• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Title Page
 Personas
 Acto primero
 Acto segundo
 Acto tercero
 Acto cuarto














Group Title: Abufar,
Title: Abufar
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00086526/00001
 Material Information
Title: Abufar o La familia árabe. Tragedia en cuatro actos
Series Title: Abufar,
Physical Description: 83 p. : ; 15 cm.
Language: Spanish
Creator: Ducis, Jean François, 1733-1816
Heredia, José María, 1803-1839 ( tr )
Vingut, Francisco Javier, b. 1823 ( ed )
Publisher: R. Lockwood and son
Place of Publication: Nueva York
Publication Date: c1853
 Subjects
Genre: fiction   ( marcgt )
 Notes
Statement of Responsibility: Tr. por Don José María Heredia.
General Note: Edited by F.J. Vingut.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00086526
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 78730290
lccn - 21021810

Table of Contents
    Title Page
        Page 1
        Page 2
    Personas
        Page 3
        Page 4
    Acto primero
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
    Acto segundo
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
    Acto tercero
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
    Acto cuarto
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
Full Text





ABUFAR





LA FAMILIAR RABE.


TRAGEDIA EN CUATRO ACTOS.



TRBADOIDA POR
DON JOS MARIA HEREDIA.






Nueba Yoti:
ROE LOCKWOOD AND SON,
Librera Americana y Estrangera,
BROADWAY, NO. 411.


































Entered, according to Act of Congre.a, in the year 1851,
BY Fa ccSco JATIBB VmIN r,
nl the Clerk's Ofice of the District Court of the United State for the
Southemb Distrit of New York.





















PERSONAS.




ABUFAR.
FARHANSs7ys
SALEMA,
ODEIDA,
TENAIM, hMtna de Aufar.
FARASMIN, cautivo.
SOBED, Jovenes rabe.s













El teatro represent las tiendas esparcidas de la
tribu de Samael: en el fondo hay un altar domstico.
A los lados se vern algunos pozos al nivel del piso,
cubiertos con grades piedras. Dos palmas que en-
lazan sus ramas. A lo ljos los sepulcros de la
tribu y el horizonte que se confunde con la arena.

ACTO PRIMERO.



ESCENA I.

TENAIM. SALEMA. ODEIDA.

Salema.
Con esa historic tierna del anciano
cun dulce llanto derramar me has hecho!
Feliz el que socorre al desgraciado,
y honra las canas como se honra al cielo!

Odeida.
Pero de humanidad rasgo tan bello
quin te cont?
Salema.
Mi madre idolatrada:
aun mas me la hace amar este recuerdo.
Imaginse con tristeza un dia










que un infeliz con insensible pecho
miraba yo; y solas refirime
ese rasgo, que sabes, noble y tierno.
,,Madre, nombradme, dije cuidadosa,
,,aT mortal generoso, que en su seno
,,al hurfano abrig;" mas ella entnces,
,,no es possible, me dijo: tal secret
,,es veces segundo beneficio
,,del noble bienhechor, que en el misterio
,,envuelve sus bondades, temeroso
,,de ofender la miseria con su aspect.
,,Los infelices,.hija, son sagrados;
,,involuntario y suave es el afecto
,,que inspiran las acciones generosas.
,,De nuestros beneficios solo premio
,,es su repeticion."

Odeida.
Por qu ese rasgo
contar no quieres? Juntas lloraremos
de ese nio infeliz la suerte infausta.

Salema.
Ese placer tan doloroso temo.
Tenaim.
As por siempre cruel melancola
la flor marchita de tu rostro bello.
No basta que Farhan, tu inquieto hermano,
haya dejado de tu padre l seno,










sin que su hija espirante en su familiar
siembre tambien la turbacion y el duelo,
y su hijo errante, y su hija en el sepulcrs
llore Abufar en immortal tormento?
Salema, sabes que al morir tu madre,
vine dar mi hermano algun consuelo,
y te serv de madre. Antes que venga
tu padre bendecir el dia sereno
que nos luce, disipa de tu frente
la nube del dolor, el hondo tedio
que as te turba.



ESCENA II.

DiCRas. FAASMIN.

Farasmin.
Cuando el puro dia (A Odeida.)
al trabajo me llama, vos me acerco
pediros mandates.

Odeida.
Cun injusto
os condena sufrir el hado adverso!
S; yo os he visto ansioso, fatigado....
no iguala vuestra fuerza vuestro celo.
Haced que en el trabajo se os ayude.










Farasmin.
Vuestra bondad, Seora, ha much tiempo
que mis males endulza y los encanta.
Siervo en la Arabia y de la Persia ljos,
vos sola me volveis mi dulce patria.
Aqueste corazon, me entiende el cielo,
no murmur jamas de su destino.
Por 6rden de Abufar os obedezco;
1 me admite cual hijo en su familiar.
Estas tiendas, Seora, estos camellos
son para m sagrados: cul me es dulce
trabajar para vos y obedeceros!

Salema.
Qu palabras! La gracia, la ternura,
la virtud y el valor mas noble y bello
se ven pintadas en su ingnua frente.
Ni el corazon mas generoso y tierno
nos basta preservar del infortunio.


ESCENA III.
DIcHos. ABUFAR que aparece detras del altar.
Abufar.
Sol, de vida y calor divino centro
(Se arrodillan todos.)
y cuya luz fecunda, inagotable
es alma y esplendor del universe;










ti, que miras al rabe indomado
vagar en libertad por el desierto,
sobre nosotros y tu gran familiar
haz brillar la iiocencia con tu fuego.
(Quema incienso en el altar.)
Mira mis manos puras levantarse
saludar tu resplandor primero,
y por mi voz bendice los humans.
Hijos mios, alzad. iPor qu os encuentro
conmovidos?
Tenaim.
La historic del anciano
sus lgrimas caus6, y ha poco tiempo
rogaba Odeida su querida hermana
le contase esta historic. Ella temiendo
enternecerse much, lo rehusaba.

Abufar.
Por qu temer tan delicioso afecto?
Ay! sin la compassion, el don mas dulce
que obtiene el hombre del benigno cielo,
qu fuera en estos climas abrasados?
Ella sola consagra los desiertos
con la hospitalidad en la pobreza.
Ecsecracion al inhumano pueblo
que la piedad abjure y desconozca!
De un rabe palpitan en el seno
valor y humanidad. Cuenta esa historic,
y haz correr de mis ojos llanto tierno.









10
Salema.
En medio un mar de arena devorado
por el sol furibundo del desierto
un rabe perdido, un padre, hermana,
buscaba ansiosamente y lo ljos
su tienda solitaria, mas en vano:
ningun ser le present el universe.
De temor abrumado y de fatiga
solo ve en torno soledad, silencio.
,,Hijos mios, esclama enternecido,
,,os volver ver junto mi seno?"
La ardiente sed le abrasa y le devora
sin que para templar su vivo fuego
ya quede al infeliz sino una fruta.
A sus labios la llega, y mira i6 cielos!
una hermosa muger que moribunda
junto una roca en aquel moment
iba dar ecsistencia dolorosa
de un amor infeliz al fruto tierno.
,,Esa fruta, esa fruta, ella le dice,
,,6 devorada por la sed perezco,
,,y mi prole tambien." ,Tomadla al punto,
,,dice el anciano, vivid." Levanta al cielo
sus ojos, le suplica y en sus brazos
recibe al nio. ,,A tu familiar presto
,,y tus hijos vers, dice la madre:
,,sirve de padre al hurfano que dejo,
,,y dile un dia, que pag mi vida
,,de madre el nombre," y elevando luego









11
su proftica voz: ,,escucha, sigue,
,,solo ves con terror en el desierto
,,sed, muerte, espacio mudo y silencioso.
,,Esa es tu send, anciano, s, el Eterno
,,sobre ti velara."....Dice y espira.
Abufar.
Juzgas que su virtud le pague el cielo?
Salema.
Padre, os sorprende su bondad acaso?
Abufar.
Hijas, de la virtud un rasgo bello
no me sorprende.
Salema.
Y ese nio ecsiste?
Abufar.
S.
Salema.
Su suerte cul es?
Abufar.
Dispone el cielo
que la ignoreis. El con piedad so encarga
del hurfano inocente. Yo no puedo
deciros mas.
Odeida.
Llorabais cual nosotras?

Abufar.
Las acciones virtuosas de los buenos











protegen las families. Venturoso
el que los indigentes socorriendo,
acumula un tesoro de bondades!
Yo tuve un hijo, y con piadoso anhelo
le eduqu. Cmo career que nuestros hijos
pierdan tan pronto el plcido recuerdo
de nuestros beneficios, y que olviden
al que vida les di? Yo en otro tiempo
Shonr sensible la vejez del mio.
Si tuve que perderle, por lo mnos
le prodigu mi amor y mi ternura
hasta su hora final. Hondo misterio
envuelve la conduct de mi hijo.
No penetrasteis, hijas, siu secret?
Por qu Farhan en su caballo ardiente
en el fondo perdise del desierto;
y por Egipto, Siria, Persia y Media,
enfurecido y sin descanso huyendo,
muda de soledad, do quier llevando
su insufrible inquietud y su tormento?
Por qu me abandon? Por qu aterrados
contemplan los malvados el aspect
de la virtud? Tan solo por librarse
de mi presencia y su culpable tedio.
Para comprar necesidades, vicios
y el atormentador rutnordimiento.
Que no vuelva las tiendas donde habito,
viva ljos de m, verle no quiero.









13
Tenaim.
Y si volviera su deber?
Salema.
Si humilde
viniera vuestros pies?
Odeida.
Si con sus ruegos
escucharle os forzara?
Tenaim.
Hermano mio!
Salema.
Padre mio!...
Abufar.
Jamas! Sobrado tiempo
de mis bondades abus6 el ingrato.
Hijas queridas, que regueis espero
de mi vida en el fin algunas flores.
S, por vosotras al benigno cielo
rindo mi gratitud. Esos ingratos
sus families abandonan presto,
y vosotras vivis con vuestros padres
para hacer su delicia y su consuelo.
Cun dulce y delicioso es el cario
de una muger! Vuestro adorable sexo
de los hombres naci para ventura.
Mas, Salema, responded, qu tormento,
que triste languidez abruma tu alma,










y altera tus facciones? Yo te veo
que vagas pensativa y solitaria,
6 en los sepulcros lloras. Cuando el velo
tiende la noche, y las estrellas puras
brillan temblando en l por qu en el cielo
fijas los ojos, que tu llanto inunda,
suspiras triste, y tu mirar austero
hasta la tierra lentamente baja?
El abrumador remordimiento
tu no mereces, djalo tu hermano,
que despreci6 mis lgrimas y ruegos.
Salema.
Ay!.... cun ljos respira de nosotros!
Abufar.
Por qu me abandon?
Salema.
Si gime lleno
de unfortunios?
Abufar.
Los tiene merecidos.
Escucha, Farasmin: mi prisionero
te hizo la guerra, y al servicio mio
cinco aos te he tenido en el desierto.
De Nasser y Zafir en nuestras tribus
prcsimos partir unos viageros
estn para la Persia que perdiste.
Yo te doy libertad, parte con ellos,
y vuelve ver tu patria. A mi sepulcro











este dulce placer conmigo llevo,
y el de que eres feliz. Frutas te brindo,
y una tienda modest y un camello.
Estos son nuestros nicos tesoros;
si de la Persia el corrompido seno
la molicie fatal te inspira un dia,
recuerda de tu largo cautiverio
la pobreza inocente y la dulzura.
Me acostumbr quererte; y as creo
que en esta soledad mis tristes ojos
te buscarn. All en tu patria espero
no te olvides de Abufar que te ama.
T disipa, hija mia, de tu seno (d Salema.)
el dolor que te aflige y te consume.



ESCENA IV.

ODEIDA. FARASMIN.

Farasmin.
Cuando dejaros por mi mal me apresto
dejad que goce al menos la delicia
de escuchar vuestra voz y obedeceros.
Do quiera que el destino me arrebate,
me acordar de la bondad que os debo
y de vuestro candor. Acostnmbrado
las puras costumbres del desierto
estaba ya; dichoso le habitaba.










O cuntos bienes al partirme pierdo!
Cmo Farhan tan lejos de vosotras -
busca ansioso la paz y vaga inquieto
cuando pudiera disfrutar tranquilo
la ventura inefable que yo anhelo?
Cul me angustian, Odeida, sus peligros!
Odeida.
Os corresponde vos compadecerlo?
vuestro enemigo fu6.
Farasmin.
Y en vano quise
con mi cario merecer su afecto.
Fuese que atormentado de pasiones
me envidiase mi calma, 6 que en secret
le irritase el cario que su padre
se digna demostrarme, 6 que en su ciego
rencor afortunado me juzgase
por vivir junto vos; seora, es cierto
que 61 un odio implacable we profess.
Es vuestro hermano, Odeida, y v n,> i
Aborrecerle.
Odeida.
Su inquietud fogosa
siempre le domino, y mil escesos
le vi precipitarse; mas yo juzgo
digno de la virtud su ardiente pecho.
Farasmin.
Desgraciado Farhan!









17
Odeida.
Bien pronto en nuestra triste compaa
dejareis de gemir. All en el seno
de la Persia brillante y de sus hijos
olvidareis las palmas y camellos
de Samael. La gloria y los placeres
en vos disiparn nuestro recuerdo;
el favor de Cambses, un palacio....

Farasmin.
Yo de l he huido: su profundo tedio
iguala su esplendor. Ya fatigado
de ver de cerca el refulgente cetro,
part la guerra, y mi feliz destino
me hizo de vuestro padre prisionero.
Aqu bajo sus leyes paternales
abjuro el fausto de la corte, y ljos
del vicio vil y la opulencia ociosa
ser hombre por fin con l aprendo.
He alimentado con mi propia mano
al generoso bruto que del viento
vuela la par, del rabe fogoso
el tesoro, el amigo y compaiero.
De m qu hubiera sido all en la corte?
Hubiera visto deslizarse el tiempo
sin ecsistir. Mas vos ya me enseiasteis
amar la tierra y admirar el cielo.
S; vos poblais mis amantes ojos
las rocas y los prados del desierto.
2











En el dulce delirio que me anima
siento lleno de vos el universe.
Do quier os siguen mis amantes pasos
y mis labios recogen vuestro aliento
en los aires perdido; os he callado
mis suspiros y lgrimas de fuego.
El amor, la inocencia y la hermosura
bajo estas tiendas me guardaba el cielo.
Obtendr vuestra mano, 6 la Persia
corro olvidar mi dulce cautiverio.
Olvidarle.... jamas! Una palabra...
Decid si he de partir 6 permanezco.

Odeida.
Ya sabes, Farasmin, que nuestro padre
sumision y obediencia le debemos:
su bendicion desciende cada dia
sobre nosotros desde el alto cielo.
El adora su patria y por desgracia
no es Samalita, Farasmin... yo temo....

Farasmin.
Mirad que los instantes son preciosos.

Odeida.
Estn listos acaso los camellos?

Farasmin.
Voy partir.









19

Odeida.
Quedaos.... mas escucho
algun rumor... se acercan y yo tiemblo
de que mi padre nos encuentre juntos.
Ah! Tenaim.... sois vos?



ESCENA V.

DICHos. TENAIM.

Tenaem.
Y nuncia vengo
de muerte y de dolor. Tu triste hermano
no ecsiste.
Odeida.
Qu decis?
Tenaim.
Farhan ha muerto.
Odeida.
Eterno Dios!
Tenaim.
Noticia tan infausta
en este punto me cont6 un viagero;
pero teme estenderla en nuestras tribus,
que tanto amaban & Farhan.









20

Odeida.
O cielos!
Dulce Farhan, hermano idolatrado!
En vano tus hermanas con anhelo
esperaban tu vuelta: pereciste
y tan j6ven.... Acaso del desierto
sepultan las arenas tu cadver,
6 el mar te devor!
Farasmin.
Callad, os ruego
disimulad vuestro dolor y llanto;
su prdida llorad, pero en secret.
Abufar dasdichado no podria
sobrevivir su hijo. Procuremos
ocultarle su muerte desgraciada.
El le ama aun. Del padre mas severo
la clera se exhala y se disipa
del hijo amado en el sepulcro yerto.

















ACTO SEGUNDO.



ESCENA I.

FARA N.

Farhan! por fin no ecsistes, y en la tumba
se hundieron tus delirios y tus penas.
Los misterios de tu alma dolorida
yo penetr sagaz, aunque tu lengua
tu amor fatal callaba. No me engailo:
un criminal amor tuvo Salema,
que devor su ser. Sin duda huia
lleno de horror de su passion funesta.
iO feliz en su tumba silenciosa
el msero mortal quien pudiera
un moment de mas hacer culpable!
Mas Odeida y Salema aqu se acercan:
turbadas vienen, tmidas caminan.
Retirmonos ya; disfruten ellas
la triste libertad de llorar solas.













ESCENA II.

SALEMA. ODEIDA.

Salema.
No lo sabrs....
1 Odeida.
Tu hermana te lo ruega.
Salema.
Sueno fatal! Presagio pavoroso!
Odeida.
Qu....! no te fias de mi f sincera?
Salema.
Vas temblar....
Odeida.
No import. Por qu quieres
as ocultarme tus profundas penas?
No gimo en tu dolor?
Salema.
Pues bien, escucha....
ques que lo quieres, mira la apariencia
con que el cielo terrible ya me anuncia
la mayor desventura que me espera.
Para vencer el tedio que me abruma










esta maana solitaria fuera
recoger el fruto de las palmas
para nuestra familiar. Ya dispuesta
la paz y al descanso me sentia
y la illusion mas pura y halageea:
yo miraba sin ver: mi alma embriagada
se formaba una dicha en mil quimeras
y adoraba su imgen. Reclinme
bajo la sombra solitaria y fresca
de un rbol del desierto, y encantada
cuando el sol en mitad de su carrera
con su fogosa luz baaba el mundo
sin duda al suefo me entregu y en Persia
soiaba estar, bajo su cielo puro
entire arroyos y mieses y florestas
y blanda sombra. Erraba complacida
entire tantos tesoros y bellezas,
cuando se ofrece a mi gozosa vista
un bello jven. La profunda pena
anublaba su frente pensativa,
y la espresion de sus miradas tiernas
el fuego de sus ojos mitigaba.
En medio las delicias de la escena
hermosearse su frente parecia
con la beldad de la natural; y esta
de quien era el amor se embellecia
con la alta majestad de su presencia.
Mas cuando esclamaba contemplando
su bello rostro en 61 buscando atenta











unas facciones que mi pecho adora,
no osando career de mi ventura inmensa
la realidad, despareci el encanto.
Mirme arrebatada las arenas
de un desierto vastsimo, abrasado,
sin vida ni color; do la fiereza
del inflamado cielo devoraba
hasta las puntas de las pardas peas;
Mas de repente un jven moribundo
mis turbados ojos se present.
Yo trmula, aterrada y compasiva
corro salvarle de la muerte fiera.
Mas no logro llegar; mis tardos pasos
gimiendo arranco de la ardiente arena,
m'e detengo, camino, tiemblo, espero;
me esfuerzo continuar, me acerco y era
mi hermano el jven....

Odeida.
El!
Salema.
Farhan. ,,Hermana,
me dijo con dolor, en esta arena
vienes conmigo a sepultarte? Ardiendo
,,en nuestro seno est la misma hoguera,
,,y este viento de fuego nos devora.
,,Oyes bramar el aquilon, Salema?
,,El sol ya palidece oscurecido
,,y del desierto la estencion inmensa











,,en este rayo pavoroso espira.
,,El nico es, hermana, el que nos resta,
,,es el postrero ya para nosotros.
En vano entnces nuestros pies se esfuerzau
afirmarse en la arena conmovida,
que pronta devorarnos gime y tiembla.
Los dos palidecemos: nuestro pelo
de horror se nos levanta en la cabeza,
nos tendemos los brazos, las rodillas
nos desfallecen, y la muda arena
tranquilo mar se abre, nos devora,
y con calma fatal luego se cierra.
Aun no respiro, hermana. iPero lloras ?
Qu causa tu dolor? O cielo.... Tiemblas?

Odeida.
Ese suelo! Ay!... Farhan....
Salema.
Hermana mia!..
Odeida.
Muri....
Salema.
Gracias al cielo. No me resta
sino el dolor. Mi abominable llama
no es ya temible....
Odeida.
Qu oigo? Cul me aterras!
Es possible!











Salema.
T, hermana, por ventura
conoces el amor ? El era, l era
el devorante ardor que te ocultaban
mi languidez continue y mi tristeza.
Esta passion por la virtud proscrita
turbaba mi razon con su fiereza
y en vano combatirla pretendia.
Vivo para Farhan, le adoro ciega.
Este aire del desierto envenenado
abrasa mnos que la llama horrenda
que en mis sentidos arde. Aqu le miro
como en la majestad de su belleza
se present mis ojos, cuando solo
encantaba los cielos y la tierra.
Qu digo? En el sepulcro silencioso
donde he turbado tus cenizas yertas,
sin duda con horror, Farhan, me escuchas.
En el furor de mi passion funesta
todo lo he profanado: esta morada,
lazos de sangre, honor, naturaleza.
Hermana, venga en mi infelice vida
al cielo que me escucha y me d,,testa.












ESCENA III.

DICHas. SomBD.

Sobid.
Abrasado al rigor del cielo ardiente
en este instant vuestro hermano llega.
Falsa fu de su muerte la noticia:
un pastor del desierto ya le viera
en su mismo caballo generoso,
que saltaba de gozo y de soberbia
al eco grato de su voz querida.
Vais verle al instant, mas lo aterra
de su padre la clera y querria
evitar al principio su presencia:
vendr pedir que le oculteis vosotras.
Lleno de polvo y ansiedad se acerca.
Vedle.



ESCENA IV.

DIcHos. FARIAN.

Farhan (4 Sobid que se va.)
Vete. Abrazadme.... vuestro hermano....


Salema.


Farhan!....









28

Odeida.
O cielo !....
Farhan.
Si mi padre os viera
conmigo hablar... A dnde est? Yo tiemblo...

Odeida.
Ahora en la tribu de Zafir se emplea.
Farhan.
Respiro ya.... Por fin gozo tranquilo,
dulces hermanas, tras de larga ausencia
del placer de miraros.. Cul me encanta
vuestro amable candor, vuestra presencia!
Aqueste sol abrasador, terrible....
la vasta soledad.... estas arenas....
este viento, este viento emponzoado
del cruel desierto.... mis profundas penas....
todo me abruma.... ya me tranquilizo....
estos camellos fieles.... estas tiendas....
ver mi tribu.,.. Samael.... Yo creo
que ya la paz del alma lisongera
y la felicidad por que suspiro
van acercarse mi Por qu, Salema,
miro en tu rostro cndido y divino
de la afliccion y languidez la huella?
Por qu oscurece del dolor la nube
las horas de tu hermosa primavera?
Tu corazon parece atormentado









29
Odeida.
Siempre mi hermana la fatal tristeza
fu6 inclinada.
Farhan.
No; deja que responda....
Salema.
Nuestra vida infeliz como la arena
de este desierto brinda pocas flores;
pero ciin mano pr6diga se encuentra
derramando el dolor....
Farhan.
Salema.... Hermana. (d Odeida.)
dime, no miras con placer mi vuelta?
Odeida.
Sin duda....
Farhan.
Oh! ven y que mi amante seno
os estreche las dos.... Querida Odeida!
Odeida.
Cunto he llorado ha poco por tu muerte.
Farhan
Y t tambien llorabas?... esta nueva
no lleg6 de mi padre los oidos?
Odeida.
Pienso que no.









30
Farhan.
Si perecido hubiera
cargado con su clera.... vosotras
le aplacareis. Acaso me detesta
lo mismo Tenaim.
Odeida.
Ella te amaba
y te ama aun....
Farhan.
Y t tambien, Salema?
Pero decide, veces con mi padre
de m no hablabais, y mi larga ausencia?
Odeida.
Mi padre nos mand que en nuestros labios
jamas el nombre de Farhan se oyera.
Farhan.
Tanto me odia?
Odeida.
Al nombrarte ayer lloraba.
Farhan.
Lloraba dices? Infeliz....! Salema,
tu languidez sin duda y mis errors
anublan su vejez y le atormentan.
Odeida.
Qu! suspiras, hermano?









81
Farhan.
A ti te toca
consolar mi padre de las penas
que insensato le di. Tu dulce acento
habr aliviado al mnos su tristeza,
y tu mano inocente habr enjugado
sus lgrimas amargas. Tu presencia
es blsamo feliz mis dolores....
Ven mi corazon, hermana tierna. La abraza.



ESCENA V.
DICHos. ABUFAR.

Abufar.
Qu miro, cielos!
Farhan.
El es!... Ay.. ocultadme
por compassion. Su clera severa!...
hermanas!
Odeida.
Vamos. (Vase con Salema.)
Farhan.
Padre! (arrodillndose.)
Abufar.
Yo no tengo hijo, calla. Uno creyera










tener en otro tiempo, y cual me amaba!
Le llamaban Farhan. Su infancia tierna
carioso eduqu y en l fundaba
de mi vejez las esperanzas bellas.
Pero me abandon y el clima ignoro
donde vaga insensato.
Farhan.
Y si estuviera
humilde vuestros pies?
Abufar.
Yo no lo veo.
Un nuevo objeto miro en mi presencia,
que de repente con su vista sola
de horror profundo y de aversion me llena.
Baja tu corazon; dime la causa
que al ver tu faz estremecer me fuerza.
No ser que al aspect de un ingrato
se estremece de horror naturaleza?
Dime, cuando tu padre abandonaste
te abrumaba tal vez con su several
autoridad? Acaso era un tirano?
Huias de sus caprichos dureza,
del ejemplo de sus torpes vicios?
Mas si te profesaba su alma tierna
el amor, que tan mal pagar debias
cmo su vista osado te presents?
T no naciste aqu, Torna los climas
donde en palacios encantados reinan











los deleites, el oro y los tiranos;
donde las costumbres se desprecian
y con horribles mcsimas del vicio
la atroz deformidad se viste y vela.
iQu te han hecho, cruel, estos desiertos?
Por qu imprudente aqu mezclar intentas
del crime el aliento abominable
con el que pura la virtud alienta?
Te he sorpendido hablando con mis hijas,
quiero advertir las families nuestras
y avisarles.... qu digo? no es preciso.
Vete, malvado, y huye do te esperan
los perversos: no puede aqueste suelo
sufrirnos los dos; sal de mi tienda
o de ella salgo yo.

Farhan.
Ya os obedezco;
pues mi padre obedecer es fuerza,
sin duda con dolor, mas sin quejarme.
El viagero estraviado quien aquejan
el hambre y sed, encuentra en su camino
de mi padre benfico la tienda,
y en su apacible hospitalario abrigo
halla el agua y el pan que le alimentan;
l de Abufar en la tendida mano
recibe de su f6 segura prenda,
mas para su hijo msero ha cerrado
su tienda y su corazon.. ya no me iesta











mas que un asilo, en l me aguarda al cabo
el reposo, la paz, que solo encuentra
en el sepulcro el triste. Ir trasquilo
del juez incorruptible la presencia,
l lee los corazones y perdona;
tal vez mis razones, si me oyera
el severo Abufar se rendiria.
Bien poco perder con mi ecsistencia;
pero al sepulcro de mi padre el odio
llevo conmigo; tan horrible idea
este abatido corazon abruma....
A Dios... voy morir....
Abufar.
Y qu digeras?
Farhan.
Digo que el cielo en mi alma borrascosa
de nuestros climas el ardor pusiera.
Que una necesidad fatigadora
de mirar otro cielo y otra tierra
me arrebata sin fin: he recorrido
de los desiertos la estencion inmensa
y los ricos palacios de los reyes.
He visitado templos y cavernas,
sepulcros y ruinas. Sobre el Atlas
meditaba tal vez del cielo cerca
sobre la eternidad y enardecido....
Abufar.
Ingrato.... y no te di6 naturaleza










padre y familiar? Qu, no los amabas?
quien en tu insano corazon vertiera
ese furor que comprender no alcanzo?
La dicha es el objeto por que anhela
todo mortal: mas dime, aquesta dicha
adnde la buscabas? Era fuerza
buscar tan ljos, la virtud, que sola
hace feliz del hombre la ecsistencia?
Desde tus aos tiernos no has probado
de nuestra dulce vida la inocencia,
la paz de los desiertos y el cuidado
de aliviar de los pobres la miseria?
No viste las families venturosas,
no miraste el pudor de las doncellas,
sus castos himeneos, tus hermanas
quienes nunca os la vil sospecha
ni aun amagar? Al fin del universe
qu ibas pues buscar?. Leyes several?
No las tenemos? Las costumbres bastan.
Tesoros? para qu? Nuestras riquezas
nuestros ganados son: otra es intil.
Tal vez sepulcros? Las cenizas yertas
duermen aqu de nuestros padres justos.
Templos? Al cielo mira y la tierra.
Todo, hijo mio, con imgen pura
nuestros ojos por do quier present
el Hacedor: do quiera en sus bondades
vemos su amor inmenso: su grandeza
arde en el sol. En la brillante noche










cuando lucen sin cuento las estrellas
no se hall Dios, bajo su augusto velo,
dirigiendo la march con que vuelan
los astros silenciosos; dispersados
del ancho espacio en la llanura inmensa?
Este suelo natal, este aire puro
nada dicen, Farhan, tu alma inquieta?
Nada puede fijarte con nosotros?
Tan presto te olvidaste de Salema
de Odeida y Tenaim y de tu padre
que tu afecto acreedor se consider!
Cuando me abandonaste, palpitaba
tu corazon?... Permite que lo crea,
mi hijo no esconde un alma empedernida;
bajo esterior dolor ama y respeta
su padre sensible: no es malvado.
Ha cedido sin duda la violencia
de sus pasiones: pero ya es preciso
que le asegure la naturaleza.
Un himeneo virtuoso....
Farhan.
El himeneo!
Abufar.
He envejecido.... s por esperiencia
lo que t necesitas. Imprudente
y terrible es tu edad, ardiente y fiera.
Yo tambien sus peligros he probado,
iEl himeneo, union tan pura y bella











desagradarte puede? En torno mira.
Cuando de este desierto las arenas
oscurecen el aire en torbellino
y los vientos mortferos elevan
hasta el cielo sus nubes abrasadas
y los viageros trmulos aquejan,
el camello encorvado en la borrasca
en el polvo sepulta la cabeza,
y burla as con su feliz instinto
del viento emponzoado la violencia:
burla tambien la juventud fogosa;
no esperes, 6 Farhan, que en tu alma inquieta
del vicio el soplo ardiente haya secado
la hermosa flor de la virtud. Ah! tiembla
de volverte insensible. Sus injuries
no perdona jamas naturaleza.
Himeneo, himeneo puede solo
arranearte al peligro que te cerca.
Escoge en nuestras tribus una esposa
que tus caricias y tu amor merezca
y al lado tuyo tu ventura fije.
Goce tu padre de tu dicha y pueda
abrazarte y llorar y renovarse
en tu posteridad. Ya mi several
frente se desarm: vulveme al hijo
cual yo te vuelvo un padre.
Farhan.
La cadena
insoportable me es del himeneo;











yo le detesto, padre mio; no pudiera
su yugo tolerar, y mis derechos
sostendr.
Abufar.
Tus derechos?... No te acuerdas
de la virtud?
Farhan.
Soy libre, y al sepulcro
libre descender.
Abufar.
Cmo te ciegas!
Eres t libre?
Farhan.
Al mnos pienso serlo.
Abufar.
Nunca el valor virtuoso resistiera
sujetarse al deber.
Farhan.
Por siempre adoro
la libertad....
Abufar.
La libertad no reina
sin la virtud. Olvidas que en Arabia
es una horrible y criminal ofensa
abandonar la patria? El hijo ingrato
la maldicion del cielo y la paterna











carga en sus hombros y do quier la arrastra.
Iremos las playas estrangeras
olvidar el pudor y las virtudes
de nuestros padres sacrosanta herencia,
para volver cargados con los vicios
de cien pueblos que solo se alimentan
de la maldad y corruption? T lo haces:
t que rebelde la naturaleza,
brbaro, ingrato, vil....

Farhan.
Brbaro! Ingrato!
Abufar.
Lo eres: te lo aseguro. Nuestras tiendas
templos de la virtud jamas miraron
hijos ingratos; uno pareciera;
y el mio debi ser.

Farhan.
Sabeis la causa
que me hizo huir de vos? Una funesta
necesidad, un ascendiente horrible
huiros me forz, como hoy me fuerza.
Adios.
Abufar.
Te quedars.
Farhan.









40

Abufar.
Te lo mando.
Farhan.
No.
Abufar.
Sabr contener tu furia ciega.
Farhan.
Fuga, fuga... 6 morir!
adios.
Abufar.
Mis brazos. (Abrazndole.)
te detienen, cruel.... En vano intentas
huir de tu padre.
Farhan.
Quin me ha detenido? (Enagenado.)
Abufar.
El amor paternal. Tu resistencia
es vana ya. Mis brazos cariosos
forman, Farhan, tu plcida cadena.
Aun te quieres partir?
Farhan.
A vuestro lado
morir.
Abufar.
Soy feliz: de nuestras penas










olvidmonos ya. Si el himeneo
miras con aversion, al tiempo deja
que la disipe; mas al mnos calma
esa fogosidad que te atormenta.
A Farasmin perdemos. Yo le amo;
le he dado libertad; mas si pudiera
detenerle....
Farhan.
Decid por qu motivo?
Abufar.
Si una de tus hermanas se le uniera
en himeneo feliz....
Farhan.
Acaso alguna
le ama? cul le destinais?
Abufar.
Salema.
Farhan.
Salemal.. Y vos pensais que ella apetece
unirse Farasmin?
Abufar.
Y que pudiera
ser obstculo? Su alma es libre y pura,
y l la puede agradar. Dulce tristeza
ha preparado el alma de mi hija
la felicidad pura y supreme










de que disfruta con su tierno esposo
una esposa adorada. Conviniera
que para persuadirla me ayudases
pues que su dicha con fervor deseas.
De Farasmin elogia las virtudes,
y ella te escuchar. Dila que anhela
este himeneo mi vejez. Mas miro
lgrimas en tus ojos que me muestran
el dolor que te inspiran los pesares
que me causaste. Olvdalos...Ya quedan
tus dos hermanas con segiudo padre.
Esta esperanza dulce y halagea
llevo al sepulcro: de tus tiernos brazos
Dios podr volar en paz serena.




ACTO TERCERO.


ESCENA I.

SFARHAN.

Salema va llegar. Y de mi padre
cumplir podr las rdenes? Yo mismo
habr de proponerle el himeneo?
El himeneo... nunca.. mas... qu digo?
Insensato...! Qu espero, ni que tienen










de comun la inocencia y el delito?
Odio el deber y al crimen idolatro.
Espantoso poder, horrible instinto
me domina.. me abraso... y por mi hermana,
s, por ella... qu horror...! Estremecido
oculto entire mi pecho desgarrado
la passion delincuente que abomino.
Cul es, Salema, ese dolor profundo,
que te turba y agovia enfurecido?
Si anublase en tu frente marchitada
del amor el veneno...Si escondido
le tuviese... Quin sabe de sus penas
la causa oculta? No; nunca el camino
tomar de la Persia aquese jven,
ese importuno Farasmin... No he visto
sus ojos buscar los de Salema:
confundir su tristeza, y espresivos
seguirlos por do quier? S, no lo dudo,
Salema le detiene; y su cario
le hace amar el desierto... mas... qu digo?
Puedo yo tener celos? No me asombra
que me deteste el cielo y haya visto
mi padre temblar al ver mi rostro.
O cielo vengador de los delitos!
Dame la muerte; pero no permits
que de mi mente en el fatal delirio
revele yo passion tan espantosa.











ESCENA II.
DicHo. SALEMA.
Farhan.
O cmo tiemblo de verla sin testigos!
Hela aqu: tiemblo.
Salema.
O Dios! despite un rayo
que me aniquile, sin que el labio mio
revele mi secret abominable.
El es... que turbacion!
Farhan.
Con que te miro,
y al fin puedo...
Salema.
Eres t... mi dulce hermano?
Ya no nos abandonas? Di, le viste?
Farhan.
A quin?
Salema.
A nuestro padre. Te atreviste
soportar su clera?
Farhan.
Benigno
perdon mis errors.









45

Salema.
He temblado
tanto por ti! Los padres afligidos
maldicen, y es terrible su amenaza:
mas se apiadan al fin. Aunque sus hijos
sean ingratos, su clera several
es el dolor de verlos reducidos
al infortunio.
Farhan.
Qu mortal, hermana,
nos di por padre el cielo! Yo imagine
ver en l la virtud. Cmo imitarle?
Salema.
Al fin no volvers, hermano mio,
abandonarnos. Cuando te partiste
esos climas remotos, di, contigo
llevabas nuestra imgen y recuerdos?
Tal vez nos olvidaste embebecido
en nuevas impresiones: mas nosotras
que del desierto entire la paz vivimos
instruidas en la calma y la constancia
en nuestros corazones esculpidos
giardamos sus primeros sentimientos,
pesar de la ausencia, y mas activos
la soledad los hace y el silencio.
Estos campos que miras, no te han dicho
que nuestros corazones te seguian










y volaban tras ti? Nuestros suspiros
no pudiste escuchar, ni concebias
el llanto y las angustias que tuvimos
por ti.
Farhan.
Y entonces, yo tambien lloraba.
Salema.
Contemplas esos rboles unidos
que confunden sus ramas fraternales?
Farhan.
Y qu?
Salema.
En el dia en que partir te vimos,
en aquel fatal dia, debajo de ellos
trmula, inmvil, con los ojos fijos
en tus huellas, Farlan, te acompaaba.
Ya del desierto en la estension perdido
estabas; y aun mi vista te buscaba.
Cunto fu mi dolor, mi atroz martirio
al no verte!
Farhan.
Y qu hiciste?
Salema.
Yo he llorado.
Farhan.
O Salema! Es verdad!..Con que has podido











con el llanto anublar tu rostro bello,
y por mi causa! O Dios! Por qu el destino
ljos de m te tuvo aquel instant?
Salema.
Ay! cuan ljos estabas!
Farhan.
Ya te miro:
mas tu frente apacible nos oculta
un corazon sensible, ardiente, fino,
capaz de amar! Qu dicha te aguardaba
si al dulce amor hubieses conocido!
Mas dime por ventura nuestras tribus
no te presentan un objeto digno
que distinguir? El hijo de algun gefe?
Salema.
Ninguno.
Farhan.
Ni algun persa medo has visto?
Salema.
Ninguno.
Farhan.
Si los votos de mi padre
colmasen tu himeneo... Si m mismo
l ordenase...
Salema.
Por piedad, no acabes!...
No me atormentes mas.









48

Farhan.
Al fin respiro. (Aparte.
Con que jamas la antorcha de himeneo
brillar para ti?
Salema.
Jamas! Lo afirmo.
Mas en tu ausencia (si ecsigir me atrevo
esta dulce confianza) no has sentido
de algunos ojos el poder?

Farhan.
Hermana,
pongo al sol que nos luce por testigo
de que jamas amor ni el himeneo
me unirn su yugo que abomino.
Que al instant tus ojos me devore
el sepulcro fatal....

Salema.
Hermano mio,
yo te creo: mas di de dnde nace
esa inquietud? Por qu tus ojos miro
inundados en lgrimas?

Farhan.
Salema!
Salema.
Farhan!









49

Farhan.
Ven mis brazos. Comprimido
gime tu corazon.
Salema.
Le llena el llanto.
Farhan.
Hermana... escucha...
Salema.
Qu!...
Farhan.
Callo y espiro.
Salema.
Por grande y dura que tu pena sea,
aquese abatimiento es escesivo.
Dnde est tu virtud? Tu hermana tierna
te brinda tu consuelo en su carilo.
Qu nombres hay mas dulces en la tierra
que el de hermano y hermana? Aqu tranquilo
podrs comunicarme tus dolores,
y nos veremos sin cesar, y unidos
estaremos. La noche de tus penas
disipndose ir; diremos finos,
el cielo puso en medio del desiert-o
para adorarse hasta el postrer suspiro
para el tierno Farhan la fiel Salema,
para Salema su Farhan querido.











Vamos... y no aguardemos que se apague
en nuestros corazones oprimidos
la luz de la razon.
Farhan.
Cedo Salema,
obedezco mi hermana... lo has querido
y as ser... Me mandas detenerme
y tambien me lo manda el amor vivo
que tengo ... Odeida y mi augusto padre
y 6 Tenaim y ti... Ya conmovido
me tiene la ventura que me espera.
Salema.
Y yo la par del padre mas querido
gozar del placer de consolarte.
Farlian.
Mi padre viene..Adios..Nada le he dicho.
(Vase.)



ESCENA III.

SALEMA. ABUFAE. UN ARABE.
Salema.
Mi secret guard, gracias al cielo. (Aparte.)
Abufar.
Te habl Farhan?











Salema. *
De qu?
Abufar.
De mis designios
de fijar para siempre entire nosotros
al jven Farasmin?

Salema.
Nada me ha dicho;
pero aqueste proyecto generoso
no puede disgustar vuestros hijos.
En vuestra mano est colmar los votos
del persa que adoptais; pues ama fino
Odeida.
Abufar.
A Odeida?
Salema.
S.
Abufar.
Cunta ventura!

Salema.
Unida siempre con mi hermana vivo,
y os puedo asegurar que su obediencia
ser gustosa. Si quereis hoy mismo
se puede realizar este himeneo.











Abufar.
Su casto amor bendecir benigno
el cielo por mis manos paternales.
Ya me juzgo dichoso: (Al rabe que se va.)
que A mi hijo
llamen y Odeida y Farasmin... qu gozo!
Con que al hundirme en el sepulcro frio
voy A cercar mi ancianidad dichosa
con la dicha de objetos tan queridos!
O Providencia eterna, te doy gracias!




ESCENA IV.

DICHOS. FARHAN. FARASMIN. ODEIDA. TENArM.
Abufar.
No ignoras, Farasmin, que yo te estimo:
la libertad te vuelvo y de tu suerte
puedes ya disponer. Pero conmigo
no quisieras vivir? Partirte quieres
estar en mi familiar? No te ecsijo
otra palabra.

Farasmin.
Permanezco. (Tiende las manos
Abufar y este se las toma.)









53
Farhan.
Cielos!
De dnde este favor ha procedido?
Un persa, un persa...

Abufar.
No adopt gustoso
nuestras costumbres, libertad y amigos?

Farhan.
Quien? El...
Farasmin.
Necesitaba de una patria,
el cielo me la diera; yo la elijo.

Abufar.
Ese desden injusto no mostrabas
cuando al comunicarte mis designios...

Farhan.
Pues bien: mi odio funesto devoraba...
mas ya no puedo, y... ay de mi enemigo!...

Abufar.
Toc mi diestra y es hermano tuyo,
no persa....
Farhan.
Solo falta que por hijo
le admitais.









54

Abufar.
Si este nombre apeteciera...
si un virtuoso amor...

Farhan.
Y yo resisto
que se una un estrangero despreciable
con la sangre feliz de que he nacido!
Tengo derecho sostener zeloso
el honor de mi casa... Nunca, impio,
de la hija de Abufar sers esposo.

Abufar.
Pretendes insolente y atrevido...

Farhan.
Que me estermine, si obtenerla quiere.

Abufar.
Yo, yo no mas dispongo del destino
de mis hijas. No ignoro tus secrets ( Faras.)
y te doy con el nombre de mi hijo
la que amas.

Farhan.
Primero en su vil sangre. (Saca el sable.)

Abufar.
Tente, infeliz...









55

Farhan.
Perezca el fementido.
Defindete! defindete!

Farasmin.
Respeto (Da su espada d Abufar.)
la sangre de Aoufar en mi enemigo.

Farhan.
Deja respetos... vil... yo los abjuro...
yo... yo mirarte con mi hermana unido?
No juzgues escapar de mi venganza
con efugios cobardes... Ven, inicuo,
morir mis manos, 6 quitarme
esta vida funesta que abomino.
Hermanas mias... mi querida Odeida...
compadece tu hermano en su delirio..
perezca para siempre el himeneo,
mi sangre... mas... ay... padre! que digo?
Perdonad mi furor desesperado...
Gemir, callar, aborrecerme; huiros,
esta es mi suerte, y esta mi esperanza.
A Dios.












ESCENA V.
DICHOS mnos FARHAN.
Abufar.
Sobid, Kebir, corred, amigos, Salen.
y aseguradle al punto. Qu sospechas
Qu horror profundo turba mis sentidos!
Dejadme solo. Farasmin, aguarda.



ESCENA VI.
ABUFAR. FRAnsMIN.
Abufar.
Viste su crime y mi ultrage, amigo?
Viste el esceso horrible de su rabia?
Farasmin.
Este esceso en Farhan no me ha ofendido.
El odio del que tengo por mi hermano
es un mal que me guard mi destino.
Ha much tiempo ya que le conozco.
y exhalarlo frentico ha podido
cuando vuestra bondad tanto me honraba.
Abufar.
Por qu mostrar aquel furor tan vivo










cuando la mano promet tus votos
de una de sus hermanas?

Farasmin.
A un cautivo
ve en m y no mas, y libre y orgulloso
se imagine insultado porque aspiro
su hermana, y aquesta solo puede
unirse con un rabe. Ha nacido,
soberbio, impetuoso...

Abufar.
Lo defiendes
siempre que culpo yo sus torpes vicios;
sin embargo soy padre, y el primero
debo ser su abogado; mas te afirmo
que interpreto muy mal su horrible furia.
Yo juzgo...

Farasmin.
Que pensais?
Abufar.
O amor impio!
Todo se esplica, s: mira la causa
por qu ese monstruo de su padre ha huido.
S; Farhan ecsecrable adora a Odeida...

Farasmin.
A Odeida!...









58

Abufar.
S; y en su naciente brillo
su pudor devoraba ese perverso
con su incestuoso fuego. Yo lo he visto
que trmulo estrechaba entire sus brazos
su hermana inocente. No ha podido
sufrir que yo su mano te brindase.
Siento temblar mi corazon, amigo,
y que se turba mi razon.... escucha...
el incesto...
Farasmin.
El incesto!
Abufar.
Enfurecido
reina en mi casa. Creme, j6ven persa,
busca otro enlace, que de ti sea digno.
Busca un padre feliz, que su hija pura
entregue tu virtud.
Farasmin.
No, padre mio,
yo perderla... jamas!...

Abufar.
Ya mi familiar
es indigna de ti; yo en vez de un hijo
tierno, virtuoso y fiel, di ser un mnstruo,
un incestuoso!.. Y de su oprobio impio











cargado me ver. Tan tarde... cielos!..
devorar debo ultrajes y desvios!
Y ya de hoy mas nuestras antiguas tribus
vern en Abufar envilecido
su anciano Gefe, y de mis puras c:.nas
la ignorancia y dolor. Farhan indi ,no,
si t no te avergenzas, ven y mira
de mi frente el rubor.
Farasmin.
Llorais?
Abufar.
Qu has dicho!
dnde ves mis lgrimas? mi saia
va tronar sobre el vil. O sol, testigo
de aqueste crimen en Arabia nuevo...
yo juro aqu por tu fulgor divino
que vengar mi patria y mi familiar
y la virtud. La sangre del incuo
borrar mis injuries apagando
su abominable amor.
Farasmin.
Postrado pido
por l.
Abufar.
Quires acaso defenderle?
Farasmin.
Nada precipiteis. Arrepentido
llorareis luego su funesta muerte.











Abufar.
Un m6nstruo... un criminal...
Farasmin.
No; yo os lo afirmo,
no lo es, Seor, y aun escusar me atrevo
su passion lamentable. Revestido
de la inocencia con el puro velo
entr en su alma el amor. Habr creido
amar Odeida con fraterno afecto
al admirar sus gracias. No ha previsto
que una amistad tan pura le ocultaba
un tormentoso amor, fatal, proscrito
por la naturaleza. Estos desiertos
en su silencio profundo han recibido
de sus remordimientos la confianza
y combatir su amor siempre le han visto.
Yo mas dichoso que Farhan, no encuentro
una hermana en mi amante, y el destino
con el amor me brinda y la inocencia
en aquesta mansion. Vos compasivo
lamented la passion involuntaria
que l se esfuerza vencer. Ay! perseguido
por el amor huy de vuestros brazos,
temiendo despearse en el abismo.
La dicha es para m, suya la gloria.

Abufar.
No pienses engaarme. Yo he leido











la prueba de su crimen en su frente.
Cmo en tu sangre ansiaba enfurecido
baiarse y me ultrajaba! Tu himeneo,
tu dicha que aborrece ha diferido.
Farasmin.
La esperar, Seor, por algun tiempo.
Siempre content me vereis serviros
y amar Odeida. A mi feliz cadena
diez 6 veinte alos volver sumiso.
Todo el amor lo adorna. Mas volvednos
Farhan. Su respeto, su cario,
y sus remordimientos generosos
aplacaros sabrn. Es hijo vuestro
y no desmentir su noble sangre.
Abufar.
Mal, Farasmin, conoces al impio.
Farasmin.
En vano os obstinais en acusarle;
ya se encuentra Farhan arrepentido,
no es criminal, ni prfido.
Abufar.
Sincero
lo crees as?
Farasmin.
Prestad atento oido
Odeida y Tenaim. Sereis su padre
en vuestros brazos morir afligido.













ACTO CUARTO.

ESCENA I.
ABUAR. TENAIM.
Abufar.
He cedido por fin tantos ruegos,
era preciso complacerte. Entrambos
libres estn: mas dime, hermana imia,
respondes t de mi hijo temerario?
Tenaim.
Ya con la libertad perdido hubiera
la ecsistencia Farhan: aun he temblado
que atentase su vida, al ver sus ojos
y su ademan y sus inquietos pasos.
Apenas de su guardian se vi libre,
volvi & entrar en su tienda, sepultado
en silencio y dolor. En sus miradas,
en su mudo penar he contemplado
de sus dolores sordos la violencia.
Ninguna sensacion puede sacarle
de su calma terrible y borrascosa.
Temo alterada su razon.
Abufar.
Acaso
necesitas testigo mas seguro
del ecsecrable amor que devorando











est su corazon? As el delito
insufrible s mismo en su descaro
se revela....
Tenaim.
Te engaas: nunca Odeida
tuvo Farhan amor tan insensato.
Ella le justifica; y si l niega
de Farasmin los votos y la mano
es tan solo por odio y por orgullo.
El tiempo y la razon su desengao
producirn: probarte puede Odeida
que sospechas injusto de su hermano.
Abufar.
Quiero que Farasmin en mi presencia
able con ella... O cielo! Si imitando
la sensible virtud de mis abuelos
digno de tu favor me has contemplado
haz que el hijo que adora se halle puro
de tan horrible amor. Pueda estimarlo
su padre, y estrechndole en mi pecho,
abjurar mi furor de gozo en llanto.


ESCENA II.
TENAIM y despues FARASMIN.
Tenaim.
S; pronto Odeida en su defense unida
disculparle sabr. Desengaado










ver Abufar... Ah! Farasmin querido,
dad & los cielos gracias porque human
y piadoso os hicieron, vuestro afecto
fu tmido, constant, puro y casto.
Ya de Odeida feliz el himeneo
dejar vuestro amor recompensado;
Farhan se apacigu. Pueda su saa
no volver afligiros y llenaros
de inquietud y terror.


ESCENA III.
FARAsmIN.
Farhan sin duda
entire su corazon desesperado
un odio oculto contra m guardaba.
Mas yo no imaginaba que ecsaltado
me demostrase tanto horror un dia,
el querer de su padre atropellando.
Qu... No es Salema la que as le agita
Odeida es de su amor objeto infausto?
Yo me engaaba... 6 cielos! No pudisteis
mostrarme otro rival? Ya no me espanto
de su rabia homicide y sus furores.
Mas de un hermano triste ha fomentado
su hermana en silencio amor funesto.
Cmo tu amor, Farhan, nos es contrario!
Por qu no puedo generoso amante











como se debe amar al dulce hermano!.
T me aborreces, yo te compadezco.
Ay! en mi compassion yo te consagro
de mi amistad los votos por lo mnos.



ESCENA IV.
DIcHos. FARHAN.
Farhan.
Eres t, Farasmin?... Mi padre al cabo
me devuelve mis armas, y me deja
vagar en libertad. Ora calmado
confieso ingnuo que mi furia ciega
me hizo injusto contigo. El cielo ingrato
me hiciera en todo por mi mal estremo.
Hay moments terrible, malhadados
en que de la razon se olvida el hombre.
Me ves ante tus ojos humillado...
perdona mis errores...
Farasmin.
Dulce amigo,
ya todo lo olvid... Farhan... tu mano...
Farhan.
Legtimo es tu amor. Mi hermana, amigo,
amarte puede, y t sensible y casto
puedas amarla sin rubor ni crimen.
5











Pronto himeneo con su dulce lazo
os unir, si mis ardientes votos
oye mi padre...

Farasmin.
Y Abufar acaso
querr admitirme como yerno suyo?

Farhan.
Su hijo sers y su hijo mas amado:
el nico tal vez.. Adios...

Farasmin.
A dnde
parties?
Farhan.
Donde me aguarda mi caballo,
mi amigo generoso, que al moment
sin intil rumor, sin aparato
al fondo del desierto que me aguarda
me llevar veloz, bien como el rayo
y para siempre.. Amigo, hay en la vida
moments de virtud que es necesario
aprovechar... Yo s que para siempre
la pierdo y que mis ojos desolados
ya no la veran mas. Ni su hermosura,
ni el eco de su voz en estos campos
me alegrarn...









67

Farasmin.
O Dios! Amor horrible!
Qu! su hermana!
Farhan.
Que dices?
Farasmin.
Agitado
miro tu corazon, y que meditas
algun proyecto criminal... Acaso..?
Farhan.
Solo me rest para ser virtuoso
un instant veloz... ese caballo
est pronto... mi hermana... en un moment
desparecer podremos.
Farasmin.
Insensato!
Qu osas decir?... Horror!
Farhan.
Oh! nada he dicho.
Una idea fatal ha perturbado
mi espritu... mas dime... qu queria?
yo temo... tengo frio.

Farasmin.
Desgraciado!
Recobra tu razon, entra en ti mismo.











Farhan.
Desfallecer me siento y abrumado...
No se muda la atm6sfera? No sientes
del viento del desierto el soplo infausto,
el soplo abrasador? Yo quiero verla.
Farasmin.
A quin?
Farhan.
La quiero ver, y desolado
espirar sus pies.
Farasmin.
Verla no puedes.
Farhan.
Quin me lo veda? quin el temerario
es que se opone?
Farasmin.
Yo.
Farhan.
Rival odioso,
pronto mi brazo vengador...
Farasmin.
Tu brazo (Con amistad.)
contra un amigo nada puede.
Farhan.
O cielo!
Y contra ti feroz se ha levantado?











Farasmin.
Farhan, cuando un amigo as me ofende
ausente le reputo, y del agravio
me olvido, y no le vengo.

Farhan.
Y no desprecias
enemigo tan vil?

Farasmin.
Sensible abrazo
mi hermano y amigo, y compadezco
su funesto dolor... Amigo... vamos...
recobra tu razon... S firme.

Farhan.
Escucha:
este amor me consume, devorando
mis entraias y ser... Es horroroso...
No lo digas... Lo s... me esfuerzo en vano
sofocarle, y mas terrible y fiero
le siento renacer desesperado.
Qu hoguera, Farasmin!.. No la concibes?
Llega mi corazon tu tibia mano.
La punta de la roca devorada
del fiero sol de Arabia por los rayos,
yerta parece al lado del incendio
de aqueste corazon... Salema!









70

Farasmin.
Al cabo
respiro. (Aparte.) No es Odeida.
Farhan.
Yo fallezco:
ya no la ver mas; mira mi llanto,
mira mi turbacion y los tormentos
de mi amor criminal. Mas sin embargo,
la luz de mi razon, gracias al cielo,
no se apag jamas. He detestado
mi funesta pasion... lo sabe el cielo,
yo no soy criminal... Mas... ay! acaso
solo un moment mi virtud ya resta,
Un moment no mas... amigo... hermano..
te ruego por piedad...
Farasmin.
Qu..?
Farhan.
Que te muevas
& compassion de mi terrible estado;
que de m te apoderes, y ni un punto
de m te apartes. Ya perdido vago
al borde del abismo... Si su vida
manchase yo con el dolor del rapto!
Me oyes?... Desprecia mi furor demente,
crgame de cadenas 6 apiadado
rsgame el seno.











Farasmin.
Cielo!
Farhan.
Fiel amigo
no me pierdas de vista... De mis pasos
s6 testigo garante y juez severo.
Farasmin.
Lo soy.
Farhan.
Bien, ya me entiendes... Encargado
quedas de mi virtud... Ya no soy mio.
Gracias al cielo que respiro al cabo!
Recobro mi razon... No tengo celos
ya de ti, Farasmin. Puedes la mano
de Salema gozar.
Farasmin.
Farhan, qu dices?
Yo esposo de Salema? La que amo
es Odeida.
Farhan.
Su hermana! qu me dices?
Farasmin.
La misma,
Farhan.
Farasmin, con un engao
quieres burlarme?












Farasmin.
No.
Farhan.
Qu error el mio!
(Pausa.)
Farasmin.
Ya ha tiempo que la adoro.
Farhan.
Y de su mano
puedes gozar. A tu feliz destino
da gracias, Farasmin; yo condenado
dolor inmortal cedo mi suerte.
Adios, amigo, que el amor mas casto
una por siempre con su duloe lazo
tu corazon y el corazon de Odeida.
En aquestos desiertos ignorados
vivid felices. De la dicha vuestra
entire mi corazon desesperado
llevo la imgen. Farasmin, perdona
la fatalidad, al arrebato
de este ecsecrable amor que me atormenta.
A tu cario compasivo encargo
a Abufar y Salema moribunda:
cuando no ecsista yo, cuida de entrambos.
Haz que Salema ignore para siempre
que en sus ojos bebi su triste hermano
tan detestable amor. Yo furibundo











voy la guerra, amigo, no por lauros
sino por muerte... Adios, y no maldigas
la memorial infeliz de un insensato.
Consgrame un suspiro carioso;
recuerda que Farhan fu tu contrario,
mas que muere tu amigo, y tus virtudes
reconoce y admiral. Adios... yo parto,
Farasmin, adorndola... mas puro,
y digno de ella y de su amor.


ESCENA V.
DICHos. KEBIR.
Kebir.
Hablaros (a Farasmin.)
quiere Abufar.
Farasmin.
Por un moment breve
que te deje, Farhan, es necesario.
Conozco que tu fuga es ya forzosa:
amigo, este consejo tan amargo
te debe mi virtud. Al punto vuelvo.


ESCENA VI.
FARHAN.
S; lo he resuelto. Un deber sagrado
me ordena huir, y me lo manda el cielo.











Tribu de Samael, paternos campos,
Odeida, Tenaim, padre querido,
Adios, quedad, Adios... y t quien amo
y quien tiemblo de amar... hermana mia,
quien quisiera prodigar mi labio
otras caricias, ay!.. con otro nombre.
Ya del dolor el soplo despiadado
la flor marchita de tu frente pura
y al sepulcro feroz te va inclinando.
Con que tan ljos... ay!... de nuestras cunas
ha de ecsistir vastsimo interval
entire nuestros sepulcros!... Dolorido
mas sin remordimiento entire mis brazos
estrechar mi padre, y al moment
huir... pero tan ljos...


ESCENA VIL

Dicio. SALEMA.
Salema.
Dulce hermano,
qu pretendes hacer? Oh! no te alejes
de nuestras tiendas. A mi padre anciano
amas tambien Tu padre, tus hermanas
en ti ya pierden sus derechos santos?
Farhan.
S lo que debo...









75

Salema.
De nosotros ljos
quieres vivir, Farhan, Farhan amado?
Farhan.
No me preguntes...
Salema.
Dnde vas?
Farhan.
Lo ignoro.
Salema.
Con que resuelves cruel, abandonarnos?
Farhan.
Mi suerte en todas parties me condena
vivir infeliz, desesperado.
O Salema!... O hermana!...
Salema.
Qu6 delicia
ese nombre me da!
Farhan.
No: de mi llanto
no sabes t la causa... Yo fallezco
del peso de mis males agoviado.
Nuestros pastores rabes errantes,
seguidos por do quier de sus ganados
la Arabia de desiertos en desiertos










van recorriendo; yo mi vida arrastro
de dolor en dolor...
Salema.
Farhan querido!
Farhan.
Por qu desde mi cuna no he bajado
Tras de mi madre su sepulcro yerto?
El destino sin duda ha confirmado
de Farasmin y Odeida los amores.
Cuando otros corazones malhadados
que para amarse bajo el mismo cielo
por su mal han nacido; no lograron
jamas unirse. Si en la antigua Asiria
en Media 6 en Egipto hubiese hallado
algun objeto de mi afecto digno
que aunque para el amor fuese criado
temiese amar, y que en su tierno seno
el tesoro guardase, el dulce encanto
de la melancola, de la vida
alimento y placer !cmo postrado
me mirara sus pies, me embebeciera
en la luz de sus ojos, 6 su lado
Sme juzgara feliz, y al universe
olvidara con ella!
Salema.
Dulce hermano,
ecsiste?









77

Farhan.
Qu pronuncias!... O Salema!...
T misma eres...
Salema.
Farhan!...
Farhan.
Conoce al cabo
mi tormentoso amor y mis dolores.
Miro en estos desiertos abrasados
la imgen de mi amor, mudos,ardientes
sin lmites como l. He fatigado
al Nilo, al Asia y la triple Arabia
con mi presencia y mis errantes pasos.
De ti huyendo volaba, y pretendia
librarme de tu amor, que encarnizado
me devoraba. Por do quier conmigo
iba tu imgen celestial... En vano
dentro del pecho sofoqu mis gritos,
y devor de mi furor el llanto.
A veces con asombro me volvia
el eco mi dolor. Desesperado
vine tus pies por fin. Para vencerme
la constancia apur. Tem que el labio
perturbara la paz de tu inocencia
con mi funesto amor... mas, ay! en vano...
la cruel revelacion pesar mio
brotaba de mis ojos inflamados,










y en mi boca vagaba. Yo gemia
y me abrasaba, y trmulo, insensato
de solo amor te hablaba, y t inocente
no me entendiste.

Salema.
Y t desventurado,
tampoco mi delirio conociste.
No estaba en mis palabras rebosando
todo el amor que al tuyo respondia?
No viste de mis ojos anublados
la lnguida espresion bajo la sombra
de esas palmas de amor donde tu lado
suspiraba por ti, siempre esperando
verte volver. Al horizonte inmenso
preguntaba tu suerte, y al espacio
implorando tu vuelta. Noche y dia
ansiosa te esperaba, y de tus pasos
buscaba por do quier la dulce huella.
,,Tu vida es mia" en mi delirio insano
te gritaba ,,Farhan, ven volverme
la ventura y la paz." El cielo al cabo
mis votos escuch: ya vuelvo verte,
Farhan, mi ardiente y delicioso hermano...
Pero que digo? Aniquiladme 6 cielos!

Farhan.
Fulminadme... Es mi hermana...









79

Salema.
Cielo santo,
ocultad en el centro de la tierra
mi ignominia y horror.

Far.han.
Involuntario
es nuestro crime.
Salema.
Donde huir?
Farhan.
Quien viene?
Salema.
Se acercan.
Farhan.
Es mi padre desdichado!..



ESCENA VIII.

TODOS.
Abufar.
Reine solo la paz. Odeida mia,
gracias ti, me veo desengaado.
Pero es fuerza que tierno desahogue
mi ansioso corazon. Entre mis brazos










confesar, hijo mio, que te hice
una ofensa cruel: me he figurado
que profesabas tu hermana Odeida
un horroroso amor, y alucinado,
de tan enorme crime te acusaba.
Te vuelvo con place en este abrazo
mi amor, mi estimacion y tu ventura.

Farhan.
(Turbado) Padre!
Abufar.
Mas... qu terror! cun agitado!...
Hija! (A Salema.)

Salema.
Padre! Seor!
Abufar.
Decid qu es esto?
qu debo yo pensar! Cielos! me engao?
Habla hija mia... te demudas? tiemblas?
Qu misterio de horror!...Temblais entrambos.
Qu secret?
Farhan.
Sabed nuestros amores.
y no estimeis un prfido, un malvado,
un m6nstruo de maldad. Mi hermana Odeida
no es el objeto de mi amor, yo amo...









81

Abufar.
Esa palabra basta y me serena.
Nombra el objeto de tu amor.

Salema.
Postrado.
le veis vuestros pies. En nuestra sangre
para siempre apagad el fuego infausto
de tan fiera passion.

Abufar.
La fomentasteis
en vuestra alma?

Farhan.
Del cielo abandonados
en este mismo instant enfurecidos
nuestro ecsecrable amor nos declaramos.

Abufar.
Sin temer que del cielo la venganza...

Farhan.
Cay sobre nosotros como rayo
el cruel remordimiento.

Salema.
A vuestra vista
me rasga el corazon.
6









82

Farhan.
Encarnizado
4 vuestros pies me oprine y me devora.

Salema.
A vuestros hijos castigad: el grato
nombre de hija vuestra no merezco.

Abufar.
No lo eres.
Farhan.
Cielos!
Salema.
Quien me ha dado
el ser?
Abufar.
Eres la nia, quien su madre
puso en mi seno al espirar.

Odeida.
O chasco!
Farhan.
O Salemar

Salema.
Farhan!









88

Abufar.
Por siempre amaos,
y nunca os separeis de vuestro padre
que cifra su ventura en adoraros.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs