• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Half Title
 Title Page
 Domingo delmonte
 Al sol
 La vision
 A mi padre encanecido
 Atenas y palmira
 Caracter de mi padre
 A sila
 En un retrato
 Sonetos
 Homero y Hesiodo
 Misantropia
 Oina-Morul, poema de Osian
 Fragmentos
 Poesias patrioticas














Group Title: Poesias de Don José María Heredia, ministro de la Audiencia de Méjico
Title: Poesias de Don José María Heredia, ministro de la Audiencia de Méjico
ALL VOLUMES CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00086501/00002
 Material Information
Title: Poesias de Don José María Heredia, ministro de la Audiencia de Méjico
Series Title: Poesias de Don José María Heredia, ministro de la Audiencia de Méjico.
Uniform Title: Poems
Physical Description: 2 v. in 1 : ; 13 cm.
Language: Spanish
Creator: Heredia, José María, 1803-1839
Vingut, Francisco Javier, b. 1823
Publisher: Roe Lockwood & Son
Place of Publication: Nueva York New York
Publication Date: 1853
Edition: Nueva y completa ed. / -- incluyendo varias poesías inéditas.
 Subjects
Genre: non-fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage: Mexico
 Notes
General Note: Edited by F.J. Vingut.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00086501
Volume ID: VID00002
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 23960500
alephbibnum - 003542051
lccn - 21021811

Table of Contents
    Half Title
        Page 1
        Page 2
    Title Page
        Page 3
        Page 4
    Domingo delmonte
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
    Al sol
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
    La vision
        Page 43
        Page 44
        Page 45
    A mi padre encanecido
        Page 46
    Atenas y palmira
        Page 47
        Page 48
    Caracter de mi padre
        Page 49
    A sila
        Page 50
        Page 51
    En un retrato
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
    Sonetos
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
    Homero y Hesiodo
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
    Misantropia
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
    Oina-Morul, poema de Osian
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
    Fragmentos
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
    Poesias patrioticas
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
Full Text

















POESIAS FILOSFICAS,
MORALES Y DESCRIPTIVAS.









POESIAS




DE




DON JOS MARIA HEREDIA,
MINISTRO DE LA AUDIENOIA DE MEJICO.



NUEVA Y COMPLETE EDICION, INCLUYENDO VARIAS
POESIAS INEDITAS.



DOS TOMOS EN UN VOLUME

TOMO II.






Nueba Yortt:
ROE LOCKWOOD & SON,
LIBRERIA AMERICANA Y EBTRANJEBA.
BROADWAY, No. 411.
















A


DOME SO DE81ONTE,

EN TESTIMONIO

DE INALTERABLE A oECTO,

SU TIERNO AMIGO,

JOS. MARIA HEREDIA.






2











A LA RELIGION.

SoBRADo tiempo con dorada lira
cant de juventud las ilusiones,
y en ligeras y ftiles canciones
los afectos vert que Amor inspira.
Hoy, santa RELIGION, quiero cantarte,
y con piadoso anhelo
mostsar tu gloria refulgente al suelo.

Musa de la verdad, que en gneo trono
con tu solemne inspiration solias
animar el acento de Isaas,
o del profeta rey el noble tono,
oye mi voz humilde que te implora;
mi tibio pecho inspire,
y haz fulminar las cuerdas de mi lira.

Cuando con tanta estrella desparcida
brilla sin nubes el nocturno cielo,
quisiera suspirando alzar el vuelo,
y su perenne luz juntar mi vida.
Este secret instinto me revela
en soledad y calma
que no es la tierra el centro de mi alma.

Entre nube de luz serena y pura
vela el Criador su ceo magestoso,










y circundan su trono misterioso
la eternidad pasada y la future.
Compadece del hombre la miseria,
y su acento profundo
por la revelacion instruye al mundo.

Augusta RELIGION! De luz cercada
bajas al mundo, que el error prime,
mostrando el cielo en ademan sublime,
y con la santa cruz tu diestra armada.
Cubre tus ojos venda misteriosa,
y magestosamente
brilla la eternidad sobre tu frente.

Tu trono es el empreo. De su altura
t nos anuncias el primer pecado,
al hombre por su mal degenerado,
y la inefable redencion future.
Viene al mundo Jesus, de los humans
( venturoso destino !)
reparador y redentor divino.

Su pura, simple y celestial doctrine
la feroz impiedad tachar no puede:
la voz de los profetas le precede,
y el universe atnito se inclina.
Enfrnase su voz el mar airado,
y su mandato fuerte
su presa con pavor suelta la muerte










Del just Dios para templar la ira,
y de su inmenso amor vctima santa,
entire tormentos, cuyo horror espanta,
plido el Hombre-Dios gime y espira.
Nblase el sol, y yerta se estremece
la tierra oscurecida,
en sus eternos ejes conmovida.

Por su propia virtud resucitado
triunfa Jesus, y con glorioso vuelo
sube despues al esplendente cielo,
vencedor de la muerte y del pecado.
Milagros inefables! Confundido
oh Cristo! yo te adoro,
te confieso mi Dios, gimo, y te imploro.

Mas la persecucion fiera fulmina
del inferno frentico lanzada,
y con su pura sangre derramada
sellan mrtires mil su f divina.
Triunfas, i oh RELIGIN y al vasto mundo
sojuzgas con presteza,
nacida en la ignorancia y la pobreza.

El msero mortal entire dolores
al borde tiembla del sepulcro helado,
que a la luz de tu antorcha contemplado
la mitad perder de sus horrores.
Ya la escena del mundo v cerrada










por la muerte several,
y tenebrosa eternidad espera.

Tu influjo bienhechor all le alcanza :
al terminar su vida borrascosa,
enciendes en la tumba misteriosa
luz de inmortalidad y de esperanza;
y su afligido corazon llenando
de inefable consuelo,
le haces entrar por el sepulcro al cielo.

Yo vi mil veces al tirano impo
de hierro asolador el brazo armado
teirlo en sangre, y de terror cercado
en crmenes fundar su podero;
y despreciando audaz tierra y cielo
con sonrisa ominosa,
vile insultar la humanidad llorosa.

Hollando altivo la virtud, gobierna
la tierra alguna vez el crime fiero;
mas es breve su imperio y pasagero:
la justicia de Dios vigila eterna
De la virtud y la maldad existe
un inmortal testigo:
hay otra vida y Dios, premio y castigo.

Dogma sublime! Celestial consuelo,
que al hombre just en el dolor sustenta










Al sucumbir la opresion sangrienta,
eterno galardon busca en el cielo.
Fija la vista en l, y abroquelado
con Dios y su conciencia,
opone al crimen firme resistencia.

Triunfas i oh RELIGION De tu victoria
irritados los gnios infernales,
preparan las serpientes y puales
para manchar tu refulgente gloria.
Nblase el aire ya, retiembla el suelo,
y del Orco agitado
lnzase al mundo el Fanatismo armado.

Cubre su horror con tu brillante velo;
brama, blande el pual con faz umbra,
y el humo negro de la hoguera impa
la pura luz oscureci del cielo.
Vctima suya el hombre te maldice,
y con grito blasfemo
feroz insulta al Hacedor Supremo.

Brbara Inquisicion! Cueva de horrores,
descubre al universe tus arcanos,
y de tus sacerdotes inhumanos
los crmenes revela y los furores.
Cuntas vctimas i ay! atormentadas
en tu infernal abismo,
apelaban Dios del Fanatismo!









12
; Divina RELIGION! T que veias
at insolente monstruo dominando,
y en tu nombre la tierra devorando,
en el seno de Dios tierna gemias.
l te escucho.. Retumbar la esfera
con su decreto eterno,
y el Fanatismo volver al infierne

Cobrars la pureza de tu cuna,
como despues del huracan violent
en el atormentado firmamento
con mas cndida faz brilla la luna;
y el mundo te ver desengaado
dictar con dulce tono
leyes de paz y amor desde tu trono.

Y libre al fin del duro cautiverio
del odio y la fantica venganza,
se abrir el corazon la esperanza,
y adorar tu celestial imperio,
que ha de sobrevivir cuando se aduerma
el tiempo fatigado
en escombros del mundo aniquilado.











POESIA.

ALMA del universe, Poesa
tu aliento vivifica, y semejante
al soplo abrasador de los desiertos,
en su curso veloz todo lo inflama.
Feliz aquel que la celeste llama
siente en su corazon! Ella le eleva
al bien, la virtud : ella su vista
hace que ran las confusas formas
del gozo por venir : contra el torrente
del infortunio brbaro le escuda,
hacindole habitar entire los series
de su creation: con alas encendidas
osada le arma, y vuela
al invisible mundo,
y los misterios de su horror profundo
los hombres atnitos revela.

i Sublime inspiration! i Oh! cuntas horas
de inefable deleite
concediste benigna al pecho mio !
En las brillantes noches del esto
grato es romper con la sonante prora,
largo rastro de luz tras s dejando,
del mar las ondas frvidas y oscuras:
grato es trepar los montes elevados,
caballo volar por las llanuras










Pero mi alma fogosa es muy mas grato
dejarme arrebatar por tu torrente,
y ornada en rayos la soberbia frente,
escuchar tus orculos divinos,
y repetirlos; como en otro tiempo
de Apolo la feliz sacerdotisa
Grecia muda escuchaba,
y ella de sacro horror se estremeca,
y el fatdico acento repeta
del dios abrasador que la agitaba.

Hay un gnio, un espritu de vida
que llena el universe : l es quien vierte
en las bellas escenas de natural
su gloria y magestad: l quien envuelve
con su radioso manto la hermosura,
y d sus ojos elocuente idioma,
y msica su voz : l quien la presta
el hechizo funesto, irresistible,
que embriaga y enloquece os mortales
en su sonrisa y su mirar : l topla
del mrmol yerto las dormidas formas,
y las anima, si el cincel las hiere.
l en Fedra, en Tancredo y en Zoraida
nos despedaza el corazon : blando
con Anacreon y Tbulo y Melendez
del deleite amoroso nos inspire
la languidez dulcsima : tronando
nos arrebata en Pndaro y Herrera











y el ilustre Quintana, las alturas
de la virtud sublime y de la gloria.
Por l Homero al furibundo Aqules
hace admirar, Torcuato su Clorinda,
y Milton, mas que todos elevado,
su ngel fiero, de diamante armado.

Por do quiera este espritu reside,
mas invisible. Del etreo cielo
baja, y se manifiesta los mortales
en la nocturna lluvia y en el trueno.
All le he visto yo: tal vez sereno
vaga en la luz del sol, cuando este inunda
al cielo, tierra y mar en olas de oro:
de la msica tiembla en el acento:
ama la soledad: escucha atento
de las aguas con furia despeadas
el tremendo fragor. Por el desierto
los vagabundos Arabes conduce,
soplando entire sus pechos agitados
un sentimiento grande, indefinido,
de agreste libertad. En las montaas
se sienta con placer, de su cumbre
baja, y se mira del Oceno inmvil
en el hondo cristal, con sus gritos
anima las borrascas. Si la noche
tiende su puro y centellante velo,
en la alta popa reclinado inspira
al que esttico mira










abajo el mar, sobre su frente el cielo.

Es el ansia de gloria noble y bella:
yo de su lauro en el amor palpito,
y quisiera en el mundo que hoy habito
de mi paso dejar profunda huella.
De tu favor, espritu divino,
puedo esperarlo, que tu aliento ardiente
vive eterno, y da vida: los mortales
quienes gnio dispense el destino
ansiosos corren la sacra fuente
que tu fogosa inspiration recibe.
El mundo sus afanes apercibe
indigno galardon. Cuando los cubre
vestidura mortal, vagan oscuros
entire indigencia y menosprecio: acaso
de sacrlega mofa son objeto.
Al cabo mueren, y sus almas tornan
a la fuente de luz de que salieron,
y entnces despecho de la envidia,
un estril laurel brota en sus tumbas.
Brota, crece, y ampara las cenizas
con su sombra inmortal; pero no ensea
los hombres justicia, y cada siglo
v repetir el drama lamentable,
sin piedad ni rubor. Divino Homero,
Mlton sublime, Taso desdichado,
vosotros lo direis !
Empero el gnio










al infortunio arrostra: sus oidos
halagan los aplausos que su canto
recibir feliz en las regions
del porvenir. Su gloria, su desgracia
excitarn la dulce simpata
en la posteridad de los crueles
que miseria y dolor le condenaron.
Desde la tumba reinar : las bellas
con respeto y ternura suspirando,
pronunciarn su nombre: ya centella
sus ojos la lgrima preciosa
que arrancarn sus pginas ardientes
la sensible hermosa.
La v, palpita, se enternece, y fuerte
de la cruel injusticia se consuela,
y esperando su triunfo de la muerte,
al seno del Criador gozoso vuela.

Dulcsima illusion Quin ha podido
defenders de ti, si no ha nacido
yerto, como los mrmoles ybronces ?
Oh! yo te abrazo con ardor Lo espero...!
Algunas efusiones de mi Musa
me sobrevivirn, y mi sepulcro
no ha de guardarme entero.
Tal vez mi nombre, que el rencor proscribe,
resonar de Cuba por los campos
de la Fama veloz en la trompeta.










Al ver como su lienzo se animaba,
el Correggio esclamaba :
Yo tambien soy pintor!-Yo soy poeta!

o-

AL ARCO IRIS.

ARco sublime de triunfo,
que adornas el vasto cielo,
cuando su confuso velo
recoge la tempestad;
no al orculo severo
de la alma filosofia
pregunta la mente mnia
la causa de tu beldad.

Parceme como en tiempo
de mi niez deliciosa,
cuando tu frente radios
parbame contemplar;
y estacion te imaginaba
para que entire tierra y cielo
descansara de su vuelo
del just el alma inmortal.

Pueden los pticos frios
esplicar tu forma bella,
para agradarme con ella










cual mi ignorancia feliz '
En lluvia fugaz convierten
el esplndido tesoro
de perlas, pirpura y oro,
que ardiente soaba en t.

Cuando natural la ciencia
quita el misterioso encanto,
i cunto disminuye, cunto,
el brillo de su beldad!
Cul ceden yertas leyes
mil deliciosas visions !
Cun plcidas ilusiones
miramos ay disipar !

Pero el mismo Omnipotente
nos revela, Arco divino,
tu origen y tu destino
unn su palabra inmortal.
Al dibujarse tu frente
en el cielo y mar profundo,
al cano padre del mundo
fuiste sagrada seal.

Cuando tras fiero diluvio
la verde tierra te amaba,
cada madre su hijo alzaba
ver el aico de Dios.
El campo te daba incienso










y aroma puro la brisa,
cuando en tu luz la sonrisa
del cielo resplandeci.

Y como entnces brillabas,
sereno brillas ahora,
y cual del mundo la aurora,
su fin tremendo vers:
que Dios, fiel su promesa,
intact guard tu gloria,
para perpetua-memoria
de que la tierra di paz.

De la msica primera
son en tu honor el acento,
y del primer poeta el viento
oy la mgica voz
Sigue, pues, siendo mi tema,
smbolo de la esperanza,
field monument de alianza
entire los hombres y Dios.



AL SOL.

Yo te amo, SoL : t sabes cun gozoso,
cuando en las puertas del Oriente asomas,
siempre te salud. Cuando tus rayos










nos arrojas fogoso
desde tu trono en el desierto cielo,
del bosque hojoso entire la sombra grata
me deleito al baarme en la frescura
que los zfiros vierten en su vuelo;
y me abandon mil cavilaciones
de inefable dulzura
cuando reclinas la radiosa frente
en las trmulas nubes de Occidente.

Empero el opulento en su delirio
solo de vicios y maldad ansioso,
rara vez alza ti su faz ingrata.
Tras el festin nocturno crapuloso
tu luz sus ojos lnguidos maltrata,
y tu fuego le ofende,
tu fuego puro, que en tu amor me enciende.
Oh si el oro fatal cierra las almas
admirar y gozar, yo le desprecio;
disfruten otros su letal riqueza,
y yo contigo mi feliz pobreza.

Oh cunto en el Anahuac
por tu ardor suspir! Mi cuerpo helado
mirbase encorvado
hcia la tumba oscura.
En el invierno rgido, inclemente,
me viste, al contemplar tu tibio rayo,
triste acordarme del fulgor de Mayo,










y alzar ti la moribund frente.
"Dadme," clamaba, "dadme un sol de fuego,
" y bajo l agua, sombras y verdura,
" y me vereis feliz...! T, SOL, t solo
mi vida conservaste: mis dolores
cual humo al Aquilon desparecieron,
cuando en Cuba tus rayos bienhechores
en mi plida faz resplandecieron.

Mi patria... i Oh SL, Mi suspirada Cuba
i quin debe su gloria, /
quin su eterna virginal belleza ?
Solo tu amor. Del Capricornio al Cncer
en giro eterno recorriendo el cielo,
jamas de ella te apartas, y tus ojos
de cocoteros cbrese y de palmas,
y naranjos preciosos, cuya pompa
nunca destroza el inclement'e yelo.
Tus rayos en sus vegas
desenvuelven los lirios y las rosas,
maduran la mas dulce de las plants,
y del oaf las sales deliciosas.
Cuando en tu ardor vivfico la viertes
larga fuente de vida y de ventura,
no te gozas i oh SOL! en su hermosura ?

Mas veces tambien por nuestras cumbres
truena la tempestad. Entristecido
velas tu pura faz, mientras las nubes










sus negras olas por el aire ardiente
revuelven con furor, y comprimido
ruge el rayo impaciente,
estalla, luce, hiere, y un diluvio
de viento y agua y fuego se desata
sobre la tierra trmula, y el cos
amenaza tornar... Mas no, que lanzas
i oh SOL tu dardo irresistible, y rompe
la confusion de nubes, y la tierra
llega dar esperanza. Ella con nsia
le recibe, sonre, y rebramando
huye ante ti la tempestad. Mas puro
centella tu ancho disco en occidente.
Respira el mundo paz: bosque y pradera
se ornan de nuevas galas,
mientras al cielo con la tierra uniendo
el iris tiende sus brillantes alas.

Alma de la creation! Cuando el Eterno
del primitive caos
con imperiosa voz sac la tierra,
que fue sin tu presencia r Yermo triste,
do inmviles reinaban
frialdad, silencio, oscuridad... Empero
la voz omnipotente
dijo: Encindase el Sol! y te encendiste,
y brotaste la luz, que en rudo vuelo
pobl los campos del desierto cielo.










Oh i cun ardiente, al recibir la vida,
al curso eterno te lanzaste luego !
i Cimo al sentir tu delicioso fuego,
se anim la creation estremecida!
La sombra de los bosques,
el cristal de las aguas,
las brisas y las flores,
y el rutilante cielo y sus colors
una mirada tuya parecieron,
y el placer y la vida
su germen inmortal desenvolvieron.

Y esos planets, tu feliz corona,
te obedesen tambien: rudos giraban
sin rbita ni centro
del ter en las vastas soledades.
El Criador soberano sujetlos
tu poder, y les pusiste rienda,
tu fuerte atraccion los enlazaste,
y en derredor de t los obligaste
que siguiesen inerrable send.

Y t sigues la tuya, que eres solo
criatura como yo, y estrella dbil,
(como las que arden por la noche umbra
en el cielo sin nubes,) en presencia
de tu Hacedor y mi Hacedor, que eterno,
omniscio, omnipotente, dirigiendo
con designios profundos










tantos millones frvidos de mundos,
reina en el corazon del universe.

Espejo ardiente en que el Seor se mira.
ya nos d vida en tu fulgor sereno,
ya con el rayo y espantoso trueno
al mundo lanze su terrible ira;
gloria del universe,
del empreo seor, padre del dia,
SOL! oye: si mi mente
alta revelacion no iluminara,
en mi entusiasmo ardiente
t, rey de los astros, adorara.

As en los campos de la antigua Persia
resplandeci tu altar; as en el Cuzco
los Incas y su pueblo te acataban.
Los Incas Quin, al pronunciar su nombre,
si no naci perverso,
podr el llanto frenar...? Sencillo y puro,
de sus criaturas en la mas sublime
adorando al autor del universe
aquel pueblo de hermanos,
alzaba ti sus inocentes manos.

Oh dulcsimo error! Oh SOL! T viste
tu pueblo inocente
bajo el hierro inclement
como plida mies gemir segado.










Vanamente sus ojos moribundos
por venganza favor ti se alzaban:
tu los desatendias,
y tu carrera eterna proseguias,
y sangrientos y yertos espiraban.



CONTRA LOS IMPIOS.

SI Dios no existe, si de m se olvida,
y tan solo al azar debo la vida
para pasar el mundo,
cual nube tempestuosa el Oceno
merced de los vientos,
bien podois disolveros, elements,
que en m formasteis con acuerdo vano
turbado pulso y visionaria mente.
Vuestra beldad perezca, dulces flores,
emblemas ay! de mi funesta suerte:
vuestras lmparas bellas
en el cielo apagad, puras estrellas,
si habeis de iluminar mi eterna muerte.
Virtud, de los tiranos enemiga,
y del hombre de bien sublime amiga,
eres vana illusion, y yo te abjuro,
si el alma que t elevas,
y al bien y gloria llevas,
se hunde y perece en el sepulcro oscuro.










Doctrina pavorosa !
iPara lograr tan triste resultado
analiz la ciencia laboriosa
la tierra y mar, y audaz se ha levantado
hasta el etreo cielo,
que ha recorrido con triunfante vuelo,
para trarnos en horrible fallo
la desesperacion ?-Sofistas duros,
jamas amsteis...! Vuestra sien corone
con seca rama el rbol de la muerte.
El sanguinoso lauro que insolente
la torpe adulacion cie al tirano,
no es tan injusto y vil como el que insano
del incrdulo audaz orna la frente.

Oh mundo misterioso,
que no ilumina el sol, ni el tiempo mide !
La fe sobre tu abismo pavoroso
divina luz despite;
y en sus alas ardientes conducida
el alma del cristiano,
al salir de la tierra lagrimosa,
al seno del Criador vuela dichosa.

As el fiero cometa,
del empreo gigante,
precipita su carro de diamante
de planet en planet,
y atrevido se lanza










Jlondo ni el pensamiento ya le alcanza.
Alas en algun lugar su curso espira;
y con mayor violencia
al sol de que parti volviendo gira.



LOS GRIEGOS, EN 1821.

JAiAs puede un tirano
la cadena cargar al pueblo fuerte
que enfurecido se alza, lidia, triunfa,
sufre noble muerte.
Pueblos famosos de la antigua Grecia,
vosotros lo decs En el orgullo
de su inmenso poder jura Daro
torpe servidumbre someterlos,
la desolacion : estremecida
yace la tierra, y en silencio yerto
aguarda el yugo en estupor hundida.

Mas alza Atenas la sublime frente,
impvida resisted
al furibundo asolador torrente,
que en su valor el mpetu quebranta.
Campo inmortal de Maraton T viste
de Milciades magnnimo la gloria;
y luego en Salamina y en Platea
Temstocles, Arstides, Pausnias,








29
triunfan, y en Grecia truena
de libertad el grito y de victoria.

Tierra de semidioses! iComo pudo
cargarte el musulman la vil cadena,
que cuatro siglos msera sufriste 1
Raza degenerada,
ino el nombre de Lenidas oste ?
O' el despotismo audaz ha devorado
las pginas de luz en que la historic
consagra los recuerdos
de tu antigua virtud y de tu gloria ?

Mirad como se acerca enfurecido
el segundo Mahomet, y precedido
march de sangre y devorante fuego :
en vez de apercibirse los combates,
ved cun plido tiembla el dbil griego!
;Ignominia! Baldn Su negro manto
por Grecia desolada
tiende la esclavitud, y el tiempo santo
profana el musulman con sus furores.
Europa consternada se estremece
cuando la media luna destructora
Bizancio domina, y vencedora
cual fnebre cometa resplandece.

Dnde la Grecia fue ? Dnde se ocultan
de la brillante Atenas








30
y de la fiera Esparta y de Corinto
el pasado esplendor ? Miseria, sangre,
y muda esclavitud present solo
por cuatro siglos la modern Grecia.
Sus vrgenes adornan el serrallo
de vil Baj : la yerba solitaria
crece en el Partenon abandonado.
El viagero, en escombros reclinado,
en vano busca suspirando ahora
la patria de las ciencias y las artes,
de Roma y de la tierra la instructor.
Ay! todo pereci: su triste anhelo
halla tan solo de la Grecia antigua
el aire puro y refulgente cielo.

Pero amanece del destino el dia,
y Grecia es libre ya. Se alzan sus hijos,
que ha poco la olvidaban,
en languidez imbcil suspiraban
por el socorro infiel del estrangero.
Su gnio magestoso.
el de Aristogiton y Harmodio fiero,
deja la tumba, su radiosa frente
en el cabo de Tnaro levanta,
esclama Libertad ardiendo en ira,
esperanza y ardor al griego inspira,
y al feroz musulman yela y espanta
Los nmenes antiguos
se agitan bajo el mrmol mutilado,










que murmura confuso Guerra Guerra!
cual se oye por los senos de la tierra
Sagar trueno profundo y dilatado.

Ya vuelan por la Grecia estremecida
de Libertad! y Gloria! y de Venganza!
furibundos clamores:
levntanse oprimidos y opresores,
y ruge la matanza.
Nobles Griegos, valor! Que vuestros hijos
hereden libertad Con fuerte mano
la barbarie frenad de ese vil pueblo,
crudo enemigo del linage human.
No invoqueis los prncipes de Europa :
de su ambition en el furor zeloso
los esfuerzos de un pueblo generoso
con ceo miran y rencor insano.
En un dspota rey ven un hermano,
y es dspota el Sultan... Pero vosotros
armados de valor y alta constancia
sin ellos triunfaris. Cuando los padres,
al morir en el campo de batalla,
sus hijos encargan
sangrienta herencia de venganza y gloria,
aunque la lucha prolongarse puede,
segura es la victoria.

Mas iqu vago rumor hiere mi odo,
cual sordo trueno en nube tempestosa










por los valles dilata su bramido ?
Ved las sombras augustas de los hroes
abandonar las tumbas do gemian
su abandon fatal! Arma sus frentes
profunda indignacion : brillan sus ojos,
bien como rayo entire tormenta umbra
y en sus diestras armadas
resplandecen vibrando las espadas.

":Imitadnos," prorumpen, o atrevidos
" nuestra gloria eclipsed La liza abierta,
" os llama combatir. La tirana
" por vuestros campos con aliento impuro
' de fuego y sangre verter un torrente;
" mas no olvideis que secar la fuente
: un diluvio de lgrimas future.
" Cederis ? i No i Jamas Ventura, gloria
" y libertad os guard la victoria,
"y la derrota, esclavitud muerte.
" En vuestros gefes nuestro aliento fuerte
" invisibles pondremos,
" y a sus pasos do quier presidirmos."

Y os inspiran, caudillos vengadores,
que al griego conducs los combates
de ardor sublime y esperanza lleno.
i Magnnimo Ipsilanti!
i Noble Cantacuzeno!
Haced la independencia de la Grecia,










y haced su libertad. La Greiia libre
supo arrostrar de Xerxes y Daro
el inmenso poder : la Grecia esclava
al musulman cedi... Leccion terrible,
que aprovechar debeis! Europa entera
y de la noble Amrica los hijos
guirnaldas tejen de laurel y rosas
que os adornen las frentes generosas.
Vuestro puro patritico ardimiento
nuestros nietos contar la historic,
y en el augusto templo de la Gloria
de Washington par tendris asiento.

i Oh! No lo veis ? De Grecia las montaas
fuego desolador va recorriendo,
y el Eurotas sonante y el Pamiso
escuchan retumbar en sus orillas
de spera lid el tormentoso estruendo.
El grito Libertad! los aires llena,
y el Bsforo agitado
hasta Bizancio Libertad! resuena.

Del Sultan al mortfero decreto
se lanzan los genzaros.... Miradlos
del griego vengador bajo la espada
desaparecer, como al furor del fuego
la yerba de los campos desecada.
Salamina reptese y Platea.
Mas qu valen' Oh Dios! Nunca se agota










el torrente de brbaros...? i Oh! vedlo
cual se renueva sin cesar, y corre
como el flujo feroz del Oceno,
violent, asolador, irresistible...!
Oh ceguedad funesta, incomprensible,
de matar y morir por un tirano!

Cunta sangre y furor Reyes de Europa,
cmo en vuestros odos
no suenan los tremendous alaridos
con que asordado el Bsforo retumba ?
i Oh! Ser podeis friamente espectadores
de la lucha de Grecia y sus horrores .
1Esperais de ese pueblo generoso
el esterminio...?-Refrenad la furia
del musulman fantico, y lanzadlo
los desiertos de Asia, donde viva
sin matar ni oprimir. Aquesta guerra
til, noble, sagrada,
aceptarn con gozo las naciones;
del mundo excitaris las bendiciones,
y el culto de la Grecia libertada.

i Ay mis ojos i oh Grecia vengadora !
tu gloria no vern. La muerte fiera
*de mi edad en la dulce primavera,
cual flor por el arado atropellada,
v despearme en la region sombra
del sepulcro fatal. Oh lira mia!










Estos sern los ltimos acentos
que haga salir de ti mi dbil mano.
Mas el hado no hel mi fantasa,
y en sus alas fogosas conducido
vivo en el porvenir. Como un espectro,
del sepulcro en el borde suspendido,
dirijo al cielo mi postrero voto'
por que triunfes i oh Grecia Ya te miro
lanzar los tiranos indignada,
y la alma Libertad servir de templo,
y al mundo escucho que feliz aplaude
victoria tal y tan glorioso ejemplo.



AL COMETA DE 1825.

PLANETA de terror, monstruo del cielo,
errante masa de perennes llamas,
que iluminas inflamas
los desiertos del ter en tu vuelo
qu universe lejano
al sistema solar hora te envia ?
Te lanza del Seor la airada mano
a que destruyas en tu curso insano
del mundo la armona ?
Cul es tu origen, astro pavoroso !
El sabio laborioso
para seguirte se fatiga en vano,










y mas all del invisible Urano
ve abismarse tu carro misterioso.
El influjo del Sol all te alcanza,
una funesta rebellion te lanza
ilimitada y frvida carrera ?
Bandido inaquietable de la esfera,
ningun sistema habitas,
y tan cerca del Sol te precipitas
para insultar su magestad several ?

Huye su luz, y teme que indignado
su vasta atraccion ceder te ordene,
y entire Jove y Saturno te encadene,
de tu brillante ropa despojado.
Mas si tu curso con furor completes,
y le hiere tu disco de diamante,
arrojars triunfante
al sistema solar nuevos planets.

Astro de luz, yo te amo. Cuando mira
tu faz el vulgo con asombro y miedo,
yo, al contemplarte ledo,
elvome al Criador : mi mente admiral
su alta grandeza, y tmida le adora.
Y no tan solo ahora
en mi alma dejas impression profunda.
Ya de la noche en el brillante velo,
de mi niez en los ardientes dias,
mi agitada mente parecias










un volcan en el cielo. (*)

El ngel silencioso
que hora inocente direction te inspire,
se armar del Seor con la palabra,
cuando en el libro del Destino se abra
una sangrienta pgina de ira
Entonces furibundo
chocars con los astros, que lanzados
volarn de sus rbitas, hundidos
en el ter profundo;
y escombros abrasados
de mundos destruidos,
llevaran el terror otro sistema....!
Tente, Musa : respeta el velo oscuro
con que de Dios la magestad supreme
envuelve la region de lo future.
T, Cometa fugaz, ardiente vuela,
y millones de mundos ignorados
el Hacedor magnfico revela.


EN EL TEOCALLI DE CHOLULA.

i CUANTO es bella la tierra que habitaban
los Aztecas valientes En su seno

(*) Aqu se supone que el cometa de 1825 e.
el mismo que con tanto brillo apareci en el at
de 1811.










en una estrecha zona concentrados
con asombro se ven todos los climas
que hay desde el polo al ecuador. Sus llanos
cubren par de las dora.das mieses
las caas deliciosas. El naranjo
y la pia y el pltano sonante,
hijos del suelo equinocial, se mezclan
la frondosa vid, al pino agreste,
y de Minerva al rbol magestoso.
Nieve eternal corona las cabezas
de Iztaccihual pursimo, Orizaba
y Popocatepee; sin que el invierno
toque jamas con destructora mano
los campos fertilsimos, do ledo
los mira el indio en prpura ligera
y oro teirse, reflejando el brillo
del sol en occidente, que sereno
en yelo eterno y perenal verdura
torrentes verti su luz dorada,
y vio naturaleza conmovida
con su dulce calor hervir en vida.

Era la tarde: su ligera brisa
las alas en silencio ya plegaba,
y entire la yerba y rboles dormia,
mintras el ancho sol su disco hundia
detras de Iztaccihual. La nieve eterna
cual disuelta en mar de oro, semejaba
temblar en torno de l; un arco inmenso











que del empireo en el zenit finaba,
como esplndido prtico del cielo
de luz vestido y centellante gloria,
de sus ltimos rayos reciba
los colors riqusimos. Su brillo
desfalleciendo fu : la blanca luna
v de Venus la estrella solitaria
en el cielo desierto se vean.
i Crepsculo feliz Hora mas bella
que la alma noche el brillante dia.
cunto es dulce tu paz al alma mia!

Hallbame sentado en la famosa
choluteca pirmide. Tendido
el llano inmenso que ante m yacia,
los ojos espaciarse convidaba.
i Qu silencio! i qu paz! Oh! iquin diria
que en estos bellos campos reina alzada
la brbara opresion, y que esta tierra
brota mieses tan ricas, abonada
con sangre de hombres, en que fue inundada
por la supersticion y por la guerra...-

Baj la noche en tanto. De la esfera
el leve azul, oscuro y mas oscuro
se fu tornando : la movible sombra
de las nubes serenas, que volaban
por el espacio en alas de la brisa,
era visible en el tendido llano.










Tztaccihual pursimo volvia
del argentado rayo de la luna
el plcido fulgor, y en el oriented,
bien como puntos de oro, centellaban
mil estrellas y mil... i Oh! yo os saludo,
fuentes de luz, que de la noche umbra
iluminais el velo,
y sois del firmamento poesa !

Al paso que la luna declinaba,
y al ocaso fulgente descendia,
con lentitud la sombra se estendia
del Popocatepec, y semejaba
fantasma colossal. El arco oscuro
m llego, cubrime, y su grandeza
fu mayor y mayor, hasta que al cabo
en sombra universal vel la tierra.

Volv los ojos al volcan sublime,
que velado en vapores transparentes,
sus inmensos contornos dibujaba
de occidente en el cielo.
Gigante del Anhuac icmo el vuelo
de las edades rpidas no imprime
alguna huella en tu nevada frente ?
Corre el tiempo veloz, arrebatando
aos y siglos, como el Norte fiero
precipita ante s la muchedumbre
de las olas del mar. Pueblos y reyes











viste hervir tus pies, que combatian
cual hora combatimos, y llamaban
eternas sus ciudades, y creian
fatigar la tierra con su gloria.
Fueron : de ellos no resta ni memorial.
1Y t eterno sers ? Tal vez un dia
de tus profundas bases desquiciado
caers; abrumar tu gran ruina
al yermo Anhuac; alzarnse en ella
nuevas generaciones, y orgullosas
que fuiste negarn....
Todo perece
por ley universal. Aun este mundo
tan bello y tan brillante que habitamos
es el cadver plido y deforme
de otro mundo que fu....
En tal contemplation embebecido
sorprendime el sopor. Un largo sueo
de glorias engolfadas y perdidas
en la profunda noche de los tiempos,
descendi sobre m. La agreste pompa
de los reyes aztecas desplegse
mis ojos atnitos. Vea
entire la muchedumbre silenciosa
de emplumados caudillos levantarse
el dspota salvage en rico trono,
de oro, perlas y plumas recamado;
y al son de caracoles belicosos
ir lentamente caminando al temple










la vasta procession, ao la aguardaban
sacerdotes horribles, salpicados
con sangre humana rostros y vestidos.
Con profundo estupor el pueblo esclavo
las bajas frentes en el polvo hundia,
y ni mirar su seor osaba,
de cuyos ojos fervidos brotaba
la saa del powder.
Tales ya fueron
tus monarchs, Anhuac, y su orgullo,
su vil supersticion y tirana
en el abismo del no ser se hundieron.
Si, que la muerte, universal seora
hiriendo par al dspota y esclavo,
describe la igualdad sobre la tumba.
Con su manto benfico el olvido
tu insensatez oculta y tus furores
la raza present y la future.
Esta inmensa estructura
vio la supersticion mas inhumane
en ella entronizarse. Oy los gritos
de agonizantes vctimas, en tanto
que el sacerdote, sin piedad ni osLanto
les arrancaba el corazon sangriento
mir el vapor espeso de la sangro
subir caliente al ofendido cielo,
y tender en el sol fnebre velo,
y escuch los horrendos alaridos
con que los sacerdotes sofocaban










el grito del dolor.
Muda y desierta
ahora te ves, Pirmide. AMas vale
que semanas de siglos yazcas yerma,
y la supersticion a quien serviste
en el abismo del infierno duerma!
A nuestros nietos ltimos, empero,
s leccion saludable ; y hoy al hombre
que ciego en su saber ftil y vano
al cielo, cual Titan truena orgulloso,
s ejemplo ignominioso
de la demencia y del furor human.

(Diciembre de 1820.)



LiA VISZON.

IMITACION DE LORD BYnoN.

Un sueo tuve fnebre y estrao.
Estinguirse vi el sol, y las estrellas
en el espacio eterno silenciosas,
estraviadas y plidas giraban.
La tierra helada, ennegrecida y ciega
en la pesada atmsfera dormia,
y las cansadas horas se arrastraban,
sin que en sus alas lnguidas trajeran









44
la vuelta de la luz. Los hombres todos
sus mseras pasiones intereses
sepultaron al fin en el abismo
de universal desolacion. Vivian
al esplendor de hogueras, y los tronos,
los palacios de reyes coronados
y las chozas humildes consumieron
por procurarse luz. Grandes ciudades
as desparecieron, y los hombres
en torno sus hogares abrasados
para mirarse por la vez postrera
se congregaban. Los antiguos bosques
se incendiaron tambien: hora tras hora
qonsumidos cayendo se apagaban.
De aquella luz al lgubre reflejo
los hombres azorados parecian
espectros yertos, plidos : algunos
los ojos encubrindose lloraban :
otros, corriendo por do quier, miraban
con desesperacion al yermo cielo,
que tenebroso y mudo, parecia
el pao funeral del mundo muerto.
Con blasfemias feroces la tierra
luego inclinaban los cansados ojos,
rechinando los dientes, y morian.
Los pjaros silvestres por do quiera
atnitos vagaban, y la tierra
con sus alas intiles batman.
Las bestias mas agrestes y feroces,










en trmulas y mansas convertidas,
mezclbanse los hombres. Las serpientes
entire la multitud se deslizaban
sin ofender con lamentable silvo,
y aquel hambriento pueblo devorlas.
La guerra, en el principio sosegada,
rugi mas furibunda : las comidas
comprronse con sangre; cada uno,
perdido en las tinieblas, engullia
su mezquina porcion. Se disolvieron
del afecto los lazos, y la tierra
en solo el pensamiento se abismaba
de inminente, fatal y oscura muerte.
El hambre las entraas consumia:
espiraban los hombres, y sus huesos
quedaban, cual sus carnes, insepultos.
Los flacos los flacos devoraban,
los perros sus amos embestian,
exceptuando uno solo, que un cadver
guardando estaba con doliente ahullido,
y al fin muri, lamindole la mano.
Dos de una gran ciudad sobrevivieron,
y eran mortales fieros enemigos.
Junto un altar del fuego devorado
vinieron encontrarse; con sus manos
descarnadas y yertas revolviendo
las brasas moribundas y cenizas,
alzaron dbil momentnea llama,
y al verse con su luz el uno al otro,










gritaron de terror, y perecieron.
Qued el mundo vaco, despojado
de rboles, yerbas, hombres y de vida,
sin tiempo ni estaciones, mudo caos.
Los rios, lagos y mares sumergidos
en un silencio fnebre yacian,
y en sus profundidades cavernosas
ningun ser animado se agitaba.
Acabaron las fervidas mareas
al espirar la luna, su seora ;
los vientos en la atmsfera estancados
se consumieron, y tambien las nubes,
y tinieblas informed, silenciosas,
remplazaron del todo al universe.




A MI PADRE ENCANECIDO

EN LA FUERZA DE SU EDAD.

Es el sepulcro puerta de otro mundo :
los sabios y los buenos
as lo afirman, y de espanto llenos
tiemblan los malos su horror profundo.

i Verdad sublime i Oh PADRE Bastara
tu dolor elocuente










demostrarla, y fijar mi mente
en los tormentos de la duda impa.

Deja que vil calumnia se prepare,
porque has obedecido
el acento del Dios que ha prometido
Piedad y amor quien piedad usare.

Los pueblos te bendicen: ellos fueron
de tu virtud testigos,
y cargan sus torpes enemigos
la just execracion que merecieron.

No tus canas fij del tiempo el vuelo,
s noble desventura....
-Contempla ese volcano! iSu nieve pura
no prueba, di, su inmediacion al cielo...'



ATENAS Y PALMIRA.

AL contemplar las ticas llanuras
en la serena cumbre del Himeto,
espectculo esplndido se goza.
Vense grupos de palmas, que otro tiempo
oyeron de Platon la voz divina,
y entire masas brillantes de verdura
alza el olivo su apacible frente.










Cubre la via el ondulante suelo
de esmeraldas y prpura, y los valles
en diluvio de luz el sol inunda.
Entre tantas bellezas, magestosa
con marmreo esplendor domina Atenas.
En sus dricos templos y columns
juega la luz rosada,
y con mgica tinta
el contorno fugaz color y pinta.

Cuadro admirable y delicioso! Empero
goza placer mas puro y mas sublime
el solitario y pensador viagero
que la luz del crepsculo sombro,
entire un oceano de caliente arena
contempla el esqueleto de Palmira,
de alto silencio y soledad cercado.
Desolacion inmensa El obelisco,
cual roble anciano, se levant al cielo
con triste magestad, y el cardo infausto.
brotando en grietas del marmreo techo.
al viento sirio silva. En los salones
do la elegancia y el poder moraron.
hoy la culebra solitaria gira.
En el suelo de templos quebrantados,
crecen los pinos, y en las anchas called.
que antes hirvieron en rumor y vida.
se mira ondear la yerba silenciosa.
Do quier yacen columns derribadas










unas sobre otras, y en la gran llanura
incontables parecen los despojos
de la grandeza y del poder pasado.
Arcos, palacios, templos y obeliscos
forman un laberinto pavoroso
en que inmvil se asienta
el silencioso genio de las ruinas,
y altas verdades, mximas divinas
de su frente el dolor al sabio cuenta.



CHARACTER DE MI PADRE.

Integer vitce scelerisque purus.
HOR AT

CANDOROSA virtud meci su cuna.
File Clio su pincel sagrado;
su espada Tmis. Contrast indignado
al sangriento poder y la fortune.

Siempre fue libre. De su frente pura
el ceo augusto fatig al tirano,
cuya cobarde y vengativa mano
verti en su vida cliz de amargura.

Humanidad fu su dolo. Piadoso
le hallaron el opreso, el desvalido:










fu hijo tierno, patriota esclarecido,
buen amigo, buen padre y buen esposo.

Hombres que de ser libres haceis gloria,
l adoraba en vuestro altar augusto:
el polvo respetad de un hombre just
y una lgrima dad su memorial.



A SILA.

TRIUNFANTE Sila, cuyo carro fiero
en las ruedas gir de la fortune,
la antigua libertad desde tu cuna
fu tu divinidad, tu amor primero.

Pero la Roma vil en que viviste
no era ya la de Curcio y Cincinato
y Fabricio y Scipion: su pueblo ingrato
demandaba opresion, y se la diste.

De su antigua virtud sin el tesoro
el senado magnfico de reyes
que al orbe sometido impuso leyes,
prostituy el poder, vendise al oro.

Roma, vctima inmensa de facciones,
capaz de esclavitud, no de obediencia,











enmudeci temblando en tu presencia
fuerza de furor y proscripciones.

No fuiste vil por opresor: en vano
quisieras libertad : solo veas
crimen y esclavos.-En tan negros dias
yo hubiera sido como t tirano.

Con todo tu furor, romano fuiste,
porque la alzaste al fin libre y seora,
y con una sonrisa aterradora
mas que mortal diadema depusiste.

Si tu brazo feroz Roma prime,
la liberta tu esfuerzo generoso:
tu no faltaste tu valor glorioso,
falt tu siglo tu virtud sublime.

Abdicaste el poder. Tu nica gloria
terror profundo en su grandeza inspire,
y los ojos del mundo que te admira
aislado te alzas en la vasta historic.

Diste con tanta sangre los romanos
saludable leccion. As tu nombre,
que vivir inmortal, tremendo asombre
facciosos, cobardes y tiranos.











BN V RETlRATO
BEL AUTOR PROSCRIPTO, A SU MADRE.-

No estraies de mi frente la tristeza:
cuando el pincel copiaba mi semblante,
en ti pensaba, y en aquel instant
me mandaba sentir naturaleza.



EN UNA TEMPESTAD.

HURACAN, huracan, venir te siento,
y en tu soplo abrasado
respiro entusiasmado
del seor de los aires el aliento.

En las alas del viento suspendido
vedle rodar por el espacio inmenso,
silencioso, tremendo, irresistible,
en su curso veloz. La tierra en calma
siniestra, misteriosa,
contempla con pavor su faz terrible.
iAl toro no mirais ? El suelo escarban
de insoportable ardor sus pies heridos:
la frente poderosa levantando,
y en la hinchada nariz fuego aspirando,
iiama la tempestad con sus bramidos.










i Qu nubes i qu furor El sol temblande
vela en triste vapor su faz gloriosa,
y su disco nublado solo vierte
luz fnebre y sombra,
que no es noche ni dia....
Pavoroso color, velo de muerte !
Los pajarillos tiemblan y se esconden
al acercarse el huracan bramando,
y en los lejanos montes retumbando
le oyen los bosques, y su voz responded.

Llega ya... No le veis ? Cul desenvuelve
su manto aterrador y magestoso...!
Gigante de los aires, te saludo....!
En fiera confusion el viento agita
las orlas de su parda vestidura....
Ved....! en el horizonte
los brazos rapidsimos enarca,
y con ellos abarca
cuanto alcanzo mirar, de monte monte !

Oscuridad universal....! Su soplo
levanta en torbellinos
el polvo de los campos agitado....!
En las nubes retumba despeado
el carro del Seor, y de sus ruedas
brota el rayo veloz, se precipita,
hiere y aterra al suelo,
y su lvida luz inunda el cielo.










Qu rumor ? Es la lluvia...! Desatada
cae torrentes, osqureco el mundo,
y todo es confusion, horror profundo.
Cielo, nubes, colinas, caro bosque,
d estais....? Os busco en vano :
desparecsteis.... La tormenta umbra
en los aires revuelve un oceno
que todo lo sepulta....
Al fin, mundo fatal, nos separamos:
el huracan y yo solos estamos.
i Sublime tempestad! cmo en tu seno,
de tu solemne inspiration henchido,
al mundo vil y miserable olvido.
y alzo la frente, de delicia lleno 1
SD est el alma cobarde
que teme tu rugir....? Yo en ti me elevo
al trono del Seor : oigo en las nubes
el eco de su voz ; siento la tierra
escucharle y temblar. Ferviente lloro
desciende por mis plidas mejillas,
y su alta magestad trmulo adoro.
(Setiembre de 1822.)

EN EL SEPULCRO DE UN NIO.

AL brillar la razon su alma pura,
mir los males del doliente suelo :
gimi; y los ojos revolviendo al cielo,
vol buscando perenal ventura.











CONTEMPLACION.

SC JAN inmenso te tiendes y brillante,
firmamento sin limites Do quiera
en el puro horizonte iluminado
por la argentada lumbre de la luna,
te asientas en el mar. Las mansas olas
del viento de la tierra al blando soplo
levemente agitadas, en mil formas
vuelven la luz serena que despite
la bveda esplendente, y el silencio
y la quietud que reina en el profundo,
llevan el alma a meditar.
i Oh cielo,
fuente de luz, eternidad y gloria!
Cuntas altas verdades he aprendido
al fulgor de tus lmparas eternas !
De mi niez en los ardientes dias
mi padre venerable me contaba
que Dios, present por do quier, miraba
del hombre las acciones, y en la noche
el cielo de los trpicos brillante
contemplando con xtasis, crea
que tantas y tan fulgidas estrellas
eran los ojos vivos, inmortales
de la Divinidad.
Cuando la vista
a la region etrea levantamos,










atnitos en ella contemplamos
del Hacedor sublime la grandeza.
Eu el fondo del alma pensativa
se abre un abismo indefinible : el pecho
con suspirar involuntario invoca
ana felicidad desconocida,
un objeto lejano y misterioso,
que del mundo visible en los confines
no sabe designer. La fantasa
al recorrer la multitud brillante
de soles y sistemas enclavados
en su gloriosa eternidad, se humilla
ante el Criador, y tmida le adora.

Las leyes inmortales que encadenan
esta celeste fbrica, y los astros
en elptico giro precipitan,
no desdean del hombre la miseria,
y con profundo universal acento
le dictan su deber. En todo clima,
del polo al ecuador, su voz augusta
beneficencia y paz impone al hombre,
que de pasiones fieras agitado
turba con su furor el triste globo,
y a error, venganza y ambicion erige
sangrientos y sacrlegos altares.

Alma sublime, universal, del mundo,
que en los humans pechos colocaste











la semilla del bien, la mente mia
de la santa virtud por el sendero
dignate dirigir: abre mi oido
al grito del dolor; haz que mi seno
de la tierna piedad guard la fuente,
y la opresion, al crime insolente,
pueda arrostrar con nimo sereno.



A MI PADRE, EN SUS DIAS.

CUANDO feliz tu familiar
se dispone, caro PADRE,
solemnizar la fiesta
de tus plcidos natales,
yo, el primero de tus hijos,
tambien primero en lo amante,
hoy lo much que te debo
con algo quiero pagarte.
Oh cun gozoso repito
que t de todos los padres
has sido para conmigo
el modelo inimitable !
De mi education el peso
cargo tuyo tomaste,
y nunca manos agenas
mi tierna infancia fiaste.
Amor todos los hombres,










temor Dios me inspiraste,
odio la atroz tirana
y las intrigas intrigas infames.
Oye, pues, los tiernos votos
que por t FILENO hace,
y que de su labio humilde
hasta el Eterno se parten.
Por largos aos el cielo
para la dicha te guard
de la esposa que te adora
y de los hijos amantes.
Puedas ver tus biznietos
poco poco levantarse,.
como los verdes renuevos
en que rbol noble renace,e
cuando al impulso del tiempo
la frente sublime abate.
Que en torno tuyo los veas
triscar y regocijarse,
y entire cario y respeto
inciertos y vacilantes,
halaguen con labio tierno
tu cabeza respectable.
Deja que los opresores
osen faccioso llamarte,
que .el odio de los perversos
d la virtud mas realce.
En vano blanco te hicieron
de sus intrigas cobardes










unos reptiles impuros,
sedientos de oro y de sangre.
Hombres odiosos....! Empero
tu alta virtud depuraste,
cual oro al crisol descubre
sus finsimos quilates.
A mis ojos te engrandecen
esos honrosos pesares,
y si fueras mas dichoso,
me fueras mnos amable.
De la triste Venezuela
oye al pueblo cual te aplaude,
llamndote con ternura
su defensor y su padre.
Vive, pues, en paz dichosa
jamas la calumnia infame
con hlito pestilente
de tu honor la luz empae.
Entre tus hijos te vierta
salud blsamo save,
y Amor te brinde risueo
las caricias conyugales.


(Novmembre de 1819.)










PROGRESS DE LAS CIENCIAS.

FRAGM ENTO.

LA Fsica incansable, indagadora,
analiza la gran naturaleza.
~levndose al ter Galileo
entire persecuciones y peligros,
de inquisidor fantico despecho
consagrados errors disipando,
su libertad revindico la mente.
A rm de nuevos ojos al human,
ai noble frente Jpiter sublime
corona de satlites, y Febo
sent en inmvil refulgente trn0o.

El volador cometa vagabundo
lo siglo en siglo iluminaba el cielo
cn s iniestro fulgor, vaticinando
fultbre porvenir. La ciencia osada
midi por fin su eliptico sendero,
anunci su venida, despojle
de usurpado terror, y el astro humilde
obedeci del sabio los decretos.

Torricelli, Pascal, su peso miden
a la impalpable atmsfera: encerrado
(n frreo tubo el aire se desata,
y feroz ante s lanza la muerte.










Hijo del sol el septiforme rayo
por cristalino prisma dividido,
entire la oscuridad que le circunda.
hace brillar del iris los colors.
En el convexo lente deja dcil
su fulgente corona, y concentrado
se arma feroz de innumerables puntas,
y los metales y al diamante muerde.
En primorosa imitacion la esfera
rueda en sus ejes, dividiendo el ao,
hace girar en su rbita la tierra,
y de ella en pos la inconstante luna.
A la vista Saturno aproximado
revuelve sus anillos misteriosos,
que oculta muestra: Jpiter eclipsa
sus brillantes satlites, y el sabio
nota el moment, y las distancias mide.
El imanado acero en equilibrio
busca del Norte la querida estrella,
y en el inmenso mar, en negra noche,
fija su rumbo al navegante incierto.
El agua del calor atormentada,
al choque de la elctrica centella
en diferentes gases convertida,
la llama voraz pbulo presta.
Con inocente estrpito los ojos
estalla y luce simulado rayo,
que ense la atraccion del verdadero










y pudo el hombre desarmar las nubes.
Del Galvanismo al poderoso impulso
tiembla y se agita el plido cdaver
con misteriosa convulsion, y casi
duda su triunfo atnita la muerte.

Fiero coloso el arador se torna
del microscopio mgico en el seno,
y en sus miembros y espnlda cristalina
centenares de msculos so cruzan.
En un grano de polvo imperceptible
hierven insects mil, y nuevos mundos
la asombrada vista se presentan.

Entre los senos de la tierra ocultos
la Qumica sorprende los metales,
y su corriente slida persigue.
La accion devoradora de la llama
hace brotar de calcinadas piedras
el lquido mercurio, y resplandece
entire la arena vil plido el oro.

De blanda seda refulgente globo
hinche ligero gas : en l suspense
deja la tierra el fsico atrevido,
con rpido volar hiende las nubes,
muy mas all de su region oscura
bebe del sol pursima la lumbre,
y sobre un horizonte ilimitado
los desiertos del ter seorea.













BOB@~@S.


[.

IN MORTALIDA D.

CUANDO en el ter flgido y sereno
arden los astros por la noche umbra,
el pecho de feliz melancola
y confuso pavor sientese lleno.

Ay! as girarn cuando en el seno
duerma yo inmvil de la tumba fria...!
Entre el orguillo y la flaqueza mia
con ansia intil suspirando peno.

Pero qcu digo ?-Irrevocable suerte
tambien los astros morir destina,
y vern por la edad su luz nublada.

Mas superior al tiempo y la muerte
mi alma, ver del mundo la ruina,
la future eternidad ligada.













I1,

R 01 A.

ENVUELTA en sangre y pavoroso estrago
combat Roma con feroz anhelo:
llena el mundo su nombre, sube al cielo,
y las naciones tiemblan su amago.

Su guila fiera por el aire vago
hiende las nubes con ardiente vuelo,
y apnas mira en el distant suelo
las ruinas de Corinto y de Cartago.

Que la vali ? Carbon, Mario implacable,
y Sila vengador y Csar fuerte
huellan del orbe la infeliz seora.

Y otros... Oh Roma grande y miserable
que ansiando lauros y poder de muerte,
no supo ser de s reguladora













III.

CATON.


DE Roma esclava defensor augusto,
de Utica en la ribera miserable
opnese CATON inexorable
Csar vencedor y Jove injusto.

Ageno de furor, libre de susto,
contempla su destino inevitable:
de la tierra el seor brndale afable
su favor y amistad; mas l adusto,

"Desprecio," clama, tu piedad. Mi vida
"al Hado viljustificar pudiera
"que tu ambition y crmenes corona."

Dice, rasga su pecho: por la herida
indignada se lanza el alma fiera,
y el cadver Csar abandon.













IV.

SSCRATES.


No, jueces, condeneis con ciega ira
de la augusta verdad al sabio amante...!
Cielos....! el vil Melito ya triunfante
la venganza logro por que suspira.


SCRATES fire con piedad le mira,
l se demuda, y con igual semblante
apurando el veneno devorante,
en brazos de Platon el sabio espira.

Presto remordimientos dolorosos
Atenas siente, y su crueldad gimiendo
maldice, y sus fanticos furores.

Temed, mortales, oprimir furiosos
la virtud sagrada, persiguiendo
al que osa combatir vuestros errors.












V.

NAPOLEON.

SIN rey ni leyes, Francia desolada
de anrquico furor cay en la hoguera:
salvla BONAPARTE : lisongera
la gloria en cetro convirti su espada.

Tembl su voz Europa consternada:
reyes la dispens con faz several;
en Moscow, en Madrid su guila fiera,
en Roma y Viena y en Berlin vi alzada.


Cmo cay..? Vencido, abandonado,
en un peasco silencioso espira,
dando ejemplo los dspotas terrible.


Al contemplar su fin desventurado,
clama la historic, que su genio admira:
No hay opresion por fuerte irresistible!












VI.

A D. DIEGO MARIA GARAY,

EN EL PAPEL DE JUNIO BRUTO.


CNSUL, libertador, padre de Roma,
ipor que nubla el dolor tu adusta frente,
y, en vano reprimido, llanto ardiente
tus cargados prpados asoma ?

Lanza Discordia su funesta poma,
y ansian tus hijos con furor demente
que Tarquino feroz rija insolente
al pueblo-rey, que los tiranos doma.

Dictas fallo de muerte: el pueblo gime
entire piedad y horror... Con faz umbra
el alma cubres de tormentos llena...

-Tal respiraba en ti, GARAY sublime,
Bruto, y fiero, terrible, parecia
el Dios que airado en el Olimpo truena.












LOS SEPULCROS,

,A DON MANUEL ROBREDO.

DE lnguidos cipreses la sombra,
y en urnas que el amor baa con llanto,
ies mas plcido el sueo de la tumba 1
Cuando el sol mis ojos estinguidos
no resplandezca ya, ni mis odos
llegue la dulce voz de la harmona,
ni el tierno amor mi corazon inflame,
ni el halageo porvenir me ria,
ipodr darme consuelo yerta losa,
que distinga mis huesos de otros tantos
que on la tierra y el mar siembra la muerte
No, querido MANUEL : aun la Esperanza,
diosa final, de los sepulcros huye:
el pavoroso indiferente olvido
lo envuelve todo en su profunda noche;
y el hombre, los sepulcros, y ruinas
de tierra y cielo, en insondable abismo
sepulta el tiempo con helada mano.

Mas ipara qu los mseros mortales,
al tiempo anticipndose, destruyen
la piadosa illusion que en los umbrales
de la huesa fatal detiene al muerto 1
tAun no vive en la tumba, cuando puede
2










tras s dejar recuerdos cariosos,
o de itil gloria noble monument .
Esta de afectos comunion divina
es un celeste don los humans:
por ella con los muertos aun vivimos,
y con nosotros ellos. Sus reliquias
de la inclemencia y del profano vulgo
defiende la piedad. El caro nombre
conserve el mrmol la piedra humilde
y rboles odorferos, floridos,
con blanda sombra las cenizas baan.

Solo quien al amor neg su pecho,
se concentra en la tumba. Su alma triste
se precipita al tormentoso Averno,
bien se acoge las inmensas alas
de la clemencia celestial. Su polvo
cubren los cardos y ominosa ortiga;
que sobre las reliquias de los muertos
jmas brotaron apacibles flores,
si no las riega del afecto el llanto.

Do quier que sociedad junt los hombrea,
contra los elements y las fieras
guardar6n las cadveres. Las tumbas
garantizaban los remotos fastos,
eran aras tambien, y fu temido
sobre el paterno polvo el juramento.
Los cedros, los cipreses y los sauces,










llenando el aire con efluvios puros,
sombra perenne y plcida tendian
sobre las urnas. Los amigos fieles
una centella al sol arrebataban
para alumbrar la subterrnea noche
que en sepulcrales bvedas reinaba;
por que siempre los ojos moribundos
buscan al sol, y el ltimo suspiro
la nublada luz todos exhalan.
De agua lustral nrurmuradoras fuentes
violetas, amarantos producian;
y los hijos, las madres, las esposas,
al obsequiar las adoradas tumbas
con lactea libacion, en la fragancia
elseo aroma respirar creian.

Las urnas de los sabios y los fuertes
patritico valor, virtud respiran.
De Marathon las coronadas tumbas
los magnnimos pechos inflamaron
los heroes de Grecia, y la semilla
de un bosque de laureles erminaron.
Al contemplar de Washington divino
el modesto sepulcro, nos llenamos
de amor de patria y libertad y osamos
luchar con los tiranos y el destino.











A LA NOCHE.

REINA la noche : con silencio grave
giran los sueos en el aire vano:
cndida, pura, el silencioso llano
viste la luna de su luz save.
Hora de paz...! Aqu, do nadie miro
en esta cumbre alzado,
heme seor del mundo abandonado.

Cmo embelesa la quietud augusta
de la natural la sensible alma
que oye su voz, y en deleitosa calma
de esta mansion y su silencio gusta!
Grato silencio, que interrumpe el rio
distant murmurando,
en las hojas el viento susurrando.

Ya de la noche con el fresco ambiente
gira en lnguidas alas el reposo,
que vela fiel bajo de cielo umbroso,
y huye la luz del sol resplandeciente.
Invisible con l y misterioso
en llano y montes yace
el bello horror, que contristando place.

i Cmo en el alma esttica se imprime
el delicioso y triste pensamiento!
i Cmo el cuadro feliz que admiro atento










es par melanclico y sublime!
Ah! su paz de la msica prefiero
al eco poderoso,
con que se anima el baile bullicioso.

All, en salon soberbio, por do quiera
terso cristal duplica los semblantes:
de oro vestida y perlas y diamantes
hermosura gentil danza ligera,
y con sus gracias y afectado hechizo,
de mil adoradores
lleva tras s los votos y loores.

Admirable es aquesto! Yo algun
de la simple niez salido apenas,
en los bailes magnficos y cenas
de mi amor al objeto persegua;
y atesor con mgica ventura
de la jven amada
un suspiro fugaz, una mirada.

Mas ya por los pesares abatido,
y languidez y enfermedad ligado.
muy mas me place que salon dorado
este llano en la noche oscurecido;
la brillante danza prefiriendo
el meditar tranquilo
bajo este cielo, en inocente asilo.










kh brllenme por siempre las estrellas
en un cielo tan puro como ahora,
y la alta mano de mi ser autora,
pudame yo elevar, mirando ellas.
A ti, Dios de los cielos, en la noche
alzo en humilde canto
la dolorosa voz de mi quebranto.

Te saludo tambien, amiga luna:
siempre tierno te am, reina del ciclo:
siempre fuiste mi hechizo, mi consuelo,
en la adversa y la prspera fortune.
Tu sabes cuntas veces anhelando
gozar tu compaa,
maldije el brillo del ardiente dia.

Asentado tal vez las orillas
del mar, cuyo cristal te retrataba,
en cavilar dulcsimo pasaba
las leaves horas en que leda brillas;
y recordando mi nublada gloria
mir tu faz serena,
y en tierno llanto desahogu mi pena.

Mas, i ay el pecho con dolor palpita,
herido ya de consuncion tirana,
y cual t al esplendor de la maiana. i
palidece mi rostro y se mal-chita.
Cuando caiga por fin, inunde al menos










esa luz calma y pura
de tu amigo la humilde sepultura.

Mas qu canto suavsimo resuena
del inmediato bosque en la espesura .
Es tu voz, ruiseor, que de ternura
en dulce soledad mi pecho llena.
Siempre te am, porque debiste al cielo
genio triste y sombro,
tierno y agreste, como el genio mio.

Perezca el que tu nido te arrebata,
y porque gimas gusta de oprimirte:
por qu no viene, como yo, seguirte
del bosque espeso entire la sombra grata ?
Salta libre y feliz de ramo en ramo,
en torno de tu nido,
que nadie quiero esclavo ni oprimido.

Noche, antigua deidad, que el cos profundo
produjo antes al sol, y al sol postrero
has de sobrevivir, cuando severo
el brazo del Seor trastorne el mundo:
yeme : t sers mientras me dure
este soplo de vida,
celebrada por m, de m querida.

Antes del primer tiempo, sepultada
del caos en el vrtice yacas :










inspirada tal vez, ya prevelas
tu beldad la gloria destinada;
y ociosa, triste, en el sombroso velo
tu frente rebozabas,
y en el future imperio meditabas.

A la voz del Criador, del oceno
reina saliste, el cetro levantando,
de estrellas coronada, desplegando
el manto rico por el ter vano;
y al mundo silencioso deleitaba
en tu frente several
de la alma luna la argentada esfera.

i Cuntas altas verdades he aprendido
en tu solemne horror, sublime Diosa !
En el silencio de la selva umbrosa
i cuntas inspiraciones te he debido!
En t miro al Criador, y arrebatado
de fervoroso anhelo,
pulso mi lira, y me levanto al cielo.

Salve, gran Diosa en tu apacible seno
djame consolar y recrearme :
tu blsamo feliz puede aliviarme
el triste pecho de dolores lleno.
Noche, de los poetas y almas tiernas
dulce, piadosa amiga,
en blanda paz convierte mi fatiga !












A WASHINGTON.

ESCRITA EN MONTE-VERNON.

PRIMERO en paz y en guerra,
primero en el afecto de tu patria
y en la veneracion del universe,
viva imgen de Dios sobre la tierra,
libertador, legislator y just,
WASHINGTON inmortal, oye benigno
el dbil canto, de tu gloria indigno,
con que voy ensalzar tu nombre augusto.

Te pintar indignado
la voz de la patria dolorida
volar al rduo campo de la gloria,
y como Jove en el Olimpo armado
la suerte mandar y la victoria ?
Magnnimo apareces;
rndese Boston, y respira libre.
Vanamente el tirano
cuarenta mil esclavos lanza fiero
para estirpar el nombre americano.
Ti, sin baldon, al nmero cediste,
y acallando el espritu guerrero.
tu gloria la patria preferiste.
Asi del pueblo eterno los caudillos
al vencedor Anbal contemplaron











con inmutable frente,
y la invasion rugiente
a la Pnica playa rechazaron.

Mas luego, en noche de feliz memorial.
del Delaware el vacilante yelo
ofreci tu valor y patrio zelo
el camino del triunfo y de la gloria,
La soberbia britnica humillada
es por ultimo en York, y su caudillo
rinde tus pies la poderosa espada.
El universe atnito saluda
la triunfante Amrica, y te adora,
mientras que la metrpoli sauda
tu gloria bella y su baldon devora.
Mas cuando por la paz intil viste
de Libertad la espada en tu alta mano,
el poder soberano
como insufrible carga depusiste.

Alzado la primer magistratura,
de tu patria la suerte coronaste,
y en cimientos eternos afirmaste
la paz, la libertad sublime y pura.
De anos y gloria y de virtud cargado,
con mano vencedora
regir te vieron el humilde arado.
Con Scrates divino te asentaste
de la Fama en el templo,











y la virtud, con inmortal ejemplo,
la fe del universe conservaste.

Cuando en noble retiro,
de oro y de crime y ambition ageno,
tu esplndida carrera coronabas,
en este bello asilo respirabas
pobre, modesto y entire libres libre.
i Oh Potomac del orgulloso Tibre
no envidies, no, la delincuente gloria,
que no recuerda un hroe como el tuyo
del orbe todo la sangrienta historic.

Por la Francia feroz amenazada
vuelve la patria del peligro al dia,
y en unnime voto al Hroe fia
de Libertad y Amrica la espada.
Los rayos de la gloria
vuelven ornar su venerable frente....
Mas i ay! despareci, volando al cielo,
como de nubes en brillante velo
hunde el sol su cabeza en occidente.

01 WASHINGTON! Protegen tu sepulcro
las copas de los rboles ancianos
que plantaron tus manos,
y lo cubre la bveda celeste.
Aun el aire que en torno se respira,
el que tu respirabas,
paz y santa virtud al pecho inspira.










En la tumba modest,
que guard tus cenizas por tesoro,
ni luce el mrmol, ni centella el oro,
ni entallado laurel, ni palmas veo.
iPara qu, si es un mundo
tu gloria inmortal digno trofeo ?
Con estupor profundo
por tu genio creador lo miro alzado
hasta la cumbre de moral grandeza.
Potente y con virtud; libre y tranquilo;
esclavo do las leyes;
del universe asilo;
asombro de naciones y de reyes.

(1824)




CALMA EN EL MAR.

EL cielo est puro,
la noche tranquila,
y plcida reina
la calma en el mar.
En su campo inmenso
el aire dormido
la flmula inmvil
no puede agitar.











Ninguna brisa
llena las velas,
ni alza las ondas
viento vivaz.
En el oriented
dbil metoro
brilla y dispase
leve, fugaz.

Su ebrneo semblante
nos muestra la luna,
y en torno la cie
corona de luz.
El brillo sereno
argenta las nubes,
quitando la noche
su pardo capuz.

Y las estrellas,
cual puntos de oro,
en todo el cielo
vnse brillar.
Como un espejo
terso, bruido,
las luces trmulas
refleja el mar.

*La calma profunda
de aire, mar y cielo











al nimo inspire
dulce meditar.
Angustias y afanes
de la triste vida.
mi llagado pecho
quiere descansar.

Astros eternos,
lmparas dignas,
que ornais el templo
del Hacedor;
sedme la image
do su grandeza,
que lleve al nima
santo pavor.

i Oh piloto! la nave prepare.
seguir tu derrota disponte,
que en el puro lejano horizonte
se levanta la brisa del Sur :
y la zona que oscura lo cie
cual la luz presurosa se tiende,
y del mar, cuyo espejo se hiende,
muy mas bello parece el azul.











NAPOLEON.

COxJUnTO incomprensible y asombroso
de oscuridad y luz, de nada y gloria;
astro par ominoso
libertad y reyes, elevado
por una tempestad tal altura,
por otra tempestad do ella lanzado,
que solo has igualalo
con tu desgracia inmensa tu ventura.

SDivinidad mortal! Bajo tu plant
su alba cumbre los Alpes inclinando,
un camino triunfal te preparaban.
Tu seal aguardaban
los elements, mientras disipando
las tempestades de lluviosa noche
para alumbrar tus fiestas,
el sol desde su carro te anunciaba.
Europa te miraba
con un horror profundo;
y de tu voz fatdica el acento,
de tus ojos bastaba ui movimiento
a conmover el mundo.

Tu soplo animador del ceos sacaba
las olvidades leyes.
A los vastos despojos de los reyes










tu imgen insultaba
sobre mil y mil bronces, que cautivos
al orbe tus hazaas referan.
A tu querer los cultos renacan,
de su fraternidad ya se pasmaban,
y en altares, que juntos humaban,
por ti sus oraciones confundan.
"Conserva i oh Dios !" decan,
"al hroe del Tabor: dale victoria !"
" Conserva i oh Dios! al vencedor del Tibre !"
i Por que aadir entonces no pudieron
para colmar tu gloria:
'-Conserva oh Dios! al rey de un puebla libre!'

Si quisieras, reinaras todava.
Hijo de Libertad, la destronaste:
su esterminio juraste
en tu soberbia impa.
Mas la tumba que se abre
la diosa inmortal, tarde o tempran,
yela en su sombra fria
el necio orgullo del mayor tirano.

En tu ambicion furiosa,
fe, justicia derechos respetaste ?
En vano ya te fuera
Sla Espaa generosa
de gloria. y de peligros compaera.
Esclava la anhelaste;










mas no quisiste unir otra diadema
tu double corona, y en su trono
un simulacro tuyo colocaste.

Mas no : sus sacerdotes y guerreros
la lid mutuamente se excitaron.
Supersticiosos, fieros,
los pueblos al clamor se levantaron.
Presagio pavoroso! Las campaas,
por invisible mano sacudidas,
Alarma resonaban.
Las estatuas antiguas retemblaban,
y llanto se vea
en sus ojos inmviles: la sangre
del Salvador divino de la tierra
en sus yertas imgenes corra.
Por la noche los muertos vagueaban,
y los fnebres gritos Guerra! Guerra!
do quiera los sepulcros exhalaban.

Una noche... Atended! Era la hora
en que los sueos lgubres anuncian
del sepulcro sombroso
la triste voz; en que el segundo Bruto
vio su genio enlutado
alzarse en el horror de las tinieblas;
en que el feroz Ricardo, atormentado
por sueo sin reposo,
los manes vi de su familiar entera











maldecirle, y gritar : "Aquesta, impo,
' es tu noche postrera !"

Solo, en silencio, NAPOLEON velaba :
la fatiga inclinaba
su frente poderosa
sobre la carta inmvil, que sus ojos
solo confusamente
miraban: tres guerreras, tres hermanas,
su vista se ponen de repente.

Pobre y sin atavos la primera,
una virgen roman parecia,
morena al brillo de abrasado cielo.
Su alta frente cea
simple ramo de encina: se apoyaba
en un roto estandarte, y recordaba
un dia sublime de inmortal memorial.
Brillaban tres colors
en sus girones al frances sagrados,
del humo ennegrecidos, destrozados,
pero por la Victoria.

"Te conoc soldado:
salud! hete ya rey," ella dijera.
"De Marengo la esplndida jornada
en tus fastos de gloria
despues que yo se encuentra colocada.
Soy su hermana mayor; la que en Areola










proteg tu carrera,
dictndotela voz airada, fuerte,
que el valor de los tuyos reanimara,
cuando tan grande te mir. la muerte,
que en medio a rayos mil te respetara.

': Trocaste en cetro de hierro
mi bandera profanada.
Tiembla! Tu estrella eclipsada
palidecer miro yo.
La fuerza no tiene apoyo
cuando sin freno se mira,
Adios Tu reinado espira,
y ya tu gloria paso."

Sobre su frente la segunda unia
la brillante palma del desierto
los tesoros que encierra Alejandra.
El fuego con que el sol Egipto inunda
sus ojos encenda.
En los hijos de Omar ensangrentada
ostentaba su mano por trofeo
de Julio Csar la terrible espada,
y el ilustre compas de Tolomo.

Te conoc de Francia desterrado:
Salud! hete ya rey," ella dijera.
"Del famoso Tabor la gran jornada
en tus fastos de gloria










despues que yo se encuentra colocada.
Soy su hermana mayor: te debo el nombre
que al pie de las Pirmides obtuve.
i Nombre inmortal! Del Nilo en las orillas
vi los turbantes de Ismael hollados
por tus caballos rpidos. Las artes
sus hijos preciados
all bajo tu egida colocaban,
cuando al polvo de Mnfis y de Tbas
sus misterios augustos preguntaban.
Si te estraviaste entonces
en tu glorioso vuelo,
fu cual guila noble, que fijando
la vista al sol, y tras la luz volando,
en los desiertos pirdese del cielo.

':Bajo tu cetro de hierro
la quisiste ver ahogada.
Tiembla tu estrella eclipsada
palidecer miro yo.
La fuerza no tiene apoyo
cuando sin freno se mira.
Adios Tu reinado espira,
y ya tu gloria paso."

La postrera... i oh piedad! 3us manos bellas
cadenas oprimian. Con los ojos
clavados en la tierra, do sus pasos
dejaban i ay ensangrentadas huellas,








89
se acercaba temblando,
PERECE, NO SE RINDE! murmurando
Lejos de ella la pompa y los tesoros
con que feliz victoria se atavia !
pero cipreses, bellos cual laureles,
su noble frente coronaban fieles
como guirnalda fnebre y sombra.

"No me conocers hasta la hora
que dejes de reinar: escucha y tiembla
Ninguna otra jornada
se ha de ver en tus fastos colocada
en pos de m. Tampoco
tengo hermana mayor. Recuerdo amargo
ser la tierra de valor y pena.
Libertar ]os reyes oprimidos,
los pueblos pasando su cadena.
Los siglos dudarn, al ver tu historic,
si tus soldados fuertes,
de tanta y tanta hazaa escombros vivos,
compaeros antiguos de tu gloria,
mas grandes parecieron
en un dia solo que reyes sufrieron,
en veinte aos de dicha y de victoria.

Yo al fin echar del cielo
tu estrella triste, eclipsada,
y quebrar con tu espada
tu cetro frreo y atroz.








90
La fuerza no tiene apoyo
cuando sin freno se mira.
Adios Tu reinado espira,
y ya tu gloria pas."

Dijo: las tres al cielo
encaminaban ya su raudo vuelo,
y aun el guerrero atnito escuchaba
el fatdico acento, que pesaba
sobre su alma oprimida.
Mas al redoble del tambor guerrero
se disip su imgen importuna,
cual la plida lumbre de la luna
del sol ardiente al esplendor pr.imero.

Creyendo haber domado
los hijos fieros de Pelayo fuerte,
sube otra vez al carro vagabundo
en que llevar pensaba por el mundo
la esclavitud y muerte.
De un salto pasa por su vasto imperio.
Sus caballos fogosos, anhelantes,
que se desfallecan
bajo el cielo del Sur fiero, abrasado,
para refrigerarse ya beban
del Beresina helado.

Fiado en estrella infiel se adormecia,
por lisongeros viles fascinado,










y cuando ya cala,
de la tierra el imperio meditaba.
Abri los ojos al fragor del rayo,
y donde se encontr'-Sobre una roca,
do todos los monarcas inquietaba
con su vida importuna.
Mas present do quier se le miraba,
grande, cual su desgracia, destronado,
pero inmutable, alzado
en los escombros i ay de su fortune.
Qued Europa vacia,
y cubierta de luto la Victoria.
As de falta en falta,
de torment en torment,
vino morir sobre el escollo estril
do naufrag su gloria.
En torno de su tumba murmurando
el mar su pena ostenta.

Te recibi un peasco
sin corona y sin vida,
cuando antes contenerte no pudiera
un imperio vastsimo. A la tumba
contigo descendieron
tu imperial porvenir, tu dinasta.
De tarde en ella el pescador reposa,
y sus pesadas redes levantando,
se aleja lentamente, cavilando
en su trabajo del siguiente dia.











HO01MEO HY ESIODO

EN la opulenta Clcide Ganctor
de Anfidamas la tumba levantaba,
y con solemnes juegos
la sombra paternal apaciguaba.
Ya por tres veces sucedido habia
al estruendoso dia
la sacra noche, y tras de su reposo
abren de nuevo el circo polvoroso.
Armase el luchador de cesto grave,
y el leo baa sus robustos miembros:
por caballos bizarros,
como el viento impelidos,
en giro circular vuelan los carros.

Mas el tercero dia por la tarde
lucha mas bella y apacible mira.
Los hijos de la lira,
HESIODO jven y el anciano HOMERO
la palma se disputan
del canto harmonioso.
HESIODn empieza, y en su mano pura
agita un ramo de laurel gozoso.

HESIODO.

Del Parnaso feliz en las alturas,
joven yo, mi ganado apacentaba.











Las Musas, que me vieron y me amari
con el sagrado nombre de Poeta
al pastor inocente saludaron.

HoM Ro.

So una vez que el guila sublime
la mrgen del Mles me arrancaba,
y de la tierra y cielo los confines
llevndome en su vuelo,
con fulminante voz as me hablaba :
STuya es la tierra ya, tuyo es el cielo!"

HESIODO.

Oh dulcen Musas, hijas de Memoria !
vuestro celeste amor mi pecho anima.
Oliva y palmas crecen en el clima
que protegeis, y danle paz y gloria.

HOMEERO.

A Jpiter honor Cuanto supera
el Grgaro sublime los escollos
que oculta entire su seno el mar profundo,
cuanto el Olimpo al Trtaro domina,
as los Dioses todos
en gloria vence y magestad divina
el rey del cielo y del inmenso mundo.









94
HESIODO.

Las Musas en su danza vespertina
con bello grupo el Helicon coronan;
o al Olimpo elevndose ligeras,
en la copa de Jpiter supremo
liban el nectar, y su elogio entonan.

HOMERO.

Jove reina inmortal. El hecatombe
no regard con esparcida sangre
el mrmol de su triste monument;
y los caballos rpidos cual viento,
desbocados, feroces,
jamas harn volcar sobre su tumba
los carros veloces.

HESIODO.

Y nosotros mortales, destinados
al reino de las sombras, bajaremos
su oscura mansion, y all veremos
al barquero infernal, y al triste rio,
cuya corriente cenagosa y ciega
sola los mares el tributo niega.

HOMERO.

Con paso gigantesco me aproximo











al trmino forzoso:
tu plectro harmonioso
las Obras y los Dias ha cantado.
Anciano dbil, yerto y amagado
por las Parcas impas,
acabo ya mis obras y mis dias.

HESIODO.

Hijo de Mles! Tu divino acento
es el de cisne anciano y moribund.
En el Olimpo habitas, y los Dioses
su consejo con placer te admiten,
instruyen por tu voz al bajo mundo :
Mendigo emperor, triste y desolado,
de palacio en palacio rechazado,
bebers del dolor la copa impa,
maldiciendo aquel dia
en que con dulces lazos
de placer suspir tu madre bella
del amoroso Mles en los brazos.

HOMERO.

Heliconio Pontfice Tus versos
dulces son, como el nctar y ambrosa
que Hebe derrama en el festin del cielo.
En la mrgen del Olmio Poesa
un panal de su miel puso en tu lbio,










para pagar tu generoso anhelo.
Mas huye de Ariadna los festines:
teme al Amor Cerca del mar Eubeo
tu fin vers. Por Diana requerido,
la Parca fatal te ha prometido
el inflexible Jpiter Nemeo.


Callaban ya los vates: mas el pueblo
que inmvil atenda,
forzolos seguir con sus aplusos
aquel bello certmen de harmona.

HOMERO entbnces con sublime tono
cant los tristes pueblos inmolados
los caprichos brbaros del trono;
la Discordia sanguinaria, unciendo
los caballos al carro de Belona;
la Injuria feroz y despiadada,
que con su plant ferrea tala el mundo
y la Grecia gimiendo prosternada
las plants de Aqules furibundo.

HESIODO, con acento mas suave,
cant la Primavera deliciosa
enjugando el llorar de las Hiadas;
a las trmulas Plyades alzadas
sobre la frente del celeste Toro;
al noble Sol desde su carro de oro
en incaiFable vuelo









97
animando la tierra, el mar, el cielo:
y con giro veloz las Estaciones
volando en pos del ao,
y en l vertiendo sus alegres dones;
de la virtud los cndidos placeres,
y el til culto de la sabia Cres.

Ganctor dbil y en la paz criado,
los himnos de la paz premi gustoso.
Una oveja y dos trpodes pagaron
HESIODO lisongero.
Del venerable HOMIERO
un estril laurel ci las canas......

El vencedor ante la turba inmensa
la oveja negra Juno sacrifice,
y las Musas los trpodes ofrece.
Ftil murmullo de alabanzas vanas
sigue al cantor de Troya, que se aleja
por un nio indigente conducido,
y en suelo mas lejano
el pan de la piedad implora en vano.











NIAGARA.

TEMPLAD mi lira, ddmela, que siento
en mi alma estremecida y agitada
arder la inspiration. i Oh! i cunto tiempo
en tinieblas pas, sin que mi frente
brillase con su luz...! Nigara undoso,
tu sublime terror solo podra
tornarme el don divino, que ensaada
me rob del dolor la mano impa.

Torrente prodigioso, calina, calla
tu trueno aterrador : disipa un tanto
las tinieblas que en torno te circundan,
djame contemplar tu faz serena,
y de entusiasmo ardiente mi alma llena.
Yo digno soy de contemplarte : siempre
lo comun y mezquino desdeando,
ansi por lo terrfico y sublime.
Al despearse el huracan furioso,
al retumbar sobre mi frente el ravo,
palpitando goz : vi al Oceno
azotado por austro proceloso,
combatir mi bajel, y ante mis plants
vrtice hirviente abrir, y am el peligro.
Mas del mar la fiereza
en mi alma no produjo
la profunda impression que tu grandeza.










Sereno corres, magestoso ; y luego
en speros peascos quebrantado,
te abalanzas violent, arrebatado,
como el destino irresistible y ciego.
Qu voz humana describir podra
de la sirte rugiente
la aterradora faz ? El alma mia
en vago pensamiento se confunde
al mirar esa frvida corriente,
que en vano quiere la turbada vista
en su vuelo seguir al bordo oscuro
del precipicio altsimo : mil olas,
cual pensamiento rpidas pasando,
chocan, y se enfurecen,
y otras mil y otras mil ya las alcanzan,
y entire espuma y fragor desaparecen.

Ved llegan, saltan! El abismo horrendo
devora los torrentes despeados:
crzanse en l mil iris, y asordados
vuelven los bosques el fragor tremendo.
En las rgidas peas
rmpese el agua: vaporosa nube
con elstica fuerza
llena el abismo en torbellino, sube,
gira en torno, y al ter
luminosa pirmide levanta,
y por sobre los montes que le cercan
al solitario cazador espanta.










M as qu en ti busca mi anhelante vista
con intil afan ? Porqu no miro
al rededor de tu caverna inmensa
las palmas ay! las palmas deliciosas,
que en las llanuras de mi ardiente patria
nacen del sol la sonrisa, y crecen,
y al soplo de las brisas del Oceano,
bajo un cielo pursimo se mecen ?

Este recuerdo mi pesar me viene....
Nada i oh Nigara falta tu destino,
ni otra corona que el agreste pino
tu terrible magestad conviene.
La palma, y mirto, y delicada rosa,
muelle placer inspiren y ocio blando
en frvolo jardin : ti la suerte
guard mas digno objeto, mas sublime.
El alma libre, generosa, fuerte,
viene, te v, se asombra,
el mezquino deleite menosprecia,
y aun se siente elevar cuando te nombra.

Omnipotente Dios En otros climas
vi monstruos execrables,
blasfemando tu nombre sacrosanto,
sembrar error y fanatismo impo,
los campos inundar en sangre y llanto,
de hermanos atizar la infanda guerra,
y desolar frenticos la tierra.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs