitado en 1568
entire los prelados de una y otra di6cesis, sobre a cual
de ellos tocaba el corregimiento de Chucuito y Collao,
se sostuvo el criterio de la vigencia de las quince leguas.
Es interesante conocer ciertos incidents de este pleito
que ilustrarin sobre los limits septentrionales que tenia
entonces la di6cesis de La Plata.
Formado el expediente de la material, su desenvol-
vimiento aparece ser el siguiente. Por real provision
expida en 16 de agosto 1568, se ordena al escribano 6
escribanos de La Paz, que para acceder A lo solicitado
en el Consejo por Diego Ramirez en nombre del dean
y cabildo de la iglesia cathedral, expidan un traslado de
la carta real en que se manda que la provincia de
Chucuito no tenga administraci6n propia de justicia,
estando sujeta al corregimiento de aquella ciudad. En
consecuencia, viene la provision dada por don Andres
Hurtado de Mendoza, marquis de Cafete, virrey del
Perd, fecha en los Reyes a 22 de julio de 1556, en la
que consta que: (al tiempo que la ciudad de Nuestra
Sefora de la Paz, provincia de Chuquiabo, se fund
e poblo entire otros terminos que se le dio e sefalo fue
la provincia de Chucuito y Collao e ansi devaxo del
dicho sefialamiento estuvo subjeto e devaxo de la dicha
jurisdicci6n hasta que por el Visorrey y don Antonio
de Mendoza e Presidente e oidores de la Real Audien-
cla e Chancilleria Real que reside en la ciudad de los
Reyes se provey6 de Corregidor para la dicha provin-
cia de Chucuito e Collao con jurisdiction civil y cri-









- 87 -


minal de por si apartadamente de la dicha ciudad de
la paz &>>. (1)
A continuaci6n de este auto, corre un testimonio de
la real cedula de once de febrero de 1556, ya conocida,
de todo lo cual se sac6 traslado (10 de octubre de 1568),
que se entreg6 a fray Domingo de Santo Tomis Na-
varrete, obispo de la Plata. En 19 de marzo de 1570,
present en el Consejo de Indias el obispo del Cuzco,
don Sebastian de Cartanin, un memorial por el que se
ratificaba en la pretension de que la provincia de
Chucuito, <>, debia entrar en su jurisdic-
ci6n episcopal. En primero de abril del mismo afo,
present6se don Alonso de Herrera 4 nombre del obispo
de la Plata, replicando lo sustentado de contrario, y
en apoyo de su derecho alegaba las razones siguientes:
la provincia de chucuito es y se comprende en los li-
mites que estan adjudicados a la dicha iglesia y obis-
pado de la paz porque aunque las dichas cedulas adju-
dica los terminos por cercania declara que aquello a
de ser en tanto que la ciudad de la paz y sus dominios
entren en el dicho obispado y esta se dio a honze dias
del mes de hebrero de mill e quinientos e cinquenta y
tres ainos y entonces ninguna dubda puede haber sino
que la provincia de chucuito e la de los terminos e
jurisdicci6n de la dicha ciudad de la plata e aun agora
tambien lo es por que aunque por algunos de vuestros
visorreyes de las provincias del Peru se han proveido
Corregidores en la dicha provincia de chucuito no
por eso quedo dividido ni desmembrado el termino de
la dicha ciudad de la paz ni los visorreyes tuvieron
poder para hacer tal division por que esto es cosa
(1) Arch. Ind. Ibid.









- 88 -


que solamente pertenece a vuestra Real Persona y
solo los Reyes son poderosos para dividir las provin-
cias e ansi aunque se puso Corregidor en Chucuito
todavia quedo subjeta a la paz e se puede apelar en
las causes de quinientos pesos arriba para el Corregidor
de la Paz y esto no es dividirlo ni apartarlo de sus
terminos por que lo mismo se haze en todas las pro-
vincias donde ay governadores que dentro dellas ay
pueblos que tienen enter jurisdiction pero no por eso
dejan de ser de su governacion y su termino>.
Con fecha 21 de junio de 1571, el Consejo dict6 au-
to en vista de todo el process, resolviendo: cque debian
de mandar y mandaron dar cedula de su Magestad di-
rigida al Virrey del Peru para que vea las informa-
ciones presentadas por las dichas parties y para que
demas dellas reciba las demas informaciones que con-
bengan a pedimento de las dichas parties o de oficio
y recibidas divida la provincia del Chucuito sobre que
es el dicho pleito entire los dichos obispados de los
Charcas y el Cuzco teniendo consideration a la distan-
cia de los lugares y dificultad y aspereza de los cami-
nos y calidad de la tierra y a la cantidad de tierras
que cada uno de los dichos obispados tiene por cerca-
nia de manera que queden en la mayor igualdad que
sea possible y en la forma que mejor este y mas con-
benga y en cuanto a los frutos que ovieren cargado de
la dicha provincia de Chucuito mandaron que se de y
acuda con ellos al dicho Obispo e iglesia de los Char-
cas y asi lo pronunciaron y mandaron &> (1).
A riesgo de salir de la sobriedad de exposici6n do-
cumentaria que debe caracterizar nuestra labor, hanse
trasladado los argumentos alegados por los obispos
(1) Ibid.









- 89 -


pleiteantes, para hacer ver que en 1571 se invocaba
auin la c6dula de 1553, deslindadora de las jurisdic-
ciones eclesiasticas de aquellas catedrales. Pero tam-
bi6n de este hecho hemos de aprovecharnos para co-
rroborar un aserto. Dijose que lademarcaoi6n de quince leguas>> debi6 ser mirada como provisional. Y
en fecto: si en 1571 se creia en su validez, y de ella
se hizo uso aunque no victoriosamente por el prelado
cuzqueio, en 1583 se preseht6 la ocasi6n de dar prueba
evidence de que aquel reducido y estrecho perimetro
jurisdiccional no existia sino nominalmente, rebasando
en much el que por derecho consuetudinario poseia la
cathedral de Charcas. 0 sea, que en 1583, la jurisdic-
ci6n eclesiastica abrazaba sino los mismos terminos y
provincias que comprendia la audiencia, por lo menos
la mayor parte de ellos.
Comprobaci6n de ello tendriamos en el informed que
S. S. I. el obispo de la Plata elev6 S. M. en 18 de
marzo de aquel ano. Corre con este una (relacion de
las doctrinas e iglesias que ay en el obispado de la
plata y prevendas vacas. Y son: sia mayor de Potosi, Parroquia de Nuestra Seniora de
los Carangas, Sant Bernardo, Sant Benito, Sancta
Barbara, Sanctiago, Sancto Agustin, SantPablo, Sant
Sebastian, Sant Joan, Sant Martin, parroquia de las
pieces, doctrine de Tarapaya, Vicariato de Porco, San-
tiago de Tiocoya, Atacama, Lipes, (dos doctrinas) To-
mahavi, Las Salinas, Condocondo, Sant Joan del Pe-
droso, hatunpuillaca, aullagas, andamarca, y hutinoca,
colquemarca, chuquicota, curaguara de chuquicota, To-
tora, Juyoma, de Callapa, Savaya, Callapa, Caquingo-
ra, Calacoto, Caquiavire, Santiago de Machaca, Machaca
la grande, quaqui, cepita, yunguyo, copavacana, poma-









- 90 -


ta, hilavi, acora, chuquito, ycho, y puno, Sant Fran-
cisco de la Puna, paucarcolla, cohata y capachica, guan-
cane, vilqute, molo, guacho, ujatca, y mocomoco, cha-
ra9ana, Camata, y Corujana, Chumas y Ambana,
& &>) (1).
Todas estas doctrinas, como las que se omite enume-
rar, se hallaban repartidas en el distrito de la audien-
cia, y la mayor part de ellas muy lejos del perimetro
de las quince leguas. Las que intencionalmente hemos
subrayado son las fronterizas con curatos del Cuzco.
Para dar mayor autoridad A la relaci6n, el obispo
concluye su informed con estas palabras: Por cedula Real me fue mandado embiar lo copia
supra scripta de las doctrinas y clerigos del Obispado
de la Plata que V. M. me hizo merced y asi va la
la mas cierta que he podido hacer &>>.
La delimitaci6n establecida por la cedula de once de
febrero de 1553, no pudo ser invocada por much tiem-
po, puesto que la facultad que ella otorgaba para
agregar 4 una 6 otra iglesia las tierras que estuviesen
fuera del perimetro de las quince leguas, era puerta
abierta 4 las dudas 4 interpretaciones antojadizas,
siempre que la tradici6n y las convenciones ticitas, re-
ciprocamente consentidas, no hubieran atajado los des-
vios y usurpaciones que tal incertieumbre demarcati-
va podia provocar. Desde luego, por la relacidn de
1583, se sabe que las doctrinas de Chucuito, Puno,
Paucarcolla y otras que quedan enumeradas, pertene-
cientes la provincia del Collao, entraban en la di6-
cesis de Charcas.

(1) Arch. Ind. Informe del obispo de la Plata A S. M. con una relaci6n
de las doctrinas 6 iglesias que hay en su obispado y prebendas vacas.
1558. 71-3-8.









- 91 -


La exiguidad de las quince leguas de Ambito epis-
copal senfalado tanto al Cuzco como a Charcas, y la
facultad anexativa de tierras pr6ximas que se les re-
conocia, no pudo menos que ser transitoria. En todo
el filtimo cuarto del siglo XVI no se hace otra cosa
por los diocesanos y magistrados de Charcas, que in-
sinuar a la Corona la conveniencia de erigir nuevas
catedrales en aquel distrito, por la raz6n obvia, a mAs
de otras muchisimas que se ofrecian, de que no era posi-
ble que un solo prelado asistiese, sin grave quebranto
de sus deberes pastorales, tan extensa y dilatada cir-
cunscripci6n. A principios del XVII comenz6se en el
Consejo de Indias a tramitar la erecci6n de otras cate-
drales. El plan de obispados, era, segin el sentir de
la audiencia de la Plata y virrey del Peri, conform
en esto a las necesidades evangdlicas de los vastos
dominios adjudicados 4 la audiencia y acrecentados
con nuevos descubrimientos y conquistas, era, decia-
mos, el de dividir el obispado de Charcas en otras dos
catedrales, cuyas sillas se situasen en la Paz y Santa
Cruz de la Sierra.
Someti6 A la consideraci6n de S. M. este asunto el
Consejo en consult de 29 de septiembre de 1604. El
Rey por real orden de esa fecha dispuso: eque la di-
visi6n haga el licenciado Torres y si el se hubiese ve-
nido la haga el Presidente que se dice y el uno y el
otro con comunicacion del Virrey y con suma diligen-
cia teniendola secret la envie al Consejo para la con-
firmacion y consulteseme entonces y enviarase a una
para que se apruebe y de esta manera se procedera
juridicamente> (1).
(1) Arch. Ind. Autos sobre la division del obispado de la ciudad de
la Plata en los de la Paz y Santa Cruz de la Sierra. 1609. 74-649.









- 92 -


Resuelta la division de la primitive di6cesis platen-
se, el Consejo preocup6se del sefalamiento de los li-
mites que tendrian las nuevas iglesias. A este pro-
p6sito elev6 la consult de 7 de septiembre de 1605,
fechada en Valladolid, que dice: < V. M. resuelto que se dividiese el obispado de los
Charcas en tres y elegido personas para ellos ynscripto
a su Santidad en esta conformidad ha sido servido
de mandar que esta division la haga el licenciado
Maldonado de Torres president de la Audiencia de
Charcas que esta probeido por Consejero de este Con-
sejo y si el fuese venido la haga el president que va
en su lugar con comunicacion del virrey del peru y
teniendola secret la envie al consejo para su confir-
maci6n.... )) (las iglesias nuevas estaran sin pastores
y en todo esto se representan muy graves inconve-
nientes y escrupulos y que Vuestra Magestad esta en
costumbre de senialar a los Obispados que se erigen
en las Indias occidentales los limits que hande tener
y se entiende que hay para ello concesiones aposto-
licas y para mayor abundamiento quando Vuestra
Magestad se sirvio de escribir a Roma sobre esta di-
vision mando advertir al Duque de Escalona que en
nombre de Vuestra Magestad suplicase a su Santidad
tuviese por bien de hacer la ereccion de estas Iglesias
con los limits y diocesis que por Vuestra Magestad
les fueren sefalados ha parescido que lo que conviene
al servicio de Dios y de Vuestra Magestad y vien de
aquellos subditos y lo que se deve hacer es que la
division de los dichos tres obispados la haga el dicho
licenciado Maldonado de Torres y en su ausencia su
subcesor con comunicacion del Virrey como Vuestra
Magestad lo tiene mandado y se ponga en execution








- 93 -


para que en Ilegando los obispos (que iran luego) en-
tre cada uno en la posesion de la parte que le tocare
y que sin embargo de esto lo traiga o enbie al Con-
sejo para que vista se de quenta della a Vuestra Ma-
gestad>. Y en otra consult de 28 de octubre de 1605
se agregaba: ( gestad mando que se cometiese la division de las
iglesias de la paz y la barranca que erigen de nuevo
dividiendolas de la iglesia de la plata de la provincia
de los Charcasal licenciado Alonso Maldonado de To-
rres deste Consejo y Presidente del Audiencia de la
dicha Provincia reparo V. M. en si avia facultad de
su Santidad para ello y aunque se entiende que la ay
y siempre se an hecho semejantes aplicaciones divi-
siones y senalamientos de terminos por comision y
orden de S. M. no se a topado con la bulla de su
Santidad que generalmente concede esto y asi se tuvo
por convenient esperar las de las erecciones y divi-
sion que ya han llegado en las quales su Santidad
da poder y facultad a la persona que Vuestra Mages-
tad senalare para que haga la division de las dichas
Iglesias aplicacion y senalamiento de terminos y a
tiempo que se pudiese por estar ya proveidos los
obispados y haver tanto tiempo que esta vaca aquella
Iglesia de los Charcas se envia el despacho hecho
para que siendo Vuestra Magestad servido le made
former y aunque se ordena al Presidente que hacha
la division y sefalamiento de limits y distritos ponga
a los obispos en posesion de la parte que aplicare a
cada uno de ellos> (1).

(1) Arch. Ind. Varios papeles references a la division del obispado
de los Charcas y modo de evitar el gobierno de los cabildos en sede
vacant. 1604-1605. 74. 3. 25.








- 94 -


Llenados los requisitos indispensables para proce-
der a la proyectada excisi6n episcopal de Charcas, el
Rey, por c6dula de 17 de noviembre de 1607, deleg6
y comision6 al president de aquella audiencia Alonso
Maldonado de Torres, para que la llevase g efecto. Los
t6rminos principles de la dicha cidula, son estos: < Rey. licenciado Alonso Maldonado de Torres mi Pre-
sidente de mi Audiencia de la Ciudad de la Plata de
la Provincia de los Charcas a quien he promovido a
plaga de consejero de mi consejo de Indias y a falta
vuestra al doctor Arias de Ugarte my oydor de mi
audiencia real de la ciudad de los Reyes aviendose
representado a su Santidad la grande distancia que
tiene ese obispado y que un solo prelado no le podia
visitar ni cumplir con sus obligaciones por lo qual era
necesario que se dividiesen y erigiesen iglesias de nue-
vo en las parties que conviniese lo a tenido asi por
bien y de que se erijan iglesias catedrales y obispados
de nuevo la una en la ciudad de la paz de chuquiabo
y la otra en la barranca de la provincia de Santa Cruz
de la Sierra y se an presentado prelados para ellas y
para esa de la ciudad de la plata que esta vaca y ansi
mismo ha mandado su Santidad etc.. y a este res-
peto en el mas o menos valor que tuviere aplicando
a cada uno el distrito e provincias que conforme a esto
fuere necesario y que mas commodamente puedan re-
gir y vlsitar los obispados mas como aca no se tiene
tan puntual noticia como para resolver esto sera menes-
ter por la satisfaction que tengo de vuestra persona
me a parescido encargaros y mandros que luego como
recibais esta deis orden en hacer la discrepcion de todo
ese obispado y la division de todos tres ansi en distrito
como en renta en la forma que os paresciere que mas








- 95 -


conviene para el fin que en esto se tiene del servicio
de nuestro sefor y beneficio spiritual de los natura-
les y vecinos y havitantes en esa tierra haviendo he-
cho para esto todas las diligencias necesarias informan-
doos para ello de personas desinteresadas y que tengan
noticia de toda la tierra comprehendida en los tres
obispados y de sus rentas de manera que se haga la
division con la justificacion puntualidad acertamiento
y prebencion que conviene advirtiendo a que como esta
dicho la iglesia de esa ciudad de la plata a de quedar
mejorada en renta y lo demas hecha la dicha division
los obispos entraran desde luego en la parte que les
tocare conforme a los limits y diocesis que sefalare-
des a cada uno y asentaran sus iglesias para ejercer
los actos pontificales y sin embargo dello me ynbia-
reis la dicha division a mi consejo real de la Indias
con particular relation de las causes y motives que
os obligaron a hacerla y repartir en la forma que lo
hicieredes para que aviendola visto made aprobar al-
terar o mudar como mas combenga y con esta condi-
cion y declaracion an de tomar la posesion los Obis-
pos & Fecha en el Pardo a diez y siete de noviem-
bre de mill y seiscientos y siete afios. yo el Rey. por
mandado del Rey nuestro seflor gabriel de hoa.> (1)
El president Maldonado de Torres, cumpliendo el
mandate real, hizo el fraccionamiento episcopal de La
Plata en los de Santa Cruz de la Sierra y La Paz,
mediante auto dicatdo en Potosi el 17 de febrero de
1609. No vamos aqui o examiner los detalles de tal
operaci6n. Lo que interest saber ahora es sencilla-
mente qu6 doctrines por el norte, esto es, por el lado
(1) Arch. Ind. Expediente titulado: Autos de la division del obispa-
do de la Ciudad de la Plata, folio 1. 1607. 74.6.49.








- 96 -


6 puntos en que las circunscripciones conocidas y regi-
das administrativamente se rozaban con la audiencia de
Lima, se habian adjudicado, 6 mejor dicho conservado en
el deslinde de la di6cesis de La Paz. El auto reza al res-
pecto lo siguiente: (A1 dicho obispado e iglesia de La
Paz se le seiala por termino y jurisdiction el Corregi-
miento y Vicaria de Paucarcolla que confina con el Obispa-
do del Cuzco con todos sus anejos y valles y distritos que
tiene las doctrinas siguientes: Paucarcolla, Sant Francis-
co de Capuna, Guancane, Vilque, Moho, Puno, Ycho,
esta sirven clerigos. Capachica, de frailes de la mer-
ced. Catta de la dicha orden. Asimismo se le adju-
dica y sefiala la gobernacion y vicaria de la provin-
cia de Chucuito en que hay las doctrinas y curatos
siguientes: La iglesia mayor de la ciudad de Chucuito
Sant Pablo, Santo Domingo, Nuestra Sefiora de los
Reyes de la dicha ciudad; en el pueblo de Acora ay
la doctrine de la Iglesia mayor, la de la Concepcion
de Nuestra Sefiora, la de Sant Juan. En el pueblo
de Ylavi hay tres doctrinas: la de la iglesia mayor,
la de la Conception, Santa Barbara. En el pueblo de
Cepita hay tres doctrinas: la de la iglesia mayor, San
Pedro, San Sebastian. En el pueblo de Yunguyo hay
dos doctrinas: la de la iglesia mayor, la Magdalena,
que todas son de clerigos. En el pueblo de Juli hay
cuatro doctrinas y curatos que sirven religiosos de la
Compania de Jesus. En el pueblo de Pomata hay
tres doctrinas y ouratos que sirven frailes dominicos
que son: la iglesia mayor, Sant Martin, Sant Miguel.
En el pueblo de Copacavana, doctrine y curator, que
sirven frailes agustinos. (1)
(1) Arch. Ind. Expediente sobre la division del obispado de Charcas.
1609. 74. 6.49.









- 97 -


He aqui c6mo queda demostrado que el perimetro
de las quince leguas en el que se habia encerrado el
obispado platense, fue derogado expresamente por
actos y provisions posteriores. La excisi6n de 1609
importa, pues, una nueva y amplia asignaci6n juris-
diccional, tanto por ser esa la voluntad del soberano,
cuanto por ser este hecho posterior a la c6dula de 1553,
que quedaba anulada virtualmente por la nueva divi-
si6n diocesana, aun cuando no se hubiera expresado
la derogaci6n de modo claro y evidence cual consta
de los documents expuestos. La operaci6n del
president Maldonado Torres fue aprobada por el
Rey. La distribuei6n de 1609 mantivose inamovible
hasta mas alli de 1810, sobre todo en la part sep-
tentrional, que es la que nos correspond estudiar.
Aqui habria acabado la historia de la formaci6n
del episcopado de Charcas; pero para dar toda la
certitud possible las anteriores aserciones, por una
part, y por otra, para Ilegar 4 un conocimiento mis
puntual y detallado de los lindes eclesiasticos de la
Paz, si cabe, y no fuera necesario lo expuesto, vamos
4 recurrir 4 un document de rare valor por su pro-
cedencia y por su m6rito intrinseco, lleno de verdad
y circunspecci6n. Este es el informed que fray Grego-
rio Francisco, obispo de aquella di6cesis, elev6 4 S. M.
en 1773. En la carta en que daba noticia del envio
de aquel trabajo, deciale: (27 de Febrero de 1773)
< na 4 todos los Arzobispos y Obispos de estas Indias
se le remitan informes del estado material y formal
de sus iglesias con arreglo A la instruction publicada
por el Papa Benedicto decimo tercio que para el efec-
to se envio en la occasion misma; por lo respective a
7









- 98 -


esta di6cesis de mi cargo, remito a vuestra Magestad
la adjunta description general de toda ella que for-
me el ano pasado de 1769 que tengo remitida A
Vuestra Real Audiencia de la Plata y a vuestro Vi-
rrey del Peru .... por la cual consta el numero de
beneficios que hay en este Obispado las distancias
de .unos a otros y las de sus respectivas jurisdiccio-
nes, las vice parroquias nuevamente erigidas por
mi etc6tera.... > (1).
Por el titulo que encabeza el informed aludido, pue-
de juzgarse de la conveniencia de copiar ciertos
apartes suyos. Dice: < blos comprendidos en el distrito y jurisdiction del
Obispado de Nuestra Senora de la Paz: de sus bene-
ficios curados que son setenta y cinco: del territorio
que cada uno abraza: de sus anexos y de las distan-
cias entire si>>. En seguida viene la noticia general de
las provincias sometidas a la autoridad eclesiAstica.
< extension seis provincias, que son: Sieasica, Pacaxes,
Omasuyo, Larecaxa, Paucarcolla, y Chucuito> (2). Por
interesante que sea la descripci6n elevada por el obis-
po, no nos es dado trasladarla aqui integramente,
pues, su lectura a mis de inoficiosa resultaria incon-
gruente. S61o vamos a transcribir los puntos que tie-
nen relaci6n direct 6 inmediata con la cuesti6n fron-
teriza. Estos son los siguientes: caxa: consta esta provincia de catorce pueblos fuera
de los anexos con otros tantos curatos los cuales son:

(1) Arch. Ind. Carta del obispo de la Paz remitiendo en cumplimien-
to de la real cddula de 1770 la: *Descripci6n topografica del estado de
su di6cesis>. 1773. 121-1-16.
(2) Ibid.









- 99 -


Sorata, Hilabaya, Quiabaya, Combaya, Ytalaque, Am-
bana, Mocomoco, Chuma, Aayta, Camata, Charasani,
Pelechuco, Songo y Challana. El de Pelechuco que
hasta de nueve aifos A esta part se dividio fue
un solo beneficio con el antecedente (Charasani) dista
de el veinte leguas y de esta ciudad setenta y tres y
es el ultimo pueblo de este obispado por aquella part;
pues las tierras que se siguen por un lado son del
obispado del Cuzco por otro de las misiones de Apo-
lobamba que tienen su entrada por el. Tiene juris-
diccion muy lata y dispersa en la cual cuenta cuatro
anexos el primero nombrado Suches distant nueve
leguas con cordillera de por medio: el segundo de
Sunchuli apartado del pueblo principal otras tantas le-
guas tambien con el intermedio de cordillera y dis-
tante del antecedente quince, el tercero se denomina
Ullaulla que dista doce leguas del pueblo principal y
del expresado anexo de Suches desde seis hasta ocho
leguas por estar extendidos los' indios en aquel para-
ge y apartados unos de otros y el cuarto es Tapi a
la parte de Sunchuli distant de este cinco leguas y
del pueblo catorce y todas estas distancias son de
clima rigidisimo por la inmediaci6n A la sierra neva-
da. Por la parte que confina con Charasani se ex-
tiende su jurisdiction hasta catorce leguas y terminal
en una estancia de Indias nombrada Cafoma, cuyo
vecindario se compone de poco mas de treinta perso-
nas... Por la part que linda con las misiones
de Apolobamba que estan a cargo de los padres de
San Francisco aunque se extiende su jurisdiction has-
ta el rio Amantala es quien lo divide y hay mas que
de veinte leguas no tiene por alli feligresia de consi-
deracion.. Por la que linda con los tres pue-




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs