• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Half Title
 Title Page
 Preface
 Colon-Aspinwall - Camino de hierro...
 El narciso - Porto-Bello - Los...
 Cartagena de las Indias - La popa....
 El capitan de papeles - Savanilla...
 Los Caños - La Clenaga - Gaira
 Santa Marta
 Los alrededores de Santa Marta...
 San Pedro - Minca - El plantador...
 El circulo frances - La colonia...
 Rio-hacha
 Los indios guajiros
 El medico cazador - La cuesta de...
 La caravana - El paso del Enea...
 El cacique Pan de leche - Los aruaques...
 El naufragio - La enfermedad -...
 Epilogo
 Index
 Advertising














Group Title: Mis exploraciones en América
Title: Mis exploraciones en América
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00085995/00001
 Material Information
Title: Mis exploraciones en América
Physical Description: 224 p. : ;
Language: Spanish
Creator: Reclus, Elisée, 1830-1905
Publisher: F. Sempere
Place of Publication: Valencia
Publication Date: 1861?
 Subjects
Subject: Description and travel -- Magdalena (Colombia : Dept.)   ( lcsh )
Santa Marta Range (Colombia)   ( lcsh )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage: Colombia
 Notes
Statement of Responsibility: por Eliseo Reclus. Traducción de A. Lopez Rodrigo.
General Note: Translation of Voyage à la Sierra Nevada de Sainte Marthe.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00085995
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 18215110

Table of Contents
    Front Cover
        Front Cover 1
        Front Cover 2
    Half Title
        Page 1
        Page 2
    Title Page
        Page 3
        Page 4
    Preface
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
    Colon-Aspinwall - Camino de hierro de Panama
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
    El narciso - Porto-Bello - Los Indios. El golfo de Auraba
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
    Cartagena de las Indias - La popa. La fiesta
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
    El capitan de papeles - Savanilla - El Bongo, Barranquilla
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
    Los Caños - La Clenaga - Gaira
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
    Santa Marta
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
    Los alrededores de Santa Marta - El Horqueta - La azucarera de Zamba - El medico hechicero
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
    San Pedro - Minca - El plantador filosofo. Los correos
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
    El circulo frances - La colonia extranjera
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
    Rio-hacha
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
    Los indios guajiros
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
    El medico cazador - La cuesta de San Pablo. El rancheria - Sierra Negra
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
    La caravana - El paso del Enea - El pantano. Las plagas del Volador
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
    El cacique Pan de leche - Los aruaques - El Mamma
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
    El naufragio - La enfermedad - La derrota
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
    Epilogo
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
    Index
        Page 225
        Page 226
    Advertising
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
Full Text
Vi
* '.-


ELISEO RECLOS









oxploraciones *"
l "

en cAmricC


SCUATRO REALES



F. SEMPERE Y CQCMP EDITORS .
Calle del Palomar, 10.--VALENCIA
SSUIuSALES: g alas, 4.-MADRID
CarUmeL 3, I.--B!A4RCLONA .
.. *





*'i,..I C -, .

SE'' P E. H PERE Y. C(OlMP.a EDITORES'.-VALENCIA .'
u4 : ," ,',

Una peseta el tomo
1"


Ai rii B ,i ... ;t ......L ... .. h.,,,; i... .... ,. t ,E .i I .. i '.- L-i rnn rn '
'. lio Z ..IH l \ .1 '. l ', I' . :,

eLe -:'. r. ,.i r ,.,, I.r. ... .. .. 1 .it..rK 2 t. ,
A. Ha ,r ll -Determinismo y respon- ., I .' --- 1.., ..... In. 1 ir....ri.,rn. '

' '* A. Haim... --PsicologfadelMilitarpro- ... .1-1 i, --l H.,rla

.l1tl '.... a.-Literatos extranjeros. (eorge (Eurique).-Proi' ... nieriu
Bak itHu ,F --Dios y el Estado. Haggard -El hijo de 1...- I ..-r- I '
'Baru .X. I' Holbach.-Moisds, Jesds y Haeikel.-Los enigmast, I.I Liniverso
4 AIli<'iiii a 2 tomos. *
SBlin .-i ... jearnson.-El Rey. Hujo (V'ctor).-El sue'.. ,I.-I P1n.. .Pi
Blc1.0. l.. .. I z.-Arroz y tartana. Ibsen.-La comedria dl.- unm.r.- Los
.Bfa..-..., l.,,,.z.-Florde Mayo. guerreros en Hleligela'.
1I'. .... it ..... z.--Cuentos valeniclianos. Ibsen.- inEperador y 1..:.. -.hlia ,a
law.. I.',,r. .-La condlcnnil. no Eniperador. 2 tonil
S ,i. ,t Puerza y inmteria. Ibsen.- Los espectros.-- II.. I l.iit.,
B ,,. i,- -- Luz y vida. Ich(lfIer (Jesmta)l.-Lit ,i.. .. .rq un i j: ,.
e uivinu i ~Virel).-A ras de tierra. suit. -
m adniiiot,,',,.i.. ***.--AsIf hblaba Zorra In/egynieros.-La sim uI .I. iii 'ii u lu -
ji i 7er.r:. cha por la vidi.
Conde iFbraquer.-La expulsion de los Kropotkine.-La conqur .1i I. I i.nr
Sjeif'i Kropotkine.-Palabras hl-.. 111 Il .ll. l..
C'1ami. '-Cnadros hist6ricos de l Kropotkine.--Campos, tnl.ri:n nla
r, I .,?l .-i"6n Francesa. lleres.
,f ,.yi .I .:,o.--Episcopo v Compinfifa. iKropolkine.-Las prisio..
'" .i'.."'' -El origen del liombire. Laugel.-Los problem: *J.- In Natuf
trj,',, Mi vinje alrcdedor del mun- raloya.
d 1. i 0..nos. Laugel.-Los problem ,I. I hliiim.
1f.v. ....-Origen de las species. 2 t. Jlaugel.--Los problemi. I. I, 1li.
I, ... Lia expresiin de las emocio- Lopez Jauliesierus.-Jt... i.. i li .l ..'
lies en el hombre y en los animals. quinns.
2 tomos. Mceterlinck.-El tesoro I1.. I..- iilr '
SDfn, l. -Cuentos amorosos y patri6- des.
III..- M alato.-Filosoffa del i, ,rl. ni. .
S ) .'. TForre (.Tose Maria).-Cuentos del Mlarx (Carlo,).--El cnI., i -
.' l.nr a.c Nordaut.-El mal .I I .1. tI .' ;
LD .-- --l'onflictos entire la Ieligi6)n Max Nordai.-Las m.-riiirni ...,ei- -
y I. II 'I.. ia. cionales do la civilik ...). r 2 io r nm o. '.o
'. Fa, -- 'iigen de la familiar, de la Max Nordau.-Matrin..I -ii- mi.rgm a t~ 4
1I .r,'.-.,lIl privada y del Estado. ticos. 2 tomos. .
I.. ..-. Max Nnrdau.-La comrnii del senti -
,.... I'. dolor universal. 2 tomos. miento.
',. ,,; -- Por los campos y ls playas. Merejkowski.-La muerr- n .l, los di$oars.
SFyance (Anatolio).-La cortestoan de 2 tomos. .
S* Alejandria (Tais). ll Merejktoski.-La resurr -.. ..1ni doe '.
Garchine.--La guerra. dioses. 2 tomos.
Gautier (Judith).-Las crueldades del Merimee.-Los hugonot--.
amor. Merimee.-Cosas de Esplaun
SGaftier (Tenfilo).-'Ui. viaje por Es- Mirbeau.-Sebastiun Rl.. I. I[.I (dLIa 'f.
..pania. ci(n jesuftica). "'
;. t.
1' V.-;0



















MIS EXPLORACIONES EN AMERICA

















OBRAS DEL MISMO AUTOR





Evoluci6n y Revoluci6n.-Una peseta.
La Montafia.- Una peseta.
El Arroyo.- Una peseta.






Eliseo ReclIs


MIS EXPLORACIONES

EN AMERICA


Traducci6n de A. L6pez Rodrigo









F. SEMPERE Y COMPANIA, EDITORS
Calle del Palomar, 10.- VALENCIA
SUCURSALES: Salas, 4.-MADRID
Carmen, 3, 1.0-BARCELONA



















































Imp. de la Casa Editorial F. Sempere y Comp.a-VALEaNIA
















PROLOGO

Escarro BN 1861





En 1855, un proyecto de explotaci6n agrfeiea, y sobre todo
mi amor A viajar, we indujo A visitor Nueva Granada. Des-
pubs de una estancia de dos afios en este pais, volvi sin haber
podido realizar mis proyectos de colonizaci6n y de exploraci6n
geogrAfica; sin embargo, a pesar de mi fracsso me consider
feliz per haber recorrido tan admirable comarca, una de las
menos exploradas de la America del Sur, continent en si muy
poco conccido.
Hoy el hombre pasea so nivel por los llanos y montes de la
vieja Europa; se cree bastante poderoso para luchar victoriosa-
mente con la naturaleza y quiere transformarla a su imagen y
semejanza, regularizando las fuerzas impetuosas de la Tierra.
Pero, no conociendo la naturaleza que pretend dominar, la
vulgariza, la hace fea, y, actualmente, se puede viajar cientos
de leguas sin ver mes que porciones de tierra cortadas en Angu-
lo recto y martirizadas por el hierro. Por o1 tanto, Iqu6 alegria
produce poder admirar una tierra joven todavia, prolificamente
fecundada por las ardientes caricias del soll En ella he visto la
manifestaci6n del caos primitive agitAndose en los pantanoe,
donde pulnla sordamente today vida inferior. A trav6s de inmen-
sos bosques que cubren con sus sombras territories mAs gran-
des que nuestros Estados de Europe, he penetrado hasta las
montaflas que se levantan como enormes cindadelas con sus
eimas perpetuamente heladas, cubiertas de atm6sfera polar,
sobre el eterno estio. Y sin embargo, el espectAculo admirable
de tan magnifica naturaleza, resume del esplendor de todas
las zonas, me ha sugestionado menos que la presencia de los
pueblos que habitan en esas soledades. Se componen de grupos
aielados todavia, comunicAndose apenas A trav6s de los panta-







PR6LOGO


nos, los bosques y los montes; su estado social es todavia muy
imperfecto, y sue elementos de lucha se desenvuelven adn en
una efervescencia primitive; no obstante, estAn dotados de todae
las fuerzas vivas que determinan los 6xitos, porque en ellos con-
vergen las cualidades distintivas de tree razas: descendientes a
la vez de los blancos de Europa, los negros de Africa y los in-
dios de America, son mae que los otros pueblos los represen-
tantes de la humanidad en ellos reconciiiada. Al ponerme del
lado de ese pueblo, lo hago con todo el entusiasmo de mi alma:
creo en 61, en sue progress, y espero quae n influencia serA
feliz en la historic del g6nero human. La repdblica granadina
y las demAs repiblicas sus hermanae, son adu debiles y pobres;
pero llegarA un dia en que formarAn parte de las naciones mAs
poderosas del mundo, y los que hablan con desprecio de la Ame-
rica latina, no viendo en ella mAs que una presa de la invasion
anglosajona, no hallardn, tal vez en no lejano dia, bastantes
elogios para cantar su gloria Entonces las alabanzas se volve-
rAn hacia el sol naciente: e ame permitido adelantarme en cele-
brar los primercs resplandores de la aurora.
jCuAn grande no serfa la prosperidad de Europa si todos los
pueblos, nacidos para ser libree, fueran en efecto libres 6 inde-
pendientes unos de otros! Pues hien, esta cuesti6n tan temida
de los pueblos oprimidos, cuestion Ilana de ligrimas y sangre
que nos tiene continuamente bajo la presi6n de dolorosa angus-
tia, que hace mantener afiladas tantas bayonetas, fondir tantos
proyectiles y mantener millones de hombres sobre las armas,
casi no existe en la AmBrica meridional. Salvo algunas tribus
de indios que se mezclaron fAcilmente, comno s han mezclado
ya muchos millones de aborigenes, todas las sociedades hispano-
americanas pertenecen A una misma nacionalidad. Esas repd-
blicas del Sur, que no cesan de citar como ejemplo de discor-
dias, son, al contrario, los Etados mrs pr6ximos de la tranqui-
lidad y de la paz; sue divisions s6lo obedecen A diferencias de
asuntos locales, y las vias de comunicaci6n harAn mAs para re-
conciliarlas que las guerras sangrientas. Los hispano-america-
nos son hermanos por la sangre, por las costumbres, por la re-
ligi6n political. Todos tieuen del blanco la inteligencia, del indio
el indomable espiritu de resistencia, del afticano la pasi6n y la
tercura natural que, mas que todas las otras causes, ha contri-
bufdo A fusionar en una de las trees razas durante large siglcs
de elaboraci6n. En la Amdrica del Sur no hay Alpes ni Pirineos;
los habitantes de una y otra vertiente de los Andes son verda-
deros hermanos.
El continent sudamericano present una sencillez de con-
tornos y relieves que define perfectamente au dsetino; es uno al








PR6LOGO


igual que la raza que en part lo puebla. TriAngulo inmenso,
bastante mAs grande que nuestro continent de Europa, carece
casi de grandes peninsulas y de profundas bahias; sus costas se
prolongan uniformemente desde la zona t6rrida hasta los fries
y brumosos mares boreales. Atravesado en toda su longitud por
una cadena casi recta de montafias, y parecida A una gigantesca
espina dorsal, estA regado por los mis hermosos y caudalosos
rios de la tierra, corriendo todos en la misma direcci6n y rami-
ficAndose con igual regularidad que las arteries de un cuerpo
orgAnico. Este continent no puede ser cuna mAs que de una
sola nacionalidad, y esta naci6n, que ahora viene A la vida, cuen-
ta ya con mAs de veinte millones de hombres, perteneciendo a
la misma raza, en la cual se han fundido como en un crisol,
todos los pueblos de la Tierra. Cuando el Viejo Mundo, dema-
siado poblado, made A sus hijos por millonee a las soledades
de la Am6rica del Sur, ZturbarA el flujo de la emigraci6n esta
uni6n de razas que se efectda ya en las repiblicas hispano-
americanas, 6 bien, la poblaci6n actual de la Am6rica meridio-
nal serA bastante compact para reunir en un mismo cuerpo
todos los elements que le vengan de fuera? Esta ultima alter-
nativa, que nos parece la mnica verdadera, producira la reconci-
liaci6n final de todos los pueblos de origen divers y el naci-
miento de la humanidad a una era de paz y felicidad. Para un
nuevo estado social es precise un continent virgen.
Y en la historic future del continent Iqu6 pa'pel le estA re-
servado A Nueva Granada? Si las naciones se parecen siempre
A la naturaleza que las produce, 4cuAntas cosas buenas no tene-
mos derecho A esperar de ese pals done se aproximan los dos
octanos, done se hallan superpuestos todos los climas, donde
crecen todos los products, en donde cinco cadenas de monta-
iias ramificadas en forma de abanico crean una tan maravillosa
diversidad de sitios? Por su istmo de PanamA servira de punto
de cita A los pueblos de la Europa occidental y A los del Extre-
mo Oriented: en l1, tal como lo presentia Crist6bal Col6n, vienen
a juntarse las dos extremidades del anillo que rodea al globo.
Yo no puedo ocultarlo: Nueva Granada es un pais al que
amo con tanto fervor como A mi pals natal, y hacer conocer A
mis lectures este pals admirable y lleno de porvenir, es para mi
motive de infinite alegria. Si consiguiera volver hacia esa her -
mosa comarca una pequefia part de la emigraci6n europea, mi
satisfacci6n seria inmensa. Ya es tiempo de que el equilibrio
se establezca entire las poblaciones del globo y de que Eldorado
cese al fin de ser una soledad olvidada.
ELISEO REOLITS.








MIS EXPLORACIONES EN AMERICA





I

Col6n-Aspinwall.-Camino de hierro
de Panama


Avanzando hacia tierra, empujado por una vela,
con la frente acariciada por el viento suave que
agitaba la superficie del mar, esperaba, de pie so-
bre la popa del steamer Filadeljia, que los primeros
resplandores del alba alumbraran las montafias de
Porto-Bello. Desde hacia algunas horas, tenia los
ojos fijos A trav6s de ja obscuridad, en el horizonte
negro, por todas parties estrellado; por fin, las es-
trellas se fueron apagando unas despu6s de'otras;
el vago centelleamiento de la via lActea se borr6 y
los primeros reflejos de la aurora aparecieron por
Occidente, como un vasto lienzo bianco sobre la
tierra. La masa de los montes estaba envuelta ain
en las sombras, y gradualmente la luz descendi6
por todas las vertientes, colorando las mds lejanas
y elevadas cimas con una tinta azul, apareciendo
en las escarpaciones mas pr6ximas los bosques
desparramados como mantos de verdura, y mez-
clando con matices de rosa la capa de niebla] que
se extendia sobre la costa, entire el mar y el pie de
las primeras colinas. Luego se rasg6 el manto de







ELISEO RECLUSE


vapor, dispera ndose en jirones alrededor de los
arrecifes y sobre la superficie de las aguas, des-
cubri6ndose el vasto puerto de Aspinwall 6 Navy-
Bay, dulcemente difuminado entire los dos verdes
promontorios de Chancres y Limon. Al mismo
tiempo, los ra3 os del sol naciente, acariciando obli-
cuamente las olas, pero s6lo en sus cabelleras de
espuma, ca:nbiaron en una larga liuea de oro la
blancura que rodeaba los muelles de Col6n-As-
pinwall.
Vista desde el mar, la poblaci6n present el
aspect de las ciudades do la Arriica del Norte,
construidas rApidamente en el espacio de algunos
aios. Las cases, de altura desirual, se van sepa-
radas por la pla;a baja y paatanosa de la isla de
Manzanilio, y por el iado Oate as aproximan
lo suficiente unas constUucciones a otras para
former calls. En los terrenos no ocupados por los
edificios, grande arboles dosramados se ven en
pie todavia. Al otro lado del estrecho brazo de
mar que separa la ciudad del continent, se pre-
sentan, innumerables y copudos, los Arboles del
bosqae. Un gran barco a vapor y cinco 6 seis
goletas se balaacean sobre las aguas al lado de las
embarcaciones naufragadas, cuyos masteleros y
palos aparecen poblados de infinidad de crusta-
ceos; cerca del puerto, un viejo barco, con el casco
podrido, espera un golps de mar para zozobrar
completamente y contribuir A la obstrucci6n del
puerto. Los rompeolas y plataformas estAn mate-
rialmente llsnos de hulla, dogas para barriles y
otras maderas. Los vagones, empujados por hom-
bres 6 arrastrados por mulas, van y vienen ince-
santemente entire los navios y la estaci6n del cami-
no de hierro de Panama, bonita y graciosa casa en
la que, cuatro palmeras con el tronco torcido, pro-






MIS EXPLORACIONES EN AMERICA


yectan sobre su fachada, resplandeciente de blan-
cura, una apacible sombra que la hace destacarse
perfectamente del fondo verde del bosque. Una
pared y un rayo de sol es bastante para former un
cuadro maravilloso bajo el hermoso cielo tropical.
Apenas desembarcados, los trescientos pasaje-
ros del Filadolfia, fuimos asaltados por una mulhi-
tud de hombres de todas las razas y. pauses, negros
de Jamaica, de Santo Domingo 6 Curagao, chinos,
americanos, iriandeses, hablando 6 jergueando, cada
uno en su lengua 6 su dialecto, desde el francs 6
inglIs mis puro hasta el papamiento (1) mAs corrom-
pido.
Hostigados por la avida multitud, arrastrados
casi de viva fuerza, los pasajeros fuimos tumultuo-
samente separados y conducidos hacia innumera-
bles hotels, posadas 6 bodegones, de que la ciudad
estA llena. Yo creia haberme salvado de la multi-
tud, refugiandome detras de un mont6n de hulla,
pero un negro de Santo Domingo acert6 i descu-
brirme y, aexrinconosae a mi con an saludo en tres
idiomas, se puso como mi guia, y en toda la mafia-
na no pud& separarme de mi importuno defensor.
Col6n tiene on today la America tal reputaci6n
de insalubridad, que yo esperaba ver un gran ce-
menterio on donde sombras de hombres se pasea-
rian temblando, consumidos por las calenturas,
pero me 1lev6 ciiasco; no es asi.
Los negros y los mulatos que forman la gran
mayoria de la pobiaci6r de Aspinwall, tienen to-
dos una salud y unq alegria que tranquiliza el co-
raz6n de los roci6n desembarcados; se encuentran
alli en un pais parecido a aquel de donde fueron
arrancados sus padres, y, como las plants tropi-

(1) Papamiento, mezela de palabras espafiolas y holandeeas.






ELISEO REOLOS


cales, vegetan esplendidamente sobro esta tierra
fecunda y cenagosa calentada por un sol de fuego.
Viendo su march tranquila y su cara risuefia, se
comprende que aqui estan en s patria y que el
porvenir del istmo lee pertenece, lo mismo que las
demas regions de la America t6rrida. En cuanto
A los blancos y a los chinos, los que han podido re-
sistir A la terrible calentura, parecen sostenidos 6
hasta aclimatados por la ardiente sed do riquezas,
que les ha hecho ir a establecer sus industries en
el pais mismo de la muerte. Un fuego sombrio, bri-
Ilando en sus miradas casi feroces, anima sus caras
amarillas y descarnadas. Sus movimientos alterna-
tivos y nerviosos demuestran que no viven de la
existencia natural del hombre, y que han sacrifi-
cado a la ambici6n todo sentimiento de paz y de
tranquilidad. El padre que obligue A vivir A sus
hijos on esta poblaci6n, puede estar seguro de que
los mata lo mismo que si les clavara un pufial en
el pecho; con todo, hay quien no reflexiona, y de-
safiando la muerte para 61 y para los suyos, se
march tranquilo y resuelto, A esperar en Col6n el
ave de paso que, los peligros a que se expone, le
dan hasta el derecho de saquear. Puede morir en
la lucha, as cierto, pero si so puede sostener por la
t6trica energia do la codicia, podra retirarse luego
de algunos alos do trabajo a New York 6 A San
Francisco, con su carter repleta de billetes.
AdemAs, es bastante raro que los aventureros
quo de todo el mundo van A Col6n, Ileven con ellos
niflos ni mujeres. Estas forman una minoria insig-
nificante de la poblaci6n, y sabido es que toda so-
ciedad donde faltan mujeres convi6rtese necesa-
riamento en grosera, inmoral, impfidica. Lejos de
las miradas de nuestras compaferas, que encantan
y subyugan hasta los series mAs sombrios, el hom-







MIS EXPLORACIONES EN AMtRICA


bre pierde completamente todas sus buenas cos-
tumbres, today su dignidad; se precipita de lleno en
el vicio y avorgonzado, con la cabeza baja, se com-
place secretamente hasta hacer de su embruteci-
miento una gloria. S61o los lazos del comercio atan
A los miembros de esta sociedad, unos con otros:
idesgraciado de aquel que no pueda ofrecer nada
en cambio del servicio que pide!
El edificio mas grande de la ciudad es el hospi-
tal. Un enfermo puede hacerse cuidar con rela-
tiva atenci6n modiante el pago de 100 pesetas al
entrar y 25 cada uno de los siguientes dias; sin
esto, puede estar seguro de que morird como un
perro, sin quo nadie se ocupe de 61. Un extranjero
muerto do sed en una calle de Col6n, puede arras-
trarse largo tiemnpo de casa en casa, seguro de no
hallar un blanco earitativo que le d6 gratuitamen-
to un vwso de agun; is6lo los negros, despreciados
y odiadops tondrian !a generosidad de mojar sus
labios! Yo no olvidar6 jamAs el aspect de la sala
fonda donde yo entr6 para comer y reponerme del
mareo. Alrededor do una mesa de madora, enne-
grecida por el uso, so sentaban un centenar de
pasajeros de todas las nacionalidades. La mesa
parecia una escena do saqueo; cads cual se preci-
pitaba sobre el plato que mas le gustaba y procu-
raba asegurarse la mayor part; los gritos, amena-
zas y disputes, partisan de todos los lados. En un
extreme de la sala, un grupo de californianos, con
los ojos hurafios, los cabellos en desorden y las ro-
pas hechas pedazos, so jugaban su dinero y el pol-
vo de oro, sin preocuparse de los extranjeros que
acababan de invadir el hotel; en el grupo reinaba
el mas profundo silencio, interrumpido solamente,
segin los azares del juego, por risas sard6nicas y
por blasfemias.







ELISEO RECLiS


Una mujer, en otro tiempo blanca, amarilla por
la fiebre, presidia el servicio de la mesa. Sue ar-
dientes y grades ojos rodaban en 6rbitas dema-
siado anchas; su piel enjuta comprimia sus ojos,
y su frente, desmesuradamente grande, parecia
de mfrmol; sus labios violdceos y siempre abier-
toe, dejaban ver sus encias, blancas por la ane-
mia, y bajo sus ropas anchas se adivinaba que
en otro tiempo debi6 haber hermosas y voluptuo-
sas forms.
De su antigua belleza s61o le quedaba una
abundante cabellera, sirviendo de marco A su cara
completamente marchita. Y sin embargo, esta mu-
jer, que parecia former part del mundo de los
muertos, no demostraba ningiin desfallecimiento;
su voz era decidida, su mirada intr6pida, sus ade-
manes soberanos, desenvueltos. Parecia estar sos-
tenida por una fiebre m6s terrible que la que mi-
naba su existencia: la fiebre ~sagrada> del oro.
La calle mayor de Col6n present un aspect
extraio; banderas de todos los colors flotan en
el aire, en todas las puertas y ventanas como en
una calle de Pekin; blancos, negros y chinos gri-
tan, gesticulan y se baten; nifios completamente
desnudos se revuelcan por el polvo y en el barro;
cerdos y perros devoran sin dispute la multitud de
carrofias y basuras que lenan la calle, y los bui-
tres, parades al borde de los aleros, contemplan
el espectAculo con ojos Ilenos de avidez; monos
atados por todas parties braman enfarecidos, y los
papagayos y loros de toda especie, lanzan al aire
sus gritos estridentes: es un extraho barullo, en
medio del cual no se puede entrar sin cierto es-
panto. S61o los indios faltan en esta Babel. Perse-
guidos por el invasor de su pais, apenas si se atre-
ven a rodar timidamente por las inmediaciones de






MIS EXPLORACIONES EN AMERICA


la ciudad, que se eleva, por encantamiento, sobre
una isla pantanosa.
La bandera tricolor de Colombia flota sobre la
casa consistorial de Col6n-Aspinwall; pero la au-
toridad colombiana, lejos de gobernar, puede con-
siderarse dichosa de que la toleren. La compaiia
de los caminos de hierro, declarada simple propie-
taria de la isla por acuerdo del Congreso colom-
biano, es en realidad la verdadera soberana de las
vertientes atlAnticas del istmo, y sus decisions,
sean 6 no ratificadas por el jefe politico de Col6n
y por el Congreso de Bogota, son realmente fuerza
y ley. Los americanos son los primeros que, sin
temor A nada, han puesto el pie sobre ese islote
malsano de Manzanillo y han construido una pobla-
ci6n de casas, chozas y cobertizos, desde donde
han llamado A todos los hombres avaros de la tie-
rra, diciendoles: cHaced lo que nosotros; exponed
vuestra vida por las riquezas., Hasta han llevado
desde los Estados Unidos, ya construidas, la mayor
part de las casas, y las harinas, carnes y otros
comestibles vienen tambi6n de alli. La ciudad es
creaci6n suya, y se sienten con el derecho de go-
bernarla; para hacerse una idea de su dominion,
basta decir que le han dado el nombre de uno de
los mayors accionistas de la compaiia: el del ne-
gociante Aspinwall. Y este nombre lo compare
afn con el de Col6n, que los granadinos dieron a
la ciudad naciente, en conmemoraci6n del c6lebre
navegante qu descubri6 la isla de Manzanillo.
Los agents de la compaliia americana son los
finicos responsables de la salubridad de la ciudad;
si quisieran ocuparse del saneamiento, la poblaci6n,
de cinco mil habitantes que actualmente tiene, se
doblaria 6 triplicaria en el espacio de algunos afios:
s6Io que, en vez de secar los pantanos, han hecho







ELISEO RECLUSE


otros artificiales. Para ccnstruir un gran dep6sito
de piedra negra, los ingenieros han elegido una
line de arrecifes a poca distancia de la orilla, y
el paquefio lago que han separado asi de la bahia,
se ha convertido en una ci6naga infecta, llena de
desechos putrefactos, cubiertu de un sedimento
bajo el cual gorminia a e tenible cfiebre de Chan-
gres,. Froebel, que ha visitado la desembocadura
del rio Changres, y de la cual hizo una hermosa
descripci6n, dice haber distinguido perfectamente
en su lengua, el gusto de los distintos miasmas del
paludismo.
El camino do hierro, con una -ola via que une
Col6n con Panama, no tione m qs que unos setenta
y dos ki!6mntros de largo, y atraviesa el istmo
casi en Iunea recta d3 Noroeste a Sureste. Ha cos-
tado radi de 500.000 pesetas por ki!6mnetro, suma
enorm-n) .omparadi con to q l hItn contado otras
vias de Amrnica; sin etnmbrgo, y digase Jo que so
quiera, los tr')bajos importantcs y artisticos no
tienen nada de particular ni giganiesco. Fuera de
un puente sobre kl rio Changre! y otro para unir la
isla de Manzanillo con Ae continent, lo derais, y
esto mismo, hace ya muchos aieos que los ingenie-
ros saban ve'cerlo. El mayor obsticulo para la
construccidn de esta line fu6 la terrible mor-
tandad de los ob reros. La promeosa de un suoldo
exorbitant sidujo do un modo irresistible 4 mu-
chos miles do hombres de toda raza y nacionali.
dad, y acudieron alli de todas parts bravos traba-
jadores que empezaron con valentia los trabajos,
con los pies en el cieno ardiente de los pantanos,
clavando pilotajes en el barro, arrojando arena y
piedra en los lagos corrompidos.
iCuantos desgraciados, hostigados por el insec-
to malhechor, aspirando constantemente los p6rfi-






MIS EXPLORAOIONES EN AMtRICA


dos miasmas del agua, entontecidos por el sol incle-
mente que quema la sangre en las venas, se han
arrastrado penosamente sobre la tierra hasta de-
jarse caer para no levantarse jams!
Es un proverbio popular el que la via de Col6n
a Panama ha costado un hombre por traviesa. Tal
vez esto sea una exageraci6n, pero lo cierto es que
la compaiia no ha juzgado prudent publicar una
estadistica de los muertos. Los iriandeses, mas
expuestos que los demas a causa de la exuberdn-
cia de su vitalidad y de la riqueza de sangre, fueron
casi todos exterminados, hasta el punto de que los
agents de la companiia renunciaron A hacer venir
de New York 6 de Nueva Orleans mas obreros de
esta naci6n. Los mismos negros de las Antillas su-
frian bastante los ataques del clima, y, poco de-
seosos de aumentar sus economies on detrimento
de la salud, se retiraron en gran cantidad, A la
Jamaica y a Santo Tomas A gozar las dulzuras del
far niente. En cuanto A los chinos, robados de las
playas de Macao, 6 que, atraidos por magnificas
promesas, abandonaron su pais para enriquecerse
al otro lado del Pacifico, se les vi6 morir A milla-
res, de fatiga y desesperaci6n. Muchos de ellos se
suicidaron para librarse de los sufrimientos de la
enfermedad que empezaba a retorcerles los miem-
bros. So cuenta que, cuando la epidemia estaba en
su apogeo, una multitud de esos pobres expatria-
dos, fueron en masa a acostarse un dia, g la caida
de la tarde, sobre las playas arenosas do la bahia
de Panama, que se veian libres, desde hacia algu-
gunas horas, de las aguas de la marea. Silenciosos,
sombrios, mirando por occidente el sol que se ponia
por encima de su patria, tan distant de ellos, ees
peraron resignados, estoicos, que la marea subiera.
Bien pronto, en efecto, las olas llegaron en tropel







ELISEO RECLUSE


Eobre ias arenas de la playa; los desgraciados se
dejaron arrollar sin exhalar un grito y la mar cu-
bri6 el inmenso lienzo sobre.ellos y su desespera-
ci6n.
La via fMrrea del istmo esta muy iejos de produ-
cir a la humanidad y al comercio los servicios que
era de esperar. La falta correspond completamen-
te al monopolio y A la tarifa exorbitant de los pre-
cios exigidos por la compania quo hace pagar A
los pasajeros la enorme cantidad de 125 pesetas
por un simple trayecto de 72 kii6metros, y pide
hasta 100 pesetas por una tonelada de g6neros ex-
pedidos en gran velocidad. Por eso el camino de
hierro apenas si transport de un mar 5 otro unos
cuarenta mil viajeros por afRo, es decir, menos que
nuestras lines del Oeste en un dia. El movimiento
de mercaderias entire los dos oc6anos represent
el valor total de un tercio de miller; y aun los ar-
ticulos expedidos consistent en oro de California, en
plata de M6jico y otros objetos que representan un
gran valor en muy poco volume. Todas las mer-
caderias de much volume, exportadas de un mar
Aotro, siguen todavia el camino de cabo Horn: por
mIs qua el valor total so eleven A un t6rmino medio
de mil millones pr6ximamente, !a compafiia no
piensa on rebsjar la tarifa por sacar su parte de
beneficio en el comercio important. Antes que pa-
ger el precio enorme al estipulado por la compaifia
del camino de hierro pars el transporte de mer-
cancia, ios negociaentes de New York 6 de San Fran-
cisco prefieren impij ner A sus g6neros el ealto
de 9.600 ki6ldnitros y una prolongacidn de osesnta
dias de march en medio de las tempestades del
Oc6ano AustraL. Excpci6n hecha de los grandes
transports quo hacen el viaje regular de pasaje-
ros y de correo, casi todos los navios quo aborden







MIS EXPLORACIONES EN AMERICA


Col6n y Panama, son simples goletas que hacen el
servicio de cabotaje entire los puertos de Nueva-
Granada y America central. Esto no obstante, el
transport de pasajeros y metales preciosos, basta
para hacer ganar el 40 por 100 annual a los accio-
nistas de la compania; dentro de poco podran ain
aumentar los beneficios, vendiendo las cien mil
hectareas de tierras f6rtiles que les ha concedido la
repidblica granadina.
Hasta el dia, la compania del istmo no ha teni-
do mas que una sola competencia que temer; la de
los barcos a vapor del lago de Nicaragua, y tam-
bi6n un poco las piraterias de Walker y las intri-
gas de los plenipotenciarios americanos, que exi-
gen para los Estados Unidos una casi soberania
sobre la line de tr6nsito, y que han hecho cesar
completamente esta competencia durante algunos
aflos. Tarde 6 temprano, sin embargo, las vias f6-
rreas interoceanicas de Tehuantepec, de Honduras,
de Costa Rica y del istmo de Chiriqui, quedarAn
terminadas, y hasta es possible que Nueva Granada,
justamente descontenta de la compafsia de Panama,
no le pague el inter6s annual convenido y permit a
una compaflia rival la construcci6n de otro camino
de hierro entire los dos mares. Es evident que este
istmo alargado, que tan graciosamente se plega en-
tre las dos Americas, en una longitud de 2.200 kil6-
metros y separa con su estrecha banda de perpetua
verdura los inmensos lienzos azules de los dos gran-
des oc6anos del mundo, no debe continuar siendo
siempre una soledad triste en donde apenas si de
distancia on distancia germinan algunos embriones
de poblaci6n. Un dia vendrA en que los pueblos
todos de la tierra se reuniran en este istmo: Cons-
tantinopla y Aiejandria se construirian en la des-
embocadura de su rios, y sus prados y pantanos







20 ELISEO RECLtS

se convertirfn en tierras fdrtiles; el volcAn pagano
de Momotombo, que, segin la tradici6n, tenia el
deber de tragarse A todos los misioneros cristianos,
admitira, sin duda, sobre sus vastos flancos A los
leiadores y agricultores pacificos.















El El golfo de Auraba.


Mi deseo era ir hasta Panama por ver el istmo
en toda su longitud, y contemplar al mismo tiem-
po las aguas del Ocdano Pacifico; pero para ello
tenia que esperar durante todo un dia y una noche
A que saliera un tren, y tan larga estancia en un
hotel, construido en las inmediaciones de un panta-
no, me hacia muy poca gracia. Ademas, tenia mu-
cha prisa de Ilegar al pie de Sierra Nevada, fina-
lidad principal de mi viaje, y me despedi de mis
compafieros. El vapor ingl6s que hace el servicio
regular de las costas de Nueva Granada, no de-
bia pasar hasta una docena de dias despu6s y yo
tenia prisa de ir al puerto y ver si podia aprove-
ehar alguna goleta que fuese i Cartagena. Afortu-
nadamente, una embarcaci6n, con todas las trazas
de una cascara de nuez estaba levantando su An-
cora 6 lo que fuera; no tuve mas que el tiempo pre-
ciso de mandar traer mi maleta, de meterme en un
esquife y de subir a bordo de la goleta, que ya em-
pezaba A balancearse frente a Aspinwall; luego
baj6 A la bodega para dejar mis efectos entire dos
sacos de cacao, y cuando subia la escalera peligro-
sa, estabamos ya en medio de la bahia.
El





ELISEO BECLtS


24 toneladas de porte, y tan mal acondicionado que
el inico espacio libre, por donde me podia pasear,
no tenia mas de dos metros de largo. A cada ins-
tante la altura de las olas nos ocultaba el horizonte
y, A juzgar por la sugesti6n, parecia que la ciudad,
allA lejos, salia del seno del mar para abismarse
en 61 A cada moment. Cuando legaba una ola, el
palo baupr6s de nuestra embarcaci6n se sumergfa
en ella, y el agua corria hasta mi. El espacio en-
juto era bien pequefio, y sin embargo, era precise
contentarse con 61, procurando instalarme lo me-
jor possible; con la espalda apoyada contra la borda
de estribor, hacienda presi6n con los pies sobre el
reborde de la escotilla y al mismo tiempo abrazado
A un cable, formaba cuerpo con la embarcaci6n;
perecia un madero amarrado sobre el puente. Esta
posici6n me permitia contemplar las olas, en las
cuales se reflejaban transparentes medusas, y ver
c6mo los tiburones hendian la superficie del mar
con sus alas dorsales, triangulares y cortantes como
cuchillo de guillotine.
La dotaci6n del cNarciso> se componfa de cuatro
hombres: el propietario, el capitAn, un marine y
el grumete. El primero era un negro hercilleo de
cara grande y plAcida. Acostado sobre el puente,
miraba con profunda satisfacci6n la vela de su
navio hinchada por el aire, los sacos de cacao
amontonados en la bodega y al humilde pasajero
tendido A su lado. Gozaba voluptuosamente, consi-
derAndose duefo de la goleta, y so complacia mi-
rando desde ella el mar agitado sobre el que flo-
taba su embarcaci6n; entregado enteramente A
sus ensuefios, se ocupaba muy poco de las manio-
bras y apenas si de tiempo en tiempo se cogia fle-
maticamente de una cuerda para ayudar A un
cambio de rumbo Ai otra operaci6n cualquiera. Por






MIS EXPLORACIONES EN AMERICA


lo demas, era de un candor inefable y deseaba ver
A todos sus compafieros tan felices como 61: si el
capitan no hubiera mandado; si el grumete y el
marine so cruzaran de brazos, 61 so dejaria tran-
quilamente encallar sobre un arrecife, sin quo la
satisfacci6n, pintada en su semblainte, sufriera nin-
gana alteraci6n. Verdadero tipo del negro de las
Antillas, so llamaba cosmopolita y vagaba de ola
en ola, de tierra en tierra, como un Aici6n. Habla-
ba igualmente mal todas las lengues y todos los
dialectos de los pueblos establecidos en las costas
del mar do Caribes, respondiendo igualmente al
nombre de don Jorge, que at de John 6 al de Jean-
Jaoques.
El capitAn, oven, guapo, activo, pero muy ha-
blador impacience y co!6rico, no ocultaba el des-
precio que Il inspiraba su placido armador; no
obstante, tonia el buen sentido de no exacerbarlo.
Hijo de un francs casado en Cartageaa, Jos6
Maria Monton tenia indudable:iente un gran pare-
cido con su padre, i jazgar por sus ademanes y su
vivacidad; s6!o habia cogido del pals de su naci-
miento. los hAbitos y las supersticiones, y no sabia
ni una palabra de la lengua de sus ascendientes.
Con importune curiosidad no separaba de mi su
vita. En todas uas palabras habia un cierto acento
de desconfianza, y s61o se sentia amable y carifioso
cuando se dirigia al marine. Este, siempre silen-
cioso, adivinando anticipadamente el nmeor d.-eo
del capitAn, trabajaba sin descanso en las v'las,
las cuerdas y las cadenas; me parecia un s6r in-
definible. No s61o no hablaba, sino que no mi-
raba, y andaba sin producer ruido alguno, vo-
lando como una sombra de un extreme al otro de
la goleta. AA qu6 raza pertenecia? gEra negro,
espailol 6 mestizo? Su tez morena podia haber sido







ELISEO RECLUS


curtida por las lluvias, las tormentas, los huraca-
nes y el sol abrasador; su mirada podia haber que-
dado sin expresi6n a fuerza de contemplar el es-
pecticulo de tantos miles de ondas agitadas en la
superficie de los mares. Apenas si me hubiera ex-
traiiado saber que era un holand6s cuyos ascen-
dientes vagaban, desde muchos siglos, errantes por
el Oc6ano; uno de esos series que, cuando la tem-
pestad se prepare, agitan desde la proa del navio
sus brazos envueltos en la niebla. En cuanto al
grumete, era eencillamente un niio, sucio y pere-
zoso como una serpiente; estaba siempre dormido y
nadie podia despertarle sino el capitdn, y aun a
grandes patadas.
Don Jorge, cuyas comidas eran frecuentes y
abundantes, ocupaba el resto del tiempo vigilando
sus aparejos de pesca que habia atado al exterior
de las bordas del navio. Durante el primer dia, su
pesca fu6 extraordinariamente fructuosa; sac6 in-
finidad de pieces, cuyos nombres brrbaros no re-
cuerdo. El segundo dia pesc6 un dorado y un ti-
bur6n joven que media unos dos metros de largo.
Para coger estos animals, cortan los marines
un pedazo de tela blanca en forma de pescado vo-
lador, lo atan a un gran anzuelo y lo arrojan
sobre la estela; luego empiezan a silbar como un
boyero cuando lleva el ganado ai agua. El pesca-
do, seducido por el Ilamamiento, se arroja sobre el
pedazo de tela blanca y se traga el anzuelo... y los
que no han tenido vergiienza de engahar al psaca-
do, lo suben hasta el puente, lo golpean y Jo hacen
pedazos; luego, saboreando anticipadamente ei fes-
tin, arrojan aiegremente sobre el asador lo mis
sabroio del animal. Se dice que los naufragos del
Meduse prefirieron devorarse entire si a comer ti-
bur6n; yo no particip6 de sus ercril)ulos y me aso-







MIS EXPLORACIONES EN AIthRICA


cid con la dotaci6n para satisfacer mi apetito con
la care del pobre pescado. Declaro que me pare-
cia exquisite; pero, comiendo, no pude verme libre
de un remordimiento. &Con que raz6n me quejard
yo, si otros tiburones vengan en mi a su hermano
asesinado? Asi va el mundo.
Al anochecer del primer dia, el capitan, que
durante la jornada habia hablado bastante, diri-
gi6 la palabra A don Jorge, se acerc6 a 61, y,
adquirida confianza por la dulce y misteriosa in-
fluencia de la noche, condescendi6 a entrar en
conversaci6n. Primero habi6 de negocios, luego
de viajes, pero despues de fantasmas, y bien pron-
to olmos contar una layenda del tiempo de la in-
quisici6n, llena de horrible detalles. Era la historic
de una alma cargada de crimenes, oscilando sobre
la boca del infierno, y disputada por los Angeles y
los demonios. Por fin, 6stos se apoderaron de ella,
y el alma, desesperada, fu6 sumergida en las llamas
del abismo. Era probablemente la mil6sima vez
que el capitan relataba esta leyenda, porque sus
palabras, qua no tenia necesidad de buscar, se
convertian on frases precisas y sonoras, adqui-
riendo su expresi6n cierta elocuencia salvaje, en
la descripci6n de los tormentos infernales. Don
Jorge, content de este relate que estimulaba la
digeati6n, gozaba visiblemente de su propio miedo,
mientras que el grumete, apoyado sobre sus codos
y acostado boca abajo sobre el puente, fijaba sus
ojos on el capitan y sentia como su alma misma se
le escapaba de espanto. El marino, siempre solita-
rio, estaba de pie sobre la proa del cNarciso>, y su
alta estatura, medio cubierta por las jarcias, se di-
bujaba como un negro fantasma Eobre la mar fos-
forescente.
A nuestra sesi6n puso fin una fuerte Iluvia, y






ELIBEO RECLUSE


capitin, armador, grumete y pasajero nos dimos
prisa en bajar d la bodega para acostarnos sobre
los sacos de cacao. Mis compafteros, acostumbra-
dos S esta clase de cama, se durmieron bien pron-
to profundamente, pero a mi me eu6 impossible imi-
tarlos. Las cAsoaras del cacao, duraa como pie-
dras, me penetraban en la care; repugnantes
insects, los mas gruesos que he visto en mi vida,
me picaban las piernas y brazos y so paseaban
por mi cara; el aire mofitico de la saaa, y, sobre
todo, el olor ponetrante del cacao, m- sofocaba. A
cada ins9tante Pubia la escalera p-ra respirar un
poco de aire puro por la abertura de la bodega,
pero la lluvia inc.sante me obliiala i bajar al an-
tro malsano, donde mis compafieros tenian ensue-
iios dorados. Hacia el aman ceor, vencido por el
cansancio, pude dormir un poco, pero agitado y
convulso.
Cuando me despert6, el (Narcisoi doblaba uno
de los promontorios poblados de bosque secular
que cierran la entrada de PortoBello, antigua
Puerta de Oro de los espafioles, en donde los ga-
leones venian d cargar los tesoros del Perii. La
lluvia habia cesado; un tenue vapor flotaba afin
por los montes. Estos y el mar, alumbrados por
el sol naciente, presentaban un espectdculo ad-
mirable; pero yo apenas si lo miraba: no podia
separar mi vista de los bosques tropicales, que se
me presentaban por primer vez con toda su mag-
nificencia. Hasta ignoraba si eran realmente bos-
ques lo que tenia ante mis ojos, porque no distin-
guia Arboles, y durante much rato croi tender a
la vista una gigantesca roca cubierta de musgo.
En la zona t6rrida el Arbol no existed, por decirlo
asi;ha perdido su individualidad en el conjunto
de la vida vegetal, para convertirse en una mole-






MIS EXPLORACIONES EN AMhRICA


cula de la gran masa de que forma part. Una
encina de Francia, con sus grandes ramas exten-
didas, su corteza rugosa, el tejido enorme de sus
races y la alfombra de sus propias hojas, parece
independiente y libre: en la America del Sur, los
mis gigantescos arboles de sus selvas virgenes
carecen de esta independencia. Torcidos unos so-
bre otros, atados en todos los sentidos por infinidad
de cuerdas de liana, medio ocultos por las plants
parasitas que los estrifien y been su savia, pare-
cen no tener existencia propia. La influencia de
los climas es lo mismo para los pueblos que para
la vegetaci6n: en la zona templada es donde se ve
al individuo salir de la tribu, y alt rbol insolarse
en el bosque.
Poco a poco nos aproximabamosa la estrecha
boca del puerto y la escena se presentaba cada
vez mAs espl6ndida. Dos colinas, teniendo en sus
cimas las minas de dos castillos, se levantan la una
enfrente de la otra; en su base, enormes y multi-
ples cocoteros se inclinan hacia la superficie del
mar; infinidad de pdjaros pescadores descansan
sobre las rocas. Desde la cima hasta el pie de las
colinas, todo es un mar tumultuoso de hojas, y
bajo esta masa, que el viento agita, nadie puede
distinguir el suelo, pareciendo mas bien una enor-
me plant piramidal de doscientos metro de alta-
ra. Todas las ramas estan liadas unas con otras y
el mas pequeflo movimiento transmitido de hoja en
hoja, hace agitarve aquella verde inmensidad. Sin
embargo, las colinas, que son muy escarpadas,
permiten que algunos arboles extiendan sus ramas
a grandes distancias, y las lianas y las flores, em-
parradas de cinco en cinco, produce Ia ilusi6n de
una catarata, de an Niagara de verdura.
Por fin, el





ELISEO RECLUS


bra del misterioso bosque, el bote fue desamarrado
de la goleta y el marine, cogiendo silenciosamente
los remos, nos hizo seal de saltar. Ibamos A hacer
un pequeflo descanso en tierra. Mi emoci6n, ya
bastante fuerte, se aument6 cuando el esquife se
detuvo, y yo, saltando de piedra en piedra, llegu6
hasta la playa, completamente adornada con infi-
nidad de conchas de multitud de colors. En pocos
minutes llegu6 hasta la desembocadura de un pe-
quefio arroyo que baja dando saltos desde las pro-
fundidades de la selva, y, remontando su cauce ac-
cidentalisimo, me sumergi en un agujero obscure
como un tdnel que se abria delante de mi.
Es impossible no sentir una extrafia emoci6n fi-
sica cuando, repentinamente, se papa de la atm6s-
fora ardiente y lumincsa de estos paises, a la som-
bria, hfmeda y solemne de una selva virgen. A
pocos pasos del mar pude creerme cien leguas en
el interior del continent: por todas parties una
multitud infinita de ramas, una misteriosa profun-
didad, en la que mi vista apenas podia orientarse;
a mi alrededor, rocas enormes, cuyas paredes res-
baladizas estaban cubiertas de hojas y fibras con-
fusamente tejidas; sobre mi cabeza una cfpula de
verdura que el sol ardiente no podia penetrar.
iQu6 diferencia entire estos bosques tropicales y
los nuestros, tranquilos y sim6tricos, con sus Arbo-
les desramados y brancas secas, como enfermos
desgraciados! En este pais del sol, la savia impe-
tuosa corre por las fibras de los gigantes vegetables
que la tierra y las aguas nutren con pr6diga fe-
cundidad. Las cimas son mAs altas y copudas, los
colors de las hojas y las flores m6s variados, los
perfumes incs acres, el misterio de la selva mis
temido; bajo su tenebrosa sombra no se encuentra
el reposo, sino el espanto, el temor a lo desconocido.







MIS EXPLORACIONES EN AMtRICA


Yo avanzaba con precauci6n, con paso vaci-
lante, religioso. Pequefos reptiles, medio ocultos
entire las hojas 6 las ramas, desaparecian produ-
ciendo ruidos extrafios; la escasa luz que penetra-
ba, disminuia sensiblemente. Me detuve y me sent
en el borde de una roca que el agua habia horada-
do, y cuya concavidad estaba llena de agua espu-
mosa. Mirando hacia atras, veia por la extremidad
del agujero en que me hallaba una bahia en minia-
tura, en donde las olas azules, coronadas por fran-
jas argentinas, venian A morir sobre la arena res-
plandeciente de blancura. Contemplando este es-
pectaculo estuve algunas horas, mientras que don
Jorge dormia la siesta a la sombra de un enorme
caracoli.
Mi segunda visit fu4 para la ciudad de Porto-
Bello, adonde el capitan Monton decia ir A com-
prar algunos sacos de cacao, por mas que en rea-
lidad no tuviera otro objeto su viaje que visitar A
una seaorita de la poblaci6n. Yo corri como un loco
todas sus calls para descubrir los restos de sus
pasadas grandezas, quelpor cierto se reduce A
bien poca cosa; miserable chozas cubiertas de ca-
fias 6 de hojas de palmer han sustituido A las cons-
trucciones de los espafioles; de distancia en distan-
cia, aperece aun algin trozo de muralla, en cuyas
rendijas habitan lagartos y culebras; los Arboles
han introducido sus races por entire los resquicios
de la fortaleza que dominaba la ciudad, y muy
pronto no quedara piedra sobre piedra. La pobla-
ci6n, compuesta de negros y mestizos en nuimero
de unos ochocientos pr6ximamente, es una multi-
tud de harapos y suciedad que pasea orgullosa su
indolencia por la piaya. S61o las mujeres trabajan;
ellas son las que muelen el maiz y asan la banana
para la comida de sus sefiores y amos; Ilenan los







ELISEO REULUS


sacos de cacao y llevan sobre sus cabezas enormes
cantaros de agua desde lejanas fuentes d la ciu-
dad. En vez de la flotilla de galeones que se reunian
en otro tiempo en el puerto, protegida por los ca-
nones de la fortaleza, tres 6 cuatro gcletas arma-
das por un negociante de Jamaica, el judio Abra-
ham, se balancean perezosamente, no lejos de unos
almacenes pertenecientes al mismo propietario.
Cada quince dias el vapor que hace el servicio en-
tre Santo TcmAs y Col6n, entra en Porto-Bello, no
A tomar 6 dejar pasajeros, sino a renovar su provi-
sifn de agua.
Un trazado de via, antes de la construcci6n del
camino de hierro del istmo, designaba 6 Porto-
Bello como punto de partida. El comercio hubiese
tenido la ventaja de un excelente puerto, y los in-
genieros no hubieran tenido otro trabajo que seguir
la antigua carretera de los espaholes, hoy comple-
tamente obstruida. Pero la insalubridad de Porto-
Bello, mAs terrible ain que la de Col6n, modific6
el plan de la compahia. En efecto, al Este de la
poblaci6n se extiende un vasto pantano donde el
agua dulce y la salada arrastran, en su flujo y re-
flujo, plants en descomposici6n; bosques de pale-
tuvios se enlazan y mueven la tierra alrededor de
las cabahas, y las colinas que se levantan a la en-
trada del puerto, impiden que los vientos alisios
renueven la atm6sfera mefitica que pesa sobre la
ciudad. Encima de este pantano cerrado, se forman
nubes diariamente que se deshace n lluvias coti-
dianas. Puede decirse que la bahia de Porto-Bello
es un crater de volcan, humeando siempre mias-
mas mortiferos.
El capitan no termin6 la important operaci6n
de tres sacos de cacao, hasta la caida de la tarde,
y, cuando el bote Ilegaba al lado de la goleta, al-







MIS EXPLORACIONES EN AMtRICA


gunas estrellas empezaban ya 6 brillar en el cielo.
Acariciando la espersnza de un dulce suefio
reparador, me envolvi con una vela que habia ex-
tendida sobre Ja cubierta; no habia apenas cerrado
los ojos, cuando una 3luvia tcrrencial me oblig6 d
refugiarme en la bodega. Passdo el primer chapa-
rr6n subi al puente, pero muy pronto otra nube se
deshizo en nueva ]luvia: pas6 la noche subiendo y
bajando ,. la cala, obligado por lluvias sucesivas.
Las voces extrafias que salian de los bosques in-
mediatos i la costa y, sobre todo, los ladridos de
una rana, cuyo grito era mayor que el de un perro
de casa de campo, contribuyeron singularmente I
hacer casi impossible mi reposo.
A! amanecer, el capit6n hizo levar anclas y
extender las velas del andador, no se di6 prisa en salir del canal, menos
ain porque los vientos alisios empujaban la em-
barcaci6n hacia el puerto. Pasramos la mafiana en-
tera bordeando de un promontorio al otro.
Para continuar on line recta nuestro camino,
era precise dobiar la roca de Salmedina, que so
levant al Este como torre abrupt, rodeada de
negros arrecifee. Despu6s de habernos alejado mis
de una milla de la costa, cada golpe de mar nos
volvia carca de esta formidable torre, cayos esco.
llos ap-rccian y desapareeian bajo las aguas como
mountriacs marines jugando con las olas. Una vez
el viento hinch6 con fuerza la vela en el moment
en que il capitan acababa de pronunciar la pala-
bra sacramental de: i4 virar!, y la goleta, dirigi6n-
dose rDpidamente y en line recta hacia Salme-
dina, cortaba las ondas blanquecinas que se des-
hacian on la base de roca.
CGpitan, marine, grumete y hasta yo mismo,
haciamos esfuerzos infitilmente, apoyados contra






ELISEO RECLUS


la verga, para veneer la resistencia de la vela,
mientras que don Jorge, siempre pldcido y son-
riente, miraba vagamente todo el aparejo de su
goleta, qae corria hacia una p6rdida inevitable.
Un en6rgico jurarnento del capitAn le hizo levantar
sobresaltado, y cuando apoy6 su espalda de atleta
sobre la verga, cedi6 la vela, y el Narciso,, ro-
zando las rocas al virar, volvi6 A hacerse A la mar.
Hacia el mediodia doblamos el temido promon-
torio, y d dos 6 trees millas de la costa veiamos el
tupido bosque quo se prolongaba de un extreme al
otro del horizonte. Los montes encadenados, de
muy poca elevaci6n, que se extienden de Oeste a
Este, parecenmucho mas altos de lo que en reali-
dad son, por efecto tal vez del manto de vapor que
corona sue cumbres. Una despu6s de otra veiamos
aparecer y desaparecer todas las puntas que esta
cadena proyecta en el mar; Punta Peccador, Punta
Escondida, Punta Escribanos, todas iguales por su
forma y la vegetaci6n que las cubre. El mar estaba
tranquilo; una ligera brisa hinchaba apenas la
vela, y la goleta hendia penosamente las olas. Asi
continuamos nuestro curso todo el dia, y la noche
nos sorprendi6 antes de poder doblar el cabo San
Bias.
Al dia siguiente, por la mafiana, nos encontrA-
bamos en pieno archipi6lago de las Maletas, cuyas
islas, c recen sembradas en el mar ocupando una gran ex-
tensi6n. Mas de sesenta contamos nosotros sobre el
horizonte, A pesar de la niebla espesa que las cu-
bria, y a media que adelantabamos, veiamos salir
mis y mss, sobre la superficie tranquila de las
aguas. Todas estas islas bajas, que parecen descan-
sar sobre la superficie de un lago, como los jardi-
nes flotantes de Cachemira, estAn cubiertas de co-







MIS EXPLORACIONES EN AMtRICA


coteros, cuya simiente ha sido llevada por las olas,
desde que los espafioles introdujeron este drbol en
el continent americano. Hay islotes tan pequeflos,
que los cinco 6 seis cocoteros con sus grandes pal-
mas curvadas, les dan la forma de un gran abani-
co verde, abierto sobre las aguas transparentes.
Otros, al contrario, ocupan una gran superficie, y
algunas chozas de indios so agrupan de distancia
en distancia bajo la sombra apacible de pequefios
bosques; pero casi todas tienen forma redonda i
ovalada. El primer aeronauta que contemple desde
un navio alado este archipi6lago de las Muletas,
tendrA que comparar sus islas A giganteacas hojas
de nenffar, flotando sobre la superficie de un mar
apenas agitado por la marea.
Cuando nuestra goleta pasaba cerca do un gru-
po de cabanas, un pequefio bote 6 tronco vaciado,
con tres 6 cuatro indios, se separaba de la orilla y
se dirigia hacia nosotros. En cuanto estaban A cor-
ta distancia, levantaban al aire los remos, como
prueba de sus pacificas intenciones y nos saluda-
ban en malisimo espafiol; luego se aproximaban, y,
amarrando la canoa al border de la goleta, subian
al puente, reian amablemente para disponernos
bien en su favor, y, con voz acariciadora nos
ofrecian eacos de cacao, sus bananas, pequeifos y
encantadores loritos verdes, anidados dentro de
una calabaza, picoteindose y jugando con dulzura
y gentileza indescriptibles. En cambio, ellos acep-
taban telas do algod6n y lana y monedas america-
nas. Estos indigenas pertenecen A la tribu india
del cabo San Bias; son de pequefia estatura, fuer-
tes y bravos; su color es un poco bronceado, pero
mAs blanco que los del continnteD. Hasta una edad
muy avanzada conservan el aire de nifos, y la
alegria do vivir brilla siempre en sus miradas.
3







ELISEO RECLTS


Viendo esparcidas por el mar estas islas encanta-
doras, con sus cabanas cubiertas por ramos de co-
coteros, no puede uno menos que pensar con tris-
teza en el supuesto de que muy pronto americanos
6 ingleses tomen posesi6n de ellas, pars explotar
sus bosques de palmeras, moler la nuez y exprimir
el aceite. El imperio de Maunnon, tan vasto ya, Aee
aumentara con estas islas afortunadas, para que
nuevos generos se amontonen sobre los muelles de
Liverpool 6 de New York, y las cajas de valores
de los capitalistas que explotan estos negocios se
lienen mAs adn de lo que estAn?
Estos pueblos sou felices; el comercio, tal cual
hoy se extiende, sgabia darles otra cosa que un
servilismo disfrazado, y otras alegrias que las pro-
ducidas por el alcohol? Con demasiada frecuen-
cia, la hermosa palabra civilizaci6n, ha servido de
pretexto para exterminar rApidamente tribus ente-
ras. iEsperemos para arrastrar A 6sta hacia el
gran movimiento civilizador de los pueblos, A que
podamos llevarles sobre nuestros barcos mas feli-
cidad de la que actualmente poseen: la justicia y la
verdadera libertad!
Yo hubiese querido marcharme con los indios
do las Muletas, hacerme ciudadano de su repuiblica,
al menos por algunas horas, interrogar A los ancia-
nos sentados A la puerta de sus chozas, ver A las
mujeres ocuparse en los trabajos dom6sticos y asis-
tir desde lejos A las diversions y entretenimientos
de los nifios, que se revolcaban completamente des-
nudos sobre las arenas de la playa; pero don Jorge,
siempre ocupado con su pesca, me suplic6 que de-
jara continuar la march, con la esperanza de que
muchos pieces so dejarian seducir por el cebo arro-
jado en la estela. No tuve, pues, otro remedio que
contemplar tristemente las islas A media que iban






MIS EXPLORACIONES EN AMhRICA


apareciendo. Por fin, pasamos lentamente muy cer-
ca de la iltima; durante much tiempo vimos sus
palmeras levantarse sobre las aguas, parecidas A
un vuelo de gigantescos pajaros; luego, desapare-
cieron 6stas en el horizonte, y nosotros nos encon-
trAbamos en plena mar de Caribes.
La travosia del archipi6lago de las Muletas A
Cartagena, nos cost ocho dias; nuestra goleta,
bastante menos rapida que una tortuga de mar,
avanz6 A raz6n de una milla por hora, no obstante
tener la corriente y con frecuencia el aire en nues-
tro favor. El locados sus miembros, solia emplear en sus viajes
de regreso mAs de trees semanas, para llegar a Co-
16n, porque tenia que veneer la resistencia del re-
molino de las aguas, formado en el golfo de Uraba
por la gran corriente ecuatorial, cuyas corrientes
vieenn romperse contra las costas de la America
central, determinando a derecha 6 izquierda nue-
vas corrientes contrarias, A lo largo de las playas.
En cualquiera otro mar, expnesto A cambios de
viento y violentas rifagas, el KNarciso> no hubiera
hecho un viaje sin exponerse A zozobrar; afortuna-
damente, en el golfo de Uraba y en todas las
costas de Nueva Granada, casi nunca hay una tem-
pestad. Los huracanes, que produce con frecuen-
cia efeetos desastrosos en las pequefias y grande
Antillas, tienen siempre su origen A la entrada del
mar de Caribes, por encima de la corriente ecuato-
rial, y, desarrollando un inmenso torbellino, que
aumenta sin cesar, van A morir A los Estados Uni-
dos 6 A los bancos de Terranova despu6s do haber
hecho surcos gigantescos on el agua, haber destrai-
do navios, arrasado pueblos y bosques; pero en su
imponente y terrible carrera, jams llegan al mar
tranquilo de la repfiblica granadina. En alla, las






ELISEO RECLiB


olas, lentamente empujadas por las tempestadas de
otros climas, corren con la regularidad de las ondu-
laciones que la caida de una piedra produce en un
lago. Aunque enormes, prolongAndose paralela-
mente de un horizonte A otro, son impelidas siempre
con igual regularidad por los vientos alisios, y
levantan silenciosamente los navios sin deshacerse
en espuma. En el fondo de los inmensos valles que
las separan, los peces alados, parecidos A los pl-
jaros en los surcos de un campo, saltan a millares,
atraviesan de un salto la cresta de las olas, y van
A caer al otro lado en el agua transparent.
El septimo dia, el lago de San Bernardo, cuyas islas, bajas y pobla-
das de vegetaci6n, como las Muletas, pueblan el
mar al Norte del golfo de Morosquillo. La goleta se
abri6 camino i trav6s de ese d6dalo de islas que
encierran en sus estrechos peligrosos, bancos de
arena, y, luego de haber navegado todo un dia
por las costas de Nueva Granada, vino a echar el
ancla en una pequefia bahia de la isla de Bartd,
muy cerca de Boca Chica, entrada de la rada de
Cartagena. El capitdn no tenia bastante habilidad
para guiar su goleta por entire tanto escollo, y,
obligados A esperar hasta el dia siguiente para en-
trar en el puerto, goc6 lo indecible contemplando
las minas de este otro Sebastopol, tan formidable
en tiempos del poderio espahfol.















Cartagena de las Indias.-La Popa.
La fiesta


A la salida del sol, el cNarciso, entraba viento
en popa en el canal de Boca Chica, apenas do
algunas brazas de ancho y bastante profunda, sin
embargo, para entrar los mAs grande barcos de
guerra. En los lados so levantan rocas agudas que
proyectan sue sombras negras sobre el fondo del
agua blanquecina; A media que se avanza, la
line de arrecifes se estrecha en el canal tortuoso
y multitud de rompientes aparecen por todas par-
tes: pasando tan cerca de los escollos no puede uno
por menos que estremecerse. A algunas metros de
distancia, por la izquierda, al pie de un promonto-
rio de la isla de Tierra Bomba, so levantan las
murallas blancas de un fuerte, actualmente cu-
bierto de arbustos y de hierba; d la derecha, sobre
un islote de rocas amarillentas, rodeado de arreci-
fee, una ciudadela, minada por las olas, extiende
sobre los rompientes una larga line de baluartes
desmoronados; a lo lejos, al extreme do la isla
Barfi, completamente poblada de mangos, so ven
las minas de otro fuerte. Tal era la primer line
de fortificaciones que protegia la entrada del puer-
to de CartagAna. En el siglo XVIII fu6 forzada
por el almirante Vernon, at que, por falta de de-







ELISEO RECLUS


fensores, no pudo opener gran resistencia. Sin em-
bargo, el almirante se estrell6 contra la segunda
line de defense y siete mil ingleses pagaron con
su vida la audaz tentative.
Despu6s de haber hecho algunas bordadas, en-
tramos en la rada de Cartagena, cuyas aguas tran-
quilas se extienden en una superficie de 46 kil6me-
tros cuadrados. Completamente abrigada del mar;
al Sur por la isla de Barfi; al Oeste por la de Tierra
Bomba, arrecifes y bancos de arena; al Norte por
el archipi6lhgo sobre el cual estA construida la
ciudad de Cartagena, esta rada se extiende en her-
moso semicirculo penetrando en el interior de la
tierra.
En las colinas donde esperaba ver huelias de tra-
bajo reciente, no pude descubrir mAs que bosques
cortados por algunos claros, donde la tierra roja y
completamente est6ril, no daba vida ni A una plan-
ta, ni A una flor; dos 6 trees villorrios indios, en de-
sorden, ocupaban la orilla de las agues; sus chozas
cubiertas de hojas, y dos 6 tres canoas en el puer-
to, eran las uinicas sefiales de movimiento human
que se veian.
El ,Narciso, dobl6 al fin la punta oriental de
Tierra Bomba, sobre la cual estan construidas las
cabafias del Loro, aldea habitada solamente por
pobres leprosos, y ante nuestros ojos apareei6 re-
pentinamento la vieja ciudad que en otro tiempo
se Ilamaba con orgullo la Reina de las Indias.
Magnificamente sentada sobre las islas que, por
un lado, miran al mar y del otro, el conjunto de la-
gunas interiores que forman el puerto, y rodeada
do una cinta de cocoteros, Cartagena parece dor-
mirse, y en efecto, duerme profundamente 6 la
sombra de la Popa, colina abrupta que la domina
al Este. Dos grades iglesiSs, cuyas naves y cam-






MIS EXPLORACIONES EN AM9R1OA


panarios se levantan por encima del resto de las
construcciones, se miran frente i frente como gi-
gantescos leones acostados, y la larga line de mu-
ralla so extiende hasta perderse de vista alrededor
del puerto, sobre las orillas del mar. De cerca, la
estena cambia; las plants trepadoras tapizan ja
muralla, por la que se pasean extraflos funciona-
rios; las almenas se desmoronan, y trozos comple-
tos de muralla, caidos en el agua, forman arrecifes
sobre los cuales se deshacen las oias; en las playas
se pudren algunos restos de embarcaci6n; A trav6s
de las ventanas de grandes edificios con sus teja-
dos hundidos, se ve la soledad y la ruina en que
yacen los antiguos paiacios. El conjunto de la ciu-
dad, casi completamente dormido, forma un cua-
dro a la vez doloroso y admirable, que me produjo
una cruel emoci6n de tristeza A la que no pude
sustraerme, recordando los encantos de su paeado
esplendor.
El marine dej6 caer el ancora del yo baj6 al bote en compania del capitin.
Don Jorge ni siquiera se habia levantado A
contemplar la ciudad. La co!ocaci6n de un carga-
mento de cacao parecia interesarle bien poco; su
sola ocupaci6n era, en este moment, star a la
sombra precaria del palo mayor, continuando la
siesta desde largo rato empezada; no obstante su
pereza, tuvo la fuerza de decirme adi6s con una
ligera seal de cabeza; despu6s se volvi6 del otro
lado y se durmi6.
Unas cuantas remaduras fueron suficientts para
llevarnos a unos escalones de piedra al pie de la
muralla, y por una puerta obscura. practicada en
ella, penetr6 inmediatamente en ia ciudad. La pri-
mera escena de que fuf testigo ai poner mis pies
en Cartagena, redobl6 la tristeza que me habia







ELISEO RECLUSE


inspirado la vista de los edificios arruinados. En
una plaza de casas negras con altas arcadas, dos
hombres de lisos cabelios, miradas salvajes y color
indeciso, so tenian cogidos por los harapos flotan-
tea que les servian de vestido: vociferaban terri-
blemente y amenazaban hendirse de arriba abajo
con sus descomnunales machetes. A su alrededor se
agrupaba una multitud sucia, agitada y borracha;
mientras unos gritaban con furor: i mtalo! i matalo!,
otros hacian esfuerzos para desviar los machetes
y contender a los combatientes. Durante algunos
minutes, vi pasar por delante de mi A este grupo de
hombres sobre los cuales brillaban las hojas de
sable. Por fin, consiguieron separar a los dos lucha-
dores, y, seguido por sus parciales, se march cada
grupo A una taberna, en donde se consagraron
uno y otro, con la botella en la mano, A todos los
diablos del inferno. Las mujeres, que habian salido
a las ventanas para ver la rifia, se retiraron A sus
aposentos y ia multilud de espoctadores, reunida
bajo las arcades, so disperse. Pregunt6 la causa
del tumulto y me contestaban levantando los hom-
bros: iAs la fiesta!
Cuando un pueblo esti en decadencia parece
qua los individuos participen del desmembramiento
de las cosas. Todo envejece al mismo tiempo, hom-
bres y edificios; los meteoros y las enfermedades
trabajan de comdn acuerdo. Por las calls, que
ter.minan a lo lejos contra la muralla, Ilenas de
conventos en ruina y de altas iglesias con sus pare-
des oblicuas, no veia pasar mAs que cojos, tuertos,
leprosos, enfermos de todas classes, jams he visto
taatos desgraoiados A la vez. Algunas plazuelas
presentaban el aspecto de uu santuario milagroso
en esos dias en que la imbecilidad y las desgracias
humans se dan cita A su alrededor. Cuando el co-







MIS EXPLORACIONES EN AMERICA


mercio y la industrial desaparecen de una ciudad,
una gran parte de la poblaci6n queda en la hol-
ganza y hasta sin finalidad en la vida; lucha du-
rante algdn tiempo buscando d6nde y c6mo ocupar
sus energias, pero al fin cae en el embrutecimiento,
on el vicio y la miseria. Tal es la desgracia que ha
herido a Cartagena de las Indias.
Hace doscientos aflos, Cartagena servia de mer-
cado at comercio de las islas Filipinas y del Peri,
monopolizando enteramente el de Amdrica central
y Nueva Granada. Entonces, todo gran puerto co-
mercial debia ser puerto do guerra, porque el mar
de Caribes traia un pirata en cada ola. El gobier-
no espafiol le habia dado el monopolio de los cam-
bios en una extension de 3.000 kil6metros de costa;
desde entonces las cosas han cambiado, las colo-
nias espaiolas se han separado de la madre patria,
otros puertos libres se han abierto al comercio del
mundo, sobre todas las costas del mar de Caribes
y el golfo de M6jico. La paz ha venido A ser el es-
tado normal de las naciones y ha sido permitido A
los comerciantes cambiar sus products en otra
part, fuera de las bocas do los cafones.
La prosperidad ficticia da Cartagena, que so
fundaba en el monopolio, ha desaparecido con la
libertad; la poblaci6n, cada dia mAs miserable, ha
disminuido en dos tercios y actualmente apenas si
alcanza la cifra de diez mil habitantes. A media-
dos de siglo, el Congreso granadino, con el loable
deseo de hacer renacer el comercio en la ciudad
ruinosa, exceptu6 de derechos de aduana a todos
los articulos importados para el comercio de Car-
tagena. El gobierno habia restablecido el monopo-
lio bajo nueva forma, porque, en obs demas puer-.
tos de la repdiblica, los derechos se elevan A un
25 por 100. Los defensores de esta ley abrogada







ELISEO RECLUSE


actualmente, sostenian que era necesario conceder
un privilegio A la ciudad primogenita de la liber-
tad, a la primer poblaci6n que habia sacudido el
yugo de Espala.
No es, sin embargo, impossible que la antigua
Reina de las Indias se levante nuevamente de sus
ruinas. Situada A la orilla de un mar sin huraca-
nes y a igual distancia, poco mAs 6 menos, del
golfo de Dari6n, donde desemboca el Atrato, y del
rio Magdalena, Cartagena servird mas pronto 6
m6s tarde, de intermediario commercial entire la
cuenca de los dos caudalosos rios. De Col6n, y los
demAs puertos importantes del istmo, s61o esta
separada por un estrecho golfo, y puede comuni-
car con estos diversos puntos con mas rapidez que
las demAs ciudades de la repfiblica; su rada es una
de las mas hermosos del mundo entero, y fAcil-
mente se podrian establecer diques flotantes y de
piedra, necesarios actualmente en todos los gran-
des puertos de comercio. La entrada de Boca Chi-
ca es demasiado estrecha, pero Boca Grande, que
separa la isla de Tierra Bomba de la punta areno-
sa de Cartagena, es un ancho brazo de mar que
podria ahondarse sin grades esfuerzos. Antes de
1760, 6poca en !a cual, el gobierno espafiol estaba
en guerra con el ingl6s, hizo obstruir con piedra y
arena este estrecho, que era canal bastante pro-
fundo para los grandes navios. Una vez navegable
Boca Grande, para las embarcaciones de gran ca-
lado, Cartagena ofrecera para el comercio uno de
los mejores puertos del mundo, bajo todos los pun-
tos de vista.
A la ventaja de poseer un puerto admirable,
*une Cartagena otra importantisima: la de poder
canalizar un rio. Un antiguo brazo del Magdalena,
soparAn dose de este rio cerca del pueblo de Cala-







MIS EXPLORACIONES EN AMERICA


mar, A 150 kil6metros de la costa, iba en otro
tiempo al mar, por una via mAs corta, y desembo-
caba on el poblado de Pasa Caballos, en la rada
misma de Cartagena. Varias compaflias han inten-
tado-constituidas expresamente para ello-ensan-
char y ahondar este canal, obstruido en part.
Algunos pequenos vapores han penetrado ya por
esta via en el rio Magdalena; pero, por falta de
dinero y de perseverancia, han fracssado las di-
ferentes empresas. Tarde 6 temprano, sin embar-
go, so llevarA A feliz t6rmino el intent; y entonces
ja arteria central de la repdblica colombiana, es-
tard en comunicaci6n constant con los mejores
puertos de la costa.
A recursos naturales de esta indole, es a los que
deben consagrarse los buenos ciudadanos para que
renazca la ciudad y pueda ostentar el titulo de ca-
pital, sin ironia 6 sin ridicule vanidad.
Desde que Colombia se constituy6 en repiblica
federal, Cartagena es la capital del Estado de Bo-
livar, mayor que diez departamentos franceses;
pero la preponderancia political de la nueva capital
no le proporcionarA mas que una vida ficticia, si
el comercio y la industria no renacen al mismo
tiempo.
La cathedral es el principal edificio de Cartage-
na, pues, actualmente, s6lo pueden verse en ella
restos de un pasado splendor. Negra y ruinosa
como los antiguos castillos feudales de Europa,
arietado por todas parties y con inscripciones bo-
rrosas, s61o el pilpito, chapado de mdrmol y mo-
saico y decorado con figurines de marfil, esti per-
fectamente conservado. Obra de uu escultor ita-
liano, ofrece enteramente detalles y es una de las
rarae joyas de arte que se encuentran en el Nue-
vo Mundo. Viniendo do los Estados Unidos, donde







ELISEO RECLUS


por amor al arte, han enjalbegado los Arboles has-
ta la altura de un hombre, no me creia con derecho
A mostrarme exigente en cuestiones de arte y me
senti conmovido A la vista de esas encantadoras
figures.
Lo mismo que la cathedral, los demAs edificios
piiblicos de Cartagena, iglesias, conventos, hospi-
tales, cuyas vastas dimensions ocupan una gran
part de la ciudad, se hallan tambi6n en complete
ruina y parecen algo, vistos do lejos. Toda su ma-
jestuosa belleza consist en la armonia de sus con-
tornos con el horizonte, que cifie sus rocas y sus
playas bajo et inmenso domo del cielo que lo cubre
todo.
Desde 1o alto de la muralla donde yo me di
prisa en subir, pude contemplar el mar y ver la
ciudad en su aspect mds pintoresco. Esta, que es
relativamente baja y tiene various metros de ancha,
forma alrededor de la poblaci6n un paseo pavimen-
tado de anchas loss de piedra. Este baluarte con-
tinia siendo fuerto como en sus mejores tiempos, y
el mar, que mina su base, apenas si ha podido de-
rribar algunas piedras; pero los cafiones, que sa-
caban sus negras bocas fuera de la muralla, han
desaparecido completamente. El gobierno de Nue-
va Granada, demasiado d6bil hoy para defender
seriamente sus puertos, ha tenido la feliz idea de
vender la p6lvora y los cafiones de Cartagena d
un industrial yanqui, por la suma de 120.000 pias-
tras. iQu6 felicidad para los pueblos si tal media
se tomara en todos los paises del mundo! Cuando
las naciones acaben de guerrear entire si para for-
mar una hermosa y fraternal alianza, la repdblica
granadina podrA vanagloriarse de haber sido la
primera en licenciar su ej6rcito y derribar sus
fortalezas.






MIS EXPLORACIONES EN AMERICA


Luego de haber dado la vuelta A la ciudad, me
dirigi hacia la Popa, cuya abrupta masa domina el
archipielago de Cartagena. Segui mi camino A tra-
v6s de los grupos de indianos, estacionados delante
de las chozas en honor de la fiesta, y, tomando
como guia algunas mulas, contents de su libertad
y de sus gualdrapas coloradas, llegu6 en algunos
minutes a lo mas alto de la Popa. Las torres y las
altas murallas se levantaban d mis pies, y las te-
rrazas de la ciudadela, cubiertas de arboles, pa-
recian jardines suspendidos; a trav6s de la frondo-
sidad de los cocoteros, que forman una franja
alrededor de esas terrazas, se vefa el agua tran-
quila del puerto y eus canales; mAs lejos, la ciudad,
aprisionada dentro de sus murallas, ensefiaba sus
campanarios, sus fachadas y convents ruinosos,
como gigantescas banderas en un campamento de
ciclopes derrotados, y se dibujaba en negro sobre
el vasto semicirculo del mar, resplandeciente por
los rayos del sol. Las islas y el continent ofrecen
un contrast absolute: de un lado, los islotes despa-
rramados en medio de la rada parecen bosqueci-
Ilos flotantes separados de un paraiso terrestre, y
del otro, se prolonga una cadena de colinas bron-
ceadas, en las que no aparece por ningin lado la
fogosa vegetaci6n que da A la naturaleza tropical
tan maravillosa grandeza; parece que la larga ca-
dena de espuma que festonea la costa, haya sepa-
rado en dos zonas distintas un mismo pais.
Era ya de noche, cuando me hall en la plaza
mayor de Cartagena. El palacio de la Gobernaci6n
estaba brillantemente iluminado; unos cuantos md-
sicos, subidos en un estrado, tocaban un vals con
vivacidad y alegria inmensas; la plaza enter es-
taba transformada en una vasta sala de baile y de
juego. Hombres y mujeres, estrechamente enlaza-






ELISEO RECLUSE


dos, se movian en un inmenso circulo, agitados por
una danza muy generalizada en toda la Am6rica
espaftola, que consiste en mover apenas los pies
moviendo la cintura. El movimiento de los pies es
imperceptible; en cambio, los cuerpos, rozAndose
entire si, se agitan en torsiones febriles. Viendo
pasar lentamente, bajo las luces oscilantes, esos
cuerpos rendidos de cansancio, esas caras de mul-
titud de colors, con los cabellos en desorden, con
sus ojos iluminados por miradas centelleantes y
fijas, experimentaba yo cierto malestar: me pare-
cia aquello una danza macabra 6 algo asi como
una algazara de diablos.
En las tabernas se veian alineadas las mesa
de juego con barajas mugrientas por el uso, y A
cada instant se sentaban A su alrededor hombres,
mujores y niios que, A pesar de la zambra exte-
rior, se preocupaban mas de jugarse los cuartos.
A cada instant, los jugadores promovian tu-
multos horribles, y se ofan distintamente, en medio
del barrullo general, las blasfemias, amenazas y
maldiciones de 6stos; sin embargo, debo consignar
que no volvi A ver el acero de ningin machete.
El aire era asfixiante y cargado de ardientes
emanaciones. Como apenas si podia respirar, me
separ6 de la multitud y me march A la soledad de
un dormido baluarte de la muralla. iQud inmediato
contrast entire los hombres y la naturaleza. Pro-
longados reflejos flotaban sobre las aguas y venian
A romperse en la playa; las paimeras inclinaban
sus graciosas curvas en las faldas de los promon-
torios; la luna brillaba a trav6s de los agujeros de
las torres ruinosas; las colinas dibujaban a lo lejos
su6 perfiles sobre el fondo del cielo y los ruidos de
la playa se perdian como d6biles ecos, sin turbar
la tranquila solemnidad del conjunto. La lenta res-






MIS EXPLORACIONES EN AMERICA 47

piraci6n del mar parecia servir de compAs A la
naturaleza, y daba un ritmo ligubre a la poesia de
las ruinas y la noche.














El capitan de papeles.-Savanilla.-El Bongo.
Barranquilla


Yo no ignoraba que todo viajero que desembar-
ca en Cartagena, debe visitar el pueblo indiano de
Turbaco y el c6lebre volcan de vino descrito por
Humboldt. Mi patrono y mi patrona, dos buenos
alemanes que hablaban muy bien todas las len-
guas, me arengaban con mil buenas razones para
que prolongara mi estancia en la londa del Cala-
mar. No obstante, habiendo oido hablar de una ex-
celente goleta que partial para Savanilla, resolve
aprovechar esta ocasi6n, que tal vez tardara mu-
cho tiempo en repetirse, y marcharme.
Al amanecer, salt sobre un bote y, remando
vigorosamente, me Ilevaron al cSirio>, cuya ele-
gante arena se balanceaba en medio del puerto.
El trato estuvo pronto terminado. El piloto, que es-
taba acostado en el barco, obedeci6 la orden de
mando y subi6 sobre el puente; levaron el ancla,
desplegaron las velas, y la goleta dobl6 el cabo ha-
cia Boca Chica; en menos de una hora el cSirio,
estaba en el paso del canal; el piloto, de pie sobre
el puente, daba sus 6rdenes con voz breve; los ma-
rinos, prestos a obedecerle, se suspendian de las
cuerdas; en cada bordada el cortaolas rozaba casi
las rocas, pero, por el impulse del tim6n y de las






MIS EXPLORACIONES EN AMtRICA


velas, el viraba ripidamente y se volvia
en sentido contrario. Por fin, la goleta sali6 de la
cadena de arrecifes, se puso al pairo y dos mari-
nos arriaron el bote y condujeron al piloto hasta la
orilla.
El Sirio>, construido en Curaczo, toena una
march exceIente. En algunos minutes dejamos A
nuestra espaida las rocas escarpadas de Tierra
Bomba y el terrible escollo de Salmedina; luego,
bordeando el banco de tierra arenosa, que defiende
per Oeste el puerto de Cartagena, viros la vieja
ciudad levantarse, como sobre un pedestal, por en-
cima de la iarga line do sus murallas; ]uego, nos
alejamos poco & poco y desapareci6, al fin, detras
del alto prormoitorio de Punia Canoa. A la otra
part del cabo de estF nombre aparecieron vaga-
mente las islas de la Venta de Arepa; despues vi-
mos la peninsula abrupt de Galera Zambn. Una
vez doblada, cfl Sirio> so dirigi6 Fn iinea recta
bacia la entrada del puerio de Savanilla.
Esa rapidez de locomoci6n y la gallarda forma
de su gol.ta, tounan al capit'n Janesen de buen hu-
mor y rtis do una vez hizo circular entire sus ma-
ri:Nos la botella dti chicha (1). El senior Janssen, cos-
miop~lita en cuyas venas tenia sangre de todar las
rrz,,s estnablecidas on las Antillas, era un honmbre
may diferente de don Jorge. Como 61, respetaba d
los marines, considerandolos sus iguales, pero 6ste
no se contentaba con gozar de la vida tal ccmo so
la presentaba el destine, y trabajaba Fin descanso.
A pesar de que la ruta que seguiamos era mauy co-
nocida por 61, no por eso dejaba de consular la
brijula y continuar el camino, segfin las cartas
geograficas, teniendo en cuenta sus observaciones.

(1) Aguardiente fabricado con jugo de cafia.






ELISEO REOLUS


Cuando le hacia alguna pregunta, me contestaba
con laconismo y seguridad. Al ver su frente recta,
sus cejas fruncidas y su boca regular, se adivinaba
que tenia tanta energia como sus ascendientes los
pirates de las Antillas.
Cerca del seofor Janssen, un joven, cruelmente
atormentado por el mareo, parecia agonizar. Me
sent a au lado, sobre unos cabos que le servian de
cabecera y le prest6 algunos cuidados. Creyendo
que era un pasajero como yo, le interrogu6 sobre
el objeto de su viaje.
-Soy el capitdn-me contest interrumpiendo-
me con voz debil.
--GC6mo? Ese que consult la brdijula en este
moment, gno es el patron?
-Si; pero yo soy el capitdn de papel.
Y me enseni6 un certificado, con timbre y ribri-
ca, que le daba, en efecto, el titulo de capitan. Igno-
re por qu6 ficci6n legal estaba condenado a vivir
embarcado sobre una goleta, en la que, desde hacia
algunos aflos, se ofrecia el martirio del mareo, sin
que su titulo official le diera el derecho ni siquiera
de poderse tener de pie.
El pobre cautivo era digno de Idstima.
De vez en cuando volvia sus ojos hacia dos
titik que saltaban alegremente sobre las jarcias;
pero los mas alegres y graciosos saltos de ios dos
monos, no conseguian que apareciera en su cara
descarnada y triste el mas remote asomo de risa.
S6io durante )a comida parecia sonreir con los
labios, viendo a los diminutos animals saltar al-
rededor de los plates, apoderarse de las tazas do
cafe ardiendo, meters por debajo de las cuerdas
para absorber el liquid, y salir luego dando gemi-
dos lastimeros.
Despu6s de ocho horas de travesia, llegdbamos







MIS EXPLORACIONES EN AMERICA


frente A la vasta desembocadura llamada Boca Ce
niza, brazo principal del rio Magdalena, obstruido
por algunos bancos y numerosas islas bajas, pobla-
das de mangles. El capitAn se cogi6 a la barra del
tim6n 6 hizo pasar su goleta por entire dos bancos
de arena, introduci6ndose en un canal de agua
verde, cargada de residues vegetables que permi-
tian, no obstante, ver el fondo d tres 6 cuatro me-
tros de profundidad. Delante de nosotros, entire
una isla de paletuvios y las escarpaciones arcillo-
sas de la costa, se extendia una inmensa laguna
donde habia algunos navios, sujetos s61o por sus an-
coras; era el puerto de Savanilla. Sabiendo que este
puerto es el que expide al extranjero casi todos los
products de la agriculture y la industrial grana-
dina, buscaba con anhelo la ciudad y sus edificios,
pero no veia mis que'una casa blanca, de reciente
construcci6n, para el servicio de aduanas, y que
todavia no estA habitada. Por fin, me hicieron ver,
A orillas del agua, una larga line de cabalas cu-
biertas con hojas de palmer, confundi6ndose de
lejos con el suelo bronceado, sobre el cual estaban
construidas: era el pueblo floreciente, cuyo puerto
ha heredado la importancia commercial del de Car-
tagena de las Indias.
Como no estaba todavia acostumbrado 6 toda
clase de albergues, me asust6 al pensar en mi alo-
jamiento, viendo aquellas chozas miserables. Era,
pues, cuesti6n de ocuparse desde antes de desem-
barcar, en d6nde hallaria una habitaci6n conve-
niente para poder descansar, si no de grado, por
fuerza. Me tom6 la libertad de elegir y mis ojos se
fijaron en una choza, algo menor que las dem6s.
Pertenecia, seglin me dijeron, al sefor Hasselbrink,
consul de Prusia tinico resident extranjero de
Savanilla. Apenas desembarcado en un pequeflo







ELISEO RECLUS


rompeolas de madera, construfdo delante del po-
blado, indiqud la casa del c6nsul al negro que so
encarg6 do mi maleta, y le segui sin deternerme en
la aduana, cuyos empleados estarian probable-
mente durmiendo. Por la plaza se paseaba un an-
ciano, en cuyo tipo reconoci inmediatamente al
c6nsul. Me dirigi y su casa, sin detenerme en nin-
gdn punto, y al entrar resueltamente en ella, re-
cibi en el umbral mismo ai propietario embobado,
a quien rogu6 perdonara mi audacia. S61o estas pa-
labras fueron suficientes. El buen hombre, cogi6n-
dome las dos manos a la vez, me di6 cordialmente
la bienvenida diciendo: ,Mi casa estA d su disposi-
ci6n., Durainte toda la tarde me colm6 de agasajos,
y me di6 con stuma alegria todos los informes que
yo le pedia; en cambiio, me hizo informarle de va-
ries ouestiones sobre Europa, de donde habia sali-
do en 1829, despu&6 de haber ido por ferrocarril de
Stochport a Port ;i' ,!on, primero y (inico camino
de hierro que existib entonces en Europa. El pobre
anciano so entusiasmaba aun al recorder ese viaje,
y decia que desde entouces esperaba tranquilo Ja
muerte, por haber visto ese triunfo de la civiliza-
oi6n modern. Cuando 11eg6 la hora dol descanso,
juitni su hamaca 6 la mia para continuar Ia conver-
s;acidn y oirmo hablar de los progress rpa)izados
en Earopa y Am6rico dosde 1830. Al dia siguiente,
61 inismo me procur6 una embarcaci6n para tres-
Iadarme A Birranqlilla y me di6 una carta do re-
comendacidn para su hijo, agent de la compailia
inglesa de vapores del rio Magdalena.
El poblado de Savanilla no debe su existencia
mis que a la proximidad de la desembocadura del
rio, con la cual se comunica su puerto por las la-
gunas cenagosas del delta.
Como la profundidad de las aguas apqnas si






MIS EXPLORACIONE8 EN AMhRICA


alcanza dos metros, todas las mercancias de las
provincial riberefias, el tabaco, el caf6, cortezas
de quina, etc., deben depositarse lejos de la des-
embocadura, en los almacenps de Barranquilla, y
de alli, transportados a Savanilla, donde se embar-
can ya en navios que calan menos de cuatro me-
tros. Cuando la repilblica colombiana sea mas rica
y previsora que to es actualmente, se ocupard de
la mejora dr( este puerto. Tendrd que realizar
grandes trabajoa, porque, impelidas por los vien-
tos alisios, las arenas obstruyen completamente
Boca Culebra; pero estos trabajos ae recompensa-
ran con creces.
Recientemente se ha construido un ferrocarril
de 13 kil6metros centre Barranqdilla y su puerto,
con objeto de transportar ripidamente pasajeros
y mercancias; pero tan necesario como esto, serfa
hacer un canal por el que pudieran navegar los
vapores de mayor porte del rio Magdalena y jun-
tar el rio con la rada, lejos de las lagunas pan-
tanosas del delta; pero es probable que los comer-
ciantes de Birranquilla combatan durante mu-
chos anios ain esta obra, porque les privard de
los beneficios que les produce el transbordo de
mercancis.
En la 6poca de mi viaje no habia entire Savani-
lla y Barranquilla, ni camino de hierro, ni carre-
tera, ni siquera una senda. Todos los viajeros es-
taban condenados a bogar penosamente por cana-
les estrechos 6 infectos.
La erbarcaci6n que me habia procurado el
senior Hasselbrinck era un gran bongo, especie de
chalupa con sus miembros desconcertados, y cuyo
puente se prolonga un metro hacia fuera por la
popa. Cuatro eambos atl6ticos y medio desnudos,
dos por cada lado, vueltos de espaldas A la proa,






ELIBEO RECLI8


apoyaban sus hombros cubiertos de calls, sobre
largas perchas, cuya punta descansaba en el fon-
do. En cuanto la serial de march fu6 dada por
una palmada, apoyaron todo el peso de sus cuerpos
sobre las perchas y, gritando acompasadamente
jJesus! iJesi s!, se lanzaron al trote desde la proa d
la popa del bongo, empujindolo hacia adelante;
luego volvian rApidamente a la proa, arrastrando
consigo las perchas, las hincaban en el fondo, apo-
yaban de nuevo los hombros en ellas, y repitiendo:
iJesus! iJesus!, daban un nuevo empuje A la embar-
caci6n.
Empujado por sus hombros vigorosos, el bongo
surc6 rapidamonte las aguas verdosas del puerto;
poco despu6s vimos desaparecer las chozas de Sa-
vanilla y la escalera de madera, desde donde el
c6nsul de Prusia me saludaba con su sombrero.
Asi bogamos durante una hora por ]a inmensa
bahia de agua salada, rodeada de pequefios arbus-
tos. Luego de haber pasado las miserables cabanas
Ilamadas de Play6n Grande, el bongo, alejindose
de la orilla, volvi6 hacia el Norte y el paisaje cam-
bi6 de aspect. Estibamos en el agua amarillenta
de los pantanos, A la entrada de Caflo Hondo. Carfas
gigantescas, en grupos compactos, aparecian a
cada paso golpeando la cara con sue hojas. Toda
]a superficie del sgua estaba cubierta por anchas
hojas de mil formas y colors. Varias capas super-
puestas de vegetaci6n obstruian el canal y en la
estrecha estela que dejaba el bongo, el agua, der~i-
ficada por miles de hierbas flotantes, aparecia sa-
turada de g6rmenes. Los pajaros pescadores so
arrojaban en nuimero infinite sobre los grupos de
cafas, y d lo lejos aparecia circular un vasto hori-
zonte de grandes Arboles.
En medio de una laguna sobre la que pesaba







MIS EXPLORACIONES EN AMERICA


una atm6sfera tibia y f6tida, hicieron alto los zam-
bos para almorzar. Sacaron de susalforjas lgunas
yucas asadas, restos do pescado, una botella de
chicha y me invitaron generosameate a tornar par-
teo en su frugal comida. Acept6 con gusto, poro de-
claro que el apetito me abandon cnndo vi a uno
de los anfitriones recoger con la punta de su per-
cha los pieces muertos que flotaban sobro el agua,
arrojando con dead6n aque!los cuya cabeza apare-
cfa surcada por lines amarillas, on seal de des-
composici6n; iungo, guard c.idadoamnente lo que
habia pescado p:.ra a comiidea.
Una vez terminado el festin, Ios zambos so apo-
yaron nuevamente en hlo perches, y, repitiendo ia
cantinela, se abrlr ron paso trav6s de las caIes
y plants acualtcas qu;i obEstr'aian la enirada de
Cafho Hondo. Estate nal, extendiendose ern i:ea
re-ta por ei bosquo, comno iina larga clle, ticr.e
una profundidad d" seis mertros, y en 61 :pens:
alcanzaban las porehas el fondo. Afort inadamrn-
to, ei agua, elevoda por una ligra area, habia
iniciado algo de corriente y e3mpujabia al bongo
por ia popa. Los arboles juntaban sus copiuas
cimas sobrq nuesi ras cabezss. Largas lNanas ver-
,es, suspendidas d las ramas, i!egaban lhaata el
agua de la corriento, y se bahanceaban suavermnnte
hneia cualquier Iado, s.'guin kos re''.!inos;; can!: ,
hojati grades y orcs, ideonidas p," ias rai'ces de
los Arbolos sobrc las orias (:di crnal, osJi:aban
pIntamente como ilas f'loidas. Los .uit.re-., r:e-
dos sobre los tivneos, nos miraba:n pa:::a, ,ija:do
en nosotros sun miniras desdefltsas. Por la pmca
dol bongo, los c:atro atletas so ddstaiaban sorre
el verde sombrio "de bosque. A veces, por enlro
las ramae do los drboles, un rayo de sol dorab- las
aguas, y, con sua lz, hacia brillar las liana- y los






ELISEO REOLTS


troncos. Despu&s de Caino Hondo, nuestra embarca-
ci6n atraves6 lagunas cuya'agua estaba tan carga-
da de restos vegetables, que en ciertos puntos s61o
era cieno espeso done los barcos dejaban tras
si un hondo surco, produciendo un olor pestilente;
luego vinieron otros pantanos de orillas fangosas,
done s6lo los cocodrilos y las tortugas pueden
abordar sin temor. Un hombre abandonado, sin
socorro, no vieudo A su alrededor mas que agua,
cieno y reptiles, seria inmediatamente victim do
su propia des'operaci6n. Esta naturaleza inhospi-
talaria mo hacia temblar y deseaba con impacien-
cia salir do ella, respirar aire puro y asentar mis
pies sohbr tierra 2irmei. Por fii, entramos en un es-
trocho canal abierto por la mano del hombre en
un terraeo clevado al2,iinas pulgadas sobre la line
do inuudacionea. El pir era mas puro y me seiti
curado do la prfida caientura quo habia empeza-
do ya corromper mi sangre.
Un accident, muy ipjos de today previsi6n, me
ob!ig6 a abandonar el bongo y cambiar de locomo-
ci6a. En una de sus muches curvas, el canal quo
segufamos apareci6 completamente obstruido por
una e.norme caldera, enviada desde Liverpool para
uno de lor vaporAs que so estaban construyendo en
Barranqnilia. Cargada en un bongo, reforzada con
gruesos mrtadzros, habia tenido que seguir, como
nosotros, el camino tortuoso de los pantanos y
canales; estaba desde haeia muchas dias en mar-
c(ba y, probabiemrnto, tardaria aigin tiempo en
legAr.
Tan dolorosa mente me sorprendi6 el aspect do
Savanilla co no feliz me hizo el inesperado encuen-
tro do la caidora, que estab)ocia un contrast tan
sorprendonto e ntre la naturaleza, entregada al
cabs dasordenado de sue fuerzes sin centro y la






MIS EXPLORACIONES EN AMtRIC&


victoriosa industrial que endulza la tierra y s9 con-
vierto en su hermana.
Nunca pudo aplicarse la frase del poeta: matari aquelloe, con mas oportunidad quo al en-
cuentro de la inm6vil ceja de hierro, en medio do
aquel canal rodfado de inmensos pantanos.
Mis cuatro zambos parlamentaron cordisimento
con sus amigos, instalados en la caldera, pero su
elocuencia fu6 inftil, porque el obstaculo que nos
interceptaba el camino estuvo alii hasta que una
crecida del rio Magdalena le puso a ::.. \.
Yo tom6 mi partido inraediatamrnte.
Mientras mis conmpatiros se acomodabann n a
orilla y se comiAn 01 pe:;cado, tan singularmente
cogido por la manana, yo me instai6 en un tronco
do arbol vaciado, quoe srvia de umbarcaci6n a un
indio que habia venido a ofreeCr viveres ailos de
la caldera y le dije que remara en direcci6n al rio,
bastante mis proximo que yo creia. En menos de
media hora, la barca donde yo habia torado pasa-
je se encontraba en pleno cauce del Magdaiena.
En la Am6rica central, el MAgdalena no cede
en imnportancia mis que al rio Amazonas, al Ori-
noco y al Plata; pero yo no podia ver aili todo
ese caudal de aguas que me habia imaginado; s61o
tonia ante mi vista uno de sus brazos, el rio Ceni-
za, cuyas aguas desembocan en 61 un poco mas al
Oeste. Este brazo, much mPis grande que nues-
tros grades rios de la Europa occidental, es casi
igual al Mississipi; como ssto, estrn sus orillas po-
blades de grande arboles con tupido follaje, y A
uno v otro lado so van, de distancia en distancia,
algunas chozas rodeadas do palmeras y do pldia-
nos. Ests rio, cuyas aguas hace tomblar el viento,
deshaciendo ias oias en pequeflas ondulaciones
suaves como rizos, parece menos profundo que su






ELISEO RECLiS


compafiero de la America del Norte; pero, como
aqu6e, estA 6ste cargado de aluvi6n, y no pueden
distinguirse los cocodrilos mientras esos monstruos
no flotan por la superficie, 6 sacan fuera del agua
sus enormes bocas llenas de dientes en forma de
sierra. Yo pude ver various de eses animals, que se
sumergian cuando so acercaba nuestro esquife.
En el canal que conduce & Barranquilla, los co-
codrilos so ven en mayor n-imero todavia. El ca-
dAver ya corrompido de uno de esos gigantescos
reptiles floiaba en una especie de isla de broncos,
sobro los que estaban parades una multitud de bui-
tres, con el cuello Avidamente estirado. En el puer-
to mismo de Barranquilla vi a unos cuantos hom-
bres baffindose y agitandose do un lado y de otro
para evitar la aproximacion moiesta de un terrible
enemigo atraido por sus movimientos.
A media que nos acerchbamos a Barranquilia,
mi mirada cambiabs de direcci6n y muy pronto
s6io me fijaba en el pueblo, cuyas lines de casas
blancas distraian mis miradas de toda otra part.
Pequefios mueiies, construidos sobre la orilla del
canal, aparecian completamente poblados de bon-
gos, lanchas y canoas; obras on constvuci6v, al-
miacenes dont.e los indianos y los negros amontona-
ban inercaderas de toda especie, muelies los
cnales aparecian amarrados various vapores: todo
anunciaba el principio de una ciudad que, aerntro
de pocos afios, serA una poblaci6r com e!cial pi-e-
cida & las de Europa 6 America del Norte. S: re
el munlil de la gran playa donda yo desembar-
qu6, habia igual 6 mws animaci6n quo en el puorto:
infinidad de bongos iban y vanian on todas diric-
cioues cargados de barriles, sacos y cajas; las vu-
jeres levaban sobre la cabeza cestas do cocos y
otros frutos; una multitud entraba y salia constan-






MIS EXPLORACIONES EN AMtIIICA


temente de los almacenes, en cuyas puertas los
vendedores ambulantes anunciaban sus mercan-
cias d grito pelado. Por entire la gente, ocupada en
sus negocios, circulaban nifos, casi desnudos,
apostrofando A los extranjeros con palabras pro-
nunciadas on ingl6s con extrana perfecci6n.
Barranquilla, construido en la orilla de una de
las umbrosas ramificaciones del Magdalena, no
data mas qua de ayer, por decirlo asi; pero, no
obstante, sus progress s61o pueden compararse
con los do una ciudad de los Estados Unidos; tan
rapidos han sido en pocos afios. S61o se ven anda-
mios, ladrillo y mortero. Por el nfimero de sus ha-
bitantes es mayor que Cartagena, si se tiene en
cuenta la numerosa poblaci6n flotante. Ademis, la
antigua poblaci6n de Soledad, situada d algunos
kil6metros mas arriba, en la misma orilla del rio,
puede ya considerarse como un arrabal de Barran-
quilla, porqde sus habitantes viven Anicamente de
la industria quo les ofrece la ciudad naciente, ver-
dadera capital commercial del Estado de Bolivar.
Por todos los lados, Barranquilla prolonga sus
calls, trazadas a cordel y cortadas en Angulos
rectos, en direcei6n al bosque. S!i afueras estdn
rodeadas de jardines y de po6ticas chozas. Sus ca-
ses, con fachadas de piedra y patios anchurosos,
se levantan todas a lo largo del puerto y alrederdor
do una gran plaza.
La importancia de Barranquilla es debida casi
totalmente a los cormerciantes extranjeros, ingle-
ses, americanos, alemanes y holandeaes qie so ban
establecido en ella estos ilitimos anios, y de la quo
han hecho el centro de operaciones comerciales y
la poblaci6n mas important de Nueva Granada.
Los indios, menos espoleados por el aguij6n de las
riquezas, y nada iniciados en especulaciones, han






ELISEO RECLIS


influido muy poco en la fundaci6n de este emporio
del Magdalena.
Cuando yo estuve alli, habia ya diez vapores
navegando, 6 en construccin n n los diques de ca-
rena, donde trabajan cientos de obreros. De estos
vapores cinco eran ingleses, trees americanos, uno
aleman y otro perteneci6 A una compania anglo-
granadina, cuyo consignatario y gerente era el se-
fior Harsselbrinck, el hijo del c6nsul de Prusia en
Savanilla. Este joven, educado en la Universidad
do Gotinga y colaborador del ilustre botinico
Neesvon Bsembeck, era un verdadero sabio cuya
carrera natural era para haber ejercido su profe-
si6n en una gran ciudad de Alemania. Sin embar-
go, y on contra de sus ocupacions comerciales,
cultivaba la ciencia con entusiasmo y habia sabido
rodearse de un gran nimero de hombres instrui-
dos, A los cuales tuvo la bondad de p-esentarme;
yo me alegr6 de saber que todos eran grana-
dinos.
En el gran hotel de Barranquilia tuve la con-
trariedad de observer que no habia mas que ex-
tranjeros venidos de todas las parties del mundo y
que hablaban en ingles. Madame Hughes, nuestra
amable fondista, tenia montada su casa a la euro-
pee; tenia el defecto, es cierto, de mantener en su
hotel la ridicule etiqueta britanica, pero yo le per-
donaba esta falta en honor al buen gusto que acu-
saba haci6ndonos comer en un patio, cerca de un
salto de agua que iba A caer sobre una pila de
mirmol, produciendo un ruido argentino; la mesa
estaba bajo unos arboles cubiertos de olorosas flo-
res, en los cuales, los pijaros moscas volaban pro-
duciendo un alegre susurro. De noche, al abrir los
ojos, veia softando los arabescos que la luz de la
luna, al pasar por entire las ramas de los Arboles,






MIS EXPLORACIONEB EN AMARICA 61

dibujaba en los pilares; me pareci6 vivir como las
estrellas, bajo la via lctea, centelleando vagamen-
te A trav6s del ondulante follaje.














Los Cafios.-La Ci6naga.-Gaira


Al dia siguiente de mi Ilegada 6 Barranquilla,
me levant temprano para ir al puerto, con la es-
peranza de hallar aldun bongo que saliera para
Pueblo Viejo, villa situada al pie de los montes de
Santa Marta. El inico patron que dijo estar dis-
puesto a llevarme, era un hombre de tan mala
catadura, que casi estuve A punto de aplazar mi
viaje hasta pasados trees dias que faltaban para la
salida del bongo correo; pero, en estas dudas, le-
vant6 los ojos por encima del horizonte y vi una
linea azul, apenas visible, trazada en el espacio:
eran las cimas de Sierra Nevada, hacia el cual
viajaba desde hacia much tiempo y que conside-
raba como mi patria future.
No vacil6 un moment; hice quo me trajeran
mi equipaje al bonguito quo me ofrecian; llam6 el
patron & sus dos remeros, compr6 su provision de
bananas y de yucas desat6 la cuerda que ama-
rraba A la orilla la pequefia embarcaci6n.
Despu6s de haber navegado penosamente por
entire las caias de los pequenos cafios, Ilegamos
rio arriba por un lado del delta, cuya anehura
de various kil6metros parece un mar con cabos,
estrechos 6 islas, pobladas de exuberante vege-
taci6n. Los Arboles de las orillas apenas apa-






MIS EXPLORACIONES EN AMtRICA


rentan tener la altura de nuestros pequefios sau-
ces, y los altos cocoteros, hacia los cuales se diri-
gia nuestro bonguito, presentaban el aspect de pe-
queiias banderitas flotando como pabellones. Una
hora de travesia nos bast6 para liegar a un Arbol
gigantesco situado al origen mismo del delta, entire
los dos brazos del rio.
Los remeros, bastante cansados y con buenas
ganas de echar una siesta, ataron la barca a una
rsiz, devoraron un poco de pescado y empezaron
A dormir tranquilamente. En cuanto A mi, dime
prisa en abandonar su molesta compania y me in-
tern6 en un bosque de cocoteros sentandome sobre
la hierba, cerca de una pequefia casa de ladrillo,
rodeada de bananeros. El espeso follaje no dejaba
llegar hasta mi mis que una luz casi crepuscular;
s6lo por debajo de los Arboles, a la entrada del
bosque, veia brillar el agua amarillenta, herida
en pleno por los rayos del sol. Una vaca errant
dirigia hacia mi sus miradas, y dos nifias de tez
morena, ocultas detras de los arboles, examinabsn
A hurtadillas al viajero que intentaba dormirse
bajo los cocoteros.
El conjunto del paisaje formaba un cuadro gra-
cio&o, y yo lo contemplaba sin preocuparme de
cierto picor que experimentaba por todo el cuerpo.
Poco A poco esta picaz6n se hizo intolerable, 6
inmediatamente me apercibi, no sin terror, de que
estabe. materialmente cubierto de garrapatas verdes
y rojas, que se me bebian la sangre por infinidad
de inperceptibles heridas. Todos los esfuerzos que
hice para librarme de estos enemigos, fueron va-
nos; fu necesario que me entregara sin resistencia
A la voracidad de estos insects y esperar estoica-
mente A que se hincharan de sangre y se cayeren
ellos mismos.






ELIBEO RECLLS


Me era impossible continuar mas tiempo a la
sombra de los p6rfidos cocoteros y fui i despertar
0 mis compafleros, que se levantaron muy contra
.u voluntad, y cogieron los remos con bastante mal
humor. No obstante, nos pusimos en march, y el
movimiento, la brisa frosca que soplaba por el rio,
la alegria de ver desarrollarse el paisaje, caimA-
ronme un poco la irritaci6n produoida per las pi-
ca.uras .e las garrapatas.
Luego de haber seguido durante un buen rato
una de las orillas del rio, exizada de raises y tron-
cos de girbo, el bonguito peneotr66 orpentinamente
en un peqie-fio canal, cuya entrada esetba obs-
truida por zirz',les sobruelos que descansaban enor-
Imes iguanas entretenidas en iinehar y dcshinchar
sus cuellos. Este canal, conocido con el nombre
dp Cano Cinrin, ha sido abierto por la mano del
liombre sobre una maea de aluvi6n, y une al
Magdalsna con las irgunas quo llenan abora l aUn-
tiguo caucpi do este rio; su anchura es apenas como
ua do esas zanjas quo en Francia dividen una
propiedad de otra y yo me daba el placer inocente
do saltar por encima del bonguito de arno A otro
lado. Por el pequefio canal no pueden cruzarse
d,:' e: barcaciones, y cuando esto sucdo as pre-
ijo) qta una de eilas retroceda hasts 1e rio 6 h:sta
I.'s !aginas del interior. Este pequefio contratiom.
pY *no podia faltarnos, y cnando ya estiibamos un
cma-to de hora navegando, tnvimnoa qua rregrear
AIla entrada misma do Cano Chico, :-. dsja2r no
franco a otra embarcaci6n.
Hacia el mediodia, los remeros amarraron el
bonguito para volver i dormir an poco. El sitio
elogido tenia poco de agradable: era un bosque de
manzanillos atravesado en todas las direeciones
por las sendas que trazaban los animals de un






MIS EXPLORACIONES EN AMtRICA


rancho pr6ximo. Los manzanillos por su escaso fo-
llaje dejaban pasar los rayos del sol con toda su
fuerza y, en cambio, privaban el paso del aire, res-
pirAndose al pie de estos grandes Arboles una at-
m6sfera asfixiante por efecto de las emanaciones
de las lagunas inmediatas. Nubes de mosquitos vo-
laban susurrantes alrededor de los troncos y en el
suelo no crecia ni una pequefia hierba: cebrado
caprichosamente por la luz, estaba lieno de frutos
chafados y podridos. Aqui, paes, se durmieron
tranquilamente mis companieros, mientras que yo
rodaba errante de un lado A otro, no para evitar el
suefio fatal, que, segin los relatos po6ticos, des-
ciende de las hojas del manzanillo, sine para librar-
me un poco de las picaduras de los mosquitos. De
cuando en cuando, cogia alguno de esos frutos ver-
des, cuyo perfume es tan delicioso, y que, sin em-
bargo, produce la muerte al desgraciado que so
los come, imagen fiel de la naturaleza encantado-
ra de los tr6picos. -
Luego de haber dado vueltas por el bosque,
volvi adonde estaban los compafieros dormidos y,
con mas envidia que otra cosa, estudi6 c6moda-
mente sus caras. Debo declarar que estos hombres
me producian cierto miedo, y la proximidad de la
noche, que debia pasar en su compafia, me ilenaba
de espanto; sobre todo en medio de esas lagunas
desiertas, donde los gritos de un hombre A quien
se asesina, no hubieran hallado otro eco que los
gritos de los monos y los pajarracos. El patron de
la barca era un viejo negro de cara arrugada, pe-
quefios ojos ir6nicos y boca contractada por falsa
risa; durante toda la mafiana no habia cesado de
mirarme con cierta avidez, como las aves de rapi-
fia cuando dan vueltas alrededor de su victim.
De los dos remeros, el de mis edad, tenia el color






66 ELISEO RECLIS

de la cara de un gris azul antipatico, color que in-
dica al cruzamiento de diversas razas; su frente y
su cara estaban surcadas por varias cicatrices
ribeteadas de blanco y producidas tal vez por ma-
chetazos en alguna rifia. Mientras remaba, sus
ojos feroces se fijaban en mi con frecuencia; una
vez, hasta le sorprendi examinando el cerrojo de
mi maleta y dando tirones al candado. El tercero,
joven indiano de pequefia estatura, pero fuerte y
musculoso, me parecia menoa temible que los otros,
habia en su mirada cierta bondad y much dulzura
en sus movimientos: tom6, pues, la resoluci6n de
convertirlo en mi amigo, para que me defendiera
de los demas, en caso necesarjo.
En cuanto terminaron la siesta, y los trees reme-
ros se desperezaron 6 su gusto, tomaron asiento en
el bonguito y yo entr6 en conversaci6n con el joven
indio. Halagado por mis palabras, adquiri6 una
locuacidad inesperada, y, diez minutes despu6s,
me contaba ya su historic como a un buen amigo.
Con infantil ingenuidad me declare que habia pa-
sado trees afios do trabajos forzados en el presidio
de Cartagena por robo con fracture de puertas,
eto6tera.
Esta revelaci6n iinesperada no era la mas A pro-
p6sito para tranquilizarme, pero lance una mirada
al patron y al otro remero y comprendi que con
tal compania no tenia derecho A mostrarme exi-
gente. Continue hablando, pues, con mi nuevo ami-
go, y le di, acerca de los europeos y los yankis,
explicaciones que escuchaba con la boca abierta y
respetuosa admiraci6n. Luego, le describe las gran-
des ciudades, los largos carrots que se deslizan so-
los sobre barras de hierro, y los hilos de cobre con
los que se hablan los hombres A cientos de leguas
de distancia. Por fin, cuando el joven estaba ya






MIS EXPLORACIONEB EN AMtRICI


maravillado do tanta grandeza, le expliqu6 mis
planes; le dijo que iba A establecorme co:no colono
en un valle cualquiera de Sierra Nevada, en las
inmediaciones de Santa Maria, para hacer grande
trabajos de agriculture.
-Yo soy practice de la Sierra-grit6 alborozado
-y os conducir6 por todas parties. Cuando pase
usted por Bonda, proguite por Zamba Simongoa-
ma y tendrf ocasi6n de ver c6mo los indios sonoes
ms hospitalarios que los esparioles.
Ya no tenia nada que tomer; convertido en
hu6spod de Zamba, sabia que en caso de necesidad
me defenderia hasta la muerte.
Cuando los Altimos resplandores del crepisiculo
desaparecian del espacio, el bonguito dejaba ner
el Ancora en las aguas negras del lago Cuatro Hor-
cas, asi nombrado porque son cuatro los caflos que
A 61 afluyen.
So pretext de disponer mis maletas en condi-
ciones para dormir, las puse atravesadas en el bar-
co, de mode que todos los cerrojos, vueltos hacia
mi, quedaran 6 mi vista para observer oualquier
cosa que con ellos se intentara; luego, lo dije al in-
dio que se acostara A mi lado, poniendo un remo,
como ultima precauci6n', al alcance do mi mano.
La luna y la luz zodiacal brillaban con today au in-
tensidad y me permitfan distinguir los menores
movimientos de mis compaferos. La brisa de la
tarde soplaba impetuosa y recluia A los mosquitos,
que vuelan por miriadas sobre las aguas estanca-
das y las plants; no me fu6, pues, dificil permane-
cer con la cabeza descubierta y los ojos fijos en la
otra extremidad del barco. Los gritos de los ro-
nos me tuvieron despierto toda la noche, de lo cual
me alegraba, porque el remero de la cara llena d&
cicatrices no dormia tampoco, y de vez en cuando






ELIBEO RECLJ8


levantaba la cabeza para dirigirme miradas fero-
ces. En cuanto al viejo, parecia dormir tranquila-
mente; ilos pensamientos criminals que le atri-
buia, eran tal vez injustos!...
La jornada siguiente la pasamos por lagunas y
canales tortuosos, lo mismo que la vispera, pero
mis hermosos, gracias a la exuberant vegetaci6n
que sombreaba las orillae.
Las curvas races de los mangles, arquedndose
unas con otras, se levantaban cinco 6 seis metros
de altura sobre la superficie de las aguas, forman-
do gigantescas tr6bedes, de las cuales salian los
troncos, lisos como los palos de un navio. Por entire
los tejidos de esas innumerable races areas cre-
cian otros grboles mas pequefios, naciendo de un
suelo menos esponjoso que el de las orillas. Asi es
la inmensa y temible selva de la cuenca del Mag-
dalena, que se prolonga sin interrupci6n A mas de
cien leguas al Sur, hasta el pie de las alturas de
Ocafia. Este bosque ha sido atravesado en todas
direcciones por los conquistadores espahioles. iCuain-
tos de 6stos fueron devorados por los cocodrilos y
los jaguars! iCuantos tambi6n fueron victims de
las calenturas, bastante mas terrib!es que las fle-
chas envenenadas do los indios Cocinas!
Recuerdo de un descanso que hicimos en la
peninsula de Salamanca, A la entrada de la ci6na-
ga de Santa Marta, laguna de una superficie de
mAs de ochocientos kil6metros cuadrados, llena de
islotes.
Al Este se levantan las escarpaciones de Sierra
Nevada, como formidable muralla protegida per
enormes baluartes; por todos los otros lados so ex-
tienden vastos bosques creciendo en un suelo de
aluviones arrastrados por el rio Magdalena. La pe-
ninsula de Salamanca, que separa el mar de la






MIS EXPLORACIONES EN AMERICA


ci6naga, se parece a los nehrungen del mar Baltico
y A la singular flecha de Arabat, bafiada por el
mar de Azof y el lago Asfdbites de los antiguos.
Como todas las peninsulas de igual naturaieza, Sa-
lamanca ha sido formada 6 la entrada de la lagu-
na, por las olas cargadas de residues vegetables: la
arena se ha dispuesto gradualmente de modo qua
forma un cord6n litoral; ademas, los vientos han
determinado dunas errantes que se despiazan de
nqui y de alli, except en los puntos donde se ha
elevado, durante el curso de los siglos, algdn bos-
que quo les opono una barrera infranqueable. Una
sola boca pone en comunicaci6n las agums salobres
y tibias de la ci6naga con el agua, relativamento
mas fresca, del mar de las Antillas.
La playa donde nosotros desembarcamos eetaba
sombreada por manzanillos y otros irboles cuyas
rams, inclinadas hacia el suelo, parecen los sau-
ces ilorones de Europa; mas de cincuenta barcas
estaban atadas a las races, balanceAndose unas al
lade de otras; numerosos grupos de pescadores he-
llabanse esparcidos por todas parties alrededor de
grandes hogueras encendidas en la arena de las
dunas y un repugnante olor de pescado inficionaba
la atm6sfera. Dejando el equipaje bajo la salva-
guardia de mi nuevo amigo Zamba, corri f trav6s
de los grapos y me subi en .a mrs alta de las du-
nas, para mirar at horizonte y descubrir el camino
que habia seguido desde el mar. Orientado, vi in-
mediatamente la playa arenosa hasta perderse de
vista, formando un vasto semicirculo desde la
desembocadura de la cienaga con el rio MRgdals-
na; ap Este aparecian los escarpados promontories
de Gaira y Santa Marta, dominados por las azules
cimas de Sierra Nevada; al frente, las olas, empu-
jadas por fuerte brisa, venian A deshacerse contra






BLISBO RBOL T


la playa. Cansado como estaba de lagunas con
aguas estancadas, de cienos nauseabundos y del
aire tibio y mefitico de los pantanos, respir6 desde
alii con delicia la brisa fresca saturada de espuma.
Cuando volvi al campamento de pescadores, no
pude evitar, como antes, las cuestiones que mi pre-
sencia en aquellos parajes sugeria d aquellas gen-
tes, y, bien A mi pesar, tuve que sentarme sobre la
arena, cerca del fuego donde asaban pescado, ex-
puosto al humo de ieha verde. Mi amigo Zamba
habia ensalzado y ponderado mi persona y relata-
do mis proyectos, y mis interlocutores me progun-
taron sobre infinidad doe cuestines relacionadas
con la conversaci6n que tuvimos la vispera el indio
y yo; no hubo para mi otro remedio que habiar
largo y tendido durante dos horas, relatAndoles lo
que sabia de Madrid, Paris, Londrea y maravillar-
los con'andoles lo que es on Europa la industrial, la
ciencia y el arte. Todos me escuchaban con alegria,
y yo, content do tan benevolo audirorio, olvidaba
el olor repugnance del pescado, y las moleEtiaq dol
hurao uofocante, entregAndome por complete al
piacer de ensehar & los ignorantes lo poco que yo
eabia.
El mi.s joven de los pescadores, el quo con mAs
ateuci6n me escuchaba, habia oido, no !abia d6ne.,
hablar de Atenas. Repentinamente, me interrumpi6
con las siguientes preguntas: hay hermosoc tempos; bellas estatuaa. Su univer-
sidad sera la mAs c6iebre del mundo ,verdad? AEs
cierto que no exiate ninguna lengua como el latin
de Atenas? iQu6 cosa mas extrafa me parecia el
eco de Grecia sobre estas dunasd el Atlintico, que
tanto distan de ella! iLas glories de Fidias y De-
m6stenes han empleado dos mil ahos en atrave-
sar el mar, y actualmente los pescadores ame-







MIS EIPLORACIONES EN AUkEICA


ricanon las mencionan, como si fueran ain las mcs
deslumbrantes del viejo mundo!
S6lo al anochecer pude dejar a mis nuevos
amigos.
Ya en el bonguito, izaron la vela, y pocos mi-
nutos fueron soficientes para perder de vista los
arboles de la orilla. Tom6 las mismas precauciones
quo la noche anterior, y estuve en vela hasta mda
de media noche, vigilando a los que tan pcca con-
fianza me inspiraban. No sucedid nada. Sin em-
bargo, mi desvelo habia crecido: ro sabia Ei dor-
mia 6 estaba despierto, y los objetos quo desfilaban
ante mis ojos, deemeauradamento abiertos, me pa-
recian otras tantas quim~cras entrevistas en an en-
suefio. Las os nregrcs q'e corl-aba nue,:tro ben-
guito producieudo un igo ern ruido, tomaban for-
mas faintsticas; lta hierb-is fotauntte por centre Sas
cuaies pafdAba mo-, parF'cianme grandcs isles eu-
biertas de rbohlos copi doq :w vclabLn por la su-
perfi.ci do las aguas con ia ropidkcz de los hip6-
grifos.
De repente, snmnti que nos deterinrmos en la der-
embocadira, A Ia ornlii de un vawle; el rernero de
mAs edad salt flura del bornguito y luego la em-
barcaci6n continue su march a desordcnada. Pocos
mementos deepuds dor-mia Frofpiodamnente.
Caando me dcspert6, era ya deo ia; el remero
habia reslmente d,,saparecido, y el esquite echeba
el ancora a. lado de ctras embarcacioi:lte: andiogas.
En la plays vaea las cabafnas de Pueblo Viejo.
Era dia do mercado: negrcs i indrians ihan y ve-
nian por dolante de las chozas, ofreciendo su pes-
cado A gritos desaforados.
Despu6s de haber repeddo fi Zamba Simongua-
ma la promesa de ir A visitar A Bonda, salt6 del
bonguito y corri por el pueblo inquiriendo los me-






ELISEO RECLIS


dios de que podria disponer para llegar i Santa
Marta. Para ir embarcado, tenia que esperar al-
gunos dias la salida de un gran bongo; prefer,
pues, alquilar una mula para transportar mi ba-
gaje y continuar & pie el camino que me faltaba.
La distancia de Pueblo Viejo d Santa Marta, es de
unos cuarenta kil6metros pr6ximamente: no habia
motive para asustarme, y en cuando hall la mula,
me puse resueltamente en march acompafiado de
un joven indio que me servia de guia. En menos de
un cuarto de hora habiamos franqueado un bosque
de grande Arboles y nos encontrAbamos A la vista
de Pueblo Nuevo de la Ci6naga.
Esta poblaci6n, que designan generalmente con
el nombre de la Ci6naga, esta situada en un lano,
como la superficie de un lago, unido A los montes
de la Sierra; 6sta se present ya majestuosa, ver-
de en su base, azul en sus cimas y cortadas por
grande valles sombrios, poblados de feraz vegeta-
ci6n.
Por el lado del mar, el suelo se present casi
desnudo, poblado s61o de plants bajas, pero alre-
dedor de las casas se ven Arboles copudos que ha-
cen de la poblaci6n un nido de verdura.
El interior de la. Ci6naga no desmiente lo que
parece visto a distancia; las calls largas y rectas
se ven bastante animadas; las casas, enjalbegadas,
estan casi todas cubiertas con tejas; por las puer-
tas entreabiertas so ven los jardines interiores con
sus arbustos en flor. Por todas parties se veian edi-
ficios en construcci6n, prueba de los progress ma-
teriales de la Ci6naga. El contingent de su pobla-
ci6n es de unos siete mit habitantes; bastante ma-
yor que Santa Marta, capital del Estado soberano
de Magdalena. Sin embargo, la Ci6naga no cuenta
en el nimero de sus habitantes, ni mil que sean de







MIS EXPLORACIONES EN AMERICA


raza blanca, ni comerciantes extranjeros; esta po-
blada por indios y mestizos que s61o deben su
prosperidad d ellos mismos.
Sobre los altos llanos de Nueva Granada, el
antagonismo de razas produjo la revoluci6n de los
comuneros hacia el final del siglo XVIII, y, final-
mente, la expu!si6n de los espafioles; desde esta
6poca, los descendientes de los Muyscas han re-
conquistado su nacionalidad y, formando la mayo-
ria de los neogranadinos, han absorbido casi total-
mente t los blancos: hoy estAn confundidos con
ellos co:no un solo pueblo. No sucede asi sobre las
costas del AtlAntico: el odio subsiste auin entire las
dos razas, y, como dos polos, cargados ambos do
electricidad positive 6 negative, Santa Marta y la
Ci6naga se han levantado frente A frente. La pri-
mera de estas poblaciones tiene la ventaja de po-
seer un vasto puerto y comercio director con todo el
mundo; menos favorecida la Cidnaga, no puede ha-
cer mIs que un pequefio trafico de cabotaje por su
laguna, teniendo no obstante la ventaja sobre San-
ta Marta, de star poblada por indigenas aborigenes
que temen al trabajo, como la mayor part de los
blancos del literal. Por eso el resultado de la lucha
entire las dos poblaciones, favorece completamente
A la Ci6naga. En los valleys de Sierra Nevada y en
las riberas, A orillas de las laguna, cultivan vas-
tos terrenos de donde recogen en gran cantidad
bananas, papayas, tabaco y cacao; todos los aflos
roturan en el bosque nuevos terrenos para sus plan-
tacienes, y recorren las lagunas on todos los senti-
dos con sus barcos de pesca; abastecen de legum-
bres, frutas y pescado el mercado de Santa Marta;
sin ellos, sin su trabajo, esta villa que se duerme
perezosamente envuelta en las bellezas de su her-
mosa playa, hubiera perecido ya de hambre. En los







ELISBO RECLi8


altimos tiempos la rivalidad de razas se ha trans-
formado en rivalidad poiitica. Los samarios (habi-
tantes de Santa Marta) deseosos de mantener la
antigua supremacia de la raza blanca, se han con-
vertido en conservadores, mientras que los de la
Cienaga se han hecho dem6cratas y votan siempre
A los candidates liberals. Durante la revoluci6n
que agitaba fi la repfiblica, 6stos no temian invadir
armados A Santa Marta, y los samarios intentaron
algunas veces toaar la revancha.
Al salir de ]a Ci6naga, done mi guia me habia
detenido demasiado tiempo so pretexto de com-
prar forraje para su caballeria, atraveaamos un
torrent, cuyas fi tiles gorillas aparec;an planta-
das de bananos en toda su longitud; de.spus segui-
mos el border del torrents sobre la arena amonto-
nada por las olas, y, dejando 5 la derecho en medio
de hermosos drboles el raolino de tzW6car, novido
A vapor, propiedad del inico habitaute extranjero
de la Cienaga, Jar6niino Andrea, :1ega.mos las
orillas del rio To'ibio, uno de los torren)tes mrs
caudalosos de la verti:ite oscidental de Sierra
Nevada. Lis ruirias de un pien.to arrancado por
una avenida, obstruian aFn su cauce; queria parar-
lo A pie por un vado, aprovechando las pequefias
ramblas formadas per la corrieote en medio de las
piedras; pero mi guia me disuadi( sin esfaerzo di-
ci4ndome quo los coeodrilos habian elegido como
madriguoras las concavidades hechas per el agua
al pie de los antiguos pilares del pueite.. La mula,
cargada con mis maletae, tuvo que recibir sobre
su ancho lomo el peso do dlo hombros y ios llev6
sin la menor protest al otro lado del Toribio.
MAs ala de este rio, el paisaje cambia de natu-
raleza. Los montes se aproximan al mar y proyec-
tan sobre las olas los abruptos promontorios que







MIS EIPLORACIONES EN AMtRICA


festonean el camino. No se ven ya mas bananeros
ni otras plants cultivadas, sino s6lo mimosas con
espinas, gayudas y otras species que erecen ge-
neralmente en suelos poco f6rtiles. El terreno, des-
nudo do today vegetaci6n, deja ver por todas parties
sua vonas de piedra. A veces el camino se quiebra
en barrancos profundos, cuyas faldas pareoen pa-
redes enrojecidas per reciente incendio. Durante
el period de las Iluvias, estos barrancos se con-
vierten en impetuosoa torrentes, pero durante la
6poca de sequoia es initial buscar on ellos una gota
de agua. En medio de esas tierras tostadas por el
sol, s6io se respira un aired ardiente, y yo crei fun-
dirme on abundantisimo sudor 6 morirme de can-
sancio. La fatiga que omrpezaba &i castigar mis
miemti:ros, aumeun6 en gran manera cuando al
saiiv de un barranco m e eucontr6 con un camino
arenoso basante cerca dai nmar. Los cactun que 'e
levanmaban A ia oriiia del camino, como contino!us
de ciez metros de altura, estaban to bastante s8-
partdos unos de oiros para no hacer sombra y
demasiado espesos para no dejar pasar la brisa
marina. Aigunos guamos, cubiertoe con sus flores
amarihlas, esparcia, por la atmOsfora un intense
perfume qu e me prod.cia vr4cigos. Los perpendi-
cularoc rayos del sol caian ;,~iI;I!.;I :L,- sore mi
y A mindida que adeiantiibamos nas ibamos hun-
diendo en la arena.
-gCuiindo liegaromos A Gaira?- preguntaba con
frecuencia A mi giia.
-Muy pronto, d'ntro de un momiento, me con-
testaba invariablen~enrte. Y me imaninaba que A
la primera curva del camino iba a (e-rcontrarme
con una fresca cesita rodeada d: copudes arboles
que so reflejarian on un cristalino arroyo; pero des-
cubria nuevos cactus, levantados hacia el cielo







ELISEO RECLUS


como un bosque de gigantescas lanzas. De repente,
y sin esperarlo, mi guia, cansado como yo, salt6
sobre la mula, apret6 6sta el paso y me dejaron
solo, no teniendo otra bruijula para Ilegar a Gaira
que las huellas de las herraduras.
Estaba pr6ximo A abandonarme A la desespera-
ci6n, cuando, repentinamente, el camino desembo-
c6 en una p!aya, donde hacia ms de tries siglos al-
gunos cientos de espaholes, rendidos y quemados
por el sol, como yo estaba, fueron batidos en lucha
con los indios de Gaira y arrojados al agua, pere-
ciendo todos. Mientras seguia la orilla del mar me
volvia A la vida la fresca caricia de la brisa; pero on
cuanto las vueltas del camino me internaron en el
continent, perdi la fuerza y la voluntad y un ca-
lor horroroso parecia derretir mi cerebro. Una
muralla de paletuvios interceptaba el paso de la
d6bil brisa marina que ltegaba hasta alli, cuando
observe A t lo jos una blanca llanura de sal, corta-
da por pequeflas lagunas de agua.
Penosamente avance por el agua y la arena
ardiente. La sed me torturaba; la lengua la tenia
pegada al paladar y mi cerebro parecia estar en
ebuliici6n; sentia escalofrios, mi piel estaba aper-
gaminada, mis pufios se crispaban nerviosamente
y mis ojos estaban inm6viles; tenia frio. Temiendo
A cada paso que los rayos del sol acabaran de ma-
tarme, y queriendo gozar de lo que me quedara de
vida, me entregu6 con delirio A los suefios de ni-
yades y tritones, corriendo locamente por lagos
cristalinos y frescos, bajo frondosas y eternas som-
bras. Por fin, llegu6 A un bosque de cactus y mimo-
sas. jiAdelante hasta aquel Arbol!>, dijo en mi un
resto de voluntad. Mi cuerpo obedeci6. cAdelante
hasta el otro,, repeti interiormente. Asi me iba
arrastrando de nopal en nopal. De repente, vi casi






MIS EXPLORACIONES EN AMERICA


A mis pies un pequefio arroyo, que 5 mis dilatados
ojoe se apareci6 como un gran rio; Arboles de gran-
des ramas se alzaban ante mi; hermosas j6venes
venian A llenar sus cAntaros de agua cristalina;
alegres y mofletudos niios nadaban y jugaban cor-
tando sus ondulacioncs, y un rebaio de robustas
vacas sorbia el agua con avidez. Tave afin fuerza
para atravesar el arroyo, y fui a caer al umbral
de la cabana done me esperaba mi guia.
Mas de una hora estuve tendido sobre un manto,
confundido, estfpido, viendo pasar por delante de
mis ojos mil objetos de formas diversas, y sintiendo
como en suefios, que una mano de mujer me acari-
ciaba con duizura. Cuando despert6 de mi letargo,
una joven india e:taba junto A mi ofreci6ndome
una gran calabaza llena de un iicor fortificante.
La joven era hermosa; sus negros ojos me dirigian
miradas compasivas; su cara roja, encuadrada en
un marco de flotantej cabellos, parecia resplande-
ciente de luz; yo crei ver en ella un hada bienhe-
chora. Ante su presencia me senti emocionado; mi
coraz6n se interest por esta mujer que tan ama-
blemente socorria a un viijero desconocido, y es-
tuve pensando un instant si no haria bien ponien-
do t6rmino A mi viaje, construyendo una cabaiia
junto a la orilla del arroyo de Gaira. ,qEs precise
correr el mundo como un insensato, cuando puede
encontrarse la felicidad bajo una choza de ramas,
A la sombra de una palmera,
Reaisti, sin embargo, a la voz interior, cuya
convincente elocuencia empezaba a conquistarme,
6 hice serial A mi guia de ponernos en march, in-
ternindonos los dos en un bosque. Una hora des-
pu6s llegAbamos A Santa Marta, en el moment en
que un cafionazo anunciaba la entrada de un navio
en el puerto.

















Santa Marta


Santa Marta estA situada en un verdadero pa-
raiso terrenal. Sentada al border de una playa que
se extiende en forma de concha marina, aparecen
agrupadas sus blancas cases bajo el espeso follaje
de palmeras, resplandeciendo al sol como un dia-
mante engarzado en una esmeralda. Alrededor de
la ciudad, el llano, extendiendose en vasto circulo,
se levanta en graciosas ondulaciones hacia la base
de las montafias. Estas se van escalonando, apa-
reciendo sus gigantescoa peldafios diversamente
matizados por la vegetaci6n que los cubre y el
cielo azul, obscurecido alrodedor de las altas cimas;
jirones de blancas.nubes lienan las alturas desha-
ciendose en fragments sobre las cumbres; en este
fondo do nubes, picos y montes de todas formas,
desttcase libre y soberano el Horqueta, cuyo double
cono, orguido sobre el horizonte, parece reinar en
elinmenso espacio. Los enormes sostenes en que se
apoya el pico de las dos cabezas, se desarrollan &
derecha 6 izquierda en dos cadenas de monte que
se curvan alrededor del llano de Santa Maria,
bajan, formando la larga arista de sus cimas una






MIS EXPLORACIONES EN AMERICA


serie de graciosos saltos y van f snmargirse en el
mar, A ambos lados del puerto, desafiando las tem-
pestades sus gallardos promontorios coronados por
viejos castillos derruidos.
La llanura parece ssi levantada en brazos del
gigante Horqueta, 6 inclinada ligeramente como
un cesto de flores hacia el mar resplandeciente de
luz. El promontorio del Norte se esconde por de-
bajo de las aguas y reaparece luego para former
el Morrill6n y el Morro, dos islas rocosas que air-
ven de rompeolas a la entrada del puerto. El con-
junto del paisaje encerrado en este recinto ofrece
una armonia indescriptible; todo es ritmico en este
apartado mundo, limitado hacia el continent, pero
abierto por el lado del Oc6ano. Todo parece haber
obedecido d la misma ley, A juzgar por la dulzura
de las ondulaciones, desde las altas montafias con
sus redondas cimas, hasta las o'as espumosas d6-
bilmente trazadas sobre la arena. Contemplando
tan grandiosa belleza, bajo el inmarcesible azul
de este cielo, no se sienten pasar las horas con
traidora rapidez; sobre todo, por las tardes, cuan-
do el disco del sol empioza d sumergirse en el mar
y el agua tranquila viene a suspirar al pie de las
rocas; la verde Ilanura, los valles obscures de la
Sierra, las nubes color de rosa y las cimas lejanas,
vistas 6 trav6s de un polvillo de fuego, forman en
conjanto un admirable cuadro que hace cesar ]a
vida del pensamiento para no sentir mas que la
necesidad de mirar. Cuantos han tenido la dicha
de contemplar este grandiose paisaje no lo olvidan
jams.
El interior de la ciudad no esta en armonia con
la magnificiencia de la naturaleza que le rodea.
Santa Marta fu4 el primer establecimiento que los
espaioles fundaron sobre la Costa Firme granadi-






ELISEO RECLUSE


na, y, a pesar de la antigiiedad de su origen, d
pesar de su hermoso puerto, su titulo de capital
del Magdalena y la fertilidad de cuanto le rodea,
cuenta a lo sumo con una poblaci6n de cuatro mil
habitantes. Las calls, largas y rectas, como las
de todas las ciudades que cuentan menos de cua-
tro siglos, no han estado nunca pavimentadas,
y durante los dias de viento fuerte, se levantan
nubes de arena quo las hace intransitables. Las
casas son bajas y mal construidas; los arrabales
estan formados por unas cuantas chozas de palos
y tierra, cubiertas con hojas de palmer y pobla-
das por escorpiones y arafias monstruosas. En
1834, tres siglos despu6s de su fundaci6u, un tem-
blor de tierra destruy6 mAs de cien casas y agriet6
la cathedral y cuatro iglesias. Desde esta 6poca, los
montones de escombros no han side retirados, las
casas ruinosas no han sido ain restauradas y las
grietas se abren mas cada dia; s6io el tiempo ha
poblado de hierbas y plants las murallas desmoro-
nadas y adornado la cpula de la iglesia mayor
con una verde guirnalda de flores rojas y amarillas.
En esta ciudad, todavia tan ruinosa como al dia
siguiente del temblor de tierra, s6lo vi una casa
nueva y los cimientos de otra, cayas obras estaban
paralizadas y que debia servir para un colegio pro-
vincial. La antigua residencia del mas rico comer-
ciante de la poblaci6n, en otro tiempo verdadero
palacio, present hoy, por el lado del mar, un mon-
t6n de ruinas; las paredes caidas han llenado de es-
combros el jardin; maderos, columns y capiteles
cubren el suelo y espinosos arbustos crecen entire
las piedras.
A pesar de las huellas del desastre, Santa Marta
esta lejos de producer en el espiritu la misma im-
presi6n Ilgubre que Cartagena: las called son mis







MIS EXPLORACIONES EN AMtRICA


anchas, las casas que no fueron destruidas por el
temblor de tierra, estan enjalbegadas 6 pintadas
con alegres colors, y ademas, la hermosa natura-
leza arroja sobre la ciudad sus bellos reflejos.
Despu6s de haberse dividido Nueva Granada
en ocho repiblicas federadas, Santa Marta ha vo-
tado la construcci6n de un faro sobre el Morro, el
establecimiento de varias instituciones do utilidad
pilblica y la fundaci6n de una escuela para la en-
senanza superior. iQuiera su sino que pueda conti-
nuar por ese camino y dejar pronto de ofrecer un
triste contrast con la belieza que la rodea!
Delante de las casas, al centro de la extensa
curva quo forma la plaza., so levantan las ruinas
de un antiguo castillo, cuyas murallas, en comple-
to deterioro, ceden piedra 6 piedra, a las olas in-
vasoras. Los bongos de la Ci6naga, cargados de
bananas, pescado y nuez de coco, echan todos sus
anclas al pie de la fortaleza, y, en medio de las
piedras 6 sobre las plataformas de los baluartes,
exhiben los indios sus mercancias. Las mujeres de
]a ciudad, generalmente vestidas con faldas muy
cortas, acuden en multitude a procurarse las pro-
visiones del dia. ~Nada tan pintoresco como este
mercado al aire libre en las hist6ricas murallas, que
las olas, con sus eternos golpes, van destruyendo
lentamente.
Los grandes navios de Europa y los Estados
Unidos fondean un kil6metro mis al Norte, al
final de la bahia y al pie de los promontorios para
quedar resguardados de los vientos del Norte y del
Este.
La playa, que se extiende centre los promonto-
rios y la ciudad, estA festoneada de un lado por el
mar y del otro por las salinas, que se inundan al-
guna vez. Por las tardes sirve de paseo a toda la
6







ELISEO RECLOS


poblaci6n, y los carros, caballerias y coaches, cir-
culan en todas direcciones.
La aduana, un almac6n ruinoso, un pequefio
muelle, algunos cobertizos de hojas levantadas so-
bre los montones de mercancias, son las inicas
construcciones que aparecen en el puerto; dste, le-
jos de parecer un centro de actividad, present
mas bien el aspect de un lugar do recreo. Durante
el dia, muchos nadadores, blancos y negros, se
arrojan desde el muelle, se lanzan como tritones
alrededor de los buques y forman en el agua azul
botones de blanca espuma; los zambos desocupados
y los marines, desde las bordas de los navios, juz-
gan la hazafa de los nadadores aplaudiendo sus
habilidades.
Pasadas las primeras horas de la mafiana con-
sagradas al mercado, las cailes de Santa Marta
pierden el aspect de actividad que les da la pre-
sencia de los indios, y el far niente es tan general
en la poblaci6n como en el puerto; los muchisimos
establecimientos abiertos al pdblico, ofrecen 6 los
compradores una insignificant provision de bana-
na. cazabe, f6sforcs y chicha. Los habitantes de
Gaira, de Mamatoco y de Masinga, so retiran lue-
go del mercado, llevando delante una reata de
asnos y mulas. Los samarios, se quedan en pose-
si6n complete de la ciudad y empiezan entonces la
siesta, 6 bien so sientan a Ins puertas de sus casas
bostezando y comontaudo alegremente los acciden-
tes de la manana, mientras que las sefioritas, en la
extremidad de los frescos corredores, se columpian
en sus hamacas, suspendidas de Iss columns del
patio. A media que el calor aumenta, las voices
cesan poco a poco; hasta los insects paran de zum-
bar; parece que la poblaci6n entera descansa lan-
guidamonte bajo una atm6sfera voluptuosa. El tra-






MIS EXPLORACIONES EN AMERICA


bajo parece un esfuerzo initil en este clima feliz,
donde la paz baja de las verdes montarias y del
cielo azul.
gPor que vituperar A esta poblaci6n que se
abandon al goce fisico de vivir cuando todo pre-
cisamente le invita? Sus habitantes no han sentido
jams las torturas del hambre y el frio; la perspec-
tiva de la miseria no se present ante sus espiritus;
la inexorable industrial no les empuja hacia adelan-
te con su terrible aguij6n de avaricia. Los que tie-
nen siempre todas sus necesidades satisfechas por
la ben6vola naturaleza, no tienen necesidad de
obrar contra ella por el trabajo y gozan perezosa-
mente de sus bienandanzas; son todavia los hijos
queridos de la tierra, y su vida se desliza en santa
paz como la de los arboles y las flores.
Con frecuencia tambien, el calor, por mAs que
la brisa marina lo atenfia un poco, es tan intense
que todo ejercicio produce cansancio, porque Santa
Marta esta situada bajo el Ecuador y la temperatu-
ra media es de ventinueve grades centigrados.
Cuando los valles y mesetas de Sierra Nevada
est6n poblados por miles de agricultores, los sama-
rios, actualmente tan poco activos, se veran arras-
trades en el gran movimiento del trabajo; y el co-
morcio, con sus inmensos brazos, se apoderari de
Santa Marta como se ha apoderado de otras pobla-
ciones tropicales que se adormian descuidadas bajo
si cielo encantador. En nuestros dias, la capital
del Estado de Magdalena, no hace mAe que el co-
mercio de transito; recibe del extranjero carga-
mentos de ropas y los expide hacia los mercados
del interior; en cambio, envia A Inglaterra gran
part del oro extraido de las minas del Estado de
Antioquia, y algunos cargamentos de tabaco A
Alemania. El total de la importaci6n y exporta-







ELIBEO RECLtS


ci6n se eleva i la suma de unos catorce millones de
frances anuales; cantidad insignificant que podria
aumentarse considerablemente si se generalizara
el cultivo de la tierra.
Como todos los extranjeros quo visitan Santa
Marta, yo me sent desde el primer dia embriagado
por este aire cargado de aromas que perfuman el
llano. En vez de ocuparme seriamente de mis pro-
yectos do agriculture, me abandonaba con pereza
a la contemplacidn de los encantos naturales que
la rodean. Sin embargo, no perdi el tiempo com-
pletamente: bien acogido en todas parties, me cre6
amigos qua contestaban A mis palabras con galan-
teria espa~ola; paseandome por ]a playa trababa
conversaci6n con los pescadores indios 6 mestizos;.
en todas parties hacia detenidos studios sobre las
costumbres, las creencias y los habitos de las gen-
tes. Para conocer los principles products del lla-
no, no tuve mAs que pasearme a lo largo de los
caminos y penetrar en los campos, done me ofre-
cian frutos de todas las species a precious econ6-
micos. Estos eran higos, bananas de muchas varie-
dades, sapotes de color de sangre, ananas, papayas,
ciruelas de los tr6picos, aguacates, mangos oliendo a
trementina, guayabas, caramagone 6 manzanas de
carbo, cuyo perfume es delicioso, guandbano, de
sabor muy parecido al de la fresa con vino y azl-
car, y otros muchos frutos exquisitos cuya nomen-
clatura exigiria un diccionario en toda regla. En
este Ilano afortunado y en las vertientes de estos
montes done el sol madura & un mismo tiempo los
mas sabrosos frutos de todos los climas, no sera
dificil hacerse frugivoro como nuestros primeros
padres y abandonar el brutal regimen de la came
y la sangre, por el de los vegetables que crecen es-
pontineamente del seno de la tierra.






MIS EXPLORACIONES EN AMARICA


En nuestros tristes climas del Norte, durante la
temporada de invierno, muchos actos de la vida
son causa de verdadero sufrimiento. Por las mafia-
nas se necesita heroismo para abandonar la cama.
Al despertar nos encontramos con el cuerpo en-
vuelto en una triple atm6sfera de calor; escalofrios
el6ctricos agitan nuestro s6r; los ojos se abren amo-
rosamente a la vida, pero todo lo que nos rodea se
hall invadido por el frio; el hielo cubre los crista-
les de la ventana; el blanco manto que los penetra
nos hace presentir que una espesa capa de nieve
cubre la tierra, el aire huracanado gime sobre los
tejados y penetra por la chimenea con murmullos
de muerte. Asi, pues, los que no tienen d su dispo-
sici6n todos los medios que constituyen lo que so
llama confort, deben repentinamente salir de su
agradable envoltorio, saltar sobre el helado piso
de la alcoba y sumergir la cabeza en el agua: de-
ben obrar rpidamente, sin ninguna reflexidn, para
realizar esta especie de suicidio. Los sibarivts pro-
longan su suefo con un plAcido adormecimiento y
se rebelan contra el dia que Ilega, el sopor, la mo-
dorra les hace sordos i los ruidos de la calle y al
importune tic-tac del reloj. Piensan casi con es-
panto quo se van d despertar; les bastaria hacer
un movimiento para disipar la pereza que tes ata
d la cama, pero tienen buen cuidado de no mover-
se; cierran los ojos, alejan de su mente toda idea y
consiguen asi prolongar el suefo durante algunas
horas. Por fin, cuando ilega el moment fatal de
abandonar la cama, encuentran una raz6n para re-
tardarse un poco; el nifo recita su lecci6n; la de-
vota reza cincuenta Ave-Marias y el poeta comnpo-
ne sus versos.
S61o los hombres verdaderamente fuertes se
despiertan con alegria, se entusiasman al sentir






ELISEO RECLUSE


correr por su cuerpo el agua helada y las frias
caricias del aire exterior que penetra repentina-
mente por la ventana entreabierta. Esta energia
puede tambi6n ser una necesidad, y en este caso,
es precise atribuir al agua fria, al aire helado, una
gran parte de la fuerza inquebrantable, de la tran-
quila resoluci6n de los hombres del Norte. Por eso,
quien desafia al frio demuestra su valentia y for-
taleza.
iCuan suave es, al contrario, el despertar en
los deliciosos paises del Mediodia, en una llanura
como la de Santa Marta. El vago perfume de las
corolas que se abren, vienen A embarazar el aire
de la alcoba, los pAjaros agitan sus alas, lienando
el espacio de mil cantos distintos y la sombre de
los Arboles se proyecta sobre las blancas murals
en cuanto el sol naciente lanza su pr6diga luz so-
bre estos paises privilegiados. La atm6sfera, tan
dulce en el interior, es por fuera embriagadora,
mis fresca, mas vivificante; el suave c6firo entra
en el cuerpo y en el alma y rejuvenece A quien lo
aspira. En medio de esta naturaleza que se des-
pierta con tanto amor a la vida, es impossible no
sentirse renacer con todas las energies de los afos
juveniles; en el seno de esta tierra tan hermosa, d
los primeros rayos del sol, se respira con avidez y
la vida se siente renovada.
Desde el amanecer, gentes & pie y 6 caballo
Ilenan los caminoa que conducen al pequefo rio
Manzanares, asi nombrado por los conquistadores
como recuerdo del rio de Madrid, y cada uno busca
un sitio A prop6sito para hacer las abluciones de la
mariana. El camino que yo seguia ordinariamente,
pasa A trav6s de los huertos. Las altas hierbas ta-
pizan los lados; los arboles, tocAndose unos con
otros, enlazan tambi6n sus ramas que forman una






MIS EXPLORACIONES EN AMtIICA


arcada sobre ]a send; parece una inmensa cuna
de verdura. El sol hace penetrar 6 trechos sus he-
bras de oro y por algunos huecos se ven las hojas
de los cocoteros formando penachos que se balan-
cean A diez metros sobre los frboles del camino.
Las ciruelas desprendidas de las ramas cibren el
suelo, y las emanaciones de las flores dilatan el
coraz6n. Con frecuencia pasan j6venes indianas
cabalgando sobre sus asnos y con las cuales se
cambia el saludo acostumbrado: iAvc-Maria!-Sin
pecado concebida.
Llegados al puente del Manzanares (wonumen-
to notable en su genero, porque es el finico de la
provincia, pero cnya construcci6n se compone de
unas cuantas maderas bastante mal colocadas so-
bre unos cuantos machines agrietados y desmoro-
nados), los grupos que van por el camino se di-
suelven, cada nadador baja al rio cogi6ndose a las
rams de caracolis 6 mimosas, y se deja caer sobre
el agua transparent 6 en la arena micAcea de la
orilla, que parece un mosaico de oro y plata. A
esta hora de la mafana, los pajaros cantan y los
enjambres de mosquitos no se arremolinan aun en
el aire; ei calor del sol no atraviesa el follaje de
los Arboles, y el agua que baja de los montes, con-
serva la frescura de las rocas. Despu6s de algunos
minutes de ese bafio delicioso y vivificante, se sube
por Fe rio y los vecinoe se dispersan luago por los
jardines, gozando de las iltimas frescuraa mIotina-
les: asi se pasan las primers horas de la manana
en Santa Marta.
Una gran part del dia se emplea en echar la
siesta, en particular los hombres, paes las mujeres.
aqui cono e. todas parties, estan todo el dia ocu-
padas en los quehaceres de la casa. Cuando el ex-
cesivo calor no me permitia hacer alguna excur-






ELISEO RECLJS


si6n por la playa, tomaba el partido de dejarme
caer sobre mi hamaca con un libro en la mano. La
casa que yo habia alquilado por la m6dica suma
de veinte pesetas mensuales, era bastante grande
y estaba rodeada do un hermoso jardin que le
prestaba apacible sombra; mi vecina nifa Perlita,
con un sorprendente instinto de hospitalidad, muy
frecuente entire las mujeres criollas, no eeper6 las
rutinarias f6rmulas de una visit para proporcio-
narme los muebles que necesitaba. Extranjero, y
apenas desembarcado en la nueva y querida pa-
tria, contaba ya con mns simpatfas y afectos ver-
daderos que en mi pueblo natal. Algunos j6venes,
Avidos do saber como lo son todos los neogranadi-
nos, venian d conversar conmigo: las damas d que
era presentado me interrogabaa tambi6n con la
libertad propia del pais, exanta de toda gazmooe-
ria. Algunas lievaban su audacia hasta proguntar-
me si las mujeres de Francia eran hermosas. En
otra parte hubiera contestado con franqueza la
verdad, pero ante los ojos ardientes de estas hijas
del sol, solia contestar que alli, entire las espe.rs
brumas del Norte, brotan graciosos algunos lindos
capullos.
Una de las cosas que mis me llamaba la aten-
ci6n era la viva inteligencia de la juventud de
Santa Marta. So expresan con viveza y elocuen-
cia. Ademds del espafol, hablan casi todos una 6
dos lenguas vivas. Muy curiosos para todo lo que
viene del extranjero, saben procurarse una educa-
ci6n superficial que les permit hablar acerca da
todas las cosas sin quedarse nunca cortos. Esta
educaci6n no la deben a nadie mAs que d ellos
mismos; en las escuelas no hay ni discipline ni
mitodo, y para imponerse a los nifos es precise
hablarles como amigos 6 tratar'os como hombres






MIS EXPLORACIONES EN AMERICA


libres. El movimiento revolucionario ha dado en
todos los passes de America un carActer tal A la
voluntad de los niflos y los hombres, que result
impossible someterlos A la obediencia. Los profeso-
res, si quieren ser respetados, se ban de presentar
como iguales ante sus alumnos. En Luisiana, un
profeior francds, infatuado por las tradiciones cli-
sicas, quiso introducir en su colegio una discipline
rigurosa, pero un dia los colegiales se amotinaron
6 incendiaron la escuela.
Entre los nifios, muy celosos de su dignidad
personal, el amor propio se siente con exaltacidn;
la emulaci6n puede lievarles A hacer prodigies.
Basta demostrarles el buen concept en que se las
tiene, para quo procuren justihicar la idea que se ha
formado de ollos. Y los hombres de Nueva Grana-
da no difieren en nada de los nifios. El dia que
sientan como punto de honor la prosperidad de su'
pais, fundarAn escuelas, abriran caminos y culti-
varfn su vasto territorio. El honor, que bien 6 mal
comprendido no es otra cosa que el respeto A si
mismo, es una poderosa palanca, con la cual po-
dran levantar a ese pueblo; el honor bien entendi-
do es la gran virtud que pondra Alas demas en mo-
vimiento. Las buenas cualidades de los criados
granadinos son muchas, pues si bien se les puede
reprochar cierta pereza moral, no se les puede ne-
gar inteligencia, bravura, afabilidad y sobre todo
modestia, virtud, esta uiltima que poseen sin excep-
ci6n todos los hombres buenos.
El joven mas notable de cuantos trat6, se lla-
maba Ram6n Diaz. Era un mulato de unos dieci-
ocho aflos y ya habia tenido tiempo de procurarse
s6lida instrucci6n. En compafiia de un viajero eu-
ropeo habia estudiado la Ornitologia y la Botanica,
en la llanura misma que rodea A Santa Marta; des-






ELISEO RECLUS


pu6s de la march del explorador extranjero habia
continuado solo sus studios. Con ayuda de algunos
libros, se habia arreglado, para su uso, verdaderos
cursos de Filosofia, de Literatura y Geometria. Sin
embargo, la variedad y solidez de sus conocimien-
tos no le habian inspirado la mehor ambici6n; con-
tinuaba sin avergonzarse de su estado al lado de
su madre, que tenia un puesto en et mercado, don-
de vendia una docena de bananas al dia. Pero si
carecia de ambici6n, tenia an cambio una digniddd
y un amor propio que le honraban y sabia quo la
posici6n social no es nada al lado de las pren-
das personales que constituyen el valor real del
hombre.
Ram6n Diaz y sus amigos no eran los ainicos
que distraian mi atenci6n; tonia ademis otras vi-
sitas: el mono atado & una larga cuerda, que, harto
de balancearse en una rama, venia de cuando en
cuando A distraerme con sus juegos; el lorito que
repetia los nombres de todos los nifios del barrio y
se interrumpia algunas veces con el grito de burro,
burro, aprendido sin duda de los indios, que se va-
len de esta palabra para animar A sus cabalgaduras;
la pequeia cotorra verde, que de vez en cuando
alargaba timidamento el cuello como para darme
un boso, parloteaba alegremente cuando yo le daba
el encarnado fruto del cactus.
Rodeado asi de amigos, y ademAs bastante debi-
litado por el calor, no podfa consagrar todo el
tiempo al trabajo. No obstante, mis studios, sin
ser austeros, no dejaban de ser provechosos. So
puede aprender gozando: el columpio de mi harma-
ca, las sombras de las grandes hojas que el sol di-
bujaba en el suelo 4 trav6s de los troncos del patio
y la vista de la cdpula agrietada de la cathedral,
que destacaba su color violeta sobre el fondo azu-






MIS EXPLORACIONES EN AMERICA


lado del cielo, eran cosas que me sugerian reflexio-
nes, que se grababan indeleblemente en mi espiri-
tu. En el silencioso gabinete, sobre todo durante
las largas noches de invierno, en nuestros paises
del Norte, el que busca la verdad la encuentra en
la majestad de las serenas noches y puede mirarla
frente A frente, sin que nada venga A turbar su
contemplaci6n. Esta conquista tiene algo de heroi-
ca y de fuerte; pero no tiene poesia en nada de
cuanto le rodea. En medio de la naturaleza tropi-
cal, poderosa y migica, que embellece todos los ob-
jetos, cada pensamiento es al mismo tiempo un
cuadro; las abstracciones, tan frias en el Norte, se
armonizan aqui con el medio ambiente y con fre-
cuencia una idea espera para penetrar en el espi-
ritu, que un rayo de sol se abra paso a trav6s del
follaje. Los hombres vibran at unisono con la na-
turaleza.
Por la tarde sa organizan bailes y excursiones.
Los tocadores de tambor y castafiuelas se refinen en
las esquinas de las calls 6 improvisan conciertos
que los ninos imitan desde lejos golpeando cuantos
objetos metAlicos caen en sus manos, produciendo
ruidos infernales. Las j6venes se juntan en casa de
la amiga que celebra su fiesta onomastica, y bai-
lan alrededor de un altar adornado con flores y
guirnaldas; al lado de la imagen cuelgan todas
las joyas y objetos preciosos que encuentran: co-
liares, brazaletes, abanicos, piezas de ropa, estan-
pas europeas representando el amortajamiento de
Atala y la muerte de Poniotowski. Los murguistas
tocan furiosamente sus desagradables ritornelos,
subidos sobre muebles cubiertos de calicut y s61o
descanean de hora en hora para absorber con pres-
teza un vaso de chicha. La entrada es libre, lo mis-
mo para bailar que para beber; los gastos son de






ELIBEO BECLU8


cuenta del duefio y de sus niias. La casa se con-
vierte en un puesto piblico hasta que llega el dia
del santo de otra muchacha joven.
Gracias A la belleza de las noches, los que se
pasean son ain mAs numerosos que los que bailan;
continuamente so forman y deshacen grupos; se
oyen alegres cantares por todas parties confudien-
dose las voices de los samarios con las de los mari-
nos y el ruido armonioso de las olas. Los que no
han visto el esplendor de las noches tropicales, no
pueden imaginarse cuAn dulces son las horas pasa-
das bajo la luz velada no saben hasta que grado puede elevarse el goce
egquisito del s6r human acariciado por la purisi-
ma atm6sfera que lo vuelve; los sentidos se sien-
ten excitados A la vez, y los movimientos se hacen
con tal libertad, que los hombres parecen exentos
de esa ley fatal de la gravedad.
El cielo, donde las estrellas, segin Humboldt,
brillan con una claridad cuatro veces mas intense
que en la zona templada, esti casi siempre libre
de nubes, y se puede contemplar en toda su mag-
nitud el arco inmenso de la via lactea. La luz zo-
diacal redondea su orbe grandiose por Occidente;
al Sur aparecen como frasco de nieve las nubes
magalldnicas, grupos de constelaciores tan grandes
como nuestro cielo y, no obstante, perdidas como un
tenue vapor en lo infinite del espacio. A cada ins-
tante, las estrellas fugaces, much m6s volumino-
sas en apariencia que las de nuestros climas, sur-
can el espacio dejando en pos largas franjas de lu-
oes muiticolores; A veces parecen luminarias de
fuegos artificiales.
Los perfumes de los jardines y los bosques
aumentan la belleza enervante de las noches tro-
picales. Las flores de todas las species abren sus







MLM EXPLORACIONES EN AMERICA 93

p6talos y llenan de aromas el espacio. Algunos de
esos olores y entire otros el de la palmer coma, se
produce repentinamente e invaden la atm6sfera;
otros mas discretos, se insinfan con lentitud, lle-
gando gradualmente a los sentidos, y hay otros
tambi6n que imprimen una especie de ritmo A las
ondas areas, lanzando su perfume A intervals;
pero todos se suceden con orden regular, produ-
ciendo asi una verdadera gama do aromas. A imi-
taci6n de Linneo, que hablaba de construir un re-
loj de flores en el que cada hora estaria indicada
por la abertura de una corola, Spir y Martius, los
c6lebres exploradores del Brasil, proponian dispo-
ner un jardin en forma de vasto reloj tropical en el
que cada division del tiempo estuviese indicada por
un olor diferente, zaliendo de una flor entreabier-
ta como el humo sale del incensario.

















Los alrededores de Santa Marta.-El Horqueta.
-La azucarera de Zamba.-El medico hechi-
cero.


Despues de haberme instaiado en Santa Marta,
me faltaba hacer algunas excursions por el llano
y las montafias que le rodean formando gigantesco
anfiteatro. Mi primer excursion fu6 hacia el pro-
montorio que rodea por el Norte las salinas y el
puerto de Santa Marta, y cuyas abruptas rocas re-
sisten valientemente el empuje de las olas. Gracias
A unos toscos escalones formados por las aguas en
las rocas de pizarra, pude subir, no sin trabajo,
hasta lo mis alto de la colina. Desde la cumbre de
la inmensa mole, dominaba A la vez dos grande
bahias. Por la derecha, se divisaban los suaves
contornos de la rada de Santa Marta, en la que se
balanceaban algunos barcos; por la izquierda, apa-
recia el puerto de Taganga, m5s abierto, pero mu-
cho mAs vasto que el de la ciudad y, sin embargo,
muy raramente visitado si no es por alguna goleta
de contrabandistas 6 barca de indios. En aquel
moment, nada me daba senales de que por alli
hubiera un hombre, ni siquiera una miserable cho-
za de indigenas.






MIS EXPLORACIONES EN AMIRICA


La violencia del viento me priv6 del deseo de
contemplar durante largo rate los dos golfos de
graciosas curvas que hay A cada lado de Ja estre-
cha cadena de montes, videdome obligado A bajar
por una larga escalera de rocas y a refugiarme en
una gruta de la playa abrigada de las olas per una
multitud de desordenados arrecifes. Los vientos
alisios son casi permanentes y A cierta altura sobre
el nivel del mar son muy violentos; en la superfi-
cie de las aguas son intermitentes por el enfriamien-
to de 6stas, mientras que en las alturas no hallan
ninguna resistencia y soplan con toda su energia;
las velas superiores de los navios reciben siempre
mAs aire que las bajas. Con auxilio de pequefias
h6lices fijadas en los palos de los navies, podria
medirse la intensidad del viento A diversas alturas
y rehacer en las corrientes atmosf6ricas los cAlcu-
los que tantos sabios han hecho sobre los rios; asf
eabriamos A que altura sobre el nivel del mar se
hace sentir con mayor fuerza los vientos alisios en
cada temporada del aio y en cada latitud. Este
trabajo, que para ser complete y concluyente exi-
giria ademas numerosas experiencias, so haria fI-
cil sabiendo la regularidad con que sopla esta clase
de vientos en la zona tropical.
Mi segunda excursion fu6 mis iarga y menos
fb-i1 que la primer. Se trataba de atravesar per
su desembocadura el rio Manzanares, seguir la pla-
ya hasta las ruinas del castillo de San Carlos y su-
bir al monte que lo domina. Nada mAs facil en apa-
riencia, pero si se tiene en cuenta que una repilblica
de perros salvajes se habia establecido alli y no
dejaba entrar sin batalla A nadie en sus dominios,
se comprendera lo arriesgado de la excursion. Ape-
nas habia atravesado la barra, larga calzada de
arena cortada a intervalos per las aguas dulces







ELIBEO RECLIS


del Manzanares y las saladas del mar, cuando vi
cinco grandes mastines levantarse furiosos do un
penacho de altas hierbas, donde estaban acostados,
y lanzarse contra mi con los ojos endendidos y el
rabo alargado. En un instant me vi rodeado de
cinco bocas rabiosas quo so abrian para devorar-
me; cogi un trozo do madera medio ocuito bajo la
arena y do un certero golpe rompi la quijada al
quo mAs me amenazaba. Aquello fuW una escena
teatral; los mastines retrocedieron un poco y, me-
neando la cola en seal de afecto, vinieron in-
mediatamente A acostarse mis pies. El perro
herido me miraba con mAs servil ternura que los
demas. Este cambio repentino ensefi6me tanto
como la lectura de un largo articulo de historia 6
de psicologia. iCugntos hombres, cu6ntos pueblos
se arrastran asi A los pies de los tirancs! iCuantos
esclavos no hay on America y en otras parties que
gimen oprimidos, y que, no obstante, aman cobar-
demente al amo, contestando a cada acto de tira-
nia con una nueva bajeza!
Media hora despu6s, hacienda que me halaga-
ran a fuerza de pegarles, Ilegaba al fuerte de San
Carlos, cuyos baluartes se levantan en la playa
sobre una roca. Las murallas estAn ruinosas y los
cafiones, sufriendo desde hace mis de un siglo el
aire oxidante del mar, se caen a pedazos. Nada
mAs pacifico que todo este material de guerra, ex-
puesto & la justicia del tiempo. Por desgracia, des-
de to alto del fuerte s61o se disfruta de una vista
muy limitada, si no es por el lade del mar, que se
dessrrolla hacia Occidonte en toda su inmensidad,
y per el lade de tierra s61o se divisa un estrecho
horizonte de rocas y cactus.
Para contemplar en toda su extension el hermo-
so panorama de la llanura, es precise aventurarse


96 *






MIS EXPLOktAOIONES EN AMtRICA


subiendo por la escarpada pendiente de ]a monta-
tafia al pie de la cual esta construido el fuerte. Las
dificultades de la ascension empiezan en la base
misma del monte. Las rocas de pizarra de que se
hall compuesto estan formadas de una masa fria-
ble que se disgrega hajo los pies y rueda en gra-
nillo A !o largo de las escarpaduras. Las inicas
plants qua crecen en el monte pertenecen A la
familiar de los cactus, y estAn erizadas de formida-
bles espinas; el suelo mismo esti l!eno de estos dar-
dos acerador. Para subir por las piedras que se
deshacen bajo los pies, con gran peligro de perder
el equilibrio A cada instant, "s precise mover los
pies con toda prudencia per entire las espinas y
huir el cuerpo de los troncos y las rams de los
cactus. Un mal paso, un movimiento equivocado,
es suficiente para herirse gravomente clavAndose
en el cuerpo una de estas espinas. En otro tiempo,
los espanoles de Colombia plantaban alrededor de
las fortalezas bosques de cactus, y estas fortifica-
ciones vegetables eran m6s dificiles de franquear
que las murallas y fosos.
Con objeto de conocer mejor el aspect general
de los montes dondo deseaba vivir y famiiiarizar-
me al misamo tiempo con los peligros que ofrecian,
resolvi introducirme en el monte y elevarme todo
cuanto me fuera possible per la falda dei Horqueta.
Acuantos pedi informed acerca de este monte, quisie-
ron asustarme con descripciones espeluznantes de
una multitud de peligros imaginarios; me hablaron
de culebras y de jaguars; un indio fuerte en cues-
tiones de aritm6tica, lleg6 hasta afirmar con exac-
titud que habia unos treinta animals do esta clase,
catorce deellos machos y diecis6is hembras, todos
rodando por el Horqueta. Otro me afirm6 que exis-
tia en los valles superiores una tribu de indios que


* 97






ELIBEO RECLUSE


tenia por costumbre asesinar A los extranjeros con
flechas envenenadas con el curare. Un tercero me
sostuvo que las montaias astaban encantadas y
que entire los naturales, habia habiles hechiceros
que tenian pacto con el diablo para impedir la en-
trada en sus dominios.
-El que franquea las primeras gargantas-me
decia-debe desafiar lluvias verdaderamente to-
rrenciales del cielo, que bajan semejando cataratas.
Si la fuerza y la energia no faltase y se Ilega A los
segundos desfiladeros, an huracAn de nieve se opo-
ne al paso; pero si A pesar de la tempestad conti-
ntia su ascensi6n, entonces el diablo en persona
sale al encuentro y ensefia sus cuernos al obstinado
viajero.
Esta .fbula se apoya en un fondo de verdad, y
puede dar A los supersticiosos una vaga idea de la
superposici6n de climas en los flancos de las altas
montafias. En efecto, Sierra Nevada, puesta como
una barrera gigantesca atravesada en los caminos
que siguen los vientos alisios, recibe en sus valles
los vapores del mar; A las dos de la tarde 6 A las
trees A lo sumo, y durante las dos temporadas anua-
les de sequoia cuando un invariable azul cubre la
llanura, el huracAn estalla en la Sierra, y los vapo-
res se resuelven en lluvias torrenciales que van A
los valleys inferiores en tanto que las nieves coro-
nan las alturas. Mas arriba ain, se extienden los
pAramos, Ilanos desiertos donde los que no estin
acostumbrados a correr estos montes se sienten
frecuentemente atacados por v6rtigos: y esos v6r-
tigos, A qu6 atribuitlos sino A la mal6fica influen-
cia del diablo?
No temia los sortilegios; pero sin el auxilio de
guias no me vanagloriaba de descubrir yo solo los
desfiladeros practicables y los caminos abiertos por


98 '




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs