• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Half Title
 Title Page
 Frontispiece
 Introduction
 Historia de la caña de azúcar
 Historia de la caña de azúcar en...
 Relaciones botánicas
 Anatomia y fisiologia de la planta...
 Clima favorable á la caña y registro...
 Canalización
 Irrigacion
 Suelos más apropiados para el cultivo...
 Terrenos azucareros de la...
 Variedades de la caña
 Mérito comparativo de nuestras...
 Composición de la caña
 Modos de reproducción
 Los retoños de la caña
 Preparación de la tierra, siembra,...
 Abono que necesitan los plantíos...
 Cultivo de la caña
 Cosecha de la caña
 Preservación de la caña
 Insectos de la caña de azúcar
 Observaciones bacteriológicas sobre...
 Cuidado de los animales en las...
 Nota sobre el cultivo de la caña...
 Appendix
 Index














Group Title: cana de Azucar
Title: La caña de Azúcar : opiniones de varios profesores extranjeros, tomadas por agricultor
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00086503/00001
 Material Information
Title: La caña de Azúcar : opiniones de varios profesores extranjeros, tomadas por agricultor
Physical Description: Book
Language: English
Creator: Gorozpe, D. Luis
Publisher: Imprenta de Manuel Leon Sanchez
Place of Publication: Mexico, D. F.
Publication Date: 1910
Copyright Date: 1910
 Record Information
Bibliographic ID: UF00086503
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: 18752142 - OCLC
004071152 - AlephBibNum

Table of Contents
    Half Title
        Half Title 1
        Half Title 2
    Title Page
        Page i
        Page ii
    Frontispiece
        Page iii
        Page iv
    Introduction
        Page v
        Page vi
        Page vii
        Page viii
    Historia de la caña de azúcar
        Page 1
        Page 2
        Page 3
    Historia de la caña de azúcar en la Louisiana
        Page 4
        Page 5
        Page 6
        Page 7
    Relaciones botánicas
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
    Anatomia y fisiologia de la planta de la caña
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
    Clima favorable á la caña y registro de las condiciones climatológicas en la Louisiana
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
    Canalización
        Page 31
        Page 32
        Page 33
    Irrigacion
        Page 34
        Page 35
        Page 36
    Suelos más apropiados para el cultivo de la caña
        Page 37
    Terrenos azucareros de la Louisiana
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
    Variedades de la caña
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
    Mérito comparativo de nuestras cañas domésticas listadas y moradas
        Page 59
        Page 60
        Page 61
    Composición de la caña
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
    Modos de reproducción
        Page 71
        Page 72
    Los retoños de la caña
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
    Preparación de la tierra, siembra, etc.
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
    Abono que necesitan los plantíos de la caña de azúcar
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
    Cultivo de la caña
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
    Cosecha de la caña
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
    Preservación de la caña
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
    Insectos de la caña de azúcar
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
    Observaciones bacteriológicas sobre la "caña roja"
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
    Cuidado de los animales en las plantaciones de azúcar
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
    Nota sobre el cultivo de la caña de azúcar en Barbadas
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
    Appendix
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
    Index
        Index 1
        Index 2
Full Text












LA CAA DE ZCR
LA CANA DE AZUCAR













*L. 't




/- "000 -


LA


CANA


OPINIONS


DE


AZUCAR


DE VARIOUS PROFESORES


EXTRANJEROS

TOMADAS POR EL AGRICULTOR

SR. LIC. D. LUIS GOROZPE











M EXICO
IMPRENTA DE MANUEL LEON SANCHEZ
CDA. MISERICORDIA, II
1910





























_29 cf
























INTRODUCTION



RANDE es la satisfacci6n que experiment al dedicar este
trabajo al senior mi padre, Licenciado Don Jos6 Maria Go-
rozpe, agricultor dedicado y empefioso. iCuanto me corn-
place verle a la edad de setenta y cinco afios, en salud com-
pleta y cabalgando todavia para recorrer los campos! Sin duda su
afdn y dedicaci6n, infundieron en mi animo el amor que tengo a la
agriculture, con la aplicaci6n de los m6todos cientificos modernos, a
los que tantos sabios de Eiropa y Estados Unidos han consagrado sus
desvelos y la han levantado de la simple rutina a una noble profesi6n,
que con orgullo desempefiamos los que la tenemos por ocupaci6n
diaria.
Quiero tambi6n dedicar aqui un recuerdo a mi tio el senior Don
Pedro M. Gorozpe, quien ha procurado siempre ayudar a los agricul-
tores, que ha sido por mis de veinte afios, Presidente de la Sociedad
Agricola Mexicana, y ha estimulado con su constancia en asistir a las
sesiones semanales, a los agricultores que alli concurrimos; y con to-
do empefio procura se imprima el peri6dico de dicha Sociedad, que
contiene fitiles ensefianzas.
He vivido por mas de nueve afios en el campo y various meses he
permanecidq en la finca sin salir un solo dia a las ciudades, he dirigi-
do personalmente los trabajos, y puedo decir que me he connaturali-
zado con ellos, y con nuestros hombres de campo, para quienes tengo
particular afecto, y mi idea al publicar esta obra, es ayudarles y en-
sefiarles la manera de c6mo pueden obtener mayores rendimientos
con su trabajo. Algunos de nuestros labradores, si se les quita la
costumbre del alcohol, y esto pudiera conseguirse por medio de la ins-
trucci6n agricola, son muy buenos trabajadores, inteligentes y respe-
tuosos; pero es tambi6n necesario, que los que se llaman duefios de


C II










Haciendas, procuren estudiar algo para que nuestros trabajadores
aprendan. No basta, como se ha entendido por muchos afios hasta
la fecha, tener ideas vagas de los cultivos, y hacer que las fincas ade-
lanten, como por lo general lo hacen los administradores de genio vio-
lento, no; ha llegado la 6poca de que la Agricultura se torne en ciencia;
pero para esto nuestros hombres de campo, deben dedicar una hora dia-
riaalestudio de los autores que le han consagrado toda su vida. Es
precise que nuestros hombres de campo unan a la practice, los cono-
cimientos cientificos, y que la rutina de hace siglos abra paso i la cien-
cia. En mi poca practice he podido notar que hay algunas causes
conocidas que deben tenerse en cuenta en los cultivos de los campos,
y esto no es ni debe llamarse rutina; pero es debido comparar esas
causes y ver hasta d6nde pueden modificarse, y ayudarse con la cien-
cia; que esto es lo que se llama y constitute la Agricultura Cientifica,
y es lo que debemos hacer todos los agricultores mexicanos, si que-
remos progresar y hacer que la Agricultura Nacional se desarrolle de-
bidamente.
Estando convencido de esto que digo, hace ocho afios tuve oca-
si6n de emprender un viaje al Estado de Lousiana, y jqu6 sorpresa
tan agradable experiments al encontrarme en Nueva Orleans con un
sabio, y por cierto eminente, que se habia dedicado toda su vida al
studio y cultivo de la CANA DE AZUCAR, que era precisamente
lo que deseaba yo conocer! Ese Profesor y agricultor es el senior
Wm. C. Stubbs; recuerdo las largas convei-saciones que tuvimos; y
me proporcion6 algunos apuntes y boletines, los cuales, al regresar a
la finca donde trabajaba, procure leer detenidamente, y comprendo
que de much me sirvieron para mejorar el cultivo de los campos.
Como tenia esa explotaci6n agricola, apliqu6 various de aquellos pro-
cedimientos y tuve el gusto de ver sus resultados, no los hago cons-
tar en estos apuntes, porque me falt6 comprobarlos en Escuelas 6 Es-
taciones Experimentales, donde la prActica y la ciencia mutuamente
se ayudan. Como no he tenido, repito, la oportunidad de confiirmar
con la ciencia mis resultados prActicos, omito ponerlos aqui, y citar6
solamente aquellos que est.n comprobados en las escuelas del extran-
jero.
Dado que el senior Presidente de la Repiblica, General Don Por-
firio Diaz, con su sabia administraci6n nos ha facilitado a los agricul-
tores, entire otras muchas cosas, la mas complete seguridad para po-
der recorrer, como en efecto recorremos, los campos y los- caminos,
con la confianza con que se hace en las ciudades, y tiene gran empe-
fio para que la Agricultura en M6xico, se desarrolle de una manera
racional y cientifica; y como tenemos al frente de la Hacienda Pdblica
alsefior Licenciado Don Jos6 Ives Limantour, gran economist, que
conoce bien las necesidades de nuestra Patria, que ha establecido la










Caja de Pr6stamos para Obras de Irrigaci6n y Fomento de la Agri-
cultura, y cada dia esa Instituci6n va tomando mayor desarrollo y pe-
netrando A lugares lejanos para ayudar a los agricultores en pequefio;
y contando ademas, en Fomento, con el senior Licenciado Don Ole-
gario Molina, que tiene talent y siente carifio por los adelantos agri-
colas, pues los hechos asi lo demuestran, ya vemos en tan poco tiem-
po el impulse que ha dado A la Escuela de Agricultura de M6xico,
asi como el establecimiento de Estaciones Experimentales dotadas
con lo necesario y atendidas por profesores competentes. Siguiendo
este camino, no estA lejano el dia en que puedan compararse por es-
tudiantes mexicanos, los trabajos cientificos que en estos apuntes ex-
pongo. Entonces por lo que toca al clima bondadoso de nuestras
ricas tierras templadas, y cuando se aplique en ellas el cultivo cienti-
fico y met6dico, espero han de causar asombro al mundo entero. Es-
tos son mis deseos.
Si bien mis apuntes se refieren al cultivo de la cafia y su historic,
no olvido lo que me dijo el Sr. Profesor Stubbs: la quimica industrial
para la fabricaci6n, es otro'factor de suma importancia y que no s6lo
en M6xico, sino en otras parties, se ve con indiferencia. Recuerdo que el
Profesor Stubbs me mostr6 various experiments hechos en la Escuela
Experimental, donde con aplicaciones practices, sin ayuda de los n6me-
ros, los hacendados pierden miles de pesos, sin embargo, el citado Profe-
sor me.decia: < puede quitar en poco tiempo.> Bastante preocupado estuve al pensar en
la necesidad de un laboratorio de quimica industrial para la Hacienda
de Tuzamapam, Cant6n de Coatepec, Estado de Veracruz, para hacer
el trabajo si no perfecto,siracional,puesto que comprar los aparatos era
cosa facil, la aplicaci6n delos principios para usar de esos aparatos era
cuesti6n muy dificil, impossible quiza aqui en M6xico. Cuando regres6
de mi viaje procure visitar a algunos quimicos nacionales y extranjeros
que vivian en la Capital, y encontr6 un quimico francs, el senior Don
AlfredoBellengues, que sabia la aplicaci6n de la quimica en la industrial
azucarera, pues este senior habia trabajado en una fabrica de Francia
durante diez aflos, y tenia aqui todo lo necesario para ensefiar; pero
personalmente dedicarme A este studio que requeria dos afios, no me
era possible, dado que tenia mis atenciones personales en la finca. Mi
trabajo fu6 grande, pero al fin con la constancia encontr6 A un amigo
mio de la nifiez, que se habia dedicado A trabajar como tachero en
algunas fincas azucareras, es decir, permitaseme la expresi6n vulgar,
habia sido lachero de dedo, como son en lo general todos los que te-
nemos, y realmente hacen azicar y obtienen un tanto por ciento ma-
yor 6 menor; pero las p6rdidas, que quizas son grandes, las ignoran
ellos, y lo que es peor, los mismos duefios de las fincas. Pues bien,
este joven que sabia dar punto al azucar, es el senior Don Manuel








VIII


Ibarra, que dada su buena voluntad y su talent, hizo los studios
con el quimico francs senior Bellengues, y despu6s de dos afios de
instrucci6n se puso al frente de la fabrica de TuzamApam, y los re-
sultados fueron magnificos, la clase mejor6 muchisimo, y puedo de-
cir es uniform; entonces pudimos saber el tanto por ciento que se
ganaba, y conocer la cantidad que se perdia, lo que sin la ciencia era
impossible antes saberlo y por tanto remediarlo. Establecidos los tra-
bajos en debida forma en el laboratorio de quimica, y corrigiendo las
p6rdidas que habia, el senior Ibarra procur6 ensefiar a otros mexica-
nos, que son los que actualmente estdn haciendo los trabajos; pues
dicho senior Ibarra ha sido solicitado de otras fincas cuyos products
son mayores, para studios cient.ificos de, gran importancia.
Hago esta relaci6n de los hechos, para que nuestros agricultores
se animen al studio de la agriculture en general, cualquiera que sea
el cultivo, a fin de que vean c6mo con empefio y constancia puede
uno vencer los obstdculos. En fin, mideseo es, y muy vehemente por
cierto, que la Agricultura Nacional salga de su letargo de un siglo
que tenemos de ser libres 6 independientes y se ponga a la altura de
todas las naciones europeas y de Estados Unidos.
Repito que en estos apuntes public solamente los datos com-
probados en las estaciones experimentales del extranjero, y no he
querido suprimir ni aumentar nada, pues faltdndome el medio de ha-
cer la comprobaci6n, con el tiempo, en vez de ser ritiles podian dar
mal resultado.
Defectos y muy grandes encontraran mis compafieros los agri-
cultores en la redacci6n y explicaci6n de estos apuntes, pero si creo
que muchos que tengan prActica de algunos afios, podran encontrar
algo nuevo que con su talent y sus conocimientos, sin duda utili-
zarAn.
Que este grano de arena por lo que a mi corresponde, sirva des-
pu6s de base segura a los primeros cimientos del edificio que se ha
de levantar.
Conseguir6 la realizaci6n de mis prop6sitos? A ello he de dedi-
car mis escasas facultades y mis d6biles fuerzas,

Mexico, marzo 19 de 191o.





6141





























CAPITULO I

Historia de la Cafia de Azdcar




Porter, en "La Naturaleza y Propiedades de la Cafia de Azicar," impresa en
1843, asegura que "las pruebas incontrastables obtenidas por las mas grandes
autoridades de los tiempos antiguos y modernos, conducen A la conclusion de que
China fu6 el primer pais donde se cultiv6 la caria de azdcar, siendo igualmente el
primero donde se elabor6 su product; y se admite generalmente como cierto, que
los habitantes de ese pais disfrutaron de su uso, dos mil afios antes de que se le
conociera y siguiera en Europa." Wray en "El Plantador Prictico de Cafia,"
publicado en 1848, dice: "Los chinos afirman que desde hace m.s de tres mil
afios han estado haciendo azucar de la cafla en China, y sin entrar en discusi6n
con el "imperio de las flores," por unos cuantos siglos mAs 6 menos, convendre-
mos con ellos en que tienen innegable derecho A reclamar una gran antigiiedad co-
mo fabricantes de az6car. Pero no puedo desechar la creencia de que la India, y
no China, es en realidad la cuna de la caria de az6car."
De Condolle asienta en su magnifico libro "El Origen de las Plantas Cul-
tivadas," que "la cafia de azicar se cultiva actualmente en todas las regions cA-
lidas de la tierra; pero esta demostrado por una multitud de testigos hist6ricos,
que se cuitiv6 primero en el Asia Meridional, de donde pas6 al Africa y mas tar-
de a la America."
Karl Ritter, en varias obras publicadas, hace un notable resume de las prue-
bas patentisimas que acerca de la material existen. Su primer argument es, que
todas las variedades de cafia que se conocen en estado silvestre y que pertenecen
al g6nero saccharum, crecian en la India, con excepci6n de una que hay en el Egip
to.- "Si se pueden sacar conclusions de la geografia botAnica, todas las proba-
bilidades demuestran que la caiia es originaria del Asia."
Roxburgh, Wallick, Royle y Aitchison, mencionan la plant como existien-
do s61o en estado cultivado, en la India; y el primero de dichos autores afirma ex-
presamente: "no se d6nde crezca en estado silvestre."
En 1861, Bentham, hablando de la flora de Hong Kong, se produce asf: "No
hemos hallado prueba aut6ntica y segura de que haya alguna localidad donde la
caria crezca espontaneamente de ordinario." Algunos botanicos han asegurado
que, puesto que la caria florea mAs A menudo en Asia que en America 6 Africa,


I II I ~I 1 -









LA CANA DE AZUCAR.


esto prueba que es indigena de ese continent. Pero en el dia de hoy no es un mis-
terio que florece y produce verdadera semilla en todos los paises tropicales.
A falta de informaciones precisas, se ha acudido 4 lalengua y a la historic
para establecer el origen hist6rico de esta plant. El sanscrito de la cana, Ikshu,
Ikshura, 6 Ikshava; el del azdcar, Sarkara 6 Sakkara. Todos los nombres para
esta substancia, en los idiomas europeos de origen ario, se derivan claramente del
sanscrito. Esto es una indicaci6n poderosa de su origen asidtico y de la antigtie-
dad de sus products en las regions meridionales del Asia, donde los pueblos que
hablaban el sanscrito, tenian relaciones comerciales. Entre las razas que no son
de origen ario, hay una variedad de nombres para el azicar: Kyam, entire los Bir-
manos, Mia en Cochinchina, y Kan y Tche entire los chinos. En Malaya la plan-
ta denominase Tubu 6 Tabu; y el product azicar, se llama Gula. Tal diversi-
dad de nombres, prueba la gran antigtiedad del cultivo de la cafia en las regions
asidticas, donde las indicaciones botinicas ya han hecho presumir de d6nde viene.
La 6poca de la introducci6n de su cultivo en diferentes pauses, justifica la
creencia de que tenga por cuna la India, a Cochinchina 6 al Archipi6lago Indio.
A la verdad, los chinos pretenden que la cafia fu6 traida del Este, puesto que
el Dr. Bretschneider, contando con los mis completes elements que suministra
la literature china, refiere en su libro "Sobre el studio y valor de las obras bo-
t&nicas chinas," esto que transcribimos: "No he podido descubrir alusi6n alguna
a la cafia de azicar en ninguna de las obras chinas mis antiguas. Parece que ha
sido mencionada por primera vez por los autores del siglo II antes de J. C." La
primera descripci6n de esta plant se halla en obra publicada en el siglo IV. Di-
ce asi: "El Kan-che, (Kan, dulce y Chei bambd) crece en Cochinchina; tiene va-
rias pulgadas de diametro y se asemeja al bambi. El tallo dividido en fragmen-
tos, es comestible y muy dulce; de 61 se extrae un jugo que se deja secar al sol,
y luego se convierte en azicar...." En el afio de 286 A. D., el reino de Funan en
la India, envi6 azicar como tribute a la China.
Pentsao, un emperador que gobern6 de 627 d 650 A. D., mand6 un hombre
a la provincia de Bahar en la India, para que aprendiera a elaborar azdcar.
No hay, pues, fundamento para declarar que la calia proviene de China; al con-
trario, se afirma que de Cochinchina, por lo cual es mas probable que sea nati-
va de este pais 6 de Bengala.
En el Oeste de la India se conocia bien la propagaci6n de la cafia de azicar,
y tanto los escritores griegos como los romanos, hablan de ella.
Paulus Egineta es el primero en tratar de ella, llamindola sal india, y la com-
para A la sal comdn, pero con un sabor dulce.
Theophrastus la menciona como "una miel extraida del bambi."
Diosc6rides, quien vivi6 antes que Plinio, habla de cierta sacci/arum, que es una
especie de miel condensada, de la India y de Arabia. Se la obtiene de los bambu6s;
es de consistencia semejante a nuestra sal, y cuando se la mastica, se rompe del
mismo modo que la sal.
Plinio el viejo nota que: "Arabia produce azdcar; pero la de la India es mis
renombrada. Es una especie de miel extraida de bambfes; blanca como la goma,
y se tritura facilmente con los dientes, siendo muy ftil en la medicine."
Varr6n describe: "En la India crece una caria grande, de la cual se extrae azui-
car tan dulce, que ni la mejor miel de abeja se puede comparar con ella."
Sdneca, observa: "Entre los indios se halla una miel que contiene la calia;
esta miel esta producida, 6 por el rocio del cielo, 6 por la savia espesa y dulce
de la misma calfa."
En tanto que los escritores griegos y romanos parecen estar familiarizados
con el azicar, no se hace de ella referencia alguna en lo que escribieron los he-










LA CANA DE AZUCAR. 3

breos, de cuyo hecho se puede inferir que el cultivo de la cania no existia ain en
el Oriente de la India, en la 6poca del cautiverio de los judios en Babilonia.
A la India, pues, debemos considerar como cuna de la caria de azicar, que
al pasar i China, donde se ha cuitivado extensamente desde tiempo inmemorial,
extendi6se 6 Arabia; y de este pais, a Nubia, Etiopia y Egipto.
Despu6s de las Cruzadas, los veneciaios la introdujeron en el afio de 1500
A. D., en Siria, Chipre y Sicilia.
Don Enrique, rey de Portugal, la import mis tarde en las islas Madeira y
Canarias, donde en un period de 300 afios se manufacture toda el azdcar que
entonces se consumia en Europa.
Mas el cultivo de ella cedi6 su puesto al de la vid, que es mas productive,
y en esa misma epoca fud cuando la conoci6 la Espafia meridional, donde toda-
via se cultiva en cantidad limitada. De las islas Canarias hizo su entrada en el
Brasil, a principio del siglo XVI. Los portugueses la llevaron tambi6n & la isia
de Sto. Tomris.
Descubierto el Nuevo Mundo, Pedro Etienza introdujo la caria de azdcar en
la isla de Sto. Domingo, llamada en lo antiguo, Hispaniola.
En 1518 ya habia veintiocho ingenios en esta isla, y el cultivo de la caria pa-
s6 sucesivamente de aqui M6xico, en 1520; a Martinica, en 165o; Guadalupe,
en 1644, y A Cuba, las Guayanas y al rest de Sudam6rica.
A pesar de estos datos hist6ricos, no se ignora hoy que nuestros primeros
navegantes hallaron la cafia de azdcar creciendo en toda su plenitud, en las islas
del Pacifico, y que las mejores de nuestras variedades de caiia, proceden de las
species silvestres que crecian en dichas islas, cuyos hechos inducen d Wray A
decir que quiza la caria de az6car fructificaba en los grandes continents de la
Am6rica, much antes de ser importada alli por los portugueses y los espafioles.





























CAPITULO II

Historia de la cafla de azdcar en la Louisiana




Gayarre, en su "Historia de la Louisiana," nos hace saber que: "en el aiio
de 1751, dos buques que transportaban doscientos soldados del ej4rcito regular
A la Louisiana, se detuvieron en la costa de la Hispaniola. Los jesuitas de esta
isla obtuvieron permiso para mandar en estos barcos A sus cofrades de la Loui-
siana, algunas cafias de azdcar y unos cuantos negros que conocian su cultivo.
Al recibir aquellas, los reverendos padres sembrironlas conforme las instruc-
ciones que se les daba, estando su plantaci6n arriba de la calle Canal." (En este
sitio se levanta hoy la Iglesia Jesuita, en la actual calle Baronne, Nueva Or-
leans.)
Peroparece que este experiment fracas6, segdn lo advierte el propio Gaya-
rre. "Sin embargo, los colonos procuraban constantemente aumentar susmedios
y mejorar sus condiciones, trabajando con mas celo, perseverancia y habilidad
en la agriculture. Dubreuil, uno de los colonos mis ricos, cuyos fondos permi-
tianle hacer experiments en un lote que poseia, donde al present esta la calle
de la Explanada, observando que las cafias introducidas por los jesuitas en 1751,
habian alcanzado madurez, y desde entonces habian sido cultivadas con buen 6xi-
to, como articulo de lujo, que se vendia al menudeo en el mercado de Nueva
Orleans, construy6 un trapiche en 1759, y se propuso elaborar azdcar; pero su
intent fracas6 de todo punto." Los pasos que luego se dieron para el desarrollo
de la industrial azucarera, estAn envueltos en la incertidumbre, tocante A sus
efectos practices. El mismo Gayarre lo afirma: "La manufacture de aziicar que-
d6 abandonada desde 1766, por considerarse impropio el clima para ella, y sola-
mente unos cuantos colonos continuaron plantando caina en las cercanias de Nue-
va Orleans, vendidndola en el mercado de esta ciudad. Es verdad que dos espa-
fioles, Mendez y Solis, dieron mas impulso A la plantaci6n de dicha cafla por esa
6poca; pero nunca lograron elaborar azficar. Uno de ellos lleg6 a hervir la savia
y convertirla en una especie de jarabe, y el otro la destil6, haciendo un licor espi-
rituoso de median calidad, conocido con el nombre de tafia."
No cabe duda de que se gastaron sumas crecidas y much caria en la elabo-
raci6n de la tafia, mientras no se experimentaron las consecuencias de la fabrica-
ci6n del azdcar, puesto que el 7 de Junio de 1764, D'Abbadie, en el informed ofi-
cial A su gobierno, censura las inmoralidades de los habitantes, mediante estas


L 5-- 1 s I I
-I,1R~. --- L -- II










LA CANA DE AZUCAR.


palabras: "El uso inmoderado de la tafia (especie de rum) ha embrutecido 6 toda
la poblaci6n."
Pero los descendientes de M6ndez en esa ciudad, niegan que haya fracasado
la manufacture del azucar, ofrecen como prueba las notas siguientes, tomadas del
archivo de la familiar: "Don Antonio M6ndez, nacido en 1750 y muerto en 1829,
Procurador real del gobierno espatiol de la Louisiana, cas6 con la seiiora dofia
Feliciana Ducrot, viviendo en la parroquia de San Bernardo. En 1791 compr6
las propiedades de Solis, un refugiado de Santo Domingo, que en vano habia
tratado de elaborar azdcar de caria; y habi6ndose procurado los servicios de un
azucarero de Cuba, llamado Morin, hizo aqu6lla por primera vez en la Louisiana
en el afio de 179'1, continuando desde entonces la elaboraci6n de dicho pro-
ducto."
Un corresponsal que se firma J. B. A. (J. B. Avequin,) escribiendo una
relaci6n sobre la historic del azdcar de cafia en Louisiana, destinada al "Loui-
siana Sentinelle de Thibodeaux," expresa esto: "En 17.90, un espafiol llamado
Solis, en Terre aux Boeufs, unas nueve 6 diez millas abajo de Nueva Orleans,
era quiza el inico que aun continuara plantando cafia, pero con el fin de con-
vertir su savia en tafia 6 rum. Los numerosos experiments hechos en esta sec-
ci6n para manufacturer azdcar, habia fracasado. Las tierras poseidas entonces
por Solis, forman parte en la actualidad, de la plantaci6n Olivier.
En 1791, Antonio M6ndez, de Nueva Orleans, compr6 Solis sus aparatos
para destilaci6n, las tierras y la cafia, con el firm prop6sito de entregarse i la
elaboraci6n del azdcar, venciendo para ello todas las dificultades que se presen-
taran. Al efecto, M6ndez emple6 6 Morin, que habia estado largos afios en Santo
Domingo, dedicado a estudiar el cultivo de la caiia y la elaboraci6n del azdcar.
Pero sea que Mdndez no tuviera los medios para instalar un trapiche como los
de Santo Domingo, 6 bien que auin estuviera en duda respect A lo que 6stos da-
ban, fabric solamente unos cuantos barriles; y se sabe que hizo experiments
para refinarla, pues en 1792, Mendez regal6 a Rend6n, que era entonces Inten-
dente espafiol de la Louisiana, algunos pedazos de az6car refinados por 61, uno
de los cuales endulzaba dos tazas de cafe. En una gran comida que el Intenden-
te Rend6n di6 A las autoridades de Nueva Orleans, hizo que los comensales ad-
virtieran que el azdcar que les mostraba a la hora de los postres, era un produc-
to de Louisiana, elaborado por Antonio M6ndez. Se ve, pues, que hasta esta
dpoca, M6ndez y Morin s61o habian fabricado cantidad muy pequefia de azdcar,
una vez que Rend6n presentaba 6sta como un objeto curioso."
De lo que antecede, como de otras autoridades que ni hay para qu6 citar, se
desprende que M6ndez fu6 el primero en hacer azdcar en Louisiana, asi como el
primero en refinarla; pero no existen pruebas que demuestren que elaborase
grandes cantidades que compensaran su afin. La primera producci6n de azdcar
que se di6 en Louisiana en proporci6n suficiente para influir en lo porvenir y es-
timular otros, sobre todo, con cuantiosa ganancia, A emprender dicho negocio,
fu6 Esteban De Bore, en 1794, 1795 6 1796, cerca del sitio donde hoy se levanta
la Estaci6n Experimental de Azdcar. Gayarre, el historiador, nieto de De Bore,
pinta asi la situaci6n de la Louisiana, y las circunstancias que impulsaron a De
Bore en esta aventurada empresa: 'Cuando todos los intereses agricolas de la
Louisiana estaban totalmente decaidos y se buscaba alg6n medio para escapar
de la aniquilaci6n que la amenazaba; cuando la ansiosa pregunta de todos los
plantadores era: riqu6 har6 para pagar mis deudas y sostener a mi familiar? la
energia de uno de los ciudadanos mAs resueltos y respetables la salv6 de la rui-
na, elevindola al estado de prosperidad que ha ido en aumento ailo por aino."
(Esto se escribia en 1851. W. C. S.)










LA CANA DE AZUCAR.


Ese individuo fud Esteban De Bore, que naci6 en (Kaskaskia) del distrito
de Illinois de la Louisiana, el 1740. Cas6 con la hija de Destreham, extesore-
ro de Louisiana, y se estableci6 en la plantaci6n de su mujer, seis millas
al Norte de Nueva Orleans. Como la mayor parte de los plantadores, De
Bore habia consagrado todos sus esfuerzos al cultivo del indigo, no sin ver sus
esperanzas fallidas y que la miseria le esperaba. Mas, determinado 6 emprender
la industrial del az6car contra las advertencias de su mujer, de sus amigos y
parientes, el autor que acabamos de citar, describe: "Comprada caTia 6 Mendez y
6 Solis, comenz6 6 plantar en 1794; y hecho lo que ella require, De Bore obtuvo
en 1795 una zafra que vendi6 en doce mil d61ares, caudal muy grande en aque-
llos tiempos." Para mostrar el intense lucro de los plantadores y la excitaci6n
nerviosa que movia a todos los habitantes, el propio autor hace la siguiente des-
cripci6n del dia en que se estaba ejecutando la prueba del azdcar: "El intent de
De Bore despert6 vivisimo interns; muchas de las personas que le visitaron en
el afo para observer sus preparativos, sombrias predicciones asaltaronles; asi es
que cuando vino la molienda de la caria, dilatado ndmero de respetables ciuda-
danos congreg6se dentro y fuera del trapiche, para estar presents A la hora del
feliz 6 desgraciado experiment. iSe granularia el jarabe? iConvertiriase en
azucar? La multitud aguardaba impaciente a que el encargado de vigilar la coc-
ci6n del jugo de la caina declarase que estaba listo para la granulaci6n. Cuando
ese moment lleg6, un silencio de muerte pesaba sobre todos y contenian la res-
piraci6n, persuadidos de que aqu6l instant era en el que se decidirfa su ruina 6
prosperidad. Repentinamente, el azucarero exclam6 entusiasmado: iSe granula!
y la multitud repiti6: ise'granula! Dentro y fuera del trapiche escuchibase la
maravillosa nueva, y parecia que centenares de ecos la repetian, hasta perderse
6 lo lejos. Todos los concurrentes se apresuraron 6 convencerse por sus propios
ojos, de la verdad del aserto, y cuando no hubo lugar A duda, rodearon 6 De
Bore, lanzando gritos de alegria y abrumindole con sus felicitaciones y casi
abrazando a aqudl, a quien llamaban su salvador, el salvador de la Louisiana."
El azucarero que velaba el cocimiento del jugo de la cafia hasta el moment
de la granulaci6n, era Antonio Morin, (segin pruebas dadas por Charles Le
Breton, descendiente de De Bore. y que no hace much tiempo muri6 en Nueva
Orleans); el mismo -que estuvo asociado con Mdndez en las experiencias de este.
Desde este tiempo, De Bore redobl6 su celo y acrecent6 capital, que A su muer-
te se estim6 en mis de trescientos mil d6lares, ganado todo en la elaboraci6n del
azucar.
En vista de esto, una falanje de plantadores, siguiendo el ejemplo de De
Bore, fundaron trapiches. Entre los primeros se cuentan A los Piseros, los Ca-
varets, los Riggios y los Maccarthys, (nombres que ya no figuran en la actual
lista de azucareros.) Cada afio se afadian nuevos nombres A los de aqu6llos, y
todos acumularon rApidamente gran riqueza.
No sera impropio relatar aqui la celebraci6n del centenario de este aconte-
cimiento, hecha por la Escuela Azucarera de Audubon, en la recepci6n de su
primera clase en Junio de 1894. El honorable Theo. S. Wilkinson pronunci6 la
oraci6n del centenario, y el tambidn honorable John Dymond distribuy6 los di-
plomas a los alumnos que se recibieron. Hillanse completes resefias de esta ce-
lebraci6n, que fu6 muy concurrida, en los diaries de Nueva Orleans de tal fecha.
La industrial azucarera continue progresando y extendidndose, hasta el afio
de 1820, en el que adquiri6 nuevo impulse por la introducci6n de la present va-
riedad de caria. Antes de esa dpoca s61o se cultivaban dos classes de cafia en
Louisiana: la Criolla, originaria de Malabar 6 Bengala, y la Tahiti, siendo am-
bas de calidad inferior para la elaboraci6n del az(car en este clima. Han sido










LA CANA DE AZUCAR


substituidas, generalmente, en el cultivo, por la caTia morada y listada, impor-
tada por John J. Coiron en el afio antes indicado. La cafia con que De Bore
hizo azicar por primera vez, es la Criolla, ya que la de Tahiti no fu6 importada
de Santo Domingo, sino hasta el afio de 1797. Las variedades moradas y lista-
das, originarias de Java, no fueron traidas sino has-ta mediados del siglo pasa-
do, a la isla de San Eustaquio, a Curacoa y a la Guayana Holandesa. De San
Eustaquio, un navio condujo algunos bultos de estas cafias a Savannah, Georgia,
en el afio de 1814, y un senior King las plant en la isla de San Sim6n. Crecieron
bien, y King hizo azicar con ellas. Coiron, que al fijar su residencia en Savan-
nah, despu6s se habia establecido en la Louisiana, indujo a su amigo King que
le diera algunas de esas caTias, y las sembr6 en su jardin de la plantaci6n de
Santa Sofia. Qued6 tan complacido del ensayo, que hizo venir de Savannah un
cargamento enter de calia, empleindola toda en lo que l1 se habia propuesto.
De aqui se han extendido dichas calias por todo el Estado; y de este modo se
dilat6 el area de producci6n de la caria en la Louisiana. Puede sefialarse de paso,
que Coiron fu6 el primero en hacer uso de maquinaria de vapor para moler la
caia. Coiron falleci6 sin haber caido en la cuenta de los inmensos servicios que
habia prestado a la Louisiana, y los plantadores deberian erigirle alguna estatua
6 monument que perpetuara su memorial, que bien la merece quien tal hizo. Las
cafias importadas por Coiron son las que, con muy pocas excepciones, pueblan
los plantios de la Louisiana, y lo seguirin hacienda, a menos que sean substi-
tuidas por algunas de las variedades escogidas que ahora se propagan anual-
mente.





























CAPITULO III

Relaciones botanicas




La cania de azdcar pertenece A la gran familiar de las gramineas, graminaceae,
de la tribu Andropogon; y su nombre botinico es Saccharum Oicinarum, 6 Arun-
do Saccharifera.
Aunque en la actualidad los botinicos convienen generalmente en que todas
las variedades cultivadas provienen de una especie, hay, sin embargo, razones
incontrovertibles para career en la existencia de varias species, aparte de oportu-
nidad para examiner cuidadosamente las flores de cada una, los modos de creci-
miento, el color del follaje y del tallo; el contenido de azicar y muchas otras
cualidades menores, justificarian a lo menos la opinion de que las diferencias no
estAn s61o en las variedades, sino que se extienden tambi6n a la especie. La cafia
Criolla, la Japonesa, y algunas de las variedades negras de Hawaii, en verdad
difieren grandemente unas de otras.
Jacobo de Cordemoy ha dividido todas las variedades cultivadas, en tres es-
pecies principles:
Primera.-La clase ordinaria, conocida con el nombre de Saccharum Offci-
narum.
Segundo.-La Saccharum Violaceum, caria con hojas violAceas semejante .
las caiias negras de Hawaii que se acaban de mencionar. Algunas variedades de
esta clase manchan las manos y boca de los que la comen. Se las cultiva rara vez.
Tercera.-La Saccharum Sinense, que Roxburgh llama cafia China, porque
ha sido cultivada en China desde tiempo inmemorial. Su principal diferencia es-
pecifica se dice que reside en la disposici6n del paniculo 6 panicula que, a dife-
rencia de la de la Saccharum Oficinarum, es de figure de 6valo y vistosa. Se la
cultiva extensamente en el Natal.
Por mAs incertidumbre que haya acerca de las species de la calia de azd-
car, sabido es que todas las cafias que se cultivan para la extracci6n del azicar,
pertenecen a la clase primera (Saccharum Oifcinarum). Por tanto, s61o tratare-
mos de esta especie.
Es un tallo gigantesco (v6ase la figure i.) que a menudo alcanza una altu-
ra de tres a cinco metros en los tr6picos; derecha en la primera parte' de su cre-











LA CAXNA DE AZUCXR.


0. cimiento, se encorva mis tarde, ya sea
por su propio peso, 6 va por influjo
de los vientos. Sus races, como las de
todas las gramineas, son fibrosas \ la-
iterales, extendi6ndose en todas direc-
ciones, y generalmente no penetran
much en el suelo. De aqui proviene
su inestabilidad en los terrenos sua-
S / ves 6 flojos, y su propensi6n a ser de-
e v drribada por los vientos.
El tronco de la raiz es una senci-
c. Ila prolongaci6n del tallo, (A A B en
Sla figure I) y terrina en un punto de
uni6n, ya sea con la calia matriz,
(sembrada) 6 bien con la cepa. Las
raices verdaderas de la plant se pro-
S ducenen torno de este eje y se alar-
gan en todas direcciones.
El tallo es cilindrico, variando en
dimension, sei d n la diversidad, ma-
"/.'" durez y condiciones de crecimiento. Se
compone de nudos L internodios (figu-
ra 2), llegando estos A ser sesenta v
aun ochenta, muvl cortos en las cafias
de crecimiento raquitico, y estando
muy largos en las cafias bien desarro-
Iladas v de superior calidad, en las
A que suelen tener hasta quince centi-
metros de largo. Las variedades difie-
ren tambien grandemente en la longi-
'-B tud de los internodios; y seg6in se de-
mostrarA despues, hayque preferir la
variedad en que los internodios son lar-
's gos, cuando las demas condiciones son
S ar u iguales. La epidermis es pulida, mis
A 6 menos gruesa v de coloraci6n inten-
sa en las diferentes variedades (ama-
Tallo de cara mostrando la raiz, A B; tronco rilla, verde, roja, cald, negra, blanca,
B-C; hojas C-D. morada, 6 mezclas de dos 6 mis de
estos colorss.
Las cafias est n cubertas en las porciones cercanas los nudos, con polvi-
11o pulverulento blanquecino, que facilmente se despfende, llamado
y cuva formula quimica es C 24 H 48, 0, y represent, por su constituci6n, un
alcohol de las series grass. Al extraer el jugo de la cafia en los molinos, se des-
prenden grades cantidades de esta substancia, que pasan al clarificador, done
se precipitan en la clarificaci6n y se van con los desechos, 6 se asientan en el fil-
trador.
Las hojas de la caria son alternadas, mis anchas en su base y como de un
metro de largo. Son de color verde mas 6 menos intense, seg(n la variedad. La
nervadura es blanquecinaen casi todas las variedades, siendo rojiza y morada en
algunas, bien desarrollada, y con depresi6n acanalada en la parte internal de la ho-
ja. En algunas variedades, la base de las hojas esta cubierta de pequefias p6as
2










LA CANA DE AZi'CAR.


(aguates) que al introducirse en la piel produce heridas molestas y penosas.
El corte de esta variedad de cafia causa dolor cuando se rozan con ella las manos
de los cortadores, especialmente cuando las hojas superiores no estin sazonadas
a6n. Las hojas brotan abrazando el tallo, del cual se separan i media que cre-
cen, y se desprenden por si solas cuando alcanzan plena madurez. Cada juntura
tiene su hoja, por medio de la cual se asimila su nutrici6n y se cree que al caer
la hoia, el process de asimilaci6n de dicha juntura esti cmlpleto v cabalineite
madura. La elaboraci6n del alimento asimilado puede, y de hecho ocurre des-
puds; pero el crecimiento se ha terminado y solamente se verifican las transfor-
maciones de f6culas, glucosas, almidinas, etc., en sacarosa y albuminoidea. Uno
por uno y comenzando desde la raiz, los caiiutos maduran y sueltan sus hojas,
hasta que al fin, un tallo despojado, teniendo s61o unas cuantas hojas en la cima,
anuncia que ha Ilegado el tiempo del corte de la caiia. Debajo de la base de cada
hoja, en el nudo, hay un botoncillo (figura 2), generalmente del tamanio de un


frijol grande (redondo, aplanado, oval, prominent 6 no
conspicuo, seg6n la variedad) cubierto con un barniz
protector y con envolturas superpuestas de naturaleza
muy resistente. Este bot6n se llama por lo comfin ojo>
de la cafia. Mientras mis pr6ximo d la base de la caria,
es mins grande v esta mejor formado generalmente. Ha-
cia el extreme superior es blanquecino, achatado v me-
nudo de forma triangular. Estos men de cafias futuras y los plantadores los usan en todas
parties para la propagaci6n de la plant. Hasta hace
poco tiempo, se crefa que estos ojos eran la verdadera
semilla de la cafia; pero Bovell y Harrison de las islas
Barbadas, demostraron hace algunos aios que el panicu-
lo de flores que se produce en los paises tropicales don-
de la cafia no siempre se compone de flores es-
tdriles como se suponia antes. Descubrieron, entire ellas,
semilla verdadera que germin6 al ser sembrada y produ-
jo caaas reales. Desde entonces todos los paises tropi-
cales han logrado producer algunas cafias por medio de
la semilla. (VWase el capitulo sobre semilla).
En derredor del tallo y cerca del ojo, se hallan va-
rias hileras de puntos 6 manchas semitransparentes (figu-
ra 2), que produce races cuando la cafa est- expuesta
i lluvias excesivas, tirada sobre un suelo mojado 6 cuan-
do se plant el tallo en tierra h6meda. Los ojos se des-
arrollan tambi6n simultaneamente. Algunas variedades
de cafia est-n sujetas a este inconvenient, que hace des-
merezcan en valor, ya sea como semilla 6 ya para la ela-
boraci6n del azdcar. Inmediatamente sobre estas lines


A




'A x







os; C, internodios D,



nudos; X, hilerade pto



semitransparentes.

de puntos se halla una
,\ S















de puntos se halla una


banda angosta, clara y semitransparente que visiblemente separa el caiuto infe-
rior del superior.
La porci6n de la cafia que se halla debajo de la tierra, es semejante, en es-
tructura, al tallo que se alza sobre el terreno. Los caiutos imis cortos tienen ojos
que se desarrollan en formas de pimpollos, vistagos 6 colas; y las hileras circu-
lares de puntos, se convierten en las verdaderas races de la plant.
En los paises tropicales, en la 6poca de la madurez complete, la cala flo-
rece, Ilevando sobre on largo pedinculo un paniculo de espigas con estambres.
Cada florecilla tiene tres insertados en el ovario, que es sesil v liso y lleva enci-











LA CANA DE AZUCAR. II

ma dos estilos alargados, con estigmas terminales muy ligeros. Muchas semillas
son esteriles, debido sin duda al hecho de que la cafia se ha propagado tanto
tiempo por los cortes 6 botones, que ha perdido casi su fertilidad. La caiia flore-
ce generalmente A los doce 6 trece meses, pero no todas las variedades florecen;
y las que no lo hacen, son, por lo comdn, las preferidas, puesto que pueden per-
manecer mis ti:mpo en el campo antes del corte.
En oposici6n A la fisiologia de muchas plants, la cafia no esta madura al
tiempo de crecer, sino solamente tres meses despu6s de realizarse este fen6me-
no, alcanza el maximum de contenido de azdcar, procedimiento que esti en con-
tradicci6n con lo que se verifica, con otras plants azucareras, especialmente con
la remolacha, que consume en su floraci6n toda la azdcar almacenada en la raiz.



















CAPITULO IV

Anatomia y Fisiologia de la Planta de la Caiia


EL TRONCO

El tallo 6 tronco es cilindrico y esta dividido en nudos 6 internudos, vulgar-
mente llamados "cailutos." Cada uno de estos se divide en dos parties; la interior,


I-I.



.eZ -t'


Microfotografia de una secci6n transversal delgada de un tallo de caria,
aumentada cerca de ioo veces. Las porciones obscuras conteniendo puntos
claros, circulares, dos grandes y uno pequefio, son los aces fibrovasculares,
marcados "B". La parte superior del grabado es la porci6n de la secci6n,
cercana g la corteza de la cafia. El aspect como de un panal que manifiesta el
grabado, es la porci6n que contiene la m6dula 6 el azfcar, cuyas celdillas
aumentan en tamafio i media que se acercan al centro, en tanto que el nif-
mero de haces disminuye.


forma la corteza
del caliuto inme-
diato superior, y
la exterior, que
se une A las cel-
dillas internal; y
ambas forman la
hoja. En derre-
dor del tallo, en
el bot6n d hoja,
hay varias hile-
ras d e puntos
transparentes
q u e produce
races, cuando la
cafia esta some-
tida 6 ciertas
condiciones. In-
medi atamente
sobre estas li-
neas se hal a
una banda an-
gosta, clara y
trasparente, que
de una manera
clara divide el
caliuto inferior
del superior
(veasefigura 2).
El professor
W. R. Dodson,
botanico y mi-
crobiologista de
la Estaci6n Ex-


perimental de Azicar, proporciona los siguientes datos, basados en sus studios
sobre la cafia de azdcar, practicados en la misma Estaci6n.
"Si se corta transversalmente una secci6n del tallo entire los nudos, y se pre-
para, montindola sobre una placa de vidrio, para estudiarla con el microscopic,
se pueden estudiar todos los tejidos que componen el tallo por entire la luz. La


I I










LA CARA DE AZOCAR.


matriz comin estA compuesta de celdillas medulosas que son grandes y gene-
ralmente exagonales, como puede verse en la secci6n transversal. (V6ase figure
3). Estas celdillas constituyen los almacenes de la plant, y en ellas se contiene
casi toda el azucar y demis products acumulados para el uso future de la plan-
ta. En la figure 3, las celdillas marcadas "P," son las medulosas, y forman la
mayor porci6n de la parte interior del tallo. Cuando se estudia una secci6n lon-
gitudinal del cafiuto, se observa que las celdillas de az'car, son mis largas que
gruesas, (v6ase figure 4), y generalmente estdn llenas de un fluido; pero en lo que
se llama caria medulosa, estan vacias. Raras veces contienen almid6n, y es du-
doso que se halle esta substancia en las celdillas que contienen azicar. En los nu-
dos la m6dula desaparece casi completamente y todo el tejido esta formado por
haces y una especie de m6dula modificada que llena los interespacios. La forma
ytamafio comparative de las celdillas medulosas, en relaci6n con las que forman
el otro tejido, se observan ficilmente en las figures 3 y 4.
Por entire la mddula se hallan distribuidos grupos de tejido diferente, que
constituyen los haces fibrovasculares. En los internudos, los haces estan parale-
los y no tienen comunicaci6n entire si; pero en los nudos, se ramifican libremente,
mezclndose de tal modo
esas ramificaciones, que /r7.
de alli result una comu- _i L _
nicaci6n general entire I
todas. La figure n6mero j
5 muestra uno de esos ha-
ces muy aumentado, y se
pueden distinguir ficil- i i
mente los diferentes te- -
jidos. Las celdillas gran-
des que rodean A los ha-
ces, son las del azuicar
y estan marcadas con la )I
letra "P." Las dos ca-
vidades circulares gran- _
des y una pequefa mar-
cadas con la letra "V"
en la ilustraci6n, son va-
sos. El agua sube de la -
raiz a la hoja, por entire
estos vasos, llevando las -> -
substancias nutritivas
que la plant toma del i
suelo. Cerca de los va-
sos se ve un grupo de i-
diez 6 doce celdillas mar- -
cadas con la letra "S"
que se Ilaman tubos ta- Representa una secci6n delgada de una porci6n de tallo, cor-
mizadores v son unas cel- tado longitudinalmente, aumentada cerca de 600 veces. Las cel-
dillas marcadas "P" muestran el corte lateral de las celdillas de
dillas largas, como pue- azficar 6 medulosas. Las porciones marcadas "S", son los tubos
de verse en la secci6n tamizadores, celdillas largas que junto con los vasos "V" su-
lol de la f a ben por el tallo y se dirigen hacia las hojas.
longitudinal de la figure
4, y intervalos contienen paredes divisorias. La material nutritiva elaborada
que viene de la hoja para distribuirse por toda la plant, pasa por dentro de los
tubos tamizadores. Se puede decir, pues, en general, que la mayor parte de la










LA CANA DE AZ6CAR.


material nutritiva, sube en el tallo por los vasos; y cuando desciende pasa por
los tubos tamizadores.
Los demis tejidos que rodean a estos tubos, son en su mayor parteuna fibra
modificada, y sirven principalmente para fortalecer al tallo. Entre los tubos ta-
mizadores, hay celdillas que no se ven con claridad en la fotograffa, y que se lla-
man celdillas adjuntas, cuyas funciones no estan demostradas satisfactoriamente.
Estudiando la figure 3 que present un nfimero considerable de haces y la por-
ci6n exterior del tallo, se puede observer que dichos haces son mis abundantes y
estin mis compactos cerca de la'parte exterior del tallo. La dimensi6n de los va-
sos se reduce algo y la cantidad de tejido reforzador aumenta muchisimo. La md-
dula desaparece casi complefamente, en tanto que las celdillas estin much mis
pr6ximas, formando asi la cAscara 6 corteza que sirve de protecci6n y refuerzo a
la caria, y que realmente no contiene celdillas medulosas.
LA HOJA
Los haces del tallo pasan a la hoja, sin perder ninguno de sus tejidos; pero
las hojas contienen tejidos que no se hallan en el tallo. En torno de los haces se
halla una capa de
/J. '5 celdillas pequefias
/T- y tupidas, que pue-
,, den llamarse almi-
donosas, (vdase fi-
gura 6) pues est.n
.: llenas de almid6n
.en el dia; y por la
A noche, esa substan-
cia se trasforma en
otra que baja al ta-
\, *. a a- Ito. Podria pasar
.esto tambidn en el
S" dia; pero no hay
T. medio de probarlo
Sde un modo director.
S. En la mafiana, el
j "l i almid6n sale nue-
S;' vamente en las cel-
'dillas y de un modo
muy r6pido, apenas
i ' ha nacido el sol, y
S- se le halla en can-
tidades muy limita-
SF das en otras parties
Sde la hoja. Inme-
Sdiatamente, en el
Exterior de las cel-
dillas almidonosas,
S_____ se hallan otras que
contienen una ma-
Microfotografia de un hacecillo fibrovascular en un tallo de cafia, au- teria colorante ver-
mentado cerca de 10oo veces. P", celdillas medulosas; "V", vasos; "S ,
tubos tamizadores. Las celdillas de paredes gruesas que se hallan en derre- dosa figurea 6, le-
dor de los vasos, son la porci6n fibrosa que sirve para reforzar. tra "C"), yen ellas
se produce el almid6n, habiendo muy poca material verdosa en las celdillas almi-
donosas.










LA CANA DE AZUCAR. 15

La material verdosa de la hoja esta constituida por los que se llaman cuerpos


clorofilicos, muy pequefios, mis 6 me-
nos globulares, que tienen la propie-
dad de transformar en almid6n el agua
del suelo v el carbon del bi6xido de
carbon que contiene el aire. No se sa-
be de qu6 modo se verifica esta combi-
naci6n; probablemente el procedimien-
to es mis complicado de lo que result
dela simple uni6n de los elements an-
tes mencionados; pero el primer pro-
ducto reconocible que se forma es el
almid6n.
Es digno de observaci6n el arre-
glo de los hacecillos en la hoja. Co-
menzando con uno de los haces gran-
des, se halla cerca de 61, en la parte
inferior de la hoja, un haz pequefio no
del todo desarrollado figurea 6); mien-
tras que en la porci6n superior hay una
estructura floja de celdillas grandes,
teniendo la forma de cufia, dos 6 mis
de 6stas, las que se extienden hasta la
epidermis; hay luego un hacecillo que
se extiende por casi todo el espesor de
la hoja, despuds se halla mis tejido
flojo y un haz pequefio; y, por iltimo,
un haz grande, semejante al primero
que se observ6. Esto no ocurre exac-
tamente en todas las hojas, ni aun en
todas las parties de la hoja; pero si es
general, y puede considerarse como ti-
po. Las celdillas grandes en forma de
cufia que estin en la parte superior de
la hoja figurea 6) tienen la funci6n de
desenrollar la hoja al ir 6sta apare-
ciendo. Las hojas tiernas estAn enro-
lladas, y al extenderse estas celdillas,
la hoja se aplana. Cuando la evapora-
ci6n es excesiva, se ponen menos t6r-
gidas, y al encogerse arrollan a la ho-
ja, de donde result que las hojas se
envuelven cuando el tiempo esta seco.
Las paredes gruesas de las celdi-
llas de refuerzo figurea 6, letra "B"),
estin arregladas de tal suerte en la ho-
ja, que sirven de soporte a un peso ver-
tical. Estan agrupadas como si se tra-
tase de former un cerco double, mis 6
menos perfect, en forma de arco de
puente 6 de tubo hueco. Las figures 6,
7, 8, 9, io y Ii, muestran secciones
transversales y longitudinales de una


67

'i I- -'~

* -.,, '


I4
I. ., -,



QQ


,5 .


..:: *, ,r J, --















Secci6n de la hoja de cafia; en el centro del
grabado se ve o de los haces fibrovasculares gran-
des (tomado con cdmara hicida.)
I Compdrense to-
V. V, vasos. dos con los mis-
S"versal del tallo, I
V 1ao .. _" ..... ,,
















S'.fig. 5.
St., hileras de celdillas almidonosas que cir-
cundan al haz, en las que se hall casi todo el al-
mid6n.
C, celdillas Ilenas de substancia verdosa, que
dan Se color verde la hoja de clabora; en el almicentro del
grabado se hallave uno dels celdillas almidonosasculares gran-
des (tomado con camara lIcida.)
/ Comparense to-





hay as cldillas grades y redos con los mista-
me Btei fuera de esta capa, qu dean entire hay espa-
osA, espacio ocupado para dar paso la aicirculaci
versal del tallo,
J fig. 5.




dSt., hiler as de celdillas almidonosas que cir-
ndan al ha, epidermis 6 cubierta de hla cas todo el al-




F. F, hacecillos secundarios.
midon.




C, celdillas enas de substenrollanla verdosa, que
dan el color verde a hoja se y eaborllean el almidpo
que se hall en as celdillas almidonosas. Com se
e, hay nas celdillas grades y redondas, usta-de caia.
mente fuera de esta capa, que dejan entire si espa-
cios intercelulares para dar paso a la circulacion
del aire por las celdillas verdes.
E, epidermis 6 cubierta de la hoja.
V. F, hacecillos secundarios.
G, celdillas que desenrollan la hoja tierna y
que hacen que la hoja se arrolle cuando el tiempo
esta seco.

hoja de carla.


1









EA CANA DE AZIJCAR.


EXPULSION DE AGUA DE LA CARA AL METERLA
EN EL TRAPICHE

Cualquiera persona que haya observado atentamente un trapiche, sabe que
tan pronto como se introduce la cania debajo del rodillo, brota en su extreme opues-
to agua, 6 lo menos un
fluido semejante. No impor-
S ? ta cuAl sea la dimension de
la calia; se produce agua en
f uno de sus extremes, tan
I luego como el otro entra en
Pf los rodillos. Cuando se ha
juntado este fluido, se halla
e que contiene poca 6 ningu-
C na az6car. De aqui nace la
pregunta "ide d6nde pro-
cede esa agua?"
-'-^S A principios de la prima-
B vera 6 1 fines del invierno,
si se corta seccionalmente










Mic rofotografia de un solo haz en una hoja de cafa, au-
*mentado 1ooo veces. Los tejidos que no aparecen claramente
aqui, se ven bien en la fig. 6 letras B. B, tejido fibroso para refor-
zar; S, celdillas almidonosas por entire las cuales se hizo un
corte longitudinal, compArese fig. io; C, celdillas clorofilicas
por las cuales se cort6 longitudinalmente la secci6n que se ve
en la fig. Ii; E, epidermis 6 cubierta de la hoja.

una rama de arbol, de treinta centimetros de largo;
por ejemplo, y se la lleva A una pieza caliente y se
la coloca verticalmente, se vera salir una gota de
agua en el extreme inferior. Igualmente se vera que
si se invierte la colocaci6n de la rama, la gota des-
aparece del punto en que apareci6. Sachs explica
este fen6meno, haciendo la suposici6n de que el agua
camina en las paredes de las celdillas y que la ac-
ci6n de la gravedad es suficiente, en el estado de sa- i*
turaci6n de la rama, para obligar al agua A brotar Microfotografia de una sec-
en forma de gota en el extreme inferior de ella. Sin ci6n de hoja de caa, mostrando
la disposicion de los haces en la
embargo, no es possible dar esta explicaci6n respec- hoja, y las celdillas (B) quehacen
to del agua que sale en el extreme de ia caria. Esta que sta se arrolle cuando se mar-
agua proviene de los vasos; es la savia que se diri-
ge hacia las hojas. Aunque pasa muy cerca de los tejidos, ricos en azicar, esta
agua contiene muy poca cantidad de material alimenticio de ninguna clase.









LA CANA DE AZUCAR.


17


Para poder entender debidamente el siguiente experiment, necesario es con-
siderar por un moment la estructura del tallo de la caiia, segin se explica en
otra parte, y lo indica la figure 3. Los hilillos resistentes 6 hebras que atraviesan
los tejidos del tallo, se laman haces fibrovasculares, y estdn formados por various
tejidos, como se ve al estudiarlos con el microscopic;
C. 9 entire estos tejidos se hallan tubos largos denomina-
\ \ dos vasos, que atraviesan en su longitud el tallo
formando part esencial del haz. Por lo menos, una
S porci6n del agua va de la raiz A las hojas, median-
Ote estos vasos, Ilevando consigo el material nutriti-
0 a v vo que ha extraido del suelo. (Hay que recorder
0 que todas las substancias que las races absorben,
debenr pasar las hojas para efectuar ciertos cam-
bios, antes de former parte de la estructura de la
planta. Estos haces son mIs numerosos, pero mis
S pequenios cerca de la parte -
0 exterior del tallo, que en el '.lO
centro del mismo. Si el agua
viene de los haces, habri
mayor flujo cerca del exte-
rior que en el centro. Con
el fin de medir la cantidad
de flujo de agua deun modo
Secci6n de hoja de cafa corta- exact en las diferentes por-
da longitudinalmente porlasceldi- ciones del tallo, se sigui6
Hlas grandes que ocupan el lugar
intermedio entire los haces. el procedimiento que a con-
tinuaci6n se refiere:
Aguzironse various tubos de lat6n, de modo que cor-
taran. lisamente como un taladrador de corcho, y en el ex-
tremo opuesto de ellos se introdujo y fij6 un tubo de cris-
tal, previamente dispuesto con punta muy fina, a fin de
que admitiera una pequefifsima cantidad de agua, si se le
sometia d presi6n, pero que retuviese el agua en caso con-
trario. Los tubos estaban encorvados en sus extremes,
de manera que el agua exprimida formara gotas y caye-
ra desprendidndose del extreme de cada tubo al ser ex-
pulsada de la cafia, De este modo, el nimero de gotas
mide con bastante exactitud el flujo del agua, puesto que
las gotas tienen un peso casi constant. Asi, pues, se lle-
naron de agua los tubos y se colocaron en el extreme de
la calia, paralelos a los haces, para que los extremes de
estos comprendidos en el Area del taladro interior de los
tubos, se proyectaran dentro de los mismos. Al meter Seccidn de hoja corta-
cada tubo, el agua que 6ste contiene, sale, y el espacio da longitudinalmente por
Centre las celdillas almidono-
que deja lo llena exactamente la cania. Al introducir s- sas, estando hecho el corte
ta en los cilindros del trapiche, el agua que fluye de en- de tal modo, que se puede
obtener el mayor nuimero
tre la porci6n del tejido incluida en el tubo, brotando al possible de celdillas en una
extreme del tejido, impele hacia afuera una cantidad de secci6n; dos de las hileras
exteriores, son de celdillas
agua igual a la contenida en el tubo, obligindola a salir clorofilicas.
por el extreme capilar del tubo de cristal. De esta suer-
te puede medirse el flujo de agua en el area cubierta por el taladro interior del










LA CANA DE AZICAR.


tubillo de lat6n. Si los tubos se ponen despu6s uno cerca del centro "A", otro
pr6ximo Ia la circunferencia "C", y los demas en los puntos intermedios "B", el
flujo en el tubo que esta cerca de la circunferencia serd mayor, en tanto que el
tubo del centro expulsard menor cantidad, y los intermedios producing mas 6
menos, segin la distancia a que est6n del centro. Si se colocan luego los tubos
en direcci6n diagonal respect A los haces "D", para que corten igual area de te-
jjdo, pero menor nimero de haces, el flujo disminuiri conforme se reduzca el nli-
mero de haces cortados; y si el tubo forma angulo recto con los haces "E", no
hay flujo alguno. Refiridndonos al grabado que ilustra la disposici6n de los tubi-
llos, diremos que el flujo mayor provendrA del tubo marcado "C", en tanto que
el menor provendr6 del tubo marcado "A", en los tubos paralelos- los haces, y
"D," producird menos agua que "A". Cuando se halla el tubo en el nudo for-
mando Angulo recto con el eje del tallo, habra un flujo considerable, porque hay
un gran nimero de ramificaciones de vasos que se proyectan en un extreme del
tubo cuando esti colocado en esta posici6n. Si los tubos ocupan las posiciones
"F" y "G", habra flujo siempre que estdn separados por un nudo, del extreme
cortado de ]a caria, y !a cantidad de agua aumentara en proporci6n del crecimien-
to del angulo, contando mis haces. La raz6n de esto estriba en que el fluido flu-
7 ye hacia abajo del nudo de arriba. El agua
', sube hacia el nudo por los hacecillos que no
.-~ ~ .. -.- estin cortados por el tubo, y del nudo des-
.'- *......, .*. ...-jii ; .. ciende por entire los cortados, saliendo por
los puntos que ofrecen menos resistencia.
SSupongamos que el vaso V I, en la figure
13, estA cortado por el tubo "T"; habrAflu-
S ',)'. \\C r jo, subiendo por el vaso V 2, cuando la ca-
fia esti sometida A presi6n; el fluido pasari
"_ -por los canales de uni6n que hay en el nu-
SIdo, y descendiendo por el V i, entrarA en
li ,el tubo "T". Esto se entenderi ficilmente
---examinando con cuidado el dibujo ndmero
13, que ilustra la disposici6n de los vasos y
Secci6n de la hoja de caia cortada lon- canales.
gitudinalmente entire las celdillas clorofili-
cas (vdase la letra C en las figures 6 y 7.) Cuando se introduce un extreme de la
caiia dentro de un tubo de goma muy ajus-
tado, y se comprime agua 6 aire dentro de la porci6n restante del tubo de goma,
se produce, en el extreme libre de la cafia el mismo fen6meno que cuando se la
ha colocado entire los cilindros del trapiche. El aire no expeleria el agua, si atra-
vesara solamente las paredes. A veces aparecen burbujas de aire dentro de los
tubos. Si se coloca un extreme de la cafia dentro de los cilindros del trapiche, y
el otro extreme dentro de una vasija con agua, se verin salir algunas burbujas,
pero parece que la cantidad de aire en el tallo depend, hasta cierto punto, de la
condici6n de la cafia. Es probable que el agua llene los tejidos casi completamen-
te, cuando el suelo esta lo suficiente mojado para suministrar abundante humedad.
Se puede demostrar ficilmente que el agua sube por los hacecillos, haciendo
un experiment muy sencillo. Se corta un tallo sin despojarlo de sus hojas, se su-
merge el extreme cortado en tinta roja diluida 6 en cualquiera otro fluido colo-
rante, y dste ascenderA por el tallo; al cabo de unas cuantas horas se le contem-
plard marcado con lines del color del fluido (rojo, negro), que se extienden por
various caifutos; estas lineas indican los vasos tefiidos. A lo mAs, s6lo se puede
medir aproximadamente la longitud de esos vasos, pero no cabe. duda de que se










LA CANA DE AZUCAR. I9


extiende por la mayor parte del
tallo, a lo largo, si se toman en
consideraci6n sus diversas ramifi-
caciones, que forman en lacafa
una especie de malla. Como se ha
hecho notar, el agua comienza .
fluirinmediatamente despu6s que
se aplica la presi6n. Se pueden
comparar estos vasos, de un mo-
do general, a un tubo de goma
lleno de agua: si se coloca uno de
sus extremes entire los cilindros
compresores, el fluido es compe-
lido hacis el otro extreme. Si se
inyecta dentro del tallo por medio
de una bomba, un fluido coloran-
te, 6ste pasarA por los vasos re-
corriendo una distancia de various
nudos, en muypoco tiempo y ba-
jo una presi6n muy moderada.
Parece, pues, que hay la eviden-
cia de que esta agua es agua de
savia, proveniente de los vasos.
Cuando prevalece un tiempo seco
antes de la zafra y durante ella,
es muy comiin oir decir A los
plantadores que extraerAn "gua-
rapo dulce" de su cafia; pero si
el tiempo estd hfimedo, el gua-
rapo no es tan dulce; y de he-
cho, una lluvia copiosa causa
gran diferencia entire el guarapo
de la caTia cortada un dia antes
de la lluvia y la cortada un dia
despuds.


Lo que se ha advertido res-
pecto al agua, en los vasos, es
un element important que ex-






V2 __


Diagramas de las ramificaciones que
conectan un haz fibrovascular en los nu-
dos de la caia de azficar.


F,~ /


Diagrama que muestra la disposici6n de los tubillos
en una caia, para medir la cantidad de fluido expelido
en diferentes parties del tallo.

plica el fen6meno anterior. Cuando el tiempo
esta seco, el agua contenida en los vasos se
gasta en parte para satisfacer las necesidades
de la plant; pero cuando hay una provision
abundante cerca de las races, los vasos se Ile-
nan en toda su capacidad, del agua que as-
ciende hacia las hojas, y 6sta diluye el jugo
que despuds se extraiga de la plant.


i iI/i
/ 1
i
i i


1/


11~11



























CAPITULO Y

Clima favorable A la caria y registro de las condiciones
climatoldgicas en la Louisiana




Siendo la calia originaria de la India, donde es probable haya florecido en
estado silvestre, se pueden sefialar desde luego las condiciones climatol6gicas ne-
cesarias para su buen desarrollo, si se tienen conocimientos sobre la meteorolo-
gia de aquel pais.
Se dice que la cafia necesita un clima caliente, con una temperature media
de 18 a 30 grades centigrado, desarroll5ndose mejor en una temperature de 21
grades C. Debers haber una humedad moderada, con intervalos de calor seco y
de sol. En opinion de la maydr parte de los escritores, prospera mis, cerca de
la costa, donde las brisas marinas traen consigo sales especiales que fertilizan el
suelo. Podria decirse con mis propiedad, que & causa del ficil acceso y de la fer-
tilidad de las islas y peninsulas, asi como de las condiciones climatol6gicas que
alli imperan, han sido elegidas para el cultivo de la cafia, con el fin de transpor-
tar m5s ficilmente y mis barato sus products A otras regions; y tambidn por-
que es mis facil llevar a ellas la pesada maquinaria que se necesita para la fa-
bricaci6n del azicar.
Nadie afirmard que el cultivo de la cafia se lleva A efecto en todos los paises,
cuyas condiciones son favorables su desarrollo. La irrigaci6n artificial y la
construcci6n de ferrocarriles han ampliado much el area ocupada por esta plan-
ta, y si los precious del azicar lo permitieran, no solamente se aumentaria el area
present de su cultivo, sino que muchos paises que hasta ahora se han limitado
a hacer experiments con la plant, se dedicarian en grande escala al cultivo de
ella. M6xico, la America Central y la del Sur, ofrecen vastos campos para el des-
arrollo de esta industrial, y solamentente lo infimo de los precious y las dificultades
de exportaci6n, impiden que se aprovechen debidamente de las ventajas que ofre-
ce el clima. Aun en la Louisiana, la industrial podria tener una expansion indefi-
nida, pues hay various millones de acres que, con poco gasto, podrian ponerse en
condiciones favorables para el cultivo de esta plant; y quiza esto llegue a reali-
zarse, a menos que lo impida el bajo precio del azdcar, y la extension que ha te-
nido la industrial de azicar de remolacha, tanto en este como en otros paises: (los
nimeros entire par6ntesis, correspondientes a cada pais, indican la latitud). Abi-
sinia (Io a 15 gr. Norte); Repiblica Argentina (22 A 25 gr. Sur); Queensland (io
A 28 gr. S.); Nueva Gales del Sur (22 d 25 gr. S.); Borneo (Ecuador), Bourbon


II
- _I I










LA CANA DE AZUCAR


y Reunion (21 gr. S.); Brasil, (o A 20 gr. S.); Colonia del Cabo, (29 a 35 gr.
S.); Cayena (Guayana Francesa), Surinam (Guayana Holandesa) y Guayana
Inglesa (2 a 8 gr. N.); America Central (Cuatemala, Honduras, Nicaragua, Cos-
ta Rica y Salvador), (8 A 18 gr. N.); Chile (23 1 40 gr. S.); China, (io A 30gr.
N.); Colombia, (o A io gr. N.); India, (io A 20 gr. N.); Jap6n, (30 a 35 gr. N);
Java, (6 a 8 gr. N.); Louisiana, (29 A 31 gr. N.); Madeira, (33 gr. N.); Isla
Mauricio, (20 gr. S.); Mdxico, (18 a 28 gr. N.); Natal, (30 gr. S.); Nueva Ze-
landia, (35, A 37 gr. S.); [Fiji, (15 a 17 gr. S.); Hawaii, (19 A 23 gr. N.); Peri,
(5, A 23 gr. S.); Filipinas, (5 a 18 gr. N.); Siam, (1o a 23 gr. N.); Espafia, (36
1 37 gr. N.); Colonia de los Estrechos, (9 i Io gr. N.); Venezuela, (o Io gr.
N.); y las Indias Occidentales, (Antigua, Barbadas, Cuba, Dominica, Granada
Guadalupe, Haitf, Jamaica, Martinica, Puerto Rico, St. Croix, Sto. Domingo,
St. Kitts, Santa Lucia, S. Vicente, Trinidad y Tobago, (10 A 23 gr. N.)
Por consiguiente, se la cultiva desde los 37 gr. al Norte del Ecuador, en
Espafia, hasta los 37 gr. al Sur del mismo, Nueva Zelandia. El area que ocupa
es vasta, y muchos de los paises comprendidos en dicha extension, seguirdn sin
duda su cultivo en lo future.


LLUVIAS

Se consider generalmente que una cantidad de lluvia de sesenta pulgadas
cuando menos, es la mas ventajosa para el desarrollo de la caiia. Esta cantidad
debe estar bien distribuida entire un period de noventa a cien dias por lo bajo,
debiendo caer cuarenta y cinco pulgadas de lluvia en la estaci6n de aguas, cuan-
do crece la cafia, y las quince pulgadas restantes en la estaci6n seca. Sin embar-
go, en algunas regions de Reuni6n y de la Guayana, donde recogen grandes cose-
chas de cafia, la cantidad de lluvia annual es double; pero como se hace observa-
en otra parte de este libro, esas cafias estAn siempre verdes y rinden poca azir
car. Por otra parte, la caiia se cultiva con buen dxito en paises donde hay lluvias
escasas, mediante la irrigaci6n. Y puede decirse que cuando la temperature y las
tierras son apropiadas, el cultivo de la cafia por la irrigaci6n es lo que mAs re-
munera. Se sacan grandisimas cosechas maduradas artificialmente por medio de
la irrigaci6n; y el product de azficar por acre, es enorme en esos plantios.
En algin tiempo se crey6 que las condiciones higromdtricas del aire tenian
much parte en el buen resultado del cultivo de la cafia, y que la humedad rela-
tiva del aire lograria una media de 70 gr. por lo menos, para obtener pingies
rendimientos. Es bien sabido, que la cafia, como todas las gramineas cultivadas,
se aprovechan del gran acopio de humedad, requiriendo continuamente casi el
25% del peso del suelo para tener un desarrollo sano y vigoroso. Esta cantidad,
aun en las regions de lluvias abundantes, seria infructuosa a veces, si no fuera
por la excesiva humedad del aire, que impide una evaporaci6n que sale de la re-
gla general. Cuanto m6s seco estd el aire, mis caliente la temperature, y mis
rApido sea el crecimiento de la ca'a, mayor sera la evaporaci6n por entire las ho-
jas. Por cada libra de material seca producida en la cafia, se necesita que su folla-
je evapore de400 A 500 libras de agua. En una cosecha de cafia que pese 45 to-
neladas, 15 serin de hojas y puntas. Seg6n el professor Ross, en 45 toneladas de
cafia hay cerca de ii de material seca, v en 15 toneladas de hojas y de puntas
aproximadamente, hay 5 toneladas, sumando unas 16 toneladas de material seca
por cada acre de terreno. Si cada tonelada de material seca necesita una evapo-
raci6n de 400 toneladas, result que por entire el follaje de la caria sembrada en
un solo acre, se evaporan 6400 toneladas de agua, sin contar ia cantidad que se
disipa directamente del suelo.










LA CANA DE AZUCAR.


Una pulgada de lluvia en la extension de un acre equivale 27154 galones
6 sea 113 toneladas. Por tanto, para suministrar 6400 toneladas, la cantidad que
se require para el crecimiento de una cosecha de caria de 45 toneladas, deben
caer mis de 56 pulgadas de lluvia, y 6stas repartirse en toda la estaci6n del cre-
cimiento. Rara vez se consigue naturalmente esa cantidad de lluvia distribuida
de tal manera, en ningdn pais; pero esa cantidad de agua puede darla la irriga-
ci6n y con tales intervals, que sean los que mis convengan las necesidades de la
plant. He aqui porqu6 el cultivo de la cania si se emplea la irrigaci6n, ha ren-
dido frutos muy superiores todos los de los mejores paises productores de azl-
car. La presencia de la humedad en el aire, que hasta el present se habia con-
siderado indispensable para el buen 6xito del cultivo de la cafia, era solamente
un medio para impedir la evaporaci6n y conservar el jugo mis precise para el
mantenimiento de la caiia y nada mis. En las irgions secas donde tienen el re-
gadfo, poca 6 ninguna humedad existe en el aire y sin embargo las cosechas son
abundantes.
En lo que antecede no se ha tenido en cuenta el agua proporcionada por la
acci6n capilar del suelo, que es grande y valiosisima para todas las plants du-
rante su crecimiento. Puede, pues, afirmarse positivamente, que los paises m.s
. prop6sito para el cultivo de la caiia son aquellos que tienen: I, suelo f6rtil; 2,
las condiciones necesarias de temperature; 3, copiosa provision de agua, ya sea
naturalmente 6 mediantela irrigaci6n, y que se pueda aplicaren abundantes can-
tidades, no s6lo en caso indispensable sino que sea factible retenerla debidamen-
te, cuando la caria, una vez que ha crecido, entra en el period de madurez.
NOTA.-Ponemos a continuaci6n las equivalencias de nuestras medidas con
las americanas, para que los lectores puedan hacer la comprobaci6n debida.
Pulgadas o. mo254. Pie= o.m3048.
Acre = 4046.71 metros cuadrados.
Gal6n de Estados Unidos 3 litros, 785 mil6litros
Libra= 453 gramos, 5926 diez miligramos.
Tonelada= ioi6 kilogramos, 048 gramos.


REGISTRO DE LAS CONDICIONES CLIMATOLOGICAS EN LA
LOUISIANA

En seguida se da el registro condensado en forma de cuadro, que fu6 toma-
do por uno de los profesores con toda minuciosidad en esos afios y por tanto, es
muy exacto. Abraza del prilnero de Marzo de 1886 al primero de Enero de 1879,
que fue torado como antes se dice, en la Estaci6n Experimental de Azdcar.














ESTACION EXPERIMENTAL DE AZUCAR


REGISTRO CONDENSADO DEL TIEMPO,
de Marzo 19 de 1886 a Enero 19 de 1897.


MES



i886

M arzo ...............
A bril .......... .....
Mayo ..............
Junio...............
Julio ........ .....
Agosto ...........
Septiembre..........
Octubre ..........
Noviembre. ..........
Diciembre ..... ....





1887

Enero ...........
Febrero ...... ....
M arzo ... . ..
A bril ...... . ....
Mayo............
Junio...... .....
Julio...... . ....
A gosto......... .....
Septiembre ..........
Octubre ............
Noviembre .........
D iciembre ...........

Promedios ..........


1888

E nero ......... ..
Febrero ....... .....
Marzo..............
Abril .... .......
Mayo................
Junio...... ..
Julio...............
A gosto ..............
Septiembre.......
Octubre.......
Noviembre .........
Diciembre ...... .....

Promedios...........


en grados




63
69
76
83
83
84
80
73
66
65


57 62
65.4 8o
58.2 81
71.7 89
78 94-
84 94
84 97
82.5 95
79 92
69.5 86
60 8o
54.6 77

70.3 87




56.6 77
59.8 76
59 78
73.4 85
76.7 92
79.8 92
82 98
8r.2 95
77.3 89
70.6 85
62.4 84
63.6 71

70.2 85


80 37
87 41
93 57
97 69
95 68
96 66
91 59
87 i 39
75 33
79 26


22
30
40
57
59
62
68
69
56
40
30
30

S47




30
37
36
54
54
65
71
70
57
53
34
27

49


9.13
7.32
3.59
I1.50
3.25
4.18
5.24
I.00
5.55
2.75


3.31
5.23
3.27
2.21
6.56
10.35
7.86
6.70
3.30
6.39
.I
7.14

TOTAL. 62.43




3.77
9.80
5.79
.9
11.77
8.69
5.49
i5.80
3.29
3.40
2.50
4.12

TOTAL. 75.33


--- -- ---


I











LA CANA DE AZOCAR


Temperature Temperatura Temperatura Caida de agua
M E S media m1ixima minima en
en grades en grades en grades pulgadas


1889

Enero ..............
Febrero.............
Marzo ...............
A bril................
Mayo ...............
Junio ...............
Julio...............
Agosto.... ..... ...
Septiembre ..........
Octubre...........
Noviembre. .........
Diciembre...... ....

Promedios ..........


54
55
63.6
72..
78.1
82.3
85.6
81..
79.1
68.1
58.9
63

70.1


1890

E nero..... ...... 61.8
Febrero.............. 62.8
Marzo ........... .. 60.7
Abril.... .......... 69.7
M ayo .............. 74.7
Junio ................ 87.8
Julio............... 81.7
Agosto ...... ........ 79.8
Septiembre ........... 76.3
Octubre........ .... 67.45
Noviembre. ......... 61.70
Diciembre ........... 55.30

Promedios .......... 69.98



1891

Enero............. 52.3
Febrero........ ..... 63.1
M arzo.. ............ 59.3
Abril................ 66. i
M ayo................ 72. .
Junio........... .... 89.2
Julio .......... ...... 79.6
Agosto .............. 80.3
Septiembre ........... 76.7
Octubre............. 67.
Noviembre.......... 56.5
Diciembre.... ....... 55.9

Promedios ........... 68.2


80
81
79.5
84.5
87.5
94
95
92.5
90
87
82
78

86


34
31
40
47
48.
57
68
66
51
51
30
45

47






32
36
27
42
56
68
69
67
56.5
38
39
33

47





32
32
38
37
52
66
65
57
57
57
29
29


45


8.30
3.21
2.38
3.28
.76
9.43
7.15
5.74
5.30


43

TOTAL. 45.98






1.00
3.10
1.98
3.27
10 71
4.15
7.30
7.75
4.56
4.41
.87
3.55

TOTAL. 52.05


5.61
11.25
3.36
.80
2.37
5.84
5.50
2.05
9.79
1.35
3.95
4.42

TOTAL. 56.37


- I











LA CANA DE AZUCAR


Temperature Temperatura Temperatura Cafda de agua
MES media maxima minima en
en grados en grades en grados pulgadas


1892


E nero ...............
Febrero..............
M arzo ...............
Abril................
M ayo ................
Junio...............
Ju lio ............ ....
Agosto ..............
Septiembre...........
Octubre ............
Noviembre...........
Diciembre ............

Promedios ...........



1893

E nero ...............
Febrero..............
M arzo ...............
A bril................
M ayo ................
Junio ................
Ju lio .... .... .. .. ....
A gosto ..............
Septiembre ..........
O ctubre..............
Noviembre..........
Diciembre ..........

Promedios ...........



1894

E nero ...............
Febrero ..............
M arzo ...............
A bril........... ....
M ayo ................
Junio ...............
Julio ................
Agosto ..............
Septiembre ...........
O ctubre ..............
Noviembre .... ......
Diciembre............

Promedios ...........


48
58
58
70
74
80
81
81
78
71
59
54

67.7






49.4
62.4
60.2
71.4
75.8
80.9
83.4
80.8
77.4
65.4
58.6
54.9

68.4





56.63
53.21
62.10
70.50
74.96
78.30
79.70
80.66
78.60
69.00
57.83
55.10

68.05


72
79
80
84
91
99
96
95
94
88
85
77

87






73
78
81
89
93
99
94
92
95
85
80
78

86.5






77
8o
83
88
91
98
99
93
92
89
81
82

87.75


26.5
40
28
48
54
63
70
71
59
42
38
21

46.7






28
40
30
47
57
67
71
65
58
42
32
29

47.2





26
29
32
51
49
63
66
69
59.5
46
32
19

45.12


7.15

4.42
11.75
4.13
6.37
8.92
7.66
5.95
1.98
5.39
3.10

TOTAL..66.82






3.07
4.16
4.42
4.00
2.90
7.55
3.67
2.99
6.32
6.57
7.50
2.85

TOTAL.. 56.oo


1.14
13.43
7.66
4.52
2.69
3.34
12.51
7.52
i.80
..85
i.o6
2.40

TOTAL..58.92


L -- --I










LA CANA DE AZOCAR


Temperature Temperatura Temperatura Cafda de agua
M E S media maxima minima en
en grados en grades en grades pulgadas


1895

Enero ...............
Febrero..............
M arzo ....... ........
A bril...... ..........
M ayo ................
Junio...............
Julio................
Agosto..............
Septiembre..........
Octubre ..............
Noviembre..........
Diciembre .... ......

Promedios..........



1896

E nero......... .....
Febrero.............
M arzo ...............
A bril................
M ayo ................
Junio.. .............
Julio ...... ..........
Agosto..............
Septiembre...........
Octubre .............
Noviembre...........
Diciembre ............

Promedios...........


50.9
44.1
S61.3
66.9
74-5
81.3
82.08
82.50
80.46
87.16
58.90
51.10

68.43


50.16
54.41
60.32
70.36
78.26
80.70
83.13
82.93
77.66
67.17
63.11
55.00

68.76


77
73
81
86
90
95
98
98
93
86
82
74

86.o8






77
72
52
87
94
97
97
98
93
92
85
79

87.75


26
15
34
46
52
68
71
72
52
47
35
25

45.25






24
32
37
40
61
65
70
69
53
46
34
31

46.8


8.58
4.47
3.98
2.53
12.15
Ii.o6
7.62
6.99
2.93
1.45
1.36
5.75

TOTAL..68.87






2.94
3.28
6.Io
2.63
1.65
11.04
4.44
3.29
4.70
7.48
3.71
4.57

TOTAL.. 5.83


NOTA. Estos registros fueron hechos con toda minuciosidad y por esto los he tomado aun cuando
son de afos atrasados, para que sirvan de model a nuestros agricultores.


- --









LA CANA DE AZ1JCAR.


Tambi6n se presentan en seguida los once afios en forma comparative, lo
que quiz, sea Atil para determinar algunos de los elements que se requieren
para resolver el problema de cuiles son los afios ventajosos al cultivo de la caiia.
Como el invierno de 1886 fud muy frio, destruy6 grandes cantidades de se-
milla y cepa; la primavera, aunque no tan fria, si retardada, no obteni6ndose por
lo mismo, buena porci6n de plants nacidas, sino hasta Mayo. Las estaciones
subsecuentes seiialaronse porque fueron regulars, y donde las siembras se pro-
dujeron bien, la cosecha fu6 median.
El benigno invierno de 1887 permiti6 que hubiera excelente caiia de semilla;
la primavera un tanto seca y templada, con verano caluroso y humedo, siendo el
otofio seco y fresco; circunstancias todas estas harto ben6ficas para adquirir con-
siderable cosecha de caria.
El invierno de 1888 fu6 medianamente propicio; pero la primavera hilmeda
con exceso, impidi6 que se diera a la catia el cultivo que ha menester. Eltiempo
sigui6 h6medo hasta Julio, ocasionando un forzoso retardo en la aterrada de la
caria, que en varies puntos se suprimi6 por complete. Las lluvias que precedie-
ron al otoflo frio y seco, motivaron el que la cosecha fueraescasa, pero abundan-
te en azuicar, aunque se debi6 mas bien al reducido contenido de glucosa que al
rendimiento de azicar en la cania.
El anio de 1889 se recordarA siempre como el afio de la sequoia. Las lluvias
que en dicho afio s61o ascendieron 4 46 pulgadas, cayeron en su mayor parte en
el invierno y en el verano, dando lugar asi A que la primavera y el otolo fueran
de una sequedad sin ejemplo, que se prolong hasta el invietno de 1890.
El a~o de 1890, memorable por la enorme cosecha queen 61 se levant6, apa-
reci6 en medio de la sequoia que hubo en el de 1889; pero con tiempo bueno 6 igual
en los meses de Enero y Febrero, lo que hizo que tanto la plant como las socas
germinaran pronto, perdi6ndose A principios de Marzo, a causa de una excesiva
helada. La primavera, provechosa, con abundantes lluvias en Mayo, y en Junio,
el tiempo fud seco, pero pudo darse una cuidadosa aterrada a los plantios. Los
aguaceros que hubo, aunque excesivos, singularmente en los meses de Julio,
Agosto, Septiembre y Octubre, unidos a un tiempo claro y caliente, contribuye-
ron A que se produjera una cosecha cuyo tonelaje es el mayor del que se tiene no-
ticia en la historic del Estado.
La estaci6n present6se favorable al crecimiento de la caria, y se la tuvo que
cosechar antes de que alcanzara plena madurez. Ni la temperature ni las Iluvias
se pueden calificar de excesivas, sino que estuvieron bien distribuidas en la tem-
porada, y hacemos observer que se extendieron hasta muy entrado el otofio.
El afio de 1891 vino con frecuentes y prolongadas sequfas, especialmente en
el period de crecimiento de la cafia. Del 13 de Marzo al 21 de Junio, apenas ca-
yeron 4 pulgadas de lluvia, repartidas en ligeras lloviznas. Si a 6stas afiadimos
las del verano, en ningin otro afio han sido tan pocas, desde que se organize la
Estaci6n Experimental a que me refiero. S61o hubo 13.49, pulgadas 6 sean 6 pul-
gadas menos que en alguno de los ahos precedentes. Tambi6n en Agosto ocurri6
escasez de lluvia en todo el mes y gran parte del de Septiembre, siendo en suma
un poco mis de 2 pulgadas la lluvia que cay6. De las 56 pulgadas de agua que
se asignan para aquel afio, muy cerca de la mitad corresponde al invierno, y ca-
si dos terceras parties que tocan al mismo invierno y al otorio. La temperature
media del afto fu6 la mis baja que se haya apuntado en muchos afios. En semejan-
tes condiciones, las cosechas hubieron de ser de exiguo tonelaje y ricas en azucar.
El afo de 1892 juzg6se regular 6 igual para la cafia; el calor y las luvias
bien proporcionados. La irrigaci6n se hizo necesaria y ejecut6se una sola vez,
en Mayo, tanto para la cafia como para el maiz. Las lluvias de verano reputA-









LA CANA DE AZOCAR.


ronse abundantes, y el otoflo excepcionalmente favorable A la cosecha, aunque
la cafia continue creciendo hasta el 27 de Diciembre, en que una helada normal
destruy6 lo que ain no se habia cortado. La cosecha result bastante buena, asi
por su tonelaje como por el contenido de azlcar.
El aio de 1893 estuvo libre de extremes en la temperature. El calor como
las lluvias bien distribuidas, A pesar de que el total de 6stas en la primavera y el
verano estim6se muy inferior al promedio obtenido para dichos meses. Si bien
excedieron en el otoio, pudo, no obstante, hacerse el corte de la caiia. Practic6se
la irrigaci6n en Mayo, el dia 30; y en los dias 3 y 4 de Diciembre, A consecuen-
cia de una helada de un grado bajo cero C.; la caria se perdi6 completamente en
las siembras no cubiertas con teja, y en parte, en las resguardadas con ella.
El tiempo que sobrevino permiti6 que se cosechara la caria sin muchas p6r-
didas; por consiguiente, el afio no dej6 de ser fructifero en tonelaje y azicar.
No se consider perjudicial el ano de 1894 6 la cosecha de cafia. Las llu-
vias alcanzaron el promedio y no se registry en ellas desigualdad. El 4 de Julio,
con motive de un aguacero que dur6 hora y diez minutes, cayeron 3.02 pulgadas.
Los meses de primavera y de verano fueron provechosos A las cosechas; no asi
el otoiio, que por su sequedad, tuvo que apelarse A la irrigaci6n. El 29 de Diciem-
bre el term6metro baj6 a 7 gr. bajo cero C. lo que trajo consigo el que la caiia se
reventara y perdiera en muchas plantaciones, quedando inservible para la elabo-
raci6n del az6car. Mas en general, el aflo no tild6se de pobre en caiia, ni en el
azicar de la misma.
El afio de 1895 entr6 en medio de uno de los inviernos mis intensos que ha-
ya experimentado esta regi6n; la nieve lleg6 a una altura de 11 pulgadas por va-
rios dias, y en 14 de Febrero la temperature baj6 A 9 gr. bajo cero C.; destrozAn-
dose muchos olivos y naranjos y daiando A las cepas viejas. En Mayo cayeron
lluvias copiosisimas: el total de las habidas en los dias 22, 23 y 24 fue de 6.66
pulgadas. La estaci6n demasiado lluviosa en Mayo y Junio, impidi6 el apropia-
do cultivo de las siembras; y como en Julio, Agosto y Septiembre hubo poca
agua, la cosecha se redujo bastante en muchas plantaciones. En el Estado, elto-
nelaje tomado en masa, apenas pudo ser notado de regular, con buenisima utili-
dad del azicar. Dada la sequedad del otoiio, hizose necesaria la irrigaci6n para
la caia y la alfalfa. Las lluvias, en el afo, superaron al promedio.
Poco satisfactorio fu6 el aio de 1896 para la cosecha. La primavera careci6
relativamente de jugo 6 humedad, habiendo escasez de lluvias en Julio, Agosto y
Septiembre. Las del otofio retardaron algo la molienda; y todas las de aquel
afio, ademAs de ser pocas, estuvieron desproporcionadas. La cosecha muy infe-
rior al maximum de otros anios; pero abundante en azicar.
Mu6strase la tabla comparative que abraza estos once afios:











LA CANA DE AZICAR


Meses de
Primavera de


M. >>
S >
S
>








Verano >>
> >





>>
>
>
>


>








Otoo






S>>
2






















Invierno )>
>



















1


1887....
1888... .
1889....
1890....
189i1....
1892....
1893...
1894....
1895....
1896....

1886....
1887....
1888....
1889. ...
1890....
1891....
1892....
1893....
1894...
1895... .
1896....

1886...
1887....
1888....
1889....
1890....
1891 ....
1892....
1893...
1894...
1895...
1896....

1886...
1887....
1888...
1889....
1890....
1891....
1892....
1893 ...
1894...
1895....
1896....

1887....
1888....
1889....
1890o....
1891 ....
1892.. ..
1893..-
1894....
1895....
1896....


Temperature Temperatura Temperatura Caida de aeua
media. mAxima. minima, en
Grados F. Grados F. grades F. pulgadas


70.3
70.2
70.1
69.98
68.2
67.7
68.4
68.05
68.43
68.76

69.3
69.3
69.7
71.2
68.4
65.8
67.3
69.1
69.19
67.56
69.65

83.3
83.5
81.o
82.9
83.1
80.0
8o.6
80.6
81.7
79-55
81.96
82.25

73.0
60.5
70.1
68.7
74.5
66.8
69.3
67.1
68.14
68.84
69.98

59.
56.6
57.3
62.5
57.1
53.3
55.6
52.99
48.40
57.91


97
98
96
95
98
99
99
99
98
98

93
94
92
91
87.5
90
91
93
91
90
94

97
97
98
96
95
98
99
99
99
98
98

87
92
82
91
92.5
95
84
95
92
93
93

82
77
82
81
78
79
78
82
77
79


62.43
75.33
45.98
52.65
56.37
66.82
56.00
58.92
68.87
55.83

20.04
12.04
18.47
6.42
15.96
6.53
20.30
11.32
14.87
18.66
10.38

18.93
24.91
29.98
22.32
19.20
13.49
22.95
S14.21
23.37
25.67
18.77

11.79
9.80
9.19
5.30
9.87
15.09
13.32
20.39
3.71
5.74

15.89
15.68
17.69
II.94
4.53
21.33
10.25
io.o8
16.97
18.80
10.79


------- ----- --- I i,










30 LA CANA DE AZUCAR.

Del examen de dicha tabla, asi como de las estaciones que acabamos de re-
sefiar,. se ve que las condiciones mis favorables para legar al desarrollo comple-
to de la caria, son estas: invierno moderado y seco, precediendo a una primavera
medianamente seca, seguida de verano himedo y caluroso. Tambidn parece que
un otohio fresco y seco, el cual principia temprano en Septiembre, es indispensa-
ble para que la caiia produzca bastante azicar.
Despuis de proporcionar tierra i la calia, muy provechosos le serAn los
aguaceros frecuentes, mas si no se le suple con la irrigaci6n, cuando las aguas
sean escasas, la cosecha no alcanzari el maximum de su tonelaje.



























CAPITULO VI

Canalizaci6n




En ninguna parte del mundo es tan necesaria la canalizaci6n, como en los
terrenos de aluvi6n de la Louisiana; y aunque consideremos bien canalizadas
muchas plantaciones, los sembradores, en general, no han apreciado todavia por
entero la utilidad de multiplicar las zanjas con el fin de aprovechar los campos
en toda su extension. Esto es evidence para cualquiera persona que viaja por el
Estado, y que observe las distancias tan irregulares i que estin abiertas dichas
zanjas en los diferentes plantios.
Solamente en los temporales muy secos se puede hacer que los terrenos mal
canalizados rindan grandes cosechas. Y como este caso no es frecuente, el rendi-
miento medio de los mismos es muy inferior a lo que naturalmente pueden dar.
En los terrenos mal canalizados, volvemos A decir, ni los abonos ni los cultivos
produce todo su efecto, y de aqui que haya opinions tan diversas entire nuestros
plantadores sobre el mismo mdtodo de cultivo, 6 sobre el uso del mismo fertili-
zador. La experiencia ha probado en la Estaci6n de Agricultura de Louisiana,
que cuando el trabajo de canalizaci6n se lleva a cabo de un modo inteligente,
nunca se puede decir que es con exceso. Conviene que cada plantador estudie su
sistema de canalizaci6n, examine sus zanjas y vea si son hondas y anchas, y en
ndmero suficiente, para dar salida A los aguaceros mis fuertes, reteniendo el
agua de "fondo 6 de tierra" A una profundidad debida. Se pueden sacar utilida-
des de dichas zanjas, con tal que sean numerosas, anchas y profundas.
En los distritos bajos de la zona azucarera, las zanjas deben estar a una
distancia de 1oo 6 125 pies A lo sumo y ser bastante profundas para retener el
agua de fondo, por lo menos A 3 pies debajo de la superficie del terreno.
Los gastos y cuidado que la conservaci6n de las zanjas requieren anual-
mente, asi como la pdrdida de terreno que ocasionan, juntas con otras muchas
desventajas, obligaran tarde 6 temprano A nuestros plantadores A seguir el si-
guiente m6todo.

CANALIZACION USANDO TEJAS

Si no fuera por el gran costo que ocasiona, y porque, careciendo de declive
las tierras, las tejas no pueden limpiarse con s61o el agua, seria lo que debiamos
preferir. Las tejas, colocadas con gran cuidado en la Estaci6n Experimental, se
estAn azolvando gradualmente con el cieno, y se teme que no estd lejano el dia


r I -I










LA CANA DE AZfCAR.


en que haya que abandonarlas y recurrir al sistema de zanjas. El collector donde
desaguan las tejas, situado A cierta distancia de la Estaci6n, no tiene demasiado
declive, y cada aguacero fuerte hace que el agua refluya a la desembocadura de
las tejas, impidiendo que 6stas desalojen el agua que llevan. Quiza esto sea la
causa de que se esteh encenegando nuestras tejas, lo que es de lamentar, puesto
que la superioridad de la teja sobre las zanjas, ha quedado probada en todos los
trabajos del campo, desde la limpia de los terrenos hasta la recolecci6n de la co-
secha; siendo la objeci6n principal que se hace a aqu6lla, el costo que require
su colocaci6n en los terrenos. Se cree firmemente, sin embargo, que el costo dis-
minuido de los cultivos subsecuentes, el aumento en el Area de los terrenos y en
el de rendimiento por acre, sin hablar de las numerosas y constantes molestias y
gastos pequefios, indispensables para la conservaci6n de las zanjas, compensarAn
el interns que darian las sumas invertidas en teja, dejando, ademis, anualmente,
un saldo para former el fondo de amortizaci6n, que en poco tiempo alcanzaria A
liquidar la cantidad invertida.
La experiencia ha demostrado uniformemente que hay aumento en la pro-
ducci6n de todas aquellas parcelas donde se ha hecho uso de la teja. El aumento
en tonelaje ha estado acompafiado, sin embargo, de una diminuci6n en el conte-
nido de azicar, lo que era de esperarse, conociendo cuiles son las ventajas que
reportan las tejas. En las tierras donde se las emplea, la caria brota mAs tenm-
prano en la primavera, y resisted mejor A la acci6n de las heladas, en el invierno.
Esto se ha demostrado con frecuencia en la Estaci6n Experimental, en parcels
que estaban igualmente expuestas A la acci6n del tiempo, pero en diferentes con-
diciones de canalizaci6n.
Se require gran cuidado al colocar las tejas, y hay que confiar este trabajo
A ingenieros experts, pues si la inclinaci6n dada no es la que corresponde, mas
serin los perjuicios que el provecho. Preciso es tener buen conocimiento de la
capacidad de las tejas de diferentes tamafios, asi como de la intensidad de los
aguaceros, para poder hacer los cilculos exactos en la selecci6n de tejas sufi-
cientemente grandes para desaguar el maximum de liquido en tiempo determina-
do. Al recorder que en este clima las lluvias suelen alcanzar hasta 5 y 7 pulga-
das, por la humedad del clima local, chase de ver la necesidad de dar salida a
la mayor parte de esa agua, no sin tener en cuenta tambi6n, que la condici6n de
nuestro suelo impide que haya una filtraci6n rapida y complete. Las tejas son
pequefiisimas cuando no arrojan el agua A las 24 horas de haber caido. La que
se deja evaporar encima de las propias tejas, encenega la superficie, cierra
los poros infiltradores del terreno y obstruye temporalmente la eficacia de aqu6-
llas.
En todas las obras que tratan de canalizaci6n, se hallan tablas que dan la
capacidad de las tejas de diferentes tamarios. Si se observan las pulgadas de
agua que sobrevienen con la lluvia, fAcil es reducir a galones la cantidad del li-
quido que cae en un acre. Por consiguiente, muy sencillo es evitar errors acer-
ca de la dimension de las tejas, cuando se sabe cudl es la mayor cantidad de llu-
via que cae en un dia, en esta regi6n, y cuando al calcular el Area que hay que
canalizar y la cantidad de agua A la que se ha de dar salida, consta en las tablas
la dimension que tendrAn las tejas para expeler dicha cantidad de agua en 24
horas.
No ha llegado el moment de conocer con certeza, si la canalizaci6n con te-
jas, hara que se abandon enteraniente el uso de las zanjas y el de los canales
que desaguan en los terrenos con declive uniform, desde las orillas del rio hacia
sus parties pantanosas.
Los surcos, generalmente, estan en la misma direcci6n del declive del terre-










LA CANA DE AZJCAR.


no y en los aguaceros el liquid corre velozmente hacia el fondo, por el centro,
aglomerdndose en la part baja y formando charcos que encenegan el suelo 6 im-
piden el desague por las tejas; de aqui que sea necesario tener zanjas parciales
para dar salida al agua que se deposit en la superficie. Quiza podria corregirse
esta aparente dificultad, haciendo que los surcos est6n en angulo recto con la
inclinaci6n del terreno, y nivelados hasta donde sea possible.
Nunca se ponderard demasiado la importancia de la canalizaci6n para los
terrenos doade se siembra cafla; y aunque los plantadores piensen que dichos te-
rrenos estdn bien canalizados, probablemente podran sacar todavia ms de lo
que esperan, duplicando sus canales y zanjas.



























CAPITULO VII

Irrigaci6n




El plantador de cania en la Louisiana, se ve apurado hoy en dia por la
baja de los precious, la negligencia de los peones, el agotamiento del suelo y los
rendimientos escasos; por los tratados de reciprocidad y el aumento de las impor-
taciones, las sequoias prolongadas y las lluvias excesivas; en fin, tropiezan con
los monopolizadores y las combinaciones hacendarias. Por consiguiente, tiene
que acudir a todos los medios posibles para vencer los obsticulos que se oponen
A la producci6n maxima de las cosechas. Despu6s de la canalizaci6n, la irriga-
ci6n es quiza la cosa mis necesaria para resolver el problema de las seguras y
grandes cosechas anuales. Rara vez se recoge m6s de una buena cosecha en el
period de cinco afios y el ochenta por ciento de los fracasos son debidos las
sequoias. En este concept, la irrigaci6n elimina el gran element de la casuali-
dad en nuestras operaciones agricolas; asi es que si esto se aiadeun habil sis-
tema de canalizaci6n, el plantador t6rnase independiente casi de las idiosincra-
cias y variaciones del temporal.
Los registros meteorol6gicos que se han Ilevado cuidadosamente, dan & co-
nocer, que en la Louisiana, las mayores cantidades de azicar, se han obtenido
despu6s de un invierno suave y seco, seguido de una primavera en la que las
luvias han sido moderadas y bien distribuidas, abundantes y frecuentes en Ju-
nio, Julio y Agosto, terminando con las decrecientes de Septiembre, y siendo el
resto del otoiio seco y claro. No es possible hacer que el invierno sea seco y tem-
plado, pero si esta en nuestra mano-mitigar los efectos de los inviernos hfmedos
y frios, mediante una canalizaci6n apropiada, y podemos dar harta agua & nues-
tras siembras en los meses de verano, seg6n el sistema de irrigaci6n que se im-
plante. Cuando estemos plenamente seguros de que el agua es el ingredients
quimico mis necesario a las plants, indispensable para transportar por entire
la plant las demrs substancias que 6sta se ha de similar, entonces conseguire-
mos la suficiente provision de agua para aplicarla de una manera precisa, si las
lluvias escasean. Ya se ha hablado de todo el liquid que necesita la caria. Es
forzoso, adem.s, que el contenido de las celdillas est6 siempre h6medo, porque
el protoplasma de cada una de ellas tiene que conservarse glutinoso y semiliqui-
do, para que sus funciones se verifiquen cumplidamente. Si se disminuye la hu-
medad, aumenta la consistencia del protoplasma, y mengua, por de contado, en
proporci6n, la actividad vital de la plant.










LA CANA DE AZUCAR. 35


Para que 6stas crezcan libremente, deben estar impregnadas del agua que
requieren. Esto significa, ni mas ni menos, que en los temporales muy lluviosos,
si hay abundancia de fertilizantes, la caria se desarrolla rApidamente; y si se
mantiene h6meda y con las dem.s condiciones favorables al crecimiento, convie-
ne A saber, hasta la 6poca de la cosecha, llegard al trapiche pobre de az6car,
puesto que las celdillas de 6sta se hallan todavia mojadas. Pero si se interrumpe
el crecimiento con un tiempo seco, la cafia, al reposar, hara que sus celdillas
pierdan el exceso de humedad y produzcan un jugo rico en azicar.
En Louisiana, la irrigaci6n es 6til para otros fines; porque si hay que pro-
veer de agua a la cafia cuando crece, muchos plantadores han perdido parte del
fruto de la misma, por la descomposici6n en que ha entrado al faltarle agua,
siendo asi que con esparcir una poca en el terreno donde se plant, la habrian
salvado. La semilla de caiia, con frecuencia, no germina en terrenos apelmaza-
dos y secos, pues carece en ellos de la humedad convenient. RegAndolos, se
convertira en un espldndido almdcigo. En la primavera; por ejemplo, se ven nu-
merosos campos en los que el arado y el cultivador van aventando de un lado A
otro de las plants tiernas los endurecidos terrones, sin que logren desmenuzar-
los, porque s6lo la irrigaci6n los puede ablandar con facilidad. Casi no hay afio
en el cual no sea factible aprovechar justamente, de un modo 6 de otro, la irri-
gaci6n en las plantaciones.
En la Estaci6n Experimental hay un sistema de irrigaci6n que data del
afio de 189r, y desde entonces se le ha empleado satisfactoriamente unas
veinte veces. Se han irrigado las siembras en las diferentes fases del crecimiento,
y se han inundado los terrenos en barbecho, A fin de que la tierra al pulverizar-
se sin gran trabajo, sirva en la siembra del alfalfa y el tr6bol. Se han abierto
surcos para cafia, dejando que el agua de la irrigaci6n corra por ellos y quede
asi bien preparado el terreno de sembradio.
Se han ensayado la irrigaci6n superficial y la subirrigaci6n: la primera, en
los terrenos donde no se han colocado tejas; y la segunda, en parcelas con tejas,
las que se han puesto A guisa de tubos para conducir el agua, cerrando con val-
vulas el conduct principal entire cada parcela. Las tejas tienen 4 pies de profun-
didad; y la subirrigaci6n, mediante ellas, ocasiona gran desperdicio de agua; y
si bien las plants no comunes y regulars que tienen un sistema de races ex-
tenso, se riegan completamente, las plants pequefias que estin en los surcos
altos y los terrones en la superficie, ningdn beneficio reciben. Por esto es que la
subirrigaci6n no es tan provechosa como la superficial, ni de aplicaciones gene-
rales.
Por la irrigaci6n, la caia ha sido uniform, buena y con rendimiento, jus-
tificando que la utilidad del riego es evidence para el aumento del tonelaje y la
mayor cantidad de azucar.
Al construir los canales de irrigaci6n, haganse en sentido contrario los de
desagile. En estos se busca y persigue la linea de nivel mAs bajo que va del di-
que A los puntos pantanosos; mientras que para los canales principles de irri-
gaci6n, se procura cuidadosamente ir tras la linea de nivel mas elevado, y este
canal leva el agua por toda la plantaci6n, abriendo A los lados en diversos lu-
gares canales de derivaci6n, que siempre han de continuar por la linea mAs
alta.
De estos canales laterales se lleva el agua A los sitios mAs bajos del campo.
Nuestro m6todo de irrigaci6n consistia en llenar de agua la parte media de los
surcos, dejAndola alli toda la noche, y dindole salida en la mailana temprano
hacia las zanjas de canalizaci6n. Casualmente se vi6 que la cafia resisted una inun-
daci6n complete en cuarenta y ocho horas, con temperature de 22 gr. C., entire










36 LA CANA DE AZICAR.

tanto que ]a mAxima registrada en el departamento metecrol6gico de la Estaci6n
Experimental, fu6 de 32 gr: C., ningin temor existe de dafiar 4 la caia por exce-
so de agua en un tiempo razonable, dos dias; verbigracia, con tal que al darle
salida se haga pronto y bien, es decir, cuando la canalizaci6n del terreno es
buena.
Casi todas las plantaciones del Estado, f4cilmente pueden ser provistas de
agua del rio 6 arroyo mAs cercano. Quiza haya necesidad de caldera, bombas y
sif6n parallevarla a la presa. En ninguna part se fundari y mantendrd con me-
nor cost que en la Louisiana, una plant sistematica de irrigaci6n. Merced A la
irregularidad de las estaciones pluviales, cada plantaci6n tiene su sistema pro-
pio, a fin de levantar anualmente buenas cosechas.

























CAPITULO VIII

Suelos mas apropiados para el cultivo de la cafia



Seg6n se ha dicho, los terrenos mis prop6sito para el cultivo de la caria,
son aquellos que poseen mIs fertilidad y tienen mayor capacidad para depositar
el agua. Necesitando tanta humedad la caTia, como todas las gramineas, se des-
arrolla mejor en tierras arcillosas 6 gredosas, a menos que se la ayude artificial-
mente con la irrigaci6n. Aun en este caso, los terrenos deben ser suficientemen-
te impermeables para impedir una infiltraci6n bastante rdpida del agua suministra-
da. De otro modo, las utilidades no excedermn a los gastos de repetidos riegos y
al deslave de las sustancias solubles de que la plant se alimenta.
En la palabra rfertilidadb se include una gran porci6n del humus 6 tierra ve-
getal, que es el principal element para determinar el cuanto de tierra fina y el
de humedad de un terreno. Las tierras tropicales, sujetas a fuertes aguaceros,
son casi universalmente adecuadas al cultivo de la caria, puesto que gracias a
ellos se adquiere que la vegetaci6n de las mismas sea exuberante, la que al con-
vertirse en humus, da simultAneamente Acidos org5nicos, que descomponen el
suelo en particular muy sutiles. En esta virtud, dichos suelos, con el transcurso
del tiempo, no s61o se hallan ricos en material organica y en tierra de la mejor
calidad, sino que proporcionando 6sta el alimento mineral v aquella el nitroge-
noso, retienen ambas con el humus especialmente, la humedad excesiva, la cual
es de esencia para el sano desarrollo de la cafia. Quiza la mayor producci6n de
azicar por acre en el mundo, sea la de los plantios de las islas Hawaii. Hay en
este grupo cuatro grandes islas en las que se cultiva caTa en desmedida escala.
En las de Hawaii, las Iluvias son siempre copiosas, por lo que la cosecha de ca-
fia depend totalmente del agua que cae: en las otras tres islas, por el contrario,
se hace regular uso de la irrigaci6n. El Dr. Maxwell, Director de la Estaci6n
Experimental de Honolulu, present, en reciente publicaci6n, la tabla compren-
dida que muestra el examen hecho de los suelos de las cuatro islas, los que estin
basados en cerca de cien andlisis, y damos A continuaci6n

Tanto por ciento Tanto por ciento Tanto por ciento Tanto por ciento
ISLAS
Cal Pctasa Fosfato Nitrdgeno

Oahu........... ... 0.380 0.342 0.207 0.176
Kauai.............. 0.418 0.309 0.187 0.227
Maui................. 0.396 0.357 0.270 0.388
Hawaii........... .. .185 0.346 0.513 0.540

Con suelos tan f6rtiles, y hecha la perfect comprobaci6n 'del agua, no es
extratio que se hayan obtenido hasta diez toneladas de azuicar por acre.


I I d lsl -IL---IL~I~
























CAPITULO IX

Terrenos azucareros de la Louisiana



Casi todas las tierras destinadas al cultivo de la cafia, en este Estado, son de
origen aluvial. Las tierras del valle del Mississippi y !as adyacentes no son mas
que aglomeraciones de las materials acarreadas por el agua, que, pasando por una
veintena de Estados, las han ido echando sobre las gredas azulosas del grupo
del Champlain 6 del Port-Hudson, por entire las cuales se ha abierto paso el rio.
El agua corriente ha separado y depositado estas materials, y por esto se hallan
tierras cuya composici6n varia desde las delicadas arenas gredosas hasta el ba-
rro, lo que muestra las diferentes velocidades de la corriente que alli las trans-
pprt6 y arroj6. Una corriente que se deslice con rapidez, acarrea mecAnicamen-
te particular de tierra de todos tamafios; si se la ataja, retiene las particular mis
gruesas; y segiln se disminuya la velocidad,. asf se iran encerrando particular ca-
da vez mas pequefias,. hasta que al detenerse enteramente el agua se conservan
el limo y la arena mis delgados. Todos los arroyos que arrastran sedimentos y
que corren por llanuras muy bajas, forman bancos en la 4poca de las avenidas,
guardando materials a ambos lados de la corriente, por la diminuci6n de veloci-
dad que el ,gua resiente cerca de las orillas. Con cada desbordamiento subse-
cuente, las materials mis gruesas aumentan en n6mero cerca de la corriente ordi-
naria, en tanto que las materials mas finas se reservan gradualmente en ]a parte
inundada, extendi6ndose del arroyo A los pantanos, hasta que en 6stos, causa
del estancanmiento dominant, se queda la arcilla mis sutil. Esto haria suponer,
pues, que las tierras mas arenosas, se hallaban cerca del rio, y las m.s compac-
tas, junto A los pantanos: estrictamente hablando, asi es; pero como las arci-
llas del Mississippi cambian constantemente debido a las grietas que se produce
desde que el hombre resolvi6 poner en plant el sistema de represas, una mudan-
za se ha operado entire las relaciones de la corriente con sus orillas; y el aspect
de la superficie, modificado de tal manera, se pierde casi de vista y deja de ser
general, al subordinarlo A las circunstancias locales.
Se ha hecho alusi6n A las gredas azulosas por entire las cuales el Mississip-
pi ha cavado su lecho. Debajo de esas gredas estA una capa de cascajo y arena
gruesa. En la 6poca de las avenidas, la corriente, teniendo mayor rapidez y fuer-
za, deslava con frecuencia una y otra capa, y cuando la avenida cesa y las ori-
llas no sostienen ya la presi6n hidrostitica, ocurren hundimientos, y con ellos,
transf6rmanse la posici6n de las orillas y la direcci6n del rio. Las grietas alte-
ran notablemente la superficie del terreno; las pequefias s6lo produce efectos lo-
cales, pero las grandes, tales como las de Nita 6 Belmont, superponen muchos
millones de pies cuibicos de sedimento, y con frecuencia varian el ser que infor-
maba el cultivo de plantaciones enteras. Por regla general, las materials mrs grue-


___
- - a ~-- I -- I










LA CANA DE AZiCAR 39

sas se hallan rio arriba, al paso que el cieno y la arcilla, cerca de su desemboca-
dura. De aqui que al bajarcon el Mississippi, las tierras, hablando con cierta
amplitud, se hacen ms y mis arcillosas, hastaque se llega los montones de ar-
cilla y limo que forman el delta propiamente dicho.
Se puede considerar, pues, que las tierras de la zona azucarera situada a lo
largo del Mississippi y de sus numerosos arroyos, son otras, desde la marga fan-
gosa hasta las gredas endurecidas.
Hay tambi6n las tierras rojas y caf6s, que varian de las margas arenosas has-
ta los barros fangosos del Red River y arroyos adyacentes, como son el Te-
che, el Boeuf, el Cocodrie y Robert. Dichas tierras se han formado por un proce-
so semejante, esto es, por la corriente del Red River, aunque los sedimentos
vienen de una porci6n mis restringida del pais.
Las praderas del Oeste de Franklin, muy diferentes de suyo, desde los ba-
rros negros y duros hasta las margas arcillosas, ostentan la figure que tienen, de-
bido A nuestras tierras de escarpa, que al descender de la margen izquierda del
Mississipi, se han extendido sobre los pantanos del Sudoeste de la Louisiana.
Las mismas tierras se hallan en su sitio, en la margen oriental del rio, y al
alargarse continuadamente, desde Baton Rouge hasta Vicksburg, dan lugar A di-
versos sitios donde se cultiva la cania, generalmente son margas fangosas y de
origen aluvial, aunque much antecede a lo que es actualmente el Mississippi.
Las tierras de escarpa y de pradera, asi como los dep6sitos aluviales del Missi-
ssippi y del Red River, con sus arroyos, dan igualmente las tierras en que se
cultiva caia en la Louisiana. Las tierras solamente son rocas desintegradas, mez-
cladas con desechos de vegetables y cargadas mis 6 menos de micro-organismos,
gracias a los cuales se elabora el alimento de las plants. No basta que el and-
lisis quimico demuestre que hay abundante alimento para las plants, precise es
que dste sea asimilable. Mientras mis pequefias y finas fueren las particular en que
se divide la roca, mayores serin las propiedades asimilables con que cuentan las
plants; y por consiguiente, el acrecentamiento de tension superficial, lo que da
un aumento de espacio para retener la humedad. De aqui result que la condi-
ci6n mec~nica de un suelo, frecuentemente es de mis importancia que el solo
andlisis quimico. Antiguamente era considerado el suelo como una masa de ma-
teria inerte, cuyos ingredients se hacian solubles por la acci6n del aire, el agua
y las substancias quimicas. Esta opinion ha cedido el lugar al conocimiento re-
cientemente adquirido por las investigaciones cientificas, de que todos los suelos
f6rtiles estin hormigueando de organismos microsc6picos, los cuales son tan
esenciales para la debida elaboraci6n de los materials alimenticios del suelo,
como 6stos para las plants.
Por esto es, que la investigaci6n concienzuda de un suelo trae consigo, no
s61o el analisis quimico y la separaci6n mec4nica de sus particular, sino el estu-
dio de las propiedades fisicas y la microsc6pica busca de bacteriologia.
El analisis quimico dard el contenido de silica, fierro, al6mina, cal, magne-
sia, potasa, soda; el de los acidos fosf6ricos, sulf6rico y carb6nico; el de la clo-
rina, nitr6geno, etc. Se sacarAn tambi6n las cantidades solubles de cada una
de las materials que se acaban de mencionar en el solvente que se haya elegido;
pero aun no se ha inventado el m6todo definitive, mediante el cual se sabr6 lo que
viene de la asimilaci6n inmediata de estos ingredients. El analisis quimico tie-
ne, sin embargo, gran valor en manos de la docta persona que profesa esta
ciencia.
Las particular de los suelos varian grandemente en tamanio y constituci6n;
de suerte que conocer la formaci6n mecinica de un suelo, da con frecuencia mu-
cha luz acerca de sus relaciones con el calor y la humedad, asi como tambidn su-










LA CANA DE AZUCAR.


giere ideas sobre el cultivo. Se ha convenido en que todas las particular de un
suelo que estdn entire I y 2 mm. (*) de di.metro, se llamarin cascajo fino; entire
0.5 mm. y I mm., arena gruesa; entire 0.25 y 0.5 mm., arena median; entire 0.I
y 0.25 mm., arena fina; centre o.o5 y 0.1 mm., arena muy fina; entire o.oi y
0.05 mm., cieno; entire 0.005 y 0.01 mm., cieno fino; entire o.oooi y 0.005 mm.,
arcilla. An6lisis semejante describe la contextura de un suelo y determine la co-
secha que en 61 debe hacerse, comparando la capacidad de agua que tiene, con la
que necesita la siembra. Para ilustrar esto, diremos que terreno muy arcilloso es
el que dispone de mayor seno para encerrar agua, y mis seco, en cambio, si en
su composici6n se aproxima A la arena pura. Las gramineas, entire las que se
puede colocar la caila como un specimen gigantesco, requieren, cuando menos, el
25% de humedad constant del suelo, para que, segfn ocurre con frecuencia en
los subsuelos arcillosos, las utilidades sean buenas. Algunas leguminosas, los
melones; ponemos por caso, se desarrollan mejor en suelos que s61o retengan un
4% de agua, en atenci6n 6 lo cual, el terreno mds convenient para ellos, le ha-
llan, dado nuestro clima, en las tierras muy arenosas. Otras siembras que se
cultivan en esta latitud, requieren la humedad intermedia entire estos dos ex-
tremos.
Se puede hacer notar, por otra parte, que cantidades muy grandes de arcilla
6 de arena son a menudo inconvenientes, porque al dar con exceso agua, 6 pasar
los limits de lo seco, perjudican el bienestar de las bacteria, necesarisimas ala
fertilidad del terreno.
Son indispensables para la existencia bacteriol6gica en nuestros suelos: aire,
agua, cemperatura favorable, ausencia de luz, sustancias quimicas apropiadas y
la inoculaci6n con la bacteria que se desea. Las mis conocidas y que mis nos
interesan', son las que tienen parte en la formaci6n de la nitrificaci6n y pueden
clasificarse en tres g6neros 6 tipos diferentes: i. Las que convierten las materials
de nitr6geno en amoniaco; 2. Las que cambian el amoniaco en acido nitrico; 3.
Las que transforman el Acido nitroso en nitrico. Cada una de ellas cambia ente-
ramente las materials de nitr6geno del suelo en Acido nitrico; y como dicho nitr6-
geno, adem-s de ser el alimento que con especialidad se asimila la plant, es el
ingredient mis costoso de nuestros fertilizantes, puesto que calclilase su valor
actual en 15 centavos oro el kilo, los labradores 6 plantadores deben mantener
en los terrenos lo que sea mas favorable A tales fermentos, A fin de mejorar sus
cosechas por el terreno mismo, mas bien que validndose de fertilizadores.
Despuds de estas observaciones preliminares, examinemos various suelos ti-
picos de cada una de las secciones de la zona azucarera. Los andlisis que siguen,
est.n tornados de los centenares que se han hecho en los laboratories de las Esta-
ciones; y se han elegido, porque al representar el emblema 6 figure de dichos
suelos, tambidn son fruto del andlisis mec6nico, que m-s adelante se dard. Los
suelos'de que hablamos, hacen presents 6 manifiestan las tierras de aluvi6n de
las porciones alta y baja de la zona azucarera del Mississippi, las margas cafds
y las tierras blanquecinas de las formaciones de escarpa, y las tierras azucare-
ras de los dep6sitos del Red River. Vienen de la plantaci6n Evan Hall, que per-
tenece A Me Call Hnos., Mc Call P. U., parroquia de la Ascensi6n; de Home
Place, cuyos propietarios son J. N. Meeker y Hno., parroquia de Rapids; y de
las Estaciones Experimentales de Azucar y del Estado, eri Baton Rouge y Nue-
va Orleans.
El studio de estos suelos y otros parecidos, lleva a la conclusion de que en
los que constituyen la zona azucarera, los ingredients valiosos serian los si-


(*) La abreviaci6n mm. represent milimetro 6 milimetros.












TA B LA No. I
ANALYSIS QUIIViCO DE: LOS SUELOS


LOCALIDAD


Evan Hall Plant. Corte

,, ,, ,, ,, 2

S ,, ,, 3]


,, ,, ,, ,, 4

,, ,, ,, ,, 5:

Home Place, Meeker
Hnos.

Tierras del 29 frente

4 acres de fondo, Cant6r

de Rapids..............

Id. io acres de fondo.

Est. Exp. tierra obscura

, clara

,, ,, del Estado Ba

ton Rouge, tierra firme..

Subsuelo de dsta........

,, Tierra blanca..
Subsuelo de esta.. ...


Mate( ia inso
luble


Potasa


S88.720 .092

S83.510 .I70
S80.850 .133

7 83.680 .162

S83.710 .125

S79.21 .112








86.516 .233

86.420 .206

62.550 .747

70.102 .414



90.650 .00oo


89.79

87.72
83.00


.164

.120

.I8o


Sosa Cal


-

.173

.143

.142
.184
.III


.081I
.122


.021



.078

.054

.076
.123


.272

.545

.313
.162

.434


1.494
2.376

.910

.787


.170
.163

.o63

.120


Acido de tie- Acido feslfd-
Magnesia rro rico



1.1 0.


.039
.052

1.361
.814



.114
.16o
.121

.o85


1.12

6.620

5.041

6.33

5.68

6.99


6.822

5.256

13-444
11.28



4.225
6.510

6.67

8.800


o.o68

.137
..Io03

.126

.075

.075


.098
.092

.146
.161


.064

.128

.112

.io6


Acido sulfd-
rico


0.028

.038

.038

.046

.139

.037








.043

.031


.019


.036
.025

.021

.o16


Mate ia org-
fleaC.


2.96

4.45


4.1o

3.91

3.51








1.90

3.33
6.65

3.16



3.15
2.74

2.82

4.21


Nitrdi eno




0.097

.I8


.I30
.120

.117








o.6o

.084

.085

.112


.096

.074
.o8o
.105


----I













TABLA No. 2
ANALYSIS VM ECANICO DE LOS SUELOS


LOCALIDAD


Cascajo ino
2-1 nun11.


Evan Hall corte No. 9..
,, ,, 26..
....... 37..
,, ,, ., ,, 44 -
,, ,, ,, 2 ..

Audubon Park, sueloobscuro,
,, ,, ,, claro...
,, Lote vi A.-
,, ,, vi D .-
Home place Meeker Hnos.
frente ...............
Home place Meeker Hnos.
fondo ...............
Cheneyville,Cant6n de Ra
pids ............. ....
Silty Prairie, Calcassieu.
,, ,, Eunice, La.
Black ,, Laffavette..
Est. Exp. del E. (suelo
firm e)...............
Est. Exp. del E. (sub-
suelo) ...............
Est. Exp. del E. (tierra
blanca) ........ .....
Est. Exp. del E. (sub-
suelo) ................


0.00
0.00
0.00
0.00
o.oo
o.oo00
0.082

0.00
0.00
0.00

0.00

0.00

0.00
0.78
2.07
o.60

0.01

0.05

0.00

0.31 1


Arena gruesa Arena mediana
i .5 mInn. .5 .25 m1I .



1x TT


o.19
0.11
0.09
o.o864

0.055

0.084
0. 070


0.06
o.o6

0.05

0.00
1.30
2.50
I.00

1.08
i.o8


0.14

0.09'

0.26


0.14
0.34
0.23
0.28
0.28
0.II
0.II
0.58
0.18
o.i8

0.07

o.o6


0.05
0.56
o.80
0.61

0.40


o.31

0.50

o.31


Arena fina Arena mutv fina Cieno
.25 I nlLm .1 .0o 1III. .01- ,I llnm.


0.64
0.76
1.39
I.00
0.58
0.62
o.71
0.36
0.78

0.22

0.21

0.21
1.89
2.90
o.6o


0.55

0.'37

0.71

0.43


47.28
22.40
33.05
22.15
23.55
11.49
26.22
37.82
44.72

61.43

36.41

27.69
77-73
24.64
11.56


25.66
39.88
23.58
25.93
37.73
19.54
34.99
28.04
I9. I6

26.37

42.78

47. i6
64.40
43.48
55.49


21.65 55.44


15.75 47.28


19.99

17.82


55.52

48.69


Cieno fino Arcilla Calentada Pdrdida
.1-,005 nmi. 005 .000 inni a o gr F. I'or igniciunl




4.88 13.40 4.96 2.96
6.30 19.28 4.42 4.45
8.14 24.40 5.oo 4.10
9.12 31.25 6.27 3.91
7.51 22.44 4.-2 i 3-


14.94
6.95
6.83
12.68


2.08


4.26

5.51 i
9.68
5.64
8.76

9.45

9.33

8.78

9.50


4
2
2
4


1.29
2.28
0.64
7.00

6.65

9.o6

1.65


9.74
12.48
16.03

10.90

21.12


9.74

17.21


6.69
4.00
3.30
7.78


1.56

2.34

2.85
I.65
2.61
2.38

0.98


2.41

1.38

2.58


6.50
4.64
3.49
5.61


1.90


3.33

3.19
2.15
2.04
3.38

1.58

2.17

2.29

2.62


-'- -


- -I


I


1









LA CANA DE AZUCAR.


guientes: cal: .5-; potasa: .4-; Acido fosf6rico: .I-; y nitr6geno: .1 por ciento. En
un acre, con capa de 12 pulgadas de espesor y peso de cinco millones de libras,
habriaveinticinco mil libras de cal, veinte mil de potasa, 5,000 de acido fosf6ri-
co y 5,000 de nitr6geno. La cosecha comiin de can~a que pese 6 llegue a 25 tone-
ladas, contando las puntas y las hojas, contendri aproximadamente esto: cal, 20
libras; potasa, 60; acido fosf6rico, 35; y nitr6geno, 75 libras. For tanto, existe
cal suficiente para 1,250 cosechas de calia, potasa para 333, Acido fosf6rico, para
150 y nitr6geno, para 7o.
No hay, pues, deficiencia de alimento para las plants en nuestros suelos de
la zona azucarera, y los plantadores que tengan la mira de sacar anualmente can-
tidades miximas, est6n ciertos de que s61o es possible lograrlo, mediante una
buena canalizaci6n, provision de agua 6 irrigaci6n y la preparaci6n y convenient
cdltivo del terreno.
Como ya dimos el an.lisis quimico de los suelos arriba, en la tabla nim.
2, consta el andlisis mecinico de los mismos. Hay tambidn suelos adicionales
que son caracteristicos de muchas localidades.
Como puede observarse de la tabla ndm. 2, muy pocos de esos terrenos, se-
g6n se advertiri, pueden llamarse, con toda propiedad, arenosos. Son margas
fangosas 6 arcillosas, con gran capacidad de agua, por lo que reclaman cuidado
en punto de canalizaci6n, para reducir tal capacidad hasta hacerla propicia a los
fermentos del suelo. Siendo arcillosos algunos de los terrenos a que me contraigo,
sugiere la idea de barbecharlos cuando el tiempo no es ni muy seco, ni muy hi-
medo, formando hondos surcos, para librarlos de excesivo jugo y proporcionar al
mismo tiempo la salida de las lluvias.
Las tierras del Red River, especialmente las llanuras fronterizas, estin com-
puestas en gran parte de arena muy fina, con pequeias porciones de arcilla, al
paso que las tierras firmes y de pradera, comunmente son margosas.
Numerosas pruebas ha hecho ]a Estaci6n Experimental Azucarera en estos
dos Altimos afios, para determinar el modelo de la nitrificaci6n que ce forma en
los diferentes suelos, A distintas profundidades, y en terrenos tratados diversa-
mente.
En todos los casos, la nitrificaci6n mis abundante vino A las tres 6 cuatro
pulgadas, disminuyendo en raz6n a la profundidad, hasta ser nulo practicamente,
a la distancia de dos pies. En las tierras bien preparadas, 6 abonadas superfi-
cialmente con esti6rcol, 6 conteniendo buena siembra de garbanzo, la nitrificaci6n
que de ella se obtuvo, fu6 ripida y copiosa siendo mayor la cantidad en los ca-
mellones, que en el centro de los surcos. Casi se podria medir la canalizaci6n por
el grado de nitrificaci6n. En las tierras mal canalizadas, era poco menos que nu-
lo, mientras que en los camellones altos y secos se hallaron bastantes pruebas de
la actividad de los microbios. Cuando A causa de un aguacero, el terreno perma-
neci6 inundado por algunas horas, el process de nitrificaci6n se suspendi6 dos
horas. Sobrevino mis en tierras ligeramente removidas, que en el de las cultiva-
das con arado. Las que tuvieron remoci6n dia por dia, dieron much mAs nitr6-
geno, qu" el de las que lo fueron semanalmente; y en 6stas, hubo muchisimo mis
todavia, que en el de las que se tocaron s61o cada dos semanas. Se ve, pues, que
los principles elements para que ocurra la nitrificaci6n de una manera veloz,
son la buena canalizaci6n y los cultivos superficiales hechos con frecuencia.

PREPARATION DEL SUELO

Conocidos ya nuestros suelos y los principios de preparaci6n que deben tener,
apliquemos 6stos todas las siembras.









44 LA CANA DE AZ6CAR.

Como estas tierras tan margosas y barrosas, son al mismo tiempo plans,
no hallan una canalizaci6n natural, siendo, pues, manifiesto, que hay que cana-
lizarlas artificialmente, para asegurar el calor y demAs elements necesarios al
desarrollo de las bacteria. Proc6rese mantenerlas en las operaciones que se ha-
gan, a fin de que el cultivo en terreno piano no fracase. Al romper las tierras lo
mis profundamente que se pueda, para que el aire penetre y que ayude por tan-
to A desecar el exceso de agua, importa mis todavia dar la mayor Area possible a
las races de la caiia para que se extiendan, puesto que en las tierras apelmaza-
das, muy pocas son las races que crecen mis alld de la -tierra desmenuzada.
Hay, pues, que abrir la tierra lo mAs pronto que se pueda, al comenzar el otofio;
former camellones bastante altos y limpiar bien los surcos, canales y zanjas para
que las lluvias de invierno salgan fAcilmente.
A la llegada de la primavera, conviene tener A todos los camellones como'si
fueran terraplen, y conservarlos asi en toda la estaci6n, mediante el debido
cultivo.
Se abre y rompe la tierra con el fin de contrarrestar la propensi6n natural en
todos los suelos, de volver al estado rocoso, lo que se ve probado con frecuencia
por el tro;o endurecido que queda fuera del arado. Se rompe la tierra para des-
truir la maleza y las hierbas, y para que limpio el terreno, est6 preparado al cre-
cimiento y nutrici6n de la semilla que en l1 se ha de depositar.
Se rompe la tierra para comprobar la humedad, formando camellones altos
para librarla de la excesiva que no debe tener; y dando arado superficialmente y
en piano, para retener las lluvias del invierno para la siembra del verano, cuan-
do las tierras son secas. Si el trabajo preparatorio esta bien hecho, de acuerdo
con la naturaleza del terreno y las exigencias del clima, la siembra y el cultivo
subsecuentes serAn cosa muy sencilla.
Sin embargo, si el trabajo se ha hecho imperfectamente, procirese encami-
nar el cultivo por medio de una buena labranza, la cual debe consistir en obtener
las mejores condiciones posibles para el debido desarrollo de la plant.
La labranza hay que alcanzarla siempre si es possible, y esto se recomienda
muchisimo, antes de sembrar, porque entonces el cultivo contribute mis al man-
tenimiento y desarrollo de la plant. Por desgracia, esta feliz circunstancia no
siempre predomina. Sea por prisa, por mal tiempo, descuido, y algunas veces
por ignorancia, se abren los surcos muy juntos, se siembra la semilla en terreno
lleno de terrones y las zanjas se abren a poca profundidad, dejAndolas sucias.
Las mezquinas sementeras que se logran asi, sirven mis bien para mover la tie-
rra que con el fin de beneficiary i las plants. AdemAs, despu6s que la siembra ha
llegado at moment de necesitar cultivo superficial y rApido, por las causes ya
alegadas, se la deja que dispute el terreno i las hierbas y maleza. Cuando el mal
tiempo lo impide, no se hace uso del arado, y mas tarde se acude i las cultiva-
doras y los azadones para remover 6 enterrar tales hierbas, mediante un trabajo
pesado. En todo caso los efectos son id6nticos: si la tierra no estA bien prepara-
da ninguna de esas labores aprovecha a la siembra.


PLAN SEGUIDO POR NUESTROS PLANTADORES


De ordinario, el plan seguido por nuestros mejores plantadores de azicar, es
el siguiente, sembrar temprano maiz y aterrarlo con anticipaci6n, esparciendo en
esa dpoca.las semillas del garbanzo 4 raz6n de tres bushels (*) por acre. Cose-


(*) Cada bushel equivale 0.3524 de hect61itro.









LA CANA DE AZICAR. 45

chado antes de tiempo el maiz, se entierran las matas de garbanzo en agosto 6
septiembre, con arados tirados por cuatro mulas.
Se abren luego surcos de 5 7 pies de ancho, rompiendo los medios con
arado de double vertedera, limpianse los canales a una profundidad de 6 pulgadas
mas abajo del centro de los surcos, y se mantienen las zanjas i una hondura de-
bida. Abiertos los surcos, se siembra la caria.
Si se ha atendido debidamente a todos los pormenores, la tierra de los came-
Hlones se conservarA en todo el invierno en condiciones favorables al nitr6geno y
al crecimiento. En ning6n caso han de quedar los camellones cubiertos por el
agua, aunque sea por corto tiempo, y la canalizaci6n ha de ser tal, que el agua ja-
mis se acumule ni en los centros, ni en los canales.
Si se observa estrictamente ese plan, pocas mejoras habrA que hacer en la
preparaci6n del terreno para la siembra de la cafia. Si el cultivo subsecuente de
la plantaci6n se llevara A termino de un modo tan cientifico y hibil, los rendi-
mientos por acre serian mayores y las ganancias much mas satisfactorias. Los
principios fundamentals que sirven de base al buen 6xito de la Agricultura en
todas parties, pueden expresarse asi: Preparaci6n concienzuda del suelo, abono
debido y cultivo ripido y superficial.


























CAPITULO X

Variedades de la cana



Antes de ser inaugurada la Estaci6n Experimental de Azdcar en 1885, las
inicas variedades de caia que se habian importado y cultivado en este Estado,
eran la Criolla, Otaheita, Morada (6 Negra de Java), Morada Listada (6 Cinta),
la Pice, Palfrey, Elefante Morada y la Japonesa. Tal aserto se basa en la exten-
sa investigaci6n hecha por el Dr. Stubbs, con el fin de adquirir en la material to-
dos los datos posibles, y si anteriormente a la fecha citada se introdujo alguna
otra variedad, no se tuvo noticia de ello. En j886, el honorable Thos. Bayard,
Secretario de Estado, por conduct del asi mismo honorable Norman J. Coleman,
entonces Secretario de Agricultura en los Estados Unidos, di6 instrucciones A los
C6nsules americanos en los paises azucareros, para que coleccionaran y remitie-
ran a la Estaci6n Experimental de Azicar, muestras de todas las diversidades
de caria que pudieran lograr. Consiguientemente, a los pocos mesesse recibieron
ejemplares de estos C6nsules: Ram6n O. Williams, Habana; W. F. Fuqua, Li-
vingston, Guatemala; de Jamaica; de Sto. Domingo; de Guadalupe; Moses H.
Sawyer, Trinidad; E. W. Thompson, Hayti; J. H. Putnam, Hawaii. Tambidn
se recibieron por el vapor Baraconta,"' de Nueva York, los que remitieron Tyce y
Lynch, corredores, y proporcion6 persona desconocida. De las cincuenta y cinco
muestras reunidas, algunas, por el perfect estado que guardaban, propagaronse
fdcilmente; otras, por lo contrario, hallabanse con las yemas muertas. Las que
tenian nombres simplemente representatives del color 6 localidad, les faltaba la
indicaci6n de su origen; y unas cuantas, no dejaron de traer nombres habilmen-
te aplicados. Las que vinieron de los jardines del Dr. Alvarez Reynosa, de Cu-
ba, con intervenci6n del honorable R. O. Williams, y las que'mand6 W. G. Yr-
win, encargadas al igualmente honorable J. H. Putnam, estaban correctamente
clasificados. El Dr. Reynosa, cuya muerte ocurrida poco despuds, tanto lamen-
tan los plantadores de la cana en Cuba, constitute una de las mas legitimas auto-
ridades en todo lo que al cultivo de la cania concierne. So carta, pues, relative a
las caias cultivadas en Cuba; a la que es mas propia para Louisiana, y la expli-
caci6n de ellas, ins6rtanse aqui, por considerarse valiosisimas.
La carta de Yrwin, que tambi6n incluimos, es uitil para conocer los models
de calia que 61 facility, especialmente el de aquellos que son indigenas de las is-
las Hawaii.
Damos extractos de la carta del honorable Moses H. Sawyer, de Trinidad,
porque refiere la diferencia de las distintas canas que en esa isla se cultivan.


I










LA CANA DE AZUCAR.


CAMPO EXPERIMENTAL DEL Dr. REYNOSA

I.-Variedades de cafias cultivadas en la isla de Cuba.
Las que s6lo se cultivan ampliamente son las de Otaheita, conocida con el
nombre de "blanca 6 cristalina". La blanca se plant en tierras virgenes, y la
cristalina en las demas.
Al principio, la cafia Criolla se cultivaba en Cuba para la elaboraci6n del
azdcar; despu6s continue cultivAndosela como comestible. Desde hace algunos
aftos, ni aun para esto se la ha destinado, puesto que la que se vende en el mercado
para comer, es la caria blanca de Otaheita. Anteriormente tuvo bastante cultivo
la caria de cintas morada y amarilla; pero se la abandon, a causa de que en los
terrenos secos y no muy f4rtiles, rendia poco jugo y era lefiosisima. Sin embar-
go, cuando se la cultiva debidamente, es de excelente calidad. Tambi6n se culti-
vaba la cafna de cinta verde, que es la de la misma variedad, mas se la dej6 por
ser muy delicada.
En Cuba se ban introducido varias de las ca'ias cultivadas en Puerto Rico,
Jamaica, Trinidad y Mauricio. Pocas se conservan a6n, no habiendo sido culti-
vadas sino en pequefia escala. La cafia elefante aunque algo se cultiv6, fu6 des-
amparada en virtud de ser muy vidriosa, no sazona bien y es demasiado gruesa
para molerla regularmente en los trapiches. Casi todas las personas que la te-
nian, la han desarraigado.
La cafia cristalina, en su estado normal, tiene el color verde de la manzana;
produce muchas species segin el terreno, la exposici6n, los mdtodos de cultivo
y las influencias atmosf6ricas. Las diferencias mas notables de esta calia, son: que
tiene un peculiar color amarillo en ciertos terrenos, asemejindose hasta cierto
punto a la caria blanca, de Otaheita; y la de tomar color mis 6 menos morado,
lo que le da la apariencia de cafia de otros colors 6 tonos, sobre todo la de cin-
ta morada. Esa cafia, a pesar de sus mudanzas, recobra su genuina naturaleza,
si se la plant en tierras adecuadas. No existen todas las cafias que se suponen:
pero sus variaciones son numerosisimas.
2.-La mejor clase de cafia para el cultivo en Louisiana.
Opino que pertenecen a tal clasificaci6n por su gran precocidad para echar
vastagos, las cafias , , ,
de Java. No envio muestras de 6sta '6ltima, porque s6 que hay muchisima en
Louisiana y que se hacen experiments con ella.
A.-La tofios y madura a la perfecci6n. Para que se la pueda apreciar como es debido,
dire que al cortar treinta cafias, dejando numerosos vistagos, separd tres tallos
por initiles y con los veintisiete restantes, hice un paquete bien preparado. Se
observar4 que estas cafias las reprodujo una sola yema, la cual se plant el dia
1 de Octubre de 1885. Las veintisiete canias que menciono pesaban 186 libras.
B.-La cafla procede asi mismo de la isla Mauricio. El gerente del
Jardin Botinico de dicha isla, al enviarla para act, la elogi6 altamente; yen efec-
to, es cafia admirable: crece ripidamente, retonia bien y su jugo pesa mis de
120 Baum6. Del manojo de una raiz y una yema tan s6lo, saqu6 28 hermosas ca-
fias, con un total de 233 libras. Remito A Ud. cinco de estas canias, que pesan
59 libras.
C.-Posee la supreme calidad de la caria anterior, la de la isla
Mauricio. Me di6 un manojo 34 cafias, las cuales arrojaron 188 libras, y mando cin-
co cafias equivalentes 4 59 libras.










LA CANA DE AZUCAR.


D.-Originaria de la isla Mauricio, es la caiia
A mi juicio, dicha cafia crece y retofia mAs aprisa que cualquiera otra. Sin
embargo, no me atrevo A preferirla sobre las enumeradas poco ha, sino hasta que
se la haya experimentado, porque A menudo se produce en ella hijos, formando
hartos brotes que propenden A disminuir el rendimiento de azdcar.
Si Ud. deseare mas pormenores acerca del cultivo de cafia y elaboraci6n del
azicar, gustoso se los proporcionard.
Tengo el honor de ofrecerme de Ud., SS.
DR. ALVAREZ REYNOSA.
Habana; -I4 de Abril de 1887.

Extracto de la carta del C6nsul de los Estados Unidos Moses H. Sawyer,
Trinidad, Indias Occidentales Britanicas.
Seis son las cafias que se cultivan en esta isla: Otaheita, Blanca Transpa-
rente, Listada de Verde y Rosa, Gigante Roja Escarlata, Congo, Borb6n y al-
guna otra. De todas las classes que se han ensayado, s61o 6stas han sido con fru-
to, y apenas dos se cultivan en general. La de Otaheita es la cafia por excelen-
cia en este pais, siguidndole la Borb6n, ambas muy semejantes.
cada diez 6 doce afios; mas en tierras buenas, ha dado el caso de que retofie bien
y extraordinariamente por espacio consecutive de veintitr6s afios. Comb la Trans-
parente, la Gigante Escarlata y la Congo, son cafias resistentes; y como la de
Cinta de Color de Rosa 6 Rosada crece muy derecha, y se siembra en algunas
regions. Los grandes caiiaverales de la Trinidad, cuibrelos en su mayor parte,
las cahias Otaheita y Borb6n. Si tenemos present que A consecuencia de las co-
piosas lluvias que caen en las dos terceras porciones del aiio, el suelo de Trini-
dad es muy himedo, cosa que no sucedeen Louisiana, asientendemos por qud las
caiias que aqui se dan bien, no serA lo mismo en Louisiana, y viceversa.>

La siguiente carta al C6nsul J. N. Putnam, fu6 dirigida por W. G. Yrwin,
de la Spreckles Co., quien tom6 a cargo hacer la colecci6n de muestras de caila,
las cuales describe en esta forma:
Honoluli; H. Y. i1 de Agosto 1887.
Muy Sr. mio: de conformidad con su petici6n, hemos obtenido de una de
nuestras plantaciones trece variedades de cafia de azfcar. Cuidadosamente em-
pacadas, saldrAn mafiana, por el vapor IAustralia.>
El paquete marcado con el No. 12 contiene las cafias importadas por nos-
otros de Queenlandia, Australia, y son estas:
Altamatic, roja, con ligeras listas obscuras; la Rosa Bambd, de un rosa ama-
rillento; la Caledonia Amarilla, de color amarillo pAlido; la Elefante, morada con
listas de un verde palido.
Las cuatro calfas se han producido bien entire nosotros, especialmente la pri-
mera. Las denominadas Manulete, Uwala, Ohia, Akilolo, Honuaula y Papaa,
son indigenas de estas islas. En tierras situadas A cualquiera altura, es decir,
entire 1550 y 2000 pies, tales cafias, dada su resistencia, vienen A ser las favori-
tas de nuestros plantadores. Los paquetes rotulados Kanio y Ainakea, respecti-
vamente, encierran cafias originarias de la isla Mauricio, donde se las conoce por
Borb6n, obscura y clara, y dan buena utilidad en nuestras tierras altas. La calia
Lahaina (No. ii) trajola aqui el capitin Pardon Edwards, de las islas Mar-
quesas, y se la plant por vez primera en Lahaina, de donde toma su nombre.
Para tierras al nivel del mar, hasta una altura de 15oo pies, es preferible esta










LA CANA DE AZOCAR.


caria A todas las otras. Su introducci6n en este reino ha aumentado, a lo menos
en un 50 por ciento, el rendimiento de azdcar. A causa de su enorme producci6n
de vastagos, no debe ser plantada la cala Lahaina menor distancia de seis pies
entire uno y otro monticulo. La No. 13 Kokea, aunque provechosa en las lade-
ras y tierras secas, no es calia favorite.>
Somos de Ud., atentos S. S.
WM. G. YRWIN Y CO.

Merced a cortesia del Director del Jardin Botinico de Jamaica, la Estaci6n
obtuvo en 1889 treinta y cinco variedades de cafia; y en 1890, Ilegaron algunas
otras de Java, que tanto habian dilatado en el camino. Nos la remiti6 un entu-
siasta plantador, deseoso de adquirir en cambio varias de las nuestras, a fin de
probar cu.nta es la fuerza de ellas para resistir la enfermedad (es de
lamentarse que ni el Webster explica esta palabra), tan extendida en aquella is-
la. En diversas 6pocas hemos recibido los tallos que nos enviaron personas in-
teresadas en el cultivo de la cafia, tales donativos, y las colecciones importadas
antes de 1885, han servido para la formaci6n del fia>, del cual hemos cuidado various afios con la esperanza de hallar entire todas
las canias que se cultivan en el Estado, la mejor y mis apropiada, sin que hasta
la fecha alcancemos satisfactorio resultado; porque la cafia es plant que no se
doblega ficilmente a las condiciones que la rodean, y require largo tiempo y
muchisima paciencia su aclimataci6n. En nuestro clima, s61o paulatinamente se
modifican con el cultivo los rasgos sefialados que heredan de la propensi6n tro-
pical, muy poco adecuada A nuestras cortisimas estaciones. Y sin embargo de
esto, la mudanza lenta pero gradual que cada afo de cultivo opera en casi todas
las caiias, hace esperar que algunas tengan beneficiosa modificaci6n en bien de
nuestra industrial. Pero al aclimatar las antiguas cafias para lograr aquellas que
son mis propias 6 la naturaleza de nuestro suelo, han quedado enteramente su-
plantadas con la introducci6n de las producidas por la semilla.


SEMILLA


Mencionado en otra parte de esta obrita el descubrimiento hecho por Harri-
son y Bovell, de las islas Barbadas respect A la fertilidad de semilla de cafia,
que hasta entonces era universalmente considerada como estdril; en 1890 lleg6 el
paquete con la semilla que estos sefiores remitieron, siendo nulos todos los es-
fuerzos desplegados para hacerla germinar. Cosa igual pas6 con la semilla pro-
cedente de las islas Fiji. En conformidad con el m6todo seguido por Harrison y
Bovell, para obtener semilla verdadera, la Estaci6n plant treinta species, oriun-
das de todas parties del mundo, en el gran Sal6n de Horticultura, esperando que
al florear todas con el transcurso del tiempo, el p6len de unas fertilizaria los
ovarios de otras y produjeran semilla verdadera. Cultivadas, regadas y atendidas
con regularidad 6 inteligencia, algunas alcanzaron enorme proporci6n, midiendo
en el trapiche mis de veinte pies de altura, varias pulgadas de diametro y llevan-
do mis del 20 por ciento de az6car. Aunque todas crecieron bien; al finalizar el
segundo aio, ninguna presentaba sefiales de espiga, y si unas de las cafias tras-
pasaban ya el techo de cristales, otras eran tan pesadas, que se caian, a pesar de
cuanto se hizo para sostenerlas; por tanto, en la primavera del tercer aio fueron
cortadas, desisti6ndose de lograr semilla. En 1893, cuando empezibamos a olvi-
dar el fracaso de conseguir plants de semilla, 6 semilla de las plants, la Esta-
7










LA CANA DE AZUCAR.


ci6n recibi6 de la Sociedad Real de Agricultura de la Guayana Inglesa, veintidn
plants de semilla, originarias de Barbadas, y de las que mis esperanzas hacian
concebir.
Las plants de semilla de calfa varian muchisimo en casi todas sus relacio-
nes; en tamanio, color, azicar que contienen, modo de crecimiento, etcetera. De
500 plants llenas de semilla, quiza pocas merezcan la pena de ser propagadas,
hecha la investigaci6n que corresponde. Como esta propiedad de variaci6n, co-
m6n d todas las plants, es grande con exceso en la caia de azdcar, fundadas
esperanzas hay de que, gracias & ella, y a la selecci6n cuidadosa, se obtenga una
cafia rica en az6car y de gran tonelaje, que es la ambici6n de todo plantador.
Por primera vez en la historic de nuestro cultivo de cania, ocurre ocasi6n pareci-
da A esta diversidad existente en las plants de semilla; porque hasta aqui, cual-
quier cambio notable en las species, produciase por variaci6n accidental en la
yema; y aun cuando esto sucede & raros intervals, con frecuencia era perdida,
en virtud de no haber alguien que, perspicaz 6 inteligente, descubriera y utiliza-
ra dicho cambio. Si se eligen entire numerosas plants de semilla en madurez,
aquellas cuyo vigor, tamalo, azfcar que contienen y alguna otra que por su ca-
lidad deseable, son peculiares y de marca, y se las propaga debidamente, se
tendran cerca de 500 variedades nuevas. Todavia, dentro de este n6mero, se es-
cogen cada aio las que son superiores al resto, para que, seg6n se ha hecho
hasta hoy, sean distribuidas generosamente en todo el mundo azucarero, con el
fin de ensayarlas en condiciones distintas. Si se consigue testimonio concordan-
te, que provenga de diferentes regions, se dar6 un nombre A esa cafla y se la
propagari cuantiosamente. Por lo pronto, de estas plants de semilla que Ilevan
del I al 500, unas pocas han tomado el nombre local.
Como se ha dicho, recibi6ronse de la Sociedad Real de Agricultura de De-
marara, las siguientes caiias de semilla: (las marcadas con el signo* fueron de-
sechadas y se pusieron los nimeros siguientes:)
*XLI, LXI, LXIX, LXXIV, XCV, *CIII, *CIX, *CXV, *CXVI, CXVII,
CXXIV, CXXVIII, *CXXX, *CXXXII, CXXXV, *CCCLXIV, CCCLXXVI,
*CCCXCII, *CCCXCVII, *CCCCII. Cultivadas estas muestras por dos afios
hasta su plena madurez, y sujetas a prueba en lo que toca al azicar y tonelaje,
cerca de la mitad, (12), no hay que hacer aquf nuevos experiments con ellas.
Cuanto & los nimeros LXXIV y XCV, como son ricas en az6car, de acceptable
dimension en los tallos y dejan buenas cepas, se las ha repartido a muchos plan-
tadores y sembrado profusamente, a fin de tener este afio, suficiente cantidad de
ellas para emplearlas en el trapiche.
En la primavera pasada vinieron del Jardin Botinico de Jamaica, con la
advertencia de su admirable desarrollo, estas species: asi numeradas, CCCXLV,
CCXIX, CVIII, CII y II. No maduran a6n; pero en el present afio, con
bastantes cafias, podrin ejecutarse los preliminares necesarios. Entretanto, de
las anteriores cafias de semillas, los ndmeros LXXIV y XCV han comprobado,
en diferentes tierras azucareras ser inmejorables.


CANAS PRODUCIDAS POR VARIACION EN LA YEMA

Para ilustrar lo divers de ella, eligi6ronse hace ocho afios, en los campos
de Soniat Hermanos, plantaci6n de Tchoupitoulas, tallos de calia, parte blanca y
parte morada, que denominaban cana bastarda, los sefiores a que hemos hecho
referencia. Tomados dichos tallos, sembrAronse en esta forma: primera hilera,
todo el tallo; segunda hilera, los cafiutos blancos de cada tallo; tercera hilera,









LA CANA DE AZUCAR.


los de color de cada tallo. Al fin de cada estaci6n logrAronse cuatro cafias dis-
tintas, hasta donde podia indicarlo el color. Los tipos que ellas dieron, plantd-
ronse por separado, y al affo siguiente se hall que eran casi puras las que se
design de esta suerte: I, cafia blanca ndmero 29 "Soniat," del nombre de los
duefios de la plantaci6n; 2, cafia de listas claras nimero 59, "Nitchols," por el
entonces gobernador del Estado; 3, caila de color morado claro ndmero 64, "Bird,"'
a causa del que era Comisionado de Agricultura. Anotados anualmente el rendi-
miento y anAlisis de estas cafias, menos los correspondientes 6 la blanca, difie-
ren totalmente de las demis cafias que hay en nuestra colecci6n, de la cual son
hoy parte inmutable; y fuera de las species listadas que tienen la propensi6n
que es comin en las calias de cinta, de variar con el cultivo, siempre conservan
la peculiaridad de su emblema, conviene A saber: el color. El azdcar que contie-
nen es igual enteramente al de nuestras canias nativas, listadas y moradas, sobre
las que hasta ahora, aparentemente, en nada aventajan. Se las cultiva como de-
mostraci6n de lo vario en la yema.



DESCRIPTION DE VARIEDADES


La nomenclatura de las existentes en la caria, merece excecraci6n; porque
apenas se recibe alguna en determinado pais, inmediatamente la bautizan con un
nombre local, ya sea el del introductory, 6 ya el del lugar de donde proviene. La
comprobaci6n de esto la tenemos especialmente en este Estado, donde hay las
cafias Otaheita, Japonesa, Palfrey, la Pice, etcetera, que por lo regular son iddn-
ticas 6 las que en otros paises adquirieron nombres antiguos bien establecidos.
Con frecuencia los importadores no hacen caso de unos y otros nombres, sino
que las distinguen por el de alguna de sus propiedades, principalmente el color;
verbigracia, verde, amarillo listado, cinta roja, etcetera; y como various C6nsules
que remitieron muestras, solamente hicieron relaci6n de los nombres locales y
del color de ellas, la Estaci6n, no obstante su reiterado y sincere esfuerzo para
identificar muchas de esas species con las mejores de los antiguos paises azuca-
reros, y descubrir el pais original de cada una, poquisimo es lo que ha consegui-
do, por raz6n de que si en el cotejo de las cafias que han crecido en el propio
suelo y con las mismas condiciones, no se eliminan ficilmente sus diferencias
individuals, es muy dificil, impossible casi, podriamos decir, determinar la
substancia y accidents de las cafias desarrolladas en circunstancias diametral-
mente opuestas, como son, a no dudarlo, las de Louisiana y Cuba. Sin embargo,
aumentando dia por dia el interns de aqueilos que cultivan cientificamente la ca-
fia, pronto desapareceri tal mezcla de nombres. Mas los que buscan soluci6n a
este problema, s61o llegarAn 6 ella por el libre cambio de todas las species co-
nocidas, para cultivarlas exactamente en iguales condiciones. Si esto fuera posi-
ble hacerlo en todos los jardines botAnicos y en todas las estaciones experimen-
tales de los distritos azucareros, numerosas serian las comparaciones de las mis-
mas species en diversas circunstancias y harta la luz para fijar la diferencia que
experimentan las variedades, cuando se las sujeta a indole, naturaleza 6 propie-
dad alterada.
La Estaci6n, despuds de adquirir el reciproco provecho de los diferentes
paises, mand6 muestras de todas sus caTias A Hawaii, Australia y Demarara, a
fin de que cotejadas con las de aquellos paises, se determinasen cudles eran las
cafias semejantes. Tambien se cambiarian de buena gana, las variedades queal
present se cultivan aqui, con cualquier jardin bot6nico 6 estaci6n experimental.









LA CANA DE AZICAR.


Si hallare aceptaci6n la idea que precede, cree la Estaci6n que podrian dar-
se, dentro de unos cuantos afios los mis valiosos informes acerca del cultivo ge-
neral de la cafia.
Pero no entraremos a describir el dilatado ndmero de las que se cultivan
por la Estaci6n, sin mencionar, en primer t6rmino el testimonio de las caffas in-
troducidas en la Louisiana antes de 1885.
Como ya se ha dicho en la > los jesui-
tas de Leogane enviaron de Sto. Domingo, en 1757, las primeras caiias que tuvo
este Estado. Provenia la variedad de ellas, de Malabar 6 de Bengala, conocida
despu6s en todo el mundo por cafia criolla, con la cual Etienne De Bore, adelan-
tgndose a todos los fabricantes, elabor6 azdcar en dicho Estado.
La Otaheita trajose tambi6n de Sto. Domingo, en 1797. Todo el azdcar de
Louisiana, se hacia con esas cafias, hasta el afio de 1825, cuando John J. Coi-
ron, de la parroquia de San Bernardo, import un cargamento de cafias de cinta,
de las que tenia King en la isla de San Sim6n, cerca de Savannah, Ga., y las uti-
liz6 en la plantaci6n de Sta. Sofia. Narra esto en la referida Calia de Azucar en la Louisiana,' J. B. Avequin, quien descubri6 la cerosina
existente en los cafiutos de la caria, la morada y la de cinta que hay en el terri-
torio, se original de tal importaci6n.
SSiendo Le Due Comisionado Nacional de Agricultura, hizo venir al Estado
la caria Japonesa 6 Zwinga, que ademis de ser muy resistente, soporta tempera-
turas bajisimas y se cultiva con poco 6 ning6n cuidado. Como es cafia dura,
leiiosa y deficiente en jugo, poco se extrae de ella bajo presi6n. Contiene fibra
gruesa y su azlcar es median.
El numero indeterminado de sus tallos, a los que la hojarasca se adhiere
fuertemente, dificulta prepararlos de la manera que es debida en el trapiche. Re-
toia bien, y para latitudes altas, es inmejorable substitute del sorgum en la fa-
bricaci6n de jarabe, tratindose con facilidad el jugo en el trapiche. Me he dete-
nido en las calidades de tal cafia, porque es possible utilizarla con fruto en el Nor-
te de Louisiana, Mississippi, Alabama y Georgia, donde moririan las otras es-
pecies.
Cuando Duchamp adquiri6 n 1875 la elefante morada; Palfrey, de Sta. Ma-
ria, introdujo por esa misma 6poca, la que lleva su nombre, y que es sin duda
del tipo Borb6n.
Por la siguiente carta, Burgandy La Pice explica el origen de la cafia Pice,> que es tambi6n y Iddntica, seg6n
se verd en otra parte, a las ya recibidas por la Estaci6n con r6tulo de na,>> Hope,> etcetera.

Cafia Mi padre, P. M. La Pice, que en 1872 tenia 75 afios de
edad, fud g Java por varias cafias, entire las que se cuenta la que ha tornado su
nombre, y que en el pais de donde es native, ll1mase porque
espiga muy pronto. En los primeros tiempos de su importaci6n ostentaba bri-
llante color amarillo, era de suavisima corteza, y no podia, por lo delicado de
ella, soportar el frio. Dada la sobresaliente bondad del azicar y melado que de
ella se sacaban, no quise abandonarla y ahora me he convencido de que su acli-
mataci6n es tal, que resisted al frio tan bien como cualquiera otra especie de cafia.
Satisfecho en demasia de lo que ella deja, estoy dando de mano 6 la caria
roja por la rillo verdoso, y su corteza actual es much mis gruesa. Cuando se hace la mo-
lienda con cosecha de esta caia, siempre es mayor el rendimiento por tonelaje;










LA CANA DE AZtCAR.


superiores su azicar y melado. Todos los azdcares y melados de Westfield y de
Annalese estan elaborados con esta cajia.
BURGUNDY LA PICE.>

La Estaci6n Experimental, ha podido, por continue cultivo, reducir grande-
mente el nmimero de cuantas caias le han remitido de todas parties del mundo,
con nombres tan s61o de las localidades, probando la identidad de muchas de
ellas.
Curioso es observer los cambios que en determinada cania extranjera produ-
ce el cultivo hecho en nuevas circunstancias. La Estaci6n Experimental ha divi-
dido, provisionalmente, las species en classes y grupos.


PRIMER CLASE.-CANAS BLANCAS, VERDES O AMARILLAS.

GRUPO I.

No. i.-Panachee, de R. Beltr.n, Nueva Orleans.
No. 2.-La Pice, de Burgundy La Pice, Saint James.
No. 3.-Le Sassier, de Henry Le Sassier, Nueva Orleans.
No. 4.-Tibboo Merd, de las islas Manila.
No. 5.-Borb6n, de la isla Trinidad.
No. 6.-Cristalina, del Dr. Alvarez Reynosa, isla de Cuba.
No. 7.-Verde, de Cuba.
No. 8.-Java Clara, de los Jardines Botanicos de Jamaica.
No. 9.-Hope, tambien de los Jardines Botinicos de Jamaica.
Todas estas caias son iddnticas, y las importadas, han pasado por la mis-
ma metam6rfosis que describe La Pice. Por la superior calidad de ellas mere-
cen se extiendan entire los plantadores, particularmente entire aquellos que conti-
ndan haciendo escogidos jarabes y melados al aire libre. En Louisiana, con-
vendria conocerlas por La Pice, en honor de su introductory, aunque el nombre
de Java Clara, es la mejor indicaci6n de su origen probable.

GRUPO II.

No. Io.-Amarilla, de Cuba.
No. II.-Blanca de Otaheita, del Dr. A. Reynosa, Cuba.
No. 12.-Lousier 6 Loucier, del Dr. A. Reynosa, Cuba.
La caia Otaheita se cultiva con profusi6n en las Indias Occidentales, y la
Loucier en las islas Mauricio y Reumon, siendo dificil hallar diferencia entire
ambas, en este suelo. Son bastante buenas, retofan bien; pero como la savia
contiene much material s61ida y poca azicar, esto hace que no se consider A
prop6sito para el trapiche. Las hojas estin cubiertas de espinitas 6 aguates que
al introducirse fAcilmente en la piel, ocasionan algunas veces heridas doloro-
sas. Estas caias vienen de la isla Tahiti 6 de Madagascar, y para seialar su
nacimiento, deberian Ilamarse Tahitis Blancas. Hasta hoy, poco valen en este
clima.

GRUPO III.

No. 13 -Portier, del Dr. A. Reynosa, Cuba.
No. 14.-Lahaina, de Hawaii.
No. 15.-Keni-Keni, de los Jardines Botinicos de Jamaica.
Esta iltima, seg6n se dice, adquiri6 tal nombre, de los que vendian al me-










LA CANA DE AZOCAR.


nudeo cafiutos de caria Lahaina, en las calls de Honoluld, los cuales voceaban
tantos cafiutos por Keni-Keni, es decir, Kanaka, palabra que design tavos.>>
Estas caRlas, sin dispute, son las mismas; y en la primavera, las postreras
en reproducirse. Retofian imperfectamente; es raro que nazca siquiera la cuarta
parte de la siembra; pero una vez nacidas, se desarrollan con toda rapidez. Tie-
nen gran tamario; su azucar es bastante acceptable, y quiz6 con la aclimataci6n
leguen i ser buenas plants. Sin embargo, no dando las cepas que se desean,
al present no se deben cultivar. Traen su origen de las islas Marquesas, y fue-
ron introducidas por el Capitin Pardon Edwards, en la isla Lahaina, del grupo
de las Hawaii, de las que toman el nombre. La producci6n del az6car en estas
islas, donde se la cultiva casi exclusivamente, much es lo que ha aumentado por
esta caria. Vease en otra parte la carta de W. C. Yrwin.

GRUPO IV.

No. 16.-China, de los Jardines Botanicos de Jamaica.
No. 17.-Elefante Verde, igualmente de los Jardines Botanicos deJamaica.
A pesar de la pr6xima relaci6n de este grupo con el III, difiere esencialmen-
te en el modo de crecimiento y de retofiar. Las cafias que en 61 se incluyen, son
muy grandes, delgadas en la parte superior, con poca fibra y ricas en jugo; pero
encierran azucar escasa 6 impura, no vale la pena decultivarlas. Es desconoci-
do el principio de ellas; mas se presume que vienen de Cochinchina.

GRUPO V.

No. I8.-Bamb6i Rosa, de la Habana.
No. 19.-Salangore, de los Jardines Botanicos de Jamaica.
No. 20.-Vuld-Vulu, asi mismo de los Jardines Botanicos de Jamaica.
Tales cafias en lugar de que sean las mismas, son, por lo contrario, distin-
tas, aunque algo tienen que es comin con las otras: hendiduras 6 rayas hundi-
das de color moreno, en los cafiutos mis sazonados de los tallos.
La Bamb6 Rosa, hermosa caila derecha, resisted las tempestades que pos-
tran enteramente a nuestras species nativas. Elegidos entire el conjunto del
trapiche de la Estaci6n de Audubon Parck, ocho tallos de esta cania, pesaron
64 libras. Su azucar es tan pobre, que de cuando en cuando alcanza diez por
ciento. Al madurar, las vastas hojas que recubren a la cafia caen por si mismas,
dejando gran tallo recto de color sonrosado, la Salangore y la Vulu-Vull tie-
nen listas muy ddbiles, de un verde sucio. Los cafiutos son largos, con los in-
ternodios abultados. Se las cultiva extensamente en las colonies de Straits. Sin
duda que si buscamos una, la hallaremos en algiin punto del Sur de Asia. Wray
dice que la Salangore es la mejor variedad del mundo.

GRUPO VI.

No. 21.-Pupuha, de Hawaii.
No. 22.-Kokea, procedente del propio Hawaii.
Nativas las dos de Hawaii, de color verde, con listas angostas y palidas;
sonrosadas, con los cafiutos en saz6n. Carecen de aguates y cerosina. Son ca-
fias unicas, elevadas, ricas en azdcar y en fibra, escasas de glucosa, con material
s61ida que no es azucar, y que el persistent cultivo no ha logrado disminuir to-
davia, hasta el punto de utilizarlas dilatada y copiosamente. Especies de las
que mais prometen, retofian bien y dan tonelaje de consideraci6n 6 importancia.










LA CANA DE AZiCAR. 55

GRUPO VII.

No. 23.-Uwala, de Hawaii.
No. 24.-Lakoua, existente en dicho Hawaii.
La Uwala, oriunda de Hawaii, es linda caria verde, levantada, con manchas
negras inmediatamente arriba de los nudos; rojisima al llegar A plena madurez.
La m6dula, con frecuencia muy descolorada, propiedad comdn de todas las ca-
fias en Hawaii. Contiene poca azicar, much glucosa y s6lidos que no son azA-
car. No tiene valor alguno, aunque es preciosa A la vista.
De color verde es la caiia Lakoua, bien crecida; y sin embargo de que en ca-
lidad supera A la Uwala, no hay suficiente m6rito para recomendarla. Ign6rase
de donde viene y asem6jase muchisimo A las cahias de Hawaii.

GRUPO VIII.

No. 25.-Cubana, de los Jardines Botanicos de Jamaica.
No. 26.-Sacuri, de los anteriores Jardines Botanicos de Jamaica.
Ambas cafias son verdes, lisas, sanas, pequefias, ricas en azdcar; pero de
poco tonelaje. Si el vigor que les falta en el crecimiento y la dimension de sus
tallos, lo tuvieran cuando entran en 1, y el tamafio de dichos tallos fuese otro,
serian cafias muy satisfactorias, puesto que bastante es el azdcar que llevan. No
se sabe cual sea el lugar donde nacieron.

GRUPO IX.
No. 27.-Caledonia Amarilla, de Hawaii.
Es caria gruesa, corta, much mas gruesa de la base que en la cima. En el
invernadero del sal6n de Horticultura, di6 esbelto tallo, de 20 pies de altura, y
20% de azAcar. En campo abierto, en este clima muri6. La procedencia de
ella es de Nueva Caledonia.

GRUPO X.

No. 28.-Cafia Criolla, traida por los jesuitas en 1757.
Es amarilla, corta, cultivasela ain en algunas huertas para comerla. En el
trapiche no es 6til, y tiene por origen a Malabar 6 Bengala.

GRUPO XI.

No. 29.-Japonesa 6 Zwinga, del Jap6n.
Importada por el comisionado Le Duc, es sui g-eneris, pudiendo considerar-
sela como una especie diferente de cafia. Por su extremada resistencia, y con buen
cultivo, da buenos rendimientos, por lo que respect A su cultivo. Lefiosa con
exceso, es dificil molerla, y de median azicar. QuizA algunas de sus calidades,
que son mAs bien inconvenientes, la eliminan de un cultivo extenso. Oscuro su
origen, pues no se halla menci6n de esta cafia en ning6n escrito sobre azicar, tal
vez no se la cultiva mAs que en el Jap6n.

GRUPO XII.

No. 30.-Bambu, del Dr. A. Reynosa, en Cuba.
Peculiar caiia, con nudos abultados (de donde le viene el nombre), y yemas
prominentes, con propensi6n a desarrollarse, como pimpollos cuando hay excesi-
va humedad. Brota y retofia perfectamente, y sus hojas se desenvuelven de un
modo extraordinario. Contiene azdcar escasa. Es hasta el present poco digna










LA CANA DE AZ6CAR.


de cultivo; procede de Bengala, donde los naturales la llaman Kulloa, y espiga 6
florece muy bien segdn dicen los nativos.


SEGUNDA CLASE. CANAS LISTADAS.

GRUPO I.

No. 31.-Malaya, proviene del Jardin Botdnico de Jamaica.
No. 32.-Brisbane, de los Jardines Botanicos de Jamaica.
No. 33.-Cinta Verde y Rosa, de los mismos Jardines Botinicos de Jamaica.
Aparentemente, estas cafias, cuya substancia y accidents son los propios,
carecen de aptitud industrial. Hermosamente listadas de verde y rosa, en la isla
Mauricio las tienen por caiias de primer orden. Verosimil es que provengan del
Asia Meridional.

GRUPO II.

No. 34.-Cinta Roja, de los Jardines Botinicos de Jamaica.
No. 35.-Listada Mexicana, de Mexico.
No. 36.-Batavia, de Java.
No. 37.-Cinta de Casa, importada aqui en 1825 por Coiron.
Son de semejante naturaleza. Despu6s de darse aqui algunos afios no ha sido
possible distinguir una variedad de otra. La Cinta Roja y la Batavia est.n siendo
cultivadas superabundantemente para ver si vencen a la Cinta de Casa, cuya per-
manencia en este clima es poco menos de setentay cinco aiios. Son de Tahiti; se
las conoce generalmente, por Otaheita Listada; espigan bien y lucen listas mora-
das en fondo amarillento.

GRUPO III.
No. 38.-Tsimbic.
No. 39.-Ysaquia.
No. 40.-Vitahaula.
No. 41.-Horne.
Las cuatro de los Jardines Botinicos de Jamaica.
No es much lo que de este grupo se espera; poseen, sin ser claro el conjun-
to de sus cafias, rasgos que en ellas son frecuentes: la lista roja, mis 6 menos
ancha, sobre fondo que tira i amarillo. La Ysaquia tiene ademis, hendiduras pa-
recidas i las del grupo V, clase primera; la Horne toma algo correspondiente al
grupo VI, de esta misma clase.
La inica noticia cierta acerca de estas carias, es que Tsimbic pertenece a
Nueva Caledonia.

GRUPO IV.
No. 42.-Ainakea.
No. 43.-Kainio.
No. 44.-Akilolo de listas claras.
Provienen de Hawaii las tres.
Dicho grupo con propiedades peculiares, es de obscurofollaje, que varia al-
gunas veces, sumamente adherido al tallo. La caria es larga, suave, con listas
de tonos delicados. Las de la Ainakea, son de brillante color amarillo en fondo
obscure; y las de las otras dos, rojas sobre el mismo fondo.
A juicio de los sefiores Yrwin, la Kainio y la Ainakea vienen de la isla Mau-










LA CANA DE AZUCAR. 57

ricio, donde se las conoce por Borb6n Clara y Obscura, y no es inverosimil que
las llevaran 4 esa isla de la Nueva Caledonia. La Akilolo de listas claras, quiza
es de Hawaii.

GRUPO V.

No. 44.-Akilolo de listas obscuras.
No. 45.-Manuleto. Una y otra de Hawaii.
El follaje de ambas es obscure, con ancha lista morada, en fondo morado,
claro. Parecen cafias id6nticas; son largas, lisas y blancas, saltando a la vista el
hermoso aspect de ellas. De hojas verde obscure; la nervadura color rojo subido,
hallAndose muy adherida al tallo. Oriundas de Hawaii son de poco valor in-
dustrial.

GRUPO VI.

No. 46.-Cavengerie, del Dr. A. Reynosa, Cuba.
No. 47.-Altamattie, de Hawaii.
No. 48.-Po-a-ole, de los Jardines Botanicos de Jamaica.
Caiias, a primera vista, magnificas, color rojo, con ligeras listas negras, fuer-
tes, derechas, de caflutos largos, no toscos ni Asperos. En la Estaci6n se han
cosechado hasta sesenta y cuatro toneladas por acre. Se desarrollan perfectamen-
te en tierras ricas, con abundantes lluvias. Cuando se consiga sacarles regular
cantidad de azicar, esta variedad (y todas tienen igual naturaleza) vendrd a ser
la preferida en nuestra colecci6n. Proceden de Nueva Caledonia.


TERCERA CLASE. COLORS FIRMES, DISTINTOS
DE LA CLASE I.

GRUPO I.

No. 49.-Norman.
No. 5o.-Grand Savanne.
No. 51.-Naga.
Las tres de los Jardines Botinicos de Jamaica.
Son caiias desiguales pero del mismo tipo: pequefias, vigorosas, muy valio-
sas, seg6n la pfiblica opinion en latitudes altas y secas. En Louisiana son impro-
pias para la industrial, por el clima. Se parecen mAs a la Japonesa, que a cual-
quiera otra de las que tenemos; pero estA muy lejos de poseer lo que dsta 6nica
especie contiene. Su origen es incierto aunque todas sus particularidades, hacen
presumir que proviene de alguna de las islas del Pacifico.

GRUPO II.

No. 52.-Negra de Java, del mismo Java.
Tiene la misma apariencia que nuestra cafia morada, en contraposici6n i la
cual, y de la que por separado se ha resuelto cultivar, toma el nombre de Blanca
de Java. Como sin duda proviene de alguna otra dicha cafia, varia algo en la ye-
ma de la denominada Cafia de Cinta; y su origen es de Tahiti.

GRUPO III.

No. 53.-Brekeret.
No. 54.-Marabal. Ambas de los Jardines Botinicos de Jamaica.










58 LA CANA DE AZUCAR.

Son iddnticas por su forma 6 figure, que no se sabe si la segunda se remiti6
por equivocaci6n. Son ricas cafias moradas, excediendo los internodios a lo co-
mAn y regular; sus tallos, cuya grandeza, hermosura y suavidad son patentes,
con m6dula de un rojo amarillento y retofian bien. Primorosas dafias en verdad,
con excepci6n del azfcar y los aguates que en las hojas abundan. De fijo que la
fuente de ellas, esta en el Sur de Asia.

GRUPO IV.

No. 55.-Elefante Morada, traida por Ed. Drouet, Nueva Orleans.
Distinta de cualquiera otra cafia en nuestra colecci6n, la introdujo Eugenio
A. Duchamp, de San Martinville, en el afio de 1875. Vidriosisima, quebrAndose
en todas las unions al ser sujetada A la presi6n del trapiche, hace dificultosa la
molienda. Cafia enorme, suavisima, solamente por curiosidad se la cultiva. Es
natural de Cochinchina.

GRUPO V.

Niumero 56.-Ohia.
Nimero 57.-Honuaula.
Nfimero 58.-Papaa.
Las tres provienen de Hawaii.
Nimero 59.-Cuapa.
Nimero 6o.-Liguanea.
Estas dos provienen de los Jardines Botinicos de Jamaica. Cinco cafias lim-
pias, negras 6 de color de vino tinto, con singular follaje muy vistoso, fuertemen-
te pegado a los cafiutos. Las tres primeras, que son nativas de Hawaii, no difie-
ren en su aspect 6 apariencia exterior. La Cuapa, aunque mis pequefia y de
follaje mts ligero, es casi negra, sin listas; y da enorme tonelaje. Tiene cortos
cafiutos, ricos un tanto en azicar, y en otras materials que no son de buena cali-
dad. De poca extension es la Liguanea; gruesa, de moderado desarrollo, y an6-
loga en color a la Cuapa. Esta y aqu6lla proceden, con toda probabilidad, de
Polinesia.




























CAPITULO XI

Mdrito comparative de nuestras cafias dom6sticas
listadas y moradas




El origen de nuestra cafia listada, roja 6 morada, hAllase en otra parte. Por
la cita de J. B. Avequin, se la consider native de Java y fu6 llevada de Batavia
a las Indias Occidentales, a mediados del siglo antepasado. King, de Savannah,
Ga., trajo de la Isla de San Eustasio en la embarcaci6n schooner 6 goleta, un car-
gamento de ella, la que sembr6 en la Isla de San Sim6n, cerca de la desemboca-
dura del rio Savannah, en el afio de 1814. Jhon J. Coiron sac6 de Savannah en
1817, como una docena de tallos plantAndolos en su huerta deTerre-aux-Boeufs,
despu6s, al recibir en 1825 d bordo de un sloop 6 balandra, el cargamento que ha-
bia encargado, lo utiliz6 en la plantaci6n de Santa Sofia, al sur de Nueva Or-
leans.
Asegirase que la cafia violeta 6 morada es una degeneraci6n de la listada.
Tal aserto, fuertemente combatido por algunos, descansa en testimonios muy con-
vincentes. Plantadores viejos afirman, que la plantaci6n que principia con cafia
listada, acabara dnicamente por contener cafia morada. En los confines septen-
trionales de los distritos de caria, no se hallan mis que las moradas. Los campos
sembrados solamente con cafias listadas, al cabo de algunos afios, y con frecuencia
al fin del primero, dan cafias blancas y moradas, lo que prueba la falta de per-
manencia en esta caiia listada, cosa que es comdn a todas las listadas. La Esta-
ci6n, al estudiar esta transformaci6n con intense interns, ha hallado de cuando
en cuando tallos blancos con las listas moradas tan d6bilmente delineadas, que
escapan al observador casual; al mismo tiempo, cafias moradas con listas blan-
cas; pero con marcas apenas perceptibles, y teniendo tal mezcla en las cafias pu-
ras listadas, que guardaban la just proporci6n entreambos colors. Esta evolu-
ci6n de la cania listada, da dos producciones: la blanca, de naturaleza much mas
delicada; y la morada, que es mas fuerte 6 fortisima.
A la verdad, en la diferencia para acomodarse a todo lo que las rodea, la
caria listada aparece haber tornado el color morado como omds propio para sobre-
vivir. Se usa la palabra color; porque seg6n se demostrari mas adelante, si es
dificil determinar la superioridad en sacarosa, tonelaje, etc., siendo tan semejan-
tes sus derechos en ambas calidades, se cree que el color morado le da corteza


II I I I I









LA CANA DE AZTCAR.


mis gruesa, bastante capacidad para absorber calor; y por tanto, esencia vigo-
rosisima y mayor poder de reproducci6n.
Hace afios, aprovechando algunas de tantas variedades de bot6n A las que
estAn sujetas todas las cafas listadas, la Estaci6n logr6 cuatro nuevas cafias
nombradas respectivamente "Soniat," "Bird," "Nicholls" y "Garig." (Vease
en otro lugar la noticia pormenorizada.) Y sin embargo de haberse hecho cuida-
dosa selecci6n de estas calas, durante ocho afios, las listadas no muestran nin-
guna fijeza en su tipo.
Posteriormente vinieron de M6xico, la Caria Mexicana Listada; la Batavia
Listada de Java y la Cinta Roja de Jamaica, hallandose, una vez que se las ex-
periment6, que son iguales A nuestra "Listada Domdstica." Continiase, no obs-
tante, el cultivo de la Batavia y de la Cinta Roja, no sin omitir cuanto esfuerzo
es possible para mantenerlas separadas y puras. Seductoras cafias por su hermo-
sura y grandeza de tallos, ya se notan en ellas anilogas mudanzas A las que arri-
ba sefialamos. De tiempo en tiempo se hallan tallos morados; a veces en el centro
del lote.
Para demostrar el mirito comparative de nuestras cafias domesticas, desde
189o comenzaron las pruebas que siguen practicAndose con ellas, eligiendo y
plantando aparte cada caiia.
El fruto obtenido, se ha impreso, anualmente, en forma de boletin. Plantas
con cepas de primero y segundo afio, y con retofios, se han "depositado en tierras
canalizadas con teja y en otras que no lo estaban. Tambi6n se han experimentado
encima de hileras que variaban de tres i ocho pies de anchura, con fertilizantes
y sin ellos. Al usar plant y cepa de primer afio, ha sido con el fin de ver la efi-
cacia que tiene cortar la caTia en pie, para de esa manera preservarla y lograr
que d6 buen jugo en el trapiche. Subdividi6se la caria en pie de ambas, es decir,
la plant y la cepa.
Sujeta cada cafia A divers metodo de cultivo, con fertilizantes y sin ellos,
mis de mil experiments comparativos son los que se han hecho con estas dos
cafias. En cada una de ellas se emplearon tres hileras del mismo ancho y largo;
al plantar, tomironse trozos de tallo de iguales dimensions, y durante la tempo-
rada, se contaron tres veces las cafias de cada parcela: i., luego que las cafias
estuvieron bien nacidas; 2., al dar la aterrada; 3., al cosecharla. Cada hilera fud
cosechada por separado. Sumados los tallos, pesados y trabajados en el trapiche
cuidadosamente, pasaron al laboratorio, a donde se Ilevaron muestras, desde la
de los tallos hasta la de la azfcar. El resume de todos estos experiments, pue-
de hacerse de la siguiente manera: la caria listada luce tallo mis grande, rinde
mayor tonelaje y tiene algo de s6lidos, los cuales no son az6car, ni fibra. De
consiguiente, su much savia, siendo mas suave y fAcil de moler, resisted mejor A
lo que se conoce con la'frase de pudrimiento en seco. La caiia morada, notable en
virtud de su mayor fuerza germinativa y de reproducci6n, quiza 'debe a esto el
que su tallo sea mis corto. Con mis fibra que su competidora la listada, tolera
mAs bien el pudrimniento dumedo. Iguales casi por el contenido de Brix y de saca-
rosa, difieren poquisimo en el de glucosa. Como hay mas substancia colorante
en la caria morada, el jugo de la listada es ligeramente claro. Fuera del poder
reproductive de la morada y de que la. listada, supera en tamafio, estas dos cafias
son iddnticas. Es inconcuso que la fibra, en gran parte, y la de los s6lidos que
no son azicar, asi como la material colorante que acompailan 4 la morada, puede
modificar, hasta cierto punto, su manipulaci6n en el trapiche, en la defecadora y
en el tacho. De otra suerte, dichas cafias son semejantes.
La cafia morada, por su germinaci6n 6 reproducci6n, excede i la listada en









LA CANA DE AZ6CAR. 6I

un 16 por ciento. Hecha la cuenta con exactitud, ha llegado con frecuencia al 20
por ciento y algunas veces a mis.
Habidndose logrado al tiempo de la cosecha, 6 por ciento mas de tallos mo-
rados que listados, harta raz6n habia para que sobreviviese en campo donde ori-
ginalmente existian ambas. Alcanzando, pues, la cana morada, en su reproduc-
ci6n, 16 por ciento sobre la otra, no pasarA much sin que predomine en cual-
quier lugar.
Los millares de experiments hechos en la molienda, ora en el trapiche de
mano del laboratorio, ora en el trapiche de la fabrica que tiene nueve rodillos,
sefialan de una manera invariable que hay mis extracci6n de la cafa listada.
Nuestros azucareros ban observado repetidamente que en el tacho y la centrifuga
no se hace dificil obtener el grano en menor tiempo que otras; por tanto tiene sus
ventajas la cafia listada. Esta conclusion adquirida en la fibrica, robustece la
del laboratorio A que nos referimos. En el campo, las dos cafias muestran igual
facilidad para absorber los fertilizantes y apoderarse de las aguas del riego.
Ninguna es la diferencia que se ha notado en ellas para resistir a las sequfas; y
la propensi6n de ambas A caer cuando estin maduras, lo que prueba que sus
races son superficiales. La listada, con hoja mas grande y mis follaje que la
morada, y de un verde mas claro, indica, dada la vasta dimension de su tallo,
mayor capacidad para desenvolverse.
































CAPITULO XII

Composicidn de la cafia





El andlisis clasico de la caia de azfcar de Payen, es este:

Agua........................... .. ........... 71.04 por ciento
Sacarosa ...................................... 18.02 ,,
Fibra......................................... 9.56
Materia nitr6gena................... ........... 0.55
colorante, resinosa y grasa ................ 0.35 ,
C eniza .......... .................... ........... 0.48

ioo.oo

0 lo que es lo mismo: jugo, 90.44 por ciento; fibra, 9.56 por ciento. Si se
toma la plant de la cafia en su totalidad (tallo y hojas) tendrA mis 6 menos,
segiin dicho quimico, de:

A gua ................................................. 75,000
Sacarosa .................. .................... .. 15,000
Fibra....................................... ........... 9,445
Nitr6geno.......... ... ................................ 0,090
Potasa ..... .......... ............................... o0,086
Acido fosf6rico .......... .... ........ .. ....... 0,03
Cal ............. ........................ o 0,041
M agnesia.. ....................... .... ............... 0,040
Silica, etc....... .............. o 0,264

Estos son los analisis de cafias maduradas que se sembraron en la Martinica,
pais tropical, y s6lo a guisa aproximada representan A las cafias de Ia Louisia-
na. Hecha selecci6n de estas cafias para las investigaciones a que se las someti6,
se advertird que carecen de glucosa, lo que es una excepci6n, puesto que todas
las cafias tienen mis 6 menos cantidad de esta substancia, especialmente las que
se benefician en los trapiches de la Louisiana. La calia, cuya composici6n es muy
notable, depend de la especie que se cultiva, el lugar en que se desarrolla, y
hasta del suelo en que se siembra. Entre nosotros cambia tambidn segdn la can-
tidad que se siembra por tarea y el tiempo en que se cosecha
El examen de los analisis de las innumerables caiias que se cultivan en la
Estaci6n, y que de tiempo en tiempo publican nuestros boletines, convencera 6


__~ ij j __ i_
I _











LA CANA DE AZiCAR.


cualquiera cuin diversas son en la formaci6n tocante i las variedades. El cotejo
de los anAlisis de las cafias de la Louisiana con cualesquiera de las tropicales,
dara la diferencia en composici6n, por lo que hace 6 las distintas comarcas. TG-
dos los plantadores saben que la misma cania es mas dulce cuando se siembra en
tierras negras, que cuando se plant en las arenosas, y que el rendimiento de azi-
car por tonelada cambia con el tonelaje que produce. El director de los experi-
mentos practicados por la Estaci6n Agron6mica, indica el promedio de siete ca-
hias, generalmente plantadas en la Isla.de Borbon, en esta forma:

Agua .................................... .......... 69.35
Fibra. ................................................. 9.95
Sacarosa........... ... ................... ............ 19..o
Glucosa....... ......... ........... ........... .... ..... .34
S61idos organicos que no son azicar .... .. ............... .. 0.75
C eniza.......................... ............. ......... 0.60

I00.00

Icery, al dar la formula ordinaria de las calias en la isla Mauricio, lo hace
asi:

Agua ............... .. ...... ............... ... ....... 69-73
Azicar total...... ........... ......................... Io. 1
F ib ra ....................................... ...... ... . 10.51

Para Vandesmet, la com6n composici6n de la calia en Martinica, es la que
6l asienta en estos tdrminos:

Agua. ................ ........................... 73.25
Fibra..................... ............................. . o.o1
Sacarosa......................... ........................ 15.43
S61idos 6rganicos que no son az6car ....... . ...... 0.36
Ceniza ................... .... ................ . ..... 3.35

100.00
IOO.oo

Antes de comparar estos analisis, hagamos menci6n de ciertos hechos: en
todas las localidades secas la caiia es mas pequeiia, mis fibrosa y mas dulce. En
climas himedos, la calia saturada de jugo, es menos rica en sacarosa, aunque
mis cargada de glucosa. En estos casos, guardando siempre la cafia el estado de
vegetaci6n, nunca madura debidamente. Al tiempo de la cosecha, casi siempre
tiene abundante porci6n de glucosa, porque en los pauses tropicales las canias, de
tallos grandisimos, con hojas largas y verdes, la glucosa que encierran nunca es
limitada sino excesiva. Las cafas de ripido desarrollo y que se pueden cosechar
muy pronto, llamadas a veces "Locas," tambien contienen glucosa en conside-
rable cantidad.
Por lo expuesto se ve, pues, ficilmente, por qu6 las calias de Borb6n, Mau-
ricio 6 Nueva Caledonia, cultivadas en buenas condiciones climatol6gicas y si-
tuadas en regions algin tanto lluviosas, son las mis ricas en azicar. Las In-
dias Orientales, a causa de la superabundancia del agua Ilovediza, produce
canias inferiores i las anteriores. Las de Demerara y Cochinchina, sembradas
casi en todo tiempo en terrenos pantanosos y climas lluviosisimos, no son ricas
en azdcar; sus jugos, aunque plet6ricos de glucosa, s61o de tarde en tarde dan la
densidad de 90 grades Baum6.
Es possible determinar aproximadamente el cultivo de las cafias y lo que se
cosechari por hectArea, cuando se conocen el conjunto de las condiciones atmos-
f6ricas de una region y la cantidad de lluvia que en ella cae. De aqui proviene el
maravilloso desenvolvimiento de la caria de azdcar en Hawaii, el cual, por su










LA CARA DE AZUCAR.


clima, es perfect, y en el que el agua que requieren las caiias, se complete con
la irrigaci6n. Alli, por lo mismo, con el liquid exactamente necesario, es desco-
nocido el dafio que pueden ocasionarles las excesivas lluvias.

COMPOSICION DE LA CANA DE LOUISIANA EN LOS DIVERSOS
GRADOS DE CRECIMIENTO
En 1892 en la Estaci6n Experimental del Estado, en Baton Rouge, el pro-
fesor B. B. Ross determine la composici6n de la caria de semilla plantada, y la
de la cafia tierna en diferentes grades de crecimiento, hasta la dpoca de la cose-
cha. La caria empleada en estos experiments era morada, cepa de primer afio.
Se la cort6 el 20 de Noviembre; y el dia 15 del siguiente febrero, al sacarla y
plantarla de nuevo, tres tallos ordinarios dieron un jugo que contenia 16 por
ciento Brix, 12.6 por ciento de sacarosa, 1.45 por ciento de s6lidos que no eran
azicar, y 1.95 por ciento de glucosa; el coeficiente de pureza arroj6 78.75 por
ciento, siendo 15.48 por ciento de glucosa. Elegidos catorce tallos regulars para
sembrarlos, reservaronse tres para completar los andlisis que se aproximaban.
Pesados y numerados cada uno de los tallos que se plantaron, anot6se cuidado-
.samente su posici6n relative en la hilera, con el fin de que el tallo individual
pudiera ser hallado al tomar las muestras destinadas al andlisis del period sub-
secuente. Tfivose la intenci6n de analizar mensualmente el tallo que desde un
principio se plant, asi como las cafias que de 6l vinieran, para fijar de un modo
positive la composici6n de la cafia en los distintos espacios del tiempo en que
crece, y sefialar aproximadamente a las plants nacidas, los ingredients alimen-
ticios provenientes del tallo (que hacia de madre.) Habiendo germinado lenta-
mente, apenas hasta el 19 de junio alcanzaron las cafias el suficiente desarrollo
que justificara su andlisis.
Damos a continuaci6n el de las tres caiias reservadas:
Muestra libre
Muestra original de agua

Agua .................................. 78.48
Ceniza ................................ 0.61 2.37
Albuminoideos......................... 0.47 1.85
Extracto de eter, (grasas, etc.).......... 0.64 2.51
Celulosa...... .... ........... .. .. .. 4.87 19.09
Extracto de nitr6geno libre, (carbohidratos). 18.93 74-18

La celulosa 6 fibra cruda en el anterior andlisis, es el residue insoluble en el
agua, acido diluido y Alcali, y no es la fibra (a veces llamada bagazo), que indi-
ca el complement del jugo de la caria.
El dia 19 de junio se hicieron analisis separados de la cania de semilla, con
todas las pjantas tiernas y sus races adherentes, (dstas limpias de tierra), pro.
duciendo el siguiente resultado:

Caila Cafia tierna; Rafces de la
de semilla tallo y hojas cala tierna


Agua ..................................... 83.28 83.15 62.60
Ceniza.................................. 0.73 2.52 8.59
Albuminoideos .................. .. ..... o 0.31 1.55 1.92
Extracto de 6ter, (grasas, etc.)............. 0.36 0.71 0.99
Celulosa.................... ........... 4.99 4.78 11.62
Extracto libre de nitr6geno,(carbohidratos)... 10.23 7.29 14.28









LA CANA DE AZUCAR. 65

El 14 de julio al coger otra muestra de las que anteceden, el andlisis di6 esta
composici6n:


Caia Cafiatierna; Raices de la
de semilla tallo y hojas cafia tierna


Agua. . . ......................... 83.86 81.84 77.57
Ceniza. ....................... ...... 0.48 1.57 3-13
Albuminoideos.............. ............ 0.51 1.03 0.70
Extracto de 6ter grassa, etc.). ............. 0.41 0.72 0.73
Celulosa ................................. i 4.95 5.65 6.54
Extracto libre de nitr6geno, (carbohidratos).. 9.80 9.19 11.33


La siguiente muestra se escogi6 en 25 de septiembre, cuando la caria habia
alcanzado casi su crecimiento total, aunque no perfect madurez. Sus races ra-
mificironse de tal modo, que era impossible adquirir todas; por tanto no se anali-
zaron. Fu6 tambi6n dificil hallar 6 identificar la caria de semilla original, por lo
que tampoco se la analiz6. En la tabla constant primero el analisis de la cafia
incluyendo puntas y hojas, y despu6s el de los tallos y las hojas por separado:

Caila
incluyendo Tallos Puntas y hojas
puntas y hojas

Agua .................. ............ 72.18 74.00 68.86
Ceniza... .............................. 2.02 1.32 3.29
Albuminoideos................... ........ 1.03 0.62 1.79
Extracto de 6ter, (grasas, etc.)............ o0.64 0.57 0.78
Celulosa ................................. 9.63 8.61 11.49
Extracto libre de nitr6geno, (carbohidratos).. 14.50 14.88 13.79


Analizada completamente la ceniza contenida en los tallos arriba expresados,
obtdvose lo que figure como ceniza cruda en la primer column; y en la segunda,
est. reducida a la muestra original de la cafia plantada:


Ceniza cruda Muestra original


Materia volitil ................................... 2.05
Materia insoluble .............................. 30.85 0.187
Silica soluble............ .. ................. i.60 0.009
Oxidos de fierro y aluminio ................... .... 1.54 0.009
Cal...................... ....................... 6.60 0.040
Magnesia ........... ............ ........ 6.19 0.037
Potasa ..................... ................. 17.85 o.io8
Soda..................... .................. 9.92 o.o6o
Acido Fosf6rico .................................. 12.26 0.074
Acido Sulfirico................... ............. 8.98 0.054
Clorina ......................................... 1. 27


de la cosecha;
9


Habiase resuelto hacer otro cabal analisis en octubre, 6poca









LA CANA DE AZOCAR.


pero algunos rateros arrancaron las muestras, quedando, pues, unas cuantas
canias pequefias, las que se molieron el I de noviembre en un trapiche de mano,
el jugo analizado fu6: Brix, 19.3 por ciento; sacarosa, 18.7 por ciento; glucosa,
0.46 por ciento; s6lidos que no son azuicar, 0.14 por ciento. Al mostrar estas
canlas desde el dltimo andlisis, un aumento en la elaboraci6n de carbohidra-
tos, possible es que mis tarde lo hubieran desarrollado adn en mayores propor-
clones.
Si examinamos todo esto, se verd que la cafia madre, en el primer period de
crecimiento (io de junior habia perdido albuminoideos, grasas y carbohidratos.
El ligero acrecentamiento en ceniza, sin duda es debido A la variaci6n de ese
element en todas las plants, principalmente en las carias, de las que no hay
dos de la misma edad. En i de junior el peso de las cafias tiernas era como dos
tercios del que tenia la caria madre; de manera que 6sta hubo de proporcionarles
s61o una limitada parte de los elements orgAnicos que constituyen el alimento
de la plant. Cuando entra en su desenvolvimiento, la composici6n de la caiiaes
muy parecida a la de muchas plants de forraje, desapareciendo esta semejanza
a media que la cafia crece. La composici6n de la cafia de semilla en 14 de julio,
patentiza cortisima diferencia respect a su anilisis del i de junior, lo que indi-
ca que una vez que las plants tiernas han desarrollado races propias, no nece-
sitan acudir a la cafia madre para su nutrici6n. En la cafia, seg6n ocurre con
otras plants, mientras mis tierna, mayor es el tanto por ciento de albuminoideos
y ceniza; menor el de fibra y carbohidratos (azdcares, etc.)
Si el studio de los analisis de muestras, practicados en 25 de septiembre y
19 de noviembre, sefialan marcada disminuci6n en el contenido de agua, descu-
bre, en cambio, cuin considerable es el n6mero de fibra y carbohidratos a que
los referidos analisis ascienden, al paso que la plant se acerca a su madurez.
Cada tonelada de calia que entra en el trapiche, quita al suelo 9.4 libras de albu-
minoideos, esto es 1.5 de nitr6geno y 12.2 de ceniza, la cual llevari 2.17 libras
de potasa, 1.48 de acido fosf6rico y 0.8 de cal. En Louisiana, la proporci6n en-
tre hojas, puntas y cafias, es de i A 3; de manera que al haber tres toneladas de
calia en el trapiche, se halla una de puntas y hojas, teniendo 6stas y aqu6llas
35.80 libras de albuminoideos 6 5.7 de nitr6geno y 65.8 de ceniza. Puesto que
en cada tonelada de cafia la tercera parte es de puntas y hojas, requi6rense para
desarrollar dicha tonelada, excluyendo las races, 6 incluyendo las puntas y las
hojas, 21.3 libras de albuminoideos, 6 3.4 de nitr6geno y 34 libras de ceniza.
Cuando se cosecha la calia; el tlazole, que es la uni6n de puntas y hojas, qu6da-
se en el terreno, cuando al quemarle despu6s, la ceniza 6 material mineral vuelve
al suelo, disipando el aire el nitr6geno. Al prender fuego el plantador a su tlazo-
le, la tierra pierde en cada tonelada de cania, 3.4 libras de nitr6geno, 2.17 de
potasa, 1.48 de icido fosf6rico y 0.8 de cal. Si en cada tonelada de cafia se en-
tierra el tlazole, ah6rranse 1.9 libras de nitr6geno, que son las que encierran del
propio nitr6geno, 27 libras de harinolina. En consecuencia, los elements que
generalmente suministran los fertilizantes comerciales, la cafia se los asimila y
utiliza en cantidades un tanto pequefias, comparadas con las de otras cosechas
principles. Sin embargo, la de la caria cultivada en determinada extension y
cuyo peso es excesivo, allega el total absolute de los ingredients que acabamos
de citar y que algunas plants toman del suelo.
Cuarenta toneladas de caria por acre, no es cosecha extraordinaria. Para
serlo, indispensable serian 136 libras de nitr6geno, si se prendiera el tlazole, 6
60 libras de nitr6geno, caso de mezclarle con la tierra; 87 libras de potasa, y 59
de Acido fosf6rico.
Todo el nitr6geno precedent representaria 1943 y 856 libras de harinolina.










LA CANA DE AZUCAR.


Precisi6n habia de tener mis de 700 libras de kainita, A fin de facilitar la
potasa y casi 400 de un fosfato acido al 15 por ciento, para la provision del acido
fosf6rico, caso que el terreno nada proporcionara.


QUEMA DEL TLAZOLE

SDebemos, pues, quemar el tlazole, 6 enterrarlo? Quimicamente, hay me-
noscabo de nitr6geno por cada tonelada de cosecha de cafa, cuando se abrasa el
tlazole, porque tal nitr6geno equivale al que contienen 27 libras de harinolina.
En campo cuyo promedio de toneladas sea 20.30 6 40 por acre, desapareceria el
nitr6geno existente, en esta relaci6n: 710,540 y 270 libras de harinolina; p6rdida
de consideraci6n en cualquiera, otra industrial agricola. Entonces, por qu6 pren-
demos fuego al tlazole? Por las razones que en seguida exponemos: el perfora-
dor (gusano) A veces es tan abundante, que realmente perjudica las siembras de
caria, dominasele incendiando las puntas de la cafa, donde regularmente esta, y
por este medio se destruyen millares cada afio. Si se consiguiera que los planta-'
dores de cafia en el Estado, suspendieran las siembras simultaneamente por un
afio, y no guardasen cafia para semilla, en la cual se puede albergar el gusano
durante el invierno, y se quemara el tlazole en.todas parties, el perforador seria
exterminado para siempre, pues rarisimo es hallarlo en las cepas, ya que se cor-
taron los tallos; y si acaso hubiera algunos, la temperature de nuestros invier-
nos ordinarios y el vivisimo calor que despite el tlazole los aniquilaria. Ademis,
propensas nuestras cepas a morir en el invierno, por la excesiva humedad que es
frecuente en dicha estaci6n, este riesgo se corre conservando el tlazole sobre el
suelo 6 enterrAndole con el arado. Al prender el tlazole luego que se ha recogido la
cosecha, y los surcos, limpios de material vegetal, hacen que el agua corra libre-
mente; y si se ha establecido la convenient canalizaci6n, todo el campo estari
enteramente seco en los inviernos mis himedos, y ni los frios intensos dafiarin
i las cepas. De lo contrario, es decir, si se deja el tlazole sobre el campo, absor-
be y retiene gran cantidad de agua en la primavera, retardando el brote de las
cepas. Campos quemados siempre produce anticipados retofios.
Dejar el tlazole en los campos, es asimismo un obsticulo para el cultivo de
la siguiente siembra. Una cosecha de 30 toneladas de cafia, deja o1 de tla-
zole, ligero y poroso, que en el invierno y la primavera necesita superabundan-
cia de agua, y ese tlazole quemado no impide usar los arados ni las cultivadoras.
En este concept, agricultores que observan, no han vacilado en declarar
que nada compensa mejor, ni aumenta mas el buen cultivo que se puede dar A la
siembra de cepa, como la quema del tlazole; porque en tal caso viene resarcir
de los ingredients que en ella se pierden.
Fundados en tales razones de peso que hay para ello, y en la experiencia de
mas de 12 afios del Doctor Stubbs, deben respetarse estos consejos. La falta
de material vegetal que ocasiona la combustion, manti6nese voluntariamente, i
sabiendas, a fin de evitar cualquiera otra privaci6n subsecuente de mas intensi-
dad.


VARIACION EN LA COMPOSICION DE LAS DIFERENTES
PARTIES DEL TALLO

Las caias varian en la composici6n, no s61o por su edad en diferentes pai-
ses y distintos suelos, y por las diversas condiciones climatol6gicas de los pro-










LA CANA DE AZ6CAR.


pios suelos en el mismo pais, sino tambi6n entire si. Tallos individuals, muy
raro es que den con toda exactitud igual composici6n. Esto se discutir. por ex-
tenso en el capitulo sobre Kretorios,> en el cual quedarA demostrado que al cose-
char un grupo de cafias, no se hallarin dos siquiera semejantes en edad puntual,
fiel y cabal; por tanto mudan en su composici6n. Ni las cafias individuals tie-
nen 6sta en toda su longitud. Bien saben los plantadores, que la base de la ca-
fia, es la parte mis dulce del tallo y que el azdcar disminuye a media que se sube,
hasta que por fin, la punta esti desprovista casi completamente de dulce.
Hecho tan aparente, no necesita del analisis quimico, ni ain para conven-
cer al que chupa la cafia. Y sin embargo, el quimico lo ha com-
probado innumerables veces, por medio del andlisis. Ha puesto en claro que la
sacarosa es mas abundante en la parte baja de la caria, con minimum de gluco-
sa; que aqu6lla disminuye y 6sta aumenta en las porciones superiores del tallo,
hasta que en los iltimos caiiutos blanquecinos, la glucosa predomina absoluta-
mente. Esto sugiere la conveniencia, cuando se desea inicamente azdcar, de
cortar la caria desechando los cailutos superiores no maduros, que por su compo-
sici6n propenden a convertirse en melaza, y i impedir la cristalizaci6n del azicar,
que sin ellos seria mas productive. Con frecuencia se han dado en nuestros bo-
letines los analisis de desiguales parties del tallo de la caria, y i ellos referimos
al lector. Sucede, por lo comfn, que los nudos 6 internodios de un tallo varian
en su composici6n. Tomamos del Boletin nfimero 38, el analisis de los nudos
6 internodios de 20 tallos de cafias moradas, con yemas normales, que prueban
la distinci6n a que nos contraemos:


S6lidos
Brix. Sacarosa Glucosa que no son Fibra
azicar


Nudos ......... ..... ......... 1594-- 12.o6- 0.13- 3.21 16.5.
Internodios .. ... .. ....... .. 17.04- 15.05- 0.94- 0.96- 8.oo


En el citado Boletin consta haberse hallado que los nudos difieren de los
internodios, no solamente en el total de nitr6geno, sino tambi6n en la forma del
que contienen. Los nudos encierran el 0.1829 por ciento de toda la suma del
nitr6geno, de los cuales 0.1778 es de albuminoideos y 0.005, de amidos; los
internodios no teniendo m6s que el 0.0817 del nitr6geno considerado en con-
junto, 0.0559 por ciento es de albuminoideos y 0.0258 es el de los ami-
dos. De aqui result que los nudos dan mayor cantidad de s6lidos que no
son azicar, fibra y materials nitrogenosas, y los internodios son much mis
ricos en sacarosa y glucosa. Esto explica, ademrs, porqu6 los jugos de los
diferentes molinos en nuestros trapiches, difieren tanto en su composici6n, sien-
do el jugo del primer trapiche mis puro y elabordndose mis ficilmente que los
que resultan de las otras mdquinas. El primer molino extrae el jugo principal-
mente de los internodios, que son mis suaves que los nudos. El segundo y ter-
cer trapiches, al machacar los nudos, extraen de ellos las impurezas antes men-
cionadas, y mientras reciben mas fuerte presi6n, mis impuro es el jugo que se
logra. De lo que se dice en el Capitulo Anatomia y Fisiologia de la Caiia de
Azuicar,> dedficese la presencia de impurezas en los nudos. Adherido i cada uno
de ellos, se halla un ojo 6 yema que se convierte en la plant que estA por venir.
En torno de dicha yema almac6nase el alimento que mis tarde se ha de apropiar;
y en esto los nudos se asemejan i las semillas de las plants que florecen, tenien-










LA CANA DE AZICAR. 69

do de reserve la sacarosa y glucosa de los internodios para la future alimenta-
ci6n.
El exceso de gomas, mucilagos, albuminoideos y fibras en el nudo, constitu-
ye el alimento de la plant tierna, hasta que crece 6sta lo bastante para propor-
cionarse el adecuado alimento. Tales circunstancias del nudo, f6rmanse en el
period de maduraci6n, condensadas las simples moleculas en las mas complica-
das y menos solubles de gomas y mucilagos, y por la uni6n de los amidos y las
glucosas, frente a los compuestos de azufres que dan albuminoideos. Segin el
desarrollo del bot6n, los albuminoideos m6danse en amidos solubles y glucosa;
y las gomas, mucilagos y fibras, en carbohidratos solubles (glucosa 6 dextrosa)
que nutren a la plant reciente, entretanto puede extraer del suelo la propia sub-
sistencia.
En caso de agotarse este almac6n, antes de que la plant est6 en aptitud de
mantenerse a si misma, dAdole es hacerlo de la sacarosa, glucosa y material que
engendra el nitro, guardado en los internodios, como se ve en el experiment del
Doctor Ross y que figure en otra parte de este libro. La actividad de los fer-
mentos cuando germinan, cambia de pronto la anterior transformaci6n, y 6sta
convierte parte de la fibra en carbohidratos solubles, haciendo que una porci6n
de ellos sirva de alimento a la plant. Insertamos, copiado del Boletin ndmero
38, el resume de la series de investigaciones llevadas, a t6rmino por el Doctor
J. L. Beeson, en el laboratorio de la Estaci6n. Recapitulando, se ha hallado
en el curso de esta investigaci6n, que el jugo de los nudos de la cafia es diferen-
te, en su totalidad, de la de los internodios, conteniendo marcadamente menos az6-
car, mas sdlidos que no son azzicar, y m.s cuerpos albuminoideos; que la fibra de
los nudos encierran m6s albuminoideos, menos carbohidratos insolubles, los cua-
les no son azicar, y que con facilidad pueden pasar al estado de azicar; que al
descomponerse la caria, los azdcares se forman de una manera m.s ripida en los
nudos que en los internodios.
< por la hip6tesis previamente indicada: conviene a saber, que la funci6n fisiol6-
gica del nudo en la caila, es semejante A la de las semillas, cuando las plants
florecen: alriacenar alimento en la regi6n de la yema para el uso de la plant tier-
na, antes de que est6 suficientemente adherida a la tierra, y sustentarla asi del
suelo y de la atm6sfera. Confirma dicha hip6tesis, el hecho de que los nudos
aislados, al plantarlos, germinan y alcanzan madurez. Como ya se ha demos-
trado, seialada distinci6n hay en el coeficiente de pureza de los jugos de los nu-
dos y en el de los internodios. El del nudo da uri promedio de 81 por ciento de
pureza, y el del internodio aproximase al 89 por ciento. Si se pudiera inventar
una mAquina enla que se separasen los nudos de los internodios, 6 fin de traba-
jar aparte los guarapos respectivos, seria un modo de investigaci6n mis ftil.
Puesto que los nudos de las muestras analizadas, tienen de 14 a 16 por ciento
del peso total de la cania, perdida grande habria en desecharlos; y puesto que en
los nudos el coeficiente de pureza es m6s reducido cuando los cafiutos son cortos
en la cafa, reduce claramente la pureza del jugo de toda caria.>


DIFERENCIA EN LA COMPOSICION DE LA CORTEZA Y EL BAGAZO

Ya se ha probado la notable variedad en el tanto por ciento de fibra exis-
tente en los nudos y los internodios. Refiri6ndonos A una secci6n transversal
del tallo de la caiia, n6tase que las celdillas medulosas son m.s abundantes cer-
ca del centro de dicho tallo; que disminuyen al llegar junto a la corteza y que ce-










LA CANA DE AZtCAR.


den entonces el sitio a los hacesillos fibro vasculares. Dado el azicar que llevan
las celdillas medulosas, la parte central del tallo debiera ser mis rica en azdcar
y mis escasa de fibra, que la corteza.
El anAlisis quimico (Boletin nfmero 38), persuade que 6sta contiene del
25.6 al 29.5 por ciento de fibra, y que el resultado de ]a pulpa fu6 de 5.40 A 8.70.
En ese mismo Boletin estin los tantos por ciento que transcribimos, de las
varias porciones de un internodio, cortado del centro del tallo, exactamente fun-
to a los nudos contiguos: corteza pura 39.9; corteza interior 13.33; porci6n adjunta
ai sta 6.79; la cercana al centro 4.77; centro del tallo 4.13. Llevados al cabo
tales experiments, se advirti6 que al hacer la difusi6n de la corteza interior, era
enteramente amarilla, y es probable que esas celdillas proporcionen la material
colorante, parecida al oro, del guarapo. Quidn sabe cuindo pueda quedar re-
suelto el problema de estimar quimicamente, de un modo fijo, la cantidad de fibra
que hay en la caria, A causa de la desigual distribuci6n con que esti repartida
en toda ella. La principal dificultad estriba en conseguir una muestra que re-
presente medianamente 6 la caria. Cuando se recuerda que el tanto por ciento
de jugo en la caiia, depend de precisar el n6mero de fibra, evidence es que para
poder lograr la perfect comprobaci6n quimica en los trapiches, es esencial la
apreciaci6n que corresponde A la fibra; pero como esta se halla irregularmente
esparcida en toda la caila, todavia no se descubre un m6todo exacto para darlo
como regla.


DIFERENCIA DE COMPOSICION ENTIRE LA CANA DE PLANTILLA Y
LA DE SOCA.

Peligot asegura, que la caria de plantilla es mas rica en azdcar que la de so-
ca, y 6sta es mas a6n que la de resoca, etc. La experiencia en Louisiana da
conclusions diversas. Mientras mis vieja es la soca, contiene mayor cantidad
de fibra; por tanto, menor jugo, pero este es mas rico en sacarosa, que el que se
obtiene en soca mis j6ven 6 en la misma caia de plantilla. Ning6n plantador
10 ignore. Las cafias de soca siempre dan jugo much mas rico, aunque de
ellas se extraiga menos que de las de plantilla.
L6gica deducci6n de esto, es lo que se manifiesta en la "Anatomia de la Ca-
fia de Azicar," y alguna otra parte del libro que nos ocupa. En Louisiana, el ju-
go de las socas constitute un 88 por ciento del peso de la cafla, dejando s61o 12
por ciento de fibra 6 bagazo. La caffa de plantilla rinde el promedio de 8 a io por
ciento de fibra, y 90 g 92 por ciento.de jugo. En rarisimas ocasiones, el bagazo
apenas ha sido de 6 por ciento. Como el aumento en el bagazo implica infalible-
mente la disminuci6n en el jugo, este es de mayor densidad.



























CAPITULO XIII

Modos de reproducci6n





Como ya se ha explicado, al tallo de la cafia dividenle nudos 6 internodios.
En la base de cada nudo hay una yema 6 ojo figuress 2 y 14), que bajo influen-
cias convenientes, se desarrollan y convierten en tallo. En torno de cada bot6n
existen lines 6 puntos semitransparentes y paralelos que se transforman en rai-
ces, simultineamente con la evoluci6n del bot6n. Dichas raices, si se desenvuel-
ven en la calia que crece 6 esta en pie, y si se hallan pr6ximas al suelo, penetra-
ran en l1, formando las verdaderas races de la cafia. Pero si, por otra parte, el
tallo esti enterrado, como se hace generalmente al plantar la caria, se desarrolla-
ran al mismo tiempo que el brote de la yema, alimentando al tierno retofio, por
lo menos hasta que este haya crecido bastante para producer en su propia base
races. Esto lo han demostrado los experiments practicados por el professor ci-
tado. Sembrados dos tallos de caria de la misma especie, con el propio nimero de
yemas y casi longitud igual, en unas cajas que contenian arena pura, se les reg6.
Afiadi6sele mezcla de nitrato de soda, acido fosfAtico y kainita, A una de las ca-
jas, y al cabo de cierto tiempo, los dos tallos habian germinado enteramente. Los
retofios de la cafia en la arena fertilizada, tenian, con corta diferencia, double al-
tura de los de la arena pura. Sacados los tallos con sus retofios, y examinados,
vi6se que no habia una apariencia de races en las bases de los retofios y que la
distinci6n en el crecimiento de los brotes, hallibase de una manera clara en los
fertilizantes, absorbidos por el retofio, mediante las races que nacieron de la ca-
fia madre alrededor de cada yema.
En otra caja de arena, fertilizada como la anterior, colocironse various cafiu-
tos, a los cuales se habia despojado cuidadosamente de las raices embrionarias,
cercanas a las yemas. Desarrollados los retofios los que eran del mismo tamafio
que los que se desenvolvieron en la caja de arena pura, tenian aspect enfermizo.
En este caso, nada se absorbi6 de la arena y los retofios salieron simplemente de
la calia madre. El repetido trasplante de los retofios adheridos A la caria madre,
demuestra que cuando la operaci6n se hace con solicitud y atenci6n, a fin de no
lastimar las raices de aquella, los retonios padecen menos, que al trasplantarlos
descuidadamente. Esas races suministran agua y alimento a los retofnos; y aun-
que no se ha determinado ain el period en el cual funcionan, probable es que








LA CANA DE AZ6CAR.


dejan de obrar en ellos, tan luego como la plant tierna echa propias races de su
base.
Hasta hace poco, crease que el finico medio de propagar la cafia era el arri-
ba indicado. Todos los que han escrito acerca de la caria, han impugnado vigo-
rosamente la aseveraci6n del c6lebre viajero Roberto Bruce, quien asent6 que en
Egipto 6 India, se plantaba la semilla de la calia. Apenas unos cuantos afios han
transcurrido, de que Harrison y Bovell, de Barbadas, anunciaron al mundo que
la caria produce semilla f6rtil, y que habian logrado obtener caiias de la semilla
cultivada y por ellos seleccionada. Este descubrimiento ha cambiado la opinion
de todos los botanicos respect a la absolute esterilidad de la semilla de la caita,
y ya no se consider el aserto de Bruce como un error patente. Desde la inven-
ci6n de Harrison y Bovell, son g centenares las calias que se han multiplicado,
mediante su semilla, por tanto, y si la caria puede extenderse por dsta, en las
plantaciones continia el antiguo m6todo de reproducirlas por el tallo exclusiva-
mente. Las semillas son pequefiisimas, y estin cubiertas con pelicula gruesa y
sedosa que dificulta la germinaci6n. Ahora bien; como la parte de semilla f6rtil
es muy limitada, y aun en esa, la vitalidad es de corta duraci6n, son incapaces
de brotar y crecer despuds de larga travesia, aunque se haya procurado empacar-
las lo mejor possible. Cuando a la cafra se la abandon a si misma en estado sil-
vestre, al madurar, cae naturalmente al suelo; las yemas que se hallan en con-
tacto con el terreno himedo, nacen rApidamente y produce nuevos tallos, que
en un principio viven A costa de la caLia madre, hasta que adquieren el.suficien-
te desarrollo para enraizar ellos solos, y entonces t6rnanse semejantes a los de-
mis vegetables.






















CAPITULO XIV

Los retofios de la cafia



Probablemente esta material la han discutido en todos sus puntos de vista los
plantadores, tanto como cualquiera otra relacionada con la industrial azucarera.
Los primeros experiments efectuados en la Estaci6n, vinieron A poner en claro,
de un modo positive, que siendo los retofios la consecuencia de una funci6n na-
tural en la cana, no se les puede reprimir por
.ningin medio. Como toda la familiar de las gra-
mineas, a la cual pertenece, la caiia se multi-
/ plica por lo que en Bot.nica y entire los culti-
vadores, se conoce con el nombre de acodo.
(Vease figure 14).
En otros pauses, segin ensefia el articulo
S de Skeete, que public en este libro, casi toda
Sla cosecha se compone de retofios. En hoyos
S de seis pies cuadrados, plantan un trozo de ca-
I ia que contiene tres yemas, y con frecuencia
S cosechan de cincuenta a cien tallos de caTia
S madura, producidos por cada plantilla. Pre-
fi6rese aquella variedad de cafia que arroja re-
tofios mas vigorosos y que da mayor ndmero
de tallos en saz6n una sola plantilla, con tal
que su azucar y demds calidades seanbuenas.
En esos paises, la duraci6n de las estaciones
I; favorece la madurez de los retonios que abun-
\ dantisimamente engendran. En Louisiana, las
S condiciones climatol6gicas impiden que los re-
tofios que nacen despu6s de cierta fecha (19 de
julio) sazonen; y la cuesti6n principal es ave-
riguar hasta d6nde se ha de ayudarles en su
desarrollo, y cuAndo y c6mo se les ha de ex-
tirpar, una vez que se ha alcanzado de ellos
cantidad suficiente. Los experiments practi-
cados por muchos afos para saber el ancho
i m.s convenient que debe darse los surcos
J .en las siembras de cafia, han manifestado un
Shecho curioso; que el numero de calia por pie
lineal cosechado, aumenta en raz6n direct con
Tallo de cafia sembrada mostrando la longitud del surco y que el peso de cada ca-
la plant tierna con tres retofios que bro-
tan en la base y las raicillas que salen fia disminuye en esa proporci6n. Un surco con
de la plant joven. cinco pies de ancho, en toda la longitud de la
10


~
-II











LA CANA DE AZICAR.


siembra, tenia menos cafias que otro surco con seis pies; este much menos que
la de aquel con siete pies, y asimismo muchisimas menos cafias, que el que me-
dia ocho pies. Simultineamente, cada caria del surco de cinco pies tambien de
ancho, pesaba mas que cada ura de las contenidas en el de seis pies; y las de
6ste, seguian en la sucesi6n del peso, las cafias de los surcos de siete y ocho pies.
Ante esto surgi6 la idea de que el cultivo que se ejecutaba en todos los surcos con
las mismas cultivadoras habia detenido, como es razonable suponer, el desarrollo
de los retofios en una direcci6n, justamente conforme la distancia entire la culti-
vadora y la caila; y que esa supresi6n de retonlos era la causa de que las cailas
sobrevivientes se hubiesen desenvuelto de una manera tan amplia.
Para fijar la distancia a que habr.n de estar los tallos tiernos, con el fin de
que los retofios subsiguientes den 6pimos frutos, se hizo uso en 1892 y 1893 de
cafia morada para plantarla en la parcela, y se coloc6 en el almicigo, como ha-
cen los jardineros con el camote. Cuando volvi6 a echar vastagos, se extrajo ca-
da retoiio cortando la cafia a ambos lados. Este retorio, con su trozo de cafia ma-
dre, examin6se diligentemente para ver que no quedara ninguna yema sin des-
arrollarse en la cala adherente. Prepardronse conciencia veinti6n surcos de me-
dio acre de largo y cinco pies de ancho, para trasplantar en'ellos los retofios, y
se les dividi6 en tres parties iguales. En la primera, pusi6ronse los retoflos d una
distancia de seis pulgadas exactas; en la segunda parte, 6 sea la del centro, se les
dej6 6 doce pulgadas, y en la tercera las dieciocho. Verificada la trasplantaci6n
en los dias 24 y 25 de marzo, procur6se regar muy bien la parcela. Desarrolla-
dos todos, produjeron, respectivamente, 17,600, 8,840 y 5,865 tallos por acre. En
junior, y al tiempo de la cosecha, cont.ronse los surcos cosechados en la 61tima
semana de cctubre. Habia veintiuno de cada tallo, los que nos daban 63 experi-
mentos separados y distintos, que se trabajaron afanosamente en un trapiche de
fuerza animal. Computados los tallos de cada experimento' pesados y molidos
aparte, recogi6se el guarapo en un tanque grande; mezclado perfectamente, to-
m.ronse muestras duplicadas, las cuales fueron analizadas con toda escrupulosi-
dad. He aqui el promedio de los 21 experiments de cada uno.


Nl'MERO DE TALLOS POR ACRE ISdlidos
Distancia entire las Peso T que
Dista enmedio ea Tonelaje Brix. Sacarosa Glucosa non, n
planW .M~izo Jalibras p'r acre
Mazo Jnio Cosecha azcar


6 pulgadas .. 17,600 72,325 39,050 2.17 42.55 13.10 9:I 2.39 i.6i.
12 > .. 8,840 51,188 32,964 2.49 41.60 12.60 8.33 2.64 1.63.
18 > .. 5,860 37,230 29,070 2.60 37.24 13.00 &.99 2.63 1.83.


En 26 de junior habia con relaci6n cada uno de los surcps de 6, 12 y 18 pul-
gadas, respectivamente, un 4.1, 5.8 y 6.35 de exceso en los tallos que se planta-
ron originalmente. En octubre teniase 2.2, 3.73 y 5. veces m.s que los que se
sembraron. El surco poblado con brotes distancia de 6 pulgadas, contenia re-
tofios en la proporci6n de 3.1 por brote; en la de 12 pulgadas54.8; y en la de 18,
5.35 de v6stagos tambi6n por brote. Sin embargo, al tiempo ,de la cosecha, s6lo
existia de 1.1 2.73 y 4, comparados entire si; los demss 'habfan perecido en la
lucha por la existencia. Estas p6rdidas montan a 33,275 talki en los surcos en
que se metieron los brotes a seis pulgadas, lo que es igual casi al nimero de ca-
fias recogidas. En los surcos de 12 pulgadas, el daflo ascendi6 18,228, y los re-
tofios fenecidos en los surcos de 18 pulgadas, fueron 8, 16o. Examinadas con cui-
dado las parcelas, al legar la cosecha, pusieron de manifiesto tallos muertos, de










LA CANA DE AZOCAR.


todos tamafios, desde unas cuantas pulgadas hasta various pies de altura. Sdbese
perfectamente que el suelo contribuy6 al desarrollo de esas plants extintas, y que
la fertilidad que ellas absorbieron, esta en un todo conform con la cantidad de
material que encierran. Por consiguiente, puede decirse, que hasta cierto punto,
dicha fertilidad se ha desperdiciado; pero ain problems no resueltos, son los de
fijar el tanto vitalicio gastado por las plants que subsisten en toda su fuerza y
vigor para producer retofios, y el retardo que ese empleo malo de energia vital
haya ocasionado en el desenvolvimiento de las plants que maduraron. La dife-
rencia en el tonelaje y en el azicar de las plants brotadas en esaparcela, es tal,
que quiza es possible achacarla a la sinuosa variedad de los suelos, puesto que al-
gunos de los surcos sembrados A dieciocho pulgadas de intervalo, dieron frutos
altisimos. Mas no fu6 asi el peso medio de los tallos, ya que si poco les falt6 pa-
ra ser uniforms, tuvieron, no obstante, mas gravedad los de los surcos i diecio-
cho pulgadas. De todo lo cual result, que el brote de los retofos depend, en
primer t6rmino del espacio; porque mientras mis distancia haya entire los brotes,
mayor sera el nmmero de retofios. Despr6ndese, ademds, que este procedimiento
de echar retofios no tiene limited, siempre que exista en el sitio en que ellos se
asientan, el suficiente para que se verifique esa reproducci6n.
En 1904 di6se principio a otra series de experiments, con el fin de ver si se
obtenia soluci6n mas clara por lo que toca a los retofios. Habiendo usado caias
moradas y listadas, se las llev6 y se las trasplant6, segun se ha descrito ante-
riormente. Mudadas i otro sitio, cinco plants de cada especie, a 6,12 y 18 pul-
gadas, siendo treinta en conjunto, se sembraron y no se olvid6 ponerlas sus es-
tacas debidamente numeradas al trasplantar los tallos.
En libro especial anotironse las fechas del trasplante, y la aparici6n y muer-
te de los retofios. El quimico encargado de ellas, visitaba diariamente, por la
mariana, los surcos, adheria c6dulas A cada nuevo retofio, escribiendo los datos
en tal libro, asi como los habidos cuando un retoflo salia sin vida. Finalizada la
estaci6n, volte6se cada manojo de plants mediante un azad6n; y al tocar las
c6dulas, se hizo prolijo studio de cada una de las citadas plants. Buscado y
dado con el tallo original, procur6se minuciosamente hallar su relaci6n con los
demAs. Examinada la conexi6n de cada tallo con el principal que se plant, se
les pes6 y analiz6 separadamente. El efecto de los repetidos experiments que se
han practicado durante dos afios consecutivos, es como sigue; de los tallos pri-
mitivos trasplantados en 1904, cuatro no se reprodujeron en virtud de haber
muerto, (dos morados, a distancia de 6 y 18 pulgadas, y dos listados, a la de 12
y 18 pulgadas) y cuatro expiraron en agosto y septiembre, todos listados, (dos
a 6 pulgadas; y dos a 18 pulgadas), dejando retofios. En 1905, inicamente uno
de los tallos primog6nitos que se volvieron a introducir en la tierra, feneci6 el 13
de junio, procreando retofios, de los cuales tan s61o uno fu6 el que se cosech6.
Damos el resume de los experiments en dos afios:










LA CANA DE AZUCAR.


Listada.. 6 1904 3 49 18 3 14 I 8 38.9
. 6 1905 5 31 I 4 7 2 4 44.4
Morada.. 6 1904 4 25 0O 2 1 i 4 46.6
S.. 6 1905 5 25 9 4 6 o 3 46.6
Listada.. 12 1904 4 49 13 6 19 .o 5 30.o
S.. 12 195 5 44 17 6 13 2 6 45.0
Morada.. 12 1904 5 35 I8 2 I2 I 7 57.7
Clase w .0







2 1905 4 34 19 4 7 55.3







S .. I8 1905 5 48 29 6 14 2 II 64.2
> .. 18 I905 5 45 19 5 1O 2 6 4.80





Por manera que segn se mira en dicha tabla, el 58.9 por ciento de los reto-
Listada.. 6 1904 3 49 18 3 14 1 8 38.9
















fos nacidos, murieron en el a 2io de 1904, y el 539, en el de 1905. Del n6mero
total de cafas, plants y reto1os nacidos, levant6se el 44.8 por ciento en 1904;
y el 52.8 en 1905; luego mis de la mitad de las plants tiernas extingui2ronse en
la lucha por la existencia.
Tambidn la misma tabla arroj6 el 63 por ciento, mis 6 menos, de los retonos
que perecieron en la parcela experimental sembrada A 6 pulgadas; 58.7 en la de
12 pulgadas; y 53.7, en la plantada 6 18 pulgadas.
Las cafias metidas en la tierra 6 seis pulgadas, dieron menos retonos que
las existentes 6 12 pulgadas; 6stas menos ain que las que estaban dentro de 18
pulgadas, sumando casl un mismo tanto por ciento de tallos maduros, incluida
la plant primitive que era igual para todas. Esto indica, que favorece el naci-
miento de los retofios la profundidad a que aqu6llos se hallen colocados, y que el
numero de tallos sazonados al venir la cosecha en determinado tiempo, esti re-
gulado probablemente por las condiciones del suelo, el cultivo, etc. MIs: incli-
nada la caria, como todas las gramineas, a ocupar el terreno vacio que hay a su
alrededor, varias plants desaparecieron inmediatamente cuando ocurri6 el tras-
plante; las contiguas engendraron, al punto que hubieron de llenar esa concavi-
dad, retonos en mayor cantidad que de ordinario; y tan es asi, que en uno de es-
tos casos, cont6ronse diecinueve.
A veces hillase plant con desusada porci6n de retofios; su consideraci6n
nos advierte, que cerca de ella, hay la que tiene pocos 6 ninguno. Son puntos
todavia no dilucidados, si la producci6n de retonos vigorosos y recientes en la
primera plant, es causa del escaso desarrollo de la segunda; 6 si la falta de
fuerza con que 6sta vino desde un principio, lo que le impidi6 apoderarse del pi-
so correspondiente, son motives para que la otra, mAs active, se haya apoderado
del que ain permanece yermo, A fin de henchirlo ella. Quiza ambas circunstan-
cias se conbinen; y sin duda que en la lucha por la existencia, los mis vigoro-
sos sobreviven a los d6biles. Igualmente no ha pasado inadvertido, que various
de los principles brotes, despues de dar bastantes retoiios, habian acabado, so-
focados por 6stos, en agosto y septiembre.
Interesante es seguir, durante determinada estaci6n, el desenvolvimiento de










LA CANA DE AZ6CAR. 77

los retofios que procre6 una sola plant; por ejemplo en los experiments de las
que se sembraron 6 6 pulgadas, hici6r onse estas observaciones en una caia lis-
tada: se alzaron cinco tallos con 12 ret ofos grandes, de 2 d 5 pies de altura. Los
tallos eran el n6mero I 6 brote primordial; y el primero, segundo, cuarto y quin-
to, los retofios que produjo. Hallironse los doce tallos no sazonados: cinco, en
el cuarto retofio; uno en la plant primera; tres en el quinto retofio; dos en el
primero y uno en el segundo. En consecuencia, si 6 esto afiadimos otras anota-
ciones que se han apuntado, c6mo no afirmar de un modo concluyente, que las
yemas i ojos existentes en la base de los tiernos retofios, siempre germinan
cuando las condiciones les son ben6ficas, no rigi6ndose por la edad, el tamatio
del brote, ni por el suelo. De haber calor, aire y humedad, surgirdn luego nue-
vos retofios; y como las cafias que se hallan en la extremidad de los surcos 6
aquellas que estin caidas en el suelo, tienen notable propensi6n A echar retofios,
queda comprobado perfectamente 6 ilustrado tambi6n el corte de cafia que se ha-
,. /5 ce en los campos a principios del
".' otofio. Merced al calor que en-
tonces prevalece, brotan y co-
mienzan a crecer las yemas en
/ \ la seca, lo que pone en peligro
la siembra del aiio venidero. Es-
S cudrifiada la cepa, se vieron que
,4_ contiene de seis a diez cafiutos,
gradualmente alargados, dentro
de la tierra. En cada nudo hay
una yema, rodeada de circulos
conc6ntricos de races. En las
yemas inferiores estA el funda-
mento de los primeros retonos,
S que no son represivos.. Para que
en la temporada germinen las
yemas subterrineas, necesario
es que las circunstancias sean
muy favorables. En alguna oca-
si6n, los primeros retonios ag6-
tanse en el invierno y la soca
del afio siguiente, s61o puede
contar con las vemas de los re-
tonos mis tardios. (Vease figu-
ra 15.)
Esta es la explicaci6n de que
en algunos aios salgan tantas
cepas muertas aparentemente.
Si varias de las yemas limitadas
que hay en cada cepa, nunca
germinan por una 6 otra causa,
carecen de valor. Otras halldn-
dose dispuestas para ello, siem-
pre lo har.n, si los requisitos que
Cepa, y modo como se desarrolla en la plant original. son indispensables les fueren
propicios. En este concept, la
cuesti6n de los retofios, comprende, en gran parte, el problema de obtener cose-
chas de la cepa; y cuando hay cantidad extraordinaria de retofios en el otoilo, se












LA CANA DE AZICAR.


corre el riesgo de lograr siembra inferior A la producida por las cepas de la pri-
mavera. AdemAs del aire, calor y agua, la fertilidad 6 preparaci6n del suelo mu-
cho tiene que ver con los retofios, asi como el vigor y estado sanitario de la cafia
individual. Importa, pues, disponer y abonar convenientemente nuestros terrenos
con los fertilizantes adecuados, y hacer cuidadosa selecci6n de la semilla toman-
do cafias fuertes y sanas. Los retonos abundantes y vigorosos son indicio de ca-
fias con salud y active crecimiento, y en los paises tropicales es grande su germi-
naci6n. En Louisiana este vigor, pone A veces en peligro la cosecha de la cepa
A causa de los inviernos; porque disminuye el rendimiento de las plants por lo
corto de las estaciones. Asi, pues, provechoso es saber c6mo y cuando se ha de
reducir la propensi6n excesiva A echar retofios 6 pimpollos.





COMPARACION DE ANALYSIS DE CARAS ORIGINALES
Y DE RETONOS



A continuaci6n se dan mediante tablas, los anAlisis de 133 cafias cosechadas
en 1904 y los de 131 que lo fueron en 1905. Las caias originales son los brotes
trasplantados, de los cuales se recogieron 20 en 1904 y 29 en 1905, de 30 que se
sembraron. NumerAronse los retofios exactamente en el orden en que hubieron de
aparecer al rededor de cada tallo:



Promedio de analisis de tallos cosechados en 1904


Nim. de tallos



Originales ....

Retofios No. I
> > 2
> > 3
> > 4
> > 5


> > 7
> > 8
>> >> 9
> > Io
>> > 11I
> > 12
> > 13
>> > 14
> > 15
>> > 18


Promedio de to-
dos..........


Brix


20 15.88

19 15.20
21 15.00
12 15.90
18 15.30
10 14.96
9 14.80
5 I6.Io
7 15.20
3 16.oo
4 15.70
5 15.00
2 14.00
I 14.80
I 17.00
I 16.20
I 16.9o



132 15.2


Sacarosa


13.42

12.40
11.90
13.io
12.40
12.09
11.70
11.50
12.50
13.40
12.90
12.30
10.50
11.20
14.90
13.90

14.80


Glucosa


Fecha
de nacimiento



M arzo........


Mayo ..
> y
> >
)


Junio..


Junio ........


>
>

>

>
julio
>

>


o.. ..
2....
2 ....
2..


Peso medio
de los tallos


2.01

2.10
1.90
2.10
1.90
2.00
1.80
2.30
2.40
2.10
1.80
2.30
2.10
1.50
1.70
2.70
3.30


11.90 .96










LA CANA DE AZUCAR.


Promedio de anAlisis de tallos cosechados en 1905

NMim. de tallos en Fecha Peso medio de
cada una Brix Sacarosa Glucosa de nacimiento tallos cosechados


Originales..... 29 15.13 12.43 1.54 Marzo......... 2.6 lbs.
Retofios No. i 21 14.93 11.74 1.78 May. I8-Jun. 25 2.2 >
> > 2 19 14-70 11.12 1.91 > 22- > 25 2.1
)> >> 3 15 14-95 11.97 1.75 >> 22-Jul. I 2.2 >
> >> 4 16 14-85 11.57 1.75 23- > 16 2.4 >
S > 5 9 14-39 11.o9 1.92 > 27- > 16 2.9 >
>> 6 8 14.95 11-83 1.72 Jun. I- > 7 2.4 >
>> 7 5 14.14 10.27 2.23 >> 8- > 16 1.8 >
>> > 8 5 14.98 11.89 1.57 8> 8-Sept. I 1.5 >
> >> 9 2 15.111 11.57 I .-9 > 8- > .. .0o >
> )> Io I 12.92 8.35 2.27 Jul. 9........ 0.9 >
> > 13 I 12.03 6.8o 2.12 Jun. 16........ 2.0 >

Promedio de to-
dos......... 131 14.82 11.66 1.83


Por lo que antecede, se ve que en ambos afios, los retofios originales que se
trasplantaron, dieron un promedio de tallos mas ricos en az6car, que los retofios.
Y es asi, no s61o hablando de todas las cafias en general, sino tambidn conside-
radas individualmente. Con pocas excepciones, ha existido disminuci6n gradual
del azdcar y del peso en cada tallo, comenzando por la plant original y llegan-
do al retoiio mas tierno, lo que indica perfectamente la necesidad que hay de
conseguir retofios lo m~s temprano possible, procediendo despuds al cultivo para
reprimirlos. En 1904 ocurrieron sefialadas excepciones: tres retofios venidos tar-
de, puesto que brotaron en julio, contenfan elevado tanto por ciento de azicar, y
dos pesaban much. No se puede asignar ninguna causa para que hubiera esta
diferencia, conocidos los frutos comunes.
De lo anterior, se desprende, que los retofios que brotan hasta julio, pueden
desarrollarse y former cafias de bastante buena calidad y tamaiio. En Louisiana
una siembra uniform de cafia que al principiar la primavera se plant 4 6 pulga-
das, en camellones con intervalos de cinco a seis pies, produce retoflos favora-
bles al gran tonelaje y 4 un contenido alto de az6car. Recomidndase el cultivo
muy pr6ximo & la plant, con cultivadoras de disco, a fin de no cortar las races,
y porque es un buen medio para impedir que los retofios se reproduzcan. Tam-
bi6n conviene notar que la cafia sembrada & 12 6 18 pulgadas de distancia al
iniciarse la primavera, dddole es tomar los sitios vacios y presentar excelente
cosecha en el otoiio.





























CAPITULO X

Preparaci6n de la tierra, siembra, etc.





Como antes se ha dicho, una vez cada tres afios, es cuando se plant siem-
bra nueva en los campos de cafia. La rotaci6n se hace de este modo: primer
afio, cafiutos 6 plantilla; segundo afio, soca; tercer afio, maiz y garbanzo. Nin-
gun sistema de rotaci6n de cosechas estA complete si le falta la de legumbres; y
entire estas, el garbanzo ocupa preferente lugar como restaurador del suelo, co-
mo que crece con rapidez, acumulando en unos cuantos meses mas de cien libras
de nitr6geno por acre. Analizadas las races de una de estas guias en su veloz
crecimiento; son de notar las grandes cantidades de tub6rculos que tienen en for-
ma de verrugas, las cuales, al ser oprimidas y sometidas A examen en el micros-
copio, dejan ver millares de peculiares bacteria de la plant, y que g ella viven
unidas. Nada es possible que reemplace al chicharo en la corta rotaci6n emplea-
da por los plantadores de caia. Las penetrantes races y espeso follaje de tal
leguminosa, al absorber el agua desde una gran profundidad, evap6ranla, pro-
porcionando al terreno relative jugo, muy favorable A la formaci6n del nitr6geno.
Sombreando bien al terreno, protejen asi los fermentos del nitr6geno y los res-
guardan de las destructoras influencias de la luz direct del sol, permitidndoles
trabajar en su ascensi6n A la superficie. Por las races de taladro, aspiran, jun-
to con el agua, alimento soluble y propio para las plants que la obtienen A gran
profundidad.
Pero su principal ventaja radica en la extraordinaria potencia que tiene pa-
ra utilizar el nitr6geno libre que circula en el aire. Por esto es que se la emplea
cada tres afios, A fin de que devuelva A la tierra el nitr6geno que dos cosechas de
caila han consumido.
Cuando se deja desarrollar la resoca, entonces la siembra de chicharo es ca-
da cuatro afios. Pocos son los agricultores que practican de continue la siem-
bra de caffa; y en este caso, plantan chicharo entire las cepas viejas, cortando
6stas para aplicarlas como plantilla. Entierran las matas de chicharo, con el
prop6sito de abonar el sembradio de cafia.
A la del maiz, una vez que han crecido unos cuantos pies los tallos, se les
da tierra desparramando en ella, simultAneamente, garbanzo en cantidad de dos
A tres bushels (el bushel equivale A 0.3524 de hect61itro) por acre, de las espe-


I I
"II-









LA CANA DE AZUCAR.


cies Clay, Unknown y Black. A principios del verano cos6chase el maiz, y en
ocasiones se espera A que sequen las matas de chicharo para forraje, alimentan-
do con 61 los ganados. Como quiera que sea, si6mbrese 6 no chicharo, en agos-
to 6 al comenzar septiembre se remueve la tierra y hechos en ella los surcos con
arados de cuatro, seis i ocho caballos, plAntase la nueva caria en octubre.
Generalmente, los residues de races de chicharo dan demasiado nitr6geno
con qu6 satisfacer las necesidades de la siguiente siembra de caiia. En el par-
ticular, muchos agricultores aseguran de una manera positive, que es indiferen-
te para las futuras cosechas, el que se arranquen esas races 6 que se revuelvan
en la tierra; pero experiments diligentemente hechos en la Estaci6n, aconsejan
que cuando se envuelven hay un aumento de 7.42 toneladas de cafia por acre, en
plant y cepa, sobre el product de un terreno que se cultive de la misma suerte,
mas quitando en dste las guias de chicharo para forraje del ganado; el cual, si
existe, conviene hacerlo asi y beneficiary los campos con esti6rcol. Hasta la fe-
cha, el volteo de las milpas y guias se ha levado A t6rmino por medio de gran-
des arados, cuyos discos de acero adheridos al frente cortan las guias. Pero en
vista de que son de dificil manejo y con frecuencia se atascan, tornando lenta,
tediosa y de much costo esta labor, ya se hallan en el mercado los arados de
disco, que han dado muy buenos resultados para este trabajo. (Todos los plan-
tadores de cafia aqui en M6xico los conocen.)
Perfectamente ha enterrado matas de chicharo que median dos pies 6 mAs de
altura y eran tupidisimas, arando A profundidad de diez pulgadas y abriendo un
surco de quince pulgadas de ancho. Tiraban de 61 tres mulas fuertes, sefialan-
do el dinam6metro 500 A 550 libras de fuerza. S61o habia necesidad de un hom-
bre, que iba en el mismo arado; no se detuvo, ni fud necesario parar para lim-
piarlo. Puddense arar con 61 como tres acres por dia, y no tiene igual para re-
volver la tierra, siendo el tiro mAs ligero que el de los arados de cuatro caballos
que se usan comunmente; la faena est. mejor hecha, sin que haya compresi6n
del suelo con el extreme inferior del arado, como pasa con el de tijera.
Rota la tierra arr6glese en camellones altos con un arado de dos caballos.
Procfrese que el ancho de ellos sea de cinco 6 seis pies, y que los centros est6n
arados con minuciosidad. Los canales, en fin, hay que limpiarlos con cuidado;
y el campo quedara listo para fines de septiembre 6 principios de octubre, 6poca
en que tiene lugar la siembra otofial. Cuando se proceda A hacerla, abranse los
camellones con un arado de vertedera double, y en este surco depositense dos 6
mis caautos, los que vuelven A cubrir una cultivadora de disco, el arado 6 aza-
das. La cafia que se siembra en el otofio, se oculta 6 tapa much mis que la
plantada en la primavera con el fin de resguardarla bien del frfo. El surco en
que se siembra la cafia debe estar sobre el nivel .de los que existen en los came-
llones, y 6stos hallarse por lo menos a seis pulgadas encima del fondo de los ca-
nales de saneamiento. Plantada y conservada asi en el invierno, no hay que te-
mer el rigor del frio, ni el de la humedad.


(CUAL ES LA MEJOR EPOCA PARA LA SIEMBRA, EL OTONO O LA
PRIMAVERA?

Cuesti6n todavia muy debatida entire nuestros agricultores, pues en Loui-
siana se siembra caiia, no s61o desde mediados de septiembre sino tambi6n en el
primero de abril. Muchos plantadores empiezan A hacerlo en septiembre, y lo
mAs que pueden antes de comenzar la cosecha; y luego que pasa la zafra, reanu-
dan la siembra hasta que toda la acaban. En las grandes plantaciones predo-









82 LA CANA DE AZICAR.

mina esta costumbre; pero algunos plantadores se rehusan terminantemente A
sembrar en el otoiio, alegando los peligros que trae consigo el invierno extremoso
y lo efectdan en todos sus campos cuando viene la primavera. Una experiencia
de doce affos, sembrando en las dos 6pocas, nos ha ensefiado que la siembra oto-
fial, si se practice debidamente, es la mis ventajosa. Las plants tiernas bro-
tan mis pronto, y se logra mayor rendimiento al tiempo de cosechar. El gra-
ve obsticulo para la siembra otofial, estriba en la sequfa que impera en esta re-
gi6n en los meses de otoilo y que impide la pulverizaci6n del suelo, cosa esen-
cial para tener buen barbecho. La cafia que se plant en el otoiio en suelo te-
rroso, esta expuesta a la pudrici6n en seco, a menos que se la cubra much y se
aplane juntamente con un rodillo muy pesado, ya que las tierras que participan
de la naturaleza y propiedades de ellas favorecen la rApida evaporaci6n de la hu-
medad contenida en la caria, haciendo que dsta se pierda. Hartos campos malo-
gran, por esta causa la siembra, hasta hoy que se hace uso de un pesado rodillo
de hierro, el cual reduce A polvo los terrones, y comprime la tierra en derredor de
la cafia, despu6s de haberla cubierto. Si la caria plantada en el otoiio, se tapa
con tierra fina formando una capa de tres pulgadas, y estando muy seca esta
tierra, se pasa una aplanadora pesadisima, entonces no hay porqu6 temer la pu-
drici6n en seco. Si se la siembra en un surco con nivel mis alto que los inter-
medios, y dstos se hallan a seis pulgadas sobre los canales de saneamiento, y to-
dos estin limpios y bien preparados para que la canalizaci6n surta su efecto, nin-
g6n riesgo existe de descomposici6n por humedad. Si cumplidamente se atienden
todas estas precauciones al plantar la cafia en el otofio, es de career que sus frutos
serian much mis ventajosos en toda la Republica, y no los de la siembra prima-
veral; y terminandola en el otofio, el agricultor cuenta con mas tiempo en la pri-
mavera para dedicarlo al Atil y oportuno cultivo de sus sementeras.


ALMACENAMIENTO DE LA CANA PARA AZUCAR

Una de las poderosas razones en favor de la siembra otofial, es el ahorro del
gasto que ocasiona almacenar la cafla para semilla; luego el de sacarla, y tam-
bidn porque hay reducci6n en las p6rdidas de cafia que esto trae consigo. Es-
ta Estaci6n ha probado que plantindose dos tallos de caria buenos en el otoiio,
nunca han dejado de producer abundante siembra. Sucede, por lo com6n, que la
semilla se perjudica mas 6 menos con el almacenamiento, y al plantarla en la
primavera requidrense tres y hasta cuatro tallos. Menoscabo grande y costoso
que se evita enteramente sembrando en el otofio. Los plantadores que prefieren,
6 que se ven obligados a sembrar en la primavera, necesitan preservar su semi-
lla del invierno. De ordinario, al cortar la calia con todo su follaje, se la arro-
ja i los centros que hay entire los camellones, de modo que las puntas y las hojas,
cubran perfectamente las cafias que alli se hayan colocado con anterioridad.
Concluida esta operaci6n, s61o deben verse las hojas verdes de la caria, exten-
di6ndose por toda la longitud del surco. Puesta ya la caila, se usan dos arados,
uno volteando a la derecha y el otro a la izquierda, para echar sobre la calia la
tierra de los surcos contiguos, y con azadas se ocultan todas las puntas que al
trabajar el arado hubiesen quedado descubiertas. El almacenamiento de la se-
milla que se acaba de describir, retLrdase regularmente en el otofio, siempre y
cuando las heladas lo permiten y con frecuencia en aquellos campos que han hu-
medecido las luvias. Para realizar este almacenamiento, siganse las propias
precauciones que al sembrar; esto es: canalizada bien la tierra, los puntos en
donde se deposit la cafia, han de acomodarse arriba del nivel de los cana-










LA CANA DE AZUCAR.


les de saneamiento, limpiando perfectamente los que toquen las zanjas, y 6stas
en toda su extension, hasta unirse con el canal conductor, a fin de evitar el
riesgo de pudrimiento por humedad, de las cafias almacenadas. Luego que est6
complete un surco de cania sembrada, d6sele tierra con los arados, y tras 6stos
entran las azadas, que al impedir ellas por la evaporaci6n el que vegete cual-
quier jugo, excluiran el aire tan pronto como se pueda. Si no se procede con es-
ta cautela, ocurre el pudrimiento en seco, esencialmente cuando las canias ocupan
tierra muy seca y las cubre igualmente una capa de tierra de la misma calidad.
Tornado en cuenta lo que decimos, ning6n peligro existiri en conservar las ca-
has, ni aun en inviernos rigurosisimos.


ESTERAS

Ciertos agricultores mantienen todavia sus cafias en forma de esteras, que
pueden ser horizontales 6 verticales. En ambos casos, arr6glanse de manera
que el follaje de la punta de las unas, cubra, sin que nada falte, la base de las
otras, defendi6ndolas del frio y la evaporaci6n. A veces pasa, y particularmen-
te con las esteras horizontales, que se pone porci6n de tierra de varias pulgadas
de espesor, para asegurar mayor resguardo a las caias. En las esteras verti-
cales, se echa mano del tlazole que queda en los campos, y con 61 se hace una
capa protectora adicional.


NUMERO DE TALLOS QUE SE HAN DE PLANTAR

Este es otro punto en el que no se hallan de acuerdo los agricultores. La ca-
fa com6n que se siembra en Louisiana para plantilla, mide de 4 a 5 pies de lar-
go, con los nudos A distancia de 4 6 5 pulgadas, y pesa unas 2 62% libras. La
anchura media de las hileras, es de seis A siete pies, pudi6ndose reducir venta-
josamente.
Para plantar un tallo sin dobleces, en hileras separadas por seis pies, y co-
gi6ndolo de cafa de la anterior descripci6n, necesitanse 7.260 de cana por acre.
Si los tallos son de cuatro pies, precisos serin 1.815; 3 1.452, si tienencinco pies
de longitud las cafias. Calculando el peso del tallo en dos libras, el ndmero de
las cafias plantadas por acre montard, respectivamente, 3.630 y 2.904 libras; y
siendo 22 libras el peso de cada tallo, la suma, ha de ser, con relaci6n las ca-
fias, de 4,537 y 3,650 libras. Por tanto, possible es afirmar, sin temor a grave
error, que se requieren dos toneladas de caia para sembrar un acre en surcos de
seis pies, usandose como semilla un tallo tras otro.
Las hileras de cinco pies han menester una quinta parte mis; y los surcos
de siete, una sdptima parte menos.
Sembrando hileras de dos tallos, indispensables son cuatro toneladas de ca-
na, y seis para las hileras con tres tallos, ambas de seis pies. Halldndose la ca-
ia en perfect estado, las yemas brotan y crecen, y habra dos 6 tres brotes por
pie en cada tallo plantado; cinco a seis en la de dos tallos, y de siete a nueve bro-
tes en la hilera que contiene el triple de tallos. Gracias a los experiments hechos
en la Estaci6n, sibese que si un tallo por pie, al tiempo de la germinaci6n, es
fruto muy bueno, superior tiene que ser el de dos tallos con igual media. Cada
tallo vigoroso da por lo menos tres retofhos; de suerte que se obtendr6, al cabo,
una siembra de seis A nueve cafias por pie lineal en los plantios de un tallo; de
quince A dieciocho en los de dos tallos, y de veintiuno a veintisiete cafias en los










LA CANA DE AZUCAR.


plantfos de tres tallos. dPor qu6, pues, no se logran tales resultados en los cam-
pos? Porque, en primer lugar, no todas las yemas son buenas, sino por el con-
trario, defectuosas en su mayor parte; segundo, porque repetidamente nuestros
m6todos de plantaci6n, hechos con premura y hasta con descuido, estorban con
frecuencia que gran nimero de ojos sanos germinen, y tercero, porque millares
de retoiios perecen anualmente en los plantios de cafia, en el tiempo que transcu-
rre de junior a la cosecha. Paremos mientes en el studio del professor Dodson so-
bre la "calia roja," el cual studio se public en este libro; porque dicha cafiaes
causa tambi6n de que sean nulas algunas plantaciones. D6bese consideraF cose-
cha muy regular la que rinde tres calias no malas por pie lineal; y tonelaje espl6n-
dido, el campo que produzca en cada surco de un pie lineal, cinco caifas buenas.
Tales datos ponen de manifiesto cuan considerable es la p6rdida que la siembra
trae consigo, 6 inducen A buscar el medio de librarse de ella. Quizi eligiendo me-
jor semilla y manejindola con mas cordura, en la tierra bien preparada donde se
ha de depositar, ahorrariamos de dos i cuatro toneladas de caa por acre; en con-
secuencia, la suma de cuantas se planten significard para todo el Estado seiiala-
da economic. Si el total del area sembrada, calc6lase en 150,000 acres, y el va-
lor de la tonelada de calfa es de tres pesos, sumard un efectivo annual de $900,000
4 $1.8oo,ooo.
La Estaci6n ha adquirido buenas siembras con el uso de dos tallos continues
en los plantios generals, siendo satisfactorios los experiments que ha hecho sin
interrupci6n, con un solo tallo.
Hay perjuicio en la siembra otofial, si se corta la caia al plantarla, porque
esto aumenta el foco de inoculaci6n de los fermentos. Por consiguiente, aplique-
se el cuchillo a las caias torcidas, a fin de conservarlas horizontales dentro de
los surcos. No me es possible hablar de positive acerca de la siembra de prima-
vera, dado que nuestros ensayos se han limitado 4 la de otoi~o. Ademds, la plan-
ta primaveral, antes de que comience la germinaci6n, tarda menos en que los fer-
mentos produzcan su efecto.



DISTANCIA DE LOS SURCOS.


El resume de los cuidadosos reconocimientos que se han practicado por lar-
gos aflos descubiertamente y sin reserve, para comparar la anchura que tienen
las lines de tres a ocho pies, es este: en casi todos los casos, mientras mis an-
gosto es el surco, mayor calia da, no ocasionando ningdn da'o a la pureza del
az car.
Mas si notable es el fruto de las hileras 6 surcos, apenas estA compensado
el gasto de mayor cantidad de semilla plantada, ya que no hay que olvidar que
se require el double de calia por acre, para las hileras de tres pies, que para las
de seis. Por manera que si en 6stas son forzosas cuatro toneladas, ocho se nece-
sitaran paralas de tres pies, cuyo rendimiento medio es de 5.40 toneladas. Otros
exAmenes demuestran claramente que nada se gana ni en tonelaje ni en azAcar,
plantando en surcos muy separados. Por esto conviene abrirlos i distancia mis
corta, suficiente, sin embargo, para hacer el mejor cultivo possible con las mAqui-
nas modernas.
La Estaci6n, en los dltimos cuatro aiios, ha seguido, con arreglo a estas in-
dicaciones, los surcos de cinco pies en todas sus pruebas, except en lo que ata-
fie d las parcelas fertilizadas y permanentes. Habi6ndose sembrado desde el prin-
cipio con surcos de seis pies, asi se han levado adelante, siendo magnificas tan-










LA CANA DE AZUCAR. 85

to por la facilidad con que se las cultiva mediantelos apropiados y fitiles instru-
mentos, cuanto porque con esa cantidad de tierra, mantienen stable A la caria y
preservan las futuras cepas. Jamas han de abrirse surcos mayores de seis pies
de ancho; que no reportari provecho 6 utilidad: los mis angostos dan tierra mis
pronto; y aun en tiempo medianamente frio, las cafias, con cercano y denso folla-
je, estaran protegidas mejor.


LQU] PARTE DE LA CANA SE DEBE SEMBRAR?

En Louisiana, los agricultores dedican anualmente porci6n de la cosecha de
caria para semilla, la cual porci6n se puede estimar en una quinta 6 sexta parte
de todo lo que se recoge. Teniendo en cuenta lo que se siembra por acre, enorme
es el total costo de cada afio; en esta virtud, la Estaci6n ha hecho las mis dili-
gentes investigaciones relatives a la parte de la caria que debe depositarse en la
tierra, practicando por separado la sembradura de cada caiiuto, y observando los
efectos de ella en la plant, las cepas y estados intermedios. Divididos los tallos
en tres parties, puntas, medios y troncos, se les ha plantado aparte por afios con-
secutivos. Tambidn se han plantado en el lapso de diez afios, "puntas de puntas,"
"medios de medios", y "'troncos de troncos", con el fin de ver si venia alguna
degcneraci6n para la caria en cada uno de estos casos.
Al estudiar anualmente los rendimientos y anilisis quimico de las canias; y
hace dos afios, las que en ocho afios trataronse asi, fueron objeto en nuestro la-
boratorio de especial y cientifico informed del Doctor J. L. Beeson; 6 informed que
se di6 a luz en el Boletin de Louisiana. El objeto de estas investigaciones, era
examiner concienzudamente el punto, para decidir si nuestros agricultores po-
drian destinar 6 no A semilla, con mayor beneficio, la tercera parte de las calias
que es la punta, tomada de la cosecha en general, en vez de consagrar la quinta
parte de las calas enteras como al present lo verifican. .En los paises que plan-
tan calia, se siembran las puntas generalmente, menos en Louisiana. Costumbre
tal, cens6ranla aqui severamente algunas personas, con razones basadas en co-
nocidos principios de fisiologia vegetal; pues la calia, segin dicen, teniendo s61o
unas cuantas cafias fdrtiles, depend en su germinaci6n, de los ojos 6 yemas. En
las plants que dan semillas, las que germinan y fructifican mejor, son aquellas
que alcanzan perfect madurez. Imitando, por ende, esta ley natural, escudri-
fiemos la parte del tallo que contiene yemas mas grandes y bien desarrolladas,
con el fin de adquirir la semilla que produzcan las plants mas vigorosas. En re-
giones que usan finicamente las puntas para semilla, degenera 6sta porque siem-
pre se reproduce con las parties de la cania que son mis pobres en jugo nutritive
(azdcar) y donde los ojos 6 yemas son mis imperfectos. De aqui proviene que
algunos de nuestros agricultores nunca siembran cania en el otoflo, sino hastaque
el polariscopio revela que tiene la cafia cuando menos Io por ciento de azicar.
Otros agricultores, en cambio, hallan justificada y sin tacha la sembradura
de las puntas. Reputando "cortes", r as bien que semilla, A la cania plantada,
creen que los ojos 6 yemas se desarrollan convenientemente. El jardinero, a jui-
cio de ellos, cuando quiere introducir en el suelo nuevas plants, nunca se vale
de las ramas muy viejas 6 sazonadas, sino de las parties j6venes y suculentas de
la plant; porque ellas, lo mismo que al sembrar cala, son las de superior pro-
ducci6n.
Quieren, con insistencia, no el maximum de azdcar y el minimum de otros
constituyentes que encierra la calia, sino el limited superior de los que son irdis-
pensables para alimentar a la plant de poca edad, y que se hallan en la porci6n









86 LA CANA DE AZfCAR.

mis joven y tierna del tallo. Opinan que es un error comparar la cania con las
semillas, porque el gdrmen y provision alimenticia que dstas reservan 4 su alre-
dedor, es la apropiada, por sus components, a lo que el nuevo s6r orgAnico ha
menester. Existiendo cada cafluto de caRia con germen 6 bot6n, y el conjunto en
su forma natural, la cuesti6n se reduce 4 saber qu6 caiuto es mis apto para ayu-
dar al desarrollo y crecimiento de la plant. La series continue de los experimen-
tos practices en el campo y las investigaciones cientificas del laboratorio, resuel-
ven que esas condiciones quedan satisfechas por las puntas de las caTias madu-
ras 6 por el tronco de las cafias tiernas, en las que esti bien equilibrada la rela-
ci6n entire los constituyentes minerales (ceniza), y los constituyentes organicos,
sin que haya exceso de azficares, tan propensos 4 la fermentaci6n. La parte in-
ferior de la caTia sazonada lleva su nitr6geno como albuminoideo, y sus carbohi-
dratos, principalmente, como sacarosa; la parte superior de la propia caria con-
tiene nitr6geno en forma de almidones; sus carbohidratos component, antes que
todo, la glucosa, y viene 4 dar tambi6n exceso de ceniza. Estos antecedentes son
conocidos de los azucareros y de casi todos los plantadores, quienes reconocen
que la parte superior de la cafia es rica en s6lidos que no son az6car. Las glu-
cosas y los almidones crian en eila albuminoideos, sacarosa, 6 otros carbohidra-
tos; hallandose con mas abundancia y al lado de las cenizas, en las porciones no
maduras de la caTia, esto es, en las puntas. El Doctor Beeson dice en su informed:
"Las mayores sumas de materials minerales contenidas en las puntas de las
cafias, correspondent con certeza a lo que se ha advertido en otras plants. Esto,
en el sentir de Sachs, obedece a dos causes: la una fisica, fisiol6gica la otra. Las
parties minerales disueltas en el agua del suelo, difindense mediante las races
subiendo hasta el follaje, por donde se evapora 6 exhala aquella agua, dejando
las materials minerales dentro de la plant. Luego en el follaje se verifica la asi-
milaci6n de acido carb6nico del aire y comienza a producirse el metabolismo, que
require ciertas materials minerales. Por una gran cantidad de dstas y por la de
nitr6geno en el extreme de las canias, las puntas vienen 4 ser, con igualdad de
otras circunstancias, superiores para semilla, puesto que esos constituyentes son
necesarios al alimento de la plant joven, antes de que pueda nutrirse por si mis-
ma, del suelo y la atm6sfera. Si se objeta que en las semillas de las plants que
florecen, hay menos material mineral que en alguna otra parte de ellas, un tercio
mis de ceniza en la punta de la cafia no trae ninguna ventaja real para la siem-
bra, relacionada con el resto del tallo. La pequefia fracci6n de constituyentes mi-
nerales en la semilla de las plants, explicala Sachs, del siguiente modo:
"Las semillas absorben del suelo, durante su germinaci6n, much agua, ri-
ca en materials minerales disueltas. Una vez que la yema de la cafia es la que
engendra su propia humedad (a menos que se la haya sacado como semilla), no
adquiere material mineral alguna, ni agua del suelo, y no seria extrafio que con
frecuencia necesitase mas material mineral almacenada en su organismo."
For los experiments del Doctor Ross, dados en otra parte, no cabe la menor
duda de que los brotes s61o consume, al nacer y crecer, limitada parte del az6-
car de la cafla; y que la fermentaci6n ocurre a menudo en la porci6n inferior del
tallo despu6s de plantado, lo que retarda y muchas veces impide la germinaci6n.
Unidos A estas consideraciones los ensayos practices realizados en el campo, in-
clinan A fijar superioridad 4 las puntas para semilla, a no ser que se ponga en
claro que las plants de esta semilla, participan de la esencia de las puntas, res-
pecto A lo exiguo de sacarosa y exceso des6lidos que no son az6car, produciendo
cafia con escasez de az6car, de poca pureza. Para determinar tal material, la Es-
taci6n de Louisiana, sembr6 por diez afios, "puntas de puntas", "medios de me-
dios" y "troncos de troncos", sin que empeoraran el azucar, ni el tonelaje. El










LA CANA DE AZUCAR.


Doctor Beeson, a virtud de minuciosa investigaci6n, eligi6 entire cierto numero
de tallos de cada siembra, "puntas de puntas", "medios de medios" y "troncos
de troncos". Al dividir cada grupo de estos tallos en "puntas", medicss" y
"troncos," los analiz6 separadamente no dejando de compararles uno con otro, y
en su totalidad.
En las "puntas de puntas" habia en la cafia menos albuminoideos y almido-
nes; y en el jugo, menor ntmero de s6lidos que no son azicar, aunque mas pura
que en cualquiera de las otras muestras; tenian tambidn menos glucosa y mis fi-
bra, serfales indubitables de mayor madurez. Los efectos del studio del Doctor
Beeson confirman los que antes y despu6s de dl, lograron otros miembros de la
Estaci6n; y si bien les ha faltado dnfasis para declarar la superioridad de la cafia
que proviene exclusivamente de las "puntas", dan como seguro que no padecen
degeneraci6n alguna.
Con estos testimonies a la vista, i no podrd el plantador dar con el medio pric-
tico para utilizar como semilla la tercera parte de sus tallos de carfa, enviando las
dos remanentes a los trapiches? Por este medio ganarian tanto el campo como
el trapiche; habria m5s azdcar y menos melaza en la fUbrica, y las siembras se-
rian mis tempranas, reduciendo al minimum el costo de la semilla. Si los planta-
dores que surten de cafla a los trapiches centrales siguieran este plan, muy ven-
tajoso le hallarian ellos y las fibricas.


(CUAL ES LA MEJOR SEMILLA, LA PLANT O LA CEPA?

Tema a la verdad muy discutido, y es probable que los plantadores le deci-
dan prActicamente en favor de la cepa; porque aparte del mdrito relative de las
dos classes de carla, si el corte de dsta se hace a principios de la estaci6n, con el
fin de usarla como semilla en septiembre y octubre, perjudica sin variaci6n a la
cepa que queda para el afio entrante, puesto que retofia con fuerza al punto que
se ha cosechado, y esos retofios mueren por causa del frio, dejando muy pocas
yemas que germinen en la primavera. Asi, pues, los plantadores que acostum-
bran la siembra otorial, son renuentes a destruir la probabilidad de una cosecha
de cepa de primer aflo para el siguiente, si aprovechan la caria en semilla.
Con destino a la siembra primaveral hay que almacenar caria, y dsta se co-
loca ordinariamente entire las hileras de la plantaci6n. Como al cubrirla con los
grandes arados, ocasiona much dafio a la cepa, se le arranca para otra rotaci6n.
Esto hace que sirvan de semilla las cepas muy viejas; y mientras no se halle el
m6todo practice, mediante el cual se puedan efectuar las labores del campo al
mismo tiempo que las del trapiche, es indtil casi toda discusi6n ante un grupo de
plantadores de Louisiana. Afortunadamente, las continues experiencias llevadas
A cabo en doce aios, con plantilla, soca y resoca como semilla, dan ligera supe-
rioridad a la cepa de primer ario. En la Estaci6n experimental cultivanse plants
que han fructificado por diez anlos consecutivos bajo cuidadosa observaci6n, es-
cogiendo plantilla, soca y resoca. En otras palabras: la semilla que se tom6 para
plantilla, fud caria elegida entire las plants sembradas en Kenner hace diez aflos.
Lo propio pas6 con las otras species. Se cultivan anualmente tres parcelas de
cada una, es decir, plantilla, soca y resoca, pertenecientes A una misma series.
La semilla para plantilla, eligese de las que han sido probadas en la parcela co-
rrespondiente. La semilla para los experiments de primera cepa de cada aflo,
prefidrese agairarla con tino de las cepas de primer afo, una vez visto lo que
ellas son en la parcela de cepa de primer aflo; y para las de segundo ailo, de
aquella soca que se ha examinado en la parcela tambidn de soca y de segundo









LA CANA DE AZ7TCAR.


ario. Transcurrido uno de 6stos, se cosechan Jos resultados de un solo ensayo en
una sola parcela, pesindolos, analizdndolos y anotando los datos, si hay ya diez
records, cubriendo cada uno de los tres periods de cada ensayo; conviene A sa-
ber, plantilla, soca y resoca. Ti6nese la intenci6n de continuar estos experimen-
tos indefinidamente, lo mismo que se ha hecho con aquellos descritos en el pi-
rrafo que se titul6: <4Que parte de la caria debe sembrarse?> y el fin de esto es
comprobar si existe alg6n cambio, por lento y gradual que sea en el correr de los
anios.
Estudiando atentamente la historic de la siembra de calia, chase de ver que
en todos tiempos y pauses, se ha propagado plantando las puntas de las caiias
producidas por las cepas. dAcaso este hAbito no habia inducido mis en la caiia
una vitalidad mayor en las puntas que en los troncos, y una superioridad de la
cepa sobre la plant? dNo habra tenido ocasi6n de manifestarse aqui la teo-
ria darwiniana, relative I la Kselecci6n> y 6 la costumbre heredada? Si la cania
de cepa es la mejor para semilla, ino podrd explicarse este hecho, mediante tales
razones cientificas?


CORTE DE LA CARA AL SEMBRAR

Por numerosos experiments, limpios y esplendorosos, hemos venido en co-
nocimiento de que no se adquiere ningdn beneficio fisiol6gico cortando la cafia
al tiempo de plantarla. Cualquiera ventaja que en la apariencia se pueda atribuir
a esta prActica, al present casi universal, hay que achacarla a la diligencia y
habilidad con que se ejecuta el trabajo de plantar y cubrir, y al menor riesgo que
causa destaparla al dar tierra, especialmente cuando la cafia esta medio doblada.
Si ha de permanecer bajo tierra todo el invierno, preferible es no cortarla, siem-
pre que su naturaleza fisica lo permit, pues cada corte ocasiona una herida, en
la que sobreviene mis 6 menos fermento y pudrici6n. (Lease el studio del pro-
fesor Dodson, publicado en otra parte de este libro.) Los que hacen el corte
creen que cuando una yema brota con fuerza en todo un tallo, puede y realmente
dafia la vitalidad de las otras yemas; por esto recomiendan el corte de la cafia,
para evitar este perjuicio. La anatomia de la caia que consta en el principio de
esta obra, al proclamar la independencia de cada caliuto, refuta victoriosamente
tal opinion. Plantando los tallos enteros de la caria, es dificil cubrir todas las
yemas de modo que queden enterradas a un nivel igual en el surco. Los que se
hallan cerca de la superficie, son los que primero germinan; que los que existen
a mayor profundidad, quiza nunca lo harin, aunque est6n perfectamente sanos y
buenos, porque las condiciones necesarias para la germinaci6n, no se obtuvieron
d esa hondura. A los tiernos retofios, pr6ximos igualmente a la superficie, se les
da un cultivo que los cubre de tierra, y esta hace que ahonden 6 penetren mis
las yemas con salud, pero que no han brotado y crecido. Reiteradas veces sucede
que al desenterrar profundamente la cepa, segdn el m6todo antiguo, con azadas,
se hallan esas yemas no enfermas en la caria madre, que han germinado despuds
de estar enterradas mas de doce meses. Con el fin de obtener luz complete sobre
este asunto, se hicieron experiencias con dos tallos en cada uno, plantandolos a
diferentes angulos con el horizonte. En la primera experiencia se introdujeron
las cafias en un surco, enteramente horizontales, en la segunda, pusidronse las
cafias con las puntas a tres pulgadas, y los troncos A seis de profundidad. Luego
se continue asi: nimero 3, a tres y 6 diez pilgadas. Ndmero 4, A tres y a cator-
ce pulgadas. Ndmero 5, A tres y 6 dieciseis pulgadas. N6mero 6, tres y die-
cisiete pulgadas. Ndimero 7, a tres y 6 dieciocho pulgadas. Nimero 8, A tres y









LA CANA DE AZiCAR.


6 veinte pulgadas. N6mero 9, A tres y a veintidn pulgadas. Nimero io, a tres y
A veintid6s pulgadas. Ndmero II, a tres y 4 veinticuatro pulgadas. Cambiiron-
se los tallos, dejando los troncos cerca de la superficie y las puntas a mayor
hondura, como sigue: nimero 12, las puntas A dieciocho y los troncos a tres
pulgadas. Numero 13, las puntas A veintid6s y los troncos a tres pulgadas. Ni-
mero 14, las puntas a veinticuatro y los troncos 4 tres pulgadas; y por Altimo,
en el nimero 15, las cafias perpendiculares, las puntas arriba, y los troncos
abajo. Usaronse para estas experiencias, cafias de cuatro pies de largo, mis 6
menos, con yemas sanas al parecer, y se colocaron en surcos preparados, como
antes se ha dicho, en 13 de marzo. El 14 y 15 de noviembre se las extrajo cuida-
dosamente, quitando las catias que ya estaban creciendo; y contAndolas, no sin
lavar con solicitud y diligencia & las calias madres, y examinando cada yema
para ver su estado de germinaci6n y salubridad. La cifra y datos que se obtu-
vieron los ponemos aqui:
Nimero I.-Todas las yemas germinaron; las calias madres estaban po-
dridas.
N6mero 2.-Las cairas originales asimismo podridas; diecisiete tallos ma-
duros que produjeron dieciocho yemas; un vastago procedente de la yema a ma-
yor profundidad seiss pulgadas.)
Ndmero 3.-Putrefacta, una caria madre; la otra, en inalterable estado de
salud, con dos yemas bien conservadas y sanas; un vastago de cada yema a seis,
ocho y diez pulgadas, siendo esta la yema existente en lo mis hondo.
N6mero 4.-Sin enfermedad alguna las dos calias madres; la germinaci6n
excelente; vastagos en un tallo; de las yemas, una con salud, y d seis, diez y
catorce pulgadas. En el otro tallo, aunque las cuatro yemas inferiores habian
brotado ya, aun no alcanzaban 4 la superficie; los vistagos eran de las yemas a
seis y diez pulgadas. Excepto la yema muerta a ocho pulgadas, todas las demis
germinaron.
N6mero 5.-Las dos caiias madres, en descomposici6n; s61o doce tallos, es-
tando el brote mas bajo que germin6, a seis pulgadas.
Numero 6.-En corrupci6n las cafias madres; veintiAn tallos de cafia, vas-
tagos de los ojos A seis, ocho y doce pulgadas.
Numero 7.-Era complete la desconiposici6n de las cafias madres; vastagos
de las yemas A cuatro y doce pulgadas, y el retoiio vivo que sin salir afuera de
la superficie, naci6 de un vistago, el cual evidentemente sofocado en la prima-
vera, estaba muerto ya.
N6mero 8.-Apestosas, las canias madres; los vistagos de las yemas A ca-
torce y quince pulgadas.
Ndmero 9.-Cafias madres, hediondas; ningdn vistago.
N6mero io.-S61o una cafia madre que olia muy mal, sin yemas germina-
das; la otra enteramente buena, con trece tallos y tres yemas Atiles todavia.
N6mero II.-De insoportable hedor una caria madre, teniendo tres retoflos
que vinieron de la segunda yema A cinco pulgadas. La otra cafia en perfect sa-
nidad, con v4stagos de las yemas que hundidronse desde tres hasta doce pulga-
das. Cinco yemas hubieron de germinar en la parte inferior de la cafia, pero los
cortos retofios ahogados y sin respiraci6n; dos yemas aprovechables.
Nfmero 12.-Caias madres, muy saludables; un vastago de una yema su-
mida 4 veinticuatro pulgadas, que al salir de la cafia madre y former Angulo de
45 grades, hasta llegar A diecisiete pulgadas de longitud, y que luego al subir
perpendicularmente, ilustra de manera clara la potencia vital de las cafias vigo-
rosas. Tres yemas saludables del todo en las dos cafias.










LA CANA DE AZfCAR.


Nfimero 13.--Ftidas ambas cafias madres; vistagos de las yemas A seis y
ocho pulgadas.
Nimero 14.-Las caiias madres, pestiferas; vistagos en las yemas A seis y
diez pulgadas.
N6mero 15.-Caia todavia salubre; todas las yemas metidas & dieciseis pul-
gadas germinaron, dando veintiin cafias bien desarrolladas. Despues de extraer-
la, presentaba curioso aspect, semejando armaz6n de una sombrilla volteada
por el aire, s6lo que en la cafia las varillas estaban colocadas i intervals regu-
lares en todo el largo del tallo. A veintiocho pulgadas vino la yema en inmejo-
rable estado; la parte inferior del tallo, esto es, el tronco, hallibase en complete
pudrimiento; la parte superior, que es la punta, estaba buena.
Las yemas sanas que se alzaron, plantironse en caj6n dentro del laborato-
rio calentado, y en todos los casos se efectu6 la germinaci6n. Se cree que los ta-
llos podridos fueron causa de semilla defectuosa. La mejor se aprovech6 en la
siembra general, y los tallos que sirvieron para estas pruebas se cogieron de en-
tre los desechados.
Sin embargo, estas experiencias son concluyentes, y al echar por tierra la
opinion de que las yemas que germinan anticipadamente perjudican las que
guardian posici6n desfavorable en el mismo tallo, indican sin duda de ningin lina-
je, la enorme vitalidad que encierra una yema sana. Aunque la estaci6n fu6 seca
y favorable para las experiencias, la semilla era de clase inferior.
De consiguiente; y lo decimos sin hiperbole alguna, es indispensable elegir
cafias buenas y fuertes para semilla; pues cuando 6sta, principalmente, es imper-
fecta, no se logran de los plantios abundantes cosechas.
Como no se han hecho ensayos, todavia no se determine si el corte que es
tan fatal para la caria plantada en el otofo, es igualmente nocivo para la sembra-
da en la primavera.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs