• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Title Page
 Preface
 Noticia Biografica de D. Jose Maria...
 Advertencia
 Poesias Amatorias
 El Merito de Las Mugeres:...
 Placeres de la Melancolia
 Index














Group Title: Poesias de Don José María Heredia, ministro de la Audiencia de Méjico
Title: Poesias de Don José María Heredia, ministro de la Audiencia de Méjico
ALL VOLUMES CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00086501/00001
 Material Information
Title: Poesias de Don José María Heredia, ministro de la Audiencia de Méjico
Uniform Title: Poems
Physical Description: 2 v. in 1 : ; 13 cm.
Language: Spanish
Creator: Heredia, José María, 1803-1839
Vingut, Francisco Javier, b. 1823
Publisher: Roe Lockwood & Son,
Roe Lockwood & Son
Place of Publication: Nueva York New York
Publication Date: 1853
Copyright Date: 1853
Edition: Nueva y completa ed. / -- incluyendo varias poesías inéditas.
 Subjects
Genre: non-fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage: Mexico
 Notes
General Note: Edited by F.J. Vingut.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00086501
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 23960500
alephbibnum - 003542051
lccn - 21021811

Table of Contents
    Front Cover
        Page i
        Page ii
    Title Page
        Page iii
        Page iv
    Preface
        Page v
        Page vi
    Noticia Biografica de D. Jose Maria Heredia
        Page vii
        Page viii
        Page ix
        Page x
        Page xi
        Page xii
        Page xiii
        Page xiv
        Page xv
        Page xvi
        Page xvii
        Page xviii
        Page xix
        Page xx
        Page xxi
        Page xxii
        Page xxiii
        Page xxiv
    Advertencia
        Page xxv
        Page xxvi
    Poesias Amatorias
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
    El Merito de Las Mugeres: Poema
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
    Placeres de la Melancolia
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
    Index
        Page 137
        Page 138
Full Text










EDiCION DE LOS

Y

POESIAS DE HEREDIA



CORSEJIDA Y AU~~sMI'










POESIAS




DE




DON JOS MARA HEREDIA,
MINISTRY DE LA AUDIEXCIA DE MJICO.




NUEVA Y COMPLETE EDICTOY, IN'LUYENDO VARIAS
Pf Rl Sq INEIITAS




DOS TOMOS EN UN VOLUME.

TOMO I.


Nueba YotIt:
ROE LOCKWOOD & SON,
LIBREEBA AMERICANA Y ESTRANJERA.
BROADWAY, No. 411.
x`
i>I

































Entered, according to Act of Congress, mi the year 1858,
Br FsAnCiSco JAvra VINmUr,
la the C'ilrk' Ofice of the District Conrt of the United bta, t for the
Southem Diatrict of New York4
4













PROLOGO DEL EDITOR.


LA reputation literaria de Jos Maria Heredia
no necesita de nuestros elojios para elevarse al
grado que de justicia le pertenece y de hecho se
le ha adjudicado, as en Amrica como en Eu-
ropa. Sus poemas han merecido la honra de
ser traducidos varias lenguas con aplauso de
crticos eminentes que han conferido nuestro
bardo el ttulo de gran poeta.
Y sin embargo, aun no tenamos una edicion
de sus obras que siquiera pudiese juzgarse tole-
rablemente digna del mrito de ellas. De cuantas
conocemos, tinese la de Toluca por la mas
rica y correcta; y con todo, carece de gran
nmero de composiciones, y abunda en erratas
que en muchos lugares del libro desfiguran el
pensamiento del poeta.
En virtud de estas razones, y creyendo prestar
un sealado servicio nuestra literature, conce-
bmos hace algun tiempo la idea de publicar
una edicion de las "Poesas" del ilustre vate
cubano que si bien no llevase las costosas galas
de grabados y adornos sobrersaliese al mnos por









su limpieza, buen rden y correccion. No poca
dilijencia ha sido necesaria ni escaso trabajo nos
ha costado dar cima este proyecto; pero cree-
mos haberlo conseguido; y de paso, admitan
nuestras espresiones de gratitud algunos distin-
guidos literatos, compatriotas nuestros, que nos
han favorecido con copias de varias composicio-
nes de las que no se encuentran en la edicion de
Toluca y algunas enteramente inditas.
Creemos que los admiradores del sublime
Cantor del Nigara y todos los amantes de la
literature y en particular de la de Cuba, vern,
si no en todo, en gran parte satisfechos sus de-
seos con esta nueva edicion correjida y aumen-
tada; y que nos dispensarn su iuduljencia por
las faltas que nuestra dilijencia y esmerado
empeo hayan podido escaparse.












NOTICIA BIOGRFICA


DE

D. JOS MARAI HEREDIA.



NAcI don Jos Mara Heredia en la ciudad
de Santiago de Cuba el 31 de Diciembre de
1803, siendo sus padres el Seor don Francisco
Heredia y Mieses y la Seora doa Merced
Heredia y Campuzano, ambos naturales de la
parte espaola de la isla de Santo Domingo.
El nico maestro que le comunic las semillas
de la education moral, religiosa y cientfica fu
su padre, hombre de conocimientos muy pro-
fundos en distintos ramos del saber human, y
que con ojo penetrante descubri cuan bien
empleados iban ser sus desvelos y constancia
en el inteligente nio que educaba, pues este
di en breve palmarias pruebas de sus bellas
disposiciones, y de la envidiable organization
intellectual con que le favoreci la Naturaleza.
Para confirmation de esta verdad, y del empeo
con que su padre le iba comunicando sus
conocimientos, traeremos aqu cuento un
passage de su vida.










A poco de haber cumplido Heredia la edad
de ocho aos, en la capital de Santo Domingo,
tuvo su padre que ausentarse de all en virtud
de una important comision que el gobierno le
habia confiado, y antes de realizar su partida,
encarg su amigo el Rdo. Padre Correa que
mintras l volviera se hiciese cargo de contin-
nuar enseando su hijo el idioma latino en
que l lo tenia ya tan adelantado como veremos
despues; cuya comision fu aceptada desde
luego. El Sr. D. Francisco Javier Caro, miem-
bro de la Junta Central Constituida en Madrid,
y Comisionado Regio de S. M. en Santo
Domingo, su patria, fu un dia casa del
%usente D Jos Francisco, quien le unian
lazos de parentesco, llam al niio, psole
traducir el latin en Horacio, y maravillado de su
comprension y facilidad para traducirlo, le dijo:
"Puedes tenerte por buen latino, porque se
necesita serlo para traducir Horacio como lo
traduces t."
Heredia, pues, sinti, apnas salido de la
infancia, fermentar on su mente y conmoverle
el alma la inspiration que mas tarde, ya fecunda
y rica de concepts, supo regular al mundo las
hermosas producciones que con fundamento
juzgamos imperecederas; y al verse rodeado
por todas parties de las imponderables bellezas
que tanto abundan en este eden americano










Cij en ellas su mirada, llense de entusiasmo,
puls el arpa y di riendas al raudal de imgenes
que desde ent6nces no cesaron de brotar de su
mente volcnica y creadora.
A la edad de diez aos compuso el cisne
cubano la mayor parte de las poesas que
forman un cuadernito de sus primeras pro-
ducciones, titulado Ensayos poticos, y que ha
quedado manuscrito. Al recorrer sus pocas
pginas no hemos podido mnos que recorder
los siguientes versos que Heredia consagr
su amigo el Sr. D. Francisco Muoz Delmonte.
Aun me acuerdo. Un double lustro
Por t pasado no habia:
Aun llegado no era el dia
De la razon para t,
Y anticipndose el genio
Al studio y la esperiencia,
Tu asombrosa inteligencia
Revelaba al porvenir.

Yo casi adulto, al oirte
Copiar casi nio Homero,
Cre ver el choque fiero
De Aqules y Agamenon.
Y frente las griegas naves
Y de Priamo los gemidos,
Entre llamas y alaridos
Hundirse la sacra Ilion.










Es cierto: en Heredia hubo anticipacion de
genio: su inteligencia comenz comprender
y abarcar antes del tiempo ordinario cosas y
afectos cuyo conocimiento siempre es obra del
studio y la esperiencia: sus cantos de nio
parecen product de una edad madura, y en
todos lucen las vivsimas chispas de su rica
fantasa y de su espritu observador. No se
limit entnces ensayar la poesa lrica, sino
que despues de haber dado en ella los primeros
pasos, obteniendo resultados ventajosos, quiso
probar sus fuerzas en la poesa parablica, y as
es que entire otras fbulas luce en su cuadernito
la siguiente.


EL FILOSOFO Y EL BUHO.
POR decir sin temor la verdad pura
Un filsofo echado de su asilo,
De ciudad en ciudad andaba errante
Detestado de todos y proscripto.
Un dia que sus degracias lamentaba
Un buho vi pasar, que perseguido
Iba de muchas aves que gritaban:-
"Ese es un gran malvado, es un impo,
"Su maldad es preciso castigarla-
" Guitmosle las plumas as vivo."-
Esto decian, y todos le picaban.
En vano el pobre pjaro afligido










Con muy buenas razones procuraba
De su psimo intent disuadirlos.
Entnces nuestro sabio, que ya estaba
Del infelice buho compadecido,
A la tropa enemiga puso en fuga
Y al pjaro nocturno dijo:-amigo,
"Por qu motivo destrozarte quiere
" Esa brbara tropa de enemigos?"
-"Nada les hice-el ave le responde;-
"El ver claro de noche es mi delito."

Otras muchas fbulas hay en el cuadernito
que nos ocupa, y en todas lucen al par de una
notable cadencia en la rima, la moralidad de los
pensamientos y el fcil desempeo de los mis-
mos. Cun cierto es que el gnio alumbra
desde que nace! Heredia se revel en la fbula
antecedente y en la mayor parte de las composi-
eiones de sus Ensayos.
Ya mas entrado en edad se dedic los estu-
dios mayores, en los cuales as como en los
primarios, fu su padre quien lo instruy con
profundidad y buen mtodo: de tal modo, que
entr en la Universidad de Santo Domingo solo
para ganar cursos, en cuyo tiempo continue
dando palpables muestras de lo much que era
capaz su despejado entendimiento, hasta el
punto de captarse el aprecio, la amistad y las
mas sealadas distinciones de sus catedrticos.










Con much frecuencia tomaba un libro, mo-
derno antiguo, en latin en castellano, sent-
base, y fijndole la vista pasaba con l todo un
dia sin levantarse mas que para lo muy preciso,
y esto aun cuando sus parientes y amigos, pe-
queos como l, le instasen para que se uniera
ellos en los juegos con que triscaban y reian
su lado. Rara conduct, por cierto, en sus
pocos aios! Mas no debe maravillarnos, pues
Heredia era un genio, y sabida cosa es que los
genios como se abstraen y elevan de los lugares
en que se hallan, para consagrarse la medita-
cion separados de los que no alimentan esa chis-
pa luminosa, esa antorcha del cielo, causa de
tantas y tan fundadas esperanzas de gloria, de
que se imagine, con harta razon, quienes la
poseen, que al ausentarse del mundo, al darle
su adios eterno, pueden esclamar estas palabras
que constituyen la espresion de un noble or-
gullo:-Nom omnis moriar!
En el ao de 1812 sali Heredia con sus
padres para Carcas, y all tom asunto para
hacker algunas poesas que adornan el cuadernito
de sus ensayos. Hemos dicho que la mayor
part de las que contiene las form la edad
de diez anos, y ahora queremos recorder que de
Lope de Vega nos refieren sus bigrafos que
la de once componia comedies; con razon se
maravillan de tanta precocidad, y nosotros tam-










bien nos admiramos de ella; pero quien se
anticip mas, el insigne autor de las comedies
populares, 6 el inmortal cantor del Nigara?
No es necesario contestar esta pregunta.
De Carcas pas Heredia Mjico, y de all
volvi la Habana en 1817. En esta Real y,
entnces, Pontificia Universidad, complete sus
studios y obtuvo de la misma el ttulo de
bachiller en Derecho Civil la edad de 15 aos.
Por entnces ya la instruction del poeta corres-
pondia d" un todo las esperanzas de su padre.
Intil ser decir que posea con perfection el
latin, y asimismo el frances, y no le era estrao
nada de la Historia, sagrada y profana, y de esta
ltima tanto la modern como la antigua, no
limitndpse 6 la noticia cronolgica de los
sucesos, sino ascendiendo mas y mas en el estu-
dio de su filosofia.-Dos aos despues de
haberse graduado de bachiller, recibise de
abogado en la Real Audiencia dePuerto Prncipe,
de donde seguidamente pas Matanzas eger-
cer su facultad.
Aun no habia trascurrido un ao de entnces
cuando tuvo que ausentarse las heladas
regions de la Union Americana. Su perma-
nencia en esos climas hubiera sido harto triste
no ser por los grades recursos que le brin-
daban su talent y no comun instruction. All
se puso dar lecciones de la lengua castellana,











.y al mismo tiempo organizaba y completaba el
tomo de las poesas que comenz hacer la
edad de 15 aos, y en el cual se v cada paso
que su querida Cuba no se alejaba de su me-
moria ni siquiera un solo dia. Public, pues,
use tomo el ao de 1825 en Nueva York, y no
seremos nosotros los que nos detengamos ahora
exaltar su mrito, cuando es tan conocido
generalmente, y cuando el severo y profundo
literato don Alberto Lista juzg esas poesas
en una carta que dirigi al aventajado D. Do-
mingo del Monte con motivo de haberle re-
mitido este seor un ejemplar de ellas. Per-
mtasenos, pues, trascribir aqu algunas pala-
bras de esa carta que, apesar de andar impresa,
no es en Cuba tan conocida como deseamos.-
"Yo juzgo en primer lugar, dice el seor Lista,
por el sentimiento anterior toda crtica, que
han escitado en m las composiciones del senior
Heredia. Este sentimiento decide del mrito
de ellas. El fuego de su alma ha pasado sus
versos y se trasmite los lectores: toman parte
en sus penas y en sus placeres, v;n los mismos
objetos que el poeta y los ven por el mismo
aspect que l.-Siente y pinta; que son lasdos
prendas mas importantes de los discpulos del
grande Homero: esto es decir que el seor
Heredia es un poeta, y un gran poeta."-Hay
personas, uniquee muy contadas, que atribuyen








XV
a Heredia graves faltas en el ]engu:ige, sin dudn
porque oyeron alguna vez decir que el seor
Lista encontr algunos descuidos en ese tomo,
y de exprofeso vamos copiar ahora lo que con
ese motivo asent el mismo literato en la enun-
ciada carta.-" No he querido de propsito, dice,
notar las bellezas y s los defects, porque estos
son pocos y las bellezas abundan en la coleccion.
Baste decir que escepcion de los defects ya
notados, que no son muy comunes, y de los cuales
estn libres no solo trozos sino composiciones
enters, lo demas de la coleccion me ha parecido
escelente."
Ese tomo obtuvo una favorable acogida no
solo aqu y en los Estados-Unidos, sino en
Espaa, Francia, Inglaterra y Alemania, siendo
traducido en este ltimo pais.
Del Norte-Amrica pas Heredia la repblica
Mejicana invitado por su president el seor
Victoria, y all fu recibido con sealadas mues-
tras de aprecio y aun de admiracion. El alto
Gobierno se aprovech de sus luces dndole
comisiones de much importancia: los particu-
lares le conferian sus poderes para que abogara
por sus intereses y personas: los periodistas
solicitaban las produccines de su genio: todos,
en suma, aspiraban los favors y la amistad
de Heredia, y l, como amigo, poeta, abogado y
embajador, de todos se captaba la simpata y l;is








xvi
mas distinguidas consideraciones. As fue que
fij su residencia en aquel pais, y como ya habia
adquirido en l carta de naturaleza, fu nom-
brado ministry de aquella Escma. Audiencia.
Cuantos fueron el tino integridad con que
desempe tan important cargo, se ver mas
adelante y no ahora por no anticipar aconteci-
mientos.
En el ao de 1831 di luz pblica en Toluca
una obra de cuatro tomos en cuarto menor titu-
lada Lecciones de Historia Universal, dedicada
la juventud mejicana, porque como dice Here-
dia en la advertencia que precede las lecciones,
siempre habia lamentado la falta de un libro
elemental en nuestro idioma que pudiera servir de
texto un curso de este ramo. Para llevar
cabo esta til empresa le sirvieron los Elementos
del professor Tytler, que se usan en los colegios
de los Estados-Unidos; refundilos, pues; pero
*uvo que completar el cuadro interesantisimo del
illimo siglo y el tercio del present que entnces
iba corrido, porque aquellos Elementos solo
alcanzan al reinado de Luis XIV. Grande es el
mrito de las Lecciones de Heredia como texto
para la enseanza de la juventud, pues la pro-
lija relacion de los sucesos que son asunto de
ellas, unen el buen mtodo y la imparcialidad,
prenda de tanta estima en las obras que, como
dijo ha much tiempo un grande hombre, deben









xvii
ser el espejo en que las generaciones vivientes
vean con fidelidad reflejadas las distintas faces
de los pueblos antiguos y modernos. Ademas
de esas buenas dotes, las Lecciones de Heredia
reunen el gran mrito1de encerrar en su precisa
concision un juicio crtico de las personas y los
sucesos que refiere. Es innegable que con esa
obra prest un gran servicio la literature en
general, y en particular la juventud que ella
fu dedicada.
En 1832 di luz una segunda edicion de las
poesas que public en Nueva York, las que en-
tonces aparecieron escentas de los pocos defects
que antes les habia hallado la sonda crtica del
Sr. Lista, y acompaadas de otras de un mrito
sobresaliente, quizas mayor que el indisputable
de las anteriores. Esta impression se hizo en
Toluca y por desgracia hay de ella muy pocos
ejemplaras en esta Isla.
Heredia estaba casado hacia ya algunos aos
y se veia al lado no solo de su esposa sino de
los amados frutos de su union, cuando solicit
del Superior Gobierno de esta Isla, confiado
entonces al Esemo. Sr. D. Miguel Tacon, venir
por un corto espacio de tiempo ella, pues no
podia sofocar por uno mayor que el hasta en-
tnces corrido, el vivsimo deseo do ver su
madre y hermanas, caros objetos para su corazon
y de los cuales hacia muchos aos que se veia








xviii
separado. Obtuvo, pues, el permiso, y en No-
viembre de 1836 arrib nuevamente las playas
de su amada Cuba. Aun no habian corridor
cuatro meses de su llegada cuando se embarc
otra vez para Mjico.
En 1837 publicaron en esta Capital los apro-
vechados jvenes literatos D. Jos Antonio
Echeverria y D. Ramon de Palma una escogida
coleccion de composiciones en prosa y verso,
titulada El Aguinaldo, y en ella lucen dos her-
mosas poesas de Heredia, una al Oceano, que
en el Apndice vern nuestros lectores, y otra
la gran Pirmide de Egipto. Tiempo hacia
que Heredia deseaba cantar al Oceano; pero
refrenaba sus ansias por respeto la magnfica
oda que al mismo objeto compuso el gran Quin-
tana, en cuyas obras mas que en las de otro
autor, estudi siempre con placer los bellos giros
del language y la elevacion de las ideas. Pero
al verse de nuevo sobre las agitadas olas de cuya
vista estuvo privado durante el tiempo de once
alos, & causa de su permanencia en Mjico y
Toluca, y sobre todo, al dirigirlo la nave las
playas de su patria, en que lo aguardaban,
Del campo entire la paz y las delicias,
Fraternales caricias.
Y de una madre el suspirado seno,
entonces, decimos, ya no pudo contenerse, y fijnn-










do la vista alternativamente en el mar y su carrera,
produjo esa oda llena de tan brillantes pensamien-
tos, de tanta pompa en el estilo y de tan sealada
armona en la versificacion. Permtasenos emitir
sobre esto una idea, como debido, aunque hu-
milde homenage la memorial del malogrado
Heredia: entire su oda y la de Quintana, ignora-
mos, en verdad, por cual debemos decidirnos.
Durante su corta permanencia en esta Isla, los
seores Ministros de la Audiencia de Mjico le
dirigieron varias cartas manifestndole que sin l
no se hallaban espeditos como antes en el des-
pacho de los muchos y complicados negocios
de aquella Superioridad, y que as acelerara
cuanto mas pudiera su retorno para verse ellos
desembarazados. H aqu hecha la mejor apo-
loga de Heredia como Magistrado entendido,
integro y de notable despejo para manejar los
rduos asuntos inherentes su ministerio.
Y sin embargo, fu depuesto de l poco de
llegar Mjico, porque el Congreso de la Re-
pblica acord una ley prohibiendo que egerciera
ningun cargo pblico quien no hubiese nacido
en el territorio de la misma: ley cuya importancia
no nos es desconocida; pero que debi contener
una escepcion en favor de aquellas personas que
desde el principio de la Repblica se consagraron
servirla con tanta constancia, y en puestos de
tan important y peligroso desempeo como los










que Heredia tuvo su cargo desde su llegada
Mjico hasta el moment en que lo depusieron
del magisterio de la Escma. Audiencia. Con-
sideramos, pues, que esa ley as dada, con esa
absolute extension, fu no solo ingrata, sino in-
justa y peligrosa por impoltica.
El Escmo. Sr. D. Jos Mara Tornel, Minis-
tro de Estado y del Despacho de la Guerra,
que sabia apreciar el sobresaliente mrito
de Heredia, y que entonces le vi sin nin-
gun empleo, sin bienes de fortune, porque
era honrado y la suerte no lo favoreci, y ademas
cargado de una esposa y tres hijos, le confiri
la redaccion del peridico official de Mjico, tra-
bajo propio para captarse enemigos en el revuelto
pais de que hablamos y que no fu grato He-
redia mas que por haber recibido en El un nuevo
testimonio del aprecio que le profesaba el alto
funcionario que acabamos de citar.
Por ltimo, el dia 7 de Mayo de 1839 espiro
en Toluca el desdichado Heredia, los 35 aos
de edad, vctima de las dolencias pulmonares
que hacia ya algun tiempo lo estaban martiri-
zando; espir cuando se disponia para volver
Cuba darle el ltimo adios los dulces
objetos que en 1836 lo atrajeron & estas playas:
y. espir con el triste desconsuelo de no dejar
sus hijos labrado el bello porvenir que siempre
les procur, aunque desgraciadamente sin ningun








xxi
fruto; pero espir con la sublime resignation de
las almas elevadas hasta Dios por las grades de
nuestras confortadoras creencias, con la pro-
funda y luminosa f de los corazones nutridos
con las ideas de la moral mas sana y de la
religion mas pura y arraigada; y por eso pocos
moments antes de abandonar el mundo, dict
su esposa los actos de f y esperanza que los
peridicos no tardaron en dar luz pblica,
porque en esta ltima production del malogrado
cantor del Nigara, ademas de la acrisolada
religiosidad de los pensamientos, se v al genio
creando en su postrer instant, al genio que se
apagaba ya como una luz espuesta al aire, y que
sin embargo todava proyecta en su derredor
una rfaga mas; al genio, en fin, que ya entire
las garras de la muerte pugn con ella para en-
tonar con fnebre acento su despedida al mundo
y proclamar la esperanza y f que al estinguirse
le halagaban.
Heredia fu enterrado en el cementerio de
Mjico y en la losa que cubre sus restos se lee
esta inscripcion que los amigos del infeliz poeta
consagraron su memorial.

Su cuerpo envuelve del sepulcro el velo;
Pero le hacen la ciencia, la poesa
Y la pura virtud que en su alma ardia-
Inmortal en la tierra y en el cielo.








xxii
Inmortal, s; inmortal y clebre, porque la
fama de sus obras no est reducida al mundo de
Colon: la culta Europa supo canonizar el buen
concept que se conquist en Amrica, y para
prueba de este. aserto citarmos dos hechos de
cuya veracidad respondemos. En la galera de
hombres clebres que actualmente se public en
Madrid, figure Heredia como uno de tantos, y
por cierto que en esa obra merece tan distin-
guido puesto. Y en un Diccionario universal
(Conversations-Lexicon) que se public en Ale-
mania en 1838, figuraba Heredia como uno de
los primeros poetas de la present generation.
Y aun cuando estos hechos no viniesen con-
firmar la just reputation la Heredin, bastaria
por s solo el ventajoso concept que sus obras
inspiraron al respectable Sr. Lista, para que dis-
frutase de una fama esclarecida y tan duradera
como ha de serlo en los pueblos cultos el amor
las producciones del genio y los studios.
El recuerdo de Heredia siempre ser grato en
todos sentidos: am y respet sus padres: fu
buen hermano, amigo sincere, esposo amante y
fiel, y ya padre se desvel por el cuidado y edu-
cacion de sus hijos quienes adoraba con
estremo. En cuanto su vida pblica, ya la
dejamos referida y creemos que no pudo ser mas
cumplidamente hermosa para l y su pas. Y
no ser fuera de oportunidad el que traslademos









XXiii
aqu las siguientes palabras que se leen en la
introduction de sus poesas impresas en To-
luca.-" El torbellino revolucionario me ha hecho
recorrer en poco tiempo una vasta carrera, y con
mas 6. mnos fortune, he sido abogado, soldado,
viagero, professor de lenguas, diplomtico, perio-
dista, magistrado, historiador y poeta los 25
aios. Todos mis escritos deben por lo mismo
resentirse de la rara volubilidad de mi suerte.
La nueva generation gozar dias mas serenos,
y los que en ellos se consagren las musas deben
ser mas dichosos."
Restanos hacer relacion de las obras que
public ademas de las que llevamos referidas.
Siendo Ministro de la Esema. Audiencia de M-
jico di5 luz various discursos de un mrito
brillante, en circunstancias especiales y memora-
bles para el pais, y ya anteriormente habia for-
mado una tragedia titulada Tiberio, y traducido
con xito feliz las otras tres tan coocidas como
celebradas y cuyos ttulos son Atreo y Tiestes,
-Sila-y Abufar la familiar rabe. La dedi-
catoria que precede al Tiberio, es un bello trozo
de elocuencia.
Los cantos de Heredia son populares en su
patria y la juventud de ella los repite de memo-
ria como la juventud de la India Oriental repite
los imperecederos poemas del clebre Walmik:
aquellos pasarn como han pasado estos, de una









xxiv
a otra generation; y as, bien puede decirse que
si la fama de Heredia ser eterna tanto en Eu-
ropa como en Amrica, en este, ademas, solo
morirn sus cantos cuando los millares que la
pueblan hayan desaparecido para siempre:













m&











AD VER .T NIA.

En 1825 publiqu la primer edicion de
estas poesas, sin pretension alguna literaria.
Mis amigos la deseaban, y sus instancias me
distraian de los vastos designios que me ins-
piraban la exaltacion y el amor de la gloria.
Por este motivo, y como quien arroja de si
una carga, lance al mundo mis versos, para
que tuviesen su dia de vida, en circunstancias
muy desventajosas, pues la tormenta que me
arroj las playas del Norte, me priv de
los manuscritos, dejndome sin mas recurso
que mi fatigada memorial.
Olvid pronto aquel libro, y entr en la
rdua carrera que me llamaba. Un concurso
raro de circunstancias frustr mis proyectos,
reducindome ocupaciones sedentarias, que
hicieron revivir mi gusto la literature.
Entretanto, mis poesas hablan corrido con
aceptacion en Amrica y Europa, y la reim-
presion de vrias en Paris, Londres, Ham-
burgo y Filadelfia, el juicio favorable de










literatos distinguidos y la exaltacion lite-
raria escitada en mi pais por la discussion de
su mrito, prorogaron el dia de vida que yo
les habia sealado.
Me veo, pues, en el caso de hacer esta
nueva edicion, en que ademas de haberse cor-
rejido con esmero las poesas ya publicadas,
se incluyen las filosficas y patriticas que
faltan en la de 1825.
El torbellino, revolucionario me ha hecho
recorrer en poco tiempo una vasta carrera,
y con mas mnos fortune, he sido abogado,
soldado, viagero, professor de lenguas, diplo-
mtico, periodista, magistrado, historiador y
poeta los veinte y cinco aos. Todos mis
escritos deben resentir la rara volubilidad de
mi suerte. La nueva generation gozar dias
mas serenos, y los que en ella se consagren
las Musas, deben ser much mas dichosos.

























POESIAS AMATORIAS.
Seribere jussit Amor.
OvID.












A m ESZPOSA.


CUANDO en mis venas frvidas ardia
la fiera juventud, en mis canciones
el tormentoso afan de. mis pasiones
con dolorosas lgrimas vertia.

Hoy t las dedico, EsposA mia,
cuando el amor mas libre de ilusiones
inflama nuestros puros corazones,
y sereno y de paz me luce el dia.

As perdido en turbulentos mares
msero navegante al cielo implora,
cuando le aqueja la torment grave;

y del naufragio libre, en los altares
consagra fiel la Deidad que adora
las hmedas reliquias de su nave.








11

A LA HERWIOSURA.

DULCE HERMOSURA, de los cielos hija,
don que los dioses la tierra hicieron,
oye benigna de mi tierno lbio
cntico puro.
La grata risa de tu linda boca
es muy mas dulce que la miel hiblea :
tu rostro tifie con clavel y rosas
candido lirio.
Bien cual se mueve nacarada espuma
del manso mar en los cerleos campos
as los orbes del nevado seno
leaves agitas.
El universe cual deidad te adora;
el hombre duro tu mirar se amansa
y dicha juzga que sus ansias tiernas
blanda recibas.
De mil amantes el clamor fogoso,
y los suspiros y gemir doliente,
del viento leve las fugaces alas
rpidas llevan.
Y de tu frente al rededor volando,
tus dulces gracias y poder publican :
clemencia piden; pero t el odo
brbara niegas.
Por qu tu frente la dureza nubla ?
El sentimiento la beldad afea ?










No: vida, gracia y espresion divina
prstala siempre.
Yo vi tambien tu seductor semblante,
y apasionado su alabanza dije
en dulces himnos, que rompiendo el aire
frvidos giran.
Mil y mil veces al tremendo carro
de Amor me ataste, y con fatal perfidia
mil y mil veces derramar me hiciste
msero llanto.
Y maldiciendo tu letal hechizo,
su amor abjuro delirante y ciego;
mas ay! en vano, que tu bella imgen
sgueme siempre.
Si al alto vuelvo la llorosa vista,
en la pureza del etreo cielo
el bello azul de tus modestos ojos
lnguido miro.
Si miro acaso en su veloz carrera
al astro bello que la luz produce,
el fuego miro que en tus grandes ojos
mrbida brilla.
Es de la palma la gallarda copa
imgen viva de tu lindo talle ;
y el juramento que el furor dictme
fcil abjuro.
Lo abjuro fcil, y en amor ardiendo,
caigo tus plants, y person te pido,










y suplicar y dirigirte votos
tmido vuelvo.
SAy de tus ojos el mirar sereno,
y una sonrisa de tu boca pura,
son de mi pecho, que tu amor abrasa,
nico voto.
Dulce HERMOSURA mi rogar humilde
oye benigna, y con afable rostro
tantos amores y tan fiel cario
pgame just.
(1820.)


LA PARTIDA.

ADIos, amada, adios! lleg el moment
del pavoroso adios.... mi sentimiento
dgate aqueste llanto.... i ay! el primero
que me arranca el dolor i Oh LESBIA mia!
no es tan solo el horror de abandonarte
lo que me agita, sino los temores
de perder tu cario: s; la ausencia
mi imgen borrar, que en vivo fuego
grab en tu pecho Amor .... Eres hermosa,
y yo soy infeliz....! En mi destierro
vivir entire dolor, y t cercada
en fiestas mil de juventud fogosa,
que abrasar de tu beldad el brillo,










me venders perjura,
y en nuevo amor palpitar tu seno,
olvidando del msero FILENO
la fe constant y el amor sencillo.
Sumido en pesares,
y triste y lloroso,
noticias ansioso
de t pedir:
y acaso dirnme
con voz dolorida:
Tu LESBIA te olvida,
tu LESBIA es infiel.
Yo te ofendo, adorada: s; perdona
a tu amante infeliz estos recelos.
Cundo el que quiso bien no tuvo zelos
Tu sabrs conservar con fiel cario
de tu primer amante la memorial;
no perders ese candor que te hace
del cielo amor, y de tu sexo gloria.
Lloras! ay! lloras...! Oh fatal moment
de dicha y de dolor...! Aquese llanto,
que tu amor me asegura,
me rasga el corazon... Tu hermosa vida
anublan los pesares y amargura
por mi funesto ardor... El cielo sabe
que con toda la sangre que me anima
comprar quisiera tu inmortal ventura!
Mas desdichado soy... por qu te uniste










mi suerte cruel, que ha emponzoado
de tus aos la flor... ?
Adios, querida... !
Adios...! Ay! apuremos presurosos
el cliz del dolor.... Ese pauelo
con tus preciosas lgrimas regado,
trueca por este mio.
Besndolo mil veces, y en sus hilos
mi llanto amargo uniendo con tu llanto,
dar mis penas celestial consuelo.
LEsBnIA me ama, dir, y en mi partida
ese llanto verti .... Tal vez ahora
mi pauelo feliz besa encendida,
y le estrecha su seno,
y un amor inmortal jura FILENO.
Piensa en m, LEsBIA divina
y si algun amante osado,
de tus hechizos prendado,
quiere robarme tu amor;
pon la vista en el pauelo,
prenda fiel de la f mia,
y di: Cuando se partial,
icuan grande fus su dolor....!

(1819.)











LA PRENDA DE FIDELIDAD.

DULCE memorial de la prenda mia,
tan grata un tiempo como triste ahora,
aureo cabello, misterioso nudo,
ven mi labio.
Ay ven, y enjugue su fervor el llanto
en que tus hebras inund mi hermosa,
cuando te daba al infeliz FILENO,
msero amante.
Lgrimas dulces, de mi amor consuelo,
decide siempre que mi LESBIA es fire ;
decid que nunca romper su voto
prfida y falsa.
Oh cunto el alma de dolor sentia,
cunto mi pecho la afliccion rasgaba,
cuando la hermosa con dolientes ojos
vindome dijo:
"Siempre, FILENO, de mi amor te acuerda!
"Toma este rizo, que mi frente adorna....
" toma esta prenda de constancia pura..
"gikardala fino!"
Adonde quiera que la suerte cruda
me arrastre, i oh rizo! seguirsme siempre,
y de mi LEsBIA la divina imgen
pon mis ojos.
Ti me recuerda los felices dias
de paz y amor, que fugitivos fueron,









cual dbil humo de Aquilon al soplo
trnase nada.
Oh! cuntas veces su cabello rubio,
al blando aliento de la fresca brisa
veloz ondeaba, y en feliz desrden
vino mi frente !
La luna amiga con su faz serena
mil y mil veces presidi mi dicha....
Memoria dulce de mi bien pasado,
s mi delicia !

(Abril de 1819.)

A ELPINO.

FELIz, ELPINO, el que jamas conoce
otro cielo ni sol que el de su patria!
i Ay si ventura tal contar pudiera....!
Tu, empero, parties, y la dulce Cuba
tornas.... Dado me fuera
tus pisadas seguir! Oh cuan gozoso
tu triste amigo oyera
el ronco son con que la herida playa
al terrible azotar del Oceano
responded largamente S; la vista
de sus ondas fiersimas, hirviendo
bajo huraoan feroz, en mi alma vierte
sublime inspiration, y fuerza y vida.










Yo contigo, sus iras no temiendo,
al vrtice rugiente me lanzara.
Oh! cmo palpitante saludara
las dulces costas de la patria mia,
al ver pintada su distant sombra
en el tranquilo mar del Mediodia!
Al fin llegado al anchuroso puerto,
volando mi querida.
al agitado pecho la estrechara,
y su boca feliz mi boca unida,
las pasadas angustias olvidara!
Mas. iadnde me arrastra mi delirio
Parties, ELPINO. parties, y tu ausencia
de mi alma triste acrecer el martirio.
;Con quin ay Dios ahora
hablar de mi patria y mis amores,
y aliviar gimiendo mis dolores ?
El brbaro destino
del Texcoco en las mrgenes ingratas
me encadena tal vez hasta la muerte.
Hermoso cielo de mi hermosa vatria,
,no tornar yo verte l
Adios. amigo: venturoso presto
a mi amante vers.... ELPINO, dila
que el msero FILENO
la amar hasta morir.... Dila cual gimo
lejos de su beldad, y cuantas veces
reg mi llanto sus memories cars.










Cuntala de mi frente, ya marchita,
la palidez mortal....
Adios, ELPINO:
adios, y s feliz Vuelve la patria
y cuando tu familiar y tus amigos
caricias te prodiguen, no perturbe
tu cumplida ventura
de FILENO doliente la memorial.
Mas luego no me olvides, y piadoso
cuando recuerdos la tristeza mia,
un suspiro de amor de all me envia.
(1819.)


EL RIZO DE PELO

Rizo querido,
til la inclemencia
de aquesta ausencia
mitigars.
De torpe olvido
ni un solo instant
al pecho amante
permitirs.
En el punto fatal de mi partida
oh Dios! vi mi adorada,
la vi, DeuLso, en lgrimas baada,
la cabellera al aire desparcida....










Nunca, DELISO, nunca tan hermosa
la vi. iPartes! me dijo moribunda,
los bellos ojos trmula fijando
en mi faz dolorosa:
Parto, dije, y el labio balbuciente
no pudo proseguir, y los sollozos
suplieron la voz, y tristemente
por el aire sonaron. Ella entonces
quitando un rizo su cabello de oro,
con tiernsima voz, Toma, decia,
gurdale ay Dios! para memorial mia...
i Oh parte de mi bien oh mi tesoro!
ven mis labios, ven.....Ser mi pecho
tu mansion duradera,
solo consuelo que la suerte fiera
en mi mal me dej, y al contemplate
dir vertiendo lgrimas ardientes:
Feneci mi alegra :
feneci la ventura y gloria mia !
Ven, i oh rizo mis labios y seno:
sientes, di, su latir afanoso 3
Pues lo causa tu dueo amoroso,
prenda fiel d'e firme.za y amor.
Mis amargas insonnias alivi:i,
y en mi llanto infeliz te humedece:
i oh i cuan larga la noche parece,
ouando vela gimiendo el dolor !
(1819.)











A MI CABALLO.

AMIGO de mis horas de tristeza,
ven, alviame, ven. Por las llanuras
desalado arrebtame, y perdido
en la velocidad de tu carrera,
olvide yo mi desventura fiera.
Huyeron de mi amor las ilusiones
para nunca volver, de paz y dicha
llevando tras de s las esperanzas.
Corrise el velo : desengao impo
el fin seala del delirio mio.'
i Oh! i cunto me fatigan los recuerdos
del pasado placer! Cunto es horrible
el desierto de una alma desolada,
sin flores de esperanza ni frescura!
Ya i que la rest 3-Tedio y amargura.
Este viento del Sur....! i ay! me devora.
Si pudiera dormir...! En dulce olvido,
en pasagera muerte sepultado,
mi ardor calenturiento se templara,
y mi alma triste su vigor cobrara.
Caballo Fiel amigo! Yo te imploro.
Volemos, i ay! Quebrante la fatiga
mi cuerpo dbil; y quiz benigno
sobre la rida frente de tu dueo
sus desmayadas alas tienda el sueo.
Debate yo tan dulce refrigerio....










mas otra vez avergonzar me hiciste
de mi insana crueldad y mi delirio,
al contemplar mis pies ensangrentados,
y tus hijares i ay! despedazados.
Perdona mi furor: el llanto mira
que se agolpa mis prpados... Amigo,
cuando mis gritos resonar escuches,
no aguardes, no, la devorante espuela
la crin sacude, alza la frente, y vuela.
(1821.)


LA INCONSTANCIA.
A D. DOMINGO DELMONTE.

EN aqueste pacfico retiro,
lejos del mundo y su tumulto insano,
doliente vaga tu sensible amigo.
Ti sabes mis tormentos, y conoces
la muger infiel....; Oh si del alma
su bella imAgen alejar pudiese,
; cual fuera yo feliz i Cmo tranquilo
de amistad en el seno
gozara paz y plcida ventura,
do todo mal y pesadumbre ageno!
Amor ciego y fatal...! Ahora la tierra
encanta con su fresca lozana.
Por detras de los montes enriscados
el almo sol en el sereno cielo










de azul, prpura y oro arrebolado,
se alza con magestad: brilla su frente,
y la montaa, el bosque, el casero,
relucen la vez.... Salud, oh padre
del ser y del amor y de la vida !
Quin al mirar t no siente el alma
llena de inspiracion...? Salve Tu carro
lanza veloz por la celeste esfera,
y vida, fuerza y juventud lozana
vierta en el mundo tu inmortal carrera !
Vuela, y muestra glorioso al universe
el almo Dios, que en tu fulgor velado,
sin principio ni fin... Por qu mi frente
dblase mustia, y en mi rostro corre
esta lgrima ardiente ? Quin ha helado
el entusiasmo esplndido y sublime,
que gozar y admirar me arrebataba ?
iQu me import infeliz! el universe,
si me olvida la infiel 1 i Ay en la noche
ver la tierra en esplendor baada,
al vislumbrar de la fulgente luna,
y no ser feliz :'no embebecida
el alma sentir, cual otro tiempo,
en mil cavilaciones deliciosas
de ventura y amor : hoy afligido
solamente dir: '-No mi adorada
" en tal contemplacion embelesada
" m dirigir sus pensamientos."
De aquestas caas la blanda sombra










recuerdo triste mi placer pasado,
y me siento morir: lnguidamente
grabo en el tronco de la tersa caa
de LESBIA el nombre, y en delirio insano
gimo, y le cubren mis ardientes beses.
Su mano, ay Dios la mano que amorosa
mil y mil veces halag la mia,
hundi el pual en mi confiado pecho
con torpe engao y con mudanza impa.
Hme juguete de la suerte fiera,
de una passion tirana subyugado,
abatido, infeliz, desesperado,
el triste espectro de lo que antes era.
Oh prfida muger como pagaste
el afecto mas fino!
Bajo rostro tan cndido y divino
tan falso corazon pudo velarse .
T mi loca passion ay! halagabas,
y feliz te dijiste en mis amores.
Aunque el hado tirano
en mi alma tierna y pura
vertir quisiese cliz de amargura,
le debiste infeliz prestar tu mano .
Cuando el fatal prestigio con que ahora
la juventud y la beldad te cercan
haya la Parca atroz desvanecido,
para salvar tu nombre del olvido
el triste amor de tu infeliz poeta
ser el nico timbre de tu gloria.










La mitad del laurel que orne i tumba
entnces obtendrs ; y de tus gracias
y de tu ingratitud y mi torment
prolongar mi canto la memorial.
Hermosura fatal! th disipaste
la brillante illusion que me ocultaba
la corruption universal del mundo,
y la vida y los hombres mis ojos
presentaste cual son. iDnde volaron
tanto y tanto placer Cmo pudiste
as olvidarte de tu amor primero 1
i Si as olvidase yo...! Mas ay el alma
que fina te ador, falsa, te adora.
No vengativo anhelare que el cielo
te condene al dolor: s tan dichosa
cual yo soy infeliz : mas no mi oido
hiera jamas el nombre aborrecido
de mi rival, ni de tu voz el eco
torne rasgar la ensangrentada herida
de aqueste corazon: no mirar vuelva
tu celeste ademan, ni aquellos ojos,
ni aquellos, labios d letal ponzoa
ciego beb.... Jamas !-Y tl en secret
un suspiro lo menos me consagra,
un recuerdo...-Ah cruel! no te maldigo,
y mi mayor anhelo
es elevarte con mi canto al cielo,
y un eterno laurel partir contigo.
(Julio de 1821.)











LA CIPRA.

iAUN guards, rbol querido,
la cifra ingeniosa y bella
con que adorn mi adorada
tu solitaria corteza ?
Bajo tu plcida sombra
me viste evitar con LESBIA
del fiero sol meridiano
el ardor y luz intense.
Entonces ella sensible
pagaba mi f sincera,
y en ti enlaz nuestros nombres,
de inmortal cario en prenda.
Su amor pas, y ellos duran,
cual dura mi amarga pena....!
Deja que borre el cuchillo
memories i ay! tan funestas.
No me tables de amor: no juntesi
mi nombre con el de LEsBIA,
cuando la prfida rie
de sus mentidas promesas,
y de un triste desengao
al despecho me condena.

(1821.)











MISANTROPIA

i QUE triste noche...! Las lejanas cumbres
acumulan mil nubes pavorosas,
y el lvido relmpago ilumina
su densa confusion. Calma de fuego
me abruma en derredor, y un eco sordo,
siniestro, vaga en el opaco bosque.
Oigo el trueno distante... En un moment,
la horrenda tempestad va despearse.
La presagia la tierra en su tristeza.
Tan fiera confusion en armona
siento con mi alma desolada...El mundo
padece, como yo...
Muger funesta,
i ay me perdiste para siempre ...! En vano
me esfuerzo reanimar del alma mia
el marchito vigor : t el universe
desfiguraste para m.... Ni echarte
de la memorial lograr. Tu imagen
me persigue, causndome deleite
funesto, amargo, como la sonrisa
que suele estar helada entire los labios
de una belleza plida en la tumba.
Oh hermosas! yo inocente os adoraba...
Quin me venci en amar ? Vosotras fuisteis
mi encanto, mi deidad: en vuestros ojos,
en vuestra dulce y celestial sonrisa










duplicaba mi ser; y circundado
por atmsfera ardiente de ventura,
abjur la razon, quebre insensato
de mi enrgica mente los resorts,
y solo amaros consagr mi vida.
i Qu horrible pago recib...! i Oh hermosas!
me "hicisteis infeliz, y ya no os amo...
ni puedo amar la vida sin vosotras.
As en horrible confusion perdido
vago insano y furioso. Desecado
siento mi corazon, huyo los hombres,
y hasta la luz del sol ya me fatiga.
Ay se apag mi fantasa : vago,
espectro gemidor,junto al sepulcro.
Mas amo veces mi afliccion; me gozo
en el llanto de fuego que me alivia.
Felices i ay los que jamas probaron
el gozo del dolor....!
Do estn los tiempos
de mi felicidad, cuando mi mente
de la vasta creation se apoderaba
con noble ardor ? En medio de la noche,
en la gran soledad del Ocano
suspenso entire el abismo y las estrellas,
i cuan fuertes y profundos pensamientos
mi mente concibi! Cmo rea
el universe de beldad ornado
ante mis ojos! i Cmo de la vida
me sent en posesion...! Mas hoy... cuitado!










Juzgan turbada mi razon....;Oh necios !
Del amor os quejais, y en vuestras frentes
brilla de juventud la fresca rosa
sin marchitarse ? Contemplad la mia,
profundamente del dolor hollada,
y aprended sentir,..-Mas no me atienden,
y maldiciendo mi semblante adusto,
insocial y selvtico me llaman.
Porque no s para fingir sonrisa
dar a mis labios contorsion violent
cuando mi alma rebosa en amargura,
imputan feroz misantropa
mi amor de soledad.... i Oh si pudieran
bajo el agreste velo que la cubre
sentir de mi alma la ternura inmensa,
tal vez me amaran... Pero no: tan solo
injuriosa piedad vil desprecio
en sus almas de fango escitaria.
Dejadme, pues, que oculte mis dolores
en esta soledad. Arboles bellos,
que al soplo de los vientos tempestuosos
sobre mi frente os agitais, maana
vendr lucir el sol en vuestras copas
con gloria y magestad: mas mi alma
de borrasca furiosa combatida,
no hay un rayo de luz... Entre vosotros
buscar alguna calm, y de los tristes
invocar al amigo, al dulce sueo.
Agosto de 1821.)











MEMORIES.

RECUERDA los bellos dias
en que tmido y sincero
el homenage primero
te llegaba tributar.
i Oh ceguedad! ch estravo!
nunca, muger inconstante,
pecho mas fino y amante
pudo el Amor inflamar.
Exageras los defects
que en m la envidia censura:
no es el menor la locura
con que furioso te am.
He sentido fieramente
los vicios y las pasiones;
mas de tibios corazones
nunca, LEsBIA, me pagu.
En ti del dolor la copa
brindme el hado enemigo:
emperor, no te maldigo,
ni te puedo aborrecer.
Escucha mi ltimo voto :
aada el cielo tu vida
las horas de paz cumplida
que me robaste cruel.
T eras mi bien; mi universe
estaba ti reducido:










el tiempo trajo tu olvido,
y el tiempo me console.
El amor que me inspiraste
para siempre se ha borrado:
no mas el fuego apagado
recuerdes al corazon.
Vanamente cariosa
me tiendes la blanca mano :
la fe reclamas en vano
que la tuya promet.
La credulidad, que sola
devolvrtela pudiera,
por tu inconstancia altanera
para siempre huy de m.
El ligero pajarillo
de la prison escapado
prudent y escarmentado,
teme al seuelo traidor.
No se acerca ya cual ntes,
que la desgracia le instruye,
y la esclavitud rehuye
que la brinda el cazador.
(1821.)


A...... EN EL BAILEY.

iQUIEN hay, muger divina,
que al mgico poder de tus encantos










pueda ya resistir ? El alma mia
se abras tu mirar : entire la pompa
te contempl del estruendoso baile,
altiva y magestosa descollando
entire tanta hermosura,
cual palma gallardsima y erguida
de la enlazada selva en la espesura.
De tu rosada boca la sonrisa
mas grata es i ay que en el ardiente Julio
de balsmica brisa el fresco vuelo,
y tus ojos divinos resplandecen
como el astro de Vnus en el cielo.
Mas gil y serena,
al compas de la msica sonante
parties veloz, y mi agitado pecho
palpita de placer. Cual azucena,
que al soplo regalado
del aura matinal mueve su frente,
que corona de perlas el roco,
as, de gracias y de gloria llena,
giras ufana, y la espresion escuchas
de admiration y amor, y los suspiros
que vagan junto t; pues electriza
todos y enamora
tu beldad, tu abandon, tu sonrisa,
y tu actitud modest, abrasadora.
Ay! todos se conmueven:
sus compaeras tristes, eclipsadas,
se agitan despechadas,










y ni mirarla plidas se atreven.
Ellos arden de amor, y ellas de envidia.
Y engaos y perfidia
se abrigarn en el nevado seno
que hora palpita blandamente, lleno
de celeste candor.....?-Afortunado
el mortal quien ames encendida,
quien halagues tierna y amorosa
con tu mirar sereno y blanda risa....!
Divina jven, me amars? ,quin supo
amar i ay! como yo ? Tus ojos bellos
affable pon en m; ser dichoso.
En tus labios de rosa el dulce beso
ansioso coger: sobre tu seno
reclinar mi lnguida cabeza,
y espirar de amor....!
i Msero! en vano
hablo de amor, en illusion perdido.
i Angel de paz! de ti correspondido
nunca infeliz ser. Mi hado tirano
estriles afectos me condena.
i Ay el pecho se prime; consternado
me agito, gimo triste,
y me siento morir...-- Dios, que me miras,
muvate compassion mi suerte amarga,
y alivia ya la insoportable carga
del corazon ardiente que me diste!

T eres mas bella que la blanca luna










cuando en noche fogosa del esto,
precedida por brisas y frescura,
en oriented aparece,
y sube al yermo cielo, y silenciosa
en medio de los astros resplandece.

Su indigno compaero
la lleva entire sus brazos insensible,
y yerto, inanimado,
gira en torno de s los vagos ojos,
y sus gracias no v....
No mas profanes,
insensible mortal, ese tesoro,
que no sabes preciar: huye! mis brazos
estrecharn al inflamado seno
ese ngel celestial...!--i Oh! si pudiera
hacerme amar de ti, como te adoro,
i cul fuera yo feliz! i Cmo viviera
del mundo en un rincon, desconocido,
contigo y la virtud...!
Mas no, infelice:
yo de angustia y dolores la llenara;
y en su inocente pecho derramara
la agitacion penosa
que turba y atormenta
mi juventud ardiente y borrascosa.
No, muger adorada !
Vive feliz sin m.... Yo generoso
gemir, y callar : ser dichoso,








35
si eres dichosa t.... Benigno el cielo
oiga mis votos frvidod y puros.
y en tu pecho conserve
de inocencia la calma,
la deliciosa paz, la paz del alma,
que severo y terrible me ha negado,
cuando me ha condenado
gemir, y apurar sin esperanza
un doloroso cliz de amargura,
y que nunca me halaguen
sueos de amor y plcida ventura.
(Diciembre de 1821.)



AY DE Mt.

iCUAN dificil es al hombre
hallar un objeto amable,
con cuyo amor inefable
pueda llamarse feliz!
Y si este objeto result
frvolo, duro, inconstante,
iqu resta al msero amante,
sino esclamar : i Ay de mi !
El amor es un desierto
sin lmites, abrasado,
en que muy pocos fu dado
pura delicia sentir.








36
Pero en sus mismos dolores
guard mgica ternura,
y hay siempre cierta dulzura
en suspirar : i Ay de m



EL DESAMOR.

SALUD, noche apacible! Astro serenc,
bella luna, salud! Ya con vosotras
mi triste corazon de penas lleno '
viene buscar la paz. Del sol ardiente
el fuego me devora;
su luz abrasadora
acabar de marchitar mi frente.
Sola tu luz i Oh luna pura y bella
sabe halagar mi corazon llagado,
cual fresca lluvia el ardoroso prado.
Hora serena en la mitad del cielo
ries nuestros campos agostados,
baando su verdura
con plcida frescura.
Calla toda la tierra embebecida
en mirar tu carrera silenciosa;
y solo se oye la cancion melosa
del tierno ruiseor, el importuno
grito de la cigarra: entire las flores
el zefiro descansa adorme.ido;










el pomposo naranjo. el mango erguido
agrupados all, mi pecho llenan
con el sublime horror que en torno vaga
de sus copas inmviles. Unidas
forman entire ellas bveda sombrosa,
que la tmida luna con sus rayos
no puede penetrar. Morada fria
de grato horror y oscuridad sombra,
ti me acojo, y en tu amigo seno
mi tierno corazon sentir lleno
de agradable y feliz melancola.
Calma serenidad, que enseoreas
al universe, di, ipor qu en mi pecho
no reinas i ay! tambien ? Por qu agitado,
y en fuego el rostro palido abrasado,
en tan profunda paz solo suspiro '
Esta llama volcnica y furiosa
que arde en mi corazon, ; cual me atormenta
con estril ardor...! Nunca una hermosa
por fin ser su delicioso objeto .
Cuan feliz ser entnces! Encendido
la amar, me amar, y amor y dicha....
Engaosa esperanza! Desquerido
gimo triste, anhelante,
y abrasado en amor no tengo amante.
No la tendr jamas...? i Oh! si encontrars
una muger sensible que me amara
cuanto la amase yo, como en sus ojos
y en su bland, sonrisa mirara










mi ventura inmortal! Cuando mi techo
estremeciese la nocturna lluvia
con sus torrentes frvidos, y el rayo
estallara feroz, i con qu delirio
yo la estrechara mi agitado pecho
entire la convulsion de la natural,
y con ella partiera
mi exaltado placer y mi locura !
O en la noche serena
los aromas del campo respirando,
en su divino hablar me embebeciera;
en su seno mi frente reclinando,
palpitar dulcemente le sintiera ;
y envuelto en languidez abrasadora,
un beso y otro y mil la diera ardiente,
y al agitado seno la estrechara,
mientras la luna en esplendor baara
con un rayo de luz su tersa frente...!
i Oh sueo engaador y delicioso !
,Por qu mi acalorada fantasa
llenas de tu illusion ? La mano impa
de la suerte cruel neg mi pecho
la esperanza del bien: solo amargura
me guard el mundo ingrato,
y el cliz del dolor mi labio apura.


(1822.)











A LOLA, EN SUS DIAS.

VUELVE mis brazos, deliciosa lira,
en que de la beldad y los amores
el hechizo cant. Sobrado tiempo
de angustias y dolores
el eco flbil fuera
mi quebrantada voz. Cmo pudiera
no calmar mi agona
este brillante dia
que LOLA vi nacer ? Cuan deleitosa
despunta en oriented la luz pura
del natal de una hermosa !
Naciste, LOLA, y Cuba
al contemplar en ti su bello adorno,
aplaudi tu nacer. Tu dulce cuna
meci festivo Amor : tu blanda risa
naci bajo su beso: complacido
la recibi, y en inefable encanto
y sin igual dulzura
tus labios inund : tu lindo talle
de gallarda hermosura
Vnus orn con ceidor divino,
y, tal vez envidiosa, contemplaba
tu celestial figure.
Nace brbaro caudillo,
que con frentica guerra
debe desolar la tierra,










y gime la humanidad.
Naciste, LOLA, y el mundo
celebr tu nacimiento,
y embelesado y content
ador Amor tu beldad.
Feliz aquel quien afable miras,
que en tu hablar se embebece, y tu lado
admira con tu talle delicado
la viva luz de tus benignos ojos.
Venturoso mortal! i en cunta envidia
mi corazon enciendes...!- LOLA hermosa,
iquin tanta beldad y tantas gracias
pudiera resistir, ni qu alma fria
con la espresion divina de tus ojos
no se inflama de amor El alma mia
se abras tu mirar... Eres mas bella
que la rosa lozana,
del zfiro mecida
al primer esplendor de la maana.
Si en un tiempo mas bello y felice
tantas gracias hubiera mirado,
i ah t fueras objeto adorado
de mi final y ardiente passion.
Mas la torpe doblez, la falsia,
que mi pecho sensible rasgaron,
en su ciego furor me robaron
del placer la dichosa illusion.
i Angel consolador tu beldad sola
el brbaro rigor de mis pesares










mitigar alcanza,
y en tus ojos divinos
bebo rayos de luz y de esperanza.
Convirtelos m siempre serenos,
abra tus labios plcida sonrisa,
y embrigame de amor...!
Acepta grata
por tu ventura mis ardientes votos.
i Ah! t sers feliz: cmo pudiera
sumir el cielo en afliccion y luto
tanta y tanta beldad Si despiadado
el feroz infortunio te oprimiere,
i ay no lo mire yo! Baje la tumba
sin mirarte infeliz; bien reciba
los golpes de la suerte,
y de ellos quedes libre, y generoso
sBeres dichosa t, ser dichoso.
Me oyes, LOLA, placentera,
llena de fuerza y de vida....
i Ay! mi juventud florida
el dolor marchita ya.
Cuando la muerte me hiera,
y torne tu dia sereno,
acurdate de FILENO,
di su nombre suspirando,
y en torno de ti volvando
mi sombra se gozar.


(Marzo de 1822.)











AUSENCIA Y RECUERDOS.

Qu tristeza profunda, qu vaco
siente mi pecho En vano
corro la mrgen del callado rio,
que la celeste LOLA
al campo se parti. Mi dulce amiga,
ipor qu me dejas ? i Ay con tu partida
en triste soledad mi alma perdida
ver reabierta su profunda llaga,
que adormeci la magia de tu acento.
El cielo, mi penar compadecido,
de mi dolor la fiel consoladora
en t me depart: la vez primer
(te acuerdas, LoLA ?) que los dos vagamos
del Yumur tranquilo en la ribera,
me sent renacer : el pecho mio
rasgaban los dolores.
Una beldad amable, a-mante, amada
con ciego frens, puso en olvido
mi lamentable amor. Enfurecido,
torvo, insociable, en mi fatal tristeza
aun odiaba el vivir: desfigurse
mis lnguidos ojos la natural
pero vi tu beldad por mi ventura,
y ya del sol el esplendor sublime
.volvime parecer grandioso y bello:
volv admirar de los paternos campos










el risueo verdor. S; mis dolores
se disiparon como el humo leave,
do tu sonrisa y tu mirar divino
al inefable encanto.
Angel consolador yo te bendigo
con tierna gratitud: i cuan halagea
mi afan calmaste! De las ansias mias,
cuando serena y plcida me hablabas,
la agitacion amarga serenabas,
y en tu blando mirar me embebecias.
Por qu tan bellos dias
fenecieron i Ay Dios! tPoi qu te parties
Ayer nos vi este rio en su ribera
sentados los dos, embebecidos
en habla dulce, y arrojando conchas
al lquido cristal, mientras la luna
mi placer pursimo rea,
y con su luz baaba
tu rostro celestial. Hoy solitario,
melanclico y mstio errar me mira
en el mismo lugar, quiz buscando
con tierna languidez tus breves huellas.
Horas de paz, mas bellas
que las cavilaciones de un amante,
idnde volsteis '-LOLA, dulce amiga,
di, ipor qu me abandonas,
y encanta otro lugar tu voz divina ?
iNo hay aqu palmas, agua cristalina
y verde sombra y soledad...? Acaso










en vago pensamiento sepultada,
recuerdas ay! tu sensible amigo.
; Alma pura y feliz! Jamas olvides
un mortal desdichado que te adora,
y cifra en ti su gloria y su delicia.
Mas el afecto puro
que me hace amarte, y hcia t me lleva,
no es el furioso amor que en otro tiempo
turb mi pecho; es amistad.
Do quiera
me seguir la seductora imgen
de tu beldad. En la callada luna
contemplar la angelical modestia
que en tu serena frente resplandece :
ver en el sol tus refulgentes ojos;
en la gallarda palma, la elegancia
de tu talle gentil : ver en la rosa
el purpreo color y la fragancia
de la boca dulcsima y graciosa,
do el beso del amor riendo posa:
as do quiera mirar mi dueo,
y hasta las ilusiones de mi sueo
halagar su imgen deliciosa.
(Mayo de 1822.)

EL RUEGO.

DE mis pesares
dulete, hermosa,











y cariosa
paga mi amor.
Mira cual sufro
por tu hermosura
angustia dura
pena y dolor.
iQuin i ay! resisted
cuando le miras,
y fuego inspires
al corazon .
Cuando tu seno
blando palpita,
en quin no excita
plcido ardor ?
Secreto afecto
me enardeciera
la vez primer
que yo te vi.
Tu habla divina
son en mi oido,
y conmovido
me estremec.
De amor el fuego
corre en mis venas....
S.... de mis penas
ten ay! piedad.
Tenla.... un afecto
puro, sencillo,










releva el brillo
de la beldad.
(1822.)


EL CONVITE.

VEN mi ardiente seno,
deliciosa beldad, ven : cariosa
cie tus brazos de mi cuello en torno,
y bsame otra vez.... Al contemplarte
huyen mis penas, como niebla fria
del sol.... Mrame, hermosa,
y Amor aplauda con festival risa,
batiendo alegre las divinas palmas.
Mil veces infeliz el que no sabe
como FILENO amar! Su rido pecho,
cerrado la alma voz de la natural,
nunca supo gozar de sus favors;
y muy mas infeliz quien no ha gozado
una amante cual t, cuya ternura
en su pecho abrasado
funde trono inmortal sus amores.
T, adorada, mi llanto enjugaste,
consolando mi grave dolor:
ador tu beldad, me pagaste,
y bendigo feliz al Amor.
Mas que isobre mis hombros te reclinas,
y tu cabello ondoso










cubre mi frente ? La nevada mano
dame.... La mano mia
estrechas con la tuya,
y me juras amor, y en l me inflamas
,. n lnguido mirar....1
Oh dulce amiga!
con fiel cario conservar juremos
nuestro blando jurar con mil caricias...!
Nunca fui tan feliz : no devorado
me siento del amor ciego, furioso,
en que abras mi pecho una perjura,
mnos bella que t, mnos amable.
Prfida! me vendi...! Yo que rendido
por siempre la ador...!-Lejos empero
memorial tan fatal...!-Ven, i oh querida !
Sienta yo palpitar bajo mi mano
tu corazon, y esttico te escuche
suspirar de placer entire mis brazos;
y que al mirarte lnguido, me brindes
coger en tus labios regalados
el dulce beso en que el Amor se goza;
y que al cogerlo, en tus divinos ojos
mi ventura y tu amor escritos mire,
y te bese otra vez, y luego espire.

EL CONSUELO.

CM, idolatrada mia,
cuando la noche agradable











tus brazos me conduce,
gimes triste y anhelante ?
Estn ajadas y instias
las rosas de tu semnblante,
y en desbrden tempestuoso
trmulo tu seno late.
En vano con tu sonrisa
pretendes i ay! halagarme;
triste y amarga sonrisa,
que.no puede fascinarme.
Yo estar gozoso y tranquil,
cuando padece mi amante !
i Oh! fuera, si lo estuvieso
el mas vil de los mortales.
No, muger idolatrada;
conmigo tus penas parte,
y llorars en mi seno,
y el llanto sabr aliviarte.
De esta luna silenciosa
la luz grata y suve,
al susurro de las hojas,
que leve zfiro bate,
de tierna melancola
siento el corazon llenarse
y la voz oir me parece
de mi malogrado padre.
Un ao h que al frio sepi icr
me llevaban los pesares,
y mi juventud robusta








49
cual flor sent marchitarse.
Fatigbame la vida ;
y al ver la huesa delante,
quise abreviar mis dolores,
y en ella precipitarme.
SAy si hubiera ejecutado
mis proyectos criminals,
ni gozara de tu vista,
ni de tu amor inefable.
i Angel de paz! Dios piadoso
te destin consolarme....
Cmo el hacer mi ventura
la tuya no es bastante ?
Deja, adorada, que el tiempo
la region impenetrable
del porvenir nos descubra,
y no angustiosa te afanes.
De la trtola no escuchas
el arrullo lamentable,
que en noche tan calma y pura
dulce resuena en los aires ?
El manda amor: ven, querida,
y entire mis brazos amantes
olvida en tierno delirio
los cuidados y pesares.
(1822.)










LA ESTACION DE LOS NORTES.

TYMPLASE ya del fatigoso estio
el fuego abrasador: del yerto polo
del Septentrion los vientos sacudidos,
envueltos corren entire niebla oscura,
y Cuba libran de la fiebre impura.
Ruge profundo el mar, hinchado el seno,
y en golpe azotador hiere las playas:
sus alas baa Zfiro en frescura,
y vaporoso transparent velo
envuelve al sol y al rutilante cielo.
Salud, felices dias A la muerte
la ara sangrienta derribais que Mayo
entire flores alz : la acompaaba
con amarilla faz la fiebre impa,
y con triste fulgor resplandecia.
Ambas veian con adusta frente
de las templadas zonas los hijos
bajo este cielo ardiente y abrasado:
con sus plidos cetros los tocaban,
y la huesa fatal los despeaban.
Mas su imperio fin: del Norte el viento,
purificando el aire emponzoado,
tiende sus alas hmedas y frias,
por nuestros campos resonando vuela,
y del rigor de Agosto los consuela.
Hoy en los climas de la triste Europa
del Aquilon el soplo enfurecido










su vida y su verdor quit los campos,
cubre de nieve la desnuda tierra,
y al hombre yerto en su mansion encierra.
Todo es muerte y dolor: en Cuba empero
todo es vida y placer: Febo sonre
mas templado entire nubes transparentes,
da nuevo lustre al bosque y la pradera,
y los anima en double primavera.
Patria dichosa! t, favorecida
con el mirar mas grato y la sonrisa
de la divinidad No de tus campos
me arrebate otra vez el hado fiero.
Ltzcame i ay! en tu cielo el sol postrero.
i Oh! con cuanto placer, amada mia,
sobre el modesto techo que nos cubre
caer oimos la tranquila lluvia,
y escuchamos del viento los silvidos,
y del distant Oceno los bramidos !
Llena mi copa con dorado vino,
que los cuidados y el dolor ahuyenta:
el, adorada, mi sedienta boca
muy mas grato ser de ti probado,
y tus labios dulcsimos tocado.
Junto t reclinado en muelle asiento,
en tus rodillas pulsar mi lira,
y cantar feliz mi amor, mi patria,
de tu rostro y de tu alma la hermosura,
y tu amor inefable y mi ventura.
(Octubre de 1822.)











LOS RECELOS

Poi. Qu, adorada mia,
mudanza tan cruel 1 Por qu afanosa
evitas encontrarme, y si te miro,
fijas en tierra lnguidos los ojos,
y triste amarillez nubla tu frente ?
i Ay.! id volaron los felices dias
en que risuea y plcida me vas,
y tus arilientes ojos me buscaban,
y de amor y placer me enagenaban ?
i Cuntas veces, en medio de las fiestas,
de una fogosa juventud cercada,
me asegur de tu cario tierno
una veloz simptica mirada !
Mi bien, Ipor que me ocultas
el dardo emponzoado que desgarra
tu puro corazon...? Mira que llenas
mi existencia de horror y de amargura:
dime, dime el secret que derrama
el cliz del dolor en tu alma pura.
Mas aun callas? i Ingrata Ya comprendo
la causa de tu afan: ya no me amas,
ya te cansa mi amor.... No, no; perdona!
Habla, y hazme feliz...! Ay! yo te he visto,
la bella frente de dolor nublada,
alzar los ojos implorando al cielo.
Yo recog las lgrimas, que en vano










pretendiste ocultar; tu blanca mano
estrech al corazon lleno de vida
que por tu amor palpita, y azorada
me apartaste de t con crudo ceo :
volv coger tu mano apetecida,
sollozando mi ardor la abandonaste,
y mientras yo ferviente la besaba,
bajo mis labios ridos temblaba.
Te fingirs acaso
delito en mi passion ? Hermosa mia,
no temas al amor: un pecho helado
al dulce fuego del sentir cerrado,
rechaza la virtud, la manera
de la pea que en vano
riega en torrentes la afanosa lluvia,
sin que fecunde su fatal dureza;
y el amor nos impone
por ley universal naturaleza.
Rosa de nuestros campos, i ah! no temas
que yo marchite con aliento impuro
tu virginal frescor. i Ah! te idolatro....!
Eres mi encanto, mi deidad, mi todo.
i nico amor de mi sencillo pecho!
yo bajara al sepulcro silencioso
por hacerte feliz.... Ven mis brazos,
y abandnate m; ven, y no temas.
La enamorada trtola tan solo
sabe aqueste lugar, lugar sagrado
ya de hoy mas para m... Su canto escuchas











que en dulce y melanclica ternura
baila mi corazon....? Djame, amada,
sobre tu seno descansar... Ay! vuelve...
Tu rostro con el mio
une otra vez, y tus divinos labios
impriman mi frente atormentada
cl beso del amor.... Idolo mio,
tu beso abrasador me turba el alma .
Toca mi corazon; cual late ansioso
por volar hcia ti.... Deja, adorada,
que yo te estreche en mis amantes brazos
sobre este corazon que te idolatra.
i Le sientes palpitar ? IVes cual se agita
abrasado en tu amor? i Pluguiera al cielo
que t estrechado en sempiterno abrazo
pudiese yo espirar....! Gozo inefable!
Aura de fuego y de placer respiro;
confuso me estremezco :
Sy mi beso recibe.... yo fallezco....
recibe, amada, mi postrer suspiro.


EN MI CUMPLEAOS.

Gustavi.. paululum mellis, et ecce morior.
1, REG XIv, 43,

VOLARON ay! del tiempo arrebatados
ya diez y nueve abriles desde el dia











que me viera nacer, y en pos volaron
mi niez, la delicia y el torment
de un amor infeliz...
Coan mi inocencia
fui venturoso hasta el fatal moment
en que mis labios trmulos probaron
el beso del amor ... ; beso de muerte !
origen de mi mal y llanto eterno!
Mi corazon entonces inflamaron
del amor los furores y delicias,
y el terrible huracan de las pasiones
mud en inferno mi inocente pecho,
antes morada de la paz y el gozo.
Aqu empez la brbara cadena
de zozobra, inquietudes, amargura
y dolor inmortal, que la suerte
mo at despues con inclemente mano.
Cinco aos ha que entire tormentos vivo,
cinco aos que por do quier la arrastro,
sin que me haya lucido un solo dia
de ventura y de paz. Breves instantes
de prfido placer, no han compensado
el tedio y amargura que rebosa
mi triste corazon, la manera
que la luz pasagera
del relmpago raudo no disipa,
el horror El insano dolor nubl mi frente,
do el sereno candor lucir se via,











y mis amigos plcido reia;
marchitando mi faz, en que inocente
brillaba la espresion que Amor inspira
al rostro juvenil... Cuan venturoso
fui yo entonces i oh Dios! Pero la suerte
brbara me alej de mi adorada.
SDespedida fatal i Oh postrer beso !
SOh beso del amor Su faz divina
mir por el dolor desfigurada.
Dijome i Adios! ; sus ayes
sonaron por el viento,
y i Adios! la dije en furibundo acento
En Anhuac mi fnebre destino
guardbame otro golpe mas severo.
3Mi padre, i oh Dios mi padre, el mas virtuoso
de los mortales... i Ay la tumba helada
en su abismo le hundi. i Triste recuerdo
Yo vi su frente plida, nublada
por la muerte fatal... Oh cuan furioso
maldije mi existencia,
y ose acusar de Dios la Providencia.
De mi adorada en los amantes iriasos
buscando mi dolor dulce constil.l>,
quise alejarme del funesto cielo
donde perd mi padre. Moribun.lo
del Anhuac vol por las llanura,,,
y el mar atraves. Tras l pens;a!i
haber dejado el dardo venenoso
que mi doliente peCho desg irraba;










mas de ni. patria salud las costas,
y su arena pis, y en aquel punto
le sent mas furioso y ensaado
entire mi corazon. Hall perfidia,
y maldad, y dolor....
Desesperado,
de fatal desengao en los furores
ansi la muerte, detest la vida :
qu es i ay la vida sin virtud ni amores 1
Solo, insociable, lgubre y sombro,
como el pjaro triste de la noche,
por doce lunas el delirio mio
gimiendo foment. Dulce esperanza
vislumbrme despues: nuevos amores,
nueva inquietud y afan se me siguieron.
Otra hermosura me halag engaosa,
y otra perfidia vil.... Querr la suerte
que haya de ser mi pecho candoroso
vctima de doblez hasta la muerte 1
Msero yo! y h de vivir por siempre
ardiendo en mil deseos insensatos,
en tedio insoportable sumergido ?
Un lustro ha que encendido
busco ventura y paz, y siempre en vano.
Ni en el augusto horror del bosque umbro,
ni entire las fiestas y pomposos bailes
que loca juventud llenan de gozo,
ni en el silencio de la calma noche,
al esplendor de la callada luna,










ni centre el mugir tremendo y estruen luo
de las ondas del mar hallarlas pude.
En las frtiles vegas de mi patria
ansioso me espacie ; sal- el Oceno,
trep los montes que de fuego llenos
brillan de nieve eterna coronados,
sin que sintiese lleno este vaco
dentro del corazon. Amor tan solo
me lo puede llenar: l solo puede
curar los males que me causa impo.
Siempre los corazones mas ardientes
melanclicos son : en largo ensueo
consigo arrastran el delirio vano
impotencia cruel de ser dichosos.
El sol terrible de mi ardiente patria
ha derramado en mi alma borrascosa
su fuego abrasador: as me agito
en inquietud amarga y dolorosa.
En vano ardiendo, con aguda espuela
al generoso volador caballo
por llanuras anchsimas lanzaba,
y su extension inmensa devoraba,
por librarme de m : tan solo al lado
de una muger amada y que me amase
disfrut alguna paz.-LOLA divina,
el celeste candor de tu alma pura
con tu tierna piedad templ mis peas,
me hizo grato el dolor... i Ah! vive y goaa,
s de Cuba la gloria y la delicia;








59
pero m, qu me resta, desdichado,
sino solo morir.... ?
Do quier que miro
el fortunado amor de dos amantes,
sus dulces juegos inocente risa,
la vista apart, y en feroz envidia
arde mi corazon. En otro tiempo
anhelaba lograr infatigable
de Minerva la esplndida corona.
Ya no la precio: amor, amor tan solo
suspiro sin cesar, y congojado
mi corazon se oprime... Cruel estado
de un corazon ardiente sin amores !
i Ay! ni mi lira fiel, que en otros dias
mitigaba el rigor de mis dolores,
me puede consolar. En otro tiempo
yo con giles dedos la pulsaba,
y dulzura y placer en m sentia,
y dulzura y placer ella sonaba.
En pesares y tedio sumergido
hoy la recorro en vano,
y solo vuelve mi anhelar insano
VOZ DE DOLOR Y CANTO DE GEMIDO.
(Diciembre de 1822.)

A RITA L**-*

i Ay es verdad 1 La delicada mano
que al dulce beso del amor convida,










y en sed inflama el anhelante labio,
mis versos escribi ; y este consuelo
al insano pesar que me devora
guardaba el just cielo 1
i Encantadora jven Mas ufano
con favor tan precioso
que con su vil powder el ambicioso,
bendigo tu amistad, y satisfecho
por nada trocaria
mi humilde lira y mi sensible pecho.
Tal vez mientras su mano regalada
mis venturosos versos escriba,
all en su alma agitada
mi destino infeliz compadeca,
y un suspiro, una lgrima preciosa
m se consagr.... Dulces delirios,
i ay! no me abandoneis: goze en idea
lo que la dura suerte me ha vedado
conseguir ..... Si, gustoso
con la mitad de mi existencia triste
comprara el bello instant
en que espresion divina de ternura
me halagase en tu cndido semblante.
iY condenado perenal tormento
siempre habr de vivir ? Nunca mis ojos
en otros ojos hallarn ardiendo
la llama del amor ? Hasta la muerte
gemir de mis brbaros pesares
y tedio insoportable combatido '








61
No habr un pecho clemente
que simpatice en su carifio ardiente
con este jven triste y desquerido .
Papel precioso, entire las prendas mias
ocupa tu lugar : mil y mil veces
mis labios encendidos
sobre t buscarn la dulce huella
de la mano ligera y delicada
que se dign escribirte: si la suerte
me prime despiadada,
t mi alivio sers : al contemplarte
mil plcidos recuerdos
me llenarn el alma
de celestial consuelo.
Cuando la muerte con funesto vuelo
tienda sus alas en mi triste frente,
recibirs sobre mi yerta bees
mi ltimo beso y mi postrer cFpi*k.
(1823.)


LA LGRIMA DE PIV' *

?Cio exalta y diviniza
el rostro de la hermosura
la espresion celeste y pura
de la sensibilidad!
i Cun esttico, mi amiga
tu semblante contemplaba,








62
cuando en tus .ojos temblaba
la lgrima de piedad!
Grata es la luz apacible
que occidente nos envia
cuando al espirante dia
spulta la eternidad.
Del crepsculo es la hora
grata al alma pensativa;
pero muy mas la cautiva
la lgrima de piedad.
Ved la virgen amable
cuanto mas bella se ostenta
si al pobre anciano alimenta
con modest caridad.
Y lo niega ruborosa!
Es un ngel, una bella ...*
Ved...! en sus ojos centella
la lgrima de piedad.
El delisioso roco
que vierte nocturno cielo,
llants es, y al rido suelo
torna frescura y beldad.
Cuajado sobre las flores,
i mo en la luz resplandece '.
Pero su brillo oscurece
la lgrima de piedad.
i Cunto es horrible la vida
al que ama desesperado!
i Cmo del objeto amado










le atormenta la beldad !
Una lgrima .... Bendigo
todo el rigor de mi suerte....
E; el amor quien la vierte,
es lgrima de piedad ?
i Oh mi bien! Ay ...! No te ofenda.
el escuchar que te adoro:
nos divide, no lo ignoro,
tirana desigualdad.
Nada exijo... Por ventura
debers negar impa
la triste passion mia
lgrimas ay! de piedad ?


LA RESOLUTION.

NcvcA de blanda paz y de consuelo
gozar algunas horas ? i Oh terrible
necesidad de amar....!
Del Oceno
las arenosas y desnudas playas
devoradas del sol de medio dia,
son imgen terrible, verdadera
de mi agitado corazon. En vano
ellas el padre de la luz enva
su ardor vivificante, que orna y viste
de fresca sombra y flores el otero.
As el amor, del mundo la delicia,










es mi tormento fiero.
De qu me sirve amar sin ser amado ?
ngel consolador, cuyo lado
breves instantes olvid mis penas,
es fuerza hir de t : tiu misma diste
la causa... Me estremezco... Alma inocente,
i ay! curar anhelabas las heridas
que yo desgarro con furor demente.
La furia del amor entr en mi seno,
y el dulzor amarg de tus palabras,
y el blsamo feliz torn veneno.
Me hablabas tierna : con afable rostro
y con trmulo acento
la causa de mi mal saber querias,
y la amargura de las penas mias
templar con tu amistad. i Cuanto mi pecho
palpitaba escuchndote....! Perdido,
feliz ilnsion me abandonaba,
y de mi amor el msero secret
entire mis labios trmulos erraba.
Alz al oirte la abatida frente,
y te mir con ojos do brillaba
la mas viva pasion... tNo me entendiste ?
1No eran bastantes i ay! revelarla
mi turbacion, de mi marchito rostro
la palidez mortal...? Muger igrata,
mi delirio cruel te complacia....!
Ay nunca salga de mi ansioso pecho
la fatal confession: si no me amas,









~orir de dolor, y si me amases....
Amarme tu...! Yo tiemblo... Alma divina,
iti amar este infeliz, que solo puede
ofrecerte su llanto y la tilieza
de un desecado corazon 1? Tt, bella
mas que la luna si en el mar se mira,
unirte los peligros y pesares
de este triste mortal...? Jamas!-Huyamos
de su presencia, donde no me angustie
su injuriosa piedad....
Adios Yo quiero
ser inocente, y no perderte... Amiga,
amiga deliciosa, nunca olvides
al msero FILrENO, que tu dicha
sacrifice su amor: el en silencio
te adorar, gozndose al mirarte
tan feliz como hermosa,
mas nunca i oh Dios! te llamar su esposa.
(Agosto de 1823.)


Bo@m@os.
I.
A MI QUERIDA.

VEN, dulce amiga, que tu amor imploro :
luzca en tus ojos esplendor sereno,
y bajo en ondas al ebrneo seno
e tus cabellos flgidos el oro.









Oh mi inico placer! i ol mi tesoro!
i Cmo de gloria y de ternura lleno,
esttico te escucho, y me enageno
en la argentada voz de la que adoro!
Recbate mipecho apasionado :
ven, hija celestial de los amores,
descansa aqu, donde tu amor se anida.
Oh nunca te separes de mi lado;
y ante mis pass de inocentes flores
riega la senda facil de la vida.
(1819).

iH.
PARA GRABARSE EN UN ARBOL.

Al tor., que de FILENO y su adorada
volaste con tu sombra los amores,
jamas del can ardiente los rigores
dejen tu hermosa pompa marchitada.
Al saludar tu copa embovedada,
palpiten de placer los amadores,
y zelosos frenticos furores
nunca profanen tu mansion sagrada.
Adios, rbol feliz, rbol amado:
para anunciar mi dicha al caminante
guard aquesta inscription tu tronco aoso :
Aqu mor el placer: aqu premiado
mir FILENO alfin su ardor constant:
qFnsible am, le amaron fu dichoso.










III.
RECUERDO

DISPUNTA apnas la rosada aurora.
plcida brisa nuestras velas llena ;
callan el mar y el viento, y solo suena
el rudo hendir de la cortante prora.
Yo separado i ayme! de mi seora,
gimo no mas en noche tan serena:
dulce airecillo, mi profunda pena
lleva al objeto que mi pecho adora.
i Oh cuantas veces, al rayar el dia,
ledo y feliz de su amoroso lado
salir la luna plida me via!
Huye, memorial de mi bien pasado!
tQue sirves ya Separacion impa
la brillante illusion ha disipado.

IV.

RENUNCIANDO A LA POESIA.

Fut tiempo en que la dulce Poesa
el eco de mi voz hermoseaba,
y amor, virtud y libertad cantaba
entire los brazos de la amada mia.
Ella mi canto con placer oa,
caricias y placer me prodigaba,










y al puro beso que mi frente hollaba
muy mas fogosa inspiration seguia.
Vano recuerdo! En mi destierro triste
me deja Apolo, y de mi mstia frente
su sacro fuego y esplendor retira.
Adios, i oh Musa que mi gloria fuiste:
adios, amiga de mi edad ardiente :
el insano dolor quebr mi lira.
(Boston, 1823.)



A LA SEORA MARIA PAUTRET.

HIJA de la beldad, ninfa divina,
cual es el alma helada
que al girar de tu plant delicada
no se embriaga en placer ? La orquesta suena,
y al compas de sus ecos presurosos,
de florida beldad y gracias llena
te lanzas tu veloz.... i Oh! quin podria
tu elegancia, viveza inimitable
y tu hechizo pintar ? La lira mia
no espresa el vivo ardor que mi alma siente;
la arrojo despechado....
el pecho que palpita contrastado
es en su agitacion mas elocuente.
Ninfa del Btis claro! Si en los dias
de la Grecia feliz brillado hubieras,










mas esplndido triunfo consiguieras.
El pueblo enagenado,
al verte de ese cuerpo regalado
en el baile ostentar las formas bellas,
que llaman i ay! los besos y caricias,
la Musa de la danza te juzgara,
y su incienso quemara
en tus altares de oro. Sus delicias
fueras y su deidad.
Cuando serena
vuelas girando, como el aura leve,
cul me arrebatas....! Trmulo, suspenso,
me mbriaga la sonrisa
de tu rosada boca,
que al dulce beso del amor provoca;
y esttico, embebido,
cuando tiendes los brazos delicados,
mostrando los tesoros de tu seno,
mis infortunios, mi penar olvido;
y en el soberbio techo estremecido
de aplauso universal retumba el trueno.
Oyelo, goza, y en tu gloria pura
el galardon de tu talent hermoso,
grata recibe. Mjico te aclama
hermana de Terscore sublime,
y su delicia y su deidad te llama.
De la danza fugaz reina y seora,
el himno escucha que mi voz te canta:










vuela, Ninfa gentil, vuela y encanta
al pueblo que te aplaude y que te adora.
(1826.)


EN LA REPRESENTATION DE OSCAR.

DE un amor delincuente devorado
el infeliz OsCAR se agita y gime.
i Ay sus combates y dolor sublime
quin podr contemplar con pecho helado 1
Vedle temblar y reprimirse al lado
de MALVINA, y volar los desiertos
ocultar su vergenza y sus furores.
Le es insufrible de Morven la estancia,
do v MALVINA, y dobla su tormento.
A qu apurar con importuno acehto
su ya dbil y lnguida constancia ?
i Oh! dejadle morir : la tumba sola
puede apagar la inextinguible hoguera
de tan funesto amor...! Ya no resisted,
y enfurecido y ciego
su espantosa pabion revela el triste.
Y DERMIDIO, su amigo... su asesino !
lleva sus labios ridos la copa
de prfido placer ; mas al instant
se la arrebata.... Su alma delirante
por el mortal veneno
de amor zeloso gime contrastada;










provoca, lidia, y la fatal espada
del amigo infeliz clava en el seno.
Vctima infausta de feroz delirio
vagar le miro luego
por la fnebre selva. Todo calla:
le cercan los sepulcros silenciosos:
Salvadme! grita, y opened piadosos
entire el crime y OscAR una murama...
Vano anhelar...! Las manos homicides
tiene empapadas del amigo en sangre,
y le sigue do quier su sombra yerta:
para colmo de horror cobra el sentido;
v su crime atroz, y confundido
se hunde en la tumba que le aguarda abierta.
OSCAR! Msero OSCAR i Ah! yo no ignoro
lo que es una passion desesperada,
y en torno miro de la frente amada
los tristes rayos del poder y el oro.
Oh! cunto es duro en la abrasada frente
fingir serenidad, ahogar el llanto,
y en lucha eterna y en dolor eterno
agitarse y gemir ...! i Ay fatigada
advierto mi razon, y bien conozco
que turbndose v.-Msero TAso,
ser tal vez tu igual en desventura,
pero en gloria jamas...!- Ah-! mi locura
me arrastra... iDo fe OsCAR....?
GARAY, mi amigo,
sublime actor, Melpmene several










te presta su pual: con mano fiera
vibralo t, y en poderoso encanto
al pueblo estremecido que te admira
con tu talent irresistible inspire
terror profundo, compassion y llanto.
1826.)


A LA ESTRELLA DE VENUS.

ESTRELLA de la tarde silenciosa,
luz apacible y pnra
de esperanza y amor, salud te digo.,
En el mar de occidente ya reposa
la vasta frente el sol, y t en la altura
del firmamento solitaria reinas.
Ya la noche sombra
quiere tender su diamantado velo,
y con plidas tintas baa el suelo
la bland luz del moribundo dia.
i Hora feliz y plcida cual bella!
Tu la presides, vespertina estrella.
Yo te amo, astro de paz. Siempre tu aspect
en la callada soledad me inspire
de virtud y de amor meditaciones.
Qu delicioso afecto
excita en los sensibles coyzones
la dulce y melanclica memorial
de su perdido bien y de su gloria !








73
T me la inspires. Cuntas, cuntas horia
viste brillar serenas
sobre mi faz en Cuba...! Al asomarse
tu disco puro y tmido en el cielo,
mi tierno delirio daba rienda
en el centro del bosque embalsamado,
y por tu tibio resplandor guido
buscaba en l mi solitaria send.
Bajo la copa de la palma amiga,
trmula, bella en su temor, velada
con el mgico manto del misterio,
de mi alma la senora me aguardaba.
En sus ojos afables me rean
ingenuidad y amor: yo la estrechaba
mi pecho encendido,
y mi rostro feliz al suyo unido,
su balsmico aliento respiraba.
i Oh goces fugitivos
de placer inefable! i Quin pudiera
del tiempo detener la rueda fiera
sobre tales instantes....!
Yo la admiraba esttico : mi oido
muy mas dulce que msica sonaba
el eco de su voz, y su sonrisa
para mi alma era luz. Horas serenas,
cuya memorial cara
mitigar bastara
de una existencia de dolor las penas !
Estrella de la tarde i cuntas veces










junto mi dulce amiga me mirabas
saludar tu venida, contemplarte,
y recibir en tu amorosa lumbre
paz y serenidad....!
Ahora me miras
amar tambien, y amar desesperado.
Huir me ves al objeto desdichado
de una estril passion, que es mi torment
con su belleza misma;
y al renunciar su amor, mi alma se abisma
en el solo y eterno pensamiento
de amarla, y de llorar la suerte impa
que por siempre separa
su alma del alma mia.
(1826.)


ADIOS.

BELLEZA de dolor, en quien pensaba
fijar mi corazon, y hallar ventura,
adios te digo, adios!-Cuando miraba
respirar en tu frente calma y pura
el ingnuo candor, y en tu sonrisa
y en tus ojos afables
brillar la inteligencia y la ternura,
necio me alucin. Mi f#htasa
la imgen de amor siempre inflamable,
en tu bello semblante me ofrecia








75
facciones que idolatro; y embebido
en esperanza dulce y engaosa,
pensaba en t cobrar mi bien perdido.
Mas i ay veloz despareci cual niebla
mi halagea illusion. En vano ansiaba
en tu pecho encontrar la fuente pura
del delicado amor, del sentimiento.
Tan solo caprichosa en l domina
triste frivolidad, que me arrastrara
de tormento en tormento,
un abismo de mal, llanto y rina.
Qu suplicio mayor que amar de veras,
y mirar profanado, envilecido,
el objeto que se ama, y que pudiera
ser amor de la tierra, si estuviera
de pudor y modestia revestido!
Prfida semejanza....! Si tu pecho,
como tu faz imita la que adoro,
de prendas y virtud igual tesoro
en su seno guardara,
cul fuera yo feliz! i Cmo te amara
con efusion inmensa de ternura,
y labrar tu ventura
mi juventud ardiente consagrara...!
Caminas presurosa
por la send funesta del capricho
a irreparable mal y abismo fiero
de ignominia y dolor .... Msero en vano
en mi piedad ansiosa











he querido tenderte amiga mano.
La esquivaste orgullosa..- Adios! yo espero
que al fin vendras conocer con llanto
si era fino mi afecto, si fu pura
y noble mi piedad.-Ya te desamo,
que es impossible amar quien no estima,:
y solo en compassion por ti me inflamo.
No te maldigo, no! Pueda lucirte
sereno el porvenir, y de mi labio
el vaticinio fnebre desmienta !
A mi pecho agitado
ser continue torcedor la vista
de tu infausta beldad, y desolado
tu suerte llorar. Si acaso un dia
sufres del infortunio los rigores,
y conocerme aprendes, en mi pecho
encontrars no amor, pero indulgencia,
y el afecto piadoso de un amigo.
Belleza de dolor! ADIos te digo.
(1826.)


A MI AMANTE.

Es media noche: vaporosa calma
y silencio profundo
el sueo vierte al fatigado mundo,
y yo velo por t, mi dulce amante.
tEn qu delicia el alma










enagena tu plcida memorial !
Unico bien y gloria
del corazon mas tino y mas constant,
i cul te idolatro De mi ansioso pecho
la agitacion lanzaste y el martirio
y en mi tierno delirio
lleno de ti contemplo el universe.
Con tu amor inefable se embellece
de la vida el desierto,
que desolado y yerto
mi tmida vista parecia,
y cubierto de espinas y dolores.
Ante mis pasos, adorada mia,
rigalo t con inocentes flores.
Y t me amas i Oh Dios! i Cunta dulzura
siento al pensarlo! De esperanza lleno,
miro lucir el sol puro y sereno,
y se anega mi ser en su ventura.
Con orgullo y placer alzo la frente
ntes nublada y triste, donde ahora
serenidad respira y alegra.
Adorada seora
de mi destino y de la vida mia,
cuando yo tu hermosura
en un silencio religioso admiro,
el aire que t' alientas y respiro
es delicia y ventura.
Si pueden envidiar los inmortales
de los hombres la suerte,










me envidiarn al verte
fijar en m tus ojos celestiales
animados de amor, y con los mos
confundir su ternura.
O al escuchar cuando tu boca pura
y tmida confiesa
el inocente amor que yo te inspiro:
por m exhalaste tu primer suspiro,
y m me diste tu primer promesa.
Oh! luzca el bello dia
que de mi amor corone la esperanza,
y ponga el colmo la ventura mia!
Cmo, de gozo lleno,
inseparable gozar tu lado,
respirar tu aliento regalado,
y posar mi faz sobre tu seno!
Ahora duermes tal vez, y el sueo agita
sus tibias alas en tu calma frente,
mientras que blandamente
solo por m tu corazon palpita.
Duerme, objeto divino
del afecto mas fino,
del amor mas constant;
descansa, dulce dueo,
y entire las ilusiones de tu sueo
levntese la imgen de tu amante.


(Abril de 1827.)











LA AUSENCIA.

CUANDO angustiado gimo
en esta ausencia impa,
escucha, ani*da mia,
la voz de mi dolor.
Y cuando aquestos versos
repitas con ternura,
jirame en tu alma pura
fino y eterno amor.
iQuin me quit tu vista S
iquin i ay tu dulce lado ?
objeto idolatrado,
quin me te arrebat 1
Mintras otros prodigan
en vicios su riqueza,
la brbara pobreza
de ti me separ.
De ella con mis afanes
alcanzar victoria,
y entire placer y gloria
ti me reunir.
Te estrechar mi seno,
te llamar mi esposa,
y en union deliciosa
contigo vivir.
Si no muda mi suerte,
si aun me persigue el hado,











nunca, dueo adorado,
mis votos burlarn.
Pues pobre te har mia,
y de ventura lleno
te acostar en mi seno,
te har comer mi pan.
Mas no; dulce esperanza
me halaga en lc future,
y de tu amor seguro
pongo mi vida en t.
Cuando suspiro triste,
s que en aquel instant
tu corazon amante
palpita fiel por m.
Sufre, cual yo, y espera,
objeto quin adoro,
mi gloria, mi tesoro,
divinidad mortal.
Piensa en mi amor constant;
y la esperanza amiga
alivie la fatiga
de ausencia tan fatal.
(Julio de 1827.)

A MI ESPOSA, EN SUS DIAS.

OH! cun puro y sereno
despunta el sol en el dichoso dia
que te mir nacer, ESPosA mia










Heme de amor y de ventura lleno.
Puerto de las borrascas de mi vida,
objeto de mi amor y mi tesoro,
con qu afectuosa devocion te adoro,
y te consagro mi alma enternecida !
Si la inquietud ansiosa me atormenta,
al mirarte recobro
gozo, serenidad, luz y ventura;
y en apacibles lazos
feliz olvido en tus amantes brazos
de mi poder funesto la amargura.
T eres mi ngel de consuelo,
y tu celestial mirada
tiene en mi alma enagenada
inesplicable poder.
Como el iris en el cielo
la fiera torment calma,
tus ojos bellos del alma
disipan el padecer.
Y Ecmo no lo hicieran,
cuando en sus rayos lnguidos respiran
inocencia y amor ? Quieran los cielos
que tu dia feliz siempre nos luzca
de ventura y de paz, y nunca turben
nuestra plcida union los torpes zelos.
Esposa la mas fiel y mas querida,
siempre nos amarmos,
y uno en otro apoyado, pasarmos
el spero desierto de la vida.








82
Nos amaremos, ESPOSA,
mientras nuestro pecho aliente:
pasar la edad ardiente,
sin que pase nuestro amor.
Y si el infortunio vuelve
con su copa de amargura,
respete tu frente pura,
y en m cargue su furor.
(Noviembre de 1827.)





DESDE que te mir, jven hermoso,
sentado par de la luciente hoguera,
por mis venas corri fuego dichoso,
que no puedo esplicar. Quin tu lado
siempre vivir pudiera,
y consolar tus males,
y tu gozo partir! Furame dado
romper osada tu cadena dura,
y en la profundidad de los desiertos
gozar contigo sin igual ventura !
Mas i ay! no la gozara, que al mirarte
me siento estremecer : qudanse yertos
mis miembros todos, y azorado late
mi corazon en el ansioso pecho.
Cun estraa es mi suerte !




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs